<%BANNER%>

Actividades de Investigacion - La Lengua Aymara en su Contexto Social y Cultural

HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Introduccion
 Table of Contents
 Participantes
 Alfabeto Aymara
 I. Introduccion
 II. Categorias gramaticales y semanticas...
 III. La lengua Aymara en contacto...
 IV. Implicancias de los estudios...
 Bibliografia
 Back Cover
Orange Grove Texts Plus (OGT+)
xml version 1.0 standalone yes
Volume_Errors
Errors
PageID P5
ErrorID 1013
ErrorText overprocessed
P1139
1013
overprocessed
P1232
7
P1358
7
P1373
7
P1379
7


PRIVATE ITEM Digitization of this item is currently in progress.
MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Actividades de Investigacion - La Lengua Aymara en su Contexto Social y Cultural
Physical Description:
xiv, 485 p. : ill. ; 23 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Hardman, Martha James
Publisher:
Universidad de Tarapaca
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Aymara language -- Social aspects -- Bolivia   ( lcsh )
Aymara language -- Grammar   ( lcsh )
Languages in contact -- Bolivia   ( lcsh )
Aymara Indians   ( lcsh )
Genre:
bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Statement of Responsibility:
edited by M. J. Hardman.

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
System ID:
UF00085989:00002

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Actividades de Investigacion - La Lengua Aymara en su Contexto Social y Cultural
Physical Description:
xiv, 485 p. : ill. ; 23 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Hardman, Martha James
Publisher:
Universidad de Tarapaca
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Aymara language -- Social aspects -- Bolivia   ( lcsh )
Aymara language -- Grammar   ( lcsh )
Languages in contact -- Bolivia   ( lcsh )
Aymara Indians   ( lcsh )
Genre:
bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Statement of Responsibility:
edited by M. J. Hardman.

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
System ID:
UF00085989:00002

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Page i
        Page ii
    Introduccion
        Page iii
        Page iv
        Page v
        Page vi
    Table of Contents
        Page 1
        Page 2
        Page 3
    Participantes
        Page 4
        Page 5
    Alfabeto Aymara
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    I. Introduccion
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    II. Categorias gramaticales y semanticas del Aymara y la consmovision
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
    III. La lengua Aymara en contacto con otras lenguas y contextos
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
    IV. Implicancias de los estudios en Aymara para la linguistica antropologica aplicada
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
    Bibliografia
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
    Back Cover
        Back Cover 1
        Back Cover 2
Full Text
m

























LA LENGUA AYMARA EN SU
CONTEXT SOCIAL Y CULTURAL










ii
ACADEMICS PARTICIPANTS DEL PROYECTO DE TRADUCCION

DEL TEXTO: THE AYMARA LANGUAGE IN ITS SOCIAL AND

CULTURAL CONTEXT.



!cilia Robledo Bertolotto. Jefa del Proyecto

Profesora de Estado en Ingles. Universidad de Chile, Santiago
Diploma en Lingulstica Aplicada. Universidad de Londres.
M.A. en TESOL. Universidad de Northern Iowa.


adys Aguilera Muga.

Profesora de Estado en Ingles. Universidad de Chile,Santiago.
M.A. en TESOL. Universidad de Northern Iowa.


lia C6rdova Gonzalez.

Profesora de Estado en Ingl6s. Universidad de Chile,Santiago.
Licenciada en Educaci6n. Universidad del Norte, Arica.


cardo Vera Martinez

Profesor de Ingles. Universidad de Chile,Antofagasta
M.A. en Lingulstica. Universidad de Carolina del Sui

--------C-----------~-------------------------------

----------------------"-----~-----

po de mecan6grafos:


i Gamboa Araya
rena Mufoz Araya
cqueline Palape Lloyd









INTRODUCTION




El present trabajo tuvo su genesis en un compromise ad-

quirido por las autoridades de nuestra Universidad hacia fines

de 1986 con la Dra. Lucy T. Briggs, aitB-rl Diezctora del Conter



Dicho compromise signific6 que la Universidad de Tarapaca,

consciente del rol que se ha asignado en cuanto a la investiga-

ci6n y difusi6n de la cultural de las comunidades regionales an-

dinas, se responsabiliz6 de realizar la traducci6n del ingl6s

al espafol del libro The Aymara Language in its Social and Cultui

Context (editado en ingles por la Dra. Ma;ka. J. Hardman). 4o

El objetivo de esta acci6n fue el de facilitar el acceso a

esta informaci6n tanto del bilingue aymara-espafiol, como del mon

lingie espanol, todos insertos en el area andina de Chile, Perd,

Bolivia y Ecuador.

Don Luis Tapia I., en esa fecha Director de la Direcci6n de

Investigaci6n de la U.T.A., solicit a la entonces Directora del

ex-Departamento de Languas, Sra. Victoria Espinosa, la traducci6

del citado texto, proponiendo canalizar la realizaci6n de este

trabajo como un proyecto de investigaci6n, el cual una vez termi

nado postularla ante el Fondo de Publicaciones de la U.T.A. para









6s, especialisteaen Lingiistica, al cual se incorpor6 la ace

ca de la Facultad de Estudios Andinos Srta. Julia C6rdova.

minaci6n de estos academicos estuvo en gran medidd condicior

r la especializaci6n en Linguistica de la mayoria de ellos,

mo tambi6n por su comprensi6n de la problem&tica aymara aboi

desde distintos Angulos por los acad6micos a cargo de esta

cci6n. Dicho interest, manifestado con anterioridad a esta 2

r, se refiere a trabajos de investigaci6n, publicaciones, ci













ros con el caracter de no-especialistas que constitute el pabl

lector en general.

Se acord6, tambien, hacer circular las traducciones entire

Smiembros del dquipo para recibir las sugerencias correspon-

mntes, pero manteniendo los autores de las traducciones la pre

)gativa de decidir la version final de su trabajo.

No ha sido tarea sencilla poner al alcance de un pOblico ma










Finalmente, esperamos que esta obra refleje con fidelidad

el pensamiento de los autores para asl servir de puente eficaz

entire 6stos y aqullos que representan el mundo que motiv6 las

investigaciones presentadas en esta colecci6n de ensayos sobre

la lengua y cultural aymara.












Participants .................................. 4
Alfabeto Aymara .................................. 6
I. INTRODUCTION
Ensayo Introductorio: La Lengua Aymara en su 9
Contexto Social y Cultural. M. J. Hardman
(Trnducido por Juliar C.rdova)
1.El Contexto Social y Cultural del Aymara en el 38
Bolivia de Hoy. Carlos Saavedra
(T'-dtrcttie" psar Jll-?a-t 6 'rdoi5va)

II. CATEGORIES GRAMATICALES Y SEMANTICAS DEL AYMARA 61
Y LA COSMOVISION.
(Traducido por Gladys Aguilera)
2.El Tiempo y el Espacio en Aymara. Andrew W. 64
Miracle, Jr. y Juan de Dios Yapita Moya
(Traducido por Gladys Aguilera)
3.Un Estudio Etnosem~ntico del Verbo "Llevar" en 109
Aymara. Norman Tate.
(Traducido por Cecilia Robledo)
4.Jamn, I'T"axa, y P"rtru: Trnr Cancgorfa-i do Ilecm) 138
en Aymara. Andrew W. Miracle, Jr. con Juana
Vasquez.
(Traducido por Ricardo Vera)
5.Parentezco Real y Espiritual en la Lengua 157
Aymara. Ransford Comstock Pyle.
(Traducido por Ricardo Vera)
\ 6.La Cortesf{a en la Lengua y la Cultura Aymara.
Lucy T. Briggs.
(Version original en castellano en poder de la
editor)
7.Conversaci6n Intercultural: El Tiemipo como 180
Variable y Claves Paralingulsticas para la
persuasion. -
(Traducido por Gladys Aguilera)










\ I CL %l.ALk.k, L'j V p l I I .L A C. Iu- v %i V Z /
A. La Lngfua Aymara en ConLacto: Prestamon del 199
Castellano al Aymara. -
(Traducido por Ricardo Vera)
8.Aymarizaci6n: Un Ejemplo de Cambio Lingu{stico, 200
Lucy Briggs.
(Traducido por Ricardo Vera)
9.Pren tamon del COao.nllano n1 Aymnirnr on Rollcion 231
al Vocabulario do VouLuario. Pamela J. Sharpe.
(Traducido por Cecilia Robledo)
lO.Aymara del Misionero, del Patron, y de la 289
Radio. .
(Traducido por Gladys Aguilera)

B. Influencia del Aymara en el Casbellano. 310
(Traducido por Ricardo Vera)
11.Fonologia del Castellano Bilingue de Bolivia. 311
(Traducido por Ricardo Vera) '' C- Ic .
12.Antlisis Fonemico del Castellano Andino 334
(Boliviano) Monolingue. Silvia Boynton.
(Traducido por Ricardo Vera)
13.Fuente de Da bo en los Tiempos Vorbales del
Castellano de La Paz (de "Culturas en Contacto").
E. Herminia Martin.
(Version original en castellano en poder de la
editor) 6,\. '
14.Algunos Casos de Influencia Aymara en el Caste- 345
llano de La Paz. Richard A. Laprade.
(Traducido por Gladys Aguilera)
15.La Lengua como Mecani.mo de Discriminacion Social389
y de Distincion de Clases: Estudio de Caso -
Tierras Bajas de Bolivia. Allyn MacLean Stearman.
(Traducido por Cecilia Robledo)

C. Uso do Percepciones Erroneas Mutuas 404
(Traducido por Cecilia Robledo)
16.EfecLos del Tiempo Verbal del Castellano Versus 405
el Tiompo Verbal del Aymara en lar Actitudes
Mutuas, (de "Culturas on Contacto"). E. Herminia
M il 7. I i l










17.La Evaluaci6n de la Inteligencia y la Gente 40
Aymara. Christine Satz Miracle.
(Traducido por Cecilia Robledo)
18.Consecuencias de la Alfabetizacion Directa 42
en Castellano. Juan Maidana.
(Versi6ni original en castellan,



IV. IMPLICANCIAS DE LOS STUDIOS EN AYMARA PARA LA 43
,TNcGIITSTTCA ANTROPIt'OI,()C A APLICADA.
(Traducido por Ricardo Vera)
19.La Linguistica y la Educacion en las Escue- 43
las Rurales entire los Aymara. Pedro Copana
Yapi ta.
(Versi6n original en castellano)
20.El Alfabeto Aymara: Linguistica para las
Comunidados Indigenas. Juan do Dioa YapiLa
Moya.
(Version original en castellano en poder de
la oditora)'
21.Lingiistica Aplicada e Integraci6n Nacional: 44
Algunas proposiciones para el Caso del Quechua
y del Aymara en Bolivia. Glynn Custred.
(Traducido por Ricardo Vera)
22.La Linguiistica on Relacion con la Asistencia 46
Economica Internacional y el Intercambio Cul-
tural. Lucy Briggs.
(Traducido por Julia C6rdova)


V. BIBLIOGRAFIA 48










PART ICI PAN TES



Boynton, ,Ivivin, M.A., dnrdicnrln unn inv .tti.r)gcicn pnrn npt. r
al Ijr'irlu ,Iri doctor riln tive. ;i tina (]ranri't;i.c- ,hi miknt"lu i ,
irn. lngua mu'kogena habladln n el sur de Florida.


Briggq, Lucy Therina, Ph. D., e,. Profesora Asirtente de Er!ica
cion v esppcialista en nplicaci6n de m4todos do campo,
IUniversidrin dre Boton, po-troriormorntor R'-ec.i nl-ta dt r ErF'I
car. it'n hil inril riol Prm'vr. to Erinc' t.iv I ntrf rn.rlo dr1 lt i.
pinno, Mini.A-trio de I-dunc;ridnn, 1'innc-.i c ,ni o on fornma cnn-
junta por o1 gobierno holiviano y el Unnco Mlindinl, La Pnz,
Bolivia.


Connna Y., Pedro, Normali-ta, al momonto ro 1n pti!licacion d~
e-te texto en nu verrion original, inaiia en ln- er-ctirl n,
primiria- V -ocindnrina do (umpi, prodrluc mnnlt-ri il.',r on
avmara, 'v Hir.ge n estudianter do edrlcaci6n -.ctnnrdaria on
la prodricciOn de dichoS matoriales.


Cti'trod, H. Glynn, Jr., Ph.D., Profi-or Asocindo do Antropolo-
gia, Universidad del Est dro de California, Hayward.


Englnnd, Nora Clearman, Ph.D., antoriorminnto partici;6' on 1e
Provecto de Erucacion B iling[e de Choctawn, Hisisnippi,
actu.almento Profesor A~4is a-e '!e Lingifltica, Univer'i-
dod do Iowa.


Gallnhnr, Rhea, 11111. rimln,-, Jnwr c,


Lapradi, Richard A., M.A., entudin: ntp de polt-grr:.Io en Linqflfr
tican Edticaci6n. Univer-idnd de Penn-l.vnnin.


Mai.Hnn Gi-bert, Juan Inptitnto dre Lengtia y Cultura Aym:ira,
La Paz, nolivia.


Martin, E. Hferminia, Dr., Profrorn He Castotlnno V dH L'n,.ifl..
tfion, Ilrii v r-ir- nd dn I l lnta, !liio no i ro-, 'rrJn t.inn ,
n Iinvn. tLiI ora, Cun-nji ) Ni M ni lnni ,I Ilrn ir ci ( n ( r in-
tinn).


1










'11rnclC innrrow wu., Jr.p i'n.ip I'roronor 4f o~r-jr i;s 'in /in ropo
lorifn, lUnivorsidnd Cri-tinnn ron Toxi:c, Fort bWorth.


"bl.e3, Rnn-ford, Ph.n., Prof-'-or Anoci-do rdo Adlmini ftr-ci.'n di
7arvicio 0 'ihlico, lPniv' i.ridnd rdo Floririda Lonrlr il., )rlarino.


rnvnrHr:, Canrlo.- R. Popn rt mqn to Hdo Filcncri n, PTo.lrinn p;irn
el Higjrnntr Ardulto, TOnmiwn, Florida.


r;t7 M'. r. 'nlo, hlir ftinn, Fdl. (rI .ri t;un i'Y 'Ti w :ip ,, '" win
ln- CLtl..iornu Fort Worlli, foxain.


rhiarpn, l'amrnl M.I\A. nir ectorn, Instit.ito nlinriucnno rdq I.nnlriunl ,
I'rl vorri dnd do Tolrdo, Tolo rlo, Uliio.


0tonrmnn, :\llvn M'cLoan, Ph.D., IProforor ~ \ tn dr Abro(io
logfn, Ilirivoerridad nR Floridn Contral, Url:indo.


Tntr, Normnn, Funcienarin 9onrvicio Civ\ Il, o-"t rio -'l unilniiri')
ton.


V ilj"qz, J3 nnn, Diroctorn rdl ln'imnun rjntivnn, In" l:i l to IHni u
nnl do Ertudio. Lingqc-ticos, Ln P'az, lUolivin.


Ynpitn M. 3J nn dro ior, nirrctor, ]n-ti l t rdn l.nnrjg y CIi t.,i
ra Q\Vm:nra n irnctor rlo LingijWftic'a rlel I 'uno do Etno1.orJfa
y Folcl.or, La Paz, Bolivia, y Profesor 'e I\ymara, Ulniver-
idnd Nacional de San AndrQrS.









EL ALFABETO FONEMICO AYINARA



Todos los ejemplos de este libro se presentan en el si-

guiente alfabeto, actualmente en uso entire la gente aymara.

En el artfculo nimero 20 de este volume se encuentra la des

cripci6n del desarrollo de este alfabeto. Tambien se descri

be la fonolo~fa del aymara en los artfculos 8, 10, 11, 12, y

14.



p t ch k q

p" t" ch" k" q"

p' t' ch' k' q' i a u

s j x : / (" [nnitud voc6lica)

m n n

1 11

w r y



A A CH CIH" C' I I J K K" K' L L1 M

N f r P" P' Q Q" Q' t S T T" T' U

U W X Y


m n s w

representan sonidos rej:rrsenritados tradicionalrnente por es-

tas letras.

p t ch i 1 11 r y











is en castellano.


Ijep-Leilcai sunII5u1( uumIIIU Iua I8 9p.3eI ctOuc t-.a 1 eI-1 Zixes pul

p, t, ch, k, cuando ocurren en posici6n inicial en la pa

labra.


I sonido como aquel de la

Qv -


an I tnl1 a pn iint


represent

glis.

x

represent

tellano, au

la boca y m

q

represent

terior de 1

q"

represent

p' t' ch'

representan

como una su

sonante.

Las vocales pue

4 / ;*


n sonido un tanto aprox





n sonido un tanto aprox

que generalmente en la

s fuerte.



na oclusiva post-velar,

boca.



a misma q pero seguida

k' q'

consonantes glotalizada

ci6n o como un chasquid



en ser largas o cortas.


I Ar A


a parte mis pi





soplo de air



s cuales suen

pues de la coi


+2a 1


11










representan sonidos vocalicos que podrian sonar como las

vocales del castellano i o e, o como las vocales del in-

S g gl4s en palabras tales como beet, bait, bet, bit, a cualquier

otra ee- dentro de esa area general.

a o a 5on o occ h

representan vocales que podrfan sonar como la a del cas-

tellano o las vocales del in ies en palabras como cat o

cot.

u o

representan vocales que podrfan sonar como las vocales

u, a del castellano, o como las vocales inglesas en pa

labras como boot, book, boat, o bought (en algunos dia-

lectos), o cualquier en esa area general.

Savn'io Co-C C/ II co3











(Traducido por Julia C6rdova)



1NTRODUCCION

LA CULTURAL AYMARA

La gente de habla aymara, aproximadamente unos tres

millones de personas, se ha concentrado en el altipl.ino,

alrededor del lago Titicaca en el Per- y Bolivia, se ha

extendido hannta el sur boliviano, por el oentn, hrutitn el

sur del Peru, concentrandose enMoquegua y Tacna, y

por el sur oeste hasta el norte de Chile kver mapa).

Hay comunidades numerosas de aymara hablantes en Buenos

Aires, Argentina, y en Lima, Peri, inmigrantes de Arean

rurales que se han trasladado a los centros urbanos en

busca de mejores oportunidades.

Las personas de habla aymara son principalmente a-

gricultoras. Han vivido tradicionalmente en comunida-

des libres, pero muchas fueron obligadas a former parte

del sistema de encomienda espanol. bolamente desde

1952 en Bolivia, y mas recientemente y en menor escala
en el Perd, la gente aymara ha podido recuperar hasta

cierto punto los terrenos perdidos. La tierra es de

extraordinaria importancia para ellos, como se puede no

tar en el ensayo 2 de este volume, de Miracle y lapita.

muchos aymara que viven en la actualidad en medios urban


















I




.r "1 .

N I



4n J-"" I





. . . .. . I : -,. : .
*R **C S X' \









--- .
el -a l-a e r oi
i a cq pa '-: .

'--









Areas de la lengua jaAqic (aymara, jaqaru, y \ wki) y
_______ r-*. ____ / C ^ R0 L.



el aymara luAq enPeu Bliia









nos conservan sus vinculos con lai

para beneficio mutuo. Las mujeri

mente las comerciantes, viajan mui

tener una casa a la cual llegar ei

no. il parentesco tanto real coi

red important para llevar a cabo

5,este volumen.

La gente de habla aymara es

al mismo tiempo cortes (ver uallai

loran much la habilidad en el usi

cuando se dirigen a un pdblico, ei

ca es altamente estimada, como en

donde el arte de persuasion" insil

es bien apreciado; del mismo modo

des tradicionales, entire ellas el

En el marco de una sociedad

aymara es emprendedora e individual

rras pertenecen a la comunidad, o


11


s rurales,

principal-

.eran ideal

de desti-

forma unn

Vver Yyle,


si pero

;gs,8) y va

ige, tanto

la ret6ri-

,rivado en

,cunlocucidn

Ls habilida-

Klato.











nidad. Los aymara tienen gran estima

pues se combine con los valores tradicic

dualidad, trabalo intense y progress con

vado, pero encuentran dificil avenirne L

(ver Maidana, 18; Copana,19; Yapita,20;

ritin otrnas referenciao en eHte libro).

La editor de este volume ha podic

las personas de habla aymara son muy ger

cas. Ella ha disfrutado haber tenido ]

tr:.bnjnr con entn gentle por mntn do unr c

fiesta su aprecio por las numerosas mueE

de las que ha sido objeto. Asimismo.-

por las investigaciones que realize sobi

mo por el trabajo que desarrolla a trav4

tes, pueda en alguna media corresponded

COhTEXTO SOCIAL Y LINGUIST1CO


r la educaci6n,

les de indivi-

.itario y pri-

ni ntirnmi eneol1nr

.stred,21; y va



comprobar que

'osas y simpati

oDortunidad de


tercio de la poblaci6n de Bolivia, mientrann que el qechu;

es la lengua native de otro tercio. Hay, ademas otros

grupos lingUlsticos menos numerosos que no estb;n relztcio








que es la dominant. Los aymara de Bolivia tienen po-

ca relaci6n con los quechua, no se refieren con frecuen

cia a ellos, ni constituyen motive de conversaci6n para

ellos. Algunas comerciantes saben suficiente quechua

para ilevar a cabo sun relacionpn de mercndo y a]glnrnn

de ellas son hasta trilingUes. Sin embargo el quechua

no tiene la fuerza que tiene el oastellano para la gente

de habla aymara.

La situaci6n en el Peru' es diferente; con una po-

blaci6n total cercana a los 15 millones, medio mill6n

de aymara hablantes concentrados en el sur, simplemente

no constituyenel mismo tipo de fuerza visible. El que

chua por otra parte, se habla en casi la mitad del resto

de la poblaci6n y, en 1975, fue elevado a un status de

lengua official, igual que el castellano. La creencia

popular y comdn es que el aymara es una especie de varin

dad del quechua k(sto y la desvalorizaci6n de otras varied

dades de quechua, se rotula a veces como "imperialismo

cusqueto"). Sin embargo, el quechua y el aymara no en-

tan emparentados (ver Hardman 13)76, 1978 a, 1979), aunque

han experimentado extensos y mutuos prestamos de palabras.

ie ha escrito much acerca del quechua, sobre todo de la

variedad usada como dialecto imperial por los incas en el

tiempo de la Conquista y que los espanoles ayudaron a ex

pandir durante el perfodo colonial. Yl rol de las len-











ltimamente (ver Torero,1974).

Este volume tiene como tema central a la gente ayma

ra, sobre todo a la manera como ellos se ven a si mismos.

Aunque algo de lo que se dice aquf tambien podria aplicar

se al quechua, las concordancias no .son relevantes para

los studios que se estdn presentando. Una apreciaci6n

semejante requerirfa de studios comparativos intercultu

rales. zsi el lector estd familiarizado con el quechua,

algunas formas o algunas palabras pueden parecer simila-

res. La presunci6n del imperialismo cusqueflo" es que

todas esas similitudes deben haber sido prestamos del que

chua. Lo contrario pudiera muy bien estar mas cerca de

la verdad(ver kHardman 1976, 1978 a, 1979; Torero,1974; y

el trabajo en desarrollo de estos dos autores podria cla

rificar mejor estos puntos). Los ensayos que se present

tan en esta oportunidad no tratan de definir el problema

de los origins; described principalmente lo que es el

aymara de hoy dfa; no registra la historia de como lleg6

a ser.

tin .olivia la gente de habla aymara se refiere a li

cultural national como "hispana" o algunas veces "misti".

Esta costumbre ha sido respetada, aunque se puede argumen-

tar de que el t4rmino no le calza bien del todo. El pun

to de vintn del nymnra bolivinno en que ]o nymNra nio opL










el tdrmino "hispano" y cuando se usa tiene un significa-

do diferente, se prefieren t4rminos como: "criollo", "mel

tizo" y choloo", que reflejandistintos grados o aspectoo

de la escala desde lo amerindio a lo europeo. En Boli-

via las mujeres del mercado se llaman "cholas", pero e-

llas se casan con "indios" (generalmente), no con choloo

La forma masculina, casi nunca se escucha en Bolivia.

Puesto que la mayorfa de los escritos de este volu-

men estan orientados hacia Bolivia, y muchos de los auto:

son de esa nacionalidad y, porque el trabajo de campo se

hizo en ese pals o con bolivianos, el uso del castellano

boliviano en el que se ha neguido aquf, excep-to cuando n

hace notar lo contrario.

EL DIOMIA AYMARIA

El idioma aymara es una lengua de la familiar lingUf

tica jaqi, compuesta hoy dfa por trees lenguan en uno: el

jaqaru que se habia en Tupe, Yauyos, Perd, por una pobla

ci6n aproximada de 2.000, y el kawki, que lo hablan sola

mente en la comunidad de Cachuy (Chavin, Chanchan y Cach

en Yauyos, Peri, unas veinte personas, todas mayor.

Hay evidencias de que en un tiempo las lenguas jaqi se e

tendieron desde el norte de Lima hasta Canta, por lo me-

nos, y probablemente hasta Cajamarca, y por todo el cen-

tro y our del PerI; aparentemente unn loencun JrnqI nc:ibji-









la ue ser reempLazaaa en nuarucuiri cuanuao e prouuju -a
:onquista, una se extinguio en Canta alrededor de 1920,

Ina desaparecid en Huantan alrededor de 1930, y asf su-

.esivamente (ver Hardman 1966, 1975,p6V I77 97 Torero

975, matoa, 1951, pra mnnyor inforinmci nc). I) ontLo m

.o,el aymara es la lengua mds extendida y polfticamente

a mas important de las lenguas jaqi que perduran hasta

ioy; es hablada por un tercio de la poblaci6n de bolivia

Sconstituye una gran comunidad en Perd. Hay diferen-

tias dialectales en el aymara (ver Briggs, 10; ver tam-

ii6n su disertaci6n de 1976) pero no son muchas y todos

.os dialectos aymara son comprensibles entire sf.

STRUCTURAL DE LA LENGUA

El aymara es una lengua sufijante, en la cual el em

ileo de una rica variedad de sufijos se consider un lo-

;ro estilistico. Las estructuras gramaticales obligato

'ias estdn marcadas generalmente con sufijos, los cuales

irven para definir el tipo de oraci6n. Una oraci6n no

'equiere de verbo ni de nominante, pero sf require de
.os sufijos oracionales apropiados, permitiendo una li-

iertad relative en el ordenamiento de las palabras para

1 juego estilfstico.

ONOLOGIA

El aymara tiene tres fonema vocalicos, 2b fonemas

osondnticos y un fonema de alargumiento voculico. El










lapita (ver ensayo 20); es'fondmico y se indica a conti-

nuacion: A A CH CH" CH'I 1 J K K" K' L LL n N N P P" P' (

Q" Q'R 8 T T" T'U U W X Y con un total de 29 letras ksim

ples, diagrAficas o triagrnafican) y unn dincrfti c. ,n

acentuaci6n no es fon4mica, de manera que no se usa mar-

caci6n de acento (ver "El alfabeto aymara" p.xi).

La morfofondmica aymara, que consist principalmente

en la retencidn o caidas de las vocales, es compleja y

extremadamente important. Virtualmente todas las cai-

das de las vocales estdn condicionadas morfologicamente,

es decir, tienen significado gramatical kvqrH ,7 )

cap.4); las cafdas ocurren al interior de las palabras
y tambien al final de ellas.

bi se compare con idiomas como el oastellano y el in-

gles, la entonacidn juega un rol relativamente menor en

la sintaxis aymara, las funciones que cumple en el perfil

de preguntas, exclamaciones y otras son desarrolladas

por los sufijos sintdcticos. bin embargo,la entonacion

es important y en algunos dialectos se marca mds que en

otros. Aparentemente)la opinion de que el aymara habla

en monotono, perception muy comdn entire aquellos que han

estado en contact con los aymara, se original cuando el











valorado como orador pdblico se require de un patron espe

cffico y hay patrons de entonaci6n enpocinlen pnrn ror .r,

persuadir y para otros fines (ver, por ej. el ensayo de

Saavedrra 1), Sin embargo', no so ha hecho ha~.ta ahor;i un

studio sobre la entonacibn aymara.

MCOROLOG1A

Las classes ~morfol6gicas basicas son las races y los

nufijon. Laon races son rmorfemnn nInmpl cn quo oc'urr'en i-

nicialmente en las palabras. Son de tres classes: parti-

culas, nominales y verbos; la raiz de los interrognti-

vos tiene un nivel mas alto y se entrecruza con todas las

otras classes, y, hay una forma interrogativa correspon-

diente para cada clase o subclase; por ejemplo, hay dos

interrogativos verbales, uno para "safla" (kanisaha) y uno

correspondiente a.todos los otros verbos (kamachafa), del

mismo modo para las subclases de races nominales, mrn u-

na interrogativa para la clase de particulas (ver( VY'

cap.4). La clase de las particular fue extremadamente

escasa hasta que fuera enriquecida con pr4stamos castella

non recientes, de manera que ahora en algo m4s extensa

(verardman, Vsquez y Yapita, 1975, cap4) Las rai-

ces nominales son nombres, pronombres, interrogativos y

una negative. Las subclases son de especial importancia

dentro de la clase de races nominales, por ej. los nom-











nes y propios y en tree classes cerradas de races posi-

cionales, numerales y temporales; Ion pronombres ne nub

clasifican en personales y demostrativos.

Las races nominales y las partfculas son libres;

las races verbales son morfemas ligados. Todos los su

rijos son morfemas ligados.

Las classes de sufijos soni nominales derivacionales,

verbales derivacionales, verbalizadoree, nominacionalen,

verbales flexionales, independientes y oracionales.

tay tambien una olase de sufijos que transform los ver-

bos en sustantivos o los sustantivos en verbos, los que

se pueden emplear sucesivamente para former palabras muy

complejas, como el lema de la publicaci6n Aymara Litera-

ture (ver bibliografla) aruskipasipxhanakasakipunirakas-

Pawa (estamos obligados a comunicarnos). Lo que comien

za con un verbo, se convierte en un sustantivo y terminal

como verbo (verHVY 1975, cap.9).

Los sufijoe verbales son numerosos kver nVY 1975,

cap.6) y definen significados como velocidad o intensi-

dad de la accidn, su direcci6n, su duracidn o la inten-

cidn del ejecutante en relaci6n a otra persona. Los su

fijos inflexionales indican tempo y persona, en los que

el tiempo se define como cada uno de los grupos de cate-









%A J 9 v 4.*&A Vj 9A U \* .4 - .' v --- W4 P j V -
donde la persona se define como una interacci6n entire

dos personas.

Los tiempos verbales son: el tiempo simple que sir-

ve para el present y el pasado de un conocimiento per-

sonal; el future que es de conocimiento personal, este

tiempo se usa frecuentemente para dar 6rdenen con cort_

sfa a personas con quienes no se usaria el imperative;

el imperative, que usado solo en una form muy fuerto,

se modera con el uso de sufijos oracionales; el desidera-

tivo que expresa un deseo por algo que no es, o no lo cc

todavia, indica una emotividad positive por parte del su

jeto, se usa para advertir o dar recomendaciones; el re-

prochador, indica un impact emotivo negative, se usa ba

sicamente para lamentar el pasado; el inferenci:l, que

puede ocunrir con las formas del future y del remote cer

cane; el no involucrador, cuando no hay conocimiento person

o oompromiso personal, puede oombinarse con el future, el remo.to cerca

y el lejano, el desiderativo .y el reprochador y, lon ticm

pos remotos. Existen dos tiempos remotos, el remote cer

cano que puede ser de conocimiento personal, y, el remo-

to lejano que puede ser de conocimiento indirecto; ambos

se unan para expresar sorprena ( HVY,- 75, ap.

En la lengua aymara el sistema de personas, tanto

verbal como nominal, es cuAdrupla y lu oeL_,undd pernona











bla (mAs otras o sin otras) excluyendo a la persona con

la que habla; la segunda persona es In con quien oe habla

(mAs otras o sin ellas) excluyendo a la persona que habla;

la tercera persona no es ni la que habla ni con quien ha-

bla, el ndmero de 4stas no se especifica; la cuarta person

nn include tnnto a In pernono que hablii comio a In con

quien habla (mgs otros o,sin ellos).

El sistema de inflexiones verbales en aynnara ne cn-

racteriza, primero, por la complejidad de las personas del

verbo y, segundo, por los requerimientos de especificacidr

de la fuente de datos.

El paradigm verbal consta de nueve personas gramati

cales para cada tiempo, describiendo interacciones entire

dos de las cuatro personas descritas anteriormente:


primer a segunda tercera a segunda

primer a tercera tercera a tercera

segunda a primer tercera a cuarta

segunda a tercera cuarta a tercera

tercera a primer

Los verbos tambien sufren inflexidn por subordina-

cidn pero en un sistema much mAs reducido que en el pro

tojaqi (ver hardman,1966, 1975; en cuanto a la sobrevi-

vencia en otros dialectos). Sobre todo, los verbos su-





22


bordinados estan ahora en el limited del sustantivo y re-

flejan s6lo cuatro personas o ninguna. Hay tambidn vert

principles defectivos que reflejan solamente cuatro per-

sonas y tambidn se comportan de manera limited como sustar

tivos.

Los sufijos nominales indican caso, posesidn, posi-

cicn, ubicacidn, instrumentalidad, direccidn, proposito 3

various otros tipos de relaciones de significados. En

cuanto a la posesi6n, se encuentra el mismo sistema de ct

tro personas.

Los sufijos independientes se encuentran despu4s de

las races y antes de las inflexiones verbales. Hay so-

lamente tres o cuatro de ellos vtr hardman, vAsquez y

ita, 9 cap. pero son de uso tremendamente corrieI

epigrafe de la Aymara Literature, mencionado con










pueden permanecer independientes como oraci6n o en combi

naci6n con otras formal gramaticales, y se llaman "pala-

bras sintdcticas". Los sufijos sintacticos, solos o en

combinaci6n, sefalan tipon de oraci6n tales corno prcl"untas qu

solicitan informaoi6n, preguntas que requieren respuesta si o no, conoci(

ional, un conocimiento de ofdas, reafirmaci6n, suavizaci6n,

conjunci6n, o enumeraci6n, exclamaci6n y sorpresa, corte

sla o duda.

Todas las oraciones aymara deben seiialar -en las

inflexiones verbales, en las derivaciones verbales, en

los sufijos nominales, en la elecci6n de races de part

culas, y/o en el uso de sufijos sintacticos- el conoci-

miento del que habla con la material a la que hace refe-

rencia: personal, de transmission, de ofdas, inferencial,

no personal, o no involucrado. La falta de especifica-

ci6n de un conocimiento no personal cuando se habla de

un event que uno no pudo haber experimentado personal-

mente suena tan extraio en aymara como sonarfa en in(gl' :

la aseveraci6n de haber vivido hace 200 aios. Las estruc

turas de un conocimiento no personal tambien deben unar-

se cuando se inform de la condici6n corporal o mental

de otra persona, hasta la de una criatura pequefla como

un beb4 (ver Martin 13; Laprade 16, Briggs y England 22;

briggs 10).









rV3U.JL JAVVO UL .ILij AJ.jDUUUIl. t-riLinj I"Ae

Los postulados lingUisticos son ideas o concepts o

temas que penetran o influencian todos los aspecto.S de u

na lengua. Los postulados lingUfsticos aparecen en va-

rion niveloe en la entructur: gpramaticnl, corno tl ibj'irn

en el vocabulario y, fundamentalmente, en la cultural mis

ma. Son insistentes y recurrentes,lo que explica nu

predominio equilibrado en el sistema de percepci6n/cono-

cimiento entire los hablanten de una lengua dada (ver IH1rd

man 1972, 1979). Los postulados, entonces, son aquellas

caracteristicas de la lengua que tienen mayor influencia

en la percepci6n y el pensamiento subconsciente, las que

juegan una part important en la vision del mundo del

que habla, son los "parasitos lingUfsticos" que interfie-

ren tan poderosamente en el aprendizaje de otra lengua

(ver Maidana 18; Satz Miracle 17, y otras referencias en

este volumen.

Uno de los principles postulados, dominant en la

lengua aymara, es la fuente de datos. Hay un proverbio

en aymara que dice : Ufjasaw "u.it" safax, jan uijasax

anpiw "unjit" saia'kiti, esto es "si uno ha visto, puede de

cir "he visto"; si uno no ha visto, no puede decir "he

visto". Como se ha sefalado en la breve descripcion de

la estructura del aymara, la fuente de datos se marca en

lns inflexiones verbnlen, junto con ni ]unor d(o Ion tiufi-









les y con los sufijos sintacticos. La marcaci6n de la

fuente de datos es un element obligatorio de toda ora-

ci6n aymara y, segun lo siente el'aymara hablante, es un

rasgo esencial de las lenguas en general (ver Martin,13,

por ejemplo).

Otro postulado de la lengua aymara es lo human en

contrast con lo no human. De modo que jupa signifi-

ca "1l, ella, ellos", pero solamente cuando se refiere a

lo human; para lo no human los pronombres son aka o uka,

la ubicaci6n con respeoto al que habla debe marcarse o-

bligatoriamente, rasgo que no es obligatorio al referir-

se a hombres y mujeres Los verbos toman complement

dentro del sistema inflexivo, marcados por el eje human/

no human (ver Briggs,10); algunos vocablos son especffi

camente humanos,otros no-humanos. 6e consider una gran

ofensa hablar con alguien en terminos no-humanos -cuando

asi ocurre estos se consideran palabras provocativas.

Un tercer postulado de la lengua aymaraligado a la

importancia de lo human versus lo no-humano, e. el refer

rente al 6nfasis de la segunda persona. En el anrlinif;

de composici6n de las forms proto-jaqi se muestra una

sobredimensionalidad de la segunda person, adn mas mor-

cada de lo que hoy se observa en el aymara (aunque se

puede notar en las lenguas de la familiar; ver Hardmnn











conciencia siempre present de la otra persona, y la gra

mStica aymara require una especificaci6n regular de la

relacidn del que escucha con l: mnaterin quo cso ent. tLr;

tn. do. l1 dnjnr do hncor pronento In r:orinein him rrl:t d-'

la otra persona, ha sido uno de los obstaculos mayors

para la comprensi6n intercultural (ver SUavedr 1 1, y o-

tras referencias en este volumen.

Otros postulados de jerarquia menor so refieren a

la importancia de la forma y la textura (ver Tate 3; lNi-

racle y Visquez 4) y en la relative falta de inter~.n por

el color, algo tan important para los que hablan ingles.

Estudios mas profundos de la lengua aymara reportar'n

sin duda concepciones mas profundas sobre los postulados

lingUfsticos, los que nos proporcionarAn mayores deta-

lles de la cultural aymara y de su conoepci6n del mundo.

COIPOSICION DE ESTE VOLUIiiEN

Todos los ensayos de este volume comenzaron siendo

studios de algunos aspecton de la lenpun aymn rn; la ma-

yorfa de ellos fueron trabajos para cursos o para encuen

tros profesionales. Los 18 autores fueron estudiantes

de grado, director o indirectos, de la Dra. M.J. Hardman,

en el transcurso de 10 afos de enseHanza, desde 1966 en

Bolivia, pasando por Indiana en 1968 y por la Universi-

dad de b'lorida, hasta 1976. Eaton entd i nnton for-rnnn











sito y el logro de este volume. uinco son bolivianos,

una es argentina, y el resto proviene de distintas areas

de los itstados Unidos. Cuatro de los autores son hablan

tes nntivos de aymnra, dos del espailol, uno e, bil.ingrfle

ingles-espaiol, y los dema's son hablantes nativos de in-

gl4s. La mayorfa de los autores pueden comunicarse pn

otras lenguas. Como segunda (o tercera) lengua, diez de

ellos conocen el aymara, trece el espafRol, trees el inl].r,

uno alemdn y uno el mikasuki. Por profesi6n o principal

area de studio, ocho son antrop6logos; tres lingUistas,

dos son profesores de enseftanza basica; cada uno de eJlos

esta vinculado con studios latinoamericanon, educagc:in,

lengua y el idioma espanol; y uno de ellos es artist.

il traba3o mas antiguo (iiaidana, 18) fue entregado

en 196b cuando el author estudiaba en el Instituto iacio-

nal. de J1,studion LingUfsticos (INEL) on nolivji,:1l. mianr rno-

ciente (Yapita, 20) fue preparado especialmente para es-

te volume. De manera que ion ensnyon n(iuf pronoiritidoti

abarcan un perfodo de diez aflos, siendo el primero y el

dltimo de ellos escritos por hablantes aymara. En mu-

chos aspects el alcance de estos dos ensayos refleja el

progress logrado en los studios del aymara durante esa

decada.

No siempre es possible que los trabajos originates


27










dos. bin embargo, esta oportunidad se proesnt6 ii ion

estudiantes de la Universidad de rlorida, debido al pro

yecto de Producci6n de miateriales de Lengua Aymara (Ayma

ra Language materials Project) (ver Briggs y Engltind, 22

y Apendice, 1) que requerfa la presencia en el campus

universitario de hablantes aymara, asimismo como el cur-

so regular de lengua aymara, ofrecido en la universidad

de rlorida que require la presencia de un professor cuyo

idioma materno sea el aymara. !ucho:. elulisntt;f u1ur1

empezaron su trabajo como informes de curso los conti-

nuaron en forma de tesis o disertaciones (England, Lapra

da, briggs, Miracle, Boynton). Sin embargo todos lo.

trabajos presentados en este volume son producciones de

los autores mientras eran estudianteso

La publicacioh de los informes de los estudiantes

de grado se justifica cuando esos trabajos presentan in-

formaci6n original que no se puede encontrar en otro lu-

gar. Tal es el caso de todos los ensayon de este volu-

men, como se ha comprobado por las numerosas demands de

copias de dichos trabajos. muchos colegas nos han solid

citado en forma reiterada y urgente que ofrezcamos mayor

accesibilidad a estos materials.

Los ensayos se construyen unos sobre otros; por e-

jemplo, compnrando el de Maidana 18, y YHpitn,20, ne tin











han podido aprender unos de otros. uesde el punto de

vista aymara kMaidana,18) los studios de la lengua em-

pezaron de cero. uesde el punto de vista de la comuni

dad academic de los tstados Unidos de Nortenmerica la

situaci6n no era much mejor -los studios del aymara

eran pocos y esporadicos y de dudosa calidad. ba domn

naci6n quechua, mencionada anteriormente, haba, eclipse

do los studios del aymara. LoB ensayos de este volu-

men pueden considerarse s6lo como un paso hacia lo que

nosotros visualizamos como el cuerpo de studios aymara,

que sea el resultado del esfuerzo cooperative de aymara

hablantes y de no-aymara. Probablemente en diez aios

mas un segundo volume llenara algunos de los vacios

obvious de este texto. Xa se han escrito studios muy

apropiados en este sentido.

Los ensayos fueron editados, eliminando los p6rra-

tos formales que acompaflan caracteristicamente a todos

los informed de curso; del mismo modo, se ha elimninado

aquello que result repetitive del material que se pre-

senta en esta introduccion. Todas las referencias se

han reunido en una bibliograrfa Anica. utros aspects

ae eaici6ri se refieren a la reactualizacinn de datos

cuando ha sido necesario, a la correcci6n de errors,

y ni r u-.umen (cunndo lor. rH rtil Ien apropi ?ilo;; p:-irtI i-rn lr.i


50









bajo de curso, no resultaron ajustacos al proposito ac e.

te volumen.

En salo dos artfculos se cita a Va-Squez y Yapita co-

mo co-autores; sin embargo, sus aportes refuorzan en /',rin

medidn todo ]o que se dice en e:te vo.lumn. KEn lot, n,,ri

decimientos, que fueron excluidos en el process de edici6n,

virtualmente todos los trabajon hechon en I, UIniver.idnd

de Florida, expresan su reconocimiento a e;to", don dedice

dos profesores e investipadores del aymnrn, J. V4nqune, ir

tinta, y J. de D. Yapita, lingUista. EnIt' cditora t:im-

bi6n desea expresar sus agradecimientos hacia ellon, no

solamente por el apoyo prestado en la correcci6n de eston

trabajon sino tambi6n por las innpiradas ensefian7anr con

las que ayudaron a los estudiantes que aqui colaboraron

para llevar adelante sus investigaciones y para que ellon

percibieran a los series humans estudiados, como series hui

manos, trascendiendo y simulttneamento valorando lan di f_

rencias culturales.

Juana Vdsquez naci6 en Tiwanaku, Bolivia. Fue cri-

ada por su abuela de habla aymara, y aprendi6 el castella

no cuando nila con su madre que es bilingUe y con .:un comn

pareros de curso en la escuela primaria. Trabaj6 cormo

tejedora y comerciante al por mayor y menor, durante qluin

ce afos hasta que comenz6 sus studios en el IIJEL. Ella

en co-autorn de Aymar ar YatilaryTataki y ha d:ido cln, e' rlr





31


de Pittsburg. Su trabajo como artist forma parte del

material aymara producido en la Universidad de Florida

y fue exhibido en una exposicion individual en las Gale

rfas Grinter de ls Univernidad. Ella 'ue In riitorn

del Aymara Newsletter y ha escrito un silabario y otros

materials educacionales (ver bibliografla). En i: ;c

tualidad es Uirectora de Lenguas Ind'genas en el INEL,

en donde continue investigando la lengua y la culture,

trabaja con una biblioteca itinerante, co-edita una car

tilla trilingUe y ensefla un curso para mejorar la educa

cidn de nifios y ninas aymarao Tambidn es miembro del

Institute de Lengua y Cultura Aymara (ILCA).

Juan de Uios Yapita Moya naci6 en Qumpi, Omasuyos

La Paz, Bolivia. Sus padres eran monolingues en aymara;

41 mismo aprendid espahol en la escuela primaria. Sus

padres lo llevaron a la Paz para permitirle continunr

sus studios en una escuela commercial. ivigS tarde estu

di6 cooperativismo y luego entr6 a la escuela normal pa

ra formarse como profesor de inglds y de frances. Estu

did lingUfstica en el INEL y luego recibi6 una beca pnri

estudiar educaci6n bilingUe en Peru, bajo el auspicio de

la Universidad de 6an MarcoS de Lima, minaf tarde, continue

studios de post grado en lingtifstica en la Universidad

de florida. Es miembro de unn cantidud de Hnocincionns









internacionales, tales como: Programa Interamericano de

LingUistica y hnseflanza de Idiomas ( PILE1) y la Asocia-

ci6n Latinoamericana de rfilologla y LingUfstica kALFAL).

Ha sido secretario de various sindicatos y es el fundador

y coordinator del festival rolcl6rico Anul. de .'umipi.

Ha ensefiado aymara tamto en los Estados Unidos d,-' ilorLtc

amori c-i -cinoU I0 Io Ho livia, y, hn enoe cinado fonolopj', o1 n-

gua y cultural, y lingUistica a gente aymara; algunos a-

l]umnos han continuado difundicndo nu tr:nbjo. }I :.".cr.i

to much en el campo de la literature aymara; es uno de

los co-autores de Aymar ar Yatiqqaiataki, author de trec:

textos para la ensefanza del aymara y editor de las pu-

blicaciones peri6dicas Jipi, Ayninra llew.lcottcr y Ayrninra

Literature. Es fundador y director del ILCA. Es ac-

tualmente Director de LingUfitica en el. 1Iuneo do Etnol,,ra

ffa y Fololore en la Paz (NMU3EF) y profesor da aymara en

la Universidad Mayor de San Andres.

Los autores de los ensayos de este voluumen han traba

jado juntos de manera muy diver-na y one todoti ]o.:: cajoo':

han intentado continuar con el trabajo de los que los pre

cedieron. De esta manera se han logrado verdaderos

avances. Es de esperar que en el futuro los estudiantes

que trabajen con la lengua iymara contirinun hlciendo nu

aporte a nuestro archive de conocimientos y que dentro de

riO.nn nfins nRn nonib b e otro voll m(ri inom E.l|o normro r-r'e ii1











trav4s de las distancias del tiempo y del espacio.

LA ORGANIZACIONDE ESTE VOLUME

Los editors y autores de este voluinen estan con-

vencidos de que la invest iigrci6n bi~iici en un:; noc'r:i-

dad primaria en la ciencia aplicada de cualquier ordEn,

Mas ain, se sontiene que en ciencias nociatlen entrn ho-

rramientas de conocimiento deben ser igualmente comparti

das tanto por la part academic como por Ins coniunidnl-

des que se estudian (ver Yapita.20). Consideramos axio


nidad acad4

nidad no ac

la fuente m

estd organi

continuacid

aspects de

del contras

de aplicaci

Los en

riedad de i

tudian mate

mas mds amp

generals.

originaron


mica tambi6n puede ser de valor para una comu

ademica, particularmente la coniunidud que en

isma del conocimiento acad6mico. Este libro

zado para reflejar estas convicciones. A

n de este ensayo introductorio, se presentan

investigaci6n "pura", que conducen a travdr

te y la comparaci6n hacia las posibilidades

dn.

says de este libro presentan una amplia va-

ntereses, niveles y disciplines. Algunos es

rias relativamente pequeias, otros abarcan te

lios. Algunos son muy tecnicon, otros mns

El factor unificador es que todos ellos se

por el deseo de un entendimiento inter-cultu-


A A









ral entire loe aymara y los no aymara Estan dirigicos a un
lector que tambien require informaci6n para un fin espe

cifico professor, educador, lingUista, antropologo, vo-

luntario del uuerpo de Paz, funcionario de gobierno, di-

rigente de in comunidad, comerciante, y, nimploemnte, il

ser human que se interest por otros series humans.

El primer ensayo fue Pescrito por uarlos Saavedra,

boliviano hispanico. Iscuchamos la voz de quien ha vi-

vido con la clase de choques culturales que no nnnJz 7in

en detalle a traves de este volume. En verdad much

de lo que baavedra refiere en general, se convierte en te

ma especifico en los ensayos siguientes. El delinea

brevemente la,historia del contact y la situacion exis-

tente hoy dia.

A continuacidn del ensayo introductorio, el libro

se divideentres secciones, la segunda de las cuales

tiene tres subsecciones.

La primera section, investigation basica, trata de

las categorfas gramaticales y semdnticas del aymnrn, la

vision del mundo del aymara y, en alguna media, los pos

tulados. La segunda secci6n trata de la lengua y la

cultural aymara en contact con otras lenguas y cultural

y de los resultados de estos contacts. Hay trees sub-

secciones: el efecto de la lengua espaoola en la lengua

aymara; el efecto que el aymira ha tenido en in lengun











cias del lenguaje, esto es algunas de las maneras en que

a la gente se la "mantiene en su lugar" lingUiaticamento.

La tercera seccion nace de la tercera parte de la secci6n

anterior y ne rofiore a In lingriltticit antropol ]dgcn (ipli.

cada -lo que podemos hacer con lo que ahora sabemos con

el fin de mejorar la vida no n6lo de lu gente aymarn ni-

no de todos los que estgn en contact con ellos, y, de es

te modo, de todos nosotros. Creamos en la unidad de la

humanidad y que solamente siendo,uno, podremos hacer de

este mundo un lugar apropiado para todos. Hacer puen

que la tierra sea el sitio apropiado para cada uno de no-

sotros, require no s6lo de la comprensi6n sino tambi4n

del reconocimiento del gran ndmero de lenguas y cultures

que como pueblos hemos desarrollado, en el transcurso del

tiempo y a trav6s del espacio que como series humans he-

mos ocupado.

JAQINAKJAMAX,
ARUSKIPASIPXARANAKASAKIPUNIRAKISPAWA.









NOTAS

1. itl trabajo en curso de Hardman y Torero, indica que el

jaqi fue muy probablemente la lengua del horizonte wari

iurante su expansion, y pudo haber sido la lengua de la

temprana conquista en el imperio Inca kniendo ion incnn

ie habla pukina), solamente fue reemplazada posteriormen-

te por el quechua, bajo la influencia de enchncnmnc (ver

especialmente Torero,1974). La lengua se repleg6, pri-

nero bajo la expansion quechua, hacia fines del perfodo
.. .. . ... .. . . . .. . ..- .__ _. y _










piada obviamente, porque los bolivianos no son totalmente

espatoles; sin embargo, refleja bien el concept (qu tie-

nen sobre sf mismos, los que se autodenominan de este mo-

do. El uso peruano, mAs conocido fuera del mundo andino,

no es congruente con el uso boliviano. Por cuanto este

volume trnta principalmentQ de In oitu:ic[Ln bolivi:iri:i rn

donde la gente aymara es a la vez mas numxerosa y mas sig-

nificativa en la esfera national, se ha adoptado con pre-

ferencia el uso que se da en Bolivia.









EL CONTEXT sUCIAL Y'CULTURAL DEL AYMVIRA EN EL UOLIVIA DE: HOY

Carlos Saavedra
(Traducido por Julia C6rdova)

El prop6sito de este studio es discutir los problems d

interacci6n quo so produce ontre dos grupos con caractorlsti

cas culturales y lingU'sticas distintas, cuando uno de los gr

pos domino al otro. La ponicion dol grupo domirnnnto Joiorol

mente se determine par aspects sociales, econ6micos y politi

coq en ol momonto hist6rico del contocto iniciol. Cl nnfoqwi

de este studio, escrito desde la perspective do la sociolin-

gO'stica, se contrary en las razones de la dominacion dr una

cultural v lengua (la hispanica) sobre otra (la aymara) y las

rnzoner para la persistencia do esta situoci6n hnnta hay Ifa.

En Bolivia se hablan por lo menos tres lenguas de impor-

tancia en el context nncional, indopendionton uinnr do otrnr.

-espahol, aymara y quechua- cada una de ellas define tanto un

lenrjuaje como una culture. La cultural hispaiIica se identifi

ca con los grupos blanoo-mdstizo, con las vinculaciones pa
+4 aII- r, nii n -l I 44 rrnn nn rrirn 1 \,4 d- torh'lr-i-, is I,











Ie la lengua y cultural espniiola a otros grulios culturales no

in pido complota, debido a I.i poj]tica quo uillonn que In iqno

-ancia del castellano podrfa servir para enfatizar la posicion

%orvil del indfgona. )e ota. m lo.. inmitli.on dol ,jrupo dl(

iinante a menudo aprenden una version de la lengua de los gru

ion domrinndo. por rozonns dn coaimnicociori b i icn.

La falta de homogeneidad de las dos cultures no reduce

i1 hncho (rlu In culture hirpsnico cuelga como un poncho nnhrn

.as otras cultural, aniquilando su importancia y significaci6n

in el orden social de la nacion. Este hecho quedn en evidrn-

;ia, puepto que Bolivia, siendo una nacion de poblncion prerlo

iinantemonte indgfona, tione Ins mismnar antructuras nociopolif

;icas que las republicas hermanas, aun aquellas con ercasos o

-in antecriontos indigenas en sus historians.

El patron de asentamiento fue un factor que determine' la

)aea de una socidnad como In que exist an lBolivia Ioy ilf1a,

londe In division de classes por cultural, lengua y raza, esta

figente. Otras de las razonas, son actiturles quo n! oriri-

ian de un grupo a otro, a pesar de las leyes de reform apro

)ada- en lop ultimos 20 aios. Las actituidos neolntivn- tnlonr

-omo la creencia de la "incapacidad" del indigena para asirni-

.ar la cultural "espaioln" debido a su inforioridnd biol6cgica,

ia sido una concepci6n tfpicamnnte hispinica en contra del ay

nrn.










Hanta el dfa de hoy lon aymara han sido considerados por

3s hi~ppnicos coma introvertidos y sumisod, y esta conclusion

3 hn vista reforzada por los trabajos de c:~mpo dH invontiqa-

orer respetables que han sido presa de problems par falta dc

"a intrraccion genuine entro lon aymara y los no aymaro (vor

rtlculos6 y 16). El mismo factor de falta de comunicacion,

3 obrt;into un aparonte buen antandimionto, hn do tomnrnn on

uenta cuando se presented el punto de vista aymara en relaci6r

on la cultural hispanica (ya qua, por ejomplo, el avmara ha dr

arrollado sentimientos como la desconfianza y antipatfa hacie

F culture hnlnca-mestiza.)

No se exagera al decir qua los bolivianos educados en un

mbinntn tirblnno con n tocerdon tor. linsipticon r.un oxtl J njouin (w

j propia tierra. Fuera de la ciudad de La Paz, el aymara es

a. lengua de comunicaci6n, y los hablantes del espaiiol se en-

jentran en la posici6n de intrusos. Solimenta la dominaci6r

je lo- hnbitnnton de la ciudad ojorcon cunrlo do oncuin tran

jera de su habitat urban permit a los hispanicos tratar con

3s aymara. Del mismo modo, al aymara le nsprora un choque cul

jral cuando viaja a la ciudad, pues pronto se da cuenta que

i position as menos quo igunl, debido a rus antocodrinto"n ctil-

jrales y a su 9scaso conocimiento de la cultural espaiola.

3s experiencias impactantes qua al aymara exporimontarA on

is intentos par interactuar con los hispanicos podrjan evitai
-_ 1-.- 1 ... .._ -- --_ -- 1_





41


Si algo de importancia se derivara de este studio, espe

qu ea a la domo.traci6n del papal quo ol conocimi,3nto do In

ingua juega, e-pecialmente en la compronsion do In cultura.

puede negnrso quo el conocimiento dol ospailol snrfa un gran

)gro rara lop aymara en ca.os de interaccion; pero tambien

ir in minmna rnz6n, ol conociinionnto lol nymarn Inn pnrnitir,r

los hispanicos marginales darse cuenta que la cultural ayma-

i, al igual quo otras cultural nntivns do Holivin, on pnrto

il conjunto de la vida national.

La onnoFianza d plans lenguas nativas nl norjrnonto hinpaini-

i de la pobl tcion es de primera prioridad para el estableci-

onto do una intnrnccion genuina, poro al onsoiiarlan tnmtrbi'n

ibe ensenar.e la cultural que cada lengua refleja.



HIqTORIA



Puerto que este studio se refiere a los problems de in

iracci6n centre hisr',nicos y nomara en Bolivia, nos limitnro-

is al area del altiplano que concentra los espacios urbanos

inda lor hablantes de espaiiol re oncuon tran on contncto con

)s aymara.

El primer caso de contacto centre espaiioles %/ amrnara en

ita area se produjo en 1533 con la incursion military de Diego

i lma'jro on (l trirritorio. l.tnqo quo Ion 10 niininln Luvifrur





42


de Ayaviri hasta Caracolla quedo incluido en el Virreinato de

Peru. llacia 1550 todos los poblndos importiantis do ontn Aro)

tenian monasteries y cases de la Orden Dominicana, quienqs fu

ron los inicindores del procono do aculturn:.i6n ro in puhl--

ci6n indigena por la fuerza del cristianismo. El sometimien

to total a trav'4 de la religion y do un intoma noconomico nx

plotador, mantuvo a los aymara en un rol cercano ol esclavis

mo Instn bion ontr1ndo ol Iprfodo do In inrlnfdlndpnncin (v/nr

Trchopik, 1946: 505-6). El perfodo republican no introdujo

cambio- on el sistemra, quo beneficiaran a lon nymara, m'n bin

continue mas o menos con las mismas practices quo la Corona h

bfa ojercido anteriormonte, y af hastn 1952, ol aiio de la Re

forma Agraria; la situacion de los indigenas de Bolivia ha s

rio mns o menos la misma por 400 aios.

La pobloci6n estimada de Holivia es de 5 millones. Est

cifra es nada mas quo una aproximaci6n hurda, drbido a qur []o

livia es el unico pals do latinoamerica que no ha practicado

conso on los 61timos afos. La composicion r;icinl dol paIn o

de un 15 por ciento blanco, 65 por cionto indigena y 20 por

cionto mixto. Puesto quo l9 criterio porn dofinir al mentiz

e- mas cultural que biol6gico, la poblncion indfiena a menudo

rs conridorn ontro un 53 por ci-nto y hasta un 70 por cirntou,

con lor otros porcentajes distribufdos entree los grupos blnnc

v montizon.










De modo que, de los 5 millones de bolivianos, 3,25 se i-

dentifican coma indigenas. De este numero,se estima que a-

proximadamento In mitad son oymara, la mayoria do allos con-

centradoa an la cuenca del Titicaca. Las ciudades son tam-

bion centron que tienen grupos caracterizados en el Area.

Aceptando la estimacion de poblacion para La Paz, hecha en

1970, do mnrfio mill6n do pornonin, podonmori nr uonorr luin Irn- ay-

mara estan en una proporcion de 9 a 5 con los no aymara.

La intorocciun do ,nton rion giruipon hli nirlo y on rrin:flr, 1o

urban a lo rural; hasta los hacendados eran citadinos que

rara vez re'idian par periodon largos en lan hac ondar, /, lo

aymara que resident en las ciudades normalmente mantienen lazos

y propiedades en el campo. Los probleman quer dificultan la

interaccion se basan en la diferencia de cultural y de irioma;

uno de lor factors diferencialos tieno relocion con el medio

ambiente de residencia y las perspectives.

Sojgun Rubin (1968) en pafses comrno Per, Ecuador, Chile,

Bolivia y Paraguay se dieron tres requisitos para la pernis-

tencia do languns aborigonens: una extonnion territorial rnla

tivamente grande, una poblacion aborigen relativamonte homog9

nea, quo hablaba una lanjuna anten del contcto con los conqupin

tadores, V la asignacion de esta area a un pals al moment de

la independencia.

En el ca-o de Bolivia, solamente la primera condicion se

cumplfn v rridao ranimn to: la do nor unn p (iu ju nlh; rcrolj; utinr ox-












La segunda condicion no se cumplfa puesto que Bolivia tenia dos

grandes grupos homogsneos, lor aynara y lo0 quechun. La trrce

ra condici6n se cumple mas bien en Paraguay; en Bolivia y Peru

la pohlrlcion nymvrna Qe divide on nur limitnn ,inLrn don nic:Jionnr.

El process hist6rico que pudo conducir a la situacion de

unn modnrnn nnci6n bilintiuo, cornnnz6 con 1i introrliucr:j on rIo in

grupo que hablaba una lengua (castellnno) distinta a la abori-

qon. rCin ombnrqo, on nolivin n]. p;-tron qnnrirnl fun do rconilin

ta V Subyugaci6n con muy pocas evidencias de colahoraci6n. Do

livia ademas mantuvo un contact grande con Espafia durante el

periodo colonial. Las condiciones econ6micas del pals atraje-

ron la inmirraci6n y el oetablocimionto do torratonientrn rdo

habla espaiola. Hasta en los casos de matrimonios mixtos, el

castellnno predomin6 como longua do 6lito. Una cl.no vordirde

ramente insular diferenciada por idioma, educacion y estatus

economic, se desarroll6 en Bolivia. Hahlar espaRol fue un

rasgo dirtintivo important del status de li close alta. 'o

rnmn: rmiinnnnr nii m l mcofnh1nr niimnri f n rn iin ri-nlr ,n Arn r-r 1r n rf


iado a la cul

ioblacion nat

lecido por 1
-It _ i


lengua aymara en Dolivia. La numerona

area y el sistema de servidumbre ya esta

16n inca fuoron propicion parn ol tron-

espaFiol. Despies del contacto inicinl

lo do nl onourmi rionfn o "prottfr tornlao", in


-r-r


-A I



































alta insular separada de 1





46


-rovertido, dezconfiado y poco comunicativo por un grupo que

:onia poca o ninguna interacci n verdadrlra cn l. Cunndno l

'blanco" intentaba comunicarse con el aymara en uLI propia Ion

ueB, a menudo ur6 un "aymara do patron" (Briggn, 1976) ol quo

-onlleva inflexiones y caracterfsticas de la cultural espariola.

'nra ol nyrnrn,ol uso do onto lonigun orn un ipirjflii to mrijor rliij


;oda\/ln oxi'stj

Ilicaba una r-

ie paternalisr

)lante aymara.

jue tionen cor

dimbi6tica ii)L

lunto doe vi'-.t

1o, incapaz de

:uidado del pC

El mesti

co, ya qua as

....-. J.


-- -.I -. I-

peyorativaconnotaba por lo menos un tono

negacion de la naturaleza humana dol ha-

los hacendados han defendido la relacio'n

.ervos, como una de padre a hijo, relacio'n

i beneficiosa para amban parties; con este

ilica (lue (l indigena no or in;r, quo tin ni-

'se a s mismo, I y qua esta major al



ducto cultural del mismo modo qua biolorji-


neiluoo a opa ia i i .t ma aui I; L ..uu uo J. i -UJU uuiiiJ.LiiIu L IIuda iJ.

ivmarn. Los me.atizos, mui a menudo, derndeian toda In v/incu-

Laci6n que puednn tender con lo aymara y aspiran a tener los

ra-gor culturales del blanco. Aunque lor meotizon a mronudo

-on biling'uqe, negaran todo conocimiento de aymara, qn cambio

lhl.nron er-p.iio1. trntnndo lOn ot)tnnor 1;)ir v'ni t .ja!n qir I',o() 1 I)


n

E

]










report (cf.

consideran er

dia a bnja.

do la brecha

exagerar si :

persons hab]

Lon pnti

un criteria a

son capncei f

calmente acer

coptado por

clor social I

to la riquazi

dad por lapse

sin intqncio6

una persona (

navitnhle de

en Bolivia qi

quo puede h-c

dirigirse al

este hecho p(


uaanres uell.riu uwe yP upu'i LIU U Li aI.U y 1i1y

macion d' enta poblncirln urban ha numenta

ablantes de anmara y espnliol; no rr- much

quo ljon do nls grandon ciud,,ilrs pocar

-ellano, si es que hablan castellano.

pironuncinciun enpniola hnn rido riimprr

e extreme importancia puwsto que los que

r In lon(nun oficinl con In imnrdll: Ori:;n In-

eden aspirar con cierta seguridad a ser a

,e hispAnica. Un decir comrn on el Iol-

o se rsfifre a la persona que -no obstan

odor politico- so descubro on nu vulqari

ento aymara o quechua que se manifientan

cree comunmento que Psor lapson non, on

icedentes raciales indigenas, una part i-

incia biologica. Pocas voces se acepta

digena pueda hablar espariol, much menos

on; con rpto on montnon ltl:nco intnitarn

a en su propia lengua. La aceptacion de

pnrtes ha sido sin lugir a dudan un fnc


rindas languma indigents en Bolivia (Leonard Loomin, 1953:

261). Los primeros studios antropologjico- drli namara hochos

par Tschopik (1916) pnrocon i primenrn \i.ntL ril'r rznr In (roT'in-










:ia on ,il aopacto nogativo do In pe!. onnlidzr;d ri1l nvmnra.

.stop studios al reafirmar el punto do vista I ir.p:.nico del

iymor;'i, clusnn procupnci6n onlinc:.irl.mrinto cuiir1inrnrniluo In-i L'

licas empleadas por el etnologo. Al analizar loF, e-tudion

io nota quo lon invostigadroron so han identifi,:adu con los.

lispAnicos, los que a menudo son los anfitriones deln inventi_

|ndor. Fl omploTo die un m,nntizo come inturr(ronto coloci ;ja. io.L

'logo en la posici'n precaria de recibir toda la informaci6n

iedintizridn por lon prejuicion quG ol inontizo tong; dr) luo- a-

iara. Sqi los aymara no reppondieran al investigator y fto-

'an introvertirdo y hoscos, podrin ser In cause del pIrofundo

inveterado odio que mantienen por el mestizo (ver Plummer,

96G). El grnn error de lo" invn.stigadornr fie (!I rIo nncri"i

;ar de interpreted. Si la barrera idiomatica entire los dir-

-intos grupos etnicos fue la causa de la f;~lta -r influtincia-

'eciprocas entire los diversos grupos etnicos, no fun percihi-

lo por lop antiguos inveotigarloron.

Los eptudios mas recientes, tales como los de Carter

1972) y Hickmnn (1963), h:fn tom.ido en cuenta estos factors;

'I conocimiento de la lengua y la introduction del inveptiga-

or nl Area d3 eStudio por un miembro d' la comunirhdn, y no

or un fora-tero son de la mayor importancia, ya que permit

ue una persona no aymara pueda conocer a la gento a nivel dio

migos y permit a los aymara la comunic-,cion abierta .










.A ACTITiID DEL AYMARA HACI, LA LENGIiJ Y LA (:ILTIIIH\ Ill ;'/UiJJ L



So hn encrito abundantemointo nobre nl nctitud rll lii'la-

no hacia el aymara, tanto desde el punto de vista de observa-

iores bolivinnos como de extranjeron; sin embargo, totalmonte

apuesto es el caso del material publicado en relaci6n a Inn

actitudeo dol nvmnra h;icia lon hi.pinicoL y nu ciill;ir. Loi

artudio- robre lor aymarn que realizara Carter (1972), Tnchopik

(1946) V guiochlor (1971), no r firiornn btinlo Lu on rnjrn:t.: r;m-

teriioleq r'e la cultural, las actitudes de los aymara en reln-

:idn con pur pares, como a las caracterfsticns do la persona-

Lidad de la gentle. Hickman (1963) present una lista do pro-

juntas hechas a sus information, la mayorfn do ellan so rnfin-

re a las actitudes de los aymara tanto en relaci6n a si mismos

:omo a otros miembros de la comunidad. No figuran proguntas

an cunnto a la relacion entire personas aymara y nu aymara.

La personalidad aymara ha sido caracterizada como sumisa,

trite, ine-table, desconfiada. Yo crecf con esta actitud

Inl hi-pano hacin el aymnrn. Solamonto cu'indo cormnco a en-

tudiar avmara y a conversar con mis profesores, Yapita, Vanquez

i Copana (ver los ensayos 4, 19 y 20 dQ este volumnn) he lloeg

Jo a comprender las actitudes ds los aymara hacia el hispanico.

El problema para in compr'?nsi6n de otrn culturra cumioiza

ior la falta de conocimionto de la lengua. Parn hinpanicon v

iVmnra osta def'iciencia es unn rdo lain rinciile n c1usrar rio la


41










Lncomunicacion on re amoos* rO'[1U FILi LcUUiioJU 1_uya CUIO(;I .IijLl

le la lengua todavia puede habor incomprension re la cultural,

-i oxi-ton prnjtjicios profundon, coma piiorln nor ol cnno fio lo0

hirpa'nico! (cf. Briggs, soccion 2). Por otra pnrto, lor ay-

nara qua hablrin oqpnfiol adoptin una actibud m5n abiortna ha-

:ia los hippanicos y su cultural. Ellos estan capacitardon pa

ra vnr tanto lon Ilreiactos poniti.vour comno norjnitivonr d. I: cul-

tura hippnica, Hesde un punto do vista monos otnocIntrico, y

io nnnliznr In cooduct.a ro ion Iainplnicon comnu ronrl Lt;,i tr-. flr,

su cultural y entorno.

Los aymara, al mismo tinmpo qua rotionnn sot culturn, -r'

lan cuenta He la importnncia de un conocimiento del oastellano

La habilidad do hablar aspniiol se connidorn comao un mdrlio

jue lep permite interactuar con el hispanico a un mismo nivel.

stan actitud no on de resddn por su propia longun sino quo ren

ionde a una neconidad circunstancial. La entereotipada crern

:in hispInica do que el aymara no ae capaz do rocihir elucacion

jueda desmentida por al hecho de qui las comunirdaies libreo

ell altiplano por largo tiempo han contratarlo profosorenr y cons

:ruido escuelas par su propio esfuerzo. En algunas comunida-

Ies qua una vez pertenecieron a h;cciondas, so han lhocho lo niin

ios esfuerzos; coma por ejemplo) esta la comunidad de Compi, cer

:a dol lago Titicaca, an dondq so construiyu una oncuola pol;nmqn

;a por el enfuerzo do los compoiior (var onsnyo 19).


-u











esto ea, aprender el castellano no es convertirse en un castn

llano (tormino ofensivo desde el punto do vinta nymrro); n

quienes hablan aymara no se los debe pedir que olviden todan

sus porlnpctivna culturalae Cuando yo o-tabna "prrirlnrlinrnrlo

ingles" no se me pidio que dejara de ser boliviano para con-

vnrtirmo on "rringo". El nprondiznjo ri(l on.liiiol comr n rrJn

da lenqua debr ser suplemqntado con el aprendizaje do in lec-

turn on In longua native. Cn el cnmpo do n noriucncion lon

a"mara estan pugnando por al&anznx metas que en otro tiompo

oran irrealiznbles, siempre que las puertan dr In oportunidnr

que me han abierto no se vuelvan a cerrar.

Otros paros encaminados hncia nl adnptacion del avmara

al orden establecido nacionIlmente, se reflejan en su movili-

dad, se len puedo encontrar on muchan pnrton drl pnls. Con

erto estan hacienda intentos mas positives de interaccion con

otras comunidades del pals. Una vez que tuviiron ncceno a

las mismas libertades que tienen los hispanicos, los avmara,

lojos do ner tfmiido-, hnn drnmontrado cnp ,i r ind mprn-arinl v

orqanizativa.

Los avmara no tionon tondencia a concehir idrrin e terro

tipadas de los hispSnicos puesto que r1 juicio que se forman

do I;i. pnrsonn- es generalmronrto on hnro a l1n ;c tLncijunr:~, dri

ellas. El individuo que se comporta bi-n en la comunidad,

aunqtue -na un hisppnico siempre quo tongrn unrn nctiltiirf rio ror










human, doboa er re petado, tratado con anabilirlnd V acopltndo.

Fn la literature corriente, los bolivianon, hispanicos dRspecti

vamnte ohbervnn que el cnractor aymara no ne pronhn pnrn In

confianza, lo que esta muy lejos do la verdad. Existed entire

lor miombron do li mnyorfa dn l ar, comruriidndaorn iiI'jun,-ir; 1III ni-

vel relativamonte alto dH confianza, el que al ser violodo par

tin individlio in expono nl rinriao dol n^ 'n qrnnfdoi dno lonr f)[rriliJon.

La confianza en la palabra dada es muy important entire los ay-

mara v ra toma mtiy on serio tnnto ontre ollo- mirnmor coanu con

lo. no aymara. A diferencia de los hispAnicos qua tienden a

hacer alardes v a ofrecer mas do lo qua pueden dar, el nvmi rn

mantiene su palabra. Uuienes se comprometen a renlizar una

tnron y no cinmplrn, no tondran tuna nurovn olorl.uinj.rlnd pnrn h; car

lo y generalmente reciben el apodo de "garganta" (o "boc6n").

Tnl fuo ol cano do la gonto cornpronritiria en 1;i Alinnza pnra nl

Progreso. Grupo- de investigadores llegnron a las comunida-les

nvmnrn V pidieron a In gento quo hiciora tina listen rin o-, nmcio-

sidades. ce hicieron muchas promesas pero todas ellas se ol-

vidaron rl1rinpiori. I'osto riorinnn oa, cuaindo ol.ror grtilon, dor in-

vertigaci6n vinieron a estas comunidades, fueron ignorados par

lor comuneroe y apodados "gargantan".

Fi se les da la oportunidnd, los aymarn generalmente juz-

gan a una porrsona de acuordo a sus ctialidnalos individur.lon,

sin considerar su origin. Este procoso os mu'i difrrrnte del

criturio do ricluoza, clrnno orini, oducnci fain V 8nLcI'lor, L,'. cmil





53


temores v la desconfianza asociados con los hispanicos, los

aymara son hospitalarios con ol visitante himi(inico. L. hon

pitalidad en la sociedad aymara va much mar alla de In- nor-

mas de comportamiento social ma' delicado; os su manera de

ser y modo de interactuar, unido a la distinci6n que hacen de

lo hnmano y lo no humano en ru longuajo y rul itrn (cf. ilrijrn,

6).



PROBLEMS DE INTERACCION ENTIRE AYMARA E HISPANICOS



Para el aymara que intent interactuar dentro de la cul-

tura hispinica, los primeros problems a m'ntido no pronontan

en el primer aio de eqcuela. Generalmente es l1 escuela el

primer lugar en que el nino aymara tieno contact con el castella-

no.. No es un primer contact agradable porque el nino esta

lleno de un sentimiento de inferioridad, un poco del cual so

debe a la incapacidad de pronunciar el espaNol segun los es-

tandares propuoetos por el profesor hinpl6nico. Puento quo

los niNos traen consigo el sistema fonol6gico de su lengua na

tiva, encuentran dificil pronuncinr Inn voc:;'on "n" u "o" cunn

do aparecen en espaiol. El hablante aymara tiende a reempla

zarlos por las vocals "i" y "u" o viceverra. Cuanrlo ocurre

e-to, lop niRos quedan expuestos al castigo o al ridicule de-










ol por miodo a hacerlo mal (vor ensayos 18, 19, 2U). n po

rfa evitar este problema si el professor supiera suficiento ao

ara para darse cuonta quo In longua tione rolnmonto bron vocal

es y que no se conforman al sistema fonol6gico enpaniol. El

rofesor podrf1 ontoncns tomrr una actitud mais indulgonto con

o cual reforzarfa el incentive en el aymara para aprender la

Or rf qun

El idioma aymara e suna lengua hecha de cortesfa (ver ensa

o 6); cunndo ol aymara habla coni sniompre incluyo forman rn d

orteria que son part del idioma. Como ejamplo estan las for

as de dirigirse a una persona, tata = senior; mama = seiora, se


orita, que se

Ftos cuando F

La se encuent

iios inflexic


ajan do lic

into dr 1


irn rH n


entire extraiios y amigos, y siempre por los

gon a sun mayors. Utras forman de carto-

casos derivatives de sustantivo-verbo, su-

y en los stifijos oracion-los. Paro nl ay-

formas es muy important, pues si no so ha

e consideranrr como una nnegaci6n a 1.~ cnli-

locutor. Este caro ocurre con frecutncia

intanta int rLnctuar con un niym;r;. Cijri-

atan de comunicarse en aymara generalmente

rmas de cortnsfa, dobido nl encaro conoci-

Si el medio de comunicacion ea el Rspa-

mismo mensaje en minr o menos la mirma mane

ariol no se presta para la cortes~a en la me

n nmhne r',-r .rr 1 ra n ,c.nnr ritin rl rIt ", r ...










.abra no va a rncibir una rospuenta o rncibir5 una reo-puersta

tue es apar-ntemente cortes -para los ofdos espalioles- pmro

iun on ronlirindr on uno intnrncr. i6n trrminr l lo 'ilir- (1 li -I

i7nico no podrA notar as que el aymara pudo ofonrdlrse. La

mu'nncia do In- forms de cortesfri drenota rdepr|iqcio por ol

interlocutor; no se aplican cuando uno se rHirige a lor ani-

nnlos, por ojomplo. Desnfortunndrlamont.o, nl ronultaldo nrUiqti

vo de la falta de conciencia do lan intencion subyacente re-

ftunrzn on el hirpnnico ln idon d(n qu ol ;-i/inmrn or; pmo) crfmi

uicativo, introvertido y hosco.

Todavifi mirn, el concept de "cortosfa" no exprena en nu

-abalidad esta Himensi6n de ia lengua aymara. Para el hip-

uAnico, y pnra ol oapnoiol, Li cortoana os un bnrniz quo no

iqrega a la estructura bAsica, a traves do tftulo- y frases,

'lor'- y otros. Para el nynmara, el rrconocirir'nto do la ca

Lidad humana de las otras personas es part Psencinil del sis

temn gramatical tanto como In inclusion do t4rmninos do trato

-ocial v otros, y, por lo tanto, no es opcionnl. El aymara

ueorie ser, V a menudo as cortns on el npnnirjo hiinpnico -un

,atr6n de conduct exigiHo por los sacerdotes y amos, entire

Atron- rin sor cort6s on el nontido aymora.

La cultural aymara caroce do expresiones de rivalida-I o-

Aierta o do opinions onfaticas. En oposician, L.i cultural

hispAnica permit la expresividad individual a menudo con on

utlninrno oxna]orar-o. El nvm ar! (Iron ti.,,r I iriinm r con ic irL













Jimiento r6pido del hi

gran deano.i iego en a]

a nl ciudad a pagar SL

iaciontoemniito quo lo F

que es tremendamente E

sido nunca abordado er

ta y abandonara el loc

animal para ser tratar

bern conocer la raz6r

nl intnrrogntorio. E

cini-ta no quiere el

rucoro a lo' avmara dF

tura hippAnica.

Hay dos preinicas

ra en este intercambic

=ultura avmara, los e>

se hablan a menos que


nn qua lon conozcc

sele la entonncion

misa, cani planidc

la petici6n de un

iol "LOu6 desea?",

porqug Pe ha dichc

vol iim n). Al iuz


re


nico y las maneras brurc

mara, por ajemplo, I1 a\

mpuestos, despuIs de hdt

ndon, nn confront, con ,i

eto en su expresi6n.

a forma, 1t aVmarn ne rd;

pensando "yo soy una p,

a estn manora" vn riue n

r In cual esta ahi, no

ymara solo puede conclii:

ro. Este es un ej3mple

o n n1 oncano conocimirir



so .iestncan como pRcul:

palabras de solo una v:

ion se raludan pero nori

n presentados por una t

n. Sngundo, a In proJI

ida. En aymara, una ei

nnota corte~na on In pa

En el cnso de In pregi

enmion r-Cjulta durn, rtud

saludo inicial (ver Br:

n rrl.;ci.n como ri,-nrur :,


a causan

ara quti va

r esperado



habiendo

n martin vunl

sona, no un

rmpl .'r,: o rtq-

a necerario

quo el ofi

do lo quo

o d In cu 1



res nl nyma-

* En la

Imento no

cera perro-

l.n rfinlr0 fAir

onacion nu-

,nasidn o on

ta en espa-

en pnrtn

gs 6, -ent

, do 1 Ic.1funr-


56












mara no estan equivocal

brusquednd para ellos I

hispanica. En erte c;

teraccian porqur ningui

los patroness de lengua

Hao mucho- ojample

que se han daHo son so

.n intnr icci6n nmrnnra

quier parts el mercadi

tale- y civicas.



LA IMPORTANCIA DE LA El

REFUERZO E INTERACCION



Considerando los i

lon difprinten grupos I

tos problems se basan

Io In lonqun do lor ot:

ra de enreriar dichas l1

blh ic a.

El reconocimiento

vas 9a important para

integraci6n ha provocai

hinpnna hncin ion nyma:


Sin embargo, lo qu

de no intorprotarno an

aimbas parts ent'n or

do ollon ont; bi,n famu

cultural del otro.

como ltn rl uo no porlrf

ente algunos que ocurr

inp:1ninn, qiuIn ptrilir C-

la municipalidad, ofic





NANZA DE LA LENGUA: H





arsos problems de int

icos do rolivin y riujio

yormante en la falta d

, rorfa doal todo lirjic.


i1nde exp

ri l.i cul

do on la

:irizado



ci t:ir.

a diario

ir on I -11

s gubern





AMIEN Ti;





ccion en

ndo qijo

omprensi

toi no tr


que la enserianza de nla lonjua'

daenrrollo del program n-cionm


Squochun IL


57


20 ni:I













y se exprn o tangible

mionzo do las campali

la creacion de alfab

do-, do no-t- cnmpniria

temnnte el movimient

ncnr1mrnicas, n-(ncial

;Andrs, en La Paz.

versidnd en Enoro de

national (el espaiiol

pero tnmbirn romnrco

lap lenguar nntivas.

El intorin por

vo; vnriop intentos

primeros tiimpos de

hapta la fecha uno d

lizado por Ludovico

tre lop avmara en el

rnvirio'n do Ilr litor

ciacion del proyocto

para la EnPehanzn do

la mayoria del mater

allo see ha omitido

no sirven o no llena

marn a lor hi'lninico


te en la lay do 1955

e alfabetizacion on

para quechua v ayma

oron nc:1inor j rsin i rii

atrafdo la atenci6n

o dnl INEL V ro In I

emin.-'rio que se desF

1 iuhbray6 la nece-i

mo vehfculo de unifi

ollig;icion do roconr



lonquunr nativas no r

han hecho para desci

olonin. Ilno de lor

r mejoreq studios

onio, sncerdoto jaOL

lo diecisiete (ver E

a roforidn nl nvminr:

la Universidad de F]

Longtia nymnrn). Tr:

temprano tenfa finer

comprori6on por la ci

s nece-idades de la

S1 n dor d qrlf rri 'lnnrij ri


n'.rco el

ruralqn

Los ri.-



rganizac

i rJid di!

e on la

3 unn 1,

i nicion

I vilor



fnnomono

is deosde

tnmprnno

vmarn fu

io vivioV

, 3, pnar

rior n 1

de Plate

dobildo

giosos,

, por Io

anza dril

' ;;irn: c ii il


58















trato correcto, explic

cripci6n de las curvas

importnnton como In fu

juegan un papel muy iff

mnrn. Dnl mi1mo imoro

cas para aprenIer a cc

del avmnra ronulta inF

empleo de e-o- ejemplc

puerta neg-itiva an In

noloqia del aymara, el

Re bnsa en trabnjos an

cinco vocales, sin dan

alofono. de lar vocal

nologia aymara como ur

por el studio do la 1

contrastando el aymara

por ol alfaboto dipolir

En el momento act

Ranza de las lnguns n

culturales. De igual

con lo- p trones cult.

l1 Rn ofiinr espafiol a ]

rinhn tonornro proron 'n.


oanro do In cortnnfn on

entonacion y de rasgos

I do dnton. ToldoT n r.nt

tante en la morfologifa

n lun ,jimplon drl rdi ll

rsar on aymara, la forrr

table pnrn los hahl.;,nto

on toda seguridad recite:

cticn nfoctiva. Conni

xto del Cuerpo de Paz (

iorgs que adoptnron un

cuenta que las vocnles

i" y "u". Ln rlnrrirpc

stema de tres vocals f

ua quo realizaran Hllrdrr

n el jaqaru, lngun de

por Ynipitn (vor nno-iyo

se require de t-xtos

vain dentro rin "r11 propi

nera se rerjuieren.teLtoE

es avmara nn tn niv~l r

aymnra y ruechua, ol mi

Ilnnta 1in rric:hnm n 111n!i


tr nto,

iramaticn

anr|)ncho l

.intaxi

)w ri0o |Ir;

npatronn

nw tivor.

?a una r

!rando In

axler, 19

.-toma rlr

!1" y "o"

in rio In

o confirm

1 y Yapit

i familiar

1).

ira la en

Sp ~b ronr

e enseiian

comprr nn

o1 enfoqu

\17:1 l!1 0


J7










iahol a eston grupos no ha nido mas que el intento do hi-pvnit

:ar a lop miembros de ambas cultures. Los intentos doe cult

'ar a ertos grupos hia tonirlo ri-!i-tnnci;l, V con torlo rnrlrrho,

wue-to que eran intentos de suplrcntar las cultures y leni.juci.

intivar. 'Punrl.o que ol roconnc:iiioin '..o drlf. v;i1or rlr! Inr; 1 ni-

jua-' nctivas tambisn ha nlcanzado a los hispanicos, quizis no

-en rdrmnri,,,Io optinirta dncir rlunO h1 1 l oagndr) n Li rninio (If (1tin

?1 aymara, el quechua,y el erpaiiol se puedan enseiiar de ocuer

io n lorI criJtrior qMuo hnnion prortnn Io. i rrn 'ioi nrrin r-'A.

)aso-, habrfamos avanzado bastnnte hacia la unificocion nacio-

lal dHo olivi.a.






1 Not,) del rl.itoib. Para m lnv)rrf3 dotnllfri Fobrr) nexirmu on

-elaci6n a lo europeo/jaqi, vei Hardman 1979. El pronoinbre

rasculino se usa aqui: para inrlicnr lo mn-CLculino V lo qgnr'rir'o

jue nbarca fenienino y masculino, drbido al sexismo europeo.

'1 nvmnrn (on In nr ilturo jcaqi,0o ijronorri ) ron mtiV di Li n l. a

3ste re-pecto y lop pronombrer no mercon nnero.











CATEGORIAS GRAMATICALES Y SEMAkTICAS DEL AYTARA

Y IA COSMOVISION
(Traducido por Gladys Aguilera)
Los autores de los ensayos de esta secci6n del libro in-

entan presenter la forma on que la gente aymara se percibe a

i misma y el mundo que la rodea, c6mo organizan lo que noso-
roe llamamos la realidad, cualquiera que ella sea, en su sia-

ema muy particular.

El primer ensayo, de Miracle y Yapita, es el mis comple-

o en le que se refiere a la vision aymara del tiempo y del es

acio. En forma anecd6tica han aparecido facetas adicionales

urante nuestro largo y detallado trabajo con el lenguaje.

mode de ejemplo, un estudiante, Stearman, especializado en

rte, hizo notar quo en todos los dibujos hachos para los kate
tales AymaeitVi~TI 5 s habfa dejado el cielo sin colorear,

un cuando los objetos en el cielo -el sol, la luna, las nubes,

etros- hablan sido dibujados adecuadamente. De hecho, cuanc

e pregunta acerca de eate se descubre que para los aymara

1 espacio esun Yvaco. Al mismo tiempo, la editor se ha sen-

ido a menudo sorprendida por el conocimiento profundo que

os aymara tionen del terreno -aparecia un nombre de lugar ca-

a diez pies- y por la especificacidn detallada de la disposi-

ci6n del terreno en,.referencia al hablante, tanto en los nombJ

e lugares como gramaticalmente.


I










Los tres ensayoe siguientes se clasifican en el area de

la etnosemintica sobre las categorfas del verbo llevar, de 12

forma y del parentezco. Toda el area de la etnosemAntica rf

cien comienza a explorarse, aunque existe una gran cantidad

de trabajo en curso. Una send muy provechosa es aqu6lla d(

la clasificaci6n del universe a travys del sistema de comple-

mentos que pueden acompaflar a los verbose VYI 1975). Esta

information sera inclufda en el diccionario que el Proyecto I

dioma Aymara estA recopilando en la Universidad de Florida,

lo que permitird un studio mas profundo y detallado (alrede-

dor de 5.000 ftemes estdn listos para ser incluldos en el dic

cionario, que serdn programados computacionalmente para elabc

rar simultaneamente diccionarios trilingUes y manualee tanto

para eruditos como para estudiantes. El proyecto se ha vis-

to demorado por falta de fondos).
"-I^ - -- __ 2 --- A -^ -_ .- --A.T-_ A.- -A.---1-- A. A 0- .


49>











estra algunos detalles interesantes que son parte de las





peuj".LV.LV q


j v u.LUIiLa ,


-~---~~~~-~~-~~~~~











Andrew W. Miracle, Jr., y

Juan de Dios Yapita Moya
(Traducido nor Gladys Aguilera)

Este trabajo se ha orlanizado para exponer consideracio

nes acerca de los concepts generals, las divisions, y los

usos de tiempo y espacio entire la gente aymara. Los conceit

tos de tiempo y espacio en aymara no son solamente complejos

sino que estan entrelazados. For ejemplo, al igual que en

ingl4s, es possible emplear las dimensions espaciales en los

concepts aymara del tiempo. Por lo tanto, cualquier separa

ci6n de los dos es a veces algo arbitraria; sin embargo, aquj

se ha intentado discutirlos en forma separada.



EL CONCEPT DE TEMPO



En aymara, el tiempo se divide sobre un eje lineal en dos



"El Tiempo y el Espacio en Aymara", escrito en 1975, fue el re
sultado de un esfuerzo conjunto realizado por Andrew W. Miracle,
hijo y Juan de Dios Yapita Moya, en primer instancia cuando
Miracle intentaba manejar los concepts como alumno mientras
aprendfa el idioma en la Universidad de Florida con Yapita co-
mo su professor; posteriormente en Bolivia ambos autores inten-





65




segments: el tiempo future y otro tiempo. La separacidn es-

ta entire el future desconocido, que no se vislumbraqy el pre-

sente-pasado visible. Las inflecciones verbales del aymara










;o personal o no personal. AmDos pueden estar marcados por
.q infleccidn verbal y/o estructuras sintacticas. Una fuen
;e de conocimiento no personal puede indicarse con el uso del
iarcador de tiempo verbal remote -tayna, que contrast con
'1 marcador de conocimiento personal remote, -gna.

Wasurux(a) mamaxax(a) ch'uq p"ayatayna

'Ayar mi madre cocin6 papas (pero yo no la vi hacerlo)'.
Es comdn tambi4n marcar el conocimiento no personal con
'1 uso del verbo safia, manteniendo la cita exacta.
Jupax Susanar "Ch'uq churit(a)" siw(a)

El le di36 a Susana, "Dame la(s) papa(s)"
)tras estructuras verbales (por ej., -chi y -pacha) y los su-
'ijos de la oraci6n (ver Hardman, Vdsquez, Yapita. (q~2vz.-

,caps. 12 y 13) pueden usarse tambien para indicar conoci -

iento no personal.

La categorfa del conocimiento personal indica que los ha
)lantes han visto en realidad o tienen conocimiento personal
lirecto de aquello de lo que estgn hablando. La categoria
rarcada del conocimiento no personal se aplica a todas las o

:ras instancias, incluyendo aquella acerca de la cual uno ha
Lefdo, le han contado, ha imaginado,o inferido.
En aymara existed un dicho: Uiiasaw parlafax, jan uhjasax
janiw ufitw safikiti. Esto significa: "Despues de haber vie

to podemos decirlo asf; sA Ud. no ha visto no diga 'he visto'
Existen cuatro situaciones comunes en las cuales el mar-





67


(1) Los events del pasado remote, fuera de nuestra expl

riencia personal; por ej.: "George Washington era buen hombre'

(2) Los events del present que no han sido presenciados

por ej.: "Estados Unidos ha enviado astronauts a la luna".

(3) Afirmaciones del present acerca de las cuales no ten

mos la intimidad suficiente para referirnos con confianza y au

toridad totales, por ej.: "Muhamad All es buen hombre". Sola

mente si lo hubi6ramos conocido por much tiempo y pudiramos

garantizar absolutamente su personalidadpodrfamos enunciar ta

afirmaci6n. 2

(4) Informar sobre las condiciones de salud de otras pers

nas; por ej.;"John tiene dolor de cabeza". Se debe decir en

forma indirecta, que John dice: "Tengo dolor de cabeza".

Cuando un hablante no especifica el conocimiento 1o pterio

en situaciones como estas cuatro, las afirmaciones son incon -

gruentes para el hablante aymara y serd interpretado muy proba

blemente como una fanfarronerfa o mentira.

A continuaci6n presentamos un ejemplo que combine el marc

dor del conocimiento no personal con la orientaci6n tiempo-esp

cio del aymara. Una persona aymara nos explic6 de la siguien

te forma:

Los hablantes monolingUes de aymara tienen un dicho

sobre los astronauts y que reza asf: P"axsirus

rinkunakax Jut sariw sakarisS kun istt eta chiqach
Ir I n.r in 4 ar+ nIrf Qr n v lcnav oi av n .1 i












Sque .e americano vi

'to lo que of? &Pod


Dersona a'


,a de aquf hacia

ira bilingUe marc

mn castellano con

L- A.i- _-- -- I I


el future

t la cate


-- - - -%r- - - - U W IF, L.


pos

ndo


I -


para una persona aymara significa: "Y

e1 era un buen hombre". kor otro lad

bre", para un gymara significa "conocl

bre". En otros casos una inflexi6n e


-ci6n J


ma ayi

rden <


-la -- -ac --

la acci6n,


xpresarse a trav6s de una selecci6n de t

o de sufijos derivacionales verbales.


Esto

y va


rr r~~rlo~


---,


.,,,,


..... --










verbales que pueden indicar un sentido de tiempo. El sign

ficado es generalmente relative y, al igual que la selecci6n

de tiempos verbales, puede tener relaci6n estrecha con el co

nocimiento de la fuente de datos.



LA DIVISION DEL TIEMPO CRONOLOGICO

El Dia

El dfa en aymara se divide en secuencias de tiempo usan-

do dos relojes, que se basan en las dos invariables del dfa

rural aymara: el sol y los animals de la parcel.

El reloj solar proporciona divisions de tiempo basadas

principalmente en la cantidad de luz visible, asf como tambidn

en la posici6n del sol en relaci6n con el horizonte. Muchos

aymara rurales tambi4n pueden deducir el tiempo hispanico por

sus propias sombras, usando sus cuer6os como dial solar.

Las divisions del tiempo solar tienden a aproximarse, except

al amanecer y a la puesta del sol. A estas dos horas del dfa

los segments de tiempo son relativamente cortos y precisos.

Durante las horas de obscuridad se usan las estrellas para in-

dicar el tiempo.

El dfa, uru, se vislumbra por la desaparicion de las estr

llas antes del amanecer, o willjta. Cuando aparecen los pri-

meros rayos del sol sobre el horizonte, comienza inti k'ajta.

Cuando el cuerpo del sol aparece, esto es inti jalsu. Despue
nl A1 m anl h nT-novA^ ^ n ir n n i ntial idd canhra ol hnri7nnmn+ ta









emos lo que se llama g"ana (ver fig. 2.1).

Existe una yuxtaposici6n, o quizas alguna ambigUedad al

efinir el comienzo del dia y el fin de la noche. Q"ana o-

urre justo antes de sinti arumaraki, a la que sigue una hora
Is tarde arumaraki (Sinti arumaraki se puede traducir como

demasiado temprano').

Aruma es la'noche'. Arumaraki indica elin de la noche o

a 'maRana'. EstA confusionn" dfa/noche se confirm tambi4n

or el uso del termino general arumanti para indicar la mafana

emprana. Inti t"uqta significa 'sol naciente'.

Uratatata indica la llegada del sol pleno, el sol cAlido.

hikUru es el medio dia (chika significa la mitad o medio).
ach'a tarti indica tarde en la tarde; jach'a significa grande,

argo, o lleno, y tarti es un pr4stamo del castellano tarde .

Jayp'u puede traducirse como 'tardlo, tarde, crepdsculo, a

ardecer, u obscure'. Sinti jayp'u es el perlodo just antes

e la obscuridad. Inti jalanta es la puesta del sol. Ch"ayp"u

s el perfodo cuando ya no se distinguen los objetos. La rafe
h"ayp"u tambi4n puede usarse en otros contextos. Por ejemplo,

ayraw ch"aypt"itu significa que la persona tiene algo en el o-

o y, por lo tanto, no puede ver bien. Ch"aypt"apiia signifi-
a 'obscurecer'. Ch"aypt"api significa que la persona no dis-
ingue las cosas muy bien. Suisa quiere decir que el moment

n q ue estd obscur oCcomo rafz es solamente un sustantivo pe-

o puede usarse comn verbo, como en el ejemplo que viene a con-










tinuaci6n. Jalanttuqui se refiere generalmente a la hora de

la puesta de sol. A esto le sigue ukat sujst"api, 'luego

esta obscure'.

Existen tres terminos que podrian traducirse como atarde

cer o noche. Ellos son paqari, jayp'u, y aruma. iagari de.

signa el perfodo de la obscuridad despues de jayp'u y hasta 1;

luz previa al amanecer. Jayp'u tiene dos significados, uno

general y otro mas especffico. Se usa generalmente para cu-

brir el perfodo desde que se empieza a apagar la luz del sol

en el ultimo moment de la tarde hasta el comienzo de la luz

previa al amanecer del nuevo dfa. Esto es aproximadamente

un perfodo de 12 horas, cuyo punto medio se denoinina jayp'u cJ

En el campo, todos estan, por lo general, acostados a esa ho-

ra; por lo tanto, se le denomina ikint urasa,'la hora de dor-

mir' (ura es un prestamo del castellano hora). De manera mi

especIfica, jayp'u se usa para denotar la ultima hora de la

tarde y el comienzo del atardecer, un perfodo en que hay, al

menos, luz parcial. Despues de la obscuridadcomienza ,aqari

Aruma tamnbin tiene doe significados. Ceneralmnen te se

usa para referirse al perfodo desde la puesta del sol, iinti

jalanta hasta la salida del sol, inti jalsu, o aun mrs ge-

neralmente desde jalanttuqi hasta jalsutuqi. Chika aruma,

entonces, corresponde mas o menos a la medianoche. m'Is es-

pecfficamente, aruma se usa para referirse al perfodo desde


__





"71


que obscurece hasta la medianoche. En este sentido, es para

lelo al t4rmino jayp'u p"uq"a(pleno atardecer, o el perfodo

desde alrededor de las 7 p.m. hasta las 11 p.m., pero antes de

las 12 de la medianoche)'. Jlch"a, 'este'o 'ahora', puede combi-
narse con aruma para producer una contracci6n que significa 'es

te atardecer' (Jich"a + aruma = ch"arma), (ver figure 2.2).

Los animals de las parcelas y las estructuras de su mane-

jo conforman las bases de un reloj agrIcola. Hoy en dla, las

ovejas (iwisa, del castellano oveja) son quizds los animals

mas importantes que la mayorfa de la gente posee en el altipla-

no. No es entonces sorprendente que iwis ansu e iwis ananta

(las horas de llevar a las ovejas a pastar y de traerlas de re-

greso al corral) eirvan como indicadores mAs importantes para

la persona rural aymara. Mas adn, estos dos perfodos de tiem-

po para estas importantes actividades dj rias estAn acentuadas

por marcas en el reloj solar. Iwis ansu, 'sacar a las ovejas'

ocurre a la hora de urutatata, 'tarde en la mafiana'. Iwis -

ananta, 'traer a las ovejas de vuelta al corral', ocurre M1 co-
mLienz de Jay pu Los t&rmin.a uywa anau. y uywa ananta tam-
bin se usan y corresponded. a iwis anau y a iwis ananta.

UyWa se traduce como 'animal(es) domesticado(s)'.









% I,





inti k'ajta inti jalau q"ana



Pig. 2.1. Salida del Sol en aymara




JALJUTdUql

447 '

-Z


f 9'4






4,ka 4rumA AROMA V RVU -chikU C
C C


koi M I uj -




4 -^ \-




1;s' *^c 3





74


Por otra parteel rebuznar de los burros y el canto de

los gallons sirven como indicadores de tiempo en la obscuri-

dad, e igualmente de ,relojes despertadores temprano en la

mafana. Mientras 4stos son tiempos relatives, que varlan

de un lugar a otro, la gente tiene confianza en la regulari-

dad de sus propios animals y marcan la hora con seguridad

cuando canta el gallo (literalmente wallpa aru, significa 'pa

labra de polio').

Las estrellas tambien se usan para medir el tiempo por

la noche. Willjta es la desaparici6n de las estrellas pre-

via al amanecer. El planet Venus, que a menudo recibe el

nombre de lucero de la mahana, se llama ururi en aymara (uru

+ iri), en otras palabras, el 'indicador del dfa'. Ururi

es visible s6lo durante la estacion lluviosa, de noviembre a

marzo.

Es digno de destacar que son pocos los pr4stamos l4xicos

tomados del castellano que se ban incorporado a este sistema,

y que tampoco se necesitan para suplementar estos dos relojes
bAsicos. Los dnicos prestamos corrientes ademds de ura o

urasa como en ikint urasa parecen ser lastus (i) jak'a justo

antes de las doce o a las doce just) y jach'a tarti, anterior;

mente mencionado.

La luna indica los meses. P"axsi significa 'mes' o 'lu

na'. Chika p"axsi serefiere a 'media luna' o un perfodo de

dos semanas. Mara significa 'aho'. Chika mara significa





7


'medio ano'.

Hoy en dfa, el calendario annual aymara es coincidente

con el calendario occidental y cada ano nuevo comienza el 1

de enero: el a~o pr6ximo se denomina marana. El aio nuevo

debe ser bien recibido si es que se desea tener un aho de bue

na cosecha. La figure 2.3 muestra las denominaciones de al-

gunas referencias de tiempo comunes.

El afio tambien puede dividirse de otra manera sin tomar

como punto de referencia a la luna. A 6ste se le puede divi

dir en una estaci6n lluviosa y una estaci6n seca, lo cual es

de suma importancia para los aymara. Si la estaci6n lluviona

se demora o ea muy larga y afecta en forma adversa a las COsi

chas, los resultados pueden ser desastrosos. La estaci6n lli

viosa es jallupacha y generalmente se extiende de noviembre a

marzo. La estacion seca, awti, se extiende de abril a agos-

to.



Las Etapas de la Vida

La comparaci6n del ciclo cronol6gico de vida como se cia

sifica en aymara, con los rasgos asociados a cada catagorfa d

edad, asf como tambien con el ciclo de ritos de pasaje, aclarn

bastante las conceptualizaciones aymara de la edad. Existen

seis rangos de edad en aymara: bebg, niho, joven, adulto, ma-

yor,y los muertos.
Pi ir '3A1 Abra maSa Md*1~ani*P





76


Wawa es el tdrmino general para un beb4 desde el nacimien

to hasta aproximadamente los dos ahos de edad. Las madres ge
neralmente fajan y amamantan a las wawa, y las llevan en un

awayu (tela de lana gruesa tejida, de aproximadamente 1 x 1,25

m.). Tschopik (1246: 532) nos cuenta que a las wawa las ves-

tfan conchompas y polleras, a los varones de blanco y a las ni

fas de rojo. Esto no ocurre hoy en dfa en la mayor parte de

Bolivia. Las wawa de ambos sexos usan trajes tejidos devaria
dos colors. Las chompas con pantalones parecieran ser tan

populares como las chompas con polleras. Rara vez se deja so

las a las wawa. La madre lleva a su wawa consiag al camp y.

mercado. Algunas veces, los hermanos mayores cuidan al infan

te si la madre se encuentra ocupada en una tarea especial.

Los padres y los otros adults de ambos sexos cuidaran de la

wawa sies preciso.

A la wawa que llora, de inmediato se le toma en brazos.

A menudo, la madre tratara de acallarla ofreciendole su pecho.

Si una madre no acalla o no puede calmar al bebe que llora, ra

pidamente, los que la rodean la mirardn con reproche. A media

da que crece la wawa, se le permit mayor movilidad. Se le

restringe menos y a menudo se le permit gatear o caminar en

la media que va creciendo. No es raro ver a un bebg de

alrededor de dos aios ponerse de pie para alimentarse del pe-

cho de su madre que esta sentada y luego, despues de corretear

v .lumar con sus hermanos, Ratear de regreso al awayu para que










su macre io lieve a la espalaa. La tabla 2.1 indica que 14

terminos que se aplican a la wawa enfatizan una etapa de de:

rrollo especffica.


"arii

ahana


u jich" Uru n

hoy


ximo a

Ho


cion del


jurpiru

pasado

mahana


1 / URU

(dfa)





PASADO


Uru walUru k"uri wa]

er anteayer el dj
ante;
antes






ymara L"uri marana

1 afo el aio ante

asado pasado






ymara


--


Fi
Fi


orie





71


La rutucha o primer corte de pelo marca tradicionalmente

el paso de un individuo de la categorfa de wawa a la de niio.

La rutucha tambien marca la adquisici6n de la primer propie-

dad del nifio. 6

Los nifios empiezan a contribuir al bienestar econ6mico

de la familiar a una edad temprana. A menudo, los nifos de

dos o trees aflos van detr6s de sus hermanos mayores cuando es-

tos realizan las laborers, los mds pequefos llevan un puiado

de forraje para los animals, o ayudan en la mejor forma que

pueden. A los niflos de cuatro a cinco aflos se les da la reE

ponsabilidad del pastoreo de las ovejas. Los niftos pequehoe

tambien ayudan a sus padres en los campos, desmalezando,

rompiendo los terrones,ypicando la tierra a media que crecer

los niflos van asumiendo mis y mAs responsabilidades. Los nJ

fos de diez a doce pueden tener un pequeno terreno o una;1el-

ga en un campo de mayor extension, que pasa a pertenecerles

para que la cuiden y recoger de ella los beneficios en tiempc

de cosecha. Si es factible, los ninos pueden asistir al co-

legio, pero entoncea deben realizar sus laborers antes y desp

dal celegio.

Adn cuando los niftos imitan la ocupacion de sus padres 3

usan el mismo tipo de ropa, no cabe ninguna duda que permane-

cen separados de los adults. La posici6n de los adults et










atendJ


1 1973: 22-23)


uuando se

adults, ]

visits, i

conductas

por ejemp]

permit qi

se que es(

dicho.

Se pi

subdividil

la wawa.

es mencioz

'uno de ti

Es di

estar indJ

antiguamer


comida, los nifos nc

lee permit comer c

Sal final. Se puec

i en otras situation(

.~os son exclufdos o

)nde puedan escuchar

uenten a los adultoi



,var que el perlodo c

irarse en etapas de (

i especificaci6n al I

id cronoldgica, por E



que la transici6n d(

los ritos de la pubE

:urrfa en muchos luge


i pueden, y por

> y escuchando.

len comer con los

is padres y las

)servar tambien

En las reuniones,

;ados, pero se lee

ita puede esperar-

!ntee lo que se ha


nifiez no parece

rollo como las de

-to para los nifios

.o, kimsa maranlxiw



Sa joven podrIa

Parece ser que

lediana4) la parti- (


conoce en otros,ea possible que adn mantenga alguna importan-

cia para los que viven en lugares remotos y menos aculturados.


79


-4 ---A X- -- -I 1- 11 A .. - - rn~rA I IC - I-, -- -- .. - -









nuJaie en a1xerentes tipos de competencias, puede star re-
plazando al rito traditional de la fertilidad.7
Los jdvenes en una coaunidad aymara son aqu1llos que ya h
tod avfa
la pubertad, que en estan casadosAtpro que se supone se ca
n, Esta categorfa de edad so divide on q'axu, tawaqu,y wayl
axu son aquellos jdvenes de hasta alrededor de los 17 aflos.
waqu y wayna son los j6venes de mas edad, de 18 a 20 y aun 1
30 mas. El matrimonio eas el estado normal y esperado di
a personas aymara mayorea. A un var6nde veinte aflos o mas i
se ha casado se le puede denominar achach wayna, pero a una
jer de 30 o mis edad puede llamirsele una tutira, una mujer (
ad que ya no se oaar4.
E1 centro de atenci6n de asta etapa de la vida parece est,
el noviazgo y en la preparaci6n para el matrimonio. Es prE
ale que la division entire Q'axu y tawaqu y wayna no resida ti
en la edad cronoldgica, sino maas bien refleje el grado de c4
amiso en las practices del noviazgo. En este sentido, los
vaqu y wayna serfan aquellos J6venes considerados mejores pa]
los para casarse o, por lo menos, aqu4llos con mayores probal
lades de casarse.
A esta altura de sus vidas, los jdvenes aymara ya han desa
allado las destrezas econ6micas neoesarias para la vida adul"
no j6venes, parecen centrarse en el aprendizaje de las habilJ
les sociales necesarias para la vida adult. Los niftos tom
ndsioa seriamente y la practican con zampoias, guitarras y i
)s instrumentos que compran, si pueden. Tanto hombres como
jeres comienzan a participar seriamente en bailey y a experi-
itar con bebidas alcoh6licas. Otros tienen ademas otras ob.
Aiones. Algunos continuan sus studios, ya sea en la local:
i o trasladandose a la cuidad, y los varones se enfrentan a
espectiva del servicio military. Los j6venes de ambos sexos
renden las tecnicas necesarias del tejido y comienzan a acum'
r vestidos y otros articulos que darn fe de su laboriosidad











de Terminos de edad aymara


iBrmino



awa





LSU wawa

.muyanlxiwa



La qunvrjxiwa -

La kumptirixiwa

)axfiu





SsayirIxi

Ssartirlxi

chu wawa -

, marani

.aska imillc -

tilla

.sk'a yuqall

Lqalla
- II


> Edad cronold

ca aprox.

18-30 meses, nacimiento h

la en awayu 2 6 3 afos

los aflos

0 2 meses

;ente; dice

4 meses

6 meses

8 meses

ia con sus

beza fuera

a 8 mesee

12 meses

14 meses

,tro beb4 1 aho

, corre 2 afos

2 afios

7 13 afios

2 afios

7 13 aflos
A4 4 C -e--


2.1 Tab]





82


twaqu -mujer joven 18 20 aflos

:hach wayna -solter6n 25 30 a5os

itira -solterona 25 30 aflos

Lqi -persona casada, adult

,hacha hombre canado. marido


trmi

luymani

Lnti chuymani

ich'a tataj

ich'a mama

hilaa

vicha

Lmaklxi(a)

Lyra laq'a acl



Lyra laq'a .aa:


-persona de



-cuando

d', mis sat

-abuelo

-abu ela

-ya cadaver

j-l10 afos dee

to, var6n

ar10O afos des

ta, 4embzra


50 at

70 af

a educa /

r la edad






Sa mInI _


Ie muer-

/1\)


a) Tsc

isan en vez


rutucha del nifo.
















Sdescripcione

que indican e


por ejemplo,


LIue marc laC
jue marca la


en potencia)

drinos de ma

joven pareja

novia o del

doe pueden e

ellos. El

la comunidad

Junto c

dulta plena,

ci6n en las

demas de res

responsabili

mente, a tra

ligiosa de 1

No exis

ta en chuyma


rimonio asuman

iespues de la

ovio. Esto o

bar viviendo ej

ipel de los pa

,on sus nuevos

i iniciar el m

La persona aym

:tividades de

onsabilidades

ides comunitar,

as de la parti

comunidad.

3 una edad fi3j

L, 'una person


responsabill

a en vez de 1

re aun cuando

i casa de los

nos subraya e

embros Jaqi.

Lmonio y el p

tambien comi

adults de 1

Lliares, los

. Estas se

ici6n en la e



i la cual una

a edad'. No

paso a esta


- I-- --- r-

de guiar a la

padres de la

s reci4n casa-

dres de uno de

ompromiso de



a la vida a-

a su participa

omunidad. A-

Ltos tienen

plen, principal

actura socio-re



rsona se convier

y tampoco nin-


no com

Existe

Carter


A -1


fy


F uA Lah












nol6gica es uno de ellos, como se aprecia por el hecho de que

una subcategorfa caracterfetica de chuymani es achila o awicha

I Ain n Ta ^d asah iiviIITf rinncit+ +ivmr n+"rn an a


chuyma


) grann sefio

lo ee mas ed

)ara estable

-on6micas y

)uede estar

Lquellos que

socio-religi

!1 pinaculo,


esta pers

:1968) de

Laci6n co

pues de 1

tonces al

rer recie


-ado'


ero tambi

. Otros


en a v

doe f


ircada por el cease d

ian llegado con exit

3a, los pasados (Car

posici6n digna de un
_- --.1 P44 A- *I-


muerte y la sepulta

!rte y del entierro,

i que recien ha fall

Despues de celel

*aa mIRnn 10 almi ic


como equivalent(

B significant 'gi

es se les define

stores que tambii


La actividad econ6mica.

i la cima de la jerarqufa

r,1964) habrIan alcanzado

iuymani.

Lda de una persona como


ietalle los ritu

5n. Sin embargo

L aymara permane

[tin ma lma l'rvi


Lda se li-


r


~-.r.~~h~n 9n~











;o, un aymara


iyra lag'a

es', lag'a

oicha es 'I

Lrse en bri

spto judio

El cic:

cumplimie:

abilidades


;nifica 'po'

hlo/abuela'

)recisa, pe:

'polvo ere

Le vida est.

de response

>nomicas ne,


Lvo', 'suel

SEstos t

7o tienen e

s y en polv

I marcado I

ibilidades.

,esarias pa


o 'tierra' y

inos no pued

juivalencia

! convertird

Al cdmulo de

Jos nihos ap

lesempeharse


uando


isforma

) tiem-


dquirie



OS USOS


-_ I -A -


ie tambidn seran pertinentes en esta parte. El tratamiento

!1 dfa aymara y las etapas del ciclo de vida aymara propor-


Lila/

;radu-

el con



3trezas

len las

1 exito

trea de





86


tiempo se limit aquf a una consideraci6n respect del tiem-

po usado para acontecimientos pdblicos y algunas notas u ob-
servaciones con respect a algunos puntos de conduct relacio

nadas con el tiempo.

El tiempo usado para los acontecimientos pdblicos no sa

lo varfa segun la naturaleza del event y los individuos in-

volucrados, sino tambien segdn se trate de aymara rurales o

de aymara urbanos. En las comunidades rurales se puede lla

mar a reunion a los jefes de familiar con pocas horas de avi-

so si es necesario, aunque por lo general se citan el dia an

terior. Las reuniones son planificadas por el jilaqata, o

jefe. Es de su responsabilidad el notificar personalmente

a cada casa acerca de las reuniones programadas, o bien, en-

viar a su emisario personal para que lo haga. En las ciuda

des, por otra parte, la asociaci6n o el consejo de vecinos

program las reuniones con una semana de antelacion, de tal

modo que las personas tengan la oportunidad de hacer sus aco

modos de tipo personal y puedan asistir.

Las bodas se programan con un mes de anticipaci6n.

Las families involucradas se comunican personalmente para ha

cer los preparativos. Luego, debe avisarse a todos los que

viven en la comunidad, asf como tambien a los invitados de

comunidades cercanas. En las areas rurales, el da de la bo










Los aymara a men

nes que serfan inc6mo

dos individuos se han

un lugar neutral a ci

perar una hora o mas

la otra persona no ha

de aer adn mAn larna


aos estado

:uerdo par

L primero

sar en la

r a la cit

Punionna v


ses. Si

intrarse i

gar puede

ilidad de

a espera

annnteni


dfa o mAs al camidn o bus

cado. Durante estos perf

trenzande o tejiendo.

La gran paciencia de

"- 4aa AftA A- In vr4 A m na r


EL CONCEPT DE ESPACIO



Las dos dimension

aymara son los concept


tes del conce

s de ubicacid


ie espacic

novimienti


? los


a la

en ocu


o al


perar re

l. En


ita el,

Ido Ain


ento. t


I a lam


*mDo eE





"'


Ubicaci6n y Movimiento


Un hablante aymara puede distinguir fAcilmente ciertas

distinciones de ubicacidn relative y movimiento que requeri-

rian el uso de construcciones mas complejas por parte de ha-

blantes indoeuropeos. Por ejemplo, una persona aymara puede
combinar la orientaci6n en cierta direcci6n con un verbo para

distinguir entire acciones tales como caminar hacia, lejos de,
o paralelo a algo, asi como tambi4n caminar en direcci6n a,

cerca, alrededor, o de ida y vuelta. Tales distinciones pue

den expresarse mediante derivaciones verbales, races posicio

nales,o sufijos sustantivos.

Las derivaciones verbales pueden indicar ya sea direccidn

de la acci6n, ubicacidn de la acci6no ambas (England,1E).
Las races posicionales pueden expresar espacio real o metaf6-

rico. Manq"a puede significar 'dentro' o 'valle'; pata po-

drfa traducirse como 'cumbre' o 'altiplano' (Briggs,195~.9 /

La ubicacidn y la direcci6n son aspects importantes del ayma

ra decade el punto de vista lingUlstico y cultural. For ejem

plo, la direcci6n constitute una part tan integral de la for
macidn del verbo queeliste una derivaci6n especial, -nI-

para indicar acci6n sin direcci6n, esto es, una acci6n general,
difusa, sin propdsito (England,97 : tW3). La importancia de

la ubicacidn puede mostrarse a paves e un studio del terri-









.IC: WI A VC i L U C A. & %0 ^>A1 J.JLAC.% % %JAI A. 1CJ. IJ-L UJ VA. L. -LC& L


La identidad de una persona aymara esta enraizada en su

comunidad. La gente puede trasladarse a la ciudad O aun a

otra comunidad, pero siempre pertenecen a la comunidad de sue

padres o de su nacimiento. La comunidad es part de la iden

tidad y personalidad del individuo. Por ejemplo, si alguna

persona de otra comunidad se esta comportando de manera ina-

propiada, la gente delpaeblo puede insultarla, llamandole

Jawsata. Esta palabra quiere decir literalmente 'nombrada'

e implica que esta persona procedente de otro lugar no tiene

nombre en este pueblo. De allf que el jawsata no tiene dere

cho a comportarse de tal manera.

En tanto que el individualism y los derechos a la pro-

piedad individual son fuertes tendencies enla cultural aymara

(a menudo ignorados por algunos cientfficos sociales) es tam

bien verdad que una comunidad adquiere ciertos rasgos supra-

individuales y antropomorfos. Para una persona aymara, la

comunidad es una unidad moral que tiene una personalidad y

hasta puede ser castigada -comunidad- por sus pecados

(cf. Ochoa, 1974). a

A traves de 'a historic, todos aquellos que abandotrarr

sus comunidades csta--n dejca"do eu gran -anftidad de cGos&,

especialmente su derecho a las tierras. En algunas ocasio-
nee, los llamaron utawawa (beb4s de casa) para indicar el he-


r








4T 10
cho de que me poselan tierrsB n- --*g-eaA (Carter, 197;E66)
Con la cafda del sistema de haciendas y la servidumbre forza
da, la gente aymara tuvo la libertad de emigrar manteniendo

sus lazos con su comunidad. Esta situaci6n ha significado

quela identidad y forms comunitarias se utilicen para facili

tar las migraciones a gran escala de algunas comunidades.

La mayorfa de las comunidades han establecido una, dos, o trees

bases (rara vez mis) en otras localidades. Si los miembros

de una comunidad desean o necenitan emigrar de la comunidad,

por lo general se trasladan a una de las bases establecidas,

ya sea en la ciudad o enlas tierras bajas. En esos lugares

serin atendidos por antiguos residents de su comunidad quie-

nes les proporcionardn alojamiento y comida como si fueran pa

rientes hasta que encuentren trabajo y un lugar donde vivir.

Esta orientacidn comunitaria tambien establece la base

de varias categorfas de valores y conductas. De igual modo

como una persona encuentra su identidad enla comunidad, la i-

dentidad de otros se basa parcialmente en el lugar de nacimien

to. De la division de la gente en miembros de su propia co-

munidad yotras, nacen dos categorfas de conduct: la conduct

en la comunidad, que regular las relaciones con los miembros

de la comunidad (amigos), y la conduct fuera de la comunidad

y con personas de otras comunidades (forasteros).
T.m #44n+4r^l 4 n lh*Qo1/n mn+",m mo Qcka +' Q frrr%-TQ a Vhnr1m diffryi










culturaleaw aymara. Por ejemplo, la persona aymara tiene la

reputaci6n de ser taciturna, negativa,e imperturbable (Plu-

mmer)1966:67). \ reaidad, la gente aymara tiene un agudo

sentido del humor, pero reirse en presencia de extrafos es

considerado una descortesfa y aun ofensivo. Esto se explica

porque los extrafios podrIan pensar que se estan riendo de e-

llos. Para evitar esta posibilidad, uno debe evitar todo

tipo de bromas y risas, except dentro del cfrculo propio de

amigos y conocidos.

Asfmismo, la lealtad al lugar y el prejuicio son muy ir

portantes hasta llegar al extreme de la desconfianza de aque

llos provenientes de otroe lugares. Generalmente, uno cree

que la gente de su propia comunidad es simpAtica, amistosa y

franca. Es possible ser cauteloso acerca de otra gente, sim

plemente porque proceden de otras comunidades. A menudo, se

produce una antipatfa por cierta comunidad cercana porque di-

cen que su gente es mezquina y cerrada.

Los lugares geograficos, asl como 108 eojtevncdre, se

pueden denominar si estAn vacfos (ch'usa) o llenos (p"uq"a).

De tal modo, la Pachamama (diosa de la tierra) puede existir

en la superficie de la tierra (uraqi); otros dioses pueden e

xistir en I as montafias. La proliferaci6n de toponimos y las

pequeflas divisions de espacio estAn indudablemente relaciona
3 A -' - I 4 --- A. 1- 4 -n4- -- 4 A --A, na n ann..,,tC 94 nr".


30=-












--" UAA.0 o.%ADv tt Ca6c-jV.L uc %V UO UJI.V BJ. UI 1 Cj CjpcJJ.LtljlI t3 HC XLLJl.lL
ta aquf a un solo aspect -las cat6gorfas aymara de la forma.

La forma es una categorfa sumamente important en aymara,

que puede unirse a otra categorfa tambien important, el movie

miento direccional (cf. Miracle y V9squez, ensayo 4, y Tate,

ensayo 3). Las personas aymara no son s6lo especfficas acer

ca de la ubicacidn y la direcci6n, sino que a menudo estas se

encuentran interrelacionadas con el movimiento de relaci6n.

Estas discriminaciones se expresan tanto mediante los verbos

como por los sustantivos. "Los verbos de movimiento se co-

rrelacionan con las categorfas etnosemAnticas de los sustanti

vos por su forma; asf por ejemploun objeto cilfndrico no se

mueve ni se ubica con el mismo verbo que se usa para algo gra

nular (avafla/.lach'ina)" (Hardman, V&squez, y Yapita, 4f9; IUT

P.i). La interrelaci6n de ubicaci6n, direcci6n, y por lo me

nos, movimiento potential se demuestra fAcilmente al examiner

dos sustantivos con los que la gente se refiere a la ladera

de una montafta. Si la ladera se eleva por sobre el hablante,

entonces se denomina amsta. Sin embargo, sila ladera estg

debajo del hablante, se la llama aynacha.

Se han identificado cinco formas basicas en aymara.
fi7v. -P4 eriiv-ft 0 A Mtna 1 na I "aft + nr fn1 en a rn i IaLrtan I n