• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Indice
 Introduccion
 Caracteristicas del candio technologico...
 La estructura agraria, la division...
 Relaciones entre las actividades...
 Expectos sociales de los cambrios...
 Areas prioritarias de investigacion...
 Bibliografia
 Back Cover






Group Title: Women in agricultural development
Title: Impacto de la tecnologia agricola en las actividades productivas de la mujeres en America Latina y el Caribe
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE PAGE TEXT
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00085459/00001
 Material Information
Title: Impacto de la tecnologia agricola en las actividades productivas de la mujeres en America Latina y el Caribe
Series Title: Women in agricultural development
Translated Title: Mujer en el desarrollo agricola ( Spanish )
Physical Description: Book
Language: Spanish
Publisher: Food and Agriculture Organization of the United Nations. Human Resources, Institutions, and Agrarian Reform Division. Women in Agricultural Production and Rural Development Service.
Publication Date: 1991
 Subjects
Subject: Farming   ( lcsh )
Agriculture   ( lcsh )
Farm life   ( lcsh )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00085459
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Indice
        Page iii
        Page iv
    Introduccion
        Page v
        Page vi
    Caracteristicas del candio technologico de la agricultura y evolucion del marco instutucional
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    La estructura agraria, la division generica del tradajo y la technologia
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Relaciones entre las actividades productivas femeninas y la technologia agricola
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
    Expectos sociales de los cambrios technologicos
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Areas prioritarias de investigacion y accion
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Bibliografia
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
    Back Cover
        Page 32
Full Text






LA MUJER EN EL DESARROLLO AGRICOLA



El impact de la tecnologia agricola en las
actividades productivas de la mujeres en
Am6rica Latina y el Caribe






















































Se prepare este document para la Quinta Consulta
Gubernamental sobre las Medidas Complementarias de la
CMRADR en America Latina y el Caribe, que se celebr6
en Guatemala del 21 al 25 de agosto de 1989
(WCARRD/CG/V/6). Se reproduce por separado debido a
la importancia del tema y al reconocimiento cada vez
mayor que las cuestiones relacionadas con la mujer
estan suscitando en los grupos interesados de los
paises de la Regi6n.









INDICE


Pdqina

INTRODUCTION V


CARACTERISTICAS DEL CAMBIO TECNOLOGICO DE LA
AGRICULTURE Y EVOLUTION DEL MARCO INSTITUTIONAL 1


A. Los cambios en la tecnoloaia agricola 1

B. Evoluci6n del marco institutional de la 3
investigaci6n agricola


LA ESTRUCTURA AGRARIA, LA DIVISION GENERIC DEL 7
TRABAJO Y LA TECNOLOGIA


A. Tendencias recientes en el sector rural y 7
en la participaci6n econ6mica de las muieres
rurales

B. La division gendrica del trabajo 9


RELACIONES ENTIRE LAS ACTIVIDADES PRODUCTIVAS FEMENINAS 11
Y LA TECNOLOGIA AGRICOLA


EFECTOS SOCIALES DE LOS CAMBIOS TECNOLOGICOS 16


AREAS PRIORITARIAS DE INVESTIGATION Y ACCION 19


A. Orientaciones de caracter general 19

B. Areas prioritarias de acci6n para los 21
gobiernos, los centros de investigaci6n
agricola v la FAO

1) Para los gobiernos v centros de
investigaci6n 21

2) Para la FAO 22


BIBLIOGRAFIA 25















INTRODUCTION


La contribuci6n de las mujeres rurales al desarrollo agricola,
a la seguridad alimentaria y a las estrategias de sobrevivencia de
las economies campesinas ha sido crecientemente reconocida en los
iltimos aAos, tanto por los gobiernos como por los organismos
internacionales. En America Latina y el Caribe, la FAO ha promovido
el andlisis del tema y la adopci6n de political y acciones en favor
de las mujeres rurales. Es asi como la III y IV Consultas
Gubernamentales sobre las actividades complementarias de la CMRADR
en la region (Buenos Aires, 1985 y Montevideo, 1987) y la XIX
Conferencia Regional de la FAO (Barbados, 1986), incluyeron en sus
respectivas agendas temas relatives al diagn6stico de los problems
que las campesinas y las trabajadoras rurales enfrentan y a las
estrategias para su soluci6n.

Mas recientemente, el Consejo de la FAO, en su 94 sesi6n de
noviembre de 1988, y la Conferencia de la FAO, en su 25 sesi6n de
noviembre de 1989, adopt el Plan deAcci6n para la Integraci6n de
las Mujeres en el Desarrollo, el cual incluye una series de medidas
especificas que los gobiernos y la Organizaci6n deben adoptar para
garantizar la participaci6n equitativa de las mujeres en el
desarrollo agricola y rural. El Plan define como objetivo principal
ayudar a la mujer en cuanto productora agricola y asigna especial
prioridad a garantizarle el acceso a los recursos productivos y, en
particular, a las tecnologias que permitan aliviar su carga de
trabajo y aumentar su productividad.

El present document constitute un paso adelante en la
promoci6n del conocimiento y la discusi6n de los problems que
enfrentan las productoras rurales y busca abrir el debate sobre un
tema particular, relativamente poco estudiado, a saber: c6mo
afectan los cambios tecnol6gicos y las decisions sobre adopci6n de
tecnologia agricola, el trabajo productive y las condiciones de
vida de las mujeres del campo en Am6rica Latina y el Caribe.

La importancia de descubrir y orientar adecuadamente las
relaciones entire las mujeres y la tecnologia agricola, estd dada
por: (a) el papel que las mujeres juegan en la seguridad
alimentaria de los bogares y las naciones, el cual estd
condicionado por sus niveles de productividad; (b) la feminizaci6n
de las labores agricolas en las fincas pobres cuando el var6n
trabaja fuera del hogar, lo que implica un incremento de la
intervenci6n de las mujeres en la toma de decisions sobre insumos
para la producci6n, incluyendo la tecnologia; (c) studios que han














demostrado que los patrons de asociaci6n de cultivos se relacionan
con la forma c6mo las mujeres manejan el consume familiar de
alimentos (Ashby, 1985 y Janssen, 1984); y (d) un n'mero creciente
de hogares rurales que esta siendo dirigido por mujeres quienes
controlan todas las decisions relacionadas con la producci6n
familiar.

La cantidad y calidad de la informaci6n que este document
aporta estdn limitadas por la precariedad de los registros censales
y de encuestas de hogares sobre las actividades productivas de las
mujeres, asi como por la escasez de investigaciones sobre el tema
de la tecnologia agricola y la division del trabajo por gdnero. Sin
embargo, existen bases para presentar un primer cuadro aproximado
del problema y para identificar lines de investigaci6n y acci6n
que deben emprenderse.

El primer capitulo describe la influencia del desarrollo
tecnol6gico en los principles cambios de la estructura agraria de
America Latina y el Caribe, y sefala la evoluci6n del marco
institutional en el que se ha desenvuelto la investigaci6n
tecnol6gica en la region. El segundo capitulo indaga sobre los
cambios de la participaci6n de las mujeres en la producci6n
agricola y la division del trabajo entire los generos femenino y
masculine en diferentes sistemas agricolas. En el tercer aparte se
relacionan las actividades productivas de las mujeres y la
tecnologia agricola. En el cuarto capitulo se hace una resefa de
los efectos sociales del cambio tecnol6gico. El capitulo final se
concentra en las recomendaciones sobre lines de investigaci6n y
acci6n necesarias para que la FAO y los gobiernos promuevan el
acceso de las mujeres rurales al desarrollo de la tecnologia y
orienten el cambio tecnol6gico de manera que beneficie
equitativamente a diversos estratos sociales y a hombres y mujeres.












CARACTERISTICAS DEL CAMBIO TECNOLOGICO DE LA AGRICULTURE
Y EVOLUCION DEL MARCO INSTUTUCIONAL



A. Los cambios en la tecnologia agricola


En America Latina el process de modernizaci6n e incorporaci6n
tecnol6gica en la agriculture se remonta a la Segunda Guerra
Mundial. En una primera fase de practices agron6micas se
incorporararon ciertas tecnicas relacionadas con el uso de la
tierra y el ahorro de trabajo, que se tradujeron en un aumento
considerable de la producci6n y la productividad agricola.

Desde los inicios del decenio de 1960, la mecanizaci6n se
constituy6 en el advance tecnol6gico predominante. Este process puso
enfasis en el aumento de la productividad por hombre empleado a
traves del uso de maquinaria (Schejtman, 1989). El parque de
tractores agricolas, que en 1950 estaba integrado por 146 000
unidades, en 1986 se elev6 a 1,443 832 '. Estas cifras revelan la
importancia que en dicho period tuvo el process de mecanizaci6n
del agro latinoamericano; sin embargo, pese a este aumento, la
mecanizaci6n s6lo cubre un tercio del area cultivada (CEPAL/FAO
1986a).

Posteriormente, el uso de semillas mejoradas, en especial
hibridas, fue la prdctica comin en importantes sectors de economic
campesina y en la pequeia y median empresa agricola. Este process
pone enfasis en la productividad de la tierra, especialmente en
casos de baja disponibilidad de dicho recurso.

En la ultima fase de la modernizaci6n agricola, se ha
difundido en forma masiva el uso de plaguicidas y abonos, sin que
su creciente utilizaci6n haya alcanzado el punto de inflexi6n. Se
preve que en America Latina los gastos por concept de utilizaci6n
de plaguicidas se tripliquen en los pr6ximos diez anos,
especialmente en Argentina, Brasil, Colombia y Mexico (Altieri,
1988).

Un nuevo ciclo de difusi6n tecnol6gica en America Latina se
iniciarA cuando se aplique de manera extensive la investigaci6n en
material de biotecnologia (incentivada sobre todo por el sector
privado). En el future, ello significard una menor dependencia de


Datos provenientes de CEPAL, Anuario Estadistico, 1988.














insumos convencionales, a traves de la fijaci6n del nitr6geno y el
control biol6gico de las plagas, una mejor conservaci6n de los
alimentos mediante nuevas tdcnicas de fermentaci6n, un aumento de
las propiedades nutritivas a traves de la ingenieria gendtica, la
producci6n de nuevas razas animals y de vacunas veterinarians, etc.

La informdtica tambidn se aplicard en breve a la agriculture
por medio de la incorporaci6n en la maquinaria de
microprocesadores, que permiten aumentos importantes en la
productividad como resultado de la automatizaci6n de las formas de
preparaci6n de la tierra, siembra y cosecha. Estos nuevos
desarrollos tecnol6gicos hacen possible la determinaci6n 6ptima de
las dpocas de cosecha, la racionalizaci6n de los products
agricolas, el mejoramiento de la calidad del almacenamiento y la
distribuci6n y un seguimiento de los precious internacionales,
necesarios para optimizar su comercializaci6n (Dagnino,1988).

En la region, los ciclos de difusi6n tecnol6gica se superponen
segUn las disponibilidades de recursos y de capital de las
naciones. Dada la heterogeneidad internal ,en las diversas regions
de un mismo pais y dependiendo del grado de modernizaci6n, estos
ciclos se dan tambidn en etapas distintas. (Schejtman, 1989).

En la actualidad, la tecnologia aplicada en la region "es
principalmente ex6gena, normalmente intensive en capital y
fuertemente complementarizada (paquete tecnol6gico). De esta forma
se ha divorciado progresivamente de los condicionantes
eco-sistdmicos, siendo esta una de las razones que explican la
dificultad de adaptaci6n de estas nuevas tecnologias por parte de
los campesinos" (CEPAL/FAO, 1986a p.101). Un calculo del aporte de
los diferentes factors de producci6n al product final, realizado
para 20 paises de la region, muestra que entire los periods
1966-1968 y 1978-1980, la contribuci6n de fertilizantes y tractores
cambi6 porcentualmente en 12.5% y 35.7%, respectivamente, en tanto
que la tierra y el trabajo declinaron en -7.5% y -16.1%,
respectivamente. AUn cuando estos Ultimos son adn los principles
factors de producci6n, su importancia estd disminuyendo, ya que
los resultados muestran en el period que los fertilizantes han
provocado el 43% del crecimiento de la producci6n, los tractores el
28%, la tierra el 21% y el trabajo el 8% (De Janvry, et.al. 1987,
p. 15).

La modalidad de incorporaci6n de tecnologias altamente
sofisticadas en la agriculture de la region ha dado lugar a dos
process: uno de creciente heterogeneidad y otro de polarizaci6n y
diferenciaci6n tecnol6gica. El uso de paquetes tecnol6gicos s61o ha














sido accessible a los sectors propietarios de grandes capitals con
acceso al crddito pdblico y privado necesario para optar al uso de
esos paquetes. El paquete tecnol6gico como instancia dnica de
progress result poco viable para las economies campesinas debido
a la carencia de capital propio de estos sectors. Esto, a su vez,
ha desempeiado un papel important en el process de concentraci6n
de la propiedad, que se ha agudizado con la actual crisis
econ6mica. La introducci6n de la biotecnologia y la informatica,
tambi6n demandantes de altos niveles de inversion, puede contribuir
a agudizar adn mas este dualismo.

En sintesis, la evoluci6n del cambio tecnol6gico debe
analizarse en el context de la separaci6n creciente de los
sectors socioecon6micos. Por una parte, se identifica al sector
modern de propietarios de tierra y capital que ha venido
concentrando las tecnologias y los recursos pCblicos para el
desarrollo de las empresas agricolas que control. Por la otra, se
encuentra el amplio sector de agriculture campesina, sustentado en
unidades de produci6n de extension minima y con dificil acceso a
cualquier tipo de servicios. Este sector se sitia cada vez mas en
las tierras de peor calidad y se ve enfrentado a crecientes
dificultades para satisfacer su objetivo primario de garantizar la
propia sobreviviencia. (FAO, 1988, Anexo sobre Pobreza Rural; Vol.
p.3).

Es en este ltimo sector donde se configura la mayor parte de
la participaci6n de las mujeres en el trabajo agricola. La
"feminizaci6n" de la agriculture en various paises de la region se
original por la crisis de las unidades de producci6n campesina, las
cuales no han sido favorecidas por los process de adopci6n de
tecnologia. Como se vera mas adelante el acceso de la mayor parte
de las mujeres rurales a la tecnologia agricola esta obstaculizado
por su double condici6n de campesina pobre y de mujer.




B. Evoluci6n del marco institutional de la investiqaci6n aqricola


La evoluci6n de la investigaci6n agropecuaria en America
Latina y el Caribe en lo relative al rol jugado por el Estado y las
instituciones piblicas sigui6 un patron similar en todos los paises
de la region. Las actividades de generaci6n y transferencia de
tecnologia agropecuaria en America Latina y especialmente en
America del Sur se han caracterizado por tres etapas definidas. La














primera corresponde al period que precede a la Segunda Guerra
Mundial, period que se caracteriz6 por un bajo nivel de
actividades, ejecutadas dentro de mecanismos nacionales
especialmente creados para esos fines y altamente inestables. Estas
actividades respondieron a intentos por solucionar las "crisis" que
se presentaron en determinados cultivos.

El segundo period, se extendi6 de 1940-1945 hasta 1960. En el
se consolidaron a nivel institutional las organizaciones que
adquirieron caracter national. Las actividades se subordinaron al
control director del Estado, a travds de la incorporaci6n de la
investigaci6n a los Ministerios de Agricultura y Ganaderia. Ello
obedeci6 a la necesidad de aliviar los problems de escasez de
alimentos surgidos durante la guerra, que se agudizaron con el
process de urbanizaci6n de las sociedades latinoamericanas. Estos
organismos se reforzaron tambidn con ayuda externa especialmente de
fundaciones norteamericanas.

El tercer period surge de la necesidad de descentralizar los
institutes nacionales de investigaci6n para evitar su entrabamiento
burocratico en los ministerios, con el fin de establecer adecuadas
relaciones entire los problems de los productores y las realidades
productivas de los paises. Este nuevo modelo institutional incluy6
una amplia cobertura de products, regions y tipos de productores.
Se inici6 asi una concepci6n nueva respect de la tecnologia
agropecuaria como responsabilidad pdblica donde el Estado detent6
el monopolio de su creaci6n y desarrollo. Este period se divide a
su vez en dos: el primero, entire 1960 y 1965, en que surgi6 y se
desarroll6 la capacidad pdblica de investigaci6n con la creaci6n de
los principles institutes de investigaci6n national de caracter
descentralizado (Creaci6n del INTA en Argentina, 1956; el ICA en
Colombia, 1962; el INIA en Chile, 1964; INIAP en Ecuador, 1961; el
INIA en Mexico, 1961; CONIAFONAIAP en Venezuela; SIPA en Perd, 1960
(actualmente INIPA); y el CIAAB en Uruguay, 1961 2. El segundo
period se extiende entire 1970 y 1975 donde se reorganize el modelo
y se increment6 la participaci6n de los elements privados en las
actividades de investigaci6n y difusi6n de tecnologias (Trigo,
Pifeiro y Sabato, 1983).

2 Informaci6n basada en el Cuadro 3.1 del document de
trabajo preparado para la FAO por Cristian Zegers,
"Agricultural research and technology in Latin America
and the Caribbean". Esta informaci6n muestra ligeras
diferencias con la presentada en el document de Trigo
et. al. 1983 op. cit.















A partir de mediados de 1970 en various paises de la
region se inici6 un period de inestabilidad de los centros de
investigaci6n agricola y para algunos de ellos un period de
reducci6n del aporte pdblico en tdrminos presupuestarios y de
recursos humans. Pese a lo cual se observa entire 1960 y 1980, un
gran crecimiento de los recursos financieros (especialmente
recursos privados y externos) destinados a la investigaci6n
agricola que pasan de 68.916 a 279.792 en 1980 (en d6lares
constantes de 1975) es decir un aumento en mas de cuatro veces el
presupuesto inicial (Trigo et.al. 1983, ibid pag.435). Este
crecimiento a nivel regional esconde las desigualdades entire
regions, donde hay una fuerte disminuci6n de la zona sur, una
mantenci6n de la zona andina que crece pero a un ritmo menor y el
sostenido crecimiento de Centroamdrica, Mexico y Brasil. Un process
semejante ocurre con la disponibilidad de recursos humans.

El sector privado estuvo vinculado a las actividades de
investigaci6n agropecuaria desde sus inicios. Sin embargo, las
actividades desarrolladas se redujeron a la promoci6n, creaci6n de
infraestructura y/o colaboraci6n en la administraci6n de programs
especificos. Actualmente la participaci6n privada ha aumentado con
el crecimiento de los mercados de insumos tecnol6gicos (de mayor
rentabilidad) y ha aumentado su participaci6n en las actividades de
desarrollo y transferencia de nuevas tecnologias. Esta
participaci6n toma dos formas: organizaci6n de productores
orientada a la transferencia de tecnologias y agrupaci6n de
productores de cultivos especificos.

Finalmente, el sector externo ha jugado un papel muy
important en el desarrollo de la investigaci6n y transferencia
tecnol6gica con la creaci6n y crecimiento de los institutes
internacionales de investigaci6n agricola, cuyos presupuestos han
aumentado notablemente durante los dltimos veinte afos. Este
crecimiento se ha asociado a dos factors: la posibilidad de lograr
una alta tasa de retorno de la inversi6n como consecuencia de la
importancia de la tecnologia para el process de desarrollo y el
interns en la concientizaci6n de los paises sobre la importancia de
la cuesti6n tecnol6gica hasta tanto los organismos nacionales no
cumplan con esa funci6n. El desarrollo de los centros
internacionales de investigaci6n tecnol6gica tambidn ha contribuido
sustantivamente a las actividades de generaci6n de nuevas
tecnologias.

El andlisis de Trigo et al. resumido aqui concluye con la
identificaci6n de un nuevo modelo institutional de caracteristicas
multiorganizacionales, dentro del cual los organismos pdblicos














comparten las actividades con el sector privado y los centros
internacionales. De esta forma el sector pdblico deja de constituir
la fuente dnica y principal de nuevas tecnologias y pierde por
tanto su capacidad de orientar el process tecnol6gico, integrandolo
al resto de los components de la political agraria.

La actual situaci6n plantea el interrogante de cuales seran
los intereses prevalecientes en la adopci6n, creaci6n y adaptaci6n
de tecnologias; de qud manera se podrdn resguardar los intereses
nacionales y de los grupos sociales con menor poder en la
estructura agraria y para los cuales se hace imprescindible el
mejoramiento de sus condiciones de vida con tecnologias apropiadas
y de bajo costo. La repercusi6n social potential del cambio tecnico
es un element important que deben prever los gobiernos en el
diseho de su marco institutional. La experiencia de la region en el
desarrollo de la revoluci6n verde muestra que sus efectos
acentuaron la polarizaci6n y la heterogenidad en la estructura
productive en la media que s61o pudo ser adoptada por la
agriculture capitalist median y grande. De otro lado, se debe
tener present que no es la tecnologia en si lo que provoca ese
efecto sino las condiciones econ6micas y sociales en que se produce
la actividad lo que determine la falta de "neutralidad" del process
de selecci6n y adopci6n tecnol6gica (Schejtman, 1988). Esta falta
de neutralidad no s61o se produce en la perspective social y
econ6mica sino que, en much mayor media, en la perspective de
genero en tanto no se tiene en cuenta quienes, en que media y a
trav6s de que tareas y decisions participan en el process
productive.

Estas preocupaciones sugieren algunas lines de acci6n
respect al rol de las political pdblicas en lo relative a la
investigaci6n tecnol6gica frente a un scenario cambiante de la
region en que se require ademis de modernizar la agriculture
campesina, disminuir la brecha existente entire ella y la
agriculture capitalist median y grande, asi como la
discriminaci6n en contra de las mujeres productoras.

Las observaciones presentadas plantean la necesidad de un
marco institutional alternative que tome en cuenta la realidad
social, econ6mica y de gendro de los sistemas agricolas de la
region en que se adoptardn las tecnologias (antiguas y nuevas) y
anticipe sus posibles efectos, que evalde, sistematice y difunda
las experiencias existentes a traves de una red regional.















LA ESTRUCTURA AGRARIA, LA DIVISION GENERIC
DEL TRABAJO Y LA TECNOLOGIA



El concept de genero es una categoria social que hace
referencia a la forma como hombres y mujeres interactian y dividen
sus funciones en raz6n de patrons culturales, contextos politicos,
econ6micos e hist6ricos. Por lo tanto, la categoria gqnero
trasciende las caracteristicas biol6gicos que condicionan la
division entire los sexos y se orienta a identificar las
caracteristicas socio-hist6ricas que determinan las diferencias
entire hombres y mujeres al interior de una comunidad, una naci6n o
una cultural.



A. Tendencias recientes en el sector rural v en la participaci6n
econ6mica de las muieres rurales


En los ultimos decenios el sector rural ha sufrido grandes
cambios en las estructuras de tenencia de la tierra, con la
desaparici6n del complejo latifundio y minifundio, la creaci6n de
empresas modernas medianas y grandes y la fuerte penetraci6n del
capital transnacional en la agriculture. Como consecuencia de ello,
se ha modificado la organizaci6n de la fuerza de trabajo y de la
producci6n. Existen nuevas formas de contrataci6n de mano de obra
en las empresas modernas, con reducci6n del empleo que asume un
cardcter temporal y con trabajadores que resident fuera del predio.
Estos aspects product tanto de la modernizaci6n del agro como de
la re-orientaci6n productive hacia el sector exportador, con la
consiguiente disminuci6n de la importancia relative de la
producci6n de alimentos bdsicos, son los principles aspects que
han incidido en el paisaje agrario. Los cambios han afectado de
manera desigual a los diversos sectors rurales provocando un
process de creciente diferenciaci6n y polarizaci6n entire ellos y
modificando de forma significativa la situaci6n de las unidades
campesinas de producci6n y, particularmente, la de las mujeres.

En efecto, paralelo al gran dinamismo de los sectors
agricolas mds modernos, la crisis econ6mica ha significado un mayor
emprobrecimiento para los hogares campesinos. Los salaries en la
agriculture cayeron en la mayoria de los paises entire 1965 y 1980,
y empeoraron en los afos ochenta debido a la inflaci6n (De Janvry,














et al., 1986). El nmero de pequefos agricultores y de minifundios
ha aumentado mientras que la superficie de la tierra que ocupan se
ha mantenido invariable o ain disminuido, en algunos casos. Los
pobres rurales se estiman en 81.5 millones en 1980 de los cuales la
mitad son indigentes (FAO, 1988; Anexo II: 17).Las tendencies
recientes en la region muestran que la poblaci6n econ6micamente
active en la agriculture, en lugar de seguir disminuyendo, tiende
a mantenerse, y en algunos paises incluso a aumentar. En siete
paises, la tasa media de crecimiento annual de la poblaci6n ocupada
en la agriculture fue de 0.8% entire 1950 y 1960, de 0.7% entire 1960
y 1970 y de 0.3% entire 1970 y 1980; pero desde 1980 hasta 1987 esta
tasa subi6 a 1.7 (Durston, 1988). Los paises que cuentan con
informaci6n al respect son Argentina, Brasil, Colombia, Costa
Rica, Chile, M6xico y Venezuela. La region en su conjunto muestra
una disminuci6n en la tasa de crecimiento del product interno
bruto agricola que por tres decadas se mantuvo en 3.4% pero entire
1980-88 descendi6 a 2.3% y entire 1985-88 alcanz6 apenas el 1.9%.

El impact de los ciclos tecnol6gicos y los cambios en las
estructuras productivas rurales, donde se aprecian reforms y en
algunos paises contrarreformas agrarias, se expresa en una
estructura social altamente compleja donde coexisten sistemas de
producci6n muy desarrollados junto con empresas medianas y
economies campesinas. Frente a estos cambios, los hombres y las
mujeres rurales se han visto forzados a desarrollar diversas
estrategias de sobrevivencia. Las mujeres han enfrentado la
substituci6n de las tareas que el var6n migrant realizaba, entire
ellas, el desarrollo de nuevas actividades productivas, el paso de
trabajadoras de subsistencia a obreras de la agroindustria, el
abandon del campo para migrar a las ciudades en busca de empleo,
por lo general en el sector de servicio domestico. La correlaci6n
entire mayor participaci6n femenina en las tareas productivas
rurales y el menor tamafo en las unidades productivas y los niveles
de pobreza ha sido comprobada por varias investigadoras en Chile,
Perd, Colombia y Repdblica Dominicana (FAO, 1987 a; p.5).

La evoluci6n de la participaci6n femenina en la agriculture
debe analizarse en el context de los tres roles que desempenan las
mujeres: (a) reproducci6n biol6gica y social de los miembros de la
familiar, tareas generalmente intrasferibles dada la rigidez de los
patrons culturales; (b) producci6n de bienes para el autoconsumo
y para el mercado; y (c) manejo de las relaciones comunitarias. La
forma c6mo se combinan estas funciones, en raz6n de las necesidades
de la unidad campesina, determine la inserci6n de las mujeres en la
esfera econ6mica en una o varias de las siguientes categories
ocupacionales: asalariadas agricolas, empleadas domBsticas rurales,















trabajadoras familiares sin remuneracion, trabajadora por cuenta
propia, etc. Los limits entire unas y otras formas no son muy
precisos, y tal como lo sefala Arizpe hay que explorerr cuando
menos dos dindmicas de la participaci6n femenina en el sector
primario: una que va del trabajo familiar no remunerado hacia el
trabajo asalariado y otra en el sentido inverso hacia una
participaci6n mas intensive en ese trabajo familiar no remunerado"
(Arizpe, 1988, p.36-37).

Como se demostr6 en la Consulta Gubernamental de Seguimiento
de las Actividades de la CMRADR (Montevideo, 1987), los studios
sefalan un incremento sostenido de la participaci6n de las mujeres
rurales en las actividades productivas, sea en los sistemas
agricolas familiares, especialmente en los paises andinos y del
Caribe, sea en las empresas agricolas y agroindustriales para el
mercado interno y la exportaci6n. Ademds, algunos autores afirman
que, en ciertas zonas de la region, se ha producido una
"feminizaci6n" de la agriculture y que el nimero de hogares rurales
con jefatura femenina es creciente. Es obvio que la heterogeneidad
de la region en esta material es amplia y que adn al interior de
cada pais, las diferencias en los sistemas de producci6n imperante
original diversas modalidades de participaci6n femenina.




B. La division qendrica del trabajo


La penetraci6n de la tecnologia en el sector rural ha seguido
los patrons de la division del trabajo por genero. En la
actualidad, existen al menos tres formas de producci6n campesina en
la estructura agraria, cuyas implicaciones para el trabajo femenino
en el Area rural y el acceso al uso de tecnologias varia
fundamentalmente. Estas son: a) la unidad de producci6n familiar
agropecuaria de autosubsistencia; b) la unidad familiar de
producci6n agropecuaria orientada hacia el mercado, y c) las
unidades familiares independientes. La primera se encuentra
principalmente en los sectors mas aislados geogrdficamente. En
estas unidades, las mujeres llevan a cabo tareas de producci6n
agricola, agropecuaria .y artesanal que son principalmente valores
de uso; la segunda depend del mercado o de una empresa externa
(hacienda, plantaci6n o empresa estatal) para cubrir la mayor parte
de sus necesidades de consume. El trabajo femenino varia en funci6n
de las fluctuaciones del intercambio de recursos y bienes con el
mercado o la empresa externa; la tercera depend por complete del














mercado de trabajo para su sobrevivencia y reproducci6n y la venta
de fuerza de trabajo femenina esta condicionada por la cercania a
centros productivos agroindustriales o al mercados de trabajo
urban en el servicio domestico. (Arizpe,1988).

En el primer caso, la unidad domestica funciona como una
unidad de producci6n y reproducci6n aun cuando el trabajo que
desarrollan hombres y mujeres es diferente. (Capellin, 1977). Los
papeles de acuerdo con el genero son mas flexibles en la media en
que el nivel de la tecnologia y el tamaho del predio disminuyen
(Deere, 1977). Si el nivel de tecnologia es bajo, todos los adults
tendran que trabajar, y aunque las tareas productivas puedan ser
distintas, muchas son intercambiables, tal como se aprecia cuando
uno de los c6nyuges se ausenta temporalmente. El trabajo
reproductive diario y social recae mas sobre la mujer que sobre el
hombre, debido a que se hace una extension tdcita del papel
reproductive biol6gico de la mujer al papel reproductive social
(Noordam y Arriagada, 1982). Se ha sefalado que mientras la
division del trabajo por genero es muy heterogdnea en las
actividades productivas, en las reproductivas posee bastante
homogeneidad (Le6n y Deere, 1986; Arizpe, 1988). "En America Latina
y el Caribe, independientemente de la contribuci6n econ6mica que
las mujeres rurales hagan con su trabajo, ellas cargan con la
responsabilidad de las tareas reproductivas: trabajo domestico,
crianza y cuidado de los nihos', atenci6n a los mayores y a los
enfermos y mantenimiento de las relaciones familiares" (Le6n y
Deere, 1986 p.14).

En la media que aumenta la tecnologia y el tamaho del predio
y se venden products en el mercado (que corresponderia al segundo
caso) la mujer se ve marginada de las tareas agricolas, que quedan
a cargo del hombre. Probablemente esta situaci6n se genera debido
al aumento del trabajo reproductive realizado en el hogar, como por
ejemplo, preparaci6n de la comida para los trabajadores, cultivo de
un huerto y cuidado de los animals. Este tipo de trabajo puede
interferir con la creciente racionalidad de la actividad agricola,
por lo que puede ser poco provechoso que la mujer del productor
trabaje directamente en el predio. A ello se agrega un fuerte
component cultural que sostiene que a las mujeres les corresponde
la ejecuci6n de las actividades domesticas dentro del hogar. En los
niveles mas bajos de subsistencia, las condiciones son tan
precarias que obligan a las mujeres a trabajar en los campos; pero
pasado cierto umbral de satisfacci6n de las necesidades basicas, el
peso de la cultural adquiere mayor importancia y las relegan a la
esfera domestica.















En el ultimo caso, de los asalariados temporales o
permanentes, la division del trabajo es mas rigida: los hombres
trabajan en tareas productivas y las mujeres en tareas
reproductivas en su hogar. S61o en el caso en que exista una oferta
de empleos y que las mujeres puedan dejar a sus hijos a cargo de
alguien o sean lo suficientemente grandes para quedarse s6los, las
mujeres trabajardn fuera del hogar, situaci6n que se aprecia
especialmente en las areas de la agriculture de exportaci6n: la
fruticola en Chile, la floricultura en Colombia, el cultivo del
mani en el Brasil y de las fresas en Mexico.

Son various los factors que determinan la divis6n del trabajo
por genero en los sistemas agricolas. Ademds de las caracteristicas
de clase social, son importantes: el tipo de cultivo, la intensidad
de mano de obra familiar, la fase del ciclo de vida y el tamaho de
la familiar y la integraci6n geogrdfica de la region a los centros
de desarrollo econ6mico. (Le6n y Deere, 1986).

Estudios a nivel micro han demostrado que en las pequeias
unidades campesinas las mujeres participan en las labores de
siembra, fertilizaci6n, deshierbe, cosecha, trillado, cuidado de
animals y recolecci6n de forraje. Ain mas, la division de trabajo
por genero indica que hombres y mujeres pueden trabajar en el mismo
campo de actividad (por ejemplo, cultivo de papa), pero las
tecnicas y tareas del ciclo'productivo se dividen en acciones que
pueden ser especificas para cada sexo. (Ashby, 1985; 19). En
America Latina existe una gran diversidad de situaciones de
division gendrica del trabajo agricola que estan adn por ser
estudiadas. Una de las limitaciones de la mayoria de los studios
es la de dejar de lado las diferencias especificas de la division
del trabajo al interior de cada product.





RELACIONES ENTIRE LAS ACTIVIDADES PRODUCTIVAS FEMENINAS Y
LA TECNOLOGIA AGRICOLA




De acuerdo con los capitulos anteriores las mujeres participan
en casi todas las tareas productivas y la division del trabajo con
el var6n depend del tamafo del predio, los sistemas agricolas, el















tipo de cultivo y la asociaci6n entire trabajo en la parcela y
trabajo asalariado, asi como del ejercicio de los roles
reproductivos y comunitarios.

En este context se analizardn los vinculos entire las mujeres
y la tecnologia teniendo en cuenta: las herramientas para la
producci6n, la mecanizaci6n, los insumos agricolas, y la toma de
decisions sobre adopci6n de tecnologia y fuerza de trabajo.

La mayoria de los studios sefalan que las mujeres rurales de
America Latina y el Caribe no usan tractores ni medios mecanicos
para el cultivo. En la zona central de Chile, area de policultivo
las labores que ejecutan las campesinas en la explotaci6n
familiar son variadas y necesarias para la explotaci6n del predio,
pero ellas no ejecutan las actividades que requieren mayor esfuerzo
fisico e implican manejo del arado, tractor, rastra, bombas
fumigadoras, etc. En general, el trabajo de la mujer esta al margen
del empleo de maquinarias y vehiculos y, por el contrario se aplica
a aquel que puede realizarse con las manos o con herramientas
pequefas como azad6n, rastrillo y otras. (Aranda, X. 1982). Tambidn
para el Caribe se indica que las mujeres desarrollan actividades
agricolas en las que no se require instruments tecnicos o
mecanicos, en tanto que los hombres desarrollan actividades que
requieren el uso de aparatos tecnicos o mecanicos como fumigadores
y tractores (Reddock y Huggins, 1988a). Ello confirm lo observado
por Deere y Le6n (1982) en Colombia y Peri donde concluyen que en
zonas de agriculture minifundista las mujeres rara vez usan
implementos agricolas, en tanto que en regions con mayor
desarrollo capitalist utilizan un azad6n liviano para el desyerbe.
".. pero las herramientas mas pesadas picos, palas y azadones mAs
pesados son consideradas que solamente pueden ser usadas por los
hombres y por consiguiente las labores que requieran su uso
consideradas como tareas masculinas"( Ibid. pag.124). Las autoras
concluyen que en terminos generals, las mujeres tienden a
participar menos en labores que requieran instruments o
implementos y ambos sexos consideran que la mujer es menos
productive en esas labores. Esta division tecnica del trabajo que
subordina a la mujer es uno de los elements basicos que determine
la dificultad de acceso de las mujeres a las nuevas tecnologias,
puesto que en la media que se introduzcan nuevas tecnologias a
esas actividades, adquieren.mayor status y pasan a ser de dominion
masculine (Anderson, 1988), como ha ocurrido en el caso de la caia
de az~car en el Caribe (Reddock y Huggins, 1982b).

Las mujeres tienden a participar en todas las tareas agricolas
de cultivos de subsistencia, pero s61o en las tareas no mecanizadas














en cultivos comerciales tales como, arroz de regadio algod6n, cafe
y cafa de azicar. El sector de agriculture commercial en grandes
unidades de producci6n present una rigida division sexual del
trabajo en la cual la variable mecanizaci6n es decisive y tiende a
excluir a las mujeres. En efecto, los cambios tecnol6gicos que se
han centrado en la mecanizacion privilegian aquellas tareas de
cardcter repetitive, "mecanico", que en algunos casos realizaban
predominantemente las mujeres. Esta situaci6n fue documentada
abundantemente para paises africanos en los anAlisis del impact de
la "revoluci6n verde". La evidencia empirica acumulada para America
Latina y el Caribe es insuficiente para aceptar o refutar esta
afirmaci6n. Un studio de Chile sefala, sin embargo, que"...un
temprano process de exclusion de las mujeres del mundo laboral de
las haciendas, obedeci6 a cambios tecnol6gicos -al introducir
maquinaria para la ordefa durante el primer period de sustituci6n
de importaciones, desaparecen las ordeiadoras y la lecheria se
transform en una actividad masculina". Tambidn hubo cambios en la
forma de pago del salario agricola: "al aumentar de trabajadores
asalariados con dinero se reduce las regalias, entire ellas la
alimentaci6n, lo que tiene como consecuencia la pdrdida de trabajo
de las cocineras" (Valdds, 1988 p.401)

Es dificil dada la poca informaci6n existente, estimar la
influencia de las mujeres en la toma de decisions relatives al
manejo agricola de las fincas. En una investigaci6n en profundidad
realizada por Deere y Le6n en comunidades rurales de Perd y
Colombia, se demostr6 que: (a) la incidencia de las mujeres en las
decisions acerca del uso de insumos se incrementaba a media que
el tamaho de la finca era menor; y (b) las mujeres eran quienes
tomaban las decisions sobre el uso de semillas y fertilizantes en
el 52% de las fincas mis pobres y en el 27% de las mds ricas
(Ashby, 1985; 9-10). Estos datos no pueden adn generalizarse pero
muestran niveles mayores de incidencia del mundo femenino en la
adopci6n tecnol6gica de lo que podria esperarse.

Aunque los cambios tecnol6gicos han privilegiado a los predios
medianos y grandes, no han dejado de afectar a los pequefos y,
especialmente en lo relative a la adopci6n de variedades y al tipo
de fuerza motora utilizada en las labores agricolas. En Mexico,
25% de los productores campesinos hace uso de fertilizantes (versus
83% de los grandes empresarios), 21% usa el tractor y 66% la fuerza
animal versus 42% de los grandes empresarios (CEPAL, 1982). En
Brasil, entire 1970 y 1980, los campesinos han aumentado el uso de
energia mecdnica y animal, desplazando energia humana. En Chile y
Brasil, se percibe un aumento de abonos agroquimicos principalmente
en los grandes empresas, ya que en el caso de los pequehos















productores significant costs monetarios crecientes (CEPAL/FAO,
1986a). En lo relative al uso de semillas mejoradas en especial
del maiz, que se muestra en el cuadro 6, en Colombia, El Salvador
y Mexico el uso es much mayor en los predios de mayor tamaho, sin
embargo la adopci6n en pequehos predios de las nuevas variedades de
maiz es important en El Salvador. Un studio de la pequeia
agriculture en Chile (Echehique y Rolando, 1989) muestra que las
mayores brechas tecnol6gicas entire la economic campesina y la
economic capitalist se encuentra en los siguientes cultivos:
trigo, avena de secano, maiz, frejol de consume interno, papas y
maravilla 3.

Un area en la que la tecnologia se ha adoptado intensivamente
y en la cual las mujeres han jugado un papel important como mano
de obra, es la agroindustria. En ella, el trabajo de las mujeres
se concentra en las fases menos tecnificadas, es decir mds
manuales, donde hay uso muy poco intensive de capital. El process
en si es altamente tecnol6gico, en el sentido de que la
organizaci6n al interior de la industrial concentra al personal por
tareas claramente diferenciadas y jerdrquicas e introduce
exigencias minimas de rendimiento, con una division generica muy
notoria, donde las mujeres estAn en posici6n subordinada y los
capataces y supervisors son hombres (Medrano, 1982).

Es habitual que las agroindustrias se ubiquen en las cercanias
de pequehos pueblos o de la gran ciudad, donde es facil captar la
mano de obra estacional necesaria para su funcionamiento. Esto
plantea la interrogante acerca del origen de las mujeres ocupadas
en la agroindustria, que en el caso de Chile y en el sector de la
fruticultura, es semiurbano (Valdes, 1988) y en el caso de la
floricultura en la sabana colombiana esta casi inserto en la
capital (OEA/CIM, 1982, Silva, 1982). Por el contrario, son mujeres
rurales las que trabajan en la agroexportaci6n de los cultivos
tradicionales como cafe, tabaco y algod6n de Centroamerica
(Instituto Nicaraguense de la Mujer, 1987, Madden, 1986, Buvinic,
1982). El trabajo realizado por las mujeres en la agroindustria es
de caracter temporal y cubre entire tres y seis meses al afo (Arizpe
y Aranda, 1988; Valdes, 1988; Medrano, 1982, Silva, 1982). En
cambio, s6lo en situaciones excepcionales como las provocadas por
la guerra en Nicaragua el trabajo femenino tiende a ser
mayoritariamente stable y permanent (Instituto Nicaraguense de la
Mujer, 1987). El caracter temporal del trabajo asalariado femenino

3 La maravilla es un product que se utiliza como loci6n
natural antiinsectos en muchas regions.















deriva en parte de la estacionalidad del cultivo, pero tambidn de
los condicionantes gendricos que sit-dan el trabajo femenino en una
posici6n secundaria y de apoyo a la economic familiar. Estos
aspects tambien incident fuertemente en el monto de los salaries
pagados a las obreras del sector de la agroindustria. Tal como se
afirma en el caso de las fresas de Mexico "...los bajos costs de
la mano de obra, que en su mayor parte le otorgan "ventajas
comparativas" a la agroindustria mexicana de la fresa en el mercado
international, estdn basados en las "desventajas comparativas" de
las mujeres en el mercado de trabajo" (Arizpe y Aranda, 1988,
p.229). Esta afirmaci6n parece valida tambidn para los demas
cultivos agroindustriales de la region.

J. Ashby estudia la incidencia que pueden tener las mujeres
rurales de las pequeias unidades de producci6n agricola, en las
decisions sobre adopci6n de tecnologias desarrolladas por el
sector pdblico, de acuerdo a la siguiente tipologia:

i) mujeres amas de casa que evaluaran los beneficios de la
tecnologia agricola en terminos de c6mo esta afecta los gastos
del hogar y de la calidad de vida esperada. Estas mujeres
pueden incidir en la adopci6n de decisions dada la influencia
que tienen en el manejo de la finca como factor central de la
sobrevivencia familiar;

ii) mujeres miembros de unidades agricolas que no general
suficientes ingresos para cubrir las necesidades familiares y
que en su mayoria trabajan en labores agricolas en la pequeia
parcela. Esta categoria evaluarA la tecnologia agricola en
terminos de su efecto en la distribuci6n del tiempo de trabajo
y en la composici6n de ingresos y gastos de la unidad de
producci6n. Estas mujeres pueden influenciar decididamente en
rechazar tecnologia que require trabajo adicional en las
pequefas fincas, a menos que genere suficientes ingresos para
contrarestar dicho trabajo adicional o que se introduzcan
tecnologias que alivien la carga de trabajo de las tareas
dom6sticas;

iii) mujeres en unidades minifundistas con mayor y mejor acceso a
la tierra que pueden ser clients de tecnologias poco
sofisticadas, compatibles con la huerta de alimentos de
subsistencia. Ellas se pueden beneficiary adn mds de cambios
tecnol6gicos que incrementen la provision de bienes de primera
necesidad que ellas tienen que adquirir.














Los cambios tecnol6gicos afectan las actividades de las
mujeres en la producci6n agricola y son, a su vez, mediados por la
intervenci6n de dstas en las decisions sobre adopci6n de
tecnologia. En consecuencia, aceptado el principio de
no-neutralidad de la tecnologia ante los generous, es indispensable
para los prop6sitos de la investigaci6n y el desarrollo
tecnol6gicos identificar quidn hace los trabajos en la agriculture
y cudles son dstos, c6mo intervienen hombres y mujeres en la
producci6n de cada cultivo, c6mo se toman las decisions sobre uso
de insumos tecnol6gicos y adopci6n de paquetes tecnol6gicos en las
economies campesinas.





EFECTOS SOCIALES DE LOS CAMBIOS TECNOLOGICOS



Con excepci6n de la afirmaci6n traditional de que la
modernizaci6n tecnol6gica ha desplazado a las mujeres de su
participaci6n en ciertas process productivos y comunitarios (lo
cual es s61o parcialmente cierto dada la complejidad del problema),
los efectos de los cambios tecnol6gicos sobre los papeles que
desempefan las mujeres en la familiar y en la comunidad no han sido
investigados suficientemente.

El desarrollo tecnol6gico puede afectar los roles sociales de
las mujeres y su status en tanto: (a) modifique su capacidad de
intervenir en process comunitarios y le permit adquirir mayor
autonomia; (a) introduzca cambios en las estructuras familiares; y
(c) modifique la carga de las tareas reproductivas femeninas y el
balance con otras actividades.

La generaci6n de una demand de mano de obra femenina por
parte de la agroindustria, ha tenido algunos efectos en las mujeres
que se han convertido en asalariadas rurales. El caso de las
trabajadoras temporeras en. la fruticultura en Chile pareciera
mostrar diferencias. Campaha (1985), analizando el caso de la
agroindustria en Chile muestra que las mujeres se transforman
cuando comienzan a trabajar fuera del hogar, y en la media que
sienten que ellas pueden sostener por si solas sus hogares. Al
obtener un mejor salario por un trabajo calificado, la mujer exige














mayor autoridad dentro del hogar, lo que posibilita una mayor
discusi6n y una toma decisions mas democrdtica dentro del hogar,
aunque ello no signifique un cambio en la distribuci6n generica del
trabajo al interior del hogar.

En el caso de las trabajadoras de la fresa en M4xico, se
sefala que la incorporaci6n de las mujeres campesinas al trabajo
industrial modifica sus condiciones de vida y residencia, pero que
ello no se ha expresado en un cambio cultural profundo. La mayoria
de las trabajadoras entrega la mayor parte de sus ingresos a sus
padres o los usa para el consume familiar, sin que ello haya
significado mayor independencia en la toma de decisions y, aunque
tienen algo mis de libertad para salir, dsta sigue siendo muy
restringida. En algunas tambidn se ha despertado un interns por
estudiar y por "progresar" (Arizpe y Aranda, 1988, p.227). Pese a
ello, y en la media que no se les ofrece posibilidades de trabajo
mas permanent, el matrimonio es adn la inica meta a la que
aspiran. Las diferencias entire los casos de Mexico y Chile se deben
probablemente a que en Mexico se trata de mujeres muy j6venes y sin
calificaci6n y en el caso de Chile son mujeres mayores con families
y que tienen mayores calificaciones laborales.


La discusi6n precedent deja en claro que el paso de la mujer
al trabajo extra-hogareho significa un gran cambio, mas important
que el tipo de trabajo al que accede o la tecnologia involucrada en
el. Cuando el paso al trabajo remunerado significa para las mujeres
un mejoramiento de su autoestima y una toma de conciencia de su
valor es cuando se puede esperar un cambio en la division del
trabajo en los papeles desempefados dentro del hogar.

Hasta el moment se ha discutido lo que convencionalmente se
entiende por tecnologia referida a tdcnicas, equipos y habilidades
que facilitan la actividad humana, pero tambidn hay que considerar
los arreglos sociales que permiten que el process productive se
lleve a cabo (Sen, 1985). En el caso de las mujeres, ello es much
mcs evidence en la media que son estas quienes realizan casi
exclusivamente las tareas reproductivas de los hogares campesinos,
asi como los arreglos domesticos que permiten la sobrevivencia de
la unidad familiar y la reproducci6n diaria de la fuerza de
trabajo. A continuaci6n se analizaran dos ejemplos del acceso
tecnol6gico en relaci6n con la reproducci6n biol6gica y la
reproducci6n diaria.














En cuanto a la reproducci6n biol6gica, cabe destacar la
importancia que tiene para las mujeres rurales de la region el
acceso a sistemas de salud que garanticen efectivamente una
reproducci6n adecuada y la necesidad de contar con sistemas de
control de natalidad adecuados a sus necesidades. Existe una gran
distancia entire las usuarias de sistemas anticonceptivos de las
regions urbanas y rurales. En las regions urbanas al menos un 25%
mds de mujeres usan anticonceptivos que en las zonas rurales
(Colombia, Ecuador, M6xico, Paraguay, Perd y Venezuela) (United
Nations, 1984) En Honduras, por ejemplo, en 1980 la tasa de
fecundidad de las mujeres urbanas era de 3.7 hijos por mujer en
tanto que la tasa de las mujeres rurales era de 8 hijos por mujer
(Parada, 1988). Sin embargo, en aquellos casos donde la tecnologia
modern de los anticonceptivos ha logrado estar a su alcance, las
mujeres rurales no siempre han hecho uso efectivo de ellos, aun
cuando han manifestado sus deseos de limitar el tamaho de sus
familiar. Esta contradicci6n se explica en parte por los fuertes
models culturales respect a la familiar, el valor econ6mico de los
hijos, la actitud hacia el cuerpo y la reproducci6n de las mujeres
rurales, y a ello contribute sin duda una mala difusi6n y
capacitaci6n en el uso de los metodos anticonceptivos.

En relaci6n con Ja reproducci6n de las condiciones de vida
diarias de los campesinos, un ejemplo paradigmitico de los intentos
de mejoramiento de las condiciones de vida de las mujeres rurales
ha sido el esfuerzo, realizado durante mas de tres decadas, por
introducir el uso de las estufas mejoradas para los hogares
campesinos. Varios factors estdn involucrados en el intent de
introducir ese advance tecnol6gico: ahorro de recursos naturales;
ahorro de tiempo y energia para las mujeres; mejoramiento de las
condiciones de salud al evitar el humo mientras la mujer cocina.
Estos intentos datan de los afos cuarenta y no han logrado
introducirse exitosamente en gran escala, pese al apoyo
international con que contaron; se calcula que hacia 1983 habia 100
proyectos y programs de estufas mejoradas (Krugmann, 1988).

Hay un element comin en las dificultades para la introducci6n
de tecnologias como el control natal (de alta sofisticaci6n) y de
las denominadas "tecnologias apropiadas" para el apoyo domestico y
es que en la mayoria de los casos no se ha prestado la atenci6n
debida a las preferencias y necesidades de las usuarias. En el caso
de las estufas mejoradas, se mostr6 que algunos sistemas antiguos
eran mas eficientes y al mismo tiempo cumplian mas funciones que
los nuevos models (Cowley, 1985), por ejemplo el humo cumplia
funciones adicionales al aumentar la impermeabilizaci6n de la
vivienda, aspect que no se consider inicialmente. En el caso de














los mdtodos de control natal, 6stos demostraron ser cars y de
dificil manejo y no tuvieron en cuenta las limitaciones culturales
y materials que dificultan que las mujeres puedan controlar su
reproducci6n.

Se han elegido estos ejemplos para mostrar dos aspects que
merecen mds atenci6n: en primer lugar, la necesidad de contar con
tecnologias destinadas al sector mas olvidado y a la vez
fundamental para la producci6n, que es el trabajo domestic
reproductive; y en segundo lugar, que se tengan en cuenta las
necesidades de las futuras usuarias en el disefo, el acceso y el
uso de las tecnologias.





AREAS PRIORITARIAS DE INVESTIGATION Y ACCION



A. Orientaciones de cardcter general


Debido que la integraci6n de las mujeres en el desarrollo
agricola y rural esta dada en contextos socioecon6micos y sistemas
de producci6n precisos, no es vAlido formular recomendaciones para
la investigaci6n agricola y la transferencia de tecnologia que
beneficien a las mujeres, sin antes hacer referencia a los
lineamientos generals que deben orientar las political en esta
material. Tales political deberAn: (a) ser adecuadas a las
necesidades de los paises y de la region; (b) beneficiary al sector
campesino productor de alimentos; y (c) contribuir a la superaci6n
de la pobreza y a la equidad, social y de g6nero, de las sociedades
rurales en la region. S61o en un marco de political tecnol6gica de
esta naturaleza, es viable que las mujeres sean participes y
beneficiaries del process de cambio tecnol6gico.

En primer lugar, frente a la expansion del sector privado y de
los centros internacionales de investigaci6n agricola en la
generaci6n de tecnologia, es necesario mantener la capacidad
tecnol6gica del sector publico para que oriented el cambio
tecnol6gico de acuerdo con intereses nacionales, evite la adopci6n
de tecnologias depredadoras del medio ambiente y proteja los














intereses de los y las trabajadoras del campo. El sector pdblico,
ademis de formular y adoptar political generals, debe favorecer la
investigaci6n y la transferencia de tecnologia a los pequefos
productores al tiempo que el sector empresarial de agriculture
commercial esta en capacidad de pagar los costs privados de estos
process. Razones de orden social y estrategias en terminos de
seguridad alimentaria, justifican que el sector pdblico invierta
preferentemente sus recursos de investigaci6n agricola al
mejoramiento tecnol6gico de las pequehas explotaciones.

El Plan de Acci6n para el Desarrollo Agricola y Rural en
America Latina y el Caribe presentado por la FAO a los gobiernos en
la Conferencia de Recife en 1987 y acogido por ellos propone que se
haga un esfuerzo en la reconstrucci6n de la capacidad institutional
de investigaci6n agricola, que ha sido duramente afectada por la
crisis econ6mica de los paises, y que dicho esfuerzo se concentre
en: el aporte de tecnologia apropiada para pequefos agricultores y
el apoyo a los esfuerzos de investigaci6n y enseianza t6cnica de
las asociaciones de agricultores y empresas privadas nacionales.
Mas concretamente, afirma que "la transformaci6n tecnol6gica de los
productores de pequefa escala debera ser objeto de elevada
prioridad en el gasto publico. Para ello es necesario reforzar los
sistemas de ensefanza y extension para que puedan reconocer y
transmitir tecnologias apropiadas en una manera y a un precio tales
que sean asequibles a los pequefis agricultores. Habida cuenta de
las limitaciones existentes en cuanto al gasto pdblico, otros
6rganos, tales como las organizaciones de agricultores, los
sindicatos de campesinos, las organizaciones no gubernamentales y
los abastecedores de products para la explotaci6n agricola,
deberian ser llamados a desempefar una funci6n mds amplia en la
tarea de proporcionar services de extension agricola a los
productores en pequeia escala. Hay tambien amplio margen para la
cooperaci6n regional en el process de transformaci6n tecnol6gico.
(FAO, 1988; Plan de Acci6n: 14)

En segundo lugar, se require adoptar reforms institucionales
que permitan ampliar o promover la participaci6n de los usuarios en
el process de toma de decisions de los organismos de investigaci6n
y extension y abrirle espacio a las mujeres en la poblaci6n de
usuarios.

En tercer lugar, la mayor descentralizaci6n administrative y
la participaci6n de los recursos locales, es una estrategia
complementaria para reorientar la generaci6n y adopci6n de
tecnologia hacia las necesidades locales y de los pequehos
productores.














La investigaci6n y difusi6n deberia emprenderse con un enfoque
de sistemas de explotaci6n agricola y aplicado al studio de la
dindmica intrafamiliar y la division del trabajo al interior de la
explotaci6n. Con este enfoque, la investigaci6n econ6mica y
antropol6gica deberia constituir parte del esfuerzo de
investigaci6n tecnol6gica. S61o asi pueden venir a la luz
cuestiones "como la funci6n que desempefan las mujeres campesinas
en el cuidado de plants y animals, o los efectos, en la adopci6n
de tecnologia, de la division del trabajo familiar y de los
sistemas de obtenci6n de mano de obra entire parientes y con arreglo
a acuerdos de reciprocidad ..." (FAO, 1988; Informe Principal: 60).

El marco anteriormente esbozado favorecerd la adopci6n de las
siguientes recomendaciones o medidas en favor de las mujeres
productoras rurales.



B. Areas prioritarias de acci6n para los gobiernos. los centros
de investigaci6n agricola y la FAO


1) Para los qobiernos y centros de investigaci6n

Adoptar reforms institucionales y crear unidades tecnicas que
trabajen en favor de la participaci6n de las mujeres en los
process de generaci6n y transferencia de tecnologias agricolas.

Asignar recursos financieros al studio de los problems sobre
el impact de la tecnologia agricola sobre las mujeres rurales y a
process de transferencia de tecnologia en los cuales las mujeres
sean, junto con los hombres, beneficiaries directs. Asignar los
recursos humans necesarios, buscando promover la contrataci6n de
mujeres en las instituciones de investigaci6n y de asistencia
tdcnica agricola, capacitar el existente, para la integraci6n de
los intereses de las mujeres en los process tecnol6gicos a nivel
agropecuario, pesquero y forestal.

Ampliar los diagn6sticos sobre la participaci6n de las mujeres
en las tareas agricolas.y en las decisions de manejo de la unidad
de producci6n. Esto implica realizar sustancialmente la recolecci6n
de la informaci6n estadistica introduciendo la variable de gdnero
en Censos Agropecuarios, Encuestas de hogares y studios
especificos, especialmente los relacionados con la estructura del
trabajo en las unidades agricolas.














Disefar metodologias que integren la identificaci6n de las
necesidades de las mujeres en el diseho y transferencia de
tecnologia agricola. Esto a su vez, require una adecuada
selecci6n de clients beneficiaries en la cual las mujeres sean
detectadas como grupos especificos.

Crear una red de trabajo con experts sobre el tema en los
Centros de Investigaci6n Agricola nacionales e internacionales,
tanto gubernamentales como no gubernamentales, y en las
universidades para asegurar que la investigaci6n sobre las mujeres
rurales y su relaci6n con la tecnologia llegue a los investigadores
agricolas quien son, en su mayoria, varones.

Incluir a las mujeres en la capacitaci6n de los programs de
investigaci6n en fincas.

Destinar fondos a la investigaci6n bdsica sobre distribuci6n
del tiempo y flujo de los recursos entire los diferentes miembros de
los hogares rurales.

Desarrollar y difundir tecnologias apropiadas para las tareas
dom6sticas y de abastecimiento de agua y energia que las mujeres
realizan, con el fin de permitirle aumentar su productividad
laboral en las tareas agricolas, manejar adecuadamente el medio
ambiente circondante, y mejorar 'sustancialmente la calidad de vida
de ellas y sus families. Estas tareas requieren el apoyo de
mecanismos de difusi6n acordes con las particularidades de las
zonas rurales, el nivel educativo de las mujeres y la organizaci6n
de sus tiempos de trabajo y el acceso a diferentes medios de
comunicaci6n.

Disefar y poner en march mecanismos de seguimiento y
evaluaci6n sobre la participaci6n de las mujeres rurales en la
generaci6n de tecnologias agropecuarias y en la toma de decisions
al respect, sobre c6mo se benefician las mujeres de los process
de transferencia y cudles son sus actitudes frente a la adopci6n de
insumos tecnol6gicos, asi como sobre qud impact positiveo o
negative sobre las condiciones de las mujeres rurales van teniendo
las decisions y acciones en el campo de la tecnologia agricola.



2) Para la FAO

Asistir a los paises en la introducci6n de reforms
institucionales y en el mejoramiento de su capacidad de manejo de













los process tecnol6gicos, de tal manera que se garantice que los
intereses de los campesinos y de las mujeres esten adecuadamente
representados y gestidos.

Dar asistencia a los paises en la tarea de diseiar
metodologias para identificar las necesidades de las mujeres en la
creaci6n, mejora y transferencia de tecnologia agricola, de las
variedades y tecnicas de cultivo y la producci6n pecuaria.

Promover la reorientaci6n del desarrollo de los sistemas
agricolas de acuerdo con la dindmica intrafamiliar y la division
del trabajo en las unidades de explotaci6n agropecuaria.

Asistir a los paises en el disefo de models de recolecci6n de
datos (tanto en censos agropecuarios como en encuestas) para
desagregar la informaci6n por sexo.

Apoyar la preparaci6n de material de investigaci6n y
capacitaci6n para integrar las necesidades de las mujeres en los
sistemas de extension para las pequefas explotaciones
agropecuarias, y en las actividades forestales y pesqueras.

Apoyar la creaci6n de redes de trabajo regional o subregional
que aseguren el establecimiento de vinculos mds fuertes entire las
instituciones de investigaci6n y desarrollo tecnol6gico y las
necesidades de la poblaci6n femenina rural.

Promover reuniones o talleres de trabajo para un intercambio
entire investigadores agricolas y extensionistas para asegurar que
la tecnologia desarrollada sea realmente dtil y apropiada a las
necesidades de los campesinos.












BIBLIOGRAYIA


Altieri, M.




Anderson, M.



Aranda, X.




Aranda, X.



Aranda, X.




Arimana, A.C.




Arizpe, L.





Arizpe, L.
y Aranda, J.




Ashby, J.
y Gomez, S.

Bengoa, J.


Contribuciones potenciales de la agroecologia al
desarrollo rural de America Latina. Informe a la
Fundaci6n Jessie Smith y la Fundaci6n Ford,
Berkeley, USA, Universidad de California, 1988.

Technology transfer: implications for women. En
Gender roles in projects, Overholt et.al. (eds.),
Connecticut, Kumarian Press, 1988.

El diptico campesina-asalariada agricola. En Debate
sobre la Mujer en America Latina v el Caribe 2, Las
trabaiadoras del aqro, Le6n, M. (ed.), Bogota,
Colombia, ACEP, 1982.

El nuevo protagonismo social femenino y sus
escenarios en los ahos ochenta. Santiago, Chile,
CEPAL, LC/L.470 (CRM.4/8), 1988.

La mujer rural como actor social en los iltimos
diez ahos. En El decenio de la muler en el
scenario latino-americano: realidades y perspec-
tivas, Santiago, Chile, CEPAL, LC/G.1372, 1986.

La toma de decisions en los pueblos j6venes: Lcosa
de hombres?.. En Muier: las calladas hablan, Turner,
H.J. (ed.), Silver Spring, Maryland, International
Educational Development, 1982, pp. 11-26.

La participaci6n de la mujer en el empleo y el
desarrollo rural en America Latina y el Caribe:
trabajo de sintesis. En Debate sobre la Mujer en
America Latina v el Caribe, Las Trabaladors del
Agro, Aranda, J. (ed.), 1988.

Las obreras de la agro-industria de la fresa en
Zamora, Michoacan. En Las muieres en el campo,
Aranda, J. (ed.), Oaxaca, Mexico, Instituto de
Investigaciones Sociol6gicas de la Universidad
Aut6noma Benito Juarez, 1978.

Women, Agriculture and Rural Development in Latin
America., Cali, Colombia, IFDC y CIAT, 1985.

Cuestiones de desarrollo rural alternative. En
Estudios Rurales Vol. 8 n. 2, 1985.













Bryceson, D.




Buvinic, M.



Campaia, P.





Capellin, P.





Carafa, Y.




CEPAL



CEPAL



CEPAL/FAO


CEPAL/FAO



CEPAL/FAO


Women and technology in developing countries:
technological change and women's capabilities and
bargaining positions. Habana, Cuba, INSTRAW/BT/
1985/CRP.3, 1984.

La productora invisible en el agro-centroamericano.
En Las trabajadoras del agro, Le6n, M. (ed.),
Bogota, Colombia, 1982.

Women's rural labour and differential forms of
capitalist development: a comparative study in
three contrasting situations in Peru and Chile.
PhD thesis, University of Durham, Department of
Anthropology, 1985.

Estructura productive capitalist y trabajo
femenino: las condiciones de existencia del trabajo
femenino en el Brasil. Trabajo presentado al Primer
Simposio Mexicano-Centroamericano de Investigaci6n
sobre la Mujer, Mexico, 1977.

Las tecnologias apropiadas y su uso en proyectos
productivos a nivel comunal. Documento del proyecto
Tecnologia apropiada para la mujer campesina, CIM-
OEA. (No publicado).

Crisis y desarrollo en America Latina y el Caribe.
En Revista de la CEPAL, n. 26, Santiago, Chile,
CEPAL, LC/G.1350, 1985.

Economia campesina y agriculture empresarial:
tipologia de productores del agro mexicano. Mexico,
Editorial Siglo XXI, 1982.

Agriculture campesina en America Latina y el
Caribe. Santiago, Chile, CEPAL/FAO, RLAC/86/49-DEU-
2, LC/L.405, 1986.

El crecimiento productive y la heterogeneidad
agraria. Santiago, Chile, CEPAL/FAO, RLAC/86/34-
DERU-23, LC/L.396, 1986.

Estrategias de sobrevivencia en economies
campesinas: el rol de la mujer, Santiago, Chile,
1983. Documento base para la Mesa Redonda sobre
Estrategias de sobrevivencia en economies
campesinas: el rol de la mujer, Bogota, Colombia,
1983.












Cowley, D.


Crummet, M.





Dagnino, R.



Deere, C.D.





Deere, C.D.
y Le6n, M.



De Janvry, A.,
Runsten, D.
y Sadoulet, E.

De Janvry, A.,
Sadoulet, E.
y Wilcox, L.

Dottin, M.



Durston, J.



Errdzuriz, M.


Estufas: el fuego abierto es todavia preferido. En
El CIID Informa, octubre de 1985.

Migraci6n rural femenina en America Latina y El
Caribe y su efecto en las pequefas unidades
campesinas. En Muieres campesinas en America
Latina, Santiago, Chile, FAO, Oficina Regional para
America Latina y el Caribe, 1987.

La reorientaci6n del desarrollo de America Latina y
de las nuevas tecnologias. Santiago, Chile, CEPAL,
LC/R.653, 1988.

The agricultural division of labour by sex: myths
and facts and contradictions in the Northern
Peruvian Sierra. Trabajo presentado al panel de
mujer en la reuni6n The New Marginals in the
Development Process, Houston, Texas, 1977.

Producci6n campesina, proletarizaci6n y la division
sexual del trabajo en la zona andina. En Las traba-
adoras del agro, Le6n, M. (ed.), Bogota, Colombia,
ACEP, 1982.

Technological innovations in Latin American agri-
culture. Programme papers series 4, San Jose,
Costa Rica, 'IICA, 1987.

Rural labour in Latin America. Geneva, Switzerland,
ILO, World Employment Programme Research, WEP 10-
6/WP 79, 1986.

Indicadores sobre mujer y familiar rurales en la
Republica Dominicana. Encuesta national de mujeres
rurales, 1985. Republica Dominicana, CIPAF, 1987.

Political de desarrollo rural en una estrategia de
desarrollo sostenido. En Revista de la CEPAL, n.
36, Santiago, Chile, CEPAL, LC/G.1536-P, 1988.

Las insuficiencias del desarrollo rural. En El
crecimiento productive y la heterogeneidad agraria,
Santiago, Chile, CEPAL/FAO, RLAC/86/34-DERU-23,
LC/L.396, 1986.











FAO



FAO






FAO



FAO


Fowler, C.,
Lachkovics,E.,
Mooney, P.
y Shand, H.

Garcia, P.



Garrett, P.





Graziano da
Silva, J.,
Kageyama, A.,
Romao, D.,
Neto, J.W.
y Guedes, L.

Institute
Nicaragiense
de la Mujer


Joekes, S.


Mujeres campesinas en America Latina. Santiago,
Chile, FAO, Oficina Regional para America Latina y
el Caribe, 1987.

El rol de la mujer en la familiar y en las activi-
dades econ6micas y productivas en la pequeia
empresa agricola. Documento para la IV Consulta
Gubernamental sobre el Seguimiento de la Conferen-
cia Mundial sobre Reforma Agraria y Desarrollo
Rural, Montevideo, Uruguay, FAO, 1987.

La Mujer Caribefa en la Agricultura. Santiago,
Chile, FAO, Oficina Regional para America Latina y
el Caribe, 1988.

FAO Plan de acci6n para el desarrollo agricola y
rural en America Latina y el Caribe. Potenciali-
dades del desarrollo agricola y rural de America
Latina y El Caribe. Vol. 5, Roma, FAO, 1988.

The laws of life: another development and the new
biotechnologies. En Development Dialogue: 1-2,
Uppsala, Finland, 1988.


La expansion de la fruticultura. El caso chileno.
En El crecimiento productive v la heterogeneidad
acraria, Santiago, Chile, CEPAL/FAO, 1986.

Tecnologia apropiada para pequefos empresarios:
algunas implicancias de la estratificaci6n social
para la investigaci6n en sistemas de producci6n
agropecuaria. En Estudios Rurales, Vol. 8 n. 2,
1985.

Tecnologia y campesinado: consideraciones sobre el
caso de Brasil. En Estudios Rurales, vol. 8 n.2,
1985.




Mujer y agroexportaci6n en Nicaragua. Managua,
Nicaragua, Centro de Documentaci6n del Instituto
Nicaragiense. de la Mujer, 1987.


La mujer y la economic mundial. Mexico, INSTRAW,
Editorial Siglo XXI, 1987.











Krugmann, H.


Le6n, M.,
Prieto, P.
y Salazar,
M. C.


Le6n, M.
y Deere, C.D.

Le6n, M.
y Deere, C.D.


Le6n, M.



L6pez-
Cordovez, L.


L6pez, C.
y Campillo,
F.


Medrano, D.





Ortega, E.



Parada, S.



Reddock, R.
y Huggins, J.


Estufas mejoradas: ZBeneficio o aparencia? En El
CIID Informa, enero 1988.

Acceso de la mujer a la tierra en America Latina.
Panorama general y studios de caso de Honduras y
Colombia. En Muieres Campesinas en America Latina,
Santiago, Chile, FAO, Oficina Regional para America
Latina y el Caribe, 1987.

La mujer y la political agraria en America Latina.
BogotA, Colombia, ACEP, Editorial Siglo XXI, 1986.

La mujer rural y el desarrollo del capitalism en el
agro colombiano. En Estudios Rurales, Vol. 2 n. 1,
1979.

Debate sobre la mujer en America Latina y el
Caribe. Tres volimenes. Bogota, Colombia, ACEP,
1982.

Agriculture y alimentaci6n. Evoluci6n y transforma-
ciones mds recientes. En Revista de la CEPAL, n. 16,
Santiago, Chile, 1982.

Problems te6ricos y operatives en la ejecuci6n de
una political para la mujer campesina. En Muier y
familiar en Colombia, Bonilla, E. (ed.), BogotA,
Colombia, Edit. Plaza y Janes, 1985.

Desarrollo y explotaci6n de la mujer: efectos de la
proletarizaci6n femenina en la agroindustria de
flores en la sabana de Bogota. En Debate sobre la
realidad colombiana, Le6n, M. (ed.), BogotA,
Colombia, ACEP, 1982.

Importancia del sector campesino en la agriculture
en la 6ptica de la CEPAL. En Revista de la CEPAL,
n. 35, Santiago, Chile, CEPAL, LC/G.1527-P 1988.

Las mujeres y el cambio demografico: estadisticas e
indicadores. Santiago, Chile, CEPAL, LC/L/173,
CRM4/11, 1988.

The itinerary of discrimination. En La muier
caribefa en la agriculture, Santiago, Chile,
FAO, Oficina Regional para America Latina y el
Caribe, 1988.











Reddock, R.
y Huggins, J.


Sen, A.


Schejtman, A.


Schumacher,
L., Sebastad,
J., y Buvinic,
M.

Silva, A.



Trigo, E.,
Pifeiro, M.
y Sabato, J.


Made redundant. The case of the sugar industry in
Trinidad and Tobago. En La muier caribefa en la
agriculture, Op. cit..

Women, technology and sexual divisions. UNCTAD/
INSTRAW, UNCTAD/TT/79, 1985.

Campesinado y biotecnologia, Notas para una
reflexi6n. En Desarrollo agricola y participaci6n
campesina, Santiago, Chile, CEPAL, LC/G.1551-P,
1988.

Limits to productivity: improving women's access
to technology and credit. International Centre for
Research on Women, 1980.


De mujer campesina a obrera florista. En Debate
sobre la realidad colombiana, Vol. 2, Bogota,
Colombia, ACEP, 1982.

La cuesti6n tecnol6gica y la organizaci6n de la
investigaci6n agropecuaria en America Latina. En
Process sociales e inovaci6n tecnol6qica, Pifeiro,
M. y Trigo, E. (eds.), San Jose, Costa Rica, IICA,
1983.


UNCTAD/INSTRAW Technology and women's status. Informe preparado
para la II Conferencia Mundial para el Examen y la
Evaluaci6n de los Logros del Decenio de las
Naciones Unidas para la Mujer: Igualdad, Desarrollo
y Paz, Nairobi, Kenya, 1985.


Valdds, X.


Feminizaci6n del mercado de trabajo agricola: las
temporeras. En Mundo de mujer: continuidad y
cambio, Santiago, Chile, Centro de Estudios de la
Mujer, 1988.


Wainerman, C. El trabajo femenino en el banquillo de los acusados.
y Recchini, Z. La medici6n censal en America Latina. Mexico,
Editorial Terra Nova, 1981.


Zegers, C.


Agricultural research and technology in Latin
America and the Caribbean. Documento de trabajo
preparado para FAO. (No publicado.)










En la misma series:


1. La mujer, los sistemas alimentarios y la agriculture, 1990
(Ar.-Ch.-E-F-I)

2. Rural Women and the Changing Socio-Economic Conditions in
the Near East, 1990
(Ar.-F-I)

3. Cuestiones derivadas de la diferencia de sexo con respect
a la seguridad alimentaria rural de los paises en
desarrollo, 1990
(E-F-I)


W/U2259




Mg 0 -0
Qq
. . .

I WS

lot

..........

















nN
IJ


Zw:
77




77_



..... .....

-00,
nA








. . . . .




WW", w", 2 `A-,


T: Koo








SE W

1 Ali
. . . . .



.70,








7,4:
io
WIT t,

All


!--7 7 7




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs