• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Prefacio
 Indice
 Introduccion
 El subdesarrollo en Africa: Consecuencias...
 Las investigaciones sobre nutricion...
 Papel que desempena la mujer Africana...
 Percepciones de la mujer en las...
 Conclusiones y recomendaciones
 Apendice
 Apendice
 Referencias
 Back Cover






Group Title: Estudio FAO : alimentacion t nutricion - 8
Title: Funcion de la mujer en la produccion y distribucion de alimentos y en la nutricion con particular referencia a africa un informe del grupo asesor del sistema de las naciones unidas sobre proteinas y calorias
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE PAGE TEXT
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00085094/00001
 Material Information
Title: Funcion de la mujer en la produccion y distribucion de alimentos y en la nutricion con particular referencia a africa un informe del grupo asesor del sistema de las naciones unidas sobre proteinas y calorias
Series Title: Estudio FAO : alimentacion t nutricion - 8
Physical Description: Book
Publisher: Food and Agriculture Organization of the United Nations
Place of Publication: Rome
Publication Date: 1979
 Subjects
Subject: Farming   ( lcsh )
Agriculture   ( lcsh )
Farm life   ( lcsh )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00085094
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Title Page
        Page i
        Page ii
    Prefacio
        Page iii
        Page iv
        Page v
        Page vi
    Indice
        Page vii
        Page viii
        Page ix
    Introduccion
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    El subdesarrollo en Africa: Consecuencias para la mujer y la nutricion
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Las investigaciones sobre nutricion y el papel de la mujer: Critica de los enfoques existentes
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    Papel que desempena la mujer Africana en la produccion, elaboracion y distribucion de alimentos
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Percepciones de la mujer en las estrategias para la alimentacion y la nutricion
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
    Conclusiones y recomendaciones
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
    Apendice
        Page 177
        Page 178
    Apendice
        Page 179
        Page 180
    Referencias
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    Back Cover
        Page 197
Full Text






7af ^ *-^^
*/*^II^p




SJ:cL~4 TPoo-+ s


STUDIO FAO: ALIMENTACION Y NUTRICION t


la function de la mujer
en la production y distribucion
de alimentos
y en la nutricion
con particular referencia
a africa

un informed
del
grupo asesor del sistema de las naciones unidas
sobre proteinas y calories
junio de 1977








ORGANIZATION DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA AGRICULTURE Y LA ALIMENTACION
Roma 1979

















































M-04

ISBE 92-5-300691-9


Las denominaciones empleadas en esta publica-
ci6n y la forma en que aparecen presentados
los datos que contiene no implican, de parte de
la Organizaci6n de las Naciones Unidas para la
Agriculture y la Alimentaci6n, juicio alguno
sobre la condici6n juridica de paises, territories,
ciudades o zonas, o de sus autoridades, ni
respect de la delimitaci6n de sus fronteras o
limits.







111


Proyecto


PREFACIO


La Secretaria del Grupo Asesor sobre Proteinas (GAP) se complace especialmente en
transmitir el informed que figure a continuaci6n, titulado "Funcion de la mujer en la
producci6n y distribuci6n de alimentos y en la nutricion, con particular referencia
a Africa". Este proyecto del GAP, iniciado a fines de 1975 y terminado en junio de
1977, fue possible gracias a un generoso subsidio del Organismo Sueco de Desarrollo
International (SIDA).
La Dra. Wenche Barth Eide, nutricionista noruega, fue la Consultora superior del
GAP al frente del proyecto; encabez6 un grupo multidisciplinario compuesto por la
Dra. Else Skjdnsberg, soci61oga noruega; el Dr. Achola Pala, antrop6logo de Kenya y
el Dr. Abdoulaye Bathily, historiador de la economia senegales. Durante el prolongado
process de preparaci6n, que comprendi6 investigaci6n, deliberaci6n, examen de mas de
100 textos pertinentes, visits a pauses y entrevistas, el grupo recibi6 valioso apoyo
de diversas personas y organizaciones. Durante la etapa de redaccion, el grupo conto
con la expert asistencia de la Sra. Abigail KrystalLy del Sr. David Millwood. Durante
todo el proyecto, el director del grupo fue asistido por la Sra. Gudrun Haan para el
manejo de todos los asuntos administrativos y de secretarfa.
En los ultimos afios, varias organizaciones e investigadores han hecho diversos
studios sobre el tema de la mujer. En la Conferencia Mundial de Alimentos de 1974,
la Conferencia Mundial del AHo Internacional de la Mujer en 1975 y varias otras reu-
niones internacionales se ha seflalado la necesidad de examiner la funci6n de la mujer
en la sociedad con miras a mejorar sus condiciones actuales que son insatisfactorias.
A la luz de dichas resoluciones, el GAP consider que habia llegado el moment de
emprender un esfuerzo important para analizar criticamente la abundante bibliograffa
sobre el tema y, en particular, hacerlo desde una perspective multidisciplinaria. De
este modo, podria afirmar la necesidad de un tratamiento "global" de la posici6n de la
mujer en la sociedad, especialmente con respect a su papel como principal proveedora
de alimentaci6n y nutrici6n.
Debido a las limitaciones de tiempo y de recursos, se consider necesario limitar
el proyecto a una zona geogrtfica. En consecuencia, se decidi6 concentrarse sobre la
situaci6n de la mujer en diversas parties de Africa. Como lo explican los consultores
en la secci6n introductoria del informed: "La raz6n basica para elegir a la mujer
africana ... es su posici6n clave en los sistemas africanos de producci6n. Pese a esta


I...











posici6n clave, hasta la fecha las investigaciones sobre la malnutrici6n en Africa
han desconocido en gran media las actividades de la mujer para el aprovisionamiento
de sus families". Se espera que, pese a este enfoque regional, los resultados y
conclusions sean tiles para empresas similares en otras regions del mundo. Tambien
se espera que el present informed, dada la complejidad de los problems en juego,
estimule el.intergs en studios futures del tema en la propia Africa.
Dentro de esta perspective, el informed debe ser considerado una contribuci6n
inicial a un largo process de debate y studio, encaminado, en u1timo t6rmino, a
lograr los cambios sociales, econ6micos y politicos indispensables para mejorar la
posici6n de la mujer en las sociedades del Africa, asf como en otras parties del mundo.
Dejemos ahora que el informed hable por sf mismo. La Secretaria del GAP desea
concluir este breve prefacio expresando su sincero reconocimiento a los integrantes
del grupo y a todos quienes colaboraron con ellos por su magnifico esfuerzo y
excelente contribuci6n a una causa tan just. Este agradecimiento tambi6n es exten-
sivo al Profesor Karl E. Knutsson, miembro del GAP, quien no s6lo concibi6 la idea
de este proyecto, sino que se interest en 61 continusmente, proporcionando su valioso
asesoramiento al grupo de consultores y otorgando amplio apoyo para su ejecuci6n a
esta Secretaria.

J. Schatan
Director de la Secretaria del GAP











FUNCTION DE IA MUJER EN LA PRODUCTION Y DISTRIBUTION DE ALIMENTOS
Y EN LA NUTRICION

Con particular referencia a Africa






Junio de 1977


Preparado por:
Wenche Barth Eide
Else Skj(nsberg
Abdoulaye/Bathily
Achola 0. Pala

Con contribuciones y supervision de:
Abigail Krystall
y
David Millwood


77-76823














INDICE


I. INTRODUCTION

1. Objetivos y alcance
2. Base de datos
3. Estructura del informed

II. EL SUBDESARROLLO EN AFRICA: CONSECUENCIAS PARA LA MUJER Y LA
NUTRICION

1. El subdesarrollo en Africa
2. Algunos mitos historicos sobre el subdesarrollo africano

III. LAS INVESTIGACIONES SOBRE NUTRICION Y EL PAPEL DE LA MUJER:
CRITICAL DE LOS ENFOQUES EXISTENTES

1. Investigaciones sobre las funciones de la mujer relacionadas
con la nutrici6n
a) Embarazo y lactancia
b) Suministro y preparaci6n de los alimentos
c) Distribucion de los alimentos en la familiar
d) Alimentaci6n de lactantes y niTos pequefios
e) Factores relacionados con la higiene

2. Estudios sobre el terreno

a) Estudios realizados en Aldeas de Gambia
b) Dos ejemplos de Nigeria
c) Estudios sobre la malnutrici6n en la parte septentrional
de la Repiblica Unida de Tanzania
d) Variaciones estacionales en el trabajo realizado por las
mujeres y la distribuci6n del tiempo de 6stas

IV. PAPEL QUE DESEMPERA LA MUJER AFRICANA EN LA PRODUCTION,
ELABORACION Y DISTRIBUTION DE ALIMENTOS

1. Introducci6n


1. ..










INDICE (continuaci6n)

2. Suministro y manipulaci6n de alimentos
a) Producci6n de alimentos
b) Elaboraci6n y preparaci6n de alimentos
c) Comercializaci6n de los alimentos

3. Acceso a los recursos
4. Efectos del cambio structural sobre las mujeres

V. PERCEPCIONES DE LA MUJER EN LAS ESTRATEGIAS PARA LA
ALIMENTACION Y LA NUTRICION

1. Marco para la planificaci6n de la alimentaci6n
y la nutrici6n

a) El concept de planificacion de la alimentaci6n
y la nutrici6n
b) Algunas premises fundamentals
c) El enfoque de las "necesidades basicas"

2. Necesidades basicas y el papel de la mujer

VI. CONCLUSIONS Y RECOMENDACIONES

1. Resumen y conclusions principles
2. Consecuencias para la investigaci6n y la Pcci6n

a) Criterios, valores y plan de investigation
b) Algunos problems que entrafa la combinaci6n
de disciplines en la investigaci6n y
la planificaci6n
c) Vinculacion entire la investigaci6n y la acci6n

3. Sugerencias para la continuaci6n del present studio

a) Organizaci6n de un seminario international
b) Deliberaciones a nivel regional y/o subregional en Africa


/...










INDICE (continuaci6n)


c) Deliberaciones a nivel national
d) Estudios comparativos anivel national
e) Investigaci6n operative y evaluaci6n en conexiOxi con
programs de las Naciones Unidas u otros programs
f) Analisis de la situaci6n en otras parties del mundo


APENDICE I

Directrices para examiner las actividades de las mujeres

REFERENCIAS


/...








-1-


I. INTRODUCTION

1. Objetivos y alcance

El present informed ofrece una evaluaci6n de la informaci6n de que se dispone
en la actualidad con respect a:
La funci6n de la mujer en la producci6n y la distribuci6n de alimentos y
la nutrition en Africa;
y
la media en que las condiciones en que las mujeres viven y trabajan tienen
influencia en la disponibilidad de alimentos y los niveles de nutrici6n de sus
families y comunidades.
La raz6n b6sica para elegir a la mujer africana como centro especial de interns
es su posici6n clave en los sistemas africanos de producci6n. Pese a esta posici6n
clave, hasta la fecha las investigaciones sobre la malnutrici6n en Africa ban desco-
nocido en gran media las actividades de la mujer para el aprovisionamiento de su3
families. Esto demuestra que en general no se reconoce la importancia de la mujer
como agent de nutrici6n y que las actuales estrategias de desarrollo no han sabido
utilizarlas eficazmente para lograr las mejoras perseguidas en material de existencia
de alimentos y niveles de nutrici6n. Ademis, en los casos en que las investigaciones
han considerado las responsabilidades de las mujeres en material de nutrici6n, no
han prestado suficiente atenci6n al efecto de la posici6n socioecon6mica de las
mujeres sobre la manera en que cumplen esas responsabilidades.
Concretamente, los objetivos del present informed son:
Evaluar hasta qu6 punto son correctas las orientaciones conceptuales y metodo-
16gicas de las actuales investigaciones sobre el papel de la mujer en la
producci6n y la distribucion de alimentos y la nutrici6n.
Indicar los vinculos entire la situaci6n en material de alimentos y nutrici6n
y diversos aspects de la funci6n de la mujer en la producci6n de alimentos,
utilizando informaci6n procedente de las investigaciones sobre nutricion y
las ciencias sociales.
Identificar nuevas orientaciones de la investigaci6n para proporcionar una
base para la planificaci6n y la ejecuci6n de programs practicos.
El punto de partida bAsico es que, para comprender la funci6n de la mujer en la
producci6n de alimentos y la nutrici6n, es esencial ubicarla en un context socio-
econ6mico y politico mrs amplio. Dado este punto de partida, algunas de las cuestiones
..








-2-


que orientan nuestra critical de la investigaci6n actual son la media en que:
las mujeres son explicitamente consideradas en las investigaciones sobre
los factors determinantes de los niveles nutricionales;
las actividades femeninas relacionadas con la nutrici6n son consideradas parte
de su trabajo total;
los cambios en los sistemas de producci6n se consideran importantes para
influir sobre el acceso de la mujer a los recursos y c6mo se perciben las
consecuencias para las condiciones de nutrici6n;
los cambios en los derechos de acceso de las mujeres se relacionan con cambios
en las modalidades nutricionales;
las propuestas de cambio reflejany onocimiento de la funci6n de la mujer
como agent de nutrici6n;
las estrategias de desarrollo national se evaluan en relaci6n con la equidad
y con las diferencias de repercusiones sobre mujeres y hombres.
A trav6s del informed y en nuestra presentacion de la experiencia recogida en Africa
en relaci6n con la mujer y la nutrici6n, deseamos sefialar a la atencion de los inves-
tigadores y planificadores interesados en Africa el important papel de la mujer en
la nutrici6n. Ademas, consideramos que las conclusions conceptuales y metodol6gicas
a que se lleg6 a partir de las observaciones recogidas en Africa pueden ser tiles
a los esfuerzos de desarrollo en otras parties del mundo, pese a las variaciones en
material de situaci6n structural y actividades.

2. Base de datos

El present informed se basa en datos procedentes de historic, nutrici6n, socio-
logla y antropologla social y en documents de las Naciones Unidas sobre investigaci6n
y politicas.

Historia. El material presentado en el capitulo II procede de fuentes hist6ricas
y de analisis recientes del cambio economic y la transformacion social en Africa,
desde el siglo XVI hasta el present.

Nutrici6n. El material que se examine en el capftulo III se ha seleccionado
de los siguientes tipos de investigaciones sobre nutrici6n:
Estudios experimentales sobre la nutrici6n humana, particularmente aquellos
encaminados a definir las necesidades nutricionales del ser human.


I...







-3-


Estudios medicos sobre la condici6n nutricional humana, tanto studios clfnicos
de personas hospitalizadas como studios clinics antropom6tricos de grupos
de individuos en sus propias comunidades.
Estudios diet6ticos que proporcionan informaci6n sobre los alimentos consu-
midos por diferentes grupos y la media en que ese consumo cubre sus necesi-
dades nutricionales.
Estudio de los habitos en material de alimentos que pueden ser parte de
studios diet6ticos, pero tambi6n de studios mas amplios de costumbres loca-
les y estilos de vida. (Por lo tanto, los studios de este tipo pueden
ser obra de nutricionistas o antropologos sociales.)
Estudios de la calidad de los alimentos que determinan el valor nutritivo de
los alimentos locales y los efectos de su elaboracion y preparaci6n.
Estudios de nutrici6n sobre el terreno para establecer la situation de una
comunidad o de parte de una comunidad. (Estos studios pueden comprender
aspeotos medicos, o dieteticos, o ambos.)

Sociologfa y antropologia. El material presentado en el capitulo IV procede de
textos sociol6gicos y antropol6gicos. Hay una gran superposici6n en los temas
relacionados con la estructura social y el cambio social en Africa, que han sido
investigados por soci61logos y antropologos. No es muy important determinar si
un trabajo debe clasificarse como "sociologfa" o "antropologia"; mas important es
si trata o no de la transformaci6n social. Algunos trabajos en ambas esferas hacen
hincapig en el cambio structural, especialmente en las' consecuencias del colonialismo
sobre las sociedades y comunidades africanas. Otros trabajos, tambien en ambas
esferas, carecen de esta perspective hist6rica.

Documentos de political. Los docunentos que se mencionan en los capitulos IV y V
hansido publicados por las Naciones Unidas a partir de 1975. Son de dos tipos:
los que se concentran en el papel de la mujer en la producci6n de alimentos en Africa
y los que tratan direct o indirectamente de las politicas alimentarias y de nutrici6n
y de las perspectives de planificaci6n en diversos niveles.

3. Estructura del informed

Los problems actuales del subdesarrollo s61lo pueden ser comprendidos plenamente
a la luz de los process hist6ricos que han conducido a ellos. En el capftulo II se
described los antecedentes de la actual estructura del subdesarrollo en el Africa
y sus efectos concretos sobre la posici6n de la mujer.
I...








-4-


El capitulo III es una evaluaci6n crftica de c6mo las investigaciones en
material de nutrici6n han encarado las funciones de la mujer en relaci6n con la
nutrici6n y han influido sobre la formaci6n de las concepciones actuales sobre
la participaci6n de la mujer en actividades relacionadas con los alimentos y la
nutrici6n.
El capftulo IV se basa en una gran cantidad de textos recientes de ciencias
sociales que tratan del papel de la mujer africana en la producci6n, elaboraci6n y
distribucion de alimentos. Ademas de proporcionar informaci6n concrete sobre la
situaci6n actual en general, en el capltulo se trata del efecto de los cambios
estructurales sobre la posici6n, el acceso a los recursos y las oportunidades de
la mujer.
En el capitulo V se examine el papel de la mujer en el actual debate sobre
las estrategias relatives a los alimentos y la nutrici6n. Se analizan algunos
ejemplos escogidos de informes de las Naciones Unidas sobre pollticas, prestando
atenci6n a cn6o se percibe en ellos la contribuci6n de la mu.ier al mejoramiento
de las condiciones en material de alimentos y nutrici6n.
El capftulo VI contiene las principles conclusions del informed y analiza
sus efectos sobre la investigation y la acci6n. Finalmente, se presentan diversas
sugerencias para complementary el present informed y para el ulterior desarrollo de
sus conclusions y recomendaciones.
El informed tiene un ap6ndice que contiene directrices para examiner las
actividades de la mujer con miras a entender mejor el sistema de derechos y
obligaciones que correspondent a sus actividades como base para la innovacion y el
cambio.


/...








-5-


II. EL SUBDESARROLLO EN AFRICA: CONSECUENCIAS PARA LA MUJER Y LA NUTRICION

La mala situaci6n alimentaria y nutricional que impera actualmente en
Africa es uno de los aspects del subdesarrollo de ese continent. El subde-
sarrollo es resultado de un process hist6rico por el que se hizo ingresar a
los pauses africanos en la economfa de mercado mundial en una relacion de depen-
dencia. En el plano national, esta relaci6n de dependencia distorsiona las
estrategias para el desarrollo; en el plano comunal, priva al pueblo de los
recursos basicos. En ambos pianos, limita las posibilidades de salir de la
pobreza que caracteriza a Africa y a otros pauses del Tercer Mundo.
Es imperative reconocer que las estrategias para aumentar la disponibilidad
de alimentos y los niveles de nutrici6n dependent en ultima instancia de estra-
tegias encaminadas a reestructurar las relaciones econ6micas y crear un nuevo
orden econ6mico. Los criterios fragmentarios que no tienen en cuenta la rela-
ci6n de explotaci6n que existe entire la mayorfa de las naciones industriales
y el Tercer Mundo s6lo pueden tener una eficacia limitada. Analogamente, las
estrategias que no tienen en cuenta las relac'.ones de explotaci6n dentro de los
pauses s6lo pueden lograr resultados limitados. Este capftulo describe el process
hist6rico que ha llevado a la actual modalidad de subdesarrollo de Africa y sus
efectos mas concretos sobre la posici6n de la mujer.

1. El subdesarrollo en Africa

La integraci6n de Africa en la economic de mercado mundial se remonta a los
siglos XVI y XVII. El comercio de esclavos lleg6 a su punto mas alto a mediados
del siglo XVIII y su repercusi6n sobre la poblaci6n africana fue considerable.
Se calcula, por ejemplo, que m6s de 10 millones de hombres y mujeres fuertes y
sanos fueron trasladados por la fuerza a las Am6ricas para suministrar mano de
obra esclavizada barata para las plantaciones del Nuevo Mundo- .
Otros efectos del comercio de esclavos a trav6s del Atlintico fueron la
deformaci6n de los sistemas de producci6n y distribuci6n de los bienes industriales
aut6ctonos y la desorganizacion de las modalidades de las relaciones sociales,


_/ V6ase P.D. Curtin, The Atlantic Slave Trade: A Census, Wisconsin
University Press (1969) y tambi6n W.E.B. DuBois, The Suppression of the Atlantic
Slave Trade to the USA.


/...







-6-


especialmente la division de la mano de obra agricola. El trafico de esclavos
creo condiciones para la imposici6n de bienes europeos en el mercado africano
y una constant declinaci6n de las manufactures indigenas. La produccion ali-
mentaria para el consuno en el hogar disminuy6, asf como muchas otras activi-
dades econ6micas. El resultado fue el estancamiento de las economfas locales
y un mayor numero de hambrunas y epidemias, especialmente durante los siglos XVII
y XVIII, perfodo de gran aumento de la riqueza europea.
La abolici6n del trafico de esclavos en la segunda mitad del siglo XIX
coincidio con la introducci6n del sistema de plantaciones, que destruy6 ain mas
las relaciones socioecon6micas tradicionales. Pese a que no se continuaba
llevando trabajadores africanos a las Americas, se les utilizaba para producer
materials primas a bajo costo para las industries de los pauses europeos y para
proporcionar un mercado para los products europeos- El deseo de utilizar
los recursos de Africa para beneficio de Europa fue la base del afan por conseguir
colonies en el siglo XIX, que amalgam la subordinaci6n econ6mica de Africa con
la sujeci6n political.
Todas las Potencias coloniales utilizaron el trabajo forzoso en sus ejercitos
coloniales, sus minas y sus plantaciones. En consecuencia, cada vez se disponfa
de menos mano de obra para la producci6n de subsistencia. La escasez y la debi-
lidad alimentarias se convirtieron en condiciones cr6nicas. El desarrollo de
las industries extractivas y de las industries ligeras en las colonies, especial-
mente despugs de la Segunda Guerra Mundial, produjo nuevas disminuciones en



./ El fragmento siguiente de una declaraci6n hecha por Jules Ferry, Primer
Ministro de Francia, a la Camara de Diputados en i885 ilustra muy bien este
aspect:
"Para los parses ricos, las colonies constituyen uno de los m4todos mas
lucrativos de inversi6n de capitales... Digo que Francia, que estI inundada
de capital, y ha exportado cantidades considerable, tiene interns en
considerar este aspect de la cuesti6n colonial. Es la misma cuesti6n
relative a las vfas de salida para nuestras manufacturas... El consume
en Europa estg saturado; es necesario crear masas de consumidores en otras
parties del mundo, o llevaremos a la sociedad modern a la bancarrota..."


1...











la mano de obra disponible para la agriculture de subsistencia, a media que los
trabajadores se dedicaban a empleos temporales o permanentes asalariados.
Para las mujeres que quedaban en la casa aumentaban las responsabilidades
de producci6n. Tenian que suministrar alimento para sf mismas, para sus hijos
y para los ancianos e impedidos, mientras que los hombres trabajaban para ganar
salaries que eran devorados en gran media por los impuestos. El sistema de
mano de obra asalariada tendia a excluir a la mujer, reduciendo asf su condici6n
econ6mica y aumentando su carga de trabajo. La vida familiar qued6 desorganizada,
ya que pocas mujeres podian reunirse con sus maridos en las ciudades. Las que
lo hacian, sufrfan las miserables condiciones de vida imperantes en los cada
vez mis numerosos barrios de tugurios de Africa. La mayorfa de las mujeres que
iban a las ciudades carecian de oportunidades econ6micas-/ y dependian asf ente-
ramente de los salaries de sus maridos. Los bajos niveles de estos salaries,
combinados con los costs crecientes, haclan que la mayoria de las families
vivieran por debajo del nivel de subsistencia y contribufan al aumento de la
malnutricion en muchas ciudades africanas.
La introducci6n de cultivos comerciales tuvo consecuencias de gran alcance
para la organizaci6n social y para la nutricion. Los efectos combinados de las
grandes plantaciones de propiedad de europeos y de la producci6n de cultivos comer-
ciales por families africanas contribuyeron en gran media a la declinaci6n del
nivel de vida del pueblo africano.
Los cultivos comerciales ocupan enormes superficies de las mejores tierras
de muchos paises ... y a menudo toman para sf la mayor parte de los escasos
insumos que se dedican a la agriculture productive. Los products basicos
de exportacion reciben prioridad en cuanto a riego, fertilizantes, pesticides
o maquinaria. Asimismo, orientan los insumos intangibles de la investigaci6n
cientifica y el cr6dito financiero. Como de costumbre, el pequefo agricultor
tiene a menudo que componerselas con metodos anticuados y con los insumos mas
elementales (George, 1976).
En los pauses en los que Europa foment las plantaciones a base de colonos,
estos se apropiaron de las mejores tierras a expenses de los africanos. Por
ejemplo, en Kenya, en 1939, 21.000 colonos europeos (1.600 de los cuales eran
propietarios de tierras) tenfan a su disposici6n unas 15 000 millas cuadradas


i/ Algunas mujeres han tenido un 6xito relative en el comercio (especialmente
como vendedoras del mercado local), pero ellas constituyen una minoria.


/...







-8-


de tierra, mientras que 3,3 millones de kenianos tenfan menos de 42.000 millas
cuadradas de tierra en sus reserves. En otras palabras, los colonos europeos
tenian 60 veces mas tierra por persona que los kenianos.
El sistema de agriculture commercial basada en la familiar se impuso primero
por la violencia mediante el metodo del cultivo obligatorio ("cultures obligatoires").
Este sistema se aplic6 mas ampliamente en las colonies francesas. Cada aldea era
obligada a cultivar un campo de algod6n, caf6, mania u otro cultivo commercial y la
mayor parte de las utilidades iban al Administrador Colonial ("Commandant du Cercle").
El cultivo obligatorio se desarroll6 especialmente durante los afios de las guerras
(1914-1918 y 1939-1945), como contribuci6n de Africa a los esfuerzos belicos de
Francia. El sistema de tributaci6n impuesta por las administraciones coloniales
oblig6 tambien a los agricultores africanos a sembrar cultivos comerciales y descuidar
la agriculture de subsistencia. El cacao en Ghana, el mania en Senegal y Gambia, el
caf4 en Tanzania y el t6 en Kenya absorbieron la tierra y la mano de obra que antes
se dedicaban a la alimentacion para el consume local.
E1 la cita que aparece a continuaci6n se puede apreciar la media en que los
cultivos dedicados principalmente a la venta afectaron la producci6n de alimentos
y la nutrici6n:
Siempre ha habido mas dinero para el desarrollo de los cultivos comerciales
que para el desarrollo de los cultivos alimenticios. Pero no parece haber
una raz6n vilida para perpetuar la distinci6n inspirada por el coloniaje
entire los cultivos alimenticios y los cultivos comerciales. Hoy en dia,
todos los campesinos de Africa necesitan dinero, y los cultivos alimenticios
deben considerarse como cultivos comerciales. A prop6sito, el kwashiorkor
una grave enfermedad infantil debida a la malnutricion ha aparecido en
distritos donde antes era desconocido, coincidiendo con el abandon de los
cultivos de flame, platanos, etc. para sembrar cultivos comerciales tales
como el te o el azucar, generalmente con aliento official. El interns en las
divisas se justifica oficialmente por la necesidad de importar fertilizantes
y maquinaria para producer mns alimentos. Pero el agricultor parece ser el
perdedor. (Burn, 1976.)
La declinaci6n de la agriculture de subsistencia oblig6 a los pauses africanos a
defender de fuentes externas para la satisfacci6n de sus necesidades totales en


/...








- 9 -


material de alimentos, aun para sus bajos niveles de consumo per capital. En el
Senegal, por ejemplo, la actual dependencia de alimentos importados comenz6 con
la expansion del cultivo del mania. A fin de inducir al agricultor senegal6s a
cultivar mas mania a expenses del mijo y otros cultivos alimenticios autoctonos, la
administraci6n colonial francesa empez6 a importar grandes cantidades de arroz
de la Indochina francesa. Poeo a poco, los agricultores africanos fueron depen-
diendo del arroz importado, que compraban con las ganancias de sus ventas de mani.
En menos de medio siglo cambio la dieta de la poblaci6n senegalesa y el arroz
reemplaz6 al mijo como alimento basico. Hoy, los alimentos representan casi un
tercio de las importaciones totales del Senegal. Las importaciones de alimentos
han aumentado de una media annual de 223.000 toneladas en 1961-1965 hasta cerca
de 340.000 toneladas en 1972-1973. La mitad de estos alimentos importados es
arroz y una cuarta parte es trigo.
La introducci6n de cultivos comerciales tuvo tambi6n consecuencias de gran
alcance para la familiar, para la mujer y para la producci6n de alimentos. En Ghana,
por ejemplo, la introducci6n del cacao aument6 el trabajo de la mujer porque los
hombres dejaron de lado la producci6n de flame para dedicarse al nuevo cultivo.
Las r.ujeres se convirtieron en las responsables de los cultivos alimenticios ..
las tierras para el cacao empezaron a escasear en el decenio de 1940 y los
precious del cacao empezaron a caer a fines del decenio de 1950. Estos dos
factors, entire otros, llevaron a una creciente emigraci6n de hombres de la
zona. A menudo, las mujeres quedaban en la aldea como dnicas responsables
de los cultivos alimenticios, y a cargo de la subsistencia diaria de la
familiar ... (Bukh, 1976).
El fame, cultivo alimenticio traditional, exige una alta densidad de mano de obra.
Por lo tanto,
Cuando una mujer se hacfa responsible de la producci6n de los cultivos ali-
menticios, los recursos de que disponla no le permitian hacerse cargo de
la produccion de fame ... necesitaba un cultivo en el que su trabajo pudiera
realizarse en pequeflas porciones y ... que diese el mayor rendimiento possible
por hora de trabajo, ya que el tiempo era el recurso mis escaso. (Ibid)
Las mujeres sustituyeron el flame con la mandioca, que puede sembrarse en
casi cualquier 6poca del aflo y necesita poco trabajo de deshierbo. Desde el punto
de vista nutricional, este cambio fue adverso. La mandioca tiene menos valor


/...







- 10 -


nutritivo. Adem&s, no puede sembrarse en forma mixta con hortalizas y legumbres
porque empobrece el suelo con mas rapidez que el name. En consecuencia, las
plants que suministraban suplementos de vitamins y protelnas empezaron a culti-
varse con menos frecuencia.
Al mismo tiempo, la introduccion de cultivos comerciales redujo los derechos
de la mujer a la tierra en la que trabajaba. Con la introducci6n de los cultivos
comerciales, existe la tendencia a abandonar las tierras comunales y los derechos
de acceso en favor de sistemas individualizados de tenencia de la tierra. Inva-
riablemente, es el hombre el que tiene el derecho final a disponer de la tierra
y usarla para procurarse cr6dito. Las mujeres tienen poca influencia en la formu-
laci6n de decisions relatives a la asignaci6n de las tierras para la producci6n
alimenticia y para cultivos para la venta. A las mujeres les quedan s6lo derechos
sobre las tierras que se dejan para la agriculture de subsistencia.

2. Algunos mitos hist6ricos sobre el subdesarrollo africano

S61o en 6pocas recientes algunos estudiosos han reconocido la base hist6rica
del subdesarrollo africano. Anteriormente, los estudiosos europeos tendian a
explicar el estancamiento de las economias africanas por la llamada "inferioridad
innata de la raza negra"'-'. Las explicaciones en funci6n de las condiciones
mReteorol6gicas y las caracteristicas geograficas, asi como las que se refieren al
acceso a los recursos, constituyen s61o una variaci6n de este tema bfsico.
En el decenio de 1940, el ge6grafo frances Pierre Gourou, considerando entonces
como una autoridad en los problems de los pauses tropicales, revivi6 la explicaci6n
del subdesarrollo africano basada en el medio ambiente, que se habia originado en
el siglo XI -. Segin Gourou, los pauses tropicales tienen limitada,por sus climas
malsanos y por sus suelos pobres,su capacidad de alimentar a sus grandes poblaciones.




4/ V6ase Basil Davidson, The Africans An Entry to Cultural History,
Penguin, 1973.
t/ V6ase, por ejemplo, A. Smith The Wealth of Nations, y Benjamin Moseley,
A Treatise on Tropical Diseases, and on the Climate of the West Indies, Londres, 1787.


I...







- 11 -


Analogamente, sugirio, la falta de carbon limit sus posibilidades de industria-
lizarse -. Esta opinion de que las condiciones del medio ambiente del mundo
tropical fijan un limite a las acciones de los hombres y de las mujeres puede
sostenerse s61lo hasta cierto punto. Es incorrect atribuir el destino historico
de los pueblos africanos a la naturaleza del terreno, a la vegetaci6n o a los
caprichos del clima. A lo largo de la historic, las naciones africanas han
podido transformer el medio ambiente utilizando innovaciones tecnicas y
descubrimientos cientificos.
Antes de la era colonial y de la imposici6n de los cultivos comerciales, los
agricultores africanos de muchas zonas experimentaban con t6cnicas agricolas.
Estas tecnicas agricolas tradicionales permitian a varias comunidades africanas
obtener una diet relativamente bien balanceada y rica. Antes del establecimiento
del trifico de esclavos a traves del Atlantico, las industries y las artesanfas
nacionales en muchas zonas de Africa estaban ya bien desarrolladas. Por ejemplo,
a mediados del siglo XV en la ciudad de Timbuktu, que tenia unos 100.000 habitantes,
habia 26 industries manufacturers de algod6n, que empleaban 50 trabajadores cada
una. Existen pruebas que sefialan hechos semejantes en otras parties del continent.
Asi, mas clue el medio ambiente, son las condiciones sociales imperantes las que
han constituido el factor decisive del progress africand .
Analogamente, cuando los estudiosos empezaron a reconocer que el subdesarrollo
tenia una base econ6mica, supusieron en primer lugar que los parses africanos se
encontraban simplemente en una etapa mas primitive de su desarrollo econ6mico e
imitarian el progress del mundo industrializado como consecuencia de un process
"natural". Posteriormente se supuso que el libre comercio permitiria que los pauses
africanos mas "atrasados" llegasen a la etapa de despegue economic tal como habia
sucedido con las metropolis. La introducci6n de un concept "dualista" de los
pauses en desarrollo, que los consider compuestos por dos sectors un sector
urbano que se modernize r6pidamente y un sector rural estancado es una extension
de este tipo de explicacion.


I/ P. Gourou, Les Pays tropicaux: Principes d'une Geographie Humaine Economique,
Paris, 1947. Este libro ha sido reimpreso varias veces en sus ediciones francesa
e inglesa, y ha influido sobre un gran numero de ge6grafos tropicales tanto en
Francia como en otros lugares.
Pf Vease, por ejemplo, la obra clasica de Lucien Febvre, La terre et l'evolution
humaine, Paris, 1922 (reimpresa en 1970).


/...







- 12 -


La creciente pobreza de los pauses del Tercer Mundo ha desacreditado las teorias
del crecimiento econ6mico "inevitable". Al desconocer el hecho hist6rico de que
regions tales como Africa estuvieron limitadas durante much tiempo por el mercado
capitalist mundial, asl como las consecuencias concretas de estas limitaciones,
estas teorias no pueden explicar la complejidad que caracteriza la transformaci6n
econ6mica y social de los pauses en desarrollo. Ademas, dejan completamente de
lado el continue cargcter de explotaci6n de las relaciones entire la mayor parte
de las naciones industrializadas y las del Tercer Mundo. Los cambios socioecon6-
micos que se produce en los pauses en desarrollo pueden entenderse inicamente
cuando estos pauses se consideran dentro del sistema mis amplio en el que tienen
una situaci6n political y econ6mica concrete de dependencia.
S61lo a traves de esta reinterpretaci6n podran comprenderse las causes basicas
de la pobreza y la malnutrici6n tan difundidas en Africa y en otras regions en
desarrollo y sera possible encontrar y aplicar soluciones.


/...








- 13 -


III. LAS INVESTIGACIONES SOBRE NUTRICION Y EL PAPEL DE LA MUJER: CRITICAL
DE LOS ENFOQUES EXISTENTES

Este capitulo trata de la form en que, segun los investigadores sobre nutrici6n,
la mujer influye en los niveles nutricionales. Las prioridades establecidas por
los investigadores acerca de qu6 tipo de informaci6n seria important obtener, asi
como la interpretaci6n de esa informaci6n, tienen importancia fundamental para
planificar y aplicar medidas practicas destinadas a mejorar las condiciones nutri-
cionales. Por lo tanto, examinaremos el tipo de informaci6n basica, pertinente
para nuestro tema general, que comunmente se encuentra en las publicaciones rela-
tivas a las investigaciones sobre nutrici6n. Este examen no pretend ser sistemg-
tico y la selecci6n del material es necesariamente subjetiva.
En primer lugar, consideraremos la information en relaci6n con various subtitulos,
referentes a las cuestiones que con mis frecuencia se plantean cuando se menciona
explicitamente a la mujer al analizar problems nutricionales. Estas cuestiones
puedeL ser muy diversas, segu'n la especializaci6n y los intereses de quienes lleven
a cabo el studio. Algunos investigadores dan importancia a los aspects biol6gicos
del papel de la mujer en la nutrici6n, en raz6n de factors relacionados con su
funci6n reproductora. Estos aspects se relacionan con la nutrici6n del feto, al
que el organismo de la madre transfiere nutrients, o con la nutrici6n de los
lactantes, en raz6n de los aspects biol6gicos de la lactancia. Los studios de
estas funciones pueden estar relacionados o no con la mujer como agent social, y en
consecuen'ia s61lo a veces resultan tiles para entender todas las consecuencias
que para la nutrici6n tiene el papel de la mujer en la sociedad.
Otros studios destacan la funci6n de la mujer como agent social que tiene a
su cargo la preparaci6n de alimentos adecuados, no para sus hijos lactantes sino para
otros miembros de la familiar. Estos studios tambi6n varian segfn el grado en que
consideran a la mujer en su context total, o reduce el problema a una cuesti6n de
nivel de conocimientos dieteticos de la mujer.
En segundo lugar, examinaremos ejemplos de studios sobre el terreno realizados
en comunidades africanas, con el fin de evaluar c6mo su orientaci6n y metodologia
facilitan o impiden un anglisis realista del papel que la mujer desempefia en la
determinaci6n de los niveles nutricionales de los miembros de una comunidad,
inclusive de ella misma.


I. ..








- 14 -


El objetivo, en ambos casos, es examiner actitudes e ideas "tipicas" respect
del problema, y determinar hasta qu6 punto algunas de estas actitudes e ideas pueden
ser inadecuadas, sea porque son demasiado limitadas o porque directamente inducen
a error. Por supuesto, no todos los nutricionistas ni siquiera en los subsectores
de la discipline mas rigurosamente definidos pertenecen a la misma escuela; cierta-
mente, enfocan los problems basicos en sus esferas respectivas de diferentes
maneras. Tambign varia su percepci6n de la forma en que la mujer determine los nive-
les de nutrici6n. Trataremos de aclarar por qu6, en algunos casos, creemos que
la forma en que se plantean los problems puede ocultar aspects que son importantes
para una vision realista de los problems y por qu6 un enfoque conventional de la
nutrici6n por sf solo no es una base adecuada para los programs de acci6n practica.
En especial, la frecuente y artificial distinci6n que se establece entire las
mujeres como miembros de "grupos vulnerable" y como agents sociales contribute a
crear distinciones artificiales entire los programs de acci6n.
En primer lugar, se consider a las mujeres como casos medicos, especialmente
vulnerable a condiciones nutricionales adversas en raz6n de su funci6n reproductora
y que, en consecuencia, necesitan cuidados curativos y preventivos especificos para
mejorar su funci6n biol6gica en material de nutrici6n. En segundo lugar, se consider
a la mujer como agent social responsible del estado nutricional de otras personas,
basandose comGnmente en el supuesto de que este papel puede fortalecerse mejorando
sus conocimientos y practices exclusivamente a trav6s de la education. En ambos
casos, la relaci6n con el context econ6mico y social mas amplio de la mujer suele
tratarse s6lo superficialmente y a veces se ignora por complete.


/...







- 15 -


1. Investigaciones sobre las funciones de la mujer relacionadas con la nutrici6n


a) Embarazo y lactancia

El estado del organism deunamujer puede tener importancia decisive para su
capacidad de transmitir nutrients al feto en cantidad suficiente para el resultado
de su embarazo y para su capacidad de amamantar y asegurar con ello la nutrici6n
adecuada de su hijo durante los primeros meses de vida. El estado nutricional de
una mujer esta determinado por la relacion entire sus necesidades nutricionales y su
alimentaci6n. El equilibrio de esta relaci6n puede medirse por distintas caracte-
rfsticas fisicas de la mujer embarazada (especialmente el aunento de peso), del
reci6n nacido (especialmente su peso al nacer) y la cantidad y calidad de la leche
maternal.
i) Consideraciones nutricionales generals respect del embarazo y la lactancia
Una mujer embarazada sana debe producer, en el plazo de aproximadamente nueve
meses, de 5 a 6 kilos de tejidos nuevos muy complejos y prepararse para una lactancia
capaz de permitir un crecimiento igualmente rapido durante various meses mis. En con-
secuencia, se ha supuesto que las necesidades diet6ticas aumentan durante el embarazo
y que el no satisfacerlas puede debilitar a la madre, al feto o a ambos. Por consi-
guiente, se ha considerado a las mujeres embarazadas como un grupo nutricionalmente
vulnerable de gran importancia.
Sin embargo, muchas pruebas ponen de relieve la necesidad de cuestionar el
concept de la vulnerabilidad general de las mujeres durante estos periodos. En
manera alguna parece ser la norma que los nifos nacidos de padres desfavorecidas
desde el punto de vista social y nutricional sean niios debilitados; en la mayoria
de los casos parecen ser sanos y haber crecido adecuadamente (OMS, 1975). Asimismo,
pese al hecho de que en muchas sociedades lo exceptional sea la mujer no embarazada
y no lactante, las mujeres en Africa, lejos de estar evidentemente debilitadas y
malnutridas, tienen a su cargo una parte muy considerable de los trabajos agricolas
u otros trabajos pesados de la comunidad, ademns de procrear y alimentar a various
nifos. Este hecho ha sido sefalado por Thomson y Hytten (1973), que tambien ha
subrayado la notable capacidad de estas mujeres de amamantar "hazafla mns agotadora
afn que el embarazo desde el punto de vista nutritional".
La paradoja que evidentemente existe entire tales pruebas y la habitual insistencia
en la vulnerabilidad de las mujeres en edad de procrear en Africa no puede explicarse
simplemente por la falta de informaci6n sobre la relaci6n entire las funciones repro-
ductora y productive de la mujer. Thompson y Hytten sefialan que la evoluci6n de los


/...








- 16 -


conocimientos en esta esfera ha sido "confusa desde 'us comienzos debido a las pruebas
imperfectas y a las interpretaciones tambign imperfectas de las pruebas" (ibid.).
Dichos investigadores creen que esto tal vez se deba a las classes de investigaci6n
realizadas sobre estos problems y, en especial, a las classes de investigaci6n que no
se han efectuado. Los sujetos mis accesibles para una investigaci6n intensive en la
esfera de la reproducci6n han sido mujeres embarazadas hospitalizadas que fisiol6gica-
mente son mas o menos "anormales'' por lo menos desde el punto de vista del metabolismo
de la energia. (La energfa es de particular interns para nuestro tema y se volveri a
tratar mis adelante
Por consiguiente, no existen pruebas claras de la necesidad de un cambio especial
en la alimentaci6n de las mujeres durante el embarazo como tal. Sin embargo, algunos
investigadores consideran que el cuadro se complete s6lo cuando se consideran conjunta-
mente el embarazo y la lactancia. Harfouche (1970), en tia monografla sobre la impor-
tancia de la lactancia natural, sostiene que la calidad y cantidad de la leche materna
dependent en gran media de la dieta de la madre durante el embarazo y la lactancia.
"En efecto, la dieta de la madre en estas dos etapas debe considerarse como parte
integral de la alimentaci6n del lactante. La preparaci6n para la lactancia comienza
durante el embarazo ...". Y Jelliffe destaca "... la vital interdependencia entire el
estado nutritional de la madre, el feto y el lactante ... La alimentaci6n deficiente
de la mujer, especialmente durante el embarazo y la lactancia, no solo tiene importancia
direct para la nutrici6n del feto, sino que puede conducir al "agotamiento materno",
cuyos efectos suelen ser acumulativos con cada ciclo reproductive. El resultado final
es un aumento de la mortalidad y morbilidad materna y perinatal ..., lo cual es de
gran importancia para toda la familiar, incluso para los otros hijos pequeflos que aun
dependent tanto de los cuidados y la atenci6n de la madre, especialmente en material de
alimentaci6n". (Jelliffe, 1973).
Ademas, el estado en que se encuentran las mujeres al comienzo de un embarazo
varfa much: "Las mujeres no comienzan el embarazo en un estado uniform comparable
al de una cepa end6gama de animals de laboratorio criados en un medio estindar. Aun
cuando en la planificaci6n y analisis de un studio epidemiol6gico se consideraran
debidamente los factors biol6gicos de variaci6n, como raza, la edad y la paridez ,
seguiria en pie el hecho de que algunas mujeres comienzan su embarazo con un historical
de buena nutrici6n, cuyos resultados son una buena salud y un crecimiento satisfactorio,



Es decir, el numero de nacimientos.

/...







- 17 -


en tanto que el desarrollo de otras puede haberse visto afectado por la malnutrici6n".
(Thomson y Hytten, 1973).
En un document de antecedentes para la Conferencia Mundial del Afio Internacional
de la Mujer, de las Naciones Unidas, la OMS resume las pruebas que -muestran la
importancia de la dieta antes del embarazo para el desarrollo y el resultado del
mismo. La conclusion es que "La alimentaci6n correct y adecuada de los ninos tiene
profunda importancia para las generaciones futuras, que no s6lo estargn en mejores
condiciones de salud, sino que tambi6n transmitirgn una ventaja a sus hijos y a los
descendientes de estos. Los dividends de una inversi6n adecuada en la alimentacion
de nuestros hijos, y en especial de las nifas, son incalculables". (OMS, 1975).

ii) Necesidades nutricionales, gasto de energia y vulnerabilidad
Thompson y Hytten son considerados autoridades en la material y mencionados por la
mayoria de los investigadores. Estos experts no consideran necesario adoptar pre-
cauciones especiales en t6rminos de suplementos de determinados nutrients para las
mujeres sanas durante un embarazo normal; el hierro es una possible excepci6n
(Thompson y Hytten, 1973). El suministro de energfa es otra cuesti6n. Tambien
tiene especial importancia para nuestro anAlisis de las actividades de la mujer y
las tareas que debe desempefar en diferentes sociedades. Esta cuesti6n necesaria-
mente debe tenerse en cuenta como element important al estudiar las relaciones
sociobiol6gicas entire las funciones reproductora y productive de las mujeres.
Sin embargo, aun no contamos con los datos apropiados para hacerlo. "Los
sujetos que realmente necesitamos estudiar, es decir, las mujeres embarazadas y
las madres lactantes que desempefan sus tareas ordinarias en el hogar o en el tra-
bajo, pueden no tener el tiempo ni el deseo de ser objeto de una investigaci6n".
(Thompson y Hytten, ibid.). Por lo tanto, las necesidades de energia y sus varia-
ciones de acuerdo con la actividad fisica de las mujeres, se determinan sobre una
base te6rica. Thompson y Hytten sefialan que las necesidades energeticas durante el
embarazo no tienen que satisfacerse diariamente, sino que se distribuyen de modo
bastante uniform durante todo ese perlodo. T6rmino medio, la vnergia requerida
para cubrir las necesidades acumulativas de energfa debidas al embarazo es de unas
350 kcal diarias durante los dos ultimos tercios del embarazo. "Pero, donde es
possible, el incremento diario de energia en la prictica es tan s61lo de unas 200 kcal
en las comunidades en que las mujeres no tienen que realizar trabajos pesados durante
el embarazo". (Ibid.).


/...







- 18 -


nutricionistas pueden calcular para los distintos grupos de personas en general. Sin
embargo, tambien se necesitaria informaci6n acerca de las costumbres especiales
relacionadas con el embarazo y la lactancia, como la de permitir que las mujeres en
ese estado tengan periodos de descanso, la de proporcionarles alimentos especiales,
etc. Esas costumbres bien podrian reducir la vulnerabilidad en las mujeres embarazadas
y madres lactantes en las sociedades en las que las mujeres que no se encuentran en
ese estado realizan trabajos agotadores. Por otra parte, en los casos en que no se
observan estas costumbres, puede haber muy poca diferencia entire las tareas que, por
ejemplo, debe desempefiar una madre lactante y una mujer no lactante. En esos casos,
una dieta marginal bien podria afectar al suministro de leche materna y, por consi-
guiente, la nutrici6n del lactante. Pero tambien existe la posibilidad de que el
organismo tenga algin medio de adaptarse a necesidades energeticas que han cambiado,
para salvaguardar la nutrici6n de la madre y el niflo en estas nuevas situaciones
fisiol6gicas.
La verdad, sin embargo, es que se dispone de una base de datos tan limitada que
no alcanza siquiera para contestar tentativamente esas preguntas. En primer lugar,
aparte de algunas mediciones efectuadas en pauses industrializados faltan datos sobre
el gasto de energia de las mujeres en general; tambien los datos disponibles son muy
escasos en comparaci6n con los abundantes datos de que se dispone acerca de los
hombres. 'El Informe de la FAO/OMS (1973) sobre necesidades de energfa y de proteinas
incluye s61lo un valor para el trabajo femenino en los tr6picos, es decir, durante
los "trabajos de azada" Esa cifra se ha tomado de un studio efectuado en Gambia
por Fox (1953), uno de los pocos investigadores que ha medido realmente el gasto de
energia de las mujeres de las zonas rurales de Africa. Ritchie (1959) hizo medicio-
nes de la energfa consumida por las mujeres tanzanianas que transportan various reci-
2
pientes con agua sobre la cabeza Al parecer hay muy poca informaci6n acerca del
gasto de energfa en otras actividades dom4sticas o agrfcolas que realizan las mujeres




1 4,8 a 6,8 kcal por minuto.

2 3,6 kcal por minuto cuando caminan a una velocidad media de unas 2,5 millas

por hora.


/...







- 19 -


Sin embargo, se plantea la siguiente cuesti6n: ZEn que situaciones tienen las
mujeres la posibilidad de reducir sus actividades ffsicas "normales"?
En el informed de un Comit4 Especial Mixto FAO/OMS,"Necesidades de energfa y de
proteinas" (1973) se sefiala que "... en muchos pafses hay mujeres en las que la carga
del embarazo viene a afiadirse al trabajo fisico de administrar la casa y cuidar a los
nifios pequefios. Estas mujeres deben recibir alimentaci6n suplementaria para cubrir
todas las necesidades energ6ticas del embarazo. En cambio, en muchos pauses hay
mujeres que trabajan poco o nada en casa y, cuando quedan embarazadas, renuncian a
un trabajo o a una actividad recreativa y llevan una vida sedentaria en lugar de
una vida active. Estas mujeres necesitaran tal vez menos alimentos que antes".
Con respect a la lactancia, un informed de la OMS sobre la nutrici6n durante
el embarazo y la lactancia (OMS, 1965) recomienda que "si las actividades de la
madre lactante aunentan despu6s del parto debido al cuidado que require el recien
nacido y a tareas dom6sticas adicionales, puede ser necesaria una cuota adicional"'.
De las consideraciones y datos que anteceden surgeon algunas preguntas de crucial
importancia: AQu4 mujeres en Africa pertenecen a las categorfas mencionadas, y a
cufl de ellas? IQu6 orientacion proporcionan en la practice esas generalizaciones
acerca de las distintas necesidades de las mujeres durante el embarazo y la lactancia?
OHasta qu6 punto pueden y deben constituir una base para los distintos enfoques del
cuidado de la mujer antes y despues del alumbramiento? 0, dicho en otras palabras:
Les o no la vulnerabilidad de la mujer un concept relative?
Por supuesto, es impossible a priori ubicar a un grupo cualquiera de mujeres
africanas en alguna de las categorlas mencionadas, como tambien es impossible hacerlo
con las mujeres de otras parties del mundo. Para ello se deberia contar por lo menos
con dos conjuntos de datos: 1) Datos precisos sobre el gasto de energia de las mujeres
que desarrollan distintas actividades fisicas, y 2) informaci6n acerca del tiempo real
que las mujeres dedican a estas actividades durante el dia. La combinaci6n de estos
dos conjuntos de datos constitute la base de los presupuestos de energia que los


Aparte del desarrollo y crecimiento de las glandulas mamarias, las reserves

de energia materna (grasa ) normalmente se acumulan durante la primera parte del
embarazo para sustentar la lactancia. Esta reserve puede ser pequefia en una mujer
mal alimentada; en ese caso puede ser necesario satisfacer las necesidades de la
lactancia con tejidos maternos (Harfouche, op. cit.).


I...







- 20 -


africanas delas zonas rurales Sin embargo, en la categoria de mujeres muy activas,
el Informe de la FAO/OMS incluye a "algunas trabajadoras agricolas (especialmente
campesinas)". (FAO/OMS, 1973).
Como parte de un studio efectuado por Nicol (1959) sobre las necesidades cal6-
ricas de los campesinos nigerianos, se trat6 de comparar el consume de alimentos de
las mujeres embarazadas y madres lactantes con las necesidades energeticas. En ese
studio no se registry el gasto real de energia; este fue calculado de acuerdo con lo
recomendado por el segundo Comitg para el Estudio de las Necesidades Cal6ricas de la
FAO, de 1957, basandose en el supuesto de que la actividad correspondia a la de una
"mujer tipo" (y ajustada de acuerdo con el peso corporal, la edad y la temperature
annual media, asf como el gasto estimado de energfa del embarazo y la lactancia) -
es decir, todo ello sobre una base puramente te6rica. Sin embargo, se compararon
las actividades fisicas de las mujeres en tres comunidades distiacaa. Para cada uno
de estos grupos el autor da cifras del consumo calculado de energfa (porcentajes
determinados sobre la base de las necesidades de una mujer "tipo") en relaci6n con
el grado de actividad calculado, y lle ga a la conclusion de que hay bastante corre-
laci6n entire ambos.
Aunque al determinar las necesidades de energia se habfan promediado los pesos
sin tener en cuenta el embarazo y la lactancia, los cAlculos separados del peso de
mujeres embarazadas y de madres lactantes indicaron que, en los grupos de mujeres, los
alimentos parecian distribuirse y el gasto de energea controlarse de tal manera que
permitia cierto aumento de peso hacia el final del embarazo e impedfa p&rdidas inde-
bidas de peso durante la lactancia, sea cual fuere la disponibilidad general de
alimentos.
En este caso, esto parecerfa indicar, a lo sumo, cierto tipo de ajuste dentro del
grupo, tal vez mediante la reasignaci6n de tareas y alimentos entire las mujeres colec-
tivamente. (El studio de Nicol no indica cual de estas reasignaciones serfa mas
important a la larga para mantener el equilibrio energetico). Tambien se podria


Al parecer Platt hizo mediciones del gasto de energia de mujeres de las zonas
rurales 4e Malawi (entonces Nyasalandia) poco despues de la segunda guerra mundial,
pero no hemos podido localizar sus datos basicos, que nunca fueron publicados (comuni-
cacion personal de Waterlow).
I...







- 21 -


considerar si tiene algun fundamento shponer que, sobre todo, las madres lactantes,
por su propia cuenta, reduce automaticamente sus actividades a fin de economizar
energfa para la producci6n de leche. En otras palabras, Zhay un ajuste natural
para salvaguardar la funci6n biol6gica de la madre lactante y, en caso afirmativo,
qu6 consecuencias tiene esto para sus otras funciones?1
Durnin (1976) consider este problema sobre la base de studios efectuados
en Nueva Guinea. Sugiere que puede haber diferencias fundamentals en las necesi-
dades de energfa de hombres y mujeres. Algunas de estas diferencias pueden radicar
en el estado biol6gico basico, otras pueden ser consecuencia de adaptaciones espe-
ciales a determinadas sobrecargas ambientales. Los resultados obtenidos en estu-
dios de mujeres no embarazadas, embarazadas y lactantes de Nueva Guinea muestran
un tipo de adaptaci6n del gasto de energfa que es propia de la mujer. Los efectos
del embarazo y la lactancia en el consume de energia eran sorprendentemente pequeflos
(Norgan, Ferro-Luzzi y Durnin, 1974). Segrn Durnin, podria haber ocurrido que las
mujeres de Nueva Guinea estuvieran utilizando la energia almacenada en su cuerpo y
que disminuyeran de peso gradualmente con cada embarazo, pero este no parecfa ser
el caso. Los datos antropomgtricos no indicaron que disminuyera el peso corporal
con embarazos sucesivos (Harvey, 1973; Greenfield, Clark y Serjeantson, 1973).
Durnin plantea la cuesti6n de c6mo una mujer embarazada o madre lactante de
hecho puede mantener un estado fisiol6gico sin un gran incremento de su consume
energetico. El studio sobre las mujeres de las tierras altas de Nueva Guinea
indico que el gasto de energla se reducia en el embarazo, especialmente en los
iltimos tres meses, y que las actividades ffsicas tambien disminufan durante la
lactancia, especialmente en los primeros seis meses (la lactancia continue a menudo
durante dos aflos o mas) y m6s con el primer hijo que con los siguientes. "Las
mujeres caminaban menos, permanecian sentadas durante periodos mas prolongados
(en parte obligadas por la lactancia) y trabajaban menos tiempo en la huerta".



Es sabido que durante el embarazo y la lactancia se produce algunos

ajustes fisiol6gicos en el caso de determinados nutrients a fin de aprovechar al
maximo las reserves disponibles, por ejemplo, mediante una mayor eficacia de la
absorci6n.


/...







- 22 -


Durnin sugiere la posibilidad de que estas adaptaciones seai enter&aente fisiol6gicas
y que incluso sea ventajoso para las mujeres embarazadas y madres lactantes permanecer
sentadas durante mas tiempo y tener menos actividad ffsica Su conclusion es
particularmente interesante: "Por consiguiente, es possible que en la actualidad
sus necesidades adicionales de energia se hayan sobreestimado considerablemente y,
en algunos casos, puede que constituyan una receta para el desarrollo de la obesidad".
(Durnin, op. cit.)
La media en que la hip6tesis de Durnin es pertinent en otras parties s61lo puede
determinarse sobre la base de un detallado analisis de las tareas que deben realizar
las mujeres durante el embarazo y la lactancia, combinado con mediciones antropome-
tricas del peso corporal en relaci6n con embarazos sucesivos en situaciones determina-
das Es necesario realizar en los pauses africanos observaciones anglogas a las
de Nueva Guinea. Algunos esti.dios hablan de la costumbre de permitir un reposo
absolute a las mujeres durante los primeros meses de la lactancia, dindoles as
una oportunidad "legitima" de reducir su gasto de energfa (por ej. Ogbeide, 1975).
Pero en general, no parece que se haya prestado much atenci6n al problema en las
investigaciones sobre nutrici6n (y las observaciones sociol6gicas de los fen6menos
pertinentes no se realizan con el objeto de determinar su efecto sobre el equilibrio
energetico). De hecho, parece que los nutricionistas han tenido mas interns en la
ingesti6n de alimentos de la mujer durante el embarazo y la lactancia que en su gasto
- al menos a juzgar por las alusiones a la ingesti6n de alimentos, much mis frecuentes
que las relatives a la actividad ffsica durante estos perfodos.











Actualmente se estan efectuando studios en Guatemala acerca del gasto de
energia de las mujeres embarazadas (Tor6n, Flores y Viteri, 1977) y tambi6n acerca
del gasto de energia de mujeres en diferentes ciclos agricolas (McGuire, Torun y
Viteri, 1977). Se estan creando m6todos que, en comparaci6n con los utilizados
anteriormente, no representan molestia alguna para las personas que son objeto de
los studios.
I...







- 23 -


iii) Registro de las dietas durante el embarazo y la lactancia: iObjetividad
cientifica o mito?


Si la informaci6n exacta acerca del gasto energ6tico es escasa, la situaci6n
no es much mejor con respect a lo que comen las mujeres embarazadas y las
lactantes. Muchos studios hacen referencia a problems dieteticos sin dar una
descripcion adecuada de los m6todos utilizados. Varias publicaciones sobre los
cambios de peso durante el embarazo no hacen referencia alguna a la cuesti6n
de la ingestion de alimentos (Neser, 1963; Hauck, 1963; Thomson et al., 1966).


Una causa de la escasez de estos datos puede estar dada por la falta de
metodos apropiados para registrar la ingesti6n. Nicol (1959) sefal6 el hecho
de que mujeres embarazadas y no embarazadas en los hogares rurales de Nigeria a
menudo comian del mismo plato, lo que dificultaba el registro. Sin embargo,
es normal en la mayorfa de los hogares africanos que se coma de un plato comin.
Esto en si destaca la dificultad de aplicar metodos ideados para otras modali-
dades de alimentaci6n. Esto pone de relieve la necesidad de crear metodologias
adecuadas al context tambien con respect al registro dietetico.
Ademas, en los escasos studios efectuados por investigadores africanos,
no se consigna,por desgracia la tecnica de registro y es as! poco lo que puede
decirse acerca de los posibles problems causados por la costumbre de comer de un
plato com6n. Por ejemplo, en Etiopfa se efectu6 un studio acerca de la ingestion
de alimentos durante el tercer trimestre de la gestaci6n, con visits a los hogares,
por medio de una "tenica de inventario de pesos" no descrita con mayor detalle.
Se efectu6 una encuesta de dos dias de duraci6n en la cual se estudiaron 20 mujeres
pobres y 10 de clase privilegiada en Addis Abeba (seleccionadas en base a criterios
socioecon6micos), que se encontraban en su primer embarazol Con la excepci6n
del hierro y de la tiamina, el grupo no privilegiado consumia una dieta que
resultaba deficiente en todos los nutrients, con un promedio de ingesti6n diaria


1
La raz6n por la cual se examinaron solamente las mujeres embarazadas por
primera vez (primigravidas) fue precisamente la de evitar dificultades inherentes
a la medici6n de dietas individuals en situaciones en que habla various
miembros de la familiar que comian juntos. (Gebre-Hedhin, 1977, comunicaci6n
personal.)


i







- 24 -


de proteinas y de energla menor en un 60% a las recomendaciones de la FAO y
de la OMS" Se encontr6 que el grupo de mujeres de situaci6n privilegiada
satisfacia las recomendaciones para todos los nutrients, except para el calcio
y la riboflavina. (Gebre-Medhin y Gobezie, 1975.)
En Tanzanfa, Maletnlema y Bavu(1974) procuraron obtener informaci6n
respect de la dieta de 700 mujeres gestantes por medio de observaciones cada
24 horas y "registros detallados durante siete dias" (sin hacer referencia a
problems de la alimentaci6n en comGn) en base a una submuestra del 10%. Los
autores comunicaron diferencias significativas en la ingestion de energia
y protein y de calidad proteica entire las embarazadas de diferentes classes
socioecon6micas dentro del mismo distrito, con las correspondientes diferencias en
la variedad de la dieta.
Aun cuando los registros exactos acerca de las dietas de las mujeres embara.
zadas y de las lactantes son escasos, se ha escrito much acerca de lo que se
consider la situaci6n tipica de estos grupos con respect .a su participaci6n en
los alimentos de la familiar, a los tables que se consider les afectan y a los alimentos
especiales que se consideran apropiados para estas situaciones fisiol6gicas.
El cuadro general obtenido puede describirse como una mala distribuci6n del
alimento a nivel familiar que perjudica a las mujeres, incluso cuando estin
embarazadas. Frecuentemente se comunica que el padre de la familiar u otros varones
reclaman para sf la mejor parte de los alimentos tanto en cantidad como en
calidad. Por ejemplo, Trueblood, al describir lo que consider la situaci6n
general en el Africa oriental, sefala de que manera esas caracteristicas sociales
pueden exacerbar una situaci6n nutricional de por sf no demasiado favorable,
con el resultado de que son los hombres adults quienes en primer lugar quedan
satisfechos en la mesa. "Las mujeres j6venes y los nifios, especialmente las nifias
-aqu6llas a quienes se consideraria mas necesitadas de una salud 6ptima para la
funci6n de la maternidad tienden con demasiada frecuencia a recibir las sobras
de los alimentos y a cargar con el peso de los tables alimentarios tradicionales,"
(Trueblood, 1970).



Las deficiencies aparentemente drasticas en este caso pueden ser reales,
pero los datos pueden tanbien reflejar dificultades en el registro, o indicar
que la recomendaci6n te6rica es demasiado alta en comparacion con los requeri-
mientos reales, o ambas cosas.


I...







- 25 -


Un studio de la nutrici6n entire los swazi describe la misma situaci6n en
forma dramgtica:
Los nifios y las mujeres embarazadas o lactantes constituyen, como es habitual,
los grupos mas vulnerable y mas afectados debido a que el jefe del hogar siempre
recibe las primeras porciones una cada una de sus mujeres aun cuando el alimento
sea escaso. La segunda prioridad corresponde a la madre del marido. La siguiente
corresponde a los nifos, de los cuales los varones mayores se ven favorecidos con
escudillas mas grandes que las de las nifias de cualquier edad. Las padres comparten
su alimento con sus nifos pequefos y comen al final, apenas antes que el perro, al que
se mantiene a prop6sito medio muerto de hambre para hacer de el un mejor cazador.
(lay, 1971 _209.)
Cabe preguntarse, sobre la base de estas descripciones, de qu4 manera logran
sobrevivir las mujeres en esta situaci6n.
En una comunicaci6n procedente de Malawi, el autor interpreta de manera mas
cuidadosa las consecuencias de las modalidades tradicionales en la distribucion de
los alimentos:
Despues de los niffos pequefos los segundos menos favorecidos son, como segGn
creo ocurre tambien en otras parties del Africa, las mujeres, victims de tabGes y de la
prioridad masculina. Esta situaci6n no indica necesariamente desprecio por la mujer.
Como proveedora de alimentos y cocinera, la mujer es apreciada como sfmbolo de la
vida misma. Su asociaci6n con el alimento explica la indiferencia del var6n acerca
de la necesidad de alimentarla. Se consider que ella puede cuidar de si misma
y que no hay raz6n de preocuparse, pero la mujer siempre sirve los mejores bocados
a su esposo. En muchas regions las mujeres y los nifos comen despues de que el
padre y todos los demos varones adults han satisfecho su apetito. Sin embargo,
incluso en estas condiciones, los nifos estgn en mejor. situaci6n en las regions
rurales que en los centros urbanos donde puede no haber siquiera sobras en el medio
desolado de las calls de la ciudad. (Misomali, 1969.)
De esta cita se desprende que los hombres a pesar de que procuren primero
satisfacer su propia hambre durante las comidas saben esencialmente que esto ni
matarg a su esposa ni le causar6 un impedimento grave. Despu6s de todo,
4no seria el valor econ6mico que la esposa generalmente represent de no mediar
otra causa motivo suficiente para que el hombre tratara de amparar este valor?


/...







- 26 -


Por lo tanto se puede suponer que de algin modo los varones saben, como dice
Misomali, que "ella puede cuidar de sf misma y que no hay necesidad de preocu-
parse"; el mantenimiento de la costumbre del var6n de comer aparentemente mis y
de mejor calidad puede mas bien reflejar su deseo de conservar su propia imagen
como centro de la familiar y de que otros le demuestren el respeto que corresponde
al participar de estas costumbres en las comidas.
Por otra parte, los investigadores en nutricion no han descubierto aun (o no
han procurado descubrir) la manera en que las mujeres cuidan de si mismas en la
prictica desde un punto de vista dietetico, y esta es probablemente la raz6n por
la cual abundan las descripciones dudosas de las costumbres tradicionales en las
comidas, que pueden interpretarse como causantes de efectos fisiol6gicamente
adversos para las mujeres.
Cuando se utilizan datos iniciales de dudosa validez para hacer generaliza-
ciones amplias, el resultado puede facilmente crear concepts que rayan en lo
mitico. Se pueden encontrar ejemplos de esto en la voluminosa colecci6n de infor-
macion nutricional de May, proveniente de un gran numero de pauses, inclusive
africanos, contenida en "The Ecology of Malnutrition" (May, 1965, 1967, 1968, 1970,
1971). La imagen del padre como glot6n codicioso y egofsta en todos los casos se
ve subrayada en la lectura del compendio de May de studios efectuados en dife-
rentes pauses. Del mismo modo, se recuerdan constantemente al lector las pobres
mujeres que nunca reciben came (nuevamente aquf porque la come el var6n, que es
el jefe de la familiar) y que tienen que conformarse con cereales y hortalizas.
Sea esto cierto o no, no es tan important como determinar exactamente que
comen las mujeres de hecho si no reciben came, y hacer sobre esa base una evalua-
ci6n objetiva de lo que ello puede significar para su salud. Pero los compendios
rara vez van mas alli de declaraciones tales como la siguiente, basada en una comu-
nicacion de Tutnez: "... la dieta de una mujer embarazada es muy nociva para su
salud. Se caracteriza a menudo por un consumo mon6tono de pan, semolina, horta-
lizas sin came, y, fruta solamente de la estaci6n". (May, 1967). Un studio de
la dieta de las mujeres embarazadas especialmente de las de las classes mis
pobres demostr6 que la ingesti6n de alimentos de la future madre consiste "casi
exclusivamente en hidratos de carbon con muy pocos lipidos de origen animal y
prfcticamente ninguna protefna". Es evidence que estas declaraciones s6lo pueden
hacer pensar a quienes no son experts en nutrici6n (e incluso quizis tambign a
algunos especialistas) que esas mujeres necesitan antes que nada suplementos
alimentarios, a pesar de que, de hecho, la dieta que se describe indica la


I...








- 27 -


existencia de lIpidos de origen vegetal y de que los "hidratos de carbon" del
norte de Africa que por lo com6n son cereales contienen una buena proporci6n
de protefnas.
iv) Reglas y tables alimentarios
Otro aspect al que los experts en nutricion hacen frecuentje referencia es
el de las muchas reglas contra la ingesti6n de ciertos alimentos. Estas reglas
tienen amplia difusi6n y se aplican a las mujeres embarazadas y lactantes en mayor
grado que al resto de las personas. El tabi de los huevos es particularmente bien
conocido y ha sido comunicado en muchos pauses. La mayoria de estas reglas parecen
guardar relaci6n con lo que la mayor parte de la gente consider como "la mejor"
parte de la comida, por ejemplo, porciones de los animals, aunque tambien ciertos
alimentos de origen vegetal pueden ser tabi.
Muchos autores, si bien consideran los tables alimentarios como una causa
important de muchos casos de malnutrici6n, observan con todo que las mujeres
parecen mantenerse a pesar de ellos relativamente en buenas condiciones. Por
ejemplo, Misomali, en una comunicaci6n de Malawi, sefala que "... las mujeres
sobreviven durante la gestaci6n a pesar de un gran numero de tables y dificultades.
En muchos casos no pueden comer cierto animal por temor a que los rasgos de 4ste
se transfieran a la criatura. Los huevos, la leche, y aun el polo son inacep-
tables y es casi impossible lograr que una mujer embarazada consuma una dieta pres-
crita en cualquier sociedad". (Misomali, op.cit). De algun modo hay aquf una
sugerencia oculta de que quizgs la costumbre establecida, en este caso la de abste-
nerse de comer huevos, leche y polo, puede despues de todo no ser tan important.
Sin embargo, el autor no intent profundizar en lo que tal vez constituya una para-
doja para quienes han sido educados en el concept de los efectos nocivos de los
tables alimentarios.
La verdad es que si bien los tables han recibido much atencion en la biblio-
graffa de la nutricion, pocos studios han intentado considerar seriamente el grado.
de su influencia verdaderamente negative sobre el conjunto de la dieta. Sai (1969)
resume la situaci6n de la siguiente manera: "Si bien los tabGes y las abstinencias
son interesantes, no esta de modo alguno aclarada la media de sus influencias
adversas sobre la nutrici6n en su conjunto. La mayoria de los alimentos que son
objeto de un tabf son escasos de todos modos o pueden ser vendidos por dinero que
se utilizarg para comprar un alimento basico que beneficie en mayor grado a toda
la familiar "


I...







- 28 -


Heisler (1969) afirma que "los razonamientos err6neos que aun se oponen al
consume de huevos carecen de validez y deben ser atacados en todos los niveles
y en todo momento. Consider que tales supersticiones son peligrosas para el
individuo, su grupo y su pass", y que la soluci6n radica en los modernos mntodos
de producci6n de huevos, que aseguraran a los trabajadores, a los nifios, a las
mujeres embarazadas y lactantes "lo que les falta en su dieta traditional". Por
el contrario, result interesante seflalar el calculo de McDowell acerca de la
contribuci6n insignificant que la protein de huevo representaria en los grupos
que son victims de los tables contra el consumo de huevos: "... los cAlculos de
la disponibilidad de alimentos per capita hacen evidence que los alimentos consi-
derados tables representan en todo caso una proporci6n tan pequefla de la dieta
que la repentina abolici6n de tales tables no aportaria una diferencia significa-
tiva a la ingesti6n de protefnas de los grupos en que se observan tales restric-
ciones. La producci6n per capital de proteinas de huevo en un pais tipico repre-
senta por ejemplo, 0,2 a 0,4 gramos por dia ... por lo tanto, aun si pudiera
crearse un m6todo por el cual todos los huevos disponibles se dieran unicamente a
los niflos, la mejora en la calidad de la dieta seria insignificante.
v) Costumbres alimentarias beneficiosas durante el embarazo y la lactaci6n
De interns mayor que el de las numerosas referencias a los tables alimentarios,
son las descripciones de las costumbres alimentarias tradicionales de significado
positive durante el embarazo y la lactancia. Existen various ejemplos de que las
mujeres reciben un tratamiento preferencial en estos periodos en t6rminos de precau-
ciones dieteticas. Un studio efectuado en Guinea-Bissau (entonces Guinea Portuguesa)
demostr6 que durante la epoca de la cosecha habia restricciones en la ingestion de
alimentos para los adults y los j6venes en todas las tribus, mientras que "los
ancianos, los enfermos, los niflos y las mujeres embarazadas y lactantes" por lo
comun podian continuar su regimen alimentario normal. (May, 1971:380), En Lesotho
se pbserv6 que durante los tres primeros meses de la lactancia period en el que
se permitia a las mujeres un reposo total despu6s del part y se las alimentaba
con grandes cantidades de comida su dieta era much mejor que la del resto de
la poblaci6n, y llegaba hasta 4.000 calorfas. (ibid.:165)
En algunos casos existen alimentos especiales considerados particularmente
apropiados para las mujeres embarazadas y en period de lactancia. Los ngoni de
Tanzania reservan el mijo exclusivamente para las mujeres embarazadas, quienes lo
consumen en forma de una cerveza fermentada durante 24 horas. Este alimento sumi-
nistra energia y es una valiosa fuente de calcio (Robson, 1974). Entre los chaggas
del Kilimanjaro, "... el alimento traditional de la madre oven es el "kitawa",


/...








- 29 -


un plato de bananas y frijoles hervidos con leche. Es tan nutritivo que las
mujeres engordan al consumirlo y a veces cambian totalmente de apariencia.
Ademas, el esposo esta obligado a ofrecer a su mujer un agasajo especia~ que con-
siste en la comida "mlaso". Esta debe servirse en varias ocasiones durante el
puerperio, que se extiende durante various meses. A este cocido de came, grasa,
sangre y leche se atribuye la propiedad de aumentar el flujo de la leche maternal.
La sangre se obtiene del ganado mediante un procedimiento especial de sangria, y
se agrega grasa abundante". (O.F. Raum, 1967:97)
El "efecto de engorde" de algunos de estos platos es ciertamente resultado de
la combinaci6n del alimento adicional y los various meses de reclusi6n durante el
puerperio. Este iltimo ejemplo y el de Lesotho, antes citado, ilustran la necesidad
de considerar los h6bitos alimentarios en conjunto con la actividad fisica real para
comprender su significado complete, ya sea positive o negative.
En el ejemplo de los chagga, las mujeres dicen que la costumbre de servir
alimentos especiales a las madres durante la lactancia esta cayendo en desuso. No
todas las mujeres los reciben, o a veces los reciben s6lo en una oportunidad despu6s
del parto. (Freyhold et al., 1973:180). Otro ejemplo del cambio observado en la
dieta traditional para las mujeres lactantes es citado por Ogbeide (1975, op. cit.),
quien efectu6 encuestas con alrededor de 500 madres en la localidad de Benin, en
Nigeria centrooccidental: "Se observe que en el pasado la tradici6n de la region
aseguraba una dieta adecuada y nutritiva, y reposo suficiente durante aproximada-
mente tres meses despues del alumbramiento para las mujeres lactantes. La encuesta
demostr6 un abandon de esta prgctica, que provoc6 en general un nivel de nutrici6n
insatisfactorio en estas madres. Los factors observados que se consideraron res-
ponsables de este hecho fueron el exceso de trabajo debido al fraccionamiento de
las unidades familiares mayores, ciertas costumbres, los tables alimentarios, y
ciclos menstruales irregulares despues del parto. Todos estos factors impiden
que las madres lactantes obtengan una dieta adecuada que satisfaga a sus necesi-
dades y las de los nifos lactantes, con lo que se inicia la malnutrici6n en los
ninos a una edad temprana."
Esta information da lugar a importantes preguntas acerca de la dieta future
de las mujeres embarazadas y lactantes. Los observadores no familiarizados con los
antecedentes culturales podran ver en ciertas costumbres durante el embarazo y la
lactancia un medio de prestar protecci6n fisiol6gica a la mujer y a su nifo. Sin
embargo, las reglas y los tables pueden considerarse como una "protecci6n contra
el mal". Podria muy bien preguntarse si la causa por la cual algunas de las


/...







- 30 -


costumbres beneficiosas estin siendo abandonadas reside precisamente en el hecho
de haber percibido su vinculaci6n con este tipo de protecci6n. El aumento de la
educaci6n acadgmica y los contacts con el mundo modern posiblemente debiliten
en forma progresiva la creencia en la necesidad de este tipo de amparo. No
obstante, si esto coincide con condiciones cada vez mis adversas para las mujeres
- quienes dejargn de contar con la protecci6n real que esas costumbres ofrecian -
debeian hallarse medios para lograr que la poblaci6n conserve dichas tostumbres,
aunque ahora basandose en motives mas racionales.
El conocimiento acerca del origen de las reglas alimentarias puede por lo
tanto facilitar las decisions acerca del mantenimiento de las practices benefi-
ciosas y de la eliminaci6n de las nocivas. Tanto en la bibliografia diet4tica
como en la antropol6gica se encuentran interpretaciones de las reglas y de los
tables alimentarios. En el primer caso ellas estaran probablemente basadas en
observaciones de tipo mis bien superficial efectuadas por extrafios, que ademas no
estan capacitados para efectuar esas interpretaciones. La investigaci6n antropo-
l6gica ofrece obvias ventajas en este caso, pero las interpretaciones pueden
tambien ser tendenciosas debido a que los investigadores frecuentemente provienen
de medios culturales sumamente distintos. La informaci6n antropol6~ica tambien
carece a menudo de los elements que la tornarfan totalmente pertinente para los
experts en nutrici6n. Por otra parte, los studios diet6ticos efectuados por
experts en nutrici6n, por mas ajustados que estos sean, son en sf mismos de
interest limitado, a menos que esten vinculados a una information que permit
explicar los esquemas alimentarios, la ingesti6n de alimentos, o los cambios en
la alimentaci6n, en lugar de limitarse a registrarlos.


...








- 31 -


vi) Indicadores director de la media en que la mujer cumple satisfactoriamente
su funci6n nutricional durante la reproducci6n

En las secciones precedentes hemos llegado a la conclusion de que los conoci-
mientos actuales sobre las necesidades en material de nutrici6n durante el embarazo
y la lactancia, al menos sobre las necesidades energeticas, se basan en datos
bastante escasos, y estgn fundamentados sobre todo por hip6tesis y mitos persistentes.
Es necesario mejorar ambos conjuntos de datos, dado que s61lo juntos pueden contribuir
a evaluaciones dieteticas realistas y, sobre la base de dichas evaluaciones, a
predicciones sobre la posibilidad de malnutrici6n.
Sin embargo, hay un tercer conjunto de datos que en principio expresarg directa-
mente si la funci6n biol6gica de la mujer en la determinaci6n de los niveles diet6ticos
es la adecuada. Comprende los registros del curso del embarazo, de su resultado y
de la capacidad de la mujer para una lactancia adecuada.
El curso del embarazo puede ser juzgado directamente por signos clfnicos, poco
aumento de peso o la aparici6n de una enfermedad nutricional inequivoca, tal como
la osteomalacia. Las tensions acumulativas del trabajc intense, las restricciones
alimentarias y el desgaste continue y acumulativo de sucesivos embarazos y periodos
de lactancia pueden producer enfermedades por deficiencies concretas, o simplemente
un agotamiento general de la madre, con perdida de peso, musculatura debilitada,
escasas reserves de grasa y envejecimiento premature. (Jelliffe, 1968.)


1 Deberfa sefialarse que el tirmino "indicador" se usa con significaciones

muy diferentes. En el informed FAO/UNICEF/OMS sobre metodologia para la vigilancia
de la nutrici6n (Methodology for Nutritional Surveillance) se distingue entire datos
e indicadores y se consider que estos Gltimos son un product de relaciones entire
datos. Otros autores consideran los indicadores equivalentes a los datos. En el
present informed establecemos una diferencia entire un indicador director, por ejemplo,
poco aumento de peso en el embarazo, como un signo que informa de una deficiencia
real en el advance del embarazo, y la ingestion reducida de alimentos, que puede
predecir (la probabilidad de) una deficiencia en el advance del embarazo, una vez
que se ha establecido la relaci6n.


/..








- 32 -


En sf mismos, dichos studios tienen un interns limitado. Sin embargo, si se
los correlacionara con cambios estacionales en las responsabilidades laborales,
y, preferiblemente, con los pesos al nacer y los cambios estacionales en los pesos
de los reci6n nacidos, serfan de gran valor. Lamentablemente, tales studios son
escasos; un ejemplo de ellos es el esfuerzo por estudiar tales relaciones en Gambia.
En la aldea de Keneba, Thomson y sus colaboradores (1966) pesaron a mujeres embara-
zadas y lactantes a intervals de dos y cuatro semanas, respectivamente. El aumento
total de peso de las mujeres embarazadas variaba de acuerdo con la estaci6n en
que se producfa el nacimiento. Para los nacimientos producidos desde mediados de
febrero hasta mediados de agosto el promedio de aumento de peso era de cerca de
5,5 kilos y para los nacimientos en otras 6pocas del afo, aproximadamente la mitad.
Los cambios de peso en las mujeres lactantes pareclan defender m6s de la estaci6n que
de la lactancia en sf, o del estado de esta. Sin tomar en consideraci6n estas
perdidas y aumentos estacionales, las mujeres lactantes parecfan mantener muy bien
su peso.
El aumento de peso relativamente reducido en ambos casos y las variaciones estacio-
nales registradas tanto durante el embarazo como durante la lactancia, en el ltimo
caso, pueden interpretarse sobre la base de que las mujeres estudiadas estaban
sometidas a trabajos ffsicos pesados, ademis de sus funciones reproductivas, en
especial durante la estaci6n humeda. Examinaremos con mas detenimiento con el
ejemplo de Gambia c6mo el ciclo agricola puede influir sobre el trabajo de la mujer,
tambien durante el embarazo. Ademas del embarazo y la crianza de los nifios, las
mujeres eran responsables de sembrar y cosechar el principal cultivo alimentario,
el arroz, y ayudaban en el cultivo de otros cereales.' El unico cultivo commercial,
el cacahuete, estaba a cargo de los hombres. Las actividades agropecuarias eran
estacionales y alcanzaban su maximo durante las lluvias, que generalmente comenzaban
hacia fines de mayo o principios de junio, y terminaban en octubre o a principios
de noviembre. Hasta fines de abril, las mujeres se ocupaban de actividades de
las aldeas y caserfos. A principios de mayo, la estaci6n agrfcola comenzaba con
el desbroce de los arrozales distantes. En junio se plantaba digitaria (Digitaria sp.)
en la vecindad inmediata de la aldea y se preparaban los arrozales mas cercanos.
El cultivo del arroz continuaba hasta fines de septiembre o principios de octubre.
El trabajo se realizaba "del alba al anochecer, gradualmente durante various dfas
de la semana, y con largas caminatas al principio y al final del dia; los arrozales
mas cercanos estan a distancias de una a cuatro millas de la aldea, y los mas
distantes, de cinco'a ocho millas".
I...








- 33 -


La malnutrici6n de la madre, a su vez, puede influir sobre el resultado del
embarazo, el cual puede ser evaluado por medio del peso al nacer las tasas de
abortos y de nacidos muertos y la prematuridad. Nos concentraremos en el aumento
de peso de la madre como el indicador m6s Gtil del estado fisiol6gico y el adelanto
del embarazo, y el peso al nacer, como indicador significative de la influencia de
la malautricion de la madre en el mesultado del embarazo.
La influencia de la nutrici6n materna sobre la capacidad de lactar y la
calidad de la leche humana s6lo se considerarin brevemente. Actualmente se esta
haciendo.bajo los auspicios de la OMS un amplio studio en colaboraci6n, en que
se examinan sistematicamente estos problems bajo diversas condiciones y en diferentes
pauses.
En lo que respect al aumento de peso durante el embarazo y la lactancia, pese
a que pueden existir otros factors que no son la dieta, se consider generalmente
que el registro del peso puede ser un indicador itil de la situaci6n nutricional
de mujeres no tox6micas, en particular durante el tercer trimestre. La mujer
embarazada de Europa y Am6rica aumenta su peso, como promedio, entire 10 y 12 kilos,
de los cuales cerca de la mitad correspondent al aumento del volume de la sangre
y la grasa maternas. (Debe sefialarse que estas cifras correspondent a promedios de
aumentos reales de peso y no reflejan necesariamente aumentos "6ptimos"). Son escasas
las medicines de los cambios de peso durante la lactancia. Cuando las mujeres
embarazadas y lactantes tienen que realizar trabajo fisico pesado con una alimenta-
ci6n escasa, suelen registrarse aumentos de peso menores durante el embarazo y perdidas
de peso mayores durante la lactancia. Sin embargo, son muy pocos los datos corres-
pondientes al embarazo y casi totalmente inexistentes los correspondientes a la
lactancia para las mujeres africanas. (Thomson, 1966.)
Hauck (1963) pes6 durante un aio a las mujeres de la tribu ibo cada vez que
asistian a la clinica prenatal en la aldea de Awo Omamma en Nigeria. El aumento
medio estimado era de poco mns de 5 kg, es decir, la mitad del aumento medio
esperado para mujeres britanicas y estadounidenses. El author no midi6 la ingesti6n
de alimentos ni los pesos al nacer, y no extrae ninguna conclusion con respect a
las consecuencias que pueda tener para la madre y el niio el escaso aumento durante
el embarazo. Otros autores, por ejemplo Neser (1963) efectuaron registros similares.


Los lectures interesados en mayor informaci6n pueden dirigirse a la OMS.

En la CIBA Foundation Symposium No. 43 (New Series) Londres, 1976, se encuentra informaci6n

reciente sobre lactancia y los factors relatives a la madre.
/ ..








- 34 -


La cosecha de arroz comenzaba a mediados de octubre: "Nuevamente, el trabajo
es pesado, pero la presion no es tan grande, como durante la siembra y el trasplante.
El embarazo y la lactancia no eximen a las mujeres de las actividades agricolas,
y a menudo los nifos nacen en los arrozales, adonde las madres los llevan, general-
mente en sus espaldas, durante los primeros meses. Las mujeres transportan equipos
y semillas, y tambien recogen madera para combustible y products comestibles del
bosque. Estan acostumbradas a llevar grandes pesos sobre sus cabezas, y en el viaje
de regreso a la aldea pueden acarrar hasta 40 libras de arroz cosechado".
Pese a las necesidades fisiol6gicas en aumento y al reiterado saldo negative
durante la estaci6n de las lluvias, las mujeres embarazadas y lactantes pareclan
estar en condiciones de conservar su equilibrio energetico de un ano para el otro.
Los autores, investigando sobre los ajustes posibles, no encontraron pruebas entire
las mujeres de Gambia de que las necesidades energeticas adicionales impuestas por
el embarazo y la lactancia fueran compensadas por una disminuci6n significativa de
la actividad fisica.
"Parece, entonces, que el apetito se ajusta, con bastante precision,
durante el embarazo y la lactancia. Si no fuera asf, cualquier period de
escasez de alimentos tendria una influencia mayor sobre una mujer lactante,
con su gran aumento de requerimientos, que sobre una mujer embarazada, y mayor
sobre una mujer embarazada que sobre otra que no lo estuviera, y que no lactara.
No existen pruebas muy convincentes de tal gradaci6n, pese a que las mujeres
lactantes tendlan en verdad a perder mas peso durante la estaci6n de las lluvias
que las mujeres embarazadas."
Estas observaciones son diferentes de las hechas por Durnin (1976) con respect
a mujeres de Nueva Guinea, que pareclan compensar el aumento de las necesidades
por medio de la reducci6n de la actividad fisica, en tanto que los cambios en
la ingestion de alimentos eran "sorprendentemente pequefos".
Sin embargo, dado que en el studio de Keneba no se registraron ni la actividad
fisica ni el consumo de energla reales, para este caso no tenemos posibilidades de
sacar conclusions sobre las verdaderas relaciones energeticas entire las funciones
productivas y reproductivas de las mujeres de las zonas rurales.
Naturalmente, podria especularse sobre si hay alguna forma de "control" en los
grupos de mujeres tanto con respect a la cantidad de alimentos como al gasto de
energia encaminado a preservarlas contra perdidas de peso indebidas durante la
lactancia y permitir al menos algun aumento de peso durante el embarazo. Cabe recorder


I...







- 35 -


que asi lo sugiri6 Nicol (1959), quien estudio a las mujeres cultivadoras campesinas
de Nigeria. Por otra parte, dado que una proporci6n considerable de mujeres en
algfn moment estaran ya sea embarazadas o lactando, es difIcil advertir qu6 conse-
cuencias tendrIa dicho control efectivamente en la practica. De todas maneras, el
studio citado, que es uno de los pocos procedentes de Africa en que se consideran
las necesidades y los consumes de energfa en relacion con el trabajo productive de
las mujeres, sefiala la necesidad de tener mas datos sobre el empleo del tiempo por
parte de las mujeres, junto con datos objetivos sobre el consume de alimentos y el
gasto de energla. Podria suponerse que la situaci6n serfa diferente segdn fuere el
tipo de producci6n de que se tratare. Resulta claro que la producci6n de arroz present
un problema especial, dado que exige que los productores en este caso las mujeres -
se alejen bastante del caserio durante las estaciones de trabajo maximo. Para cultivos
mas cercanos a la vivienda, la situaci6n sera diferente y entrahara menor gasto de
energfa. Qu6 efectos tienen una y otra situaci6n sobre la condici6n nutricional
de las productoras de alimentos, y cuales son las consecuencias para el resultado
del embarazo y la lactancia, son cuestiones que s61o puede ser planteadas como
problems por los nutricionistas, que necesitan ayuda de otras disciplines para
proporcionar la respuesta.
Los pesos al nacer pueden ser utilizados como un indicador del resultado del
embarazo. Sin embargo, el peso al nacer estg determinado tanto por factors gen6ticos
como ambientales, tales como la alimentaci6n durante la vida fetal. Esto puede
influir o no sobre las tasas de crecimiento posteriores.
Cuandoquiera que se present la malnutrici6n en los series humans, es possible
que est6n actuando muchos otros factors negatives ademis de la alimentacion.
Morley (1968) pone en guardia contra la simplificaci6n excesiva de una situaci6n
compleja: "Se sabe que el peso al nacer estg relacionado con el tamafo de la madre,
pero la madre pequefa y liviana puede tener una lactancia pobre, ser menos
inteligente, y ser una madre "deficiente". El significado de las influencias
gen6ticas prenatales y postnatales ... sera ciertamente de diffcil determinaci6n".
En el Octavo informed del Comit6 Mixto FAO/OMS de Expertos de Nutrici6n se hicieron
advertencias similares (FAO/OMS,1970): "Es dificil aislar los efectos de la
desnutrici6n materna de los de caricter social y econ6mico que acompafan a la pobreza.
Por lo tanto, apenas se pueden sacar conclusions de la estrecha correlaci6n general-
mente observada entire el poco peso al nacer y un pobre estado socioecon6mico para


I...







- 36-


establecer comparaciones internacionales o entire diferentes grupos de poblaci6n
dentro de un pais"'.
Sin embargo, el peso al nacer es considerado un indicador itil y practico del
estado de nutrici6n de la madre, y en tal caracter ha sido usado como criterio de
la nutrici6n materna en grupos de poblaci6n (Morley, 1958; Latham y Robson, 1966).
En un reciente studio realizado en Etiopla (Gebre-Mehdin y Gobezie, 1975)
se encontr6 que los nifios nacidos de mujeres de sectors socioecon6micos desfavo-
recidos nacian con pesos significativamente mas bajos que los nifos nacidos de
padres de sectors mBs privilegiados: "Juzgando s6lo por el peso al nacer, pare-
ceria que en el grupo desfavorecido el feto ha sufrido el efecto de la nutrici6n
insuficiente durante la gestaci6n. Los recign nacidos de este grupo parecerfan
caracterizarse por un retardo en el crecimiento intrauterino".
En un studio efectuado en Baganda (Uganda), Dean (1962) relacion6 la alimen-
taci6n de la mujer con su situaci6n nutricional media por el aumento de peso y
el peso al nacer del hijo. Encontr6 que la nutrici6n de las mujeres en edad de
procrear casi siempre era muy pobre. Las mujeres lactantes y embarazadas y las
mujeres que ni eran lactantes ni estaban embarazadas tenfan una ingesti6n de ali-
.mentos similar. Un examen clinico de mas de 900 mujeres determine que tenfan un
peso medio anzlogo al de una nifla estadounidense de 11 a 12 aflos de edad. El aumento
de peso durante el embarazo era s6lo la mitad del encontrado en algunos de los pauses
ricos, y la tasa de mortalidad materna era cerca de 40 veces mayor que la que se
registra en los Estados Unidos. El peso al nacer de los nifios era algo menor en
los grupos de menores ingresos.
Pese a que en este studio se consideran diversos factors al mismo tiempo, no
se incluyen las variaciones posibles de la alimentaci6n y el aumento de peso segin
el ciclo agricola u otros acontecimientos con variaciones anuales en relaci6n con
el grado de energia de las mujeres y por lo tanto, sus necesidades de energia. En
realidad, en el studio de Dean figure lo que falta en el studio de Gambia ya
mencionado, y viceversa.


En un reciente simposio SAREC/OMS se discuti6 el tema "El peso al nacer:

una nueva media del desarrollo". Sigtuna, Suecia, 17 y 18 de junio de 1977.


/...








- 37 -


vii) Relaci6n entire la nutrici6n materna, las modalidades del embarazo y el
resultado del embarazo y la lactancia.
Las modalidades del embarazo pueden afectar a la salud y la nutrici6n de la madre,
con efectos secundarios en el feto y la lactancia, a trav6s de los mecanismos indicados
anteriormente.
El alumbramiento normalmente no tiene consecuencias pennanentes en el organismo
materno, siempre que haya tiempo suficiente para recuperarse despu6s del nacimiento y
antes del embarazo siguiente. Cuando los embarazos se siguen de muy cerca, habra un
aumento en la exigencia impuesta sobre el organismo de la madre. Si a esto se suma una
dieta deficiente, puede haber graves problems nutricionales para la madre, con los
riesgos consiguientes para el desarrollo del feto.
Si bien el niumero total de embarazos tambien se consider de importancia para la
condici6n sanitaria y nutricional de la madre (OMS, 1969), el tiempo transcurrido entire
embarazos probablemente tiene mayor significado. En un studio reciente sobre nutrici6n
y planificaci6n de la familia,Huenenann (1975) sefala lo siguiente: ... un reducido
numero de studios controlados completados o en preparaci6n tiende a confirmar lo que
han demostrado muchas observaciones realizadas anteriormente, es decir, que la paridez
elevada y el escaso espaciamiento tienden a afectar la morbilidad y la mortalidad infantil
y materna. De los dos, los datos de que se dispone actualmente, aunque escasos todavia,
sugieren que el escaso espaciamiento breve puede ser el mas perjudicial".
El tiempo transcurrido entire embarazos tambien es important en relaci6n con la
lactancia. Donde el amamantamiento es practice corriente, un largo intervalo entire
embarazos es un seguro de que los bebes continuarin recibiendo una important fuente de
protein animal durante un period en el que son particularmente vulnerable. Ademas,
la inmunidad que adquieren por conduct de la leche materna gracias a su contenido de
anticuerpos es important a este respect (Mata et. al., 1971). Pero la lactancia
prolongada tambi6n tendr6 un efecto beneficioso para la salud y la condici6n nutricional
de la madre y de esta manera indirectamente para la de sus hijos mediante la influencia
sobre el desarrollo fetal y el estado del nifio al nacer y mediante su efecto anticonceptivo,
que demora los nuevos embarazos. El Comit6 de Expertos de la OMS en Sanidad de la Madre
y del Nifo (1969) hace hincapie en el hecho de que en muchas sociedades el mantenimiento
de la lactancia durante periodos relativamente largos tiene gran valor para la protecci6n
de los nifios pequefios y tambi6n puede ser valioso como costumbre que ayuda a espaciar
los nacimientos. Mata (1977) alega que el efecto ahticonceptivo de la lactancia excede
con much el de todos los programs de planificaci6n de la familiar juntos.







- 38 -


Harfouche (1970) resume las pruebas disponibles sobre el efecto anticonceptivo de
la lactancia como sigue: la creencia traditional de que el riesgo de concebir es bajo
entire las madres lactantes esta apoyada por studios que demuestran que la ovulaci6n
puede suspenderse durante la lactancia (amamantamiento). La mujer que no menstria
durante la lactancia no ovula y, cuando comienza a mestruar otra vez, puede tener un
ciclo anovulatorio 6s decir, sin que se produzca 6vulo). Durante la menstruaci6n,
mientras se amamante, la suspension del ciclo ovulatorio es incomplete. Harfouche
cita a Udesky i/ quien, en un studio de la ovulaci6n en las madres lactantes, llega a
las siguientes conclusions:
1) cuando no hay menstruaci6n durante la lactancia, la suspension de la ovulaci6n
es casi complete;
2) cuando ocurre la ovulaci6n, invariablemente anuncia que se acerca la menstrua-
cion a menos que se produzca un embarazo;
3) durante la lactancia con menstruaci6n, la suspension se elimina gradualmente
de manera que en l4% de los casos, la ovulaci6n ocurre en el primer ciclo, y en el 28%
de ellos ocurre despues de tres o mas periodos.
La madre que amamanta a su nifio posiblemente tenga a sus nifos con una separaci6n
de dos aios. Hay nueve meses de embarazo, seis meses de amamantamiento sin periodos
menstruales, tres meses con periodos sin ovulaci6n y quizas seis meses mas en los que
se inicia de nuevo el ciclo y la mujer queda embarazada.
Harfouche cita tambien a Richardson 2/ quien, en su libro The Nursing Mother,
asevera que el acto de mamar del lactante impide la ovulaci6n. "La disminuci6n de
la frecuencia de la alimentaci6n y la cesaci6n de la lactancia produce el restableci-
miento de la funci6n ovarica, la reaparici6n de la menstruaci6n y por ultimo, la
ovulaci6n. El amamantamiento con exclusion de otros sistemas de alimentaci6n en los
primeros meses de vida es un m6todo bastante eficaz de suspender la funci6n ovarica
y la concepci6n".
Huenemann (1975) ofrece otras pruebas del efecto anticonceptivo de la lactancia,
y recalca ademas que mientras la nutricion mejorada tiene un efecto biol6gico director
para aumentar el perlodo de fecundidad y posiblemente mejorar el progress y el resultado
del embarazo, el resultado real posiblemente sea una disminucion del tamafio de la familiar.


i/ I.C. Udesky, Ovulation in lactating women. Am. J. Obstr. and Gynec., 1950
59:843.
2/ F.H. Richardson: The Nursing Mother, Nueva York, 1953. Prentice-Hall, Inc.








- 39 -


Hay una creencia muy difundida entire las mujeres de muchos pauses de que el
amamantamiento sirve como anticonceptivo natural o "espaciador de beb6s" (Harfouche, 1970).
Tradicionalmente, los intervalos largos entire nacimientos tambi6n se relacionan con
los tables contra las relaciones sexuales mientras la mujer est6 amamantando. Entre las
poblaciones de habla bantu en la costa nororiental de Kenya y Tanzania (Nyika), el
"kwashiorkor" 1/ se consider provocado por la infracci6n del tabG sexual mas important,
chirwa, que prohlbe las relaciones sexuales durante el perfodo anterior al moment en
que el nifio tiene la edad suficiente para ser destetado, que puede ser los tres o cuatro
asos. Aunque pocos nyika estgn dispuestos en esta 6poca a abstenerse de las relaciones
sexuales durante el periodo establecido, intentan por todos los medios impedir la
concepci6n (Gerlach, 1964).
En Liberia, el tabd de postparto para las relaciones sexuales, que se extiende
durante todo el perlodo de la lactancia, es tambien una de las practicas tradicionales
mas eficaces para limitar la fecundidad. La longitud de la abstinencia de postparto
puede variar con el grupo 4tnico, y tambien segdn el sexo del nifio. (May, 1971:71).
Las madres bantues de Rhodesia tradicionalmente amamantaban a sus nifios hasta los tres
o cuatro afos, pero interrumplan la lactancia si quedaban embarazadas. A fin de evitar
el embarazo durante la lactancia, utilizaban metodos anticonceptivos, incluidas yerbas
y coitus interruptus: (May, 1971:263). Las mujeres africanas han utilizado varias
medidas oomtrageptivas desconocidas hasta ahora en la medicine occidental para
impedir los embarazos no deseados 2/.
Entre los motivos de la abstinencia o de otras practices tradicionales de planifi-
caci6n de la familiar es possible que est6 el temor de que un nuevo embarazo reduzca la


1/ Cabe sefalar que "kwashiorkor" se ha convertido en el termino professional con
que se design el estado o enfermedad de un niho cuando nace un nuevo beb6. Se trata
de un periodo crftico que puede implicar la cesaci6n repentina del amamantamiento, el
destete con una dieta voluminosa y poco nutritiva, y quizas menos atenci6n materna. En
sentido estrictamente medico, "kwashiorkor" es la etapa final y aguda de un estado
nutricional gradualmente en deterioro, generalmente combinado con una enfermedad infec-
ciosa. El termino "kwashiorkor" se origin en Ghana, aunque se encuentran' en otros
idiomas otros terminos que expresan lo mismo.
2/ Vease por ejemplo, "La Contraceptive traditionelle en Afrique, en Famille
et Developement (No. 3, Julio de 1975: 17-20).







- 40-


calidad y la abundancia de la leche, pero indudablemente esto se basa en observaciones
de la realidad de lo que sucede conrfrecuencia con un niflo despugs de un nuevo embarazo
poco despues del parto: un destete demasiado pronto y el paso a una dieta poco satis-
factoria, menor resistencia a las infecciones, las diarreas y otras enfermedades que
llevan a la p6rdida de peso y el marasmo como resultado final. Es muy probable que la
poligamia tenga un efecto positive en el espaciamiento de los niflos, ya que facility
la adhesion a la regla de abstinencia durante la lactancia. Se ha observado en various
lugares que el abandon gradual de la poligamia ha producido una reducci6n del perlodo
de amamantamiento. Las observaciones de ese caracter deben ir seguidas de studios
sistematicos sobre la frecuencia de los nacimientos y sobre la incidencia y el predo-
minio de la malnutricion calorico-protelnica entire los nifos.
Los tables relatives al embarazo y la lactancia no son universales en Africa.
Por ejemplo, no se ha comunicado que exista en Uganda tabGes concretos relatives al
embarazo y la lactancia en el distrito de Busoga (May, 1971:442), en tanto que entire
los karamojongs se informa explicitamente de que el amamantamiento continue durante
el embarazo siguiente. (May, 1971:445).
Para concluir, se puede decir que la lactancia prolongada es probablemente el
factor que puede contribuir mas significativamente a asegurar una salud y una nutrici6n
adecuadas para las madres y los niflos. Sus efectos se extienden mas alli del valor
nutricional de la leche humana como tal. La lactancia:
disminuye la fecundidad directamente mediante su efecto de suspension de
la ovulacion;
reduce la fecundidad indirectamente cuando existen tables sexuales contra
la relaciones sexuales en conexi6n con la lactancia;
da a la madre tiempo para recuperarse despues del parto y de esta manera
protege su estado nutricional;
asegura la atenci6n prolongada del lactante;
da itmunidad al recien nacido hasta que este desarrolla su propia inmunidad;
asegura una fuente continue de protefna al lactante;
proporciona satisfacci6n psicol6gica a la madre y el niflo.
Ademas, hay aspects de higiene y "comodidad" positivos que se describiran mas
adelante.
b) Suministro y preparaci6n de los alimentos
Los process y hechos que conducen al consumo de los alimentos han sido descritos
por King (1972) como "la trayectoria de los alimentos ... de los campos donde se cultivan







-41 -


hasta el organismo del nifo que los consume". En este texto de nutrici6n, escrito
con especial referencia a las regions productoras de maiz, mandioca y mijo de
Africa, se sefiala que en muchos lugares es costumbre que la mujer se encargue de
la mayor parte del trabajo en los campos, y tambi6n que sea la principal respon-
sable de la compra de alimentos en el mercado.
Las publicaciones tipicas sobre investigation dietetica, al igual que los
textos, contienen escasa informaci6nsobre la media en que las mujeres se encar-
gan del suministro de alimentos para la familiar. Si bien con frecuencia se alude
a las posibilidades de la mujer en lo relative al cultivo de hortalizas, raramente
se mencionan las actividades relacionadas con la producci6n de alimentos basicos.
Incluso cuando se examinran resefias y studios sobre problems alimentarios en
una perspective mas amplia, se encuentra casi siempre una ausencia total de refe-
rencias a la produccion local- de alimentos como responsabilidad prihcipalmente de
las mujeres. En los muchos centenares de publicaciones del decenio pasado en las
que se analizan las dimensions y estructuras de las catastrofes alimentarias
actuales y por venir apenas si se menciona a la mujer. Si se la menciona, es en
relacion con su papel en la lactancia (Boulding, 1976).
Con respect al suministro de alimentos mediante la adquisipi6n en el mercado,
la informaci6n que se puede reunir de la literature dietetica tambien es limitada.
Un punto important es la determination de si es la mujer o el marido quin decide
.en realidad el presupuesto familiar y las prioridades de las compras. Ocasional-
mente se encuentran referencias a maridos que gastan los ingresos de la familiar en
cerveza y otros articulos no alimentarios. Sin embargo, esos problems no parecen
figurar sistematicamente en los studios de nutrici6n a pesar de la importancia
que tienen en la planificaci6n de programs de ensefanza diet6tica y, dentro de
esos programs, en la identificaci6n de grupos a que estin dirigidos mujeres,
hombres o ambos sexos.
Muchos investigadores parecen career que la aparici6n de las mujeres en la
trayectoria de los alimentos ocurre por primera vez en la etapa de elaboraci6n
y preparaci6n de los alimentos. Esto en si mismo es una consecuencia de la
escasa informaci6n de que disponen en el tipo de literature que se consult normal-
mente en relaci6n con la mujer en la nutrici6n. Pero la limitada informaci6n dis-
ponible acerca de los aspects nutricionales de la elaboraci6n de alimentos y
los problems de su preparaci6n refleja tambien el interns, generalmente escaso
entire muchos nutricionistas, en los problems de esa indole y la falta concomitante


I...







- 42 -


de colaboraci6n con cientificos experts en alimentaci6n en esa esfera. Esto
puede explicar la lentitud con que se mejoran los metodos locales de elaboraci6n
de alimentos. Eso afecta sobre todo a las mujeres, que se calcula que se ocupan
del 100% de la elaboracion de alimentos en el Africa rural (CEPA, 1974). Como
lo ha sefialado Aylward, con frecuencia no hay una linea de demarcaci6n clara entire
la elaboraci6n, la preparaci6n en la cocina y el procedimiento de cocci6n
(Aylward, 1966).
McDowell (1976) ha sefialado el gran numero de m6todos que se utilizan tradi-
cionalmente que deberian examinarse para averiguar su valor nutricionalmente. Se
han hecho pocas compilaciones de los m6todos tradicionales que se utilizaban y
todavia se utilizan en Africa, y que corren el riesgo de olvidarse en la transici6n
a una sociedad modern a menos que se reunan y registren en forma sistematica
(Galetshoge, 1976).
De lo poco que sabemos parece desprenderse que muchos de los metodos tradicio-
nales de elaboracion de alimentos son beneficiosos desde el punto de vista nutri-
cional. Por ejemplo, la molienda con el grano mojado y la fermentaci6n del malz
en muchas parties de Africa probablemente impartan a los preparados un valor nutri-
tivo mas elevado que el grano no tratado. Muchas variedades de mandioca contienen
icido cianhidrico en combinaci6n, que se elimina durante el metodo clasico de
los indios, utilizado ahora en Africa rallandola y exponiendola al aire.
(Aylward, ibid.). En el Senegal, Malf y el Alto Volta, cuando una madre prepare
una papilla de mijo o sorgo para su'beb6, aplasta los granos y saca la cascarilla,
despues de lo cual moja apenas la papilla y la deja asentarse durante seis a
ocho horas antes de cocinarla. Esta mojadura inicial de la mezcla inicia el process
de hidr61lisis del almid6n que ayuda a que la harina de mijo sea mis ffcil de digerir
para el nifio (Dupin, 1975). Con frecuencia la elaboraci6n y preparaci6n de los
alimentos seg6n el sistema traditional es poco sanitaria y rinde products de baja
calidad. En Nigeria, la forma de coccion contribute a destruir algunos de los
nutrients. Las sopas se conservan durante tres dias en ollas y se calientan
normalmente tres vsces al dia para evitar que se echen a perder. El dafo para
las proteinas resultante de esto puede-deberse a la destrucci6n de los aminoicidos
o quizg a la combinaci6n de una parte mayor o menor de los amino6cidos en la cadena
que no se hidroliza durante la digestion (Oke, 1972). En este caso, es muy possible
que la practice est& relacionada con medidas que llevan much tiempo. En otros
casos, la baja calidad puede ser resultado mas de la inconveniencia de la higiene


/...








- 43 -


y el control que de principios. Por consiguiente, esa clase de m6todos podria
mejorarse con facilidad (UNICEF/CEPA/FAO Curso practico sobre conservaci6n
y almacenamiento de alimentos, Kibaha, Tanzania, 1975).
En studios en los que se comparan los metodos tradicionales y modernos de
moler el sorgo se ha descubierto que algunos de los m6todos tradicionales tienen
claras ventajas nutricionales sobre los modernos (al retener todos los nutrientesl,
en tanto que otros no los tienen (machacar los alimentos y remojarlos, lo que
ocasiona perdidas de nutrients) (Favier et al., 1972).
El Intermediate Technology Development Group de Londres senala que los
regimenes que ofrecen los beneficios nutricionales maximos no siempre son los
mas agradables ni convenientes de preparar segGn los m6todos tradicionales. Hay
por lo tanto una tendencia, aunque la mujer de la casa tenga conocimientos de
diet6tica, a que predominen en la dieta los alimentos de preparaci6n mas fAcil.
Eso hace que sea ain mas important buscar m6todos que combine el valor nutricio-
nal, el sabor agradable y la higiene. Muchos de los m6todos tradicionales consume
demasiado tiempo. Ocasionalmente se sefialan los enormes insumos de tiempo y
energia que represent para las mujeres africanas la molienda manual del grano
(machacindolo), utilizando el equivalent del mortero y el mazo, y otros process
preliminares para la preparaci6n de los alimentos (Aylward, op. cit.; Fox, 1953).
En conjunto, este hecho no parece haber atraido gran interns entire los nutricio-
2
nistas ni los especialistas en tecnologia de los alimentos2

1 Informe del Grupo de nutricion del ITDG al proyecto PAG, 1976.

2 El Intermediate Technology Development Group sefala que la conservaci6n

de los alimentos, la reducci6n de los desperdicios y el mejoramiento de aspects
relacionados con la calidad nutricional de la elaboraci6n de los alimentos pueden
tener un efecto beneficioso equivalent al de un aumento en la disponibilidad de
alimentos. Puesto que la elaboraci6n de alimentos siempre estg en manos de las
mujeres, es preciso desarrollar tecnologias especialmente adecuadas para las
mujeres. Actualmente las maquinas se consideran, por lo general, asunto de hombres
y por consiguiente no llegan a las mujeres en los programs de ayuda (ITDG, 1976).
Hace poco el UNICEF hizo un buen comienzo al desarrollar tecnologias sencillas para
la explotaci6n local maxima de la energia, los alimentos y los recursos de agua-
disponibles (UNICEF/Oficina Regional para el Africa Oriental, 1976).


/...








- 44 -


c) Distribuci6n de los alimentos en la familiar

En 1943, en los Estados Unidos, el Comit6 de Habitos Alimentarios de la
NRC-HAS public un informed sobre "El problema de cambiar los hibitos alimen-
tarios". Kurt Lewin escribi6 acerca de "las fuerzas que impulsan los hibitos
alimentarios y los m6todos de cambio" e introdujo la "teoria de canales" para los
studios de los movimientos de los alimentos. Propuso el concept de un "guardian",
que afecta el movimiento de los alimentos desde la producci6n hasta el consumo
(Guthe y Mead, 1943). En 1972, den Hartog revivi6 este concept y sobre la base
de un modelo simplificado para el suministro y la distribuci6n en el nivel del
hogar en una situaci6n rural en los pauses en desarrollo fecalc6 la necesidad
de saber cuales son las personas que controlan los diversos canales, es decir,
quien actua como "guardian" en diferentes puntos.
El concept no puede aceptarse inmediatamente como pertinente para un anglisis
de la situaci6n en todas las sociedades africanas. Incluso cuando la distribuci6n
de alimentos esta de acuerdo con los patrons culturales, bajo la supervision de
las mujeres, Isignifica esto que tambi6n la "controlan" en el aut6ntico sentido
de la palabra? Si es asi, estaria implicito que se ocupan de la satisfacci6n de
las necesidades fisiol6gicas de todos y aseguran una distribuci6n equitativa de
alimentos a las propias mujeres y a sus hijos, ya que aparentemente se ocupan de
los miembros varones de la familiar al servirlas.
Como se ha seftalado anteriormente en este capitulo, parece haber muy pocos
datos exactos que puedan ayudar a responder a esta pregunta. La mayor parte de
las descripciones son de cargcter impresionista e interpretan el servicio tipico
del jefe var6n en primer t6rmino como una clara ventaja fisiol6gica sobre las
mujeres. Si, con mejores m6todos de registro dietetico, esto resultara cierto,
el modelo de guardian de Lewin/den Hartog no seria evidentemente aplicable. Si,
por el contrario, la desventaja dietetica de las mujeres resultara en parte
mitica, el modelo seria aplicable tambien para los hogares con respect a los cuales
todos los "datos" disponibles actualmente parecen indicar lo contrario.
Ya se han indicado algunas razones posibles para la ausencia de informaci6n
fidedigna detallada acerea del insumo dietetico de las mujeres. Es sin duda
necesario mejorar los m6todos de registro dietetico en situaciones alimentarias
tipicas. Tambien sugerimos que se trate de averiguar lo que sucede durante el
process real de la cocina, que con frecuencia se realize en una parte del recinto
al que normalmente no tienen acceso los hombres. Evidentemnente no debe seguirse


I...








- 45 -


aeusando a los hombres de apoderarse de la mejor parte si este es solo un fen6-
meno aparente. Se puede al menos formular la hip6tesis de que las mujeres son
lo suficientemente racionales para proveerse de comida durante el pericio en que
estan en contact con ella antes de servirla, especialmente si saben que despues
no tendran oportunidad de hacerlo. Sin embargo, pueden existir reglas acerca de
que no se pruebe la comida durante el process de cocci6n, como es el caso en ciertas
parties de Asia. Por otra parte, nuestra suposici6n es que son los nifios en realidad
quienes sufren a menudo los efectos de la modalidad de servicio, pues tienen que
esperar hasta que se hayan servido al padre y a los varones mayores de la familiar
las mejores porciones. Como bien saben todos los que estan familiarizados con
las formas tradicionales de comer, los niflos pequefos se ven limitados por la
mera distancia fisica de la fuente comun y tambien pueden tener problems para
alcanzar y comer determinados alimentos (por ejemplo, salsas, sopas o condimentos).


/...








- 46 -


d) Alimentaci6n de lactances y nifios pequefios.
i) Papel especial de la madre.
A menudo se hace referencia a la posicion clave de la mujer en la alimentaci6n
del nifio, incluido el cuidado de la salud de este. Por ejemplo, Pala (1976)
informa de que en K(sumu, en Nyanza meridional, Kenya:
... la mujer pasa mAs tiempo que el hombre (aun cuando 6ste esta en la casa)
cuidando y vigilando a los nifios. Las mujeres llevan a los nifios sobre
sus espaldas o en autobis al hospital y por lo general se consideran respon-
sables si un nifio est insuficientemente alimentado o enfermo. Por este
motivo, las mujeres toman la iniciativa y les piden a sus esposos que
obtengan dinero o que lo pidan prestado para llevar a un niuo al hospital.
Las mujeres dicen que es la madre quien pasa la noche en vela cuando un
nifo esta enfermo o tiene hambre.
Si bien en Uchagga, Repfblica Unida de Tanzania se consider que los hijos
son propiedad de sus padres, es la madre quien, cuando la familiar sufre dificul-
tades econ6micas, se siente responsible del bienestar y la supervivencia de los
niflos. En un ensayo de escuela primaria, se describia a un nifno de la siguiente
manera "criado por el padre y la madre, aunque en realidad es la madre quien se
ocupa del nifio y trabaja para 61. El padre rara vez esta en la casa". (Freyhold
y colaboradores, 1973: 173).
Las madres de Reneba, en Gambia, siguen ocupandose de la salud de los niflos
pequeflos aun cuando trabajen en el campo. Un studio longitudinal mostr6 que
cuando un niho pequeho estaba gravemente enfermo, por lo general la madre lo llevaba
consigo a los pantanos para amamantarlo durante el dia. Cuando los hijos mayores
se enferman seriamente, lo mis probable es que la madre se quede con ellos en la
casa (Thompson y Rahman, 1967).
El studio sobre Keneba tambi6n mostraba que ninguna otra persona se sentfa
responsible de la salud de un niflo si la madre no podia ocuparse de 61. "... Cuando
las madres estaban trabajando en los campos, se tendia a dejar desatendidos a
los nifios que sufrfan dolencias menores y los alimentos que se preparaban para su
consume durante el dia a menudo eran escasos, desagradables y de valor nutritivo
inferior" ibidd).
En un studio sobre los factors sociales que influyen en las actitudes de
las madres hacia los servicios de nutrici6n en las poblaciones rurales de


1...








- 47 -


Usambara, RepGblica Unida de Tanzania, se examine la existencia de motivaciones
positivas o negatives con respect a la asistencia a los dispensaries. Las
respuestas sobre las condiciones socioecon6micas fueron proporcionadas por el
jefe de familiar que, en este context, era la madre. En su ausencia, se formu-
laron las preguntas a la abuela o a algGn otro miembro femenino adulto de la
familiar. En las families poligamas se entrevist6 a la mujer que habia contraido
matrimonio primero (Kreysler y Schulze-Western, 1973).
Cabe suponer que casi todas las practicas sanitarias en relaci6n con los
nifos, tanto buenas como malas desde el punto de vista medico, se practican por
conduct de las mujeres. Las practicas de alimentaci6n son parte de estas, si
bien no siempre se reconoce la relacion direct entire los alimentos y la salud.

ii) Lactancia materna.
La leche maternal es el alimento normal para los ninos durante los primeros
meses de vida y en las zonas rurales a menudo se amamanta a los nifos hasta los
dos e incluso los tres afos de edad. Si bien el process real de producci6n de
leche materna y el 6xitp con que se lleve a cabo desde el punto de vista nutritional
est, determinado biologicamente, hay diversos factors culturales y sociales
pertinentes, en primer lugar la duraci6n. Esta puede estar determinada por las
costumbres sociales o puede defender de la confianza de la madre en el valor de
la lactancia materna en relaci6n con otras posibilidades y su propia capacidad
para desempeflar esta tarea adecuadamente.
El siguiente informed sobre Malawi constitute una descripci6n tipica de la
situaci6n en las zonas rurales:
En Malawi se amamanta a todos los nifios pequefios, con excepci6n de aquellos
cuyas madres no estgn en condiciones de hacerlo. En muchos casos, especial-
mente en las zonas rurales, a menudo hay una nodriza entire los parientes
que contribute a la alimentaci6n de los lactantes. La utilizaci6n de
alimentos infantiles comerciales esta fuera del alcance de muchos debido
a los elevados costs, a la disponibilidad de 6stos, o a ambas cosas y, en
muchos casos, no se conoce ningfn otro medio de alimentaci6n infantil, con
excepci6n, quiza, de la lecha de vaca, que es dificil de obtener. Para
algunos, un nifo pequefto no puede alimentarse de ningun otro modo. La madre


/...








- 48 -


esta alli para tender al nifio y amamantarlo ... En las condiciones de las
aldeas, la leche mfs sana que la madre puede darle a su niflo es, sin duda
alguna, la leche materna. Nunca habrg mejor modo de asegurar un mInimo
de contaminaci6n. (Misomali, 1969).
Puede afirmarse que las practicas de lactancia materna en las aldeas rurales
forman parte de una culturala femenina" (Helsing, 1975) que es altamente favorable
para el medio fisico y psicol6gico de los nifios pequeftos. Morley (1968) describe
esto sobre la base de sus observaciones en una aldea nigeriana, dandole el toque
romantico caracteristico de muchos pediatras de sexo masculino:
La madre imesi amamanta a su nifio y, con excepcion de las raras ocasiones
en que esto le result impossible, no consideraria ning6n otro m6todo de
alimentar al lactante. Desde la infancia ha estado acostumbrada a ver a
las madres alimentar a los hijos en toda su familiar y sabe que el nifto
siente placer cuando mama libremente. Las madres de los tr6picos y subtr6picos
son mejores lactantes, a pesar de que no estan tan bien alimentadas como
sus contrapartes de los climas templados donde la comodidad de los biberones,
la suspension de la lactancia durante la noche y los factors socioecon6-
micos conspiran contra el exito de la lactancia materna.
El nifo pequefio, llevado sobre las espaldas de su madre, goza de los privi-
legios del contact constant con ella y del alivio inmediato del hambre y
de la sed merced a la lactancia materna. El nifio es alimentado cuantas
veces quiere durante el dia. De noche, el nifto permanece junto a la madre
y 6sta lo amamanta mientras ambos duermen, y es durante la noche, y no
durante el dia, cuando el lactante tiende a ingerir una considerable Iropor-
ci6n de su consumo total de leche. La importancia de esta costumbre entire
las padres de una aldea de Gambia ... tambi6n ha sido reconocida y esta
muy difundida en los pauses no industriales.
Si bien descripciones como esta de lo que cabria denominar el process socio-
biol6gico de la lactancia materna son muchas, y entire los pediatras son comunes
las recomendaciones entusiastas a favor de su continuaci6n, los datos econ6micos
definitivos sobre la absolute necesidad de su continuacion son much mas escasos.
Lamentablemente, la leche materna nunca se consider un recurso alimentario del
mismo nivel, por ejemplo, que la leche de vaca en polvo. Ahora esta modalidad
esta cambiando lentamente, ya que se han hecho diversos calculos sobre el cost


/...








-49 -


1
econ6mico de reemplazar la leche materna por leche de vaca Se esti preparando,
con los auspicios de la FAO, un studio sobre el valor econ6mico de la leche
materna en algunos pauses de Africa.
La cuesti6n de la economfa adquiere especial importancia en la transici6n
a medios urbanos donde surgeon nuevos valores y desaparece la seguridad de la vida
traditional y de sus normas. Es entonces ficil que una mujer pierda confianza
en el valor de la continuaci6n de la lactancia. Se dispone ahora de abundante
documentaci&n sobre la disminuci6n de la lactancia materna en las zonas urbanas.
Por ejemplo, un studio sobre la alimentaci6n de lactantes en Addis Abeba demostr6
el cambio en las practicas de alimentacion que trajo aparejada la urbanizaci6n.
El porcentaje de lactantes que reciben leche maternal 5nicamente o complementada
con leche de vaca disminuy6 del 86% en el primer mes al 25% hacia fines del
segundo afio. La leche materna como tnico alimento se daba a s6lo el 71% de los
lactantes al llegar el sexto mes (Habte, 1969).
Jelliffe y Jelliffe (1970) examinan algunos rasgos caracterfsticos de la
disminuci6n de la lactancia materna con la urbanizaci6n.
La modalidad de abandonar la lactancia maternal se ha difundido desde el
llamado mundo occidental. En parte, aunque unicamente en parte, quiza refleje
lis dificultades que entraia la continuaci6n de la lactancia materna en el
empleo urbano. No obstante, se debe tambi6n a presiones socioculturales gene-
radas por la imitaci6n de "los que estin en condiciones de superioridad por
su posici6n econ6mica", asf como a la publicidad local poco 6tica e inadecuada
de las empresas de products lacteos, y a los malos consejos de amigos,
vecinos, y a veces, por desgracia, de personal de sanidad y nutrici6n insufi-
cientemente preparado. Miy a menudo el resultado final es una disminuci6n
temprana de la actancia maternma debido a la inhibici6n del delicado
reflejo psicosomitico de secreci6n de la leche, a causa de la incertidumbre
y la ansiedad.
Como alternative, la madre intent alimentar a su nifio con una de las
leches elaboradas, por lo general la mis difundida por la publicidad y, por
consiguiente, la mis cara. El dinero de que dispone s6lo le permit comprar


1 VWase Alan Berg: The Nutrition Factor, Brookings Institution, 1974.
Capitulo 7.








-50 -


cantidades absolutamente insuficientes, y su ambiente familiar y educaci6n
hacen que la preparaci6n higi6nica de los alimentos sea improbable (si no
impossible Asf pues, el nino esta mal alimentado por ingerir una cantidad
reducida de leche con una elevada dosis de bacteri'as contaminants.
Muy frecuentemente, la consecuencia es el syndromee de diarrea consuntiva".
Esta es la forma de malnutrici6n several en los lactantes que predomina cada
vez mfs en las ciudades, y no la carencia protefnica (kwashiorkor) que se
manifiesta en el segundo y tercer afos de vida en medios rurales.
Muchos studios individuals confirman este panorama general. Una important
fuente de informaci6n global fue el curso practice de la AIP sobre la nueva fami-
lia urbana que se celebr6 en Viena (AIP, 1973)1. Ademas, la documentaci6n reunida
en relaci6n con el pleito de Nestl4 contra el Arbeitsgruppe Dritte Welt en Suiza
en 1975-1976, asf como los informs de la prensa proporcionan informaci6n actuali-
zada sobre la disminuci6n de la lactancia maternal y el papel que desempefa lo que
Jellifft llama "la publicidad local poco 6tica e inadecuada de las empresas de
products lacteos"2. Si bien hay muchos factors en juego, la publicidad a favor
de los suced6neos de la lecha materna afecta a las madres urbanas pobres al explotar
su ignorancia sobre el valor superior de la leche maternal y los peligros de la
utilizacion de sucedaneos en condiciones de pobreza e higiene deficiente
(Greiner, 1977).
El ejemplo de la disminuci6n de la lactancia materna ilustra claramente el
modo en que los aspects biol6gicos y sociales pueden ejercer una influencia mutua
y determinar la capacidad de la mujer como fomentadora de las oportunidades de
nutrici6n.
La relaci6n es clara y esta bien documentada para los grupos pobres en las
zonas urbanas, como en los ejemplos que se mencionaron anteriormente. Sin lugar
a dudas existe, aunque esta menos documentada en el caso de las zonas rurales.
Las descripciones tipicas desde el punto de vista m6dico de la lactancia maternal


1 Organizado por la Asociaci6n Internacional de Pediatria en el 13. Congress

International de Pediatrfa.
2 V6ase tambi6n Cottingham, 1976, y Greiner, 1977.


/...








- 51 -


ficilmente llevan a considerar a la lactancia como funci6n que no present la menor
complicaci6n en las zonas rurales: cuanto mas traditional, menos complicada es.
Es important distinguir en este context entire el acto biol6gico concrete de la
lactancia y las condiciones en que puede llevarse a cabo. Si bien los pediatras
pueden haber observado la facilidad con que una madre de mu medio rural da el
pecho a su nifto y lo deja mamar durante perfodos en que los dos parecen una unidad
madre/hijo en un centro de salud de la madre y el niuo, esto es s6lo parte del
cuadro, en que dominant los factors biol6gicos, que por lo general son favorables.
Con algn( conocimiento sobre la participaci6n de la mujer en la producci6n y
el intercambio de alimentos, que necesariamente la aleja del poblado durante perfodos
mfs o menos largos, el sentido comin lleva a preguntarse hasta qu6 punto esto
influirfa en las condiciones en que se desarrolla la lactancia materna. Por des-
gracia, es mty poco lo que se sabe sobre esas condiciones. La raz6n probablemente
es que no son las personas primordialmente interesadas en la lactancia maternal
- los pediatras y los nutricionistas las que tambidn se interesan en los problems
de las actividades agrfcolas de las mujeres, la venta de alimentos en la localidad y
en lugares remotos y otras actividades econ6micas en que participan las mujeres.
De hecho, es una paradoja que precisamente la atenci6n del "par madre/hijo"I que
en sf mismo reviste importancia fundamental a menudo supone el desconocimiento
de la base econ6mica y social de su funcionamiento adecuado.
Beghin (1977) sugiere que no se emplee mis la expresi6n "madre e hijo" dado
que "... sabemos lo suficiente acerca de las circunstancias en que ocurre la
malnutrici6n como para no seguir relacion6ndola exclusivamente con la madre".
Segt6n Beghin, es incorrect considerar a la mujer en, su capacidad reproductora
y "no independientemente como mujer". Si bien a lo largo de todo este informed
se ha subrayado la necesidad de ampliar el concept que se tiene de la mujer en
relaci6n con la alimentaci6n y la nutrici6n mfs alli de la esfera de la reproducci6n
biol6gica, no se comprende c6mo es possible beneficiary a la mujer negando su funci6n
de reproducci6n. Por el contrario, 4sta debe reconocerse como parte del papel total
de la mujer en su capacidad de persona que participa y toma decisions -en la sociedad


1 En un simposio recientemente organizado por la Fundaci&n Sueca de Nutrici6n

en Uppsala, en junior de 1977, se examinaron algunos aspects del "par madre/hijo".
Los lectures que deseen obtener informaci6n deben remitirse a la Fundaci6n Sueca
de Nutrici6n.


/...







- 52 -


y en la familiar, a la par de su esposo. Ademas, debe considerarse un derecho
human de la mujer el poder cumplir sus funciones reproductoras de modo tal que
ello no traiga aparejados efectos perjudiciales para ella o para su prole, ni
obstaculice otros papeles y su propic desarrollo personal.

iii) Destete

Desde luego, no se trata fnicamente de si se amamanta o no al nifo pequeno.
A determinada edad alrededor de los seis meses la leche materna ya no basta
como inico alimento y hey que introducir en la dieta alimentos s61lidos. Lamenta-
blemente, esto no siempre ocurre, y ello puede tener efectos nocivos para el niito
pequefio, que puede estar mal alimentado a pesar de la lactancia maternal.
En determinado moment los alimentos s6lidos tienen que incorporarse a la dieta.
A menudo esto ocurre alrededor de los seis meses de edad, a veces antes afn. Como
se mencion6 anteriormente, las mujeres pueden estar limitadas en su libertad para
elegir concretamente alimentos de la dieta familiar con el fin de alimentar a los
nifos pequefios. Por otra parte, la ignorancia acerca de las necesidades especiales
de los nifos puede dar lugar a una mala elecci6n, aunque se disponga de recursos
suficientes, que puede ir aunada a una ausencia de tradici6n en material de prepa-
raci6n de alimentos especiales para nifos, como se ha senalado a menudo. No
obstante, en algunos lugares, se preparaban esos alimentos especiales, (Galetshoge,
1976), de manera que la creencia comtn en una falta universal de alimentos infan-
tiles tradicionales tambign podrfa ser un mito debido igualmente a que se han
realizado pocos studios sistemiticos que prueben lo contrario.
De todos modos, desde principios del decenio de 1960 se viene prestando cada
vez mas atenci6n a los problems diet6ticos del destete, y se han propuesto diversas
medidas para asegurar una dieta adecuada durante este perfodo. Un studio sobre
la alimentaci6n y el crecimiento infantiles en Awo Omamma, Nigeria, represent el
cuadro tfpico de la manera en que se ha solido describir el problema:
El amamantamiento de los nilos era la norma y se continuaba por lo menos
hasta el aflo y a menudo los 18 meses, o mfs. Se daba a casi todos los nifos
algunos alimentos s6lidos hacia los seis meses de edad. Pap, una forma local
de preparar f6cula de mafz cocida, era por lo general el primer alimento, al
que segufan otros alimentos feculentos, como aqidi (una forma mas espesa de


/...








- 53 -


f6cula de mafz cocido) y flame machacado o previamente masticado. Hacia.el
afo de edad, se daba a casi todos los niflos pequefos sopa de hame. Los ali-
mentos complementarios tenfan un contenido protefnico relativamente bajo. Si
se interrumpia bruscamente la lactancia, se le daba al nifto una dieta esencial-
mente adult, es decir, 6ste comfa lo que podfa de la olla familiar.
Por lo general, estos nifos pequeflos crecen satisfactoriamente durante
unos seis meses pero luego su crecimiento sigue una curva descendente que
tambidn se ha denunciado en el caso de otros nihos pequeflos africanos. Casi
todos tienen perfodos en que no ganan o en que pierden peso. (Tabreh y
Hauck, 1963.)
En el decenio de 1960 la atenci6n se centr6 primordialmente (como en el ejemplo
que se 'dio anteriormente) en el contenido protefnico de los alimentos. Se hizo
menos hincapi6 en el hecho de que la concentraci6n de energfa del pap o de las
papillas preparadas con malz, fame o alimentos anulogos era insuficiente para el
nifio pequeflo. Esto significa en la prgctica que el mero volume de alimento con
alto contenido de almid6n a menudo impide a los niflos, ctuo est6mago tiene una
capacidad limitada, ingerir suficiente energfa y sustancias nutritivas por comida.
En el ejemplo que se dio anteriormente, al igual que en muchas otras descripciones,
no se examin6 este aspect, y s61oo se puso de relieve el hecho de que probablemente
tuviera mayor importancia que el contenido protefnico a principios del decenio
de 1970 (Nicol, 1971). Poco despuds, la importancia relative de las protefnas y
la energfa se convirtieron en la base de un debate te6rico muy refido entire los
nutricionistas, aunque el problema practice del volumee" sigui6 en gran media
desatendido. S61o muy recientemente se ha reconocido que 6ste es un problema central
de la dieta infantil que probablemente supere en importancia a casi todos los demis.
El efecto del gran volume como caracterfstica de los mismos alimentos se ve
acentuado cuando la alimentaci6n de los nifios sigue la modalidad de la: diet adult
normal de dos, o a veces una comida diaria. Por consiguiente, es important
examiner la naturaleza de los alimentos basicos, si la costumbre es darles a los
nifos pequefios alimentos por separado y el numero de comidas que hacen por dia.
Si bien la primer cuesti6n es de caracter puramente nutricional, las otras dos
claramente apuntan a la relaci6n entire los conocimientos de la madre y las oportu-
nidades de lograr un sistema de alimentaci6n adecuado.


I...








- 54 -


El escaso interns atribuido a la importancia de la concentraci6n de energfa
en los alimentos infantiles y la gran atenci6n prestada al elevado contenido
protefnico llevaron a numerosos esfuerzos en el decenio de 1960 y principios del
decenio de 1970 por producer alimentos infantiles econdmicos "de elevado contenido
protefnico" para el perfodo del destete. No obstante, independientemente de los
problems de comercializaci6n que supone asegurar que los alimentos lleguen a los
grupos a que estan destinados, estos no podrfan resolver los problems de la alimen-
taci6n infantil a menos que, al mismo tiempo, se aumentara el numero de comidas
por dfa cuando fuera insuficiente.
Por razones diversas, actualmente ha decrecido el interns en el enfoque de
alimentos de alto contenido protefnico preparado en la ftbrica y casi todos los
grupos dedican ahora su atenci6n a los "alimentos caseros de destete". Este hecho
vuelve a poner de relieve el papel de la mujer con respect a la alimentaci6n de
los nifos en las sociedades que no estan "preparadas" para los alimentos infantiles
que produce la industrial modern. No obstante, esto no significa que la mujer
individualmente deba hacerse cargo para siempre de la tarea de preparar alimentos
y comidas especiales para los nifios pequefios, ademas de las muchas otras tareas
que supone tender a las necesidades de la familiar. Desde luego, puede ampliarse
el concept de "alimentos caseros" para incluir la producci6n local colectiva de
alimentos que beneficien a todos los nifios de la aldea. La producci6n colectiva
local de alimentos infantiles no s6lo puede ofrecer mejores oportunidades de bene-
ficiar a todos los miembros del grupo, sino que tambign hace possible la asistencia
mutual entire las mujeres con --el objeto de aliviar sus responsabilidades cotidianas
y compartir el aspect nutricional del cuidado de los nifios.










1 En particular, se remite a los lectores al "Manual sobre Alimentaci6n de
Lactantes y Nifios Pequeflos" recientemente aparecido, publicado por el Grupo Asesor
del Sistema de las Naciones Unidas sobre Protefnas y Calorfas (Cameron y
Hofvander, 1976).


/...







- 5 -


iv) Resumen de las normas basicas de la dieta infantil
A continuaci6n se resume lo que podria considerarse un conjunto minimo de normas
dieteticas que es precise aplicar para evitar la malnutrici6n.

1. La lactancia natural es absolutamente necesaria durante los primeros seis meses
y debe continuar durante un periodo considerable despu6s de este plazo, en especial
cuando la disponibilidad de fuentes de protefnas animals no es adecuada o cuando
las normas tradicionales de alimentaci6n impiden que los niflos pequefios consuman ese
tipo de proteinas.
2. A los seis meses de edad, los niflos deben recibir otros alimentos s6lidos. Se
debe tratar de formular correctamente la dieta en funci6n de la naturaleza del
alimento basico, cuyo volume puede variar. El contenido cal6rico es de vital
importancia, lo que significa que puede ser necesario fortificar algunos alimentos
basicos durante su preparaci6n con fuentes cal6ricas concentradas (grasas o aceites,
azticar).
3. Los nifos necesitan alimentos complementarios, que puede ser necesario preparar
especialmente, si el plato adicional de los adults no es apto para ellos (pero no
necesariamente). En principio, no se necesitan alimentos de origen animal, si se
dispone de otras fuentes concentradas de proteinas (legumbres, semillas oleaginosas
comestibles), y en especial si continfia la lactancia natural. En la media en que
las costumbres tradicionales ya existentes en material de alimentaci6n infantil sean
beneficiosas desde el punto de vista de la nutrici6n, s6 deben aprovechar al mfximo;
a veces s6lo se necesitargn pequefios cambios para evitar la introducci6n de ideas
nuevas que podrian no ser aceptadas fscilmente.
h. La ingesti6n total diaria de alimentos debe dividirse en varias comidas diarias.
De lo contrario, el volume de muchos alimentos b6sicos, una vez preparados, puede
impedir una asimilaci6n energ6tica adecuada. El numero efectivo de comidas que se
necesiten por dia depend del tipo de alimentos y de la edad del nifo, pero dos
comidas diarias (lo que es muy comun), no son suficientes para niflos en edad
preescolar.
Estas normas sencillas pueden servir de patron para estudiar la manera de
evitar la malnutrici6n en el context de la actual situacion de muchas mujeres en
Africa. En cada caso, habrg que determinar si las consecuencias practicas de la
norma son compatibles con los recursos y las posibilidades de las mujeres. Por


/...







- 56 -


desgracia, los experts en nutrici6n se han preocupado menos de este problema que del
contenido apropiado del "mensaje" mismo.
e) Factores relacionados con la higiene
Las infecciones y elestado de nutrici6n estan estrechamente vinculados. Los
nifos pequeflos son especialmente vulnerable a infecciones que pueden contribuir a
causar malnutrici6n, debido a enfermedades repetidas y agudas que afectan al apetito
y la asimilaci6n de alimentos. Las enfermedades infecciosas pueden transformer
con facilidad forms leves y subclinicas de malnutrici6n en casos graves con altas
tasas de mortalidad. En el octavo informed del Comitg Mixto FAO/OMS de .Expertos
en Nutrici6n (1970) se resume los factors que entrafa esta relaci6n :
Las formas en que las infecciones afectan de manera adversa el estado
nutricional son bien conocidas, pero dificiles de determinar cuantitativa-
mente. Entre ellas figure la disminuci6n de apetito, la menor ingesti6n
de alimentos y la disminuci6n de la absorci6n cuando hay diarrea. La
menor ingesti6n de alimentos original frecuentemente una deficiencia de
calorfas y, en consecuencia, una utilizaci6n menos eficiente de las proteinas,
ya que algunas de 6stas se emplean para satisfacer las necesidades energeticas.
Los habitos de higiene a la larga pueden ser tan importantes para el estado de
nutrici6n del nifo como las costumbres de alimentaci6n propiamente dichas y el
valor nutritivo de los alimentos. Por lo tanto la contribuci6n de las mujeres a
la nutrici6n depend tambi6n de la forma en que sus actividades pueden promover o
prevenir las infecciones en los nifios.
i) Aspectos higienicos de la alimentaci6n infantil.
La alimentaci6n de los niflos con la mano es comun en today Africa. Los investi-
gadores de otras cultures suelen sefialar esto como un aspect especial, pese al
hecho de que 4sta es la unica forma natural de alimentar a los nifios cuando todas
las demos personas comen con los dedos. No obstante, hay justificados motives para
examiner las desventajas de esta costumbre en relaci6n con los niflos, porque es
indudable que los expone seriamente al peligro de infecci6n. Al hacerlo, se deben
comparar los efectos negatives de la alimentaci6n con la mano con sus efectos


Para mas detalles sobre la interacci6n de la nutrici6n y las infecciones,

veanse Scrimshaw y otros (1968) y Mata (1977).


I...







- 57 -


positivos en lo que respect a la ingestion de alimentos. Por ejemplo, entire los
ngoni de Tanzania, muchas madres acostumbraban alimentar con la mano a sus nifios
durante los primeros dias del destete. "Como por lo general la madre no intentaba
siquiera lavarse las manos antes de hacerlo, el nifo estaba expuesto a repetidas
infecciones de Salmonellae o bacilos de disenteria y Entamoeba coli ... Para la
madre ngoni, una nutricion adecuada significaba llenar el est6mago del nifo; para
hacerlo, introducia comida por la fuerza en la boca del niflo. Esta costumbre,
aparentemente indeseable, puede haber sido en realidad beneficiosa, ya que contri-
bufa a la ingestion de la gran cantidad de alimentos necesaria para satisfacer las
necesidades de proteinas." (Robson, 1974).
Existen tambien otros peligros. Morley (1971) piensa que la mayoria de los
niflos sanos, si son alimentados con la mano por una madre cuidadosa, pueden ingerir
alimentos de esta manera, pero sefala que si no se adoptan precauciones la comida
puede ser aspirada, y ello puede provocar la muerte, en especial si el nifio tiene
una infecci6n respiratoria.
El hecho de que estas costumbres aparentemente perjudiciales deben evaluarse
con precauci6n es subrayado por Jelliffe (1968:156), quien examine el caso de la
alimentaci6n "boca a boca": "El valor de algunas costumbres es questionable y s6lo
puede determinarse en su context cultural. Cabe mencionar la masticaci6n de alimen-
tos feculentos, seguida a menudo por la alimentaci6n "boca a boca". Se puede argu-
mentar que una pasta bien masticada y reforzada con ptialina, aunque quizas desa-
gradable y antiestetica superficialmente, puede ser menos peligrosa, desde el punto
de vista bacteriologico, que los alimentos preparados y servidos con utensilios sin
limpiar en ambientes sucios y miserables".
ii) Otros aspects de las pr6cticas sanitarias y de higiene.
Ya se ha mencionado el caso particular de los nifnos pequefos que reciben alimen-
taci6n artificial. El peligro radica ante todo en la falta de higiene que acompafia
a esta practica cuando las condiciones no son adecuadas.
Hay tambien otros ejemplos de costumbres sanitarias que no estan relacionadas
con los alimentos y que pueden tener serious efectos sobre la ingesti6n de alimentos.
Dean (1962) describe una de esas costumbres perjudiciales en Baganda, Uganda:
Las purgas son muy comunes, y en algunos distritos el 80% de los nifios son
purgados dia por medio, o dos veces por semana, entire el nacimiento y los


...







- 58 -


18 meses de edad. El aceite de castor es el purgante mas com6n. Las purgas
causan gastroenteritis cr6nica y pueden afectar a la ingesti6n de alimentos.
En Etiopia, se acostumbra dar manteca a los ninos recien nacidos durante los
primeros dias, para lubricar los intestinos. Es ficil imaginar el peligro de
infecci6n que entrafla esta practica.
Los ejemplos de malos habitos de higiene mencionados mas arriba son tipicos de
los que se podrian eliminar con information adecuada excepto tal vez la alimenta-
ci6n artificial, que es parte de una situaci6n much mas compleja). Sin embargo,
las fuentes mis importantes de contaminaci6n no pueden eliminarse influyendo en
las madres. Esas causes de contaminaci6n radican en la falta de agua potable, en
la eliminaci6n inadecuada de residuos y excrementos, en instalaciones deficientes
de almacenamiento de alimentos, etc.
Las infecciones transmitidas por el agua cobran especial importancia al estudiar
el papel de las mujeres en la nutrici6n, debido a que en casi todos los casos el
agua es obtenida por las mujeres, y porque esta tarea consume much tempo y
energia.
Un studio en Avo Omamma, Nigeria, muestra c6mo las fuentes locales de agua
pueden ser en gran media fuentes de contaminaci6n:
... El rio Njaba, la principal fuente de agua potable durante la estaci6n
seca, cumplia tambien muchas otras funciones domesticas. La mandioca se mace-
raba en la orilla del rio durante cuatro dias. El trabajador realizaba las
operaciones subsiguientes, incluso la de desprender la parte exterior y lavar
la parte feculenta, parado en medio del rio. De la misma manera, el akamu,
la harina humeda de maiz usada para hacer gachas y agidi, se tamizaba en el
rio, y las semillas del arbol del pan se extrafan tambi6n aqui, apisonando
la pulpa. En la orilla del rfo se lavaba la ropa de toda la familiar, incluso
la ropa ensuciada con las heces de los nifios. Las personas que iban al rfo
a buscar agua se badaban y por lo general lavaban la ropa con que estaban
vestidos. Las jarras de agua se lavaban yllenaban de agua cerca del lugar
donde se realizaban estas actividades. En el leprosario, el agua que se
usaba para beber y cocinar se obtenia de una zona situada aguas arriba a
cierta distancia del lugar donde los pacientes se bafaban y lavaban su ropa
pero, por lo general, la poblaci6n de Awo Omamma no trataba de protegerse de
los riesgos del agua contaminada. (Tabrah y Hauck, 1963).


I...








- 59 -


Sin embargo, si se consider el esfuerzo que hubiera significado para las
mujeres de Awo Omamma acarrear una cantidad suficiente de agua desde el rio, no
result sorprendente que la mayor parte de las funciones para las que si necesita
agua, except la cocci6n de alimentos, se realizara a orillas del rio.
Durante various meses, durante la estacion seca, la mayor parte de la
poblacion debfa acarrear el agua que se utilizaria en los hogares. Para
muchos, el rio Njaba estaba a una distancia de dos millas o mis. Las personas
encargadas del acarreo del agua realizaban la mayor cantidad possible de las
tareas para las cuales se necesitaba agua a orillas del rio, a fin de reducir
al minimo la cantidad que deblan transportar. La falta de un suministro ade-
cuado de agua constitula una enorme carga, en tiempo y esfuerzo, para las
mujeres y los nifios ayores de la comunidad y 'limitaba las oportunidades de ba-
narse, lavar la ropa, limpiar utensilios y realizar las demas actividades do-
mesticas para las cuales se necesitaba agua.
Para beber, se preferia el agua de lluvia recogida de los techos de metal
corrugado pero, por lo general, se utilizaba agua de cualquier fuente sin trata-
miento previo. ibidd)
White y otros (1972) realizaron algunas estimaciones de las distancias maximas
de transport de agua, para hogares de un determinado tamafo y para un consumo diario
per capita fijo de agua. Al hacerlo, tuvieron en cuenta que por lo general las
mujeres son las que acarrean el agua, y basaron sus estimaciones en mediciones ante-
riores del gasto de energia realizado por mujeres de Tanzania al acarrear agua sobre
sus cabezas, con correcciones para tener en cuenta la pendiente del sendero. V6ase
el cuadro infra (y tambi6n 111.8). Los autores opinaron que, dentro de estos limits
extremes, "el costo director de obtener agua es en algunos casos un gasto relativamente
considerable y en otros casos, insignificant. Sin embargo, es un factor que se debe
considerar en todos los casos, ya que el solo hecho de ensefar a las madres mejores
pr6cticas de higiene no implicarg necesariamente un cambio, si la distancia hasta la
fuente de agua es la verdadera restricci6n."


/...








- 60 -


LIMITS PARA EL ACARREO DE AGUA EN UN HOGAR DE CINCO PERSONAS CON UN CONSUMO DIARIO
PER CAPITAL DE CUATRO LITROS

Porcentaje de calories Limite permisible en millas hasta la fuente de agua
gastado por un adulto
para acarrear agua 00 40 8o 12

100 11,0 8,0 5,0 3,0
75 8,o 6,0 4,0 2,0
50 6,o 4,o 3,0 1,5
25 3,0 2,0 1,0 1,0
10 1,0 0,8 0,5 0,3
5 0,5 0,4 0,3 0,2

Pendiente

(de Drawers of Water, White y otros., 1972).

Al determinar las necesidades de agua y el costo, serfa dtil examiner la
situaci6n desde el punto de vista de las mujeres y al mismo tiempo distinguir, cuando
fuera menester, entire las necesidades de agua limpia y de agua "no tan limpia". Por
ejemplo, podrfa haber casos en que el cost de suministrar agua menos limpia serfa
relativamente bajo, mientras que la instalaci6n de caferias para agua potable, seria
cara (White, 1974). Se podria mejorar la situaci6n de muchas mujeres si la mayor
parte del agua necesaria para lavar la ropa y para el aseo personal de la familiar
estuviera disponible cerca del hogar. El esfuerzo necesario para acarrear agua
limpia para beber y cocinar desde un punto mas alejado (a condicion de que existiera
una fuente de agua limpia) podria ser entonces minimo en tiempo y energfa. Pero
debido a que el tiempo y la energfa de las mujeres rara vez se consideran como un
factor en los studios de salud y de nutrici6n, esa manera de encarar un problema
practice puede no ocurrirseles a los planificadores sanitarios.


I...







- 61 -


2. Estudios sobre el terreno.

En esta secci6n hemos seleccionado un pequefo numero de studios nutricio-
nales sobre el terreno efectuados en Africa desde principios del decenio de 1960,
algunos de los cuales consideran a las mujeres como productoras, ademas de
reproductoras, mientras otros no lo hacen asf. Este examen nos permitira apreciar
el enfoque general de esos studios, tanto en lo que se refiere a las conceptua-
lizaciones iniciales del investigator como a su elecci6n ulterior de datos y meto-
dologfa. Por ejemplo, la media en que estos studios incluyan datos relacionados
concretamente con la funci6n de la mujer, asi como la forma en que se usan esos
datos, depend de c6mo entiende bisicamente el investigator la necesidad de distin-
guir entire la funci6n econ6mica y social de los hombres y las mujeres.
Los studios que se ocupan de las causes inmediatas de la malnutrici6n y no
de sus causes fundamentals son de escasa importancia practice para quienes tratan
de hallar politicas apropiadas para combatirla, y en raz6n de que no explican las
causes bisicas pueden incluso obstaculizar la elecci6n de programs eficaces para
mejorar la situaci6n. De acuerdo con un examen de un gran numero de studios
sobre el terreno de todo el mundo1 predominan los studios de character descrip-
tivo, que se ocupan sobre todo de las causes inmediatas (como la ingestion y la
salud del hu6sped) y muy rara vez de las causes subyacentes (como las condiciones
ecol6gicas y socioecon6micas).
La falta de studios sobre nutrici6n en que se identifiquen las causes basicas
de la malnutrici6n se explica por el hecho de que la mayorfa de sus autores son
nutricionistas con formaci6n en biologia y medicine. Su formaci6n y experiencia
determinan, como es natural, el plan y el enfoque de sus studios. De igual modo,
a los especialistas en ciencias sociales que estudian la producci6n, manipulaci6n
y distribucion de alimentos por lo general no les interesan los efectos fisiol6-
gicos de las pautas de producci6n y consume. El resultado es que tanto los
studios de los especialistas en ciencias sociales como los de los nutricionistas
carecen de los elements necesarios para comprender mis a fondo las condiciones que
son causa de la malnutrici6n

1
Schofield, 1975. El prop6sito de la autora era comprobar si los datos sobre
nutricion reflejaban alguna pauta determinada en relaci6n con la tipologia de aldea.

"Las investigaciones sobre la nutrici6n tratan de los series humans en su
dimension biol6gica; la sociologfa trata de las interacciones humans y su influencia
sobre los individuos y la sociedad." Edema, 1976, traducci6n del aleman.


I...








- 62 -


Existe una necesidad evidence de elaborar nuevos models de investigaci6n que
conjuguen la labor de los nutricionistas con la de los especialistas en ciencias
sociales.

En esta etapa, no es possible dar directrices universalmente vilidas para tales
investigaciones interdisciplinarias. Lo primero que debe hacerse es determinar
las deficiencies de los models de investigaci6n actuales. Por eso procuramos
mostrar en esta secci6n de que manera podrian reevaluarse los studios nutricio-
nales sobre el terreno para determinar sus deficiencies.

a) Estudios realizados en aldeas de Gambia.

En 1948 el British Medical Research Council estableci6 un centro de investiga-
ciones sobre el terreno en Fajara, Gambia, para estudiar la fisiologia, el meta-
bolismo y la salud de las poblaciones rurales desde el punto de vista de la
nutrici6n. Para 1949 se habla hecho evidence que los factors parasitol6gicos y
nutricionales se hallaban estrechamente vinculados entire si y se inici6 un proyecto
en colaboraci6n con el Gobierno de Gambia, por intermedio de su Departamento de
Salud Publica, con el prop6sito de evaluar la influencia de los parasitos como
causa de mala salud y de desnutrici6n.
Se eligio una aldea para efectuar un studio que sirviera de punto de compa-
raci6n, tras lo cual el objetivo fijado consistio en eliminar las enfermedades
parasitarias comunes, por "los medios practicos mas expeditivos que no interfi-
rieran con los aspects agricolas, sociologicos o econ6micos de la vida de la
aldea".
McGregor y Smith (1952) describieron las caracteristicas de la aldea de Keneba,
su topograffa, clima y poblaci6n, e incluyeron una secci6n especial sobre "agricul-
tura y economic" que interest particularmente para nuestro analisis. Ya en esta
etapa initial se reconocfa la existencia de la division del trabajo agricola entire
hombres y mujeres: "El unico cultivo important para la venta es el de cacahuetes,
mientras el arroz, el sorgo, el mijo ... y pequefas cantidades de mafz y digitaria
se cultivan para el consume. Hay una division del trabajo agricola en que las
mujeres plantan, desbrozan el terreno y cosechan el arroz en las m6rgenes de los
pantanos en tanto que los hombres se encargan de los otros cultivos." Esta


I...







- 63 -


comprobaci6n contribuy6 muy probablemente a la selecci6n de los factors que se
examinan en studios y monograffas posteriores sobre esta y otras aldeas de
1
Gambia .
La situaci6n general en Keneba, tal como se describia, era de gran pobreza
y vida dura para todo el mundo, de modo que cabria espera que la malnutrici6n
fuera muy comin. Desde un punto de vista operacional, no sirve de much la mera
comprobaci6n de la relaci6n que existe entire pobreza y malnutrici6n, pero, como
demuestran los studios de Keneba, cuando la pobreza esta generalizada, la
atenci6n que se preste a las mujeres puede contribuir a establecer de que modo
puede relacionarse aquelia con la malnutrici6n.
Se mantuvo un registro de los datos de todos los nifios nacidos y muertos
en la aldea durante un lapso de 10 aftos (1950 a 1960). McGregor, Billewicz y
Thomson (1961) estudiaron los datos sobre crecimiento y mortalidad. De los
187 nifios nacidos con vida, 81 (43%) murieron antes de 11egar a los siete atos de
edad. La tasa de mortalidad neonatal fue de 54 por cada 1.000 niflos nacidos vivos,
y la infantil, 134 por mil. La mortalidad era elevada durante los cuatro primeros
afios de vida; descendfa de manera abrupta en el quinto afio y segula siendo baja
de ahf en adelante.
Casi dos tercios de las muertes ocurrian durante los meses lluviosos, Julio
a octubre, y el 26% en el mes de agosto solamente. Este miximo de mortalidad era
igualmente pronunciado aun excluyendo los decesos en los nueve primeros meses de
vida, lo que indica que la tasa de mortalidad de los nifos que empiezan a andar
era alta en este perfodo.
Los datos sobre el crecimiento se basan en anotaciones efectuadas durante los
meses de abril y mayo de cada afo y, desgraciadamente, no proporcionan informaci6n
direct sobre los pesos en la estaci6n de las lluvias. Sin embargo, se observe
que la pauta "normal" era aniloga a la de otras parties de Africa, en que el
crecimiento se vuelve precario en la segunda mitad del primer afo de vida,
mientras que durante sus primeros meses los niflos de Gambia, segun se comprob6,
pesaban tanto como los de su misma edad en el Reino Unido.

1
Otro de los studios iniciales, ciertamente influyentes, de Gambia, que entire
otras cosas trata de las diferencias entire los recintos de una aldea en el empleo de
mano de obra y las modalidades de cultivo, fue hecho por Haswell (1953), en la aldea
de Genieri, que la autora siguio observando durante cierto nunero de atos. En The
Nature of Poverty, (Hasvell, 1975) se encuentra un resumen de sus resultados y
experiencias.
I..








- 64 -


En cuanto a las posibles causes de la alta mortalidad y de anomallas en el
crecimiento, los autores dudan que residieran exclusivamente en la malnutrici6n
primaria, ya que los nifos destetados pasaban a un regimen alimentario bastante bien
balanceado y no a un alimento unico. Prestan much atenci6n a la pauta de las enfer-
medades infecciosas, en particular el paludismo, que alcanza su maximo durante la
estaci6n lluviosa y coincide claramente con la 6poca de mayor mortalidad Los inves-
tigadores se guardian de insinuar una relaci6n demasiado direct con las enfermedades
infecciosas, aun en cornbinaci6n con una malnutrici6n y desnutrici6n primaries (lo que
significa en este caso carencia direct de alimentos o alimentos que de por si son
de baja calidad). Sugieren, sin embargo, que el cuidado de las criaturas de meses
y los nihos, y el modo en que varfa de acuerdo con las estaciones es un important factor
condicionante.
Los cuidados que prestan las madres influye casi con certeza en el crecimiento
y la mortalidad de los nifios pequefios. En Keneba no s6lo se espera que la mujer
adulta tenga nifos y los crie sino tambien que produzca el principal cultivo
alimentario, el arroz, casi sin ayuda. Es costumbre y, de hecho, esencial para
asegurar la provision de alimentos a la familiar, que estas mujeres continfien con
sus arduas tareas agricolas durante la mayor parte del embarazo y las reanuden
lo antes possible despu6s del parto.
Durante los primeros meses de vida el nifo acompafia a su madre cada vez que
6sta va a trabajar al campo, pero el nifio que ya puede andar queda a menudo en la
aldea al cuidado de alguien que es demasiado viejo o demasiado joven para trabajar.
Es dable esperar que en ocasiones tales practicas afecten adversamente a los nifios
pequefios, pero en la actualidad se dispone de poca informaci6n que permit evaluar
su importancia ibidd., 1665).


Durante sus primeros meses de vida las criaturas tienden a estar protegidas

del paludismo por una inmunidad adquirida pasivamente a traves de la placenta maternal.
Cuando esta inmunidad desaparece, debe transcurrir hasta aproximadamente el final
del tercer afio antes de que hayan desarrollado activamente una inmunidad efectiva
contra el paludismo. En cada uno de los afios abarcados por el studio, todos los' nifios
que tenian mas de tres o cuatro meses de edad durante la estaci6n lluviosa sufrfan de
paludismo, aunque los sfntomas de algunos de los nifios de tres y cuatro afios de edad
eran benignos.
/. .








- 65 -


Resumiendo sus datos y anglisis, los autores concluyen:
Por las razones expuestas, creemos que las causes principles de la alta
mortalidad y el crecimiento precario de los nifios pequefios en Gambia son las
infecciones y la falta de cuidados. Puede contribuir la insuficiencia de deter-
minados nutrients, pero en nuestra opinion la malnutrici6n, comparada con las
enfermedades, es con mas frecuencia una causa secundaria que primaria. No puede
excluirse la posibilidad de que algunos nifios sean subalimentados durante el
process de destete, pero rara vez se dan las pautas nutricionales y clfnicas
que son caracterfsticas del kwashiorkor.
Probablemente estos resultados y conclusions sean vglidos para grandes zonas
rurales de Africa, y especialmente de Africa occidental. Quizas no valgan para
las zonas en que el alimento basico tiene un valor nutritivo muy bajo, ni para
las zonas urbanas en que la ecologia es totalmente diferente.
Aparentemente, estas sugerencias preliminares sobre la falta de cuidados como un
factor important de la epidemiologla de la malnutrici6n infantil alentaron a los
autorcs de studios posteriores de Gambia a incluir nuevas observaciones sobre la
situacion de las mujeres. Un aspect interesante de esta series es que se rechaza la
noci6n de "desatenci6n" por parte de la madre, a la que tan a menudo se hace referencia
en anglisis mas superficiales de las relaciones entire la madre y el nifio y su papcl
en el context de la nutrici6n.
Casi sin excepci6n, la familiar alimentaba y cuidaba a los nihos de la mejor
manera que le era possible. Ni siquiera se desatendfa a los nihos idiotas de la
aldea. De ahf que las deficiencias en los cuidados maternos causantes de enfer-
medades se debieran en gran media a la ignorancia y no a una falta deliberada de
cuidado (Marsden, 1964).
En cmnbio, todos los autores que participaron en los studios de Gambia parecen
advertir que la falta de cuidados tambi6n se debe a las otras obligaciones de la
madre que no tienen que ver con la reproducci6n, y a sus condiciones de trabajo. Con
respect a otra aldea, Sukuta, se informa:
Una actividad como el cultivo de arroz ... significaba inevitablemente que la
madre ya no podfa tener al niflo a su cargo, aunque el nifio fuera con ella a.los
pantanos.


I...







- 66 -


El 63% de las madres de los nihos lactantes a que se refiere este trabajo
cultivaban arroz en los pantanos. La preparaci6n de los bancales de barro negro
para el arroz, la sienbre y la cosecha, son tareas muy duras y se realizan con
herramientas de mano primitivas. La mayorfa de las madres (el 74%) llevaban a sus
hijos consigo a los pantanos, que comienzan a eso de una milla de la aldea, pero
algunas tal vez debian andar cinco millas, ya que la zona es muy extensa. Las
demas padres dejaban a sus hijos con una abuela o una hermana mayor. Una madre
sigui6 atendiendo sus cultivos durante el embarazo, mientras otras utilizaban la
enfermedad de un hijo como excusa para no cultivar el arroz. Unas cuantas madres,
que llevaban a sus hijos consigo durante el primer afo, cuando los amamantaban,
los dejaban en casa el afio siguiente (Marsden, ibid.).
Sin desconocer la intense participaci6n de las mujeres en el trabajo agrfcola,
el autor reconoce plenamente que ello constitiue s61lo una parte de sus deberes.
Totalmente aparte de sus tareas agrfcolas, la madre sukuta tfpica debe
ocuparse de las tareas domesticas, cocinar y cuidar a sus hijos. Algunas madres
dejan a sus hijos lactantes casi exclusivamente a cargo de una hija mayor y, si
esto no se puede hacer, emplean a una parienta como "madrecita" o nifiera: una
muchacha que en muchos casos apenas tiene nueve o diez afos y que cuida al nifio
a cambio de su manutenci6n. Una mujer tenfa que cocinar para 17 a 20 personas
dos veces por dia y no podfa asistir regularmente al dispensario; muchas padres
debfan cocinar para families grandes o para parientes.
La siguiente descripci6n,se refiere a las condiciones de vida de un promedio de
90 hogares visitados en el curso de un studio especial sobre nifios que habfan alcan-
zado los ocho meses de edad:
El recinto consta de varies chozas individuals que dan a un patio central,
y por lo comun estg cercado con una estacada o empalizada. Si hay varias esposas,
con frecuencia duermen todas juntas en una choza en tanto que el marido ocupa una
choza separada. En various casos habfa una sefialada discrepancia entire la vivienda
del marido y la de sus mujeres. La sabana limpia de la cama del marido, su reloj
despertador, los muebles y las paredes blanqueadas contrastaban extrafiamente con
la vivienda de paredes de barro 6spero y el lecho de paja de las mujeres. Este
l6timo era el medio en que vivfa el nifio comprendido en el studio, que vefa muy
poco a su padre. Cuando la esposa unica vivfa en el mismo recinto era comun que
marido y mujer durmieran juntos en la misma cama. En ocasicnes un marido preferfa
no pagar la dote y en ese caso su mujer estaba obligada a seguir viviendo en el
recinto de su padre (Marsden, ibid.).







- 67 -


Pese a las privaciones que revelan estas breves ojeadas a la vida cotidiana de
las mujeres de Sukuta, "... en todos los hogares la madre parecfa ser la que mantenfa
a la familiar unida y en funcionamiento, ya que el marido por lo general demostraba poco
interns en la vida dom4stica".
En Keneba se llev6 a cabo en 1962 y 1963 un studio .sbe.e. t1 .i de dos aos
de duraci6n dedicado a examiner el crecimiento y la salud de 224 ninos menores de
cinco afos.
Thompson y Rahman (1967) described en detalle la division del trabajo en la
agriculture:
Las mujeres estgn subordinadas a los hombres y existe una division estricta
del trabajo entire los sexos. Los habitantes se dedican a una agriculture de
subsistencia y su regimen alimenticio habitual consiste en cereales, principalmente
mijo y arroz, complementados con salsas hechas de cacahuetes, pescado seco, hojas
verdes y otros products del matorral. Los hombres cultivan cacanuezes, que es
el unico cultivo para la venta y la fuente exclusive de ingresos de la mayorfa de
las families. Los hombres tienen tambi6n a su cargo el cultivo del mijo y de un
huerto de maiz y la recolecci6n del findo (Digitaria exilis), aunque las mujeres
ayudan a preparar el terreno y plantar el findo. Las mujeres cultivan y cosechan
arroz, que en el ultimo decenio ha adquirido una importancia cada vez mayor como
cultivo alimentario.
Completan esta informaci6n detalles referentes a las actividades y condiciones
de vida de las mujeres:
Durante todo el afto, los deberes cotidianos de una mujer son preparar y
moler cereales, cocina" para hasta 15 personas, sacar agua a mano de pozos de
mas de 60 pies de profundidad, juntar lefa, lavar enseres dom6sticos y personales,
limpiar las chozas, recoger parties comestibles de los matorrales como hojas y
frutos, juntar caracoles y peces de los arroyos, y cuidar las gallinas.
En la estacion seca las mujeres invierten su tiempo en la aldea o sus
alrededores en las tareas asignadas, tales como preparar los pisos de tierra de
las nuevas chozas, fabricar jab6n, tratar el algod6n y recoger cacahuetes.
A veces visitan otras aldeas para ver a parientes o asistir a ritos diversos.
Hacia el fin de la temporada extraen sal o juntan arcilla para hacer tiestos a
eso de una milla de la aldea. Estas tareas suponen su ausencia de la aldea por
una o dos horas, de manera irregular. El lactante rara vez esta lejos de su madre
durante la estaci6n seca; pasa una buena parte del tiempo atado a su espalda y es

amamantado cuando lo pide.
I...








- 68 -


En la temporada agricola, el trabajo es casi continue y muy intense:
En mayo y a principios de junio se trabaja la tierra con la azada, en junior
y a principios de Julio se siembra y desde octubre en adelante se recoge la
cosecha. En agosto y hasta principios de octubre las mujeres transplantan arroz,
iltimamente en terrenos anegados por las mareas, que fueron desbrozados en mayo
y que estan a una distancia de 6 a 8 millas sobre el rfo Gambia. En comparaci6n
con los pantanos formados por las lluvias, que distan no mas de cuatro millas de
Keneba, las condiciones son desagradables y el trabajo es tan arduo y el esfuerzo
ffsico tan grande que algunas mujeres no atienden plantfos allf todos los afos.
El barro es hondo, hay mWy poco terreno elevado donde las mujeres puedan descansar
o dejar a sus nifios, es demasiado lejos para que los nihos pequefos caminen, y
las mocas-tsetsg y las sanguijuelas pueden resultar gravosas en ciertas ocasiones.
Salvo por un tab6 que prohfbe sembrar o plantar arroz los mi6rcoles, los otros dias
s6lo una enfermedad grave que la incapacite puede excusar a una mujer de las tareas
de cultivo. En ciortos perfodos las exigencias del trabajo agrfcola eran tan grades
que quedaba poco tiempo para la convalesconcia.
Por ejemplo, una mujer cuyo nifio habla nacido muerto tras -un parto diffcil,
y que habfa tenido fiebre puerperal, se hallaba trabajando con la azada en su
arrozal tres dfas despues. Las mujeres siguen trabajando la tierra durante todo
el aebarazo, salvo los ocho dfas siguientes al naciniento de un nifio que sigue con
vida. Es costumbre que un nifio criado exclusivamente a pecho acompafie a la madre
a los plantfos de arroz mis cercanos, pero s6lo en circunstancias muy excepcionales
se lleva a un nifo, cualquiera sea su edad, a los terrenos enegados por las mareas.
Cuando es necesario se consigue un ama de leche ...
Las mujeres cultivan la tierra sea cual fuere el tiempo que haga. En la
6poca de maxima actividad agrfcola, de junior a septiembre, pasan un 80% de los
dfas en los pantanos.
No result sorprendente que las mujeres embarazadas y lactantes pierdan peso hacia
el fin de la estaci6n lluviosa, como indica este studio.
Con el tftulo de "Algunos problems alimentarios en la estaci6n lluviosa", los
autores hacen un intent de integrar las observaciones mencionadas con otras relatives
a la alimentaci6n y el cuidado de los nifios:


I...







- 69 -


Las enfermedades, generalizadas durante la estaci6n de las lluvias, ten3fan
a reducir el apetito y a veces una inflamaci6n local hacfa dolorosa la masticaci6n.
Cuando las madres iban a los pantanos mas cercanos, habitualmente llevaban a los
nihos consigo, pero dejaban papilla especialmente preparada para las criaturas
que todavfa no segulan un regimen alimentario completeo", mientras los nifos mas
grandes comfan a veces las sobras que, en 6pocas de abundancia, se daban a los
animals; en perfodos de gran escasez, los sobrantes se secaban y volvian a
cocinar. La diarrea comun en esta 6poca del aho podfa deberse en parte a los
alimentos fermentados o contaminados que se dejaban cocidos de antemano y sin
tapar en un medio humedo, caluroso, sucio y plagado de insects.
Las comidas durante la estaci6n lluviosa eran con frecuencia mon6tonas y
desabridas. El mijo era el cereal preferido en la 6poca de maxima actividad
fisica, por considerarse que "satisfacfa much el apetito y daba much fuerza".
El mijo tambien se podfa mezclar con afrecho cuando los cereales escaseaban y
se comfan con sal y agua cuando habfa pocos ingredients para salsas ... Las
criaturas por lo comun se sentaban en las rodillas de su madre mientras comfan,
y lactaban cuando lo deseaban. Cuando la madre estaba en el campo dependfan de
alguien que les diera agua para beber. Muchas veces un nifio que parecfa haber
comido lo suficiente empezaba a comer de nuevo con toda energla tras haber bebido.
Cuando un nifio de meses estaba muy enferma, la madre habitualmente lo llevaba
al pantano para amamantarlo durante el dfa. Cuando los ninos mayores enfermaban
gravemente, era mas probable que la madre permaneciera en casa. Pero a menudo
la enfermedad evolucionaba con gran rapidez y a veces los nifios morfan en la
aldea a las pocas horas de haber aparecido los sfntomas y antes de que la madre
volviera de los arrozales.
En Keneba, .el perlodo en que el lactante segufa en estrecho y permanent contact
con la madre dependfa del moment en que habia nacido en relacion con la temporada
agrfcola.
Un nifio nacido hacia fines del aho tenfa mas de seis meses de edad cuando
la madre comenzaba a cultivar el arroz al afo siguiente y probablemente quedaba
en la aldea mientras la madre trabajaba en los pantanos. En cambio, un nifio
nacido en los primeros meses del afro estaba junto a su madre en su primera estaci6n
de las lluvias mientras 6sta cultivaba el arroz, y segufa en estrecho contact
con ella en la aldea durante toda la estaci6n siguiente. Sin embargo, cuando las


I...







- 70 -


madres estaban en casa sumamente ocupadas con las tareas dom6sticas no alentaban
mayormente a sus hijos a caminar, porque les resultaba m6s practice atar al nifio
a la espalda.
La edad del niio en el moment en que la madre comenzara las tareas agrfcolas
influfa tambien sobre la duraci6n de la lactancia.
Las mujeres destetaban a sus hijos a una edad mas temprana durante la
temporada agricola, que coincide, en terminos generals, con la segunda mitad
del afio. La mitad de los nifios (22) fueron destetados en cada semestre, pero
en la segunda mitad del afno el double de nihos tenia de 18 a 20 meses (10 nihos
en el perfodo de julio a diciembre en comparaci6n con 5 de enero a junio). El
destete a una edad temprana era muy comin en julio, agosto y septiembre, meses
en que las mujeres estaban dedicadas a la agriculture. Siete de los 10 nifnos
destetados en este trimestre tenfan menos de 21 meses de edad. Los numeros son
bajos pero indican que los nifios nacidos en la primera mitad del afio muy proba-
blemente han de ser destetados antes que los nacidos en el iltimo semestre.
En Keneba no se comprob6 que el hecho de destetar tempranamente a los nifios fuera
en sf causa de notables alteraciones en el crecimiento del nifio, como a menudo se ha
informado en otros studios, sino que tales cambios dependfan de la temporada en que
se producfa el destete.
En 13 nifios se registry un continue aumento de peso en el mes siguiente
mientras que solamente tres disminuyeron constantemente de peso; los nifios
aumentaron continuamente de peso al mes siguiente mientras que solamente en tres se
registry una p6rdida constant; el peso de los demas nifos fluctuaba. Las cifras
son bajas pero indican que las medidas adoptadas para alimentar al niio tuvieron
menos importancia que el moment en que se produjo el destete ... el 48% de los
nifios destetados en la estaci6n seca siguieron aumentando de peso en comparaci6n
con s61lo un 17% de los nifnos destetados por complete durante la estaci6n de las
lluvias.
Para contrarrestar los efectos negativos de la intense participacion de las
mujeres en el cultivo de la tierra durante la estaci6n lluviosa, hacia el fin de la
estaci6n seca se designaban "nifieras". Estas se hacian cargo en general del cuidado
de un nifo determinado o excepcionalmente de dos nihfos, durante toda la temporada
agricola. Se les daba a cambio casa y comida, y el padre del nifio les hacfa un pequefio
regalo al terminar sus servicios.
I...







- 71 -


En la 6poca en que las madres estaban dedicadas intensamente a las tareas
agrfcolas, podia ocurrir que las que no preparaban la comida de la maffana se ausentaran
dfas enteros y casi nunca vieran a sus nifios. A veces se marchaban temprano por la
maHfana, cuando era oscuro, y volvfan despugs de ponerse el sol. Debian atenerse asf
a lo que les deefan las "nifieras" o al comportamiento de sus hijos, con quienes dormfan
a la noche. Las nifieras se mostraban miy protectoras de los niflos a su cargo y eran,
dentro de sus posibilidades, conscientes y muy trabajadoras, pero una tremenda res-
ponsabilidad recafa sobre estas muchachas j6venes, que en muchos casos no eran lo
suficientemente grandes ni fuertes para tender adecuadamente a los nifios a su cargo.
Este tipo de arreglo debe tener series consecuencias en lo concerniente a la
calidad de los cuidados, como sefialan los autores:
Las criaturas, a menos que se las pusiera al pecho de mujeres viejas para
calmarlos, con frecuencia masticaban trocitos de madera, cscaras de manf o
basura. A veces se las dejaba sentadas en charcos de orina, pero las "nifiieras"
se ocupaban rapidamente de los excrementos, que espolvoreaban con arena, barrfan
y tiraban.
El hecho de que, como parte del arreglo, habfa quienes "supervisaban" a las
nifieras, no mejoraba nada la situaci6n ya que esa supervision habitualmente estaba a
cargo de personas ancianas, incapacitadas o enfermas.
Como cabe imaginar, algunas de las personas que "supervisa.ban" eran relh-
tivamente ineficaces, y la seguridad y el bienestar de los nifios mas pequeflos
dependfa en gran parte de la eficiencia de sus "niferas". La ceguera impedfa
a algunas mujeres cuidar adecuadamente a los nifios o proteger su comida, que a
veces comf an los perros que rerodeaban o contaminaban las moscas.
Sobre la base de estas observaciones, los autores concluyen que la variaci6n
estacional en el peso y la mortalidad de los niffos pequefios es un fen6meno general
en Keneba y se relaciona con la concentraci6n de factors adversos: las infecciones
propias del clima humedo y caluroso (en particular el paludismo), los arreglos
insatisfactorios para el cuidado de los niffos y la escasez relative de alimentos
durante la estaci6n lluviosa Los autores sugieren, sin aportar pruebas concretas,

En el caso de Keneba, estos factors parecfan mas importantes que la termi-

naci6n de la lactancia natural por sf misma. Cuando la lactancia se interrumpfa a
una edad "normal", es decir, cuando no la afectaba el comienzo para la madre de la
temporada agrfcola, el nifio ya estaba bien consolidado, con un regimen relativamente
"ccmpleto"', y la transici6n era menos critica que cuando los nifios a los que se deste-
taba recibfan un inico tipo de alimento.








- 72 -


que la falta de leche materna durante la estaci6n lluviosa puede ser el factor decisive
que impide la recuperaci6n de un niho enfermo o de uno que no hace progress, y dis-
minuye la capacidad de los nihos para combatir el ataque de las infecciones a que
todos ellos estgn expuestos.
Si la situaci6n es como se ha descrito, constitute un ejemplo muy claro de la
forma en que las obligaciones de una mujer no relacionadas con la reproducci6n, por
ejemplo, la producci6n de alimentos, pueden determinar directamente hasta qu6 punto
le sera possible amanantar a su hijo por un lapso prolongado. El ejemplo muestra que
la influencia de los factors econ6micos sobre las pautas de la lactancia no es
exclusive de la situaci6n urbana, en que la mujer puede estar empleada fuera del
hogar. Sin embargo, las trabajadoras urbanas son el unico grupo que normalmente
consideran los especialistas en nutrici6n cuando se ocupan de la terminaci6n temprana
de la lactancia materna. En cuanto al rest de las mujeres, se piensa que la lactancia
esta determinada biol6gica y, hasta cierto punto, psicol6gicamente.
Dada esta situaci6n, los programs para promover la lactancia natural en las
zonas rurales pueden fracasar facilmente si se dependent exclusivamente de que se enseie
a las madres el valor de la leche materna. Aunque las madres acepten sin dificultad
este mensaje, a menudo se ven impedidas de llevarlo a la practice debido a las
exigencias relacionadas con su papel en la producci6n y manejo de alimentos para la
familiar.







- 73 -


b) Dos ejemplos de Nigeria.
En 1960, se realizaron dos studios de 450 casos de kwashiorkor que habian
acudido a una clinica de nutrici6n del University College Hospital de Ibadgn, Nigeria.
En los studios se incluy6 un minucioso expediente social de todos los casos, asi
como una investigaci6n detallada de 50 de esos hogares. Collis, Dema y Omolulu
(1962, a. y b.)-informaron acerca de los resultados:
S... En ambas ... investigaciones se puso de manifiesto que en el 80% de los
casos la causa principal era la ignorancia, las madres no sablan que el kwashiorkor
estaba relacionado con la alimentaci6n, sino que lo consideraban "una enfermedad"
como, por ejemplo, la meningitis. Unicamente en el 20% de los casos pudimos encontrar
problems familiares tales como muerte o separacion de los padres, y en menos del
3%, indigencia real ... Nos pareci6 que era indispensable que conocigramos los
antecedentes y entonces, si nuestros temores resultaban ciertos, que estudiaramos
las medidas correctivas que podian adoptarse para modificar de tal manera los habitos
de la poblaci6n que, en el future, esas condiciones llegaran a ser una rareza.
(a.:140)
Los autores excluyeron de antemano cualquier correlaci6n automatica entire los
niveles nutricionales y los criterios comunmemente usados para evaluar el nivel de
vida. "Los elements materials, muy apreciados por los economists practicos, ...
no son criterios fidedignos para juzgar los niveles de vida de nuestras comunidades
africanas, ya que en families con grades viviendas, varias esposas y muchos hijos,
extensas zonas de cultivos comerciales y un elevado consumo de artfculos importantes
pueden observarse las peores condiciones de nutrici6n y saneamiento". Ello condujo
a los autores a elegir un area de studio de poblaci6n diversificada, integrada por
productores de cultivos alimenticios y comerciales con objeto de poder comparar los
efectos del tipo de produccion en la nutricion de las personas. Los autores deci-
dieron estudiar los factors fisicos, econ6micos, sociales y biol6gicos que
influfan en la utilizaci6n de la tierra en la Division de Ilesha, los sistemas de
cosecha, la ganaderia y su utilizaci6n, los sistemas de alimentaci6n y los niveles
de vida. Se registry la ingesti6n de alimentos a intervals trimestrales durante
un afo. Los precious en el mercado de los products alimenticios se registraron a
intervalos mensuales y las cifras se emplearon para calcular la suma de dinero que
obtendria el agricultor por sus products, el costo de alimentar a un miembro de la
familiar y la proporci6n del valor en efectivo de los alimentos utilizada en products
alimenticios adquiridos localmente.

1 Collis, W.R.F., Dema, J. y Omolulu, A., 1962, a.: On the Ecology of Child Health

and Nutrition in Nigerian Villages. I. Environment, population and resources. /...
Trop.Geog.Med. 14: 140-163.
1962, b.: II. Dietary and medical surveys, Ibid: 201-229.








- 74 -


En promedio, el 52% de la poblacion de las aldeas se dedicaba a la agriculture.
Se insisted en este punto, ya que la proporci6n en relaci6n con los consumidores se
consider baja, y en particular porque "se calcula que una quinta parte de la poblaci6n
econ6micamente active de las aldeas esta integrada por personas j6venes quienes,
con la mejora de los servicios educacionales y de transport, se desplazan a las
zonas urbanas para dedicarse a ocupaciones no relacionadas con la agriculture y,
sin embargo, siguen dependiendo de las granjas de sus families en las aldeas para
su abastecimiento regular de alimentos".
El studio debe haber hecho reflexionar a los planificadores agricolas, ya
que sugiere una relaci6n direct entire los diversos tipos de produccion y los
niveles nutricionales, que fueron inferiores en la zona tipica de cultivos comerciales.
A continuaci6n se reproduce un cuadro en que se proporcionan resultados del
analisis de 20 casos de kwashiorkor seleccionados al azar de entire los atendidos en
un hospital de Ilesha, asf como las causes supuestas que originaron y precipitaron
la enfermedad.


I...











- 75 -


ANALYSIS DE 20 CASOS DE KWASHIORKOR ATENDIDOS EN EL WESLEY GUILD HOSPITAL
DE ILESHA

(cinco procedentes de zonas urbanas, nueve de aldeas de la montafia y
cinco de aldeas productoras de cacao)


Dieta

Terminaci6dn Dieta antes

Medio del del Causas que lo Ocupaci6n del

Sexo Edad ambiente amamantamiento kwashiorkor. precipitaron padre


F 2 1/2 Cacao
aflos marginal


F 2 1/2
aflos
F 2 3/14
aflos
M 2 aflos


Ciudad de
Ilesha
Ciudad de
Ilesha
Aldea de la
montafia


M 2 aflos Cacahual


M 2 1/4
a.fos
F 3 afos


Ciudad de
Ilesha
Cacahual


M 5 aflos Aldea de la
montafia
F 22 meses Aldea de la
mont aia
F 1 1/2 Aldea de la
afsos montalna
M 3 aflos Cacahual


F 3 afios Cacao
(Igun)
M 2 aflos Aldea de la
montana
F 2 afos Cacahual


F 2 aflos Aldea de la
montafia


Un aflo antes Same, fecula de
masz, ninguna came,
sopa
6 meses antes Harina de mafz,
sopa, nada mDs
1 1/2 ailos Same, f6cula de
antes malz unicamente
2 meses antes Same, f6cula de
maiz


5 meses antes Principalmente
fame
3 meses antes Same, fecula de
mafi
6 meses antes Same, f6cula de
ma iz
Varios asos Same nmicamente


1 mes antes


No se habfa
suspendido


Principalmente
fecula de maiz
F4cula de mafz


1 afio antes Same, fecula de
maiz
1 afo antes game, f6cula de
mafz

1 mes antes Same


1 mes antes Same, fecula de
malz
1 mes antes Same, frcula de
mafz


F 3 aflos Aldea de la 6 meses antes Same, malz f6cula
montafia de maiz


F 2 1/2 Aldea de la
aflos montaha


7 meses antes Same**, ficula de
meiz


Sarampi6n, un mes;
diarrea, dos
semanas
Diarrea, tres
semanas
Diarrea, tres
semanas
Fiebre; tos;
diarrea, dos
semanas
Sarampi6n, un mes


Diarrea, dos
semanas
Tos ferina;
diarrea, 3 meses
Extrema pobreza


Diarrea


Diarrea


Sarampi6n


Fiebre; diarrea


Diarrea


Diarrea,
5 dias
Diarrea, 1 mes




Diarrea,
2 semanas


Diarrea,
tercer ataque de
kvashiorkor

Extreme pobreza


Guardian del
dispensario


Agricultor (la nifa
a cargo de la abuela)
Agricultor


Pequeilo agricultor




Agricultor


Trabajador
sanitario
Agricultcr


Padre enfermo y
malnutrido
Agricultor


Agricultor


Agricultor


Agricultor


Agricultcr


Agricultor


Ausente del hogar.
La nifia vivia con la
abuela.
Agricultor




Agricultor-carpintero


M 2 aflos Poblaci6n
vecina


2 meses antes Fecula de mafz Diarrea


"Vivia con la abuela


Mellizos

F 3 alos


Aldea de la
montaila


1 aso antes




1 asio antes


Same, fecula de
matz


Diarrea


Same, f6cula de Diarrea
maiz Extrema pobreza


Agricultor


F 3 afos Aldea de la
montafa








-- 76 -


Los autores formula las siguientes observaciones acerca del cuadro:


En su conjunto, los casos siguen una tendencia definida: niflos de dos
a tres afios de edad, destetados mas o menos recientemente y alimentados con
una dieta consistent principalmente en fecula de mafz (no maiz entero) y
flame y casi nada mas (un consume muy elevado de carbohidratos y muy bajo de
protefnas). En casi todos los casos, los sintomas reales de kwashiorkor
agudo fueron precipitados por un estado infeccioso como el sarampi6n o la
diarrea. Casi todos los nifios de esa zona tienen un desequilibrio protef-
nico, que se acentua particularmente en el perfodo comprendido entire los
2 y los 4 afios de edad, en que el nifto normal require un elevado consume
de proteinas para su crecimiento.

De los 20 casos, nueve procedfan de aldeas de ks montafifa, donde la
tierra era poco fertil y la gente podia apenas arrancarle la subsistencia;
cinco procedian de las feraces zonas de cacahuales, donde la poblaci6n
debia ser muy pr6spera. Las investigaciones realizadas demostraron que en
las aldeas que cultivaban exclusivamente cacao la gente distaba much de
ser pr6spera, de hecho, sucedia todo lo contrario ... Entre los casos
registrados en Ilesha, cuatro estaban asociados a una extrema pobreza, en
que la familiar entera sufria literalmente de inanici6n, la granja era insu-
ficiente para satisfacer las necesidades de la familiar, o el padre estaba
ausente y la abuela era pobre, ignorante y probablemente renuente a aceptar
consejos.

=n primer lugar, cabe observer que la "ocupaci6n del padre" se incluye como
variable propuesta, si bien no se menciona la ocupaci6n de la madre. Habria sido
convenient disponer de informaci6n acerca de la division del trabajo agricola y
commercial en Yorubalandia. LQu4 papel desempeflaban las mujeres en las modalida-
des de producci6n y elaboraci6n de products agricolas de Yorubalandia, o pasaron
por alto los autores tan important factor econ6mico, que podia tener relaci6n
con los niveles nutricionales de las families? La preocupaci6n expresada a con-
tinuaci6n respect de la forma traditional de educar a los niflos para su future
papel en la vida induce a pensar que tal vez haya sido asf:


I...







- 77


En otras epocas los hijos aprendian de sus padres las tareas agricolas
mientras que las hijas, a semejanza de sus madres, aprendian las tareas
domesticas y de otra indole de la mujer en el hogar. Pero los ticmpos han
cambiado y actualmente los padres estimulan a sus hijos ya crecidos a que
busquen lo que ellos consideran ocupaciones mas limpias y honorables en las
ciudades, sin preocuparse por la p6rdida del trabajo de sus hijos en las
granjas. Algunas personas consideran que con el surgimiento de una genera-
cion de j6venes que no tienen interns en el trabajo agricola tal vez se
dejen de seguir fragmentando las tierras de labranza al pasar la propiedad
a los herederos. Ello puede resultar cierto pero, en nuestra opini6n, la
constant reducci6n del nimero de futures productores de alimentos anula
cualquier ventaja al respect y los que formula las political deben pensar
seriamente en quidnes trabajargn el campo cuando los actuales cultivadores
sean demasiado viejos para trabajar.

Observese que el aprendizaje que las hijas reciben de sus padres se describe
como "tareas dom6sticas y de otra indole de la mujer en el hogar". No se mencio-
nan sus posibles actividades econ6micas en el comercio o la elaboraci6n de alimen-
tos. En segundo lugar, la preocupaci6n por "la constant reducci6n del ndmero de
futures productores de alimentos" no establece distinciones en cuanto a la edad o
el sexo. La distinci6n entire los sexos tal vez habria demostrado una reducci6n
menor de la poblaci6n agricola femenina que de la masculina.

La raz6n que motiv6 la decision de los autores de estudiar los precious en el
mercado de los products alimenticios fue poder calcular los ingresos que recibfa
el agricultor por "sus" products y la proporci6n del valor en efectivo de los ali-
mentos gastada en products alimenticios adquiridos localmente. Ello puede inducir
fgcilmente al lector a suponer que las mujeres no han ejercido ninguna influencia
en las decisions respect del dinero, pero cuando menos existe la posibilidad de
que la tengan en las actividades comerciales pero la est6n perdiendo en la transi-
ci6n a una economia de cultivos comerciales. Si los autores hubieran juzgado impor-
tante este punto, cabe estimar que se habria obtenido mas informaci6n de interns y
utilidad practica acerca de la necesidad de una minuciosa planificaci6n de la pro-
ducci6n de alimentos, con el fin de mejorar la dieta y los niveles de alimentaci6n.
I...







- 78 -


En sus observaciones finales de caracter general, los autores declararon firme-
mente que aunque el studio anteriormente realizado en el University College Hospital
de Ibadan sobre carencias protefnicas les habia llevado a pensar que la causa princi-
pal era la ignorancia, no la pobreza, las inveztigaciones no confirmaban plenamente
la conclusion que sacaran respect de Ibadan. "Aun en las aldeas mis pr6speras en
la epoca del afo de mayor abundancia, en que los aldeanos ingerian suficientes calo-
rfas, nunca llegaron a las raciones recomendadas. En una aldea ni siquiera satisfi-
cieron sus necesidades cal6ricas". El analisis del papel de la mujer en relaci6n
con la alimentaci6n y la nutrici6n podria haber identificado algunas causes comple-
mentarias que pudieran introducir mejoras dentro del complejo de la pobreza. Sin
embargo, el hecho de que no se evaluara objetivamente el papel econ6mico de la mujer
y sus efectos en la nutrici6n infantil y familiar sugiere tal vez que los investiga-
dores no hayan previsto dicha evaluacion en el plan de sus investigaciones. Si bien
los articulos dan al lector much en que pensar, el esquema habria estado much mejor
equilibrado si se hubiera reconocido que, de hecho, ambos sexos constituyen grupos
econ6micamente activos en Yorubalandia.

Los studios realizados en el decenio de 1960 por David Morley acerca del cre-
cimiento y la situaci6n nutricional de los niftos de Nigeria son una de las obras
mis conocidas y mas frecuentemente citadas acerca de nutrici6n pediatrica en
Africa. En 1968, Morley, Bicknell y Woodland resumieron e interpretaron algunos de
los resultados y experiencias de various ahos de trabajo prgctico y studios longi-
tudinales realizados en la aldea Yoruba de Imesi (de la region de Ilesha) en Nigeria
occidental.




1 "Factors Influencing the Growth and Nutritional Status of Infants and

Young Children in a Nigerian Village", por David Morley, Joan Bicknell y
Margaret Woodland, Trans.Roy.Soc.Trop.Med.Hyg., 1968, 62: 164 a 199.


I...







- 79 -


El objetivo era identificar al niflo expuesto a la nutrici6n insuficiente,
tanto antes del nacimiento como en sus primeros meses de vida. Basgndose en la
experiencia con nifos menores de 5 afios de edad de las zonas rurales de Nigeria,
los autores enumeraron various factors que podfan influir en el bienestar nutri-
cional del nifio. En el studio se trata de delinear dichos factors con mAs pre-
cisi6n e investigar su importancia relative. Los puntos 1, 5, 6 y 11 son de
interns director para el analisis aquf realizado.

1. Estatura y peso de los progenitores
2. Orden de nacimiento
3. Peso de la madre en relaci6n con el orden de nacimiento del nino
4. Religi6n de los padres
5. Sistema matrimonial y atenci6n de los progenitores
6. Ocupacion de los progenitores
7. Tamafo de la familiar y orden de nacimientos
8. Tasas de mortinatalidad y de mortalidad entire hermanos
9. NGmero de muertes de hermanos mayores y tamafio de la familiar antes del
nacimiento del nifto
10. Ocurrencia estacional de los nacimientos
11. Cambios de peso durante el embarazo
12. Peso al nacer
13. Gemelos
14. Aumentos de peso mensuales durante los primeros seis meses de vida
15. Lactancia materna e incorporaci6n de elements s61lidos
16. Influencia de las enfermedades en el primer afto de vida
17. Influencia de la profilaxis paludica en el crecimiento del nifio

El examen de los autores se basa en antecedentes de 450 nifios que participaron
en un studio longitudinal de los cinco primeros afios de vida. Se utilizaron
tambien el historical del embarazo de la madre e informaci6n acerca de los hermanos,
asf como informes sobre las costumbres locales de crianza de nifios. Se dividi6 a
los nifios que participaron en el studio en dos grupos: en el grupo A) se incluy6


/...








- 80 -


a los niflos evidentemente malnutridos1 y en el B) a aqugllos cuyo peso era
2
satisfactorio .

Con respect a la "estatura y peso de los progenitores" las cifras indican
que el peso de las madres vari6 en relaci6n direct con el aumento de peso de
la prole. Los autores indican que la ingesti6n de alimentos de las madres y
los nifos del grupo A (y el de sus families) debe haber sido menos adecuada que
la de las madres y nifos del grupo B y muestran que no hubo correlaci6n con el
peso de los padres. Se sefala que tal vez haya influido la distribuci6n
intrafamiliar.

El padre ocupa una posici6n de primordial importancia como sosten de la
familiar y, como sucede en la mayorfa de las sociedades, suele ser el Gltimo
en sufrir privaciones cuando merman los suministros de alimentos de la
familiar. El padre puede tambi6n complementary su dieta con alimentos que
toma fuera del hogar. Por lo tanto, el peso de la madre puede ser el indi-
cador mas sensible de la cantidad de alimentos de que dispone la familiar.

Nuevamente se sefala al padre como "sosten de la familiar haciendo caso
omiso de la possible funci6n econ6mica de la mujer en la familiar y su responsa-
bilidad de proporcionarle alimentos. De hecho, la ocupaci6n de las padres no
entra como variable en el studio; lo que se registra como representative de
la "ocupaci6n de los progenitores" es la ocupaci6n del padre. Es possible que
la raz6n de que los autores no hayan considerado Gtil incluir la ocupaci6n de
las madres sea que "no se encontraron diferencias de importancia en la ocupa-
ci6n de las madres de los nilos de los grupos A y B". Por lo que respect a
la fndole de la ocupaci6n, los autores se refieren a la "descripci6n general
de la vida diaria de las madres ... de que se habla en una parte anterior a
la monograffa". Dicha descripci6n es la siguiente:



1 Peso inferior a la d6cima centila en una o mas ocasiones durante el

primer ado de vida.
2 Peso comprendido entire las centilas 50a. a 75a. a los seis meses o

ligeramente superior a la 75a. centila.


...








- 81 -


La mayoria de las madres ayudan en la gran'a familiar, ademas de cocinar y
cuidar de la familiar. Durante la siembrL y la cosecha, al comienzo y al final
de la estaci6n lluviosa, respectivamente, hay en la granja tareas especiales
asignadas a las mujeres. Mientras trabaja la tierra, la madre lleva a sus
espaldas al niflo pequeflo y deja a los que ya empiezan a caminar al cuidado de
los nifios mayores o de otras mujeres que permanecen en el caserio. En la
estaci6n seca, cuando hay pocas tareas agricolas que realizar, la madre pasa
mas tiempo en labores de tejido y de pequefo comercio, ademas de los prepara-
tivos de las muchas fiestas que se celebran en esa 6poca del aflo.
Resulta dificil aceptar esa breve exposici6n como "descripcion general de la
vida diaria de las madres". Un analisis mas detallado habria sido de gran valor
,para el studio. Cabe sefialar que, en este caso, el error radica en la caracteri-
zaci6n general de la participaci6n de la mujer en el campo. Mientras se piense que
las mujeres "prestan ayuda en la granja familiar" en lugar de ser ellas mismas verda-
deras productoras, no es probable que se llegue a considerar que las variaciones en
el trabajo que realize la mujer y su consume de energia puedan ser una variable tan
important como la ocupaci6n del padre. Otra cuesti6n es que probablemente las
variaciones de la ocupaci6n del padre influyAn en las responsabilidades de la mujer
en la granja. Por lo tanto, indirectamente, la ocupaci6n del padre podria ser un
indicador much mas revelador si se tomara en cuenta en conjunci6n con lo que las
mujeres tienen que hacer en consecuencia.
No es que los autores no esten conscientes de que las mujeres pueden trabajar
muy duramente en ciertas 6pocas. Al abordar la cuesti6n del aumento de peso durante
el embarazo hacen menci6n de studios realizados en la India que demuestran que "las
mujeres cuya dieta es baja en proteinas y realizan arduas tareas fisicas durante el
embarazo pueden aumentar la mitad de lo que aumentan las primiparas1 medias en
Aberdeen", y que "... tambien se observaron pequefios aumentos de peso en madres con
analogos sistemas de vida en Imesi". Sin embargo, debido a que no se realizan estu-
dios particulares del trabajo que realize la mujer durante la 6poca de mayor actividad
agricola, no se puede llegar a ninguna correlaci6n possible entire un elevado consume
de energia, la separaci6n de madres e hijos en este period y sus efectos en la dis-
tribuci6n de las comidas o en los cambios de peso tanto de las madres como de los nifios.


Mujeres embarazadas por primera vez.


...








- 82 -


Se dan datos acerca de los aumentos mensuales de peso en los primeros seis meses
de vida, pero no en la 6poca posterior. Habria sido interesante saber que tipos de
variaciones estacionales de peso registraban los nifos de esta comunidad en canpara-
ci6n con las de sus madres, en particular si se estudiaban paralelamente con las
actividades fisicas estacionales de las madres. Al no disponerse de dicha informaci6n,
el peso de las madres en un moment dado no es por si solo indicador suficiente de la
cantidad de alimentos al alcance de la familiar, como se sugiere en la cita que aparece
en la pigina III.74. Se dio por supuesto que las mujeres obtienen siempre menos ali-
mentos que el que ejerce la funci6n de "sost6n de la familiar De hecho, las varia-
ciones del consume de energfa entire las padres de los niflos del grupo A y el grupo B
pueden ser mas importantes para determinar el peso de las madres.
Por razones anilogas a las que ya se han examinado, el "sistema matrimonial y
cuidado de los niflos" es de interns limitado. Las evaluaciones subjetivas (efectuadas
por el personal del dispensario para nifios menores de cinco aflos en sus visits sobre
el terreno) de la capacidad de las madres para cuidar y vigilar a sus h ;j'i se consider
unicamente en relaci6n con el sistema matrimonial (monogamia, poligamia, nunero de
esposas en families poligamas). No se examine la relaci6n que existe entire el tiempo
de que dispone la madre para cuidar a sus hijos y sus posibilidedes de hacerlo y su
participaci6n en la producci6n fuera de las tareas domasticas. Si al sistema matrimonial
se hubiera sunado information sobre la actividad productive de la mujer, habria
podido reunirse informaci6n important. Sin embargo, en este studio no se examine la
importancia econ6mica del sistema matrimonial reinante. El hecho de que no parezca
haber correlaci6n alguna entire nifos con bajo peso y el estado civil como tal no dice
much. Para que este tipo de informaci6n tuviera importancia, habria sido necesario
incluir tambien el tipo de agriculture predominante en cada caso, ya fuera commercial
o de consume, y mostrar sus consecuencias en la mujer y lo que se esperaba de ellas
en cada sistema matrimonial.







- 83 -


c) Estudios sobre la malnutrici6n en la parte septentrional de la
Republica Unida de Tanzania


Se han realizado various studios sobre nutrici6n en la parte septentrional y
nororiental de la Rep6blica Unida de Tanzania, en zonas que en principio pueden ser
adecuadas para comparar las condiciones de la alimentaci6n y la forma en que 6stas
son afectadas por los sistemas agricolas, incluidos los sistemas en transicion.
Las fertiles laderas del Kilimanjaro, de las montafas de Pare Norte y Sur y de las
montafas de Usambara se han desarrollado como tipicas zonas de cultivos comerciales,
donde el caf6 es el product principal. Hay una elevada densidad de poblaci6n,
particularmente en la zona del Kilimanjaro, poblaci6n que se consider generalmente
entire las mis pr6speras del pafs. Por otra parte, en las llanuras de la cuenca
inferior del Pangani, cuya frontera nororiental esti formada por montafas, predomina
la agriculture de subsistencia.
Kreysler y Schlage (1969)1 realizaron un studio de la comunidad en ocho zonas.
En cada una de ellas (Kilimanjaro (Moshi), Pare Norte, Pare Sur y Usambara), se
compararon las aldeas de la sierra y el valle; se examinaron 250 families y 1.190 indi-
viduos, y se insistio especialmente en la comparaci6n de los resultados entire las
tierras altas y las tierpas bajas. Los resultados fueron inesperados para los autores:
En los grupos de ambas zonas se mostr6 que la nutrici6n insuficiente y deficien -
te eran end4micas. Sorprendentemente,se encontraron mejores niveles de alimentaci6n en
las tierras ba as habida cuenta de t dos los m6todos del est dio. Esta co clu-
si6n es la mas sorprendente, pues las condiciones ambientales salvo la alta
densidad de poblaci6n parecen ser mas favorables para la poblaci6n de las
tierras altas. (Kreysler y Schlage, 1969: 170)
Tal vez no sea sorprendente que los autores redurran a la explicaci6n mas fdcil,
la de las diferencias en el valor de los alimentos. El studio se realize en un
moment en que se prestaba atenci6n particular a las variaciones en el consume de
protefnas, por sf solo, como factor causal del desarrollo de la malnutrici6n.


J. Kreysler y C. Schlage, The Nutritional Situation in the Pangani Basin,

en: Investigations into Health and Nutrition in East Africa, ed. H. Kraut y H.D. Cremer,
IFO-Institut fiur Wirtschaftsforschung, Munchen/Afrikastudien, Weltforum,, Munich,
1969: 85 a 178.


/...







- 84-


Una explicacion possible de los resultados del studio es la mayor disponi-
bilidad y, por lo tanto, el mayor consume de protefna animal, especialmente de
pescado fresco, en las tierras bajas. Puesto que el pescado es un alimento
apreciado en todas las zonas que se examinaron, debe tenerse en cuenta la
posibilidad de mejorar la piscicultura (estanquesjen las tierras altas a fin
de suplir la deficiencia de protefnas, que probablemente se agudiza al aumentar
la densidad de poblaci6n ibidd: 170).
Este es el mismo criteria que se sigue para suponer que la migracion de los
grupos de poblaci6n de las montaflas a los valles, en relaci6n con nuevos asentamientos
en sistemas planificados de riego probablemente mejore los niveles de la alimentaci6n
de estas personas, sin afectar los problems de nutrici6n. Ademis, los autores
relacionan la malnutrici6n con la introducci6n de cultivos comerciales, por lo menos
en una etapa de transici6n.
Los ingresos en efectivo dan definitivamente por resultado un nivel de vida
superior. Sin embargo, se ha demostrado que el mejoramiento del nivel de la
alimentacion no es un resultado automatico inmediato. Si hubiera sido as!, el
nivel de la alimentaci6n tendria que haber sido superior en las zonas altas de
Moshi y Usambara, contrariamente a lo que se determine.
La introduccion de los cultivos comerciales reduce, al principio, la
disponibilidad de alimentos, limitando aun mis la escasa superficie de tierra
cultivable, y esto, en consecuencia, empeora las condiciones de la nutrici6n y
la salud. La introducci6n de los cultivos alimentarios como cultivos comercia-
les tiene posiblemente efectos desfavorables. Se recomienda encarecidamente
el mejoramiento simultaneo de la agriculture y de la salud para garantizar el
desarrollo continue, que s6lo es possible si el nivel de la alimentaci6n tambien
mejora ibidd: 172).
Nada se dice respect a cuiles serian las mejoras agricolas que podrian garan-
tizar un "desarrollo continue". En el examen de los factors socioecon6micos que
podrian influir en los niveles de la alimentaci6n, se consideran los siguientes:
el tamaflo de la familiar; la distribuci6n por edad y sexo; la distribuci6n tribal;
la educaci6n; y la ocupaci6n (de los jefes de familiar, esto es, los hombres). Sin
embargo, no se trata de vincular los datos con los resultados obtenidos en material
de nutricion y, por lo tanto, dichos datos carecen relativamente de interns desde
un punto de vista general. Sin embargo, como cuesti6n de principio, son interesantes
porque no se centran en la mujer. Se pasa por alto la posibilidad de relacionar


/...








- 85 -


las practices de nutricidn y de puericultura con las actividades de quienes realmente
estgn encargadas de estas tareas. La palabra "agricultor" parece indicar siempre a
un hombre y no se examine la comercializaci6n de las legumbres en relaci6n con la
persona que la realize, recibe el efectivo product de esa comercializaci6n y decide
la utilizaci6n de dichos ingresos. Puesto que la introducci6n de los cultivos
comerciales evidentemente ha modificado la division del trabajo y las responsabili-
dades entire hombres y mujeres en la mayoria de las zonas (vease el Capitulo IV),
tambi6n debe haber influido en el presupuesto familiar y la adopci6n de decisions
en el plano familiar, asf como en los niveles de puericultura y de nutrici6n
determinados por las actividades de la mujer. Si se hace caso omiso del papel
importantes/
productive de la mujer, como en este studio, habrgleldmentos del process de cambio
que no sergn evidentes para los responsables de promover el "desarrollo continue"
de la agriculture y la salud.
Respecto a la cuesti6n de los fondos, el personal encargado de hacer el studio
aparentemente tropez6 con grandes problems metodol6gicos. Con frecuencia se subraya
que la informaci6n relative al grado de comercializaci6n y volume de ingresos fue
dificil de obtener debido a la renuencia a ,proporcionarla, por temor de que se utilizara
para justificar un aumento de los impuestos. Otras dificultades surgieron cuando se
trat6 de interrogar a los hombres respect a su si3tema matrimonial, debido a "la
juventud de las personas que entrevistaban a estos hombres, la mayorfa de los cuales
eran mayores que los entrevistadores".
Lo anterior plantea importantes cuestiones acerca de la metodologia de estos
studios. Este studio se centra en resultados clinicos, antropom6tricos y bioquf-
micos, y se llev6 a cabo sobre todo segin principios rigurosos de eximenes m6dicos.
Aunque se reconocio el valor de incluir datos socioecon6micos, su obtenci6n tuvo
que ajustarse al marco general de la reunion de datos. El muestreo se hizo con la
ayuda del balozi (lider de un grupo de diez families). Se prepare una lista de
nombres de families para cada dia del studio y se comunic6 la informaci6n a las
families por conduct de su balozi.
... a la hora fijada los choferes recogieron a las families en sus aldeas
y las llevaron al lugar del studio. El medico o un auxiliar m6dico visit
por lo menos una vez cada una de las aldeas. Estas visits ofrecieron la posi-
bilidad de juzgar las condiciones sociales e higienicas generals.
El examen se organize de acuerdo con el siguiente orden:
Registro, cuestionario socioecon6mico y dietetico para la madre.


I...







- 86 -


Distribuci6n de envases para meterias fecales y orina.
Antropometrfa, recogida de envases de materials fecales y orina.
Examen clfnico.
Anglisis de sangre.
Distribuci6n de medicines.
Despues del examen, las families fueron llevadas de vuelta a sus aldeas.
Este process requiri6 much tiempo y viajes, que fueron inevitable debido a
las enormes distancias en el extenso muestreo.
Este sistema organizational no es en modo alguno exclusive de este studio, sino
mas bien tfpico de los muchos studios medico-nutricionales realizados en el decenio
de 1960 y que afn continian en parte. Es mvy dudoso que el tipo de datos socioeco-
n6micos que se busca pueda 1legarse a encontrar en forma fidedigna, por lo menos,
en lo que respect alas preguntas mas delicadas, si no existe plena confianza entire
el entrevistador y el entrevistado. El problema tiene un interest concrete para los
fines aqui buscados, ya que es may probable que la informaci6n pertinente sobre la
situation de la mujer, esto es, la distribuci6n diaria detf/empo, las relaciones
matrimoniales, su condici6n en la familiar y los detalles relatives al cuidado de
los nifos seria diffcil de obtener en la fria atmosfera de una estaci6n medicoi de
studio. A esto se aflade que el personal, como en este studio, esta integrado por
examinadores que son extrafios para la poblaci6n local, desconocen su estilo de vida
y suelen ser blancos y en su mayoria hombres.
En otro studio realizado en Bumbuli, Usambara, Bornstein y Kreysler (1972)
examinaron los factors sociales que influyen en la asistencia a los dispensarios
para menores de cinco aflos Este studio se concentra en los factors y actitudes
sociales y no include medidas medico-dieteticas y, por lo tanto, no puede conpararse
directamente con el studio anterior. Por otra parte, contiene informaci6n propor-
cionada por mujeres, que tiene importancia para cualquier studio de las condiciones
de la alimentaci6n que se haga sobre el terreno.
El concept de dispensariess para menores de cinco afos" fue ideado originalmente
por Morley (1968) como forma de llevar a las madres rurales ayuda medica y educaci6n



1 Bornstein, Annika y Kreysler, J. (1972): Social factors influencing the
attendance in'under five's clinics'. J. trop. Pediat. envir. Chld. Hlth. (Londres)
18 (2): 150 a 158


/...








- 87 -


dietetica adecuadas y aceptables. Cabe prever que el nivel de asistencia a esos
dispensarios varfe geograficamente y por temporadas, pero tambi6n de acuerdo con
otros factors que s61lo se conocen mediante un analisis mas detallado de las
prfcticas de las madres y de sus actitudes hacia los dispensarios.
Para el studio se eligieron dos aldeas con condiciones socioecon6micas muy
semejantes. La primera, Balangai, quedaba a unas cuatro millas de una aldea en que
habfa estado funcionando un dispensario durante mas de tres ailos en el moment del
studio. La segunda, Kwshangarawe, se encontraba a cuatro millas de un dispensario
que habla estado funcionando durante diez meses.
La economia de la zona se basaba en la agriculture de azad6n y la crfa de
animals. Los cultivos de subsistencia eran el mafz, la mandioca y la banana. La
mayoria de las families posefan algun ganado vacuno y ganado menor de otro tipo.
Los cultivos comerciales (cafe, t4, corteza de acacia y legumbres) formaban parte
important de la economic, pero no era possible garantizar una comercializaci6n segura
debido a los problems de transport. En la temporada de lluvias muchas aldeas
quedaban aisladas.
Sobre la situaci6n de salud general se informaba lo siguiente:
Debido a la gran altitude en las montafias, algunas de las enfermedades
tropicales endgmicas no constituyen un problema importante(por ejemplo, el
paludismo y la esquisostomiasis). La elevada tasa de morbilidad y mortalidad
entire los nifos se ve mis bien como resultado del nivel insatisfactorio de la
alimentaci6n en general, combinado con la presencia de parasitos intestinales.
Recientemente se ha presentado un analisis detallado de estos factors en
comparaci6n con otras zonas de la Repiblica Unida de Tanzania. Aunque en la
mayorfa de las zonas el malz es el principal cultivo de subsistencia, en Usambara
el nivel de deficiencies series de protefnas y calorfas entire los nihos es m9s
elevado, en comparaci6n con otras zonas que tienen cultivos como la mandioca,
la banana, o ambos. La dieta de destete es muy deficiente en proteinas y los
studios realizados en la zona han revelado que la mayorfa de los niflos en edad
preescolar se encuentran may por debajo de los niveles normales antropom6tricos ...
Las preguntas mas importantes, que se plantean segin los objetivos del studio,
parecerfan ser las siguientes:
&Est& la actitud positive o negative que se guard respect de los servicios
sanitarios modernos relacionada con la edad y la educaci6n de las madres y los
padres que asisten a los dispensarios?


I...








- 88 -


XCuales son los canales mas efectivos para difundir information en las
aldeas?
LQuienes son las personas que en una aldea influyen en las madres para
que asistan o no a los dispensarios?
ZQue percepcion y conocimiento tienen los aldeanos de los dispensarios?
LCon que problems practicos tropiezan las madres al acudir a los
dispensarios?
Entre las madres entrevistadas, mas del 70% de ambas aldeas asistian a los
dispensarios. En la entrevista inicial se les hitieron preguntas acerca de los pro-
blemas de salud de sus hijos. Las respuestas revelaron que tenian much conciencia
de que el agua insalubre, las moscas y las infecciones eran causa de enfermedades,
aunque algunas citaron el clima frlo y los alimentos y la leche en mal estado como
los factors mas importantes. Otras preguntas revelaron interesante informaci6n,
por ejemplo, acerca de las actitudes de las madres respect de los servicios medicos
aut6ctonos en comparacion con los modernos, la cantidad de informaci6n que les llegaba
respect de los dispensarios, lo que consideraban que convenfa mas a la salud de los
nifos, los tipos de servicios que preferirfan, etc. El present document se concentra
en dos aspects concretos: la influencia del marido en la asistencia de las padres
a los dispensarios y los problems practices que dificultaban la asistencia regular.
En la sociedad patriarcal de los usambares, el marido toma todas las
decisions importantes. Cuando preguntamos a las madres quien les aconsejaba
que fueran al dispensario, el 60% respondio que habfa sido el marido quien habfa
tomado la decision; el 20% respondio que el lider del grupo de diez families les
habia dicho que fueran; y el -I% se convencio despues de conversaciones con
amigas. Cuando interrogamos a las padres que no asistian a los dispensarios,
result que la mayorfa de los maridos o bien no sabian nada acerca de estos o
bien se habfan negado a pagar los 20 centavos que se cobraban por cada visit.
Algunas madres reconocieron que sus maridos les habian pedido que fueran, pero
que esto les resultaba impossible por razones de enfermedad, falta de tiempo, o
por no tener a nadie en casa que se hiciera cargo de los demas nifios.
Evidentemente, el costo era un factor important que impedia que muchas mujeres
asistieran a los dispensarios. En una aldea (Kwshangarawe) este problema era mayor
que en otra (Balangai), donde era mejor la situaci6n financiera.En el caso de las mujeres
/aestiian a los dispensarios)las entrevistas sefialaban problems fundamentals
relacionados directamente con el tiempo disponible para visitar los dispensarios,


I...







- 89 -


debido a la gran cantidad de trabajo fisico que entraiaba "... cuidar de la casa y
los nifos, preparar alimentos para la familiar, recoger lefia y agua y, muy a menudo,
cultivar las tierras de la familiar.
El studio demuestra claramente que, por lo menos en la zona del studio propiamen
to dioha, las mujeres tenian una actitud muy positive hacia los dispensarios para
menores de cinco afios y la mayorfa deseaba asistir a ellos. El nivel superior de
educacion academica no era un factor particularmente decisive (como se cree con
frecuencia). Sin embargo, los problems de tiempo y la falta de medios de transport,
el costo de 6stos o ambas cosas factors todos relacionados entire sf impedian que
muchas asistieran a los dispensarios con toda la frecuencia deseada. Esto result
interesante a la luz de la impresi6n que se suele tener en otros studios relatives
a las actitudes de las mujeres ante arreglos semejantes. Desde el punto de vista
de la nutrici6n, la escasa asistencia se atribuye generalmente a "ignorancia acerca
de la relacion entire la nutricion y la salud". Tal vez esa ignorancia exista real-
mente, pero no debe considerarse en absolute que 6sta suponga falta de interns en la
salud del nifio. Tambign es evidence que las mujeres siempre que cuenten con infor-
maci6n suficiente acerca de los dispensarios y sus servicios no necesariamente
esperan hasta que el nifio este muy enfermo para recurrir al dispensario, como se ha
afirmado tambi6n mas de una vez. Sin embargo, los enormes problems economicos y
practices existentes tal vez obliguen a algunas mujeres a esperar hasta que la
enfermedad se agrave. Por lo tanto, tal vez quepa sefialar mas bien, sobre la base
de este studio, que una situaci6n de autentica enfermedad es la que lleva a las
madres a recurrir al dispensario a toda costa.
En todo caso, la escasa asistencia no debe atribuirse a la ignorancia- o a la
falta de voluntad de la madre para adoptar nuevas practicas y no cabe esperar que
los programs de educaci6n por s! solos resuelvan otros problems fundamentals
que estan de por medio.
Es interesante examiner algunas de las anteriores conclusions a la luz de
information mas reciente suministrada por un studio de las causes socioecon6micas
de la malnutrici6n en el distrito de Moshi El studio, realizado por un equipo
de antrop6logas sociales en cooperaci6n con la Dependencia de Rehabilitaci6n
Dietetica en el hospital KCMC de Moshi, utilize un m4todo de participaci6n: las

Swantz, Marja-Liisa; Henricson, Ulla-Stina y Zalla, Mary, 1975: Socio-economic

Causes of Malnutrition in Moshi District. Research Paper No. 38, Bureau of Resource
Assessment and Land Use Planning (BRALUP), Dar-es-Salaam.

I.







- 90 -


investigadoras o sus auxiliares (estudiantes que conocfan la zona) vivieron con los
habitantes de las aldeas y los hicieron participar en conversaciones sobre su propia
situaci6n. El studio se centre en factors de interns inmediato para la propia
poblaci6n que podian afectar la ingesti6n de alimentos y se atendi6 especialmente a
la situaci6n de la mujer. (Swantz y colaboradores, 1975).
Contrariamente a lo que se esperaba, sobre la base de las observaciones del
personal de la Dependencia de Rehabilitaci6n Dietetica, se hizo patente que, pese
a una relative prosperidad en las laderas del Kilimanjaro, en comparaci6n con otras
zonas, la malnutricion infantil era excepcionalmente elevada allf. En el studio
se examinan diversos factors culturales particulares que ayudan a determinar la
posici6n de la mujer en la familiar y que tal vez contribuyan a la malnutrici6n.
Estos factors no son necesariamente crfticos, a menos que las condiciones
econ6micas sean desfavorables. Por ejemplo, la distribuci6n de los alimentos, que
(por lo menos, a simple vista) parece implicar privilegios para los hombres, la
tradici6n de la diferenciaci6n entire los alimentos de los hombres y los de las
mujeres y la costumbre de servir a los maridos grandes cantidades de came, todo
esto tal vez no tenga efectos adversos cuando hay alimentos suficientes para los
hombres, las mujeres y los nifios. Pero, cuando los tiempos son dificiles, cuando
hay escasez de alimentos y de fondo pueden agravarse los problems de nutrici6n
que entrafan estas practices para los miembros menos privilegiados de la familiar
ibidd.: 36).
La actitud primacial del var6n tal vez no tenga gran importancia, en tanto que
la familiar goce de prosperidad. Pero si una esposa tiene ingresos propios, tal vez
el marido sienta que su autoridad se ve amenazada mas gravemente si 61 mismo tiene
poco acceso al dinero. (Un ejemplo al respect eran las mujeres que habfan tomado
la iniciativa de hacer cerveza para aliviar la situaci6n financiera de la familiar,
cuando los hombres no tenian un ingreso regular ibidd: 52)*
Al examiner las dificultades de las campesinas en las zonas, las autoras sefialan
las desigualdades reinantes en la tenencia de la tierra, que se acentian con la
introducci6n de los cultivos comerciales (caf6 y bananas). Sin embargo, estas
dificultades no son tanto caracterlsticas de las mujeres en general, como de las
mujeres de los grupos de bajos ingresos. "Huelga decir que las presiones a que se
ve sometida la esposa de un campesino pobre son muy superiores a las que se sienten
en las families mas ricas".
Aunque los maizales suelen estar lejos del hogar y las mujeres deben recorrer


I...




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs