• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Introduction
 Main
 Documentos justificativos
 Sentencia que recayo al alegato...
 Back Cover














Title: Apuntes con algunos pormenores del alegato de buena prueba pronunciado
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00084105/00001
 Material Information
Title: Apuntes con algunos pormenores del alegato de buena prueba pronunciado por el lic. Domingo Nájera, ante la 1a. sala del tribunal de 1a. instancia de esta capital, en el juicio que sobre nulidad de venta de las haciendas de Tenango y San Ignacio con sus ranchos anexos, sigue el señor don Tiburcio Icazbalceta contra los sres. Garcia Icazbalceta
Series Title: Apuntes con algunos pormenores del alegato de buena prueba pronunciado
Physical Description: 138 p. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Nájera, Domingo
Icazbalceta, Tiburcio
García Icazbalceta, Joaquín, 1825-1894
Publisher: Barroeta
Place of Publication: México
Publication Date: 1867
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Mexico
 Record Information
Bibliographic ID: UF00084105
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 15599520

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Page i
        Page ii
    Introduction
        Page iii
        Page iv
        Page v
        Page vi
    Main
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    Documentos justificativos
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
    Sentencia que recayo al alegato que precede, data por la 1 sala del tribunal de 1 instancia
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Back Cover
        Page 139
        Page 140
Full Text






APUNTES CON ALGUNOS PORMENORES

DEL



ALEGATO DE BUENA PBIEBA PRONUNCIADO

POR

EL LIC. DOMINGO NAJERA,

ANTE LA 19 SALA DEL TRIBUNAL DE 1 INSTANCIA DE ESTA CAPITAL,
EN EL JUICIO QUE, SOBRE NULIDAD DE VENTA DE LAS HACIENDAS DE TENANGO Y SAN IGNACIO
CON SBS RANCHOS ANEXOS,

SIGUE EL SENOR DON TIBURCIO ICAZBALCETA

CONTRA

LOS SRES. GARCIA ICAZBALCETA.


MEXICO
IMPRENTA A CARGO DE MIGUEL MARIA BARROETA
BAJOS DE SAN AGISTIN N. 1.

1867













La obligacion que un abogado tiene de identificarse con sus
clients en el celo con que debe defender sus derechos; el es-
cAndalo que me caus6 la lectura y studio de los autos del con-
curso A bienes del Sr. D. Nicolas Icazbalceta, por los medios
que se pusieron en juego para arrebatarle toda su fortune y
hacerle morir como 'a un miserable; la circunstancia de ser su
hermano politico 6 hijos los principles actors en aquellas
escenas vergonzosas; la de que los Sres. Garcia Icazbalceta, al
abrigo de sus caudales, han rodeAdose de una reputation impo-
nente al vulgo: lo atendibles que son las dos cartas que siguen;
pues en la primera D. Joaquin Garcia Icazbalceta da por sen-
tado que 61 y el senor su padre son acreedores A la reputation
de que acabo de hablar, atacando al mismo tiempo la de mi
cliente, y destrozando torpe y temerariamente la mia; pues ase-
gura que yo, al aconsejar A D. Tiburcio la empresa de este jui-
cio, no hacia mas que engaiarle y querer solo mi propio prove-
cho: el contenido de la segunda de esas cartas, en que se invoca
el nombre del muy respectable Sr. Lie. D. Fernando Ramirez,
abogado de la casa Garcia Icazbalceta: la consideration que me
inerece el estimable Sr. Lie. Alaman, abogado de la contraria,
por su ilustracion y moralidad; y por fltimo, lo respetables que
son los nombres de los abogados que influyeron en la venta de
las haciendas de mis clients; estas circunstancias, digo, que
me hacian aparecer temerario al emprender y seguir este ne-
gocio, me han estimulado a publicar los fundamentos que obran
en favor de D. Tiburcio Icazbalceta y de sus hermanos. Con la
vista de estos alegatos y los resultados que hasta ahora se han
hion obtenido, entire los que estA la declaracion de la nulidad






de la venta, cualesquiera que sean las modificaciones que su-
fran en lo sucesivo, quedaran vindicadas suficientemente la re-
putacion de mis clients y la mia, atacadas por D. Joaquin
Garcia Icazbalceta sin el menor fundamento; y al mismo tiem-
po se tendrA el verdadero motivo de estas publicaciones.

c&sw. S2zY0wo c/YZa9cfez .




Las cartas a que se alude son las siguientes:
1.

((Mayo 31 de 1864.-Querido p. Tiburcio.-Hace much
tiempo que sabiamos los pasos que estaban vdes. dando para
entablar una reclamacion contra nosotros; pero 4 pesar de no
habernos defado duda el echo de haber llamado d Mariano para
una declaracion judicial, no creia yo que legaran vdes. a tomar
A lo serio ese negocio. Sin embargo, veo que me he engaiado,
pues ayer ha recibido Mariano una carta de un Sr. Lie. D. Do-
mingd NAjera, a quien no conozco, y que se dice apoderado
tuyo, pidiendole una conferencia capara tratar de asuntos relati-
vos d las haciendas de Tenango y San Ignacio.n) Mariano esta
enfermo desde ayer, y asi lo ha contestado A dicho senor.
a Estrailo desde luego que para tratar un negocio con noso-
tros necesites un apoderado. No creo haberte dado motivo para
temer que dirigi6ndote A mi en persona hubieses sufrido mo-
lestia 6 desire. Lejos de eso, como en estos filtimos dias el
negocio era ya piublico, me propuse hablarte de 61, y he estado
dos veces en casa de L. con ese objeto, como ella podrA infor-
marte; pero me dijo en ambas que estabas en San Angel. La
idea de entablar una reclamacion contra nosotros por el asunto
de Tenango, solo puede haberte venido por ignorancia de lo
que pas6 en el negocio. Yo lo mane'je por encargo de papd, y






acerc6ndote A mi te habria aclarado cualquier duda que hubie-
ses tenido, y lo habria hecho con gusto, pues no me basta la
conciencia de haber obrado bien, sino que soy celoso de mi re-
putacion, y tengo deseo de disipar cualquier sospecha que algu-
no tenga contra ella.
(( En este asunto, el deseo era mayor, porque no se trataba
solo de mi reputation, sino de la de mi padre. Creerse con de-
recho para una reclamacioi de esta naturaleza, es suponer que
en el negocio hubo dolo 6 fraude: seria muy estraio que un
hombre como mi padre, a quien nadie tiene derecho A acusar
de una accion deshonrosa en su larga vida, hubiera olvidado
todos sus deberes en sus iltimos dias, para adquirir ilegalmen-
te bienes de que para nada neoesitaba, y eso en perjuicio de
unas personas a quienes tanto habia favorecido.
(AAun es tiempo de que vuelvas sobre este paso en falso, de
que algun dia habrAs de arrepentirte. Si ha habido quien te pin-
te las cosas de otro modo, te engaia, y solo quiere su propio pro-
vecho. Si es que tienes dudas, lo sentire much; pero estoy
dispuesto a disiparlas, informandote siempre que quieras, de
cuanto pas6 en el negocio, apoyado en los documents que na-
turalmente conserve, si es que dudas de mis palabras.
((Pero si bien estoy dispuesto a hacerte cuantas aclaraciones
me pidas personalnente, me es muy duro descender con un es-
traio a vindicar la memorial de mi padre. Valiendote de un
apoderado es probable que no logremos nunca entendernos.
Entonces, si me veo atacado, me ver6 obligado a defenderme,
y no soy responsible de lo que result; solo te advierto que el
resultado sera, 6 bien que pierdas el tiempo y el dinero infitil-
mente, 6 que si por uno de aquellos fen6menos que de cuando
en cuando suceden, obtienes algo en tu favor, no sera con jus-
ticia. Esto quiero aclararte previamente; despues obrarAs con-
Sforme a tu conciencia; y aunque este paso y otros que le han
precedido (como el de retirar tuf y Manuel los fondos de esta
casa para quedar espeditos) me han ofendido vivamente, pue-






des contar con que hallarAs en mf la mejor disposicion a reci-
birte como si nada hubiera pasado.
Tu afectisimo primo,-Joaquin.-Aguardo tu respuesta 6 tu
venida para cue Mariano contest al Sr. NAjera.)

2a
((Casa de vd., Junio 17 de 1864.-Sr. Lie. D. Domingo NA-
jera.-Presente.-Muy senior nuestro.--Habiendo consultado
Scon el Sr. Lie. D. J. Fernando Ramirez, abogado de la casa,
el negocio de que vd. nos habl6 como apoderado del Sr. Icaz-
balceta, nos dice despues de haber examinado los decumentos,
que no halla el motive que vd. pueda tener para pretender la
nulidad de la venta, y por lo mismo no cree que necesitamos
obtener ninguna ratificacion de ella. Si vd. gusta imponerse
de los fundamentos de esa opinion, puede tomarse la molestia
de acercarse A dicho Sr. Ramirez, en la calle de la Merced,
nim. 28.
De vd. atentos S. Q. S. M. B.-GarcCa Icazbalceta, her-
manos.














SERORES JUECES:


1. Por el Sr. D. Tiburcio Icazbaloeta, por si y como cesiona-
rio de su hermano D. Manuel Maria, herederos del senior su pa-
dre D. Nicolas Icazbalceta, pido a esta respectable Sala, se sirva
declarar: 19 Que fu6 nula la venta, que de las haciendas de Te-
nango, San Ignacio y ranchos anexos hizo a favor de D. Euse-
bio Garcia, el concurso a bienes del referido Sr. D. Nicolas en
23 de Mayo de 1850: 29 Que, resultando de los hechos que el
comprador D. Eusebio Garcia, procedi6 criminalmente en la
adquisicion de las espresadas fincas, se declare asi, para el efeo-
to de'que sus herederos restituyan todo lo que malamente les
dej6 de dichos bienes, con pago de los dafios y perjuicios cau-
sados a mis representados: 39 Que apareciendo c6mplices de su
padre los Sres. D. Mariano, D. Tomas, D. Lorenzo y D. Joa-
quin Garcia Icazbalceta, en el criminal modo deadquirir aquellas
haciendas, se dejen 4 salvo los derechos de mi client para de-
dticir contra ellos las acciones criminals que les competan: 4?
Que habi6ndose hallado D. Tiburcio en el cuatrienio posterior A
su menor edad cuando entabl6 la demand, goza de la accion,
que se ha deducido subsidiariamente, de restitution in integrum,
para el caso remote de que no tuviera lugar la nulidad; y 59 Que
declarada esta y que vuelvan las cosas A su estado respective,
Sse condene a la contraria en el pago de costas, daios y perjui-
cios, en virtud de los fundamentos que en seguida espongo.
2. Acaso esta vez es la primera en que este justificado Tri-
bunal, con una sola frase, tiene que herir profundamente y echar
por tierra una fortune que, para muchas personas habia pasado






hasta aqui como la mas s6lida, bien adquirida y, lo que se lla-
ma comunmente, mas saneada; pero que en realidad no ha sido
mas que un caudal que habiendo pertenecido por legales titu-
los A los padres de D. Tiburcio, pas6 todo entero i la familiar
Garcia Icazbalceta, de una manera poco decent, torpe e illegal
en su mayor parte, reduciendo a la miseria al verdadero duefio,
y abusando de latierna edad de sus hijos y herederos. Esto, so-
lo seria repugnante si los hechos hubieran tenido lugar entire
personas mas 6 menos estrafias; pero cuando se ha verificado
entire personas ligadas por los dulces lazos del mas estrecho pa-
rentesco de afinidad, es horroroso, a mi modo de ver; con la
circunstancia de que la parte que atropella los respetos que
merecen esos vinculos, fu6 tenida y todavia se le quiere hacer
pasar, por incapaz de las acciones de que me ocupare en el cur-
so de este juicio.
3. Lo que acabo de esponer es grave para todas las perso-
nas que respetan la moral y especialniente para este Tribunal;
y por lo mismo, me veo comprometido a indicar los hechos que
me han puesto en el molesto caso de decirlo, no por innoble es-
piritu de arrojar una mancha sobre los Sres. Garcia Icazbalce-
ta, sino por vindicar la memorial del Sr. D. Nicolas Icazbalceta,
de las que esos mismos Sres. Garcia le quisieron atribuir en la
6poca del concurso, y para desmentir algunas species ofensi-
vas a mi client y siu hermano. Respecto de estos dos sefiores,
solo dire que en nada se han degradado, se han mantenido con
decencia, no deben nada, a nadie, ni estan imposibilitados para
vivir de su trabajo. Hoy no han emprendido este pleito por ne,
cesidad, sino porque estan en su derecho para recobrar los in-
tereses de que se les despoj6 cuando estaban indefensos 6 in-
capaces de conocer su position.
4. En la epoca que tuvo lugar el concurso, y desde que los
acreedores y principalmente.D. Eusebio Garcia se resolvieron
A echarse sobre los bienes de D. Nicolas, padre de mi client,
se le lanz6 la ofensa de que era un derrochador, y que era pre-





5
ciso privarle de la administration de sus bienes. Para cpntes-
tar esta espresion ofensiva, solo debo decir, por regla general,
que el Sr. D. Nicolas Icazbalceta -siempre tuvo las cualidades
contrarias a las que animaron A su hermano politico D. Eusebio
Garcia: fu6 un caballero muy generoso, porque no hubo perso-
na afligida en asuntos de dinero que ocurriera a 61, sin que le
sirviera, casi siempre satisfactoriamente, con la evidencia de que
en su larga vida, jamas dispuso de un solo centavo ajeno, ni
con perjuicio de nadie de sus acreedores; pues cuando hizo ce-
sion de bienes y se form6 el concurso, le sobraban doscientos
once mil pesos y much mas, segun probare en este alegato. Asi
es que, si fue generoso y gastador, no fue en ninguna clase de
vicios; y aun cuando en estos lo hubiera sido, siempre gast6 es-
clusivamente lo suyo. Y si fue por acaso derrochador, y des-
prendido de lo que le pertenecia, nadie ha tenido, ni tiene de-
recho a echarselo en cara, y much menos D. Eusebio Garcia
ni sus hijos que fueron los que casi esclusivamente se aprove-
charon de lo que ellos llamaron despilfarros de D. Nicolas Icaz-'
balceta.
5. En los autos, Seoor, no consta una relacion complete de
los hechos que hacen patentes la ingratitud y la injusticia con
que D. Eusebio Garcia y sus mencionados hijos procedieron
siempre contra la familiar y personas de mis clients; y como es
del todo important tenerlos presents para decidir los puntos
de la demand, espero de la paciencia de los seniores jueces ten-
gan la bondad de fijar su atencion en los que voy a decir, para
comprender que D. Eusebio Garcia, desde antes de enlazarse
con la Sra. Icazbalceta, parece que tuvo el prop6sito de apode-
rarse de toda la gran fortune de la familiar de mi representado,
sin pararse en los medios por indecorosos, ilegales 6 inhumanos
que ellos fueran. Relatare por lo mismo algunos hechos ante-
ri&res a la epoca del concurso referido, pues ademas de que
ellos ilustraran mas a lajustificacion del Tribunal, su relate serA
del todo conform al axioma de derecho, que dice: c Que no se






puede Ilegar al-conocimi6dto de la verdad, sino atendidas las cir-
cunstancias del echo.
6. Cuando D. Eusebio Garcia vino de Espaia, sin bienes do
ninguna escala, el Sr. D. Nicolas Icazbalceta, abuelo de mi clien-
te, poseia una fortune de dos millones de pesos, poco mas 6 me-
nos. D. Eusebio supo captarse la benevolencia de la casa del
Sr. Icazbalceta, y mas tarde pretendi6 y obtuvo la mano de la
Srita. Icazbalceta, tia de mi client: cuando esto pasaba, el Sr.
Garcia habia podido reunir, de sus economies, la suma de $9,000
que llev6 a su matrimonio, recibiendo $500,000 de la dote de su
consorte. Este era ya un gran paso en la march de su empresa;
y aunque con 41 no se infringi6 ninguna ley civil, sin embargo,
no es possible que sea acceptable por un caracter pundonoroso y
pendiente de su dignidad, inseparable de cierto decoro recono-
cido en la buena sociedad. Las relaciones amistosas 6 de familiar
entire D. Eusebio y D. Nicolas, padre de mi poderdante, fueron
siempre frias y nada benevolas de parte de aquel; y esto no obs-
tante, despues de nuestra Independencia, cuando se procedi6 A
la espulsion de espaioles, comprendido en ella el mismo D. Eu-
sebio, y no teniendo A quien dejar el cuidado de sus bienes, el
mismo Sr. Icazbalceta le hizo el beneficio de hacerse cargo de
ellos, como en efecto lo verific6 sin retribucion alguna.
7. Sabido es que todos los intereses de los espanioles de aque-
lla epoca eran el objeto del furor de los independientes, que
estos desplegaban de la manera que estaba a su alcance; y ya
se deja entender que no ha de haber sido poco el trabajo del
Sr. Icazbalceta para libertar los bienes de D. Eusebio de las
p rdidas consiguientes A tanta persecution. Pues a pesar de
esto, habiendo regresado A Mexico el Sr. Garcia y recibido sus
intereses, no content con los servicios del senor padre de mi
client, le hizo cargo de partidas de que no era ni podia ser res-
ponsable: D. Nicolas Icazbalceta, siempre caballero, delicado
y desprendido de mezquinos intereses, y con el objeto de evi-
tar un disgusto de familiar, condescendi6 en pasar por todos los






reclamos de su hermano politico D. Eusebio, otorgAndole en 30
de Setiembre de 1836 una escritura por valor de $ 64,649 3 rs. 4,
reconoci6ndole este capital al 6 por 100 annual, con hipoteca ge-
neral de su8 bienes. He aqui, Sefiores jueces, el origen nada
puro ni decent del credito A favor de D. Eusebio Garcia, A quien
mas tarde le sirvi6 para aprovecharse del total de la gran for-
tuna de la familiar de D. Tiburcio, consumando un despojo, tan-
to mas inicuo, cuanto que para llevarlo A cabo se emplearon me-
dios escandalosos, y se infringieron multitud de leyes terminan-
tes y sagradas.
8. Habienlo conseguido D. Eusebio tender un cr6dito con hi-
poteca de los bienes de D. NicolAs, no trabaj6 ya mas que en
dejarle cargar de r6ditos para demandarle y embargarle las ha-
ciendas arriba mencionadas. Antes del embargo, D. Eusebio ya
habia alarmado A los demas acreedores de D. Nicolas; y aunque
la mayor parte de ellos estuvo dispuesta A entrar en acomoda-
mientos y A conceder las esperas solicitadas por el deudor co-
nun, fue siempre el obstaculo mas 6 menos encubierto para ob-
tener la salvacion de los intereses, como consta A fojas 10 y 12
del cuaderno 22 de los autos del concurso. Este hecho prueba
de una manera evidence, el inflexible designio de D. Eusebio,
de apoderarse A todo trance de las haciendas y todos los inte-
reses de la familiar de su esposa, como quedara plenamente com-
probado en el curso de estos autos.
9. D. Eusebio no perdi6 tiempo: y para asegurarse de una
position ventajosa en el concurso que estaba resuelto A llevar A
cabo en su provecho, fue el primero en proceder A embargar las
haciendas de Tenango, San Ignacio y ranchos que le son anexos,
haciendo valer la espresada escritura de $64,649, y otras cinco
que habia comprado, segun decia, A los Sres. Perez: y para que
nadie tuviera que penetrar en la administration de las fincas,
nombr6 depositario de ellas A su mismo dependiente, D. Agus-
tin Collado, quien desde luego entr6 en posesion absolute de
las haciendas, sin dar fianzas ni gatantias de ninguna especie.





8
El mismo D. Eusebio hizo mas, segun acabo de decir: embargo
las haciendas como due&o unico de la suma de $169,997 A que
ascendian las referidas escrituras, y este embargo se hizo por
demand puesta por el mismo Sr. Garcia, en 13 de Diciembre
de 1845: pues bien, como se ocup6 desde luego en formalizar el
concurso necesario, en el que aseguraria toda su presa, median-
te una mayoria permanent de votos d favor de cuanto le convinie-
ra, no vacilo en consumer una falsificacion, fingiendo que cedia
part de su cr'dito d favor de sus hijos D. Mariano, D. Tomas y
D. Lorenzo, y por lo mismo en 30 de Mayo del siguiente afio
de 1846, tuvo el descara de otorgar A favor de estos seiores
escrituras de cesion; A D. Mariano de la suma de $ 78,674 4 cs.,
segun es de verse por la razon que obra A fojas 5 del cuaderno
16 de los autos del concurso; de la que hizo A favor de D. To-
mas, hay razon a fojas 4 del cuaderno 18, y de la que hizo A
favor de D. Lorenzo, se registra la constancia A fojas 4 del cua-
derno 17 de los mismos autos.
10. Estos manejos, sobre ser falsificaciones, se consumaron
con el objeto de estafar A los acreedores, y principalmente al
deudor comun y sus herederos. Por la parte de estos hago la mas
solemne protesta de deducir, c6mo y cuando A mi client con-
viniere, las acciones criminals que le compete contra los c6m-
plices de D. Eusebio, entire los que debe contarse D. Joaquin
Garcia Icazbalceta, por haber sido el que manejo todo este negocia,
segun su confusion que obra en el document de fojas 4 del cua-
derno de pruebas en segunda instancia del incident en este
juicio sobre el punto de personalidad.
11. Preparado asi D. Eusebio Garcia contra el hermano car-
nal de su esposa; en posesion ya de las haciendas, privandole
de todos sus bienes, y reduciendole A la miseria en que envol-
via tambien A sus tiernos hijos, se vi6 obligado este senior A
hacer cesion de bienes, y en 22 de Julio del mismo anio de
1846 la verific6 presentando una lista de sus acreedores, que
todos lo eran por la suma de $ 491,266 3U reales, y otra list de






sus bienes, cuyo valor, calculado en bajo, ascendia A la suma
de $ 702,854 1 reales, de la que, deduciendo todas las deu-
das, resultaba a su favor una diferencia de $211,588. La lista
de los cr4ditos, no obstante haber sido hecha con la possible
exactitud, se reserve el deudor ratificarla A presencia de docu-
mentos que no tenia a la vista, pero que confiaba poseerlos opor-
tunamente. La cesion la hizo su apoderado el Sr. Lic. D. Jos4
Maria Cuevas en los t6rminos que consta de fojas 45 a la 54
del cuaderno 69 de los autos relatives, y en los terminos siguien-
tes: "1 El Sr. D. Nicolas Icazbalceta cede sus bienes a los se-
Sfores acreedores, poniendolos en manos del Senor juez, para
a que les haga pago con ellos en los terminos que esplican los
a articulos siguientes.-29 Estos bienes se apreciaran por dos
c peritos, nombrado uno por los sefiores acreedores, y el otro
a por el deudor comun. Ambos, antes de dar paso alguno en 6r-
( den a los avalfios, nombraran un tercero en discordia, para el
a caso en que la haya. Si no se acordaren en este nombramien-
a to, se nombrara el tercero por el Seniorjuez.-39 Bajo los ava-
cc luos que se hicieren se sacaran los bienes A la almoneda pui-
-< blica por el t4rmino del derecho; y si en ella no se present
c postor, o el que se present no hace postura que llegue al
a imported de los avalios, los bienes se adjudicaran en pago a
( los sei~ores acreedores por su valor total, con arreglo a lo dis-
a puesto en la ley sesta, titulo veintisiete de la Partida tercera.
-c -49 Si en la venta que se celebre 6 en la adjudicacion que
c se haga a los acreedores resultase algun sobrante 'a favor del
( deudor, se lo reconocera por cinco afios el concurso 6 el com-
( prador, con hipoteca especial de los bienes, y r6dito de un
c cinco por ciento anual.-59 Mientras se venden 6 adjudican
a los bienes, continuara administrandolos el Sr. D. Eusebio Gar-
fc cia, 6 la persona que nombren los seiores acreedores, bajo las
a condiciones que establezcan.-69 Cualquiera que los adminis-
a tre no podra disponer de los products, sino para estos obje-
Stos: primero, giro de las negociaciones: segundo, pago de las






a cantidades invertidas en ellas por el Sr. D. Eusebio Garcia:
Stercero, pago de r6ditos de los capitals piadosos que se con-
a tinuaran pagando si lo acordaren los seniores acreedores: cuar-
c to, alimentos del deudor comun en la cantidad que designed
a los senores acreedores 6 el Senor juez en el caso de que la
a asignacion hecha por dichos sefiores no parezca proporciona-
a da al deudor.
12. Desde luego se ve que esta cesion no fu6 simple y abso-
luta; no fu6 cesion en pago y sin limitacion: ella se hizo con las
restricciones que el deudor tenia derecho a poner. Puso por
condition que los bienes se valuaran previamente por medio de
Speritos nombrados, uno por los seniores acreedores y otro por
el deudor comun: ambos peritos, antes de proceder a sus tra-
bajos, debian nombrar un tercero en discordia, y en caso de no
ponerse de acuerdo, lo debia nombrar el Senor juez: esta condi-
cion esta reconocida por la justicia que hay para que todos los
.interesados en los bienes de que se trata intervengan en su va-
lio. Y como el Sr. Icazbalceta estaba interesado en saber ese
valor para saber que parte le sobraba, no es dudoso que debia
nombrar un perito. Es igualmente fundada en razon y en jus-
ticia la condition de que la venta se hiciera en almoneda pfibli-
ca, y de que solo en el caso de que no se presentara poster que
diera el valor total de las fineas, se adjudicaran en pago A los
acreedores; pues apenas hay diligencia judicial que d6 tanta
garantia a los deudores para que sus bienes no sean arrebata-
Sdos por sus acreedores abusando de la ventaja de sus derechos
contra la position humillante del deudor.
13. Presentada la cesion en los t6rminos que el Tribunal ha
visto, fu6 desechada como era de esperarse, por los planes de
D. Eusebio Garcia, y se declar6 el concurso necesario despues
que el Sr. Lic. Cuevas protest A salvo los derechos del deu-
dor comun, y agreg6 que debian constar en la lista de los acree-
dores los hijos del mismo deudor por su haber materno: asi
consta en la acta de 27 de Julio de aquel a o, y en la de 3 de





Agosto del mismo (cuaderno 49, fs. 11 y 13). Declarado el con-
curso necesario, se nombr6 una Junta menor para que desem-
pefiara las funciones del sindico, y a D. Eusebio Garoia se le
nombr6, como era de esperarse, depositario y administrator de
los bienes concursados: asi consta en la acta de 17 de Agosto
del mismo aioo, y se registra a fojas 17 del cuaderno 4 de los
autos del concurso. En 25 de Agosto del mismo, se libr6 exhor-
to al juez respective para que el depositario Collado entregara
las haciendas a D. Eusebio: y como hasta cierto punto eran am-
bos depositarios una sola persona, Collado no lleg6 a entregar
en forma el depdsito, ni D. Eusebio tom6 el menor interest ni
empeifo en recibirlo, cuya conduct de ambos prueba que obra.
ban de comun acuerdo en este negocio, para el fin de no dejar
que los comprara nadie que no fuera el mismo D. Eusebio.
14. Desde Agosto de 1846 hasta Marzo de 1848, casi nada
se hizo en provecho de los acreedores que no eran D. Eusebio
y sus hijos, ni en favor del deudor comun 6 sus herederos. El
silencio del concurso fu6 interrumpido con una queja bien pro-
funda de la Junta menor compuesta de los seiores licenciados
Molinos del Campo, Castafieda y NAjera y Esteva, contra el
manejo del'mismo D. Eusebio, como depositario y administra-
dor de los bienes concursados: no obstante llamarse acreedor
refaccionario de las fincas, el hecho era que no habia podido pa-
gar ni trescientos pesos de honorarios que se le. habian cobra-
do con 6rden deljuzgado del concurso. Despues de esta dilil
gencia y otras quejas de los acreedores, en Abril del mismo ano
de 1848, el representante de D. Eusebio fu6 el primero que
promovi6 el valuo y la venta de las haciendas. De paso debe
observarse que tal iniciativa de part de un depositario, no es
natural, sino cuando e6 mismo estA interesado en la venta de las
cosas que deposit.
15. El mismo seinor representante de D. Eusebio fu6 el pri.
mero en-promover un arreglo de conclusion de concurso, ni6ndose de acuerdo el mismo Garcia con la Junta menor hasta






la enajenacion de los bienes ) (son sus palabras): asi consta
del cuaderno 49, A fs. 51. Este hecho, sobre el que llamo la
atencion de la Sala, revela desde luego que D. Eusebio y su
patrono y apoderado, ni un moment dejaron de poner en prac-
'tica la idea de poner A los acreedores en la necesidad de ven-
derle las haciendas. Mas tarde, el Sr. Lic. Atristain, aceptan-
do la iniciativa del Sr. Diaz, propuso un proyecto de conclusion
de concurso, y en la segunda base de las que le formaban, dijo
que se facultara al sindico para que pudiera arreglar 6 transigir
cualquiera diferencia que pudiera suscitarse con el representan-
te del deudor comun, para que de ese modo sefacilitara la venta
y se removiese cualquier obsticulo para la conclusion del con-
curso. Asi consta de la acta de 4 de Mayo de 1848 que obra
A fojas 62 vuelta del cuaderno 49 Este proyecto fu6 promovi-
do tambien por el representante de D. Eusebio; y el Sr. Atris-
tain al encargarse de 61 y fijar la necesidad de transigir con
el representante del deudor comun, reconoci6 el principio de
que existia ese deudor, que ese deudor tenia representante al
que se le reconocian derechos. En otra parte hare uso de es-
ta nota.
16. Creo convenient apuntar aqui que en todo el tiempo del
concurso, se tuvo como parte legitima en 41 al deudor comun,
como es de verse en auto de 6 de Octubre de 1846 que corre &
fojas 1 del cuaderno nuim. 12: y en cumplimiento de ese auto el
Sr. Lie. Cuevas, como representante del Sr. Icazbalceta, nombr6
por su part a D. Rafael Duran asi como la Junta menor nom-
br6 A D. Jos6 M. Delgado. Sobre este punto de tener como par-
te legitima en el concurso al deudor comun, hay otra constancia
A fojas 5 del cuaderno citado, en que D. Eusebio Garcia dice:
que debiendo ser nombrado el perito 6 peritos para avaluar las
fincas por el sindico y el representante del deudor comun, y que
no habiendo estado este espedito hasta que se nombr6 curador
ad litem a los menores hijos de D. NicolAs Icazbalceta, pide que
se nombre perito A D. Hermenegildo Felifi, de acuerdo con el Sr.






Molinos; y en virtud de este pedimento se nombr6 al mismo Fe-
liu en 15 de Junio de 1848.
17. Es tambien convenient A mi prop6sito el apuntar aqui
que la personalidad legal del deudor comun en el concurso fue re-
conocida por la misma Junta menor de 6ste, segun es de verse
en las notificaciones del auto de 4 de Noviembre de 1846 a es-
crito del Sr. Lie. Cuevas, que obra en el cuaderno 89 de ols au-
tos relatives. Es igualmente conducente al punto de personali-
dad lo espresado por D. Eusebio Garcia, en escrito que present
en 14 de Agosto de 1849 y obra en el referido cuaderno 89, que
habla de alimentos del deudor comun y sus hijos herederos.
Apuntados hasta aqui los hechos mas importantes que prece-
dieron al concurso, y los que le siguieron durante su secuela,
tiempo es ya de ocuparme del modo con que termin6, mediante
un proyecto de venta formado por la Junta menor y presentado
en 23 de Mayo de 1850 para su aprobacion en junta general de
acreedores.
18. Es de todo punto important que ademas de haberse vis-
to por esta respectable Sala ese contrato que obra en los autos, lo
inserted yo integro en estos apuntes, para mayor facilidad de su
examen: y como sea tambien important A mi prop6sito el que
consten'aqui los nombres de los acreedores que votaron tal con-
trato, es muy espedito el que copie A la letra la acta de aque-
lla junta y el auto judicial que la aprob6, y son como siguen:
(( En la maiana de hoy, veintitres del corriente Mayo, seriala-
a do para la junta, concurrieron en la casa del senior juez, los
Sseiores licenciados D. Gabriel Sagaceta, D. Miguel Atristain
( y D. Mariano Esteva; el primero en representation de la San-
( ta Iglesia Catedral, de la testamentaria del Illmo. Sr. Dr. D.
((Manuel Posada, del colegio Seminario de esta capital, y de
< D. Joaquin Flores; el segundo por D. Ignacio Covarrfibias, y
( el tercero por si y por los acreedores ausentes D. Joaquin, D.
Tomas y D. Lorenzo Garcia Icazbalceta; D. Andr6s Pifion
* por D. Basilio Terrones; el Sr. Lic. D. Agustin Diaz por D.




14
a Eusebio Garcia y por D. Luis Pereda, asi como por el Sr,
( D. Miguel Azcrate y D. Francisco Madariaga; el Sr. Lic. D,
Ignacio Anzorena por la Cofradia del Santo Ecce-Homo; el
( Sr. Lic. D. Arcadio Villalva por D- Margarita Peimber; el Sr.
( Lie. D. Manuel Cordero por el Sr. Lie. D. Ignacio Velazquez
S(de la Cadena; el Sr. Lic. D. Leandro Estrada por los meno-
a res hijos del deudor comun; el Lie. D. Antonio Martinez por
Scla testamentaria de D, Agustin Vargas, y D. Manuel Rubin;
S(D. Luis Garcia por si y por D. Javier Garcia; y el Lie. D.
( Juan J. Baz por el Presbitero D. Sotero Zfiiga. Como la pre-
Ssente reunion se ha verificado A mocion de la Junta menor 6
a comision de arreglo, el Sr. Atristain, en nombre de 6sta dijo:
( Que desde que se le autoriz6 para former un arreglo que ter-
c minara definitivamente el concurso, sin que se perdiera de vis-
( ta la preferencia de los cr6ditos, habia formado variesproyec-
a tos que consistian principalmente en adjudicaciones parciales
a de las fincas, pero que siempre se habian encontrado con el
a inconvenient de que estando tan altos los valuos, ninguno de
( los acreedores habia querido recibir una parte de las fincas
( para reconocer el resto de su valor en cr6ditos de los demas
a acreedores, ni aun con la baja de la tercera parte de la esti-
( macion de las propias fincas; que algunas ocasiones llegaron A
S(creer los que forman la Junta menor, que no les era possible
a cumplir con la comision que se les habia confiado, hasta que al
a fin se fijaron en vender las referidas fincas, logrando que este
( contrato legara & tener efecto en mas de las dos terceras
a parties de su valor, porque asi result supuesto que D. Eu-
S(sebio Garcia renuncia en favor del concurso treinta y cua-
((tro mil y pico de pesos que alcanza de refaccion, y ademas los
a cuatro mil ochocientos y pico de pesos que hay de diferencia
( entire la cantidad que exhibe por precio ylas dos tercerad parties
( del valfio que consta en los inventarios: que este contrato lleg6
( por fin 4 formalizarse, y es el mismo que la Junta menor tiene el
a gusto de presentar a la deliberacion de los seriores acreedores.






t Desde luego se di6 lectura al contrato, cuyo tenor es el siguien-
a te.-1-a Compra D. Eusebio Garcia las haciendas de Tenango
a y San Ignacio, con sus ranchos anexos de Coatepec, Atotonil-
Sco, Ixtlilco, Tlaica, San Antonio, Michapa, Tlayehualco y Al-
< chichica, con sus tierras, aguas, campos, edificios, muebles, en-
a series, cercas, apantles, aperos y ganados, con todo lo que de
a hecho y de derecho les pertenece en la cantidad de cuatrocien-
( tos noventa y cuatro mil, cuatrocientos cincuenta y ocho pe-
sos setenta y dos contavos.- 2a El pago de esta cantidad lo
a hace Garcia de la manera siguiente: conservando las escritu-
a ras su prelacion 4 hipoteca primero: seguira reconociendo por
a nueve aios los capitals que A continuacion se espresan: al
a Juzgado de Capellanias al cinco por ciento annual, cincuenta y
a tres mil setecientos setenta y cinco pesos cuarenta y cuatro
Scentavos: al Colegio Seminario al seis por ciento, quince mil
a quinientos pesos: A la Archicofradia del Santo Ecce-Homo al
a seis por ciento, quince mil pesos: A la testamentaria del Sr.
c Posada al cinco por ciento, ocho mil quinientos treinta y cua-
( tro: A D. Francisco Madariaga al seis por ciento, dos mil pesos:
SA D. Nicolas Carrillo al seis por ciento, diez mil'pesos: al ma-
< yorazgo de Vega y Vich al cinco por ciento, tres mil cuatro-
< cientos pesos: A D. Felipe AzoArate al seis por ciento, siete
< mil cuatrocientos veinte pesos: A D. Manuel Rubin al seis por
a ciento, cuarenta y ocho mil ciento noventa y site pesos, trein-
a ta y siete centavos. Importando estas cantidades ciento sesenta
a y tres mil ochocientos veintiseis pesos, ochenta y un centavos.
( Y se darn por pagadas la escritura de mil trescientos cincuen-
a ta pesos que le pertenece, y las de sus hijos con los r6ditos de
a todas, ascendiendo todas estas cantidades A la de doscientos
a cincuenta y tres mil quinientos cuarenta y nueve pesos, sesenta
((y cinco centavos. Segundo: se harA cargo de pagar cuarentay
a un mil ciento cuarenta y site pesos treinta centavos que se
" adeudan de r6ditos, losque se verificarA A los cinco afios, sin
c que durante este tiempo venza esta suma r6dito alguno. Ter-




16
c cero: pagarA de preferencia mil pesos A D. Antonio Palma por
a sus sueldos. Cuarto: pagarA la alcabala de venta que ascien-
a de A veintidos mil seteciesntos veintidos pesos noventa centa-
1 vos, A razon de cinco por ciento sobre cuatrocientos noventa
y cuatro mil cuatrocientos cincuenta y ocho pesos, setenta y
dos centavos que important las dos terceras parties de su valfo,
Quinto: entregarA diez y seis mil quinientos pesos que han pe-
a dido los sindicos para costas. Ademas adelantarA mil quinien-
actos pesos para el objeto que despues se dirA, y se reintegrari
c de ellos rebajandolos de los reditos atrasados de las capella-
c nias vacantes.-39 Con las cantidades espresadas queda paga.
c do el valor de las fincas y Garcia sin ninguna obligacion de
apagar A ningun otro acreedor cualquiera que sea la proceden-
( cia de sus cr6ditos, sus privilegios, hipotecas 6 antelaciones,
c ni aun con el pretesto de costas 6 de mejor derecho.--4 Se
c. dA por recibido D. Eusebio Garcia de las fincas, sin que pue-
( da reclamar al concurso cosa alguna por compensarse las fal-
c tas que haya respecto de los valiios, con el aumento que de
a otras cosas pudiera haber, y en la misma obligacion queda el
( concurso, pudiendo el mismo D. Eusebio, si le conviniere, pe-
a dir A su costa posesion judicial de las fincas, y para cuyo ac-
c to se dA por citado el concurso.-5a Es de la responsabilidad
( de D. Eusebio Garcia los r6ditos corrientes de los capitals
a desde primero de Enero del corriente aio de mil ochocientos
a cincuenta, que es la fecha hasta la cual se han liquidado los
a r6ditos atrasados, y desde la cual corren per su euenta las fin-
acas.--6 Renuncia D. Eusebio Garcia A favor del coneurso
la cantidad de treinta y cuatro mil doscientosocho pesos cua-
. tro centavos que alcanzaba contra el concurso hasta treinta y
a uno de Diciembre fltimo, por refaccion hecha A.las haciendas,
e asi como los cuatro mil doscientos ochenta y siete pesos no-
( venta y cuatro centavos que hay de diferencia de los cuatro-
a cientos noventa y cuatro mil cuatrocientos cincuenta y dos pe-
S;sos, setenta y dos centavos qu important las dos terceras par-





tes del valiio a los cuatrocientos noventa y ocho mil setecientos
c cuarenta y seis pesos, sesenta y seis centavos a que ascienden
a los pagos, reconocimientos y exhibiciones referidos en la clau-
c sula segunda. En consecuencia, queda concluido el punto de
a cuentas, y 4stas aprobadas y sin accion para que ni el concurso
( pueda reclamar & Garcia, ni este al concurso.--7 Es de cuenta
c del concurso la extension de la escritura de venta, aprobacion de
este Gontrato, y cualquiera otra erogacion que haya que hacer
( para que quede D. Eusebio Garcia seguro y libre de todo re-
c clamo ulterior.-Las escrituras de renovacionide capitals las
c costearan los respectivos interesados.--8a Los mil quinientos
a pesos que suple D. Eusebio Garcia por cuenta de los reditos
c atrasados de capellanias vacantes, y mil quinientos pesos que
c los sindicos separen de los diez y seis mil quinientos de las
c costas, se proratearan entire los acreedores personales que no
c se hayan compuesto con Garcia.-9- El credito de cuatro mil
a pesos de un dep6sito que tiene constituido D. Luis Garcia por
a 6rden judicial, cuyo espediente original se ha presentado hoy
A 4 la Junta, se reduce A dos mil quinientos pesos, por consen-
a timiento del interesado, y esta suma se pagarA en la forma
o siguiente: mil pesos entregara D. Eusebio Garcia por los cr6-
c ditos que represent su casa; quinientos entregara la Junta
c menor, de la cantidad que reciba para costas, y los otros mil
a se proratearan entire los r6ditos de los acreedores escritura-
* rios y los valistas con proporcion al capital; advirtidndose que
c el espresado senior D. Eusebio Garcia anticipara esta suma y
c la computarA respect de los r6ditos de los escriturarios que
a no hayan negociado estos mismos r6ditos, a los que tenga
c que satisfacer a los cinco afios, y de los que hayan cobrado
A 4 los corrientes.-Las condiciones del contrato inserto, se su-
a jetaron una por una A votacion, y fueron aprobadas por una-
c nimidad. Ij^ Por parte del Sr. D. Eusebio Garcia espuso
c el Sr. Lic. D. Agustin Diaz: que deseando asegurar los dere-
c chos de su parte, pedia al Sefior juez que informaran de utili-






a dad los letrados que tuviera a bien nombrar, porque aunque
c los bienes que habia comprado el Sr. Garcia, no eran en ma-
a nera alguna de los menores, pues que los cedi6 el senor su pa-
c dre D. Nicolas Icazbalceta, esto no obstante, interesados los
c menores en el residuo, pudiera alegarse que por esa razon
( las fincas debieran haber salido a almoneda, y que por no ha-
( berse hecho podian hacer reclamo los mismos menores.-El
< Senior juez espuso que sin prevenir su juicio accedia a lo pe-
c dido por el Sr. Diaz, y nombraba al efecto a los Sres. Esteva,
a Sagaceta y Atristain para que en el acto espusieran lo que les
( pareciera oportuno, por ser el punto de obvio derecho. De
comun acuerdo, habiendo aceptad6 el encargo, y jurado des-
empeiarlo, espusieron por medio del Sr. Atristain: "que de
( ninguna manera debia considerarse el negocio bajo el aspect
K de ser vendedores los menores, en cuyo unico caso seria necesario
Sla almoneda, segun lo prevenido en la ley de Partida, porque los
s bienes cedidos por D. Nicolds Icazbalceta d favor de sus acree-
a dores, fueron siempre del cedente, quien los adquiri6 por herencia
de sus mayores: que bajo este concept, los verdaderos interesados
en esos bienes son los acreedores, para cubrirsei con su producido
< del imported de sus creditos: que persuadidos los mismos acree-
c dores de ser no solo dificultoso, sino casi impossible, la venta
( de esos mismos bienes, ni aun en las dos terceras parties del
a valio, por ser este escesivo, segun se ha espuesto undnime-
( mente en diversas juntas por los mismos acreedores, convinie-
( ron en las proposiciones acordadas, y que se han aprobado
unanimemente por los inismos acreedores, no obstante qqe los
p personales perderan acaso un ochenta y tres A ochenta y cin-
co por ciento de sus cr4ditos, y que el privilegiado D. Luis
Garcia, persuadido del estado que guard el negocio, ha he-
cho una quita considerable, lo que no hubiera sucedido si se
c hubieran concebido otras esperanzas para aumentar el precio:
a que aunque a los menores no les result beneficio alguno de
a la venta hecha al Sr. Garcia, tampoco resultan perjudicados,






much menos si se atiende A que se practicaron varias diligen-
a cias para la venta de las fincas, sin lograr ninguna postura, lo
a que did occasion al acuerdo por el que se autoriz6 a los infor-
( mantes para former un arreglo que terminara definitivamente
( el concurso, lo que comprueba que los sefiores acreedores to-
a dos han estado y estia: convencidos de lo infructuoso de la
ahista pfiblica: todo lo que convince que no hay necesidad
n de informal de utilidad, por no venderse bienes de meno- >
a res. )i- Oido lo espuesto, pidi6 el Sr. Diaz que el Senior
(juez resolviera sobre este particular lo que le pareciera con-
< veniente; y los seiores acreedores pidieron tambien que el Se-
Sfior juez aprobara el convenio celebrado con D. Eusebio Gar-
( cia, interponiendo al efecto su autoridad y judicial auto: con
a lo que concluy6 esta Junta, que firmaron con el Seiior juez.-
a Doy f4.-P. de Lebrija.-Lic. Agustin Diaz.--Lic. Antonio
Martinez del Villar.-Juan -T. Baz.-Lic. Leandro Estrada.-
a L. Garc'a.-Lorenzo Garcia Icazbalceta.-Lic. Jose Ignacio de
c Anzorena.--Lic. Jose Arcadio de Villalva.--Joaquin Garcia
( Icazbalcea.-Tomas arc caeta.-Tas area a tac.-Lic. Miguel Atristain.
a -Lic. Gabriel Sagaceta.-Lic. Manuel Cordero.-Lic. Mariano
a Esteva.-Andres Pifion.--Manuel Orihuela, escribano piblico.)
c AUTO.-Mexico, Octubre 1 de 1850.-Vista la Junta ce-
a lebrada en veintitres de Mayo del present afio, y las diligen-
c cias practicadas a virtud de lo mandado en auto de once del
< siguiente Junio; teni6ndoseen consideration que elfinico acree-
dor disensiente en las proposiciones acordadas en la referida
a Junta es D. Juan Pacheco, que por la calidad de acreedor per-
a sonal, debe sujetarse A la mayoria, pues no es just que la
( mencionada oposicion embrace que el present concurso se
< concluya de una manera tan ventajosa como lo espusieron en
a el acto de la Junta los acreedores, porque sobre repugnar es-
c to la justicia se opone a la equidad: Considerandose igual-
a mente que no hay necesidad de hacerse merito de los dere-
a chos de los menores hijos de D. Nicolas Icazbalceta, tanto por






.A los fundamentos que contuvo el informed de los Sres. Esteva,
a Sagaceta y Atristain, evacuado en el acto de la Junta, cuyos
a fundamentos hace suyos este juzgado, cuanto por lo que dis,
K pone la Ley 6, tit. 27, Part. 3a, por haberse celebrado la ven-
ta hecha a D. Eusebio Garcia de las fincas del deudor comun
( para pago de sus acreedores, despues de haberse solicitado
a compradores de ellas, de distintas maneras, segun consta de
( estos autos, en cuyo caso eljudgador debe otorgar la venta por
tanto cuanto entendiese que vale la cosa, lo que se ha verifi-
cado asi hasta el estremo de que la referida venta no solo se
( ha hecho en la postura legal sino en mayor esceso, de consen-
a timiento de los acreedores y del curador de los espresados me-
t nores, se aprueba lo acordado en la repetida Junta, condenan-
A dose a los interesados A estar y pasar por su tenor ahora y
t en todo tiempo, para lo cual se interpone la autoridad judicial
t y el present decreto cuanto ha lugar en derecho. En conse-
( cuencia, procedase al otorgamiento de la correspondiente es-
c'critura de venta, y espidanse las certificaciones para el pago
( de alcabala. Lo provey6 y firm6 el Senior juez. Doy fe.-Agus-
Stin P. de Lebri'a.-Manuel Orizuela, escribano pilblico.)
19. Por la lecture de estos documents se ve desde luego el
conjunto de vicios sustanciales de que adolece el contrato. Nd-
tase A primera vista la diferencia del piimero de votos entire la
Junta que declare el concurso necesario, y el de la en que so
aprob6 el contrato: en la primera habia de- derecho veintiseis,
votos: en la segunda debia haber menos de veinte, y hubo de
hecho veinticinco; lo que da el resultado que evidentemente hu-
bo varies votos suplantados por las combinaciones de D. Euse-
bio Garcia para obtener la aprobacion de la venta. Entre esos
votos suplantados se cuentan los de los Sres. Azcarate y Ru-
bin, pues se computaron por. la Junta no siendo ya acreedores
del deudor comun, por haber endosado sus creditos A Garcia en
22 y 23 de Abril del mismo aaio de 1850. En este mismo conve-
nio se nota con escandalo que los acreedores,por si y ante si se




21
arrogaron la facultad de vender intereses por valor de $800,000
para hacerse pago de sus creditos que no llegaban a $500,000;
y aun en el caso de que hubieran sido acreedores por el valor
de los bienes, nunca han podido considerarse facultados para su
venta.
20. Se nota tambien otro vicio mas escandaloso: para el caso
de esta venta, el vendedor no podia ser otra persona que el
deudor comun 6 sus sucesores; y sin embargo, los acreedores,
atribuy6ndose facultades que no tenian, y atropellando los sa-
grados derechos de los menores representantes del deudor co-
mun, los eliminaron completamente de la intervention de tanta
importancia, que debian tener en estecontrato. Otro vicio sus-
tancial se nota desde luego, y es, el de haber pasado por las
cuentas del depositario administrator de los bienes concursados,
sin haberlas presentado nunca todas, ni comprobadose, ni glo-
sado, ni haberse aprobado por auto alguno judicial, previa la
conformidad de los menores, 6 su vencimiento en formal juicio.
Es tambien notable la falta de haber vendido las fincas sin ha-
ber previamente designado el valuio para fijar el precio de ellas,
pues a juzgar por el precio que se dice daba el comprador, no se
atuvo al valuio practicado por el perito nombrado por el concur-
so, que di6 a las haciendas el precio de $783,679 2 rs. 1 grano,
segun es de verse del valiio que obra en el cuaderno de prueba.
21. Es igualmente sustancial la falta del concurso en haber
pasado por el pago de various creditos sin la previa liquidacion
y justificacion de ellos. Es asimismo grave falta el haber dado
por cierto que la venta se hacia en mas de dos terceras parties
del valor de las fincas, dando por razon de que D. Eusebio Garcia
cedia a favor del concurs la cantidad de treinta y cuatro mil y
tantos pesos que decia haber invertido en las fincas como refac-
cionario, siendo asi que jamas lleg6 a justificar semejante cr6-
dito, que no tenia mas origen que haberlo dicho asi su depen-
diente administrator D. Agustin Collado. Es igualmente una
falta que cometi6 el concurso con haber eliminado absolutamen-




22
te a los menores hijos del deudor comun, en su calidad de acree-
dores por el haber materno, con cuyo carActer habian sido lis-
tados al declararse el concurso necesario, y sin embargo, para
nada se les tuvo en cuenta, pues en la clausula tercera eximen
a D. Eusebio Garcia de la obligacion de pagar a ningun otro
acreedor, cualquiera que sea la procedencia de sus cr4ditos, sus
privilegios, hipotecas 6 antelaciones, etc.
22. Desde luego se conoce tambien la falta muy grave que
se cometi6 en no haber pregonado la venta de las fincas, ni sa-
cAdolas a almoneda public, pretendiendo cubrir esta falta con
el frivolo pretesto de que en lo privado habian buscado, sin exi-
to, personas que pudieran comprarlas. Pero es todavia mas es-
candalosa la falta que se cometi6 con haber vendido las fincas
a D. Eusebio Garcfa, que estaba impedido para comprarlas por
ser depositario y administrator de ellas; por haber sido albacea
del dueio y curador de los menores sucesores del deudor co-
mun en el dominio y propiedad de las mismas; con la circuns-
tancia agravante de que no rindi6 todas sus cuentas de dep6sito
y administration; ni los comprobantes de la parte que de ellas
present, ni lleg6 a hacerse glosa alguna aprobada por los repre-
sentantes del deudor comun, ni por auto alguno que los vencie-
ra en juicio sobre este punto, como he dicho antes.
23. He aqui, Sefior, los puntos mas importantes y los hechos
correspondientes que en general he trasado para ffindar la de-
manda de la nulidad de la venta de las haciendas de Tenango
y San Ignacio, que no dudo que esta justificada Sala tendra A
bien fallar en favor de mi client. Paso, pues, A ocuparme del
derecho que hay en apoyo de todos y cada uno de los hechos
mencionados, procurando demostrar, 19, que los acreedores de
D. Nicolas Icazbalceta jamas tuvieron facultad para vender
los bienes concursados, y menos, cuando el valor de estos es-
cedia a sus cr4ditos pasivos en una suma de cerca de tres-
cientos mil pesos: 29, que los verdaderos vendedores han debi-
do serlo los menores hijos del deudor comun, como sus legiti-






mos representantes y herederos: 39, que la venta no debi6 veri-
ficarse sino despues de haberse valuado con exactitud los bienes
concursados y mediante almoneda pfiblica, pregonandose, tanto
en esta capital como en los lugares donde estan ubicadas las
fincas: 49, que en ningun caso debi6 haberse hecho la venta en
favor de D. Eusebio Garcia: 59, que nunca debi6 haberse apro-
bado la conduct de este como depositario administrator, ni sus
cuentas: 69, que fue verdaderamente criminal la conduct de
D. Eusebio Garcia en este negocio, siendo c6mplices suyos D.
Mariano,'D. Tomas, D. Lorenzo y D. Joaquin Garcia Icazbal-
ceta; y 79, me ocupar6 de refutar al mismo tiempo y en cada
caso, las razones con que pretend defenders la contraria de
todos los puntos que sostengo. .
24. He dicho primeramente que los acreedores, cualquiera
que sea su carActer y sus privilegios, jamas les asiste el dere-
cho de disponer de los bienes de sus deudores, sino solo el de
pedir la venta de esos intereses, para cubrir sus respectivos cr6-
ditos. Efectivamente, la ley1 dice que: Acreedor es aquelqque ha
a de recebir debda 6 otra cosa por alguna derecha razon. ) El Dic-
cionario de Legislacion, en su articulo ((Acreedor,) trae este
pArrafo:2 ((El derecho que tiene el acreedor contra el deudor,
( hablando generalmente, no esun derecho sobre la cosajus in
( re, porque el acreedor no puede mirar la cosa como suya, ni
( apoderarse de ella en el tiempo sefialado para su entrega, ni rei-
vindicarla de cualesquiera manos en que- se encuentre. El de-
a recho del acreedor es un derecho a la cosa jis ad rem, esto es,
( la facultad de compeler al deudor 6 sus herederos a que le den
((la cosa 6 cantidad que se le debe, pues no se hace duefio de
a ella, sinolmediante la entrega 6 tradition. Asi que, si mi deu-
a dor se oblig6 A darme una viia en pago de un prestamo que
( yo le habia hecho, y luego la vendi 6 don6 a otro, no podr6
( reclamarla del comprador 6 donatario, sino solo exigir de mi


1 Ley 10, tit. 23, Part. 7.
2 Die. de Leg., art. Acreedor.






a deudor la competent indemnizacion por la inejecucion del
a contrato.
25. En el concurso no aparece que todos los acreedores fue-
ran hipotecarios; pero aun cuando lo hubieran sido, no por eso
tenian mas derecho que a exigir la venta de los bienes median-
te los requisitos legales. El mismo Escriche sobre este particu-
lar se espresa en estos terminos: cc Acreedor hipotecario es el
a que en virtud de ley, 6 de convenio, 6 de auto de juez tiene
a obligada a su favor una 6 mas fincas del deudor para seguri-
a dad y saneamiento de su credito. El acreedor hipotecario no
a adquiere por razon de la constitution de la hipoteca la propie-
a dad, ni el uso 6 usufructo, ni aun la mera posesion 6 tenencia
a de los bienes hipotecado', pues que estos quedan en poder del
a deudor, sino solamente un derecho real sobre ellos, que le da
a facultad para pedir su venta judicial y hacerse pagar el d6bi-
a to con su product, 6 adjudicacion con preferencia a los demas
( acreedores que no sean de mejor grado, y aun para reclamar-
((los de un tercer poseedor a quien se hubiesen enajenado si
S(hecha primero excusion en los bienes que conserve el deudor
a result que estos son insuficientes para cubrir la deuda.)
26. Los acreedores solo por el hecho de former concurso, no
pueden adquirir mayores derechos de los que cada uno en lo in-
dividual tenian; por lo mismo, 6 ejercitan acciones reales, 6 per-
sonales: silas primeras, no por eso les constituian duefios de las
cosas A que tenian un derecho, pues no es lo mismo ser dueaio de
una cosa que tener un derecho a ella: ytratandose de action hipo-
tecaria, no es mas que un derecho en la cosa que se da al acree-
dor contra su deudor 6 cualquier poseedor de las cosas obliga-
das al pago de su deuda, para perseguir y asegurar en ellas el
cobro de su cr6dito. Asi lo dice' el referido autor en la cuarta
clase de acciones reales al hablar sobre la distinction de estas.2
Si personales, no pueden nunca obligar mas que a la persona y


1 Escriche. Die. de Leg., art. "Acreedor hipotecario."
2 Esoriche. Die. de Leg., art. "Accion real."






no & la vosa, y por lo mismo hay menos derecho para disponer
de ella: y como en el concurso solo una mitad, poco mas 6 me-
nos, de los acreedores tenia el.derecho de hipoteca, y el resto
era de acreedores personales, result que bajo ningun aspect
tenian derecho a disponer de las cosas del deudor comun.
27. La ley1 parece que hasta cierto punto autoriza a un acree-
dor hipotecario a vender la cosa que est6 obligada 'a su credito;
pero desde luego se entiende que no le concede la facultad de
vender por si y ante si la cosa, sino solo el derecho de exigir
su venta, pues dice: que debe hacerse en almoneda pfiblica de
buena f6 y sin enganio alguno. Y como ningun particular puede
celebrar lo que se llama almoneda pfblica en derecho, 6 lo que
es lo mismo, almoneda judicial sin ocurrir al juez 6 Tribunal
competent, result claro que el acreedor no tiene mas que el
derecho de exigir la venta de la cosa hipotecada: la ley se es-
presa de esta manera: (cet si este que la tiene d peios lo ficiere asf,
S6 non lo podiere facer por alguna razon, entonce puede vender
a publicamente la cosa que fue asi empeFiada: 4 tal vendida se de-
( be facer EN ALMONEDA a buena fe et sin engaio ninguno.) Gre-
gorio Lopez en su nota 69 a esta ley dice: 2 Non ergo creditor
debet vendere pignus in occulto; sed inpublicis locis consuetis banni-
c ri, ut hic, et tenet Bald, in dicta lege creditor ubi et gloss. dixit de
c ista subhastatione.) Se ve, pues, que tanto el- testo de la ley
como la nota estan de acuerdo en que el acreedor puede obtener
el pago de su credito mediante la venta, en almoneda pfblica, de
la cosa hipotecada,
28. En el mismo sentido se espresa otra ley, pues en lo con-
ducente dice: a "Otrosi decimos que si el pleyto fuese puesto cuan-
do empegasen la cosa, quel que la recipe por perio non la podiese
vender, magiier que tal pleyto fuese puesto, si aquel a quien fue
empeiada afrontase al que gela empeAi tres veces ante homes bue-

1 L. 41, tit. 13, Part. 5.
2 Greg. Lop. Nota 6a 6 la ley 41, tit. ]3, ya citados.
3 L. 42, tit. y Part. cit.




26
nos que la quitase, et pasasen dos aios despues que lo hobiese afron-
tado que la quitase, et non la quitase, dende adelante bien la podria
vender; pero la vendida del peio CUANDO QUIER QUE LA FAGAN DEBE
SEER FECHA A BUENA FE ET, EN ALMONEDA, segunt dice en la ley ante
desta). Por esta ley consta que si en todas y cada una de las
escrituras a favor de los acreedores se hubiera puesto un pacto
de que no pagados sus creditos despues de cierto tiempo, po-
drian vender las cosas hipotecadas, no por eso debian proceder
A la venta por si y ante si, sino despues de requerir al deudor,
y aun despues de requerido debian proceder a la almoneda
piblica.
29. Otro modo podia haber de que los acreedores procedie-
ran A la venta de las fincas, y es que hubiesen tenido poder bas_
tante del duefo de las cosas hipotecadas; lo cual es conforme al
testo de la ley que dice: 1 Venc2er queriendo la cosa el que la
toviese en pehos, et podiendolo facer segun es dicho en las leyes an-
te desta, nol puede embargar que la non venda aquel que gela em-
pe~d, fueras ende en una manera, sil quisiere pagar luego lo que
habie sobrella ol quisiese facer 6 complir aquello porque gela. habie
obligada sin alongamiento et sin revuelta ninguna. Otrost decimos
que si el que tiene la cosa en penos la vende non habiendo poder
de lo facer, 6 habiendo poder de la vender la enajena contra la
forma et la manera que dicen las leyes deste titulo que fablan co'
mo deben ser vendidas las cosas empeiadas, que entonce el Se-
fior de la cosa la puede demandar A quien quier que la falle
que la haya asi comprado, et la debe cobrar pagando d este que
la habie comprada lo que habie dado por ella fasta en aquella can-
tidad en que la habie empezada, sipor tantofuese vendida, et sipor
menos, &c.))
30. No hay duda que solo teniendo poder los acreedores hi-
potecarios, y verificando la venta conform lo previenen las le-
yes ya citadas, 2 esto es, en almoneda pitblica, podria sostener-


1 Ley 48, tit. 13, Part. 5?
2 Leyes 41 y 42, tit. 13, Part. 5?





se la venta que hicieron de las haciendas de Tenango y San Ig,
nacio: y como ni los acreedores hipotecarios, ni much menos
los personales 6 valistas tuyieron tal poder, es evidence que el
concurso no tuvp facultad para celebrar la venta de ellas. El
concurso, segun queda Idemostrado, solo y esclusivamente tenia
el derecho do exigir la venta de los bienes; luego cuapndoproce-
di6 a verificarla con D. Eusebio Garcia, no pudo trasmitir mas
derecho que el que tenia segun el tenor de la ley que asi se es-
presa: 1 (ningun ome non puede dar mas derecho a otri en alguna
( cosa de aquello que le pertenece en ella;)) y como este derecho no
era el de trasmitir el dominio al comprador, es claro que no pas6
al Sr. Garcia la propiedad de las fincas. Los acreedores solo te-
nian el derecho de exigir la venta; luego solo este derecho pu-
Aieron trasmitir: 6 en otros terminos, los derechos de los acree-
dores solo eran por valor de $491,000 y pico de pesos; luego'
solo pudieron trasmitir bienes por ese valor: y como de hecho
enajenaron bienes por valor de mas de. ochocientos mil pesos,
es claro que para este esceso nunca tuvieron facultad: en este
cAlculo no entran los $200,000, poco mas 6 menos, que las ha-
ciendas produjeron durante el tiempo que estuvieron a cargo
de D. Eusebio, y de que jamas di6 cuentas: luego aun bajo. esT
te punto de vista fue nula la venta por parte del vendedor.
31. Por la anterior demostracion se ve cuan equivocado es,
tuvo el muy respectable Sr. Lie. D. Miguel Atristain cuando en
la Junta en que se aprob6 el convenio de venta, y llevando la
voz de la Junta menor para informar de utilidad por los meno-
res hijos de D. Nicolas Icazbalceta, dijo testualmente: ccque de
a ninguna manera debia considerarse el negocio bajo el aspect de
8 ser vendedores los menores, en cuyo inico caso seria necesaria la
Salmoneda segun lo prevenido en la ley de Partida, porque los bie-
c nes cedidos por D. Nicolds Icazbalceta d favor de sus acreedores,
Scfueron siempre del cedente, quien los adquiri por herencia de suq


I Ley 12, tit. 34, Part. 7.





c mayores: que bajo este aspect los verdaderos interesados en esos
Sbienes, son los acreedores para cubrir con su producido el impor-
a te de sus crdditos: que persuadidos los mismos acreedores de
a ser, no solo dificultoso, sino casi impossible la venta de esos
c mismos bienes, ni aun en las dos terceras parties del valuo por
c ser 6ste escesivo, segun se ha espuesto unAnimemenfe en di-
< versas juntas por los mismos acreedores, convinieron en las
- proposiciones acordadas, y que se han aprobado unanimemen-
ate por los mismos acreedores, no obstante que los personales
( perderan acaso un ochenta y tres, ui ochenta y cinco por cien-
Ac to de sus cr6ditos, y que el privilegiado D. Luis Garcia, per-
c suadido del estado que guard el negocio, ha hecho una quita
a considerable, lo que no hubiera sucedido si se hubieran con-
, cebido otras espcranzas para aumentar el precio: que aunque
a A los menores no les result beneficio alguno de la venta he-
(c cha a D. Eusebio Garcia, tampoco resultan perjudicados, mu-
.a cho menos si se atiende A que se practicaron varias diligen-
c cias para la venta de las fincas, sin lograr ninguna postura, lo
-a que di6 occasion al acuerdo por el que se autoriz6 a los in-
( formantes para former un arreglo que terminara definitiva-
(c mente el concurso; lo que comprueba que los sen'ores acreedo-
a res todos han estado y estan convencidos de lo infructuoso de
(cla hasta p-iblica: todo lo que convince de que no hay necesi-
cc dad de informar de utilidad por no venderse bienes de me-
c nores.)
32. En este informed de utilidad rendido por un abogado, tan
acreditado como el Sr. Atristain, tengo que Ilamar la atencion
de la Sala para hacer notar, que no obstante el respeto que me
merece la memorial de aquel personaje, no puede negarse que
incurri6'en errors graves respect a los puntos de hecho y de
derecho en lo que dijo: y me es tanto mas precise, a mi pe-
sar, el detenerme en estos puntos, cuanto que presumo que la
contraria har6 valer el dictAmen del Sr. Atristain como argu-
mento de much peso en favor de la validez de la venta. El Sr.






Atristain no solo incurri6 en los errors que he dicho, sino en
ponerse en complete contradiccion consigo mismo y con el con-
curso. Es muy comun en los hombres de m6rito dejar ver algu-
nos descuidos 6 debilidades en aquello mismo, en que ban flo-
recido.
33. Dice el senior informant, que de ninguna manera debia
considerarse el negocio bajo el aspect deipr vendedores los me-
nores, en cuyo finico caso seria necesaria la almoneda puiblica.
He demostrado ya y de una manera convincente, fundandome
en leyes terminantes y doctrinas dd respetables autores, que el
concurso, con sola la calidad de acreedor, nunca tuvo facultad
de vender los bienes concursados, y menos cuando estos esce-
dian en una diferencia de cerca de trescientos mil pesos; pero
aun cuando no hubiera leyes espresas sobre esta material, basta
el sentido comun para comprender que un.acreedor a quien se
deben cien pesos, no puede disponer de bienes por valor de cien-
to cincuenta para cubrir su cr4dito, sin que preceda un juicio y
sentencia judicial que asi lo declare sin ulterior recurso. Pues
si, como consta en autos, las deudas de D. NicolAs: Icazbalceta
no llegaban a $ 500,000, nunca pudo haber razon, ni ley que
autorizara a sus acreedores para disponer de todos los bienes,
que ascendian a poco menos de $ 800,000.
34. Si el concurso jamas tuvo facultad de vender las fin-
cas, y si el juez no se ocup6 de hacer esa venta, ,debi6 haber-
se figurado el Sr. Atristain que pudieron ser otros los:vende-
dores que los representantes del deudor comun, que lo eran
los menores? En el concurso ese deudor que obr6 con espon-
taneidad al ceder sus bienes, que estos escedian en una gran
cantidad respect de sus deudas, que ni por su parte, durante
suvida, nipor.la de sus sucesores durante los tramites del con-
curso hubo la menor resistencia ni rebeldia, Zpudo haber motive
para que alguna otra persona 6 autpridad tuviera necesidad de
hacer la venta eliminandole, siendo asi que 61 era el que debia
hacerla? Es evidence, que no.





80
35. He dicho anteriormente que en 6 de Octubre de 1846
se puso un auto que obra A fojas P del cuaderno 12 de los au-
tos del concurso, por el cual se mand6 que el deudor comun
nbmbrara perito de su conflanza, y la Junta menor el Suyo, re-
servAndose el Juzgado nombrar el tercero en discordia. Dije
tambien que en ctimplimiento de ese auto, el representante del
deudor comun, que lo era el Sr. Lie. D. Jos6 Maria Cuevas,
nombr6 por su perito al Sr. D. Rafael Duran, nombrAndose por
el concurso A D. Jos6 M. Delgado: y en comprobacion de estos
asertos debe darse lecture A lo dcntenidd en fojas 4 y 5 hasta
el fin del mismo cuaderno 12. A la vista de estas coilstaneias
fehacientes, es indudable que formalizado el concurso necesario
y pasados mas de dos meses, los acreedores tuvieron como par-
te legitima al detdor comun.
36. Ahora pregunto, ,con qu6 carActer se consider A este
como parte legitima? No podia ser como acreedor por notorie-
dad; luego fu6 como duenio legitimo de los bienes concursados,
de los cuales no se habia desprendido bajo ninguna forma, y
menos cuando la cesion que de ellos habia hecho habia sido
desechada por sus acreedores. Esas mismas diligencias reve-
lan que el deudor comun no solo era una parte cualquiera en
el concurso, sino una parte en alto grado interosada, que so
juzg6 tenia derechb, nada menos que A nombrar perito qiie debia
valuar sus intereses.
37. Cuando esto pasaba, como acabo do decir, ya la cesion
espontAnea que habia hecho el Sr. D. Nicolas Icazbalceta en
el mes de Julio habia sido desechada en Agosto, y on el mismo
mes se habia declarado el concurs necesario: y bcmo de Agos-
to a Octubre nd habia habido circunstancia nueva de ningtina
clause, que hiciera variar el caricter legal del deudor comun, es
evident que el concurso y el juez respective estaban do acuer-
do en que D. Nicolas Icazbalceta conservaba aun su carActer
de duenie de los bienes concursados, cualesquiera que fueran
sus gravamenes; y mas todavia, cuando era un hecho de que,




81
sMgun los avalfos, tenia un alcahce de consideration, pagado el
monto total de sus deudas. Y como el Sr. Atristain no podia
ignorar nada de esto, result que al estender su informed de uti-
lidad, desconociendo an los menores el caricter de vendedores,
procedi6 con inconsecuencia con el concurso y consigo mismo.
38. El desacuerdo del Sr. Atristain consigo mismo y con el
concurso, al eliminar A los menores de la parte que tenian en
6ste, es mas patente si se lee la proposition primera y segunda
de su proyecto de conclusion de concurso presentado en la, jun-
ta de 4 de Mayo de 1848. Esas proposiciones dicen asi: (1a Se
c faculty al sindico para que desde luego proceda d vender judicial
( 6 estrajudicialmente las fincas concursadas, procurando la mayor
c utilidad y conveniencia para los acreedores, pudiendo al efecto
v ajustar cualquier contrato con el comprador 6 compradores que
se presented, sin otra limitacion que dar cuenta con el d la Junta
general de acreedores para su aprobacion: 2k- Se faculta igual-
a mente al'sindicopara quepueda arreglar 6 TRANSIGIR cualquiera
( diferencia que pueda suscitarse CON EL REPRESENTANTE DEL DEU-
( DOR COMUN, para que de este modo se facility la venta.y se re-
t mueva cualquier obstaculo para la conclusion del concurso.)
39. En la primer condition de las que acabo de relatar, el
Sr. Atristain atribuye al concurso un dominio absolute sobre los
intereses concursados que, ni el sentido comun, ni doctrine al-
guna de jurisconsultos, ni ley de ningun g6nero han atribuido
jamas a concurso alguno, que no tiene mas caracter colectiva 6
individualmente que el de simple acreedor, y ya he dicho antes
que ningun acreedor, por privilegiado que sea, tiene mas dere-
cho sobre los bienes del deudor que el de exigir judicialmente_
su venta. El Sr. Atristain es tanto mas absolute en su propo-
sicion, cuanto que faculta al sindico para que pueda ajustar cual-
quier contrato con el comprador 6 compradores que se presented,
sin otra limitacion, dice, que dar cuenta con l6 d la Junta general
de acreedores para su aprobacion.
40. En esta proposition su autor revela ya una elimination




82
del deudor comun del concurso, y una.indicacion de. que la.ven-
ta pudiera celebrarse a favor de D. Eusebio Garcia, supuesto
que el contrato se ha de celebrar con el comprador 6 comprado-
res que se presented. Por constancias que obran en las acts
del cuaderno 4? de los autos del concurso, se comprende desde
luego que el Sr. Atristain en estos procedimientos era arrastra-
do, q4iiza su pesar, por la influencia y sugestiones de D. Eu-
sebio Garcia y su patron el Lie. Diaz. Otra inconsecuencia co-
mete consigo mismo el Sr. Atristain al pasar la vista sobre su
segunda condition, en la que olvidandose de lo que dijo en la
primera, faculta al sindico para que pueda arreglar y transigir
cualquiera dificultad que pueda suscitarse con el representante
del deudor comun.
41. Facultar al sindico para que pueda arreglar 6 transigir
cualquiera dificultad con el representante del deudor comun, no
significa otra cosa en el lenguaje forense, que reconocer en pri-
mer lugpr un deudor comun y su representante: en segundo,
un derecho 6 derechos indisputables en 61, supuesto que hay
que arreglar y transigir; y ya se ve quequien reconoce la ne-
cesidad de transigir, reconoce evident6mpnt: derechos mas 6
menos claros 6 imprescindibles de una y otra parte, luego que-
da demostrado que tanto en Octubre de 1846 como en 4 de Ma-
yo de 48, el Sr. Atristain y el concurso, reconocieron unndime-
niente la necesidad legal de la intervention del deudor comun 6
su representante en los procedimientos del mismo concurso; y
por lo mismo el informant de utilidad al aprobarse la venta,
cometi6 un error grave al prescindir de los menores como parte
legitima, inciurriendo a la vez en una marcada contradiction con-
sigo mismo.
42. Aun cuando el Sr. Atristain huibiese queriio separar a
los menores de la representation que tenian en la venta de sus
lhenes, estaria contradicho por D. Eusebio Garcia, segun es de
verse en un escrito que este senor present en Junio del mismo
afio de 1848 manifestando, que debiaprocederse A nombrar pe-





rito para el valuo de las haciendas por el senor sindico del con-
curso, y la part del deudor comun; y que como este no habia
-estado espedito, sino hasta que se nombr6 curador ad litem de
los menores hijos de D. Nicolas Icazbalceta, cuyo nombramien-
to recay6 en el mismo Garcia, pide que el juzgado apruebe el
nombramiento de perito que hace en D. Hermenegildo Feliui de
acuerdo con el Sr. Molinos del Campo, sindico del concurso. Es-
-te escrito, a que recayd un auto de conformidad en 15 de Junio
del mismo aio, obra A fojas 5 del cuaderno 12 de los autos del
concurso.
43. El Sr. Atristain no podia ignorar esta diligencia promo-
vida por personas tan caracterizadas en el concurso como lo
eran el sindico y el curador de los menores, que.por serlo, se
Ilamaba, y debia llamarse el representante del deudor comun.
El informant de que me ocupo, no debi6 haber olvidado que
el buen sentido y la legalidad con que se promovia por D. Eu-
-sebio Garcia y'practicaba esta diligencia en 1848, son los mis-
mos que se notan para igual diligencia que se habia practicado
en 6 de Octubre de 1846, en que el deudor comun y la Junta
menor nombraron sus peritos para el mismo objeto.
44. Hay otra constancia mas terminante y estensa que con-
tradice el concept del Sr. Atristain, de que los menores hijos
del deudor comun de ninguna manera debian considerarse bajo
el aspect de ser vendedores; constancia que se registrar en es-
crito'presentado por D. Eusebio Garcia eni 14 de Agosto de
1849 pidiendo que continien los alimentos otorgados al deudor
comun en favor de sus hijos como sus sucesores. Como mas
-adelante tengo que hacer uso del contenido de este escrito pa-
ra otras demostraciones de much gravedad, es convenient A
mli prop6sito el insertarlo aqui como se halla en los autos, ade-
mas de que la Secretaria puede darle lecture si la Sala lo esti-
ma convenient, pues se hall contenido de fojas 16 a la 23,
cuaderno 89 de los autos de que hago m6rito. El escrito dice asi:
45. ( P. Eusebio Garcia, como curador de los tres menoreN





a hijos de D. Nicolas Icazbalceta, en el ocurso hecho por el se-
a ior sindico del mismo concurso Lic. D. Gabriel Sagaceta so-
a bre que se me notifique como depositario de los bienes del mis-
a mo concurso, haber cesado los alimentos decretados por auto
< de site de Noviembre de ochocientos cuarenta y seis, su es-
a tado supuesto, como mas haya lugar en derecho, y salvas las
c protests oportunas, digo: Que al hacerseme saber el escrito
a presentado por el senior sindico, y auto que a 61 recay6, es-
t puse que nada podia contestar hasta no consultar con mi abo-
( gado, quien para instruirse ocurri6 al oficio varias veces sin
a haber logrado cosa alguna, hasta que el dia de ayer tuvo a la
.a vista el incident, y cuyo paso consider previo, a hacer ges-
a tion alguna.-Estriba en varias equivocaciones la solicitud. del
a senior sindico; una de ellas es que los alimentos fueron conce-
a didos a la persona de D. Nicolas Icazbalceta, y que habiendo
a fallecido debia cesar la exhibition de los alimentos sin necesi-
(( dad de decreto judicial, por falta de la persona a quien se ha-
. bian concedido. Otro de sus fundamentos consist en que los
c alimentos se concedieron quedando sujeta esta concession A las
variaciones que hiciera la Junta menor, cuyas funciones ejer.
a ce el Sr. Sagaceta, y otra, que no pagando r6ditps a los acree-
a dores, no es regular ni equitativo que se den alimentos al deu-
x dor 6 sus hijos, mientras que por falta de fondos 6 por cual-
a quiera otra razon no se ministren sus reditos a los que son
a acreedores y los necesitan tambien para alimentarse.-La con-
c cesion que no la estimo como tal, sino el acuerdo celebrado
( por la Junta menor con el representante del Sr. Icazbalceta, si
o bien en el primer articulo se dijo, < que por via de alimentos
( se darian doscientos pesos al Sr. Icazbalceta, fu6 bajo el su-
a puesto que esplic6 su representante en el escrito en que se
a solicit la asignacion de alimentos. Alli se dijo (fs. 2 vta.)
<( que el referido Sr. Icazbalceta no contaba con otro recurso que
con mi compassion, que sin ella se habria visto obligado A men-
a digar el pan para sus tres hijos; y as( es que subsistiendo estos,




35
a subsiste tambien la persona del Sr, Icazbalceta. Esto es mirth-
a dose la question en el aislamiento con que la ha querido pre-
a sentar el senor sindioo, pero no como ella es en si.-Los ali.
a mentos se seialaron al Sr. Icazbalceta de una manera solemne y
( por virtud de causales que subsisten con mayor vigor que'antes.
a Los senores que componian la Junta nmnor no se prestaron lisa
a y llanamente A que se hiciera el seialamiento de alimentos, sin
a haber antes conferenciado muy detenidamente sobre este pun-
a to, y el que estimaron de tanta gravedad, que en el escrito en
a que se contest el traslado de la peticion de alimentos, espu-
a sieron que la resolution de seialar 6 no alimentos, y la cantidad
a que pudiera ser en su caso, se reservasepara dictarla con vista del
a dxito de las diligencias quepromovian por separado. Asi fu6 que
a hecho saber al apoderado de D. Nicolas esa contestacion, pi-
a di6 que se celebrase una junta: que 4sta se verific6, y despues
a de algun tiempo de discussion acordaron los seiores de la Jun-
a ta menor reunirse en lo particular para tratar este punto, ofre-
a ciendo avisar el resultado (fojas 8 vuelta). El escrito que se
a produjo y que incluye el acuerdo, dice el Sr. Cuevas "que
a con arreglo a lo acordado en la junta de doce del mes ante-
a rior, tuvo diversas conferencias con los sefiores vocales de la
a Junta menor encargada de la sindicatura, para arreglar el pun-
a to relative A los alimentos del Sr. Icazbalceta; que el resul-
( tado habia sido los tres acuerdos siguientes, &c,--Ratificados
a esostres acuerdos, recay6 el auto de' siete de Noviembre de
a ochocientos cuarenta y seis, cuya formalidad es muy de te-
a nerse present, porque no fu4 un simple auto interlocutorio,
a sino una aprobacion solemne del mismo acuerdo (fojas 10 vuel-
( ta), obligando al concurso d star y pasar por lo acordado por
a sus representantes, a cuyo efecto se interponia la autoridad ju-
a dicial y el mismo auto cuanto hubiese lugar en derecho.-Pa-
a ra que recayera esa aprobacion, y lo que es mas, para que se
a allanara la Junta menor al seFialamiento de alimentos, tuvo entire
a otras cosas present la gravisima circunstancia de que at deudor
5






( le sobraban bienes con que pagar a sus acreedores. En esta per-
suasion se encontr6 el representante del Sr. Icazbalceta, tanto
a al tiempo de hacer la cesion, como cuando pidi6 los alimentos,
a( y me nombr6 en su testamento por tutor y curador de sus hi-
((jos: en la misma persuasion se han encontrado los senores acree-
( does, y aun vd. mismo, pues que mand6 se notificase al cu-
a rador de los mismos menores nombrase perito que valuara las
a haciendas, y lo que no hubiera sucedido si se hubiese considerado
a que los bienes no alcanzaban a cubrir a los seniores acreedores;
a subiendo de punto la dificultad, si vd. se sirve tener presen-
( te, que cuando esto se mand6 ya se sabia que yo era el cura-
dor de los menores: que se me habia prevenido como deposi-
((tario de los bienes concursados nombrase perito, y que se exi-
( gi6 que ese nombramiento tuviese la circunstancia de ser hecho
( tambien por el curador de los menores.-Por ser estos interesados
( hoy notoriamente en el concurso tienen los mismos derechos que el
SseFor su padre, pues es bien sabido que el derecho fine ser una
S(persona el heredero y el testador: que la herencia se recibe con
a sus vicios y virtudes, y que por virtud de estas, siendo hoy los
a que figuran como deudor comun los herederos, el seialamiento
a de alimentos hecho al padre ha recaido en sus hgyos por la re-
a gla bien sabida de derecho, qui sentit onus, entire debet commo-
dum e contra.-Por otra parte debe estarse al espiritu con que
a se celebr6 ese convenio entire los acreedores y el Sr. Icazbal-
( ceta. No tuvo por objeto facilitar en lo personal al mismo
( Sr. Icazbalceta medios de desahogo 6 comodidad, sino un re-
( curso con que pudiera alimentar a su familiar, y asi es que
subsistiendo 4sta, debe subsistir el contrato para que se ob-
( serve rigurosamente su tenor y espiritu. Solo en dos casos
a podria claudicar el mismo contrato. Esto sucederia en el even-
a to de que los alimentos se hubiesen sefalado al padre por via
a de legado, 6 cuando el abuelo tuviese proporciones para ali-
( mentar a los nietos, pues en uno y en otro supuesto s'e encon-
a trarian los sucesores sin accion para reclamar los alimentos, y




87
( vd. ve bien que el punto de que se trata es divers de los
a dos casos sefialados.-Tampoco puede privarse A los menores
a de los alimentos por el articulo segundo del convenio, en el
a que se dice que 'esta asignacion quedara sujeta a las variacio-
a nes 6 reforms que quisieran hacer en ella los sefiores de la
a Junta menor, porque las palabras variacion 6 reform no las
c comprehdo ni puedo comprerider en el sentido en que las usa
a el senior sindico. Yo juzgo, si no me equivoco, que la palabra
( variacion no puede aplicarse en el sentido lato en que lo hace
c el senior sindico, porque atendidos lo.s antecedentes y la pa-
a labra reform, lo que se quiso convenir y se convino efectiva-
a mente fu6 que alguna vez podria modificarse lo acordado; pero
( de ninguna suerte nulificarse. Si esto segundo hubiera querido
a hacerse, se habria dicho. que los acreedores convenian tempo-
( ralmente en los alimentos, y que estos cesarian cuando les pa-
( reciese.-Supuesto, pues, que esto no se dijo, subsistiendo los
a fundamentos en que estribo ese convenio, no puede 61 reducirse A
a la nada tan solo porque no se pagan reditos. Esto sucederia
a cuando se celebr6 el mencionado convenio, ^ y ademas hoy
a hay un fundamento de mayor gerarqula que se presupuso enton-
a ces y hoy esta comprobado. 'Se consider que el valor .de las ha-
(c ciendas escedia al importe de los credits; mas zho se hall justi-
(cficado que notoriamente escede, habiendo con que satisfacer, no solo
( los capitals sino tambien los reditos.-l-Por lo que respec-
( ta a estos, recomienda el senior sindico a los capellanes que los
a necesitan para sus alimentos. Puedo sefialar mas de tres ca-
a pellanes que cuentan con otros recursos para vivir, y no seria
a dificil indicar alguno a quien los eiditos de su capellania nin-
c guna falta le hacen; pero cierto e indudablemente es que el de-
((recho que tienen los capellanes, no destruye el de los meno-
c res, con la gravisima circunstancia de que por serlo, merecen con-
< sideiaciones de que no puede prescindirse. No solo necesitan
a alimentos sino recibir education, e indudablemente deben dis-
a frutar alguna preferencia respect de los capellanes.-En tal





t( virtud, suplico A lajustificacion de vd. se sirva mandar que se
a continfien los alimentos espresadps en cumplimiento del auto
< de siete de Noviembre de ochocientos cuarenta -y seis, por no
haber fundamento legal para su revocacion, por ser justicia que
a juro en forma y lo necesario, &c.-Eusebio Garcia.-Lie. Agus-
( tin Diaz.
46. Por lo que consta en este escrito se nota, que nombrado
sindico del concurso el Sr. Lic. D. Gabriel Sagaceta, por muerte
del Sr. Lic. Molinos del Campo, aquel crey6 just retirar los
alimentos a los menores sucesores del deudor comun, dando por
razones que la concession se habia hecho a 4ste y no a sus hi-
jos; y que supuesto que D. Eusebio Garcia, como depositario
administrator, no pagaba reditos a los capellanes por sus capi-
tales y que los necesitaban para alimentos, no debian gozarlQs
los hijos del deudor, supuesta la muerte de este senior. Desde
luego se conoce la falta de fundamento del Sr. Sagaceta al po-
her en juego su pretension; y no cabe duda que el curador de
los inenores, interesado en no mantenerlos de su bolsillo, tom6
decidido empefio en defender el acuerdo que el concurso habia
tenido sobre la concession de alimentos del deudor comun.
47. Dice P). Eusebio Garcia que los alimentos se seialaron
al Sr. Icazbalceta de una manera solemne y por virtud de can-
sales que se tuvieron presents en la fecha de la concession, y
que con mayor vigor subsistian en el ario de 1849. De paso debo
notar, que las causales A que alude el Sr. Garcia son, de que el
deudor comun en 1846 tenia bienes bastantes para cubrir sus
deudas y para obtener alimentos para si y su familiar: que esas
causales subsistian con mayor vigor en 49, y ese mayor vigor
consistia en que A esa fecha el perito D. Hermenegildo Felifi,
nombrado por el mismo Sr. Garcia y el sindico, habia valuado
las haciendas de Tenango y San Ignacio con sus ranchos anexos,
en la suma de $783,697 2 reales 1 grano, esto es, en un aumen-
to de ochenta mil ochocientos cuarenta y tres pesos seis granos,
sobre el valor que tenian en la 6poca en que se habian concedi-





do los alimentos. La alusion es exacta, porque mas adelante dice
el mismo D. Eusebio, ( que para que recayera la aprobacion, y lo
que es mas, para que se allanara la Junta menor al seiialamien-
to de alimentos, tuvo, entire otras cosas, present la gravisima
circunstancia de que al deudor comun le-sobraban bienes con que
pagar d sus acreedores. En esta persuasion, continfa diciendo,
se encontr6 el representante del Sr. Icazbalceta, tanto al tiem-
po de hacer la cesion, como cuando pidi6 alimentos y me nom-
br6 en su testamento tutor y curador de sus hijos: en la misma
persuasion se han encontrado los segores acreedores, y aun vd.
mismo.........
48. D. Eusebio Garcia, acerca de los sucesores del deudor co-
mun, se espresa en estos t6rminos ((Por ser estos (los menores)
interesados hoy notoriamente en elconcurso, tienen los mismos dere-
.chos que elsenor supadre; pues es bien sabido que el derecho finge
ser una persona el heredero y el testador: que la herencia se recipe
eon sus vicios y virtudes, y quepor virtud de Cstas, siendo hoy los que
figuran como deudor comun, los herederos, el seialamiento de ali-
mentos hechoo al padre, ha recaido en sus hijos por la regla
sabida de derecho, ((qui sentit onus, entire debet commodum e con-
tra.)) Resulta de lo dicho, que D. Eusebio Garcia, sin duda el
mas interesado en escluir la representation de los menores en
el concurso, confiesa paladinamente, tanto en este escrito como
en el anterioriente citado, que el deudor comun debia interve-
nir en la venta de los bienes concursados: que por su muerte
debian tomar esa misma parte sus menores hijos, y por estos el
curador, quien demuestra, como se ha visto, queellos represen-
tan en sus derechos y acciones A su finado padre. De consiguien-
te, si viviendo el deudor comun no hubiera podido el Sr. Atris-
tain dejarle de considerar como vendedor, es evidence que sus
menores hijos, que ocupaban su lugar, debian haber sido consi-
derados con el mismo car cter, y por lo mismo como vendedores.
49. El Sr. Atristain, despues de haber dicho que de ningu-
na manera debia considerarse el negocio bajo: el aspect de ser





40
vendedores los menores, continfia diciendo: < que seria el inico
caso en que seria necesaria la almoneda:x esto es un error de
derecho, porque la almoneda tiene lugar no solo cuando los ven-
dedores son menores de edad, sino aun cuando sean mayores,
pues basta que los intereses se hayan sometido A la autoridad
judicial, y que no haya acuerdo entire el deudor y acreedor en
que se vendan en lo privado para que la almoneda judicial ten-
ga lugar. Y asi como si en la 6poca del contrato hubiera vivi-
do D. NicolAs Icazbalceta no se podia omitir la almoneda judi-
dicial sin su espresa renuncia, del mismo modo ha debido tener
ella lugar viviendo sus sucesores; luego es falso que la almo-
neda solo seria necesaria en el finico caso en que los menores
fueran vendedores.
50. El mismo senior informant, dando el por qu6 los meno-
res no deben tenerse como vendedores en el present caso, di-
ce: (cporque. los bienes cedidos por D. NicolAs Icazbalceta'A fa-
vor de sus acreedores fueron siempre del cedente, quien los ad-
quiri6 por herencia de sus mayores. Las frases que acabo de
poner en boca del Sr. Atristain, contienen dos concepts prin-
cipales: primero, que da como un hecho el que D. NicolAs Icaz-
balceta cedi6 sus bienes A sus acreedores, lo cual es absoluta-
mente falso; y el segundo, que porque adquiri6 esos bienes por
herencia de sus mayores, los hijos del deudor comun para na-
da tienen que ver en su venta. Que es absolutamente falso que
D. NicolAs Icazbalceta haya cedido sus bienes A sus acreedo-
res, en el sentido que lo supone el Sr. Atristain, se puede com-
probar con solo pasar la vista por los capitulos de la cesion de
que antes me he ocupado, y que present el Sr. Lic. D. Jos6M.
Cuevas en nombre de D. NicolAs Icazbalceta en 22 de Julio de
1846.
51. Aquella cesion no fu6 absolute, no fue sin condition, en
una palabra, no fu6 cesion en pago A favor de sus acreedores,
finico caso en que estos pudieran haber pedido A la autoridad
judicial la adjudicacion de esos bienes: y aun para esto, tenian






que sujetarse A los terminos y solemnidades que previene la
ley, 1 esto es, sometiendo los bienes a almoneda public con au-
torizacion' del juez, previous los pregones respectivos; y en el ca-
so de que no se presentara poster alguno que diera el imported
de la cosa, 6 el de sus responsabilidades, se les adjudicara en
pago en tanto cuanto eljuez juzgara que valia; sin perder de
vista que si habia postor que diera mas de lo que importaran
las deudas, la misma ley previene que se entregue el esceso al
duefio de la cosa vendida.
52. Deltesto mismo de la ley A que me refiero, se deduce
que el deudor debia intervenir en la venta de sus bienes, prin-
cipalmente para nombrar perito valuador de ellos, por estar in-
teresado en el sobrante que pudiera resultar pagadas las deu-
das, el cual no podria calcularse, ni aspirarse A e1, si el deudor
no nombraba un perito de su confianza: luego aun cuando la
cesion hubiera sido absoluta por parte de D. NicolAs Icazbal-
ceta, y sus acreedores la hubieran aceptado lisa y llanamente,
una vez legado el caso de la venta, debia intervenir por si 6
por su representante no habiendo rebeldia de pu parte, y por
lo mismo, muerto D. NicolAs, necesariamente tenian que repre-
sentarlo sus hijos y herederos; de consiguiente el Sr. Atristain,
al decir que D. NicolAs habia cedido sus bienes A sus acreedo-
res, dijo una falsedad, y cometi6 un error de derecho al inferir
de ahi que los menores no debian considerarse como vendedo-
res de las fincas.
53. El informant continue diciendo: teresados en esos bienes son los acreedores para cubrir con su
producido el imported de sus cr6ditos.) Al espresarse asf el Sr.
Atristain, no cabe duda que parece insistir en que para nada
tiene que ver el deudor comun, 6 sus legitimos representantes,
en la venta de sus bienes: si asi deben tomarse sus palabras,
tampoco cable duda que sigue incurriendo en contradicciones ma-


1 Ley 6%, tit. 38, Part. 3a






nifiestas consigo mismo; puesto que en el propio lugar dice que
los bienes cedidos por D. NicolAs Icazbalceta eran de este se-
for, porque los habia heredado de sus mayores: pues bien, si
el Sr. Atristain confiesa que los bienes eran del deudor comun,
cualquiera que fuese el origen de su adquisicion, debe conve-
nir en que esos mismos bienes han pasado A los legitimos he-
rederos de D. Nicolas, con todos sus derechos y acciones, asi
como con todas sus cargas, sean del nimero y calidad que fue-
ren; porque segun los preceptos legales, el heredero debe ser de
la misma potestad y derecho de aquel A quien sucede; ylaheren-
cia no es otra cosa que la sucesion en todos los derechos del di-
funto: y como a D. Nicolas no se le podria eliminar de ejercitar
sus derechos para la venta de sus bienes, tampoco han podido
ser eliminados sus legitimos sucesores D. Tiburcio y sus her-
manos, por la razon legal de que cuando uno sucede en lugar
de otro, no es just que le danie lo que no dah6 a aquel en cu-
yo lugar sucedi6. 1
54. En la continuacion del informed de utilidad, el Sr. Atris-
tain se ocupa de asentar various hechos falsos, y entire otros, el
de que la venta de los bienes era casi impossible de otra mane-
ra que como se hizo; que el valuo de los bienes era escesivo,
atribuyendo esta asercion A los acreedores, lo cual es absoluta-
mente falso, porque el finico que dijo tal desprop6sito fud D.
Eusebio Garcia que era el que menos razon, justicia y derecho
tenia de decirlo, porque era ya pfiblica y notoria su impacien-
cia por quedarse con todos los bienes de mi client, y debia por
delicadeza haberse abstenido de impugnar el valuo como es-
cesivo.
55. Dijo tambien, que aunque A los menores no les resultaba
beneficio alguno en la venta hecha al Sr. Garcia, tampoco resul-
taban perjudicados: former semejante concept de los menores
una persona de tan recomendablejuicio como el Sr. Atristain, es


1 Goyena, reg. de der. rom., nuimeros 137, 138 y 146.






materialmente impossible para quien tenga present que con esa
venta perdieron nada menos que mas de $ 280,000, segun valuio
mandado practicar por el concurso: y lo mas peregrine es, la ra-
zon que da el Sr. Atristain de que se habian practicado varias
diligencias para la venta de las fincas sin lograr ninguna postura.
Si esas diligencias sin 6xito hubieran sido las que las leyes pre-
vienen para conseguir postura A los bienes que estAn sometidos
A la autoridad judicial, como son los pregones y la almoneda, lo
mas que podria decirse respect de los menores, era que habian
sido desgraciados, pero nunca se podria decir que no habian si-
do perjudicados.
56. El Sr. Atristain concluye suinforme diciendo que-por no
haber encontrado postura, en virtud de las diligencias privadas
que se habian practicado, todos los acreedores estaban conven-
cidos de lo infructuoso de la hasta public, y que por lo mismo
no habia necesidad de informar de utilidad por no venderse bie-
nes de menores. Antes de seialar los errors que en derecho
ha cometido el Sr. Atristain en esta asercion, debo establecer
que no es exact que todos los acreedores estuvieran conformes
en la inutilidad de la hasta pfiblica, pues mis clients eran acree-
dores por el haber materno, y no hay en los autos constancia
alguna de su conformidad A tal respect. Pero suponiendo, sin
conceder, que todos y cada uno de los acreedores estuvieran con-
formes en la inutilidad de la almoneda, no era finicamente la
conformidad de los acreedores la que debia consultarse en seme-
jante caso, sino tambien la de los representantes del deudor co-
mun a quienes interesaba esa almoneda, por mas ventajosa que
fuera su omision A D. Eusebio Garcia y sus c6mplices.
57. Los errors de derecho en que, segun dije antes, incurri6
el informant, consistent en la importancia infundada 6 aparente
que atribuye A las diligencias que espresa se habian practicado
para encontrar postores, despreciando las formas y requisitos
legales que para tales casos previenen las leyes con repeticion;
y sin necesidad de citarlas una A una, bastaria recorder las que





se espresan asi: Forma etiamsi in minimo deficit, totus actus cor-
rit.1 Ubi vera qualitas vel certa forma requiritur, non sufficit si
per cequivalens impleatur. 2 Es ciertamente estrafio que un ju-
risconsulto dela ilustracion del Sr. Atristain, hubiera dado mas
importancia a unas diligencias impropias para una venta judi-
cial, que a las que la filosofia, el derecho y las leyes, no solo
aconsejan para esos casos, sino que las mandan.
58. Penoso me ha sido estenderme en lo relative al informed
de utilidad rendido por el Sr. Atristain; por los respetos que
siempre me mereci6 en su vida y hoy debo tributar a su me-
moria, asi como respeto a sus colegas en la Junta menor; pero
teniendo present mi deber y la circunstancia muy atendible
de que el auto que aprob6 la venta tuvo la debilidad de llamar
fundamentos los concepts del Sr. Atristain y hacerlos suyos
para dar por buena la venta, me he visto en la necesidad de
combatirlos, aunque no con la extension que quisiera, para de-
fender suficientemente las acciones y derechos que represent.
No me ocupo de la falsedad de otras species que virti6 en su
informed el respectable Sr. Atristain por no parecer difuso, y por-
que sus asertos no estan probados, ni se probarAn jamas. Ta-
les son como el de que el acreedor privilegiado D. Luis Garcia
hacia una quita considerable de mil quinientos pesos, lo cual
es absolutamente falso, lo mismo que el de que la venta se ha-
cia en mas de las dos terceras partes de su valor.
59. La contraria, al contestar la demanrda, da por cierto que
los acreedores no vendieron las haciendas por si mismos, sino
que ocurrieron a la autoridad judicial para que ella las vendie-
ra y con su product fuesen cubiertos sus creditos. Esta aser-
cion de la parte de los Garcia espresa lo que debi6 hacerse, pe-
ro no lo que de hecho se hizo. Esa asercion de la contraria esta
contradicha, 19, por 9. que consta en la acta de 13 de Abril de
1848 (cuaderno 49, folios 47 vuelta), en que el Lic. Diaz dijo


1 Ley 8. del Dig, de transact., si prrter.
2 Canon 27, de Prmb. in 6.




45
que "podria facultarse a la Junta menor, para que de acuerdo con
el depositario arreglase en un t6rmino fijo la conclusion del con-
curso hasta la enajenacion de los bienes:) 29, por la clausula pri-
mera de las que el Sr. Atristain propuso y fueron aprobadas para
la conclusion del concurso, en junta de 4 de Mayo de 1848 (ibi,
fojas 62 vuelta): 39, por la acta de 17 de Febrero de 1849, en
que el sindico da cuenta del uso que habia hecho de lafacultad
que se le habia dado sobre venta de bienes: 49, por la parte espo-
sitiva de la acta de 23 de Mayo de 1850: 59, por los t6rminos
de que usa la misma Junta menor en la clAusula 4. del conve-
nio: 69, por los que usa en el final de la 6a y 74 (ibi, fojas 136
A 141): 79, por uno de los considerandos del auto de 19 de Oc-
tubre (fojas 142 y 144); y 8?, por el testo de la escritura de
venta. No hay una sola constancia en los autos del concurso,
de que los acreedores al vender las fincas respetaran al deudor
comun, y en todo procedieron con absolute independencia de lo
que puede liamarse miramiento a la autoridad del juez: lo que
se acordaba en las juntas, casi nunca se llev6 a cabo, y sobre
esto hay varias quejas de algunos acreedores, sin esceptuar a las
personas que formaban la Junta menor, compuesta de los Sres.
Molinos del Campo, Castaileda y NAjera, y Esteva. (Vdanse
los documents que van al fin.)
60. Mas 6 menos, casi todas las quejas se dirigieron contra
el depositario administrator de los bienes concursados, por ha-
berse siempre resistido a pagar los libramientos de honorarios,
costas, reditos, rendicion de cuentas, exhibition de documen-
tos, &c.; de manera que se conoce desde luego que, dominados
6 enganiados todos los acreedores por D. Eusebio Garcia, hijos
y patrono, nunca se lleg6 a hacer cosa contraria a las miras in-
teresadas de estos. El juez del concurs a juzgar por lo que
aparece en autos, se limit a aprobar lo uerdos emanados de
las juntas del mismo concurso. Asi es qi D. Eusebio Garcia,
posesionado ya de las haciendas, y empeniado por su personal
interest en presentarlas en el peor estado possible a los ojos de






los acreedores, estos no vieron la salvacion de sus cr6ditos si-
no en vender a todo trance las mismas fincas, atropellando con
todo, sin pararse en los medios, y haciendo a un lado los meno-
res, que constituian el mayor obstAculo para todos.
61. La contraria, en su escrito de contestacion, dice: que la
venta no la hicieron los acreedores, sino la autoridad judicial in-
terponiendo su decreto de aprobacion, y de ahi infiere que el
mismo juez hizo la venta en nombre del deudor comun, pres-
tando por 61 su consentimiento. Cosa muy diferente se ve en
los autos en los lugares ya citados, tanto en el modo de propo-
ner la venta, como en el modo de llevarla a cabo hasta esten-
der la escritura. Efectivamente, cuando en la junta de 4 de Ma-
yo de 1848, el Sr. Atristain formula un proyecto de conclusion
del concurso y revisti6 al sindico de la facultad de vender las
fincas judicial 6 estrajudicialmente, sin mas limitacion que dar
cuenta a la Junta de acreedores para su aprobacion, no habl6
ciertamente A nombre del deudor comun, sino en el del concur-
so; no faculty al sindico a nombre del Sr. Icazbalceta 6 su re-
presentante, sino en nombre del concurso; ni A nombre del juez
que, en ausencia 6 rebeldia del deudor comun, era el competen-
te pgra vender las fincas mediante las solemnidades del dere-
cho: el Sr. Atristain habl6 esclusivamente A nombre del con-
curso, y lo comprueba, que a las facultades que daba el sindi-
copara vender, no pusomas limitacion que dar cuenta a los acree-
dores para su aprobacion; no dijo para su discussion, sino para
su aprobacion (son sus palabras).
62. En aquella misma junta qued6 facultado el sindico para
proceder en los t6rminos que dijo el Sr. Atristain, como en
efecto procedi6, y del resultado di6 cuenta al concurso en junta
de 17 de Febrero dj 1849; y habi6ndole sucedido en la comi-
sion otra Junta me 6sta form el proyecto de venta, y en 41,
por cierto, para nad~ise mienta al deudor comun ni sus repre-
sentantes, y si el concurso: en la clausula 4a es el unico que
figure como persona que entrega 4 D. Eusebio Garcia las fincas






de la manera que alli se espresa, sin que dste pueda reclamar
nada al concurso, el cual queda eximido de today obligacion pa-
ra con D. Eusebio Garcia. En la clausula 6a el mismo Garcia
renuncia d favor del concurso, es decir, del vendedor, la imagina-
ria cantidad de treinta y cuatro mil doscientos ocho pesos que
al comprador le ocurrid decir se le debia como refaccionario:
no dijo que tal crddito lo renunciaba a favor del deudor comun
6 sus representantes, sino a favor del concurso; luego el com-
prador mismo no consider como vendedor al deudor comun,
sino a los acreedores.
63. En la misma clAusula 6P, despues de haberse hablado de
compensaciones, se notan estas palabras: ((En consecuencia, que-
da concluido el punto de cuentas y 6stas aprobadas, y sin accion
para que ni el concirso pueda reclamar a Garcia, ni 4ste al con-
curso. Por estas filtimas palabras se persuade que de hecho,
aunque no de derecho, los acreedores se arrogaron facultades
que no tenian ni podian tener jamas: perdonaron al depositario
y administrator por si y ante si los graves cargos que reporta-
ba en material de cuentas, sin ocuparse para nada del deudor co-
mun 6 sus representantes; finicos competentes en material de
relevar de la responsabilidad que reportaba D. Eusebio Garcia
en esta material de tanta importancia.
64. En la clausula 7a es todavia mas terminante la facultad
que se atribuye el concurso como vendedor, en lo tocante A la
extension de la escritura de venta y otras responsabilidades que,
61 mismo asumio sobre si, para dejar seguro y libre 4 D. Euse-
bio Garcia en la propiedad y posesion de las fincas vendidas:
En una palabra, no es mas que ver el contenido de la acta que
precede a las condiciones de la venta, y principalmente los t6r-
minos en que rindi6 su informed el Sr. Atristain, para conven-
cerse de que no hubo el menor disimulo en arrogarse el concurso
facultades de que carecia.
65. Bastaria lo espuesto para.persuadirse de que fu6 el con-
curso quien vendi6, eliminando A los menores representantes del




1 48
deudor comun, y para demostrar lo inexacto de lo que espone
la contraria de que la autoridad judicial fu6 quien vendi6 en
nombre del deudor comun, por quien, dice, di6 su consentimien-
to: pero quita toda especie de duda el auto del juez de 19 de
Octubre de 1850, que entire otras cosas, dice lo siguiente: cCon-
siderandose igualmente que no hay necesidad de hacerse m6rito
de los derechos de los menores hijos de D. Nicolds Icazbalceta, tan-
to por los fundamentos que contuvo el informed de los Sres. Es-
teva, Sagaceta y Atristain, evacuado en el acto de la Junta, cu-
yos fundamentos hace suyos este juzyado, &c.)
66. Este considerando no cabe duda que esta en armonia con
el intent y los procedimientos del concurso arrogandose facul-
tades devendedor: pero como todo esta lleno de contradicciones
4 inconsecuencias, en el punto relative a la persona vendedora,
el mismo auto del juez que aprob6 la venta contiene esos pro-
pios vicios, ademas de otros sustanciales que por si solos bastan
para anular la venta, no obstante la intervention de la autori-
dad judicial. Examinare con alguna detencion el referido auto,
y esta respectable Sala se persuadirA de que, aun cuando no hu-
biera otros vicios para la insubsistencia de la venta, bastarian los
contenidos en el auto, y las omisiones cometidas por el juez pa-
ra declarar la nulidad que demand.
67. Efectivamente, en el considerando que he insertado mas
arriba, se nota que aquel sefiorjuez declare no ser necesario ha-
cer m6rito de los derechos de los menores hijos de ,D. NicolAs
Icazbalceta: los derechos de esos menores no fueron, ni son otro
que los mismos que ejercitaba el deudor comun; los que ejerci-
taba este senor estuvieron reconocidos desde un principio por el
concurso y por el mismo juez, y asi consta en el cuaderno 12,
fojas 1, en donde esta el auto de 6 de Octubre de 1846, y que
ya he citado antes, por el cual se ve que se previno al Sr. Icaz-
balceta nombrara perito valuador para las haciendas. D. Euse-
bio Garcia, en Junio de 48, como curador de los menores y re-
presentando al deudor comun, hizo otro nombramiento con el




49
mismo objeto, cuyo nombramiento fue aprobado por el mismo
senior juez: el Sr. Atristain ya habia hecho igual reconocimien-
to del derecho del deudor comun, en 4 de Mayo del mismo,afio
de 1848, en su proyecto de conclusion del concurso, clausula 2a,
que tambien he citado ya, en la que faculta al sindico para que
trans 'a con el representante del deudor comun: aquella acta fu6
tambien firmada por el senior juez Lebrija. Si pues esto ha sido
asf y consta de autos, Zen qu4 pudo fundarse el referido senior
juez para declarar en su decreto de 19 de Octubre de 1850, que
no habia necesidad de hacer m4rito de los derechos de los me-
nores hijos del Sr. Icazbalceta?
68. Yo preguntaria a quien pretendiera defender ese auto, si
los derechos del deudor comun fueron, y son en efecto, una rea-
lidad; y si fueron reconocidos constantemente por el concurso
y el juez por medio de decretos formales; si no cabe duda
que esos mismos derechos pasaron a los herederos del deu-
dor comun; y esos herederos estuvieron representados por su
curador ad litem, quien ejercit6 efectivamente esos derechos en
varias epocas y con diversos motives, ante el mismo concurso y
juez, yo preguntaria, repito, en d6nde esta la razon de que los
menores hijos de D. Nicolas hayan podido perder esos derechos?
pues no pueden haberlos perdido mas que por medio de una sen-
tencia que a ello les condenara, despues de haber sido oidos y
vencidos en juicio conform a las leyes.
69. Si pues es un hecho que los referidos menores tuvieron
aquellos derechos, los ejercitaron y no los han perdido por los
uinicos medios que podian perderlos, Z en qu6 ley, en qu6 dispo-
sicion, en que justicia ha podido fundarse el Sr. Lebrija para
despreciar esos mismos derechos, 6 no hacer merito de ellos en
un acto en que precisamente debian prevalecer? ZNo pudo ad-
vertir aquel senor juez, que si no tomaba en consideration los
derechos de los menores, era lo mismo que no considerar los del
deudor comun, y el no considerar estos era lo mismo que impo-
sibilitarse el mismo juez para poder dar su consentimiento en




50
nombre del deudor comun, A quien en todo caso y para todo pro-
cedimiento del concurso, debia haber sido citado en toda forma
legal? Zde cuBndo' aca se dispone de intereses de un particu-
lar, judicial 6 estrajudicialmente, sin'oirle, 6 citarle para que se
defienda 6 cumpla espontaneamente?
70. La contraria debera comprender que, segun esta demos-
tracion, es falso, falsisimo lo que ella asienta, de que la venta se
hizo por el dueio de las fincas, A cuyo nombre otorg6 dicha
venta la autoridad judicial, y prestando por 61 su consentimien-
to: 4sobre qu6 podia versar ese consentimiento deljuez suplien,
do el del deudor, cuando en el mismo auto se niega a los meno-
res la material a que debia recaer ese consentimiento, que son
sus derechos mismos que habian sido del deudor comun? a que
venia que el juez supliera el consentimiento del duefio de las
fincas, cuando ni 6ste ni sus sucesores lo habian negado para
otorgar la venta a comprador competent? El juez suplirA el
consentimiento de aquel 6 aquellos que lo niegan sin derecho y
han sido convictos A otorgarlo, 6 que estan imposibilitados de
darlo; pero fuera de estos casos, como en el present negocio,
para nada se hacia necesario que el juez supliera el consenti-
miento de que se trata.
71. Aquel mismo senior juez, incurriendo en el propio error
que el Sr. Atristain en su informed, cit6 la ley 6a, tit. 27, Part, 3.,
declarando por bastantes las propuestas de venta de las hacien-
das que, segun se decia, habia hecho en lo particular uno de los
sindicos del concurso, sin encontrar postura; siendo asi que era
inaplicable la ley, supuesto que entregados A disposicion del
juez los bienes del deudor, para que vendidos, con su product
se paguen los acreedores, espresamente exige esa misma ley que
se pongan en almoneda public, precediendo los pregones correspon-
dientes: .de d6nde, pues, pudo aquel juzgado considerar que las
simples propuestas de venta hechas en lo privado, eran bastan-
tes 5 equivalentes A los pregones en esta capital, en los lugares
de la ubicacion de los bienes, y A la almoneda pfublica? Es bien






sabido que lo que exige una forma especial en derecho, no pue-
de hacerse con otra, ni aun con su equivalent.
72, Ciertamente que si hay casos en que los jueces y tribu-
nales decidan los puntos cuestionables contra ley espresa, 4ste
es uno de ellos, tanto mas escandaloso, cuanto que se cita la ley
sin haberse observado nada de lo que dispone; aunque por otra
parte es inaplicable al caso, porque ella supone una cesion de
bienes hecha en form y aceptada por los acreedores, lo cual no
se verific6 en el caso de que se trata: tambien previene que se
ponga en almoneda la cosa, una vez entregada aljuez para man-
darla pregonar, y aqui, estando los bienes en manos del juez,
no solo no se pregon6 su venta, sino que mas bien se tom6 em-
peio en omitir los pregones y la almoneda: manda que debe
venderse la cosa al que mas diere por ella despues de los pre-
gones, y en el present caso se entreg6, 6 mas bien se dej6 de
luego A luego A D. Eusebio Garcia que tuvo empefo en evitar
la presencia de competitor alguno.
73. La misma ley dispone que cuando la cosa vale inas del
imported de las deudas, y hubiere quien la compare, el juez de-
bera wlver el esceso al duefo de la cosa, y en nuestro caso,
valiendo los intereses cerca de $ 800,000 y apareciendo que,
segun el convenio, D. Eusebio daba $ 38,000 mas de las dos
terceras parties del valor, los renunci6 A favor del concurso, y
no fueron entregados a los representantes del deudor comun,
duefos de la cosa vendida. La misma ley dispone, por ultimo,
que no presentAndose poster en almoneda pfiblica que de el va-
lor de la finca, es el caso unico en que el juez puede adjudicarla
en pago en lo que entendiere que vale la cosa, devolviendo el
esceso, si lo hubiere, al duefio; y sin embargo, aqui ni se espe-
r6 poster porque no hubo almoneda, ni se adjudic6 en pago A
los acreedores, ni se tuvo present el valfio de los intereses, y
si se procedi6 A hacer una venta clandestine al placer de los
acreedores, A uno de tantos que estaba legalmente impedido pa-
ra comprarlos,






74. Ya he dicho antes que aquel senior juez incurri6 en su
mismo auto en varias inexactitudes y contradicciones: inexac-
titudes, porque no es cierto, como 61 asienta, que la venta se ha-
cia A D. Eusebio Garcia en mas de las dos terceras parties del
valor de las fincas, y la razon es clara: el valuo finico a que de-
bi6 atenerse eljuez para vender las finoas, debi6 ser el formado
por el perito D. Hermenegildo Felii, nombrado por el concurso
y aprobado por el juez mismo: las dos terceras parties de este
vali o, forman la suma de $ 522,464, 6 reales, 8 granoa: en el
contrato aparece que el comprador solo di6 $ 494,452, 72 centa-
vos; luego no di6 ni las dos terceras parties.
75. Se dice, que ademas de las dos terceras parties del valor
de las fincas, cedi6 Garoia al concurso treinta y cuatro mil y pi-
co de pesos que se le debian como refaccionario; pero esta ce-
sion es imaginaria, como lo era el referido cr6dito, pues como ya
he dicho antes, quien declare la existencia de tal cr6dito por si
y ante si, fu6 D. Agustin Collado, dependiente administrator
de D. Eusebio Garcia, que obrando ambos de perfect acuerdo
Qon la depositaria y administration de las fincas como una sola
persona, atendida la criminalidad y mala fe con que se condujo
en todo este negocio, y no habiendo comprobado nunca ese credit,
no hay absolutamente fundamento para career que fuese cierto,
y si suplantado, engaiiando al resto de los acreedores: luego no es
cierto que el comprador diera mas de las dos terceras parties del
valor de las fincas, y por lo mismo, las diligencias que en lo pri'
vado se hicieron para encontrar poster, sobre no ser legales, 6
mas bien dicho, sobre ser contrarias A las leyes, no dieron el re-
sultado que se imagine el juez de obtenerse una buena venta,
y por lo mismo, no es exacto que se hiciera en mas de las dos
terceras parties de su valor.
76. Sigue dioiendo que la venta se hace a de consentimiento
de los acreedores y del curador de los espresados menores:) en
esto hay dos inexactitudes; la primera respeoto de los acree-
dores, porque los menores hijos de D. Nicolas, eran acreedores




53
por su haber materno, y sin embargo, para nada se les tuvo en
consideration, ni dieron su consentimiento en la venta de laa
fincas; y la segunda respect al curador de los menores, porque
estos en la junta en que se aprob6 el convenio, no estuvieron
representados legalmente, pues el inico que podia representar-
los era el curador ad litem nombrado competentemente; pero
como el finico que estaba nombrado era D. Eusebio Garcia, y
6ste respect de los menores era una, misma persona con ellos,
segun la ley, y en el negocio de que se trata, tenian intereses
opuestos, es evidence que no podia representarlos, y por lo mis-
mo aunque diera su consentimiento, era de un modo illegal y por
consiguiente nulo.
77. Es tanto mas exact lo que acabo de decir en el pArrafo
anterior, cuanto que, reflexionando bien sobre la material, y lo
que pas6 en aquellajunta, result que los menores no estuvieron
representados legalmente; porque los unicos que pudieron re-
presentarlos eran el curador ad bona 6 el curador ad litem: el
curador ad bona era el competent para autorizar toda clase de
contratos de los menores y sus intereses: asi lo dice Febrero
Mexicano, 2 cuya doctrine es la siguiente: ((El curador adlitem,
i pedido simple 6 generalmente para los pleitos que ocurran al
a menor, debe ser dado por el juez delpueblo en que aquel ten-
a ga su domicilio; pero si el menor le pidiere para la causa que
ya esta entablada, lo ha de nombrar el que entienda de ella.
a Dicho curador para pleitos puede otorgar y autorizar con su
a menor las obligaciones y otros contratos de 6ste que se ori-
a ginen por incidencia 6 ejecucion del pleito; y tambien los que
( hayan servido de antecedentes A 61, si no tuviere tutor 6 cura-
dor para la administration de sus bienes, y no de otra suerte;
a pues el curador para pleitos no es mas que para la defense del
c menor en juicio; de consiguiente, ya tenga 6 no el menor cu-
( rador para la administration de sus bienes, carece aquel defa-


I Ley 5a, tit. 14, Part. 7a
2 Febrero Mex., cap. 2, lib. 19, num. 6.




54
k cultad para autori-ar sus contratos, esceplo los referidos, y au/ l
( esto solo puede hacerlo como se ha dicho, en el caso de que el me-
((nor no tenga curador ad bona, pues si lo tuviere, dste debe concur-
rir y no el de pleitos. )
78. Es bastante clara la precedent doctrine respect de que,
habiendo curador ad bona, 6ste esclusivamente es el que debe
autorizar toda clase de contratos comunes 6 provenidos de plei
to. En el caso de que se trata, si se tiene present que D. Eu-
sebio Garcia era curador testamentario de los hijos del deudor
comun, A el tocaba esclusivamente haber autorizado el contra-
to; pero como se trataba de interests de sus menores, y con es-
tos formaba una sola persona, segun la ley' ya citada, es evi-
dente que estaba impedido para representar a los menores y
autorizar el contrato.
79. Si se pretendiera que los represent6 y autoriz6 el con-
trato como curador ad litem, en virtud de la ley y doctrine ci-
tadas, estaba igualmente impedido por tratarse de bienes de sus
menores: luego estos contra toda ley y derecho estuvieron sin
representation legal al venderse sus intereses; de consiguiente,
cuando eljuez que aprob6 la venta espuso en su auto que era de
consentimiento del curador de los menores, espres6 una inexac-
titud patente, tanto mas lamentable, cuanto que siendo los me-
nores representantes 6 sucesores legitimos del deudor comun,
.y debiendo ser ellos citados para la venta y su aprobacion, no
lo fueron en manera alguna legal, lo cual constitute un motive
mas de nulidad del contrato.
80. La contraria al ocuparse de este punto, alega que los me-
nores estuvieron representados por su curador el Sr. Lic. D.
Leandro Estrada. No hay en este negocio falsedad mas clara
que 6sta, en llamar curador de los menores al Sr. Lic. Estrada:
este senior, bajo de juramento, ha declarado lo contrario, como
puede verse en el cuaderno de pruebas, que obra en autos (fo-


1 L. 5, tit.14, Part. 7a






jas 3), pues dice que nunca tuvo carActer de curador, ni fu6 nom-
brado para ese objeto: dice, si, finicamente, que asisti6 a aque-
ilajunta como abogado de D. Eusebio Garcia pQr invitacion que
6ste le hizo: que lo que dijo en la junta fu6 de acuerdo conlas
instrucciones verbales que recibij y bajo la reserve de que el
mismo Garcia ratificaria como es costumbre. El testigo no solo
no confirm que concurri6 por los menores, sino que dice espre-
samente que concurri6 como abogado que era de D. Eusebio
Garcia: confirm, si, que no habl6 cosa alguna de los menores,
sino de D. Eusebio como su'abogado. ZEn d6nde esta, pues, el
curador de que habla tan descaradamente D. Joaquin Garcia
Icazbalceta? dd6nde estA ese curador de que habla tambien el
juez del concurso en su auto de aprobacion de la venta?
81. Si el Sr. Lic. Estrada era curador de los menores, ,qui4n
le nombr6? 4que juez le discerni6 el cargo, que fianzas y qu6
solemnidades hubo para tal nombramiento? Ya he dicho que D.
Eusebio Garcia era tutor y curador testamentario, y con tal ca-
rActer era curador ad bona: consta en los autos del concurso
que fu6 nombrado curador ad litem por mi client y su hermana,
y no por el tercer hermano, que era D. Manuel (pues 4ste nun-
ca lleg6 a nombrarle, ni se le nombr6 otra persona). Es tambien
claro que el mismo-D. Eusebio se llam6 representante de los
menores, sin esclusion de alguno de ellos (lo cual envuelve una
especie de falsificacion que protest alegar a su tiempo), y por
lo mismo, al ser sustituido por otro, ha debido preceder su remo-
clon, su renuncia 6 incapacidad declaradas ante el mismo juez,
6 la sustitucion que de su encargo hubiera hecho en forma, A
fin de que le reemplazara su sustituto 6 sucesor. Z Consta en al-
guna parte la espresion de estos impedimentos, 6 la escusa, re-
nuncia 6 formal sustitucion de la curatela por D. EFasebio Gar-
cia? Es claro que no.
82. Pero suponiendo que constara su remocion, 6 renuncia,
la cual debi6 haber hecho, aun cuando no fuese mas que por
punto de delicadeza, 4consta en parte alguna que los menores






hayan nombrado al Sr. Estrada con el carActer de curador; qtue
ese nombramiento lo hayan hecho present aljuez para su apro-
bacion, y aprobado que hubiera sido se le hubiera discernido el
cargo, previa su aceptacion-juramento, fianza y demas requisi-
tos? Es un hecho que nada de Ato ha existido; luego el Sr. Es-
trada bajo ningun aspect tuvo carActer alguno de representan-
te de los menores. Aqui es patent la.falta grave del juez del
concurso, porque hallandose realmente sin curador los menores
en un pleito, en que no podian presentarse por incapacidad, de-
bi6 haberles prevenido nombrasen curador, y en caso de rehu-
sarlo, nombrarles de oficio, segun lo prevenido pqr las leyes.1
83. Pero en todos los trAmites del concurso, en todas las di-
ligencias judiciales y estrajudiciales, se ven las omisiones de
aquel juzgado, el disimulo de las faltas graves que se cometian
por parte de algunos acreedores y principalmente por D. Euse-
bio Garcia: este senior, causa casi esclusiya de la ruina total de
la familiar de mi client, era quien, como el pariente mas inme-
diato de los menores, como albacea de D. Nicolas, como tutor y
curador de los mismos menores, y obligado por otros mil titu-
los A cuidar de los intereses de estos, era el que debia haberse
encargado de la defense, tanto de sus personas como de sus pro-
pios intereses; y al no haberlo hecho, quebrant6 las leyes en
que se demarcan las obligaciones del cargo de tutor y curador, 2
por cuyo motivo se constituy6 en curador sospechoso, y debi6
hab6rsele removido como A tal.
84. La conduct de D. Eusebio Garcia.fue verdaderamente
criminal respect de sus menores, porque al aceptar la curatela
no hizo inventario de sus bienes, segun esta prevenido legal-
mente; I dispuso por mas de tres allos y medio que dur6 el con-
curso, de $2,400 anuales que los acreedores habian senalado
por alimentos al deudor comun y los menores sus sucesores,

1 LL. 13 y 17, tit. 16,,P. 6.
2 Leyes 15, tit. 16, P. 6a, y 1a, tit. 18 de la misma P.
3 L. 15, tit. y P. cit.






sin que de tal suma hubiera gastado en objeto tan sagrado mas
que una part. Omito, por ahora, referirme A otras faltas graves
del Sr. Garcia como albacea, como curador, como administrator
y depositario, por tener que ocuparme de todos esos puntos con
mas extension en otra parte de este alegato.
85. Basta lo dicho para tener presente que el juez del con-
curso cometi6 un error grave, 6 incurri6 en una inexactitud al
decir en su auto que la venta se hacia de conformidad con el
curador de los menores, pues queda probado plenamente que
tal curador no existia, porque D. Eusebio Garcia estaba abso-
lutamente impedido para serlo. Aquel sehorjuez al asentar que
habia conformidad por parte del curador de los menores, incur-
re en una contradiccion manifiesta en el mismo auto. El cura-
dor, en caso de haberlo en aquella junta, no podia representar
en la venta mas que los derechos de los menores: si pues en el
considerando del mismo auto, algunas lines antes aquel senor
juez habia dicho terminantemente que no habia necesidad de
hacer merito de los derechos de los menores hijos de D. Nico-
1ls Icazbalceta, 'a qu -contar en el mismo auto con la confor-
midad del curador? Ciertamente, en la celebration de la venta;
en la violacion que se hizo de los derechos de los menores; en
]a omision de graves solemnidades, y en la redaccion del auto
que aprob6 la enajenacion, se nota desde luego aquella precipi-
tacion que las leyes prohiben en los procedimientos de los tri-
bunales, como lo espresa el conde de la Caniada. 1
86. He dicho antes, que la contraria para sostener que la ven-
ta no fu6 nula por parte del vendedor, alega que los acreedores
no la hicieron, y si la autoridad judicial por medio de su decreto
de aprobacion, en el que supli6 el consentimiento del vendedor
que era el deudor comun. Ya queda demostrado que tan no es
cierto que la venta se hizo en nombre del deudor comun, que
los acreedores en todas las juntas son los unicos que aparecen
1 Conde,de la Cafada, nimero 4, capitulo 1i, Parte 1P, Instit. price. de los juicios
civiles.






vendedores como lo haria un curador vendiendo los bienes de
un pupilo, y pidiendo la aprobacion 6 licencia judicial; y tan no
es cierto que el juez hicierala venta en nombre del deudor, que
ni en su auto de aprobacion de la venta lo dice asi, ni en la es-
critura se ve para nada el nombre del deudor comun, ni menos
como vendedor; y si es evidence que tanto en las condiciones
del contrato como en los terminos en que esta estendida la es-
critura, los unicos que figuran como vendedores de las hacien-
das, son los scores de la Junta menor en nombre del concurso:
asi es de verse en ese document, cuya lectura pido A la Secre-
taria, pues corre en el cuaderno 4 de los autos del concurso a
fojas 142 y 144.
87. Pero suponiendo, sin conceder, que la venta fuese cele,
brada, aprobada y otorgada por el juez del concurso por miedio
de su judicial decreto; puede darse por hecho que eljuez al dar
su aprobaoion y despues de haber despreciado la representation
del deudor comun en la persona de sus menores hijos, se pro-
puso dar su consentimiento en lugar del dueio de los intereses:
aun en este caso la venta es nula, porque se omitieron las solem-
nidades que requieren las leyes para su validez. a Los jueces,
( dice una de ellas, 1 que han poder de mandar facer entrega por
a razon de su oficio, pueden mandar vender la cosa que fuese
( asi entregada por facer cumplir la sentencia, et qui quier que
a la compare, d4l pasa el sefiorio de la cosa comprada al compra-
('dor. Esto mesmo decimos que pueden face los cogedores de
a las rentas del rey, que aquello que recibieren 6 preyndaren por
entrega de las sus rentas que lo pueden vender; pero cualquier
a destos sobredichos deben facer la vendida publicamente, et non en
( ascondido, metiendo la cosa en almoneda et facigndola pregonar:
a et non la deben vender fasta que sean diez diaspasados, et enton-
( ce debenla vender al que mas diere por ella; et si por mas la
((vendieren de aquello que han sobre ella; deben lo demas tor-


1 Ley 52, tit. 5?, P. 5.






a nar alseior de. la cosa, ET sI POR AVENTIURA LOS JIECES ET LOS
( OTROS 'NUESTROS OFICIALES/FECIESEN VENDIDA- .E LAS COSAS ARENAS
( DOTRA MANERA, DECIMOS QUE NON ;IEtE )'Idp lR.)
88. Por el testo de esta ley, es pateute que para la validez,
de la venta de toda cosma ajeua :v:erificada poUr los j.deees, depen-
dieAtes iU oficiales del gobierno, es liecesario quoe esasautorida:
des.la hagan piiblicamente metiendo la cosa en almoneda: y
como almoneda, .segun el Diccionario de Jurisprudencia, es (la
veuta public que se hace con intervention de la justicia,) cuya
palabra esdel mismo sentido. que .el de la <(subasta, queno es
.tra cosa que-!la venta piblica de bienes 6,alhajas que se ha-
ce al.mejor postor, por mandate 6 intervention de la justicia, )x
es clao que esta almoneda es de la que habla laley, previous los
pregones correspondientes que eola misma previene, y los va-
luos respectivos, que en todos estos casos son esenciales. Son
de tanta importancia los pregonesy: la almoneda para la venta
de cosas ajenas, que Gregorio Lopez habla de ello en estos t6r-
minos: ~lc(Debet ergo res, quce venditur, subhastari in loco, ubi
9ita est, et non:suficit, quad subhastetur iin loco judioii, ubi: re's vi
deri non posset.)) j 2
89. Ddenianera que, seguu esta doctrine, no solo debieron,'s-
carse A pregones las haciendas ie esta capital donde tesidia 'el
juez del concurso, y debia celebrarse la subasta, sine en los-re-
pectivos lugares de la ubicacion de laI fincas par .el efecto de
que pudiera ser sabida su enajenacion. Y eran de tanta mias
importancia estas solemnidades,; cuanto que s;ondo de mA3 hw
consideration losintereses que se ihaiin a venrler. detbian ser prol:
porcionalinente crecidas las perdidas eni peeijuicib'del deudor co-
mun., Pudieran haberse presentado personas intertesadas en'i la
co.mpra de las hacienidas como D. Joas M. Flores, 'D. Juan Go-
ribar y otros, si se hubiera celebrado la almoneda; pero ann
cuando en lo privado se tuvieran noticias de que no habia corn-
1 Esoriche. Dic. de Leg., articulos "almoneda" y "subasta pdblicas."
2 Greg. Lop. en 'u nota i la ley 32, tit. 26, P, 2




60
pradores, no es esoei: modo de eumplir con las leyes' que deta-
llan los requisitos esenciales para la venta de bienes aoenosE,
90. Y si a ningun- parfioniar le'es lieito despreciar los pre-
eeptos de las leyes, nenos pudo serlo para el juez del 'coicur-
so-, ienate~cioh-A que:las autoridades son las primeras que de-
b a observarlas, por'la mission que tienen de hacerlas guardaT:
luego aun en el caso de dar por cierto que los aireedores no ven-
dieron, sino el juez en nombre del deudor comun, comb falsaw
mente asienta la contraria, no habiendo guardado las prevencio'
nes relatives A pregones y A almoneda pfiblica, no cabee duida
que es nula la venta, segun la parte final de laey inserta:' po
consiguiente, queda plenamente 'demostrado, que ya sea qu&. los
acreedores hayan vendido las haciendas, 6 que eljuez lo hayd he-
cho por el deudor comun, no cabe la menor duda. de que :la iventa
fug nula por part del vendedor.
91. Enlo que'hasta aqui va espuesto. qiedan plenamente de-
mostradastlas proposiciones siguientes:; 1 Que losacreedores d&
D. NicolAs Icazbalceta de heeho vendieron las fiucas,y que:jamis
tuvieron facultad de venderlas sacrificando cerca de $300,000
que pertenecian esclusivamente a los menores: 2a.Que loaverda-
de0os vendedores debieron ser los maenores.hijos del Adeuddr to-
mun comq sus legitianos herederos; 3 e Que :la: ventaano debi6
verificarse ,siuo en almn:ueda pbiblica, previo exact val6o y pre&L
gones correspondientes; y por iltimo, qae aun cuando la venta
se haya aprobado 6 hecho por eljuez, no iabi4ndose verificado
en allmoueda pAbiMca, romo.1lo) previene, la misma ley en que se,
fun4,al anto3 y la A que ltiriamente- me he refeicle,;:la .venta
no pudo ii pied'e stibsistir, y por consiguien6ee fu6 'nula. ::
92. Paso, pubs, A ocuparme de la nulidad dei a venuta porirat,
zon de la p rsona del compradorL;, Efectivamente, D.iEusebio
Gareia fu4 :abacea testamentario del deridor comun, y:asi coni:
ta dela elausula .8a de si testamento, y tal character era uniff-


1 Ley 52 antes citada.
2 LL. 6, tit. 27, Part. 3: 52, tit. 5, P. 5':






pedimento legal paera poder ser compradori de los bienes testa-
.mentarios. El deudor.siempre fu6 duefio de todos los *intereses
secuestrados; asi lo reconoce la contraria sin atreverse 4 ponerlo
eiduda; asi tambien lo reconoci6 el concurso, y espresamente
lo dijo en su nombre el Sr. Atristain al rendir su-informe de
utilidad en la junta que aprob6 el contrato de venta. El monto
de esos ihtereses fu6 reconocido por el concurso en general, y
no de cualquiera manera, sino solemnemente cuando, al otorgar
alimentos, al deudor comun, se fund principalmente en que ha-
bia bienes bastantes para cubrir todas las deudas y dar alimentos.
93. La suma que-se acord6 dar mensualmente por alimentos,
fue la de $200 eada mes, que al 6 por 100 representan un capi-
tal de $40,000: deoconsiguiente es indisputable que en Noviem-
bre de 1846, esto es, A los dos meses dle haberse formalizado el
concurso, 6ste reconoci6 que pagados sus cr6ditos sobraban al
.deudor, por lo menos, intereses por valor de los referidos cua,
rentamil pesos. Esto es, en presencia del valufo infimo cue el
mismo deudor comun habia presentado en la cesion de bienes,
valiosos en la suma de $702,854 y pico de reales: ya en aque-
11a fecha las haciendas estaban en poder de D. Eusebio Garcia; y,
4juzgar por su dicho y el de su administrator D. Agustin Collado,
ya habia invertido en las fincas, en calidad de refaccionario, mas
:de $34,000: es por lo mismo muy l6gico inferir que las fincas
habian subido de valor en una suma equivalent a los $ 34,000
qie, agregada a los $40,000 que representan los alimentos, es
just calcular que en aquella misma fecha (Noviembre de 1846),
Uos bienes conoursados no solo cubrian las deudas, sino que el
mismo concurso, y principalmente D. Eusebio Garcia, estaban
.offormes en quie habia A favor del deudor comun un valor de
mas de $74,0m00. . .. : ,
94. Laas fineas continuaron administradas A sat.isfaicion de ;.
Eusebio Garcia: este.seeior:fu6 ca.lificado uniuimemeute por los
acreedores de perfect conooedor de .egocios, deo hacieoids de
T'liestaslietfi, y el mas a proposito para dales impulso. Sige;-




62
ran las cosas en el mismo eatado hasta Abril de 1847 en que
muri6 el deudor comun: y como-no se habia hecho pago de nin-
gun capital, ni sus reditos hasta aquella fecha, es de suponerse,
con razon, que en las fincas habia grande valores acumulados
bajo la buena direction y aptitud del mismo Garcia. Por tal ra-
zon, si un afio antes las fincas secuestradas tenian un valor d&
mas de $702,000, y que pagadas las deudas sobraban A D. Nico-
ls Icazbalceta mas de $200,000, es consecuencia recta que en
Abril de 1847, que hizo su testamento y muri6, la diferencia que
habia A favor de sus herederos debia ser de mas de $250,000.
95. Discurriendo bajo las'mismas bases y sobre la principal,
de que las fincag. tenian un buen administrator y refaccionario
en D. Eusebio Garcia, siendo un hecho de que ni pag6 capital
Olguno, ni sus reditos: estando calculados los products anuales
liquidos, en $40,000 'por lo menos (escrito del Sr. Cuevas de 29
de Agosto de 1846, cuaderno 89, fojas 4, Documento nim. 12),
en los cuatroaiaos y medio que corrieron A cargo de D. Eusebio
Garcia, ha debido tener en existencias, 6 de cualquiera otra ma-
nera, y A favor del deudor comun 6 sus sucesores, una suma de
$180,000, solo de products liquidos. Esta suma, agregada al
sobrante que desde un principio se reconoci6, pagadas las, deu-
das, debe dar un resultado A favor del deudor comun 6 sus here-
deros, en una cantidad de cerca de $400,000. Este cAlculo no
es exagerado, porque descansa, como he dicho antes, en el prin-
cipio de que D. Eusebio Garcia se declare refaccionario, y estu-
vo reputado p or los acreedoregs como hombre integro y el mas
apto para dar impulso a las haciendas, en virtud de sus vastos
conocimientos en el giro de ellas.
96. Es tanto mas seguro el cAloulo que acabo de hacer, cuan-
to que se confirm por el valufo practicado en principios del aiio
de 1849, y que oi6 Alas fincas un valor de cerca de $800,000.
Y acnque los inteiersados en rebajar el m6rito de las haciendas,
entire las: que se consideran como los principles, D, Eusebio
Garcia y sus hijos, dijeron que el valfio hecho por elperito es-




63
taba muy subido, no habiendo alegado ningunos fundamentos
en su apoyo, y si los hubo bastantes en favor del juicio del
perito, result que no hay exageracion en calcular la suma
arriba espresada en beneficio de los sucesores del deudor co-
.mun. (VWanse al fin los documents relatives al perito, nime-
ros 6, 7, 8 y 13.)
97. Ahora pregunto: esta diferencia cuya base existi6 desde
en vida del deudor comun, pno es cierto que pertenecia esclusi-
vamente A los menores hijos de D. Nicolas Icazbalceta? ZpodrA
ponerse en duda el axioma que dice: ccHceredem ejusdempotestatis
jurisque esse, cujus fuit defunctus constant? La ley sobre este
punto se espresa asi: ((Herenoia es la heredad, 6 los bienes, 6
<( los derechos de algun finado, sacando ende las debdas que de-
a bia 6 las cosas que fallarenagenas.1 El mismo D. Eusebio
Garcia profes6 -estos principios, y los aplic6 con much opoRtu-
nidad y exactitud, cuando en 14 delAgosto de 1849 los aig6
en apoyo del derecho de los menores a los alimentos otorgados-
al teudor comun.
98. Si pues el cuerpo de la herencia lo constituyen el con-
junto de bienes y derechos que el difunto tenia a la hora de su
muerte deducidas las deudas, 4no es cierto que ese conjunto de
derechos y bienes que tuvo D. Nicolas Icazbalceta al morir pa-
saron en aquel acto a poder de sus hijos por derecho heredita-
rio? Parece que esto no se puede poner en duda, y por lo mis-
mo todos los bienes raices y muebles, sean de la clause que fue-
ren, desde lo mas valioso hasta lo mas despreciable, que perte-
necia A D. NicolAs Icazbalceta al tiempo de su muerte, pas6 al
dominion de sus menores hijos con todas sus cargas y obligacio-
nes. D. Eusebio Garcia, nombrado albacea testamentario, debi6
proceder inmediatamente A former el inventario que previene
la ley, y practicar las demas diligencias anexas a su cargo.
99. La contraria dice, -al contestar la demand, que D. Euse-


1 L. 8, tit. 33, P. 7.






bio no tenia necesidad de hacer inventarios ccti albaoeaz Sur
puesto que no habia bienes que inventariar; y por toda razon
alega que las fincas estaban secuestradasjudicialmente y se en-
contraban en poder de los acreedores cuando aconteci6 el fa-
lecimiento de D. NicolAs Icazbalceta. A esto debo decir, que
ni las fincas era lo finico que habia que inventariar, niporque
estaban en powder de los acreedores, suponiendo exacta .la es-
pecie, estaba eximido el albacea de Ilenar tal objeto; pues al
practicar el inventario lo finiod que habria que hacer era clasi-
ficar las cosas mas 6 menos afectas A responsabilidades, y es-
presar el estado en que so hallaban; pues mientras esas cosas
no fueran separadas judicialmente del caudal mortuorio, 6 mnas
bien dicho, mientras el dominion de esas cosas no pasara A dis-
tinto senior que el deudor comun6 sus herederos, perteneian
y debian pertenecer A la masa de bienes del difunto,, ui semel
alzjuam qualitatemn permanentem habuit semper ipsam whaberepr(-
sumitur, done cowtrarium probetur, 1 y por consiguiente debieron
inventariarse por el albacea respective. ~
100. Son bastante sabidas las disposiciones.del derecho 'que
imponen A los albaceas la obligacion de hacker inventario formal
de los bienes del testador ante escribano pfiblico y testigos, con
obligation de rendir cuentas de lo recibido y gastedo, aunque el
testador los releve de ello; y aunque la contraria espone que, su-
puesto que la herencia de los menores consistia en lo que sobra-
ra de los intereses, pagadas las deudas, incurred on un error, por-
que el testador no quiso decir otra cosa mas de lo que general-
mente se entiende por herencia. De manera, que el argument de
la contraria prueba tanto que, si se tomara come un pri-cipio, su-
puesto que no hay caudal mortuorio que no report deudas, casi
nunca habria obligacion de hacer inventarios, por la poderosa ra-
zon, segun D. Joaquin Garcia,de que la herencia 4o es mis que
lo que queda, pagadas las deudas. En otros t.OiwS s: D. Joaquin


1 L. 16. C. de probation. /






Garcialoazbalketa sustancialmente dice: D. Eusebio Garcia co-
me albacea no tuvo obligation de hacer inventarios, porque ellos
se rhn dehacer de la herencia, esto es, de lo que sobra'de los
bienes pagadas las deudas: y como de los bienes de D. Nicolas
eIazbalceta no sobr6 nada, no hubo herencia; luego no hubo
obligation de former inventarios.) Esta doctrine de D. Joaquin
Garcia Icazbalceta se debe aplicar de esta manera: ((La heren-
cia, es bien sabido, que comprende tanto lo pasivo como lo ao-
tivo,.tanto las deudas y obligaciones como los cr4ditos y dere-
chosp> 1 y como no hay herencia que no report desde su orfgen
varies deudasg y obligaciones que oubrir con el trascurso del
tiempo es' evidence que, segun los principios del derecho de D.
Jeaqain, no hay ni ha habido nunca obligation de parte de los
albaceas para hacer inventarios, por la razon que magistralmen-
te d, de que solo que $obre algo despues de pagadas las deu-
das del testador hay que proceder A former inventarios; y comb
lasldeudas pueden pagarse al mes, a alao, 6 A los veinte 6 oien
aios, '6 nunca, segun sean las circunstancias de los bienes tes-
tametarios y las personas que los manejen, result que habr&
que 'esperar un tiempo indefinido para former inventarios. Por
les:mismo segmunD. Joaquin Garcia, es unwconjunto de dispara-
tes lo que dicen los autores te6rico-prActicos sobre que el al-
bacMa debe ]proceder former iinventarios de los bienes-testa-
mentario eel difunto luego que fallezca, segun unos, y despues
de los nueye dias, segun:otros: es igualmente un disparate el
precepts de la ley, que espresamente dice que los albaccas
deben cumplir la voluntad del difunto dentro del termino que
les seilale. KrEt si por avenfura f7 non seiial dia nin tiempofasta
que lo compliesen, ddbense ellos trabajar luego despues de su muer-
te del testador de lo comrplir al mas aina que podieren sin alonga-
miento et sin eseatima nfinguna: et si embargo tan grande hobiese
por qe ,non lo podiesen luego complir, ddbense trabajar que lo cum-

1 Escriche, art. "Herencia," Y II al fin.
st





plan en todas guisas a lo mas tarde fasta un ano despues de la. mue-
te del testador.) Pero esta ley y demas doctrinas, segun D. Joa-
quin Garcia Icazbalceta, tuando mas, podran ser material de ebn-
templacion de una alma en el templo.........6 en una ermita: lo
que practicamente hay que hacer, segun 61, es lo que el senor
su padre D. Eusebio Garcia hizo: muerto el testador, recoger
cuanto habia en la casa mortuoria, por mas despreciable que fue-
ra; trasportarlod la suya; percibir doscientos pesos cada mes
para alimentos de tres menores; despachar a uno de estos a que
trabaje para mantenerse; gastar en los otros dos una cuarta 6 ter-
cera parte de esos doscientos pesos, y guardar el resto en calidad
de economies en favor del albacea: al mismo tiempo. que se hace
esto, no darse por entendido de doscientos once mil y pico de
pesos que hay de diferencia A favor de los herederos del testa-
dor; no dar razon de cerca de otros doscientos mil que de pro-
ductos liquidos debieron obtenerse de las haciendas durante mas
de cuatro aios que las tuvo como depositario y administrator;
pintar las fincasen el peor estado possible; ponerse de acuerdo
con los acreedores mas necesitados para darles un 15 6 20 por
100 de sus cr6ditos, y con los demas para que le vendieran to-
dos los bienes del albaceazgo y de los menores, valiosos en mas
de $ 800,000 en una mitad 6 en menos, pues tengo datos para
ajrmar que D. Eusebio todo el efectivo que de sus propios fon-
dos .di6 para pagar aquellos cuantiosos intereses fu6 la suma,
comparablemente miserable, de ochenta y tantos mil pesos. H4
aqui, en D. Eusebio Garcia, un modelo de albaceas muy prAc-
tico en el modo de no perder el tiempo en los negocios de al-
baceazgo, y sacar el mejor provecho possible para si, y dear A
sushijos una buena fortune.
101. Opino en sentido contrario, y digo que, por lo mismo
que herencia 6 caudal divisible es lo que qiieda pagadas las
deudas, ea de, todo punto necesario fdrmar inventario de los
bienes antes de hacer ese pago, y proceder luego a su valfio
para averiguar el monto de lo active y pasivo, y dividir uno y




67
6tro segun correspond. En el present caso, la mayor parts
de los bienes de D. Nicolas Icazbalceta es verdad que eAtaba
secuestrada por los acreedores; pero no en poder de ellos, ni
en su derecho para impedir la formacion de inventarios p r
el albacea; porque lejos de ser una diligencia contraria a los. in-
tereses de los acreedores, era en si benefica, practicada con
eficacia, buena fe y exactitud.
102. Si la obligacion de D. Eusebio Garcia de hacer inven-
tarios era clara por razon de su caracter de albacea, era toda-
via mas urgente, y de todo punto indispensable, considerado
como curador de los menores hijos del difunto. Efectivamente,
las leyes previenen que una de las obligaciones del tutor.es
hacer inventario solemne ante escribano piblico y testigos, de
todos los bienes y derechos del hu6rfano, con la calidad de que,
eni4us respectivos casos, este document no admit prueba e
contradiction de su contenido, segun esas mismas leyes. -Nin-
guna de esas disposiciones pone limitacion de alguna clase, ni
menos la que la contraria pretend establecer de que, cuando
hay posibilidad de que pagadas las deudas de la testamentaria,
nada quede a los herederos, el albacea, desde luego, no tiene
obligacion de hacer inventarios; cuya doctrine, propia de D. Joa-
quin Garcia Icazbalceta, como he dicho antes, a ser acceptable,
ninguno 6 pocos albaceas tendrian que hacer inventarios, porque
les bastaba imitar a D. Eusebio Garcia para dejar pasar los arois,
no pagar las deudas, ni sus r6ditos 6 intere.seg; y es'claro que!
con el tiempo no habria heredero que recibiera un centavo, como
sucedi6 A mis clients.
103. Es tanta la obligacion de que los tutores y curadores
hagan inventarios de los bienes del pupilo, que sin esta di-i
gencia seria impossible que pudieran rendir cuentas justificadas
de su. administration, pues les esta impuesta la obligacion de
rendirlas por ley espresa, 2 La contraria pretend sostener que

1 LL. 15, tit, 16, P. 6, y 120, tit. 18, P. 3W
2 L41, tit. 16, Part. 6.
9






no hubo obligation de hacer inventaribs, dando por existente el
hecho de que no hubo bienes de que formarlos, y para probarlo
refiere un cuento que, A ser cierto,:se creeria que durante el
ano anterior al fallecimiento del Sr. Icazbalceta, habia vivido
este senior con su familiar al pelo de la tierra sin tener donde re-
clinar su cabeza; pero por fortune no es cierto, pues en la; casa
donde vivia el Sr. Icazbalceta, habia modestia, si, en el mena-
je de ella; pero habia los muebles suficientes para su, servicio y el
de su familiar, despues que el mismo D. Eusebio.se habia echado
sobre todos sus intereses productivos.
104. ,De los muebles que habia en la casa, corre en autos una
lista, en la que se han marcado algunos de ellosque se adjudi'
c6 el mismo D. E usebio Garcia, y hoy los tieneu susi herederos
D. Mariano y D. Joaquin Garcia Icazbalceta. Hubo dtros mue-
bles que; aunque se hallan en poder de los hijos de D. Niolas,,
como catres de laton y otros objetos, fue obligacionmde ialbacea
inventariarlos: los menores de que se trata, soin dueios de una
casa situada en el pueblo de Ayecapistla, por ser parte de su
haber materno; el albacea debi6 haberla' inventariadb con, todas
sus pertenencias, para distribuir su valor entire los menores;;y
sin embargo, no, solo no la inventari6, sino que se la adjudic6 sinit
titulo de propiedad, de ninguna clase, y desde aquella fecha ha
quedado en poder de los Sres. Garcia, sin que puedan justificar
nunca que les pettenece: luego es also, falsisimo que no hubie-
ra bienesque inuentariar.
105. La contraria afirma que el Sr. Icazbaleeta solo contaba
con los alimentos que le pasaba el concurso; pues aun cuando
esto solo fuera, debia haberlo agregado 6 la list :de los cr6ditos
activos, de cuyo beneficio disfrutaban sus hijos, supuesto que
eran derectio:s que por'muerte del deudor cbmuw ipasaban a sus
herederoa,. Era tanto mas c6nveniente,apuntar lo poco 6 much
que pertenecia A los menores, cuanto que de todo habia la obli-
gacion sagrada de rendir cuentas, aun.de lo relative a los alimen-
tos; pues es un hecho que de los $2,400 anuales que D. Eusebio






Garoia se abon6 (Documento nfim. 9) per alimentos de:los me-
nores, no invirti6 eniellos sine una parte, como lo demiostrar6 en
eljuicio de cuentas,que habr4 de promover contra los:herederos
de D. Eusebio Garcia.
106. En los parrafos anteriores me he ocupado en demostrar
que la masa total de bienes que habia al tiempo de la muerte del
Sr. Icazbalceta, la formaban las haciendas de Tenango y.San Ig-
nacio con sus ranchos anexos, asi como el menaje mas menos
reducido de su casa, y otros derechos y acciones. Si pues este
conjunto de bienes, derechos y acciones, no habia pasado A do-
minio ajeno, aun cuando reportara algunas responsabilidades, no
s6 por, qu6 razoi no se habia de haber podido reputar propiedad
de D. Nicolas Icazbalceta iomentos antes de morir: y si era pro-
piedad de 61 enx su muerte, debi6 necesariamente inventariarse
todo, aun *cuando con el trascurso,:del tiempo hubieran de poner-
-se en venta para cubrir las deudas A .que estaban sujetos: asi, es
,que, cuando. la contraria demuestre1 que al morir D; NicolAs
Icabalbeta, el dominion, de todos $us bienes habia pasado a per-
sona estraRia, sea.al concurso, 6 a quien fuerj y portitulQssle-
gitimos, entonces quedarA probado que el albacea, D. Eusebio
,Garcia,: no. estuvo obligado 4 hacer inventarios de los bienes del
Sr. Tcazl.anleta. .
107. Desde luego se conoce que es impossible que se pruebe
de coutrario la proposicion;.que acabo de asentar; y siendo por
otra parte una cosa evidence que la) masa total de bienes delD.
NicolAs Icazbalceta pas6,. k'sus menores hijos como sus herede-
ros, para.que los disfrutarany pagadas sus deudas, result que
eatos los!eons;ervaron ,cn esa calidad mientras dur6 el conqfr-
-so! y no fueranivendidos legalmente para desprendersede ellos:
*Qui semel est h~crs;. nunquam desinit ease here$. 2, Voluntas testa-
toris et heredis institution non debet ab, aliquo pendere arbi/rio y

1 L. 16, C. de Probatione, ya citada.
2 L. 88, D. de hrrede instit.
3 L. 32, D.de harede instit,




70
omino Ia propiedad que ya tenian en esos intereses no pudie-
ron perderla sino solo por una sentencia judicial despues de ha-
ber sido oidos y vencidos, no cabe duda que hasta el moment de
celebrarse la junta de 23 de Mayo, debieron considerarse las fin-
cas como bienes de testamentaria y de menores con sus cargas
anexas; y por consiguiente al comprarlas D. Eusebio Garcia, sin
haber concluido su cargo de albacea y curador, le estaba prohibido
adqairirlas, segun lo dispuesto por la ley.1
108. El testo de esa ley es terminante y absolute, pues es-
presamente dice: (Todo hombre que es cabezalero 6 guard de
:c huerfanos, 6 otro hombre 6 mujer qualquier que sea, no pue-
Sda ni deba comprar ninguna cosa de sus bienes de aquel 6
a aquellos que administrare; y si la compare pTblica 6 secreta-
a mente,pudiendoseprobar la compra que asf fu4 hecha, no vala, y
-( sea desfecha, y tome el quatro tanto de lo que valia lo que com-
4 pr6,:y sea para nuestra cAmara.) En igual sentido se espre-
san las leyes de partida2 y muy especialmente la que A la letra
diae: < ((Porque las cosas de los huerfanos'non se pueden lige-
o:ramente enageoar, fueras ended por debda 6 por grant pr6 de
clos huerfanos, asi como mostramos en el titulo que fabla de-
'( llos, et ann entonce debese facer con otorgamiento del juez
((del logar, andando la cosa en almoneda publicamente freinta
(a dias &c.))
109. Gregorio Lopez, en su nota A la-frase en almoneda pd-
bicaamente,f espone lo siguiente: a(Habes hie expressum, subhas-
-tationem requiri in v enditione prwdii minoris. De jure communi
erant opinions, ut tradit Alberic. in L. et i sine queasitum, D, de
-min. &ec.? Me parece inutil insertar el rest de la nota porque
habla en el mismo sentido refiriindose A varias doctrinas del De-
recho Romano. Por estas disposiciones legales y opinions ten
respetables, se ve el error grave que cometieron los seiores
1 L. 1, tit. 12, lib. 10, Nov. Rec.
2 LL. 60 y 62, tit. 18, P. 3.
3 L. 60 cit.
4 Greg. Lopez, nota 2 & la L. 60 cit.




71
acreedores y el senorjuez del concurso al dar pot:bastantes las
diligencias, que en lo privado se dice se hicieron para buscar
postores; como si intereses de tanta cuantia habian de perderse,
solo porque habia opinion privada de que no era fAcil encontrar
compradores de las fincas del deudor comun.
110. La contraria, tratando de sostener que no habia necesi-
dad de almoneda piiblica, no hace mas que pretender former un
sofisma basado en hechos absolutamente falsos; y para comba-
tir sus concepts en el sentido que los propose, me parece con-
veniente insertarlos aqui, y son como siguen: ((Menos todavia
" puede sostener que sea nula por no haberse hecho en almone-
" da pfiblica: las disposiciones legales que establecen las for-
imalidades.con que deben enajenarse los bienes raices de me-
c nores, se refieren inicamente A los bienes que estAn en el do-
! minio y patrimonio de los mismos menores, y no comprenden
((a los bienes que correspondan A los menores por herencia du-
" rante el tiempo concedido por las leyes para deliberar, por-
l que entretanto tales bienes no estan en su dominio, pues no
( se adquiere 6ste sino con la adicion 6 aceptacion de la heren-
Scia. Las haciendas de Tenango y San Ignacio no estaban en
c el patrimonio de los menores hijos de D. NicolAs Icazbalceta,
K y como fueron enajenados antes que aceptasen la herencia,
A que A la sazon estaba yacente afin, su venta no estaba some-
- tida A las solemnidades que exige la ley para la venta de bienes
( raees de menores. No solamente no estaban las haciendas
a oen el patrimonio de los menores hijos de D. NicolAs Icazbal-
ceta, sino que no tenian derecho A la propiedad de elias A ti-
a tulo de herederos, pues no lo tenian mas que al residue del
( pico (si lo habia) despues de cubiertas las deudas, 6 como lo
* dice el senior su padre en su testamento, tenian derecho A lo
: que pudiera resultar del concurso; do suerte que muy lejos de
- ser dueilos de las fincas, eran aereedores condicionales de par-
(( te de su valor, y ciertamente no se exige que para la venta
Sde bienes concursados, intervengan las solemnidades que de-




72
a ban concurrir en la enajenacion de bienes de menores, aun-
c que tengan esa calidad algunos de los acreedores que haedn
c parte del concurso.))
111. Las disposiciones legales, dice, que establecen las so-
lemnidades con que deben enajenarse bienes races de :meno-
res, se refieren inicamente A los bienes que est6n en el patri-
monio de los mismos menores. En estas frases hay que. tener
present la conformidad de la contraria en que, estando los inte-
reses en el dominion ypropiedad de los menores, es necesaria la al-
moneda pudblica para su venta: y 'como antes he demostrado que
las fincas de Tenango y San Ignacio, sus ranchos anexos y. de-
mas bienes de D. Nicolas- Icazbalceta pasaroni despues 'dea su
muerte, por derecho hereditario, al dominion y propiedad de sus
hijos, es evidence que solo- pudieron venderse legalmente en
almoneda pfiblica, segun esta confession espresa de D, Joaquin
Garcia Icazbalceta. : )
112. Este senior sigue diciendo que los. bienes que corres-
ponden A los menores por herencia durante el tiempo concedi-
do por'las leyes para deliberar,:.no estan comprendidos en los
de menores, que se deben vender en almoneda pfiblica; dando
por razon, que en ese tiempo no entran en l dominio: de los
repetidos menores, por no adquirirse 6ste:sinoconilaadicion 6
aceptacion de la herencia. No s6 que fuddamento pueda tener
la contraria para asentar que las leyes que establecen la almone-
da pfiblica para la venta de bienes de menores, no comprenden
aquellos que son de herencia, durante el tiempo que tienen pa-
ra deliberar su. aceptacion; pues lo contrario aparece'en la es-
presion-de una ley que dice: c((Vender nin.eriagenar ninguna
a cosa de los bienes del testador non debe el heredero mientre
c durare el plazo quel fu4 otorgado para acordarseo fueras ende
cc si lo ficiere por mandado del juez por alguna razon derecha; et
aesto series como si mandare vender alguna; cosa que.ifuerse


1 L. 3, tit. 6, P. 6.






a meester para enterramient6 del inuerto, 6 phra gobernar su
a compaEa, 6 para reparar 6 refacer las casas, 6 para labrar la
a heredat si entendiere que es meester 6 que se menoscabarie
( si asi non lo ficiese, 6 si hobiese a pagar algunt debdo a dia
( cierto, ,et sinon que caerie por ende en alguna pena; 6 *si acaes-
a ciese que hobiese de facer alguna otra cosa que si la non ficiese
a vernie por etde danio 6 menoscabo a los herederos que hobie-
s sen de haber la herencia.e
113. Esta ley, aunque determine algunos objetos como cau-
sas dela venta, en su parte final espresa un objeto general co-
mo causa de hacer la venth; pero lo que mas resalta en todo el
testo, es el principio de que el heredero durante el tiempo de
su deliberacion par la aceptacibn de la herencia, puede vender
una part de ella mediante el mandate del juez; y ya se ve que
interviniendo la autoridad judicial, es consiguiente la almoneda
pfblica. Asi lo asienta Gregorio Lopez 1 citando a Espejo, en
su nota i6a a la ley 4a, tit. 5, P. 5a: sus palabras son estas: (et
dicit ibi Spec. quod ubi decretum judicis reperitur interpositum,
prcesumitur omnes solemnitates fuisse adhivitas: tradit etiam Joan.
de bliol., consil. 98. Quod tamen est limitandum, nisi ex brevitate
temporis argua decrdeum fuisse interpositum sine cause cogni-
tione,.ut consuluit notabil &e.) Se infiere ademas que aun en estas
veutas de:bienes testamentarios no aceptados todavia por el
herbdero, este es el verdadero vendedor, lo cual confirm la de-
mostracion que'he hecho antes, de que en la venta de las ha-
ciendas de Tenango y San Ignacio, los fnicos que.tenian dere-
cho & ser Vendedores, eran los menores hijos de D. Nicolas
Icazbalceta. Desde luego se entiende que en el caso de este
negocio,.supuesta la mdnor edad de los herederos, teniendo cu-
rador, 61 dlebia haber sido el vendedor con licencia judicial, como
lo dicee .Gregorio Lopez 2 al fin.de su nota 2a A la misma ley 3a
citada en el 112; por supuesto, un curador que no tuviera

1 Gregorio Lopez, nota 6 6 la L. 4, tit. 5, P. 5.
2 Gregorio Lopez, nota 2. al fin, la L. 3., tit. 6, P. 6.




74
la incompatibilidad que tenia D. Eusebio Garcia, en la compra
de bienes de sus propios menores.
114. Pero aun cuando la ley que acabo de citar no stable,
ciera el principio de que pueden venderse por el heredero en
almoneda public, 6 lo que es lo mismo, por mandate de juez,
algunos bienes de la herencia aun no aceptada, siempre result
una falsedad en que incurre la contrarja al establecer, que las
leyes que hablan de almoneda pfiblica, no comprenden los bie-
nes de menores que aun no han entrado en su patrimonio, por
falta de aceptacion de la herencia; pues esas mismas leyes no
hacen tal distinction, sino que establecen los preceptos para cele*
brar la almoneda puiblica en la venta de los bienes de los me-
nores, sin poner limitacion de ninguna especie: y ya se ve que
ni.nosotros debemos distinghir., Ubi lex non distinguit, nee nos
distinguere debemus.1
115. La contraria dice que las haciendas de Tenangoy San
Ignacio no estaban en el patrimonio de los menores hijos de
D. Nicolas Icazbaloeta: para demostrar la falsedad de esta aser-
cion basta decir que, 6 esas fincas, sus ranchos anexos y demas
bienes de cualquiera valor que fueran\al tiempo de morir D. Ni-,
colas Icazbalceta formaban su patrimonio, cualeuiera que fue-
ran sus gravamenes, 6 no: el filtimo estremo seria un absurd;
luego es exacto el primero. Los menores hijos del'Sr. Icazbal-
cota, 6 fueron sucesores universales 6 particulares: no lo 1ilti-
mo; luego fueron universales, y por lo mismo, el patrimonio de
su padre al morir pas6 a former el suyo con la responsabilidad,
de las deudas; lo oual se verifica en toda. sueesion de herencia
aceptada.
116. Para contestar este argument do mi part, la contraria
/ asienta como cierto, un hecho absolutamente also: die que etl
tanto las fincas de que se trata.no formaban el patrimonio de los
menores, en cuanto que estos no habian aceptado la herencia.


1 L. 32, D. de Recept. qui arb.






Esta proposition es absolutamente falsa, como he dicho antep,
porque la herencia estaba aceptada por los menores, y por su mis.
mo curador D. Eusebio Garcia en nombre de ellos, segun consta
de autos. Se llama aceptacion de la herencia un acto por el cual.
el sugeto a quien se defiere una herencia por testamento 6 ab
intestato, hace conocer su resolution de tomar la calidad de he-
redero, y contraer las g'gaciones inherentes a este titulo: la
herencia so puede aceptar de dos modos, pura y simplemente,. 6
con beneficio de inventarios. El que acepta pura y simplemen-
'te, esta obligado a pagar todas las deudas y mandas del difunto,
aun cuando importen mas que los bienes herpditarios; mas el que,
acepta con beneficio de inventario, solo es responsible al pago
de deudas y mandas en cuanto: alcancen los bienes, La acepta,
cion pura y simple, que es la que se hace sin inventariar los bie-
nes de la herencia, puede ser espresa 6 t4cita: espresa, cuando
se toma la calidad de heredero, verbalmente, 6 por escrito pi-
blico 6 privado: tAcita, cuando el heredero hace algun acto que
supone su intention manifiesta de aceptar, como cuando haca
alguna cosa que no podria hacer mas que con la calidad de he.
redero.
117. La precedent doctrine estA fundada en toda la ley1-
que de conformidad con otra,2 ambas son perfectamento aplipa,.
bles 4 los hochos que intervinieron de part de D. Tiburcio Icazs
balceta y sus hermianos, comob consta de autos. Efectivamente,,
si se quieee en ellos una aceptacion espresa de la herencia, puede,
considerarse tal la que consta plenamente reconocida por el co4p_
oursO, y especiaalente por D. Eusebio Garoisa por el conlcrE,,
porque asi aparece de las diligencias quo se practicaron para
nombrarse curator adlitem A, los menores.en cplidad de repre-
sentantes del deudor comun: esa peticion se hizo, per persona
competent, como lo fu6 el senior sindico del concurso, Lie, D.
Francisco Molinos del Campo, segun se ve por la acta de la cita-

1 L. 11, tit. 6, P. 6.
2 L, 4, tit, 30, P. 3?




76
dajunta de 4 de Mayo de 1848, y corre A fojas 62, vuelta, del
cuadeirno 4? de los autos del concurso, pues sin dar por acepta-
da la herencia, no podia hab6rseles considerado sucesores del
deudor comun ni nombrAdoseles curador.
118. En virtud de esa peticion, el Senorjuez, por auto de 2
de Junio' del mismo aho, y que corre A fojas 82 del mismo cua-
derio, nombr6 cura4or ad litem A D. ,I.e1:,io Garcia, p1.rvi.uien-
do que en ateneion a hallarse ausente D. Manuel Maria Icazbal-
ceta, se library ethorto al juez del partido donde se encuentran
las haciendas, para que pot su parte nombrara curador ad litem
que fuera de su confianza: se discerni6 el cargo A farTor de D.
Eusebio Garcia, respect de mi client D. Tiburcio y su herma-
na Da Dolores, con lo cual, como dije antes, el concurso, pr4via
la petition de su sindico y por el decreto del juez, reconoci6 la
necesi-.la y legitimidad de nombrar curador ad litem A los me-
nores hijos del deudor comun, despues de su muerte. -
119. Ahora pregunto: si ningun derecho del deuddr comun
represdntaban los nmiuores, y si ese derecho no les habia venido
por herenici de su padre, 4a qu6 nombrarseles curador ad litem
por eljuez del concurso A peticion del sindico? y si el derecho que
ej&eitaban por modio de su curador no formaba parts de la he-
reudia'; iqu6 otro nombre pudo darsele? Mas para que no quepa
dud que ~l: concurso reconoci6 derecho hereditario representa-
do p)r'los menores, conviene iqui rec:,odar que, con el misino
dra'ter, habian sidb reconcido(s p ,or el ioncirso en1 a; junta
dW4 le Mayo del nismo ahf, al tratarse del:;royecto'dbcon-
clut0ni idel, oncuirso del Sr.:Atristain, de qite antes me he
ocupado. ) K *-;^ K
'120. '~Alf e echo notarque'en ]a cliiusuil seguiuda de aquel
proyectb, el Sr. Atristain propuso, .4i fwaullra (i aIfndica para
que tran .eiir con el representInte del deudor *eomun: y Iquie
podio ser el representante del deudor comun, sino' con el carac-
ter de heredero, supuesto que habia hecho testamento institu-
yendo herederos A sus menores hijos? En 15 de Junio del mis-




77
mo afio se puso un auto, aprobando el nombramiento de perito
para avaluar las haciendas, a pedimento del representante del
deudor comun, que entonces lo era el curador, cuyo nombra-
miento habia hechb de acuerdo con el sindico del concurso: Zy
puede ponerse en duda que el nombramiento que hacia el repre-
-sentante del deudor comun, fuera nada menos que ejercitando
un derecho hereditario en favor de los menores?
S121. Un reconocimiento 'pleno y legal de los derechos 'here-
ditarios de los hijos del deudor oomun se encuentra, reiterado
por D. Eusebio Gareia en su escrito de 14 de Agosto de 1849,
cuyo document corre en el cuaderno 89, de que se ha dado
cuenta; pero que no me parece pQr demas repetir aqui una de
sus clausulas para: que se tenga bien present, par tener la im-
portantisima circunstancia de ser una conifesion de la parte con-
tr(ria por medio del mismo D. Eusebio Garcia. Dice asi: ((Por
( ser estos (habla de los menores) interesados hoy (1846) notoria-
a mente en el concurso, tienen los mismos derechos que el selior~su
( padre, pues es bien sabido que.el derecho finge ser una persona
( el heredero y el testador: que la herencia se recibe qon sus vicious
( y virtudes: SIEM)ND HOY LOS QUE FIGURAN COMO DEUDOR,COMUN LOS
( HEREDEROS, el sefialamiento de alimentos hecho al padre ha re-
a caido en sus. hijos por la regla bien sabida de derecho, qui sen-
a tit :comnodum, sentit onus 9 contra.))
S122. Es verdad que en el acto de celebrarse la junta. que
aprob6 la venta de los bienes, por una de aquellas inconsecuen-
cias y aberraciones del espiritu human, se desconocieron los
derechos de los menores, para consumer un. hecho verdadera-
mente illegal, porque asi convino a los acreedores y 4 D. Euse-
-bio Garcia: es tambien cierto que eljuez del concurso, en los
considerandos de su auto; dijo err6neamente que no habia nece-
.*sidad de hacer mdrito de los derechos de los: menores; pero es tan-
ta la fuerza de la verdad, que el juez:en el mismo auto, casi &
renglon seguido, contradijo lo que acababa de asentar, y di6
por sentado que la venta se hacia de acuerdo .con el curator. de los





78
'nenores. Pues bien: este acuerdo del curador de que se habla en
el auto de 19 de Octubre de 1850; el reconocimiento hecho por
D. Eusebio Garcia en Agosto de 1849, de que los menores eran
notoriamente interesados en el concurso, porque tenian los mismos
derechos del seMor su padre; lo afirmado por'el mismo Garc(a en su
escrito de 15 de Junio de 1848, pidiendo como curador de los me-
nores representantes del deudor comun, la aprobacion del nombra-
miento de perito valuador de las haciendas; el auto que d tal pedi-
do reeay;' la facultad que el Sr. Atristain, en junta de 4 de Mayo
del mismo aiio, did con aprobacion del concurso *al sndico .de 6ste
para que pudiera transigir cualquiera diferencia que pudiera susei-
tarse con el representante del deudor comun; todas estas constan-
cias, repito, obran en escritos autenticos, fehacientes, y no de-
nmuestran otra cosa, en principio y en modo, que la aceptacion
espresa de la herencia por parte de los menores hijos del deu-
dor comun.
123. Este modo de aceptar la herencia es conforme, como
he dicho antes, con lo prevenido por las leyes de Partida, se-
gun las cuales, el menor de 25 aios y mayor de 14, solo cuan-
do tiene curador es cuando este 'acepta la herencia en nombre
de aquel: y como segun he demostrado antes, el concurso reco-
noci6 un representante del deudor comun en D. Eusebio Gar-
cia, como curador de los menores referidos, no es possible poner
en duda.que la herencia estaba aceptada por cuenta de los me-
Iores, desde el primer moment en que su curador ejercitaba
sus derechos en el concurso; pues es evidence que solo con ese
caricter pudo D. Eusebio Garcia intervenir en el nombramien-
to de perito.
124. Acaso se pudiera objetar que los derechos que ejerci-
taban los menores en el concurso, pudieron ser muy bien los
de acreedores por su haber materno; pero esto seria inexacto,
porque con el carActer deacreedores estaban representados por


'1 LL 11 y 13, tit. 6, P. 6.






el sindico, que tambien intervino en el nombramiento de peri-
to; y es principio reconocido que el nombramiento de perito
valuador de fincas secuestradas, es de derecho esclusivo del
actor y del reo, y en caso de rebeldia es atribucion del juez: y
como el actor aqui era el concurso representado por el sindico,
y el reo era el deudor comun 6 sus herederos, representados
por su curador D. Eusebio Garcia, result que solo y esclusi-
vamente por derecho hereditario, aceptado y deducido en jui-
cio, pudo este senior intervenir en el nombramiento referido: de
consiguiente la herencia qued6 aceptada desdd un principio por
los herederos, y por medio de su curador mas de dos afios an-
tes de que se vendieran las fincas.
125. Y como en cualquier tiempo en que se acepte la heren-
cia por el heredero, se retrotrae al dia en que muri6 el testa-
dor, segun la doctrine de Escriche, 1 al tratar de los efectos de
la aceptacion de la herencia pura y simple, doctrine tanto mas
respectable, cuanto es conform con la regla del Derecho Roma-
no que dice: ((La herencia en cualquier tiempo que se admita, se
entiende admitida al tiempo de la muerte;) y con lo que espone
Goyena en su comentario a esta regla: result que las gestio-
nes de todo g6nero que D. Eusebio Garcia hizo durante el con-
curso como curador de los menores hijos de D. NicolAs Icaz-
balceta, fueron otros tantos actos que comprueban la aceptacion
de la herencia, much tiempo antes de la enajenacion de las
fincas: luego es absolutamente falso lo que la contraria espone,
de que la herencia estaba yacente, que los menores no la ha-
bian aceptado al tiempo de la venta de las fincas, y que por lo
mismo su curador pudo comprarlas.
126. La contraria, vali4ndose de un sofisma dice: que los me-
nores no eran duefios de las fincas vendidas, ni de la herencia,
sino solo del residuo, pagadas las deudas: este razonamiento
prueba much, y por lo mismo nadaprueba; porque, es lo mis-

1 Diccionario de Legislacion, art. "Aceptacion de la herencia," 3?, consec, 3*-Go-
yena, Comentarios a las reglas del Dereoho Romano, pig. 77.




80
mo que establecer como principio, que los bienes, derehhos y
acciones de un difunto, no constituyen ninguna: sucesion en fa,
vor de sus herederos, por la razon de que reportan algunas res-
ponsabilidades. Se puede preguntar: 4de que la masa comun de
los bienes de un testador report algunas deudas, se infiere que
nientras esas deudas no se liquiden ni se paguen, el cuerpb de
bienes no pertenece a los herederos? Es verdad que con el tras-
curso del tiempo puede desaparecer today, 6 parte de la heren-
cia, mediante manejos y conduct semejantes 6 los que observe
D. Eusebio Garcia en el present negocio;:pero mientras tal re,
sultado no se obtenga por medios legitimos, no, es possible 'sen-
tar por cierto, que aceptada la herencia con anterioridad, no for-
me el patrimonio de los herederos.
127. La part de los Garcia Icazbhlceta dice, que los ineno-
res no tenian mas derecho que al sobrante de 1os bieues, paga-
das las deudas, y que con tal motive no eran'mas que simple
acreedores a ella: esta es otra de las sutilezas que esel-fa la ri-
sa por la seriedad de que se las quiere revestir; pero admitien-
do, sin conceder, que los herederos de D. Nicolas Icazbaleeta
tuvieran el carActer de acreedores al referido sobrante, en este
caso no podrian llamarse mas que acreedoies hereditarios, 6
testamentarios: (cAcreedor hereditario es aquel, segun el Dio-
( cionario de Jurisprudencia, que no habiendo recibido en vida
del deudor el pago de su cr6dito, tiene derecho 4 reclamarlo
( de los bienes que dej6 a su muerte.)' Y como ese residuo 4
que, segun la contraria, son acreedores, no ei un c-r6dito contra
el testador anterior su muerte, es evident que no pued'en
ser acreedores hereditarios.
128. (Acreedor testamentario,2 segin la obra, citada, es elique
tiene derecho A reclamar del here ero la entrega de la donation
6 del legado que le dej6 el difunto en su testament: ) y se pie-
de preguntar, ,loss hijos de D. Nicolas:ilcazbalceta, declarados


1 Escrich. Die. de Leg:,,art. "Acreedor hereditario.','
2 Escrich. Die. de Leg.; art. "Acreedor testanentario."! ,_,,






sus herederos universales en su testamento, IpodrAn lamarse
acreedores condicionales (clasificacion especialmente propia de
la contraria) A la herencia, solo porque asi ocurre al agudo in-
genio ,de D. Joaquin Garcia Icazbaloeta? No encuentro razon
ni ley para 1ello, y por lo mismo no pueden lamarse acreedores
bajo este aspect, sino herederos como esta demostrado: luego
es ffalso lo que asienta la contraria de que los menores solo eran
acreedores al residue de los bienes; y por lo mismo, lo es igual-
mente que no se requieren las solemnidades que las leyes pre-
vienen para la venta de bienes de menores, ccaunque tengan esa
calidad algunos de los acreedores que hacen part del concurso
(son sus palabras).
129. Pues que la contraria da por sentado que los hijos de
D. NicolAs Icazbalceta solo tendrian derecho al sobrante de los
bienes, pagadas las deudas, y que no habiendo sobrado nada, A
nada tienen derecho, result que, probado que sea que debi6 so-
brar much, es claro que tienen accion a reclamarlo. Que debi6
sobrar much consta: 19 del inventario presentado por el deudor
comun al hacer la cesion de bienes: alli se ven (cuaderno 6 de
los auts 'del concurs) valuados sus intereses de una manera
Smoderada; no con el objeto de pagar acreedores, sino con el de
estar 'al tantd del valor de:sus bienes, que estos7 representaban
un valor de $ 702,S54-1 rl. 1. En el estado de deudas presen-
tado tambiea con protest de proceder de la mejor buena fe,
como alli consta, es manifesto que ellas no llegaban a $500,000,
sine al $i41,266-3 reales. :Sacando la diferencia que hay en-
tre' ambas sumas result la dei$211,587-51 reales: esto es en
Julio de 1846; pero en Diciembre del mismo a-io, ya D. Euse-
bio Garcia, tediante lavoluntad de su administrator D. Agus-
tin Colladb, aparecia acreedor de $34,208-4 centavos, por re-
facciones que dijo habia hecho A las fincas, para ponerlas en
corriente desde aquel afio que estaban bajo su responsabilidad:
luego ya so tiene en el valor intrinseco de las haciendas, el de
treinta y cuatro mil y pico de pesos mas, que, agregado A la di-






ferencia referida, da un sobrante a favor del deudor comun do
$ 245,796-11 reales.
130. En todas 4pocas, inclusas las de revolution, aquellas fin-
cas siempre produjeron, por base general, la utilidad liquid
de $40,000 por lo menos; lo cual estA comprobado con lo que
espuso el Sr. Lic. D. Jos MV. Cuevas, en su escrito de 29 de
Agosto de 1846, en que pidi6 alimentos en favor del deudor co-
mun, y que la Secretaria puede leer en el cuaderno 49 de los
autos a que me refiero, y se inserta al fin de este alegato bajo
el nim. 12. Es bastante respectable la opinion del Sr. Cuevas, ya
por las recomendables cualidades de aquel senior, como por las
precauciones que tom6 para fundar su opinion, con la que so
conform el concurso, mediante la aprobacion que did la Junta
menor que lo representaba: pues como he dicho anteriormente,
el concept dominant que habia entire los acreedores respect al
mofito de intereses concursados, era de que habia en aquel afio
un sobrante de consideration, capaz de poder consignar al deu-
dor comun $200 mensuales para alimentos.
131. Pues bien: siendo claro que las haciendas habian recibi-
do refaccion 4 impulso.por D. Eusebio Garcia, acreditado de
tener vastos conocimientos en los giros de las haciendas, no es
possible imaginar una razon para career que en aquel aio de 1846
no se hubiera obtenido la utilidad de $40,000 como product
liquid de las haciendas; tanto mas seguro, cuanto que no. sQ
habian contraido nuevas deudas por el deudor comun, ni se ha-
bia pagado ninguna de las anteriores, ni sus r6ditos: luego A fi-
nes del afio de 1846, ademas del sobrante que antes he menci9,
nado, debe contarse con el aumento' de $40,000,y se tendr4
que el total sobrante A favor del deud.or comun, deducidas sus
deudas, era en aquella fecha el de $285,796-11 reales.
132. El mismo deudor muri6 A fines de Abril del siguiente
ario de 1847: no habia dispuesto de sus intereses mas que de la
suma de doscientos pesos cada mes para sus alimentos; habia
corrido un tercio del afio, y hacienda el mismo raciocinio que




83
antes, respect del product de las haciendas, A la fecha del fa-
ilecimiento, debia haber aumentado el sobrante doce mil pesos
por lo menos, que unidos a la partida anterior, forman la suma
de $297,796-11 reales. He aqui el valor del patrimonio del deu-
dor comun al tiempo de su muerte, y que por riguroso derecho
pas6 a sus menores hijos en calidad de herederos; esto es sin
contar con los muebles de la casa, aunque de poco valor, y la
casa de Ayecapistla, que como he dicho antes, formaba part del
patrimonio de los menores.
133. El concurso siguid: reconoci6 A los menores como repre-
sentantes del deudor comun; les nombr6 por curador ad litem a
D. Eusebio Garcia, que continue administrando las haciendas
hasta Mayo de 1850: no habia pagAdose ningun credito ni sus
r6ditos; y la prueba de ello es, la confession del mismo concurso,
en escrito presentado por la Junta menor, A que recayd un auto
de 24 de Marzo de 1848 y corre en el cuaderno 30 de los autos
del concurso. Igual prueba suministra el escrito presentado por
el acreedor D. Sotero Zuiniga, en Mayo de 1849, y corre en el
cuaderno 50 de los mismos autos. Result de estas pruebas,
que las fincas administradas por una persona tan apta como
D. Eusebio Garcia, debian dar sus products con bastante regu-
laridad, y por lo mismo, al venderse las haciendas, debian haber
dado por liquid desde Mayo de 1847, A igual fecha de 1850,
la suma de $120,000, que agregada A la que formaba el patri-
monio del deudor comun al tiempo de su muerte, forma un to-
tal de $417,796-11 reales.
134. Esta suma formaba el patrimonio de los menores como
sucesores del deudor comun; como reconocidos por tal carAeter
por el concurso, segun esta plenamente probado: y como ni du-
rante el concurso, ni posteriormente se ha justificado que tal
suma dejara de pertenecerles, ya por las cuentas que se les hu-
biera rendido, 6 por su consentimiento espreso de alguna mane-
ra, y con just causa, 6 porque hubieran sido demandados, oidos
y vencidos en juicio, 6 que de algun modo se les hubiese proba-




84
do que no habian sido hijos ni herederos-de D. NicolAs Icazbal-
ceta, result tan claro como la luz del medio dia, que la referida
suma de $417,796--1R reales, poco mas 6 menos, era el alcance
de los hijos de D. Nicolas Icazbalceta, pagadas sus deudas, con
sola la condition de que el albacea de D. Nicolas y curador de
sus menores hijos, hubiera cumplido con'las obligaciones que le
imponen las leyes con tal carActer. Esto es lo que hay en rigu-
roso derecho y lo que result de los preceptos terminantes de
las leyes de la material; y por lo mismo, es falso, falsisimo lo que
asienta la contraria, de que nada sobrara A D. Nicolas Icazbal-
ceta de los bienes concursados.
135. Para impugnar el hecho de que al tiempo de la venta
de las haciendas debia haber en favor de los menores una dife-
rencia 6 sobrante de mas de $400,000, la parte de los Garcia
ha tornado empeio en rendir una prueba que diera por resultado,
que al morir D. Nicolas Icazbalceta estaba tan pobre, que no
pudo dejar absolutamente nada A sus hijos. c(Un ano antes de
morir D. NicolAs Icazbalceta, dice, sus acreedores embargaron
todos sus bienes, que consistian en las haciendas de Tenango y
San Ignacio y ranchos anexos, no quedando al deudor comun
mas recursos para subsistir, que la mesada que, en calidad de
alimentos le asignaron los mismos acreedores, de suerte, que
cuando muri6, carecia aun de las cosas mas necesarias.)
136. En este relate, sobre asentar un hecho falso, hay una
contradiccion manifiesta. No es cierto que todos los acreedores
6 el concurso, hubieran embargado todos los bienes de D. Nico-
d4s Icazbalceta un alio antes de su muerte: quien lo habia em-
bargado esclusivamente, demandando cr6ditos de muy mal ori-
gen, habia sido el mismo D. Eusebio Garcia, emigrado espafiol,
que habiendo venido a M6xico a buscar trabajo, quisoimprovi-
sar fortune mediante un matrimonio ventajoso; y cuando ape-
nas habia podido reunir de sus economies cualquier friolera, re-
cibi6 la dote de su esposa, que consistia en $500,000. Este
hecho, en que evidentemente ha de estar conform la contraria,




85
pues asi consta en el testamento del mismo D. Eusebio Garcia,
no necesito probarlo, y si lo traigo A colacion, es para contestar
algo a la arrogancia insulsa con que D. Joaquin Garcia Icazbal-
ceta pretend tratar a quien debi6 y debe casi toda su fortune, si
es que es suya. D. Nicolas Icazbalceta, cuando murid, es ver-
dad que carecia de todas sus comodidades A que siempre estuvo
acostumbrado; pero tambien lo es que D. Eusebio Garcia, co-
ludido con el mismo D. Joaquin Garcia Icazbalceta, fue casi la
inica causa de que se hallara en aquel estado, porque habian
abusado de su generosidad.
137. Me es muy mortificante, Seoores jueces, el ocuparme
de estos antecedentes; pero a ello me obliga la relacion que la
contraria\hizo al contestar la demand, de las circunstancias an-
gustiadas en que se hallaba D. Nicolas Icazbalceta despues de
concursado; pues las species que se vierten alli son con el ob-'
jeto de degradar al mismo Sr. Icazbalceta, y constituirse los
Garcia en protectores suyos. Los creditos que demandaba D.
Eusebio Garcfa eran los de ciento treinta y tantos mil pesos que
en escrituras aparecia le habian cedido los albaceas de la testa-
mentaria de D. Jose Maria Perez, cuyos cr4ditos no le costa-
ron nada, porque aunque di6 $ 26.337, esta suma fu6 la misma
que sac6 de las haciendas, una vez posesionado de ellas, como
consta en el document que obra en el cuaderno 2? de prue-
bas, fojas 3 y 4, del cual me ocupar6 con mas extension en
otro lugar.
138. El origen del credito de $64.647 y reales, fu6 el resul-
tado de reclamaciones que el mismo Garcia hizo a D. Nicolas
por las perdidas que, segun dijo, habia tenido en sus interests
ubicados en M4xico a cargo del Sr. Icazbalceta, en la epoca de
la espulsion de esparioles: de manera que este senior pas6 por
ese credito injusto, solo por cortar cuestiones y disgustos de fa-
milia, mas no porque reconociera su legalidad y justicia: sin
embargo, como, segun he dicho antes, el prop6sito constant de
D. Eusebio Garcia era hacer suya toda la gran fortune de la fa-




86
milia de su esposa, no tuvo inconvenient en exigir otorgamien-
to de escritura A su favor, y demandar su pago procediendo de
la manera mas estrepitosa 6 inhumane al embargo de todos los
intereses de su hermano politico: este embargo se consumaba
en Diciembre de 1845, esto es, nueve neses antes de que se
declarase el concurso necesario.
139. Efectivamente, luego que D. Eusebio Garcia tuvo un
cr6dito a su favor para proceder contra los interests de D. Ni-
colas, no perdon6 medio de molestarle y de prepararle su rui-
na, pues antes del concurso se hicieron varias diligencias por
empeiio de los respectivos apoderados del Sr. Icazbalceta y muy
especialmente por el Sr. Lic. D. Jose Maria Cuevas, para ob-
tener quitas 6 esperas de todos los acreedores; y aunque el mis-
mo Garcia aparent6 algunas veces estar de acuerdo con la ma-
yoria, a tiempo de asegurarse la media, no le faltaron pretestos
para escusarse, hasta que por fin se descar6 al grado de negar-
se A toda cooperacion que tuviera por objeto evitar el concur-
so necesario. Asi se puede ver a fojas 12 del cuaderno 22 de
los autos del repetido concurso.
140. A vista de esto- 4podria negarse-que D. Eusebio Garcia,
no obstante que toda su position de fortune la debia A la fami-
lia de D. Nicolas, era al mismo tiempo y desde antes del con-
curso, el mas implacable enemigo, y quiza la unica causa de su
ruina? Algunos meses despues, D. Eusebio Garcia, para asegu-
rarse de la posesion y goce pleno de las haciendas, se anticip6
A todos los acreedores; demand el pago de sus fingidos cr6di-
tos en 13 de Diciembre de 1845, obtuvo el auto de exequendo,
y se practice la diligencia de embargo, nombrando depositario
6, D. Agustin Collado que era al mismo tiempo su dependiente
administrator de la hacienda de Santa Clara, finca que habia
recibido como en pago de part de la dote de esposa. El em-
bargo comprendi6 toda clase de objetos que pertenecian i las ha-
ciendas, sin dejar aquellos, que espresamente esceptfan las le-
yes en las fincas rfisticas y urbanas, pues se comprendian camas,






muebles, vajilla, aperos de labranza y cuanto encerraban las fin-
cas, sin esceptuar cosa alguna por despreciable que fuera.
141. Es muy digna de atencion la circunstancia de que el ad-
ministrador, dependiente del actor, en ese embargo fuera nom-
brado depositario por su amo, sin exigirle la fianza y demas re-
quisitos que previene la ley para tales casos; debi6ndose tambien
tener presented que ese depositario Collado, cuando en Agosto
del alo siguiente fu6 nombrado D. Eusebio Garcia depositorio
de los bienes concursados, no entreg6 a 6ste las haciendas, ni
menos hizo inventario para su entrega, en lo cual estuvo con-
forme el mismo D. Eusebio, asi como empenado en escusar A
Collado en la rendicion de sus cuentas que, aunque se llegaron
A presentar con much retardo, no consta de manera alguna que
hayan sido aprobadas. El Tribunal se servirA tener present es-
ta circunstancia para convencerse de que D. Eusebio Garcia y
su administrator depositario obraban en tan perfect acuerdo,
que podian reputarse como una misma persona en material de la
administration de las haciendas.
142. Desde aquella fecha el Sr. D. NicolAs Icazbalceta, se-
parado asi del manejo de sus intereses, por la inhumanidad de
su hermano politico, y acostumbrado a las comodidades consi-
guientes A una fortune de su clase, no contando ya con los pro-
ductos de sus haciendas, era natural que sus comodidades do-
m6sticas disminuyesen; que el menaje del uso de su casa des-
apareciera por haberlo comprendido en el embargo de las ha-
ciendas D. Eusebio Garcia, y que viviera en una casa reducida,
con muebles de poco valor, y sin mas recursos que la venta de
sus alhajas y demas objetos que podia realizar con p6rdidas po-
sitivas y las humillaciones consiguientes A la position afligida
de un hombre de bien, por la codicia de los usureros, y princi-
palmente de los Garcia.
143. Esta position, lamentable ciertamente, de parte de
D. NicolAs Icazbalceta desde que fu6 embargado hasta Agosto
de 1846, en que se declare en concurso, fu6 ocasionada esclu-




88
sivamente por D. Eusebio Garcia, pues hasta esa fecha ningun
otro de los acreedores habia embargado cosa alguna al deudor,
aunque ya habian comenzado a pedirse judicialmente algunos
otros creditos pequenios, en atencion A que el mism'o Garcia
habia rehusado obrar de acuerdo para conceder esperas al deu-
dor comun. Los hechos que acabo de referir estan comproba-
dos tanto en el cuaderno primero de los autos del concurso,
como en el 22 ya citado, por lo que hace relacion a las esperas:
luego es absolutamente falso que las circunstancias mas angus-
tiadas de recursos que padeci6 D. Nicolas Icazbalceta, se de-
biera A los demas acreedores, como lo pretend hacer valer la
contraria.
144. Es tan exact que la mayor escasez de recursos del
Sr. Icazbalceta la sufri6 esclusivamente por causa de D. Euse-
bio Garcia, por tener 61 tambien esclusivamente todos sus bie-
nes, que el primer alivio que el deudor comun tuvo lo debi6 al
concurso, en virtud de haberle concedido una pension alimen-
ticia. iEs, ciertamente, lamentable que D. NicolAs Icazbalceta
hubiera recibido alimentos para si y sus hijos de la benevolen-
cia de estraios mas bien que de su hermano, A quien habia pa-
sado toda su opulencia, aunque por medios tan repugnantes al
buen sentido! iEs, ciertamente, estrafio, Sefior, que bprimido
horriblemente D. NicolAs Icazbalceta por su hermano politico
D. Eusebio Garcia, hubiera sido hasta cierto punto libertado
por la humanidad de los estraios, que no especulaban, ni ha-
bian comido el pan de la casa Icazbalceta! Luego es falso, fal-
sisimo, que D. Nicolas careciese de los recursos necesarios por
otros acreedores que no fuera D. Eusebio Garcia.
145. D. Joaquin Garcia Icazbalceta se atreve A decir.que
D. NicolAs Icazbalceta muri6 tan pobre, que algunos meses an-
tes de morir habia tenido que vender varies objetos de valor
que le quedaban para proporcionarse la subsistencia. D. Joa-
quin no ha probado su dicho; pero dAndolo por cierto, en lo
cual no hay inconvenient, esto sucedia cuando por manejos del






mismo D. Joaquin, su padre y hermanos se habian echado in-
debidamente sobre todos los intereses productivos de aquel,
cuya fortune se absorbian dominados por la codicia mas repro-
bada. Las espresiones de D. Joaquin puestas en su escrito so-
bre esta material, estan animadas de un espiritu manifiestamen-
te presuntuoso, que acaso le da su fortune mal adquirida, y por
lo mismo, en just defense de mis clients y de su padre, me veo
precisado A combatirlas, porque se trata de la memorial de un
hombre que ya no puede defenders de los injustos ataques de
D. Joaquin.
146. La contraria, despues de haber pintado a su manera la
situation critical en que su codicia puso A D. Nicolas Icazbalce-
ta en material de recursos, asienta, que ( daria risa la absurd
acusacion de que D. Eusebio Garcfa traslad6 A su casa para apro:
vecharse de ellas todas las cosas de D. Nicolas Icazbalceta lue-
go que falleci6 6ste.) ((Cualquiera que tenga noticia, dice, de la
position que tenia uno y otro en aquella epoca, veri esa im-
putacion con el desprecio que se merece.) He aqui, Seiores jue-
ces, el estilo de un hombre que cree cubierto todo con el desden
y, el humo que da una fortune, por cierto, nada envidiable para
un hombre de moralidad. En efecto, mi parte ha dicho que lue-
go que muri6 D. Nicolas Ioazbalceta, D. Eusebio Garcia se llev6
en masa cuanto habia en la casa mortuoria: esto es un hecho
que esta probado con los dichos de los mismos testigos que la
contraria ha presentado, como es de verse en sus respectivas de-
claraciones.
147. Efectivamente, el testigo D. Javier Garcia, en su con-
testacion A la 3. pregunta respect a muebles, dijo: que habia
en efecto muy pocos 6 insignificantes: en su respuesta a la 4a
dijo que esos muebles valian poco. El testigo Carbajal, en sus
respuestas a la 2-, 3a y 4- preguntas, da por sentado que la ca-
sa de D. Nicolas estaba pobremente amueblada: sustancialmen-
te dice lo mismo el testigo Rebull; y sobre todo, es muy termi-
nante lo que sobre los mismos puntos espone el Sr. Lie. Vergara




90
en su informed de 30 de Octubre del afio pr6ximo pasado, como
testigo presentado tambien por la contraria. Se ve, pues, plena-
mente probado por los mismos testigos de ella, que la casa mor-
tuoria estaba modestamente amueblada: que elmenaje valia po-
co en comparacion del que acostumbraba usar D. Nicolas Icaz-
balceta; pero que es indudable que lo habia, y que no qued6
alli abandonado, 6 entregado a los pobres por su poco valor.
148. Ese menaje modesto en el que habia, entire otras cosas,
tres catres de laton, bufete chapeado de caoba, librero chapea-
do de rosa, reloj de oro de una tapa, y otros varies objetos que
constant en una list que obra en autos, y de los cuales aun tie-
nen various en su poder los mismos Sres. Garcia Icazbalceta, for-
maban, es verdad, modestamente, el ajuar de un hombre que
esta privado de sus interests; pero es un hecho que todos los
trasport6 D.,Eusebio Garcia a su casa, con esa misma risa de
que habla D. Joaquin; y de ellos, ni aquel durante su vida, ni
sus albaceas y herederos posteriormente, han dado razon algu-
na de su paradero. Ahora bien: el que ese menaje valiera poco,
Les razon para que los Garcia Icazbalceta dispusieran de 61 en
su provecho? Cualquiera que examine los autos del concurso y
yea los viles manejos de los Garcia Icazbalceta contra D. Nico-
lAs, se espantarA de que D. Eusebio Garcia con los intereses de
que se habia apoderado de la familiar de su esposa, aun dispu-
siera a su arbitrio y en provecho propio del menaje pobre del
testador de quien era albacea.
149. Con ese menaje de poco valor fu6 acompaniada la casa
situada en el pueblo de Ayecapistla de que antes se ha hecho
mencion, y que no estuvo comprendida en la venta de las ha-
ciendas; y sin embargo todo pas6 A poder de D. Eusebio Gar-
cia y despues de su muerte A sus hijos, quienes lo disfrutan
actualmente. iPasma en verdad el aplomo con que D. Joaquin
Garcia Icazbalceta con su risa de cinismo trata de contestar car-
gos tan graves 6 indestructibles contra su causante! El mismo
D. Joaquin, despues de la risa de que habla en su escrito, di-




91
ce que (el curso de este negocio darA lugar a manifestar cuAn
generosa fue la conduct de D. Eusebio Garcia para con los hi-
jos de D. NicolAs Icazbalceta, y no podra menos de verse con
horror la ingratitud de D. Tiburcio que se atreve A insultar de
esa manera las cenizas de su bienhechor.)
150. Cualquiera que examine con recta conciencia todos los
autos del concurso, no podra menos de decir que en las ante-
riores palabras de D. Joaquin Garcia Icazbalceta, se propuso
hablar por antifrasis: mAs adelante tocar6 este punto al hablar
de cierta donacion de que la contraria tiene que hacer m6rito.
Me ocupar6 entretanto de combatir la cualidad de pobre que se
quiere atribuir a D. Nicolas Icazbalceta al tiempo de morir, por-
que de ahi se trata de sacar la consecuencia de que nada dej6,
y nada representaron los menores durante el concurso, y que
por lo mismo, ningunos derechos tenian A los bienes que se ven-
dieron; con cuyo hecho, dAndolo por cierto, se quiere sostener
la validez de la venta de las haciendas de mis clients.
151. La prueba testimonial rendid4 por la co;traria, tiene
por objeto principal demostrar que D. Nicolas Icazbalceta mu-
ri6 pobre. Pobre, segun.Escriche, es el que carece de lo nece-
sario para el sustento de la vida. Si hay que atenerse a esta
definition competent en derecho, la contraria no ha consegui-
do su objeto, porque ha rendido una prueba contraproducente;
pues el Sr. D. Nicolas Icazbalceta, ni un moment se hall en
esa situation, porque nunca le falt6 lo necesario para el susten-
to de la vida; lo cual es tan cierto, que se infiere de la misma
relacion de la contraria, cuando dice: que D. Nicolas, secues-
tradas sus haciendas, se vi6 obligado a vender los objetos que
de algun valor tenia para proveer a su subsistencia; y ya se ve
que quien asi proveia a su subsistencia, aunque fuera con el sa-
crificio de sus propias aihajas, no incurri6 en la calidad de po-
bre, segun la definition citada, que es conforme con lo que es-
presa la ley.'
1 Ley 20, tit. 23, P. 3.




92
152. Los testigos presentados por la contraria han declarado
unanimemente que el Sr. Icazbalceta no tenia el lujo y comodi-
dades que de costumbre habia tenido: declaran que los muebles
de su casa eran modestos y maltratados: estas aserciones, como
acabo de decir, no bastan para asegurar que muri6 pobre en el
sentido de la ley; 4pero con sus declaraciones se pretenders
probar que los ufnicos bienes hereditarios que pasaron A sus su-
cesores, fueron aquellos muebles de poco valor? Z Con esas de-
claraciones se pretenders afirmar, que no teniendo en aquella
fecha el Sr. Icazbalceta las comodidades que antes tenia, ya ha-
bia perdido todo derecho y accion A sus bienes, solo porque es-
taban secuestrados, 6 mas bien dicho, porque D. Eusebio se los
habia adjudicado antes de que los demas acreedores tuvieran par-
te en el secuestro? Es bien conocido aquel principio legal: Is qui
actionem habet ad rem recuperandam, ipsam rem habere videtur.'
153. No hay una ley por la que se pudiera decir que en el
hecho de estar secuestrados los intereses de alguna persona, ha
perdido dsta toda action a ellos, y menos la habra si el secues-
tro se ha verificado por un derecho que valga dos terceras par-
tes del monto de los intereses. La contraria, al asegurar que
D. NicolAs Icazbalceta muri6 pobre, y pretender probarlo con
las declaraciones de los testigos, tiene la estravagante preten-
sion de dar por cierto que, porque los intereses del deudor co-
mun estaban secuestrados un ario antes de su muerte, nada te-
nia, y que por lo mismo sus herederos no tenian derechos que
representar en la venta de las haciendas. Si, pues, no es admi-
sible en ningun sentido que por el hecho de secuestrarse unos
intereses que valen mas de las deudas, se pierda toda accion A
ellos por parte de su dueno, es inconcuso que A D. NicolAs Icaz-
balceta le quedaban acciones y derechos que formaban su patri-
monio, que hasta aquella fecha no habia perdido por ningun ti-
tulo; y como esas acciones y derechos representaban un valor


1 Ley 15 del Dig. de Reg. jur.






de $285,796, segun he demostrado anteriormente, result que,
bajo este aspect, es de sentido comun decir, que D. NicolAs
Icazbalceta no murio pobre: luego cuando A D. Eusebio Garcia
se le hace cargo de no haber formado inventarios como albacea
de D. NicolAs Icazbalceta, y de no haber dado cuenta del pa-
trimonio del testador, no se le hace ninguna injuria. D. Tibur-
cio, al hacer tales cargos A su falso bienhechor, no hace mas que
ejercitar su derecho. ((Non face tuerto A otri quien usa de su
derecho:,)1 cATemini fact inj'uriam quijure suo utitur. ))
154. D. Joaquin ha dicho que dara risa A los que comparan-
do la position que guardaba en aquella 4poca D. NicolAs con
la de D. Eusebio, oiga decir que los muebles de la casa mor-
tuoria y todo lo que contenia fu6 traspasado A la casa del al-
bacea. En estas palabras D. Joaquin quiere decir que el senior
su padre era tan opulento y D. Nicolas tan pobre, que no me-
recian los muebles de este ir A la casa de aquel; y sin embargo,
asi como es cierto que hay opulencias miserables, tambien lo es
que todos los muebles que habia en.la casa mortuoria pasaron
A la casa de D. Eusebio Garcia, usando este mismo de algunos
de ellos, como asientos, mesas, vajilla y otras cosas quo no hay
necesidad de referir: y si no fueron A la casa de D. Eusebio
Garcia esos muebles de poco valor de que hablan los testigos,
nqu6 se hicieron? ID. Eusebio Garcia, 6 sus herederos, han da-
do cuenta de ellos? ZConsta acaso que los hayan dejado aban-
donados por inftiles, 6 los hayan regalado A los pobres? Nada
de esto consta; y si es cierto que, una vez trasportados A la
casa de D. Eusebio Garcia, de alli no han salido; y como no
hay constancia de que los tengan en calidad de dep6sito 6 de
pr6stamo, es de inferirse que hasta ahora no tienen titulo legal
para haber dispuesto de ellos. Si la absorcion complete de los
bienes de los menores Icazbalceta por los Garcia Icazbalceta
no fuera un crime infame, porque hubo abuso de confianza,


1 Reg. 14, tit. 34, P. 7.
2 De la Ley 13, 19 del Dig. de injuries.




94
pues se traicion6 la que el testador deposit en D. Eusebio
Garcia, entregando a su buena f6 los intereses y los menores
para que viera por ellos, daria risa la absurda pretension de
D. Joaquin Garcia Icazbalceta, de querer contestar cargos con
admiraciones en lugar de buenas razones.
155. La contraria asienta que cuando D. Nicolas Icazbalceta
muri6, disfrutaba de la pension annual de $ 2,400 que en calidad
de alimentos le pasaba el concurso: cstk probado que para ha-
ber concedido el concurso tal pension en Noviembre de 1846,
fu6 en virtud de la conviction en que estaban todos los acree-
dores, de que el deudor tenia bienes sobrantes, pagadas sus
deudas. Esto es tan cierto, que estA confesado de la manera
mas terminante y espontAnea por D. Eusebio Garcia en su es-
crito de 14 de Agosto de 1849, de que he hablado anteriormen-
te, fundandose el mismo Garcia en que esa fu6 la persuasion
de los acreedores y del juez del concurso, y ademas, en que
posteriormente se habian practicado diligencias por las cuales
aparecia que habia bienes bastantes para cubrir las deudas, sus
r6ditos, y dar los alimentos referidos.
156. Ahora bien: si pues la pension alimenticia se di6 porque
sobraban bienes al dendor comun despues de pagadas sus deu-
das, segun la persuasion del concurso, es evidence que con ella
no se hacia una gracia al deudor comun; no era una limosna
que se le daba, sino el fruto de parte de sus intereses, la cual
representaba un capital de $ 40,000 por lo menos: luego aun
bajo este punto de vista, en concept del concurso despues de
formado, el deudor comun era duefio de un valor de $40,000,
el cual no habia disminuido en Agosto de 1849, segun el testo
del referido escrito de D. Eusebio Garcia, y por consiguiente
D. Nicolas Icazbalceta no muri6 pobre, ni sus hijos lo eran du-
rante el tiempo del concurso, supuesto que tenian $ 200 cada
mes para hacer sus gastos.
157. Que D. Eusebio Garcfa recibia los dos mil cuatrocien-
tos pesos anuales de la pension alimenticia, hay una constan-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs