• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 De como vivio y de como sabe morir...
 Homenaje nacional al Dr. Eduardo...
 La opinion del mundo libre y "El...
 Epilogo
 Index
 Back Matter














Group Title: crisis de la democracia en Colombia y "El Tiempo."
Title: La crisis de la democracia en Colombia y "El Tiempo."
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00083218/00001
 Material Information
Title: La crisis de la democracia en Colombia y "El Tiempo."
Series Title: crisis de la democracia en Colombia y "El Tiempo."
Physical Description: 236 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Santos, Eduardo, 1888-1974
Publisher: Gra´fica Panamericana
Gráfica Panamericana
Place of Publication: México
Publication Date: 1955
 Subjects
Subject: POLITICA Y GOBIERNO -- COLOMBIA -- 1946-1974   ( renib )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Colombia
 Record Information
Bibliographic ID: UF00083218
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 00557495
lccn - 56024965

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    De como vivio y de como sabe morir un periodico libre
        Page 7
        Page 8
        De que se trata?
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
        De como vivio y de como sabe morir un periodico libre
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
        Comunicado oficial del gobierno
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
        Memorial de don Roberto Garcia-Peña
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
        La mujer Colombiana, la supresion de "el tiempo" y la dictadura
            Page 93
            Page 94
        En defensa de las libertades publicas y de los derechos humanos
            Page 95
            Page 96
        Memorial de Bogota
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
        Memorial de Medellin
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
    Homenaje nacional al Dr. Eduardo Santos
        Page 111
        Page 112
        Homenaje nacional en Colombia
            Page 113
            Page 114
            Page 115
        La amarga realidad politica de Colombia
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
        Significacion de la dictadura y necesidad de la resistencia
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
        Una respuesta improvisada del Dr. Eduardo Santos al presidente Rojas Pinilla
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
    La opinion del mundo libre y "El tiempo"
        Page 167
        Page 168
        La prensa de America y Europa y la clausura de "El tiempo"
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
        Extractos de editoriales de la prensa Europea y Latinoamericana
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
        Protestas de las asociaciones culturales, periodisticas y obreras
            Page 209
            Page 210
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
    Epilogo
        Page 217
        Page 218
        Apuntes para una biografia de "El tiempo"
            Page 219
            Page 220
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
    Index
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
    Back Matter
        Page 237
Full Text


LA CRSSD A
* 'A A
S. A
yS
"|.






































LA CRISIS DE LA DEMOCRACIA EN COLOMBIA.
Y "EL TIEMPO"




















































Impreso y hecho en M6xico
Printed and made in Mexico
por GRAPICA PANAMERICANA, S. DE R. L.
PABROQUIA, 911, MiXIco 12, D. F.




EDUARDO SANTOS


La crisis de la democracia

en Colombia y "El Tiempo"


GRAFICA PANAMERICANA, S. DE R. L.
Mexico, D. F. 1955






I
De c6mo vivi6 y de c6mo sabe
morir un peri6dico libre








*DE QUE SE TRATA?


Se publican en este libro -destinado a los hombres li-
bres o que quieran serlo- unos cuantos documents sobre
la manera como un Dictador military ha pretendido acabar
con "EL TIEMPO", diario liberal de Bogota.
Es un caso del mas grande interns, que arroja plena
luz sobre la suerte que, al golpe de regimenes liberticidas
cuyas tendencies ya a nadie dejan dudas, van corriendo las
democracies en la America Latina. Suprimidas las liber-
tades publicas, atropellados los rmis legitimos derechos, des-
truidos los sistemas republicans, reemplazado todo esto
por el poder personal ilimitado e incontrolado, en muchos
de los paises latinos de este hemisferio se estin perdiendo
trdgicamente los esfuerzos todos de la primera guerra uni-
versal que, segin frase celebre del Presidente Wilson, ten-
dian a "crear un mundo seguro para la democracia". Como
se estdn perdiendo tambien las cuatro libertades que para
los series humans querian garantizar los aliados enfrenta-
dos al totalitarismo.
Porque ello es asi ha sido clausurado "EL TIEMPO"
de Bogotd, pura y simplemente. Sin process, sin juicio
alguno, sin una sentencia o fallo que lo declarase culpa-
ble, sin haber tenido la menor oportunidad para defen-
derse. Lo clausuro una orden verbal, respaldada por fuer-
zas de policia que en la noche del 3 de agosto de 1955
impidieron que funcionaran las prensas del peri6dico. Cin-





co dias despues se le comunic6 la orden de suspension in-
definida, dictada por una oficina subalterna, sin derecho
de apelacion. Y las peticiones de reconsideraci6n de esa
orden inicua, hechas por las personalidades y entidades
mds respetables y prestigiosas del pais, no han merecido
siquiera una respuesta.
En Colombia rijen hoy los mcs severos decretos sobre
prensa. Castigan ellos en juicios muy rdpidos con fuertes
penas cuanto pueda parecer injuria o calumnia. Existe
ademds, desde hace seis afios, el estado de sitio y cualquier
incitacion al desorden o al desconocimiento de las autori-
dades puede llevar en el acto a quien lo haga ante un
consejo de guerra. Y a pesar de todo esto, "EL TIEMPO"
no pudo ser acusado ante juez, Tribunal o consejo de gue-
rra alguno, porque no habia cometido falta que ante ellos
pudiera alegarse. Sus critics, francas y claras, no excedian
los limits que la ley fija y la caballerosidad honorable or-
dena. Todo process legal contra el era impossible. Por eso
se apelo al atropello illegal respaldado por la fuerza.
Tanto mis extrai-o e indisculpable es este atropello
cuanto que se cometio diez dias despues de haberse extre-
mado la censura, en Colombia, existente desde 1949, en
la forma mdis total que se haya conocido. Ni una palabra
pudieron decir los peri6dicos colombianos a partir del 24
de julio que no tuviera el explicit y deliberado visto bue-
no de las autoridades.
Y el 3 de agosto se clausur6 "EL TIEMPO" por un
breve telegrama que su Director, Roberto Garcia Peia, di-
rigi6 a "El Comercio" de Quito, Ecuador, y que no se pu-
blic6 en Colombia, telegrama en que se rectificaban firme





pero decentemente afirmaciones ofensivas para la prensa
liberal de Bogotd, hechas en Quito por el Presidente de
Colombia en una conferencia de prensa.
Ese delito de lesa Majestad, ignorado por la justicia,
bast6 para suprimir de hecho el diario que ha tenido mids
larga vida en Colombia y mas grande importancia. Se fun-
do en 1911 y alcanz6 a publicarse, en 44 aios y medio de
existencia, 15.770 veces, 1.300 veces mis que el diario que
le sigue en antigiiedad.
Quienes este libro lean sabrdn cdmo vivio el, y como
supo morir .y cudles eran sus caracteristicas, y se dardn
cuenta de la manera c6mo lo acompani hasta el fin y si-
gue acompaidndolo, la opinion colombiana, nunca con
tanto y tan estimulante fervor como cuando es el victim
de injustificable atentado. Y para "EL TIEMPO" cons-
tituye inmarcesible titulo de honor el respaldo undnime
de la prensa de las Amiricas, y de muchos paises europeos,
exteriorizado en centenares de honrosisimas manifestacio-
nes -algunas de ellas reproduce este libro-- frente a las
cuales no se ha levantado en el mundo enter ni una sola
voz, grande o pequeia, para aplaudir, defender o excusar
el atropello cometido por la Dictadura en Colombia.
2Cudl es la causa profunda de la supresi6n de "EL
TIEMPO", ordenada sin formula legal alguna, contra lo
que disponen la Constitucion, la Ley y la carta de los De-
rechos humans, por la, sola y arbitraria voluntad presiden-
cial? Se dice que tenia excesiva influencia, que pesaba
demasiado en la vida Colombiana... Lo que ocurre es
que en cerca de 45 aios de vida, fue un 6rgano de lucha
en defense de los ideales democrdticos, un insomne lu-





chador por la libertad y el derecho, una alta tribune que
miles de voces emplearon en servicio de una Patria libre.
Todos los dias, en puesto de honor, "EL TIEMPO"
pregon6 su fe y sus prop6sitos. Todos los dias podian sus
lectores contemplar su cuotidiana profesion de fe:


EL TIEMPO ES UN DIARIO LIBERAL AL
SERVICIO DE LA PATRIA Y DE LA JUSTICIA.
QUI LUCHA POROUI LOS PRINCIPIOS DEMO.
CRATICOS QUE LA CARTA DE LOS DERECHOS
HUMANS CONSAGRA COMO FUERO DE LOS
PUEBLOS LIBRES SEAN UNA REALIDAD
SEGURA PARA TODOS LOS COLOMBIANOS


Porque esos eran sus proypositos y porque a ellos fue
ardorosamente fiel, ha caido "EL TIEMPO" de Bogotd,
y no podrd levantarse mientras esten tambien por tierra la
Libertad y el Derecho.








DE COMO VIVIO Y DE COMO SABE
MORIR UN PERIODIC LIBRE

En la noche del 3 de agosto fuerzas de policia ocupa-
ron el edificio donde funcionan las prensas de "EL TIEM-
PO" e impidieron la libre edici6n de este diario. Horas
antes, altos militares habian presentado solemnemente a
su Director, Roberto Garcia Pefia, un inadmisible docu-
mento redactado en Palacio que, sin derecho a modificarlo
ni en una coma, debia ~l publicar como suyo, durante
treinta dias, advirtiendole que en caso de que asi no lo hi-
ciera el peri6dico seria suspendido. Al dia siguiente, el
Ministro de Gobierno anunci6 por radio al pais que el Po-
der Ejecutivo, ante la negative de "EL TIEMPO" a some-
terse, habia resuelto clausurarlo. Cuatro dias mas tarde, el
8 de agosto, se comunic6 al Director de "EL TIEMPO",
y se public dos dias despues, una Resoluci6n de la Direc-
ci6n de Informaci6n y Propaganda del Estado por la cual
se suspended "EL TIEMPO". Como en todos los sucesos
humans, al lado del drama aparecen los c6micos aspects
de la farsa. El cumplimiento de esa Resoluci6n fechada
el 4 de agosto, comunicada a la victim tan s6lo el 8, y
publicada el 10, quedaba encargado a la policia national,
a cual desde la noche del 3 ocupa nuestros talleres y la
hizo, desde esa noche, efectiva con sorprendente adivina-
ci6n de los prop6sitos oficiales.
Posteriormente el senior Presidente de la Republica,
en solemnes discursos, proclam6 la eliminaci6n de "EL
TIEMPO" y trat6 de justificarla con frases que yo entre-
go al juicio de la naci6n y de la historic.





La manera como "EL TIEMPO" ha sido clausurado,
los ataques de altisima procedencia con que se pretend
desacreditarlo, la gravedad de acusaciones puiblicas que se
injustas, me obligan a salir en defense de lo que es parte
esencial de mi patrimonio moral, y obra de mi vida entera.
Para hacerlo me dirijo a los lectores y amigos de "EL
TIEMPO" y a cuantos crean en los principios democrdti-
cos y en las instituciones republicans. "EL TIEMPO"
ha vivido por el generoso apoyo de la naci6n entera, por
una estrecha cooperaci6n entire d y la ciudadania, en casi
medio siglo. Cuando la autoridad silencia nuestra voz es
a los ciudadanos de Colombia a quienes "EL TIEMPO"
tiene que dirigirse para darles cuenta de c6mo se form6 e1
y se sostuvo, de qu6 represent, de que valen los ataques
que se le hacen, y de c6mo cae, transitoria o definitiva-
mente, sin miedo y sin tacha.
Y no crea nadie que para tratar de remediar el atro-
pello que "EL TIEMPO" padece apele 6 a humildes ges-
tiones, ni quiera adelantar negociaciones sobre lo que cons-
tituye un derecho perfect, garantizado por la Constituci6n
y la Ley. A ninguna condici6n o transacci6n puede estar
sometido su ejercicio. Yo s6 que 61 surgira, indiscutible,
cuando renazca la Rept~blica, y que no puede hacerse efec-
tivo mientras asi no sea. Gran verdad proclam6 un noble
espiritu, en frase lapidaria, al decir: "No se conoce en his-
toria vieja ni nueva, caso en que hubieren coexistido go-
biernos aut6cratas y peri6dicos libres." Porque eso es asi
desaparece "EL TIEMPO".
No demandaremos justicia por los medios legales que
te6ricamente pudieran existir. No vamos a estrados en
busca de heroes, ni a ser victims de triquifiuelas curiales-
cas. Este no es tan s6lo un caso de grandes y legitimos
intereses materials vulnerados arbitrariamente. La pre-
ocupaci6n por los dafios y perjuicios sufridos no es lo pri-





mordial. No los reclam6 por el crime official del 6 de
septiembre de 1952, ni cuando el gobierno en providen-
cias inequivocas reconoci6 la iniquidad de lo ocurrido y
principi6 a repararla -para otros casos andlogos- como
la estricta equidad lo ordena. No lo hare ahora, cuando
tendria que hacerlo ante los autores del atropello cometi-
do. De cosas mas altas y trascendentales se trata.
El process que se ventila es, ante todo, de orden mo-
ral y esti ya fallado. Lo fall la opinion unanime de la
America entera y de muchos paises europeos, en millares
de ardorosas manifestaciones infinitamente espolitaneas,
que "EL TIEMPO" agradece por cuanto reflejan la ver-
dad y constituyen prueba magnifica de la solidaridad de
los hombres libres, pero que duelen por la manera c6mo
en todo ello resalta la triste situaci6n de la patria. Lo falla-
ron los mas ilustres ciudadanos de Colombia, en peticiones
dirigidas al jefe del Estado, que demuestran c6mo la me-
dida tomada contra "EL TIEMPO" carece de todo funda-
mento constitutional, legal y moral y es motivo de honda
inquietud para cuantos creen en los fueros de la justicia.
Lo fallaron las sefioras de Bogota, en la mas hermosa y
arrogante manifestaci6n que registren nuestros anales, y a
la cual pretendi6 la autoridad contestar con escandalosas
agresiones contra quienes simbolizan el alma misma de la
patria y su maximo orgullo. Se estableci6 asi un contrast
de significaci6n insuperable.
Estas manifestaciones tienen para "EL TIEMPO" y
para mi el valor de la cosa juzgada y constituyen desagra-
vio perfect y supreme recompensa.
"EL TIEMPO" esta suspendido, o clausurado. Pue-
de haber sido victim hasta de una tentative de asesinato,
pero mudo, y oprimido; y arruinado, sigue viviendo, y al-
gin dia volvera a continuar su tarea. No se cuindo. Si
la vida me alcanza para tanto, con mis actuales compafie-





ros que deseen hacerlo volvere a la lucha, y entonces "EL
TIEMPO", grande como hace un mes o minuisculo como
a raiz de los incendios del 6 de septiembre o como hace
cuarenta afios, sera el mismo de siempre. Si no alcanzo a
llegar a la tierra prometida, no faltara quien despues de
mi encienda de nuevo la luz hoy apagada y levante el cai-
do pabell6n. Los hombres pasamos, y muchos de los que
en un moment llegan a creerse omnipotentes, con el an-
dar de los afios suelen quedar reducidos tan s6lo a malos
recuerdos, pero el espiritu es eterno y superior a las tran-
sitorias contingencies. Y "EL TIEMPO" es recia obra del
espiritu, sostenida por la fe e iluminada por la dignidad.
Puede confiar en el future y en 1l confia, auin para el caso
de que por circunstancias diversas quedase en imposibili-
dad de reaparecer. Ain si asi fuere, seguiria viviendo en
la historic de Colombia con claros lineamientos inconfun-
dibles, como alto ejemplo y perenne ensefianza.
No reemplazare "EL TIEMPO" con ninguin otro pe-
ri6dico. De 41 soy inseparable y corro su suerte. No esta
en venta ni lo estard nunca. Es el inenajenable patrimonio
moral de mi nombre y de mi estirpe. Y tampoco tomare
parte alguna, ni direct ni indirecta, en ninguna otra orga-
nizaci6n periodistica. Erguido y solo me quedo con la to-
talidad de mis violados derechos, con las banderas que la
violencia pudo desgarrar y abatir, pero que ni ella ni nadie
pudo manchar.

Ha vivido "EL TIEMPO" mas de cuarenta y cuatro
afios. Ha publicado 15.770 ediciones. Lo fund el 30 de
enero de 1911 Alfonso Villegas Restrepo, cuyo nombre
perdurara como gallarda ensefia de probidad y entereza, y
cuyas excelsas condiciones morales iluminaron hasta el
iltimo dia los actos de este diario. Estoy seguro de que





su aplauso valeroso habria sido el primero por nuestra acti-
tud ante el atropello.
Desde su nuimero segundo public "EL TIEMPO" en
sus columns de honor un articulo mio enviado desde
Europa, y desde mediados de 1911 le consagr6 mis fuerzas
todas. Cuando en junior de 1913 resolvi6 Alfonso Villegas
retirarse de la vida periodistica, adquiri la empresa y asumi
la Direcci6n. Mi vida se confunde-con la de "EL TIEM-
PO". La mayoria de sus 15.770 ediciones se publicaron
bajo mi direcci6n. Las demas, con mi cooperaci6n y aseso-
ria permanentes y siempre en estrecho contact conmigo.
Entre cuantos en tantos aios me han acompafiado no
quiero mencionar hoy sino a Enrique Santos, Caliban, her-
mano incomparable cuya obra de maravilloso periodista
nadie ignora; a Fabio Restrepo, mi compafiero por mis
de 36 afios, que asegur6 la prosperidad econ6mica de este
diario al cual queda para siempre ligado su claro nombre,
como lo quedara tambien el de Abd6n Espinosa, que con-
tinu6 magistralmente la obra del inolvidable desaparecido
y es ademas escritor de altisimos quilates; a Roberto Gar-
cia Pefia, ya reconocido como uno de los grandes periodis-
tas de America, redactor de "EL TIEMPO" durante vein-
tiseis afios, su Director efectiyo desde hace mas de tres
lustros, que ha cumplido como bueno en los campos de la
inteligencia y del caracter, de la lealtad, el patriotism y
la entereza. A su extraordinaria labor debe este diario mu-
cha parte de lo que lleg6 a ser, y a su firme dignidad la
grandeza de las horas finales. Que de esos sentimientos
mios reciba 61 hoy piblico testimonio.
No citare mas nombres, aunque todos ellos viven en
mi memorial agradecida, porque no quiero hacer escogencia
alguna en un conjunto armonioso. A cuantos desde 1911
han trabajado en "EL TIEMPO" correspondent la gloria
y el merito de la labor realizada y asi lo reconozco. Procla-





mar mi entera solidaridad con ellos es no s6lo un deber
que cumplo gustoso, sino un grande honor.
Lo uinico que reivindico para mi, es la responsabilidad
integra de cuanto se dijo en esas 15.770 ediciones. Alli
indudablemente se encontrara' muchos errors, no pocas
injusticias, innumerables deficiencies. Todo eso es huma-
no e inevitable. El primer derecho de un escritor, dice Jose
Marti, es el de equivocarse de buena fe y de balde. Asi
pudimos equivocarnos y nos equivocamos en "EL TIEM-
PO" muchas veces. Pero no hay en esos millares de pi-
ginas una sola falta de que tengamos que ruborizarnos,
que nos haga inclinar la cabeza.

El senior Presidente de la Repuiblica, en los extrafios
discursos que ha dedicado a "EL TIEMPO", y las oficinas
de Informaci6n y Propaganda del Estado, han hecho so-
bre "EL TIEMPO" afirmaciones o sugestiones que yo no
podria dejar correr en silencio sin que alguien pensara que
las acepto, o que no tengo suficientes razones para impug-
narlas, y eso no es asi. Lo unico que ante ellas no me seria
licito es callar, por resignaci6n ante las imposiciones de la
fuerza o por temor a las consecuencias de mi actitud.
Debo agradecer al sefor Presidente el homenaje sin
precedentes que ha rendido a mi peri6dico. Ninguno en
la historic podria jactarse de nada semejante. Fue tema
de dos alocuciones presidenciales, la una ante una mani-
festaci6n popular cuya autenticidad no es del caso anali-
zar, pronunciada desde los balcones del Palacio en el cual
durante cuatro afos, por mandate de la voluntad popular
ejerci yo el mando, al amparo de la Constituci6n y de la
Ley. La otra en espl6ndido banquet ofrecido por el Es-
tado en los salones de la Escuela Militar de Bogota, que
yo levant e inaugure como tribute al ejercito de Colombia
cuando fui Presidente de la Republica.





Hasta ahora la raz6n mas impresionante que para
clausurar "EL TIEMPO" se ha dado a millones de colom-
bianos at6nitos es la de que ese diario era "un Super-
Estado", una especie de super-gobierno, con president y
ministros, cuyo funcionamiento no podia tolerar este otro
gobierno, hoy omnipotente, que se ejerce en nombre de
las Fuerzas Armadas, y dispone de todos los recursos del
Estado, de todos los elements de la Administraci6n Pi-
blica, de todas las posibilidades de un presupuesto de 1.700
millones, manejados sin trabas ni limitaciones.
iSuper-Estado un peri6dico sometido a censura, en pe-
ligro siempre, incendiado hace tres afios en la forma inca-
lificable que miles presenciaron, que desde hace seis afios
no tiene un s6lo amigo ni en el Palacio Presidencial ni en
los Ministerios, ni en las Gobernaciones ni en las Alcal-
dias? 4Gobierno oculto el de un peri6dico que s61o a plena
luz vive, y s61o de ella puede vivir y cuyos actos, para que
existan, tienen que ser p6blicos? 4Dictadura sobre un par-
tido o sobre una naci6n la de un grupo de escritores iner-
mes que no figuraba siquiera en Directorios o Comitis
politicos, ni tenia actividad distinta del honrado ejercicio
intellectual de un perfect derecho? Oligarqufa familiar
la que yo ejerzo, con un hermano y cuatro o cinco parien-
tes, pobres todos ellos, que no han ocupado nunca puestos
publicos, y no han hecho otra cosa que trabajar honrada-
mente a mi lado? Sin duda la historic patria tendri que
ocuparse de oligarquias familiares, pesadas y peligrosas al-
gunas de ellas, pero en nada de eso podra figurar, ni por
asomo, mi nombre ni de gobernante, ni de jefe de partido,
ni de periodista.
Declar6 el senior Presidente, con grande elocuencia,
refiriendose a "EL TIEMPO": "todo el pueblo de Colom-
bia sabe muy bien que la unica dictadura que hemos pa-
decido es la del peri6dico..." Podria yo observer con el





poeta: "Ldstima grande/que no fuera verdad tanta belle-
za". Pero pienso que el senior Presidente cuando asi se
expresaba con tan singular vehemencia, si trataba de decir
algo exacto, aunque lo traicionaran las palabras. "EL
TIEMPO" no puede ser ni Super-Estado, ni super-gobier-
no, ni dictadura, sino algo muy distinto y muy poderoso.
Representa la soberania national, en cuanto ella encarna
en la voluntad popular. Representa una fuerza dispersa,
an6nima, inmaterial, pero muchas veces omnipotente, que
se llama opinion public.
"EL TIEMPO" es una compafiia celebrada espiritual-
mente por unos cuantos escritores colombianos con medio
mill6n de lectores y reafirmada cada dia, en cada edici6n
del peri6dico, por el libre asentimiento de los hombres y
mujeres de Colombia. "EL TIEMPO" represent el de-
recho de los ciudadanos a saber de las cosas de su patria
por un 6rgano en que tienen fe y que les inspira confian-
za; el derecho de critical; el derecho de disentir, que es el
m4s sagrado de todos; el derecho de analizar; el derecho
de pensar libremente.
Un peri6dico realize un plebiscito diario. Se somete
cada dia al fallo de los ciudadanos y cada dia pueden 6stos
libremente rechazarlo, ignorarlo, y tambien eliminarlo por
su propia voluntad, con el simple y fdcil gesto de volverle
la espalda. Si un peri6dico llega a tener fuerza efectiva y
gran prestigio y creciente influencia, como a "EL TIEM-
PO" ocurre, es porque en el diario plebiscito el fallo le es
favorable. Y si llega a convertirse en mortificante estorbo
para los poderes p6blicos, sin hacerse culpable de ningu-
na violaci6n de las leyes, es porque aquellos poderes publi-
cos temen ese plebiscito diario, y temen el fallo que con
61 dan centenares de miles de conciencias independientes.
C6mo ha caido este peri6dico? En mis cuarenta y
cinco afios de vida periodistica el 6nico cargo capaz de pre-





ocuparme, porque aunque injusto era susceptible de im-
presionar a muchas gentes, ha sido el de que "EL TIEM-
PO" es una grande empresa commercial, que tiene por
principal objeto servir los intereses personales de su propie-
tario. La buena suerte que me acompafia me ha brindado
la posibilidad, maravillosa, de demostrar que ese ha sido
siempre un cargo inepto; que "EL TIEMPO" vive y obra
por razones muy superiores a la del interns material y que
en aras de los principios que sostiene esta listo a sacrifi-
carse sin vacilaciones. Asi lo probaron las llamas para "EL
TIEMPO" gloriosas del 6 de septiembre. Asi lo grita el
atentado que hoy padece.
Excusaran quienes me lean que no me detenga de-
masiado en el pequefio incident que dio pretexto para
eliminar el aborrecido estorbo. Ya Roberto Garcia Pefia,
en memorial que no ha tenido contestaci6n -quizas por-
que no puede tenerla- agot6 esa material. Segin infor-
maciones publicadas de agencies de noticias que no han
sido rectificadas, el senior Presidente en su conferencia de
prensa en Quito -en la que formula los mas duros cargos
a la prensa liberal de Bogota, acusandola de explotar in-
debidamente dolorosos incidentes- hizo afirmaciones and-
logas a las que despu6s aparecen en el incriminado tele-
grama, y manifest que los asesinos de los sefiores Correa
"se dieron a la fuga sin que se haya podido identificarlos".
Si el sefor Presidente asi lo creia; si ignoraba que los de-
lincuentes habian sido no s61o identificados sino apresa-
dos; ,c6mo podia saberlo un periodista colombiano cuando
por disposici6n de la censura esa cuesti6n no podia ni men-
cionarse en la prensa ni ser objeto de informaci6n alguna?
Ante las acusaciones presidenciales, Robert6 Garcia
Pefia reaccion6 en un telegrama dirigido el primero de
agosto a "El Comercio" de Quito, y publicado por ese
diario. Puede ser el telegrama de un adversario del ac-





tual Gobiemo. No el de un mal colombiano ni el de un
mal ciudadano; ni constitute escandalo international nin-
guno. La historic del ultimo siglo en todos los paises de
libertad ofrece incontables ejemplos de procedures analo-
gos al de Roberto Garcia Pefia. Basta recorder la campafia
de la prensa republican de los Estados Unidos contra el
President Woodrow Wilson, cuando este en Europa pre-
sidia las conferencias de Paz de Versalles. Basta recorder
la actitud de esa misma prensa en todas las conferencias
Internacionales de los ultimos doce afios. Aqui mismo en
Colombia es f6cil presentar casos infinitamente mas im-
portantes que el del telegram del senior Garcia Pefia, sin
que jams la autoridad creyera que era del caso tomar ven-
ganza ni aplicar castigo.
Ni "EL TIEMPO" ni el senior Garcia Pefia podian ser
juzgados, ni procesados, ni encausados, por nada. Desde
el 25 de julio "EL TIEMPO", sometido a rigurosa cen-
sura, no podia publicar cosa alguna que el gobierno no
permitiera. En ningun C6digo o decreto podia encontrar-
se base para una acusaci6n. Como nos ocurre siempre, el
decreto 3.000 no podia alcanzarnos, porque pasaba muy
por debajo de las alturas que ocupabamos. Y mal servicio
hicieron al senior General Jefe Supremo quienes, por ig-
norancia o mala fe, le sugirieron que lo que iba a hacer o
podia hacer, quedaba amparado con articulos del C6digo
Politico y Municipal de 1913. Tales articulos no pueden
ser aplicables a este caso, como que se refieren tan s61o a
irrespetos cometidos direct y personalmente contra el Pri-
mer Magistrado o contra otros altos funcionarios en el acto
de ejercer sus funciones, y autorizan s61o leves penas que
no alcanzan ni a mil pesos de multa. Sostener que eso es
aplicable a casos de prensa es o no entender lo que el C6-
digo dice, o intentar una atrocidad juridica.
Como ningln process legal podia seguirse contra "EL





TIEMPO", se apel6 a una media sin precedentes. Se cre6
el delito de lesa majestad. Se lo proclam6 en terminos
que la historic de Colombia no registrar con orgullo, y
declarando a "EL TIEMPO" responsible de ese delito se
tom6 contra 61 la media desde hace meses proyectada y
anhelada, y se le clausur6, sin process, sin formalidad le-
gal ninguna. La pobre Resoluci6n en que una oficina se-
cundaria pretendi6 dar al atropello un impossible cariz legal
tuvo existencia, cualquiera que sea la fecha que se le quiso
dar, cuatro dias despues de que 61 estaba consumado.


La manera como se procedi6 tiene significaci6n extra-
ordinaria y es precise que todo colombiano la conozca y
la aprecie. A Roberto Garcia Pefia, impresionante grupo
de altos militares entreg6, como ultimatum a potencia ex-
tranjera, el texto de una publicaci6n que "EL TIEMPO"
deberia hacer en plazo de horas, sin derecho a modificar-
la en nada, ni siquiera en el titulo indecoroso. En ese
document cuya publicaci6n queria imponerse se hacia
aparecer a "EL TIEMPO" rectificando y desautorizando
a su Director Asperamente, y humillandose en forma abo-
minable. Todo eso debia presentarse como obra libre y
espontanea de "EL TIEMPO": no se permitia siquiera
insinuar que se trataba de una exigencia de la autoridad.
Durante treinta dias debia aparecer "EL TIEMPO" de
rodillas, degradado y envilecido y confesando faltas que
no cree haber cometido. Debia decapitarse moralmente,
o perecer.
La historic de Colombia, noble historic que tantos he-
mos contribuido a former, con extrafia oportunidad nos
brinda para este sombrio trance un antecedente decisive.
El General Francisco de Paula Santander, el mas grande
de nuestros Estadistas, en Mensaje dirigido el 4 de ju-





nio de 1830 a los representantes del pueblo colombiano,
en que narraba la manera como se le habia querido pro-
cesar por actos de que.era inocente, decia:
"No era el entendimiento el que jugaba en mi process
para descubrir la verdad; era el coraz6n prevenido a hallar
delito a cualquiera costa. Ni se trataba tampoco de acla-
rar un hecho, o de averiguar.un crime, sino de arrancar-
me la cqnfesi6n del delito para no tener el trabajo de violar
formulas, ni de cohonestar mi asesinato judicial. Espan-
tosa epoca para un pueblo aquella donde no hay leyes, ni
garantias y donde la voluntad del magistrado ofendido es
la ley supreme."
Roberto Garcia Pefia, con una leal abnegaci6n que
nunca agradecere lo bastante, propuso formulas que satis-
faciendo todos los sentimientos presidenciales dejaban a
salvo el decoro del peri6dico. Ofreci6 publicar hasta esas
declaraciones de las oficinas palaciegas textuales, pero de-
jando constancia de que se trataba de una rectificaci6n
official. La suya, la que 61 ofrecia ademis, amplia y gene-
rosa, si tenia que ser por 61 redactada de conformidad con
su propia conciencia.
Nada de eso se quiso aceptar. Se planted un duro di-
lema; o la total claudicaci6n 6 la muerte del peri6dico, la
ruina, la maxima pena. Jamas se ha visto caso mas resplan-
deciente de una amenaza con condiciones.
Sera honor eterno de "EL TIEMPO" el que no vacil6
ni un minute siquiera en rechazar esa imposici6n que ha-
bria inspirado temor en otros corazones menos bien pues-
tos. Ni Roberto Garcia Pefia, ni yo, ni ninguno de los
que trabajan en ese diario, muchos de los cuales devengan
alli la subsistencia de su hogar, vacilaron en el instantaneo
rechazo. Hay moment en que un "NO" dicho con clara





firmeza y arrogante altivez se inscribe con letras de oro en
la historic.
En la noche del 3 de agosto con ese "no" salv6 "EL
TIEMPO" cosas esenciales para el prestigio de Colombia,
y para el decoro y la independencia de cuantos quieran
ejercer el augusto sacerdocio de la prensa y hacer uso de
la libertad de expresi6n que la Constituci6n consagra. Nin-
guno de ellos puede admitir que la autoridad por la fuerza
lo obligue a publicar como suyo un escrito cuyo texto in-
modificable esa autoridad amenazante le impone. Desde
el moment que eso acepte queda deshonrado. La censu-
ra, en su forma negative, es un acto .de violencia al cual
los periodistas y escritores no tienen medio de escapar. Si
no se les permit hablar o escribir, contra esa prohibici6n
nada pueden hacer. Pero eso es una cosa, y otra el que las
entidades oficiales se arroguen el derecho de imponerles
como suyos textos por esas entidades elaborados y contra-
rios a la conciencia y a la opinion de quienes deben apare-
cer como sus autores.
Colombia ha sido un pais gobernado casi siempre por
escritores. Por algo su independencia la inici6 el Precur-
sor con una prensa y un intent valeroso de publicar los
Derechos del Hombre y del Ciudadano, que le proporcio-
naron afios de presidio y siglos de gloria. La historic del
periodismo libre y de los escritores independientes es la
mejor parte de la Historia Patria. Periodistas, ante todo,
fueron Antonio Narifio, y Mariano Ospina Rodriguez,
Jose Eusebio Caro y Vicente Azuero, y Manuel Murillo
Toro, Santiago P6rez, Rafael Nifiez, Miguel Antonio
Caro, Rafael Uribe Uribe, Carlos E. Restrepo, Jose Vi-
cente Concha, Marco Fidel Suarez, Enrique Olaya Herre-
ra, para no citar sino nombres que ya forman parte del
indiscutido patrimonio moral de la patria.
iA que va.quedando reducido el decoro, la indepen-
25





dencia, la dignidad de periodistas y escritores en estas horas
lugubres del pensamiento amordazado; y que se aspira a
controlar y dirigir como se hace en los paises donde el to-
talitarismo impera! Se anuncia ya un colosal Diario del
Estado, que a todos debera decir c6mo deben pensar y que
pueden saber, que bajo la vigorosa direcci6n de un alto
jefe military sera redactado y confeccionado por empleados
pdblicos -especie de ordenanzas semi-letrados- de libre
nombramiento y remoci6n de los gobernantes. Los escri-
tores que de esas dependencias oficiales no quieran former
parte, quedaran bajo la cuchilla de una censura que ha
llegado a extremes increibles. Quien de ello quiera darse
cuenta no tiene sino que leer la valerosa carta dirigida por
"El Colombiano" de Medellin, el primer diario conserva-
dor de Colombia, el 25 de agosto, al senior Gobernador de
Antioquia, o el editorial publicado el 11 de agosto por "La
Republica", 6rgano calurosamente adicto al Gobierno y
que represent al doctor Mariano Ospina Prez y a sus
amigos politicos. Los vejamenes y presiones que, segun
ese editorial, tiene que soportar ese diario, exceden de lo
tolerable. Leyendolo, se comprueba c6mo el ambiente en
Colombia va haciendose irrespirable para los escritores que
crean en los principios consagrados en la Carta de los De-
rechos Humanos.
El propietario de "EL TIEMPO", su Director, sus re-
dactores y empleados todos, se negaron a entrar por una
via de mortales claudicaciones. Prefirieron desaparecer a
vivir bajo la ignominia. Con grande orgullo lo proclam6
asi. Ahi quedan las ruinas de "EL TIEMPO" cerrando esa
via infamante para que nadie se pueda atrever a transitar-
la sin cometer al mismo tiempo el peor de los suicidios
morales.
Asi, amigos de "EL TIEMPO", muri6 esta empresa.
No pocos millones representaba, y la conservaci6n de esos





millones dependi6 por unas horas ae un acto de su volun-
tad. El Ministro de Gobierno lo dijo bien claro en su
alocuci6n del 4 de agosto de 1955, y es convenient que
de sus palabras quede nitida constancia:
"El Excelentisimo senior Presidente de la Repuiblica,
General Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, Ilevando
su tolerancia y magnanimidad hasta lo extreme, le dio
oportunidad al senior Director de "EL TIEMPO" para que
por medio de una clara y explicit rectificaci6n reparara
el agravio a Colombia y a su Presidente, oportunidad
que, al no ser aceptada por 61, ha llevado al Gobierno de
las Fuerzas Armadas, en acuerdo con todos sus Ministros,
a clausurar el mencionado peri6dico."
Porque esa oportunidad para salvar una empresa des-
honrandola con una ignominiosa rendici6n incondicional,
no la quisimos aprovechar, hemos desaparecido. Asi de-
fienden "EL TIEMPO", sus directors y su propietario, sus
intereses, sus verdaderos y supremos intereses, y salvan el
honor, que mas que todo vale.

No muchos conocen exactamente lo que es un peri6-
dico. Autores de peliculas y novelistas en trance de barato
sensacionalismo tratan a veces de presentar a los periodis-
tas como gentes sin escruipulos que viven del escandalo,
que sirven los intereses de ciertas grandes empresas y, al
fin y al cabo, viven de negocios en nada diferentes a los
demas. "EL TIEMPO" no ha sido eso nunca. De otra
manera ha vivido, ha crecido y ha muerto.
Pocos se dan cuenta del trabajo material, moral e in-
telectual, muchas veces abrumador, que la confecci6n de
un peri6dico represent. Este "TIEMPO" que el pais y
nosotros formamos es el resultado de 15.770 dias y noches
de incesante esfuerzo. Constituye una grande empresa de
27





complejidad extraordinaria que require trabajo permanen-
te e intense, superior al que en ninguna otra pudiera re-
gistrarse. Desde quienes reparten el diario y lo venden por
las calls hasta quienes trabajan en la imprenta, en las
oficinas de Administraci6n, en la Redacci6n y en la Di-
recci6n, todos realizan una labor digna de infinite respeto
y tienen derecho a que cuando se hable de las gentes de
trabajo se les coloque en el primer termino.
Un gran diario es, ademas, una especie de inmensa
cooperative national, de que el pais entero se aprovecha.
Con 61 ganan no s61o sus propietarios sino sus empleados
y agents todos, cuantos lo venden por las calls o le su-
ministran las mil cosas que necesita. Sirve por la honrada
y efectiva publicidad a centenares de empresas; a todos da
informaciones y noticias. Y en la cumbre de todo ello,
como fuente de su decoro y causa unica de su prestigio,
pone la lucha por la libertad y la justicia, el esfuerzo por
la cultural, el servicio diario de la inteligencia.

Este "TIEMPO", que ahora se quiere "suspender" o
"clausurar", o asesinar despues de cuarenta y cuatro afios
de vida, ha tenido caracteristicas que yo ofrezco a la Patria
como un inmarcesible timbre de honor para ella, porque
nuestra historic la mostrara con orgullo como uno de los
mejores exponentes de lo que el espiritu national tiene de
mas alto, puro y generoso.
Con dineros propios, muy escasos por cierto porque yo
pertenecia a una familiar modest y pobre, adquiri "EL
TIEMPO". Desde sus primeros pasos fue 61 sostenido por
una espontanea, libre y generosa colaboraci6n del pais,
que a tan extraordinarios resultados lo llev6. "EL TIEM-
PO" es un arbol vigoroso y sano, nutrido por la savia na-
cional. No hay ser human que pueda jactarse de haberme
proporcionado como un favor dineros para que yo adqui-
28





riera, mejorara o sostuviera mi empresa. Lectores y anun-
ciadores fueron acudiendo, en proporci6n cada dia mayor,
sin que nadie se lo solicitara, porque asi lo deseaban y
porque asi les convenia. No se registry en la historic de
"EL TIEMPO" el que persona alguna le solicitara la mas
leve cosa indebida, alegando su condici6n de avisador,
grande o pequefio. Si a nuestras oficinas trafa sus avisos
era porque asi le convenia para su negocio. Asi los train
las empresas oficiales aun en 6pocas en que asumiamos
actitudes de ardorosa oposicion. Sabian que esa oposicion
no habia de modificarse por el despreciable valor del
anuncio que necesitaban poner en nuestras piginas. En
cuarenta y cuatro afios y medio el pais y "EL TIEMPO"
crearon esta empresa que lleg6 a ser una de las mas impor-
tantes de Colombia, una de las que tenia finanzas mis
s6lidas y porvenir mis halagiiefio. Pero entire el pais y
"EL TIEMPO" existia un compromise moral, en ninguna
parte escrito ni convenido, que obligaba a "EL TIEMPO"
a ser digno del apoyo que en casi medio siglo recibiera, a
no aceptar indignidades, a no traicionar los ideales demro-
craticos que sin cesar ha pregonado. En la hora supreme
ese compromise moral lo hemos cumplido.
Tuve y tengo del periodismo, de la misi6n del escritor,
del deber del hombre piblico, un concept mistico. Los
puestos piblicos que ocupe fueron siempre para mi motive
de gastos, jams fuente de ingresos. Cuando me consagre
al periodismo senti que tenia la obligaci6n etica de abste-
nerme de toda clase de negocios, de no participar en nin-
guna otra empresa, de no hacer nada que pudiera limitar
la independencia de mi peri6dico. Quise que en 61 se
pudiera escribir sobre toda clase de asuntos sin que pu-
diera nadie decir que el propio interest inspiraba esos
escritos. Que si en alguna ocasi6n nos tocaba defender a
las grandes empresas que forjan el progress national





nadie pudiera insinuar o afirmar que "EL TIEMPO" o su
propietario tenian participaci6n alguna en ellas. Y asi
llego yo a este final glorioso, pudiendo asegurar que no
tuve jams, ni tengo, socios ni valedores; que no estoy
protegido por seguros ni busco combinaciones para salvar
lo que pueda quedarme; que s6lo tuve y tengo "EL TIEM-
PO", y que si estuve solo en las pr6speras horas del exito,
estoy tambien solo en las horas de la iniquidad.
Gracias a Dios jams me sedujo el becerro de oro.
En cuarenta y cinco afios tuve innumerables ocasiones de
hacer eso que llaman "esplendidos negocios" y de former
una gran fortune. Nunca senti siquiera leve deseo de
entrar por ese camino. Cuando la buena suerte que me
ha acompafiado dio a "EL TIEMPO" tan extraordinaria
prosperidad, se me propuso organizer una cadena de peri6-
dicos, cuatro o seis, que habria de tener necesariamente
exito econ6mico y politico muy considerable. Se me pro-
puso tambien, y en condiciones muy halagiiefias, adquirir
estaciones de radio y explotar la industrial de la radiodifu-
si6n, que parece la industrial del porvenir y seg6n algunos
debe ser complement necesario de un diario. Todo eso
lo rechace porque he considerado siempre las cadenas de
peri6dicos y el monopolio de la publicidad, por prensa y
por radio, como cosa odiosa y contraria a lo que reclama
la libertad de los escritores. Porque fuera de "EL TIEM-
PO", nada he deseado tener. No he sido un empresario
de publicidad, sino un periodista a quien mueven ideas
y principios, y si se quiere pasiones, vivas pasiones al ser-
vicio de mi tierra y de mis ideas, pero jams pobres senti-
mientos de codicia.
Con la ayuda de inapreciables colaboradores, para cuyo
elogio nunca encontrare suficientes palabras, quise mejo-
rar "EL TIEMPO", haciendolo cada dia mis digno de
Colombia. El mayor de nuestros esfuerzos estaba a punto





de culminar. En este mes de agosto debiamos inaugurar
nueva maquinaria y nuevo edificio, que marcaban etapa
decisive en el desarrollo de la empresa. Todo esto ha des-
aparecido, provisional o definitivamente, por la imposici6n
official. Sin juicio, sin process, sin formula legal alguna,
por el acto desp6tico que sigui6 el rechazo de una tenta-
tiva de coacci6n intolerable.
Con Carlos E. Restrepo, mi amigo y compafiero desde
los primeros dias de mi vida political, conversaba alguna
vez a orillas del Lago Leman cuando yo defendia alli
victoriosamente los derechos de la republica, y le referia
yo cuan normal habia sido mi vida de periodista y c6mo ni
siquiera habia tenido que rechazar las tentaciones de quie-
nes pretenden hacer de la prensa 6rgano de sus apetitos.
Y aun resuenan en mis oidos sus palabras: "A mi tampoco
se me ha propuesto nunca nada indebido. Porque usted
y yo somos como las mujeres honradas, a quienes nadie se
atreve a proponerles una mala acci6n." La primera indig-
nidad que a mi se me propuso fue la de la noche del 3 de
agosto de 1955, y si por rechazarla desaparece para siempre
"EL TIEMPO", bien desaparecido esti.
Ahi queda, como algo que el pais puede exhibir con
orgullo, este "TIEMPO" que ahora enmudece, por man-
dato de la autoridad. Un gran peri6dico, quiza el mas
important de cuantos hoy se publican en lengua castella-
na, que no fue hoja de avisos sino campo de lucha por
ideales democraticos y por la causa sagrada de la libertad.
Un peri6dico de ideas que combati6 siempre, cuyos yerros
fueron consecuencia de sus entusiasmos espirituales, al
cual la lucha a veces llev6 demasiado lejos pero cuyas
armas no se mancharon jams innoblemente. Un peri6-
dico al que no podia afectar la mas several ley de prensa,
porque era obra de caballeros y de gente de bien; que
nunca hizo mal a sabiendas y fue tribune de cultural,





que durante cuarenta y cuatro afios y medio estuvo em-
pefiado diariamente en llevar luces a los hogares colom-
bianbs, en hacer que el pais se conociera a si mismo y
conociera al mundo. Un peri6dico que reflej6 la vida
colombiana en casi medio siglo y en el cual se trataron
ampliamente todas las cuestiones que al pais podian afec-
tar o interesar. Un peri6dico cuyas columns ocuparon
casi todos los hombres importantes de Colombia, de todos
los partidos y classes, y en el cual hicieron resonantes cam-
pafias muchos jefes conservadores y todos los que repre-
sentaban las ideas liberals; que fue casa de todos, pero
tambien fortaleza permanent del ideal democratic. Un
peri6dico que tecnicamente era una obra maestra que po-
diamos exhibit en Europa como algo por lo menos igual
a lo mejor que alli se encuentre. Moral y materialmente
prestigiaba y servia a la republica. Y la seguira honrando,
por la manera como desaparece.
El senior Presidente, en su discurso de la Escuela Mili-
tar, declare el 19 de agosto de 1955:
"Queremos una prensa que viva en permanent fun-
ci6n de servicio a la patria, en trance de apostolado por el
bienestar del pueblo y el progress econ6mico de todas las
classes sociales; una prensa que no anteponga los dudosos
intereses de partido a las conveniencias nacionales. Prensa
informative y noticiosa, agil y variada, respectable y culta."
Con todo respeto manifiesto que eso, y nada menos
que eso, y si much mas, era el peri6dico suprimido el 3
de agosto de 1955 con menosprecio de cuanto la Consti-
tuci6n Nacional, la Ley y el Derecho Natural establecen
y ordenan.

Se ha pretendido hacer girar el artificial escandalo
producido para clausurar "EL TIEMPO" -anhelo ex-
32





presado en centenares de ocasiones en los iltimos seis
meses- en torno a un irrespeto cometido contra la per-
sona del Primer Magistrado. Tengo autoridad excepcio-
nal para hablar en la material, pues fui Presidente de la
Republica durante cuatro afos, por voluntad expresa del
pueblo y en forma cuya legitimidad resplandeciente nadie
discuti6 nunca. Fui insultado por ciertos peri6dicos en
forma en que jams lo ha sido, ni en sueios siquiera,
el Teniente General Gustavo Rojas Pinilla. En compara-
ci6n con lo que a mi se me dijo lo que a 61 se le ha podido
decir es casi una lluvia de rosas. El no sabe lo que es
sentirse uno agredido por peri6dicos que no reconocen li-
mites en el terreno de la diatriba. Jamas en cuatro afios
de gobierno hice el menor gesto para contenerlos ni cas-
tigarlos. Tambien debo agregar que jams lograron esas
injuries perturbar mi tranquilidad.
Cuando el gobierno de los Estados Unidos quiso apli-
car, por razones estrictamente internacionales, la terrible
sanci6n de la Lista Negra al mas enconado de mis oposi-
tores, yo personalmente lo impedi y declare a dos Emba-
jadores americanos que el Gobierno de Colombia no podia
aceptar que en forma alguna se suspendiera (y suspension
instantanea implicaba la Lista Negra) el diario que era el
mis tenaz enemigo del Presidente de la Repiblica y
del Gobierno. Por esa actitud mia sigui6 viviendo ese
diario y 61 y otros siguieron injuriandome. Y cuando algin
senador indignado ante ciertos ataques pidi6 al Procurador
General de la Republica que intentase acciones penales
contra mis agresores yo me opuse y lo impedi. En mi
mensaje de despedida al Congreso Nacional, al exponerle
c6mo yo no queria protecci6n ninguna contra quienes me
atacaran, dije:
"Los regimenes totalitarios van convirtiendo a los Jefes
de Estado en series intocables, que si no inspiran amor o





adhesion siempre inspiran temor; son muchos los paises
en donde la censura a quienes ejercen la autoridad es la
via segura para el patibulo o el presidio, y pocos los man-
datarios que hoy dejan libre campo a la oposici6n y auin
al insulto y que gobiernan sin temor a quienes los agra-
vien, pero tambien sin que quienes lo intentan puedan
sentir sus impetus detenidos por temores distintos de los
que la propia conciencia les sugiera."
"Orgullosamente present esta caracteristica de la li-
bertad colombiana en toda su arrogancia. Si la prictica de
ella deja heridas o cicatrices en los servidores publicos y
sobre todo en quien figure a su cabeza durante un period
de gobierno constitutional, seran esas cicatrices y heridas,
incomparablemente honrosas, la mejor de las condecora-
ciones en las campafias libradas por la libertad y por la
patria."
Esa actitud presidential que yo observe siempre, qui-
zas no tenia merito mayor, porque yo sabia y sentia que
esos injustos ataques se estrellaban contra la conciencia
national, que me rodeaba, y contra el respeto de los colom-
bianos, que me acompafiaba. Una conciencia segura de
si misma, una permanent disposici6n a que los propios
actos sean examinados a la luz del dia, asi sea con la mayor
acritud, me hacian mirar con indiferencia esos brotes y
me decian, a la vez, que esa actitud mia era perfect garan-
tia para cuantos, con violencia, o sin ella, quisieran lle-
varme ante el tribunal de la opinion piblica, ante el cual,
ahora y siempre, estoy listo a comprobar.
Que la opinion colombiana juzgue y escoja entire la
actitud del Magistrado de 1942 y la del Jefe Supremo
de 1955.

Lo que ha ocurrido a "EL TIEMPO" tiene una gra-
vedad y alcance muy superiores a lo que represented las





inmensas p6rdidas que yo pueda sufrir y a lo que implica
la desaparici6n de una grande empresa formada en cua-
renta y cuatro afios y medio de trabajo, de probidad y
acierto. Esa empresa se ha destruido sin raz6n, inicuamen-
te. Cuando leo las alocuciones presidenciales, las declara-
ciones del Ministro de Gobierno y las cosas que se atrevi6
a decir la Oficina de Informaci6n y Propaganda del Es-
tado, siento el placer de saborear la injusticia perfect,
que en paginas inmortales describiera alguna vez don
Manuel Azafia. Al fin y q1 cabo yo derivo de todo ello
no poca gloria, y sobre el cadaver de mi peri6dico -si es
que 61 ha muerto- las actuaciones del gobierno national
constituyen el mas extraordinario elogio que haya podido
recibir periodista alguno. El omnipotente gobierno que
se realize en nombre de las Fuerzas Armadas arrolla con
todo su poder este inerme 6rgano de. la opinion colom-
biana y acalla este vocero de la conciencia public. Si todo
el mundo sabe de qu6 lado esta la fuerza material, hoy
incontrastable, sabe tambi6n de qu6 lado esta la fuerza
moral indestructible.
Pero lo que a "EL TIEMPO" y a mi nos ha ocurrido
le puede ocurrir tambi6n a cualquiera otra de las empresas
de Colombia. Las razones por las cuales se ha cerrado
"EL TIEMPO", por su excesivo poderio, son las mismas,
exactamente las mismas, que mafiana pueden aducirse
para cerrar no importa que otra empresa national. Cuando
se prescinde de todas las garantias constitucionales y lega-
les, de todas las formulas de derecho, y hasta de todos los
principios contenidos en la Carta de los Derechos Huma-
nos, que es lo que sucede hoy entire nosotros, no queda
sino la arbitrariedad. Y de la plena arbitrariedad pueden
ser victims todos, por 6sta o por aquella raz6n, porque asi
convenga a ciertos intereses o porque asi lo ordenan mal-
sanos odios o extrafios temores.





Hay algo peor que el comunismo, y es esta total arbi-
trariedad. El comunismo, al fin y al cabo, es una doctrine,
detestable si, pero una doctrine. Constituye un mons-
truoso sistema de gobierno sui generis, en mi concept
contrario a los derechos de la persona humana, pero basa-
do en precisas normas conocidas. Quienes en paises comu-
nistas viven saben que regimen es ese y a que estan ex-
puestos. Pero aqui en Colombia eso ya nadie lo sabe, ni
nadie sabe lo que le puede pasar el dia de mariana. Si
no hay garantias, y no las hay, todo derecho es precarfo
y todo porvenir incierto. Si la libertad de expresi6n ha
sufrido un golpe de magnitude extraordinaria lo sufre tam-
bien la libertad de empresa, lo sufren tambien el derecho
de propiedad y el trabajo independiente en todos sus aspec-
tos. Sobre eso nadie puede equivocarse. Si ese es el
Nuevo Orden ofrecido, cada cual debe preparar el Animo
para sus posibles consecuencias.
Y no se trata sl6o de intereses materials, que al fin y
al cabo cosa secundaria son. Que peligro no corren los
poderes espirituales, entire los cuales el primero y el mas
grande de todos, la Iglesia Cat6lica, con las actividades to-
talitarias que se desarrollan? Las simples entidades intelec-
tuales y culturales seran barridas como hojas secas por el
huracan. La Iglesia, invencible al traves de veinte siglos,
tiene hoy como base de su actuaci6n en la vida contem-
poranea, a mas de su sagrada misi6n religiosa, la defense
de la persona humana, y de su dignidad, y de cuanto es de
ello inseparable. El mantenimiento de su plena indepen-
dencia, indispensable para que pueda realizar la labor que
le corresponde.
Y si algo present la historic como inevitable es el
choque de los poderes materials que Ilegan a creerse omni-
potentes y aspiran a dominarlo todo con los poderes espiri-
tuales que no se someten y consideran como su deber





ineludible oponerse a los abusos de la fuerza y no callar
ante la injusticia. La amarguisima tragedia argentina, que
nadie ignora, es apenas un capitulo mas, bien sugestivo
por cierto, en los anales de las Dictaduras, condenadas por
su propia naturaleza a todos los excess.
Nadie lo ha comprendido mejor que el actual Ponti-
fice Romano, cuya valerosa actitud en defense de la justi-
cia para todos se ha visto coronada en tantas ocasiones por
su resistencia a la iniquidad y su protest ante los atro-
pellos del totalitarismo. Si la Iglesia rechaza las llamadas
libertades absolutas, no rechaza con menos energia los po-
deres absolutos, de que todos pueden ser, y son tantas
veces inocentes victims. Y a ella hay que mirar en las
horas de angustia en que todo parece amenazado, porque
de su misma raz6n de ser surge su fuerza protectora, y
porque -con prescindencia si se quiere de un caso espe-
cial que nada solicita para si-, defendiendo lo que es
para ella y para la Naci6n necesario y vital, a todos de-
fiende y ampara.

La llamada Oficina de Informaci6n y Propaganda del
Estado sostiene para tratar de excusar el atropello cometido
contra un peri6dico irreprochable, que su eliminaci6n era
necesaria para la paz piblica, por "EL TIEMPO" ame-
nazada; que se imponia para obtener la consolidaci6n de
la concordia entire los colombianos, y para evitar que se
perjudicaran las buenas relaciones de Colombia con los
paises amigos.
"EL TIEMPO" en sus cuarenta y cuatro afios y medio
de vida no ha hecho cosa distinta de trabajar porque se
realice el ideal de "asegurar a la patria los bienes de la jus-
ticia, la libertad y la paz", que la Constituci6n Nacional
proclama hermosamente en su p6rtico profanado.
Yo he sido, y quizas no soy mas que eso, un hombre





de paz: un hombre enemigo de la violencia y que contra
ella ha luchado sin tregua ni descanso. Cuando durante
mi gobierno ocurri6 la tragedia imprevisible de Gacheta,
que dur6 pocos minutes, mis procedures demostraron que
ello es asi. Aquel infausto incident no tuvo prolongacio-
nes ningunas porque el gobierno lo impidi6. La pobla-
ci6n de Gacheta' al terminar esos disparos -nunca bien
deplorados- no tuvo de parte del gobierno sino garan-
tias, no recibi6 sino beneficios. Municipio eminentemen-
te conservador, a los dos meses de aquella tragedia podia
elegir con absolute libertad un Cabildo Municipal de
abrumadora mayoria conservadora y las autoridades depar-
tamentales se esforzaron en realizar, como un desagravio,
las obras que alli se requerian. No se vio entonces, sino
todo lo contrario, la horrenda tragedia de las poblaciones
arrasadas, de las families perseguidas, de los tragicos exi-
lados; no se vio sino una obra de reparaci6n y de frater-
nidad, cumplida como un deber y realizada con amoroso
empefio. Asi lo reconoci6 el Concejo Municipal conser-
vador que por ello me honr6 con excepcional homenaje.
Y para que plenamente se establecieran las responsa-
bilidades que pudieran existir en esa gran desgrdcia, abri
ampliamente las puertas a la Justicia, en forma a la cual
rindi6 homenaje insuperable, cuando yo no era ya Presi-
dente, nada menos que el doctor Enrique Vargas Orjuela,
en ese entonces Juez de la causa.
Se surti6, ante jueces y magistrados conservadores, un
larguisimo process que dur6 casi diez afios, en el cual
se agotaron todos los recursos, y se form un expediente
de mas de quince mil paginas. Algunos quisieron adelan-
tarlo a la luz del odio a mi persona y a mi gobierno, y
jams me inquiet6 esa tentative. Ahi estan esas quince
mil paginas en que no se encuentra ni el mas leve cargo
contra mi. Ahi esta ese ejemplo de c6mo un hombre se-





diento de paz y de convivencia entire sus compatriotas
procede en horas de grave infortunio. Ningiin hombre
de bien puede ya sugerir siquiera que a mi me quepa ni la
sombra de una responsabilidad por un suceso que nadie
deplor6 tanto como yo y que nadie trat6 de reparar tanto
como yo. Y no puedo menos de recorder que cuando des-
pues de tantas diatribas el Congreso Nacional quiso elegir,
ya en regimen conservador, un Vicepresidente de la Repui-
blica, honraron mi nombre la totalidad de los votos conser-
vadores y la casi totalidad de los votos liberals. Al "hom-
bre de Gacheta" se le hizo ese alto honor, porque como
hombre de paz y servidor de la justicia y de la patria lo
merecia. Y ese criteria mio es el que ha inspirado siempre
las-campafias de un peri6dico que no ha sido jams pro-
pagandista de la violencia, sino su mas constant enemigo.
Si quisiera yo alegar, ya en el terreno de los detalles,
otra prueba del concept que del propietario de "EL
TIEMPO" y su constant inspirador se tiene, por que
el actual gobierno no hace todavia un afio me ofreci6 en
los terminos mas deferentes y elogiosos, el mas elevado
y grato de los cargos, el de Embajador de la Repuiblica en
Paris? Puede esto proponerse a quien inspira un diario
peligroso para la paz, o al oculto Jefe de una Dictadura
Intolerable? Porque no puede ni sofiarse que con tal ofre-
cimiento pretendieran modificarse rumbos doctrinarios.

Cuando, para dafio de todos, vinieron los dias tragicos
de la violencia y la persecuci6n, seguimos "EL TIEMPO"
y yo una linea de conduct diafana, nitida, categ6rica,
en contra de la tirania, en defense de nuestros copartida-
rios y de la causa de la libertad y de la democracia, cada
dia mas amenazada y combatida. Pero en ninguna oca-
si6n, por motive alguno, aconseje ni seguf caminos de
violencia, ni lo hizo "EL TIEMPO". Los he creido con-
394





traproducentes, propicios s6lo para el 6xito de los persegui-
dores, contrarios a los doctrinas que profeso, y ademas mi
temperament los excluye radicalmente. Se nos acus6
verbalmente a "EL TIEMPO" y a mi repetidamente de
ser gestores de movimientos revolucionarios y sostenedores
de guerrillas. Publicamente, en diez o veinte ocasiones,
exigi que se nos juzgara, porque la verdad es que si en
todas aquellas actuaciones hay gloria ninguna parte de esa
gloria me corresponde, porque ninguna parte tome en
ellas, y si hay responsabilidad tampoco me cabe respon-
sabilidad alguna, porque a todo eso fui ajeno. Cuando
un Ministro de Guerra, el senior Urdaneta Arbelaez, se
atrevi6 a sugerir mi participaci6n direct en esa tragedia,
publicamente, en carta que alcanz6 bastante resonancia, lo
rete a que precisara sus cargos, le adverti c6nmo tenia en
sus manos todos los medios y recursos para adelantar lag
investigaciones y acusaciones y c6mo yo, solo, estaba en
capacidad de demostrar la plena falsedad de los cargos que
contra "EL TIEMPO" o contra mi se insinuaban. Y nun-
ca funcionario alguno se atrevi6 a acusarme de nada, ni
entidad official alguna a iniciar un process contra "EL
TIEMPO" ni contra mi, porque de antemano todos sabian
que no era possible Ilegar a un resultado que fuera adverse
para nosotros o grato para nuestros enemigos.
Luche contra la iniquidad en la unica forma en que
yo s6 y puedo luchar: como escritor, como periodista,
como ciudadano y nada mas. Y lo que yo he hecho lo ha
hecho siempre "EL TIEMPO" y lo han hecho mis colabo-
radores. De ninguna violencia se nos puede hacer respon-
sables. Por la paz y la justicia y la reconciliaci6n entire los
colombianos hemos trabajado lealmente, asi como luchamos
sin vacilaciones contra la opresi6n.
.Puede el gobierno actual censurar nuestra oposici6n
al regimen que pareci6 terminar el 13 de junio de 1953?
40





En un mensaje official editado por la celebre Direcci6n de
Informaci6n y Propaganda, dirigido a 1os oficiales del ejer-
cito, se dice que el objeto del golpe military fue "recuperar
la tranquilidad y restaurar los canones de justicia y probi-
dad que habian sido olvidados". Si eso era asi, y lo pro-
clama el gobierno, hacia bien o mal "EL TIEMPO" al
proceder como procedia en los afios inmediatamente ante-
riores al 13 de junio?
Desde Paris, hace algunos meses, angustiado por el
renacer de la violencia, pedi a "EL TIEMPO" que pro-
pusiera la formaci6n de un Comite de Paz integrado por
las mas prestantes figures nacionales, para que 61, en co-
laboraci6n leal con las autoridades, investigate cuanto haya
en el fondo de esta gravisima y vergonzosa enfermedad
colombiana; para que en la lucha por curarla ese altisimo
tribunal en estrecho contact y de acuerdo con el Gobier-
no, procurase el concurso de todos; para que, ademas, se
analizaran todas sus visible u ocultas causes y se adop-
tara el remedio apropiado para eliminarlas. Porque es
absurd querer eliminar esta anomalia tenebrosa con mas
y mas violencia y pensar que matar es la uinica manera
de curar.un mal atroz, de resolver una situaci6n tan in-
quietante y compleja.
En much mas de las nueve decimas parties del pais
no existe la violencia. La rechazan y condenan todos los
partidos politicos, todos los hombres que algo significant
en Colombia. La naci6n entera desea poner fin a tan
amargo estado de cosas, que subsiste sin embargo en pocos
lugares localizados. La inteligencia y el patriotism orde-
nan estudiar y analizar a fondo cuiles son las razones que
determinan tan extrafia y tragica situaci6n.
Hay alli una mezcla de cien cosas distintas, problems
de rencores, de odios, de venganzas, y problems agrarios
y econ6micos; persecuciones tenaces y absurdas y reaccio-





nes desesperadas; situaciones locales explosives; exilados
que no saben d6nde refugiarse y especuladores empefia-
dos en aprovecharse de los bienes ajenos; ardientes pasiones
y dolorosa ignorancia de gentes extraviadas a quienes nadie
se empefia en erisefiar los caminos de la verdad y en sus-
traer a los errors que los dominant, y regions oscurecidas
por el vuelo siniestro de "pijaros" que se creen con derecho
a escapar a toda sanci6n. Situaciones tan peligrosas, tan
tristes y tan extraordinariamente complicadas, no pueden
resolverse simplemente con el uso indiscriminado de ame-
tralladoras. Ese gran Comite Nacional que "EL TIEM-
PO" y yo propusimos, era y es el medio eficaz para poner
a todo buen colombiano en colaboraci6n con el gobier-
no, al servicio de lo que la moral cristiana preconiza y la
conveniencia national aconseja. Esa es la manera de evi-
tar que siga corriendo trigicamente sangre de hermanos,
y sufriendo muchos inocentes las consecuencias de una
situaci6n que debe tratarse como grave enfermedad nacio-
nal y remediarse por los caminos de la firmeza inteligente
que yendo al fondo de las cosas busque y aplique reme-
dios eficaces, sin que sea licito reducirlo todo a una brutal
y ciega represi6n.
Ni a "EL TIEMPO" ni a mi, que con "EL TIEMPO"
me confundo y estoy solidarizado en todas sus actuaciones
y procedures, se nos puede tachar jams de enemigos de la
paz y de la concordia entire los colombianos. Fuimos ene-
migos de toda violencia y de toda coacci6n, pero tambiin
recios hombres de lucha political porque quisimos que
viviera la democracia como debe vivir: en franca y abierta
lid de ideas, luchando cada cual por sus propios princi-
pios, con partidos organizados y vigorosos que al amparo
de la patria comuin luchan sin timideces por sus respecti-
vas aspiraciones ideol6gicas. No hemos querido, y asi lo
dije alguna vez, una convivencia de cuarto de enfermo
42





sino una convivencia de colombianos libres, duefios de sus
actos, sefiores de sus ideas y en capacidad de expresarlas.
Una paz democratic, en que el orden sea el resultado
de la libertad y de la justicia, o como dice San Agustin:
"la paz es la justicia en el orden" y no s61o la obligada y
silenciosa sumisi6n de quienes por temor o por ing6nita
debilidad o por irremediable impotencia acepten la total
eliminaci6n de sus derechos politicos y prescindan de su
condici6n de ciudadanos. jTener este anhelo, y luchar
por l1, es cometer algun delito o merecer alguna pena?

Y si de lo international se trata, podri alguien atre-
verse a sugerir siquieta que "EL TIEMPO", o quien estas
lines describe, ban sido otra cosa que ap6stoles incansables
de la paz en America, de la fraternidad con nuestros veci-
nos, de la reconstrucci6n moral y spiritual, no s6lo de la
Gran Colombia sino del consorcio que deben former las
seis republicas bolivarianas? (Acaso no hemos sido en todas
las horas soldados convencidos y entusiastas de la integral
solidaridad latino americana?
Si en nuestro coraz6n no ha muerto el sentimiento
gran colombiano y cuando de compatriotas se trata no al-
canzamos a considerar que no lo sean tambien los vene-
zolanos, los ecuatorianos y los panamefios, tambi6n con las
demas naciones latino americanas hemos ansiado y pro-
curado siempre una political de creciente amistad. Por ella
trabaje, con 6xito evidence, en los dias del conflict de
Leticia ante la Sociedad de las Naciones. Cuando, como
President de Colombia, acogi aqui al Presidente del Peru~
se realize una esplendida fiesta de reconciliaci6n y amis-
tad colombo-peruana que despej6 muchas sombras y abri6
ampliamente las puertas para la cooperaci6n del porvenir.
Por el pueblo ecuatoriano no hemos tenido "EL TIEM-
PO" y yo sino sentimientos de fraternidad que se acre-





cienta por la gratitud de haberlo sentido cerca de nosotros
en las horas buenas y en las horas malas; por la admira-
ci6n y el afecto, que no s61o a nosotros sino a todos los
colombianos vinculan entrafiablemente a la republica del
Ecuador y a cuanto ella represent. Y cuando, como par-
ticular, visit por primera vez a Venezuela, recibi una
acogida popular y official tan fervorosa que no se explica
sino porque se sabia, y se sabe, que en mi tambien tiene
un hijo Venezuela, incapaz de causarle el menor daiio,
orgulloso de poderla servir si la fortune me proporcionase
la manera de hacerlo. En mi viven, como un imperative
categ6rico, los recuerdos de la Magna Epopeya de la In-
dependencia. Y no expresaba sino un. intimo sentir cuando
en el Aula Maxima de la Universidad de Caracas, que
excepcionalmente me honrara, repeti, mas con el alma
que con los labios, una de esas frases de Jose Marti que
interpreta el coraz6n profundo de nuestra America. " tendra la bandera de Venezuela, que cada vez que uno
la niira siente que hay en ella algo de la -propia bandera?"
Por la paz, la concordia y la cooperaci6n con los pue-
blos vecinos y hermanos del continent trabaj6 siempre
"EL TIEMPO" y trabajare yo hasta el uiltimo de mis dias.
Se que nada los separa y todo los une, que no tienen sino
motives de acci6n solidaria y amistosa, que no existe entire
ellos diferencia que no pueda fraternalmente arreglarse.
Porque se que ello es asi, he sido insomne enemigo de
una political armamentista que puede arruinarnos y que
para nada bueno podra jams servirnos, La gloria y la es-
peranza del continent americano estan en transitar s6lo
caminos de paz y en consagrar sus recursos todos a liber-
tar a sus hijos de la miseria y a asegurarles los progress a
que tienen derecho. S61o para quienes de otra manera
pensaran podrian "EL TIEMPO", sus redactores o su pro-
pietario constituir estorbo alguno.





La political de convivencia entire hombres libres que
para Colombia hemos sofiado "EL TIEMPO" y yo, ex-
cluye toda tirania, implica la libertad de los partidos poli-
ticos que han construido la repuiblica para actuar, dentro
de la paz y la ley, como sus convicciones se lo aconsejan.
Impone el derecho imprescriptible de los ciudadanos, y
especialmente de los escritores puiblicos, para conocer los
actos todos del gobierno y comentarlos libremente, para
censurarlos o aplaudirlos como el propio criteria o indi-
que. Requieren la participaci6n de la ciudadania en la
conducci6n del Estado y el que la prensa pueda cumplir
su deber elemental para informar sin trabas acerca de
cuanto ocurre en la vida national. Todo eso, debemos
reconocerlo con franqueza, piugna con las tesis que el senior
President de la Republica expuso en los discursos desti-
nados a justificar la clausura de "EL TIEMPO" y con no
pocos documents oficiales de los uiltimos meses. Pugna
con las teorias expuestas en ciertas publicaciones de la
Oficina de Informaci6n y Propaganda del Estado, que
como dependencia presidential funciona, y en que se
llega a proclamar la tesis fundamental del totalitarismo:
la del pensamiento dirigido y la opinion controlada. Que
s6lo el Jefe del Estado esta capacitado para opinar y resol-
ver y a los demas s6lo toca obedecer y callar, si es que no
se les obliga a aplaudir. Se resucita asi, para nosotros, la
formula que a Italia caus6 dolores y vergiienzas infinitos:
"El Caudillo siempre tiene raz6n." No aceptarla es correr
riesgos de todo genero.
C6mo hemos Ilegado a tales extremes, que ahora
culminan con la supresi6n o clausura de "EL TIEMPO"?
El doliente process merece studio mas detenido y docu-
mentado del que puedo yo hacer. No falta quienes cen-
suran a "EL TIEMPO", y a mi por consiguiente, por el
apoyo realmente decidido que con infinite desinteres pres-





tamos al gobierno surgido el 13 de junior, y dignificado en
su primer moment con promesas y frases tan hermosas
que instantaneamente le atrajeron la adhesi6n casi una-
nime de los colombianos. Hay quienes dicen que esa acti-
tud nos descalifica para protestar hoy contra el gobierno
que antes apoyamos y aplaudimos inequivocamente.
En lo sucedido el 13 de junior no tuvo ni minima par-
ticipaci6n ni interverci6n ninguno de los liberals de
Colombia. Sin que ellos lo supieran siquiera se dio aquel
golpe, que mas tarde la opinion ennobleciera, porque
parecia poner fin a dolores innumerables y abrir la puerta
a vastas esperanzas patri6ticas. Por compartir esa opinion
procedimos como nuestros lectores lo saben, movidos tan
s6lo por un patri6tico anhelo y si se quiere por un cando-
roso pero bien explicable optimism.
C6mo no apoyar a un gobierno cuyo jefe en los pri-
meros meses decia:
"El ejercito desea la convivencia national, el libre juego
de los partidos politicos, para garantizar la pureza del su-
fragio, el sometimiento a la ley, el respeto a la vida huma-
na y tiene la noble aspiraci6n de colocar de nuevo a Colom-
bia a la cabeza de las democracies de America."
"La fuerza de las armas mantenida en mis manos con
firmeza y responsabilidad, debe servir para amparar y de-
fender los derechos y garantias que la Constituci6n y las
Leyes otorgan sin excepci6n a todos los colombianos y a
estos sagrados principios, tutelares de nuestra nacionali-
dad, debo consagrar mis energies sin descanso".
"Cuando nos vimos forzados a hacernos responsables
del gobierno, lo hicimos para detener los estragos de la
violencia political, para devolver la paz al pais, para con-
ducir a todos los colombianos a un campo de creadora
convivencia, para curar todas las mortales'heridas abiertas
en el propio coraz6n de la Patria. Y nos decidimos a ello





precisamente por nuestro amor a la democracia, a la demo-
cracia verdadera, la que garantiza la libertad junto con la
justicia, la que respeta los derechos de la persona hu-
mana. ..
iC6mo no sentir calido entusiasmo y luminosas espe-
ranzas ante promesas tan hermosas y tan republicans pro-
gramas? GC6mo no amoldar la actitud a esos sentimientos?
No fue culpa nuestra si corrieron esas palabras la
suerte de la verdura de las eras, y fueron reemplazadas
por otras cada vez mas hostiles, y por tendencies y actos
que a todos inspiran honda inquietud. No podia "EL
TIEMPO", a media que duros hechos se desarrollaban,
seguir frente a ellos otros derroteros que los marcados por
los principios determinantes de nuestras actitudes. La
peor de las contradicciones, para un diario dem6crata y
liberal, seria tener en 1955 la misma actitud que en los
uiltimos siete meses de 1953. Afortunadamente "EL
TIEMPO" no cometi6 esa falta.
Nadie ha respetado mas que yo, como ciudadano y
como gobernante, al ejercito de la repuiblica. Desde su
primer numero luch6 "EL TIEMPO" decididamente por
los claros ideales del ejercito national, que en este diario
tuvo siempre el mejor de sus amigos. De ello podemos
ofrecer pruebas innumerables. Cuando ful Jefe del Es-
tado, el ejercito me acompafi6 con una lealtad y una dis-
ciplina insuperables y con un respeto inferior s6lo al
respeto que mi gobierno y yo tuvimos por el. Ning6n
military fue molestado jams por sus opinions; no hay uno
solo de los militares que sirvieron a mis 6rdenes que pueda
decir que alguna vez se le solicit cosa alguna siquiera
levemente contraria a la misi6n eminentemente national,
ajena a los partidos y a sus intereses, identificada s6lo con
les necesidades de la patria, que constitute el deber y el
honor de los soldados de la republica.





Ellos y yo nos cefiimos orgullosamente a los articulos
de la Constituci6n que declaran que "la fuerza armada no
es deliberatee, que "no podra dirigir peticiones sino sobre
asuntos que se relacionen con el buen servicio y morali-
dad del ejercito", y que "los miembros del ejercito, de la
policia national y de los cuerpos armados de caracter per-
manente no podran intervenir en debates politicos".
De c6mo apreciaron las Fuerzas Armadas esa actitud
mia no quiero presentar sino una sola prueba: un docu-
mento fechado cuando yo me separaba del poder y de mi
no se podia esperar ni temer nada. Dice asi:

"Buga, agosto 5 de 1942.
"Excelentisimo Presidente doctor Eduardo Santos.
"Bogota.
"Oficiales grupo artilleria Palace, espiritualmente to-
man parte en homenaje rindele oficialidad ejercito como
just explicit manifestaci6n de reconocimiento por efi-
caces medidas tom6 Su Excelencia en beneficio desarrollo
normal misiones eminentemente nacionales debe cumplir
instituci6n armada.
"Teniente Coronel Gustavo Rojas Pinilla"

Este fue un pais regido por la Constituci6n y las Leyes.
A raiz de la Batalla de Boyaca, para festejar a los Liberta-
dores que entraban a Santa Fe, se acufi6 una tosca medalla
de bronce en la cual se lee una frase arrogante y dolorosa:
"Sin Constituci6n y sin libertad no hay patria." Yo no la
creo exacta. Mas exacto es decir que sin Constituci6n y
libertad la patria esta cautiva y doliente y no puede ya
amparar a sus hijos, sino que necesita que ellos todos la
amparen y defiendan y procuren devolverle sus atributos
esenciales.
48





Leer hoy la Constituci6n' Nacional, esa Constituci6n
que se dict6 "en nombre de Dios y para asegurar los bie-
nes de la justicia, la libertad y la paz", es como recorrer un
cementerio. CQue qued6 del Titulo referente a la reunion
y atribuciones del Congreso? (Que del relative a la for-
maci6n de las leyes? Qu6 de los que hablan de los dere-
chos y deberes del Senado y de la Camara de Represen-
tantes? referente a la Hacienda Puiblica, a las normas que deben
regir todo lo relative a gastos del Estado y a impuestos y
tributes? Quo del que regular lo concerniente a la Admi-
nistraci6n Municipal y Departamental y a la formaci6n
del Poder Judicial? (No esta amenazado y violado por to-
das parties el maravilloso Titulo sobre derechos civiles y
garantias sociales?
El Consejo de Estado fue, en la mente del constitu-
yente y del legislator, supreme garantia del ciudadano con-
tra los abuses de la autoridad. Daria pruebas de claro
sentido de las realidades quien hoy creyese en la efectivi-
dad de ese amparo? La mas noble funci6n de la Corte
Suprema de Justicia, la que le dio caracteres augustos, la
consagr6 el constituyente al confiarle "la guard de la in-
tegridad de la Constituci6n". En que ha quedado esa
guard honrosisima? No podria ser excusa la muy triste
que alguno daba de que ya no hay nada que guardar.
Si poco queda ya de la libertad de expresi6n, nada sub-
siste de la libertad que el pueblo tenia constitucionalmen-
te para reunirse o congregarse pacificamente. Eso que era
hermoso derecho, caracteristico de pueblos libres, esta en
via de convertirse en dolorosa obligaci6n.
Y qu6 decir del Sindicalismo, formula esencial para
que los trabajadores puedan defender eficazmente, aso-
ciandose por libre voluntad, sus intereses materials y es-
pirituales? Podra hacerlo ese sindicalismo amaestrado y





sumiso que en los regimenes totalitarios se forja para ser-
vicio de Gobiernos que todo se lo creen permitido?
El derecho de propiedad, que muchos califican de sa-
grado, (esta hoy en Colombia asegurado, como la Consti-
tuci6n lo quiso? ^Puede decirse que hoy rija entire nos-
otros la disposici6n constitutional seguin la cual "nadie
puede ser juzgado (y much menos castigado, dice la ra-
z6n) sino conforme a leyes preexistentes al acto que se le
impute, ante tribunal competent y observando la pleni-
tud de las formas propias de cada juicio"?
(No es cierto que todos estos derechos y principios
constitucionales son hoy menos que letra muerta?
Pero se dira que todo lo ocurrido, la concentraci6n de
todos los poderes en una sola mano, la abolici6n del orden
constitutional y legal y del orden democratic lo justifica
la existencia del articulo 121 de la Constituci6n misma,
que concede facultades extraordinarias al Presidente de la
Repuiblica "para el caso de guerra exterior o de conmoci6n
interior". Ese articulo, rectamente interpretado, no da fa-
cultades distintas de las que se refieren a los fines concre-
tos que 61 mismo expresa. La sana raz6n y el mds elemen-
tal buen sentido tienen que rechazar, por inconcebible, la
idea de que haya un articulo de la Constituci6n que auto-
rice su total destrucci6n.
Cuando se trat6 de extender mas alli de su recto sen,
tido, y eso en plena guerra civil, las facultades del tantas
veces mentado articulo, el autor de la Constituci6n y su
mas calificado interprete, don Miguel Antonio Caro, por
seis afios Presidente de la Repuiblica, en hist6rico docu-
mento escrito por 61 y firmado con otros ilustres ciudada-
nos el 9 de marzo de 1902, rechaz6 y conden6 inapelable-
mente esa interpretaci6n que no vacil6 en calificar de
escandalosa, y dijo:
50





"Hase inventado recientemente una formula lac6nica
que sirve para cortar toda dificultad, y con la cual se pre-
tende justificar todo abuso official. Se dice que en tiempo
de guerra, los derechos individuals y el imperio de la ley
quedan suspendidos, y autorizado el gobierno para hacer
cuanto le plazca por medio de decretos legislativos. No se
concibe interpretaci6n mas imprudente por lo absurda, ni
mas alarmante por lo barbara, de la disposici6n constitu-
cional."
Si la tesis del senior Caro, clamorosamente reafirmada
y enaltecida por la unanimidad de los parlamentarios con-
servadores en las sesiones del Congreso en enero de 1935,
era just aun en los dias terrible de la guerra de los mil
dias, (que no diria 61 cuando en tiempo de paz, merced a
ese articulo se pretend reemplazar, por tiempo indefinido
y en todos sus aspects, el regimen constitutional y legal
por un gobierno personal sin limits?
Tengo para hablar en la material autoridad excepcio-
nal. Fui durante cuatro afios Presidente de la Repuiblica
y no turbe, ni dej6 turbar un solo dia, el orden constitu-
cional. No apele jams a las facultades del articulo 121.
Goberne s61o cefiido a la Constituci6n y a la Ley. Dict6
decretos de caricter legislative por autorizaci6n explicit
del Congreso Nacional, y sometido en todos los moments
a lo que el Congreso o la Corte Suprema de Justicia o el
Consejo de Estado quisieran resolver sobre mis actos. Para
fortuha mia, algunos de esos decretos mios, -por cierto
muy pocos y de escasa importancia- fueron declarados
inexequibles por esos tribunales, que demostraron c6mo
bajo mi gobierno sf podia la Corte Suprema ejercer la mas
augusta de sus funciones y si podia el Consejo de Estado
corregir los errors del Poder Ejecutivo.





Mas tarde, en agosto de 1944, cuando despues del
cuartelazo del 10 de julio que inici6 sombriamente la ca-
dena de desgracias en que estamos sumidos, un gobierno
al cual yo profesaba hondo respeto y adhesion entusiasta
quiso -en proporciones infinitamente inferiores a lo que
despues se ha visto, y tan solo con nobles fines-, exten-
der el uso de esas facultades extraordinarias mas alla de
los limits estrictos que yo consider inviolables, me opu-
se a ese prop6sito, luche contra e1 &n solemne reunion de
parlamentarios y Ministros, y cuando fueron desechadas
mis ideas present por tal motive dimisi6n irrevocable de
mi cargo de jefe del partido y expuse puiblicamente las ra-
zones de mi actitud.
No se puede amparar con el articulo 121 de la Cons-
tituci6n el imperio de la arbitrariedad. E1 no concede sino
determinadas autorizaciones y s6lo para cuanto tienda al
restablecimiento de la paz, y mientras ella este seriamente
perturbada. Lo demas, es claro abuso de poder. No es
possible admitir que con el pretexto de un articulo dictado
para moments excepcionales y transitorios, se pretend
destruir toda forma de vida juridica en Colombia.
Y todo esto lo digo por lo que al pais ocurre y puede
ocurrir, no en defense de "EL TIEMPO", que no ha sido
victim de esa interpretaci6n seguin el senior Caro "absur-
da y bArbara". Aun admitiendose ella contra "EL TIEM-
PO" no se podia proceder como se procedi6, porque ello
no lo permit el Derecho de Gentes, y lo prohibe expresa-
mente la Constituci6n en su articulo 28, que textualmen-
te dice: "Aun en tiempo de guerra nadie podra ser penado
ex-post-facto, sino con arreglo a la ley, orden o decreto en
que previamente se haya prohibido el hecho y determina-
dose la pena correspondiente."
A "EL TIEMPO" no se le atropell6 con una errada
interpretaci6n de un articulo constitutional, sino con un





abierto desconocimiento de prescripciones constitucionales
indiscutibles.

Como el General Santander en 1828, "EL TIEMPO"
puede hoy sentirse orgulloso de "quedar sumido bajo las
ruinas de la Constituci6n". Pero ese orgullo justificado
no disminuye la inquietud y angustia que a todos debe ins-
pirar la actual situaci6n de Colombia. Sin libertades y sin
garantias, todo es hoy entire nosotros triste y precario. To-
dos aborrecemos la violencia y anhelamos la paz, pero esta
no puede fundarse en el silencio, en la abdicaci6n y en el
temor, porque sobre tales bases nada stable se puede cons-
truir. Mejor se asienta ella valerosamente hasta sobre el
vocerio de libre y leal lucha political, sobre el honorable
choque de opuestas convicciones, bajo un gobierno que
respete a la opinion y le permit manifestarse libre y fran-
camente, y con el concurso de la voluntad popular expre-
sada en elecciones republicans y representada en cuerpos
legislativos independientes. Cavour decia, con raz6n: "Pre-
fiero la peor de las Camaras a la mejor de las camarillas."
cQue no diria si en la escogencia se tratara de la peor de
las posibles camarillas? "La soberania reside, esencial y
exclusivamente, en la Naci6n y de ella emanan los pode-
res puiblicos; que se ejerceran en los terminos que esta
Constituci6n establece." Asi lo proclama la Carta Funda-
mental, solemnemente. Esa soberania no puede asumirla
y encarnarla por si y ante si un pequefio circulo que quie-
re presentarse como origen y sintesis de los poderes pui-
blicos.
Se ha hablado much de crisis moral, y es cierto que
ella existe. La determinan principalmente la quiebra del
character, la tendencia a preferir en todo caso el director y
personal interest estimado en pesos y centavos; el horror
a las actitudes definidas y la inclinaci6n a ceder; el reem-





plazo de la sobria altivez por la desenfrenada adulaci6n,
hija de la concupiscencia o del temor; la desaparici6n de
la antigua sencillez republican que ajena a ostentaciones
imperiales era entire nosotros decoro severe de la autoridad
supreme; la falta de energia para luchar; el menosprecio
por los ideales, la indiferencia por cuanto significa, en lo
spiritual, en lo material, en lo social, la dignidad de la per-
sona humana. Un regimen dictatorial y policiaco, a base
de temores y halagos, podria llevar aquella crisis a los mis
dolorosos extremes y poner en peligro cuanto desde los
dias de Camilo Torres ha sido rasgo caracteristico y decoro
supremo de la gente colombiana.
Tuve el honor de representarla various afios como Jefe
del Estado en posici6n altisima que, como el sacerdocio,
imprime caracter. Ello me obliga a expresar a mis compa-
triotas estos temores, a decirles cuanto me doleria que la
vieja y a veces ruda, pero siempre noble, franqueza se tro-
cara en timidos balbuceos, cuando no en cortesanas acti-
tudes; que el temor al espia, jams conocido cuando no
era el Estado de Sitio el regimen normal de nuestra vida,
se tornase en condici6n del vivir cuotidiano. Que la prensa
dejara de ser lo que fue desde los dias de "La Bagatela",
y exhibiera c6mo su uinica y just excusa dolorosa la total
mordaza que hoy, como nunca, padece, y que magistral-
mente describi6 hace dos aiios Guillermo Le6n Valencia,
como Presidente del Directorio Nacional Conservador, en
estas frases decisivas:

"Las cosas no son graves porque se digan sino porque
sean ciertas, y cuando son ciertas no dejan de ser graves
porque se guard silencio a su alrededor. La censura de
prensa es el caldo de cultivo en que proliferan el peculado
y el delito, cAnceres que derriban a los gobiernos y corrom-
pen a los pueblos; la libertad de prensa es el aire que pe-




netra a las interioridades del organismo social, pone de
present las debilidades para remediarlas y expulsa a la
impunidad que produce la anestesia del 6rgano, primer
sintoma de desintegraci6n inevitable. La propia medicine
nos ensefia que algunas afecciones, inclusive malignas, lle-
gan a curarse al solo contact del aire y de la luz".

Asi habl6 el senior Presidente de la Direcci6n Nacio-
nal Conservadora. CQu6 diria hoy, cuando a un gran dia-
rio se le suprime por la fuerza, y a los otros se les arrebata
hasta la sombra de la libertad?
A todos los hombres y mujeres de Colombia correspon-
de meditar serena y hondamente en lo que ha pasado, en
lo que pasa y puede pasar. CQue panorama tiene ante si la
juventud; sometida ya a pruebas tan dolorosas, que-mar-
can los mas amargos y oscuros dias de la patria, y que para
orgullo y esperanza de todos, empieza a mostrarse en esta
"generaci6n del medio siglo", como capaz de superar a
cuantos la precedieron? Y para los que ya terminamos
nuestras vidas, ccuil va a ser la ultima vision de la Patria
que Ilene nuestras almas? (Una que inspire orgullo y
confianza en el future de los que atras quedan, o que s61o
pesares e inquietudes sugiera?
Huyamos del pesimista sistematico, que es tan solo es-
pectador inerte de los problems contempordneos. Pense-
mos, con hondo y valeroso pensar, que cada uno tiene algo
que hacer -lejos de la violencia que todo lo envenena y
corrompe, lejos del conformismo que lleva a la miterte ci-
vil- para asegurar efectivamente en Colombia los bienes
de la paz, la libertad y la justicia al amparo de la ley.

Con paternal solicitud, el senior Presidente de la Repui-
blica ha querido, segun sus palabras, libertar a los ciudada-
nos colombianos y en especial a mis copartidarios, de una
55





dictadura insoportable, y por eso ha suprimido "EL TIEM-
PO". Pocos agradeceran tan singular favor. "EL TIEMPO"
no represent nunca obligaci6n para nadie. Era s61o un
derecho de todos. Como era 6rgano de lucha y tribune
de ideas, forzosamente habia de tener enemigos, algunos de
los cuales lo honran tanto como sus innumerables amigos.
Liberal fue "EL TIEMPO", y asi lo proclam6 en todas
sus ediciones, y aunque no quiero vincular a mi partido a
esta causa que el atropello implica, porque ella no tiene
caracteres banderizos, ni afecta s61o a una parcialidad po-
litica sino a la naci6n entera, si se que del lado de lo que
esta causa national represent esta la unanimidad del li-
beralismo, sin excepciones validas.
S6lo una grande amargura me deja lo ocurrido, y es
pensar en la suerte de centenares de hogares que del tra-
bajo realizado para "EL TIEMPO" vivian y que en esta
casa creian tener asegurado su present y su porvenir. Esos
trabajadores y compafieros ejemplares quedan hoy en si-
tuaci6n dificil y ven fracasadas justas ilusiones y eviden-
tes realidades, por un injustificable acto desp6tico. Todos
los derechos que ellos tienen les seran respetados por "EL
TIEMPO", celosamente y sin reserves. Mas alla si ya no
puedo hacer otra cosa que ofrecerles mi amistad y reiterar-
les mi incancelable gratitud.
Cuarenta y cinco afios de la historic colombiana llena
"EL TIEMPO" de BogotA. Ninguin peri6dico tuvo ja-
mas entire nosotros vida tan larga ni tan dilatada actuaci6n
ni tan grande importancia. Si fue un vigoroso element
de honorable lucha political, fue tambi6n una tribune de
cultural ocupada por millares de inteligencias respetables.
Abri6 ampliamente los caminos de la honrada y sana em-
presa periodistica, la que vive de si misma, y de la confian-
za puiblica adquiere la independencia necesaria para obrar
limpiamente. Gracias a lo que e6 fue y ensefi6, otros mu-
56





chos 6rganos de la prensa colombiana prosperaran y se en-
grandeceran. A todos ellos deseo exito pleno. Pero nos-
otros, "EL TIEMPO" y yo, nos hundimos serenos ante la
inicua agresi6n, con la limpia bandera izada en el palo ma-
yor y el capitan en el puente de mando.
He querido en estas horas sombrias en que la faz livi-
da del miedo asoma por tantas parties decir a mis compa-
triotas todos, a cuantos dem6cratas amen la libertad y la
justicia, c6mo vivi6 y c6mo sabe morir un peri6dico que
sirvi6 y honr6 a Colombia.
EDUARDO SANTOS
Bogotac, 28 de agosto de 1955.







COMUNICADO OFFICIAL
DEL GOBIERNO

Direcci6n de Informaci6n y Propaganda del Estado
Agosto 4/55.
Comunicado del Gobierno sobre la clausura del peri6dico "EL
TIEMPO", de Bogota, leido por el Ministro de Gobierno a
travds de la Radiodifusora Nacional y de la Televisora del Estado.

El senior Roberto Garcia-Pefia, director de "EL TIEM-
PO", de Bogota, dirigi6 para su publicaci6n un mensaje
al senior Jorge Mantilla, director de "El Comercio", de
Quito, que apareci6 en la pagina de este ultimo peri6dico
el martes 2 de agosto, con este textual contenido:

Bogota, D. E., agosto 19 de 1955.

Sefior Jorge Mantilla, "El Comercio". Quito.
Seguin comunica la Associated Press, el Presidente
Rojas Pinilla declare que "EL TIEMPO" y "El Especta-
dor" habian explotado con fines politicos la muerte en
accident de transito de tres personas. Posiblemente el
President se referia al asesinato de Emilio Correa Uribe,
director del "Diario de Pereira", y de su hijo, el abogado
Carlos Correa, por asesinos que en el Valle son conocidos
con el nombre de "pijaros", criminals a sueldo de la
violencia political. El asesinato de los Correa, que no fue
accident de transito, como lo quieren hacer aparecer, esta
siendo investigado, pero sus autores materials ya bien
conocidos, no han sido, sin embargo, capturados y el cri-
59





men continue impune. Ruegole publicar esta aclaraci6n,
pues no es possible que la verdad se deforme al amparo de
la generosa hospitalidad ecuatoriana.
Atentamente (Fdo.) Roberto Garcia-Pefia, director de
"EL TIEMPO".

El mensaje anterior contiene la afirmaci6n de que los
autores materials de ese delito, no obstante ser bien cono-
cidos, no han sido capturados, y el crime permanece
impune, sugiriendo que tal impunidad obedece a motives
politicos.
El mismo mensaje del director de "EL TIEMPO",
refiriendose a una declaraci6n del Presidente de la Repii-
blica de Colombia, afirma que "no es possible que la verdad
se deforme al amparo de la generosa hospitalidad ecua-
toriana".
Esta afirmaci6n y el mentis al Presidente de Colom-
bia, por parte del director de "EL TIEMPO", han preten-
dido fundarse en hechos absolutamente inexactos y mani-
fiestamente tergiversados.
No es cierto que el delito permanezca impune y que
los autores materials no hayan sido capturados. La verdad
es la siguiente: la investigaci6n ha sido adelantada y per-
feccionada con eficacia y diligencia sumas por el juez de
instrucci6n doctor Alfonso Pinto, habiendose identificado
con prontitud a los tres ocupantes del automotor que
choc6 violentamente con el autom6vil de los sefiores
Correa, dando asi origen a la deplorable tragedia en que
estos fueron victims. Dos de esos ocupantes, responsables
de los homicidios, fueron capturados y detenidos preven-
tivamente y se encuentran a 6rdenes de los jueces supe-
riores ordinarios, desde hace mas de diez dias. El tercero
de ellos aun no ha podido ser aprehendido, pero las auto-
ridades respectivas, por 6rdenes del juez investigator, ade-





lantan activamente toda clase de medidas tendientes a su
localizaci6n y capture.
La dolorosa muerte de los sefiores Correa, cuya san-
ci6n ejemplar el Gobierno ha estado garantizando desde
el primer moment, no aparece perpetrada como acto de
violencia political, siendo censurable su explotaci6n por
rencores de partido, susceptibles de entorpecer la acci6n
de la justicia y de fomentar, con fines sectarios, la tran-
quilidad public. A este respect cabe observer que el
juez de instrucci6n a quien se confi6 la investigaci6n del
delito es de la misma filiaci6n political que las victims.
Desmentir al Presidente de la Republica, como lo ha
hecho el director de "EL TIEMPO" y a la vez hacer falsas
aseveraciones, es, ademas de irrespeto y agravio intolera-
bles, flagrante violaci6n de la ley penal. Mixime cuando
se ha hecho con la intenci6n de dar alcance international a
lo desmentido y hacer aparecer al Presidente de Colombia
como abusando de la generosa y cAlida hospitalidad que le
brindara una naci6n amiga. Esto ultimo constitute tambiin
grave lesi6n al buen nombre del pals en el extranjero.
Publicada la carta del director de "EL TIEMPO", y
teniendo en cuenta su inexactitud, y su caracter injurioso,
el gobierno dejando en suspense la acci6n penal, dispuso
que se solicitara la rectificaci6n correspondiente en el
peri6dico que el senior Garcia-Pefia dirige y del cual es
responsible, en forma clara y acorde con la verdad desfigu-
rada y con la dignidad agraviada.
El director de "EL TIEMPO" s61o sugiri6 publicar
una informaci6n que, en vez de rectificar, tenia las apa-
riencias de un comunicado official, ajeno totalmente a la
naturaleza de una 16gica reparaci6n, con el agravante de
que en 61 aparecia el Presidente rectificindose a si mismo.
En relaci6n con la censura de prensa, el gobierno
national consider oportuno hacer las siguientes conside-





raciones: La censura comenz6 a aplicarse el 10 de julio
de 1944, y en adelante gobiernos de los dos partidos tra-
dicionales la ejercieron de acuerdo con las circunstancias
de orden piblico. El Excelentisimo senior Presidente
Rojas Pinilla restableci6 la libertad de prensa y dej6 a los
periodistas la responsabilidad consiguiente, a virtud de lo
cual fueron ellos los que por medio de un pacto de caba-
lleros establecieron las normas que debian seguirse para
evitar abusos que pudieran contribuir a la exaltaci6n de
las pasiones partidistas o a la intranquilidad del pais.
Este pacto de caballeros, calificado como "auto-cen-
sura" por los mismos periodistas, ha venido siendo violado
con publicaciones agresivas e injuriosas para el Presidente
de la Repiblica y con habiles campafias que, unas veces
sutilmente y otras en forma insidiosa, pretenden compro-
meter de nuevo a los colombianos en conflicts de odios
y en sangrientas luchas. El Presidente de la Repiblica
con sentido magnanimo y con el prop6sito de contribuir
al imperio de las libertades ha tolerado dichos ataques, tan
violentos como injustos. Pero en esta oportunidad en que
el director de "EL TIEMPO" ha extendido su acci6n
difamadora mas alli de las fronteras, publicando en un
important diario de Quito aseveraciones inexactas e inju-
riosas, con el empefio no disimulado de hacer career que
necesitaba de piginas extranjeras que sustituyeran las de
su peri6dico, el gobierno national no puede permanecer
impasible, ni menos ignorar con criteria de indecorosa to-
lerencia hecho tan grave como perjudicial.
Oportuno es hacer saber aqui que el Excelentisimo
senior Presidente de la Republica reafirma las 6rdenes ya
impartidas a todas las autoridades a fin de que otorguen
plenas garantias para el ejercicio de sus autenticos dere-
chos y de sus legitimas libertades, sin discriminaciones
de ninguna naturaleza, a todos y cada uno de los colom-





bianos. Por ello precisamente vuelve a advertir que con-
tinuara siendo oportunamente atendido todo reclamo que
se formule contra cualquiera que quebrante esta imper-
turbable political de imparcialidad y de genuine sentido
cristiano y nacionalista.
Las relaciones internacionales, la paz de la naci6n, la
responsabilidad del Gobierno, la dignidad de su primer
magistrado y el buen nombre del pais, han sido esta vez
afectados de manera tan injustificable como peligrosa.
Una acci6n extraviada y subversive de periodistas que no
aceptan conformar su conduct a los supremos intereses
nacionales, puede comprometer como ya ha acontecido,
mediante la creaci6n de un clima de exacerbaci6n, de des-
confianza y de violencia, valores tan cars como la vida,
honra y bienes de los colombianos. Ante esta situaci6n, el
gobierno no permitira que por indiferencia o por omisi6n
prosperen los germenes del mal. Antes que la importancia
de una empresa periodistica o las lisonjas que implica una
melanc6lica tolerancia, pesan en forma inexcusable sobre
los deberes del Presidente de Colombia y Jefe Supremo
de las Fuerzas Armadas la necesidad de preferir la convi-
vencia pacifica de los ciudadanos, el progress econ6mico
y cultural de la naci6n, el advance social de los campesi-
nos y de los obreros y el prestigio international de la
Repiblica.
El Excelentisimo senior Presidente de la Repuiblica,
General Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, llevando
su tolerancia y magnanimidad hasta lo extreme, le dio
oportunidad al senior director de "EL TIEMPO", para
que por medio de una clara y explicit rectificaci6n re-
parara el agravio a Colombia y a su Presidente, oportuni-
dad que, al no ser aceptada por el, ha llevado al Gobierno
de las Fuerzas Armadas, en acuerdo con todos sus Minis-
tros, a clausurar el mencionado peri6dico.







MEMORIAL DE DON
ROBERTO GARCIA-PENA

Bogota, agosto 8 de 1955.
Excelentisimo senior Presidente de la Repuiblica, Teniente
General Gustavo Rojas Pinilla, Sefiores Ministros del
Despacho Ejecutivo.
Presentes.
Hago referencia al comunicado official de fecha 4 de
agosto leido por el senior Ministro de Gobierno a traves
de la Radiodifusora Nacional y de la Televisora del Es-
tado, comunicado por medio del cual se notific6 la clau-
sura del diario "EL TIEMPO", hecho que desde la vispera
se hallaba en vigencia segun orden verbal impartida por el
General Rafael Calder6n Reyes, Jefe del Estado Mayor
del Ejercito, en cumplimiento de instrucciones del senior
President de la Repuiblica. Me permit precisar, para
mejor informaci6n de ustedes y de la opinion puiblica, el
desarrollo de los acontecimientos a que se refiere el alu-
dido comunicado official.

El miercoles 3 de agosto, a las cinco de la tarde, fuf
Ilamado telef6nicamente por el General Rafael Calder6n
Reyes, Jefe del Estado Mayor, a fin de que me presentara
en su despacho. Compared inmediatamente, habiendo
sido recibido en las oficinas de la Jefatura del Estado Ma-
yor por el propio General Calder6n Reyes, a quien acom-
pafiaban otros oficiales y el Director de la Oficina de
Informaci6n y Propaganda del Estado, senior Jorge Luis
65





Arango. El General Calder6n Reyes me manifest que
por 6rdenes recibidas del senior Presidente de la Repii-
blica me hacia entrega del texto de una declaraci6n que
debia ser publicada a partir del dia siguiente y durante
treinta dias consecutivos, en la primera pagina de "El
TIEMPO", como si fuera redactada por este peri6dico,
sin comentario alguno y menos sin alusi6n siquiera a que
habia sido elaborada por funcionarios oficiales. Me agreg6
el General Calder6n Reyes que, en caso de que no acep-
tara hacer tal publicaci6n seg6n el texto y las condiciones
que el gobierno exigia, el Coronel Bejarano, alli present,
Comandante de la guarnici6n de Bogota, tenia instruc-
ciones para no permitir la circulaci6n del diario. El texto
de la declaraci6n .entregada por el Jefe del Estado Mayor
del Ejercito y que el gobierno exigia fuera publicada
como de "EL TIEMPO" en dicho peri6dico, sin comen-
tarios, durante treinta dias consecutivos, en primera pagina
y sin alusi6n siquiera a que hubiese sido elaborada por
funcionarios oficiales, dice asi:

"Rectificamos y damos pfiblicas excuses al Jefe del Estado
El senior Roberto Garcia Pefia, en su caracter de Di-
rector de "EL TIEMPO" envi6 al Director de "El Comer-
cio" de Quito, senior Jorge Mantilla, una carta publicada
en dicho peri6dico el martes 2 de agosto, cuyo texto es el
siguiente:
"Bogota, D.E., agosto 19 de 1955.-Sefior Jorge Man-
tilla, "El Comercio", Quito.-"Seg6n comunica la Asso-
ciated Press el Presidente Rojas Pinilla declare que "EL
TIEMPO" y "El Espectador" habian explotado con fines
politicos la muerte en accident de transito de tres perso-
nas. Posiblemente el Presidente se referia al asesinato de
Emilio Correa Uribe, director de "El Diario" de Pereira,
66





y de su hijo el abogado Carlos Correa, por asesinos que en
el Valle son conocidos con el nombre de "pijaros", crimi-
nales a sueldo de la violencia political. El asesinato de los
Correa, que no fue accident de transito, como lo quiere
hacer aparecer, esta siendo investigado, pero sus autores
materials ya bien conocidos no han sido sin embargo cap-
turados y el crime continia impune. Ru6goles publicar
esta aclaraci6n pues no es possible que la verdad se defor-
me al amparo de la generosa hospitalidad ecuatoriana.-
Atentamente (Fdo.), Roberto Garcia-Peia, Director de
"EL TIEMPO" ".

Como se ve, en la carta anterior nuestro Director hace
la afirmaci6n de que los autores materials de la muerte
de los sefiores Emilio Correa Uribe y del hijo de 6ste,
senior Carlos Correa, siendo ya bien conocidos, no han
sido sin embargo capturados y el crime continue impune.
La anterior afirmaci6n es completamente inexacta, por
cuanto la investigaci6n fue activamente adelantada y per-
feccionada por el juez de instrucci6n doctor Alfonso Pinto,
siendo de advertir que para garantizar la imparcialidad de
ella el gobierno escogi6 un juez de la misma filiaci6n
political de las victims. En la investigaci6n se identifi-
caron los tres ocupantes del automotor-jeep y responsables
de la muerte de los mencionados sefiores Correa, dos de
los cuales fueron capturados y detenidos preventivamente,
y se encuentran en la actualidad a 6rdenes de los jueces
superiores ordinarios, a quienes el juez de instrucci6n los
envi6 junto con el expediente respective. El tercero de
tales ocupantes aun no ha podido ser capturado, pero las
autoridades respectivas, por orden del juez, adelantan to-
das las actividades tendientes a su localizaci6n y capture.
En dicha investigaci6n se estableci6 igualmente la forma
como ocurri6 el choque violent entire el jeep y el auto-





m6vil en que viajaban los sefiores Correa, origen iinme-
diato de las muertes, por la reacci6n instantinea de los
ocupantes del jeep.
La frase final de la carta que dice: "Ru6gole publicar
esta aclaraci6n, pues no es possible que la verdad se de-
forme al amparo de la generosa hospitalidad ecuatoriana",
es en extreme grave, y reconocemos que sus terminos son
altamente injuriosos para el Jefe del Estado, especialmente
en moments en que visitaba a una naci6n amiga.
Damos en nombre de nuestro peri6dico y de nuestro
Director senior Roberto Garcia Pefia, piblicas excusas al
senior Presidente de Colombia y confesamos que incurri-
mos en un agravio injusto, ya que lo dicho por 61 en la
rueda de prensa habida en la ciudad de Quito, es rigurosa-
mente cierto.
Con miras a reparar este agravio y, ademas, a evitar
sus consecuencias, especialmente las de indole internacio-
nal ocasionadas por la carta en referencia, hacemos la pre-
sente publicaci6n, en lugar preferente de la primera pagi-
na de "EL TIEMPO" ".

Una vez enterado del texto anterior, manifesto al senior
General Calder6n Reyes que no me era possible dar res-
puesta inmediata alguna pues necesitaba estudiar mejor
los terminos de la declaraci6n y considerarlos en asocio de
mis compafieros del peri6dico, anunciandole que mis tarde
le informaria sobre mi decision. El accedi6 y, en efecto,
poco despues de retirarme pregunt6 al propio General
telef6nicamente si podia recibir a una comisi6n de "EL
TIEMPO" para hablar con 61 sobre el problema, y 61 ad-
miti6 recibir al Dr. Abd6n Espinosa Valderrama, Gerente
de la empresa, y a don Jaime Posada, uno de los redac-
tores del diario y director de su Suplemento Literario.
El Dr. Espinosa y el Sr. Posada manifestaron al Jefe del





Estado Mayor del Ej&rcito nuestro deseo de presentar una
nueva formula y e1 ofreci6 recibirla para someterla luego
a la consideraci6n del senior Presidente. En efecto, a las
nueve de la noche del mismo miercoles, 3 de agosto, el
senior Jefe del Estado Mayor del Ejercito, General Calde-
r6n Reyes, me recibi6 en el despacho de la oficina de
censura de prensa, en compania del Dr. Espinosa Valde-
rrama, del Dr. Enrique Santos Castillo, Jefe de Redacci6n
de "EL TIEMPO", y de don Jaime Posada. Entregamos
al General Calder6n Reyes nuestra formula substitutiva
de la declaraci6n elaborada por el gobierno, formula que
consistia en transcribir como comunicado official, y no
como texto de "EL TIEMPO", la primera parte de la
citada declaraci6n elaborada por el gobierno, con la sim-
ple modificaci6n del texto de mi mensaje al senior Jorge
Mantilla, de "El Comercio" de Quito, pues el transcrito
en la nota official no correspondia, como adelante se veri,
al original enviado por mi. La segunda parte de la decla-
raci6n, una vez concluido lo que nosotros consideribamos
debia ser comunicado official, se modificaba con una mani-
festaci6n escrita, esa si por mi, de acuerdo con el siguiente
texto:

Como comunicado official, lo siguiente:
"El senior Roberto Garcia Pefia envi6 al Director de
"El Comercio" de Quito, senior Jorge Mantilla, un cable-
grama publicado en dicho peri6dico el martes 2 de agosto,
cuyo texto es el siguiente: Bogoti, agosto 19 de 1955.-
Sefior Jorge Mantilla, "El Comercio", Quito.-Segun
comunica la Associated Press el Presidente Rojas declar6
que "EL TIEMPO" y "El Espectador" habian explotado
con fines politicos la muerte en accident de transito de
tres personas. Posiblemente el Presidente se referia al ase-





sinato de Emilio Correa Uribe, Director de "El Diario"
de Pereira y de su hijo el abogado Carlos Correa por ase-
sinos que en el Valle del Cauca son conocidos con el nom-
bre de "pijaros", criminals a sueldo de la violencia poli-
tica. El asesinato de los Correa que no fue accident de
trinsito como lo quieren hacer aparecer esta siendo inves-
tigado pero sus autores materials ya bien conocidos no
han sido sin:embargo capturados y el crime continue im-
pune. Te ruego hacer esta aclaraci6n con mi firma porque
no es possible que la verdad se deforme al amparo de la
generosa hospitalidad ecuatoriana. Cordial abrazo, Rober-
to Garcia-Peia".
En el cable anterior se hace la afirmaci6n de que los
autores materials de la muerte de los sefiores Emilio
Correa Uribe y del hijo de este, senior Carlos Correa,
siendo ya bien conocidos, no han sido sin embargo cap-
turados y el crime continue impune.
La anterior afirmaci6n es completamente inexacta, por
cuanto la investigaci6n fue activamente adelantada y per-
feccionada por el juez de instrucci6n doctor Alfonso
Pinto, siendo de advertir que para garantizar la imparcia-
lidad de ella el gobierno escogi6 un juez de la misma fi-
liaci6n political de las victims. En la investigaci6n se
identificaron los tres ocupantes del automotor jeep y res-
ponsables de la muerte de los mencionados sefiores Correa,
dos de los cuales fueron capturados y detenidos preventi-
vamente, y se encuentran en la actualidad a 6rdenes de
los jueces superiores ordinarios, a quienes el juez de ins-
trucci6n los envi6 junto con el expediente respective.
El tercero de tales ocupantes aun no ha podido ser
capturado, pero las autoridades respectivas, por orden del
juez, adelantan todas las actividades tendientes a su locali-
zaci6n y capture. En dicha investigaci6n se estableci6
igualmente la forma como ocurri6 el choque violent
70





entire el jeep y el autom6vil en que viajaban los sefiores
Correa, origen inmediato de las muertes, por la reacci6n
instantanea de los ocupantes del jeep.
La frase del cable que dice: "Ru6goles publicar esta
aclaraci6n, pues no es possible que la verdad se deforme
al amparo de la generosa hospitalidad ecuatoriana" es
en extreme grave, y sus terminos son altamente injuriosos
para el Jefe del Estado, especialmente en moments en
que visitaba a una naci6n amiga.
En miras a reparar este agravio, ademas, a evitar sus
consecuencias, especialmente las de indole international
ocasionadas por el cable en referencia, hacemos la pre-
sente publicaci6n".

Como aclaraci6n personal mia, las siguientes palabras:
"Don Roberto Garcia-Pefia, con fundamento en la in-
formaci6n de la Associated Press que public "La Repi-
blica" en su edici6n del lunes 19 de agosto, consider
indispensable rectificar la afirmaci6n de que tanto este
peri6dico ("EL TIEMPO") como "El Espectador" habian
explotado con fines politicos un simple accident de tran-
sito. Como tal afirmaci6n era evidentemente grave, el Sr.
Garcia Pefia quiso aclarar ante los lectores ecuatorianos
una situaci6n que moralmente podia comprometer a dos
peri6dicos responsables.
"Conocidos los hechos a que se refiere la declaraci6n
anterior y teniendo en cuenta que segun el comunicado
el senior Presidente no dijo lo que el corresponsal de la
Associated Press puso en sus labios, el Sr. Garcia-Pefia
acepta por cierta la version del anterior comunicado y ma-
nifiesta, ademas, que en ningun caso sus palabras tuvie-
ron otro prop6sito que el de aclarar ante la opinion inter-





national la conduct de dos peri6dicos tradicionalmente
celosos de la verdad.
"El senior Garcia-Pefia ve con satisfacci6n que la inves-
tigaci6n a que l6 se refiri6 en su mensaje ha culminado ya
con la prisi6n de dos de los autores del homicidio de los
sefiores Correa."
El senior General Calder6n Reyes nos manifest que
encontraba correct nuestra propuesta, pero que lamen-
taba no poder tramitarla porque el senior Presidente insis-
tia en no admitir ninguna variaci6n al texto official ni a
las condiciones exigidas para su publicaci6n, y que habia
manifestado no poder recibirlo esa noche para considerar
el nuevo texto. Asi las cosas, express al General Calder6n
Reyes la imposibilidad moral de aceptar la exigencia ofi-
cial, en respuesta a lo cual se notific6 la orden, ya anun-
ciada, de no poder editar el peri6dico si no aparecia con la
declaraci6n que habia elaborado el gobierno y que se nos
queria obligar a publicar como si lo hubiera sido por "EL
TIEMPO". Momentos despues, dos oficiales se presenta-
ron en mis oficinas de la Direcci6n de "EL TIEMPO" y
me manifestaron que iban a comprobar si se cumplia o no
la orden de que el peri6dico no fuera editado sino en las
condiciones impuestas. Uno de los redactores los acom-
pafi6 a que revisaran los linotipos y establecieran que se
hallaban apagados y que la armada de la edici6n habia sido
suspendida. Mientras tanto, agents de la policia nacio-
nal ocupaban nuestros talleres de impresi6n, en donde se
hallan las rotativas, a fin de impedir cualquier intent de
edici6n. Por estas circunstancias "EL TIEMPO" no pudo
circular el jueves 4 de agosto.
A las diez y media de la mafiana del citado jueves 4
de agosto pude ponerme en comunicaci6n telef6nica con
el senior Ministro de Relaciones Exteriores, doctor Evaristo
Sourdis, a quien pedi el favor de servir de intermediario





para hacer llegar al senior Presidente la formula de aclara-
ci6n que habiamos entregado la vispera al Jefe del Estado
Mayor, General Calder6n Reyes. El senior Ministro Sour-
dis acept6 gentilmente mi encargo, y los sefiores Enrique
Santos Castillo y Jaime Posada pusieron en sus manos
nuestro texto ya transcrito. El senior Ministro manifest6
que tan pronto como tuviera oportunidad de hacer conocer
del senior Presidente nuestra contrapropuesta me haria
saber el resultado de su amable gesti6n. Pasadas lashoras
de ese dia, poco despu6s de las siete de la noche, el doctor
Sourdis me comunic6 telef6nicamente que habia hablado
con el senior Presidente; que s6lo lo habia podido hacer en
las horas de la tarde, pero que el senior Presidente no acep-
taba la formula, ni la menor variaci6n al texto por 61 pro-
puesto, ni a las condiciones exigidas para su publicaci6n, y
que el senior Ministro de Gobierno habia sido comisionado
para dar lectura a un comunicado official que luego se
radiodifundiria. Minutes despu6s, el senior Ministro de
Gobierno dio lectura por los micr6fonos de la Radiodifu-
sora Nacional y por los canales de la Televisora del Estado,
al comunicado aludido, que concluye con la siguiente no-
tificaci6n official del hecho administrative de la clausura
de "EL TIEMPO":
"El Excelentisimo senior Presidente de la Repuiblica,
General Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, llevando
su tolerancia y magnanimidad hasta lo extreme, le dio
oportunidad al senior director de "EL TIEMPO", para
que por medio de una clara y explicit rectificaci6n repa-
rara el agravio a Colombia y a su Presidente, oportunidad
que, al no ser aceptada por 61, ha llevado al Gobierno de
las Fuerzas Armadas, en acuerdo con todos sus Ministros,
a clausurar el mencionado peri6dico."
Hasta aqui, escueta y cronol6gicamente presentados,
los hechos. Permitanme el senior Presidente y los sefiores





Ministros explicar ahora las clarisimas razones que tuve
yo y que tuvo "EL TIEMPO" para no aceptar la exigencia
de publicar como propia una declaraci6n que no habia sido
redactada por mi, en la que no intervenian ni mi voluntad
ni la de ninguno de los redactores de "EL TIEMPO",
acto no s6lo contrario a precisas normas de derecho sino a
elementales principios de orden moral que salvaguardan
la dignidad de la persona humana.
El cable dirigido por mi al senior Jorge Mantilla, de
"El Comercio" de Quito, lo fue a titulo personal segin
se desprende de las palabras del original transmitido por
conduct de la All America Cables, de acuerdo con el
texto autenticado, por dicha empresa que me permit acom-
pafiar a este memorial. En ese texto original puede obser-
varse, primero, que para acentuar el caracter personal em-
plee la forma vocativa del tuteo al dirigirme a mi amigo el
senior Mantilla; segundo, que pedi que el mensaje fuera
publicado "con mi firma", expresi6n que se excluy6 del
texto dado a conocer por el gobierno; tercero, que utilice
la expresi6n familiar, "cordial abrazo" y no la de "atenta-
mente" que aparece en la version recogida por el gobierno,
y cuarto, que firm simplemente con mi nombre y no con
la adici6n de "Director de 'EL TIEMPO' que aparece
en la version official, seguin entiendo tomada de la publi-
caci6n hecha en "El Comercio" de Quito y no del original
transmitido por la All America Cables.
El cable dirigido por mi a titulo personal, en el cual
crei indispensable hacer la defense de "EL TIEMPO" y
de "El Espectador" por las acusaciones que les habia for-
mulado en Quito el senior Presidente de la Republica, no
fue publicado en "EL TIEMPO" sino en un diario dis-
tinto -en este caso "El Comercio" de Quito- y no cabe
por lo tanto, a la luz de la legislaci6n vigente sobre prensa
exigir a un peri6dico rectificaciones por cosas que no ban





sido publicadas en sus columns ni menos exigirlas en los
terminos en que se ha querido que se haga la enviada a
"EL TIEMPO", es decir, como si el texto hubiera sido
redactado por el peri6dico o por su Director y no por el
Gobierno mismo, y con la exigencia de que llevara el titulo
oficialmente indicado, que fuera presentado en sitio des-
tacado de la primera pagina y publicado por treinta veces
consecutivas.
La simple enunciaci6n de lo'acaecido muestra la gra-
vedad que ello entrafia desde el punto de vista de los
principios universales del Derecho, de las normas que
nuestra Constituci6n consagra para garantia de las liber-
tades y derechos esenciales de los ciudadanos y de la
seguridad que debe rodear la vida political y social en
la repuiblica.
Esta por demas advertir que ninguna disposici6n legal
existe en Colombia, ni ha existido jams, que autorice al
Gobierno para exigir a un ciudadano o a un peri6dico que
publique como suyo propio lo que el dicho Gobierno le
exija. Una disposici6n de esa naturaleza seria contraria
a la libertad de pensamiento, al derecho natural, a la dig-
nidad humana y violaria principios consagrados en la De-
claraci6n Universal de los Derechos del Hombre, especial-
mente en los articulos 2, 5 y 19 de ese document suscrito
por Colombia. La independencia para escribir, la libertad
de la decision individual con respect a lo que bajo el
propio nombre haya de darse a la luz pfiblica, jams se ban
vulnerado en la legislaci6n de Colombia ni en la de nin-
gun pais que acepte los principios de la civilizaci6n cris-
tiana. Las leyes sobre censura periodistica, incltyendo las
que bajo el estado de sitio se dictaron en Colombia y las
destinadas a regular la responsabilidad de la prensa, como
el decreto 3,000 de 1954 dictado por el actual Gobierno,
han permitido a las autoridades impedir la publicaci6n de





determinados escritos, han previsto la obligaci6n de publi-
car las rectificaciones que envie a un peri6dico la persona
que se sienta afectada por lo que en 61 se dijo, o ban creado
un procedimiento judicial para hacer efectiva la responsa-
bilidad de quien viole el derecho ajeno por medio de la
prensa, enumerando taxativamente las sanciones aplica-
bles. Pero en ninguna parte de las normas vigentes se
impuso una obligaci6n de la naturaleza de la que vengo
comentando y que se le queria imponer a "EL TIEMPO".
Al dirigir el cable rectificatorio al senior Mantilla tuve
en cuenta la necesidad de declarar ante la opinion ecua-
toriana la irreprochable conduct periodistica de "EL
TIEMPO" y de "El Espectador", dos diaries honorables,
independientes y tradicionalmente celosos de la verdad,
contra los cuales se pronunci6 el senior Presidente en
terminos acusatorios durante la rueda de prensa celebrada
en Quito en la tarde del domingo 31 de julio, seguin se
desprende de las siguientes versions, en lo esencial coin-
cidentes, muchas de ellas publicadas y hasta el present
no rectificadas:
19 Version de la Associated Press publicada por el
diario "La Repiblica" de Bogota, en su edici6n del lunes
19 de agosto bajo el titulo: "Rojas Pinilla denunci6 la ex-
plotaci6n political que hace la prensa liberal. Screen que
su 6xito econ6mico vale mas que una vida colombiana":
iCual es la raz6n para que la prensa colombiana haya
sido censurada por el Gobierno?
Al parecer el president colombiano esperaba esta pre-
gunta y de inmediato contest que "no toda la prensa
colombiana estaba censurada. En este moment estan cen-
surados s61o "EL TIEMPO", "El Espectador" y el "Diario
Grifico" de Bogota, y "La Tribuna" de Ibagu6.
Rojas Pinilla explic6 luego que cuando lleg6 al poder
en 1953 la censura de prensa era total y que resolvi6 levan-





tarla por complete en atenci6n a un c6digo de honor que
propusieron y aprobaron los periodistas colombianos "para
evitar el insulto y las provocaciones a las autoridades, y en
especial aquello que viniera a perjudicar la paz y convi-
vencia que deseaba el pais".
Afiadi6 que "se comprometieron de manera especial a
no explotar los muertos y actos de violencia con fines
politicos".
Contra el Gobierno
Afiadi6 el president colombiano que este compromise
se cumpli6 al principio, pero "luego empezaron los insul-
tos a las autoridades y en especial al Presidente de la
Repuiblica".
Denunci6 luego que "EL TIEMPO" y "El Especta-
dor" de Bogota explotaron con fines politicos la muerte en
un accident de trdnsito de tres personas.
Luego narr6 c6mo en noche reciente diez y seis con-
servadores fueron muertos en el Departamento del Tolima
y poco despubs diez y ocho en otro lugar.
Rojas Pinilla continue diciendo:
"El gobierno, que es imparcial, no podia impedir s61o
a la prensa liberal que trate de crear un problema politico
por ser muertes ocasionadas en accidents de trdnsito".
Por ello -concluy6 diciendo el president colombia-
no- el Gobierno resolvi6 decretar la censura para obligar
a esos peri6dicos a que cumplan la palabra empefiada."
29 Version de la "Agencia Noticiosa Ecuatoriana" en
viada a "EL TIEMPO" por su corresponsal en Quito,
senior H. Perez Estrella:
"Los periodistas ecuatorianos coincidieron en que el
principal asunto de la entrevista era la situaci6n de la li-
bertad de prensa en Colombia, pues el General Rojas
Pinilla no habia contestado a la solicitud que le dirigiera
77





la U.N.P. En consecuencia, la pregunta que se le for-
mul6 fue la siguiente:
-Sefior Presidente, sin que nuestra pregunta entrafie
ninguin sentido de impertinencia o interferencia en asun-
tos internos de otro pais, ise dignara indicarnos si sera
levantada la censura de prensa en Colombia?
El president colombiano, pausadamente, como mi-
diendo sus palabras, sin el menor asomo de displicencia,
respondi6:
-Hay que aclarar primero que no todos los peri6dicos
estAn censurados en Colombia. En estos moments sola-
mente tienen censura "EL TIEMPO", "El Espectador",
"Diario Grifico" y "Tribuna", de Ibague. Quiero que
sepan por que unos peri6dicos tienen censura y otros no.
Cuando me hice cargo del poder la censura de prensa era
total. A fines del afio el Gobierno resolvi6 levantarla por
complete, comprometiendose los periodistas solemnemente,
mediante un c6digo que ellos mismos redactaron y apro-
baron, que se ceflirian en todas sus informaciones a la
mis estricta verdad y evitarian insults y provocaciones
a las autoridades, principalmente todo aquello que, en
cualquier forma, viniese a perjudicar el clima de paz y
convivencia que necesitaba y deseaba el pais.
Tal'vez el punto mas important era este iltimo y 61
encerraba el formal compromise de que no se explotaria
la violencia con fines politicos, o sea la abstenci6n de
hacer publicaciones sobre muertos o atropellos que, en
cualquier forma, vinieran a enardecer las pasiones poli-
ticas.
No cumplieron el compromise
Durante los primeros meses -prosigui6 el Presiden-
te- todos cumplieron este compromise. Pero luego co-
menzaron los insultos contra las autoridades y especial-





mente contra el Presidente de la Repuiblica, olvidando o
creyendo olvidar que hay un articulo del C6digo Politico
y Municipal que faculta a las autoridades para sancionar a
los culpables con multas de hasta cinco mil pesos y pri-
si6n de hasta sesenta dias por cualquier irrespeto o agravio
al poder.
En este punto intervino el doctor Jorge Padilla.
-Esta ley tiene mas de cuarenta afios de vigencia-
dijo.
-Pero todavia el Gobierno no la ha usado -reanud6
el Presidente- aun cuando han existido motives suficien-
tes. Pues en cuanto a la prohibici6n de publicar informa-
ciones sobre los hechos de violencia y especialmente la
explotaci6n political de los muertos en estos hechos a los
pocos meses algunos peri6dicos rompieron su palabra.
Algunos peri6dicos conservadores fueron censurados por
suministrar esta clase de informaci6n. Hace tres semanas
mis o menos murieron tres personas, entire ellas dos sefio-
res Correa, periodistas del Departamento del Valle. Cho-
caron con un jeep que venia en sentido contrario, durante
la noche. A consecuencia del choque se cruzaron de
palabras y los del jeep les dispararon y mataron. Luego
se dieron a la fuga sin que se haya podido identificarlos.
Pero estas muertes fueron explotadas politicamente por
"EL TIEMPO" y "El Espectador", con la circunstancia
de que la noche anterior habian sido asesinados con todas
las caracteristicas de violencia 16 conservadores del Toli-
ma. Los peri6dicos conservadores no publicaron esta noti-
cia. Dias despues, en Tulua, fue asesinado el doctor
Arrieta, por un evadido de la carcel de Palmira. Tambien
esta muerte fue explotada politicamente por "EL TIEM-
PO" y "El Espectador". Pero la noche anterior tambien
habian sido asesinados 18 conservadores y el Gobiemo no
79





autoriz6 a los periodicos conservadores la publicaci6n de
esta noticia.
El Gobierno, que tiene un criterio imparcial en estos
asuntos -recalc6 el Presidente Rojas Pinilla- no podia
impedir a la prensa conservadora que hablara de sus muer-
tos y permitir esto solamente a los liberals y para que lo
explotaran en sentido politico."
39 Version publicada en "El Comercio" de Quito, edi-
ci6n del lunes 19 de agosto:
"El representante de "El Comercio" interrog6, con
todo el respeto que merece el Primer Mandatario de la
hermana Republica de Colombia, si seri factible que se
levante la censura que actualmente pesa sobre muchos e
importantes peri6dicos colombianos.
El senior Presidente respondi6:
"En primer lugar hay que aclarar que no todos los
peri6dicos de Colombia estan censurados. En estos mo-
mentos solamente hay censura para "EL TIEMPO", "El
Espectador" y el "Diario Grafico" de Bogota, y para "La
Tribuna" de Ibagu6. Quiero que sepan, sefiores periodis-
tas, por que estos peri6dicos estan sujetos a censura y otros
no lo estan, pues esta situaci6n pareceria normall"
Y continue:
"Cuando me hice cargo de la Presidencia de Colom-
bia, la censura ya existia, y era total. En ese afio, el Go-
bierno resolvi6 levantar, por complete, la censura, com-
prometiendose solemnemente los periodistas, mediante un
C6digo que ellos propusieron y aprobaron, a que cefiirian
todas sus informaciones a la mas estricta verdad, evitando
insultos o provocaciones a las autoridades y principalmen-
te todo aquello que, en cualquier forma, viniera a perjudi-
car el clima de paz y convivencia que necesitaba y deseaba
el pais. Tal vez este ultimo requisite era el mas impor-
tante; pues encerraba el compromise formal de que no se
80





explotara la violencia con fines politicos, y por consiguien-
te, se abstendrian de hacer publicaciones sobre muertos o
atropellos que en cualquier forma vendrian a enardecer
las pasiones political. En los primeros meses cumplieron
todos su compromise, pero despues empezaron con insul-
tos a las autoridades, especialmente contra el Presidente
de la Replblica, olvidando, o queriendo olvidar, que hay
un articulo del C6digo Politico y Municipal que faculta
al Primer Mandatario para sancionar con una multa de
hasta quinientos pesos y prisi6n de hasta sesenta dias a
cualquiera que cometa irrespeto o agravio al Presidente
de la Rep6blica. (En este instant, uno de los miem-
bros de la comitiva del senior Presidente, interrumpi6 para
afirmar que 'ese C6digo esta en vigor desde hace cerca de
cincuenta afios'). El senior Presidente acept6 lo dicho en
la interrupci6n y afiadi6 que ese C6digo no es invento
de este Gobierno, y todavia este Gobierno no lo ha apli-
cado, aunque tiene sobrada raz6n y motives para ello. En
cuanto a la prohibici6n de ciertas publicaciones, esto se
refiere a aquellas que tienen relaci6n con la violencia, la
explotaci6n de noticias sobre muertos o crimenes, con fines
politicos. Y luego repiti6: los periodistas a los pocos meses
empezaron a faltar a su palabra. Hace dos o tres sema-
nas, en el Valle del Cauca murieron tres personas: dos de
apellido Correa, de Pereira; iban al Valle en un auto-
m6vil, en tanto que en sentido contrario venian otras
personas en un jeep; chocaron los vehiculos; los respecti-
vos ocupantes se bajaron y se cruzaron insults, pero des-
graciadamente los del jeep habian estado armados y no
habian sido personas que se dejaban insultar, de modo
que mataron a los otros y lo hicieron sin saber quienes
eran y de ningin modo conocian sus nombres; esas muer-
tes casuales fueron explotadas por "EL TIEMPO" y por
"El Espectador" con fines politicos y precisamente en





circunstancias en que, en la noche anterior, habian sido ale-
vosamente asesinados dieciseis conservadores en uno de los
departamentos del pais y el Gobierno no permiti6 siquiera
a la prensa conservadora que hablase de esas muertes.
Dias despu6s, fue asesinado un senior Arrieta que ha
estado amenazado de muerte por un sujeto de malos ante-
cedentes y en tales circunstancias Arrieta sali6 a pregun-
tar al amenazante 'si era verdad que le iba a matar'; le
formula la interrogaci6n cuando el tal sujeto lefa un peri6-
dico y habia sido un escapado de la carcel de Palmira;
como respuesta, este hombre le dio cinco tiros a Arrieta
y lo mat6. Esta muerte fue explotada politicamente por
"EL TIEMPO" y "El Espectador", no obstante que en la
noche anterior habian sido asesinados en Tolima dieciocho
personas conservadoras y el Gobierno no permiti6 a la
prensa conservadora tratar de este asunto. Como el Go-
bierno tiene que ser absolutamente imparcial no podia
impedir que los conservadores hablen de sus muertos
-asesinados alevosamente- y si permitir a los liberals
que exploten politicamente unas muertes casuales. Por
estas razones, el Gobierno procedi6 a poner censura a estos
peri6dicos para obligarles a que cumplan su palabra que
solemnemente la habian empefiado."

Como se ve, las transcripciones hechas muestran que
el senior Presidente acus6 a "EL TIEMPO" y a "El Espec-
tador": a) de explotar con fines politicos "muertes casua-
les" de algunos ciudadanos, y b) de haber violado el c6digo
moral del periodismo faltando asi a la palabra empefiada
por sus directors. Ademis, parece por las mismas infor-
maciones citadas, que el senior Presidente dio una version
de los hechos de sangre acaecidos en el pais, que los perio-
distas ignorabamos, y que en el caso concrete de las muer-
tes de los sefiores Correa emple6 terminos que no recoge





la rectificaci6n que se queria hacer publicar a "EL TIEM-
PO", pues segiin lo transmitido el senior Presidente no
habria mencionado los nombres de los autores del asesi-
nato sino que por el contrario, y segiin una de las versio-
nes transmitidas, habria manifestado que aquellos "no
habian sido identificados", expresi6n que pudiera confir-
mar la de mi cable al senior Mantilla cuando hablo alli
de que "no ban sido capturados".
Era por lo demis 16gico que planteada por el senior
President la acusaci6n contra "EL TIEMPO" y "El Es-
pectador" ante la opinion ecuatoriana y llevadas por l1 a
su conocimiento cuestiones privativas de nuestra political
interior, fuera ante la misma opini6n ecuatoriana plan-
teada la defense. No hubo, pues, en mis palabras, otro
prop6sito que el de evitar que se creara un equivoco sobre
la trayectoria sin sombras de dos diaries colombianos no
s6lo prestigiosos sino profundamente respetables.
Es ademas clarisimo que mi cable no puede bajo
ning6n aspect dar origen a medidas de cardcter legal
contra "EL TIEMPO". No se esta en presencia de una
publicaci6n de prensa hecha en Colombia, sino de un
mensaje cablegrifico dirigido a un peri6dico del exterior
por un ciudadano. En derecho. "EL TIEMPO" no estaba
siquiera obligado a publicar las rectificaciones que le en-
viara el Gobierno, porque no habia aparecido en sus pagi-
nas nada relacionado con el tema de ellas. Mucho menos
podia obligarme a asumir la paternidad de tales rectifi-
caciones.
Pero hay todavia otro aspect esencial en esta cues-
ti6n. Si el Gobierno consideraba que mi cable comprome-
tfa la responsabilidad de "EL TIEMPO", no podia pro-
ceder contra este sino con observancia del articulo 28 de
la Constituci6n Nacional el cual dice que "AUN EN TIEM-
PO DE GUERRA NADIE PODRA SER PENADO EX-POST FACTO
83





SINO CON ARREGLO A LA LEY, ORDEN O DECRETO EN QUE
PREVIAMENTE SE HAYA PROHIBIDO EL HECHO Y DETERMI-
NADOSE LA PENA CORRESPONDIENTE".
Esta disposici6n constitutional sintetiza uno de los
principios esenciales del Derecho Publico, de aquellos que
la simple equidad natural impone y exige. Ahora bien:
que ley, orden o decreto ha previsto la pena de clausura
para los peri6dicos por el hecho de que su Director dirija
con su propia firma un cable al exterior, no importa cuil
sea su contenido? iEn que parte esta previsto que el Orga-
no Ejecutivo pueda aplicar por su propia decision una
pena de esa clase? D6nde se ha contemplado que la nega-
tiva a aceptar la paternidad de un escrito ajeno, autoriza
al Gobierno para clausurar los peri6dicos?
iSe cree acaso que se ha cometido por "EL TIEMPO"
una infracci6n a las disposiciones sobre prensa? Si contra
la evidencia de los hechos el Gobierno lo estima asi, debe-
ria haber procedido dentro de las normas del regimen
legal vigente, que no son otras que las del Decreto 3,000
de 1954, firmado por el actual Presidente de la Republica
y por todos sus Ministros. Ni el Director de "EL TIEM-
PO" ni sus redactores rehuirian ningin g6nero de respon-
sabilidades que pudiera deducirse por infracci6n de las dis-
posiciones de aquel estatuto. Pero el Gobierno no puede
reemplazar la aplicaci6n de 6ste por otra clase de procedi-
mientos, sin ponerse en abierta contradici6n con el articu-
lo 28 de la Constituci6n Nacional.
Y a la misma conclusion se llega si el problema es
considerado por el aspect de que el cable a Quito o la
negative a efectuar la publicaci6n ordenada por el Gobier-
no, implican un agravio para el Jefe del Estado. Tampoco
el agravio puede ser penado ex-post facto sino con arreglo
a ley preexistente, en que previamente se haya determi-
nado la pena correspondiente. Y lo mismo ocurre con





cualquier delito por grave que sea, en tiempo de paz o en
tiempo de guerra.
Todo el orden y la seguridad social, todas las garan-
tias ciudadanas quedarian eliminadas si pudiera aceptarse
que en presencia de un hecho de cualquier ciudadano el
Gobierno tiene facultad para imponer la sanci6n que a
bien tenga, aunque esa sanci6n no este prevista en ley
alguna. Ahora, en el caso especifico de agravios al Jefe
del Estado, puede acaso siquiera concebirse la posibili-
dad de que 61 disponga con que pena deben castigarse y
proceda a imponerla hacienda uso de la fuerza puiblica?
Tal cosa destruiria por su base el estado de Derecho,
dentro del cual todos los ciudadanos, desde el mas exiguo
hasta el que ocupe las primeras dignidades, deben proce-
der con arreglo a la ley y no a su propio arbitrio. El regi-
men republican es incompatible con un poder que pre-
tendiera no estar sujeto a mas norma que a lo que en cada
moment y sobre cada hecho particular surgieran de las
personales apreciaciones o del concept individual del Jefe
del Estado, por alto, puro y patri6tico que ese concept
sea. Y mas en material de penas que hieran a los ciudada-
nos en su persona, en su patrimonio, en su libertad de
trabajo y de industrial. Y mas todavia si tales penas fueran
decretadas e impuestis por la misma persona que se siente
ofendida.
En el caso que me ocupo es precise tambien tener
present el articulo 26 de la Constituci6n Nacional que
exige que nadie puede ser juzgado sino conforme a las
leyes preexistentes al acto que se le impute, ante tribunal
competent y observando la plenitud de las formas propias
de cada juicio. A la vista est, que la pena impuesta a
"EL TIEMPO" no lo ha sido por autoridad competent,
ni previo juzgamiento en que se observara la plenitud de
85





tales formas del juicio, ni conforme a la ley preexistente
que la autorice.
Los terminos del comunicado official no dejan duda
alguna sobre que en el caso present la clausura de "EL
TIEMPO" ha sido decidida como una sanci6n por los
hechos a que el mismo comunicado se refiere, o sean mi
cable dirigido al senior Jorge Mantilla y la negative dada
por el periodico al requerimiento que le fue hecho a tra-
v6s del Jefe del Estado Mayor General, quien acataba
las 6rdenes del Presidente de la Republica.
En estas condiciones creo haber demostrado que la
conservaci6n del orden juridico, la Constituci6n Nacional
y los principios mismos del derecho natural imponen la
revocatoria de la decision adoptada.
Pero con ser tan grave el desquiciamiento de todos los
valores morales, sociales y juridicos que la negative a esa
revocatoria traeria consigo, creo que tal desquiciamiento
seria aun mas tremendo y lamentable si se llegara a decir
que la clausura de "EL TIEMPO" no debe discutirse a
la luz de los articulos 26 y 28 de la Constituci6n Nacio-
nal, porque basta con afirmar que el Gobierno ha creido
convenient y util decretarla.
Si sin fundamento en ninguna disposici6n constitu-
cional y ni siquiera en una de naturaleza legal preexistente
que prevea con caracter general medidas de esa indole, el
Gobierno se siente autorizado para adoptarlas, los colom-
bianos quedarian notificados de que su libertad, su vida,
sus bienes, dependent en lo future, exclusivamente, de la
tolerancia y magnanimidad del Jefe del Estado y del
acuerdo que tenga con sus Ministros. Pero tal cosa no es
possible sin borrar el articulo 16 de la Constituci6n segun
el cual "las autoridades de la Rep6blica estan instituidas
para proteger a todas las personas residents en Colombia
en sus vidas, honra y bienes"; el articulo 20 que establece





que los particulares no son responsables ante las autorida-
des sino por la infracci6n de la Constituci6n y de las
Leyes; el articulo 23 que dice que nadie podra ser moles-
tado en su persona o familiar sino a virtud de mandamiento
escrito de autoridad competent con las formalidades lega-
les y por motive previamente definido en las leyes; el
articulo 30 que garantiza la propiedad privada y los dere-
chos adquiridos con just titulo con arreglo a las leyes
civiles; y el articulo 39 que tutela la libertad de trabajo.
Los derechos fundamentals consagrados por la Cons-
tituci6n en sus textos express no desaparecen al decre-
tarse el estado de sitio, y las facultades extraordinarias de
que el Gobierno esta investido bajo dicho estado por el ar-
ticulo 121 de este Estatuto, no se pueden ejercer sino en
armonia con las restantes disposiciones de 6ste. Lo con-
trario equivaldria a afirmar que, una vez decretada la tur-
baci6n del orden puiblico, todos los derechos que por su
caracter fundamental crey6 necesario superar el constitu-
yente quedan en suspense; que la propiedad, la vida y la
honra de los ciudadanos carecen de aquella garantia su-
prema y para todos obligatoria; que nadie sabe ya de que
actos es responsible ante la autoridad, de cuales no lo es,
que sanciones le podrAn ser impuestas y por qu6 procedi-
mientos, y, en fin, que todo en la vida national y en la
privada de los colombianos depend de lo que el Ejecutivo
tenga a bien disponer. Yo no puedo career, y la naci6n
tampoco, que el Gobierno quiera hacer a esta esa notifica-
ci6n que produciria, justificadamente, la mas honda alar-
ma y socavaria los cimientos de su normalidad social y
juridica.

En atenci6n a la clara exposici6n de los hechos que
me he permitido presentar y de las normas constituciona-
les citadas que amparan la legitimidad de mi derecho y la





certidumbre del derecho de "EL TIEMPO", vengo a so-
licitar del senior Presidente y de su Consejo de Ministros
revocatoria de la decision de clausura de "EL TIEMPO",
notificada al pais por medio del comunicado official leido
a trav6s del radio y de la television por el senior Ministro
de Gobierno en la noche del jueves 4 de agosto de 1955,
y publicado por la prensa del pais el viernes 5 del mismo
mes y ano.
Del senior Presidente y de los sefiores Ministros del
Despacho Ejecutivo,
(Fdo.) Roberto Garcia-Peiia
C. de C. 14.000 de Bogoti










RESOLUCI6N SOBRE SUSPENSION DE "EL TIEMPO"

(Comunicada al director de dicho diario el 8 de agosto
de 1955, a las 8 p. m., y publicada en la prensa el 10 de
agosto).

PRESIDENCIA DE LA REPOBLICA
Direcci6n de Informaci6n y Propaganda


Bogota, agosto 6 de 1955.
Senior Roberto Garcia Pefa,
Director de "EL TIEMPO".-Ciudad.

Para su conocimiento me permit adjuntarle a la present nota, copia
de la Resoluci6n N9 036 de 4 de agosto de 1955, por medio de la cual
esta Direcci6n ordena la suspension del peri6dico "EL TIEMPO".
Quedo de usted, atentamente,
Jorge Luis Arango
Director de Informaci6n y Propaganda del Estado.
Anexo: Lo anunciado.



PRESIDENCIA DE LA REPOBLICA
Direcci6n de Informaci6n y Propaganda

Resoluci6n n6mero 036 de 1955
(Agosto 4)

por la cual se suspended el peri6dico "EL TIEMPO"

EL DIRECTOR DE INFORMATION Y PROPAGANDA
DEL ESTADO

en uso de sus facultades legales, y en especial de las que le confieren los
Decretos 3521 de 1949 y 1896 de 1953, y

CONSIDERANDO

19 Que el director de "EL TIEMPO" de Bogota, senior Roberto Garcia
Peiia, envi6 al diario "El Comercio" de Quito, peri6dico que la public
en su edici6n del 2 del present mes, la siguiente comunicaci6n:
"Bogota, D. E., agosto 19 de 1955.-Sefior Jorge Mantilla.-"El Comer-






cio".-Quito.-Segdn comunica la Associated Press el Presidente Rojas
Pinilla declar6 que "EL TIEMPO" y "El Espectador" habian explotado
con fines politicos la muerte en accident de trAnsito de tres personas.
Posiblemente el Presidente se referia al asesinato de Emilio Correa Uribe,
Director de "El Diario" de Pereira y de su, hijo el abogado Carlos Correa,
por asesinos que en el Valle del Cauca son conocidos con el nombre de
"pajaros", criminals a sueldo de la violencia political. El asesinato de los
Correa, que no fue accident de trinsito, como lo quieren hacer aparecer,
esta siendo investigado, pero sus autores materials ya bien conocidos, no
han sido, sin embargo, capturados, y el crime continia impune. Ru6gole
publicar esta aclaraci6n, pues no es possible que la verdad se deforme al
amparo de la generosa hospitalidad ecuatoriana. Atentamente (Fdo.),
Roberto Garcia Pefia, Director de "EL TIEMPO".
29 Que es absolutamente inexacta la afirmaci6n acerca de la impuni-
da del mencionado delito, pues: a) El Juez de Instrucci6n a quien se en-
comend6 el process, adelant6 rApida y eficazmente la investigaci6n; b)
Identific6 con prueba suficiente a los ocupantes del jeep automotor -res-
ponsable de la muerte de los sefiores Correa- que choc6 violentamente
con el autom6vil en que estos Altimos viajaban; c) Captur6 y detuvo pre-
ventivamente a dos de ellos, a quienes envi6, junto con el expediente
perfeccionado, a los Jueces Superiores ordinarios; d) Libr6 orden de cap-
tura para el tercero, contra quien tambi6n dict6 auto de detenci6n preven-
tiva, y las autoridades respectivas, siguiendo las instrucciones del Juez, han
adoptado y contindan adoptando todas las medidas adecuadas para hacer
efectiva la iltima capture; e) En el process, ademas, se estableci6 la forma
como ocurri6 el choque-de los dos vehiculos, causa de la tragedia, ya que
fue la colisi6n el origen de la reacci6n inmediata y violent de los homici-
das, quienes a continuaci6n del choque dispararon contra los ocupantes del
autom6vil;
39 Que la comunicaci6n transcrita, enviada para su publicidad en el
exterior, demuestra una vez mAs el empefio del peri6dico "EL TIEMPO"
de explotar con fines de political sectaria imprevisibles hechos delictuosos,
asi como pone de manifiesto la temeridad del referido Director al preten-
der desmentir al Jefe del Estado;
49 Que mediante el concept emitido en el pdrrafo final de la men-
cionada comunicaci6n, ademis de que entrafia gravisima e injustificada
ofensa a la persona del Primer Magistrado de la Naci6n, se intent menguar
la adhesi6n y simpatia que en la opini6n ecuatoriana despert6 la visit del
Excelentisimo senior Presidente de la Repiblica, y crear dificultades arti-
ficiales en el desarrollo de las buenas relaciones de Colombia y el Ecuador,
con lo cual el Director de "EL TIEMPO", menospreciando las convenien-
cias y el decoro del pais, se coloc6 en los limits mismos de la deslealtad
a la patria;
59 Que la circunstancia de no haberse detenido el Director del expre-
sado peri6dico ante elementales consideraciones de indole international para
persistir en sus prop6sitos de explotaci6n political de la violencia, demues-
tra sin lugar a dudas una voluntad inmodificable de entorpecer la obra de
pacificaci6n y de concordia en que ha venido empefiado el regimen actual;






69 Que todo ello pone en evidencia la inutilidad de las medidas ante-
riores del Gobierno enderezadas a obtener que "EL TIEMPO" se abstenga
de aprovechar toda clase de pretextos para enardecer las pasiones political,
avivar el odio y fomentar el sectarismo, o para perjudicar las buenas rela-
ciones de Colombia con los pauses amigos, haciendo nugatorios los esfuer-
zos del Gobierno para obtener la consolidaci6n definitive de la paz y la
concordia entire los colombianos;
79 Que es deber primario y esencial del Gobierno, como supreme
autoridad administrative, mantener el orden pdblico y, por lo tanto, el de
adoptar todas las medidas tendientes a conservar la tranquilidad colectiva;
89 Que en armonia con todo lo anteriormente expuesto, result no s61o
de notoria conveniencia pAblica, lo que seria suficiente para suspender el
mencionado peri6dico, sino de necesidad urgente, en guard del orden pi-
blico, el hacerlo;
99 Que por la naturaleza misma de la media que debe adoptarse, 6sta
es de ejecuci6n inmediata y, ademis, no tratindose de ning6n process o
actuaci6n administrative de indole contenciosa, sino de una providencia
dictada por razones de orden p6blico, ella extingue por si misma la via
gubernativa;
109 Que el Decreto Legislativo 3521 de 1949 autoriza la suspension de
publicaciones, facultad que fue ratificada y ampliada en el Decreto 1723
e 1953, y el Decreto 1896 del mismo afio adscribi6 las funciones respec-
tivas a la Oficina de Informaci6n y Propaganda,
RESUELVE:

Articulo 19 Susp6ndese la publicaci6n del peri6dico "EL TIEMPO"
registrado con el n6mero 954 en el Ministerio de Gobierno.
Articulo 29 Encdrgase del cumplimiento de esta Resoluci6n a la Poli-
cia Nacional.
CQimplase y hAgase saber.
Dada en Bogota, a los cuatro dias del mes de agosto de mil novecientos
cincuenta y cinco.
(Fdo.)Jorge Luis Arango, Director.

(Fdo.) Jaime Arango Sdnchez, Secretario Ad-hoc.








LA MUJER COLOMBIANA,
LA SUPRESION DE "EL TIEMPO"
Y LA DICTADURA

La primera gran protest national colombiana contra la agre-
si6n official a "EL TIEMPO" fue de las mujeres de Bogoti.
La siguiente protest recogi6 en tres dias cerca de mil firmas. La
encabezaban esposas o viudas de los ex Presidentes de la Repui-
blica, seguidas por sefioras y sefioritas de todas las classes sociales,
en maravilloso acuerdo de opinion national, sin distinci6n de
opinions political. Su texto dice asi:

"En medio del natural desconcierto que ha pro-
ducido en el pais la adopci6n de una media de
gravedad incalculable, como que represent no s6lo
la clausura arbitraria de un 6rgano periodistico que
ha luchado noblemente durante mas de cuarenta
y cuatro afios por los ideales y postulados que hi-
cieron de Colombia una naci6n universalmente
respetada, sino tambien la confirmaci6n de un sis-
tema que contradice todas las tradiciones civiles y
democraticas de la Rep6blica, las mujeres de Co-
lombia elevamos nuestra voz de protest, que no
se apoya en la fuerza de las ametralladoras sino
en el eco de voces ya extinguidas, pero que fue-
ron un dia las voces de la emancipaci6n, de la fun-
daci6n de la Republica, de la libertad de los escla-
vos; las voces de la serenidad ante el peligro, de la
altivez ante la amenaza y de la rebeli6n ante la in-
justicia."





En apoyo de esta protest y para respaldarla, las mujeres bo-
gotanas, con valor extraordinario, realizaron en la capital el 10 de
agosto una arrogante manifestaci6n por las calls principles, en
la que participaron various miles de personas y que la policia disol-
vi6 brutalmente, haciendo uso de tanques, de gases y de fuerzas
de todo genero.
Entre los homenajes rendidos a "EL TIEMPO", ninguno ha
tenido tanta importancia y magnitude como este.







EN DEFENSE DE LAS
LIBERTADES PQBLICAS Y DE
LOS DERECHOS HUMANS
Memoriales dirigidos al senor Presidente de la
Repuiblica, por ciudadanos colombianos pertenecientes
a los distintos partidos politicos

Bogota, agosto 23 de 1955

Excelentisimo senior Teniente General
Gustavo Rojas Pinilla
President de la Repuiblica.
L. C.

Excelentisimo senior:
Un grupo de ciudadanos colombianos des-
pubs de consultar entire si sus opinions sobre
algunas de las recientes medidas del Gobier-
no Nacional, decidi6 elaborar un memorial
dirigido a V. E. y comisionarnos a nosotros
para hacer entrega de e1 a V. E. Simult4nea-
mente en Medellin otro grupo de distingui-
dos ciudadanos colombianos habia elaborado
otro en el mismo sentido del primero a que
hacemos referencia y decidi6 enviarnoslo con
el objeto de que lo pusieramos tambien a la
consideraci6n de V. E.
Dentro de la urgencia que el caso require
deseamos cumplir este cometido sin esperar a
95





las muchas firmas que habran de autorizarlo
mas aun. Sin embargo, hemos distribuido ya
copias de ellos y sabemos que en varias ciuda-
des de Colombia estan obteniendo adhesion,
que seguramente llevaremos al despacho de
V. E. a media que se nos comunique.
Nuestro mayor anhelo era el de explicar a
V. E. en forma personal las razones de los dos
memoriales que acompafiamos en esta carta.
Sin embargo, consideramos oportuno darlos a
conocer de V. E. a la mayor brevedad possible,
solicitando, esto si, muy respetuosamente de
V. E. que nos conceda una audiencia para
llenar cabalmente los prop6sitos de los firman-
tes de los dichos documents.
De V. E. muy respetuosamente,

ANTONIO ROCHA
EMILIO ROBLEDO URIBE
HERNAN JARAMILLO OCAMPO
Luis L6PEZ DE MESA








MEMORIAL DE BOGOTA

Bogota, agosto 16 de 1955

Excelentisimo senior
President de la Republica
E. S. P.

Excelentisimo senor:
Con el respeto debido a la alta dignidad del Jefe del
Estado pero tambien con la clara conciencia de los dere-
chos imprescriptibles que como a ciudadanos nos corres-
ponden, nos dirigimos a V. E. para expresaros, franca y
lealmente, nuestra opinion sobre algunas recientes provi-
dencias de vuestro gobierno y para formularos nuestra en-
carecida solicitud de que ellas sean derogadas para bien
de la patria, satisfacci6n de la justicia y personal honra
vuestra.
No queremos ni podemos ocultaros la inquietud con
que en meses anteriores vimos que el gobierno, por una
series de medidas y reglamentos, se fue reservando como
vehiculo para la difusi6n de los puntos de vista oficiales
y para la propaganda gubernamental, con la exclusion de
los restantes sectors de la ciudadania, dos medios de co-
municaci6n de poderosa y reconocida eficacia: la television
y la radio. Inexplicablemente se prohibit a los particula-
res utilizar esta ultima, no s61o para comentarios de carac-
ter politico sino tambien para el anilisis de los problems
fiscales y econ6micos. Tambien se estableci6 la television
como un monopolio del gobierno, sin proveer en parte al-
guna a que los partidos politicos o los grupos que repre-





sentan otros intereses colectivos pudieran tener acceso a
su legitima utilizaci6n. De esta manera, s6lo el criterio
official, s61o la opinion del gobierno, ban podido conocer-
se en los ultimos meses por aquellos sistemas que, en un
pais como el nuestro, son, sin duda, los de mayor eficacia
y mas amplia difusi6n.
A ello hay que agregar el extrafio mandate que obliga.
a las estaciones privadas de radio a transmitir o retransmi-
tir los comunicados oficiales y las exposiciones o discursos
de los funcionarios piblicos.
En lo que toca a la prensa peri6dica, vuestro gobierno
dict6 un estatuto de responsabilidades por todo extreme
drastico, que en nuestra opinion, dificulta grandemente el
control y vigilancia que la ciudadania tiene derecho a ejer-
cer sobre sus gobernantes. Sus normas han creado para
los peri6dicos colombianos una situaci6n llena de riesgos
y dificultades. Ni la historic de la mayor parte de nuestra
prensa, ni la alta calidad moral que siempre la ha distin- -
guido justificaban la dureza de las normas a que se la so-
meti6 por aquel estatuto y por otras providencias posterio-
res cuya severidad no tiene antecedentes en la legislaci6n
peri6dica ni en la puramente penal.
Era natural esperar que, reglamentada asi la responsa-
bilidad de los peri6dicos, serian definitivamente derogadas
las disposiciones sobre censura previa. No fue asi, empero,
y en las uiltimas semanas las practices de la censura, que
vuestro gobierno habia afortunadamente abandonado con
la aprobaci6n y el aplauso de todos los colombianos, vol-
vieron a ser aplicadas de manera implacable a peri6dicos
de distintas filiaciones political y de diferentes localidades.
Por otra parte, hace algunos meses, disposiciones ofi-
ciales provocaron el cierre del diario que servia de vocero
a un sector numeroso e important de la opinion national.
No esta por demas recorder que, segun es pulblico y





notorio, el gobierno ha venido dando pasos para la organi-
zaci6n de un peri6dico dotado de los mas poderosos recur-
sos econ6micos y destinado a ser el 6rgano de su political.
El dia 3 de agosto se dio un paso mas al impedir por
la fuerza la circulaci6n de "EL TIEMPO" que se negaba
a publicar como propio suyo un escrito redactado por el
gobierno, y al dia siguiente se comunicaba al pais la in-
fausta noticia de que ese peri6dico, el de mayor circulaci6n
en habla hispana, notable por muchos titulos y honda-
mente vinculado a la vida national y a nuestras tradicio-
nes, como que se public por mis de cuarenta afios bajo
gobiernos de todas las tendencies political, quedaba clau-
surado por orden vuestra. No queremos detenernos a dis-
cutir las razones que inicialmente se invocaron para ese
paso y que en nuestro concept no pueden sostenerse con-
tra los dictados express de la Constituci6n que tutelan los
derechos individuals. Y no nos detenemos en ellas, por-
que en vuestro discurso del 13 de agosto quisisteis justifi-
car la media de clausura con otros arguments, mas graves
por su contenido y por su alcance, mas profundamente
inquietantes, y que, como ciudadanos libres, nos sentimos
obligados a impugnar tan respetuosa como firmemente.
Alegasteis, en efecto, la dilatada e innegable influen-
cia que "EL TIEMPO" ejercia sobre la opinion puiblica
para calificarlo como un super-estado, como otro gobierno
'que no debia subsistir al lado del ejecutivo. Dijisteis que
era vuestra voluntad quebrantar esa situaci6n y libertar
al pueblo colombiano de una supuesta dictadura que s6lo
se ha ejercido a traves de la pluma, con armas de la raz6n
y de la inteligencia. Y anunciasteis como una buena
nueva lo que priva a la prensa national de su unidad mis
important; a muchos escritores colombianos de una tri-
buna prestigiosa; a centenares de trabajadores de su dia-
rio sustento; a todos los habitantes de un medio de infor-





maci6n dificilmente reemplazable y a la cultural national
de un 6rgano que la ha servido con eficacia y lustre.

La tesis de que el gobierno, para poder cumplir ade-
cuadamente sus funciones, no puede admitir la existencia
de peri6dicos que por su organizaci6n, sus servicios, su
renombre y su dilatada circulaci6n ejerzan grande influen-
cia sobre la opinion piblica, es para nosotros inadmisible
y estamos seguros de que lo es tambien para la inmensa
mayoria del pueblo colombiano. Su piblica enunciaci6n,
hecha tras de las otras medidas a que antes hemos aludido,
implicaria, de no ser rectificada, la adopci6n por el gobier-
no del criterio segiln el cual la opinion public debe ser
dirigida por la propaganda official y los ciudadanos no
deben tener derecho a conocer ampliamente mas opinio-
nes que las que las autoridades tengan a bien comuni-
carles. Si se eleva ese criteria a norma de gobierno, la
doctrine totalitaria que pretend former unilateralmente
la mentalidad de las gentes cerrando todo camino a la
expresi6n de las diversas opinions, que no deja subsistir
mAs que una verdad official y elimina el control de los
ciudadanos sobre la administraci6n public, quedaria im-
plantada en Colombia. No nos atrevemos a career que
V. E. pueda escoger esa soluci6n que el pais no admit
voluntariamente, ni que las armas que la Republica dio
a sus soldados, precisamente para que garantizaran la liber-
tad de todos sus hijos y no para que los sojuzgaran, pue-
dan aplicarse a tan inaceptable empefio.
Los precedentes sentados y la tesis expuesta en el
iltimo discurso de V. E. constituyen una permanent
amenaza para todos los peri6dicos que aun se publican en
Colombia. Ni las drasticas normas sobre responsabilidad
periodistica ni la censura previa son, al parecer, suficien-
tes para el gobierno. Bastard que un peri6dico, por el




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs