• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Title Page
 Table of Contents
 List of Figures
 Introduction
 Parte I. Metodologia y analisis...
 Parte II. El uso de la mano de...
 Bibliography
 Back Cover














Title: Uso de la mano de obra en dos zonas rurales
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00083025/00001
 Material Information
Title: Uso de la mano de obra en dos zonas rurales pleno empleo estacional
Series Title: Uso de la mano de obra en dos zonas rurales
Physical Description: 55 p. : ill. ; 28 cm.
Language: Spanish
Creator: Escobar, Germán
Swanberg, Kenneth G ( Kenneth Gustaf ), 1940-
Instituto Colombiano Agropecuario
Publisher: Instituto Colombiano Agropecuario
Place of Publication: Bogota Colombia
Publication Date: 1976
 Subjects
Subject: Agricultural laborers -- Colombia   ( lcsh )
Rural development -- Colombia   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Colombia
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references (p. 53-55).
Statement of Responsibility: German Escobar P., Kenneth Swanberg.
General Note: "Tibaitatá, Septiembre 1⁰ de 1976,"
 Record Information
Bibliographic ID: UF00083025
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 213331186

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Table of Contents
        Table of Contents
    List of Figures
        List of Figures
    Introduction
        Page 1
        Page 2
    Parte I. Metodologia y analisis de la informacioin
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Parte II. El uso de la mano de obra y las recomiendaciones technicas
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Bibliography
        Page 53
        Page 54
        Page 55
    Back Cover
        Page 56
        Page 57
Full Text






































USO DE LA MANO DE OBRA EN DOS ZONAS RURALES.

PLENO EMPLEO ESTACIONAL?



GeCmn Escoba P.
Kenneth Swanbe/g.












INSTITUTE COLOMBIANO AGROPECUARIO

SUBGERENCIA DE DESARROLLO RURAL

DIVISION DE STUDIOS SOCIOECONOMICOS

PROGRAM: STUDIOS REGIONALES
















"La propiedad intellectual de este material pertenece al Instituto Colom-

biano Agropecuario ICA. El ICA autoriza la reproduccin total o par-

cial siempre y cuando se cite el ttulo y pgina de esta publicacin y

se indique que la obra se puede obtener directamente en el ICA,Aparta-

do Areo 151123 de Bogot, PROHIBIDA SU REPRODUCCION PARA FI-

NES COMERCIALES "


Tibaitat, Septiembre de 1976















USO DE LA MANO DE OBRA EN DOS ZONAS RURALES.

PLENO EMPLEO ESTACIONAL?





















German Escobar P.
Kenneth Swanberg.


Tibaitat, Septiembre lo de 1976










CONTENIDO

Pag.

Introduccin ................................. ..

PARTE I

METODOLOGIA Y ANALYSIS DE LA INFORMATION 3.

1. Marco Terico de referencia.......................... 3.
2. Metodologa ........................................ 6.
2.1 Fuentes de informacin primaria .................. 7.
2.2 Fuentes de Informacin secundaria ................ 8.
2.3 Estimacin del Uso Actual de la mano de obra .... 8.
2.4 Estimacin de la oferta disponible de la mano de
obra ......................................... 9.
3. Uso Actual de la mano de obra en la region de Cqueza 12.
4. Retribucin de la mano de obra utilizada en Cqueza 19.
5. Clculo de Ingreso rural en Cqueza ............... 22.
6. Uso actual de la mano de obra para la Provincia de Gar-
ca Rovira.............................. ......... 24.
7. Retribucin de la mano de obra utilizada en la Provincia
de Garca Rovira .................................. 27.
8. Clculo del ingreso rural en Garca Rovira ........... 34.

PARTE II

EL USO DE LA MANO DE OBRA Y LAS RECOMENDACIONES

TECNICAS. 37.

9. Requerimientos de mano de obra segn las recomendaciones
tcnicas para Cqueza .....*........................ 37.
10. Requerimientos de mano de obra segn las recomendaciones
tcnicas para Garcia Rovira .......................... 42.
11. Demanda real de mano de obra bajo la adopcin del paque-
te de recomendaciones .............................. 45.
12. Interpretacin de los resultados ....................... 48.

BIBLIOGRAFIA ........................................ 53.










LISTA DE FIGURES

Pag.

Figura 1. Patrn de uso de mano de obra por mes Cqueza .... 13.

Figura 2. Patrn de uso de mano de obra por mes Cqueza .... 14.

Figura 3. Patrn de uso de mano de obra-Principales cultivos
Cqueza ........................................ 16-18.

Figura 4. Retribucin mensual de la mano de obra agrcola. C-
queza ...................................... .... 20.

Figura 5. Patrn de uso de mano de obra por mes. Garcia Rovi-
ra ................................ .............. 26.


Figuia 6. Patrn de uso de mano de obra por mes. Garca Rovi-
ra ........................................... 28.

Figur.a 7. Patrn de uso de mano de obra Principales cultivos
Garca Rovira ................................ 29.

Figura 8. Retribucin mensual de la mano de obra agrcola Gar-
ca Rovira ...................................... 30.

Figura 9. Empleo total con nueva tecnologa en maz y papa.
Dos fertilizaciones ............................ 39.

Figura 10. Impacto de la nueva tecnologa en el empleo de mano
de obra Cqueza .................. ............ 41.

Figura 11. Impacto de la nueva tecnologa en el empleo de mano
de obra. Garca Rovira .......... ............. 44.

Figura 12. Punto de eficiencia del factor mano de obra con la re-
comendacin tcnica Cqueza 1976. ............. 47.










INTRODUCTION


Uno de los objetivos de los Proyectos de Desarrollo propiciados por el ICA,

Institute Colombiano Agropecuario, es la generacin de empleo, toda vez que el

desempleo es un factor retardatario para el process de desarrollo de cualquier pas.

De otra parte, las relaciones de produccin incluyen como factor preponderante la

mano de obra que intervene en dicho process. En casos de agriculture a pequea

escala, que se da en reas de minifundio, el factor mano de obra cobra singular

importancia ya que tanto el capital como la tierra disponibles son, con frecuencia,

demasiado escasos. Estos puntos de vista, sumados a la funcin del ICA dentro del

complejo del desarrollo rural, hacen prioritario un anlisis del uso de la mano de

obra, de su damanda durante diferentes perodos del aio, de su intensidad de uti-

lizacin, as como sus relaciones con la disponibilidad de brazos en regions deter-

minadas.

Existen, por otra parte, formulaciones tericas que tratan de explicar los sis-

temas de economa dual, en los cuales el factor mano de obra en el sector tradicio-

nal tiene un papel de much importancia. Este ser el marco terico de referencia

para este trabajo. La idea es tratar de confrontar los resultados empiricos a luz de

estas teoras, sin pretender probar o refutar sus postulados.

Para ejecutar dicho anlisis se han tomado dos regions sujetas, por un lapso

mayor a tres alos, a la accin de Proyectos de Desarrollo Rural,con los cuales se

busca, entire otros objetivos, conocer y afectar positivamente las relaciones de produccin

de las actividades agropecuarias predominantes en la region.










Sobre este punto debe aclararse que si bien las dos regions tienen un deno-

minador comn de products minifundistas con bajos niveles de ingreso,dedicados

bsicamente al cultivo de products tradicionales de "pan coger" y con niveles

tcnicos de explotacin relativamente pobres, tambin divergen en algunos aspects

que por su importancia pueden ser significativos. Un factor de diferenciacin es la

ubicacin geogrfica de las dos regions: el rea de influencia de Cqueza est

en las proximidades de Bogot, mientras el gran centro de consumo de la provincial

de Garcia Rovira Bucaramanga queda a varias horas de camino. Este factor se-

guramente incidir sobre variables como el mercadeo de products, la provision de

insumos, la variacin de precious, la exposicin a la influencia de los centros urba-

nos, la capacidad de desplazamiento o el acceso a medios rpidos de informacin.


El anlisis que aqu se present consta de dos parties. Aunque ntimamente

relacionadas entire s, la.separacin se ha hecho con el fin de dar mayor claridad

sobre la situacin encontrada respect al uso actual y oferta disponible de la mano

de obra conforme a las prcticas actuales del pequefo agricultor. En los primeros

numerales se explica la metodologa del tratamiento de la informacin, los resul-

tados obtenidos en las dos zonas de anlisis, la comparacin entire actividades, la

oferta real y potential de la mano de obra en ambas regions y las retribuciones

por el uso de la misma. La ltima parte est destinada a analizar el ajuste del

paquete tecnolgico generado en cada region, a la oferta present de mano de

obra. Se comentan algunas alternatives y se hace un anlisis comparative fren-

te -i la disponibilidad de brazos.











PARTE I

METODOLOGIA Y ANALYSIS DE LA INFORMATION


1- MARCO TEORICO DE REFERENCIA

La teora del desarrollo econmico dual que se ha generado a partir de Lewis,

puede denominarse como de exceso de mano de obra segn los planteamientos de Fei

y Ranis, quienes parten del supuesto de que el valor del product marginal de la ma-

no de obra en el sector traditional agrcola es cero. Bajo tal condicin es possible

transferir mano de obra del sector agrcola traditional al sector no agrcola (indus-

trial-comercial), sin reducir la produccin. A su vez, la reducci6n de la demand

por alimentos en el sector agrcola da lugar a la formacin de un excedente que es-

tar disponible para ser transferido como inversin en el sector industrial, y que

ser enriquecido por el incremento de la productividad en el sector rural (11).


La existencia de esta situacin no est claramente definida en Colombia, o

por lo menos no ha sido cuntificada. Sin embargo, la poltica de desarrollo del pas

al comenzar los arlos 70 fu canalizar el capital disponible hacia actividades no

agrcolas como la construccin, con el fin de general la mayor tasa de empleo po-

sible. La razn de tal planteamiento es el argument de que la mano de obra so-

brante en el sector rural que poda ser trasladada al sector no traditional con un

salario mnimo, y que la industrial de construccin tena una relacin capital/mano

de obra favorable. Este planteamiento es correct en la media que el Sector indus-

trial absorva la oferta de mano de obra.










En cierto sentido ese anlisis fu correct, porque desde 1964 hasta 1973

se ha observado una migracin neta del sector rural un poco menor al 1% por

ao, e.I las dos regions que se analizan en este trabajo (3).


En el modelo de economa dual de Jorgenson se encuentran modificaciones

moderadas a los planteamientos anteriores, an manteniendo el exceso de mano de

obra en el sector rural traditional. El valor del product marginal de la mano de

obra, es mayor que cero pero menor que su precio de mercado; sto es,se d una

situacin de sumbempleo de la mano de obra en este sector. La implicacin es que

la mano de obra no puede transferirse al sector no agicola sin sacrificar el produci-

do agricola. Unicamente mediante el cambio tecnolgico que incremente la produc-

tividad se puede compensar la transferencia de mano de obra (20).


El anlisis de las modificaciones de Jorgenson, ha sido una de las razones

para implementar Proyectos de Desarrollo Rural que persiguen incrementar la produc-

tividad agrcola para permitir la transferencia de mano de obra hacia el sector modern

no agrcola.


Hasta este punto existe un relative acuerdo entire los autores dedicados a de-

finir e interpreter las teoras de la economa dual (6), pero a partir de aqu surgeon

algunar divergencias. Segn Jorgenson, una vez que el exceso de demand de mano

de obra en el sector traditional ha sido transferido al sector urbano-industrial,aunque

la procuctividad agrcola se incremente como consecuencia del cambio tecnolgico,

el excudente alimenticio disminuye y los dos sectors empiezan a competir por los







5.




factors de produccin, esto ser cierto siempre que se incluyan los postulados

Maltusianos en el modelo de economia dual. En este moment la naturaleza del

dualismo se atrofia y la competicin en precious hace que los salaries en el sector

traditional sean competitivos con los urbano-industriales, dilatndose el dualismo

hasta ser reemplazado por una economa de un slo sector. Este estado de la eco-

noma de un pas deber coincidir con su estado de desarrollo. (20).


Las teoras de desarrollo de economa dual han sido objeto de muchas crticas.

Quizs el aspect de mayor debilidad es la ausencia de pruebas empricas contun-

dentes. En lugar, se dice que se tienen indicadores, que probaran lo contrario.

Esto ha dado origen, a su vez, a otras interpretaciones. Tal es el caso de los

autores que pertenecen a los corrientes "estructuralistas" que a travs de sus crticas

a los resultados de la Revolucin Verde, niengan implcitamente la posibilidad de

romper el dualismo manteniendo ciertas polticas de sustitucin de amparo industrial.


Las teoras de la "economa de dependencia", por su parte, dan interpretacin

a la teora de la economa dual diciendo que la validez de los supuestos se mantiene

en contra del sector traditional por el inters de las estructuras dominantes. Recien-

temente De Janvry sugiere que las estructuras sociopolticas ejercen fuerzas que im-

piden romper el dualismo de las economias de Amrica Latina. La separacin entire

el sector centralista y la periferia es susceptible de profundizarse debido a la apa-

ricin de las masas marginales que se caracterizan por la ausencia de relacin con

el process productive del sector avanzado (4). El sector centralista est orientado














hacia la acumulacin de capital y a travs del dominio de los servicios institucio-

nales mantiene trminos de intercambio desfaborables para la periferia a fin de

mantener el dualismo ya que "la agriculture traditional es preservada y expandida

en su nmero porque ello sirve para proveer mano de obra semiproletariaa bajo

cost para la agriculture commercial (que encuentra bajos precious para products

agiTcolas) y para la economa urbana" (5 p. 12).


Una manera en que la estructura centralista mantiene el dominio sobre la

periferia es a travs del "paradigma occidental" cuya teora identifica el desarro-

llo con el crecimiento del sector urbano-industrial. Bajo tales circunstancias lo que

sucede en la periferia es la desarticulacin sectorial y social, el mantenimiento de

la dependencia, el intercambio desigual, y el afianzamiento del dualismo. Acorde

con estas condiciones, el desarrollo tecnolgico se clasifica en tres tipos de progra-

mas de desarrollo rural, cuyas metas son la transformacin de los campesinos menos

pobres en pequefos agricultores comerciales, reforzar el dualismo functional y aliviar

la extrema pobreza rural. El comn denominador de tales programs es su incapacidad

de eliminar el dualismo ya que no ofrecen la posibilidad de controlar los recursos

de produccin y conllevan, por el contrario, los efectos negativos referidos en la

estructura de la periferia (5).


2- METC'DOLOGIA

El mtodo aqu descrito ilustra las maneras de recolectar la informacin y la











elaboracin de sta para su presentacin final.


2.1. Fuentes de Informacin Primaria

La informacin de fuente primaria fu obtenida mediante la aplicacin direct

de various tipos de formularios a los pequefos productores de las dos regions del

studio. Esta informacin fu recolectada para realizar diferentes studios cuyos obje-

tivos director no incluyen anlisis especficos del factor mano de obra. La informa-

cin vara de acuerdo a cada studio especfico para los cuales fu recolectada tal

informacin. Los datos que se utilizan en este trabajo son:

Proyecto de Desarrollo de Cqueza: Muestra de 400 casos en toda el rea para

establecer los ciclos en el uso de la tierra (rotacin de cultivos, cultivos en relevo,

en asocio e intercalados). Estudios especficos de los sistemas de produccin en los

siguientes cultivos: maz-frijol: 87 casos, maz-haba: 85 casos, maiz-fri jol-haba:

76 casos, papa-arveja: 66 casos, papa-frjol: 64 casos, cebolla: 153 casos, repollo:

87 casos, remolacha: 120 casos, arracacha: 36 casos, lechuga: 82 casos, vaca leche-

ra: 16 casos, cerdos de cra y engorde: 15 casos, ahuyama, sag, tomate y habichue-

la: 20 casos, y aves: 60 casos (15,18). Adems existen los resultados consignados en

el studio diagnstico socio-econmico, basado en una muestra total de 701 casos

analizados (7).


Proyecto de Desarrollo Rural de la Provincia de Garca Rovira: cinco municipios

fueron objeto de muestreo (Mlaga, Molagavita, Guaca, Miranda y San Andrs) con

un total de 450 observaciones. La informacin cubre las relaciones del process de












produccin, como quiera que est destinada a evaluar la accin del Proyecto (13).


Comc en el caso anterior, existe un studio de diagnstico socioeconmico en

el cual se empleo una muestra de 1.263 unidades de explotacin (14).


2.2. Fuente de Informacin Secundaria.

Para las dos regions, la fuente de informacin secundaria est representada por

estadsticas oficiales: censo national agropecuario de 1970, encuesta de hogares del

DANE, censo national de poblacin de 1973 y algunos boletines de estadstica. Va-

riables tales como la extension de tierra dedicada a cada actividad, la distribucin

de la poblicin por edad y por sexo, la ocupacin principal de las personas y las

migraciones temporales y definitivas fueron comparadas y complementadas con los

resultados de la informacin de campo existente.


2.3. Estimacin del Uso Actual de la Mano de Obra'.

La estimacin de la mano de obra actualmente utilizada por los pequefos

agricultores se muestra a dos niveles: a) a nivel de cultivos y actividad agropecuaria

y b) a nivel agregado de cada region. En ambos casos, las estimaciones aparecen segn

las fechas (meses) en que el recurso es utilizado en el ao. A nivel de actividad se es-

tablecen las cantidades utilizadas para una unidad comn (una hectrea), las cuales,

multiplicado por el total de la extension en esa actividad result en el estimado total de

la mano de obra (medido en jornales de 8 horas/da) en esa actividad. Esquemticamente,

el clculo es:











Hi Pim J = Jim

donde:

i = hectreas/cultivo

Pim = porcentaje del total de jornales utilizado mensualmente por cultivo.

Ji = total jornales por poca/cultivo

Jim = total jornales/cultivo/mes
i = 1, ... n, donde n represent el nmero de los diferentes cultivos en cada zona.

m = 1, ... 12, que represent los meses del ao.


Para estas estimaciones se utilizaron datos estadsticos del uso de la tierra que

se present en forma de renglones de cultivos ajustados de acuerdo a los resultados del

anlisis de frecuencia de uso obtenida en el campo. Para ello se tom la proporcin de

cultivo, asociacin y la rotacin/relevo que se encontr en cada region. Tales resul-

tados son el vector Hi


A nivel de cada region, la estimacin del uso del factor es la consolidacin del

total de jornales por cada actividad, de acuerdo a las fechas de utilizacin; sto es:


12 n
S __ Jim


2.4. Estimacin de la Oferta Disponible de Mano de Obra.

La oferta disponible de mano de obra est dada por la poblacin permanent en

edad de intervenir activamente en el process de produccin.












S;n embargo, al definir la poblacin econmicamente active no existe unidad

de concepts. El DANE entiende que es "aqulla de doce y ms aos que durante el

ao censal ejerci una ocupacin remunerada en la produccin de bienes y servicios, y

y la que en condicin de ayudantes familiares trabaj sin remuneracin en la empresa

de su respective jefe de familiar o pariente, por lo menos durante 1/3 parte del tiempo

normal de trabajo" (1). Esta definicin excluye todas las personas que aunque no tienen

trabajo estn capacitadas por su edad para hacerlo. Esto implica que la denominacin

de "no ocupados" slo cobija estudiantes, ancianos, personas que buscan trabajo y

aquellas que no cumplieron el perodo de trabajo que estipula la definicin. Dadas

estas restricciones, este trabajo se consider que la disponibilidad de mano de obra en una

region es la poblacin de 14 a 64 aos que predominantemente deriva su ingreso de la

actividad agropecuaria, o aqulla que est en disposicin de ser ocupada en esta activi-

dad. De esta disponibilidad bruta de mano de obra es necesario descontar el nmero de

personas que dentro de ese rango de edad vive en reas rurales, pero se dedica a activi-

dades distintas de las labores agropecurias propiamente dichas. Ej.,tenderos, transporta-

dores, maestros, estudiantes, invlidos y otras personas que tienen dedicacin especifica.

De acuerdo a tal definicin, el total de mano de obra disponible puede expresarse as:


MOD = PEA PNA

Donde:

MODt = Total de mano de obra disponible

PEA = poblacin en edad econmicamente active

PNA = poblacin en actividades no agropecuarias








11.

En consecuencia, es necesario establecer la disponibilidad real de mano de obra

para cada region en un perodo de tiempo determinado, sto es, la cantidad de jornales

que realmente estn disponibles en un afo'. Para llegar a tal cifra hay que recurrir a

definiciones arbitrarias, pero que responded al conocimiento y experiencia en las re-

giones que se quieren estudiar. As, tomando como unidad de tiempo un mes, se han

sustrado del total de das, los siguientes: cuatro das de descanso y 5.5 das de activi-

dades no agrcolamente productivas (das de mercado, trmite burocrtico, consecucin

de insumos, venta de products, das de fiesta, actividades familiares, enfermedades,

etc.). Adems, se ha establecido que del tamaio promedio de la familiar debe descontar-

se un miembro, como dedicado exclusivamente a trabajos domsticos o no agrcolas, ya

que estas personas no fueron incluidas dentro de la categora de la poblacin en activi-

dades no agropecuarias. En resume, la disponibilidad real en da (jornales), de la

mano de obra estara expresada as:


MODr = MODt x das por mes

Donde:

MODr = Mano de obra disponible real/mes

MODt = Mano de obra disponible total

No. de das por mes = 20.5


De la MODr se desprende el concept de plena ocupacin que es el lmite

fsico de la mano de obra real disponible cuando est ocupada. Sobre esta base se mi-

de el desempleo con aqulla proporcin de la poblacin que result de sustraer, a la

cantidad lmite de pleno empleo, la cantidad de personas empleadas en un moment












dado en e! tiempo.


3.- USO ACTUAL DE LA MANO DE OBRA EN LA REGION DE CAQUEZA.

De aplicar la metodologa descrita a la region de Cqueza se generaron los resul-

tados que aparecen en la Figura 1 .


Como se ha previsto por los tericos del desarrollo, la ocupacin es cclica y va-

riante segn las pocas del ario. Para este caso, sta va desde el 29% hasta el 91% del

total establecido como plena ocupacin (la distincin entire plena ocupacin agrcola y

plena ocupacin general se encuentra en las definiciones presentadas en la metodologa).

Tomando el nivel de plena ocupacin agrcola, los resultados muestran que el promedio

annual de utilizacin de la mano de obra disponible es de 53%. Sin embargo, en el

period comprendido entire marzo y junio, el porcentaje de utilizacin se incremental, y

en los meses de abril y mayo existe marcada tendencia hacia el pleno empleo. Este hecho

es explicable ya que coincide con las pocas de siembra, abono y primer desyerbe del

maz y asociados, que ocupan el 63% de la tierra cultivada en la zona. En general, el

ciclo ocupacional est determinado por el ciclo annual de lluvias, ya que la gran mayora

de los agricultores mantiene agriculture de temporal.


Para complementary esta informacin se present la Figura 2, en la cual se observa

que los sistemas de produccin del niaTz y la papa absorben ms del 75% del total de los

jornales L.sados en la region. Sin embargo, sto no quiere decir que stos sean los siste-

mas que r.is mano de obra utilizan por unidad de explotacin. Cultivos como la cebolla,

el tomate y las hortalizas, en general, absorben mayor nmero de jornales por hectrea.






FIGURE 1


PATRON DE USO DE MANO DE OBRA POR MES
CAQUEZA


250-
miles
de jornales


200-




150-




100 -




50-


plena ocupacin
rural

plena ocupacin
agrcola


91%


EN. FE. MZ. AB. MY. JN. JL. AG. SE. OC. NO. DI.





FIGURE 2


PATRON DE USO DE MANO DE OBRA POR MES
CAQUEZA





50


I ,

40 / \ ." .
4 -'"-"'-4., S hortalizas

/ *i papa

o 'sl 1 4
30 4 .. II
I I
I I
% / ,
l l
11
20 /\
44. *
S\I t

maz
Si" ..* otras
10 ".. .. *:. -

0
io % .
Q ---------;------------------------


E F M A M


J J A S O N D











Es el rea total dedicada a estos sistemas la razn de que sean los que demandan

mayor nmero de jornales/ao. Igualmente, tomando las distribuciones mensuales del

uso del factor en los principles cultivos, tal como aparecen en la Figura 3, se observa

que el maz y la papa-frijol correndonden directamente al patrn general de utilizacin

de la mano de obra figurea 1). Por el contratio, as hortalizas muestran su pico de deman-

de de mano de obra en los ltimos meses del afo.


Dado que en ste Proyecto se han producido ajustes tecnolgicos que necesariamen-

te conllevan la reubicacin de los factors de capital y mano de obra, es benfico co-

mentar ms detalladamente la contribucin de los principles sistemas de produccin del

ciclo de uso de mano de obra en la region. As como muestra la Figura 2, en los meses

de abril y mayo, los sitemas que tienen maz como cultivo principal ocupan el 46% de

la cantidad de jornales demandados. Para los mismos meses, la contribucin de los sis-

temas que incluyen papa es del 30% y 28%, respectivamente.


Hacia finales del aio, la contribucin de estos sistemas y cultivos sufre un cam-

bio. Mientras que los sistemas en que aparece Maz nicamente utilizan el 15% de la

cantidad de jornales demandados en noviembre, los sistemas basados en papa contribuyen

con 30% y las hortalizas alcanzan el 41% del total de mano de obra utilizada. La expli-

cacin de estos cambios puede encontrarse en el hecho de que el maz es un cultivo manual,

en tanto que la papa y las hortalizas tienen un period biolgico ms corto y en las par-

tes altas de la region, que disponen de riego, se dan muchos casos de cultivos en el se-

gundo semestre del ao.





FIGURE 3


PATRON DE USO DE MANO DE OBRA-PRINCIPALES CULTIVOS
CAQUEZA


rf


MAIZ HABA
total 68


SE F MA M J J A S O N


PAPA FRIJOL


total 176


MAIZ FRIJOL
total 60


20-
jornales


AIF'i


E FMAMJ JASO N


MAIZ
total 63


20-
jornales


E FMAMJ J A SOUND


MAIZ FRIJOL HABA


total 61


20-
jornales


. .. ..- I


- E F MAM


40-
jtrnales


30-


40-
jornales


...... !


Fi-~i


J J A SON O


I,






FIGURE 3


PATRON DE USO DE MANO DE OBRA PRINCIPALS CULTIVOS
CAQUEZA


40-
jiales


40-
jernales


total 187


CEBOLLA
total 176


LECHUGA
M -i


- M AM A S O O
o- E F M A M J J AS 0 ND


40-
jermales


40-
jleMiS


PAPA ARVEJA
total 152


PAPA SOLA
total 164





FIGURE 3


PATRON DE USO DE MANO DE OBRA PRINCIPLES CULTIVOS
CAQUEZA


REPOLLO
total 91


u


E F M A M J AS N D


REMOLACHA
40- total 185
jornales


r


40-
jornales

30-


20-


10-


HABICHUELA
total 221


40-
jornales

30-


20-


10-


0-


40-
jornales

30-


20-


n--,_







19.


4- RETRIBUCION DE LA MANO DE OBRA UTILIZADA EN CAQUEZA.


La importancia econmica de la utilizacin de la mano de obra debe analizarse en

base a la retribucin de la unidad de trabajo en el process de produccin. Aunque tales

estimaciones varan sustancialmente con el tipo de sistemas y cultivos que se traigan al

anlisis, en el present caso se busca un estimativo agregado de la region. El sistema

seguido para computer la retribucin a la mano de obra es:


RMOt = VVP _-(CEi+ UT + ICi)

TJi

Donde:

RMOt = Retribucin a la mano de obra total utilizada

VPi = Valor de la produccin de la actividad i
CE. = Costos en efectivo de insumos en la actividad i

UTi = Costo del uso de la tierra para la actividad i

ICi = Costo de inters imputable al capital excepto tierra)

empleado en la actividad i.

TJi = Nmero total de jornales utilizados en la actividad i.


La Figura 4 muestra la distribucin del retorno a la mano de obra a travs del ario.

Consecuentemente con la distribucin del uso de la mano de obra, los meses de mayor re-

tribucin regional abril y mayo correspondent a los meses pico de utilizacin. Sin em-

bargo, las distribuciones que aparecen en las Figuras 1 y 4 no son idnticas. Esto se debe

a que algunos cultivos que no siguen el patrn de utilizacin de mano de obra del maz y






FIGURE 4


RETRIBUCION MENSUAL
DE LA MANO DE OBRA AGRICOLA
CAQUEZA


costo de oportunidad de
plena ocupacin agrc.


EN. FE. MZ. AB. MY. JN. JL. AG. SE. OC. NO. DI.


millones
$ 10 -


_ __ _ I_


__ ____ __I __










la papa tiene un retorno mayor por cada journal invertido. Sin lugar a duda, los

products hortcolas (cebolla y tomate) ofrecen retribuciones mayores haciendo

que los meses de julio, agosto y septiembre no sean diferentes a marzo o junio en

cuanto a la retribucin de la mano de obra.


Conocidas las cifras de retribucin por labores agrcolas es necesario com-

pletar el anlisis con los ingresos o retribuciones por labores pecuarias. Sobre el

particular debe advertirse que el uso de mano de obra en las actividades pecuarias

es muy disperse a travs del afo y la cantidad por da/cabeza no tiene mayor signi-

ficado. Por ello se ha considerado que ese tiempo no tendra ningn costo de opor-

tunidad y, en consecuencia, no cuenta para los clculos de plena ocupacin. Sin

embargo para estimar el nivel de ingreso real debe conocerse el retomo de laborers

extras a la jornada de trabajo; sto es, el aporte de algunos miembros de la familiar

que cubren las necesidades de las labores pecuarias.


Para los clculos pertinentes se toman los siguientes promedios encontrados

por actividad. Vacunos: 8 jornales/animal/ano; cerdos y ovinos: 4 jornales/animao

ao; y aves: 2 jomales/animal/ao. La tabla 1 registrar los datos obtenidos para la

region de Cqueza.










TABLA 1. Total de jornales y su retribucin en las principles actividades pecuarias

en Cqueza. 1973.



Actividad Jornales Jornales Retribucin Retribucin
por mes Total Jornal Total


Aves 26.449 317.382 31 9.838.842
Vacunos 17.688 212.256 70 14.815.469
Porcinos 1.241 14.888 152 2.259.998
Ovinos 861 10.328 68 706.435

Totales 46.239 554.854 50 27.620.744
Promedio



Como la retribucin calculada en la Tabla 1 no es peridica sino distribuida

equitativamente mes por mes sobre el ao, simplemente se divide el total por 12 y se

agrega a la Figura 4. La retribucin neta a la mano de obra en actividades pecuarias

represent el 23% del total de retribucin a la mano de obra en las actividades agro-

pecuarias.


5. CALCULO DEL INGRESO RURAL EN CAQUEZA


Conocidas las retribuciones a mano de obra utilizada, es possible estimar los nive-

les reales del salario rural. Para ello es necesario tener en cuenta las retribuciones al

capital, tierra y el ingreso para el trabajo no relacionado directamente con las labores

agrcolas que realize cierta proporcin de la poblacin rural. El valor asignado a las

labores no agricolas fue el mismo nivel de salaries de la region, por considerar que es

equivalent al mnimo de una actividad alternative. La Tabla 2 contiene los clculos











de los ingresos totales.


TABLA 2. Total de Mano de Obra y Clculo del Ingreso Rural en Cqueza, 1973.



Fuente Total jornales Total retri- Retribucin
empleados buciones $ promed/jornal


Mano de obra en
agriculture

Mano de obra en
pecuario

Retomo a capital
usado en agriculture

Retomo a capital usado
en actividades pecuarias

Retomo atribuiddal uso
de la tierra

Retribucin atribuida
al trabajo fuera finca


Totales


1.563.008


554.854


326.400

2.444.262


90.667.027


27.620.744


14.386.906


18.083.518


11.810.646


9.792.000

172.360.841


*/ El salario agricola fu $30/jornal.


Segn los resultados totales de la Tabla 2, el salario real rural por journal se


calcularia as:


TR/TJ

donde:


= $70











TR = total de las retribuciones

TJ = total de jornales empleados, incluyendo los atribuidos a trabajo fuera de la
finca.

De la misma manera, el ingreso rural se deriva de la Tabla 2 por el siguiente

clculo:

1/
TR/TPR = $3.403 = US$ 142

donde:

TPR = total de la poblacin rural


Si se compare el monto del salario real rural de la region con el salario mnimo

que para el ao de studio se pag en las reas urbanas considerando ste como el

costo de oportunidad de la mano de obra no calificada para labores urbanas se observa

que el salario real para la poblacin rural que permanece en esas reas es mayor, Com-

parando ingreso agrcola por jornales (90 millones) con el costo de oportunidad de la

poblacin disponible para agriculture (89 millones) la diferencia es apenas de uno por

ciento. Esta observacin contribute a la idea de que existe un equilibrio migratorio en

Cqueza ya que la nueva fuerza de trabajo sale, pero existe un cierto nmero, deter-

minado por plena ocupacin agrcola, para los cuales la retribucin a la mano de obra

agrcola es igual a su costo de oportunidad en plena ocupacin.


6- USO ACTUAL DE LA MANO DE OBRA PARA LA PROVINCIA DE GARCIA ROVIRA

Aplicando la misma metodologa que en el caso anterior, el rea de studio en

la Provincia de Garca Rovira .muestra una distribucin del agregado del uso de la ma-


1/ Calculando el precio del dolar a $24.oo piara 1973.










no de obra tal como aparece en la Figura 5.


Esta distribucin corrobora el uso cclico de la mano de obra en el sector rural

de minifundio. A diferencia de los datos correspondientes a Cqueza, la distribucin

es bimodal, lo cual es consistent con el uso de la tierra y con las caractersticas cli-

mticas que permiten dos cosechas al ano, como en los casos de maz, frijol, maz-

frijol, papa, trigo y cebada.


El uso de la mano de obra a travs del aio va de 22% del total disponible para

labores agrcolas hasta el 94% que es su punto de mxima utilizacin. Esto arroja un

promedio de utilizacin permanent del 57%, a travs del ao. La distribucin de la

Figura 5 ensefa que los meses de mayor demand regional son febrero, marzo, abril y

mayo en el primer sementre, y agosto y septiembre en el segundo. El hecho de que los

porcentajes de utilizacin en la primera mitad del ao sean mayores indica que el rea

con double cultivo vara por semestres; de hecho, a principios de ano se da comienzo a

los cultivos anuales en la generalidad de los casos.


En orden de importancia, la contribucin mayor la tiene el cultivo del maz

(contando maz slo y su asociacin con frjol). Durante los meses de mayor utilizacin

de mano de obra en el primer semestre este cultivo require el 64.7% del total de joma-

les empleados. Durante los dos meses ms altos del segundo semestre, el maz demand

el 43.3% de la mano de obra utilizada. Durante este perodo otros cultivos como la

papa, caia y tabaco tienen participacin mayor (14.1%, 10.3% y 10.4%, respectiva-

mente).






FIGURE 5
26.




PATRON DE USO DE MANO DE OBRA POR MES
EARCIA ROVIRA





250-
miles
de jornales
plena ocupacin
rural
200- plena ocupacin
93% 9 agrcola

80%
150- 73% :.
67%
. ... *.. ... .*.*.*


L L .:.*: *. . :: .:.: .. 050%
100- ::::. :::::::-


E F M A M J J A S O N










La Figura 6 complement la observacin sobre la distribucin del uso de la mano

de obra. El patrn de uso de los seis products ms generalizados en la zona permit

observer diferencias en cantidades y pocas. Visto el conjunto del ciclo annual, el maz

y el mafz frjol determinan el patrn de utilizacin de mano de obra, ya que consume

un poco ms del 56% del total de jomales empleados. Sin embargo, repitindose el

caso encontrado en Cqueza, estos sistemas de produccin no son los que ms mano de obra

requieren por unidad de tierra explotada. Cultivos como tabaco (124.9 jornales/Ha),

papa (108 jornales/Ha.), trigo y cebada (98.3 jornales/Ha.) son ms intensivos en mano

de obra que el maz (47 jomales/Ha.) y el frjol (53 jomales/Ha.).


En la Figura 7 aparecen los principles sistemas de produccin de la zona y sus ne-

cesidades actuales de mano de obra por meses. Todos los cultivos muestran un patrn bime-

dal, pero el maz y el maz-frjol concentran su utilizacin de mano de obra en siembra,

fertilizacin y deshierba, mientras la papa y asocios usan una mayor cantidad de mano

de obra mensual para la cosecha.


7- RETRIBUCION DE LA MANO DE OBRA UTILIZADA EN LA PROVINCIA DE GARCIA

ROVIRA.

Siguiendo la metodologa establecida, los clculos de la retribucin de la mano de

obra, agregada para la Provincia de Garca Rovira, se presentan en la Figura 8. Seme-

jante al uso de la mano de obra, la distribucin de los retornos por pocas del afo es

bimodal, en trminos generales,aunque se present una cada en el mes de octubre cau-

sada tal vez, por algunos products que no registran el uso de mano de obra en ese mes

( pltano, fique, cebolla, millo y frutas). Por otra parte el cpltivo de gran demand






FIGURE 6


PATRON DE USO DE MANO DE OBRA POR MES
GARCIA ROVIRA


8
1
I\
I \





60 1
I \
I \
II \
I \
I l
I I
I l
40


1'

I
Ii
Ii


E F M A M J J A S O N D


popa yuca
















maz.frijol

tabaco.
cua-caf





FIGURE 7


PATRON DE USO DE MANO DE OBRA-PRINCIPALES CULTIVOS
GARCIA ROVIRA


total 47




-h li


FRIJOL
total 53


-. J 1 In,


MAIZ FRIJOL


10-
jornales


5-


rll_ I:LiL


1"


4


TRIGO
total 41
10-
lornaes
jornales


1-1-


10-
jornales


TABACO
total 125
10-
jornales


5- r


MAIZ


10-
jornales


total 47


10-
jornales


I~1


i. ......


0 ' ".


i t-Fi






FIGURE 8





RETRIBUCION MENSUAL DE LA MANO DE OBRA AGRICOLA
GARCIA ROVIRA
9 costo de oportunidad
de mano de obra
,agrcola


8-
millones de $


7-



6-



5-



4-


... .....:.........:
3-




2 .: : : : : : : ...... .. . .
... .
1~:::~:: 7 1::~~': ::


E F M A M J dA S N D










en esa poca es la cana que ofrece una retribucin de slo $14.06/jonal.


Como consecuencia de la distribucin del uso del factor, la retribucin agre-

gada para la region sigue el patrn de los cultivos principles en rea de explotacin

(maz, frjol-maz y papa). Sin embargo, existen diferencias que deben buscarse

en las retribuciones individuals de los products, su respective hectareaje y los

perodos de los ciclos biolgicos segn semestres. Esas relaciones explican una re-

tribucin baja para el mes de julio porque la mayor contribucin al uso de mano de

obra, recae en tabaco y cana, cuyas retribuciones por journal son muy bajas. Para

el mes de octubre, el maz aparece como el mayor consumidor de mano de obra,

pero su retribucin promedia apenas si sobrepasa los $10.0/jornal.


Un aspect que cabe destacar en Garca Rovira es la baja retribucin de

la mano de obra, observda en el conjunto de las actividades agrcolas. Si se com-

para con las cifras encontradas en Cqueza, la retribucin promedia para Garca

Rovira es ligeramente menor a la mitad de la retribucin de Cqueza en trminos

reales. En Garca Rovira, la retribucin a la mano de obra agrcola es 28% del

salario rural, mientras que en Cqueza es 72%. Algunos de los factors determinantes

de dicha situacin deben ser buscados en los costs de capital. Los valores imputados

al uso de la tierra, as como los costs de produccin de algunos cultivos juegan un

papel muy important. Ambos factors no slo son altos, sino que guardian una rela-

cin mayor con los valores de la produccin respect a la otra region de studio;

sto es, que el costo de la tierra es relativamente muy alto respect al valor de










produccin. Un ejemplo de este fenmeno es el tabaco: la relacin valor de

la produccin/costo uso de tierra es de 2.38. La relacin valor de la produc-

cin/costos en efectivo es de 2.68. Estas relaciones son significativas si se com

paran con las de papa que son, respectivamente 6.59 y 3.33, para la misma zo

na de studio. En Cqueza la relacin valor de produccin/costo uso de tierra

para papa fu de 19.41.


Para completar las cifras de la retribucin de la mano de obra en Garca

Rovira, se presentan las estimaciones de ese factor en las labores pecuarias, en

la Tabla 3. Como en el caso de Cqueza quizs como en todas las regions de

minifundio con caractersticas similares, la mano de obra absorbida por las labo-

res constitute una ocupacin extra a la dedicacin usual de este factor. Es una

actividad familiar que por el tiempo y el horario especial requeridos debe con -

tarse en trminos de retribucin como adicional al patrn de uso de mano de

obra de los miembros agrcolamente activos en cada familiar.


La informacin resumida en la Tabla 3, ha sido elaborada sobre las espe -

cies con mayor frecuencia en la region.


Se nota en general que las retribuciones por journal por cada especie en

Garca Rovira son relativamente semejantes a las de Cqueza, pero los niveles

de retribucin en trminos reales son ms bajos para todas las species exceptuan

do porcinos. Tambin hay diferencias en concentracin de especie. El rengln

preponderante en nmero total de jornales en Cqueza result ser el de aves,











TABLA 3. Total de jornales y su retribucin en las princi-

pales actividades pecuarias en Garcra Rovira, 1975.


Actividad Jornales Jornales Retribucin Retribucin Total
por mes Total por journal



Aves 10.503. 126.046. 51. 6.428.346.

Vacunos 19.092. 229.104. 48 10.996.992.

Porcinos 569. 6.828. 240. 1.638.720.

Ovinos 2.863. 34.356. 72 2.473.632.



TOI ALES 33.027. 396.334. 21.537.690.

PROMEDIO 54










mientras que en Garcia Rovira juegan ms papel los vacunos. Como porcen-

taje del total de las ganancias obtenidas, los ovinos en Garca Rovira son

ms importantes que en Caueza. Es curioso anotar que el nmero de jorna

les pecuarios es, en promedio igual en ambas regions.


8 CALCULO DE INGRESO RURAL EN GARCIA ROVIRA


En la misma forma que en el numeral 4, se agregaron todos los ingresos

rurales para calcular el ingreso por journal e ingreso per-cpita en la region.


El salario real en promedio fu de $78 pesos, tomando todos los ingresos

divididos por todos los jornales, En trminos reales (convirtiendo a dlares,

US). la retribucin por journal en Garca Rovira ($2.36 US) fu 23% menor que

el calculado para Cqueza ($2.93 US). El ingreso per-cpita result ser de

$4.168 pesos por persona. Con la tasa de cambio de 1975*, ste fu de US

$126 dlares, 13% menos de lo encontrado en Cqueza. Si se toma la cifra

de Cqueza para el ingreso per-cpita, $3.408, y se multiplica por la tasa de

inflacin a un nivel de 20% por ao, la diferencia entire Garca Rovira y C

queza es de 18% para 1975.


En la Tabla 4 sobresale que la contribucin por uso de la tierra es ms

alta en Garca Rovira (34%) que en Cqueza (17%). Adems, se encuentra

que la retribucin de la actividad pecuaria es relativamente ms alta compare

da con la actividad agrcola en Garca Rovira. La relacin de la retribucin

por journal pecuario sobre retribucin por journal agrcola es de 1.59 en Garca











TABLA 4. Total de mano de obra y clculo del Ingreso Rural en la Regin de

Garca Rovira, 1975.


Fuente Total jomales Total Retribucin
empleados retribuciones Prom ./jom.

Mano de obra
en agriculture 1.330.499 44.716.000 34*

Mano de obra
en pecuaria 396.334 21.537.690 54

Retorno a capital
usado en agriculture 9.352.000

Retomo a capital usado
en actividades pecuarias 15.434.229

Retomo atribuido al
uso de la tierra 51.850.000

Retribucin atribuida al
trabajo fuera de la finca 264.000 11.880.000 45


Total 1.990.833 154.769.919
* El salario agrcola fu de $45/jornal.










Rovira comparasa a 0.86 para Cqueza. Esta observacin concuerda con las

conclusions del studio diagnstico de Garca Rovira, donde se sugiere una

concentracin an mayor hacia la produccin pecuaria en lugar de la pro -

duccir, agrcola de granos y hortalizas (14).


* Calculando el precio del dlar a $33. para 1975.










PARTE II

EL USO DE MANO DE OBRA Y

LAS RECOMENDACIONES TECNICAS


9- REQUERIMIENTOS DE MANO DE OBRA SEGUN LAS RECOMENDACIONES

TECNICAS PARA CAQUEZA.


El process de ajuste de la tecnologa a las condiciones y sistemas de' produc-

cin ha generado estimaciones de consumo de mano de obra por hectrea. Bsica-

mente, los sistemas que incluyen maz y papa, cultivos principles de la region".

En consecuencia, las estimaciones de uso de mano de obra siguen el mismo patrn.

Tales cifras se presentan en la Tabla 5 en la cual se hacen comparaciones con el

uso presented, bajo condiciones de la tecnologa propia del agricultor.


TABLA 5. Estimacin del uso de mano de obra, segn las recomendaciones tcnicas,

para Cqueza.


Sistemas Jornales/Ha. con re- Jornales/Ha. con tec. %
comendacin tcnica nologa traditional Cambio

Maz y Aso-
ciados 111 43 + 258

Papa y asociados 185 164 + 11


Los datos consignados en la Tabla 5 dan evidencia de incremento en el uso

de la mano de obra por requerimiento del paquete de recomendaciones tcnicas.

La implicacin de este hecho en el patron de la demand de mano de obra, a


* Estimaciones basadas en extrapolaciones lineales (15 y 18)












nivel regional, es muy significativa dado el hectareaje dedicado a esos sistemas

de produccin. Sin embargo, por las caractersticas mismas.de la recomendacin,

los aumentos afectan la demand total de diferente manera: La recomendacin para

los sistemas que incluyen papa se basa en el cambio de variedad: En consecuencia,

el incremento en el uso de mano de obra recae principalmente en las pocas de

cosecha. La recomendacin para los sistemas que incluyen maz require una muy

buena parte del aumento de la mano de obra para labores de fertilizacin y des-

yerba que coinciden con las pocas pico de utilizacin de la mano de obra en la

region (abril y mayo). Estas relaciones se representan en la Figura 9.


La relacin de los incrementos en mano de obra y el patrn de demand para

la region, puede apreciarse en la parte superior de la Figura 10, la cual muestra

la demand total en cada perodo si la recomendacin tcnica es adoptada por los pro-

ductores que se dedican al cultivo de cualquiera de los sistemas que tienen maz o

papa.


Evidentemente la demand de mano de obra esperada sobrepasa la oferta total,

llegando a una situacin ms alta que la de pleno empleo en la poca pico. En

otras palabras, la restriccin del factor mano de obra estara forzando dos situacio-

nes, por lo menos, igualmente indeseables: a) el future de la adopcin de la reco-

mendacin tcnica para maz y sus cultivos asociados tiene amplias posibilidades

de ser parcial o totalmente rechazada por los agricultores, o b) los costs de pro-

duccin se vern fuertemente afectados, como quiera que las alternatives de ocupar







FIGURE 9


EMPLEO TOTAL CON NUEVA TECNOLOGIA
EN MAlZ Y PAPA-DOS FERTILIZACIONES


plena ocupacin
rural
plena ocupacin
agrcola


E F M A M J J A S 0 N D


EMPLEO TOTAL CON NUEVA TECNOLOGIA
MAIZ Y PAPA-UNA FERTILIZATION

plena ocupacin
agrcola


E F M A M J


300 -




200 -




100 -




0-


300 -
jornales


200




100




0


J A S O N D










mano de obra no dedicada a labores agrcolas o el trasladar mano de obra de otras

regions, implica una alza en el precio del journal lo suficientemente adecuada pa-

ra hacerlo competitive con los costs de oportunidad de tales jornales potenciales.


Esto est demostrando la necesidad de estudiar y analizar los factors que

dentro de la funcin econmica del pequeo agricultor pueden constituirse en res-

tricciones insalvables para el cumplimiento de la accin y los objetivos de desarro-

llo rural.


El conocimiento empririco que genera el exceso de demand de mano de obra

sobre la lnea de pleno empleo, di lugar a que el equipo tcnico del Proyecto

enfrentara esta restriccin tratando de adoptar las recomendaciones tcnicas a aqu-

lla. En consecuencia, despus de analizar los primeros resultados de la adopcin de

las recomendaciones de maz, se encontr que el segundo abonamiento no se efectu,

en la mayora de los casos (8). De aqu naci una modificacin en el paquete de

recomendaciones: se cambian las dos fechas de abonamiento, quedando el cultivo

con una sla dosis de fertilizacin. Con este cambio, el requerimiento de mano de

obra por hectrea decrece en 11 jornales respect a la anterior recomendacin,

sto es, el aumento con respect a la tecnologa traditional es de 37 jornales/Ha.,

en lugar de 48 jornales/Ha. que implica la recomendacin con dos pocas de fer-

tilizacin(16).


Relacionando este cambio en las recomendaciones con la demand de mano de

obra a rivel regional, se obtiene la representacin inferior de la Figura 10 que






FIGURE 10
41.

IMPACT DE LA NUEVA TECNOLOGIA
EN EL EMPLEO DE MANO DE OBRA-CAQUEZA



20- MAIZ



15 -



10 -



5-


0 i '

E F M A M J J A S O N D



20 PAPA



15 -



10- -



5-



o-
E F M A M J J A S N D











muestra una diferencia apreciable respect a su parte superior. Bsicamente, el cam-

bio en la frecuencia en el uso de fertilizantes elimina la inconsistencia inicial entire

los requerimientos de mano de obra del primer ajuste tecnolgico y la restriccin del

recurso a nivel regional en el mes pico (abril). Con el nuevo ajuste tecnolgico se

logra justamente la situacin de pleno empleo para el mes de mayo, al tiempor que

se aumenta ms equitativamen te la demand de la mano de obra a travs del ao

(comparar figures 1 y 10, parte inferior).


Sobre el particular debe anotarse que el segundo ajuste tecnolgico para los

sistemas que incluyen maz se logr despus de cuatro aos de pruebas demostrativas-

experimentales. Este hecho refuerza la idea de que es necesario estudiar los factors

restrictivos oportunamente para evitar obvious desaciertos en la tarea de aumentar la

productividad en regions de pequeos agricultores. Este ejemplo podra ser generali-

zado a otras restricciones a las que est sujeto el minifundista, tales como el incre-

mento en los costs de produccin en relacin con su capacidad de aceptar riesgos,

su access al crdito y el costo real que debe pagar por su uso, entire otros.


10.- REQUERIMIENTOS DE MANO DE OBRA SEGUN LAS RECOMENDACIONES

TECNICAS PARA GARCIA ROVIRA


Como en el caso anterior, la adaptacin de la tecnologa incluye estimativos

sobre requerimientos de mano de obra, para aquellos cultivos ya que disponen de pa-

quetes de recomendaciones. La informacin correspondiente y su comparacin con el

uso de muno de obra de la tecnologa traditional, se resume en la Tabla 6.











TABLA 6. Estimacin del Uso de Mano de Obra segn las Recomendaciones Tcnicas

para la Provincia de Garca Rovira.



Cultivos Jornales/Ha. con tec- Jornales/Ha. con re- %
y/o sistemas nologa traditional comendacin tcnica Cambio

Ma z 46 75 +63
Maz-Frjol 47 82 +74
Papa 110 153 +39
Frijol 51 69 +35
Cebada 58 50 -14
Trigo 43 50 +16


Es evidence el aumento que debe tener la demand de mano de obra en la

region si se consigue introducir el cambio tecnolgico entire los productores de la

region. Esto es especialmente cierto para los cultivos de maz, frjol, papa y el

sistema maz-frjol, ya que stos constituyen la mayor rea de labores agrcolas en

Garca Rovira. Por otra parte, la recomendacion para cebada, que estima un recorte

de 8 jornales/Ha. respect a la tecnologa traditional, no tiene mayor incidencia no

slo por la proporcin numrica, sino por la importancia relative del cultivo en la re-

gin.


La Figura 11, parte inferior, present la demaida estimada de la mano de obra,

bajo el supuesto de adopcin de los paquetes tecnolgicos. Esta situacin se compare

con la parte superior de la figure que es simplemente la demand con los requerimien-

tos de la tecnologa traditional.





FIGURE 11


IMPACT DE LA NUEVA TECNOLOGIA EN EL EMPLEO DE MANO DE OBRA
GARCIA ROVIRA


200 -
miles
de jornales

150 -



100-



50-



0-


plena ocupacin
rural
plena ocupacin
agricola


E F M A M J J A S N


200- -
miles
de jornales

150 -



100 ...



50- :



EoF. 1 AM-,- J-.---.--.
E F M A MJ J 1A S O N O










11- DEMAND REAL DE MANO DE OBRA BAJO LA ADOPCION DEL

PAQUETE DE RECOMENDACIONES


Pgr la accin del Proyecto de Cqueza, se han detectado productores

que han adoptado las recomendaciones tcnicas para maz, porque son par

ticipantes en el plan de produccin de maz realizado a nivel experimen-

tal en el rea del Proyecto*.


Un studio que actualmente se adelanta mide el uso de la mano de obra

y la adopcin del paquete tecnolgico. Contando los productores que han

adoptado el 90% o ms del paquete tecnolgico medido por cada componen

te del mismo el uso de la mano de obra se ha establecido as:


T.M.O. = 86 jornales/Ha (promedio)


La comparacin de esta cifra con la tecnologa traditional implica un

aumento de 23 jornales/Ha. Sin embargo, si se compare con el uso espera

do segn el paquete tecnolgico, el uso actual con las condiciones de la

recomendacin es menor en 28 jornales/Ha.


Esta situacin, aparentemente contradictoria, explica la diferencia en

tre calcular un mximo de produccin y el punto ptimo del process pro -

ductivo. El uso del factor entire los adoptantes se ha cambiado de un pun


*Informacin suministrada por Agustn Cobos, I.A. Datos recolectados en
1975 para su trabajo de tesis para ser presentado en la Escuela de Gra-
duados ICA-UN.










to de ineficiencia econmica por subutilizacin en el patrn de la tecnolo-

gia traditional, a otro de sobre utilizacin que tiene lugar, posiblemente,

por la escasez relative del factor en ciertas pocas del ao. De acuerdo

a los resultados de un trabajo sobre la eficiencia econmica del uso del

factor, el productor adoptante se encuentra en la situacin representada en

la figure 12 (10).


A pesar de que UA2 est fuera del punto de eficiencia, el retorno por

journal empleado por los agricultores adoptantes es de $82. Esta cifra es

considerablemente mayor al retomo encontrado bajo las condiciones de la

tecnologa traditional que era 26 pesos p.or journal en maz Este hecho

refuerza la afirmacin de que la actividad agrcola en esta region ofrece

una alternative mejor al productor, porque sus retornos son mayores que su

costo de oportunicbd.


En un studio recientemente reseado por Singh y Day (17), se mues-

tra que en una zona de la India el exceso de mano de obra es estacional

y que en algunas pocas del ao se ha llegado a sobrepasar la plena ocu-

pacin. Este fenmeno se debe a la adopcin de la nueva semilla de arroz,

que tiene mayor productividad y mayor frecuencia de doubles cultivos. Esto

implica una exigencia mayor de mano de obra en ciertas eocas. La deman

da de mano de obra que sobrepasa a la oferta en un tiempo dado, dicen

Singh y Day, es la justificacin a la mecanizacin. En cierto sentido, s-

ta puede ser la sugerencia para la zona de Cqueza, si fuera possible intro











FIGURE 12. PUNTO DE EFICIENCIA DEL FACTOR MANO DE OBRA

CON LA RECOMENDACION TECNICA. CAQUEZA 1976.


V.T.P.(Tecn.)




VT.P. (trad.)


Precio del
Factor


Mano de
Obra


L1 L2


= Valor total de la produccin tecnificada
= Valor total de la produccin traditional
= Valor del product marginal con nueva tecnologa
= Valor del product marginal con tecnologa traditional
= Punto de equilibrio con tecnologa traditional
= Punto de equilibrio con nueva tecnologra
= Ubicacin actual de la mano de obra con tecnologa traditional
= Ubicacin actual de la mano de obra con nueva tecnologa


(Tecn.)
(Trad.)
(Tecn.)
(Trad.)


V.T.P.
V.T.P.
V.P.M.
V.P.M.
El
E2
U.Al
U.A2










ducir maquinaria, sin embargo, dado que por el moment sta no es una al

temativa viable, las posibilidades actuales son: 1) Introducir tecnologas

ajustadas a las condiciones de oferta de mano de obra en cada region, y

2) Promover el aumento en la eficiencia del uso de la mano de obra exis

tente.


12 INTERPRETATION DE LOS RESULTADOS


Los resultados del anlisis de la informacin pueden entenderse, cuan-

do menos, desde tres puntos de vista: Mirando el patrn de uso a nivel de

la region, la demand por mano de obra es estacional a travs del ao.

Esto es, la demand coincide con los ciclos biolgicos de los cultivos prin

cipales. En contraposicin a la idea de abundancia del recurso en zonas

rurales, la estacionalidad de la demand hace el factor escaso en las po-.

cas pico, en las cuales existe tendencia hacia el pleno empleo de la ma-

no de obra disponible para labores agropecuarias.


Desde el punto de vista de la transferencia de tecnologa, los datos

demuestran que es necesario tener en cuenta que el factor mano de obra

no es un recurso ilimitado. Por el contrario, puede convertirse en un li-

mitante insalvable en el corto plazo para que se produzca la adopcin de

la tecnologa, si la disponibilidad de riego no se da. La generacin y el

ajuste de la tecnologa deben ser compatibles con las restricciones del

adoptante potential. Para ello los recursos de tierra, capital y mano de











obra deben estudiarse para que esa compatibilidad sea real. Cambios en los

patrons tecnolgicos o cambics en la disponibilidad de los recursos sern in

dispensables para asegurar mayores probabilidades de xito en los programs

de generacin, difusin y adopcin de tecnologa mejorada.


Finalmente, los datos de campo y las estimaciones presentadas en este

trabajo demuestran perfect coincidencia con los planteamientos tericos de

los models de economa dual.


Tomando el modelo de Jorgenson como el ms aproximado a lo que po

drfa comprobarse en el sector traditional, se puede comprobar que en las

dos regions el valor del product marginal de la mano de obra en los cul

tivos tradicionales bajo la tecnologa del agricultor es menor al nivel de sa

lario rural agrcola (9, 10, 14 y 19). Sin embargo, esta relacin no se

comprueba en cultivos de mayor rentabilidad como los hortcolas (19).


Respecto a las teoras mas recientes sobre el afianzamiento del dualis-

mo en sistemas econmicos como los latinoamericanos, as como el manteni

miento de dependencia del sector centralista sobre la periferia y las rela -

ciones de los programs de transferencia de tecnologa, los resultados pre-

sentados en este trabajo son an, menos claros. Tomando el sector tradi -

cional como el minifundista en este caso, las condiciones no son correspon

dientes con el modelo terico. Lo que se encuentra en Cqueza es que los

salaries, la retribucin a la mano de obra agrcola, la retribucin al capi-









tal invertido y la retribucin al factor tierra est a- niveles competitivos con

los correspondientes en el sector no agrcola. Dada la tasa de migracin ne

ta existente, estos resultados hacen pensar en un estado de competencia con

el sector urbano, porque a pesar del desempleo estacional que caracteriza al

sector traditional, el salario real rural es ligeramente mayor que su costo de

oportunidad en el sector urbano industrial.


Por el contrario, esta situacin no se present en la region de Garca

Rovira. De aqu podra pensarse que existen zonas rurales tradicionales en

las que la productividad internal del sector aumenta en s, y en consecuen-

cia, contribute directamente al desarrollo econmico del pas. Lo que su-

cede es que las actividades agrcolas se han desviado de los cultivos tradi -

cionales de baja productividad hacia actividades en cultivos ms rentables

como los products hortcolas, al tiempo que se mejoran las condiciones pro

ductivas de los primeros cultivos mediante la introduccin del cambio tecno

lgico. Pero este fenmeno no se observa tan obviamente en Garca Rovi-

ra. Seguramente, el factor de influencia de un polo de crecimiento como

Bogot con altos aumentos en la demand por alimentos est influyendo los

niveles de precious, lo cual hace responder a los agricultores con incremen

tos en su produccin. Los cambios agregados en la demand parece que

no son rpidamente transferidos a zonas relativamente apartadas como Gar-

ca Rovira. Adems, es bien factible que por precious inferiores y por cos

tos comparativamente altos, los riesgos de la produccin y el mercadeo










sean mayores en estas zonas, lo cual trae como consecuencia, un acceso ms

restringido al capital. La trampa de la baja productividad, tiene bases ms

fuertes en Garca Rovira que en Cqueza.


Dados los puntos anteriores, aqu se sugiere la hiptesis de que existen

alrededor de los grandes polos de crecimiento unas zonas agrcolas, que a

pesar de contener algunas caractersticas que las identifican con el sector

traditional de las economas duales, presentan una productividad que crece

a una tasa tan alta que la naturaleza de la economa dual desaparece. Es

tas zonas estn contribuyendo directamente al desarrollo econmico general

y an ofrecen precious competitivos a la mano de obra urbana en las pocas

en que la demand por este factor iguala o supera la oferta absolute regio

nal. Ms an, las posibilidades tan amplias que tiene el cambio tecnol

gico de aumentar la rentabilidad de la actividad agrcola hace pensar en

que el sector rural (minifundista) en estas zcnas aumentar tanto su produce

tividad que podra empezar a absorber parte de los desempleados urbanos.


Las demostraciones empricas de Yhi-Min Ho en el process de transfer

macin econmica de Taiwan dan an ms nfasis al potential del sector

rural traditional en los pases en desarrollo. Ho sugiere la posibilidad de

optar por una poltica de desarrollo basada en que el sector traditional au

mente su poductividad independientemente del sector modern, sin que ha

ya que pasar por el period de transferencia del sobrante de mano de obra

del sector traditional al modern, a travs de la introduccin de cambios










tecnolgicos que se concentran en un alto uso de la mano de obra (12).


Se tratara entonces de buscar un tipo de alternative con tales carac

tersticas, para las regions como Garca Rovira que operan su funcin pro

ductiva bajo condiciones de la estructura econmica y social que no les

permit romper el dualismo.


Finalmente, la interpretacin de los resultados de este trabajo sugiere

la dificultad terica de clasificar una economa en crecimiento de su sec

tor rural en una dicotoma. Si bien el camino de las aseveraciones em-

pricas es an largo y require much investigacin, podran ponerse a

tema de discusin algunas de las concepciones tericas sobre las interpre

taciones de los sistemas de economa dual, diciendo que existe entire el

sector modern y el traditional, un sector que bajo la influencia de los

grades centros ha atrofiado su cardacter de agriculture traditional, porque

no cumple con los supuestos econmicos que se le atribuyen. Por el con

trario, est en process de completar su ciclo de desarrollo hasta consti -

tuirse completamente competitive con el sector no traditional.










BIBLIOGRAFIA


1. DANE. Censo Nacional de Poblacin. 1964


2o. Censo Nacional Agropecuario. 1970


3. Segunda Encuesta Nacional de Hogares. 1973. Tabula-

dos.


4. DE JANVRY,A. The Political Economy of Rural Development in La-

tin America. An Interpretation. American Journal of Agricultural

Economics. Vol. 57 No. 3. Agosto 1975.


5. The Employment of Small Farmer Technology for Rural

Development. Trabajo presentado en el seminario "Anlisis Eco-

nmico en el Diseo de Nueva Tecnologia para el Pequeo Agri-

cultor". CIAT, Colombia. Nov. 1975.


6. JOURNAL OF DEVELOPMENT STUDIES. Special Issue on Employment

and Income Distribution. Vol. 11 No. 2 Enero 1975.


7. ESCOBAR, G. Proyecto de Desarrollo Rural del Oriente de Cundina-

marca. Diagnstico Socioeconmico. ICA. Regional No. 1.

Documento 01-2.4 -2-73. Bogot, Julio de 1973.


8. Adopcin de la Nueva Tecnologa Recomendada en Maz.

Proyecto de Desarrollo Rural del Oriente de Cundinamarca.

ICA. Regional No. 1, Noviembre 1972. (Mimografo).









9. ESCOBAR, G. Anlisis Comparativo y Recomendaciones Tcnicas:

Produccin Agrcola en Cqueza. Serie "El Pequeo Agricul-

tor" ICA Marzo 1976.


10. Eficiencia Econmica en el Uso del Factor Mano de

Obra entire los Pequeos Productores de Maz con Tecnologa Tradi-

cional y con Recomendaciones Tcnicas. Oriente de Cundinamarca.

Trabajo sometido al Comit de publicaciones de la revista ICA. 19 p.


11. HAYAMI Y RUTTAN. Agricultural Development. The Johns Hopkins

Press. 1971.


12. HO YHI-MIN. Development with Surpluss Population. The Case of Tai-

wan. A Critique of the Classical Two Sector Modelo, A.L. Lewis.

Economic Development and Cultural Change, Vol. 20 No. 2. Enero

1972.


13. INSTITUTE COLOMBIANO AGROPECUARIO. Estudio de Evaluacin del

Proyecto de Desarrollo Rural de la Provincia de Garca Rovira. actual-

mente en elaboracin por el Programa de Estudios Regionales (borrador

no publicado).


14. LONDOO, D. Economic Analysis of Subsistence Agriculture in Garca

Rovira. Colombia. Tsis para optar el ttulo de Ph.D. Oklahoma State

University. Stillwater. 1975.











15. NARVAEZ, M. Anlisis de la Produccin de los Factores Involucra-

dos en la Produccin de Maz en Asocio de otros cultivos.

Tsis para optar al ttulo de M.Sc., IICA-CIRA. Bogot, Feb.

1974


16. SERNA, J. Efectos de Diferentes Niveles y Epocas de Aplicacin de

Nitrgeno en el Cultivo Asociado Maz-Frjol en el Oriente de

Cundinamarca. Tsis para optar el ttulo de M.Sc. ICA-UN.

Bogot. 1975.


17. SINGH Y DAY. A Microeconometric Chronicle of the Green Revolution.

Economic Development and Cultural Change. Vol. 23, No. 4. Ju-

lio 1975.


18. SWANBERG, K. Hortalizas. Su Economa. Serie "El Pequeio Agricultor".

No. 3. ICA.


19. Anlisis de las Funciones de Produccin para Cultivos

Tradicionales y Hortcolas en el Oriente de Cundinamarca. Sin

publicar.


20. WHARTON C. editor. Subsistance Agriculture and Economic Develop-

ment. Aldin Publishing Company. Chicago. 1965.



































Publicacin del I.C.A.
Cdigo 00-2.3-043-76
Mecanografa : BEATRIZ E RAMIREZ E
Impresin : Div.Comunicacin Rural
Tibaitat
Apartado Areo : 151123 (El Dorado) Bogot
Tiraje : 200 Ejemplares

Se termino de imprimir el 10 de Septiembre de 1976




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs