• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Frontispiece
 Table of Contents
 Festival '64
 Jose Guadalupe Posada
 Sancti-spiritus 450 años despu...
 La casa de Hemingway
 A un ano de la muerte de Jean...
 Cocteau y Talia
 De la pintura tradicional...
 Centro regional unesco para el...
 Centenario de la primera inter...
 Noticias de cultura
 Juan Sebastian Bach
 La muerte del funcionario
 Algo sobre Chejov
 Back Cover














Title: Pueblo y cultura
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00082036/00005
 Material Information
Title: Pueblo y cultura
Alternate Title: PC
Physical Description: v. : ill. ; 28-38 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Consejo Nacional de Cultura
Publisher: Consejo Nacional de Cultura,
Consejo Nacional de Cultura
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1961-
Frequency: monthly[no. 6-]
semimonthly[ former no. 1-5]
monthly
regular
 Subjects
Subject: Arts, Cuban -- Periodicals   ( lcsh )
Civilization -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1-
Dates or Sequential Designation: Ceased in 1965.
Numbering Peculiarities: Issues no. 1-18 lack chronological designation.
Numbering Peculiarities: Some numbers combined.
General Note: Title from cover.
General Note: Latest issue consulted: No. 31 (enero de 1965).
 Record Information
Bibliographic ID: UF00082036
Volume ID: VID00005
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 02266638
lccn - sn 95023069
 Related Items
Succeeded by: Cuba, révolution et culture

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Frontispiece
        Frontispiece
    Table of Contents
        Page 1
    Festival '64
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Jose Guadalupe Posada
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
    Sancti-spiritus 450 años despues
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
    La casa de Hemingway
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    A un ano de la muerte de Jean Cocteau
        Page 42
        Page 43
    Cocteau y Talia
        Page 44
        Page 45
    De la pintura tradicional China
        Page 46
        Page 47
    Centro regional unesco para el hemisferio occidental
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    Centenario de la primera internacional
        Page 52
    Noticias de cultura
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    Juan Sebastian Bach
        Page 59
    La muerte del funcionario
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Algo sobre Chejov
        Page 63
        Page 64
        Page 65
    Back Cover
        Page 66
Full Text




PUEBLO Y
CULTURAL





























































JOSE GUADALUPE POSADA






portada c. mazola


SUMARIO


2 FESTIVAL '64

18 JOSE GUADALUPE POSADA

24 SANCTI-SPIRITUS 450 AOS DESPUES

34 LA CASA DE HEMINGWAY

42 A un ao de la muerte de JEAN COCTEAU

44 COCTEAU Y TALIA
46DE LA PINTURA TRADITIONAL CHINA


victor casaus

luis cardoza aragn

flix guerra

bernardo callejas

marce/ achard

ivn david
fu-pao-shi


48 Centro REGIONAL DE LA UNESCO para el
HEMISFERIO OCCIDENTAL /
52 CENTENARIO DE LA PRIMERA INTERNATIONAL /
53NOTICIAS DE CULTURAL /
59Grandes Compositores JUAN SEBASTIAN BACH /
60LA MUERTE DEL FUNCIONARIO / anton chejov
63ALGO SOBRE CHEJOV / alejandro verbitsky


revista mensual


49 e n t r e 120 v 1 2


ilustrada / consejo national de cultural


FC PUEBLO Y CULTURAL
JEFE DE REDACCION / REYNALDO GONZALEZ
DISEO GRAFICO / HECTOR VILLAVERDE
FOTOGRAFO / LUC CHESSEX
/ mariana / habana / tel 20-9694 ext 1 2 5 126



























~~o '"
"~- \o
;ip"~'~ -;a~F-





















































El Festival de Teatro Latinoamericano Casa de Las Amricas 1964 propicia un encuentro de "gente
de teatro" en La Habana, los das 13 y 14 de octubre. Un encuentro donde se discute no solamente
de teatro latinoamericano, sino de teatro mundial. Por primera vez son invitados teatristas de cua-
tro continents a un event semejante en nuestro pas. Dramaturgos de la Unin Sovitica, China y,
naturalmente, tambin de Amrica. Emilio Carballido (una de sus obras se present en el Festival)
y Carlos Solrzano, de Mxico; M. Darcante, de Francia; Alfonso Sastre, de Espaa; Helen Weigel y
Benon Benson, de la RDA; Jack Gelber y Kopit, de los Estados Unidos; Dadh Sfeir y Blas Braidot,
de lruguay; Nelson Rodrguez (su "Vestido de Novia" se present en el Festival) y Guillermo de Fi-
gueredo, de Brasil; Humberto de Orsini, de Venezuela; Arnold Wesker, de Inglaterra; Ruggero Ja-
cobbi, de Italia y tambin directors y actors de Per, Polonia, Argentina, Checoslovaquia, Colom-
bia, Chile, Hungra, invitados a Cuba para conversar ampliamente y discutir sobre el teatro en el
mundo.
Las jornadas de teatro ledo que se comienzan el da 5, se repiten cada lunes a las 8.30 de la noche
en la Casa de las Amricas, tambin forman parte de estas actividades.
En el Festival 64 se present casi una docena de obras de autores latinoamericanos. Tres de ellas
son representadas en el interior del pas (Camagey y Santiago de Cuba) por grupos de esas ciu-
dades. El resto en La Habana.
Las notas que ofrecemos a los lectores de PUEBLO Y CULTURA fueron tomadas durante los ensa-
yos y preparativos del Festival. Cuando estas lneas estn en manos de los lectores, habr terminado
el event, pero consideramos de much inters reporter estas actividades, independientemente que
reservemos un nuevo reportaje-recuento del Festival.


-71









CUATRO CUADRAS DE TIERRA Oduvaldo Vianna plantea


todo un problema latinoamericano
. .'.,*f,


.


1i


4d


-t.













CUATRO CUADRAS DE TIERRA


Hace calor en el saln de la calle San Lzaro
donde ensayan las brigades provinciales de tea-
tro de La Habana. Cuando uno llega, nota que
estn adelantados en los ensayos: llevan dos
meses en ellos.
El mexicano Rodolfo Valencia -36 aos de
edad, 16 en el teatro, 2 en Cuba y I en las bri-
gadas- es el director. Gente de hablar des-
pacio, Valencia cuenta de la obra y de los
actors:
-Cuatro Cuadras de Tierra plantea un proble-
ma claro de lucha generacional. Yo creo que
tiene gran inters teatral, fundamentalmente
para nuestro pblico de campesinos, estudiantes
y obreros.
Ese "nuestro pblico" tiene un sabor inconfundi-
ble a brigada teatral. El director no puede ne-
gar que est orgulloso -aunque no lo diga-
del trabajo de los actors, de la brigada. "Han
formado un pblico en algunos lugares. Eso es
importante.
Las brigades presentan 9 obras por ao. La l-
tima que ha dirigido Valencia es Juno y el Pa-
vorreal. Con una obra se recorre la provincia.
Hasta Isla de Pinos. Volvemos a la obra. Digo
-por decir algo- que si no es una dificultad
el problema ambiente, el localismo de la obra,
situada en el nordeste de Brasil.
-La dificultad nuestra es la cantidad de per-
sonajes ...
-Los actores...
-No, el transport. Trasladarnos nos cuesta
trabajo. Con una obra como sta, que tiene un
gran nmero de personajes, la dificultad au-
menta. Lo del tema es claro. Si la trama est
situada en un lugar definido -el nordeste bra-
sileo-, por otra part tiene un alcance latino-
americano. Es un tema y un problema lati-
noamericano.
Cuatro Cuadras de Tierra se seala como el pri-
mer estreno del Festival. En El Cano, primer
pueblo socialist, en un lugar al aire libre. Des-
pus la obra ir a toda la provincia, incluyendo
Isla de Pinos. Y despus a Matanzas.
El brasileo Oduvaldo Vianna gan con ella el
premio de teatro del Concurso de la Casa de
este ao. Siendo la primera vez que toman par-
te en l autores brasileos, ha ganado Vianna el
premio de teatro. Esta es quiz una buena part
de la fuerza del teatro brasileo. Vianna, con
este premio, viene a reafirmar nombres como
los de Guarnieri y Das Gomes, (el doblemente
conocido author de "El Pagador de Promesas".
Y con su "Cuatro Cuadras de Tierra" toma un
puesto important en la dramaturgia brasilea
y latinoamericana.
Cuando terminal el ensayo en la casa de San
Lzaro, Valencia llama a dos actors para ha-
blar con ellos ms tarde y uno se da cuenta que
la conversacin est llegando a su fin. Sin em-
bargo, an le queda tiempo para contar lo duro


del trabajo del actor de brigades. -"Estudian.
Se superan-, me dice. Y parece que no se
acuerda y repite:
"Han formado un pblico en algunos lugares".

LA PERGOLA Y EL RELOJERO

El Grupo Rita Montaner ensaya en el Amadeo
Roldn, en la casa del Ballet como quien dice,
mientras ste recorre Europa y Asia en una ira
de various meses. All est parte del grupo
(otros trabajan en Ese Lunar) y Cuqui Ponce,
la director.
La Prgola de las Flores, que transcurre en los
aos 28 y 29, es de la chilena Isidora Aguirre,
con msica y canciones de Franciscc Flores del
Campo. Y fue estrenada, segn se entera uno
en el libreto, el 9 de abril del 60, en Santiago
de Chile.
Esta es la nica obra musical que se present en
el Festival. Con sus grupos de baile y sus coros
y su docena de canciones estar en el Teatro
Musical de La Habana.
Emilio Carballido gan con Un pequeo Da de
Ira el premio de teatro de la Casa en el ao 62.
Despus estuvo en Cuba. Ahora el grupo Mila-
ns, dirigido por Adolfo de Luis, present en
Las Mscaras otra obra de Carballido, El Relo-
jero de Crdoba.


h











VESTIDO DE NOVIA Una obra dinmica desarrollada en tres plans


VESTIDO DE NOVIA

El Teatro brasileo est doblemente representa-
do en el Festival '64. Y si la obra de Vianna sig-
nifica el acierto en el tratamiento realista del
hecho social, Vestido de Novia, de -Nelson Ro-
drigues, represent la bsqueda intense en la es-
tructura dramtica que tambin ha caracteriza-
do al teatro brasileo.
All en El Stano ensaya el Grupo Guernica
esta obra de Nelson Rodrigues. Dum, el direc-
tor, me da una copia del libreto y otra de la
nota que ha escrito Reguera Saumell. Despus
habla.
-Lo que me parece ms interesante de esta
obra es su estructura dramtica. Se desarrolla
simultneamente en tres plans diferentes: alu-
cinacin-memoria-realidad. Esa vuelta al pa-
sado...
-Flash back, como en el cine.
-Eso te digo, ese procedimiento lo utiliza Nel-
son Rodrigues en su obra antes de ser usado en
el cine. Por eso me parece interesantisima su
estructura.


El Grupo Guernica va a estrenar el 18. Tiene
todava un gran trabajo que realizar. Antes de
este estreno van a presenter Cndida, y ensayan
por el moment en un pequeo saln: la esce-
nografa de Cndida ya est en escena. Ha-
blando de escenografa, Dum apunta que Ves-
tido de Novia la ha realizado Tapia Ruano. "Y
nos ayuda much en el problema de los plans,
dentro de lo reducido del scenarioo. Antonia
Eiriz ha diseado el vestuario -su primera ex-
periencia de este tipo, segn creemos.

EL GESTICULADOR

A las 10 menos 10 de la noche comenzaron los
actors a discutir la escena ensayada y la pr-
xima. As reunieron las sillas ms o menos al-
rededor de Modesto Centeno, el director de
El Gesticulador y comenzaron.
-Tanto tiempo conociendo esta obra -dice
Centeno- y nunca pens6 dirigirla. Estoy con-
tento de hacerlo; creo que trata un problema
que atrae, que interest. Precisamente fue tex-
to de examen en la Escuela. Yo estaba en el









EL GESTICULADOR
El director, Modesto Centeno, piensa que hoy la obra
puede comprenderse mejor














EL GESTICULADOR Al Conjunto Dramtico Nacional le ha tocado esta obra de Usili



EL GESTICULADOR Al Conjunto Dramtico Nacional le ha tocado esta obra de Usigli








4.**i.O;l~b '.i~


1ll r r
":-~jit ,


Ai;


LO


'~;ure:z :'

~IY~"


*en *014
emiie,




































LA PERGOLA DE LAS FLORES
La obra musical que present el Festival de Teatro Latino-
americano 1964
LA CASA VIEJA
Teatro Estudio present la obra cubana del Festival























































LA CASA VIEJA
Berta Martnez piensa que Estorino ha tocado un proble-
ma important

Tribunal. Me acuerdo que le cost el ao a dos
alumnos.
-Por eso, a lo mejor, a nosotros nos cuesta la
carrera .. .
Como Miguel Navarro dijo esto y todos se rie-
ron, se perdi un poco la tension que haba en
la conversacin. Y se sigui hablando del autor,
el mexicano Rodolfo Usigli, de su denuncia al
sistema politiquero. Centeno recuerda que la
obra fue estrenada en el 37, bajo auspicio
official.


Ciertamente Usigli logra dar una buena vision
de los vicios de esa poltica de posiciones per-
sonales y prebendas basndose en un tema que
casi toca lo inverosmil. Esto refuerza el mensa-
je de la obra a la vez que le otorga un fuerte
inters teatral.
Los actors del Conjunto Dramtico Nacional
que discuten en el pequeio saln dan varias
opinions del autor. Alguien dice -creo que
hablando de los dilogos- que "demuestra que
Usigli es un gran dramaturgo".
-Creo que ahora la obra puede ser mejor com-
prendida que antes -dice Centeno-. Ahora,
el tema es ms comprensible para la gente. Te
lo digo por mi mismo.
Como a las II y pico fue que termin la con-
versacin. Acordamos vernos en el estreno del
Mella.

LA CASA VIEJA

Uno ha dejado la nota de La Casa Vieja para
el final por una cuestin de delicadeza. Porque
La Casa Vieja es la obra cubana que se present
en el Festival, despus de recibir mencin en el
ltimo concurso de la Casa de las Amricas.
La pieza de Estorino est siendo ensayada por
el Grupo Teatro Estudio, bajo la direccin de
Berta Martnez. All, en la escena del Hubert
de Blanck, estn tres personas en este moment:
Raquel Revuelta, Manuel Pereiro y otro tercero
que no tiene nada que ver con la obra, Chessex,
el fotgrafo, buscando ngulos. Cuando termi-
na el ensayo, los actors bajan a tomar caf,
Raquel Revuelta comienza a cantar "Marta, ca-
pullito de rosa"... y uno se da cuenta que tie-
ne que atajar a Berta Martnez que es todo
nervios, todo agilidad yendo de un lado a otro.
Berta est muy content con la escenografa.
Por lo menos habla much de ella, que llevar
el ritmo de desarrollo de la obra en cada acto;
que comenzar dando un ambiente de cosa en-
claustrada, de encierro...
Y que constar de pocos elements. Despus de
informer que la ha realizado Mirabal, podemos
pasar a preguntarle por otros aspects de la
obra.
-Le Revolucin plantea un examen de muchas
cosas.
De las viejas normas morales, de los prejuicios.
Estorino ha mostrado aqu la preocupacin por
eso, adems de tratar el tema de la mujer, como
en El Robo del Cochino.
Esta cuestin de crisis de la moral vieja, que no
plantea el cubano general, es lo que forma el
centro de La Casa Vieja.
Estorino ha tocado un tema reciente -ms que
reciente, actual. De ah que aumente para nos-
otros el inters de esta obra que el author ubica
"despus de 1959" y que pudiera ser hoy mis-
mo. En tiempos tan gilmente cambiantes, el
autor que se acerque a la realidad actual corre
el riesgo de no encontrar verdades ya hechas,
sino conflicts y cosas no establecidas. Eso
tiene un valor propio.
































ALGUNOS INVITADOS AL FESTIVAL


JACK GELBER, Dramaturgo norteamericano. Autor de The
Apple (La Manzana) y The connection (La conexin), es-
trenada por The Living Theatre en Nueva York, un gru-
po de teatro de vanguardia, la segunda fue llevada por
este grupo al Festival de Teatro de las Naciones Unidas,
en Pars, en 1962, y gan el premio de la mejor repre-
sentacin para los Estados Unidos. Con Edward Albee,
Kopit y Gilroy, Gelber es uno de los representantes del
teatro de vanguardia norteamericano.
ALFONSO SASTRE. Es uno de los dramaturgos ms im-
portantes en el modern teatro espaol. Autor de obras
como En la red y Escuadra hacia la muerte, representan-
te de un teatro nuevo, joven y lleno de problems, sus
obras se representan, y a menudo se estrenan, fuera de
Espaa, especialmente en Pars, donde su teatro ha teni-
do una calurosa acogida. Es, adems, un estudioso siste-
mtico de la escena y autor de Drama y sociedad, un
profundo ensayo sobra la tragedia. Las noches lgubres,
libro de relatos fantsticos, es una prueba de la versati-
lidad de su imaginacin.
BLAS BRAIDOT. Es uno de los organizadores ms cons-
tantes y entusiastas del teatro modern independiente
en el Uruguay. Fundador del famoso teatro "El Galpn",
ha sido su secretario general durante largos aos, ade-
ms de Presidente de la Federacin de teatros indepen-
dientes del Ro de la Plata. Actor y director de gran
prestigio, se ha destacado por su labor en el repertorio
brechtiano (La pera de tres centavos, El crculo de Tiza


Caucasiona) y en obras de dramaturgos nacionales.
RUGGERO JACOBBI. Crtico teatral del peridico "Avanti",
de Miln, colaborador literario del "Piccolo teatro de
Milano", el conjunto teatral ms important de Italia.
Jacobbi, fue uno de los miembros del grupo "Diogene",
de donde surgi el Piccolo Teatro.
Este important grupo se forma inmediatamente despus
de la guerra, tratando de salvar una laguna que se ha-
ba producido en Italia durante el fascismo, cuando el
gobierno prohibit, durante largos aos, la entrada de
literature extranjera.
Colaboraban en l Streheler, Grassi, Landi y numerosos
actors que ahora componen el Piccolo. Se lean y se
debatan obras internacionales.
Ha escrito ensayos y artculos sobre literature teatral.
Residi en Suramrica, done desarroll actividades tea-
trales, vivi 6 aos en Brasil donde dirigi teatro y pu-
blic "El Teatro en Brasil".
DR. FERENC HONT. Naci en 1907. Director de dramas
teatrales y candidate de la Ciencia de la literature.
Premio Kossuth. Particip en el movimiento clandestine
del Partido Comunista y en el Movimiento cultural Anti-
Fascista.
Antes de la liberacin fue Director de la revista teatral
ESCENARIO. Despus de la liberacin hasta 1949, fue
director de la Escuela Superior del Arte del teatro y de
un gran teatro de Budapest. Desde 1952 es Director
del Museo Nacional de la Historia Teatral y desde 1957


















ALGUNOS INVITADOS AL FESTIVAL


Director del Instituto de las Ciencias Teatrales.
Autor de various libros, por ejemplo en 1934 escribi
"El Teatro y La Clase Obrera", en 1940 escribi "El
Drama Hngaro Desaparecido", en 1952 "El Trabajo del
Director de Teatro".

JORGE DIAZ. La irrupcin de Jorge Daz en la drama-
turgia chilena, marca el comienzo de la madurez del
nuevo teatro chileno. Hombre sensible a los problems
de la generacin, joven, poseedor de una imaginacin
poderosa y de un notable dominio de la tcnica teatral,
describe lo que siente en un estilo personal, rodeando
sus personajes de imgenes llenas de un profundo con-
tenido human.
Daz hace brotar de sus arguments una voz nueva, que
nos lleva de forma imperceptible al mundo de los que
creen en el hombre y buscan una modificacin al actual
desorden e injusticia. Se expresa en un lenguaje tea-
tral estrictamente modern. Su primer estreno El cepillo
de dientes, significa un acontecimiento critico, Requiem
para un girasol, representado por el teatro ITUS, le vale
el premio de la crtica de 1961, el galardn ms im-
portante que se otorga en Chile. Su consagracin rpida y
definitive culmina con El Velero en la Botella (que se
estrenar en Cuba en el Festival), donde se nota una
madurez que supera las posibles influencias de corrien-
tes dramticas contemporneas, enriquecindolas con
un lenguaje personal y autntico. Variaciones para
muertos de percusin, es su obra ms reciente, conce-
bida dentro de la corriente del teatro del absurdo.

EUGENIO GUZMAN. Es un joven director teatral chileno.
Actualmente trabaja en el institute de teatro de la Uni-
versidad de Chile (ITUCH), donde ha dirigido numerosas
obras, entire ellas "Los papeleros", de Isidora Aguirre,
autora de La Prgola de las flores, que se estrenar en
el festival.
ARNOLD WESKER (Inglaterra), forma parte d la genera-
cin ms reciente de dramaturgos ingleses, la que se
inicia con John Osborne y recibe el nombre de "Los j-
venes airados". Wesker es autor de varias obras de


teatro. Quizs la ms conocida sea Chips and every.
thing (papas fritas y todo). Es director del Centro 42,
institucin de teatro que trata de former un pblico so-
bre la vida military de trabajadores.
EGON WOLF. Es un dramaturgo chileno, de la genera-
cin ms reciente. De profesin ingeniero qumico, se
inici en el teatro dentro de la corriente del realismo
psicolgico. En Mansin de Lechuzas describe la frus-
tracin de tipo sexual. En Discpulos del Miedo pinta la
angustia econmica en la case media chilena, sometida
a las dramticas variaciones de un pas de precaria eco-
noma. En 1963 describe Los invasores, hasta ahora su
obra ms important, sobre la lucha pacifica que lleva
a cabo el proletariado chileno para obtener el poder
poltico. La burguesa mira con pnico un cambio so-
cial. Wolf da esta vision, las contradicciones que se
dan a partir de 1958, cuando los conservadores toman
el poder por primera vez desde 1936.
CARLOS MAGGY. Dramaturgo uruguayo, nacido en Mon-
tevideo. A los veinte aos ya le preocupaba la temtica
que expuso en El Uruguay y su gente, publicando enton-
ces en el semanario MARCHA, una series de artculos cos-
tumbristas que titul En este Pas. Despus public Pol-
vo Enamorado y estren- varias obras de teatro, entire
ellas La biblioteca, y La trastienda, que fue elegida como
la mejor obra del autor uruguayo por la Casa del Teatro.
La Noche de los Angeles Incierto es otra premiada de
Maggy. Su labor literaria ha seguido ininterrumpida-
mente en el teatro y en el periodismo, demostrndose
como uno de los ms incisivos y penetrantes expositores
de la realidad uruguaya actual.
CARLOS SOLORZANO. Guatemalteco de nacimiento, mexi-
cano por formacin y pensamiento, autor dramtico.
Carlos Solrzano revela una evidence madurez en su se-
gunda obra El Hechicero, representada en Mxico con
xito de crtica y de pblico. Otras obras: Tres Actos,
publicada en Mxico en 1959 y En las Manos de Dios,
Mxico, 1957. De esta ltima ha dicho Albert Camus:
"Carlos Solrzano... un talent dramtico verdadero y
original tiene todos los dones necesarios para lograr esa
trasposicin de la realidad que es, segn mi opinion, el
fin ltimo del arte".













1/ cuatro cuadras de tierra ()


No es prueba fcil para un autor teatral, tomar
de la inmediata realidad del nordeste brasileo
el inmenso drama agrario que aflige al pueblo
de aquel inmenso pas. Quien quiera meter ese
drama inconmensurable en el espacio escnico,
debe estar provisto de un profundo sentido tea-
tral y de un dominio excelente del oficio. De
otro modo, que escriba un tratado de sociologa
o un manifiesto revolucionario. Oduvaldo Vian-
na salva el escollo y se mantiene dentro de un
lenguaje teatral bien ajustado, sin traicionar su
misin de dramaturgo, ni supeditarla a su "natu-
ral emocin social de hombre y de brasileo.
Y por eso mismo, Cuatro Cuadras de Tierra, no
obstante la fidelidad en la captacin del cli-
ma, del ambiente, de los tipos, de las sicologas,
realista y local, escapa a la ubicacin limitada,
y cobra una tnica latinoamericana, porque la-
tinoamericano es el drama del campesinado des-
alojado por el terrateniente, la falsa fe, como
morbo debilitante, el conflict entire las fuerzas
nuevas, que quieren la lucha, la unidad, el en-


frentamiento a la codicia reaccionaria, y la
gente caduca, desalentada, individualista y ren-
dida a la desesperanza y, finalmente, la presen-
cia ubicua del ejrcito, pronto a la massacre
campesina por cuenta y orden del terrateniente,
con la sumisa complicidad de la autoridad civil.
El Planteo de Oduvaldo Vianna es profundamen-
te social, actual y latinoamericano. Pero ese
hecho no opaca sus valores eminentemente tea-
trales. Con un ritmo gil y ascendente, Vianna
conduce a sus personajes por el nico terreno
por donde deben transcurrir, por el scenario.
Cuatro Cuadras de Tierra, por ello tiene todos
los derechos para incorporarse al excelente re-
pertorio teatral del Brasil.
MANUEL GALICH
(*) "Cuatro Cuadras de Tierra", como obra premiada en
el concurso Casa de las Amricas, fue comentada
en el nmero anterior de PUEBLO Y CULTURA. El
comentario lo realize David Camps.


2l la pergola de las flores


Isidora Aguirre, nacida en Santiago de Chile,
forma parte en su pas, del movimiento teatral
surgido con posterioridad a 1954, moment en
que el teatro chileno alcanza madurez. Se cuen-
tan entire sus obras ms conocidas: Los Papele-
ros, estrenada en Chile y en el Fray Mocho, en
Buenos Aires; Poblacin Esperanza y La Prgola
de las Flores, que adems de llevarse a escena
en Santiago por el Grupo de Teatro de Ensayo
de la Universidad Catlica, en 1960, sali en
gira por Espaa y Argentina. El teatro de Isi-
dora Aguirre, de carcter ms bien social, reco-
ge tipos populares, con su lenguaje mezclado
con lo indgena, as como ironiza la alta bur-
guesa y los nuevos ricos, sin perder en ningn
moment frescura y gracia.
La Prgola de las Flores, es una comedia musi-
cal en la que se recogen los sucesos ocurridos
en Santiago de Chile, all por el ao veinticinco,


cuando la municipalidad decidi ensanchar la
calle Alameda y para ello era preciso demoler
la Prgola, lugar donde muchas families gana-
ban su sustento.
Con msica y canciones de Francisco Flores del
Campo, bailes del ms rico folklore chileno y
un libreto bien emsamblado, logra esta comedia
musical mantener lo mejor del gnero y agregar
lo tpicamente national.
Con sus huasos mirando la ciudad con ojos que
la descubren asombrados y huasos que la miran
con la amarga decepcin del que sabe que no
esconde nada nuevo para l, con la risa genuine
del pueblo, que sabe perder y ganar, y los ricos
llegados hace poco, con ojos que miran la dis-
tancia y quieren negar su origen ms cercano,
la comedia se desliza a lo largo de hora y me-
dia para lograr un feliz conjunto.

GLORIA PARRADO


C_




















-'.-i.'


4 .,
* A


,*ri.:* t
- ~Z 4.


.1.i Ll


LA PERGOLA DE LAS FLORES


.t .1













3/ el relojero de cordoba


Esta comedia del dramaturgo mexicano Emilio
Carballido, es una de las mejores comedies es-
critas en Latinoamrica. Esta obra teatral es
en su gnero de una impecable maestra y buen
gusto. En ella el dramaturgo denuncia y hace
castigar nuestro viejo vicio hispano del "alar-
de" y el querer siempre ser mejor que los de-
ms, sabiendo que no poseemos los dones nece-
sarios para ello. Si no tenemos los dones
necesarios para ser mejores que los dems, no
importa, el caso es aparentarlo y alardear de
lo que somos. Tal ocurre a un relojero en la
present obra, que llevado por su feo vicio se
vio enredado en las mallas de la justicia. Y ese
fue justamente su castigo, caer en las manos
de una justicia ladrona, mentirosa y basada en
la Ley del Embudo, lo estrecho para ti y lo an-
cho para m. Por alarde, nuestro relojero se
achaca un crime imaginario para asombrar y
superar los alardes de un antiguo conocido suyo.
Se corre la voz del imaginario crime cometido
por el relojero y por supuesto, much gente tra-
ta de sacar partido de tal crime, sobre todo


la justicia imperante en un Mxico dominado
pqr los espaoles. La corrompida justicia de
entonces toma cartas en el asunto y comienzan
los tormentos y sufrimientos de nuestro pobre
relojero. Despus de muchas peripecias cmi-
cas y de moments verdaderamente trgicos, la
verdad resplandece y nuestro relojero es puesto
en libertad; pero... nadie le pudo quitar los
palos y tormentos que le dieron ni devolverle su
dinero perdido. Ya lo dice don Leandro, al final
de la comedia: "As son estos asuntos de la jus-
ticia, todo el mundo pierde y, al final, los que
ganan tienen menos de lo que posean en un
principio". Con esta frase de don Leandro,
Carballido retrata toda una poca de su Mxi-
co colonial, como tambin con otras frases en
otras obras suyas, Carballido sabe siempre re-
tratar a su Mxico actual como buen dramatur-
go que es y siempre atento a los cambios y
anhelos de su pueblo mexicano. El autor y su
pueblo viven a la par, estrechamente unidos por
el mismo amor a la justicia y a la verdad.
JOSE R. BRENE


4/ vestido de novia


La obra de Nelson Rodrigues, dentro de la lite-
ratura brasilera, y an dentro de la dramtica
americana, tiene un significado especial. En un
pas extenso, las distintas regions produce
caractersticas tan dismiles, que la cultural se
agrupa en verdaderas "islas". Algunas haban
encontrado su cantor, o quien las representara.
Esto es, un artist que sepa encontrar, hurgar y
depurar una series de detalles formales y de con-
tenido, que en conjunto permitan definir su
obra como genuine expresin local. El bahiano
Jorge Amado, o el pintor Portinari, o el arqui-
tecto Niemayer o el msico Villalobos. Con la
llegada de Nelson Rodrigues, la ciudad carioca
encontr su lenguaje, y esta es una de sus gran-
des cualidades. Cierto que no surgi sin ante-
cedentes, y exista ya Machado de Assis, por
citar el ms important, pero ya es much que
un escritor sepa aprovechar su herencia cul-
tural.
A menudo se dice que Rodrigues es un drama-
turgo discutido, y lo exacto es que se trata del
ms discutido en su generacin. Cada obra pu-
blicada y estrenada va acompaada de escn-
dalos y crticas, aun recientemente con su "Beso


en l Asfalto". Pero cineastas como Viany re-
onocen su posicin de intocable despus de
largos aos de lucha contra los guardianes de
la moralidad pblica. Y es que el tema de sus
obras frecuentemente es escabroso o morboso y
su tratamiento es descarnado, ("Retrato de Fa-
milia" no ha sido llevada a escena por estas di-
ficultades) y se convierte para algunos en un
Tennessee Williams subdesarrollado, aunque
ms fuerte y macizo, y para otros en un nuevo
O'Neill, que eleva el drama carioca a la altura
de tragedia griega.
De todos modos, es indiscutible el tratamiento
imaginative, gil y escnicamente efectivo de
sus obras. En "Vestido de Novia" juega, muy
a su manera, con esa dimension tiempo que tan-
to ha preocupado a los artists del Siglo XX, y
adquiere una alucinante expresin en que los
plans de la mente-pasado-realidad, forman urn
tejido que por intrincado no pierde en ningn
moment la claridad. Cada artist modern ha
sentido esta preocupacin muy a su manera,
repifoa y en todas las artes: Joyce, o Le Cor-
busier, Pica..v Carpentier, Resnais, Sjoberg,
Gafti o Arthur Miller, por citar algunos ejem-









plos. Y mostrar la obra de un latinoamericano
que en los aos 40 alcanzaba verdadera maes-
tra formal, nos parece de importancia capital.
La presencia de la prensa es una constant en
la obra de Rodrigues. El viene de una familiar
de periodistas y conoce su oficio, y de los dia-
rios sucesos de la crnica roja extra abundan-
te material para sus obras. En la que hoy pre-
sentamos nos habla de la obsesin de una joven
de "buena familiar" por un crime acaecido


aos atrs y por la figure de una prostitute.
Comprendemos que en una sociedad, un perso-
naje srdido puede cobrar una dimension m-
gica, capaz de ser idealizado por una muchacha
encerrada en un asfixiante crculo en que la
nica salida es el matrimonio. Y nos dice en las
lneas y entire lneas, muchas "notoriedades" de
una sociedad que se nos olvida.
MANUEL REGUERA SAUMELL


5/ el gesticulador


PEQUEA BIOGRAFIA DE RODOLFO USIGLI.
-Naci Usigli en 1905, de madre polaca y pa-
dre italiano. Adems de autor, ha sido profe-
sor (en la Universidad de Mxico), crtico, his-
toriador y terico del teatro. Su "Itinerario del
Autor Dramtico" data de 1940. En este mismo
ao fund el "Teatro de Medianoche". Tradujo
a Behrman, Elmer Rice y Bernard Shaw.
De sus obras, las ms conocidas son: "El Nio y
la Niebla", de 1936; El Gesticulador, de 1937;
"Corona de Sombras", de 1943 y "La Exposi-
cin", de 1960.
A veces un hombre, honrado, fracasado, dbil,
maltratado, impulsado por la necesidad, apro-
vechando el parecido con algn hroe, se iden-
tifica, vive su mentira y se realize. La locura
es el mbito donde su mentira se vuelve verdad.
Otras veces, ese mismo hombre es ayudado por
las circunstancias y, transformando su debilidad
en habilidad, echa a rodar el mito, gesticulando
como el hroe mientras la sociedad y los inte-
reses de la sociedad le dan forma y fuerza al
mito. Este hombre gesticula y dice para pare-
cerse al hroe, como hace el actor con el per-
sonaje que interpreta, poniendo much de s
mismo para convencer al auditorio y ser retri-
buido por su interpretacin. El oficio, a veces
dramtico, del gesticulador, tiene tambin su
mbito: la poltica. Es en este mbito donde C-
sar Rubio comienza su carrera.
Csar Rubio era eso: un tmido, oscuro, frustra-
do, mal retribuido professor de Historia de la
Revolucin Mejicana, cesante cuando comienza
la accin, deseoso de comenzar una vida nueva
ara no enfrentar la que tiene delante, con una
familia que le echa en cara su miseria y fraca-
so, conocedor de los hechos "callados" de la
Revolucin Mejicana y del papel que muchos
hroes y falsos heroes jugaron en la Revolucin
y juegan en la poltica de la nacin en los aos


treinta. Movido por el desaliento y por la ne-
cesidad de dinero, Csar Rubio deja que su ad-
miracin por un caudillo de la Revolucin Me-
jicana del mismo nombre, de la misma edad y,
misteriosamente desaparecido, sirva de puente
para la identificacin con el hroe, identifica-
cin que dar un viso de verdad a la mentira
que las circunstancias favorables y la necesidad,
le han ayudado a fabricar para aumentar la
economa de la familiar y para reparar, por s
mismo, el injusto trato que la sociedad le da a
los profesores honrados y estudiosos. Pero el
professor Rubio se identifica dos veces: una con
el caudillo y otra con el Csar romano, reac-
cionando como este ltimo en situaciones pare-
cidas. Para la primera identificacin, transform
su debilidad en habilidad; para la segunda,
transform su pequeez en alto gesto dramti-
co, en fatalidad helnica y shakesperiana.
La carrera de Csar se ve frustrada por la apa-
ricin de Navarro, un gesticulador ms experi-
mentado y ms falto de escrpulos. Asesino,
primero, del Caudillo Csar Rubio y luego del
professor, Navarro utiliza el mito creado por
este ltimo para gesticular ms y mejor en pro-
vecho propio. El fatum -presente de la obra
y procedente de la mitologa interior del pro-
esor- junto con los impulses sociales dados
por el americano Bolton en el primer acto y
Por Navarro en el tercero, inician y terminan
a breve, sensacional y trgica carrera del pro-
fesor Rubio: un gesticular a quien el mito y la
fuerza del mito, manejado or hbiles manos,
convierte en un hroe. Un hombre solo -Mi-
guel, en la obra- no podr luchar contra el
mito, La fuerza del mito lo destruirla, segura-
mente. Posteriormente, quiz, Miguel compren-
da que la verdad que busca no es una verdad
individual y que, colectivamente, es ms fcil
luchar por ella.
ROLANDO FERRER













6/ la casa vieja


No s, pero encuentro en las piezas cortas una
rara virtud: revelar el sentido de la obra y la
personalidad del autor.
Es algo que sucede con las obras en un acto de
Chjov, de O'Neill o Beckett. Creo que esa vir-
tud puede explicarse de dos modos. El primero
atae al autor, y al lector el segundo. En una
pieza corta el author ofrece su propia sntesis,
sin ramificaciones, sin ejemplos multiples. En
ella est lo esencial de su concept del mundo
en un tiempo de duracin ms breve, y por tan-
to, ms ineligible. En el segundo, nuestra pere-
za mental reduce la obra de un artist a un
solo tema, a un smbolo solo. En gran parte, la
fama se funda en ese empobrecimiento gradual,
en esa pereza.
Esto ocurre con El peine y el Espejo, de Abelar-
do Estorino. Hay un parlamento de protagonis-
ta, uno de sus personajes ms misteriosos y pro-
fundos que parece revelarnos la explicacin de
su teatro. Dice Criftbal: "Cuando vengo de
noche a casa las calls estn vacas, todas las
puertas cerradas ... Me parece entonces que
me falta algo por hacer, que no debo acostar-
me sin hacer una cosa ms. Qu es? Qu me
falta por hacer? Me reno con los amigos...
Nos tomamos unas cervezas y hacemos cuentos
y discutimos. Hablamos y hablamos. Ya des-
pus no hay ms de qu hablar y nos quedamos
all. Y otra cerveza y volvemos a quedarnos. Y
nadie se va primero y ya no hay nada que de-
cir ... Y despus, cuando vuelvo a casa, me
doy cuenta que falta algo, que se me ha olvida-
do algo"...
Encuentro en esta insatisfaccin, en este de-
sasosiego ("Qu es? Qu me falta por ha-
cer;"), el punto de partida del teatro de Esto-
rino. Todas sus piezas estn recorridas por ese
sentimiento, por esa necesidad de hacer algo,
de alcanzar lo que falta. Los personajes de Es-
torino viven de lo que carecen, lo provocan, lo
esperan, jadean por lograrlo. Es por eso que
lentamente, y de un modo implacable, se van
descubriendo cmo realmente son. En sus dos
piezas largas, El Robo del Cochino y La Casa
Vieja, los personajes se desnudan unos frente a
otros, con violencia, a regaadientes, impulsa-
dos entire s a la confesin, a la catarsis. Es en-
tonces que podrn empezar una vida distinta,
ms rica y autntica.
En su teatro hay siempre una exigencia de mayor
autenticidad. En El Robo del Cochino, un hecho
simple precipita al descubrimiento. La figure
imponente del padre, su vida perfect y segura,


se viene abajo ante los ojos del hijo. Su negati-
va a comprometerse, descubre la falsedad. En
un acto de rebelda, el hijo opta por la Revolu-
cin, que vendr a poner las cosas en su lugar.
En La Casa Vieja ya la Revolucin es un hecho
consumado, los personajes viven dentro de la
nueva estructura social. En esta pieza la carga
de problems intelectuales, las preocupaciones
morales y religiosas, es mayor, ms poderosa
que en toda la obra anterior de Estorino. Aun-
que el autor utiliza aqu la misma estructura de
El Robo del Cochino, la pieza es much ms
compleja, cruzada por various problems, que lu-
chan entire s y desbordan su anterior ritmo dra-
mtico: exposicin, nudo y desenlace. La vida
que expresa es tambin ms complicada y tr-
gica. La Revolucin exige formas ms libres y
abiertas, menos tradicionales. El ritmo de La
Casa Vieja, al contrario que el de El Robo del
Cochino, es vertiginoso, ascendente, irritado.
Los personajes estn desgarrados entire dos vi-
das distintas, entire el pasado y el present, se
debate entire la comprensin y la duda.
El impact de esta pieza descansa en el proble-
ma moral que plantea. El pblico se sentir sa-
cudido por l, perturbado. Esta es la importan-
cia de la obra, aparte de sus valores literarios.
Diego ha luchado por la Revolucin, ha com-
prendido el cambio poltico y social, pero ah
se detiene. Sus viejos concepts morales per-
manecen intactos, como si no hubiera ocurrido
nada. Es curioso, pero en un moment de la
obra, en el admirable segundo acto, el to re-
accionario y Diego sostienen la misma opinion,
el mismo juicio, idnticas valoraciones, sobre el
asunto de la beca y los requisitos "morales"
para su obtencin. Escuchamos entonces los fal-
sos arguments de la moral burguesa sobre la
prostitucin, la vida decent, y la conduct
sexual. Volvemos a or los confusos concepts
morales, mezclar el sexo a la moral. La moral no
abarca los hechos sexuales, si no los contaminan
la mentira, la codicia, la envidia, la vanidad o la
traicin. El sexo es siempre natural. Esteban
reclama una revolucin moral, es decir, la elimi-
nacin de las valoraciones burguesas.
En La Casa Vieja, Estorino lleva a culminacin
su teatro anterior, y al mismo tiempo, lo liquid.
Su obra siguiente, Los Mangos de Cain, publica-
da en la Casa de las Amricas, anuncia nuevas
formas, mayores recursos imaginativos, otros
temas y preocupaciones.
ANTON ARRUFAT











- -
-


S*e-


pk'


=


y


lw _~


Ir


Q'sY


00









/ Luis Cardoza y Aragn


JOSE GUADALUPE POSADA

El pasado 16 de septiembre se cumplieron 154 aos de la Proclamacin de la Indepen-
dencia de Mxico (en 1810). El pueblo heroico y progresista de Mxico es amigo de Cuba
y su Revolucin, y lo ha manifestado en multiples ocasiones. PUEBLO Y CULTURA ex-
tiende un saludo fraternal a Mxico, reproduciendo el articulo de Luis Cardoza y Aragn
sobre Jos Guadalupe Posada, una de las glorias del Arte grfico mexicano e iniciador de
la poderosa y frtil tradicin de grabadores del hermano pas. (De Luis Gardoza y Ara-
gn, acaba de publicar la Casa de las Amricas, en su coleccin Cuadernos, "Perfiles",
conteniendo trabajos sobre Balzac, Antonio Machado, Picasso y Alfonso Reyes).


Jos Guadalupe Posada, por lo mismo que se ha
escrito much sobre l, nos ,pone frente a su
obra, nos pone a conjeturar acerca de lo que
es, para que surja el juicio en nosotros o en
quienes nos lean, sin que impongamos el jui-
cio. Damos algunos materials para ello que,
al contradecirlos al lector, al aprobarlos, al ma-
tizarlos, la propia imagen surja de Posada
mismo.
Posada naci cuando la tremenda herida de la
intervencin norteamericana de 1847 sangraba
a borbotones. Mxico haba perdido ms de la
mitad de su territorio; vivi6 en su niez y ado-
lescencia las convulsiones causadas por las Le-
yes de Reforma, la intervencin francesa y las
luchas de Jurez; luego, la dictadura de Porfi-


rio Diaz y la gestacin y el triunfo inicial de
la Revolucin, con la entrada de Madero en
Mxico. Cuando Huerta traiciona y asesina al
president Madero, Posada haba muerto pocas
semanas antes, como haba vivido siempre: casi
solo y en extremada pobreza, despus de haber
trabajado en muchos peridicos satricos: "El
Jicote", "El Teatro", "La Gaceta Callejera",
"El Boletn"; y en "Argos", "La Patria", "El Hui-
zote", "El Hijo del Ahuizote", "Fray Gerundio",
"El Fandango" que combatan al president
Diaz.
Posada no era un artist que se acercaba al
pueblo. Para empezar, no se crea artist segu-
ramente. Ignoraba su estado de gracia cotidia-
no. No olvidemos la integracin -perdn por




















JOSE ~CADALUPE POSADA

la palabra- con el author de corridor, de la
cuarteta, con la gracia del tip6grafo. Tenan
la sensibilidad de lo que eran: pueblo mexicano.
La imaginaci6n, el sentido de su fabulacin, el
genio o la inteligencia de objetivar, de darle
forma popular con las ilustraciones, las pala-
bras, el tono, el ritmo de los cantadores popu-
lares. Es decir, estos hombres no se acercaban
al pueblo, no eran populares; eran pueblo. Su
ser radical creaba radicalmente, naturalmente.
El grabado fue muchas veces la atraccin ma-
yor, en la hoja de color. Una ilustraci6n que
hoy podemos ver, sabemos ver, sin el comenta-
rio escrito, sin el corrido, sin la plegaria, sin el
notici6n que habla conmocionado a la ciudad,
como "El Horrorossimo crime del Horrorossi-
mo hijo que ma6t a su Horrorosfsima madre".
La atencin que puso Diego Rivera, animador
de muchas cosas, en primer trmino en lo pre-
cortesiano, en lo popular, en Jos Guadalupe
Posada, con las condiciones en que trabajaron
en los primeros lustros del muralismo (a partir
de 1921), la Revolucin mexicana -hecho his-
trico cuya dimension descuidamos medio siglo
despus-, y por la calidad de sus impulsores,
por sus diferencias, por sus concepciones tan
diversas, por sus formaciones tan opuestas, por
sus idiosincrasias originales (Rivera, Orozco, Si-
1 queiros, todo un movimiento) surgi6 una orien-
tacin que se sustent tambin en Posada, en el
1 espritu de su creacin y en su creaci6n misma.
Este papel histrico.de Posada es grandioso, y
S grandioso es que Rivera con Orozco, con Char-
lot, lo hayan destacado y seguido enriquecin-
dolo.
"Quines se levantarn el monument a Po-
sada? Aquellos que realizarn un da la Revo-
luci6n, los obreros y campesinos de Mxico",
afirma Diego Rivera, y prosigue as: "Posada
fue tan grande, que quiza un da se olvide su
nombre. Est tan integrado al alma popular de
Mxico, que tal vez se vuelva enteramente abs-
tracto: pero hoy su obra y su vida trascienden
(sin que ninguno de ellos lo sepa), a las venas
de los artists jvenes mexicanos cuyas obras
S- brotan como flores en un campo primaveral,
S' despus de 1923". Posada est uniendo y se-
Sparando dos mundos: el mundo de un arte culto,
S, monumental y popular, con un arte popular an-
Zapata. nimo y reducido a la hoja volane, al judas de















































cartn, al juguete, la mscara, y, por ello, in-
conmensurablemente ms popular, porque lo era
popular por su naturaleza misma, material e in-
telectual, y no slo por su intencin".
La defense que Posada hizo en su obra del pue-
blo fue su respiracin misma. Su influencia fue
extraordinaria por su sentido y por su imagina-
cin. Ninguno antes de l tena afinidad ms
real y palmaria con el designio ms o menos
concordante de los tres muralistas iniciales, a
pesar de ser tan diversos en todo, tan empea-
dos en una creacin distinta que naca de [as
mismas circunstancias histricas, entendidas muy
distintamente, objetivada muy distintamente.
Por ello, Posada, antes que un Jos Maria Ve-
lazco o que un Hermenegildo Bustos, es la fi-
gura singularsima y el antecedente ms conno-
tado y director de la plstica que se transfor-
maba como no se haba transformado antes sino
con el sacudimiento de la Conquista. La Revo-
lucin ocasion esta sacudida de otro orden, y,
tambin, la ventura de que contara con perso-
nalidades capaces de llevar adelante aquella
epopeya plstica.


Ejemplo: "Las plagas que amenazan a Mxico

Cul es el eterno present de Posada? En
dnde est? Por qu, cmo, qu es? A qu
se debe? He aqu que las puertas se nos cie-
rran en apariencia, y las inmensas dificultades,
tan conocidas, de la crtica emergen todas, de
golpe, pero no apabullantes. No es slo cues-
tin de mtodo. Es, asimismo, como el mtodo
sirve a la imaginacin, a la intuicin,*a la sen-
sibilidad, al conocimiento estricto y racional de
lo que es susceptible a tal conocimiento que,
con frecuencia, es lo secundario en arte. La
obra de Posada cumpli un servicio en su poca,
y su arte o su artesana -dejo al gusto del
lector polmico, mi lector preferido, la escogen-
cia del trmino- es tambin una emocin y un
conocimiento. La poca -nos lo seala Ma-
tisse- nos indica el rumbo de nuestras creacio-
nes u obligaciones artsticas, y cuando no se
siguen estos rumbos, la obra puede malograrse.
No es que estatuya un deber al arte, un servicio
impuesto que lo haria ficticio, official, sino que
pienso y siento que una obra creada fuera de
la direccin oscura que nos da la poca -que
las grandes individualidades descifran y adelan-













JOSE CUADALUPE POSADA


Corrido: "La capilla de un senfenciado".





































Corrido "San Juan de Ula '.


tan-, no cumple ninguna area intrnseca ni ex-
trnseca, no es un conocimiento, de nada sirve,
y se deshace como una nube. La consistencia
de Posada, su relacin as establecida, nos hace
ver algo de su dimension, de su significado, de
su alcance y su valor esencial. "El arte no est
hecho para servir -escribi Gramaci- sino que
sirve porque es arte".
Posada fue un juglar maravillosamente legtimo.
Lo imagine como una especie de lo que en
Mxico se llama "evangelista", esos secretaries
pblicos que en las plazas, en los mercados,.
con sus viejas y niqueladas mquinas de escribir,
an redactan para su clientele analfabeta, peti-
ciones al juez o al alcalde, noticias para la fa-
milia, cartas de amor. Posada fue un "evange-
lista" del grabado. Con sentimiento popular
cre su obra, sin clara ideologa poltica, con
espontaneidad e imaginacin, y sabiendo, sin-
tiendo, viviendo las luchas de su pueblo, con
quien sigue soando en la fosa comn del Ce-
menterio de Dolores. Y llev a publicaciones
y hojas sueltas las noticias de ese pueblo, la
protest, la carta de amor, la ira y el sarcasmo,
no slo a la conciencia de sus contemporneos,
sino a la historic del arte mexicano, como uno
de sus mayores exponentes, y sin que tuviera
intencin de ello.
Pedirle precise ideologa poltica a Posada, se
me antoja fuera de lugar. No es un idelogo, ni
un politico, ni un artistta: no tiene clara con-
ciencia poltica ni clara conciencia artstica, sino
algo ms suyo y sencillo e igualmente autntico:


en su compleja elementalidad de juglar grfico,
de "evangelista" grfico, alienta el ms hondo
sentimiento popular y la intuicin artstica y la
capacidad imaginative populares. Si dentro un
siglo se estudian las ideas polticas de hombres
tan cultos, tan politizados y militants como Die-
go Rivera, o David Alfaro Siqueiros, en su pintu-
ra, en sus escritos, en su correspondencia, en
entrevistas, los encontraramos (ya los encontra-
mos) ms contradictorios y oscuros, desde luego,
que en Posada o un Orozco apasionado por la
vida del pueblo, pero no miembro de partido, no
adheridos a determinada filosofa poltica.
Quin no tiene contradicciones de la poca,
aparte de las propias personales? Una coheren-
cia rectilnea y constant, una precision y una
conduct ideolgica inmutablemente definidas
slo puede imaginarlas quien no vislumbra la
complejidad poltica de cualquier poca, la com-
plejidad de la vida misma. Lo que se cream con
tales contradicciones es, a la postre, lo que aho-
ra nos incumbe. La ortodoxia o la heterodoxia
es slo un aspect secundario en la creacin si
nos interesamos por el problema especifico de
la ideologa poltica. El studio de una obra no
puede reducirse a considerarla desde un solo
ngulo que simplificara su vastisima compleji-
dad, sin que nos aferremos por ello a un deter-
minismo mecanicista o a un sociologismo vulgar.
Nunca alcanzamos a ver sino slo una faceta del
prodigioso diamante infinito que es la realidad.
Dice Braque: "Nunca vemos dos veces la misma
cosa".
(Cuadernos de Bellas Artes.-Mxico, D/F)


r-
;i
----=-I -----.,








/ Flix Guerra
F/ Tristn













SANCTI


SPIRITS


450 AOS DESPUES

PRIMERAS IMPRESIONES
Esta maana llegamos tempranito a Sancti Sp-
ritus. El largo viaje nos trae cansados. Alquila-
mos cuarto y salimos al frente del hotel, para
mirar un rato. As esperamos la hora del almuer-
zo. Un bao, el almuerzo y media hora de des-
canso nos devuelven las energas. Salimos y nos
ponemos a caminar por las calls. Un sol canicu-
lar barre el cemento del parque y calienta las
sillas de hierro y los bancos. Tomamos la acera
de la sombra. La calle por donde transitamos,
aunque estrecha, est abarrotada de vehculos,
de vidrieras y de genta que camina con prisa.
Preguntamos a alguien por el nombre de la calle
y tenemos la mala suerte de no oir lo que nos
dice. Seguimos caminando, fijndonos en unos
y otros, que con la prisa de antes se desplazan
por la ciudad con la seguridad de la gente del
lugar.
Atravesamos una callejuela muy estrecha, de
apenas unos 40 6 50 metros de largo, por donde
slo puede cruzarse a pie y con dificultad en
bicicleta; esto por las piedras con que est
afirmada.







































































Y. 5 i
.r










1 ,.* --n~r-
u-i

~"~- ,rrcrfi `8'








Se dice que en legislacin de la poca de la co-'
lonia el rey ordenaba construir calls estrechas
en los pases clidos y, bulevares en los fros.
Esto, sin explicacin lgica aparente, es verdad.
Tambin dicen que se hacan para escapar por
ellas a los ataques piratas... (?) Lo cierto es
que, por lo menos una vez, Sancti Spritus fue
saqueada y destruida por los pirates. El francs
Pierre Legrand, lo hizo en el ao de 1665. En
otras dos ocasiones -1717 y 1729- los pirates
lo intentaron nuevamente, pero fueron rechaza-
dos por los vecinos de la villa. Hoy son para el
espirituano una va ms, incmoda quizs, por
donde desplazarse, y para el visitante un atrac-
tivo que imanta su curiosidad.
Nos vamos hasta un extremo de la ciudad, don-
de las aceras son ms altas que la gente. Pasa-
mos frente a un convento del que se cuentan
muchas leyendas obscuras. Es la calle Tacn.
Por all todava transitan -muy de tarde en tar-
de- recuas de mulas, que pasan campeando y
llevando carbn. El espirituano las conoce por
el nombre de arrias.
Caminamos mientras devolvemos los vistazos cu-
riosos. Una niita rubia, a la que no podan fal-
tar las trenzas, nos lanza una mirada melancli-
ca, como eterna, que no se puede olvidar. Otros
nios juegan en la acera, cerca de las ojeadas
precavidas de dos mujeres que charlan con ani-
macin. Un viejo pasa hundido en su caballo,
como un cenobita agazapado al sol.
Ms adelante se observa que la ciudad ha cre-
cido. Nuevas casas bordean la carretera, que
en este tramo pierde su estampa rural. La sed
es much, y nos tomamos unos refrescos de
fruta natural. Por unos minutes nos resguarda-
mos del sol en la defense que nos permit el es-
tablecimiento. Luego nos lanzamos nuevamente
al mar de luz que nos castiga las espaldas.
Echamos a andar no sabemos si de regreso al
hotel o sencillamente rumbo al parque, que es
el centro de la ciudad.

UN POCO DE HISTORIC

Sancti Spritus'fue fundado en los primeros me-
ses de 1514. El propio Don Fernando el Catli-
co, Rey de Espaa, estaba interesado en que se
estableciera un pueblo en la region del cacicaz-
go indio de Magn; segn puede ilarse en docu-
mentos de la poca. Pero lo decisive parece ser
el proyecto de Diego Velzquez de fundar una
villa en el centro geogrfico de la isla en el pun-
to medio de este a oeste y de norte a sur.
Trinidad, recin fundada a escasos metros del
ro Guauraqo, fue punto de oartida. Dieqo Ve-
lzquez, del que se deca que "tena much ex-
periencia en derramar o ayudar a derramar san-
gre de estas gentes aborgenes malaventurados",
se vali del indio para calcular el emplazamien-
to de la nueva villa.
As, aborgenes y colonizadores, comenzaron a
construir juntos, lo que al indio le estara vedado
disfrutar ni ver. Todos los derechos les pertene-
can por antigedad, si el derecho no hubiese
sido cosa impuesta por espaldas y arcabuces.


Ms tarde, en aquel mismo sitio, el Padre Las
Casas predicara su famoso sermn del arrepen-
timiento, en que vituperaba las crueldades que
se cometan con aquellas "gentes inocentes y
manssimas". Se dice que los espaoles asisten-
tes quedaron "admirados y an espantados de
lo que les dijo, y algunos compungidos y otros
como si lo soaran". Pero lo cierto es que el
indio, en su obligada conversion al progress
cristiano, fue exterminado con prisa tal que ape-
nas dio tiempo a fijar las caractersticas y pu-
reza de su raza.
Se sabe que el lugar donde fue asentada ori-
ginalmente la villa corresponde a las mrgenes
del ro Tuinic, en el sitio que se conoce actual-
mente con el nombre de Pueblo Viejo. Seis aos
ms tarde, en 1520, la villa es trasladada defi-
nitivamente a donde est hoy. Se supone que la
presencia de una plaga de hormigas, que pudo
perjudicar la agriculture del lugar, fue la ra-
zn que movi el traslado. A orillas del Ya-
yabo, comenz a florecer entonces la villa fun-
dada, sin ms interrupciones que las propias
del tiempo.

LAS COSAS QUE ETERNIZAN EL PAISAJE

La iglesia del Espritu Santo es el monument
ms antiguo de la villa. Ya en 1515, un ao
despus de la fundacin, en el antiguo asiento
de Pueblo Viejo, hecha de madera rstica y de
paja, se llenaba de beatos la iglesia del Esp-
ritu Santo o Parroquia Mayor como le decan.
En 1522, trasladados los espirituanos a orillas
del Yayabo, levantan de nuevo la iglesia para
llenarla de rezos, confesiones y promesas. Pa-
san 90 aos. La ciudad ha crecido. El indio
sometido a la encomienda, exhala las ltimas
quejas de su raza. El negro, en largas trave-
sas, almacenado en la cubierta y la bodega de
los galeones espaoles, sigue llegando para la
esclavitud y el trabajo forzado. Es 1612.
Hace visit pastoral a Sancti Spritus el Sr. Al-
mendriz y ordena levantar nueva iglesia; dura
hasta 1680. Ese ao, el Sargento Mayor Igna-
cio Valdivia, se ocupa de realizar la ltima edi-
ficacin, de acuerdo con los progress obteni-
dos por la ciudad.
De esto hace doscientos setenta y cuatro anos;
hoy ha sido declarada Monumento Nacional.
Se levanta desde entonces, en un cntrico lugar
de la urbe, con su ptina de siglos, para eterni-
zar el paisaje. En lo alto de su torre otea pers-
pectivas el Big-Beng ingls, que habiendo pasa-
do por puerto trinitario rumbo a Cartagena, se
qued, en gestiones del Vicario de aquella ciu-
dad, para anunciar la hora al hombre espiritua-
no. El otro Monumento Nacional con que cuen-
ta Sancti Spritus no est muy lejos y, une dos
pedazos de la villa que, se ha extendido por
todas las mrgenes del Yayabo. Es el puente
sobre el ro, que una la region con el sur de la
provincia y la salva del aislamiento a que se
vio sometida antao.
Y muy cerca de all, encajado casi en la orilla
hmeda de este lado del Yayabo, se levanta el


















Aaur -z~~-* -

1~~1


-rrm
4i!Yi i~ -













*>vJ fi


ctj


-rl


Eh


.:

~.
~II


Fj;5 t
g.


.Si








Teatro Principal -construido en 1838-, que
es la expresin conservada de las primeras ma-
nifestaciones culturales, en que participa casi
todo el pueblo con su trabajo y aportes econ-
micos. Lo hemos visitado todo. Hemos subido
hasta el campanario de la iglesia -que est
exigiendo urgent reparacin- para atisbar
desde all los confines de la localidad. Hemos
estado sobre el puente, observando cmo la
corriente va lamiendo suavemente estos bordes
de la ciudad y hemos descendido bajo las ar-
cadas, done la abundante vegetacin se rego-
dea. Ya la tarde cae sobre los cuatro siglos y
medio de la ciudad. Nos volvemos, satisfechos,
como el que ya no tiene nada que pedir, aun-
que le sobran ofertas para hacerlo.

UNA VISTA Y MAS HISTORIC

Nos vamos a visitar a alguien que ya hemos te-
nido ocasin de conocer por su I tomo de la
HISTORIC DE SANCTI SPIRITS. Llegamos
hasta el 103 de la calle Mximo G6mez y pre-
guntamos por Luis F. del Moral, pero como no
est nos vamos hasta la modest oficina donde
despacha, a muy pocas cuadras de all. Moral
nos recibe y nos hace pasar al fondo. Pronto la
conversacin se adereza por los caminos de
la historic. Pasamos de un tema a otro, por
esos resorts velados de la pltica, con el pla-
cer que da hacerse de conocimientos nuevos.
El historiador nos deja barruntar -con su char-
la- los minuciosos conocimientos sobre Sancti
Spritus que le ha logrado arrancar a los libros
con su studio. Es ferviente admirador de los
patriots Honorato del Castillo y Serafn Sn-
chez; de este ltimo ha impreso una biografa
de su propia mano. Nosotros pensamos que no
sera una mala iniciativa reimprimir en mayor
cantidad, este libro agotado.
Tambin nos enteramos que tiene terminados
dos tomos ms de la Historia de Sancti Spri-
tus y que trabaja en otros de su obra, que llega
hasta siete. Pensamos nuevamente en la impor-
tancia que tiene la publicacin de esto. Lo ex-
ponemos a l, pero nos replica que eso no est
en sus manos. Moral, que a primera vista luce
muy reservado, tiene una fecundia que constan-
temente trae a colacin ancdotas y fechas que
ilustran la conversacin.
Nos habla much de Serafn Snchez. De su
labor de maestro, de combatiente luego, de sus
penurias y logros del destierro, de toda su vida
clara que llena de orgullo al coterrneo. En su
biografa, Moral ha dicho del Mayor General:
es "un hombre sin cuyo nombre no podra es-
cribirse la historic de Cuba". Y es cierto, por-
que Serafn es en el destierro el hombre qqe
ana las voluntades de los caudillos del 68 y de
los "pinos nuevos".
De Gmez y Mart. La pluma brillante que es-
tigmatiza el anexionismo y defiende las verda-
des de las intrigas y calumnias. El hombre que
exalta a los "Hroes Humildes", nombres anni-
mos. que desde las sombras hacen la historic.









Y es en la manigua el jefe severo pero just, el
combatiente incansable, el patriota fiel a la
causa indeclinable de la independencia. Luego
Moral nos habla de las primeras manifestacio-
nes culturales de la villa. Pasa rpidamente so-
bre los nombres de Tadeo Martnez, que en
1719 public la primera obra de que se tiene
razn, un folleto titulado "Estudio Econmico".
Del Presbtero Gregorio Quintero y de su "No-
ticias Eclesisticas". Del trabajo de Luis de Al-
cntara, que habla "un poco de historic y un
poco de geografa". Y por ltimo, de Felipe Ta-
boada, que en 1873 public el primer libro titu-
lado "Los Estmagos". Se detiene en el
Peridico "El Fnix", al cual concede gran im-
portancia, ya que estima, que, con su funda-
cin en 1834, comienza para la ciudad una nue-
va etapa de su historic. Nos habla tambin de
"La Revista del Santo Espritu" y de su apari-
cin en 1862. De Antonia Meneses, la primera
mujer que se hace publicar en la prensa espi-
rituana.
La historic de la villa, ciertamente es prdiga
en acontecimientos culturales; despus de los
primeros tiempos La Habana desplaza en este
sentido a las dems villas del interior.
En los ltimos aos, antes del triunfo de la re-
volucin, el abandon vel la rica tradicin cul-
tural. Pero hoy, cuando hemos ido a visitar a
Teofilito y nos a mostrado un diploma de reco-
nocimiento y hemos ledo en el papel "por su
valioso aporte al engrandecimiento de la Cultu-
ra del Pueblo", estamos seguros no slo que se
hace justicia a su persona, sino tambin a la
historic.

ENTREVISTA CON EL AUTOR DE
"PENSAMIENTO"

Es la maana del domingo. Nos vamos al Circu-
lolo Social "Bernardo Arias Castillo", donde se
celebra la Asamblea de Constitucin de la Co-
ordinacin Regional de Cultura en la zona. All
est en la tribune, como invitado, Teofilito.
Hace un aparte y le abordamos con nuestras
preguntas.
Cuando Teofilito evoca, parece caer en un so-
por eterno... luego, cuando logra sustraerse a
l, habla de prisa, pero como haciendo un gran
esfuerzo.
-Qu hace actualmente?
-iMuchas cosas! Toco, escribo, soy sanzonista
y libretista. Tengo indita una obra de teatro.
Hasta hace poco toqu en la Banda Municipal.
Dirijo el Coro de Claves de Jess Mara. Sa-
bes?... en Sancti Spiritus las claves se dieron
como cosa silvestre. La clave espirituana es
nica... bueno, est la clave habanera que es
la original... eso t lo sabes... pero la de aqu
es nica.
-Nativo de aqu?
-Criollito de aqu.
-Sus principles composiciones?
-PENSAMIENTO, que tiene... no s cuantas
grabaciones (alguien aclara que trece) Anj







"~L *
dJ~p
~4~~ C .-..L t~.~C
111I"i-
'II I i


:-"Z-'I /: :" '
k : . ..
-- -.. ..




a-j. .- ~ ,. ^
fa '- -- * S


r -r


r-




-I -229" L

-_& 1 .-... .




414 . -. '




3 r



31


6%



























trece... por intrpretes distintos, saoesl...
deja ver qu otra...
Evoca. Los ojos tristes hacen una larga incur-
sin introspective. Le sabemos la historic a
PENSAMIENTO: un amor platnico al que el
tiempo no le ha puesto ningn olvido.
-iAh! Pon ah: TEMO AL OLVIDO, SI VOLVIE-
RAS A MI, SI LOGRARA OLVIDARTE, AYER
PENSANDO EN TI...
-Su primera composicin.
-Eso fue en 1908. Se llama TUS LABIOS. Mira
cmo me acuerdo!
Se alegra y sonre por primer vez.
-Pon ah tambin: YO NO SABIA, ELOA,
PRINCESITA, MI POBRE BARCA... la memorial
ma est muy mala... bueno no s... Pusiste
PENSAMIENTO?
-La primera de todas.
-Yo estaba una vez sabes?, hace unos seis
aos, escribiendo un poupurri... y llam a mi
hermana no se para qu asunto, pero como no
me respondi, sal al patio y... (hace un gesto
con las manos hacia arriba) y entonces un gol-
pe de viento me tumb redondito... y estuve
tres das inconsciente.
-Cuntos?
-Tres das... 72 horas!... y desde entonces
me falla much la memorial sabes?...
-Anj.
-Pusiste ah: ELOA, PRINCESITA, MI BARCA...
-SI, si.
-Pusiste PENSAMIENTO?
-La primera de todas.
A CADA SEAL LA VIDA RECOMIENZA
En el tiempo que nos queda visitamos algunos,.
lugares, no partimos hasta la maana del da si-
guiente. En la Biblioteca nos hablan de los 8,000
volmenes organizados con que cuentan, y nos
sentamos a hojear unos gruesos libros que hablan
del folklore espirituano. All podemos admirar,
una vez ms, reproducciones de cuadros de Pi-
casso, Mir, Orozco, Modigliani, Cezanne, que
estn en una modest exposicin a la entrada. Y
despus nos vamos, en compaa de Osvaldo
Mursul hasta la Escuela de Artes Plsticas que


dirige. Aqu hay exposicin, modest tambin,
pero en la que los nombres de los autores son
menos complicados y Osvaldo tiene toda la
autoridad para juzgar: son sus alumnos. All se
aprende modelado, dibujo, color e Historia del
Arte. Estudian 60 personas de todas las edades,
"Cualesquiera que tenga vocacin y voluntad
de hacerlo". El ms joven de los alumnos tiene
16 y el ms viejo 50 y pico.
Visitamos el museo que estar listo para la ce-
lebracin del 450 Aniversario. Un antiguo y es-
plndido casern y un hermoso patio colonial.
Sancti Sprifus es grande y se reparte en muchas
direcciones. Mucho ha quedado sin ver. Apenas
hemos visto de pasada las casas -uno de los
flancos de la Parroquia- que han sido decla-
radas Zonas Arqueolgicas. Nos quedan por
conocer los lugares donde nacieron Serafn y
Honorato del Castillo. Slo un segundo nos he-
mos refrescado bajo los rboles de la alameda
que est cruzando el puente y que tiene su
larga historic. No hemos visitado el lugar de la
fundacin de la villa... Apenas hemos rozado
la cadena de acontecimientos que son cuatro
siglos y medio de historic fecunda.
Por ahora, sin que nos result poco, nos llevamos
esto. El recuerdo de lo visto y la devocin nue-
va a las personas que hemos conocido. A Teo-
filito, a F. del Moral. A las mujeres que char-
lan en la acera. A los nios que juegan. Al hom-
bre rstico a caballo, que pasa, bajo el sol.
Pero los das se han deslizado y nos quedan
apenas unas horas.
Esa noche nos quedamos esperando por alguien
que deba hablar en el Saln de Actos de la Bi-
blioteca, sobre la Pintura del Siglo XX y nos
vamos al parque, donde los paseantes, cual un
reloj marcan vuelta tras vuelta, las horas domin-
gueras de la noche. El pueblo se contiene a du-
ras penas sobre los limites del parque. Hay ms
luces que de costumbre. Hay muchos jvenes
tambin. Muchachas que estrenan un vestido y
muchachos que vienen a practicar su requiebro
amoroso. La noche es joven y a cada seal la
vida recomienza.




























.i



!









i


(

Br,: t
i






Y 'I: =c~F-~




..




-- .,r'j
: P;
+ i-~.
:J r ~' ~~
r


:.
'
~~r
;i

r


ik, '
i



;:6
i--

~~'r



,

d

I
1;' i Li

























.m /


I -


F4


r II'


,i,


t;: 5:~~
. ~;p~


I. z '~:':t


I

f'l -.s


~rwr


--
riirrr*l(l









/ bernardo ca/llejas


A slo unos minutes de La Habana est San
Francisco de Paula. Es un pueblo pequeo que
semeja una madreselva creciendo en los bordes
de la carretera central. Si se va en automvil
apenas se nota su presencia. Pero ese es un
juicio superficial: hay algo ms que tpico en
un ambiente que no se mide por el nmero de
calls. Eso lo saba Ernest Hemingway, que hizo
del lugar un oasis, el sitio de trabajo y descan-
so en medio de su andar-infatigable por 4 con-
tinentes.
Todos los caminos van a San Francisco de Pau-
la. Hemingway deca: "Cuando vengo a Cuba
es a trabajar porque esto es un paraso". En
una ocasin lo precis: "Amo este pas y me
siento como en casa; y donde un hombre se
siente como en casa, apart del lugar donde na-
ci, ese es el sitio a que estaba destinado."
Naci en el suburbio residential de Oak Park,
Chicago, en 1899. Se suicide en Ketchum,
Idaho, el 2 de julio de 1961. Entre esas fechas,
una existencia vivida con intensidad, como debe
vivirse. Una obra literaria profunda y de ori-
ginales matices, unida toda por la bsqueda de
los valores que son esenciales, en ms de un
sentido imperecedero del hombre.
Desde los Estados Unidos y Europa Occidental
hasta la Unin Sovitica, Ernest Hemingway ha
sido y es, para millones de lectores, un testigo
excepcional del siglo XX, un escritor de nuestra
poca que ha sabido contarla con las palabras
precisas. No exageramos. La acusacin de
"evadido" ya no le cuadra. Eso se desmiente
leyndole bien. Adems: ah est su actitud en
defense de la Repblica Espaola y la Revolu-
cin Cubana, sus apreciaciones condenatorias
del fascismo y en favor de las causes populares,
reveladas recientemente por llya Ehremburg.
Este ltimo, tambin un artist del siglo, ha di-
cho: "Dos escritores a quienes tuve la suerte de
conocer no slo me ayudaron a liberarme de la
sentimentalidad, de los largos discursos y de las
perspectives estrechas, sino que simplemente
me ensearon a respirar, a escribir y aguantar:
Babel y Hemingway (*).
El calificativo de "aventurero", endilgado con
frecuencia a Ernest Hemingway no resisted al
anlisis. Es cierto que busc el peligro, amon-
ton extravagancias y coquete con la muerte,
pero no lo hacia por simple juego. El culto al
valor era piedra angular de su filosofa. Por
muchas razones -y en primera un origen de
clase que no logr rebasar- no pudo explicar-
se determinadas circunstancias, much menos sus

* (Revista "Unin", nmero 2, ao III).


a~eA;r'
,, ,
-" ;
d, ,1at~ r ;
cE~ .)'*S~$Fb~~
i~F







~i 4


,1



'I
r


J:
I


*


p











''` ''





ir


t*;



v rst~iMIIIIII1IIII~Y(
1"1


.n.LsiUIP*J



L 1IO~iSIIiJ*DI


--
''* *L
c~i**cir*li


i

II&- i


sL
4 '?~















la casa de HEMINGWAY


causes. Le quedaba entonces admirar el com-
bate por la dignidad y vida, an sin entender.
Esa emocionante terquedad de sus personajes
frente al dolor y el fracaso es su propia terque-
dad. Trabajaba duro, cosechaba experiencias.
Cada novela es, a grandes tramos, autobiogr-
fica. Su acero le costaba sangre.
Odiaba la cobarda, senta por ella una repul-
sin casi ffsica. En "La Vida Feliz de Francis
Macomber", es implacable con el protagonist,
que huye de la acometida de un len "como un
conejo". Entonces su mujer -a quien no tiene
el valor de dejarse acuesta con Wilson, el caza-
dor blanco. Este piensa: "Cmo reacciona una
mujer cuando descubre que su marido es un co-
barde? Es terriblemente cruel, pero todas lo
son... Ya he visto bastante de este maldito te-
rrorismo."
(Cabe resaltar que el gran autor norteamerica-
no hizo un smbolo de la mujer en novelas y re-
latos; de la mujer norteamericana y las dems.
A veces las describa como fetiches inalcanza-
bles de la vida -Jake Barnes, impotence a cau-
sa de la guerra, ama a Brett desesperadamente
en "El Sol Tambin Sale"-; en ocasiones las
culpaba del fracaso de un hombre y, como res-
puesta, las destrua psquicamente (as obra
Harry en "Las Nieves de Kilimanjaro"). Pero en
la mayora de las oportunidades Hemingway
converta a sus personajes femeninos -identifi-
cndose con nuestro Carrin- en series cerca-
nos, capaces de ser posedos pero nunca domi-
nados ni absorbidos.)
Los temas de sus obras estn sacados de la rea-
lidad: l los dominaba por haberlos vivido, no
por referencias de biblioteca. No hay ninguno
de sus libros -ni uno solo en que no figure su
experiencia, su contact con lo argumental. Ese
es su gran aporte a la literature, lo que despoja
de superficialidad o sensiblera sus obras. Se
puede aprender much de esta leccin: quien
lee a Hemingway aprende a escribir.
Muchos han querido desvirtuar la personalidad
de Ernest Hemingway. Los snobs, le han acusa-
do de escribir "reportajes largos" en vez de no-
velas. Es natural: el escritor laureado con el
Premio Nobel no poda verlos. Les despreciaba
tanto como a los intelectuales que vio traicio-
narse a s mismos. Entre otros detractors est
su hermano Leicester, que ha escrito un libro
commercial donde intent pintar a Ernest de
"western", siempre de picnic... con Leincester.
El "hermano" (fuerza es ponerle las comillas)
quiere demostrar unas veces veladamente otras
con descaro, que lo de la guerra civil espaola
fue accidental, que estaba decepcionado de la


Revolucin Cubana (I!), que Ernest Hemingway
no era, en fin, el que conocemos y admiramos.
A estas desvergenzas no es necesario contes-
tar. Tampoco se precise elaborar tesis conoci-
das: ah estn sus novelas.
Pero si no bastase para conocerle la lecture de
"Adis a las Armas", "Tener y no Tener", "El
Sol Tambin Sale", "Por Quin Doblan las Cam-
anas", "Al Otro Lado del Ro y Entre los Ar-
boles", "Las Nieves del Kilimanjaro" y "El Viejo
y el Mar", existe...
San Francisco de Paula. Asomarse a la intimidad
de su casa -hoy museo legado al pueblo de
Cuba por su esposa Mary Welsh- es conocer
de cerca al hombre y al escritor, las inexistentes
fronteras entire uno y otro; es sentir de cerca el
hlito de la creacin, esa batalla de todos les
das.
Dentro de la casa: los anaqueles repletos de li-
bros, los recuerdos de guerra; gatos de todas
las edades; carteles de las corridas de toros;
escopetas y trofeos de caza; caas de pescar;
discos de jazz y pinturas abstractas de Emole,
su ex-compaero de la RAF; botas de diferentes
classes, testigos de las tardes en el yate "Pilar",
de las selvas africanas y los frentes de batalla.
Una casa como era hace cuatro aos, cuando
la dej para morir. All, donde la polica de
Batista asesin a su perro favorite de un cula-
tazo; donde se levantaba a las cinco de la ma-
ana para escribir descalzo -sobre una piel
de len en invierno, pero siempre de pie- hasta
el caluroso medioda criollo.
.(Redactaba un nmero proporcional de pala-
bras todos los das. Incluso llevaba un fichero
donde anotaba cuantas escribla en cada jorna-
da. Basndose en la propia experiencia aconse-
jaba: "El mejor moment para suspender el tra-
bajo es cuando se est desarrollando bien el
tema y se sabe como va a continuar despus".
En San Francisco de Paula escribi gran part
de su obra. No naci all "Por Quin Doblan
las Campanas", en nuestra opinion une de sus
libros que "dice ms" a la convulsionada huma-
nidad actual, pero... gran part de este libro
fue escrito en el quinto piso del hotel "Ambos
Mundos", en La Habana. El libro, reseamos de
paso, fue utilizado como manual de lucha gue-
rrillera durante la Segunda Guerra Mundial.
Con el product de los derechos de autor com-
pr Hemingway los 15 acres de "La Viga".
Un hogar: el "home sweet home" de los norte-
americanos, pero no slo eso, por supuesto. Un
lugar para alejarse de los inoportunos y recibir
en cambio a huspedes ilustres, entire ellos Gary
Cooper, Domingun, con Ava Gardner, Sartre y

























w4t, vaiJi
^tea^^^filP
Iirgl^jg| .1l


flftsn r .: rajr
~~5,.
a.
*2 ~4t,, ,',. 4 ,:
i.S ;" ?,



.41*
S +"++:, .O'


4 4

rflf
u 1

i'1'
r 1111
,~I,

rr8 i :? +:- ,I+










di' e
ee















la casa de HEMINGWAY


Mikoyan, quien le trajo en 1960 numerosos
ejemplares de sus obras traducidas a los idio-
mas de la Unin Sovitica y el regalo ms pre-
ciado: "El Viejo y el Mar" en el sistema "Brai-
lle" para ciegos. Un sitio en la tierra para llenar
a mquina los dilogos ms formidable de la
literature estadounidense (las narraciones las
haca manuscritas).
Un punto vital donde traducir en imgenes lite-
rarias la lucha a veces estril -pero siempre
necesaria como el honor- de personajes que
sinti crecer en conflicts sangrientos, en la
vida bohemia de Pars, en Venecia, Key West
o en el mbito azul de Cojmar.
El hogar de Ernest Hemingway: color. No el que
estalla sobre nuestra retina como en un cuadro
de Van Gogh. Ms bien el color que surge del
equilibrio de lo intenso. Algo as como las des-
cripciones espaolas de "El Sol Tambin Sale".
Por lo dems, se conservan en la casa las pince-
ladas impresionistas de Roberto Domingo, al
que Hemingway encarg la portada de "Muerte
en la Tarde". Un tesoro bien situado es el ori-
ginal de Picasso que decora una de las habita-
ciones. Los cuadros de Mir, Juan Gris, Paul
Klee, Masson y Pierce, fueron donados por Mary
Welsh al Museo de Arte Moderno de New York,
siguiendo la ltima voluntad de su esposo. Un
dato adicional: Amando a Espaa, Hemingway
amaba a Goya. O tal vez, sintiendo lo goyesco,
senta el alma espaola.


Todo permanece como estaba entonces: Ren
Villarreal, su ayudante de largos aos, cuida de
cada objeto con devocin que le asalta a los
ojos. Cambia las flores en los bcaros tres ve-
ces a la semana "como haca Miss Mary". A
veces le dice a un visitante:-"Era mi propio pa-
dre. Al lado de l crec y aprend. Trato de
mantener la casa como si l hubiera salido de
viaje y estuviera al regresar."
Devocin comprensible, de la humana. La que
lleva una inflexin en la voz cuando se require
mostrar a un periodista el traje de "Papa" (as,
sin acento) en la II Guerra Mundial, con su le-
trero "War Correspondent" cosido sobre la tela.
O bien un chaleco de piel de len, o el traje de
faena que regal al escritor el famoso torero
Silverio Prez.
En la casa todo est como se hallaba entonces:
en las paredes las cabezas de antlopes y gace-
las que ganaron premios codiciados; en el piso,
a modo de alfombras, pieles que llevaron due-
os rugientes y peligrosos. Sobre una repisa, el


crneo medio destrozado de un len matado a
cuatro metros: el disparo fue tan cerca que
arranc various dientes a la fiera. Hemingway de-
ca: "Es la nica vez que trabajo como detista".
Sobre una mesa, la mquina de escribir ("Mi
psiquiatra", bromeaba). En los estantes los mis-
mos libros en ingls, francs, espaol e italiano.
Mucho, buena y malo, pues como l declaraba:
"Mi oficio es leer y escribir y tengo que leerlo
todo". Po Baroja, Galds, Dostoiewski, Mark
Twain, Dos Passos, Melville, Steinbeck, y T. S.
Eliot junto a relatos de viajes, tratados milita-
res, pocket books y obras de caza y pesca. Te-
na libros hasta en el cuarto de bao: todava
estn all, debajo de un anaquel con manteca
de len "para los dolores", ttulos como "The
Lost Cities of Africa", "The Invasion of France
and Germany", "Houdini" y "Bfalo Bill". Cer-
ca: ejemplares de la revista taurina "El Ruedo"
y de la multicolor "Paris Match". iY era el bao,
donde haca los ejercicios maaneros para luego
pesarse y anotar las libras en la pared!
Qu ms? Justamente una intimidad que so-
brecoge: el mismo silln de la izquierda donde
se sentaba invariablemente, casi con religiosi-
dad. Slo permita que descansaran en el mue-
ble sus amigos ms ntimos, y an en esos casos
permaneca de pie, por no sentarse en otro lu-
gar. A poca distancia est el radio de onda
corta que llev al ltimo safari africano y que
en las tardes hogareas le traa, en voz baja,
las resonancias de la frecuencia modulada. En
una mesita, tambin para las tardes, vermout,
whisky y ginebra.
Al anochecer, cenaba en el comedor, entire co-
pas venecianas y el suave perfume de la campi-
a circundante. "Papa", Mary y casi siempre un
invitado se sentaban a la mesa con la luz elctri-
ca apagada y slo el resplandor mortecino de
unas velas. En la vajilla, que an hoy est co-
locada sobre el fino mantel, se observa el em-
blema de Hemingway: tres picos representando
las montaas de Wyoming, Montana e Idaho,
lugares donde pas su juventud; tres barras sig-
nificando su grado de capitn en cinco guerras,
finalmente un escudo de indios, de los cuales el
gran creador se deca orgulloso descendiente.
Afuera hay jardines bien cuidados -fronteras
de la maleza- donde sola pasearse despus de
las veladas, con su barba medianamente corta-
da. La barba comenz a dejrsela para proteger
la piel de una afeccin cancerosa, pro-
ducto del sol cuando persegua submarines ale-
manes en el "Pilar". En el jardn est la piscina,
que poda cruzar de extremo a extremo varias
veces sin cansarse. Junto a la casa se levanta


















re


1


t ",

Lv

sP>;i


r.l
~~s~:~ :c









una torre. No fue extravagancia lo que le hizo
construirla sino el deseo de aislarse de molestos
visitantes. Sin embargo, nunca lleg a escribir
en ella, pasando por encima del propsito ori-
ginal ...
Si uno sube las escaleras de la torre, se encon-
trar en una habitacin la "biblioteca de gue-
rra" de Ernest Hemingway, con numerosos vo-
lmenes sobre el arte de matar en grande. Ade-
ms: un telescopio para admirar una esplndida
vista de La Habana. En otro cuarto se apilan
cuernos de antelope, caas de pescar y lanzas
de la tribu "Masai" con las puntas melladas. En
una esquina se destaca la figure en bronce de
Jos Mart.


Se baja la escalera y Ren invita a escribir
algo en el registro de visitantes. Hay de todo:
desde frases banales hasta firmas sencillas de
gente valiosa...
Por qu me acuerdo ahora de Roberto Jordn
en "Por Quin Doblan las Campanas"? Herido,
luchando con la gangrena y el desmayo mien-
tras esperaba tras su fusil automtico el paso
de la patrulla fascist, pensaba: "Si ganamos
aqu, triunfaremos en todas parties. El mundo
es un buen lugar, y vale la pena luchar por l,
y me repugna tener que dejarlo".
Ernest Hemingway, que escribi de Roberto




HEMINGWAY
Tenemos motivos, nosotros los cubanos para es-
tarle agradecido. Entindase bien: no porque
l, un escritor prestigioso, haya fijado su resi-
dencia en este pas. Eso sera tan slo patrio-
tera. Apreciamos, esencialmente, su compren-
sin de nuestros problems, de nuestro carcter,
su presencia valiosa que nunca fue la del turis-
ta con ropa chillona y camarita, vido de place-
res tropicales. Vivi aqu cuando se acab.~aon
aquellos turistas y comenz algo bien serio que
ha hecho estremecer al mundo y volver hacia
Cuba ojos de esperanza. Ojos de obreros y
campesinos, como los que Ernest Hemingway
contempl en la Espaa vertical frente al fas-
cismo. Estuvo con la Revolucin...
El Consejo Nacional de Cultura cuida del Museo
Hemingway. Se ha celebrado un Homenaje Na-
cional al gran amigo de Cuba. La Cinemateca
del ICAIC exhibi un ciclo de sus obras llevadas
a la pantalla. Muchos conservamos el gran.car-
tel de "El Viejo y el Mar", con la frase de Fidel
Castro: "Toa la obra de Hemingway es una
defense de los derechos humanss. La obra fue
publicada en 1962 por la Editora Nacional.
Actualmente se planea la edicin de otras no-
velas suyas.
Aqu, en la isla socialist del Caribe, considera-
mos a Ernest Hemingway uno de los nuestros.


Jordn, se suicide. Dicen que no pudo resistir
el fuerte tratamiento de los electroshocksy las
dietas para cirrosis, el ocaso, en sntesis, de un
fatigado cuerpo.
Tal vez no era la nica causa. Quin sabe?
Un prrafo de "Tener y no Tener", dice;
"...Otros siguieron la tradicin inglesa de la
Colt o la Smith y Wesson, instruments bien fa-
bricados que con apretar un dedo terminan con
el insomnio, acaban con los remordimientos, cu-
ran el cancer, evitan las quiebras y abren una
salida de situaciones infolerables, admirables
instruments norteamericanos fciles de llevar,
de resultado seguro, tan bien provistos para
poner fin al sueo norteamericano cuando se
convierte en pesadilla".
Emple para matarse una escopeta calibre 12
una parecida a la que dej en San Francisc(
de Paula. Nadie sabe. Escribi Albert Camus,
en un monlogo famoso, que las personas a nues-
tro alrededor inventan las razones ms desca-
belladas para explicar el motivo de un suicidio.
En eso tena razn.
El camino desciende lento desde la casa de He-
mingway a San Francisco de Paula. Unos nios
abren la pesada puerta de la finca. Luego el
sol abruma en la carretera y no se sabe por
qu, tan relativamente lejos, llega el aire sala-
do del mar ...


Con el compaero Fidel Castro en ocasin de ganar
'el lder de la Revolucin las tres copas del con-
curso "HEMINGWAY" de pesca y aguja. Fue en
1960. Poco despus, avanzada su enfermedad, re-
gresaba a Estados Unidos. Cuando los reporters
de las "pi" trataron de arrancarle una declaraci6n
contra nuestro pafs, contest: -Todo march bien
en Cuba.









/ Marcel Achard
de la Academia Francesa










a un ao de la muerte de


JEAN


COC TE A U


LOS POETAS MUEREN JOVENES...
Jean Cocteau ha vivido tres siglos: el de antes
de 1914, el de antes de 1940 y el de despus;
y ha muerto joven, tan joven como Arthur Rim-
baud.
No siempre se le tom en serio, como a la ma-
yor parte de los poetas. No sufri porque l
mismo lo deca: "su escuela era la de la re-
creacin".
Su genio se toleraba porque era ligero.
Se ha hablado del payaso, del prestidigitador,
del juglar, sin comprender lo que haba de en-
tusiasmo puro y de sufrimiento bajo esa habi-
lidad, sin comprender que cada una de sus crea-
ciones le despellejaba vivo.
No se recordaba ms que su malicia concer-
tada.
Se lamentaba de estar oculto bajo un manto de
fbulas y deploraba que no se conociese de l
ms que su leyenda. Pero detrs de ella, se re-
fugiaba.
Para nosotros, que le hemos amado, l era su
mejor obra.
Cierto, gracias a su mano encantada, l ha sido
el Proteo de las Artes y las Letras. Pierre Bris-
son ha dicho de l que era un cazador de p-
jaros. Yo agregara que este cazador habia
apresado en sus redes el pjaro azul.
Ha hecho poesa con todo: poesa de dibujo,
poesa de danza, poesa de cine, poesa de ob-
jetos, pero, sobre todo, poesa de poesa.
Sus dos libros, "La dificultad de Ser" y "El Se-
creto Profesional", permanecen como libros de
cabecera de quienes no estn seguros de s mis-
mos, como breviarios de los que dudan.
Un escritor desanimado, cualquiera sea su ca-
lidad, retoma la pluma despus de leer "El Se-


creto Profesional", porque Jean no se contenta-
ba con decir las cosas, l os convenca tanto,
que tenais que decirlo.
Y he aqu que ha muerto, este amigo prodigioso,
este compaero incomparable, tan extrao, tan
ftil y tan profundo.
Ha muerto.
El otro da lo llevamos a su ltima morada.
Recuerdo que me dijo, en el entierro solemne
y mundano de Giraudoux:
"Vmonos; l no ha venido".
Su ausencia era una formidable presencia.
Estaba con nosotros ante la capillita, y estar
con nosotros en su pequeo cementerio particu-
lar, en medio de las hierbas que devuelven la
salud.
Su desaparicin nos deja aturdidos.
Ese diablo de hombre era un mago, porque su
muerte ha tenido algo de increble, como si se
hubiera aprendido de pronto la del Mago Mer-
ln, que era uno de sus personajes de "Los
Caballeros de la Tabla Redonda".
Deca:
"El tiempo en la eternidad plegada", o, an:
"No hay muerte. No se muere, se cambia". No
habr cambiado apenas.
A alguien que le pregunt un da: "Si su casa
cogiera fuego, qu cosa preciosa tratarfa de
salvar?" le respondi: "El fuego".
Tena razn. El fuego ha llegado hasta l. Lo
ha devorado todo, parece, pero queda la llama,
la antorcha que l ha encendido y que alum-
brar a generaciones de jvenes en la bsqueda
del ideal.

Transcripto de: Premires Mondiales.
Tradujo: Margarita Muoa.








































S* *e



kiii


pfmK~ ~ i:~JhhC









/ Ivn David.


COCTEAU


Y TALIA


Si hay un hombre al que es difcil imaginar in-
mvil, mudo, quieto para toda la eternidad, si
hay alguien al que se hubiera credo inmortal,
ste es ciertamente Jean Cocteau. Durante'
das, semanas, se ha hablado de l y slo cuan-
do los peri6dicos, obligados por la actualidad
han tenido que ocuparse de otras cuestiones, es
cuando nos hemos ado cuenta de que el Poeta,
ya no est entire nosotros para animar toda la
vida artstica del pas. Pero por lo menos so-
brevive en sus obras.
Poesa de cinemat6grafo y poesa de teatro.
En efecto, cines de ensayo y de repertorio, cine-
clubes e incluso cines de barrio, se han dado
cuenta que era oportuno volver a dar todo lo
que, en su obra, invita a la "poesa del cinema-
t6grafo", y de Sang d'un Pote a Testament
d' Orphe la lista de sus filmes es verdadera-
mente muy substantial. Buena suerte para todos
los que se interesan por la literature tanto como
por el cine. Pero su teatro est tambin reco-
pilade en dos o tres volmenes y escrito de
una manera para satisfacer a los que no conce-
den importancia a las obras teatrales ms que
en la media en que son susceptibles de no
desordenar su biblioteca. Pero no hay motives
para dudar de que seguir su representacin.
L Machine Infernale, Les Parents terrible, La
v.lx humane, que son las ms conocidas, las ms
logradas de sus obras ya han sido repuestas en
todas parties desde su creacin. Un da u otro
les dos primeras se agregarn a la tercera en
la Comedia Francesa, donde se representarn
peridicamente.
Mitos, antiguos, temas eternos.
Cul ser entonces la suerte de las adapta.
ciones que hizo de algunos mitos de la anti-
gedad, de alguna tragedia de Shakespeare?
vitemos el afirmar nada en esta material. Sin
embargo, el primero tuvo el mrito de poner al


alcance de un vasto pblico Antigone, Oedipe-
Roi, Orphe o Romo et Juliette, y es conocida
la posteridad de todas estas Antfgonas, de estos
mltiples Edipos en el siglo XX. Es possible, sin
embargo, que su Antigone slo deba sobrevivir
gracias a Arthur Honegger que le dio una admi-
rable partitura, su Edipo latinizado no -caera
en el olvido si no fuera porque se convirti en el
Oedipus-Rex de Stravinski? Cocteau era cons-
ciente puesto que repiti el mismo tema, lo re-
pens e hizo esa Machine Infernale que es pro-
bablemente su obra maestra en el teatro.
Est ms a gusto tambin con Shakespeare
cuando, aunque inspirndose en l, conserve sus
distancias. Un poco inspido cuando sigue, de-
masiado fielmente, al gran Will en Romo et
Jullette, es much ms convincente en Les Che-
valiers de .la Table Ronde donde, a partir de
La Quete du Graal, toma del autor ingls un
cierto tono y hace de una pieza que le perte-
nece en propiedad, una obra... shakesperiana
sin que el calificativo tenga nada que pueda
extranar...
Toc6 a todo.
La tragedia clsica, el drama romntico, el dra-
ma burgus interesaron durante un moment a
ese demonio de hombre, para el cual nada fue
extrao en el plano de las artes. Renaud et Ar-
mide, L'Algle 6 deux ttes, a causa de la habi-
lidad tcnica de su autor, a causa tambin del
carcter excepcional de sus intrpretes pudie-
ron hacer career, cuando su creacin, que de
Cocteau a Racine o Hugo la distancia no era
tan grande, pero la reposicin de estas dos pie-
zas, con algunos aos de interval, no han po-
dido confirmar un juicio tan elogioso. Apare-
cen ahora como hbiles imitaciones, interesantes
ejercicios de estilo. Parece difcil decir ms.
Y no solamente al gnero noble.
Se interest igualmente por el drama burgus

















































de fines del siglo XIX, e incluso por la comedia
policaca del siglo XX. En esto tampoco fueron
positivos los resultados. Porque no puede de-
cirse de La Machine crire que haya suscitado
nunca el inters de los aficionados del "suspen-
se". Ni que Les Monstres Sacrs -pieza escrita
en honor de comediantes extraordinarios, cuya
raza se extingui poco despus con Yvonne de
Bray- aporte algo a su renombre de autor dra-
mtico. Por el contrario, con Les Parents Terri-
bles, en la que expresa francamente su gusto
por el teatro de su primera juventud, tomando
de Henri Bataille hasta sus intrpretes preferi-
dos, conoci un gran xito, un poco escandaloso
cuando la creacin, pero que confirmaron la
reposicin y despus una adaptacin de una
gran. perfeccin para la pantalla, con los mismos
intrpretes.

Vivir por su teatro?

Extrao poder el de este teatro pasado de moda,
superado y cuyos sortilegios se manifiestan des-


pus de ms de veinte anos. Disipado el re-
cuerdo de Dorziat, de Bray, Dermoz, Cocea, re-
puesta por comediantes contemporneos, esta
pieza tendr todava un buen xito? Es muy
probable, porque est hecha de mano maestra,
por un artesano que saba lo que hacia en ma-
teria de eficacia dramtica. Adems, est el
"cinematgrafo" para atestiguar durante mu-
cho tiempo este xito. "Teatro en conserve" sin
duda, adaptacin superior del teatro al cine se-
guramente. Lo que por su parte ha logrado tan
bien Laurence Olivier con Shakespeare. La
noche del estreno del filme que haba sacado
de "Parents Terribles", Elsa Triolet le dijo a su
amigo el poeta de estrella: "T no hars nunca
nada mejor". Esto significaba, en su espriiu,
todo un cumplimiento. Hubo despus Orphe,
otra adaptacin de la escena a la pantalla, pero
much ms libre, que el director complete un
poco ms tarde por el Testament d'Orphe un
titulo elocuente. Pero le corresponde a la pos-
teridad el juzgar donde se encuentra el verda-
dero testamento del poeta.








Fu Pao-shi y Kuan Shan-yue.


Nk.



de la pintura


traditional


CHINA


/ Fu Pao-Shi (*)


La pintura china tiene una historic de ms de
3,000 aos. Este arte con una tradicin national
nica, es la cristalizacin del talent y sabidura
de pintores chinos a travs de siglos.
La nueva China ha heredado y desarrollado con
gran calor este fino arte traditional. A partir de
1956, el Gobierno Popular ha establecido suce-
sivamente academics en los centros de activida-
des de los pintores chinos desde el siglo XV,
tales como Pekn, Shanghai, Suchou, Yangchou,
y tambin instituciones similares en otras provin-
cias. En ellas, pintores eminentes dirigen los es-
tudios, pintan y entrenan a los artists jvenes.
Se han establecido prcticamente en todas las
provincias y regions autnomas, institutes de
arte o colegios de maestros con aptitudes para
las bellas artes. En casi todos estos institutes de
arte se encuentra un departamento de pintura
china.
El pintor Chi Pai-Shi (1863-1957), de origen
obrero, es reconocido como un gran maestro por
los amantes del arte en todo el mundo. Todas
sus obras, an los lbumes de miniature repre-
sentando unas pocas- hojas otoales o menudos
insects, incitan a pensar y proporcionan un re-
frescante gusto esttico. Chi Pai-shi est arri-
bando a los 90 aos cuando el pueblo chino
obtiene su liberacin. Debido a su antecedente
familiar de pobreza, al igual que las masas labo-
riosas, l sufri opresin y miseria en la antigua
sociedad. Tan pronto como escuch los vtores
que estremeci la tierra: "El pueblo chino se ha
puesto en pie!", proveniente de la tribune de
Tien An Men, l esgrime sus brochas y ensalza
con su arte la nueva vida del pas, y se une a la
gran batalla por la conquista de una paz mundial
duradera.


.4 i. a~
t, .-.
-4aJ~.~



~i~Bk



















Los artists veterans generalmente son maduros
en destreza y edad. Debido a que los mismos
han vivido un perodo relativamente largo en la
antigua china, una comparacin entire el pasado
y el present les produjo una gran emocin y les
despert un gran amor hacia la nueva vida. Aun
artists que ya haban depuesto sus pinceles du-
rante aos, o que se haban dedicado a otras
ocupaciones, nuevamente han tomado sus imple-
mentos de trabajo. Algunos artists que acos-
tumbraban circunscribirse a determinado tema
en particular, han llegado a la conclusion, a tra-
vs del studio, de que "La pintura cambia con
las pocas" y han aprendido a pintar sobre
nuevos temas.
En la pintura de figures, los eminentes pintores
Chiang Chao-jo y Ye Chien-yu, ambos de Pekin,
han producido un trabajo tras otro desde sus
muy elogiados "Siguiendo las Instrucciones del
President Mao" hasta "La Gran Unidad de las
Nacionalidades."
En flores y pjaros, aunque los maestros Chi Pai-
Shi, Yu Frei-an (1888-1959) y Chen Chi-fo
(1896-1922) han fallecido, otros octogenarios
como Jo Siang-ning y Chen Pan-ting todava es-
tn dando pinceladas en los lienzos de sus estu-
dios. La delicada tradicin de la escuela de flo-
res y pjaros tambin est siendo desarrollada
por today una series de pintores con su propio
estilo. Algufos se destacan en Ku pi o "finos tra-
bajos manuales". Otros en Sie yi, o "expresin
spirituall.
En paisajes, Huang Pin-hung (1864-1955), quien
falleci a los 92 aos, realize destacadas con-
tribuciones. En habilidad creative y studio te-
rico, el venerable pintor demostr dominio y eru-
dicin. Son muchos pintores famosos de esta es-
cuela. Sus obras, semejantes a las de la escuela
de flores y pjaros, muestran estas dos influen-
cias: la de sus respectivos maestros y la de sus
estilos individuals. Aunque las pinturas de pai-
sajes chinos son grandemente estilizadas y me-
nos susceptible a innovaciones, los aos en la
nueva sociedad han trado cambios en las obras
de estos artists, observando la nueva material
de sus temas, el espritu de los tiempos, un fres-
co toque de vida, un estilo individual ms aca-
bado, y una mayor energa de movimientos. Con
estas nuevas cualidades, sus trabajos se vuelven
cada vez ms populares.

(*) Fu Pao-shi, famoso pintor chino, es vice-pre-
sidente de la Unin de Artistas Chinos y Di-
rector de la Academia de Pintura China de
Kiangsu.


Siang'-ning.








































CENTRO REGIONAL

UNESCO PARA EL HEMISFERIO

OCCIDENTAL


En un suntuoso edificio de la esquina diagonal al
teatro Amadeo Roldn (Calzada y D, Vedado)
hay un mstil donde flota la bandera de la ONU.
Pasando la puerta del jardn en la fachada inte-
rior se lee: "Centro Regional de la UNESCO
para el Hemisferio Occidental". Vamos a infor-
mar qu significant la bandera y el rtulo sobre
bronce, dndole la palabra al doctor Carlos Vc-
tor Penna, Director desde 1952 hasta julio del


corriente, que sali ascendido a Paris, sustituyn-
dole el Licenciado Julio Aguiar y Prez.
Lo esencial de la UNESCO
El objetivo fundamental de la UNESCO es con-
tribuir a la paz y a la seguridad, estimulando,
a travs de la educacin, la ciencia y la cultural,
la colaboarcin international con el propsito de

























asegurar el respeto universal a la justicia, a la
ley, a los derechos humans y a las libertades
fundamentals que la Carta de las Naciones Uni-
das reconoce a todos los pueblos del mundo sin
distincin de raza, sexo, idioma o religion. La
Constitucin de la UNESCO fue preparada por
44 pauses, en noviembre de 1945, en una reunin
convocada por iniciativa de Francia y del Reino
Unido. La UNESCO se estableci oficialmente
el 4 de noviembre de 1946 y en la actualidad
forman parte de ella los Estados Miembros y 3
Estados Asociados. La Secretara General de la
Organizacin se encuentra en Pars, ciudad en
la que generalmente se lleva a cabo, cada dos
aos, la Conferencia General que determine el
Program de Trabajo y el Presupuesto de la Or-
ganizacin.

El Porqu del Centro Regional

Fue creado por decision tomada por la Cuarta
Reunin de la Conferencia General de la
UNESCO, celebrada en Beirut en 1947. El Cen-
tro se inaugur en la ciudad de La Habana, gra-
cias a la colaboracin official y del pueblo cu-
bano, el 24 de febrero de 1950.
La funcin esencial del Centro es facilitar las
relaciones entire la UNESCO y los Estados Miem-
bros del Hemisferio Occidental, y servir como
element de enlace para la ejecucin y desarro-
llo de ciertos aspects de su Programa. En los
primeros aos este Centro abarcaba un sinn-
mero de actividades, pero el volume y la com-
plejidad crecientes de los programs de la
UNESCO en Amrica Latina, hizo necesario que
la Organizacin descentralizara algunas de sus
actividades. Es as que el Centro de Coopera-
cin Cientfica que funciona en Montevideo se
encarga de las areas relatives a las ciencias
exactas y naturales. Los Programas Regionales
en material de mejoramiento de la comunidad se
llevan a cabo en el Centro de Educacin Funda-
mental para el Desarrollo de la Comunidad en
Amrica Latina, que tiene su sede en Ptzcuaro,
Michoacn, Mxico; especialmente en lo que
atae a la formacin de personal de inspeccin
y administracin. Las labores propias del Pro-
yecto Principal de Educacin para la Amrica


Recepcin en el Centro al Dr. Pio-Carlo Terenzio, Director
de Relaciones con los Estados Miembros de la UNESCO
(tercero a la derecha), acompaado de Aguilar Prez,
Nones Suere, Carlos Lechuga, Fernndez Coso y Marta
Jimnez.





















Valva 6 1 9'

Ry50

R!


Sede de la UNESCO en la Plaza de Fonteioy, el edificio
ms international de Pars.


"
























Latina son conducidas por una oficina estableci-
da en Santiago de Chile, y las actividades de
educacin de adults relacionalas con el Progra-
ma Internacionaldel Trabajo en Lima, Per, para
lo cual la UNESpO ha nombrado un Director-
Adjunto. En consecuencia, la actividad esencial
del Centro Regional de la UNESCO en el He-
misferio Occidental se dirige a estimular la or-
ganizacin y el desarrollo de las Comisiones Na-
cionales de la UNESCO y a fomentar en la
region los programs del Departamento de Ac-
tividades Culturales. De acuerdo con un conve-
nio celebrado con el Gobierno de Cuba, el
Centro Regional opera un Centro de Documen-
tacin Pedag6gica que edita un "Boletn infor-
mativo" y compila bibliografa que pone a dis-
posicin de las >autoridades educativas de los
pases latinoamericanos, de los experts en Asis-
tencia Tcnica en el campo pedaggico y de los
especialistas en esta material.

Misin en Amrica Latina

Los distintos servicios mencionados constituyen
medios de enlace entire los pases del Hemisferio
y nuestra Secretara General que funciona, como
se sabe, en Pars. En este sentido cabe recorder
una frase del mensaje del entonces Director Ge-
neral dela UNESCO, Dr. Jaime Torres Bodet, con
motivo de la inauguracin del Centro Regional:


























"La UNESCO amenguara su vocacin de univer-
salidad si patrocinase rganos destinados a com-
primir, dentro de lmites geogrficos, siempre
exiguos, el amplio movimiento de solidaridad
international que, por mandato de su Acta cons-
titutiva, tiene el deber de estimular. El regiona-
lismo, cuando se opone como barrera a la com-
prensin humana, no se concibe en nuestra fun-
cin."
Por ello puede considerarse como uno de los
objetivos de esta Oficina el facilitar el fortale-
cimiento de las relaciones culturales de las na-
ciones latinoamericanas a travs de nuestra Se-
cretaria -con todos los pases del mundo. Las
expresiones de esta cultural y los esfuerzos que
la Amrica Latina realize para mejorar sus sis-
temas educativos y sus adelantos cientficos, ha-
llan, por intermedio de la UNESCO, un amplio
scenario mundial donde proyectarse, y gracias
a ella, encuentran facilitados los caminos para
beneficiarse de las experiencias que en estos
campos fupndamentales de la actividad humana
llevan a cabo las naciones del mundo.

Al servicio del pblico

El Centro Regional de la UNESCO ha tratado
de servir, en la mayor media possible, las nece-
sidades informativas de las personas que se in-
teresan por los programs de trabajo en la
UNESCO. Estas facilidades, gracias al Centro
de Documentacin Pedaggica, se han ampliado
dentro del campo especfico de la educacin.
Por ello nos result siempre grato dar respuesta
a la nutrida correspondencia que nos llega de
los pases latinoamericanos solicitndonos, ya
sea una simple informacin sobre la UNESCO o
una bibliografa sobre un tema determinado, as
como facilitar el uso de la documentacin reuni-
da en nuestra Biblioteca, a quienes le requieran
con propsitos de studio e investigacin. Las
puertas de esta Institucin estn abiertas no
slo al pblico cubano, que por razones geogr-
ficas tiene acceso director a ella, sino al conjunto
de pauses del Hemisferio Occidental a los cuales,
Central de Caracas y en la Universidad de la


Ren Maheu, Director General de la UNESCO, recibe a
nuestro Embajador Permanente, doctor Juan Marinello.


de acuerdo con el criterio que determine la or-
ganizacin de la Oficina, debemos servir a tra-
vs de sus Comisiones Nacionales, con la mayor
vocacin y buena voluntad.

Licenciado Julio Aguilar y Prez, actual Director
del Centro Regional: mexicano, maestro, cate-
drtico en la Escuela de Ciencias Polticas y So-
ciales de la Universidad Nacional Autnoma de
Mxico, ganador de bases de la UNESCO y Ias
Naciones Unidas. Tiene una carrera como fun-
cionario del Ministerio de Educacin Pblica de
su pas, y tambin en el periodismo. Conoca a
Cuba desde 1957.
Ingeniero Carlos E. Nones Suere, Subdirector;
venezolano, graduado en el Instituto Tecnolgico
de Massachusetts, U.S.A., en la Universidad
Sorbonne, Pars, Ingeniero Qumico, trabaj en
el Institute Venezolano para Petroqumicos y
como professor en la Academia Naval, en Mai-
queta y en actividades de las NN.UU. Ingres
en la UNESCO recientemente.














centenario de la


PRIMERA INTERNATIONAL


En un mitin pblico celebrado en el St. Martin's Hall en
Londres, el 28 de septiembre de 1864 se decidi fundar
la Asociacin Internacional de Trabajadores y su Consejo
General, con asiento en la capital inglesa, que actuara
como intermediario entire las sociedades obreras de Ale-
mania, Italia, Francia e Inglaterra. Poco despus, el Pri-
mero de noviembre del mismo ao, Carlos Marx presen-
taba el "Mensaje inaugural" y los estatutos generals de
la organizacin obrera international. El "Mensaje Inaugu-
ral" expresaba en uno de sus prrafos: "La conquista del
poder poltico ha venido a ser... El gran deber de la
clase obrera".
As naci la PRIMERA INTERNACIONAL, cuyo centenario se
cumple en este ao de 1964. El acontecimiento, fruto
del trabajo incansable de los geniales fundadores del
comunismo cientfico, Carlos Marx y Federico Engels, se
realize en los albores del movimiento revolucionario del
proletariado cuyo pujante desarrollo es signo trascen-
dental de los nuevos tiempos que vive la humanidad.
La PRIMERA INTERNACIONAL dio inicio a la vertebracin
de los esfuerzos de la clase obrera de todos los pases,
superando estrecheces nacionalistas y sectarias; prepare
en los doce aos que mediaron entire la fundacin en
Londres hasta su disolucin en el Congreso de Philadelphia
de 1876, las condiciones que ms tarde permitiran crear
partidos obreros de masa. A estos partidos brind, y
brinda an, el tesoro de sus experiencias en tcticas de
lucha, por ejemplo aquella sealada por Marx de "suave
en la forma, firme en el fondo".
La PRIMERA INTERNACIONAL puso en march las tradicio-
nes revolucionarias que hoy siguen con orgullo el movi-
miento obrero y comunista international. La mayor con-
quista de este movimiento es el sistema mundial del socia-
lismo, donde se agrupan ms de mil millones de series
humans, liberados para siempre de la explotacin del
hombre por el hombre. El internacionalismo proletario,
bandera que levantan hoy 42-millones de militants de
90 partidos marxistas-leninistas, a los cuales siguen cente-


nares de millones de personas, mostr por primera vez
su alcance en la "Asociacin Internacional de Trabajado-
res". En esta organizacin, los que marchaban a la cabeza
del movimiento obrero comprendieron la necesidad de dar
aplicacin a la consigna proclamada en el "Manifiesto
Comunista" de 1848: "Proletarios de todos los pases,
unios!"
Al mismo tiempo, la PRIMERA, INTERNACIONAL fund la
teora del socialismo cientfico con el movimiento obrero
de masas. Fue el vehculo para absorber gradualmente a
todas las sectas socialists y semi-socialistas de aquel
tiempo en una verdadera organizacin de lucha de la
clase obrera, cimentada sobre los principios marxistas que
triunfaron en combat continue contra las tendencies pe-
queo burguesas, oportunistas y escisionistas.
Al honrar a la primera gran organizacin international
de los trabajadores y sus fundadores, Marx y Engels, el
pueblo cubano saluda la memorial de todos los luchado-
res de la clase obrera y sus vanguardias, cados a lo
largo de un siglo en el combat por la libertad y la
felicidad de las masas populares. Rinde tambin tribute
a los militants comunistas ilegalizados y muchas veces
perseguidos en 40 pases, al movimiento de liberacin
national, que apoyado por el campo socialist y toda la
humanidad progresista, batalla arduamente por sacudir
las cadenas imperialistas y colonialistas en Asia, Africa,
y Amrica Latina.
Saludamos en el aniversario de la PRIMERA INTERNACIO-
NAL a los hermanos del campo socialist que construyen
la nueva sociedad y a la querida Unin Sovitica que da
los primeros pasos en la edificacin del sueo ms pre-
ciado de la humanidad: el comunismo.
En Cuba, redoblamos los esfuerzos en la gran transfor-
macin del pas en que estamos empeados. Creando la
base material y tcnica, desarrollando la revolucin cul-
tural, adelantamos en la construccin del socialismo,
haciendo frente con firmeza a las agresiones del impe-
rialismo. Nos guan inmortales tradiciones que alborea-
ron en 1864, en la PRIMERA INTERNATIONAL.




















NOTICIAS DE CULTURAk


ND :A QUEDO INAUGURADA UNA FERIA DEL LIBRO.
-En Pinar del Ro, en el local de la Escuela Ta-
ller de Artes Plsticas, con la celebracin de la
SRegional de Cultura, las organizaciones de ma-
N-- d. e d. PLA sas y el aporte entusiasta de los aficionados de
Sla provincial.


Ro;;MR






PREMIADO NUESTRO REDACTOR ONELIO
JORGE CARDOSO.-Con motive de las cele-
braciones del 26 de Julio pasado, la Unin de
Periodistas de Cuba hizo el "Concurso Periods-
tico 26 de Julio" y, en l, result premiado un
trabajo aparecido en las pginas de PUEBLO Y
CULTURA. Se trata de "En Santiago antes del
26", de nuestro redactor, ONELIO JORGE CAR-
DOSO. Lo felicitamos agradecindole el premio
que ha trado a nuestra revista.













INAvEiWASA NMPOSICION "ARTE POPULAR
DE HUNGRIA".-Auspiciada por el Consejo Na-
cional de Cultura y la Embajada de la Repblica
Popular de Hungra, qued inaugurada el da lo.
de septiembre la Exposicin titulada "Arte Po-
pular de Hungra", en la que se exhibieron trajes,
tejidos, cermicas, alfombras y otras produccio-
nes artesanales del hermano pas. En el acto
hicieron uso de la palabra el Dr. Eduardo Coro-
na, de Relaciones Culturales con el Extranjero
del C.N.C.; el seor Gyorgy Ander Ajtai, Encar-
gado de Negocios de la Repblica Popular de
Hungra, el Agregado seor Janos Domeny y
otros.


ACTOS EN HOMENAJE A MEXICO.-Una series
de actos en Homenaje a la Repblica de Mxico,
se efectuaron del 14 al 20 de septiembre con
motivo d^l 154 Aniversario de su Independencia
auspiciados por la Sociedad Cubano-Mexicana
de Relaciones Culturales y con la colaboracin
del Consejo Nacional de Cultura, la Casa de las
Amricas, el Instituto Cubano de Radiodifusin,
el ICAIP y los Comits de Defensa de la Revo-
lucin.


CURSILLO SOBRE LA MODA EN LA BIBLIOTE-
CA. El mircoles 16 de septiembre qued
abierta la matrcula para el cursillo "Evolucin
de la Moda", que se ofrecer durante 9 lunes
consecutivos, a partir del 5 de octubre, por el
Departamento de Arte de la Biblioteca Nacio-
nal. Estar a cargo de la profesora Mara Elena
Molinet, limitndose la matrcula a 250 per-
sonas.


NUMEROSAS EXPOSICIONES EN TODA LA
ISLA.-Numerosas exposiciones de nuestros ar-
tistas plsticos se estn ofreciendo en distintas
ciudades de la Isla, a fin de llevar todas las ma-
nifestaciones plsticas al pueblo. Durante el mes
de septiembre se mantuvieron abiertas las si-
guientes exposiciones: En la Galera de Santa
Clara, la exposicin "Obreros, Mscaras, y Pai-
sajes", leos de Adigio Bentez; en la Galera de
.Matanzas, "Reproducciones de pinturas del ar-
tista chino "Chi Pai-shi"; en la Galera de Cien-
fuegos, Panorama de Israel, exposicin fotogr-
fica de arqueologa, en la Galera de Oriente,
"Dos Momentos", fotos de Mayito; en la Galera
de Ciego de Avila, "Estudios para un Mural",
del pintor chileno Jos Venturelli; en la Galera
de Artemisa, "Pinturas y Dibujos sobre Hroes,
Jinetes y Paisajes", de Servando Cabrera More-
no, y en la Galera de La Habana, la exposicin
"Fragmento", collages de Juan Tapia Ruano.


__






































OFRECIO EL CONSEJO NATIONAL DE CUL.
TURA CONCERTO DE MUSIC POPULAR A
CONSEJEROS Y AGREGADOS CULTURALES.
-El da 4 de septiembre el C.N.C. ofreci un
Concierto de Msica Popular Cubana a los Con-
sejeros y Agregados Culturales del Cuerpo Di-
plomtico acreditado en Cuba, con un program
que comprendi la presentacin de grupos musi-


cales y solistas representantes de nuestra msica
popular y folklrica. El Septeto Nacional de Pi-
eiro, la Charanga Tpica Cubana, el Coro Folk-
lrico Cubano, Frank Emilio, el bartono Adria-
no Rodrguez y Bola de Nieve prestaron su con-
curso, interpretando canciones de Ignacio Pinei-
ro. E. Pena, Jos E. Urf, Piloto y Vera, Sindo
Garay y Gilberto Valds.


NOTICIAS DE CULTURAL


____












CONTRIBUTE LA BIBLIOTECA AL FORUM AZU-
CARGRO.-Con la preparacin de dos folletos,
id primer con la traduccin de un artculo so-
bre el azcar, presentado en un congress azuca-
rero celebrado en la Isla Mauricio y titulado
"Revista de los recientes adelantos y tendencies
en 1e cultivo de la caa de azcar y otro que
incluye una bibliografa del primer product cu-
bano. El primer F6rum Azucarero Nacional cele-
brado del 17 al 19 de septiembre en el capitolio
Nacional cont adems con la presencia- de per-
sonal bibliotecario especializado encargado de
distribuir los folletos confeccionados. As contri-
buy la Direccin General de Bibliotecas a la
realizacin de este magnfico event y por ende,
a la Revolucin Tcnica en nuestro pas.


EXPOSITION DE ARTE POPULAR MEXICANA.
-En la Casa de las Amricas (G y Tercera, Ve-
dado) y bajo los auspicios de sta, el Consejo
Nacional de Cultura y la Sociedad Cubano-Me-
xicana de Relaciones Culturales, qued inaugu-
rada la Exposicin de arte Popular Mexicano y
Grabados Originales de Jos Guadalupe Posada,
en los salones de la Galera Latinoamericana que
radica en La Casa de las Amrcas. Esta valiosa
exposicin, que forma parte de la coleccin ad-
quirida por el Consejo Nacional de Cultura, a
travs de la UNESCO, est compuesta de joye-
ros de madera, terracotas de Tlaxcala, forms
de barro, cermica, prendas de vestir y bcaros
etctera, y constitute una exponente de la cul-
tura mexicana de much inters. La coleccin
ser instalada en el Museo de Arte Popular, que
ser inaugurado en el edificio que fuera propie-
dad de los Condes de Casa-Bayona en la Plaza
de la Catedral de La Habana.


"ENSAMBLAJES" DE ANTONIA EIRIZ.-La Ar-
tista del mes en el Museo Nacional, Palacio de
Bellas Artes. Expone personalmente por segundo
vez. De ella ha dicho Mara Teresa Bruzn: "Des-
pus de ver los ensamblajes de Antonia Eiriz y
salir a la calle ya no podemos permanecer in-
sensibles ante esos montones de escombros y de
cosas destruidas que salen a veces a nuestro
paso; ellos en manos del artist cobrarn nuevas
formas, ya que slo l los puede elevar de lo
'vulgar".


iXPOSICION FOTOGRAFICA "LA COMUNA
POPULAR AVANZA".-EI pasado 26 de sep-
tiembre qued inaugurada, en el local que ocu-
pa la Sociedad de Amistad Cubano-Espaola, la
Exposicin Fotogrfica "La Comuna Popular
Avanza", que fue organizada por el Consejo Na-
cional de Cultura y la Embajada de la Repblica
Popular China, con motivo del XV Aniversario
de la Proclamacin de la Repblica Popular Chi-
na, La Exposicin, es un muestrario fotogrfico
de las grandes transformaciones que, en el orden
Fural, ha logrado la R. P. China en sus aos de
rontruccin del Socialismo y luego de las trans-
formaciones sociales de 1958, al establecerse las
comunas populares sobre la base de las coopera-
#ivas de produccin agrcola.


___


_ _


I__ _ _I _


II_ I_ __ U _ _~ __















CURSO DE APRECIACION MUSICAL.-En la
Biblioteca Nacional, fue inaugurado el da 16 de
septiembre el Curso de Apreciacin Musical, con
el primer ciclo "La Msica del barroco", iniciado
con la charla "Qu es la Audicin Activa" a car-
go de Jos Mara Bidot.


OBTIENE CECILIO TIELES MENCION DE NO.
NOR.-Con la participacin de 31 artists de 14
pases, se celebr el Segundo Concurso Interna-
cional "Vianna da Motta", de Portugal, donde
Cecilio Tieles, de Cuba, recibi Mencin de Ho-
nor otorgado por los miembros del Jurado.


NOTICIAS DE CULTURAL











NOTICIAS DE CULTURAL


HOMENAJE AL CENTENARIO DE LA PRIMERA
INTERNACIONAL.-La Unin de J6venes Co-
munistas y los Organismos de Masa del Consejo
Nacional de Cultura, organizaron una series de
actividades que se celebraron en Homenaje a la
Primera Internacional Comunista. Estas activida-
des se iniciaron el 14 de septiembre y se exten-
dieron hasta el 28 del propio mes, en el local
que ocupa el organism, Avenida 48 entire 120
y 122, Marianao, con el siguiente progratna:
Concurso Literario sobre el Centenario de la
Primera Internacional Comunista; Feria del Li-
bro, del 15 al 30; el sbado 19 en la Sala "ico
Lpez" del C.N.C. ofreci una charla sobre la
Primera Internacional, el compaero Ramn Cal-
cines, miembro de la direccin national del
PURSC; proyeccin de la cinta: "Un hombre de
verdad", el da 24; dos documentales, entrega
de premios del Concurso Literario, el 28; y Clau-
sura de la Jornada como Saludo a la Interna-
cional.



CONCURSO MUSICAL "HIMNOS Y MAR-
3 CHAS DE LA FAR".-La Direccin de Instruc-
ci6n Revolucionaria ha convocado a un concurso
en el que pueden participar todos los composi-
tores cubanos, residents en el pas, con el fin
de seleccionar la obra musical que representa-
r, tanto en el combat como en la paz, a las
Unidades Blindadas y Marina de Guerra Revo-
lucionaria de las FA de Cuba.
El concurso contempla dos tipos de creacin:
Himnos acompaados con el texto correspon-
y ludiente y Marchas sin texto potico, ambas escri-
)Q *I tas con su armonizacin correct para piano y
S L que deben tener no ms de 40 compass. Se en-
,e m --L RoYgAA.feD tregarn tres copies de cada obra presentada.
Los Himnos y Marchas sern dedicados a las
Unidades de Combate siguientes: Infantera, Ar-
tillera, Fuerza Area, Fuerza Blindada (tanquis-
tas) y Marina de Guerra Revolucionarias.
El concurso permanecer abierto hasta el 15 de
diciembre del present ao y el jurado est in-
tegrado por miembros del MINFAR, de la Socie-
dad de Autores Cubanos, la UNEAC, un msico
de la banda del EMG y un designado del Con-
sejo Nacional de Cultura. La entrega de las
obras deber hacerse en la Direccin de Instruc-
cin Revolucionaria del MINFAR, Seccin de
Cultural, en San Pedro y Obrapa, La Habana.
El MINFAR entregar diplomas y trofeos a los
que resulten ganadores y brindar una semana
con todos los gastos pagados en Varadero u otro
lugar de recreo de Cuba.


























JUAN SEBASTIAN BACH


El acercamiento a la riqueza spiritual y tcnica de Juan
Sebastin Bach es el asomo ante la universalidad y la
serenidad. Bach es el genio musical ms grande de
todos los tiempos, el puente donde se unen con insupe-
rable poder de creacin la rigurosidad polifnica y la
armona unida a la meloda acompaada. Y much ms:
la nobleza del sentimiento expresada en la lgica y niti-
dez de la forma.
Naci en Eisenach, pequea ciudad de la Turingia alema-
na en 1865. Perteneca a una familiar de slida tradi-
cin musical -en seis generaciones siempre se encuen-
tran dos o tres msicos en cada una- entire los que
se destaca su to Juan Cristbal Bach (1642-1703). Su
padre era el violinist de la corte dce Eisenach Juan Am-
brosio. Hurfano de pequeo Juan Sebastin es educado
por su hermano mayor Juan Cristbal, quien le ayuda en
su formacin musical. En Luneburgo ingresa en el coro
del Gimnasium de San Miguel; tena entonces 15 aos.
En 1703 pasa various meses en la casa del prncipe de
Sajonia-Weimar. Poco despus es nombrado organista en
Arnstadt. Marcha a Lbeck para escuchar a Buxtehude.
Es organista en Mhlhausen (1707) y un ao despus en
la corte de Sajonia-Weimar. Parte en 1717 para Koeten,
donde compone seis joyas de la msica: los "Conciertos de
Brandemburgo".
En 1718 hace un viaje a Halle, donde Handel viva por
aquel entonces. Por desgracia, ste se haba ausentado el
da anterior a la llegada de Juan Sebastin. Las dos cum-
bres del barroco no llegaron a encontrarse en vida. Sin
embargo, Juan Sebastin conoci personalmente a Tale-
mann, del que lleg a ser buen amigo.


Al morir su esposa Mara Brbara, Bach contrae nuevas
nupcias con Ana Magdalena Wlken en Leipzig. Corre el
ao 1721. En Leipzig, Bach ensea canto y msica ins-
trumental, dirige el coro y describe cantatas y oratorios.
Su dominio en este ltimo gnero queda evidenciado en
la Pasin segn San Juan y segn San Mateo. A estas
obras corales Bach habra de agregar an otra monu-
mental: la Misa en si menor."
Cantor de Santo Toms de Leipzig conserve el puesto
hasta su muerte. Esta sobrevino despus de una penosa
ceguera que no slo le arranc la vista sino su salud ge-
neral. Se afirma que la ceguera fue consecuencia de la
fatiga al grabarse l mismo sus composiciones. Tuvo
veinte hijos con sus dos esposas, de los que le sobrevi-
vieron seis varones y cuatro hembras.

Su existencia fue apacible en lo exterior, pues la llama
vigorosa de su genio estaba circundada de una tranquila
filosofa. Pero su serenidad, la que nos invade atrave-
sando dos siglos desde la "Chacona" o la "Suite en re",
desde un "Concierto de Brandemburgo" o al aria "Las
Ovejas Sern Bendecidas", es la serenidad de los fuertes
y no la resignacin de los dbiles, los vencidos.
La msica de Juan Sebastin Bach, Everest de la cultural
humana, no es un sedante. Es, por el contrario, un incen-
tivo al conocimiento y el dominio de la potencia, la ar-
mona y la grandeza a veces oculta que late en la estirpe
de Prometeo...
B. C.


GRANDES COMPOSITORES





























Un buen da, por la tarde, hallbase el no me-
nos bondadoso alguacil Ivn Dimitrievich Cher-
viakov sentado en la segunda fila del patio de
butacas, mirando con inters a travs de sus ge-
melos. Las campanas de Corneville. El tema
y la trama de la obra le absorban por complete
y.se senta sumamente feliz. Pero, de repen-
te... En los cuentos, a menudo, sale a relucir
este "de repente". Y los escritores tienen razn
porque la vida est hecha de cosas imprevistas
e inesperadas. Decamos, pues, que de repente
su cara se contrajo, entorn los ojos y su respi-
racin qued en suspense slo el tiempo just
para agacharse y . ., izas! . ., estornudar.
A nadie se le censura por estornudar, sea cual-
quiera el sitio en que se encuentre, siempre,
claro est, que sea completamente impossible el
contenerse y se procure hacer con la debida
correccin. Tanto los mujiks como los jefes de
Polica, y aun a veces hasta los mismos conse-
jeros secrets estornudan. Todos, altos y bajos,
suelen estornudar cuando llega el caso.
Por esta causa y consideraciones Cherviakov
no se turb lo ms mnimo. Sac el pauelo
y se lo llev a la boca. Y luego, como cualquier


otra persona bien educada, mir en torno suyo
para ver, si por casualidad y sin querer, haba
molestado a alguien. Y fue entonces cuando se
qued todo confuso. Habase dado cuenta de
que el anciano que se hallaba precisamente en
la butaca de la primera fila delante de l se
secaba cuidadosamente la calva y el cuello con
el guante, mascullando algo entire dientes, que
no lleg a entender. Cherviakov reconoci en
la persona del anciano al general(*) Brizjalov,
del Ministerio de Caminos. "Le he salpicado
-pens Cherniakov. No es mi jefe, pero tengo
que haberle molestado, y de todas forms ten-
dr que disculparme".
Cherviakov tosi un poco, se arregl el unifor-
me ligeramente y luego, inclinndose con res-
peto hacia adelante, dijo muy bajito al odo del
general:
-Perdneme, excelencia. Le he salpicado...,
lo hice sin querer.
-No tiene importancia -contest el general.
-Por amor de Dios, perdneme. Yo ... Ha
sido algo casual, sin querer!
-lEst bien, est bien! Pero... por favor,
sintese! Djeme escuchar!
(*) En la antigua Rusia, los funcionarios del Estado re-
ciban grados como los militares.


la muerte del funcionario

(Cuento)



/ ANTON CHEJOV
Lust. Tapia Ruano


I - li
L


- -II -----
I 1 LI



























Cherviakov se turb y, sonriendo estpidamente,
intent otra vez fijarse en la escena. Pero ya
el espectculo no le causaba idntica sensacin,
ni le proporcionaba placer alguno. Le atormen-
taba la falta, inconscientemente cometida, y se
senta inquieto.
En el descanso se acerc a Brizjalov, mas antes
de decidirse a hablarle se estuvo un buen rato
pasendose por donde el general se encontraba,
hasta que por fin, venciendo su timidez, mur-
mur:
-Yo, excelencia, le salpiqu... Le ruego enca-
recidamente que me disculpe... Pues yo...,
como no fue por ...
-Le vuelvo a repetir que est bien. Ya hasta
me haba olvidado del pequeo percance, que
no tiene importancia, y used sigue con lo mis-
mo -y entonces el general hizo una mueca de
desagrado, llena de impaciencia.
"Dice que se ha olvidado y, sin embargo, su
mirada revela resentimiento -pens Cherniakov
mirando, incrdulo, al general-; ni tan siquie-
ra se ha dignado hablar de ello. He de expli-
carle que lo hice sin querer ..., que es una ley
de naturaleza, superior a nosotros mismos; por-


1


que, si no, ser capaz de career que tena inten-
cin premeditada al escupirle. Ahora es po-
sible que no piense de esta forma, pero luego
puede ser que si."
Al llegar a su casa, Cherniakov cont con todo
detalle a su esposa la incorreccin que involun-
tariamente haba cometido. Y le pareci que
sta tomaba con demasiada ligereza lo ocurrido,
puesto que si al principio se haba asustado, ms
tarde, al enterarse de que Brizjalov no tena
nada que ver con su marido, se tranquiliz.
-De todos modos, es necesario que vayas a
disculparte -le dijo ella. Porque, si no, quizs
pueda pensar que no sabes comportarte en p-
blico como un caballero.
-As es, justamente. Yo me disculpar en el
acto, pero el general, es algo extrao. No me
contest ni dijo nada en concrete. Adems, no
haba tiempo para ello, ni era lugar ade-
cuado...
As es que al da siguiente Cherniakov fue a ex-
cusarse con el general. Pero para esta entre-
tista haba ido antes al peluquero, a que le
arreglasen cuidadosamente el pelo. Y hasta se
puso uniform de gala.


































Al entrar en la sala de audiencia vio a cuantos
haban acudido a la recepcin en splica de
algo que pedir o solicitar.' Y entire ellos al ge-
neral en persona, ya que haba empezado a es-
cuchar a cada uno en su peticin concrete en
relacin al asunto que all les haba llevado. Y
tras haber odo e interrogado a unos cuantos,
el general repar en Cherniakov.
-Ayer en el teatro . supongo que recordar
su excelencia -empez a decir Cherniakov-,
estornud, y ... sin querer le salpiqu ...
Perdn .. .
-iQu tontera! iVaya por Dios!... Qu es
lo que desea? -pregunt el general al siguien-
te solicitante, haciendo caso omiso a la expli-
cacin de nuestro buen hombre.
-Ni tan siquiera quiere oir hablar de ello
-pens Cherniakov, palideciendo. Entonces
quiere decir que sigue enfadado... No; esto no
puede quedar as... Yo le explicar...
Cuando el general acab con el ltimo visitan-
te, y ya se iba a retirar a sus departamentos
privados, Cherniakov le sigui unos pass mur-
murando:
-iExcelencia!... Si me atrevo a importunar
nuevamente a su excelencia, es slo bajo el im-
pulso de mi ms sincero arrepentimiento ...
Vuestra excelencia no puede ignorar que fue
una falta involuntaria, que no lo hice adrede.
El general hizo una mueca indefinida y alz los
hombros.
-Caballero! Usted est bromeando, sin duda
alguna -exclam, ya fuera de s. Y al decir
esto, el general desapareci, cerrando la puerta
de su despacho.
-Qu broma puede haber aqu? -pensaba
Cherniakov cuando iba amino de su casa. Aqu
no hay ninguna broma, y no obstante ser l


todo un general, no lo comprende. Pues si es
as no volver ms a disculparme delante de este
fanfarrn. Que se vaya al mismsimo diablo!
Le escribir pero no ir ms a verle. Ya lo
creo que no volver!
Pero la dichosa carta no pudo ser escrita. Por
much que pensaba, y por ms vueltas que daba
a su cabeza; no lograba redactarla. As es que
al da siguiente tuvo que ir l mismo otra vez
a visitar al general para disculparse y explicar
nuevamente lo sucedido.
-Ayer vine a molester a su excelencia -con-
sigui murmurar cuando el general fij en l
su mirada, interrogadora-, no para bromear,
como vuestra excelencia se dign decir ayer,
sino para .sinceramente disculparme de que al
estornudar le salpiqu... Lo que no tena in-
tencin de bromear. Cmo puede suponer
vuestra excelencia que iba a atreverme a hacer
tal descortesa y falta? Si todos lo hiciramos
no existira respeto alguno, y... nos estaramos
constantemente faltando unos a otros...
-Largo de aqu! -vocifer fuera de s el ge-
neral, cuya cara se haba vuelto como la grana,
temblando de ira.
-Qu? -dijo en voz baja Cherniakov, pali-
deciendo de espanto.
-Largo de aqu! -volvi a repetir el gene-
ral, pataleando de furor e impaciencia.
Cherniakov sinti como si algo se le despren-
diese en el estmago. Y anonadado, sin ver ni
or nada, se encamin hacia la puerta y se mar-
ch lentamente a su casa ...
Lleg mecnicamente andando como un aut-
mata, como un mueco. Y ya en su casa, sin
ni siquiera quitarse el uniform de gala, se acos-
t en el sof y... se muri.


la muerte

del funcionario











libros


autores comentarios


"En el hombre todo debe ser hermoso. Tanto
el rostro como la vestimenta; tanto el alma
como los pensamientos".
As se expresa un personaje de Chejov. Y es
evidence que tal punto de vista orresponde al
propio autor. Es ms: lo sostiene reiteradamen-
te a travs de toda su obra, como un deseo fer-
viente que, por desgracia, no siempre se cumple.
Y quiz sea la falta de relacin entire esperanza
y realidad, lo que imprimi ese tono de melan-
cola que caracteriza el estilo de Antn Pav-
lovitch.
Como hombre y como escritor, soaba con el
future, con el triunfo de la belleza, la felicidad


y la libertad. Pero que ella ocurriera no era
nada fcil, sobre todo en la Rusia que l calific
alguna vez de "pas absurdo y desorganizado",
y al que pretenda cambiar.
Hijo de un comerciante y nieto de un esclavo-
campesino, tuvo lo que podra Ilamarse, sin
juego de palabras, una niez sin infancia, que
le proporcion una fuerza interior concentrada
para vencer las dificultades y la hostilidad del
medio pequeo burgus en que se desenvolvi
su existencia.
Fue Pushkin quien dijo: "Los escritores nobles
toman todo gratuitamente de la naturaleza; los
plebeyos tienen que comprarlo al precio de su
juventud".












libros


autores comentarios


Chejov lo aprendi en care propia. iCuntos
hechos, cuntos trabajos, cunto dolor propio
y ajeno; pero tambin intensamente sentido, a
lo largo de sus 44 aros de vida!
Sus dos grandes enemigos fueron el despotismo
y la mentira. Durante su mocedad, uno y otra,
as como las tonteras y vaciedades de la gente
y la vulgaridad de la vida, parecieron divertirle.
Pero a media que atravesaba la juventud y se
adentraba en la madurez, acabaron por produ-
cirle tristeza. Y ese sentimiento se advierte cla-
ramente en sus creaciones, tanto en el cuento
como en la novela y el teatro.
Y si al principio de su carrera consider im-
portante la capacidad del ser human para en-
tender las bromas -sin la cual no hay humo-
rismo posible-, luego comprendi que no siem-
pre es as. En particular, durante y despus de
la dcada del 80, que se caracteriz por el te-
rror que sigui al asesinato de Alejandro II, has-
ta el punto de que Lenin comparara a esa d-
cada con una crcel. A partir de entonces, es
ms visible en su obra el tema de la responsa-
bilidad del hombre por su propia vida, present
sobre todo en sus obras teatrales.
Para Chejov, como para Gorki, el trabajo era
lo principal en la vida. A los 24 aos se recibi
de mdico y fue a trabajar al campo. Fue en-
tonces que se desarroll su amor a la naturale-
za y se hizo un maestro en la descripcin del
paisaje. Ambas caractersticas, unidas a la sen-
cillez de su estilo -la "difcil naturalidad" que
es uno de los secrets de su maestra-, lo hi-
cieron quiz el escritor del siglo XIX que mayor
influencia ha ejercido en la literature modern.
Alguna vez se dijo que sus cuentos son como
una series de cuadros perfectos y completos de
la sociedad que lo rodeaba. En cierto modo,
no era una area difcil, a condicin de poseer
un gran talent. La zona social en que hurg fue
la clase media, donde las flaquezas humans
saltan a la vista con sus ngulos ridculos, pero
tambin con sus rasgos de conmovida actitud
ante las cosas. De ah que sus personajes sean
unos pobres muecos, juguetes del destino; pero
l no los ataca ni condena; los envuelve en la
burla final de su realismo, los describe y desme-
nuza con la grandeza de un profundo y consu-
mado filsofo y los juzga con bondadosa in-
dulgencia.
Como el ser human es uno e indivisible, la ter-
nura literaria de Chejov tena su reflejo -o
quiz fuera a la inversa- en su actitud de
hombre. Tpico de.ese sentimiento era su deseo
de tener dinero, a fin de instalar un sanatorio
para profesores enfermos.
-Haria construir -deca- un edificio claro,
muy claro, con grandes ventanas y piezas altas.
Tendra una hermosa biblioteca, instruments de
msica, un colmenar, una arboleda".
Su sencillez y su naturalidad eran tan reales, tan


verdaderas, tan autnticas, que la gente, en su
presencia, experimentaba involuntariamente el
deseo de simplificarse, de ser ms verdico, de
ser uno mismo. Delante de l, los dems se des-
prendan del pintoresco ornamento de frases es-
tudiadas, de expresiones a la moda y de toda
Ja pacotilla con que los rusos de aquel tiempo,
cuando queran europeizarse, se adornaban. Y
cmo no haba de ser as, si en cierta ocasin,
sabedor de que un joven conocido suyo admi-
raba much el fongrafo, Antn Paviovith dijo
que l, en cambio, lo odiaba, "porque habla
y canta sin sentir".
Sentir, he aqu el sencillo secret, la simple fr-
mula. Chejov tena el arte de descubrir y poner
de relieve la mediocridad; un arte que slo
poseen quienes exigen much de la vida, y que
crea el ardiente deseo de ver a los hombres
sencillos, bellos y armoniosos. La vulgaridad en-
contraba en l un juez penetrante y leal. Leal,
porque en lugar de errsaarse con ella, supo
descubrir la tragedia oculta en una apariencia
burlesca, y disimular con pudor, detrs de pa-
labras y situaciones cmicas, las cosas odiosas
y crueles que adverta.
"Nadie mejor que l -seil Gorki- ha com-
prendido con tanta claridad y fineza lo trgico
en las futilezas de la vida. Nadie, antes que
l, supo mostrarle al hombre, con despiadadas
verdades, el fastidioso y miserable cuadro de
su vida, tal como se desarrolla en el oscuro caos
de la mediocridad burguesa".
Y tambin pertenecen al autor de "La Madre"
estas apreciaciones de notable propiedad:
"Leyendo las obras de Antn Chejov, sentimos
la impresin de vivir uno de esos das melan-
clicos, avanzado el otoo, cuando el aire es
tan transparent, que los rboles desnudos, las
casas angostas y los hombres se destacan n-
tidos. Todo es extrao, solitario, inmvil, sin
fuerza. Estn desiertas las lejanas profundas
y azules, se confunden con el cielo plido y som-
brean siniestramiente la tierra recubierfa de un
barro helado".
Ello se aplica a todas las creaciones del extra-
ordinario escritor que naciera en Taganrog,
Ucrania, en 1860, y falleciera en 1904. A sus
obras de teatro, como "La gaviota", "El fo
Vania", "Las tres hermanas" y "El jardn de los
cerezos'; -a sus novelas, "Los mujiks", "En,un
barranco", "Historia de mi vida", etc., a sus
innumerables cuentos, de los que citaremos so-
lamente algunos, como "El hombre en el estu-
che", "El beso", "La cerilla sueca", "Memorias
de un hombre colrico" o "La muerte del funcio-
nario", que se public en este mismo nmero
de PUEBLO Y CULTURA y cuyas palabras fina-
les son un modelo de la invariable tendencia a la
sntesis que caracteriz el realismo chejoviano.
Alejandro Verbitsky
























































FESTIVAL '64 2


















































!0 CTVS.. NO. 28/OCTUBRE DE
1964


t




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs