• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Sermon sobre la verdadera y falsa...
 Sermon de la segunda parte de la...
 Sermon de la segunda parte de la...
 Sermon de la tercera parte de la...
 Sermon sobre la felicidad de los...
 Sermon sobre la muerte del pecador...
 Sermon sobre el juicio univers...
 Sermon sobre el perdon de...
 Sermon sobre la verdad de otra...
 Sermon sobre el peligro de las...
 Sermon sobre el rico avariento
 Sermon sobre el hijo pródigo
 Sermon sobre la Samaritana
 Sermon sobre la limosna
 Sermon sobre la resurreccion de...
 Sermon sobre la inmutabilidad de...
 Sermon sobre el empleo del...
 Sermon sobre la salvacion
 Sermon sobre la pecadora del...
 Sermon sobre la perfecta observancia...
 Sermon sobre la meditacion de la...
 Sermon sobre las tentaciones
 Sermon sobre la ambicion
 Sermon sobre la religion y...
 Índice de los sermones contenidos...






Group Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00082026/00010
 Material Information
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Physical Description: v. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Claret y Clará, Antonio María, 1807-1870
Publisher: Libería Religiosa
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: 1860
 Subjects
Subject: Sermons   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Statement of Responsibility: bajo la direccion del Excmo. é Ilmo. Sr. D, Antonio María Claret.
General Note: On top of t.p. : Copiosa y variada coleccion.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00082026
Volume ID: VID00010
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 15468072

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Sermon sobre la verdadera y falsa penitencia
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
    Sermon de la segunda parte de la penitencia - Sobre la confesion
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Sermon de la segunda parte de la penitencia - Sobre la confesion
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    Sermon de la tercera parte de la penitencia - Sobre la satisfaccion
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Sermon sobre la felicidad de los justos
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
    Sermon sobre la muerte del pecador y la del justo
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Sermon sobre el juicio universal
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    Sermon sobre el perdon de las injurias
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    Sermon sobre la verdad de otra vida eterna
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
    Sermon sobre el peligro de las prosperidades temporales
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
    Sermon sobre el rico avariento
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
    Sermon sobre el hijo pródigo
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
    Sermon sobre la Samaritana
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
    Sermon sobre la limosna
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
    Sermon sobre la resurreccion de Lázaro
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
    Sermon sobre la inmutabilidad de la ley de Dios
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
    Sermon sobre el empleo del tiempo
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
    Sermon sobre la salvacion
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
    Sermon sobre la pecadora del Evangelio
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
    Sermon sobre la perfecta observancia de la ley
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
    Sermon sobre la meditacion de la muerte
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
    Sermon sobre las tentaciones
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
    Sermon sobre la ambicion
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
    Sermon sobre la religion y la probidad
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
    Índice de los sermones contenidos en este tomo
        Page 516
Full Text











COLECCION

DE


SELECTS PANEGIBICOS.



TORMO X.



*- '. '' "..
', ei ,iztt





















Various Prelados de Espaha han concedido 2400 dias de indulgencia a
todos los que leyeren i oyeren leer un capitulo 6 pdgina de cualquie-
ra de las publicaciones de la LIBRERiA RELIGIOSA.






COPIOSA Y VARIADA COLECCION
DE

SELECTS PANEGIRICOS
SOBRE LOS MISTERIOS DE LA
SANTISIMA TRINIDAD, DE JESUCRISTO
Y DE SU
SANTiSIMA MIADRE,
y sobre
LAS FESTIVIDADES DE MUCHISIMOS SANTOS:
SEGUIDA DE
ALGUNAS ORACIONES F(NEBRES
Y OTROS UTILfSIMOS SERMONES.
NALE A Zitz
bajoladirecciondelExemo. Ilmo.
SR. D. ANTONIO MARiA CLARET,
Arzobispo dimisionario de Santiago de Cuba.


STOMO X.
o'








Con aprobacion del Ordinario.
BARCELONA:
LIBRERIA RELIGIOSA.-IMPRENTA DE PABLO RIERA,
CALLI DBE nOBADOR, 6mIx. 9A T 26.
1861.










SELECTS PANEGIRICOS.



SERMON

SOBRE

LA VERDADERA Y FALSA PENITENCIA.

Convertere ad Dominum, et relinque
peccata, etc. (Eccli. xvii).
Convifrtete al Senor, y deja los pe-
cados, etc.
i. En el sermon antecedente os he exhortado, hermanos carf-
simos, 6 la prictica de la penitencia, poniendo 6 vuestra vista, ya
la utilidad admirable, y ya tambien la necesidad de esta virtud.
Ahora la razon misma parece que pide os exponga el modo de ha-
cer la penitencia saludablemente. Porque dice rectamente Plutarco :
Aquellos que exhortan 6 la virtud, y no ensefian la manera con que
se debe ejercer, son semejantes a los que despabilan la lAmpara y
no la echan aceite; de lo que sucede que encendida la Idmpara in-
mediatamente se apaga. Pues para que pueda echar este aceite 6 la
16mpara de la penitencia, con el cual arda perp6tuamente, implo-
remos humildemente el auxilio celestial por la intercesion de la sa-
grada Virgen: Ave Maria.
2. Cuando el Sefior envi6 al profeta Jeremfas 6 que predicara t
su pueblo, le encomend6 principalmente este oficio 1: que lo pri-
mero arrancara y demoliera, y despues edificara y plantara. Cual-
quiera, pues, que intent instruir el pueblo en la piedad y justicia,
lo primero 6 que debe aplicarse en la realidad es 6 destruir y arran-
car las costumbres malas 6 inveteradas, y despues (arrancadas es-
tas) sembrar las semillas de las plants saludables, esto es, de las


T. X.





6 SERMON
virtudes; al modo que suelen hacerlo aquellos que quieren culti-
var una tierra inculta y erial para sembrarla de trigo. Pues ha-
bidndome yo propuesto en este sagrado tiempo predicaros sobre la
penitencia, antes de que os trate de la verdadera, debo primero
arrancar y demoler la falsa. Este m6todo y consejo agrada tambien
A los fil6sofos, los cuales dicen que la primera virtud es huir los
vicios; porque, vencidos y quitados estos, es cosa ficil sembrar 6
ingertar las virtudes en los inimos.

Primera part.

3. Para esto se debe saber lo primero, que en todas las cosas
que constant de naturaleza 6 de arte unas hay en la realidad ver-
daderas y otras falsas, pero que ostentan y presentan especie de
verdaderas. Porque hay oro verdadero y oro adulterado; hay tam-
bien moneda verdadera y falsa, y hay margaritas y piedras ver-
daderas y falsas 6 adulteradas: esto mismo sucede tambien en nues-
tras costumbres. Porque hay verdadera y falsa justicia, verdadera
y falsa religion, verdadera y fingida humildad, y tambien verda-
dara y fingida caridad; de otra suerte nunca el Ap6stol hubiera di-
cho l que retuvibramos una dileccion sin simulacion, y una caridad
sin ficcion. Pues asf como en las otras virtudes las hay verdaderas y
adulteradas, que retienen la especie de piedad, mas que niegan su
valor; asi tambien puede esto suceder en la penitencia, que una
sea verdadera y otra fingida y disimulada : verdadera es aquella
que el Sefior nos pide por el Profeta, cuando dice 2: Convertfos &
mi de todo vuestro corazon, en ayuno, en Iloro y llanto, y rasgad
vuestros corazones. Tambien es verdadera la que expresan estas
palabras que os he propuesto ahora: Conviertete at Senior, y deja
los pecados; y falsa es aquella que atribuye el Profeta 6 los israe-
litas cuando dice 3: Y le amaron con su boca, y con su lengua
mintieron: el corazon de ellos no era recto con 6l, ni se hubie-
ron files en su testamento. Pues esta era penitencia falsa, la cual
mostrando al exterior la imigen de la penitencia, sin embargo dis-
taba much en el interior de la penitencia verdadera. De ella tam-
bien se queja el Sefior por el Profeta, cuando dice 4 Y no se vol-
vi6 i mi de todo corazon sino en mentira. Y llama mentira &
semejante conversion, 6 porque el hombre malo present la espe-

R1 om. x; II Cor. vi. 2 Joel, 1. Psalm LXX. LXX Jerem. lin.





SOBRE LA VERDADERA Y FALSA PENITENCIA. 7
cie de un 6nimo penitente, 6 ciertamente porque miente, cuando
no cumple lo que prometi6, no apartandose de aquellos pecados
que protest condenar y detestar. Esto de cu4nto peligro sea lo de-
clara Hugo de San Victor, el cual numera tres generos de hombres
obstinados. El primero, de aquellos que no aprovechan la correc-
cion. El segundo, y en realidad mas grave, de aquellos que con la
amonestacion se hacen peores, porque estos de la lima cogen orin.
Y el tercero dice que es de aquellos que prometen la enmienda y
no la cumplen. Pues con razon numera 4 estos entire los obstina-
dos, porque de ellos mientras que permanecen tales no hay espe-
ranza alguna de salud. Porque promoter la enmienda y no cnm-
plirla es colmar un vicio con otro. Y la maldad de estos parece
que la disimula Dios algun tiempo; pero sin embargo, cuandolle-
gue su dia, la castigard con los debidos tormentos, tanto mas grave-
mente, cuanto lo hizo con mayor tardanza, como lo dice el Pro-
feta : Los enemigos del Senior le mintieron, y su tiempo serd en
los siglos; 6 como otros vierten, seri en el siglo. Que vale lo mismo
que si dijera: ahora, 4 la verdad, mienten al Sefior estos que vio-
lan sus leyes, pero no obstante Ilegarg el tiempo cuando pagueh las
penas de esta mentira, las cuales pagardn perp6tuamente en el si-
glo venidero. De cuyo tiempo en otro lugar dice 2: Cuando me
tomare tiempo, yo juzgar6 a las justicias. Porque como 4 ciertos
incr6dulos les dijo el Salvador 3: Mi tiempo todavfa no vino, y el
vuestro siempre esta preparado; asf ahora puede decir esto A todos
los nmalos: en el tempo present os es libre, permitiendo yo y ca-
Ilando, hacer impunemente lo que os gustare. Pero llegari tiempo
cuando romper6 este prolongado silencio, y derramari sobre vues-
tra cabeza la ira cogida y reservada en mi pecho 4 costa de una
larga paciencia. Y no son largos los espacios por los que se dilata
este tiempo de la venganza estando escrito 4: Cerca estA el dia de
la perdicion, y los tiempos se apresuran por Ilegar 4 presentarse.
4. Y de ambas penitencias, esto es, de la verdadera y la falsa,
se deja ver un ejemplo cdmodo en David y Saul 5. Porque ambos
pecaron, y ambos pronunciaron esta voz: peque; y sin embargo el
uno oy6: El Sefior tambien traslad6, esto es, perdon6 tupecado, no
moriras; y del otro, orando Samuel por 61, dijo el Sefior 6: ZHasta
cuando loras tiu Saul, habiendole destronado yo? Pues ,por qu6
consigui6 aquel perdon, y este no, habiendo dicho los dos una mis-
P Psalm. LXXX. 2 Id. txxiv. Joann. v. 4 Deur. tu.. "I Reg.
c. xi. I Reg, xvi.
2*






8 SERMON
aa voz, sino porque David se volvi6 con todo su corazon al Senor,
lo que no hizo Saul? porque de lo contrario, si lo hubiera hecho,
hubiera conseguido el mismo perdon que el otro, porque Dios no es
aceptador de personas. A la verdad que tal parece ser la periiten-
cda de aquellos que i poco despues que confesaron en este tiempo
sus culpas recaen inmediatamente en los mismos pecados; y en
.nada minoran la mala costumbre y licencia de jurar, de perjurar,
de mentir, de murmurar, de maldecir, de blasfemar y de codiciar:
ni tampoco practican algun ejercicio de virtud y piedad, sino que
permanecen los mismos que eran antes. Estos es verosimil que de
ninguna suerte recibieron ni la virtud ni la gracia del Sacramento,
como se puede colegir con solo este ejemplo. Si alguno enfermando
gravemente en su cuerpo, tomando una bebida que le receta el me-
dico no sinitiera mejoria alguna, sino que le inquietara el ardor mis-
mo de la calentura, tuviera el mismo fastidio a la comida, y !e
oprimiera la misma sed y la debilidad misma del cuerpo, /quien
creeria que semejante bebida le habia sido saludable, no habiendo
en nada mudado ni minorado las molestias de la enfermedad? Pues
siendo la confession sacramental como una cierta bebida de las al-
mas, con la cual se expelen de ellas los humores perniciosos y pes-
tilentes de los pecados, y se pone en un estado sano por el auxilio
de la divina gracia; si nada de esto hiciere, si quedare en ella el
mismo fastidio de las cosas espirituales, la misma sed y ansia de las
cosas terrenas, el mismo impetu y fervor de las pasiones, el mismo
ardor de la avaricia y ambition, la misma debilidad y flaqueza para
toda prActica de las virtudes, ,con qu6 conjetura, pregunto, 6 con
que indicio podr6 colegir que esta medicine spiritual te aprovech6 ?
5. Pero diris acaso: no es luego un argument cierto de que
fue vana mi confusion, porque inmediatamente recaiga en los mis-
mos pecados. Porque esto mas parece que se debe atribuir A los ma-
los h6bitos y costumbre envejecida; porque es dificultoso dejar la
costumbre que en cierto modo se convirti6 en naturaleza. Confieso
que no es esta conjetura cierta y argument de una confusion fin-
gida. Porque puede suceder que haya precedido en la realidad una
verdadera confesion'y penitencia; y sin embargo el hombre incauto,
y que mira poco por si, part urgido de la mala costumbre de la vida
pasada, y parte sugerido del diablo, que caiga inmediatatamente
en los pecados antiguos. No obstante esto pienso que mas frecuen-
temente sucede esto, porque la confession de los tales fue, como ha.
blan los te6logos, informed. Porque puede ser verdadera la confe-





SOBBE LA VEIDADERA Y FALSA PENITENCIA. 9
sion, pero informed; esto es, en la cual recibe uno el Sacramento
solamente, mas no la gracia del Sacramento. Y faltando esta, el
hombre frAgil y mal acostumbrado, ofreci6ndose la occasion, recae
luego en los mismosvicios. Porque, como dice santo Tombs, la mas
minima gracia puede evitar todos los pecados mortales, respect
que de ella proviene la caridad; de la cual es propio amar, no solo
de palabra, sino en la realidad, A Dios sobre todas las cosas, y del mis-
mo modo aborrecer el pecado sobre todas ellas. Porque verdadera-
mente la caridad, que A beneficio de la verdadera penitencia se nos
difunde por el Espfritu Santo en nuestros corazones 1, ama mas ao
Dios que la codicia los millares de oro y plata, y que todos los
bienes del mundo. De esto sucede que quien de este modo ama &
Dios no lo querri trocar por el precio de ninguna cosa temporal.
Por cuyo tftulo dice san Juan 2: El que ha nacido de Dios no peca,
porque la generation de Dios lo conserve; esto es, la cognacion di-
vina con que el hombre se hizo partfcipe del espiritu celestial lo con-
serva, y apartindolo de las cosas terrenas lo arrebata A las celes-
tiales 3, habiendo en su pecho una fuente de agua que salta hasta la
vida eterna. Por esta causa dice san Juan 4 que el que ha nacido de
Dios no peca; porque, 6 se abstendrA perp6tuamente de los pecados,
6 ciertamente que con dificultad y rara vez caerA en ellos: y cuando
acaso cae en ellos, no cae sin el conflict y sentimiento interior del
Animo, como que Ileva grave y molestamente perder y ahuyentar
de si, y conmutar por alguna cosa Infima 6 Dios, que ama sobre
todas las cosas. Porque nunca se pierde sin dolor lo que se posee y
tiene con amor. De aquf sucede que los que been como agua la
iniquidad, esto es, los que sin sentimiento alguno de dolor caen fi-
cilmente en pecados, parecen estar muy 16jos de la gracia y caridad
divina. Pues como veamos que muchos files, acabada su confession,
se precipitan sin el menor dolor y sentimiento de su corazon en todo
g6nero de maldad, ,con qu6 indicio se podri colegir que estos han
percibido la caridad, el espfritu del Sefior y la luz de la divina gra-
cia? Porque la luz no puede dejar de lucir, y el fuego de la caridad
no puede dejar de arder. Pues no viendo en tf resplandor alguno,
ni tampoco ardor alguno, con-qu6 conjetura conocer6 que has re-
cibido la luz y fuego celestial? Aiiade 6 esto tambien que, aunque
a toda gracia sea comun el poder evitar con ella todos los pecados
mortales, sin embargo la gracia sacramental que se da en la eonfe-


I Rom. v. IIloan. v. 'Joan. iv. 4Ibid.





10 SERMON
fesion tiene una singular virtud contra el pecado, habiendo sido
instituido por Jesucristo este Sacramento para remedio del pecado.
Pues viendo que muchos despues de este Sacramento repiten sin
detention alguna los mismos delitos, Lcon qu6 razon podr6 colegir
que estos han recibido esta vir'tud celestial, la cual no alej6 de sf
crfmen alguno? Por tanto san Agustin al penitente habla asi: Si
eres penitente, arrepidntete; si te arrepientes, no lovuelvas A ha-
cer; si aun lo haces, no eres penitente. Y 6 semejantes penitentes
los acusa san Bernardo con estas palabras: La penitencia,dice, es
dolerse de los males pasados, y Ilorar de modo las culpas cometi-
das, que no cometa cosas que tenga que Ilorar; porque es burlador
y no penitente verdadero el que todavia hace cosa de que se ar-
repienta. Lo mismo atestigua tambien san Agustin por estas pala-
bras: Haces penitencia, hincas la rodilla y ries: burlas la paciencia
de Dios. Y 6l mismo repite en cierto sermon: El que se da, dice,
.golpes de pechos, y no se corrige, arraiga, no quita los pecados.
De ouyas palabras colegimos fAcilmente que los que hacen peniten-
cia de este modo, 6jos de queles aprovechen los medicamentos, se
les ;mudan ten veneno los remedies, afirmando los santos Padres
que esto no es arrepentirse, sino burlar la paciencia de Dios.
6. Y Icu6n muchos son, hermanos, los que todos los afios re-
.ciben estos Sagramentos sin alguna verdadera detestacion y huida
del pecado, y asfllegan a una edad muy avanzada engafiados con
la imdgen de una falsa penitencial Pues el estado miserable de es-
tos, y juntamente su peligro, describe el Profeta i bajo el nombre
de Efraim en un simil muy oportuno por estas palabras: Efraim se
ha becho un pan subcinericio, que no se revuelve; los ajenos se co-
mieron su valor, y 61 no lo supo, sino que aun Je salieron las canas,
y 61 lo ignore. El pan subcinericio, si nose vuelve muchas veces de
un lado A otro, por una parte se quema, y por otra queda crudo, y
asi es totalmedte iniitil para comerse. Tales son aquellos que toda
su vida estan inmobles en sus maldades: como que nunca han he-
cho verdadera penitencia, ni de su aversion A Dios se han conver-
tido verdaderamente y de torazon al Sefior. El Animo obstinado de
estos admir el Senor en Jeremfas, diciendo 2: .Por ventura el que
se apart no volvera? Pues este pueblo se apart con una retirada
contenciosa; cogieron la mentira, y no quisieron volver. Y cuya per-
dieion y obstinacion insinda despues Oseas, cuando afnade -: Los


* Osee, vii. 2 Jerem. vnr. Osee, vu.





SOBRE LA VERDADERA Y FALSA PENITENCIA. 11
ajenos comieron su valor, y 61 lo ignore. Porque los demonios, ene-
migos y ladrones del genero humano, hurtan y roban todos sus bie-
nes, y llenandolo de heridas hasta dejarlo medio muerto se van
luego. Porque por los pecados mortales, en los cuales ellos nos pre-
cipitan, no solamente se pierden los bienes de la gracia celestial,
sino que tambien los bienes de la naturaleza se disipan de modo,
que cuanto mas tiempo persevera el hombre en ellos, otro tanto
mas destruye aquellos, y pierde el dolor y sentimiento de sus ma-
les. Porque esto es lo que dice: y 61 no lo supo. Y cuando el mal
y el peligro se ignoran, Zqu6 remedio se podri poner? Esto lo re-
pite y amplifica despues, cuando inmediatamente pone: y aun le
salieron las canas, y 61 lo ignor6. Esto es, ni aun en aquella edad
misma que esti llena de canas, y que deprime el afecto y pasrones
de la came, y aumenta la prudencia, no quiso dejar la maldad una
vez concebida, sino que del mismo modo que la adolescencia y ju-
ventud se contamin6 y ensuci6 con varias maldades la ancianidad.
Y asi en semejantes hombres se encuentran canas, asi como de la
edad, tambien de los pecados. Porque de estas canas de los peca-
dos es de las que el Profeta dice 1: Pudrieronse y se corrompieron
mis cicatrices 6 presencia de mi necedad. Esto es, porque estaba
ciego y falto de todo sentido para proveer en los males y peligros
en que andaba, nunca pens6 en su remedio y medicine. De esto ha
sucedido que mis mismas Ilagas se pudrieron y corrompieron, y por
esto me han traido A un riesgo sumo de la salud y de la vida. Por-
que los males antiguos y aniejos con dificultad se sanan. Pues en este
peligro andan aquellos cuya penitencia es no verdadera, sino fin-
gida y falsa.
7. Pero demos que has hecho verdadera penitencia, y que con
el Sacramento recibiste la gracia y el perdon: ,qu6 fruto sacas de
aquella penitencia cuando inmediatamente repites los mismos pe-
cados? Porque, como dice san Agustin, vana es aquella penitencia
que mancha la culpa siguiente: nada aprovechan los lamentos si se
reiteran los pecados; y nada sirve hacer penitencia de los males, y
repetir de nuevo los mismos males. Por esto san Isidoro, explanando
aquella voz del Senor 2: Lavaos y estad limpios; dice asi: Lavase y
se limpia aquel que Ilora los pecados pasados, y no admite los fu-
turos: l1vase y no queda limpio el que Ilora lo que hizo, y no lo
deja. Pues la vanidad de esta penitencia la declara el EclesiAstico en


SPsalm. xxxvn. 2 Isai. i.





12 SERMON
varios similes por estas palabras 1: Uno que edifica y otro que de-
mnuele 'qu6 fruto sacan sino el trabajo? Uno que ora y otro que
mnaldice jeudl voz oird Dios? El que se lava porque toc6 el muer-
-to, y otra vez toca al muerto, Ique le aprovecha su lavatorio? En
]a ley artigua cualquiera que tocase un muerto se tenia por in-
anundo, y era necesario expiarlo y purgarlo de esta inmundicia con
agua lustral. Pues el sentido de esta sentencia es: el que se expi6 y
purific6 del contact del muerto, y toca otra vez el muerto, ,qu6
le sirvi6 aquella primera lustracion 6 lavatorio? Esta sentencia, A
3a verdad, san Gregorio y los demas santos Padres 2 la citan para
acusar y reprender la penitencia de aquellos que despues de ha-
berse expiado, inmediatamente hacen cosas de que tienen que vol-
verge A expiar 6 limpiar. Este sentido insinu6 el mismo Eclesiastico
cuando inmediatamente afiade 3: Asi el hombre que ayuna en pe-
cados, esto es, que se mortifica con los ayunos por las culpas co-
mnetidas, el cualPsin embargo hace los mismos, Zqu6 aprovecharA
humillAndose? IQuidn oira su oracion? Veis, pues, hermanos,
Icuan vana sea semejante penitencia I Esta a not6 tambien Salo-
mon en los Proverbios cuando dijo 4: Asi como el perro que vuelve
Ssu v6mito, asf es el imprudente que reitera su necedad. De cuyo
simil vali6ndose san Pedro s, afiade otro del cerdo lavado, el cual se
vuelve otra vez A su revolcadero 6 cenagal. Con estos arguments
colegimos, hermanos, que es sup6rfluo el trabajo de aquellos que
se arrepienten de este modo; como seria el de aquellos de los cua-
les uno edificara y otro destruyera. Y lojalA que semejante peniten-
cia no tuviera mas dailo y perjuicio que estel esto seria llevadero
sin much molestia.

Segunda part.

8. Hay tambien otro daiio much mas grave y much mas de
temer, y es que dice el Apostol 6: Si lo que destruf lo edifico otra
vez, me constituyo prevaricador, esto es, me hago reo de un nuevo
crimen. Porque despues de haber recibido por singular beneficio de
Dios el perdon y la gracia, despues de aquel sacrificio con que el
hombre se dedic6 6 Dios estando A los pi6s del sacerdote, y pro-
puso ante 61 firmemente que nunca jams quebrantaria las leyes de
Dios, cometer las mismas culpas, jacaso este no colma y aumenta
SEccli. xxxiv. 2 Num. xix. 3 Eccli. xxxiv. Prov. xxvi. -
II Petr. H. 6 Galat. vu.





SOBRE LA VERDADERA Y FALSA PENIITRECI. 13
sus maldades con el crimen de un Animo ingrato? Esta maldad en
la realidad llama san Gregorio una cierta spiritual apostasfa, por-
que es asf como dice: Al modo que el que se aparta de la fe es ap6s-
tata, asf el que vuelve A la obra perverse que habia dejado se re-
puta por el Dios omnipotente como un ap6stata, aunque parezca
que tiene fe. Y este santo Padre a este delito llama apostasfa, no
porque verdadera y propiamente sea tal, sino porque al modo que
el Ap6stol a los que comulgan sacrilegamente dice 1 que son reos
del cuerpo y sangre de Jesucristo; esto es, semejantes a aquellos
que pecaron contra su sagrado cuerpo y derramaron su sangre, asi
el que de la justicia que seguia se vuelve A la maldad imita la ma-
licia del ap6stata, que de la fe que habia profesado retrocede i la
perfidia. A la verdad que con la comparacion de un delito mayor
quiso amplificar este pecado por la semejanza. Y pregunta santo
Tomas cuil sea mas grave pecado, si aquel con que se pierde la ino-
cencia, 6 aquel que se compete despues de la penitencia, habien-
do obtenido el perdon del pecado. Y dice que es grave en la reali-
dad la p6rdida de la inocencia, y gravisima la maldad con la que
se pierde una cosa tan estimable; pero que, no obstante esto, es
cosa mas grave despues de la penitencia y de la gracia divina y del
perdon recibido ofender otra vez al dador del perdon. Por cuyo
titulo resuelve que esta es mas grave maldad. Cuya gravedad de-
clara el Seilor en Jeremfas con un ejemplo y narracion admirable,
que no me sera gravoso referir en este lugar. Sitiando el ejereito de
los asirios A Jerusalen, y entendiendo los hijos de Israel, amonesta-
dos de las voices de Jeremias, que se veian en tanto riesgo por sus
culpas y maldades, mayormente por la tiranfa que ejercian en los
siervos hebreos, A quienes contra lo ordenado por el Seior rete-
nian pasados los siete afIos de esclavitud, queriendo apaciguar la
ira del Sefior se juntaron en su temple, y alli de comun consenti-
miento promulgaron la libertad A los siervos. Y 61 ofreci6 el sacri-
ficio solemne partiendo en menudos pedazos un becerro, y pasando
por medio de estos trozos, se desearon 6 imprecaron con este hecho
una muerte y destrozo semejante si revocaban lo que estaba bien
hecho. En cuyo tiempo como el ejercito de los asirios levantase el
sitio por la venida de los egipcios, luego que los hijos de Israel se
vieron libres del peligro inminente, abrogando lo bien acordado y
determinado, sujetaron otra vez los siervos A su antigua esclavitud.


iI Cor. xt.





fi SERMON
Aquien el Senior por medio de Jeremias les envid esta embajada 1:
eVosotros, les dice, hicisteis lo que era recto ante mis ojos en pro-
anulgar y predicar la libertad cada uno 6 so amigo, 4 hicfsteis pacto
i mi vista en la casa en que se invoc6 mi nombre sobre ella. Y os
babeis vuelto atrAs, y habeis viol ado mi nombre, y os habeis vuelto
A tomar cada uno su siervo y cada uno su sierva, los que ya ha-
Ffais dejado para que quedaran libres y en su potestad, y los suje-
tisteis para que sean vuestros siervos y vuestras siervas. Por tanto
esto dice el Seior: Vosotrosno me habeis oido para que dejArais en
libertad cada uno 6 su hermano y cada uno A su amigo; ved, yo
ya no os defender, dice el Seilor, y os entregar6e la espada, 6 la
peste y al hambr6, y os dar6 en conmocion 6 irrision 6 todos los
reinos de la tierra. Y dar6 varones que prevarican mi pacto, y no
observaron las palabras de mi alianza, i las cuales asintieron 6 pre-
sencia mia: al becerro que partieron en dos parties y pasaron por
nntre sus divisions. Los-prfncipes de Judi y los principles de Jeru-
salen, y todo el pueblo de la tierra, que pasaron entire las divisions
del becerro; y dar6 6 ellos en manos de sus enemigos y en manos
de los, que buscan sus almas, esto es, sus vidas: y la multitud de
cadAveres de ellos servirA de comida 6 las aves y bestias de la tierra.
Y entregar6e Sedecias y 6 sus principes en manos de sus enemigos
y en manos de los que buscan sus almas, esto es, sus vidas, y en
mnanos de los ej6rcitos del rey de Babilonia, loscuales se apartaron
de vosotros. Ved, yo lo mando, dice el Sefior, y los volver6e esta
ciudad, y pelearAn contra ella, y la tomardn, yla pasarAn g fuego,
y las ciudades de Judi las dar6 y dejar6 en soledad, de modo que no
haya habitantes en ellas. Hasta aqui las palabras de Jeremfas; las
cuales, A la verdad, si no alcanzan para arredrar los corazones de
los falsos y malos penitentes, yo no s6 qu6 cosa mas formidable
pueda alegar en esta causa. Y contra aquellos que imitan esta in-
solencia clam6 el ap6stol san Pedro diciendo 2: Mejor les hubiera
sido no conocer el camino de la verdad, que despues de conocido
retroceder de aquel santo mandamiento que se les ensefi6. Y para
hablaros sobre esteasunto con claridad, no dudo aseverar que en-
tre todos los males con los que al present es vejado y oprimido el
anundo me parece a mi que este es el miximo de todos, 6 que se
debe contar uno entire los m6ximos; porque entiendo que much
turba de hombres estin en un riesgo sumo de su eterna salud, cuan-


4 Jerem. xxxiv. II Petr. ii.





SOBBE LA VERDADERA Y FALSA PENITENCIA. 15
do se confiesan de modo, que apenas se han confesado cuando re-
caen en los mismos delitos. Nadie, pues, se engafie, nadie por sola
la confession se prometa la salvacion si A ella no junta un odio capital
y la detestacion de los pecados mortales. De aquf es que dice Sa-
lomon 1: El que oculta y esconde sus maldades no sera dirigido.
Y aquel que las confesare y las dejare conseguirA la misericordia.
A la verdad que preveia en espfritu que habia de haber muchos
que, content6ndose con sola la confession de sus culpas, se prome-
terian la salvacion. De este error los aparta, cuando A la confession
de las culpas junt6 la fuga de ellas, sin la cual la confession nada
ayuda para la eterna salud. Mas porque hasta aquf me he esfor-
zado por destruir y arrancar la penitencia falsa y adulterada, resta
que procure plantar la penitencia verdadera y legftima.

1 Proy. xxviI.





16 SERMON


SERMON

DE LA

SEGUNDA PARTE DE LA PENITENCIA.



SOBRE LA EONFESION.

Convertere ad Dominum, et relinque
peccata, etc. (Eccli. xvn).
Convibrtete al Sefior, y deja los peca-
dos, etc.

1. En el sermon antecedente concluf la explicacion, hermanos
carisimos, de la primer y principal parte de la penitencia: resta
que os explique la segunda, que es la confession. Y la confession es
uno de los site Sacramentos instituidos por Jesucristo Sefior nues-
tro despues de su passion y resurreccion, cuando dijo A los Ap6sto-
les 1: Recibid el Espiritu Santo; los pecados que perdonareis ser6n
perdonados, etc. Por estas palabras se entregaron A los ministros
de la Iglesia las laves del reino de los cielos, y la potestad de per-
donar los pecados. Cuyo beneficio en la realidad no lo habia reci-
bido el mundo ni antes de la ley, ni en el tiempo de la ley; porque
todavfa no se habia hecho patente aquella fuente de donde corri6
sangre y agua para la ablucion del pecador y de la menstruada 2.
Y antes de la ley los hombres justos ofrecian sacrificios por la ex-
piacion de los pecados. Asf, A la verdad, lo hacia todos los dias el
santo Job por los delitos de sus hijos, diciendo 3: No sea caso que
pequ1en mis hijos, etc. Asf tambien se ofrecian sacrificios en la ley
por los pecados. Sin embargo estos &ran sacrificios, pero de ma-
nera que no eran Sacramentos como lo son los nuestros. Porque los
nuestros contienen y causan la gracia, mas aquellos eran unos ele-
mentos vacios, los cuales no por la virtud suya, sino por los rue-
gos y fe del ofrecedor eran saludables. Pero en la confession no so-


Joan. xx. 2 Zach. xmi. s Job, I.





SOBRE LA CONFESION. i1
lamente sufraga A los penitentes la devocion del que confiesa, sino
tambien el mismo Sacramento, el cual por virtud de la passion del
Seinor da el perdon de los pecados. Y asi luego que en una confe-
sion dolorosa hubieresmanifestado tus pecados, inmediatamente so
borran de aquel libro del cual esta escrito 1: Nonne hc.condifa
sunt apud me, et signata in thesauris meis? Porque asi leemos 2: Dije,
confesar6 contra mi mi injusticia al Sefior, y td perdonaste mi im-
piedad. De esto refiere un ejemplo memorable san Juan Climaco
en el escalon quinto de la penitencia; aunque la confession de que
el Santo habla no fuese sacramental. Dice, pues, que al monasterio
vino cierto ladron, para en 61, recibiendo el hAbito de religion, la-
var con la penitencia las manchas de su vida pasada. Llevado este
al Capitulo en que estaba present la comunidad de los monjes, y
mandAndole el abad que manifestara piblicamente todos sus deli-
tos, no se avergonz6 de confesar a presencia de todos con una con-
fesion de lgrimas todos sus pecados, aunque atroces y feos. Y ha-
biendo el mismo san Juan Climaco admirado y extrafiado much
la determination y consejo del abad, le pregunt6 pot qu6 habia
usado de un g6nero de confession tan nuevo y no acostumbrado.
A quien 61 respondi6: he hecho esto para library al reo por la pre-
sente y temporal confession de una eterna confusion; y asi se ha he-
cho. Porque no se levant6 del suelo, 6 Juan, hasta que se habia
concedido la remision de todos sus pecados. Y no quiero hagas es-
crdpulo de esto, ni te escandalices. Porque uno de los Padres que
alli asistian me asegur6 que 61 vi6 uno muy alto y terrible que te-
nia una carta escrita y una pluma; y cuando aquel hermano pos-
trado en la tierra confesando pronunciaba algun pecado, este lo
borraba con su pluma. Esto san Juan Climaco. Pues cualquiera que
desea que de esta manera se le borren sus pecados, cualquiera que
desea resucitar de la muerte A la vida, no se avergilence de confe-
sar 6 uno solo lo que aquel ladron confes6 A todos. De esto nos re-
presenta 6 lo vivo una im6gen aquel Naaman Siro, inficionado de
lepra, A quieri le mand6 Eliseo que lavara siete veces su cuerpo en
el Jordan 3, para que sanara de la enfermedad de la lepra con que
estaba contagiado. Porque ,qu6 hacia para el milagro aquel lava-
torio repetido siete veces, si el Sefior no nos quisiera mostrar al-
guna cosa mistica con este tan repetido baflo? Y ,qu6 denota este
bailo siete veces repetido sino la confession de site, esto es, de to-


1 Deut. xxxi. Psalm. xxxi. IV Reg. v.





18 SERMON
dos los pecados, por la cual nos purgamos de la lepra del pecado?
Pues jqu6 gracias dar6mos 6 aquel que por un tan breve compen-
dio nos abri6 la puerta para la salvacion? Porque Iqu6 medicine
mas ficil que el que la confession de los pecados sea el remedio do
ellos, de modo que si salen fuera por la boca, inmediatamente sa-
len de la misma alma? Pues esta facilidad nos debiera estimular
much i la prActica de la penitencia. Por tanto los sierros de Naa-
man lo compelieron d 61 que repugnaba y despreciaba el consejo del
Profeta con esta razon, y dici6ndole: Padre, aunque el Profeta te
hubiera dicho una cosa grande, ciertamente que ]a debieras hacer;
cuanto mas porque ahora te dijo 6 tf: ]lvate, y te limpiards. Y mo-
vido de esta razon Naaman, que ya se iba indignado, volvi6ndose
se lav6 siete veces en el Jordan, y limpiAndose inmediatamente de
la lepra, recobr6 su antigua salud. Pues de la misma facilidad y
benignidad usa el Seiior con nosotros en este sagrado lavatorio de
la penitencia. Porque no nos obliga para esto A una peregrinacion
larga, no I gastos grandes, no i una hambre larga, y no finalmente
A las llagas 6 crueles azotes: porque la confession misma dolorosa y
humilde es la absolucion de los pecados. Humilde, digo, de modo
que el hombre se reconozca reo 6 indigno de la divina misericordia;
porque sin este humilde conocimiento de sf mismo pide en vano el
perdon de los pecados cometidos. Porque rectamente dice san Agus-
tin: 4c6mo Dios se dignard perdonar, si td te desdefias conocer?
Y aquellos que 6 no conocen sus culpas, 6 quieren tergiversarlas
con las excusas, 6 minorarlas, siguen el ejemplo del padre comun
dd todos, Adan,el cual se esforz6 por excusar su pecado ; y luego
que oy6 la voz del Sefior se escondi6 en lo mas espeso del parafso,
con cuyos escondrijos no consigui6 el que no le viera Dios, sino el
que 61 no viera A Dios. Pues 4 este modo los hombres, cuando con
pretextos minoran sus pecados, no engailan A Dios, sino a sf mis-
mos, ni de este modo ocultan los pecados 6 Dios su juez 2, el cual
escudrifia el interior y los corazones, sino que se los esconden a
ellos mismos, y se engafian 6 sf propios peligrosamente. Ni se hace
menos notable ni menos reprensible aquella excusa de la primer
transgresi-n, por la cual el hombre ech6 la culpa de su inobedien-
cia. la mujer que Dios le habia dado, y la mujer a la serpiente que
Dios habia criado. Y si alguno observa con cuidado la razon y modo
de su excuse, hallard claramente esto; a saber, que estaba tan fijo


Genes. in. s Psalm.vn





SOBRE LA CONFESSION. 1t
en el interior de nuestros primeros padres el deseo de la semejanza
divina, que ya que no pudieron hacerse semejantes 4 Dios en la
opulencia de sus bienes, se empefiaron y esforzaron en hacer elles
a Dios participate de sus males, esto es, semejante a ellos. gQu&
cosa podia haber mas indigna? Porque cuando el hombre echa so
culpa a la mujer que Dios le habia dado, ,qu6 hace mas que hacer
participe de su culpa 4 Dios, que di6 por compafiera de su vida &
una tal mujer? Y cuando la mujer acusa 4 la serpiente, acusa A Dios
en cierto modo, porque cri6 la serpiente, y permiti6 que entrara'
en el paraiso para que la engailara A ella incauta. Esta, pues, es
una enfermedad hereditaria de los hombres, que contrajimos de es-
tos padres, de la cual debe estar muy 16jos el verdadero penitente,
si quiere confesarse bien,.respecto que entire las leyes de la confe-
sion saludable se numera la primera, que el penitente no excuse
sus pecados en la confession, sino los acuse, y con el Profeta came
al Sefior 1: No decline mi corazon en palabras de malicia para. ex-
cusar las excusas en los pecados.
2. Pero para hacer bien esta confession, segun que os dije en el
sermon anterior, es necesario que retirAndose algun tanto el hom-
bre de los cuidados del siglo entire en el secret de su eonciencia,
y alli escudrifie todos sus males, y una y otra vez vuelva y revuelva
todos los senos de su conciencia, para que todo cuanto hallare alli
sdcia lo amontone como en un hacecillo, y lo eche fuera por lacon-
fesion de boca. Y es digno de admiration considerar con qu6 6rdea
tan oportuno y con qu6 razon quiso el Sefior antiguamente figurar
una im6gen de esto. Porque a su pueblo, que tenia puesto sitio i la
ciudad de Jeric6, le mand6 que en siete dias continues rodeasen la
ciudad, yendo los sacerdotes y Ilevando el area de la alianza en si-
lencio 2, y que al dia s6ptimo despues de este circ6ito vociferasen,
y que los sacerdotes tocasen las bocinas deque usaban en el afio d
jubileo; porque asi sucederia que se arruinarian los muros de la eiu-
dad rebelde. Esto sucedi6 asf claramente, y la ciudad se cogi6 y se
combati6 con este drden. Qu6 g6nero, pregunto, de luchar es este?
ZQub quiere significar esta manera de pelear tan nueva y nunea
usada? No dudo que el Sefior con esta como imbgen quiso repre-
sentar la victoria del mundo, del demonio y del pecado. Pues eual-
quiera que quiere destruir el reino del pecado, que esti oculto dentro
de sus entrafias, debe antes explorer en silencio todos los escondri-


I Nsalm CL., IJosne, vi.





20 SERMON
jos de su alma como los muros de una ciudad, y registrar siete ve-
ces todos los sentidos de su cuerpo y las potencias de su alma. Y des-
pues de hecho esto con cuidado y diligencia en quietud y silencio,
vocifere inmediatamente en la confession, descubriendo sus pecados
con una oracion lamentable; y entonces sonando la bocina de la voz
sacerdotal, de la cual se us6 en el ailo de jubileo, esto es, de la re-
mision, los muros de Jeric6 caerin radicalmente, porque todas las
fuerzas de los demonios, que estaban puestas en nuestros pecados,
se destruirin luego.
3, Pues en este ejemplo se nos avisa que con un diligente ex6-
men escudrifiemos en silencio la vida pasada, para que asf final-
mente propongamos 6 la curacion del medico spiritual todas las
Ilagas de nuestra alma. Esto lo hacen muchos al contrario, pues sin
ex6men alguno corren 6 los pi6s del confesor pidi6ndole que 61 les
busque sus pecados, porque dicen que ellos no se acuerdan de nada.
,Qu6 cosa puede haber mas absurda que esta? 4 Qub cosa mas des-
ordenada que de un tan grande monton de males que cogiste para
perdicion tuya no sepas siquiera coger un manojito para que te pue-
das aliviar de tanto peso de pecados, y habi6ndote precipitado en to-
dos los pecados, sin embargo eres tan necio para buscar su medicine?
Y.4de d6nde viene esta necedad tan grande, que teniendo muy pa-
tentes las costumbres y pecados de todos tus vecinos, y refiri6ndo-
los con frecuencia i los otros, ignores totalmente los tuyos? Y sa-
biendo muy bien qu6 es lo que se hace y pasa en la casa ajena,
,ignoras qu6 es lo que pasa y se hace en la tuya, y eres como un
peregrine en tu misma tierra? ,Quereis saber la causa de esto? La
causa es que muchos perdieron c6si todo el sentido spiritual, y
asi pecan sin sentimiento alguno de dolor. Porque si se punzaran
por esto segun deben de los remordimientos de su conciencia cuando
pecan, el mismo dolor no dejaria que ignoraran y se olvidaran del
pecado, porque dejaria el aguijon clavado en el 6nimo. Asf el ap6s-
tol san Pedro, que llor6 su culpa amargamente, nunca apart de su
memorial su pecado. Porque ninguno se;olvida de la injuria 6 grave
ofensa que le han hecho. Por qu6 asf? A saber, porque el pesar acre
del Animo no deja olvidar lo que caus6 dolor. Pues si los pecados
cometidos molestasen nuestra mente; ciertamente que su mismo do-
lor nos refrescaria y renovaria su memorial.
4. Yo os expondr6 cu6nto sea el peligro de este olvido. Si alguno
confiesa de modo que se olvida de algun pecado en la confession, este
olvido que procede del examen negligente de la conciencia, como






SOBRE LA CONFESSION. ,( N 2
antes dije, no lo excusa, sino que antes lo ac sa-, ues proviene de
una causa condenable. Pues Iqu6 cosa mas peligrosa que el que toi
te creas bien confesado, cuando sin embargo tu confession no es en-
tera A los ojos del Criador? litimamente, tampocolos doctors tie-
nen por entera semejante confession: de la misma manera que aque-
lha en la cual el hombre 6 sabiendas y con conocimiento callase algun
pecado. Porque asf como semejante confession es nula y se debe rei-
terar, asi tambien aquella de que ahora os trato se dice confession
dimidiada; porque lo mismo es callar de industrial el pecado, que
examinarse con tanta negligencia que necesariamente se haya de
omitir alguna culpa. Porque asf como esti obligado A la restitucion
no solo aquel que hurt6 algo del depdsito que se le confi6, sino aquel
tambien que lo guard con tanta negligencia, que did lugar 6 que
otro lo hurtara f6cilmente; asi se hace reo de reiterar ]a confession
aquel que de industrial ocult6 los pecados, y aquel que los descubre
por so negligencia crasa y supina. Esto en la realidad juzgo yo aun
de mas grave peligro. Porque aquel que A sabiendas y querienido
call algo, sabe ciertamente que 61 no solamente pec6, sino que tam-
bien esti en obligacion de reiterar ]a confession. Mas el que en este
negocio de tanta gravedad fue desidioso y negligente, no siendo sa-
bedor de pecado alguno dejado en la confusion, obra seguro, vive
con seguridad, y muere seguramente, y no piensa sobre el remedio
aquel que juzga que no tiene necesidad de 61. Veis, pues, herma-
nos, cu6nto peligro haya en esto, el cual, i la verdad, cuanto mas
se oculta, otro tanto mas se debe temer ciertamente. Pues para que
no caigamos en esta hoya, trabajemos antes de la confusion para
traer a la memorial por un diligente ex6men nuestros pecados, para
que de este modo al fin sea entera nuestra confession. El modo opor-
tuno de hacer esto es recorrer los mismos mandamientos de Dios.
Porque como el pecado no sea otra cosa que una prevaricacion de
]a ley divina, y una inobediencia de los mandamientos celestiales,
es necesario ponerse primero delante de los ojos los preceptos para
que veamos claramente sus transgresiones. Porque sabeis bien que
los contrarios puestos juntos se ilustran entire si mdtuamente. Y de
qu6 manera esto se deba hacer os lo comenzar6 A explicar ya. Mas
esto lo har6 de manera que con un mismo trabajo, no solamente os
ensenfe el modo de confesaros, sino que tambien os prescribir6 el
m6todo de vivir; esto es, no solo c6mo hayais de descubrir vues-
tros pecados, sino tambien c6mo los debais detestar, porque lo uno
no se debe sepa'rar de lo otro.
3 T. x.





SERMON


Primera parte.

5. Pero antes de dar principio A ello quiero esteis advertidos
que no basta confesar el g6nero y especie de los pecados, si no ex-
plicais tambien en cuanto os sea possible el nilmero de ellos. Porque
no es bastante que digas he perjurado, he codiciado, he hurtado,
si no dices el nwmero de delitos, para que plenamente muestren al
m6dico la enfermedad de tu inimo. Y si no te ocurrieren un cierto
nimero, lo debes exponer del modo que ocurriere. Y si ni aun esto
puedes, explica siquiera si tienes costumbre de este pecado, cual
suele ser en muchos la costumbre de jurar y perjurar; 6 si alguna
vez resistes a este vicio y est6s ajeno de esta costumbre. De esta ma-
nera, pues, manifestar6s de algun modo al m6dico tu Ilaga. Pero si
el pecado es de aquellos que estan much tiempo fijos en el cnimo,
como son los odios inveterados y pecados carnales, si ignoras el nf-
mero de los pecados, declara 6 lo menos el espacio de tiempo que
has permanecido en estas maldades.
6. Tambien debes procurar explicar no solamente los pecados,
sino tambien aquellas circunstancias que lo agravan notablemente:
como si el hijo de families entregase al criado el dinero que hurt
6 su padre para que corrompiera con 1 el l nimo de una doncella.
Esto en la realidad es un pecado, porque es una obra; sin embar-
go, tiene cuatro malicias 6 deformidades que deben explicarse en la
confession, A saber: el hurto, el estupro y dos escAndalos; uno con
que aces tercero de tu pecado al criado, y otro con que solicitas la
doncella para una accion impura. Todas estas cosas se ban de ma-
nifestar de modo que, en cuanto sea possible, no infames 6 aquellos
que tuviste por socios en tu pecado, y manifiestes sus nombres. Por-
que no debes ser delator de los pecados de otros, sino acusador de
los tuyos. Esto supuesto, resta que recorriendo los preceptos del De-
c6logo expliquemos qu6 sea lo que se nos manda en la ley divina,
y de cuintos modos suceda que la quebrantemos.
.7. Y es constant que entire los beneficios m6ximos de nuestro
Dios se debe poner que l1 mismo se dignase bajar al monte Sinai y
diese leyes A los hombres, con las cuales manifestase, ya los arca-
nos de su voluntad, y ya la norma de la verdadera piedad y justi-
cia, y ya el camino para la gloria de la inmortalidad; cuyo bene-
ficio apreci6 tanto Mois6s, que dijo al pueblo *: Pregunta sobre los
Deut. v.





SORE LA CONFESSION. 23
dias antiguos que precedieron antes de tf, desde el dia que el Se-
fior Dios crid el hombre sobre la tierra, desde el Oriente hasta el
Occidente, si alguna vez acaeci6 una cosa semejante, 6 alguna vez
se conoci6 que el pueblo oyese la voz del Seiior Dios, que hablaba
desde el medio del fuego, como ti ]o oiste y lo viste. iltimamente
se dign6 el Sefior, no solo declarar con voz clara esta ley, que oy6
con sus oidos todo el pueblo, sino que se dign6 tambien, para ma-
yor gloria de ella, escribirla con su dedo. Para esto quiso que se
dispusiesen dos tablas de piedra, en las cuales escribi6 en ]a una
los tres primeros preceptos, que pertenecen al culto de la Divini-
dad, y en ]a otra los siete postreros, que pertenecen A conservar la
paz con el pr6jimo. En el sermon present os explicar6 los precep-
tos de la primer tabla, y en el siguiente los de la segunda.

Primer mandamiento.
8. El primer precepto, pues, del Decalogo, nos pide que reve-
renciemos a Dios. Y como dice san Agustin: Dios es reverenciado
con aquellas tres virtudes que se laman teologales; a saber, con fe,
esperanza y caridad. Porque estas miran A Dios y lo honran del
modo que es debido: respect que cada una de ellas en su modo
corresponde A la grandeza dela Majestad divina. Porque en cuanto
Dios es la primera y suma verdad, nos pide que demos plena fe A
sus palabras, y creamos que antes se arruinarAn el cielo y la tierra,
que el que falte su verdad; y que acerca de su Majestad sintamos
aquellas cosas que es razon career, de suma equidad, justicia y bon-
dad. Y porque Diosjtiene de suyo una clemencia y bondad infinita,
y tambien una continue providencia de las cosas que cri6, mayor-
mente de los'hombres, nos pide, no solo que esperemos desu mise-
ricordia la vida eterna, para la cual nos cri6 l1, sino que acudamos
humildemente a su auxilio y patrocinio en todas las calamidades,
tentaciones y presuras que por todas parties nos rodean, y espere-
mos de 61 con confianza el alivio de los males, el remedio de las
calamidades, y la expulsion y libertacion de todos los peligros, y
esperemos que estar6mos seguros y defendidos bajo la sombra de
sus alas. Este cargo y oficio es cierto que pertenece a la virtud de
la esperanza.
9. Y la suma 6 infinita bondad de Dios, su'hermosura y los be-
neficios que nos ha hecho (porque 61 nos crid6a su imagen y seme-
janza; 61 en el vientre de;nuestra madre compagin6 y coligd todos
los miembros de nuestro cuerpo, los distingui6 con sentidos y dr-
3*






4 SERMON
ganos; 61 despues de habernos sacado a luz, nos guard recibiri-
donos en la benignidad de su providencia; l6 nos libr6 de innume-
rables peligros de cuerpo y alma; y lo que es mas, y excede todo
esto, 61 con su sangre y tormento acerbisimo de su cruz nos redimi6
de la tiranfa del diablo y delpecado) merecen todo esto con suma
razon y detecho; de modo que aunque tuvidramos las lenguas y
facultades de todos los Angeles y de todos los hombres, deberfa-
mos alabarle con todas ellas, darle gracias, y amarle sobre todas
las cosas. Este oficio, 6 la verdad, pertenece A la caridad, que es la
virtud excelente entire todas. Pues con los oficios y prActicas de es-
tas tres virtudes reverenciamos piadosamente A Dios, cuando lo que
es debido con sumo derecho se lo damos 6 proporcion, y segun la
facultad de nuestra pequeiiez.
10. Esto supuesto, se ve claramente de qu6 manera peqnen los
hombres contra este primer mandamiento. Porque, lo primero, pe-
can aquellos que se apartaron de la fe, lo que no permit Dios, y
aquellos que usaron de agiieros, encantos, sortilegios, 6 de invo-
caciones tacitas 6 express de los demonios, y de otros semejantes
sacrilegios, todo lo cual est6 prdximo la infidelidad. Porque de es-
tas maneras se peca contra la fe. Y contra la esperanza pecan, lo
primero, aquellos que oprimidos de varias calamidades acuden, no
al auxilio y misericordia de Dios Padre clementfsimo, sino 6 los so-
corros humans, y en estos y no en Dios ponen la esperanza de su
salud. Y por razon contraria pecan contra la misma virtud aque-
llos que, confiados en la esperanza y bondad de la misericordia di-
vina, pecan mas libremente, prometin dose de ella su salvacion, sin
embargo que no quieren apartarse de sus malas obras. Y contra la
caridad pecan aquellos que ni aman sobre todas las cosas A su Ha-
cedor y autor de su salud, ni le dan las debidas gracias por tantos
y tan grandes beneficios, ni se acuerdan de el, sino solamente cuan-
do juran por su santo nombre, 6 perjuran, asf como 61 mismo se
queja por Jeremfas 1: Acuerdanse, dice, de mi, no en juicio, jurando
en mi nombre con mentira. Y como el Seiior tenga dicho que alli
esta nuestro corazon donde esti nuestro tesoro, Ide que modo prue.
ban que Dios es su tesoro y sumo bien aquellos que apenas pien.
san alguna vez en aquel de quien solo debieran gozar, en quien tni.
camente se'debieran deleitar, y en quien debieran reposar y gastar
los dias y las noches I?


I Jerem. vai. 'Mattb. vi.






SOBRE LA CONFESSION. 2~
11. Contra este precepto pecan tambien aquellos que agitados
del furor y la ira ponen en el cielo su boca sacrflega, cuya maldad
imita aquel atroz delito de los que crucificaron 6 Jesucristo Sefior
nuestro. Porque alguna vez los hombres facinerosos agitados de las
furias de los demonios de tal suerte se enloquecen contra Dios que,
si por entonces pudieran, con sus dientes y sus uias en cierto modo
despedazarian al mismo Dios: finalmente, es tal y tan grave este
delito, que por 61 una noche mat6 el Seiior en el ej6rcito de Se-
naquerib ciento y ochenta y cinco mil hombres ': saber, porque
este con boca impfa se atrevi6 6 blasfemar contra Dios. Y aunque
este horroroso pecado pertenezca solo 6 los hombres desalmados,
fieros y crueles, sin embargo, algunas mujeres suelen dar 6 en-
tender una cosa semejante. Porque cuando se ven acosadas de
angustias y aflicciones, como unos vasos d6biles puestos al fuego
saltan, se repelan y se arafian, y arrojan voces impias al cielo, y
quieren refir y disputar hasta con el mismo Dios: ,por qu6 les da
aquella vida miserable y acerba? ,por qu6 las hace mas infelices
que i las otras? Y 6 este tenor derraman y sueltan otras voices lo-
cas y temerarias semejantes 6 estas, con las cuales acusan A Dios,
y le hacen inhumane, cruel, y que desatiende las cosas humans.
Qub cosa puede habermas execrable que esta? Porque ,qu6 otra
cosa hacen los condenados cuando son atormentados de los tor-
mentos del inferno? De esto consta claramente que esta locuela.
no es tanto de hombres cuanto de demonios, 6 de aquellos cierta-
mente que caminan i sus penas y 6 su compafila. Porque asf es como
la locuela, que es propia de condenados, arguye y convince que
los que usan de ella son ciudadanos del inferno.
12. Pecan tambien contra este precepto, no de muy diverse ma-
nei'a, aquellos que, 6 A sf mismos, 6 i otros, maldicen y ofrecen al
demonio. Porque estos en cierto modo parece que invocan al de-
monio para que se los Ileve a ellos mismos 6 A los otros. Esto cla-
ramente es una impiedad cuando se entrega al demonio lo que se
cri6 i imdgen de Dios. Y 6 la verdad que alguna vez, permiti6ndolo
Dios, viene el demonio invocado, y arrebata y lleva 6 los cuerpos
6 las almas de los que se le ofrecen. Y al modo que los que blasfe-
man con frecuencia A Dios en esta vida mueren con una muerte
violent 6 infeliz, asi tambien son atormentados con un castigo se-
mejante aquellos que se ofrecen A si mismos al demonio. Por rela-


t IV Reg. xx.






26 SERMON
cion cierta supe que cierto labrador, yendo en un carro, agitado de
la ira y furor porque los bueyes se apartaron algun tanto del car-
ril, ofreci6 al demonio el carro, los bueyes, y aun A si mismo; y
luego inmediatamente echando a correr los bueyes por las cuestas
y peligros, se precipitaron, y se hicieron pedazos el carro, el carre-
tero y los bueyes. Esto claramente merecen aquellos que a si mis-
mos y sus cosas las encomiendan A semejantes patrons. Hasta aqui
el primer precepto de la tabla primera.
Segundo mandamiento.
13. Siguese luego el segundo mandamiento, por el cual se pro-
hiber los perjurios. En cuya explanation me parece debo decir cua-
tro cosas brevemente acerca del modo de jurar. Estas son, que sea
el juramento, y de cuantas maneras; de qu6 modo se quebrante este
precepto, y de cuAnta gravedad sea su transgresion. Jurar, como
defienden los te6logos, es hacer A Dios testigo de la cosa que afir-
mamos: por lo cual, si juramos verdad, le hacemos testigo de ella,
y si mentira, testigo de su falsedad: esto es una cosa impia y sa-
crflega. Y cuando usamos de aquella execracion que era familiar A
los hebreos: Esto me haga el Sefior, y esto me aiada d suceda, 6 de
otra semejante, se dice tambien juramento execratorio; con el cual
no solo hacemos a Dios testigo de nuestros dichos, sino tambien
juez, para que 61 tome venganza de nuestros perjurios, A la que nos
obligamos nosotros jurando.
14. Y los te6logos distinguen tres g6neros de juramentos: uno
con el que afirmamos, otro con el que prometemos, y otro con el
que amenazamos. Y A la verdad que en el primer modo de jurar
*pecamos de dos maneras; esto es, cuando afirmamos lo falso por lo
verdadero, 6 lo que es dudoso y no lo tenemos bastante explorado
lo afirmamos constantemente, y lo aseguramos con juramento. Por-
que ninguno debe afirmar con juramento sino lo que con una fe y
creencia cierta conoce y tiene explorado. Y cuando prometemos al-
guna cosa jurando, podemos pecar de tres maneras: lo primero, si
prometemos falsamente; esto es, cuando no tenemos intention ni
animo de cumplir lo que prometemos. Tambien si teniendo Animo
de cumplir, pero arrepentidos despues, no cumplimos lo que pro-
metimos. Ultimamente, si prometemos lo que es injusto, 6 afirma-
mos con juramento que de ningun modo har6mos lo que es pio y
honest; porque ambas cosas militan contra la religion del jura-
mento. Y semejantes juramentos no tenemos obligation A cumplir-





SORE LA CONFESION. 87
los, porque el juramento no debe ser ni vinculo de la iniquidad, ni
impediment de la virtud. Y si cuando uno con juramento prome-
ti6 6 su pr6jimo que no le ha de prestar, 6 que no se ha de dig-
nar de hablarle, 6 que no le ha de perdonar la injuria que le hizo,
peca A la verdad cuando asi promete con juramento, y no estA obli-
gado A cumplirlo. Y lo que he dicho del juramento de promesa lo
mismo se debe sentir del voto; respect que el voto es tambien una
promesa hecha A Dios, la cual, aunque no est6 confirmada con ju-
ramento, sin embargo se debe guardar con no menor religion, sino
antes bien con tanto mayor cuanto es mayor aquel A quien se hace
la promesa; y asi de tantos modos como el juramento de promesa
se viola y quebranta el voto, como facilmente podri cualquiera ad-
vertir.
15. Tambien en el juramento con que amenazamos sucede pe-
carse de tres maneras. Lo primero, 6 la verdad, cuando para me-
ter miedo a los criados d i los hijos les amenazamos algun castigo
sin Animo de cumplirlo, porque entonces juramos falso. Tambien
cuando no cumplimos aquello que hemos amenazado, siendo just
y conforme a razon. Aunque si despues nos pareciese mejor usar de
clemencia, es licito perdonar el castigo y conceder el perdon, res-
pecto que el juramento no debe ser impediment de mejor prop6-
sito y consejo. Ultimamente, pecamos cuando juramos 6 que hemos
de hacer un castigo injusto, 6 amenazamos alguna pena 6 venganza
i aquellos que estAn fuera de nuestra potestad, la cual podemos apli-
car por nuestra autoridad, 6 en estos nos dejamos Ilevar mas del
deseo de la venganza que del deseo de la equidad y justicia.
16. Contra este precepto pecamos tambien cuando juramos sin
necesidad 6 sin utilidad alguna. Porque tres deben ser los c6mites
del juramento, segun dice san Jerdnimo explanando aquellas pala-
bras del Senior por Jeremias 1: Y jurards, dice, en mi nombre en
verdad, yjusticia y juicio. Y a la verdad pertenece que no juremos
falso; a la justicia, que jurando no prometamos alguna cosa torpe 6
deshonesta, y al juicio pertenece que no usurpemos temerariamen-
te, esto es, por causes leves, el venerable nombre de Dios. Aun-
que el jurar por just causa sea acto de religion, como alguna vez
juraron los santos Patriarcas y los Apdstoles, sin embargo, el jura-
mento, como dice santo Tombs, es como un medicamento de la
humana incredulidad. Y es constant que los medicamentos se re-


* Jerem. iv.





28 SERMON
comiendan con razon en el tiempo de la enfermedad, mas fuera de
ella se arrojan como initiles. Pues asi se alaba el juramento cuando
se hace para sentenciar los pleitos, 6 para'dar A cada uno lo que es
suyo, 6 para apaciguar los animos exasperados de los amigos por-
que sospecharon alguna falsedad de nosotros, y si alguna cosa de
estas falta, no carece de culpa abusar del nombre y autoridad de
la Majestad divina en cosas vanas y sup6rfluas. Pero pecan much
mas gravemente que todos estos aquellos que sin discrecion y jui-
cio multiplican los juramentos, jurando casi tantas veces como pa-
labras hablan. Cualquiera, pues, que tiene esta mala costumbre
de jurar A cada paso sin discrecion ni distinction de verdad 6 men-
tira, si este alguna vez, como suele suceder, jura also sin adver-
tirlo, no por eso se excusa del pecado porque lo hizo sin querer,
pues ya lo quiso aquel A quien no desagrada esta costumbre. Por-
que A quien agrada la causa del mal, agrada tambien aquello que
casi suele seguirse de ella. Por lo cual os ruego y pido encarecida-
mente, hermanos, que desde este lugar y tiempo que ois esto de-
testeis esta abominable y perniciosa costumbre, y propongais des-
arraigarla en un todo de vosotros y de vuestras families, no sea que
si alguna vez jurais por descuido se os impute esto a pecado. Por-
que al que ya desagrada la costumbre, desagrada tambien todo lo
que de ella se sigue, y esto ya no se imputara A vicio. Y para que
este prop6sito sea mas firme y saludable proposed ahora el aplica-
.ros alguna pena siempre que jureis sin causa, 6 bien haciendo al-
guna breve oracion 6 alguna limosna, para que con estos como es-
tfmulos y frenos os acordeis siempre de este prop6sito, y de este
modo poco A poco borreis esta mala y detestable costumbre; la cual
asi como se arraig6 con la impiedad continue, asi tambien se bor-
rarA con el cuidado y religion contraria; porque para ambos extre-
mos vale much la costumbre. De esto, pues, que os he dicho cada
uno entenderA facilmente de qu6 manera se deba acusar de los pe-
cados cometidos contra este precepto.
17. Expuesto esto, se debe explicar la gravedad de esta culpa.
En esto yerran con much riesgo aquellos que, porque ven que este
delito no se castiga con las leyes como los homicidios y los hur-
tos, lo reputan por cosa tan leave, que ninguna otra cosa se les cae
de la boca con mas frecuencia, de modo que en su trato cotidiano
cAsi son mas los juramentos que las palabras. Porque apenas se pue.
de referir sin dolor grande con qu6 facilidad y A cada paso que-
brantan todos estos preceptos, sanse los nifios y nifias, s6anse ya






SOBRE LA CONFESSION. 29
los hombres y mujeres. Sin embargo de esto su transgresion es tan
grave que, segun los dogmas de la verdadera teologia, si se con-
sidera solo el objeto y especie de pecado, es de mas gravedad el
perjurio que el homicidio, de que tanto se horrorizan los hombres.
Porque el pecado de homicidio milita contra el hombre, y el perju-
rio contra Dios, a quien en el hecho mismo de jurar hacemos men-
tiroso, como se ha dicho antes. Este pecado tambien lo castiga Dios
frecuentemente, no solo en el siglo y vida venidera, sino en la pre-
sente. Por esto leemos en el EclesiBstico i: El hombre que jura mu-
cho se llenarA de maldad, y no se apartara la plaga de su casa. Y
asi en este siglo y vida present se castiga con dos penas graves: lo
primero con la ruina en muchos delitos, y lo segundo con la ruina
tambien de su casa, y con las plagas que continuamente le envia
Dios, vengador de su honra. Esto, 6 la verdad, se mostr6 de una
manera nueva y admirable al profeta Zacarfas 2. Porque asi es como
dice: Y volvime, y levant mis ojos, y mir6, y veo un volhmen que
vuela. Y me dijo: ,Qu6 yes tu? Y dije: Yo veo un voldmen que
vuela: su longitud es de veinte codos, y su latitud de diez codos.
Y me dijo: Esta es la maldicion que sale sobre la faz de toda la
tierra; porque todo ladron, segun alli esti escrito, seri juzgado, y
todo el que jura por esto sera juzgado del mismo modo. Sacar6lo,
dice el Senior de los ejercitos, y vendrAd la casa del ladron y a la
casa del que jura en mi nombre con mentira, y morara en medio
de su casa, y la consumirA hasta sus maderos y sus piedras. Ved,
os ruego, Icon qu6 acerbidad de penas son castigados los hombres
que juran en falsol Por tanto, con razon el Sabio nos aparta de esta
mala costumbre, diciendo ': No acostumbres tu boca a los jura-
mentos, porque hay muchas caidas en ellos.
Tercer mandamiento.
18. Siguese despues el tercer mandamiento, el que nos manda
que santifiquemos las fiestas. En 61 se nos piden tres cosas, de las
cuales dos caen bajo de precepto, y la tercera estA muy pr6xima A
61. Lo primero, se nos pide que nos abstengamos de toda obra ser-
vil; lo segundo, que oigamos misa, y lo tercero, que este dia, como
consagrado A Dios, lo pasemos en mayor devocion y religion. Por
estas tres cosas se ve de cuantos modos pecan los hombres contra
este precepto. Porque asi como se nos piden estas tres cosas, asi tam-


1 Eccli. xxim. Zach. v. 3 Eccli. xxun.






30 SERMON
bien pecamos de tres maneras contra 61. Para cuya inteligencia os
habr6 de tocar algunas cosas brevemente.
19. Lo primero, por lo que hace 6 la prohibition de las obras
services, no peca mortalmente aquel que por una hora hace una
obra servil. Porque los cristianos no santifican sus fiestas con una
tal supersticion, cual establecia la necedad de los escribas y fari-
seos, los cuales reputaban por un pecado mortal untar en el sibado
con lodo los ojos de un ciego de nacimiento. Porque es sentencia
comun que la material parva de los delitos no llega 6 pecado mor-
tal, como se puede ver en el hurto. Porque no peca mortalmente el
que hurta una cosa pequefa, aunque el hurtar de su g6nero sea
pecado mortal. Tambien se debe advertir que cuando se dice la misa
en los templos asistamos en ellos con temor y temblor, y con la ae-
bida atencion. Porque alli en la misa se sacrifice por nosotros aque-
Ila misma hostia que se ofrecid por la salud del mundo. Y de aqui
se deja ver ficilmente cu6n gravemente deben ser reprendidos aque-
llos que en este tiempo asisten A estos tremendous misterios con solo
el cuerpo, y con la mente estdn fuera 6 negociando, 6 mirando en
este sagrado lugar 6 con curiosidad 6 liviandad, y lo que es aun mas
grave, con deshonestidad; mirando en la casa sagrada y de oracion
lo que seria maldad mirar aun en los teatros; 6 aquellos tambien
que gastan en ellos el tiempo en cuentecillos y conversaciones in-
fitiles. Estos, 6 la verdad, no asisten todos a los sagrados miste-
rios, antes bien la mayor y mejor parte de ellos esti fuera del lu-
gar sagrado.
20. Contra este precepto pecan aquellos que gastan casi todo el
dia de fiesta en juegos y cosas vanas. Porque hay muchos que es-
peran estos dias, no para santificar, sino antes bien para profanar
el sibado; no para redimir los pecados antiguos, sino para ailadir
nuevos; no para en ellos reverenciar i Dios, sino para mas servir
al mundo y al demonio; no para aprender en ellos A refrenar las
pasiones y los deleites, sino antes bien para soltar las riendas A los
torpes apetitos y gastar todo el dia en juegos y en los n6ipes, en lo
que no pocas veces intervienen porfias, quimeras, perjurios, y aun
horrendas blasfemias. Ultimamente, nunca los hombres perdidos
enloquecen mas que en estos dias, en los cuales debieran llorar sus
pecados, venerar A Dios y arreglar sus costumbres. Este culto de
los dias festivos lo llora Jeremfas, diciendo : Vi6ronla los enemi-


I Thren. i.





SOBRE LA CONFUSION. 31
gos, y burlaron sus sibados. A la verdad que es digno de risa y aun
nas de llanto ver de qu6 manera santifica hoy el vulgo las fies-
tas de los cristianos, las cuales habiendo sido instituidas por Dios,
para que los hombres se santificaran en semejantes solemnidades,
esti tan 16jos de que hagan esto, que antes en ellos se empeo-
ran. Apenas hay otra cosa por la cual yo entienda mejor el mise-
rable estado y peligro de este nuevo siglo, porque es la uiltima serial
de una enfermedad sin remedio, cuando los medicamentos, no solo
no aprovechan, sino que tambien dafian. Pues en este estado vive
hoy claramente el mundo, cuando aquello que la Iglesia ha insti-
tuido para remedio de nuestros males agrava y aumenta las enfer-
medades del alma.
21. Pecan tambien aquellos que siendo padres de families no
cuidan de que los hijos, los criados y criadas encomendados a su
cargo oigan misa los dias de fiesta. Porque asi como no hay cosa
que amanse la fiereza de los hombres como la religion y el santo
temor de Dios, asi si este falta, poco 4 poco los hombres se har6n
fieras, bArbaros, inhumanos, que nada saben masque las cosas ter.
renas, y que con su mismo m6todo de vida atestiguan que todo se
acaba con la vida, y que nada resta despues del sepulcro. Y en esto
suelen parar aquellos que ni van i las iglesias, ni oyen sermones,
ni asisten a los oficios divinos. Porque con este no uso se oscurece
su fe como con orin 6 moho, de donde nace aquella conciencia cau-
terizada que encallecida perdi6 cisi todo el sentido spiritual. Y asi
a estos sucede lo que algunos suelen decir: El que no quiere entrar
humilde por las puertas de la Iglesia, este deberi entrar forzosa-
mente condenado por las puertas del inferno. Por lo tanto atien-
dan con cuidado los que tienen en sus casas criados, criadas y es-
clavos, que los dias de fiesta les manden ir de mafiana a la iglesia
para que satisfagan al precepto, y despues se vuelvan 4 sus respec-
tivos cargos. De lo contrario teman no sea que la transgresion de
este precepto caiga sobre ellos y busque Dios de las manos de los
amos la sangre de los criados. De lo dicho hasta aqui cada uno po-
dri advertir ficilmente de cudntos modos viol6 este precepto, para
que asi en fin aprenda 4 acusarse en la confession.
22. Hasta aquf os he tocado brevemente lo que se podia decir
atendida la razon del tiempo y del asunto acerca de los preceptos
de la tabla primera; en el sermon siguiente proseguir6 los precep-
tos de la tabla postrera, que pertenecen al amor y provecho del pr6-






32 SERMON
jimo. Ahora, hermanos, pensad estas cosas que os he dicho, revol-
vedlas continuamente dentro de vosotros, reponedlas en vuestra
memorial para que, instruidos en estos documents, merezcais arre-
glar la vida y confesaros bien, y de esta manera conseguir el per-
don de los pecados y la gracia, y finalmente concedi6ndonosla el
Seinor, la eterna salud y la gloria. Amen.





SOBRE LA CONFESSION. 33


SERMON
DE LA

SEGUNDA PART DE LA PENITENCIA.



SOBRE IA CONFESSION.
Convertere ad Dominum, et relinque
peccata, etc. (Eccli. xvln).
Convi6rtete al Sefior, y deja los peca-
dos, etc.
1. HabiBndoos dicho, hermanos carisimos, en el sermon prece-
dente que los preceptos del DecAlogo los escribi6 el Sefior en dos
tablas, y habiendoos ya explicado los preceptos de laprimera, res-
ta que en el sermon present os explique los contenidos en la se-
gunda tabla con este 6rden: que lo primero sepamos y considere-
mos qu6 sea lo que nos manda Dios, y despues os exponga de qu6
manera violamos 6 quebrantamos estos mandamientos. Porque A
cualquiera le sera facil entender en qu6 haya pecado en esta part,
si antes tiene conocido qu6 es A lo que esta obligado. Pues el pri-
mer precepto de esta segunda tabla y el cuarto, en el 6rden de los
otros, recomienda a los hijos el honor que deben a sus padres. De
este precepto se coligen tres reciprocas obligaciones. La primera es
de los hijos A sus padres, y tambien la de los padres a sus hijos. La
segunda de los criados a los amos, y delos amos a los criados. La
tercera del marido respect de su mujer, y de la mujer respect de
su marido. Pues de estas tres obligaciones dire por su 6rden breve-
mente segun la condition del tiempo.
2. Y por lo que hace a la obligacion y oficio de los hijos res-
pecto de sus padres, que en t6rminos express recomienda el Sefior
en este precepto, se debe advertir lo primero, que este precepto, lo
defendi6 y lo fortific6 como con dos murallas, i saber, la del premio
y la del castigo. Porque al hijo obsequioso y obediente promote la
longitud de vida, cuando despues del precepto dice 1: Para que seas


1 Exod. xx.





34 SERMON
de vida larga sobre la tierra que el Sen~or tu Dios te ha de dar; y
al desconocido y rebelde le pone una grave pena, cuando dice :
El que maldijere al padre 6 madre muera irremisiblemente, con-
tra el cual se fulmina tambien en los Proverbios aquella horrible
maldicion 2: El ojo del que subsana 6 burla al padre, y el que des-
precia el parto de su madre, saquenselo los cuervos de los torren-
tes, y c6manle los hijos del Aguila. Ved, os ruego, icon qu6 maldi-
cion se castiga la insolencia de los hijos con sus padres! No tendr6
a mal referir aquf sobre esto un ejemplo memorable. En la ciudad
de Valencia, habiendo sido condenado A horca cierto jdven por un
also delito que le imputaron, y habi6ndole puesto la horca nueva
en un lugar y sitio diferente del acostumbrado, luego que lleg6 al
suplicio, admirAndose y exclamando, dijo : A la verdad quejusta-
mente me ahorcan, no por este delito, del cual he sido falsamente
acusado, sino porque en este mismo lugar castigu6 a mi misma
madre; en cuya occasion agitada deljusto dolor, me ech6 esta exe-
cracion : lojal6 que en este mismo lugar te yea ahorcado aquel que
en 61 te vid castigar a tu misma madre 1 Por este ejemplo dejad vos-
,otros, padres, dejad, os ruego, de maldecir A vuestros hijos, no
sea que la sentencia del cielo confirm la execracion que mereci6
su vicio. Y vosotros, hijos, considered por cuantos tftulos'estais
obligados A honrar a vuestros padres. Porque A ello os incita la ley
misma de la naturaleza esculpida en vuestros Animos, A ello os es-
timula la ley grabada en tablas de piedra por los dedos del mis-
mo Dios; 6 ello os estimula la vida larga prometida A los hijos ob-
sequiosos A sus padres, y los tormentos gravfsimos propuestos para
los ingratos 6 inobedientes. ,Qui6n, pues, serA tan rebelde y con-
tencioso que se atreva i quebrantar y romper todos estos vfnculos
y fueros divinos y humans? Es consiguiente, pues, que nos pon-
gamos todos 6 la vista aquella amonestacion del EclesiAstico3,
que A todos los hijos aconseja en estos t6rminos: El que teme al
Sefior honra A sus padres, y como a sus duefios y sefiores servirA
a aquellos que le engendraron. En toda obra y palabra y con to-
da paciencia honra A tu padre, para que venga sobre tf la bendi-
cion de Dios, y su bendicion en lo dltimo permanezca. Con estas
palabras, pues, somos amonestados, hermanos, que con todo g6-
nero de oficios honremos A nuestros padres; lo primero con el ho-
nor y reverencia, tambien con una humilde y pronta obediencia,


' Levit. xx. Prov. xxx. $ Eccli. in.





SOBRE LA CONFESSION. 35
y iltimamente con el socorro, con el obsequio, con el servicio y la
paciencia, con la cual Ilevemos 6 bien sus reprensiones, su auste-
ridad, sus clamores importunos y aun sus yerros; respect que
ellos muchas veces sobrellevaron 6 los hijos rebeldes, ya en la pue-
ricia y ya en la juventud. Sfrvanos para esto el ejemplo de un j6-
ven, aunque gentil, lamado Eliano, el cual (segun serefiere entire
los apotegmas ilustres de los varones esclarecidos) volviendo A la
Ericia despues de una larga peregrinacion, le pregunt6 su padre
qu6 ciencia 6 discipline habia estudiado en aquel largo intermedio;
y 61 le respondi6 prometi6ndole que en breve se la mostraria.
Castigindole, pues, el padre A.poco despues por ciertopecadoque
cometi6 el hijo, postrAndose humildemente al padre para que le
castigara, dijo : que esto habia aprendido, obedecer a sus padres
cuando le castigasen, y Ilevar en paciencia y con resignation sus
indagaciones y golpes. Pero de una piedad y obediencia perfect
di6 ejemplo Pomponio Atico en la muerte de su madre, que ya
era de mas de noventa aiios, y l1 tenia ya sesenta : este se glori6
muchas veces de que nunca tuvo necesidad de reconciliarse con su
madre, y que nunca rifi6 con su hermana, que c6si era igual a 61.
Este dicho describe Cornelio Nepote que se lo oy6 A 61 mismo.
Pues avisados de estos ejemplos de gentiles, nosotros que somos
cristianos esforcemonos porque en esta parte no nos venzan los pa-
ganos. Y cualquiera que apetezca el premio de esta piedad y obe-
diencia p6ngase a la vista la obediencia de los hijos de Jonadab,
hijo de Recab, la cual describe latamente el profeta Jeremfas; y
entendera facilmente cuAn agradable sea al Padre celestial este ob-
sequio de los hijos 6 sus padres. Y asf cualesquiera que teneis pa-
dres procurad con todo afecto hacerles estos oficios. Porque asI su-
cedera que merezcais recibir la bendicion de ambos padres, esto
es, de el del cielo y deel de la tierra, y aquella longitud de vida
prometida a los hijos obedientes, no solamente en esta vida que es
frAgil y caduca, sino en aquella que es eterna, y esti Ilena de to-
dos los bienes.
3. Pero no es menor la obligacion de los padres para con los
hijos, ni expuesta A menores premios y castigos. Porque respect
que son padres, no solamente de los cuerpos, sino tambien en
cierto modo de los Animos, por lo tanto deben tener un cuidado
diligentfsimo de ambas parties, atendida la dignidad de cada una
de ellas; esto es, que procuren con mayor anhelo las cosas mayo-
res, y con menor afan las menores, que son las que pertenecen al





36 SERMON
cuerpo. Estan obligados, pues, no solo a sustentar sus hijos, sino
much mas A criarlos en el santo temor de Dios. Y esto principal-
mente se debe hacer cuando aun la edad tierna se da y cede fA-
cilmente al que la forma 6 institute. Porque al modo que las coma-
dres forman y componen con las manos el cuerpo recien nacido del
infante; asf un padre piadoso, cuando todavfa es como nuevo el
feto, lo debe imbuir 6 instruir en los preceptos de las virtudes pa-
ra que al nismo tiempo crezca en la edad y en las buenas costum-
bres. San Jerdnimo, describiendo en sus cartas la education de cier-
ta nifia, al modo, dice, que en la orilla el agua sigue por la car-
rera que hade el dedo que precede, asf la edad blanda y tierna es
flexible hocia ambas parties, y se va por donde la llevares. Esto
mismo ensefia Plutarco con un sfmil vulgar y.oportuno: la edad
nueva para formarse es fAcil y tierna, y en los Animos de los nifios
cuando todavia estAn tiernos se instalan 6 ensefian mejor las dis-
ciplinas. Y con much mas dificultad las cosas que ya se han en-
durecido. Porque al modo que los sellos se imprimen en las ceras
blandas, asf tambien la doctrine se graba con facilidad en los Ani-
mos de los nifios. Porque de este modo sucederi que las costum-
bres bien instituidas pasen en cierta manera A naturaleza ; y asf fi-
nalmente se verificara lo que respondi6 aquel otro lacedemonio
siendo preguntado qu6 utilidad traeria la buena enseiianza de los
nifios. Hard, dijo, que las cosas honestas les sean faciles. Hasta
aquf Plutarco.
4. Y cuanta sea la virtud y poder de esta education para uno
y otro extreme lo declare aquel Licurgo que did leyes 6 los lace-
demonios con un muy exquisite y oportuno ejemplo. Porque em-
peniandose en trasladar a sus conciudadanos de sus malas costum-
bres a una vida mas arreglada, y aficionarlos a la virtud y honesti-
dad, porque estaban corrompidos con las delicias, cri6 dos cachor-
ros hermanos de padre y madre; de los cuales al uno quiso criar
en su casa con comida abundante, y al otro lo ensefi6 luego y ejer-
cit6 en la caza. Despues sacando los dos a la plaza a ]a vista de una
multitud del pueblo, puso alli mismo unos espinos, y entire ellos
unas comidas muy delicadas, y luego soltd una liebre; y y6ndose
cada uno de ellos A lo que estaba acostumbrado, el uno se enca-
min6 A la comida, y el otro se fu6 siguiendo la liebre. 4No veis, ve-
cinos, dijo entonces a los circunstantes, estos dos cachorros, que
siendo de una misma descendencia y origen, sin embargo por su
distinta education han salido tan desemejantes entire sf, y que va-





SOBRE LA CONFESSION. 3T
le mas para el oficio y la obligacion una educacicn honest que la
naturaleza? Por tanto nada nos aprovechara, 6 ciudadanos, la no-
bleza que admira en nosotros el vulgo de los hombres y nuestra
descendencia y prosapia de H6rcules, si no hacemos aquellas cosas
mismas por las cuales este h6roe se hizo. el nobilisimo y generoso
entire los mortales, y en toda nuestra vida aprendamos y ejercite-
mos lo honest. Ha16 este varon ingenioso un camino por donde
A la multitud, no bastante id6nea para percibir las razones filosdfi-
cas, le pusiera A la vista una imAgen de la virtud. A la verdad que
la naturaleza es una cosa eficaz, pero es mas poderosa la institu-
cion, la cual corrige la indole mala, y la convierte en buena. En
nuestra mano no esti el c6mo nazcan los hijos; pero esta en nues-
tra potestad el que salgan buenos con la buena ensefianza.
5. Aquf acaso habr4 algun padre cuidadoso que quiera saber
qu6 sea lo que debe hacer para educar recta y honestamente 6 sus
bijos. A este le respond yo, que ante todas cosas debe 61 arreglar
honestamente su conduct, para que se la proponga A sus hijos co-
mo regla de buen vivir. Asi, pues, los carpinteros, que con una re-
gla de madera miden sus obras, procuran lo primero que la regla
sea muy derecha, y despues por ella nivelan las.otras obras. Pues
el padre que desea imbuir sus hijos en buenas costumbres, muEs-
trese 61 antes y hAgase tal cuales desea que sean sus hijos. No le
oigan jurar 6 maldecir 6 los criados, 6 dejarse arrebatar de la ira, 6
jugar A los ndipes 6 otros juegos, 6 decir palabras deshonestas; no
sea que arrebaten de 61 mismo estas cosas antes que lleguen A co-
nocer qu6 son vicious.
6. Y no contentandose con esto, procure imitar i aquel santo
anciano Tobias 1, quien al hijo que tuvo le enseii6 desde su nifiez
A temer 6 Dios y abstenerse de todo pecado. Y aunque todos los pe-
cados se deben detestar, sin embargo, la mentira, el hurto, la glo-
toneria y la ociosidad (a los que esta edad suele estar muy pro.
pensa) se deben evitar y huir principalmente. Y abriendo la ocio-
sidad la puerta a todos los vicios, entonces principalmente hace
haraganes 6 inuitiles 6 today prActica de trabajo y de virtud A los ni-
fi6s que estin continuamente acostumbrados A la ociosidad y A los
juegos. Aquellos, pues, que ban nacido en pobreza cuiden de ins-
truir y enseilar 6 sus hijos en artes manuales; esto es, cuiden de
ensefiarles algun arte i oficio. Porque el arte, como dijeron recta-

I Tob. i.
4 T. X.






38 SERMON
mente los antiguos, esel puerto de la pobreza; ylos nobles, siquie-
ren serlo verdaderamente, procuren instruirlos en las artes libera-
les. Porque con elegancia dijo Apolonio: ,Qui6n es riquisimo? el
sabio. 4Qui6n pobre? el necio. Por tanto, con razon dijo cierto in-
signe fil6sofo, que mas queria una miga 6 gota de cerebro que una
vasija 6 tinaja de fortune. Aquel grande Alejandro confesaba que
mas debia 61 i un Arist6teles que 4 su mismo padre; porque de
estehabia recibido el vivir, y de aquel el vivir bien.
7. Tambien se debe ver no sea que dejen pecar impunemente
a sus hijos. Porque esti escrito : La necedad se colig6 en el co-
razon del niiio; mas la vara de la discipline, esto es, del castigo, la
ahuyentari. Porque como por ley natural y divina la institution y
castigo de los hijos est6 encomendada A los padres, aquel que no
castiga los delitos de sus hijos los hace suyos; y no dara menos
cuenta al Juez supremo de los pecados de sus hijos que de los su-
yos propios. Y de cuinto peligro sea despreciar esto, con bastante.
claridad lo declara aquel ejemplo del sacerdote Helf, el cual por-
que fue algo negligente en corregir y reprender los vicios de sus
hijos sufri6 unos castigos gravisimos asf 61 como su familiar, y to-
do el pueblo que le estaba encomendado. Bien sabida es la histo-
ria que se cuenta en el libro I de los Reyes, capitulos in, in y iv,
la cual podri referir aqui el predicador. Pues si tan grandes penas
sufri6 el que con menor severidad castig6 a sus hijos, ,qu6 deben
esperar aquellos que dejan sin castigo alguno sus defects, aun-
que pequen gravemente?
8. lltimamente se debe afiadir que los hijos no se crien con
delicadeza y regalo. Porque las delicias inutilizan los hombres to-
talmente para el trabajo y para todos los ejercicios de virtud. So-
bre esto, asi es como dice Fabio Quintiliano: La education blanda,
que llamamos indulgencia, rompe y quiebra los nervios todos de
la mente y del cuerpo. Porque ,qu6 no deseara siendo adulto el
que se arrastra en las pirpuras? Porque no bien pronuncia las pri-
meras palabras, y ya entiende y conoce la grana, ya pide la pdr-
pura. Antes instruyen y excitan su paladar y gusto que abren la
boca y les ensefan A hablar. Crecen y se hacen grandes en las car-
rozas, si tocan la tierra se las tienen levantadas con las manos de
ambos lados. Nos alegramos y celebramos si dicen alguna palabra
licenciosa: recibimos 4 risa y con besos unos dichos que no se de-
ben permitir ni en los mas estragados y dados A las delicias. No hay
SProy. xxiI.





SOBRE LA CONFESSION. 39
que extrafiar: nosotros los ensefiamos, en todos los convites resue-
nan las tonadas obscenas, se ven cosas vergonzosas de decirse. De
estas cosas se hace costumbre, y dela costumbre naturaleza : estas
cosas aprenden los infelices antes que sepan qu6 son vicios. De
aquf disolutos y resueltos, no aprenden ni reciben estos males en
las escuelas, sino antes ellos los llevan i ellas. Hasta aquf Fabio.
Esto he dicho de los oficios y obligaciones de los padres y de los
hijos: vengamos ahora A los criados y 6 los amos.
9. Es, pues, la primer obligacion de los criados para con sus
amos el servirles con diligencia y cuidado, ni sirvi6ndoles al ojo
como para agradar a los honibres, sino para agradar A Cristo, co-
mo aconseja el Ap6stol i. Y por el contrario, el principal cuidado
de los amos debe ser, lo primero, darles las cosas necesarias para
no ponerlos en la precision de que se las roben; tambien estando
enfermos curarlos con cuidado como A hijos, y providenciar que
se les administren los Sacramentos oportunos. Y tres cosas princi-
palmente deben cuidar y procurar en ellos. La primera, que los
aparten de todo pecado mortal, y especialmente de la deshonesti-
dad, porque los que adolecen de este vicio se hacen esclavos del
diablo; y asi los enredados en este lazo c6si toda la vida perseve-
ran en estado de condenacion, en el cual tambien los coge mise-
rablemente la muerte, cosa que consta ser el filtimo y sumo peli-
gro. La segunda, que les hagan que oigan misa los domingos y de-
mis dias de fiesta, de cuyo precepto A nadie exenciona la servi-
dumbre. Y cu6n al contrario suceda esto, todos lo veis, aunque
nadie siente, nadie llora esta general calamidad. La tercera es,
procurar con diligencia que sepan y entiendan bien los rudimen-
tos de la fe, esto es, el Credo, los Mandamientos, el Padre
nuestro y el Ave Marfa. Porque cualquiera que profes6 la fe esta
obligado 6 saber todas estas cosas distintamente, mayormente los
articulos de la fe. Porque los demas misterios de la fe, que son mas
ocultos, basta creerlos en la fe de la Iglesia. Pero estos, que son los
elements de la fe cristiana, y principalmente los misterios de la
santfsima Trinidad y de la Encarnacion del Sefior, se deben career
explicitamente.
10. Y aquf no puedo menos de Ilorar la suerte miserable de
aquellos esclavos que se traen de la Etiopia 6'de la India, de los
cuales muchos est6n casi toda la vida en estado de condenacion, no


SEphes. vi.
4*





40 SERMON
solo por un titulo, sino por dos, y lo que es aun cosa mas grave,
por tres; cuando ni ellos ni sus duefios cuidan cosa alguna de las
tres que he insinuado y tocado, pues ni sabenladoctrina cristiana,
ni oyen misa los dias de fiesta, ni se contienen en el vicio de la lu-
juria. Porque de este vicio impuro libra a los hombres 6 el temor
del Sefior 6 el miedo de la deshonra 6 infamia. Y de estos dos fre-
nos carecen los mas de estos esclavos, porque no tienen cuidado
alguno 6 del temor del Sefior, 6 del pudor y vergi:enza de los hom-
bres, 6 de la fama y honra, y asi caen desenfrenados y precipita-
dos como un caballo y un mulo en este feo vicio. Pues si cualquie-
ra de estos pecados basta para una eterna condenacion, ,qu6 espe-
ranza de salvacion restart para aquellos que estdn enredados y
atados con estos tres nudos y cordeles de condenacion? Y no es
menos de temer que este peligro amenace menos 6 sus sefiores, y
los haga tambien participants de su condenacion, si en cuanto
puedan no cuidan y procuran que los esclavos y encomendados i
su cuidado se libren por su industrial y trabajo de este tan grande
riesgo. Porque truena el Ap6stol: Si alguno no tiene cuidado de
los suyos, mayormente de sus dom6sticos, neg6 la fe, y es peor
que un infiel. Pues estas cosas son las que principalmente se deben
guardar con semejantes esclavos.
11. Tambien es otra la obligacion de la mujer al marido, y del
marido a la mujer 1. Porque A aquella toca principalmente gober-
nar con diligencia su familiar, aplicarse a la labor, y amar y respe-
tar a su marido, hacer con prudencia la voluntad de este en sa-
bi6ndola, quitarle las ocasiones todas de odio, de ira, y sobre todo
no consumirse ni vejarse A si misma y i su marido con el espiritu
y passion de los celos. Y al marido pertenece aquello del Ap6stol 2:
Hombres, amad vuestras mujeres, y no querais ser amargos para
ellas. Porque hay algunos de un 6nimo'tan vil y bastardo, que no
parece se casaron sino para tener con quien poderse enfurecer im-
punemente, y soltar todas las riendas A su furor. De este furor los
retrae el Eclesigstico, diciendo : No quieras ser como un leon en
tu casa, arruinando A tus dom6sticos. Pues si no es decent enfu-
recerse contra los dom6sticos, much menos lo es contra la mujer
que se di6 por compafiera de la vida y de la dignidad. Tambien se
debe hacer consideration de la flaqueza y fragilidad mujeril, lo cual
quiso el ap6stol san Pedro 4 que se considerase, cuando 6 los mari-


I I Tim. v. s Colos. 1n. 3 Eccli. IV. I Petr. im.





SOBRE LA CONFESSION. 41
dos acons'ej6 en estos t6rminos: Maridos, habitad unanimes segun
la ciencia, esto es, prudencia, haciendo honor a vuestras mujeres
como A vasos mas dMbiles, y como a coherederas de la gracia de ]a
vida, para que no se impidan vuestras oraciones. Y claramente el
Animo de la mujer lo llam6 vaso d6bil, con lo cual quiso dar a en-
tender que al modo que diferentemente tratamos los vasos de plata
y los de vidrio; aquellos con menos miedo, porque son s6lidos y
firmes, y estos los solemos tocar y llevar con mayor cautela, por-
que son mas frAgiles y mas expuestos A romperse: asf es necesario
tratar mansamente los Animos d6biles de las mujeres, no sea que
si se las trata con dureza y aspereza se les de6 ellas y a los mari-
dos material de ira y de perturbacion. Esto ciertamente es un impe-
dimento grande para la oracion, la cual require una mente quieta
y tranquila, para que se eleve a Dios sin las r6moras ni aguijones
de los cuidados y de las iras.
Quinto mandamiento.
12. Sfguese luego el quinto mandamiento: No matards. En este
precepto se prohibe en la realidad, no solamente el homicidio ex-
terno, sino tambien el interno. Porque diri alguno: yo A ninguno
mat6. Como quiera que asf sea, sin embargo si deseaste verdade-
ramente y de corazon la muerte de alguno, 6 deseaste la venganza
6te vengaste de alguno, ya delante de Dios mataste: asf como el
que ve la mujer para desearla 1 ya adultery en su,corazon. Tam-
bien si tuviste odio contra tu hermano, ya delante de Dios le des-
pedazaste. Porque asf lees 2 : El que aborrece a su hermano es ho-
micida. Y sabeis que todo homicide no tiene herencia en el reino
de Cristo y de Dios. Y A la verdad, que este pecado, ademas de
que es gravfsimo, porque milita contra la caridad, en la cual con-
siste la suma de la ley de Dios, no es de aquel gdnero de pecados
que juntamente se cometen y pasan, cual es la blasfemia, de la
cual casi se arrepiente el hombre inmediatamente que enloqueci6
de esta manera; sino que suele estar y permanecer much tiempo
en el alma, como la herejfa y el amor impuro, que no cesa inme-
diatamente, sino que permanece much tiempo 6 para siempre. Es-
te pecado es a manera de una herida que deja clavada dentro del
Animo la punta del punial, que siempre engendra un humor perni-
cioso y corrompido. Porque de esta fuente manan todos los dias in-


I Matth. v. I Joan. m.





42 SERMON
numerables pecados, es decir, deseos innumerables de hacer darlo.
Esto lo entiendo yo cuando es capital el odio, cuando alguno se
arde en deseos de venganza y desea y maldice de corazon la perdi-
cion 6 cualesquiera otros graves dafios al prdjimo. Mas donde sola-
mente hay contra 61 algun desabrimiento 6 amargura de corazon
que no desea cosa semejante, esto 4 la verdad no es odio perfect
ni tampoco pecado mortal, sino alguna vez culpa venial, y alguna
otra acaso no sera pecado alguno. Pues si alguno quiere volver.a
la gracia de Dios, reconciliese primero con su prdjimo. Porque es-
ti tan junta la amistad de Dios con la amistad de los hombres, que
la una no puede existir sin la otra.
13. Pero me reconcilio, dices, depongo el odio y deseo de ven-
ganza: Jpor ventura estoy obligado 6 hacer alguna cosa mas? A
esta pregunta se debe responder con cautela y discrecion: porquc
6 ti injuriaste 4 td prdjimo, 6 61 te injuri6 a ti, 6 no os hicfsteis in-
juria el uno al otro; sino.que arrastrindose mas de lo que era ra-
zon cada uno de su passion, os habeis desavenido con un odio capi-
tal. Pues si t le has agraviado estis obligado 4 satisfacerle, 6 con
obras 6 con palabras, 6 con ambas cosas, segun lo pida el asunto.
Porque esto pide el drden de la justicia, que a quien hiciste daiio
procures aplacarlo y satisfacerlo. Y yo no siempre alabo aquellos
que repentinamente van a sus prdjimos que se hallan ofendidos,
para pedirles perdon humildemente. Porque cogi6ndolos muchas
veces desprevenidos y agitados de la memorial de la injuria recien-
te, se ofenden y perturban alguna vez de su ida y vista, de modo
que frecuentemente se levantan y mueven de esto mayores trage-
dias, Seri, pues, convenient tratar antes este negocio con la in-
dustria y consejo de los amigos de ambos, y antes de juntarse
amansar y apaciguar los 6nimos de los enemigos, al modo que ha-
cen los barberos, que antes de abrir la vena la suavizan con acei-
te, y bafian con agua caliente la barba antes de cortarla con la
navaja. Pero si el odio, hermanos, estuvo dentro del Animo, y no
se declare con alguna serial exterior, no es necesario que pidas per-
don al hermano, como lo hacen algunos rudos 6 imperitos, no sea
que despiertes al prdjimo que duerme, y en nada menos piensa que
et esto, y solo por esto le irritas contra tf. Y si alguno te injuri6 a
ti, y te pide humilde perdon del agravio, estas obligado ciertamen-
te, 4 lo menos en el fuero de la conciencia, 6 perdonarle la injuria
que te hizo, para no escandalizarlo y no excitar su odio contra tf,
cuando ti le declares que todavfa perseveras en su odio, respect





SORE LA CONFESION. 43
que echas de ti y desprecias al que te pide humilde el'perdon.
14. Y aquf se debe notar que no basta, cuando algunos se tie-
nen odio entire sf, deponer el odio del 6nimo; sino que ademas es
necesario hablar de aquel 6 quien aborreciste, y no negarle aque-
Ilas sefiales comunes de benevolencia que se acostumbran con
otros de semejante calidad. Estas principalmente se.deben hacer i
aquel que, 6 pide perdon de su pecado, como dije antes, 6 te sa-
luda cortesmente. Porque de lo contrario, si td de corazon no lo per-
donas ni resaludas al que te saluda, td mismo das material y fomen-
tos de odio A ti propio y A 61 tambien. Porque td mismo con esta
exterior significacion de nalevolencia te confirmas en la misma, y
A 61 tambien le das motives 6 indicios claros del odio, con los cua-
les irritas su animo y lo enciendes para un odio reciproco. Porque,
,c6mo creeri que le amas de modo que ofrezcas tu vida por 61, si
la necesidad lo pidiere, td que no te dignas de concederle aquellas
palabras que 6 nadie niegas? Y tambien das material de esc6ndalo
A los otros que creen que estin desavenidos entire si con el odio
aquellos que asf se niegan las obras comunes de benevolencia debi-
das a todos. Ni parece que basta, como dicen algunos, para remo-
ver esta material de tropiezo, que vean que 6 tiempos determina-
dos te confiesas y recibes la sagrada Eucaristia, respect que se
escandalizan mas con este argument, y juntamente hacen reos al
penitente y al confesor. Pues siendo esto asf, con todo alguna vez
puede suceder que se nieguen justamente estas sefiales comunes
de benevolencia; como cuando el padre con una severidad seme-
jante quiere \castigar al hijo que pec6, 6 tambien cuando de esta
conversation 6 sociedad (lo cual puede suceder alguna vez) ame-
naza peligro, 6 de deshonestidad, 6 de algun otro vicio. En esta
occasion sera razon que, si algunos se escandalizan de esto, les qui-
temos con alguna honest razon esta causa de escindalo, y les pro-
testemos que interiormente no les tenemos odio alguno. Alguna
vez tambien la buena fama y opinion de la vida del penitente y del
confesor podrA ser bastante para remover esta material de escAndalo.
15. Hay otro homicidio spiritual tanto mas grave, cuanto es
mayor la excelencia del alma que Ia del cuerpo. Porque matar el
cuerpo es apartar el alma del cuerpo; y matar el alma es apartar A
Dios de ella : lo cual en la realidad es tanto mas grave, cuanto la
vida del alma es mas digna que la vida del cuerpo. Y con este g6-
nero de homicidio peca cualquiera que escandaliza A su pr6jimo,
esto es, aquel que lo solicita 6 lo malo: con esta obra, desposey6n-





44 SERMON
dolo de la herencia celestial, lo abate A lo profundo, y lo hace de
hijo de Dios esclavo de Satanas, y de temple vivo de Dios cueva
del demonio. Porque el que con persuasiones continues, el que con
didivas, y el que con billetes y promesas quita al fin la honesti-
dad y fama de una doncella (con lo que sucede que perdida la ver-
giienza y miedo A los hombres caiga despues de unas maldades en
otras), Lacaso esto no es un homicidio spiritual que con un cruel
parricidio degoll6 el alma de una inocente? LY c6mo podri satis-
facer a Dios por esta tan grave maldad? En este pecado y peligro
andan tambien aquellos que parte con adulaciones y parte con
n-alos consejos exhortan y estimulan a otros A que se venguen de
sus enemigos. Porque estos se hacen participants de aquel delito,
del cual fueron autores y consejeros, y no estan menos obligados
a resarcir los dailos del escandalo y de la injuria que aquellos mis-
mos que la hicieron. Ultimamente, de este modo pecan todos aque-
llos que inducen a otros A pecar; como los amos que gastan c6si
toda la vida en el juego de trucks, 6 los nAipes 6i otros semejantes;
cuyos criados siguiendo su mal ejemplo gastan en esto mismo los
dias y las noches. Tambien pecan los padres y las madres cuya
boca estA Ilena de maldiciones, juramentos y amargura; de lo cual
con su ejemplo dejan herederos A sus hijos y nietos de sus culpas.
Porque recibiendo esta herencia de impiedad de sus padres, la co-
munican A los descendientes, y estos darin a Dios cuenta de tan-
tas almas, cuantas se perdieron por su ejemplo.
Sexto mandamiento.
16. Seguiase el que os dijera alguna cosa del sexto mandamien-
to de la ley de Dios, de su violation, y de la gravedad de este pe-
cado. Porque A la verdad este pecado es un fuego devorador hasta
la consumacion 1, y que arranca de rafz todas las plants; y tam-
bien es una mancha y fealdad muy s6cia, que ensucia toda la vida
del hombre carnal, todos sus hechos, todas sus palabras y todos
sus pensamientos. Sin embargo tengo por mejor no tocar esta tan
grande fealdad, que explicarla con brevedad y ofender con su ex-
plicacion los oidos honestos. Y asf solamente os dir6 algo del modo
solo de confesar este pecado. En 61 ademas del ndmero de pecados
(que es necesario explicar en todos ellos) necesariamente se deben
indicar otras dos circunstancias. Una es la condition de la persona


.. Job, xxxi.





SOBRE LA CONFUSION. 45
con la que se pec6, como si v. gr. era mujer casada, 6 doncella, 6
parienta, 6 consagrada A Dios; porque cada una de estas circuns-
tancias varia ]a especie y gravedad del pecado : y la otra es la cir-
cunstancia de esc6ndalo; es decir, si t6 con promesas y malos ar-
dides induciste A esta indigna maldad 6 una doncella que resistia y
era inocente; porque entonces eres tambien reo, como poco antes
se dijo, del pebado ajeno y de la muerte que diste A su alma. Esta
circunstancia en la realidad es mas grave alguna vez que el mismo
pecado, respect que ella mata 6 la alma del pr6jimo, y abre mu-
chas veces la puerta para otros muchos pecados. Por tanto esta de-
formidad que se junta al pecado se ha de manifestar en la confe-
sion callando el nombre de ]a persona.
17. Ultimamente se debe notar tambien que muchas veces in-
terviene en este pecado la obligacion de restituir. Porque cualquie-
ra que solicit con vehemencia 6 una doncella, y asi la quit6 su
honestidad y su fama, esta obligado 6 A casarse con ella, 6 si fue-
re de una muy inferior condition debe dotarla al arbitrio de un va-
ron prudent; respect que quien di6 la causa para el daiio, se
debe juzgar que hizo el danio. Sin embargo muchos dejan de cum-
plir esto; de lo que sucede que muchos est6n en peligro de conde-
nacion, cuando no se desempeiian de esta obligation de justicia.
Septimo mandamiento.
18. Sfguese despues el s6ptimo mandamiento, que prohibe el
hurto. Por este precepto no solo se nos prohibe el hurtar lo ajeno,
sino tambien el retenerlo contra la voluntad de su duefno. Y el que-
brantar este mandamiento es pecado mortal, y de aquel g6nero de
pecados que no pasan luego que se cometieron, como el perjurio,
la blasfemia; sino que persevera y permanece much tiempo fijo
en el alma, como los odios envejecidos, de que os liabl6 antes, por-
que mientras que retienes lo ajeno contra la voluntad de su duefno,
tanto tiempo estas y perseveras en estado de pecado. Pues si esto
es asf, jqu6 cosa mas necia, por no decir qu6 cosa mas mala, que
6 hurtar 6 retener lo ajeno, respect que todo aquel tiempo en
que lo retienes est6s en estado de condenacion, y al fin lo debes
restituir, aunque sea en la muerte, 6 no ser que quieras condenar-
te por toda una eternidad? Porque bien sabido es aquello que ofs
con much frecuencia: de ningun modo se perdona el pecado, si
no se restituye lo quitado. Pues ,qu6 mayor locura que estar toda
la vida en pecado, y confesar y comulgar en pecado, acostarse,





46 SERMON
dormir, comer y beber en pecado, y nunca merecer para con Dios
con ninguna buena obra, estando en pecado? 4Qu6 locura es, re-
pito, con tanto detrimento detu alma, y sin provecho alguno tem-
poral hurtar 6 retener lo ajeno?
19. En este lugar se debe notar que hay muchos g6neros de
personas, las cuales estin obligadas a la restitucion. Porque ade-
*mas de aquel que hurt6 6 hizo el dafio, est6n tambien obligados A
la restitution todos los compaileros y participants en el hurto: co-
mo, por ejemplo, aquel 6 que di6 el consejo 6 auxilio, i ocult6 al
ladron ; y tambien el gobernador de la rep6blica que por oficio es-
tA obligado A evitar los dafios, si no los evita; y tambien el testigo
que con dafio de la part ofendida calla en el juicio la verdad y
finalmente todos los que dieron causa al dailo. Todos estos, pues, y
cada uno de por si esta obligado A restituir los daiios A la part
agraviada, y los demas a aquel que satisfizo enteramente. Esto al-
gunos lo atienden poco. Y en este 6rden se colocan tambien aque-
llos que compran alguna cosa de los criados', de los hijos de fami-
lias 6 de otros de quien es verosfmil que vendan lo ajeno; 6 los
quejugando con los hijos de families les ganan aquello que no es
suyo, sino de sus padres.
20. Los abogados tambien que defienden pleitos injustos 6 con
ardides inicuos dilatan much tiempo la sentencia del juez; y mu-
cho mas aquellos que intentan semejantes pleitos estan obligados
6 resarcir todos los dafos que se ocasionan A las parties inocentes.
Y nadie duda que los usureros est6n obligados A la restitucion. Y
son usureros aquellos que en el contrato de compafifa negocian te-
niendo A salvo y asegurado su capital. Y tambien los mercaderes
que, porla paga 6 dilatada 6 anticipada, minoran 6 aumentaneljusto
precio. Esto principalmente tienelugar cuando con este g6nero de
venta los mercaderes hacen su negocio, y miran por su mayor uti-
lidad, porque no encuentran compradores de sus g6neros 6 dinero
contado. Porque esto es vender en,precio el mismo tiempo. Sin
embargo en este caso de los tres precious justos que distinguen los
te6logos en todas las cosas podr6n pedir el precio sumo, mas el
just; porque de no, son reos de usura. Tambien por causa de los
rudos se debe notar que no basta que uno tenga Animo de resti-
tuir pasado algun tiempo, 6 mandarlo en su testamento, si esto lo
puede hacer inmediatamente sin much daiio suyo, principalmen-
te si el acreedor se ve urgido de la pobreza. Porque en este caso el
deudor est6 obligado 6 restituir con detriment suyo, con tal que





SOBRE LA CONFESION. &T.
no este en una necesidad extrema 6 se yea compelido para esto a
vender los instruments de su arte. Y si este esta en suma pobre-
za, se libra de esta obligacion hasta tanto que venga A mejor for-
tuna, porque, como vulgarmente suele decirse, nadie esta obliga-
do a un impossible.
Octavo mandamiento.
21. Siguese despues el octavo mandamiento: No didrs falso tes-
timonio. Oportunamente, a la verdad, se junt6 esta i las leyes ar-
riba puestas. Porque cuatro son los bienes externos del hombre, A
saber : a vida, y la compafiera inseparable de la vida, la mujer,
las riquezas tambien, y la fama y el honor. Para cada una de estas
cosas dispuso sus socorros aquel custodio y legislador supremo del
g6nero human, para que cada uno pudiera tener sus cosas con se-
guridad. Porque la vida la defendi6, cuando dijo : No matars ; y
]a mujer cuando dijo: No adulteraras ; y las riquezas, cuando man-
d6: No hurtaras; y la fama tambien y el honor, cuando despues
de esto puso : No dirds falso testimonio. En esto se deja ver la suma
bondad y providencia de nuestro Dios para con nosotros, cuando
nos manda aquellas cosas que nos son muy saludables, y las que
un padre piadoso hubiera podido desear para sus hijos amados,
y mandarlas por un afecto paternal; y por estas mismas cosas que
nos son tan saludables nos promote el premio de la felicidad eter-
na. A la verdad, Zqu6 cosa se podia esperar mas dulce y benign
del.pi6lago de aquella inmensa bondad? Asi, pues, dice ': No ha-
blaras contra tu pr6jimo falso testimonio. Dir6is, acaso, exento
estoy de esta tan grave maldad; sea asi A la verdad: sin embargo
hay otras maneras con las cuales, aun diciendo la verdad, pode-
mos guitar la fama al pr6jimo. Porque si el delito del pr6jimo esta
oculto, y la cosa es oscuia, si lo escondido lo manifiestas, con lo
que se infama la reputation del pr6jimo, y aquel de quien hasta
aqu se hablaba biencomienza por causa tuya i oir sus faltas, delo
cual no pocas veces se siguen graves daiios, ,acaso no violaste este
precepto, que esta destinado para conservar la fama del pr6jimo?
22. Afiado otro vicio bastante frecuente entire las mujeres, por-
que cuando estas son agitadas de los celos como con una cierta eri-
nis 6 furia infernal, llevadas de cualquiera leave conjetura, creen sea
rea del pecado que sospechan cierta determinada persona; y no


SExod. xx.





48 SERMON
solamente lo creen, sino que estimuladas de su dolor y passion des-
parraman y divulgan temerariamente lo que creyeron sin funda-
mento. ,Acaso estas no dicen algo mas que un falso testimonio?
Porque tambien es vicio y pecado mortal juzgar temerariamente lo
que ignoras; y much mas grave aun hablar temerariamente lo
que juzgas. De un modo semejante pecan tambien cuando alguno
por casualidad las hurt algo de su casa; y conmovidas del senti-
miento se impelen aun de un level indicio para career autor del
hurto 6 al criado 6 al vecino, y no solamente lo creen, sino que
tambien lo publican, sin embargo de que semejantes conjeturas no
pocas veces engaiian el juicio. En este caso como en el antecedente
juzgan mal, y hacen peor en manifestar lo que juzgaron. Y no pe-
can menos gravemente aquellos que con sus dichos siembran dis-
cordias entire los hermanos, cuando con chismes cuentan aquello
que puede excitar la ira y las enemistades. De donde no solo na-
cen odios inveterados, sino que tambien se original con frecuen-
cia muertes y homicidios, de los cuales es causa la lengua perverse
del que murmura. Porque asi es como dice el Eclesiasticol: El
chismoso y de dos lenguas maldito; porque turb6 A muchos que
tenian paz. La lengua tercera, esto es, la lengua double, conmue-
ve a muchos, porque los agit6 y los esparci6 de gente en gente,
destruy6 las ciudades muradas: y las demas cosas, que son muchas
y muy ilustres, que se contienen /para confirmation de esta senten-
cia en el capftulo xxviii. De estas palabras se colige claramente la
gravedad de esta qclpa. Y cuanto sea lo que Dios detesta este pe-
cado, lo declaran aquellas palabras de Salomon 2: Seis cosas son
las que aborrece el Sefior, y la s6ptima la detesta su alma. Y con-
tadas estas seis, pone la s6ptima que detesta el Senior; y es aquel
que siembra discordia entire los hermanos. iOh, cuintos males se
derivan de este pecadol IOh, cuanto peligro amenaza aquf a todos,
y principalmente a las mujeresi Porque estas lo que no pueden con
las manos lo hacen con la lengua; y muchas veces sus heridas son
much mas perniciosas que las de todos los dardos y saetas. Porque
asi se lee en el EclesiBstico : La plaga y golpe del azote hacen car-
denal, mas la plaga de la lengua hace menudos pedazos los huesos.
Ultimamente, A la violacion de este mandamiento se reduce ]a reve-
lacion de los secrets, los cuales se encomendaron bajo de sigilo a
la fidelidad de alguno. El revelar estos es de su g6nero pecado


I Eccli. xxvim. Prov. vi. a Eceli. xxvii.





SOBRE LA CONFUSION. 49
mortal, a no ser que por la parvidad de material se excuse de esta
gravedad.
23. Ultimamente en este lugar se debe advertir que en este pe-
cado tambien intervene la obligation de restituir, si alguno mani-
fest6 el delito oculto, 6 61 malamente lo supuso. Y si 61 fue el que
lo supuso, puede jurar, y alguna vez debe, que 61 dijo aquello fal-
samente; pero si dijo verdad, no puede ni jurar-ni mentir, sino que
por otro medio se debe resarcir la fama quitada al pr6jimo; 6 re-
comendando y alabando la persona, 6 acusando y reprendiendo la
procacidad de la lengua humana, y la credulidad ligera de los hom-
bres, respect que puede propalar A todos lo que se le antoje, y
se cree prontamente, etc. Sin embargo, en este caso enseiian los
tedlogos que se debe examiner antes la utilidad de esto. Porque si
en ello no se ve utilidad alguna, sino que esto sera dispertar al dor-
mido, renovando, 6 ya lo olvidado, 6 confirmAndose mas el oyente
acaso en la opinion que habia antes formado, serA mejor en este
caso no tentar medio alguno.
24. Y de lo que hasta aqui os he dicho se colige facilmente que
en estos cuatro preceptos puestos arriba, instituidos para conservar
los bienes de los pr6jimos, tiene lugar la restitucion. Porque en el
primero se encuentra ]a restitution de la injuria; en el segundo de
la honestidad quitada; en el tercero de las cosas ajenas; en el cuarto
de la denigracion de la fama. Examine, pues, con diligencia el ver-
dadero penitente los senos de su alma, y vea de cuantas maneras
haya pecado contra este precepto, y A qu6 quede tambien obligado.
Nono y ddcimo mandamientos.
25. Siguense despues los dos iiltimos mandamientos: No desea-
rds la mujer ni las cosas de tu prdjimo. Esto aunque se cautelaba bas-
tantemente en el sexto y s6ptimo mandamiento, sin embargo no sin
much y grande consejo se ha afiadido aquf, para que asl los mas
rudos entendieran que la ley de Dios no solo contiene y prohibe la
mano, sino tambien el Animo; y que no solamente pide la pureza
del cuerpo, sino tambien la del corazon, la cual no pide la ley hu-
mana, porque ni la puede ver, ni la puede juzgar. Ademas estos dos
preceptos tambien se han ainadido para la mas firme custodia y ob-
servancia de los otros. Porque asi como las plazas muy fortalecidas
estan rodeadas, no solamente de murallas, sino de antemural; asi el
Sefior quiso guardar tan intactas 6 ilesas las cosas de los hombres,
que quiso guarecerlas con esta double muralla. Porque el muro es,





0 SERMON
no hurtaras; y el antemural, no codiciards las cosas de tu prdjimo;
porque es lo mismo que si dijera: quiero que est6s tan 16jos de per-
judicar las cosas ajenas, que'ni aun te es licito el desearlas. A la ver-
dad que cualquiera que tema el codiciar, much mas temera el hur-
tar y daniar. Cerr6 la entrada y el camino para lo malo el Legislador
sapientisimo cuando ved6 aun desearlo y codiciarlo.
26. Y nose debe pasar aqufsin cuidado yd la ligera, que elLegis-
lador en este nono precepto no dice: No desearas el varon ajeno, sino
no desearas la mujer de tu prdjimo, prohibidedose igualmente am-
has cosas en este mandamiento. Porque el Sefior quiso en este modo
de hablar tender al honor de las mujeres, y denotar la destemplan-
za de los hombres. Porque, a la verdad, estos son los que con ma-
las artes, esto es, los que con cartas 6 billetes, con promesas, con
terceros, ponen asechanzas no pocas veces A la honestidad ajena;
y por tanto el Legislador prudent allf principalmente aplic6 la me-
dicina de la prohibition donde entendi6 que estaba la fuerza y gra-
vedad de la enfermedad.
27. Con estos preceptos se nos avisa tambien que debemos
confesar no solamente las palabras y las obras, sino tambien-los
pensamientos; y esto no solo en estos preceptos, sino tambien en to-
dos los otros, y principalmente en el quinto mandamiento, en el
cual no solamente se prohibe el homicidio, sino tambien todo de-
seo de hacer mal y todo odio. Y el pensamiento malo que tenemos
obligacion A confesar es aquel por el cual 6 dimos consentimiento
al mal deseo, aunque no lo pongamos por obra, 6 nos deleitamos
torpemente en el mismo mal pensamiento, A cuyo pecado llaman
los te6logos delectacion morosa, por la que nos complacemos no en
el hecho 6 obra, sino en el mismo torpe pensamiento 6 en el deseo
de venganza, etc. Ambas cosas son igualmente pecado, aquel A la
verdad mas claro, y este mas oscuro; sin embargo ambos se deben
confesar.
28. Hasta aqufhe dichobrevemente, atendida la condition del
tiempo, de los diez preceptos; porque no he querido decir aquf to-
das las cosas, sino abrir camino A los penitentes para la confession.
A estos se juntan los siete pecados capitals, los cuales del mismo
modo se deben examiner, para que con su aviso se ayude tambien
nuestra memorial, y nada dejemos en la confession. Ahora, herma-
nos, pensad una y otra vez esto en vuestros animos, rumiadlo con
diligencia como animals mudos; reponed estas cosas en vuestra
consideration y memorial para que, instruidosen estos divinos man-





SOBRE LA CONFESSION. 81
damientos, entendais de qu6 manera debais dirigir vuestra vida 6 la
norma de la ley divina, y tengais prontamente el modo, 6rden y
manera con que podais acusar en la confession vuestros pecados.
Resta la tercera part de la penitencia, que consta de la satisfaccion,
la que os explicar6 en el sermon siguiente. Y si esta la juntAreis A
las dem6s parties, har6is una plena y perfect penitencia llena de to-
dos sus ndmeros, la cual os alcanzari felizmente la misericordia del
Sefior, el perdon de los pecados, la vida spiritual, la gracia per-
dida, y finalmente la gloria de la felicidad eterna; esto es, aquella
herencia incorruptible, incontaminada 6 inmarcesible conservada
en los cielos, en la cual limpiard Dios toda ldgrima de los ojos de
los santos; y ya no habri mas llanto, ni clamor, ni dolor alguno,
porque los primeros se pasaron. Esta se digne conced6rnosla Jesu-
cristo Hijo de Dios, el cual con el Padre y el Espfritu Santo vive y
reina en los siglos de los siglos. Amen.





52 SERMON



SERMON
DE LA

TERCERA PARTE DE LA PENITENCIA.



SOBRE LA SATISFACCION.
Converlere ad Dominum, el relinque
peccata, etc. (Eccli. xvn).
Convibrtete al Senor, y deja los peca-
dos, etc.
i. Dije, hermanos, en el sermon primero de la penitencia que
la entera y plena penitencia contenia tres parties. Y habi6ndoos ya
explicado las dos primeras, resta para cumplir mi intent que os
explique brevemente la filtima, que es la satisfaccion. Pero porque
el fruto y el fin de la verdadera penitencia consiste en la pureza 6
integridad de vida, la cual conseguimos por virtud de la misma pe-
nitencia, la razon pide que os explique de qu6 manera podamos re-
tener y conservar esta integridad adquirida por la virtud del Sacra-
mento. Porque nos aprovechard poco haber alcanzado y conseguido
la pureza del alma, si inmediatamente con nuevas manchas de cul-
pas la ensuciamos. Entonces A la verdad se nos podrA echar en cara
aquel dicho prof6tico 1: El que congreg6 riquezas las ech6 en saco
roto. Pues estos dos puntos y capitulos principles de la verdadera
penitencia me esforzar6 A explicar en el sermon present. Y para
que esto pueda yo hacerlo y cumplirlo c6modamente, imploremos
humildemente el auxilio celestial por la intercesion de la sacratisi-
ma Virgen: Ave Maria.

Primera parte.

2. Porque os he de hablar en primer lugar de la satisfaccion, es
necesario ante todas cosas que os manifieste su causa y origen. Pero


I Agg~i, I.





SOBRE LA SATISFACCION. 53
diri acaso alguno: si el sacramento de la Penitencia quita verdadera-
mente todos los pecados del penitente, Iqu6 necesidad hay (perdo-
nada la culpa) de tomarse una pena voluntaria con ]a cual satisfaga-
mos 6 la divina justicia por los pecados cometidos, principalmente
cuando el sacramento del Bautismo quita los pecados de modo que
no necesite de satisfaccion alguna el que recibi6 este Sacramento?
Para responderos A esta pregunta os debo explicar la diferencia que
hay entire el Bautismo y la Penitencia. Porque de un modo perdo-
na el Bautismo los pecados y de otro los perdona la Penitencia. El
Bautismo, 6 la verdad, es una cierta regeneracion y nacimiento del
hombre interior; y la penitencia es una medicine del alma enfer-
ma. Y vemos que en el nacimiento y nueva production de las co-
sas nace una tan nueva criatura, que nada queda en ella de la forma
antigua. Porque cuando de nuevo nace un polo nada queda en el
polio del huevo de donde naci6. Pero en la curacion de las enferme-
dades alguna vez sana el enfermo, de modo que nada queda en 61 ni
de la antigua enfermedad, ni de la debilidad 6 flaqueza; pero al-
guna vez quedan en 61 algunas reliquias, 6 de la antigua enferme-
dad, 6 de la flaqueza y debilidad. Pues como el Bautismo (como an-
tes dije) sea una regeneracion y nacimiento del hombre interior, es
necesario que no quede'cosa alguna en aquel que lo recibi6 del hom-
bre viejo, sino que se levante una nueva criatura. Y como el hombre
viejo sea deudor de culpas y de penas, unas y otras quita el nuevo
nacimiento, y asi finalmente es como renace en Jesucristo una nue-
va criatura sin d6bito ni de culpa ni de pena. Mas en el sacramento
de la Penitencia, que dije que era curacion del alma enferma, al-
guna vez hay un dolor y arrepentimiento del animo tan intense,
que como en el Bautismo se borran juntamente y se quitan la cul-
pa y la pena. Y alguna vez es menor que es la grandeza de las cul-
pas, y en esta occasion se perdona, 6 la verdad, la culpa, y la pena
eterna debida 6 la culpa, y vuelve el hombre 6 la gracia y amistad
antigua de Dios, y tambien se perdona alguna parte de la pena tem-
poral. Pero si toda esta no se perdona, no se ha de atribuir tanto
a este Sacramento, cuanto A nuestra negligencia: que nos lega-
mos menos dispuestos A 61, respect que no igualamos con la gran-
deza de la contricion y dolor la grandeza de las culpas. Y esta
debilidad de la contricion se ha de resarcir con el trabajo de la sa-
tisfaccion. Y esto hacemos cuando recibimos la pena impuesta por el
sacerdote, y nosotros mismos nos la imponemos, con la cual satis-
facemos 6 las leyes y equidad de la justicia divina, y asi nosotros
5 T. X.






54 RSERION
mismos hacemos oficio de acusador, de juez y de verdugo, cuando
acusamos nuestros pecados y nos imponemos pena por ellbs, y la
recibimos voluntariamente cuando se nos impone. Cuando esto ha-
cemos cumplimos aquello del Ap6stol 1: Si nos juzgaramos A nos-
otros mismos, ciertamente que no serfamos juzgados. Y cualquiera
que rehusa hacer esto, sepa que esta pena se ha de pagar con el
fuego del purgatorio.
3. Y si me preguntareis A mi con qu6 penas principalmente
podamos satisfacer a.la divina justicia y redimir las penas que de-
bemos, A esto respond, que todas las obras de las virtudes, prin-
cipalmente aquellas que ocasionan alguna molestia al cuerpo, tie-
nen virtud de satisfacer. Porque consta que los contrarios se curan
con los contraries, y que los pecados cometidos se castigan con las
penas legftimas; de modo que lo que pecamos con el deleite, lo ex-
piemos con la :amargura. De aquf es que dice san Gregorio: Dios
no se sustenta con nuestros tormentos, pero cura la enfermedad de
los deleites con medicamentos contrarios: para que los que embe-
lesados con los deleites nos apartamos de 61, con la amargura de los
llantos volvamos a l1; y los que resbalandonos por las cosas ilicitas
caimos, nos levantemos negandonos aun las cosas licitas. Por esto
los santos Padres ensefian que tres son las olras principles de vir-
tudes con las cuales se hace esta satisfaccion, A saber: oracion, li-
mosna y ayuno. Estas tres cosas insinu6 el Angel san Rafael a To-
bias cuando le dijo 2: Buena es la oracion con el ayuno y la limosna,
mas que reponer tesoros de oro; porque la limosna libra de la muer-
te, y ella misma es la que purga los pecados y hace que se halle la
vida eterna. Es tanto su poder para con el Padre de las misericor-
dias, que nuestro mismo Juez dice 3: Dad limosna, yved todas las
cosas son limpias para vosotros. De aquf es que Santiago ap6stol
dice: Sobresale la misericordia al juicio *; esto es, se gloria la mi-
sericordia contra el juicio, 6 la misericordia es superior al juicio, y
asf sale superior en aquella causa en la cual toma la defense de un
varon misericordioso contra el juicio.
4. Y entire todas las limosnas tiene el primero y mas alto lugar
la remision y perdon de las injuries, la cual por testimonio de la
verdad divina esta prometido el perdon de los pecados. Porque asf
dice I: Si perdonareis A los hombres sus pecados, el Padre celestial
os perdonara vuestros delitos. Y asi el Salvador puso oportuna-

I Cor. xi. Tob. XI. Luc. xi. Jacob. i. 5 Matth. vi.





SOBRE LA SATISFACCION. 5
mente en la oracion del Padre nuestro esta peticion Perddnanos
nuestras deudas, asi como nosotros perdonamos A nuestros deudo-
res. Y A la verdad que con la interposicion de esta particular nos did
una facultad admirable con que podamos lamar y como reconve-
nir a Dios, y con la imitacion de nuestra virtud inclinarle 6 la mi'-
sericordia. Esto san Gregorio Niseno, explanando este lugar, lo am-
plifica en estos t6rminos : El pensamiento que sobre esto viene 6
mi Animo es a la verdad temerario aun solo concebirlo con la men-
te; y tambien es temeridad declarar con palabras el pensamiento y
concept de ella. Porque al modo que Dios esta propuesto para imi-
tacion de los que obran bien y rectamente, como dijo el Apdstol 2:
Sed imitadores mios, como yo de Jesucristo; asf por el contrario
quiere que tu inclinacion sea ejemplo para lo bueno a Dios. Y en
cierta manera se trastorna el 6rden, para.que nos atrevamos, se-
gun que en nosotros se perfecciona lo bueno por la imitacion del
divino nombre, A esperar suceda que imite Dios nuestros hechos
cuando hici6remos alguna cosa buena, de modo que td mismo di-
gas A Dios: lo que yo hice hazlo td: imita, Senor, 6 tu siervo pobre
y necesitado, td que tienes el reino y dominion de todas las cosas:
perdon6 las deudas,.tampoco ti me las pidas: he temido repeler al
humilde y rogador, ni td tampoco apartes ni repelas al que te su-
plica; alegre y content envi6 A mi deudor, quede tambien tal el
que lo es tuyo: no dejes td, Senior, mas triste A tu deudor que ha
quedado el mio: ambos igualmente y unanimes hagan gracias A los
que pidan ; conc6dase A los dos un mismo perdon, esto es, a tu deu-
dor y al mio, y yo lo soy tuyo: el Animo mismo que yo tuve para
41, y la misma sentencia que seguf con 61, esta misma obtenga yo
y alcance tambien: pagu6, paga: perdon6, perdona: yo A mi prd-
jimo le hice una grande misericordia, imita td, Sefior, la humani-
dad de tu siervo. Es verdad que mas graves son mis pecados con-
tra ti que los que este cometi6 contra mf: esto yo no lo niego; pero
consider y advierte cuanto es lo que te aventajas en toda bondad;
y A la verdad que es just que nos concedes A nosotros que pecamos
una misericordia conveniente.a la excelencia de tus facultades. Yo
hice una humanidad pequefia, porque de nada mas era capaz mi
naturaleza; pero tu munificencia, Sefnor, no se retarda ni prohibe
por la cortedad y pequefiez de mi poder para que d6s cuanto quie-
ras y gustes. Hasta aquf san Gregorio Niseno.


In orat. dominic. I Car. xi.
5"






56 SERMON
S5. Y la verdad que de esta manera la misericordia merece el
perdon para con el Padre de las misericordias, porqub el hombre
practice la misericordia con el hombre. El ayuno tambien lo aplaca
de otro modo, porque molesta a la care, para con la amargura del
dolor compensar la delectacion tomada del pecado, y aflige con la
penitencia A aquella que pecando se deleit6 torpemente. Y no solo
hace esto el ayuno, sino que extenuando la care quebranta y quie-
bra el vigor y fuerza de la concupiscencia; y de esta manera no so-
lamente satisface por los pecados, sino que tambien contiene en las
culpas. Mas diri alguno: yo no puedo hacer ninguna cosa le estas
que has dicho hasta aquf. Y no solo yo, sino tambien hay otros mu-
chos que, combatidos ya de males y-ya de la necesidad, ni pueden
mortificar su cuerpo d6bil, ni tienen bienes con que poder socorrer
la miseria de los otros. Resta luego lo tercero, esto es, la oracion,
de la que os dir6 despues, y su prActica no se impide ni por la de-
bilidad&del cuerpo ni por la escasez de medios, respect que para
ella no hay necesidad ni de riquezas externas ni de robustez de cuer-
po, sino solamente necesita de entendimiento y voluntad.
6. A estas ailadir6 tambien otras obras satisfactorias, que no ne-
cesitan ni de robustez de cuerpo ni de riquezas. Entre ellas tiene
el primer lugar la caridad, la cual, como dice el ap6stol Santiago ,
cubre la multitud de los pecados. Y el Salvador tambien, hablando
de la pecadora, se le perdonaron, dice, muchos pecados 2, porque
am6 much. Exponiendo este lugar san Gregorio compare la cari-
dad al fuego. Porque al modo, dice, que el fuego purga el orin del
hierro, asf el fuego de la caridad expele y quita del alma el orin
del pecado. La tribulacion tambien no solamente se compare al
fuego, sino A la lima tambien; porque asf como la lima quita el orin
del hierro y le da la blancura y resplandor de la plata, asi la lima
de las calamidades y tribulaciones, si alguno las Ileva con manse-
dumbre y resignation por Dios, consume las manchas y el orin del
pecado. Por tanto aquella santa mujer, hablando con Dios, decia 3:
Bendito sea tu nombre, Dios de nuestros padres, porque cuando te
airares haras misericordia, y en el tiempo de la tribulacion perdonas
los pecados & aquellos que te invocan. Hay tambien otra especie de
ayuno much mas agradable a Dios y mas eficaz y poderoso para
satisfacer, y es cuando hacemos que ayunen los apetitos rebeldes
del inimo y las pasiones; cuando las prohibimos aquellas cosas que


Jacob. v. 2 Luc. VII. a Tob. r,






SOBRE LA SATISFACTION. 57
apetecen inmoderadamente, y hacemos que se abstengain de las co-
sas que desean. Porque en el ayuno corporal nos abstenemos sola-
mente de las comidas del cuerpo; mas este ayuno se extiende A mas,
respect que comprende todas aquellas cosas que busca con ardor
nuestra concupiscencia. Y esto es negarse a si mismo, y ofrecer i
Dios el sumo sacrificio, cuando el hombre se sacrifice a si mismo
y su propia voluntad en obsequio de Dios. Esta es tairbien aquella
mirra saludable que tantas veces predica la esposa en los Cantares,
la cual cuanto mas aniarga es a la care, es tanto mas eficaz y po-
derosa para purificar al alma.
7. A estos aiiade tambien el EclesiAstico otro genero de sacrifi-
cio y satisfaccion, cuando dice : Sacrificio saludable es tender f
los mandamientos y apartarse de toda iniquidad; y aplacar y alcan-
zar la propiciacion con sacrificios: sobre las injusticias y la depre-
cacion por los pecados apartarse de la injusticia. Porque si prin-
cipalmente aquellas obras que son molestas a la came conducen
much para pagar las deudas de los pecados, ninguno se aparta con
todo el afecto y anhelo de su voluntad de la injusticia, y emprende
el prop6sito de una mejor vida sin que molested muchas veces su
care con various trabajos, con tal que est6 bueno. Porque asi est.
escrito 2: La vigilia de la honestidad seca las carnes, y su pensa-
miento quitael sueilo. Pues, hermanos, estas son las obras con las
cuales redimen los verdaderos penitentes sus pecados, y satisfacea
A la divina misericordia de modo, que cuando salen de esta vida
nada tienen que deba expiarse con el fuego del purgatorio. Con esto
sucederA que inmediatamente que saliere el alma de las prisiones
de este cuerpo volard a'aquella ciudad soberana, la cual toda es
un or, limpio, es semejante al vidrio puro, en la cual no entra cosa
alguna sdcia 6 inmunda. Pues ,cuan grata y apetecible debe ser
aquella virtud que da al hombre una tan grande felicidad, que en
la misma muerte, que A todos mete miedo, su alma, como la de L-
zaro, es llevada al cielo en manos de Angeles y presentada A la bea-
tisima Trinidad, y entra en la posesion de la felicidad eterna? Y asf
lo que se atribuye a la fuente sagrada del Bautismo, que si alguno
muriere inmediatamente despues de haberlo recibido sea llevado
sin tardanza alguna A los reinos celestiales, esto mismo concede-
mos A la satisfaction plena. Aun mas, lo que es propio del marti-
rio, que es que el alma del martir camine derecha al cielo, esto tam-


I Eccli. xxxv. Ibid. xxxi.






58 SERMON
bien convene a la satisfaccion perfect. Pues Iqu6 cosa mayor ni
mas alta se puede decir en recomendacion de esta virtud que el
que la comparemos, en la celeridad de la retribucion, no solamente
al Bautismo, sino tambien al martirio? Hasta aquf os he expuesto
lo que, atendida la circunstancia del tiempo, podia decirse sobre la
satisfaccion. Resta que disertemos sobre el fruto y fin de este Sa-
cramento, al cual se ordenan estas tres parties.

Segunda parte.

8. Pienso, hermanos, que ninguno de vosotros ignora que la
xazon de aquellas cosas que se ordenan a algun fin se debe pedir
del mismo fin, y que son frustrineas aquellas que de ningun modo
lo consiguen. A la verdad que naveg6 en vano aquel que, cami-
nando 6 un puerto, agitado de la violencia de una borrasca, no pudo
Ilegar al fin. Tambien us6 vanamente de varias medicines aquel que
no recobr6 la salud que buscaba. Y Lcuil es el fin de la Peniten-
cia? Y por mejor decir, cul es el fin de todos los Sacramentos ins-
tituidos por Jesucristo Sefior nuestro, sino aquel que brevemente
expuso Isafas cuando dijo 1: Este es todo el fruto, que se quite la
iniquidad? Pues la destruction del pecado y su detestacion, y un
nuevo m6todo de vida que nada retenga de la vida pasada, es el
Iruto y el fin de este Sacramento. Si este no se consigue, vanamente
se consume todo el trabajo de la penitencia; y aun lo que es mas,
como disert6 en el primer sermon hablando de la falsa penitencia,
cede en mAximo perjuicio y daiio del hombre ofender otra vcz con
nuevos pecados la majestad divina, desphes de haber obtenido la
gracia del perdon. Esto ciertamente insinian aquellas palabras que
dijo el Senfor al paralitico 2: Mira, ya has quedado sano, no quie-
ras pecar mas, no te suceda alguna cosa peor. Y iqu6 cosa peor
puede acaecer 6 un hombre que vive en la muerte del pecado sino
6 la condenacion eterna, 6 la obstinacion en lo malo? Porque cons-
tando que el pecado es el sumo de todos los males, Iqu6 cosa puede
haber mas grave que este mal tan grande, sino el iltimo tormento?
Finalmente, quitado el remedio de la penitencia, ,qu6 otra espe-
ranza nos resta de la salvation? Porque para esto se instituy6 la pe-
nitencia cuadragesimal, para que pusi6ramos fin 6 los pecados, y
sefialisemos limits y coto a la licenciosidad antigua. Pues suce-


SIsai. xxvii. 2 Joan. v.





SOBRE LA SATISFACCION. 59
diendo esto'muy de distinto modo, y convirti6ndosenos en veneno
la medicine, jqu6 esperanza nos puede restar? Por tanto oportu-
namente decia san Juan Bautista A aquellos que venian A 61 traidos
del espfritu de la penitencia 1: Haced frutos dignos de penitencia.
Esto es, si os habeis propuesto en vuestros Animos hacer verdadera
penitencia, haced los frutos dignos de ella. Y ,cuiles son estos fru-
tos, sino el apartarse de la iniquidad y practicar la justicia? Porque
asf como cuando nos pide el Ap6stol 2 que andemos dignamente
para Dios, nos pide que, en cuanto nos sea possible, mostremos una
piedad y culto correspondiente 6 la bondad y majestad divina; asf
cuando san Juan nos pide frutos dignos de penitencia, require en
nosotros lo que pide la condition y naturaleza de la verdadera pe-
nitencia. Y como la penitencia sea como una cierta medicine con-
tra el pecado, entonces hacemos frutos dignos de penitencia cuando
de nuestras costumbres desterramos el pecado; porque de esta ma-
nera se adquiere la salvacion y la vida eterna. Ysi alguno me pre-
gunta a mf en qu6 cosa esti la suma de toda la filosofia cristiana,
le responder6 en una palabra: esta en que mantenga en su inlmo
un prop6sito fijo 6 inmoble de padecer antes todos los males, que
ceder al pecado mortal. Porque este prop6sito del animo comprende
la obediencia de todos los mandamientos, en la cual esta toda la
suma de nuestra salud y felicidad.
9. Y cu6l deba ser la firmeza de este prop6sito lo declaran aque-
lHas nunca bastantemente alabadas palabras del Apdstol 3: Quihn
nos separari de la caridad de Jesueristo? ,Acaso la angustia, la tri-
bulacion, el hambre, la desnudez, el peligro, la espada, etc.? Y vi-
niendo A casos y ejemplos singulares, la firmeza de este prop6sito
la retuvo de un modo maravilloso aquella santa Susana 4,.la cual
puesta por dos ancianos entire las angustias, 5 de consentir al peca-
do y 6 una maldad torpe, 6 de tolerar la nota de infamia y la sen-
tencia de ser apedreada, quiso antes tolerar estos dos males, que
son los que se reputan gravisimos en esta vida, que caer en pecado
mortal y quebrantar la ley de Dios. ICudn de diverso modo lizo
aquella tan alabada Lucrecia, que reducida A las mismas angustias,
para no perder la fama de la honestidad, quiso perder la misma ho-
nestidad En lo cual cometi6 dos pecados, uno porque prostiIuy6
torpemente so cuerpo, yotro porque despues se quit6 la vida. Este
suceso declara que ella no estuvo tan solicita de la lioneslidad cuanto


I Luc. ir. s I Thes. n. 3 Rom. vm. Dan. xii.





60 SERMON
de la fama y del honor, y agitada de este loco amor cometi6 am-
bos pecados. Tales c6si eran las virtudes de los gentiles, que mira-
ban no A Dios, sino A los hombres, y no tanto deseaban la justicia,
cuanto la fama y la gloria. Estas virtudes realmente ni aun el mis-
mo Aristdteles, gentil tambien, las reputa dignas de este nombre.
Y asi no atribuye la virtud de ia fortaleza ni a Aquiles, ni 6 Hector,
porque ambos fueron a la guerra, no por el amor de la virtud 6
bien de la patria, sino 6 por miedo de ]a infamia, 6 por el deseo
de la gloria, 6 por alguna otra razon semejante. Pero nuestra Su-
sana desatendi6 la fama de la honestidad para conservar ilesa la
castidad. Y de cuanta bondad sea este argument lo enseila pru-
dentemente S6neca por estas palabras: Ninguno parece que estima
mas la virtud, ninguno parece que es tan devoto de ella como aquel
que perdi6 la fama de hombre bueno, por no perder su conciencia.
,Qu6 cosa mas santa, pregunto, pudo decirse, que lo que dijo este
hombre gentil? Pudiera aquf referiros el ejemplo nobilisimo de los
siete Macabeos y de su madre ', la cual, para no faltar A la ley de
Dios, permiti6 que sus site hijos fuesen hechos trozos, desollados,
,ajusticiados y atormentados de mil modos A vista suya, por no vio-
...lar, aunque urgida del rey Antioco, un solo precepto de la ley di-
vina. Pero tengo por mejor pasar en silencio este ejemplo, que
minorar con una breve y baja oracion un suceso que excede toda
.admiracion. Sin-embargo otro no os puedo pasar, el cual aunque
no mayor, con todo por su misma novedad parece que excede to-
dos los ejemplos de griegos y latinos. Porque aquella santa mujer
tuvo otras que imitasen su fe y su constancia. Pues santa Felicitas
y Sinforosa fueron tambien madres de siete hijos, las cuales sufrie-
ron que A su vista muriesen sus hijos con various tormentos, por no
pecar de la misma suerte. No obstante este ejemplo que ahora os
referir6 es singular, y hasta ahora, que yo sepa, no ha tenido imi-
tador. Y para que alguno no lo tenga por fabuloso, dar6 por autor
,de 6l a san Jerdnimo en la vida de san Pablo, primer ermitanio. Asf
,pues es como dice: A los principios de la Iglesia el enemigo antiguo,
buscando tormentos tardos para la muerte, queria degollar las al-
mas, no los cuerpos. Y por tanto excogit6 esta nueva invencion,
con la cual precipitara al pecado a un martir que resistia. Decio,
emperador, mand6 que 6 cierto j6ven 2 floreciente por su edad ju-
yeni s~ le Ilevase 6 unos jardines, y que allf entire los cAndidos li-


* II Mach. vY, 2 Nicetas.





SOBRE LA SATISFACCION. 61
rios y encarnadas rosas, y en donde un rio que corria hacia un mur-
mullo blando, ycon el suave viento las hojas de los arboles hacian
un silbo apacible; en este sitio, digo, mand6 que se echase sobre
unos colchones de pluma, y para que no pudiera saltar de ellos se
le dejara atado con unos nudos flojos. A este lugar, retirAndose to-
dos, lleg6 una meretriz procaz, la cual comenz6 luego 6 darle tier-
nos y apretados abrazos. Y lo que da empacho y pudor de decirse,
comenz6 A torpes acciones, para que estimulado de la concupiscen-
cia quedara vencedora la deshonestidad de esta mujer prostitute.
,Qu6 haria este soldado de Jesucristo? LHicia d6nde se volveria?
,Huiria acaso? Pero estaba atado y aprisionado. LEcharia 6 em-
pellones y pufiadas A esta rufiana? Mas tenia las manos atadas. Pues
,qu6 haria? A quien no habian vencido los tormentos, ,le vence-
ria el deleite? Por liltimo, inspirado del cielo, haci6ndose tajadas la
lengua, i bocados la escupia en el rostro de quien le acariciaba, y
asf con la grandeza del dolor super y venci6 el sentido.y ardor de
la lascivia. ,Qu6 admirar6 aqui primero? ,Qu6 cosa dire antes?
,Acaso la constancia de la fe, el'elogio de la fortaleza, la novedad
del consejo, que en un caso desesperado excogit6 una tan nueva y
desusada manera de escapar del peligro? Y a la verdad que no ig-
noraba el m6rtir invincible lo que santa Lucia vfrgen respondi6 al
Stirano que le amenazaba una tal deshonra: Si hicieres que con-
tra mi voluntad quede violada, la castidad se me doblari para la
corona. Y asf aquella deshonra no tanto hubiera sido pecado, cuanto
sombra, y una cierta im6gen de pecado. Mas este j6ven santo era
tanto el odio que habia concebido en su 6nimo contra la culpa, que
descubri6 esta nueva invencion, con la cual expeliera de sf hasta la
sombra 6 im6gen del pecado. Pues un prop6sito semejante tienen,
hermanos, aquellos que tienen ojos con los cuales miran la hermo-
sura inmensa de la bondad divina, y la aman con el amor que de-
ben: por tanto mas quieren padecer todos los males, por extrema-
mados que sean, que caer de su amor y de su gracia. Pues esto es lo
primero que debe proponerse y determinar el verdadero penitente.
10. Y consistiendo (como antes se ha dicho) la suma de toda la
filosoffa cristiana en la fuga y detestacion del pecado, debemos es-
forzarnos i practicar con diligencia aquellas cosas que nos.puedan
ayudar 6 esto. Y para la fuga del pecado apenas ayuda cosa alguna
mas que el huir las ocasiones de pecar; porque sino, como dice el
Sibio 1, el que ama el peligro, perecero en 61. Si alguno cogiendo
t Eccli. i.





62 SERMON
la extremidad del vestido empujara con violencia a un hombre en-
fermo y d6bil, sostenido sobre un baculo, y que apenas puede te-
nerse en pie, ,acaso no lo derribaria y postraria facilmente en tier-
ra? Pues como la naturaleza humana despues de la caida comun en
el pecado haya quedado tan enferma, tan d6bil y tan propensa a lo
malo, y conteniendo dentro de sf misma tantas semillas de males,
Zqu6 esperamos sucedera si por fuera tambien esta A nuestra vista
la oportunidad y occasion de pecar? ,Qui6n, a la verdad, podra du-
dar que caiga, cuando muchas veces ella por sf misma, sin que na-
die la empuje ni impela, se precipita A lo malo? Cuantos hay que
aborrecen de verdad la maldad, a quienes la occasion que les ocur-
ri6 los impelid A ella? Pues esto es lo que nos ambnestan las pala-
bras propuestas al principio, cuando nos persuade que quitemos
los tropiezos; esto es, las ocasiones de pecados. De aquf es que el
Salvador nos avisa en el Evangelio con una oracion acre que evi-
temos semejantes peligros, diciendo : Si tu mano 6 tu pie te escan-
daliza, c6rtatelos, arr6jalos de tf, etc. Y si tu ojo te escandaliza, etc.
Apenas el Maestro celestial pudo recomendar esto con palabras mas
acres, pues tenia tan bien conocida y explorada la flaqueza de la
naturaleza humana.
11. Y si preguntas cuales ocasiones debemos evitar con mayor
diligencia, la primera es la compaifia de los hombres malos. Por-
que asi leemos 2: El que toca la pez, se ensucia con ella, y el que
comunica con el hombre soberbio, se revestira de soberbia. Porque
cada uno se hace tal cuales son aquellos con quienes se junta y
tiene amistad. De aquf viene aquello: El que anda con sAbios, sera
sAbio; el amigo de necios serA semejante A ellos. Si al hierro lo echa-
res en el fuego, se hara fuego; mas si hicieres que est6 much tiem-
po en la tierra 6 entire sal, se convierte en sal y tierra aquella dura
6 indomable naturaleza, y lo que es mas, hasta las mismas fieras y
los leones crueles, si viven entire los hombres, deponiendo su na-
tural fiereza, se amansan. Tanto vale y puede la compailfa de aque-
Ilos con quienes tratamos. De aqui es que dice el'Ap6stol 3: Os es-
cribi en mi carta que no os mezcleis si aquel que entire vosotros
se llama hermano es lujurioso, 6 avaro, 6 maldiciente; con seme-
jante hombre ni aun comais. Ved cuan alejados quiso el Ap6stol
que estuvi&ramos de la compafila de los malos, cuando ni aun si-
quiera nos permit que comamos con ellos. Acordabase ciertamen-


I Matth. v. 2 Eccli. xmi. s I Cor. v.





SOBRE LA SATISFACTION. 63
te que ,1 mismo habia dicho 1: Corrompen las buenas costumbres
las conversaciones malas 2; y que poca levadura corrompe toda la
masa.
12. Pero sin embargo es much mas peligrosa la compaiifa y
comunicacion entire hombres y mujeres cuando la edad esti vicio-
sa, y tambien las vistas y frecuente trato. Por esto san Agustin es-
cribe: Digo sin duda alguna, el que no quiere evitar la familiari-
dad con las .mujeres presto caeri en la ruina. Y con esta occasion
dice que vi6 61 hombres insignes en m6ritos y piedad que caye-
ron miserablemente, de cuya caida no dudaba mas que la de un
san Ambrosio y la de san Jer6nimo. Ciertamente que con much
mas verdad dijo el mismo san Jer6nimo : La lascivia doma hasta los
corazones de hierro: puesto junto la serpiente no estar6s much
tiempo sin lesion, y arrimindote al fuego, aunque seas hierro, te
quemaris. Y que aquello de Salomon 3: Encontr6, dice, A la mu-
jer mas amarga que la muerte, la cual es lazo de cazadores, y red
su corazon : sus manos son grills y esposas. Considered, os ruego,
con cuantos similes amplific6 el poder de la mujer para coger y en-
redar las almas. De esto, siendo cisi innumerables los ejemplares
que hay, ninguno puede traerse ni mas admirable ni mas formida-
ble que el del mismo Salomon, el cual habiendo sido declarado
por el mismo Dios el mas sibio entire todos cuantos conoci6 elmun-
do, lleg6 al sumo de todos los males cuando ador6 los idolos, por
no haberse querido separar de la compaiiia de las mujeres extran-
jeras que le prohibit el Seilor por la grandeza de su riesgo. Con
este delito no solamente se perdi6 a si mismo, sino que tambien
perdi6 A casi todos los hijos de Israel, los cuales por esta execrable
maldad, permiti4ndolo el Sefior para venganza suya, separAndose
de la casa de David y del culto del temple sagrado de la religion,
se dieron al culto y adoracion de los fdolos. Y consta que este mal
tan grande, que no es capaz de explicarse con oracion alguna, tu-
vo origen de que Salomon no quiso evitar la occasion de este pe-
ligro.
13. Y no solo se debe evitar el trato de hombres y mujeres, si-
no tambien las vistas de unos y otros. Porque asf leemos: No mi-
res por las calls de la ciudad, ni vagues por sus plazas'; porque
muchos cayeron arruinados por la hermosura de la mujer, y por
esto la concupiscencia arde como fuego. Y que de aquf tuvo orfgen

SI Cor. xv. 2 Ibid. v. 3 Eccles. vii. Eccli. ix.





-64 SERMON
la destruction de Jerusalen lo insinia el profeta Jeremfas cuando,
llorando la calamidad miserable de la ciudad, dice : Mi ojo apre-
s6 mi alma en todas las hijas de mi pueblo. De cuya maldad de nin-
gun modo hubiera hecho mencion en sus lamentaciones, si ella
tambien con los otros delitos no.hubiera acarreado la destruction
y desolacion 6 esta ciudad miserable. Y qui6n es capaz de expli-
car cuntos pecados cometan los hombres por esta licenciosidad de
los ojos, por cuya razon dice el Eclesi stico2: Qu6 cosa se ha
criado mas malvada que el ojo? Dicen los escritores anatdmicos
que la f6brica y artificio de los ojos es admirable entire todos los
miembros del cuerpo human. Porque asi como este sentido (ates-
tigu6ndolo aun el mismo Arist6teles) tiene entire todos el principal
lugar, su f6brica tambien excede toda admiracion. Sin embargo,
es tal la perversidad y la ingratitud de los hombres, que abusan
principalmente, para infamia y ofen'sa de su Criador, de esta obra
y beneficio sumo de Dios, por el cual debieran hacer inmortales
gracias a su Bienhechor. Porque constando ser verdad lo que dijo
el Salvador: Si alguno viere la mujer para codiciarla, ya adultery
en su corazon; ,cuantos habri i quienes se podrA echar en cara
aquello del ap6stol san Pedro 3, que tienen ojos llenos de adulterio
y de un delito incesable? Por esta causa aquel sibio no dud6 decir:
,Qu6 cosa se cri6 mas mala que el ojo? Nada, pues, hay en el
cuerpo human, si miras la fabrica de Dios, mas admirable que el
ojo, como antes dije; y nada mas malo y execrable que el ojo, si
considers la lascivia del hombre. Por tanto, cualquiera que desea
conservar la pureza de su alma esfu6rcese lo primero A refrenar
la licenciosidad de los ojos; porque de esta manera con un golpe
cortard y atajar la material de muchos trabajos, cuidados, dolores
y tentaciones.
14. Siguense luego en cuartolugar losjuegos; los cuales, omi-
tiendo los otros males y molestias de ellos, y principalmente la
p6rdida de tiempo, dan ocasiones 4 perjuries, a riiias, A contien-
das, y alguna vez tambien A blasfemias. Estos tambien evitar cual-
quiera que quiera librarse de estos males. Pues esto, hermanos, es
uno de los dos remedies de los pecados, porlo cual se nos avisa en
las palabras propuestas que minoremos los tropiezos de los peca-
dos; esto es, que evitemos con cuidado todas las ocasiones y peli-
gros de pecar.


I Thren. in. Eccli. xxxi. II Petr. I.





SOBRE LA SATISFACCION.


Tercera parte.

15. Resta el otro, que es orar ante la presencia del Seiior. Por-
que de esta manera queria el Sefior armar 6 sus discfpulos contra
los combates del demonio, cuando dijo": Velad y orad para que
no entreis en la tentacion. Y en el nombre de oracion entiendo
la elevacion del alma A Dios, s6ase cuando le pedimos su auxilio y
socorro, s6ase cuando consideramos y meditamos las cosas divihas
con la mente: esta meditacion A la verdad ayuda de un modo ma-
ravilloso contra los dolos y enganios de la serpiente antigua. De don-
de viene aquella voz del Profeta : Si no fuera porque tu ley es la
meditacion mia, entonces acaso hubiera perecido en mi humildad,.
esto es, en mi afliccion. Y asi como esta pjadosa meditacion delas
cosas divinas preserve del pecado, asi por el contrario su descuido
y omision precipita en todos los males. Porque asi leemos del ma-
lo I: Dios no esta i su vista; 6 como otros vierten, no esti en al-
gunos pensamientos suyos. De aquf se sigue aquello que pone des-
pues: Ensuci6ronse sus caminos en todo tiempo. ,Qui6n de vos-
otros, hermanos, podra darme la razon de qu6 intent el Sefior
cuando quiso que aquella admirable 6 insuperable fortaleza de San-
son estuviera en los cabellos? ,Qu6 conduce para la fortaleza la
melena de cabellos, bastando dar y conceder este valor y fuerza
en los brazos y dem6s miembros del cuerpo? Pues Lqu6 entende'-
mos mfsticamente en el nombre de cabellos? Esto lo explic6 clara-
mente san Jer6nimo, el cual explanando aquel lugar de Isafas:
Habri en lugar de los cabellos encrespados calva, entiende en el
nombre de cabellos las prActicas de oraciones devotas y santas me-
ditaciones, de las cuales (permiti6ndolo Dios) est6n destituidos los
malos. Porque asi como los cabellos se derivan de lo mas alto del
hombre exterior, asi los incentives de oraciones devotas y medita-
ciones santas manan de la parte 6ltima y suma del hombre inter-
no, esto es, de la mente; y en ellas esta y consiste toda la forta-
leza del hombre mismo contra todo el poder y maquinas del dia-
blo: respect que por ellas nos viene prontamente el auxilio de la
virtud divina 4; cuya fortaleza, como decia 61, es semejante al ri-
noceronte. Por tanto, si alguno hay que desea verdaderamente y de
corazon contenerse en adelante de todo pecado mortal, tenga por

SMatth. xiv. 2 Psalm. cxviii. a Ibid. ix. 1um. xxIli.





66 SERMON
cierto que nunca le faltara el auxilio y fortaleza celestial, con la
cual venza y quede superior en todos los peligros y tentaciones del
diablo, mientras que su alma est6 adornada y armada de semejan-
tes cabellos, esto es, de santas meditaciones y oraciones devotas.
Mas si el hombre estA destituido de estos cabellos, debe temer mu-
cho, no sea que (como le sucedi6 A Sanson) quede d6bil como los
demas hombres. Porque esto nos denota claramente la debilidad
de un Sanson, que se sigui6 de la rasura de los cabellos. Por lo
cual inmediatamente le cogieron los enemigos, le sacaron los ojos,
y lo expusieron A todas las befas y malos tratamientos. iOh qui6n
tuviera tanta facundia y energia de hablar que fuera capaz de per-
suadiros esta verdad, y ponerla ante vuestros ojos; esto es, cuanta
sea la fortaleza que tiene para repeler y resistir a todos los dardos
del demonio aquella alma que esta adornada de estos cabellos, y
cuanta tambien sea la flaqueza y debilidad de aquella que estd des-
tituida y despojada de ellos! Por tanto, entire todo lo que nos puede
conservar exentos del contagio de los pecados, tiene el primer lu-
gar lo que habeis oido en las palabras propuestas: Orad ante la pre-
sencia del Sefior. En ellas se nos recomienda la continuacion y el
ejercicio de la oracion. Porque no basta orar una d otra vez, 6 re-
volver muchas palabras sin atencion ni entendimiento; porque es
necesario una larga, fervorosa y cotidiana oracion. Asi lo ensefi6
claramente el Eclesiastico cuando dijo': El que guard la ley
multiplica la oracion. Pues porque el enemigo antiguo intent siem-
pre retraernos de la observancia de la ley, nosotros tambien debe-
mos implorar contra 61 siempre el auxilio del Seflor. Esto nos lo
express el Apdstol en una palabra 2, cuando ensefi6 a orar en todo
tiempo en espiritu contra las asechanzas del diablo. En estas pala-
bras recomend6 su continuation, el fervor ydevocion de ella. Cua-
lesquiera que practicaron esta virtud, aprendieron, no leyendo,
sino experimentando, cuanta fuerza afnada a los que la practican :
apenas creen que pueda alguno perseverar much tiempo en cari-
dad y justicia, si totalmente estA destituido del auxilio de esta vir-
tud. Porque 4qui6n (dejando ahora los combates y trabajos de las
otras virtudes) puede conservar ilesa la castidad mucho tiempo sin
el auxilio de la oracion, a la cual por todas parties se la ponen tan-
tos lazos, tantos peligros, tantas asechanzas, y la cual puede vio-
larse no solamente con la suciedad del cuerpo, sino con solo el


I Eccli. xxxv. I Ephes. vr.





SOBRE LA SATISFACCION. 67
pensamiento? I QuiEn, pues, dice san Jer6nimo, se gloriari de que
tiene su corazon casto? Pues si no carecen de este peligro los que
imploran con ruegos continues el auxilio celestial, ten qu6 peligro
no andaran aquellos que no tienen prdctica alguna de esta virtud?
A la verdad, Lqu6 podrg esperarse de estos, sino que, cortados los
cabellos de las oraciones devotas, queden d6biles como los dem6s
hombres, y al modo que Sanson queden expuestos 6 las burlas de
sus enemigos? Estos son, hermanos, los dos principles remedies
contra el pecado que se os dan en las palabras que yo os he pro-
puesto : 6 saber, evitar las ocasiones y tropiezos de los pecados, y
orar ante la presencia del Seflor. Ambos a dos, hermanos carfsi-
mos, deseo que os sean de much aprecio.
16. Y adem6s de estos remedies hay tambien otros que condu-
cen much para esto : estos por la estrechez del tiempo mas os
puedo numerar que explicar. El primero y sumo de ellos es el uso
frecuente de los Sacramentos, respect que (como antes dije) la
gracia sacramental da una cierta virtud y fortaleza contra los peca-
dos. Despues ayuda tambien much ocurrir luego inmediatamente
en el principio a los pensamientos malos cuando llaman 6 la puer-
ta de nuestro corazon, y dar la muerte al enemigo 'cuando es pe-
queIfo, sin dejarle que ocupe el castillo de la mente 6 que arroje raf-
ces en el alma. Esto, 6 la verdad, lo har6mos, si acudimos con la
mayor presura que podamos a las Ilagas de Jesucristo. Afiade A es-
to tambien el ex6men diario de la conciencia, en el cual el hombre
entra consigo en juicio y explore con diligencia en qu6 manera gas-
t6 aquel dia, y se acusa ante Dios su juez, y propone alli evitar sus
caidas. Y para que el hombre cristiano tome con mas gusto este mi
consejo 6 remedio del pecado, le pondr6 dos ejemplos de fil6sofos
gentiles que hacian esto con cuidado : uno de Sestio, fil6sofo estdi-
co, y otro de S6neca. Ambos los describe Seneca por estas pala-
bras : Sestio, pasado ya el dia, cuando ya se iba 6 acostar, pregun-
taba a su animo: 4qu6 mal has curado hoy? ~i qud vicio has con-
tradicho? ten qu6 parte has hecho mejor? Acabar6 laira, y sera
mas moderada, la cual sabe que todos los dias ha de venir ante su
juez. Pues Lqu6 cosa mas bella que esta costumbre de examinarse
todos los dias? L Qu6 suefio se sigue despues de haberse reconocido
A si mismo? jCuAn tranquilo, alto y libre, cuando 6 se alab6 el
Animo 6 se corrigi6, y especulador de si mismo y censor secret
conoce sus costumbres? Tambien luego S6neca pone esto de sf mis-
mo: Uso yo de esta potestad, y todos los dias sentencio demf. Cuan-





68 SERMON
do ya se ha apagado la luz y call6 mi mujer, sabedora ya de mi
costumbre, escudriiio entire mf todo el dia, y atraigo A media mis
hechos y mis dichos. Nada me escondo, nada me paso; pues ,por
qu6 temer6 alguno de mis errors, cuando puedo decir: Ve no ha-
gas mas esto, ahora te perdono: en aquella dispute hablaste con
porfia y altercacion; no quieras juntarte en adelante con los impe-
ritos? No quieren aprender los que nunca aprendieron: A aquel otro
le aconsejaste con mayor libertad que debias, y asi no le enmen-
daste, sino que le escandalizaste. Mira en adelante no solamente si
es verdad lo que dices, sino tambien si aguanta la verdad aquel i
quien se dice. Hasta aquf S6neca. Esto, hermanos, sirvanos de
ejemplo, y avergonc6monos de no hacer por amor de la patria ce-
lestial lo que estos solian hacer por solo amor 6 la virtud, la coal
juzgaban era lo dltimo que habia que apetecer.
17. Y asf como en ]a noche nos pedimos razon del dia presen-
to, asi tambien luego que amanezca se ha de proponer y proveer
el 6rden y manera de pasar el dia, y de qu6 vicios principalmente
nos hemos de guardar, y en qu6 prActicas y ejercicios nos debemos
ocupar, y pedir al Sefior su auxilio para que podamos cumplir lo
que hemos propuesto y determinado. Ultimamente,se debe huir el
ocio torpe, el cual abriendo puerta 6 todo lo malo suministra ar-
dores 6 incendios para los pecados carnales. Porque con much
verdad dijeron los fil6sofos que el amor deshonesto era el negocio
de los hombres ociosos. Por tanto dijo el poeta :
Finem qui queris amori,
Credit amor rebus; res age;
Tutus eris.
T6'que quieres poner fin al amor, este cede 6 las ocupaciones;
ocdpate y trabaja, y estards seguro. Pues este mismo consejo quie-
ro yo, hermanos, que os sea de much recomendacion. Y si la
condition de nuestra vida no admite g6nero alguno de ocupacion,
Slo menos con la leccion de libros devotes y ejercicios de la ora-
cion podr6is apartarlo de vosotros con much fruto.
18. Y A todos estos aiiado el 6ltimo remedio; y es, que debi6n-
dose detestar y temer con todo afecto todos los pecados, sin em-
bargo la culpa primera con la cual caemos de la gracia y amistad
de Dios, y quedamos desnudos 6 inermes entire los dardos de los
enemigos, se debe temer y evitar mas que todos, porque esta cul-
pa primera abre la puerta para las demis. Vemos, 6 la verdad, que
cuando un hombre estrena algun vestido cuida much de que no le





SOBRE LA. SATISFACCION. 69
caiga mancha alguna; mas luego que por descuido comenz6 A man-
charse, inmediatamente se deja aquel cuidado, y en esta parte se
porta el hombre con mayor desidia. Este ejemplo,.A la verdad,
tiene much mas lugar en la renovation de la vida antigua, la cual
si alguno la mancha con algun nuevo pecado, no solo la ensucia,
sino que ademas la desnuda de la fortaleza y virtud de la di-
vina gracia; y asf desnuda 6 inerme la present A las saetas de
los enemigos. De esto os pondr6 a la vista un ejemplo insigne.
Aquella imagen de Samuel, que anunci6 y expuso al rey Saul'
que a otro dia moriria, le denuncid 6 hizo saber tambien la cau-
sa de esta tan grande calamidad, A saber: porque este no se air6
contra Amalec como se lo habia mandado el Seiior. Cosa la ver-
dad maravillosa que habiendo Saul, agitado de un furor incredible,
quitado la vida A scsenta sacerdgtes del Sefior vestidos con el efod
y habiendo incendiado la ciudad de Nobe, que no tenia culpa al-
guna, y habiendo pasado A cuchillo la oveja y el buey (cosa que
Neron, cruelisimo entire todos los mortales, nunca se cuenta que
hiciese; porque content6ndose con sola la muerte de los hombres,
nunca su furor y crueldad se endureci6 con los animals y bestias),
sin embargo se pasa en silencio esta tan grave maldad, y solose men-
ciona aquella indiscreta piedad por la cual se preparaba contra 61
la venganza en el cielo. IPor qu6 esto? A saber, porque por aquel
primer crime de inobediencia le abandon el Seilor, y lo despoj6
de su espiritu y de su gracia. Esta culpa fue la fuente y origen de
los otros pecados suyos. Y si alguna vez acaso por suggestion del dia-
blo cay6semos en algun pecado, debemos trabajar inmediatamente
con cuanta celeridad sea possible por salir de 61, y con la medicine
y remedio de la confession y penitencia procuremos recuperar la
gracia antigua; no nos suceda que despojados de esta ayuda celes-
tial nos arruinemos en mas y mas pecados. Porque al modo que el
que quiera conservar entero 6 incorrupto el techo de su casa in-
mediatamente que advierte alguna gotera luego al punto pone el
remedio, no sea que si desatendiere aquel pequefio agujero se pu-
dran los maderos contiguos, y as( poco A poco se hunda todo el te-
cho y se arruine la casa; asi tambien cualquiera que quiera con-
servar pura y entera la casa de su conciencia, si por casualidad
padeci6 alguna ruina 6 quebranto, ponga inmediatamente el reme-
dio de la penitencia saludable no sea que una caida ocasione otra,

I Reg. xxvm.
6 T. X.





O0 SERMON SOBRE LA SATISFACTION.
y una culpa cause otra, y asi venga el hombre al extreme de los
males. De aquf es que dice san Cris6stomo: A cualquiera a quien
no muerde ni entristece una herida que le hicieron, este cierta-
mente recibe otra, y recibida esta recibe tambien la tercera. Por-
que no cesa hasta el iltimo aliento aquel malvado y enconado ene-
migo de hacer Ilagas, siempre que encuentra al alma descuidada y
que desprecia las primeras heridas.
19. Todas estas cosas, como habeis visto, hermanos, mas os las
he recorrido que explicado; parte precisado de la estrechez del
tiempo, y parte porque reserve el inculcaros todos los dias y trata-
ros con mas abundancia estos mismos remedies de vuestra salud.
Porque es necesario, dice san Gregorio, que se recuerde muchas
veces aquello que compele el mundo a que se olvide. Y si a alguno
le parece much lo que pido, p6qgase ante sus ojos los divinos be-
neficios, la muerte y passion de Jesucristo, la gloria celestial pro-
metida A los justos, y los tormentos eternos y llamas vengadoras que
estin preparadas para los malos. Piense tambien que por cosas ca-
ducas y que han de fenecer muy pronto emprenden y padecen los
hombres cosas much mayores y mas acerbas. Porque, ,cuintos
hay que por causa de unas cortas ganancias navegan todos los ma-
res, y van i las naciones extrailas y birbaras? Cuantos los que pre-
sentan sus vidas A unos peligros ciertisimos en las guerras, hacien-
do frente a las espadas y bombas? Pues ,cuanto menos es lo que
yo os pido aqui A vosotros para que consigais la vida, la salud, la
gracia, la amistad de Dios, la justicia, la paz, la tranquilidad de
conciencia, la adopcion de hijos y juntamente la herencia del pa-
trimonio celestial? Esta se digne concedernos Jesucristo Sefior
nuestro, que con el Padre y el Espiritu Santo vive y reina en los
siglos de los siglos. Amen.





SERMON SOBRE LA FELICIDAD DE LOS JUSTOS. 71



SERMON

SOBRE LA FELICIDAD DE LOS JUSTOS.

Beati qui lugent, quoniam ipsi bonsc-
labuntur. (Matth. v, 5).
Bienaventurados los que loran, porque
ellos seran consolados.
1. Si como es Jesucristo quien habla con V. M. hablara el mun-
do, no usaria de este estilo. Feliz el principle, os diria, que nunca
pele6 sino para veneer, que nunca vi6 un gran n6mero de poten-
cias coligadas contra sf sino para concederlas una paz mas glorio-
sa, y que siempre fue mayor que el peligro 6 que la victoria.
Feliz el principle que en el discurso de un reinado largo y floreciente
goza en paz los frutos de su gloria, el amor de &us pueblos, el res-
peto de sus enemigos, la Iadmiracion del universe, la utilidad de
sus conquistas, la magnificencia de sus obras, la sabiduria de sus
]eyes, ]a augusta esperanza de una numerosa sucesion, y que solo
le queda que desear el conservar por much tiempo lo que posee.
2. De este modo hablaria el mundo; pero, senior, Jesucristo
no habla de este modo. Feliz, os dice, no el que es la admiracion
de su siglo, sino el que principalmente se ocupa en el siglo venide-
ro, y que vive desprecidndose a sf mismo y a todo lo present; por-
que de este sera el reino de los cielos: Beati pauperes spirit, quo-
niam ipsorum est regnum colorum Feliz, no aquel cuya historic
hari que eternamente viva su reinado y sus acciones en la memo-
ria de los hombres, sino aquel cuyas ligrimas borrarAn de la me-
moria del mismo Dios la historic de sus pecados; porque este sera
eternamente consolado: Beati qui lugent, quoniam ipsi consoldbun-
tur2. Feliz, no aquel que con nuevas conquistas habri extendido
los lfmites de su imperio, sino aquel que habri sabido contenersus
deseos y pasiones dentro de los t6rminos de la ley de Dios; porque
este poseeri una tierra mas durable que elimperio del universe: Beati
mites, quoniam ipsi possidebunt terram 3. Feliz, no aquel que exal-


SMatth. v, 3. 2 Ibid. 5. l Ibid. v,-4.
6*






72 SERMON
tado por la voz de sus pueblos sobre los prfncipes sus predecesores
goza tranquilamente de su grandeza y de su gloria, sino aquel que
no hallando, aun en el trono, cosa alguna que sea digna de su co-
razon, solo busca en la tierra la perfect felicidad, que consiste en
la virtud y en la justicia; porque este se verd satisfecho : Beatiqui
esuriunt, et sitiunt justitiam, quoniam ipsi saturabuntur 1. Feliz no
aquel A quien los hombres dieron los gloriosos titulos de grande 6
invencible, sino aquel a quien los pobres, en la presencia de Jesu-
cristo, darin el titulo de padre y de misericordioso; porque este
sera tratado con misericordia : Beati misericordes, quoniam ipsi mi-
sericordiam consequentur 2. Feliz, finalmente, no el que Arbitro
siempre de la fortune de sus enemigos ha dado muchas veces la paz
a la tierra, sino el que ha podido dirsela a si mismo, y desterrar
de su corazon los vicios y afectos desarreglados que turban la tran-
quilidad ; porque este sera llamado hijo de Dios: Beati pacific, quo-
niam flii Dei vocabuntur 3.
3. Estos son, senior, A los que Jesucristo llama bienaventura-
dos; y el Evangelio no conoce mas felicidad en la tierra que la
inocencia y la virtud. 1 Oh gran Dios I no consiste la prosperidad
del mayor de los reyes en las incomparables felicidades con que ha-
beis favorecido su reinado. Es verdad que por ellas es grande, pe-
ro no consiste en ellas su felicidad; esta empez6 por su piedad : lo
que no santifica al hombre no le puede hacer dichoso. Cuanto se
halla en el corazon del hombre, no siendo Vos, 6 Dios mio, son
falsos bienes que le dejan vacio, 6 verdaderos males que le lenan
de inquietud; y una conciencia pura es la inica raiz de las verda-
deras felicidades. A esta verdad reduce hoy, cat6licos, la Iglesia
nuestra madre todo el fruto de la solemnidad que nos propone. Co-
mo el mundo esta en el error de que la vida de los Santos fue triste
y desagradable, se vale principalmente de este artificio para impe-
dirnos que los imitemos ;'pero la Iglesia, renovando hoy su memo-
ria, nos acuerda A un mismo tiempo que no solo gozan de una fe-
licidad inmortal en el cielo, sino tambien que solo ellos fueron fe-
lices en la tierra : Beati, etc. Que el que encierra en su corazon la
iniquidad siempre esta acompailado.de la turbacion y del miedo;
y que aun en este mundo es infinitamente mas suave y tranquila la
suerte de los buenos que la de los pecadores.
4. Pero ,en qu6 consiste la felicidad de los justos en esta vida?


I BIatth. v, 6. 2 Ibid. 7. a Ibid. 9.





SOBRE LA FELICIDAD DE LOS JUSTOS. 73
Consiste en manifestar la verdad oculta A los sabios del mundo, y
en gozar del deleite de la caridad, el'que esta negado a los ama-
dores del mundo. Consiste en que las luces de la fe, que suavizan
todas las penas del alma field, hacen mas amargas las del pecador.
Esta sera la primera parte. Y en las dulzuras de la gracia que cal-
man todas las pasiones, y que, negAndose al corazon corrompido, le
dejan entregado a si mismo. Esta sera la segunda. Manifestar6 es-
tas dos verdades tan propias para hacer amable la virtud, y fitiles
los ejemplos de los Santos. Pero antes de empezar imploremos los
auxilios del Espfritu Santo por medio de la intercesion de Marfa:
Ave Maria.
Primera parte.

5. La rafz de todos nuestros pesares regularmente consiste en
nuestros errors ; y solo somos infelices, dice un santo Padre 1, por-
que nos equivocamos en el juicio que hacemos de los bienes y de
los verdaderos males: Causa laboris ignorantia est. Los justos, que
son hijos de ]a luz, son much mas felices que los pecadores, por-
que estan mas ilustrados. Las mismas luces que corrigen sus jui-
cios suavizan sus penas; y la fe que les manifiesta el mundo c6mo
es en sf les muda en motivo de consuelo los mismos sucesos en
que las almas entregadas A sus pasiones hallan el principio de todas
sus inquietudes.
6. Para daros a conocer, cat6licos, esta verdad, de la que tanto
honor result A la virtud, os suplico repareis en que ya sea que
una alma movida de Dios se acuerde de lo pasado y de aquellos
tiempos de disolucion que precedieron a su penitencia; ya sea que
consider lo que actualmente pasa en el mundo a su vista; ya, fi-
nalmente, se ponga A pensar en lo future, todo la consuela, todo
la confirm en el partido de la virtud que ha abrazado ;todo hace
que su estado sea infinitamente mas feliz que el del alma que vi-
ve entregada al des6rden, y que en estos tres estados solo halle
amarguras y secrets temores.
7. Porque, en primer lugar, por mas entregado que est6 un pe-
cador a todos los des6rdenes de su corazon, nunca le arrastran
tanto los deleites presents, que alguna vez no vuelva la vista a
aquel cdmulo de afios Ilenos de iniquidad que se van quedando
atras. Aquellos dias de tinieblas, que consagr6 a la disolucion, no


' S. Ambros.





74 SERMON
han perecido tan absolutamente, queno presented en ciertos tiem-
pos a su memorial ideas importunas que le turban, que le fatigan,
que de tiempo en tiempole despiertan de su letargo, representin-
dole como reunido en un punto el monstruoso cfmulo de delitos,
los que no le horrorizaban tanto cuando los cometia, porque en-
tonces solo los veia sucesivamente: se le representan de un golpe
las gracias despreciadas, las inspiraciones resistidas, el indigno uso
que ha hecho de un -natural feliz y formado, segun parece, para la
virtud: repres6ntansele unas flaquezas de que se avergiienza, y
unos horribles m6nstruos 6 quienes c6si no se atreve g mirar.
8. Esto es lo que detr6s de si deja el pecador, por lo que es in-
feliz si mira A lo pasado. Toda su felicidad parece esti reducida
al moment present; y para ser dichoso es necesario que no pien-
se, sino que como los animals mudos se deje llevar del atractivo
de los objetos presents, y que apague y ofusque su corazon, si
quiere vivir tranquilo. De aquf se siguen aquellas mAximas tan
indignas de la humanidad y tan comunes en el mundo : que el de-
masiado talent es un don molesto; que las reflexiones echan A
perder los deleites de la vida y que para ser feliz se ha de pensar
muy poco. Oh hombre! I te di6 acaso el cielo la razon que te ilus-
tra para hacerte infeliz, 6 para ayudarte A buscar la verdad, la
que solamente puede haderte dichoso ? Esta luz divina que adorna
tu ser ,puede por ventura ser antes castigo que don del Cria-
dor? ,Te distinguirAs tan gloriosamente con ella de las bestias, so-
lo para ser de peor condition que ellas?
9. Cat6licos, tal es el destiny de una alma infield: la embria-
guez, el des6rden, la extincion de todo discurso es solamente quien
la hace feliz; y como esta situation solo dura un instant, luego
que calma yvuelve en si el espfritu, cesa el delete, desaparece la
felicidad, y se halla el hombre solo con su conciencia y sus delitos.
10. Pero, oh Dios mio, y qu6 distinta es la suerte de una al-
ma que camina segun vuestras leyes! Y qu6 digno es de compa-
sion el mundo que no os conoce! A la verdad, cat6licos, los pen-
samientos mas agradables de una alma just son los que le acuerdan
su vida pasada; es cierto que en ellos se ve la part de su vida que
entreg6 al mundo y 6 sus pasiones: confieso que esta memorial ]a
cubre de verguenza en presencia de ]a santidad de su Dios, y la
hace derramar 16grimas de compuncion y tristeza; pero Iqu6 con-
suelos no halla en sus l6grimas y en su dolorl Porque, cat6licos,
una alma que se ha vuelto i Dios no puede acordarse de sus pa-





SOBRE LA FELICIDAD DE LOS JUSTOS. 75
sados desvios sin descubrir en ellos la conduct que con ella us6
la divina misericordia; los caminos singulares por donde su sabi-
durfa la condujo, como por grados, al instant feliz de su conver-
sion; tantas circunstancias no esperadas de favor, de desgracias, de
p6rdidas, de muerte, de perfidia, de preferencia y de aflicciop,
gobernadas todas por una cuidadosa providencia para facilitarla los
medios de romper sus cadenas; aquellos particulars cuidados que
Dios usaba con ella, aun cuando seguia los caminos injustos; aque-
llos disgustos que su bondad la hacia experimentar aun en medio
de los placeres; aquellas secrets instancias con que sin cesar la
Ilamaba a su obligacion y a la virtud; la voz interior que en todas
parties ]a seguia, y que no cesaba de decirla como en otro tiempo A
san Agustin: Insensato, thasta cuando has de andar buscando de-
leites que no pueden hacerte dichoso? &CuAndo daras fin A tus in-
quietudes con tus delitos? L Necesitas por ventura mas para desen-
gaflarte del mundo que las mismas molestias y desgracias que ex-
perimentas sirvi6ndole? Haz la prueba de si es mayor bien el ser
mio, y de si yo soy bastante para el alma que me posee. Esto es lo
que present la memorial de lo pasado a una alma compungida;
mira A los c6mplices de sus antiguos deleites entregados aun por la
justicia de Dios A los des6rdenes del mundo y de las pasiones, y
ella sola escogida, separada y Ilamada al conocimiento de la verdad.
11. IOh cat6licos, y c6mo Ilena de paz y de consuelo esta me-
moria A una alma fiell En este estado exclama con elProfeta : IOh
Dios mio, y qu6 infinitas son vuestras misericordias! Desde el seno
de mi madre me acogfsteis bajo vuestra protection; me habeis se-
guido muy de cerca en todos mis caminos. ,QuB es lo que yo he
hecho mas que otros pecadores, A quienes no os dignAsteis abrir
los ojos, ni manifestar la severidad de vuestros juicios y de vues-
tra justicia? iOh Dios mio! qu6 admirable son vuestras obras
y cuan bien conoce mi alma lo que os debe y lo que habeis hecho
por ella I Mirabilia opera tua, et anima mea cognoscit nimis 1. Esta es
la primera felicidad de las almasjustas: aun la memorial de sus pa-
sadas infidelidades las consuela.
12. Pero, en segundo lugar, si la memorial de lo pasado.es para
ellas un manantial de s6lidos consuelos, no consuela menos su pie-
dad lo que a su vista pasa en el mundo, y aquf vereis, cat6licos,
cuan 6til es la virtud para la felicidad de la vida, y c6mo el mismo


t Psalm. cxxxvii, 14.





76 SERMON
mundo, que forma i los pecadores todas sus pasiones, y por consi-
guiente todas sus inquietudes, es el ejercicio mas agradable y que
mnas consuela la fe de los justos.
13. A la verdad, fieles, qquo es el mundo, aun para los mis-
mos mundanos que le aman, que estin embriagados con sus pla-
ceres, y que no pueden vivir sin l? El mundo es una eterna servi-
dumbre, en donde ninguno vive para sf, y en donde para ser feliz
es necesario besar sus cadenas y amar su cautiverio. El mundo es
una diaria revolution de sucesos, que unos despues de otros des-
piertan en el corazon de sus secuaces las mas violentas y mas funestas
pasiones, los rencores crueles, las indiferencias odiosas, los temo-
res amargos, los celos que consume y los pesares que molestan.
El mundo es una tierra de maldicion, en la que aun los mismos
deleites est6n Ilenos de espinas y amargura. El juego cansa con sus
furores 6 inconstancias; las conversaciones molestan con la oposi-
cion de genios y contrariedad de opinions; las pasiones 6 inclina-
ciones pecaminosas tienen sus disgustos, sus contratiempos y sus
ruidos desagradables; los espectaculos, no siendo por lo comun
los asistentes mas que unas almas torpemente disolutas 6 incapaces
de conmoverse sino con los mas horribles excess del des6rden, fas-
tidian; y solo mueven aquellas pasiones delicadas que no hacen
mas que manifestarde l6jos el delito,'y poner lazos A la inocencia.
Finalmente, es el mundo un lugar en donde aun la misma espe-
ranza, que se mira como una passion tan halagieiiea, hace todos los
hombres desgraciados; en donde aun los que nada esperan se tie-
nen por mas infelices; donde aun lo que agrada nunca agrada mu-
cho tiempo, y en donde el enfado escAsi siempre el destiny mas
suave y soportable que de 61 puede esperarse. Este es el mundo,
cat6licos, y advertid que no hablo del mundo oscuro, que no co-
noce ni los grandes deleites, ni los encantos de la prosperidad, del
favor y de la opulencia; hablo del mundo brillante, del mundo de
la corte; hablo con vosotros mismos que me escuchais, cat6licos.
Este es el mundo; y no creais que esta es una de aquellas pinturas
imaginarias cuyo original en ninguna part se encuentra: yo pin-
to al mundo por vuestro corazon ; esto es, le pinto del mismo mo-
do que vosotros le conoceis y le experimentais todos los dias.
14. No obstante, este es el lugar en que todos los pecadores
buscan su felicidad: esta es su patria ; aqui es donde quisieran eter-
nizarse; este es el mundo que prefieren 6 los bienes eternos y a
todas las promesas de la fe. IOh gran Dios! qu6 just sois cuando





SOBRE LA FELICIDAD DE LOS JUSrOS. 77
castigais al hombre con sus propias pasiones, permitiendo que ya
que no quiere buscar su felicidad en Vos que sois solo la verdade-
ra paz de su corazon, se forme una felicidad fant6stica de sus te-
mores, de sus disgustos, de sus molestias y de sus crueles inquie-
tudesl
15. Pero lo que mas favorece en esto a la virtud, cat6licos, es
que este mismo mundo, tan molesto y tan insufrible para los peca-
dores que buscan en 61 su felicidad es un motivo de reflexiones que
consuelan A los justos que le miran como destierro y pals extrailo.
16. Porque, primeramente, la inconstancia del mundo, tan
terrible para los que estin entregados A 61, ofrece al alma fiel mil
motives de consuelo. Nada le parece constant ni inmutable en la
tierra; ni las mas altas fortunes, ni las mas estrechas amistades, ni
la mas brillante fama, ni los mas deseados favors. Ve una sobe-
rana sabiduria que parece ,se divierte en burlarse de los hombres,
levantando a unos sobre las ruinas de otros, degradando A los que
estaban en lo alto de la rueda para colocar allf A los que estaban
abatidos, pasando la felicidad de todos en un instant, presentan-
do todos los dias nuevos heroes en el teatro, y haciendo que se os-
curezcan los que el dia antes hacian un papel sobresaliente, ofre-
ciendo siempre nuevas escenas al mundo. Ve 6 los hombres que
pasan toda su vida en agitaciones, proyectos y medidas, cuidando
siempre 6 de engailar 6 de no ser engailados; siempre hibiles y
prontos para aprovecharse del retire, de la desgracia 6 de la muer-
te de sus' competidores, y en former de estas grandes lecciones,
que debian servirles para despreciar el mundo, nuevos motives de
ambicion y codicia; ocupados siempre 6 en sus temores 6 en sus
esperanzas; siempre inquietos 6 con lo present 6 con lo que esti
por venir; nunca tranquilos, trabajando todos por el descanso, y
siempre apartindose mas de 6l.
17. Oh hombre! 1por que discurres tanto para ser infeliz?
Esto es lo que entonces piensa una alma fiel. La felicidad que esta
busca es menos costosa. No es necesario ni atravesar mares, ni
conquistar reinos; sin salir de si misma, hall su felicidad.
18. I Oh cat6licosl qu6 suaves le parecen A un hombre virtuoso
las amarguras de la virtud cuando las compare con los crueles pe-
sares y eternas inquietudes de los pecadores! I Qu6 content esta
con haber hallado un lugar de reposo y seguridad, mientras que
ve a los amadores del mundo tristemente agitados con la violencia
de las pasiones y de las esperanzas hunianasl De este modo los is-





78 SERMON
raelitas, despues que salieron del mar Rojo, viendo de lejos 6 Faraon
y 6 todos los grandes de Egipto hechos juguete de las olas, gusta-
ban el deleite de su seguridad: tenian por suaves y agradableslos
caminos del desierto; no sentian su molestia; y comparando su
suerte con la de los egipcios, l1jos de quejarse y murmurar, can-
taban con Mois6s aquel c6ntico de alabanza y action de gracias en
que con tanta magnificencia se celebran las misericordias y mara-
villas del Seilor.
19. En segundo lugar, lainjusticia del mundo, tan cruel para
los que le aman, cuando se ven olvidados, despreciados y sacrifi-
cados A indignos competidores, es un principio fecundo de reflexio-
nes de consuelo para un alma que le desprecia y que solo teme al
Senior. Porque ,qu6 consuelo ha de tener un pecador que, des-
pues de haber sacrificado al mundo y 6 sus sefiores su reposo, su
conciencia, sus bienes, su mocedad y su salud, sin haber tenido
mas recompensa que desprecios, fatigas, abatimientos y frivolas es-
peranzas, ve que de repente se le cierran las puertas de la eleva-
cion y de la fortune, y que le quitan de entire las manos los pues-
tos que habia merecido y de los que ya se juzgaba en posesion ?
Lamenazado, si se queja, de perder los que posee; obligado A do-
blar la rodilla delante de sus rivals mas felices que 61, y A vivir
dependiente de aquellos A quienes antes aun no los tenia por dig-
nos de que le sirviesen? ZSe retirari del mundo para vengarse,
murmurando eternamente de la injusticia de los hombres? Pero
,qu6 ha de hacer en su retire, sino dar mas lugar 6 sus pesares y
menos diversion 6 sus penas? 4Se consolarA acaso con el ejemplo
de sus semejantes? No por cierto; porque cuando nosotros mira-
mqs nuestras desgracias, nunca creemos que se parecen i las de
otros. AdemAs de que, iqu6 consuelo puede haber en ver renovar-
se sus penas segun va descubriendo la im6gen y la memorial de ellas
en las de los demAs?
20. ,Podrd confiar en una vana filosofia yen las luces de su
entendimiento? No; porque la razon, cuando la dejan sola, pronto
se cansa; el que es fil6sofo para el pdblico, para sf mismo siempre
es hombre. ZRecurriri A entregarse todo A los placeres 6 infames
sensualidades? No; porque el corazon que varia en las pasiones
solo muda de tormento. ,PodrA esperar que hallard en la inaccion
la dicha que no encontr6 en sus vivas y eficaces pretensiones? No;
porque una conciencia delincuente, aunque pueda conseguir la
indiferencia, no consigue la tranquilidad : bien podri el hombre no





SOBRE LA FELICIDAD DE LOS JUSTOS. 19
sentir sus desgracias 6 infortunios, pero siempre sentiri sus infi-
delidades y sus culpas: el pecador desgraciado, cat6licos, no tiene
recurso; todo falta a una alma mundana cuando la lleg6 6 faltar el
mundo.
21. Pero el just, en el mismo desprecio que de 61 hace el mun-
do, aprende d despreciarle : la injusticia de los hombres le sirve
solamente para acordarse de que sirve a un Seflor mas just, que
no se apasiona ni se deja engafar, que solo ve en nosotros lo que
en la realidad hay; que para decidir de nuestra suerte se gobierna
por nuestros corazones, y que para con 61 no debemos temer mas
que. nuestra propia conciencia, y que asf es felicidad el servirle;
que no hay que recelar de su ingratitud, pues esti escrito cuanto
se hace por 61; que en vez de no hacer'caso 6 de olvidarse de nues-
tros trabajos y servicios, cuenta hasta nuestros deseos, y que con
61 solo se pierde lo que se deja de hacer por agradarle.
22. IQu6 motives de consuelo no halla una alma fiel en estas
luces de la fel ]Qu6 poco la mueve el mundd, sus reveses ni sus
malos tratamientos cuando le contempla de este modol Entonces
arrojindose en el seno de su Dios, y mirando con ojos cristianos la
nada y vanidad de las cosas humans, siente mudarse en ella re-
pentinamente aquellas inquietudes inseparables de la naturaleza en
una suave paz : ve un rayo de luz que alumbra su alma y resta-
blece en ella la tranquilidad; un dardo de consuelo que penetra su
corazon y dulcifica en 61 toda la amargura. jAh, cat6licos, y qu6
felicidad es servir 6 todo aquel Sefior que puede hacer felices 6 to-
dos los que le sirvenI O0h dichosa condition de la virtud, y qu6
mal que te conocen los hombres I tEn qu6 consiste que te tengan
por suerte desagradable y triste, cuando sola td puedes consolar a
los infelices que estin en este destierro y suavizar todas sus penas?
23. Finalmente, los juicios del mundo, que para los munda-
nos son motives de tantos pesares, acaban tambien de consolar al
alma field; porque es un suplicio para los amadores del mundo el
estar siempre expuestos a sus juicios; esto es, A. la censura, A la
befa y A la malicia de todos. Por mas que uno desprecie i los hom-
bres, siempre quiere ser estimado de los mismos que desprecia. Por
mas elevado que uno se halle sobre los demis, la elevacion le ex-
pone mas A la vista y 6 las conversaciones de la multitud, y aun se
sienten mas vivamente las censuras de aquellos de quienes no se
debian esperar sino respetos. Por mas que se goce de los pdiblicos
aplausos, los desprecios son tanto mas sensibles, euanio son me-





80 SERMON
nos comunes y mas raros; por mas que uno se vengue de estas
censuras con otras mas vivas y mordaces, la venganza siempre su-
pone el resentimiento y el dolor, y por otra parte es much me-
nos el gusto que se experiment en despreciar que el pesar-que se
recibi6 en ser despreciado. Finalmente, desde que vivis solo para
el mundo, y que vuestros deleites 6 pesares dependent solamente
de 61, no podeis mirar con indiferencia sus juicios.
24. No obstante, entire estas contradicciones seha de buscarla
alegria. Os disputan todo lo que 6 la verdad 6 la vanidad os atri-
buye, vuestros talents, vuestro nacimiento, vuestra reputation,
vuestros servicios, vuestros aciertos, vuestra prudencia, vuestro
honor: si quereis hacer valer vuestra nobleza, se la disputan 6
vuestros antepasados; si vivis en el olvido, echan la culpa 6. vues-
tra poca habilidad; si salis bien con vuestras empresas, se atribu-
ye 6 A la casualidad 6 al m6rito de vuestros subalternos; si gozais
de la estimacion del pdblico, apelan de su error al juicio de los
mas prudentes; si sabeis agradar, dicen al instant que habeis sa-
bido aprovecharos bien de vuestro talent; si vuestra conduct es
extraordinaria, luego satirizan vuestro genio. Finalmente, seais el
que fu6reis, grande, pequefio, principle 6 vasallo, el estado mas
feliz que podeis desear para complacer vuestra vanidad es ignorar
el juicio que de vosotros hace el mundo. Las mismas pasiones con
que estamos unidos nos desunen; la envidia oscurece aun nuestras
mas nobles circunstancias; y son censores de nuestros placeres aun
aquellos mismos que los imitan.
25. Pero una alma fiel esti libre de todas estas inquietudes. Co-
mo no desea la estimacion de los hombres, tampoco teme sus des-
precios; como no tiene por fin el agradarles, tampoco extraiia no
haberles dado gusto. Dios solo, que es quien ve su corazon, es el
linico juez 6 quien teme, y el que al mismo tiempo la consuela en
los juicios que de ella hacen los hombres. Su gloria es el testimo-
nio de su conciencia : busca su fama en el cumplimiento de su
obligacion; mira los aplausos del mundo como un escollo de la vir-
tud 6 como recompensa del vicio, y sin tender 6 sus juicios se
content con darle buen ejemplo. Pero Iqu6 es lo que digo, cat6-
licos Aun el mismo mundo, estando como esti tan Ileno de des-
precios, de censuras y de malicia para con aquellos que le adoran,
se ve obligado i venerar la virtud de los que le desprecian y abor-
recen : 61 mismo parece que imprime en la persona de un verda-
dero just no s6 qu6 dignidad, no s6 qu6 cosa divina, que se gran-





SORE LA FELICIDAD DE LOS JUSTOS. 81
jea la veneracion y casi el culto de las almas mundanas ; parece
que su intima union con Jesucristo hace que brille en l1, como an-
tiguamente en los tres discfpulos que estaban en el santo monte,
una parte de aquel celestial resplandor que derram6 el eterno Pa-
dre sobre su Hijo querido, y que no deja libertad para no respe-
tarlos; este es un derecho inseparable que tiene la virtud sobre los
corazones de los hombres, y el mundo; siempre inconsecuente,
desprecia las mismas pasiones que inspira, y venera la virtud que
contradice. No quiero decir que la estimacion del mundo, tan dig-
na de ser despreciada, sea de gran consuelo para el alma fiel; pe-
ro la consuela el ver que el mundo se condena A si mismo, que
declaman contra los placeres los mismos que los buscan, que los
pecadores son los apologistas de la virtud, y que la vida del mun-
do se pasa tristemente haciendo lo mismo que 61 condena, y hu-
yendo de lo que aprueba.
26. De este modo el mismo mundo es motive de consuelo para
una alma cristiafa ; pero aun mas, si piensa en lo por venir, hall
en esta reflexion muchos consuelos, que para el pecador no son
mas que continues y secretes sobresaltos; y esta es la ultima utili-
dad que sacan los justos de las luces de la fe. Manti6nense y se con-
suelan con la magnificencia de sus promesas; esperan la bienaven-
turada esperanza, y aquel feliz instant en que ser6n agregados
A la Iglesia del cielo, reunidos A los hermanos que perdieron en la
tierra, recibidos por ciudadanos eternos de la Jerusalen celestial,
incorporados en la congregacion inmortal de los escogidos de Dios,
en donde la caridad sera la ley que los una, la verdad la luz que
los ilumine, y la eternidad la media qde pondri fin A su dicha.
27. Estas reflexiones son de tanto mayor consuelo para losjus-
tos, cuanto estin mas fundadas sobre la verdad del mismo Dios.
Saben que sacrificando todo lo present nada sacrifican; que todo
pasa en un instant; que lo que se ha de acabar no puede durar
much; que ese moment de tribulacion es nada respect al in-
menso peso de gloria que 61 nos dispone, y que la rapidez de las
cosas presents no merece el que se cuente por aiios ni por siglos.
28. Se muy bien que la fe puede subsistir aun entire costum-
bres depravadas, y que muchas veces se pierde la gracia santifican-
te sin perder la sincera sumision A las verdades que el espiritu de
Dios nos ha revelado; pero esta certidumbre de la fe, que es de
tanto consuelo para el alina just, para el pecador que aun cree
no es mas que un abismo inagotable de remordimientos secrets y





82 SER ON
,de temores crueles, porque cuanto mas ciertas os parezcan las ver-
des de la fe A los que teneis sepultada la conciencia en una vida
Jlena de des6rdenes, tanto mas inevitable os deben parecer los su-
plicios con que amenaza a los pecadores como vosotros, y tanto
mas cierta os parecer6 vuestra desgracia. Todas las verdades que
la doctrine santa present A vuestra fe despiertan en vosotros nue-
vos sobresaltos. Estas luces divinas, rafz de todo consuelo para las
,almas fieles, se os representan como luces de venganza que os
amedrentan, os turban y os juzgan; os manifiestan continuamente
lo que nunca quisi6rais ver; os enseiian, A pesar vuestro, lo que
siempre quisi6rais ignorar; ponen a vuestra vista lo que A lo me-
nos por algun tiempo quisi6rais tener en olvido. Vuestra misma
fe os adelanta el suplicio. Vuestra religion, aqui en la'tierra, si es
licito decirlo asf, es vuestro inferno; y cuanta mayor es vuestra
sumision A la verdad, tanto mas infeliz es vuestra vida. i Oh Dios
mio! y qu6 grande es vuestra bondad para con el hombre, pues
quisisteis que la virtud fuese necesaria aun para sd sosiego ; y le lla-
mais para Vos, permitiendo que sin Vos no pueda ser dichoso!
29. Permitidme, amados oyentes mios, que os haga reflexio-
nar estas verdades dentro de vosotros mismos. Aun cuando no fue-
ra tan lastimoso el destiny de un alma pecadora en el siglo venide-
ro, reflexionad si es digno de envidia aun en este mundo. Sus
aflicciones son irremediables, sus desgracias no tienen consuelo,
sus mismos placeres estAn llenos de inquietudes: padece infinitos
sobresalfos acerca de lo present; sus pensamientos acerca de lo
pasado y de lo por venir son funestos y tristes; su fe la atormenta,
y sus luces la desesperan. IQu6 estado tan triste I qu6 destiny tan
fatal! Qub terrible mutaciones ocasiona un solo pecado en lo ex-
terior 6 interior del hombrel ICuanto trabajo le cuesta el prepa-
rarse A las eternas penasl ,No es, pues, cierto, cat6licos, que el
camino del mundo y sus pasiones es much mas penoso que el del
Evangelio y que el reino del infierno, si es licito explicarse de es-
te modo, padece aun mas violencia que el del cielo? IOh inocen-
cia de corazon, y cuAntos bienes traes contigo al hombre! IOh
hombre, cuinto pierdes cuando pierdes la inocencia de tu cora-
zonl Pierdes todos.los consuelos de la fe, que son la ocupacion
mas deliciosa de la piedad de los justos, y te privas tambien a tf
mismo de todas las dulzuras de la gracia, que tan envidiable hace
en este mundo la suerte de los justos.





SOBRE LA FELICIDAD DE LOS JUSTOS.


Segunda parte.

30. Cuando prometemos, dice san Agustin, a las almas mun-
danas consuelos y dulzuras en la observancia de la ley de Dios, mi-
ran nuestras promesas como un lenguaje piadoso de que usamos
para alabar la virtud; y como el corazon que no gust6 nunca estos
castos deleites tampoco puede comprenderlos, nos vemos precisa-
dos, continda este santo Padre, d responder: ,c6mo quereis que
os persuadamos? No podemos deciros: gustad, y ver6is cuin suave
es el Seiior 1; porque un corazon enfermo y desarreglado no puede
gustar las cosas del-cielo: dadnos un corazon que ame, y 61 enten-
deri todo lo que decimos.
31. No es ahora mi principal intent mahifestar todas las se-
cretas operaciones de la gracia en el corazon de los justos, sino
contraponer el. feliz estado en que los constitute aci en la tierra
a la triste situation de los pecadores, y acabar con este paralelo de
confundir el vicio y alentar A la virtud. Digo, pues, que la gracia
da a las almas justas en la tierra ,dos g6neros de consuelos: unos
interiores y secrets, otros exteriores y sensibles, ambos tan esen-
ciales para la felicidad de esta vida, que no hay en la tierra ningun
placer que a ellos equivalga.
32. La primer utilidad interior que facility la gracia a una al-
ma field es el establecer en su corazon una paz s6lida y reconciliar-
la consigo misma. Porque, cat6licos, todos tenemos dentro de
nosotros mismos los principios naturales de equidad, de pudor y
de rectitud. Nacemos, como dice el Ap6stol, con las reglas de la
ley escritas en nuestros corazones; aun cuando nuestras primeras
inclinaciones no sean di la virtud, a lo menos conocemos que ella
es nuestra primera obligacion; por mas que la passion intent al-
gunas veces persuadirnos en secret que nacimos para el deleite,
y que las inclinaciones que en nosotros ha puesto la naturaleza no
pueden ser verdaderamente culpables, nunca podra esta extraia
persuasion asegurar 6 una alma pecadora. Es verdad que esto se
desea, porque quisieramos que todo lo que nos deleita fuese lici-
to; pero esta persuasion es falsa, es un sofisma, pbrque nos glo-
riamos de no dejarnos arrastrar de las m6ximas vulgares, pero en
el fondo nada tiene de convincente esta persuasion. Siempre Ileva-


1 Psalm. xxii, 9.





84 SERMON
mos dentro de nosotros mismos un juez incorruptible que sin cesar
se pone de parte de la virtud contra las pasiones que mas nos li-
sonjean, que mezcla con las que mas nos arrastran las ideas impor-
tunas de nuestra obligacion, y que nos hace infelices en medio de
nuestros deleites y de nuestra abundancia.
33. Este. es el estado de una :conciencia impura y manchada,:
el pecador es quien se acusa a si mismo en lo intimo de su cora-
zon; A todas parties Ileva consigo una inquietud que con nada so
sosiega, es desgraciado por no poder veneer sus desarregladas in-
clinaciones; pero aun lo es much mas por no poder sofocar sus
importunos remordimientos: arrastrado de su flaqueza y avisado
por sus luces, se dispute 6 si mismo el delito que so permit; y en
el mismo tiempo en que'goza del deleite injusto se le esti repren-
diendo 6 sf mismo. Z,Qu6 ha de hacer, pues? ,Combatiri sus luces
para sosegar su conciencia? IDudari de su fe para gozar con mas
tranquilidad de sus delitos? Pero lay! que la incredulidad es un
estado aun much mas infeliz que la misma culpa : viviri sin Dios,
sin culto, sin principio y sin esperanza; creeri que los excess
mas abominables y las mas puras virtudes no son mas que nom-
bres; mirara i todos los hombres como aquellas figures viles y ri-
diculas A quienes se les hace que se muevan y hablen en un teatro,
y que solo sirven para divertir 6 los concurrentes: ,se mirara A si
mismo como production del acaso y eterna posesion de la nada?
pero i ay l que estos pensamientos tienen en si una tan funesta os-
curidad, que no los puede mirar el alma sin horror; porque la in-
credulidad mas es desesperacion del pecador que alivio del peca-
do. ,Qu6 ha de hacer, pues? Obligado A huir continuamente por
el miedo de encontrarse con su propia conciencia, corre de objeto
en objeto, de passion en passion, de precipicio en precipicio. Cree
que A lo menos con.la variedad de los placeres podrd lenar su va-
cfo y su insuficiencia : no deja alguno que no pruebe; pero en va-
no ofrece su corazon sucesivamente A todas las criaturas; todos los
objetos de sus pasiones le responded, dice san Agustin : No te en-
gailes en amarnos; no somos nosotros la felicidad que buscas, ni
podr6mos hacerte feliz: levantate sobrelas criaturas, y vb buscar
en el cielo al que nos formed, y alli sabres si es mayor y mas ama-
ble que nosotros. Este es el destiny del pecador.
34. No quiero decir que el corazon de los justos goce en esta
vida una tranquilidad tan inalterable que no experiment alguna
vez ac6 en la tierra tribulaciones, disgustos 6 inquietudes; pero es.





SOBRE LA FELICIDAD DE LOS JUSTOS. 85
tas son unas nubes pasajeras que solo cubren, por decirlo ast, la
superficie de su alma. En su interior reina siempre aquella-alma
profunda, aquella serenidad de conciencia, aquella sencillez de
corazon, aquella igualdad de espiritu, aquella confianza viva,
aquella resignation pacifica, aquella tranquilidad de pasiones, y
aquella paz universal que ani desde esta vida es ya principio de
]a felicidad de las almas inocentes. Criaturas vanas, qu6 poder ten-
dr6is sobre un corazon que no hicisteis vosotras, y que~no se hizo
para vosotras? La paz del corazon es el primer consuelo de la gracia.
35. El segundo es el amor que suaviza a los justos los rigores
de la ley, y muda, segun la promesa de Jesudristo, su yugo, que
parece insoportable a los pecadores, en yugo suave y de consuelo
para ellos. Porque una alma fiel ama A su Dios aun con mas vive-
za, mas tiernamente y con mas solidez que habia antes amado al
mundo y A las criaturas. Cuanto intent por 61, aunque sean los
mayores trabajos, 6 no cuestan nada A su corazon, 6 e1 sirven de
deleite. Porque es caricter del amor santo, cuando es duefio del
corazon, 6 suavizar las penas que causa, 6 mudarlas en santos pla-
ceres. Y asi, una alma enamorada de Dios, quiero explicarme de
este modo, perdona con alegrfa, sufre con confianza, se mortifica
con gusto, huye de buena gana del mundo, ora con consuelo, y
desempeiia sus obligaciones con una santa complacencia. Cuanto
mas crece su amor, mas se suaviza su yugo. Cuanto mas ama, tan-
to es mas feliz; porque no hay mayor felicidad que el amar aque-
llo'que ya tenemos por necesario.
36; Al contrario el pecador, cuanto mas ama al mundo, es
tanto mas infeliz ; porque cuanto mas ama al mundo, mas semul-
tiplican sus pasiones, mas se encienden sus deseos, mayor estorbo
hall en sus proyectos, y mas se agrian sus inquietudes. Su amor es
el motive de todas las desgracias su inquietud es la raiz de todas
sus penas, porque el mundo, que es el que las causa, no puede
remediarlas. Cuanto mas ama al mundo, mas siente su vanidad
una preferencia, su soberbia una injuria; tanto mas le confunde un
proyecto desconcertado, le aflige un deseo en que hall oposicion,
Sy le confunde una p6rdida impensada. Cuanto mas ama al mundo,
le son mas necesarios sus placeres; y como ninguno de ellos puede
Ilenar la inmensidad de su corazon, es tanto mas insufrible su mo-
lestia, porque la molestia es la recompensa de todos los deleites. Y
en medio dd todos estos placeres, el mundo, desde que es mundo,
no cesa de quejarse de su enfado.
7 T. x.





86 : SERION I
37. Y no creais, seilores, que por honrar A ]a virtud exagero
demasiado la desgracia de las almas mundanas. S6 muy bien que
.parece se halla tambien felicidad en el mundo, y quo en medio de
este conjunto de cuidados, de movimientos, de temores y de in-
quietudes suele verse un corto n6mero de dichosos, cuya felici-
dad es envidiada, y que parece gozan de una suerte suave y tran-
quila; pero sondead esas vanas exterioridades de felicidad y de
alegrfa, y hallar6is pesares verdaderos, corazones oprimidos y con-
ciencias agitadas: llegaos 6 esos hombres que os parecen los felices
de la tierra, y os admirar6is de hallarlos tristes 6 inquietos, Ile-
vando sobre si con gran trabajo el peso de una conciencia delin-
cuente ; oidlos en aquellos instantes nas tranquilos, en que mas
sosegadas las pasiones dejan algun uso 6 la razon; todos ellos con-
vienen en que no son felices, y que el resplandor de su fortune
solo brilla de 16jos, y solo es digno de envidia para aquellos que no
le conocen; confiesan quo en medio de sus placeres y prosperida-
des nunca gozaron de la alegria pura y verdadera; que si se pien-
sa s6riamente en lo que es el mundo se hall ser nada; que ellos
mismos estdn admirados de que se le pueda amar conoci6ndole, y
que solo son felices en el mundo los que saben huir de 61 y servir
a Dios. Unos suspiran deseando ocasiones para un honroso retire ;
otros se proponen todos los dias entablar unas costumbres mas ar-
regladas y cristianas; todos convienen en la felicidad de los justos;
todos desean serlo, y todos dan testimonio contra si mismos: no
buscan los placeres, sino que se hallan encadenados en ellos; de-
ti6neles en los lazos del mundo y del pecado, no el gusto, sino la
costumbre y la flaqueza; lo conocen, se quejan, lo confiesan y
con todo eso se entregan 6 la corriente de una suerte tan triste.
IAh mundo engailosoI haz felices si puedes A los que te sirven, y
entonces abandonar6 yo la ley del Senfor por servir a la vanidad de
tus promesas.
38. Vosotros mismos, amados oyentes, vosotros que tantos
afios hi serves al mundo, L cuinto habeis adelantado en vuestra fe-
licidad? Poned en un peso A un lado todos los moments y dias
felices que habeis pasado en l1, y A otro todas las amarguras que
habeis padecido, y ved cuAl de los dos pesa mas. Acaso habr6is di-
cho en algunos instantes de placer, de exceso y de furor: aquf es-
tamos bien: Bonum est nos hic esse 1; pero aquello fue una embria-

Matth. xvii, 4.





SOBIE LA FELICIDAD DE LOS JUSTOS. 87
guez que dur6 poco tiempo, cuya illusion os manifest el instant
siguiente, sepultindoos de nuevo en vuestras primeras inquietu-
des. En este mismo instant en que os estoy hablando preguntad
6 vuestro corazon si estd tranquilo. Preguntadle si le falta algo para
su felicidad; si teme, si desea, si conoce que Dios esti con el; si
quisiera vivir'y morir en el estado en que se halla; si est6 content "
con el mundo; si es field sin remordimientos al Autor de su ser; si
todas las doce horas del dia le son igualmente gustosas, y si hasta
ahora ha podido conseguir el tener tranquila la conciencia entire los
delitos.
39. Aun cuando os habeis sepultado en el abismo para apagar
alli vuestros remordimientos, y os persuadais poder ahogar con los
excess de la iniquidad aquellas reliquias de ]a fe que en vuestro
corazon defienden'aun el partido de la virtud, ,no mand6 el Sefior
6 la serpiente, como lo dice l6 mismo por su Profeta, que fuese &
picaros y 6 morderos hasta el fondo del abismo en donde os habeis
escondido para libertaros de ella? jNo sentisteis allf ]a mordedura
secret de este gusano cruel? Etsi celaverint se ab oculismeis in pro-
fundo maris, ibi mandabo serpenti, et mordebit eos 1. jNo es verdad
que los dias mas felices de vuestra vida fueron aquellos que consa-
gristeis 6 Dios con alguna de las obligaciones de la Religion, reno-
vando vuestra conciencia en el tribunal de la confession, y que solo
habeis vivido cuando teniendo pura vuestra conciencia habeis vi-
vido con Dios? ,No dice el Profeta santamente irritado: El Dios que
adoramos no es un Dios engafiador 6 incapaz de consolar 6 los que
le sirven, como los dioses que adora el mundo, y para esto no apelo
A otros jueces que i los iismos mundanos: Non enim est Deus nos-
ter ut dii eorum, et inimici nostri suntjudices ?
40. I Oh gran Dios I ,qui6n es el hombre para oponerse de este
modo toda su vida A sf mismo, y querer ser feliz sin Vos, para de-
clararse contra Vos, para conocer sus desgracias y amarlas, para
huir de su verdadera felicidad al mismo tiempo que la conoce?
,QuiEn es el hombre, 6 Dios mio, y quin podri comprender 1o
profundo de sus fines y la eterna contradiccion de sus des6rdenes?
41. Pero que pueda yo, cat6licos, extenderme mas en la'idea
que me propuse al principio de este discurso, para persuadiros que
lo que hace mas digna de nuestros deseos la suerte de los justos es
que, cuando les Ilegan a faltar los consuelos interiores, tienen los


I Amos, ix, 3. I Deut. xxxii, 31.
7*





88 SERMON
socorros exteriores de la piedad, el consuelo de los Sacramentos, los
que para el pecador, que tiene precision de Ilegar i ellos, no son
mas que una triste ceremonia que le fastidia y embaraza; los ejem-
plos de los Santos y la historic de sus milagros que nos present to-
dos los dias la Iglesia A nuestra vista, de los que ]a aparta el peca-
dor, por no ver en ellos su condenacion; los adorables misterios
que se ofrecen todos los dias sobre nuestros altares, que las mas ve-
su existencia; los santos cAnticos y las preces de la Iglesia que sir-
"yen al pecador de triste molestia, y, finalmente, el consuelo de las
divinas Escrituras, en las que no halla mas que amenazas y ana-
temas.
42. LQu6 descanso, cat6licos, para una alma fiel, cuando al
salir de las vanas conversaciones del mundo, donde solo se ha tra-
tado de la elevacion de una familiar, de la magnificencia de un edi-
ficio, de los que en el mundo hacen un papel sobresaliente, de las
calamidades pdblicas, de los defects de los que est6n al frente de
los negocios, de los sucesos de la guerra, de las faltas de que siem-
pre se acusa al Gobierno, finalmente, donde siendo terrenos, solo
se ha tratado de cosas terrenas; qu6 consuelo siente una alma fiel
cuando al salir de estas conversaciones toma en sus manos el libro
de la ley para descansar un poco de la fatiga de estos vanos discur-
sos, y halla que en todas parties esta escrito: que de nada sirve al
hombre el ganar el mundo entero si pierde su alma; que la memo-
ria de las mas celebradas conquistas se sepult6 en el olvido con la
vanidad de sus conquistadores; que pasaran el cielo y la tierra, que
los reinos del mundo y toda su gloria perecer6n con el uso, como
-n vestido, pero que Dios solo durara siempre, y que solo i 61 es
a quien debemos unirnos? Entonces, dice esta alma con el Profeta:
IOh Dios mio, los insensatos me contaron fibulas; pero cuan dife-
rentes son de vuestra ley!
41. Y A la verdad, fieles, ide cuinto consuelo son las prome-
sas que se ofrecen en estos libros santosl jQub poderosos motives
de virtudi lqu6 oportunas precauciones contra el viciol jqu6 su-
cesos tan instructivos! iqu6 dardos tan felices que hieren al alma!
Iqu6 ideas de la grandeza de Dios y de la miseria del hombre I qu6
pinturas de la fealdad del pecado y de la falsa felicidad de los pe-
cadores I No tenemos necesidad de vuestra alianza escribi6 Jona-


I I Mach. xn, 9.





SOBRE LA FELICIDAD DE LOS JUSTOS. 89
tUs y todo el pueblo de los judios A los de Esparta, que teniendo
entire nuestras manos los libros santos que nos consuelan, podemos
pasarnos sin el socorro de los hombres: Nos, cum nullo horum in-
digeremus, habentes solatio sanctos libros, qui sunt in manibus nostris.
Y ,sabeis, files, quienes son los hombres que hablan de este modo?
Las desgraciadas reliquias de la crueldad de Antioco, errantes por'
las montaiias de Judea, despojados de sus bienes y de su fortune,
arrojados de Jerusalen y del temple, en el que habia sucedido al
sacrificio del santo Dios la abominacion de los fdolos; y apenas ha-
bian salido de un tan triste estado, no necesitaban de nada, porque
tenian entire sus manos los libros santos: Nos, cum nullo horumin-
digeremus, habentes solatio sanctos libros, qui sunt in manibus nostris.
Y en una tan nueva extremidad, cercados por todas parties de na-
clones enemigas, no teniendo en su ej6rcito ni el area de Israel,
ni el tabern6culo santo, Ilorando aun la reciente muerte del in-
vencible Judas que era la salud del pueblo y el terror de los incir-
cuncisos, habiendo visto degollar en su presencia 6 sus mujeres 6
hijos, estando ellos mismos para perecer 6 cada instant, 6 por la
perfidia de sus falsos hermanos, 6 por las emboscadas de sus ene-
migos, el solo libro de la ley les bastaba para consolarse y defen-
derse, y creen poderse pasar sin los socorros a que tenian derecho
por una antigua alianza: Nos, cum nullo horum indigeremus, haben-
tes solatio sanctos libros, qui sunt in manibus nostris.
44. Viendo esto, no me admiro, amados oyentes mios, de que
los primeros discipulos del Evangelio, con el consuelo de las Escri-
turas santas, olvidasen todo el furor de las persecuciones, ni de
que no habi6ndose podido determinar 6 apartar de si en todo el
tiempo de su vida este libro divino, quisiesen que aun despues de
su muerte se enterrase con ellos en un mismo sepulcro, como para
que alli sirviese 6 sus cenizas de fiador de la inmortalidad que les
habia prometido, y para presentarle, segun parece, 6 Jesucristo en
el dia de la revelation, como sagrado titulo que les daba derecho &
los bienos celestiales y 6 las promesas hechas a los justos,
45. Estos son los consuelos de las almas fieles en la tierra. Qu6
cosa tan terrible es, pues, cat6licos, el vivir 16jos de Dios, bajo la
tiranfa del pecado, peleando siempre consigo mismo, sin gusto al-
guno verdadero en el corazon, con tanto disgusto las mas veces en
los placeres como en la virtud; odiosos a los hombres por la bajeza
de nuestras pasiones, 'insufribles A nosotros mismos por la altane-
rfa de nuestros deseos, aborrecidos de Dios por los horrores de





90 SERMON
nuestra conciencia; sin las dulzuras de los Sacramentos, porque
nuestros delitos nos separan de ellos; sin el consuelo de los li-
bros santos, porque no hallamos en ellos mas que anatemas y ame-
nazas; sin el alivio de la oracion, porque una vida tan disoluta, 6
nos quita la libertad, 6 nos la hace olvidar por la falta de uso I Qu6
es, pues, el pecador mas que el desprecio del cielo y de la tierra?
46. ,Sabeis, pues, cat6licos, cuAles serAn los desconsuelos de
los r6probos en aquel gran dia en que a cada uno se le premiari se-
gun sus obras? Creeis acaso que les pesard de su felicidad pasada,
y que dirin: pasgronse nuestros dias felices, y se acab6 ya el mun-
.do, en el que disfrutamos de tan agradables moments: nuestros
placeres no han durado mas que los sueiios, acab6se nuestra feli-
cidad, y van A empezar nuestros suplicios? Os engafnais, files; no
usar6n de este estilo: oid c6mo hablan en la Sabidurfa, y cdmo nos
asegura el Espiritu Santo que hablarin en aquel dia: Nunca gusta-
mos, dir6n, alegria verdadera en el pecado; siempre caminamos
por caminos Asperos y tristes. Pero lay! que esto solamente es el
principio de nuestras desgracias y de nuestras penas 1: Ambulavimus
vias difficiles. Nos cansamos en los caminos de la iniquidad: nues-
tras pasiones nos fueron siempre mas penosas que nos pudieran ha-
bersido las mas austeras virtudes; y mas nos ha costado el perdernos,
que nos pudiera haber costado el salvarnos, y merecer hoy subir con
los escogidos al descanso de la inmortalidad: Lassati sumus in via ini-
quitatis, et perditionis 2. IQub necios fuimos en buscar por caminos
tan tristes y desgraciados unos males que nunca se acabar6n Nos
insensati 3
47. ,Quereis, pues, cat6licos, vivir felices en la tierra? Vivid
cristianamente. La piedad es dtil para todo; la inocencia del cora-
zon es la raiz de los verdaderos deleites. Mirad A todas parties, y
hallar6is que no hay paz para el impfo, como dice el Espiritu Santo.
Gustad de todos los placeres, y vereis que no pueden curar aquella
rafz de tristeza que en todas parties os acompaiia. No mireis la suerte
de las almas justas como una suerte triste y desagradable; no juz-
gueis de su felicidad por las apariencias que os enganian: veis que
Iloran, pero no veis la mano invisible que enjuga sus lIgrimas; veis
que su care gime bajo el yugo de la penitencia, pero no veis la
union de la gracia que la suaviza; veis unas costumbres austeras y
tristes, pero no veis su conciencia siempre alegre y tranquila. Son


; Sap. *t, 7. A W&, 3 Iid. v, 4.





SOBRE LA FELICIDAD DE LOS JUSTOS. '9
semejantes al arca de Israel en el desierto, solo esta cubierta de pie-
les de animals, las apariencias son viles 6 despreciables; esta es la
condition de este triste desierto, pero si pudieseis registrar su co-
razon, aquel divino santuario, jqu6 nuevas maravillas se ofrece-
rian i vuestros ojost Le hallarfais vestido de purisimo oro; verfais
alli la gloria de Dios que le Ilena; admirarfais la suavidad de' los
perfumes y el fervor de las oraciones que sin cesar suben al Seilor;
el fuego sagrado que nunca se apaga sobre aquel altar; aquel silen-
cio, aquella paz, la majestad que alli reina, y al mismo Sefior que
la ha escogido por morada, y que de ella hace sus mayores deli-
cias.
48. 0Oh, y c6mo os mueve su felicidad auna emulacion santa!
En vosotros solo consist el imitarlos: acaso en otro tiempo fueron
c6mplices de vuestros placeres; ,por qu6, pues, no podreis'vos-
otros ser imitadores de su penitencia? Estableced, finalmente, una
paz s6lida en vuestro corazon; empezad 6 cansaros de vosotros mis-
mos.-Hasta aquf no habeis gozado perfectamente de la vida, pues
no es vivir no pudiendo vivir en paz consigo mismo. Volved i vues-
tro Dios que os llama y os espera; desterrad de vuestra alma la ini-
quidad, y desterrar6is al mismo tiempo la rafz de vuestras penas,
gozar6is de la paz de la inocencia, vivir6is felices en la tierra, y esta
felicidad temporal sera el principio de la bienaventuranza que nunca
se acabari. Asi sea.





92 SERMON SOBRE LA MUERTE



SERMON

SOBRE LA MUERTE DEL PECADOR

Y LA DEL JUST.

Beati morlai, qui in Domino moriun-
tur. (Apoc. xv, 13).
Felices los muertos, que mueren en el
Sefor.

1. Tienen las pasiones humans un no s6 qu6 de admirable 6
incomprensible. Todos los hombres quieren vivir, y miran la muer-
te como la iltima de sus desgracias; todas sus pasiones los aficio-
nan A la vida, y al mismo tiempo sus pasiones son las que sin cesar
los dirigen h6cia esta muerte que tanto aborrecen, y parece que
solo viven para darse priesa 6 morir. Todos se lisonjean de que mo-
rir6n con la muerte de los justos; lo esperan y lo desean. No pu-
diendo prometerse ser eternos en la tierra, cuentan 6 lo menos que
antes de este iltimo instant se apagar6n las pasiones que actual-
nente los dominant y seducen. Repres6ntanse la suerte de un pe-
cador que muere aborrecido de Dios como una suerte formidable,
y con todo eso van disponiendo para sf, sin inquietud y con tran-
quilidad, esta misma suerte. Aquel horrible t6rmino de la vida hu-
mana, que es la muerte en el pecado, los atemoriza y espanta; y
con todo eso caminan alegres como insensatos por el camino que
conduce a 61. Por mas que se les predique que el morir es seme-
jante al vivir, quieren vivir como pecadores y morir como justos.
2. Hoy, pues, quiero, catdlicos, no desenganiaros de una ilu-
sion tan comun y tan grosera (esto lo dejo para otra occasion sino
ya que la muerte del just os parece tan apetecible y la del pecador
tan formidable, exponeros aquf una y otra despertando sobre am-
bas vuestros deseos y vuestro espanto. Como necesariamente habeis
-de morir en uno de estos dos estados, importa que os acerqueis al
especticulo para que, registrando con los ojos de la consideration
el retrato formidable del uno y la imagen consoladora del otro, po-
dais pronosticar con el tiempo cu6l de los dos destinos os espera, y
tomar vuestras medidas para que la decision os sea favorable.





DEL PECADOR Y LA DEL JUSTO. 93
3. En el retrato del pecador que muere vereis a d6nde va 6
parar, por ultimo, el mundo con todos sus deleites y toda su glo-
ria. En la relacion de la muerte deljusto conocer6mos 6 d6nde guia
la virtud con todos sus trabajos. En el uno vereis el mundo con
los ojos de un pecador que va a morir, y os parecerd vano, frivolo
y diferente de lo que parece hoy. En el otro ver6is la virtud con los
ojos del just que espira, y os parecerd grande y digna de estima-
cion. En el uno comprendereis toda la desgracia de una alma que
ha vivido olvidada de Dios; en el otro la felicidad de aquella que
solo ha vivido para servirle y agradarle. En una palabra, el espec-
ticulo de la muerte del pecador os harg desear vivir la vida del
just, y la im6gen de la muerte del just os inspirarg un santo hor-
ror A la vida del pecador. Imploremos, etc.: Ave Maria.

Primera parte.

4. Por masque apartemos de nosotros la imagen de la muerte,
cada dia de los que vivimos nos la va acercando. Ap6gase la juven-
tud, precipitanse los aiios, y semejantes, dice la Escritura, 6 las
aguas que salen del mar, y que nunca vuelven hicia su corriente,
nos arrojamos con rapidez en el abismo de la eternidad, en donde
sepultados para siempre, no volver6mos atrAs para aparecer otra
vez sobre la tierra: Et quasi aque dilabimur in terram, que non re-
vertuntur .
5. Bien s6 que todos los dias hablamos de la incertidumbre y
brevedad de la vida. La muerte de nuestros parientes, de nuestros
sdbditos, de nuestros amigos, de nuestros amos, muchas veces re-
pentina, siempre inopinada, nos ofrece mil reflexiones acerca de la
fragilidad de todo lo que pasa. Continuamente estamos repitiendo
que el mundo es nada, que la vida es un suefio, y que es muy in-
sensato el que se fatiga por cosa que tan poco ha de durar. Pero
esto no es mas que hablar; no lo sentimos asi. Son discursos de
costumbre, y la misma costumbre hace que se olviden.
6. Pues, cat6licos, figuraos aca en la tierra una suerte A vuestro
gusto; dilatad en vuestra imaginacion vuestros dias, aun mas alli de
vuestras esperanzas; quiero dejaros gozar de esta dulce illusion; pero,
finalmente, sera precise caminar por el camino que caminaron vues-
tros padres. VerBis, por dltimo, llegar aquel dia que no tiene si-


I1 i1Reg. xiv, 14.





94 SERMON SOBRE LA MUERTE
guiente, y este sera para vosotros el dia de vuestra eternidad feliz,
si morfs en el Sefior, 6 de vuestra eterna desgracia, si moris en la
culpa. Permitidme, pues, que yo os acuerde el tiempo de vuestra
muerte, y que en 61 os manifieste estos dos espectdculos de esta 61-
tima hora tan terrible para el pecador, y de tanto consuelo para el
just.
7. Digo terrible para el pecador que, dormido en las vanas es-
peranzas de conversion, Ilega finalmente a este filtimo moment
Ileno de deseos, vacio de buenas obras, cisi sin haber conocido a
Dios, y sin poder ofrecerle mas que sus delitos, y el pesar de ver
acabarse unos dias que juzgaba habian de ser eternos. Digo, pues,
seilores, que no hay cosa mas terrible que la situation de este in-
feliz en los iltimos instantes de su vida, y que a cualquiera part
que se vuelva, ya sea que se acuerde de lo pasado, ya consider lo
que actualmente pasa 6 su vista, ya finalmente penetre con los ojos
del alma aquel porvenir fatal que esti ya tocando, todos estos ob-
jetos, que son los que por entonces pueden solamente ocuparle y
presentarsele, no le ofrecen mas que tristeza y desesperacion, des-
pertando en 61 unas imigenes las mas funestas y tristes. Porque,
cat6licos, Iqu6 puede ofrecer el tiempo pasado 6 un pecador que
tendido en el lecho de la muerte empieza 6 no contar con su vida,
y que en el rostro de todos los que le rodean lee la terrible noticia
de que para 61 se acab6 todo? 4Qub ve en la larga sucesion de dias
que ha pasado en la tierra? Ve trabajos indtiles, deleites que solo
han durado un instant y delitos que van a durar eternamente.
8. Trabajos in6tiles: pres6ntasele de un golpe toda su vida pa-
sada, y no ve en ella mas que una violencia y una agitacion eterna
6 iniitil; se acuerda de todo lo que ha sufrido por el mundo que le
huye, por una fortune que se desvanece, por una reputation que
no le acompafia en la presencia de Dios, por unos amigos que pier-
de, por unos seilores que van A olvidarle, por un nombre que solo
quedari escrito sobre las cenizas de su sepulcro. I Qu6 pena enton-
ces para este desdichado el ver que habiendo trabajado toda su vida
nada ha ganado para si! IQu6 pesar el haberse hecho tantas violen-
cias, sin haber podido adelantar nada para el cielo, haberse tenido
siempre por muy d6bil para el servicio de Dios, y haber tenido
fuerza y constancia para ser mrrtir de la vanidad de un mundo que
va a perecer! Entonces el pecador, fatigado y atemorizado con su
ceguedad y enganio, no hallando sino un gran vacio en una vida a
quien solo el mundo ha ocupado, viendo que apenas ha empezado





DEL PECADOR Y LA DEL JUST. 95
i vivir despues de tantos afios de vida, dejando acaso llenas las
histories de sus hechos, los monumentos pfiblicos cargados de los
sucesos de su vida, el mundo Ileno de la fama de su nombre, sin
dejar nada que merezca ser escrito en el libro de la eternidad, ni
que le pueda acompailar en la presencia de Dios; entonces es cuan-
do empieza, aunque tarde, a hablar consigo mismo en un estilo
que hemos oido muchas veces: ,Con qu6, no he vivido sino para
la vanidad? IQue no haya yo hecho por Dios lo que he hecho por
mis sefioresl Ay de mil ihabia acaso necesidad de tantos trabajos
y molestias para perderse? ,Es possible que no haya yo de recibir a
1o menos mi consuelo en este mundo? A lo menos hubiera gozado
de lo present, de este instant que se me huye, y no lo hubiera
perdido todo; pero toda mi vida ha estado llena de inquietudes, de
esclavitud, de fatigas, de violencias, y todo para adquirirme una
eterna desgracia. I Qu6 locura ha sido el haber sufrido para per-
derme lo que no hubiera tenido necesidad de sufrir para salvar-
me, y haber tenido la vida de los justos por una vida triste 6 insu-
frible, pues nada han hecho por Dios tan dificil que no haya yo
hecho cien veces por el mundo, que es nada, y de quien por con-
siguiente nada pudiera esperarl Ambulavimus vias diffciles... erra-
vimus i via veritatis .
9. Si, catdlicos, en este dltimo instant se os representara todo
con muy diferentes ideas de las que hoy os figurais. Contais al pre-
sente los servicios hechos al Estado, los puestos que habeis ocupado,
las acciones en que os habeis distinguido, las heridas que dan tes-
timonio de vuestro valor, el nlmero de vuestras campafias y lo dis-
tinguido de vuestros empleos; todo esto os parece verdadero. Los
Saplausos pdblicos que lo acompailan, las recompensas que lo si-
guen, la fama que lo public, las distinciones a ello anejas os acuer-
dan vuestros dias pasados como dias completos, ocupados, sefia-
lados cada uno con memorables acciones, y con sucesos dignos de
conservarse en la posteridad. Aun dentro de vosotros mismos os
distinguish de aquellos hombres indtiles de vuestra clase, que siem-
pre han vivido en una vida oseura, cobarde 6 indtil, y que han
deshonrado su nombre con el ocio y costumbres afeminadas que los
han dejado sepultados en el olvido; pero en la hora de la muerte,
en aquel iltimo instant en que el mundo huye y la eternidad se
acerca, se abririn vuestros ojos, se mudard lu escena, se disiparA


* Sap. v, 7, 6.





96 SERMON SOBRE LA IUERTE
la illusion que os aumenta estos objetos, todo lo vereis al natural,
y todo lo que os parecia tan grande, como solo lo hicfsteis por el
mundo, por ]a gloria, por la fortune, os parecera nada : Aperiet
oculos suos, dice Job, et nihil inveniet 1. Solo hallar6is verdadero en
vuestra vida lo que hubi6reis hecho por Dios; solo digno de ala-
banza las obras de fe y de piedad; solo grande lo que sea digno de
la eternidad, y un vaso de agua fria dada en nombre de Jesucristo,
una sola l6grima derramada en su presencia, la mas leve violencia
sufrida por 61 os pareceri mas precioso, mas digno de estimacion que
todas las maravillas que admiral el mundo y que perecerAn con 61.
10. No solo halla en su vida pasada el pecador que muere tra-
bajos perdidos, halla tambien la memorial de sus placeres; y esta
memorial es la que le consterna y le consume. Halla unos placeres
que solo han durado un instant; ve que ha sacrificado su alma y
su eternidad i un moment fugitive de deleite y embriaguez. IIn-
feliz! Habfale parecido demasiado larga la vida para consagrarla
toda entera A Dios: no se atrevia A emprender en tiempo el par-
tido de la virtud, temiendo no poder sufrir la molestia, sus dila-
ciones y las results; miraba los afios que aun le faltaban como un
espacio inmenso que era precise andar, Ilevando sobre si la cruz,
viviendo separado del mundo y ejercitindose en obras cristianas.
Este solo pensamiento detuvo siempre sus buenos deseos; esperaba
para volverse 6 Dios la iltima edad, como en la que es mas segura
la perseverancia. IQu6 espanto el ver en esta fltima hora que lo
que le habia parecido tan largo no ha durado mas que un instan-
te, que su nifiez y su vejez se tocan tan de cerca, que no forman
mas que un solo dia, y que desde el seno de su madre hasta el se-
pulcro no ha dado mas que un paso! Aun no es esta la mayor amar-
gura que halla en la memorial de sus deleites: desaparecieron estos
como un suefio; pero el que en otras ocasiones se preciaba de ellos
se halla ahora cubierto de confusion y vergienza; A sus altanerfas
ha sucedido la flaqueza y cobardia: precidbase delante de los hom-
bres de talent, de elevacion, de valentfa: oh Dios miol al pre-
sente se halla el mas d6bil y despreciable de todos los pecadores.
Acaso su vida fue prudent en la apariencia, pero en la realidad
estuvo Ilena de la infamia de los sentidos y de la puerilidad de las
pasiones; una vida acaso gloriosa en la presencia de los hombres,
pero A los ojos de Dios la mas vergonzosa, la mas digna del opro-


' Job, xxvI, 19.





DEL PECADOR Y LA DEL JUSTO. 7
bio y del desprecio; una vida 6 la que acaso acompafi6 siempre la
felicidad, pero en lo interior la mas insensata, la mas frivola, la
mas vacfa de reflexiones y prudencia: finalmente, halla placeres
que han sido tambien la rafz de todos sus pesares, que emponzo-
fiaron toda la dulzura de su vida, que mudaron sus dias mas ale-
gres en dias de furor y de tristeza; placeres que comp'r6 siempre
muy cars, y de los que solo sac6 molestia y amargura. A esto se
reduce esta vana felicidad. Sus pasiones son las que le ocasionaron
una vida desgraciada, y no tuvo en toda ella un instant de tran-
quilidad, sino aquel en que estuvo libre de ellas. Los dias de mis
deleites se huyeron, dice entonces el pecador hablando consigo
mismo, pero con distintas disposiciones que el santo Job: estos dias,
que han sido el motivo de todas las desgracias de mi vida, que han
turbado mi sosiego y aun la tranquilidad de la noche, me la han mu-
dado en pensamientos lIgubres y tristes: Dies mei transierunt, co-
gitationes mee dissipate sunt torquentes cor meum 1. Y con todo eso,
I oh gran Dios, castigar6is los pesares 6 inquietudes de mi vida des-
graciada! LEscribis contra mf en el libro de vuestra indignacion to-
das las amarguras de mis pasiones, y preparais una desgracia eterna
y sin media A los deleites que han sido siempre el motive de todas
mis desgracias? Scribis enim contra me amaritudines, et consumer me
vis peccatis adolescentim meiw ?
11. Esto es lo que halla el pecador cuando muere en la memo-
ria de lo pasado: delitos que durardn eternamente, las flaquezas de
la niiiez, las disoluciones de la juventud, las pasiones y esc6ndalos
de una edad mas avanzada, y aun acaso tambien los des6rdenes ver-
gonzosos de una licenciosa vejez. jAh cat6licos! mientras tenemos
salud no vemos mas que la supeyficie de nuestra conciencia; no te-
nemos mas que una vaga y confusa memorial de nuestra vida; solo
vemos en nuestras pasiones la que actualmente nos cautiva: un ha-
bito vicioso no nos parece mas que un solo delito; pero al tiempo
de morir se disipan las tinieblas que cubren la conciencia del peca-
dor. Cuanto mas sondea su corazon, halla en 61 mayores manchas;
cuanto mas penetra este abismo, ve en 61 mayores m6nstruos: pi6r-
dese en este c6os; no sabe qu6 partido tomar para empezar A acla-
rarle: necesitaria para esto una vida entera; pero lay! el tiempo
pasa, y apenas le quedan mas que algunos instantes; tiene precision
de hacer una confession precipitada, para la que apenas bastaria un


I Job, mn, 26. 2 Ibid.





98 SERMON SOBRE LA MUERTE
largo espacio de tiempo, y 6 la que en el instant siguiente suce-
deri el terrible juicio de la divina justicia. IOh Dios mio t mientras
dura la vida nos quejamos de la infelicidad de,nuestra memorial, de
que todo se nos olvida, y es necesario que supla el confesar nues-
tra falta de atencion, y nos ayude 6 juzgarnos y A conocernos A nos-
otros mismos; pero en este 61timo instant no tendrd el pecador
que muere necesidad de este socorro: la divina justicia, que du-
rante el tiempo de su salud le habia entregado i la profundidad de
sus tinieblas, le alumbrard entonces en su indignacion. Cuanto ro-
dea el lecho de su muerte hace venir i su memorial algun nuevo
delito: los criados 6 quienes escandaliz6, los hijos de quienes no
tuvo cuidado, la esposa 6 quien contrist6 con ajenas pasiones, los
ministros de la Iglesia A quienes despreci6, las pecaminosas im6ge-
nes de sus pasiones, pintadas aun sobre aquellas paredes, los bie-
nes de que abus6, el lujo que le rodea con el que han padecido los
pobres y sus acreedores, la soberbia de sus edificios levantados acaso
con los bienes de la viuda, del hu6rfano 6 con la miseria del pi-
blico, todo, finalmente, el cielo y la tierra, dice Job, se levanta
contra 61, y le acuerda la terrible historic de sus pasiones y delitos:
Revelabuntccli iniquitatem ejus, et terra consurget adversus eum .
12. De este modo la memorial de lo pasado forma uno de los
estados mas terrible del pecador que muere, porque no halla en
61 sino trabajos perdidos, placeres que solo han durado un instant,
y delitos que han de durar eternamente. Pero aun no es menos triste
para este desgraciado todo lo que actualmente pasa en su presen-
cia: Sus sustQs, sus separaciones, sus mudanzas.
13. Sus sustos. Habiase siempre gloriado de que no le asusta-
ria el dia del Senior: cuanto acerca de esto habia oido decir en los
p6lpitos no le estorbaba el prometerse que ordenaria su concien-
cia antes de este l6timo instant; y ahora se ve ya en 61 cargado
de todos sus delitos, sin preparation, sin haber dado un paso para
aplacar 6 su Dios: ya lleg6 este instant sin que haya pensado en
61, y ya va a ser juzgado.
14.. Sus sustos. Hi6rele Dios cuando est6 en lo mas fuerte de sus
pasiones, al tiempo que mas ljos estaba de su alma la memorial de
la muerte, cuando habia llegado A ciertos puestos que habia de-
seado con ansia, y que semejante al necio del Evangelio exhortaba
6 su alma 6 que descansase y gozase en paz el fruto de sus traba-


' Job, xx, 27.





DEL PECADOR Y LA DEL JUST. 99
jos. En este mismo instant le acomete la divina justicia, y ve aca-
barse de un golpe su vida y todas sus esperanzas.
15. Sus sustos. Va 4 morir, y permit Dios que nadie se atreva
6 decirle que ya no debe contar con la vida. Sus parientes le li-
sonjean, sus amigos le dejan en su error; le Iloran en secret como
muerto, y aun le muestran esperanzas de vida; engifianle para que
se engaike si mismo. Es necesario que se cumplan las Escrituras,
que sea asaltado el pecador en este iltimo instant; Vos lo profe-
tizAsteis, loh Dios miol y vuestras palabras son verdaderas.
16. Sus sustos. Abandonado de todos los socorros del arte, en-
tregado solamente A sus males y A sus dolores, aun no puede per-
suadirse que va A morir, aun se lisonjea, aun espera; parece que
la divina justicia no le deja aquel rastro de razon mas que para que
le emplee en engafiarse. Al versus miedos, su espanto, sus inquie-
tudes, se conocebien que aun no ha creido que se muere; se ator-
menta, se agita, como si pudiera huir de la muerte, y su's agita-
ciones no son mas que un pesar de perder la vida, y no un dolor de
haberla empleado mal. Es precise que el ciego pecador lo est6 hasta
el fin, y que su muerte sea semejante 6 su vida.
17. Finalmente: Sus sustos: Ve entonces que el mundo siempre
le ha engailado, que siempre le ha llevado de illusion en illusion,
de esperanza en esperanza; que nunca le han sucedido las cosas
como 61 se habia prometido, y que siempre ha sido engailado con
sus propios errors. No comprende c6mo puede haber sido tan cons-
tante su desprecio, c6mo ha podido obstinarse tantos afios en sa-
crificarse por un mundo, por unos sefiores que nunca le han pagado
sino con vanas promesas, y que su vida no ha sido mas que una
indiferencia del mundo para con 61, y una embriaguez en 61 para
con el mundo. Pero lo que mas le aflige es que el error no tiene ya
remedio, que no se muere mas que una vez, y que una vez mal
concluida la carrera, no se puede volver atras para empezarla do
nuevo. Vos sois just, I oh Dios mio y quereis que el pecador pro-
nuncie de antemano su sentencia contra sf, para juzgarle Vos por
su propia boca.
18. Muy terrible son los sustos del pecador que muere, pero
no lo son menos las cosas de que se separa en este filtimo instant.
Cuanto mayor apego tenia al mundo, I la vida y a todas las cria-
turas, tanto mas padece cuando ha de separarse de ellas; cuantos
son los lazos que debe romper, tantas son las heridas que le pene-





100 SERMON SOBRE LA MUERTE
tran; cuantas son las cosas de que debe separarse, otras tantas nue-
vas muertes experiment.
19. Sepdrase de sus bienes, los que habia acumulado con tan
largas y tan penosas fatigas, y acaso por caminos dudosos para su
salud, los que se habia obstinado en conservar A pesar de los re-
mordimientosde su conciencia, y que con gran dureza de su cora-
zon habia negado 6 la necesidad de sus pr6jimos; hdyensele ahora,
cste vaso de barro se quiebra en su presencia, solamente Ileva con-
sigo el amor, el pesar de perderlos, el delito de haberlos adquirido.
20. Sepdrase de la magnificencia que le rodea, de la vanidad
de sus edificios, en los que creia haberse edificado un asilo contra
la muerte; del lujo, de la vanidad, de sus alhajas, de las que no le
quedard mas que la lfgubre mortaja que le ha de envolver en el
sepulcro, de aquella opulencia en que siempre habia vivido: todo
huye de 61, todo le abandon; empieza i mirarse como extranlo en
medio de sus palacios, en donde siempre debia haberse mirado como
tal, como un desconocido que no es duefio de nada de cuanto.en
ellos hay, como un infeliz a quien en su presencia van 6 despojar
de todo, y i quien solo permiten gozar aun por algun tiempo de la
vista de sus despojos para aumentar sus penas y su suplicio.
21. Sepdrase de sus cargos, de sus honors, los que acaso va 6
dejar A un rival suyo, i los que habia legado por entire tantos pe--
ligros, trabajos y ruindades, y de los que con tanta insolencia ha-
bia gozado; ya esta en la hora de la muerte despojado de todas las
seiiales de su dignidad, sin conservar de todos sus t(tulos mas que
el de pecador, del que entonces usa, aunque tarde y en vano. 1Oh
Dios mio! Contentarfase en este iltimo instant con ser de la con-
dicion mas vil; aceptaria como una especial gracia el estado mas os-
curo y abatido, con tal que le alargasen la vida; envidia la suerte
de sus esclavos que deja en el mundo. Camina con gran prisa hicia
]a muerte, y aun vuelve con ansia los ojos i la vida.
22. Sepdrase de su cuerpo, para quien siempre vivi6, con quien
contrajo tan estrechos lazos, favoreciendo todas sus pasiones; co-
noce que se arruina esta casa de barro; ve que poco i poco se va
muriendo en cada uno de sus sentidos; solo esti unido 6 la vida por
medio de un cadaver que se apaga, por los crueles dolores que sus
males le hacen padecer, por el excesivo amor que la tiene, el que
es mas vivo cuanto mas cerca esti de separarse.
23. Sepdrase de sus parientes, de sus amigos, 6 quienes veal rede-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs