• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Esqueleto del Sermon de san Luis...
 Sermon de san Luis Gonzaga
 Esqueleto del Sermon de san Estanislao...
 Sermon de san Estanislao de...
 Esqueleto del Sermon de san...
 Sermon de san Cayetano
 Esqueleto del Sermon de san Andrés...
 Sermon de san Andrés Avelino
 Esqueleto del Sermon de san Vicente...
 Sermon de san Vicente Ferrer
 Esqueleto del Sermon de san Camilo...
 Sermon de san Camilo de Lelis
 Esqueleto del Sermon de san Bernardino...
 Sermon de san Bernardino de...
 Esqueleto del Sermon de san Felipe...
 Sermon de san Felipe Neri
 Esqueleto del Sermon de san...
 Sermon de san Roque
 Esqueleto del Sermon de san Isidro...
 Sermon de san Isidro labrador
 Esqueleto del Sermon del beato...
 Sermon del beato Miguel de los...
 Esqueleto del Sermon de santa...
 Sermon de santa Ana
 Esqueleto del Sermon de santa María...
 Sermon de santa María Magdalena,...
 Esqueleto del Sermon de santa...
 Sermon de santa Marta
 Esqueleto del Sermon de santa...
 Sermon de santa Cecilia
 Esqueleto del Sermon de santa Clara...
 Sermon de santa Clara de Asis
 Esqueleto del Sermon de santa Catalina,...
 Sermon de santa Catalina,...
 Esqueleto del Sermon de santa...
 Sermon de santa Águeda
 Esqueleto del Sermon de santa Francisca,...
 Sermon de santa Francisca, viuda...
 Esqueleto del Sermon de santa Juana-Francisca...
 Sermon de santa Juana-Francisca...
 Esqueleto del Sermon de santa Rosa...
 Sermon de santa Rosa de Lima
 Esqueleto del Sermon de santa Teresa...
 Sermon de santa Teresa de...
 Esqueleto del Sermon de santa...
 Sermon de santa Úrsula
 Esqueleto del Sermon de santa María...
 Sermon de santa María Magdalena...
 Esqueleto del Sermon de santa Margarita...
 Sermon de santa Margarita...
 Esqueleto del Sermon de todos los...
 Sermon de todos los Santos
 Esqueleto del Sermon de las reliquias...
 Sermon de las reliquias de los...
 Índice de los esqueletos y sermones...






Group Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00082026/00008
 Material Information
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Physical Description: v. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Claret y Clará, Antonio María, 1807-1870
Publisher: Libería Religiosa
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: 1860
 Subjects
Subject: Sermons   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Statement of Responsibility: bajo la direccion del Excmo. é Ilmo. Sr. D, Antonio María Claret.
General Note: On top of t.p. : Copiosa y variada coleccion.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00082026
Volume ID: VID00008
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 15468072

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Esqueleto del Sermon de san Luis Gonzaga
        Page 5
        Page 6
        Page 7
    Sermon de san Luis Gonzaga
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
    Esqueleto del Sermon de san Estanislao de Koska
        Page 26
        Page 27
    Sermon de san Estanislao de Koska
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    Esqueleto del Sermon de san Cayetano
        Page 41
        Page 42
        Page 43
    Sermon de san Cayetano
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
    Esqueleto del Sermon de san Andrés Avelino
        Page 64
        Page 65
    Sermon de san Andrés Avelino
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
    Esqueleto del Sermon de san Vicente Ferrer
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    Sermon de san Vicente Ferrer
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Esqueleto del Sermon de san Camilo de Lelis
        Page 103
        Page 104
    Sermon de san Camilo de Lelis
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
    Esqueleto del Sermon de san Bernardino de Sena
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    Sermon de san Bernardino de Sena
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Esqueleto del Sermon de san Felipe Neri
        Page 137
        Page 138
        Page 139
    Sermon de san Felipe Neri
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
    Esqueleto del Sermon de san Roque
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    Sermon de san Roque
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
    Esqueleto del Sermon de san Isidro labrador
        Page 180
        Page 181
    Sermon de san Isidro labrador
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
    Esqueleto del Sermon del beato Miguel de los Santos
        Page 194
        Page 195
    Sermon del beato Miguel de los Santos
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
    Esqueleto del Sermon de santa Ana
        Page 206
        Page 207
    Sermon de santa Ana
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
    Esqueleto del Sermon de santa María Magdalena, penitente
        Page 220
        Page 221
    Sermon de santa María Magdalena, penitente
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
    Esqueleto del Sermon de santa Marta
        Page 237
        Page 238
    Sermon de santa Marta
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
    Esqueleto del Sermon de santa Cecilia
        Page 256
        Page 257
    Sermon de santa Cecilia
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
    Esqueleto del Sermon de santa Clara de Asis
        Page 269
        Page 270
    Sermon de santa Clara de Asis
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
    Esqueleto del Sermon de santa Catalina, mártir
        Page 284
        Page 285
    Sermon de santa Catalina, mártir
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
    Esqueleto del Sermon de santa Águeda
        Page 296
        Page 297
    Sermon de santa Águeda
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
    Esqueleto del Sermon de santa Francisca, viuda romana
        Page 307
        Page 308
    Sermon de santa Francisca, viuda romana
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
    Esqueleto del Sermon de santa Juana-Francisca Fremiot
        Page 318
        Page 319
        Page 320
    Sermon de santa Juana-Francisca Fremiot
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
    Esqueleto del Sermon de santa Rosa de Lima
        Page 334
        Page 335
        Page 336
    Sermon de santa Rosa de Lima
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
    Esqueleto del Sermon de santa Teresa de Jesús
        Page 351
        Page 352
        Page 353
    Sermon de santa Teresa de Jesús
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
    Esqueleto del Sermon de santa Úrsula
        Page 372
        Page 373
        Page 374
    Sermon de santa Úrsula
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
    Esqueleto del Sermon de santa María Magdalena de Pazzis
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
    Sermon de santa María Magdalena de Pazzis
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
    Esqueleto del Sermon de santa Margarita de Cortona
        Page 418
        Page 419
    Sermon de santa Margarita de Cortona
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
    Esqueleto del Sermon de todos los Santos
        Page 434
        Page 435
    Sermon de todos los Santos
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
    Esqueleto del Sermon de las reliquias de los Santos
        Page 449
        Page 450
    Sermon de las reliquias de los Santos
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
    Índice de los esqueletos y sermones contenidos en este tomo
        Page 465
        Page 466
Full Text










COLECCION
DR

SELECTOS PANEGIICOS.



TO1NIO VIII.






















Varios Prelados de Espaia han concedido 2400 dias de indulgencia i
todos los que leyeren i oyeren leer un capitulo 6 pdgina de cualquie-
ra de las publicaciones de la LIBRERIA RELIGIOSA.






COPIOSA Y VARIADA COLECCION
DE

SELECTOS PANEGIRICOS
SSOBRE LOS MISTERIOS DE LA
SANTISIMA TRINIDAD, DE JESUCRISTO
Y DE SU
SANTISIMA MIADRE,
y sobre
LAS FESTIVIDADES DE MUCHISIMOS SANTOS:
SEGUIDA DE
ALGUNAS ORACIONES FOJNEBRES
Y OTROS UTILISIMOS SERMONES.
SA. E A LIZ
bajo la direction del Excmo. 6 Ilmo.
SR. D. ANTONIO MARIA CLARET,
Arzobispo dimlsionario do Santiago de Cuba.


f- TOMO VIII.

n0 ti' '.








Con aprobacion del Ordinario.
BARCELONA
LIBRERIA RELIGIOSA.-IMPRENTA DE PABLO RIERA,
CALLE DEN ROBADOR, NiM. 24 Y 26.
1861.











SELECTS PANEGIICOS.




ESQUELETO DEL SERMON

DE SAN LUIS GONZAGA.

Pravenisti eum in benedictionibus duke-
dinis: posuisli in eapile ejus coronam de la-
pide prelioso. (Psalm. xx, 4).
Le preveniste con bendiciones de dulzura:
le pusiste sobre su cabeza una corona de pie-
dras preciosas.

1. Lo que forma el tejido de la vida y el elogio de los heroes
cristianos... Esto que es comun A todos los Santos, forma el carActer
singular de Luis Gonzaga... Palabras de santa Magdalena de Paz-
zis... Idem del Crisdstomo... Idea y division de este discurso...

Primera parte: Dones y bendiciones con que el Sefior previno y enri-
quecid d Luis.

2. Primeras ideas del hombre... Cubles serian las de Luis... Os
equivocarfais si creydseis que... Simil... Ideas celestiales que A la
edad de cuatro afios adornaban su mente... Su retire y oracion...
Ardid de que debian valerse los criados para...
3. Tal era Luis ya antes del uso de la razon... Sfmil... Egoflos
campi... Palabras de san Bernardo: Necdum, etc. Ecce odor filii
mei, diria su madre, sicut, etW. Tan temprana y espontanea virtud
solo puede atribuirse a... Su amor 6 Dios...
4. A los siete aios se confiesa Luis por primera vez... Su ex-
traordinaria compuncion... En lo restante de su vida jams tuvo de
qu6 acusarse... Los solitarios se preservaron de toda culpa mor-
tal..., pero Luis hasta de la venial, bien que vivia en medio del si-





6 SERiION
glo... Esta su inocencia fue, sin duda, una bendicion de Dios co-
mo lo fue la de Adan... Misticos sueiios, 6 sean Wxtasis de en-
trartbos...
5. Paralelo entire Adan inocente y Luis...
6. Palabras de san Bernardo sobre las distracciones en la me-
ditacion... Luis tuvo el privilegio singular, dice la sagrada Rota,
de no padecer distraction alguna en sus meditaciones... Yo dir6,
pues, que... Yo pienso con Belarmino que Dios confirm A Luis en
gracia en el dia de su bautizo... Tambien creo que le concedi6 Dios
otro privilegio singular...
7. Perfeccion de los dones que Dios prodig6 i Luis... Corona
que Dios le preparaba... Esposa de los Cantares...

Segunda parte: Mdritos que con sus virtudes alleged Luis.

8. Cotejo entire las austeridades de Luis y las de los solitarios
de Egipto y Palestina... No le gusta A Luis mostrar su penitencia.
Mas 6 qui6n podrd ocultarla? lA los criados...? 4A su familia...?
4A su madre...? Palabras de mujer fuerte y madre amorosa que
esta le dirigi6... Contestacion de Luis... Resultado... Acogida entu-
siasta que; siendo ya novicio, se hizo A Luis en...
9. La madre de Luis vuela i su encuentro..., se arrodilla S
sus pi6s... Sus palabras y transportes cuando tuvo la dicha de ve-
nerarle en los altares...
10. Resistencia y oposicion del padre de Luis a que este entrara
en la Compaifia... Modestia de nuestro Santo ya antes de entrar en
aquella... Suceso que la manifiesta... Ojos del amado de la esposa
de los Cantares... Oculi ejus sicut, etc. Simil...
11. Quis dabit mihi pennas, etc., dice Luis, etvolabo, etc. No
son vanos sus deseos... Su padre consiente, por fin, i que..., y 61
da un vuelo hasta Roma... IAh, Luisl bien te alegras y..., pero
deja para nosotros... Td ignoras las contrariedades que te estin
aguardando peores aun que... Sus superiores le prescriben que ce-
seen sus oraciones y... Dios, sin embargo, le llama... No puedo
venir, contest Luis,... Fuge, fuge dilecte mi...- Veni in forami-
nibus petre... Fuge, et assimilare, etc.
12. Su alma se halla edtre el amor que le atrae y la obediencia
que le retrae... Concluyo diciendo que sus meritos fueron muchos
y perfectos... Su penitencia..., su modestia..., su alejamiento del
siglo..., su obediencia... Por consiguiente utraque in illo, etc.





DE SAN LUIS GONZAGA.
13. Luis no vivi6 sino veinte y tres afios... No s6 si Ilamar su
inuerte un don de Dios 6 un m6rito suyo... Fue, ciertamente, lo
primero aquella alegria que..., y fue tambien lo segundo aquella
su demanda...
14. Terminar6 invitAndoos a que venereis la insigne reliquia de
nuestro Santo sirvi6ndome de las palabras del Cris6stomo... De
aquf mismo saldra Luis coronado... Qualespectaculum...! Otras pa-
labras del Cris6stomo... Gloria que procurarin a Luis sus mila-
gros... Y vosotras, virgenes, que...
15. Deprecacion al Santo: Haced, Luis bendito, que...





SERMON


SERMON


DE SAN LUIS GONZAGA.

Prevenisli eum in benedictionibus dulee-
dinis: posuisli in capite ejus coronam de la-
pidepretioso. (Psalm. xx, 4).
Le preveniste con bendiciones de dulzura:
le pusiste sobre su cabeza una corona de pie-
dras preciosas.
1. Copia de bendiciones divinas y corona de merecida recom-
pensa: esta suponiendo m6ritos, aquella previni6ndolos con anti-
cipados dones; ]a una efecto de la predileccion de Dios hicia el
hombre, la otra premio de la correspondencia del hombre A Dios:
h6 aquf las dos cosas'divinas y sobrenaturales que forman el tejido
de la vida y las alabanzas delos heroes santisimos dela Iglesia que
nos legaron sus dones para maravilla y sus mnritos para ejemplo..
Estas dos cosas que a primera vista constituyen el carActer univer-
sal de todos estos heroes forman todavfa, hermanos mios, el ca-
rActer singular de Luis Gonzaga, si se consider la nueva 6 ins6lita
manera con que en 61 admirablemente se juntaron. Tan pacificas y
tan dulces fueron en 61 las bendiciones divinas, que no se sabe que
hubiese de sostener el menor combat para ganar la corona de ven-,
cedor. Y esta corona es tan rara y esplendente, que no parece si-
no que el Santo hubiese pasado la vida combatiendo y triunfando.
Vi6la un dia Marfa Magdalena de Pazzis en un arrobamiento exti-
tico : qu6 gloria, exclamaba tiene Luis, hijo de Ignaciol y
continue h4blando cosas magnfficas del Santo en cuya frente brilla-
ban juntamente los laureles de vfrgen inmaculado y las palmas de
mArtir de sangre. Asi pienso proponer con el Crisdstomo, que utrp-
que in ilo plena et perfect fuerunt, et ea que donantur a Deo, et ea
quite voluntate prestantur. Lo cual equivale A decir que si conside-
rais los dones de los cuales el Seilor dulcemente le colm6, los ten-
drbis por nunca oidos; y si considerais los m6ritos con que a Dios
fielmente correspondi6, los tendr6is por dificiles de adquirir. Os
parecera que los mdritos no indican el favor de tan grandes dones.





DE SAN LUIS GONZAGA. 9
En una palabra, unos y otros os parecerAn perfectos. Utraque in
illo plena, et perfect fuerunt, et ea quw donantur a Deo, et ea que vo-
luntate prcstantur. H6 aqui el bosquejo de mi panegfrico que adap-
tado, como espero, al caricter de una penitencia inocente, quisie-
ra que correspondiese A la solemnidad de una magnffica fiesta, 6
las esperanzas de este piadoso auditorio, y 6 mi particular devocion
por la cual siempre he deseado que se me abriese el camino desus
alabanzas delante de vosotros, hermanos mios; y esto afortunada-
mente asi me ha acontecido, no sin notable consuelo mio. i Asi mis
palabras, al hablar de Luis, pudieran corresponder 6 mis deseos I
Os hablar6, 1. de las bendiciones que recibi6 anticipadamente, y
quedar6is pasmados de a perfection de sus does. Os hablar6, 2.0
de las virtudes que le adornaron, y tal vez os servira de ejemplo la
perfection de sus meritos: Ave Maria.

Primera parte: Dones y bendiciones con que el Seifor previno y enri-
quecid 6 Luis.

2. Desprovistos de ideas cuando nacemos, las vamos recogion-
do en la mente en nuestra primera edad, de'la misma suerte que
en una fuente cristalina se van pintando las imagenes de los obje-
tos que matizan la orilla con sus colors. Por esto los hijos de un
military, apenas saben hablar, cuando toman ya en boca las armas,
y respiran el ardor de las batallas; y los de un rdstico muestran ya
desde su infancia que piensan en instruments de labranza y en
ganados. Asi la corte paterna en que naci6, y las cortes de Floren-
cia y de Espafia en donde se cri6, dicen bastante qu6 ideas debian
Ilenar naturalmente el animo de Luis.' Os equivocariais, hermanos
mios, si creyeseis ver impreso en su interior, en la edad mas tier-
na 6 inexperta,, el mas ligero lineamiento del mundo. Contemplad-
lo en esta edad, y estqy seguro que os parecerd estar viendo una
fuente clara y tersa en noche de verano que solo represent la imi-
gen del cielo sereno que vibra en su fondo por los rayos de aquellas
luces que se espejan en las ondas puras y tranquilas. Y en verdad,
,cuantas ideas celestiales vemos en 61 siendo aun nifio de cuatro
aflos, que no tenia mas cuando apartandose prudentemente de las
miradas de los que le rodeaban se iba a hacer oracion en un sitio
recogido y tomaba la compostura de un anacoreta? Su madre cuan-
do no lo veia cerca de sf preguntaba por 61 A los criados; y estos
despues de haberle buscado por much tiempo contestaban dici6n-





10 SERMON
dole: venid A verlo en su desierto. Era este siempre, 6 el iltimo
piso de la casa, 6 el nigulo de ella menos visto. Alli con la cabeza
inclinada, con las manecitas sobre el pecho estAbase arrodillado y
absorto, no acertariamos A decir en qu6 pensamiento bienaventu-
rado de Dios. Bien s6 que quitado de alli quedaba con los ojos
linguidos y lacrimosos, con !a cara extAtica y encendida, y que
para hallar modo de apartarle era menester llamarle para que vie-
se 4 algun pobre de Jesucristo. Entonces si que inmediatamente se
levantaba y corria alegre A verlo, volvia 4 decirlo A su madre, y pe-
dia impaciente algo para socorrerlo.
3. Tal era este venturoso nifio antes que su entendimiento se
abriese a la razon, parecido A aquella mfstica flor del campo que
antes de abrirse advierte con su suave olor cuan variada copia de
olores deben esperarse de ella: Ego flos campi, puede decirse de 61
con el amado de los Cantares; y nosotros deber6mos afiadir con
Bernardo que no bien desplegaba esta flor sus pintadas hojas, cuan-
do la suavidad de su olor se extendia por todas parties : Necdum spe-
ciem suam induerat ille flos: etjam dabat odorem suum. Olor que de-
jaba pasmados A los criados, A los cortesanos, y masque a todosi
so devota madre, la cual A veces, teni6ndolo con veneracionen sus
brazos, diria de 61 lo que Isaac decia de Jacob: Ecce odor filii mei
sicut odor agripleni cuibenedixit Dominus. Y verdaderamente solo a
la bendicion de Dios puede atribuirse la virtud que naci6 en 61
tan espontAneamente como nace la hermosura en las flores del cam-
po, en las cuales no concurren la industrial ni las vigilias del culti-
vador, sino el cuidado del alba que las alimenta y del sol que les
da vigor : Ego flos campi: necdum species suam ille flos induerat, et
jam dabat odorem suum. De ah( podria inferirse, si necesario fuera, y
no tuvi6semos su propio testimonio, que desde el primer momen-
to en que conoci6 a su Dios lo am6 sdbitamente, lo am6 de -todo
corazon, y sigui6 am6ndolo siempre.
4. Y en qu6 se ocupa su pensamiento, cuando vuelto hicia el
mismo Dios exclama: alcanzar6, Sefior, el perdon de mis peca-
dos? ,Es Luis, ya religioso, quien asi llora? Si, es Luis, herma-
nos mios; Iy preguntais en qu6 estA pensando? 4Solo vosotros ig-
norais cuan malvada le parece aquella vida de la coal hasta ahora
os he hablado? ,Sois vosotros los dnicos que no habeis oido hablar
de so famosa conversion? Solia repetir, suspirando, que la difiri6
hasta la edad de siete afios; 6poca en la cual este inocente pecador
se postr6 4 los pi4s de un sacerdote para confesarse, per'o grandes





DB SAN LUIS GONZAGA. 11
sollozos le cortaron la palabra. Queria decir que habia torado
fortivamente un poco de p6lvora de artillerfa: queria decir que ha-
bia proferido alguna palabra desentonada. Queria decirlo, si, pero
el pensamiento se turba, la voz le falta, y, palideciendo, poco a
poco lega 4 caer al suelo, tan vivamente compungido que podria
dar envidia A los penitentes de Egipto y avivar la piedad de los An-
geles del paraiso. Y estos son aquellos excess tan graves que come-
ti6 antes que llegase al uso de razon, los cuales no dej6 de Ilorar
hasta la muerte. Bien reparo que esto os sorprende, hermanos
mios, pero mas debe sorprenderos que despues de este arrepenti-
miento no tuviese nada mas de que aeusarse. i Dios mioI un exa-
minador tan severe de su vida que, remontAndose a su primer
edad, la culpa por faltas pueriles, las escudrifia y condena con in-
audito rigor, se desmaya por el dolor de haberlas cometido, y las
recuerda siempre y Ilora al recordarlas; despues que lleg6 al uso de
razon, durante el curso de su vida Lno encontr6 material de acusa-
cion contra si mismo? Ni una intemperancia en los mas espl6ndi-
dos convites, ni una curiosidad entire los objetos de mayor atracti-
vo, ni un movimiento de impaciencia en medio de los crueles do-
lores de est6mago que estaba sufriendo, ni una palabra ociosa, ni
una mirada imprudente, ni tampoco un sdbito transport de c61e-
ra ni de despecho. iOh inmaculados confesoresi jqu6 inocencia
fue, pues, la de Luis? Mucho es decir de vosotros al referir que
guardasteis la vuestra de culpa mortal, bien que viviendo en las
selvas 6 en el claustro; mas es decir poco de nuestro Santo, di-
ciendo que la guard de culpa leave, viviendo en las galas del siglo
y de la corte. Bien veis su cindida vestidura que ni siquiera esta
tocada del polvo 6 de los afectos terrenales, que tal vez alcanz6 -
la vuestra; pues hasta dentro de la soledad se agitan los afectos
terrenos en torno de las cuevas, y dan bastante que Ilorar entire la
ceniza y el cilicio. Mas yo os confieso ing6nuamente que allf donde
fue combatida la inocencia de otros virgenes que estuvieron aparta-
dos del siglo, la de Luis no sufri6 el menor amago viviendo en me-
dio del siglo. Lo cual significa que fue verdadera bendicion de Dios,
no experimentada.tal vez sino de Adan, cuyo recuerdo sugiere Luis
para explicar como no recibia ningun ataque, ni de los objetos que
le rodeaban, ni de las pasiones de nuestro interior.
5. Consideremos, pues, A Adan, ya en el paraiso terrenal, con
su sereno cielo, con sus placidas aguas, amansadas fieras, olorosas
sombras, plants pintadas, y sabrosas frutas, respirando por do-





12 SERMON
quiera fragancia, hermosura y alegrfa. Duerme en el primer mo-
mento que es alli colocado; duerme, no vencido de incomodidad
ni cansancio delante de objetos tan placenteros; ty c6mo es eso?
ya lo sabeis, hermanos mios; Dios le infundi6 este suefio: Immisit
Dominus Deus soporem in Adam. Y no fuepropiamentesuefio, dicesan
Agustin, sino que fue un extasis, con lo cual lo libr6 de repente de
los sentidos y lo hizo participe de sus pensamientos: Ut ipsius mens
per extasim intransin sanctuarium Deiintelligeretnovissima. Lo que hizo
Dios entonces con Adan creo que lo hizo tambien con Luis, ymassi
se ponia despuesi orar. Cuando oraba estaba siempre con los ojos cer-
rados, recogido, quieto, inm6vil, como arrebatado y extatico, de ma-
nera que ignora todo lo que se revuelve en torno suyo. Hillase en-
treelestr6pito de la corte, entrepajes, seiioresy principles, y no lo
siente. Tiene delante mil seducciones de bellezas, gracias y amores,
y no los ve. HAllase en un verdadero paraiso terrenal : lujosos car-
ruajes, soberbios teatros, torneos, especticulos, danzas, paseos,
galas, mdsicas y convites. Nada de esto le incita i divertirse un mo-
mento, y apartandose de tan agradables objetos, no los aprecia, ni
de ellos se cura : ni siquiera los recuerda, no pensando sino en em-
plear largas horas en plAcidas contemplaciones. ZY puede creerse
esto de un j6ven inexperto A quien se present por primera vez la
voluptuosa corruption del placer? No parece esto creible, bier lo
veo; pero conviene decir que Dios se lo atrajo a s( y le hiz6 olvidar
de todo lo demAs como quien esta dormido : ImmisitDominus Deus
soporem. Y en efecto, tan divorciado esta de los sentidos, que di-
riais que estA durmiendo, si las dulces lagrimas que manan de sus
ojos no advirtiesen que aquello no es sueiio comun sinomistico, 6
mas bien un extasis de aquella alma para quien se abren las puer-
tas de aquel divino santuario, y se la introduce alli para entender
grandes misterios : Utipsius mens per extasim intrans in sanctuarium
Dei intelligeret novissima. Y asf entretiene el dia, y asf pasa la noche
seis y siete horas continues; ni le pasan por la mente, ni siquiera
de un vuelo, extraiias imaginaciones, ni lo turban aquellas imAge-
nes ligeras que penetran hasta en el suefio, como no sea aquel sue-
ifo que Dios infundi6 en Adan cuando dormia en la sombra de la
inocencia.
6. 6 santo abad Bernardo, que para consolaros, segun creo,
de las distracciones que experimentabais en vuestro retiro de Cla-
raval, cuya profundidad era para infundir temor A cualquier otro,
afirmabais no career que asf como Elias pudo cerrar el cielo con la





DE SAN LUIS GONZAGA. 13
oracion, pudiese cerrar el alma mientras oraba a pensamientos ex-
trailos : Nonputo quod ille qui clauserit caelum oratione, clauseritani-
mam a cogitatione. Volved aca vuestros ojos. No quiero mostraros
el anciano Profeta sepultado en la cueva oscura de Horeb, antes
quiero mostraros un j6ven principe criado en la Atm6sfera de la
corte; pero, por cierto, mas favorecido de Dios que aquel : Sifa-
cilius est, como vos pensabais, cwlum obserare quam animum, si es
mas fAcil cerrar las puertas del cielo que las del nimo, sabed, san-
to Abad, que este j6ven principle lo tuvo siempre tan cerrado, que
no pudo penetrar en 61 ni una sola de aquellas imAgenes. Bien sa-
beis que hablo de aquellas imagenes cuyo ardor impuro experimen-
tisteis y quebrantasteis en el aquilon furibundo y en las nieves del
crudo invierno. Pero no es Bernardo el 6nico que deba maravillar-
se por esto, sino que esta admiration debe extenderse a todos los
Santos, puesto que este privilegio de ningun otro se lee, como pro-
testa la sagrada Rota: Quod in aliis historiis non legitur. Yo dir6,
pues, de Luis que el Seilor lo libr6 del fuego que, rodeando el le-
cho en que dormia, no se atrevi6 con tan sagrado cuerpo; afiadir6
que lo salv6 de las aguas que, teni6ndolo en su corriente, lodepo-
sitaron intacto en la orilla. De otras aguas mas infieles lo sac6 el
Seiior, y de otro fuego mas maligno lo salv6; y no solo haciendo
como en otros dnicamente lo necesario para que no sufriese ofensa,
sino procurando que ni siquiera le sorprendiese ni tocase, ni le
mudase el color, ni le asustase de lejos Quod in aliis historiis non
legitur. Yo pienso, pues, que Dios puso A'Luis en peligro de muer-
te en el moment de nacer, para que las divinas bendicioneslo pre-
viniesen en el bautismo antes que saliera enteramente a luz, y creo
que Dios desde aquel mismo moment le confirm amorosamente
en su gracia, como opina el venerable Belarmino. Estos privilegios,
aunque raras veces concedidos A otros, los creo tanto de Bl, cuanto
debo career otro que a nadie, fuera de l1, fue concedido : Quod in
aliis hisgoriis non legitur.
7. Y ahi teneis, hermanos mios, lo que os decia al principio
que: In illo plena etperfecta fuerunt ea que donantur a Deo, que los
dones que Dios concedi6 A Luis fueron copiosos, y que todos pue-
den llamarse perfectos. Don de Dios fue la sensible inclinacion que
lellevaba a Dios, pero fue don perfect tenerla infusa con laleche
de su nodriza. Don de Dios fue la inocencia incomparable en que
vivi6, pero fue don perfect que estando en medio del siglo no su-
friese ningun embate. Don divino fue la fervorosa oracion en que
2 T. VIII.





t1 ,SERMON
continuamente se empleaba, perofue don perfect el que nunca se
viese interrumpida por la mas ligera distraccion. Don de Dios fue
la rarisima pureza que conserve en su 'cuerpo, pero fue don per-
fecto que esta pureza igualase 6 la de los Angeles, que no tienen
cuerpo. IOh Angel verdaderamente tal, que vuelas ligero sobre
las Ilanuras del paraiso terrenal para recoger en guirnaldas para su
j6ven frente las flores mas hermosas que nacieron bajo los pi6s de
la inocencia! Pero no, hermanos mios, estas flores espontAneas,
nacidas de una tierra bienaventurada, las reserve para cuando se
halle entire las dulces bendiciones con que lo prevenisteis, Dios
mio: Prevenisti eum in benedictionibus dulcedinis. Pero cuando sd
trate de ceiiirle corona, quiere Dios hac6rsela de piedra viva alcan-
zada con largos sudores sobre nuestros montes Asperos y alpestres;
tal es, Dios mio, la que Vos mismo le habeis puesto con vuestra
propia mano en la cabeza: Posuisti in capite ejus coronam de lapide
pretioso. Asi la esposa de los Cantares reservaba las flores del cer-
cado para adornarse los vestidos y el seno en los dulcisimos deli-
quios de su amor; mas para tejer una guirnalda en sis cabellossu-
bia 6 buscar las preciosas vetas del Amani, y recorria las desnudas
cimas de Sannir y de Hermon. Quiero significar con esto, herma-
nos mios, que Luis no recuerda la perfeccion de sus pacificos pri-
vilegios sino para esforzarse en imitar i Dios en la perfeccion de
sus laboriosos meritos. Renovadme la atencion, y confesar6is que in
illo plena, et perfect fuerunt, no solamente ea que donantur a Deo,
como ya hemos visto, sino adembs ea que voluntate prcstantur, co-
mo, si os place, irdmos viendo.

Segunda part : Mdritos que con sus virtudes alleged Luis.

8. Lo ver6mos primeramente en la austeridad implacable de
que us6 siempre consigo. Pero ,d6nde tomar6 yo colors sangrien-
tos para pintarla? lAntros de Egipto Ijcuevas de Palestinal entire
vosotros espero encontrarlos. IY qu6 es lo que me mostrais? Lme
mostrais Asperos cilicios? IAsi los tuviera Luis, que no le viera yo
en la corte de Florencia, por estar falto de ellos aplicar A sus mue-
lies costados las agudas espuelas, llagAndose como la azucena de los
valles destrozada por las espinas que la circuyen1 tMostrAisme los
torcidos azotes? I Ojald los tuviera Luis, que asi no le viera yo co-
ger en la corte de su padre las correas de los perros de caza y su-
frir sus golpes cual rosa de Jeric6 azotada con el tormentoso pe-





DE SAN LUIS GONZAGA. 15
drisco Sf que podrfaig mostrarme largos ayunos; pero en las sel-
vas inhospitalarias no convidan a suntuosos banquetes. A estos lla-
ma A Luisla abundancia r6gia, y, sin embargo, se mantiene muchos
dias con una sola onza de pan mojado en agua. Si que podeis seila-
larme las interrupciones de las horas de descanso; mas las escabro-
sas peilas no ofrecen blandas plumas. Muelles plumas tiene Luis de-
bajo de dorados cortinajes; pero l6 se inquieta el'sueiio con tizones
apagados 6 con tablas rotas que pone debajo de las sabanas. IY qu6
es estar en oracion durante largas noches? ]l lo hace sin mas ves-
tido que una camisa y al suelo con las rodillas desnudas., Y quA es
abrirse de nuevo las llagas ya curadas? Lo hace Luis tres veces al
dia. Verdad es que no se encierra en vuestras cuevas, pero en la
estancia real encuentra vuestras espinas con que mortificarse. Ver-
dad es que no se le ve vestido con vuestro saco,pero debajo del
vestido cifie cadenas mas duras que las vuestras. No quiere Luis la
pompa del rigor, sinosu aspereza. No le gusta mostrar la penitencia,
sino ocultarla. Mas c6mo ha de ocultarla si ]a manifiesta clara-
mente su cara macerada, y demasiado la publican las calenturas
lentas que le aquejan ? 4Y A qui6n ha de ocultarla? No A los cria-
dos, que ven todas las cosas teilidas en su sangre ; no a su familiar,
que halla escondidos los instruments de su tormento; no A la ma-
dre, que bien sabia la cruel manera como Luis se trataba. Porque
vi6ndole cada dia mas flaco y demacrado hijo mio, le dice con pa-
labras.de mujer fuerte y madre amorosa, sabelo Dios, hijo mio, si
he pensado nunca en apartarte de su divino ser. No, que tambien
quiero tenerte A ti cerca de 61 como intercesor de mi misma, y asf
procura impetrar que yo no sea culpable como yo me alegro de
que td seas santo. Pero tantos azotes, tanta sangre... jah, hijo
mio ya me entiendes, y perdona A este corazon lo que yo digo.
Yo soy tu madre, y la laceria que haces de ti mismo la haces tam-
bien de estas entrailas y, de este seno... Diciendo esto quedabase
mirandolo con ternura, y l1, como siempre, puesto delante de su
madre con los ojos bajos por respeto, no hay duda, respondia, no
hay duda que me es muy cara la vida que me disteis; pero yo he
sido un gran pecador, y mis pecados piden mas azotes y mas san-
gre...; y entonces de una y otra parte rompia elllanto, en el hijo
de contricion, en la madre de compassion; y se correspondian unos
sollozos con otros hasta que separandose ya, el uno se iba a reno-
var sus Ilagas, y la otra a dar libre curso A su dolor. No es maravi-
Ila, pues, que volviendo A su casa siendo ya novicio de la Compa-
2*





16 SERMON
fifa de Jesds acogiesen a este Angel como si hubiese venido del
parafso, y no fue solo en su casa donde se le did buena acogida.
Yo recuerdo, hermanos mios, con alegrfa el testimonio que desde
entonces disteis del amor que siempre le habeis profesado. Lo salu-
disteis de 16jos con el festivo sonido de las campanas; luego fufs-
teis A recibirle con sefiales de pdblica veneracion : en unas parties se
adornaban con alfombras las calls, en otras llenabanse las plazas
de devotos admiradores, y por doquiera se oia la voz de vuestros
padres, alegres unos de verle, llorando otros por no tenerle por so-
berano, y todos aclamandole con alegres aplausos, y apellidandole
A una voz nuestro Santo.
9. Pero permitidme que no hable mas de vosotros para vol-
ver a la madre de Luis, la cual apenas jahb tiene noticia de su
Ilegada, cuando vuela inmediatamente A su encuentro, y en el
transport de ]a entrevista ya no corre a besarle, sino que ven-
ciendo al amor el respeto se pone de rodillas, como si augurase que
debia acostumbrarse A postrarse delante de 6l. Hermanos mios, es-
tos dos afectos seine confunden. El verla de rodillas delante de 61
estando vivo me hace pensar en ella cuando estaba tambien de-
rodillas despues que su hijo habia sido elevado al honor de los al-
tares. IAh! cosa digna de l6grimas de ternural Gozaba todavia la
madre de buena salud cuando aquf mismo se solemniz6 en un trf-
duo la memorial de su hijo; vivia por un double milagro de su Luis,
el cual primero apareci6ndosele la cur6, y luego impidi6 que mu-
riese. O0h cuan copiosas 1agrimas corrian de sus ojos al volver a
mirar aquella cara rodeada del esplendor de los Santos! i Que sollo-
zos no salian de su pecho cuando hablaba A aquella imagen queri-
da como si pudiera responderle, y lo mismo que cuando le tenia
nifio entire sus brazos y mas grandecito A su vista! Y puedo yo es-
perar, decia, que sea yo objeto de tus pensamientos en el cielo, si-
quiera cuanto lo fufsteis del mio en la tierra? IDios miol bien sa-
beis si lo queria...I Pero si no recuerdas ya, hijo mio, las dulzu-
ras maternales, recuerda el Ilanto que por tu sangre yo ve.rtia, y
recuerda mis buenos oficios por los cuales obtuve de tu padre que
fueses religioso. Y en realidad era asf.
10. Mas, no se consigui6 esto sin una grande oposicion del pa-
dre de Luis, el cual por otra parte debia reconocer ya que su hijo
no era de este mundo. Bastaba para ello que hiciera alto en su ra-
ra modestia, de la cual os referir6 cosas singulares. Puedo deciros
que no conocia las calls por donde iba todos los dias; que no ad-





DE SAN LUIS GONZAGA. 17
vertia las mudanzas que se hacian en la habitacion donde moraba
continuamente, y os aiiadir6 que las lisonjeras bellezas que furti-
vamente roban el corazon de los incautos nunca pudieron lograr
de 61 ni una mirada fugitive. Y por qub, pues, habia de tener Luis
en so frente aquellos ojos tan amables? Por la misma razon, her-
manos mios, que los tenia el amado de los Cantares; y bien lo ma-
nifest6 en el horror que tuvo hasta de la sombra de una nifia, no
por susto infantil, sino por modestia de rubor virginal. Voy i con-
taros el suceso. Era todavia niflo, y una noche entretenfase con
otros en un juego en el coal el que erraba debia depositar una
prenda, y para rescatarla debia hacer lo 'que quisiera el que gana-
ba. No s6 qu6 cosa debia rescatar Luis. Estaba puesta la luz sobre
la mesa enfrente de una ninia cuya larga sombra se deslizaba en la
pared. La nifia, hacienda gestos como suelen los ninfos, le hizo reir
y aun chancearse; dij6ronle i Luis los otros que la besase. Vi6-
la, sonroj6se, y se fu6 al instant 6 esconderse solo y confuso en
su habitacion. Escuchad ahora lo que dice la esposa de los ojos de
su amado. Dice que se parecen A los de la paloma que esta en la
orilla de un claro arroyo : Oculi ejus sicut columbo super rivulos aqua-
rum. Apartase tal vez de la orilla; ora pace en el prado, ora se le-
vanta en breve vuelo por los aires; y mas frecuentemente se mira
como en un espejo en la corriente licida y transparent. Y si en-
tonces ve dibujarse en el agua la imigen del gavilan, aun cuando
est6 volteando por las alas nubes, no aguarda para huir el .mo-
mento en que baje codicioso i arrebatarla; sino que levantAndose
sdbitamente, y hendiendo el aire con sus ligeras alas, no las recoge
hasta que esta en el nido secret de su torre. 'Y es cierto que la
comparacion del temor casto que se asusta aun de una sombra in-
fiel 6 nadie cuadra mejor que A Luis, lo mismo que estas palabras:
Oculi ejus sicut columbo super rivulos aquarum.
11. Mas jojald que asf como tierie los ojos de paloma tuviera
tambien las alas! pidelas con aquellas palabras : Quis dabit mihipen-
nas sicut columbo; pfdelas para volar animoso fuera de la corte, 6 ir
6 posar en la paz del claustro : et volabo, et requiescam. Y no son va-
nos sus ruegos, hermanos mios. Vistense con alas sus costados, ex-
tiende su vuelo hasta Roma, donde su padre, despues de tantos
aiios de resistencia, consiente, por fin, en que entire en la Compa-
fiia de Jesds. IAh Luis bien te alegras y consuelas; pero deja para
nosotros estos afectos: deja que nos alegremos viendo en ti la glo-
ria de un j6ven Santo, el esplendor de un gran taumaturgo, y el





18 SERMON
protector y el modelo de la mas florida'juventud. Pero td no sabes,
por cierto, las nuevas contrariedades que te estin aguardando, mas
duras todavia que las que has sufrido hasta ahora. No es tu padre
terreno quien venga A conturbarte con su rigor, sino tu Padre ce-
lestial que quiere combatirte A fuerza de dulzura.Estaba c6si A punto
de morir consumido por el ardor que en el silencio del claustro fu6
encendiendo mas y mas su caridad, y los superiores le prescribie-
ron que cesase en sus oraciones y mantuviese apartado el pensa-
miento de Dios. No hubo mas. Pero es Luis en su retire cual la
esposa al levantarse. HBblale su amado. IOh Luis! le dice, ya es-
tUs en la sagrada sombra donde deseabas conversar conmigo A so-
las. Ya desaparecieron las nieves del ingrato invierno, ya se apar-
taron las nubes de los dias oscuros. Nada turba aquf el reposo sobre
las muelles flores, ningun ruido se oye sino el de la fiel tortolilla.
Lev6ntate, pues, y yen. De mf te habla el arroyo, los blancos li-
rios te convidan 6 mis brazos: Surge et veni. No puedo venir, Se-
for, respondia Luis. Bien sabeis si lo quisiera, yo que solo me he
recogido aqui para conversar con Vos... IAhl vuestra voz me ar-
rebata ya el corazon. Huid, huid,que no son para mi las sombras
ni las flores, no son para mi vuestras delicias : Fuge, fuge dilectemi.
Y ,por qu6 he do huir, Luis, si te amo? ,por qu6 si ti me amas
no has de venir? Ven A descansar en mi ardoroso seno cual intacta
paloma en el nido seguro de su piedra: Veni in foraminibus petra.
Y jc6mo es', Seiior, que me privais de venir y me lamais? Si me
lo vedais, ,por qu6 no os apartais? Por piedad huid presto, mas
presto que el tifido ciervo y el tierno cabritillo cuando los persi-
gue el cazador : Fuge, et assimilare capree, hinnuloque cervorum.
12. No espereis, hermanos mios, que me extienda mas. El de-
deseo que lo aguija, el precepto que lo contiene, el amor que lo
atrae, la obediencia que le reclama, y luego los transportes, las
impaciencias y los deliquios turban su corazon con tan furiosa con-
tienda, que bien se parece al martirio. Con un animo demasiado
frio para entenderlo y con un ingenio poco diestro para explicarlo,
prefiero concluir el discurso diciendo de los m6ritos de Luis lo que
dije de sus dones: que fueron muchos y perfectos. Fue m6rito de
Luis aquella penitencia con que macer6 su cuerpo, y fue un m6rito
perfect hacerla tan rigorosa sin tener pecados ni pasiones que des-
truir. Fuelo tambien aquella modestia con que adorn6 su vida, y
fue m6rito perfect quererla tan several cuando no habia peligro ni
tentacion de que hubiese de guardarse. Fue un merito de Luis el





DE SAN LUIS GONZAGA. 19
apartarse del siglo, y fue un m6rito perfect, pues nada tenia que
temer en l1, antes tenia que sufrir para salir del mismo los rigores
de so padre. Fue mdrito suyo la obediencia religiosa, y merito per-
fecto teniendo que resistir los impulses mas dulces del mismo Dios:
Utraque, pues, utraque in illo plena et perfect fuerunt, et ea quw do-
nantur i Deo, et ea quc voluntate prestantur.
13. Pero Luis, hermanos mios, no pas6 mas allA de la tem-
pranaedad de veinte y tres afios; pues asi como se cae el fruto ma-
duro antes de tiempo, asi lo cogid en la flor de la juventud la
muerte que no s6 si llamar don de Dios que se le hizo antever, 6
mdrito de Luis que la hall sirviendo a los apestados. Fue,cierta-
mente, un don de Dios aquella alegrfa con que dijo a los que le ro-
deaban: mevoy alcielo, iohl Icudnto me alegro, hermanos miost
me voy al cielo. Y fue tambien un merito de Luis la demand que
hizo A sus superiores con lagrimas en sus ojos: Que alguno me azote,
que alguno azote mi cuerpo, ya que no puedo hacerlo yo con mis propias
manos.
14. Y sin deciros ya de los m6ritos y dones de Luis, sino que
estuvo perfectamente lleno de unos y otros, os invito, hermanos
mios, A que venereis la preciosa reliquia que estA guardada en este
altar; y al mostrArosla con el esplendor con que hoy es expuesta de
nuevo, os dire lo que de la cabeza de san Pablo decia el Cris6stomo.
Poniendo la consideration en la urna que lo encierra, decia: De
esta urna saldri adornada de otros laureles mejores que no fueron,
6 Roma, los de tus antiguos triunfadores : Quale-spectaculum visura
es, Roma, Paulum videlicet ex illa theca resurgenteml Nada tendrbis
que envidiar, hermanos mios, ni A ciudad alguna, ni A la misma
Roma, si algo parecido se prepare para vuestra patria. Y de aquf
mismo, de este.altar, donde veis la cabeza de Luis, saldrA de aquella
urna venerable con una preciosa corona que entretejida con sus ra-
ros dones mostrard el galardon de sus singulares m6ritos. QQu6 es-
pectaculo verdis entoncesl Quale spectaculum visuri estis, Aloysium
videlicet ex illa theca resurgentem l LY qu6 son, repite el Crisdstomo,
los triunfos de los Decios y Scipiones? Ninguna comparacion tienen
con los de Pablo. Y lo mismo digo yo, hermanos mios. El triunfo
de la resurrection de Luis oscurecera cuantos alcanzaron todos los
prfncipes que cuenta entire sus antepasados. Ya suenan en mis oi-
dos los aplausos de innumerables enfermos curados con su invo-
cacion; ya veo los trofeos de families enteras alimentadas por el tri-
go multiplicado por su imagen; y ya se ofrecen A mis ojos las palmas





20 ASUNTOS PARA LA FIESTA
de mil jdvenes A quienes su protection ha conservado la inocencia;
y sobre todos me parece que veo brillar un coro y el vuestro, incli-
tas vfrgenes, que habeis abandonado las comodidades de la casa de
vuestros padres y los honors de vuestros antepasados, y prece-
deis al cortejo con aquellas que salidas de la estirpe de los Gonza-
gas se reunieron aquf 6 instituyeron esta Orden; y lo cerrais con
aquellas, tal vez de la misma sangre, que acuden pr6digas 6 vene-
rar so reverendo dep6sito, y A dar testimonio del amorcon que cor-
responden 6 aquella gloria que de 61 heredaron.
15. IOh triunfo verdaderol Haced para que yo lo goce, Luis
bendito, que me sirva de favorable auspicio el que haya hablado
de Vos con ternura; pues ni por el deseo de prestar on obsequio a
otro, ni por la complacencia propia, ni por haber degenerado de
Vos, dejo de ser devoto vuestro, etc.



ASUNTOS

PARA LA FIESTA DE SAN LUIS GONZAGA.

I. Spectaculumfacti sumus mundo, etAngelis, et'hominibus. (I Cor.
c. Iv). Este elogio que hace san Pablo de los primeros campeones de
la Iglesia puede aplicarse tambien 6 san Luis, porque fue especticulo:
1 .para el mundo; 2. para los Angeles; 3. para los hombres.-Luis
fue un espect6culo para el mundo, porque desprecid magnDnimo el
solio y la corona para seguir 6 su huiillado Sefior, y en tan generosa
renuncia se mantuvo con una constancia inaudita entire los mas gra-
ves peligros, siendo al mismo tiempo en la corte on prodigio de pe-
nitencia. -Mostr6se como confirm'ado por la gracia, participe de la
condition de los Angeles, Ilegado 6 la mas alta perfeccion, unido 6
Dios de la manera mas fntima, viviendo mas con el espfritu que con
los sentidos, Angel en la care y hombre sin care; asf fue on es-
pectaculo para los Angeles.-Tres caract6res propios de la santi-
dad de Luis hicieron que sirviesede espect6culo 6 los hombres : la
santidad premature que le hizo subir tan pronto a la perfeccion 6
que Dios le llamaba, que fue tan pronto glorificada por Dios y re-
conocida por los hombres.
II. VidiAngelum amictum nube. (Apoe. x, 1). In gloriam meam
creavi eum, formavi eum, et feci eum. (Isai. XLIII, 7). En el Angel





DE SAN LUIS GONZAGA. .... -21
cubierto de una nube reconoce santo Tomis al lijfde-Dios qiue,
oculto en la humanidad, nos leg6 ejemplos de virtutdes mas per-
fectas: Fecit interpretationem exemplorum, pe ex.smplum innocentice
a malis, per exemplum justitim in bonis, per ex m p latientice in ad-
versis. (D. Thorn. in Apoc. x, 1). Cuanto con n encorntotiapropie-
dad al Redentor, otro tanto puede decirse aco otdn'dolo A-nuiestro
Santo: Dios 1. lo cre6 de un espfritu tan puro, 'gloriam meam
creavi eum, que conserve una inocencia sin mancha : per exemplum
innocentite a malis; 2.0 lo hizo de un Animo tan just, formavi eum,
que conserve una justicia inmutable en el bien : per exemplumjus-
titie in bonis; 3.0 hzolo, por fin, con un corazon tan noble, feci eum,
que en las adversidades demostr6 un invencible sufrimiento: per
exemplum patientie in adversis. Por esto se admire en Luis: 1.0 una
pureza de Angel; 2.0 un desprecio de heroe; 3. una penitencia de
m6rtir.
III. Dilectus meus, candidus et rubicundus, electus ex millibus.
(Cant. v, 10). Se ve en el amado Luis una peregrina belleza: 1.0 una
belleza formada con el candor de la mas rara inocencia: Dilectus
meus, candidus; 2.0 una belleza adornada con el carmesi de la mas
her6ica penitencia : Rubicundus; 3. coronada con el esplendor de
la gloria mas luminosa: Electus ex millibus.-Una inocencia tan
privilegiada, que particip6 de la felicidad primitive de la natura-
leza no corrompida.-Una paciencia tan austera, que excedi6 las
fuerzas de la naturaleza caida.-Una gloria tan sublime, que so-
brcpuj6 el premio de la santidad mas consumada.
Sentencias de la sagrada Escritura.
Tamquam prodigium factus sum multis; et tu adjutor fortis.
(Psalm. LXX).
Crepusculum aurora meae factum est mihi in miraculum. (Job,
c. xxi vers. hebr.).
Quare ergo rubrum est indumentum tuum, et vestimenta tua si-
cut calcantium in torculari? (Isai. LXIII, 2).
In mari via tua, et semitai tum in aquis multis: et'vestigia tua
non cognoscentur. (Psalm. LXXVI, 20).
Cor meum dereliquit me. (Psalm. xcmi, 13).
Cogitationes meas dissipate sunt torquentes cor meum. (Job,
e. xvH, 11).
Fortis ut mors dilectio: dura sicut infernus amulatio. (Cant.
c. vII, 6).





2z ASUNTOS PARA LA FIESTA
Certamen forte dedit illi Deus, ut vinceret. (Sap. x, 12).
Posuit super eum diadema, et testimonium. (IV Reg. xii).
Posuit eum in paradise voluptatis, ut operaretur, et custodiret
ilium. (Genes. ii).
Ecce odor filii mei, sicut odor agri pleni, cui benedixit Domi-
nus. (Genes. xxvIi).
Ut lux prevent oculum. (Isai. xxxv).
Mensura hominis, quaw est Angeli. (Apoc. xxi, 17).
Facientes verbum illius ad audiendam vocem sermonum ejus.
(Psalm. ci, 20).
Omnis gloria ejus fili.e Regis ab intus. (Psalm. XLIV).
Nisi conversi fueritis, et efficiamini sicut parvuli. (Matth. xvii).
Justus, quasi leo confidens, absque terrore erit. (Prov. xxviii, 1).
Quae est ista, quze ascendit per desertum, sicut virgula fumi ex
aromatibus myrrha et thuris? (Cant. 1, 6).
Bellabunt adversum te, et non prievalebunt. (Jerem. I, 19).
Suscitavit Dominus spiritum sanctum pueri junioris, cujus no-
men Daniel. (Dan. xii, 45).
Faciem ejus, tamquam faciem Angeli. (Act. vi, 15).
Custodi innocentiam. (Psalm. xxxvi, 37).
Pascitur inter lilia. (Cant. ii, 6).
Candidiores Nazarai ejus nive. (Thren. iv, 7).
Vidi, et ecce vir unus vestitus lines, etc. (Dan. x, 5).
Amicti stolis, et palms in manibus. (Apoc. vn, 9).
Consummatus in brevi, explevit tempora multa. (Sap. iv, 13).
Posuit super eum diadema, et testimonium. (IV Reg. xIi).
Me autem propter innocentiam suscepisti, et confirmasti me in
conspecto tuo. (Psalm. xI, 13).
Cor suum trade ad vigilandum diluculo ad Dominum, et in cons-
pectu Altissimi deprecabitur. (Eccli. xxxlx, 6).

Figuras de la sagrada Escritura.

Nuestro purisimo Santo puede verse figurado en aquel cordero
de un afio que debia ofrecerse al Seiior como sacrificio agradabi-
lisimo : Deferet agnum anniculum (Levit. xii, 6); pues es exacta la
interpretation de san Buenaventura, que dice: In agno significatur
innocentia. (Serm. II Dom. II Epiph.).
Tambien puede verse simbolizado san Luis en el ninio Saul: Fi-
lius unius anni erat Saul (asf estA escrito en el libro I de los Re-





DE SAN LUIS GONZAGA. 23
yes, xii, 1); y los santos Padres Gregorio, Jer6nimo, Agustin,
Ruperto y Teodoreto interpretan, non state, sed probitate.
Era tan manso Mois6s, que no respondiendo ni una palabra A
sus ofensores y detractors, el mismo Dios sali6 a su defense di-
ciendo: Quare ergo non timuisti detrahere servo meo? (Num. xi, 8).
Y esta es la fndole de todas las almas puras: lcuanto mas no lo di-
r4mos de san Luis? En Daniel que levanta su voz en defense de la
casta Susana vemos retratado A san Luis que tiene celo del honor
de Dios, y confunde la lengua procaz de un impddico charlatan.
(Dan. xir, 45).
Arrebatado Elfas en el flamfgero carro, debi6 de echar, segun
san Jer6nimo, su manto A la tierra: Elias ad calorum regna festi-
nans non potest ire cumpallio, sed mundi in mundo vestimenta relinquit.
Esto es un simbolo de Luis, que tendiendo 6 la mas elevada per-
feccion se despoja enteramente de las grandezas terrenas.
Al volver David a Jerusalen, dice: Tamguam prodigium facts
sum mullis : et tu adjutor fortis. (Psalm. Lxx). En efecto, fue un pro.
digio de valor, pues venci6 leones, sofoc6 osos y derroc6 gigantes:
fue prodigio de sufrimiento cuando siendo rey fue perseguido de su
hijo, victim de la traicion de sus amigos, abandonado de los sub-
ditos y obligado A abandonar su palacio. Luis fue en mayor escala
un prodigio de excelsas virtudes tanto en el 6rden de la naturaleza,
como en el de la gracia.
Fue cosa admirable en Elfas, que huyendo del furor de Jezabel,
con un solo pan celeste pudiese viajar cuarenta dias hasta Ilegar al
Horeb. Mas admirable es Luis, que por muchos aflos redujo su ali-
mento al peso de una onza.
Sentencias de los santos Padres.
Tria Martyrum genera: voluntate non nece, ut Joannes; volun-
tate et nece, ut Stephanus; nece non voluntate, ut Innocentes.
(D. Thor. dist. 4, 9, 5, 3, et2, 2, q. 124, 1, ad. 1).
Martyrii spes, quaidam laurea martyrii est. (Tert. etalii).
Charitas ponit quamdam vehementiam dilectionis, in quantum di-
lectum sub intestimabili pretio habetur. (Id. 1, 2, d. 10, et 1, 2,
26, 3).
Elevans (charitas) hominem in id, quod metam nature excedit.
(Id. 2, 2, ad. 8, etc.).
In material vacans material, in corpore circumscriptus, in terra





24 ASUNTOS PARA LA FIESTA
ccelestis, in passionibus impassibilis. (S. Greg. Magn. de S. Basil.).
Martyrium non event tantum astimatur, sed etiam proposito;
non cum martyr decollatur tune fit martyr, sed ex quo propositum
ostendit profitendi martyr est. (S. Joan. Chrys.).
Possuntspiritualitermartyres fieri.(S. Carol. horn. infest. S. Steph.
t. III, p. 206).
Martyrum consors, cujus animam etsi gladius persecutoris non
abstuilit, palmam tamen martyrii non amisit. (S. Laur. Just. serm.
de S. Martin.).
O castitas, quae homines Angelis similes reddis! 6 castitas, cur-
rus spiritualis possessorem suum in.sublime evehens! (S. Ephrem,
de cast.).
Castitas est gratissimum Christi domicilium. (S. Joan. Clim. gr. 15).
Virginitas holocaustum Christi est. (S. Hier. in Psalm. xcv).
Castitas Angelos facit. Qui ear servavit, Angelus est. (S. Ambr.
lib. de Virg.).
Different quidem inter se homo pudicus et Angelus, sed felici-
tate, non virtute. (S. Bern. in epist.).
Non ignoremus castitatis gloriam: angelica enim est corona, et
supra homines haec perfectio. Parcamus corporibus, qua lucere de-
bent sicut sol. (S. Cyrill. Jerosol. catech. 15).
Jejunium concupiscentia nebulas dispergit, libidinum ardores ex-
tinguit, castitatis verum lumen accendit. (S. Aug. serm. CCXXX
de temp.).
Gaude innocentia, et exulta: gaude, inquam, quia ubique illesa
es, ubique secura. Si tentaris, proficis; si humiliaris, erigeris; si
pugnas, vincis; si occideris, coronaris. Tu in servitute liberal es, in
periculo tuta, in custodia laeta. (S. Joan. Chrys. serm. de Joseph.).
Numquam absconditur, quem prodiderit innocentia. (Ennod. in
paneg. Theod.).
Custodi innocentiam, ne tibi extorqueatur a diabolo. (S. Aug. in
Psalm. xxxvi).
Nihil sancta et singularis illa Majestas aliud ab homine desiderat,
quam solam innocentiam: quam si quis Deo obtulerit, satis pie, sa-
tis religiose litavit. (Lactantius, 1. VI inst. div.).
O amor vehemens! omne, quod cogitat iste, quod loquitur, te
sonat, te redolet, et aliud nihil. (S. Bern.).
Apparuit alia generation, alius vivendi modus, totius nature nos-
tre commutatio. (S. Greg. Nyss.).





DB SAN LUS GONZAGA. 25
Felix preconium, quod nulla totius vitae sorde maculatur.
(S. Hier.).
Non mediocris titulus virtutis est, inter pravos vivere bonum, et
inter malighantes innocentim retinere.candorem. Versari in spinis,
et minime ladi, divine potentim est, non virtutis tua. (S. Bern.
serm. XLVIII in Cant.).
Numquam stimulos carnis passus est, nee ullam impuram cogi-
tationem habuit. (S. Rota R.).





SERMON


ESQUELETO DEL SERMON

DR

SAN ESTANISLAO DE KOSKA.

Invenit eum... in loco horroris...: docuit eum
et custodivit quasi pupillam oculi sui. Sicut aqui-
la... assumpsil eum, alque portavit in humeris
suis... Constituit eum super excelsam terram:
ut comederet fruetus agrorum, ut sugeret met do
petra... (Deut. xxxii, 10, 11, 13).
Hallble en lugar de borror...: le doetrin6 y le
guard como la niha de su ojo. Como el aguila...
le tom6 y Ilev6 sobre sus hombros. Establecible
sobre tierra alta: para que comiera de los frutos
de los campos, para que chupara miel de la pie-
Sdra...

1. Tal vez os parecerd extrailo que yo aplique 6 Estanislao es-
tas palabras que... Sin embargo yo veo que Dios renov6 en nuestro
Santo... Idea de este discurso.

Reflexion tinica: La predileccion y solicitud que Dios mostrd d favor de
Estanislao es solo comparable con la que tvo por el pueblo de Israel
cautivo en Egipto.

2. Estanislao con su hermano Pablo sigue sus studios en Viena
hospedado en casa deun luterano... Triste situation de Estanislao...
Invenit eum (Deus) in loco horroris... Solicitud que Dios tuvo por el...
3. Con el olor de sus virtudes atraia las almas... Su contesta-
cion A los que querian desviarle... Manera como asistia 4 los ban-
quetes que... Su modo de orar... Sus 6xtasis...
4. Imbuido asi Estanislao, no es de maravillar que... Infames
sugestiones de su hermano... Constancia de nuestro Santo...
5. Estanislao no hace caso alguno de las reiteradas reconven-
clones dePablo... Este le insulta, lemaltrata... Inalterable paciencia
de Estanislao en los dos afios que...
6. Triunfo de Estanislao... Cae enfermo y los Angeles le minis-
tran el Viatico... Dios desciende visiblemente 6 consolarle... Custo-
divit eum quasi, etc.





DE SAN ESTANISLAO DE KOSKA. 27
7. La Virgen Maria le intima la drden divina de abandonar el
siglo... Sin saberlo su hermano y su padre se encamina a Roma y
pide entrar en la Compafifa de Jes6s...
8. Equitatui meo, etc. Palabras de san Bernardo... Al saber su
fuga, Pablo le persigue, pero un caudaloso rio...
9. Iluminado por Dios, Pablo vuelve en sf... Ap6strofe... Ar-
repentido Pablo pide perdon 6 su hermano... Asi triunf6 este de
aquel como triunf6 Israel de... Sicut aquila assumpsit eum, etc.
10. Asi como el pueblo hebreo fue alimentado con el mana en
el desierto, asf Estanislao... Lo que le sucedi6 en un temple lute-
rano cerca de Augusta...
11. Confortado asf Estanislao prosigue con nuevo ardor su...
Llega A Roma conducido por el mismo Dios...
S12. Se present i Francisco de Borja, general de la Compafnia...
Coloquio entire los dos Santos... Desde este moment qued6 Esta-
nislao admitido..., y Dios constituit eum, etc.
13. La Compaiifa fue para l1 la tierra prometida... Su alegrfa
al verse dentro del suspirado claustro... Aquf Dios le hace experi-
mentar mas suavemente el... Constituit eum, etc. Palabras del San-
to... Resdmen de los favors que Dios le dispens6... IAhl hubiese
yo vivido en aquellos tiempos...
14. Estanislao cuenta apenas diez y ocho ailos... Su placer y ale-
grfa en las agonfas de la muerte... Se despite de los novicios..., da
gracias A la Compaiifa...
15. Muere en el dia de la Asuncion... La misma Virgen desciende
personalmente 6... Apdstrofe A los Hilariones y Macarios...
16. Tambien creo admirarian su dichosa muerte Mois6s, Fi-
nees, etc., y no podrian dejar de ver en nuestro jdven... Docuit
eum, etc. Sicut aquila, etc. Constituit eum, etc.
17. Deprecacion: Dfgnate, santo y bienaventurado jdven,...





a SERMON




SERMON

DE

SAN ESTANISLAO DE KOSKA.

Invenit eum... in loco horroris...: docuit eum
et custodivil quasipupillam oculi sui. Sicut aqui-
la... assumpsit eum, atque portavit in humeris
suis... Constituit eum super excelsam terrain:
ut comederet fructus dgrorum, ut sugeret melde
petra... (Deut. xxxii, 10, 11, 13).
Hall6le en lugar de horror...: le doctrine y le
guard como la nifia de su ojo. Como el aguila...
le tom6 y llev6 sobre sus hombros... Estableci6le
sobre tierra alta: para que comiera de los frulos
de los campos, para que chupara miel de la pie-
dra...

1. Las citadas palabras, amados oyentes, revelan la providen-
cia de Dios para con su pueblo hebreo, pueblo escogido por 61 para
ensefiar su nombre a las gentes extranjeras; pueblo muy ilustre y
afamado A causa de sts magnAnimas empresas y grandes victorias,
y much mas aun por sus santfsimos gobernantes, por sus valien-
tes capitanes que dirigieron las batallas, por sus venerables pon-
tifices que fueron los custodios de la Religion, y, sobre todo, por
los singulares prodigies y milagros que siempre le defendieron. Os
parecera tal vez extrafio, amados oyentes, que este encomio lo apli-
que hoy a un j6ven de corta edad y'de caracter suave, que vivi6
pocos aiios, y que para la defense y el brillo de la Religion de sus
padres no visti6 la coraza ni el yelmo, ni tampoco us6 los-pacifi-
cos ornamentos del sacerdocio. Sin embargo en la vida de Esta-
nislao de Koska leo tantas preclaras acciones, veo la realizacion
de tantos prodigies, que no puedo menos de admirarme de su ro-
busta santidad, y decir que Dios renov6 en Estanislao las pruebas
de amorosa providencia que habia much tiempo antes dado a su
predilecto pueblo : Invenit eum in loco horroris...: docuit eum et cus-
todivit quasi pupillam oculi sui. Sicut aquila... assumpsit eum, atque
portavit in humeris suis... Constituit eum super excelsam terram, ut





DE SAN ESTANISLAO DE KOSKA. 29
comederet fructus agrorum, ut sugeret mel de petra... Este parangon,
que puede parecer A alguno fruto de la conmovedora fantasia, si
justamente se consider, puede reputarse como concept verdadero
de evang6lica alabanza. IAhl oyentes mios, gobierno del reino y
direction de familiar, gobierno de b6licas empresas y norma de ac-
ciones privadas era nuestro Santo: AEqualiter cura est illide omnibus.
Por todo lo que creo os convencereis de la rectitud de mi paran-
gon, al trazaros la sencilla historic de la vida del j6ven Estanislao,
en la cual vereis las huellas de Dios impresas sobre su pueblo, por
medio de nuestro Santo, y solo por este renovado estupendamente:
Ave Maria.

Reflexion tnica: La predileccion y solicited que Dios mostr6 d favor de
Estanislao es solo comparable con la que tuo por el pueblo de Israel
cautivo en Egipto.

2. Consider primeramente A Estanislao establecido en la casa
que debi6 habitar en Viena por 6rden de su hermano Pablo. Es-
taba este estudiando en aquella ciudad por mandate de su padre,
y era mayor de edad que Estanislao; se hosped6 en la casa de un
luterano, porque le ofreci6 lujosa y bien amueblada estancia. H6
aquf, amados oyentes, porque digo que nuestro Santo estuvo cAsi
preso en Egipto, en donde no le falt6, como ver6mos luego, en la
persona de su mismo hermano un Faraon. Cierto es que Estanislao
ps6 desde muy j6ven laA mejores costumbres, rezando largos ratos,
multiplicando los ayunos, y dedicindose a las mas rigidas peniten-
cias, bien que esto debia hacerlo ocultamente todo, como compren-
derdis. En esta angustiosa situation lo vi6 Dios, situation verdade-
ramente horrorosa : Inveniteum in loco horroris, y aquella solicitud
que tom6 A favor de su pueblo instruy6ndole en una tierra infiel, y
defendi6ndole de sus enemigos, la toma tambien por Estanislao cual
si fuese la pupila de sus ojos : Docuiteum, et custodivit quasi pupillam
oculi sui.
3. Y observed del modo que lo instruy6, inculcAndole celestiales
doctrinas. Oh I qu6 amoroso magisterio! Estanislao atraia las al-
mas con el olor de sus mfsticos aromas hasta en las mas solitarias
iglesias y en los aposentos mas retirados. A los que le censuraban el
. desprecio que hacia del mundo,,A los amigos que le invitaban A to-
mar parte en sus diversiones, al hermano que le estimulaba A dis-
tinguirse en los banquetes, recordAndole que estaba en la flor de
3 T. VIII.





30 SERMON
su edad, y que habia nacido en noble cuna, les contestaba a todos
que no habia nacido para las cosas de la tierra. Solo aspiro, decia,
A las cosas y dulzuras del cielo, del cual tratais en vano do desviar-
me. DAbanse en la casa que habitaba fiestas suntuosas y opiparos
banquetes; no creais, sin embargo, que nuestro Santo se dejase ar-
rastrarporestos placenteros y seductores objetos. Su gusto hubiera
sido sustraerse enteramente del trato y de la sociedad, pero no pu-
diendo algunas veces lograrlo, se sustraia al menos con el espfritu,
que se recreaba pensando en el parafso. Era este uno de los divinos
secretes, por el cual en medio del bullicio y de la algazara sabia go-
zar las dulzuras de la soledad y del silencio. Dios se lo habia ense-
iiado en aquellos maravillosos 6xtasis, en los cuales le Ilamaba A las
instrucciones familiares que 61 mismo se complacia en darle. Pos-
trabase algunas veces el santo J6ven de rodillas, puestos los brazos
en cruz a semejanza de un Crucifijo; otras veces cruzandolos sobre
su pecho, yse le veia primeramente mudar el color, luego volverse
su rostro encendido, y luego brillar sus ojos al fijarlos en la imagep
de la Vfrgen 6 de Jesds, notandose dos rios de dulces ligrimas que
baflaban el sitio en que Estanislao estaba, y levantarse este poco A
poco en alto, como para seguir el alma que parecia querer aban-
donar aquel extAtico cuerpo para ir A unirse con Dios. El angelito
no sentia ninguna impression en su cuerpo, y ya fuese la noche lar-
ga, ya el tiempo crudo, no sentia ni suefio ni frio, pasando largas
horas escuchando y meditando la doctrine de su Maestro.
4. Imbuido, pues, perfectamente en estas doctrinas que Avida-
mente aprendia, no debe maravillarnos si en aquel lugar de horror
no le hacian mella los ejemplos del luterano, ni le vencian las su-
gestiones de Pablo, el cual seguramente no solo deseaba que su her-
mTano fuese menos devoto y piadoso, sino mas libertino y discolo.
No dejaba aquel de exclamar que el asistir siempre A la iglesia y
ayudar muchas misas, que el ayunar a menudo y vestir humilde-
mente, presentandose mal ataviado, eran cosas que le acarreaban
el desprecio y le llenaban de vergienza. Se puede vivir, decia su
hermano Pablo, como se hace generalmente, presentandose bien
vestido, dando y recibiendo convites, y solazandose en los ailos ju-
veniles, afiadiendo que esto lo decia en bien de su hermano, puesto
que este no tenia una complexion fuerte para poder dormir solo
pocas horas, y rezar much, azotandose continuamente el cuerpo.
Estas infames lecciones 6 avisos se repetian todos los dias, y me
atrevo A decir que la persecution de Israel en Egipto no fue mas





DE SAN ESTANISLAO DE KOSKA. 31
temiblepara un j6ven de catorce afios. 1Oh Diosl la poca edad, el
suave caracter y el amable trato de nuestro Santo ponian mas y
mas de relieve su constancia, pues solo deseaba entregarse 6 la ora-
cion y A la penitencia.
5. 'Se quiere, sin embargo, A todo trance que no se entregue
Estanislao A ]a soledad, y que frecuente el trato de los hombres, y
esto se lorecomienda con insistencia, no un extraiio, sino su mismo
hermano. Y gc6mo no escucharle, si aquel lo ama como a si mis-
mo? Sin embargo, Estanislao no hace el menor caso de sus recon-
venciones, no lo escucha, no le contest, y prefiere tenerlo por con-
trario y enemigo antes que faltar a su Dios y Sefior. En efecto,
Pablo ya no habla A su hermano sino para insultarle, y, lo que es
mas aun, para ejercer con 61 actos de barbarie y de crueldad. Par-
tia el corazon, amados oyentes, ver al imberbe j6ven arrastrado
por los cabellos, pisoteado y abofeteado por su f6roz hermano. Pero
lo mas maravilloso era verlo levantarse sin proferir un quejido, ni
una palabra fuerte, y mirando al cielo y A su hermano i la vez, ins-
pirar compassion, mas bien que por sf, 6 favor aun de su feroz her-
mano. Maravilla y piedad que se renuevan muchas veces todos los
dias, sin que en el transcurso de cerca de dos afios la aspereza y fe-
rocidad de Pablo pudiesen desviar A Estanislao de la senda que se ha-
bia trazado. IOh divina doctrine, qu6 es lo que no puedes ,en el
Animo field del que te escuchal
6. Ciertamente fue una agradable cosa verle salir airoso y triun-
fante de tan rudas pruebas, y bien podemos exclamar que Dios lo
custodi6 como cosa suya: Docuit eum, et custodivit quasi pupillam
oculisui. En vano fue que el demonio, semejante A una fiera, sele
presentase delante, y lo asaltase por tres veces, A la sazon que Es-
tanislao estaba gravemente enfermo y postrado en el lecho. Parece,
sin embargo, que Dios casi temiera que la t6trica imagen del in-
fierno hubiese turbado la razon de la querida pupila de sus ojos;
pues no se content con enviarle inmediatamente los Angeles para
ministrarle el Viftico, que en vano hubiera solicitado a los dom6s-
ticosdemasiado temerosos del luterano en cuya casa se hospedaba,
sino que desciende visiblemente a consolarlo. Levanta Estanislao sus
languidos ojos sorprendido con la luz de aquel objeto divino; se rea-
nima, al verle, su enfermo espfritu, y se incorpora repentinamente
sobre su lecho. No me atrevo con humans palabras A describir la
gracia de aquel coloquio,la suavidad de aquellos besos, la ternura
de aquellos afectos; solo dir6 que hasta despues de haber la Vfrgen
3*





32 SERMON
torado en sus brazos A su divino Hijo no se convenci6 Estanislao
de que aun no se hallaba en el parafso. Por esto os he dicho que
verdaderamente Dios custodivit eum quasi pupillam oculi sui; no so-
lamente porque le colm6 de tantos favors y le di6 la salud y la vida,
sino porque lo hizo por medio de un tan alto prodigio, viviendo en
un lugar de horror, en una tierra de esclavitud.
7. En la 6rden que tuvo Israel para salir de Egipto y encami-
narse hicia la tierra de promision, veo la 6rden que di6 Dios A Es-
tanislao de abandonar el siglo para entrar en la Compaiifa de Jesus.
Fue la Virgen, vosotros lo sabeis, la que le intim6 la voluntad di-
vina, y nuestro Santo obedeci6, pues al pensar ingresar en mi re-
ligion pide A los superiores ser admitido en ella, sin que lo sepan,
sin embargo, ni su hermano, ni.menos su padre, los cuales hubie-
ran tenido el mayor despecho al Ilegar A su noticia la santa resolu-
cion de nuestro H1roe. Sin embargo, el consentimiento de su padre
era circunstancia esencial para ser admitido Estanislao en la Com-
pafiia de Jesus, y este consentimiento no podia esperarlo Estanis-
lao. Suplica, suspira, llora,.se aflige y atormenta; pero todo es en
vano. &Qub hari, pues, el desgraciado para obedecer? No tiene un
Aaron que le aconseje, ni un Mois6s que lo guie; al contrario, se
encuentra solo y aislado. En fin, sigue el partido de huir de Viena,
y hace voto de no parar hasta que se cumpla la voluntad divina.
Ya s6 que en esta fuga no os present sino 6 un j6ven de genio vivo
y que apenas cuenta la edad de diez y ocho ailos, pobremente ves-
tido, desgrefiado, y con el semblante encendido, y llena su cara de
sudor y polvo, el cual apoyado en un tosco palo solo piensa en ha-
cer much camino. Verdad es que en. este cuadro nada veis apa-
rentemente grande, nada magnffico ni guerrero. ,No sucedi6 acaso
lo mismo con aquel que se ve en la esposa delicada y hermosa de
los Cinticos buscar la sombra para sustraerse a los rayos de un sol
abrasador?
8. Pues esta esposa de Dios se asemeja al guerrero de Israel,
que sumergi6 las carrozas de Faraon : Equitatui meo in curribus Pha-
raonis assimilavi te, amica mea,.y no con menos razon el guerrero
de Israel puede parangonarse con Estanislao. Y Ino reflexionais,
afiade Bernardo, cuantas pruebas de belicosa virtud di6 nuestro San-
to? Quanta virtutum acies habeantur? Las palabras de Estanislao son
saludables consejos, y en todos sus pasos se admira el vigor de la
oracion, el ardor de la guerra y la nobleza del triunfo, el cual si
querets, amados oyentes, contemplar con vuestros propios ojos, y





DE SAN ESTANISLAO DE KOSKA. 33
gozar sensiblemente del parangon, observed c6mo sale de Viena el
carruaje de so implacable perseguidor. Realmente, sabedor PablQ
de la fuga de su hermano, emprende la march precipitadamente,
y estaba ya pr6ximo a coger a su hermano, pero un caudaloso rio
se lo impide. Desatentado, sin embargo, el perseguidor, juntamente
con su s6quito, se atreve 6 vadear el rio; pero el coche, los yelmos
y las carrozas, tan temidas en las batallas, son juguete de las aguas,
lo mismo que los brillantes cetros de la Polonia. Equitatui meo, pue-
de repetirse de 61, equitatui meo in curribus Pharaonis assimilavi te.
9. No tardaron, sin embargo, en oirse deliciosos cAnticos de glo-
ria al Sefior, d6ndole gracias en medio de las aguas que separaban
6 los perseguidores de su perseguido Estanislao; Pablo vuelve en sf,
pues iluminado por Dios, detiene el curso de sus sat6lites, los cua-
les abatidos y llenos de confusion, se quedan inm6viles, y solo se
reaniman cuando Pablo les ordena que retrocedan. IAh Pablo, Pa-
blo! piensa en lo que haces, y da cabida en tu pecho al dolor por
haber perseguido a tu inocente hermano; pues este, si acaso lo ig-
noras, se dirige hAcia Roma, en donde se le preparan altares: td
regresa 6 Viena, y 6 tu Polonia, en donde veneraras dentro de poco
su'imAgen. I Qub cuadro tan elocuente ver al hermano que tan du-
ramente habia maltratado 6 nuestro Santo, verle, digo, i los pi6s de
este I IOh dilce hermano, exclamaba Pablo I cuan barbaro y cruel
fuf contigo I Y recordando luego los obsequios que Estanislao le habia
prodigado en pago de los ultrajes recibidos, se sentia con et corazon
oprimido, y no pudiendo contener sus l6grimas y sollozos, exclama-
bacon lastimera voz : ,c6mo he podido tan barbaramente tratarte?
LY c6mo pudiste td amarme tan dulcemente? IAh! Ipiedad de mf,
pobre pecador, santo hermano, piedad I Sancte frater, deprecare Deum
pro me peccatore: Iperdon por lo que hice, santo hermano, per-
don!... Sancte frater, parce assidue persecutori et percussori tuo. Esto
decia, y profesando la misma religion, anhelaba el moment de abra-
zar 6 Estanislao, con el pensamiento fijo en el cielo, y ordenando
que despues de muerto descansasen debajo del altar del Santo sus
cenizas. De este modo se veng6 Estanislao, 6 por decir mejor, de este
modo triunf6 mejor que Israel, escudado con la protection divina:
Custodivit eum quasi pupillam oculi sui. Antes con todo, sicut aquila as.
sumpsit eum, etportavitin humeris suis; lo que se ha dicho ya del pue-
blo de Dios puede aplicarse A Estanislao, recordando su largo viaje
de mil doscientas millas que hay de Viena 6 Roma. iDios inmortall
siendo nuestro Santo tan j6ven, de complexion delicada, siempre





34. SERMON
solo y 6 pi6, sin otro alimento que el que se procuraba por medio
de la limosna, jc6mo puede creerse que hubiera podido hacer frente
A tantos trabajos y fatigas, si Dios no hubiese velado asiduamente
por una existencia que tan cara le era? Sicut aquila assumpsit eum,
etportavit in humeris suis.
10. Pero antes que el.santo viajero Ilegase al t6rmino de su
viaje, observed, amados oyentes, que no le falt6 el celestial mand
con el que pudo alimentarse prodigiosamente; pues este favor, que
fue dispensado A Israel en el desierto, no fue negado A Estanislao
durante su peregrinacion. No creais que me refiero A aquel supre-
mo consuelo con que Dios le alimentaba dulcemente el espiritu, ni
aquellos transportes de amor divino con que le honraba; nada de
esto, yo hablo de lo que le pas6 6 Estanislao cerca de Augusta, en
cuyo punto vi6 una iglesia cuyas puertas estaban abiertas, y en cuyo
recinto habia multitud de gente. Penetra en ella nuestro Santo con
el fin de oir misa y comulgar, pero al instant observa que se ha-
Ilaba en una iglesia luterana. Prorumpe en llanto al considerar la
profanacion del sagrado temple, y se le aumentan los deseos de to-
mar la sagrada Comunion. Este, amados oyentes, este es el mana
celestial y verdadero, del que fue figure el otro que llovi6 sobre el
peregrino hebreo, pero que este le llovi6 6 Estanislao visiblemente
del cielo. Ardia nuestro Santo, conforme hemos dicho, en deseos
de tomar el alimento de vida eterna, cuando de repente ve ante sus
ojos un grupo de Angeles A manera de candida nube, en el centro
deela cual despedia mil brillantes rayos la sagrada hostia que uno
de aquellos Ilevaba con tr6mula mano y gran veneracion. Estanis-
lao tiembla, y fija en tan sublime y hermoso cuadro la vista, mirAn-
dolo, no s6 si os diga con maravillosa sorpresa, 6 con impaciencia.
Algunos Angeles se le acercan, y los otros le rodean, y todos se ar-
rodillan reverentes d adorar la sagrada forma que Estanislao recoge
en sus Avidos y amorosos labios. Luego se agrupan de nuevo los
celestes espiritus, y s elevan poco 6 poco hAcia la divina mansion.
11. Confortado de este milagroso modo Estanislao, iquidn po-
dra seguirlo en la fatigosa vida, A la que se consagra con mayor
Onimo aun que antes? Desafia imp6vido y sereno el frio, las escar-
chas, la lluvia y todos los elements para seguir la senda trazada
por su divino Maestro. Pero consolaos, amados oyentes, que los
desastres han pasado ya; ya lleg6 nuestro Santo al t6rmino de tan
laborioso camino. Las site colinas y los elevados muros de Roma
albergan ya 6 este tierno peregrino. Dios, el mismo Dios lo con-





DB SAN ESTANISLAO DE KOSKA. 35
duce A su casa como el Aguila conduce A su nido a sus pequeinue-
los: Sicut aquila assumpsit eum, et portavit in humeris suis.
12. Penetra felizmente Estanislao en el umbral del noviciado,
postrdndose A los pies del santo general Francisco de Borja, y ob-
servad las tiernas y sentidas palabras que le dirige. Padre, exclama
Estanislao, no creo que haya dado fin A mi viaje, pero si f misde,
seos. Del mismo modo que me has visto venir de Viena, del mismo
modo me verAs partir A las regions mas bArbaras y remotas, si tal
es tu voluntad. Mi ardiente anhelo es el ser uno de tus religiosos;
asi por piedad, padre mio, admiteme en tu seno, y sfrvanme de.
mbrito las lgrimas con que te lo suplico. Y diciendo esto present
A Francisco de Borja las cartas que traia de Viena y de Delinga, las
cuales demostraban completamente quin era el que hoy veneramos
en esta iglesia. Mir6le el santo General con sorpresa y admiracion,
y abrazandole dulcemente le dice: No mas, hijo mio, no mas, tu
viaje queda aqui terminado y tus deseos quedarAn cumplidos. Es-
tanislao prorumpi6 en copioso llanto, y no era precise ser santo,
como lo era el Borja, para sentirse conmovido con las tiernas pa-
labras del noble j6ven recien Ilegado A Roma, no atraido por la es-
peranza de la gloria, ni por el deseo del oro 6 de la pdrpura, sino
solamente por el amor de los que deponen en el claustro las ma-
yores fortunes, y las mas lisonjeras esperanzas del siglo fascinador.
IOh ejemplo, amados oyentes, que debemos admirar y procurar se-
guir! Desde este moment Estanislao qued6 admitido entire nos-
otros, y Dios constituit eum super excelsam terrain, ut comederet fruc-
tus agrorum, ut sugeret mel de petra.
13. La tierra prometida A Estanisla fue el ingreso A mi religion,
cuya tierra le fue prometida desde el nacer, como lo indica el nom-
bre augustisimo de Jesds, que se vi6 impreso en el vientre de la ma-
dre de nuestro Santo; tierra, sin embargo, nuevamente prometida
por expreso mandate de la Virgen. No estuvo seguramente mas con-
tento Israel, al verse despues de mil trabajos y penalidades en su Ca-
nanitida, que Estanislao al contemplarse dentro del suspirado claus-
tro, en donde el Omnipotente le hacia experimental mas suave-
mente el fruto de su gracia: Constituit eum super excelsam, terram,
ut comederet fructus agrorum; en donde Dios mezcla A la mas rigida
penitencia las dulzuras del paralso: Constituit eum super excelsam ter-
ram, ut sugeret mel de petra. Efectivamente, quien quiera ver A Es-
tanislao derramar ligrimas de alegrfa no tiene que hacer sino pe-
dirle que describe su vida religiosa. Esta, exclama, esta vida si que





36 SERMON
me satisface, no asf la que tenia antes, pues era secular y misera-
ble. Ah I no puedo contenerme, 6 Angel inmaculado, no puedo de.
jar de volverte A preguntar: ,qu6 mas querias en este mundo para
estar content y satisfecho? Td fuiste visitado por la virgen santa
Barbara; td te comunicaste varias veces con los Angeles; ti fuiste
confortado con la presencia de Marfa Virgen; td, en fin, agraciado
con los besos y caricias del nifio Jesds. Y si todo esto aun no te satis-
face, ,qu6 juicio deber6mos nosotros former de nuestro modo de vi-
vir?'Cuando rezamos nos asaltan mil distracciones, cosa que td ni
siquiera conociste. Tenemos A veces distraida nuestra mente en im-
puros pensamientos, de los cuales td ni siquiera sentiste el halito..
Nuestra lengua se mueve a veces algo libremente, cosa que ti no
oias sin estremecerte: y en fin, nosotros tal vez estamos en peca-
do, del cual td ni el nombre supiste. IGran Diosi exclamo, jqu6
vida era, pues, la del religioso Estanislaol iAh! amados oyentes,
bastante lo dicen aquellos extraordinarios transporter que tenia en
el claustro que dejaba sefialado con rayos de viva luz. Bastante lo di-
cen aquellos improvises asaltos de amor de Dios, que le hacian pal-
pitar el corazon en t6rminos que casi no podia respirar, si6ndole
precise desabrocharse el pecho. IAh! ihubiese vivido yo en aque-
llos tiempos, pues much mas feliz hubiese sido! Mi corazon, An-
gel santo, mi corazon hubiera querido aproximarse al lado de tu
inflamado seno. Es indudable que Estanislao al entrar en el claus-
tro no lo hizo por querer experimentar la aspereza y la soledad que
son inherentes A este sitio, sino para gozar de las delicias que en
esta aspereza y soledad encontr6, y que a 61 solo fueron otorgadas,
sin embargo deser el mas pobre y humilde de todos: Constituiteum
super excelsam terram, ut sugeret mel de petra.
14. Pero.:qu6 mas os puedo decir en elogio de la santidad del
H6roe A quien consagramos boy estos solemnes cultos, sino que en-
contr6 delicia y placer aun en las agonfas de su misma muerte?
Efectivamente, penetrad un moment en la dichosa estancia de Es-
tanislao, y le ver6is que yace en una reducida cama. Cuenta ape-
nas la edad de diez y ocho ailos, y su semblante y sus maneras re-
velan dulzura y bondad. Habla, rie, y se regocija. Y 4sabeis cuAl
es el motivo de esta alegrfa? El pensar que le quedan pocas horas
de vida. Al menos asf lo cree Estanislao, pues habla de una carta
que ha dirigido A la Vfrgen, la cual le serA entregada por el mAr.
tir san Lorenzo, su protector, concluyendo por decir que estarA en
el cielo, renovandose para 61 la fiesta de la Asuncion. 4Qub decfs,





DE SAN ESTANISLAO DE KOSKA. 37
at6nitos anacoretas? Pero esperad un poco, que su espiritu de pe-
nitencia llega aun mas alli. Suplica Estanislao que se le traslade so-
bre el duro suelo, y despues de las mas vivas instancias lo obtiene
de sus superiores. Vedlo, pues, en el humilde pavimento, escuchad
las palabras que pronuncia, palabras mas bien propias de un gran
pecador que se va 6 morir; se recomienda a las oraciones de sus
compafieros novicios, pidiendo A todos perdon de sus faltas, y da
dulces y tiernas gracias A la Compaiifa, que le acogi6 en su seno,
proclam6ndose indigno de morir en ella. Ya no habl6 mas, pues se
conocia que deseaba dnicamente conversar con Dios.
15. Despunt6 el alba del dia de la Asuncion, y Estanislao no
tenia ninguna de lasfatales sefiales que anuncian la muerte. Sin em-
bargo, al aproximar a su vista la imagen de la Vfrgen, permanece
nuestro Santo inm6vil, y no articula palabra alguna. Y c6mo po-
dia ser esto? ,c6mo podia Estanislao ser indiferente 6 la vista de la
imagen dela Virgen? jAh! desgraciadamente ya no existial Estaba
en el cielo... Vefase, sin embargo, que el santo J6den movia dul-
cemente los labios, contestando a Marfa que habia venido personal-
mente 6 acoger bajo su divino manto al bienaventurado espfritu.
1Ah! fijad la vista en este cuadro, Hilariones y Macarios, y enter-
neceos al considerar 6 un j6ven en la flor de su edad, agraciado,
amable, de talent precoz y de prendas nada comunes, que muere
del modo que raras veces se ve entire los ermitafios de la Tebaida.
Estanislao, al morir en el seno de una religion, que era su tierra
prometida, experiment el colmo de la felicidad : Ut comederet fruc-
tus agrorum, ut sugeret mel de petra.
16. Tambien creo que admiraran la dichosa muerte de nuestro
Santo el fiel Mois6s, el valiente Finees, el venerable Aaron y el
guerrero Josu6, los cuales no podrian dejar de ver en nuestro J6-
ven las huellas de la predileccion que Dios tuvo hAcia aquel pue-
blo, del cual fueron aquellos esclarecidos varones, guias y sacerdo-
tes: destellos de divina sabidurfa en instruirlo y defenderlo cual si
fuese la pupila de sus ojos,: Docuit eum, et custodivit quasi pupillam,
oculi sui; esforzado valor en libertarlo de sus enemigos, y condu-
cirlo milagrosamente 6 puerto de salvacion : Sicut aquila assumpsit
eum, etportavit in humeris suis; rasgo de amor divino, en hacer pro-
bar el Omnipotente A Estanislao las dulzuras de sus mas grandes
beneficios : Constituit eum super excelsam terram, ut comederet fruc-
tus agrorum, ut sugeret mel de petra.
17. Dfgnate, pues, santo y bienaventurado J6ven, mirar con





38 ASUNTOS PARA LA FIESTA
ojos de compassion el Egipto en el cual permanecemos todavfa cau-
tivos 4 causa de nuestras cftlpas, y haz que, con tu ejemplo, poda-
mos recobrar la verdadera libertad, pues si aquel lugar demuestra
el horroroso estado en que nos hallamos, sea debido a tu poderosa
intercesion y apoyo el poder salir de 61 felizmente. As( sea.



ASUNTOS

PARA LA FIESTA DE SAN ESTANISLAO DE KOSKAI.

I. Bonus... sicut Angelus Dei. (IReg. xxix). Este elogio, tributa-
do ya al piadoso David, puede aplicarse con todo fundamento al
j6ven san Estanislao deKoska, por la compostura de sus maneras,
por la modestia de su semblante, por sus dulces afectos y por sus
irreprensibles costumbres. Para ello es precise considerar las varias
perfecciones de los espfritus celestes: las perfecciones de su crea-
cion, la perfection de su beatitud, la perfection de su ministerio :
encontramos en la creation enriquecidos los Angeles de dones y de
privilegios; en la beatitud los vemos ardientes de caridad; en el
ministerio dispensadores de beneficios. Estanislao fue muy privile-
giado de Dios: primer punto, en el cual se encuentra semejante A
los Angeles en los does de su creation; Estanislao fue singular-
mente dotado del amor hacia Dios: segundo punto, en el cual se
ve semejante a los Angeles en la excelencia de su beatitud; Esta-
nislao fue singularmente dispensador de'gracias: tercer punto, en
el cual se reconoce semejante a los Angeles en el ejercicio de su
ministerio.
II. Consummatus in brevi, explevit tempora multa. (Sap. iv). La
perfect santidad se conoce por el caudal de virtud, y en el ejer-
cicio de esta, durante el breve espacio de diez y ocho afios, Esta-
nislao se sefial6 tanto, que lleg6 A igualar el m6rito de la edad pro-
vecta..El mayor elogio, pues, que se puede tributar a nuestro
Santo es el consignar que su juventud no hizo su santidad ni me-
nos sublime ni menosrobusta, sino: 1. mas singular, 2.0 mas pro-
digiosa.
III. Tamquam prodigium factus sum multis; et tu adjutor fortis.
(Psalm. Lxx). Estanislao fue preconizado por el pontifice Urba-
no VIII con el titulo de j6ven pequefio y gran santo, porque ya en





DE SAN ESTANISLAO DE KOSKA. 39
su tierna edad di6 muestras de una santidad la mas luminosa; de
modo que puede presentarse como un vivo milagro de la gracia. Y
esto por dos razones: l.a en cuanto al modo; 2.a en cuanto A la
esencia de su santidad prodigiosa. Los otros Santos caminaron paso
A paso en la via de la perfeccion, los unos en el claustro, otros en
el desierto, en el siglo 6 entire el martirio. Solamente Estanislao, sin
contar muchos afios, lleg6 en breve al iltimo confin de ]a santidad.
En cuanto esta es oriunda de la caridad, 6 al menos es siempre su
compafiera indivisible. Para probar la admirable santidad de Esta-
nislao hasta considerar el alto grado de caridad a que lleg6.

Sentencias de la sagrada Escritura.

Videbant faciem ejus, tamquam faciem Angeli. (Act. vi).
Administratorii spirits in ministerium missi propter eos, qui
hereditatem capiunt salutis. (Hebr. I).
Aqua multa non potuerunt extinguere charitatem. (Cant. vmi).
Placita erat Deo anima illius, proper hoc properavit educere
ilium de medio iniquitatum. (Sap. Iv).
Cupio dissolvi, et esse cum Christo. (Philip. I).
Consummatus in brevi, explevit tempora multa. (Sap. iv).
Prevenisti eum in benedictionibus... posuisti in capite ejus co-
ronam. (Psalm. xx).
Oleum effusum nomen tuum. (Cant. i).
Ambulabis fiducialiter in via tua, et pes tuus non impinget.
(Prov. mi).
Fuge, dilecte mi, et assimilare capreme, hinnuloque cervorum
super montes aromatum. (Cant. vin).
Quis dabit mihi pennas sicut columboe, et volabo, et requiescam?
(Psalm. LIV).
Ecce ego mittam Angelum meum, qui te custodiat, et est nomen
meum in illo. (Exod. xxII).
Hunc Pater signavit Deus. (Joan. vi).
1Etas senectutis vita immaculate. (Cap. Iv).
Mihi vivere Christus est. (Philip. I).
Qum stulta sunt mundi elegit Deus, ut confundat sapientes: et
infirma mundi elegit Deus, ut fortia confundat. (I Cor. I).
Quam pulchri sunt gressus tui in calceamentis I (Cant. vu).
Novit Dominus dies immaculatorum. (Psalm. xxxvi).
Ibi Benjamin adolescentulus in mentis excess. (Psalm. Lxvn).





40 ASUNTOS PARA LA FIESTA DE SAN ESTANISLAO DR KOSKA.
Inspiratio Omnipotentis dat intelligentiam : non sunt longevi sa-
pientes. (Job, xxxi).
Exit quasi temporaneum ante maturitatem autumni, quod cum
adspexerit videns, statim ut manu tenuerit, devorabit ilium.
(Isai. XXVIII).

Figuras de la sagrada Escritura.

David, aun muy jdven, corta la cabeza al gran Filisteo; Sanson,
siendo j6ven, sujeta al leon; pero ,pueden acaso-parangonarse con
Estanislao, que en edad tan temprana se muestra tan portentoso en
un drden tan superior, esto es, en el 6rden sobrenatural de la
gracia ?
Estanislao, aun no nacido, aparece por aquel Angel descrito en
el Exodo, capftulo xxII, con el augustisimo nombre de Jesus pro-
digiosamente impreso en el seno materno.
Vese renovado A favor de Estanislao el prodigio obrado en Ba-
laam, cuando enviado al campo de Israel se detuvo alli la jumenta
para que no pudiese aquel ser cogido por su furioso hermano.

Sentencias de los santos Padres.

Assurgit A terra, ne inquiretur A terra. (S. Greg. Nyssen.).
Religione pius, affect benignus, pace securus (Angelus).
(S. Bern.).
Lucentes cognitione, ardentes charitate (Angeli). (Idem.).
Et ideo ad statum Angelorum pertinet, ut in Verbo semper bea-
tam Virginem contemplentur, semperque coluerint, et amaverint.
(Id. de stat. beat. 1. VI, c. 5).
SJuvenem te solus decor ostendit, ab ore primaevo cana verba ma-
turuerunt: contendit flos Eetatis, et maturitas mentis. (Cassiod.).
Primum et maximum miraculum ipse eras. (S. Bern. de S. Ma-
lach.).
Non tantum lux est nomen Jesu, sed est et cibus, et medicine.
(Idem.).
Transit, quia peregrinus est, et non pertinet ad eum de talibus
(nempe terrenis rebus). (Idem.).





SERMON DE SAN CAYETA!O.


ESQUELETO DEL SERMON

DE SAN CAYETANO.

Vidi... et ecce nubes magna, et ignis involves,
et splendor in circuit ejus. (Ezech. I, 4).
Mir... y h6 aqui una grande nube, y un fuego
envolvi6ndose, y a su rededor un resplandor.

i. Aunque me hallo hoy entire vosotros..., el pensamiento me
transport A las riberas del Cobar.
2. Alli veo una nube majestuosa..., y veo representado en ella
A Cayetano... Su humildad me lo present como una nube...; su
celo como un fuego...; sus brillantes hechoscomo un resplandor...
3. He examinado a Cayetano por todos lados, y... Idea y divi-
sion de este discurso...

Primera part: En Vicenza Cayetano es una gran nube por su grande
humildad.

4. La vanagloria se introdujo en el empireo..., y en el paraiso
terrenal... Cayetano la conoci6, y le opuso la humildad...
5. La casa de Cayetano era un verdadero paralso... Riquezas
temporales, nobleza, poderfo... Cayetano tenia por herencia la gran-
deza, la opulencia y la felicidad... Riquezas espirituales... Apenas
nacido, su madre lo consagr6 A la Virgen... Su primera palabra fue:
Maria... Sus virtudes... Rasgo de caridad... Su devocion... Admi-
racion que causaba con ella... Todo lo despreci6 Cayetano, y se des-
preci6 a si mismo...
6. Cayetano se esconde todo entero en la grandiose nube de su
humildad... Christianus, dice san Agustin, orbe major... Ved el hu-
milde porte de nuestro Santo...; miradle en los hospitales... Re-
prension que le dirigi6 un pariente suyo... Contestacion de Caye-
tano... Se va a vivir l6jos de su patria...
7. Un deber de caridad le llama otra vez A Vicenza... Se hospeda
en un hospital... Uso que hace de sus bienes... Su alma, mayor que
'todo lo sensible, se hace ahora mayor que si misma... Cayetano
para evitar la vanagloria se cubre con la nube de su humildad... Se





42 SERMON
reputa el peor de los hombres... Es ordenado de sacerdote... Ino-
cencio III le nombra protonotario apost6lico... Los pueblos le ofre-
cen..., pero l1 protest que no sirve para nada... Se va 6 Roma para
ocultarse... Asi triunf6 en Vicenza de las grandezas de su casa y de
la grandeza de si mismo...

Segunda parte: En Roma Cayetano es un fuego abrasador por su vivo
celo.

8. Qui facis Angelos tuos spirits, et, etc. Esto se verific6 en Ca-
yetano Ilamado por Dios 6...
9. Estado de Roma en aquellos infelices tiempos... Veia todo
esto Cayetano, y... A tanto lleg6 su ardor, que... Ignis involves.
10. Recorre los lazaretos, hospitals, monasterios..., y en todas
parties vierte las llamas de su caridad... En ]a ciudad, en los arra-
bales, en las crrceles, en los patfbulos... Nada era capaz de retraerle
de... Dirfais que es una llama el6ctrica que... Talera justamente
la llama de Cayetano... Todo lo envuelve: Ignis involvens... Ca-
raffa, Marinoni, etc., se hacen sus cooperadores... Todo lo envuel-
ve..., y los magnates del clero, y... secundan sus votes, y... Res-
tablece la piedad, abate la relajacioh, expulsa el vicio, y Roma
queda transformada... Pero sabiendo que Lutero..., por eso se de-
dic6 principalmenite 6,la reform del clero...
11. Triste estado A que Lutero redujo la Europa... Duquede Sa-
jonia... Pero Dios encendi6 en el pecho de Cayetano aquella llama
qne despediri saetas contra...
12. Magnum nobis, dijo Lutero, Roma paratur bellum... En efec-
to, Cayetano..., institute una Orden religiosa de cldrigos la mas 6
prop6sito para... Duque de Borbon... Roma saqueada... Cayeta-
no... Simil... Pugnabit... elpercutietur, etc. Lucha entire Cayetano
y los herejes... Pasa A Nipoles para desbaratar allfla daciente he-
rejfa...

Tercera parte: En Ndpoles susprodigiosas obras le dan d Cayetano un
grandisimo esplendor.

13. Paralelo entire laluz material y la que arrojan los prodigios...
De esta se vieron rodeados los Ap6stoles, y tambien Cayetano...
Napoles vino a ser el teatro particular de sus maravillas... Splendor
in circuit ejus.





DE SAN CAYETANO. 43
14. Su primer milagro pasm6 4 toda la ciudad... Commota est, etc.
Dispone, A su voluntad, de los elementos... La enfermedad, la muer-
te y el infierno tiemblan en su presencia... No hay casa en Nbpoles
que no... ,Qu6 podia hacer la.herejfa teniendo frente A frente...?
Illuxerunt fulgura ejus, etc. Todos piden su poderosa intercesion,
todos...
15. La envidia del demonio transform A Napoles en un campo
de batalla... Esfuerzos de Cayetano para... Vuela con el Crucifija
en la mano en medio de... Ruega, conjura, reprende,... Quiere
obrar un prodigio, pero... Oracion que hace A Dios ofreciendo su
vida... Acepta Dios el sacrificio y muere Cayetano... N6poles queda
tranquilo... C6mo no ha habido un Cayetano en nuestros dias...?
16. Noble contienda entire Napoles, Roma y Vicenza sobre sus
respectiTos derechos a los preciosos restos de Cayetano...
17. Manera como Dios decidi6 la contienda... Reina en todas
parties el espiritu de Cayetano...; aquel espfritu de humildad...;
aquel espfritu de ardentisimo celo...; aquel espiritu que difundi6
el esplendor... Ad6rnense con ese espfritu...; florezca en todaspar-
tes ese espfritu, y se verB por doquiera...





SERMON


SERMON

DE SAN CAYETANO.

Vidi... et eece nubes magna, et ignis involvens,
et splendor incircuilu ejus. (Ezech. 1,4).
Mir6... y h6 aqui una grande nube, y un fuego
envolvi6ndose, y a su rededor un resplandor.

1. Aunque haya venido hoy entire vosotros y en medio de esta
solemnidad que toda resuena y se gloria con el nombre augusto de
Cayetano, por quien es para vosotros sagrado este dia, sagrada esta
pompa, sagrado tambien este ambiente, este incienso y estos can-
tos; y aunque por un especial favor vuestro haya sido yo Ilamado
a hablar de 61 y A celebrar sus hechos y virtudes, sin embargo el
pensamiento, hermanos mios, me transport l6jos de vosotros, y me
parece estar sentado con Ezequiel en las bgrbaras riberas del Cobar.
2. Allf levanto con el Profeta los ojos at6nitos, y veo asomarse
una nube majestuosa y con ella un torbellino de fuego devorador,
con un resplandor clarfsimo en torno suyo: Vidi... etecce nubes magna,
et ignis involves, et splendor in circuit ejus. Con tal vision creer6is,
hermanos mios, que me aparto de mi camino y que pierdo de vista
mi argument; mas al contrario, me acerco A 61 mas que nunca,
porque veo representado en aquella nube y pintado con vivos co-
lores A nuestro Cayetano: pues este Santo con las virtudes de su
vida me ha sugerido, mas que el Profeta, la vision que os he refe-
rido. Nacido de ilustre y nobilfsima estirpe, y despreciando, no obs-
tante, la grandeza y fausto de este mundo insano, puso ante mis
ojos aquella nube, aquella extensa nube de su humildad : Vidi... el
ecce nubes magna. Como sacerdote Ileno de celo por la honra divina
y que se emplea infatigable y fervoroso en el sosten de la casa del
Sefior, me dibuja aquel fuego rapido y devorador del cual todo 41
estaba revestido : Ignis involves. Finalmente, hecho mayor de lo
que era con los prodigies de la mano del Omnipotente y sus traba-
jos, me hizo conocer aquel esplendor de prodigiosas acciones que
por todas parties lo circunda: Splendor in circuit ejus.





DE SAN CAYETANO. 45
3. Asi es, hermanos mios. Yo he examinado a nuestro Caye-
tano por todos lados, y me parece grande su humildad, admirable
su celo, y sus prodigies famosos. Le he seguido con el pensamiento
A Vicenza, A Roma, A NApoles: en Vicenza me parece una gran nube
por su humildad; en Roma su celo me lo present como un fuego
ardentisimo, y en NApoles sus prodigiosas obras le dan un grandf-
simo esplendor: Nubes magna, ignis involves, splendor in circuituejus.
Ahi teneis, hermanos mios, la magnifica vision de la cual estoy Ileno;
pero que no s6 si acertar6 A declarar de manera que corresponda 6
la grandeza de esta funcibn, A la penetracion de los oyentes que me
honran, y A la tierna y filial devocion de los que perciben en este
gran Santo rasgos de santidad todavia mas sublimes: Ave Maria.

Primera parte: En Vicenza Cayetano es una gran nube por su grande
humildad.

4. Sol revestido de luz pasajera, pero brillante, que atrae 6 si
todo ojo human, que fascina y seduce A todo corazon, y que en
!o mas subido de la.admiracion tribute A la criatura humana hono-
res que solo se deben al Criador; tal es, hermanos mios,,la vana-
gloria y la ambicion. Tuvo entrada en el celeste empire, y deslum-
br6 al mismo Angel de la luz y eclips6 junto con 61 una tercera part
de las estrellas que eran sus sat6lites. Entr6 igualmente en el pa-
ralso terrenal, y engaini al primero y mas sAbio de los hombres,
arrebat6le su bienestar dichoso, y lo precipit6 juntamente con sus
hijos en un abismo de calamidades. Nuestro Cayetano conoci6 bien
A este falso sol, y por esto al reguero de luz con que en Vicenza se
preparaba A seducirle le opuso la grandiosa nube de su humildad:
Ecce nubes magna.
5. Era, en efecto, hermanos mios, la casa de Cayetano como
un double paraiso de riquezas espirituales y temporales. Morada mas
A prop6sito no podia.encontrarla para hacer valer sus seducciones
la vanagloria. En cuanto.A las riquezas temporales, ec6mo podian
faltarle a Cayetano, que era el afortunado vastago de dos de las mas
antiguas, ilustres y poderosas families de Vicenza? Bien podeis sa-
ber de quin hablo cuando nombro A la familiar Tienea y a la fami-
lia Porto, de las cuales descendia el Santo; pero dir6 alguna cosa
mas. Cualquiera que sea el juicio lue se forme del sistema politico
de aquellos tiempos, ello es cierto que los nobles de aquellas eda-
des se elevaban much de la condition privada, formaban princi-
4 T. VIII.





46 SERMON
pados,.eran patrons de ciudades, duefios de castillos, y tenian se-
fiorfos donde mandaban casi independientemente. EntregAbanse al
oficio de las armas, y para hacerse temibles buscaban grandes pa-
rentescos y fuertes alianzas, A fin de aumentar siempre su poder y
Ilegar a competir con los reyes. De ahi vinieron las families de Ma-
latesta, Ventivoglio, Sforza, Gonzaga, Camminesi, M4dici y mu-
chas otras, entire las cuales no era la iltima la familiar Tienea que
disfrutaba del sefiorfo del castillo de Tiene que ella misma habia
construido, y era ilustre en armas, letras y dignidades : de este no-
ble tronco descendia nuestro Cayetano. Colocado en tan elevada
condition, figuraos si podia faltarle cosa alguna en este mundo. Na-
cido en noble y esplendente cuna, paseaba por anchos y dorados
salones, era reverenciado por una numerosa familiar de criados, y
tenia por herencia la grandeza, la opulencia y la felicidad. Hablemos
en segundo lugar de sus riquezas espirituales, y A lo menos irmmos
cogiendo algunas flores de este celestial parafso. Apenas vi6 la luz
nuestro Cayetano, cuando su madre, que era mujer de incompara-
ble virtud, tuvoelpensamiento de ofrecerlob Maria: no, dijo, yo no
ser6 ya la madre de este nifio, sino que mas bien lo series Vos, Ma-
dre celestial : asi crecerd bajo de vuestro manto, y Vos tomareis por
vuestra cuenta su eterna salvacion. Ya no le dar6 desde ahora otro
nombre que el de Cayetano de Maria. Parece que este ofrecimiento
fue del agrado de la hermosa Madre del santo amor, puesto que sa-
li6 Cayetano de tan buena indole, que ni Ilorar sabia. Solt6 de sus
labios su primer acento, y fue para nombrar a su madre Maria. Esta
lo arrebat6 a sf con el suave olor de sus virtudes, y desde entonces
se mostraron en 61 la inocencia, la caridad y la mas fervorosa ora-
cion. No pintar6 aquf, hermanos mios, aquel angelical semblante
en que resaltaba la inocencia; no hablar6 de aquella fragancia de
cedro que exhalaban sus miembros y era signo de incorruptibilidad;
tampoco mentar6 aquella paloma, sfmbolo de su candor, que se vi6
volar varias veces sobre su cabeza; hablare solamente de aquellos
ojos tan cautos, tan precavidos y modestos, que por ningun arti-
ficio pudieron encontrarse con los de una dama j6ven que deseaba
Avidamente mirarlos. Estos ojos amables no sabia abrirlos Cayetano
sino para compadecer las necesidades del pr6jimo. Por esto, siendo
aun nifio, se quitaba una parte de su racion para dArsela A los po-
bres, y por esto con garbo pueril mendigaba por ellos de sus con-
fidentes; y por esto ( I que no se atreve un corazon movido de la
caridad 1) por esto intent un golpe de mano audaz, y luego huye 6





DE SAN CAYETANO. 47'
su cuarto... y ~A d6nde vais, Cayetano? 61 no responded, sino que
aprieta mas y mas el paso. Detenedle inmediatamente y ved... pero
lay, que es sorpredido con el hurto en la manol Sin embargo en
aquel moment Dios le absuelve, y en gus manos no se encuentra
sino una guirnalda de flores. DesparrAmense todas estas flores, y
ad6rnense con ellas todas las families que le son adictas y devotas,
y recuerden que son flores y regalos del pequeiio Cayetano. Ma6
,qu6 dir6 de la devocion de nuestro Santo? Era maravilla verle ab-
sorto en la oracion y excitar A toda la familiar a los ejercicios de pie-
dad; pasmaba verle tan atento A las instrucciones de Dios y de la
fe, como abeja industriosa que chupa de todas las flores para sacar
la miel suavfsima; pero era un portento verle deshecho en 1agrimas
al pie de los altares, cuando asistia 6 participaba de los divinos mis-
terios, inflamarsele la cara y romper el corazon en fogosos suspi-
ros. No habia quien no le mirase con gran reverencia, y todos le
lamaban j6ven santfsimo, y hasta hubo quien en tan temprana edad
quiso por devocion tener su retrato. Todas estas cosas, hermanos
mios, he querido recordarlas, para que vosotros mismos pudisseis
entender la nube de humildad prodigiosa que supo opener Caye-
tano a todas aquellas riquezas, de modo que en Vicenza lleg6 a des-
preciar toda la grandeza del siglo, y, lo que es mas, lleg6 A des-
preciarse A sf mismo.
6. En efecto, un caballero que se encuentra en la prinera floor
de la vida, Ileno de bienes de fortune, en medio de una ciudad ale-
gre, brillante, y flor de gentileza, iqu6 estimulo, hermanos mios,
para seguir las ilusiones de la vanagloria y hacer pompa de su pro-
pia grandeza! Mas no le sucede esto a Cayetano, que todo 61 se es-
conde en la grandiosa nube de su-humildad. En 61 queda confir-
mado el dicho de san Agustin, que el verdadero cristiano tiene un
corazon mayor que todas las grandezas humans: Christianus orbe
major. Sea enhorabuena magnffica y dichosa la condition de Caye-
tano, que su humildad sera todavfa mayor. Miradle con un porte
decent pero pobre y antiguo, miradle recorrer las comarcas de su
patria sin cortejo de servidumbre, sin ruido de coaches, sin ]a me-
nor afectacion de grandiose continent; miradle apartado delas ele-
vadas y agradables reuniones y frecuentar los hospitals, servir A
los enfermos, agregarse A pobres y devotas congregaciones, reu-
nirse con artesanos y con toda suerte de personas vulgares solo por
la gloria de Dios. Enojada la falsa gloria del mundo por este com-
portamiento, echa mano de uno de los mas pr6ximos parientes del
A*





48 SERMON
Santo para reprenderlo fuertemente. Y ipara qu6 nacisteis de no-
ble prosapia, le dice, si con vuestro comportamiento deshonrais
vuestro rango? Las sombras de vuestros antepasados se avergien-
zan al veros tan degenerado de su grandeza; si una vituperable pie-
dad ocupa en vuestro corazon el lugar de la codiciada gloria, el
mundo ya no es para vos, y podeis sepultaros en un desierto, 6
bien refugiaros en el claustro. iDios mio! icuanto debi6 costar al
humilde Cayetano la respuesta! mas contest que 61 no reconocia
verdadera nobleza sino en la virtud, y que habia renunciado solem-
nemente A la gloria de este mundo. Y en tanto es asf, que de buen
grado se va A vivir 16jos de su fastuosa patria, siendo indtiles rue-
gos 6 instancias para que vuelva A ella. No hay que hablarle del es-
plendor de su cuna, de la grandeza de su familiar, ni del poder de
sus parientes: que no se le presented estos con fastuoso continent,
porque se desdefiara de reconocerlos y de recibirlos.
7. Mas un deber de caridad le llama otra vez A Vicenza. 10h!
Vicenza entonces bien enterada de su virtud, Vicenza entonces se
pone toda en movimiento para ir a verle. P6nese su palacio de gala,
prepAranse sus amigos y parientes para recibirlo de una manera dis-
tinguida; pero todo es en vano, porque el humilde Santo, que des-
precia la gloria, no establece su morada en su propia casa, ni en
la de ninguno de sus nobles parientes, sino en un hospital. En-
tonces sf que se vi6 despechada la gloria del mundo y murmur al-
tamente; pero tambien entonces el alma de Cayetano triunf6 del
mundo entero y de toda so altaneria y vanidad : Christianus orbe ma-
jor: nubes magna. Sin embargo, Cayetano no ha coronado su triun-
fo, pues todavia posee sus abundantes riquezas. Es verdad, herma-
nos mios, pero las conserve y posee solamente para hollarlas. Es
poco para 61 separar una gran parte de ellas con sus mercedes, en-
tre las cuales, 6 pafs de Malo, se cuentan las pingues rentas de ese
insigne archiprestazgo, del cual como pastor legitimo se encontraba
investido; poco era emplear una gran parte de sus bienes en gran-
des y diarias limosnas; pues el Santo intent deshacerse entera-
mente de ellos por amor de Jesucristo, y en edad juvenile renuncia
solemnemente al patrimonio de su familiar traspas6ndolo con acto
formal A sus parientes mas pr6ximos, joh maravilla! I aquellos mis-
mos que tanto lo habian despreciado... Pero Lque alma es esta, her-
manos mios? Es un alma mayor que todo el mundo, es una nube
de prodigiosa humildad : Christianus orbe major: nubes magna: Tan
grandes cosas Os pasman, hermanos mios, y quizas pensardis que





DE SAN CAYETANO. 49
obr6 as( el Santo por misantropfa, insensibilidad 6 altivez; pero sa-
bed que su alma, mayor que todo lo sensible, se hace ahora ma-
yor que sf misma, y que aplicado al desprecio de este mundo, se
aplica todavia al desprecio de sf mismo. En efecto, un j6ven de tan
acendrada piedad como el que hemos admirado, un j6ven que des-
preciatodaslas grandezashumanas, cuintoriesgo, hermanos mios,
cuinto riesgo no corre de sentir una complacencia de sf mismo y
de sus obras, y de envanecerse por su propio desprecio? Pero Ca-
yetano se guareci6 de esta insidiosa embestida cubri6ndose nueva-
mente con la nube de su humildad. Es propio; hermanos mios, de
aquellas almas que recorren las sendas mas elevadas del cielo pro-
ducir con su ascenso las nubes de la humildad : Ponis nubes ascen-
sum tuum, qui ambulas super pennas ventorum. Y asi se observa jus-
tamente en Cayetano. Es el alma mas pura, el cielo le colma de
distinguidos favors, goza de la asistencia y conversation de los An-
geles, esti admitido en la amable confianza de Jesus y Marfa, ve
que su propio corazon despliega como alas de fuego, y vuela direc-'
tamente al seno de Dios. El es, por consiguiente, el que por susan-
tidad ambulat super pennas ventorum; mas 61 se tiene por el peor de
los hombres: dicen sus cartas que esti Ileno de maldades, y se pas-
ma de que la tierra todavia lo sostenga y que el rayo del cielo no
le hiera: Ponis nubes ascensum tuumqui ambulas super pennas vento-
rum. Esti inscrito en la milicia del clero, y por su singular doctrine
y probidad es-promovido al sacerdocio, y en este acto la piedad lo
circunda, el fervor le inflama y el amor de Dios lo transport; asi 61
ambulat felizmente super pennas ventorum. Inocencio III le nombra
protonotario apost6lico y luego arcipreste y rector, goza de la es-
timacion del pontifice, y se granjea la veneracion de los pueblos,
quienes le miran como un modelo de santidad y le nombran presi-
dente de todas las congregaciones piadosas. Asf, pues, ambulat su-
per pennas ventorum; mas recibe el cargo de protonotario con tan
modesto continent, que apenas quiere llevar su traje; no quiere
presidencias que lo distingan, protest continuamente de que no es
nada bueno, que tampoco es capaz para ningun empleo, y esta ro-
gando 6 Dios que nadie se acuerde de 61; y para evitar todo honor
huye de un pais A otro, y va finalmente 6 Roma, ciertamente por
un divino y admirable impulse, va finalmente A Roma para escon-
derse y sepultarse en la grandeza de aquella augusta ciudad : Ponis
nubes ascensum tuum qui ambulas super pennas ventorum. Huye Ca-
yetano, y td lo pierdes, Vicenza, por razon de su grande humildad,





50 SERMON
para que tengas de confesar que renunci6 a un double parafso, A las
grandezas de su casa, y i la grandeza de sf mismo, y que dentro de
tus muros apareci6 especialmente como una nube de maravillosa
humildad : Ecce nubes magna. Pero mientras Cayetano piensa per-
manecer en Roma escondido A todos y como sepultado, h6 aqui que
se abre, hermanos mios, una nueva escena, y aquella nube que pro-
yectaba tan larga sombra de humildad se enciende con vivo fuego,
arde y fulgura hasta convertirse de un golpe en un encendido me-
t6oro devorador: Ignis involves.

Segunda part: En Roma Cayetano es un fuego abrasador por su vivo
celo.

8. Aquel Sefior que de los mas elevados asientos del cielo llama
muchas veces A los espiritus elevados y sublimes y los envia A la
tierra para que ejecuten sus ocultos designios, llama algunas ve-
'ces, para honra de su gracia, A los hombres mas humildes, mas es-
condidos y aun mas d6biles, y los convierte en ardientes ministros
de su honor, destinandolos A las mas nobles y maravillosas empre-
sas : Qui facis Angelos Iuos spirits, et ministros tuos ignem urentem.
Esta divina economia que se ve comprobada en Mois6s, Elfas, Eze-
quiel y toda la multitud de profetas, tuvo tambien lugar, herma-
nos mios, en nuestro Santo, A quien Dios llam6 para reformar las
costumbres de Roma y combatir la herejfa en toda Europa.
9. Pero layl lqu6 triste snrie de cosas me veo obligado a recor-
dar, hermanos mios! ,Por quA no he de poder dispensarme de re-
ferir fielmente cual era el estado de Roma en aquellos infelices tiem-
pos? El que hubiese querido representar en aquella sazon A la hija
de Sion, hubiera debido pintarla con la cabeza cubierta de celada,
con espada al lado, guarnecido el pecho de mallas y sentada sober-
biamente en un carro triunfal con la fortune al lado, trayendo de-
tras de si las naciones tributaries, los capitanes vencidos y los re-
yes encadenados. El espiritu belicoso se habia infiltrado hasta el
mismo santuario; y Roma, aquella Roma maestra de santidad, ha-
cia alarde de 6l, y solo aspiraba al triunfo y la palma de la Roma
pagana. IOh transgresion vituperable indigna del pacifico sacer-
docio Imaginad, hermanos mios, el desconeierto que de esto habia
de seguirse en Roma. El esplendor de la corte, la prepotencia de
las armas, la licencia de los ej6rcitos, el olvido de los deberes y la
corruption de las costumbres estaban allf en posesion tranquila.





DE SAN CAYETANO. 51
Proscritas estaban la virtud, la justicia, la modestia y la devocion.
Veia todo esto Cayetano, y su interior ardia en celo; y a tanto lleg6
este ardor, que la nube inflamada no tard6 much en mostrarse y
echar llamas de un ardiente fuego devorador : Ignis involves.
10. Arde Cayetano, y entra primero en el oratorio por 61 inti-
tulado del santo amor, y tal encendido fuego de caridad se declara
en 61, que por much tiempo no puede amortiguarse. Pasa luego
A los lazaretos y hospitals y se dedica A reparar las miseries, alen-
tar la debilidad para procurar por todos los medios la salud de aque-
llos infelices. Recorre los monasteries, y alli vierte las llamas de su
caridad; y pronto vuelve a florecer la discipline, revive el fervor,
y se afiaden nuevos y poderosos estimulos a la perfection. Dedf-
case A las iglesias, y logra producer un gran movimiento de devo-
cion. Introduce el decoro en la salm6dia, la exactitud en los ritos,
el ejercicio de fervorosos sermones; y las cuarenta horas y la per-
petua adoracion son invento de Cayetano. Recorre las calls y pla-
zas, y con grandes voices y ardientes suspiros predica en todas parties
la penitencia, y A todas horas y en todos los sitios sigue las huellas
de los miserables pecadores. En la ciudad, en los arrabales, en las
circeles, en los patfbulos; pero ,c6mo refrenar su celo que, segun
expression suya, hubiera querido convertir al mismo demonio? Ni
el ayuno, ni el cansancio, ni el dia, ni la noche, ni el calor, ni el
frio eran capaces de retraerle de acudir prontamente 6 toda suerte
de necesidades espirituales. Le creerfais, no uno, sino muchos Ca-
yetanos que con 61 operaban. Diriais que es una llama el6ctrica que
en un instant pasa de uno & otro confin lejano, y entire tanto aqui
retumba, allA fulmina, mas alli funde, en una parte quiebra, en
otra aterra, en otra desgaja, y en un solo punto arde, abraba, y
deja aturdido y pasmado al espectador. Tal era justamente, her-
manos mios, la llama de Cayetano, llama que corre por todas par-
tes, que todo lo obra y siempre se va dilatando, hasta que; por fin,
todo lo absorbe y envuelve en su inflamado v6rtice : Ignis involves.
Todo lo envuelve, y ahf estan los varones mas eminentes de aquel
tiempo, los Caraffa, Marinoni, Consiglieri, Scotti, los da Colle, y
muchos otros que se han hecho sus cooperadores y sectarios: todo
lo envuelve, y ahi estfn los magnates del Clero, la Curia romana, y
el supremo Jerarca que secundan sus ardientes votos y dictan nue-
vas y tiles providencias para el bien de la Iglesia: f6rmanse bajo
su direction huevas congregaciones, nuevos y tiles establecimien-
tos de cristiana piedad; corren A sus brazos los pecadores y se aban-





52 SERMOn
donan i su direction; h6 aquf hombres y mujeres, grandes y pe-
quefios reducidos i una vida ejemplar: las iglesias rebosando de
gente, los confesonarios lenos de penitentes, los altares rodeados
de fieles; he aqufabatida la relajacion, expulsado el vicio, y Roma,
no ya aquella Roma, dando muestrasde piedad, de arrepentimiento
y compuncion. Pero 6 quien envuelve mas completamente Cayetano
con su llama es al Clero, al cual reduce, aun en medio del siglo, a
una regular y exactisima discipline. Porque sabia que el infiel Lu-
tero hacia servir los desvfos del sacerdocio para apoyar su doctrine
impfa; y por esto ante todo envuelve 6 inflama Cayetano al drden
eclesi6stico para que alcance una ejemplar y religiosa reform.
11. Pero al mentar 6 ese heresiarca lcdmo sepresenta A mis ojos,
hermanos mios, la Europa cristiana Se me present la fe de Eu-
ropa, desgreiiado el cabello, el manto roto, traspasado el seno con
mil dardos, sangriento y diforme. IDios miol ,quidn ha destrozado
aquella sagrada vestidura? ,quien le ha robado el decoro A su ve-
nerable cara? qui6n la ha ensangrentado con tan crueles heridas?
Lutero, el malvado heresiarca la ha reducido A tan triste estado.
Lutero, y tras 41 el duque de Sajonia con las armas en la mano, la
escarnece y persigue ferozmente por todas parties. Ya la Bohemia,
la Sajonia,-la Transilvania y una gran part de Alemania siguen la
perfidiosa bandera; ya est6n contaminadas Flandes 6 Inglaterra,
amenazadas Italia y Francia, ya... Pero bendito sea el Seilor que
encendi6 en el pecho de Cayetano aquella llama fulgurante que del
seno de la nube guiadora de los israelitas fulmind un rayo contra el
perseguidor egipcio, y aniquil6 en un punto su ej6rcito y su poder!
Asi Cayetano despediri llamas y saetas contra esa hidra soberbia,
hasta verla i sus pies, a lo menos en Italia, abatida y muerta.
12. Ya lo tenia previsto el espiritu maligno, y por su medio dijo
Lutero que en Roma se le esperaba una dudosa y formidable ba-
talla: Magnum nobis Rome paratur bellum; y lo dijo principalmente
refiri6ndose A Cayetano. En efecto, Cayetano pronto alista solda-
dos para oponerse al torrente de la diab6lica milicia, y del mismo
clero secular forma un bien disciplinado escuadron para combatir
con 6rden aquella pestilente doctrine. Y ,qu6 cosa, hermanosmios,
puede haber mas opuesta A los dogmas y m6ximas de aquel impfo
heresiarca que este sagrado institute? Lutero destruye el culto,
menosprecia los ritos sagrados, y Cayetano recomienda a sus dis-
cfpulos la mas celosa observancia de las ceremonies sagradas y el
mas esplendido decoro en las funciones religiosas. Lutero se pre-





DE SAN CAYETANO. 53
vale de la relajacion de la discipline del Clero para desacreditar la
verdad de la doctrine, y Cayetano para manteneresta verdad obliga
4 sus discipulos 6 una estricta discipline, y quiere que sean ejem-
plares en toda suerte de virtudes. Lutero, en fin, blasfema de la
Providencia, y Cayetano se abandon completamente A esa Provi-
dencia amorosa, 6 institute una 6rden que hace revivir los prodi-
gios de los israelitas en el desierto. En suma, el institute de Caye-
tano estA ordenado para combatir los falsos dogmas del impudente
heresiarca, y atacar y destruir la impiedad. Bien es verdad que
rabiosa la herejia procur6 tomar venganza mandando el brazo ar-
mado del duque de Borbon para llevar A Roma la mayor desola-
cion; pero todo su esfuerzo y toda su furia fueron vanos contra el
h6roe de la Providencia. La infeliz Roma vi6 dentro de sus muros
el hierro atroz de sus enemigos, vi6 y sufri6 un saqueo tan horro-
roso, del cual los mismos vindalos no habian dejado ejemplo, pero
no vi6 temblar ni desmayar el Animo incontrastable de Cayetano.
tQub mas podia hacer, qu6 mas podia inventar contra 61 la cruel-
dad mas inaudita? Pero 4no habeis visto, hermanos mios, una nube
movida por contrarios vientos y obligada 4 chocar con otra, que de
un golpe se irrita, se electriza y enciende, y entonces truena y re-
lampaguea con mas fuerza, y con sus horrorosos rayos pone en es-
panto ]a tierra? Esto hizo cabalmente Cayetano. Persigue entonces
con mayor ardor 4 los enemigos de la fe, y donde los descubre, de
alli los echa, los confunde y convierte. Ya se cumplen en 61 per-
fectamente aquellas palabras de Daniel: Pugnavit... etpercutietur...
et revertetur, et concitabitur... et faciet juxtaplacitum suum. Se encru-
delece contra Cayetano la rabia de los herejes, y 61 no teme levan-
tar la voz contra ellos, los reprende, amenaza, atemoriza y hasta
llega A ganar A algunos A la verdadera fe : Pugnabit, etpercutietur,
et revertetur, et concitabitur, et facietjuxta placitum suum. Puesto en
las mas duras pruebas y en los mas crueles suplicios, se alegra y
canta en medio del tormento, y piensa entonces en el estableci-
miento de su nueva Orden y obtiene de ella la solemne confirma-
cion : Pugnabit, et percutietur, et revertetur, et concitabitur, et faciet
jutxta placitum suum. Si se renuevan contra 61 los ataques, 61 no
abandon nunca el campo de batalla, describe por todas parties para
descubrir los herejes, imprime libros y pdblicas refutaciones, y en-
via 6 sus discipulos por todas parties A guerrear contra los secuaces
de la impiedad: Pugnabit, etpercutietur, et revertetur, et concitabitur,
et facietjuxta placitum suum. Pero 4qu6 digo envia 4 sus discfpulos?





54 SERMON
el mismo va 4 Napoles para desbaratar la naciente herejia, y 4 aque-
Ila metr6poli debeis seguirlo, hermanos mios, y le vereis pelear con
armas todavfa mas espl6ndidas y poderosas, que son las que pro-
vienen de la clarisima luz de sus prodigies que por todas parties le
circunda: Splendor in circuit ejus.

Tercera parte: En Ndpoles sus prodigiosas obras le dan d Cayetano un
grandisimo resplandor.

13. Asi como la Sabidurfa creadora cuando puso sus manos en
la fibrica del muhdo consider ante todo necesaria la luz, para que
diese A todos testimonio de su infinita maestrfa, 6 hiciese resaltar con
viveza las cosas criadas; asi como por esta luz se distingui6 la cla-
ridad del dia, por ella brillaron los astros, se cubri6 de ceriileo
manto el cielo, apareci6 llena de verdura y de flores la tierra, y por
la luz, en fin, cobr6 vida y vigor el universe; asf la Sabiduria re-
paradora, cuando se digna proveer i la restauracion spiritual de
este mundo, sfrvese frecuentemente de la luz de sus prodigies, los
cuales dan testimonio de su eficacia y do su virtud, y manifiestan
abiertamente su divina operation. De esta luz se vieron rodeados los
Ap6stoles, que triunfaron y alumbraron al mundo, y de ella se vi6
cercado Cayetano al acercarse A NApoles. No dir6mos que Cayetano
no hubiese obrado muchos y grandes prodigies en otros lugares, sino
que Napoles segun la conveniencia de las cosas y la dispensacion di-
vina vino A ser el teatro de sus maravillas; que tanto venia 4 indi-
car aquella angelica faz que le acompafi6 hasta NApoles, trocin-
dose en el mas luminoso de los portentos que ilustraron en dicha
ciudad su apostolado: Splendor in circuit ejus.
14. Apenas llega 6 Napoles Cayetano, como Pedro en los um-
brales del temple, con la suavidad de un 6sculo cura una pierna
cancerada que los facultativos habian de amputar al dia siguiente.
Fue este prodigio como el resplandor de un rel4mpago, que en un
instahte atrajo las miradas de toda la ciudad conmovida que andaba
at6nita buscando al prodigioso extranjero: Commota est universe ci-
vitas, dicens: quis est hie? Mas, pronto se apercibi6 la noble ciudad de
que tenia un taumaturgo en su recinto. Leed, hermanos mios, las
histories de aquellos tiempos, y todas os dirin que no.hubo prodi-
gio que Cayetano no obrase en Nipoles. Levantase de un golpe so-
bre si mismo, y, semejante i aquel Angel del Apocalipsis, tiene A
sus pi6s la tierra, el mar, la naturaleza, los elements y el abismo.





DE SAN CAYETANO. 55
Y digo que los tiene A sus pies, hermanos mios, porque dispone ab-
solutamente de ellos en todas ocasiones, segun su voluntad. ,Veis
c6mo el cielo se oscurece y amenaza con tempestuosas nubes? Bas-
ta la presencia de Cayetano para que las nubes se desvanezcan.
,Sentis c6mo muge el mar y se mueve con furia? BastarA invocar
a Cayetano para que al instant se calme. tVeis c6mo arde el fuego,
se dilata y enfurece? Basta recorder A Cayetano, y su furor en un
moment se extingue. Las enfermedades, la muerte y el infierno
tiemblan, por decirlo asi, al solo nombre de Cayetano. No hay casa
en Napoles que de estas results no cuente un prodigio y no re-
cuerde un beneficio. Por Cayetano, dice uno, resplandece todavfa
a mis ojos la luz del dia; por Cayetano he salido ileso de la espada
enemiga; por Cayetano salf salvo de debajo las ruinas. Esta vida,
dice otro, reconozco deberla 6 Cayetano; mi salud Cayetano mi li-
bertador me la di6, 61 mismo se present A mi vista; Cayetano pro-
nostic6 todos mis sucesos, Cayetano... Pero IDios inmortall ,qu6
progress podia hacer la herejfa teniendo frente a frente al mila-
groso Cayetano? y ,qu6 impression no debia producer el prodigioso
Cayetano en aquella fervorosa y viva ciudad? Illuxerunt, me parece
poder aqui decir, illuxerunt fulgura ejus... vidit, et commota est terra.
Si en medio'del horror de la noche apareciese en el helado septen-
trion una rosada y brillante aurora que ofuscase todas las estrellas,
si un viajero aereo cruzase intr6pido los cerileos campos del cielo,
no se moveria todo el pueblo a contemplar tan sorprendente espec-
taculo, como todo NApoles tiene los ojos fijos sobre Cayetano, como
todo NApoles rodea A Cayetano. Todos quisieran estar junto A 1l,
todos piden su poderosa intercesion, todos esperan ver como obra
un nuevo portento: llluxerunt... illuxerunt fulgura ejus... vidit, et
commota est terra.
15. Pero en medio de tal conmocion, lqu6 extraila perturba-
cion despierta en Napoles la envidia del demonio! Ya no es, her-
manos mios, Napoles lo que era antes, sino que se halla toda ella
en brazos de la revolution. Por todas parties se oye el rumor de las
arms y de gente armada. Los ciudadanos corren furibundos unos
contra otros, las autoridades son menospreciadas, los deberes con-
conculcados. Acude al punto Cayetano, y iqu6 es lo que no hace,
qu6 es lo que no dice para aquietar el tumulto? IAhl Isi hubisseis
visto al Santo anciano en esta occasion I Vuela con el Crucifijo en la
mano en medio de las espadas desenvainadas, linzase donde la pe-
lea es mas ardiente y feroz... Por compassion, exclama, por com-





56 SERMON
passion, cese el estrago, basta ya de sangre, basta de ofensas i ese
buen Sefior...! Ruega, conjura, reprende, amenaza, mas todo es
en vano. Corre la sangre A torrentes por las calls de Napoles, la
cual imita entonces la implacable furia de so volcan. Intenta Ca-
yetano echar mano de sus acostumbrados prodigies, mas en esta
sola occasion le faltan, porque Dios quiere mostrar que Cayetano
mismo es on prodigio mayor que todos los dem6s. Acude al Sefior
con la mas fervorosa oracion: Sacrifiquese, Sefior, mi vida, excla-
ma, para que tenga fin esta mortifera desolacion. Vos dfsteis la
vuestra tan preciosa por la salud del mundo, Ise me negar6 que
sacrifique yo la mia por la salud de este pueblo? IDios de amor!
no tardeis mas; aquf esti mi pecho, vibrad contra mi el golpe de
gracia. Si no es digna de vuestra grandeza esta vfctima, lo es de
vuestra piedad. Seren6se con tan noble ofrecimiento la indignada
cara del Seinor, y fue aceptado y cumplido el sacrificio. Muere, pues,
Cayetano, por la salud de aquella enfurecida ciudad, y al triste anun-
cio de su muerte y I la vista de su sagrado cadaver Napoles queda
maravillosamente tranquila. IProdigio que llen6 A todos de asom-
bro I Por qu6 no ha habido un Cayetano en nuestros dias, y no
habrias visto, 6 real Napoles, multiplicarse los horrores y repe-
tirse el estrago dentro de tis sangrientos muros? Una sola victim
acepta al cielo hubiera bastado 6 hacer caer de la mano de la di-
vina justicia las saetas que empuiiaba. Pero en vano se aguardan
Cayetanos conciliadores cuando la iniquidad ha llegado a so colmo.
16. Mientras tanto, Napoles, hermanos mios, estaba orgullosa
con los exAnimes despojos de Cayetano, y les preparaba inmortales
honors. Cuando h6 aquf que me parece levantarse noble contienda
entire los Angelesprotectores de las ciudades mencionadas. El An-
gel de Vicenza, el Angel de Roma y el Angel de Napoles contien-
den A porffa sobre su derecho A aquellos gloriosos restos. El uno
hace valer el tftulo del nacimiento, el otro va mostrando el campo
de sus mayores conquistas, el tercero la majestad de los prodigies
y la feliz suerte de Ia posesion. Ninguno quiere ceder de sus razo-
nes, hierve el gran litigio del cual depend el honor y cAsi el des-
tino de las ciudade3 protegidas.
17. Estaba el Sefior contemplando desde lo alto de los cielos
la angelica contienda, cuando, hecha una serial 6 intimando silen-
cio, pronuncia esta admirable sentencia de todos profundamente'
acatada: Esc6ndanse y quitense por vuestra mano de los ojos de to-
dos y de la misma Ndpoles, como ya lo deseaba Cayetano, sus des-





DE SAN CAYETANO. 57
pojos mortales; y permanezca entero en cada una de las tres ciu-
dades su incontrastable espfritu, aquel espfritu de humildad que se
levant6 cual nube grandisima contra toda la soberbia delsiglo; aquel
espfritu de ardentisimo celo que cual fuego devorador consumi6 los
vicios y azot6 la herejia; aquel espfritu de magnAnima confianza que
difundi6 el esplendor de mil portentos: Nubes magna, ignis involves,
splendor in circuit ejus. Ad6rnense con este espfritu y vayan con 61
ufanos sus ilustres y bien nacidos hijos que caminan fielmente 6 la
huella de su padre; emb6banse en 61 sus devotos que se interesan
por su gloria, florezca este espiritu en Malo, Vicenza, Roma, NA-
poles y en todo el mundo cat6lico, y se verA por doquiera abatida
]a soberbia, corregida la disolucion, exaltada ]a Religion, y el nom-
bre de Cayetano correrA tan glorioso por cada uno de sus devo-
tos, cuanto esta vuestra ilustre ciudad estarA merecidamente ufana
por el nombre glorioso de Cayetano. Asi habl6 el Seflor, hermanos
mios, y asi sea.



ASUNTOS

PARA LA FIESTA DE SAN CAYETANO.

I. Dilectus meus mihi, et egoilli. (Cant. n, 6). Nacido Cayetano
tres ailos antes de la apostasia de Lutero, fue una viva defense, y
defense de obra, en favor de la Providencia. Aquel malvado negaba
A Dios el gobierno spiritual y temporal de los hombres, 6 sea, el
cuidado de proveer A sus necesidades asi del cuerpo como del alma;
y en la vida de Cayetano se vieron comprobadas ambas maneras de
gobierno con hechos no interrumpidos. Prob6se la primera, por-
que Cayetano fi6 A la Providencia todo lo relative al mantenimiento
del cuerpo, y lo obtuvo. La segunda, porque la Providencia des-
cans6 plenamente en Cayetano en lo que toca.a la salvation de las
almas, y se consigui6. Por lo cual mostrAndose sosteni6ndole por
un lado y apoyada en 61 por otro, como del esposo escogido repite
el sagrado epitalamio: Dilectus meus mihi, et ego illi.
II. Ego autem mendicus sum et pauper: Dominus sollicitus est mei.
(Psalm. xxxix, 8). Asi como el supremo Proveedor de todas las
cosas envi6 en otro tiempo campeones para humillar el orgullo de
los herejes,,asi eligi6 A Cayetano para confundir la'valentia de Lu-





58 ASUNTOS PARA LA FIESTA
tero y para exaltar uno de sus primeros atributos. Fue Cayetano el
mas esforzado del mundo para la defense y exaltacion de la divina
Providencia: Ego autem mendicus sum etpauper; y Dios se mostr6
much mas solfcito de la gloria de Cayetano: Dominus sollicitus
est mei.
III. Querite ergo primum regnum Dei, etjustitiam ejus. (Matth.
c. vi). San Cayetano, segun este mandate evangelico, se di6 A al-
canzar una tal justicia, no solo para sI, sino tambien para los de-
mds, y por esto fue llamado cazador dealmas. Fue, en efecto: 1. in-
fatigable cazador de almas prevaricadas; y 2.0 cazador benem6rito
de almas apost6licas.

Sentencias de la sagrada Escritura.

Qui confidit in Domino, sicut mons Sion non commovebitur.
(Psalm. LIv).
Jacta super Dominum curam tuam, et ipse te enutriet. (Ibid.).
Justus autem quasi leo confidens, absque terrore erit. (Prov.
c. xxvIII).
Spiritus vite erat in rotis, ubi erat impetus spirits, illuc gradie-
bantur. (Ezech. I, 21).
Portentum dedi te hodie domui Israel. (Ibid. xii, 6).
Dominus pars haereditatis mew. (Psalm. xv).
Quoniam tu es Domine spes mea. (Psalm. L, ).
Pars mea Dominus, dixit anima ejus. (Thren. 1i, 24).
Quasi stella matutina in medio nebula, et quasi flos rosarum in
diebus vernis. (Eccli. L, 8).
Venit ad eos portans ramum oliva virentibus foliis in ore suo.
(Genes. viII, 11).
Vade in Niniven civitatem magnam, et predica in ea verbum
Domini. (Jonw, 1, 2).
Quis infirmatur, et ego non infirmor? quis scandalizatur, et ego
non uror? (II Cor. xi).
Sicut oliva fructifera in domo Dei. (Isai. LI, 10).
Olivam uberem, pulchram, fructiferam, speciosam vocavit Do-
minus nomen tuum. (Jerem. xi).
Stella magna, ardens tamquam facula. (Apoc. vmi, 10).
Si consistent adversum me castra, non timebit cor meum; si exur-
gat adversum me prielium, in hoc ego sperabo. (Psalm. xxvi).
Fides est sperandarum substantial rerum. (Hebr. xi).





DE SAN CAYETANO. 59
Singulariter in spe constituisti me. (Psalm. LIv).
Contra spem in spem credidit. (Rom. iv, 28).
Non inveni tantam fidem in Israel. (Matth. vii).
Quaerite ergo primum regnum Dei, etjustitiam ejus. (Matth. vl).
Lex Dei ejus in corde ipsius. (Psalm. xxxm).
Veritatem tuam non abscondi in corde meo, et salutare tuum
dixi. (Psalm. cxvin).
Fecit mirabilia in vita tua. (Eccli. xxxI).
Nolite possidere aurum, nec argentum, neque pecuniam in zo-
nis vestris. (Matth. x).
Qui non renuntiat omnibus, quwa possidet, non potest meus esse
discipulus. (Luc. xiv).
Ecce ego in paupertate mea prmeparavi impensas domus Domini.
(I Par. xxi).
Pauperem quidem vitam gerimus, sed multa bona habebimus, si
timuerimus Deum, et recesserimus ab omni peccato, et fecerimus
bene. (Job, Iv).
Parasti in dulcedine tua pauperi Deus. (Psalm. LxvIn).
Animas pauperum salvas faciet. (Psalm. LXXI).
Altissima paupertas eorum abundavit in divitias simplicitatis eo-
rum. (II Cor. vmi).
Zelus domus tua comedit me. (Psalm. LxvmI).
Nonne qui oderunt te Domine, oderam, et super inimicos tuos
tabescebam? (Psalm. cxvII).
Accendetur velut ignis zelus tuus. (Psalm. LxxvmI).
Zelo zelatus sum pro Domino exercituum, quia dereliquerunt
pactum tuum filii Israel. (Ill Reg. xvii).
Omnis qui habet zelum legis, exeat post me. (I Mach. ni).
Vidi prevaricantes, et tabescebam. (Psalm. cxvin).
Elias dum zelat zelum legis, receptus est in ccelum. (Malach. I).
Opertus est quasi pallio zeli. (Isai. LIx).
Beatus vir, qui inventus est sine macula, et qui post aurum non
abiit, nec speravit in pecunia et thesauris, etc. (Sap. xxxi).
Qui vult venire post me, abneget semetipsum, et tollat crucem
suam, et sequatur me. (Luc. Ix).
Propter te mortificamur tota die, aestimati sumus sicut oves oc-
cisionis. (Psalm. XLIII).
Si quis videtur inter vos esse sapiens in hoc mundo, stultus fiat,
ut sit sapiens. (I Cor. im).
Super senes intellexi, quia mandate tua quasivi. (Psalm. cxvmI).





60 ASUNTOS PARA LA FIESTA
Hi sunt viri misericordiae, quorum pietates non defuerunt. (Ec-
cli. XLIV).

Figuras de la sagrada Escritura.

La 6rden instituida por Cayetano se parece 6 la tribu de Levi,
6 la cual en el reparto de la Palestina no le cupo ninguna portion
de tierra, reservAndose 6nicamente la posesion del cielo: Non ha-
buit Levi partem, neque possessionem, quia ipse Dominus possession ejus
est; y se distingue de los levitas en que si estos no poseian, podian
procurarse lo necesario con ]a espada, al paso que los hijos de Ca-
yetano ni deben poseer ni pedir.
Grande fue la esperanza de Abrahan, el cual contra spem in.spem
credidit (Rom. iv); pero mayor fue la de Cayetano, que sin apoyarse,
como aquel, en ninguna revelation ni promesa, se entreg6 ente-
ramente 6 la divina Providencia.
A Elfas le Ilevaba en el desierto la comida un cuervo, pero la
comparacion es incomplete, puesto que Ellas habia recibido segu-
ridades del Sefior, y Cayetano no tuvo revelacion alguna; a aquel
le Ilevaron el pan las aves, A este se lo dieron los mismos Angeles.
Si Daniel y los israelitas vieron volar el manjar por los aires, pa-
rece que 6 estos la Providencia solo quiso proporcionarles el sus-
tento; pero Cayetano y sus hijos no solo fueron provistos de vitua-
llas, sino de cuanto necesitaban.
Cayetano puesto entire las grandezas de-la corte romana se puede
comparar con aquellos j6venes hebreos que entire las humillaciones
del palacio y el lujo de los grandes conservaron su corazon fiel 6
Dios, y con las mortificaciones de su vida vencieron la soberbia de
su poco amado engrandecimiento: Daniel et trespueri sic erant inter
principles civitatis, ut habitu Nabuchodonosor, Deo mente servirent; 6
bien con Mardoqueo y Ester, que en medio de la pirpura y del
fausto vivieron humildemente: Mardochwus et Esther inter purpu-
ram et gemmas superbiam humilitate vicerunt. (Hier.).
Cual se vi6 A Mois6s quebrantadas en la falda del Sinai las ta-
blas de la ley, puesto que vi6 6 su pueblo convertido en id6latra,
recogido en si mismo gemir profundamente y pedir al Sefior que
perdonase al pueblo ingrato 6 lo cancelase del libro de la vida; tal
estuvo Cayetano en medio del pueblo amotinado en Napoles, ofre-
cerse como vfctima para la salvation de aquel.
Los cuidados de Elias, el celo de Esdras, lainsistencia de Mata-





DE SAN CAYBTANO. 61
tias (I Mach. i et n; I Esdr. ix) pueden admirarse en Cayetano,
empeiiado por la fe de.Jesucristo.
Reduce Mois6s A una extrema desolacion A todo Egipto para sa-
car del cautiverio A Israel (Exod. ix), y se alegra al considerar si
poder. Tiende David en el suelo al orgulloso Goliat, y manifiesta
sefiales de complacencia a Abner y A Saul (I Reg. xvII). Libra Ju-
dit a la asediada Betulia, cortando la cabeza al ebrio Holofernes, y
hace por ello grandisima fiesta (Judith, xvi). No asf Cayetano que,
en lugar de consolarse y complacerse con sus gloriosas acciones, se
humilla profundamente en la voluntad y en el entendimiento. Asi
como la solemne paz de que goz6 Jerusalen, la atribuye la Escri-
tura i la virtud delesforzado Onfas (ll Mach.), asi se debe atribuir
a Cayetano la que goz6 la Iglesia despues de la fatal rebellion de Lu-
tero, el cual le habia trafdo la misma desolacion que la que Jere-
mfas describe de Jerusalen.
El principal caricter de Elias fue el celo por la casa del Sefior;
ejercit6lo principalmente contra los falsos profetas que habian sus-
tuido la idolatria al'culto divino. De la misma suerte ardi6 en celo
Cayetano, principalmente viendo la prevaricacion de los ministros
del Seiior; y asi como Elias acompafiado de Eliseo no perdon6 me-
dio para restaurar la verdadera Religion, asi Cayetano con el obispo
Caraffa se emple6 en afirmar la vacilante discipline eclesiAstica.
Admfrase en san Cayetano un digno sucesor de David, asi en
celo como en amor. Este Rey profeta, no solo tomaba como pro-
pias las injuries que se hacian a Dios, sino que hasta se resentia de
ello su salud; el Santo por el ardor de su celo y caridad puede lla-
marse martir incruento.
No puede encontrarse ejemplo ni figure mas a prop6sito para ex-
presar el ministerio glorioso de Cayetano, que la de aquel Judas
Macabeo de quien estA escrito: Elegit Judas sacerdotes sine macula,
voluntatem habentes in lege Dei; et mundaverunt sancta, et tulerunt la-
pides contaminationis in locum immundum, et cogitavil de altari holo-
caustorum, quid de eo faceret. (I Mach. Iv).

Sentencias de los santos Padres.

Respexit eum Dominus ex alto, ne videlicet fallaces umbras sae-
culi sequeretur. (Thon. a Vill. cone. de D. Adel. M.).
Vincebat ergo material formidinis vis amoris, nee aestimabat-
5 r. vin.





62 ASUNTOS PARA LA FIESTA
terrori cedendum, dum horum saluti consulebat, quod susceperat
diligendos. (S. Leo, serm. I in nat. Ap. Petr. et Paul.).
Cum avaritia, cum impudicitia, cum ambition ineunda erat con-
gressio, cum carnalibus vitiis, cum illecebris secularibus assidua et
molesta luctatio. (S. Cypr. lib. de mortal.).
Ut lux veritatis efficacius se ab ipso capite per totum mundi cor-
pus effunderet. (S. Leo, loc. cit.).
Ab illo die imbres charismatum, et flumina benedictionum riga-
verunt aridam universam. (Id. ibid.).
0 virum acerrimum, et contra omnia nature desideria pugnan-
tem, qui cum sibi interdixerit habere, interdixit et poscere! (Senec.
de vit. beat. c. 17).
Venator animarum. (Bull. canoniz.).
Quos estus, quea frigora, quas pericula ab equis, A fossis, A flu-
minibus, A pracipitiis, A feris perferunt venatores I (S. Aug. de serm.
Dom. LXX, a. 9).
Quantas vilissimi et sordidissimi cibi, et potus angustias perfe-
runt venatores! (Id. ibid.).
Etiam ipsos venatores venatus est ad salutem. (Id. serm. LI de
cone. evang.).
Spes attingit Deum, innitens ejus auxiliis ad consequendum do-
num speratum. (S. Thorn. 2, 2, q. 17)..
Spes sine fide esse non potest. (S. Aug. in sent.).
Justorum possession sunt virtutes, et bona opera. (Hug. in Ge-
nes. XLVII).
Opportuno tempore distribuens prudenter cibaria famulis. (S. Cy-
ril. in Luc.).
Totum ejus patrimonium liber precum, nihil habere, et crux.
(S. Basil.).
Comedebat eum zelus domus Dei, quam tamen zelabat Christo,
non sibi. (S. Aug. in Psalm. cxxxix).
Bonus zelus est fervor animi, quo means object human timore
pro defensione veritatis accenditur. (S. Bonav. lib. IV in Pascha).
In quantum vos profecisse putatis, etiam vobiscum alios trahite:
in via Domini socios habere desiderate. (S. Greg. hom. VI in Matth.).
Si ad Deum tenditis, curate ne ad eum soli veniatis; hine in Apo-
calypsi legitur: Qui audit, dicat, veni; ut qui jam in corde vocem
supremi amoris acceperit, foras etiam vocem exhortationis reddat.
(Id. ibid.).





DE SAN CAYETANO. 63
Tanto quisque perfectior est, quanto perfectius sentit dolores
alienos. (Id. lib. XIX Moral.).
Otium sanctum querit charitas veritatis: negotium justum sus-
Scipit veritas charitatis. (S. Aug. lib. de Civ. Dei).
Scimus,.quia in oculisDei plus meriti est saepe mortificari, quam
mori. (Rich. a S. Vict. in Psalm. cxvii).
Non tibi displiceat nostra paupertas, nihil ea ditius potest inve-
niri. Vis scire, quam locuples sit? Ccelum emit; quibus thesauris
conferri possit, quod pauperibus videbimus indultum. (S. Aug. de
verb. apost. serm. XXVIII).
Affatim dives est, qui cum Christo pauper. (S. Hier. ep. ad He-
liod.).
Solum ilium Deus divitem novit, qui sit dives aeternitati, qui non
opus, sed virtutum fructus recondit. (S. Ambr. lib. II, ep. IV).
Commodissimum virtutis organum paupertas. (S. Greg. Na-
zianz.).
Qui diligitis Christum, rapite omnes ad amorem Christi: nolite
cessare lucrari animals Christi. (S. Aug.).
Paupertatem Dei filius concupiscens descendit i colo, ut eam sibi
eligat, et vobis sua quoque zestimatione faciat pretiosam. (S. Bern.
in vig. Nat.).
Beatus, qui post illa non abiit, que possess onerant, amata in-
quinant, amissa cruciant. An non potius cum honore ea spernes,
quae cum dolore perdis? (Id. ep. X).
Anima singulariter in spe constitute videbitur in pace in idipsum
dormire et requiescere. Si dormiatis, inquit, inter medios cleros,
penoe columba deargentata, inter timorem et securitatem. (S. Bern.
serm. LI in Cant.).
Videte Martyrem sola charitate morientem. (S. Petr. Dam.).
Ascendit, ut nos desuper protegeret. (S. Aug. serm. III de As-
cens.).






SERMON


ESQUELETO DEL SERMON

DE SAN ANDRES AVELINO.

Ego igitur sic curro, non quasi in incer-
tum: sic pugno, non quasi aerem verberans.
(I Cor. ix, 26).
Pues yo asi corro, nocomo a cosa incierta:
asi lidio, no como quien da golpes al aire.

1. Privaciones a que se sujetaban los atletas en la Grecia para
alcanzar en los juegos olimpicos una corona...
2. Sirvi6ndose de dicha costumbre como t6rmino de compara-
cion el Ap6stol reprende A los corintios... Ni aun el ejemplo de los
gloriosos atletas de la fe es bastante para...
3. Ved A nuestro Santo... ,Podr6n presentarse muchas copias
de este modelo?... La cobardia dice que... Idea de este discurso...

Reflexion inica: La vida de nuestro Santo condena nuestra perezosavi-
da, y pone en evidencia la frivolidad de nuestras excusas.

4. ,Podemos usar de la palabra conversion hablando de Andr6s?
Sf; aquel prodigioso infante...; aquel ang6lico j6ven...; aquel In-
clito sacerdote..., se convirti6.
5. Defendiendo A un inocente en el foro, se le escap6 inadver-
tidamente una mentira... Si hubiese mentido en nuestros dias, na-
die... Andr6s llor6 su mentira... A esto llam6 61 su conversion.
6. No es esto decir que Andr6s antes de su conversion no...,
sino que desde entonces despleg6 con rica pompa sus virtudes...
7. Los ministros del Seiior le confian la direction de muchas
virgenes descarriadas... Peligros A que por esto se expuso... Es
herido A mano armada... Dios le salva prodigiosamente la vida, y
le dice...
8. 'Andr6s entra en el institute Teatino... Sus distinguidas vir-
tudes... Haced que... Parangonad 6 meditad los... A mi me basta
asegurar que si la Religion...
9. Imprevistas pruebas A que le expone el cielo... En vano llue-
yen sobre 61 los dardos de sus enemigos...





DE SAN AWDB&S AVELINO. 65
10. Roma seri para Andrbs la fortaleza en que... Allfse inspire
en las catacumbas, en las iglesias, en... Sfmil... Palabras con que
61 mismo se insulta...
11. Su excesiva humildad le engaia... Recibe del cielo la espa-
da del espiritu y la coraza de la justicia... Arduo voto A que se
obliga... No faltard, por-cierto, en cumplirlo...
12. Asiduidad con que en todas ocasiones obr6 prefiriendo lo
mas perfect en cumplimiento de su voto...
13. Sus relaciones con san CArlos Borromeo... Con 61 combat
en Milan y en Plasencia... Miradle en su retire c6mo se declara
contra el mundo..., c6mo reprueba la execrable costumbre de...,
c6mo describe contra los...
14. Su abierta lucha con el infierno... Derrotado este en ella,
logra enredar con escrdpulos a Andr6s; pero este, cual nuevo Jo-
nat6s, triunfa de aquel in fide etoratione...
15. Al empezar la santa misa Andr6s es repentinamente atacado
de... Se agrava por moments el moribundo... Andres es aquel
viajero que... Su dltimo combat con las huestes infernales...
Ap6strofe 4 estas...
16. Muere Andr6s... La serenidad de su rostro revela su victo-
ria... Vuela 4 la mansion divina su alma venturosa...
17. Tal es el atleta evangelico que... El mismo san Pablo hubie-
ra aplaudido y admirado 4 nuestro Santo... Para su gloria y nues-
tra condena suscit6 Dios en Andres un... Nosotros deseamos su
protection y no procuramos imitarlo... Dirijamonos al cielo siguien-
do sus huellas...; venzamos A..., y tranquilos en nuestro ultimo
trance...





fi SERMON




SERMON


DE SAN ANDRES AVELINO.

Ego igitur sic curro, non quasi in incer-
tum: sic pugno, non quasi aerem verberans.
(I Cor. ix, 26).
Plies yo asi corro, no como a cosa incierta:
asi lidio, no como quien da golpes al aire.

A las m6rgenes del famoso Alfeo se precipitaba en otro tiem-
po presurosa la Grecia, y el aplauso de una nacion entera, alta-
mente entusiasmada con el espect6culo de las luchas y de las
carreras, estimulaba 6 los combatientes para que redoblasen sus
proezas, hacienda de este modo mas preciosa la victoria y mas le-
gitima la corona. En esta corona estaban fijas la mente y'la vista
del anhelante atleta, y por ella se acostumbr6 desde niflo al dolor
y 6 los rudos ejercicios, desafiando los rigores del frio y del calor,
y procurando sobresalir en robustez y pericia para hacerse digno
de cefiirla. Al efecto reprimia el atleta su genio, huia de los pasa-
*tiempos, y renunciaba 6 todo cuanto pudiese debilitarlo 6 enervar-
lo. Pero Ldebo acaso deciros, amados oyentes, que la renombrada
corona olfmpica, para cuyo logro tanto se afanaban el j6ven y el
adulto, el magistrado y el plebeyo, el ambicioso tirano y el con-
quistador soberbio, debo deciros, repito, que esta suspirada coro-
na loh vano empefno de los hombres! era en resdmen un fragil
entrelazado de verdes hojas, que colorida y vivaz por un instant
se mustiaba en la cabeza del vencedor el mismo dia de su triunfo?
2. Ah I no podia pasar desapercibida 6 la viva imaginacion del
elocuentisimo Ap6stol una costumbre que mas tarde excit6 la s6-
tira y el desprecio. UC6mo es possible, escribia el Ap6stol 6 los co-
rintios, bien conocedor de las patrias costumbres, que una fdtil
corona impela 6 desafiar los mayores y mas rudos trabajos, y la
seguridad de alcanzar una inmortal corona no haga desarrollar en
vosotros los g4rmenes de la celestial energfa, A fin de que se distin-
ga el victorioso del vencido en el estadio y en la lucha cristiana?





DE SAN ANDIRS AVELINO. 67
La naciente Iglesia veria con j6bilo aumentarse el nimero de sus
esforzados defensores, pero desgraciadamente se extingue entire
nosotros la familiar de los heroes cristianos, y aun vemos con sen-
timiento caminar A los creyentes moy pausadamente A cobijarse
bajo las gloriosas palmas conquistadas por los esforzados atletas de
la.fe... I Ay, Dios miol Cual si la antigua solemnidad de la olfmpi-
ca arena hubiese debilitado en nuestros corazones la esperanza de
un premio eterno, 6 la necesidad de alcanzarlo en ruda pelea, ya-
cemos ignominiosamente en medio de un degradante ocio. Pero
,no bastarai avivar nuestra esperanza el ejemplo de los intr6pi-
dos campeones que, llenos sus corazones de la primitive fortaleza,
se presentaron sucesivamente A sujetarse A la peligrosa prueba, de
la que salieron circundados con una imperecedera corona?
3. Volved la vista, amados oyentes, A este altar, y contemplad
A esta im6gen suntuosamente adornada. Ella es la imageri de An-
dr6s Avelino, del mas resuelto de aquellos heroes, de los cuales
habla el Ap6stol cuando describe A los files el magnanimo vence-
dor de los juegos olimpicos. IAh! ,se cuentan entire nosotros, se
contaran en la posteridad muchas copies de este gran modelo?
ITendr6mos que decir lo mismo que se alega con respect al 6xta-
sis y a los prodigies, que se deben admirar mas bien que hacerse
un deber de imitarlos? ITanta es la sutileza y las ilusiones que crea
la cobardfa! Por lo que A mi toca, no dar6 lugar A que prescribe
la memorial de tan esclarecidos hechos, y publicar6 brevemente,
no ya lo inimitable y estupendo, sino lo singular y fatigoso de un
hombre igual A nosotros, dejando de ocuparme del encomio que le
tiene reservado la fe y la piedad de la Iglesia, de todo lo que se
desprenderA indeclinablemente que el grande ejemplo de nuestro
Santo condena nuestra perezosa vida, y pone en evidencia la fri-
volidad de nuestras excuses. Vosotros vereis en Andr6s el glorioso
atleta del Evangelio, el cual vence todos los obstaculos y alcanza
el fin deseado : Sic curro, non quasi in incertum. Pelea con mil ene-
migos, y A todos los vence con su potente brazo: Sic pugno, non
quasi aerem verberans. Nadie supo como AndrBs aprovechar las lec-
ciones del Ap6stol, ni nadie ponerlas 6 reducirlas mejor a la prac-
tica : Ave Maria.
Reflexion dnica: La vida de nuestro Santo condena nuestra perezosa
vida, y pone en evidencia la frivolidad de nuestras excusas.
4. LDar6 principio al panegfrico con la famosa conversion de





'68 SERMON
Avelino?... IAy de mi! Conversion? IY.es acaso verdad que An-
dres se extravi6 alguna vez? ,Que alguna vez fue vencido? LQue
tuvo necesidad de convertirse? Efectivamente, amados oyentes,
Andres se convirti6. Aquel prodigioso infante que, apenas naci-
do, forz6 sus dientes, y con la temblorosa mano derecha imprimia
en su frente la invencible seinal de lacruz ; aquel raro 6 singular
nifioque, encontrando insfpidos los pueriles juguetes, desvi6de ellos
con dulce violencia 6 sus compaileros y los condujo al pi6 del altar;
aquel ang6lico j6ven que, asaltado bajo mil formas diversas.por el
impidico Asmodeo, supo varonilmente confundir A este, ya por
medio de la fuga, ya por la astucia; aquel celoso catequista que,
para conquistar un alma, desafi6 el frio, la Iluvia, el suefio y el
hambre; aquel fnclito sacerdote que en pocos dias llen6 la popu-
losa Ndpoles con el precioso olor de peregrinas.virtudes; si, elin-
comparable Andr6s, tal cual os lo pinto, se convirti6.
5. Defendia una vez nuestro Santo la desesperada causa de un
inocente, y abandondndose a los transportes de la mas tierna com-
pasion y de la viva elocuencia alegaba razones, aducia testimonios,
basando su defense en los principios de derecho, y tambien en las
ambiguas sutilezas forenses, cuando en el calor de su discurso se
le escape inadvertidamente de sus labios una f6til mentira. 0Oh
Dios miol cu6n delicada 6 irritable es la conciencia de vuestros
Santosl Si con pleno conocimiento hubiese Andr6s mentido en un
siglo que yo bien conozco, siglo ignorante, que por falta de buen
sentido,y de luces acata brutalmente los caract6res del engailo y
de la mentira; siglo infame que, acogiendo con satisfaccion A los
malvados y mentirosos, anuncia el triunfo del error y el extermi-
nio de la veridica sencillez y de la recfproca confianza : si en este
siglo hubiese mentido con resuelta voluntad el Avelino, oquion de
nosotros hubiese hecho el menor caso, ni qui6n le creeria culpable
de un gran delito? Sin embargo, la verdad fue violada, y el divi-
no orAculo deline6 6 pint6 la mentira que habia proferido Andr6s
como una espada de muerte, y aquella culpa (que apenas creemos
lo sea 6 nuestros ojos) le pareci6 6 nuestro Santo tan grande y tan
monstruosa, que no ces6 de Ilorarla amargamente, y al'horror que
le caus6 esta incauta mentira da el nombre el Avelino de con-
version.
6. Al empezar mi panegfrico con esta celebre conversion no
quiero decir, amados oyentes, que Andr6s no empezase mas pron-
to la feliz carrera que, inspirado por el Omnipotente, sigui6 con





DE SAN ANDRBS AVELINO. 69
tanta gloria, pues pocos se ptieden gloriar de haber recorrido tan-
to espacio en tan breve tiempo: de modo que bien se puede afir-
mar que no se sabe si su vida fue una carrera 6 un rapido vuelo,
desde la aurora de su edad; sino que la 6poca de su conversion
puede decirse que da comienzo A la grande 6poca en que Andr6s
desplegd con rica pompa toda la fuerza y perseverancia de las vir-
tudes que abrigaba su alma cristiana.
7. Podria Andres dudar de sf mismo, pero no abrigaban la me-
nor sospecha con respect a 61 los dignos ministros de Dios, que
eran guias yjueces del pueblo de Israel; y tanto era asf, que estos
pusieron toda su confianza en nuestro Santo para reformar las
costumbres y ensefiar el camino de la virtud A una multitud de
virgenes descarriadas. i CuAn ardua empresa, me dir6is, amados
oyentes, qu6 tremenda tempestad amenaza la cabeza de Avelinol
Efectivamente; pero ,no se admiran acaso los fabulosos campeo-
nes que se consagran gustosos a la defense del sexo d6bil, desa-
fiando toda clase de penalidades, salvando largas distancias, atra-
vesando las selvas y los desiertos, exponi6ndose A las furias de las
olas, y visitando inhabitadas islas, y de la Iberia A la India llenan-
do el espacio con la fama de sus maravillas y proezas? Ciertamen-
te se ven con sentimiento las insuperables barreras que se oponen
a sus esfuerzds, se miran con pena las embravecidas olas que pre-
tenden disputar el paso, y los encantos que pueden poner su ino-
cencia en peligro, y olvidando casi que es un fingido h6roe, se goza
uno al verle, por una causa tan just, ya perseguido, ya prisione-
ro, ya herido, ya moribundo. IAh! si no hay cosa mas hermosa
que correr de este niodo y con tan santo fin A la gloria, coronad A
nuestro santo Heroe que sin arredrarse por los multiplicados es-
collos que se le presentaron se atrevi6 A arrancar la presa de las
garras del p6rfido seductor. Jura este venganza, acomete pufial en
mano A Andr6s, le hiere, y lo postra en el lecho del dolor, en el
cual verterA torrentes de sangre; pero semejante A aquel magndni-
mojinete, que alcanzandoel premio de su carrera espira al abrazar
la bandera, Andrds embellecera con so sangre su corona, y sella-
ri la victoria con su muerte... Pero no, Dios lo sana por medio de
un inesperado prodigio, y le dice: Vive ypreparate; larga y peli-
grosa es la vida que te queda todavfa.
8. Tembl6 Avelino al oir este anuncio, pero afortunadamente
vi6 en medio de sus temores A la teatina familiar que le abria sus
brazos para acogerlo en su seno, y siguiendo aquel el resplandor de





70 SERMON
tan brillante luz, encontrd compaileros y firmeza de voluntad,
convenci6ndose luego de que en medio de las angustias corre mas
limpia y veloz aquella agua, que se corrompe estando quieta y pa-
rada en un estanque. Andres recreaba su alma en medio de la es-
trechez del institute, y ya fuese emulacion, ya inflamada volun-
tad de adelantar en el camino, sobresalia a todos los demis en vir-
tuosa agilidad. IQue yo no pierda jams, exclamaba nuestro San-
to, la memorial de aquel piadoso Dios que me salv6 del Egiptol
lque en la variedad de tantos ejemplos quiera yo imitar A los cie-
gos, A los defectuosos y A los sordos! En estajnvariable resolution
de Avelino formaos, amados oyentes, una idea del hermoso cua-
dro de perfection y belleza que caracterizan la mas nombrada y
tal vez la menos conocida virtud, la religion. Haced que los mas
escogidos colors de la mas pura doctrine revelen la regularidad de
un diseilo, en el cual el obsequioso talent rinda vasallaje al dog-
ma, y el d6cil corazon 4 la ley. Parangonad 6 meditad los conse-
jos y las 6rdenes, y oS sorprenderA la graciosa armonfa del deber
con la exquisite elegancia de un libre sacrificio : vereis en una par-
te los various caract6res de los Sacramentos, y en la otra los varies
dones del Espiritu Santo, sin cuya sagrada influencia todo seria
l4nguido y moribundo. Vense tambien en dicho cuadro, en grupos
artificiosamente distribuidos, las leyes del claustro reducidas es-
crupulosamente 4 pHtctica; el devoto recogimiento transformado
en su naturaleza ; ]a afectuosa plegaria no interrumpida ni de dia
ni de noche; la palabra siempre pronta A la instruction, y el pen-
samiento siempre ocupado en la vida eterna... ,Y no bastarA todo
esto para delinear el retrato de Avelino? k-mf me sera suficiente
asegurar que, si tuviese que describirse alguna vez la religion a los
hombres con el mayor esplendor, no podria vestirse con otras for-
mas ni con otro aparato que el de Andres.
9. Pero en el moment en que nuestro Santo quiera avanzar en
el camino de la fe y de la verdadera religion, Lj que nuevas im-
previstas pruebas no le expone el cielo? ICu4ntos fieros enemigos
no veo cercar su morada Verdad es que no le faltan 4 Andres ar-
mas excelentes para anonadar la astucia y los golpes de sus contra.
rios. Lo veo siempre vigilante, y armado su brazo con el inexpug-
nable escudo de la fe, y en vano Ilueven sobre 41 mil impuros dar-
dos que le arrojan sus enemigos; observe en 41 el timbre de salva-
cion que no le abandon un moment.
10. Todo esto es verdad; sin embargo, esta sagrada armadura,





DE SAN ANDRBS AVELINO. 71
que fue la defense de tantos varones, es insuficiente para Avelino.
ZEn d6nde, pues, buscaremos la fortaleza que en el terrible lance
lo guard y salva? LEn d6nde? En la mas rica fortaleza del Cristia-
nismo, en la basta armerfa de los Confesores y de los Martires, en
el Capitolio cat6lico, en Roma: aqui las paredes, los caminos y las
poblaciones del campo estan cubiertos de militares trofeos, cuelgan
de los Angulos de las silenciosas catacumbas las lanzas de mil heroes
que las esgrimieron con el infierno y con el mundo; en este pais no
hay terreno ni piedra que no recuerde alguna ignorada batalla, 6 que
no confirm una sefialada victoria. H6cia Roma redobla, pues, sus
pasos el Avelino, y 6 la manera que acostumbran humillarse los
grandes artists a la vista de la romana magnificencia, comparando
sus producciones con aquellas maravillas del arte, del mismo modo
Andr6s se Ilena de rubor y se pierde al considerar a tantos guerre-
ros, 6 los cuales se cree muy inferior y A grande distancia. Los elo-
cuentes sfmbolos de tan sefialadas empresas, los lugares de sus ba-
tallas, aquellos santuarios, aquellas cenizas, y los various sepulcros
que se ofrecen A su vista, redoblan la confusion de Avelino, el cual
exclama (insult6ndose a sf mismo): vamos, fingete grande, procli-
mate valiente; estas invencibles falanges hablan de tfconotrolen-
guaje.
11. Pero le engailaba, amados oyentes, su excesiva humildad,
le engafiaba su devoradora emulacion, y solo Dios era el justojuez
de Avelino; por esto descienden del cielo, en medio de una en-r-
gica inspiration, las dos grandes armas que faltabau 6 nuestro San-
to, A saber, la poderosa espada del espfritu y la impenetrable coraza
de la justicia. Andres las recibe con el anhelo y ]a alegrfa propias
del que pretend singularizarse; y puesto de rodillas ante los glo-
riosos monumentos del valor cristiano, jura (iqu6 inaudito jura-
mento, amados oyentesl) jura llegar hasta la cumbre de la escala
de perfeccion, recorridndola grado por grado, y no detenerse un
solo instant; jura de nuevo, y viste la coraza. Reconcentrado en
sf mismo por algunos instantes, como quien media una grande em-
presa, jura nuevamente A Dios dominar su voluntad, yreprimir todo
apetito; jura de nuevo, yempufia valientemente la espada. Vosotros
os confundfs 6 vista de tan animosos votos, y tal vez juzgais impo-
sible que las obras de Avelino correspondan A sus palabras; pero
darfn fe de ellas los angelicos testimonios que cantaron las alaban-
zas de los esforzados campeones de la Iglesia, y si el nuevo soldado





72 SERMON
acometi6 la realizacion de grandes proyectos, supo al igual que
aquellos levarlos A feliz cima.
12. Empieza la gran lucha. IOhl ic6mo encadena Andres sus
potencias, c6mo hace esclavos sus sentidos...l jQuiere una cosa?
Pues es igual A que no haga nada para conseguirla. Apenas sus ojos
se fijan en una halagueila perspective, cuando 61 de repente fija sus
miradas en el suelo; apenas sus oidos se recrean en una inocente
armonfa, cuando una fuga instantanea le arrebata este placer; ape-
nas su paladar prueba un manjar exquisite, cuando e1 lo reemplaza
con hiel. Si su cuerpo desea el descanso, 61 se lo niega por medio
de las vigilias y de la fatiga; si desea el fresco ambiente, lo tiene
expuesto A los rayos del sol; y cuando desea templada temperature,
lo tiene juguete del frio y delhielo. Oh Dios, no crey6 aquel jus-
tos sus deseos si no tenian la sancion divinal
13. Con que resolution atacaria, pues, AndrBs el pertinaz fan-
tasma del siglo, amados oyentes, vosotros podr6is deducirlo al saber
las continues relaciones que tenia con Carlos Borromeo, el invenci-
ble perseguidor de los abuses profanos y de la audaz licencia, no
solamente del pueblo, sf que tambien del clero. Con aquel los per-
sigui6 en la desventurada Milan, en la que un double contagio en-
venenaba el cuerpo y el alma de los miserables ciudadanos. Con
aquel los bati6 en la deliciosa Plasencia, enfrenando con robusto
y fuerte brazo la afeminacion y el lujo. Si os place contemplar los
singulares combates que tuvo Andr6s, penetrad en su retire, dad
una mirada en el interior de su celda, y ver6is c6mo se declara con-
tra el mundo y las paganas bacanales, las que impidi6 muchas ve-
ces. Le ver6is tambien declamar contra los mismos que predican el
Evangelio, reprobando la execrable costumbre de anunciar con fo-
res de Gomorra y con la inmodestia de Babilonia las augustas maxi-
mas de un-Dios crucificado. Le ver6is escribir contra los libros de
perverse moral, los cuales reduce 6 polvo por medio de sus divinos
escritos, dirigidos 6 ensefiar 6 iluminar A los inexpertos, con el ob-
jeto de aumentar el lustre de las espirituales empresas con la no-
bleza de sus producciones, y emular al romano conquistador de las
Galias combinando el m6rito de la espada con el de la pluma.
14. Pero tc6mo describiros, cdmo compendiaros, al menos, A
grandes rasgos el horroroso combat que tuvo Avelino con el in-
fierno? Demasiado vulgar sera indudablemente deciros que los in-
fames verdugos de las eternas mazmorras le asaltaron varias veces





DB SAN ANDRES AVELINO. 73
cogibndole por la garganta para ahogarlo, y que Andres los arroj6
de su lado con valerosa mano, dejandolos confundidos y Ilenos de
temor. Estremece el ver A esos malignos espiritus, bajo la aparien-
cia de horribles espectros, presentarse A nuestro Santo, turbandole
el sueiio, haci6ndole mofas y amenazas con el objeto de,asustarle,
mientras que Andres felizmente destruia sus infames manejos, y
aniquilaba con su solo nombre las legiones de los demonios. Deses-
perados, sin embargo, estos de vencer A Andres en abierta lucha,
recorren A la intriga y al fraude, y he aqui A nuestro Santo bien
pronto oprimido y vfctima de escripulos y temores, con lo que lo-
gran hacer decaer su animo y llenarle de angustias y zozobras. Se
entristece Avelino, recordando con afan las perdidas dulzuras, im-
plora los consejos de sus confusos discipulos, y reclama el socorro
de sus at6nitos amigos. Pero besa Andres silenciosamerite los pesa-
dos azotes, y repitiendo con fervorosas 16grimas el juramente de fi-
delidad hecho A Dios, vence la repugnancia y el t6dio, y se entrega
a la penitencia y a las fatigas. Se precipita luego en el campamento
enemigo, ayudado de dos poderosos combatientes, la oracion y la
fe, y cual nuevo Jonatas hace estragos y siembra el terror entire los
negros campamentos de un enemigo que ya se creia tenerlo pri-
sionero.
15. Andr6s esta guardado por su Dios y Sefior, y sus nuevos
trabajos recuerdan las palabras por donde empez6 por dos veces la
augusta liturgia, esto es. aquel iltimo sacrificio, en que atacado
Andrbs repentinamente de una grave y mortal enfermedad, miste-
riosamente vaticina su corona. Entra, pues, finalmente el triun-
fante Avelino, entra en el altar de la gloria, y desengafiase de una
vez el burlado enemigo. IAy de mfl lqu6 engafiol El orgulloso in-
fierno no se desengaiia tan pronto, y ahora que se ve vencido bajo el
peso de una incesante y ruda persecucion recurred una extrema ten-
tacion, y se lisonjea de resarcirse con ventaja de la ignominia de
tantas p6rdidas. EspectAculo que no acierto a decir, amados ojen-
tes, si es mas digno de compassion que de temor. Se agrava por mo-
mentos el moribundo, se demuda su semblante, el mortal sudor
aumenta por instantes, el frenesi que es consiguiente al mortal
abandon, el rapido movimiento, ya de la mano, ya de las cejas, el
desarticulado y 1gubre sonido de los impotentes labios... yo bien
lo veo: Andr6s es aquel rico viajero que, bruscamente asaltado en
un desierto camino, hace frente a los desapiadados asesinos, batien-
dose desesperadamente para defender su guardado tesoro: los mal-





74 SERMON
vados le ultrajan, le insultan y le violentan; pero un guerrero debe
morir con la espada en la mano: ]a agonia debe ser para Andr6s el
combat final que ponga el sello A las pasadas conquistas. Redobla,
pues, sus esfuerzos el anhelante Avelino, y viendo no l~jos de sf a
la inmortal milicia del-parafso, acomete con brios a la conjurada
infernal falange... IAh desapareced, furias del abismo, elegid me-
jor en lo venidero las infelices victims de vuestra ira, pues es vano
delirio y suma necedad el figuraros que el just que tan apartado
vivid de vosotros durante su peregrinacion por este mundo deba
ser vuestra presa cuando muera.
16. H6 aquf que el rostro de nuestro Santo recobra la perdida
serenidad; aquella dulce sonrisa, aquel suave suspiro, aquellos ojos
que paulatinamente se cierran brillafites de alegria revelan que An-
dr6s Avelino es victorioso, que su carrera ha llegado A su limite,
que se han concluido las batallas, y que el gran Dios del consuelo
y de la paz lo ha llamado ya A triunfar en el empfreo. Vuela a la
mansion divina su alma venturosa; Abrense para recibirla las puer-
tas eternas, y la.corona de la justicia es la inmutable recompensa
de nuestro Santo.
17. Este es, amados oyentes, el atleta evangelico que me pro-
puse describiros, y aunque haya sido poco feJiz en el modo de pre-
sentaros las relevantes prendas y virtudes del Santo cuya fiesta 6
memorial celebramos en este dia, estoy seguro, sin embargo, que
expuestos al p6blico en la 6poca de Pablo habria merecido Avelino
atraerse las miradas y el aplauso del admirador Ap6stol. Tal vez por
su gloria, y tambien para nuestra condena, en los siglos mas re-
motos de la cuna del Cristianismo suscit6 el Omnipotente un pri-
mitivo cristiano en Andres. Por su gloria, si celebramos la constan-
cia; para nuestra condena, si no procuramos imitar su valor. Se
desea que nos proteja en todos los contratiempos y azares de esta
vida miserable, y sobre todo en el trance de la muerte, y no se pro-
cura imitarlo en una vida que podria hacernos indiferente cualquiera
especie de muerte. Asf, pues, por la intercesion de su patrocinio y
para nuestro bien dirijamonos al cielo siguiendo el hermoso camino
que 61 nos traz6; venzamos en plena batalla A los enemigos que An-
dr6s venci6, y tranquilos al ver Ilegar nuestra iltima hora no po-
dr6mos dudar de nuestro eterno triunfo. Amen.





DE SAN ANDRES AVELINO.


ASUNTOS
PARA LA FIESTA DE SAN ANDRES AVELINO.
I. Christo confixus sum cruci. (Galat.u). Vovens enim vov t servus
tuus. (II Reg. xv). San Andr6s Avelino por razon de sus dosvotos,
de negar siempre su voluntad, y de crecer cada dia un grado mas
de perfeccion, fue doblemente crucificado, esto es, crucificado en
el cuerpo y en el espiritu; de la crucifixion de aquel, fue causa su
voto de negar en todas las cosas su voluntad; de la crucifixion de
este, fue el motivo su voto de crecer cada dia en perfeccion; de
modo que pudo decir con razon : Christo confixus sum cruci, y mo-
tivar su crucifixion diciendo: Vovens enim vovit servus tuus.
II. De forti egressa est dulcedo. (Judic. xiv). Candor lucis wter-
nw, speculum sine macula, imago bonitatis illius. (Sap. vu). Que-
riendo Dios manifestar por medio del alma de Andres las mas es-
tupendas obras de ]a gracia, le comunic6 un espfritu de dulzura,
efecto exclusive de una oculta fortaleza : Deforti egressaestdulcedo.
Dotado aquel de una divina dulzura, triunf6 de las rebeldes pa-
siones y de todos los objetos sensibles, pudi6ndose gloriar de ha-
ber reunido los tres tesoros con que el Espfritu Santo defini6 la su-
prema sabidurfa : Candor, etc. Con la victoria de las pasiones su
alma brill6.con el candor de luz eterna por la inocente pureza de
sus afectos: Candor est lucis sterne. Con la victoria de las inferiores
potencias mostr6se un alma inmaculada por la total mortificacion
de los sentidos : Speculum sine macula. Con la victoria de todos los
objetos sensibles se puede considerar como im6gen de la divina
bondad por los vehementes ardores de su caridad : Imago bonitalis
illius. En resdmen, se present Andrs : 1.0 c6ndido de corazon;
2.0 mortificado en los sentidos; 3.0entregado completamente A Dios.
III. Viam veritatis elegi. (Psalm. cxvii). Fue tanto el amor que
tuvo Andres 6 la verdad, que la escogi6 como camino seguro para
la santidad, distingui6ndose tanto en el amor hacia aquella,- que
puede llamdrsele un heroe. HWroe, pues, de la verdad puede lla-
marse 6 Andr6s: 1.0 vindicando sus ofensas; 2.0 impidiendo su
perdida ; 3. promoviendo su crecimiento.
Sentencias de la sagrada Escritura.
Redemisti me Domine, Deus veritatis. (Psalm. xxx).
Loquimini veritatem unusquisque cum proximo suo. (Zach. c. vi).





76 ASUNTOS PARA LA FIESTA
Dabo opus eorum in veritate. (Isai. LXI).
Qui loquitur veritatem in corde sno. ( Psalm. xiv).
Ad hoc veni in mundum, ut testimonium perhibeam veritati.
(Joan. xviii).
Primitiae Deo et Agno, et in ore eorum non est inventum men-
dacium. (Apoc. xiv).
Os, quod mentitur, occidit animam. (Sap. xvm).
Oblivioni datus sum, tamquam mortuus A corde. (Psalm. xxx).
Spiritum veritatis, quem mundus non potest accipere. (Joan.
c. xIV).
Omnibus mendacibus pars illorum erit in stagno ardenti, igne et
sulphure. (Apoc. xxi).
Plenum gratima et veritatis. (Joan. I).
In ascensu altaris sancti dedit gloriam sanctitatis amictum.
(Eccli. L, 12).
Gloria et wetate mirabilem. (II Mach. xv).
Insipienter locutus sum ; idcirco ipse me reprehendo. (Job, XLII.
Vide hic Bedam et Pineda).
Vir obediens loquetur victoriam. (Prov. xxi).
Vovens vovit servus tuus. (II Beg. xv).
Quis est'iste, qui quasi flumen ascendit, et veluti fluviorum in-
tumescunt gurgites ejus? (Jerem. XLVI).
Qui timent Dominum, speraverunt in Domino. (Psalm. cxii).

Figuras de la sagrada Escritura.

Puede aplicarse, en sentido moral, A nuestro Santo, guardando
sus votos, lo que del patriarca Isaac dice la historic sagrada: Et
locupletatus est homo, et ibat proficiens, atque succrescens, done mag-
nus vehementer effecius est. (Genes. xxvi).
Era tanto el amor que profesaba Andr6s A los padecimientos, y
el celo con que procuraba el bien del pr6jimo, que puede paran-
gonarse con Jacob, a quien parecian pocos dias los siete afios que
sirvi6 A su estimada Raquel: Videbantur illipauci dies price amoris
magnitudine. (Genes. xxix).
Al ver Andrbs la corruptela del siglo en que naci6, sintidse in-
flamado con el celo de Matatias, el cual manifestaba su afliccion,
diciendo : Vw mihi, ut quid hatus sum videre contritionempopuli mei, et
contritionem civitatis... ecce sancta nostra, etpulchritudo nostra, et cla-
ritas nostria desolata est, et coinquinarerunt ea gentes. (1 Mach. ni, 7).





DE SAN ANDRiS AVELINO. 77
Andres fue el Aaron de su pueblo, que obra de acuerdo con su
hermano legislator, y en nombre de este habla, y es su voz y su
profeta: Aaron frater tuus loquetur pro te ad populum, et erit os
tuum... eritpropheta tuus. (Exod. iv).

Sentencias de los santos Padres.

Quis tam beatus, qui in corde suo semper ascendit? (S. Ambr.
1. de fug. scec.).
Felix necessitas, quod ad meliora compellit. (S. Aug. ep. XXXV
ad Arment.).
Qui fersjugum Christi, erige cervicem: redimicula geris, non
vincula. (S. Ambr. in Psalm. cxvmI).
Non licet dimittere, quod sponte promisisti: non est fas requi-
rere, que per te dimisisti. (S. Bern. ep. II ad Fulcon.).
Ob vota vita Religiosi genus quoddam martyrii vocatur; illo
quidem, quo membra cmduntur ferro, horror mitius, sed diutur-
nitate molestius. (S. Bern. serm. X in Cant.).
Tres sunt cruces: crux carnis, crux mundi, crux spirits; crux
carnis est rigor discipline, crux mundi est paupertas ipsius, crux
spirits est amor Dei. (Hugo Card. in c. xxiii Luc.).
Magna et rara virtus est, ut magna licet operantem, magnum
te nescias, et manifestam omnibus tuam te solum later sanctita-
tem : mirabilem te apparere, et contemptibilem reputare: hoc ego
ipsis virtutibus mirabilius judico. (S. Bern. serm. XIII in Cant.).
Fortasse laboriosum non est relinquere sua, sed valde laborio-
sum est relinquere semetipsum. (S. Greg. horn. XXXII in Ev.).
Obtemperare in omnibus, qua dicuntur, non tantum non est
facile, imo impossible: ideo ponuntur fines obedientim. (S. Bo-
nav.).
Si autem etiam in aliis obedire voluerit, hoc pertinet ad cumu-
lum perfectionis. (S. Thorn. 2, 2, q. 104, a. 5).
Si, dum miseret, misertus est peccatoribus, et oravit pro eis,
nunc tanto amplius, quanto verius agnoscit miserias nostras, orat
pro nobis Patrem. (S. Bern. serm. in vig. SS. Petr. et Paul.).
Securus quidem sibi, sed nostri sollicitus. (Id. in serm. II de
S. Vict.).


T. VIII.





SERMON


ESQUELETO DEL SERMON

DE

SAN VICENTE FERRER.

Ecce dedi verba mea in ore luo: ecce constitui
te hodie super genes, et super regna, ut evellas,
et destruas, et disperdas,.et dissipes, et edifices,
et planes. (Jerem. I, 9, 10).
Mira que yo be puesto mis palabras en tu boca:
he aqui que te he establecido boy sobre las nacio-
nes, y sobre los reinos, para que arranques, y
destruyas, y desperdicies, y disipes, y edifiques,
y planes.

1. Idea del siglo que debi6 reformar Vicente... Esto lo logr6
recorriendo solo casi toda la Europa... Solo Dios podia poner en sus
labios aquella facundia... Eccededi verba mea, etc. Su conduct pri-
vada estuvo en armonfa con su conduct p6blica... Idea y division
de este discurso...

Primera part: Vicente con la santidad de su vidd fue ejemplo vivo para
la santificacion de los hombres.

2. Lo que Dios acostumbra hacer con aquellos hombres que es-
coge para... Mambr6... Sinai... Patmos... Por eso no debe mara-
villarnos que queriendo Dios llenar A Vicente de...
3. Noble cuna de nuestro Santo... Dotes con que Dios le favore-
ci6... Desde que despunta en 6l la razon... Sus inclinaciones cuando
jovencito... Su afan en el estudio... Sus progresos...
4. No satisfecho con las fuentes del saber human, acude al ma-
nantial divino... Soliloquio... Quizas fue entonces cuando Dios le
inspire el deseo deretirarse al claustro... Sentimiento universal que
causa su resolution de efectuarlo.,. Entra en la Orden de Guzman...
Sus progress en la yirtud apenas entrado en... Sfmil...
5. Miradle, miradle como en la sagrada mansion... Ap6strofe
que 61 dirige al siglo... Sus austeridades... No las cree suficientes
para la perfeccion... Movido de la caridad fija sus miradas en... Es
el consuelo de la clase desvalida A la cual se consagra todo entero...





DE SAN VICENTE FERRER. 79
6. Su amor 4 Dios y al pr6jimo... Esto parece debia liacerle go-
zar de una paz... Guerra formidable que, como 6 san Pablo, le mo-
vi6 el infierno... Video aliam legem, etc. Apdstrofe al Santo...
7. Vencido el demonio por este lado, le ataca por otro.... In-
fame ardid de que se vali6 para... Triunfa tambien Vicente, pero
se ve expuesto 4 una horrorosa calumnia... Su resignation y silen-
cio... Las tribulaciones del just no son duraderas... La misma mu-
jer tentadora y calumniadora de que se sirvi6 el inferno public su
propio crimen y la inocencia de Vicente... Este la perdona...
8. Este triunfo de Vicente no era mas que la aurora de sus fu-
turas glorias... Desde el Tajo al Arno, desde...

Segunda parte: Vicente con la efieacia de su palabra fue el medio para
la conversion de los hombres.

9. Celo de nuestro Santo... Parceele oir aquella voz: Ecce dedi
verba mea, etc.; ecceconstitui te, etc. No te amedrentes..., nada te-
mas, que alcanzargs victoria... In hoc signo vinces... Pres6ntate en
el trono de san Pedro 6..., y manifiestales que... Pres6ntate a los
reyes, y dfles... Pres4ntate A los hebreos..., A los mahometanos...,
A los cristianos...
10. S(mil... Pide y obtiene Vicente el permiso de emprender su
colosal obra de... Va desde luego 6 encontrar A Benedicto... Los ho-
nores con que este le brinda no son suficientes para... Recorre la
Francia, la Espafia... Promueve la reunion de un concilio gene-
ral... Se reune este en Constanza y elige por papa A Martino V...
Asf recobra la Iglesia aquella tranquilidad que...
11. Despues de arreglado asf lo principal..., se dirige 4 Ingla-
terra, y restablecida la fe en L6ndres..., recorre las provincias...
Visita la Irlanda, la Escocia... Simil... Vuela en seguida 4 las Ga-
lias... ,Qub dir6 respect 4 Espaina?... No es fAcil ni posibleseguir
el curso de sus empresas en ella...
12. Moros y judios que convirti6 en ella... No por eso descui-
daba A los cristianos... Temo cansar vuestra atencion, pero... Via-
jes largos y pesados que emprendi6 A Flandes, A Suiza, A Tosca-
na, etc., 4 pesar de so quebrantada salud...
13. Los hechos yseiialadas acciones de los Alejandros, Scipiones,
C6sares, etc., son menos dignos de admiracion que los de este po-
bre fraile... Pueblos y ciudades, todo el mundo salia A su encuen-
tro... Recibimiento que se le hacia 6 su Ilegada...
6*





80 SERMON
14. IOh grandes y verdaderos triunfos de la Religion I 1Oh vanos
y mentirosos triunfos de...! Ap6strofe a los marciales conquistado-
res de la tierra... Contraste que ofrecen las victorias del Cristia-
nismo...
15. Qu6 aiadir6 ahora para dar fin A los encomios de Vicente?...
Muchos y grandes milagros que podria citar... Pero el mayor de to-
dds sus prodigies es su misma persona...
16. Al observer vuestra asidua devocion A san Vicente..., no pue-
do menos de aplaudir... Si tanto hizo 6l por... Lcuanto mas no hara
porvosotros que...? Ya me parece que estoy viendole y oylndole...
6 afortunados vosotros, si... Dichoso tambien yo si...


*G





DE SAN VICENTE FERRER. Il



SERMON

DE

SAN VICENTE FERRER.

Ecce dedi verba mea in ore tuo: ecce eonstitui
te hodie super genes, et super regna, ut evellas,
et destruas, et disperdas, et dissipes, et edifices,
etplantes. (Jerem. I, 9, 10).
Mira que yo he puesto mis palabras en tu boca:
he aqui que te he establecido boy sobre las nacio-
nes, y sobre los reinos, para que arranques, y
destruyas, y desperdicies, y disipes, y edifiques,
y plants.

i. Un siglo en que una fatal contienda para el solio de san Pe-
dro mantenia desde muchos afios divididas las opinions y la obe-
diencia del mundo cat6lico, y laceraba con el cisma el mfstico cuerpo
de Jesucristo; un siglo en que, aquf la invasion y la dominacion de
los barbaros africanos, allf las intestines discordias y las guerras civi-
les de las naciones no faltadas realmente de talent, sino feroces por
el espfritu de partido, introducian la confusion en las cosas divinas
y humans; un siglo, por fin, en que ni eran muchos ni luminosos
los conocimientos que pudiesen alumbrar a los hombres en el ca-
mino de la justicia y de la verdad, tal eS el siglo en que debe san
Vicente Ferrer salir de la oscuridad de un claustro contra los des-
6rdenes mundanos, y mostrandose grande con los reyes, humilde
con los pueblos, elocuente en el habla, persuasive con el ejemplo,
debia apaciguar las discordias, afianzar las creencias y reformar las
costumbres. Si os dijera, hermanos mios, que este hombre singu-
lar, auxiliado de las obras y de los consejos de muchos, llev6 A t6r-
mino gran parte de esta colosal empresa, ,no tendria derecho de
celebraroslo como un campeon valeroso de los estandartes cristia-
nos? Pero si os dijera que recorri6 solo casi toda la Europa, y que
con sus s6lidos arguments la convenci6 a que reformase sus sen-
timientos, sus ideas y su cari6ter, os verfais obligados a convenir
conmigo que este fue un verdadero prodigio de la gracia divina, y





82 SERMON
que solo Dios podia poner en sus labios aquella eficaz facundia que
le hacia arbitro de los reinos y de los pueblos, de suerte que, des-
truyendo su corruption y sus des6rdenes, edificaba en ellos la san-
tidad y la armonia : Ecce dedi verba mea in ore tuo: ecce constitui te
hodie super gentes, et super regna, ut evellas, et destruas, et disperdas,
etdissipes, etc difices, etplantes. Efectivamente, hermanos mios, aun-
que las acciones magnanimas y luminosas son aquellas que fijan la
celebridad y la estimacion de un hombre, sin embargo, no podrd
jams Ilamarse perfectamente grande si en sus acciones diarias y
privadas no imprime tambien el caricter de una rara virtud. Por
eso no debemos dar del todo una complete reputation A los hom-
bres que, si bien delante de la sociedad han desempefiado perfec-
tamente los deberes de hombres piblicos, se han mostrado muy
imperfectos y defectuosos en sus acciones privadas. Si eso lo apli-
camos al heroe de que me ocupo, no s6 bajo cuAl de los dos as-
pectos resplandece mas su santidad peregrina, 6 cuando todo lleno
de facundia obliga d los hombres extraviados d que abracen la vir-
tud, 6 cuando abrasado en fervorosa caridad manifiesta con su ejem-
plo la facilidad en practicarla. Ved ahi, hermanos mios, trazado el
objeto de mi discurso. Consider en Vicente al hombre privado que
por medio de su vida resplandeciente de virtuosisimas acciones in-
cita A los hombres i la perfeccion cristiana: consider en Vicente
al hombre pdblico que con su elocuencia sostenida por sus precla-
risimos ejemplos esfuerza a los hombres a la perfeccion cristiana.
Vicente, en fin, con la santidad de su vida fue ejemplo vivo para
la santificacion de los hombres: Vicente con la eficacia de su pala-
bra fue el medio para la conversion de los hombres. Si mis palabras,
al hablar de Ferrer, estuvieran animadas de aquel fuego que ase-
guraba A sus labios los triunfos, much podrian contribuir en tri-
butarle los elogios que justamente le son debidos; pero confio en
vuestra generosa benevolencia. No os sean desagradables mi insu-
ficiencia y mis defects, acoged con vuestro benigno caracter lo poco
que voy i mostraros; no atendais A mi poca elocuencia, sino a mi
ben6vola voluntad : Ave Maria.

Primera parte: Vicente con la santidad de su vida fue ejemplo vivo para
la santiicacion de los hombres.

2. Cuando quiere Dios former para si un espiritu que, lleno
completamente de su gracia, resplandezca con una luz tan viva que,





DE SAN VICENTE FERRER. 83
,penetrando las tinieblas de la corruption humana, conmueva los
hombres para seguirlo, suele ordinariamente llamarle a si desde los
primeros albores de sus dias, y fortificarle en el retrete de la sole-
dad en todas aquellas virtudes que le han de con ducir a ser el ejem-
plo y estimulo de santidad delante de las deslumbradas mentes de
los hombres. Asf es que cuando cesa la impression causada por los
objetos mundanos, cesan tambien las pasiones que toman de aque-
Ilos vida y alimento, y entonces libre de su dominion el espiritu, se
fija en las ideas de lo just y de Dios; 6 bien sea que el mismo Dios
solo tiene por dignos de oir su santa voz aquellos pauses que no se
contagiaron del aliento de la corruption humana, lo cierto es que
sobre las yermas cumbres del Sinai, entire los salvajes zarzales de
Mambr6, en medio delasinhabitadas soledades de Patmos hizo oir
aquella palabra que no reson6 jams en los fastuosos palacios de los
Faraones. Por eso no debe maravillarnos que, queriendo Dios Ile-
nar Vicente de su sabidurfa, y transformarlo en aquella celestial
trompeta que publicase su voluntad al descarriado siglo, lo llamase
de la confusion del vertigo mundano a la tranquila soledad del claus-
tro, y alli perfeccionase con sus manos el trabajo que tan bien habia
comenzado al former desde su nacimiento su mente.y su corazon en
las mas dulces y templadas acciones.
3. He dicho, hermanos mios, que parece que Dios se ocup6 de
este varon singular desde su nacimiento a quien habia escogido como
instrument de sus glorias, pues quiso que descendiera de una de
las families mas nobles y distinguidas de la ciudad de Valencia, hijo
de unos padres en quienes el esplendor de la Religion y de las vir-
tudes superaba al del nacimiento y de las riquezas. Dot6le el Se-
flor de un caracter A prop6sito para recorrer la send de la perfec-
cion, de un talent expedite para andar por la dificil via de la
verdad, de una memorial capaz de abrazar y retener los mas varia-
dos conocimientos del saber human; asf es que apareci6 Vicente
ante los hombres como modelo de perfeccion amaestrado por la
mano divina, y atrajo hacia si desde la mas tierna juventud aquella
atencion que suele ser el efecto de nobles y singulares prerogativas.
Pero conwsus dotes fij6 '61 much mas la atencion sobre sf mismo
que no atrajo la ajena; pues que apenas Ileg6 al uso de la razon,
conoci6 ya los deberes que enlazan al hombre con Dios y con sus
semejantes, emple6 todas sus facultades intelectuales para'corres-
ponder completamente al cumplimiento de estas dos classes de de-
beres, y en el camino que vi6 abierto delante de sf no se resintieron





84 SERMON
sus pasos de la debilidad de sus pocos afios. Cuenta poco mhs alli
de dos lustros, y ya sus inclinaciones son propias de la edad pro-
vecta en la discipline del Cristianismo. Si busca la sociedad de sus
iguales en edad, no es con el objeto de entretenerse en las diver-
siones y en los juegos pueriles, sino para tener conversaciones so-
bre asuntos religiosos, y explicar las maximas que ha oido en el
pdlpito; si acepta de sus padres algun dinero, no es con el fin de
procurarse algun deleite propio de su edad, sino para distribuirlo
6 en alguna ofrenda 6 la Iglesia, 6 en algun socorro A los pobres;
si en la escuela anhela ascender 6 los puestos mas sefialados des-
plegando todas las fuerzas de su preclaro ingenio, no es para so-
brepujar a sus compaineros y reporter por ello los aplausos de sus
maestros, sino para poder adquirir fuerzas en las lides de las cien-
cias humans con que subir por grades 6 la sabidurfa divina, y con
las armas que esta presta d sus campeones presentarse un dia cual
robusto y aguerrido atleta 4 fin de combatir 6 los enemigos de la
religion de Dios. IOh! jcudnto no se esforzara en sacar abundan-
tes raudales de erudicion y de ingenio de las innumerables fuentes
de donde mana la sabidurfa! Consulta cuanto spli6 de sublime de
las tribunas de Atenas y de Roma, y prepare el arte de aquella elo-
cuencia que majestuosa y amable tiene el poder de cambiar los en-
tendimientos y los corazones con el suave dominio de la palabra;
entra en los sagrarios de ]a Stoa, en los p6rticos del Peripato, y
con recta inteligencia recorre aquel mundo abstract, que, imper-
ceptible A los ojos vulgares, abre sus arcanos con Dxtasis de deleite
'6 las miradas del fil6sofo observador, penetra en los vastfsimos cam-
pos de su varia erudicion, no le amedrenta la extensa mole de los
inmensos tesoros, ni los fmprobos trabajos para conseguirlos, sino
que animado para semejante trabajo, recoge cada dia nuevos fru-
tos de sus studios.
4. Pero las numerosas fuentes del saber human, que fueron
comunes 6 los grandes del siglo, no satisfacen plenamente su cora-
zon. Oye la voz que no procede ya de las pomposas cAtedras de las
academias y de los p6rticos, sino de aquel madero adorado en que
la increada Sabidurfa espir6 crucificada, la cual nos anima A que
corramos volando hacia ella para alcanzar las aguas que conducen
6 la vida eterna, y con todo el transport de una alma sedienta se
dirige d'este manantial. IAh! sf, Seiior mio, dice Vicente, que Vos
sois aquella sublime sabidurfa que las abraza todas y las absorbe.
,Grandes son, en verdad, los prodigies que en la historic del ingenio





DE SAN VICENTE FERRER. 85
human honran el entendimiento que Vos nos disteis; mas, Iqu6
prodigies mayores que aquellos que la sola vista de Vos, nuestro
bien crucificado, recordais al pensamiento enternecido? Son verda-
deramente luminosos los preceptos que nos ofrecen las ciencias hu-
manas para dirigir nuestros pasos en la senda de lo honest y de lo
just; pero Lcu6nta oscuridad envuelve el saber human parango-
nado con la luz que emana de vuestra celestial doctrine? tcuin d6-
biles son los conocimientos del mundo respect de vuestros preceptos
corroborados siempre con vuestro ejemplo ? Robustos y triunfantes
son los models de elocuencia que fluyeron de los labios de aque-
llos ilustres varones que a su arbitrio conmovian A todo corazon y
A todo entendimiento; ,qu6 triunfo, empero, mas poderoso que
aquel que eman6 de ese vuestro lacerado corazon, de esos vuestros
linguidos labios cuyas palabras conmovieron, no solo a los hombres
descarriados, sino hasta las peilas y los montes? IOh si, Dios mio,
yo amo y he amado desde los albores de mi edad las ciencias; pero,
al recorrer varias veces sus caminos, he visto que solo el studio de
Vos es el origen de donde emana todo el saber : Omnis sapientia'ex
Deo est: same licito acogerme A esta y seguirla con todo el esfuerzo
de mi espiritu. Y quizas, 6 Sefior, fue bajo estas expansiones del
inimo conmovido de Vicente que reson6 en su corazon aquel amo-
roso y celeste Ilamamiento que le manifest claramente que, si que-
ria seguir con mayor facilidad este studio sublime, dejase el siglo
y se dedicase del todo a escuchar su voz en el retiro de los sosega-
dos claustros de la 6rden de Guzman. Y como 61 se resolviese con
plena espontaneidad a seguir las aspiraciones de su corazon, luego
se extendi6 esta noticia entire su familiar y por toda la ciudad, por
cuyo motive no se encontr6 una sola persona ni pecho alguno que
no mostrase vivo sentimiento por esta resolution. Lloraba su fami-
lia, la cual, atendidas las raras dotes de su eminente talent, espe-
raba con razon verle enriquecido de bienes de fortune y de distin-
guidos honors: Ilorabale el foro y la curia, quienes, viendo las
singulares cualidades que iban desarrollandose en este insigne va-
ron, se prometian tener en 61 un valeroso campeon en las discu-
siones de la tribune, 6 un firme corazon en la integridad de los
juicios: lorabanle los magistrados que, admirados de su s6lido jui-
cio, de su incorruptibilidad y perspicacia, tenian fundadas esperan-
zas de que seria un dia el ornamento de la pfblica autoridad y un
sosten de los bienes comunales: tal vez la razon principal de tan-
tos llantos y suspiros provenia de la belleza de su gentil rostro que,





86 SERMON
cual espejo de un alma dulce y suave, incitaba, contra su volun-
tad,, deseos fervorosos con que se le brindaba para el enlace matri-
monial. Pero comparando Vicente los honors mundanos con la
humildad del Evangelio, los atractivos de la opulencia con las in-.
comodidades de la pobreza, y los deleites del mundo con la espon-
tUnea abnegacion de la propia voluntad, no vacil6 un moment en
asociarse i la empresa de los discipulos de Jesucristo: Ecce nos re-
liquimus omnia. De cuya generosa abnegacion, si el mundo, que
celebraba sus eminentes cualidades, tuvo motives para entristecer-
se, con much mas razon se alegraba la religion de Guzman; pues
apenas entrado enella, como en un puerto tranquilo, dirigi6 todos
sus pensamientos 6 su propia perfeccion, y se dispuso i former de
si mismo un campeon que con las armas'y trabajos del apostolado
hiciera un dia triunfar el Evangelio de Jesucristo. Pronto conocie-
ron todos 6 cu6n alto grado se elevaria su virtud, y cudn extensa y
fortalecida procuraria establecerla en los dem6s. Asi como un guer-
rero que, queriendo adiestrar en los various asaltos de los conflicts
militares su espfritu y su cuerpo, examine y maneja de todos modos
los instruments marciales, y ejercita sus miembros para todas las
pruebas de las fatigas campales esforzando su corazon al aspect de
los sanguinarios combates; del mismo modo, queriendo Vicente cor-
regir los vicios del mundo corrompido, fortalecer la Religion, con-
veneer las inteligencias y dulcificar los corazones, comienza 6 poner
6 prueba en si mismo las armas que deseaba emplear magn6nima-
mente en provecho del pr6jimo, y con el ejemplo, mas que con las
elocuentes palabras, incita 6 los hombres 6 que le sigan.
5. Miradle, miradle, en efecto, como en la sagrada mansion don-
de se encerr6 no perdona tiempo ni occasion para llegar al grandiose
fin A que se dirige; y volviendo i cada instant desde su sosegado
asilo las miradas al peligroso siglo que acaba de dejar, reune A su
gran corazon todas las fuerzas para sujetarlo al suave yugo de la ley
de Cristo. iOh afeminado, oh d6bil siglo, continda el insigne varon,
que vives en medio de los deleites lenos de engailo, de corruption y
de voluptuosidad I Iay I ya ves que este no es el camino que conduce
al hombre peregrine al eterno puerto de salvacion que le aguarda!
Suave es la senda que allf conduce, porque esti.trazada porlas hue-
Ilas de aquel sumo Bien qbe allan6 sus asperezas y escabrosidades,
y ahri6 las diamantinas puertas del reino celeste. antes cerradas;
pero ,qu6 vestigio suyo encuentraspor el camino que sigues? otro
camino, otro camino debes seguir, si no quieres ir errado, y llegar





DE SAN VICENTE FERRER. 87
alli donde despues es vano el arrepentirte. &Esti acaso el hombre
hecho para el hombre, y no para Dios? y jpodr4 apartarle de su
Criador un vil temor de sufrimiento, 6 un fugaz placer y perece-
deros deleites? Con estas ideas, hermanos mios, se dedica Vicente
al arduo studio de dominarse a si mismo: aunque no hacia esto
por corregir sus propias faltas, lo reputa como un deber por amor
A Jesucristo y para conducir al pr6jimo a la senda de la justicia y
de la verdad. Por eso pasaba las noches enteras en fervorosa ora-
cion, 6 dormia muy poco sobre un duro lecho, mas bien para acos-
tumbrarse al sufrimiento que para descansar c6modamente; por eso
formaba de todo el aild un continue ayuno, y solo en los dias fes-
tivos lo aligeraba un poco; por eso recurria a los cilicios, A los azo-
tes y i castigar en si mismo al hombre inocente, a fin de que los
dembs A lo menos aprendiesen a mortificar en si mismos al hombre
pecador. Mas el former el hombre mortificado por medio de rigi-
das penitencias no parece 4 Ferrer suficiente para former el hom-
bre perfect; 61 conoce, empero, altamente las sapientisimas dispo-
siciones divinas que ordenan que haya entire nosotros relaciones
mdtuas, y por esto nos ha hecho sociables, y quiere que exista un
amor reciproco y nos prestemos ayuda unos A otros para consolidar
los vinculos de esta imperiosa union. En su consecuencia fija Vicente
sus miradas en la indigente parte de la sociedad que, Ilena de mi-
seria y de llanto, es despreciada por los ricos que, demasiado ocu-
pados en su vida regalada, no manifiestan afecto ni corazon por las
desdichas ajenas. Si, prorumpe61l, si, vosotros ser6is el cuidado
mas dulce de mi alma, en vosotros cifrar6 yo mis delicias, y os abra-
zar6 afectuosamente con Jesucristo. Y bajo la impression de estas
ideas se abandon al consuelo de los desvalidos; ora con paciencia
da oidos a sus amargos lamentos derramando el b6lsamo consola-
dor en sus dolorosas heridas, ora acoge benigno las dudas de los pu-
silinimes, confirmando con sus consejos A los espiritus fluctuantes,
y ora corre ansioso al lecho de los infelices dolientes para confor-
tarlos en los sufrimientos de sus dolencias y miserias con los auxi-
lios que pone en.sus labios el celo cristiano, y en sus manos generosas
la caridad cristiana. Esta es, hermanos mios, su ocupacion diaria.
6. Dividido entire Dios y el pr6jimo, ansioso de su propia per-
feccion y de la ajena, si le mirais en su oracion, os parecera ocu-
pado todo en ella; si le observais en la caridad cristiana, os pare-
cera que no atiende i otro objeto; si le considerais en la humildad,
os parecer4 enamorado de la belleza de esta sola virtud. IQui6n no





88 SERMON
diria que un hombre que pasa su vida en la paz del claustro, en el
suave consorcio de tantas virtudes, con el espejo en su conciencia
que le refleja una s6rie no interrumpida de acciones sin mancha, con
la lisonjera confianza de ser grato A los ojos de su Dios, ya respect
de sus buenas obras, ya por cuanto estA enseilando a los demAs por
medio de sus luminosisimos ejemplos, qui6n diria, repito, que no
debiera nayegar en un mar sosegado y libre de tormentas y de pe-
ligros? Pues no fue as( en verdad. Parece que el cielo le es favora-
ble, parece que A su alrededor le son propicios el viento y las olas,
pues 61 no manifiesta en su semblante la turbacion de la tempes-
tad, y con el pensamiento y con las obras procura afanoso evitar
el naufragio. Parece que el infernal enemigo preveia su future ven-
cimiento; y por esto buscaba conquistar 6 al menos aterrar A su
robusto rival hasta las trincheras y el principio de las batallas. Obs-
tinado por lo mismo 6 desviarle y desalentarle de cuanto aquel em.
prende sobre sf mismo, y de lo que va A ejecutar en provecho ajeno,
le declara una guerra tanto mas formidable, cuanto mas oculta es;
una guerra a cuyos asaltos los mas fuertes y aguerridos no osten-
tan siempre su rostro sereno, una guerra de la que el mismo Ap6s-
tol de las gentes, aunque vaso de election, aunque arrebatado has-
ta el tercer cielo, tuvo que lamentarse con frecuencia confesandola
poderosa, obstinada y destructora : Sentio aliam legem in membris
meis repugnantem legi mentis mew: hablo de la guerra que nos hace
la care. -Oh Vicentel si no eres infeliz, A lo menos eres digno de
compassion! Poco hace que todo te sonreia; lay I c6mo tus mismas
dulzuras han amortiguado su gracia y se han convertido en hiel?
Segun tu costumbre estas registrando en tu solitaria celda aquellos
sagrados libros que Ilenan tu mente y tu pecho de sabidurfa divina;
pero tu pensamiento que antes volaba rApido al cielo, y que durante
largas horas permanecia absorto en contemplar las maravillas y per-
fecciones celestes,.ahora cansado y abatido seinclina, a pesar de tus
esfuerzos, A las cosas de la tierra, y cambiando miserablemente de
rumbo ve delante de sf objetos que siempre has detestado; de suerte
que te causan terror y espanto. Tomas un breve descanso, segun
costumbre, en el duro lecho que siempre te fue mas dulce que las
blandas lanas que abandonaste, porque aborreciste el lujo y como-
didades detoda clase, especialmente de una blanda cama que enerva
y debilita el cuerpo y el espfritu; pero ay I qu6 se han hecho aque-i
llos tus suefios, cortos sf, pero suaves, pasados en el dulcfsimo sosie-
go de'la verdadera paz y transcurridos entire las delicias de aquellas





DE SAN VICENTE FERRER. 89
caras visions que te hacian gozar de antemano las bellezas del pa-
rafso? Ahora te veo conturbado menearte y revolverte sobre la du-
rfsima cama, y bajar de ella con frecuencia para postrarte a los pi6s
del Crucifijo y anegarte en Ilanto, 6 para castigar tu cuerpo con azo-
tes hasta cubrirlo de tu propia sangre. ,Cu6ntas delicias no gusta-
has antes contemplando a tu Dios y Selnor? mas ahora te postras A
sus pi6s, y te parece que tu Salvador estg silencioso. lQu6 dulzu-
ras no gozabas en tus suaves soliloquios religiosos? ahora te parece
que todo objeto refleja la luz de aquella llama de la ley importuna
y rebelde, la cual, aunque vencida por ti en todos sus ataques, no
por eso se da por rendida, sino que, A pesar de tus victorias, vuelve
de nuevo 6 acometerte con pertinacia y con brio. IQuiera el cielo
que, 6 lo menos, sea tu lucha como la de Jer6nimo en la soledad
de los desiertos de la Palestinal pues entonces la aridez del lugar,
la compafifa de las fieras y la imposibilidad de todo comercio hu-
mano habrian calmado la guerra, 6 echo fAcil la victoria; de este
modo hubieras podido desahogar con mas libertad los gemidos de
tu lacerado corazon, y encontraras tal vez algun habitante de los
desiertos que compadeciera tus penas; pero Icuanto mas dura es
la lucha en medio de los deberes de tu ministerio Sientes la guerra
en tu corazon, y te ves forzado A aparentar la calma en tu sem-
blante; quisieras huir de toda relacion humana, y te es precise que
la toleres y vivas en medio de ella; quisieras entregarte A un r6gi-
men el mas austero y Aspero que te fuese possible, pero es indispen-
sable que renuncies A 61 6 inclines la cerviz A la obediencia, y mi-
tigues tu celo.
7. No en vano, hermanos mios, he invocado para Vicente los
horrorosos desiertos de la Palestina. Rechazado y vencido ya de mil
maneras el infernal enemigo, y viendo que le era in6til toda la vio-
lencia de los ataques manifiestos, acude al arte vilfsimo de la trai-
cion. Enciende en el corazon de una mujer j6ven y noble una llama
de amor h6cia 61, en t6rminos que abrasdndose de ardientes deseos
aguza su ingenio para un engaiio imprevisto. Finge ella una enfer-
medad, y manda por 61 suplicandole se digne visitarla con el objeto
de confesarla, confiando que la oportunidad y la soledad le harian
conseguir lo que la embriaguez de la passion no se atrevia A confiar
mas que al pensamiento. El santo Varon, movido por la salvacion
de las almas y del deber del ministerio sacerdotal, se encamina so-
licito d casa de la mujer que lo llamaba; mas lay! jqu6 encuentro
tan comprometido I cuando cree ver 6 sus pi6s A una Magdalena 11o-





90 SERMON
rando, ve ante si 6 una impiddica mujer de Putifar. La sorpresa, el
horror, la fuga, todo fue obra de un moment. Vence, hermanos
mios, vence Vicente magnAnimo esta terrible lucha, pero on tor-
rente de I6grimas bafian su victoria. El amor despreciado pronto se
convierte en furor. La mujer irritada, que del atrevido engafio solo
ha sacado su propia vergiienza, hace recaer todo el peso de la in-
famia que la cubria sobre el generoso y casto inocente. Un hecho
que menoscaba ]a fama y reputation de unapersona distinguida y
de valfa no queda regularmente oculto y reservado entire los hom-
bres, sino que se propaga y difunde con celeridad. Despues de ha-
berse extendido por todas parties, lega tambien a los oidos de nues-
tro Vicente, 6 impresiona fuertemente so delicado corazon. El celo
de Dios y de su Religion le animan, la caridad del pr6jimo le sos-
tiene, su honor ofendido le insta, el deseo de sufrir con Cristo le
detiene: la necesidad de ser bienquisto de los hombrespara poder
trabajar en su provecho exige so defense propia: el ejemplo con que
les enseila el sufrimiento y la humillacion demand el silencio y ]a
prudencia. Y en medio de esta tormentosa guerra mortifica con ri-
gor sobre su cuerpo las faltas ajenas, y postrado al pi6 del Cruci-
fijo so deshace en Ilanto. IPor piedad, cAlmate, 6 Vicente, y si tus
angustias dan lugar A algun consuelo, escucha un instant mi voz
menos que A tu dolorl Las nubes de la afliccion que se condensan
sobre la cabeza del just amenazan tempestades, pero no son dura-
deras. El mismo soplo'de malignos vapores que condensa y oscu-
rece la atm6sfera, el mismo sirve para dispersarlos, y la faz del cielo
se pacifica y serena. En esta situation quiere Dios que seas ejemplo
de sufrimientos cristianos; no transcurrira much tiempo en que te
hari ejemplo de triunfo cristiano, y td mismo te veras en presen-
cia de... pero 4qu6 digo te ver6s? mira, mira A la mujer extraviada,
primero tentadora, despues calumniadora de to purfsimo honor,
mira como castigada gravemente por la mano del Omnipotente en
su salud viene i caer 6 tus pies entire la confusion ylas l6grimas, A
confesar delante de todos abiertamente sus faltas, y declarar que
ella es la culpable y td el inocente. Y td conmovido en extreme
para con ella no sabes responder 6 sus palabras sino con el perdon,
y A sus lIgrimas de dolor unes las tuyas que son de ternura y de
confortacion. Ya la tiendes cort6s tu mano para levantarla, pero ella
la sola gracia que te suplica es de poder bailar tus pies con su Ilanto
y repetir la confession de su delito; ni su afan queda satisfecho de
esta declaracion hasta que la permits que pueda ella misma hacer





DE SAN VICENTE FERRER. 91
pdblicas sus faltas por las calls y plazas de Valencia. Y cuando con
el mas acerbo dolor refiere 6 todos su culpa y tu triunfo, cuando
toda la ciudad, que experimentaba una vivisima pena en solo du-
dar de to inocencia, manifiesta un pfiblico regocijo por tu victoria,
ti te esfuerzas en vano en esconderte A los aplausos y A los transpor-
tes de alegrfa que se manifiesta espont6neamente en todos los co-
razones.
8'. Mas, Ipor qud,,Vicente, en medio de tus gloriosos triun-
fos te confundes y conturbas? Abre tu pecho 6 las dulces impre-
siones de las alabanzas, puesto que el triunfo que acabas de alcan-
zar no es mas que la aurora de tus futuras glorias. Desde el Tajo al.
Arno, desde el Rhin al Tamesis, desde los b6ticos valles A los
blancos montes de la helada Escocia, Icuantas miesesveo se levan-
tan delante de tus triunfos! 4Me engaiia tal vez mi agitado pensa-
miento? Cese ya la imaginacion de former sus vaticinios, y deci-
dan su verdad los acontecimientos.

Segunda part : Vicente con la efiacia de su palabra fue el medio para
la conversion de los hombres.

9. El celo cristiano, hermanos mios, es una llama que cuando
enciende A un corazon noble y generoso no queda en 61 inactive
y tranquila, sino que A manera de un rayo del sol que da en un
tersfsimo espejo, el iluminarlo con su vivfsima luz y reflejarla de
este hicia los cuerpos que hay 6 su rededor, es obra de un solo
moment; del mismo modo el celo de que hablamos no se para en
la perfection de aquel solo hombre 6 quien anima y enfervorece ;
sino que apenas ha echado en 61 profundas races, pretend re-
producirse y pulular en los corazones de otros. Esto puntualmente
se verific6 en el h6roe cuyas virtudes estamos venerando. Apenas
Vicente hubo formado de sf mismo el hombre perfect, y ensefiado
A los otros con la prActica de sus virtudes,'pareciendo esto poco 6
su ardiente celo, no omiti6 nada de cuanto esta en el poder de un
alma fervorosa y diligente. Tiende so mirada sobre el error, la ce-
guedad y la disolucion de so siglo, y mientras queda herido en lo
mas vivo de so corazon, par6cele que una voz del cielo le dice que
61 esaquel varon escogido por Dios para arrancar, destruir, disipar,,
derrotar, edificar y plantar, y que en esta colosal empresa la misma
voz del Omnipotente no faltarA A sus labios : Eccedediverba meain
oretuo: ecce constitui te hodie super gentes et super regna, ut evellas, et





92 SERMON
destruas, et disperdas, et dissipes, et edifices, et plants. Ea, parece le
dice, anda, Vicente, reune en tu pecho todos los esfuerzos de tu
noble espfritu, enciende tus palabras de todo el fuego de la cari-
dad, no temas el 6xito. No te amedrentes, siquiera sean de dura
peia los corazones a quienes diriges tus palabras, por mas que sean
de diferente religion, de diverse lenguaje y contrarios en caracter
y education. Estas hablando en nombre, no de tu honor, sino de
Dios. Aquel Dios que dirige tu espfritu, aquel que por un exceso de
su amor habla A los hombres por medio de tu persona, es precise
que td lo hagas conocer A los hombres como A un Dios lleno de
amor hacia ellos, pero al mismo tiempo altamente justiciero: re-
cu6rdales el dia de su redencion, pero tambien el dia de su juicio
final, y asf no femas, que alcanzaras victoria de ellos: In hoc sig-
no vinces. Pres6ntate en el trono de san Pedro con actitud reveren-
te 6 imperiosa, y manifiesta A Juan y a Benedicto que los derechos
sagrados de la santa Iglesia no estin al alcance de litigios humans,
y que perseguirlos por obstinacion no puede verificarse sin dirigir
los tiros contra Jesucristo que prometi6 6 sus sucesores que se le-
vantaria un dia la Iglesia gloriosa 6 inmaculada como se la entre-
g6. Presentate A los poderosos gobernantes de la tierra, y dfles que
malamente Ilevan la cruz sobre sus diademas si no la tienen gra-
bada en su corazon; y que sin ella sus reinos estin construidos so-
bre arena y sus tronos sobre las ondas. Pres6ntate A los hebreos, y
diles que si miran con espanto los tormentos de este Dios crucifi-
cado, fue obra suya y de sus padres; pero que con la postrera he-
rida se escape de aquel corazon todo el dolor del delito para que
fuera en adelante eterno manantial de piedad. Pres6ntate a los
mahometanos, y conv6nceles de la falsedad de sus dogmas, mani-
festandoles la ridiculez de su religion que les permit el ilegftimo
desahogo de sus placeres. Pres6ntate a los cristianos, y diles que
dirijan sus miradas A la fuente de su redencion, y que compare
su molicie con aquellos tormentos y su orgullo con aquella extre-
ma sumision ; y si aun tienen valor para resistirse, hazles present
que en la crucifixion del Salvador hasta los montes y peilas mani-
festaron gran sentimiento.
10. Asf como un valeroso alazan de guerra que detenido por el
jinete en las filas dirige una mirada sobre el campo de batalla,
moviendo todos sus miembros y escarbando el suelo con sus pies,
aspira el aire con sus hinchadas narices, con sus tiesas orejas espe-
ra la seal del combat; si finalmente el clarin marcial da la seal





DE SAN VICENTE FERRER. 93
que es la alegrfa del valiente, y la mano que le sujeta afloja el fre-
no, devora el espacio en la senda de la gloria, y corre y se pre-
senta en donde se ofrecen mayores peligros y triunfos; de la mis-
ma manera Vicente, viendo los excess de su depravado siglo, y ex-
citado su espiritu para corregirlos, asf que la Orden de Guzman, 6
cuya obediencia se somete plenamente, le hubo otorgado permiso
de poner en ejecucion lo que le inspiraba su celo en la grande em-
presa de Jesucristo, todos sus pensamientos, todos sus deseos, to-
dos sus intereses tuvieron un solo objeto, el triunfo del Evangelio;
impert6rrito 6 infatigable emprende la colosal obra de proclamarlo
y extenderlo por todas parties. Dirige inmediatamente susmiradas-
A aquel centro supremo del cristiano edificio, de cuyo bien provie-
ne, como por emanacion, el bien general de las parties, y joh do-
lorl exclama, ano han sidd suficientes cAsi ocho lustros de lgri-
mas derramadas por el mundo entero A causa del 'cisma de la ter-
renal Sion ? Si esta es la im6gen y espejo de la celestial y eterna, por
qu6 opener escisiones y discordias 6 aquella bienaventurada paz
que es la alegrfa de todos los siglos? Si su gobierno es semejante al
de la celestial Jerusalen, ,por qu6 en un mismo solio se sientan
dos potestades rivals? Ea, cesen ya, sf, cesen los pretextos y la ale-
gacion de derechos, pues el derecho es uno solo reclamado por la
.paz que dej6 cAsi en herencia su Fundador al partir de esta tierra,
esto es, conservar inviolable la unidad de la Iglesia, de modo que
atando sus varies eslabones A un solo principio queda unida A su
cabeza invisible que desde el cielo la gobierna. No se content el
celo de Vicente en simples deseos. Ya se halla en la corte de Bene-
dicto que la tenia en Avifion; no el s6bito honor que recibe al ser
nombrado confesor y maestro de su palacio, ni la mitra que se le
ofrece, ni el honor de la pfirpura le detienen en seguir sostenien-
do el bien pdblico altamente desatendido. No bastando esto A sa-
tisfacer su celo, lleva mas alli sus tentativas y esfuerzos. Como la
Europa se hallaba dividida entire Roma y Aviflon, ve necesaria la
intervention de todos los obispos y principles para dirimir la gran
question. No le arredrah las fatigas.de los viajes, ni la prevention
de los manejos, ni las dificultades en veneer los partidos. VWsele
recorrer la Francia, viajar por Espafia, visitar las cortes de Italia
y Alemania, yen todas, especialmente en la del emperador Segis-
mundo, insisti6 con fervor en la necesidad de reunir un concilio ge-
neral. Parece que est6 hablando por su boca el Espfritu de Dios,
Callan los partidos, triunfa la verdad, respira la Religion. Rednese
7 TOMO VIII.





94 SERMON
en Constanza el concilio. Es proclamado pontifice Martino V, y la
nave de Pedro, que iba errant de cuarenta afios habia en un mar
borrascoso, bajo un cielo sin estrellas, sacudida por las olas, por la
furia de los vientos, y mas aun por el discorde gobierno de dos pi-
lotos, se la ve bogar tranquila entire apacibles elements, y abrfr-
sele A su vista un puerto seguro y sosegado.
11. Despues de haber arreglado de este modo los puntos car-
dinales del edificio cristiano, se dedica con afan i reconstruir sus
parties. No hay principle alguno de Europa que, invitado 6 espon-
tineamente, no se present en el Concilio para proponer algun pro-
yecto, 6 para dar consejos encaminados A propagar 6 reformer la fe
y la moral de la religion de Jesucristo; no existed pafs alguno, aun-
que de caricter barbaro, de creencias contrarias y de ninguna hos-
pitalidad, en donde no sea 61 mismo el ejecutor de sus proyectos y
consejos. Pres6ntase en Inglaterra en la corte de Enrique IV, y su
Ilegada es como la del sol en un tenebroso horizonte que disipa las
tinieblas y hace triunfar la luz. Ya la fe de Cristo en la corte de L6n-
dres es la aurora de la verdadera creencia en todo aquel reino. Pe-
ro la gracia de Jesucristo, aunque es pronta y espontinea en co-
municarse a los hombres, exige con todo el trabajo de los minis-
tros evang6licos para producer sus provechosos efectos: Ite, prte-
dicate; y Vicente obedece esta voz. Recorre las provincias de Ingla-
terra, y tiene la satisfaction de ver c6mo doblan todas su rodilla
ante la cruz ; visit con rapidez el reino de Irlanda, y este cambia
sus supersticiosos ritos con los del Nazareno. Recorre la Escocia, y
se enarbola la bandera del Redentor en los temples, en las plazas
y en las torres. Empero una nube ben6fica que reanima la tierra
abrasada por el ardoroso calor, un sol fecundo que envia sobre el
suelo inerte sus rayos vivificantes no se limitan jams a un solo pafs;
sino que, despues de haber dado valor y vida A la languida vegeta-
cion de un terreno, van A fecundar con su luz y con su bendfica
agua a otros pauses. Del mismo modo lo hace Vicente. Corre triun-
fando las islas de la Bretaila, y al ver en ellas bastante arraigada
la fe del Cristianismo, vuela solicito a las Galias A fin de consoli-
darla tambien allf. El Poitou, la Gascufia, el Languedoc, la, Pro-
venza, el Avernia, Aix, Clermont, Aviiion, Lyon le escuchan co-
mo A un apdstol, le abrazan como A un padre, le dan las gracias
como A un m6dico de sus almas; en su presencia le exaltan como
4 bienhechor, y en su ausencia suspiran por 41. ZQu6 dir6 respec-
to a Espafia? No es bastante rapido el pensamiento, ni la lengua





DE SAN VICENTE FERRER. 95
tan feconda, ni las palabras tan elocuentes para poderc sguir y ex-
plicar el curso de sus empresas; sin embargo, conviene que esfuer-
ce mi d6bil expression para referir sus pasos. 1E se mostraba todo
para todos, y en cada uno de tal manera, que solo se puede decir
esto de 61.
'12. Los moros que ocupan varias provincias de la Penfnsula es-
pailola no avivan su odio como bArbaros conquistadores de este
hermoso pals, sino que inflaman su celo para conquistarlos 6 la re-
ligion de Jesucristo. No dir6 cuantos convirti6 A ]a fe de aquel
pueblo mahometano y guerrero en'los ouchos aieos de su predica-
cion, cuando en un solo dia vi6 mas de veinte mil que, penetra-
dos de la verdad del Evangelio, iban A recibir reverentemente las
regeneradoras aguas del Bautismo. Y si pudo arrancar de las fau-
ces del-averno A numerosas press que militaban bajo las banderas
del falso Profeta, no fue menor el ndmero de aquellos 6 quienesla
obstinacionjud6ica tenia obcecados con respect 6 la evidencia del
verdadero culto; y mientras despoblaba las mezquitas de C6rdoba
y de Granada, y dejaba desiertas las sinagogas de Tolosa, de Pa-
lencia y de Salamanca, se esforzaba al mismo tiempo en el seno
del elegido rebaio de Cristo en conciliar discordias, reprimir ven-
ganzas y excitar el celo: no escapaba de su apost6lica caridad nin-
gun pafs y c6si ningun indivfduo de su native patria. Temo, her-
manos mios, cansar vuestra devota atencion con enumerar todos
los grandes hechos de este ilustre Varon; pero temo asimismo fal-
tar a mi ministerio omitiendo los principles. En las orillas del Rhin
se nos muestra como propagador de los dogmas del verdadero Dios;
en Flandes como A reformador de los corazones y de las inteligen-
cias; en Suiza como a triunfador de ]a herejia y destructor de los
restos de la pagana supersticion; en el Piamonte, en G6nova, en
Lombardia y en la Toscana se present como pacificador de las dis-
cordias civiles, restaurador de la discipline eclesi6stica y reforma-
dor de las costumbres del pueblo. No una sola vez sino muchas
emprendi6 estos viajes largos y pesados, efectu6ndolos siempre que
lo demandaba la necesidad 6 su fervoroso celo; y sostuvo estos tra-
bajos llenos de fatigas y peligros, no siempre gozando de perfect
salud, sino careciendo con frecuencia de ella, y de estos sefialados
sucesos nunca se atribuia la gloria A si mismo, sino que todala re-
feria a Dios.
13. Al ocuparme en referir tantas excursions y las innumera-
bles empresas del gran Vicente Ferrer no puede menos mi mente
7*





96 SERMON
de recorder aquf los hechos y seiialadas accignes de aquellos insig-
nes heroes que triunfantes recorrieron todo el mundo y Ilenaron de
sus nombres las histories y la poesfa. Estoy viendo 6 los C6sares
que sujetaron las Galias, 6 los Scipiones que vencieron el Africa,
4 los Alejandros que subyugaron el Oriente. Si bien es verdad que
mi imaginacion me los represent montados en briosos corceles,
resplandecientes de pdrpura y de oro, rodeados de magn6nimos ge-
nerales, sostenidos por la majestad del mando; con to.do, no sor-
prenden tanto mi mente como este humilde fraile, con los pi6s des-
calzos, rapada la cabeza, pobremente vestido, respirando en todo
mansuetud y pobreza. Y sin embargo no vieron aquellos tantos
paises como este recorri6, no sojuzgaron tantos pueblos aquellos
con sus armas como venci6 este por medio de la palabra, no des-
truyeron aquellos tantas ciudades como edific6 este con su ejem-
plo: guerrearon aquellos con el auxilio poderoso de innumerables
ej6rcitos, de invictos capitanes, de mAquinas de guerra, de pertre-
chos, este hizo la guerra solo; redujeron aquellos los pueblos A su
obediencia con la superioridad de su fuerza, este con el inico me-
dio de la palabra; anhelaron y consiguieron aquellos su propia glo-
ria por medio de la abyeccion de los demis, este solo busc6 la glo-
ria de Dios: las injusticias, las rapifias y la esclavitud que acom-
paiiaron los triunfos de aquellos obligaban los pueblos A tomar
las armas, porque preferian la muerte i su domino opresor, este
solo impone 6 los pueblos la penitencia, el arrepentimiento y la
abnegacion de sus propios apetitos;pero 6 qu6 extenderme mas?...
Hubi6rais visto, hermanos mios, como no solo los humildes pue-
blos, sino las cultas y populosas ciudades, al tener noticia de la lle-
gada de Vicente corrian todos en tropel A su encuentro, no como
quien va direcibir a una persona que, blandiendo las armas del
Evangelio, Ilega para combatir el vicio; sino A un personaje que,
rodeado de todos los atractivos del amor, se present para promo-
ver placeres no gustados todavfa. Apenas llega Vicente A una po-
blacion, cuando dejan todas sus tareas como en un dia de solemne
festividad, quedan desiertas las casas, por todas parties estA pinta-
da la alegria, las gentes tienden colgaduras en los balcones y ven-
tanas, y adornan con las mejores flores las puertas y las tiendas. Asf
como en un caudaloso rio es uno solo 6 uniform el movimiento de
las aguas, del mismo modo es uno solo el movimiento de la gente
que, deseosa de ver A Vicente, por las calls y plazas se empujan
entire si confusamente hicia la puerta que debe acoger al ilustre





DE SAN VICENTE FERRER. 97
hu6sped. Igial es en todos la impaciencia que manifiestan de verle
y oirle, pero no la expresanlodos del mismo modo. Uno esti con
los ojos sobre un punto distant de ]a calle para ser el primero en
descubrirlo, otro codea para colocarse en primera fila y verle de
cerca, cu6l se establece en un lugar mas elevado 6 fin de poder sa-
ludarlo; y mientras estin esper6ndole con ansia, todos sus discur-
sos y conversaciones versan sobre so santidad, sobre sus maravillas,
sobre sus prodigies y acciones her6icas. Y movidos sus corazones y
animos con semejantes conversaciones, y encendidos en deseos de
verle, no puedo describir suficientemente cual seria la estrepitosa
manifestacion de aquellas gentes con que prorumpirian 6 la llega-
da del Ap6stol tan suspirado. Manifestaban A un mismo tiempo ru-
mor y silencio, regocijo y llanto, movimiento y quietud; y en me-
dio de esto caia sobre su cabeza una lluvia de flores, tendian en el
suelo que debia pisar alfombras de rica seda, y hacian resonar las
campanas como se acostumbra en la celebration de una solemnidad
religiosa 6 en la solemne entrada de un monarca querido y ve-
nerado.
14. [Oh grandes, oh verdaderos triunfos de la religion de Jesu-
cristo! IOh vanos, 6 mentirosos triunfos de los marciales conquis-
tadores de la tierra! 4 Do esta todo el fausto de vuestro deslum-
brante esplendor, si aquellos mismos bronces y aquellos marmoles
que transmiten a la posteridad vuestras glorias hacen odiosa vuestra'
memorial? Vosotros habeis sumido en la miseria y esclavizado mu-
chas veces A pueblos inocentes; habeis desolado 4 ciudades antes
florecientes en opulencia por su naturaleza y por las artes; vosotros
habeis convertido en un desierto A campiiias muy f6rtiles; vosotros
con vuestras conquistas habeis hecho viudas 6 esposas felices; a pa-
dres llenos de canas les habeis convertido en hu6rfanos de sus hi-
jos; habeis sembrado por doquiera el luto, la desolacion y el exter-
minio; h 'aqui vuestros triunfos. IQu6 contrast ofrecen las victo-
rias del Cristianismo! En estas se presentan apaciguadas las discor-
dias entire ciudades rivals, conciliados los matrimonios desarre-
glados, confortado el pudor vacilante, enmendadas las costumbres
corrompidas, confirmada la religion que languidece; y todos estos
triunfos se consiguen con la persuasion, con suavidad y con bue-
nos consejos, no como los vuestros acompafiados de sangre, conta-
minados de desolacion y regados de lanto. Cuantas veces... pero
,qu6 digo, hermanos mios? me he equivocado: no son, sin embar-
go, los triunfos de la religion de Jesucristo exentos de llanto, pe-





98 SERMON
ro Ilanto vertido por el enemigo que, convirtiendo su odio en amor,
se echa en brazos de su contrario; Hianto.de un hijo extraviado
que, arrepentido de sus faltas, se postra A los .pi6s de su padre;
Ilanto del pecador arrepentido que, abjurando sus errors, se aco-
ge penitente 6 la cruz.
15. Pero, volviendo a nuestro H6roe, Lqu6 afadir6 d todo lo
que he manifestado para dar fin 6 sus encomios? Podria mostr&-
roslo como operator de prodigies, y poner ante vuestra conside-
racion los panes multiplicados para alimentar las turbas que le se-
guian, los innumerables males, reputados por incurables, sanados
por 61, los naufragios suspendidos por su virtud, si no me pareciese
bastante el haberos mostrado ya el mayor prodigio de Vicente, que
es el que tiene relacion con su misma persona. Porque tantas con-
versiones obradas por un solo hombre, tantas fatigas de su espiri-
tu, tantas penitencias y mortificaciones en su cuerpo, tantas obras
efectuadas por medio de su piedad, y, por iltimo, el ver compen-
diadas en un solo hombre las empresas y las acciones her6icas de
muchos Santos, me parece que con razon puede esto lamarse un
continuado prodigio, prodigio que debe infundirnos mas reveren-
cia y admiracion que las asombrosas acciones que de cuando en
cuando place A Dios obrar por medio de sus escogidos.
16. Al observer, hermanos mios, entire vosotros tan asidua de-
vocion 6 san Vicente Ferrer, al verque todos los afios quereis ce-
lebrar con solemne pompa su memorial, no puedo menos de aplau-
dir vuestra religiosidad y daros mil parabienes por las ventajas que
de este culto reportais. Porque si Vicente recorri6 tantos paises, si
atraves6 tantos montes, rios y mares para encaminar al puerto
venturoso de la salvacion los pueblos y naciones mas extraviadas;
4con cuanta mayor satisfaccion de su alma no procurara lo mismo
respect de vosotros que solicitos de vuestra salud eterna acudis
espontaneamente su protection? Si, hermanos mios, los elegidos
siervos de Dios no abandonan jams ni menos en el reino de los
gozos eternos a los devotos que en su vida han acudido A ellos, y
cuanto deseais vosotros de poder un dia reuniros 6 61 en aquellos
puros deleites, tanto estA 61 impaciente para poder abrazaros. Ya
me parece que estoy vi6ndole y oy6ndole como, animado de aquel
ardiente celo que en vida mostraba recuerda desde el cielo A los
mortales el dia deljuicio final, apartando empero con dulce mirada
los ojos del Ilanto de aquel gran dia, a fin de presentaroslo como
el especticulo de eternos triunfos, de inmarcesibles glorias y de





DE SAN VICENTE FERRER. 99
suavisimos gozos. I Oh afortunados vosotros, si la devocion para con
un tan poderoso protector ante Dios os prepare tan halagilefias re-
compensas; dichoso yo en extreme si en aquel dia de incertidum-
bre y de inmutable suerte pnede ayudarme el haberos manifesta-
do los sumos y singularisimos meritos de san Vicente celebrados
segun me lo ha permitido mi corta capacidad!



ASUNTOS

PARA LA FIESTA DE SAN VICENTE FERRER.

I. Annuntiabo quod expressum est in Scriptura veritatis. (Dan. x).
Vidi Angelum dicentem: timete Deum, et,date illi honored, quia venit
horajudicii ejus. (Apoc. xiv). En aquel Angel que volando por los
aires anuncia y predica el juicio universal se distingue expresamen-
te el caricter de san Vicente Ferrer. Luego se le propone como el
caracter mas sublime y mas raro de sus encomios: Annuntiabo quod
expressum est in Scriptura veritatis. 1. San Vicente expresado lite-
ralmente en la Escritura : Vidi; 2.0 expresado bajo apariencias de
Angel: Vidi Angelum; 3. expresado bajo apariencias de Angel
anunciador del juicio : Vidi Angelum dicentemn: timete, etc.
II. Sermo noster et predicatio nostra in ostensione spirits 'et vir-
tutis. (I Cor. i). Proponiendo la simple comparacion de la predi-
cacion y de las obras de san Vicente, se nos muestra en 6l un nue-
vo y prodigioso Ap6stol, cuya predicacion fue: 1.0 una continue y
gloriosa manifestation del Espiritu divino que habia recibido de
una manera tan particular; 2.0 una continue y gloriosa manifesta-
cion de la virtud de Dios que tan singularmente le habia sido co-
municada.-Su predicacion fue una manifestation del Espfritu del
Seflor, que presuponiendo 6 llevando en el alma al mismo Dios y
A su espiritu : 1.0 recto; 2.0 santo; 3. principal, que dirige, san-
tifica y ennoblece al que lo posee. -Su manera de obrar fue una
manifestation de la virtud de Dios, virtud: 1.0 omnipotente; 2.0
pr6vida; 3.0 amorosa, a quien todo cede, la cual todo lo abraza y
de todos cuida.
11I. Ipse est directs divinitus in penitentiam gentis; et tulit abomi-
nationes impietatis, et gubernavit ad Dominum cor ipsius, et in diebus
peccatorum corroloravit pietatem. (Eccli. XLIX). La divina mission,





100 ASUNTOS PABA LA FIESTA
confiada por Dios A los Apdstoles desde el principio de la Iglesia,
la tuvo tambien nuestro Santo cuandotodo el mundo cristiano es-
taba lleno de maldades, rota la unidad catdlica y caido el solio de
la fe. Enviado Vicente con singular providencia como ap6stol, tra-
jo A penitencia los pueblos; desterr6 el escandalo y las abomina-
clones del santuario; fortaleci6 la piedad y la devocion en la Igle-
sia, y esto lo hizo: I.o con el valor y eficacia de su palabra ; 2.
con la luz y cr6dito de su santidad; 3. con la omnipotencia admi-
rable de sus milagros.

Sentencias de la sagrada Escritura.

Quasi tuba exalta vocem tuam, et annuntia populo meo scelera
eorum, et domui Jacob peccata eorum. (Isai. LVIII).
Ecce dedi verba mea in ore tuo; ecce constitui te hodie super
gentes, et super regna, ut evellas, et destruas, et edifices, et
plants. (Jerem. i).
Et vidi Angelum volantem per medium cceli, habentem Evan-
gelium aeternum. (Apoc. xiv).
Sermo meus, et praedicatio mea, non in persuasibilibus humanam
sapientiae verbis; sed in ostensione spirits et virtutis. (I Cor. Ii).
-Veni non in sublimitate sermonis, aut-sapientive, annuntians
vobis testimonium Christi. (Ibid. vm).
Speculatorem dedi to.domui Israel, et audies de ore meo ver-
bum, et annuntiabis eis ex me. (Ezech. In).
Multitudo sapientium (id est, praedicatorum) sanitas orbis terra-
rum. (Sap. vi).
Dominus dedit mihi linguam eruditam, ut sciam sustentare eum,
qui lapsus est verbo. (Isai. L).
Super hoc laudabit te civitas, quia factus es fortitudo et spes.
(Isai. xxv).
Magnificus in sanctitate, faciens mirabilia. (Exod. xv, 11).
Numquid non verba mea quasi ignis, et quasi malleus conterens
petram? (Jerem. xxmI).
Signa apostolatus mei facta sunt per vos in omni patientia, in
signis, et prodigiis, et virtutibus. (1 Cor. xii).
Exaltavit vocem suam de terra in prophetia, delere impietatem
gentis. (Eccli. XLVI).
Domine, non est exaltatum cor meum, neque elati sunt oculi
pmei. (Psalm. cxxx).




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs