• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Esqueleto del Sermon de san...
 Sermon de san Ambrosio
 Esqueleto del Sermon de san...
 Sermon de san Agustin
 Esqueleto del Sermon de san...
 Sermon de san Jerónimo
 Esqueleto del Sermon de san Juan...
 Sermon de san Juan Crisóstomo
 Esqueleto del Sermon de san...
 Sermon de san Bernardo
 Esqueleto del Sermon de san...
 Sermon de san Benito
 Esqueleto del Sermon de san...
 Sermon de san Mauro
 Esqueleto del Sermon de san Antonio...
 Sermon de san Antonio Abad
 Esqueleto del Sermon de san Martin,...
 Sermon de san Martin, obispo
 Esqueleto del Sermon de santo...
 Sermon de santo Domingo
 Esqueleto del Sermon de santo Tomás...
 Sermon de santo Tomás de Aquin...
 Esqueleto del Sermon de san Francisco...
 Sermon de san Francisco de...
 Esqueleto del Sermon de san Pedro...
 Sermon de san Pedro Celestino,...
 Esqueleto del Sermon de san Vicente...
 Sermon de san Vicente de Paul
 Esqueleto del Sermon de san Cárlos...
 Sermon de san Cárlos Borromeo
 Esqueleto del Sermon de san Nicolás,...
 Sermon de san Nicolás, obispo
 Esqueleto del Sermon de san Andrés...
 Sermon de san Andrés Corsino,...
 Esqueleto del Sermon de san Gaudencio,...
 Sermon de san Gaudencio, obisp...
 Esqueleto del Sermon de san Francisco...
 Sermon de san Francisco de Sales,...
 Esqueleto del Sermon de san Nicolás...
 Sermon de san Nicolás de Tolen...
 Esqueleto del Sermon de san Juan...
 Sermon de san Juan de Dios
 Esqueleto del Sermon de san José...
 Sermon de san José de Calansan...
 Esqueleto del Sermon de san...
 Sermon de san Alejo
 Esqueleto del Sermon de las llagas...
 Sermon de las llagas de san Francisco...
 Esqueleto del Sermon de san Antonio...
 Sermon de san Antonio de Padua
 Esqueleto del Sermon de san Ignacio...
 Sermon de san Ignacio de Loyol...
 Esqueleto del Sermon de san Francisco...
 Sermon de san Francisco Javier
 Índice de los esqueletos y sermones...






Group Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00082026/00007
 Material Information
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Physical Description: v. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Claret y Clará, Antonio María, 1807-1870
Publisher: Libería Religiosa
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: 1860
 Subjects
Subject: Sermons   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Statement of Responsibility: bajo la direccion del Excmo. é Ilmo. Sr. D, Antonio María Claret.
General Note: On top of t.p. : Copiosa y variada coleccion.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00082026
Volume ID: VID00007
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 15468072

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Esqueleto del Sermon de san Ambrosio
        Page 5
        Page 6
    Sermon de san Ambrosio
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Esqueleto del Sermon de san Agustin
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    Sermon de san Agustin
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    Esqueleto del Sermon de san Jerónimo
        Page 41
        Page 42
    Sermon de san Jerónimo
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
    Esqueleto del Sermon de san Juan Crisóstomo
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Sermon de san Juan Crisóstomo
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    Esqueleto del Sermon de san Bernardo
        Page 77
        Page 78
        Page 79
    Sermon de san Bernardo
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Esqueleto del Sermon de san Benito
        Page 105
        Page 106
        Page 107
    Sermon de san Benito
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
    Esqueleto del Sermon de san Mauro
        Page 128
        Page 129
    Sermon de san Mauro
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    Esqueleto del Sermon de san Antonio Abad
        Page 143
        Page 144
        Page 145
    Sermon de san Antonio Abad
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    Esqueleto del Sermon de san Martin, obispo
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Sermon de san Martin, obispo
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
    Esqueleto del Sermon de santo Domingo
        Page 186
        Page 187
        Page 188
    Sermon de santo Domingo
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
    Esqueleto del Sermon de santo Tomás de Aquino
        Page 209
        Page 210
        Page 211
    Sermon de santo Tomás de Aquino
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
    Esqueleto del Sermon de san Francisco de Paula
        Page 228
        Page 229
        Page 230
    Sermon de san Francisco de Paula
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
    Esqueleto del Sermon de san Pedro Celestino, papa
        Page 246
        Page 247
        Page 248
    Sermon de san Pedro Celestino, papa
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
    Esqueleto del Sermon de san Vicente de Paul
        Page 264
        Page 265
        Page 266
    Sermon de san Vicente de Paul
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
    Esqueleto del Sermon de san Cárlos Borromeo
        Page 283
        Page 284
    Sermon de san Cárlos Borromeo
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
    Esqueleto del Sermon de san Nicolás, obispo
        Page 305
        Page 306
    Sermon de san Nicolás, obispo
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
    Esqueleto del Sermon de san Andrés Corsino, obispo
        Page 317
        Page 318
    Sermon de san Andrés Corsino, obispo
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
    Esqueleto del Sermon de san Gaudencio, obispo
        Page 331
        Page 332
    Sermon de san Gaudencio, obispo
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
    Esqueleto del Sermon de san Francisco de Sales, obispo
        Page 346
        Page 347
        Page 348
    Sermon de san Francisco de Sales, obispo
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
    Esqueleto del Sermon de san Nicolás de Tolentino
        Page 370
        Page 371
    Sermon de san Nicolás de Tolentino
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
    Esqueleto del Sermon de san Juan de Dios
        Page 382
        Page 383
    Sermon de san Juan de Dios
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
    Esqueleto del Sermon de san José de Calansanz
        Page 394
        Page 395
    Sermon de san José de Calansanz
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
    Esqueleto del Sermon de san Alejo
        Page 409
        Page 410
        Page 411
    Sermon de san Alejo
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
    Esqueleto del Sermon de las llagas de san Francisco de Asis
        Page 426
        Page 427
    Sermon de las llagas de san Francisco de Asis
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
    Esqueleto del Sermon de san Antonio de Padua
        Page 444
        Page 445
    Sermon de san Antonio de Padua
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
    Esqueleto del Sermon de san Ignacio de Loyola
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
    Sermon de san Ignacio de Loyola
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
    Esqueleto del Sermon de san Francisco Javier
        Page 491
        Page 492
        Page 493
    Sermon de san Francisco Javier
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
    Índice de los esqueletos y sermones contenidos en este tomo
        Page 511
        Page 512
Full Text










COLECCION
DE

SELECTOS PANEGIRICOS.



TONO VII.






















Varios Prelados de Espa~a han concedido 2400 dias de indulgencia d
todos los que leyeren 6 oyeren leer un capitulo 6 pdgina de cualquie-
ra de las publicaciones de la LIBRERIA RELIGIOSA.





COPIOSA Y VARIADA COLECCION
DE

SELECTS PANEGIRICOS
SOBRE LOS MISTERIOS DE LA
SANTISIMA TRINIDAD, DE JESUCRISTO
Y DE SU
SANTiSIMIA HIADRE,
y sobre
LAS FESTIVIDADES DE MUCHISIMOS SANTOS:
SEGUIDA DE
ALGUNAS ORACIONES FTNEBRES
Y OTROS UTILISIMOS SERMONES.
SALE A LUZ
bajo la direction del Excmo. 6 Ilmo.
SR. D. ANTONIO MARIA CLARET,
Arzobispo dimisionario de Santiago de Cuba.

TOMO VII. /'

< """"'1 < -1 ... .







Con aprobacion del Ordinario.
BARCELONA:
LIBRERIA RELIGIOSA.-IMPRENTA DE PABLO RIERA,
CALLE DEN ROBADOR, NIilM. 24 Y 26.

r1 \ 1 8 6 1. % ,

iA^VA~ "J/"1 ^it 4 -










SELECTOS PANEGIRICOS.




ESQUELETO DEL SERMON

DE SAN AMBROSIO.

Dicit Dominus: super quem requieseam?
Super humilem et mansuelum. (Isai. Lxvl, 2).
Dice el Sefior: sobre qui6n descansarV?
Sobre el humilde y el manso.

1. Ambrosio no solo fue hombre de singular humildad, sino
tambien de una muy grande mansedumbre... Fue otro Finees por
su celo, otro Elias... A su celo uni6 una gran dulzura de caracter
que le hizo semejante A Moiss : Erat Moyses, etc. Imit6 al gran
modelo de la mansedumbre, Jesds: Discite a me, etc. Idea de este
discurso...

Reflexion inica: La dulce y tranquila virtud de la mansedumbre brilla
en toda la vida de san Ambrosio.

2. La mansedumbre del caracter de Ambrosio se refleja en to-
dos sus libros y sermones... Abejas... Maravillosos efectos que en
las almas producia con su dulzura...
3. Ambrosio calma al emperador Graciano, y con su mansedum-
bre logra de el... Inspira sentimientos de mansedumbre A Teodo-
sio... Pruebas de ello son...
4. Manso como lo era no pudo menos de reprobar la conduct
de Idacio y otros obispos de Espafia en la causa de Prisciliano...
C6mo se comport6 61 mismo con Sinfoso...
5. Varios otros rasgos de su mansedumbre... Pero la mejor prue-
ba que di6 de ella fue cuando la emperatriz Justina y...
6. Sacrflegas pretensiones, amenazas, etc., de aquella Prince-





6 SERMON
sa... Nada es capaz de alterar el animo siempre manso de... Am-
brosio no sabe indignarse ni vengarse...
7. Justina en sus peligros y apuros acude A Ambrosio implorando
su socorro... Viaje que emprende el Santo para calmar a M6ximo...
Lo logra...
8. Ambrosio favorece tambien d Eutimio despues que este por
instigacion de Justina habia...
9. Ambrosio logra con su intercesion la curacion de un asesino
pagado por Justina...
10. Ambrosio calma la furia del pueblo irritado contra Cistulo y
demis arrianos...
11. Las injuries del eunuco Caligeno le dieron occasion de soltar
unas expresiones algo ajenas, aunque justas, de la mansedumbre...
Apenas las hubo pronunciado se arrepinti6 de ellas...
12. Lo que mas atormentaba su manso corazon, durante la per-
secucion de los Arrianos, eran los peligros de que se derramase la
sangre de...
13. Arma mea, lacrymce mew, decia 61 mismo... Otras palabras
del Santo...
14. Chocante y tonta tradition popular sobre san Ambrosio...
15. Explicacion probable de dicha opinion...
16. El celo no es incompatible con la mansedumbre... Las vir-
tudes, aunque de diverse cardcter, son hermanas...
17. Indiscreto y falso celo de algunos... El fin y objeto del celo
debe ser la gloria de Dios...
18. Padres y madres, etc., laudable es vuestro celo..., pero iras-
cimini et nolite peccare... San Francisco de Sales solia decir : Plures
muscw capiuntur melle quam aceto... Palabras de san Pablo...
19. Deprecacion: Sf, 6 Ambrosio,... en Vos esti obtener del Se-
flor para nosotros..., a fin de que algun dia...





DE SAN AMBROSIO. 7



SERMON


DE SAN AMBROSIO.

Dicit Dominus: super quem requiescam?
Super humilem et mansuetum. (Isai. LXVI, 2).
Dice el Seflor: sobre qui6n descansare?
Sobre el bumilde y el manso.

1. Estas palabras del profeta Isafas que aplica la Iglesia en ala-
banza de nuestro Ambrosio, ya vfsteis, hermanos amados, en otra
occasion cuAnto le convenian, por la singular humildad que en 61
conmigo habeis admirado en el litimo anio: pues no menos le con-
vienen las citadas prof6ticas palabras por la muy singular manse-
dumbre que tambien conmigo vais ahora 6 admirar en, 1. Si, en
verdad, fue Ambrosio uno de los mas generosos y magnAnimos obis-
pos que Dios encumbrara despues de los Ap6stoles; fue tambien
uno de los mas ardientes 6 intr6pidos sostenedores de los intereses
de Dios; fue otro Finees por su celo, fue otro Elfas; pero la gracia
omnipotente del Sefior, que se complace obrando maravillas en sus
Santos, y sabe reunir en ellos virtudes de caracter tan divers y poco
menos que opuesto, nos present en Ambrosio un nuevo Mois6s,
que al eminente celo- en que ardia por la gloria del Sefior, unien-
do una singular dulzura de caricter, mereci6 ser declarado por
el mismo Espfritu Santo el mas manso de todos los hombres: Erat
Moyses vir mitissimus super omnes homines, qui morabantur in terra.
Imitador fiel de Jesucristo, esto es, del mas perfect modelo de la
mansedumbre no menos que de celo por la gloria de su divino Pa-
dre, de 61 aprendi6 Ambrosio, no solo esta virtud generosa que todo
lo inflamaba por el honor de Dios, sino tambien aquella otra dulce
y tranquila virtud que nuestro divino Maestro nos invita 6 apren-
der de 61 mismo con aquellas palabras : Discite d me quia mitis sum.
Admiremos, pues, esta singular mansuetud de nuestro Ambrosio,
pero admir6mosla para implorar ademis,. de tan grande protector
nuestro, la gracia de poder luego imitarla: Ave Maria.





SERMON


Reflexion dnica: La dulce y tranquila virtud de la mansedumbre brilla
en toda la vida de san Ambrosia.

2. Los libros y los sermones de Ambrosio que la Providencia
nos ha conservado son como un fiel retrato, segun en una de sus car-
tas se lo escribia san Basilio; en los cuales nos represent las exce-
lentes dotes de aquella su hermosa alma, pero principalmente la
mansedumbre de su caractr : Itanto todo lo suyo respira aquella
suavidad y dulzura presagiada, con sorprendente milagro, de las abe-
jas, que durmiendo, todavia niflo, en el patio del paterno palacio,
vidse que iban A fabricar miel en su pequeiia boca, como indicando
que sus discursos y sus escritos debian ser saves, y segun la ex-
presion del Sdbio, un panal de miel : Favus mellis, composite verbal
Las palabras que al Santo dictaba su mansedumbre transfundian .
los demis los humans sentimientos que lo animaban, y hasta por
filtimo amansaban las desdefiosas almas de los grandes del siglo,
volvi6ndolas h6cia los mas benignos sentimientos, aun en medio de
los arrebatos de c6lera, en apariencia mas justos.
3. Cierto magistrado pagano se atreve A propasarse en injuries
contra el emperador Graciano, decr6tase su muerte para vengar ta-
maiia insolencia; mas la c6lera del Soberano, que parecia no poder
extinguirse sino con la sangre del agresor, es precise que ceda y se
came i las palabras de Ambrosio. En efecto, el reo que caminaba
ya para el suplicio obtiene el inesperado perdon mas complete.
jQui6n sino Ambrosio inspire sentimientos de mansedumbre 6'Teo-
dosio, emperador extremadamente iracundo, como lo caracteriza el
santo Obispo en una carta al mismo Emperador escrita? El natural
violent y hasta feroz de aquel Principe, tan propenso A la c6lera
y 6 la venganza, no solo fue amansado y corregido por obra de Am-
brosio, sino cambiado de manera, que lleg6 i ser uno de los princi-
pes mas c6lebres por su moderacion y clemencia, cuya prueba mas
luminosa y herdica fue el perdon acordado a los sediciosos de An-
tioquia, que habian derruido y arrastrado por la ciudad con los mas
atroces insultos sus estatuas y las de la emperatriz su esposa: y asi-
mismo lo fue la bondad con que por insinuacion de Ambrosio trat6
despues de la victoria 6 los rebeldes del imperio que habian seguido
contra 61 el partido de los tiranos M4ximo y Eugenio.
4. No menos manifestaba Ambrosio cun cara le fuese la man-
sedumbre, insinu6ndola con las mas eficaces maneras, y haci6ndola





DE SAN AMBROSIO. 9
grata i los demAs, como tambien aborreciendo y condenando la du-
reza y el soberbio rigor del que defendia una virtud por 1l tan que-
rida. Idacio y otros obispos de Espaiia, llevados de un falso celo
h6cia la pureza de la fe, mueven una.encarnizada persecution con-
tra el hereje Prisciliano y sus fautores, y en vez de amaiiarse para
convencerlos con la persuasion, y conquistarlos con la dulzura, se
convierten en sus acusadores ante el tirano Maximo, y llegad con
sus crueles instancias A conseguir que sean condenados A muerte.
No es que Ambrosio no detestara tambien las'abominaciones y los
errors de aquellos herejes, pues que para refutarlos habia escrito
un libro, que ha quedado perdido, sino que sabia Ambrosio, que si
bien deben perseguirse los errors, es asimismo obligatorio amar
6 los hombres : que con la mansedumbre y con la caridad, y no con
suplicios y crueldades, es como se debe y se obtiene mejor la en-
mienda de nuestros hermanos; y de aquf emanaba el horror que,
como en una de sus cartas describe i Ireneo, sentia contra seme-
jantes cruentos triunfos que tales pastores reportaban contra aque-
Ilos infelices; y no content con haberse separado de la comunion
de tan crueles obispos, pronunci6 solemne condenacion contra ellos
en el concilio por 61 en Milan habido. Bien diferentemente se port6
con cierto obispo Ilamado Sinfoso, infestado de los errors de los
Priscilianos; despues de haberlo atraido con su dulzura A la senda
de la verdad, lo recomend6 a los obispos de Espafia para que le con-
cedieran la paz.
5. Si con tanto empefio exigia Ambrosio de los otros esta man-
sedumbre, considered c6mo 6I mismo la practicaria. Largo seria,
amados hermanos, resefiaros aun r6pidamente los iasgos que de
esta virtud nos suministra la vida toda de nuestro Santo. Su ficil
access para con toda clase de personas, pues que para todos sin dis-
tincion y A todas horas tiene abiertas las puertas de so camara; y
cercado y acosado como se ve por tantas ocupaciones, atiende sin
embargo con amable complacencia, sin enojo, sin quedar fatigada
su paciencia con la indiscreta oportunidad de los que 6 61 recurren
en sus diversas y multiplicadas necesidades. La imperturbable tran-
quilidad que con much mas admiracion conserve en medio de las.
mayores ofensas que recibe de sus enemigos, A los cuales no de otra
manera hace sentir su desden y su venganza, que asisti6ndolos en
sus apuros, empefi6ndose por ellos, y colmAndoles de toda suerte de
favors. Por abreviar, mejor prueba no puedo daros de la manse-
dumbre de Ambrosio que la tan luminosamente presentada durante





10 SER1MO
la persecucion de la emperatriz Justina y de los Arrianos contra el
Santo levantada; pues si en tal occasion despleg6 Ambrosio el mas
intr6pido celo, no menores pruebas di6 de la mas singular manse-
dumbre.
6. En vano se obstina aquella furiosa Princesa en que Ambro-
sio ceda una de las basilicas para sus arrianos: en vano reduplica
las instancias acompaiiAndolas de amenazas por conduct de nobles,
de tribunos, de secretaries, de consejeros de Estado, que uno tras
otro sondean al Santolde mil maneras: en vano soborna con lar-
gas promesas y deja apostadas personas para prenderlo y dester-
rarlo: en vano le envia asesinos pagados para que aprovechen un
moment, y de un modo 6 otro quitarle la vida; todo es en vano:
se trata de los intereses de Dios, y compromises, libertad y vida
esti pronto A sacrificarlas antes de ceder los temples de Jesucristo
A los enemigos de su divinidad. Y ,os figurais acaso, hermanos mios,
que esta atroz persecucion movida por aquella feroz enemiga, y tan
negros atentados dirigidos contra su persona, puedan alterar un mo-
mento el inimo siempre manso de Ambrosio, 6 suscitar en 1l los
menores movimientos de indignacion contra tan cruel y tan injusta
enemiga? De ninguna manera; no sabe indignarse ni vengarse de
otro modo mas que haciendo bien.
7. Reducida la Emperatriz en inminente peligro de perder con
el trono la vida juntamente con su hijo Valentiniano por las victo-
riosas hazailas del tirano M6ximo, quien, muerto Graciano en Fran-
cia, iba A invadir la Italia, lAnzase Justina A implorar en aquel apuro
el socorro del Santo. Este, A quien jams en vano se acude, con
largo y penoso viaje pasa los Alpes A la entrada del invierno, se
present al terrible victorioso tirano, le habla con su habitual ge-
nerosidad, y reduci6ndolo 6 la razon, obtiene una paz ventajosa
para Justina y Valentiniano, lo distrae de penetrar en Italia, y salva
por este medio A los que tantas veces procuraran perderle.
8. El c6lebre Eutimio, que por instigacion de Justina habia aten-
tado contra la libertad del santo Obispo, prepar6ndose para arras-
trarlo A viva fuerza A un destierro, vese condenado l6 mismo a des-
tierro por sus delitos, sin hallar quien lo asista, ni aun siquiera lo
compadezca en su merecida desgracia. Pues bien, Ambrosio es el
linico que se lanza a consolarlo y d socorrerlo con dinero y con
cuanto puede hacerle falta en semejantes circunstancias.
9. Aquel otro asesino que mandado y pagado por Justina se in-
trodujo y ocult6 en su c6mara para matarlo, y en el acto de levan-





DE SAN AMBROSIO. 11
tar su sacrflega mano para herirlo qued6 con el brazo inm6vil y
paralizado, si recobra con la curacion el libre uso de aquella mano,
es por intercesion y beneficio del Santo.
10. El pueblo entonces irritadfsimo contra los Arrianos promo-
vedores de aquella persecucion contra su amado Obispo, persigue y
acorrala A un eclesiastico arriano llamado Castulo. Sabelo Ambro-
sio por hab6rselo noticiado cabalmente en el moment de estar ofre-
ciendo el divino sacrificio, se desata en lagrimas al comprender el
inminente peligro que corre aquel infeliz, ruega 6 Dios en aquel
Sublime acto para que no permit sea derramada la sangre de quien
sea, por la causa de la Iglesia, y que siendo asf precise, 61 estaba
pronto a que fuese la suya la que se derramara por la salud, no solo
de su pueblo, sino tambien de cualesquiera de aquellos impfos, con-
tra quienes no conservaba el menor rencor, y de los que solo de-
seaba la conversion y la salud: y no content con haber rogado A
Dios por Castulo, manda en el actor algunos de los sacerdotes y
diAconos que le asistian, y salva por su medio de la furia del pue-
Sblo la vida de aquel enemigo suyo.
11. En toda aquella persecucion solo pareci6 debilitarse un tanto
su mansedumbre contra Caligeno. Ese vil eunuco, envalentonado
con el favor de Valentiniano, tiene la desfachatez de enviar insul-
tos A Ambrosio, amenazAndole con que le arrancaria del cuello la
cabeza si no accedia a las 6rdenes del Emperador. Tan temeraria
insolencia arranc6 de los labios del Santo algunas expresiones un
poco resentidas : Dios te conceda, le dijo, completar tus amenazas:
sufrir6 todo cuanto le sea precise sufrir 'a un obispo, mas ti come-
teris una action bien digna de un eunuco; y en el acto se sinti6 ar-
repentido de haber soltado semejantes expresiones, hijas del pri-
mer moment de una indignacion por otra part bien just, y de
buena gana hubiese deseado olvidarlas para siempre: Hune locum
pretereat dolor, ne ipsa commemoratione crudescat; ne ipsius 'quidem
sermonis mei meminisse delectat, quem tune temporis vel effuderit dolor,
sel extorserit Ecclesiw contumelia.
12. Lo que mas atribulaba el corazon del mansuetfsimo Prelado
durante aquella persecution era el temor de que la resistencia del
pueblo contra los Arrianos, que a mano armada querian apode-
rarse de las cat6licas basilicas, diese lugar a derramamientos de san-
gre. Su sangre sola, y no la del pueblo, ni menos la de los Arrianos
sus perseguidores, estaba content que se derramara; queriendo ex.
ponerse solo y combatir solo por la causa de su Dios.





12 SERMON
13. Pero ,con qu6 armas contaba para aquella desigual pelea?
Arma mea, dice 4l, lacrymte mete: mis armas son mis l6grimas. Las
l6grimas que derramaba junto A Dios en sus fervorosas siplicas y
oraciones implorando la paz de la Iglesia y la reconciliation de los
Arrianos 6 la salud, son las armas con que cuenta: ailadiendo luego
las representaciones energicas'pero al propio tiempo respetuosas con
que defendia la causa de Dios ante los principes y sus ministros. No
s6 opener violencia i laviolencia, decia el Santo; podr6 condoler-
me, podr6 Ilorar, podre gemir contra la fuerza, pero resistir A ella
de otra manera, ni debo ni puedo : Coactus repugnare non novi, do-
lere potero, potero flere, potero gemere, adversus arma aliter nec debeo,
nee possum resistere.
14. Despues de semejantes dichos y hechos de Ambrosio, no
Scomprendo de d6nde puede proceder la chocante y tonta tradition
popular tan contraria 4 la verdad como injuriosa A la memorial del
santo Obispo, por medio de la cual el mas manso de los Santos que
han florecido en la Iglesia se ve convertido en un furibundo bata-
llador, que A la cabeza de los cat6licos escuadrones embiste y des-
barata, ora en un lugar, ora en otro, ya en la ciudad, ya en los cam-
pos de Milan A los Arrianos herejes, hacienda en ellos espantosa
carnicerfa. La conversion y no el exterminio de los impfos era lo
que queria Ambrosio: su salud, no su sangre. Venci6, derrot6 y
triunf6, no hay duda, de aquellos enemigos suyos que al mismo
tiempo lo eran de Jesucristo; pero las armas de'nuestra milicia,
como decia el Ap6stol, no son carnales, sino potentes en Dios para
anonadar todo lo que a ellas se oponga : Arma militia nostra non car-
nalia sunt, sed potential Deo ad destructionem munitionum: el escudo
de la fe, el yelmo de la salvation, la espada spiritual, que es la pa-
labra de Dios : Scutum fidei, galeam salutis, et gladium spirits, quod
est verbum Dei. Los arroll6, pero con la paciencia y con la manse-
dumbre, ganindolos para el seno de la Iglesia, para el redil de Je-
sucristo.
15. Puede que la costumbre de representar 6 san Ambrosio con
el litigo 6 discipline en la mano haya dado orfgen 6 esta vulgar y
falsisima opinion de las batallas del Santo contra los Arrianos; mas
la ignorancia de los primeros que soilaron tales fabulosas batallas
no les advirti6 que semejante representation databa de unos mil afios
despues de la muerte del Santo, h6cia la mitad del siglo XIV, y fue
en conmemoracion de haber aparecido en los aires vestido de blanco
y en actitud de sacudir con aquel instrument 6 los enemigos de





DE SAN AMBROSIO. 13
esta nuestra eiudad, cuando en Parabiago, por los tiempos de Au-
zone Visconti, tuvo lugar una terrible batalla entire los suizos y los
milaneses.
16. Se puede, en efecto, amados hermanos, ser celoso a un
tiempo y manso': las virtudes, aunque de divers car6cter, siempre
como hermanas se Ilevan entire si en buena compafifa; y una bien
luminosa prueba tenemos de ello en Ambrosio, que al mas ardiente
celo supo reunir tan inalterable mansedumbre. El celo separado de
la mansuetud no puede menos de ser falso.
17. Al reflejo de los des6rdenes que pululan sobre la tierra,al
aspect de la irreligion., de la descarada inmoralidad, no solo im-
pune sino triunfante en nuestros dias, se irrita tal vez el celo de
algurios anhelando que el cielo descargara rayos y centellas para el
exterminio de los rebeldes, y que la divina justicia vindicara el vi-
lipendiado honor, y la insultada virtud con alguno de aquellos ter-
ribles golpes que la ira divina descarga de vez en cuando, aunque
no siempre en esta vida, sobre los impfos. Los tales, diria san Pa-
blo, arden, no hay duda, en celo por el honor de Dios, pero su
celo es falso y no iluminado: Emulalionem Dei habent, sed non se-
cundum scientiam; vuestro celo es amargo : Zelum amarum habetis,
diria san Jacobo; ignorais por qu6 espfritu sois llamados : Nescitis
cujus spirits estis, clamaria Jesucristo A tan indiscretos celosos, como
dijo ya i Jacobo y i Juan, que, A ejemplo de Elias, ideseaban que
Iloviera fuego del cielo sobre los samaritanos por haberse resistido
A recibir 6 Jesucristo, y con tales palabras queria significarles: el es-
pfrita de mi nueva ley, y par lo tanto de vuestra vocacion, d diferencia
del de la ley antigua, es un espiritu no de severidad sino de mansedum-
bre, semejante al que me ha movido d venir al mundo, no para juzgarlo,
sino para salvarlo. El fin y objeto del celo es la gloria de Dios, y me-
jor se complace el Sefior en que sea glorificada su misericordia con
la enmienda y salvation de los impfos, que su justicia con ejem-
plares castigos.
18. Padres y madres, jefes de familiar y de establecimientos, lau-
dable es vuestro celo para alejar del vicio y atraer a la virtud y al
temor de Dios 6 vuestros hijos y A vuestros dependientes; ni tam-
poco condeno que alguna vez vuestro celo tome un tono severe, y
el aspect de aquella c6lera que segun David y el Ap6stol puede ser
santa y sin pecado : Irascimni etnolitepeccare. Ciertos caract6res in-
d6ciles y obstinados tienen necesidad de ser corregidos bruscamente,
conducta aconsejada por san Pablo 6 Tito para con los cretenses:
2 T. VII.





1i ASUNTOS PARA LA FIESTA
Increpa illos dure: gritales con fuerza; pero vuestro celo seria falso
si se dejara llevar de furiosos transportes y por brutales arrebatos
& inconsiderados castigos que aumentan la obstinacion mas bien que
no concilian la enmienda del que se ve por tan odiosos medios cor-
regido. En la mayor parte de los casos conseguirdis much mejor
vuestro intent con la persuasion, con la paciencia, con la dulzura
y con la mansedumbre. San Francisco de Sales, que tanto se pa-
rece san Ambrosio en la dulzura, solia decir con frecuencia: Mas
moscas se prenden en una gota de miel que en un barril de vinA-
gre. Como siervos que somos de Dios, nos acosa de veras el deseo
de honor y gloria hacia nuestro Patrono : pues bien, h6 aquf, dice
san Pablo, c6mo debe ejercitarse nuestro celo, y con qu6 maneras
debe promoverse la gloria. Todo siervo del Sefior debe ser manso
para con todos, adoptar la persuasion y la instruction, usar pa-
ciencia, y-amonestar con dulzura a los que se resisten A la verdad:
Servum Domini'oportet mansuetum esse ad omnes, docilem, patienlem,
eum modestia corripientem eos, qui resistunt veritati. Tal fue Ambro-
sio, y por hallarse animado de un verdadero y legftimo celo por el
honor de Dios, es por esto que fue tan celoso como manso.
19. Si, 6 Ambrosio, 6 Santo nuestro patron, grandes y lumi-
nosos ejemplos viviendo entire nosotros nos dejasteis de un celo in-
imitable y de una singular mansedumbre : ahora, pues, que alli en
el cielo gozais la recompensa tan justamente debida A la union de
estas dos celestiales virtudes, en Vos esta obtener del Seflor para
nosotros los necesarios auxilios, con los cuales podamos imitaros
tanto en la una como en la otra, A fin de que algun dia seamos
tan dichosos que nos alcance siquiera una parte de vuestra gloria.
Amen.


ASUNTOS

PARA LA FIESTA DE SAN AMBROSIO.

I. Ministerium tuum simple. (II Tim. iv, 5). Para cumplir dig-
namente su ministerio debe un prelado arreglar bien sus cos-
tumbres, combatir las herejfas, resplandecer ante el pueblo que le
* esti confiado. Esto es lo que esta conforme con las amonestacio-
nes del Ap6stol y con el precepto de Jesucristo: Te ipsum prabe
exemplum. (Tit. 1i). BHereticum hominem devita. (II Tim. c. iv).





DE SAN AMBROSIO. 15
Luceat lux vestra coram hominibus. (Matth. v). Y esto es lo que
cabalmente practice el arzobispo de Milan san Ambrosio, el cual
fue : 1. espejo de Prelados; 2.0 azote de los herejes; 3.0 luz de
Su pueblo. Se consideraba indigno del episcopado: Non eram
dignus vocari Episcopus, et sum quidem minimus omnium Episcopo-
rum, et infimus merito. (Ambr. lib. II de pcen. c. 8). Mas de -dis-
tinta manera pensaba el emperador Teodosio, el cual acostum-
braba decir: Solum Ambrosium novi Episcopum eo nomine dignum.
(Theod. lib. V hist, c. 17). Y fue con razon tan digno del episco-
pado, que, cumpliendo exactamente su ministerio, lleg6 a ser el
espejo de los Prelados: 1. en huir de las dignidades; 2. en la
distribution de sus bienes; 3. en la inocencia de su virtud. -A-tila"
habituado A devastarlo todo con el fuego 6 con su espada, se lla-
maba a si mismo azote de Dios: azote de los herejes llmase Am-
brosio, no por sembrar estragos, sino por enaltecer el reino de Dios
sobre la humillacion de los herejes, porque : i. reprimi6 su poder;
2.0 domd su audacia; 3. disip6 las sectas. Asf como el sol es la luz
de todos y. para todos brilla, sean pios 6 impios, asf dice sah Buen-
aventura : Instar solis omnibus lumenprestatAmbrosius, omnibusque
lucet, magnis et parvis, catholicis et hereticis, peccatoribus et justis.
(Serm. de S. Ambr.). Y en efecto, luz de los pueblos debe apelli-
darse san Ambrosio, porque los ilumin6 : 1.0 con los libros que es-
cribiera; 2. con las plAticas que les hizo ; 3.0 con las virtudes de
que se hallaba adornado.
II. San Ambrosio tuvo una firmeza herdica para con los peca-
dores, y fue el ejemplar mas sublime para los sacerdotes, tanto en
esto, como: 1. en la destruction de la iniquidad; 2. en no temer
A los potentados; con lo que cumpli6 en si mismo el precepto del
Espiritu Santo : Noli qucerere fieri judex, nisi valeas virtuteirrumpe-
re iniquitates; ne forte extimescas faciem potentis, et ponas scandalum
in equitate tua. (Eccli. vii).

Sentencias de la sagrada Escritura.

Talis enim decebat, ut nobis esset Pontifex, sanctus, innocens,
impollutus, segregatus a peccatoribus. (Hebr. vii, 26).
Oportet ergo Episcopum irreprehensibilem esse. (I Tim. i1, 2).
Similis factus estleoni in operibus suis. (I Mach. in, 4).
Sol illuminans per omnia respexit. (Eccli. XLII, 16).
Ut detur adolescent scientia et intellectus. (Prov. I).
2*





16 ASUNTOS PARA LA FIESTA
Sapientia in plates dat vocem suam. (Ibid.).
Beatus vir, qui in sapientia morabitur, et qui in justitia sua me-
ditabitur. (Eccli. xiv).
Spirit intelligentsia replebit illum, et ipse tamquam imbres mit-
tet eloquia sapientiae sue. (Ibid. xxxix).
Donec surgeret sacerdos usque doctus et perfectus. (Esdr. n).
Repletus sum fortitudine Spiritus Domini, judicio et virtute.
(Mich. iI).
Directus divinitus in poenitentiam gentis tulit abominationes im-
pietatis. (Eccli. XLIII).
Zelatus est pro Deo suo, et expiavit scelus filiarum Israel. (Num.
xxv, 13).
Zelus domus tute comedit me. (Psalm. LXVIII).
Magnificus in sanctitate. (Exod. v, 11).
Suscitabo mihi sacerdotem, qui juxta cor meum faciet, et am-
bulabit coram Christo cunctis diebus. (I Reg. in, 5).
Custodi innocentiam, et vide sequitatem. (Psalm. xxxvi).
Non quisquam sumit sibi honorem, sed qui vocatur a Deo tam-
quam Aaron. (Hebr. v).
Salvabo gregem meum, et non erit ultra in rapinam. (Ezech.
C. XXXIV).
Ipsum elegit ab omni vivente, etc. (Eccli. XLV, 20).
Zelo zelatus sum... quia derelinquerunt pactum tuum. (III Reg.
c. XIX).
Et exaltavit vocem suam de terra... delere impietatem gentis.
(Eccli. XLVI).
Dedit illi'sedem glorize in Israel, et propter illum dejecit omnem
potential inimicorum. (Ibid. xixvn).
Ad nihilum deductus est in conspectu ejus malignus. (Psalm.
xIV).
Mirificavit Dominus sanctum suum. (Psalm. Iv).
Ex ore infantium... perfecisti laudem tuam. (Psalm. vmI).
De forti egressa est dulcedo. (Judic. xlv).
Figuras de la sagrada Escritura.
El enigma propuesto por Sanson : De forti egressa estdulcedo (Ju-
dic. xlv), puede directamente aplicarse i san Ambrosio, en cuya
boca aun muy nifio entraron las abejas, como en presagio de'su
future elocuencia y suavidad en el decir.
El esforzado Judas Macabeo en sus valerosas hazafias viene com-





DE SAN AMBROSIO. 17
parade A un leon : Similis factus estleoniin operibus suis. (I Mach. II,
v. 4), 6 como lo explica el Lirano, quasi leo fruit, cujus rugitu terren-
tur bestial, et fiunt stupid; sic gentes idolatry audito nominee Judcew.
Otro tanto podri decirse de san Ambrosio, quien como fuertisimo
leon aterr6 con su rugido 6 los herejes, debilitandoles su poder, y
conteniendo su atrevimiiento.
Zorobabel, enviado por el rey Ciro, purg6 los lugares santos,
restableci6 el temple, reedific6 el altar: Surrexit Zorobabel filius
Salathiel, et fratres ejus, et wdificarunt altare Dei Israel, ut offerrent
in eo holocautomata. (I Esdr. v). San Ambrosio, .cual otro Zoroba-
bel, redujo, segun san Jer6nimo, a la verdad de la fe toda la Ita-
lia, contaminada en todas parties por el error y por las sectas Me-
diolani Ambrosio Episcopo constitute, omnis ad fidem rectam Italia con-
vertitur. (S. Hier, in Chron. ann. 11 Val. imp.).
Muy bien cuadra A nuestro Santo lo que estd escrito en alabanza
de Mois6s, esto es: que quiso Dios enaltecerlo en presencia de los
grandes, comunic6ndole tal doctrine, que le presentara como abo-
nado maestro y perfect ejemplar a todo Israel: Dedit illi in pre-
ceptis suis potestatem docere Jacob testimonia, et in lege sua lucem dare
Israel. (Eccli. XLV, 21).
Sentencias de los santos Padres.
Instar solis omnibus lumen prastat Ambrosius, omnibusque lu-
cet, magnis et parvis, catholicis et hareticis, peccatoribus et jus-
tis. (S. Bonav. serm. de S. Ambr.).
Quis sufficienter dicat, quam constanter Ambrosius haereticis res-
titerit, quam lucide haereses confuderit ? (Id. ibid.).
Utinam Dens avertat hostes ab Ecclesia, et in me omnia tela con-
vertat, ut meo sanguine sitim suam expleant (S. Ambr. ep. XIV).
Omnes Ambrosii sententiae fidei et Ecclesiae et omnium virtutum
sunt columnae. (S. Hier. de 12 Doct.).
Quis sufficienter dicat, quam fideliter et prudenter Sanctus hic
docuerit, et quantos praedicando converterit? (S. Bonav. loe. cit.).
Sepe in popularibus sermonibus -suis Ambrosium laetus audie-
bam. (S. Aug. lib. VI Conf. c. 3).
Dignitas Episcopi non constat in ambition culminis, sed in su-
blimitate virtutis. (S. Greg. lib. V in I Reg. i).
Omnia quae mea sunt, pauperum sunt.'(S. Ambr.).
Multis virtutibus debet splendere vita Pontificis, ut gradui con-
ferat splendorem. (S. Antonin. p. I, tit. 3, c. 7).





18 ASUNTOS PARA. LA FIESTA DE SAN AMBROSIO.
Dilexi virum, qui magis arguentem, quam adulantem probaret.
Stravit omne, quo utebatur, insigne regium : deflevit in Ecclesia
public peccatum suum .. quod private erubescunt, non erubuit
Imperator public agere poenitentiam, neque ullus postea dies fuit,
quo non ilium doleret errorem. (S.'Ambr. de obit. Theod. imper.).
Bonum relinquens exemplum posters sacerdotibus ut interces-
sores apud Deum sint, magis quam accusatores apud homines.
(S. Paul. devita S. Ambr.):
Facilius inveni, qui innocentiam servaverint, quam qui congrue
egerint pcenitentiam. (S. Ambr. de pan. lib. II, c. 10).
Homo times Deum, voluntatem ejus in Scripturis sanctis dili-
genter inquirit. (S. Aug. lib. III de doctr. Chr. c. 1).
Haec est omnium malorum causa nescire Scripturas : absque ar-
mis imus ad bellum, et quomodo oportet esse salvos? (S. Joan.
Chrys. in ep. ad Hebr.).
Ipsum mili sacerdotium est predicare et evangelizare; hane of-
fero hostiam. (Id. horn. XXVI in Matth. et I in Act.).
Omnium iniquorum adversaries sermo Dei est. (S. Aug. horn. V,
inter 50).
Ama Scripturas sacras, et vitia carnis non:amabis. (S. Hier.).
Nihil in hoc saeculo sublimius Episcopis reperitur. Ut nomen con-
gruat action, actio respondeat nomini, ne sit nomen inane, et cri-
men immane; ne sit honor sublimis, et vita deformis. (S. Ambr.
lib. de dign. sacerd. c. 3).
Non eram dignus vocari Episcopus, et sum quidem minimus om-
nium Episcoporum, et infimus merito. (Id. lib. II de pen. c. 8).
Solum Ambrosium novi Episcopum dignum eo nominee. (Theod
lib. V hist. c. 17).
Prwelatio habet onus importabile, nisi Deus'juvet. (S. Vine. Fer.).
Omne aurum et argentum, quod habere potuit, Ecclesim vel
pauperibus contulit, proedia autem quae habebat, donavit Eccle-
sis ut nudus et expeditus miles Christum Dominum sequeretur.
(S. Paul. loc.cit.).
Gloria Episcopi est pauperum inopia providere.'(S. Hier. ep. II
ad Nepot.).
.Non est Episcoporum servare aurum et argentum, et A se revo-
care mendicantis manum. (S. Aug. in deer. 12, q. 1 Cant.).
Fuit divus Ambrosius candor lucis aeterna, id est candidus ins-
tar lucis sternee, nihil habens immunditis. (S. Bonav.).





SERMON DE SAN AGUSTIN.


ESQUELETO DEL SERMON


DE SAN AGUSTIN.

Scriba doctus in regno caelorum,... profert de
thesauro suo nova et veteran. (Matth. xin, 52).
El escriba instruido en el reino de los cie-
los,... saca de su tesoro cosas nuevas y viejas.

1. Conciliacion del citado texto con este otro: Nolite cogitare
quomodo, etc. Dios queria 6 su Iglesia adornada de un saber infuso
y de un saber adquirido... Palabras de san Agustin... Ningun ca-
t6lico ni hereje ha dejado de reconocer... Yo debo presentaros A
Agustin como eminentemente santo y apost6lico... Division de este
discurso...
Primera parts : Agustin fue dotado de un saber que brilla.
2. En cuanto a mf no quiero establecer parangones... No todos
lo han hecho asf... Palabras de'santo Tombs de Villanueva... Otros
no menos doctors hablaron como l1....
3. No entrar6 yo en el inmenso pi6lago de sabidurfa de... Si
deseais mas, llegaos i... Que Agustin poseyese la ciencia de..., lo
prueban los voldmenes que...
4 Dos circunstancias que os admirarin en Agustin. Primera...
Segunda... Agustin no busc6 en Arist6teles, Platon, etc., sino...
Sapientiam omnium antiquorum, etc.
5. La fama de Agustin lo transport a Italia i ensefiar la ret6-
rica... Cuil fue la que ensefi6... Que asf la ensefi6 lo prueban sus...
Ipse tamquam imbres, etc.
6. 4Es esto hacer el panegfrico de un Santo? Sf, pero de un
Santo que... Simil... Palabras notables del papa Martino V... Sin
embargo, para desvanecer..., pasar6 i...
Segunda part: Agustin fue dotado de un saber que lucha y convenee.
7. La Iglesia no celebra sino dos conversiones, la de san Pablo.
y la de san Agustin... Desde el dia de la suya tuvo este que ar-
marse...





20 SERMON
8. La guerra es una de las calamidades que debemos al pecado,
pero es itil para... David... Por eso la Iglesia se llama militante...
Estado en que se hallaba esta en tiempo de san Agustin...
9. Dispensadme de seguir 6 Agustin en todas sus luchas... Des-
cart6monos 6 lo menos de los Maniqueos... A mas de ellos tuvo que
combatir Agustin 6 los Donatistas, A los Arrianos, 6 los Pelagia-
nos, etc.
10. Espfritu instable y vario de los herejes... Palabras del Ecle-
si6stico... Idem de san Pr6spero... Mas de veinte afios de dispu-
tas etc., le cost 6 Agustin el obligar 6 los Pelagianos 6... Otras
palabras de san Pr6spero...
11. I Cu6nto siento tener que pasar por alto... Prescindir6, pues,
de trdtar esto ex professo...
12. Motivo por el cual Ie toc6 A Agustin ser el principal cam-
peon de las legiones cat6licas como David lo fue de... Fausto, For-
tfnato, FMlix derrotados por Agustin...
13. Estas tareas guerreras no produjeron en el espfritu de Agus-.
tin aquella aspereza de estilo que suele... Concibi6 sf una just y
dolorosa indignacion... Facie ire columbwc... JamAs sali6 de sus la-
bios un insulto... Caridad y humildad del Santo... Palabras del
misoo...
14. Quisesthic? exclama admiradoel mundo... Agustin contest
con sus Confesiones... Estas le valieron la gloria de una humildad
que... Sus' Retractaciones fueron como unos trofeos de doctrine
que...
15. Otro caricter del valor de nuestro sapientfsimo Santo... Sf-
mil... Palabras de san Fulgencio... Si para defender sus errors los
herejes se han valido posteriormente de los escritos de san Agus-
tin, es de advertir que no se han valid menos de' a misma sagra-
da Escritura...

Tercera part: Agustin fue dotado de ui saber que santifica.

16. Ipse in scientia sua justifceavit multos... Su valor fue entera-
mente apost6lico... Ecce dedi verba mea, etc., ut edifices, etc. Mas
,como podr6 yo contentar tantas almas...? Aun cuando lo pudie-
ra, no me seria possible lo mismo con respect 6 tosotras, vfrgenes
elegidas, que... In scientia sua, etc. Propterea dispertiam ei, etc.
17. Piadosa aunque viva contienda entire dos grandes 6rdenes
religiosas que se disputaban... Un eminente pontifice impuso silen-





DE SAN AGUSTIN. 21
cio a los litigantes... Cese, cese para siempre semejante contienda...
*18. ,Qu6 doctor, qu6 predicador, qu6 maestro hay en el mun-
do que no beba las mas puras aguas en la inagotable fuente de la
sabidurfa de Agustin?... No hablo de mi,.., hablo sf de los varones
mas eminentes, de los...
19. A pesar de sus incesantes luchas evang6licas jams perdi6
Agustin aquella ternura de afecto, aquella santidad de palabra
que... IPor qu6? Porque tuvo sapiens cor et intelligibile, esto es,...
C6mo representan los pintores 6 san Agustin... En su corazon el
esplendor de la doctrine no se distinguia de la llama del amor ce-
leste... Esta ciencia podeis adquirirla tambien vosotros acerc6ndoos
A... Este es el modo de que saqueis fruto de...





22 SERMON



SERMON


DE SAN AGUSTIN.

Scriba docus inregno colorum,... profert de
thesauro suo nova et veteran. (Matth. xm; 52).
El escriba instruido en el reino de los cie-
los,... saca de su tesoro cosas nuevas y viejas.

1. Si un hombre apost6lico debe poseer en su mente un acopio,
un tesoro de todo saber en las antiguas y modernas Escrituras, con
esmerado studio recogido: Scriba doctus profert de thesauro suo no-
va et veteran, ,de qu6 manera, pues, se explica y concilia lo que
sf mismo aparece escrito en otra pigina del Evangelio: que no la
humana industrial, no la humana elocuencia, sino la sola virtud
divina es la que debe defender y propagar la religion cristiana: No-
lite cogitare quomodo aut quid loquamini... Ego dabo vobis os et sapien-
tiam? (Matth. x). Bella question hermanos mios, y much mas
bella hoy y en el principio de mi discurso, puesto que me Ileva A
nombrar en seguida al santisimo Padre Agustin, elevado objeto de
la present solemne fiesta, y segurisimo int6rprete de las divinas
Letras. El os manifiesta el magnifico program del Altisimo, que-
riendo que su Iglesia, poco despues de la primera infancia, se pre-
sentara ricamente adornada de ambas dotes, esto es: de un saber
infuso y de un saber adquirido, de una especie de idiotismo divi-
no, y de una maravillosa doctrine ; a fin de que el mundo incredu-
lo 6 altivo de ningun modo pudiera alzarse contra ella, y negarle
el dictado de docta, ya que negarle no podia el de prodigiosa :
Magnus Cyprianus orator, sedprius Petrus piscator, per quem crede-
ret non solum orator, sed et imperator. (August. tract. VII in Joan.).
jNo parece por esta respuesta que Agustin habla de sf mismo sin
advertirlo, y que por esta vez su ingenio hizo traicion 4 su profun-
da humildad? Seguramente que ni entire vosotros, hermanos ca-
risimos, que lo amais, ni aun entire los mismos herejes que mor-
talmente lo odiaron, se ha hallado uno siquiera que dudase conve-
nirle A 61 del modo mas claro el citado encomio del Evangelio:





DE SAN AGUSTIN. 23
Scriba profert de thesauro suo nova et veteran. Esta sabidurfa, pues, de
nuestro Santo que asf me asombra, me halaga tanto que no puedo
apartarla un moment de mi vista, ni de otra manera deberia ha-
cerlo sin responder mal A la just expectacion vuestra, y a la fama
que del mismo suena por todas parties donde suena el nombre cris-
tiano. Sin embargo, no debo esmerarme tanto, carfsimos herma-
nos, en que su nombre y saber 6s parezca grandisimo y desmesu-
rado, pues el dicho comun bastaria para ello, sino en present6roslo
eminentemente santo y apost6lico, bajo cuyo aspect no es tan ex-
plicita la fama; y creer6 haber cumplido mi mission si consigo de-
mostraros en 61: primero un saber que brilla; luego un saber que
combat; y por iltimo un saber que santifica. Cuando me hayais
oido podri alguno concluir que Agustin fue entire todos los Padres
-y entire todos los divinos Maestros el que mas ricamente adorned la
Iglesia con tales dotes de la sabidurfa; pero esto se deduciri en tal
caso de las mismas razones expuestas y nunca de parciales y poco
cuerdos parangones, de cuya influencia quisiera abstenerme: Ave
Maria.

Primera parte: Agustin fue dotado de un saber que brilla.

2. He dicho, hermanos mios, y de nuevo lo repito, que qui-
siera abstenerme de las influencias de parciales parangones; pero
no he indicado que se hayan abstenido de ellos todos los que me
han precedido en hablar de san Agustin, habiendo conodido mejor
que yo la profundidad y extension de su saber. Entre otros vemos
A un santo Tomis de Villanueva, santo, obispo y hombre muy.
docto, que sin temor alguno, y con palabras nada embozadas di-
ce: que cualquier otro talent que brille por sus doctrinas en la
Iglesia de Dios no merecerd respectivamente 6 este sublime y uni-
versal maestro otro nombre que el de un planet menor compara-
do al sol esplendoroso: Si sapientia lux est, quis in Ecclesia Dei lu-
cet ut Augustinus? (Serm. I de S. August.). Lo que por cierto ni
este ni otros concienzudos varones' y cautos oradores 61l pareci-
dos hubiesen proferido con tanta certitud, si pudiesen haber sos-
pechado que hablando asf exponian su reputation 6 la de su h6roe,
ya 6 la censura de los doctors, ya 6 la contradiccion de los 6mulos.
Pero el hecho era ya en aquellos tiempos tan notorio y celebrado,.
que ni daba lugar al saber, ni esperanza a la envidia para oscure-
cer su certeza.





Z4 SERMON
3. De la misma manera que esos no lo hicieron, asi tampoco en-
trar6 yo con demasiadas velas en este inmenso pi6lago de sabidu-
rfas; limit6ndome, hermanos mios, a deciros que si pretendeis mas
6 menos profundizarlo, llegaos buenamente A quien sepa expone-
ros una 6 una las ciencias todas que en el mundo se enseilan; cuan-
tos voldmenes puedan consultarse; y cuantas noticias adquirirse
con relacion al globo, A la political, A la astronomfa, al conocimien-
to de lo spiritual, al de los cuerpos de la naturaleza, y hasta en
aquellas cosas que por pequeias respect A las otras podrian esca-
pirseme, tales como el canto, el sonido, y los arcanos de la ar-
monia. Que Agustin poseyera la ciencia de todo cuanto acabo de
manifestaros, y much mas, lo prueban los voldmenes que de 61 po-
seemos, que de todo hablan con maestrfa; y son tantos, que oir A
cualquiera haberlos leido todos, nos parece esto por sf solo un in-
concebible trabajo y hasta una maravilla : lo prueban otros muchos
mas que, por afirmacion de hombres versados en monumentos de la
antigiedad, comprendemos haber desaparecido a consecuencia del
tiempo, de los saqueos, incendios 6 inundaciones: lo prueban por
illtimo sus familiares raciocinios, sus sentencias, sus respuestas, sus
dichos, sus palabras que constantemente mariaban de sus labios con
una redundancia de erudicion y de ciencia, asi como por un exce-
so de luz destellan los rayos del principal planet.
4. Sobre esto mismo debo advertiros dos circunstancias que os
admirarAn, por ser tales, que aun A los talents comunes dan.cierto
valor inestimable. Es la primera, que tanta doctrine y tanta varie-
dad de materials albergan en aquella mente sin confusion, antes
bien con una claridad y 6rden maravilloso: de la misma manera
que en vastfsimos alcazares vivirian various soberanos sin estorbarse
unos 6 otros y sin desdoro de su dignidad r6gia; pues Agustin pa-
saba al vuelo con el pensamiento de uno 6 otro g6nero de doctrine
sin la mas minima confusion, cosa dificil para el que como yo tie-
ne el encargo de referir tales doctrinas. La otra circunstancia que
entire otras muchas he elegido como digna de observacion es, que
investigando 61, como en efecto lo hizo, los conocimientos de to-
dos los sdbios, retuvo siempre y conserve intacta la libertad de in-
genio; y que Platon, Arist6teles, S6crates y otros fil6sofos de la
antigiiedad lo tuvieron como discfpulo, pero nunca como esclavo;
que es por cierto la mayor desdicha de todos los siglos aun los mas
literatos, y un craso error :de los talents medianos, la excesiva-
mente acatada autoridad de los maestros, para los cuales el cam-





DE SAN AGUSTIN. 25
bio de gusto en las ciencias no es mas que cambiar de servidumbre,
viniendo con frecuencia 4 significar lo mismo los nombres de escla-
vitud y escuela. Al contrario nuestro Agustin : en todos los s6bios
de la antigiiedad bused constantemente, no la autoridad del nom-
bre, no la celebridad de la fama, no las galas de la sabidurfa, sino
la sabidurfa misma, conforme al dicho del SAbio: Sapientiam om-
nium antiquorum exquiret sapiens (Eccli. xxxix); y esto fue un efec-
to de su sincere y vehemente amor a la verdad, inseparable delos
grandes talents, y que en efecto fue su mas viva passion desde la
infancia.
5. Pero para aurar cuanto llevo indicado acerca la sabidurfa
por Agustin buscada, con exclusion de todo lo demis, en los maes-
tros y facultades, ignore, hermanos carfsimos, c6mo lo tomais
cuando os dicen que Agustin fue transportado desde el Africa en
alas de la celebridad, 6 ensefiar la retdrica la Italia, A aquella
Roma antigua maestra de toda la tierra; pues en verdad, que de-
beis entender por esta su ret6rica otra cosa bien distinta de la lo-
cuaz ciencia de los Dem6stenes, de los Tulios y de otros padres de
la elocuencia tan admirada: much menos debeis aun entender una
ciencia de solas palabras para ganar con poco digno artificio los
Animos de la muchedumbre; sino que debeis entender la ciencia
del firme y recto pensar, la ciencia de los afectos, la ciencia de to-
das las buenas artes y de todas las verdades, y 6 la cual un recto de-
cir s6briamente facundo no da, sino que solo afiade nobleza, esplen-
dor y belleza. Que asi fuese el arte ret6rico de Agustin lo prueban
sus mismos escritos, donde se patentiza haber sacrificado 6 la sim-
plicidad evangelica los mas esplendorosos ornamentos de la elocuen-
cia; y en donde por lo mismo cada vocablo va preilado del mas al-
to concept, todo period es fuerte, toda sentencia viene A mane-
ra de suave y f6rtil lluvia de sabiduria que refresca la mente sin
oprimirla: Ipse tamquam imbres mittet eloquia sapientimmew. (Eccli.
C. XXXIx).
6. Muy bien, dirin algunos; Les esto hacer el panegfrico de un
hombre santo, 6 mas bien el de un hombre docto? A lo que con-
testo: esto es hacer el encomio de un Santo, pero de un Santo cual
lo fue Agustin preparado desde much antes por Dios para desco-
liar con su sabiduria como la mayor lumbrera y gloria de su Igle-
sia. Y para explicar este concept me ocurre lo sucedido en Egipto,
donde por disposicion divina se trabajaron en otro tiempo precio-
sos muebles y varias alhajas, ninguna de las cuales debia aplicarse





26 SERMON
A los usos profanos del Egipto, sino que bajo mejor cielo se desti-
naban para los usos del pueblo santo, y del tabernAculo del Dios
verdadero. No de otra manera los tesoros de ciencia infiel y pro-
fana que en Agustin se preparaban se veian destinados por la su-
prema mente al adorno y gloria de la Jerusalen fiel y santa. Y es cier-
to que una porcion no escasa de estas riquezas que 6l habia recogi-
do en el Egipto del siglo las sepult6 luego como indtiles y profanas
en el mar del Bautismo, sin que en su misma submersion dejaran
por esto de ser la gloria de la religion cristiana, que cAsi como por
orgullosa abundancia en Agustin magnifica y generosamente las
acumulara : Non plus sapere, quam oportet sapere, sed sapere ad so-
brietatem. (Rom. xn)..De aqui es que un pontifice tan sabio como
Martino, el quinto de su nombre, no crey6 mancillar sus labios
con recorder tales abandonadas riquezas diciendo : que si la Igle-
sia hubiese podido tener necesidad, lo que no es possible, 6 de Aris-
t6teles, 6 de Platon, 6 de S6crates, 6 de Varron, 6 de Empedo-
cles, ni uno solo le hubiera faltado en Agustin, ni en la profundi-
dad de la inteligencia, ni en la agudeza de la frase, ni en la subli-
midad del pensamiento : Eo auctore factum 'est (joh pobre mente
nuestra que con tanta frecuencia se precia de saber much I), ut non
acumen Aristotelis, non eloquentia Platonis, non gravitas Socratis, non
prudentia Varonis, non Empedoclis solertia nobis deesse videatur.
(Serm. de transl. Corp. S. Monica). Sin embargo, para desvane-
cer todo escrdpulo respect do alabanzas menos sagradas de lo que
conviene, pues much pudiera afiadirse, me apresuro A dar por
terminada esta parte del panegfrico ; y de la sabidurfa que ilustra,
pasar6 acto continue A la sabidurfa que lucha y convince por la
verdad divina, no por dogmas profanos, que por cierto no merecen
consumer el valor de tal ingenio.

Segunda part: Agustin fue dotado de un saber que lucha y convince.

7. Con todo no dejemos de saludar aunque sea de paso el bea-
tisimo dia de su conversion: dia en que la Iglesia ve aparecer en
su hemisferio este nuevo sol, con tanto gozo y fiesta de todos los
buenos, y cuya memorial no se ha'perdido con el transcurso de los
siglos, ni podri jams perderse, por ser la segunda y dnica con-
version que despues de la del eminente Ap6stol de las gentes por
institution ecclesi6stica se celebra. Bistenos este devoto recuerdo,
si bien tan grato, hicia un hombre que lavada apenas su frente





DE SAN AGUSTIN.. 27
con las aguas bautismales, tuvo que armarse y poner en campaiia
su sabidurfa.
8. Una de las.muchas calamidades que debemos al pecado es
que entire las artes tiles y mantenedoras del linaje human deba
por precision contarse el arte de la guerra; y que tan necesario sea
cisi el conocimiento de la estrategia como el de la agriculture.
Cuando David agradecia al Sefior haberle dado disposicion para go-
bernar pacificamente 6 sus pueblos: Qui subdis populos sub me
(Psalm. xvi), le rendia asimismo gracias por haberlo creado apto'
para conducir ej6rcitos, y valiente para combatir enemigos: Qui
docet manus meas ad prlium, et digitos meos ad bellum. Y otro tan-
to le sucede A la Iglesia cat6lica, que por esto Ileva el nombre de
militant; y en tal estado especialmente se hallaba en los tan tur-
bulentos tiempos de nuestro Santo. Cultivar los pueblos, interpre-
tar las sagradas Escrituras, criar g6rmenes de santidad, era propio
de un pacifico labrador de la sagrada vifia; pero no se limitaban a
esto los deberes del hombre apost6lico. Necesitaba hallarse conti-
nuamente con las armas en la mano, empufiAndolas como padre
que con la inmensidad de su saber, con el nervio de su elocuen-
cia, con la penetracion de los santos dogmas encendiera de todo
punto la emulacion y el mal talent de los novadores, 6 de aque-
llos que principiaban A vacilar en'la doctrine: porque habeis de
saber, amados hermanos, que ya desde entonces apareci6 la sos-
pecha, siempre existente en el mundo cristiano, de que no eran
muy amigos de la Iglesia cat6lica los que A nuestro Agustin contra-
decian.
9. Pero aquf os he de suplicar encarecidamente, hermanos
mios, que me concedais un discrete limited, sin obligarme a recor-
rer el vasto, el inmenso campo que este armado valor llen6 de san-
gre y de exterminio. Dejad que celebre A un doctor de la fe, que
no lo rehuyo; mas no me deis al doctor de todos los siglos, el
maestro de todas las verdades, el refutador de todas las sectas, cu-
yo solo poder y nimero es para aterrar a la mas elevada mente.
Concededme cuando menos que separe de este nimero i los torpes
Maniqueos, los cuales supongo se dieron por vencidos al saber que
Agustin renegaba de su secta, puesto que fuese cierto, lo que mu-
chos no comunes escritores ponen en duda, que ese grande enten-
dimiento hubiese podido profesar jams semejantes locuras : y que
tanto le dieron que hacer fatigando su lengua y su pluma, no solo
para combatir sus errors, sino mayormente para convencer al pfi-





28 SERMON
blico de sus maldades. No asf los Donatistas que ni tenian tan poca
sagacidad, ni aparentaban ser tan malvados: aun much menos
los p6rfidos Arrianos: ni los astutos Pelagianos: los fraudulentos Jo-
vinianistas: los adversaries del libre albedrfo, de la virginidad, de
los libros canonicos, de la Sede apost6lica, de su autoridad, ni de
su primacfa; nombres todos que, dejando aparte otros michfsimos,
he querido indicaros, no para que entendi6rais un solo error para
cada uno de ellos, un solo bando de her6ticos, sino dos, cuatro,
diez, mil veces renovados y otras tantas levantados de sus derro-
tas. Para mejor haceros cargo me parece oportuno daros una ge-
neral idea del espiritu de la herejia.
10. Este espiritu aparece constantemente vario 6 instable, como
que le falta la trabazon de la unidad, y la robusta base de la divina-
palabra, y al mismo tiempo fecundo en astutos ardides, y en bien
sonoras palabras, con que pretend engafiar a los incautos, y es-
perar adormecer A los celosos : Posuimus mendacium spem nostram,
et mendacio protect sumus. (Isai. xxvmi). Convencedle de su error;
no por esto le ver6is abrazar la verdad, sino dar en manos de un
error nuevo. Si conseguis al fin obstruirle todas las salidas y alla-
narle todos los reparos, sigue, continda y persist A fuerza de su
misma obstinacion; y como dice san Pr6spero, a manera de un rep-
til dividido A pedazos, continda mordiendo y palpitando : Heresim
in suis detruncationibus palpitantem. (Praefat. contr. collat.). De esta
clase fueron, y de una manera especial, los herejes y las herejfas
que 6 nuevamente nacieron, 6 ya de antes nacido habian para com-
batir la Iglesia en el siglo de Agustin : probando sus mismos nom-
bres el ingenio, la astucia y la pertinacia con que se hicieron fa-
mosos. CuAnto tiempo creeis, siquiera citemos un ejemplo, cuanto
tiempo creeis, hermanos mios, que le cost a Agustin, no el veneer
A los sagaces Pelagianos, sino el obligarles a confesarse vencidos?
Mas de veinte afios, dice san Pr6spero, fiel historiador suyo, mas
de veinte aflos le cost de disputes, controversial y escritos, siempre
variados, siempre agudos, siempre irrefutables, y constantemente
dignos del que habia sido por el Sefior elegido para campeon de su
gracia : Viginti amplius annos contra inimicos gratic Dei catholica acies
hujus viri ductu pugnat, et vincit ibidd.); y sin que por esto dejara de
predicar y defender otras verdades cristianas tanto de hecho como
de fe, 6 ignoradas de los id6latras, 6 despreciadas por la licencia,
6 por la perversidad her6tica combatidas.
11. ICuinto siento tener que pasar por alto aquella parte de su





DE SAN AGUSTIN. 29
doctrine dedicada a la recta institution de costumbres, y que ne-
cesitaria por sf sola un dilatado discurso en que se viniera demos-
trando parte por parte nada faltarles a las obras de este santo Pa-
dre para ser un tratado complete de moral cristiana, para resolver
infinitos casos, y para esclarecer y Ilenar de verdadera calma las tf-
midas y dudosas concienciasl Pero como esta ciencia ni tiene mu-
chos adversaries, ni jamis ha sido especialmente controvertida,
prescindir6 de tratarla ex professor como una parte de la militant
pericia y del valor evangelico de nuestro Santo.
12. Me parece, amados hermanos, que sobremanera maravilla-
dos con cuanto dejo indicado me preguntariis: ,c6mo, pues, siem-
pre le toc6 A Agustin ser el primero entire los defensores de la fe,
y el principal campeon de las legiones cat6licas en tantos como fue-
ron los hechos de armas de aquellos tiempos? A esto solo puedo
contestaros con otra pregunta, yes: Ipor qu6 le toc6 siempre a Da-
vid el pelear contra los filisteos en los tiempos'de Saul? Contesta-
r6is como todos: esto serd indispensablemente efecto del alto apre-
cio que en Israel le reportara el primer lance que tuvo, y la sefialada
victoria que fue su consecuencia en el famoso valle de Terebinto:
por la cual aun cuando se hallaban otros esforzados guerreros y je-
fes de nobles naciones, ni uno siquiera pensaba en disputarle la pri-
mera gloria ni en las grandes ni en las comunes empresas. Ni de
otra manera puede formularse la respuesta respect a maravillaros
de ver a Agustin siempre al frente de las huestes de Dios en las
guerras apostdlicas de aquella 6poca. No era porque entonces se
hallara falta la Iglesia de hombres doctors y de celosos escritores, de
que mas bien abundaba tanto en el Oriente como en el Occidente;
sino porque la derrota de mas de un gigante humillado en sus pri-
meras y casi juveniles batallas, habian muy presto levantado su
nombre, y colocado en la universal creencia como el mejor entire
los conductores del pueblo santo. Entre los gigantes acogotados por
este David, puedo citar un Fausto, un Fortunato, un FBlix, como
los primeros entire los muchos que luego corrieron igual suerte, y
cuyos nombres fatigarian mi memorial, y me robarian el tiempo que
con su rapido vuelo A mas dignas cosas me llama.
13. Sentiria, hermanos amados, que invadiera vuestros cora-
zones la sospecha de que tantos hechos de sabidurfa sagrada, y a un
tiempo belicosa, pudieran haber creado en nuestro HWroe cierta du-
reza de espiritu y aspereza de estilo que toda lucha u ocupacion
guerrera suele destilar poco a poco en los caract6res mas pacificos
3 T. VII.





30 SERMON
y mansos: y tanto mas lo sentiria cuanto pudiese hasta cierto punto
yo mismo haber dado lugar A semejante sospecha, adoptando una
manera de decir propia de la guerra y de las armas. No os nega-
re, sin embargo, en el Animo de Agustin la natural celosa iracun-
dia, porque es bien dificil que una mente tan iluminada como la
suya, y tan amante de las santisimas verdades, no concibiera una
just y dolorosa indignacion al mirarlas miserablemente viciadas y
corrompidas por los novadores: Qui addit scientiam, addit et labo-
rem. (Eccli. l). Con todo, v6ase qu6 clase de indignacion era la suya,
pues todos convienen en que la hay de varias maneras, hallAndose
una de ellas atribuida por el Profeta al mismo Salvador del mundo
con el nombre de la ira de la paloma: Facies irc columbo (Je-
rem. xxv); porque esta mansa y humilde avecilla, aunque no pri-
vada de sentir la indignacion, jams la manifiesta ni concambios
de semblante, ni con erizar las plumas, ni con iracundas miradas,
ni con fieros gritos, sino que se content con desfogar en dulces ge-
midos los access de su corazon: Facies ire columba?. Semejante 6i
esta fue la iracundia de nuestro invicto guerrero; pues jams sali6
de sus benditos labios un insulto contra sus adversaries, jams una
jactancia de sus fraudes descubiertos, jams una burla de las torci-
das interpretaciones de las sagradas Escrituras, antes bien 61 mismo
daba como cosa cierta que carecia de conocimientos y de talent, y
que si algo parecia, era en fuerza de la misma verdad que sostenia
sus discursos: Me doctum, ac peritum non esse certissime scio. (De
origin. animm, lib. IV). Los gemidos que esta paloma de caridad
va soltando entire las mas en6rgicas confutaciones son tantos y ta-
les, que queda la duda al que lee sus escritos, si el vencimiento de
la pertinaz herejia se debe mas a la fuerza del raciocinio, 6 A la de
tales gemidos: Facies ire columba.
14. Pero ,qui6n es este hombre? exclamabamaravillado el mun-
do infieljuntamente con el mundo cristiano : ,qui6n es ese hombre
que, A tanto saber de que se halla ricamente colmado, reune tantas
otras dotes de dificil acopio ? Quis est hic? (Matth. xxi). Y Agustin,
Sque por costumbre antigua solia contestar A todas las preguntas, da
solution tambien a esta: mas, Isabeis c6mo? contestando con to-
dos sus pecados, de los cuales poco falta para que me atreva 6 de-
ciros que en aquel moment tal.vez los sintiera un poco menos al
ver que le servian para defense de so apreciada humildad por me-
dio de una confession pdblica y complete. Y t de qu6 manera lo hizo?
Con una claridad de estilo, con una energia de palabras, con un






DE SAN AGUSTIN. 31
cuidado de divulgarlos, tal como si todos los herejes hubiesen sido
enemigos bastante d6biles y nada dificiles de vencer, y solo el es-
plendor de su nombre fuese el mas poderoso adversario, 6 mas bien
el linico que para combatir en el mundo existiera. Pero en verdad
que dela celebridad de su nombre fuedel dnico adversario que no
pudo triunfar, y todo lo que gand con publicar el ndmero y tamailo
de sus culpas fue la gloria de una humildad que no tiene ejemplo
en las pasadas edades, ni tendrA copia en las futuras. No asi digo
que escribiera tambien por humildad sus maravillosas Retractacio-
nes; no, hermanos mios, no pretend tal cosa, ni me parece que
asi fuera, puesto que 61 bien sabia que un hombre con respect al
saber, piensen como quieran las mentes vulgares, nunca se mues-
tra mas grande que cuando conoce y confiesa haber errado. Por esto
coloco sus Retractaciones mas bien como trofeos de doctrine que de
humildad, y las creo y consider hijas, no tanto de la moderacion
de su espfritu, como de su celoso 6 irresistible amor A la verdad.
15. Volvamos A nuestro objeto y sentemos en seguida que el
valor de nuestro sapientisimo Agustin tiene todavia otro car tter
mas seiialado; tal es haber sido no un valor pasajero y 6til para
aquellos tiempos en que verdaderamente se necesitaba, sino unva- ,
lor que ha provisto de armas A las edades futuras, y ha preparado,
si puede decirse asi, la derrota de las futuras herejfas. Como si un
eminente general, previendo en su vasta imaginacion las guerras
que deberan levantarse en 6pocas venideras, preparase armas y me-
dios estrat6gicos para soldados y capitanes que estAn todavfa por na-
cer, y proveyera plazas contra potencias que todavia no existen en
el mundo, pero que en cuanto aparezcan, no podrAn menos de atri-
buirle sus derrotas A 61, que las ha precedido de muchos siglos. V6ase
lo que san Fulgencio dice de nuestro jefe y guerrero de todos los
siglos : Non solum ipse de hoste victoria referens triumphavit, quin
etiam posters certandi, atque vincendi ordinem ostendit. (Lib. II de ve-
rit. pried. et gr. cap. 18). Si algunome dice que las mismas armas
fabricadas y preparadas por Agustin contra los errors que debieran
infestar la Iglesia han sido usurpadas para servirse de ellas en de-
fensa de estos mismos errors, no le tachar6 por cierto de irreve-
rente contra un santo Padre, sino de necio: por cuanto debe saber
muy bien que igual suerte han corrido las infalibles palabras de los
Profetas, de los Ap6stoles y de los Evangelistas; y que mejor que
ellos no podia escribir Agustin para atajar todas las vias y caminos
A las p6rfidas cavilaciones de los novadores, 6 las siniestras inter-
3*






32 SERMON
pretaciones de los imperitos. Asi lo indic6 el elocuente y docto obis-
po Facundo, que por ser cismAtico podemos mirar como imparciales
sus alabanzas 6 nuestro Santo, cuando decia: Neque melius loquipo-
tuit Augustinus, quam Prophete, quam Apostoli et Evangelists, quo-
rum mentibus similiter male intellectis tam multi suos defender conantur
errors. (Contra Mocianum).
Tercera parte : Agustin fue dotado de un saber que santifica.
16. Pero Ic6mo puedo haberme retardado, hermanos carisimos,
en presentaros la ciencia de Agustin como santificadora? Siento pue-
dan por ello reprenderme los mas devotos de entire vosotros, como
tambien los Santos delparafso, que seinalindolo con el dedo, como en
acto reverente de gratitud, se van diciendo unos a otros estas pala-
bras : Ipse inscientia suajustificavil multos. (Isai. LIII). Sin embargo,
me consuela que'podr6is haber comprendido de todos modos ven-
cidos por su saber un gran nimero de obcecados herejes y otros in-
fieles, pues a esto conduce cuanto llevo indicado de su valor guer-
rero, que fue un valor enteramente apost6lico, el cual 6 diferencia
del comun valor military no tiende A destruir, sino A plantar, a edi-
ficar, 6 embellecer, 6 fecundar las ciudades y las campifias a donde
es Ilevada la lucha : Ecce dedi verba mea in ore tuo, ut... wdifices, et
plants. (Jerem. I). Y por otra parte, ,c6mo podr6 yo en los cortos
moments que me restan contentar tantas almas penitentes, tanto
espiritu contemplative, tanto corazon apost6lico, tanta vida 6 soli-
taria 6 laboriosa, tantas legiones, en fin, de uno y otro sexo, que
tuvieron entonces 6 tienen al present por norma y guia 6 este gran-
de astro de verdadera sapiencia, que en la oscura y cerrada noche
de este nuestro siglo los ilumina y enardece? Aun cuando A todos
pudiera contestarles, no podria abrigar tal esperanza para con vos-
otras, virgenes elegidas, que del espfritu santificador de vuestro
Padre gozais tan bella parte, y sois por lo mismo dignas de ser con-
sideradas no como obra solamente, sino como premio por el Sefior
concedido 6 su celoso saber, segun el dicho de la Escritura: In scien-
tia sua justificavit ipse servus meus multos; propterea dispertiam eiplu-
rimos: mas no dudo que se ofenderia vuestra modestia al oirme ha-
blar mas largamente de vuestro pequefio estandarte que, si por su
rirtud se distingue, queda tambien confundido y perdido entire las
numerosas y fuertisimas legiones que de Agustin forman la nume-
rosfsima prole, y que de su saber son la tan gloriosa recompensa:
Propterea dispertiam ei plurimos.





DE SAN AGUSTIN. 33
17. Con la palabra recompensa me parece, hermanos mios,
abarcarun .t6rmino medio capaz de traer la concordia a la piadosa
aunque viva contienda de dos grandes Ordenes religiosas, una ere-
mftica y canonical la otra, cada una de las cuales quiere para sf y
niega A la otra la gloria de tener por padre y fundador a nuestro
Santo. Me guardar6 de decir que semejante litigio no haya dado
honor a tan santo varon; pero ciertamente no le ha dado el que
debia, ni tanto como se le debia, porque con cualquiera de las dos
parties que hubiese quedado perdiendo, ,cuantos.y cuales hijos no
se le hubiesen quitado A este Padre que tan fecundo ha sido? Esto
fue sin duda lo que movi6 A un eminente pontffice A imponer silen-
cio a los litigantes religiosos. Cese, cese para siempre semejante
contienda, dejese de averiguar A cuAl de las dos ilustres families
exclusivamente pertenezca este derecho, esto seria significar en el
padre una limitada fecundidad;,y es mejor que en su lugar se pro-
clame que Dios le di6 una prole casi infinita de Ordenes clericales y
eremiticas de uno y otro sexo, conform A las distintas leyes que
escribiera y a la variada vida que profesara. Muy bien se comprende
que un varon tan grande no podia profesar tantas maneras ni escri-
bir tantas leyes sin verse al moment seguido de secuaces, y sin
encontrarse jefe y cabeza de una infinita serie de descendientes. In
scientia sua justificavit ipse servus meus multos: etpropterea dispertiam
ei plurimos.
18. Asf pues, abarcando estos confines que limitados me pa-
recen, y echando una ojeada en torno de todas las posesiones del
Cristianismo, ,qui6n hay que cultivando tales tierras, ya con ]a pre-
dicacion 6"con los escritos, ya amaestrando idiotas 6 dirigiendo a
perfectos, qui6n hay que no beba de esa inagotable fuente las mas
puras aguas, 6 no derive de ese inmenso sol los mas fecundos ra-
yos? De mf no hablo, que valgo bien poco en la predicacion apos-
t6lica, y much menos aun valdria si Agustin no me socorriera con
sus ideas, y no me prestase sus palabras; hablo de los mas eminen-
tes doctors, hablo de los mas devotos maestros, hablo de los co-
razones mas enardecidos en amor divino, y tanto, que hasta en otros
lo derraman, todos los cuales a una lo mismo, exactamente lo mis-
mo que yo dirian, si tuvieran el encargo de dirigiros la palabra.
19. En este concept grande error seria y propio de un pane-
girista desatento no haceros advertir, hermanos carfsimos, que mu-
chos han atribuido A milagro la circunstancia de que despues de
tantas luchas evang6licas emprendidas y sostenidas por la fe, no le





34 ASUNTOS PARA LA FIESTA
abandonara jams A Agustin ni poco ni much aquella ternura de
afecto y aquella santidad de palabra que se require para la mas ex-
quisita y delicada cultivacion de las almas; y que la mano de ese Da-
vid, A fuerza de tanto usar la espada, no se haya apercibido nunca
pesada al pulsar el arpa. Y esto Apor qu6? Porque su ciencia, que
en su juventud era ciencia de cabeza, santificada por las aguas del
Bautismo, se convirti6 en ciencia de corazon: Sapiens cor, et intelli-
gibile (Eccli. II); esto es, ciencia de quien comprendia bien A Dios,
porque bien lo amaba; que sabia much de las cosas celestiales,
porque nada queria saber de las mundanas; ciencia que al ilumi-
nar no podia menos de enardecer, ni le era dable transfundir rayo
alguno que no fuera de puro y vivo fuego. Es por esto que los pin-
tores, comprendiendo c6mo debe representarse un Santo en el que
:-esta especie de sabidurfa es su principal caracter, no ponen en su
derecha ni su infatigable pluma, ni eruditos voliimenes, ni tam-
poco la sagrada Escritura de que fue int6rprete esclarecido, sino
que sibiamente le colocan un corazon ardiendo, el cual claramente
dice que el saber de Agustin no residia en la mente como en los de-
mis sAbios, sino en el corazon: Cor sapiens, corazon Ileno de luz,
porque estaba lleno de fuego, y en el cual el esplendor de la doc-
trina no se distinguia de Ja llama del amor celeste : Sapiens cor et
intelligibile. Y en cuyo divino amor, amados hermanos, me congra-
tulo haya venido a parar el fin de mi discurso, que mal podia estar
de sf mismo satisfecho hasta alabar en Agustin una ciencia, que
siendo inimitable no lo es asf en Agustin, como 61 mismo en mas de
una occasion lo dice, pues que vosotros podeis conquistarla acer-
cAndoos devotamente A 61, que de ella esta Ileno y riqufsimo, y de
la que es el mas liberal de los dispensadores. Esto es, hermanos
mios, lo que os encarezco, y este es el modo de que saqueis fruto
del tiempo que me habeis estado atentos.



ASUNTOS

PARA LA FIESTA DE SAN AGUSTIN.

I. Gratia Dei in me vacua non fuit. (I Cor. xv). San Agustin no
solo fue Ileno de gracia, sino que posey6 la plenitud de la gracia,
tanto en el principio, como en la naturaleza, como tambien en el





DE SAN AGUSTIN. 35
fin de la gracia misma : 1.0 segun el principio de la gracia experi-
ment6 su potencia; 2.0 segun la naturaleza de la gracia penetr6 sus
misterios; 3. segun el fin de la gracia vino a ser su prodigio, que
es cuanto decirse pueda : 1.0 la eficacia de la gracia hizo de san
Agustin un admirable penitente; 2.0 los misterios de la gracia le
convirtieron en un incomparable doctor : el fin de la gracia lo lle-
v6 A ser un Santo perfect.
II. Gratia Dei sumid quod sum. (Ibid.). Agustin fue el prodigio
de la gracia que obr6 en 61 tres milagros, por su luz, por su ar-
dor, por su fecundidad: 1. la luz de la gracia lo convirti6 de cie-
go pecador en iluminado penitente; 2.0 el ardor de la gracia lo
volvi6 de amante criminal en amante sagrado; 3.0 a fecundidad de
la gracia lo transform de peligroso hereje en doctor sublime.
III. Dominus purgavit peccata ipsius, et dedit illi sedem gloria Is-
rael, et propter illum dejecit omnem potential inimicorum. (Eccli.
c. xxxvi). Tres principles atributos ejercit6 Dios en Agustin, su
misericordia, su beneficencia, y su sabidurfa: su misericordia, con
arrancarlo de las asquerosas sendas del pecado: Dominus purgavit
peccata ipsius; su beneficencia, con enaltecerlo entire las lumbreras
de su Iglesia: Dedit illi sedem gloria in Israel; su sabiduria, con in-
fundirle doctrine capaz de anonadar A los enemigos de su gracia:
Et propter illum dejecit omnem potential inimicorum.
Sentencias de la sagrada Escritura.
,Persequebar Ecclesiam Dei. (Galat. i).
Tenebrm erant super faciem abyssi... Spiritus Dei ferebatur su-
per aquas, et dixit Deus: Fiat lux. (Genes. I).
Triumphat nos Deus in Christo Jesu. (II Cor. n).
Lingua sapientum ornat scientiam. (Prov. xv).
Ubi abundavit delictum, superabundavit et gratia. (Rom. v).
Gaudium erit in ccelo super uno peccatore pcenitentiam agent.
(Luc. xv).
Inextinguibile est lumen ipsius. (Sap. vn).
Quasi lucerna lucens in caligine noctis. (I Petr. i).
Ne tardes convert ad Dominum, et ne differas de die in diem;
subito enim veniet ira illius, et in tempore vindicts disperdet te.
(Eccli. v).
Ecce defunctus efferebatur filius unicus matris sum, et haee vidua
erat: quam cum vidisset Dominus, misericordia motus super illam
dixit illi, noli flere. (Luc. vni).





36 f ASUNTOS PARA LA FIESTA
Qui facit peccatum, servus est peccati. (Romt. v).
Non in comessationibus et ebrietatibus, non in cubilibus et im-
pudicitiis, non in contention et memulatione, sed induimini Do-
minum Jesum. (Ibid. IIn).
De propitiato peccato noli esse sine metu, neque adjicias pecca-
tum super peccatum. (Eccli. v).
Vas elections est mihi iste, ut portet nomen meum coram gen-
tibus, et regibus, et filiis Israel. (Act. ix).
Gratia Dei sum id quod sum, et gratia Dei in me vacua non fuit.
(I Cor. xv).
Non ego, sed gratia Dei mecum. (Ibid.).
Continue non acquievi carni et sanguini. (Galat. I).
Tremens ac stupens dixit: Domine, quid me vis facere? (Act. ix).
Dirupisti vincula mea, tibi sacrificalbo hostiam laudis, et nomen
Domini invocabo. (Psalm. cxvi).
Hec mutatio dexter Excelsi. (Psalm. LxxvI).
Qui fecerit et docuerit, hic magnus vocabitur in regno coelorum.
(Maith. v).
Sapientiam omnium antiquorum exquiret sapiens, et in Prophe-
tis vacabit, narrationem virorum nominatorum conservabit, et in
versutias parabolarum simul introibit: occulta proverbiorum ex-
quiret, etin absconditis parabolarum conversabitur. (Eccli. xxxix).
Si Dominus magnus voluerit, spirit intelligentim replebit ilium,
et ipse tamquam imbres mittet eloquia sapientime sue. (Ibid.).
Ipse palam faciet disciplinam doctrine sue, et in lege testamen-
ti Domini gloriabitur. (Ibid.).
Ego dedi verba mea in ore tuo: ecce constitui te hodie super
gentes et super regna, ut evellas et destruas, et disperdas, et dissi-
pes, et edifices, et plants. (Jerem. I).
Ego dedi te hodie in civitatem munitani, et in columnam fer-
ream, et in murum meneum super terram, regibus Juda, principi-
bus ejus, sacerdotibus ejus, et populo terre. (Ibid.).
Et bellabunt adversum te, et non praevalebunt, quia ego tecum
sum, ut liberem te. (Ibid.).
Erat lucerna ardens et lucens. (Joan. v).
Cum esset sapientissimus Ecclesiastes, docuit populum, et enar-
ravit, que fecerat. (Eccli. xI).
Quesivit verba utilia, et conscripsit sermones rectissimos et ve-
ritatis plenos. (Ibid.).
Jussit Deus lucem de tenebris splendescere. (II Cor. Iv).





DE SAN AGUSTIN. 37
Sicut tenebre ejus, ita et lumen ejus. (Psalm. cxxxvii).
Omnia possum in eo, qui me confortat. (Philip. iv).
Multiformis gratia Dei. (I Petr. Iv).
In quo sunt omnes thesauri sapientia et scientie reconditi. (Co-
los. n ).
Forma facti gregis ex animo. (I Petr. iii).
Patrem multarum gentium posui te. (Rom. Iv).
Ego recipiam vos, et ero vobis in patrem, et vos eritis mihi in fi-
lios.,(II Cor. vi).
Accedet homo ad cor altum, et exaltabitur Deus. (Psalm. LXIII).
Qui vicerit, faciam ilium columnam in temple meo. (Apoc. In).
Te laudabunt fratres tui. (Genes. xLIx).
Figuras de la sagrada Escritura.
La conversion de san Agustin puede figurarse en el fuego sagra-
do, que oculto en el pozo, quedaba reducido a una agua crasa y
fangosa, y que expuesto A los rayos del sol sobre el altar se reanim6
en resplandecientes llamas. (II Mach. i).
De Salomon estA escrito : Dedit Deus sapientiam Salomoni, etpru-
dentiam multam nimis, et latitudinem cordis, quasi arena, que est
in littore maris. Et precedebat sapientia Salomonis sapientiam omnium
orientalium et cgyptiorum; et erat sapientior cunctis hominibus. (Ec-
cli. XLVII). Tal fue tambien la ciencia de san Agustin, acerca de la
cual san Prdsperb describe : Istius ore flumina librorum cunetum ef-
fluxere per orbem (lib. de ingr. c..5); y san Remigio: Alii doctares
comparantur stellis, et Augustinus soli. (In II Cor.).
Tertuliano describe A Dios todo embebido en la creacion del hom-
bre, diciendo : Recogita Deum totum illi occupatum ac deditum, manu,
sensu, operation, sapientia, providentia, et ipsa imprimis affection.
(Lib. VI de resur. earn.). Lo mismo puede decirse de Dios en la
conversion de Agustin, pues emple6 en ella todo su saber para con-
vencer la mente soberbia: la bondad, para arrancar al cuerpo del
fango de las liviandades; el poder, para cambiarlos afectos de aquel
corazon mundano.
Lleno Moises de amor hicia los israelitas, oraba fervorosamente
a Dios, diciendo: Autdimitte eis hane noxam, aut, si non facis, dele
me de libro, quem scripsisti. (Exod. xxxi). No era menor el amor
que inflamaba A Pablo, deseando ser anatematizado por sus herma-
nos. (Rom. ix). Asimismo Agustin, amando al pr6jimo mas que A
sf mismo decia: Nolo salvus esse sine vobis.





38 ASUNTOS PARA LA FIESTA
Orden6 un dia el Sefior al profeta Ezequiel : Imple manum tuam
prunis ignis, quad sunt inter Cherubim, et effunde super civitatem (c. x).
Agustin llen6 su corazon de aquel sagrado fuego, derramindolo
con las manos al pr6jimo, aplicdndose i las obras de la caridad.',

Sentencias de los santos Padres.

In heresi lex est mendacium, diabolus religion, sacrificium turpi-
tudo. (S. Leo, serm. V dejejun.).
i Haeresis doctrine dolosa, sub nominee Dei blasphema, sub pre-
textu religionis impia, sub veritatis specie fallax. (S. Hilar. in
Psalm. cxcviii).
Deus est lumen, nos sine illo tenebre: si ab eo recesseris, in
tuis tenebris remanebis: si ad eum accesseris, non de tuo lucebis.
(S. Aug. in Psalm. xxvim).
Confitebor tibi beneficia tua magna, quoniam eripuisti me de in-
ferno inferiori. (Id. solil. XXVIII).
Hic est Augustinus, quem Dominus ccelitus erudivit, et in toto
orbe terrarum legislatorem et legiferum principenr fecit, et dedit ei
claves solvendi librum, atque aperiendi. (S. Anselm. apud. Paulet.
serm. de S. Aug.).
Sicut sol catera astra, ita ceteros omnes post Apostolos superat
Augustinus. (S. Thorn. Vill. cone. I de S. Aug.).
Augustinus column veritatis, column nubis, in qua thronum
suun posuit sapientia Dei. (Rupert. Abb. lib. VII de oper. SS. c. 19).
Augustinus homo ccelestis, imago divinitatis, Pater Patrum, Doc-
tor Doctorum, abyssus sapientim, preco veritatis, par Angelis in fer.
vore, par Prophetis in absconditorum mysteriorum revelation, par
Apostolis in praedicatione. (Possidon. in ep. ad Maced. et in Psal-
mo CXXXVIII).
Ecclesia lingua (Augustinus), lux Doctorum, firmamentum Ec-
clesiae, malleus hereticorum, summum vas sapientim. (S. Bern.
serm. VIII in Cant.).
Quidquid habeo, A Deo sumpsi, non A me presumpsi: atque ab
illo in me perfici fideliter spero, A quo inchoatum esse humiliter
gaudeo; non enim meo vel ingenio, vel merito, sed ejus donor sum
quidquid laudabiliter sum. (S. Aug. ep. LII ad Macedon.).
Augustinus primus cepit catholicas veritates emulare, et ad scho-
lasticam formam redigere, dozens, quid in quolibet fidei mysterio
sentiendum, quid ad object respondendum esset. (S. Thor. & Vill.).





DE SAN AGUSTIN. 39
Doctor eximius beatissimus pater Augustinus, debellator haereti-
corum, defensorfidelium, decurrit tanquam fons purissimus, nulla
faece pollutus, et in integritate fidei perseverans nescit locum dare
haereticis. ( Cassiod. de div. lect. c. 22).
Eodem tempore, quo natus est in Britannia Pelagius heresiarcha,
ceu caligo quaedam in tenebrosis illis regionibus exorta, natus est
in Africa Aurelius Augustinus, veluti clarissimus sol noctem illam
errors discutiens. (S. Prosper. loc. cit.).
Duriora sunt prelia castitatis, ubi quotidiana est pugna, et rara
victoria... quia gravem castitas sortita est inimicum, qui quotidie
vincitur, et timetur. (S. Aug. serm. CCL de Temp.).
Prseceps ibam tanta caecitate, ut inter coetaneos meos puderet me
minoris dedecoris, quum audiebam eos jactantes sua flagitia. (Id.
lib. II Conf. c. 3).
Vir iste magnus in virtutibus suis, mihi certe sublimis apparent
etiam in peccatis suis. Mirentur in eo qui volunt castitatis continen-
tiam, mirentur integritatem justitis, mirentur viscera pietatis; ego
non minus admiror confessionem humillimam peccatorum, quam
tot sublimia gesta virtutum. (S. Greg. Magn.).
Inter brachia Salvatoris mei et vivere volo, et mori cupio. (S. Aug.
Manual. x).
Sero te amavi, 6 tam nova et antigua pulchritudo: vw tempori
illi, quando te non amavi I (Id. lib. X Conf. c. 19).
Totum cor meum flamma tui amoris accendat: nihil in me relin-
quatur mihi. (Id. in Psalm. cxLxvn).
Excessi omnia legitima tua, nec evasi flagella tua; quis enim hoc
mortalium? nam tu semper aderas misericorditer saviens, et ania-
rissimis aspergens ostensionibus illicitas jucunditates meas. (Id. lib. II
Conf. c.2).
Suspirabam ligatus, non ferro alieno, sed mea ferrea voluntate.
Velle meum tenebat inimicus, et inde mihi catenam fecerat, et
constrinxerat me. (Id. ibid. lib. VIII, c. 5).
Immortalitatem sapientias concupiscebam astu cordis incredibili;
quomodo ardebam, Deus meus! quomodo ardebam avolare A ter-
renis ad te, et nesciebam quidquid ageres mecum. (Id. lib. III, c. 3).
JEstuabam, suspirabam, flebam, turbabar, non requires erat ulla.
(Id. lib. VII, c. 16).
De sanguine cordis matris mes per lacrymas ejus diebus ac noc-
tibus pro me sacrificabatur. (Id. lib. V, c. 7).





40 ASUNTOS PARA LA FIESTA DE SAN AGUSTIN.
Catholici te conditorem antique fidei venerantur, atque susci-
piunt; omnes hberetici detestantur. (S. Hier.).
Pater theologorum, fons o4bis, oraculum legis, ut nihil B sacris
litteris possit, nisi eo duce, intelligi, eo interpreted, explicari. (Hugo
A S. Vict. serm. LII).
Omnes doctors, qui venerunt post ipsum, sustentantur super
ejus doctrinam puram, sanctam, catholicam. (S. Vinc. Fer. serm.
de S. Aug.).
Vir intellectu prope divino, et qui humane intelligentize termi-
nos visus est transcendere. (S. Thor. e Vill. de eod. S.).
Egregius omnium litterarum magister. (Cassiod. in prol. sup.
Psalm.).
S. Augustinus omnia, que fidem turbare poterant, haereticorum
venena enervavit. (V. Beda, lib. I de Turl. c. 3).
In aliis sacerdotibus toleratur inscitia; at quum ad antistitem
Augustinum venitur, legi deest, quidquid contigerit ignorari. (Yo-
lus. ep. II, apud. eumd. S.).
Scriptorum maximus. (Ennod. ep. ad Cesar.).
Lucerna mundi. (S. Paulin.).
Nullus eum false suspicions saltem rumor aspersit. (Calest. VI,
ep. VIII).
Agamus gratias Domino Jesu Christo, qui religion nostra tantum
ac talem principem dedit. Gaudeamus in Domino, gaudeant An-
geli tam celebri conversion. Gaudeat calum terraque: ac benedi-
cant omnes Dominum, qui ad subsidium illuminavit Augustinum.
(S. Ambr. serm. XCII).
Quis expugnavit animum Augustini? quis superavit? Non argu-
menta, non vis aliqua verborum, sed Dei dumtaxat virtus et cle-
mentia. (Id. ibid.).
Non solum ipse de hoste, victoriam referens, triumphavit: quin
etiam posters certandi et vincendi ordinem reliquit. (S. Fulg. lib. I
de verit.).





SERMON DE SAN JER6NIMO.


ESQUELETO DEL SERMON

DE SAN JERONIMO.

Incerta et occulta sapientia tum manifes-
fasti mihi. (Psalm. L, 8).
Me has manifestado lo arcano y lo oculto de
tu saber.

1. Obsticulos que el mundo opone A las luces celestiales... Ig-
norancia, malicia,'pasiones no refrenadas... Resultado... ,No es
verdad que...? jNo es verdad:..? ,No es cierto...? Si surge entire
tanto un fervoroso Elias, los malvados y los ignorantes...
2. En esto habeis ya reconocido A Jer6nimo... Qui6n podra
decirme si... 1Oh inspirador retrato de...l IProdigiosa vidal Iinimi-
table pluma...! Pero el asunto me transport mas allA de...
3. Gran Dios, Iquien podra masque Jer6nimo...? Incerta et oc-
culta, etc. Idea de este discurso...
Reflexion tinica: Jerdnimo fue el modelo de los solitarios y el milagro
de los doctorss.
S4. Cambio que produce en el hombre sus esperanzas y temo-
res... Mientras Roma vi6 blandir la espada de.. Mas despues apa-
reci6 Constantino, brill6 Teodosio... C6mo discurrian y hablaban
los romanos en fuerza de su estoicismo...
5. A tan horrendas palabras correspondian hechos que no lo
eian menos... Cuadro desolador que presentaba Roma en tiempo de
Jer6nimo... Peligros que corria este en medio de tal sociedad... La
divina Sabidurfa le salv6... Inspiraciones de esta en el corazon de
nuestro Santo... Palideci6 Jer6nimo... La atronadora trompeta del
dia iltimo retumbaba siempre en sus oidos... Resolucion que toma
de salir de Roma...
6. Huye al desierto... Simil... Ap6strofe... Alegrfa y penitencia
de Jer6nimo en la soledad... Tentaciones que le acarrean sus recuer-
dos... Por todas parties le sigue el odioso espectro de las delicias de
Roma... Sus gemidos, sus lagrimas, sus... Tal fue despues su.calma
y serenidad, que... Vuelve por poco tiempo a Roma llevando con-
sigo su soledad...





42 SERMON
7. Jer6nimo no crey6 poder legar A ser perfect en la soledad
sin el conocimiento de las letras divinas... A impulses de la divina
Sabidurfa se entrega exclusivamente al studio de... Llega A ser un
or6culo de la sagrada Escritura... Entonces fue cuando Epifanio y
Paulino... Todo lo mas santo de ]a Tebaida, todo lo mas docto de
Europa...
8. Su vida en Roma Ijos de ser la de antes, consistia en... Pre-
guntadselo A... Igualaba a Pablo y a Antonio en..., y les sobrepu-
jaba en... Preguntadselo, solire todo, A sus enemigos... Su celo fue
causa de que le expulsasen de Roma... Vublvese alegre a su amada
soledad... Paula, Eustoquia y otra infinidad de virgenes le siguen
convencidas de que...
9. Capitaneados por Alarico bajan del Caucaso los barbaros del
Norte; invaden la Armenia, la Grecia, etc. A Italia, dicen : al Ca-
pitolio...
10. Entran en Roma, la saquean, la..., A pesar de...
ii. Estos desastres traspasan el alma del piadoso Jer6nimo...
Aunque habia previsto y vaticinado la caida de Roma, con todo a
su noticia derram6 amargas y abundantes lagrimas... IQu6 hara
para consolar A los fugitives que...? Semejante al h6roe Macabeo,
encuentra en los Libros santos... Sus inmensos y utilfsimos trabajos
sobre ellos... Vierte la Biblia del idioma hebraico al griego y al la-
tino...
12. Prodigiosa actividad de su alma... Defiende la fe contra sus
enemigos... Pulveriza a Elvidio, Joviniano, Vigilancio, Pelagio y...
Sibios preceptos y consejos que da A... Si la gratitud le estimula,
le ver6is... Si la emulacion 6 el ejemplo le dispiertan... Africa, Es-
pafia, Germania, Italia, etc., de todas parties le escriben...; de mil
pafses acuden A 61 para verle, oirle... Parece impossible que un solo
hombre... En 61 se ve...; en 61...; vese en 61... Pudo decir como san
Pablo: Cursum consummavi, etc., in reliquo, etc. Various indicios que
mostraban que Jer6nimo se acercaba al t6rmino de su peregrina-
cion... Muri6 Jer6nimo cual habia vivido...
13. Nadie puede compararse con Jer6nimo en ingenio y ciencia...
Todos podemos imitarlo como modelo de santas costumbres... Vos-
otros, hermanos mios, sois una prueba de ello... Sabeis aislaros como
61... Sabeis meditar con 61.. Desde el cielo 61 os observe gozo-
so, y...





DE SAN JER6NIMO. 43



SERMON


DE SAN JERONIMO.

Incerta et occulta sapientiw tumc manifes-
tasti mihi. (Psalm. L, 8).
Me has manifestado lo arcano y lo oculto de
tu saber.

1. las dos preciosas luces, el dogma y la moral, que sac6 Dios
del rico tesoro de su sabidurfa para guia y guard del hombre, opo-
ne el mundo una double niebla de ignorancia y de malicia, la cual
envolviendo con su lobreguez el divino resplandor, lo eclipsa por fin
4 nuestros ojos y vuelve A sumirnos en la ceguedad y en las antiguas
sombras de muerte. ICudntas incertidumbres y cuantos delitos no
encierra la maldad de un solo siglo pervertido! ICuanta discordia y
cuinto error en la impiedad grosera de un solo fanitico fautor de
quimeras I tNo es verdad que las pasiones, siempre prontas A la rebe-
lion, cuando no las tiene A raya una vara de hierro, halagan 4 nues-
tro corazon y lo depravan? ,No es verdad que estando la mente en
secret inteligencia con el corazon, participa de sus seducciones, y
empefiindose en disculparlo comienza 6 tener por dudosas las mixi-
mas mas autorizadas, se adelanta A dar cierto paso A esas dudas, y
acaba por sancionar abiertamente los mas detestables proyectos y las
acciones mas tenebrosas? ,No es verdad que un ligero tinte de doc-
trina cuando se junta con much orgullo embriaga el espiritu y lo
lleva al delirio? ,No es cierto que el buen gusto, el talent, la vi-
vacidad de ingenio, que son dones felices del cielo siempre que una
sibia education los endereza y solida, cuando se dejan abandona-
dos a sf mismos se desbordan, llenan de temerario ardor al mal se-
guro entendimiento, y se truecan en cruel azote de aquella misma
sociedad 6 la cual habian de servir de utilidad y de ornamento? En-
tonces la augusta moral se oscurece y se pierde; entonces se debi-
lita y peligra el dogma santo, y si de entire la oscuridad de tan pro-
funda noche surge por ventura un fervoroso Elias que cual ardiente
antorcha intent disipar su horror con la luz de sus obras y el fuego






44 SERMON
de sus palabras, desdeiian esa claridad ins6lita las debilitadas pupi-
las;.miranlo con rabia y espanto los malvados, y los ignorantes le-
vantan en tropel la voz contra el perturbador de la paz, contra el
hip6crita, el seductor.
2. En estos lltimos rasgos habeis reconocido, hermanos mios,
al protector amoroso de vuestro santo institute, al celebrado h6roe
del siglo IV, la incomparable column de la Iglesia de Dios, al
santo, al elocuente, al ardiente Jer6nimo. LQui6n podra decirme
si el espiritu y las virtudes de Elfas se manifestaron en 61 mas con
el celo que con sus largas contemplaciones, mas entire el bullicio
de la corte que no en la soledad del desierto, mas con la fama de
sus triunfos que con la envidia de sus enemigos? IOh inspirador re-
trato del generoso Profetal Vos derramisteis un olor funesto de
muerte sobre la faz de los extraviados; descubristeis A las cr6dulas
gentes su peligroso contagio;.no ahorrAsteis la hiel ni el sarcasmo
para aniquilar sus consejos perversos, y vuestra vida y vuestra plu-
ma zahirieron sus costumbres al par que sus escritos. iProdigiosa
vidal linimitable pluma, que mientras conturba A lo l6jos los co-
razones incircuncisos y doblega la obstinada cerviz de los libertinos
y de las herejfas, exhala en torno suyo un suavfsimo perfume del
paraiso, que moviendo dulcemente la feliz estructura de las almas
delicadas y sensibles, arrastra en seguimiento suyo y revuelve cien
herdicas pasiones, cien amores inmaculados, a los amigos y parien-
tes, patricios y plebeyos, virgenes y matronas. Pero el asunto me
transport mas alli de lo que yo quisiera, hermanos mios; las gran-
des imagenes que evoca el solo nombre del esforzado Jer6nimo ha-
cen que mi lengua anticipe el elogio ideado, y cisi me hacen olvidar
de las reglas mas comunes de la oratoria.
3. Gran Dios, Lqui6n podri envanecerse de haber poseido mas
que Jer6nimo la luz entera de vuestra sabiduria? Ella se le mostr6
en el cielo al trav6s de mil nieblas terrenales, y le hizo el mas firme
ejecutor de sus mandates y el mas field int6rprete de sus misterios:
Incerta et occulta sapientim twe manifestasti mihi. H1ay en ella su-
puestas incertidumbres? 'Jer6nimo ve su inconsistencia, y corre por
la angosta senda hasta que llega a ser el modelo de los solitarios:
Incerta sapientiw tuw manifestasti mihi. ZHay en ella arcanos impe-
netrables? Jer6nimo posee la clave, y se espacia por los senos de los
divinos abismos hasta llegar A ser el milagro de los Doctores: Oc-
culta sapientix tuw manifestasti mihi: Ave Marfa.





,DE SAN JER6NIMO.


Reflexion tnica: Jerdnimo fue el modelo de los solitarios y el milagro
i de los doctors.
4. No hay cosa mas comun en los hombres que cambiar de con-
ducta y de principios 6 media que va cambiando la perspective de
nuestras esperanzas y de nuestros temores. Semejante al inquieto
movimiento del mar, el soplo de una passion lo transport de un
extreme 6 otro, y en un instant lo transform de cobarde en va-
liente, de soberbio en humilde, siempre pronto A modelarse en
ciertas formas mas nuevas todavia, cuando sigue los impulses de la
,vanidad, de la moda, del capriclo 6 del imperioso interns. Mien-
tras Roma entregada 6 brutales tiranos vi6 blandir la espada so-
bre la cabeza de los mas nobles ciudadanos, no hubo romano de
algun nombre que no profesase el rigoroso estoicismo, sin que le
turbase el injusto destierro, ni le moviesen las confiscaciones des-
apiadadas, recibiendo tranquilamente la muerte en una carcel, y
dejAndose abrir las venas en el baiio. Mas, una vez derrocados del
trono los infames asesinos que lo habian manchado con sus concu-
siones y estragos, apareci6 Constantino, brill6 Teodosio, y la paz y
]a seguridad vinieron 6 serenar la tierra. Los mismos romanos, A
quienes tampoco deberia haber costado sustituir las virudes del cris-
tiano A la afectada firmeza est6ica, aquellos romanos tan severos vi-
nieron i hacerse epicireos. La vida es fugaz, decian, nadle vuelve
del sepulcro i darnos nuevas de la otra vida; nacidos una Vez de la
nada, presto volveremos a la nada; y cubriendo nuestro nombre el
eterno olvido, no quedara de nosotros en el universe mas que un
pufiado de barro. Despreciemos, pues, todo freno, demos suelta A
nuestros deseos, coron6monos de rosas antes que pase la flor de
nuestrajuventud, sea la fuerza nuestra ley, yemple6mosla en opri-
mir al just que nos coddena: tendrili el Altfsimo alguna noticia
de nosotros? desde'la inmensa lontananza de sus estrellas ,alcan-
zari por ventura Avernos?
5. Tales son, hermanos mios, las supuestas incertidumbres de
los impios expresadas con grandiosa elocuencia por la misma Sabi-
durfa divina; tal era el lenguaje infernal que durante los primeros
ailos de Jer6nimo se usaba en la ciudad de Roma; y A tan horren-
das palabras correspondian hechos que no lo eran menos. Oscure-
cido el tesoro de la piedad, cambiado el color de la virtud, conmo-
vidas hasta las piedras angulares del santuario, el lujo, la embriaguez,
la envidia, la licencia, las enemistades y el engaflo eran los nuevos
4 T. VII.






-46 SERMON
-dioses de los cristianos id6latras. Quejabase con voz lastimera la es-
posa de Jesucristo; pero su voz no era oida, salia de los sepulcros
de los MArtires un grito congojoso, no dir6mos si de invitacion 6 de
reprension; mas la loca algazara de las bacanales paganas no per-
mitia que aquel grito Ilegase al corazon ni al oido. Decicida pare-
cia ya la suerte de Jer6nimo: lleno de riquezas al par de aquellos
voluptuosos magnates, y mas Ileno aun de ingenio hasta poder ser
llamado el f6nix del Capitolio, independiente de su padre, A quien
habia dejado en la iltima Iliria, sensible i las pasiones violentas en
un pais y en una edad propios para conmoverle, ,qu6 ardspice, qu6
politico no hubiera visto en Jer6nimo al protagonista de la impuden-
cia cuando tenia tantas fuerzas y cualidades para serlo? En efecto:
estaba pendiente en un precipicio; abierto estaba el abismo debajo
de sus pi6s, y deslizabase ya por ruinoso sendero A aumentar el n6-
mero de los insensatos... IAhl lo detuvo aquel que en el cielo asiste
A los luminosos consejos de Dios, lo salv6 la inmutable Sabidurfa
que se le mostr6 con un formidable rayo de su luz, y le dijo: Yo
que he fabricado la pupila y el oido, Lyo no he de ver vuestra ig-
nominia, no he de oir vuestras infames blasfemias? Birlese enho-
rabuena el profano, contaminese con sus.delitos; el tiempo vuela,
y suena ya de 16jos mi temerosa trompa: aquf estoy, conmigo vie-
nen la c6lera y la venganza, mirad, almas infcuas, mirad en mi el
juez A quien despreciAsteis, escondeos en las cuevas de los montes,
volad mas alli de los mares, subid i las alturas del firmamento, se-
pultaos en los abismos de la tierra, que no escapar6is al horrendo
anatema que os tengo preparado. Palideci6 Jer6nimo al fiero sonar
de estas voices que repercuti6ndose varias veces del corazon a la
mente y de la mente al corazon, traian el des6rden y la tempestad
en los mas hondos laberintos de su azorado Animo; y tan profun-'
damente se grab en 61 desde entonces la idea terrible del juicio,
que en la vigilia y en el suefio, en el studio y en el solaz, ya se
empefiase en cuestiones, ya se entretuviese en coloquios, siempre
la trompeta atronadora del dia iltimo retumbaba profundamente
en sus oidos. ,Puedo dudar del peligro? (exclam6 sollozando) lahl
si la piedad de mi Dios no hubiese extendido su diestra, me halla-
ria ya en el catalogo de los rebeldes; Ly puedo mantenerme inde-
ciso acerca del partido que me conviene tomar? Huyamos de la fiera
PentApolis, abandonemos A la prostitute; yo tributary mis alaban-
zas a la Sabiduria libertadora en un clima mas puro, que no se ha
hecho para Babilonia el dulce cAntico de Sion.





DE SAN JERONIMO. 47
6. Parte de Roma s~bitamente, atraviesa los mares, yse retira
al desierto. jEstuvo jams tan alegre el desgraciado preso que de la
oscura circel, donde lo ahogaba un aire corrompido, se ve trans-
portado sdbitamente A la cumbre de una risuefia colina ? i C6mo bebe
A grandes sorbos el vital element que le rodeal IC6mo extiende su
mirada por las bellezas de la amena comarcal Hecho todo alma;
todo sentimiento, da gracias al ser generoso que quebrant6 sus ca-
denas, y vuelve otra vez i la vida. Cuevas desconocidas de Siria,
acostumbradas a albergar feroces leones, vosotras ofreceis hoy un
asilo al nuevo ermitailo, vosotras podeis atestiguar sus transportes
de alegrfa, vosotras podeis repetir su fervorosa accion de gracias,
cuando libre de vergonzosos lazos volaba ligero A las elevadas re-
giones de la fe y de Dios para respirar alli el aura de una espe-
ranza inmortal. Aquf en compafifa de los escorpiones y de las fie-
ras, amigo de las selvas inhospitalarias y de los yermos pefiascos,
cubiertos sus escuilidos miembros con un saco, ennegrecidas su cara
y sus manos como las de un etfope, corvas sus rodillas por la asi-
duidad en la oracion, secas sus mejillas y sus labios por la aspereza
de continuados ayunos, frio y sin sangre por la continuacion des-
apiadada de los azotes, traspasados sus pies por las espinas y por
los insects, herida su cabeza por el sol del estfo, asi lo ver6is, her-
manos mios... No, no vereis lo que es Jerdnimo si no penetrais en
su corazon. IEfecto extraflo de las costumbres depravadas I En aquel
cuerpo macilento y flaco, en aquellos huesos secos y prolongados,
en aquel hombre moribundo 6 cisi muerto ardia una llama devora-
dora que despertada por el soplo del infierno y vigorizada por.el
ardor de una ind6mita fantasia, penetra en el corazon, lo hiere, lo
enciende, y.lo cambia pronto en una peligrosa arena, en un vasto
anfiteatro donde se agitan desesperadamente mil genios mal6ficos lu-
chando con otras tantas inmaculadas virtudes; las locuras de Roma,
los fantasmas de los juegos halagiefios, de los especticulos, de las
reunions, habian acompaniado al fugitive Jer6nimo en su misma
nave, y le habian seguido con obstinada insolencia hasta las horro-
rosas soledades de Colcos, y abrian delante de 61 aquellas escenas
fatales de seduccion en que en otro tiempo, ya como actor, ya como
espectador,habia levado al naufragiosu hermosa inocencia. Pormas
que corriese A ocultarse entire las mas negras sombras del bosque,
por mas que se abismase en las mas hondas concavidades de los va-
lles,.allf le seguia el odioso espectro de las delicias de Roma; y la
dudosa luz que se entraba entire rama y rama, y el triste silencio de






48 SERMON
la naturaleza salvaje irritaban, en lugar de debilitarlas, las ilusio-
nes que le acosaban, y daban aun un colorido mas fuerte A las gra-
cias y atractivos cuya imagen queria arrancar de su alma. Por esto
suspiraba de noche, prorumpia de dia en exclamaciones, manaba de
sus ojos hundidos una amarga fuente de ldgrimas, y armada su dies-
tra con duro pedernal como con furioso ariete, heria aquel corazon
donde sus enemigos hacian tan porfiada resistencia. Entre tanto cada
gemido era una victoria, cada golpe un triunfo; y tal fue despues
la dulce calma, y tal la constant serenidad de sus pensamientos,
que obligado a volver por poco tiempo a Italia, trajo su soledad a
Roma de la misma suerte que antes se habia llevado consigo Roma
A la soledad; pero sigamos a nuestro HWroe, pues la vuelta involun-
taria a las olvidadas riberas del Tiber no estara desprovista de nue-
vos espectaculos y nuevas empresas.
7. Yo no puedo deciros, hermanos mios, si desde los tiempos
del inspirado Bautista hasta los de Jer6nimo se habia visto germi-
nar tan pr6speramente en el desierto y salir de l1 con tan magnifica
riqueza la s6lida erudicion y la ciencia divina; pero si os dir6 que
la idea del sibio cristiano le pareci6 a san Jer6nimo tan analoga a
la idea del solitario, que no crey6 poder Ilegar A ser perfect en la
soledad, si no se esforzaba en sobresalir en el conocimiento de las
letras divinas. En la caverna de Colcos y entire los pefiascos de Cal-
cidia, contando los capitals que habia adquirido con tanto trabajo
en Italia, en las Galias y en Grecia, no solo no quiso sepultarlos,
como indtil siervo, sino que, como para estimular al siervo indus-
trioso y fiel, busc6 la mas pingiie usura, y trabaj6 para doblar su
valor. Ya se habia hecho propias todas las bellezas y toda la pro-
fundidad que encierran los clasicos griegos y latinos: ya los emi-
nentes fil6sofos, los graves historiadores y los sublimes poetas mas
bien estaban colocados en el ancho santuario de su mente que en
los estantes de su preciosa biblioteca; cuando, fuese suefo d vi-
sion, presentdsele de repente la celestial Sabiduria con su s6quito
de feroces lictores; pregdntale sobre su ser, conv6ncele de enga-
fioso, cond6nale al suplicio, y, a los compasivos ruegos que gimiendo
bajo los rudos golpes le dirige, cont6stale airada: LC6mo se en-
tiende? Lolvidar por Platon y por Tulio la excelsa doctrine de Je-
sucristo? ,Acaso no he hablado por 61 y por mis Profetas con. gra-
cia, con energfa y con verdad bastante poderosa para excitarte?
,Eres tr incircunciso hasta el punto que prefieras al escondido mana
del cielo las viles yerbas y las in'mundas carnes de Egipto? 6 mue-






DE SAN JER6NIMO. 49
res en horroroso suplicio, 6 has de jurar en este instant que el Tes-
tamento de tu Diosy Sefior sera en adelante tu libro favorite. Jur6
temblando Jer6nimo en medio del espantoso 6xtasis de que estaba
poseido, y en vista de los cardenales y Ilagas de su cuerpo, Lquidn
podra contar con que fervor recorri6 velozmente los sagrados c6-
dices, con que empeiio devor6 las cAsi insuperables dificultades del
idioma hebrAico, y c6mo, en breve, lleg6 A ser un vivo orAculo de la
sagrada Escritura, el 6nico para quien nada hubo impenetrable, ni
la fuerza de las palabras, ni la variedad de sentido, ni el enigma
de las profecfas, ni la profundidad de los misterios, ni las costum-
bres de la nacion judAica, ni las 6pocas, ni las tradiciones, ni los
idiotismos, ni los proverbios? Entonces fue cuando aquellos dos
eminentes obispos Epifanio y Paulino, mirandole como una forta-
leza inexpugnable contra los sofismas del turbio Oriente, lo arran-
caron de sus bosques; entonces fue cuando todo lo mas santo que
encerraba la Tebaida, todo lo que se tenia por mas docto en Europa
vino a resplandecer juntamente con Jerdnimo en la metrdpoli del
universe.
8. Preguntadselo A aquellos soberbios muros que, l1jos de verle
errante como en otro tiempo por las calls bulliciosas, por las 1i-
bricas terms y por'los ociosos teatros, tal vez dudaron si Jerdnimo
estaba otra vez en su recinto; y 61 recorria entire tanto las silencio-
sas catacumbas para fortalecer su alma; tenia graves consultas con
Damaso, supremo pastor de la Iglesia, para vigorizar la discipline
relajada, y conservar incorrupto el precioso dep6sito de la sagrada
doctrine. Preguntadselo A sus antiguos amigos, a las prudentes ma-
tronas, A las vfrgenes religiosas, que al pAlido rostro, al austero con-
tinente, olvidada la idea de aquel Jerdnimo de otros tiempos, creian
conversar con el c6lebre Pablo, 6 con el admirable Antonio. Y cier-
tamente igualaba a estos varones en el tierno amor de Dios, en la
gloria de las batallas que di6, en el nimero de las coronas que gan6;
y les superaba graidemente en la excelencia de su entendimiento,
en el nervio de su elocuencia, y en aquella inasequible pericia en
todas las cosas que le vali6 ser lamado el prontuario y la biblio-
teca de la santa Iglesia. Pero preguntadselo sobre todo A sus ene-
migos, quienes, A pesar suyo, os sefialaran en 61 al just tan bien
retratado por Salomon, que habiendo jurado una guerra mortal al
vicio y A la depravacion disfamaba al pecado, Ilenaba de reprensio-
nes A los pecadores, condenaba con enojado acento el fausto del
pueblo, la avaricia del clero, la soberbia de los magistrados, la des-






50 SERMON
envoltura irreligiosa de la juventud, y'la desenfrenada disolucion
de la vejez: y os dirin que por eso fue reconvenido, denigrado con
calumnias, ultrajado con insultos, y expulsado finalmente del Va-
ticano y de Roma. Oh mi inica felicidad! yo te ver6 siquiera una
vez, decia volviendo las espaldas A aquel descaminado pueblo, y fi-
jando, como en sus estrellas, su mirada en su amada C6lquida, en
Jerusalen y en Belen, yo volver6 6 ver, decia, las selvas sabedoras
de mis suspiros, derramar6 l1grimas, cubrir6 de besos la adorada
cuna del Redentor. Con tan dulces pensamientos la fuga de Jer6-
nimo era on rapido vuelo, y el buque estaba pronto a recibirlo... Es-
p6rate un poco, intr6pido peregrino, no te niegues A admitir ilustres
pros6litos, a quienes, sin advertirlo, td mismo inspiraste la misma
resolution; siguen, si lo ignoras, siguen en tropel tus pasos la no-
ble Paula, la fnclita Eustoquia y un coro inmenso de virgenes sin
nombre que estan como td convencidas de que bajo el cielo de Roma
no est6 segurala infortunada virtud. I Qu6 presagio, gran Dios I Cuan-
do huyen las palomas, 6 la tempestad estA cercana, 6 hiende los
aires el enemigo gavilan...
9. De los hielos del Septentrion bajaba cual oso hambriento el
desapiadado Alarico, y este guerrero 6 bandido veia agrupados con-
fusamente en torno de sus banderas A los hunos, godos, alanos y
masagetas, a quienes ]a audacia del caudillo y la esperanza db rico
botin les daban la victoria antes de empezar el combat. No cruza
tan rapidamente por la atm6sfera un encendido meteoro, ni vuela
tan pronto al blanco el globo ardiente de una bombarda, como des-
cendieron del Caucaso A la Armenia los barbaros, inundaron la Si-
ria, cruzaron la Macedonia, y forzadas en un instant las famosas
Term6pilas, subyugaron la Grecia, se corrieron hacia la Prop6n-
tide, y llenaron de temor a la ciudad misma de Constantino. Pero
jahl que no era la nueva Roma el blanco de los deseos del godo,
sino la antigua: a Italia, exclamaba Alarico, A Italia, al Capitolio.
Una mano invisible lo conducia desde lo alto, y lo guiaban A porfia
los dos c6lebres traidores Estilicon y Rufino, el uno en la corte de
Arcadio, y el otro en el ej6rcito de Honorio.
10. Los mismos romanos, aquel pueblo imb6cil que frecuente-
mente decantaba la sofiada eternidad de su domination, llamaron
al barbaro para exterminio de su propia patria, y en vano despues,
al ver la proximidad del peligro, tomaron las armas, repararon las
murallas, y pusieron en manos del rapaz enemigo el oro y la plata
de los palacios y temples; el p6rfido quebranta los pactos, huella





DE SAN JER6NIMO. 51
sobre los defensores, penetra en la ciudad, la mete 6 saco, ceibrela
de sangre y de oprobio, cambia 6 su gusto su gobierno, y derrocada
miserablemente la cabeza del mundo, vindica de un solo golpe to-
dos los ultrajes de Dios.
11. iAh! la espada inhumana lleg6 de Roma 6 Belen, ytraspas6
de arigustia el alma at6nita del piadoso Jer6nimo. Aunque medi-
tando varias veces acerca de la estatua simb6lica de Daniel habia
visto expresamente en aquella fragil arcilla el car6cter degenerado
de la dominacion romana, y aunque con prof6tica luz se habia ade-
lantado 6 vaticinar su caida, no obstante, 6 tan infausta noticia qued6
yerta su pluma, su lenga enmudecida, y solo 6 sus ojos les qued6 la
libertad de expresar con ligrimas la profunda amargura y el tumul-
tuoso pesar de su corazon. ITriste! ,c6mo socorrer, c6mo consolar
al menos A la augustiada hija de Sion en tantos infelices que hu-
yendo desnudos de la rapacidad de los godos buscaban un abrigo
en la gruta de Jer6nimo? ,Se sentarA solitario y mudo como el le-
-vita de Babilonia, 6 asordara el cielo deplorando la horrenda ca-
tistrofe con el Ilanto de Jeremfas? No por cierto. Semejante al h6roe
Macabeo, si la vista de las desventuras le lacera el alma, si el re-
lato de las abominaciones lo espeluzna, si la temida destruction del
mundo le conmueve, encuentra en los Libros santos una distraccion
a sus penas, y un confortativo para su corazon; y unas veces aban-
don6ndose como 6 nado en el infinite cAos de los ejemplares y de
las versions, ya fil6logo, ya gramitico, unas veces anticuario, mu-
chas ge6grafo y siempre critic prudent y severe, ordena tan in-
digesta mole, corrige los innumerables errors de traductores y co-
pistas, enriquece con elegantes comentarios los abstrusos concepts
de los Profetas, de los Ap6stoles y de Jesucristo, y mas docto fuera
de toda comparacion y mas piadoso que Aquileo, Simmaco y Teo-
dosion, semijudfos profanos que rompieron solo la corteza de la
Escritura sin saborear de ella la verdadera fe ni la s6lida virtud,
vierte completamente la Biblia del idioma hebriico al griego y al
latino: obra inmensa, trabajo hercileo, si asf puede decirse, bas-
tante para ocupar por cuatro y mas lustros a toda una repulblica de
eruditos.
12. Pero la asombrosa actividad del alma angelica de Jer6nimo
aumenta todavia en aquel gran v6rtice que parecia deber absor-
berla; la lamarfais incircunscrita, la creerfais omnipotente dentro
del vasto cuerpo de la literature cristiana; asf se muestra ella A un
tiempo, toda en el todo y toda en cada una de las parties. Conc6n-





52 SERMON
trase mas y mas el insigne Doctor en la empresa de la sagrada Es-
critura; pero si lo invoca, por ventura, la fe que peligra, pronto
se lanza valeroso contra los sat6lites del error, y pulveriza A Elvidio,
A Joviniano, A Vigilancio y a Pelagio, obstinados sectarios de Luci-
fer, ej6rcito de perfidos originistas: si imploran su auxilio las cds-
tumbres que vacilan, ya teneis sabios preceptos para la viuda irre-
prensible y para la vfrgen sin mancha; ya tennis expresados con
fuerza y union los deberes de los cl6rigos, de los monjes y de los
esposos: si la gratitud le estimula, le ver6is llorar sobre la urna ci-
neraria de sus queridos amigos, interrumpir con suspiros el fdne-
bre elogio de la generosidad de Blesila, del valor de Marcela, del
candor de Pamaquio, y de la santidad milagrosa de Paula; mas si
la emulacion 6 el ejemplo le dispiertan, encontrardis su pluma di-
rigida A escudrifiar la historic de los varones mas eminentes de la
Iglesia, y A sacar de la oscuridad los admirables hechos de los mas
nombrados solitarios. Africa, Espafia, Germania, Italia y las Ga-
lias lo empefian en intrincadas cuestiones; vuelan A Belen cartas de
todas parties, y alli afloyen curiosos de mil passes: se quiere ver a
Jer6nimo, se le quiere oir, y parece admirable que la Sabidurfa di-
vina se haga escuchar en el mismo pesebre donde naci6, y es Cier-
tamente prodigioso que un solo hombre valga un concilio, y trans-
forme un antro de la Judea en un Delfos 6 Atenas del Cristianismo.
A 61 acuden de todas las parties del globo, yen 61 se ve, lah, si pu-
diera yo pintarlo cual fue visto I en 61 se ve al enemigo de las rique-
zas, al triunfador de los placeres, al firme anacoreta que en doce
lustros de rigores supo acopiar. tanta fuerza de meditacion y de es-
tudio; se ven aquellos ojos sumergidos siempre en la lectura 6 en
el llanto, aquella mano siempre servidora de los huespedes 6 es-
clava de la pluma, aquellos labios siempre dispuestos A esparcir fer-
vorosamente la oracion 6 la elocuencia; vese en 61 al senior abso-
luto de su alma que quiere perderla para salvarla, que la suelta
como le place y la enfrena cuando quiere, que la fuerza A hablar y
quiere que sus palabras est6n corroboradas con sus obras; vese, en
suma, en 61 al viejo atleta que conserve en su gastado cuerpo las se-
nales de unajuventud vigorosa, y con frente serena y corazon tran-
quilo parece deciros con san Pablo: He conservado inviolable mi
fe, he terminado con aplauso mi carrera, he peleado y he vencido;
solo me resta obtener de mi Dios la corona merecida. Llegaba, en
efecto, al t6rmino de ]a peregrinacion del just, eran nuncios de
su pr6ximo triunfo los rasgos ins6litos que iban embelleciendo de





DE SAN JER6NIMO. 53
hora en hora aquel car6cter ya tan hello y perfect; su alegrfa se
mostraba mas duradera, sus palabras mas saves, so penetracion
mas viva, y su celo mas decidido... y llegada al pleno dia la luz ne-
cesariamente se pone. Muri6 Jer6nimo en la ceniza y en el cilicio;
muri6 predicando A sus compaileros el constant desprecio de sf mis-
mos y del mundo; muri6 cual habia vivido, modelo de solitarios y
espejo de Doctores.
13. IAhI si no nos es permitido igualar el milagro, Zqui6n nos
impide que copiemos el modelo? Bien s6 yo que no hay latino ni
helenista que pueda compararse con san Jerdnimo en la sublimidad
de ingenio, ni en la extension de doctrine; pero s6 tambien que A
nadie esta cerrado el feliz camino de seguirlo en la inocencia de co-
razon y en la santidad de costumbres. Vosotros, hermanos mios,
sois de ello un vivo ejemplo: entire los deberes de la familiar 6 del
destino sabeis aislaros, sabeis buscar los moments de apartaros
de las insulseces del descuidado siglo, y escondidos con el peni-
tente Jer6nimo en este santo desierto, sabeis meditar con 61 las
terrible verdades de la fe, y triunfar como 61 de las pasiones y de
los sentidos. hl os observa gozoso desde el cielo, os bendice, 6 im-
plora de aquel Dios que tan ricamente le recompensa; que os d6
su constancia y su galardon. Amen.



ASUNTOS

PARA LA FIESTA DE SAN JER6NImO.

I. In absconditis suis consiliabitur; palam faciet disciplinam doc-
trince suce, etinlegetestamentiDomini gloriabitur. (Eccli. xxxix, 10).
Hablar de san Jer6nimo es hablar de un hombre s6bio, que debia
investigar los mas rec6nditos arcanos de la ciencia de Dios; de un
hombre, queen las playas solitarias debia alzar su corazon 6 Dios;
de un hombre, que debia publicar en presencia de los grandes la
ley de su Dios. Tal fue, en verdad, el doctor Maximo que debe-
mos admirar: 1.0 en su prodigioso retire: In absconditis suis consi-
liabitur; 2.0 en la portentosa discipline de su saber: Palam faciet
disciplinam doctrine sum; 3.0 en la gloria inmortal que le mereci6 la
ley santa de Dios: In lege testamenti Domini gloriabitur.
II. Posuisti lacrymas meas in conspectu tuo. (Psalm. Lv). Las 1i-





'54 ASUNTOS PARA LA FIESTA
grimas nunca son prueba.de alabanza para los oradores profanos,
porque son miradas como indicios de flaqueza y debilidad: no asi
para los oradores sagrados, que, conociendo la fuerza de las l6gri-
mas derramadas por Dios, son digno objeto de alabanza para los
Santos. Por lo tanto, de las ligrimas de Jer6nimo se infiere un do-
ble tftulo de alabanza: 1.0 con examiner la naturaleza de su peni-
tencia; 2.0 con enumerar de su penitencia los efectos.
III. Fuit maximus in salute electorum. (Eccli. XLVI). La Iglesia
adorn6 a san Jer6nimo con el glorioso titulo de doctor Miximo.
Y, en efecto, tal es su distintivo car6cter; y esta especialidad re-
salta en 61 por lo que escribi6 despues el cardenal Hugo, esto es: con
el obrar, con el career y con el ensefiar: Agendo, credendo, alios ad
veritatem trahendo. Obr6 Jer6nimo infatigablemente, crey6 admira-
blemente, ensefi6 irreprensiblemente. En el obrar le di6 el M6ximo
su actividad : Maximus agenda; en el career le di6 su co nstancia:
Maximus credendo; en el enseilar le di6 el MAximo su direction:
Maximus alios ad veritatem trahendo.

Sentencias de la sagrada Escritura.

Quasi sol refulgens, sic ille effulsit in temple Dei. (Eccli. L, 7).
Qui fecerit, et docuerit, hic magnus vocabitur in regno ccelorum.
(Matth. v).
In oratione confitebitur Domino, et ipse diriget consilium ejus,
et disciplinam. (Eccli. xxxix).
In medio magnatorum ministravit, et in conspectu presidis ap-
parebit. (Ibid.).
Vadam ad montem myrrha, et ad collem thuris. (Cant. Iv, 6).
Jejunabam, et oralam ante faciem Dei coeli. (II Esdr. I).
In diebus suis emanaverunt putei aquarum, et sicut mare adim-
pleti sunt. (Eccli. L, 3).
Posuit desertum in stagna aquarium. (Psalm. cvi, 35).
SPonet desertum ejus quasi delicias, et solitudinem ejus quasi hor-
tum Domini: gaudium et laetitia invenietur in ea. (Isai. Li, 3).
Paravit cor suum, ut investigaret legem Domini, et faceret, et
doceret in Israel praeceptum, atque judicium. (Eccli. i, 7 in laud.
Esdr.).
Sol illuminans per omnia respexit, et gloria Domini plenum est
opus ejus. (Ibid. XLI).
Implebit splendoribus animam tuam. (Isai. LVIII, 11).





DE SAN JER6NIMO. 55
Tamquam prodigium factus sum multis, et tu adjutor fortis.
(Sap. Lxx).
Fidelis Deus est, qui non patitur vos tentari supra id, quod po-
testis, sed facit etiam cum tentatione provcntum, ut possitis siusti-
*nere. (I Cor. x, 13).
Ducam earn in solitudinem, et loquar ad cor ejus. (Osee, In).
Semper mortificationem Jesu in corpore nostro circumferentes,
ut et vita Jesu manifestetur in corporibus nostris. (II Cor. iv).
Propter te mortificamur tota die, estimati sumus sicut oves oc-
cisionis. (Psalm. XLIII).
Castigo corpus meum et in servitutem redigo. (I Cor. ix).
Qui Christi sunt, carnem suam crucifixerunt cum vitiis et con-
cupiscentiis suis. (Galat. v).
Mihi mundus crucifixus est, et ego mundo. (Ibid. vi).
Existimo omnia detrimentum esse propter eminentem scientiam
Domini mei Jesu Christi. (Philip. II).
Qui docti fuerint, fulgebunt quasi splendor firmamenti: et qui
ad justitiam erudiunt multos quasi stellas in perpetuas 'ternitates.
(Dan. xui).
Sapientiam omnium antiquorum exquiret sapiens, et in Prophe-
tis vacabit, narrationem virorum nominatorum conservabit. (Ec-
cli. xxxlx).
In medio magnatorum ministrabit: in terram alienigenarum gen-
tium, pertransiet. (Ibid.).
Aperiet os suum in oratione, et pro delictis suis deprecabitur.
(Ibid.).
Si Dominus magnus voluerit, spirit intelligentie replebit illum,
et ipse tamquam imbres mittet eloquia sapientim sue. (Ibid.).
Ipse palam faciet disciplinam doctrine suae, et in lege testament
Domini gloriabitur; collaudabunt multi sapientiam ejus, et usque
in steculum non delebitur. (Ibid.).
Non recedet memorial ejus, et nomen ejus requiretur a genera-
tione in generationem. (Ibid.).
Sapientiam ejus enarrabunt gentes, et laudem ejus enuntiavit Ec-
clesia. (Ibid.).
In medio Ecclesiae aperuit os ejus, et implevit eum Dominus spi-
ritu sapientime et intellectus. (Ibid. xv).
Quia ab infantia sacras litteras didicisti. (I Tim. Iv).
Mirabilis facta est scientia tua,ex me. (Psalm. cxxxvmi).





86 ASUNTOS PARA LA FIESTA
Quwesivit verba utilia, et scripsit sermons rectissimos et verita-
tis plenos. (Eccli. xii).
Implevit eum spirit Dei, et sapientia, et intelligentia. ( Exod.
c. xxxi).
Fuit vir potens in opere et sermone; coram Deo et omni populo.
(Luc. xxiv, 19).
Clama, ne cesses, quasi tuba exalta vocem tuam. (Isai. LVII).
Proedica verbum, insta opportune, importune, argue, obsecra,
increpa in omni patientia et doctrine, etc. (II Tim. Iv).
Novi opera tua, et laborem, et patientiam, et quia non potes
sustinere malos, et tentasti eos qui se dicunt apostolos, et invenisti
.eos mendaces. (Apoc. ii).
Novi opera tua, et fidem, et charitatem tuam, et opera tua no-
vissima plura prioribus. (Ibid.).
Dedit illi scientiam sanctorum, honestavit illum in laboribus, et
implevit labores illius. (Sap. x).
Custodivit ilium ab inimicis, et A seductoribus tutavit illum, et
certamen forte dedit illi, ut vinceret. (Ibid.).
Vos estis lux mundi: non potest civitas abscondi super montem
posita, neque accendunt lucernam, et ponunt ear sub modio, sed
supra candelabrum, ut luceat omnibus, qui in domo sunt. (Matth.
c. v).
Ductus est A spirit in desertum. (Matth. Iv).
Tentatus per omnia absque peccato. (Hebr. Iv).
Quid exists in desertum videre? (Luc. xvi).
Mihi vivere Christus est, et mori lucrum, etc. (Philip. i).

Figuras de la sagrada Escritura.

Del peregrinante Isaac en la Palestina se hall escrito, que ibat
proficiens, atque succrescens done magnus vehementer effects est. (Ge-
nes. xxvi, 13). Lo mismo puede decirse de san Jerdnimo, que pas6
al Oriente, recorriendo la Tracia, el Ponto, la Bitinia, la Capado-
cia y la Cilicia: se detuvo en Tarso, fu6 A Jerusalen, de alli & Cons-
tantinopla, y despues a Antioqufa; y por todas parties ilustrd su
entendimiento, alimentd su piedad y atesor6 los mas profundos co-
nocimientos de las sagradas Letras.
Asf como la fe de la future redencion, dice san Pablo, fue escudo
para Mois6s contra las reales grandezas, y amando mejor ser atri-





DE SAN JER6NIMO. 57
bulado con el pueblo de Dios, neg6 francamente la adopcion de la
princess egipcia: Fide Moyses grandis effects negavit, se esse filium
filiw Pharaonis, magis eligens affligi cum populo Dei. (Hebr. xi, 24);
asi tambien A Jer6nimo la fe de la redencion efectuada fue el am-
paro contra las solicitaciones de los enemigos disfrazados de la union
catdlica, y prefiri6 ser maltratado con los siervos de Dios, que dis-
minuir la plenitud de su fe In plenitudine fidei confessionem indecli-
nabilem. (Ibid. x, 23).
En el desierto form Dios 6 Mois6s para ser el int6rprete de su
voluntad. Del desierto llam6 al Bautista para ser el predicador de
la venida del Mesfas. En el desierto igualmente eligi6 Dios i Jer6-
nimo para iluminar su Iglesia con una celestial sabidurfa, y para
conducir al cielo rectamente al pueblo creyente.
El ap6stol san Pablo dice de sf: Datus est mihi.stimulus cars, qui
me colaphizet. (II Cor. xii). Esto mismo permiti6 el Sefior, porque por
las tentaciones fuese probada la virtud. Lo mismo sucedi6 a san Je-
r6nimo, que en medio de los rigores de la penitencia sufri6 las mas
fieras tentaciones.
David, a pesar de ser hecho segun el corazon de Dios, temia en
gran manera los juicios del Seilor, y por esto ]e rogaba que no en-
trase con 61 en el riguroso eximen de sus acciones: Non intres in
judiciumcum servo tuo, Domine. (Psalm. cxLII). Por el temor de este
juicio nuestro Santo se sepult6vivo en el mas ldgubre desierto: Ob
gehenne metum tali me carcere damnaveram. (Hier. ep. ad Eustoch.).
Puede nuestro Santo ser comparado al grande Nehemias, A aquel
intr6pido y celosfsimo sacerdote, restaurador de Jerusalen, quien
una manu faciebat opus, altera tenebat gladium. (II Esdr. Iv, 17). Si
contemplo i Jer6nimo con la dura'piedra en la mano, veo el sim-
bolo de su mano penitente, y le compare en aqdel acto al israelita
al levantar las murallas de la santa ciudad. Si lo contemplo con la
pluma en la mano, me parece ver la penetrante espada de su po-
derosa doctrine. Con aquella adorna de nuevo el temple vivo del Es-
pfritu Santo, y atiende A la obra de su santificacion;-con esta al-
canza, aplasta y desbarata A todos los enemigos de la Iglesia y de
Dios.
Sentencias de los santos Padres.

Hieronymus ab Oriente in Occidentem, instar solis, resplenduit.
(S. Aug. serm. II in Joan.).
Hieronymus erat alter Joannes Baptista. (Id. ibid.).





58 ASUNTOS PARA LA FIESTA
Non est homo, sed Angelus, quia ferme Angelus est jejunans.
(S. Petr. Chrys. serm.de Virg.).
Jejunium Angelorum cibus est; et qui eo utitur, ordinis angelici
censendus est. (S. Athan. de Virg.).
Memini meclamantem, diem crebrojunxisse cum nocte. (S. Hier.
de se ipso).
Sic ubi concava vallium, aspera montium, rupium prerupta cer-
nebam, ibi mee orationis locus.'(Idem).
Ego diebus, ac noctibus cogito cum tremore, reddere novissi-
Smum quadrantem. (ld. ep. V ad'Florent. c. 9).
Prima vocatio bona est, si modo non vaces, et cogites quomodo
places Deo; tertia est et optima, si tui oblitus soli Deo vaces.
(S. Bern.).
Nos pcenitentiam verbis pollicemur, factis vero nihil. (S, Greg.
Nyssen.).
Ad peccandum fortes, ad pcenitendum debiles. (S. Greg. M.).
Syria mihi, velut fidissimus naufrago portus, occurrit. (S. Bier.
ep. XLI ad Ruf.)..
In lege testamenti exponenda gloriabitur. (Hugo Card. in Ec-
cli. xxxix).
Inter medios cleros, id est in contemplation duorum testamen-
torum. (S. Ambr. in Psalm. LXVII, 14).
Non contemnendum arbitreris Hieronymum, qui graco, hebraico
et latino eruditus eloquio, in loco sancto et sacris litteris usque ad
atatem decrepitam vixit. (S. Aug. contra Julian.).
Hieronymus omnes, vel pene omnes, si qui ante ipsum de doc-
trina ecclesiastica scripserunt, legit. (Id. ibid.).
Debet divinarum Scripturarum doctor fidelis et bona docere, et
mala dedocere, et hoc opere et sermone conciliare aversos, iremis-
sos erigere, nescientibus, quid expectare debeant, intimate. (Id. de
doctor. chr.).
Doctor cum fuerit virtutibus ornatus, tune est quasi optimum sal,
totus populus de illo conditur videndo eum, et audiendo. (S. Joan.
Chrys. horn. X oper. imperf.).
Sicut doctors propter bonam conversationem sunt sal, quo po-
pulus conditur;,ita propter verbum doctrine sunt lux, qua igno-
rantes illuminantur. (Id. ibid.).
Doctrina cum omni imperio docetur, quando prius agitur quam
dicatur; nam doctrine subtrahit fiduciam, quando conscientia pre-
pedit linguam. (S. Greg. lib. VI Mor.).





DE SAN JERONIMO. 1 59
Doctrina spirits non curiositatem acuit, sed charitatem accen-
dit. (S. Bern. in Cant.).
Non minus pium est docere animum sitientem, quam prebere
escam corpori. (Id. ibid.).
Solus es, si communia non cogites, si prasentia non affected, si
future inquiras. (Id. ibid. serm. XL).
.0 quoties in eremo constitutus, et illa vasta solitudine, quwe
exusta solis ardoribus horridum monachis praestat habitaculum, pu-
tabam romanis me interesse deliciis, sedebam solus, quia plenus
eram amaritudine. (S. Hier. deperic. vit. sol.).
Horrebant sacco membra deformia, etsqualida cutis situm ]Ethio.
pice carnis obduxerat: quotidie gemitus, et si quando me repug-
nantem imminens somnus oppresisset, nuda humo vix ossa ha~ren-
tia collidebam. (Id. ibid.).
De cibis vero et potu taceo, cum etiam languentes monachi ibi
aqua frigida utantur, et coctum liquid accepisse luxuria sit. (Id.
ibid.).
Ille igitur ego, qui ob gehenna metum tali me carcere danna-
veram, scorpionum tantum socius et ferarum, sepe choris intere-
ram puellarum: pallebant ora jejuniis, et mens 'estuabat desideriis:
in frigido corpore, et ante hominem suum jam care premortua,
sola libidinum incendia bulliebant. (Idem).
Non sic avaritia quatit, inffat superbia, delectat ambitio: facile
aliis caremus vitiis, hic hostis nobis inclusus est, quocumque per-
gimus, portamus inimicum. (Idem).
Itaque omni auxilio destitutus ad Jesu jacebam pedes, rigabam
lacrymis, crine tergebam, repugnantem carnem hebdomadaria ine-
dia subjugabam. (Id. loc. cit.).
Post multas lacrymas, post oculos coelo inharentes, nonnum-
quam videbar mihi interesse agminibus Angelorum. (Id. ibid.).
SGratias ago Deo, quod sum dignus habitus, quem oderit mun-
dus, et pati propter ipsum. (Id. ep. ad Asell.).
Si mente cernerent homines peccatores, quale judicium immi-
net mundo; sensus humanus non dispergeretur vanitate saeculari.
(S. Ambr. ad virg. laps.).





SERMON


ESQUELETO DEL SERMON

DR

SAN JUAN CRISOSTOMO.


Fuit virpotens in opere, et sermon. (Lue. xxI, 19).
Fue un varon poderoso en obras y en palabras.

1. Santidad y doctrine: santidad que...; doctrine que..., h6
aquf los caract6res con que Jesucristo... Estos caracteres distinguen
A todos los Obispos... Si se eclipse ya la gloria de Constantinopla,
la santidad y doctrine del Cris6stomo vive todavfa y... Sea una
prueba de ello... Idea de este discurso... Invocacion al Santo...
Primera part: Juan Crisdstomo fue un Santo dotado de pureza sin
igual en sus juveniles allos.
2. Cuna ilustre de nuestro Santo... Su ingenio..., su indole...
Mi tarea es dificil y peligrosa... La bella alma de Juan supo des-
preciar todos aquellos bienes... Verdad es que Antusa su madre...,
y verdad es tambien que Juan... No vive como Samuel en..., pe-
ro... LNo es condition del santuario...? ,No es ocupacion del ta-
berniculo...? LNo es propio del santuario que Juan...? INo es una
virtud propia del tabern6culo que Juan...?
3. Todo esto no es mas que el principio de... Pureza angelica
de Juan... Afiadid i esto...; afiadid... Imaginaos ahora el content
de su madre al ver... Su profundo sentimiento al saber que con Ba-
silio quiere retirarse al desierto... Palabras que le dirige a prop6-
sito de esto... Cede Juan vencido del maternal carifio..., mas esto'
no es un estorbo para...
4. Cede; pero aumenta mas y mas la austeridad de...: cede;
mas...: cede; pero...: cede; pero es por poco tiempo... Seretira,
por fin, a los vecinos montes... Su vida penitente...
5. Un congress de prelados elige obispo a Juan... Este se escon-
de... Escribe sobre el sacerdocio un libro en el cual es dificil discer-
nir si su elocuencia es mayor que su humildad... Mas, depon tan-
ta resistencia, 6 Juan,...





DE SAN JUAN CRIS6STOMO.


Segunda part; Juan Crisdstomo fue un Santo dotado de inextinguible
celo en el sagrado ministerio.

6. Definicion del espfritu de actividad que constitute el celo
apost6lico... Caridad, fuerza, piedad, etc., todo lo comprende es-
te espfritu que cabalmente expresa el caracter de Juan... Ordena-
do de sacerdote en Antioquia empez6 A predicar... ,C6mo resistir
A su elocuencia...? ,C6mo no rendirse A...? Copiosos frutos que re.
port6 de su predicacion en aquella ciudad... Fuit virpotens, etc.
7. Revolucion de Antioqufa contra el emperador... Despues de
exhortar.al pueblo al arrepentimiento, Juan vuela A Constantino-
pla para impetrarel perdon... Lo consigue...
8. Juan es ordenado de obispo de Constantinopla... Cual Moi-
s6s se mostr6 a Israel..., asi el Cris6stomo se prezent6 A Bizancio...
Principia en su, misma casa la complete reform que... Potens in
opere, sus ahorros proporcionan... Potens in sermone, siempre esti
pronto A... Otras maravillas que obra bajo estos dos conceptos...
Sus plAticas..., sus epistolas..., sus homilfas... Recuerda a Jere-
nias... Se parece A Pablo... Se asemeja A Isafas...
9. Con esto no podia menos de ser objeto de la envidia... Com-
paracion entre... Asf Juan una manu faciebat opus, et altera, etc. He-
rejes, judfos, etc., A todos los confunde... Nada teme, jams se
espanta... Dedi te in columnam ferream, etc. Coluna de hierro.en
reprender... Muro de bronce en declarar... Coluna de hierro en...
Muro de bronce en... Qub le importa reprender A la emperatriz
en persona?... Nada teme de la tierra... Ve ya levantarse la tor-
menta de las persecuciones, pero espera sereno los golpes...

Tercera part: Juan Crisdstomo fue un Santo dotado de una paciencia -
d todaprueba en las persecuciones.

10. Diferencia entire el h6roe mundano y el h6roe cristiano...
Expidese un decreto de expulsion contra el Cris6stomo... Entran
los soldados en el temple para... El pueblo se opone... Para evitar
tumultos sale el Santo por una puerta secreta... Parte Juan para el
destierro... Tristes resultados de tal medida... Solo el Cris6stomo
se present sereno y fuerte..., tranquilo y majestuoso..., y...
11. Comparase por la similitud de sus tribulaciones A Pio VII
con san Juan Cris6stomo...
5 T. VII.






62 SERMON
12. Juan es conducido 6 los confines del imperio... Privaciones,
incomodidades, penas que sufre... -.A quin no conmueve su es-
tado?... Sin embargo 1l no vierte lagrimas sino por su amada grey...
Varias cartas que describe para...
13. La pena que siente entre..., aumenta la que experiment
por su grey... Fenicios, persas, escitas, A todos provee, a todos...
Asi las penas de un obispo perseguido se convierteri en mayor glo-
ria para...
14. La perseguidora envidia no esta todavia satisfecha... Juan,
aunque extenuado y enfermo, es trasladado A viva fuerza a... Asi
ti, divino Pio VII,...
15. San Basilisco anuncia 6 Juan su pr6xima muerte... Muere,
en efecto, en la iglesia de aquel Mfrtir... Sus cenizas son traslada-
das triunfalmente A Bizancio... Nueva comparacion entire el regre-
so de Pio VII y... IOh maravillas de Dios en sys Santosl...





DE SAN JUAN CRIS6STOMO. 63



SERMON

DE

SAN JUAN CRISOSTOMO.

Fuit vir potens in opere, el sermone. (Luc. xxiv, 19).
Fue un varon poderoso en obras y en palabras.

1. Santidad y doctrine: santidad que adorna el alma de m6ri-
tos y el corazon de virtudes; doctrine que Ilena el entendimiento
de conocimientos y aniria al labio con la elocuencia: santidad que
combatiendo inexorable todos los deseos de la naturaleza, todos los
afanes del corazon, vuelve al hombre superior A sf mismo despre-
ciando los bienes sensibles, y por lo tanto mas dispuesto A la ad-
quisicion del saber, y mas Avido de los sublimes tesoros de la sa-
bidurfa; doctrine que iluminando el espfritu de una luz tanto mas
viva cuanto mas vacio lo encuentra de afectos terrestres, lo trans-
porta con seguro vuelo al eterno principio de todas las verdades:
santidad que A fuerza de agonias, de privaciones y de ayunos se
procura A sf misma el fin dichoso; doctrine que excitada de celo
por el verdadero fin del hombre y los medios de conseguirlo amaes-
tra hicia tan grande objeto A los que la rodean : santidad que, aun-
que humilde, present6ndose siempre majestuosa A todas las mira-
das, obliga suavemente A amar y reverenciar la virtud hasta por los
malvados; doctrine que asaeteando 6 la ignorancia y al vicio con su
esplendor benefico, conduce eficazmente a las buenas obras hasta
A los mas retraidos: estos son, amados hermanos, los caractres
con que nuestro redentor y eterno pontffice Jesucristo, asf como
form la augusta idea que quiso presentarnos de sf mismo y de su
mission en la tierra : Ego sum via, veritas et vita (Joan. xiv); asf del
propio modo form y nos puso el invariable model 6 infalible nor-
ma delo que son y deben ser entire los files aquellos que escoge
para representarlo en su Iglesia, quiero decir, los Obispos ordena-
dos para el gobierno de la redimida grey,: santidad y doctrine que
constituyen la gloria de la Iglesia, la defense de los files, y el in-
5*





64 SERMON
mortal decoro de los pastores. Santidad y doctrine que, figuradas en
aquella real matrona que vestida del sol y coronada de estrellas,
enamora al cielo y la tierra con su majestad y belleza en el Apoca-
lipsis. ,Y cu6l de las innumerables iglesias no ostenta todos los dias
en sus propios obispos reunidas la santidad sublime y ]a maravillo-
sa doctrine? De qu6 silla episcopal deja de derramarse este olor
de virtud que santifica, y esta luz de saber que tanto ensefia? Pe-
ro td, sobre todas, reina del B6sforo, td sobre todas levanta ergui-
da la altiva cabeza, y desafiando segura 6 todas tus hermanas, pro-
nuncia el nombre de Juan Cris6stomo; pues que si se huy6 ya la
gloria de tus Constantinos y de tus Teodosios; si tu frente cefiida
un tiempo de la imperial diadema se mira hoy cubierta de la in-
fame venda otomana; si los augustos pies que temblando besaron
tantas provincias 6 ti sujetas se ven ahora agarrotados por el ig-
nominioso cepo del obsceno Mahoma, la gloria de santidad y de
doctrine con que te ilustr6 tu Juan Cris6stomo vive todavia, y se-
guirA viviendo por todos los siglos en la Iglesia. Sea de ello una
prueba la cotidiana fiesta que trayendo su nombre desde el B6sfo-
ro al Mela, no solo sacro y venerando, sino dulce y precioso, lo de-
puso en Asola, que no solamente honra al Santo, sino que por su
protector lo invoca. iOjala pudiera yo, hermanos mios, satisfacer
vuestra devocion segun me siento conmovidol pero el objeto supe-
ra a todas las alabanzas; y ya que de todos modos algo debo deci-
ros, permitidme que siguiendo el hilo de las precitadas palabras:
Fuit vir potens in opere, et sermon, os lo present un Santo dotado
de pureza sin igual en sus juveniles afios; un Santo dotado de in-
extinguible celo en el sagrado ministerio, y un Santo dotado de una
paciencia A toda prueba en las persecuciones. IOh gran Santo y
eminente Obispo 'concededme un destello de aquel fuego con que
tan elocuentemente desde la citedra de la verdad'declamibais, y
si de ello no soy digno, haced gracia A la piedad de este mi reve-
rendo auditorio, y de este pueblo A Vos devoto: Ave Maria.

Primera parte: Juan Crisdstomo fue un Santo dotado de pureza sin
igual en sus juveniles afios.

2. Familia ilustre por nacimiento y por esclarecidas hazafias de
los antepasados en la guerra; admir'da en la paz, abundante en
riquezas, y temida por sus alianzas de parentesco: un padre escla-
recido por belicosos hechos y por militares condecoraciones, si bien





DE SAN JUAN CRIS6STOMO. 65
desgraciadamente fallecido antes de que el hijo pudiera conocerlo:
su ingenioperspicaz y sublime tan ficil en aprender como ardiente
en el studio, y una indole vivaz y fogosa : ademds sin ejemplos en
los j6venes 6 l1 iguales en condition y fortune, tal fue, hermanos
carisimos, el fecundo campo que de pronto debo abriros cual pa-
lestra a las virtudes del Cris6stomo; palestra bien dificil y peligro-
sa, much mas que la de una vida encorvada de continue bajo el
peso del trabajo, 6 que una soledad siempre libre de ocasiones. Por
lo visto, Zqu6 ideas, naturalmente hablando, podria surgir en la
mente, y qu6 deseos en el corazon encender debiera el risueiro as-
pecto de una condition de vida, que proporciona los medios de
complacer todo deseo, y que nutre las ilusiones del fausto, del or-
gullo, de los honors y de los placeres; ideas y deseos que tanto
alborotan los Animos hasta en aquellos que carecen de medios para
satisfacerlos? Mas: la bella alma de Juan, no viendo'en todo esto
sino apariencias, miseria y amargura, aprendi6 a despreciar aun
antes de conocerlos aquellos bienes que parecia haberle propor-
cionado la Providencia con el solo objeto de ver triunfar en Juan
las maravillas de la gracia. Verdad es que Antusa su madre ,j6ven
viuda de veinte afios, y de preciosas formas, requerida para nuevo
tilamo, cerrando los oidos 6 toda invitacion que no sea i la voz de
un vivfsimo amor materno sostenido por la luz del Evangelio, de
que escasean los ejemplos, todo lo desatiende y desprecia para ocu-
parse exclusivamente de sus tiernos hijos : y si la madre de Samuel
separAndose de su hijo lo consagr6 al santuario en prenda de su re-
conocimiento al Altfsimo, Antusa triunfando asimismo de la de-
bilidad del sexo y de los atractivos de la juventud por amor de sus
hijos se consagra 6 si misma en holocaust santisimo de continen-
cia : y verdad es tambien que Juan, plenamente respondiendo A la
piedad de la madre, y Ilevado de andloga pureza, se consagra 6 sI
propio 6 Nuestro Seilor Jesucristo.'No vive como Samuel A la som-
bra del tabern6culo ; no se encuentra rodeado del silencio del san-
tuario; pero ,qu6 importa? Bien sabe hallar el silencio y el taber-
n6culo entire las distracciones de la ciudad bullfciosa, y en la mis-
ma abundancia de la familiar. ,No es condition del santuario que
el hijo de un esclarecido general de ej6rcito vista un grosero sa-
yo, atray6ndose tranquilo las burlas y los sarcasmos? ,No es ocu-
pacion del tabernaculo que un j6ven de raro ingenio, cual lo es
Juan, versado en las humans letras, robustecido el espiritu en la
filosdfica discipline, sobresaliente A todos sus compaiieros de estu-





66 SERMON
dio, desplegada en los arguments de los ejercicios gimnasticos una
feliz elocuencia que sorprende 6 fos iguales, arrebata A los maes-
tros y enamora los corazones, experiment enojo A las alabanzas,
desconozca por humildad su propio m6rito, desprecie los vastos co-
nocimientos que posee, y Ileno de Dios y de los objetos divinos pre-
fiera el studio de las Escrituras, ley6ndolas y meditindolas dia y
noche hasta retener largos pasajes de memorial? INo es propio del
santuario que Juan, huyendo toda sociedad y trato, todo el tiempo
que no pasa en las classes, todas las horas que no consagra i la
Iglesia, se encierre en su aposento, y alli solitario divida sus pen-
samientos y afectos entire las meditaciones mas profundas y las
,mas fervorosas oraciones? No es una virtud propia del taberna-
culo que Juan s6brio en sus comidas, modesto en su porte, escaso
en sus palabras, despliegue una severidad de costumbres y un ri-
gor de vida digno de veneracion en un anciano morador del claus-
tro, mientras se ve por ello acusado de inurbano y salvaje?
,3. Y aun todo cuanto Ilevamos expuesto no es mas que el prin-
cipio de aquella su incomparable limpieza. Y sin detenernos en la
virtud queaunque altisima y sublime es tan comun en todos los hd-
roes de Cristo que en todo panegirico deba c6si darse por sobreen-
tendida, hablo de la pureza, puesto que sin su candor ninguna
otra virtud es cindida, ni sin su belleza ninguna otra virtud es be-
Ila; pureza que en Juan fue verdaderamente angelica por la celosa
custodia de los sentidos, por virginal castidad de pensamientos y
afectos; pureza cuyo severisimo rigor en Juan fue notada por al-
gunos escritores como orgullosamente austero. Aniadid, amados
hermanos, la absolute privacion de todo recreo hasta el mas ino-
cente: afiadid la devota y continue conferencia con san Basilio
acerca los mas seguros medios de santificarse a sfpropio : afiadid el
ardentfsimo deseo de abandonar su casa y huirse al desierto: afia-
did el entregarse continuamente a la penitencia en todos los actos
de su vida, que se reducia A una virtud continuada. Imaginaos aho-
ra, hermanos mios, iqu6 suavisimo content embriagaria el cora-
zon de la madre ante la santidad del hijo; y de qu6 goce y dulzura
palpitaria el corazon de Antusa al recoger en su hijo tan copiosos
frutos de sus cuidadosl No sabre deciros si presa de una excesiva
veneracion mirando y contemplando extitica 6 su Juan como un ra-
ro don del Seilor, mientras parecia amarlo con maternal terriura
cual hijo, mas bien en su corazon lo reverenciaba cual Angel del'
paraiso; pero si puedo afirmaros que desde el moment que descu-





DE SAN JUAN CRIS6STOMO. 67
bre en Juan el proyecto de huir al desierto con su amigo Basilio,
consternada no halla paz, inquieta no duerme, no come afanosa,
y finalmente cediendo al mas profundo dolor con lIgrimas en los
ojos y suspiros en el labio, arr6jase al cuello de Juan, y sollozando
exclama: Dulcisimo hijo mio hijo mas de mi corazon que de mis
entrailas, solo Dios sabe cu6nto te amo y lo que me cuestas: ni td
lo ignoras, que bien claro te hablan mis tocas de viuda, que por tf
me son mas gratas que el mas rendido esposo, y el continue sollo-
zo que mi habla intercepta, y este Ilanto tan amargo que me inun-
da. Tvi que eres mi inica y cumplida merced por todas mis pri-
vaciones, 4vas 4 prepararme ahora un cruel abandon? Viuda una
vez de mi adorado esposo, the de quedar tambien viuda hasta de mi
hijo? I Oh Juan miol si las l6grimas de una madre... quiere prose-
guir, pero cae desmayada en los brazos de su hijo. Tal vez esto os
parezca, hermanos mios, un importuno estorbo a la santidad 4 que
Juan es por Dios llamado; pero vosotras, madres que me estais oyen-
do, no dudo perdonais de todo corazon 4 Antusa'este exceso de ma-
ternal ternura ; ni tampocovosotros, hermanos, querr6is por cierto
acusar a nuestro j6ven h6roe, si vencido del natural carifio, cede
A los deseos de aquella madre, A la que todo enter debe el mismo
fervor de santidad que tanto la halaga.
4. Cede; pero aumenta mas y mas la austeridad de su vida:
cede; mas convierte la soledad de la casa materna en la soledad del
desierto por medio de una complete separacion de todo trato hu-
mano : cede; pero leva hasta un extreme los rigores de la.peni-
tencia: su alimentacion no es ya templanza, escontinuado ayuno;
su reposo no es suefio, sino vigilia interminable; su cama no col-
chon ni tablas, sino el duro suelo. Cede; pero es por poco tiempo.
Tal g6nero de vida, aunque tan ispero, no le satisface del todo, y
6 la vuelta de algunos ailos dejando, por fin, la casa paterna, se re-
tira a los vecinos montes A buscar nuevo pAbulo A la inmensa fama
de sus virtudes y sufrimientos. No ve ejemplo de santidad que no
lo imite, ni rigor que no practique, ni penitencia que no sostenga,
ni cueva donde no se oculte A orar, a meditar, 4 entregarse 6 la
flagelacion 6 al llanto.
5. Mientras tanto un congress de prelados pone sus miras en
Juan para ordenarlo obispo, cuando el h6roe consternado con
tamafia elevacion se esconde, elude las pesquisas, y justifica su
conduct publicando una obra sobre el sacerdocio, en la cual es-
parciendo nueva y clarisima luz sobre la sublimidad de los 6rdenes





68 SERMON
sagrados, y desarrollada la perfeccion de las virtudes que la Igle-
sia, la gloria de Dios y la indole del santo ministerio exige de los
sacerdotes, no permit discernir cual sea mas sublime 6 maravillo-
sa, 6 la humildad de Juan que rehusa la estola, 6 la elocuencia de
Juan, que su estima y santidad declara : Fuit virpotens in opere, et
sermone. Mas, depon tanta resistencia, 6 Juan : 6nase el celo sa-
cerdotal a tu pureza: tu obispo te llama al santuario.

Segunda parte: Juan Crisdstomo fue un Santo dotado de inextinguible
celo enel sagrado ministerio.

6. El espiritu de actividad que constitute el celo apost6lico, y
A los hombres apost6licos inflama, viene definido en las sagradas
piginas un espiritu inico en su fin, que es la gloria de Dios, mul-
tiplice en sus cargos 6 empleos, fecundo, benefico y hacedor de to-
do bien : Est spirits unicus, multiplex, disertus, omnia prospiciens,
beneficus. (Sap. vu). Caridad para enseniar, fuerzapara reprender,
piedad para socorrer, energia para resistir, valor para rechazar,
paciencia contra los insultos, contra el fastidio de los cuidados, de
las vigilias y del trabajo; todo lo comprende este espfritu que ca-
balmente expresa con claridad el car6cter del Cris6stomo, quien
con inmensidad de corazon todo lo abraza, con inmensidad de ce-
lo A todo ocurre, con inmensidad de elocuencia todo lo aclara. El
exceso de sus penitencias ya lo ha llevado a restaurar algun tanto
ladebilitadasalud en Antioquia, donde Melecio lo nombrara de dii-
cono, y Flaviano su sucesor lo ordenara de sacerdote, destin6ndo-
lo a predicar la palabra de Dios, ejercicio hasta entonces solamente
sostenido por los Obispos. No bien se present Cris6stomo a la tri-
buna sagrada., no bien deja oir el sonido de su voz, cuando toda
Antioqufa queda pendiente de sus labios y compungida con sus
palabras. Con la claridad de sus discursos se esclarece todo enten-
dimiento, y todo afecto se dobla i la union de sus discursos. LY
c6mo resistir A la fuerza de una santidad que se present ella mis-
ma como ejemplo, y luego se sujeta A los preceptos? I C6mo no
rendirse a una caridad que habla para el exclusive bien de los que
escuchan? Extincion de odios, reconciliation de enemigos, au-
mento de fervor, aborrecimiento A la culpa, socorro de la pobre-
za, amparo de la viudez, y nueva eflorescencia de todas las virtu-
des son los opimos frutos del celo de Juan, que es todo para todos
hasta perder el aliento : Fuit vir potens in opere, et sermon.





DE SAN JUAN CRIS6STOMO. 69
7. Mientras tanto el pueblo de Antioqufa furiosamente instiga-
do, insulta la majestad del monarca, que desdenioso amenaza des-
de ]a metr6poli una ejemplar venganza ;.y pasando los ciudadanos
del furor y arrojo al temor y espanto, caen en la consternacion
mas desoladora. IAy de ellos si no fuera por el Cris6stomol il solo,
imperterrito en el comun y universal anonadamiento, vuelve con
sus palabras la calma A los acobardados corazones, reanima los es-
pfritus, y sacando argument de las circunstancias invita al pue-
blo 6 la compuncion, y A implorar del Sefior el perdon mas com-
pleto: y dejAndolos postrados 6 los pi6s de Jesucristo, vuela el Santo,
amante de su patria, 6 deponer sus lIgrimas A los pi6s de los impe-
riales ministros, que vencidos por su elocuencia desarman la ira
del prfncipe que devuelve la paz a Antioqufa.
8. Pero mas vasto campo abre Dios al celo de Juan en la silla
episcopal de Bizancio. La ciudad reina del Oriente quiere para su
obispo al mas venerable de los sacerdotes, y h6 aqui A Juan en
Constantinopla. Cual en otro tiempo Mois6s, descendiendo del mon-
te despues del divino coloquio, aspir6 la majestad del Altfsimo,
mostrAndose 6 Israel resplandeciente de tanta luz, que los primados
y los capitanes de los hebreos cayeron a sus pi6s postrados; asf
Cris6stomo, precedido de la fama de su virtud, y ceilido del esplen-
dor de santidad que en su semblante ajado por la penitencia, en
la modestia de su persona, en la simple pobreza de todo, desde el
moment de verlo en 61 se destacaba, se present el hombre de
Dios d Bizancio como el ungido del Seilor, el enviado del Altisimo
para'restaurar aquella iglesia. Potens in opere, principia en su mis-
ma casa la empresa de santificar a su grey por medio de una com-
pleta reform, en que suprimida toda pompa de adornos, todo el
aparato de criados, todo el lujo de la mesa, hace del episcopado
el celestial espectAculo de una voluntaria desnudez, much mas
portentosa y magnifica que todo el fausto de la grandeza. Potens
in sermone, levanta elocuente su voz robustecida por el ejemplo, 6
inflamada su lengua por el celo de la caridad vibra contra el lujo y
el fausto, y corrige y morigera. Potens in opere, los ahorros y la es-
trechez del Obispo proporcionan patrimonio A los pobres, alimen-
to a las virgenes, socorro A las viudas, y asilo para recibir piado-
samente pupilos, y asistir latamente y bajo todos concepts 6 los
infelices. Potens in sermone, siempre esti pronto y dispuesto a ins-
truir 6 su grey : ademAs de las pdblicas y victoriosas homilias llama
6 sf cuantos conoce tienen mayor necesidad de doctrine; y la quie-





70 SERMON
tud de su cuarto, el silencio de la noche y las horas del suefio las
destina a la ensefianza privada. Potens in opere, estudia solicito to-
das las necesidades de su pueblo, recorre su vasta di6cesis, funda
hospitals, asiste A infelices, y de todas estas atenciones amorosa-
mente celoso, ni fiandose de otro mas que de si mismo, 61 en per-
sona socorre, sirve, santifica y consuela. Potens in sermone, guar-
da los mas vivos cuidados y las mas en6rgicas exhortaciones para
su clero, que afectuoso A su alrededor llama, y tan dulcemente
acaricia, con tal conviction aconseja, con tanto fervor Ilora, rue-
ga y declama, que a Ja deseada perfection los conduce. Potens in
opere, ninguna especie de miseria lo asusta ni lo asquea: las fami-
lias desunidas miran en 61 su Angel de paz, devolvi6ndoles la cal-
ma: los oprimidos hallan en 61 su incansable protector y patrono :
las oscuras 6 infectas carceles lo contemplan animoso entire el hedor
y los horrores mitigar la desesperacion, y destilar consuelos hacia
aquellas almas fren6ticas y desoladas. Potens in sermone, no hay ri-
fla 6 dispute sin que siempre facil, siempre sublime, nose present
a reporter nuevas palmas su triunfadora elocuencia. Saca suspiros
del pecho y lanto de los ojos en sus platicas, donde desciende pa-
t6tica la verdad desde la mente al corazon, y lo enternece. En las
epistolas de various g6neros la lucidez, el candor, la facilidad, la
prontitud, la gracia, atemperada con la fuerza de los arguments,
y los afectos ya sencillos, ya vehementes, deleitan con toda cla-
se de sabores, y profundamente conmueven. Si habla de compun-
cion 6 de recogimiento del alma h6cia Dios, la suavidad del estilo,
la melancolia de las figures, los transportes del Animo, y el fuego
de los deseos recuerdan a Jeremias, que mas 16jos y mas enamorado
de su Jerusalen describe Ilorando A las ingratas margenes del Co-
bar su majeSuosa belleza, y su restauracion suspirando invoca. Si
describe sobre misterios 6 sobre la verdad revelada, sus concepts 6
ideas son del cielo, y arrebatado como Pablo fuera de los sentidos
para contemplar el abismo de la luz increada, en la fuerza de las
sentencias, en la energia del estilo, en la grandeza de las image-
nes, en la sublimidad del pensamiento se asemeja al robusto Isafas,
A cuya divina facundia, bramando los impios por su propia derro-
ta, mejor respuesta no hallaron que una cruel sierra que lo parti6
por medio. Y cuando habla de la virginidad, no son lirios donde
pace el eterno Cordero todas sus palabras, a cuya lectura si6ntese
el alma como arrebatada del cuerpo y de aquella angelica virtud
enamorada? Y cuando instruye A las viudas ,no arma al sexo d6-





DE SAN JUAN CRIS6STOMO. 71
bil con aquel valor que hace tan veneradas 6 ilustres las Judits en
el hogar dom6stico y en el campo, 6 las Anas en el retire y en el
temple?
9. Mas la santa Jerusalen no se reedifica sin que el envidioso
samaritano estorbe sus trabajos; y es precise que mientras el he-
breo arquitecto ingenioso 6 indefenso se entretiene con la paleta
levantando arcos, aparezca tambien 6 un tiempo guerrero intr6pido
blandiendo la espada para rechazar los enemigos asaltos: Una manu
faciebat opus, et altera tenebat gladium. (Esdr. i). Con parecido celo
el Cris6stomo mientras amaestra y gobierna 6 su grey, una manu
faciebat opus, se ve al propio tiempo obligado 6 combatir los traido-
res lobos, et altera tenebat gladium. Llamo lobos a los herejes que
braman al rededor blasfemias y errors, y Juan con irresistible dia-
16ctica los confunde: lobos son los anomeos cuyos delirios Juan di-
sipa en victoriosas contiendas; lobos.son los hebreos cuya perti-
nacia rompe Juan con arguments incontestables; lobos son los
enemigos de la vida monistica cuyos sofismas Juan descubre con
maravillosa elocuencia, et altera tenebat gladium. Por arduas que
sean las disputes, por graves que se presented los obstAculos, por
ruda que sea la prueba, Juan nada teme, habla con libertad, mag-
nanimo desafia, 6 invencible jams se espanta. Es aquella column
de hierro que ningun peso dobla, es aquel muro de bronce que no
cede al mas rudo embate, y A que el mismo Dios asemej6 6 Jere-
mfas cuando 6 los principles de Israel y A los monarcas de Judi lo
envi6 mensajero: Dedi te in columnam ferream, et in murum areum
regibus Juda, et bellabunt, etnonprcevalebunt. (Jerem. i). Columna de
hierro en reprender la vida demasiado muelle de algunos monjes,
que enfriado el fervor mas servian de escAndalo que de edificacion
A su pueblo. Muro de bronce en declamar contra los juegos y los
espectAculos corruptores de las buenas costumbres. Columna de
hierro en echar en cara la desvergilenza de las mas ilustres matro-
nas convertidas en hornos de impuras llamas. Muro de bronce en
reprobar la avaricia, el lujo, la preponderancia y.el orgullo de los
grandes, bajo el cual gimen oprimidos los ciudadanos y desolados
los pobres : Dedi te in columnam ferream. Y todos estos son los pri-
vados de la corte y los ministros del tronol I Qu6 le importa al Cri-
s6stomo reprender altamente 6 la emperatriz en persona? y as como
en p6blica reunion alaba la edificante piedad de que sea digna, asi
tambien condena en ella cuanto se lo merece. La prudencia de
hombre hubiera quiz6s contenido al grande Obispo; el deber de pas.





72 SERMON
tor lo vuelve franco y claro, pues mirandose ministry del Sefior,
nada teme de la tierra, y todo lo espera del cielo. Ve Juan levan-
tarse en su horizonte la tormenta de las persecuciones, oye el silbo
del viento y el retumbo del trueno; pero sereno espera los golpes,
h6roe de invencible paciencia : Potens in opere, et sermone.

Tercera parte: Juan Crisostomo fue un Santo dotado de una paciencia
d toda prueba en las persecuciones.

10. El h6roe mundane se envilece en la desgracia y se pierde:
el h6roe de Cristo se alegra en las persecuciones, y en las penas se
enaltece y triunfa: h6 aquf las ideas del Cris6stomo, Venganza de
la emperatriz Eudoxia, iras de los grandes, intrigas de los monjes
insolentes, envidia de los Obispos; coligados todos contra l1, procu-
ran echarlo de su sede y expulsarlo fuera de la ciudad: ya esta fir-
mado el decreto, ya los soldados ejecutores circuyen furibundos el
temple para arrancar de alli al gran sacerdote; pero el pueblo todo
reunido en la iglesia, amenazador y Iloroso forma con sus pechos
el escudo para resguardar a su propio padre, a su pastor, que quiere ,
defender A toda costa. Hijos de la filosofia, Zqu6 harfais en seme-
jantes circunstancias? Prudencia humana, icdmo abusarias de un
favor popular que te ofrece just defense y triunfo I Contempla al
Heroe del Evangelio mordi6ndote los labios y avergonzindote...
Juan humilde abraza A sus sacerdotes, da el dltimo adios A las vir-
genes alli reunidas, recomienda su grey al clero, besa llorando el
suelo y el altar, y saliendo para impedir tumultos por una puerta
secret, se entrega en poder de los soldados, y parte. Parte, y vase
con 61 la gloria y el decoro de aquella ilustre metrdpoli: parte, y
por las calls, temples y plazas se esparce una horrible melancolia,
aparece en todas las frentes una tristeza taciturna, recelosa y mez-
clada de rabia, a la que desdeiiosamente responded la atmdsfera, que
condensada en nubarrones lanza desolador granizo, y tambien la
tierra, que en aquella misma noche sacude con horrible terremoto
la ciudad desolada. Parte, y con 61 huy6 el apoyo de los ancianos,
el consuelo de las viudas, el pan de los hambrientos, la defense de
los pupilos, y la asistencia de los enfermos, que A su robado padre
inconsolables Iloran. Parte, y con 61 desaparece la seguridad delays
vfrgenes, la paz de los sacerdotes, la elocuencia del pilpito, la vir-
tud del episcopado, y la santidad de los altares. Solo, en medio de
tantas tormentas el Crisdstomo se present sereno y fuerte en Je-





DE SAN JUAN CRIS6STOMO. 73
sucristo desafiando las piedras de Est6ban, los hornos de Abd6nago
y los leones de Daniel: tranquilo y majestuoso se enaltece en sus
cadenas, mejor que monarca en su trono; y ya estA meditando nue-
vas conquistas A la Iglesia en la conversion de los b6rbaros, en cuya
compafiia se encuentra para cumplir sus preciosos dias: Potens in
opere, etsermone.
11. Perdonadme, hermanos mios, si por una semejanza de vir-
tudes y de padecimientos no puedo detener 6 mi pensamiento que
del B6sforo me transport al Tiber, y de Juan A Pio VII, recordan-
dome aquel dia eternamente infame para la razon, cuando la coro-
nada filosoffa en su delirio arranc6 del augusto Vaticano al inmortal
Vicedios, que tan bien supo veneer el infernal portento de la hu-
mana perfidia con el divino portento de una virtud sin igual. Pali-
deci6 y llor6 enlutada la fe: vacios los bancos de los mas esforza-
dos remeros, ausente el piloto, la combatida nave de Pedro temi6
de cerca el naufragio: mas, ni palideci6 ni llor6 el timonel Supre-
mo, manej6 61 solo la Iglesia, desafi6 y rindi6 61 solo 6 la tierra y
al inferno, y tal vez se acordaba del Cris6stomo, y sin duda el valor
y los ejemplos de nuestro H6roe alli en su mente repasaba, cuando
mas grande prisionero sobre el Sena, que monarca sobre las siete
colinas, ostent6 6 la consternada filosofia el espect6culo de una for-
taleza ante la cual reverentes no pudieron menos de doblar frente
y rodilla el circunciso del Jordan, el id6latra delB6sforo, el hereje
del Timesis, y el cism6tico del Boristene.
12. Mientras tanto los leopardos armados, como llamaba el mir-
tir Ignacio A sus verdugos, han conducido 6 mas bien arrastrado al
Cris6stomo hasta los dltimos confines del imperio. IDios mio I cu6nta
s6rie de penas, cu6nta variedad de sufrimientosi Andar errante de
Europa alAsia, de provincia en provincia, de Bitinia i Capadocia, de
Pitiunta A Cucuso, pequefia y desierta aldea en las soledades del pe-
flascoso Tauro : una entera privacion de todo en una edad avanzada
y d6bil: un clima siempre vario y siempre molesto: ya la nieve y
la escarcha le quitan la respiracion, 6 los soles y ardores le abra-
san y consume viajando por entire continues bosques y pefias, ja-
quecas y fiebres sin m6dico, miserables chozas sin cama, espantosa
morada constantemente amenazada por las hordas de los Isauros,
que todo lo llevan A fuego y A sangre, extremada pobreza: he aquf,
amados hermanos, el destiny del mas grande, del mas elocuente
y del mas santo entire todos los Obispos. 4A qui6n no interest y con-
mueve? ,qu6 alma deja de bramar de'piedad al contemplar aquel





74 SERMON
esqueleto de un hombre ya macerado por la penitencia, y ahora
aniquilado por la fiebre y sin medicines, d6bil y sin descanso, se-
diento, espirante y sin un consuelo? Contempladle: no le verfais ni
una lgrima, no le oirfais jamAs un lamento si no le agobiara el fer-
viente llanto y los ahogados suspiros por su querida grey, que de-
jada presa del cisma lleva tanto mas present en so corazon, cuanto
mas de ella se aleja. Figuraos de cuAnta caridad no iran Ilenas y
de cuanta elocuencia animadas sus cartas que infatigable dirige A su
clero para inflamarlo en el celo del trabajo, A las virgenes para exhor-
tarlas a la firmeza, a las viudas para recomendarlas el cuidado de
los pobres, a su pueblo para mantenerlo en la unidad de la fe, A su
rica limosnera Olimpfada para suplicarla que no cese en su benefi-
cencia, y a tantos y tan ilustres seiiores de todas classes y sexos, a
los cuales la fidelidad y el amor hAcia su Obispo cuesta inquisicio-
nes, odios, calumnias y cadenas : Fuitvirpotens in opere, etsermone.
13. Las calamidades de su Iglesia mas grave le hacen sentir la
miseria de tanta bArbara gente cual mira a so alrededor fuera del
seno de la Iglesia. jOh maravillas de la caridad evangelical Solo,
pobre, enfermo y abandonado, A todas esas gentes con su gran co-
razon abraza el Crisdstomo, y A todas provee. Por 61 reciben ap6s-
toles los fenicios, por 61 obtienen obispos los persas, por 61 cono-
cen A Jesucristo siendo regenerados por el Bautismo los n6madas
escitas, que acostumbrados, como anot6 Teodoreto, A no descender
nunca del caballo, aprenden A doblar ante la cruz sus rodillas. Asi
las penas de un obispo perseguido y errante se convierten en ma-
yor gloria para la Iglesia, que multiplica sus triunfos: Fuit vir po-
tens in opere, et sermon.
14. Mas la perseguidora envidia no se encuentra aun satisfe-
cha, y nuevo rayo es lanzado de la corte contra el Cris6stomo. No
se consideran suficientes los horrores de Cucuso, porque no bastan
a acabar con so vida. Sea, pues, trasladado de nuevo A Pitiunta so-
bre el Ponto. Dos inhumanos verdugos lo arrancan de su misera
choza. Obedece el Hdroe, y aunque rendidas sus fuerzas y abrasado
en viva fiebre, emprende sin embargo el viaje entire los dolores y
los insultos. El valor es much, pero las fuerzas faltan: 6 detenerse
un moment, 6 el Crisdstomo sucumbe y muere. Asf td, divino
Pio VII, asaltado un dia en la cumbre de los Alpes por horrorosa
tormenta y por mortal dgfallecimiento, no espiraste por poco tu
alma grande entire los ladridos todavia mas horrendos de los osos
que a to rededor aullaban.





DE SAN JUAN CRIS6STOMO. 75
15.. Animate, sostente todavfa un poco, 6 Juan; esta es la pos-
trera de tus congojas. Mafiana gozargs del cielo; te lo dice el mdr-
tir san Basilisco, 6 quien estd consagrado este temple, donde la hu-
mana perfidia, dejindote ndcesario descanso, se ve obligada 6 darfin
/ tus martirios. Aquf, en efecto, siente el Crisdstomo desfallecerse,
y revisti6ndose en el acto de una quietud majestuosa que solo pue-
de infundir la virtud evang6lica, pasa tranquilamente del destierro
d la gloria. A la gloria, de que el Altfsimo quiere presentar 6 los
hombres una imagen en la triunfal traslacion de sus cenizas 6 Bi-
zancio, como asimismo quiso anticipar otra imagen en el inmortal
Pio VII, cuando su feliz regreso 6 su Capitolio. Volvi6 el Altisimo
desde el incr6dulo Sena al Tiber A su alegre Pontifice, porque para
desmentir ]a blasfemia que contra Pedro podia hacer prevalecer el
infierno, debia Pio VII volver 6 ver vivo A su Roma. Yolvi6 el Al-
tfsimo las inanimadas cenizas de Juan A Bizancio, porque para vin-
dicar la calumniada.inocencia de un Santo debia rendirse culto A
sus despojos. Del triunfo de Pio fue ministry la justicia, que para vol-
ver al trono de Pedro 6 su sucesor aniquil6 el poder del que viol6
toda la Iglesia en su Pontifice: del triunfo de Juan fue ministry la
misericordia, que 6 las l6grimas de un monarca arrepentido per-
don6 la culpa del que viol6 6 un obispo en su Iglesia. IOh mara-
villas de Dios en sus Santos! Ioh l6grimas de Teodosiol Ioh victo-
riosas cenizas del Cris6stomo I oh espectdculo del paraiso!...



ASUNTO

PARA LA FIESTA DE SAN JUAN CRIS6STOMO.

Audies de ore meo verbum: et annuntiabis eis ex me. (Ezech. in, 17).
La voluntad de Dios, que es la que inicamente conduce 6 la sal-
vacion y 6 la santificacion, no es conocida sino del que con esmero
la busca en las divinas Escrituras: de estas hizo su principal estu-
dio el santo doctor Cris6stomo para procurar la salud y la santifi-
cacion en si mismo yen los demas. Conduce, pues, A su elogio de-
mostrar que : 1. san Juan Cris6stomo ha estudiado la palabra de
Dios en las santas Escrituras; 2.la ha predicado con energfa y elo-
cuencia; 3.0 la ha sostenido con generosidad por los intereses de
Dios.-El Crisdstomo ha estudiado con todo empefio las sagradas





76 ASUNTO PARA LA FIESTA DB SAN JUAN CRISOSTOMO.
Escrituras persuadido de que : 1. contienen todos los remedies para
los males espirituales; 2.0 estan escritas para dar 6 conocer a los
hombres la grandeza divina y el camino de la salud; 3. sin ellas
caeria el hombre en los mas groseros errors. hl predic6 la divina
palabra con la fuerza de los Apdstoles, con la elocuencia de san
Pablo, persuadiendo a los mundanos del desprendimiento de las
cosas terrenas; al clero, de la importancia de su ministerio; a los
cortesanos, de la amabilidad y caridad. Fue tal su generosidad por
los intereses de Dios, que no temi6 ni las persecuciones,-ni el des-
tierro, ni la muerte.

Sentencias de la sagrada Escritura.

Scrutamini Scripturas: ille sunt, qum testimonium perhibent de
me. (Joan. v, 39),
Haec proponents fratribus, bonus eris minister Christi Jesu, enu-
tritus verbis fidei, et bone doctrine quam assecutus es. (I Tim. iv, 6).
Repletus sum fortitudine Spiritus Domini, judicio et virtute, ut
annunciem Jacob scelus suum, et Israel peccatum suum. (Mich. I,
v. 8).
Sacerdotes... tenentes legem, nescierunt me. (Jerem. ui, 8).
Revela oculos meos, et considerabo mirabilia de lege tua. (Psal-
mo cxviii, 18).
Ossa illius etiam post mortem prophetaverunt. (Eccli. XLIX, 18).





SERMON DE SAN BERNARDO.


ESQUELETO DEL SERMON


DE SAN BERNARDO.

De forti egressa est dulcedo. (Judic. xr, 14).,
Del fuerte sali6 dulzura.

1. No es exageracion decir que las gracias que Dios suele re-
partir entire muchos las concedi6 todas A Bernardo... Bienes que
procur6 A la Iglesia y a la sociedad... Fue apdstol, doctor, profeta,
taumaturgo, fundador,... Todos los historiadores convienen en
que..., y todos le han dado el titulo de Grande... Dios quiso que
Bernardo con la fortaleza mezclada de suavidad... Problema de San-
son... jQui6n mas que Bernardo fue intr6pido en sus obras? Y
Zqui6n le aventaj6 en dulzura?... Tres maneras con que el hombre
puede hablar... Idea y division de este discurso...

Primera parte: Berpardo fue fuerte y melifluo en su trato con Dios.

2. En todas sus obras Dios es dulcemente fuerte... Attingit
fine, etc. Simil... Aquellas dos cualidades las tuvo Bernardo en su
trato con Dios... Cristiana' education que recibi6 Bernardo de su
piadosa madre... Bernardo consagra A Dios su pureza... Tentacion
que resisted her6icamente...
3. Suefio milagroso que encendi6 en amor el corazon de Ber-
nardo... Bien podia decir con David : Nox sicut dies, etc.
'4. Varias otras visions con que Dios le favoreci6... Ap6strofe
Slos incr6dulos... Mirada incauta que da Bernardo... Rigor con que
por ella castig6 su cuerpo... Tormentos que sufri6 en este martirio
voluntario... Entre tanto Bernardo goza de una suavidad interior
que... Dad una mirada a Bernardo, hombres sensuales,... Com-
prended cuil conviene refrenar las pasiones...
5. Su misma falta sirvi6 A Bernardo de motivo para encender
mas y mas su corazon en... Su fastidio por las cosas del mundo, su
retire, sus 6xtasis y arrobamientos, sus deliquios... Palabras de santo
Tomis... Hermosos bosques de Claraval, dadnos A conocer.:. Feliz
Bernardo, que en su amada soledad aprende A ser todo de Dios...
6 T. vn.





78 SERMON
Su amor a la cogulla monacal... Rehusa aceptar varias mitras que
le ofrecen... Tampoco quiere la de Milan...
6. Mas layl Bernardo no podri permanecer siempre en su ama-
do retire hablando con el corazon al Altfsimo... Ahora va 6 hablar
6 los hombres...

Segundaparte: Bernardo fue fuerte y melfluo en su trato con los
hombres.

7. Traslad6monos al dia en que Bernardo abandon y venci6 al
mundo... Egredere de terra tua, etc. Su fortaleza de Animo mezclada
con la dulzura logra llevar consigo al claustro 6 sus mismos padres
y hermanos, que... Cumplidse tambien en 61 el suefio del patriarch
Jos6... No hay quien pueda resistirse A la elocuencia de sus melf-
fluos labios... Escucharlo y seguirlo venian A ser una misma cosa...
8. Bernardo puebla su monasterio de Claraval de... Funda cien-
to sesenta monasteries mas, en los cuales... La extremada austeri-
dad de la 6rden parecia que... Palabras de Isafas...
9. Quiso el Sefior que Bernardo saliese de cuando en cuando de
su claustro para provecho del mundo... A pesar de esto, concen-
trado en si mismo, Ileva consigo su querida soledad... Simil de la
tortuga...
10. Cisma causado por la election de Inocencio y Anacleto... Lo
que trabaj6 Bernardo para extinguirlo... Mirabiles elationes maris,
mirabilis in altis Dominus... Bernardo asiste al concilio de Etam-
pes... Declara papa d Inocencio... El concilio lo acepta... Viajes y
trabajos de Bernardo para hacerlo aceptar A la Iglesia... Lo logra,
por fin, y... ILengua de Bernardo...!
11. Varios otros beneficios que procura 6 Sicilia, Francia, Ale-
mania, etc. En6rgico y dulce medio de que se vali6 para apaciguar
y veneer A Guillermo, duque de Aquitania... Otras maravillas que
obr6 Bernardo con la suavidad y fuerza de su palabra... Error de
algunos escritores con respect a los moradores del claustro... Ins-
cripcion para una estatua A... Bernardo promovi6 una cruzada, con-
virti6 a various heresiarcas... Gilberto Porretano, Arnaldo, etc. La
fama de su m6rito le vali6 la veneracion de todas las gentes... Las
ciudades se despoblaban para ir A su encuentro... Prodigios que
obraba... Sfmil... De los cuatro puntos.del globo acudian 6 61, le
consultaban por cartas... Consultarle a 61 era quasi si quis consuleret
Deum.





DE SAN BERNARDO.


Tercera parte: Bernardo fue fuerte y melfluo en sus escritos.

12. Las cartas y demis obras de Bernardo son una clarisima con-
firmacion de esta verdad... jQui6n no admira en ellas...? LQui6n
puede leerlas sin...? En todos sus escritos, que son un tejido de pa-
labras escriturales, se admira la agudeza de los Agustinos, la dul-
zura de..., la... LQu6 impression tan suave no produce en el cnimo
de los lectores...? Cinco libros que escribi6 para Eugenio III, que
habia recibido la cogulla de manos del mismo Bernardo...
13. Sublime aunque incomplete exposicion que hizo de los Can-
tares... Santo Tomas la termin6 en Fossa-Nova a peticion de... Fe-
lices vosotros, hermanos de Bernardo,... Felices tambien vosotros,
hermanos de Tomas,... Feliz tambien yo...
14. La energfa mezclada de suavidad brilla hasta en sus obras de
controversia... Simil... IOjal6 le imitasen todos los literatos que se
hacen una guerra... En una palabra, todas las obras de Bernardo
son tan... IOhI si las hubiese leido aquel novel escritor que... Vo-
limen alado que vi6 Zacarias... Epflogo... Bien puede, pues, de-
cirse de 61: De forti egressa est dulcedo.
15. Sdplica A san Bernardo... Exhortacion A losoyentes... Pedidle
que os obtenga... Conformad con este modelo vuestras costumbres...
Enci6ndase vuestro corazon como el suyo en... Hablad como 61...
Escribid como 61... No podeis encontrar un protector mas cordial
que Bernardo... Palabras memorables que escribi6 el Santo A los
milaneses...
16. Asf como para el pueblo, pide el orador para el prfncipe...
Extienda, pues, el gloriosfsimo Abad su eficaz protection sobre...
Y td, 6 Milan,...





SERMON


SERMON


DE SAN BERNARDO.

De forti egressa est dulcedo. (Judic. lv, 14).'
Del fuerte sali6 dulzura.

1. Hablar de Bernardo y hablar de 61 como de un Santo en
quien plugo al Sefiorjuntar todas aquellas gracias que suele repar-
tir en convenientes porciones A los demas, no seria, por cierto, una
asercion de algun orador ampuloso que diera 6 su discurso grandes
pinceladas para hacer parecer mayor de lo que realmente es al h6-
roe cuyo elogio toma 6 su cargo; sino una resplandeciente verdad
probada con la piedra de toque de la crftica mas racional y several.
IQu6 sublimes y variadas dotes, hermanos mios, quiso el cielo que
distinguieran al fnclito Abad de Claraval, A cuya inmortal cabeza
tengo el honor de poner hoy una diadema de alabanzas 4 la vista
venerable de sus ilustres hermanos! Fue solitario en el claustro,
consejero en la corte, or6culo del pueblo, admirable pacificador de
toda la Iglesia trabajada por horrible cisma. Si se levantan here-
siarcas A corromper el dogma, 61 es su refutador glorioso con la
palabra y con la pluma; si los infieles infestan los pafses cristianos,
l1 persuade 6 los principes A que muevan sus armas y dirijan sus
oraciones para lograr su exterminio; si algunos hombres turbulen-
tos quieren promover disensiones entire el sacerdocio y el imperio,
61 con sus oraciones y buenos oficios es su prudentisimo pacificador;
y no hay concilio promoyido en su tiempo por los Obispos 6 Sumos
Pontifices, del cual no venga 6 ser como el drbitro. Este Ap6stol,
este Doctor, este Profeta, este Taumaturgo, este Padre de la Igle-
sia antes mirado como padre de una insigne congregacion, la cual,
como aquel drbol excelso que vi6 Nabucodonosor en un suefio mis-
tico, ha extendido gloriosamente hasta los dltimos confines de la
tierra sus pomposas ramas; por lo cual todos los historiadores con-
vienen a una en que entire todos los Santos que forman en la Iglesia
de Dios como un coro luminoso no puede contarse mas que Bernardo





DE SAN BERNARDO. 81
que haya repiesentado papeles tan diversos, y por esto algunos le
han dado, por fin, el honroso titulo de Grande. Pero ,porqu6 mo-
dos quiso el Altfsimo que sostuviese caract6res tan variados y los
mantuviese con tanto decoro y con tanta gloria? con la fortaleza
mezclada de suavidad. Asf como en la boca de aquel leon, que des-
pues de haber acometido A Sanson fue por este acometido y muerto,
se form un erfjambre de industriosas abejas para depositar alli su
miel, por lo cual el valiente j6ven vino a proponer A los filisteos
aquel singular 6 intrincado problema: De forti egressa est dulcedo;
asf puede decirse de nuestro HWroe que del fuerte sali6 la dulzura.
& Qu6 Santo, a decir verdad, fue mas intr6pido en sus obras que Ber-
nardo? Y iqu6 Santo hubo que le aventajase en dulzura? ,Qui6n
us6 mas que 61 de la firmeza del leon? Pero qui6n mas que 61 mos-
tr6 la suavidad de la abeja? ,Qu6 lengua hubo mas eficaz que la
suya? Pero ,ha habido alguno que la haya aventajado en gracia?
Esta fortaleza unida a la dulzura os voy A mostrar en el discurso de
hoy al hablaros del gran Bernardo. Y para mostraros completa-
mente mi pensamiento, es menester que observeis, hermanos mios,
que de tres maneras puede principalmente un hombre hablar: puede
hablar con el corazon, puede hablar con la lengua, y puede hablar
con la pluma. Con el corazon habla con Dios, que lo puede oir aun-
que no article una p.alabra; con la lengua conversa con la's perso-
nas que tiene a su lado, que lo pueden oir hablando, y puede hablar
con la pluma a los ausentes, con quienes no puede valerse de la len-
gua. De estas tres maneras de hablar us6 Bernardo, y como uni6 A la
fortaleza una singular dulzura, por la cual lleg6 6 obrar cosas tan ad-
mirables, que venia A ser.el objeto de admiration y de las conver-
saciones de todo el mundo cat6lico, bien conocer6is claramente que
no solo le conviene el tema: De forti egressa est dulcedo, sino que aun
se le debe el hermoso titulo de melifluo : Ave Maria.

Primera part: Bernardo fue fuerte y mellfluo en su trato con Dios.

2. Que el obrar con suavidad mezclada con fortaleza sea un obrar
eficaz, sefioril y divino, ,qui6n lo duda, hermanos mios, si este es
el sistema general con que obra Dios, el cual, como dice el libro de
la Sabidurfa, en todo aquello que obra asf en el cielo como en la
tierra es dulcemente fuerte, y hasta en las operaciones delas cria-
turas racionales, uniendo con admirable temperament la eficacia de
la gracia con la libertad de nuestro albedrfo en la fuerte direction





82 SERMON
de las cosas hicia sus fines, no deja de disponerla suavemente? At-
tingit a fine usque ad fine fortiter, et disponit omnia suaviter. (Sa-
pient. vm, 2). Esto hizo notar el mismo Bernardo en el excelente
libro que sobre la gracia y el libre albedrio escribi6 con tanta maes-
tria. Siempre que se ve campear en un hombre esta mezela de sua-
vidad y fuerza, tiene tanta eficacia sobre el inimo de quien la ob-
serva, que no puede resistirse 6 su atractivo. Asi como un pintor
que tiene extendidos en su paleta por sus grades los various colors,
mezclando los mas fuertes con los mas suaves ilumina la tela, y da
con su pincel maestro una tal verdad a las figulas, que hablando 6
su manera a los ojos, no menos que al corazon de quien las contem.
pla at6nito, se siente este arrebatado, y en el placer de verlo no tiene
mas disgust que el que no sea verdadero cuerpo aquello que.no es
mas que una imAgen de cuerpo; asf aquel que sabe templar la ener-
gfa con la gracia, y mostrarse tan dulce cuanto es fuerte, no puede
dejar de hacer una poderosa impression en quien reflexionare admi-
rado como en un mismo objeto pueden residir dos propiedades que
parecen tener entire si una vaga oposicion. Que estas tambien des-
puntaron en el insigne Abad de Claraval de una manera singular que
puede decirse con seguridad que del fuerte sali6 la dulzura: De forti
egressa estdulcedo, vedlo en el primer punto que he propuesto, 6 sea
en el ha'blar de su corazon A quien podia oirlo sin articular pala-
bra, lo que vale decir con Dios, el cual, como form los humans
corazones, asf los comprende 6 todos claramente. ZY qu6? 4no hizo
Dios mismo que se infiltrase en el Animo de Bernardo la caridad
templada de dulzura y fortaleza? Dejo aquf de exponeros que, si
con las virtudes de los padres andan acordes las de los hijos, sucede
lo que en dos instruments de mdsica, si las cuerdas est6n al unf-
sono, en tocando una responded inmediatamente la otra. Di6 el cielo
a Bernardo una madre tan noble como piadosa, llena de un amor
tan vivo como tierno h6cia su divino Hacedor; tuvo un dia por sue-
fios prodigiosos, que segun santo TomBs se crean en la fantasfa hu-
mana por ministerio de Angeles, un presagio de la santidad A que
habia de Ilegar su hijo, y desde entonces se dedic6 enteramente 6
hacer fructificar en su querido arbolillo dom6stico todas las vir-
tudes cristianas, sefialadamente un ferviente y tierno amor de Dios.
Result de esto que el santo j6ven, para conservar inc6lume la floor
de su virginidad, apenas salid de la puericia consagr6 al Altfsimo
el dulce movimiento de su espiritu; de manera, que una vez que
estaba durmiendo en su propia estancia, vi6ndose atacado por la





DE SAN BERNARDO. 83
impudencia femenil, mientras resistia con invicta fortaleza 6 quien
le hablaba al oido con lengua lisonjera, dirigia 61 el mas dulce y
no menos eficaz lenguaje del corazon 4 su Dios y Seior, y asustada
la impura mujer al ver la constancia de un corazon tan j6ven y tan
varonil, huy6 aturdida y confusa, y en esto se vi6 con admiracion
un suceso anilogo al del casto Jos6, con la diferencia de que si en
el uno el tentado huy6 de la tentadora, en el otro huy6 la tenta-
dora del tentado.
3. Detengimonos mas bien en aquella admirable vision por la
coal en un sueiio milagroso se abri6 en su fantasia desde sus prime-
ros afios aquella vivisima y para 61 consoladora escena del naci-
miento del divino Salvador del seno purisimo de la Virgen escena
que como efigie esculpida en duro marmol qued6 grabada en su
mente mientras corrieron sus felices dias por esta tierra. ,C6mo este
hermoso cuadro delineado por una mano celestial no habia de in-
fundir en su bien nacido Animo un sagrado amor, dulce y fuerte 4
la vez: dulce al ver que aquel que truena terrible en las nubes del
cielo daba vagidos infantiles puesto sobre unas pajas de un pesebre;
fuerte al considerar que quiso nacer de tal suerte con el fin de li-
brar al g6nero human de las eternas llamas del inferno devora-
dor? Ya que en su blando corazon hicieron estas celestiales imi-
genes una impression tan viva, que siempre que venia A pensar, a
discurrir 6 i escribir sobre tan cars objetos, elev6ndose como sobre
sf mismo, 6 invisti6ndose de un sagrado estro, todo 61 centelleaba
con aquella caridad por la cual se derramaba con afectos igualmente
tiernos y ardientes hAcia el Seflor; bien podria decir con el real Pro-
feta que le habia salido aquella afortunadisima noche mas luminosa
que elmediodia : Nox sicut dies illuminabitur (Psalm. cxxxviii, 12);
y habia tenido esta iluminacion entire sus delicias: Nox illumination
mea in deliciis meis. (Ibid. 11).
4. Mas ,por qu6 hablo yo solamente de esta vision, si con tan-
tas otras y tan variadas lo agraci6 el cielo, mostrandole con ellas
acontecimientos pasados, presents 6 futures, y revel6ndole el es-
tado de diferentes almas de vivientes, moribundos 6 difuntos, an-
tes le distingui6 con insignes apariciones ya de espiritus ang6licos,
ya de los bienaventurados mas ilustres, ya de la misma Reina de
los Angeles, ya del mismo Jesucristo que se le presentaba de una
manera llena de gracia en los actos mas fervorosos de su amante
corazon? Bellos espfritus de nuestro siglo, que comunmente se llama
el siglo ilustrado, sin que pueda decirse iluminado con aquel rayo





84 SERMON
de luz que, segun la expression del Salmista, sale de la divina faz:
Posuistiseculum nostrum inilluminatione vultus tui (Ibid. LXXXIX, 8),
vosotros que tomando con irrisorio desprecio todo lo que sabe a so-
brenatural, calificais las visions de illusion, devisionarios A los con-
templativos, y dais al 6xtasis el nombre de fanatismo, si fuera este
lugar A prop6sito para combatir vuestra locura y presentar los mu-
chos, variados yprodigiosos suefios, apariciones y profecias que dis-
tinguid6en aquellos siete modos el Angel de la escuela de acuerdo
con san Isidoro, de las cuales se hace mencion seiialadamente en el
Antiguo Testamento, ,cdmo no os obligaria a negar con impudente
faz que no quiere sonrojarse todo lo mas cierto y claro que la sa-
grada Escritura contiene, y A declararos de esta suerte incredulos
manifiestos, 6 a conceder A pesar vuestro que si tales aconteci-
mientos sobrenaturales fueron admirados frecuentemente en la an-
tigua ley, ninguna razon convincente podreis aducir para negar que
puedan admirarse todavfa en la ley nueva, y que verdaderamente ha-
yan sido admirados en el Abad de Claraval? Porque viendo que cuen-
tan estos hechos escritores coetaneos ilustrados y piadosos, no podeis
rechazarlos sin presentaros como esforzados pirr6nicos en historic.
I Oh, si estuvi6rais abrasados del fuego divino como lo estaba nues-
tro Santo, y atendi6rais a lo que el angelico Maestro ensefia elegan-
temente hablando de los salutiferos Sacramentos, que son sefiales
sensibles de la gracia insensible, santificadora del alma; esto es, que
el Senior misericordioso atemperandose A la peculiar condition de las
criaturas y proveedor sapientisimo de las tendencies nativas de las
mismas : Ut unicuique rei provideat secundum modum suc conditions;
conoceriais sin esfuerzo que asf como nuestra alma en virtud del ad-
mirable cuanto ininteligible comercio que tiene con el cuerpo no
puede former una idea sin el ministerio de los sentidos, y que se-
gun el Ap6stol, las invisible cosas divinas se Yen por las ideas que
se forman en el entendimiento; asf el mismo Dios, que dulce y suave
viene A todos los que le aman sinceramente, y que dice haber puesto
sus delicias en estar con los hijos de los hombres, dignase a veces
ilustrar por medio de apariciones corp6reas A los hombres piadosos
que mas le aman, como lo hizo de una manera singular con san
Bernardo para encender mas sus vehementes afectos y la tierna sen-
sibilidad de su amoroso corazon! Pero layl que como quiera que
procurase nuestro fervoroso Santo corresponder A las divinas mer-
cedes y tener cerrados con cuidadosa modestia y perspicaz cautela
los sentidos A todo lo que no fuese Dios 6 por Dios, sin saber





DE SAN BERNARDO. 85
c6mo se le desliza una mirada incauta a una mujer de cara peli-
grosa; mirada que tal vez ni culpablemente curiosa pudo llamarse,
gracias A haber sido pasajera, no s6 si decir como el rayo que tal
vez tifie de leve hollin el cuerpo por el cual velozmente pasa, 6
como el relAmpago, que no deja la menor huella en el aire por
donde pasa. Mas attended con qu6 firmeza de animo castiga Ber-
nardo en sf mismo esta curiosidad que los amadores del siglo lla-
marian cort6s y necesaria, y aprended como en ciertas pasiones
es menester apagar inmediatamente las primeras chispas. Vase, en
medio del mas crudo invierno, A zambullir en un helado estan-
que y permanece en 61 con invicta constancia por largo tiempo,
como si hubiera querido apagar un fuego que no existia aun, pero
que su ardiente amor de Dios le hacia temer que se encendiese.
Y i qui6n podrA comprender, ya que no explicar, los tormentos que
sufri6 en este martirio voluntarily Si6ntese tiritar todo 61 al lan-
zarse en el rigoroso element, y penetrando este con su impercep-
tible expansion A excitar la irritabilidad y la sensibilidad de las fibras,
no solo de las membranas, carnes, mdsculos, nervios y tendones,
sino de las vfsceras mas resguardadas y rec6nditas, Ilega a penetrar
en los huesos y en la medula; ycomo con su actividad astringente
achica el di'metro de los vasos por done circulan los humores y
la sangre, rompe.el equilibrio de los fldidos, ymenguaaquel calor
natural que se llama rocfo de los miembros por donde se difunde,
y dando diente con diente lo hace temblar de pi6s a cabeza, no po-
drfamos decir si por el rigor del agua que hiela su cuerpo, 6 por
el temor de una caida que horroriza su alma. PAlida tiene la cara,
lividos los labios, arrugada la frente; y asf como A la intrepidez con
que martirizandose castiga su falta, cualquiera que sea, afiade una
suavidad internal con la cual ofrece al Altisimo su martirio, tiene
los ojos vueltos al cielo con tal gracia, que bien se parece al evan-
gelista san Juan cuando por 6rden del emperador Domiciano es-
taba metido en una caldera de aceite hirviendo, que conservaba aun
en sus ojos el brio de aquel amoroso fuego que se enciende con las
miradas del divino Redentor, como el f6sforo artificial que conserve
por much tiempo los rayos de la luz de la cual se embebe, asf tiene
fija la vista tan dulcemente h6cia el empfreo, que parece que esti go-
zando al paso que estA sufriendo. Dad una mirada a Bernardo pues-
to en tan penosa situation, vosotros que cultivais malas amistades,
y vosotros todos, hombres sensuales, que degradados y corrompi-
dos por el modern libertinaje, cambiandole al vicio el nombre y la





86 SERMON
idea, dais a los amores mas punibles el nombre especioso de ten-
dencias naturales y pasiones galantes; y aquellas llamas mas tur-
bias y hediondas que salen de la pezy del azufre mas impuros, las
reputais por tan limpias como si se hubieran encendido en eT aire
inflamable, que ardiendo sin humo ni hollin, luce al solo toque de
la electricidad, y se consider la mas pura de las materials combus-
tibles. Conoced, sf, conoced como d los Santos mas ilustres bastaba
para horrorizarles una sola mirada, un solo pensamiento, un solo
acto menos que pddico, y por ello se daban inmediatamente seve-
ros castigos; porque bien comprendian cuinto desdicen del que si-
gue ia religion de aquel Dios que es espejo sin mancha y candor de
eterna luz aquellas pasiones de ignominia, como las llama el Ap6s-
tol de las gentes; pasiones que entire nosotros ni nombrarse debie-
ran; pasiones que deshonran al hombre, al ciudadano, al cristiano;
pasiones entregadas al oprobio, no solo por algunos fildsofos paga-
nos, sino tambien por algunas naciones id6latras.
5. Bernardo, que estaba plenamente persuadido de tan impor-
tante verdad, puesto que habia castigado con tanto rigor aquella
transgresion que podia apagar su amorosa llama, Lcon qu6 nuevo
fuego no se inflamaria para aumentar siempre su santo encendi-
miento? Si, hermanos mios, que cobrando brios con su misma falta,
cual corcel generoso con su caida, que luego alcanzindose un paso
con otro no corre sino que vuela para alcanzar el premio, con la fre-
cuente oracion, con austeros ayunos, con humillaciones profundas,
con el frecuente ejercicio de las virtudes 'mas varoniles veia crecer
su sagrado ardor para con el celestial Hacedor, y prorumpia dentro
de su pecho en actos de pungitivo amor que no podia menos de serle
dulcisimo. En efecto, aquel pasar la mayor parte del dia y de la no-
che en el temple, aquel buscar el retire en los sitios mas solitarios,
aquel hastiarse de todas las cosas que no levasen su pensamiento
hicia Dios, aquellos ardientes suspiros, aquellas amorosas pausas,
aquella santa impaciencia, aquellos dulces deliquios, aquellos 6xta-
sis involuntarios en que como fuera de si mismo mirando no veia,
escuchando no oia, y aun comiendo en el refectorio no acertaba A
tomar el alimento, ,no era todo esto una serial inequivoca de aquel
sagrado ardor en que, arrobado en el Sefior, le hablaba con el afecto
mas vehemente y al propio tiempo mas dulce de su corazon, como
antiguamente la esposa de los Cantares que, sintiendo ser el amor
tan fuerte como la misma muerte, experimentaba gozosos transpor-
tes y agradables deliquios? Abundando en los sentimientos de san





DE SAN BERNARDO. 87
Bernardo el ang6lico Doctor dej6 escrito : Magna res amor, sed sunt
in eo gradus (serm. LXXXIII in Cant. n. 5), y observa que hay
en la caridad un tal grado por medio del cual, 6 semejanza de la
zarza de Mois6s que ardia sin abrasarse, Ilega el hombre, como los
Angeles, A amar de un modo tan suave como ardiente : Facit ar-
dere suaviter. (S. Thorn. Opuse. LXI de dilectione Dei c. 27). Her-
mosos bosques, agradables horrores de Claraval, vosotros, que asi
como fulsteis la ordinaria habitacion drais tambien la querida es-
cuela de la fuerte y dulce caridad del amante al par que amable
Bernardo, dadnos 6 conocer la viva y celeste llama que en su pe-
cho se encendia, cuando la sombra de vuestras encinas y de vues-
tras hayas, de las cuales decia jovialmente que eran sus maestras,
recibia los mas vivos resplandores de la luz divina, y entire vuestro
devoto silencio, para 61 mas elocuente que la mas elocuente voz,
iba contemplando la march de los cielos, que cual libro abierto
le contaban la gloria de Dios; 6 bien las producciones de la tierra
que como hechuras de sus divinas manos derramaban sobre 6l, lo
mismo que al real Profeta, una santa delicia: ya que para encen-
der'en el Animo cristiano un santo y grato ardor deben tener mas
fuerza las sencillas bellezas de la naturaleza que no las mas estu-
diadas del arte, ya en magnificos salones, 6 en espl6ndidos gabi-
netes, en encantadores teatros, 6 en las muchas y variadas modas
de caprichosos vestidos, todo lo cual, mas que a aumentar, debe
contribuir 6 que se extinga la llama del amor divino. Feliz Ber-
nardo, que apartado de los objetos seductores de un siglo corrom-
pido aprende en su amada soledad A ser todo de Dios, y i no per-
mitir que le distrajera cosa alguna de hablarle con el lenguaje de
sus mas rigorosos y tiernos afectos. Si, que cuanto acertaba A pro-
meterle con las mas alegres esperanzas, 6 la nobleza de su lenguaje,
6 la vivacidad desu ingenio, 6 la multitud de sus recursos, con que
podia ostentar y ensalzar ante el mundo el nombre de Dios, las lla-
mas del amor que sentia en su pecho tan ardientes y gozosas eran,
que bien parecian un fascinador encanto; y para mantenerse en mas
estrecha union con su amado, no consentira Bernardo que el amor
A la cogulla monacal sea nunca vencido, ni aun por el deseo de una
mitra episcopal. Si le ofrecen los obispados de Reims, de ChAlons,
de Langres, y aun el arzobispado de Genova, cuya aceptacion re-
siste con decorosa firmeza A quien iba A ofrecerselo con cierta vio-
lencia, con dulzura mezclada de constancia en los secrets coloquios
de su corazon hace de ello holocaust i su Dios y Sefior. Y ti, in-





88 SERMON
clita Milan, ,no experimentaste los efectos de aquella varonil for-
taleza templada con suavidad, cuando Ilegado A tu recinto para apa-
ciguar las turbulencias que te agitaban, rehus6 ser elegido para
tu silla arzobispal, por mas que A ella fuese aclamado cAsi por el
furor del pueblo? iQuB alegria, qu6 gloria no hublera sido la tuya
si entire la s6rie de tus ilustres Prelados, en donde figure el retrato
de un san Ambrosio en el siglo IV, y el de un Carlos Borromeo en
el XVI, se hubiese podido colocar el de Bernardo I Ah! que si en
el cielo de la Iglesia milanesa han brillado entire sus arzobispos tan-
tos astros resplandecientes que en todas estaciones lo han ilumina-.
do, el fnclito Abad de Claraval hubiera podido ser contado como
una estrella de primera magnitude
6. Pero era muy aficionado a la soledad, en la cual asf como
Dios suele hablar al corazon del hombre, tambien habla el hombre
al corazon de Dios. Asf leemos en Oseas: Ducam ear in solitudinem,
et loquar ad cor ejus. (Osee, in, 14). I Ah! que el amado Bernardo no
debia estarse siempre escondido en un retire hablando con Dios...!
Mas un Santo que con tanto fruto podia hablar. a los hombres ne-
cesitaba mas vasto teatro que el de la soledad. Declarar las razones
por que puede decirse que del fuerte sali6 la dulzura, hablando con
el corazon al Altisimo que podia entenderlo sin hablar, ha sido el
primer punto de mi discurso; y seri el segundo afirmar lo mismo
de cuando hablaba con la lengua a los hombres, que solo hablando
podian oirle: De forti egressa est dulcedo.

Segunda parte: Bernardo fue fuerte y melffluo en su trato con los
hombres.

7. Para haceros cargo de este punto 6 ilustrarlo en toda su ex-
tension, poned, hermanos mios, la consideration en aquellos pri-
meros y felices tiempos en que Bernardo no queriendo ser vencido
del mundo venci6le 61 abandonAndole, y a pesar de la fortisima
oposicion de su familiar, movido de celestial impulse, determine en-
trar en la ilustre Congregacion del Cister, en cuyos claustros era
tanta la virtud que florecia, que Ilegar & ser monje del Cister se
consideraba poco menos que hacerse santo. Egredere de terra tua,
permitidme, hermanos mios, que diga yo al nuevo candidate lo
que dijo el Sefior A Abrahan, egredere de terra tua, et de cognatione
tua, etde domo patris tui. (Genes. xn, 1). Pero Lqu6 estoy diciendo?
,Que salga Bernardo de su pafs, de su parentela y de su casa? Sal-





DE SAN BERNARDO. 89
dri, sf, con maravillosa oposicion; pero al propio tiempo no saldrA.
Saldrd de su patria, pero serA como si no se hubiese separado de
sus compatriotas; abandonar6d sus parientes, pero sin que por eso
los deje, y encontrard en el claustro su casa paterna. Escuchad una
cosa nunca oida, y admiraos de lo que puede la fortaleza de Animo
mezclada, por virtud de la gracia, con la dulzura. Resuelto Bernardo
de atraer A si los mismos que intentaban apartarle de su prop6sito,
arguye con ellos con tan fuertes y suaves razones, que persuade A
que entren consigo en el claustro A un tio suyo y d cuatro herma-
nos suyos, de los cuales el uno estaba ligado con el vinculo del ma-
trimonio, y el otro seguia la carrera de las armas; y mas tarde con-
sigue que imiten su ejemplo su hermano menor y su propio padre:
sucediendo despues, cuando fue superior de la Orden, que fuera cu6si
padre de sus hermanos y padre de su mismo padre. De manera que,
asf como en aquel tan conocido y misterioso suefio los manojos de
los hermanos y de su padre Jacob adoraron el de Jos6, tambien los
hermanos y el padre de Bernardo se inclinaron y veneraron su bi-
culo pastoral. ,QuB mas dir6? Tan esforzado es su celo, tan insi-
nuantes son sus maneras, que no solo se va la soledad, como si
fuera ap6stol antes de ser novicio, acompailado de una bandera de
mas de treinta personas ilustres, lo cual da A su retirada del mundo
un aire de triunfo, sino que no habiendo quien pueda resistir la elo-
cuencia fuertemente suave de sus melifluos labios, conv6ncense los
esposos de que han de tener 16jos de si 6 sus esposas, las madres A
sus hijos, los amigos 6 sus amigos; porque hablar Bernardo, y en-
cender en amor de Dios a la persona con quien habla, hacerle de-
sear la soledad, y hac6rsela buscar, son cosas que se suceden c6si
sin interrupcion. IAhb para no verse arrebatado de la dulce fasci-
nacion de tan sibio encantador de corazones, hubiera sido menester
haber sido como el Aspid, que no solo es sordo, sino que se tapa los
oidos para oir: Sicut aspidis surdw, et obturantis aures suas, quw non
exaudientvocem incantantissapienter. (Psalm. LvII, 5 et 6). Escucharlo
y seguirlo venian 6 ser una misma cosa. Era como un iman de nueva
especie, que careciendo de fuerza repulsiva para rechazar al otro
iman al polo opuesto, no la tenia sino atractiva para acercdrselo 6
sf con fuerza dulcfsima.
8. IQu6 maravilla, pues, que dotado Bernardo de tan,poderosa
y dulce elocuencia, no solo lograse poblar de virtuosfsimos monjes
su carfsimo Claraval, que como la tierra prometida de Abrahan po-
dia llamarse convallemillustrem (Genes. xu, 6), valle ilustre y claro





90 SERMON
en la realidad y en el nombre, sino que adem6s se erigiesen por obra
suya en el mundo cat6lico hastaciento sesenta monasteries (cosa real-
mente prodigiosa), en los cuales, lo mismo que en tantos otros, flo-
recieron tantos personajes insignes en letras y en virtudes, tantos
varones ilustres por su nacimiento y por sus dignidades, de mitras,
pdrpuras y tiaras, que bien podrian Ilamarse morada de la ciencia,
de la santidad y de la gloria I Por donde aquella Religion que por su
austeridad extremada se hacia admirar pero no imitar del inundo,
parecia que habia de quedar en el Cister sin hijos, fue abundante
en prole como la que mas. Lauda sterilis, que nonparis, permitidme
que en el colmo de mi asombro use de las palabras de Isafas que no
pueden venir mas al caso. Regocijate ya y alaba al Sefior, mujer es-
t6ril, que serfn mas numerosos tus hijos que los de la mujer que
ya es fecunda : Lauda sterilis que non paris... quoniam multi filii de-
sertw, magis quam ejus que habetvirum. Dilata las telas de tu pabellon,
extiende las pieles de tu taberndculo, no perdones fatiga, alarga tus
cuerdas y afirma tus clavos: Dilata locum tentorii tui, et pelles taber-
naculorum tuorum extended, ne parcas; longos fac funiculos tuos, et cla-
vos tuos consolida. Penetrards por la derecha y por la izquierda, y tu
prole tendr6 la santa heredad de todas las gentes, y pondra su.ha-
bitacion en las ciudades desiertas: Ad dexteram enim, et ad cevam
penetrabis, et semen tuum gentes hcreditabit, et civitates desertas inha-
bitabit. IOh extension prodigiosa de un institute que no puede de-
jar de mostrar lo que puede hacer el fuerte si de 61 sale la dulzura I
De forti egressa est dulcedo.
9. Dejo 6 vuestro discernimiento, hermanos mios, considerar
si al ver el gran Bernardo tan pr6spero el fruto de sus trabajosas
fatigas le habrin sido cars y agradables sus silenciosos claustros,
donde con la agradable eficacia de su melfflua voz se dedicaba ente-
ramente A promover el bien celestial de sus amados hermanos. Pero
el Seior misericordioso quiso que de ellos saliese de cuando en cuan-
do, y que para provecho del mundo frecuentase las comarcas y
ciudades mas bulliciosas. Pero aunque salga del claustro sabra man-
tenerse solitario entire la muchedumbre, y recogi6ndose y concen-
trAndose en si mismo, encontrari en medio del ruido del siglo su
callado desierto: como la tortuga, que Ilevando en las espaldas su
casa, que es A la vez casa y retire donde se esconde cuando quiere,
si alguna vez sale de ella con sus patas unguladas, 6 con su m6vil
cabeza, y caminando por unas parties y otras ve los objetos que la
rodean, donde quiera que le plazca retirindose en sf misma y asi-





DE SAN BERNARDO. 91
lIndose dentro de sus c6ncavas paredes, puede decirse que Ileva con-
sigo su soledad.
10. ,Y qu6 palabras bastarian para expresar cuanto tuvo que
trabajar Bernardo con la graciosa energia de su lengua admirable,
para lograr ]a extincion de aquel cisma pertinaz que por la election
de dos pontifices, Inocencio y Anacleto, encendi6 un perverse fuego,
y trastorn6 cisi por dos lustros la Iglesia? ,Y en qu6 lamentable
des6rden estaba envuelto el Cristianismo, mientras divididos los
partidos en contrarios pareceres, se vi6 levantarse, apelando al
Evangelio, pueblos contra pueblos, reinos contra reinos, y comba-
tir entire sf los moradores de una misma ciudad, y empeniada en la
lucha asf la autoridad del santuario como la potestad del trono, Ile-
narse los pauses cat6licos de ej6rcitos y de armas?... IAh! el mar
esta inquieto, el viento sopla y el cielo truena, y la Iglesia repre-
sentada, segun san Agustin, por una navecilla flotante en el gran
mar de este siglo : Navicula Ecclesia est, mare seculum (S. August.
enarrat in Psalm. LXxxII), esti tan azotada por las p6rfidas olas,
que nosparece sino que ha de naufragar: Mirabiles elationes maris
(Psalm. ix, 4): no puedo menos de valerme aquf, hermanos mios, de
un pasaje de los Salmos expuesto magistralmente por un santo Pa-
dre y Doctor, y que no puede ser mas oportuno. Es ciertamente
maravillosa la hinchazon del oc6ano azaroso, que trastorna la sa-
crosanta nave de la Iglesia: Mirabiles, mirabiles elationes maris. Pe-
ro levintense cuanto quieran las olas, brame el mar cuanto pue-
da : Suspendantur fluctus quantum volunt, fremat mare quantum vult
(S. August. ibid.): que si admirables son las funestas elevaciones
de este tempestuoso mar, much mas admirable es en el alto cielo
el Seilor: Mirabiles elationes maris, mirabilis in altis Dominus. El ha
destinado ya A Bernardo para aplacar los vientos y abonanzar los
mares, y hablando con tanta suavidad como valentfa harS callar las
batalladoras y mugientes olas: Siluerunt, diria el real Profeta, si-
luerunt fluctus ejus. (Psalm. cvi, 29). Vedlo en el concilio de Etam-
pes compuesto de los prelados y obispos mas ilustres de Francia, de
quienes era esperado como el Angel del buen consejo. Todas las
miradas de aquella respectable asamblea se fijan en aquella cara cu-
yos lineamentos ban trazado la majestad unida a la gracia, y que
inspira A la vez veneracion y amor. Solo de Bernardo se espera
aquella decision que no pueden tomar, ni ]a perspicacia de los
tedlogos, ni la pericia de los canonistas, ni la facundia de los abo-
gados, ni la autoridad de los legados, ni la mediacion de los prfn-





92 SERMON
cipes. el es el conclave entero, 61 el 6rbitro de la Francia, 6 por
mejor decir, de todo el mundo cat6lico. Declara papa i Inocencio
que fue el segundo de este pombre, y hace esta declaracion con tan
poderosa y suave elocuencia, que su parecer es en el mismo instan-
te adoptado por el concilio, el cual quiere que ya que el s6bio Abad
ha sido el or6culo que lo ha manifestado, sea tambien la trompa
que lo anuncie al universe. Tanto puede la santidad cuando hace
admirar en sf el bello conjunto de una cristiana fortaleza y una ad-
mirable dulzura. IY cuintas fatigas no tuvo que sufrir, cu6ntos
viajes no hubo de emprender Bernardo, aun cuando tuviese su sa-
lud quebrantada y estuviese en extreme debilitado por sus pesadas -
enfermedades hijas de su austerfsima penitencia y de sus c6si exce-
sivos ayunos, para inducir A los pueblos 6 la obediencia del ponti-
fice proclamadol Recorre la Francia, va i Inglaterra, pasa 6 Ger-
mania, traslidase 6 Italia, atraviesa el mar y va A Sicilia, vuelve
i Roma, 6 Pisa, a Milan, A G6nova, y siguiendo incansable en sus
viajes al mismo Inocencio, como los sat6lites dan vueltas en torno
del planet principal, habla en pdblico, habla privadamente, ha-
bla en los congress, habla desde el pdlpito, habla A los obispos,
6 los purpurados, 6 los ministros, 6 los soberanos, habla tambien
al intruso sucesor de Anacleto con tanta eficacia y dulzura, que re-
nunciando (Ioh cuin dificiles de obtener son estas generosas cesio-
nes cuando se est6 colocado en alto puestol), que renunciando,
decia, el pontificado, como quiera que no fuese suyo, qued6, por
fin, acabado este largufsimo y perturbador cisma. 1Ahl gracias A
Bernardo, la tempestad se ha trocado en aura suave. Statuit pro-
cellam ejus in auram. (Psalm. cvi, 29). Sonrie, por fin, en el cielo
cat6lico la deseada calma, y puede decirse al pueblo cristiano, con
Isafas, que venga i sentarse en la hermosura de la paz : Sedebitpo-
pulus in pulchritudine pacis. (Isai. xxxII, 18). Si, que depuestas
las armas, desenojados los guerreros, volveri la Iglesia A una tan
universal tranquilidad que, para valerme de una expression del mis-
mo Profeta, podr6n trocarse las lanzas en hoces, las flechas en
azadas, y las espadas que se blandian para destrozar pechos huma-
nos, convertirse en arados para romper los terrones de los campos:
Conflabunt'gladios suos in vomeres, et lanceas suas in faces. (Isai. 1n,
v. 4). ILengua de Bernardo verdaderamente admirable, que ani-
mada de una fuerza sobrehumana bien diste A conocer cuinto pue-
de en quien tenga la valentia del leon en el pecho y la dulzura de
la abeja en los labiosi De forti, de forti egressa est dulcedo.





DE SAN BERNARDO. 93
11. LY c6mo no habia de florecer por doquiera la paz si el
santo Abad con la suave eficacia de su palabra muchas paces pro-
cur6 y concluy6 entrelaicos y eclesiasticos, entire provincias y pro-
vincias, entire soberanos y soberanos; y donde veia reinar la sub-
versiva discordia, alli introducia la concordia paternal y cristiana ?
Rl hizo restablecer A muchos personajes ilustres en los cargos de
que estaban por largos afios desposeidos; 61 hizo volver A sus di6-
cesis A autorizados obispos desterrados por.mucho tiempo de ellas;
61 concert las facciones que de muchos anios traian divididas ciuda-
des florecientes; 61 librd en Sicilia al ej6rcito de Rainulfo de una
sangrienta derrota; en Francia salv6 de una complete ruiga los Es-
tados del conde Teobaldo; 61 libr6 de un horroroso exterminio las
provincias de Metz; 61 salv6, en fin, A los judios que el fanatismo
popular, atropellando el derecho de gentes, asesinaba bArbaramen-
te asi en Germania como en las Galias. Y si Guillermo, duque de
Aquitania, el gigante de su 6poca, niega la paz A un obispo, tam-
bien sabra Bernardo, aunque tenga la mansedumbre del cordero,
tambien sabrA indignarse y rugir como leon, ya que, segun dice el
Profeta, tambien el cordero y la paloma tienen sus iras : Abscon-
dite nos ab ira agni (Apocal. vi, 16); a facie irc columbo (Jerem.
xxv, 38); pero sera indignacion de cordero, indignacion de palo-
ma, que en medio de su sclera no puede desmentir la suavidad de
sus inclinaciones naturales. Miradlo, sf, miradlo, hermanos mios,
al inclito Abad, 6mulo del celo del eminente arzobispo san Ambro-
sio que detiene al'no bien arrepentido Teodosio al querer entrar en
la iglesia para asistir A los divinos oficios, miradlo al inclito Abad
como en el acto de celebrar el incruento sacrificio del altar pone
la sagrada hostia sobre la patena; cubierto de las vestiduras sacer-
dotales, va al encuentro del fuerte Guillermo que se habia presen-
tado A las puertas del temple ; y le habla con tal intrepidez y apos-
t6lica libertad en nombre del Hombre-Dios que Ileva en sus ma-
nos, que conmovido profundamente Guillermo con tan inesperada
accion, pierde el color, tiembla y por fin cae desmayado alsuelo:
pero levantfndose al tocarle Bernardo, este, que antes le habia
atemorizado con aquellas amenazadoras palabras, viene despues A
darle Animo. La fortaleza lo aterr6, mas la dulzura lo levant6.Tan
admirables cosas hizo nuestro Santo, gracias i la fuerza quele da-
ba su ardoroso celo, la cual sabia mezclar con la amabilidad naci-
da de su dulce temperament, que bien podia ser lamado compo-
nedor de pleitos, alegrfa de los reinos, exterminador de guerras,
7 T. VII.





94 SERMON
defensor de oprimidos, fdolo de los corazones, amigo de los hom-
bres y amado de Dios. Si algunos escritores, presumiendo de un
afectado patriotism, como ellos le Hlaman, condenan A los mora-
dores de los claustros, como si empleando iinicamente el tiempo en
macerar su cuerpo con fanatica austeridad, y teniendo 6 lo mas la
6spera virtud de anacoreta, estuviesen faltos de virtudes sociales,
,qui6n puede presentarse mas dtil 6 la sociedad que Bernardo, que
tantas discordias apacigu6, tantas families concert, que pacific
tantas ciudades, aquiet6 tantas provincias, calm6 6 tantos princi-
pes, y ahorr6 tanta sangre ? Si se erigiera una estatua 6algun otro
trofeo alincomparable Abad de Claraval, que tantas y tan grande
cosas hizo en beneficio de los hombres, deberia esculpirse con le-
tras de oro en su pedestal esta honrosa y merecida inscripcion : A,
Bernardo, bienhechor singulartsimo de la sociedad. Pero jd6nde dejo
yo los hechos que obr6 este valiente campeon, merced 6 la robus-
tez de su facundia mezclada con dulzura, no digo ya por la union
de aquella cruzada c6lebre que, enviada A pelear contra los enemi-
gos de la fe cat6lica, tuvo, por los inescrutables juicios de Dios,
un desastrado fin, sino por el arrepentimiento de various heresiar-
cas y otros amantes de perniciosas novedades con quienes dispute,
ya en reuniones privadas, ya en asambleas piblicas? En efecto
,qui6n sino Bernardo abland6 6 Gilberto Porretano? ,Qui6n se
opuso A Enrique? ,Quien hizo cara 6 Arnaldo? ,Qui6n confundi6
primero y luego convenci6 6 Abelardo? Qui6n sino Bernardo pro-
cur6 doblegar A los herejes coloneses, a los secuaces de Arrio, de
Ponzio y otros del mismo jaez? Bernardo, en fin, hubiera cortado
la cabeza A la hidra de la herejfa, aun cuando hubiese tenido mas
cabezas que las que cuenta san Juan en el Apocalipsis; tanto mejor
hubiera salido de la empresa, cuanto sabia templar de una manera
convenient la energfa con la gracia de la palabra. LY qu6 honorees
tan sefialados no habia de recibir, hermanos mios, de todas las
gentes el santo Abad con el esplendor de sus magnanimas acciones,
proseguidas con tanta energfa y dulzura, que hacian admirar en 61
sufrimiento sin afectacion, humildad sin bajeza, agudeza sin polf-
tica y gloria sin altivez? Tanta era la fama de su m6rito por todo
el mundo cat6lico, y tal la veneracion de que era objeto, que no
solo la tenia entire los prelados mas visible, entire principes y pa-
pas que le honraron con sus visits en su mismo claustro, sino que
se extendia a todos los pueblos, que le miraban como el gran pro-
feta y la maravilla del siglo. Asi al entrar en las poblaciones, y no so-





DE SAN BERNARDO. 95
lo en las de corto vecindario, sino en las mas florecientes metr6po-
lis, entire las cuales se distinguia Milan, salia la gente 6 recibirle 6
larga distancia y en tan gran nlmero, que quedaban despobladas
las ciudades; y tanto era el esplendor que despedian los maravillo-
sos prodigies que obraba en sus viajes, como el de volver 6 la vida
i tres personas, que podia comparirsele A una nave que, surcando
de noche i toda vela por los mares, inflama de tal suerte con su rA-
pido movimiento el fldido que la circunda, que dejando tras si un
reguero de luz, admira al espectador, mas por el splendor que la
acompania que por el camino que adelanta. ZY hubo alguno que
aun desde los mas remotos passes de la cristiandad no acudiese A 61
en sus dudas y necesidades? Termin6se algun negocio important
en el sacerdocio 6 en el imperio sin que fuera consultado el or6cu-
lo de Bernardo? Para 61 venian cartas del Aquilon y del Austro, del
Oriented y del Occidente, cartas delosclaustros, cartas delos palacios,
cartas de las curias, cartas de las cortes, cartas del Vaticano, i las
cuales contestando 61 de la manera.mas conyeniente, donosa y per-
suasiva, parecia que consultarle 6 61 fuese lo mismo, segun el mag-
nifico elogio que hace ]a Escritura de Aquitofel, que consultar A
Dios : Quasi si quis consuleret Deum.

Tercera part: Bernardo fue fuerte y melifluo en sus escritos.

12. Mas, h6 aquf, hermanos mios, que mi discurso, cual rio
que sigue la pendiente de sulecho, me conduce al tercer punto, que
consiste en exponeros la fortaleza mezclada de dulzura con que
Bernardo habl6 con la pluma 6 aquellos A quienes no podia alcan-
zar su voz, por lo cual en este capftulo tambien puede decirse fun-
dadamente : De forti egressa est dulcedo. Aquf si que entro con ple-
na confianza en el asunto, merced A las cartas y demis obras de
san Bernardo, que son una clarisima confirmation de la manera
en6rgica y suave con que habl6, no menos con el corazon que con
la lengua, ya que son los escritos como un espejo donde se ve la
im6gen del author, y bastan para que nos formemos de 61 una idea
precisa. 4Y qui6n no admira en las obras de Bernardo cierto ele-
gante atractivo que no sabemos decir si en el inimo de quien las
lee hace mas fuerza por la energia 6 por-la gracia? Qui6n puede
emprender su lectura sin sentirse arrastrado por tan suave violen-
cia? Si la sagrada Escritura es aquel gran libro donde se ve impre-
sa la palabra divina, la cual, segun hemos dicho al principio, obra
7*






96 SERMON '
con dulzura unida d la fortaleza, dc6mo no han de estar empapa-
das de esta propiedad las obras del s6bio Abad de Claraval, si parece
haber oido aquel mandate que impuso Dios A dos Profetas: Comede
volume istud. (Ezech. in, 1). Asf de tal suerte con ojo codicioso y
)!ambriento corazon devor6 aquel divino voldmen, que son sus es-
critos como una cadena y un tejido desus palabras, por lo cual puede
Ilamarse su estilo, estilo de los sagrados Libros, admirAndose en
ellos, segun parecer de los doctors, la agudeza de los Agustinos, la
dulzura de los Ambrosios, la energia de los Jer6nimos y la solidez
de los Gregorios. Por esto se le propone como modelo de escrito-
res evang6licos, pues, como dice un grande ingenio, 6 fuer de ora-
dor mas natural que artificioso, es siempre dulce y siempre fuerte
en la mocion de afectos. Y en realidad, Lqu6 impression tan eficaz-
mente suave no produce en el Animo de los lectores, no dire ya to-
do lo que escribi6 sobre teologia mfstica, de la cual fue tan gran
maestro,' sino lo que traz6 su pluma para ensefianza del pueblo, pa-
ra instruction de los monjes, para la buena direction del clero,
para el cargo episcopal, para gobierno de los principles y aun para
aviso a los pontifices ; siendo seiialadamente tan c6lebres los cinco
libros que dedic6 6 Eugenio III, el cual si tuvo la gloria de recibir
la tiara de manos del Sacro Colegio, habia tenido la honra de recibir
la cogulla de las manos del mismo Bernardo?
13. Y aquella sublime exposicion de los Cantares ,c6mo no ha
de atraer y enamorar, cuando no parece sino que al escribirla ha-
bia mojado la pluma en aquel tintero que Ilevaba A la cintura aquel
Angel que vi6 Ezequiel, puesto que no parece concebida por hu-
mano entendimiento, sino por mente angelica? I Asi como la em-
pez6 hubiese podido darle cimal Mas no quiso al parecer el cielo
que la terminase en los claustros del Cister Bernardo, para que pu-
diera empezarla y concluirla en los mismos el Doctor angelico.
iQu6 dulce armonfa produce en mi corazon, hermanos mios, los
simpaticos nombres de Bernardo y de Tomas, al considerar que fue
disposition del Altfsimo que este muriese en Fossa-Nova, monas-
terio de la congregacion de aquell Rogado por sus hermanos Ber-
nardo emprende la exposicion de los Cantares : rogado por los mis-
mos la emprende tambien Tomas. Impedido por la muerte Bernar-
do no puede dar termino feliz A su deseada obra: Tomas enfermo
da cima A la misma, cual si la muerte hubiera aguardado 6 que la
completara. Y si el primero deja aquf en la tierra su obra imper-
fecta para ir al cielo A gozar mas presto de las delicias del divino





DE SAN BERHNADO. 97
Esposo, el segundo va 6 gozar de las delicias del divino Esposo en
el cielo despues de haber dado A su obra, en la tierra, la iltima per-
feccion. jAh! c6mo conviene este desemejante sfmil a dos Santos de
los cuales el uno fue el dltimo Padre de la Iglesia, al paso que el
otro fue su quinto Doctor I Felices vosotros, hermanos de Bernar-
do, que tuvfsteis la dicha de que espirase en vuestro claustro on
Santo tan doctor; y mas felices aun vosotros, hermanos de Tomis,
que tuvisteis la suerte de que un Santo tan docto espirase en un
Sclaustro tan colmado de honor, y feliz yo tambien que debiendo
ensalzar 6 Bernardo A la vista venerable de sus ilustres hermanos,
encuentro tan feliz relacion entire su propagador y mi maestro; el
cual si en sus discursos hubiese dispuesto convenientemente los hi-
los con que tejer el panegfrico del mismo Bernardo, yo hubiera se-
guido sus huellas y lenado la trama, si mi mente, que habria debi-
bido extenderlo, hubiese sido tan sublime como la mente de aquel
que ha sabido idearlo!
14. Pero no nos dejemos transportar por la exuberancia de la
alegrfa, y advirtamos por iltimo que en las obras de Bernardo se
descubre la bella union de la energia y la suavidad hasta cuando
trata cuestiones, 6 se opone 6 la malevolencia, 6 se vindica de la
calumnia. En efecto, tal era la dulzura de expression que mezolaba
con la fuerza de sus razones, que no parecia que refutase 6 adver-
sarios, sino que escribiese 6 amigos. La manera de combatir de su
pluma se parecia al modo de batir las alas de aquellos misteriosos
animals que observe Ezequiel en su c6lebre vision, los cuales en
su vuelo, meneando la punta de sus alas, no descomponian el enla-
Szamiento con que estaban bellamente unidas sus plumas; para de-
notar que la lucha intellectual con la pluma no debe romper la ar-
monfa de una fraternal concordia. Pluguiera al cielo que oyesen
esta verdad todos los literatos, que se embisten unos A otros, agu-
zan las plumas coal si fueran espadas, y en lugar de hacerse la
guerra como los duelistas que observando las mas exactas leyes de
la esgrima mantienen entre sf cierta cortesfa, mejor parece que la
hacen como los gladiadores, que cargando unos sobre otros sin mas
ley quc su entusiasmo, y mas bien que en continent de un per-
sonaje bien nacido, que combat cortesmente, descubren trans-
portes de vil plebeyo que batalla como un fanitico. Para decirlo en.
pocas palabras, es Bernardo en cada uno de sus opdsculos tan
pastoso y eficaz, que se hace leer y releer con sumo agrado, y des-
pues de una segunda lecture volverfamos a leerlo de nuevo; y Ilena





98 SERMON
el corazon de una uncion tan poderosa y de una dulzura tan santa,
que sus escritos, semejantes a aquel libro cuyas p6ginas devor6 por
mandate divino. el mismo Profeta, que se le hizo como miel:
Factum est in ore meo sicut mel dulce (Ezech. in, 3), difunden por
todo el espiritu una celestial dulcedumbre. Ohl si hubiese leido es-
tos excelentes libros, en lugar de otros librotes, que son hoy dia la
peste del mundo, un escritor novel que con pluma poco prudent,
menos veraz y nada cortes, adelantando sus demasiado libres pen-
samientos tuvo valor para decir que en la repdblica cristiana debia
prohibirse la lectura de los santos Padres, ciertamente no hubiera
propuesto juntamente con otros este caprichoso proyecto, que no
sabemos decir si es mas irreligioso que extravagant. I Ah i si la in-
vencion del arte tan precioso como dtil de la imprenta, hecha en el
siglo XV, sera una 6poca eternamente gloriosa para la laboriosa
Germania, porque dandose ficilmente cuerpo a la palabra, se mul-
tiplican y difunden prontamente los voldmenes, lo seri especial-
mente por la multiplicacion de las obras de san Bernardo. Estaba
por decir que si el profeta Zacarfas vi6 con ext6tica mirada aquel
misterioso voldmen que tenia dos grandes alas y volaba por toda la
faz de la tierra: Ecce volume volans, bien seria que el de Bernardo
corriendo por todo el mundo fuese leido y gustado de todos. iQu6
me decis ahora, hermanos mios, del admirable Abad de Claraval?
Ya veis que obr6 grandes cosas de la manera fuerte y dulce con
que habl6: con el corazon 6 Dios que podia oirlo sin hablar, con
la lengua a los que vivian cerca de 61 y que podian oirle hablando,
y con la pluma a los que estaban 16jos, 6 quienes no podia alcanzar
su voz : por lo cual puede decirse en un sentido precise lo que pro- -
pone Sanson en su problema, que del fuerte sali6 la dulzura: De
forti egressa est dulcedo. Nada aiiadir6, una vez que en el elogio de
un Santo tan portentoso, naciendo unas ideas de otras, he venido
a ser mas prolijo de lo que deseaba, y pecar contra la brevedad po-
dria parecer, segun dice san Basilio, pecar contra la cortesia.
15. Por esto me dirijo, sin mas, algran Bernardo, y lesuplico
con igual rendimiento que ardor que vuelva sus ojos beneficos 6
los inclitos discipulos del institute cisterciense, cuyo raro precio
omito recorder, pues no tiene necesidad de que una extraila y eff-
mera luz lo ilumine quien cual esplendente sol difunde un torrente
de ella. Vuelva luego su mirada protectora sobre nuestra renom-
brada metr6poli, la cual si fue tan amada de 61 cuando peregrinaba
por este valle de l6grimas, que en una carta quele dirigi6 Ilamaba





DE SAN BERNARDO. 99
U sus habitantes con amor casi paternal sus milaneses: Suis me-
diolanensibus, no podri dejar de serle acepta ahora que reina en la
mansion de los justos. Pero vosotros sobre todo, hermanos mios,
dirigidle los ojos no menos que el corazon, y de lo mas profundo de
vuestra alma, que suspira, pedidle que obtenga del piadosisimo Se-
fior que de admiradores de sus virtudes paseis A ser imitadores su-
yos solicitos. ,Y de qu6 os aprovecharia una est6ril admiracion, si
Ilevando una vida disipada y opuesta & los preceptos evang6licos,
si mientras brilla 61 y brillari cual astro luminosisimo Bn perp6tua
eternidad en el empfreo, vosotros fu6seis desgraciadamente 6 ar-
der cual reprobados carbones en el eterno fuego, en el fondo delos
abismos? Conformad vuestras costumbres con el modelo, cada uno
segun su estado; y si 61 con igual suavidad y fortaleza habl6 con su
corazon al Altfsimo, por lo cual ardia en todo 61 una hermosa lla-
ma divina, enci6ndase otra vez vuestro corazon, como despues de
la esclavitud de Babilonia el fuego sagrado; enci6ndase con pura
llama celeste, y que no ardan ya en 61 afectos desmesurados del oro,
de la gloria, del placer 6 .de cualquiera otro objeto halagiiefio: si
habl6 con la lengua A los que tenia cercanos, predicando el bien de
sus semejantes, poned en vuestros lablos una puerta de circunspec-
cion, para que nunca llegueis 6 trapasar los limits de una cristia-
na moderacion, sea razonando desenfrenadamente, sea con liviana
murmuracion, sea con acaloradas disputes: si habl6 con la pluma
6 los que estaban 16jos de 61, para dar i toda suerte de personas
saludables enseiianzas, haced correr la vuestra de concerto con la
suya, para que nada escribais que perju'dique la fama del pr6jimo,
6 incluya concepts critics de las verdades cat6licas, 6 poesias
excitadoras de una sensibilidad sobrado apasionada, mereciendo asi
ser lanzados al fin al fuego del infierno A cantar eternamente, se-
gun la viva frase de Job, los versos de desesperacion de aquella
horrible noche: Carmina in nocte. (Job, in, 10). En suma, Ber-
nardo es vuestro excelente mediador para con Dios en todas vues-
tras necesidades, hermanos mios, y no podeis encontrar un pro-
tector mas cordial que 61 : pues, si am6 sinceramente a vuestros
preclaros progenitores, gc6mo no os ha de amar 6 vosotros? Escu-
chad qu6 monument tan glorioso dej6 i los siglos venideros del
entrafiable afecto que profesaba 6 nuestra afortunada patria. Escu-
cha (asf le describe en la sefialada epistola para inducirla 6 que ce-
da en el negocio del cisma ya nombrado), escdchame, inclita plebe,
gente noble, ciudad gloriosa : Nunc vero audi me, inclyta plebs, gens





100 SERMON
nobilis, civitas gloriosa. Escdchame, repito (la verdad digo, no
miento), escucha A quien te ama y A quien cela por tu salvacion:
Audi inquam me (veritatem dico, non mentior) dilectoreus tui, zelato-
rem salutis tue. Oh palabras menirables que, salidas mas que de
la pluma del corazon de tan gran Santo, deben despertar en el 6ni-
mo de una nation franca que se gloria de una jovial cordialidad co-
mo de su carActer distintivo, deben despertar como una santa sober-
bia, un tierno reconocimiento, no menos que una confianza leal!
S16. Y si el patrocinio de Bernardo ha de abrazar al pueblo, no
puedo dejar de pedirle con ahinco que comprenda tambien A su
prfncipe: porque he venido A ser panegirista de tan grande h6roe
en esta basilica imperial, en la venerable presencia de su insigne
Capitulo, y de estos s6bios monjes, cuyo monasterio (en cuya fA-
brica la magnificencia parece haberse excedido 6 si misma) osten-
ta levantado por various titulos en su grandiose ingreso el noble es-
cudo ces6reo. Extienda, pues, el gloriosisimo Abad las alas de su
eficaz protection sobre todos los felices Estados so&e los cuales ex-
tiende las suyas el Aguila imperial, y vaya prosperando la austrfa-
ca estirpe donde quiera que se hubieren propagado sus ilustres vAs-
tagos. Y td principalmente ofrece por ella al fnclito Santo tus mas
ardientes votos, 6 Milan, A quien cupo en suerte, como tan escogi.
do y excelso, que unido con feliz ingerto a una rama del grande
Arbol, extiendes una sombra tan suave y llena de gracia, que de-
bajo de ella se complace en reposar toda la austrfaca Lombardfa. Y
asf como segun opinion de mi ang6lico Preceptor en su conocida
obra que dedic6 A la instiuccion de los Prfncipes y dedic6 A un
prfncipe, en ellos resplandezca y campee la clemencia entire las de-
mAs virtudes, cons6rvela perennemente nuestro soberano, y di-
funda siempre su ben6fico influjo, de suerte que bellamente unida
a la natural fortaleza de su animo guerrero y valeroso, Ilegue con
toda razon a decirse de 61, que merced 6 Bernardo le suceda lo mis-
mo que A Bernardo, que del fuerte sali6 la dulzura : Deforti egressa
est dulcedo.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs