• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Esqueleto del Sermon I de san Estéban,...
 Sermon I de san Estéban, proto...
 Esqueleto del Sermon II de san...
 Sermon II de san Estéban,...
 Esqueleto del Sermon I de san Lorenzo,...
 Sermon I de san Lorenzo, márti...
 Esqueleto del Sermon II de san...
 Sermon II de san Lorenzo,...
 Esqueleto del Sermon de san Vicente,...
 Sermon de san Vicente, mártir
 Esqueleto del Sermon de san Sebastian,...
 Sermon de san Sebastian, márti...
 Esqueleto del Sermon de los santos...
 Sermon de los santos Juan y Pablo,...
 Esqueleto del Sermon de los santos...
 Esqueleto del Sermon de los santos...
 Esqueleto del Sermon de los santos...
 Sermon de los santos Emeterio y...
 Esqueleto del Sermon de los santos...
 Sermon de los santos Abdon y Senen,...
 Esqueleto del Sermon de san Elías,...
 Sermon de san Elías, profeta
 Esqueleto del Sermon de san Victor,...
 Sermon de san Victor, mártir
 Esqueleto del Sermon de san Jorge,...
 Sermon de san Jorge, mártir
 Esqueleto del Sermon de san Genaro,...
 Sermon de san Genaro, mártir
 Esqueleto del Sermon de san Hipólito,...
 Sermon de san Hipólito, mártir
 Esqueleto del Sermon de san Marcelino,...
 Sermon de san Marcelino, márti...
 Esqueleto del Sermon de san Pedro...
 Sermon de san Pedro Mártir
 Esqueleto del Sermon de san Narciso,...
 Sermon de san Narciso, mártir
 Esqueleto del Sermon de san Félix,...
 Sermon de san Félix, mártir
 Esqueleto del Sermon de san Indalecio,...
 Sermon de san Indalecio, márti...
 Esqueleto del Sermon de san Tesifonte,...
 Sermon de san Tesifonte, márti...
 Esqueleto del Sermon de los santos...
 Sermon de los santos Quírico y...
 Esqueleto del Sermon de san Pedro...
 Sermon de san Pedro Armengol,...
 Esqueleto del Sermon de san Félix,...
 Sermon de san Félix, mártir en...
 Esqueleto del Sermon para la fiesta...
 Sermon para la fiesta de un...
 Esqueleto del Sermon de san Juan...
 Sermon de san Juan Nepomuceno,...
 Índice de los esqueletos y sermones...






Group Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00082026/00006
 Material Information
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Physical Description: v. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Claret y Clará, Antonio María, 1807-1870
Publisher: Libería Religiosa
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: 1860
 Subjects
Subject: Sermons   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Statement of Responsibility: bajo la direccion del Excmo. é Ilmo. Sr. D, Antonio María Claret.
General Note: On top of t.p. : Copiosa y variada coleccion.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00082026
Volume ID: VID00006
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 15468072

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Esqueleto del Sermon I de san Estéban, protomártir
        Page 5
        Page 6
        Page 7
    Sermon I de san Estéban, protomártir
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    Esqueleto del Sermon II de san Estéban, protomártir
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Sermon II de san Estéban, protomártir
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    Esqueleto del Sermon I de san Lorenzo, mártir
        Page 42
        Page 43
    Sermon I de san Lorenzo, mártir
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Esqueleto del Sermon II de san Lorenzo, mártir
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    Sermon II de san Lorenzo, mártir
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Esqueleto del Sermon de san Vicente, mártir
        Page 83
        Page 84
    Sermon de san Vicente, mártir
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Esqueleto del Sermon de san Sebastian, mártir
        Page 97
        Page 98
    Sermon de san Sebastian, mártir
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Esqueleto del Sermon de los santos Juan y Pablo, mártires
        Page 109
        Page 110
        Page 111
    Sermon de los santos Juan y Pablo, mártires
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    Esqueleto del Sermon de los santos Cosme y Damian, mártires
        Page 127
        Page 128
        Page 129
    Esqueleto del Sermon de los santos Cosme y Damian, mártires
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    Esqueleto del Sermon de los santos Emeterio y Celedonio, mártires
        Page 145
        Page 146
    Sermon de los santos Emeterio y Celedonio, mártires
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
    Esqueleto del Sermon de los santos Abdon y Senen, mártires
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Sermon de los santos Abdon y Senen, mártires
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    Esqueleto del Sermon de san Elías, profeta
        Page 171
        Page 172
        Page 173
    Sermon de san Elías, profeta
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
    Esqueleto del Sermon de san Victor, mártir
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    Sermon de san Victor, mártir
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
    Esqueleto del Sermon de san Jorge, mártir
        Page 215
        Page 216
    Sermon de san Jorge, mártir
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
    Esqueleto del Sermon de san Genaro, mártir
        Page 224
        Page 225
        Page 226
    Sermon de san Genaro, mártir
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
    Esqueleto del Sermon de san Hipólito, mártir
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
    Sermon de san Hipólito, mártir
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
    Esqueleto del Sermon de san Marcelino, mártir
        Page 261
        Page 262
        Page 263
    Sermon de san Marcelino, mártir
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
    Esqueleto del Sermon de san Pedro Mártir
        Page 276
        Page 277
    Sermon de san Pedro Mártir
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
    Esqueleto del Sermon de san Narciso, mártir
        Page 287
        Page 288
    Sermon de san Narciso, mártir
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
    Esqueleto del Sermon de san Félix, mártir
        Page 298
        Page 299
    Sermon de san Félix, mártir
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
    Esqueleto del Sermon de san Indalecio, mártir
        Page 313
        Page 314
    Sermon de san Indalecio, mártir
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
    Esqueleto del Sermon de san Tesifonte, mártir
        Page 324
        Page 325
    Sermon de san Tesifonte, mártir
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
    Esqueleto del Sermon de los santos Quírico y Julita, mártires
        Page 334
        Page 335
        Page 336
    Sermon de los santos Quírico y Julita, mártires
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
    Esqueleto del Sermon de san Pedro Armengol, mártir
        Page 357
        Page 358
    Sermon de san Pedro Armengol, mártir
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
    Esqueleto del Sermon de san Félix, mártir en Cataluña
        Page 368
        Page 369
    Sermon de san Félix, mártir en Cataluña
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
    Esqueleto del Sermon para la fiesta de un Mártir
        Page 376
        Page 377
        Page 378
    Sermon para la fiesta de un Mártir
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
    Esqueleto del Sermon de san Juan Nepomuceno, protomártir
        Page 405
        Page 406
        Page 407
    Sermon de san Juan Nepomuceno, protomártir
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
    Índice de los esqueletos y sermones contenidos en este tomo
        Page 427
        Page 428
Full Text





















COLECCION


DE




SELECTOS PANEGIiICOS.


TOMO VI.

1. "
r.i .~..
~.c" 1~5~ *
~7 1 ...~
c~~- f.r
r:
:i ~~1 )1
--- ii.. .I
i 2 -f '-
-
i cg.!'
i ;"
L :rt
/-
i ,

~Y-3 L
~.,,,






















Varios Prelados de Espaia han concedido 2400 dias de indulgencia d
todos los que leyeren tl oyeren leer un capitulo 6 pdgina de cualquie-
ra de las publicaciones de la LIBBERiA RELIGIOSA.





COPIOSA Y VARIADA COLECCION
DE

SELECTS PANEGIRICOS
SOBRE LOS MISTERIOS DE LA
SANTISIMA TRINIDAD, DE JESUCRISTO
Y DE SU
SANTiSI1IA L9IADRE,
y sobre
LAS FESTIVIDADES DE MUCHISIMOS SANTOS:
SEGUIDA DE
ALGUNAS ORACIONES FfNEBRES
Y OTROS UTILISIMOS SERMONES.
SALE A EUZ
bajo la direction del Excmo. d Ilmo.
SR. D. ANTONIO MARIA CLARET,
Arzobispo dimisionario de Santiago de Cuba.

TOMO VI.









'Con aprobacion del Ordinario.
BARCELONA:
LIBRERIA RELIGIOSA.-IMPRENTA DE PABLO RIERA,
CALLE DEN ROBADOR, N~M. 24 Y 26.
1860.










SELECTS PANEGMICOS.




ESQUELETO DEL SERMON I
DE

SAN EST.BAN, PROTOMARTIR.

Elegerunt Stephanum, virum plenum fide
et Spiritu Sancto. (Act. vi).
Eligieron a Est6ban, hombre leno de fe y
de Espiritu Santo.

1. Aunque la Iglesia se gloria de..., parece, sin embargo, exal-
tarla mas la triunfal memorial de Est6ban... Con ella podemos hon-
rar mejor la Natividad de... Podemos ofrecer los primeros vagidos
del Hombre-Dios junto con las Altimas boqueadas de... IQu6 cora-
zon, por salvaje que fuese, no se enterneceria contemplando...?
Aprended, fieles, os diria el mismo Est6ban... Est6ban no solo es
Ilamado primer mirtir por razon de drden, sino tambien de m6-
rito...
2. Invocacion: Puro, increado y sempiterno Verbo...

Reflexion tinica: Sabiduria, valor y caridad del protomdrtir san Es-
tdban.

3. Cimulo de misterios 6 incomprensibles maravillas que ado-
ramos en Jesucristo... Estos misterios han sido aceptados y creidos
por una infinidad de pueblos y naciones diversas, birbaras y civi-
lizadas, etc., no por amor de los placeres, ni por temor de..., sino
al contrario por... Lo que mas alto pone este hecho, es que... Dios
no quiere que nuestra fe sea estdpida, sino racional; ni que nues-
tro culto sea..., sino... Por eso di6 tal sabiduria i los que debian
predicar sus verdades, que...





6 SERMON I
4. Es de career que el Espiritu divino seria liberalfsimo con Es-
teban, puesto que debia confundir la ind6mita incredulidad de...
No se trataba de..., ni tampoco de... TratAbase, sf, de quitar el
cr6dito a una ley que..., una religion esclarecida y famosa por una
larga s6rie de patriarcas... Esta religion debia Esteban derrocar,
sustituy6ndole la...
5. Imaginad cuAnta sabiduria, cuanta..., necesitaria'Est6ban
para... Bien es verdad que la Sinagoga no era mas que una som-
bra, una figure de... Mas c6mo inducir A los judios A...?
6. Para confundir, pues, ya que no convertir, A aquellos obs-
tinados, necesitaba Est6ban... Erale tambien indispensable para
predicar... Necesitaba, en fin, una elocuencia tal como fue la
suya...
7. No es facil dar una idea de sus raras prendas... Predic6 la fe
en mediode Jerusalen..., no a.., sino... Predic6la sin artificio,
sin... En su predicacion nunca se le vi6 conmovido, amedrentado
por... Sorprendidos y avergonzados los prfncipes de los sacerdotes,
obligaron A Est6ban a...
8. Los mitrados de Sion, los doctors de la ley, etc., todos que-
daron estupefactos al oir en plena asamblea al santo Levita... Y
cuando hubo explanado todas las verdades que..., no hubo siquiera
uno que le replicas y contradijese... Despechados tramaron desde
entonces su muerte... YI qud muerte I... La Iglesia hubiera queda-
do inconsolable, si no... Est6ban fue el primero en salir al campo
A favor de...
9. La costumbre que tenemos de..., parece distraernos del m6-
rito de Est6ban en haber sido el primero en... ,Es, por ventura, io
mismo abrir un camino, que seguirlo ya trillado?... Alpes... Nue-
vo mundo... Anibal... Colon... Am6rico... La just fama de estos
hombres celebres solo se funda en haber sido los primeros en... Lo
mismo puededecirse de Estdban respect de... Todos sabemos cuAn-
to valor infunde el ver... Sin guia ni ejemplo Est6ban empez6 a...
Esto basta y aun sobra para comprender cuAnto valor...
10. Cierto que A los MArtires toda la fortaleza les venia de Jesu-
cristo..., y que habiendo muerto un Dios por el hombre, este no
debia ya tener como ardua y terrible A la muerte... Mas esto no
impide el afirmar que...
11. Mision de Moises... Paso del mar Rojo... Los israelitas no se
atrevieron A pasar, no obstante de ver que Moises pas6 el primero,
hasta que Aminadab...





DE SAN ESTEBAN, PROTOIbRTIR. 7
12. No es mi animo rebajar en lo mas mfnimo la... Shame, sin
embargo, licito decir que 6 mas del ejemplo del Hombre-Dios, ne-
cesitaban los Martires el de un simple hombre..., y este fue Est6-
ban. Todos los MArtires pasan el mar Rojo detras de Esteban, y por
61 detras de Jesucristo...
13. Mas agradable fue a Jesus la caridad de su siervo que su va-
lor... Domine, ne status illis hoc peccatum, clama A Jesds Est6ban...,
y espira... El cielo no podia menos de complacerse en ver ilustra-
do asi el mas noble precepto del Evangelio... Para rogar en el tran-
ce de la muerte por los mismos que nos la dan se necesita ser...
14. 4,Qu6 mas podr6 deciros sobre la sabidurfa, fortaleza y ca-
ridad de EstBban?... ConfundAmonos al ver su her6ica virtud y
nuestra extremada flaqueza... J6ven aun Est6ban, y no siendo mas
que un simple discfpulo recien convertido... Y nosotros tan tibios
6 indiferentes por la misma ley que... Est6ban en la for de sus afios
se lanza el primero a la muerte... Y nosotros a pesar del ejemplo
de..., tan cobardes que hasta tememos el... Est6ban solfeito y an-
sioso por el bien de... Y nosotros frios y negligentes acerca de...
Salgamos ya de ese mortal letargo... Entremos de una vez en nos-
otros misios, y... rogu6mosle que...
15. Y vosotras, sagradas y religiosas virgenes, que..., alabad y
bendecid, que bien os esta, la bondad de... Y sirvi6ndoos Est6ban
de elevado ejemplo para imitar el divino model que juristeis tener
siempre A la vista, quede por vosotras honrado...





0 SERMON I



SERMON I

DE

SAN ESTEBAN, PROTOIARTIR.

Elegerunt Stephanum, virum plenum fide
et Spirilu Sancto. (Act. vi).
SEligieron a Est6ban, hombre leno de fe y
de Espiritu Santo.

1. Aunque nuestra saotfsima Iglesia militant, alegre y justa-
mente ufana, cuente entire sus buenos hijos, nada menos que ca-
torce millones de gloriosfsimos heroes que Ileno el pecho de gene-
rosa sangre atestiguan valerosos la divinidad, y correspondent fieles
i la beneficencia de su supremo y amorosisimo Libertador, parece
que se exalta y ostenta mas de lo ordinario, por el invicto capitan
de todos los Mirtires san Est6ban, cuya triunfal memorial celebra-
mos hoy, y no sin razon. Porque podemos honrar mejor la Nativi-
dad de Nuestro Selior, tremulo y gimiendo entire pobres paiales en
la campiiia pastoril entire los mayores rigores de la fria bruma, que
present6ndole en su virginal y adorada cuna la victoriosa sangre del
valentfsimo Levita: y meci6ndolo reverentemente en su divino y
preciosisimo Ilanto, poner sobre los altares, a la vista de cielos y
tierra, unidas con hermoso misterio las primicias de nuestra reden-
cion y las de nuestra gratitud: los vagidos de un Dios que comien-
za A padecer por nosotros, ylas dltimas boqueadas de un hombre
que fue el primero que muri6 por el; la obra mas excelsa del bra-
zo omnipotente de Dios y el esfuerzo mas her6ico que puede alcan-
zar la virtud humana elevada por la divina gracia. Y en verdad,
hermanos mios, 1,qu6 corazon por salvaje y duro que fuese no se
enterneceria contemplando la sangre del ProtomBrtir como en acto
de aplaudir y festejar al Salvador recien nacido, sentirse, moverse
y brillar, y como decirnos en su habla: Aprended, fieles, de la san-
gre muerta de un MArtir, licuada por un milagro de amor; apren-
ded a celebrar la Natividad y 6 corresponder A la inmensa y arden-
tfsima caridad de un Dios que por vosotros se hizo pasible y mor-





DE SAN ESTiBAN, PROTOMARTIR. 9
tal. Y si os falta la suerte 6 el valor de derramar por 61 vuestra
sangre, deseadlo al menos, y'admirad con una santa'envidia el va-
lor de aquel que con tanta liberalidad y fuego virti6 la suya, que
despues de tantos siglos todavia rebulle su ardor. Estas palabras
parece que nos esti diciendo, hermanos mios, la sangre de san Es-
t6ban. Y much mas podria decirnos esta sangre venturosa, pues-
to que es sangre de un Martir, que entire cantos tuvieron la gra-
cia y felicidad de morir por Jesucristo, se distingui6 de tal suerte
en su virtud, que no solo es lamado el primero por razon de 6r-
den, sino tambien de m6rito. El primero en confundir con su celes-
tial sabidurfa la feroz 6 indomable supersticion del hebraismo: el
primero en levantar con su muerte magnAnima ]a verdad de nues-
tra naciente Religion: el primero en ilustrar con su divina caridad
la altisima ley evang6lica, de rogar, y rogar hasta en el idstante de
su muerte por sus p6rfidos matadores. Por esto mereci6 ser ensal-
zado por la pluma apostdlica, y tan colmado de sabidurfa, gracia,
fortaleza y de todos los dones del Espfritu creador, que al mover
su majestuoso semblante no parecia hombre mortal y terreno, sino
inteligencia celeste 6 inmortal.
2. Puro, increado y sempiterno Verbo, 6 quien adoramos con
transportes de alegria, tierno y gracioso en el seno de vuestra in-
tacta Virgen-Madre, verdadero Dios de Dios verdadero, Luz de luz,
engendrado en el esplendor de los Santos; Vos, de cuya gloria ha-
blaron tan altamente los Profetas, cuyo espfritu habia recibido un
rayo de vuestra sabiduria; Dios encarnado, apartad las tinieblas de
mi ciego entendimiento, fortaleced mi lengua para que hecho yo
otro de lo que soy, y levantado por Vos del fango native, pueda'
razonar dignamente y con fruto sobre un Martir cuyos sangrieri-
tos triunfos coronan tambien estos dias, y nos hacen dulce y amable
vuestra carisima y dulcisima Natividad: Ave Maria.

Reflexion inica: Sabidurta, valor y caridad del protomdrtir san Es-
tdban.

3. Como nuestra sacrosanta y divina Religion tiene tanta luz
para ser creida, cuanta le da la Verdad eterna, de la cual proviene
y desciende A nosotros cual baja el rio de la fuente y del sol los ra-
yos, sobrepuja, sin embargo, y excede i nuestra flaca y corta inteli-
gencia con sus altos misterios, cuando esta con su arrogancia y su
soberbia presume cimentarla en la razon deslumbrada con el res-
2 T. VI.





10 SERMON I
plandor de tan grandes cosas, la cual se pierde y extravia con sus
pensamientos y sus discursos. iComprende, si puedes, razon teme-
raria, el cimulo de maravillas que con admiracion adoramos en
Jesucristo I Hijo de Dios 4 hijo de mujer; inferior al Padre 6 igual 6
61; criatura y criador 6 la vez; nacido en el tiempo y en la eterni-
dad; d6bil y omnipotente; siervo y senior; gloria 6 ignominia; pa-
tibulo y corona; cruz y bienaventuranza; muerte y divinidad! A
estas cosas precisamente, que tanto repugnan al entendimiento hu-
mano, doblaron tan pronto y tan felizmente el corazon y la frente,
inclinaron la mente y el Animo, la creencia y los afectos, tantos
pueblos y naciones de carActer y costumbres tan diversas, b6rba-
ras y civilizadas, feroces y mansas, cultas y salvajes, ddciles 6 in-
d6mitas, no por el atractivo de placeres animals, 6 por temor de
la violencia de las armas, 6 por deseo de especiosas novedades, 6
por reverencia 6 respetables autoridades; sino al contrario, por
una moral tan several y tan rigida, que toda ella es mortificacion y
penitencia; y 6 pesar de la filosofia pagana que la escarnecia como
illusion y locura, y de la tirania coronada que la castigaba como
sacrilegio y maldad. Y lo que mas alto pone este hecho, es que fue
Ilevado 6 cabo por la sencilla predicacion de unos pocos hombre-
cillos, inermes, desconocidos, pobres, despreciados, sin honors,
sin fama, sin cr6dito y sin nombre. Mas aquel Dios que con fuerte
y suavisima providencia dispone y rige todas las cosas, como no
quiere una fe estipida y grosera, sino racional y perspicaz, ni gus-
ta de un culto tumultuoso y forzado, sino que lo quiere amoroso
y libre, con tal sabiduria enriqueci6 la mente, y tal gracia conce-
di6 a las palabras de los que recibieron la mission de predicar al
mundo las verdades eternas, que el no rendirse i sus divinos y vic-
toriosos razonamientos fuese mas bien delito inexcusable de un
corazon duro y obstinado en so malicia, que-no aspereza de un en-
tendimiento delicado y celoso.
4. Mas si el Espfritu creador fue liberal en repartir este don
de sabiduria y de lenguas entire todos los Ap6stoles, es de career que
fuese liberalisimo con san Est6ban, puesto que debia distinguirse
desmintiendo y confundiendo la indomable incredulidad de losju-
dios. Qu6 dura yespantosa empresa fue esta, Dios eterno! No se
trataba ya, hermanos mios, de combatir, como entire los gentiles,
errors y engaflos que nacidos del infierno, de la political, del ca-
pricho y de la fibula, dejaban ver so vanidad y su inconexion A la
voz de la naturaleza y de la razon: no se trataba de apelar A la ver-





DE SAN ESTiBAN, PROTOMIRTIR. 11
gilenza y al pudor para reprender el culto de deidades torpes y ne.
fandas, labradas por el amor al vicio y la libertad de pecar: tam-
poco se trataba de leyes tirdnicas y barbaras que premiaban igual-
mente deljtos verdaderos y falsas virtudes, leyes contra cuya in-
justicia 6 iniquidad clamaba la conciencia. Tratibase, hermanos
mios, de quitar el cr6dito 6 una ley, de abolir un culto y destruir
una religion que era tan antigua como el mundo, celestial y divi-
na por su origen, comprobada con milagros, santa 6 inmaculada
en sus ritos, just y recta en sus preceptos, casta y sincera en sus
deberes, misteriosa y veneranda en sus Sacramentos. De sus in-
ciensos habian salido muchas llamas agradables al Seinor; sobresus
altares habia bajado mas de una vez fuego del cielo para consumer
los sacrificios; algunos de sus sacerdotes habian sido orAculos; su
temple, lleno muchas veces de la majestad del Seilor, c6si dirfamos
que competia con el paraiso en gloria y en belleza. Religion escla-
recida y famosa por una larga s6rie de santfsimos patriareas en cu-
yas religiosas tiendas varias veces se hospedaron Angeles; por ilu-
minados profetas que en los acontecimientos lejanos que revelaron,
dieron A conocer los mas rec6nditos arcanos de la Divinidad; por
esforzados capitanes bajo cuvas banderas militaron mas de una vez
los astros y los elements; por gloriosos reyes, en fin, cuyo fnclito
cetro vi6 florecer con tanto aplauso la'bondad y la clemencia, la
equidad y la justicia. Esta religion de tanta grandeza no solo habia
de derrocarla san Est6ban, sino que, ademds, con la pompa y mag-
nificencia de aquel Dios que le habia confiado tan excelsa mission,
debia el Santo levantar gloriosamente hasta el cielo, sobre sus rui-
nas, la humildad del Evangelio, los suplicios del Calvario, los opro-
bios de la cruz, de la passion y muerte de Jesucristo.
5. Imaginad ahora, hermanos mios, si podeis, cu6nta profun-
didad yelevacion de sabiduria, cuanta grandeza de conocimiento,
cuinta suavidad y eficacia en la palabra necesitaria el valentfsimo
Levita. Bien es verdad que todo lo grande, her6ico y pomposo que
alababa en sus anales la Sinagoga, todo se dirigia al Hombre-Dios,
como se dirigen los rAdios de la circunferencia al centro; todo era
sombra y figure de la nueva Iglesia que habia fundado sobre ]a jus-
ticia y la santidad. Mas Ic6mo lograrlo, si preocupados 16s p6rfi-
dos judios por el deseo de un reino mundane y caduco estaban tan
16jos de career que la persona del Salvador fuese el prometido Me-
sfas, que se habian vengado de 61 y quit6dole de en medio como
2*





12 SEMON I
si fuese un vil impostor, haciendo el est6pido argument de que
obrando asi habian hecho un obsequio i Dios?
6. Para confundir, pues, y desmentir A aquellas culpables y
perdidas gentes, ya que no fuese possible convertirlas 6 iluminarlas,
necesitaba el santo Diicono aquella plena inteligencia que Dios le
infundi6 de todas las visions y oriculos de los Profetas, de todos
los misterios y mandamientos de la ley, de todos los ritos y cere-
monias de los sacrificios, de los prodigies, maravillas y vicisitudes
que contiene la divinaHistoria, asf las humildes y vulgares, como
las her6icas y famosas, y todo con una minuciosa perception de la
oculta y natural relacion de tantas cosas, ya entire sf, ya con Je-
sucristo su inico principio y su unico fin. Era menester tambien,
para predicar 6 tan obstinado auditorio estas odiosas y desagrada-
bles verdades, aquella firmeza y constancia de 6nimo que tuvo, s6-
lido 6 inmutable a pesar de todas las prevenciones y sorpresas del
hAbito; aquella nobleza y seiloria de genio inflexible 6 igual ante
todos los atractivos y amenazas del siglo; grandeza de animo inal-
terable y tranquilo,ante el terror y espanto de la muerte. Necesi-
taba', para predicar con decoro, prontitud de entendimiento, vive-
za de imagenes, suavidad y soltura de palabras, 6rden, calor, evi-
dencia de arguments, pruebas y razones. Necesitaba, en fin, una
elocuencia tal como fue la suya, grande, magnifica, victoriosa,
elocuencia para la cual nada valiese resistir como no vale hacerlo
al impetu de caudaloso torrente; elocuencia tal que el que resistie-
se i ella quedase derrotado y confundido, ya que no convencido,
debiendo ten6rsele por uno de los entendimientos mas contumaces
y rebeldes.
7. En efecto, hermanos mios, adornado de tantas y tan raras
prendas el sapientisimo Levita, no es ficil hacer un relato de todo
lo grande, her6ico y maravilloso que dijo y emprendi6 para defen-
der y sostener la divinidad y gloria de Jesucristo. Predic6la y en-
grandeci6la, no ocultamente y en reuniones privadas, sino pdblica-
mente en el centro de Jerusalen: predic61a, no i la gente baja y de
f6cil persuasion, sino 6 toda suerte de personas: no en ocasiones
propicias, sino en toda occasion por encontrada que viniese. Predi-
cdla sin artificio, sin reserve y sin lisonja; predic6la con libertad,
franqueza, ardor y celo, tronando siempre su voz en las plazas mas
concurridas, en los umbrales mas frecuentados del temple, delan-
te de los principes de los sacerdotes, en las mayores solemnidades





DE SAN ESTiBAN, PROTOMARTIR.. 13
de la Sinagoga, entire el humo de las victims y del incienso. Y en
su predicacion nunca se le vi6 conmovido por el movimiento de las
turbas, ni amedrentado por las amenazas de los magistrados, ni
asustado en lo mas minimo por la contradiction y la rabia de aque-
llos A quienes vencia. Mientras sonaba la fama con el nombre de
Est6ban y de su her6ica 6 invencible sabiduria, no solo en Jerusa-
len sino en toda la Palestina, sorprendida y avergonzada la celosa
political de los pontifices y sacerdotes, temiendo justamente la com-
pleta ruina de su religion, coloreando la violencia con el celo, obli-
garon al santo Diicono 6 que diera cuenta de su nueva doctrine en
plena asamblea.
8. Aquf seria menester, hermanos mios, un destello de la sa-
biduria y de la elocuencia de Est6ban para ofreceros digiamente la
grandeza de esta accion. Estupefactos quedaron a primera vista los
mitrados de Sion, los doctors de la ley, aquellos arrogantes sitra-
pas de Israel, al presentirseles aquel j6ven de frescas mejillas, que
con la noble dignidad de su hermoso semblante parecia mas bien
un juez que habia ido 6 condenar los errors de los que le escucha-
ban, que un reo destinado a confesar y Ilevar la pena por los suyos.
Pero cuando el santfsimo Levita, con un brio, un fuego y una gra-
cia angelical exponiendo parte por part la historic divina desde la
vocacion de Abrahan, hubo demostrado que Jesds Nazareno, a
quien hacia poco habian muerto birbaramente, era sin duda nin-
guna el verdadero Dios de sus padres, el deseado de las gentes, el
esperado de los pueblos, el Rey prometido, Seinor y Salvador, no
solo de Israel, sino de todo el mundo; aquel por cuya venida s&
habian hecho tantos votos, derramado tantas ligrimas y exhalado
tantos suspiros; aquel cuya llegada habia sido precedida de tan-
tas im6genes, figures y misterios; aquel cuya suerte fue vaticinada
por los Profetas en tantas foimas y con tantas sefiales; que en 61 y
por 61 se habia cumplido la ley, disuelto la Sinagoga, abolido las
victims, cancelado el delito, concluido el gran pacto y entera-
mente consumado el rescate del genero human : cuando Est6ban,
mezclando las invectivas con los arguments hubo expuesto todas
estas cosas en plena asamblea, ,qui6n lo creyera? no hubo siquiera
uno en aquella orgullosa 6 imponente reunion que tuviese valor
para hacer resistencia y oponerse al esforzado j6ven, quedando todos
at6nitos de su saber y hermosura celestiales. Solo que, mas y mas
obstinados en su nefanda y execrable incredulidad, temblando de
verguenza y de despecho, tramaron desde entonces su desapiadada





14 SERMON I
y acerbfsima muerte. Y Iqu6 muerteI hermanos mios. Una muerte
que llen6 de luto y de tristeza los corazones de todos los fieles, que
mereci6 que se entristecieran y acongojaran los santos Ap6stoles,
y una muerte que fue honrada con amargo y prolongado Ilanto por
toda la Iglesia: claro argument del cr6dito y estimacion grandi-
sima en que era tenido el esforzado Levita, y del fruto que de su
incomparable elocuencia sacaba la religion cristiana. Y, en efecto,
hubiera quedado inconsolable por tan gran p6rdida la Iglesia, si
por otra parte no hubiese tenido una compensation en el valor que
infundi6 en todos los creyentes para despreciar la vida y la muerte
por la gloria de Jesucristo. Y Icugn eterno y esclarecido triunfo ha
de ser este para san Est6ban I Haber sido el primero en salir al cam-
po a dar testimonio con su sangre de la verdad del Evangelio; el
primero en ponerse d prueba de la ferocidad de los suplicios para
sostener el honor de la fe; el primero en encontrarse con las terri-
bles fauces de la muerte, para dar fe del culto y de la religion de
su crucificado Dios y Senior.
9. Bien veo, hermanos mios, lo much que rebaja el esplendor
de este clarisimo argument de la virtud y del m6rito de Est6ban,
la just y elevada prevention que tenemos en favor de los santos
MArtires. La costumbre que tenemos de elevar nuestra alma hasta
el entusiasmo, maravillados y gozosos en vista de la prodigiosa mul-
titud de hombres, mujeres, j6venes, nifios y aun tiernos infants,
que esforzados y contents, y comojugando entire ]a sangre y la
muerte, corrieron por Jesucristo tan envidiable suerte, parece que
distrae nuestro inimo de la importancia y m6rito que tiene el ha-
ber sido el primero en dar el ejemplo de tan her6ica prueba. Para
ponernos en la razon ,dir4mos, hermanos mios, que sea lo mismo
andar por un camino trillado, que abrir camino nuevo y descono-
cido? ,Dir6mos que sea lo mismo tramontar los Alpes ahora, que
el.poder de los C6sares y la industrial humana han humillado sus
orgullosas cumbres, cuando damas y caballeros solo por gusto los
atraviesan, como en otros tiempos en que inaccesibles y desiertos
como los hizo la naturaleza, ponian terror y espanto en el corazon
del mas atrevido viajero? ?Tendr6mos por igual prueba desplegar
lasvelas para el Nuevo Mundo ahora que la niutica ha puesto bajo
so jurisdiction las aguas, las estrellas y los vientos, que cuando
bramaban los vientos, ardian los astros y se ensoberbecian las tem-
pestades sin que se conocieran sus eyes ni sus usos? 1S asi tuere,
i qu6 vendria poner tan altos y lenar la historic con los nombres





DE SAN ESTEBAN, PROTOMARTIR. 15
del Uticense, de Anibal, de Colony de Am6rico? La just fama de
estos esforzados varones no se funda sino en que fueron'los pri-
meros, el uno en pisar las ardientes arenas africanas, el otro en
tramontar las espantosas eminencias de los Alpes, y los otros en
veneer la indlo-nable ferocidad del Oc6ano. Considered, pues, que
lo mismo puede decirse de Est6ban respect de todos los que, asi
en los altares de la Religion, como en la bienaventurada region del
paraiso, ostentan felizmente los laureles y las palmas del martirio.
Todos fueron ciertamente quinn lo niega? todos fueron valientes,
magninimos y nobles en aquel terrible y sangriento trance, y me-
recedores, por esto, de la gloria y de los honors de que gozan los
bienaventurados. Pero tambien encontraron allanado el camino y
quien les sirviese de guia y ejemplo en aquella grande empresa:
y todos sabemos cuinto valor infunde en nuestros pechos el ver
que hay quien camina delante de nosotros en el arduo y peligroso
sendero de la virtud; puesto que es tal nuestra fndole, como dice el
pontifice san Gregorio, que confiamos poder hacer fAcilmente aquello
quevemos que otros ban hecho. Solo Est6ban, Est6ban solamente,
hermanos mios, fue el primero que, sin guia ni ejemplo, empez6 A
pisar aquel terrible camino, el primero en despreciar la ferocidad
de la muerte, y el primero, en fin, en hacerse destrozar y moatar
por Jesucristo. Lo cual basta y aun sobra para comprender qu6 co-,
razon necesitaba aquel pecho, qu6 temple no habia de tener su bra-
vura, y cuinta virtud habia de abrigar su alma.
10. Bien s6, hermanos mios, y no nos es licito en manera al-
guna dudar de ello, que la maravillosa fortaleza con que pudie-
ron acometer y sufrir tanto y tan felizmente los heroes de nuestra
fe, la recibieron de Jesucristo, Cabeza y Rey de todos los Mirtires.
El fue el divino Seiior que con la grandeza de su ejemplo les hizo
agradables las penas y tormentos. El fue quien les hizo la muerte,
no solo ficil y ligera, sino tambien agradable: siendo muy just
que no pareciese ya ardua y terrible la muerte al hombre, cuando
por el hombre habia muerto un Dios. Todo esto lo s6, hermanos
mios; pero iquien nos impide el afirmar que, gracias i Jesucris-
to, contribuy6 much al glorioso triunfo de los Martires el valory
la fortaleza que mostr6 Esteban? No tomeis por atrevida la ala-
banza antes que hayais visto conmigo las razones en que la fundo..
11. Habiendo resuelto el Sefor en sus inmutables consejos rom-
per, por fin, con fuerte brazo las cadenas que por tanto tiempo ha--
bian oprimido 4 Israel, llamando a su esforzado y field ministry Moi-





16 SERMON I
s6s, anda, le dice, y quitando de la servidumbre a tu amado pueblo
que tambien yo amo, date traza de Ilevarlo inmediatamente al de-
sierto, y levantarme alli altares y quemar victims 6 incienso en mi
eterno nombre. Asi lo quiero, anda, que solo mi voluntad te hara
poderoso para tamafna empresa. Dicho y hecho, hermanos mios,
puesto que, apenas supieron los hebreos el divine. mandate, cuando
con la presteza que el amor A.la libertad les daba, y con la diligen-
cia que requeria burlar ia perspicacia de un tirano, se dirigen apre-
suradamente, A favor de la noche, hacia donde les guia el tauma-
turgo Profeta. Mas al dia siguiente vu6lvense de muy triste aspect
las cosas. Tienen a sus espaldas al enemigo que anhela por destro-
zar y pasar los fugitives A cuchillo. Estrechados los pobres israeli-
tas entire el furioso torrente de armas y soldados, y el vasto y ter-
rible golfo del mar Rojo, no les quedaba mas alternative que la
desesperada de echarse al agua A buscar la muerte entire las olas, 6
quedarse en la playa esperando la de la implacable ira de sus ene-
migos. Pero Lqui6n podra eludir los decretos de Dios? Levanta
Mois6s su prodigiosa vara, y como si tuviesen sentido las aguas, al
in~tante se separan abriendo ancho y seguro camino a los desespe-
rados israelitas. Y ,creer6is que A pesar de esto, ni la grandeza de
este milagro, ni la invitacion de Moises, que desde el enjuto seno
del mar liamaba A los dem6s para que ]e siguiesen, pudo vencerse
el miedo de aquellas aterradas gentes, y no hubo uno que se atre-
viese A pasar detrAs de Mois6s? Pase 61 enhorabuena, pensarian,
ya que manda A los elements, que seguro va. Pero qqui6n nos
asegura que sea lo mismo de nosotros? Pase uno de los nuestros
que no sea Mois6s, y entonces los demas seguir6mos sin temor. En
efecto, hermanos mios, no bien se hubo adelantado A pasar Ami-
nadab, cuando, animados con so ejemplo hasta los corazones mas
flacos, hombres y mujeres, viejos y nifos, entraron todos, en tro-
pel, en el peligroso camino.
12. Hermosas almas, almas queridas de los santos Martires, que
descansais en sempiterna y-bienaventurada paz, si desde ah(, en el
seno de la Divinidad, donde todas las cosas de nosotros mortales se
ven con clara luz, os fuere dado oir este humilde y desalifiado ser-
mon, no quiera Dios que, para alabar A uno de los que component
vuestro adorado 6 inclito coro, Ilegue yo A menguar un punto de
vuestra infinita gloria. Yo bendigo y quisiera tener mil lenguas para
bendecir A aquel Senor que es principio y fin, premio y corona de
aquella divina fortaleza con que triunfasteis del dolor y de la muerte





DE SAN ESTEBAN, PROTOMARTIB. 17
tan pomposa y felizmente. Same permitido, empero, decir con el
profundo y humildisimo respeto debido A los Santos: Si para pasar
el mar Rojo y el terrible y sangriento golfo del martirio, ademis
del ejemplo del Hombre-Dios, demasiado sublime para el hombre,
se necesitaba para fortalecer la humana flaqueza el ejemplo de un
simple hombre, este hombre, bien lo sabeis, y en ello os gozais,
este hombre escogido por Dios fue san EstBban. Pas6 Cristo, pero
puesto que era Dios,' tal vez le quedaba i la debilidad humana al-
gun motivo para titubear en seguirlo. Pero cuando hubo pasado
Est6ban, hombre como los demds hombres, ya se disipa el temor
en todos los corazones, ya pasan millares de files detras de l6, y
por 61 detr6s de Jesucristo, como si pasasen festivos y triunfantes
por un risuefio prado. IOh gloria infinita de san Est6ban, herma-
nos mios, A quien se debe, en cierto modo, la de todos los Martires
juntos I Vaya A maravillarse el que quisiere, si, abierto el empire,
sentado Jesucristo al lado del Padre se estuviese mirando amorosa-
mente y con 61 toda la corte de los bienaventurados, ]a fortaleza y
valor de su invicto Martir. Yo no puedo hacerlo, que para tan gran-
de y esplendoroso espectdculo no conviene teatro menos digno qde
el cielo.
13. Si he de deciros, hermanos mios, ing6nuamente lo que yo
pienso, creo que mas bien fue del agrado del Hombre-Dios la ar-
dentisima caridad de Est6ban, con la cual muriendo rogaba por sus
enemigos, que no volverle a ver fuerte y constant resistiendo 6 sus
crueldades. Aquellas palabras del inocente Levita, con que en me-
dio de la tormenta de piedras que descargaba sobre su cuerpo, en
medio de la sangre que manaba por mil heridas, puesto de rodillas
y vueltos al cielo sus amorosos ojos, se dirige al Seilor suspirando y
Ilorando, y le dice: Perdona, Jesds, 6 los que me ofenden, perdona
6 los que me matan; perd6nales, Jesds mio; no sea que este pe-
cado les cueste un eterno castigo; perd6nales, sf, Dios mio, que al
fin estos desgraciados no saben lo que hacen; y profiriendo estas
palabras, inclinando y cerrando sus ojos llorosos, como preso de
un placidisimo suefio, terminal su gloriosa carrera. Este grandiose
especticulo, digo, este prodigioso espectaculo de la her6ica caridad
de Est6ban, repito, debi6 de atraer 6 si los ojos y el corazon de Je-
sds, y las miradas y el amor de todo el parafso. Y c6mo podria de-
jar de ser eso, si por 61 viene i ser ilustrado, 6 ilustrado con pompa,
el mas noble precepto de la ley evang6lica, el triunfo mas solemne
de la gracia redentora, la mas amada divisa de los seguidores del





18 SERMON I
Salvador y el mejor testimonio de la divinidad del Crucificado? Para
Ilegar 6 tanto como.rogar, y rogar muriendo por aquellos que nos
dan muerte, se necesita nada menos que ser hijo de Dios, ya por
naturaleza, como Jesucristo, ya por adopcion como san Est6ban.
14. Y despues de esto, hermanos mios, qui6n espera oir mas
sobre la sabidurfa, la fortaleza y la caridad de Est6ban? Pero no,
que seria pesado mi discurso y vuestra devocion insaciable. Confun-
'damos mas bien lo que Ilevamos dicho; confundamos la-distancia,
6 por mejor decir, la oposicion infinite que hay entire su herdica
virtud y nuestra extremada flaqueza. Jdven y cdsi imberbe, sin per-
tenecer al ndmero de aquellos apdstoles que, enseilados por el mis-
mo Redentor, bebieron en las fuentes mismas de la Sabiduria in-
creada, no siendo sino un simple discipulo recien convertido del
hebraismo, en el cual habia nacido y en el cual habia sido educado;
;y hallar en 61 tanto celo, tanto ardor, tanto fuego para defender,
sostenei y promulgar una ley entonces naciente, y para 61 extraila,
y hacer esto oponi6ndose al furor y a la crueldad de un pueblo que
se habia declarado ya enemigo fiero 6 implacable de la nueva doc-
trina I iY nosotros tan tibios y tan indiferentes por la misma ley que
hemos bebido con la leche, que hemos heredado de nuestros ma-
yores, que han fomentado nuestros maestros, que esta en el apo-
geo de su cr6dito, en el mediodia de su esplendor y en la plenitud
de su gloria! Est6ban, en la flor de sus afios, valiente y esforzado,
sin guia y sin ejemplo, es el primero en lanzarse A la muerte para
coronar de laurel los templos de la fe; y nosotros, A pesar del ejem-
plo de innumerables heroes que por honor de la misma fe insultaron
valerosos la ira de los tiranos, nosotros tan cobardes que hasta te-
memos el dicho de los libertinos I EstBban, solicit y ansioso por el
bien del prdjimo, que' muriendo ruega y Ilora por los que le dan
muerte; i y nosotros tan frios y negligentes acerca de nuestra propia
salvacion, que hasta nos descuidamos de Ilorar y rogar por nosotros
mismosl Por Dios, hermanos mios, quit6monos ya la malhadada
venda que nos tiene ciegos en medio de tanta luz: salgamos de ese
mortal letargo que nos tiene adormecidos A los golpes y a las voces
de la gracia. Entremos,'por Dios, de una vez en nosotros mismos,
y, cubiertos de santa vergiienza, al contemplarnos tan opuestos y
diformes con el glorioso h6roe a quien celebramos, rogu6mosle,
rogu6mosle que nos alcance luz y valor para cumplir los cargos y
deberes de nuestra vocacion.
15. Y vosotras, sagradas y religiosas virgenes, que 6 pesar de





DE SAN ESTiBAN, PROTOMARTIR. 19
la debilidad del sexo y la corruption del siglo, mostrais tanta sabi-
durfa, tanta fortaleza y tanto valor en entender, veneer 6 imitar la
perfection evang6lica, la guerra de los sentidos y la caridad de Je-
sucristo, alabad y bendecid, que bien os estd, la bondad y misericdt-
dia de aquel Sefior que graciosamente os ha elegido para un estado
tan noble y excelso, entire la infinita turba de miserables munda-
nos. Y sirvi6ndoos la divina virtud de Est6ban de elevado ejemplo
para adelantar siempre en el camino de aquel modelo que jur6steis
solemnemente S Dios tener siempre A la vista, quede por vosotras
honrado con la bondad y grandeza de las obras el santfsimo h6roe
que hasta ahora he celebrado coil humildes y desalifiadas palabras.
Amen.





SERMON II


ESQUELETO DEL SERMON II

DE

SAN EST.BAN, PROTOMARTIR.

Ficus protulit grosses suos. (Cant. it, 13).
La biguera brot6 sus brevas.

1. Celebr6 ayer la Iglesia el tacimiento del Reparador..., y hoy
nos ofrece ya los frutos de esta reparacion. Est6ban es el primer hW-
roe del Catolicismo que... Naci6 Jesds ayer para la tierra... Nace
hoy Est6ban para el cielo... La miserable filos6fia de la came..., no
ha hecho masque... Ni puede otra cosa; el corazon human ni se...,
ni... Bienes materials de futuro... ,c6mo compensarAn...? De ahi
el que los hombres la dejen decir y...
2. La verdadera Religion sigue un opuesto rumbo. Ensefiando
la verdad...,.hace que... Nos promote bienes inmortales para in-
demnizarnos de... El nacimiento del Hombre-Dios no es est6ril en
esta clase de bienes... La gracia del Espfritu Santo difundi6ndose
en..., Ilega hasta i hacer.... Cu6ntas pruebas podrfamos dar de
esta asercion ... Nos cefiir6mos A la festividad presente..., y consi-
derando el glorioso triunfo de EstBban como efecto de..., sentar6-
mos que

Reflexion iunica: No bien la higuera de la redencion se ha plantado en
el suelo, cuando los frutos de santificacion empiezan d brotar para el
cielo.

3. Considerado el nacimiento de la Iglesia en armonfa con el
de Jesus, apenas hay diferencia sensible entre... Est6ban no fue el
primero que predict la fe...,-pero fue el primero que muri6 por
ella... Antes de nacer el Salvador EstBban era... Pero se verifica el
gran suceso, y ya empieza i... Fue el primero en quien los Ap6s-
toles pusieron los ojos... ,Para qu6 nacieron el Salvador y la Igle-
sia sino para...? Pero nosotros cerramos nuestros corazones 6...
Andamos arrastrindonos por la tierra... Acaso san Est6ban no era
mas que...





DE SAN ESTiBAN, PROTOMARTIR. .
4. La santidad es escasa hoy en dia pur nue lcurTa... La:;'
formas sobrenaturales, como las naturales, r qefen disposic'iof
en el sujeto... Peiia... Lefio verde..., lefio -,.. .,'Eacrito eAli que -
in malevolam animam, etc. Judios... Est6ban n p os fuimos reen-
gendrados en un mismo'bautismo, no obstk nehay -mos que...,
mientras otros... Esto depend de la buena alia corresponden--'
cia a...
5. Est6ban corresponde humilde 6 infatigable A los does dela
gracia... Nuevas luces le hacen brillar de un modo extraordinario...
Se entrega con placer y escrupulosidad a Ilenar sus nuevos debe-
res... Ventajas del hombre obediente... Por el contrario el inobe-
diente... La obediencia es el mayor de los sacrificios y el que mas
agrada A Dios...
6. El mundo de hoy no quiere entender esta verdad y se porta
en sentido inverso. Todos quieren ser..., pero... La Iglesia man-
da...; manda tambien que..., pero... Todo esto no es otra cosa
que una soberbia anticat6lica... ICu6n contraria conduct observa
nuestro Santo! Imita la obediencia de Jesus... Sin pensar de sf que...,
se entrega A su humilde ministerio... No por esto est6n ociosos sus
bellos talentos... La razon est6 en que los judios... El terrorism
fue siempre el arma de los... Todos los errors son intolerantes...
No hay libertad verdadera sino en el Catolicismo... Pueblo no ca-
t6lico que laman libre...
7. Conducta de los que siguen la verdad... Vedlo en Est6ban:
arrastrado 6..., ni se altera, ni se irrita, ni... No solo da el tftulo
de hermanos A sus perseguidores, sino que los trata con la manse-
dumbre de Jesds, no en defense de si mismo, sino...
S8. Al leer el discurso sublime de Est6ban se nota la gran dife-
rencia que existe entre... Dijo David: Beatus quem tu erudieris,
Domine. Est6ban es una demostracion palpable de ello... Despues
de haber hecho triunfar A la verdad con su doctrine, camina al su-
plicio para... Video caelos apertos, exclama, et, etc.
9. Ningun hombre se habia dejado ver hasta entonces tan ad-
mirable en... La muerte de muchos..., inspira horror 6 compassion.
La de Est6ban inspira envidia... S6crates... ICuan her6ico, por el
contrario, se deja ver el generoso cristiano que...l Para que se ve-
rifique que la santificacion y glorificacion de Est6ban son un fruto
de nacimiento de Jes6s, su muerte no debe ser...
10. IEs apedreado! La muerte de un impio debe terminar sus
hellos dias, porque la de un malhechor termin6 la de Jesus... IEs





22 SERMON II
apedreado!... Valor de Est6ban en el martirio... Ciega rabia de sus
verdugos... No solo no se menoscaba la paciencia de Est6ban, sino
que... Domine Jesu, exclama caritativamente, ne status illis hoc pec-
catum. Qub humanidad Pres6ntese otro hombre que...
It. La conduct de nuestro ProtomArtir es una demostracion sen-
sible de la eficaz virtud que el nacimiento de Jesuis... Dios nos ha
dado los medios para que seamos, si queremos, todo lo que de-
bemos ser... Ejemplos..., doctrina..., gracia... LNo fueron estos
medios los que hicieron fructificar i esta higuera divina que...?
Preguntad i Est6ban, y 61 os dira que... Preguntadlo A todos los
Mirtires..., A todos los que se han santificado. Pero no se lo pre-
gunteis..., examined mas bien..., investigad..., y hallardis que el
nacimiento de Jesds...; ved en todos los siglos..., y convendr6is en...
Sficus protulit grossos suos.
**


t.





DE SAN ESTIBAN, PROTOMARTIR. 23




SERMON II

DE

SAN ESTEBAN, PROTOMARTIR.

Ficus protulit grossos suos. (Cant. I, 13).
La higuera brot6 sus brevas.

1. Ayer celebr6 la Iglesia el nacimiento del Reparador del li-
naje human, y hoy nos ofrece ya los frutos de esta reparacion en
el primer h6roe del Catolicismo que sabemos haya entrado en el cielo
laureado con la corona de MArtir, y lavado con la sangre del Cor-
dero. No que inmediatamente haya muerto san Est6ban en el dia
siguiente al en que naci6 Jesds, sino que como, segun hemos in-
sinuado, la Hija de la eternidad no reconoce tiempos ni distancias,
sino que midi6ndolo todo como de present, solo distingue entire
causes y efectos, entire principios y consecuencias. Por ejemplo, A
luego de ofrecer A nuestra consideration al Mediador recien nacido,
nos present al primero que demostr6 A la faz del mundo la fuerza
que es capaz de dar la gracia a nuestra fr6gil naturaleza, y la cons-
tancia her6ica que sabe inspirar la fe A los que la razon sola no sabe
mas que hacer volubles, inconstantes, y tan sujetos 6 mudanzas,
como es mudable ella misma. Naci6 Jes6s ayer para la tierra; Iqu6
objeto tan fecundo en meditaciones Nace hoy san Est6ban para el
cielo; Iqu6 texto tan propio para excitar nuestras admiraciones!
Como 61 podemos nacer ya para el cielo todos los que creemos en
el recien nacido Salvador. IQu6 verdad tan propia para excitar
nuestra gratitude I La miserable filosofia de la came, que no ha ce-
sado de charlatanear para con palabras embaucar A los hombres, y
hacerlos esclavos de sus pasiones, siervos de la ambition ajena que
los explota viciosos, y por tiltimo presa miserable del demonio, de
quien es agent fiel; aun no nos ha dado una muestra tan siquiera
de lo much que prometen sus teorias, y despues de tantos siglos
como ha que trabaja, segun dice, en la perfeccion humana, aun no
ha sabido mas que deteriorarla y envilecerla del modo mas sensi-





24 SERMON II
ble. Ni puede otra cosa: el corazon human ni se convierte con ra-
zones, ni se puede elevar sobre sf mismo humanamente; A palabras
respondera siempre con palabras, y las teorfas mas brillantes se que-
darAn para 61 en teorfas, porque siempre careceran de eficacia para
destruir en 61 el amor propio, el deseo del bien deleitable y iitil, y
sus tendencies A todo cuanto halaga a los sentidos y sus goces, al
cuerpo y A su bienestar. Bienes materials de future que son los
uinicos que ella puede ofrecer, aunque no los puede dar, ,c6mo com-
pensarAn A los males de present que necesita tolerar el que se apli-
que A la practice de la justicia', A la observancia de la castidad y A
la ejecucion de todo cuanto la ley natural exige de los humans?
De ahi el que los hombres la dejen decir, y obren segun sus deseos,
y de ahf tambien el que si ella quiere explicar 6 mas bien falsificar
aquella ley para acomodarla a estos deseos, se eche ella misma a
perder errando, y pervierta mas y mas A los hombres induci6ndo-
les en error.
2. La verdadera Religion sigue un opuesto iumbo. Ensefiando la
verdad seca, y presentAndola A la inteligencia humana con toda la
austeridad several que tiene'para las pasiones y para los deseos cor-
rompidos de la care, hace con todo que se abrace, no hablando
consumi6ndose en vanas teorfas, sino obrando sobre la voluntad de
un modo eficaz y seguro. Bienes inmortales y eternos, bienes del
espfritu y de un 6rden muy superior A todos los que pueden aquf
gozarse, tales son los que nos promote para indemnizarnos de los
males pasajeros y pequefios que aquf podemos sufrir; y aunque es
cierto que la complete posesion de aquellos no nos la promote sino
de future, tambien lo es que de present nos hace gozar los que bas-
tan para superar indefinidamente A las privaciones y trabajos que
puede acarrearnos la prActica de la virtud. El nacimiento que ayer
celebramos del Hombre-Dios, que viene A elevarnos divinamente
sobre nosotros mismos, no es est6ril en esta clase de bienes. Cuando
la Iglesia nos dice que los cielos se hicieron como unas fuentes de
miel al nacer el Salvador, nos indica claramente la gracia del Es-
piritu Santo, que difundi6ndose en los corazones humans, ilustra
la inteligencia, regular la voluntad, y no solo las indemniza 6 com-
pensa en ella las amarguras de la virtud, sino que Ilega hasta hacer
amables los trabajos y los males del cuerpo. ICuintas pruebas po-
.drfamos dar de esta asercion! Tantas como grandes hombres han
honrado el mundo 6 ido a poblar el cielo desde el establecimiento
del Catolicismo hasta hoy. De todos en comun puede decirse mi-





DE SAN ESTiBAN, PROTOMARTIR. 25
rando a la Religion que los ha producido : Ficusprotulit grossos suos:
la higuera ha ya brotado sus botones; pdro como tenemos que ce-
fiirnos A la festividad present en que se reunen el nacimiento de
Jesus con la muerte gloriosa del primero de los Martires, nos fija-
r6mos en ella sola considerando la segunda como efecto del primero,
y aplicAndola en todo rigor el mismo dicho del Espfritu Santo al
contemplarlo: esto es, que

Reflexion inica: No bien la higuera de la redencion se ha plantado en
el suelo, cuando los frutos de santificacion empiezan 4 brotar para el
cielo.

3. Efectivamente, que si consideramos como debemos el naci-
miento de la Iglesia en armonfa y completamente analogo con el na-
cimiento de Jesus su cabeza, apenas hay distancia sensible entire na-
cer Jesfs y santificarse Est6ban, porque el Espiritu divino, que vino
A vivificar el cuerpo que el Salvador unia mfsticamente A sf, lo llen6
como se sabe de su gracia, lo hizo un predicador Ileno de uncion,
de la verdad salvadora, y lo fortaleci6, como ver6mos, para que el
primero la testificase con su sangre. No fue el primero en verdad
que la predic6 y la adquiri6 proselitos; esta distinction debia perte-
necer A los Ap6stoles, que apoyados en la misma piedra angular
Cristo-Jesds, figuraban al Salvador por lo que hay de principal en
61, que es la divinidad. Pero fue el primero que muri6 por ella des-
pues de haber manifestado su caridad en socorrer i los desvalidos,
porque figuraba 6 personificaba al mismo Salvador, que vino, no i
ser servido, sino a servir y A dar su alma para redencion de muchos.
&Y de cuanta gracia no debia estar Ileno, qu6 reform no debia ha-
ber experimentado el corazon del hombre que habia de Ilenar esta
representation? Pues EstBban antes de nacer el Salvador ya en per-
sona, ya en su Iglesia, era un judio oscuro y sin nombre, un is-
raelita cuya vida se ignora, y cuyas acciones serian cuando menos
comunes y vulgares. La misma ignorancia que de l1 tenemos, prue-
ha bien que nada digno de atencion habia en l6. Pero se verifica el
gran suceso, y ya empieza a descollar aun entire los tiuchos cuya
santidad era notable. Cuando los Apdstoles, para entregaise todos al
ministerio de-la palabra, eligieron los siete diAconos que los habian
de reemplazar en el alivio corporal y spiritual de los ya fieles, el
primero en quien pusieron los ojos fue en Esteban. A los'heraldos
del Evangelio no podia, pues, ocultarse el fuego que inflamaba el
3 T. VI.





26 SERMON II
corazon de este santo discipulo, y esto nos da motivo a decir que
el nacimiento del Selior lo habia hecho un hombre enteramente di-
verso de sf mismo. Antes oscuro, desconocido, vulgar; ahora celoso,
intr6pido, active hasta el extreme de que sus acciones Ilamen la
atencion; antes quizd timido y egoista, ahora generoso, servicial y
amante de su prdjimo hasta el extreme de desafiar los mayores pe-
ligros por serle itil... comprobaba con esto que el hombre cuando
es solo es nada para la virtud, y que es todo cuanto se puede de-
sear cuando Dios por su gracia esti con 61. LY para qu6 naci6 ayer
el Salvador en el portal de Belen y la Iglesia despues en el ceni-
culo, sino para que por medio de la gracia, estando con nosotros,
fu6semos diversos de lo que nuestra naturaleza corrompida quiere
Sque seamos? Pero no queremos serlo; cerramos nosotros nuestros
corazones a la lluvia ben6fica, que en la Iglesia catdlica se derrama
desde el cielo para todos los que quieren ser hijos de Dios, y h6 ahi
por qu6 ni dejamos de ser hombres, ni comprendemos bien la mu-
danza divina que se verifica en los hombres que 6 ellas se prestan.
Andamos arrastrAndonos por la tierra; nos revolcamos en la care,
y en la sangre; no sabemos elevar nuestros deseos sobre lo visible,
ni obramos mas que como reptiles cuyo pecho no se levanta del
lodo y del fango... Ay I nuestra es a culpa I Acaso san Est6ban no
era mas que como uno de nosotros. Cuando mas seria un v"rdadero
israelita en quien no habia dolo; pero Lqu6 era esto respect de lo
que fue despues?
4. Era nada en la realidad,'aunque era much en la preparation.
La escasez de Santos que al parecer experiment hoy el mundo, no
proviene de que el brazo de Dios se haya abreviado, ni de que la
-gracia en la Iglesia se haya disminuido, sino que proviene de nos-
otros mismos, que ni estamos dispuestos, ni nos disponemos para
recibirla. Las formas sobrenaturales, lo mismo y aun masque las na-
turales, requieren analogfa 6 disposicion en el sujeto que las ha de
recibir. ,Por qu6 el fuego no prende en una pelia?'porque no es ana-
loga 6 61. ,Por qu6 Un lefio verde arde con dificultad, siendo asi
que luego que esta seco prende en 61 sin tardanza el fuego? por la
disposition. Si, pues, A nosotros nos tiene verdes la humedad de la
culpa; si Ta insensibilidad, consecuencia del pecado, nos tiene he-
chos piedras, &c6mo queremos que el fuego del Espfritu Santo pren-
da en nosotros ?'Escrito esta que en el alma mal6vola no entrara la
sabidurfa divina, y que no habitarA el espiritu de Dios en ninguno
.que est6 sujeto A pecados. Y esto lo tiene comprobado la experien-





DE SAN ESTiBAN, PROTOMARTIR. 27
cia. Muchos judfos habia en Jerusalen cuando baj6 sobre el mundo;
Ipor qu6 quedaron frios la mayor part de ellos, mientras que Es-
t6ban se llen6 de sus primicias? Soberbios, 6 falsos, 6 entregados
i las cosas de la tierra enteramente, 6 lo que es peor que todo, lu-
juriosos, aquellos se presentaban en complete oposicion al espiritu,
mientras que este hombre de candor y de buena fe, sencillo, y que
buscaba la verdad con corazon recto, se franqueaba enteramente 6
sus inspiraciones. Asi aquellos quedaron ciegos y de cada vez mas
obstinados, al paso que este cada vez llenindose mas Illga en poco
tiempo 6 lo sumo del heroismo. Porque esa es otra de las maneras
con que procede ordinariamente el Espfritu Santo con los hombres.
Les comunica una primera gracia, y en proporcion i como respon-
den A ella, les comunica otras y otras siempre en aumento, si se
aumenta en ellos proporcionalmente la correspondencia agradecida.
Todos hemos sido reengendrados en un mismo bautismo, y todos
hemos recibido con la infusion de los h6bitos naturales la gracia de
vivir cristianamente; no obstante, hay unos que se elevan 6 la mas
alta santidad, mientras otros apenas y sin apenas podemos salir de
pecado. ,De ddnde esta diferencia? Del modo con que i la gracia
bautismal correspondemos. Los primeros, fieles A ella, no bien em-
piezan 6 usar de su razon, la convierten 6 Dios y se la ofrecen como
A fuente de todos los bienes, y nuevas gracias bien preciosas son el
premio de este acto de gratitud. Los otros la fijamos en elsuelo,
en las pasiones, en la satisfaccion de los deseos de la came... sem-
bramos abrojos, iquB esperamos coger sino espinas?
5. Est6ban recibe las primicias del espfritu con los demis dis-
cfpulos: su corazon se enfervoriza, y Ileno de celo pone A usuras
los does que ha recibido, correspondiendo A ellos humilde al par
que infatigable. Constante en la oracion, field en la observancia de
la pureza, amante del retire y de la mortificacion, y buscando con
ansia la gloria de su maestro, todos sus afanes son por darlo i co-
nocer a los que le ignoran, y por hacer que le adoren y sirvan los
que aun no le conocen. Nuevas luces, y luces que abrasan su alma
y se difunden h6cia afuera abrasando A los que se ponen en con-
tacto con ellas, le hacen por consiguiente brillar de un modo ex-
traordinario; y como 61 no las oculta bajo el celemin de una falsa
modestia ni de una pureza culpable, merece el que los Ap6stoles
echen mano de 61 como hemos dicho para que Ilene las funciones
A que ellos no se pueden entregar. LY con cunto placer, con qu6
exacta escrupulosidad se entrega a Ilenar los deberes que se le han
3*





28 SERMON II
impuesto? Como ilustrado por la Verdad misma, sabe que el varon
obediente hablarA victorias, y conoce que una de las mayores ven-
tajas del cat6lico es el que la obediencia le marca ]a march que en
lo comun debe seguir, y que esta por consigujente librede las dudas,
de los temores, de las sospechas en que se ven por necesidad envuel-
tos muchas veces para obrar los que obran por su propia direction.
Como no pueden saber con certeza la mission que les conviene, ni
cuil es el destiny mas propio para sus talents, y como ademds el
amor propio les persuade con- facilidad que son capaces de cual-
quiera, aunque sea de los mas arduos y peligrosos, se les ve intru-
sarse en donde no los llaman, y caer y ser causa de que muchos
caigan. De lo cual esta libre el obediente. Dios sabe mejor que na-
die.lo de que es capaz, y cuando por su Iglesia le hace conocer su
voluntad, se entrega a ella sin repugnancia, convencido de que en
esto hallard su provecho, y de que en otra cosa no hallaria sino su
dafio. Tanto mas cuanto que siendo la obediencia un enajenamiento
delo mas noble que hay en nosotros, que es la voluntad, es al mis-
mo tiempo el mayor de los sacrificios que podemos hacer A Dios, y
el que mas agrada A sus divinos ojos.
6. El mundo de hoy no quiere entender esta verdad tan senci.
lla, y se porta en sentido inverso. Todos los hombres quieren ser
cat6licos, porque ya repugna al buen sentido otra cosa; pero Lcuin-
tos son los que quieren obedecer 6 Dios en los preceptos de la santa
Iglesia cat6lica? Esta manda ayunar, por ejemplo, en ciertos dias y
tiempos; ,y cudntos son los que la obedecen? Manda que en otros
se mortifiquen los cristianos absteni6ndose de care, 6 permit que
en algunos se coma mediante algdnas fWciles condiciones; Ly qu6
cristiaho hay hoy que 6 no se dispense i sf mismo 6 no murmure
de.que no se puede hacer sin dinero lo que se hace con el dinero
que se da, v. gr., por la bula? Manda tambien que lasfiestas se santi-
fiquen no trabajando, y que despues de oir misa se pueda trabajar
en otras; pero el espiritu de rebelion.sabe eludir estos preceptos
apoyindose en las necesidades ficticias de la industrial, que mas bien
son usurpaciones de la codicia, y en que los pobres no comen si no
trabajan, como si los medios de comer y prosperar no pendiesen
de la mano inefable que alimenta los pollos.de los cuervos. ISo-
berbial Todo esto no es otra cosa que soberbia, y que una sober-
bia anticat6lica y antireligiosa, con la que-logra el demonio que los
hombres se sobrepongan A Dios, y que perezcan por ende. i Cuin
contraria conduct observa nuestro Santol Imitaal que naci6 ayer,





DE SAN ESTiBAN, PROTOMARTII. 29
que habiendo podido salvar al mundo por mil medios tan ficiles
como el de su estupenda humillacion, obedece no obstante la 6r-
den de su eterno Padre, y se present en el mundo con toda la hu-
mildad de un esclavo. Asi Esteban, aunque podia pensar de si que
era capaz de acompaiiar A los Ap6stoles en el glorioso ministerio de
la predicacion, no bien oye la voz de Dios que por el ministerio de
los Apdstoles le manda servir 6 las mesas 6 distribuir ]a comida y
recursos temporales 6 las pobres viudas y menesterosos fieles, cuan-
do se entrega todo A este ministerio humilde con todo el celo, con
toda la caridad, con la asiduidad toda de que es capaz y puede en-
tregarse. ,Y pensais que sus hellos talents estin ociosos y se os-
curecen por eso ? LPensais que su m6rito sublime se oscurece ni de-
grada tampoco? AyI en este humilde empleo brillan aquellos con
mas viveza, y crece este con mayor rapidez. La prueba est6 en que
los judios ciegos y obstinados conciben contra 61 el mas rabioso fu-
ror, y esto no pudo provenir sino de que con sus disputes los re-
futaba, con sus razones los convencia, y con su doctrine celestial
los Ilenaba de confusion. Buscibanle ellos para en su persona refu-
tar al Catolicismo naciente, la verdad que por su boca hablaba los
hacia retirarse cubiertos de vergienza y de oprobio, y... sucedia lo
que ahora sucede, lo que siempre ha sucedido cuando el error ha
disputado con la verdad. El terrorism Lno ha sido, no es hoy el
arma de los que defienden la mentira? Esta no tiene otra: el furor
es su desahogo, la persecucion su argument, yla muerte injusta,
la muerte impfa de los heraldos de la verdad, su triunfo. Piensa
que muertos no hablarin, y que no hablando no habri quien des-
cubra sus muchos flacos; orgullosa al mismo tiempo y tirana por
esencia, rabia de verse refutada; ,y sobre qui6n descargara sus
iras, sino sobre los que son causa aunque indirecta de que aparez-
ca su ignominia? Ved ahf el por qu6 todos los errors son intole-
rantes, y el por qu6 no puede haber libertad verdadera sino en el
seno del Catolicismo. Todo cuanto nos digan sobre esto los embau-
cadores es una mentira, porque nada impossible puede realizarse; y
si en comprobacion de sus sofismas nos citan algun pueblo libre no
catdlico, sabed que en aquel pueblo 6 no hay tal libertad, 6 no hay
mas que una total indiferencia en material de Religion, es decir, que
no hay pensamiento religioso alguno. Donde quiera que lo ha habido
falso, su conduct ha sido como la de los judios con san Est6ban,
disputadora 6 insultante cuando ha tenido esperanza de veneer,
perseguidora y cruel cuando aquella esperanza se ha desvanecido.





30 SERMON II
7. Pero, ;y cu6n diferente es la de la verdad y la de los que la
siguen! Dominados por ella, ni en la discussion manifiestan c6lera,
ni en sus razonamientos se sirven del insulto ni del sofisma, ni en
los ultrajes con que se les responded pierden la paciencia ni olvidan
la caridad. Vedlo en Est6ban: arrastrado A responder delante de un
concilio impio de las falsas acusaciones con quele calumnian losfa-
niticos que tratan de vengar la derrota de su opinion en la sangre
inocente de un just, ni se altera, ni se irrita, ni pierde aquella
paz del alma que Jesucristo habia anunciado i los suyos cuando les
dijo que poseerian sus almas en su paciencia. Lo mismo se halla en-
tre los perseguidores, sedientos de su vida, que si estuviese en me-
dio de las viudas y hu6rfanos A quienes distribuia el sustento con
tanta caridad. IVarones, hermanos I Tal es el titulo que da A los que
rechinando sus dientes contra 61 indicaban' las feroces intenciones
con que le miraban. Y no contentAndose con el titulo prosigue con
la mansedumbre de Jesds hablindoles, no en su defense, sino en
defense de la verdad, y sobre todo en defense de sus mismos inte-
reses, que no eran otros que los de reconocer al Salvador A quien
esperaron los Patriarcas y anunciaron los Profetas, y de cuya veni-
da fuera un preludio toda la historic de los judfos. Pero iy con qu6
erudicion! ICon qu6 abundancia de pruebas! ICon qu6 uncion sa-
len de su boca las palabras de vida que debian conmover A los que
le escuchaban si no hubieran estado decididos 6sacrificarlo A su obs-
tinacion I
8. Al leer hoy despues de tantos siglos el discurso sublime que
pronunci6 Est6ban delante del Sinedrio que como A su Maestro lo
habia condenado de antemano, no por justicia, sino por venganza,
y sin otra regla que la de un concentrado furor, no se puede me-
nos de notar la gran diferencia que existed entire la sabiduria mun-
dana, que no tiene otro principio que el hombre, y la sabiduria di-
vina, que Dios infunde a sus siervos cuando le place ysu Iglesia lo
necesita. El profeta David habia ya 'dicho que es bienaventurado
.aquel i quien el Senor instruye; y Est6ban es una demostracion
palpable de esta beatitud. No solo es bienaventurado porque 6 su
-ciencia nada se resisted, sino porque siendo ella la expression exacta
y complete de las relaciones que median entire Dios y 61, lo pone
,en el caso de ser enteramente feliz en medio de los peligros que le
rodean, y le hace disfrutar mil preciosos goces aun entire los males
que 6 su cuerpo amagan. 1l lo dice cuando la malicia de sus inf-
cuos jueces quitdndose del todo la mascara deja que pongan sobre





DE SAN ESTiBAN, PROTOMARTIR. 31
l6 sus manos y le arrastren A morir sus sanguinarios verdugos. Veo
los cielos abiertos, exclama en este acto, y a Jesus al lado de su
eterno Padre; y aunque asf no lo dijera nos lo haria presumirla
calma de su corazon, el suave y dulce curso de su elocuencia, y el
tranquilo placer con que despues de haber hecho triunfar A la ver-
dad con su doctrine, camina al suplicio para hacerla triunfar de
nuevo con un testimonio de otra clase diferente.
9. La humanidad no habia presentado hasta entonces un es-
pectaculo de esta clase, ni hombre alguno se habia dejado ver tan
admirable en su paciencia, en una tan critical position como la en
que Est6ban acaba de hallarse, y en la que va A verse dentro de
poco. Muchos habian sido juzgados injustamente y condenados A
morir sin causa; pero la rabia, la desesperacion, el deseo de la ven-
ganza, 6 un fanatismo loco, habian marcado sus iltimos moments
de tal modo, que su historic no inspiraba sino horror 6 compassion.
La de Est6ban por el contrario inspira envidia. Comparadlo si que-
reis con S6crates, el mas c6lebre de los fildsofos, que muri6 si se
quiere por confesar una verdad vital. IQub d6bil aparece aquel
griego, cuando en medio de sus amigos que le consuelan, y antes
de tomar la cicuta que debe beber por su mano, y sin sangre, y
sin violencia, y sin enemigos que le irriten con sus insultos, que le
enfurezcan con sus golpes, manda no obstante sacrificar un gallo A
Pluton, desmintiendo asf en la pr6ctica la misma verdad por que
muere ICuAn her6ico por el contrario se deja ver el generoso eris-
tiano que entire las manos de sus encarnizados enemigos, entire las
injuriess que le prodiga una multitud de freneticos sicarios, camina
al patfbuloL... Zy A qu6 patibulo? Para queseverifique que susan-
tificacion y su glorificacion son asf como su heroismo un fruto del
nacimiento de Jesds, la muerte de Est6ban no debe ser repentina
sino prolongada, no dulce sino cruel, no pacifica sino sangrienta.
.10. iEs apedreado! La muerte de un impfo debe terminar sus
bellos dias, porque la de un malhechor termin6 la de su divino
Maestro. El deshonor, la infamia que debia recaer sobre los que asi
muriesen no le han arredrado, no le acobardan, no le inquietan.
LSe quiere mayor prueba de su valor y de la conviction intima en
que estaba su espfritu de la verdad por que iba a padecer tan igno-
miniosa muerte? IEs apedreado! Los birbaros ejecutores de esta
horrorosa especie de martirio se ponen en fila en su presencia con
las manos armadas de los rollos que han de destrozar su cuerpo.
Las actitudes que les hace tomar su ciega rabia, los primeros gol-




32 SERMON II
pes que le descargan, el sensibilisimo dolor que deben causarle;
nada le inmuta, nada le altera, nada le conmueve: con las rodillas
en el suelo y con los ojos fijos-en el cielo, recibe las violentas pe-
dradas, que sucedi6ndose unas 6 otras cual los martillos en un ba-
tan, 6 cual los granizos en una tempestad deshecha, ya suenan en
su pecho y le magullan, ya retumban sordamente en sus bajas en-
trafias y las descomponen, ya resaltan en su cabeza y la destrozan.
La sangre corre, el dolor se aumenta con la mayor intensidad, sin
que por eso se disminuya la furia de los apedreadores. 4Y qu6,
pensais que se menoscabari la paciencia de Est6ban? t Oh prodigio I
I oh milagro de la virtud divina comunicada i los hombres por el
nacimiento de Jesds!.No solo no se menoscaba ella, sino que cre-
ciendo hasta lo sumo, hace que se manifieste en el hombre divini-
zado aquella caridad en que Jesds vino A encender al mundo, y de
]a que did la mas sublime leccion cuando en la cruz exclam6: Pa-
dre, perd6nalos que no saben lo que se hacen. Cuando sus dolores
habian llegado a lo sumo, y cuando la ferocidad de sus matadores
debia excitar mas en el que era su vfctima vehementes deseos de
venganza, se le oye pedir A Dios que reciba su espfritu, porquela
caridad bien ordenada empieza por sf mismo,, y suplicar despues
que perdone a sus enemigos el pecado que matAndole cometian.
;Qu6 humanidadi Pres6ntese otro hombre que siquiera la haya
bosquejado antes que EstBban y despues de l1 con solas las fuerzas
naturales, y consentir6mos en que A esta se la puede tener en algo.
ii. Pero como no se presentarA, porque no es possible, conti-
nuar6mos en ofrecer 6 los cristianos la conduct de nuestro Proto-
m6rtir glorioso como una demostracion sensible de la eficaz virtud
que el nacimiento de Jesds y el establecimiento del Cristianismo nos
han proporcionado para que seamos, si queremos, todo lo que de-
bemos ser; todo lo que hubi6ramos sido sin el pecado de nue'stros
padres que inficion6 A nuestra humanidad en su origen. Si quere-
mos: ya hemos dicho mas de una vez que Dios nos cri6 libres, y
que como 6 tales no nos hace violencia alguna, ni aun para que
seamos buenos. Nos ha dado todos los medios para que lo seamos;
jqu6 mas puede hacer por nosotros? Ejemplos que conmuevan;
,qu6 otro de tanta fuerza como el del Salvador nacido en un pese-
bre? Doctrina que convenza; ,cuil de tanta persuasion y eficacia
como la que 61 mismo nos di6 en el Evangelio, y nos propone la
Iglesia A quien enseifa el Espfritu Santo toda verdad? Gracia que
ilumine la inteligencia, y que regule y rectifique ]a voluntad; ,y





DE SAN ESTEBAN, PROTOMARTIR. 33
qu6 otra hay ni puede haber sino la de Dios que nos mereci6 su
Hijo naciendo? Esta y aquellos fundaron los cimientos del edificio
santo, plantaron su semilla en la tierra; y los mismos la desarro-
Ilaron completamente, cuando con la venida del Paracleto naci6
completamente Jesucristo; esto es, cuando apareci6 como cabeza
unida 4 su cuerpo mistico, 6 quien prometi6 no abandonar jams.
jNo fueron esos medios los que desde luego hicieron fructificar a
esta higuera divina que teniendo en el suelo sus races extendia sus
ramas hasta el cielo? Preguntad 4 Est6ban, y 61 os diri que si me-
reci6 ser un botoh de ella, A esos medios lo debi6, y A la voluntad
sincera con que se adhiri6 A ellos para perfeccionar y elevar su na-
turaleza que en el fondo tan fr6gil, tan miserable, tan flaca era co-
mo la nuestra. Preguntadlo a todos los MArtires de quienes 61 fue
la guia; preguntad i todos los que se ban santificado. Pero no selo
pregunteis, sino examined sus acciones mas bien, investigad el prin-
cipio de su bien vivir, y hallar6is que la causa de su eterno vivir no
ha sido otra que el nacimiento de Jesis, y que los bienes inmensos
que Jesds nos trajo consigo al nacer; ved en todos los siglos uno
por uno 4 todos los que han honrado 4 la humanidad, y conven-
dr6is en aplicarles i ellos y i la jglesia el dicho del Espfritu Santo:
Ficus protulit grossos suos.



ASUNTOS
PARA LA FIESTA DE SAN ESTEBAN, PROTOMARTIR.

I. Stephanus plenus gratia, etc. Los prodigies de Est6ban apa-
recieron principalmente en tres victorias que alcanz6:, la primera,
de los celos de los falsos celadores contra Jesucristo; la segun-
da, de la calumnia de sus acusadores ante los jueces de la Sina-
goga; la tercera, de la crueldad de los verdugos que le apedrearon:
la gracia y la fortaleza.de que estaba lleno, 1.0 confundieron los
celos; 2.0 desarmaron la calumnia; 3.0 triunfaron del furor de sus
enemigos 4 beneficio de la paciencia y de la caridad.-La gracia
y la fortaleza de Est6ban confunden 6 todas las sectas de la Sina-
goga reunidas para combatir al j6ven Diicono.: 61 combat sus pa-
siones con las virtudes contrarias, oponiendo a la c6lera una admi-
rable dulzura, A las amenazas una estupenda tranquilidad, al temor
de la muerte el desprecio de la vida, la verdad A la mentira, el





34 ASUNTOS PARA LA FIESTA
amor al odio.-La gracia y fortaleza de Est6ban aparecen: 1.0 en
so semblante; 2.0 en su lengua; 3..en sus ojos para confundir las
calumnias de sus acusadores.-La gracia y fortaleza de san Est6-
ban lo sacan victorioso del furor y de la crueldad de sus verdugos:
ve a Jesds que lo anima, y le pide perdon para sus enemigos y per-
seguidores.
II. Configuratus morti ejus. (Philip. in). La muerte de san Est6-
ban puede compararse con la de Jesucristo, porque: 1. uno y otro
son inocentes aborrecidos porque predican la verdad; 2.0 uno y
otro son injustamente perseguidos porque declaman contra el vi-
cio; 3. uno y otro emplean los iltimos moments de su vida para
salvar i aquellos de quienes reciben la muerte.
III. Corona aurea super caput ejus express sign sanctitatis, glo-
ria honors, et opus fortitudinis. (Eccli. XLt). Considerados los tres
caract6res de EstBban, come dispensador, diAcono y martir, se de-
muestra que habiendo dado a conocer su santidad en el oficio de
dispensador, habiendo promovido la gloria de Jesucristo en el mi-
nisterio de diacono, y mostrado su fortaleza en calidad de mirtir,
bien le sienta una triple corona, corona como premio de santidad,
corona como premio de gloria, y corona como premio de fortaleza.

Sentencias de la sagradd Escritura.

Elegerunt Stephanum virum plenum fide et Spiritu Sancto.
(Act. vi etper totum).
Et intuentes eum omnes, qui sedebant in concilio, viderunt fa-
ciem ejus, tamquam faciem Angeli. (Ibid. vII etper reliq.).
Curaverunt autem Stephanum viri timorati, et fecerunt planctum
magnum super eum. (Ibid. viii).
Posuisti, Domine, super caput ejus coronam de lapide pretioso.
(Psalrh. xL).
Corona aurea super caput ejus, express signo sanctitatis, gloria
honors, et opus fortitudinis. (Eccli. XLV).
Configuratus morti ejus. (Philip. in).
-Numquam homo locutus est, sicut homo ille. (Joan. nII).
Molliti sunt sermones ejus super oleum, et ipsi sunt jacula.
(Psalm. xiv).
Ego autem dico vobis, diligite inimicos vestros. (Matth. v).
Commendat Dens charitatem suam. (Rom. v).
Certamen forte dedit illi, ut vinceret. (Sap. x).





DE SAN ESTgBAN, PROTOMARTIR. 35
Spectaculum facti sumus mundo, et Angelis et hominibus. (I Cor.
c. iv).
Exivit vincens, ut vinceret. (Apoc. vi).
In tribulatione dilatasti cor meum. (Psalm. cxviii).
Inspice et fac secundum exemplar, quod tibi inl monte monstra-
tum est. (Exod. xxv).
Fortis est, ut mors, dilectio. (Cant. vim).
Omnis qui in agone contendit, ab omnibus se abstinet, et illi qui-
dem ut corruptibilem coronam accipiant, nos autem incorruptam.
(I Car. Ix).
Pretiosa in conspectu Domini mors sanctorum ejus. (Psalm. xv).
Vincenti dabo sedere super thronum meum, sicut et ego vici, et
sedi super thronum Patris mei. (Apoc. xxi).
Hi sunt, qui venerunt ex magna tribulatione, et qui laverunt sto-
las suas, et candidas eas fecerunt in sanguine Agni. (Apoc. xiv).
Quoniam probavit eos, et invenit eos dignos se. (Sap. I).
Charitas patients est. (I Cor. xv).
Cum ipso sum in tribulatione. (Psalm. xc).

Figuras de la sagrada Escriturt.

Tenuerunt sinistris manibus lampades, et dextris sonantes tubas.
(Judic. vii, 20). IC6mo convienen entire si el conflict del protomar-
tir san EstBban y la batalla de Gedeon H6 aqui lo que dice san Es-
t6ban Emiseno (in Nat. S. Steph.) : Si enim per tubas predicatorum
voces significantur, tunc B. Stephanus tuba sonabat quando incredulos
Judwos arguebat. Quando vero prodigia et signa magna faciebat, tune
utique lampades in manu tenebat. Tune autem Judcei s&evientes Proto-
martyris lagunculam fregerunt quando eum lapidaverunt. Con piedras
venci6 David a Goliat (I Reg. xvlI, 49), con piedras venci6 tam-
bien Est6ban al demonio: el primero con las piedras con que hiri6,
el segundo con las piedras con que fue herido. Asi habla san Aste-
rio en el elogio del Santo.
Nuestro Santo fue mas afortunado que Moises: este, si bien vi6
al Senior, nolovi6 a cara descubierta, como dice Tertuliano: Deus
Moysi servat conspectum facie ad faciem in futurum, apparent retro sem-
per in speculo-et wnigmate, vision et somnio (1. adv. Prax. c. 14);
mientras que Est6ban, segun el Niceno, vidit lumen ipsum in lumine
Deiplane mentis comprehension. (Orat. de S. Steph.).
Cuin agradable fue a Dios el combat de Job con el demonio, lo





36 ASUNTOS PARA LA FIESTA
declara elegantemente Tertuliano : Ridebat Deus, dice,. quum Job
immundam corporis sui redundantiam magna wequanimitate distingue-
ret, cum erumpentes bestiolas, etc. (L. de pat. 14). Cu6n agradable no
seria i Dios ver 6 Est6ban apedreado para gloria de su nombre, si,
segun Minucio Fdlix, se regocija el Senior viendo esto de cualquier
otro Mirtir: O quampulchrum spectaculum Deo, cum christianus cum
dolore congreditur, cum adversus minas, supplicia et torment compo-
nitur! (In Oct.).
David declare principle y capital al primero que hiriese a los Je-
buseos (I Par. xI), y esta suerte le toc6 6 Joab: Jesucristo, verda-
dero David, cometi6 a Est6ban la empresa de subyugar con su sa-
bidurfa a los judfos que se oponian A la nueva religion, y por re-
compensa di6le el titulo de principle de los MArtires.
Hablando Ester A su esposo Asuero, dice: Vidi te domine, quasi
angelum Dei, etc. Pero esto que no pasaba de ser un cumplido, fue
una verdad sensible en la persona de Est6ban que apareci6 real-
mente ante sus jueces con una cara angelical: Viderunt faciem ejus
tamquam faciem Angeli. (Act. vii).

Sentencias de los santos Padres.

Petrus apostolici sui chori vetustum teneat principatum, aperiat
intrantibus regnum ccelorum, reos potestate vinciat, penitentes
,clementer absolvat; Stephanus Martyrum primus purpuratum du-
cit exercitum, qui pro Domini sui adhuc calente sanguine, sangui-
nem suum avidus bellator effudit. (S. Petr. Chrys. serm. CLIV).
Clamor lapidantium furoris erat, strepitus lapidum crudelitatis,
clamor Stephani amoris et pietatis: obruendus erat ille clamor isto
clamore, maximum et difficillimum peccatum, summa commise-
ratione et ardentissima precatione. (S. Petr. Dam. serm. de eod.).
Plus dolebat persequentium peccata, quam sua vulnera. (Id.
ibid.).
Felix somnus cum require, requires cum voluptate, voluptas cum
sternitate. (Id. in verba Obdormivit in Domino. Act. vn).
Quo praecessit S. Stephanus in cclum tr'cidatus lapidibus Pauli,
illic sequutus est Paulus adjutus orationibus Stephani. (S. Fulg.
serm. de eod.)..
Oratione peccatum eorum (lapidantium), quod sceleratis mani-
bus suis sanguinarii quasi exarabant, delebat. (S. Greg. Nys. or.
de eod.).





DE SAN ESTEBAN, PROTOMARTIR. 37
Majus et excellentius supplicandi genus existimavit pro inimicis,
quam pro se ipso exorare. (Ven. Beda in Act. vII).
0 somnum pacis quid illo somno tranquillius, quid illo somno
quietius? (S. Aug. serm. 1 de S. Steph.).
Quando B. Stephanus pro Christo primus sanguine suum fu-
dit, quasi corona processit de ccelo, ut eam sumerent sequentis in
prsemio, qui precedentis pietatem imitarentur in praelio. (Id. ibid.).
Si Stephanus non orasset, Ecclesia Paulum non haberet: sed ideo
erectus est Paulus, quia in terra inclinatus exauditus est Stephanus.
(Id. ibid.)."
Videte, dilectissimi, affectum beati viri, videte magnam et ad-
mirabilem charitateml In persecution positus erat, et pro perse-
cutoribus deprecabatur, atque in illa lapidum ruina, quando alius
oblivisci poterat, etiam charissimos suos, tune ille Domino com-
mendabat inimicos. Quid enim dicebat cum lapidaretur? Domine,
ne status illis hocpeccatum. Plus itaque tune illorum dolebat peccata,
quam sua vulnera; plus illorum impietatem, quam suam mortem
dolebat. Imitemur ergo in aliquo, dilectissimi fratres, tanti magis-
tri fidem, tam praeclari Martyris charitatem. (Id. serm. V de eod.).
Imitare Stephanum, qui dum peteretur lapidibus, ut hoc pecca-
tum lapidantibus remitteretur orabat. (S. Joan. Chrys. hor. LXIII
in c. xvn Matth.).
Ab aliis martyribus alia petere consuevimus, et in his qum passi
sunt ipsi, similia patientium advocate constitute sunt. In peste Roc-
chum, in ophtalmia Luciam, in cartinomate Agatham, in dolore den-
tium Apolloniam imploramus. Hujus vero lapidati Martyris hoc est
munus, duritiam cordis suis precibus emollire, indurata corda in
Deum converter, proferre de petra aquas, oleumque de saxo du-
rissimo. (S. Thorn. a Vill. serm. de eod.).
Die liquid de eo, cujus nomen nolunt audire, et tabescent, et
savient, prefer verba, et accipe saxa. (S. Aug. serm. de S. Steph.).
Non tacuit, non defect, nec blasphemantibus cessit. (S. Fulg. de
eod.).
Ipsum predict, cui testis erat, ipsum praeconizat, cui est famu-
lus in agone perfectus. (Id. ibid.).
Venientibus in se lapidibus, non est victa charitas. (S. Aug. in
Psalm. cLI).
Stephanus assumpsit speciem resurgentis. (S. Hil. horn. de eod.).
Tune facies Stephani radiavit instar solis. (S. Aug. serm. XCIX
de die.).





38 ASUltTOS PARA LA FIESTA
Stabat Christus adjuvans illum. (S. Bern. sup. verb. Isai.: Vidi
Dominum).
Primus meruit pro Christi nominee subire confictum. (S. Petr.
Chrys. serm. CLIII).
Stephanus instar Christi in transfiguratione. (Tert. lib. de resur.
c. SE).
Magnus ille Stephanus gaudet lapidibus, ac veluti suavem quem-
dam rorem crebros lapidum ictus benigne recipit. (S. Greg. Nyss.
tract. de beat.),
Respice Martyrem, vicinam grandinem inspice, ingentem acer-
vum lapidum intuere, ferventes jam vide manus, anhelantia ora jam
conspice, ignita rabie lumina jam contemplate: ecce acies funesta
appropinquat, jam lapides vibrat; fremebant impii cordibus suis,
et stridebant dentibus adversus eum. (S. Aug. serm. IV de eod.).
Si non potestis imitari Dominum, imitamini conservum, imita-
mini Stephanum. (Id. ibid.).
Pro se orans stat et erigitur, pro lapidantibus flectit genua. (S. Petr.
Dam. serm. de eod.).
Genuflexit, quia sibi patens ccelum videbat, lapidantibus vero in-
fernum imminere. (S. Thom. a Vill. hie).
Clamavit, quia ex magno et intimo cordis affect oravit. (S. Dion.
Carth. in hunc loc.).
Judei ictibus lapidum corpus ejus quatiebant, et hic pro eis ora-
bat; contundebatur homo exterior, et supplicabat interior. (S. Aug.
serm. de eod.).
Clamat Stephanus voce magna, quia magna utique charitate ar-
debat. (S. Petr. Dam.).
Oravit prece misericordissima et potentissima. (S. Aug. serm. XII
de div.).
Saulus, qui omnium vestimenta servabat, tamquam manibus om-
nium lapidabat. (Id. serm. IV de eod.).
Quem habuit in terra persecutorem, in ccelis meruit habere con-
sortem. (S. Fulg. 1. c.).
Non potuit esse inefficax oratio morientis: unde et inimicorum
numerositas ad numerum amicorum transivit. (S. Petr. Dam. I. e.).
Quamquam omnium priorum vita Martyris suo glorificat Deum
et Filium ejus, nullum tamen est illustrius testimonium apud ho-
mines, quam sanguinis, hoc est vitae propter Deum contempt, et
mortis fortiter tolleratse. (S. Cypr. de dup. mart.).
0 beatam'Ecclesiam nostram, quam sic honor divine dignatio-





DE SAN ESTEBAN, PROTOMARTIR. 39
nis illuminat! erat ante in operibus fratrum candida, nunc facta est
in martyrum cruore purpurea, floribus ejus nec lilia, nec rose de-
sunt. (ld. admanil.).
Pretiosa mors est, quae emit immortalitatem. (Id. ibid.).
Hoc est esse confessorem Domini, hoc est esse martyrem Christi,
servare inviolatam circa omnia et solidam firmitatem. (Id. ep. XX).
In hoc, quod proepositus est foeminis, testimonium meruit since-
rissima castitatis. (S. Aug. serm. LXIII de var.).
Stephanus vidit ipsum lumen in lumine Dei plana mentis com-
prehensione. (S. Greg. Nyss. or. de cod.).
Vidit revelata facie Patrem, Filium et Spiritum Sanctum. (S. Aug.
serm. XCVI de var.).
Beatus quicumque hunc sectatus et imitatus fuerit: pudicitia pal-
mam, et martyrii consequitur coronam. ([d. serm. I de eod.).
Omni Ecclesiae B. Stephanus datus est ad profectum: adhuclai-
cus diaconii meruit electionem. (Id. serm. XCIV de div.).
Charitas, quae de ccelo ad terras deposit Christum, ipsa Ste-
'phanum de terra levavit ad coclum; charitas quw praocessit in rege,
ipsa subsequenter refulgit in milite. (S. Fulg. serm. de cod.).
In amico Angelorum (Stephano) angelica similitudo apparuit.
(S. Joan. Chrys. hom. XI in Act.).
Majus liquid more Deo offerens, nempe animi moderationem,
et inimicorum dilectionem. (S. Greg. Naz. or. XIX).
Cum tanta esset in dbcendo constantia, videte quanta extiterit in
morte patientia. (S. Aug. serm. IV de eod.).
Si quid distare inter martyres protest, precipuus esse videtur,
qui primus est. (Id. serm. V).
Apostolos ipsos beata ac triumphali morte processit: ac sic qui
erat inferior ordine, primus factus est passion; et qui erat disci-
pulus gradu, magister ccepit esse martyrio.. (Id. ibid.).
Stephanus merit tot bravia quot vulnera; quot tormenta tot pre-
mia; quot victims tot coronas. (S. Ambr. ep. LXXXII).
Fecisti me victorem, suscipe me in triumphum: illi persequun-
tur, tu suscipe: illi ejiciunt, tu intromitte: dic spiritui meo, intra
in gaudium Domini. (S. Aug. sic ore Stephani Christum alloquitur
serm. LI de div.).
Bonum agonem subituri estis in quo agonothetes Deus vivus est:
xystarehes Spiritus Sanctus: epistates vester Christus Jesus, corona
weternitatis. (Tert. lib. ad mart. III).
Ergo Martyrum merita, velut Dei dona laudemus., amemus, ore-





40 ASUNTOS PARA LA FIESTA
mus, subingeramus voluntatem nostram. (S. Petr. Chrys. ser-
mone CXLIII).
Stephanus corona dicitur, humiliter lapidatur, sed sublimiter co-
ronatur. (S. Aug. serm. I in Psalm. LVIII).
Quando alius oblivisci poterat etiam charissimos suos, tune ille
Domino commendabat inimicos. (Id. ibid.).
Erat illi et pulchritudo corporis, et flos etatis, et eloquentia ser-
mocinantis. (Id. ibid.).
Quasi saeviebat B. Stephanus, sed saviebat ore; corde diligebat.
(Id. ibid.),
Judaei virum lapidabant, ille rogabat aspiciens Deum. (Id. ibid.).
Fortitudo vocatur, quando quis se ipsum vincit, iram continent.
(S. Ambr.).
Charitatem pro armis habebat, et per ipsam ubique vincebat.
(S.Fulg. serm. de eod.).
Surgit Christus exultans de victoria famuli sui, et illius patien-
tiam suum ducens triumphum, surgit, ut paratior sit ad coronan-
dum athletam. (S. Ambr.).
In faciei pulchritudinem splendor exundabat; cum haberet in se
Spiritum Sanctum, os pra. se gestabat angelicum. (S. Hil. serm.
de eod.).
Vincebat Stephanus patiendo, arguebat diligendo, confundebat
erudiendo. (S. Laur. Just. sermi. de eod.).
Factus est posters exemplum patientia, fidei magister, horta-
tor pracipuus. (Id. ibid.)..
Dilectio illius fuit, ad similitudinem mortis, fortis;, quia sicut
mors animam A corpore.sibi dilectissimo dividit, sic amor Stepha-
num A mundanis omnibusseparavit, et soli Christo eum conjunxit.
(S. Bonav. serm. XVI de S. Steph.).
Plus apud animam morientis eodem moment valuit fortitude di-
lectionis, quam fortitudo mortis. (S. Rupert. de appar. S.,Spir.
lib. VI, c. 6.).
Vera fortitudo nunquam sine charitate est, et tune vere in spi-
ritu fortitudinis res agitur, quando fortissimo charitatis societate
ipsa fortitudo vallatur. (Id. ibid.).
Tua dulcedo Stephano lapides torrentis dulcoravit. (S. Aug. So-
lil. c. 22.).
0, Christi milites I hujus propugnatoris fortissimi provocati exem-
plo, viriliter pro Domino etiam nos pugnare non pigeat. (S. Laur.
Just. 1. c.).





DE SAN EST.BAN, PROTOMARTIR. 41
Extra civitatem lapidabant: non enim habuit hic manentem ci-
vitatem, sed futuram tota mente querebat. (Yen. Beda in Act. vii).
Nulla, perinde ac Christi passiones, voluptas delectabat: una
quies ac refectio mori pro pietate, gaudebat periculis. O terrestris
angelel 6 homo coelestis! 6 sidus mane exoriens! (S. Basil. Seleuc.
or. de S. Steph.).






















.- -. .
/v


T. VI.





SERMON I


ESQUELETO DEL SERMON I'
DE

SAN LORENZO, MARTIR.

Portentum dedi Ie domui Israel. (Ezech. xl, 6)
Te he dado por portento a la casa de Israel.

1. He de hablaros de un h6roe que os arrebatarA... Os encan-
tara su...; os admirari su... He de hablaros de un h6roe que... He
de hablaros, en fin, de un h6roe... Portentum dedi te, etc.
2. In6til es deciros que este hdroe es Lorenzo... Entre sus mu-
chas prendas escoger6 dos que le son comunes con su predecessor
san Est6ban, virum plenum fide et Spiritu Sancto... De ahi la divi-
sion de este discurso en dos partes...
3. Destellos son estos de la magnificencia divina... Confiados en
el favor de tan grande heroe entremos con valor en...

Primeraparte: Lorenzo es unportento de sobrehumana firmeza en la fe.

4. Palabras del papa san Gregorio... Y en verdad, apenas vi6
la mente humana... Por medio de los milagros volaron los Ap6sto-
les delOriente al Occidente, de un polo al otro..., yla misma Roma,
movida por los portentosos hechos de Pedro... Pero Roma tenia en
su seno... Estaba reservado A Lorenzo el honor de la cisi total con-
quista de... Atended A la variedad de sus penas, A la manera como
las sufre, y al 6xito que consigue...
5. Despues de dar muerte a Sixto II, Valeriano manda traer A
su presencia a Lorenzo... Palabras y amenazas que le dirige: Re-
nuntiare Christo Laurentium jubet, dice san Leon, et, etc. Respuesta
franca y her6ica de Lorenzo: Deum meum colo, et, etc. Valeriano
manda martirizarle...
6. Los verdugos se lanzan sobre Lorenzo... Azotes, potro, pie-
dras, instruments de hierro... Entre tanto Lorenzo, cual robusta
encina... Palabras de san Agustin... Grande es ya su constancia y
firmeza, pero no ha llegado todavia A los portentos.
7. Enfurdcese el tirano... Manda matar & Lorenzo A fuego lento
en unas parrillas: Utnmors, dice san Agustin, eiadsit, etc. Los ver-





DE SAN LORENZO, MARTIR. 43
dugos le tienden desnudo sobre aquellas.'. Aquf me falta el valor
para... Seria necesario un corazon de tigre para... ,Qui6n puede
resistir A tal espectaculo?... Palabras de Lorenzo al tirano: Assa-
tumn estjam, etc. Palabras de san MAximo" Insuperabilem, etc.
8. Pasmo y admiracion delos que presenciaban el suplicio... Se
convierten al ver este portento: Laurentius, dice Dionisio Cartu-
siano, post suum martyrium, etc. Palabras de Prudencio y de san
Leon... Levanta to frente, Roma, y... Dia vendri en que..., y en-
tonces...
9. Ponderado ya el primer portento que de su firmeza en la fe
nos ofrece Lorenzo, pasemos ahora al segundo que consist en la...

Segunda parte: Lorenzo es un portento de la mas intense caridad divina.

10. La caridad Ilenaba el espiritu de Lorenzo con tal ardor, que...
El martirio es el acto mas eminente de caridad... Palabras de san
Ambrosio: Cui consummandorum, etc. Lleg6 para Lorenzo el dia...
Plenum Spiritu Sancto.-Portentum dedi te, etc.
11. Para comprender ese prodigio de caridad, apartad los ojos
de:su abrasado cuerpo... Atended solo A sus palabras..., y NerBis
que son palabras de un hMroe que... Mlinistrantibus prunas, etc.
Gratias tibi ago, Dominel... ,Iay, por ventura, sobre las parrillas
dos personas, unaque..., y otra...? No hay masque la de Lorenzo,
cuya care padece y cuyo espiritu goza... No es que este no sienta
la accion del fuego, sino que unido con Dios por la caridad... Ar-
debat extrinsecus, dice san Agustin, beatus martyr, etc.
12. Quantum extrinsecus urebat, dice san Leon, tantum intrinse-
cus, etc. Simil de los tres j6venes que, por 6rden de Nabucodono-
sor, fueron echadosen un horno... Pero, si no me engailo, el pro-
digio de Roma sobrepuja al de Babilonia, porque... Alli..., aquf...
Los Serafines del empfreo celebrarian sin duda tan solemne porten-
to... La grande alma de Lorenzo se encuentra, por fin, desatada
de su cuerpo'por medio de un suave deliquio de... Penetra en las
regions celestiales...
13. Deprecacion: Os pedimos, amorosisimo y poderosisimo pro-
tector nuestro.,., que la fe ilumine siempre nuestro entendimien-
to...; que la caridad abrase sin cesar nuestro corazon...; que el Es-
piritu vivificador rija y gobierne sin interrupcion nuestros deseos,
para que...
4*





S' SERMON I



SERMON I

DE

SAN LORENZO, MARTIN.

Pbrtentum dedi te domui Israel. (Ezech. xil, 6).
Te he dado por portento a la casa de Israel.

1. Vengo A anunciaros, hermanos mios, esta maiiana, con aire
festivo y alegre maravillas, portentos y empresas por todos lados
magninimas y sorprendentes. Pues he de hablaros de un h6roe,
que, si fijais en 61 vuestros ojos, os arrebata y encanta suavemente,
viendb su compostura y fervorosa piedad en el temple, mientras
asiste d los divinos misterios, 6 dispensa la preciosa sangre del in-
maculado Cordero. Os arrebata y encanta su vigilancia y su pru-
dencia en la custodia de los vasos sagrados y de los tesoros que
tiene A su cargo, y en sustraerlos 6 la codicia y 6 las pesquisas que
se hacen para apoderarse de ellos; os encantarA la liberalidad y
desprendimiento con que en las calls y caminos socorre A los in-
digentes; os admirar6 su conmiseracion y sobrehumana virtud para
confortar 6 los enfermos, y darles repentina salud. He de hablaros
de un h6roe dotado de tan excelsas prendas y de tan invencible po-
der, que da lustre a la Religion, fatiga 6 los verdugos, confunde 6
los tiranos, convierte a los infieles, y juega con los adustos miem-
bros del poder terreno k infernal, y alcanza sobre ellos un insigne
triunfo. He de hablaros de un h6roe, en fin, que impetra delcielo
tales y tantas gracias y prodigiosos beneficios, que los difunde por
el universe, hasta despertar con noble competencia ciudades, pro-
vincias y reinos, para que levanten grandiosos templos y majestuo-
sas capillas para el culto y honra de Dios, hasta empefiar en su elo-
gio y consignacion de sus preclaros hechos las eruditas plumas de
los mas c6lebres Padres y Doctores de la Iglesia mas insignes, como
son los Ambrosios, Agustinos, Cris6logos, Leones, Justinianos,
Fulgencios y Mdximos; y hasta poder concluir legitimamente con
aquellas palabras de Ezequiel, que el mismo Dios lo propone A su





DE SAN LORENZO, MARTIR. 45
amado pueblo como raro portento de elevada perfection: Porten-
tur dedi domui Israel.
2. Initil es que os diga el nombre de este grande h6roe, ya.
que en los indicados caract6res sacados del natural encontrais las
raras prendas que adornan al inclito mdrtir y protector nuestro
amantisimo san Lorenzo, cuya festival conmemoracion celebra hoy
el orbe cat6lico, y especialmente nosotros, con gran pompa y ale-
gria. Mas, para no abusar de vuestra atencion, entire tantas, tan
variadas y excelentes prerogativas que distinguen a nuestro h6roe,
dejando aparte otras prendas, me limitar6 a escoger como noble
asunto de su elogio dos cualidades eminentes que el evangelista
san Lucas recomienda altamente en el predecessor y clarisimo mfr-
tir san Est6ban, en el acto en que el colegio apost6lico le promovi6
y consagr6 al grado levitico, que son plenitud de fe y de caridad:
Elegerunt Stephanum virum plenum fide et Spiritu Sancto. (Act. vi, 5).
Y atenido solamente a estos dos puntos, voy a demostrar que Lo-
renzo puede ser considerado como un portento en ambos respects.
Digo que Lorenzo es un portento de fe, porque sufre por ella los
suplicios mas atroces, convirtiendo al mismo tiempo A los que le
rodean, primer prodigio de una sobrehumana firmeza en la fe:
este sera el primer punto: Plenum fide. Llamo a Lorenzo portento
de caridad, porque hierve esta por todos sus miembros, y al mismo
tiempo la vehemencia del amor divino le exalta en vivo gozo, se-
gundo prodigio de la intensidad de la caridad divina: este seri el
segundo punto : Plenum Spiritu Sancto.
3. Destellos son estos, bien lo comprendeis, hermanos mios,
los mas inefables y sorprendentes de la magnificencia con que la
omnipotente diestra del excelso quiere sublimar la santidad de Lo-
renzo, y Ilevarla 6 aquel grado de excelencia y m6rito superiores a
todo los que la mente humana puede concebir; pero confiados en
el favor de tan grande heroe, entremos con valor en su investiga-
cion en aquella parte que nos sea permitido, para ver el admirable
portento de consumada virtud que Dios nos ofrece en el dia de hoy:
Portentum dedi te, etc.: Ave Maria.

Primeraparte: Lorenzo es un portento de sobrehumana firmeza en la fe.

4. Fueron los prodigios y sucesos maravillosos fuera del 6rden
y leyes naturales, dice el pontifice san Gregorio, unos medios que
la Sabidurfa divina 6 ihcreada (que apareci6 bajo nuestras formas





46 SERMON I
mortales) reput6 necesarios y eficaces para avisar al mundo de los
errors en que estaba sumido, y disponerlo 6 recibir los dogmas y
Sverdades de la fe: Sed hcc necessaria in exordio Ecclesie fuerunt, ut
enim adfidem cresceret mulliludo credentium, miraculis-fuerat nutrienda.
(Hom. XXIX in Ev. post init.. ut in Brev. die 8 aug.), Y, en ver-
dad, apenas vid la mente humana atdnita resplandecer A sus ojos
la viva luz de los mas ruidosos portentos, pronto vi6 alejadas y des-
vanecidas las tinieblas de muerte eterna en que yacia envuelta; y
los hombres, aun los mas miserables 6 idiotas, debieron reconocer
y confesarque era don del cielo una Religion que concurria 6 con-
firmar el mismo Autor de la naturaleza con tan sorprendentes mi-
lagros, que era fuerza considerarlos como emanados de su irresis-
tible y supremo poder. Con el luminoso espectAculo de las maravillas
que centelleaban en torno suyo, vuelan los santos Ap6stoles del
Oriente al Occidente y de un polo 6 otro polo, y mientras seiiala-
ban con pasos de gloria y de triunfo las espaciosas vias del hemis-
ferio, segufanles por todas parties, prestando homenaje A la saludable
ensefia de la cruz, gentes, pueblos y naciones de todas classes; y la
misma Roma, que i la sazon era la capital del universe, Roma,
principalmente por los portentosos hechos del Principe de los Ap6s-
toles que en ella habia acabado sus dias, veneraba, si no toda, en
gran parte el Evangelio. Pero Roma tenia en su seno muchos hijos
de la supersticion y de la mentira, Roma ofrecia victims 6 incienso
en los profanos altares de deidades falsas, y lo que es mas todavia,
veneraba en el trono emperadores id6latras que eran enemigos
implacables del nombre cristiano y perseguidores feroces de los dis-
cipulos del Nazareno. Y ,A qui6n creeis, hermanos mios, que re-
serv6 la divina misericordia el honor de la casi total conquista del
pueblo romano 6 la Iglesia cat6lica? Oidlo con la mas dulce 6 in-
esperada admiracion. Reserv6lo para nuestro h6roe, para el archi-
diicono Lorenzo, cuya fe inconcusa debia llevarle, como antes os
dije, 6 los mas atroces tormentos, siempre invencible y constant,
y debia presentarlo como un prodigio tan claro que convenciese
plenamente y llegase d convertir a los circunstantes: Plenum fide.
Y vosotros mismos, hermanos mios, attended la variedad de pe-
nas que sufre por la honra de la fe, A la manera como la sufre, y al
6xito que consigue; y luego decide si por la sobrehumana firmeza
de su fe no le llamar6mos un portento: Portentum dedi te domui
Israel.
5. Habiendo entrado el emperador Valeriano en el infernal





DE SAN LORENZO, MA RTIR. 4
proyecto de exterminar de la tierra la religion catolica con todos
sus fieles, despues de haber condenado 6 muerte y dado martirio
al glorioso pastor, el lponrilt r Sixto II, mand6 traer A su presen-
cia t Lorenzo, que ocupaba la eminence dignidad de archidi6cono
de la Iglesia romana, y habiendo oido de boca del Santo que el
sagrado y precioso tesoro del cual era guardador y ministry lo ha-
bia gastado en alivio de los viejos, de los hu6rfanos, de los lepro-
sos, y de una turba de miserables que andaban pordioseando por
la ciudad, redoblando en su corazon el odio que tenia contra una
religion que hacia tal uso de las riquezas de la tierra, intent ma-
lignamente, segun dice el pontifice san Leon, robar a nuestro h6-
roe el inestimable tesoro de su fe, y volvi6ndose 6 l1 con torcido
aspect y torva mirada, bruscamente le dice: Renuncia inmediata-
mente al Crucificado, y pdstrate reverente y devoto a mis n6menes;
desgraciado de ti si resistes contumaz a mi voluntad; entonces co-
nocerds qui6n soy yo; entonces sabres i qui4n has ultrajado 6 ir-
ritado, y puedes prepararte a sufrir el rigor de mi justicia y el peso
de mi supremo poder: Renuntiare Christo Laurentium jubet, et soli-
dissimam illam levitici animi fortitudinem diris parat urgere suppliciis.
(S. Leo, serm. de S. Laur.). Te engafias, senior, le contest Lorenzo
con un tono atento al par que franco y resuelto, te engafias si crees
que con tus amenazas has de debilitar en mi la constancia en la fe.
No soy tan ignorant que crea escondida la excelencia divina en co-
sas que son obra de la industrial humana, ni tampoco soy tan cobarde
que un martirio temporal ponga miedo en mi pecho. Preparate 6 ha-
cer la prueba, y veris si el Dios verdadero 6 quien adoro, que es el
Criador de todas las cosas, que todo lo mantiene y gobierna, que es
esencialmente uno, sin que pueda haber otro que limited sus infini-
tas perfecciones, me bace 6 no superior con su omnipotente virtud
confortativa a todos cuantos tormentos pudieres imaginar, de ma-
nera que Ilegues 6 ver en mi continent la verdad de mi religion y la
lamentable locura de tus errors: Deum meum colo, et illi soli servio, et
ideo non time torment tua. (In Brev. 3 Resp. 2 Noct.). Temblando
de despecho el tirano, al oir tan inesperada respuesta, manda que
se lo quiten de delante, y mientras esti encerrado en l6brego ca-
labozo, da una several 6rden para que se empleen contra el j6ven
Levita los suplicios mas atroces, sin que cese ni un moment el mar-
tirio, hasta que vencida su obstinacion y su dureza, double la frente
ante la estatua de Jdpiter, Tragica escena de horror y luto se ofrece
a nuestra vista, hermanos mios; pero cuanto mas funesta y espan-





48 SERMON I
tosa es, tanto mas memorable y gloriosa viene a ser para nuestro
h6roe.
6. No se lanzan mas furiosos los hambrientos lobos sobre un
corderito extraviado en un bosque, destrozando en pocos instantes
sus carnes, triturando sus huesos, haciendo de 61 cruel destrozo
para apagar su hambre, como caen sobre Lorenzo impacientes y
furiosos al oir el mandate imperial los inhumanos verdugos, para
satisfacer en 61 su ferocidad y crueldad insaciable. Ya le han azo-
tado Asperamente como vil esclavo, ya lo han tendido en el potro,
y se ven por todas parties dislocadas las articulaciones y huesos de
sus miembros, ya han destrozado barbaramente su inmaculado
cuerpo con agudos instruments de hierro, y por todas parties le esta
colgando piel y care manando sangre, ya le han herido en el ros-
tro con piedras, y con repetidos golpes lo han, dejado desfigurado y
contuso. Entre tanto Lorenzo, ilo creer6is? como la robusta en-
cina nacida en las vertientes de alpestre cima, que batida por el tor-
bellino de aprisionados vientos, cuantas mas hojas y ramaje pierde,
tanto mas desembarazada se sostiene y afirma en el viejo tronco,
asi le habriais visto, dice san Agustin, sufrir el torment como si
de 61 sacase nuevo vigor, y cuanto mayores penas lo afligian y cru-
cificaban, tanto mas crecia y se mostraba en su semblante su inven-
cible firmeza : Laurentio illa tormenta animum duriorem ipsis suppliciis
effecerunt. (Serm. IV de S. Laur.). Bien veo que estais admirados,
her'nanos mios, de la constancia sorprendente de nuestro hdroe,
pero suspended vuestra admiracion que no ha llegado todavia a los
portentos.
7. Enfur6cese el tirano, cual leon herido 6 inquietada serpiente,
al oir que Lorenzo triunfaba de su poder, y Ilevado de los trans-
portes de su ira, acude A los mas atroces tormentos para abatir la
inquebrantable constancia del Santo. jAy de mi! hermanos mios,
el fuego, el element tan active y poderoso que derrite los meta-
les, rompe las piedras, y Ilega a las mas rec6nditas fibras con su pe-
netrante llama, el fuego ha de ser, por un decreto irrevocable, el
suplicio de Lorenzo; y este suplicio esti preparado y dispuesto con
tal arte y malignidad, de suerte que no le abrase y mate de sibito,
sino que lo queme lentamente, y lo vaya consumiendo, para que
vaya experimentando largo tiempo los espasmos y congojas de una
Smuerte acerba y desesperada: Ut mors, dice san Agustin, eiadsitad
supplicium etdesitadfinem. (Serm. I de S. Laur.). Corra vel1zment
la fama A anunciar por todo Roma el feroz edicto; mientras acuden de





DE SAN LORENZO, MALRTIR. 49
todas parties al lugar del suplicio espectadores de todas classes y condi-
,clones, aparece nuestro h6roe con su figure en el mas triste estado,
acompaiiado de los verdugos, los cuales, despues de haberle quitado
ferozmente sus vestidos, ti6ndenlo sobre unas parrillas ardientes, de-
bajo de las cuales despiden chispas y llamas las encendidas ascuas.
Aquf, hermanos mios, siento que mi corazon por un lado se der-
rite de ternura y por otro se hiela de horror, y entire tanto faltame
valor para entrar con el pensamiento en un especticulo tan triste y
desgarrador. Y cierto que seria menester un corazon de tigre para
resistir la vista de Lorenzo, el cual, perdiendo poco a poco la fi-
gura de hombre, se va ennegreciendo y achicharrando, y salen las
parties fldidas de su cuerpo formando espesas gotas que caen en
las chispeantes ascuas; y observer las violentas contracciones de los
nervios, losestiramientos musculares, ver como se van secandolas
venas y arteries, y,como se descubren los Aridos, blanqueados y
ardientes huesos... 4Qui6n puede resistir, Dios mio, 6 tan inhu-
mano espectAculo? Pero ,qu6 silencio tan repentino ha venido a
sellar todos los labios? ,qu6 admiracion se descubre en todos los
semblantes? Mirad A Lorenzo : se incorpora en las parrillas, levanta
majestuosamente la cabeza y habla. ,Qu6 haces, le dice al tirano,
qu6 haces, testigo insensato de mis tormentos? ,no ves que todo
este lado esti ya consumido del fuego? LPor qu6 tardas?.Desfoga
tu furor mientras me queda vida, complete tu barbaric, y aumenta
mi triunfo, y para que el fuego consuma por entero el holocaust
de mis despojos, haz serial al verdugo para que me vuelva del lado
que aun tengo sano: Assatum estjam, versa. 4 No habeis oido? A es-
tas palabras Ilenas de sobrehumano 6 irresistible valor hubi6rais visto
al tirano pilido y Ileno de temor, confuses los verdugos, detenidas
sus tremendas manos, y estupefactos 16s circunstantes renunciar a
sus errors y aplaudir el gran portento, como lo afirma san MAximo:
Insuperabilem ejus fidem lctior Roma miratur. (Hom. I de S. Laur.).
8. Y en verdad Lqui6n podia dejar de reconocer in prodigio
tan evidence? equi6n habia de resistir 61? jC6mo es possible, di-
ria cada uno para sf, c6mo es possible que en medio del fuego don-
de cualquier hombre, por valeroso 6 intr6pido que sea, debe con-
sumirse de pura angustia, se estuviese Lorenzo, como quien esti
en un lecho de rosas, hablando, ri6ndose, y confundiendo al tira-
no? I Ah I esto vence y supera las fuerzas de la naturaleza humana.
Es este un rasgo que manifiesta la magnificencia de aquel Ser su-
premo en el cual cree Lorenzo, y declara la fuerza omnipotentede





50 SERMON I
su asistencia. Es este un hecho que resplandece con inextinguible
y divina luz, que disipa toda sombra de duda, convince 4 la men-
te, aquieta el entendimiento, y triunfa de la voluntad.. De manera
que todos los que estin presents con los ojos abiertosA aquel rui-
doso prodigio, sabios 6 idiotas, j6vencs y doncellas, nobles y ple-
beyos son para 61 una gloriosa conquista, dice Dionisio Cartujano:
Laurentius post suum martyrium copiosissimum attulit fructum, mul-
tos convertendo ad Dominum. (Serm. III de S. Laur.). Y Roma hasta
entonces, en su mayor part id6latra y pagana, desde aquel ins-
tante se convierte en'cristiana, como asegura Prudencio (ex Crois-
set in vita S. Laur.); y Roma, dice san Leon Magno, porlainque-
brantable firmeza de Lorenzo en la fe, viene 4 hacerse esclarecida
6 ilustre: Tam illustris fieretRoma Laurentio. (Serm. de S. Laur.). Le-
vanta tu augusta frente, excelsa dominadora del universe, y cu-
bierta con tus mas ricas vestiduras al6grate y g6zate. Tiempo ven-
drd en que saldran de tus colinas las serpientes y dragones, y toda
suerte de bestias feroces y venenosas; ojali que despues no huelle
en tu recinto nf pasee por tus comarcas el fastuoso pi6 de ningun
incircuncisol Y para hablar sin figures, despuntarin aquellos feli-
ces dias en que el error, la supersticion, la barbarie y toda la ca-
terva infame de las mas indignas y nefandas maldades saldran de
tus muros; y en su lugar entrarg con paso grave y mesurado, para
establecer en ti su morada, la religion verdadera acompafiada del
venerable ornamento de sus sagrados ritos, y seguida del inmacu-
lado cortejo de humilde fe, ardiente celo, caridad eficaz, y de las
mas preciadas y her6icas virtudes. Entonces, sentada tranquila-
mente en medio de un pueblo santo y amado de Dios, seris mas
c6lebre y memorable por el poder sobrehumano que tendr6s sobre
todoslos creyentes del orbe, que no lo has sido hasta ahora por el
mando terreno que te han comprado tus capitanes con sudores, con
sangre y con marciales laureles.
9. Mas el tiempo que velozmente pasa me advierte que ponga
limits a mi oracion para no abusar de la atencion que me conce-
deis. Por lo cual, despues de haber ponderado con dulce sorpresa
el primer prodigio de sobrehumana firmeza en la fe, por la cual
sufri6 Lorenzo los suplicios mas atroces, hasta convencer y conver-
tir 4 los que le rodeaban, plenum fide; pasando de maravilla en ma-
ravilla, conviene examiner de una manera mas sucinta y compen-
diosa el otro prodigio que os propuse, 6 saber, el de la intensidad
de su caridad, por la cual al propio tiempo que se estaban abrasan-





DE SAN LORENZO, MIRTIR.
do sus miembros, saltaba de vivo gozo su corazon, plenum Spiritu
Sancto, para descubrir,.en cuanto nos fuere permitido, estesegun-
do portento de altfsima perfeccion r Portentum dedi te, etc.

Segunda parte: Lorenzo es un portepto de la mas intense caridad di-
vina.

10. Aquella inefable y sobrenatural virtud de la caridad que
constituye la esencia, la belleza y el valor de las demas virtudes, y
por su divina 4 ing6nita excelencia se levanta tanto sobre la nume.
rosa multitud de obras meritorias 6 ilustres, y A todas las sefiorea
como su madre y reina, Ilenaba, hermanos mios, el espiritu deLo-
renzo con tal ardor y con tanto impetu, que anhelaba A subir
magnanimo hasta los iltimos t6rminos de ella. Y puesto que el
martirio es el acto mas eminente de caridad, haci6ndose por el
hombre, por decirlo asf, 6mulo del mismo amor infinite de Dios
que inmol6 A su unig6nito y consustancial Hijo para salvarnos y
redimirnos, el martirio fue el principal intent dU su mente, y era el
centro de los mas fervientes votos y suspires de su corazon. Oid,
dice el padre y doctor de la Iglesia san Ambrosio, old qu6 solicito
deseo alimentaba en su seno nuestro h6roe de sacrificar sangre y
vida por su Dios. Apenas sabe que el pontifice Sixto es conducido
A la muerte en honra de la fe, cuando le sigue con afan, y habien-
dosele juntado en el camino, con tono querelloso y flMbil le dice:
,D6nde vas, Padre Santo, sin el hijo? i d6nde diriges tus pasos,
6 Supremo Pontifice, sin tu ministry? Hasta ahora he sido com-
paiero tuyo inseparable, cuando has consumado en el ara el mas
augusto de los misterios, ,y al hacer el acceptable holocaust de tf
mismo, rompes nuestro consorcio y me abandonas? LDime al me-
nos qu6 culpa he cometido para que me prives de tan envidiable
suerte? Cui consummandorum consortium Sacramentorum, huic con-
sortium tui sanguinis negas?... Quid in me ergo displicuit, Pater?
(L. 2 Off. c. 4, ex Brev. die 13 Aug.). Pero estos vivos transpor-
tes-de celestial y perfectisimo ardor vinieron por fin a apagarse,
y lleg6 para nuestro h6roe el tempo de dar a Dioslas altimas prue-
bas de amor, y entonces el human entendimiento debi6 recono-
cer y confesar su caridad, que lleg6 a ser portentosa por su intensi-
dad: Plenum Spiritu Sancto, portentum dedi te, etc.
11. A fin de comprender luego, en cuanto nos es permitidb,
este tan sorprendente prodigio, no perdamos tiempo, hermanos





52 SERMON I
mios, en volvernos otra vez 6 Lorenzo que aun respira en las par-
rillas, y alegre y festivo va bebiendo A lentos sorbos el amargo -ci-
liz de su penosisima muerte. Para que el aspect desgarrador de los
atroces dolores que lo afligen no hiera vuestro inimo, consiento en
que aparteis los ojos de su abrasado cuerpo, y solo atendais A las
palabras que A cada instante.salen de sus labios, y ver6is que no
son palabras de un hombre'que estd agonizando, sino de un h6roe
que, por la vehemencia del amor que tiene A Dios, goza y se ale-
gra. Oid las razones que dice en el ardiente lecho donde yace. Ha-
bla con los verdugos que cuidan de.atizar el fuego que 16 abrasa, y
se burla de ellos como si no supieran bien su oficio, y lo toma por
juego y chanza. : Ministrantibus prunas insultat Levita Christi. Des-
pues se dirige a Dios, y con los labios ennegrecidos y asomando en
ellos dulce sonrisa, y con su desfigurado semblante que i pesar de
esto respira la fntima paz y content de su corazon, con el mas
suave y afectuoso transport de jibilo exclama: ICu6n agradecido
os estoy, Dios miol ic6mo os bendigo y exaltol Gratias tibi ago,
Domine! Pero ,c6mo es que se hallan unidas tantas penas A tanta
tranquilidad y tanto gozo? ,Hay, por ventura, sobre las parrillas
dos personas, una que se quema y otra que habla, una que agoniza
y otra que so alegra? No, hermanos mios, no hay mas persona que
Lorenzo, el cual padece segun la care, al propio tiempo que goza
y habla segun el espiritu. No es que su espfritu, unido al cuerpo
por la relacion natural, no sienta las dolorosas impresiones que le
transmiten los nervios profundamente ulcerados, sino que unido
fortisimamente con Dios por el vinculo de la caridad, ocupado en
Dios, fortalecido por Dios y colmado dela plenitud de sus bendicio-
nes y de la dulzura que en 1l derrama y difunde, siente el martirio
de sus miembros, y no se cura de ello, y, como dice san Agustin,
aquel grande incendio que arde en su seno vence con prevalecien-
te vigor, y sobrepuja el ardor de las ascuas materials: Ardebat ex-
trinsecus beatus martyr tyranni swvientis incendiis, sed major intrin-
secus Christi amoris eum flamma torrebat. (Serm. XXXI de Sanct.).
12. I Qu6 peregrino especticulo ver A nuestro hdroe penar y
gozar a un mismo tiempo sufrir los mas acerbos dolores y jugue-
tear alegremente, tener el cuerpo quemado y saltar de vivo'gozo,
como lo contempla san Leon I Quantum extrinsecus urebat, tantum
intrinsecus exultante interior homine, dilatabatur. (Houdry, de SS.
Vine. et Laur. p. 61.). Bien veis, hermanos mios, que es este un
In Brev. in die S. Laur.





DE SAN LORENZO, MIRTIR. 53
prodigio de intensfsima caridad divina, admirable y extraordinario
como el que mas; no obstante, para conocer mejor su excelencia y
valor no os pesarA volver la consideration por breves instantes hi-
cia un suceso parecido que ofrece no l6jos de su palacio el soberbio
monarca caldeo. Hay alli tres j6venes hebreos, los cuales despues
de haber sido echados en un vasto horno en medio de las chispean-
tes llamas, se pasean por 61 sanos 6 ilesos, cantando himnos de
bendicion y de alabanza al Dios de sus padres. (Daniel. in). Babi-
lonia queda estupefacta al ver tan gran milagro, asi como vosotros
quedais at6nitos al oirlo. Pero, si no me enganio, el prodigio de Lo-
renzo sobrepuja y oscurece el prodigio de Babilonia; pues alli en
aquel horno, segun dice el sagrado texto, habia bajado un Angel
para templar sus llamas, y convertirlas como en agradable ambien-
te de aura matutina; y aqui el mismo Dios reside en Lorenzo, y re-
frena las llamas, para que no opriman su espiritu: alli el incendio
no alcanzaba A sus cuerpos, pues ni les quem6 un cabello, por lo
cual estaban alegres; aquf todo el cuerpo de nuestro h6roe es pre-
sa del fuego, pero un ardor secret que le abrasa el corazon debi-
lita con insuperable poder el ardor visible que consume sus miem-
bros, y tambien el Santo sonrie y se alegra: alli, por fin, resplan-
dece un milagro de simple preservacion; y aquf brilla el mas insigne
prodigio de caridad intense, de sobresaliente m6rito y de glorioso
triunfo, plenum Spiritu Sancto. Yo bien creo que los Serafines del
empfreo balanceandose en sus alas y Ilenos de sorpresa al ver que
un mortal por heroismo de virtud aparece como si fuese uno de
ellos, impenetrable a los suplicios y penas, celebrarian tan solem-
ne portento con un nuevo canto de alabanza i la magnificencia di-
vina: Portentum dedi te domui Israel. Entre la admiracion de la tier-
ra y elvivo jdbilo del cielo la caridad de nuestro h6roe va crecien-
do hasta el punto que su grande alma se encuentra de repente, por
medio de un suave deliquio de amor, desatada y libre de todo obs-
ticulo terreno; y dando entonces, como por despedida, una mira-
da fugitive 6 sus desangrados despojos, sube como un rayo por las
et6reas vias a la region de los bienaventurados, en la cual apenas
hace su entrada en medio de los alegres coros de Serafines que por
todas parties le rodeaban, cuando arrebatada felizmente por la divina
Esencia empieza A gustar el mas exquisite deleite y content en
aquella verdadera 6 inagotable fuente... Pero aqui nuestro h6roe
lanza por la baja tierra tan deslumbradores rayos de eterna luz,





54 SERMON I
que ya mi debil entendimiento, oprimido y vencido por ella, se ve
forzado A detenerse A inclinarse reverentemente.
13. Y nosotros suplicantes os pedimos, amorosfsimo y podero-
so protector nuestro, que nos alcanceis de Dios, que nunca cese de
iluminar nuestra mente el celestial resplandor de la fe, para que
los negros vapbres que levanta la incredulidad y el libertinaje no
puedan Ilegar 4 oscurecer, ya que no apagar, su indispensable luz;
tambien os pedimos que en nuestros eorazones habite siempre el es-
pfritu vivificador de la caridad, el cual rija y gobierne nuestros in-
d6ciles deseos, y con nuestras buenas obras nos mantenga fieles y
aceptos A Dios; para que asi, despues de haber admirado, en el
corto tiempo de nuestra peregrinacion, la magnanimidad y el por-
tento de vuestros hechos, nos quepa la envidiable suerte de con-
templar con los mas dulces transportes de gozo por todos los siglos
futures aquel portento de felicidad, de exaltacion y de gloria que
forma vuestra divina recompensa y vuestra corona. Amen.





DE SAN LORENZO, MIRTIR.


ESQUELETO DEL SERMON II

DE

SAN LORENZO, 1MARTIR.

.1stimati sumus sicut oves occisionis, sed in
his omnibus superamus propter eum qui Rile-
xit nos. (Rom. yni).
Nosmiran como a ovejas destinadas A la muer-
te; pero en iodas estas persecuciones quedamos
victoriosos pormedio de aquel Seflor que nos
ba amado.

1, Si la Iglesia lisonjease las pasiones, estaria en paz; siendo
enemiga del error y del vicio, se ve perseguida...
2. En medio de las tribulaciones de la persecucion se levantael
triunfo de la Cruz...; la sangre de los MArtires es semilla de cris-
tianos...; el mundo queda vencido y santificado al mismo tiempo,..
3. Testimonio que han dado los Martires de la santidad y ver-
dad de la religion cristiana...
A. El que di6 de ellas san Lorenzo en la antigua Roma es el
mas famoso entre... Lorenzo manifiesta en su persona toda la per-
feccion del Cristianismo... Division de este discurso en dos partes....
5. Exhortacion a los j6venes y piadosos levitas: 6 vosotros...

Primera part: Lorenzo represent toda la santidad de la religion cris-
tiana con el ejemplo de sus virtudes, motivo de su persecucion.

6. Principal distintivo de la religion cristiana... Los paganos...,
los judios...
7. Sensualidad, codicia y soberbia son, segun el Ap6stol, los
tres vicios que... A ellos opone la religion cristiana la pureza., la
caridad y la humildad...
8. Estas trees virtues fueron el distintivo del santo Levita... Su
corazon estuvo siempre... Fiel como Abrahan A la voz del cielo,
tuvo valor para...
9. IOh glorioso Santol por qu6 abandonais unos padres tan...?
Esta es una separacion dolorosa pero necesaria...





56 SERMON II
10. La mejor prueba de la pureza de sus costumbres; es... Pu-
reza que antiguamente pedia la Iglesia en sus sagrados ministros...
Palabras de san Ambrosio...
11. iQub pureza exigiria, pues, la dignidad de primer di6co-
nol... Lo que era esta dignidad... Cualidades necesarias para des-
empeiar los deberes anejos 6 ella... Dificultades...
12. Esto da ya a entender la santidad de Lorenzo, pero la hace
resplandecer mas aun su fidelidad'en guardar y distribuir los can-
dales...'
13. Peligros 6 que se've expuesto el que esti encargado de... Pero
nuestro Santo es superior i todos estos peligros...
14. Con su vigilancia y prudencia conserve Lorenzo la integri-
dad de su persona y el honor de su caricter...
15. Su caridad no conoci6 limites..., y fue otro de los principa-
les distintivos de su perfection;
16. Dios es el objeto principal de la .caridad... El amor al pr6-
jimo es la prueba mas segura de... Pruebas que did Lorenzo de su
amor i Dios y al pr6jimo...
17. Comparacion de Lorenzo con Tobfas... Peligros que corria
acudiendo al socorro de los pobres...
18. No es Lorenzo un Giezi... Es fidelis servus etprudens... Ama
6 los pobres con la mas viva caridad, y...
19. Ap6strofe A los mundanos que pretenden vincular i los so-
los ungidos del Seiior el cumplimiento de... Palabras del Crisdsto-
mo... Es justicia para todos socorrer 6 los pobres y gloria el hon-
rarlos.
20. A mas de la caridad brill6 en Lorenzo la humildad, tercer
distintivo de la perfeccion evang6lica... IQub edificacion era para
los fieles el verle...! IQu6 especticulo tan tierno y tan...l
21. Lorenzo no era mas que didcono, y su humildad no le per-
mitia aspirar al sacerdocio... Error del siglo en career que...
22. No solo los eclesiisticos, sino todos los cristianos tienen en
Lorenzo un ejemplar de virtudes y un censor de todos los vicios...
IAh Dios mio I que no veamos renovarse aquellos felices tiempos...!
Para mas alentaros voy 6 manifestaros que...
Segunda part: Lorenzo sirvid de prueba 6 la verdad de la Religion con
la firmeza de su fe, quedando victorioso de sus perseguidores.
23. Solo la religion cristiana nos ensefia A vivir de un modo digno
del hombre, y 6 pensar dignamente de Dios...





DE SAN LORENZO, MARTIN. 57
24. La constancia y multitud de sus M6rtires alienta nuestra fe;
su sangre confunde A la incredulidad...
25. ,A qu6 podria atribuirse aquella constancia? tSeria acaso
efecto de...? LLo seria de...? ,Seria el deseo de...?
26. I Oh Dios miol vuestra gracia solamente era la que...
27. La gloria de morir por Jesds le es comun A Lorenzo.con los
demas MArtires, pero sujriunfo... Veamos sus ansias de padecer y
el genero de su muerte...
28. Lorenzo no imit6 i algunos cristiahos que con un celo indis-
creto... La antigua discipline no permitia estos excesos... Canon del
concilio Iliberitano...
29. Lorenzo no tuvo la temeridad de..., pero tampoco tuvo la
cobardia de... Acompaila al suplicio d Sixto II... Palabras que le
dirige...
30. Estas palabras nacian de su celo ardientepor la gloria de Je-
s6s... Ilusiones de algunos que con fervor indiscreto...
31. Las ansias y deseos del martirio nacian en Lorenzo de... Pa-
labras que, yendo a morir, le dijo san Sixto...
32. La profecia del santo Prelado va A cumplirse... Valeriano
exige de Lorenzo que... Le manda que sacrifique 6 los fdolos, ame-
nazandole, si no lo hace, de...
33. Los azotes y cuanto padeci6 Lorenzo en el ecileo no fue mas
que el preludio de un espectAculo en que...
34. Representaos i Lorenzo tendido sobre unas parrillas... Cris-
tianos delicados...; mujeres mundanas...; ministros del santuario...,
mirad todos A ese hombre tendido en...
35. Es imponderable lo que padeceria Lorenzo... Los tormentos
de los demas Martires 6 eran mas cortos, 6 menos crueles... Cruel
tirano, ,por qu6...? Angeles del cielo..., 4por qu6 no templais el
ardor...? ,por qu6 permitis...?
36. Pero jqu6 digo! i d6nde me precipita mi compasion?...
Adoremos la sabidurfa de Dios..., y admiremos la constancia de...
37. Lorenzo no se cansa de padecer aunque sus verdugos se can-
san de atormentarle... jQu6 objeto de mayor consuelo para nos-
otros el ver la fe invencible de...? Lorenzo padece con paz y'ale-
gria, porque...
38. A vista de tan gran triunfo, no me admira que... jC6mo era
possible que los infieles...? jc6mo podrian menos de...?
39. Tampoco me admira el que...; lo que si me admira es... El
mundo tiene hoy la misma oposicion a la virtud que tenia antigua-
5 T. VI.





58 SERMON II
mente a la fe... No se si'la paz es mas saludable i la Iglesia que la
persecucion... ioh tiempo de. tribulacionl 4por qu6 no has durado'
siempre? joh tiempode...l.
40. Nosotros, ministros del Sefior, estamos mas obligados A...
Debemos hacer revivir 4 vista de los fieles las virtudes de Lorenzo,
para,queen nuestro ejempl aprendan...Seamos pruebas vivas de,..
Ai. Y vosotros, fieles, Zno os habeis de avergonzar de...? ,no
habeis de conocer...? El honor de la Religion es un dep6sito con-
fiado todos los que la profesan, y de 61 se os pedira cuenta... Es
verdad que no todos son ilamados, como Lorenzo, a...; pero, como
dice el Ap6stol, siempre somos...





DE SAN LORENZO, IARTIR. 59



SERMON II

DE


SAN LORENZO, MARTIR.

JEstimati sumus sicut oves occisionis, sed in
his omnibus superamus propter eum qui dile-
xit nos. (Rom. vmr).
Nos miran como A ovejas destinadas a la muer-
te; pero en todas eslas persecuciones quedamos
victoriosos por medio de aquel Sefior que nos
ha amado.

1. Este, cat6licos, era el estado de la Iglesia y la suerte de los
primeros fieles; si los discipulos de .Jesucristo hubieran lisonjeado a
las pasiones humans, su ministerio hubiera sido pacffico, porque sa
doctrine no las incomodaria : el mundo da nombre de prudent al
que justifica sus des6rdenes; el que se conforma con sus ideas vive
seguro de agradarle; pero como los cristianos se declaraban enemi-
gos del error y del vicio, como el mundo se veia condenado en sus
miximas, y confundido con su ejemplo, no podian seguir en la pu-
blicacion del Evangelio sin exponerse 4 sus persecuciones: su misma
inocencia los hacia odiosos A los pueblos y sospechosos a los prfn-
cipes: su nombre solamente era suficiente titulo para que fuesen
condenados : Estimati sumus sicut oves occisionis.
2. iQu6 estado este tan triste en la apariencia! pues vemos en
l1 la verdad desterrada y la inocencia oprimida; pero estas aparien-
cias eran muy engaiiosas, porque en medio de tantos horrores y tri-
bulaciones se levanta el triunfo de la Cruz: pero lqu6 especticulo
se present aquf a mi vista, cat6licos I estoy viendo un infinite ni-
mero de generosos atletas, 4 quienes la gracia de Jesucristo saca vic-
toriosos de la corruption de los pueblos, de la falsa sabidurfa de los
fil6sofos, yde la cruel prudencia de los tiranos: veo A estos nuevos
israelitas multiplicarse A pesar de la opresion de los envidiosos egip-
cios; veo la sangre de los Mirtires convertida en preciosa semilla
de los cristianos, y establecerse la Iglesia por los mismos medios
que parece debieran arruinarla; veo arruinada la humana polftica,





60 SERMON II
confundida la impiedad, y al mundo vencido y santificado al mismo
tiempo: en vez de asombrarme el exceso de la malicia de los hom-
bres, a la que anima el demonio para que arruine la fidelidad de
los Martires, admiro la fidelidad de los MArtires, la que Dios anima
para que confunda ]a malicia de los hombres: Sed in his omnibus
superamus propter eum qui dilexit nos.
3. Todos los M6rtires, en general, dieron testimonio de la san-
tidad y verdad de la religion cristiana; de su santidad, con la pu-
reza de sus costumbres, la que les hacia objeto del odio de los hom-
bres: Estimati sumus sicut oves occisionis; y de su verdad, con el
.rigor de sus trabajos, que eran la material de sus triunfos: Sed in
his omnibus superamus; como victims y defensores de la fe, y tes-
tigos de Dios en la tierra, manifestaban con sus several mAximas
la santidad de Jesucristo; y con la felicidad de sus combates, su
omnipotencia.
4. Pero, entire todos los sagrados heroes que pelearon contra el
furor del paganismo, me atrevo a decir que no hubo testimonio mas
famoso que el que en la antigua Roma di6 el incomparable san Lo-
renzo, aquel ilustre diAcono, cuyo triunfo celebramos en este dia:
en aquella soberbia ciudad, enemiga en otro tiempo de los Profe-
tas, y bafiada en la sangre de los Mirtires, manifesto en su persona
nuestro santo Levita toda la perfeccion del Cristianismo y toda la
fuerza de la verdad; irreprensible en sus costumbres, fiel en el sa-
grado ministerio, desprendido de todos los bienes de la tierra, com-
pasivo con los pobres, amante de sus pr6jimos, y despreciador de
si mismo, era modelo de todos los cristianos, y enemigo declarado
de los infieles; fue mirado de todos como una oveja destinada A la
;muerte, y como una victim destinada al sacrificio; animado del
deseo de padecer martirio, santamente valeroso y tranquilo en me-
dio de los mas crueles tormentos, adquiere con el extraordinario
genero de suplicio que padece, y con los frutos de su muerte, la
gloria de haber sido uno de los mas ilustres vencedores de la im-
piedad : Sed in his omnibus superamus propter eum qui dilexit nos.
Nuestro glorioso Santo represent toda la santidad de ]a religion
cristiana con el ejemplo de sus virtudes, las que le expusieron A la
persecucion, y sirvi6 de prueba a la verdad de la Religion con la
firmeza de su fe, quedando victorioso de sus perseguidores: estas
dos proposiciones seran el asunto de este discurso.
5. 0 vosotros, j6venes y piadosos levitas, que criados como
Samuel dentro del recinto del temple, bajo la direction de un digno





DE SAN LORENZO, MIRTIR. 61
pastor, me mandais hof emplear mi voz en pagar el just tribute
de alabanzas que debeis A un Santo a quien honrais como 6 singu-
lar patron, y al que habeis elegido por modelo de vuestras costum-
bres, ayudadme A pedir al divino Espiritu las luces necesarias para
proponeros los ejemplos de Lorenzo de un modo que sirva de edi-
ficacion 6 vuestra piedad, y aliente la fe de este gran pueblo que
os mira como su consuelo y esperanza. Para alcanzar esta gracia
pongamos por intercesora i Maria, salud6ndola con el Angel: Ave
Maria.

Primera part: Lorenzo represent toda la santidad de la religion cris-
tiana con el ejemplo de sus virtudes, motivo de su persecution.

6. El principal distintivo de la religion cristiana es guiar al
hombre i lo sumo de la santidad; esto la distingue de las otras re-
ligiones, que eran impuras como la de los paganos, 6 imperfectas
como la de los judios: los paganos, como no tenian mas guia que
una razon ciega, c6si todos estaban sepultados en unos viciog b6r-
baros, y solo tenian algunas falsas virtudes: los judfos, aunque te-
nian por regla una ley santa, regularmente no se proponian mas
que una virtud comun; pero el Cristianismo es tan puro, que no
solamente aparta de sf el mal, sino tambien la mas leve sombra de
culpa, y guia al hombre A la prActica del bien mas excelente.
7. Para mejor conocer esta verdad, advertid, cat6licos, en que,
segun el Ap6stol, todos tenemos dentro de nosotros mismos tres in-
felices principios, de donde nacen todos nuestros delitos; y son la
sensualidad, la codicta, y la soberbia: a estos tres vicios opone nues-
tra santa Religion tres virtudes, las que son como principio de todas
las demis: a la sensualidad opone la pureza, que mortifica nues-
tros sentidos; a la codicia la caridad, que arregla nuestros afectos;
Sl]a soberbia la humildad, que nos abate: estas tres virtudes son
como el orfgen de toda la santidad del Cristianismo.
8. Estas tres virtudes fueron el distintivo del santo Levita 6 quien
hoy veneramos : su corazon estuvo siempre consagrado A su Dios y
absolutamente desprendido de las criaturas: cada dia iba creciendo
en sabidurfa; renunci6 todas las esperanzas que le lisonjeaban en
el mundo; desprecid los vanos y peligrosos atractivos de ]a juven-
tud, y en la inocencia de su tierna edad manifest que la gracia
le habia elevado sobre los afectos del siglo : fiel como Abrahan A la
voz del cielo, que le mandaba salir de Espaila, su patria, para ir a





62 SERMON II
Roma, en done Dios disponia que sirviese de especticulo a todo
el universe, tuvo el mismo valor que aquel santo Patriarca para des-
prenderse del just amor que tenia A sus parientes, y para privarse
del que estos le profesaban; tuvo valor, vuelvo a repetir, para des-
prenderse de entire losbrazos de un padre y de una madre que me-
recieron ser colocados en el numero de los bienaventurados; que le
miraban como A objeto de toda so complacencia, por'que era per-
fecto imitador de sus virtudes, y que 16jos de perjudicarle con su
autoridad, podian serle muy tiles con su ejemplo, porque su casa
era un santuario en donde se adoraba y servia A Dios en espiritu y
verdad.
9. Oh glorioso Santo! por qu6 abandonais unos padres tan dig-
nos de ser amados? Esverdad, hermanos mios, que los padres de
Lorenzo eran santos, pero eran hombres, y todos debemos aban-
donar A los hombres por seguir a Dios: esta es una separacion dolo-
rosa, pero necesaria; es extraordinaria, pero perfect, y tanto, que
no hallo voces para ensalzar la fidelidad de nuestro Santo y la con-
formidad de sus padres: porque me parece que no pueden hallarse
circunstancias mas critics que aquellas en que es necesario descon-
fiar delays inclinaciones que inspira ]a naturaleza, y mas cuando es-
'tas estan unidas con la piedad y la virtud.
10. Pero la prueba mas aut6ntica de la pureza de sus costum-
bres y del cuidado que ponia en conservarla es el ansia que ma-
nifest6 Roma de incorporarle en el clero mas ilustre del mundo:
no ignorais, hermanos mios, la pureza que antiguamente pedia la
Iglesia en sus sagrados ministros; no abria las puertas del santua-
rio sino A los que por so inocencia se hallaban adornados con la
vestidura blanca de su Bautismo. La misma penitencia incluia en sf
cierta especie de irregularidad, porque suponia haber antes pecado,
y era ]a razon, porque como casi todos los que participaban de la
gracia del Cristianismo eran santos, era precise que los que bubie-
sen de tener parte en el sacerdocio real de Jesueristo fuesen perfec-
tos, y estuviesen libres de toda mancha, para que fuesen conocidos,
tanto por sus virtudes como por su carActer: por eso, dice san Am-
brosio, quiso Dios desde el principio que sus ministros compusiesen
un cuerpo separado, dandoles A entender que no debian sufrir en
sus personas cosa aIguna que los confundiese con el vulgo; que un
m6todo de vida que en nada se aventajase a la de los demAs fieles,
profanaria en algun modo su persona; que asi como los vasos del
santuario estan separados de los que sirven a otros usos, los minis-





DE SAN LORENZO, M)RTIR. 63
tros del altar deben estar separados de las, costumbres de los dem6s
fieles, y que serian peores que estos, siempreque no fuesen much
mejores, pues en este caso serian notados de una infame ingrati-
tudpor no corresponder I la excelencia de su -vocacjon: no, ca-
t6licos, la I2leia en sus primeros siglos no tuvo el dolor de ver las
piedras del santuario esparcidas por las plazas piblicas, ni A los mi-
nistros del Altisimo distraidos en los placeres delmundo, 4 los 'n-
geles de luz transformados en espiritus inmundos, el vino *de las
virgenes derramado en el caliz de Babilonia, el trigo de los escogi-
dos repartido por una mano infame, ni al Cordero sin mancha en-
tregado 4 la discrecion de un Asmodeo, y crucificado, por decirlo
asi, en el seno de la sensualidad: por el contrario, tuvo el con-
suelo deer 4 sus ministros esparciendopor todas parties el buenolor
de las azucenas de la pureza, porque asf como la ley solamente abria
las puertas del santuario 4 la inocencia, estaera la que conservaba
y mantenia en 61 4 los ministros.
11. Pues si para ocupar en la Iglesia un puesto distinguidoera
necesario que el ministry estuviese adornado de una piblica ino-
cencia, Iqu6 pureza de costumbres y qu6 eminente virtud no se
pediria al que era elevado 4 la dignidad de primer diAcono Este era
un ministerio que incluia unas obligaciones muy vastas, "y pedia
una muy delicada conciencia: 4 61 correspondia, como A Samuel,
manifestar los ungidos del Sefior, presidir en la tremenda election
de los que habian de tener parte en el santo ministerio, y descu-
brir las manchas que pudieran hallarse en los angeles del Sefior:
era centinela del obispo para velar sobre la conduct de los levi-
tas, y debia estar dotado de todas aquellas prendas que rar vez
se hallan en un solo hombre. Debia ser sAbio, infatigable, just,
discreto, prudent en sus consejos, field en su testimonio, y tan
exact en sus procedures, como-cuidadoso de la conduct de los
que estaban 6 ssu cargo: en una palabra, estaba establecida esta
dignidad para ayudar con su ministerio al Pontifice, para ser cen-
sor y modelo de los que debian serlo delos simples files: qu6 di-
ficil no es, cat6licos, el haber de desempefiar un ministerio en
donde hay precision de ser perfect entire los perfectos, y de con-
tener dentro de los limits de la discipline 4 aquellos cuyos defec-
tos es precise ocultar, honrando al mismo tiempo so character: si &
estos se les tolera, co:ndescr~ndiendo con sus flaquezas, se les pier-
de; y si se les castiga, por satisfacer 4 la justicia, se les irrita: si
el respeto debido f su caricter persuade el disimulo, es dar moti-





64 SERMON II
vo a que'se desprecie la autoridad; y si el celo intent corregirlos,
parece que esto es faltar al respeto debido A su profession.
12. A vista de estas dificultades podr6is.comprender, cat6licos,
cuAl seria la santidad de Lorenzo; pero en donde mas resplande-
ci6 la integridad de sus costumbres fue en la fidelidad con que
desempei6 la obligation en que se hallaba constituido por su mi-
nisterio de guardar los caudales de la Iglesia, y cuidar de ]a sub-
sistencia de los pobres, y particularmente de la de las virgenes y
viudas.
13. Y A la verdad, 1i quA peligros no se ve expuesto un j6ven
levita, cuando por razon de su oficio est6 precisado A tratar con un
sexo en el que aun la misma virtud suele algunas veces tener muy
sospechosos encantos I Cu6nto es de temer que el trato frecuente
6 indispensable perturbe la vigilancia, y haga menos exacta la mo-
destiaI pero no, cat6licos, nuestro Santo es superior A todos estos
peligros: una prudent caridad regla sus visits, una sibia circuns-
peccion gobierna su lengua, una mortificacion continue reprime
sus sentidos, una modestia angelica dirige todas sus acciones, y de
este modo cierra todas las entradas de su corazon A los venenosos
hAlitos del espiritu inmundo: se halla en medio de las esposas de
Jesucristo y de las viudas de Israel como un Angel de luz que di-
,sipa las impuras tinieblas; sabe mantener su inocencia y su fama;
aparta de si todas las sospechas de pecado, y al mismo tiempo que
libra de una fuerte tentacion 6 aquellas personas a quienes socorre
.en su miseria, asegura la castidad en sus pr6jimos sin exponer la
suya.
14. 'Con esta santa vigilancia, y con una prudencia superior A
su edad, ejerci6 Lorenzo un ministerio tan delicado, conservando
la integridad de su persona y el honor de su carActer; sabia quela
caridad debe ser arreglada, y el celo discrete; que el Evangelio nos
manda ser tan prudentes como sencillos; que nunca son ociosas las
mas escrupulosas diligencias para mantener puro nuestro corazon,
y que entire todas las virtudes ninguna pide mas cuidado para con-
servarse que la castidad, porque ninguna otra esta mas expuesta a
]a malicia de los juicios de los hombres y a la experiencia de nues-
tra propia flaqueza.
15. La caridad de san Lorenzo no conoce limits; si se presen-
ta la occasion de haber de socorrer a otros pobres mas que i aque-
llos que estan a su cargo, sin detenerse en reflexiones acude a su
alivio, ensefindonos que la caridad, aquella gran virtud que es co-





DE SAN LORENZO, MARTIR. 65
mo lo sumo de la perfection cristiana, es tambien uno de los prin-
cipales distintivos de su perfection.
16. El principal objeto de ]a caridad, cat6licos, es el mismo
Dios, que es tambien el principio de donde dimana; y aun me atre-
vo a decir que nuestro amor al pr6jimo es la prueba mas segura de
nuestro amor a Dios; porque la caridad que no puede estar sin ac-
cion, nos induce necesariamente A socorrer por todos' los medios
posibles A nuestros pr6jimos; y serian falsas nuestras expresionesde
amor a Dios, si no nos emplearamos al mismo tiempo en el alivio
de los infelices. San Lorenzo no solamente manifest la eficacia de
su amor A Dios en el g6nero de muerte que sufri6 por su gloria,
sino que nos di6 las pruebas mas aut6nticas de este amor en todo
el curso de su vida, por la compassion que manifestaba tener de los
pobres, y por la generosidad con que los socorria.
17. Mirad, hermanos mios, A nuestro santo Diacono, como
otro Tobias entire los asirios, empleando el tiempo en obras de mi-
sericordia y sus bienes en socorrer A los pobres, buscando A los in-
felices israelitas en los lugares mas oscuros que les servian, 6 de
velo para ocultar su miseria, 6 de asilo contra la persecucion; apro-
vechandose del silencio de la noche para que las sombras de su
humildad ocultasen sus buenas obras; juntando el ministerio de
ap6stol con el de levita; cuidando de confirmar en la fe a los mis-
mos A quienes alivia en sus miserias; disipando santamente los te-
soros de la Iglesia por enjugar las ligrimas de los afligidos, y sien-
do tanto mas fiel en su ministerio, cuanto es mas inagotable su ca-
ridad; exponi6ndose al furor de los tiranos por ejercer las funciones
de su ministerio, y sin temer ser buscado como depositario de los
bienes de la Iglesia: despreciando de este modo no solamente las
riquezas temporales, sino tambien una vida tan preciosa como la
suya, dispuesto siempre A desprenderse de todo cuanto posee, y
entregarse 61 mismo, como el Ap6stol, para alivio y salud de los her-
manos: Ego autem libentissime impendam, et superimpendar ipse pro
animabus vestris.
18. No os parezca, cat6licos, que Lorenzo es un ec6nomo in-
fiel que mira el campo de la Iglesia como una tierra abundante en
miel y leche, que usurpa la sustancia del pobre por convertirle en
su propia sustancia, 6 que inficionado con la lepra de Giezi preten-
de hacer de su administration un empleo mercenario, 6 valerse de
su trabajo para pretexto de su codicia: por el contrario, es un dis-
pensador fiel y prudent, A quien la mas perfect caridad une es-





66 SERMON II
trechamente con su Dios, y a quien el amor mas puro hace insen-
sible A todos los intereses que no son intereses de Jesucristo; es un
ministry que no desea tener mas recompensa de su trabajo que'sus
propias fatigas, que sabe que el temple no se ha de convertir en
casa de negociacion, que solamente desea atesorar para el cielo,
que entr6 en el santuario, no para vivir en 41 a costa del patrimo-
nio del Seiior, sino para poseer en 6l A Dios como su iinico patri-
monio, y que mirando el estado eclesiastico como medio para lle-
gar A la perfeccion, ama A los pobres con la, mas viva caridad y A
la santa pobreza con el mas generoso desinteres.
19. Suspended aquf vuestra atencion, hombres del mundo que
me escuchais; vosotros que A vista de un levita tan caritativo, no
obstante estaros mandado que no toqueis A los ungidos del Sefior,
os atreveis A juzgar de sus acciones, vinculando a ellos solos el cum-
plimiento del precepto de la caridad, con pretexto de que la.mo-
destia de su estado, la santidad de su profession y la naturaleza de
sus bienes les obliga mas especialmente a mirar A los pobres como
6 hermanos suyos; sabed que en vuestras invectivas hay mas ma-
Jicia que fundamento, y que quereis justificar vuestros des6rdenes
con los que advertis 6 suponeis en los sagrados ministros: oid A
,san Juan Cris6stomo que os dice que vosotros debeis tambien ser
prudentes administradores de vuestros bienes, asfcomo deben ser-
]o los eclesiasticos de los tesoros de la Iglesia; tambien tienen de-
recho los necesitados a los bienes que A vosotros ossobran; la obli-
gacion de los eclesiAsticos en nada disminuye la vuestra, y aunque
es verdad que son mas culpados que vosotros si emplean mal las
riquezas del santuario, no por eso os debeis mirar como inocentes,
cuando usais mal de los bienes que os ha confiado la Providencia:
aprended, pues, en el ejemplo de san Lorenzo cuanto se opone &
las leyes del Cristianismo y al espfritu de la caridad esa indiferen-
cia que manifestais A los pobres; attended a que en el desprecio que
de ellos haceis, no solamente despreciais vuestra propia care, sino
tambien la persona de Jesucristo, y que al mismo tiempo que es
justicia el socorrerlos, es tambien gloria el honrarlos.
20. Nuestro Santo no solamente fue tan caritativo que se des-
poj6 de todos sus bienes A favor de los pobres, sino que al mismo
tiempo fue tan humilde que los respetaba como a miembros de su
divino Salvador, manifestando en esto aquel espfritu de humildad
que es el tercer distintivo de la perfection evang6lica: su fe le re-
presentaba en los pobres al mismo Jesucristo, pobre y humillado,





DE SAN LORENZO, MARTIR. 67
y su estado era A un mismo tiempo objeto de su veneracion y de su
listima: todo era comun entire nuestro santo DiAcono y los pobres
de Roma; 61 sufria sus trabajos, y ellos participaban de susbienes;
los hacia tan ricos como 61, 6 por mejor decir, se hacia pobre co-
mo ellos, dandoles en su corazon una preferencia que le obligaba
a tributar A sus personas los mismos respetos que ellos rendian Asu
caricter y a su virtud. IQu6 ddificacion era para los files de aquel
tiempo el ver A nuestro santo Diacono, A este hombre tan c6lebre
en el mundo por la fama de su santidad, tan distinguido en la Igle-
sia por su important ministerio, tan respetado de los pobres por
las profusiones de.su caridad, postrado A los pi6s de estos mismos
pobres, empleando sus puras,manos en lavar sus pi6s, y sus sagra-
dos labios en besarlos con el mismo amor y respeto que si besara
los del Salvadorl I qu6 espectAculo este, cat6licos, tan tierno y tan
propio para animar nuestra fe y representarnos la santidad de
nuestra Religion, que condena la soberbia, y quiere que fundemos
nuestra gloria en ser files imitadores de la humildad de Jesucristo 1
21. A vista de esta humildad no debeis extrafiar, hermanos
mios, que nuestro Santo no aspirase A otro 6rden mas sublime que
el de diicono: ,c6mo era possible que disease mayor elevacion el
que solamente apetecia los mayors abatimientos? jc6mo habia de
querer ser colocado en el nimero de los presbiteros el que halla-
ha todas sus delicias a los pi6s de los pobres? Nuestro siglo vive en
:el engailo de pensar que no es temeridad ni ambicion aspirar alsa-
cerdocio, porque esta alta dignidad se ha hecho menos venerable,
segun ha llegado A ser mas *comun; pero nuestro santo DiAcono,
que en todos sus juicios se gobernaba por las luces de la Religion
y por los principios de su humildad, conocia su grandeza: miraba
como un ministerio superior A sus fuerzas la obligacion de ofrecer
A Dios el sacrificio del cuerpo y sangre de Jesucristo; temia que sus
manos no fuesen bastante puras para desempefiar el cargo de dis-
tribuirle A los fieles, y 16jos de estar inficionado con el vicio de Co-
r6, se miraba como demasiadamente ensalzado por hallarse en el
6rden de los levitas.
22. Esta, hermanos mios, fue la eminente santidad de vuestro
glorioso protector; al que debeis mirar como modelo de vuestras
acciones. En la integridad de sus costumbres, en la extension de su
caridad, y en su humildad profunda teneis un ejemplo muy pode-
roso para instruiros y animaros. Nuestro Santo por medio de sus
virtudes fue gloria del 6rden levitico; vosotros, para conseguir la





68 SERMON II
perfeccion de vuestro estado, debeis imitar su ejemplo y seguir sus
pasos; no solamente los eclesiasticos, sino tambien todos los cris-
tianos tienen en san Lorenzo un ejemplar de virtudes y un seve-
ro censor de los vicios; no solamente debemos considerable como
un levita casto, mortificado, caritativo, modesto, desinteresado y
humilde, sino tambien como un cristiano insensible a los placeres
de los sentidos, a los atractivos de las riquezas, y 6 los movimien-
tos de la vanidad. Contemplad, cat6licos, la oposicion que se ad-
vierte entire vuestras costumbres y este perfect model: vosotros
parece que abandonais la santidad cristiana para los eclesiasticos;
para estos, segun vuestro dictimen, no hay virtud que sea dema-
siado several, ni falta que admita excusa; mirais sus mas leves de-
fectos como gravisimos delitos, y 6 vuestros execrables delitos dis-
frazais con otros nombres; al libertinaje lamais political, a la ava-
ricia prudencia, y a la ambicion grandeza de alma: sois inexora-
bles con aquellos desgraciados eclesi6sticos que caen por su flaqueza
en alguna culpa, y no reparais en las sublimes virtudes de muchos
individuos del mismo estado; y aun algunas veces os acordais, aun-
que con una infame hipocresfa, de la primera edad de la Religion,
en la que no se veian en el santuario sino vasos de oro; ponderais
la santidad de los antiguos ministros de la Iglesia, para comparar-
los maliciosamente Con los de nuestros dias: pero ,por qu6 no 11-
rais tambien el des6rden de vuestras costumbres, que es la verda-
dera causa de la relajacion de la discipline? Ah Dios miol que no
veamos renovarse aquellos felices tiempos en que la Iglesia no su-
fria ni indignos ministros ni malos cristianosl de este modo nos cos-
taria menos trabajo el ser perfectos en medio de un pueblo santo,
que el permanecer santos en medio de un pueblo corrompido: vol-
ved vuestras censuras, cat6licos, contra vosotros mismos; estudiad
en el ejemplo de san Lorenzo las obligaciones de un verdadero cris-
tiano, y confuses al ver lo distantes que hasta ahora habeis vivido
de la santidad de nuestra Religion, procurad hacer los mayores es-
fuerzos para llegar a ella; y para mas alentar vuestro fervor os ma-
nifestar6 en la segunda parte de este discurso, que

Segunda parte: Lorenzo sirvid de prueba d la verdad de la Religion
con la firmeza de su fe, quedando victorioso de sus perseguidores.

23. Para conocer el distintivo de verdad que reina en la reli-
gion cristiana basta representarnos las reglas que sefiala a las cos-





DE SAN LORENZO, MARTIR. 69
tumbres y las ideas que forma de la Divinidad. Solo esta Religion
nos enseila a vivir de un modo digno del hombre y A pensar dig-
namente de Dios; y por consiguiente, sola ella nos guia A la verda-
dera sabidurfa y A la verdadera felicidad.
,24. Pero no obstante ser tan sublime por su perfect moral y
por la grandeza de sus misterios, me atrevo A decir que no hay co-
sa mas propia para alentar nuestra fe que la constancia y multitud
de sus MArtires, y para confundir A la incredulidad no hay voz
mas elocuente que la de su sangre: reflexionemos atentamente esta
prueba de nuestra Religion, la que no es ajena del present discur-
so, y aun acaso hace muy necesaria esta reflexion la corruption de
nuestro siglo.
25. LA qu6 podria atribuirse, hermanos mios, la constancia de
tantos cristianos en medio de los mas crueles tormentos? LSeria
acaso efecto de las preocupaciones de la education? No por cierto,
porque criados la mayor parte de ellos en el seno del paganismo,
abandonaban contra todas las preocupaciones de su education una
supersticion floreciente, que era la religion dominant, por abra-
zar una nueva doctrine, que era el escdndalo del mundo. LSeria
efecto del poder y autoridad de los jefes de esta religion? No, her-
manos mios, pues no tenian otro objeto de su adoracion que un
Dios crucificado, ni mas predicadores de su fe que unos hombres
despreciables en el mundo por su pobreza y ministerio. Seria el
deseo de vanagloria? L qu6 gloria habian de aspirar unos hombres
que vivian desconocidos del mundo, 6 que si este los conocia era
solamente para calumniarlos, obligindolos A buscar su seguridad
en las tinieblas, 6 A perder su honor y su vida en los cadalsos? LSe-
rian los intereses de la came y de ]a sangre? pero Lqu6 atractivos
podia hallar la naturaleza en una vida pobre y mortificada, y ent
una muerte cruel 6 ignominiosa?
26. LA qu podr6mos, pues, atribuir los milagros de paciencia, ,
de'valor y de santidad que admiramos en los Martires? IOh Dios
miol vuestra gracia solamente era la que los hacia inflexibles con-
tra el error, 6 invencibles en las persecuciones; solamente Vos, 6
Dios mio,-podr6is ganar el corazon del hombre por medio de los
trabajos, Ilenarle de alegria en las aflicciones, y'hacerle que halle
su mayor deleite en ]a mortificacion, sus riquezas en el desprecio
de todos los bienes de la tierra, su gloria en los abatimientos,'su
libertad en las cadenas, su consuelo en los suplicios, y su salud en
la muerte.





70 SERMON II
.27. No os admireis, pues, cat6licos, al oirme decir que san
Lorenzo sirvi6 de prueba 6 la verdad de la Religion: esta gloria,
aunque le es comun con los dem6s MArtires, se puede mirar como
muy propia suya: su triunfo fue de los mas famosos que celebra la
Iglesia ;y para ver la eficacia del testimonio que di6 en favor dela
religion cristiana, no tenemos mas que representarnos las ansias:.
con que dese6 la muerte, y el gEnero de muerte que sufri6.
S28. Lo primero que se present 6 nuestra vista en san Lorenzo
es el ansia con que dese6 padecer: no os figures, cat6licos, 6 nues-
tro Santo animado de aquel celo indiscreto de algunos cristianos
poco instruidos, que buscando por sf mismos la persecucion, la
atraian infelizmente sobre los demrs hermanos, rindi6ndose des-
poes ellos mismos, por flaqueza, al peligro en que se habian em-
peilado por temeridad. La antigua discipline no permitia estos ex-
cesos, los que aunque algunas veces eran laudables, las mas solian
ser funestos: la Iglesia, prudent siempre en sus reglas, no queria
que sus hijos tuviesen la presuncion de presentarse 6 los perseguf-
dores; solamente les mandaba que tuviesen valor para resistir 6 sus
amenazas, y aun negaba los honors del martirio 6 los que, por de-
cirlo asi, le habian deseado con ambicion: Si quis idola fregerit, et
ibidem fuerit occisus, quia in Evangeliis non est scriptum, nee inveni-
tur ab Apostolis unquam factum, placuit eum in numerum non recipi
Martyrum. (Concil. Illiber. can. 60). Si en algunas ocasionescolo-
c6 en el nimero de sus Santos 6 los que por si mismos se presen-
taron a los tiranos, no quiso que so ejemplo sirviese de regla; so-
lamente intent darnos 6 entender, que asi como en los unos sabia
contener los movimientos humans, sabia tambien respetar en los
otros los extraordinarios impulses del Espfritu divino.
29. En san Lorenzo debeis admirar, cat6licos, un santo cuyo
fervor fue igualmente generoso y arreglado: no tuvo ]a temeridad
de querer obligar 6 los tiranos i que derramasen su sangre; pero
tampoco tuvo la cobardia de usar de precauciones para librarse de
su furor: vedle, hermanos mios, como fiel ministry del santo pon-
tifice Sixto II acompaiinndole al lugar del suplicio, y publicando ser
su diicono, en una occasion en que ni aun cristiano podia Ilamarse,
sin exponerse al iltimo peligro; oidle publicar las limosnas que re-
partia A los pobres, y envidiando santamente la muerte de su obis-
po, quejibase a 61 de que no le asociaba 6 su martirio; ,por qu6,
exclama, abandons a un hijo que siempre te ha venerado como 6
padre? ,por qu6 ofreces td solo tu propio sacrificio, cuando antes





DE SAN LORENZO, MARTIII. 7
nunca ofrecias el de Jesucristo sin que yo te acompaniase? 4puedes
temer que yosea un exemplar de cobardia, cuando td me estas dan-
do un ejemplo de tanta constancia? Haz la prueba de si el ministry
que elegiste para distribuir la sangre de Jesucristo tendra valor para
derramar la suya: para poder yo participar mas libremente de la
corona que A ti te esti preparada, he repartido entire los pobres to-
dos los tesoros que habias fiado a mi cuidado: no permits, pues,
que la muerte separe A un pontifice del levita con quien vivi6 tan
intimamente unido por su ministerio., ni te prives de la gloria de
veneer segunda vez at tirano en la persona de tu discipulo.
30. Estas generosas expresiones de nuestro Santo no podian
menos de nacer de un celo ardiente por la gloria de Jesucristo, y
de una viva persuasion de la verdad de su Evangelio : bien s6 que
hay eierto fervor indiscreto que se exhala en vanos deseos, y que-
solo sirve de hacernos vanagloriar de nuestras fuerzas, y de ocul-
tarnos nuestras propias flaquezas; porque muchas veces secede que,
contra el precepto del Ap6stol, queremos exceder-la media de nues-
tra virtud y los liniti.-. de nuestra vocaeion: el espiritu engaiiador
suele inspirarnos algunas veces una falsa emulacion y un engailoso
deseo de aspirar a cosas que son superiores a nuestras fuerzas: en-
vidiamos a los Santos sus her6icas acciones; nos quejamos secreta-
mente de que solamente nos faltan las ocasiones que a ellos se les
presentaron, y no las virtudes que ellos tuvieron : esta suele ser una
illusion muy frecuente en las personas que tratan de virtud,'y por
eso se desvanecen en proyectos quirnricos; maiden, no las fuerzas
que en la realidad tienen, sino las que juzgan tener; no reparan en
las cosas pequeiias, porque estan Ilenas de ambition por las gran-
des; y por tener la temeridad de aspirar al don que desean, tienen
la desgracia de perder el que han recibido.
31. Pero los deseos que san Lorenzo, manifestaba del martfrio
estaban muydistantes de esta illusion ; sus ansias nacian de una ca-
ridad mas fuerte que la muerte, y asi, so mayor consuelo fue la
esperanza que le di6 san Sixto de su pr6xima muerte : no te aflijas,
hijo mio, le dice aquel santo Pontifice, yo de ninguna manera te
abandon; padezco solo porque td tengas tamblen la gloria de triun-
far solo; tu generoso corazon no necesita de mi ejemplo para per-
maneeer constant en el suplici.i que te espera; si se te retarda la
muerte algo mas que A mi, es porque te espera un suplicio much
mas cruel, y porque el Sefior reserve para el vigor de tu edad un
combat que no se ha dignado conceder a la flaqueza de la mia.





72 SERMON II
32. Ya llega el tiempo, cat6licos, de ver cumplida la profecia
del santo Prelado, y de que el sincere testimonio que Lorenzo aca-
baba de dar en favor de la Religion sea mas pdblico y famoso por
su constancia en padecer la muerte mas cruel : nuestro mismo Santo
pronunci6 contra sf el decreto cuando public el uso que habia he-
cho de los bienes de la Iglesia; al oir sus expresiones le manda el
tirano que ponga en su poder los tesoros que estaban confiados A su
ministerio; el santo Levita obedece, y juntando todos los pobres,
entire quienes habia repartido los caudales, se los present al so-
berbio Valeriano, asegurandole ser aquellos los verdaderos tesoros
de la Iglesia; pero al ver el cruel Emperador frustradas sus injustas
esperanzas, manda i nuestro Santo que sacrifique 6 los fdolos, ame-
hazandole, si no lo hace, de reunir en su persona todos los g6neros
de tormentos con que habian sido martirizados otros ilustres con-
fesores.
33. LOs representar6 aquf, cat6licos, al casto cuerpo de san
Lorenzo cruelmente azotado, despedazado con puntas de escorpio-
nes, quemados sus costados con hachas encendidas, y descoyun-
tado en el ec6leo? Pero todo esto no es mas que preludio de un
especticulo en que por una parte se vi6 a cuanto Ilega la crueldad
que el demonio puede inspirar 6 un tirano, y por otra la fortaleza
que puede inspirar la gracia a un cristiano: para el invencible Lo-
renzo no basta padecer 61 solo en su cuerpo los various generos de su-
pliciohque se habian antes repartido entire otros muchos santos mar-
tires, sino que tambien debe padecer un martirio extraordinario y
unos tormentos inauditos, para que de este modo queden satisfe-
chas las ansias que tiene de padecer, y sea mas admirable su vic-
toria.
34. Representaos, pues, cat6licos, A nuestro ilustre MArtir ten-
dido sobre unas parrillas, como sobre una cama de dolor, y quemado
a fuego lento, como un cordero que ha de servir de past al perse-
guidor y de victim 6 Jesucristo: iqu6 afectos puede excitar en nues-
tros corazones un espectaculo tan extraordinario! Cristianos delica-
dos, vosotros los que no teneis valor para desear los trabajos, mirad
A ese hombre tendido en esas parrillas; mirad esa care negra y tos-
tada, mujeres mundanas, que poneis todo vuestro cuidado en ador-
nar un cuerpo que ha de ser past de gusanos, y que acaso esti
manchado con los mas execrables delitos: amados oyentes mios, mi-
rad todos a ese gran Santo, y medid el rigor de su martirio por los
excess de vuestra delicadeza; vosotros, ministros del santuario, que





DE SAN LORENZO, 1MIRTIR. 73
os hallais honrados con la alta dignidad de sacrificadores, mirad 6
un levita tendido sobre el altar de su caridad y desu religion, en
donde 61 mismo es hostia de su sacrificio; ved lo superior que le
hace 4 nosotros la fuerza de su amor, cuando nosotros somos tan
superiores A 61 por ]a excelencia de nuestro carActer.
35. Pero ,c6mo es possible que mis toscas expresiones puedan
haceros comprender, cat6licos, la naturaleza de su suplicio y los
prodigies de su constancia? 4qui6n puede alcanzar cuAl sea la im-
presion de un fuego que penetra una care abierta ya por muchas
parties con el cuchillo? En otros m6rtires hay el consuelo de que,
6 los tormentos son mas cortos, 6 son menos crueles; pero Ioh in-
geniosa crueldad que has hallado el secret de dar al martirio de
Lorenzo un nuevo grado de violencia, y que sin abreviar su dura-
cion aumenta su padecer Cruel tirano, 4 por qu6 no le das la muer-
te, 6 le permits que viva? ,No te basta el haberte embriagado con
su sangre, sin querer tambien hartarte con su came? Y si todavia
guieres gozar de ese birbaro placer, ,ha de ser necesario que esa
care inocente sea quemada viva, para que de ese modo sea mas
deliciosa tu crueldad? Angeles del cielo, testigos de tan tr6gica es-
cena, que con mano caritativa acudisteis al remedio de las prime-
ras heridas, 4,por qu6 no templais ahora el ardor de ese fuego cruel?
Y Vos, Senior, ,c6mo no vengais la soberbia de vuestros enemigos,
y dejais padecer de este modo A vuestros siervos? por qu6 permi-
tis que se tribute respetos A unas divinidades inanimadas, como si
tuvieran poder para perder i vuestros Mirtires, y que se blasfeme
vuestro santo nombre, como si no fu6rais Dios de las venganzas?
36. Pero iqu6 es lo que digol L4 d6nde va A precipitarme mi
compassion? IAh, cat6licos! adoremos la sabidurfa deun Dios santo,
que quiere ser glorificado por medio de los dolores, porque sola-
mente al demonio corresponde ser glorificado por medio de la sen-
sualidad : admiremos la constancia de un MArtir protegido de Dios,
y si contemplamos la violencia de sus tormentos, sea solamente para
admirar su valor y para imitar su constancia.
37, Ved aquf, hermanos mios, un Santo que no se cansa de
padecer, aunque los verdugos se cansan de atormentarle; que con-
serva toda la libertad de su espiritu, y toda la tranquilidad de si
alma, para burlarse del tirano que le atormenta, para alabar la mi-
sericordia de Dios que le conforta, y para regocijarse'en los tor-
mentos que son corona de su triunfo: ,qu6 objeto de mayor con-
suelo para nosotros, cat6licos, que la fe invincible de un cristiano
6 T. TI.






74 SERMON II
que sufre la violencia de un fuego abrasador sin perder la paz de
su alma; que viendo ya su cuerpo tostado por un lado, pide que le
vuelvan del otro; que convida tranquilamente al inhumane juez A
que coma de su care, y que mira los excess de su crueldad con
mas gusto que hubiera mirado los efectos de su compassion ? En este
triste estado halla la fe de Lorenzo su mayor consuelo, y en 61 des-
cansa su amor; su corazon se conserve vivo en medio de tan cruel
martirio, porque le anima la caridad; su espfritu solo piensa en la
felicidad que le espera; ofrece a Jesucristo sus dolores, y A Dios su
agradecimiento; finalmente padece con paz y alegria, porque pa-
dece mas de lo que hasta entonces habia padecido hombre alguno,
y aun mas de lo que parece puede padecer un hombre.
38. A vista de tan gran triunfo, no me admira, cat6licos, que
]a sangre de este ilustre Martir haya pasado a otras venas, y se haya
renovado en las personas de un Romano y de un Hip6lito: no me
admira el que el glorioso suplicio de este Htroe haya sido mirado
como el mayor esfuerzo de las potestades del infierno, y como se-
guro presagio de la decadencia de su imperio; porque ,c6mo era
possible, 6 Dios mio, que los infieles no admirasen en un ejemplar
tan extraordinario una prueba visible de nuestra fe, y un poderoso
motive para su conversion? ,C6mo podrian menos de confesar, A
vista de tan bArbaro espectaculo, que solamente el demonio puede
inspirar una crueldad tan monstruosa, y que solamente el verda-
dero Dios puede comunicar A sus siervos tan singular constancia?
Sed in his omnibus,superamus propter eum qui dilexit nos.
39. Tampoco me admira el que el fuego que consumi6 el cuerpo
de Lorenzo alumbrase los corazones de los infieles; lo que sf me
admira es, que este fuego se haya apagado para nosotros, que haya
tanta tibieza y tanta corruption entire los cristianos, y que seamos
menos files A Dios, porque ahora nos cuesta menos trabajo el ser-
virle: confieso, hermanos mios, que me parece que hoy tiene el
mundo la misma oposicion a la virtud que tenia antiguamente A la
fe: me parece que el vicio ha sucedido en el imperio del error, y
que los pecadores ocupan el lugar de los paganos: me parece que
Jesucristo no tenia menos siervos en los primeros tiempos, porque
habia muy pocos cristianos que no fuesen santos; y que el demonio
no tiene hoy menos sectarios que entonces, porque hay muy pocos
santos entire tan gran numero de cristianos: no s6 si la paz es mas
saludable i la Iglesia que la persecution; si debe alegrarse de la
tranquilidad que al present goza; pues ve A tantos cristianos en-





DE SAN LORENZO, MARTIR. 75
tregados & un funesto reposo desear las pasadas aflicciones que la
proporcionaban tantas coronas en los triunfos de sus hijos: no s6si
era menos feliz en aquellos antiguos dias, en que expuesta A la vio-
lenciade sus perseguidores, resplandecia con la santidad de sushi-
jos, 6 si es mas triste para ella el present siglo, en que se ve afren-
tada con sus des6rdenes, al iismo tiempo que reina su fe bajo la
protection de los principles; Ioh tiempo de tribulacion! ,por qu6
no has durado siempre? ioh tiempo de inocencial ,por qu6 te aca-
baste tan presto?
40. Nosotros principalmente, hermanos mios, a quienes la gra-
cia llam6 al santo ministerio, nosotros, que elegimos al Sefior para
patrimonio nuestro, estamos mas obligados A mantener el honor de
la Religion con nuestra fidelidad en el desempeiio de nuestras obli-
gaciones. Asi como los israelitas al ver el segundo temple no pu-
dieron dejar de echar menos la gloria del primero, nosotros no
podr6mos tampoco acordarnos de las antiguas costumbres de los
cristianos sin Ilorar amargamente la relajacion que vemos en nues-
tros dias; pero esta misma relajacion debe alentar nuestro fervor y
nuestro celo; esto pide la santidad de nuestro estado; nos hallamos
mas particularmente alistados en la milicia de Jesucristo, para que
trabajemos por su gloria; hemos sido educados en el seno de la
Iglesia, para que algun dia llegisemos a ser dignos ministros suyos;
y si debemos hacer revivir a vista de los files las virtudes de nues-
tro glorioso Levita y protector, para que en nuestro ejemplo apren-
dan la idea que deben former del nombre cristiano, seamos prue-
bas vivas de nuestra santa Religion por nuestro fervor 6 inocencia;
y animados de aquel espiritu de "fortaleza que en 61 resplandeci6,
imitemos del modo possible su valor en defender nuestra fe.
41. Y vosotros, files, Lno os habeis de avergonzar de afrentar
con vuestras costumbres el santo nombre que os distingue de los de-
mis pueblos de la tierra ? no habeis de conocer la obligacion en que
os hallais de mantener la dignidad de este santo nombre con la mo-
deracion de vuestras costumbres? El honor de la Religion es un de-
pdsito que esta en las manes de todos los que la profesan, y del que
se les pedira muy estrecha cuenta; es obligacion comun A todos los
cristianos el animarse m6tuamente A la virtud, y evitar los escan-
dalos, de modo que estos sean tan raros como eran entire los pri-
meros fieles: asi como hay en la Iglesia una tradition de sana doc-
trina, debe haber tambien una sucesion de costumbres santas; las
leyes del Evangelio no obligan menos por ser mas antiguas, ni puede
6*





76' ASUNTOS PARA LA FIESTA
prescribir contra ellas la relajacion que se ha introducido entire nos-
otros: es verdad que no todos son Ilamados, como Lorenzo, i la
perfection del estado eclesi6stico, ni i dar testimonio de su fe ai
costa de su sangre; es verdad que ya, por la misericordia del Se-
iior, no estamos en tiempo de sufrir injustas persecuciones por con-
servar la fe; pero, como dice el Apdstol, siempre somos una estirpe
escogida, una nacion santa y un pueblo conquistado con la san-
gre de Jesucristo; y estos gloriosos titulos nos dan a entender que
somos llamados A ser santos en este inundo, para poder ser felices
eternamente en la gloria: Ad quam, etc.



ASUNTOS
PARA LA FIESTA DE SAN LORENZO, MIiRTIR.

I. Stella magna, ardens lamquam facula. (Apoc. viii). Para de-
mostrar en Lorenzo un santo extraordinario se proponen dos co-
sas: 1.a como una resplandentisima estrella colocada en medio de
Roma pagana; 2.a como una ardentisima estrella en medio de Roma
tirana.--Colocado Lorenzo en medio de la ciega idolatria, brill6
allf con una incomparable santidad, con que hiri6 poderosamente su
horror, y disip6 sus tinieblas : Stella magna.-Expuesto al furor de
la enfurecida idolatria que le acometi6, arde en una incomparable
caridad, con que la corona entire los rigores de una espantosisima
muerte.
II. Probasti cor meum, etc. (Psalm. xvl). Este fue el fuego con
que quiso Dios probar : 1. la fe; 2.0 la caridad; 3. la fortaleza de
Lorenzo.-La fe de Lorenzo fue por medio del fuego : 1. exami-
nada; 2.0 probada; 3.0 propagada.--Encendido Lorenzo del fuego
de la caridad: 1.0 hace i los pobres muchisimas limosnas; 2.0 de-
sea fervorosamente el martirio; 3.o lo padece pacientemente.-
Triunfa Lorenzo del temor, del dolor y del ardor del fuego : 1.0 del
temor, insultardo al tirano; 2.0 del dolor, deleitAndose en medio
de los mas crueles suplicios; 3.* del ardor del fuego, venciendo el
fuego material con el ardor spiritual de la caridad.
III. Probasti cor meum, et visitasti nocte, igne me examinasti.
(Psalm. xvi). En el martirio de san Lorenzo dos cosas se nos pre-
sentan para admirar, la uncion de la gracia, y ]a fortaleza del m6rtir,
conforme la explicacion del texto hecha por Giustiniani: Probatus





DE SAN LORENZO, MARTIR. 77
in vita, visitatus a gratia, examinatus in pona. No puede ser mas con-
veniente la cita. Lorenzo fue probado en su vida: Probatus in vita;
fue visitado de la gracia : Visitatus a gratia; examinado en el fuego:
Examinatus in pena.-Fue probado en su vida por el testimonio
de unas santas costumbres; fue visitado de la gracia con bendicio-
nes de dulzura; fue examinado en el fuego por medio de una her6ica
constancia.
Sentencias de la sagrada Escritura.
In medio ignis non sum aestuatus. (Eccli. L).
Qui perdiderit animam suam propter me, inveniet ear. (Matth.
c. x).
Plus ego; in laboribus plurimis, in carceribus abundantius, in
plagis supra modum, in mortibus frequenter. (II Cor. xi).
Ignis in altari meo semper ardebit. (Levit. vi).
Eritque craticula usque ad altaris medium. (Exod. xxi).
Cecidit ignis Domini, etvoravit holocaustum. (IIIReg. xvim, 39).
In nidulo meo moriar. (Job, xxix).
Magnificabitur Christus in corpore meo, sive per vitam, sive per
mortem. (Philip. i).
Magnificentia in sanctificatione ejus. (Psalm. xcv).
Mirabiliter me crucias. (Job, x).
Jam quaritur inter dispensatores, ut fidelis quis inveniatur.
(I Cor. iv).
Proba me, Domine, et tenta me, ure renes meos, et cor meum.
(Psalm. xxv).
Probasti cor meum, et visitasti nocte, igne me examinasti, et
non est inventa in me iniquitas. (Psalm. xvi).
Qui amat animam suam, perdet eam, et qui odit animam suam
in hoc mundo, in vitam Teternam custodit earn. (Joan. xii).
Nisi granum frumenti cadens in terram mortuum fuerit, ipsum'
solum manet; si autem mortuum fuerit, multum fructum affert.
(Ibid.).
Fidelis Deus, qui non patietur tentari vos supra id, quod potes-
tis. (I Cor. iv).
Quod in prasenti momentaneum est, et leve tribulationis nos-
tre, supra modum in sublimitate, aternum glorim pondus opera-
tur in nobis. (II Cor. iv).
Fulgebunt quasi splendor firmamenti, et quasi stella in perpetuas
aeternitates. (Dan. xi).





78 ASUNTOS PARA LA FIESTA
Ignitum eloquium ejus vehementer. (Psalm. cxvii).
Lampades ejus, lampades ignis atque flammarum. (Cant. vm).
Principes persecuti sunt me gratis, et A verbis tuis formidavit cor
meum. (Psalm. cxvim).
Consolabitur me lectulus meus. (Job, i).
Qui vicerit, dabo ei sedere in throno meo. (Apoc. II).
Probatio vestra fidei multo pretiosior auro, quod per ignem pro-
batur. (I Petr. I).
Quoniam probavit eos, et invenit eos dignos se. (Sap. I).
Dispersit, dedit pauperibus, justitia ejus manet in sEeculum sae-
culi. (Psalm. cxl).
Cum ipso sum in tribulatione. (Psalm. xc).
Dominus voluit conterere eum in infirmitate. (Isai. Lin).

Figuras de la sagrada Escritura.

El valor de Lorenzo manifestado en medio de su sangriento ho-
locausto escarneciendo el poder del tirano y de los verdugos, pro-
voc6ndolos A que hincaran sus voraces dientes: Assatum est jam,
versa, etmanduca; puede compararse con la constancia de Elias, el
cual en el portentoso experiment y en el desaffo con los sacerdo-
tes de Baal se burlaba de ellos exhortAndoles i que gritaran mas
fuerte: Illudebat illis Elias, dicens: Clamate voce major. (II Reg.
C. XVIII).
A la manera que Ilueve del cielo vivo fuego sobre el expresado
holocaust de Elias, por lo que aclamaron todos la creencia de la
verdadera Divinidad : Cecidit ignis Domini, et voravit holocaustum;
asf Ilueve del cielo sobre el vivo holocaust de este MArtir el fuego
del Espfritu Santo, y con su luz ilumin6 las tinieblas de los ciegos
gentiles, gran nmmero de los cuales abrazaron el Cristianismo.
En las parrillas de Lorenzo pueden admirarse los prodigies del
horno de Nabucodonosor, en las que 61, mejor que los tres nifios
de Babilonia, recibe refrigerio de las llamas; 6 cuyo prop6sito es-
cribe san Leon de esta manera : Quantum ille extrinsecus urebatur,
tantum intrinsecus exultante interior homine dilatabatur.
Se admiran asimismo los portents observados en elj6ven To-
bias; porque asf como arrojando este la hiel del pez en los carbo-
nes, por consejo del arcingel Rafael, hizo perder toda la fuerza al
enfermo y al demonio: Posuit super carbones vivos, tune Raphael an-
gelus apprehendit dcmonium, et religavit illud in desert superioris





DE SAN LORENZO, MARTIR. 79
Egypti (Tob. vii); del mismo Anodo, arrojindose Lorenzo sobre
los carbones encendidos, encaden6 el infierno que se enfurecia en
dafio de la Iglesia.
A nuestro Santo puede aplicirsele el elogio que hace el Sefior so-
bre el sacerdote Simon, hijo de Onfas (Eccli. L, 6): Simon Onie
filius sacerdos magnus, quasi stella matutina in medio nebulm, et quasi
luna plena in diebus suis, et quasi sol refulgens; sic ille effulsit in tem-
plo Dei. Lorenzo entire los seculares resplandeci6 como el astro ma-
tutino con su modestia, con su devocion y con su piedad : iniciado
en las 6rdenes sagradas apareci6 como la luna sin defects; como
archidiAcbno resplandeciente como el sol por la santidad de su vida.

Sentencias de los santos -Padres.

Quam gloriosa, et quanta virtutum multitudine, quasi florum
varietate, distinct sit Laurentii coronatio, universe testis est ro-
mana Ecclesia. (S. Aug. serm. XXXVII de div.).
Laurentii egregii martyris merita, nulla pars Romani orbis ig-
norat. (S. Petr. Chrys. serm. CXXXV).
Gloriemur in Domino Patre omnipotenti, qui est mirabilis in
Sanctis suis, atque ita per universum mundum clarificavit gloriam
suam, ut A solis ortu usque ad occasum, aluminum leviticorum co-
ruscante fulgore, quam clarificata est Jerosolyma Stephano, tam
illustris fieret Roma Laurentio. (S. Leo, serm. de eod.).
Hine est, charissimi, quod triumphum beati Laurentii totus ubi-
que mundus consona devotione concelebrat, quod insuperabilem
fidem ejus letior Roma miratur. (S. Maxim. hom. I de eod.).
Uram illos, sicut uritur argentum, per martyria fidei examinato-
ria. (Tert. Scorp. 7).
Quosdam sanguinis roseus cruentavit, alios flamma tanquam in
fornace succendit: in his rutilus, in istis purpureus color effulsit.
Inter omnes Martyres Laurentius palma victrice radiavit. (S. Aug.
serm. X de S. Laur.).
Non enim B. Laurentius brevi vel simplici passion perimitur
nam qui gladio percutitur, semel moritur; qui in flammarum ca-
mino mergitur, uno impetu liberatur: hic autem longa et multipli-
ci pcena cruciatur, ut mors ei adsit ad supplicium, et desitad finem.
Dicitur enim ab illo saivissimo persecutore heec in Laurentio cons-
tituta pcena, ut ardentium expositum masse carbonum, insuper-
cum ferrea crate distentum lenta flamma consumeret, ut non tam




,80 ASUNTOS PARA.LA FIESTA
inflammando cito interimeret holinem, quam diu exurendo tor-
queret: ita ut cum unum latus exustum persecutor cerneret, aliud
latus ignibus objiceret exurendum. (Id. serm. I de eod.).
Tune oblata est torrenda, et, ut verius dicam, assanda martyrio
nobilis illa Laurentii craticula: astrictus est ferro, sed ille craticu-
lam supplicii lectum quietis putabat, supplicium dixi secundum
animum punientis, non secundum conscientiam patients. Nullum
est enim supplicium damnati, ubi non est pcena peccati. (S. Petr.
Chrys. serm. CXXXV).
Ipsaflamma ideosuscepit martyrem, ut probatum Domino suo red-
deret, non ut mutaret fidem suam. (S. Aug. serm. XXXII de Sanct.).
Cum quis viderit tanta perseverantia stare martyrem, torqueri,
et in suis tormentis gloriari, odor notitia Dei disseminatur inter
gentes, et subit tanta cogitatio, quod nisi verum esset Evangelium,
sanguine nunquam defenderetur. (S. Bier. ep. CL ad ledib.).
Tanta ejus martyrii gloria extitit, ut passion sua mundum illu-
minaverit universum. Mundum plane Laurentius, eo lumine, quo
ipse accensus est, et flammis, quas ipse pertulit, omnium Christia-
norum corda calefecit. Laurentii exemplo provocamur ad marty-
rium, accendimur ad fidem, incalescimus ad devotionem. Non ar-
demus quidem corpore pro Christo, sed ardemus affect. (S. Aug.
serm. XXX de Sanct.).
Quam profundum spiritualis viri, et quam cceleste consilium, ut
et egenis consuleret Laurentius, et multitudine pauperum consu-
mente qua ipse deducat, invenire non posset quod raperet perse-
cutorl Illam nimirum secutus sententiam: Dispersit, dedit paupe-
ribus, justitia ejus manet in swculum saeculi (Psalm. cxi); miseri-
cordia fuit quod alimoniam pauperibus dedit; justitim autem, quod
ut vir prudentissimus procuravit, ne Sanctorum substantial ava-
ris manibus sacrilegus occuparet. (S. Maxim. loe. c.).
Fidelis quippe inventus in modico minister, prrestantiora accipe-
re A Domino cupiebat. (S. Laur. Just. serm. de eod.).
Laurentius cum in sede gloriosissimi patriarchse Sixti diaconatus
fungeretur officio, puritate innocentis vitze, fortissimeque mortis
triumph apostolico se consortio copulavit. (S. Maxim. horn. I
loc. c.).
Accepit oraculum (Sixti), vicit diabolum, et perienit ad trium-
phum. (S. Ambr.).
Plus ardebat, quam urebat: urebat in care, ardebat in corde.
(S. Petr. Chrys. serm. CXXXV).





DE SAN LORENZO, MARTIR. 81\
Miramur patientiam, donum Dei miremur. Ut fides non defice-
ret, ut spes non averteretur, ut charitas inter poenas igneas corpo-
Srales plus accenderetur, Dei dona erant. (Id. ibid.).
Inter laurigeros confessores, et quos ad ccelum provexit peren-
nis gloria triumphorum, S. Laurentius variato fulgore decorus co-
ruscat, quoniam et leviticam candidam, et martyrialem sortitus
est in passion coronam. (S. Aug. serm. X de eod.).
Sancti numquam dulcius requiescunt, quam dum laboribus fati-
gantur. (S. Hilar. can. 11 in Matth.).
De craticula Laurentius vocatur ad hortum; et dum in craticula
erat, ab horto non aberat. (S. Bern. serm. XL in Cant.).
Nec poenali flexus est incendio, cujus in pectore insuperabilis
Sancti Spiritus flamma fervebat. (S. Aug. serm. V de eod.).
Ardet totis visceribus fortissimus Martyr, et uritur: sed regnum
coeli, promissaque Dei, fideli mente pertractans, refrigerio cons-
cientie victricis exultat. (Id. ibid.).
Tanta penain membris, tanta securitas in verbis, tamquam alius
torqueretur, alius loqueretur. (Id. ibid.).
Non enim potest in visceribus ignium tormegta entire, qui sen-
sibus paradisi refrigeria possidebat. (Id. serm. XXXI de Sanct.).
Vincens in praelio gaudet, quia et gloriam consequitur et predam.
(Tert. Apol. 50).
B. Laurentii triumphalem diem, quo calcavit mundum gemen-
tem, et sprevit blandientem, et in utroque vicit diabolum perse-
quentem, hodiernum nobis Ecclesia romana commendat. (S. Aug.
serm. XXXVII de div.).
Nihil obtines, nihil proficis, sava crudelitas. Subtrahitur tor-
mentis tuis material mortalis, et Laurentio in ccelos abeunte defi-
cis. Flammis tuis superari charitatis Christi flamma non potuit: seg-
nior fuit ignis, qui foris ussit, quam qui intus accendit. (S. Leo
Magn. serm. in Nat. S. Laur.).
Saevisti persecutor in martyrem; savisti, et auxisti palmam, dum
aggeras pcenam. Quid non ad victories gloriam ingenium tuum re-
perit, quando in honorem transierunt triumph etiam instrument
supplicii? (Id. ibid.).
Flamma ustus, sedipatientia tranquillus. (S. Aug. serm. XIII
de div.).
Illi states in penis, elevatis manibus orabant Dominumn; hic
autem prostratus in sua pcena toto corpore Deum deprecatur. (Sanc-
tus Ambr. horn. II de eod.).





82 ASUNTOS PARA LA FIESTA DE SAN LORENZO, MARTIR.
0 Martyris constantia, omni honore colenda, que tanto vigore
emicuit, tantaque virtute profecit, ut immanissimis nequaquam
suppliciis cederet, nec atrocibus flecteretur penis; sed clamaret:
Non time tormenta tua. (S. Laur. Just. serm. de eod.).
Taceat licet ante pedes tyranni exusta caro, corpus exanime; ni-
hil tamen detrimenti patitur in terris, cujus animus demoratur in
ccelis. (S. Ambr. hom. I de eod.).
Quis nolit ad horam sustinere Laurentii ignem, ut eternum ge-
hennae non patiatur incendium? (Id. ibid.).
Charitatis magnitude leviticum ministerium dedit, plenitudo fi-
dei martyrii contulit dignitatem. (S. Maxim. horn. de eod.).
Dum Christi ardet desiderio, persecutoris penam non sentit.
(S. Aug. serm. III de Sanct.).
Stat Martyr tripudians, et triumphans, toto licet lacero corpo-
re, et rimante later ferro non modo fortiter, sed et alacriter, sa-
crum e care sua circumspicit ebullire cruorem. (S. Bern. serm. XVI
in Cant.)..
Lassabantur tortores, sed non lassabatur fides. (S. Zeno Veron.).
Utin uno corpore tot martyria videantur esse, quot membra. (Id.)
Non facit hoc stupor, sed amor: submittitur enimsensus, non
amittitur. (S. Bern. loc. suprac.).
Qptimus dispensator est, qui sibi nihil reservat. (S. Hier.).
SQuidquid praeter victum simplicem, et vestitum de altari retines,
tuum non est, furtum est, rapina est, sacrilegium est. (S. Bern.
ep. II).
Nihil Ecclesia sibi, nisi fidem, possidet. (S. Ambr.).





SERMON DE SAN VICENTE, MARTIR.


ESQUELETO DEL SERMON

DE

SAN VICENTE, MARTIR.

Elpotentia nemo vicit ilium. (Eccli. XLYII, 13).
Nadie le venci6 en poder.

1. Despues que san Agustin nos ha presentado A Vicente co-
mo..., jqu orador puede...? Midiendo yo mis fuerzas..., pasar6
por alto muchas cosas..., limitindome A una sola, A su nombre...
Este le cuadra perfectamente, porque potential nemo vicit illum...
Fundado en esto os manifestar6 que...

Reflexion tnica: El nombre solo de nuestro Santo resume todas sus
victorias, y es para dl un glorioso distintivo.

2. Palabras de san Agustin : Magnum spectaculum, etc. En suju-
ventud venci6 al vicio con fortaleza sobrehumana... Levita bajo la
direction de Valerio predica la fe A pesar de los edictos de Dacia-
no... Este manda llevar press a Valencia A Valerio y a Vicente...
Valerio es desterrado... Vicente queda sufriend6 en las cArceles...
Vence vivo, sobreviviendo A toda suerte de tormentos; vence muer-
to, salvando su cadaver... No fue libertado de las carceles como
san Pedro, ni mantenido en ellas como Daniel... Venci6 A los que
le azotaban animAndolos A... Venci6 a los que le pusieron en cruz,
echandoles en cara... Venci6 en el fuego..., pues el mismo Daciano
lleg6 A confesar que... Venci6 despues de muerto, pues... Todo el
mundo vi6 a Vicente ubique vincentem.- Vicit in verbis, dice san
Agustin, vicit in penis; vicit, etc.
3. Grande hubiera sido la virtud de Vicente triunfando de un
solo enemigo, ,qu6 sera triunfando de...? Entre ellos venci6 tam-
bien al demonio, quien esta vez... Sugiri6 tambien A Daciano que...
Conociendo Vicente su diabdlica astucia, rog6 a Dios recibiese su
alma, y asf triunf6 de... Ego, dijo el Salvador, potestatem habeo po-
nendi animam meam... Vicente tuvo en parte la misma potestad...
En efecto, resistir A la muerte cuando..., y terminar felizmente el





84 SERMON
martirio cuando..., no es poco parecido i... ,Qu6 dirian el impio
juez y...?'No es possible, dirian entire si, que Vicente sea... ,Qu6
mirtir tuvo en tan poco nuestra ira?... Palabras de Daciano... Le
sucedi6 lo mismo que A Pilatos... Palabras de san Agustin: Erat
videre invictam, etc.
4. En nada se parecen a los Mirtires los malhechores 6 id6la-
tras que... C6mo y por qu6 estos mueren... Aquellos son mirtires
porque... Palabras de san Agustin : Bene sincere, et, etc. Este ho-
nor, aunque comun a todos los Martires, es el distintivo de... Dios
no comunica sus dones con igual medida... Prometi6 su asistencia
a los Mirtires, pero no los hizo insensibles... Sin embargo, asi cotno
Vicente hablaba como si otro hablase, tambien padecia como si otro
padeciese... Palabras de san Agustin: Tantapena erat in, etc. No
era Vicente quien era atormentado, sino Daciano, y en Daciano el
demonio, porque... Magis diabolus, dice san Agustin, non victo Vin-
centio, etc. De ahi se colige que nadie sobrepuj6 en fuerza a Vi-
cente; etpotentia nemo, etc., y que se le debe de todos modos el
nombre que Ileva...
5. Elogio de la ciudad de Vicenza (donde fue predicado este
sermon) fundado en su mismo nombre, en su fidelidad, valor, no-
bleza y celebridad de sus hijos..., en la prontitud, sobre todo, con
que abraz6 la fe cat6lica..., y en el ndmero de sus esclarecidos San-
tos... Su nombre solo resume todas sus glorias, como el de Vi-
cente resume todas las suyas...





DE SAN VICENTE, MARTIN. 85



SERMON

DE

SAN VICENTE,4IARTIR.

Et potential nemo vicit ilium. (Eccli. XLVIII, 13).
Nadie le venci6 en poder.

1. Para celebrar dignamente los triunfos y la fortaleza del glo-
rioso levita y mirtir san Vicente, de cuyo honroso nombre tanto
se precia nuestra patria, nadie puede reputarse suficiente, aunque
no fuere como yo de corto entendimiento, y sobre todo debiendo
dirigir la palabra A un auditorio como este. Porque, ,qu6 orador,
por much que sea su facundia, despues que el gran Padre san
Agustin, con las mas escogidas y elevadas frases nos ha propuesto 6
Vicente como un mirtir de los mas ilustres por la corona que cifie
y de los mas c6lebres en la Iglesia, qu6 orador puede tener la pre-
suncion de referir en corto tiempo sus admirables acciones, de ma-
nera que satisfaga 6 aquellos que de ellas tienen noticia, y que escu-
chan con atencion, movida de la viveza de su espiritu y de la dgvocion
que tienen al Santo, qu6 es lo que acontece a todos los que veo reu-
nidos en este sitio? Pero midiendo yo mis fuerzas y considerando
con humilde y timida mirada la sublime santidad de Vicente, pasar6
por alto muchas cosas que de 61 podria deciros, con la seguridad
de que no caben todas en on brevisimo discurso; por esto me limi-
tar6 a hablar de una sola. Y ,cual ha de ser esta sino el digno y
excelso nombre del Mirtir que hace poco he pronunciado con jd-
bilo, y habeis recibido vosotros con reverencia, y guardais esculpido
en vuestros corazones? nombre que si por consejo divino, como
dicen'algunos historiadores, fue dado 6 vuestra Inclita ciudad, por-
que sobrepuja y vence i muchas otras en el servicio de Dios y en
la fidelidad 6 la repiblica invicta 6 inmortal; tambien lo obtuvo por
lo mismo Vicente, porque alcanz6 una ilustre victoria, y se distin-
gui6 de los demis Martires, pudiendo decirse de 61: Et potential
nemo vicit illum. Y en verdad, como dice san Agustin, cuyas frases
citar6 oportunamente, venci6 Vicente en todas parties: venci6 6





86 SERMON
toda suerte de enemigos; venci6 de todas maneras, y por esto fue
distinguido de los otros Mdrtires con aquel hermoso nombre del
cual se envanece sobre todas las ciudades Vicenza: Ave Maria.

Reflexion 4inica: El nombre solo de nuestro Santo resume todas sus
victorias, y es para el un glorioso distintivo.

2. No creo que pueda hli'er nadie que reflexionando sobre los
diversos trances en que se encontr6 el glorioso MArtir, no se ponga
6 hablar de'1l con admiracion, como lo hizo mi gran Padre: Mag-
num spectaculum spectavimus oculis fidei martyrem sanctum Vincen-
tium ubique vincenteml Contempl6mosle en su patria y en medio de
]a guerra que el mundo, falaz y la propia inclinacion del hombre
est6n haciendo 6 la incauta y fr6gil juventud, y le veremos como
al fidelfsimo Samuel consagrado desde su infancia al temple, y ven-
ciendo y burlando al vicio y su dominacion gigantesca; cual gene-
roso David, con la simplicidad de costumbres y con fortaleza so-
brehumana; 6 bien le veremos entire los levitas, bajo la direction
de Valerio, conversar cual otro Est6ban Ileno de gracia y forta-
leza con semblante y candidez angelicales, anunciar el nombre de
Cristo, y promover y extender su religion A pesar de los edictos
de Daciano. ,Qui6n, A todo esto, no prorumpe con san Agustin
en expresiones de asombro ? Baste decir que el citado tirano en el
principio de su prefectura habia mandado que Ilevasen A Valencia
fuertemente maniatados a Valerio y 6 Vicente: prueba evidence de
que eran estos los mas celosos ministros de Dios, y aquellos de quie-
nes mas temian los id6latras. Pero, asi como el grande Animo de
Valerio hubo de ejercitarse solamente en un largo y miserable des-
tierro, A Vicente le cupo la suerte de ganar otras victorias, puesto
que, despues de la separation de su padre, no menos dolorosa que
la de Sixto yLorenzo, hubo de experimentar el horror de las c6r-
celes, el peso de cadenas y argollas, sin pan, sin luz y sin poder
menearse siquiera. Hubo de responder 6 las necias insinuaciones
de Daciano, y rebatir los errors con razones, los ofrecimientos con
negatives, y con intrepidez las amenazas. Tuvo la gloria de veneer
cruelisimos azotes, llamas voraces y atrocfsima cruz; y de veneer
vivo, sobreviviendo a toda suerte de tormentos; y muerto, sal-
vando su:cadaver de las fieras, de los naufragios, de las arenas
solitarias y de las naciones iddlatras. Vicente, en fin, hubo de ven-
cer por todas parties. Y no creais, hermanos mios, que estas vic-





DE SAN VICENTE, MARTIR. 87
torias fuescn ordinarias y comunes. He dicho que venci6 en las
circles: y ,por ventura fue libertado como san Pedro por mano
de Angeles, 6 maravillosamente mantenido en ellas como Daniel?
Mas hizo Vicente: no solo estuvo encerrado durante much tiem-
po, sino que subsisti6 sin comer, manteni6ndose mas vigoroso que
nunca, primeramente por la asistencia divina, y luego por el valor
de su inimo. He dicho tambien que venci6 los mas crueles azotes.
Pero Linclin6 humildemente las espaldas y sus desnudos miembros,
como lo hacian otros mirtires? Mas hizo Vicente, que como juez
y tirano de si mismo, mand6 a los verdugos que le azotasen, re-
fiales cuando le daban flojamente, alabandoles y animandoles cuan-
do le herian con brio, les reprendia cuando descansaban, hasta que
fatigados de su tarea, se qued6 Vicente mas robusto que nunca. He
dicho tambien que venci6 en la cruz: ,alegr6se, por ventura, al
verla, y muri6 en ella como Andr6s, predicando al pueblo? Mas hizo
Vicente. No pudiendo quitarle la vida los id6latras, lo deponen del
patibulo, y echandoles 61 en cara su compassion y su ineptitud, les
ruega que le pongan otra vez en el lefio, y 61 mismo se tiende sobre
la cruz. He dicho tambien que venci6 en el fuego. Pero Lestnvo con
]a intrepidez de Lorenzo, que volvi6ndose al tirano le invite A co-
mer de sus asadas carnes? Vicente cAsi hizo mas; pues estando ro-
deado de fuego por todas parties, y ardiendo todos sus miembros, se
hizo, como el oro, mas fuerte y mas hermoso, de manera que el
mismo Daciano lleg6 a confesar que ya no sabia c6mo darle tor-
mento y quitarle la vida. He dicho, por iltimo, que aun desppes
de muerto venci6. Por ventura fueron sepultadas ocultamentelas
sagradas reliquias contra las 6rdenes del tirano? Decid, hermanos
mios, qu6 hubo mas. Pues A la vista del implo perseguidor las de-
fendieron de hambrientos lobos aquellas mismas aves que se ali-
mentan de cadaveres, 6 sea los cuervos: las piedras que habian
de sumergirlo y llevarlo al fondo, le mantuvieron sobre las olas;
las arenas le fabricaron un c6modo sepulcro, el cual fue descubierto
por milagrosas revelaciones. Qu6bmas quereis, hermanos mios?
Los fieles, los id6latras, y hasta los espiritus bienaventurados vie-
ron con admiracion : Vincentium ubique vincentem. Venci6 las insi-
nuaciones de Daciano con las palabras; venci6 los tormentos con la
paciencia; venci6 la presencia de los id6latras confesando y predi-
cando el Evangelio; venci6 en las llamas, haci6ndose superior al
incendio; venci6 en el agua, no pudiendo sumergirse de manera
alguna; venci6 en vida, sobreviviendo a los mas crueles suplicios;





88 SERMON
y vencid despues de su muerte, siendo encontrado maravillosa-
mente y sepultado: Vicit in verbis, continia san Agustin; vicit in
penis; vicit in confession; vicit in tribulatione; vicit exustus ignibus;
vicit submersus fluctibus; postremo vicit tortus, vicit mortuus.
3. Si la virtud de Vicente triunfante en todas parties hubiese
medido sus fuerzas con un solo enemigo, aunque hubiera sido gran-
de y admirable, no hubiera sido tan herdica como tomandose con
toda suerte de adversaries. Y entire estos, bien sabeis, hermanos
mios, que es el mayor el demonio, el cual hizo uso contra Vicente
de la mas refinada malicia que nunca hubiese empleado. Pues, no
solo aconsej6 A Daciano que lo espantase con amenazas, y lo ten-
tase con promesas, sino que le indujo A ofrecerle lo que solia ha-
cerse con los MArtires catdlicos; cuando viendo a Vicente aun vivo
y curado por virtud divina, despues de los innumerables tormen-
tos que habia sufrido, orden6 que lo pusiesen encima de unas pre-
ciosas mantas, que todos fuesen A besarle las heridas, que se re-
cogiese toda la sangre que habia vertido, y que, coronado de flores,
se expusiese A la adoracion piblica. Pero habiendo conocido Vi-
cente la finisima astucia del infernal enemigo, que, donde no puede
veneer con los mas atroces tormentos la flaqueza de la care, pro-
cura veneer con los honors la fortaleza del espiritu, dirigi6 plici-
damente su animo al Criador, y venci6 las insidias diab6licas con
una inesperada muerte que sorprendi6 & los id6latras, asi como ha-
bia vencido los tormentos conservando en ellos milagrosamente la
vida. Bien sabeis, hermanos mios, haber sido una singularisima
virtud de Jesucristo veneer la muerte, dando el almd y separan-
dola del cuerpo cuando fue de su voluntad, mientras fue crucifi-
cado en el tiempo que 6l mismo habia escogido, y cuando los judios
tramaban contra 61 ]a muerte de varias maneras, paseaba libre-
mente entire ellos pudiendo decir con razon: Ego potestatem habeo
ponendi animam meam. Con todo, esta divina 6 inasequible gloria,
A ninguno de los M6rtires concedida, la tuvo en part el invicto
y glorioso martir Vicente para confusion de sus enemigos. En efec-
to, resistir A la muerte cuando los id6latras intentan darsela, y ter-
minar felizmente el martirio cuando se le prepare una triunfal y
solemne pompa, no es poco parecido A la muerte de Jesucristo, el
cual, mientras los fariseos le ponian asechanzas, transiens per me-
dium illorum ibat, y cuando le reciben en Jerusalen con himnos y
palmas, entonces elige aquel tiempo para morir, probando de esta
suerte que daba su alma cuando era su voluntad. Como quiera,





DE SAN VICENTE, MARTIR. 89
Vicente quebrant6 las mayores asechanzas del astuto tentador in-
fernal, asf como la crueldad y furor de su impio juez. ,Qub debia.i
decir estos al ver como Vicente despreciaba las ofertas que se le
hacian, que predicaba constantemente el Evangelio, que salia de
todos los tormentos mas vigoroso que cuando empezaba 6 sufrir-
los, y que dejaba, por fin, burladas sus invenciones con una muerte
tan hermosa? ,Cdmo lo hace Vicente, dirian entire si, para resistir
y salir sano 6 ileso de las c6rceles, de las llamas y del patibulo ?
jNo es possible que sea un flaco y frigil hombre, sino cosa inmor-
tal y divina I ya lo visteis en medio de los tormentos cantar alaban-
zas, confesar 6 su Dios, y gritar y azuzar A los verdugos como si se
tratase de atormentar A otro. ,Qub m6rtir tuvo en tan poco nues-
tra ira? Y aun cuando se hayan encontrado otros de un Animo pa-
recido al suyo, Iqui6n como Vicente tuvo un cuerpo que no pudie-
ran destruir, ni los azotes ni las llamas? Con razon le preparaba
yo los honors que se deben series mas elevados que nosotros,
puesto que tan diverse de la nuestra era su sobrehumana condi-
cion. Pero si Vicente no era hombre, Zc6mo es que ha muerto?
i Ahl el que ha vencido en vida por medio de malas artes, no debe
ser venerado despues de muerto, y el cuerpo donde habit aquella
alma indigna ha de ser past de las fieras. Asf qued6 maravillado
y confuso aquel juez indigno, y le aconteci6 lo mismo que a Pila-
tos, el cual, viendo que Jesucristo no moria, ni 6 fuerza de azotes,
ni hajo el gravisimo peso de la cruz, ni traspasado con los agudos
clavos con que fue clavado en ella, dud6 si seria hombre; mas luego
que oy6 la noticia de su muerte qued6 estupefacto, pareci6ndole que
si Cristo hubiese sido hombre no habria padecido tanto, y que si
era Dios no hubiera muerto : Mirabatur sijam obiisset. Por esto tuvo
en poco aquel preciosisimo cuerpo, y lo did 6 Jos6 de Arimatea. Ohl
isi os hubi6seis hallado, hermanos mios, en aquel glorioso al par
que horrible espectAculo de aquel martirio! Hubi6rais visto, dice
san Agustin, la fuerte alma de Vicente combatir contra las ase-
chanzas del antiguo enemigo, las amenazas de aquel impio juez y
la flaqueza y fragilidad del cuerpo mortal; y le hubidrais visto triun-
far valerosamente de todos estos enemigos y de todas sus artes: Erat
videre invictam martyris animam contra insidias antiqui hostis, contra
savitiam impii judicis, contra dolores mortalis carnis acerrima conflic-
tatione certantem et in adjutorio Domini cuncta stiperantem., ,De d6nde
no volvi6 victorioso? ,qu6 enemigo dej6 de vencer?
4. Venci6, venci6 por doquiera, venci6 A todos sus enemigos,
7 T. VI.





90 SERMON
venci6 de todas maneras el fuerte y constantfsimo san Vicente. La
manera de veneer que tienen nuestros Martires en nada se parece
al modo como algunos malhechores sufren los tormentos y los id6-
latras ofrecen, a veces, la vida por sus falsos dioses. Pues estos ven-
cen con la soberbia, y cuanto mas fuertes parecen por fuera, tanto
predomina en so interior el vicio: mientras que nuestros Martires
vencen con la humildad, con la paciencia y con el propio despre-
cio, y son m6rtires porque van A la muerte por la gloria de Dios:
constituyendo el martirio no la pena sufrida, sino la razon por que
se sufre. De ahi el que san Agustin haga decir 6 Vicente aquellas
palabras de David: Judica causam meam de gente non sancta, habien-
do sido la razon de su martirio totalmente contraria A aquella por
que padecen los pecadores, puesto que muri6 inocente, santo, hu-
milde, y tinicamente por la gloria del Seiior. Esto no es veneer con
la ambicion de la cual somos vencidos interiormente, sino veneer
exteriormente con la fortaleza 6 interiormente con la caridad: 6
segun las palabras del santo Padre, veneer bien, y veneer de todas
maneras: Bene sincere, et omnes machinationes sincere. Y aunque con-
venga este honor 6 todos los Mirtires, no es decir que no sea dis-
tintivo de Vicente. Los que reciben el espiritu del Senior no par-
ticipan de sus dones con igual media; recibiendo la sabidurfa y la
fortaleza hablan sin poder ser convencidos, pero no sufren sin ser
atormentados. En efecto, prometi6 Jesucristo A los Ap6stoles que
delante de los prefectos y de los reyes hablaria el espiritu de su Pa-
dre, con el cual vencerian ficilmente las doctrinas falsas; mas no
les prometi6 fortaleza que les hiciese insensibles 6 Ia muerte, antes
les propuso que bebiesen con sufrimiento su caliz, que no puede
dejar de ser amarguisimo. Por esto contemplais, hermanos mios,
d nuestros Mirtires ante los tribunales de los principes id6latras, a
los cuales confunden con sus respuestas; y despues los veis en las
arenas martirizados y muertos; pero el Espfiitu Santo, que hablan-
do en ellos destruye todo error, cuando les conforta en sus pade-
cimientos no les hace insensibles aldolor; mas Vicente, como podia
comprender facilmente las cosas mas elevadas, venci6 de una ma-
nera singular, mientras no solamente hablaba como si otro habla-
se en 41 enmudeciendo y venciendo 6 los id6latras, sino que pade-
cia como si otro sufriese en lugar suyo los tormentos sin sentir do-
lor alguno ni recibir la muerte. Asf pudo decir san Agustin: Tanta
paena erat in membris, tante securitas in verbis tamquam alius trqile-
retur, alius loqueretur. Tamquam alius logueretur; tal es la manera





DE SAN VICENTE, MARTIR. 91
de veneer con las palabras prometidas A los Mdrtires en general;
tamquam alius torqueretur; h6 aquf la manera de padecer sin sufri-
miento concedida especialmente A Vicente. Durante el largo y cruel
martirio de Vicente, a quin lo creyera? no era Vicente el atormen-
tado, sino el mismo Daciano; y en Daciano, el demonio. Porque
cuando de dos cuerpos vivos el uno cambia de color y se le encien-
de la cara, se enfurece, se irrita, y se agita y conmueve desmedida-
mente, y el otro ni se inmuta, ni hace movimiento alguno, fuerza
es decir que en el primero reside el dolor, y no en el segundo. Mi-
rad como el tirano, mientras estin azotando y quemando A Vicen-
te, hace violentas contorsiones, se enfurece, y oprimido por la an-
gustia se queja, pierde el conocimiento de sf mismo, y se confiesa
vencido por el Martir, al paso que este continda gozoso y alegre
sin la menor alteracion. Esto es una serial evidence de que las pe-
nas del Martir no alegran al tirano, como suele acontecer, sino que
le dan un martirio cruelisimo, asf A 61 como al demonio quese en-
cuentra en los tiranos, como que son miembros suyos. Por esto con-
tinuando Agustin las alabanzas de nuestro Santo, dice: Mlagis dia-
bolus, non victo Vincentio, quam Vincentius persequente diabolo torque-
batur. Y como de todo esto se colige como venci6 en todos los tor-
mentos, de todas maneras, y 6 los mas astutos enemigos, y que
por consiguiente se le debe por todos titulos el honorffico y sublime
nombre que lleva, puesto que nadie le sobrepuj6 en fuerza para
veneer: et potential nemo vicit illum; no cesar6 de repetir siempre el
mismo elogio que de 61 hizo nuestro sapientisimo Padre, elogio que
viene confirmado con el nombre de Vicente.
5. Por esta misma razon nada dir6 en alabanza de vuestra in-
clita patria, aunque en esta occasion parezca oportuno y cAsi nece-
sario celebrarla; pues creo que basta para ensalzarla el nombre de
Vicenza. Pues- ,qui6n puede negar que este nombre, a pesar de
otras etimologfas, se le ha dado porque vence y sobrepuja a otras
ciudades? porque si dejamos aparte la extension de los muros, que
es un caracter material y poco apreciable de una ciudad, ,cu6l se
mostr6 mas fiel que Vicenza, primero A los emperadores romanos,
entire los cuales Honorio le di6 sus leyes; y despues a los venecia-
nos, de los cuales sois los mas obedientes sdbditos, asf como.fuisteis
los primeros en abrirles el paso para que extendiesen en italia su
just y faustisimo imperio? i,Qu6 ciudad puede vanagloriarse de
haber producido hombres tan esclarecidos en todas las ciencias, co-
mo Polemon entire los gram6ticos, Gallo entire los poetas, Aulo Ce-
7*





92 ASUNTOS PARA LA FIESTA
cina en el gobierno y en las armas, Paladio en la arquitectura, Por-
ta en las matemiticas, Trissino en la lengua italiana, para no ha-
cer mencion de todos los demas, asi pasados como presents? Ylo
que forma vuestra mayor gloria y reputation, 4qu6 otra ciudad
abraz6 con mas prontitud la religion cat6lica luego que os la anun-
ci6 Prod6simo, derrocando el antiguo y celebrado fdolo del Sum-
mano, y levantando en su lugar la im6gen de Maria de la cual sois
tan devotos, como lo atestiguan, no solo aquel monte, sino todos
los angulos de vuestro f6rtil territorio, y principalmente el cercano
y venerable monte Berico? Finalmente, 4,qu6 ciudad os supera en el
nimero y cualidad de los Santos, puesto que teneis un FBlix, un
Fortunate, un Leoncio, un Carp6foro, una Eufemia, un Florian,
y aun cuando otro no hubiese, uno que vale por mil, que es el
santisimo y admirable Cayetano ? Venciendo, pues, esta patria ba-
jo todos aspects i muchas otras, es justamente apellidada Vicen-
za: y este nombre basta por todas las alabanzas que pudieran tri-
butarsele, asi como para vuestro gloriosisimo protector es suficiente
y muy distinguida gloria la de ser llamado Vicente.



ASUNTOS

PARA LA FIESTA DE SAN VICENTE, MARTIN.

I. Exivit vincens, ut vinceret. (Apoc. vi). La vida del cristiano
es una milicia; por eso se debe recomendar san Vicente por las lu- .
chas de las que sali6 victorioso. Y i fin de que se present mas clara
la victoria y mas gloriosa, se deben considerar sus combates no como
especiales, sino como comunes al cielo y al inferno; cuyos princi-
pes se presentan a la lucha, el uno en Vicente m6rtir, y el otro en
el prefecto Daciano: 1. la malicia del demonio combat en Da-
ciano, quien no se conmueve nada A la presencia de los multipli-
cados prodigies; 2.0 la virtud de Cristo resplandece en Vicente,
puesto que no queda vencido por los repetidos suplicios; cuyo pa-
saje sedesprende espontineamente de las palabras de san Agus-
tin : Tot convict miraculis persistebat impietas, agnoscatur operatrix
diaboli malitia. Tot vexata suppliciis non cedebat infirmitas, agnosca-
tur ergo operate divinitas.
II. In mundopressuram habebitis, sed confidite, ego vici mundum.





DE SAN VICENTE, iiRTIR. 93
(Joan. xvi). Esta promesa fue completamente entendida por Vicen-
te, quien con su confianza en Jesucristo venci6 el mundo. El mundo,
segun expression de san Agustin, al principio nos acaricia para se-
ducirnos; y si no basta esto, nos infunde miedo para hacernos su-
cumbir : Blanditur, ut decipiat; terret, ut frangat (serm. CCLXXV);
pero A sus errors se puede contraponer la sabidurfa, al temor de
los tormentos la paciencia, y acaba por ser vencido: Errores sugge-
rit, vincitur per sapientiam; tormenta infligit, vincitur per patientiam.
(Id. ibid.). Estas palabras reasumen el caracter de san Vicente, el
cual se consider en dos estados, de diacono y de mirtir : 1. como
diacono, acosado por los errors del mundo en su ministerio, los
venci6 disipandolos con las luces de una sabiduria del todo.celes-
tial; 2.0 como martir, sorprendido por el mundo con los tormen-
tos, lo vence sufriendo con una irresistible paciencia.
III. En dos cosas principles aparece el poder divino en el mar-
tirio de los Santos, y especialmente en el de san Vicente : 1.0 en la
debilidad de los instruments de que se sirve para veneer y confun-
dir Lan poderosos enemigos; 2.0 en los sucesos que tienen lugar en
la muerte de los Mirtires.--Ha querido Dios veneer todo el furor
de los demonios y todos los rabiosos esfuerzos de los tiranos por
medio de la came d6bil y delicada de los Martires : san Vicente
queda victorioso de los demonios y de uno de los mas crueles tira-
nos que jams se levantaron, y triunfa en los muchos tormentos A
que fue sometido.-Los tiranos pretenden sujetar A los dolores y
al deshonor A los Martires, y hace Dios que el martirio los come
de alegrfa y de gloria. Prueban los tiranos de deshonrar a Dios y a
Jesucristo; el martirio empero produce efectos del todo contrarios.
Los tiranos quisieran destruir la Iglesia, y el martirio la consolida.

Sentencias de la sagrada Escritura.

Timor Domini ipsa est sapientia, et recedere a malo intelligen-
tia. (Job, xxvii).
Fidelis Deus, qui non patietur tentari vos supra id quod potes-
tis; sed faciet cum tentatione proventum. (I Cor. x).
Dominus meus est, quasi bellator fortis. (Jerem. xx).
Infirma hujus mundi elegit Deus, ut confundat fortia. (I Cor. I).
Ecce ego mitto vos, sicut oves in medio luporum. (Matth. x).
Deo autem gratias, qui semper triumphant nos in Christo Jesu.
(I Cor. u).





94 ASUNTOS PARA LA FIESTA
Curro non quasi in incertum, pugno non quasi aerem verberans,
ut accipiam coronam incorruptam. (Ibid. xI).
Quid queris, et quid vis discere A nobis? parati sumus mori ma-
gis, quam patrias leges pravaricari. (II Mach. vii).
Qui perdiderit animam suam propter me, inveniet eam. (Matth.
c. x).
Nolite timere eos, qui occidunt corpus, animam autem non pos-
sunt occidere. (Ibid.).
Quis nos separabit h charitate Christi? Tribulatio, an angustia,
an fames, an nuditas? etc. (Rom. vii).
JEstimati sumus sicut oves occisionis, sed in his omnibus su-
peramus propter eum, qui dilexit nos. (Ibid.).
Certamen forte dedit illi, ut vinceret. (Sap. i).
Spectaculum facti sumus mundo, et Angelis, et hominibus.
(I Cor. iv).
Quorum intuentes exitum conversations, imitamini fidem.
(Hebr. xiii).
Sancti per fidem vicerunt regna, adepti sunt repromissiones.
(Ibid. xi).
Domine, posuerunt morticina servorum tuorum escas volatilibus
cceli; carnes sanctorum tuorum bestiis terrae. (Psalm. LxxvII).

Figuras de la sagrada Escritura.

Portento de fortaleza y de constancia fue sin duda el patriarca
No6, si en el naufragio del universe pudo salvarse intr6pido en una
fr6gil nave; pero Dios, para quitar de su vista el especticulo del
infortunio y del peligro, cerr6 con su mano la ventana del area. No
sucedi6 asi-en san Vicente, A quien se le presentaron anticipada-
mente todos los instruments dolorosos de su martirio.
Job, quej6ndose de la crueldad de sus padecimientos, pregunta
,con dolor, si su fortaleza es de piedra y la came de bronce: Nee
fortitude lapidum fortitudo mea, neque caro mea wnea est. Mas de san
Vicente puede decirse todo lo contrario; porque padeci6 con tan
gran constancia como si fuese de mArmol, y entire los sufrimientos
alab6 A su Dios, como si tuviera sus miembros de bronce; por lo
que dice san Agustin que en 61 se podia career habia dos personas,
una que padecia y otra que hablaba.
Con Elfas, pr6fugo y alimentado por un cuervo en el desierto,
puede parangonarse nuestro MArtir. Aquel en vida fue alimentado





DE SAN VICENTE, MARTIR. 95
por un cuervo; este siendo muerto fue defendido por un cuervo
para que no fuese comido: Obtinuit Elias d corvo, ut aleretur, ob-
tinuit Vincentius A corvo, ne comederetur. (S. Aug. serm. de S. Vine.).

Sentencias de los santos Padres.

Magnum spectaculum spectavimus oculis fide, martyrem S. Vin-
centium, ubique vincentem. Vicit in verbis, vicit in pcenis, vicit
in confessione, vicit in tribulatione, vicit exustus ignibus, vicit sub-
mersus fluctibus, postremo vicit tortus, vicit mortuus. (S. Aug.
serm. CCLXXIV).
Quis istam patientiam militi suo donavit? Nisi qui pro illo san-
guinem fudit, cui pro illo dicitur in psalmo: Quoniam tu es pa-
tientia mea, Domine: Domine spes mea h juventute mea. (Id. ibid.).
Magnum certamen magnam comparat gloriam; non humanam
ac temporalem, sed divinam et sempiternam. Fides pugnat, et
quando fides pugnat, carnem nullus expugnat; quia etsi lanietur,
etsi laceretur, quando permit, qui sanguine Christi redemptus est?
(Id. ibid.).
Erat videre invictam martyris animam contra insidias antiqui
hostis, contra savitiam impii judicis, contra dolores mortalis car-
nis acerrima conflictatione pugnantem. (Id. serm. CCXLV).
Tanta pcena erat in membris, tanta securitas in verbis: tanquam
alius loqueretur, alius torqueretur, et vere alius; pradixit enim hoc
Dominus, et promisit martyribus suis dicens: Non vos estis, qui lo-
quimini, sed Spiritus Patris vestri, qui loquitur in vobis. (Id. ibid.).
Quanto illa erant truculentiora tormenta, tanto magis tortus de
torquente triumphabat; et ex illa care, tamquam ex terra, suo
sanguine irrigata palam crescebat. (Id. ibid.).
Si consideremus perturbationem torquentis, et tranquillitatem
torment patients, videre facillimum est, quis erat sub penis, quis
super penas. (Id. ibid.).
Qum gaudia erunt in veritate regnantium, quando tanta sunt pro
veritate morientium? (Id. ibid.).
Hodie evidenter ostenditur nolis judex ferox, tortor cruentus,
martyr invictus, in cujus corpore pcenis variis exarato jam tor-
menta defecerant, et adhuc membra durabant. (Id. ibid.).
Tot convict miraculis persistebat impietas, agnoscatur opera-
trix diaboli malitia; tot vexata suppliciis non cedebat infirmitas,
agnoscatur ergo operate divinitas. (Id. ibid.).





96 ASUNTOS PARA LA FIESTA DE SAN VICENTE, M RTIR.
Quidquid poenarum furentis ira excogitabat, insuperabilis mar-
tyr fortiter patiendo vincebat. (Id. serm. I de S. Vine.).
Fovebat laceros artus medical Dei manus. (Id. serm. II de eod.).
Tremor judicem occupat, dolor lacerat, furor inflammat. (Id.
ibid.).
Duplicem aciem product mundus contra milites Christi: terret,
ut frangat; blanditur, ut decipiat. (Id. serm. V de eod.).
Numerent martyria, quipossunt numerare supplicia. (S. Zeno
Veron.).
Ut in uno corpore tot martyria videantur esse, quot membra.
(Id.).
Lassabantur tortores, sed non lassabatur fides. (Id.).





SERMON DE SAN SEBASTIAN, MARTIR.


ESQUELETO DEL SERMON

DE

SAN SEBASTIAN, MARTIN.

SCredimus, proper quod et loquimur: sciences
quoniam qui suscitavit Jesum, et nos cum Jess
suscitabit. (II Cor. Iv,13, 11).
NosotroS tambien creemos, y por eso hablamos:
estando ciertos que el que resucit6 A Jesus, nos
resucitard tambien d nosotros con Jesis.

1. Definicion err6nea del valor... Se muy bien que para el vul-
go... Ciro, Alejandro, Escipion... Sin embargo la virtud combatida
y triunfante nos interest much mas que las proezig militares...
Aristides, Focion, Epicteto, etc. Yo vengo 6 hablaros de un he-
roismo que participa de esos dos extremes; del heroismo de un sol-
dado que...; del heroismo de un fil6sofo...; del heroismo de Sebas-
tian... Al eco de este nombre ya diriais conmigo A aquel guerrero
que... Ya le veis ser... IAh! deteneos un momento... Recorramos
su carrera... Proposicion...

Reflexion tinica: La fe y palabras de Sebastian hicieron de l un mdr-
tir de Jesucristo.

2. La fe tan poco conocida hoy y tan mal practicada..., fue aus-
tera en Pedro, ardiente en Pablo, suave en Juan... Venci6 la fuerza
de las sociedades mas famosas, y...
3. La fe tom6 en Sebastian un aspect caracteristico... y guer-
rero. Desde que el inspirado Bautista no juzg6 6 la milicia en con-
tradiccion con...
4. Todas las penas le parecian 6 Sebastian despreciables si el
soldado de C6sar no se convertia en soldado de Jesucristo... Re-
nuncia el honor de la drden senatorial, abandon Milan, su patria,
para pasar A Roma donde espera tener mas ocasiones de...
5. Llega I Roma..., censura valerosamente la bdrbara conduct
del emperador... Pero qu6 cambio es este El Cdsar le da el mando
de la mas escogida cohorte... (Ah! Sebastian se ha perdido...
6. IVanas razones Predicad esta maxima 6... Si Sebastian res-





98 SERMON
pira un aire emponzofiado, le salvaran los poderosos antidotos que...
No solo no sufre detrimento..., sino que transform la corte de C6-
sar en academia y liceo del Cristianismo.
7. Veo que extrailais que un soldado hable en materials de dog-
ma...; pero yo me asombro de que nosotros...
8. Del studio que se hace boy dia del Evangelio result que tal
vez seamos mas doctds, pero menos religiosos que los primitives fie-
les...; ellos creian, nosotros discutimos...; nuestros discursos son
admirados pero no edifican, mientras que las palabras de aquellos...
9. Ningun orador se penetr6 jams de su argument tanto como
Sebastian lo estaba de su fe... Anima A Marco y a Marceliano A su-
frir el martirio cuando yendo A sufrirlo estaban a punto de ceder A
las tiernas instancias de sus padres, esposas 6 hijos...
10. No solo logra Sebastian reanimar con sus palabras a aquellos
Martires, sino que convierte A toda la multitud reunida para sedu-
cirlos... Los reune en el mismo palacio imperial...
11. Trata de convertir al soberbio Cromacio, pero... Habla, sin
embargo, Sebastian, y la terrible fortaleza queda expugnada... Aquel
hombre revestido de pdrpura se echa A los pi6s de su vencedor...
Sebastian merece ser lamado defensor de la Iglesia.
12. En su cruel alternative de 6 ser vencida 6 morir necesitaba la
Iglesia ser defendida... Todas las calamidades se atribuian supers-
ticiosamente al Cristianismo... Tertuliano, Agustin y Orosio apenas
bastaron A desvanecer estas preocupaciones. En fuerza de ellas se
decret6 que con la sangre de los cristianos...
13. Sebastian cay6 en los lazos urdidos por el furibundo Diocle-
ciano... Palabras que le dirige Sebastian yendo al suplicio... Se-
bastian recibe sereno 6 impavido un diluvio de saetas... H6 aquf
derramada aquella sangre... H6 aquf cadAver...
14. LMuerto? No; una mano invisible... Los cristianos le exhor-
tan A que huya... El espera impaciente al emperador... Palabras
que le dirige...
15. Sebastian muere..., es enterrado en las catacumbas..., su
alma sube al cielo... Esperad vosotros tambien, incansables coope-
radores... Sebastian os mira con predileccion desde el cielo... No
perdais jams de vista... Dichosos si trabajando... Dichosos si per-
severantes..., pues de este modo...





DE SAN SEBASTIAN, MIRTIR. 99



SERMON

DE

SAN SEBASTIAN, MARTIN.

Credimus, proper quod et loquimur: sciences
quoniam qui suscitavit Jesum et nos cum Jesu
suscitabit. (II Cor. iv, 13, 14).
Nosotros tambien creemos, y por eso hablamos:
estando ciertos que el que resucil6 a Jes6s, nos
resucitara tambien A nosotros con Jesus.

1. Definir el valor un sentimiento mecnico de robustez y ha-
cerlo consistir 6 en el tejido atl6tico de los mtsculos y de los ner-
vios, 6 en la superabundancia de los jugos y espiritus vitales, es
querer cambiar el efecto en causa, es confundir al alma que manda
con el cuerpo que obedece, es, en fin, despojar al fil6sofo de la vir-
tud para hacerla tributaria del gladiador. S6 muy bien que la fuerza
audaz y el incansable valor de un guerrero nos Ilenan de admira-
cion: s6 que Ciro, Alejandro y Escipion fueron por esta razon fdo-
los de la historic, porque ninguna historic se acoge tan bien ni brilla
tanto A los ojos del at6nito vulgo, como aquella que se distingue por
sus grarides y estrepitosas aventuras, y que al valor material acom-
pafia el buen 6xito en las empresas;pero, hag6monos justicia, no'es
sin embargo tan poderoso el dominio de la material sobre la inteli-
gencia de nuestro espiritu, que las guerras de una virtud combatida
no nos interesen much mas que las proezas militares; y cada dia
sentimos mas que el just Aristides, el invicto Focion, el impertur-
bable Epicteto y el alma vigorosa casi feroz de los Est6icos, agitan
el corazon con una vivacidad sin igual, dejdndonosprofundamente
impresionados de estupor, odio, esperanza 6 ternura. Ahora bien,
si el fragor de las armas, si el confuse horror de una refriega bas-
tan por si solos para sorprender y agitar la mente, si las ideas, ya
alegres, ya Idgubres, de un s6bio la impresionan apasionindola,
4qui6n mas feliz que yo, amados oyentes, puesto que el sagrado
heroismo de que debo hablaros proviene precisamente del variado
tejido de estas dos tan conmovedoras como agradables situaciones?





100 SERMON
Si, es el heroism de un soldado que jams esper6 nada de su brazo,
y que todo lo obtuvo de su fe; es el heroismo de un fil6sofo que
contra el voto de la d6bil naturaleza defendi6 la causa de los tor-
mentos y de la muerte, y que con los tormentos y la muerte ates-
tigu6 la justicia y la bondad de su causa; es aquel heroismo que el
Dios Sabaoth, el gran Dios de los ejercitos empleaba algunas ve-
ces para romper las carrozas y desordenar los caballos, aniquilando
todo el marcial aparato de sus enemigos; aquel heroismo que obede-
ciendo d la terrible voz del espiritu abate los seculares cedros, con-
mueve los mares, detiene el curso de los rios, reduce 6 cenizas
las selvas... ,no lo adivinais todavfa? 'no le reconoceis, oyentes
mios?... es el heroismo de Sebastian. Al oir este nombre, al pre-
cioso sonido de este nombre, ya veo se me adelantan vuestros in-
flamados pensamientos, y divisais conmigo A aquel guerrero que sin
descender al campamento, despreciando la gloria de las coronas 6
el esplendor de los triunfos, persevere constantemente en su vir-
tuoso prop6sito, holl6 la lisonja, despreci6 las amenazas,'y fij6 in-
trepido la vista en la faz de sus furibundos tiranos. Ya le veis ser
el blanco de mil dardos, y salir vencedor de aquella terrible lucha
6 que le expusieron las perversas leyes de los hombres, no menos
que los inescrutables arcanos del cielo... yale veis.., I Ah!... dete-
neos un moment, no os apresureis, escuchadme, que son aun mas
vastas las empresas de Sebastian. Vosotros corrfsteis presurosos i
contemplar los illtimos destellos de luz que arroj6 una estrella al
ocultarse, y olvidabais la mayor parte de su luminosa carrera. Yo la
recuerdo con alegria, y tomo de ella el noble tema de mi discurso.
Sebastian crey6, Sebastian habl6, y su fe y sus palabras hicieron de
Sebastian un mArtir de Jesucristo. En 61 teneis la egregia copia de
aquel fervoroso ap6stol, que en la fuerza de su fe encontr6 la efi-
cacia de su elocuencia y la beatitud de su premio: Credimus, prop-
ter quod et loquimur: scientes quoniam qui suscitavit Jesum, et nos cum
Jesu suscitabit. ,Cuintos tropiezos no encontr6 la fe de Sebastian?
Sin embargo, todos los super: Credimus. ,De cuAntos peligros no
se vi6 amenazado por sus palabras? Ninguno le intimid6: Propter
quod et loquimur. qu6 crueles agonfas no le redujo su martirio?
O no las sinti6, 6 las despreci6: Scientes quoniam qui suscitavit Je-
sum, et nos cum Jesu suscitabit: Ave Maria.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs