• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Esqueleto del Sermon sobre la compasion...
 Sermon sobre la compasion de Nuestra...
 Esqueleto del Sermon I sobre la...
 Sermon I sobre la soledad de Nuestra...
 Esqueleto del Sermon II sobre la...
 Sermon II sobre la soledad de Nuestra...
 Esqueleto del Sermon I sobre la...
 Sermon I sobre la asuncion de Nuestra...
 Esqueleto del Sermon II sobre la...
 Sermon II sobre la Asuncion de...
 Esqueleto del Sermon III sobre...
 Sermon III sobre la Asuncion de...
 Esqueleto del Sermon I sobre el...
 Sermon I sobre el patrocinio de...
 Esqueleto del Sermon II sobre el...
 Sermon II sobre el patrocinio de...
 Esqueleto del Sermon III sobre...
 Sermon III sobre el patrocinio...
 Esqueleto del Sermon I de Nuestra...
 Sermon I de Nuestra Señora del...
 Esqueleto del Sermon II de Nuestra...
 Sermon II de Nuestra Señora del...
 Esqueleto del Sermon III de Nuestra...
 Sermon III de Nuestra Señora del...
 Esqueleto del Sermon de Nuestra...
 Sermon de Nuestra Señora del...
 Esqueleto del Sermon de Nuestra...
 Sermon de Nuestra Señora del las...
 Esqueleto del Sermon de Nuestra...
 Sermon de Nuestra Señora de las...
 Esqueleto del Sermon I de Nuestra...
 Sermon I de Nuestra Señora del...
 Esqueleto del Sermon II de Nuestra...
 Sermon II de Nuestra Señora del...
 Esqueleto del Sermon III de Nuestra...
 Sermon III de Nuestra Señora del...
 Esqueleto del Sermon I de Nuestra...
 Sermon I de Nuestra Señora de Los...
 Esqueleto del Sermon II de Nuestra...
 Sermon II de Nuestra Señora de...
 Esqueleto del Sermon I sobre el...
 Sermon I sobre el sagrado Corazon...
 Esqueleto del Sermon II sobre el...
 Sermon II sobre el sagrado Corazon...
 Esqueleto del Sermon III sobre...
 Sermon III sobre el sagrado Corazon...
 Esqueleto del Sermon de Nuestra...
 Sermon de Nuestra Señora de...
 Esqueleto del Sermon sobre la expectacion...
 Sermon sobre la expectacion del...
 Esqueleto del Sermon sobre la sagrada...
 Sermon sobre la sagrada Famili...
 Esqueleto del Sermon de Nuestra...
 Sermon de Nuestra Señora de la...
 Esqueleto del Sermon de Nuestra...
 Sermon de Nuestra Señora de la...
 Índice de los esqueletos y sermones...














Group Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00082026/00004
 Material Information
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Physical Description: v. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Claret y Clará, Antonio María, 1807-1870
Publisher: Libería Religiosa
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: 1860
 Subjects
Subject: Sermons   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Statement of Responsibility: bajo la direccion del Excmo. é Ilmo. Sr. D, Antonio María Claret.
General Note: On top of t.p. : Copiosa y variada coleccion.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00082026
Volume ID: VID00004
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 15468072

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Esqueleto del Sermon sobre la compasion de Nuestra Señora
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
    Sermon sobre la compasion de Nuestra Señora
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
    Esqueleto del Sermon I sobre la soledad de Nuestra Señora
        Page 30
        Page 31
    Sermon I sobre la soledad de Nuestra Señora
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Esqueleto del Sermon II sobre la soledad de Nuestra Señora
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    Sermon II sobre la soledad de Nuestra Señora
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    Esqueleto del Sermon I sobre la asuncion de Nuestra Señora
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    Sermon I sobre la asuncion de Nuestra Señora
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Esqueleto del Sermon II sobre la asuncion de Nuestra Señora
        Page 79
        Page 80
    Sermon II sobre la Asuncion de Nuestra Señora
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Esqueleto del Sermon III sobre la asuncion de Nuestra Señora
        Page 93
        Page 94
        Page 95
    Sermon III sobre la Asuncion de Nuestra Señora
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
    Esqueleto del Sermon I sobre el patrocinio de Nuestra Señora
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Sermon I sobre el patrocinio de Nuestra Señora
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Esqueleto del Sermon II sobre el patrocinio de Nuestra Señora
        Page 137
        Page 138
    Sermon II sobre el patrocinio de Nuestra Señora
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    Esqueleto del Sermon III sobre el patrocinio de Nuestra Señora
        Page 149
        Page 150
        Page 151
    Sermon III sobre el patrocinio de Nuestra Señora
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
    Esqueleto del Sermon I de Nuestra Señora del Rosario
        Page 174
        Page 175
        Page 176
    Sermon I de Nuestra Señora del Rosario
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
    Esqueleto del Sermon II de Nuestra Señora del Rosario
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    Sermon II de Nuestra Señora del Rosario
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
    Esqueleto del Sermon III de Nuestra Señora del Rosario
        Page 216
        Page 217
        Page 218
    Sermon III de Nuestra Señora del Rosario
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
    Esqueleto del Sermon de Nuestra Señora del Remedio
        Page 237
        Page 238
    Sermon de Nuestra Señora del Remedio
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
    Esqueleto del Sermon de Nuestra Señora del las Mercedes
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
    Sermon de Nuestra Señora del las Mercedes
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
    Esqueleto del Sermon de Nuestra Señora de las Gracias
        Page 272
        Page 273
        Page 274
    Sermon de Nuestra Señora de las Gracias
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
    Esqueleto del Sermon I de Nuestra Señora del Cármen
        Page 290
        Page 291
        Page 292
    Sermon I de Nuestra Señora del Cármen
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
    Esqueleto del Sermon II de Nuestra Señora del Cármen
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
    Sermon II de Nuestra Señora del Cármen
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
    Esqueleto del Sermon III de Nuestra Señora del Cármen
        Page 326
        Page 327
        Page 328
    Sermon III de Nuestra Señora del Cármen
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
    Esqueleto del Sermon I de Nuestra Señora de Los Ángeles
        Page 346
        Page 347
    Sermon I de Nuestra Señora de Los Ángeles
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
    Esqueleto del Sermon II de Nuestra Señora de Los Ángeles
        Page 356
        Page 357
        Page 358
    Sermon II de Nuestra Señora de Los Ángeles
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
    Esqueleto del Sermon I sobre el sagrado Corazon de María
        Page 375
        Page 376
        Page 377
    Sermon I sobre el sagrado Corazon de María
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
    Esqueleto del Sermon II sobre el sagrado Corazon de María
        Page 390
        Page 391
    Sermon II sobre el sagrado Corazon de María
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
    Esqueleto del Sermon III sobre el sagrado Corazon de María
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
    Sermon III sobre el sagrado Corazon de María
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
    Esqueleto del Sermon de Nuestra Señora de Loreto
        Page 435
        Page 436
    Sermon de Nuestra Señora de Loreto
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
    Esqueleto del Sermon sobre la expectacion del parto de Nuestra Señora
        Page 444
        Page 445
    Sermon sobre la expectacion del parto de Nuestra Señora
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
    Esqueleto del Sermon sobre la sagrada Familia
        Page 454
        Page 455
        Page 456
    Sermon sobre la sagrada Familia
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
    Esqueleto del Sermon de Nuestra Señora de la Aurora
        Page 465
        Page 466
    Sermon de Nuestra Señora de la Aurora
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
    Esqueleto del Sermon de Nuestra Señora de la Consolacion, vulgo de la Correa
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
    Sermon de Nuestra Señora de la Consolacion, vulgo de la Correa
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
    Índice de los esqueletos y sermones contenidos en este tomo
        Page 499
        Page 500
Full Text












COLECCION

DE


SELECTS PANEGMIICOS.




TORO IV.







:. J
j





















Varies Prelados de Espana han concedido 2400 dias de indulgencia d
todos los que leyeren 4 oyeren leer un capitulo 6, pdgina de cualquie-
ra de las publicaciones de la LIBRERIA RELIGIOSA.





COPIOSA Y VARIADA COLECCION
DE

SELECTS PANEGIRICOS
SOBRE LOS MISTERIOS DE LA
SANTISIMA TRINIDAD, DE JESUCRISTO
Y DE SU
SANTISIYIA lriADRE,
y sobre
LAS FESTIVIDADES DE MUCHiISIMOS SANTOS:
SEGUIDA DE
ALGUNAS ORACIONES FINEBRES
Y OTROS UTILfSIMOS SERMONES.
SALE A LUZ
bajo la direction del Exemo. e Ilmo.
SR. D. ANTONIO MARIA CLARET,
Arzobispo dimisionario de Santiago de Cuba.


o0 TOMO IV.









Con aprobacion del Ordinario.
BARCELONA:
LIBRERIA RELIGIOSA.-IMPRENTA DE PABLO RIERA,
CALLE DEN ROBADOR, NUM. 24 Y 26.
1860.










SELECTOS PANEGIBICOS.



ESQUELETO DEL SERMON

SOBRE

LA COMPASSION DE NUESTRA SERORA.

Stabat autem juxta crucem Jesu Mater
ejus. (Joan. xix, 2S).
Maria, madre de Jesus, estaba'al pi6 de
la cruz.

1. El respeto mezclado de ternura que inspira Maria al pi6 de
la cruz debe producer en nosotros... Acercaos, pues, -Marfa tan
firme como afligida... Queriendo Jesds hacer de ella una'viva imi-
gen do su passion, no deja... Tal es el especticulo que vais A pre-
senciar...
2. Maria fue llamada al pi6 de la cruz, porque la voluntad del
eterno Padre era que no solo fuese inmolada con Jesds, sino tam-
bien asociada 6... .
3. Tres cosas concurren al sacrificio del Salvador: lossufrimien-
tos..., la resignacion..., la fecundidad con que nos engendra en la
gracia!, y nos da la vida con su muerte...
4. Venid ahora, Virgen incomparable, acercaos A la cruz de
Jesus... El Espfritu Santo quiere former en Vos una imagen viva
del Crucificado... Ya esta, pues, cerca de su Hijo... Este essu pfi-
mer rasgo de semejanza con 61... : ,
5. Maria esta en pi6 al lado de la cruz... La constancia y la
afliccion reinai en ella juntas como en su Hijo, y como 61 esta su-
misa y resignada; segundo rasgo de semejanza... Asi como Jesis
nos engendra en la gracia, asi tambien Maria... Tiene, pues, la fe-
cundidad..., tercer rasgo de semejanza con su Hijo. Ahi esti todo
el misterio de este dia.





SERMON SOBRE LA COMPASSION


Primera parte: Maria estd al pid de la cruz, y siente en ella todos los
dolores de su Hijo.

6. Es dificil expresar el dolor de una madre... Mejor podeis
vosotros sentir que yo expresar cuil seria el exceso de dolor de que
voy A hablaros... El amor maternal de Maria es'la causa de su su-
plicio.
7. Los Martires necesitaban ruedas, caballetes, etc. Nada de
esto necesitaba Maria. Su amor solo le basta para su martirio...
8. El primer cuidado de la naturaleza, 6 por mejor decir, de
aquel que la gobierna, es unir los nifios al seno de sus madres...
Concluida esta union, la naturaleza establece otra que es indisolu-
ble, la del corazon, la del amor;..
9. Ved la Cananea... No dice a Jesds: Senor, ten piedad de mi
hija, sino miserere mel... ,Por qu6 ? V6ase lo que dice san Basilio
de Seleucia...
10. Lo de la Cananea no es masque una sombra muy imperfec-
ta de... El amor de Maria es incomparablemente mayor que... Tie-
ne el mismo origen que su prodigiosa fecundidad...
iit. Esta fecundidad de Maria dimana del cielo; luego de alli
proviene tambien su amor. .
12. i Para amar dignamente a un Dios, es precise un principio so-
brenatural... La naturaleza obliga d Maria a amar, pero...
13. Asociada, la maternidad de Maria A la paternidad divina,
queda tambien. su amor equiparado en algun modo con...
'14. No debe, pues, admirarnos que la afliccion. de Maria pro-
duzca en ella efectos que no pueden:verse en ninguna: otra ma-
dre... Todo esto consiste en su amor... Mejor que san Agustin,
pero en distinto sentido, puede ella decir: Pondus meum, amor
meus... :
,15. No pretendamos comprender el exceso de su dolor... Pro-
curemos antes bien imitar... La intensidad de aquel le cierra para
siempre la puerta A la alegrfa... Quidquid aspiciebam, mors erat, di-
ce san Agustin.
16. A imitacion de Marfa debemos sacar de las Ilagas de Jesu-
cristo ina saludable, santa y fructuosa tristeza que destruya en
nosotros todo el amor del mundo, que desvanezca...





DE NUESTRA SENORA.


Segunda part: Maria estd de pie al lado de la cruz; y soporta con
constancia y resignation el peso de sus dolores.

17. Tres marieras de hacerpos superiores a las aflicciones...
18. En el primer estado hay tranquilidad... En el segundo el
dolor la impide... En el tercero hay un dolor extremado con una
tranquilidad complete.
19. Comparacion tomada de la Escritura : el dolor es semejante
a un mar agitado... Tres medios con que Dios lo reprime A la ma-
nera con que Jesucristo...
20. Unas veces Jesucristo ordena A las olas... Otras veces las de-
ja-murmurar y permit que... Finalmente, el uiltimo medio para
dominar los mares de que se vale el Salvador, es... Estos mismos
medios emplea para vencer las aflicciones.
21. La tristeza ataca la constancia de Maria con los mas terri-
bles dolores, mas no por eso se turba... No quiere que cesen, por-
que asf se hace semejante a su Hijo, y no quiere ser tratada mejdr
que :l... El Espfritu de Dios guardara siempre la serenidad de su
alma, A pesar de...
22. La razon de esto la explica san Juan Cris6stomo: La vispe-
ra de su muerte, dice, Jesucristo suda, etc.
23. Con su temor quiso Jesds mostrarnos que era sensible como
nosotros, y con su constancia que sabia moderar... Sin embargo,
la causa mas probable de que... Td que asistiendo al sacrificio...
i Qu6 es ese sacrificio?...
24. El sacrificio de la misa es... Respeto que exige de.. Jes6s en
Getsemanf aparece turbado... Pero en el Calvario ofrece tranquilo
su sacrificio...
25. No quiere sufrir en la cruz la menor apariencia de turba-
cion, para que comprendamos... Jesis, dice san Agustin, muere
mas dulcemente que...
26. El gran misterio no concluy6 en la sola persona de Jesus...
Marfa debia tener parte en su sacrificio... Vedla al pie de la cruz...
Juzgad de su resignation por la continuacion de...
27. Profecfa de Simeon... No diciendo i Marfa nada en particu-
lar, la dej6 temerlo todo... No hay cosa mas cruel ni mas horror.
sa que esa incertidumbre... Longe satius est, dice san Agustin, unam
perpeti, etc. ...
28. Lo que Simeon pronostic6 A Marfa hizo que ya desde enton-





8 SERMON SOBRE LA COMPANION
ces todo lo temiera y todo lo sintiera... Ved, sin embargo, su tran-
quilidad... Suceda lo que quiera, se someteri resignada acept6ndo-
lo todo de la mano de Dios...
29. Maria desde entonces mira a su Hijo como una victima...
Fasciculus myrrhw llama 6Bsu Jesds,: porque... IOh Padre eterno I
exclama Marfa, consiento en todo...
30. I Ahl yo queria exhortaros..., pero Maria sera la que osha-
blari... Ella seri la que....

Tercera part: Maria estd al pie de la cruz, y Jesis le da para conso-
larla todos los cristianos por hijos.

31. El primog6nito de los hijos que Jesucristo en cruz di6 i su
Madre, nos represent en el Apocalipsis el misterio de la maravi-
Ilosa fecundidad de Marfa: Signum magnum apparuit in caclo; mu-
lier, etc. Esta mujer, dice san Agustin, es Maria... jC6mo expli-
car6mos este parto doloroso, siendo de fe que...?
;32. Maria pari6 6 Jes6s sin dolor, pero 6 los pecadores los pari6
entire gritos y dolores... Quiso el eterno Padre que naciesen los hi-
jos adoptivos por la muerte del Hijo verdadero...
33. Videte qualem charitatem dedit nobis Pater, ut filii Dei nomine-
mur et simus. AdemAs sic Deus dilexit mundum, ut, etc.
34. Asi lo dice el mismo Salvador, y ailade: Ut omnis qui credit
in eum non pereat, sed, etc. Nos hizo hijos adoptivos perdiendo en
algun modo 6 su Hijo; hizo morir a su lnico heredero para hacer-
nos participants de...
35. No sali6 Maria:mejor librada que Jesus. Fue Ilamada al pi6
dela cruz para hacer, de comun acuerdo con elPadre, el sacrificio
de su Hijo, 6 fin de que los hombres... Mulier, ecce filius tuus. Es-
te es el mas doloroso dardo que...
36. San Pablo de Nola... Lo que dice de santa Melania y su dni-
co hijo, puede aplicarse A...
37. Las palabras de Jesds dan, por decirlo asf, la muerte & Ma-
rfa, y al mismo tiempo la hacen fecunda. Sacan de sus entrafias 6
sus nuevos hijos, y rasgan su corazon para que...
38. Cristiano, hijo de los dolores de Maria, gemitus matris tue ne
obliviscaris. Cuando el mundo..., acu6rdate de los lamentos de Ma-
ria. En las tentaciones violentas..., acu6rdate de las ligrimas...
iMiserable 1 quieres acaso...?
39. Hijos mios, nos dice ella, en nada tengo cuanto hasta aquf





DE NUESTRA SERORA. 9
he sufrido...; el golpe que me dais con vuestros crimenes, es...
Cuando os veo sacrificar vuestras almas i...; cuando os veo perder
la sangre de mi Hijo...; cuando..., entonces es cuando yo me sien-
to herida...
40. Estos son los gritos que oir6is resonar en todos los Angulos
del Calvario... Acudid 61l... Alli es donde la sangre del Hijo y las
ligrimas de la Madre, los dolores de Jesds, la compassion de Ma-
rfa, la voz de las blasfemias y la de vuestros pecados, la, etc., ha-
ran en vuestros corazones una impression capazde...; y despues de
haber...


T. IV.






10 SERION SOBRE LA COMPASSION



SERMON

SOBRE


LA COMPASSION DE NUESTRA SENORA.

Stabat autem juxta crucem Jesw Mater
ejus. (Joan. xix, 25).
Maria, madre de Jesis, estaba al pi6 de
la cruz.

1. No hay especticulo mas tierno que el de una virtud afligida,
cuando agobiada de un enorme dolor sabe conservar toda sufuer-
za, y se sostiene por sf sola contra todos los esfuerzos de la tem-
pestad; su constancia le-da un nuevo esplendor, que, aumentan-
do la veneracion en que ya se la tiene, hace que nos interesemos
mas en sus males, porque nos creemos mas obligados A compade-
cerla, por la misma razon que se queja menos; y compartimossus
penas con una piedad tanto mas tierna, cuanto que la firmeza que
demuestra nos la present como digna de un estado mas tranquilo.
Pero si alguna vez estas dos cosas juntas han debido conmover 6
los hombres, no temo aseguraros que es en el misterio que celebra-
mios en este dia. Al ver el alma de la santisima Virgen herida tan
profundamente al pi6 de la cruz por los sufrimientos de su linico
Hijo, siento que la nuestra no puede menos de enternecerse. Pero,
considerando la herida del corazon unida a la serenidad del rostro,
me parece que ese respeto, mezclado de ternura que inspira una
tristeza tan majestuosa, debe producer emociones much mas sen-
sibles; y que solo una crueldad horrible pudiera detener nuestras
ligrimas. Aproximaos, pues, hermanos mios, con ligrimas y so-
Ilozos i esa Madre tan firme como afligida; y no creais que es me-
nor por su firmeza el sentimiento que le causa su mal. Preciso es
que sea semejante A su Hijo ; porque, como 61, es superior a todos
los dolores, pero tambien los siente como 61 en toda su fuerza y en
toda su extension ; y Jesucristo, que quiere hacer de su santfsima
Madre una viva imigen de su passion, no deja de imprimir en ella
todos sus caract6res. Tal es el espectaculo que debeis presenciar:





DE NUESTRA SENOBA. 11
pronto ver6is A Jesucristo en la cruz; mientras Ilega este gran dia,
]a Iglesia os invita a ver hoy su im6gen.en la santisima Vfrgen, Tal
vez suceda, 6 cristianos, que asf como los rayos del sol tienen mas
fuerza cuando reflejan sobre algun objeto, asf los dolores del Hijo,
reflejados en el corazon de la Madre, tengan tambien mas fuerza
para conmoverlos nuestros. Esta gracia os pido, 6 Espfritu divino,
por la intercesion de la santisima Virgen: Ave Maria.
2. No creais, hermanos mios, que la santisima Madre de nues-
tro Salvador fuese Ilamada al pi6 de la cruz solo para asistir al su-
plicio de su lihico Hijo, y tener el corazon desgarrado por este hor-
rible espectAculo. Hubo en ello designios mas altos de la divina
Providencia sobre esa Madre afligida; y es precise que compren-
damos hoy que fue conducida al lado de su Hijo en este estado de
abandon, porque era la voluntad del eterno Padre que fuese no
solo inmolada con aquella victim inocente, y sujeta a la cruz del
Salvador por los mismos clavos que 6 este le atravesaron, sino tam-
bien asociada 6 todo el misterio que se cumpli6 en Jesucristo con
la muerte. Pero como esta important verdad debe former el ob-
jeto de mi discurso, prestadme vuestra atencion mientras asiento
los principios en que se halla fundada.
3.. Para proceder con drden, es precise que ad.virtais, cristia-
nos, que son tres las cosas que concurren al sacrificio de nuestro
Salvador, y constituyen su perfeccion. La primera, los sufrimien-
tos que destrozan su humanidad : la segunda, la resignation con
que se somete humildemente A la voluntad de su Padre : la terce-
ra, la fecundidad con que nos engendra en la gracia, y nos da la
vida con su muerte. Jesucristo sufre como la victima que debe ser
destruida y quebrantada 6 golpes: se somete como el sacerdote que
debe sacrificar voluntariamente: Yoluntarie sacrificabo tibi (Psalm.
LIII, 8); finalmente, nos engendra con sus sufrimientos, como el
.padre de un nuevo pueblo A quien cria con sus heridas; y ved aquf
las tres grandes cosas que el Hijo de Dios Ileva 6 cabo en la cruz.
Los sufrimientos pertenecen A su humanidad; ella ha querido car-
garse de crimenes, y se ha.expuesto A la venganza. La sumision
pertenece A su padre; la desobediencia le ha irritado, preciso es
que la obediencia le aplaque. La fecundidad nos pertenece A nos-
otros; un maldito placer que quiso gozar nuestro criminal padre,
nos ha dado el golpe mortal; pero jah las cosas van a cambiar, y
los dolores de un inocente van a volvernos la.vida.
4. Venid ahora, Virgen incomparable, venid 6 tomar:parte eh
2*






12 SERMON SOBRE LA COMPASSION
el misterio : unfos a vuestro Hijo y vuestro Dios; acercaos a su
cruz, para recibir en.ella mas de cerca las impresiones de estos tres
sagrados.caract6res por medio de los cuales el Espiritu Santo quie-
re former en' Vos una im6gen viva y natural de Jesucristo crucifi-
cado. Pero bien pronto se cumplirA nuestro.deseo, sin salir del
Evangelio del dia; porque, 4no veis, hermanos mios, c6mo se
pone la Virgen al lado de la cruz, y c6mo mira 4 su Hijo ensan-
grentado, cubierto de heridas, ysin tener ya figure humana? Es-
te especticulo le da la muerte: si se aproxima A ese altar, es por-
que quiere ser inmolada en 6l; y en 61 es, en efecto, donde siente
el golpe de la afilada cuchilla que, segun la profecia del buen Si-
meon debia desgarrar sus entrafias y abrir su corazon maternal
con tan crueles heridas. Ya esti, pues, cerca de su Hijo; no tanto
por la aproximacion del cuerpo, como por la asociacion de los do-
lores: Stabat juxta crucem; y este es el primer rasgo de semejanza:
((ya esti verdaderamente al lado de la cruz,.porque la Madre lleva
ala cruz de su Hijo con un dolor mas grande que el de que estin
apenetradas todas las dem6s : Yere juxta crucem stabat, quia cru-
cem Fili prce cwteris Mater major cum dolore ferebat. (Tract. de
Pass. Dom. cap. 10, int. Oper. S. Bernard. t. II, col. 442).
5. Per o sigamos la historic de nuestro Evangelio, y veamos de
qu6 modo se present la Virgen i su Hijo. LEsti abatida por, el do-
lor, y caida en tierra por el desfallecimiento? Todo lo contrario;
no veis que esti en pi6 y con firmeza? Stabat juxta crucem: (esta
een pi6 al lado de la cruz.) No, el cuchillo que ha atravesado su
corazon no ha podido debilitar sus fuerzas: la constancia y la aflic-
cion reinan en ella A un mismo tiempo ; y en su continent demues-
tra que no esti menos sumisa que afligida. Qu6 rest, pues, cris-
tianos,,siio que su querido Hijo,.que la ve sentir.sus sufrimientos
Scimitar su resignation, le comunique tambien su fecundidad? A
este fin le da 6 san Juan por hijo:. Mulier, ecce filius luus. (Joan.
xxx, 26).(( Mujer, la dice, ese es tu Hijo. Oh mujer que sufres
conmigol s6 tan fecunda como yo; s6 la madre de mis hijos, que
yo te doy sin.reserva en la persona de.ese solo discipulo : yo los
crio con:mis dolores; asi como tti sientessu amargura, tambien-
tendrAs su.eficacia, y.tu afliccion te hari fecunda. Ved aqui, her-
manos mios, en pocas palabras todo el misterio de este dia; os he
dicho brevemente lo:que explicar6 en todo mi discurso con el auxi-
lio de la gracia.. Marfa.esta al lado de la cruz, y siente en ella to-
dos los dolores; esta de pi6,:y soporta con constancia su peso; se





DE NUESTRA SENORA. 13
hace fecunda, y recibe en ella la virtud. Escuchadme con aten-
cion ; y sobre todo no os violenteis si sentis que se intern ecen vues-
tros corazones. '

Primera parte i Maria estd al pie de la cruz, y siente en ella todos los
dolores de su Hijo.

6. Con que, es fuerza que os hable de las aflicciones de Marfa?
Si, es precise que exponga i vuestra vista esa sangrienta herida que
atraviesa su corazon, y veais, si es possible, correr todavia sangre
de ella. Bien s6 que es dificil expresar el dolor de.una madre : no
se encuentran ficilmente palabras que nos pinten con exactitud
emociones tan violentas; y si A la pintura le es tan dificil hacerlo,
]a elocuencia no encuentra menos dificultad para'ello. Por eso, her-
manos mios, no pretend que mis palabras surtan este efecto: a
vosotros os toca meditar en vuestro interior cul1 seria el exceso de
dolor de que voy A hablaros. IAhl si pens6seis en 6l solo con un
poco de atencion, vuestro corazon hablara por mi, y vuestros pro-
pios concepts os dirian sobre la material mas que todos mis dis-
cursos. Pero A fin de ocuparos con este pensamiento, recorded en
vuestra memorial lo que os he predicado tantas'veces; que el mar-
tirio de la santfsima Virgen proviene,'como su alegria, de ser Ma-
dre de Jesucristo, y que su amor maternal es ]a causaa de su su-
plicio.
7. No, no es precise encender hogueras; no es necesario tam-
poco armar las manos de los verdugos, ni animar la rabia de los
perseguidores, para asociar a esa santa Madre 6 los sufrimientos de
su divino Hijo. Cierto es que los MArtires tuvieron todo este apa-
rato: cierto es que necesitaban ruedas, y caballetes, y garfios de
hierro para marcar sus cuerpos con aquellos sangrientos catact6res
que los hacian semejantes a Jesucristo crucificado.' Pero si era ne-
cesario tan horrible aparato para los demAs Santos, no lo es para
Marfa; y seria conocer muy poco su amor, el creer que este amor
no basta para su martirio ; porque, en efecto, una sola cruz es bas-
tante para su querido Hijo y para ella. ,Quereis, 6 eterno Padre,
que Maria se cubra de heridas? pues haced que vea las de su Hi-
jo, conducidla al pi6 de su cruz, y dejad despues obrar 6 su amor.
,8. Para comprenderbien esta verdad, importa que hagamos al
mismo tiempo algunas reflexiones sobre el amor maternal; y de
este modo, sentado el principio de que el amor de la santisima





14 SERMON SOBRE LA COMPANION
Virgen excede en much A toda la naturaleza, remontar6mos me-
jor nuestros pensamientos. Pero veamos antes alguna muestra de
lo que la gracia ha hecho en el corazon de Maria, considerando
los rasgos maravillosos de que ha dotado la naturaleza A las demis
madres. Nunca nos cansaremos de admirar los medios de que esta
se vale para unir A las padres con sus hijos; porque tal es el t6r-
mino que se propone, como es facil notarlo en todo el 6rden de sus
obras. Y en efecto, ,no es el primer cuidado de la baturaleza el
unir A los nifnos al seno de sus madres? Ella quiere quesu alimento
y su vida pasen por los mismos conductos; unos y otras corren
juntos los mismos peligros, y son, por decirlo asf, una misma
persona. Ved aquf una union intima; pero tal vez haya quien crea
que los nifios al venir al mundo la rompen. Este es un error, cris-
tianos; ninguna fuerza puede dividir lo que tan estrechamente ha
tnido la naturaleza; la conduct sAbia y previsora de esta ha
puesto de antemano todos los medios para evitarfo. Cuando aque-
lla primera union concluye, establece otra en su lugar; forma otros
lazos, que son los del amor y la ternura: la madre lleva a sus hi-
jos de otra manera; pero apenas han salido de sus entrailas, cuan-
do ya empieza tenerles much mas carifio. Tal es la conduct de
]a naturaleza, 6 por mejor decir, de aquel que la gobierna; ved
aqui el medio de que se vale para unir a las madres con sus hijos,
6 impedir que aquellas se separen de estos: el alma los toma por
afecto al mismo tiempo que el cuerpo los deja; nada puede arran-
carlos del corazon, y la union es siempre tan firme, que tan pron-
to como los nifios se agitan, las entranlas de las madres, todavia
conmovidas, sienten sus movimientos de una manera tan viva y
penetrante, que apenas advierten que sus hijos est6n desprendidos
de su seno.
9. En efecto, considered, cristianos, porque este ejemplo os
diri mas que todos los discursos, considered el celo de aquella ma-
dre que nos represent el Evangelio. Hablo de la Cananea, cuya
hija estaba atormentada por el demonio; miradla A los pids del
Salvador; ved sus Iloros, oid sus sollozos, apenas podrdis distin-
guir qui6n sufre mas, si su hija 6 ella: xTen piedad de mf, 6 Hijo
((de David; mi hija esta poseida del demonio.) (Matth. xv, 22).
Notad que no dice : Seffor, ten piedad de mi hija. Ten, dice, pie-
dad de mi. Pero si quiere que tengan piedad de ellai, por qu6 no
labla de sus males? No, yo hablo, dice, de los de mi hija. ,Por
qu6 he de exagerar mis dolores? ,no son suficientes los de mi hija





DEB UESTRA SEiORBA. 15
para hacerme digna de compassion? todavfa me parece que.la llevo
en mi seno; porque en el moment que se agita, todas mis entra-
fias se conmueven : In illa vimpatior; tales sondas palabras que po-
ne en su boca san Basilio de Seleucia (orat. XX, in Chanan.).
g dolores. Ejus est passio, means vero dolor; ccel demonio la hiere, y
cla naturaleza me hiere' mi misma :) Hanc demon, me natural
vexat: otodos los golpes caen sobre mi corazon; y los rayos del fu-
ror de Satands atraviesan por ella hasta mi alma:), Han dwmon,
me natural vexat; et. ictus quos infligit, per illam ad me usque perva-
dunt. En este bello ejemplo podeis ver un retrato muy natural del
amor de las madres, y la maravillosa simpatia que las une a sus hi-
jos; 61 sera bastante para haceros comprender que los dolores de
Maria son inexplicables.
10. Pero yo os he prometido, hermanos mios, elevar mas toda-
via vuestros pensamientos; ya es tiempo de que os cumpla mipa-
labra, y de que os ensefie cosas mas admirables. Todo lo que ha-
beis visto en la Cananea no es mas que\una sombra muy imperfec-
ta delo que debeis figuraros en la santisima Virgen. Su amor, sin
comparacion mas grande, tiene una correspondencia much mas
perfect ; y pesar de que es impossible comprender today su exten-
sion,;podeis formaros alguna idea de 61, si buscais su principio si-
guiendo este razonamiento : que el amor que tiene a su Hijo Ia san-
tfsima Virgen, proviene en ella de la misma causa que produjo su
fecundidad.'La razon de esto es evidence: todo ser que produce,
ama a su obra; no hay cosa mas natural: el mismo principio que
nos hace obrar, nos hace amar nuestras obras; de tal modo que
la misma causa que hace A las madres fecundas para producer, las
hace tambien tiernas para amar. Si queremos, pues, cristianos, sa-
ber la causa del amor maternal que une A Maria con Jesucristo,
veamos de d6nde proviene su fecundidad.
11. Dinoslo td, 6 divina Virgen, dfnos por qu6 virtud eresfe-
cunda: :es por tu virtud natural? No, hermanos mios, esto es im-
posible. tNo veis, por el contrario, que se condena a una esterili-
dad bienaventurada, por esa firme resolution de guardar su pure-
za.virginal? Quomodo fiet islud? (Luc. i, 34). (<(Cdmo podri ser
necer virgen ? Si ella confiesa su esterilidad, de qu6 modo se ha-
ce madre? Escuchad lo que dice el Angel: Virtus Altissimi obum-
brabit tibi ibidd. 35): aLa virtud del Todopoderoso te hara fecun-





16 SERMON SOBRE LA COMPASSION
tda. Es,'pues, evidence que su fecundidad dimana del cielo, y
por consiguiente que de alli proviene tambien su amor.
12. En'efecto, facil es comprender que la naturaleza no puede
nadaefi este caso. Porque figuraos, cristianos, que quisiera co-
nmunicar A la santfsima Virgen el amor que debe tener a su Hijo;
decide, Zqu6 sentimientos le inspiraria? Para amar dignamenteA
un Dios, es precise un principio sobrenatural: ,serA este el respe-
to 6 la ternura, las caricias 6 la adoracion, la sumision de una cria-
tura, 6 el abrazo de una madre? Amari Marfa 6 Jesucristo como
A hombre, 6 le amard como A Hombre-Dios? ,de qu6 modo abra-
zara en la persona de Jesucristo la divinidad y la care que tan bien
ha unido el Espiritu Santo? La naturaleza no las puede unir, y la
fe no permit separarlas: iqu6 puede aquila naturaleza?Ella obli-
ga 6 Maria 6 amar; pero entire tantos impulses como produce no
puede encontrar uno solo que convenga al Hijo de Maria.
13. ,QuB resta,,pues, 6 eterno Padre, sino que vuestra gracia
-se una 6 ella, y prestesu auxilio A la impotencia de la naturaleza?
Vos sois el que, comunicando 6 Maria vuestra divina fecundidad,
la haceis Madre de vuestro Hijo: es precise que acabeis *vuestra
obra; y que, habiendola asociado en cierto modo la casta gene-
-racion eterna por la cual produces vuestro Verbo, infundaisen su
seno alguna chispa de ese amor infinite que teneis A vuestro que-
-rido Hijo, que es el esplendor de vuestra gloria y la viva imagen
,de vuestra sustancia. Ved aqui de d6nde proviene el amor de Ma-
fa : amor que excede 6 toda la naturaleza ; amor tierno; amo'r
que une porque nace de la unidad misma ; amor que estableceuna
complete comunicacion entire Jesucristo y la santfsima Vfrgen, asi
como la hay muy perfect entire Jesucristo y su Padre. .
14. 4,Os admirals, cristianos, al oirme decir que la afliccion de
Maria no tiene ejemplo, y que produce en ella efectos que no pue-
den verse en ninguna otra madre? No, nada hay aquf que deba
admiraros. El Padre y el Hijo participan en la eternidad de una
misma gloria; ]a Madre y el Hijo participan en la tierra de los mis-
mnos sufrimientos; el,Padre y el Hijo son una misma fuente de pla-
ceres; la Madre y el Hijo un mismo torrent de amargura; el Pa-
dre yel Hijo tienen un mismo trono; la Madre y el Hijo una mis-
ma cruz. Si atraviesan la cabeza de Jesucristo con espinas, Marfa
la desgarran todas sus puntas; si le dan hiel yvinagre, Marfa bebe
toda la. amargura de aquel liquid; si clavan su cuerpo en una cruz,
Marfa sufre toda ]a violencia de los golpes. ,Y en qu6 consiste to-





DE NUESTRA SENORA. 17
do esto, sino en su amor? ,no puede ella decir en tan triste esta-
do, en distinto sentido que san Agustin : Pondus meum, amor
meus (Conf. lib. XIII, cap. 9, t. I, col. 228): aMi amor es mi
pesoo) En efecto, 6 amor, ; cuinto le pesas! 6 amor, Icuinto
oprimes su corazon maternal! Ese amor pesa en su pecho cual si
fuera plomo; la oprime'y la aprieta con tal fuerza, que ahoga en
ella hasta los sollozos; ese amor reune sobre su cabeza una pesa-
dez tanto mas insoportable, cuanto que-la tristeza no permit i
Marfa descargarse de ella derramando lgrimas: pesa increiblemen-
te sobre todo su cuerpo con una languidez que la abruma, y por
la cual estin todos sus miembros c6si rotos. Pero, sobre todo, ese
amor es un peso, porque pesa sobre el mismo Jesucristo ; porque
Jesucristo no es el unico que en esta occasion siente sus dolores. Ma-
ria desgraciadamente le hace sufrir i su vez: los dos se'atraviesan
mituamente A golpes, y sucede con el Hijo y la Madre lo que con
dos espejosopuestos, que, devolvidndose recfprocamente todos los
objetos que reciben, por una especie de emulacion, los multipli-
can hasta lo infinito. De este modo 'crece sin tasa el dolor de Ma-
rfa, mientras las olas que levanta se rechazan unas otras por un
flujo y reflujo continue; y aun el amor de la Virgen es mas des-
graciado, en cuanto siente con Jesucristo y no le consuela, compar-
te con 6lsus dolores y no los disminuye: por el contrario, no ha-
ce mas que redoblar las perias del Hijo, comunic6ndoselas A la
Madre.
15. Pero detengamos aqui nuestros pensamientos; no preten-
damos pintar los dolores de Maria, ni comprender una cosa incom-
prensible. Meditemos el exceso de su dolor, pero procuremos imi-
tarle mas bien que comprenderle; y 6 ejemplo de aquella santisima
Virgen, ocupemos de tal modo nuestro entendimiento con la passion
de su Hijo, durante esta semana en que celebramos aquel misterio,
que la intensidad deldolor de Maria cierre para siempre la puerta
i la alegrfa del mundo. IAh! Marfa no puede ya soportar la vida;
despues de la muerte de su querido Hijo, no hay nada capaz de
agradarla. .Porella, 6 Padre eterno, no necesitais ;eclipsar el sol,
ni apagar todos los astros del cielo; ellos no tiefien ya luz para la
Virgen; no es necesario que quebranteis los cimientos de la tierra, ni
que cubrais de horror toda la naturaleza, ni que amenaceis los ele-
mentos con envolverlos en su primer c6os; despues de la muerte de
su Hijo, todo le pareceya A Maria cubierto de tinieblas; la im6gen
del mundo ha pasado para ella; y 6 cualquier lado que vuelva los





18 SERMON SOBRE LA COMPASSION
ojos, no descubre mas que una sombra de muerte: Quidquid aspi-
ciebam, mors erat.-(S. Aug. Conf. lib. IV, cap. 4, col. 100).
16. Tal es el efecto que debe producer en nosotros la cruz de
Jesucristo. Si sentimos sus dolores, el mundo no puede tener goces
para nosotros; las espinas del Hijo de Dios deben haber arrancado
sus flores; y la amargura que nos ha dado 6 beber, debe haber-
nos disgustado de los placeres. I Dichosos mil veces, 6 divino Salva-
dor, dichosos aquellos A quienes deis i probar vuestra hiel; dicho-
sos los que, al ver vuestra ignominia, desprecien las vanidades del
mundo, y se unan por vuestros clavos a vuestra cruz de tal modo,
que no puedan ya levantar sus manos ni extender sus brazos mas
que al cielo! H6 aquf, hermanos mios, los sentimientos que debe-
mos concebir en estos santos dias en vista de la passion de Jesucristo.
En ella es donde debemos sacar de sus Ilagas una saludable tristeza;
tristeza verdaderamente santa, verdaderamente fructuosa, que des-
truya en nosotros todo el amor del mundo, que desvanezca todo su
brillo, que nos haga llevar un duelo eterno por nuestras pasadas va-
nidades, en los lamentos amargos de la penitencia. Pero tal vez esa
tristeza os parezca demasiado sombria, demasiado cruel este estado,
y exclameis que io podeis acostumbraros d tales sufrimientos. Si
as es, dirigid los ojos 6 Maria; su constancia os inspirari firmeza,
y su resignation os hari ver que sus disgustos tienen tambien su
alegria: esta sera la segunda parte de mi discurso.

Segunda parte: Maria estd de pid al lado de la cruz, y soporta con cons-
tancia y resignation el peso de sus dolores.

17. Para comprender con exactitud el gradode resignation de la
bienaventurada Marfa, conviene que considereis con atencion que
podemos hacernos superiores 6 las aflicciones de tres maneras muy
importantes, y que debeis meditar con detencion. En primer lugar
vencemos las aflicciones, cuando disipamos toda su tristeza y per-
demos todo su sentimiento; entonces el dolor se calma completa-
mente, y nosotros quedamos consolados. En segundo lugar las di-
sipamos cuando el alma, aunque agitada y turbada por el mal que
siente, no deja de soportarle con paciencia; en este caso, el alma
se resigna, pero estd turbada. Finalmente, vencemos tambien las
aflicciones, cuando, sintiendo todo:su dolor, no experimentamos
turbacion alguna. Me explicar6 con mas claridad.
18. En el primero de estos tres estados, ha pasado ya todo el





DE NUESTRA SEBORA. '- 19
dolor, y se goza de un perfect reposo. (Yo e lleno de consue-- .
1lo, y rebosando de alegrfa,a dice san Pab lkCar"..viu, 4);-en- ''-
medio de mis aflicciones, una alegrfa divina #u ,erabundante pare- i
ce haberme quitado todo sentimiento. En el ouludoestado, secom- -:
bate el dolor con paciencia; pero en un com Mt tap reilido, aun-)
que salga el alma victoriosa, no puede quedar sin' gia iadcio
Ise agita por el gran esfuerzo que hace para no agitarse : In hoc
tamen mota ne moveretur; y aunque la debilidad no la abate, se con-
mueve por su resistencia, y ((su misma firmeza le quebranta en me-
a dio de su porfia: n Ipsa constantia concussa ut adversus inconstantiw
concussionem. Pero hay todavfa un estado, al que no se Ilega sin un
gran milagro, y en que Dios nos da tal fuerza contra el dolor, que
sufrimos su violencia sin que se turbe nuestra tranquilidad.Demodo,
que en el primero de los tres estados que acabo de describir hay
una tranquilidad que destierra todo el dolor; en el segundo, un do-
lor que impide la tranquilidad, y en el tercero, las dos cosas 6 un
mismo tiempo, esto es, un dolor extremado con una tranquilidad
complete.
19. Pdro acaso sea esto muy confuso para vosotros, y por lo
mismo voy i explicarlo con tal claridad, que todos podais compren-
derlo. Una comparacion tomada de la Escritura me servird para mi
objeto. En ella se compare muy A menudo y con much exactitud
el dolor A un mar agitado. Y, en efecto, el dolor tiene sus aguas
amargas, que introduce hasta el fondo del alma: Quoniam intrave-
runt aque usque ad animam meam (Psalm. LXVIII, 1); tiene olea-
das impetuosas que empuja con violencia: Calamitates oppresserunt
quasi fluctibus (Job, xxx, 12); esas olas se encrespan lo mismo que
las del mar; y cuando le creemos aplacado, suele irritarse con nueva
furia. Ahora bien, como el dolor es semejante al mar, yo observe,
cristianos, que Dios le reprime por los tres medios que, segun la
Historia sagrada, emple6 Jesucristo para domar las aguas.
20. Unas veces Jesueristo ordena 6 las olas y 6 los vientos que
se calmen; y en el moment, dice el Evangelista, quedan entera-
mente tranquilos: Facta est tranquillitas magna. (Matth. in, 26).
De este modo, infundiendo su espfritu en un alma agitada por la
afliccion, calma, coando quiere, sus olas; y aplacando todas las
tempestades, hace que vuelva la bonanza. Nullam requiem habit
earo nostra. (II Cor. vn, 5). aNosotros no hemos tenido ningun re-
a poso segun la carne,s dice san Pablo: ya veis las olas que la agi-





20 SERMON SOBRE LA COMPASSION
tan : Sedqui consolatur humiles, consolatus est nos Deus ibidd. 6) ; pero
((Dios, que consuela 4 los humildes y A los afligidos, nos ha conso-
clado: )y h6 aquf que Dios, calmando las olas, restituye al alma
la tranquilidad que no tenia. Otras veces el Sefior deja murmurar A
las olas y permit que se levanten con una furia impetuosa, y el na-
vio, empujado con violencia, se ve amenazado de un pr6ximo nau-
fragio. Pedro, que camina sobre las aguas, teme'sepultarse en sus
abismos; sin embargo, Jesucristo conduce el navfo y da la mano 4
Pedro, que tiembla de miedo, para sostenerle. Del mismo modo,
en los dolores violentos, el alma se ve de tal modo turbada, que
parece que va pronto a sepultarse: Gravati sumus supra virtutem.
(Ibid. 1, 8). La pesadez de los males que nos han agobiado ha sido
((excesiva y superior a nuestras fuerzas.) Sin embargo, Jesucristo
sostiene el alma de tal modo, que los vientos y las tempestades no
pueden arrastrarla; y h6 aquf el segundo medio de que os he ha-
blado antes. Finalmente, el dltimo de que se vale el Salvad or para
dominar los mares, el mas noble, el mas glorioso, es cuando, dando
rienda A las tempestades, permit a los vientos agitar las olas, y le-
vantarlas hasta el cielo: sin embargo, esta tempestad no le intimida;
por el contrario, camina sobre ella con una seguridad mhravillosa;
y hollando con sus piss las irritadas olas, parece que se gloria:en
desafiar & ese element indomable aun en medio de su mayor fu-
ria. Pues bien, del mismo modo da rienda suelta al dolor, y le deja
obrar con toda su fuerza; aA fin de que nosotros no pongamos nues-
ctra confiaiiza en nosotros mismos, sino en el Dios que resucita a
(los muertos: ) Ut non simus fidentes in nobis, sed in Deo qui suscitat
mortuos. (Ibid. 9). Entre tanto la constancia, siempre segura en me-
diode ese ruido y de ese tumulto, camina con paso firme y tran-
quilo sobre las olas vanamente irritadas, las cuales la tocan sin que-
brantarla, y se ven obligadas, contra su naturaleza, A servirle de
sosten; tal es el tercer medio que emplea Jesucristo para veneer las
aflicciones.
21. Figuraos ahora; cristianos, que habeis visto una imagen de
lo que sufre la santisima Vfrgen, al contemplar A Jesucristo mori-
bundo. Cierto es que la tristeza levanta con horrible impetu sus alas,
las cuales parecen unas veces amenazar al cielo, atacando ]a cons-
tancia de esa Virgen Madre con los mas terrible dolores, y otras
penetra en lo interior de los abismos, cuando sus ojos no descubren
mas que los horrores de ]a muerte; pero no creais que por eso se
turbe. Marfa no quiere que cesen sus dolores, porque ellos la ha-





DE NUESTRA SENORA. 21
cen semejante A su Hijo: no pone limits a su afliccion, porque no
puede dominar su amor: no quiere ser consolada, porque su Hijo
no encuentra quien le consuele: no os pide,' elerno Padre, que
modereis su tristeza: no se cuida de deniarndhrpis ise ausilio, ni aun
en el moment en que ve vuestra c61era tan ftertethenate declarada
contra vuestro.Hijo, que la obliga a quejarse d e Iue osmismo le
abandonais. No, Maria no quiere ser tratada mejor quFJesucristo;
sino padecer tanto, que pueda decir, como l1, que todas las olas de
vuestra ira han pasado sobre ella (Psalm. XLI, 8): no quiere'per-
der una gota de esas olas, y sentiria no sufrir todos los males de su
querido Hijo. Pues bien, hermanos mios, que sus dolores se ele-
ven, si es posible,,hasta lo infinite; just es dejarlos crecer: el Es-
pfritu Santo no permitiri por eso que sea quebrantado su.templo;
porque ( ha puesto los cimientos de 61 en la cumbre de los sagrados
((montes: )) Fundamenta ejusin montibus sanctis ibidd. LxxxVI, 1);
y las olas no llegaran hasta alli; ni consentird tampoco que esa fuente
purisima, que ha preservado con tanto cuidado de las inmundicias
de la corruption, se enturbie con el torrent de las aflicciones. Esa
elevada part del alma, en la cual el espiritu de Dios ha establecido
su asiento, guardari siempre su serenidad, 6 pesar de las tempes-
tades que rujan debajo de ella.
22. : Si quereis.saber la razon de esto, permitid que os descubra
en pocas palabras un.misterio que podreis meditar detenidamente
en estos santos dias. El docto y elocuente san Juan Cris6stomo, con-
siderando al Hijo de Dios pr6ximo A espirar, no se cansa de admi-
rar lo duefio que es de sf mismo en su agonia; y meditando profun-
damente tan gran verdad, hace esta bella observation. La vispera de
su muerte, dice aquel santo Obispo (in Joan. horn. LXXXV, t. VIII,
p. 505, 506), Jesucristo suda, tiembla, se estremece; itan terrible
le parece. a imagen de su suplicio! pero en lo mas intense de sus
-dolores, parece transformado de repente, de tal modo que los tor-
mentos no le hacen ninguna mella. Habla tranquilamente y sin con-
moverse con aquel bienaventurado ladron; atiende y conoce distin-
tamente a aquellos de los suyos que est6n al lado de su cruz, yles
habla y les consuela; despues recuerda la profecfa de que se le pre-
para aun un brebaje amargo, levanta su voz para pedirle, y le prueba
.sin conmoverse; finalmente, observando que se habian cumplido
todas las profeclas, entrega el ahna 6 su,Padre, y lo hace de un
modo tan libre, tan sereno, tan.premeditado, que es facil conocer





22 SERMON SOBRE LA COMPASSION
quo (nadie se la arranca a la fuerza, sino que la entrega 61.mismo
Spor su propia voluntad : Nemo tollit earn a me, sed.ego pono earm
meipso. (Joan. x,18).
23. ,Qu6 quiere decir esto, cristianos? ,C6mo es que el temor
del mal le aflige tanto, cuando parece que el mismo mal no le da
ningun cuidado? Sd que podeis responderme que la economfa de
nuestra salud es una obra de fuerza y de flaqueza. Por eso 61 quiso
mostrar, con su temor, que era sensible como nosotros A los dolo-
res, y hacer ver, con su constancia, que sabia moderhr todos sus im-
pulsos, y vencerlos segun la voluntad de su Padre. Esta razon es
sin duda muy s6lida; pero si sabemos penetrar el fondo del miste-
rio, ver6mos todavia algo mas sublime en esa conduct de nuestro
Salvador. La causa mas probable de que yea el Calvario tan tran-
quilo, el que el monte de los Olivos vi6 tan turbado, esporque en
la.cruz Jesucristo esti en el acto mismo de su sacrificio, y ningun
otro debe hacerse con un espiritu mas tranquilo que aquel. Td que
asistiendo al santo sacrificio dejas inconsideradamente divagar A tu
imnaginacion, siguiendo de aquf para alli donde la curiosidad 6 la
passion la Ilevan, deten el curso de esos movimientos. AAh sin duda
no has comprendido todavia bastante lo que es ese sacrificio.
24. El sacrificio de la misa es una accion por la cual rindes a
Jesucristo tus homenajes; ahora bien, 4qui6n no sabe por expe-
riencia que todas las acciones de respeto exigen un continent tran-
quilo y reposado? Tal es, por lo menos, el caricter del respeto. Dios,
que penetra en el interior de los corazones, cree que faltamos al
respeto debido 6 su majestad, si el alma no se nrodera arreglando
sus movimientos. Por consiguiente, es indudable que el pontifice
debe hacker el sacrificio con un espfritu tranquilo; y ese aceite con
que se consagra, en el Levitico (Levit. vmi, 12), ese sfmbolo sagra-
do de la paz que derraman en abuidancia sobre su cabeza, le ad-
vierte que debe Ilevar la paz en el alma, alejando todos los pensa-
mientos que le distraigan de su prdctica, y que la debe tener tambien
en el corazon, calmando todos los movimientos que turben su se-
renidad. lOh Jests, mi divino Pontifice, sin duda por esta razon
es por la que os mostrais tan tranquilo en vuestra agonfa I Cierto es
que apareceis turbado enel monte.de los Olivos; pero, como dice
sari Agustin, ces una turbacion voluntaria (tract. LX in Joan.
t. III, part. II, col. 664, 665), que quisisteis suscitaros Vos mismo.
Y ipor qud razon, cristianos? porque se consideraba como la vic-





DE NUESTRA SEOBA.A, 23
tima; queria obrar como la victim; tomaba, si nos es licito hablar
asi, la accion y el aspect de una vlctima, y se dejaba llevar al al-
tar temblando y leno de miedo. :
25. Pero tan pronto como lega al altar y principia 4 desempe-
fiar las funciones de sacerdote, luego que ha levantado sus manos
inocentes para presentarla victim al cielo irritado, no quiere sen-
tir ya ninguna turbacion, ni demnestra ningun temor; porque el
temor parece indicar alguna repugnancia: y aunque sus movimien-
tos dependent de tal modo de suvoluntad, que la paz de su alma no
est4 ni en lo mas minimo turbada, no quiere sufrir ]a menor apa-
riencia de turbacion; a fin de que comprendais, hermanos mios,
que es un Pontifice misericordioso, que, sin esfuerzo ni violencia,
con un espiritu tranquilo y un continent reposado, se inmola a si
mismo voluntariamente, impelido por el aror de nuestra salvacion.
De aquf proviene ese aspect tranquilo y apacible que hace que en
medio de tantos dolores muera, como dice san Agustin, mas dul-
cemente ibidd. CXIX in Joan. n. 6, t.II, part. II,;col.; 803) que
acostumbramos nosotros a dormirnos,
26. Ved aquf, cristianos, el gran misterio que habia prometido
descubriros; pero no creais que se haya concluido en la persona de
Jesucristo: 61 inspira el mismo sentimiento a su santisima Madre,
porque esta debe tener part en su sacrificio; debe inmolarse como
su Hijo; y por eso se reprime, como 61 se mantiene en pi6 al lado
de la cruz, y para demostrar'una accion mas deliberada, se ofrece
de todo corazon al Padre eterno, 6 pesar de su dolor para ser la vic-
tima de su venganza. Hermanos mios, prestadme vuestra atencion,
y venid a aprender en el ejemplo de la Virgen ;6 sacrificar constan-
temente a Dios todo aquello que os es mas querido. Ved a Maria al
pi6 de la cruz, que se arranca el corazon, para entregar a su inico
Hijo a la muerte: ella le ofrece, y no solo una vez, puesto que no
ha cesado de hacerlo desde que el buen Simeon la predijo, por man-
dato de Dios, las extrafias vicisitudes que debia sufrir. Desde enton-
ces, cristianos, Marfa ofrece su Hijo 4 Dios en todos los moments
de su vida., concluyendo esta oblacion en la cruz. Y ,con qu6 re-
signacion? hd aqui lo que no puedo explicaros : juzgad de ella vAs-
otros mismos por la continuacion de sus acciones y por el Evangelio
de este dia.
27. IAh I vuestro Hijo, dice Simeon a la Virgen (Luc. n, 34,35),
,'sera blanco de los pesares; y vuestra alma, 6 Madre divina, sera





24 SERMON SOBRE LA COMPASSION
((atravesada por un cuchillob I Palabras terrible para una madre!
Cierto es que aquel buen anciano no le'dijo nada en particular de
las persecuciones de su Hijo; pero.no creais; cristianos, que qui-
siera con esto evitarla el dolor de ellas; no, cristianos, no lo creais;
aun la aflige mas de este modo; porque, no dici6ndole nada en par-
ticular, le deja temerlo todo. Porque ,hay cosa mas cruel ni mas
horrorosa queesa incertidumbre de un alma amenazada de un gran
mal, y que no puede saber lo que es? IAhl esa pobre alma, con-
fusa, at6nita, que esta amenazada por todos lados, que no ve mas
que cuchillos suspendidos sobre su cabeza, que no sabe de qu6 parte
preservarse, sufre en un moment mil muertes. Entonces'es cuando
su temor, siempre ingenioso para atormentarla ,no pudiendo saber
su destino, ni el mal que le aguarda; va recorriendo todos los ma-
les uno tras otro, hallando su suplicio en todos ellos, y padecierido,
ademis del dolor que da una provision segura, toda esa inquietud
importuna, toda esa angustia, y toda esa ansiedad que trae consigo
la incertidumbre. En tan cruel estado, es en cierto modo un alivio
el saber la muerte que nos espera, y san Agustin tiene razon para
decir : que es sin comparacion menos cruel el sufrir una sola muer-
'te, que el temerlas todas A un mismo tiempo: Longe satius est
unam perpeti moriendo, quam omnes timere vivendo. (De Civit. Dei,
lib. I, cap. 11, t. VII, col. 12).
28. H6 aquf cdmo se trata A la divina Virgen. Oh Diosl icuin
poco se economiza su dolor! jPor qu6 la hers Vos por tantos lados?
que sepa al menos A qu6 atenerse: 6 no la digais nada de su mal, para
no atormentarla anticipadamente, 6 decidselo todo para evitar al
menos la sorpresa que ha de causarle. Pero no sucedera asf, cris-
tianos; Dios quiere probarla, y ese mal se lo pronosticaran a Ma-
ria, a fin de que lo sienta mas tiempo; no le dirin lo que es, para
no quitar A su dolor ia imnpresion que debe producer en ella la sor-
presa del dolor mismo. Oh prevision! i oh sorpresa I ioh cielos! oh
tierral joh mortales, asombraos de esta constancial Obstupescite!
(Jerem. n, 12). Lo que han pronosticado a Maria hace que lo tema
todo y que todo lo sienta. Ved, sin embargo, su tranquilidad : en
talestado, Maria no pide nada. Qu6 sucederi? sucedaloquequie-
ra, no murmurara de ello : Dios lo ha querido asi, y es precise que
ella tambien lo quiera. El temor de la Virgen no es curioso, su do-
lor no es impaciente: asi es que no se informa del porvenir; suceda
lo que quiera, se sometera resignada; no se queja tampoc6 de lo





DE NUMSTRA SERORA. 25
present: Dios lo ha querido, y ella se resolveri A aceptarlo. Ved
aquf los dos actos de la resignation cristiana; prepararse A todo lo
que Dios quiera, y resolverse A aceptar todo lo que haga.
29. Maria, alarmada en su prevision, mira ya a su Hijo como
una vfctima:.le ve todo cubierto de heridas; le contempla en sus
mantillas, como si estuviera sepultado; y es para ella, segun sus
mismas palabras, un haz de mirra que reposa en su seno: Fasciculus
myrrhe, dilectus meus mihi. (Cant. I, 12). Y dice que es un haz de
mirra, A causa de su muerte, que esti siempre present A sus ojos.
I Horrible espectaculo para una madre i Oh Dios, exclama Maria,
vuestro es; consiento en todo, hagase vuestra voluntad; y esta
viendo que le clavan en ia cruz! Acabad, ioh Padre eterno! falta
mi consentimiento para entregar A mi Hijo a la muerte? yo le doy,
puesto que asi lo quereis; aqui estoy para suscribir. a todo; mi
accion os hace ver que estoy pronta: descargad sobre.miHijo
vuestra c6lera: mas aun, no os contenteis con descargarla sobre
61, tomad vuestra cuchilla para traspasar mi alma, desgarrad mis
entrailas, arrancadme el corazon, quitandome ese Hijo querido.
30. IAh, hermanos mios! ya no puedo mas. Yo queria exhor-
taros;.Marfa sera la que os hablarA; ella sera la que os diga que
no salgais de este lugar, sin dar-A Dios el objeto mas querido. LEs
acaso un esposo, es un hijo? lahl no los perder6is por depositarlos
en.sus manos; 61 os volvera ciento por uno. Maria recibe mas de lo
que A Dios entrega., El Sefior le volvera pronto ese Hijo querido,
y mientras Ilega ese moment, cristianos, si se le quita por tres
dias, le da para consolarla Atodos los cristianos por hijos: esta se-
ri la conclusion de mi discurso.

Tercera parte: Maria estd al pi de la cruz, y Jesus.le da para conso-
larla todos los cristianos por hijos.

31. Al predilecto discipulo deNuestro Salvador, al queridoHi-
jo de la santfsima Virgen, y al primog6nito de los hijos que Jesu-
cristo le da en la cruz, es al que le pertenece representaros el mis-
terio de esta maravillosa fecundidad; y asi lo hace en el Apocalip-
sispor medio de una excelente figure. ( osigno en el cielo; una mujer, rodeada del sol, que tenia la luna
(a sus pi6s y la cabeza coronada de estrellas, y daba grandes gritos
(durante su parto) (Apoc. xi, 1). San Agustin nos asegura que
esta mujer es la santfsima Virgen (serm. IV de Simp. ad Catec. c. 1,
3 T. IV.





26 SERMON SOBRE LA COMPASSION
t. VI, col. 575), y seria facil demostrarlo con varias razones con-
vincentes. Pero ,de qu6 modo explicar4mos ese parto doloroso? LNo
sabemos, cristianos, puesto que es de fe en la Iglesia, que Maria
estuvo exenta de esa comun maldicion de todas las madres, y que
pari6 sin dolor, asf como concibi6 sin corruption? ,C6mo, pues,
explicar6mos esas apariencias contrarias?
32. Aquf es donde necesitamos comprender dos classes de parto
en Maria. Marfa'pari6 a Jesucristo, y pari6 tambien A los fieles;
esto es, pari6 al inocente y pari6 a los pecadores: al inocente le
pari6 sin dolores; pero era precise que pariese A los pecadores en-
tre gritos y dolores; y os convencerdis de ello, si considerais con
atencion a qu6 precio los compra. Es precise que esos hijosle cues-
ten su Hijo finico; ella no puede ser madre de los cristianos, si no
entrega su querido Hijo A la muerte: I oh dolorosa fecundidad I Pero
yo debo hac6rosla comprender, cristianos, recordandoos esta im-
portante verdad: que era-la voluntad del eterno Padre que nacie-
sen los hijos adoptivos por la muerte delhijo verdadero. Ah! 4quidn
dejara de enternecerse al ver tan sublime espectAculo?
33. Es indudable que nunca admirar6mos lo bastante esa in-
mensa caridad de Dios, por la cual nos ha escogido por hijos, El
ha engendrado en la eternidad un Hijo parecido A si mismo, que
hace las delicias de su corazon, que llena completamente su amor,
asf como agota su fecundidad; y sin embargo, joh bondad! oh
misericordia! ese Padre, teniendo un Hijo tan perfect, no deja
por eso de adoptar A los demas: la caridad que tiene para con los
hombres, el amor inagotable que les profesa, hace que dB herma-
nos A ese primer Hijo, compafieros A ese fnico Hijo, y finalmente,
coherederos A ese Hijo querido de su corazon; pero aun hacemas,
y pronto lo vereis en el Calvario. No solo agrega A su propio Hijo
otros que adopta por su misericordia, sino que, y esto si que pa-
rece incredible, entrega su propio Hijo A la muerte, para dar la luz
A sus hijos adoptivos.. LQuidn querria adoptar A ese precio, y dar
un hijo por los extrafios? H6 aquf sin embargo lo que hace el Pa-
dre eterno.
34. Y no soy yo quien lo digo; Jesucristo mismo nos lo enseiia
en su Evangelio. ((Dios ha amado tanto al mundo, que ha dado por
((l su fnico Hijo. (Joan. In, 16). Escuchad esto, hombres morta-
les; ved el amor que Dios nos tiene, y que es el principio de nues-
tra adopcion. i Ah ved al Hijo dnico de Dios entregado a la muerte,
y mostraos vosotros hijos adoptivos, ad fin de que los que crean no





DE UNESTRA SER~ORA. 2I
aperezcan, sino que alcancen la vida eterna., No estais viendo
claramente que el Sefior entrega A su propio Hijo 6 la muerte para
dar la luz A sus hijos adoptivos; y que esa misma caridad del Pa-
dre que le entrega, que le abandon, que le sacrifice, nos adop-
ta, nos vivifica y n6s regenera, como si, habiendo visto el Padre
eterno que no se adoptan hijos mas que cuando no los hay verda-
deros, su amor, mas que otro alguno ingenioso, le hubiera inspi-
rado felizmente para nosotros ese designio de misericordia, de
perder en cierto modo su Hijo para dar lugar d nuestra adopcion, y
de hacer morir 6 su anico heredero para que nosotros particip6se-
mos de sus derechos? 1Ohl Hijo adoptive, y cuinto cuestas 6 tu
eterno Padre !
35. Pero no creais que Maria haya salido mejor librada que Je-
sucristo. Ella es la Eva de la nueva alianza, y la Madre comun de
todos los files; pero para esto es precise que le cueste la muerte
de su primog6nito, es precise que se una al Padre eterno, y que
los dos, de comun acuerdo, entreguen su Hijo al suplicio. Por eso
la divina Providencia la ha llamado al pi6 de la cruz; Maria va allf
a inmolar A su verdadero Hijo: que l1 muera, A fin de quelos hom-
bres vivan. Maria va i recibir en ]a cruz nuevos hijos. cMujer, di-
ace Jesds, mira tu hijo.,(Joan. xix, 26). IOh parto verdadera-
mente doloroso! Ioh costosa fecundidad I Porque, 4cutles fueron
los sentimientos de Maria cuando oy6 la voz moribunda del iltimo
adios de su Hijo? No, yo no temo aseguraros que de todos los dar-
dos que atraviesan su alma, este es sin duda el mas doloroso.
36. Ahora me acuerdo, cristianos, de que san Pablo, obispo
de Nola, hablando de su parienta, santa Melania, i quien de na
numerosa familiar no le quedaba ya mas que un niiio pequefo, nos
pinta su dolor con estas palabras: aElla'tenia, dice el Santo, ese
anifio, resto desgraciado de una grand ruina, que, l6jos de conso-
alarla, no hacia mas que aumentar sus dolores, y parecia que le
chabia quedado para recordarla su duelo, mas bien que para re-
aparar su p6rdida: Unico tantum sibi parvulo, inventore potius
quam consolatore lacrymarum, ad memorial potius quam ad compen-
sationem affectuum derelicto. (Epist. XIX ad Sever. p. 180). No os
parece, cristianos, que estas palabras han sido dichas para repre-
sentar los dolores de la divina Maria? tMujer, dice Jesfs, mira a
(tU hijo : Ecce filius tuus. IAh I este es, dice la Virgen, el ultimo
adios. Hijo mio, y ,con este golpe me dejas? Ahl! qu6 hijo me
dais en su lugar? 4Serd precise que Juan me cueste tan carol? iUn
3*





28 SERMON SOBRE LA COMPASSION
hombre mortal por un Hombre-Diosl ICruel y funesto cambio I
Striste y desgraciado consuelo I
37. Bien lo veo, 6 divino Salvador, Vos no quereis consolar-
la sino para hacer sus dolores mas eternos. Su amor acostumbrado
i un Dios, no encontrando en su lugar masque 6 un hombre mor-
tal, sentiri much mejor lo que le falta; y ese hijo que Vosjle dais
parece presentarse siempre a sus ojos, mas bien para echarle en
cara su desgracia que para reparar su falta. Por eso vuestras pala-
bras la matan, y al mismo tiempo la hacen fecunda. Sacan de sus
entrailas a sus nuevos hijos con la cuchilla y el hierro, y rasgan su
corazon con una violencia incredible, para que entreen 61 ese amor
de madre que debe tener A todos los fieles.
38. Cristianos, hijos de Maria, pero hijos de sus dolores, hijos
'de sangre y de martirios, ,podrdis escuchar sin l6grimas los males
que habeis ocasionado Q vuestra Madre? ,Podeis olvidar los gritos
entire los cuales os da A luz? El EclesiBstico decia en otro tiempo:
Gemitus matris tutv ne obliviscaris. (Eccli. vuI, 29). (No olvides los
((gemidos de tu madre.) Cristiano, hijo de la cruz, A tf es d quien
se dirigen esas palabras: cuando el mundo te atrae con sus volup-
tuosidades, para desviar la imaginacion de esas delicias pernicio-
sas, acu6rdate de los lamentos de Marfa, y no olvides jams los
gemidos de esa Madre tan caritativa: Gemitus matris tue ne oblivis-
caris. En las tentaciones violentas, cuando tus fuerzas estn c6si
abatidas, y tus pies vacilan en el camino derecho, y la occasion, el
mal ejemplo 6 el ardor de la juventud te arrastran, no olvides los
gemidos de tu Madre: Ne obliviscaris. Acu6rdate de las lagrimas de
Maria, acuerdate de los crueles dolores con que has desgarrado su
corazon en el Calvario, dejate enternecer al grito de una madre.
Miserable, ,cufl es tu pensamiento? ,quieres levantar otra cruz
para clavar en ella 6 Jesucristo? ,quieres que yea Marfa A su Hijo
crucificado otra vez? ,quieres coronar su cabeza de espinas, hollar
con los pi6s A su vista la sangre del Nuevo Testamento, y con un
espect6culo tan horrible renovar todas las llagas de su amor ma-
ternal? No quiera Dios, hermanos mios, que seamos tan desnatu-
ralizados. Dej6monos conmover por los gritos de una madre.
39. Hijos mios, nos dice, hasta aquf nada he sufrido, tengo en
nada todos los dolores que me han afligido en la cruz; el golpe que
me dais con vuestros crimenes es el que verdaderamente me hie-
re. He visto morir A mi querido Hijo; pero como sufria por vues-
tra sAlvacion J no he tenido reparo en inmolarle yo misma; he be-






DE NUESTRA SENORA. 29
bido esta amargura con alegria. Hijos mios, creed en mi amor: me
parece no haber sentido aquella herida, cuando la compare con los
dolores que me hace sufrir vuestra impenitencia. Si, cuando os veo
sacrificar vuestras almas al furor de Satans ; cuando os veo per-
der la sangre de mi Hijo hacienda indtil su gracia, convertir su
cruz en un juguete con la profanacion de sus Sacramentos, y ultra-
jar a su misericordia abusando por tanto tiempo de su paciencia;
cuando veo que afladis la insolencia al crime, que en medio de
tantos pecados despreciais el remedio de la penitencia, 6 que la
converts en veneno con vuestras continues recaidas, amontonando
sobre vosotros los tesoros de la c6lera y del furor eterno por el en-
durecimiento de vuestros corazones; entonces, entonces es cuando
me siento herida en lo vivo; esto es, hijos mios, lo que me atra-
viesa el corazon, esto es lo que me arranca las entrailas.
40. Ved.aquf, hermanos mios, si lo entendeis, lo que os dice
Maria en el Calvario. Estos gritos, estas palabras son las que oireis
resonar en todos los Angulos de aquel monte, si os acercais A 61 en
estos santos dias. Yo os suplico que acudais & ese monte, durante
este tiempo sagrado de la passion: allf es donde la sangre y las li-
grimas, los crueles dolores del Hijo, la compassion de la Madre, la
rabia de los-enemigos, la consternacion de los discipulos, los gri-
tos de las piadosas mujeres, la voz de las blasfemias que vomitan
los judios, la del ladron que pide perdon, la de la sangre que so-
licita misericordia, la de vuestros pecados que provoca la justicia,
haran en vuestros coralones una impression capaz de inspiraros to-
dos los sentimientos que exigen de vosotros los grandes misterios
que se realizan para vuestra redencion; y despues de haber reco-
gido su fruto y de haberlos cumplido en vosotros, recibir6is la con-
sumacion de ellos en la gloria, que a todos os deseo, etc. Amen.






SERMON I SOBRE LA SOLEDAD


ESQUELETO DEL SERMON I

SOBRE

LA SOLEDAD DE NUESTRA SEfORA.


N on qgiescet dolor meus. (Job, xvi, 7).
SMi dolor no cesara.

1. Desapareci6 ya del monte el insultante pueblo... Ya los ver-
,dugos golp6anse sus criminals pechos... Desaparecieron, por fin,
de la vista de Maria el G61gota, el... Respire ya la Hija de Sion...
Entr6guese al jibilo como Jacob...
2. Mas ,qu6 importa todo esto, si Ileva clavada en su corazon
una espada...?Estise en su solitario albergue sumergida en... Cierto
que no ve ya los instrumentos..., pero los tiene internados en su
alma...
3. Almas penetradas del dolor de Marfa..., seguid apiadAndoos
de ella... Contemplad, contemplemos todos...
4. jPodria Maria en su retire distraer el pensamiento de...?
Acaso ha menguado su amor para con su Hijo? ,Acaso su Hijo ha
perdido...? La naturaleza con el tiempo suele aliviar... No sucede
asf en Maria...
5. La parte de bien con que van sazonados los mas de los ma-
les..., compensa poco d poco su sinsabor... La distraction va bor-
rando el molesto recuerdo de... Tal es el oculto y verdadero so-
corro...
6. Este socorro faltaba a Maria. Privada de la presencia y abra-
zos del..., no podia... jAh! si su amor 6 Jesds traspas6 su corazon
al verle morir, ese mismo amor renueva ahora 6 cada instante...
Aun mas, debia aumentar... Simil de un fragoso torrente... Su
amor & Dios aumenta cada dia, y con 61 la fuente de sus dolores...
IAyI cuinto mas medita...
7. El mismo Redentor sud6 sangre en Getsemanf al solo re-
cuerdo de... Y 4no irian sus dolores destilando en Maria...? En el
Calvario los veia, ahora los reflexiona...
8. Lo que no pudo en medio del tumulto del Calvario, lo hace





DB NUESTRA SENORA. 31
en la soledad... Aquf coteja la dignidad de su Hijo con..., su san-
tidad con..., su... Vedla por esto anegada en las amarguras que se
precipitan sobre ella sola. En el G6lgota..., mas ahora... Si se dis-
tingui6 de las demis madres pariendo sin dolor, much mas se ha-
bia de distinguir...
9. Ya no puede ahora compartir sus penas con su Hijo... Sus
fuerzas le bastan para sobrevivir, no para veneer i la congoja... El
mismo Salvador al verse desamparado de su Padre... 4Qu, sera,
pues, de Maria desamparada del Hijo...?
10. i Par6ceos que en este estado puede Maria recobrarse del do-
lor? Penas acerbisimas de Jacob... Desconsuelo de Raquel...
11. El martirio en Maria fue siempre inseparable de su mater-
nidad. Padeci6 ya desde la prediccion de Simeon, y aun desde la
salutacion del Angel, mas sus penas entonces...
12. La compaiifa de su dulce Jesds, los... distraian el pensa-
miento de las ignominias... LPodri ahora el discipulo*Juan com-
pensar...? No, porque... IQu6 diferencia entire su Hijo y el hijo
adoptivol... Si algo habia de semejante entire los dos, esto mismo
perpetuaba la...
13. ,Es decir que no hay para ella consuelo ni reposo? No, no
lo habrA mientras... La naturaleza vuelve i su antigua tranquili-
dad y alegria... No asf la Madre del Criador... Lloran los Angeles
sin suministrarle alivio alguno... Mirala el Padre, y... Mirala el
Hijo, y... Adora ella los decretos del Padre para IIenar los deseos.
del Hijo, y...
14. ,Contemplar6mos nosotrog fria 6 insensiblemente cdmo Ma-
ria...? iLe negar6mos una l6grima de compasion...? IAh I quien no
se une, por medio de los sufrimientos, al Redentor y la Corre-
dentora... Aleje de nosotros la Virgen solitaria esta tan...





2' SERMON I SOBRE LA SOLEDAD



SERMON I

SOBRE

LA SOLEDAD DE NUESTRA SENORA.

Non quiescet dolor meus. (Job, xvi, 7).
Mi dolor no cesara.

1. Tiempo era ya, hermanos mios, que quedase consumada en
el holocaust del Hijo la passion de la Madre. Desapareci6, por fin,
- del monte el insultante pueblo: y ya los verdugos, rotos los instru-
mentos de su impiedad, golp6anse, arrepentidos, sus pechos cri-
minales. Apirtase ya de la fija y funeraria mirada de Marfa al sacro-
santo cadaver desfigurado por las llagas. Restituida por las piadosas
companeras 6 su solitario albergue, desaparecieron finalmente de
su vista el Cedron, Jerusalen y el G6lgota, fatales recuerdos de su.
torturado Unig6nito; ni podran jams funestarla, como le sucediera
a Jacob, las ensangrentadas vestiduras, repartidas que estAn por
buena suerte entire los enemigos. Respire, que ya es hora, la ape-
sadumbrada Hija de Sion de la congoja que la oprimiera; rec6brese
de sus deliquios y postracion: que feneci6 ya el saqueo de la ciudad
y la profanacion del santuario, y acotaronse ya los insultos del blas-
.femo enemigo. Y, si se obstinara aun en afligirla la imagen viva y
-presente del cadaver y del sepulcro; reflexione que aquella huma-
nidad que de sus virgfneas entraihas saliera para la ignominia y la
muerte, ha resucitado ya a la gloria 6 inmortalidad. Entr6guese al
jdbilo, por tanto, como Jacob cuando supo que su hijo habia pa-
sado de la cArcel al palacio, de la servidumbre al mando, dela p6r-
dida del corto patrimonio de Canaan al vastisimo sefiorfo de la re-
gion mas fecunda.
2. Asfparece que deba ir mermando y trocandose en regocijo
el luto de la Vfrgen, si atendemos a la fndole y al curso de todo
otro human dolor. Mas su passion form parte de la de Cristo que no
guard semejanza ni proportion alguna con los padecimientos de los
demds hijos de Adan. &Qu6 importa que la desolada Madre se re-





DE NUESTRA SENORA. 33
fugie en la quietud de su privada morada, si Ileva clavada en su
corazon la espada de un dolor indivisible, sin que pueda jams de
alli arrancarla para dar fin 6 tregua i la incesante congoja? EstAse
alli, cual nos la represent la enlutada im6gen que veneramos en
este altar; estise alli sumergida en el mar de su contricion; y, por
mas que la agiten oleadas las mas amargas, no hay que contar en
que se la yea jams respirar en la costa, non quiescet dolor meus,
hasta que se la traslade al reino de imperturbable paz. No apare-
cen, es verdad,.los instruments que la traspasaron al pi6 de la
cruz; pero, internados en su alma, prosiguen ni mas ni menos que
entoRces su tarea cruel, y renuevan i cada instant una misma cru-
cifixion.
3., Almas penetradas del dolor de Maria y compaileras de sus
vicisitudes por intima correspondencia de afectos, jahl seguid, se-
guid apiadindoos de ella; que la Esposa inconsolable desde la muer-
te de su amado, no interrumpe los gemidos, no serena su frente,
no se recobra ni un instant de sus quebrantos mortales. Contem-
plad, contemplemos todos atentamente la tristeza y amarguras del
corazon de Maria, y asi como la compadecimos en el Calvario,
compadezcamosla tambien en su desolacion y soledadA Ave Maria.
4. Recogida Maria entire las sombras y silencio de su soledad,
,podria distraer el pensamiento de cuanto habia de constancia en
el Hijo, de crueldad en los hombres? jPodria esta ave solitaria,
figurada en el Levitico y salpicada con sangre de su compafiero sa-
crificado, perder el recuerdo del sacrificio? IC6mo es possible cica-
trizar las Ilagas y atenuar las penas, si la causa subsiste, y sigue
obrando y obrari siempre con la mayor eficacia? ,Acaso ha sufrido
mengua el amor que profesa a su Hijo? 6 acago el Hijo ha per-
dido algo de su amabilidad i los ojos de la Madre? No se lo re-
presenta ella todavia como el mas lindo y hermoso entire los hijos
de los hombres, y como su Dios a la vez? Y ,puede en tal Madre
languidecer el amor para con tal Hijo; en tal criatura enfriarse el
amor para con el Criador? Vive, si, en ella el ministry de su pa-
sion: y, si los verdugos del Redentor llevaron su fiereza hasta darle
la muerte y aun mas alli; el de Maria, 6mulo de aquellos, no ce-
jarg jams, por largo tiempo que tenga que luchar contra la muerte
la invicta mirtir. Con qu6 Lla naturaleza; en despique de tantas y
tan gloriosas excepciones que hiciera la gracia i favor de esta Pri-
:mog6nita, se obstinari en que el tiempo le niegue aquel alivio que
suele dar.A today persona abrumada y afligida? Asi es,;hermanos





34 SERMON I SOBRE LA SOLEDAD
mios: y, precisamente porque el tiempo propina a los mortales al-
gun alivio en sus aflicciones, no debe proporcionar ninguno A las
angustias de la Virgen.
5. Por poco que uno lo reflexione, conoceri que no es verdad
que el dolor sufrido por la p6rdida de algun bien 6 por el encuen-
tro de algun mal no pueda de suyo atormentarnos en todo el curso
de nuestra vida; que no es verdad que el tiempo lo debilite y con-
suma, como roy6ndolo. Lo que hay es, que A los objetos que dan
m6rgen i ese dolor nosotros no seguimos siempre concibi6ndolos
como aflictivos. Aquella parte de bien con que pr6vidamente van
sazonados los mas de oIs males, bien que al principio no se-abra
paso en el inimo, preocupado de la impression contraria que por
entonces prevalece, va saboreindonos poco a poco y compensa el
sinsabor de la otra. El cambio 6 alteracion de los modos de buscarse
cada cual so bienestar va combinando y disponiendo A favor nues-
tro aquellas mismas vicisitudes que antes conspiraban para nuestro
dafio. El deseo inquieto de mejorar de position, con distraer y apli-
car el pensamiento A muchos y variados medios que pueden procu-
rArnosla, va borrando el molesto recuerdo de los sucesos desagra-
dables, como quiera que ninguno de estos constitute de veras la
miseria 6 felicidad del hombre. Tal es el oculto y verdadero socorro
que el tiempo prepare y suministra A cualquier dolor que nos hu-
biese abatido, por hondo que se le suponga.
6. Este socorro, emperor, faltaba i Maria, cuyas llagas debian
recrecer y dilatarse con el tiempo. Privada para siempre en esta
tierra de la presencia del Verbo encarnado y de los abrazos de aquel
Unig6nito que forma las complacencias de su divino Padre, no po-
dia compensarlos. con otras vistas y otros abrazos. La delicia que
difundia en su corazon aquel rostro que es el deseo y embeleso de
las angelicas miradas ,de que otro objeto podrA esperarla? Abis-
mada en la contemplacion del verdadero y dnico bien, ,cuil de los
bienes aparentes yvanos sera capaz de impresionarla y enamorarla?
IAhl si el amor que tenia A Jesus vivo traspas6 su corazon al verle
morir; el mismo amor, que sobrevive a la muerte del Hijo, renueva
la herida en la Madre A cada instant. Aun mas, me atrevo i afir-
mar que, una vez llevada 6 termino la passion de Cristo, debia cre-
cer sin media el exorbitante dolor de Maria; del mismo modo que
un fragoso torrente, si se le quita todo mirgen y Ilega A acaudalar
todos los arroyos de su cuenca que antes fluian en otras direccio-
nes, engruesa y se desborda largo trecho por las inundadas campi-





DE NUESTRA SENORA. 35,
ias. De un lado crece cada dia mas en la Virgen el amor de su Dios
y con 61 la fuente de sus dolores, padeciendo ella i media desu
amor; sin que, por otro, su pensamiento se distraiga y recree, como
al pid de la cruz, con la vista siempre embelesadora de un Hijo siem-
pre amable; y, sf, solo ocupAndose de la muerte de su amado que
esti esculpida en su corazon. iAy! cuanto mas media una passion
de que sola su alma no perdiera un 6pice, tanto mas se va ensan-
chando la llaga que la tortura y consume! Los objetos dolorosos, el
huerto, el pretorio, losjueces, los sayones, la cruz, la lanza, se van
sucediendo unos 6 otros a semejanza de los rayos que por doquiera
causan estrago, pero no dan tiempo al azorado pastor de ieconocer
y sentir la ruina y dafio que cada uno de ellos acarreara.
7. Al mismo Redentor, cuando en el Getsemanf se agolparon a
su mente por su 6rden las vivfsimas ideas de la dilaceracion que es-
taba por hacerse en su persona, y se di6 6 profundizarlas, juntas 6
por separado; le acongojaron hasta sudar sangre y necesitar el con-
fortativo de un Angel: siendo asf que los mismos tormentos no le
sumieron en tal abatimiento cuando de hecho llovieron precipita-
damente sobre 61, ya uno tras otro sin darle tregua la impaciencia
de los enemigos, ya aglomerados sobre la excelsa victim. Y ,no
irian destilando en Marfa toda su acerbidad los dolores padecidos
por Jes6s y en ella impress, cuando no le faltaba ni el tiempo ni
la cooperation del amoroso pensamiento, que no sabe distraerse de
las penas del amado, sino que las recoge, media yabulta? La ca-
beza traspasada, el rostro amoratado, los hombros azotados renue-
van por separado el dolor que ocasionaron juntos. IEn cuintos tra-
tamientos inhumanos, en cuintasvillanfas y heridas de su Hijo habri
parade su atencion en el Calvario, las cuales irA reflexionando en
1o sucesivo, y serAn para ella retofios de nuevas afliccionesi
8. A mas de que, es claro, hermaios mios, que en medio del
tumulto del Calvario no podia la Virgen darse A las reflexiones mas
minuciosas acerca de la carniceria ejercida en Jesucristo, como lo
pudo en la soledad. Aquf en toda su coitraposicion cotejaba la dig-
nidad de su Hijo con los envilecimientos a que se habia sujetado,
su santidad con la maldad, su inocencia con la calumnia, su bene-
ficencia con la ingratitud, su misericordia con la inhumanidad, un
Dios vendido con los hombres traidores. Vedla por esto anegada en
la corriente amarguisima que se precipita sobre 'ella sola; al paso
que en el G6lgota se derramaba tambien contra el Hijo, cuya pre-
sencia por otra parte le inspiraba un valor sobrehumano y la ayu-





36 SERMON I SOBRE LA SOLEDAD
daba A sostener la impetuosa avenida. La constancia de Jesucristo,
que cual Maestro no habia abandonado la cAtedra de la cruz, y cual
eterno Pontifice segun el 6rden de Melquisedec ofrecia imperturba-
ble la victim de expiacion, escondia lo menos por defuera los
profundos dolores del alma, disimulaba los espasmos; y al propio
tiempo A Maria, siempre coherent A su alma grande, alentAbala
al deseo de padecer, record6ndole que, si en el darlo.f luz en Be-
len sin los ordinarios dolores se habia distinguido de las demas ma-
dres, much mas se habia de distinguir al volverle 6 parir en el Cal-
vario con unos dolores a ninguna otra comunes. Asi la Macabea
presenciaba intr6pida los tormentos sucesivos de sus j6venes hijos,
alentada por el valor y jdbilo con.que cada uno de ellos iba al su-
plicio.
9. Rodeada y acosada Maria de unos dolores que no podia ya
compartir con su Hijo, privada de aquel semblante que, al morir,
inspiraba una virtud divina, tiene que ir apurando las fuerzas de la
humana flaqueza, las cuales no le prestan mas socorro que el que
baste para sobrevivir A la congoja, no para vencerla 6 contenerla.
El mismo Jesucristo prorumpi6 en un lamento y gemido, cuando le
abandon su eterno Padre, como si le abandonase a la vez su vir-
tud, 6 tomasen mayor brio sus dolores, y con arreciar la agonfa se
acercase mas osada la muerte: y poco tard6 en dar el iltimo aliento.
SQu6 seri, pues, de Maria desamparada del Hijo y licenciada cual
simple mujer, como si el primer nombre augusto no debiese ya ali-
mentar en su pecho un espiritu superior al de las madres de los
hombres?
10. ,Par6ceos que en este estado pueda Maria despojarse.del
luto y recobrarse del dolor? Traed i la memorial lo. que hizo Jacob
al participArsele que Jos6 habia sido devorado por una.fiera. Ras-
gando sus vestidos y cubierto de cilicio, protest que no puede so-
brevivir 6 tanta desgracia; siendo asi que, no habiendo presenciado
el supuesto especticulo, no podia la imaginacion representar i su
vista la embestida de la fiera, los gritos del j6ven, sus miembros
colgando de la ensangrentada boca y sus huesos esparcidos aca y
aculli; y siendo asf que sus numerosos hijos se desvivian por con-
solarle y estrechaba en su seno al predilecto Benjamin. Traed 6 la
memorial el desconsuelo de Raquel por haber sido asesinados sus
hijos, si bien en tropel y siendo todavia infants.
11. iOh gspera suerte de esta Martir destinada apadecer aun
cuando parecia haber cesado todo motivo para ello Verdad es que,





DE, NUESTRA SERORA. 37
habiendo empezado i padecer desde que el Angel la saludara como
Madre del Salvador y desde que Simeon le mostr6 en espfritu la
espada que habia de traspasar su alma, se habri ya acostumbrado
al dolor que le causa lo pasado por el que le caus6 anticipadamente
lo por venir. Mas ,qu6 tenemos con esto? Que en esta excelsa Se-
flora el martirio fue siempre inseparable de la maternidad. A mas
de que, la amargura que sinti6 antes de verificarse el deicidio; ni
habia llegado i un grado sumo, ni iba privada de todo consuelo:
por profunda que fuese, no recibia creces de la cooperation de los
sentidos, los cuales aun no habian sido realmente heridos.
12. La dulce conversation que cambiaba con su Jes6s, los he-
chiceros abrazos y las suaves palabras, las aclamaciones y enalte-
cimientos que se le prodigaban por sus obras admirables y beneficas,
distraian el pensamiento de las ignominias previstas, y endulzaban
el disgusto que por ellas sentia. Ahora de todos estos oportunos ali-
vios no le queda mas que su penoso recuerdo. Los gloriosos suce-
sos de su Hijo resucitado y vuelto al seno de la gloria mantienen
viva y amarga la memorial de su muerte cruel. ,Seri que le quede
a lo menos un objeto de complacencia en Juan que le ha sido sus-
tituido A Jesds? No: que Juan recuerda A Maria las delicadas aten-
ciones que le tuvo su agonizante Hijo. Si le consider cual hijo adop-
tivo, Icuinta distancia va del que perdi6 al que le quedat Si se
complace en este, como en una prenda del cuidado que de ella se
tomaba el Redentor moribundo; esto mismo la induce A ponderar
el amor que le manifest, mientras, olvidado de si mismo, pensaba
en ella, y, desamparado de su Padre celestial, no consentia que lo
fuese su Madre terrena, a la cual dejaba por hijo al discfpulo que
mas i 6l se parecia y mas grato le habia de ser. Esta misma seme-
janza y election, con recordarle de continue la hermosura y carifio
de su Unig6nito, perpetdan la causa acerbfsima de su quebranto.
13. LEs decir que para esta Madre no hay consuelo ni reposo?
No, mientras su\pecho encierre un corazon de madre y madre de
un Dios, mientras habitare la casa despojada del celestial tesoro,
un dia en ella depositado, y de donde unos pdrfidos vifieros arran-
caron al Unig6nito del eterno Padre, para sacrificarlo ignominiosa-
mente. La luz devuelta al enlutado sol, los ya cesados sacudimientos
y ya cerrados abismos de la tierra, las sombras otra vez poseedoras
de su interrumpido descanso, tornan A la naturaleza su antigua tran-
quilidad y alegria; mas no 6 la angustiada Madre del Criador. Afli-
gidos le andan al rededor los Angeles de la paz, sin suministrarle






38 SERMON I SOBRE LA SOLEDAD
un alivio. Mirala el Padre divino como compaiiera del Hijo en la
obra del human rescate: y, si este satisfizo dignamente en la in-
tensidad de las penas y dignidad de su persona; quiere que ella sa-
tisfaga, cuanto cabe en simple criatura, en la duracion de los pade-
cimientos. Mirala el Hijo amantfsimo; y, por mas que desee hacerla
participe de sus goces, lo difiere para que vaya ella cumpliendo en
sf misma lo que faltara 4 su passion. Adora Maria los decretos del
Padre para llenar los deseos del Hijo y granjearse el titulo de Cor-
redentora, que le es muy grato por sernos ventajoso 6 nosotros.
14. Y nosotros, que somos los redimidos, Lcontemplar6mos fria
6 insensiblemente como esta Madre nos pare A la gracia no solo en-
tre las breves congojas de la cruz, sino en las que tanto tiempo du-
ran cuanto su larga y penosa vida? ,Le negarmmos alguna I6grima
de compassion en este dia consagrado 6 la memorial de sus dolores,
cuando la razon exige que, habiendo ella padecido siempre por nos-
otros, tambien nosotros nos aflijamos con ella detestando. nuestras
culpas? I Ah quien no se une al Redentor y la Corredentora por
medio de los sufrimientos, Ibien i las claras manifiesta que poco 6
nada se.cura de su salvacion antes perdida y despues recobrada!
Aleje de nosotros tan funesta serial de perdicion el m6rito singular
de esta Virgen solitaria. Amen.






DE NUESTRA SENORA.


ESQUELETO DEL SERMON II

SORE

LA SOLEDAD DE NUESTRA SETORA.

Posuit me desolatam, tota die nmrore con-
feclam. (Thren. 1, 13).
Me puso desolada, consumida de tristeza
todo el dia.

1. IQuB espectdculo tan funesto..., qu6 objetos tan melancl6i-
cos...l iAyl si yo pudiera llevaros conmigo... al Calvario...! IQu6
horror!... A ]a escasa luz que permitirian las tinieblas..., verfamos
tres hombres clavados en tres cruces: los dos facinerosos, y en me-
dio de ellos... el Hijo del eterno Padre, Jesds Nazareno...
2. Aun mas, veriamos a la Madre de Dios y de los hombres en
la mas amarga soledad : Posuit me desolatam, etc. Pero, cielos, 4qu6
es esto? Las piedras se rompen, los..., y el hombre no se... 1Oh
insensibilidad...I Si en Yos, 6 Maria, cupiera indigriacion, podrfais...,
pero : Recordare quod steterim in, etc. No puedo persuadirme...
3. Maria qued6 sola al morir su santisimo Hijo, al tenerlo en
los brazos, al depositarlo en el sepulcro... Quiera el cielo que yo
pondere esta triplicada soledad de manera que todos aborrezcamos
el pecado que fue la causa...

Primera parte: Maria quedd sola sin el alma de su Hijo al morir este
en la cruz.

4. Descripcion de la desolada Jerusalen por Jeremias : Quomodo
sedet sola civitas, etc.- Plorans ploravit, etc.
5. Misticamente Maria es la ciudad santa de Jerusalen... Pue-
den, pues, aplicarsele dichas lamentaciones: Quomodo, etc. Plo-
rans...
6. Par6ceme, 6 dulcfsima Madre, que sabiendo ya de antema-
no .., esto debia disminuir vuestra pena... Mas lay! Insipienter lo-
cutus sum, etc. Esta misma ciencia hizo que Maria viviese treinta
y tres aiios crucificada... Pero la agradable presencia de su Hijo en-





40 SERMON II SOBRE LA SOLEDAD
dulzaba sus penas, mitigaba... Mas, al acercarse 6 su ocaso aquel
divino Sol..., sinti6 ella la p6rdida de su alegria, de... Et egressus
est a filia Sion, etc.
7. Imaginad, suponed una madrela mas tierna y compasiva...
Considered el gusto...: pensad el gozo...: reflexionad la alegrfa con
que contempla A su finico hijo... Suponed tambien que unainhu-
na fiera se lo arrebata.... ,Qui6n hallaria t6rminos con que aliviarla
en su soledad...? Cui excequabo te, et consolabor'le, etc.?
8. Todo en el Calvario hacia una carnicerfa lastimosa en el afli-
gido corazon de Maria, pero aun vivia su Hijo, y esto le bastaba:
Sufficit mihi si adhuc Filius meus vivit... Pero lay Sefiora I... Oid,
escuchad i vuestro Hijo: Mulier, ecce, etc. Hijo mio, le diria Ma-
ria, ,vais, pues, ya A abandonarme?... Padre eterno, 4 quereis tam-
bien...? Espiritu Santo, ,me abandonar6is tambien...? Pero lay!
que mi Hijo inclinato capite, etc. LEs possible que yo viva quedando
sola sin el alma de mi amado?... iAy de mi! muri6 mi Hijo...
9. Asf se lamentaria Maria... Y ,habri aqui quien pretend au-
mentar sus penas volviendo a dar muerte i su Hijo?... iAh! plu-
guiera al cielo que...

Segunda parte: Maria qued' sola sin el cuerpo de su Hijo al quitdr-
selo de los brazos.

10. Simil... muerte desastrosa del rey Achis... fleume, fili mil
exclam6 su madre, Nimia bonitas tua, etc.
11. Lo mismo diria Maria al ver en sus brazos el difunto cuerpo
de Jesus... IOh ingratos hombres mostrad en qu6 os ha ofendido...
ioh Padre eterno! Mirad... Ved i vuestro Hijo... Videutrum, etc.
1 Ahb! Hijo mio, iy cuin diferente te he visto yo en mis brazosI A11
en Belen... jEs possible que estas manos...l Qu6 se hizo aquella be-
Ileza...? Fera pessima, etc.
12. Si hay aqui quien con sus reincidencias quiera crucificar de
nuevo i Jesds, arrinquelo de los brazos de su Madre... Jdvenes li-
bertinos... Hombres carnales 6 impuros... Hombres envidiosos y
vengativos, Ilegad... Llegad, soberbios, iracundos... Ah! los ju-
dios percutientes pectora sua, etc., pero vosotros... Rursum crucifi-
yentes, etc. Entrad en vosotros mismos, reflexionad... Si de este
modo arreglais vuestras costumbres, Dios... Mas, i ay de vosotros !
si... Y vosotras, almas virtuosas, venid, ofrezcamos todos a Marfa
algua obsequio. OfrezcAmosle...





DE NUESTRA SENORA.


Tercera parte: Maria quedd sola sin el alma y cuerpo de su Hijo al de-
positarlo en el sepulcro.

13. Sicut fruit Jonas in venture cceti, etc. No lo ignoraba Maria, y
por esto entreg6... Ved como lo conducen al sepulcro... Lo que hizo
Maria, segun san Bernardo, colocado ya... Lo que le dirian A ella
Jos6, Nicodemus, san Juan, etc. IOh! con cuantas ansias deseaba
la Virgen ser enterrada con su Jesusl... jCuanto hubiera deseado
servir ella misma de sepulcro... Pero ya que no lo consigui6, in tu-
mulo sepelivit amores suos, dicen san Fulgencio y san Jer6nimo.
14. Qued6, por fin, enterrado el cuerpo del Salvador... Levant6
entonces la Virgen mas alto los suspiros..., abrazaba ia piedra que
cerraba el..., yen ella, segun san Bernardo, estan impresas las se-
fiales de sus lagrimas: Ejus lacrymce, etc.
15. Oh afligidisima Sefiora esta fue vuestra iltima soledad y la
mayor pena... ,En qu6 os ocupabais al veros sola en vuestra casa?...
Aquf, diria la Virgen, esti el aposento en que... Aquf pedia por...
Aquf meditaba...
16. Este otro aposento, continuaria Maria, es donde... Esta es la
tarima...: esta la mesa... Ahora mis ojos ya no le descubren... Lleno
su espiritu de tristes imagenes... recorria con la imaginacion... Re-
pasaba en su entendimiento... Sola qued6 cuando espir6 su Hijo...
Sola cuando le solt6 de sus brazos...; pero ahora en esta tercera
y tltima soledad... Modb ludibria, dice san-Bernardo, modb cru-
cis...; etc. Maria, en fin, qued6 en la mas triste, profunda y uni-
versal soledad... Posuit me desolatam, etc.
17. Este asuntoexcedela capacidad humana. Se trata de un Dios-
Hombre que padece..., y de una Vfrgen-Madre que se compadece
y siente de un modo... iCuAn feliz seria yo si pudiese Ilegar A los
pies de la Virgen con la conquista de algunas almas...! IQub afor-
tunados seriais vosotros si...l Recibid, 6 dulce Madre mia, todas
esas almas... Defendedlas..., asistidlas..., acompafiadlas en..., y...


T. IV.





42 SERMON II SOBRE LA SOLEDAD



SERMON II

SOBRE

LA SOLEDAD DE NUESTRA SENORA.

Posuit me desolatam, tola die mcerore con-
fectam. (Thren. I, 13).
Me puso desolada, consumnida de tristeza
todo el dia.

1. IQu6 especticulo tan funesto el que se present A nuestra
vista en este templol lqu6 objetos tan melanc6licos registra nues-
tra consideration en todo el orbe I La santa Iglesia omite sus alegres
cinticos, y sustituye en su lugar tristfsimas lamentaciones: cure
sus altares de luto y oculta sus mas preciosos adornos: apaga sus
brillantes luces, y todo queda en silencio y en tinieblas. El mundo
parece va i.dar los filtimos suspiros: el sol muri6 al mediodfa, y
esti como amortajado en un saco ceniciento 6 de cilicio : la luna per-
di6 su luz, cambiando su argentada claridad en negro luto que viste
todo el cielo: la tierra tiembla, los sepulcros se abren, las piedras
se parten, los muertos resucitan, el velo del temple se rasga, y todo
nos manifiesta que perece el mundo, 6 que el Dios de la naturaleza
padece. Qu6 es esto, cristianos mios? I Ay! si yo pudiera llevaros
conmigo, y con un r6pido vuelo haceros present aquel dia, aquella
hora que conoci6 el fnundo, ni conocera otra mayor para su reme-
dio: aquel dia que mas que otro alguno empefia nuestra conside-
racion para compadecernos: aquel dia, aquel monte, aquella tarde
del Viernes Santo: aquel Calvario, aquella Jerusalen, aquel cadalso
en que se daba afrentosa muerte A los malhechores; Lqu6 veria-
mos? Zqu6 oirfamos? lAy, qu6 horror! iqu6 espanto! Iqu6 estre-
mecimiento! A la escasa luz que permitirian las tinieblas que inun-
daban toda ]a tierra: al corto espacio que 6 la quieta consideration
darian la turbacion de los hombres, el espanto de los demonios y
la admiracion de los Angeles, verfamos tres hombres lastimosa-
mente afrentados y clavados en tres cruces: los dos facinerosos, y
en medio de ellos, ya difunto i violencias de la crueldad y la injus-





DE NUESTRA SENORA. 43
ticia, al que es la suma inocencia: al autor de la vida, al triunfa-
dor de la muerte, al Mesfas prometido en la ley y en los Profetas,
al Hijo del eterno Padre: A Jesds Nazareno, rey de los judfos, que
es todo lo escrito que se lee sobre su sacratfsima cabeza, y toda la
causa que ha hallado la envidia para que muera.
2. Verfamos aun mas, amados mios: verfamos al pi6 de la cruz
en que pendia Jesucristo, constant y conforme con los decretos di-
vinos, 6 su amable Madre: A la Madre de Dios, que Ie di6 el ser de
hombre: A la Madre de los hombres, 6 quienes recibi6 por hijos de
so adopcion; a la Reina de los Angeles, A quien sirven, obedecen
y adoran; verfamos, en fin, a Maria santfsima, emperatriz del cielo
y de la tierra, en la mas amarga soledad: Posuit medesolatam, tota
diemceroreconfectam. Solo verfamos 6 la Sefiora de todas las nacio-
nes, 6 la llena de todas las gracias, A la bendita ehtre todas las mu-
jeres, ila mas pura de todas las vfrgenes. Verfamos... Pero cielos,
iqu es esto? Sabemos que Dios ha muerto, y que so Madre ha
quedado en la mas dolorosa soledad, y Ivivimos sobre ]a tierra? Las
piedras se rompen, los monumentos se abren, la tierra con espan-
tosos sacudimientos se estremece, el cielo se enluta, el sol se eclipsa,
la luna se oscurece, y aun las criaturas insensibles por su natura-
leza hacen sentimiento en la muerte de su Criador y en la soledad
de su Madre; Zy el hombre no se avergonzara de Ilamarse sensitive
y racional, cuando sabiendo que Dios muere y que padece la muerte
por darle a 61 la vida, no forma sentimiento, ni el corazon se le
prime con el dolor y el llanto? IOh grande insensibilidad de los
miserables hijos de Adan, digna de'llorarse con 16grimas de san-
grel .C6mo podr6mos tratar dignamente de vuestra amarga so-
ledad, 6 dulcfsima Madre nuestra, cuando nosotros aumentamos
vuestro tormento con nuestra torpe ingratitud ? Si en Vos cupiera
indignacion, podriais tenerla muy grande con las tristes almas de
los pecadores que aumentan vuestras penas cuando multiplican sus
culpas; pero acordaos, Sefiora, que como ministry de vuestro san-
tisimo Hijo vengo 6 vuestra presencia para interceder por ellos: Re-
cordare quod steterim in conspectu tuo, ut loquerer pro eis bonum. No
puedo persuadirme A que falten en mi auditorio almas justas que
tiernamente os amen, que os veneren y acompaiien co'la mas viva -
fe y fervorosa devocion en vuestra triste soledad. Merezcan, Se-
flora, los files corazones de los justos que se temple la indignacion
de vuestro Hijo para con los pecadores : Ut averteret indignationem
suam ab eis.
4*





44 -,SERMON*II SOBRE LA SOLEDAD
3.. Y fin de que los justos perseveren en la gracia, y los pe-
cadores salgan del estado lastimoso de la culpa, derramad en mis
labios un rio de dulzura y suavidad para que debidamente les pro-
ponga c6mo quedasteis sola al morir vuestro santisimo Hijo i sola
cuando le tuvisteis en los brazos, y sola cuarido le depositasteis en
el sepulcro. Sola sin el alma, sola sin el cuerpo, y sola sin el alma
y cuerpo de vuestro muy amado Hijo Jesds. Esta triplicada soledad
es la que os aflige : esta es la que os martiriza y atormenta: esta la
cue os compete A exclamar: Posuit me desolatam, tota die maorore
confectam. iOh, quiera el cielo que yo hable de tal manera que to-
dos aborrezcamos el pecado, que fue la causa de vuestra soledad y
de la muerte de vuestro amado! Sencillo es el pensamiento, y tan
6bvio y natural, que l6 mismo se present a la menoi considera-
cion que se haga de tan venerable misterio; pero esta misma natu-
raleza debe hac6rnosle mas apreciable. Saludemos A la Virgen re-
zindola devotamente una Ave Maria.

Primera parte: Maria quedd sola sin el alma de su Hijo al morir este
en la cruz.

4. El santo profeta Jeremfas, hijo de Helcias, oriundo de Ana-
tot en la tribu de Benjamin: aquel hombre singular y extraordina-
rio que fue santificado en el vientre de su madre, y hecho profeta
antes de nacido, perp6tuamente virgen, y perp6tuamente just y
santo: aquel hombre poderoso en.obras y palabras que reunia en
su persona el carActer de sacerdote, doctor, profeta, jap6stol en-
viado por Dios A su pueblo israelitico, 6 ilustre mirtir del Sefior
Dios de los ej6rcitos, por su fe y su esperanza de la venida del Me-
sias, y su caridad y celo por la salvacion de sus pr6jim'os: el santo
profeta Jeremfas, vuelvo A decir, Ileno de admiracion y paimo al
mirar el triste estado de Jerusalen, exclamaba considerAndola como
a una mujer afligida y sumamente dolorosa: Quomodo sedet sola ci-
vitas, plena populo? Facta est quasi vidua domina 4gentium; princeps
provinciarum facta est sub tribute. LEs possible, decia, que la inclita
y magnifica, ciudad de Jerusalen, el emporio de la Siria, el paraiso
del Asia, el jardin del Oriente, la reina del mundo, las delicias de
los hombres, la visitada por los Angeles, el trono de Dios, el'taller
de la religion, la lampara de la fe, la cuna de la Iglesia, se vea hoy
sola, desamparada y envilecida? ,Es possible que en este dia la lo-
remos como una triste viuda, sin su rey Sedecias ya cautivo, sin su





DE NUESTRA SENORA. 45
pontifice Sarafa muerto.por los caldeos, sin sus principles y magis-
trados, press, desterrados, cautivos 6 muertos?-Que ]a lloremos
como una.ciudad desierta, sin los gentiles comerciantes que la fre-
cuentaban por sus temporales intereses, y sin los judios religiosos
que concurrian en tropas a la celebration de sus Pascuas y solem-
nidades? LEs possible, continue diciendo el santo Profeta, que la
princess de las provincias, la que en tiempo de los jueces sibios,
de los Macabeos valerosos y de los monarcas insignes, como David
y Salomon, dominaba como reina los Estados de los filisteos, los
moabitas, los sirios, los amonitas, los idumeos, y otras naciones,
se mire hoy sierva de los bArbaros caldeos, y les pague un duro tri-
buto? jEs possible que la que se adornaba con un vestido de gloria
por los ilustres triunfos de sus hijos, hoy se vea- cubierta de luto,
Ilorando amargamente dia y noche, sin hallar quien la consuele en-
tre todos sus amigos? Plorans ploravit in nocte, et lacryme ejus in
maxillis ejus: non est qui consoletur earn ex omnibus charis ejus.
5. Estas tristisimas lamentaciones del santo profeta Jeremias que
hemos repetido en estos dias conforme al espfritu de nuestra santa
madre la Iglesia para considerar los venerables misterios de nues-
tra redencion que en ellos se nos representan, podemos acomodar-
las y aplicarlas con la mayor naturalidad a Marfa santfsima Seiiora
nuestra en su amargufsima soledad. Esta preciosisima Sefiora es mfs-
ticamente la ciudad santa de Jerusalen, vestida del sol, calzada de
la luna, coronada de estrellas, temida de los demonios, venerada
de los hombres, servida de los Angeles, y Madre verdadera de nues-
tro Dios: es la mas pura de todas las vfrgenes, la'mas fecunda de
todas las madres, la llena de todas las gracias, el modelo de todas
las virtudes, y la Reina de todas las criaturas; y sin embargo, po-
demos preguntar con Jeremfas: Quomodo sedet sola civitas plena po-
pulo? Facta est quasi vidua domina gentium. ,C6mo una ciudad tan
magnfficamente gloriosa por la virtud del Omnipotente se halla hoy
tan sola? Lse halla dolorosa? ,se mira anegada en 16grimas incon-
solables? jAy, amado pueblo miol la passion de su Hijo, de aquel
su amado y inico Hijo, la ha dejado como viuda sin hallar con-
-suelo entire sus cars amigos. Los discipulos de su Hijo estan dis-
persos, timidos y cobardes: los enemigos de su Hijo tratan de abre-
viarle tumultuosamente la vida, y se preparan i bajar del Calvario
Ilenos de confusion y asombro luego que consuman el. formidable
deicidio : el cielo se enluta, el infierno se confunde, la tierra tiem-
bla; y Ino quereis que Ilore la mas amable Madre la falta de un





46 SERMON II SOBRE LA SOLEDAD
Hijo el mas amado? De un Hijo que era un Hombre-Dios? De un
Hijo que era su Criador, su Redentor, su finico y sumo bien? Plo-
rans ploravit in nocte, et lacryme ejus in maxillis ejus : non est qui con-
soletur earn ex omnibus charis ejus.
6. Pero, Sefora, permitidme una palabra. Ya que no hallais
consuelo en las criaturas, buscadle en vuestra ciencia : buscadle en
vuestros propios conocimientos, yhallar6is acaso algun alivio, pues
tantos anios antes estabais cerciorada de cuanto habia de padecer
vuestro amantisimo Hijo. Nada ignorabais, todo lo sabfais, y no
hubo moment, desde la encarnacion del divino Verbo en vuestras
purisimas entrafias, en que pudiese.caber olvido de cuanto le ha-
bia de suceder. Parece, dulcisima Madre mia, que unas noticias tan
ciertas, unos pensamientos tan claros, y unos conocimientos tan uni-
versales podrian disminuir vuestra pena, y acompafiaros en vues-
.tra amarga soledad. Pero jay I no s6 lo que me he dicho. Perdonad
mi insipiencia y necedad. Yo mismo la condeno, y me reprendo,
como en otra occasion decia el santo Job: Ideo insipienter locutus
sum, et que ultra modum excederent scientiam meam... Idcirco ipse me
reprehendo, et ago penitentiam in favilla, et cinere 1. Ahora conozco
que esta divina y universal ciencia de que os habia dotado el Altf-
simo entire otraS innumerables gracias, era como una espada agu-
dfsima que traspasaba vuestro amable corazon todos los instantes
de vuestra vida. Efectivamente, amado pueblo mio, desde el feliz
moniento que encarn6 en sus entrafias el Unig6nito del eterno Pa-
dre, con esta ciencia miraba las divinas Escrituras, meditaba sus
clausulas, descifraba sus misterios, ycomprendia con la mas amarga
pena cuantos fdnebres oriculos hablaban de la passion y muerte de
su Hijo amado. Treinta y tres afios vivi6 crucificada la Madre en los
tormentos y en la cruz en que habia de padecer su Hijo. Siempre
la parecia estar resonando en sus oidos aquellas tristfsimas profecias
de Isafas : A plant pedis usque ad verticem.capitis nori est in eo sanitas:
nohay parte alguna en su cuerpo desde los pi6s A la cabeza que est6
sana y sin dolor. Jamas dejaba de oir al mismo santo Profeta, que
la decia: Non est speciesei neque decor: perderA su hermosura, se
parecerA 6 un leproso, a un gusanillo humilde aquien todos pisan y
maltratan : nunca se cicatrizaban en su corazon las penetrantes he-
ridas que en 61 hacian estas palabras: Propter scelus populi mei per-
cussi eum 2. Le castigu6, le prendi, le azot6 y le crucifiqu6 por el
pecado de mi pueblo. Estos y otros divinos orciulos traspasaban el
SJob; XLII, 3, 6. 'Isai. i, 6; iiu, 2, et in aliis capit.





DE NUESTRA SENORA. 47
corazon y el alma de nuestra dulcdsima Reina con la mas sensible
pena; pero la agradable presencia de su Hijo, y el poner los ojos
en su bellisimo semblante, endalzaba sus penas, mitigaba sus an-
sias y minoraba sus tormentos. Todo dolor se templaba cuando la
inocente Madre miraba A aquella grande alma en su compaiifa: :
aquella alma servida de los Angeles, adorada de los Serafines y re-
verenciada de todos los cortesanos del cielo: A'aqtiella alma que,
unida con su cuerpo 6 la persona del Verbo, era un solo divino su-
puesto que dignificaba A su Madre con la incomparable gloria de ser
Madre del mismo Dios. Pero al acercarse A su ocaso aquel divino
Sol de justicia qued6 el corazon de su Madre cubierto de las mas
negras sombras y de las tristezas mas profundas. Al Ilegarse aquel
moment en que la dichosfsima alma de Jesus, que era todas las
delicias de Maria, halia de separarse de su cuerpo y de la presen-
cia de su Madre, dejindola en su primera soledad, sinti6 de un
golpe esta Seflora la p6rdida de su alegrfa, de su gozo, de su des-
canso, de su felicidad y de su gloria: Et egressus est A filia Sion om-
nis decor ejus 1.
7. Imaginad, oyentes mios, para que podais de algun modo
comprenderlo; suponed una madre la mas tierna y compasiva: una
madre hermosa, prudent, sabia, Ilena de gracia y santidad, que
ama con el cariflo mas tierno A so unig6nito hijo adornado de las
prendas mas relevantes y apreciables: considered el gusto con que
mira A su hijo ocuparse en sanar enfermos, dar vista i los ciegos,
pi6s 6 los cojos, movimiento A los tullidos, habla 6 los mudos, y
vida A los muertos: pensad el gozo con que le veia mandar A los
vientos, serenar los borrascosos mares, ahuyentar A los demonios,
y encaminar con obras y palabras A los hombres por las sendas de
la gloria: refexionad la alegria con que consider como las gentes,
atraidas de la santidad y prodigiosas obras de aquel bello jdven, le
siguen, le oyen, le obedecen, le anman y le adoran. IQub compla-
cencias para su madre i Iqu6 gozos Iqu6 placeres tan puros I Pero
suponed tambien que 6 su presencia, y en el dia mas solemne y
de mayor concurso, se le acerca una.inhumana fiera, y arrebatando
Ilena de sania al hermoso j6ven, le arrastra, ie maltrata y al fin le
da cruelisima muerte entire sus garras. ,Qub os parece, cristianos?
&Habria corazon en la madre para ver morir 6 su hijo, y quedar
ella con vida? ,Podria sin morir presenciar ina desgracia tan sen-
sible? L QuiBn hallaria tfrminos, qui6n encontraria expresiones para
S Thren. I, 6.





8 SERMON II SOBRB LA SOLEDAD
darla algun alivio en la soledad en que la dejaba la desgraciada
muerte de su hijo? Cui exaquabo te, et consolabor te, virgo filia
Sion ? Quis medebitur tui?
8. Volved, pues, amados mios, la vista 6 aquellos santos alta-
res, y ver6is el original de cuanto acabo de insinuaros: mirad :la
mejor Madre, attended el mejor Hijo, considered la fiera Sinagoga
como le prende, como le maltrata, como le azota, como le corona
de espinas, como le burla, escarnece y blasfema, y como al fin le
crucifica, Oh gran Dios, y qu6 tormento tan terrible Sin embar-
go, la fe nos ensefia que estaba la gran Reina firme, constantly en
pi6 cerca de la cruz en que aun vivia su corazon, porque aun vivia
Jesds, y no habia llegado su Madre 6 lo sumo de la pena en su pri-
mera soledad. Es cierto que verle sediento y precisado juntamente
A morir de sed, 6 refrigerar sus abrasados labios con hiel y vinagre,
no dejaba de abrirla en el espiritu una llaga muy profunda. Oirle
como se queja A su eterno Padre por su desamparo misterioso, era
una herida que sin sacar sangre la traspasaba el corazon: mirarle
por tres horas puesto en una penosfsima agonia, era probar su Vir-
gen-Madre todos los rigores de la muerte: observer atentamente
c6mo se iban ennegreciendo las carnes, c6mo se retiraban los ojos
hacia el cerebro, c6mo se le levantaba el pecho, c6mo se iba incli-
nando su cabeza, c6mo todo el cuerpo sostenido de los agudos cla-
vos se iba descoyuntando con su natural peso, c6mo por momen-
tos iba;apretando sus cordeles el dolor cruel, acercandole con pasos
lentos y por lo mismo mas penosos, A la muerte; todo esto, es ver-
dad, hacia una carniceria lastimosa en el afligido corazon de la dulce
Madre; pero aun vivia su Hijo : Sufficit mihi, si adhuc Filius meus vi-
vit, podia decir mejor que Jacob de su amado hijo Jose 2: Me basta
para tener algun consuelo el que mi Hijo viva. Le veo padecer, es
verdad : siento sus penas, es asf: me traspasan el corazon sus do-
lores, no hay duda; pero aun puedo sufrir las penas, los dolores y
las angustias, porque aquella grande alma de mi Hijo no me ha de-
jado, no me- ha desamparado, aun vive mi Hijo: mi Hijo aun no ha
muerto: Sufficit mihi si adhuc Filius meus vivit. Pero ay Seniora I que
lleg6 ya el tiempo de experimental vuestra primera soledad: lleg6
ya el tiempo de quedar sin vuestro Hijo, yde ausentarse deVos aque-
Ila alma que tanto os favorecia. Prepared vuestro purfsimo corazon
para una pena que no habeis jams experimentado, ni volverdis &
experimental. Oid, escuchad 6 vuestro Hijo, que cubiertotodo el
I De Lamentat. Jerem. i, 13. Genes. XLV, 28.





DE NUESTRA SENORA. 49
cuerpo de una palidez tristfsima, y con una voz ya linguida y des-
mayada, os habla desde la cruz, y dice: Mujer, ve ahf A tu hijo; y
vuelta un poco su dolorida cabeza h6cia el discfpulo amado, afiade:
Ve ahf tu Madre: Mulier, ecce filius tuus; deinde dicit discipulo, ecce
Mater tua. ]Oh palabras de Jesds, y que Ilenas estais de misterios
y amarguras IParece lo mismo decir: hasta ahora habeis sido mi
Madre, y yo vuestro Hijo; hasta ahora he estado en vuestra ama-
ble compaifa, os he obedecido como a verdadera Madre, y al mismo
tiempo era el original de donde vuestro purisimo espfritu copiaba
las her6icas:virtudes que le adornan. Vos me habeis correspondido
con amor de verdadera Madre, y toda habeis sido para mi, y yo
para Vos; pero desde este moment os quedais sin mi, desde ahora
os quedais sola, y sin mas compailia que mi discfpulo Juan: Ecce
filius tuus. ,Creer6isvosotros, carfsimos oyentes, que traspasada el
alma de la afligidisima Virgen con estas palabras, dejaria de former
en su interior estos 6 semejantes discursos? Hijo mio, -4con qu6 ya
me habeis iltimamente abandonado? 4Pensais dar A mi pena algun
alivio, sustituyendo en lugar vuestro i Juan vuestro discfpulo? Oh
qu6 conmutacion para mi de tanta pena y dolor! jUna criatura por
el Criador! IEl hijo del Zebedeo por el Hijo del eterno Padre I El
discipulo por el Maestro! Aun cuando querais que yo acepte tan
triste conmutacion, admitiendo A Juan por hijo mio, y en 61 todo
ellinaje human, ,por qu6 me tratais'con tan extranio rigor lla-
m6ndome mujer, y negAndome el dulce nombre de Madre? Pues
qu6, ,no sois mi Hijo? ,No os cri6 con amor? LNo os aliment6 con
cuidado? LNo os servi con fidelidad? Padre eterno, iquereis tam-
bien Vos castigarme negandome el tratamiento de Hija vuestra, asf
como mi Hijo y vuestro me niega el titulo de Madre suya? Espfritu
Santo, de quien yo tantas veces he sido llamada Esposa querida,
,me abandonar6is tambien, dejAndome como 6 una viuda en la
amargufsima soledad en que me hallo? ISantos Angeles...! Pero
I ayl que mi Hijo inclina la cabeza, cierra los ojos, y entrega el es-
pfritu en manos de su eterno Padre: Inclinato capite, emisit spiritum.
,Es possible, diria la triste Madre causando compassion 6 los peinascos
mismos, es possible que ha muerto mi Jesds quedando yo con vida?
,Es possible que yo viva quedando. sola sin el alma de mi amado?
SQu6 haceis, elements y criaturas todas, vi6ndome en soledad, y
muerto vuestro Criador? Qu6 se han hecho, hombres, vuestros
sentimientos y vuestras 1agrimas ? Muri6 vuestro Redentor, vuestro
Padre, vuestro Maestro, vuestro Protector y vuestro Hermano; y





50 SERMON II SOBRE LA SOLEDAD
Los quedais mas insensibles que las piedras? iAy de mf! muri6 mi
Hijo, mi amable Jesds ha muerto; pues llore yo que soy su Madre,
y quedo sumergida en lo profundo de mi primera soledad.
9. Asi podemos considerar que se lamentaria nuestra amabili-
sima Reina vi6ndose sola sin el alma de su amado. Y thabra algun
cristiano en mi auditorio que pretend aumentar sus penas volviendo
A multiplicar sus culpas, sabiendo que estas son las que han dado
la muerte al Hijo, y causan la soledad d su Madre? i Ah, hermanos
miost i Pluguiera al cielo que esta Cuaresma que vamos finalizando
fuera tambien el t6rmino de todos nuestros pecadost IOh si la co-
munion pascual que se acerca renovase en Maria santisima su ale-
gria al vernos resucitados A la gracia desde la muerte lastimosa de
la culpa! Ayl IC6mo entonces se mitigarian sus penasl ic6mo ce-
sarian sus lamentosl Ic6mo tendrian t6rmino sus ligrimas! Pero
ique temible es que prosiga en su soledad, quedando no solo sin el
alma de su Hijo, como lo hemos considerado, sino tambien sin el
cuerpo, como vamos a decir ahoral

Segunda parte: Maria qued6 sola sin el cuerpo de su Hijo al quitdr-
selo de los brazos.

10. Para que os formeis desde luego alguna idea de la segunda
triste soledad de Maria santfsima cuando tuvo A su Hijo muerto en
sus brazos, escuchad con atencion este admirable suceso del rey
Achis, como nos lo refiere Plutarco. Era aquel principle dotado de
todas aquellas prendas que pueden desearse en un monarca. La pru-
dencia, la afabilidad, la justicia, la magnanimidad y sobre todo el
celo de mejorar las costumbres de sus sdbditos, formaban su caric-
ter. Estas virtudes, que debian hacerle amado de sus vasallos, le
hicieron tan odioso A los rebeldes y discolos, que empezando su in-
subordinacion por murmuraciones pdblicas contra la conduct del
Rey, se fueron precipitando hasta romper el freno de la obediencia,
y sacrificar A su furor la vida del mas virtuoso prfncipe. Apenas
lleg6 la noticia de esta desgracia A su afligidisima madre, sali6 Ilena
de dolor en busca de su hijo,cuyo cadaver cubierto de heridas y de
sangre hall en una de las calls de la ciudad. Abalanz6se i 61, le
estrech6 entire sus brazos, y acomodandole en su amorosisimo re-
gazo, clavaba los ojos en el cielo, y hecha un mar de lagrimas, repe-
tia muchas veces: Heu me, fili mil Nimia bonitas tua, nimia man-
suetudo, et humanitas, te simul et nos perdidit i Ay bijo de mis en-





DE NUESTRA SENORA. 51
trafias, tu bondad, tu humanidad, tu mansedumbre nos ha perdido
A entrambos! Si td hubieras sido menos bueno, menos amable, no
hubiera quedado sola esta tu triste y afligida madre, ni se hallara
con el inexplicable dolor de tenerte muerto en sus brazos i la vio-
lencia de la ingratitud y de la crueldad de tus vasallos. Tu dema-
siada bondad, hijo mio, ha sido tu delito, y tu virtuosa conduct
ha armado el brazo y afilado los pufiales que han destrozado tu
cuerpo y traspasado mi corazon.
11. Ya teneis en este caso, carisimos oyentes, alguna semejanza
de lo que pas6 sobre el Calvario. Mirad, si no lo impiden las lagri-
mas, como descendiendo de la cruz el difunto cuerpo de Jesds los
piadosos caballeros Jos6 de Arimatea y Nicodemus, acompaiiados
de san Juan, la Magdalena ylas otras Marfas, le colocan asf dene-
grido, Ileno de sangre, cubierto de heridas y de'llagas entire los
brazos de su dulcisima Madre. Quis est homo qui non fleret Christi
Matrem si videret in lanto supplicio? 4Quidn serb el hombre de tan
duras y empedernidas entraflas A quien no conmueva ni enternezca
este especticulo tan doloroso para los Angeles mismos? I Qui6n po-
drA dignamente explicar los arroyos de l6grimas que se desprende-
rian de los virginales ojos de Maria, los profundos suspiros que ar-
rancaria de su afligido corazon, y los tiernos sentimientos en que
prorumpiria? Heu me, Fili mil Nimia bonitas tua, nimia mansuetudo,
et humanitas, te simul et nos perdiditl I Ay de mf diria la Virgen.
SAy amado Hijo mio, tu mansedumbre, tu beneficencia, tu bondad
y caridad sin limites te han conducido A la muertel IOh ingratos
hombres I oh p6rfidos hebreos Ii oh tristes pecadores! Mostrad en
qu6 os ha ofendido mi Hijo amado. Decid, en qu6 podrbis acu-
sarle para justificar vuestra crueldad ? LEn qu6 os ha ofendido para
haberos armado contra Diosyy su Cristo? LNo habeis confesadopfi-
blicamente vosotros mismos que todo lo ha hecho bien ? ,Serin sus
delitos curar 6 vuestros enfermos, dar vista A vuestros ciegos, len-
gua d vuestros mudos, oidos i vuestros sordosyvida 6 vuestros muer-
tos, imprimiendo en todas parties adorables sefiales de su benefi-
cencia y bondad? Y esta es la retribution que le dais por tantos
beneficios? Asfpagais tantos favors? jTal es la recompensa vues-
tro Padre amorosisimo y 6 vuestro magnifico Bienhechor? Si hu-
biera sido un perseguidor cruel de vuestros intereses, un discolo
enemigo de vuestra paz, un defraudador de vuestros derechos y li-
bertades, un asesino de vuestras vidas, Lpodria pretender vuestro
resentimiento mayor castigo por sus delitos que el que le habeis dado






2- SERMON II SOBRE LA SOLEDAD
por susvirtudes? jOh Padre eterno mirad a la que por vuestra dig-
nacion Ilamais amada Hija, miradla en el extreme de la mayor aflic-
cion A que puede reducirse una criatura... Yo no tengo ya espiritu
ni corazon para mirar en mis brazos los sangrientos despojos que ha
dejado en ellos la crueldad de los judios. Mirad al Hijo que os per-
tenece por derecho de eterna generation, y ved si le conoceis por
el vestido: Vide utrum tunica Filii tui sit, an non 1. Mirad si tantas
Ilagas y sangre como se ven en este sacrosanto cuerpo son identicas
seiiales de la tunica hermosa de la humanidad de que yo le vestf en
mi seno virginal por vuestra soberana dignacion. Vos, Sefior, no
podreis dejar de conocerle per vuestra sabiduria infinita; pero A mf
las sefias me le hacen desconocer, aunque el corazon me lo asegura.
,Desnudo mi Hijo amado que viste al cielo de estrellas, A la tierra
de flores y frutos, a las aves de plumas,' los animals de pieles, y
a los peces de escamas? Vos, Hijo mio, 6rais antes todo hermoso
y todo deseable, y ,ahora vestido de afrentas, .cubierto de opro-
bios,.y hecho una llaga desde los pi6s A la cabeza? IOh Hijo miol
ly quB de otra manera te he visto en mis brazos I diria la Virgen
dejando caer dos rios de lagrimas de sus ojos, 6 imprimiendo mil
6sculos afectuosos en el rostro y cabeza ensangrentados del Salva-
dor... All en Belen te miraba recien nacido de mis entrafias mas
hermoso que los cielos, y ahora te miro todo oscurecido y afeado...
entonces eran tus dos ojos fuentes de luz, ahora los veo fuentes de
sangre... Esta frente clara y serena donde tenia su asiento la ma-
jestad, se halla atravesada de penetrantes espinas. Este rostro lleno
de gracia, en que reverberaba la Divinidad, en que se miraban como
en un purisimo espejo los Angeles, y en que contemplaban abrasa-
dos de amor los Serafines, es ahora como un sol eclipsado y oscu-
recido entire las negras sombras de la muerte. jEs possible, conti-
nuaba lamentandose la Virgen, es possible que estas manos tan he-
ridas y sangrientas sean aquellas mismas manes del Omnipotente,
de las cuales son hechura los mismos Angeles y los hombres! IEs
dable que este costado abierto con una cruel lanza sea el de mi Hijo!
Que haya habido valor en los corazones humans para ejecutar en
el deificado cuerpo de Jesucristo tantas crueldades I IAy Hijo miol
Siel amor de mi corazon no me asegurara que sois Vos, podria por
las sefias desconoceros. ZQu6 se hizo aquella belleza antigua y siem-
pre nueva? Aquel splendor, aquella gracia, aquella dulzura de pa-
labras, aquella hermosura que admiraban los cielos y la tierra, y
I Genes. xxxvi, 32.





DE NUESTRA SENORA. 53
elevadas en 6xtasis de gozo nunca podian alabar condignamente las
estrellas de la mariana ? Ferapessima devoravit Filium meum. La hor-
rible y fiera p6sima del pecado ha hecho este Pstrago en mi Hijo
inocentisimo, que no pudo por su impecabilidad cometerle, y muri6
por arruinarle. IOh feliz culpa que mereci6 tener tal y tan gran-
de Redentort Asi podemos considerar que se lamentaria la Virgen,
y abrazandose afectuosisimamehte con el venerable cadaver de su
amado Hijo, se quedaria muriendo de dolor porque efectivamente no
moria.
12. Ahora, pues, pecadores de mi alma, sihay alguno en mi
auditorio que no piense en dejar las culpas, sino en repetirlas de
nuevo y volver con sus reincidencias A crucificar 6 Jesucristo, cobre
aliento, y lleno de un barbaro y sacrilego furor, abalancese a la
Virgen, arrinquele-su Hijo de entire sus brazos, y vu6lvale a fijar
sobre la cruz. Divida aquellos dos unidos corazones, separe aque-
llos enlazados brazos, aparte aquellos dos cercanos rostros, y deje
sola 6 la Madre sin el cuerpo de su Hijo; pues si en la cruz qued6
sin su alma por nuestro amor, tambien ahora por nosotros queda-
r6 sin el cuerpo, por mas abrazado y unido que a si le tenga. J6-
venes libertinos, que dominados de vuestras pasiones quereis an-
tes negar la ley que mudar el corazon, Ilegad vosotros los prime-
ros: pues no series los filtimos en continuar vuestros des6rdenes.
Llegad, hombres carnales 6 impuros, y si teneis valor para ofender
a la Madre como injuriais al Hijo, arrancadle de sus brazos y vol-
vedle a crucificar. Acompafiadlos vosotros, hombres envidiosos y
vengativos, que consumi6ndoos las entrailas al ver la felicidad de
vuestros rivals, les vais urdieido la tela de su ruina fraudulent
y mailosamente, hasta que preparados todos los resorts de vues-
tra venganza, les deis un golpe mortal, paliando como CaifAs
vuestra maldad con el especioso pretexto del bien pdblico. Seguid-
los vosotros tambien, hombres ambiciosos, que atropellando los
mejores derechos de los concurrentes 6 los empleos, solo tratais
de elevar vuestra fortune cualquiera costa y fomentar 6 vues-
tros parientes; paisanos y recomendados por cualesquiera medios,
aunque sean los menos conformes i la equidad, a la justicia, a
la razon y a la divina ley. Llegad, soberbios, iracundos y mur-
muradores, y, acompafiados de esas infelices pecadoras que a
pesar de la natural piedad .de' su -tierno corazon proseguirin
en las ofensas del Sefior, haced lo que no hicieron los hebreos:
ellos, despuesde crucificado el Salvador, se bajaron del Calvario,





54 SERMON I SOBRE LA SOLEDAD
asombrados, confusos, y d6ndose golpes en el pecho; y vosotros
despues de haberle visto con los ojos de la fe, como le descendie-
ron 4de la cruz y le pusieron en los brazos de su santisima Madre,
ni os Ilenais de confusion por vuestras culpas, ni aborreceis vues-
tros pecados, y excediendo en insensibilidad a los mismos pefas-
cos, todavia os hallais con Animo de arrancar el cadaver de Jesu-
cristo de los brazos de su Madre y volverle 6 crucificar por la
repeticion lastimosa de vuestras culpas. Rursum crucifigentes sibi-
metipsis Filium Dei, como nos lo asegura san Pablo 1. Con tan re-
suelto furor y formidable crueldad os hallais, loh miserable peca-
doresi Si, ciertamente. Tan atrevidos volver6is i pecar: tan olvi-
dados de los grandes, de los innumerables, de los infinitos benefi-
cios que acabais de recibir del Hijo y de la Madre: tan temerarios
reincidir6is en vuestros vicios, sin reflexionar que Dios tiene pues-
to ndmero y tasa 6 los auxilids que os ha de dar, 4 los dias que
habeis de vivir y A los pecados que habeis de cometer; y el pri-
mero podri ser el dltimo: el primero podr6 completar los terrible
y ocultosjuicios del Seiior: el primero podri poner el sello 6 vues-
tra eterna reprobacion. IQu6 temeridad, amados pecadores de mi
alma 1 Qu ingratitud para con un Dios tan bueno y una Madre tan
amable! Entrad en vosotros mismos, reflexionad estas verdades tan
6itiles para vosotros, y resolveos 6 dejar el vicio y practical la
virtud: resolveos A separaros de las malas compaiifas, A huir de las
ocasiones peligrosas, A poner en arreglo vuestra conciencia y los
temporales asuntos de vuestras casas, 6 biscar un confesor sAbio y
virtuoso, 6 frecuentar segun su direction los Sacramentos, A dedi-
caros A la oracion, i mortificar las pasiones y cumplir con las obli-
gaciones de vuestra oficina, de vuestro tribunal, de vuestio taller
y vuestros campos: amando A vuestras mujeres, doctrinando en
santo temor de Dios vuestros hijos, y procurando como buenos ciu-
dadanos el bien de vuestro pueblo. Si de este modo arreglais
vuestras costumbres, Dios perdonara vuestros pecados, se olvida-
rA de vuestras iniquidades, y os colmari de sus grandes misericor-
dias. Pero lay! ay de vosotros, si dejais pasar este tiempo acepta-
ble y de salud! IAyl si sordos 6 estas amorosas voces que osda
vuestra santa Religion por medio de este su indigno ministry, con-
tinuais en vuestros des6rdenes! Porque si Dios ahora calla, ahora
sufre, ahora permit que le insulten, que le atropellen, que le ul-
trajen y le ofendan, tiempo vendri, y bien presto, en que man-
Hebr.vi,, 6.





DE NUESTRA SENORA. 55
dara que comparezcais en su rectisimo tribunal para darle cuenta
de vuestra conduct. Entonces, Iqu6 seri? ,C6mo lo pasar6is en-
tonces, amados pecadores? ,Quihn os favoreceri? ,Quikn os dara
seguridad? Pensadlo bien: pensadlo ahora bien, si no quereis pe-
recer por toda la eternidad. Y vosotras, almas virtuosas, almas
justificadas, que habiendo lavado con l1grimas vuestras culpas en
el tribunal de la santa Penitencia, os hallais en gracia y amistad de
Dios, venid, venid conmigo, y ofrezcamos todos a la Virgen algun
obsequio. Ofrezcamosla los brazos para sostener alguna parte del
peso que la Vfrgen experiment con el difunto cuerpo de sii Hijo
amado: ofrezcamosla l6grimas de nuestros ojos para lavarle las
heridas y la sangre: ofrezcamosla las telas de nuestro corazon para
envolverle y depositarle en un sepulcro nuevo. Venid conmigo, y
aunque la dejemos sola, supliqubmosla que nos conceda el vene-
rable cadaver para darle sepultura en compaila de Jos6 de Arima-
tea, Nicodemus, san Juan y las Marias.

Tercera parte: Maria quedd sola sin el alma y cuerpo de su Hijo al
depositarlo en el sepulcro.

13. Efectivamente, amados mios, la divina Sabiduria habia or-
denado que asi como Jonis estuvo tres dias en el vientre de la ba-
Ilena, de la misma suerte el Hijo del Hombre habia de estar en el
corazon de la tierra; y como la Reina soberana no ignoraba esta
profecia, consinti6 en entregar el cuerpo de su Hijo para que le die-
sen sepultura. Atended como caminan los dos piadosos caballeros
Jos6 y Nicodemus, Ilevando en unos lienzos el lastimado cuerpo del
Salvador: eran seguidos deldiscipulo amado, de la discipula aman-
te y de las otras Marias, parientis muy cercanas de Jesds: iba cer-
rando la mas ldgubre procesion que vieron jamAs los siglos la afli-
gidisima Madre, vertiendo arroyos de Idgrimas de sus ojos, y arran-
cando del corazon los mas profundos suspiros. Los Angeles del cielo
no dejarian de acompaniar el triste entierro, mostrando la interior
Samargura de su espiritu, i pesar de su misma impasibilidad '. To-
dos caminarian con paso grave, con porte recogido, con semblante
triste y con el mayor silencio, interrumpido solamente con los la-
mentos de aquella afligidisima comitiva. Los planets mirarian desde
el cielo con susto y veneracion la escena trigica: los arboles y pe-
t Ecce videntes clamatiunt foris, Angeli pacis amare flebunt. (Isai. xxxir,
v.7):





56 SERMON II SOBRE LA SOLEDAD
fiascos darian sefias de sentimiento, y los elements callarian ;no
habiendo aun podido recobrar la voz desde que la perdieron por el
horror y escAndalo del deicidio. Asi caminarian hasta el monumen-
to; y si damos A san Bernardo la fe que.se merece, estando ya los
nobles varones para dejar caer la piedra que cerraba el sepulcro, y
robar de los ojos de la Virgen los despojos sangrientos de su Hijo,
les rog6 con muchas ligrimas que descubriesen un poco por la 1l-
tima vez el rostro de Jesis, pues queria darle el ultimo de sus abra-
Szos y maternales 6sculos. Condescendieron a su piadoso deseo, y
levantando el sudario 6 lienzo que le cubria, se arroj6 amorosa so-
bre aquel rostro, repitiendo el cambio de l6grimas por sangre, la-
vando el rostro de su Hijo con las avenidas de sus ojos, y sefialin-
dose el rostro de la Madre con la sangre de las heridas del Hijo.
I Qu6 lbgrimas tan devotas derramarian los piadosos varones, el
Evangelista amado, Mirfa Magdalena y las otras devotas mujeres,
mirando A ]a Virgen Madre abrazada cariflosamente con el dulce
Nazareno, acercandole A su corazon, venerandole con el afecto mas
puro, honrandole con los suspiros mas tiernos, y sin poder sepa-
rarse de aquel amable objeto de sus amores Sefiora, no mas, di-
rian Jos6 y Nicodermus; Madre mia, diria san Juan : Maestra mia,
clamaria la Magdalena, basta ya, Sefiora, tanto llorar. Poned t6r-
mino A vuestras lAgrimas: bastante habeis llorado para demostra-
cion de vuestro amor y desahogo de vuestra pena: haceos violen-
cia, 6 dulcisima. Madre de nuestro crucificado Redentor, porque
no legueis al t6rmino de vuestra vida con la fuerza de tanta pena
y dolor. Si la muerte de vuestro Hijo y nuestro santisimo y sapien-
tisimo Maestro nunca puede Ilorarse bastantemente, consolaos si-
quiera con que ninguna otra criatura ha llorado mas amargamente,
mas intensamente ni mas virtuosamente,que .Vos; y si no habeis
ya.muerto de dolor al veros sola sin vuestro Hijo amado, con-
tadlo por un gran milagro de la divina Providencia. Nuestros cora-
zones se parten de dolor A la presencia del cadaver de nuestro di-
vino Maestro y de vuestra dolorosfsima soledad: no nos obligueis,
Sefiora, muriendo finalmente Vos a la violencia de vuestros senti-
mientos, A hacer dos entierros en .un sepulcro mismo. Pero lay!
Iqu6 desgracia tan apetecida de la Virgen, haber muerto en aquel
abrazo afectuosisimo de su Hijo I Oh, con cuantas ansias deseaba
ser enterrada con su Jesdsl Ninguna otra mansion de la tierra la
,era mas apetecible que aquel sepulcro, si por entonces funesto y
16brego, despues feliz y eternamente glorioso. Consideraria la.Vfr-





DE NUESTRA, SERORA. 57
gen.Madre una superabundante recompensa de.todas sus amargu-
ras, si la muerte hubiera dado A su vida un golpe tan apetecido y
tan oportuno, que la proporcionase el ser enterrada en el sepulcro
mismo de Jesucristo su Hijo. Y si esta gracia en el conocimiento
que tenia Maria santisima de los sucesos futures de la santa Iglesia,
para cuya defense y propagacion la conservaba el Omnipotente,
era de dificil concession ; cugnto hubiera deseado el que ella mis-
ma sirviera de sepulcro en aquella occasion, para que por un circu-
lo dichoso reposase difunto el cuerpo de su Hijo Jes6s en el mismo
tilamo virginal de su Madre, donde habia sido concebido? Pero ya
que la Virgen Madre no. consigui6 ser enterrada con Jesus, ni ser
el sepulcro de Jesis, enterr6 6 lo menos con Jesus su alma, su co-
razon y todos sus amores, como dicen san Fulgencio y san Jer6ni-
mo: In tumulo sepelivit amores suos.
14. Ya no convenia diferir mas el entierro del Autor de nuestra
salud, y por tanto, volviendo A cubrir el rostro con el sudario, acom-'
pafiando el movimiento de la grande piedra que cerraba el sepul-
cro, con nuevos gemidos y nuevaslagrimas de toda aquella dolorida
comitiva qued6 enterrado, cerrado y sellado.el sacrosant6 cuer-
po de nuestro Salvador Jesds. Levant6 entonces la Virgen mas al-
tos los suspiros, fueron mas abundantes y mas,amargas sus Iagri-
mas, mas tiernos y expresivos sus sentimientos; abrazaba la pie-
dra con el afecto mas sensible, la daba mil dolorosos 6sculos, la
hablaba con suavisimas palabras, y al parecer pretendia dar se-
pultura en su corazon al venerable sepulcro del Redentor. La dura
piedra did seiiales de enternecerse, y como si no quisiese perder
la occasion de poder testificar el intensisimo dolor, de la dulce Ma-
dre, conserve hoy dia, dice san Bernardo 1, las sefiales de sus 1A-
grimas: Ejus lacrymce apparere dicuntur in monument, indicativet
doloris intimi.
15. IOh afligidfsima Seilora, estoy firmemente persuadido que
asi como esta fue vuestra uiltima soledad quedando sin el cuerpo y
sin el alma de vuestro amado, asi tambien fue esta la mayor pena
que traspas6 vuestro purisimo corazon! 1Ay de mif que sola la me-
moria de la soledad en que quedais, me Ilena el espiritu de funes-
tas imagenes, y deja caer sobre mi corazon una oscurisima noche!
iQuB haclais, Sefiora; en qu6 os ocupabais, 6 dulcfsima Madre
nuestra, cuando volviendo A vuestra casa os visteis sola en ella ?
IOh carisimos oyentes, qu6 pensamiento tan natural, pero qu6
SDiv. Bern. de Lament. Virg.
5 T. IV.-





58 SEuxmION II SOBRE LA SOLEDAD
melanc6lico, qu6 doloroso, qu6 triste! Aquf; diria la Virgen, aquf
esti el aposento en que mi unig6nito Hijo oraba A su eterno Padre.
Aqui pedia por la conversion de los pecadores y la.santificacion de
los justos. Aqui derramaba amorosas lagrimas por la redencion del
mundo todo. Aquf meditaba aquella grande obra que despues ha-
bia de consumer en el Calvario. Aquf se fragu6 la destruction de
la ciega gentilidad, la dispersion de la ingrata Sinagoga, y el es-
tablecimiento de la suave y santa ley de gracia. Aquf dispuso el
terror del infierno, la muerte del pecado, el triunfo de la muerte,
la abertura de las puertas del cielo el remedio de los hombres, la
alegrfa de los Angeles, y la mayor gloria de Dios. Aqui se estable-
cieron y ordenaron en la divina mente de mi Hijo tan magnificos
sacramentos. Aquf mismo, este propio sitio esta bafiado con las 16-
grimas de aquellos amables ojos. Pero lay! ellos no existen sobre
la tierra. Veo aquf sus a1grimas, mas no los ojos que las Iloraron
con una caridad infinita.
16. Este otro aposento, continuaria lamentAndose la Virgen,
es donde trabajaba mi Hijo con mi santo y casto esposo Jose, para
dar ejemplo A los hombres de toda virtud. Aqui trabajaban aque-
llas manos que criaron los cielos y la tierra. Pero lay de mi! ya se
me ausent6 aquel dulce objeto de mi amor; y el taller es para mi
un recuerdo triste de mi amarga soledad. Esta es la tarima en que
como hbmbre verdadero descansaba,,esta la mesa en que se ali-
mentaba con las viandas que esta su afligida Madre le servia: estos
los muebles de que usaba cuando vivia entire los hombres; pero
ahora... ahora ya mis ojos no le descubren; y mirando religiosa-
mente todos los aposentos de su humilde casa, no dejaria en toda
ella sitio alguno que no honrase con sus a1grimas, por haber sido
consagrado con la presencia de su Hijo Jestis, Dios y hombre ver-
dadero. Lleno su espfritu de tristes imAgenes, y fecundos sus pen-
samientos de species dolorosas, recorria con la imaginacion todos
los lugares donde su Hijo habia estado y padecido algun tormento,
y veia en ellos toda la sdrie de su dolorosfsima passion. Repasaba
en su entendimiento que las impias y sacrflegas intenciones de Ju-
das le vendian y entregaban a los judios: c6mo estos le prendian
y ataban: c6mo con repetidas contumelias le afligian: c6mo abo-
feteaban y escupian en aquel hermoso y divino rostro, en que de-
seaban mirarse los Angeles: c6mo le azotaban y coronaban de espi-
nas con la crueldad mas furiosa 4 inaudita: cdmo le hacian Ilevar
hasta el Calvario la sacrosanta cruz en que le clavaron en el dia





DE NUESTRA SERORA. 59
mas solemne ante el concurso mas numeroso, en la corte misma,
en el lugar de los ajusticiados, entire los lamentos de los que le llo-
raban, entire los oprobios de los que le escarnecian, entire los in-
sultos de los envidiosos, entire las complacencias de los que le mal-
decian, y entire las irrisiones de los que le despreciaban. Esta in-
numerable multitud de oprobios, irrisiones, calumnias, desprecios,
afrentas, clavos, cruz, lanza, penas, dolores y muerte, era toda
la triste compafifa de nuestra amable Reina en su amargufsima so-
ledad. Sola qued6 cuando espir6 su Hijo en la cruz; pero tenia el
consuelo, aunque d6bil, de mirar su cuerpo ya que le faltaba su
alma. Sola qued6 cuando le solt6 de sus brazos por haberse des-
prendido aun del cuerpo de su amado para entregarle al sepulcro;
mas entire tanto logr6 el alivio, aunque pequefo, de estrecharle
entire sus brazos y acercarle A su corazon; pero ahora en esta ter-
cera y iltima soledad, ni tenia el alma, ni poseia el cuerpo de su
amado, y solo experimentaba en el espiritu tristezas inconsolable
yafectos dolorosisimos: en su entendimiento ideas de afliccion, en su
memorial recuerdos penetrantes, en sus ojos objetos melanc6licos,
en sus oidos las contumelias 6 irrisiones, en su paladar la hiel yvi-
nagre que ofrecieron a su amado para apagarle la sed, en la cabe-
za las espinas, en los pi6s y manos los clavos, en los hombrros la
cruz y en el corazon la lanza. Moda ludibria, dice el devoto Padre
san Bernardo, modb crucis angaria, modo clavorum vuinera, modd
mortem, mortem, autem crucis, amaro corde opprobriosam Filii sui
passionem revolvebat. En suma, amado pueblo mio, Maria santisima
Seilora nuestra qued6 en la mas triste, en la mas profunda y en la
mas universal soledad que puede imaginarse, por haber quedado
sola en la muerte de su Hijo, sola cuando le dej6 en sus brazos,
y sola cuando le deposit en el sepulcro. Sola sin.el alma: sola sin
el cuerpo; y sola sin el cuerpo y el alma de 'su amado Hijo Jesus,
Dios y hombre verdadero: Posuit medesolat4m, toa die inmrore con-
fectam.
17. Acabo de representaros del modo que he podido la triste
soledad de Maria santisima. El asunto excede la capacidad huma-
na. Se trata de un Dios verdadero, eterno, infinite, inmenso, om-
nipotente, que, hecho hombre por amor del hombre, padece la
muerte mas cruel 6 ignorniniosa por la redencion de todo el linaje
human; y se trata de su purfsima Virgen Madre, Ilena de todas
las gracias, de todas las virtudes y de todos los does del Espiritu
Santo, que se compadece y siente de un modo solo comprendido
5*





600 SENTENCIAS SOBRE LA SOLEDAD
de su grande alma la muerte de su Hijo amado. No'extrafieis que
haya llenado tan d6bilmente vuestras esperanzas y mis deseos en
la explicacion de unos misterios tan superiores al entendimientode
los hombres, y aun a la comprension de los mismos Angeles. Sin
embargo, lo poco y mal dispuesto que he dicho, es mas que sufi-
ciente, si teneis fe, para mover vuestro corazon a la detestacion
de los vicios, al amor de las virtudes, al agradecimiento de las mi-
sericordias de Jesus, y la mas tierna y s6lida devocion 6 Marfa
santisima su Madre. Nada mas fitil, nada mas important y nece-
sario para vosotros y para mi que la verificacion de este santo pen-
samiento. Qu6 feliz seria yo si pudiese Ilegar.a los pi6s de la Vir-
gen con la conquista de algunas almas, que hasta ahora se habian
resistido A las eternas y pavorosas verdades que desde esta c6tedra
del Espiritu Santo les han anunciado en esta Cuaresma I IQub afor-
tunados serfais vosotros si yo pudiera con verdad decir 6 esta triste
Madre: Este cristiano, Seniora, era un hombre impuro, que con
sus liviandades azotaba las carnes inmaculadas de Jesis: este otro
era un soberbio que con sus atrevidos pensamientos le.coronaba de
espinas: aquel era un rencoroso, que negando el perdon a su ene-
migo, aumentaba el enorme peso de su cruz: el otro era un avaro,
que 6cultando codiciosamente sus bienes A la presencia de las ur-
gentes necesidades de los pobres, le clavaba en la santa cruz: este.
era un injusto que perjudicando gravemente d su pr6jimo, pasaba
el pecho de vuestro Hijo con la lanza de su pecado. Pero ahora,
Sefiora, todos arrojan las armas, todos se rinden, y todos piden
.misericordia 6 vuestro Hijo Jesucristo, condolidos de vuestra amar-
guisima soledad. Recibid, 6 dulce Madre mia, todas estas almas.
Defenidedlas con vuestro poder, asistidlas en la vida, acompafiad-
las en la muerte, y.procuradlas con vuestra eficacfsima intercesion
el eterno descanso de la gloria, donde todos os veamos por los si-
glos de los siglos. Amen.


SENTENCIAS DE LA ESCRITURA Y DE LOS SANTOS PADRES
.SOBRE LA SOLEDAD.

Dolor meus in :cbnspecfu meo semper, et anni mei in gemitibus.
(Psdalr. xxxvn,).
Fuerunt nihi lacrymae mea panes die ac note, dum dici'urmi.
hi quolidie,'ubi e4t Deus tuus? (Psalm. XLi),





DE NUESTRA SENORA. 61
Lumen oculorum meorum, et ipsum non est mecum. (Psalm.
xxvII).
Idcirco ego plorans, et oculus meus deducens aquas, quia long
facts est a me consolator meus. (Thren. I).
Quale gaudium erit mihi, qui in tenebris sedeo, et lumen cceli
non video? (Tob. vi).
Vehementer doluit, quia vehementer amabat. (Orig. hom. infr.
oct. Epiph.).
Perdiderat illa queen dederat Deus, sed habebat ipsum Deum.
(S. Aug.).
Cor tuum undique vulneratum conjunge cordi nostro ut sictecum
tai intimi servi vulneribus pariter vulnerentur. (S. Bonav. in stim.
am.).
Iste dolor erat meus maximus, quia videbam me deseri ab eo
quem genueram, nee supererat alius, quia mihi erat unicus. (S. Bern.
de lament. Virg. ).
Erat in anima illa tempestas valida, occurrentibus sibi procellis,
et quasi in sartagine frixis medullis, ebulliebant amaritudines. (Ar-
nold. de 7 verb.).
Videte si est dolor sicut dolor meus. (Thren. I, 12).
Flebat lacrymis irremediabilibus. (S. Bonav.).
Vehementius adhuc lamentis incumbit, acerbiora adhuc assu-
mit suspiria, uberiores parturit lacrymas: facti sunt dolores gra-
viores, acerbiores cruciatus. (D. Germ. Junior).
Nunc neque ipsum habet filii aspectum, maximam mceroris suc-
cidentem partem. (ld.).
Uno perdito filio, omnia perdo. (S. Bern. de lament. Virg.).
Plorans ploravit in nocte, et lacrymae ejus in maxillis ejus.
(Thren. i).
Jacebat illa velut in arctissimo mceroris tumulo. (S. Amed. ho-
mil. V de laud Virg.).
Sine, Domina mea, sine me flere: tu innocens, ego sum reus.
(S. Bonav.).
NOTA. VWanse para mayor abundancia en el tomo LI Ilas sentencias y fi-
guras queseballan despues de los isrmunes sobre Ios Dolaors iOe NuesL[4 Se-
iiora, pig. 429.

A / ... 2 -' '" 1
U)





SERMON I SOWRER LA ASUNCION


ESQUELETO DEL SERMON I

SOBRE

LA ASUNCION DE NUESTRA SEiORA.

Veni, Sponsa mea... veni, coronaberis. ( Cant. v ).
Ven, Esposa mia... ven, seris coronada.

1. IQu6 election de reflexiones, dir6 con san Bernardo, qu6
viveza de im6genes, qu6...I C6mo dar colorido al infinito galar-
don... que Dios da A la mas...? ,C6mo describir la felicidad de su
trAnsito...? iC6mo pintar el inmenso regocijo de los Santos, las...?
I Ah! A mi tan dificil me parece concebir... Felix utraque susceptio,
ineffabilis, etc., dice san Bernardo.
2. Uso de este lenguaje de san Bernardo no para..., sino...
C6mo han de poder resistir mis d6biles ojos...? C6mo un vaci-
lante...?
3. Dos son las circunstancias que dan celebridad 6 todo triun-
fo: la victoria alcanzada, y la gloria que la sigue.

Primera parte: El triunfo de Maria fue excelente, perfect y admira-
ble en cuanto d la victoria que report de la muerte.

4. La muerte tiene sobre los hombres un dominion absoluto...
Todos la temen, yasea por..., ya por... No hay uno siquiera que,
como Job, no se...
l. Maria no la temia, antes la deseaba... IOh! icuintas veces...
heu mihi, quia incolatus meus, etc. Quis dabit mihi pennas, etc.
ICuintas veces dese6 como el Ap6stol...t ICuantas veces, segun
san Bernardo, suplic6 al Sefnor...!
6. Simil de la madre de Tobias, impaciente de verle Ilegar...
7. Verdadera pero d6bil es esta im6gen para darnos 6 conocer...
Para comprender la ansiedad del corazon de Maria de volver A ver
A Jesus, seria preciso... ,Qui6n podr6, pues, describir elinmenso
jdbilo del corazon de Maria en el dia de su muerte? Qu6 son las
ventajas de la muerte de los justos parangonadas con...?l. 3; tos
les cuesta trabajo el resignarse... Para Maria es un motivo de rego-





DE NUESTRA SERORA. 63
cijo... El amor de Dios le quita la vida y al propio tiempo la con-
forta...
8. En el transito de la Virgen no se nota enfermedad, convul-
sion, espasmo, etc., como en los dem6s mortales... Debia evapo-
rarse cual escogida plant del Libano... Qum estista, preguntanlos
Angeles, que, etc. De ahi concluyen los santos Padres y te6logos
que... Palabras del Damasceno...
9. Ley de Asuero... A pesar de ella Ester penetra en su gabi-
nete... Deliquio de Ester que se parece i la muerte... Lo sinti6 al
ver la majestad y... Valde mirabilis es, Domine, et faces tua, etc.
10. La muerte debe considerarse de dos modos: como pena del
pecado, y como condition de la naturaleza... Aun en el estado de
inocencia el hombre, segun san Agustin, hubiera debido... morta-
lium fuerat absumptura..., etc.
11. La Virgen muri6 por condition de naturaleza... Su muerte
se parecid al desmayo de Ester... Termin6 con el amor una vida
que los demis dejan entire dolores... Sacruin transitum tuum, dice
el Damasceno, minime mortem appellabimus, sed somnum, etc.
12. No se limita la muerte a matar, sino que se ceba en los ca-
diveres reduciendo cada tumba a un espantoso climulo de fango,
gusanos, podre... Por eso los Santos clamant ex desiderio resurrectio-
nis, etc., dice san Bernardo.
13. No se atrevi6 la muerte a hacer lo mismo en el venerando
cuerpo de Maria... Y c6mo podia estar sujeta A la corruption del
sepulcro una came que...? Al contrario sale de aquel mas hermosa
y refulgente...
14. Podemos, pues, decir: Ubi est, mors, victoria tua?... La
muerte qued6 vencida en la cruz, y desde entonces mors quam vi-
te constat 'esse contrariam, dice san Agustin, instrumentum fit per
quod, etc. Esto se ve mas claramente en el transito de Maria...
IOh sublime triunfo I...

Segunda parte: El triunfo de Maria fue excelente, perfect y admira-
ble en cuanto d la gloria que consigui6 en el cielo.'

15. Traslacion del area del Testamento A Jerusalen... Todo Is-
rael habia acudido... Descbllaba entire todos el augusto y religioso
monarca que...
16. Mas LpodrA jams una terrena solemnidad, por brillante y
suntuosa que sea, corresponder 6... Al cielo, hermanos mios, al





64 SERMON I SOBRE LA ASUNCION
cielo... Venid 6 ver como los Patriarcas... Jesds sale al encuentro
de... Surge... jam enim hiems transit, etc. A esta voz la pura Palo-
ma de losCantares emprende un r6pido vuelo...
17. Si tal es la felicidad de la llegada, I cuiles ser6n las delicias
de la morada?.;. Deduzcimoslo de tres cosas: 1. la inmensa bon-
dad de Dios que... 2. la abundancia y plenitud de gracia en Ma-
rfa... 3.a su fervor y asiduidad en cultivar y acrecentar esta gra-
cia... LQaihn podri, pues,'sondear la plenitud de gloria que...?
iQui6n...? Oh! con qu6 claridad le ve! IOh! con qu6 intensidad
le amal... Si segun el Ap6stol oculus non vidit, etc., qui6n nos di-
ri quod preparavit gignenti se, etc. ?
18. Las personas, atributos y naturaleza de Dios forman en el
cielo el objeto de la bienaventuranza esencial; la humanidad de
Cristo Hijo de Maria forma el de la bienaventuranza secundaria 6
accidental...
19. Asf como el amor maternal hizo sufrir i Maria al pi6 de la
cruz todas las penas de su Hijo, asi ahora al pi6 del trono de este
el mismo amor Ja hace gozar de... Su dolor fue imponderable, su
jdbilo es inconcebible... Ecce odor Filii mei sicut odor agri pleni, di-
riala Virgen como Jacob cuando... De mi hijo es aquella cabeza
que... De mi hijo es...
20. A su vez Jesds para acrecentar su content y honrarla cuan-
to conviene d un tal Hijo... Nec in terris locus dignior... nec in eclis
regali solio, etc. Ahora es cuando el sol... Ahora es cuando la lu-
na... Ahora es cuando... el Padre le comunica su poder, el Hijo su
sabiduria, el Espiritu Santo su bondad, y...
21. En este moment retumban por el cielo las bendiciones de
los Santos; regocijase la tierra por...; estremecese el inferno con...
I Oh triunfo verdaderamente magnifico y...!
22. jCuil es en el cielo la extension de su autoridad y cual el
>uso que hace de su dominio?... Su grandeza es como la de Ester en
.Asiria... Su dominio no es de..., sino de poderosa abogada, de...
Ella es aliento de los justos, refugio de... Ella obtiene misericor-
dia..., y dispone libremente de todos los tesoros de... Derramadlos,
pues, A manos llenas, Vfrgen santa,... Bien conoceis cudn dignas
son de ellos esas devotfsimas virgenes que... Descienda, pues, so-
bre este claustro..., vuestra maternal y poderosa bendicion; pero
descienda tambien... sobre este devoto auditorio y sobre mi mis-
mo..., y en todos permanezca perp6tuamente.





DE NUESTRA SERORA. 65




SERMON I
SOBRE

LA ASUNCION DE NUESTRA SENORA.

Venm,Sponsa mea... veni, coronaberis. (Cantiv).
Ven, Esposa mia... ven, seras coronada.

1." Si en mi vida razon tuve de quejarme de que la humana in-
teligencia sea tan grosera y desprovista de ideas puramente espiri-
tuales y divinas para poder con su energfa dar nobleza 6 los pensa-
mientos; 6 de que la lengua sea tan tardia y pobre de expresiones
magnificas y luminosas para igualar con la majestad y facundia del
lenguaje los grandes y venerandos objetos que celebra en sus fies-
tas la Iglesia; es en esta alegre festividad, una de las mas solemnes
que nos haya legado la tradition universal, consagrada por la pie-
dad de los cristianos al feliz trinsito de Nuestra Sefiora, es decir, i
su gloriosa y corporal Asuncion al cielo. IQu6 election de reflexio-
nes, dir6 con san Bernardo, qu6 viveza de imAgenes, qu6 energia
de palabras no quedara enormemente rezagada y oprimida por la
sublimidad y excelencia de un argument tan raro, dificil y prodi-
gioso, que, por lo incomprensible, se resisted a todo esfuerzo de
quien presuma levantar siquiera una partecita del velo que lo en-
cubre; y, por lo inefable, se escape A toda pincelada, ya que esta,
antes que enaltecerlo, no har6 mas que embadurnarlo y dejarlo
malparadol ,C6mo dar colorido al infinite galardon, 6, en frase
del Ap6stol, al eterno peso de gloria que un Dios amantisimo y 6
la vez liberalfsimo da i la mas santa entire todas las mujeres, A la
mas digna entire todas las madres, 6 la mas Ilena de m6ritos entire
todas las criaturas (lo dir6 con jdbilo, y vosotros oireis con respe-
to tan augusto nombre), Ala siempre Virgen Marfa?, C6mo descri-
bir la felicidad de su transito, Ia gloria de su cuerpo, la bienaven-
turanza de su alma, la riqueza de su diadema, y la preeminencia
de su trono? LC6mo pintar el universe regocijo de los Santos, las
nunca vistas aclamaciones de los Angeles, todos los encantadores y





66 SERMON I SOBRE LA ASUNCION
pomposos festejos de la dichosa Sion, 4 la entrada de su nueva
Reina; y sobre todo el honroso recibimiento, tiernos 6sculos, amo-
rosos y filiales abrazos de Jesucristo? IAhl a mi tan dificil me es
concebir la exaltacion deMaria como la encarnacion del Verbo: no
es para el human entendimiento un misterio menos incomprensi-
ble el que hoy Dios eleve 4 Maria al goce de su gloria, que el ha-
berla antes elevado 4 la dignidad de Madre. Felix utraque suscep-
tio, ineffabilis utraque, utraque inexcogitabilis est. (S. Bern. serm. I
de Assumpt. n. 3).
2. Uso este lenguaje de san Bernardo, no para eludir, 6 no-
bles virgenes, el alto cometido con que me honr4steis de tratar de
un asunto tan abstruso y dificil; que, al contrario, no podiais pro-
porcionarme mayor gusto que el de celebrar los m6ritos y privile-
gios de nuestra dulcisima Madre Maria. Sf, solamente para dejar
disculpada mi insuficiencia y obtener vuestra indulgencia 'y la de
todos mis oyentes, si mal correspondo A vuestra piedad y a sus es-
peranzas. GC6mo ban de poder resistir mis d6biles ojos 4 aquel
abismo de luz que deslumbra A las Sguilasmas perspicaces? C6mo
un vacilante 6 imperito piloto ha de poder recorrer sin obstAculo la
vastidad de un oc6ano A que otros nias diestros y esforzados no osa-
ron aventurarse?
3. Hecha esta salvedad, entremos en material ; y, acomodando
i Maria, tras la autoridad.de los int6rpretes, las palabras de los
sagrados Cantares, como que con elias el Senior la llame para coro-
narla en el cielo; comparemos su Asuncion A un triunfo augusto y
sobrehumano. Veni, Sponsa mba, veni, coronaberis. Y, siendo dos
las circunstancias que dan especialmente celebridad y esplendidez
A todo triunfo, 4 saber, los trofeos que le adornan y los premios
que le acompafian, los despojos de los enemigos y los honors de
los cortesanos, la victoria que se ha alcanzado y la gloria que la si-
gue; paso 4 manifestar que el triunfo de la Virgen fue excelente,
perfect y admirable, en primer lugar en cuanto A la victoria que
report de la muerte, y en segundo lugar en cuanto a la gloria que
ha conseguido en el cielo: Ave Maria.
Primera part: El triunfo de Maria fue excelente, perfect y admira-
ble en cuanto d la victoria que report de la muerte.
4. La muerte reina en el mundo por culpa de un solo hombre,
quien la acarre6 i todos los demis, dice el Apdstol; y es tanto, tan
absolute 6 inevitable su dominion, que la sagrada Escritura nos la





DE NUESTRA SENORA. 67
represent ya como un desapiadado y velocfsimo gastador a quien
se ha dado la potestad de sembrar estragos por todas las cuatro par-
tes. de la tierra y exterminar sus moradores, ya como un atroz y
orgulloso tirano que con pi6 ominoso pisa la cabeza de los hombres
y a todos sin distinction ni miramiento'los aplasta. Ante tan t6tricas
y espantosas im6genes, no es extrafio que' cada cual tema por si
mismo, cobre horror i su inmutable destiny, y se sujete con repug-
nancia a la dura necesidad que le obliga A caer A manos de tan fe-
roz enemigo para perecer sin remedio. En efecto, sea que al hom-
bre le repugne el desasirse de los goces de la tierra que va a' dejar
para siempre, sea que le empache el tener que comparecer en el
tribunal de Dios cuya severidad y condenacion teme; 6 por angus-
tiarle la p6rdida de los bienes de esta vida, 6 por temor de incurrir
en los suplicios de la otra; ello es que el pensamiento y much mas
la cercanfa de la muerte le inquieta, le atormenta, le descorazona
de modo que, como dice el Eclesidstico, solo el pensar en aquel
terrible instant amarga al hombre que tiene puesto su corazon en
las riquezas, y no hay uno siquiera que, A semejanza de Job, no
se pregunte a si mismo qu6 es lo que habri de hacer 6 responder
cuando Dios se levante para juzgarle.
5. Muy al rev6s sucedi6 en el trAnsito de Maria. Teniendo el
corazon libre y enteramente despegado de los bienes del mundo,
no aspiraba mas que A desasirse de ellos en cuanto A su persona; y
lena de m6ritos, confirmada en gracia y segura de su gloria, no
temia la muerte como un emplazamiento al juicio; sino que la sus-
piraba como una invitation A la corona y al premio. iOhl I cuantas
veces se quejaba con el Profeta de que tanto se prolongase su es-
tancia entire los habitantes de Cedar; y pedia se le diesen alas de
ligera paloma para volar al lugar de su reposo I1Oh! cuantas veces
dese6 con el Ap6stol trocar la terrena y mortal habitacion de su
cuerpo por la eterna y spiritual morada que le tenia Dios prepa-
rada en el cielo; y tenia, mas que 61, traspasado su corazon y an-
gustiado su espiritu por el ardentisimo deseo de soltar sus ataduras
y reunirse con Jesucristo I ICuantas, en decir de san Bernardo, su-
plic6 al Sefior, con la esposa de los Cantares, que la atrajese al
olor de sus perfumes y le concediese el amoroso beso de sus labios I
6. Yo me figure estar viendo A la madre del j6ven Tobias que,
apesadumbrada 6 impaciente por lo much que se iba difiriendo el
regreso de su querido hijo, y anhelante de volver A verle, sale to-
dos los dias a espiar todos los senderos de los alrededores, y, sen-





68 SERMON I SOBRE LA.ASUNCION
tada largos ratios mano sobre mano en la cima de un collado, dilata
sus ojos inquietos y arrasados en Ilanto que le buscan en todas di-
recciones; se anticipa A su Ilegada; le llama dulcemente porsu pro-
pio nombre, confundi6ndole con cualquier objeto que se le presen-
ta delante. H6le ahf, dice al menor susurro que hiere sus oidos; y
se levanta ya para irle al encuentro. Desengafiada de su alucina-
cion, red6blase -su dolor, y afanosa y angustiada va y viene; baja
de la loma y sube otra vez 6 ella; dirige sus pasos h6cia su casa y
vuelve su vista atrAs. Cuando, por fin, le ve un dia y se ha bien
asegurado de que es 61, calculad con qu6 ternura, placer y alegrfa
le recibiria y abrazaria.
7. Verdadera, harto oscura empero, es esta imagen para ex-
presar los dias tristes y amargos que la Vfrgen sobrevivi6 6 la as-
cension de Jesucristo: y seria precise conocer A fondo el corazon de
una tal Madre para de ahf inferir el anhelo que tenia de volverle 6
ver, y para comprender la ansiedad con que, sentada y solitaria
callando, en frase de la Escritura, aguardaba su transito; A nojuz-
gar por los gemidos que de cuando en cuando lanzaba, cual torto-
lilla que quedara sola en el nido, rogando A su Amado le indi-
case ddnde se apacienta y descansa d mitad del dia, y excitAndole con
el simil de los ciervos y cabritos 6 acelerar su regreso. IQui6n se-
ri capaz, por tanto, de describir el inmenso jdbilo de Maria al lle-
narse sus deseos? el content de su corazon al ver acercarse este
Hijo i su lecho de muerte para abrazarla? el fmpetu de su alma al
salir de la prison de su cuerpopara unirse 6 61 y poseerle por to-
da la eternidad? Llamen en buen hora los Santos preciosa la muerte
de los justos i causa de la tranquilidad interior que la acompafia y
firme esperanza del premio que ha de seguirla : Bona mors justis
propter requiem... optima propter securitatem (S. Bern. epist. CV).
I Qu6 son estas ventajas, parangonadas con las de la muerte de la
Virgen? Por masque un hombre de bien renurcie al amor del
mundo y lleve una vida virtuosa, es absolutamente impossible, en
decir de san Leon, que 6 su corazon no se le pegue poco 6 much el
polvo mundano, y que no tenga algunos pequeflos apegos y ligeros
defects, bastantes para afligir 6 inquietar el alma en la hora de la
muerte. Mas, en la Virgen, la caridad perfect que habia alejado
de su alma toda aficion a ]a tierra y hasta la menor imperfeccion,
aleja asimismo todo temor, disgusto 6 inquietud de la muerte;
por manera que ella la mira con desprecio, la desafia con denuedo,
la recibe con alegrfa, y hall en ella un motive de regocijo; al paso





DE NUESTRA SENORA. 69
que 6 los justos les cuesta trabajo el resignarse. Lo que en otros es
confianza dudosa, es en ella seguridad firmisima; y por un admi-
rable contrast el amor de Dios que, como vamos i ver, es el ins-
.trumento que le quita la vida, es al propio tiempo el confortativo
que la alienta A dejarla, y, despues de haberle hecho veneer el te-
mor de la muerte, la hace en seguida triunfar de su dolor. Bona
mors propter requiem, optima propter securitatem.
8. Y aquf notad, hermanos mios, que en el tr6nsito de Maria
no tiene lugar ningun contrast de humores, ninguna disipacion
de espiritus vitales, ninguna decadencia de fuerzas, ninguna som-
bra de enfermedad y flaqueza: t1jos estan de ella las convulsiones,
espasmos y angustias en medio de las cuales est6n condenados los
hombres a dejar azarosamente la vida; que no es para la bella rosa
de Jeric6 el verse, como las flores comunes y las viles yerbas del
campo, transida, deshojada y tronchada por la cruda hoz 6 6spero
arado de indiscreto boyero; sino que debe la Virgen, cual escogi-
da plant del Lfbano,' dulcemente evaporarse en oloroso perfume,
sin sacudimiento de mano ni cortadura de hierro. Asi es como en
este dia la vieron los Angeles, y quedaron pasmados. LQuidn es
esa, decianse unos 6 otros, qui6n es esa que va subiendo a modo
de delgada y fragantisima nubecilla condensada por el sahumerio
del incienso, de la mirra y de todo otro precioso aroma? De estas
divinales frases de la Escritura tom6 pi6 la piadosa y comun creen-
cia de los santos Padres y tedlogos, A quienes no es licito contra-
decir sin temeridad, de que la Virgen falleci6 merced 6 un Wxtasis
el mas placentero y i un deleitoso arranque de caridad cuyo incen-
dio tom6 en ella creces tan subidas que, superando el de todos los
Angeles y Santos, lleg6 con su llama i reducir i cenizas toda ata-
dura que retuviera aun en el cuerpo aquella alma grande hecha
para el cielo. La fuerza de la gracia que hicia Dios la arrebataba
prevaleci6, por fin, al peso de la naturaleza que la tenia aprisiona-
da en el mundo. ,Y seri esto, dice el Damasceno, imputable A Ma-
ria, cual si tambien ella haya cedido A la comun y several ley de los
hijos de Adan? ~A esta la Ilamar6mos su muerte? Pues Lde qu6 otro
modo moririan los Serafines, si capaces fuesen de morir? Ea, el
tr6nsito de Marfa, prosigue el mismo santo Padre, antes que muer-
te, ha de Ilamarse un insigne misterio, para cuya inteligencia, her-
manos mios, Ilamo vuestra especial atencion sobre una historic de
la sagrada Escritura. Quod in te factum est, mysterium appellamus.
(Orat. I in dorm, B. M.).





70 SERMON I SOBRE LA ASUNCION
9. Habia en Persia una ley que condenaba A muerte a los que
penetrasen en el interior del palacio real y se presentasen ante.el
soberano sin permiso 6 invitacion. Cata ahf que, a pesar de ella,
]a hermosa Ester entra de'propio movimiento en el gabinete de
Asuero, se adelanta hasta su trono, mira su altivo rostro y majes-
tuosa presencia; y de improvise palidece, cierra los ojos, desfalle-
ce en brazos de las camaristas, y cae en tan profundo y mortal de-
liquio, que no queda en ella serial de vida. Al verla Asuero en tal
estado, 4creeis que, sin indagar la verdad y motive de su desma-
yo, la tratara A la par que A los transgresores de la ley, aplicando.
le la pena como a los demas? No; que la ley no habia sido hecha
para ella, ni la comprendia la pena. Por esto el deliquio de Ester
parecia muerte, mas no lo era : no interrumpi6 el curso de su vi-
da, sino que suspendi6 por poco tiempo sus funciones. Su muerte
aparente no fue pena y castigo, sino reverencia, maravilla y pla-
cer que sinti6 al ver la majestad y gracia que brillaban en el ros-
tro del Monarca. Baja este de su trono para acogerla y sostenerla,
y desplega para con ella las mas tiernas seilales de amor que dado
le hubiese jams. Valde mirabilis es, Domine : hM aquf el motive de
su desmayo r Et faces tua plena est gratiarum. Cumque loqueretur,
corruit et pene exanimata est. (Esther, xv, 17).
10. Con esta luz descubro yo el misterio contenido, segun el
Damasceno, en el transito de la Virgen. Al ver el cuerpo yerto y
exanime de Maria, qui6n no creyera que comprendido la habia
Dios en la sentencia de muerte fulminada contra los demis y que
la habia sujetado i la comun suerte delos pecadores? Debemos, sin
embargo, considerar la muerte bajo dos aspects, esto es, como
pena del pecado y como condition de la naturaleza; como pena del
pecado a la que Dios conden6 a todos los hombres por la desobe-
diencia de Adan : Judiciun ex uno in condemnationem (Rom. v, 16);
como condition de la naturaleza, sin la cual el hombre no es capaz
de la vision intuitiva de Dios : Non videbit me homo et vivet. (Exod.
xxxxii, 20). Por esto advierte san Agustin que hasta en el estado
de inocencia, para ser enteramente dichosos, era necesaria una
mudanza que en cierto modo redujese la care A la condition del
espiritu, y que nuestra mortalidad debia quedar, por decirlo asf,
absorbida por la eterna incorrupcion : Mortalium fuerat absumptu-
ra mutatio aternam incorruptionem.
11. Esto supuesto, inuri6, es verdad, ]a Vfrgen por condition
de naturaleza en cuanto dej6 de vivir en la tierra y pasd a ver a





DE NUESTRA SENORA. 71
Dios en el empfreo; mas su muerte fue, como el desmayo de Es-
ter, unasombra, unaimAgen, una apariencia de la que espena del
pecado, por cuanto no sufri6 los dolores y angustias que en los de-
mis la hacen pesada y trabajosa : Dolor consumer illos, antequam mo-
riantur. (Eccli. xxvn, 32). El mismo Salvador, toda vez que tom6
la semejanza de aquella culpa, no qued6 exento de aquella pena,
y pag6 la imputacion del pecado en las agonfas de la cruz. Marfa,
empero, no participa, ni como rea ni como fiadora, de la culpa ni
de la pena. Ella terminal con el amor una vida que los demas dejan
entire dolores. No son los males del cuerpo los que la vencen, sino
impetus de la gracia los'que.la transforman. Su morir no es mas
que un breve dep6sito de sus despojos corruptibles abandonados
un instant para tener comodidad de vestirse de inmortalidad 6 in-
corrupcion. 6, mejor, digamos con el citado Damasceno que el trAn-
sito de Maria no es muerte, si bien se le parezca, sino un profun-
do suefio en Dios, una dulce transmigracion hacia Dios, una sor-
presa, un 6xtasis, un estupor originado de la presencia de Dios que
baja de su trono celestial A recibirla y colmarla mas que nunca de
sus does; en cuyo goce, dejado por poco tiempo el uso de los sen-
tidos, much mejor que la indicada Reina al ver el agraciado sem-
blante de Asuero, se confunde, se pierde y abisma felizmente, cual
antorcha en el resplandor del sol, 6 cual rio en el seno del mar.
Sacrum transitum tuum minime mortem appellabimies, sed somnum et
migrationem vel presentiam ad Deum. (Ubi supra).
12. Ni se limit a esto la victoria de Marfa contra la muerte;
asi como no terminal aquf la tiranfa de la muerte contra el hombre.
A la manera que un fiero y soberbio conquistador, una vez gana-
da una plaza y pasados i cuchillo el pueblo y la guarnicion, vuel-
ve su furor contra los edificios, y, Ilevando con el hierro y el fuego
la devastacion y ruina sobre los miseros restos que escaparon a sus
estragos, allana las puertas, incendia las casas, derriba los templos,
y murallas, y torres, y alcizares, hasta reducirla A un h6rrido y
desordenado monton de piedras y escombros, de cenizas y cascotes
donde forman su nido los murci6lagos y su guarida las serpientes;
asf la inexorable y cruda muerte, una vez quitada los hombres la
vida, sigue cebandose sobre sus cuerpos, y recorriendo fastuosa-
mente tierras y mares, ciudades y campifnas, sagrados y profanos
recintos, invade con igual fiereza los cementerios y los sepulcros,
los reales sarc6fagos y las hoyas campestres, los ricos y sublimes
panteones y los humildes ttmulos de la mendicidad, para hacer do-





72 SERMON I SOBRE LA ASUNCION
quiera un horrendo estrago de hediondos, descarnados y pdtridos
caddveres ; desfigura los mas hechiceros semblantes, deseca la san-
gre mas pura, desentrafia y hace afiicos los mas s6lidos y vigorosos
agregados, los roe, los pudre, los consume, y reduce cada tumba
6 un sdrdido y espantoso cdmulo de fango, gusanos y podre. H6
aquf de lo que se quejan los Santos, cuyas almas oy6 el apdstol san
Juan pidiendo A Dios debajo del altar que no tarde en Ilegar el
tiempo de la venganza, esto es, de la universal resurreccion, en
que Jesucristo-reformari la abyeccion de sus cuerpos segun el ejem-
plar del resplandor del suyo, y, i ellos reunidas, gozarin una per-
fecta y cumplida bienaventuranza. Clamant ex desiderio resurrectio-
nis et glorificationis corporum suorum: observacion de san Bernardo.
13. Mas, no se atrevi6 la muerte 6 hacer el mas ligero insulto
en el venerando cuerpo de la divina Madre : y aquel su semblante
de parafso, aquella celestial beldad, aquel aspect angelical, aquel
continent augusto ysobrehumano, que viviendo la hicieron cor-
rer riesgo de ser reputada una divinidad, no solo, al ausentarse el
alma, no mermaron mas de lo que pierde su belleza una rosa re-
cien cogida del tronco; sino que adem6s tomaron creces con la reu-
nion del alma, y reflorecieron con usura al recobrar de alli 6 poco
la vida, resucitando corporalmente para. a gloria. En efecto,
Lqui6n, segun un just. y piadoso raciocinio de dos devotos escri-
'tores mentados en las obras de los santosAgustin y Jerdnimo, qui6n
podrF jams persuadirse que la muerte osase insultar A un cuerpo
que habia sido albergue del Dios de la vida? que estuviese sujeta 6
]a corruption una care que habia siempre obedecido al espiritu ?
que parase en podre la que no habia contraido ni culpa en su con-
cepcion, ni impureza'en su parto? De aquf es'que, abandonado el
sepulcro, depuestas las gasas funerales y todo luto feral, vuelve A
sus labios la sonrisa, i su corazon el movimiento, 6 su sangre ]a
circulation, a sus ojos la luz y i sus miembros la vida: y, cual si
despertara de un breve y apacible sueilo ]a venturosfsima Mujer, se
la ve veneer en fulgores al sol, en agilidad A la saeta, en penetracion
6 la luz. Tanta es la majestad, belleza y gloria del nuevo estado in-
mortal, impasible 6 inalterable A que ha resucitado admirablemente.
14. Aqui no puedo yacontenerme, hermanos mios,y mesien-
to impelido A burlarme de la muerte con los tOrminos del Apdstol:
&Ddnde esti, 6 muerte, tu pujanza? Lddnde tu aguijon? ,d6nde
tu victoria? Ya al pi6 de la cruz habias cedido tus derechos, y la
sangre del Hombre-Dios te desarmara en el Calvario, venci6ndote





DE NUESTRA SENORA. 73
y sojuzg6ndote de manera que, en lenguaje de Agustin, de supli-
cio que eras para los pecadores, fuiste trocada en m6rito para los
justos, y,,si bien eres contraria 6 la vida temporal, sirves de tr6n-
sito y de instrument para conseguir la eterna. Fit just meritum
supplicium peccatoris: mors quam vita constat esse contrariam, ins-
trumentum fit per quod transitur ad vitam. Empero en el trdnsito de
Maria es donde se deja ver el fruto mas bello de esta victoria y la
mas solemne y palmaria prueba de su derrota. Aqui nada pueden
el temor, el dolor, la corruption. Aqui solo figuran la caridad y la
gracia, la entereza y la alegria. Asf que, rotas tus flechas y des-
briznada to guadafia, temblante, palida y prisionera delante de
Maria, eres td el mas glorioso trofeo de su victoria y el mas rico
despojo de su triunfo.' Oh ilustre victoria! oh trofeo singular ioh
sublime y brillantisimo triunfol De este es ya tiempo de que pase
a exponeros, hermanos mios, la magnificencia y gloria. Veni, Spon-
sa mea, veni, coronaberis.
Segundaparte: El triunfo de Maria fue excelente, perfect y admira-
ble en cuanto 6 la gloria que cohsiguid en el cielo.
15. Haifame creido, hermanos mios, poder suministraros una
idea de este nuevo y maravilloso triunfo con invitaros 6 recorder
otro, muy c6lebre y pomposo por cierto, con que por 6rden de Da-
vid fue trasladada y restituida A Jerusalen el area del Testamento.
Entre alegres aclamaciones de un pueblo inmenso y escogidos co-
ros de mdsicos instruments, todo Israel habia acudido 6 llonrar
su recibimiento inundando las calls magnfficamente entoldadas y
consagradas con la sangre de las vfctimas que i cada seis pasos se
ofrecian. Descollaba entire todos el augusto y religioso monarca que,
ebrio de jdbilo y ferviente piedad, acompafiaba de cerca el vene-
rable santuario, dando con sus arranques de regocijo y devocion
mayor celebridad A este acto religioso.
16. Mas, por suntuosa y brillante que ella fuere, Z podri ja-
mis una terrena solemnidad corresponder A la divina, 6 igualar la
figure A la cosa figurada? I Ah! Como insinu6 al principio, harto
inferiores son i tan elevado argument las im'genes mas magnffi-
cas, las mas brillantes expresiones: y Vos me perdonar6is, Vfrgen
excelsa, si, en lugar de dar su verdadero colorido 6 vuestro insig-
ne triunfo, me veo obligado a valerme de parangones sensibles y
de humans vocablos que, si bien sagrados y misteriosos, solo sir-
ven 6 oscurecerlo. Al cielo, pues, hermanos mios, al cielo; y. con
6 T. IV.





74 SERMON I SOBRE LA ASUNCION
la escolta de los mencionados santos Juan Damasceno y Bernardo,
que en este vuelo seguir6 fielmente, subid a ver como los Patriar-
cas y Profetas, los espfritus ang6licos y las almas comprensoras,
abiertas de par en par las puertas de la soberana Jerusalen, for-
man, apifiados y con majestuoso 6rden, el cortejo de Jesucristo
que sale al encuentro de su Madre santisima y le dice: Lev6ntate,
6 mi amiga; apres6rate, querida mia, que ya pas6 el invierno de
tu vida mortal, ya se disip6 la lluvia de las mundanas aflicciones;
yen a coger los frutos de mi verjel; ven conmigo a disfrutar para
siempre de mi paraiso... A esta amorosisima invitacion, la pura
Paloma de los sagrados Cantares en alas de los Serafines emprende
un ripido vuelo, no para ir A esconderse en los agujeros de la pie-
dra 6 en las cavidades del vallado, sino para descansar en el seno
de su Amado. Y el Area verdadera del Dios vivo se levanta sobre
sl misma, y, apoyada en el Esposo, que con la izquierda sostiene
su cabeza y con la diestra la abraza tiernamente, parte de esta tier-
ra en medio de aquella honorifica y esplendorosa comitiva, y, de-
jando atris los astros y el insondable espacio de los cielos con mas
presteza que yo no lo digo,.se encuentra trasladada y colocada en
el empire, donde bajo de sus pies saltan de jdbilo los montes eter-
nos y rebosa del firmamento la alegrfa al sentirse pisado por los
hechiceros pasos de la Hija del Principe. Y aquf tuvo su cumpli-
miento la profecia de David: Subid, Seiior, Vos y el area de vues-
tra santificacion; subid a vuestro eterno reposo: Surge, Domine, in
requiem tuam, tu et area san'tificationis tum. (Psalm. cxxxi, 8).
17. Si tal es la felicidad de la llegada, Icuiles seran las delicias
de la morada I Si tanto ha querido el Sefior glorificar a la Virgen
a su entrada en el cielo, iqu6 bienaventuranza le tendri deparada
el goce de la divinidad Deduzcdmoslo de tres cosas. La primera es
la inmensa bondad de Dios que remunera ptofiusamente hasta los
devotos pensamientos y deseos de sus servidores, A quienes tiene
prometido un galardon infinite por cada obra de piedad, por pe-
quefia'que fuere. La segunda es la abundandancia, raridad y ple-
nitud de gracia que, despues de haber preservado A Maria desde el
primer instant de su ser, la inund6 en la concepcion de su divino
Hijo de un modo tan inconcebible que, sengun sentir de algunos
santos Padres, tanta gracia tenia ella por privilegio, cuanta el mis-
mo Salvador por naturaleza. La tercera es su diligencia, asiduidad
y fervor en corresponder 6 esta gracia, cultivarla y acrecentarla
con actos her6ices y continues prActiCas de sublimisima caridad; lo





BE NUESTRA SENORA. 75
que hizo que, a manera de rio que va engrosAndose en su curso, y
de llama que se dilata y eleva con el movimiento, adelantase en
virtud cada dia mas hasta reunir tan copiosas riquezas de santidad;
y lleg6 a tal altura de perfection, que, dejando rezagadas A las hi-
jas de Sion, y no cediendo mas que a Dios en santidad, su m6rito
sobrepuj6 al de todas las almas santas y angelicales jerarqufas jun-
tas. ICuil seri por tanto, el inestimable galardon que un Dios tan
just y ben6fico dard hoy al excelso, y, diria, poco menos que infi-
nito m6rito de Maria! Si la gloria ha de ser proporcionada A la gra-
cia, y esta, por decirlo asf, es la preciosa rafz que largamente fruc-
tifica en el paraiso; ~ qui6n podrA jamAs sondear la plenitud de gloria
que A media de la plenitud de su gracia report la Virgen ? ,Quiin,
la abundancia de vivas luces que recibe su entendimiento? ,Qui6n,
las llamas de santo amor en que arde su voluntad ? Qui6n, la avenida
de eterno gozo y deleite que embriaga su corazon ahora que bebe a
torrentes las delicias que Dios profusamente derrama en su casa y sa-
borea sin reservalos inmensos 6 inagotables goces que encierra su dies-
tra? I Oh con qu6 claridad le ve I I Oh Icon qu6 intensidad le ama
I Oh! j con qu6 content le posee I I Oh I con qu6...! Menos palabras,
pues no las hay para ponderar la esencial bienaventuranza de Maria
que se infiere de losindicadosprincipios. Si, segun el testimonio del
Ap6stol, ni el ojo vi6 jams, ni jamAs oy6 el oido, nijamas concibi6
el human pensamiento lo que Dios tiene preparadoAtodosaquellos
que, por mas que le amen en esta vida, nunca llegan, empero, A
amarle con perfection; Iqui6n seri capaz de concebir la recom-
pensa infinita que tenia aparejada y da en este dia a aquella mujer
escogida que le engendr6 en su seno y de su sangre, y se senial6
mas que los mismos Serafines en el amor que le tenia? Quodpre-
paravit gignenti se et diligenti pre omnibus, quis loquatur?
18. Pero L, ddnde voy a parar, hermanos mios, con el racioci-
nio? y Lpor qu6 la necesidad del asunto me ha de precisar A tocar
la calidad mas distinguida y el mas eminente carActer de la Vfrgen,
su divina maternidad? lOh! lqu6 feraz es este nuevo campo de
gloria, felicidad y alegria para ella I pero Icuan vasto y dificil de
medirse en la estrechez del tiempo que me rest I Sip embargo re-
corrAmoslo brevemente. Jesucristo es el cordero sacrificado una
vez, pero resucitado y vivo, de quien esta escrito en el Apocalipsis
que esta sentado en medio del trono, rodeado de los magnates y
ancianos de la ciudad divina humillados y prosternados 6 su alre-
dedor; que, cual llama esplendente, alumbra con su claridad aque-
6*





76 SERMON I SOBRE LA ASUNCION
lHas soberanas mansiones; que le siguen por doquiera un sinnime-
ro de santos; y que la innumerable turba de gloriosos compren-
sores de toda tribu, pueblo y nation le honra, exalta. y bendice
con himnos y canticos de eterna alabanza. Esto nos dice,segunlos
te6logos, que despues.de la clara vista de la naturaleza, personas y
atributos de Dios, el cual forma el objeto de aquella bienavcntu-
ranza que se llama esencial, se vuelven los santos la gloriosa hu-
manidad de Jesucristo, quien forma el primer objeto de otra bien-
aventuranza que se llama accidental y secundaria, por !a cual se
gozan en el honor que 61 ha recibido de su Padre: se alegran en
vista del alto grado a que en su persona ha subido nuestra natura-
leza, y, confesando que 61 es verdadero Juez, Mediador, Aboga-'
do, Pontffice y Redentor, le tributan conlinuas alabanzas y subli-
mes hacimientos de gracias.
19. La Virgen, empero, 6 mas de todo esto, halla en 61 la ca-
lidad de Hijo que ella form6 de su sustancia, pari6 de sus entra-
fias y aliment6 con su leche virginal; pudiendo con razon Ilamarle
hueso de sus huesos y care de su piopia care. De aquf es que,
asi como al pi6 de la cruz el amor materno hizo A Marfa sufrir to-
das las penas de la passion de Jesucristo, asf tambien este amor la
hace gozar err el cielo todas las ventajas de la glorificacion del mis-
mo; y, asf como no es possible encarecer el dolor y amargura que
la oprimiera en el G61gota, tampoco lo es ponderar el jdbilo y ale-
gria que ahora la inunda. Una vez adornado con los perfumados
vestidos de Esal, se acerc6 Jacob al lecho del anciano padre, quien,
estrcchAndole contra su send y dulcemente bes6ndole, apenas per-
cibi6 la fragancia de aquellas vestiduras, cuando con un arranque
improvise de suavidad y content le dijo: H6 aquf que el olor de
mi hijo es semejante al de f6rtil terreno sobre el cual llovi6 la ben-
dicion del Sefior: Ecce odor filii mei sicut odor agri pleni cui benedixit
Dominus. (Genes. xxvin,27). Imaginome que otro tanto habri di-
cho Maria, vali6ndose de las expresiones de los Cantares, al ver
con sus ojos la inmensa gloria de Jesucristo, y al recibir de 1l y dar-
le reciprocamente los primeros abrazos amorosfsimos: Ecce odor Fi-
liimei sicut odor agri pleni. De mi Hijo es aquella cabeza que se ase-
meja al orofino y ostenta, cual erguida palma, sus blondos cabe-
Ilbs. De mi Hijo es aquel seno al cual cede en blancura el mas can-
dido marfil y sirven de adorno los mas brillantes zafiros. De mi Hi-
jo es aquel trono cuyas colunas son de plata, de oro las gradas, y
de pirpura la almohada. Esos ojos de palomas purificadas en la le-





DE NUESTRA SERORA. 77
che, esas manos torneadas y Ilenas de jaciritos, esos labios, esas
mejillas hermosas como los cuadros de los mas floridos jardines, de
mi Hijo son: Ecce odor Filii mei sicut odor agri pleni. Fruto es de
mis entrailas el que esti sentado a la diestra del divino Padre que
puso A sus pies, cual peana, sus enemigos, di6le todo poder.en el
cielo y en la tierra, y en el acto de introducirle en el mundo man-
d6 A los Angeles le adorasen. Mia es aquella care con que mere-
*ci6 reinar sobre las criaturas celestiales, terrestres 6 infernales,
quienes al solo eco de su nombre hincan la rodilla. Yo produje. ese
cuerpo, esa vida, ese Hombre-Dios, A quien los escogidos dan glo-
ria, le ofrecen sus inciensos y con el rostro en el suelo le rinden
coronas: Ecce odor Filii mei sicut odor agri pleni.
20. Ni es sola Maria la que hace tan tiernas y consolantes re-
flexiones, para acrecer su content; sino tambien el Hijo, A nues-
tro modo de entender, para honrarla cuanto conviene A un tal Hi-
jo respect de una tal Madre, y darle el. premio proporcionado. a
los servicios que le prestara. Asi como no habia en todo el mun-
do un albergue mas digno que aquel fltero virginal donde ella aco-
giera al divino Hijo; asf no hay en el cielo lugar mas sublime que
el real trono a que su Hijo hoy la sublima: Nee in terris locius dig-
nior uteri virginalis temple in quo Filium Dei Maria suscepit, nec in
celis regali solio in quo Mariam hodie Mariw Filius sublimavit. Aho-
ra es cuando el sol, cual rico manto, cinie a la Mujer augusta que
viera san Juan, y reviste toda su persona. Ahora es cuando la luna
se humilla A tanto esplendor y se coloca bajo sus pies. Ahora. es
cuando porfian por adornarla las estrellas, y, formando ordenado y
luminoso cerco, coronan su cabellera. Ahora es cuando el Salva-
dor la coloca a su diestra, y, como en otro tiempo hizo Salomon
con Betsab6, quiere que tenga parte en su mismo trono. Ahora es,
en fin, cuando, puesto el cetro en su mano y la diadema en su ca-
beza, el eterno Padre le comunica su poder, el Hijo su sabidurfa,
el Espiritu Santo su bondad, y toda la Trinidad augusta la declara
Soberana y Emperatriz del universe.
21. Y oh! i cmo al instant desde la sublimidad de sutrono
se muestra la nueva Reina amable con los Angeles, venerable ante
los hombres y tremenda A los demonios I Retumban por el cielo las
bendiciones de los Santos; regocfjase la tierra por la esperanza de
los pecadores; estremecese el infierno con el aullido de los con-
denados. Todas las criaturas prestan, A su modo, algun homenaje A
Marla, reconocen su soberania y celebran su triunfo. ;Triunfo ver-





78 SEIRION I SOBRE LA ASUNCION
daderamente magnffico y singular I Tritnfo digno de mayor encare-
cimiento y elocuencia quela mia ,-ya por los honors con que Ma-
ria es trasladada al cielo, ya por la double bienaventuranza que allf
goza, ya por la corona, puesto, autoridad y dominio que recibe !
22. Mas tcuil es la extension de su autoridad, y qu6 uso va
ella 6 hacer de su dominion ? I Ah Aquf si que querria yo, her-
manos mios, los afectos y la lengua de san Bernardo para excitar
en vosotros una tierna devocion h6cia Marfa, un vivo celo de su
gloria y una firmfsima confianza en su favor. Su grandeza en el
cielo es, como la de Ester en Asiria, un oportuno socorro del an-
gustiado Israel. Su dominio no es de temible soberana 6 de several
madrastra; sino de poderosa abogada, de mediadora compasiva,
de amorosisima Madre, la cual no usa de su poder mas que para
endulzar el enojo del Juez contra los culpables, del Prfncipe con-
tra los vasallos, del Padre contra los hijos, y apartar de ellos los
merecidos castigos. Ella es aliento de los justos, refugio de los pe-
cadores, consuelo de los afligidos. Es guia en las dudas, descanso
en los trabajos, alivio en las necesidades y seguridad en los peli-
gros. Ella obtiene misericordia, aleanza gracia, sube 6 la gloria y
dispose libremente de todos los tesoros de la divina bondad. Abrid,
pues, estos tesoros, 6 Vfrgen benignfsima, y derramad 6 manos lle-
nas sus preciosas riquezas. Desde la altura de vuestro solio bien
-descubris cu6n dignos y capaces son de ellas por la piedad de sus
afectos y candor de sus costumbres estas nobilisimas y devotisimas
virgenes que, ganosas de conseguirlas, y celebrando con sagrada
y festival pompa la victoria que report6steis y la inmensa gloria que
os inunda, imitan a los Angeles con aplaudir todos los aflos vues-
tro augusto triunfo. Ningun caso hacen del esplendor de su naci-
miento y pompas dom6sticas, ni de la suavidad de los placeres mun-
danos que han noblemente sacrificado A la humildad y la cruz de
vuestro Hijo de quien son esposas; sino que finicamente se precian
de merecer su amor con el ejercicio de las virtudes y promover
vuestro culto con el ejemplo de su devocion.Descienda, pues, so-
bre este claustro, c6lebre no menos por la antigriedad de su origen
que por la amplitud de sus privilegios, vuestra maternal y pode-
rosa bendicion ; pero descienda tan copiosa que, despues de haber
colmado de gracia sus religiosas moradoras, redunde de alli, cual
rio que lleva a lo l6jos su ben6fica avenida sobre este devoto audi-
torio y sobre mf mismo, indigno panegirista de vuestra grandeza;
y en todos permanezca perp6tuamente. Amen.





DE NUESTRA SENORA


ESQUELETO DEL SERMON II

SOBRE

LA ASUNCION DE NUESTRA SENORA.

Beatam mne dicent omnes generations, quia
fecit mihimagnaquipotens est. (Luc. 1,48,49).
Todaslas generaciones me Ilamaran bienaven-
turada, porque el Omnipotenlteha obrado en mi
cosas grades.

1. Esta prediccion viene cumpli6ndose del modo mas admira-
ble al trav6s de las edades... No hay siglo... No hay pueblo, ni na-
cion... 4Y podria la cat6lica Iberia..., ser menos pr6diga en...?
jPodria dispensarse de...
2. Semejante pensamiento..., queda desvanecido con solo fijar
la vista en...
3. No vengo yo 6 recordarlas... Dia vendrd en que otra voz
mas sonora... Me cefiir6e hablaros de la present festividad.
4. Los santos Padres Ilaman d esta festividad complement de
las grandezas de Marfa. En efecto, si grande fue en..., en..., mu-
cho mas grande se ofrece a nuestra vista en... Qu6 especticulo
tan sublime!
5. Su description por san Juan Damasceno: Hoy, dice, es el
dia feliz...
6. Es el dia de su mayor grandeza, porque en 61 alcanza el
triunfo que corona todos sus triunfos...
7.' Pensamiento del grande san Bernardo. Este es el que voy a
desarrollar...

Reflexion unica: Ningnma criaturz subid un grado de elevacion se-
mejante d la de la Reina de los cidos, y ninguna la iguala en el in-
flujo benefico que ejerce en favor de los mortales.

8. Debiendola recompensa igualar al m6rito, y la gloria ser pro-
porcionada 6 la virtud, ved 6 qu6 gloria es hoy elevada la que...
Marfa es Madre, Hija, Esposa de Dios...
9. IQu6 especticulo ofrece el cielo! Alli veo con el Ap6stol de





80 SERMON II SOBRE LA ASUNCION
Patmos... Allf los santos Patriarcas... Allf los Apdstoles, los...
IAh mi vista se oscurece... Pues, si niel ojo vi, ni..., ,podr6mos
acaso concebir...?
10. Maria participa de la grandeza del Padre..., de ]a excelencia
del Hijo..., de los dones del Espfritu Santo... Es, segun san Hesi-
quio, totius Trinitatis complementum. CuAl, pues, debia ser la mo-
rada preparada para...? Los Angeles, los Arcngeles...
11. Maria es en la mente de Dios primogenita ante omnem creatu-
ram.-Astitit Regina, etc. Adducentur Regi, etc.
12. Afiadamos A esto lo que dicen el Nazianceno y san Ambro-
sio : Prima Trinitas Virgo est; secunda Virgo Maria est... Solo un
Dios podia ser hijo de Dios 6 hijo de Marfa... Toda criatura, dice
san Pedro Damianocalla y...
13. De ahi se desprende que el triunfo de Maria en su Asuncion
fue el mayor despues del de su Hijo en su Ascension..
14. Registrense, en efecto, los fastos... Rem6ntese hasta las pri-
meras edades..., y v6ase si puede hallarse cosa comparable con...
15. Solemne traslacion del arca de la alianza desde la casa de
Obededon a Sion... IQu6 perspective tan brillante! A su vista yo
no puedo menos de...
16.; Brillantfsimo triunfo y ovacion de Judit en Betulia despues
de la muerte de Holofernes...
17. Nada de esto, ni el triunfo de David..., ni..., ni... nada pue-
de entrar en comparacion con...
18. San Pedro Damiano es de parecer, y con 61 todos los santos
Padres, que la entrada de Marfa en los cielos fue mas solemne que
la de su mismo Hijo...
19. Afectuoso y solemne recibimiento que dispense Jesds 6 su
Madre en el empfreo: Lev6ntate, apresurate, amiga mia,...
20. Descripcion de la entrada de Maria en la gloria... Mas, ,ha'-
bris de dejar, 6 amabilisima Madre, esta tu timida grey, sola y...?
21. Nada temais, catdlicos,... Marfa no olvidard jams el encar-
go que le hizo su Hijo de tomarnos por hijos... Palabras de un c6-
lebre escritor contemporAneo : tPara qu6 fin os parece...?-Qui6n,
pues, se atreveria A desconfiar...?
22. No, jams podr6mos persuadirnos de que vuestra Asuncion,
6 Virgen santa, pueda ser un motive de... Ella es, por el contra-
rio, el mas seguro apoyo de nuestras esperanzas, pues... Nos re-
gocijamos, como es just, de vuestra grandeza... Continued desde
el radiante solio que ocupais... Enardeced nuestra fe, alentad...





DE NUESTRA SE3ORA. 81



SERMON II

SOBRE


LA ASUNCION DE NUESTRA SEilORA.

Beatam me dicent omnes generations, quia
fecit mihi magna quipotens est. (Luc. I, 48, 49).
Todas las generaciones me llamaran bienaven-
turada, porque el Omnipotente ha obrado en mi
cosas grandes.

1. Diez y ocho siglos y algo mas han transcurrido ya, desde que
-sobre la cumbre de una de las montaiias de Judea, una humilde
*Virgen, oriunda de la real estirpe de David, pronuncid estas miste-
riosas palabras: eTodas las generaciones me llamarAn bienaventu-
terada, porque el.Sefior y Dios omnipotente ha obrado en mf cosas
c(grandes.) (Luc. i, 48). Esta prediction maravillosa viene cum-
pli6ndose del modo mas admirable al traves de las edades. No hay
siglo en que no se hayan dicho las cosas mas sublimes a la par que
magnificas de esa ciudad santa del Dios vivo. Ni pueblo, ni nacion,
ni ciudad ni aldea alguna ha dejado jams de celebrar la gloria in-
comprensible de esta excelsa Hija del Altisimo. Templos soberbios
levantados en su honor, altares grandiosos erigidos A su memorial,
preciosas estatuas consagradas A transmitir el recuerdo de sus virtu-
des: he aquf otras tantas voices, si bien mudas, harto perceptibles,
que desde el oriented del sol hasta su ocaso hacen resonar las gran-
dezas de Marfa. ,Y podria la cat6lica Iberia, la porcion escogida de
la Madre de Dios, el pueblo de su predileccion y cuyas puertas mu-
cho mejor que las puertas de Sion y los taberniculos de Jacob dis-
tingui6 siempre Maria con un amor especial, con una protection
sin segunda ; podria, digo, Espafia ser menos pr6diga en tributar
sus obsequios A su protectora ben6fica? ,Podria dispensarse de mez-
clar sus acentos con los de todo el orbe cat6lico para cantar en este
dia las grandezas con que el Omnipotente ensalzara A la production
mas noble y agraciada que sali6 de sus manos eternales?
2. Semejante pensamiento, que haria recaer la nota de negra





82 SERMON II SOBRE LA ASUNCION
ingratitud sobre el pueblo mas cat6lico del universe, y que jams
cedi6 i ninguno en su celo ardoroso por las glorias de ]a incompa-
rable Virgen Maria, queda enteramente desvanecido con solo fijar
la vista en el especticulo que ofrece hoy este apost6lico temple de-
dicado A su nombre, y depositario de un tesoro al que se hallan
vinculados los mas gloriosos recuerdos, junto con el timbre que
inmortaliza las glorias del catolicismo espailol.
3. No juzgueis, empero, hermanos mios, que hoy vengo i re-
cordarlas. No es este el moment oportuno para hacerlo; ni mi
lengua... I Ah! dia vendr6 en que otra voz mas sonora, otro inge-
nio mas subime llenard 6 satisfaction tus justos deseos. Entre tan-
to, same permitido entrar en el espiritu de la Iglesia nuestra ma-
dre, y ceilirme 6 hablaros de la present festividad.
4. Con razonlosPadresdela Iglesiala ban llamado elcomplemen-
to de las grandezas de Maria. Si grande se ostent6 esta criatura en su
dichoso nacimlento, cuando, saliendo 6 la luz de este mundo coal
astro radiant, anunci6 al universe dias de jdbilo, de prez y de hol-
gura verdadera, en sustitucion de aquellos dias de luto, de Ilanto
y de amargura que acongojaban a toda la raza proscrita de Adan ;
si admirable apareci6 en su Anunciacion, cuando el genio celeste
Gabriel, fortaleza de Dios, como embajador del Omnipotente la
salud6 Ilena de gracia y Madre del Unig6nito; si dnica y sin segun-
da se present cuando en los dias de su mortal existencia, un Dios
obedecia sus 6rdenes, ejecutaba sus preceptos, dulcificaba sus dis-
gustos, enjugaba sus ligrimas y la hacia el objeto de su amor; mu-
cho mas grande, incomparablemente mas excelsa, de todo punto
mas admirable se ofrece 6 nuestra vista en el misterio de su glorio-
sa Asuncion 6 los cielos. IQu0 escena tan bellal iqu6 espectaculo
tan sublime!
5. Old como le describe el elocuentfsimo Damasceno: (~Hoy
a(dice este enamorado de Maria), hoy es el dia feliz y venturoso
(en el coal el area sagrada y animada del Dios vivo, que concibi6
aren su seno purfsimo al Criador del universe, descansa pacifica en
nel temple del Sefior, en aquel temple glorioso, la Jerusalen ce-
aleste que manos humans no fabricaran. David su padre rebosa de
(alegrfa; y las voces de este anciano Rey y Profeta unen sus
iacentos los Angeles, la encomian y celebran los ArcAngeles, la
aglorifican las Virtudes, al6granse los Principados, las Potestades
(se llenan de jdbilo, regocfjanse las Dominaciones, la festejan los
STronos, los Querubines la aplauden, celebran su glorias los Sera-





DE NUESTRA SEiOBA. 83
fines. Hoy el Eden delicioso recibe en su seno aquel parafso ani-
amado del nuevo Adan, en el cual ha sido rasgada la sentencia de
((condenacion, plantado el Arbol de la vida, y cubierta nuestra ig-
c(nominiosa desnudez. Hoyesa Virgen inmaculada, cuyopecho pu-
c(rfsimo jams fue empailado con el mas leve halito de terrenales
cafecciones, y que siempre estuvo ocupado y poseido de pensa'nien-
ctos celestiales, no vuelve al seno de la tierra de donde tomara su
((orfgen como los demas hijos de Adan; sino que siendo un cielo
canimado fue colocada en los tabernaculos eternos. Si como hija de
aAdan fue comprendida Maria en el antiguo decreto que fulmina-
((ra contra todos sentencia de muerte, como Madre del Dios vivo
choy es dignamente recibida en las moradas eternales. Hasta aquf
el santo Doctor. (Orat. 2 de dormit. B. M.).
6. ,Y qui6n podrA dudar que este es el dia de la mayor gran-
deza de Marfa, pues que es el triunfo que corona todos los triunfos,
las victorias todas que esta obra del Excelso reportara contra el
dragon homicide cuya altivez vino a hollar y holl6 efectivamente
rompiendo las f6rreas cadenas con que este tenia aherrojada A toda
la estirpe de Adan?
7. ITriunfo admirable! i triunfo sin igual es por cierto el que
corona la vida prodigiosa de Maria; admirable en si mismo, sin
igual con respect i los hombres 1 porque sijamds la gloria de una
criatura subid d un grado de elevation semejante d la que disfruta en el
empire la que ha sido constituida Reina de aquella mansion celeste,
tampoco ninguna pudo compardrsele en el influjo benefico que ella ejerce
en favor de losmortales. He aquf el pensamientodel grande san Ber-
nardo que voy A desarrollar en este dia, y que formara el asunto del
present discurso: Ave Maria.
Reflexion inica : Ninguna criatura subid 6 un grado de elevacion seme-
jante d la de la Reina de los cielos, y ninguna la iguala en el influjo
benefico que ejerce en favor de los mortales.
8. Si la recompensa debe igualar al m6rito, y la gloria debe ser
proporcionada A la virtud, siendo el m6rito y la virtud de la in-
comparable Virgen Maria superior A cuanto puede imaginarse en
una pura criatura comprended si os es dado cual sera la gloria &
que boy es elevada la que, si bien no estai la altura de Dios, es no
obstante superior A todo lo que no es el mismo Dios; porque Ma-
ria es la Madre, la Hija, la Esposa de Dios; Hijaedel Padre, Ma-
dre del Hijo, y Esposa del Espiritu Santo.





84 SERMON II SOBRE LA ASUNCION
9. IPuertas del empire! franqueadme por un moment las
grandezas de.esa celestial Sion. IQu6 espectAculo tan sorprenden-
tel Alli veo con el Ap6stol de Patmos millares de millares de es-
pfritus btenaventurados, de celestiales inteligencias, que, postra-
dos ante el trono del Cordero, repiten sin cesar el cintico de alaban-
zas yel inefable Alleluia, al que es, al que era y al que ha de ser
por toda la eternidad. Alli los santos Patriarcas del Antiguo Testa-
mento, los Profetas y los demAs justos reciben de mano del Primo-
g6nito de los predestinados recompensas que exceden a cuanto pue-
de imaginarse: alli los Ap6stoles, los Martires, los Confesores y las
Virgenes visten estolas de diversos colors; ora purpdreas, simbo-
lo de la sangre con que regaron el mundo en testimonio de su fe;
ora candidas, expression de la inocencia con que adornaron sus al-
mas. IAhl mi vista se oscurece y no puede sufrir los resplandores
de tanta gloria... Pues, si ni el ojo vi6, ni el oido oyd, ni el cora-
zon human ha podido jams comprender lo que Dios tiene reser-
vadoal menor de sus elegidos, ,podr6mos acaso concebir, much
menos explicar, lo que habia preparado para la mas perfect
Virgen ?
10. Maria, en virtud de su divina maternidad, participa de un
modo prodigioso de la grandeza del Padre celestial que es el orfgen
de toda la divinidad; de la excelencia del Hijo que es la fuente de
toda santidad ; de los dones del Espfritu Santo que es el centro del
amor; ella es, segun san Hesiquio, el complement de la obra de to-
da la beatisima Trinidad: Totius Trinitatis complementum. ,Cubl,
pues, debia ser la morada preparada para recibir esta criatura que
ni tuvo semejante, ni pudo tener otro a quien parecerse, sino A
Dios? Los Angeles, los ArcAngeles, los Querubines y Serafines, las
Potestades, las Dominaciones, las Virtudes de los cielos ,no la mi-
ran, reverencian y acatan como la primog6nita que sali6 de la bo-
ca del Altisimo; como la ordenada desde la eternidad ; como la que
hizo nacer sobre la tierra oriundo del cielo el astro brillante 6 inex-
tinguible de justicia; como la misteriosa niebla que cubri6 today
care con su ben6fico influjo ; como la que desde el principio de los
tiempos tenia ya dispuesta su habitacion en lo mas excelso de los
cielos, y sutrono en una column de nubes; como la que ora gi-
rando en derredor del empire, ora penetrando en lo profundo del
abismo, asistia con el Eterno A la creacion de los tiempos; porque
much antes que estos comenzasen ya habia sido concebida en su
mente y destinada a ser la primog6nita de todas las criaturas?





DE NUESTRA SEiORA. 85
11. IQui6n sino esa Vfrgen singular, esa'Virgen linica, esa
Virgen Madre fue el objeto de los pensamientos eternos, y llam6
la atencion del tres veces santo antes que su fecundfsimo entendi-
'miento produjese cosa alguna en el 6rden natural? Cuando todo
yacia confundido en el informed c6os; cuando ni los abismos exis-
tian, ni habianse visto brotar del seno de la tierra las fuentes de
las aguas; cuando ni las encumbradas montafias asomaban sus ci-
mas por sobre las aguas del mar, ni habian aparecido los collados,
ni los rios, ni los cuatro Angulos del orbe, Lno era ya Maria la pro-
duccion mayor que meditaba realizar en tiempo el Dios de la eter-
nidad? Lo era en efecto, amados oyentes, y como tal, la Reina de
los Angeles y de los hombres, la Emperatriz de todo lo criado.
ISefior I Yo veo al trav6s de la oscuridad de los siglos y al lado del
trono que ocupas en el seno de la eternidad, una Reina adornada
de una tdnica de oro, en la que brilla una variedad maravillosa :
toda la gloria de la hija del Rey viene de su corazon, sus vestidos
resplandecen de oro y de bordados: todas las virgenes vendran en
pos de ella: Astitit Regina i dextris tuis in vestitu deaurato... addu-
centur Regi virgines post ear. (Psalm. xLIv).
12. Afiadamos i esta grandeza de Maria una profunda refle-
xion de un escritor modern, que hace subir de todo punto su m6-
rito extraordinario, al paso que nos facility mnotivos para juzgar
cuin incomprensible debi6 ser la gloria que la fue comunicada en
el dia de su dichoso trinsito. En efecto; (si la Trinidad sacrosanta
(es la primera virgen, Maria es la segunda; lo primero lo dice el
Nazianceno, lo segundo lo afirma san Ambrosio: Prima Trinitas Vir-
go est; secunda Virgo Maria est. ((Si Dios habia de nacer, debia ser
((de la virginidad; y si la virginidad habia de producer, no habia
(de ser mas que a un Dios. Un Dios produjo el Padre, un Dios
((produjo Maria; porque solo un Dios podia ser el t6rmino de am-
(bas generaciones.) ,Qui6n podri comprender lo inefable de este
misterio? ,Qui6n concebir la gloria que de 61 result A la incom-
parableMadre del Verbo? Qui6n expresar su grandeza? Qui6n...
Generationem ejus quis enarrabit? Ahl ahora si que dejo de mara-
villarme i vista de lo que de este misterio dijo el Padre san Pedro
Damiano: ((Toda criatura calla y tiembla, y apenas se atreve i con-
(templar la inmensidad de tan grande gloria '.,
13. Sentados estos antecedentes, dejemos ya de divagar por el
vasto campo de las conjeturas, y no temamos afirmar que el triun-
Genoude, Expos. del Dogm. cat61ico, c. 8.





86 SERMON II SOBRE LA ASUNCION
fo de Maria en su Asuncion gloriosa, debiendo ser proporcionado,A
su grandeza inmensa, fue el mayor quejamis presenciaron los cie-
los desde el moment en que sus puertas se abrieron para recibir
en 61 al primog6nito de los muertos Jesucristo, que fue el primero
que, rompiendo sus cerrojos de hierro, penetr6 en aquella celestial
Sion.
14. Registrense en efecto los fastos de la historic antigua y
modern; abrase aquel gran libro donde se hallan consignados con
los caract6res de la autenticidad mas luminosa desde el principio de
los tiempos los acontecimientos mas sorprendentes y los mas solem-
nes y pomposos triunfos. Rem6ntese hasta las primeras edades de
la creacion, y discurriendo de alli hasta nuetros dias, v6ase si es
possible hallar cosa que pueda parangonarse Con el triunfo de esta
bella criatura, coronada hoy como Reina del empire, como Em-
peratriz soberana del orbe.
15. Yo me transport en espiritu i la ciudad de David, y no:
puedo menos de admirar la pompa ymagnificencia con que es con-
ducida el arca santa desde la casa de Obededon hasta el alcazar de
Sion, donde este santo Rey habia preparado ya un pabellon mag-
nifico. Todo es grande, todo es imponente en aquella augusta ce-
remonia. El innumerable pueblo de Israel congregado a solemnizar
esta traslacion ; la armonia melodiosa de los instruments mdsicos;
el eco de los canticos sagrados que hienden el viento y resuenan
por todo aquel contorno; las voces dejdbilo y alegrfa que se con-
funden en los aires y Ilegan hasta el cielo; millares de millares de
victims sacrificadas de seis en seis pasos en el dilatado espacio que
recorre esta procesion solemne; el arca santa conducida sobre los
hombros de los levitas adornados de vestiduras preciosas; un Rey,
en fin, que vestido de un efod de lino se confunde con la multi-
tud, y como'fuera de si en fuerza de la alegrfa que inunda su co-
razon, salta con todas sus fuerzas, y mezcla sus acentos con los de
aquel pueblo... ;Ahl lqu6 perspective tan brillantel A so vista yo
no puedo menos de exclamar con el adivino del Eufrates: Icuin
bellos son tus taberniculos, 6 Jacob I1 cutn hermosas son tus tien-
das, 6 Israel!
S16. De aquf me traslado a la ciudad de Betulia, y alli presen-
cio la escena mas tierna y el mas imponente espectAculo. Hallibase
asediada la ciudad por el impio Holofeines, general en jefe de los
ej6rcitos de Nabuco rey de los asirios, el cual, vencedor ya de los
medos, habiajurado subyugar toda la tierra bajo la domination de





DE NUESTRA SBNORA. 87
su imperio. Cual rayo exterminador atraviesa todas las provincias,
tala los campos, destruye las ciudades, esclaviza los pueblos, y por
doquiera que pone el pi6 solo deja vestigios de su inhumanidad;
lIgrimas, sangre, exterminio, tales son sus trofeos. Aterrados los
hijos de Israel, y desfallecidos por la falta de viveres, habian ya
dispuesto entregar la ciudad al enemigo, cuando hM aquf que una
mujer Rlamada Judit, inflamada de un ardoroso celo por la gloria
de su Dios y el honor de su patria, prop6nese vengar tamaila inju-
ria. Sale de la ciudad, y hallando el medio de introducirse en el
pabellon del feroz general, se insinia en su corazon, y aprovech6n-
dose de una occasion oportuna, con el alfanje mismo que pende de
la cabecera do yace este m6nstruo de crueldad, corta de un golpe
su cabeza, vuelve con ella i la ciudad, y plantandola sobre la mu-
ralla en el pico de una lanza, hace,huir ignominiosamente el ejer-
cito de los asirios. Persfguenle los hijos de Israel, destrozan sus hor-
das, y cargados de riquisimos despojos, entran triunfantes en la
ciudad. iY quidn es debida una victoria tan prodigidsa al par que
inesperada? IAh! Una mulier fecit confasionem magnam hanc. Una
mujer es la que ha vengado el honor de su patria; una mujer es la
que ha despedazado las cadenas que se forjaban para sus miseros-
compatricios. Justo es, pues, que estos, poseidos del mas vivo en-
tusiasmo, la decreten el triunfo mas brillante. Vibrais, en efecto,
todo aquel numeroso pueblo rodear A aquella impert6rrita mujer,
y ofrecerla los mas justos homenajes de gratitud, de loor, de ala-
banza y de amor. Toda edad, todo sexo, toda condition la bendice
y alaba; coros de virgenes preciosisimas entonan los mas dulces y
melodiosos canticos. Ligrimas puras de gozo y alegria inundan las
mejillas de aquellos buenos israelitas. El sumo sacerdote viene des-
de Jerusalen para disfrutar de la satisfaccion de verla, y afiadir un
nuevo lustre al triunfo de esta mujer incomparable. Tres meses no
interrumpidos de continue regocijo par6celes poco para ensalzar y
celebrar las glorias de su insigne libertadora. Aqui, cat6licos, no
me es possible contener el gozo que mi corazon experiment; per-
mitidme por tanto, que uniendo mi voz a la de aquel anciano pon-
tifice, exclame yo tambien: Td eres la gloria de Jerusalen, t6 eres
la alegrfa de Israel, td eres el honor de nuestro pueblo. (Judith, xv).
17. Pero ,a d6nde voy, cat6licos? yo absorberia todo el tiem-
po que me es concedido para hablaros en este dia, y no haria
sino presentar a vuestra vista bosquejos imperfectos, im6genes os-.
curas del triunfo de Marfa en eldia de su Asuncion dichosa; puesto





88 SERMON II SOBRE LA ASUNCION
que ni ,a magnificencia de la traslacion triunfante del area santa,
ni el triunfo de la impert6rrita Judit, ni el de David vencedor del
enorme gigante y de los incircuncisos filisteos, ni el esplendor y
pompa del temple de Salomon en los dias de su dedicacion solem-
ne, ni el de Elias arrebatado al cielo en una carroza de fuego... na-
da de esto es digno de entrar en comparacion con el triunfo de Ma-
rfa. Todo es oscuridad, todo tinieblas, todo nada A vista del espec-
ticulo sublime y encantador que hoy present A nuestra vista esa
Arca verdadera 6 incorruptible del Dios vivo, esa Judit fuerte de
quien no fue sino figure la antigua israelita, esa Hija de David, ese
temple vivo de la Divinidad misma. Dir6 mas: ni el triunfo del Sal-
vador en el dia de su ascension gloriosa a los cielos igual6 a la so-
lemnidad y magnificencia del triunfo de esta incomparable criatura.
18. Tal vez al oir esta expression, no habra faltado en mi audi-
torio algun censor ridicule que la haya calificado prematuramen-
te de exagerada 6 hiperb6lica. Ella no obstante esti fundada en el
concluyentlsimo raciocinio de san Pedro Damiano, cuyas palabras
h6 aquf literalmente extractadas. aLevanta, dice, 6 cristiano, tus
((ojos para contemplar la Asuncion de Maria A los cielos, y no po-
(sdras menos de admirar que el recibimiento que se le hizo en este
cadia venturoso, fue (salva la majestad de Dios) muy superior en
((magnificencia al de su Hijo santfsimo. Puesto que, si bien este co-
emo Redentor del g6nero human y primog6nito de los muertos
((fue el primero que penetr6 en el empire, solo empero fue reci-
abido en 61 por los Angeles, dnicos moradores entonces de aquella
celestial Sion. No asi en la Asuncion de Maria su dignisima Madre,
(( quien no solamente los Angeles, sino una multitud prodigiosa
cde justos, profetas, reyes y sacerdotes salieron al encuentro en
a(aquel moment tan feliz : y hasta el mismo Jesuis, ante cuya pre-
asencia todo rindela rodilla en el cielo, en la tierra y en los abis-
( mos, vino A recibirla rodeado ya de los celestiales resplandores de
cla inmortalidad, dando A este triunfo nunca visto un realce cAsi
sinfinito .)) Tal es el sentir unanime de los Padres de la Iglesia,
quienes con el doctisimo Anselmo convienen en que el Redentor
del mundo, por un efecto de la predileccion especialisima que te-

SAttolle oculos ad Assumptionem Virginis, et salva Filii majcstate, inve-
nies occursum hujus pompap digniorem quam in Christi Ascensione: soli quip-
pe Angeli Redemptori occurrere potuerunt; Matri vero, Filius ipse com tota
curia tam Angelorum quam Sanctorum occurrens, auxit ad beaten consistorium
sessiolis. (Serm. de Assumpt.).





DE NUESTRA SERORA. 9
nia A su divina Madre, quiso subir al cielo antes que ella, no solo
para prepararla en aquella celestial Jerusalen un trono digno de tan
singular criatura, sino tambien A fin de poder honrar con su pre-
sencia su merecido triunfo .
19. Llegado en efecto, el dichoso instant de la asuncion de
Maria, h6 aquf que la voz del Esposo se deja oir de aquella su ama-
da, que, mas bien a impulse del amor divino, que en fuerza de
humanal dolencia, yacia postrada, gustando momentineamente el
sueibo de la muerte. (Levantate, la dice Jesus, apresurate, amiga
((mia, hermosa mia, paloma mia. Deja ya ese valle de lagrimas,
c(abandona esa mansion del dolor. Pasado es ya el aterido invier-
(no; el aquilon furioso no hara mas resonar en tus oidos sus bra-
midos horrisonos; llegada es la primavera hermosa; los campos
(reverdecen; las flores matizan ya los campos. Yen del Libano,
oven, y seras coronada como Reina del universe, Soberana del
empireo y Emperatriz de todo lo criado: Veni de Libano. Ven, y
(seras preconizada Hija predilecta del eterno Padre, que te comuni-
acara su poder; Madre dignisima del eterno Verbo, que te adorna-
crA con su sabidurfa; Esposa tierna del Espiritu Santo, que te in-
(fundird todo su amor: Veni de Libano. Ven A cefiir los laureles de
(tantas victorias que reportaste contra las potestades del averno; a
arecibir la recompensa de tan preciosas virtudes con que adornas-
ate tu alma virginal, y A saciarte de aquel torrente de delicias que
(el Eterno tiene preparadas para indemnizarte de las amargas pe-
(nas que en la tierra hubo de devorar tu corazon amante: Veni de
(Libano. Ven, y seras colocada en aquel.trono que fabricaran las
manoss del Excelso para sentar sobre ~6l su Amada, A su Esposa,
((A su Paloma agraciada.) Yeni de Libano, veni, coronaberis. (Cant.
iv, 8).
20. A estos acentos del Amado de su corazon, Maria, abando-
nando la oscuridad de la tumba, resucita impasible, inmortal, in-
alterable, resplandeciente de la gloria de su almay de la gloria di-
vina; y oscureciendo con sus resplandores la brillantez de los as-
tros del firmamento, d6jase ver, cual la contemplara el discipulo
amado en Patmos, vestida del sol, calzada de la luna, y adorna-
da su cabeza con una diadema de deslumbradoras estrellas. (Apoc.
xli, 1). iEscena encantadoral iespectaculo magnifico! Ya la nu-
SPridentiori consilio illam praecedere volebas, quatenus in regno tuo ei lo-
cum praeparares, et sic comitatus tota curia tua, .festivus ei occurrens, subli-
mius sicut decebat tuam Matrem ad te exaltares. (De Excel, Virg. cap. 8).
7 T. IV.





90 SERMON II SOBRE LA ASUNCION
merosa turba de espiritus celestes circunda a la venturosa Vir-
gen; ya esta comienza A elevarse majestuosamente de la tier-
ra, y A perder de vista esta region sublunar; ya traspasa el firma-
mento, el)vase sobre el espacio, y se mira rodeada de la inmensi-
dad. Abrios, pues, puertas de las mansions eternales I franquead
la entrada de esa Jerusalen santa, principes de Sion! El Rey de la
gloria viene acompafiado del area de so santificacion; Maria nues-
tra reina sube; Icielos, rasgaos I INubes, vientos, astros del firma-
mento, elements todos, adorad A esa beldad sin par IAsi exclaman
los emisarios del divino Monarca qbe preceden este magnifico triun-
fo: y i su voz, p6stranse en la presencia de Maria las jerarqufas
celestes; celebran su gloria las criaturas terrestres; brama el aver-
no; confindense los principles del abismo; acordes instruments y
voces melodiosas cantan con sonoros acentos el advenimiento de su
Reina; confdndese en los aires el eco de todas las criaturas; repf-
tenle las b6vedas de aquel sagrado recinto; por doquier no se oye
sino la expression del asombro y de un comun entusiasmo. LQui6n
es esta criatura tan hermosa, tan linda, tan agraciada, tan singu-
lar que se ostenta hoy mas radiante que el sol, mas escogida que la
luna, y much mas formidable que un ej6rcito puesto en 6rden de
batalla ? Quw est ista que progreditur quasi aurora consurgens, pul-
chra ut luna, electa ut sol, terribilis ut castrorum acies ordinata ? (Cant.
vi, 9). jQui6n es esta mujer cual jams se vi6 por estas regions,
cuyo resplandor eclipsa la brillantez de los cielos; que apoyada so-
bre el brazo de su amado, hiende los aires, penetra las nubes, y
viniendo del drido desierto de la tierra en donde jams brotaron si-
no espinas y abrojos, se ostenta 6 nuestra vista, tan pura, tan rica
de virtudes, tan adornada de gracias, y como una varita de humo
que exhala una maravillosa fragancia delos aromas mas exquisitos?
'Qua est ista quc ascendit de desert deliciis affluens, innixa super di-
lectum suum? (Ibid. vni, 5). ,Es por ventura aquella heroina de
Betulia, la ilustre hija de Merari, la viuda de Manas6s, la vence-
dora del principle de los ej6rcitos de Asiria, la que salv6 6 so pue-
blo en los dias de su mayor amargura? No, ella es Maria, la ilustre
hija de Joaquin y Ana, la esposa de Jos6, la descendiente de la casa
y estirpe real de David; aquella mujer prometida en el principio
de los tiempos, que habiendo hollado la cabeza del dragon homici-
da, rompiendo el decreto fulminado contra toda la malhadada pos-
teridad del primer hombre, convirti6 en dias de jdbilo los dias mas
luctuosos y tristes, 6 hizo suceder la mas complete alegrfa al mas





DE NUESTRA SENORA. 91
amargo ilanto. Quce est ista...? 4Es por ventura aquella famosa Es:
ter que supo neutralizar los maquiav6licos designios de un vasallo
orgulloso, libertando i todos sus compatricios de una muerte cruel
6 inevitable? No: ella es Maria, aquella criatura privilegiada, A
quien no comprendi6 la ley de la culpa; la que habiendo concebi-
do y dado A luz en tiempo al Redentor del mundo, quedando mas
pura que el sol, despedaz6 las cadenas, y rompi6 el yugo ominoso
bajo el cual yacian oprimidos los miseros mortales, y salv6 las reli-
quias de la-humanidad agonizante. Qua est ista? Es Maria, la ben-
dita entire todas las mujeres, la lena de gracia, la santa de las san-
tas, la amada de Dios, la inmaculada, la paloma, lamas bella de
todas las criaturas. iTriunfad, puesi iOh Reinal joh Madrei joh
Virgen! Triunfad! Subid al cielo, Sunamitis bella, Ester venturo-
sa, Abigail prudent, valerosa Jael, impert6rrita Judit; subid, au-
rora divina, precursora de la luz inaccesible: subid... Mas, Iqu6
digo? 4HabrAs de dejar, Madre amabilisima, esta tu timida grey,
sola, abandonada y expuesta a las incursiones del lobo devorador
que rugiendo y circuyendo en nuestro derredor solo intent nues-
tra perdicion?
21. Mas no temais, catdlicos; sublimada hoy Maria A ser Rei-
na del empfreo, no por eso olvidard el encargo especial que ee
aquel dia de dulces al par que melanc6licos recuerdos la hiciera su
divino Hijo, cuando, sobre la cima del G61gota, nos constituy6 a
todos hijos de su misma Madre en la persona de on j6ven discipu-
lo. De consiguiente, si como Marta decimos al Salvador: IM6nda-
la, Sefior, que nos socorral ella lo hara, y sin cesar intercedera
en nuestro favor. (LPara qu6 fin, dice un c6lebre escritor contem-
a porAneo, os parece no la dej6 el Seilor gustar la corruption de su
Scuerpo, hacienda su sepulcro tan glorioso? Fue sin duda para que
amanifestase al Hijo por nosotros aquella care que 61 tom6, de la
S(misma manera que el Hijo la conserve para manifestarla al Padre.
a(El Hijo interpone sus llagas; la Madre sus pechos virginales; y ni
(uno ni otro pueden dejar de ser oidos por su reverencia. La san-
(gre del Cordero de Dios y el n6ctar dulcisimo de Maria, bed aqui
ala redencion copiosa con que hemos sido rescatados. Cuando nos
dfalten del cielo estos preciosisimos tesoros, es cuando los pecado-
a(res quedar6mos en la tierra sin remedio. Los m6ritos del Hijo lo
calcanzan todo de so Padre; los m6ritos de la Madre lo obtienen
- todo de su Hijo. No tiene Maria la omnipotencia del que manda,
apero tiene la omnipotencia que suplica, omnipotentia supplex.
7*





92 SERMON II SOBRE LA ASUNCION
((Tierna es, por cierto, y consoladora esta jerarqufa de gracia y
S(de misericordia Junto al temple y altar de Jesucristo se levantan
((en todas parties templos y altares 6 Maria, unos y otros prendas
S(de amor y reconocimiento : todos como manantial perenne de con-
((suelo para todos los males, y asilo en que se dulcifican los infor-
S(tunios de la tierra. En cuanto el corazon human se dispone y en-
~(trega al amor del Hijo, ya esta caminando al de la Madre. Ape-
((nas ve i Jesis en el altar, cuando le busca en los brazosde Maria.
(Perp6tua es en el cielo la misericordia: el cielo es el imperio del
(Hijo y de la Madre 4., LQui6n, pues, se atreveria 6 desconfiar de
aquella cuyo corazon, segun la valiente expression de san Epifa-
nio, es un lItar de misericordias, y el propiciatorio universal del
mundo?
22. Jamis, Virgen adorable, jams podr6mos persuadirnos de
que Ia gloria i que habeis sido sublimada en vuestra Asuncion di-
chosa i los cielos pueda ser'un motivo de olvidar A los que en esta
region de l6grimas y desconsuelo gimen de continue, rodeados de
peligros, y amenazados por los furiosos embates de pasiones fuer-
tes y alucinadoras. Vuestro triunfo, 6 Reina del empire, es para
nosotros el apoyo mas seguro de nuestras esperanzas, pues sabemos
que desde alli velais sin cesar para defendernos y protegernos del
enemigo comun. Disfrutad, en buen hora, las magnificas recom-
pensas debidas A los her6icos sacrificios que hicierais durante vues-
tra vida mortal; ceiid los laureles que os estaban reservados por
precio de tantas victorias conseguidas sobre el Leviatan infernal.
Nosotros nos regocijamos, como es just, de vuestra grandeza:
tanto mas, cuanto que no para Vos sola habeis sido enaltecida so-
bre todas las jerarqufas celestiales, sino para mejor poder patroci-
nar a los que en la tierra adoptirais como hijos de vuestro amor.
Continued, pues, desde el radiant solio que ocupais, ese destiny
tan sublime; tened siempre fijas vuestras miradas sobre nosotros;
enardeced nuestra fe, alentad nuestra esperanza, inflamad nuestro
amor hicia vuestro divino Hijo; para que sirvi6ndoos A ambos con
fidelidad en esta vida, merezcamos ser en la otra glorificados por
los siglos de los siglos. Amen.
1 Genoude, Expos. del Dogm. catdlico, cap. 8.





DE NUESTRA SENORA.


ESQUELETO DEL SERMON IIV

SORE

LA ASUNCION DE NUESTRA SEnORA.


Fecit mihi magna qui potens est. (Luc. I, 49).
El Todopoderoso ha obrado en mi cosas gran-
des.

1. El hombre, perdida su inocencia, perdi6 tambien suverda-
dera grandeza y su inmortalidad... Pudo, no obstante, aspirar A la
gloria, pero supuesta la redencion, y no aqul, sino despues de la
muerte y del tiempo.
2. Ni el mismo Mediador hecho came fue exceptuado de la ley
fulninada contra toda came... Su Madre, por consiguiente, debi6
tambien estar sujeta 6 ella...
3. Maria comprendi6 que sus abatimientos debian ser propor-
cionados A sus futuras grandezas... Por efecto de esto si bien no
puede negar las grandezas que en ella obra el Altisimo, recurre
siempre A su propia bajeza : Respexit humilitatem, etc. Fecit mi-
hi, etc.
4. Este misterio de ignominia y de gloria va A former todo el-
asunto de este discurso...
5. Invocation: IOh santa y gloriosa Madre de...l

Primera reflexion: Maria ha sido grande durante su vida, por un ex-
ceso de humillacion sin ejemplo que ha cubierto como un veto espeso
toda su gloria.

6. Dios desprecia los honors, la gloria, la reputacion,'etc., y
quiso que su Madre vivies condenada al olvido y al oprobio... Si-
gamos todos los grades de las humillaciones de Maria. Yo distingo
tres principales...
7. t. Nada hubo de grande 6 ilustre en Maria que no estuvie-
se oculto, mientras vivi6, A los ojos de los hombres... Su ilustre
nacimiento... Ved su indigencia. y la humilde condition 6 que se vi6
reducida.





94 SERMON III SOBRE LA ASUNCION
8. ,Acaso-brillaron nas a los ojos del mundo las gracias de su
cuerpo, los talents de su espfritu,- las...? Nuestros historiadores
sagrados no se ban torado la pena de... Hannos dejado ignorar...
Hacfase precise que toda su gloria... Omnis gloria ejus, etc.
9. Sus dotes sobrehumanos fueron tambien cubiertos de una os-
curidad todavfa mas profunda... Fue inmaculada en su conception,
y sin embargo nada la distingue de..., y es el objeto de los desde-
nes... Mas ella..., 16jos de...
10. Maria es virgen, y sin mengua de su virginidad concibe al
Hijo de Dios en su seno por virtud del Altisimo... Este misterio es
ignorado... hasta de su esposo Jos6, quien...
11. A los ojos del mundo Jesds pasa por hijo de Jos6, y su Ma-
dre Maria se purifica 6 los cuarenta dias de su parto cual las demos
madres... La gloria de su divina maternidad queda asi oculta...
12.- A vosotros que... no conoceis mayor desgracia queveros ol-
vidados y confundidos entire el vulgo..., os pregunto: ,es dable
imaginar cosa mas grande y her6ica que una modestia que...?
13. 2. Abyeccion profunda en que la sumieron los oprobios de
su Hijo...
14. Nacimiento de Jesds en un portal...; huida a Egipto...; su
vida laboriosa en Nazaret...; su predicacion, condenacion, crucifi-
xion... I Oh Maria I al veros seguir 6 vuestro Hijo hicia el Calvario...
15. 3.0 ,Habrt despues de esto otro grado mas de humillacion
para Maria? Si Jesds no le di6 jams en p6blico el dulce y honori-
fico nombre de Madre... Al tercer dia de haberlo perdido lo en-
cuentra en el temple, y... Bodas de Cani... Sermon... Puesto en
cruz... Despues de la resurrection de su Hijo vivird todavia largo
tiempo no menos oscurecida y'olvidada de los hombres, que... Ni
aun el Discfpulo amado nos dird cosa alguna de...
16. iOh Madre de up Dios oculto...! cumplido habeis vuestro
destino... Ahora va 6 abrirse para Vos una carrera de gozo y de
gloria... Fecit mihi, etc.
17. Contemplemos ya A Maria rodeada de un resplandor de...
Segunda reflexion: Maria ha sido grande despues de su muerte, por
una sobreabunidancia de gloria cdsi infinita, que ha derramado un
brillo inmortal sobre sus mismas humillaciones.
18. No hay cosa que mas asombro y admiracion me cause, que...
Las humillaciones pasajeras que se cambian en una gloria eterna,
16jos de envilecer la virtud...





DE NUESTRA SENORA. 95
19. Tres grades de elevacion y gloria que reemplazan...
20. 1. Los velos que ocultaban toda su beldad y..., se rasgan...
iOh Espiritu divino, hablad Vos mismo por mi boca, 6 dadme...
21. ,C6mo pudiera Maria rehusar la muerte, habiendo muerto
su Hijo querido?... Este espir6 por un efecto de su voluntad sobe-
rana; Maria por un efecto de su amor... Jesds en fin la llama y ie
dice: Surge, amica mea,... jam hiems transit, etc. Yeni in, etc.
22. El cuerpo de Maria permanece sobre la tierra inanimado si,
pero no sujeto A la corrupcion... Sus restos descienden al sepulcro,
pero... bien presto se reanimarAn... Maria resucitard la primera
despues de Jesds por una excepcion...
23. En que estado sale Maria del sepulcro?... Transfigurada en
la semejanza de aquel que... Bella y encantadora fue la primera
Eva, pero la segunda... Maria sube i tomar posesion de... Ved c6-
mo las legiones celestiales... Qum est ista que, etc.-Luna sub pedi-
bus ejus. In capite ejus corona, etc.-Mulier amicta sole... Y si tales
son sus adornos, ,qu6 pensar6mos...? Asi desaparecen todas las hu-
millaciones de su vida...
24. Tal es el primer grado de gloria de Maria: toda su oscu-
ridad...
25. 2.0 Asi como las ignominias de su Hijo formaron..., asi la
exaltacion del mismo constituye... Maria al entrar en el cielo, to-
do lo ve postrado en presencia de aquel A quien... Desde su trono
dasus leyes al universe; regla con su... A su lado esti su Madre:
Astitit Regina, etc. IOh Dios mio I dignaos...
26. 3. Maria no solo es glorificada con Jesucristo sino por Jesu-
cristo. Asi quedan compensadas aquellas sequedades... Ahora le da
el nombre de Madre... Quiere que todos la reconozcan por...; es-
tabl6cela medianera..., protectora... Prodigios innumerables que ha
obrado ella en favor de... No los detallar6... Batalla de Lepanto..:
27. ,Callar6 asimismo los milagros de nuestros dias?... A pesar
de la desgraciada incredulidad del siglo, Lqui6n habri...?
28. H6 aqui ioh Reina del cielo! como las naciones...
29. Deprecacion: Plegue al cielo loh Virgen santa! que...





96 SERMON III SOBRE LA ASUNCION



SERMON III

SOBRE

LA ASUNCION DE NUESTRA SENORA.

Fecil mihi magna quipotens est. (Luc. 49).
El Todopoderoso ha obrado en mi cosas gran-
des.

1. El hombre en su origen, por su union con el Criador, era
grande 6 inmortal. Pero como estos dos privilegios estaban vincu-
lados a la inocencia, perdida esta, perdi6 tambien aquellos, y de
consiguiente se desvaneci6 su verdadera grandeza. Irritado Dios de
su orgullosa rebellion, ya no vi6 en 61 mas que su bajeza y su na-
da. Acord6se que del barro de la tierra le formara, y para obligarle
a 61 acordarse de esto mismo, cond6nale a volver por la muerte
al polvo de donde saliera. Esto bastaba para hacerle comprender
que en lo sucesivo no podia ser grande sino por la humildad y el
arrepentimiento, en una tierra que habia venido a ser para 61 una
prison y una tumba : y que si bien le era dado aspirar todavia a la
gloria, esto no podia sersino en.un mundo mejor, en donde satis-
fecha la justicia divina, y levantado de su miserable caida por la
infinita misericordia de Dios, seria revestido por segunda vez de la
inmortalidad de que le despojara su inobediencia. Asf es que ha-
biendo roto el pecado aquel primer pacto cuyas condiciones eran
tan bella : (S6 d6cil a tu Criador, vive feliz y disfruta desde ahora
de tus altos destinos; un segundo pacto bien diferente le fue sus-
tituido: (S6 humilde durante los dias de expiacion y de dolor que
(tcomponen tu vida mortal, y aplaza las esperanzas de elevacion y
ode grandeza mas alli de la muerte y del tiempo.)
2. Parece que el divino Mediador de la nueva alianza debiera
estar exceptuado de una ley tan rigurosa, puesto que, I6jos de ser
pecador, era el Santo de los Santos y el reparador del pecado. Mas
no, por lo mismo que se ha hecho care, sera precise que sufra la
sentencia pronunciada contra toda came. El comprara la gloria a





DE NUESTRA SENORA. 97
precio de oprobios; y pues que en el reino de su Padre debe ser un
dia elevado sobre todos los hombres, serA mas que todos ellos sa-
turado de humillaciones en este lugar de destierro y de pruebas.
Hwc oportuit pati Christum et ita intrare in gloriam suam. (Luc.
xxiv, 26). De aquf como legitima consecuencia era de inferir que
aquella criatura que entire todas las demas debia estar unida A este
adorable Redentor con lazos mas estrechos, aquella que mas se de-
bia acercar a su incomparable santidad, y estaba destinada a ocu-
par el primer sitio despues de 61 en la mansion de la eternidad,
debia tambien participar mas que ninguna otra hija de Adan de sus
ignominias, y que en ella como en su divino Hijo los abatimientos
serian proporcionados a sus futuras grandezas.
3. Asi lo concibi6 Maria perfectamente, y por mas dura que A
la naturaleza pudiese parecer esta condition, ella se someti6 con
gozo, y la abraz6 sin vacilar un punto de los designios profundos y
severos de la Providencia. Por efecto de esto, cuando los Angeles
y los hombres la hablan de su dignidad sublime y de los inauditos
prodigies que el cielo obra en su favor, ella no sabe hablar sino de
su pequefiez, y parece querer confundirse en lo mas profundo de su
nada. Si el prfncipe de los celestiales ej6rcitos viene a saludarla en
cualidad de Esposa del Espfritu Santo y Madre del Rey inmortal
de los siglos, Ilamindola llena de gracia y bendita entire todas las
mujeres, ella no responded sino con el mas profundo silencio A unas
palabras harto magnificas para que dejen de confundirla y turbarla
en extreme: Turbata est in sermone ejus (Luc. I, 29); y solo.des-
pues de rehacerse algun tanto de su asombro, desplega sus labios
para llamarse la esclava de aquel que se digna querer ser su hijo :
Ecce ancilla Domini. (Ibid. 38). Si A su entrada en la casa de Zaca-
rias, el Espfritu Santo, que A todas parties la acompafia, se comu-
nica a Isabel, la llena s6bitamente de las luces de los Profetas, ha-
ce saltar de gozo al niiio que Ileva en su seno, y esta, at6nita y es-
tupefacta, exclama dirigi6ndose a su prima : (qDe ddnde A mf que
mas humilde en medio de los prodigies que A su alrededor se mul-
tiplican, y de las alabanzas que donde quiera se le prodigan, si bien
no puede dejar de confesar las grandezas que en ella obra el Altisi-
mo, recurre empero A su propia bajeza, A su abyeccion y miseria,
como linicos titulos que puede alegar A las dignaciones de su Hace-
dor: Respexit humilitatem ancillwv suac.. fecit mihi magna qui potens
est (Luc. i, 48, 49); pues que 61 se complace en elevar i los que





98 SERMON III SOBRE LA ASUNCION
arrastran entire el polvo, y en enriquecer 6 los que gimen bajo el
peso de la indigencia: Exaltavit humiles... esurientes implevit bonis.
(Luc. I, 52, 53). Ved, pues, como esta Virgen admirable ha pene-
trado todo el fondo del misterio y los mas secrets consejos de Dios;
ved como ha comprendido que el abatimiento es el fundamento ne-
cesario de la grandeza, y que para subir un dia hasta el trono del
Verbo encarnado, es necesario descender primero por la humildad
hasta lo mas profundo de las criaturas.
4. Este misterio de ignominia y de gloria'es el queva former
todo el asunto de este discurso, asi como es el objeto de la solem-
nidad que hoy celebramos. Yo-me propongo, hermanos mios, en
este dia del triunfo de Maria desenvolver toda la extension de mi
texto: El Omnipotente ha obrado en mi cosas grandes; y para hace-
ros comprender bien en qu6 consiste la grandeza de esta augusta
Virgen, os mostrar6 primeramente que ella ha sido grande durante
su vida, por un exceso de humillacion sin ejemplo que ha cubierto como
un velo espeso toda su gloria; este sera el asunto de mi primera re-
flexion. En segundo lugar, que ella ha sido grande despues de su
muerte, por una sobreabundancia de gloria cdsi infinita, que ha der-
ramado un brillo inmortal sobre sus mismas humillaciones; he aqui el
objeto de la segunda reflexion y todo mi designio.
5. iOh santa ygloriosa Madre de la palabra divina encarnada!
Vos, a quien invocamos siempre en el principio de nuestros discur-
sos como a patrona 6 inspiradora de los oradores sagrados, per-
mitid que en este dia publique yo vuestras alabanzas. Vuestro
auxilio imploro con la mas cordial confianza, seguro de que en un
asunto tan elevado no abandonar6is 6 sus propias tinieblas'ni de-
jar6is en manos de su debilidad a un ministry de vuestro Hijo que
no tienemas deseo ni otra ambicion que honraros. A este fin os sa-
ludo con aquellas sublimes palabras del Angel: Ave Maria.

Primera reflexion: Maria ha sido grande durante su vida, por un ex-
ceso de humillacion sin ejemplo que ha cubierto como un velo espeso
toda su gloria.

6. tQu6 cosa mas propia puede haber para ilustrar al hombre
y confundir su orgullo, que el ver todo cuanto aci abajo llamamos
honors, elevacion, gloria, esplendor, dignidad, reputation, des-
preciado por Iios y arrojado de si con un desden tan absolute, que
quiso que aquella A quien entire todas las demis criaturas dignAra-





DE NUESTRA SENORA. 99
se elegir para glorificarla sin media y hacerla el objeto inico de
su amor y de sus favores, aquella a quien colocara sobre todas las
potestades del cielo, y A quien se uniera con Ids mas intimos lazos
de la sangre, fuese positivamente excluida de todas estas vanas ven-
tajas A que damos tan alta importancia, y viviese condenada, por
decirlo asi, por una expresa disposicion de la Providencia, al olvi-
do y al oprobio, en un mundo en donde los series mas abyectos
aparecen frecuentemente rodeados del ruidoso aparato de la osten-
tacion y de la grandeza? Esta era indudablemente, despues de las
ignominias del Verbo hecho came, la leccion mas important que
la misma Sabiduria divina podia dar al hombre ciego y soberbio.
Cuanto nuestro siglo ha visto de hombres de bien humillados, de
justos oprimidos a los pies de los.malvados, de reyes y principles
virtuosos arrastrados por el polvo, era much menos capaz della-
mar nuestra atencion A instruirnos, que los prodigiosos abatimien-
tos de la Reina de los Angeles, de la Madre de todo un Dios. Con-
templemos atentamente un espectAculo tan asombroso, y un ejem-
plo tan instructivo; sigamos todos los grades de las humillaciones
de Maria. Yo distingo tres principles el primero le descubro en
]a oscuridad cisi impenetrable que durante su vida cubri6 todos
sus titulos de gloria; el segundo en la abyeccion profunda en que
la sumieron los oprobios de su Hijo; el tercero, en fin, y el mas
sensible A su corazon, en las aparentes frialdades que experimen-
tara de parte de este Hijo dnico y tan amado. Prestadme vuestra
atencion.
T. & Qu6 cosa hubo de grande 6 ilustre en Maria, que mientras
vivi6 no estuviese oculto A los ojos de los mortales? Ella descendia
de la raza de David, la casa real mas antigua que habia entonces
sobre la tierra. Y disfrut6 por ventura de los honors y distincio,
nes debidos A su elevado nacimiento? ,Quien jams la consider
como una princess augusta? Los mismos Evangelistas parecen em-
peniarse en extender un denso velo sobre el esplendor de su origen.
Si described su descendencia, la confunden en la genealogia deJo-
se. Cuando san Lucas refiere la visit que ella recibiera de un em-
bajador celeste, creyerase en su modo de expresarse que habla de
la mas oscura 6 ignorada de las hijas de Judi. H6 aquf sus pala-
bras: ((El Angel Gabriel fue enviado A una ciudad de Galilea lla-
((mada Nazaret, A una virgen cuyo nombre era Maria.)) (Luc. i, 27).
;Quidn por este lenguaje pudiera sospechar que se hablaba del no-
ble vAstago de tantos reyes? iNo era para ella mas bien un nuevo





100 SERMON III SOBRE LA ASUNCION
motivo de humillacion el habitar 16jos de la patria de David y de
sus abuelos, en una ciudad tan despreciada por losjudios, que ha-
bia llegado 6 admitirse entire ellos como un axioma, que nada bue-
no podia salir de Nazaret? A Nazarethpotestaliquidboniesse? (Joan.
I, 46). IY qu6 nueva nube no extiende sobre esta extraccion ilus-
tre la indigencia en que vivi6 y la humilde condition A que se vi6
reducida? Uniendo su suerte con la de un artesano, solo era cono-
cida con el titulo de la esposa del carpintero.
S8. Mas si su nacimiento se vi6 oscurecido de tantas maneras,
Lacaso brillaron mas 6 los ojos del mundo las gracias de su cuerpo,
los talents de su espiritu, las cualidades de su grande alma y sus
demis dotes naturales? Nosotros debemos indudablemente presu-
mir que aquella criatura que fue la obra mas perfect del Criador,
aquella cuya belleza celebraron anticipadamente los Profetas en sus
canticos, aquella A quien habia poseido desde su mas tierna infan-
cia el espiritu de ciencia y de sabidurfa, cuyos pensamientos eran
todos celestiales, cuyos sentimientos eran divinos, y cuyas palabras
y movimientos eran dictados y conducidos por el mismo Dios, de-
bi6 reunir en su persona todas las perfecciones de la naturaleza. Sin
embargo, de ninguno de estos dotes tan preciosos se hace mencion
en la historic de Marfa; ellos quedaron de tal manera sepultados
en las tinieblas y en el silencio de su retire, que ni de ellos pudie-
ron apercibirse los hombres, ni i nosotros ha podido llegar la me-
nor noticia. En tanto que las histories estin Ilenas de las menores
circunstancias de la vida de los personajes c6lebres; mientras que
las palabras mas insignificantes escapadas de su boca se conservan
preciosamente, y se recoge con la mas cuidadosa minuciosidad to-
do cuanto puede instruirnos acerca de su car6cter, de sus gustos,
de sustalentos y de sus mismos defects; cuando, en fin, el buril
y el pincel se disputan, por decirlo asi, el honor de transmitir sus
im6genes A la posteridad; nosotros investigamos en vano los deta-
Iles de la vida y de las acciones de Marfa. En ninguna parte halla-
mos la expression fiel de aquellos contornos masque ang6licos en
donde debi6 verse impreso el encanto y brillar el esplendor de to-
das las virtudes. Nuestros historiadores sagrados no se han tora-
do la pena de trazar aquel car6cter tan bello y finicamente propio
de una criatura que era Esposa y Madre A la vez de su mismo Dios.
Hannos dejado ignorar todo cuanto de sublime y enternecedor de-
bid hallarse en sus discursos, limitindose A referir alguna que otra
de sus palabras, sin decirnos frecuentemente otra cosa sino que




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs