• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Esqueleto del Sermon I sobre la...
 Sermon I sobre la Inmaculada Concepcion...
 Esqueleto del Sermon II sobre la...
 Sermon II sobre la Inmaculada Concepcion...
 Esqueleto del Sermon III sobre...
 Sermon III sobre la Inmaculada...
 Esqueleto del Sermon I sobre el...
 Sermon I sobre el Nacimiento de...
 Esqueleto del Sermon II sobre el...
 Sermon II sobre el Nacimiento de...
 Esqueleto del Sermon III sobre...
 Sermon III sobre el Nacimiento...
 Esqueleto del Sermon I sobre el...
 Sermon I sobre el santísimo nombre...
 Esqueleto del Sermon II sobre el...
 Sermon II sobre el santísimo nombre...
 Esqueleto del Sermon III sobre...
 Sermon III sobre el santísimo nombre...
 Esqueleto del Sermon I sobre la...
 Sermon I sobre la Presentacion...
 Esqueleto del Sermon II sobre la...
 Sermon II sobre la Presentacion...
 Esqueleto del Sermon III sobre...
 Sermon III sobre la Presentacion...
 Esqueleto del Sermon I sobre la...
 Sermon I sobre la Anunciacion de...
 Esqueleto del Sermon II sobre la...
 Sermon II sobre la Anunciacion...
 Esqueleto del Sermon III sobre...
 Sermon III sobre la Anunciacion...
 Esqueleto del Sermon I sobre la...
 Sermon I sobre la Visitacion de...
 Esqueleto del Sermon II sobre la...
 Sermon II sobre la Visitacion de...
 Esqueleto del Sermon III sobre...
 Sermon III sobre la Visitacion...
 Esqueleto del Sermon I sobre la...
 Sermon I sobre la Purificacion...
 Esqueleto del Sermon II sobre la...
 Sermon II sobre la Purificacion...
 Esqueleto del Sermon III sobre...
 Sermon III sobre la Purificacion...
 Esqueleto del Sermon I sobre los...
 Sermon I sobre los Dolores de Nuestra...
 Esqueleto del Sermon II sobre los...
 Sermon II sobre los Dolores de...
 Esqueleto del Sermon III sobre...
 Sermon III sobre los Dolores de...
 Índice de los esqueletos y sermones...














Group Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00082026/00003
 Material Information
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Physical Description: v. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Claret y Clará, Antonio María, 1807-1870
Publisher: Libería Religiosa
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: 1860
 Subjects
Subject: Sermons   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Statement of Responsibility: bajo la direccion del Excmo. é Ilmo. Sr. D, Antonio María Claret.
General Note: On top of t.p. : Copiosa y variada coleccion.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00082026
Volume ID: VID00003
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 15468072

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Esqueleto del Sermon I sobre la Inmaculada Concepcion de María santísima
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Sermon I sobre la Inmaculada Concepcion de María santísima
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Esqueleto del Sermon II sobre la Inmaculada Concepcion de María santísima
        Page 21
        Page 22
        Page 23
    Sermon II sobre la Inmaculada Concepcion de María santísima
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Esqueleto del Sermon III sobre la Inmaculada Concepcion de María santísima
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
    Sermon III sobre la Inmaculada Concepcion de María santísima
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Esqueleto del Sermon I sobre el Nacimiento de Nuestra Señora
        Page 67
        Page 68
    Sermon I sobre el Nacimiento de Nuestra Señora
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    Esqueleto del Sermon II sobre el Nacimiento de Nuestra Señora
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    Sermon II sobre el Nacimiento de Nuestra Señora
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
    Esqueleto del Sermon III sobre el Nacimiento de Nuestra Señora
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Sermon III sobre el Nacimiento de Nuestra Señora
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
    Esqueleto del Sermon I sobre el santísimo nombre de María
        Page 118
        Page 119
        Page 120
    Sermon I sobre el santísimo nombre de María
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Esqueleto del Sermon II sobre el santísimo nombre de María
        Page 133
        Page 134
        Page 135
    Sermon II sobre el santísimo nombre de María
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
    Esqueleto del Sermon III sobre el santísimo nombre de María
        Page 148
        Page 149
    Sermon III sobre el santísimo nombre de María
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
    Esqueleto del Sermon I sobre la Presentacion de Nuestra Señora
        Page 162
        Page 163
        Page 164
    Sermon I sobre la Presentacion de Nuestra Señora
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
    Esqueleto del Sermon II sobre la Presentacion de Nuestra Señora
        Page 177
        Page 178
    Sermon II sobre la Presentacion de Nuestra Señora
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    Esqueleto del Sermon III sobre la Presentacion de Nuestra Señora
        Page 187
        Page 188
        Page 189
    Sermon III sobre la Presentacion de Nuestra Señora
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
    Esqueleto del Sermon I sobre la Anunciacion de Nuestra Señora
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
    Sermon I sobre la Anunciacion de Nuestra Señora
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
    Esqueleto del Sermon II sobre la Anunciacion de Nuestra Señora
        Page 225
        Page 226
        Page 227
    Sermon II sobre la Anunciacion de Nuestra Señora
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
    Esqueleto del Sermon III sobre la Anunciacion de Nuestra Señora
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
    Sermon III sobre la Anunciacion de Nuestra Señora
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
    Esqueleto del Sermon I sobre la Visitacion de Nuestra Señora
        Page 268
        Page 269
        Page 270
    Sermon I sobre la Visitacion de Nuestra Señora
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
    Esqueleto del Sermon II sobre la Visitacion de Nuestra Señora
        Page 285
        Page 286
        Page 287
    Sermon II sobre la Visitacion de Nuestra Señora
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
    Esqueleto del Sermon III sobre la Visitacion de Nuestra Señora
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
    Sermon III sobre la Visitacion de Nuestra Señora
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
    Esqueleto del Sermon I sobre la Purificacion de Nuestra Señora
        Page 332
        Page 333
    Sermon I sobre la Purificacion de Nuestra Señora
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
    Esqueleto del Sermon II sobre la Purificacion de Nuestra Señora
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
    Sermon II sobre la Purificacion de Nuestra Señora
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
    Esqueleto del Sermon III sobre la Purificacion de Nuestra Señora
        Page 365
        Page 366
        Page 367
    Sermon III sobre la Purificacion de Nuestra Señora
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
    Esqueleto del Sermon I sobre los Dolores de Nuestra Señora
        Page 382
        Page 383
        Page 384
    Sermon I sobre los Dolores de Nuestra Señora
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
    Esqueleto del Sermon II sobre los Dolores de Nuestra Señora
        Page 397
        Page 398
        Page 399
    Sermon II sobre los Dolores de Nuestra Señora
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
    Esqueleto del Sermon III sobre los Dolores de Nuestra Señora
        Page 417
        Page 418
    Sermon III sobre los Dolores de Nuestra Señora
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
    Índice de los esqueletos y sermones contenidos en este tomo
        Page 447
        Page 448
Full Text








COLECCION


SELECTOS PANEGI ICOS.


TO mO IlI.























Varios Prelados de Espana han concedido 2400 dias de indulgencia d
todos los queileyeren i oyeren leer un capitulo o pdgina de cualquie-
ra de las publicaciones de la LIBREiA RELIGIOSA.













i<-"* '





COPIOSA Y VARIADA COLECCION
DE

SELECTS PANEGIRICOS
SOBRE LOS MISTERIOS DE LA
SANTISIMA TRINIDAD, DE JESUCRISTOf
Y DE SU
SANTiSI1RIA BIADRE,
y sobre /
LAS FESTIVIDADES DE MUCHiSIMOS SAN'TOS:/
SEGUIDA DE
ALGUNAS ORACIONES FflNEB
T OTROS UTILISIMOS SERMONES. ( LIlW /
SALE ai )//
bajoladirecciondelExcmo. Ilmo.
SR. D. ANTONIO MARIA CLARET,
Arzobispo dimisionario de Santiago de Cuba.

TOMO III.

..A I* '







Con aprobacion del Ordinario.
BARCELONA:
LIBRERIA RELIGIOSA.-IMPRENTA DE PABLO RIERA,
CALLE DEN ROBADOR, Ni I. 24 Y 26.
1860.










SELECTS PANEGIRICOS.



ESQUELETO DEL SERMON I

SOBRE LA INMACULADA

CONCEPCION DE MARIA SANTISIMA.

Ab eterno ordinata sum. (Prov. vii, 23).
Desde la elernidad fui ordenada.

1. No me hallo en el caso de defender la inmaculada pureza del
primer instant de Maria ante una asamblea de incr6dulos... Sin
embargo, A tener que hacerlo Ldeberia acaso temer...? A mas de la
prueba de la divina maternidad, tendria las de las liturgias de san
Andres, de Santiago..., la tradition de los siglos..., una srie inter-
minable de autores...
2. ,Qu6 valor no me darian las universidades de Italia, Espa-
fa..., los decretos de Sixto IV, Paulo V..., la voz un6nime de to-
das las naciones?...
3. i Cudn fAcil me seria demostrar... Y si la Iglesia no pronunci6
su decisive oriculo hasta el afio 1854, sin embargo prohibit hasta
entonces...
4. Mas dificil es hoy dia negar este misterio que admitirlo... Yo
me he propuesto secundar vuestra acendrada devocion 6 Maria por
su triunfo... Este triunfo lo exigian las tres dignidades A que estaba
destinada, de Hija del Padre, de Madre del Hijo, deEsposa del Es-
pfritu Santo.
Primera part: La dignidad de Hija primoginita del Padre exigia de
este para Maria su pureza original.
5. La Iglesia pone en boca de Maria las siguientes palabras: Do-
minus possedit me in initio viarum suarum antequam, etc. Antes que
el 6gil tiempo...





6 SERMON I SOBRE LA INMACULADA' CONCEPCION
6. Si de estos elevados concepts venimos ficilmente en cono-
cimiento de que Maria es primogenita ante omnem creaturam, ,qu6
seri sifijamos la atencion en... Examinemos, pues, las cualidades
que...
7. La primera cualidad de filiacion es la semejanza. En efecto,
si preguntamos 6 san Basilio..., nos responder : Quia imagoest, etc.
Vamos i otra prueba: cuando Dios cri6 a Adan dijo: Faciamus ho-
minem ad imagine, etc. De ahi es, que cuando los santos Padres
convienen en llamar A la Virgen Hija primog6nita del Padre, es na-
tural fijen la vista en... San Agustin le dice: Si formam Dei te ap-
pellem, digna es. Y c6mo podria ser esto si hubiese sido envuelta un
solo instante...? LC6mo puede concebirse...? LC6mo es creible...?
Un Dios que en sus eternos consejos... Aun Dios que se propone...
tHabra querido Dios al crear los Angeles...? Deus eratin Virginesi-
mul condens naturam et largiens gratiam. Adan y Eva tuvieron la jus-
ticia original,.y no la tendria...? A un Dios que tanto interns se
toma en... ,Fue superior la pureza...? pues tambien lo fue... Un
Dios, por fin, que... ,podri tolerar que...? ,Podr6 creer...? Y si
el cristal... Appropinquans, dice san Gregorio, primarim et exem-
plari pulchritudini, ipsa quoque pulchra fact est.

Segunda part: La dignidad de Madre del Hijo exigia de este para
Maria su pureza original.

8. La divina maternidad es lo que la hace mas semejante al di-
vino Padre... El ser Madre de Dios, es, dice san Pedro Damiano,
una dignidad inmensa...
9. No es que intent yo blandir esta arma..., pero si mostrar-
la... Y ,por qu6 no se habrd de poner de manifiesto...? Si Adan
fue formado de tierra virgen..., en 61 se prefiguraba... Si el area de
Noe..., en ella estaba simbolizada... Si el vellocino de Gedeon...,
figuraba 4 la Madre del... Presagios fueron de ella el temple de Sa-
lomon..., el area de la alianza... De ella fue dicho... De ella ha-
blaba Isaias... De ella enton6 David...
10. IAhl faltirale el aliento al orador mas robusto, antes que...
Quce est ista quce progreditur, etc. Visteis jams brillar el cielo...,
al rematar una serena noche de verano? lOhl es un especticulo...
Dejad que some en el oriented la aurora...
11. Asimismo si uno se pone & contemplar los santos que bri-
Ilan en el empfreo quasi stelle, etc... Arrobado por el deleite de un





DE MARIA SANTISIfA. 7
tal espectaculo... Pero aguirdese un poco... Contemple aquel ins-
tante en que la aurora del Sol de justicia... Desde su alborada... Ya
parece no quede rastro siquiera de...
12. Pregdnteseme ahora qua est ista qua, etc. Yo no titubear6
en responder que ella es... Es indudable que el Hijo divino tuvo vo-
luntad y poder para preservar... Apoyado en la Escritura y en Ids
santos Padres Agustin, Bernardo, etc., sostengo que es mas venta-
josa y honrosa la redencion que preserve de la caida, que la que
levanta despues de ella... El Hijo de Dios debase A si mismo... De-
bia i su amor filial...
13. Excepta sancta Virgine, son palabras de san Agustin, dequa,
propter honorem Domini...
14. San Agustin, hablando como habla en el lugar citado contra
los Pelagianos para convencerlos de que ni aun los niiios est6n exen-
tos de pecado, es evidence que habla del pecado original... Si ha-
blase del actual 6 personal, no deberia, a mas de la Virgen Ma-
dre, exceptuar tambien i los nifios que... A mas de que, Ien qu6
funda el Santo...? De consiguiente... Cum de peccatis agitur..., aquf
no se ve palabra alguna restrictiva...
15. Os veo ya impacientes porque i los arguments sucedan los
aplausos... Voy A complaceros...
16. i Dios te salve, candida y bella paloma...! IDios te salve, he-
r6ica triunfadora...! Viva, respondan los Angeles en el cielo, los
justos y pecadores en la tierra, viva la excelsa primog6nita del Pa-
drel... I Viva la inmaculada Madre'del divino Hijo!... iViva el arca
incorruptible...! IViva la Esposa querida del Espiritu Santo! Justo
era que...

Tercera parte: La dignidad de Esposa del Espiritu Santo exigia de este
para Maria su pureza original.

17. La santidad, poder, etc., del divino Esposo reclamaban para
su Esposa... ZQuidn creyera, en efecto, que...
18. Asuero declare libre de... A su amada Ester. Y 4no haria otro
tanto el Esposo divino por...? Si, dice san Epifanio,... Sf, dice el
Damasceno,... Sf, dice san Pedro Damiano,... Si escuchamos A D6-
maso, dice... Si A Lorenzo Justiniano, sostiene...
19. Oigamos, empero, al mismo Espiritu Santo. El es quien en
los Cantares... El quien asegura... El es quien, 6 diferencia de...,
quiere que se estampe en el corazon de su Esposa...





8 SERMON I SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
S20. Debo afiadir que el mismo Esposo derram6 sobre Marfa toda
la plenitud de la gracia... Entendemos por esa plenitud, que ya
desde el primer instant de su ser... Hay todavia mas., En aquel
venturosfsimo moment recibi6... Mas aun. A. la inexplicable am-
plitud... Finalmente, fu6ronle dados en grado eminentfsimolos siete
ones del Espiritu Santo, quien...
21. Epilogo. IVfrgen inmaculada Si nuestras alabanzas quedan
siempre inferiores..., acoged, sin embargo, nuestros..., y sufrid
que... Vuestra triple dignidad de primog6nita del Padre, de Madre
del Hijo, y Esposa del Espiritu Santo, revela ser intacto y purfsimo
aquel instante... Haced, Seilora, que asf como tan venturoso mo-
mento fue para Vos un manantial de..., sea tambien para nosotros
una fuente de gracias... .





DE MARIA SANTfSIMA. 9




SERMON I

SOBRELA INMACULADA


CONCEPTION DE MARIA SANTISIMA.

Ab waerno ordinala sum. (Prov. vyi, 23).
Desde la eternidad fui ordenada.

1. No es desde una catedra de controversial, ni con el designio
de derrotar con arguments a una asamblea incr6dula 6 dudosa, que
vengo yo i hablar en este instant, en este incontaminado instant
en que el alma grande de la gloriosaVirgen Madre de Dios fue creada
y envuelta en la gasa mas admirable y bella que tejiera jams la gra-
cia. Sin embargo, aun cuando me fuera precise entrar en ese pa-
lenque y usar la arenga teol6gica, deberia acaso temer un 6xito
menos feliz? A mas del firmisimo apoyo de las incontrastables y su-
blimes pruebas que, sacadas de la divina maternidad y privilegios
de Maria, nos la presentan colocada en un 6rden superior A las co-
munes miserias de nuestro destierro, podria alegar las antiqufsimas
liturgias de san Andr6s, de Santiago y de san Marcos, en que a la
Virgen se la apellida inmaculada; y, bajando de siglo en siglo hasta
el XIII, en que se multiplica asombrosamente el ndmero de los ac6r-
rimos defensores de este misterio, producer los favorables testimo-
nios de los santos Padres y Doctores, endulzar los.menos benignos
para hermanarlos con otros mas decididos, 6 sujetar los adultera-
dos A su molde primordial. Podria producer una s6rie de hasta cua-
trocientos autores de los tres Gfltimos siglos que me darian amiga-
blemente la mano para sostenerme, y contar entire estos a mas de
setenta obispos de gran nombradia.
2. iQuB valor no me afiadirian, 6 gran Madre, para defender
vuestra original pureza tantas y tan c6lebres universidades de Ita-
lia, Espaia, Alemania y Francia, que con s6lidos arguments ba-
sados en la razon y en las sagradas paginas la ponen fuera de toda
dudal IQub valor, los favorables decretos de Sixto IV, Paulo V,
2 T. II.






10 SERMON I SOBRE LA INCfACULADA CONCEPTION
Alejandro VII y Clemente XI 1 Qu6 valor, el empefio, comun sen-
tir y voz de cuantas naciones, pueblos y gentes cat6licas baila el
astro solar I
3. 1Cuan ficil me fuera demostrar que no pudo ser sino santo
aquel primer instant en obsequio del cual fueron sefialadamente
concedidos por los Sumos'Pontifices un sinndmero de privilegiosl
Y si la Iglesia no emple6 su decisive ordculo para definirlo hasta el
aio 1854, se hizo a lo menos su partidaria, prohibi6 que desde el
piilpito 6 en las escuelas se le impugnara; y se complaci6, a mas de
aprobarlo, en que en honor de este misterio se erigieran altares y
templos, se organizaran congregaciones y se fundaran religiones;
orden6 su rezo, 6 impuso a. todos los fieles precepto de celebrar su
annual solemnidad.
.4. Hoy dia mas ha de forcejar con su propio entendimiento quien
Sno quiere rendirse a tantos y tan poderosos motives, que quien da
A ellos su asentimiento. Mas, no creais que venga yo a combatir
unos contrarips que ya no existen. Me he propuesto, en vez de ello,
satisfacer vuestra sincera y entusiasta devocion hbcia la Vfrgen, ce-
celebrando el triunfo que consigui6 del infcuo monstruo infernal.
I Y qu6 triunfo, hermanos mios I Ab cterno ordihata sum. Maria desde
la eternidad fue destinada para Hija primog6nita del divino Padre,
para Madre natural y verdadera del Hijo, y para Esposa predilecta
del Espiritu Santo. Tres dignidades que la demuestran exenta yli-
bre del general contagio que transfundi6 Adan en su infeliz posteri-
dad. Paso A probarlo, fiado en vuestra cort6e atencion: Ave Maria.

Primera parte: La dignidad de Hija primoginita del Padre exigia de
este para Maria su pureza original.

5. No queriendo la Iglesia darnos otra idea del alma de Maria
que la de ser ella una obra premeditada en los divinos consejos ya
desde los afios eternos; le apropia las altas prerogatives de la in-
creada Sabidurfa, y pone en su boca estos acentos: Dominuspossedit
me in initio viarum suarum, antequam quidquam faceret & principio. An-
tes que el 6gil tiempo soltara el vuelo, habfame ya 61 preordinado
para fines los mas sublimes. Aun no habian sido excavados los pro-
fundos sumideros del abismo; ni surgido habian de sus fuentes na-
tivas las comprimidas aguas, ni habia tomado consistencia la dila-
tada basa de los montes. Salia yo a la luz, antes que sobre el suelo
asomaran su frente los collados. Entonces no se habia aun la tierra





DE MARIA SANTISIWA. 11
encorvado en forma de globo,.d6cil i la seiial del Hacedor omni-
potente; no corrian aun los rios, ni giraba en torno de sus polos el
universe. Con Dios me estaba yo, cuando aparejaba los astros y los
cielos; cuando con ley inquebrantable circunvalaba los abismos;
cuando por encima de ellos extendia los insondables espacios, y pe-
saba en los aires las acuosas nubes; cuando encerraba el mar en sus
linderos, y prohibia i las aguas el traspasarlos; cuando pesaba los
cimientos de la tierra.
6. Si de estos encumbrados y divinos concepts venimos ficil-
mente en conocimiento de qui6n era Maria, A la cual, aun antes
que en la idea creadora del Padre divino empezasen los siglos, de-
signaba 61 constituirla primog6nita de todas las criaturas, primo-
genila ante omnem creaturam; 4 qu6 sera si fijamos ademAs la vista
en las incomparables prerogativas con que queria Dios adornarla,
y sobre todo en las que parece exigia de suyo la dignidad de ser su
Hija primog6nita? Examinemos, pues, las cualidades, no dir6 ya
que adornan, sino que constituyen elverdadero carActer de filiacion.
7. La primera que suele ofrecerse 6 la vista es la semejanza, de
la cual result una im6gen mas expresa del Padre. En.efecto: si
preguntamos i san Basilio por qu6 en la augustfsima Trinidad el
Verbo se llama y es Hijo, nos respondera: Porque, engendrado por
inefable y fecundo entendimiento, es un retrato sustancial que re-
fleja en si mismo todos los atributos del divino Padre: Quia imago
est Patris, totum in se monstrans genitorem. Venga otra prueba que
guard mejor proportion con el asunto. Cuando Dios con sacar de
la nada A Adan se propuso tener en 61 un hijo de origen por crea-
cion y de adoption por gracia, ide6 6 la vez formarle i su imigen
y semejanza: Faciamus hominem ad imagine et similitudinem nos-
tram. Estamp6, dicen los sagrados comentadores, 6 imprimi6 la
im6gen de si mismo en la razon, en el albedrio, en las potencias de
su alma, y hasta en sus hibitos y dones sobrenaturales: por manera
que, sin quedar lugar 6 la menor duda, se pudiesen distinguir en
el hombre creado las paternas facciones del Criador. De todo lo
cual Se desprende, hermanos mios, que cuando los santos Padres
convienen todos en llamar A la Virgen la primog6nita 6 Hija del Pa-
dre por excelencia, es de career fijen sus miradas en algunos de sus
perfiles, mas esplendorosos y perfectos de cuantos verse puedan en
ninguna otra naturaleza criada, los cuales, para valerme de los t6r-
minos de san Agustin, muestren a las claras que estin en ella di-
bujados los mas cabales delineamientos de Dios: Si formam Dei te
2'






12 SERMON I SOBRE LA INMA'CULADA. CONCEPCION
appellem, digna es. Y c6mo podria parecer Maria digna de ser lla-
mada una forma parecidisima de Dios, que es por esencia candor
de luz eterna, inmutable, original, si ella hubiese sido un solo ins-
tante envuelta en las tinieblas del pecado ? C6mo puede concehirse
que en la primog6nita del Altisimo se transfundiese aquella culpa
de origen que propiamente es un hibito de innata desemejanza en-
tre Dios y el hombre ? ,C6mo es creible qe una im6gen del Cria-
: dor, que tan bella y acabada 61 ideara, ninguna precaucion de pri-
vilegio la preservase de las asechanzas del rapaz 6 infernal enemigo,
tan refiido desde el origen de los tiempos con todo lo que Ileva se-
mejanza de la Divinidad? Yo os confieso, hermanos mios, que no
lo s6 concebir, ni s6 compaginar en un solo objeto tan encontradas,
incompatible y discordantes ideas. Un Dios que ensus eternos con-
sejos escoge A Maria para Hija suya primog6nita, revela desde luego
i mi pensamiento un extraordinario aparejo de las mas exquisitas
gracias, imprescirdibles para sostener con decoro una tal dignidad.
Mas no s6 entender que el venturoso primer eslabon de que cuelga
la Aurea cadena de estas gracias no sea la exencion de toda niancha
comun, que habria excluido de seguro la semejanza en que se funda
esencialmente el titulo de Hija. A un Dios que se propone elevar
4 la Virgen a una condition tan sublime, ficilmente le concibo em-
peiiado en mostrarse con ella un Padre amantisimo, en enriquecerla
y distinguirla con favors sobre todas las criaturas; mas para mi no
pasa que deba negarse a ella lo que se ha de conceder A otros de
inferior grado y 6rden. ,Y qu6? ,Habrd querido el Altisimo, al
crear los Angeles, ingertar en un mismo instant en los dones de la
naturaleza los de la gracia; y no habri querido hacer otro tanto en
la que es destinada a ser su Reina ? LY no habri querido hacer en la
ley aquella fnica excepcion que se necesitaba para verificarse que
Deus erat in Virgine simul condens naturam et largiens gratiam? La jus-
ticia original fue un don cop que se agraci6 tambien A aquel Adan
y aquella Eva, que prevaricando introdujeron luego en el mundo
la culpa con todos los males que la siguieron; ,y podrd recelarse
que fuese negado este don a la segunda 6 inconcebiblemente mas
digna Madre de todo viviente, por quien habian de lucir sobre la
tierra dias de gracia y salud los mas risueiios? Injusto 6 insensato
fuera el ponerlo en duda. A un Dios que tanto interns se toma en
que no sufra jams menoscabo la pureza del iricontaminado cuerpo
de Maria, me lo figure much mas solicito por asegurar la lim-
pieza de su alma; pero no s6 persuadirme de que se curara menos





DE MARIA SANTISIMA. 13
de la hu6speda que del alojamiento. iFue inmaculada y superior 6
]a de los Angeles la pureza de su cuerpo? Fuelo, pues, tambien la
del alma que le daba vida. ,Fue el cuerpo exento de la ley del pe-
cado? Fuelo, pues, tambien su alma. ,Fue el cuerpo librado y de-
fendido de la ultrajosa podredumbre del sepulcro? Fue, pues, tam-
bien preservada el alma de la infeccion pestifera de la culpa. Un
Dios, por fin, que quiere guardar ilesa A su primog6nita de las he-
ridas de rebellion, ignorancia y flaqueza que imprimiera en la na-
turaleza el enemigo comun, podrA tolerar que sus ojos hayan de
mirarla muerta 6 la vida de la gracia? 4Podr6 career que el divino
Padre mas se complaciese on la im6gen de si mismo grabada en los
dones de la naturaleza, que en su semejanza esculpida en los do-
nes de la gracia? Yo afirmo que desde el primer instant de su ser
se goz6 en mirar en unos y otros sus facciones, como en uh es-
pejo. IY qu6 espejo, hermanos mios! Espejo limpio y exento de
toda mancha. Espejo lucidisimo y jams empafiado por el ponzo-
fioso aliento de la inicua serpiente. Espejo fiel en reflejar en todo
tiempo la originaria 6 inmutable santidad del supremo Artifice que
le formara. Y si el cristal, i lo que parece, adquiere y en cierto
modo se apropia las calidades del objeto que represent, qu6 ima-
ginacion sera capaz de alcanzar cuAl fue la divina belleza que se
retrat6 en Maria habilitada desde su conception para expresarla
primaria y ejemplar hermosura del Criador? Appropinquans prima-
rice et exemplaripulchritudini, ipsa quoque pulchra fact est. Idea ga-
lana y verdaderisima de san Gregorio, concorde con la del citado
Agustin que llama i la Virgen im6gen, forma de Dios: Si formam
Dei te appellem, digna es.

Segunda parte: La dignidad de Madre del Hijo exigia de este para Ma-
ria su pureza original.

8. Pero el rasgo de semejanza que mas digna la hace de tan
honroso y excelso apellido, lo encuentro principalmente en la di-
vina maternidad. Nada puede hacerla mas semejante al divino Pa-
dre, cuya distintiva y personal propiedad es el engendrar al Hijo,
que la temporal generation de este mismo y natural Hijo. Pues bien:
esta incomprensible dignidad que la eleva A Madre de Dios, digni-
dad que san Pedro Damiano llama inmensa, y en la cual se con-
funde y se pierde toda mente criada, nos suministra una prueba
todavfa mas incontrastable de su inmaculada Concepcion.





II SERMON I SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
9. No es que intent yo blandir, cual si debiese combatir a cainpo
abierto, esta arma que fue siempre la mas poderosa para defender ]a
inocencia original de Maria, y que ha rendido a tantos adversaries;
pero, si, quiero mostrarla gloriosamente, como suelen hacerlo los
vencedores en la solemne pompa de sus triunfos. Y Lpor qu6, en
tan regocijada solemnidad, no se habri de poner de manifiesto el
augusto titulo por el cual la Virgen, antes de hacer frente al infer-
nal enemigo, le dej6 ya derrotado, siendo asi que el Sefior desde
los albores de los tiempos y en todas las edades quiso ostentarlo y
dar colorido A las im6genes que lo anunciaban, ora con sfmbolos mis-
teriosos, ora con prof6ticos vaticinios? Si Adan fue formado de tierra
virgen todavia no mald'ecida por el Criador, en 1 se prefiguraba al
segundo Adan que habia de tomar came de una Madre Virgen ja-
mis sujeta a los anatemas fulminados contra la culpa. Si sobre las
horribles aguas del diluvio camped imperiosa y segura el area que
llevaba la familiar destinada a repoblar la tierra, en ella estaba sim-
bolizada Maria libre de las turbias olas de la culpa comun, porque ha-
bia de Ilevar en su seno intact ydar al mundo el divino Reparador.
Si el vellocino de Gedeon, en medio de un suelo enjuto, fue encon-
trado con admirable prodigio empapado del humor nocturno, figu-
Taba A la Madre del Hombre-Dios agraciada por el cielo con un
fecundo rocfo en el mismo primer instant en que los dem6s hom-
bres se hallan Aridos y faltos de l1. Presagios fueron de ella, y nada
oscuros, el temple para cuya construction tantos tesoros reuni6 Da-
vid y prodigy Salomon, y el area de la alianza labrada de cedro
incorruptible, como que ella habia de ser engalanada con adornos
sobreiaturales los mas raros y singulares, cual convenia 6 la habi-
tacion que para si habia elegido el Altisimo; y por lo mismo habia
de mantenerse lejos de la corruption del pecado. De ella fue dicho
A la seductora serpiente que aplastaria su inmunda cabeza. De ella
hablaba Isaias cuando profetizara que el santo y misterioso monte
de Dios habia de descansar sobre la cdspide de los elevados montes.
De ella enton6 David con su arpa de oro que en vano se buscaria
en la misma vestigio de culpa; que may de mariana y desde los pri-
meros crepdsculos vendria en su socorro, y santificaria su taber-
niculo.
10. IAh! faltArale el aliento al orador mas robusto, antes que
poder alegar las figures y oriculos de los Libros sagrados que pre-
gonan exenta de toda mancha 6 suciedad a la inclita Madre del sus-
pirado Mesfas. Cfiome a contemplar representada en los Cantares





DE MARiA SANTISIMA. 15
la Concepcion de la Virgen bajo la viva im6gen de la aurora. Quw
est ista quw progreditur quasi aurora consurgens? Vfsteis jams bri-
Ilar'el cielo, pomposamente vestido de centelleantes estrellas, al re-
matar una noche serena de verano? jOhI es un espectaculo encan-
tador, yque harto compensael disgusto de abandonar el blando lecho
antes de tiempo, el mirar la ordenada reparticion de tantas lum-
breras, su incalculable ndmero, y las figures que las diversas cons-
telaciones ofrecen A la vista doquiera que se vuelva; el curso erran-
te, pero enfrenado por ley inalterable, de losplanetas; el centelleo
de las estrellas fijas, la desigualdad de su grandor, su variada luz,
su uniform y maravilloso concierto... Estarfais por decir que una
noche tan bella no cede al dia. Pero aguardad todavia; dejad que
some en el oriented la aurora, y ver6is como al instant toda la
tierra aparece risueila y festival, y desplega la gala de sus colors.
Para saludar A la precursora del cercano sol gorjean mas armonio-
sos que nunca los alados pajarillos; las flores del prado sueltan mas
lozanas la prison de sus capullos; sopla mas blando el c6firo; ser-
pentean mas frescas las aguas murmurando entire las rociadas yer-
becitas. Ya vencidas por el nuevo resplandor se eclipsan y desapa-
recen las estrellas que poco antes tan clara luz vibraban; y si alguna,
tarda en ocultarse, es dnicamente para que el cotejo entire ella y
la aurora reconozca la indisputable primacia de esta.
11. Asimismo, si uno se pone a contemplar los santos que bri-
Ilan en el empfreo quasi stellw in perpetuas wternitates, en frase de
David, y que, A pesar de la culpa en que nacieran, fulguraron en
esta vida con luminosos rayos de santidad, johl iqu6 bello espec-
ticulo se ofrece A su mente I y c6mo le paga con mil creces el ais-
lamiento de su silencioso retire, que ya nada tiene de desapacible!
Ve desfilar delante de su imagination la inmensa muchedumbre de
aquellos esclarecidisimos heroes de toda edad, sexo, nacion y esta-
do: admira la honrosa variedad de sus m6ritos, las esplendorosas
divisas, ya del martirio, ya deintacto candor, ya de penitencia, que
les distinguen; los multiplicados caminos que les sefialara la gracia,
y que iban todos A parar a un mismo t6rmino dichoso; sus glorio-
sas sillas dispuestas segun el mArito de cada cual. Arrobado por el
deleite de un tal especticulo, quizas Ilegue A figurarse que no puede
darse objeto de mas grata y suave meditacion. Pero aguardese un
poco, y p6ngase A observer aquel instant felicfsimo en que; creada
y vestida de cindido ropaje entire todo cuanto existe, se adelanta la





16 SEiMON i SOBRE LA 'INMACULADA CONCEPCION
Vfrgen, aurora del divine Sol de justicia. Desde su alborada vuela
por todo el mundo una nueva de aliento y regocijo, como canta la
Iglesia; ins6lito fulgor brilla en el cielo, y la achacosa tierra, olvi-
dada de sus males, vuelve i tomar el aire y el aspect que ostentara
en los dias de la inocencia. Para honrar 6 la graciosa precursora del
dia de salud, los coros angelicales alternan las mas alegresy suaves
melodias; los antiguos patriarcas se inflaman en mil afectos desde
su 16brega c6rcel, vislumbrandosu cercana libertad; levanta la ca-
beza y recibe festivos aplausos la favorecida y venturosa tribu de
Judi; la oscura noche de la ley mosiica es bailada por los prime-
Tos albores de la evang6lica; despunta y nace un nuevo 6rden de
cosas. Ya parece no quede rastro siquiera de los Angeles y santos,
cual'si los deslustrara la excesiva luz de gracia que por doquiera
derrama Maria apenas recibe el ser; y si A duras penas Ilegamos 6
distinguirles, los divisamos en actitud de ofrecerle 6 ella obsequioso
tribute de reverencia.
12. Preginteseme ahora quidn es esa que se adelanta cual nue-
va aurora al rayar el dia: Que est ista quceprogreditur quasi aurora
consurgens? No titubear6 en responder que ella es la electa Madre de
Dios, cuya preexcelsa dignidad no es en tiempo alguno menos in-
compatible con el pecado y con la privacion de la gracia, de lo que
lo es la aurora con la total privation de luz y con las densas tinie-
llas de la noche. No es controvertible si el Hijo divino tuvo, 6 mas
de la voluntad, el poder para preservar de toda mancha a'la Vir-
gen bendita que meieci6 concebirle y Ilevarle en su intacto seno.
&Fue ademisnecesario que ella fuese redimida en el verdadero sen-
tido de la palabra? que tambien por ella pagase Cristo el inesti-
mable precio de su sangre? Lo que es yo, no lo niego; mas, fir-
memente apoyado en la Escritura, tras la field escolta de un Agustin,
de un Bernardo, de un Dionisio, y con el sufragio de la mayor part
de los tedlogos, reconozco, a la par que verdadera y muy propia,
mas noble y veritajosa la redencion que sostiene al redimido para
que.no caiga, y conserve entera su libertad y salud, que la que le
levanta despues de caido, le suelta de\ yugo y le.vuelve la salud
una vez perdida. Pues bien: ,acaso no podia el Redentor obrar este
excelente medio de redencion? Si lo pudo, fue tan convenient el
que la obrase en favor de Maria, que no ha lugar a dudar que lo
quiso. Debiase 61 i si mismo la santificacion de su temple; A su amor
filial, este miramiento con la Madre; a la superabundancia de sus





DE MARIA SANTIfIMA. 17
infinitos m6ritos, esta mas noble manera de rescate; a su dignidad,
este atento y decent aparejo; a su honor, esta excepcion del co-
mun decreto de estrago.
13. En cuanto acabo de afirmar, no he hecho mas que com-
pendiar el sentir de muchisimos Padres y Doctores. Venga por to-
dos ellos Agustin, y'este dia de triunfo 1izcase en festival just. Ex-
cepta sancta Virgine (son sus palabras, despues de haber sentado
que no estuvo exenta de culpa humana criatura alguna); except
sancta Virgine, de qua, propter honorem Domini, nullamprorsus, cumn
de peccatis agitur, habere volo qucstionem. Inde enim scimus quod ei plus
gratia collatum fuit ad vincendum omni ex parte peccatum, que conci-
pere etparere merit eum quer constat nullum habuisse peccatum. Quede
siempre exceptuada la Virgen santa, de quien, para honra del Se-
flor, no quiero hablar poco ni much, cuando se trate de pecados.
Pues sabemos que fue tanto mayor la gracia que se le confiri6 para
vencer todo pecado, cuanto era necesario lo fuese para hacerse me-
recedora de concebir y dar al mundo A aquel Hombre-Dios que ja-
mis pudo tener ni tuvo la menor culpa.
14. Supongamos que sube al palenque un adversario y se apresta
a'sostener que en el lugar citado no habla Agustin de la infeccion de
origen, que es de naturaleza; sino del pecado actual, que es per-
sonal. Aguirdo al paladin, y le pregunto: LContra cuRl secta de he-
rejes esti blandiendo sus armas el Obispo de Hipona en aquel libro?
Contra los Pelagianos. jDe qu6 quiere convencerlos? De que ni aun'
los nifios carecen de pecado, antes del bautismo. Asi es, que solo
el pecado de origen es el que puede malear las primicias de aquella
edad. Luego sobre este pecado versa el argument. LQu6 razon ha-
br por tanto, para suponer lo contrario? Si hablase Agustin de
las culpas actuales, y no de la original; Li qu6 exceptuar tan solo
i la Virgen Madre? gNo deberia exceptuarse asimismo todos los
que fallecen despues del bautismo.y antes del uso de razon? A maS
de que, Len qu6 funda el Santo la dnica excepcion que hace de Ma-
rfa? En el honor debido al Sefior: Propter honorem Domini. De con-
siguiente reputa indecoroso para el divino Hijo el suponer a su Ma-
dre manchada con algun pecado, siquiera ligerfsimo. Cum de pecca-
lis agitur: aqui no se ve palabra alguna restrictive. L QuB tal,.pues,
cuando se hablare del pecado original, cuya infamia es mayor que
la de un simple pecado venial?
15. Estoy leyendo en vuestros rostros, hermanos mios, una
santa impaciencia porque A los arguments sucedan de una vez los





18 SERMON I SOBRE LA INACULADA CONCEPCION
aplausos debidos i la gran mujer por quien fue gloria el vencer y
el no ser vencido. Yo, que participo de vuestros mismos deseos, no
tardar6 por cierto en complaceros.
16. 1 Dios te salve, cAndida y bella paloma, en cuyo parangon
poco puros son loslirios de los valles y poco tersa es la brillantez
de la plateada luna 1I Dios te salve, herdica, magnanima y gloriosa
triunfadora de la tartArea serpienteI iViva, respondan en el cielo
los Angeles y santos, y en la tierra los justos, y los pecadores que
quieren convertirse; viva la excelsa primog6nita del divino Padre,
imogen cabal de su primaria y original santidad que trazara la suma
destreza y maestria de su providencial IViva la inmaculada Madre
del humanado Hijo de Dios I Viva el augusto temple de la Divini-
dad que por honra suya santificara el Altisimo desde sus cimientos!
IViva el area incorruptible de la nueva alianza y la amaneciente
aurora del suspirado Sol de justicia I Viva la inclita Madre del Sal-
vador por 61 redimida del modo mas excelente I IN es nuestro Re-
dentor, porque suelta las infernales cadenas de nuestra esclavitud;
vuestro, 6 Marfa, porque mantiene integra vuestra libertad: nues-
tro, porque nos devuelve lasalud; vuestro, porque os preserve del
contagio de la culpa: nuestro, por reparacion compasiva; vuestro,
porproteccion amorosa. IViva la Esposa querida del Espiritu Santo I
Justo era que la dotase y enriqueciese con la plenitud de su gracia
desde el primer instant de su ser, como paso A probar en la

Tercera parte: La dignidad de Esposa del Espfritu Santo eiigia de este
para Maria su pureza original.

17. Es por demis decir que la sublimfsima dignidad de Esposa
predilecta del Espfritu Santo, para la cual fue en los eternos con-
sejos preordinada Maria, habia de eximirla desde su primer instant
del contagio general. Esto era un derecho reclamado por la santi-
dad poder y singular predileccion del divino Esposo que la eligiera.
,:Quiin creyera que estando en su mano el v6rsela siempre amable
y agraciada, prefiriese verla afeada, ni siquiera un instant, con la
mancha original? que no se dispensase i si mismo de la dura ne-
cesidad de detestar A la que habia escogido por objeto de sus com-
placencias? que haya tenido que mirarsela cargada de services ca-
denas de Satanas antes de unirse a ella con indisoluble lazada de
amor2
18.. Asuero declare libre de la ley universal, por privilegio, a





Ei MA ifA SANTISIIA. '19
su.amada Ester; ,y por su amada no hari otro tanto un Esposo
divino? Si, dicen los santos Padres. Si, dice san Epifanio, quien
no consiente en que i la sagrada Esposa no se le haya conferido,
antes de las sagradas bodas, el don preciosfsimo de ]a gracia: Cw-
lestis Sponsa antenuptialium munerum nominee Spiritum Sanctum ac-
cepit. Si, dice el Damasceno, quien con evidencia poktica vi6 obli-
gada la naturaleza a tdetener su curso hasta que la gracia hubiese
dado su fruto: Natura lantisper expectavit, done gratia fructumpro-
ferret. Si, dice san Pedro Damiano, quien afirma que, habiendoel
Espfritu Santo elegido para si desde la eternidad A la Virgen, para
si la-arrebat6 en todos los moments de su ser: Prwelectam totam
sibit rapuitSpiritus Sanctus. Si escuchamos a DAmaso, dice sin am-
bages que fue Maria immaculate, conservata in Sponsam Dei. Si a
Lorenzo Justiniano, por igual titulo sostiene que en todos los mo-
mentos de su ser la posey6 el Espiritu Santo: A Spiritu Sancto sine
intervallo possess; sibi namque in Sponsam elegerat.
19. Pero ,a qu6 prestar oidos 6 los demns, cuando su mismo
divino Esposo habla en tdrminos los mas claros? El es quien en los
Cantares la llama su perfect y inica paloma: Una estperfecta mea,
columba mea. El quien asegura que es toda hermosa: Tota pulchra
es, amica mea; y como si esto no bastara para librarla de la sospe-
cha de cualquier culpa de origen, quiere quitar toda sombra de in-
certidumbre, afiadiendo mas explicitamente que en ella no hay la
menor mancha: Et macula non estin te. Cuil es esta mancha sino
la que inicamente podria crear alguna duda ? Pl es quien, A dife-
rencia de los demAs escogidos 6 quienes sen~alara en la frente, se-
gun atestigua el ap6stol san Juan, quiere que se estampe en el co-
razon de su Esposa el misterioso sello de su gracia: Pone me at
signaculum super cor tuum.
20. Pero poco fuera el contentarme con haber indicado que
desde el primer instant de su ser tuvo Marfa el don de la gracia.
Debo aniadir que su divino Esposo derramd en su seno la misma ple-
nitud de la gracia. Bajo cuyo t6rmino de plenitud no entendemos
una gracia ya consumada en su sujeto y constituida en el uiltimo
grado de consistencia y perfection por Dios prefijado. ,Quidn ig-.
nora que la Virgen creci6 en gracia en todos los moments de su
vida much mas de lo que podemos nosotros concebir? Lo que en-
tendemos es, que en.el primer instant le fue conferido un grado
de gracia tal y tan superior al 6 que legaron los santos en el remate
,de su vida, que no puede expresarse sino con el t6rmino de pleni-





20 SERMON I SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
tud de que se vali6 ya el Arcingel en la anunciacion. Hay todavia
mas. En aquel venturosisimo moment recibi6 en don el perfect
dominio de los apetitos, una fuertisima inclinacion a bien obrar, la
discernidora luz de la razon, el conocimiento clarisimo de sus pro-
pios actos. Mas aun. A la inexplicable amplitud de la primera gra-
cia.santificante se allegaron tambien los hMbitos de las virtudes, tanto
teol6gicas como morales, y hasta los que no snelen ser infusos, sino
producidos por los actos segun el curso ordinario de la Providen-
cia. Finalmente fu6ronle dados en grado eminentisimo los siete do-
nes del Espfritu Santo, su divino Esposo, quien, si a los demas les
dispensa sus gracias por parties, en Maria prodigy sus tesoros con
ilimitada munificencia. Cwteris per parties; Marie se infudit tota ple-
nitudo gratie.
21.: Virgen inmaculadal si a vuestro m6rito quedan siempre
inferiores-nuestras alabanzas, por ahinco que pongamos en tribu-
tiroslas; esto muestra, es verdad, nuestra mezquindad, pero no
menos la suma 6 inaccesible altura del arguniento. Con todo, aco-
ged nuestros aplausos con semblante risueilo, y sufrid que se agre-
guen A los himnos y canticosde jdbilo que en este venturoso dia re-
suenan por el empfreo. Ellos nacen de un puro afecto filial y de un
fervidisimo deseo de honrar aquel primer instant de vuestra con-
cepcion, que revela ser intacto y purfsimo la triple dignidad de Hija
primog6nita del divino Padre, de verdadera y santisima Madre del
Hijo, y de Esposa predilecta del Espfritu Santo, A que fuisteis pre-
destinada ab ceterno. Asi como aquel afortunadisimo moment fue
para Vos elmanantial de vuestros honors; asi el culto obsequioso
y devoto que le rendimos sea para nosotros, merced A vuestro amo-
roso patrocinio, una fuente de gracias especiales que nos defiendan,
escolten y vigoricen hasta terminar la vida en el 6sculo del Seilor,
a que fuisteis Vos admitida al empezarla. Amen.





DE MARiA SANTISiMA. 21


ESQUELETO DEL SER4 II

,SOBRE LA INMACULAA' ( -

CONCEPCION DE MARIA NTiSI.

A generationibus meis implemini. (Eccli. xxiv, 26).
Llenaos de mis frutos.

1. La Iglesia, infalible, nos da de Maria una idea la mas supe-
rior posible... Como era consiguiente que la Corredentora..., todo
cuanto de Maria se diga y piense, es poco... Por eso la Iglesia le
aplica los encomios... LC6mo se hubiera difundido la gracia sin el
mediador? ,Ni c6mo el mediador...? En el 6rden comun no se con-
cibe la redencion sin Maria... Por taito, todo lo que conviene por
naturaleza al Hijo, conviene a la Madre por participation.
2, El Verbo la destinaba para Madre suya: era, pues, consi-
guiente que... Su destiny supone una santidad solo inferior A la de
Dios, y una exencion total y en todo tiempo de la culpa. ,C6mo
quebraria la cabeza.,.? Era, pues, muy digno de Dios que fuese
preservada...
3. A ella, despues del Verbo eterno, le compete decir A los
hombres: A generationibus meis implemini, porque... Y Lc6mo se
diria esto con toda verdad...? Si asi no fuera, en vano querriamos
llenarnos en las generaciones de Maria delas influencias celestiales
que... Qu6 podriamos sacar de una generation que..., aunque
corregida luego por una santificacion... Tal fue la del Bautista...,
y con todo no se nos convida...
4. Todo cuanto en Maria hizo el Sefior de grande, no fue tan-
to por ella como por nosotros, pues si bien cay6 en ella:la plenitud
de gracia, fue para que en ella nos llenisemos nosotros. Por eso
nos dice : A generationibus, etc. Tanto de la Concepcion suya como
de la Encarnacion de su Hijo podemos sacar frutos opimos de san-
tidad, y...
5: Nada en lo moral perjudica tanto como el desaliento... Cuin-
tos A pesar de... In iniquitatibus concepts sum. H6 ahi lo que des-
animando al hombre, le hacia... QuE habia de hacer? Le aparecia





22 SERMON II SOBRE LA INMACULADAT CONCEPCION
cerrada la puerta de... De ahi el que fuese una verdadera dicha
para el mundo la inmaculada Concepcion de... Desde ella pudieron
esperar los hombres..., y este ejemplo que Dios daba al mundo cor-
rompido...
6. Desde entonces, pues..., podemos llenarnos todos de bienes
por la generation de Marfa... Su privilegio fue una prenda y un
motivo de hacer que los hombres...
7. Si Dios por este medio..., vereis que no la preserve sino pa-
ra... Si observais en ella una nueva Eva...; ver6is que todas las pre-
rogativas... Su concepcion era el preludio seguro de aquella obra
en que la humanidad... Puede, pues, decir con toda verdad : A ge-
nerationibus meis, etc.
8. Asf como la eterna generation del Verbo era ab cterno el pre-
ludio de la creacion, la concepcion de Maria fue la aurora del mas
hermoso dia para... Deseando volver 6 aquel estado en que salimos
de las manos de Dios..., es como podemos llegar 6... No que sea
ficil al hombre..., sino que esforz6ndose...; y si la muerte le coge
en este estado, los m6ritos de Jesfs y las gracias de Maria suplen...
9. A aquel 6 quien destina la Providencia & determinados fines,
le adorna de las cualidades necesarias para... Maria estaba destina-
da a ser madre de un gran pueblo de desterrados que era menester
volver A su patria... Era, pues, indispensable... Y sin haber sido
concebida como fue, ,c6mo...? Hablandb segun el comun 6rden...
Y entonces, ,qu6 podiamos esperar de ella?
10. Si concebida Maria en pecado, hubiese sido santificada como
lo fueron Jeremias y Juan Bautista, no hubiera sido una mujer san-
tificadora. Y debia serlo para que nosotros... Y si despues de...,
sus m6ritos debian suplir... Sabemos que la passion de Cristo es su-
ficiente para..., pero no ignoramos que a pesar de esta passion mu-
chos se condenan porque... ISdbia y admirable economfa de...l
11. Cuando Ester, la reina de Asiria, se present ante Asuero
para..., es seguro que nada hubiera logrado si... Es una figure exac-
ta de Maria... Non pro te, 6 Maria...
12. Hablando en la hip6tesis de..., era c6si de necesidad que Ma-
ria fuese preservada... En este sentido la redencion no se verific6
antes porque Maria no habia sido concebida. Es verdad que Dios...,
pero tambien lo es que... El Seilor... para concilia' su justicia con
su clemencia, tiene que hacer el milagro... Dios la hace hija de
Adan para que..., pero la preserve de su culpa para que asi... Pudo
formarla de la nada, de una sustancia celeste... Pero entonces Ma-





DE MARiA SANTISIMA. 23
ria... Dios quiso que naciese de nosotros como nosotros en cuanto
lo material, no en cuanto a lo formal...
13. Ipsa conteret caput tuum... et tu insidiaberis calcaneo ejus. En
esta uiltima parte, si no nos equivocamos, esta anunciada la puri-
sima Concepcion de Maria. El calcailar es... Y si no pasaban de ser
asechanzas, 4la profanaria de ningun modo? No, seguramente. Ase-
cha el que... supone superioridad en su adversario. En el hecho,
pues, de... Maria le fue superior en todo tiempo.
14. En todo tiempo. Por consiguiente en el de... Su cuerpo se
uni6 al alma, que Dios cri6 en 61, de un modo enteramente santo
y puro... Ni en aquel instant, pues, tuvo el inferno poder alguno
sobre ella.
15. ~Qu6 mortal, sino Maria, puede asegurar de si que le toc6
un alma buena en el sentido literal y complete de estas palabras?
Absolutamente nadie. El mismo Salomon... Verdad es que nadie
lleg6 i la existencia con tan altos destinos como Maria... Cuintos
titulos para que su Concepcion... Nuestros padres se saludaban con
el ( Ave Maria purisima. -Sin pecado concebida.) Era una lauda-
ble costumbre..., pero nos la va haciendo olvidar, como todo lo
bueno, la filosofia del siglo... Entre tanto esa Francia que...
16. Los Prelados franceses han adoptado en la Letania: Regina
sine labe concepta.- Ora pro nobis... Pero esta tan feliz idea ,no na-
ci6 entire nosotros? IOh espailoles! Las palabras en que..., no las
deciamos en la Letania, pero las plazas, pero las casas,... SSe aca-
bard entire nosotros tan santa costumbre...?
17. No lo quiera Dios. Si nuestro siglo corrompido ha tenido
mafia y fuerza para... Nuestro uso piadoso, pues, se conservard...
y con 61 la esperanza fundada de seradmitidos a la participation de
los bienes de las generaciones de la Sefiora... C6mo creerd parti-
cipar de...? Y ,qu6 medio mejor de...? Esta preservacion... no de-
jaria de hacer 6 la Seflora mas compasiva... Llevada ella, sin su-
mergirse, sobre las aguas de..., ve nuestra tristesituacion... Y po-
dra verla sin apiadarse de nosotros?... Arca santa, como es, de la
alianza eterna..., 6 su abrigo se salvardn de la muerte eterna los
que...





24 SERMON II SOBRE LA INMACULADA CONCEPTION



SERMON .II

SOBRE LA INMACULADA


CONCEPTION DE MARIA. SANTSIMA.

A generationibus meis implemini. (Eccli. xxivy 26).
Llenaos de mis frutos.

1. La Iglesia, que como regida por el espiritu de Dios, es in-
falible como 61, nos habla siempre de Maria la Madre de su divino
Esposo, en los t6rminos mas sublimes y magnificos, y de modo A
hacernos concebir de esta criatura, la mas grande de todas las cria-
turas, una idea la mas ventajosa, la mas superior possible. Y hace
bien: como en la caida del hombre tuvo la mujer primera en tiem-
po tanta parte, quiso nuestro Hacedor soberano que en nuestra re-
paracion tuviese una mujer, la primera de todas en dignidad, una
parte tambien no pequeiia; j como era consiguiente que la Cor-
redentora del linaje human estuviese adornada de todas las gran-
dezas, de las cualidades todas que tan alto destiny supone, todo
cuanto de Maria se diga es poco; todo cuanto de elli se piense es
menos que lo que en ella hay y puso Dios. Despues de los atribu-
tos que a este Sefior compete por lo inefable de su naturaleza tres
veces santa, piensa de Maria todo lo grande por gracia que quie-
ras, todo lo mas encumbrado que tu piedad pueda sugerirte, y siem-
pre te quedards corto. Y c6mo no, sila Iglesia mnisma ha pensado
que no podia celebrarla dignamente de otro modo que aplicAndola
los encomios que la divina Sabiduria nos ha revelado de si misma?
Nos dice, por ejemplo, que sali6 de la boca del Altisimo engendra-
da antes que toda criatura, y si bien esto no tiene en rigor aplica-
cion sino al Verbo eterno del Padre, tambien se aplica i aquella
Seniora que en la idea de Dios fue preparada antes de todo lo cria-
do para remediar los males de la creacion. Nos aiiade que ella fue
quien hizo nacer en los cielos la luz que nunca desfallece, y si esto
es propio del Autor santo de la gracia, tambien pertenece y se apli-
ca a la que hizo que tomando came en su seno el Salvador, se co-





DE MARiA SAITISIMA. 25
municase su gracia al mundo y A los hombres para que estos na-
ciesen para el cielo. ,Cdmo hubieran subido A 61 sin la gracia? ,Y
c6mo la gracia se hubiera difundido sobre ellos sin el mediador ?
,Ni c6mo el mediador nos hubiera enlazado con su Padre sin el
cuerpo nuestro que le prest6 Marfa, sin la humanidad de que se
revisti6 en sus entraias? Confesemos que Dios tiene medios infini-
* tosepara obrar lo que le place; pero en el 6rden comun, y segun lo
que ya ha hecho, sin Maria no se concibe la redencion, y por tan-
to A ella como a Corredentora nuestra le convienen por participa-
cion todas las cosas que naturalmente convienen a su Hijo.
2. Este se ha complacido en hacerla la dispensadora de sus do-
nes y la depositaria de sus gracias, como tuvo placer en hacerla la
mas grande, la mas sublime de cuantas'cosas salieron de su mano.
La destinaba para madre suya; era consiguiente que tuviese todo
aquello que A tan alto destiny competia. Y iqui6n es capaz de me-
dir ni la altura de 61 ni de enumerar la multitud de gracias que para
llenarlo dignamente se requieren? Madre de Dios, y destinada i
ser el medio de destruir la culpal supone este destino 1o primero
una santidad tan grande cual no haya otra despues de Dios, y una
total exencion de culpa ; lo segundo tan cabal, que ni en grande ni
en pequefio, ni en'mucho ni en poco tiempo haya estado sujeta 6
ella. LC6mo quebraria la cabeza de la infernal serpiente la que hu-
biese sido esclava suya aunque solo por instantes? Era, pues, muy
digno de Dios que fuese preservada de la maldicion comun la que
como un nuevo Eden habia de recibir en su sagrado seno al nuevo
Adan, cual la-tierra del parafso ep que Adan el viejo viviera ino-
cente, no particip6 de la maldicion que Dios echara 6 toda la tierra.
3. Por eso la Iglesia pone en boca de la Sefiora las palabras que
arriba nos sirven de cabeza, y que si bien pertenecen esencial y
naturalmente A la Sabidurfa eterna, tambien tienen su aplicacion
i la que hoy nos complacemos en celebrar como concebida sin man-
cha. A ella despues del Verbo eterno es a quien compete el poder
decir a los hombres vacios de mdritos, desnudos de bienes, y po-
bres de gracias: A generationibus meis implemini: que nos llene-
mos de todas esas cosas en sus-generaciones, porque siendo nues-
tra generation la causa de nuestras miserias todas, en la suya y en
la de su Hijo que se hizo en ella, es donde podemos corregir el vi-
cio que al ser engendrados contrajimos. LY c6mo se diria esto con
toda verdad si ella no hubiese sido concebida sin mancha alguna en
el vientre de Ana su madre? DIebi, pues, serlo y lo fue: la razon
3 T. inI.





26 SERMON II SOBRE LA INMACULADA CONCEPTION
nos persuade lo primero, como acaba de verse, yla Iglesia nuestra
madre nos asegura lo segundo: si ni aquello ni esto fuera, en vano
iriamos 6 las generaciones de Maria, y mas en vano querriamos lle-
narnos en ellas de las influencias celestiales que deben corregir las
tendencies 6 imperfecciones terrenas que debemos 6 nuestro origen.
,Qu6 podriamos sacar de una generation queTuese en todo igual
la nuestra, aunque hubiese sido corregida luego por una santifica-
cion mas 6 menos abundante? Asi se dice haber sido la del Bautis-
ta, por ejemplo, y con todo no se nos convida & su generation: con-
cebido en mancha cual nosotros, ningun provecho esta generation
podria prestarnos.
4. El Espiritu Santo, por consiguiente, cuando nos llama la
generation de Maria, a generdtionibus meis implemini, nos garan-
tiza de que la Sefiora, por una providencia particular, fue conce-
bida en gracia, sin mancha alguna de pecado original desde el ins-
tante primero de su purfsimo ser natural. ,Y no es esto bien glo-
rioso.para nosotros? Respetando como respetamos las precauciones
y las restricciones con que algunos Santos y muchos otros grandes
hombres han hablado de esta dignacion de Dios con Maria porque
creian que la expresa palabra de Dios los obligaba 6 hacerlo asi, no
podemos menos de decir que los hombres todos deben Ilenarse de
un santo jibilo al oir que Maria fue concebida sin mancha; porque
esto, como todo cuanto en ella hizo el Senior de grande, no fue tan-
to por ella como por nosotros, pups si bien cay6 sobre ella la ple-
nitud de gracia que la hizo siempre amable A Dios, fue no obstante
para que en ella nos llen6semos nosofros. ,No lo dice? A generatio-
nibus meis implemini son sus palabras, y es seguro que si medita-
mos la Concepcion suya, 6 su generation active, yla Encarnacion
de su Hijo, 6 su generation pasiva, de ambas sacar6mos frutos opi-
mos de santidad, y con cuanta abundancia queramos: Ave Maria.
5. Es bien sabido que en lo moral nada perjudica tanto al hom-
bre como el dosaliento, y nada le desalienta tanto en sus empresas
como el no ver probabilidad alguna de salir con ellas bien. iCu6n-
tos a pesar.de concebir santos proyectos de enmienda no se atreven
con todo A llevarlos 6 cabo, ya por cobardia, y ya especialmente
porque no ven ejemplos que los animen, y animindolos les facili-
ten la ejecucion de lo que concibieron! ((He sido concebido en mal-
S(dades.) H6 ahf, por el contrario, el concept que el hombre tenia
formado de si mismo, y de consiguiente lo que desanimindolo le
Bacia inclinarse de cada vez mas hacia la tierra, y separarse de ca-





DE MARIA SANTISIMA. 27
da vez mas cobardemente del cielo. Sentia pesar sobre sf una mal-
dicion terrible; no veia en toda la humanidad un.ejeniplo siquiera
que le hiciese ver possible la exencion de este anathema; 4qu6 habia
por consiguiente de hacer? Le aparecia cerrada la puerta de la fe-
licidad para el ilma, buscaba engaiiado la felicidad del cuerpo, y
creyendo impossible la dicha para su espiritu, se entregaba A los sen-
tidos, pensando podia ser dichoso por ellos. De ahi la inmoralidad
en que estaba ericenagado el mundo antiguo, y de ahf el que fuese
una bienaventuranza verdadera para el mundo la inmaculada Con-
cepcion de Maria. Desde ella pudieron esperar los hombres la po-
sibilidad de hacerse inmaculados: desde que ella fue concebida sin
mancilla pudieron prometerse que su naturaleza seria restaurada,
y que este ejemplo que Dios daba al mundo corrompido, de la hu-
manidad en su original pureza, era para animarnos A que la res-
taurasemos en nosotros desnudAndonos de Ia corruption en que
cay6 por la primer culpa.
6. Desde entonces, pues, brill6 una nueva y fundadisima espe-
ranza para los hijos de Adan ; y aunque solo por ella fuera, es fue-
ra de tdda duda que se Ilenaron estos, y podemos Ilenarnos todos
de bienes por la generation de Maria. Fue la dnica de las criaturas
racionales que se eximieron del trastorno 6 naufragio universal que
padeci6 nuestro ser, es verdad; pero este privilegio tan sublime,
tan grandiose, era una prenda, al mismo tiempo que es un motivo
de hacer que los hombres se levanten de su caida, y de que levan-
tados verian el puerto, y tendrian los medios para llegar a 61 salvan-
dose del naufragio.
7. No fue por ella, y para ella sola, para lo que Dios quiso en-
grandecerla con este admirable privilegio, que por otra parte tanto
la ennoblece y sublima. Si Dios opr este medio la hacia un parafso
muy mas gracioso y encantador que el Eden, vereis que no la pre-
serva sino para colocar en ella al Adan de gracia, que viniendo A
redimir al Adan pecador, no puede ni debe tener contact alguno
con el pecado que le perdi6. Si observais en ella una nueva Eva,
la madre de una descendencia que ha de volver A la patria A los
desterrados hijos de la primera, por necesidad vereis que todas las
prerogativas con que la distingue, y la pureza sobre todo con que
hace sea concebida, son para que mejor merezca volver al cielo A
los extraviados, y para que mejor pueda arrancarlos desu extravio.
Por eso fue concebida sin mancha; y por eso debemos a voz en gri-
to beodecir incesantemente A nuestro Dios, que quiso fuese engen-
3*






28 SERMON II SOBRE LA INIACULADA CONCEPCION
drada y concebida en gracia. Su concepcion 6 generation era el
anuncio 6 el preludio seguro de aquella obra en que la humanidad
habia de unirse 4 Dios con lazo indisoluble en la persona de Jesu-
cristo: ella, pues, como esta, son unas fuentes inefables de bienes
para el hombre, de las que la Seiiora puede decir con toda verdad,
convidindonos a participar de estos: A generationibus meis implemi-
ni: Ilenaos de mis generaciones.
8. Y seguramente: si la eterna generation del Verbo Dios en
el seno.inmortal de su Padre,. es un principio fecundo de todos los
bienes que Dios difunde en todos los series para hacerlos participar
en cuanto ellos pueden de su inefable bienaventuranza, la Concep-
cion inmaculada de Maria, verificada tal por los meritos del que
habia de ser su Hijo, debe ser otra fuente fecunda, aunque en es-
cala proporcionada, a los hombres caidos, como que por sola la
mediacion de su Hijo se podrian levantar. Asi que puede ella con-
siderarse como la aurora del mas hermoso dia para ]a humanidad
perdida; del mismo modo que la eterna generation del Verbo era
desde ab alerno el preludio de la creacion de los series en tiempo.
jNo fueron todos ellos sacados de la nada por l? (No recibieron
sus perfecciones respectivas,. participando de las perfecciones de
Dios, que por el mismo Verbo se le comunicaban? Pues asi tam-
bien y 4 su manera los hombres perdidos por la culpa* iban a ser
reformados por la gracia; y el tipo normal de esta reform era y
es la Concepcion inmaculada de Maria. Deseando volver a aquel
estado en que salimos de las manos de Dios, que es el mismo en
que Maria empez6 4 ser, es como podemos llegar 4 aquella perfec-
cion 4 que nos llama el Salvador cuando nos dice : Sed perfectos
como lo es vuestro Padre celestial. No que sea f6cil Ilegar g este
punto al honibre a quien rodean mil lazos y peligros, a quien com-
baten mil enemigos poderosos y diestros, y quien incitan en sen-
tido inverso mil afectos y pasiones; sino que deseando llegar A'61
se esfuerza y combat por subir a tamafia altura; y.si la muerte le
coge en esta situation, los meritos del mediador y las gracias que 4
Maria se concedieron, son entonces un suplemento que llena lo que
A 61 le falta, y cubre todo el vacio que le resta, ya por su imper-
feccion propia, ya por lo que han podido ocasionarle de perdidas
los enemigos exteriores.
9. Asi nos Ilenamos de bienes en la Concepcion inmaculada de
Marfa, que gloriosa seguramente para la Seniora, es provechosisi-
ma para nosotros. La conduct de la Providencia es que salga ador-





DE MARiAA SANTiSIMA. 29
nado de las cualidades necesarias para llenar cualquier destino,
aquel i quien destina a respectivos y determinados fines. Maria,
pues, se engendraba 6 se.concebia para ser la madre de un gran
pueblo, y no de un pueblo como quiera destinado a vivir solo en
este mundo, sino de un pueblo de desterrados que era menester
volver A su patria el cielo. Era, pues, indispensable el que se ha-
Ilase rica de meritos con los que nos pudiese granjear el que se le-
vantase nuestra sentencia, y sobrada de gracias que nos hiciesen
luego capaces de entrar en aquella gloria en que nada entrari man-
chado. Y ,c6mo abundaria en tantas gracias y mdritos como nece-
sitaba para ser nuestra reparadora, no habiendo sido concebida como
fue? Hablando segun el comun 6rden, todas las que se le hubiesen
infundido las habria necesitado para si en caso de que hubiese sido
concebida como nosotros; y entonces 4qu6 podfamos esperar de
ella?
S10 No es possible calcular la cantidad de gracia de que el hom-
bre necesita para equilibrar la desgracia de Dios en que nace por
la culpa de sus primeros padres. Basta decir que solo aplicandole
los m6ritos infinitos del Hombre-Dios, es como logra ser bien quis-
to de este Seiior que, al trav6s de la sangre de su Hijo, le mira para
olvidar que es una descendencia rebelde, y el hijo de un pecador.
Si Maria, pues, hubiese sido concebida como-rebelde ella misma,
aunque hubiese sido luego santificada, como lo fue un Jeremfas en
la antigua ley, y un san Juan Bautista en visperas de la nueva, claro
es que solo habria sido lo que ellos, una criatura santificada y no
una mujer santificadora. Y debia ser como es esto segundo para que
nosotros pudiesemos ser tambien santificados y santos. Aunque en
orden muy secundario y dependiente de Jesus su hijo, causa efi-
ciente y principal do toda santidad, ella debia con sus brillantes
virtudes, no solo hacerse amable al Altisimo, sino tambien hacer-
le que nos amase A nosotros sus hijos de adopcion y clients. Y si
despues de haber sido admitidos A la participation de sus miseri-
cordias nos faltaba algo para lograr el complement de ellas, qn la
gloria tambien ella 6 sus m6ritos debian suplir lo que faltase A las
pasiones de Cristo en nosotros. ,No decia el ap6stol san Pablo que
completaba viviendo lo que A estas faltaba? Sabemos que la passion
del Salvador es suficiente para todos los mundos posibles, y aun
creemos que una sola gota de so adorable sangre derramada, sobra
para salvar a todos los humans: lo sabemos seguramente, pero
no ignoramos que muchos hombres se condenan A pesar de esta





30 SERMON II SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
sangre yde aquella passion, porque no se les aplican los m6ritos de
esta y de aquella, .asi como tambien sabemos sin g6nero alguno de
duda, que no se les aplican, porque ellos no merecen que se les ha-
ga esta aplicacion. H6 aqui, pues, el por que en particular estamos
obligados a afiadir en nosotros lo que puede, con respect a nos-
otros 6 a que se nos aplique, faltar 6 las pasiones de Jesus, y el por
qu6 en general necesita la humanidad de que sus hijos 6 algunos
de ellos trabajen por ailadir A los meritos de la passion que nos sal-
-va, m6ritos que nos la hagan aplicable, 6 que nos merezcan el que
se nos aplique. ISAbia y admirable economic de la inefable provi-
dencia de nuestro Dios, que balanceando los bi6nes y los males, los
equilibra con su justicia del particular al general, y vice versa I
11. Yved ahf la razon misericordiosa para nosotros de haber
sido concebida en gracia la Madre de los pecadores. Como tal, era
toda para estos; pero iqu6 cfmulo de gracias no necesitaba para
merecer que la passion de su Hijo se aplicase a tantos y tan depra-
vados pecadores como se han salvado hasta hoy y se salvaran hasta
el fin del muido? Habiendo sido pecadora ella misma, aunque por
un solo instant lo hubiera sido, Zhubiera podido presentar tantas
como present hoy cuando se trata de salvar a un pecador? Cuan-
do Ester, la reina de Asiria, se present ante Asuero para pedir la
vida de los judlos coridenados a morir sin distinction y sin otra cau-
sa que el orgullo del impfo Aman, es seguro que nada hubiera lo-
grado si no hubiera oido la decision del Monarca que la eximia de
la ley universal que condenaba A morir tambien 6 todo el que sin
ser llamado se presentase ante su trono. Hubiera aiadido su muer-
te a la de los demas judfos sus hermanos, y su intencion de salvar-
los hubiera quedado sin efecto... Pero el Rey de antemano preve-
nido en su favor por el cariiio con que la distinguiera, la asegur6
dici6ndola que la ley puesta para todos no lo estaba para ella, y asi
pudo pedir, y pidiendo ablandar la clemencia del Monarca, y ablan-
dlndola lograr que la sentencia se revocase. Es una figure exacta
de Marfa que ha sido exenta de la ley universal para que puedan
salvarse y vivir los que la soberbia' del inferno quisiera ver perecer
6 morir eternamente. Non pro te. No ha sido puesta para ti, 6 Ma-
rfa, la ley terrible que ha sido puesta para todos.
12. Y hablando en la hip6tesis de haber de salvarse el mundo
por el medio y manera que se salv6, aun podemos decir que era
r~si de necesidad el que Marfa fuese preservada en su Concepcion
bendita de la comun original culpa. En este sentido, y hablando &





DE MARIA SANTiSIMA, 31
nuestro modo human, la redencion no se verific6 antes porque
Maria no habia sido concebida. Es verdad que.Dios, nuestro bon-
dadoso Padre, estaba ya apiadado del mundo, y que'queria redi-
mirle; pero tambien es verdad que cada vez que fijase sus adorables
miradas sobre los mortales, retiraria su vista enojado, porque en
ninguno de ellos descubria sujeto en que dar principio A su grande
obra. Todos podian decir como David : ( He sido concebido en mal-
cdades, en pecados me concibi6 la madre mia;y y esta confession tan
verdadera era ciertamente un obstaculo para que Dios desplegase
su poder 6 enviase A su Palabra a regenerar su creacion. El Seiror
lo ve, y al cabo para conciliar lo que debe A su justicia con lo que
reclama su clemencia, tiene que hacer el milagro de que aparezca
una mujer, hija de padres desterrados, sin estar desterrada ella;
una hija de Eva que en nada participa de las faltas con-que vici6 A
toda la naturaleza aquella madre desgraciada. Nada innova, nada
altera en el drden de la generation 6 concepcion de este ser, mila-
gro de los series, de esta criatura, obra maestra de toda la creacion,
porque no era convenient; mas asf atempera su venida al mundo,
que sin dejar de ser hija de Adan, para que'los demas hijos de Adan
tengan despues algun derecho A su rehabilitation, la preserve de
la mancha de Adan, para que asf pueda interceder, 6 intercediendo
merecer esta rehabilitation de sus hermanos. Pudo el Sefor haber-
la criado de la nada, pudo haberla formado de una sustancia ce-
leste... de lo que hubiera querido. Pero entonces, entonces Marfa
no era nuestra care y nuestra sangre. 4,Y qu6 nos importaban en-
tonces todas las grandezas suyas si no eran en provecho nuestro ?
Quiso, pues, Dios nuestro Sefior que naciese de nosotros como
nosotros en todo lo que dice 6rden A lo material de la concepcion
humana; pero en cuanto A lo formal de su conception, fue cual
convenia que fuese, de una manera anhloga A la mission que al mun-
do traia.
13. Parte de esta mission, y de como habia de venir inmaculada
para poderla llenar, la habia ya manifestado el Sefior en el princi-
pio, cuardo reprendiendo la serpiente y amenazAndola porque ha-
bia seducido A la incauta Eva, la dijo: Ipsa; una mujer quebran-
tara tu cabeza... y ti. asecharas su calcafiar. En esta 6ltima pnIri:-,
si no nos equivocamos, se anuncia la pnrisima C6ncepcion de la
Seilora. El calcafar es la iltima parte del hombre, que respecto a
todo su ser con relacion a sus destinos, puede entenderse por la
care lo mas irinoble 6 lo iltimo y mas despreciable que en nos-





32 SERMON II SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
otros hay. Pues bien,.el demonio pondria asechanzas A la care 6
al cuerpo sagrado de Maria que habia de achorchar su maldita ca-
beza; ,y cuindo podia pon6rselas mas que en su Concepcion santa ?
Y si no pasaban de ser asechanzas, la profanaria de ningun modo?
No, seguramente. Asecha el que se ve impotente para herir de ma-
nifiesto; asecha el traidor que teme al enemigo a quien quiere cau-
sar daifio; asecha, en fin, el que conoce superioridad en su adver-
sario. En el hecho, pues, de haber de asechar el demonio A Maria,
se da A entender que esta le fue superior y tuvo mas poder que 61
en todo tiempo.
14. En todo tiempo. Por consiguiente en el de la creacion y
union de su alma santisima 6 su cuerpo, que segun el mas sano sen-
tir es el en que contraemos la culpa original. Se nos transmite la
care por la accion de los padres que nos engendran; cria Dios el
alma en esta misma material cuando esti dispuesta para ello, A fin
de que espiritu y material sean esencialmente un hombre; y como
la material esti,manchada, como viepe infecta desde su origen, al
former el alma en ella al hombre contrae su infection, participa de
su mancha. En Maria, pues, no fue asf; su cuerpo, 6 la material
de 61, preservado de la original mancilla por un privilegio especial,
se uni6 al alma que Dios cri6 en 61 de un modo enteramente santo
y puro; y por este 6rden fue comb ni en aquel instant de su Con-
cepcion, en que todos estamos bajo el yugo del pecado, tuvo el
infierno poder alguno sobre ella.
15. Con much mas verdad que Salomon de sf mismo pudo la
:Seilora asegurar que la habia tocado un alma buena, y que esta
habia venido en un cuerpo enteramente puro. Porque Iqui6n de
los mortales puede sino ella asegurar esto de si en el sentido literal
y complete que manifiestan las palabras? Absolutamente nadie. El
mismo Salomon fue concebido, cual su padre David, en pecado,
y todos los demis hombres, aun los mas insignes en santidad y vir-
tudes, tuvieron la misma suerte. Verdad es que nadie ha llegado
A los timbrales de la existencia con tan altos destinos como Maria.
Era concebida para ser la aurora del Sol de justicia que habia de
traer al mundo la luz de la verdad y de la salvacion; venia i ser
madre de los pecadores que por la sangre y m6ritos de Jesds habian
de entrar en posesion de la eterna bienaventuranza; su existencia
era el preludio 6 la presentation de un nuevo modo de existir que
iba i adoptar el Verbo eterno, haci6ndose hombre sin dejar de ser
Dios, para que los hombres pudiesen en cierto modo divinizarse...





DE MARIA SANTISIMA. ,33
iCuintos titulos para que su Concepcion fuese tan privilegiada y
distinguida como lo fue en la realidad! Mas sin duda de los que
bastan para que nosotros no solo creamos su inmaculada Concep-
cion, sino para que demos A Dios las mas fervorosas y devotas gra-
cias porque distingui6 A nuestra santa Madre con tan sublime pre-
rogativa; al mismo tiempo que dirigi6hdonos a la Seiiora para fe-
licitarla piadosos porque fue en gracia concebida. Nuestros padres
lo han entendido asi, y de ahi el laudable uso que los espailoles de-
generados van olvidando de saludarse con el ((Ave Maria purisima.
-Sin pecado concebida. Era una laudable costumbre, porque a
la par que una oracion, era una profession de fraternidad que nos
recordaba dramos todos hijos de la pura Maria, por cuyo medio po-
diamos aspirar al logro de la gloria para que fuimos criados, y de
que nos apartara el pecado primitive. Pero como todo lo bueno que
honr6 y utilize a nuestros padres, nos lo va haciendo olvidar esa
filosofia del siglo que, precursora de la ruina de las naciones, es
ademis el nuevo cebo de que se vale el inferno para arrastrar hom-
bres A su perdicion. Entre tanto esa Francia, que se adorna con nues-
tros despojos mas comunmente de lo que a ella le parece, va adop-
tando aquella nuestra costumbre, y si bien de un modo mas solem-
ne, nunca tan original que no descubra la idea espafiola.
16. Los Prelados de la.Iglesia de Francia han adopta'do en la
Letania una formula 6 profession de fe de la Concepcion santisima
de Marfa, concebida en estos t6rminos: ((Regina sine labe concep-
((ta.-Ora pro nobis.-Reina concebida sin mancha, ruega por
((nosotros.) Idea que aunque parezca un pleonasmo, porque ya en
la mismaLetanfa la invocamos inmaculada, intemerada 6 sin man-
cha, Virgen purisima, etc., con todo aquella nueva invocacion es
mas expresa, mas explicita, y mas propia de un alma que arrebata-
da de admiracion y de gratitud se complace en saludar a la Seniora
como A su madre... como 6 una madre quepor haber sido conce-
bida sin mancha es el mas firme apoyo de su esperanza. Pero esta
tan feliz idea 4no naci6 realmente centre nosotros? IOh espaiioles
las palabras en que esti concebida no son mas que una traduccion
literal de nuestra antigua salutacion. I Sin pecado concebidal No las
decfamos en la Letania, pero las calls, pero las plazas, pero las
casas todas repetian el eco de las palabras (Sin pecado concebida,
que 6 cada paso, que a cada moment resonaban en ellas. Y ~se
acabara entire nosotros esta costumbre tan santa, y que con tanta





34 SERMON II SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
eficacia marcaba el patronato que ejercia sobre Espaiia la Reina de
los Angeles y de los hombres?
17. No lo quiera Dios: si nuestro siglo corrompido ha tenido
mafia y faerza para hacer que no se tome 4 Dios en la boca al sa-
ludarse 6 despedirse algunos hombres; si ha logrado entire otros
que se tenga por cosa de tono el sentarse y levantarse de la mesa
como cerdos; si, en fin, ha hecho que muchos,miren con compa-
sion 6 con desprecio d'los que todavia se abordan alabando 6 Dios
6 bendiciendo A Maria; el nimero de todos ellos es muy pequefno
con todo, respect A la mayoria de los espafioles que todavia quie-
ren parecer cristianos mas bien que bestias. Nuestro uso piadoso,
pues, se conservard, y con 41 el derecho que la nacion tiene a ser
protegida por la santa Madre de Jesus, y con 61 la esperanza fun-
dada que los particulars podemos former de ser admitidos a la
participation de los bienes que redundar hizo el cielo en las gene-
raciones de la Sefiora, sobre todo en la de su Hijo adorable, de
cuya concepcion fue un preludio la concepcion suya. C6mo creer6
participar de los inmensos beneficios que derram6 en el mundo
el Verbo eterno al encarnar el que no se haga digno de ellos aco-
gi6ndose 6 Maria, en cuyo seno encarn6? LY qu6 medio mejor de
acogerse a ella, que alabando y bendiciendo a Dios porquc hizo en
ella cosas grandes, sobre todo porque la preserve, al ser concebida,
de toda culpa? Esta preservacion, sobre los otros motives que pudo
tener, y algunos de los cuales hemos indicado, no dejaria tambien
de tener por objeto el hacer a la Sefiora mas compasiva con res-
pecto 6 nosotros, los que arrastrados por las aguas de un diluvio
tan universal como fue el del pecado que caus6 nuestra ruina, no
tenemos 6 quien volver los ojos sino a ella. Llevada ella sobre las
aguas de este diluvio sin que la sumergiesen, como el area que sal-
v6 6 No6, y en No6 6 las esperanzas del mundo, ve nuestra triste
situation, nuestras angustias... Ly podri verlas sin estremecerse?
sin apiadarse de nosotros? Arca santa de la alianza eterna, no se
abrir4 para recibir en su seno sino al Padre del mundo future: pero
4 su sombra,'pero a su abrigo se salvar6n de la eterna muierte los
que la sirvan, los que la invoquen, los que laimiten como A.la uni-
ca-en gracia concebida.





DE MARIA SANTISIMA.


ESQUELETO DEL SERMON III

SOBRE LA INMACULADA

CONCEPTION DE MARIA SANTISIMA.

Vadam, et videbo visionem hane magnam.
(Exod. ili, 3).
IrW, y verb esta grande maravilla.

1. Mois6s vi6 en Sinai una zarza cercada dellamas sin consu-
mirse... ,Por qu6 este element voraz respeta a esa zarza? ,Qui6n
no diri como Mois6s: Vadam, et videbo, etc.?
2. Mayor es el prodigio que la Iglesia nos ofrece hoy. Una hija
de Adar... permanece incorrupta en medio de la mayor corruption.
lOh Dios I...
3. Los justos todos, no obstante sus..., experimentan muchas
veces al dia su flaqueza... Maria, desde su primer instant, triunf6
siempre del pecado... El fuego del pecado jams pudo hacerle sen-
tir su infame ardor. IQub gloria!... Vadam, etvidebo, etc.
4. Maria, no obstante su privilegio, nunca crey6 poder conser-
varle-sino por medio de la fidelidad y vigilancia... El retiro, la ora-
cion, etc., fueron las reglas constantes de sus costumbres... Vivi6
como si siempre estuviese temerosa de perder la gracia.
5. i Qu6 instruction y qu6 ejemplol Si Maria huye del mundo...
,c6mo nos prometer6mos nosotros poder conservar entire sus pla-
ceres...? Esta es la reflexion mas natural que nos ofrece este mis-
terio.
6. Hallo en Marfa dos fidelidades: fidelidad de precaution, que...:
fidelidad de correspondencia, con la que...

Primera part: La fidelidad de Maria d la gracia, se la hizo conservar.
7. Tres escollos deben temer las almas: so propia fragilidad, el
mundd, y el olvido de la gracia. A estos tres escollos opuso Maria .
tres precauciones: una entera separation del mundo, una insensi-
bilidad her6ica, nna gratitud continue y...
8. El primer escollo de nuestra inocencia esta en nosotros mis-
mos. Nuestras mas santas resoluciones...; la misma prontitud de
corazon...





36 SERMON III SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
9. Engailos del demonio. Quiere peisuadirnos que para servir
A Dios, no es necesario...
10. Fortalecida Maria con todas las bendiciones de la gracia, de-
fendida con el privilegio de su..., no se tiene por segura sino e6jos
de... Huye de las ocasiones... El retire de Nazaret fue... Alli, se-
parada del mundo, unida con Dios,... En los diferentes estados de
su vida siempre se oculta, de modo que solo Dios la yea...
11. Cuanto mas la gracia ha purificado un corazon, tanto mas
peligrosas son para 61 las ocasiones... El que desafia a un enemigo
temible, puede contarse por vencido... La misma virtud, expuesta
a los peligros, es muchas veces la mas peligrosa tentacion del al-
ma field.
12. La virtud, algunas veces, esti mas cerca de caer que el vicio
mismo. Jehd, principle impfo, miraba con indiferencia f Jezabel...
David, just y field, ve perecer su inocencia por sola la indiscrecion
de una mirada.
13. Aun cuando pudi6rais salir por fiadores de la fragilidad de
vuestro corazon, y... ,Qu6 podeis hallar en el mundo...? lOh alma
fell exclama san Agustin, ,qu6 haces en medio de...? Quid tibi cum
pompis diaboli, amator Christi? En la compaiifa de las almas justas,
dice el mismo, hallar6is..., y aquella seguridad que...
14. El temor de los juicios humans es el segundo obsticulo
que... Nos detiene el mundo, que hablarA, que...
15. Maria no se detiene en examiner si sus pasos pareceran ex-
tralios A los hombres, sino si son... Consagra A Dios su virginidad
y sigue la voz del cielo, sin cuidar de los vanos pensamientos de los
hombres...
16. Los que movidos de la gracia... guardais aun ciertos respe-
tos con un mundo a quien no amais, ,qu6 pretendeis con...? Si
quereis con esto..., os engaiais... El mundo se rie de los que des-
pues de haberle abandonado...
17, Solo siendo sincera y universal vuestra mudanza, podrA el
mundo... Mientras Sanson vivi6 enemigo declarado de los filisteos...,
pero apenas se acerc6 A aquel pueblo infiel..., 6 imit6 sus costum-
. bres...
18. Nada perdona el mundo A la virtud. No solamente no alaba
en los justos..., sino que quiere... Es excesivamente severo... Los
fariseos acusan de... Micol censura las... Los grandes de Jerusalen
miran como ambiciosas las..
19. La fltima precaution de que se vale Maria es un continue





DE MARIA SANTISIMA. 37
reconocimiento, y este es el tercer escollo... No conocemos bien el
gran favor..., y eso nace de una secret soberbia que hace que nos
atribuyamos en parte... No asi Maria, la coal dice: Fecitmihimagna
qui, etc.
20. 'Lo contrario le hubiera parecido una infame ingratitud...
Cuanto mas se miraba, mas descubria la grandeza...
21. Dios es tan celoso de sus dones como de su gloria, y no hay
cosa que tanto suspend sus misericordias como el...
22. De qu6 proviene, pues, que tantos pecadores...? ,De qu6
proviene que las felices inclinaciones con que nacieron...? Aun no
digo bastante; examined lo que pasa en el mundo, y verdis... z Qu6
es, pues, lo que habeis ofrecido 6 la gracia...? Cuanto mas parece
que os habia favorecido la... IQui6n soy yo, 6 Dios mio, para...!
Un infeliz...; un m6nstruo de ingratitud...
23. Nos vamos olvidando de nuestras pasadas miserias... En los
primeros dias de nuestra penitencia..., las conociamos demasiado.
Pero insensiblemente nos hemos ido familiarizando... De este modo
se ha borrado en nosotros el...
24. De ahi que las mas de las conversiones son poco durables...
David A pesar de su rigorosa penitencia..., no veia en si sino al ase-
sino de Urias... Et peccatum meum contra me est semper.
25. Cor meum conturbatum est, decia el penitente Rey, dereliquit
me virtus mea, et lumen oculorum meorum... Afflictus sum et humilia'
tus sum... Quid retribuam Domino pro omnibus, etc. De este modo
persever6 David hasta el fin, y...
26. La dltima razon de nuestra ingratitud es porque no consi-
deramos que Dios nos prefiri6 6 otras muchas almas...
27. La preferencia con que Dios preserve a Maria del pecado, fue
para ella el mayor'motivo de gratitud... Esta despert6 su amor y le
hizo conservar su fidelidad.
28. No hay cosa que tanto de a conocer el valor de la gracia a
una alma.,., como el ver 6 una infinidad de pecadores... entre-
gados aunn la ceguedad..., cuando ella sola ha sido escogida...
Entonces esta alma... dice: ,Qu6 habeis hallado en mi, 6 Dios
mio...? ,Qub tenia yo mas...? IOh Dios, que tan propicio sois al
pecador...!





38 SERMON III SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION

Segunda parte: La fidelidad de Maria d la gracia la hizo progresar
en ella.

29. No bastan las precauciones contra los escollos, es necesario
adelantar continuamente en el camino de la salvation.
30. Tres son las causes comunes de nuestras recaidas... Tres las
correspondencias 4 la gracia que nos ofrece Maria: de perfeccion,
de estado, de perseverancia...
31. De perfection. Jam6s hubo criatura que hiciese vida mas des-
prendida, mas... Am6 a Jesis mas que A su propia estimacion...,
mas que 4 su patria..., mas que 4 los aplausos mundanos..., mas
que A sf misma...
32. Este genero de correspondencia A la gracia es la cosa mas
rara entre... Bien s6 que cada uno..., pero aseguro que...
33. Fundo esta verdad en las luces con que Dios os ha favoreci-
do... Cuando abristeis los ojos para ver..., conocfsteis..., visteis...
Ser6is juzgados segun lo que habeis conocido...
34. La fundo tambien en los pensamientos que Dios os inspira;
y sino, acordaos de... ,No es verdad, que A pesar de la flaqueza
que;..? ,No es verdad que toda vuestra vida...?
35. La vocacion, pues, del cielo esti escrita, por decirlo asi, en
las inquietudes de vuestra alma. Si esta vida que aun seguis..., fuera
la situacion..., solo experimentarfais aquellos deseos... La perseve-
rancia es impossible fuera del estado que Dios nos pide.
36. Fundo, por fin, esta verdad en vuestras pasadas costumbres.
La media de vuestra virtud debe igualar, por lo menos, la de vues-
tros pasados vicios... Haced en la piedad los mismos progress que...
37. Las pasiones en personas de cierta clase siempre son vivas,...
y la penitencia flaca...Vuelven en si de... pero sin conocer... No se
content David con..., sino que llor6 su pecado..., interrumpi6 mil
veces su suefio..., pas6 lo restante de sus dias Ileno de...
38. No basta haber salido de Sodoma... Sali6 Lot de aquella ciu-
dad...; quiso el Angel llevarle..., no se atreve A seguirle... Dios le
abandon, se emborracha y... La virtud que busca el descanso esti
muy cerca de la que se aparta del camino...
39. Correspondenciade estado. Elevada al grado mas sublime de la
gracia..., no sale del simple y natural de su estado: toda su piedad
se halla limitada 4... El camino por donde la conduce la gracia, le
parece siempre el mas propio para... En esto suelen engafiarse...





DE MARIA SANTISIMIA. 39
Apenas se encuentra quien quiera ir A Dios por el camino que...
40. La p6rdida de sus bienes y de su fortune les parece 6 unos
tolerable, pero no pueden sufrir la mala fe de un enemigo...
41. Cada uno apetece las obligaciones esenciales del estado en
que no se halla, y nadie es fiel i la gracia de su propio estado. Se-
flor, decian los israelitas, cur eduxisti nos in desertum istud, etc.?
Y cuando ya estuvieron en la tierra de Canaan, tambien se queja-
ron diciendo: Terra devorat habitatores suos.
42. En el desierto, donde no necesitaban mas que... En Pales-
tina, donde debian combatir... De este modo, loh Dios mio! col
una continue ilusion...
43. Correspondencia deperseverancia. Con una fe siempre mas viva
y mas constant acepta los rigores... Si Jesds, siendo aun nifio, se-
oculta A su vista... En las bodas de Cani...
44. La piedad de las mas de las almas es en un principio una pie-
dad sensible y gustosa... En legando i faltarles este gusto..., su co-
razon desmaya..., est6 cerca de recaer, y por fin recae...De ahi pro-
vienen las tristes escenas... De ahf proviene el burlarse el mundo...
45. Cuando nos volvemos Dios, es necesarip... no fundar la
felicidad sobre el gusto que pasa, sino sobre reglas santas... Los
bienes y males presents no son verdaderos bienes ni males... El
gusto es pasajero, la verdad permanece eternamente... La virtud
tiene sus amarguras; pero lno las tenia tambien el mundo al cual
renunciisteis? ,No habia tambien entire sus placeres...? IOh alma
fiell ,Son acaso mas insufribles los disgustos de la virtud...?
46. Los disgustos deja virtud no son mas que unas inquietudes
superficiales, seguidas de una paz y tranquilidad... Son nubes que
ocultan por un instante..., pero que no apagan...
47. Saul, cansado de si mismo y de sus delitos, es un infeliz...
Vu6lvese a todas parties, y... Estas son las inquietudes del pecado.
48. Al contrario David, padeciendo las amarguras A que Dios
suele algunas veces entregar..., exclama: Quando consolaberis me?
-Nisi qdod lex tua meditatiomea est, tune forte, etc. Saul abandonado
de Dios y... no hall alivio sino... David afligido por Dios, pero...,
Ileva consigo el consuelo... iGran Dios! 1Qu6 ficil es el consolar-
nos mientras...! ICu4nto mas apreciables son...! Estas son las ins-
trucciones que nos da Maria: felices nosotros, si...





40 SERMON III SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION



SERMON III

SOBRE LA INMACULADA


CONCEPTION DE MARiA SANTISIMA.

Vadam, ct video visionem hanc magnam.
(Exod. ll, 3).
Ir6, y ver6 esta grande maravilla.

1. Extraordinario era el prodigio que se manifest 6 Moisds en
el monte Sinai. Una zarza cercada por todas parties de llamas sin
consumirse; pues ,qu6 es lo que en su presencia suspended la acti-
vidad del fuego ? Por qu6 este element, que con su voracidad con-
sume cuanto encuentra, parece que respeta 6 esta zarza milagrosa?
jQuidn no diri, como Moises: Ir6, y ver6 esta grande maravilla?
Vadam, et videbo visionem hane magnam.
2. Aun es mayor el prodigio que la Iglesia ofrece hoy A la pie-
dad de los files. Una pura criatura, una hija de Adan, una portion
de la masa corrompida del human linaje, que 6 pesar de la rafz
inficionada de donde procede, A pesar de la depravacion del siglo
en que habitat, A pesar del aire emponzoiiado que respira, conserve
toda la pureza de su alma santa, permanece incorrupta en medio
de la mayor corruption. IOh Diosl IQuien como Vos! Vos sois el
Dios que obra los prodigies.
3. Los justos, aun los de primer 6rden, no obstante sus temo-
res y vigilancia, no obstante los socorros de la gracia que los sos-
tiene, experimentan muchas veces al dia su flaqueza: si dijeran que
estaban un solo instant de su vida sin pecado, mentirian al Espi-
ritu Santo, y contra si mismos; y Maria desde el primer instant en
,que Dios derram6 en su alma la justicia y santidad, hasta el mo-
mento en que entr6 en la bienaventuranza, Maria siempre triunf6
del pecado, del mundo y de todos sus halagos; del mundo y de sus
falsas miximas, con las que hace que tantas almas entren en el ca-
mino de la perdicion; del mundo y de todas las contradicciones que
opone A la virtud, y con las que desgraciadamente se pierden tan-





DE MARIA SANTISIMA. 41
tos justos, de aquellos que el Evangelio llama temporales; por to-
das parties la rodea el fuego del pecado, pero sin poderla hacer sentir
su infame ardor. IQu6 prodigio tan inaudito! iQu6 gloria! IQu6
privilegio tan singular concedido a Maria I r6, y ver6 esta gran ma-
ravilla. Vadam, et videbo visionem hanc magnam.
4. No obstante haber nacido Maria con un privilegio tan su-
blime, que ponia entire ella y el pecado una cisi infinita distancia,
nunca crey6 poder conservarle sino por medio de la fidelidad y vi-
gilancia. La misma plenitud de gracia que la hacia superior A todos
los peligros, se los hacia, al parecer, mas formidable. Sin tener en
si aquel caudal de flaqueza y corruption, que hace que en todo ha-
Ilemos escollos, y que muda en lazos aun nuestras mismas virtudes,
las mas rigorosas precauciones la parecieron elC nico asilo y toda la
seguridad de su inocencia. El retire, ]a oracion, el huir del mun-
do, la negacion de si misma, fueron las reglas constantes de sus
costumbres; y aunque tantos favors recibidos del cielo la daban
una confianza tan firme y tan bien fundada de que nunca la aban-
donaria la gracia, vivi6, no obstante, como si siempre estuviera
temerosa de perderla.
5. QuB instrucciony qu6 ejemplo! Si Marialibre de aquel prin.
cipio de corruption, que hace que nuestras caidas sean faciles y cAsi
inevitable, huye del mundo, vive con recogimiento y oracion, jc6-
mo nos prometer6mos nosotros poder conservar entire sus placeres
y peligros una inocencia, que aun dentro de nosotros mismos tiene
enemigos tan terrible, contra quienes pelear? Esta es la reflexion
mas natural que nos ofrece este misterio.
6. Hallo, pues, en Maria, cuya fidelidad quiero proponer por mo-
del6 i las almas favorecidas de Dios, y a quienes la gracia ha sacado
del vicio, dos fidelidades respect de la gracia recibida: una de pre-
caucion, que la hace temer aun los menores peligros; la fidelidad
de correspondencia, con la que cuida hasta el fin de hacer nuevos
progress en los caminos de la gracia : fue field en conservar la gra-
cia recibida; y fue fiel en.aumentarla y seguirla hasta donde la
misma gracia la quiere conducir. Volvamonos a la misma Sefiora
para alcanzar por su intercesion estas dos fidelidades: Ave Maria.

Primera parte: La fidelidad de Maria d la gracia, se la hizo conservar.

7. Tres escollos deben temer las almas que, deseosas de su sal-
vacion y vivamente persuadidas de que todo lo que no es Dios es ua
4 T. iII.





42 SERION III SOBRE LA' INMACULADA CONCEPCION
suefio, quieren empezar & ser fieles. Primeramente, su propia fra-
gilidad que las arrastra; en segundo lugar, el mundo, con el cual
todavia quieren guardar respetos y atenciones; y por iltimo, el ol-
vido de la gracia, que poco a poco las hace menos cuidadosas de la
grandeza y singularidad del favor que en medio de sus extravios
mud6 su corazon y disip6 sus tinieblas. A estos tres tan peligrosos
escollos para una nueva conversion opone Maria tres precauciones
que nos seryiran hoy de modelo. Primeramente a la propia fragi-
lidad, opone una enter separacion del mundo; a la vana delica-
deza de los juicios p6blicos, una insensibilidad her6ica respect de
los discursos y frivolos pensamientos de los hombres; y al olvido
de la gracia, un reconocimiento continue y proporcionado A la gran-
deza del beneficio. Os suplico que me esteis atentos.
8., El primer escollo de nuestra inocencia esta en nosotros mis-
mos: nuestras mas santas resoluciones vienen casi siempre a trope-
zar con nuestras propias inclinaciones: la misma prontitud de co-
razon que forma nuestras l6grimas y penitencia, es en el instant
siguiente la causa de nuestra inconstancia y de nuestros disgustos;
y sin que los objetos exteriores se mezclen en nuestro engailo, la
virtud por sf sola se debilita en el mismo corazon en que se habia
formado.
9. Una de las ilusiones mas comunes de que se vale el demonio
para engailar a-las almas que empiezan 6 servir 6 Dios, es el per-
suadirlas que no es necesario romper abiertamente con el mundo
para hacer una vida cristiana; que se puede muy bien vivir en me-
dio de sus placeres sin tener parte en ellos; que una vez mudado
el corazon, las ocasiones, que antes eran funestas 6 la inocencia,
son ya objetos indiferentes; y que entonces los mismos peligros vis-
tos de cerca sirven de instruction y de remedio.
10. Para confundir, pues, on error tan injurioso a la piedad,
nos propone boy la Iglesia el ejemplo de Maria. Fortalecida con to-
'das las bendiciones de la gracia, defendida con el privilegio de su
conception milagrosa, y teniendo ]a promesa de Dios por prenda
de su inocencia, no se tiene por segura sino 16jos del mundo y de
sus riesgos. Huye,de las ocasiones, aun antes de la edad en que
pueden temerse los peligros. El retire de Nazaret fue el primer asi-
lo en que muy en tiempo deposit el tesoro de la gracia para liber-
tarle del contagio. Allf, separada del mundo, unida con Dios por
medio de los mas santos movimientos de unia caridad ya consuma-
da; heredera de los deseos detodos los Patriarcas sus antepasados;





DE MARfA SANTISIMA. 43
cargada de los votos de toda la Sinagoga, suspiraba sin cesar por
la venida del Salvador: gemia por la desolacion de Jerusalen y por
las infidelidades de su pueblo: pedia al Senor que visitase A Israel
con su misericordia; y pensando continuamente en el que habia de
ser la salud de Juda y la luz de las naciones, le formaba ya en su
corazon por medio de la fe, dicenr los santos Padres, antes que la
virtud del Todopoderoso le hubiese formado en su seno por medio
de la secret obra de su poder. Ni la autoridad de los ejemplos, ni
la licencia de las costumbres de su tiempo, en que el comercio de
las naciones y el reinado de un extranjero habian alterado much
en Judea la sencillez de las primeras costumbres y la observancia
de la ley de Dios, no la hicieron minorar la austeridad de sus pre-
cauciones y conduct. Hija de David, esposa de Jos6, madre del
Mesias, entregada despues al amado Discipulo, en todos los dife-
rentes estados de su vida se oculta, vive 16jos del mundo y donde
solo Dios la yea. La oracion y el retire la parecen el inico medio
para conservar la gracia recibida. Primera precaucion.
11. Es error el career que el mundo y sus peligros son menos de
temer, cuando se les present un corazon convertido y una alma
que desconfia de ellos. Primeramente, exponeis la gracia recibida,
y esta es una temeridad castigada, cAsi siempre, con la p6rdida del
beneficio que se expone. En segundo lugar, es una ingratitud y una
serial del poco caso que haceis de las misericordias que el Seiior usa
con vosotros : a la ingratitud sigue siempre la tibieza,.y muchas ve.
ces la indignacion del bienhechor. Podia afiadir, que cuando mas
ha purificado vuestro corazon la gracia de una conversion sincere,
tanto mas peligrosas son para vosotros las ocasiones: en otro tiem-
po, cuando camin6bais por el camino de la iniquidad, viviendo en
el comercio de los sentidos y de las pasiones, estaba menos expuesta
vuestra alma; la familiaridad con los deleites entorpecia, por de-
eirlo asi, su viveza; vefais mil veces el peligro sin reflexion y con
tranquilidad; el disgusto os servia como de seguridad; el pecado,
si es licito decirlo asi, os servia de muralla contra el pecado mismo:
pero hoy, que conociendo el don de Dios os absteneis de cuanto
puede desagradarle, tienen para vosotros los placeres un nuevo ve-
neno; cuanto mas hufs de ellos mas debeis temer su presencia;
cuanto mas tema vuestro corazon el entregarse 6 ellos, mayor im-
presion haran en 4l: si desafiamos temerariamente 6 un enemigo
que nos parece temible, ya nos podemos contar por vencidos: las
mas ligeras ocasiofies que en otro tiempo apenas merecian vuestra
4*





44 SERMON III SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
atencion, ofenderin hoy vuestra inocencia. Todo aquello de que
nos privamos, empieza 4 sernos mas amable: los deleites que he-
mos renunciado, se presentan con nuevos halagos; elpecado A quien
ya hemos apartado de nosotros, hall al corazon mas fAcil para re-
cibir sus impresiones. Os fiais de vuestra virtud, y la misma virtud
expuesta a los peligros es muchas veces la mas peligrosa tentacion
del alma fiel.
12. Jehui, prfncipe impio, miraba con indiferencia a la sober-
bia Jezabel rodeada de pompa y de atractivos, cuidadosa solamente
de agradar; y David, just yfiel, ve perecer su inocencia por sola
]a indiscrecion de una mirada. Algunas veces estA la virtud mas cerca
de caer que el vicio mismo; y Vos lo permits asi, 6 Dios mio, para
que las almas que son vuestras obren su salud, huyendo de los pe-
Sligros y desconfiando de sf mismas.
13. Por otra parte, si ya os sentis movido de Dios, /qu6 en-
canto puede tener para vosotros el mundo en que vivis? Aun cuan-
do pudi6rais salir por fiadores de la fragilidad de vuestro corazon y
pudi6rais prometeros que nunca os sorprenderian aquellas ocasiones
halagiefias; en aquellos instantes de inadvertencia 6 flaqueza en
que repentinamente se suele perder el fruto de muchos afios de vir-
tud, ,qu6 es lo que aun podeis hallar en el mundo que os agrade?
/,En qu6 os podeis ocupar en 61, sino en cosas in6tiles, de que vues-
tra fe se queja en secret? 4Qub podeis oir, sino vanos discursos,
que se oponen a vuestras determinaciones, 6 que las entibian? LDe
qu6 os pueden servir sus placeres, sino de halagos que os pervier-
tan, sus mas honrosas conexiones, sino de cumplimientos que os
molesten, sus mas divertidas tertulias, sino de escenas que os es-
torben? ,Qu6 puede ser para vosotros el mundo entero, sino una
perp6tua violencia? IOh alma fell exclama san Agustin, ; qu6 ha-
ces en medio de un mundo que no se hizo para ti? Quid tibi cum
pompis diaboli, amator Christi? Infelices seriais si aun amiseis al
Inundo; pero aun lo seriais much mas, si no am6ndole os obsti-
naseis en vivir en medio de sus peligros: said, pues, de este mundo
corrompido; esto es, formaos en 61 nuevas amistades, nuevos pla-
ceres, nuevas ocupaciones: unios con el corto ndmero de almas
justas que viven en el mundo como vosotros, pero no viven como
el mundo; en su compafita, dice san Agustin, hallar6is aquella fi-
delidad, aquella verdad, aquel candor, aquella alegrfa pura y agra-
dable y aquella seguridad que nunca pudisteis hallar en las compa-
Wias mundanas: apartaos generosamentd de aquello que no os es





DE MARIA SANTISIMA. 45
permitido amar: tened valor para huir.de lo que la fe os ha hecho
ya despreciar; y no hagais caso de los vanos juicios de un mundo
que no conoce i Dios y que ya estA juzgado. Segunda precaucion,
cuyo ejemplo verdis en Maria santfsima.
14. El temor de los juicios humans es, cat6licos, el segundo
obsticulo que opone el demonio 4 las santas inspiraciones de ]a gra-
cia. Bien conocemos que, para corresponder A los movimientos sa-
ludables que la bondad de Dios pone en nuestros corazones, era
necesario dar muchos pasos, pero nos detiene el mundo, que ha-
blar4, que lo condenari y se burlard; al mismo tiempo que le des-
preciamos, le tememo.s.
15. Persuadida, pues, Maria de que es impossible unir lo que
nos pide la gracia con las costumbres y sujeciones que nos impone
el mundo, y el no ser infiel 4 Dios cuando queremos suavizar con
respetos humans las obligaciones de una nueva vida, no se detiene
en examiner si sus pasos parecerian extrailos 4 los hombres, sino
solamente si son medios necesarios para conservar la gracia recibi-
da; y asf, aunque en la Sinagoga se miraba A la virginidad como
oprobio,.y eran despreciadas las personas que abandonaban la espe-
ranza de ser madres del Mesfas, coriociendo Marfa que este era el
camino por donde Dios queria llevarla, abraza este humilde estado,
y sin tener respeto 4 su nacimiento, 4 la esperanza de sus parien-
tes, frustrada con esta resolution, a lo que diria el mundo, el que
siempre desea hallar en la conduct de los justos alguna cosa ex-
traordinaria para poder motejar 4 la piedad de capricho y de fla-
queza, consagra 4 Dios su virginidad y sigue la voz del cielo, sin
cuidar de los vanos pensamientos de los hombres: porque, 4 la ver-
dad, se adelanta poco en el camino de Dios, cuando se miran con
respeto las injustas preocupaciones del mundo.
16. Y sino decide los que movidos de la gracia, aunque de-
masiado atentos 4 los juicios humans, guardais aun ciertos respe-
tos con un mundo 4 quien no amais, ,qu6 es lo que pretendeis con
dejar de hacer por respeto suyo mil cosas propias de la fidelidad que
debeis A Dios? Si quereis con esto evitar sus censuras y que favo-
rezca vuestra nueva virtud, os engailais; porque cuanto mas obser-
vantes os yea de sus mAximas, mas censurari vuestra piedad; cuan-
ta mayor uniformidad querais conservar con l1, mayores motives
dais A la malignidad de sus censuras: las mismas condescendencias
de que con trabajo usari vuestro corazon para agradarle, serAn el
motivo de su burla: condena solamente en los que se dedican a la





46 SERMON III SOBRE LA INIACULADA CONCEPCION
piedad lo que halla en ellos de mundano; se burla de aquellas al-
mas indecisas que hacen a todo, al mundo y a la virtud, y.asf son
indefinibles; series de los que despues de haberle abandonado, aun
quieren agradarle, y aunque es enemigo declarado de la virtud, por
lo comun su censura mas se dirige contra los defects de la virtud
que contra la virtud misma,
17. Si quereis, pues, que el mundo apruebe vuestra mudanza,
haced que sea sincera y universal. Quereis que alabe vuestra nueva
penitencia? Haced que sea proporcionada A vuestros antiguos des-
6rdenes; que no note en vosotros un penitente sensual, tibio y me-
dio mundano, despues de haberos conocido un pecador vivo, ar-
diente y sin respetos en el vicio; que no pueda decir de vosotros que
A unas pasiones extremadas ha sucedido una virtud acomodada,
que en lugar de los placeres violentos habeis elegido la pereza, y
que en vuestra nueva vida no hay otra cosa especial mas que ha-
beros apartado de todo lo que os molestaba. No temais, pues, al
mundo, sino mientras useis con 1l de respetos. Mientras que San-
son vivi6 enemigo declarado de los filisteos y 16jos de sus ciudades,
le tuvieron por un hombre escogido por Dios para ensalzar la glo-
ria de Israel; pero apenas se acerc6 A aquel pueblo infiel, apenas
hizo alianza con 61 imit6 sus costumbres, cuando se hizo la fi-
b'ula de Gaza, y sirvi6 de piblico juguete a sus conversaciones.
18. Nada perdona el mundo i la virtud. No solamente no alaba
en los justos el que se acomoden A sus costumbres, sino que quiere
en ellos mas modestia, mas consideration, mas caridad, mas desin-
ter6s, mas olvido de si mismos y mas privacion, si es possible, de ra
que manda el Evangelio, Es excesivamente severe en las reglas que
impone A los justos: les dispute hasta las mas leves condescenden-
cias que usan consigo mismos; les imputa A pecado aun sus mas
inocentes libertades; quisiera condenarlos A un perp6tuo retire, A
una tristeza sin consuelo y una entera insensibilidad acerca de sus
propios interests. Quisiera, segun parece, que para contarse en-
tre los justos dejasen de ser hombres; y su injusticia se emplea mas
en ponderar sus obligaciones que en disculparsus fragilidades. En
este punto es el mundo un doctor muy rigid. Los fariseos acusan
de intemperancia los inocentes convites de Jesucristo. Micol cen-
sura las santas alegrfas do David. Los grandes de Jerusalen miran
como ambiciosas las ligrimas y predicciones de Jeremias. El mundo
aumenta y envenena cuanto halla en las acciones de losjustos, y
usando consigo de toda la indulgencia possible, guard para ellos





DE MARA SANTISIMA. 47
toda su severidad, como si abultando las obligaciones de la piedad
quisiera persuadirse que son impracticables, y justificar las trans-
gresiones con que se aparta de ellas.
19. Finalmente, la iltima precaucion de que se vale Maria para
conservar la gracia recibida es un continue reconocimiento, y este
es el tercer escollo que puede temerse en una nueva vida. No co-
nocemos bien el gran favor de Dios en habernos'sacado del des6r-
den: esta falta de conocimiento nace primeramente de una oculta
soberbia que hace que atribuyamos en parte nuestra mudanza 4 un
natural feliz, a un gran caudal de rectitud y probidad, el que aun
en medio de los des6rdenes nos hacia avergonzar del vicio, que po-
nia ciertos lfmites A nuestras pasiones, lbs que suelen traspasar la
mayor part de los pecadores, y que nos hacia respetar la obliga-
cion al mismo tiempo que la posponfamos al deleite. Pero Maria;
nacida con tantos privilegios, y formada, segun parece, para la vir-
tud, no busca'en si las razones de los favors de Dios: Obrd en mi
(dice) cosas grandes, porque se acordd de su misericordia 1.
20; Cualquiera cosa que quisiera atribuirse a sf misma la hu-
biera parecido una infame ingratitud, y no hallando en sf cosa al-
guna que pudiese merecerla la estimacion de Dios, cuanto mas se
miraba mas descubria la grandeza del beneficio, sin hallar en sf mas
que nuevos motives de agradecimiento.
21. Dios gusta de que conozcamos el valor de las, gracias que
nos hace; es tan celoso de sus dones como de su gloria, y no hay
cosa que tanto suspend sus misericordias como el querer buscar en
nosotros mismos las razones de haberlas merecido. Porque,-4 la ver-
dad, ademis de que un natural feliz y dispuesto para el bien es un
don gratuito, es injusticia querer por eso minorar lo grande del be-
neficio que ha mudado nuestro corazon y el recoriocimiento que de-
bemos 4 nuestro bienhechor.
22. ,De qu6 proviene, pues, que tantos pecadores nacidos con
mejores disposiciones que nosotros, mas inclinados que nosotros, por
el carActer de su corazon, 4 la verguenza y A la inocencia, y mas mo-
vidos de la virtud y de las santas verdades que la inspiran; de qu6
proviene que, no obstante esto, no tienen valor para romper sus ca-
denas, que contintian ofendiendo al Dios que conocen, que ultrajan
la misma verdad que respetan, que se dejan Ilevar como por fuerza
de sus inclinaciones, y que a pesar de la voz de la naturaleza que
parece acordarles su obligacion, se dejan todavia aprisionar del
SLue. I,49, 54.





48 SERMON III SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
mundo y del encanto de sus pecaminosos deleites? Pero /qu6 es lo
que digo? ,De qu6 proviene que estas felices inclinaciones con que
nacieron sean el pretexto de su impenitencia, que fiados en ellas se
prometan una conversion future, yque hall6ndose con mas dispo-
siciones para la virtud que otros pecadores mueran impenitentes,
porque no se sentian obstinados? Aun no digo bastante, cat6licos;
examined lo que pasa en el mundo, y ver6is que las personas de un
caricter mas pacifico, las mas dispuestas 6 la virtud, los corazones
mas tiernos, mas sinceros y mas generosos, son los que mas se de-
jan engafiar de los deleites. iQu6 es, pues, lo que habeis ofrecido
a la gracia present6ndola una alma buena y f6cil, sino mas dispo-
siciones para los deleites y mas obsticulos a la virtud? Cuanto mas
parece que os habia favorecido la naturaleza, cuanto mas,distantes
*estibais del reino de Dios, tanto mas debeis bendecir 6 la mano mi-
sericordiosa que os ha mudado en medios de santificacion las mis-
mas inclinaciones que en otros son el escollo de su inocencia; que
ha mudado vuestra inclinacion al vicio en un santo deseo de la jus-
ticia; vuestro amor A las criaturas en una amorosa compuncion hi-
cia l1; vuestros movimientos profanos en santas lagrimas: si alguna
vez se os permit reflexionar sobre ese natural d6cil que se os con-
cedi6 al tiempo de nacer, es para que os confundais de haberle he-
cho servir tanto tiempo 6 la injusticia, y de no haber hecho mas uso
de los talents que os distinguen de los dem6s hombres, que el ha-
ber hallado en ellos una distinction infeliz en la ciencia del pecado
y en la satisfaccion de sus pasiones. I Qui6n soy yo, 6 Dios mio,
para querer hallar en mi corazon las razones de vuestras misericor-
dias! Un infeliz a quien han hecho mas culpable vuestros dones;
un pecador que en vuestros mismos beneficios ha hallado la rafz de
sus miserias; un m6nstruo de ingratitud que se ha divertido en jun-
tar cuantas disposiciones favorables A la virtud puede dar de si un
natural feliz con cuanto puede inspirar i favor del vicio una volun-
tad corrompida.
23. La segunda razon por que el reconocimiento, que debe ser
continue en las almas a quienes Dios ha movido, se entibia en nos-
otros, es porque nos vamos olvidando de nuestras pasadas miserias.
En los primeros dias de nuestra penitencia, apenas nos atreviamos
6 mirarnos A nosotros mismos: los horrores de nuestra alma, que
aun estaban vivos, por decirlo asf, hacian gemir 6 nuestra fe; nues-
tros des6rdenes se presentaban todavfa a nuestra vista con toda su
fealdad; y aun era precise que el confesor prudent y caritativo nos





DE MARIA SANTISIMA. 49
los disfrazase para mitigar nuestros temores, y para que no desma-
yase nuestra flaqueza: entonces la sola tentacion que padecfamos
era el conocer demasiado nuestra miseria. Pero insensiblemente nos
hemos ido familiarizando con nosotros mismos; nuestras falsas vir-
tudes nos han ocultado nuestros pasados delitos, y algunos'pocos
dias dedicados a la penitencia, algunas pocas l6grimas han borrado
de nuestra memorial los horrores de una vida llena de iniquidad; de
este modo el reconocimiento del beneficio que nos purific6 se ha
borrado con la memorial de las manchas de que entonces estibamos
cubiertos.
24. Esto sucede en las mas de las conversione, de lo que nace
que sean tan poco durables. Dios quiere que en todos los instantes
de la vida se conozca el inestimable precio de la gracia que mud6
nuestro corazon : deja de ser misericordioso, luego que dejamos de
ser agradecidos 6 sus misericordias. David, 6 pesar de su rigorosa
penitencia, de sus l6grimas y de sus canticos, aun no veia en si sino
al asesino de Urfas, y al violador de la santidad del lecho conyugal:
su culpa, aun despues de much tiempo de expiada, se manifestaba
continuamente A su vista como una sombra importuna; y ni el res-
plandor del trono, ni la prosperidad de su reinado, ni el nimero
de sus victorias, ni la constant fidelidad que observ6 despues A la
ley de Dios, ni su celo por la majestad del culto divino, ni las ala-
banzas de sus profecfas; que parecian haberle borrado la memorial
de su pecado, para no acordarse mas que de su piedad, y de tan-
tas acciones santas con que despues le habia reparado, no pudieron
borrarle de su espiritu y de su corazon: Etpeccatum meum contra
me est semper 1.
25. Oh Dios! decia continuamente el penitente Rey, cuando
me acuerdo en vuestra presencia de la multitude de mis iniquidades,
de las gracias con que siempre me habeis favorecido, aun cuando
yo con mas ingratitud y escandalo violaba vuestra santa ley, se turba
mi corazon, me abandon mi confianza, y mis ojos miran sin gusto
todo este resplandor y grandeza que me rodea: Cor meum contur-
batum est, dereliquit me virtus mea, et lumen oculorum meorum Si,
Dios mio, todos los placeres del reinar no pueden aliviar la gran
tristeza que deja en mi alma el dolor de haberos ofendido: Afflictus
sum 3. Toda la gloria de mi reino no equivale al secret abatimiento
que en vuestra presencia me hace padecer la memorial de mis fla-
quezas: Humiliatus sum 4. ,Qu6 podr6 yo, Seilor, daros por tan-
Psalm. i, 4. Ibid. xxxvii, 22. 3 Ibid. 9. Ibid. -





50 SERMON III SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
tas bendiciones con que me habeis enriquecido? En mis des6rdenes
nunca me habeis desam'parado; me enviasteis profetas que meanun-
ciasen vuestras santas voluntades; me disteis un corazon d6cil y
dispuesto para la verdad; siempre me favorecisteis contra mis ene-
migos; multiplicisteis mi descendencia, y asegurasteis para siempre
en mi casa el trono de Juda; me hicisteis amado de mis pueblos, y
temido de mis vecinos, Lqu6 os dar6 yo, Senior, por tantos benefi-
cios? PodrAn acaso bastar mis lagrimas para expiar mis delitos 6
para agradecer vuestras gracias? Quid retribuam Domino pro omni-
bus que retribuit mihi 1? De este modo persevere David hasta el fin,
y afianz6 en la continue memorial de su pecado la seguridad de su
penitencia.
26. Finalmente, la 6ltima razon por que dejamos entibiar nues-
tro agradecimiento, despues de los primeros pasos de nuestra con-
version, es porque no consideramos que cuando Dios mud6 nuestro
corazon, nos prefiri6 A otras muchas almas menos pecadoras que
nosotros, y no obstante las dej6 en el camino de la perdicion.
27. La preferencia que Dios us6 con Marfa, no en sacarla del
pecado, sino en preservarla de 61, es para ]a Sefiora el mayor mo-
tivo de su agradecimiento: se acuerda de que al mismo tiempo que
el Seflor desprecia a las demas hijas de Juda, se digna mirar la ba-
jeza de su esclava, escogerla yllenarla de dones y de gracias; y sien-
do toda la ocupacion de los pensamientos de Maria esta preferencia
de las misericordias y amor del Seilor para con ella, la sirve para
despertar su amor, y asegurar su fidelidad.
28. Y a la verdad, catdlicos, no hay cosa que tanto d6 a cono-
cer el valor de la gracia A una alma en quien Dios ha infundido un
santo disgusto del mundo, y un horror de los pasados des6rdenes,
como el ver A una infinidad de pecadores de todas classes, de todas
edades, de todos sexos, y que solian ser c6mplices de sus antiguos
*placeres, entregados aun 6 la ceguedad y A la corruption de su co-
razon, cuando ella sola ha sido escogida y separada por un singu-
lar favor de Dios, sacada de sus des6rdenes, ilustrada y Ilamada al
conocimiento de la verdad; entonces, esta alma movida de la gran-
deza del beneficio, dice: ,Qu6 habeis hallado en.mf, 6 Dios mio,
que haya podido merecerme una distinction tan singular de gracia
y misericordia? Qu6 tenia yo mas que tantas almas A quienes a mi
vista habeis dejado perecer en el mundo, sino mas miserias que cu-
rar y mas oposicioies a vuestra gracia? jQu6 os he hecho yo para
SPsalm. cxv, 12.





DE MAniA SANTISIMA. 51
que asi me prefirais? Yo he sido mas indiscreto en mis pasiones, he
resistido mas tiempo 6 vuestras inspiraciones santas, he estado atado
con mas pesadas y mas vergonzosas cadenas. Este es, Dios mio, todo
mi m6rito. Una abundancia de iniquidad ha atraido sobre mi la su-
perabundancia de vuestras misericordias: habeis escogido la mas
flaca y mas delincuente de vuestras criaturas, para hacer resplan-
decer mas en mi el poder de vuestro brazo, y las maravillas de vues-
tra misericordia. Oh Dios, que tan propicio sois al pecador, dadme
un corazon capaz de amaros tanto, como desea mi agradecimiento
y merece el exceso de vuestra bondadI En esto consiste, cat6licos,
esta fidelidad de precaucion, tan necesaria para conservar la gracia
recibida'. Pero 6 la fidelidad de precaucion aiiadi6 Maria la fidelidad
de correspondencia.

Segunda part: La fidelidad de Maria d la gracia la hizo progresar
en ella.

29. No basta haber evitado con precauciones saludables los es-
collos que pueden temerse en el principio de una vida cristiana; es
necesario tambien seguir los caminos por donde la gracia nos llama,
y adelantar continuamente en el camino de la salvacion en que he-
mos entrado.
30. Culles son, pues, las mas comunes causes de nuestras re-
caidas? Primeramente, el no haber seguido toda la fuerza y toda la
extension de la gracia que nos sac6 del des6rden; en segundo lu-
gar, .el salirnos del camino por donde queria llevarnos; finalmente,
el desmayar al tiempo que vamos adelantando y ceder A cada obs-
tAculo que el demonio opone i nuestra propia flaqueza. Pero Maria
ofrece 6 la gracia una correspondencia de perfeccion, una corres-
pondencia de estado, y una correspondencia de perseverancia con
que acaba de.instruirnos.
31. En primerlugar, una correspondencia de perfeccion; y en
esto ensefia Maria a las almas movidas del deseo de su salvacion,
6 no poherlimites peligrosos A la gracia que las sac6 de los des6r-
denes del mundo y de las pasiones. Jam6s hubo criatura que hicie-
se vida mas desprendida, mas pura y mas perfect que esta santa
hija de Jud ; no tuvo inclinacion que.dividiese 6 debilitase en su
corazon el amor a Jesucristo; le am6 mas que 6 su propia estima-
cion, pues las sospechas de Jos6 no pudieron sacar de su boca ni
una sola palabra que perjudicase A su humildad; mas que A su pa-





52 SERMON 'I SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
tria, pues huye & Egipto sin detenerse; mas que A los aplausos
mundanos, pues no le insta, como sus demis parientes, a que se
manifieste al mundo; mas que 6 su descanso, pues nunca le aban-
dona en sus viajes; y finalmente, mas que a sf misma, pues le ofre-
ce en sacrificio en el Calvario, sin que lo tierno de su amor ceda A
lo grande de su fe; la llamaba la gracia al mas rigoroso despren-
dimiento, A las virtudes mas perfectas, 6 lasacciones mas herdi-
cas, y nunca la limit A un g6nero de virtud mas suave y mas
comun.
32. No hay, pues, cosa mas rara entire las personas que se han
levantado de sus des6rdenes que este g6nero de correspondencia A
la gracia. Bien s6 que cada uno tiene su propio don; que la medi-
da de la gracia no es ]a misma para todas las almas; y que al sier-
vo 6 quien se le hubiere dado menos, tambien se le pedird menos;
pero aseguro que td en particular, 6 quien Dios ha tocado, eres
infiel la gracia recibida, aunque te abstengas de los pasados deli-
tos, si por otra parte te cities 6 costumbres tibias, sensuales y co-
munes.
33. Y fund esta verdad en las luces con que Dios os ha favo-
recido y que se han seguido 'd vuestra penitencia: cuando abristeis
los ojos para ver lo enorme de vuestros pasados delitos, los abris-
teis al mismo tiempo para ver hasta d6nde se extendian vuestras
obligaciones: conocfsteis las reglas de la fe: visteis hasta d6nde ex-
tiende el Evangelio el despego, el aborrecimiento del mundo, el
desprecio de sf mismo, el amor de la cruz y la violencia de los sen-
tidos y del espfritu: visteis en la mayor parte de las costumbres
recibidas en el mundo, muchas cosas que no veian los mundanos;
en cada accion conociais lo mejor, segun la expression del Ap6stol,
esto es, lo que debia hacerse para seguir el espfritu de la fe; y asf
digo que ser6is juzgados segun lo que habeis conocido, y que vues-
tras luces serin en la presencia de Dios la media de vuestras obli-
gaciones.
34. Fundo tambien esta verdad en los pensamientos que'Dios
os inspira; y sino, acordaos de aquellos primeros instantes de pe-
nitencia en que empezisteis 6 detestar los des6rdenes de vuestra
vida :pasada; entonces sentisteis un nuevo gusto en la oracion, en
el retire y en las santas austeridades : gemfais en lo intimo de vues-
tro corazon por los empefios con que aun estibais ligados con el
mundo, por los placeres que aun teniais precision de permitlros,
por las costumbres que una especie de cortesanfa os hacia seguir:





DE MARIA SANTISIMA. 53
os decfais a vos mismo que una alma cristiana debia desterrar de sf
estas reliquias del mundo, y que una alma pecadora, entregada
como la vuestra i las lagrimas y a la penitencia, debia mirar estas
costumbres mitigadas como delitos. ,No es verdad, cat6licos, que
a pesar de la flaqueza que hasta ahora os ha hecho perseverar en
este estado, no se han borrado aun de vuestros corazones estos
pensamientos fieles? que aun os reprendeis todos los dias vues-
tra tibieza y vuestra infidelidad a los dones recibidos? que cono-
ceis que aun falta algo a lo que Dios pide de vosotros? que no
obstante el pdblico error que alaba vuestra piedad, conoceis toda-
via que en la presencia de Dios estais muy distantes del estado a
que os llama la gracia, y que las alabanzas de los hombres, que su-
ponen en vosotros virtudes que no tennis, serAn motiyo de hacer
mas several vuestra condenacion? ,No es verdad que toda vuestra
vida, por mas inocente que parezca a la vista de los hombres, no
es mas que una continuation de remordimientos, que no experi-
mentais aquella paz inocente que es el mas suave fruto de la gra-
cia, y que aunque os absteneis del pecado, con todo eso os hallais
privados de todos los consuelos de la virtud?
35. La vocacion, pues, del cielo esta escrita, por decirlo asi,
en las inquietudes de vuestra alma. Si estavida que aun seguis, na-
tural y mundana, fuera la situation 6 estado en que Dios os quie-
re; si la gracia no os llamara a una abnegacion del mundo mas ab-
soluta, A una mas several vigilancia sobre vuestros sentidos, esta-
rfais tranquilos en vuestro estado; solo experimentarfais aquellos
deseos de un estado mas perfect, inseparables de la justicia cris-
tiana; pero no padecerfais las inquietudes de un corazon agitado,
descontento, acobardado, que se esfuerza continuamente para le-
vantarse sobre si mismo, y que inmediatamente le abate su flaque-
za; gustarfais las delicias que se experimentan en ser de Dios y en
servirle: el estar vuestra virtud triste 6 inquieta, consiste en que
es tibia 6 infiel; acaso otro que hubiera sido Ilamado a menor gra-
do de gracia y de justicia se preservara de caer en este estado de
imperfeccion; sus inclinaciones menos viivas, su genio mas mode-
rado y su corazon menos ficil de moverse, no hallaria, entire los
mismos peligros en que vosotros vivis, los mismos precipicios; pe-
ro vosotros, cuyas inclinaciones mas fragiles, cuya alma mas facil
en recibir las impresiones, solo puede estar segura l1jos de los pe-
ligros y defendida con todas las precauciones de la fe, sentir6is que
insensiblemente se debilita'vuestra virtud, que se disminuye vues-





54 SERMON III SOBRE LA INIACULADA CONCEPCION
tro horror al vicio, que cada dia se aumenta vuestra flaqueza, que
cada objeto debilita vuestro corazon con nuevas impresiones, que
cada victoria de las que conseguis disminuye vuestras fuerzas, y
caer6is tanto mas peligrosamente, cuantas mas habian sido las cai-
das invisible que habian precedido en vuestro corazon antes que
un conocido abandon de Dios os manifestase a vosotros mismos
vuestra caida. Es impossible el perseverar field por much tiempo no
estando en el estado que Dios nos pide.
36. Finalmente, fundo esta verdad en vuestras pasadas cos-
tumbres. Quereis saber cuAles deben ser los limits de vuestra vir-
tud? Pues acordaos de cuil fue la media de wuestros vicios; es-
ta regla es indefectible; haced en ]a piedad los mismos progress
que hicisteis en los des6rdenes; dad a Dios otro tanto como disteis
al mundo; aquel desasosiego, aquella embriaguez, aquel olvido de
vuestros intereses y de vuestra gloria, aquellas sutilezas en vues-
tros empefos profanos, aquel corazon ocupado siempre en sus pa-
siones y que se tenia por feliz en sus penas, esto es lo que fufsteis
para el mundo; pues sed lo mismo para Jesucristo; ofreced i vues-
tro corazon objetos mas santos; dejad para un Dios, que es solo
digno de ser amado, la misma ansia, la misma constancia, ]a mis-
ma sutileza que teniais para las vanas criaturas; en vuestras deplo-
rables pasiones haciais gala de parecer heroes, de sermas sinceros,
mas generosos, mas fieles y mas grandes que los demas hombres.
Servid A Jesucristo con la misma nobleza, sin temor, sin respetos,
sin division, sin bajeza; Ilevad la misma grandeza de alma al pi6
de sus altares; no os contenteis con una virtud d6bil y comun, ni
degradeis vuestro corazon cuando le entregais i Jesucristo, cuya
gracia le eleva y ennoblece cuando esti timido y abatido.
37. Si, cat6licos, las pasiones en las personas de cierta clase
Ssiempre son vivas, sobresalientes y extremadas, y la penitencia fla-
ca, debil y timida; vuelven en si de los pasados des6rdenes, arre-
glan sus costumbres, se reconcilian 'con las cosas santas, pero no
reparan los excess pasados; suelen amparar A los justos, honrar-
los con su faniiliaridad, alentar su celo, proteger las empresas 1iti-
les la piedad, pero sin conocer las lAgrimas, los rigores, los san-
tos desprecios de las cosas del mundo, ni los sacrificios de la peni-
tencia; tienen las pdblicas virtudes en que nada padece el amor
propio, pero no las personales que son las que solamente forman
al honlbre interior y obran la verdadera mudanza del corazon; es-
ta suele ser la penitencia particularmente de los grandes: hacense





DE MAfIA SANTISIA. 55
mas favorecedores de la piedad, pero no son por eso mas rigorosos
consigo mismos; hicense mas religiosos, pero no mas penitentes.
La primer cosa que Dios pide A un pecador, por mas distinguido
que sea en el mundo, es sus suspiros, sus 1agrimas y sus trabajos.
No se content David con Ilevar en triunfo A Jerusalen el arca san-
ta, con haber juntado a costa de grandes gastos los materials para
un magnifico temple, con honrar la santidad de.Natan y del pon-
tifice Abiatar; sino que llor6, su pecado cubierto de ceniza y de
cilicio; interrumpi6 mil veces su sueflo para bailar su cama con sus
ligrimas y confesar en la presencia'del Sefior la ingratitud y enor-
midad de su delito; pas6 lo restante de sus dias Ileno de pensa-
mientos de compuncion y amargura, no pudiendo persuadirse que
lo elevado de su dignidad le dispensaba en las reglas esenciales de
la penitencia; es necesario padecer para satisfacer delante de Dios
por vuestros pecaminosos deleites, y mientras que vuestras pasio-
nes no est6n castigadas, no pueden estar mas que medio extin-
guidas.
38. Estas son reglas de fe y de equidad; vosotros podeisjuzgar
acerca de ellas. No basta haber salido de Sodoma y de los caminos
de la iniquidad, es necesario seguir A la gracia hasta donde ella
quiera conducirnos. Sali6 Lot de aquella ciudad reprobada que
Dios entreg6 a las llamas de su venganza, pero esto no fue mas
que el principio de su salud; quiso el Angel llevarle hasta lo alto
de la montafia, no se atreve a seguirle, se asusta con la dificultad
del camino, y pide que se le permit detenerse 6 un lado en una
ciudad situada en la cuesta : Qui nec possum in monte salvari... est
civitas juxta 1. Con este medio creia haberse puesto en seguridad,
haberse libertado del peligro de Sodoma y de la fatiga de la mon-
tafia. Pero las mitigaciones en material de obligacion siempre son
peligrosas; le abandon Dios, se emborracha, y da motive al mas
abominable de todos los pecados; la virtud que busca el descanso
esta muy cerca de la virtud que se aparta del camino; y cuando no
hacemos mas que medio huir del vicio, estamos muy expuestos a
volverle A encontrar; y esta es la primera infidelidad que inutiliza
la gracia de la conversion.
39. La segunda consiste en seguir los caminos que nos dicta
nuestra vanidad 6 nuestro capricho, y no aquellos por donde quie-
re conducirnos la gracia; pero Maria evita esteescollo con una cor-
respondencia de estado: elevada al grado mas sublime de la gra-
Genes. xx, 19, 20.





56 SERMON III SOBRE LA INMACULADA CONCEPCION
cia y con derecho de aspirar a los mas extraordinarios caminos, no
sale del simple y natural de su estado: toda su piedad se halla li-
mitada A criar 6 su Hijo con un religioso cuidado en su retire de
Nazaret; en tributar 6 Jos6 el respeto y obediencia que le era de-
bido por razon del sagrado vinculo con que a 61 estaba unida; en
ir todos los aiios A Jerusalen para celebrar allf la Pascua con su pue-
blo; en sujetarse i las comunes observancias de la ley; siempre
persevera fiel en seguir la gracia en todos los acontecimientos de
su vida; nunca se persuade que un estado diferente seria mas fa-
vorable a la piedad; en las circunstancias en que Dios la pone, nun-
ca busca razones para justificar lo que Dios condena; y el camino
por donde la conduce la gracia, la parece siempre el mas propio
para su eterna salud. En esto suelen engailarse las mas santas in-
tenciones, y aun la misma piedad suele ser nuestra mas peligrosa
illusion; apenas se encuentra quien quiera ir i Dios por el camino
que le sefiala su gracia.
40. Algunos hay a quienes les parecen ligeras todas las cruces
menos las que les envia la divina Providencia: la perdida de sus
bienes y de su fortune les parece tolerable, pero no pueden sufrir
la nala fe de un enemigo que los deshonra y calumnia, y les pare-
cen muy injustos estos sentimientos; en cualquiera otro estado que
Dios nos colocase nos parece que le seriamos files, pero en este
que es el linico camino por donde la gracia queria guiarnos, nos
quejamos de su providencia y faltamos i sus 6rdenes.
41. En medio del mundo, 6 donde nos llama nuestro estado,
nos decimos 6 nosotros mismos que seriamos mas fieles en el retire
y lbjos de los peligros: en el retire, en donde algunas veces nos
detiene nuestra obligacion, nos persuadimos que la piedad.sola, y
entregada a sf misma, se relaja y desfallece, y que el trato de los
justos,, y los p6blicos socorros de la virtud la alientan y confortan:
entire los cuidados p6blicos una condition particular parece mas
proporcionada i la salvation : si nos hallamos en este estado, pre-
textamos' la inutilidad, y creemos que una vida desocupada cisi no
puede ser inocente: los que estin ligados con el santo vinculo del
matrimonio se quejan de que las antipatias cisi siempre insepara-
bles de una' m6tua sujecion son un obsticulo invincible para sal-
varse: los que se hallan en un estado libre se figuran que si estu-
vieran ligados tendrian su corazon tranquil, y serviria esto de fre-
no a sus locas pasiones cada uno apetece las obligaciones esencia-
les del estado en que no se halla, y nadie es fiel A la gracia de su





DE MARIA SANTISIMA. 57
propio estado. Sefior, decian los israelitas en el desierto, Znos ha-
beis acaso traido A estos lugares aridos para que nos sirvan de se-
pulcro?.Dadnos enemigos con quienes pelear y de quienes poda-
mos defendernds, y no peilascos ardiendo, hambre y sed que nos
consume : Cur eduxisli nos in desertum istud ut occideres omnem
multitudinem fame? Sefior, decian los mismos despues que salieron
del desierto y llegaron i los paises de Canaan, ,para qu6 nos sa-
cisteis del desierto? Alli solamente tenfamos que defendernos de
las incomodidades de un largo viaje; aquf vamos 6 ser presa de es-
tos pueblos valerosos 6 innumerables que nos rodean, y nos traeis a
una tierra habitada de gigantes y m6nstruos que tragan A sus ha-
bitadores : Terra devoral habitatores sues2.
42. En el desierto, donde no necesitaban mas que de pacien-
cia, les parecian ficiles el valor y la fuerza de los combates; en Pa-
lestind, donde debian combatir, les parecia mas facil sufrir las in-
comodidades del desierto. De este modo, joh Dios miol con una
continue illusion siempre de nosotros mismos, 6 infieles al estado
en que nos habeis puesto, sustituimos 6 las presents obligaciones,
que serian penosas A la naturaleza, unos sacrificios quim6ricos que
divierten la fantasia y nada cuestan al corazon.
43. Finalmente, 6 esta correspondencia de estado afiade Maria
una correspondencia de peiseverancia. Hasta el fin ofrece A todos
los rigores que Dios envi6 sobre ella una fe siempre mas viva y mas
constant; si Jesucristo, siendo aun nifio, para probar al parecer
su tierno amor, se pierde de su vista y se oculta en el temple, 16-
jos de enfadarse, corre como la esposa en busca de su esposo que
ha perdido, y no cesan sus cuidados hasta que halla A su amado. En
las bodas de Cang, la respuesta de Jesucristo, tan Aspera al pare-
cer, no desalienta su fe, y en el mismo tiempo en que parece ma-
nifestarla el Seiior tanto despego, espera todo cuanto de l6 puede
esperar; y su fidelidad, fundada sobre reglas s6lidas, no depend
de los diversos modos de proceder de Jesucristo para con Maria.
44. Por lo comun en los principios de la piedad nos mantene-
mos por un cierto gusto sensible, que c6si siempre acompafia A los
primeros pasos de una nueva vida: gusto, que las mas veces tanto
es obra de la naturaleza como de la gracia, y que regularmente
proviene mas de la flaqueza y timidez de un corazon tierno, que de
una plenitud de amor y de compuncion; y asf, llegando 6 faltar
este gusto y no teniendo apoyo sensible el corazon, desmaya, se
SExod. xvi, 3. Num. xm, 33.
5 T. 111.





58 SERMON III SOBRE LA INMIACULADA CONCEPTION
entibia y pierde el animo; mira atrAs, esta cerca de recaer, y por
fin recae: Esta es la suerte de las mas de las almas: su piedad es
una piedad sensible y gustosa; es un cierto atractivo inseparable de
la novedad, y que tiene siempre mas imperio sobre las almas lige-
ras 6 inconstantes; no es una real y profunda persuasion de lIs
verdades santas, un temor verdadero del juicio de Dios, un santo
aborrecimiento de si mismas, un desprecio her6ico del mundo y de,
sus deleites, ni una mutacion universal del corazon; y de aqui
provienen las tristes escenas que afligen A la Iglesia, que deshonran
la virtud, y que vemos todos los dias suceder; de aquf proviene el
burlarse el mundo de tantas almas, que despues de haberle aban-
donado con ruido, vuelven luego i sus placeres.
45. Cuando nos volvemos 6 Dios, cat6licos, es necesario espe-
rar disgustos y amarguras; mirar estas como parte de la peniten-
cia que nos impone el Senior; fundar la felicidad, no sobre el gus-
to que pasa, sino sobre reglas santas, sobre m6ximas de fe, sobre
la verdad que siempre es permanent; convencerse con la luz que
Dios nos inspira, de que el mundo es un suefio, que el pecado es
la 6nica desgracia del hombre, que la inocencia es la verdadera fe-
licidad aun en la tierra, que los males y bienes presents no son
verdaderos bienes ni males, y que nuestros titulos, nuestras digni-
dades, en una palabra, todo cuanto somos a la vista de los hom-
bres pereceri con los hombres, y solo ser6mos eternamente lo que
seamos.en la presencia de Dios. El gusto pasa, pero la verdad per-
manece eternamente. Y ademis de esto, decide: el mundo, a
quien renunciisteis, Lno tenia tambien sus amarguras? INo habia
tambien entire sus placeres muchos ratios de molestia y de tristeza?
Los caminos de las pasiones de que salfsteis ,estaban por ventura
siempre sembrados de flores? LEs possible que habiendo amado tan-
to tiempo 6 un mundo p6rfido, injusto y molesto, os hayais de
cansar de la virtud y de la inocencia al primer instant de disgus-
to? IOh alma fiell ,Son acaso mas insufribles los disgustos de la
virtud que los del pecado? Estos dejan en el corazon una rafz ter-
rible y funesta, que hace que no podamos sufrirnos 6 nosotros
mismos; derraman un torrente de amarguras en lo interior de
nuestra conciencia ; no dejan al pecador ningun recursodentro de
si; y entreg-ndole 6 sf mismo, le entregan a todas sus desgracias.
46. Por el contrario, los disgustos de la virtud no son mas que
unas inquietudes superficiales, que siempre dejan en el fondo de
la conciencia una paz y una tranquilidad secret: son nubes pasa-





DE MAIAA SANTiSIMA. 59
jeras que ocultan por un instant al alma su Seiior y su Dios, pe-
ro que no apagan en ella las luces de la fe que alumbra aun en es-
te lugar oscuro, y que en secret la consuela en sus penas.
47. En la Escritura santa podeis ver la diferencia. Saul, cansado
de si mismo y de sus delitos, es un infeliz que no puede sufrir el peso
de su conciencia: vu6lvese A todas parties, y no halla cosa alguna que
pueda calmar los furores de su alma; el arpa de un pastor divierte
su tristeza, pero no la cura: los encantos de una pitonisa engafian su
vista, pero no pueden engailar su corazon: los espectaculos del rei-
no mitigan su enfado, pero no pueden librarle de sus crueles pesa-
res : busca modo de engaflarse y nole halla : huye de sf mismo y se
encuentra en todas parties : siempre lleva consigo.sus inquietudes y
disgustos, y 16jos de suavizar con los placeres que le cercan la amar-
gura de su alma, derrama esta amargura sobre todos los placeres
que pudieran consolarle. Estas son las inquietudes del pecado.
48. Al contrario David, padeciendo las amarguras A que Dios
suele entregar algunas veces las almas justas. ICuAndo, 6 Dios
miol dice, derramar6is sobre mi alma aquellos inexplicables con-
suelos, en que conoce un corazon que os ama lo suave que sois,
y la gran felicidad que tiene en ser vuestro : Quando consolaberis
me? I Ahl si vuestra santa ley no me sostuviera en este estado de
tristeza y de trabajo, no podria defenderme de mi mismo, ymi fla-
queza venceria la grandeza de vuestros beneficios, la verdad de
vuestras promesas y la fidelidad que tantas veces os he prometido:
Nisi quod lex tua meditatio mea est, tune forte periissem in humilitate
mea 2. El uno abandonado de Dios y entregado A sf mismo, no ha-
Sla alivio sino en los horrores de su propia conciencia; el otro afli-
gido por Dios, pero teni6ndole siempre oculto en lo fntimo de su
corazon, leva consigo el consuelo de todas sus penas. En una pa-
labra; el pecador, perdiendo el gusto de los placeres, lo pierde to-
do. El just nada pierde en perder los consuelos sensibles de la vir-
tud, porque no pierde la misma virtud. IGran Dios! IQu6 fAcil es
el consolarnos mientras que os poseemos I Cuanto mas apreciables
son las amarguras de la virtud que las falsas alegrias del pecado!
;Y qu6 bien se recompensan los rigores con que afligfs A las almas
files, con aquellos consuelos que ni el mundo conoce ni puede
darl Estas son las instrucciones que nos da Maria: felices nosotros
si, ofreciendo como ella una fiel correspondencia la gracia, mere-
cemos el consumarla en la gloria. Amen.
Psalm. cxvi, 182. Psalm. cxaIII, 92.
5*





60 ASUNTOS PARA LA INMACULADA CONCEPTION

ASUNTOS
PABA LA INMACULADA CONCEPCION DE MARIA SANTISIMA.

I. Dominus possedit me in initio viarum suarum. (Prov. vii). Tres
son los caminos por donde puede el Sefior tomar posesion de un
alma: el de la creacion, el de la redencion, y el de la santificacion.
La creacion es camino do omnipotencia; la redencion es camino do
esperanza; la santificacion es camino de amor. Se echa de ver el
empefio que tuvo Dios en anticiparse al demonio al tomar posesion
de Maria en el comienzo de estos caminos, in initio viarum suarum,
que es lo mismo que decir en el primer instant de su Concepcion.
Tom6 de ella posesion por via de creacion, lo que fue empefio de
su omnipotencia; por via de redencion, lo que fue empeiio de su
sabiduria; por via de santificacion, lo que fue empeiio de su amor.
II. Vivit Dominus quoniam sine pollution peccati revocavitme gau-
dentem in victoria sua, in evasion mea, in liberation vestra. (Judith,
xm). iHimnos de gloria al poder de Dios! [Himnos de alabariza al
privilegio de Maria! I Himnos de consuelo para los hombres! Dios
con admirable poder preserve 6 Maria del pecado original,'in vic-
toria sua: Maria por especial privilegio fue preservada por Dios del
pecado original, in evasion mea : en nosotros por intercesion de
Maria menguan los afectos del pecado original, in liberation vestra.
III. Principium virtutis tuca in splendoribus sanctorum. (Psal-
mo cix). En el primer instant de la Concepcion de Maria se echan
de ver, compendiados, los mas singulares privilegios de la santi-
dad, esto es : 1. todas las glorias con exencion de la mas leve man-
cha; 2.0 todas las perfecciones con la riqueza de toda suerte de gra-
cias y does sobrenaturales.-El apogeo de la santidad es la ente-
ra perfeccion: Maria fue ya perfect desde el primer instant, mane
diluculo, a preferencia de todas las heroinas de la antigiiedad; fue
pura, no solo mas que los hombres, si que tambien mas que los
Santos, en quienes Dios reperit pravitatem, y destinada A aplastar
la cabeza de'la serpiente infernal.-Maria fue sumamente amada
de Dios, y por esto prevenida con todas las bendiciones del cielo,
y temida del inferno que maluit admirari quam deprcdari.

Sentencias de la sagrada Escritura.

Et qui creavit me requievit in tabernaculo meo. (Eccli. xxlv .





DE MARIA SANTISIMA. 61
Adjuvabit earn Deus mane diluculo (Psalm. XLV); id est, in
ipso ortu matutino. (S. Hier. hic).
Elegit earn Deus et proeelegit ear. (Eccli.loc. cit.).
Quam pulchra es, amica meal quam pulchra esl (Cant. Iv, 9).
Tota pulchra es, et macula non est in te. (Ibid. vni).
Dominus pracinxit me, et posuit immaculatam viam meam.
(Psalm. xvn).
Sanctificavit tabernaculum suum Altissimus. (Psalm. XLVI).
De praparato habitaculo suo respexit super omnes qui habitant
terram. (Psalm. xxxI).
Unus est Altissimus, Creator omnipotens, ipse creavit illai 'in
Spiritu Sancto. (Iccli. I, 8).
Inimicitias ponam inter-te et mulierem: ipsa conteret caput tuum.
(Genes. In).
Sapientia adificavit sibi domum. (Prov. Ix).
Domum tuam decet sanctitudo. (Psalm. xcu).
Sapientia non h'abitabit in corpore subdito peccatis. (Sap. I).
Erit in novissimis diebus praeparatus mons domus Domini in ver-
tice montium. (Isai. ii).
Fundamenta ejus in montibus sanctis: diligit Dominus portas
Sion super omnia tabernacula Jacob... Homo natus est in ea, et
ipse fundavit earn Altissimus. (Psalm. LXXXVI).
Speculum sine macula, Dei majestatis. (Sap. vn).
Signum magnum apparuit in ccelo, mulier amicta sole, et luna
sub pedibus ejus. (Apoc. xii).
Misit serpens ex ore suo post mulierem aquam tamquam flumen
ut earn faceret trahi a flumine. (Ibid.).
Non permisit me Domints ancillam suam coinquinari. (Judith, xm).
Non gaudebit inimicus meus super me. (Psalm. XL).
Quomodo cecidisti de ccclo, lucifer?... corruisti in terram qui
vulnerabas gentes. (Isai. xiv).
Fecit mihi magna qui potens est... fecit potential in brachio suo.
(Luc. I, 4).

Figuras de la sagrada Escritura.

Mois&s que, entire tantos nifios nlufragos, es el inico que en el
Nilo sobrenada ileso dentro de su cesta, porque habia de Ilenar de
luto, terror y estragos la corte del opresor Faraon, fue imbgen de
Marfa que destinada d lenar de confusion la morada del enemigo,





62 ASUNTOS PARA LA INMACULADA CONCEPTION
infernal, y 6 destrizar su cabeza, vadea ilesa ella sola el emponzo-
fiado torrente que 61 vomita sobre todos los hijos de Adan, en el
primer instant de su Concepcion.
La tierra virgen de que fue formado Adan, es la primer figure
de la purfsima Concepcion de Maria. Sicut primus Adam, dice Ab-
dias, patriarca deJerusalen, formats fuit ex terra virgin, nunquam
maledicta; ita secundus Adam formatus fuit ex Maria virgin, nun-
quam maledicta.
Es tambien figure de Mafia Eva creada antes del pecado en es-
tado de inocencia; toda vez que no debia ser mas privilegiada aque-
Ila por quien entr6 en el mundo el pecado y la muerte, que aque-
Ila por quien el mundo obtuvo el Reparador y la.vida : Nova Heva,
Mater vitae. (S. Athan.).
Fue asimismo simbolizada, como dice san Pedro Damiano, en el
lecho de Salomon : Deus sibi consecravil in Virgine reclinatorium au-
reum, in qua sola se post tumultus angelorum et hominum et requiem
invenit. (Serm. de Anna V.).
La victoria de Dios, la salvacion de Maria y la libertad del mun-
do, que forman el asunto de este misterio, santo TomAs de Villa-
nueva las halla figuradas en la famosa empresa que llev6 a cabo
Judit: Ut altera Judith, si non pracidit, caput ejus contrivit; in ortu
diei, in animation vite, in Conceptione sua. (Concept. B. M. V.,
n. 7).
La mujer de quien en el cap. ix de los Jaeces se dice que con
una pedrada hiri6 en la frente 6 Abimelec, dej6ndole muerto, es,
en concept de Ricardo de San Victor (1. Xde laud. V.), una imi-
gen de Maria que aplasta la cabeza del enemigo infernal: Maria
est turris Thebes, de qua mulier demisso lapide confregit cerebrum Abi-
melech, id est, diaboli.
El j6ven Tobias, A quien embiste en la orilla del Tigris un pez
descomunal para devorarle, simboliza a Marfa en el instant de su
Concepcion, A la cual embiste la infernal serpiente, cuya h6rrida
fiereza esti prof6ticamente descrita en el cap(tulo ci de Job, como
observa muy bien su comentador Pineda: Jam hic ideas represen-
tari incredibilem dcemonis scvitiem et indignationem adversus mortalium
genus. (In XL et XLI Job).
Marfa fue verdadera area de la alianza formada de cedro incor-
ruptible por el divino Arquitecto que la diseilara : area destinada A
custodiar en un pecho castisimo, ya no las tablas de la ley, sino al
mismo legislator : area que no guard en urnas de oro el man6,





DE MARIA SANTIS1IA. 63
como la antigua; sino que acogi6 en su seno el pan del cielo: area,
no vestida de oro finisimo, sino engalanada con todas las virtudes.
Fue tambien prefigurada Maria en el vellocino de Gedeon y en
la zarza ardiente vista por Mois6s.
Di6 cumplimiento, por fin, Maria 6 las antiguas figures de la
misma, tales como el trono de Salomon, de candidisimo marfil, el
huerto cerrado, la fuente sellada del sagrado Esposo, el tabern6-
culo de Silo6, el temple de Sion, la paloma de los Cantares, toda
bella y sin mancha, y el cindido y balsimico lirio entire las espinas,
esto es, singular entire las espinas del pecado que punzan a todos.
los hijos de Adan, a exception de ella sola.
Sentencias de los santos Padres,
Non ex quavis terras parte videtur hane statuam formare voluis-
se, sed select undequaque optima, id quod erat purissimum ex-
colasse accurate. (Phil. de opif. mundi).
Nec mirum si Dominus, redempturus mundum, operationem
stiam inehoavit h Matre, ut per quam salus omnibus parabatur, ea-
dem prima fructum salutis hauriret ex ignore. (D. Ambr. in c. i
Luc.).
Christus plus pro redimenda Virgine venit, quam pro omni alia.
creature. (Div. Bern. Senen.).
SNatura gratia fcetum antevertere minime ausa est; verum tan-
tisper expectavit, done gratia fructum suum produxisset. (S. Joan.
Damasc.).
Ipsa est qua majorem non potest facere Deus. Majorem mundum
potest facere Deus; majorem quam Matrem Dei non potest facere.
(Div. Bonav.).
Beata Virgo fruit electa divinitus, ut esset Mater Dei. (D. Thorn.
3p., q. 17, art. 4).
Christus Matrem talem sibi elegit, qualem merito habere, de qua.
non erubesceret. (S. Pelr. Dam.).
Talem sibi scivit eligere, qualem et se decere sciebat, et sibi no--
verat placituram. (Div. Bern., serm. II sup. Missus).
Illos quos Deus ad aliquod elegit, ita praeparat et disponit, ut ad:
id'ad quod eliguntur inveniantur idonei. (D. Thorn. ubi supr.)
Ignominia matris ad filium redundasset. (Id.).
Sublimior angels fact est, superior ipsis cherubim et seraphim,
tamquam ancilla digna et Mater sancta et Mater immaculate. (Glos-
sa in ord. cap.. v Rom.).





64 ASUNTOS PARA LA INMACULADA CONCEPCION
Ear Spiritus Sanctus a peccato original, non quod infuit, sed
quod infuisset, redemit atque singulari gratia prsservavit. (S. Bo-
nav. serm. V).
Domina nostra habuit gratiam praeservativam contra foeditatem
originalis culpm, quam contraxisset ex corruption nature, nisi
special gratia praeventa prservataque fuisset. (Id.).
In utero sanctissima et in Conceptione sanctissima: (S. Thor. a
Villan. cone. I de Nat. i. V.).
Fluren gratiae angelorum intrat in Mariam; flumen gratie pa-
triarcharum et prophetarum intrat in Mariam; flumen gratize apos-
tolorum, martyrum, confessorum et virginum intrat in Mariam.
Omnia flumina intrant in Mariam. (S. Bonav. ven. pecul. 3).
Nihil est virtutis, nihil splendoris, nihil gratia, quod non res-
plendeat in Virgine. (S. Hier. serm. de Assumpt.).
Ave, gratia plena: bene plena, quia ceteris proestabatur per par-
tes; Maria3 vero tota simul se infundit plenitudo gratim. (Id. ibid.).
Pulchritudo Mariam nullis fuit obnoxia casibus. (S. Ambr. serm.
.de Virg.).
Legetn mentis lex carnis non infestabat; rebellion nulla, quietem
spirits affligebat. (S. Cypr. in Psalm. XLVI).
Vista terraest Maria, de qua omnis pugna tollitur et in qua pax
plena reparatur. (Rich. A S. Vict. super Venite et videte opera
Dom.).
Particeps fuit in via utriusque beatitudinis, viao scilicet et patria.
({Gers. sup. Magnificat, 82).
Caro Virginis ex Adam sumpta, maculas Adae non admisit.
(S. Petr. Dam. serm. de Assumpt.).
Cum subjectio originals peccati caput sit diaboli, tale caput Ma-
ria contrivit, quia nulla peccati subjectio ingressum habuit in ani-
mam Virginis, et ideo ab omni macula immunis fuit. (S. Aug.
lib. XII de Gen. ad litt.).
Justum est quod Regina cceli, magistra angelorum contriverit
>caput serpentis, id est, infernalis inimici, ut non sit ullo tempore
xnembrum suum et subject ejus. (Gers. de Cone.).
Nullam sibi digniorem domum Filius Dei edificavit quam Ma-
riam, quae nunquam fuit A latronibus perfossa, nunquam ab hos-
tibus capta, neque satis unquam ornamentis spoliata; in qua sep-
tem columns excidit, omnes inquam virtutes et omnia dona Spi-
ritus Sancti. (D. Aug. ).
Ad hune paradisum serpens aditum non habuit. (Greg. Dam.).





DE MARIA SANTISIMA. 65
Hortus conclusus undique nullis diabolicis patens accessibus.
(B. Alan.).
Tota pulchra fruit, quam totam possedit gratia, quia nullum in
,ea locum habuit peccatum. (Rich. ba S. Yict. in Cant. Iv).
Non est credendum quod ipse Filius Dei voluerit nasci ex Virgi-
ne et sumere ejus carnem, si esset maculata aliquo peccato origi-
nali (S. Bern. t. IV, serm. IL).
Excepto Christo, tanta gratia Virgini data est, quanta' uni crea-
turae dari possible est. (S. Bern. Senen. serm. LXI).
Nee primam similem visa est, nec habere sequentem. (Oper.
Pasch. 1. 11, v. 68).
Maria virgo neque persuasione serpentis decepta est, neque ejus
affatibus infecta. (Orig. hom. I).
Non sustinebatjustitia ut vas illius elections communibus la-
cesseretur injuries, quoniam plurimum A caeteris different, natural
communicabat, non culpa. (S. Cypr. serm. de Nat. Dom.).
Cum eminentiam gratiae Dei in te Maria, consider, sicut non
intra omnia, sed supra omnia quae facta sunt ineffabili modo con-
tueor, ita te non lege nature omnium in tua conception devictam
esse opinor. (S. Ildeph.).
Conveniens erat ut legi parents nostri Dei Mater non teneretur
obnoxia. (S. Aug.).
Caeteri post casum erecti sunt; virgo Maria sustentata est ne ca-
deret. (D. Bonav.).
Congruum erat ut B. V. Maria, per quam aufertur nobis oppro-
brium, sic vinceret diabolum ut nec ei succumberet ad modicum.
(Id. in 3, dist. 3).
Ipse Spiritus Dei, ipse amor Patris et Filii corporaliter fenit in
eam, singularique gratia pra omnibus in ipsa requievit, et Regi-
nam coeli et terra fecit Sponsam suam. (S. Ans. de exc. V. c. 4)..
Hac est hortus conclusus, fons signatus ad quam nulli potuerunt
doli irrumpe're, nee prevalere fraus inimici; sed pertransiit sancta
mente et corpore. (S. Hier. ep. X ad Eust.).
-Eterna sapientia, quaw attingit a fine usque ad finem fortiter, et
disponit omnia suaviter, talem construxit, que fieret digna ilium
suscipere et de intemeratae carnis sua visceribus procreare.
(S. Petr. Dam. serm. II de Nat. B. V.).
Immaculata, intemerata, incorrupta, omnibusque modis sancta,
et a labe peccati alienissima. (S. Ephrem).





66 ASUNTOS PARA LA INMACULADA CONCEPCION DE MARIA SMA.
Perfectissima Dei imago ab ipso Deo summa arte et singular pro-
videntia depicta. (S. Antonin. in Psalm. xLIV).
Quod vel paucis mortalium constat esse collatum, fas certe non
est suspicari sanctae Virgini esse negatum. (S. Bern. ep. ad Lugd.).
Magna fuit sanctificatio JeremiaB, quwe potuit facile vitare culpam
mortalium; major Joannis Baptistme, quar potuit frequentiam vita-
re venialium; maxima virginis Mariae, quwe potuit vitare immo vi-
tavit omne peccatum. (Id. ibid.).
In illo instant Conceptionis plus amabatur A Deo quam caeteri
Sancti; quia amabatur ut Mater future. (Id. ep. CLXXIV).
Sanctificavit tabernaculum suum Altissimus. Sed quando? nisi
quando adjuvit earn Deus mane diluculo? in formation corporis,
in animation. (S. Thor. At Vill. cone. de Concept.).
.Miraculum stupendum, et admirabile opus Excelsi: puella, fi-
lia Ada, angels purior, pulchrior, etc. (Id. ibid.).
Plenitudo gratima nihil spiritualis infirmitatis in ea reliquit: adeo-
que in omni bono eam solidavit, ut vel minimus umquam defects
in earn incidere omnino non posset. (Id. ibid.).
Soli Virgini singulariter datur ut, quemadmodum Filii sui, ita
nee ejus mortale corpus peccatum momorderit etiam levissimum.
Ecce ex Sanctis nullus excipitur; sed sola lux, id est Christus, ex
natural; et aurora, id est virgo Maria, ex privilegio. (Id. ibid.).
Sicut apud Patrem interpellat Filius, sic apud Filium interpellat
Mater. Unde facta est idqnea advocate; idonea, quia purissima.
(Id. cone. III in Nat. B. M.).
Oh lampas lucidissimal quantos Ietificasti, quando divino splen-
dore illustrate, in utero matris immaculate apparuisti! Conceptio
tua gaudium annuntiavit universe mundo. Sicut aurora valde ru-
tilans in mundum prodiisti, ) Maria. (Id. cone. in Concept. B. M.).
Bene ergo aurea hora fuit Conceptio mea, nam tune incepit prin-
cipium salutis omnium. (S. Joan. Dam. de Nat. B. M. or. I).
Declarat S. Synodus non esse sua intentions comprehendere in
hoc decreto ubi de peccatis agitur, beatam et immaculatam virgi-
nem Mariam, Dei Genitricem. (Cone. Trid. sess. 51 deer. de pece.
orig.).





SERMON I SOBRE EL NACIMIENTO DE NUESTRA SENORA. 67


ESQUELETO DEL SERMON I

SOBRE

EL NACIMIENTO DE NUESTRA SERORA.

Nativitas tua, Dei Genitrix Virgo, gaudium
annuntiavit universe mundo. (La santa Iglesia).
Tu natividad, 6 Virgen Aladre de Dios, anun-
ci6 un gran gozo al mundo enter.

1. Es muy del caso y muyjusto solemnizar este dia, porque
Maria en su nacimiento regocij6 al cielo y la tierra ; fue objeto de
las mas tiernas complacencias de Dios, y objeto de las mas gratas
esperanzas de los hombres. Estas dos reflexiones formarAn todo mi
asunto.
2.. Paso.en silencio la nobleza de la sangre, la... de Maria, para
hablar de las augustas dotes que brillan en su interior... Guiado por
la fe y por los Doctores de la Iglesia afirmo, que ya desde nifia po-
sey6 la Vfrgen un alma tan hermosa que... Los santos Anselmo,
Damasceno, Isidoro, Gregorio y otros la Ilaman obra grande, in-
mensa... Sobrepuja en m6rito y vence en santidad 6...
3.' Las prerogativas repartidas entire los escogidos, se hallan to-
das reunidas en el alma afortunada de Maria... Todas las virtudes,
actuales y habituales.. Fe... esperanza... caridad... Prudencia...
justicia... etc. iOh alma de Marial... Bien se echa de ver que sois
Vos...
4. Al ver Dios tan linda criatura, le diria como 6 Ester Asue-
ro: Valde mirabilis es, etfacies tua, etc. Despues de la creacion con-
templ6 Dios su obra, et gavisus est super, etc. Qui6n vacilar6, pues,.
en career que el corazon de Dios... Aun mas; Dios se complaci6 al
principio del mundo en las cosas criadas porque... Vi6 el sol, et ga-
visus est, porque... Vi6 la luna, etgavisus est, porque... Vi6... Vi6...
et gavisus est, porque... ,Seria poco, por lo tanto, lo que Dios se
gozaria en Maria...?
5. Convite de Asuero ut ostenderet cunctis populist et principibus
pulchritudinem illius. (Vasthi regime). Asf llamaria Dios al rededor de
la cuna de Maria A los Angeles, Patriarcas, etc. Ved ahi, diria, 6





68 SERMON I SOBRE EL NACIMIENTO
Angeles mios,la... H6 aquf, 6 Adan, la... He aquf, 6 NoB... Moi-
s6s,... David,... Salomon... Y td, 6D6bora,... td, Jael,... Abigail,...
Raquel..
6. A tales acentos no dudo seguirian, en torno de la cuna de la
recien nacida, los aplausos de...
7. Tambien fue Maria objeto de las mas seguras esperanzas de
los hombres...
8. Todoslos hombres debieron regocijarse en su nacimiento,
porque Nativitas Marie, dice san Pedro Damiano, fruit humane sa-
lutis initium. -In nativitale Marie felix Jesu est inchoata nativitas.
9. Que est ista, exclamaron los Angeles, que ascendit sicut au-
rora consurgens?... Y con razon, porque as[ como la aurora..., asi
Maria... IQu6 bienes no nos promete Maria...l Prom6tenos el di-
vino Moises..., el divino Josu6..., el divino Melquisedec...
10. Maria venia para ser nuestra Madre, pues que su Hijo es
nuestro hermano mayor: Primogenitus in multis fratribus... Maria
es nuestra Madre Alegraos, pues, 6 pecadores,... Alentaos, pues,
6 justos...
11. Vosotros en particular debeis regocijaros, hermanos mios,...
pues que cifrais vuestra principal gloria en ser... Y si como Madre
de todos los ama i todos, vosotros que os distinguish en servirla,
honrarla y amarla...
12. Par6ceme que desde su cuna diria la augusta Niia : Poham
tabernaculum meum in medio vestri, et non abjiciet vos anima mea.
13. Los efectos prueban la verdad de esta promesa. A la singu-
lar protection que os dispensa la Virgen atribuyo yo las virtudes...,
la humildad de corazon en medio de..., la pureza de conciencia...
Seguid, pues, hermanos mios,... y asi descenderin mas copiosos
sobre vosotros..., con cuyo medio podr6is Ilegar...





DE NUESTRA SENORA. 69



SERMON I

SOBRE


EL NACIIIENTO DE NUESTRA SE11ORA.

Nalivitas tua, Dei Genitrix Virgo, gaudium
annuntiavit universe mundo.
Tu natividad, 6 Virgen Madre de Dios, anun-
ci6 un gran gozo al mundo entero.

1. Las pfblicas muestras de magnifica y sagrada pompa con
que, hermanos mios, justamente celebrais el festivo dia del glorio-
so nacimiento de Maria, revelan el jiibilo dulce, grato y consola-
dor que inunda vuestros corazones. Es muy del caso solemnizar con
extraordinaria alegrfa este dia en que, viniendo al mundo la Vir-
gen, regocij6 extraordinariamente al cielo y d la tierra. Regocij6
al cielo, por ser objeto de las mas tiernas complacencias de Dios;
regocij6 A la tierra, por serlo de las mas acendradas esperanzas de
los hombres. Objeto fue Maria de las mas tiernas complacencias de
Dios, por ser la obra mas perfect que entire puras criaturas salie-
se jams de las manos de todo un Dios. Fue objeto de las mas acen-
dradas esperanzas de los hombres, porque con toda verdad anunci6
como cercana la reparacion del mundo. La breve y sencilla expo-
sicion de estas dos reflexiones pondri de manifiesto la verdad del
asunto que me he propuesto y lo acertado de vuestro spiritual re-
gocijo: Ave Maria.
2. No se me oculta que, al empezar i hablar de las perfeccio-
nes que con tan brillantes prerogativas, con tan excelsos 6 innu-
merables atavios adornan i la Virgen que nace al mundo en este
venturosisimo dia, podria justamente mencionar ya la nobleza de la
sangre que le transmitieron sus ilustres antepasados, distinguidos y
afamados por todo Israel, unos por el honor del cetro, otros por la
dignidad del sacerdocio, otros por la grandeza y magnificencia de
sus hazailas; ya, y seilaladamente, la singular y poco menos que
celestial beldad de sus facciones, y la asombrosa 6 inocentemente
embelesadora bizarria de todo su cuerpo formado y embellecido mas





70 SERMON I SOBRE EL NACIMIENTO
por studio de la gracia que por esmero de la naturaleza, como des-
tinado que era A unirse 6 un alma sumamente hermosa y ricamen-
te engalanada con excelsas virtudes, no menos que 6 suministrar
al Espfritu Santo la purfsima y agraciada material de que formara
el inmaculado cuerpecito de aquel Seifor que, en frase de David,
debia dejar rezagados en galanura y belleza de semblante 6 todos
los hijos de los hombres : Speciosus forma pre filiis hominum. Mas,
como quiera que las soberanas y'augustas dotes que hacen de la
Virgen la obra mas excelente y perfect que, entire puras criaturas,
salido haya de las manos del Artifice supremo, no tanto campean
en su exterior, accessible A nuestras miradas, como pomposamente
brillan en su interior para recreo de las de Dios : Omnis gloria ejus
Filia Regis ab intus; me adhiero A pasar en silencio aquellas, co-
mo menos admirables, para hablar de estas, verdadera y 6nica-
mente apreciables. Asi que, dirigiendo A la Virgen nifla los ojos de
mi entendimiento esclarecidos, parte por la cindida luz dela santa
fe, parte por el vivo resplandor que arrojan los escritos, Ilenos de
facundia y sabidurfa, de los doctors y te6logos de la santa Iglesia;
afirmo que ya desde nifia posey6 ia Virgen un alma tan hermosa,
privilegiada y venturosa, que merecidamente se la puede llamar,
como Ilamaronla en efecto los santos Anselmo, Damasceno, Isido-
ro, Gregorio y otros muchos, obra grande, inmersa y acabada
en todas sus parties, la cual pusiera Dios en el mundo cual verda-
dero milagro de la omnipotencia: Beata Virgo fuit miraculum, ha-
ble por todos el Damasceno, miraculorum omnium maxime novum,
quod Deusposuit super terram. Y cuenta, que no solo al present en
la cuna, donde estA reclinada, fue nuestra Nifia copiosamente en-
riquecida con la gracia santificante, origen de toda belleza y sobre-
natural prez del alma; sino ya desde el primer moment en que
empez6 i vivir en el seno de su madre: y en tal manera, que so-
brepuja en mErito-, y vence en santidad a todos los Angeles del cie-
lo y justos de la tierra.
3. 1 Oh I Si nos fuese dable penetrar con nuestras miradas en el
Intimo de aquella alma afortunada; verfamos como yo me las ima-
gino, reunidas en ella las prerogativas, sin duda admirabilisimas
por su abundancia y magnitude, que se hallan repartidas entire los
escogidos, pudiendo bien estas asemejarse A los fugaces rios que,
corriendo por muchos, variados y tortuosos senderos, y regando
con sus apacibles, lfmpidas y murmurantes aguas, la espaciosidad
de las vecinas y verdes campifias, despues de haberlas fecundizado





DE IUESTRA SENORA. 71
y vestido do amenidad y lozania, van de consuno A descargar pre-
surosos en la mar sus majestuosas avenidas. Aun mas: veriamos
como las virtudes todas ban fijado su asiento sefioril y augusto en
aquella alma feliz, no solo en cuanto A los h6bitos, si tambien en
cuanto i los actos en cuyo ejercicio no ceja ella un instant, ha-
ciendo buen uso, y hasta ventajoso, de la libertad de albedrio de
que se la dotara por singular privilegio : veriamoslas trabajando to-
das 6 manera de siervas ingeniosas para dar prez incomparable y
perfectisimo realce a las facultades de su espiritu. i Qu6 nuevo ob-
jeto, digno de dulce maravilla y agradable estupor, fuera para nos-
otros ver la fe alumbrando con sus sagrados resplandores el enten-
dimiento de la naciente Nifia, y descubri6ndole lo mas sublinie de
los misteriosos arcanos de las inmensas 6 incomparables perfeccio-
nes divinas y demis inescrutables y eternos decretos; ver la espe-
ranza elevando a Dios la plenitud de sus purisimos afectos, y tra-
zindole el modo de hacerse dignamente poseedora absolute y dis-
pensadora universal de los riquisimos tesoros de la omnipotencia;
ver la caridad ocupando.todo su corazon con tan nobles, eficaces 6
intensas llamas, en cuyo parangon no pasa de un ardor en extreme
tibio el ardor mas ferviente que tienen 6 Dios los Serafines; ver la
prudencia enriqueciendo su razon para poder con agudisimo dis-
cernimiento atemperar y rectamente dirigir los medios al fin; ver la
fortaleza, pertrechando su espiritu con invencible generosidad y
constancia, para que, cerciorada ella de lo por venir, y conform6n-
dose enteramente con las inmutables disposiciones deldivino Padre,
acepte y quiera la horrenda carniceria y cruel muerte, que ya pre-
ve, de su future Hijo; ver, por fin, la justicia y templanza puestas
6 la vez en movimiento para armonizar en ella del modo mas per-
fecto los movimientos de los sentidos, los pensamientos de la men-
te y los deseos del corazon, A fin de que este disfrute la perp6tua
6 imperturbable paz de un cielo eternamente sereno, merced 6 la
complete subordinacion de la parte inferior A la voluntad, y de esta
A Dios; y su querer, coal ligera navecilla en mar siempre tranqui-
lo, se deje f6cilmente mnover y conducir por todo soplo del divino.
beneplAcito I Oh alma de Marial para dejarte mas hermosa, linda
y ricamente adornada de lo que imaginar se pueda, no escase6 es-
tudio, ni esmero, ni actividad la gracia, aquella gracia que tanto
en Vos se complaciera. Bien se echa de ver que sois Vos aquel ma-
jestuoso, augusto y real palacio que para su predilecta y eternal
morada fabric con sus propias manos la sabidurfa del supremo Ha-





72 SERMON I SOBRE EL NACIMIENTO
cedor, colocindolo sobre altas, firmes y multiplicadas colunas, sim-
bolos de las virtudes y sobrenaturales dones que tan noblemente os
engalanan y encumbran.
4. Ahora, pues, al ver Dios A ]a nifiita Maria renacida, ador-
nada de tales y tantas prerogativas sin igual, ,no os parece que,
fijando atentamente en ella su penetrante mirada, habia de alegrar-
se consigo mismo y sentir un inconcebible content por haber for-
mado tan linda criatura; y que, vuelto hacia ella risueAio y apaci-
ble, le diria, como A Ester el rey Asuero : Valde mirabilis es, etfa-
cies tua plena est gratiarum? ,Qui6n lo dudara? Yo leo en el sagra-
do G6nesis que, despues que Dios en el corto espacio de seis dias
hubo terminado la maravillosa creacion del universe, en el s6ptimo
se puso A mirar todas las cosas que acababa de evocar A la existen-
cia, y, viendo que correspondian todas a la perfeccion del modelo
que 1 se prefijara, di6 por terminada su obra y descans6 : Vidit
Deus cuncta quce fecerat, et erant valde bona, et requievit ab universe
opere quod patrarat: 6 (segun otra version), qued6 altamente com-
placido de todo lo que con infinite poder y sabiduria acababa de
sacar de la nada: Et gavisus est super universe opere quod patrarat.
Asi sucede a un habil artist, que, Ilevada A cabo una obra que le
haya salido inuy conforme A la s6bia idea que de ella concibiera,
y digna del largo studio y delicados bosquejos que empleara has-
ta darle la filtima mano, se complace en mirarla una y otra vez con
deleite de sus ojos, arrobo de sus sentidos y regodeo de su corazon.
Y ,qui6n vacilari en career que el corazon de Dios sintiese un in-
menso gozo al mirar a la Virgen recien nacida, A quien acababa de
comunicar una beldad sobrehumana, un m6rito sublime y toda la
perfeccion que cabe en pura criatura? Aun mas, no temo equivo-
carme diciendo que, si al principio del mundo se complaci6 Dios
en las cosas criadas, fue principalmente porque las acababa de for-
mar para Maria, para cuya gloria habian de servir, y a cuyas 6rde-
nes habian dp obedecer pronta, humilde y respetuosamente. En
efecto: vi6 61 al sol ricamente adornado de esplendorosas llamas,
y se alegr6: etgavisus est; porque habia de former un dia con su
oro finisimo el real manto de Maria. Vi6 la luna de blanca y can-
dorosa luz cubierta, y alegrdse : et gavisus est; porque habia de la-
brar un dia con su purisima plata el escabel de los pi6s de Maria.
Vi6 las estrellas que con sus vivos centelleos embellecian el cielo,
y se alegr6 : et gavisus est; porque un dia habian de tejer con sus
rubias pedrerfas la real corona sobre la cabeza de Maria. Vi6 los





DE NUESTRA SENORA. '3
mares, selvas, plants, Ilanuras y colinas, y se alegr6: et gavisus
est; porque un dia todos habian de servir A Maria como 6 soberana
emperatriz del universe. Seria poco, por lo tanto,-lo que Dios se
gozaria en la naciente Nifia, y lo que le deleitaria el contemplar las
dotes de su cuerpo y perfecciones de su alma, si tanto se compla-
ci6 en aquellas criaturas que principalmente para ella trajo del abis-
mo de la nada, destinadas 6 former su servidumbre y rendirle per-
p6tuo 6 inviolable homenaje?
5. De aquf deduzco yo, no sin fundamento, que, asi como Asue-
ro, fuera de si de alegrfa por haberle cabido en consorte de su t6-
lamo y cetro, Vasti, la mas hermosa de cuantas mujeres cobijaba
su reino, A pesar de no ser 61 el autor de su beldad, did un sun-
tuoso banquet A todos los pueblos y principles sujetos i su domi-
nio para que tuviesen occasion de admirar tanta donosura y belle-
za: ut ostenderel cunctis populis et principibus pulchritudinem illius; asi
Dios, fijando hoy con agrado su perspicaz mirada en la incompa-
rable y celestial hermosura de la Virgen, qued6 de ella tan pren-
dado que, Ilamando gozoso al rededor de su'cuna delo alto de los
cielos a los puros espiritus, y del profundo de la tierra 6 los Pa-,
triarcas Profetas y santas mujeres, se la daria 6 ver, explic6ndoles
a la vez los sfmbolos y figures en ella escondidas; y que con risue-
flo semblante les diria: Ved ahi, 6 mis Aigeles, la future Madre
de mi Verbo consustancial, la reparadora de los excelsos tronos
del empireo, de donde se desplomaron vuestros compafieros rebel-
des, la Seiiora del cielo, la Reina del universo.--H aqui, 6 Adan,
la gran mujer de quien te dije que, merced A su candor, habia de
aplastar la orgullosa cerviz de la serpiente seductora.--H6 aquf,
6 No6, la que con su augusto poder habia de salvar mi gente mi-
serablemente naufraga en las olas del pecado. Es la que te mostr6
en aquella area venturosa do hallaste oportuno refugio y segura
salvacion cuandq el diluvio inund6 toda la tierra.-De esta mujer
te pint6, 6 Mois6s; la fecundidad inviolablemente incorruptible en
aquel espeso zarzal queardia sin perder su entereza.-Su santidad,
ya desde su comienzo sublimada sobre el m6rito de todos los jus-
tos, es la que te serial, 6 David, en aquella nobilisima ciudad cu-
yos cimientos descansaban en las cimas inaccesibles de los montes
mas encumbrados.-Su alma bella, ricamente adornada de todas
las virtudes y perfecciones, es la que te signifiqu6, 6 Salomon, en
aquel augustisimo temple para cuya erecciori y hermoseo recurris-
te al oro mas fino, la mas pura plata y mas preciosas piedras que
S6 T. III.





74 SERMON I SOBRE EL NACIMIENTO
encierran las sombrias entrafias de los montes, y A los cedros mas
incorruptibles, y 6 las mas empinadas palmeras, y A los platanos
mas escogidos que brotan de los embalsamados picos del Lfbano.
-Y it, 6 D6bora, figuraste el valor de esta mujer, euando con
tu generoso denuedo humillaste el orgullo de los enemigos de mi
pueblo.-Y td, 6 Jael, su fortaleza, cuando, invicta, traspasaste
con un clavo las sienes del inicuo Sisara.- Y td, 6 Abigail, su pru-
dencia, cuando obsequiosa con David, templaste sus iras con la
blandura.-Y td, 6 Raquel, su beldad, cuando con tus bellas y
dulces miradas cautivaste el corazon del buen Jacob.
6. A tales acentos, no dudo seguirian, en torno de la cuna de
la recien nacida Nifia, los alegres y repetidos aplausos de los su-
blimes espiritus, y de los justos del limbo; siendo, con toda razon,
comun el placer, el regocijo y los festejos.
7. Mas, si tan just motivo de inefable j6bilo fue para el cielo
en este dia el nacimiento de la Virgen, por ser ella desde luego
objeto de las mas caras complacencias de Dios; no habri ya quien
no eche de ver cual y cuan grande debiese serlo tambien para la
tierra, por ser ella con su venida al mundo objeto de las mas segu-
ras esperanzas de los hombres.
8. Que esto fuese una verdad en 6rden ya A sus santisimos Pa-
dres, ya a los justos detenidos en el limbo, A quienes es sobrema-
nera probable revelase el Espiritu divino la election de la Nifiita
para future Madre del Verbo eterno, no ha lugar 4 dudarlo. Aho-
ra, pues, este fue tambien el noble motive por que.debieron rego-
cijarse todos los hombres, visto que el nacimiento de la Virgen fue
el venturoso principio de la salud y reparacion de todo el linaje hu-
mano. Nativitas Mariw, dijo san Pedro Damiano, fuit humane sa-
lutis initium, como quiera que, en expression del mismo, fue anun-
cio y alegre seguridad del cercano nacimiento del Redentor: In na-
tivitdte Marice felix Jesu est inchoata nativitas.
9. Muy a prop6sito los espiritus celestiales,'al contemplar a la
nifia Maria felizmente venida al mundo, para tributarla un digno y
proporcionado encomio, ]a saludaron con el nombre de aurora.
Z Quien es esa que se levanta cual aurora al despuntar? Y con razon :
porque, asi como la aurora con baniar con sus rayos candorosos y
rubicundos la fresca mariana, es para los mortales fausta no menos
que fiel mensajera del inmediato nacimiento del sol; asi la Virgen
desde los primeros albores, dig4moslo asf, de su infancia anunci6
al mundo el pr6ximo nacimiento del divino Sol dejusticia, y el re-





DE NUESTRA SENORA. 75
gocijado dia de la humana salvacion. Y & no tendr6n en este dia los
mortales sobrado motivo para alegrarse? iQu6 bienes no nos pro-
mete la Virgen al prometernos la cercana venida del Redentor
Prometenos el divino Mois6s que, a los que &ramos por la culpa
vilisimos esclavos del infernal Faraon, con la portentosa vara de su
powder habia de sacarnos de su inicua y antigua sujecion, de su
pesado 6 ignominioso vasallaje : el divino Josu6 que con el clarin
de su doctrine rebosante verdad habia de derribar desde sus orgu-
Ilosas alturas, cual otra Jeric6, arrancdndola de sus cimientos, la
falsa y engailosa doctrine del mundo fementido: el divino Melqui-
sedec que habia de ofrecer por nosotros 6 su Padre irritado, en acep-
table sacrificio de perdon, reconciliation y paz, su cuerpo sacro-
santo, cual pan de vida, y su preciosisima sangre, cual vino es-
cogido.
10. Y d mas de esto, con prometernos la Virgen naciente el
cercano nacimiento de Jesus, hijo suyo y libertador nuestro, no
nos anunciaba A la vez que ella seria nuestra Madre? Porque si en
realidad Jesds es nuestro hermano primog6nito, como 61 ha que-
rido Ie Ilambsemos: Primogenitus in multis fratribus; es evidence que
en el mismo instant en que la Vfrgen fue declarada verdadera y
natural Madre de Jesds, empez6 tambien & ser madre nuestra por
adopcion, mirAndonos, acogi6ndonos y abrazdndonos ya desde en-
tonces con piadoso, entrafiable y maternal afecto. ,Puede decirse
mas para mostrar el just motivo de regocijo que trajo d los hom-
bres y debe despertar tambien en nosotros este dia, de todos el mas
alegre y venturoso? i Marfa es nuestra Madre! Alegraos, pues, 6
pecadores, que ya sale, propicio para vosotros, el bello y radioso
iris que, estancando con su poder las asoladoras lluvias del cielo;
para vosotros agitado y tempestuoso, hard brillar sobre los mismos
pldcidos y serenos dias de beneficencia y bonanza. IMaria es nues-
tra Madre I Alentaos, pues,-6 justos; que ya empieza a moverse,
propicia para vosotros, la clara y luciente coluna que, disipando
con sus rayos las opacas tinieblas de esta mortal peregrinacion,
mostrarAd vuestros pasos timidos y vacilantes el recto sendero que
ha de conduciros a la rica tierra de promision, a donde aspiran vues-
tros ardientes votos.
11. Y si todos los hombres deben con razon alegrarse en este
dia venturosisimo por tan feliz nacimiento; a vosotros, hermanos
mios, os cabe un especial regocijo y extremado consuelo, como
quiera que os teneis por dichosos y cifrais vuestra principal gloria
6*





76 SERMON I SOBRE EL NACIMIENTO
en ser todos sinceros, humildes y respetuosos devotos de la nacien-
te Ninia. Asi que, sefialadamente por vosotros y para vuestro bien
naci6 ella: y si, cual dulce y afectuosa'madre, acoge y estrecha en
su purisimo seno a los hombres todos; no dudeis que A vosotros
particularmente os extiende sus brazos y con sumo amor os abre
su corazon, toda vez que bastante os distinguish, A manera de hijos
primog6nitos, en fielmente servirla, religiosamente venerarla y
fervorosamente amarla.
12. Por tanto me figure que, desde la cuna volviendo la nifiita
Maria a cada uno de vosotros y. todo este distinguido auditorio,
como que ya desde aquellos moments estaba rica y plenamente
dotada de luz prof6tica para prever lo por venir; y complaci6ndose
en vuestra devocion, piedad y magnifica pompa con que todos los
aflos habiais de obsequiar y honrar el alegre dia de su nacimiento,
diria desde entonces: Ponam tabernaculum meum in medio vestri, et
non abjiciet vos anima mea. Pondr6 mi morada en medio de vosotros,
os proteger6 con especial cariiio, y os prodigar6 mis socorros; ni
sera jams verdad que yo os desconozca y os deseche: antes bien
ser6 siempre vuestra, y enteramente vuestra: por vosotros seran
mas frecuentes mis ruegos, mas escogidas mis gracias, mas copio-
sas mis bendiciones.
13. Que asi sea, me lo manifiestan los efectos. A la singular
protection que os dispensa la Virgen atribuyo yo las muchas y be-
llas virtudes cristianas que os adornan; la humildad de corazon en
medio de la nobleza de la sangre; la pureza de conciencia en me-
dio de los lisonjeros halagos del mundo: virtudes tanto mas reco-
mendables en vosotros, cuanto que se las ve brillar A despecho de
sus enemigos. Seguid, pues, hermanos mios, mereci6ndoos siem-
pre con vuestras obras virtuosas la protection de Maria: y asi des-
cenderin sobre vosotros cada dia mas copiosos sus favors, y, mer-
ced a ella, los poderosos socorros de la divina gracia de su Hijo,
con cuyo medio podr6is llegar con seguridad al feliz t6rmino de la
,eterna dicha. Amen.





DE NUESTRA SENORA.


ESQUELETO DEL SERMON II

SOBRE

EL NACIMIENTO DE NUESTRA SESORA.


Liber generationis Jesu Christi, filii Da-
vid, ilii Abraham... (Matth. I, 1 et seq.).
Libro de la generation de Jesucristo, hijo
de David, hijo de Abrahan...

1. La ilustre ascendencia de Marfa es la misma que la de su Hi-
jo Jesis...
2. (Por qu6 el Evangelio no nos da la genealogfa de Maria y sf
solo la de su espdso Jos6? Porque, como dicen san Jer6nimo y san
Juan Cris6stomo, las mujeres debian ser de la misma tribu que sus
maridos, y por eso non fuit mos hebreis genealogias texere mulierum.
3. Si para Maria es blason, en el 6rden de la naturaleza, ser
hija de Reyes, Patriarcas, etc., much mayor blason es para estos
tener una nifia que con su nacimientoilustra las iglesias triunfante,
militant y purgante: Cunctas illustrate ecclesias... i Ohfelicisima Ni-
fial.. Nativitas tua gaudium annuntiavit, etc.
4. Oh dia feliz ... Este es eldia que predijeronlos Profetas,...
Este es el dia en que, como dice san Jerdnimo,... Este es el dia en
que de la raiz de Jesb... Este es el dia en que descubri6 Dios... Es-
te es el dia en que por todo el mundo... Este es el dia en que se
descubre en el mar... Este es... Este es... Para decirlo de una vez:
este es el dia en que naci6...
5. Nace Maria, no como los otros nifios entire ligrimas..., sin
juicio..., sin gracia y en pecado, sino...
6. Asi naci6 esta soberana Princesa... ,Para qu6 ?Para ser Ma-
dre del Salvador... ICon cuinta mas razon que los de Betulia po-
demos nosotros...l
7. Alegraos, hijos de Adan,... Hijos de la Iglesia, alegraos...
AlBgranse los Angeles..., la misma beatfsima Trinidad... Alegr6se
el Padre...; alegr6se su Hijo...; alegr6se tambien el Espfritu
Santo...





78 SERMON II SOBRE EL NACIMIENTO
8. Razon es que nos alegremos tambien nosottos, como que
somos los mas interesados en... Examinemos sino qui6n es Maria,
y cuAl el fin de su venida.
9.' Invocacion: 10h Reina de los cielos y de la tierra...! Vos
sois...

Primera part: i Quidn es Maria segun el drden de la gracia ?

10. Despues de la humanidad.de Jesucristo no hay imagen mas
parecida al Criador que Maria... Cuanto mas se acerca una cosa a
su principio, dice san Dionisio, tanto mas participa... Siendo Cris-
to autoritativa y ministerialmente, segun dice santo Tomis, el prin-
cipio de la gracia, Maria debi6 participar...
11. Dios puso entire el original divino y esta su im6gen tal seme-
janza, que la Virgen es un retrato hermosisimo de Dios, y Dios
mun ejemplar singularisimo de la Virgen.
12. Fundados en esta fntima y fiel semejanza los Santos le han
atribuido a Maria... San Epifanio le atribuye inmensidad... San
Anselmo dice... San Buenaventura la llama... San Juan Damas-
ceno...
13. No es possible al hombre, dice santo Tpmis de Villanueva,
explicar las virtudes y... En Maria se hallan juntos y en grado emi-
nente todos los privilegios y prerogativas que a todos los Santos, y
aun A los Angeles, se concedieron.
14. Cceteris datur per parties, dice san Jer6nimo: Maria autem to-
ta infusa est plenitudo gratie. -Astitit Regina, dice David, A dextris
tuis in, etc.-Tu supergressa es universas.-Omnia flumina intrant, etc.
-In plenitudine Sanctorum detentio mea. Todo esto, ya desde el
principio de su vida porque: Fundamenta ejus, etc.
15. Sapientia cdificavit sibi domum... Si la casa 6 palacio que en
.este mundo edific6 Dios para el hombre es tan.:. ,qu6 sera la que
16. Dios escogi6 A Maria para Madre suya. Es consiguiente,
pues, segun la doctrine de santoTomis, que... San Jer6nimo afir-
ma que la misma plenitud de gracias de Jesucristo la tuvo Maria,
quamquam aliter...
17. Maria naCi6 con esta universalidad de gracias... Mulier amic-
ta sole... Mirese Maria por el lado que se quiera; y se vera desde
luego, que... ni le falto la pureza de los Angeles, ni..., ni...
18. Asi manifest Dios que Maria era en su divino amor la pre-





DE NUESTRA SENORA. 79
dilecta, la escogida, la..., y que ech6 Dios en su adorno el resto de
su poder, de su saber y de su querer.
19. IOh feliz Infanta I oh dichosa Niiia...t

Segunda part : Para qud viene Maria al mundo?

20. Vista ya la grandeza de gracias de Maria, pasemos a ver el
fin para que la envia Dios al mundo.
21. Cuarenta y dos mansions hizo el pueblo de Israel en el de-
sierto, despues de las cuales debi6 entrar en la tierra de promi-
sion: cuarenta y dos generaciones enumera el Evangelio desde
Abrahan hasta Jesus, y entonces lleg6 el mundo A la felicidad de la
ley de gracia. Ved, pues, ya descubierto el fin, para que...
22. Pec6 Adan..., y el mundo corri6 en la mas deplorable si-
tuacion las cinco edades, que cuenta san Agustin... I Oh qu tiem-
pos aquellos tan calamitososI Desde las primeras hojas de la sagra-
da Escritura no se advierte mas que la ira de un Dios vengador...
Diluvio... Incendio de Sodoma y Gomorra... Ubi me abscondam a
vultu irw tux ? decia David.
23. Es verdad que, como ahora, Dios era entonces fuente demi-
sericordia, de..., pero tenia estasaguas recogidas en sf mismo, dice
David, apud te est fons vite. El mundo estaba velut hortus absque aqua,
como dice Isaias.
24. ,C6mo habia de ser, si no habia canal, dice'san Bernardo,
por donde se comunicase?... Gracias 6 Dios que naciendo Maria...
Ya el Sol dejusticia pasa del signo de Leon al de Virgo... Ya sus ra-
yos resplandecen y no abrasan... Zarza maravillosa de Mois6s...
25. Si, Maria fue la que desde su nacimiento precioso... Gdza-
te, Seniora, le dice san Basilio de Seleucia, porque... G6zate, Vfr-
gen sacrosanta, le dice san Efren,... En este sentido la llama tam-
bien san Anselmo... Y en el mismo dice el Doctor anglico...
26. IOh Nifia santa, y cuinto debemos a tu nacimiento I Td eres
desde entonces el arco iris, que..., la misteriosa nubecilla que vi6
Elias..., aquella column de nube que..., aquella hermosa Dalila,
de cuya..., la feliz arca de Nob, donde... Td eres desde enton-
ces..., pero seria nunca acabar si... Baste saber que fue la... Eva
engrandeci6 el imperio del demonio; Maria le derrib6...
27. IOh mujer feliz ... Dichoso el vientre en que fuiste forma-
mada; dichosos los pechos... Con razon te Ilaman bienaventurada





80 SERMON II SOBRE EL WACIMIENTO
todas las gentes, porque tr eres... Al6grense, pues, Joaquin y
Ana...
28. Asi se expresaba san Juan Damasceno..., y afadia que :Ho-
die salus mundi inchoavit. Jubilate Deo omnis terra, exultate et
psallite.
29. Alegremonos, pues, fieles mios; pero sea nuestra alegrfa
conforme en un todo con el espfritu de la Iglesia... La alegrfa mun-
dana es vana, engafiosa,... La spiritual es uno de los principles
frutos del Espfritu Santo...
30. Este es el gozo que nos recuerda la Iglesia para que... Mas
jay! que para lograrlo es necesario mudar de vida... Es hecesario
que este hombre viejo... ,Qu6 ha sido toda tu vida, 6 pecador,...
Estos han sido tus dioses... Bien lo publican la soltura y libertad
infame de tus... Bien lo publican tus blasfemias... Todo esto esne-
cesario reformer para...
31. Epilogo: Os he manifestado qui6n es esta Nifia segun el 6r-
den de la gracia... Os he declarado el fin de su venida... Es ley de
la gratitud, dice el angelico Doctor, alabar al bienhechor, y cor-
responder con obras el favor. Alabemos, pues, A Dios y i Maria.;.,
pero sea obrando de manera, que... Obras, pues, de amor y de
dolor... Las primeras para amar 6 Dios; las segundas para llorar...
Lloremos, que bien lo necesitamos..
32. Venid, Virgen purisima, y haced de mi corazon... iCuin
miserable soy y he sido, Madre mia Pero ,' d6nde he de refu-
giarme? Ld d6nde, sino A Vos?... A Vos, pues, me acojo... Vos
sois el consuelo de los afligidos, el...
33. Miradnos con ojos de piedad y de misericordia; alcanzadnos
unas lIgrimas...; encended, por fin, en nuestros corazones el fue-
go del divino amor, para que...





DE NUESTRA SENORA. 81



SERMON II

SOBRE


EL NACIMIENTO DE NUESTRA SENORA.

Liber generations Jesue Christi, fili Da-
vid, filii Abraham... (Matth. I, I et seq.).
Libro de la generation de Jesucristo, hijo
de David, hijo de Abrahan...

1. Todo el Evangelio de este dia, queridos fieles mios, se re-
duce A manifestarnos la ilustre ascendencia de Maria santisima y
de Jesucristo, su dulcisimo Hijo, A cuyo fin se explica, y empieza
de esta manera: Libro 6 catilogo de la generation de Jesucristo, hi-
jo 6 descendiente de Abrahan. Abrahan engendrd 6 Isaac: Isaac
engendr6 i Jacob: Jacob engendr6 6 Judas y A sus hermanos; y
prosiguiendo de esta suerte la s6rie de esta nobilisima generation,
en la que va incluso y puntualmente nombrado el rey David, lle-
ga por filtimo hasta Jacob, padre de Jos6, declarando i este por
dignisimo esposo de Maria, de la cual naci6 Jesds, que por otro
nombre se llama Cristo.
2. Esta es la sustancia de toda la letra del Evangelio, y solo
con'haberla oido, no extrafiar6 que me propongais un reparo que
* viene luego a los ojos; y se reduce a que en toda la genealogia, de
que hace mencion el Evangelio, solamente se refiere la estirpe 6
linaje de Jos6, pero no el de Maria; y que por consiguiente no se
* prueba la noble ascendencia de esta Seiiora. No puedo regar que
la reflexion est6 bien hecha; pero habeis de saber, files mios, que
como dicen los dos grandes Padres de la Iglesia san Jer6nimo y san
Juan Cris6stomo no era costumbre en la Escritura el referir la
generation de las mujeres, sino la de los maridos, porque en esta
estirpe 6 linaje estaba comprendido el de las mujeres propias, pues
debian ser de la misma tribu que la de sus maridos; por lo que
dici6ndonos el Evangelio que Marfa fue esposa de Jos6, nos dice
tambien que fue de su mismo linaje, y ambos, con su Hijo Je-
I Hieron in Matth. i; Chrysost. horn. II in Matth.





82 SERMON II SOBRE EL NACIMIENTO
s6s, de la generation de Abrahan, de Patriarcas y de Reyes de la
ley antigua, estirpe la primera, la mas ilustre y mas noble del
mundo.
3. Esta es Maria, oyentes mios, hija de nobilisimos padres, de.
linaje de Reyes, de Patriarcas y excelentisimos Santos. Pero aun-
que tan noble en su prosapia, no es esta su mayor excelencia, ni
la que hoy .celebra expresamente la Iglesia nuestra madre, sino
otra much mayor. Pnes, Ivdlgame Diost me dir6is acaso: puede
haber mayor blason que ser uno descendiente de Reyes y de San-
tos? En el 6rden comun de la naturaleza, claro esti que no; pero
si en el 6rden de la gracia; y esto es lo que la hizo mas noble que
los Reyes, mas excelsa que los Patriarcas, y mas ilustre que los San-
tos todos; y tanto, que si para Maria es blason ser descendiente,
de Reyes, Patriarcas y Santos, segun el 6rden comun de la natura-
leza; es much mayor blason para sus ascendientes tener en su li-
nea una nifia, una criatura, que ilustra desde luego con su naci-
miento dichoso todas las Iglesias : triunfante, que es la del cielo,
militant, que es la de la tierra, y purgante, que es la del purga-
torio, cunctas illustratEcclesias '. Z No es este blason mas excelentey
noble que ser descendiente de Reyes y Patriarcas de la tierra? IOh
felicisima Nifial Ioh dichosisima Infanta! y con cu6nta razon os
canta la Iglesia, y nosotros con ella, que tu nacimiento admirable
anunci6 A todo el mundo gozo grande, y singular contento: Gau-
dium annuntiavit universe mundo 21
4. Oh dia feliz I oh dia dichosisimo I Este es el dia que predije-
ron los Profetas, que esperaron los Patriarcas, y que desearon todos
los siglos; pero con tal ansia, dice san Juan Damasceno 3, que te-
nian entire si como una sagrada competencia, sobre cual de ellos se
habia de levantar con esta gloria, contemplhndose desde luego por
muy feliz, y por siglo de oro el que llegase A verse ilustrado con
tan esclarecido nacimiento. Este es el dia en que, como dice san
Jerdnimo 4, se abren ya las puertas est6riles de Joaquin y Ana,
padres de esta Seiiora, para dar A la naturaleza humana la puerta
virgen y divina, que refiere el profeta Ezequiel 5, y por donde ha-
bia de entrar Dios corporalmente para remediar todos sus males.
Este es el dia en que de la raiz de Jes6, como dijo Isafas 6, naci6
la vara prodigiosa de Maria 7, cuya flor, que lo fue Cristo Jesds,
extendi6 por todo el mundo su fragancia. Este es el dia en que
SOflic. Eccles. 2 Ibid. 3 Damasc. orat. de Nativ. Virg. Hieron.
de Nativ. Mar. 5 Ezech. XLIV, 1. 6 Isai. xi, 1. 7 Hieron. in Isai.





DE NUESTRA SEORA. 83
descubri6 Dios la escalera viva I que habia labrado por sus manos,
y por donde el mismo Dios habia de bajar del cielo, para ser visto
en la tierra, y conversar con los hombres. Este es el dia en que
por todo el mundo corren aires suaves de alegrfa, dando las dicho-
sas nuevas de que nacerd presto el Sol, pues como se lee en los
Cantares ha nacido ya la Aurora esperada en tantos siglos, figu-
rada con tantas sombras, aclamada con tantas voces, y solicita-
da con tantos gemidos. Este es el dia en que se descubre en el mar
del mundo la concha sagrada, que recibiendo las influencias de la
Divinidad, concebird en su vientre la perla de infinite precio con
que ha de ser el hombre redimido. Este es el dia en que sale con
hermosisimos renuevos la vid fertilisima de Ana, pues un solo ra-
cimo de ella fue tan dulce y abundante, que did6 todos los mor-
tales nectar de vida eterna. Este es el dia en que Joaquin y Ana
cogen con el mayor gozo el frutoque sembraron en justicia, y que
les ha de multiplicar ciento por uno. Para decirlo de una vez: este
es el dia en que sali6 i luz, y naci6 la sacratisima Vfrgen Maria.
Pero ,c6mo nace?
5. IOh vAlgame Dios No como los otros nifios entire ligrimas
y suspiros, sino arrebatada en un 6xtasis altisimo, dice la venera-
ble madre Marfa de Jesus de Agreda ~ ; no como los otros nifios,
sin juicio ni discurso, sino ilustrada desde luego con el lumbre de
la razon, dice la misma Venerable y san Bernardino de Sena ; no
como los otros nifios, sin graciay en pecado, sino toda pura, toda
hermosa, toda santa y llena de gracia, dice el angelico doctor san-
to Tom6s .
6. Asi naci6 estasoberana Princesa, tan Ilena, tan rica, tan po-
derosa y tan hermosa, que era el objeto de los cariiios de Dios. Asf
naci6; mas ,para qu6 naci6 asi? Todos lo saben, y elEvangelio lo
dice, para ser Madre de Jesds de qua natus est Jesus, para ser Ma-
dre del Salvador, del Mesias prometido, del Reparador de todo el
linaje human. I Oh, engrandecida seas para siempre, Virgen sa-
cratisima i Con cuinta mas razon que los de Betulia podemos nos-
otros decir, que td eres la gloria de Jerusalen, la alegria de Is-
rael, y la honra de nuestro.pueblo61
7. Alegraos, hijos de Adan, alegraos, pues se dej6 ya ver la

SGenes. xkviu, 12; 13. 2 Cant. vi, 9. 3 Agreda, part. I, lib. I,
n. 316. 4 Ibid. n. 221; Bernard. Sen. tom. I, serm. LXI, cap. 3, art. 3;
tom. II, serm. LI, cap. 2, art. 1. s Thorn. 3, p. q. 27, art. 5. 6 Judith,
xtI, 10.





84 ,SERMON II SOBRE EL NACIMIENTO
Aurora, como presagio y serial cierta de que esta pr6ximo el naci-
miento del sol Cristo Jesds; alegraos, que si en el nacimiento de
cualquiera Santo, como dice san Ambrosio debe ser'la alegrfa
universal, porque viene para bien comun de todos, con razon muy
superior debemos nosotros alegrarnos en el nacimiento de esta so-
berana Princesa, ya por ser la criatura mas'santa que hay en los
cielos y en la tierra, despues de su dulcisimo Hijo, ya tambien
porque por su medio logramos el salir del cautiverio eterno, en que
por la culpa de nuestro primer padre estabamos todos los hombres
sumergidos; por eso hasta nuestra madre la Iglesia so muestra hoy
tan festival y llena de gozo; porque con el nacimiento de, Maria lo-
gra desde luego la salud para sus hijos, per quam salts mundi cre-
dentibus apparuit2. Por eso los alienta y esfuerza con el mayor co-
nato A que le acompafien en su regocijo, pudiendo decirles lo que
Isaias en otro tiempo, cetamini cum Jerusalem 3: Hijos de la Igle-
sia, hijos de tan buena Madre, alegraos con ella, porque el naci-
miento de Maria causa gozo y alegrfa en todo el mundo; alegraos,
alegraos en el Senfor, porque ha nacido ya la flor del campo, que
producira nada menos que al lirio de los valles, el Redentor del
universo4; alegraos, pues hasta los mismos Angeles se alegran,
dice santo Tomis de Villanueva 5. Pero ,qu6 digo Angeles? Hasta
la misma beatisima Trinidad, dice el venerable Puente 6, se alegra
con este nacimiento dichoso; alegr6se el eterno Padre, porque le
naci6 una hija la mas bella y mas hermosa; alegr6se su Hijo sa-
cratisimo, por ver nacida en tiempo A la que desde la eternidad
habia escogido para Madre suya; alegr6se tambien el Espiritu San-
to al ver ya que ha salido A luz aquella doncella virtuosa que ha-
bia de ser dignisima esposa y morada suya, y que fecundada igual.
mente de su divina sombra, habia de parir al Hijo de Dios, de qdien
61 procedia, para remedio de-todo el mundo.
S8. Pues,,si hasta.los mismos cielos y el Criador de todos ellos
se alegran con el nacimiento de Maria, razon es que nosotros, fie-
les mios, nos alegremos tambien, como que somos los mas intere-
sados: y a fin de que este gozo y alegrfa sea tan complete y per-
fecto como lo desea la Iglesia, pasemos A ver la causa que lo mo-
tiva, examinando para ello qui6n es esta Nifia recien nacida, y el
fin de su venida: dos puntos que seran todo el objeto de mi dis-
SAmbros. lib. II in Luc. Ofic. Eccles. Isai. LX11, 10. Cant.
n1, 1. Villan. serm. II de Nativit. Virg. n. 6. 6 Puent. part. It
med. 4, punt. 1.





DE NUESTRA SENORA. 85
curso; en el primero procurar6 manifestaros en cuanto me sea po-
sible qui6n es Maria, no segun el 6rden de la naturaleza, de que ya
dejo hecha mencion, sino segun el 6rden de la gracia; en el segun-
do igualmente os demostrar6, que nace Maria para ser medianera
entire Dios y los hombres, y por consiguiente para hacer las paces
con todo un Dios ofendido.
9. 1 Oh Reina de los cielos y de la tierral joh Virgen purisima
6 inocentisima I Vos sois la madre y el amparo de todos los hijos de
Adan; aquf tennis uno de ellos, solicitando vuestra protection;
aquf me teneis, Seilora, implorando vuestra asistencia, para que
pueda con acierto publicar vuestras alabanzas; inflamad i este fin
mi tibio corazon, y dadme voces las mas eficaces, para que, pene-
trados con ellas mis oyentes, saquen el fruto que yo deseo para
honra y gloria vuestra, y honra y gloria de Dios. Asi sea ioh Ma-
dre amorosa! Y para que se verifique asit todos os decimos, como
el Angel, con la mayor devocion y reverencia: Ave Maria.

Primera parte: i Quien es Maria segun el drden de la gracia ?

10. Tan admirables son las virtudes y excelencias de Maria,
que, despues de la humanidad de Jesucristo, no hallardis, fieles
mios, dibujo que sea mas parecido a su Criador entire todas las cria-
turas. Todos saben, y lo dice san Dionisio que cuanto mas se
acerca alguna cosa, sea en el g6nero que se fuese, a su principio,
tanto mas participa de los efectos del mismo principio; y asi vemos
que los Angeles, por estar mas allegados i Dios, participan de su
bondad, de su hermosura y pureza divina, much mas que los
hombres; y aun entire los mismos Angeles, aquellos que estAn mas
cercanos A Dios, vemos igualmente que participan mas de sus di-
vinas perfecciones: i consecuencia de lo cual, y aplicando esta doc-
trina el angelico Doctor i la Virgen nuestra Sefiora, dice 2: que
Cristo es el principio de la gracia autoritativamente, segun la divi-
nidad, y ministerialmente, segun la humanidad; y que siendo Maria
la que estuvo mas cercana i su Majestad santisima, pues de ella
recibi6 la naturaleza humana; es forzoso decir tambien, que par-
ticip6 la Virgen de sus gracias, virtudes y perfecciones mas que to-
das las criaturas, y tanto, que se aproxima, dice el Santo 3, al
mismo Autor de la gracia.
Dionys. cap. 4, Ipse Coelest. hier. et cap. 7, Non ergo. Thorn.
3 p., q. 27, art. 5. 3 Ibid. 1.





86 SERMON II SOBRE EL NACIMIENTO.
11. Siendo, pues, tanta la perfeccion de Maria, que c6si com-
pite con la del mismo Dios, por ningun otro camino podemos lle-
gar A descubrir las gracias y perfecciones de esta Sefiora, que por
el conocimiento de las perfecciones de Dios; porque con tan finos
colors pint6 en ella su im6gen la Majestad del cielo, que de nin-
guna otra suerte se conoceria bien su excelencia y hermosura, si-
no por la de su original; y no lo extraiieis, porque como de la ma-
ternidad de Dios le venga toda su excelencia, por ningun otro ni-
vel podemos tomar las reglas de sus grandezas, sino por las del
mismo Dios, el cual puso entire el original divino, y esta su her-
mosisima imagen tan admirable semejanza y correspondencia, que
hallamos en la Virgen un retrato hermosisimo de Dios, y en Dios
un ejemplar singularisimo de la Virgen.
12. De esta excelentisima semejanza que la Vfrgen tiene con
Dios sobre todas las criaturas, nacia la frecuente admiracion que
mostraban los Santos, cuando habiendo de tratar de sus singulares
perfecciones, hallaban tanta profundidad en ellas, que le daban
algunos atributos debidos A la divina esencia; y asi vemos que san
Epifanio le atribuye inmensidad de gracia *; san Anselmo dice
que ilustra al cielo con la luz inmensa de sus gracias 2; san Buena-
ventura la llama vaso inmenso, donde pudo caber el Infinito ;
san Juan Damasceno, tesoro de la vida, y abismo de gracia 4; y
asi de los demas,Santos, pues todos le atribuyen inmensidad de
gracia y perfeccion; incomparable grandeza, y excelencia inefable,
que son los atributos que se aplican al mismo Dios, significandonos
en esto la grandisima semejanza que tiene Maria con su Majestad
santisima; pues en lamarla inmensa como A Dios, declaran que
excede toda media, como Dios : en Ilamarla inefable, que no se
puede hablar de ella dignamente, como tampoco de Dios; y en Ila-
maria incomparable, declaran que today comparacion le viene an-
gosta, como tambien al mismo Dios.
13.' Ahora pues, oyentes mios, si esta soberana Sefiora es un
mar inmenso de grandezas, un abismo profundisimo de gracias, y
un pi6lago impenetrable de excelencias, 4quidn serd capaz de ex-
plicar las virtudes y prerogativas con que la dot6 su Criador? No es
possible A lengua humana, dice santo Tomas de Villanueva 5. Lo que
se puede asegurar como cierto, segun la comun doctrine de los San-
Epiph. orat de Laud. Yirg. 2 Anselm. lib. de Excel. Virg. c. 8 ad med.
'-Bonav. in Spec. Virg. cap. 5. Damasc. orat. I de Dormit. Mar. -
SVillan. cone. II Nativ. Virg. n. 3.





DE NUESTRA SENORA. 87
tos, es, y se reduce & que cualquiera don 6 prerogative de santidad
y excelencia, que en algun tiempo fue concedido 6 alguno de ellos
por muy favorecido que haya sido, se concedi6 6 Marfa en modo
mas especial y eminente; porque en ella sola est6n juntos y reco-
gidos todos los privilegios y prerogativas que i todos los Santos se
concedieron, y aun i los Angeles, en cuanto lo que A estos se con-
cedi6 sea compatible con el estado de viadora que tuvo la Virgen
santisima.
14. A este prop6sito dice san Bernardo': lo que se ha conce-
dido i cualquiera de los mortales, no esjusto pensar que no se con-
cedi6 i tan esclarecida Virgen; i los dem6s, dice san Jer6nimo 2,
se di6 la gracia por parties, pero i Maria se infundi6 toda la pleni-
tud de la gracia; y asi es de career que mereci6 tener mas aventa-
jados privilegios de gracias y virtudes que todos los Santos; de
nanera, que justamente podemos decir de esta Seiiora con el real
Profeta 3, que desde luego se dej6 ver sentada A la diestra de Dios,
resplandeciente con el oro de la caridad, y rodeada por todas par-
tes con la variedad de todas las virtudes; de tal forma, que aunque
muchas hijas do la Iglesia triunfante y militant hicieron grande
acopio de riquezas espirituales, esta Sefiora sobrepuj6 6 todas ellas.
Tu supergressa es universas. El serafico doctor san Buenaventura
prueba esto mismo muy por extenso, 6 cuyo fin le aplica sAbiamen-
te aquella sentencia del Eclesiast6s : Todos los rios entran en el
mar, porque todas las gracias de los Santos entraron, dice 5, en
este mar extendidisimo y profundisimo pi6lago de gracias; de tal
suerte, que ninguna fue concedida en ningun tiempo 6 Santo algu-
no, que mas perfect y abundantemente no se concediese a la Vir-
gen, y al mismo intent le acomoda tambien aquello del capitu-
lo xxiv del Eclesi6stico, que la Iglesia canta en las festividades de
esta Sefiora : En la plenitud de los Santos es mi asiento; porque nin-
guna plenitud de gracia estuvo en ellos, que en Maria no estuviese
mas copiosamente; y esto no al fin de su vida, sino desde el prin-
cipio de ella; porque, como dice el Profeta penitente 6, sus funda-
mentos fueron sobre los montes santos.
S15. Pero iqu6 much, si, como dice Salomon ', y explican los
santos Padres, habia de ser la casa y palacio donde habia de habi-
SBern. epist. CLXXIV. 2 Hieron. epist. ad Paul de Assumpt.Virg. -
3 Psalm. XLIV, 10. Eccles. I, 7. 8 Bonav. in Spec. cap. 5, 6, 7. -
6 Psalm. LXXXIV, 1. Sap. Ix, 1; Ambros. lib. 11 de Spir. Sanct.; Bernard.
serm. IX parv.





88 SERMON II SOBRE EL NACIMIENTO
tar el mismo Hijo de Dios? El mas grosero puede conocer, que si
algun gran monarca edificase 6 sus expenses un palacio para mora-
da suya, era muy just y correspondiente 6 su Majestad, que la
fibrica y edificio conformase con la grandeza de quien lo edificaba,
y con el fin para que se hacia, sin que se reparase en ningun gasto,
primor ni artificio. Pues si el Monarca de cielos y tierra hizo para
sus siervos casa tan g'randiosa, como es todo este mundo visible,
cuyo solado es la tierra, hermoseada con tanta variedad de flores,
enriquecida con tanta diversidad de piedras preciosas, y adornada
con tan agradable amenidad de florestas, fuentes, rios y alamedas;
cuyos techos son esos cielos, sembrados de tan resplandecientes
lumbreras, que como finisima pedrerfa le hermosean; y todas las
alhajas de esta casa son tan suntosas y tan ricas, como descubren
nuestros ojos en esferas y elements que sirven 6 la vida y al re-
galo de los hombres: pues si en esto, vuelvo A decir, mostr6 el Rey
de Reyes tanta magnificencia, Lcuil seri la que habrA puesto en el
edificio de la casa, que para sf mismo labraba, como palacio real,
y honorffica demostracion de su grandeza? Baste decir para enca-
recerlo, que la Sabiduria edificd para sf casa. 4,Qu6 humildad pon-
dria por fundamento ? qu6 blancura de virginidad en sus paredes?
Lqu6 columns de virtudes por estribos? Cuin levantados y her-
mosos serian los chapiteles de sus pensamientos y deseos? Lcuin
claras lumbreras de luz divina en todos los aposentos interiores?
,cu6n ricas, cuin labradas, y doradas todas las piezas con variedad
luminosa y resplandeciente de gracias y divinos dones? Finalmente,
,cu6n rica y abundant estaria en todo lo interior y exterior, de
frutos, de virtudes, y buenas obras agradables 6 Dios y tiles a
los hombres ? Solo el mismo Seiror, que ]a hizo tan suntuosa y opu-
lenta, puede conocer hasta d6nde Ilega la eminencia impenetrable
de sus grandezas, pues dice que la fabric para morada suya.
16. Lo que sabemos es, que, como dice el ang6lico Doctor1,
aquellos, A quienes Dios nuestro Senor elige para algun ministerio
de su agrado, los apareja y dispone de tal manera, que sean id6-
neos para su desempeifo, segun aquello delAp6stol ; hizonos Dios
ministros id6neos del Nuevo Testamento; y habiendo sido elegida
la beatisima Virgen por divina ordenacion para ser Madre de Dios;
es consiguiente, y no se puede dudar, que Dios por medio de su
gracia la hizo id6nea para este fin, y que por eso le dijo el Angel


SS. Thorn. 3 p., q. 37, art. 4. -.' II Cor. in, 6.





DE NUESTRA SERORA. 89
que habia encontrado la gracia para con Dios; de tal manera, y
con tanta plenitud, dice el santo Doctor 1, que de algun modo se
deriva de esta Seiiora A los demas hombres; que aun con alusion d
esto, dice san Jer6nimo6, que toda la plenitud de gracias que hu-
bo en la santisima humanidad de Jesucristo, hubo tambien en la
beatisima Virgen, su Madre, aunque de otra manera; conviene A
saber, segun declara san Bernardino de Sena en Cristo, como
en hombre personalmente deificado,- y en la Virgen, como en
temple de Dios dedicado singularmente al Verbo eterno. En Cristo,
como en cabeza que influia la gracia en los dem6s miembros de su
cuerpo mistico, que son los fieles; pero en la Virgen, como en cue-
llo de este mismo cuerpo, pues por 61 se transfunde y derrama la
gracia que sale del mismo Cristo, en todo el cuerpo de la Iglesia;
i la manera que los espiritus vitales descienden de la cabeza por
el cuello al cuerpo human. En Cristo, como en fuente universal
de todos los bienes; pero en la Vfrgen, como en un estanque di-
vino, donde todos entran para repartirlos por su medio entire las
almas; finalmente, en Cristo estuvo la plenitud de la gracia en gra-
do supereminente de Criador; y en la Virgen, aunque en grado
perfectisimo, pero de pura criatura.
17. Con esta universalidad de gracias y virtudes naci6 conde-
corada Maria ; tan engrandecida por la divina Omnipotencia, que
lo que fabulosamente describi6 Hesiodo de aquella prodigiosa mu-
jer, en cuya f6brica dice4 que se esmeraron los dioses, adornAn-
dola cada uno de su don particular para que saliese perfectfsima :
el uno de sabidurfa; el otro de hermosura; el otro de prudencia;
y asi de las demis perfecciones: lo vemos cumplido real y verda-
deramente en nuestra milagrosa Virgen; pues en su fabrica se es-
mer6 y ech6 el resto el verdadero Dios, adornandola de todas las
gracias yperfecciones concedidas 6 todas las criaturas terrenas y ce-
lestiales; de manera, quelecuadra muynbien loque dijo san Juan en
su Apocalipsis 5 : Milagro grandisimo aparecid en el cielo, una mujer
vestida del sol; esto es, tan Ilena de divinos resplandores, que pa-
recia toda divina, y tanto, que de su grandeza se admiran no sola-
mente los hombres en ]a tierra, sino tambien los Angeles en el cie-
lo, dice san Epifanio 6; y asf para unos y otros es un asombroso
milagro, que asi la llama el Santo, y lo mismo hacen san Ignacio
I D. Thorn. art. 5, 1. Hieron. epist. ad Paul de Assumpt. Bernard.
Sen. serm. LI, art. 3, cap. 1, tom. II. 4 Hesiod in theogon de Pand. -
0 Apoc. xi, 1. 6 Epiph. orat. II de laud. Deip.
7 T. III.





90 SERMON 11 SOBRE EL NACIMIENTO
martir y san Juan Damasceno ; y I la verdad muy justamente,
pues, mfrese Maria por el lado que se quiera, se ver~ desde luego
que en todo es un asombro y maravilla inaudita, con especialidad
en la perfection de las gracias y virtudes, pues todas se concedie-
ron a esta purisima Virgen en grado el mas eminente; de manera,
que como dejo dicho con san Buenaventura, de la suerte que todos
los rios entran en el mar, todos los rios de gracia entraron en Ma-
rfa ; porque entr6 el rio de gracia de los Angeles, dice el Santo; en-
tr6 el rio de gracia de los Patriarcas y Profetas; entr6 el rio de
gracia de los Ap6stoles ; entr6 el rio de gracia de los Martires ; en-
tr6 en fin el rio de gracia de los Confesores, Virgenes y Doctores;
y lo mismo sucedi6 con el rio de todas las virtudes. Porque, ni le
falt6 la pureza de los Angeles, ni la fe de los Patriarcas, ni la sa-
biduria de los Profetas; ni el celo de los Ap6stoles; nila paciencia
de los Martires; ni la inocencia y humildad de las Virgenes; final-
mente de ningun g6nero de virtud careci6, porque todas las tuvo
en grado el mas eminente 2.
18. Esta es, oyentes mios, una tosca pintura de las gracias,
virtues y perfecciones que tuvo Maria santfsima desde su naci-
miento dichoso; estas las prerogativas y grandezas con que Dios
condecor6 i nuestra soberana Reina desde su nifiez sacrosanta, ma-
nifestando desde luego en este modo de obrar, que era en su divi-
no amor la predilecta, la escogida, la preservada de toda ruina y
mancha original, la enriquecida y hermoseada con el mayor orna-
to que se podia dar 6 pura criatura, pues la visti6 del sol, la coro-
n6 de estrellas, y puso por alfombra de sus sagradas plants A la
luna, como nos lo dice san Juan 3; preparada, en fin, como espo-
sa ricamente adornada para su esposo, y tan ricamente, que ech6
Dios en este precioso adorno para su esposa y amada Madre el res-
to de so poder, de su saber y de su querer.
19. IOh feliz Infanta ioh dichosa Nifia, seais mil veces bendi-
ta y alabada en los cielos y en la tierra. Seais bien venida al mun-
do, pues vents tan enriquecida de dones para ornato vuestro y pa-
ra bien comun de todas las criaturas; todas ellas os alaben, os ben-
digan y os canten himnos y centicos los mas sonoros de alabanza,
particularmente los miserables hijos de Adan, ya que logran el
consuelo, mediante vuestro nacimiento precioso, de salir de sus
cadenas y desdichas, que es lo segundo que me resta probar.
t Ignat. epist. I ad Joan.; div. Dam. orat. I de Nativ. Virg. Idiot. in
contemp. Virg. cap. 1. a Apoc. xn, .





DE NUESTRA SERORA.


Segunda parte: j Para qud viene Maria al mundo?
20. Habiendo visto la inefable grandeza de gracias y virtudes
con que desde su nacimiento dichoso salid condecorada Maria,
pasemos a ver el fin para que envia Dios al mundo i esta sobera-
na Infanta; y para ello volvamos a dar otra vuelta al Evangelio.
Ya dejo dicho que todo l6 se reduce 6 manifestarnos los progeni-
tores de Jesucristo desde el patriarca santo Abrahan hasta Maria
Sefiora nuestra.
21. Reparad ahora en las generaciones que precedieron, y
advertireis que cuenta el Evangelista sagrado catorce desde Abra-
han hasta David; catorce desde David hasta la cautividad de Babi-
lonia; y otras catorce desde la cautividad hasta Cristo Jestis nues-
tro Redentor, que en todo hacen cuarenta y dos. IMisterio grande
dice san Jerdnimo1. Sabeis por qu6? Oid al santo Doctor. Cuando
sac6 Dios db Egipto A su escogido pueblo, es constant que en el
espacio de los cuarenta anios que anduvieron por aquellas tierras
desiertas hicieron varias mansiones; pero ,cu6ntas? Lea el curio-
so con atencion la Escritura, y hallara que fueron cuarenta y dos,
dice el Doctor miximo. Ved, pues, el misterio de referir el Evan-
gelista cuarenta y dos generaciones; para significarnos las cuarenta
y dos mansiones del desierto, y darnos entender en ello que co-
mo al cumplirse las cuarenta y dos mansiones lleg6 el pueblo, des-
pues de tantos trabajos, 6 la felicidad de la tierra prometida; asf al
nacer Maria santisima, que fue al cumplirse las cuarenta y dos ge-
neraciones, habian de llegar las almas al colmo de todas las felici-
dades. Ved, pues,'ya descubierto el fin para que envia Dios al
mundo A nuestra sacratfsima Niiia; para sacarnos de las miserias
en que estabamos sumergidos, y conducirnos a la tierra de promi-
sion de la gloria.
22. Pec6 Adan, como todos saben, y de sus results qued6 el
hombre en estado tan miserable, que desde la plant del pie hasta
la cabeza, dice Isaias 2, no le qued6 cosa sana; todo qued6 lleno
de Ilagas, enfermedades, dolencias, miserias, desdichas, lamentos
y gemidos en el alma y en el cuerpo, como aquel santo y paciente
Job 1, cuando se veia sentado en un muladar, Ileno de podre, y
hecho espectaculo el mas horroroso. En tan deplorable situation
corrida el mundo las cinco edades que cuenta san Agustin 4, desde
SHieron. epist. ad Fabiol. de mansion. 2 Isai. 6. a Job., li, 7, 8.
- August. lib. I in Genes. count. Maniq. cap. 23.
7"






92 SERMON II SOBRE EL NACIMIENTO
nuestro padre Adan hasta la venida de Jesucristo; experimentando
el hombre sobre su cabeza los rigores mas tremendous de la justicia
de Dios, sin hallar lugar de refugio ni en el cielo, ni en la tierra,
ni en las islas mas remotas, ni aun en el mismo.infierno. lOh qu6
tiempos estos tan calamitosos! Ciertamente causa horror el exten-
der la vista por la sagrada Escritura. Desde las primeras hojas no
se advierte otra cosa mas que la ira de un Dios vengador; apenas
cri6 al hombre, cuando se arrepiente de haberlo criado, y no co-
mo quiera, sino amenazandole con el mayor furor, que lo extin-
guiria del todo, y con 61 todas las cosas criadas, desde la sabandija
mas despreciable hasta las aves del cielo 1, y efectivamente, po-
nidndolo en parte en ejecucion, envia un diluvio tan horrendo, que
aneg6 A todo el mundo, dejando salvas finicamente ocho personas2;
envia posteriormente un fuego abrasador desde el cielo, y con 61
reduce A pavesas las ciudades de Sodoma y de Gomorra 3; en fin
todo era saila y furor en aquel tiempo, que aun por'eso, hablan-
do con su Dios el real Profeta le decia humildemente : Sefior,
,d6nde me podr6 ocultar y esconder de vuestra indignacion y fu-
ror? Si subo al cielo, huyendo de tu ira, alli te encuentro indigna-
do; si bajo al abismo, alli te hallas present; si volando me paso &
la otra banda del mar, alli me prendera tu poder 6 mano derecha.
23. En estos tristes clamores, en estos quejidos lastimosos pa-
saban nuestros antiguos padres los dias y las noches, sin hallar re-
medio para tan inmensos males; porque no habia en aquellos tiem-
pos infelices lugar de refugio donde acogerse y defenders de los
golpes de la divina Justicia, ni quien pudiese detener el brazo de
su poder, para que no descargase el golpe contra los miserables pe-
cadores; es verdad que era entonces nuestro Dios, como lo es aho-
ra, fuente de la piedad, de la misericordia, de la vida y de la sa-
lud; pero tenia Dios estas aguas recogidas en si mismo, dice Da-
vid: Apud te est fons vitae ; las tenia detenidas en sf mismo, como
en estanque, que eso es apud te. Mirad sino iqu6 marchitas esta-
ban las plants racionales! iqu6 sin vigor para encaminarse con
rectitud al cielol Iqu6 inclinadas y torcidas A las cosas de la tierra!
Estaban, dice Isafas, como huerto sin agua, velut hortus absque aqua ;
pero Lpor qu6? Jardinero divino, ,no veis cdmo esti el jardin de
vuestra Iglesia? Los siglos pasan las edades vuelan, i y aun teneis
encerradas las aguas de vuestra misericordia
SGenes. iv, 7. Ibid. vi, vii. -- Ibid. xix, 24, 25. -'* Ps. cxxxvmi;
ibid. Saa. 5 Psalm. xxxv, 10. 6 Isai. I, 30.





DE NUESTRA SEORA. 93
24. Pero tqu6 quereis? dice san Bernardo ,Qu6 quereis si no
habia canal 6 acueducto por donde se comunicasen? Por eso, dice
el Santo, todo era entonces rigor ; pero gracias i Dios, prosigue el
Doctor melifluo, gracias i Dios, que naciendo Maria se comuni-
can abundantes aquellas gracias que la Have de la justicia de Dios
encerraba en otro tiempo a los hombres; ya desde este dia dicho-
so se hacen las paces entire Dios y los pecadores; ya desde hoy se
rompid el muro y pared maestra que detenia la comunicacion de
Dios con los hombres, y se abrid paso franco al comercio del cielo
con la tierra; ya el Sol de justicia, dejando el ardiente signo de
Leon coldrico y saiiudo, pasa desde hoy al bendfico y templado sig-
no de Virgen, y con su ben6volo influjo queda hecho manso Corde-
ro, con lo que se componen todas las cosas; aun por eso no care-
ce de misterio el haber nacido esta soberana Reina en el mes de
setiembre, pues comb dice san Antonino 2, asi como el sol material
caminando por el zodiaco pasa del signo de Leon, en cuya estacion
hierve mas el calor, al signo de Virgen, en'donde se temple su ar-
dor; asi el sol de justicia Dios nuestro Seiior,'que en todo el tiem-
po de la ley antigua era Dios de las venganzas, que ahogaba ej6r-
citos 3, quemaba ciudades 4, anegaba mundos 5, y despojaba paraf-
sos6; fue, luego que entr6 en el signo de Virgo; es decir, en el
vientre virginal de Maria; fue, y se hizo tan benigno y humano,
que ya sus rayos resplandecen y no abrasan, arden y no hieren;
verificindose aqui a la letra aquella prodigiosa maravilla que en
otro tiempo se vid en Horeb7, cuando advirtid Mois6s arder la.zar-
za sin quemarse; pero ,qu6 much, si, como canta la Iglesia 8, era
aquella dichosa zarza Maria Senfora nuestra, que de tal suerte tem-
p16 las fogosas iras del verdadero sol de justicia Cristo Jesus, que
le hizo todo piedades ?
25. Si, almas, si Maria fue la que desde su nacimiento pre-
cioso empez6 i templar la ira de un Dios vengador, convirtibndo-
le en compasivo y misericordioso; Maria fue la que desde este dia
feliz nos proporcion6 una dicha tan singular, porque penetrando
los aires con los rayos de su virginidad, sobrepujando i los Ange-
geles y volando por los mismos astros, hall al Verbo eterno en el
seno de su Padre celestial; y sacAndolo de allf en su pecho virgi-

Bernd. serm. de Nativit. Virg.; Alb. Magn. de laud. Mar. cap. 18. -
. Antonin. 4 part. tit. 15, cap. 21, $ 2 in fin. 3 Exod. xv, 1, 4 Ge-
nes. xix, 24. Ibid. vii, 21. 6 Ibid. in, 23. Exod. m, 2. 8 Oflic.
Eccles.





94 SERMON II SOBRE EL NACIMIENTO
nal, hizo que bajase i la tierra, y que de esta forma se compusie--
sen todas las cosas; por eso la misma Virgen, que hoy nace en
tiempo, nos asegura y dice por su propia boca 1, que desde ab 6eter-
no, y antes que hubiese tierra en que pecara elhombre, estabaya
ordenada en la Divina mente ; mas -,para qud? ya lo dice la misma
Seiiora:, Cum eo cram cuncta components; para ser medianera entire
Dios y los hombres, y por consiguiente apagar el fuego del furor
divino con que amenazaba Dios a todo el mundo; por eso le daba
el parabien san Basilio el de Seleucia2 : g6zate, Sefiora, porque in-
tercediendo como medianera entire Dios y los hombres, haces que
se quite el muro de enemistad que estaba puesto en medio, y que
las cosas terrenas se junten con las celestiales; el mismo parabien
le da san Efren con otraspalabras semejantes; g6zate, le dice 3, g6-
zate, Virgen sacrosanta y resurreccion de Adan tu progenitor; g6-
zate, medianera gloriosisima del mundo, y reconciliadora de todo
el orbe de la tierra. En este sentido la llama tambien san Anselmo 4
reparadora de todas las criaturas; y en el mismo, dice el ang6lico
doctor santo Tomis 5, canta la Iglesia que la Virgen mereci6 traer
en su sagrado vientre d Cristo nuestro Sefior, que es el reparador
de los hombres; porque por singular gracia mereci6 aquel grado de
pureza y santidad, por el cual pudiese ser Madre convenient de
Dios. Para esto naci6 Maria; para componer aquel pleito de tanta
entidad y tan injurioso, que habia suscitado el hombre contra la
bondad de su Dios, y que se hiciesen las paces con su Majestad; y
efectivamente lo consigui6 con tan feliz suceso, que propiamente
severific6 en esta Sefiora lo que dijo'la esposa en los Cantares6,
que se lleg6 a ver en la presencia de su esposo tan digna de sus
carifios, que merecid encontrar la paz.
26. Oh Nifla santa, y cuAnto debemos 6 tu nacimiento precio-
so T6 eres desde este punto el arco fris que puso Dios como se-
fial cierta en la tierra ', de que cesaba su enojo, y que no enviaria
jams otro diluvio vengador de los hombres; td eres desde este
moment feliz aquella misteriosa nubecilla que vid Elias 8; por-
que con tus influjos piadosos atemperas desde hoy los rayos del fu-
ror divino, indignado justamente contra los descendientes de Adan.
T6 eres desde este dia venturoso aquella column de nube que
SProv. vin; Vine. Ferr. serm. de Concep. Virg.; Antonin. 1 part. tit. 8,
cap. 3. Basil. Seleuc. serm. de Incarnat. Ephr. de laud. Virg. -
*Anselm. de excell. Virg. cap. 11. Div. Thorn. 3, part. quaest. 2,'art. 11
ad 3. 6 Cant. vml, 10. 7 Genes. ix, 13. 8 111 eg. xvii, 44.





DE NUESTRA SERORA. 95
guardaba y protegia tan admirablemente i los israelitas 1, librAn-
dolos de los rigores del sol; porque tu benignidad templa desde
luego el ardor del sol de justicia, Dios nuestro Seilor. Ti eres des-
de tu nacimiento admirable aquella hermosa DAlila 2, de cuya pe-
regrina belleza se dej6 cautivar el Sanson mas fuerte y valeroso,
que siendo Dios de las venganzas se humill6 de tal manera, que vi-
no 6 ser la mofa y oprobio de sus enemigos. Tii eres la feliz area de
No6, donde se Ilegaron i salvar, no como en aquella ocho perso-
nas solamente 3, sino inmensidad de almas, pues no fue menos que
tddoel linaje de los hombres. Td eres... pero 46 d6nde voy? Seria
nunca acabar si hubfese de referir todo lo que debemos i Maria;
baste saber que fue la reconciliadora de todo el linaje human ;
aquella mujer fuerte que quebrant6 la cabeza con el mayor he-
roismo 6 la serpiente infernal, que tanto dafio nos hizo 4. El demo-
nio en figure de serpiente engaiI6 A Eva, y por su medio nos vino
la maldicion eterna; y Maria desde su nacimiento precioso engafi6
sagazmente' al demonio, dice san Bernardo 1, para quebrantarle su
orgullo, dejarlo vencido, y de esta suerte lograr para los hombres
la eterna bendicion. Bien lo conoci6 el mismo infernal espiritu,
pues, como dice santa Brigida 6, cuando naci6 esta Sefiora, hasta
los mismos demonios tuvieron luz de su nacimiento, y quedaron tan.
absortos, que conferenciando entire si, decian y se explicaban de,
esta manera: Ha nacido una nifia con sefiales milagrosos de lo que
ha de seren adelante. iQu6 har6mos con ella? Si le aplicamos to-
das las redes de nuestra malicia, las romperA todas como estopa ;
si pasamos 6 investigar todo su interior, esti fortalecida con per-
trechos los masfuertes, y tanto, que ni hallar6mos en ella macula,
ni asilo el mas leve donde prendan los filos del pecado. IOh c6mo
podemos temer que su pureza nos atormente; que su gracia des-
truya toda nuestra fortaleza, y que su constancia nos obligue 6 pos-
trarnos vencidos A sus pi6s! Este fue, desde el nacimiento de Ma-
ria, el temor del demonio, y no se engaiI6; pues efectivamente, si
una mujer le ayud6 6 que introdujese la tiranfa en todo el g6nero
human, otra mujer le despoj6 de su antigua posesion: hablemos,
claro : si Eva engrandeci6del imperio del demonio, Maria le derrd-
b6 de la cumbre 6 donde la otra infeliz le habia levantado : de ma-
nera, que por el mismo medio por donde el infernal espfritu ha-
*Exod. xin, 21. Judith, xvr; Villan. in Concept. Virg. n. 8. -
3 I Petr. m, 20. Genes. in, 15. B Bern. homil. II sup. Missus. -
6 Brig. lib. VI Revel. cap. 56.





96 SERMOY II SOBRE EL NACIMIENTO
bia cautivado el mundo, qued6rendido, y en el mas miserable cau-
tiverio.
27. Oh bendita sea para siempre la bondad de Dios, que se
dign6 criar de los hijos de Adan tan peregrina mujer! IOh mujer
felizl i oh mujer dichosa I IHonra de tus padres, hermosuradela na-
turaleza humana, ornamento de las mujeres, pi6lago insondable
de gracias, y feliz restauradora de los tristes yerros de Eva I Dicho-
so el vientre donde fuiste formada; dichosos los pechos que te die-
ron leche para criarte, y dichosos los labios que en la tierna edad
gozaron de tus besos; i oh prenda dulcisima de Ana con razon te
Ilaman bienaventurada todas las gentes, porque td eres honra ilus-
tre del linaje human; td eres la gloria de los sacerdotes; td eres
la esperanza de los cristianos; td eres la plant fertilisima de la
virginidad, por quien se extendi6 su hermosura por todo el mun-
do. Al6grense, pues, Joaquin y Ana, que tanta gloria dan hoy al
cielo; tan gran tesoro A la tierra; tan inmenso gozo a los Angeles,
y tan just alegria, j6bilo y content i los hombres.
28. De esta forma celebraba san Juan Damasceno de quien
son las expresiones referidas; de esta forma celebraba el nacimien-
to de nuestra sagrada Nifia, todo arrebatado y Ileno de regocijo, al
considerar que por ella empez6 desde hoy la salud y remedio de
los hombres, hodie salus mundi inchoavit; y aun no solo esto, sino
que no pudiendo contener el gozo dentro de su pecho, hacia el ex-
horto mas vivo y eficaz, para que todo el orbe mostrase igual ji-
.bilo y alegria en la presencia de su Dios por tan incomparable be-
,neficio : Jubilate Deo omnjis terra, exultate, et psallite.
29. Alegr6monos, pues, fieles mios; pero sea nuestra alegria
conforme en un todo con el espfritu de la Iglesia: no pretend ni
solicita en sus hijos esta buena Madre el gozo del mundo, como
son los recreos y pasatiempos initiles, los bailes y comedies, las
comidas opiparas y deliciosas, los deleites infames de la care, y
otros encantos del siglo; porque toda esta alegria es aparente, va-.
na y engainosa, pues nos conduce a la perdicion eterna; lo que si
desea nuestra Madre amorosa con el mayor encarecimiento, es
aquel gozo y alegria spiritual, de quien dice santo Tom6s2, que
es efecto de la verdadera devocion, y uno de los principles fru-
tos del Espiritu Santo, como dice san Pablo 3; aquel gozo que vie-
ne A ser en sustancia una refeccion del hombre interior, un alien-
SDamasc. orat. I de Nativ. Virg. 2 Div. Thorn. 2, 2, q. 82, art. 5. -
3 Galat. v, 22.





DE NUESThA SENORA. 97
to y esfuerzo spiritual, un rocio del cielo, un soplo del Espiritu
Santo, un'resplandor de la fe, una llamarada de la caridad, y un
rayo de la diviria luz.
30. Este es el gozo que desea y nos recuerda la Iglesia, para
que en su virtud corramos alegremente por el camino de los man-
damientos de Dios, como decia David', hasta prorumpir con el
mismo Rey penitente2: IOh Seinor, y cuanta es vuestra dulzura
con los que os temen y aman de corazon I qu6 dicha la nuestra,
files mios, si asi fuera I Pero lay que para lograrla es necesario
mudar de vida; no bastan solos deseos, como no dudo los tendr6is
todos de Ilegar A tan inmensa felicidad ; es precise, sf, que con-
curran tambien las obras; es necesario que este hombre viejo, co-
mo decia san Pablo se convierta en un hombre nuevo; quie-
ro decir (para explicarme con toda claridad), es forzoso que ha-
ya reformacion de costumbres; vida nueva, vida nueva; ya veis
cu6l ha sido hasta aquf; en cualquiera edad que ponga el hombre
los ojos, 4que eslo que halla? ,qu6eslo que encuentra? jQu6 ha
sido, pecador, foda tu vida sino una tela de pecados? Iqu6, sino
un muladar de vicios? 4qu6, sino un camino de abrojos y una-
desobediencia de Dios? ,Con qui6n has vivido hasta aqui, sino con
tus apetitos y con tu care, con tu honra y con el mundo? Estos
ban sido tus dioses; estos los idolos a quien has servido, y cuyas le-
yes has guardado. Bien lo publican la soltura y libertad infame de
tus ojos, la torpeza de tus pensamientos, la deshonestidad de tus
acciones y palabras, esa maldita passion por galas,, comedies, bai-
les y otros encantos del siglo; bien lo publican tus blasfemias hor-
ribles, tus maldiciones execrables, tus murmuraciones insolentes,
tu ira, tu soberbia, tu venganza, y un sinndmero de pecados. Pues
todo esto es necesario reformar, queridos files mios, para conse-
guir el dichoso gozo y alegria con que desea nuestra madre la Igle-
sia que celebremos el nacimiento de Maria.
31. Pues, fieles de mi corazon, que resolution es la vuestra?
Os he manifestado qui6n es esta Nifia recien nacida, segun el 6r-
den de la gracia; conviene A saber, que es un pi6lago insondable
de virtudes, un abismo inmenso de gracias y un milagro de la di-
vina Omnipotencia; os he declarado igualmente el fin de su veni-
da, que lo es para ser medianera entire Dios y los hombres, y por
este medio alcanzar para todo el g6nero human la libertad del
cautiverio de la culpa en que yacia sepultado. Cuantas gracias te-
Psalm. cxvuI, 32. Ibid. xxx, 30. Colos. li, 9.
1





98 SERMON 11 SORE EL NACIMIENTO
nemos que dar a Dios por tan inmenso beneficio, y i Maria cuin-
tos parabienes y alabanzas! Esta es una de las leyes de la gratitud,
dice el angelico Doctor alabar al bienhechor, y corresponder
con obras el favor: alabemos, pues, a Dios y i Maria, fieles mios,
por tan incomparable fineza; pero sea obrando de tal manera, que
sean nuestras acciones gratas y aceptas en su presencia soberana,
que este es uno de los principles requisites de la gratitud : obras,
pues, oyentesmios, obras de amor y obras de dolor: obras de
amor, procurando amar con todas veras a un Dios que tanto nos
am6 ; y obras de dolor, procurando Ilorar amargamente tanto des-
acierto, tantas culpas y maldades como hemos cometido en el dis-
curso de nuestra vida. Cudn ingratos hemos sido contra la bondad
de un Dios el mas fino y amorosol ICuintas veces lo hemos vuel-
to A crucificar con nuestros pecados I i curntas veces lo hemos ar-
rojado de nuestra alma con la mayor ignominia l icuAntas veces he-
mos convertido la silla de Dios en citedra de pestilencia IQLuidn,
pues, no ha de'llorar, siendo reo de tantos y tan enormes peca-
dos? Lloremos, fieles, lloremos, que bien lo nece'sitamos; Iloremos
amargamente para que, como dice Jesucristo2, la tristeza de las
ligrimas se convierta en un eterno regocijo : si asi fuese, I qu6 go-
zo tendria en ello la Iglesia nuestra madrel Este es el gozo que so-
licita; este es el.gozo con que desea que celebremos el nacimiento
de Maria, para de esta suerte hacernos dignos de sus favors, y
aun merecer que esta soberana Nifia se hospede dentro de nuestros
pechos.
32. Venid, pues, ioh Virgen purisimal 'venid, ioh peregrina
del cielo! venid, Seiiora, y haced de mi corazon lecho de vuestro
descanso. Bien s6 que en todo sois purisima, y que por lo mismo
se os debe limpisima habitacion: limpiad, 6 Madre de misericordia,
limpiad mi corazon de todas las inmundicias de la tierra; despe-
gad mi afecto de todo lo criado, y deshaced en mi todo lo que des-
agrada 6 puede desagradar i vuestros purfsimos ojos. ICuAn misera-
ble soy y he sido, Madre mia, pues, he tenido valor para desagrada-
ros, ofendiendo i vuestro sacratisimo Hijo! Pero ,qu6 tengo de ha-
cer?,A d6nde he de refugiarme? ,a d6nde sino a Vos, que desde
vuestro nacimiento dichoso manifestais A todo el mundo que sois
Madre de misericordia? A Vos, pues, me acojo, soberana Prince-
sa, compadeccos de mi, apiadaos de mi, que sino perezco sin re-
medio. Ti eres el consuelo de los afligidos; td eres el socorro de
I Thorn. 2, 2, q. 107, art. 2. 2 Joan. xv, 20.





DE NUESTRA SENORA. 99
los necesitadosi; todas las generaciones te bendicen ; todos los tris-
tes te invocan; todos los buenos te contemplan ; todas las criatu-
ras se alegran en tU; todos te llaman ; i todos responded, y por to-
dos ruegas. Pues Iqu6 har6 yo, miserable pecador, si Vos no me
amparais?
33. Ea, Madre y abogada nuestra, pues sois tan poderosa en
el cielo y en la-tierra, miradnos con ojos de piedad y de misericor-
dia; alcanzadnos unas lagrimas mas fervorosas para que Iloremos
nuestros pecados; encended por filtimo en nuestros corazones el
fuego del divino amor, para que amando 6 Dios sobre todas las co-
sas, y A Vos despues de Dios, y al pr6jimo como i nosotros mis-.
mos, sepamos rendir 6 Dios y a Vos veneraciones, cultos y. obse-
quios reverentes en esta vida, y despues alabaros eternamente en
la gloria. Quam mihi, etc.





SERMON III SOBRE EL NACIMIENTO


ESQUELETO DEL SERMON III

SORE

EL NACIMIENTO DE NUESTRA SENORA.

Liber generalionis Jesu Christi... Jacob
autem genuit Joseph virium Marice, de
qua natus est Jesus. (Matth. 1, 1, 16).
Libro de la generation de Jesucristo...
Y Jacob engendrb a Jos6 esposo de Maria,
de la cual naci6 Jestis.

1. Nada es mas dificil que el former el verdadero elogio de una
criatura en la cuna... Las predicciones, los vaticinios, las conjetu-
ras, todo lo que se haga sobre ella es incierto. ZQui6n sabe si...?
2. La razon de esta incertitud esti en que nacemos pecadores...
Pero como en Maria todo es pureza, todo santidad, como dice san
Jer6nimo,... no solo es ficil former su elogio, sino que lo hallamos
ya formado en las Escrituras y en el Evangelio de hoy dia... Hoy
nace una nifia... Hoy nace Maria para Madre del mismo Dios... De
qua natus est Jesus.
3. Venid, celestiales inteligencias. Virtudes...: venid A prestar
el...: postraos...: besad...
4. Y vosotros, amados hermanos mios,... venid a imitacion de
los Angeles... venid Ilenos de gozo...
5. Invocacion.'Dios omnipotente y santo...

Primera part: Maria nace para ser verdadera Madre de Dios.

6. Si bien es facil, como he dicho, hacer el elogio de Maria,
nada hay mas diffcil que el comprender su eminente grandeza... Es
un misterio creible, pero inexplicable. Audacter dico, exclama san
Bernardo, quod nee ipsa plane Maria potuit explicare.
7. Con efecto, aunqueyo refiriera..., ,me entenderiais vosotros,
ni me entenderia yo mismo?... LNo seria mas acertado venerar con
un profundo silencio...? Pero... acerqu6monos reverentes A tanta
luz, y...
8. Intendat means humana, dice san Anselmo, contempletur, et stu-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs