• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Esqueleto del Sermon I sobre la...
 Sermon I sobre la santa Cruz
 Esqueleto del Sermon II sobre la...
 Sermon II sobre la santa Cruz
 Esqueleto del Sermon III sobre...
 Sermon III sobre la santa Cruz
 Esqueleto del Sermon I sobre la...
 Sermon I sobre la Resurreccion...
 Esqueleto del Sermon II sobre la...
 Sermon II sobre la Resurreccion...
 Esqueleto del Sermon III sobre...
 Sermon III sobre la Resurreccion...
 Esqueleto del Sermon I sobre la...
 Sermon I sobre la Ascension de...
 Esqueleto del Sermon II sobre la...
 Sermon II sobre la Ascension de...
 Esqueleto del Sermon III sobre...
 Sermon III sobre la Ascension de...
 Esqueleto del Sermon I sobre la...
 Sermon I sobre la fiesta de...
 Esqueleto del Sermon II sobre la...
 Sermon II sobre la fiesta...
 Esqueleto del Sermon III sobre...
 Sermon III sobre la fiesta...
 Esqueleto del Sermon I sobre la...
 Sermon I sobre la festividad del...
 Esqueleto del Sermon II sobre la...
 Sermon II sobre la festividad del...
 Esqueleto del Sermon III sobre...
 Sermon III sobre la festividad...
 Esqueleto del Sermon I sobre la...
 Sermon I sobre la festividad del...
 Esqueleto del Sermon II sobre la...
 Sermon II sobre la festividad del...
 Esqueleto del Sermon III sobre...
 Sermon III sobre la festividad...
 Esqueleto del Sermon I sobre el...
 Sermon I sobre el santo sacrificio...
 Esqueleto del Sermon II sobre el...
 Sermon II sobre el santo sacrificio...
 Esqueleto del Sermon sobre el amor...
 Sermon sobre el amor de Dios
 Esqueleto del Sermon sobre la consagracion...
 Sermon sobre la consagracion de...
 Índice sobre los esqueletos y sermones...














Group Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00082026/00002
 Material Information
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Physical Description: v. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Claret y Clará, Antonio María, 1807-1870
Publisher: Libería Religiosa
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: 1860
 Subjects
Subject: Sermons   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Statement of Responsibility: bajo la direccion del Excmo. é Ilmo. Sr. D, Antonio María Claret.
General Note: On top of t.p. : Copiosa y variada coleccion.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00082026
Volume ID: VID00002
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 15468072

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Esqueleto del Sermon I sobre la santa Cruz
        Page 5
        Page 6
    Sermon I sobre la santa Cruz
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Esqueleto del Sermon II sobre la santa Cruz
        Page 13
        Page 14
    Sermon II sobre la santa Cruz
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
    Esqueleto del Sermon III sobre la santa Cruz
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    Sermon III sobre la santa Cruz
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
    Esqueleto del Sermon I sobre la Resurreccion de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 54
        Page 55
    Sermon I sobre la Resurreccion de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
    Esqueleto del Sermon II sobre la Resurreccion de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    Sermon II sobre la Resurreccion de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
    Esqueleto del Sermon III sobre la Resurreccion de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
    Sermon III sobre la Resurreccion de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
    Esqueleto del Sermon I sobre la Ascension de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 122
        Page 123
    Sermon I sobre la Ascension de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
    Esqueleto del Sermon II sobre la Ascension de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Sermon II sobre la Ascension de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
    Esqueleto del Sermon III sobre la Ascension de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
    Sermon III sobre la Ascension de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
    Esqueleto del Sermon I sobre la fiesta de Pentecostes
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    Sermon I sobre la fiesta de Pentecostes
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    Esqueleto del Sermon II sobre la fiesta de Pentecostes
        Page 197
        Page 198
        Page 199
    Sermon II sobre la fiesta de Pentecostes
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
    Esqueleto del Sermon III sobre la fiesta de Pentecostes
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
    Sermon III sobre la fiesta de Pentecostes
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
    Esqueleto del Sermon I sobre la festividad del santísimo Sacramento
        Page 255
        Page 256
        Page 257
    Sermon I sobre la festividad del santísimo Sacramento
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
    Esqueleto del Sermon II sobre la festividad del santísimo Sacramento
        Page 270
        Page 271
        Page 272
    Sermon II sobre la festividad del santísimo Sacramento
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
    Esqueleto del Sermon III sobre la festividad del santísimo Sacramento
        Page 290
        Page 291
        Page 292
    Sermon III sobre la festividad del santísimo Sacramento
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
    Esqueleto del Sermon I sobre la festividad del sagrado Corazon de Jesús
        Page 307
        Page 308
    Sermon I sobre la festividad del sagrado Corazon de Jesús
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
    Esqueleto del Sermon II sobre la festividad del sagrado Corazon de Jesús
        Page 315
        Page 316
        Page 317
    Sermon II sobre la festividad del sagrado Corazon de Jesús
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
    Esqueleto del Sermon III sobre la festividad del sagrado Corazon de Jesús
        Page 328
        Page 329
        Page 330
    Sermon III sobre la festividad del sagrado Corazon de Jesús
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
    Esqueleto del Sermon I sobre el santo sacrificio de la misa
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
    Sermon I sobre el santo sacrificio de la misa
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
    Esqueleto del Sermon II sobre el santo sacrificio de la misa
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
    Sermon II sobre el santo sacrificio de la misa
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
    Esqueleto del Sermon sobre el amor de Dios
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
    Sermon sobre el amor de Dios
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
    Esqueleto del Sermon sobre la consagracion de una iglesia
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
    Sermon sobre la consagracion de una iglesia
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
    Índice sobre los esqueletos y sermones contenidos en este tomo
        Page 435
        Page 436
Full Text










COLECCION
DE'

SELECTOS PANEGIRICOS.



TONO II.




















Varios Prelados de Espahia han concedido 2400 dias de indulgencia i
todos los oiw leera t! oyeret leer un capitula 6 p4gina de cualquie-
ra de las publicaedones de la LIBa EiA iaEGIO A.





COPIOSA Y VARIADA COLECCION
DE

SELECTS PANEGIRICOS
SOBRE LOS MISTERIOS DE LA
SANTISIMA TRINIDAD, DE JESUCRISTO
Y DE SU
SANTfSI1MA 1MIADRE,
y sobre
LAS FESTIVIDADES DE MUCHiSIMOS SANTOA
SEGUIDA DE
ALGUNAS ORACIONES FfNEBRES
Y OTROS UTILfSIMOS SERMONES.
SALE A LUZ
bajo la direction del Exemo. 6 Ilmo.
SR. D. ANTONIO MARIA CLARET,
Arzobispo dimisionario de Santiago de Cuba.


TOMO II.









Con aprobacion del Ordinario.
BARCELONA:
LIBRERIA RELIGIOSA.-IMPRENTA DE PABLO RIERA,
CALLE DEN ROBADOR, NIM. 24 Y 26.
1860.










SELECTS PANEGiRICOS.





ESQUELETO DEL SERMON I

SOBRE LA SANTA CRUZ.

Sicut Moyses exaltavit serpentem in
desert; ita exallari oportet Filium ho-
minis. (Joan. il, 14).
Conto Mloiss levant6 la serpiente en el
desierto; asi tambien es necesario que
Ssea levantado el Hijo del hombre.


1. Encomio de la cruz por san Juan Damasceno... Todo mi dis-
curso, sin perder de vista la solemnidad del dia, se ceirirai demos-
trar que por la virtud de la cruz participamos A la vez de la potencia
y sabidurfa de Dios.
2. San Pablo llama a Cristo crucificado pdtencia y sabiduria de
Dios: Christum Dei virtutem et Dei sapientiam. Armados de una y otra
los Apdstoles en virtud de la cruz, hicieron triunfar esta en todas
partes... Convenia, en efecto, que ya que por medio de la cruz par-
ticipaban de la ignominia, pobreza y padecimientos de Jescucristo,
les hiciese igualmente pqrtfcipes de su virtud y sabidurfa... Simil:
los trescientos valientes de Gedeon... Gladius Domini et Gedeonis...
La cruz en manos de los Ap6stoles, fue lo que es el hierro en ma-
nos de los valerosos capitanes. Mirad a Andres... La Escitia y la Tra-
cia caen A sus pi6s: Gladius Domini et Andrew. Ved a TomBs en la
India... Gladius Domini et Thomw... Ved a Pablo en la Grecia... a
Juan en el Asia, A Matias en la Etiopia..., A Pedro en Roma: Gla-
dius Domini et Petri... y hace temblar al infernal madianita... Estos
prodigies no fueron reservados A solos los Apostoles, ni A su tiem-





6 SERMON I
po... En todos tiempos se ha comunicado 5 los fieles el poder divino
de la cruz... Victoria de Constantino... Signum magnum apparuitiin
calo... Nunca se cans6 aquel adorable signo de obrar maravillas en
beneficio de su pueblo fiel.
3. ,Por qu6 no las obra ignalmente entire los fieles de nuestros
tiempos ?... La cruz, segun el Cris6stomo, es Martyrum gloriatio...
Monachorum abstinentia... Virginum castitas... Qub mas? Es el bro-
quel contra todo ataque, el... Y ,por qu6, repito, no aparece tal
A los cristianos de nuestros tiempos ?... En unos proviene de que la
consideran locura, como el gentil; otros escindalo, como losjudfos,
6 hacen con ella lo que ellos... Los judios la enterraron... Andando
el tiempo pusieron en su lugar el simulacro de la imp6dica V6nus...
Pero qu6 puede contra la sabiduria de Dios la de los hombres?...
El Seilor di6 a santa Elena, como a Salomon, cor sapiens et intelli-
gens. Llega A Jerusalen... triunfa de todos los obsticulos... encuen-
tra la cruz... La somete A la prueba de un milagro, y un milagro
permit exponerla a la pdblica veneracion... IOh lefio adorable!...
Al verte queda at6nito el cielo..., al6grase la tierra..., tiembla y se
estremece el infierno... Y t, real Sefiora, que descubriste tan ama-
do tesoro..., el pueblo field te aclamard siempre por venturosa...
1 Cuintos cristianos, sin embargo, ruborizados de la cruz, la ocul-
tan ... i Cuantos .. I Cuantos fabrican encima de ella fdolos de abo-
minacion ... C6mo podri, pues, este arbol sagrado producer entire
elloslos mismos frutos que en otras tierras?... Caigan estos fdolos, y
la cruz renovara sus antiguos prodigios... Entonces participar4mos
todos de la virtud y sabidurfa de Dios... Entonces...





SOBRE LA SANTA CRUZ. 7



SERMON I


SOBRE LA SANTA CRUZ.

Sicut lIoyses exaltavit serpentem in
desert; ita exaltari oportet Filiumr ho-
minis. (Joan. IlI, 1 ).
Como Mois6s levant6 la serpiente en el
desierto; asi tambien es necesario que
sea levantado el Hijo del hombre.


1. Un glorioso encomio de la cruz, A la cual el divino Redentor
aludia con las citadas palabras, pens6 hacer san Juan Damasceno,
dicidndo que la habia investido con la virtud y la sabidurfa de Dios.
Oid con qu6 nobleza desarroll6 su pensamiento: a Cada cual de nos-
cotros, dice el santo Doctor, segun el anuncio del Ap6stol, despues
ade bautizado en el nombre de Jesucristo, ha sido por el Sacramento
creengendrado I la gracia en virtud de su muerte: Quicumque, in-
aquit Apostolus, in Christum baptizati sumus, in mortem ipsius bapti-
ozatisumus. AdemAs, cuantos hemossidobautizados, nos hemos ves-
atido de Jesucristo en el bautismo: Quicumque autem baptizati sumus,
a Christum induimus. Pero acaso Jesucristo no es la misma virtud y
asabidurfa de Dios? Porro Christus est virtues Deietsapientia. Luego,
aconcluye el Damasceno, de la misma manera que en virtud dela
amuerte de Cristo, esto es, de su cruz, nos hemos vestido de Je-
asucristo, tambien nos hemos vestido de la potencia ysabiduria de
SDios: Ex quo pacto, Christi mors, id est crux vera, ac vera Deipo-
atentia ac sapientia nos convestivit. a H6 aquf por qub, debiendo esta
noche en honor de la Invencion de la santa cruz, hablaros de la cruz
misma, me he propuesto no separarme un punto de la hermosa idea
del citado santo Padre. Todo mi discurso se cefiira, pues, A demos-
traros, sin empero perder de vista la solemnidad que celebramos, y
particularmente vuestro provecho, que por ]a virtud de la cruz par-
ticipamos a la vez de la-potencia y de la sabidurfa de Dios. Entre-
mos en material: Ave Maria.
2. Queriendo probar san Pablo A los corintios que Jesis cru-





5 SERMON I
cificado, considerado aun, como advirti6 el Cartusiano, bajo este
titulo, por lo dem6s poco honroso, de crucificado, es verdadera-
mente la virtud y sabidurfa de Dios, aleg6 por motivo que lo que
en Dios pareci6 locura.y debilidad, ha resultado ser mas poderoso
y sabio que el mayor poder y la mayor sabidurfa de los hom-
bres: Quia quod stultum est Dei, sapientius est hominibus; et quod in-
firmum est Dei, fortius est hominibus. (I Cor. i, 25). Con esto, se-
gun la opinion del Padre san Atanasio, no solo se quiso aludir A la
passion de Jesucristo, A sus oprobios, dolores y muerte, sino tam-
bien a aquellos hombres toscos, flacos y despreciables que fueron
los primeros en Ilevar la cruz, haci6ndola triunfar por todo el mun-
do, no con otra virtud y fuerza que la que copiosamente reporta-
ban de la misma cruz. De esta verdad nos da claro testimonio el
Ap6stol en el mismo capitulo A los corintios, donde dice que no ha-
bia venido A anunciarles el Evangelio con el aparato de estudiadas
y pomposas frases, non in sapientia verbi (1 Cor. 1, 17), dando esta
razon : ut non evacuetur crux Christi; ut non tollatur fides de virtue
Christi, segun comentario del Doctor angelico, 6 como dicen otros,
ut inanis non reddatur, a fin de que no anduviesen en falso, 6 no se
atribuyeran A otra causal que la cruz los maravillosos efectos de
su predicacion. La cruz, pues, de Jesucristo era la que'daba virtud
6 las razones de san Pablo, y ya que se la daba a la palabra, tpor
qu6 no se la daria 6 sus demis ministerios apostdlics ? Y si se la daba
6 61, ,por qu6 no a todos los dem6s Ap6stoles? Y convenia, a la'ver-
dad, que aquella cruz, por medio de la cual tan copiosamente par-
ticiparon de la ignominia, pobreza y padecimientos de Jesucristo,
les hiciese igua!mente participes de la virtud y sabidurfa del mismo.
Esto supuesto, podeis figuraros A los Ap6stoles enaquellos trescien-
tos valientes de Gedeon, que, habiendo penetrado de noche en el
campo enemigo, y circufdolo todo, teniendo en la mano izquierda
l6mparas encendidas y enla derecha sonoras trompas guerreras, cla-
mando a voices: Gladius Domini etGedeonis (Judic. vii, 20), desba-
rataron de una manera extrafia y nunca vista el formidable ej6rcito
de los madianitas. Bajo la misma figure los represents san Gregorio
en sus Moralidades, haci6ndonos observer en elsonido de aquellas
trompas el eco de la evang6lica predicacion; en aquellas cantaras
de barro, donde se encierra la llama, el d6bil y fr6gil cuerpo que
tiene encarcelado el espfritu. Venga, empero, el hierro tiranico de
los perseguidores 6 lacerar y traspasar estos cuerpos, y al punto ve-
r6is resplandecer su espfritu 6 modo de lampara, con gloria y con





SOBRE LA SANTA CRUZ. 9
milagros, y veneer de tal manera al infernal adversario, que le
ponga en vergonzosa fuga. Pero qu6 significa la espada, aquella
espada prodigiosa taumaturga que lo consuma todo, gladius Domi-
ni et Gedeonis? A mi parecer, amados oyentes, no significa otra cosa
sino la cruz, y afirmo esto con tanta masconfianza, cuanto el papa
san Leon, diciendo que domuit orbem non ferro, sed ligno, viene a
expresar que la cruz en manos de los Ap6stoles fue lo que suele el
hierro en manos de los valerosos capitanes. Por lo demas, si que-
reis verlo claramente demostrado, mirad A Andrds, apretando en
su mano esta espada, y haciendo frente 6 los mas arduos contra-
tiempos, avanza por la Escitia, penetra en la Tracia, y a la voz de
gladiuss Domini et Andrew el ind6mito escita y el fiero tracio caen a
sus pi6s vencidos y humillados. Ved A Toms : tambieri empufia la
espada; tambien con ella se dirige a la India, y clamando gladius
Domini et Thomw, no necesita otra cosa para reducir al indio des-
nudo, echar por tierra.sus vanas divinidades, y hacerle abandonar
el antiguo culto de ellas. Empufiando la propia arma, pasa Pablo i
Corinto, recorre la Grecia, Ilega A Atenas, la present a aquellos
pueblos, y clamando A su vez gladius Domini et Pauli, trudcaseto-
do al moment: el soberbio Areopago queda confundido; la prfida
Grecia se vuelve fiel, y la instable Corinto se convierte A la verda-
dera religion. Con tal espada atacan Juan el Asia yMatfas la Etio-
pia: mudstranla entrambos gritando gladius Domini etgladius Joan-
nis, gladius Domini et gladius lMatthie; y el negro etfope y el mue-
lie asiatico ya no pueden resistir; abrazanla reverentes, y convi6r-
tense A un mismo tiempo en fieles conservadores de la ley evan-
g6lica que se les anuncia. Va, por fin Pedro, resuelto y magnA-
nimo, A atacar A la reina del mundo, la altiva Roma: suena suvoz:
gladius Domini et Petri, y Roma la gran Roma, abre de par en
par sus puertas, recibe triunfalmente la cruz, la coloca en un tro-
no, y desde alli hace temblar al infernal madianita en los reduci-
dos confines de su imperio desmembrado. IOh victorias hermosas
de nuestra fe y de la cruz santfsima, cuAn glorioso y consolador es
vuestro solo recuerdo! Y no creais, oyentes mios, que estos estu-
pendos prodigies obrados por medio de la cruz estuviesen reserva-
dos A los solos Ap6stoles y A la 6poca en que ellos vivieron; porque
en todos tiempos A favor de la misma se comunica A los fieles el po-
der divino. Para patentizaros esta verdad, permitidme que en ob-
sequio del misterio que hoy celebramos alegue en prueba aquella
siempre memorable victoria del emperador Constantino, tan bene-
#*





10 SERMON I
inrito per el hallazgo de la santa cruz. Ya sabeis, oyentes mios, que
con escasas tropas, y estas intimidadas y csi sediciosas, era pre-
ciso atacar un numeroso ej6rcito de gente aguerrida, acaudillado
por ferocisimos capitanes a los cuales presidia el mismo Majencio,
prestigiador famoso, que tenia comercio con el diablo. Sucedi6 en-
tonces para alentar a las acobardadas tropas de Constantino, que
Signum magnum apparuit in caelo (Apoc. xII, 1), resplandeci6 en
medio del cielo la gran serial de salud, la cual bien reconocida y
acogida con militares aplausos por todo el campamento, represen-
tada majestuosamente encima de cada pendon, infundi4 a los sol-
dados tanto valor y fortaleza, que impacientes y seguros de la vic-
toria presentaron batalla al soberbio enemigo. Avanzad enhora-
buena, felices escuadrones, pues con solo ver ondear en vuestras
banderas aquella augusta insignia, con la seguridad de un profeta
os anuncio la victoria: Clangor viceorie Regisinillo. (Num. xxi, 21).
Y qui6n sera capaz de vencer a vuestro Rey que egressus est in sa-
lutempopuli sui, in salutem eum Christo suo? (Habac. in, 23). Efec-
tivamente, cual cae el rayo sobre las excelsas torres, cual se desata
el aquilon sobre las selvas, 6 la preiada nube sobre las mieses, asi
Constantino se precipita sobre las falanges enemigas, las abate, re-
vuelve y dispersa en un moment, y cual Faraon en el Eritreo,
queda Majencio sumergido en las aguas del Tiber. Nunca jams
aquel adorable sign se cans6 de obrar maravillas en beneficio de
su pueblo fiel.
3. Pero si asi es, pregunto, ,par qu6 no las obra igualmente
entire los fieles de nuestros tiempos? La cruz, en efecto, segun ex-
presion del Cris6stomo, es la esperanza de los cristianos, la conse-
jera de los justos y el reposo de los atribulados. Armados solo con
ella, los Mirtires corrieron alegres a arrostrar los suplicios y la
muerte : Martyrum gloriatio; por amor de ella sola, tantisimos
santos religiosos aceptaron una vida severisima en los mas auste-
ros monasteries: Monachorum abstinentia; en ella sola confiadas y
seguras, tantisimas virgenes pudieron ofrecer inmaculado al Sefior
el lirio de su pureza: Virginum castilas. ,Qu6 mas? Ella es el bro-
quel contra todo ataque, el freno de los impios, eljdbilode los sa-
cerdotes, el cimiento de la Iglesia. Pregunto, pues, otra vez :' por
qu6 no aparece todavia tal a los eristianos de nuestros tiempos?
Voy a deciroslo, oyentes carisimos, y temo much decir la verdad:
en unos proviene de queola consideran locura, como el gentil; en
otros de que la tienen por escandalo, como el judio; por lo menos





SOBRE LA SANTA CRUZ. 11
bacen con ella lo que estos hicieron. Y ,qu6 es lo que hicieron?
IAh oyentes miosl A no medlar la admirable provideneia de nues-
tro sapientisimo Dios, quizis no adorariamos sobre los altares aquel
leio sacrosanto: Sabed, pues, que, ya por ser costumbre, ya mas
bien d impulses de su ojeriza, los malignos judios, siempre envi-
diosos, despues de muerto Jesucristo enterraron su cruz en una
profunda hoya junto con las de los dos ladrones que con 61 fueron
crucificados. Largo tiempo habia transcurrido desde esta envidiosa
ocultacion y casi se habia borrado del todo su memorial; 6 mas de
que si alguno hubiera sido capaz de recordarla, la p6rfida obstina-
cion del hebreo jams hubiese revelado tal secret. De otra part,
para mas desorientar 4 los files y hacerles abominable aquel sitio,
habian alzado en 61 un simulacro infame de.la inmunda diosa V6-
*nus: pero ,qu6 puede contra la sabidurfa eterna la vana sabiduria
de los hombres? Dedi tibi car sapiens et intelligent (III Reg. m, 12),
dijo Dios a Salomon despiles de haberle infundido en aquel miste-
rioso suefio el don de la sabiduria; y esto mismo supongo que di-
ria A santa Elena despues de aquella vision que le inspire el cielo
para el hallazgo de la santa cruz : Dedi tibi cor sapiens et intelligens.
En efecto, apenas llega A Jerusalen, burla los sutiles pretextos con
que algunos se lisonjean de poder ocultarle el rec6ndito secret ;
por vias desconocidas y superiors a la comprension humana llega
a descubrirlo, y haciendo derribar el ara sacrilega, desentierra la
cruz. Iluminada por una luz superior, al objeto de conocer sus cua-
lidades particulares, la somete A la prueba de un milagro, y efec-
tivamente, por medio de un milagro queda al fin levantada y ex-
puesta A la piblica veneracion la cruz de Jesucristo. 0Oh lenfo ado-
rable, area de salvation en nuestro comun naufragio, yo me hu-
millo delante de t ; y digan lo que quieran el gentil 6 el hebreo, y
quizis tambien algunos de vosotros, yo te ofrezco rendido mis mas
humildes adoracioiest Al verte el cielo, queda at6nito de estupor;
al contemplarte la tierra, rebosa de alegria, y tambien al verte,
ruge y tiembla y se estremece el inferno. Y td, real Seilora, que
descubriste tan amado tesoro, no menos sibia que aquella famosa
de las Escrituras que juzgaba al pueblo debajo de una palmer, tu
nombre serf inmortal en los fastos de la Iglesia, y mientras dure el
testamento eterno de Jesucristo, el pueblo field os aclamar por ven-
turosa sobre todas las demas y os tributarA siempre los mas since-
ros votos de gracias. Pero icuantos cristianos hay que, ruboriz6n-
dose de la cruz, la ocultan tambien cuidadosamente, no osando de-





12 SERMON 1
clararseseguidores suyos I ICuintos queriendo hermanarla con otras,
pretenden Ilevar A un mismo tiempo la cruz de Jesucristo y la cruz
.del mundo I Cuintos en fin, desprecidndola y hollindola entera-
mente, fabrican encima de ella idolos de abominacion I el de la am-
bicion el soberbio, el de la care el impidico, el del interns el
avaro, el de los honors el vengativo, y asf de los demos. Ahora
bien, jqimo podri este arbol de vida tan mal cultivado y puesto
en un terreno que no fertilizan los sudores y la sangre de un Dios,
dar aquellos frutos que felizmente produce en otras tierras, si no
tan buenas, mejor beneficiadas? Caigan, caigan estos fdolos, y en-
tonces se vera A la santa cruz renovar sus antiguos prodigious y di-
fundir pqr todas parties sus resplandores. Si, entonces participar6-
mos todos de la virtud y sabidurfa de Dios, con lo cual ya no po-
drin intimidarnos las asechanzas ni las fuerzas del horrible enemi-
go; entonces sera santificado el Cristianismo, ilustrada la Iglesia,
abatido el infierno, y cada vez mas poblado el cielo, que el Sefior
se digne conceder A todos nosotros. Amen.





SORE LA SANTA CRUZ.


ESQUELETO DEL SERMON II

SOBRE LA SANTA CRUZ.

Nos autem gloriari oportet in cruce Do-
mini nostri Jesu Christi. (La santa madre
Iglesia y el ap6stol san Pablo a los gA-
latas, vi).
Nosotros, empero, debemos gloriarnos en
la cruz de Nuestro Sefior Jesucristo. -

1. Todas nuestras glorias hemos de procurar vincularlas en ]a
cruz de Jesucristo, A tenor del tema sentado... La Iglesia nos re-
cuerda, por medio de Ia cruz, los honors que Cristo le report, a
fin de suscitar en nuestros corazones el prop6sito de abrazarla y re-
verenciarla... Con Animo de secundar tan sibio consejo, manifes-
tare de qu6 manera la cruz fue honrada por Dios, por Cristo y por
los fervorosos cristianos.
2. El uso de la cruz data de remotfsimos siglos... En todas las
naciones era mfrada como un padron de ignominia, pero desde el
pecado de Adan estaba ordenada en la mente de Dios como un mis-
terio... La justicia y ]a misericordia en Dios harian lo que las dos
madres del tiempo de Joram... Salvadme, diria la justicia... Sal-
vadme, afiadiria la misericordia... Grave era ]a causa que por una
y otra parte se debatia... La una pedia la muerte del hombre; la
otra pedia su vida... Mas ,c6mo concederle esta cuando todas las
fuerzas humans reunidas no bastaban para merecerla? Era nece-
sario... que procediendo de un Arbol el veneno y la muerte, pro-
cediese de otro Arbol el remedio y la vida... Desde entonces qued6
decidida la grande obra que devolvi6 i Dios su gloria, al hombre
]a vida... Tal fue el primer honor dispensado por Dios A ]a cruz...
Mas no se reduce A esto solo sus glorias... Cudntas bellisimas fi-
guras, dice san Agustin, no tenemos de ella en las sagradas Escri-
turas?... Area de Nod... Vara de Aaron... Vara de Mois6s..., etc.
iOh maderol qui6n en estos sfmbolos no teve prefigurado ?... Tras
largos siglos y preclaros simbolos, no dird vino, sino vol6 el Hi-
jo de Dios a abrazarse con la cruz... i Cuanto desearia llegase su ho-
ral... Quomodo coarctor usque... Lleg6, por fin, el suspirado dia...
abraz6 la cruz... la llev6 sobre sus lacerados hombros... y permi-
2 T. II..





14 SERMON II
ti6 le desnudasen para santificarla con su contact inmediato... Hu-
biera bastado ser atado A ella como sus compaiieros, mas 61 quiso
ser clavado... Si la espada de Goliat con estar manchada con su
impura sangre la consider Abimelec digna de ser expuesta A la
veneracion pdblica, por haber sido instrument del triunfo de Da-
vid, ,qui6n podri expresar la veneracion que se debe 6 la cruz,
instrument con que el Hijo de Dios triunf6 del Goliat infernal?...
Al impulso de esta arma tuvo el demonio que soltar su presa... Aun
de su sombra huye... Por medio de ella el hombre tentado se de-
fiende... A mas del demonio todas las cosas creadas sienten la vir-
tud de la cruz... Si6ntenla los ciegos...
3. No content Jesus con haber honrado tanto A su cruz, qui-
so conservar en su came glorificada las Ilagas que le fueron abier-
tas en ella... De las otras no conserve cicatriz alguna; aquellas qui-
so que fuesen distintivos de su nueva vida... Sus demAs misterios
fueron revelados por medio de desusados anuncios... el mejor ar-
gumento para el de su Resurreccion fue la manifestacion de sus Ila-
gas... Siendo tanto el aprecio que Jesds hizo de su cruz, la sefial de
esta simboliz6 ya desde muy antiguo entire los cristianos su profe-
sion de fe... Otras santas costumbres entire ellos sobre el uso de la
cruz... IQu6 especticulo!... Los paganos presintiendo su ruina A
causa de la cruz, quisieron esconderla y borrar su memorial colo-
cando en su lugar una estatua de la diosa del placer... Todas sus ar-
tes solo sirvieron para acrecentar el n6mero de los adoradores del
estandarte divino... En su obsequio hizo levantar Constantino sober-
biosymagnificos templos... Por su mandate ]a cruz dej6 do ser el
patibulo de los malhechores... y pas6 6 ser, dice san Agustin, el
adorno de la corona de los monarcas.
4. No obstante de haber cesado el suplicio de la cruz, no ces6
en los cristianos el deseo de sufrirlo...
5. Callo las peregrinas invenciones de algunos para hallar la
cruz... Pero no puedo pasar por alto el arte con que vosotras... ha-
beis sabido apropiarosla... Sin querer recorrer con Teresa... sin sa-
lir con Maura... sin esconderos con Rosalia... Vuestra conduct
prueba que tennis puesta en la cruz toda vuestra gloria: Nos au-
tem gloriari oportet... Por tanto no puedo menos de proponeros por
modelo 6 mis oyentes, persuadido que, mejor que mi lengua, vues-
tra vida ejeniplarisima les inculcara el honor debido 6 la santa cruz.





SOBBRE LA SANTA CRUZ. 15



SERMON II

SOBRE LA SANTA CRUZ.

NAos autem gloriari oporlet in cruce Do-
mini nostri Jesu Christi. (La sinta madre
Iglesia y el ap6stol san Pablo a los gi-
latas, vi).
Nosotros, empero, debemosgloriarnosen
la cruz de Nuestro Sefior Jesucristo.

1. Si los elogios justamente debidos 6 vuestra piedad pudiesen
sin ofenderos y sin dejarme A mf desairado resonar en esta cAtedra
de verdad i la cual vuestra cortesia me ha invitado, iqu6 6tro asun-
to, ilustres y religiosas doncellas, qu6 mejor argument para rom-
per el dique y dar vuelo A mi discurso en edificacion de cuantos me
oyen, que vuestra laudable atencion y el generoso y magn6niino
fervor que os anima? ,Acaso no os pertenecen las protests y vo-
ces que hoy eleva la Iglesia brindando A los fieles 6 regocijarse en
este dia para vosotras tan jubiloso y solemne, y para todos tan fausto,
como consagrado al triunfo y A la exaltacion de ]a cruz? 4 No es este
por ventura el signo saludable, en virtud del cual milagrosamente
merecfsteis y con plausible memorial reconoceis haber sido salva la
vida de vuestro santo Patriarca y fundador cuando se vi6 amena-
zada por sus primeros falsos, fingidos y licenciosos discipulos, ii-
jos de Belial, mortales enemigos y perseguidores suyos ? ,No es es-
te, por ventura, el lefio de que formisteis la cerca que debia gua-
recer vuestro celibato virginal contra los comunes enemigos, y con-
servar intactos y olorosos los lirios de vuestra pureza por entire las
espinas de este desierto peligroso que llamamos vida? iNo es esa,
por ventura, la ensefia que levantasteis para military A su sombra en
la que cifrais vuestras esperanzas de victoria, la que os inspira fuer-
zas para el combat y constitute toda la gloria de vuestro triunfo ?
Llano y dilatado es el campo que semejante especticulo ofrece a mi
vista, y bien conozco toda la ventaja que el recorrerle proporcio-
naria no solo A mi discurso, sino 6 esta noble y devota concurren-
cia, pues si por un lado ganaria el uno en elocuencia y copiosidad
2*






16 SERMON 11
con la exposicion de vuestras infinitas virtudes y alabanzas, por
otro ganaria la segunda en admiracion 6 instrucciones. Como, em-
pero, los elogios que con razon deberia tributaros pudieran hacer-
se sospechosos a algunos y parecer hijos de la lisonja, ii ofender
la religiosa y singular modestia de vuestro Animo que si estA siem-
pre dispuesto a merecer elogios, no empero a oirlos relatar; para
librarme de uno y otro escollo, me esforzar6 en contener los im-
pulsos de mi corazon, y dirigi6ndome a los concurrentes aqui reu-
nidos para oirme, empezar6 recordandoles que todas nuestras glo-
rias hemos de procurar vincularlas en la cruz de Jesucristo, a te-
nor de la invitacion que hoy nos hace la Iglesia, tomada del Ap6s-
tol: Nos autem gloriari oportet in cruce Domini nostri Jesu Christi.
En esta invitacion me parece oir la voz de una madre noble y previ-
sora, que deseando despertar y encender en el pecho de sus ama-
dos hijos generosos impulses y dirigir sus pensamientos hicia las
empresas mas honrosas y laudables, empieza por recordarles las
hazaiias magninimas y los timbres militares de sus gloriosos proge-
nitores. Con andloga prevision hoy tambien nuestra Madre aman-
tisima nos enseila y pone a la vista la sangrienta insignia de su di-
-vino Esposo, recordando por medio de ella a los fieles los honors
que Cristd le report, a fin de suscitar en el corazon de todos el
prop6sito de abrazarla y reverenciarla. Deseando secundar este sA-
bio consejo, voy a tratar someramente de la santisima cruz y de
algunos de sus mas insignes m6ritos, explicando de qu6 manera ella
ha sido honrada por Dios, por Cristo y por los fervorosos cristia-
nos; por Dios en ordenarla, por Cristo en sostenerla, y por los
cristianos devotos en buscarla: Ave Maria.
2. Que el uso de la cruz sea muy antiguo en el mundo, no pue-
de dudarse, pues se conserve memorial de ella, no solo entire los
romanos, los griegos y los judfos, sino en los vetustisimos monu-
mentos de los egipcios, sirios y persas. Pero aquelinstrumento qie
pas6 de nacion en nation como padron de ignominia y de castigo,
muy de antemano fue en la mente de Dios ordenado para misterio.
Bien podeis career que desde aquel instant en que por la infinita
sabidurfa del Altisimo fue prevista la transgresion de Adan, el cual
para no turbar sus delicias con su mal abonsejada compafiera gus-
taria sin vacilar la fruta mortifera del Arbol prohibido, fue acorda-
do entire las tres divinas Personas, preparar y opener al des6rden la
oportuna compensation. Descubierto desde l6jos el pecado del hom-
bre, desde aquel punto debieron despertarse 6 intervenir la mise-





SOBRE LA SANTA CRUZ. 17
ricordia y la justicia, la una para purgar y la otra para castigar el
gravisimo ultraje previsto, a semejanza de aquellas dos madres del
tiempo de Joram, mencionadas en el libro IV de los Reyes. Ven-
cidas las tristes de extrema necesidad y penuria, devoraron de co-
mun acuerdo una de las criaturas que tenian, para conservar suvi-
da durante el hambre cruelisima que por entonces afligi6 la ciudad
de Samaria. Debiendo llegar, segun habian pactado, al segundo
hijo para cometer con 61 la misma crueldad que habian cometido
con el otro, la una madre, movida de tardio arrepentimiento, pro-
cur6 esconderlo para salvarlo. Reconvenida ante el Rey de Israel por
la otra madre, decia esta: Seflor, salvadme, pues habiendo muer-
to uno de los hijos, no es just que el otro le sobreviva. Deigual 6
semejante manera razonarian ante el trono de Dios la justicia y la,
misericordia con respect al pecado del hombre. La justicia clama-
ria pidiendo castigo, y la misericordia, por el contrario, pediria 6
imploraria perdon. Salvadme, diria aquella, salvadme, Seilor, pues
si vuestra misericordia ha consentido en el castigo y la caida del An-
gel, no debe el hombre eximirse de la pena que merece. Salvadme,
replicaria la segunda, salvadme, Senior, y pues vuestra justicia ha
exigido el castigo del Angel, ya no me queda por salvar y tornar a
la vida sino el hombre. Salvadme, repondria la justicia; si el hom-
bre os ofende y ultraja, vuestra honra y la mia requieren que el
ultraje sea purgado con la vida del ofensor. Salvadme, aiiadiria la
misericordia, pues si el hombre ha sucumbido por flaqueza; vues-
tro amor y el mio demandan que el infeliz sea levantado y curado
de su herida. Grave era la causa que por una y otra parte se deba-
tia: la una queria dar su compensation A la justicia divina con razon
irritada contra el hombre rebelde y desobediente; y la otra queria
satisfacer a la compassion, justamente excitada en favor del hombre
engafiado y seducido: la primera pedia la muerte del hombre; la
segunda reclamaba su vida': aquella atendia A la deuda; esta al res-
cate. Pero jc6mo proceder al rescate del hombre sin cancelar an-
tes la deuda por 61 contraida; y c6mo cancelar esta deuda, cuando
al intent no bastaban todo el m6rito de nuestras prices, todo el
poder de nuestras lagrimas, todo el valor de nuestras obras, toda
la rigidez de nuestras penitencias, ni siquiera todas las fuerzas hu-
manas reunidas? Era, pues, necesario que en pena de la gravisima
falta pereciese el human linaje, 6 que en desagravio de la gloria
divina, alguna persona increada se encargase de repararla; era ne-
cesario que perdido el hombre por su desobediencia, fuese resca-





18 .SERMON II
tado por otro con el merito de la obediencia; finalmente era nece-
sario que, procediendo de un Arbol el veneno y la muerte, proce-
diese tambien de otro Arbol el remedio y la vida. Asi, pues, para
dar A la justicia y A la misericordia debida y oportuna compensa-
cion, en aquel mismo moment qued6 dispuesta por la Sabidurfa
divina ]a encarnacion del Verb y su muerte de cruz, dejando Alas
dos sabias rivals satisfechas y aplacadas con la sangre que en ella
debia derramarse; ordenando que desde la cruz tuviese cumpli-
miento la obra de la general redencion, aquella grande obra que A
un tiempo devolvi6 a Dios su gloria, al hombre la vida, salv6 al
mundo, aplac6 al cielo, venci6 y aherroj6 al demonio, quebran-
tando todo su reino. Tal como acabais de oir fue el primer honor
dispensado por Dios A la cruz, honor tal, que por si solo bastaria
para bacerla en todo el mundo digna de eterna veneracion; pero
no se reduce A esto solo susglorias. ,Cuantos simbolos preclaros y
nobilisimos no ofreci6 Dios al mundo para hac6rnosla venerable ?
,Cuantas bellisimas figures, dice san Agustin, no tenemos de ella
en la sagrada Escritura, ya en el arca de No6, ya en la vara de Aa-
ron, ya en la del caudillo Mois6s, ya en aquel palo medicinal que
Dios indic6 para endulzar las aguas de Mara, y en otros cien pasa-
jes tan asombrosos como raros? Ved el arca fabricada por el just
No6: caian porfiadas y deshechas las aguas delcielo; habia el mar
roto sus antiguas vallas, rebosando por todos lados; salian de sus
cauces los torrentes y los rios, y nuevos rios y nuevos torrentes
vomitaba el abismo sobre la tierra. Convertida esta en un solo y
dilatado mar, crecian las aguas sobre media para inundar cam-
pos, pueblos, tierras y ciudades, arrebatando reyes y pastores, ins-
trumentos y artifices, chicos y grandes: bramaban los vientos, tro-
naban las nubes, y encrespibanse las olas asolando el universe. Pe-
ro en el seno de esta gran tormenta, en medio de todos estos peli-
gros, el buen Not, y con 61 el pequeflo'mundo que habia reunido
dentro del arca, navegaba seguro A merced de esta, que le ponia A
cubierto de todo contratiempo. Mirad la vara de Aaron convertir-
se, en Egipto, en una terrible y amenazadora serpiente que se arras-
tra silbando por los salones en presencia de todos los circunstantes,
haciendo palidecer y temblar de miedo al inflexible Faraon, revol-
vi6ndose animosa contra los dos fieros dragones de los encantado-
res egipcios, y destrozarlos y devorarlos uno tras otro, sin que que-
dase vestigio de ellos, y dejando A un tiempo rotos y burlados los
encantos. Contemplad el afligido pueblo de Israel en las playas del





SOBRE LA SANTA CRUZ. 19
Eritreo, teniendo por ambos lados montes y penascos altisimos 6
inaccesibles, delante el mar, y a sus espaldas A Faraon con todo su
ej6rcito, que acosa impaciente 4 los israelitas y esti pr6ximo a caer
sobre ellos. Dirfase que la destruction de estos es segura, y que
van i encontrar alli su tumba fuera de Egipto; pero de repente
aparece Mois6s A la cabeza de todos, e hiriendo con su poderosa
vara las aguas del mar cede este i la fuerza del lerio, se retira, se
divide, abre un camino y ofrece libre paso A los que huyen; y pues-
tos ya en salvo, cargados de los ricos despojos que han recogido, al
nuevo contact de la vara vuelven a romperse aquellos diques pro-
digiosos, las aguas divididas se juntan otra vez, las rompientes ele-
vadas y amenazadoras, suspensas, sobrepuestas 6 inm6viles a ma-
nera de cristales 6 piedras,-estr6llanse de golpe sobre la cabeza de
los egipcios, quebrantando los carros con sus ruedas, derribando
en revuelta confusion caballos,'soldados y jefes, y sumergiendo y
abismando g un mismo tiempo todo el ej6rcito de Faraon. Ved tam-
bien i los israelitas en el dilatado desierto del Sur, que fatigados,
polvorientos, cansados de andar largas jornadas, y sobre todo rendi-
dos de calor, caen unos tras otros exdnimes y muertos de sed por las
orillas del amarguisimo lago de Mara. VB, dijoempero el Sefior a
Mois6s, toma aquel madero y ponlo en el agua, que con solo esto
quedard templada y endulzada toda so amargura, y el pueblo de Is-
rael podra apagar su sed. 1Oh maderol vital y augusto madero !
Zquidn en este y otros muchisimos hechos y clarisimos simbolos no
te ve prefigurado, reconociendo en ellos tus prendas muy singula-
res? IOjalA tuviera yo tiempo suficiente paraconfrontarlos uno con
otro 6 ir enumerando las dotes y virtudes maravillosas que el Se-
iior deposit en ti para nuestro provecho y enseiianza! Mas pas6-
moslas por alto, pues otras particularidades raras, estupendas y
dignas de todo encarecimiento reclaman mi atencion, vi6ndote pro-
movido y elevado A nuevas honras. Tras larga s6rie de siglos de mu-
chos y nobilisimos simbolos, y despues de tantas ilustres figures,
abri6se por fin en la plenitud de los tiempos la via del misterio tan
repetidamente prefigurado. Habiendo al objcto descerdido del cie-
lo el Hijo eterno de Dios, y h6chose hombre mortal para sostener
la cruz que la divina sabiduria habia preparado y su caridad inmen-
sa ordenado para reparacion de la culpa y remedio de nuestra sa-
lud, no dire vino sino voi6 6 abrazarse con ella. No con mas an-
helo so unge el atleta y se prepare y apresura 6 correr A ]a pales-
tra; no con mayor ahinco el amante esposo se acerca al tAlamo





20 SERMON 1
por el que ardorosamente y desde much tiempo suspiraba. I Oh,
cudn ardientes 6 inflamados suspiros no acarrearia de su pecho el
afan de conseguirla! ICuintas veces no acusaria, por decirlo asi, al
tiempo de perezoso y lento en traerle aquel dia y aquel madero que
consideraba como el dia y el trono de su triunfo I Ay de mf! decia
algunas veces a sus discipulos, desahogando en cierto modo la lla-
ma que interiormente le abrasaba, 4cuindo ver6 preparado aquel
baflo suavisimo que debe confortarme; cu6ndo aquel dia que debe
restaurarme y regenerarme en el ansiado bautismo que me esti pre-
venido? ICruel demora, que aflige y derrite mi corazon Venga,
venga pronto la hora que ha de unirme con la cruz y sacarme de
pena quitindome la vida : Baptismo habeo baptizari: et quomodo
coarctor usque dum perficiatur (Luc. xu, 50). Lleg6, por fin, el
dia fatal, fijado en los eternos decretos, en que Jesis debia mos-
trarse al mundo pendiente de la cruz; pero asf como cualquiera
hombre, por animoso y fuerte que sea, se desalienta y abate a vista
de su suplicio, Jesucristo, por el contrario, al ver la cruz, de d6bil
y flaco que era, se volvi6 mas sereno y esforzado que valeroso Eze-
quias. Con sibia provision tienen las leyes prevenido que los reos no
toquen ni vean siquiera el instrument de su suplicio; pero Cristo
lo contempl6 con placer y alborozo, y habiehdo llegado 6 alcan-
zarla; impelido de sus ardentisimas ansias, la abraz6 y carg6 sobre
sus hombros lacerados, 6 manera de emblema de su principado, cual
otro f6nix, de quien se dijo que anhelando rejuvenecer su cansada
vejez, va transportando con el pico las ramas olorosas con que prepa-
ra la hoguera que ha de abrasarle; 61 tambien, al rev6s de sus compa-
iieros de suplicio y de la costumbre de todos los pueblos, llev6 la cruz
6 cuestas mientras tuvo fuerzas para soportar su peso. Llegado al lu-
gar de la ejecucion, permiti6 que los verdugos le despojasen de sus
vestiduras, sufriendo con intr6pida resolution la vergiienza intole-
rable de verse expuesto desnudo A la vista de una muchedumbre
cisi innumerable confusion contempt (Hebr. xuI, 2), 6 fin de po-
der santificar la cruz con su contact inmediato. Bastaba, en efec-
to, superabundantemente para reparacion de los hombres la sim-
ple muerte de cruz y el ser puesto 6 atado a ella de cualquier ma-
nera; pero lo que era suficiente para nuestro remedio, observa el
Cris6stomo, no bastaba a su amor y al afecto que por la cruz sen-
tia. Por eso tambien, no content con que le suspendieran al igual
de los otros, quiso ademrs ser fijado en ella con'gruesos y Asperos
clavos para poder bafiarla y enriquecerla con su propia sangre, y
\





SOBRE LA SANTA. CRUZ. 'o r [, 2L.
darle parte de su misma came, cuyos pedazo eJ I rtrar en los
agujeros junto con el hierro cruelisimo que e aFaba-las-maos
y los pies. iQui6n seri capaz de ponderar e( e icQy el lustre nui-
vamente adquirido por aquel leflo tan amad d. talitTi
ficado por 61, destinado a ser el instrument s4 rtOieo
el enemigo y de la fundacion de su nuevo reino e Is~a
espada del gigante filisteo, con estar manchada con la sangre de un
hombre espurio y despreciabilisimo, mereci6 tal estimacion y re-
verencia en todo Israel, que el sacerdote Abimelec la consider dig-
na de ser expuesta a la veneracion del pueblo en el temple de No-
bB, solo por haber servido de instrument A David para quitar del
mundo un hombre solo, oprobio de Israel, tqui6n podrA, 6 Dios
eterno, expresar con palabras la honra y la gloria c6nferida i la
cruz, arma fuertisima por medio de la cual el Hijo de Dios huma-
nado eximi6 al g6nero human de su antiguo yugo y afrenta, qui-
tando A nuestro comun enemigo la fuerza de pugnar y ofender, ha-
biendo quedado, no ya teiiida, sino empapada toda en su sangre
divinisima? iQui6n dird a virtud que ella por medio de esta pre-
ciosa sangre contrajo Harto lo sinti6 el demonio desde aquel mo-
mento, pues estremeci6ndose de ira y rabia, mordi6ndose sus li-
vidos 6 hinchados labios, al impulse de esta arma tuvo que soltar
la presa que tenia entire sus garras, sin esperanza de volverla A re-
cobrar. Pero no solo de la cruz, sino de su imagen, cual las sier-
pes de la sombra del fresno, tiene que huir temblando y agazapar-
se y esconderse esta venenosa serpiente. La cruz, ved aqui el es-
cudo contra sus ataques y el antidote contra sus mordeduras. Por
medio de este signo el hombre tentado se defiende del demonio y
de sus asechanzas, el caido se levanta, y el perseguido queda libre.
En ese. escudo se embotan todos sus dardos, con esa Have se des-
atan sus cadenas, y con esa espada se rompen sus ligaduras. Esta
es la saeta que lo traspasa, el rayo que lo hiere, el t6sigo que lo
envenena y exacerba. Ademas del demonio sienten la virtud de la
cruz todas las cosas creadas: si6ntenla los ciegos, y recobran la vis-
ta; si6ntenla los mudos, y hablan; los sordos, y responded; los en-
fermos, y sanan. Al sentirla tambien aplicanse los tiranos, amin-
sanse las fieras, desp6janse las tinieblas, desvan6cense los nubla-
dos, retofian los troncos muertos. Al sentirla, las lluvias no mojan,
los venenos no dafian, las espinas no punzan, las espadas no cor-
tan, las llamas no queman. Si6ntela el rio, y se detiene; si6ntela
el mar, y se calma; si6ntela el cielo, si6ntela el universe. t Qu





22 SERMON II
cosa no siente la virtud de la cruz y la de aquella sangre preciosa y
poderosisima que la enriqueci6, rindidndole por este medio los con-
venientes y merecidos honors?
3. Poco, sin embargo, hubiera dicho de los timbres de este
madero augustisimo, si redujese todas sus glorias A la veneracion y
Sla virtud que por la passion de Cristo le fueron conferidas. No con-
tento el Hijo de Dios de salir al encuentro de la cruz y ponerla so-
bre sus hombros; no content de enriquecerla con su sangre pre-
ciosa y decorarla con la virtud de hacer milagros y prodigies, mos-
tr6 61 mismo por ella tal veneracion y aprecio, que, cual nuevo Job,
herido en el costado despues de la lucha, casi iba A decir que no
pudo menos de conservar hasta en su came glorificada las Ilagas
que le fueron abiertas en la cruz, conservandolas con preferencia
A todas las demas que recibi6, como otras tantas sefiales de sus in-
signes victorias y conquistas. iCuAntos golpes, cardenales, heridas
y atroces torturas no debi6 sufrir antes de poder llegar A la cruz?
Diganlo las cuerdas que lo cifieron, los azotes que le destrozaron
las espaldas, las espinas que le taladraron la cabeza y se tifieron
con su sangre. Pero do tantas Ilagas ninguna ]e fue tan cara, nin-
guna tan estimada, y de ninguna conserve huella y cicatriz como
de las cinco recibidas en la cruz : solo estas pueden gloriarse de ha-
ber permanecido y conservidose, y de ser las compaiieras y distin-
tivas de la nueva vida adquirida por el Salvador: solo estas mere-
cieron el privilegio de decorar su came, de dar patente testimonio
de su humanidad, de pregonar A la faz de los creyentes su inmor-
tal resurreccion. En los dem6s misterios fueron precisos para reve-
larlos extrafios y desusados anuncios y milagros : cuando la Nati-
vidad, descendieron angelicas legiones para anunciarla y cantar su
gloria : en el Jordan, durante el ,bautismo, dej6se oir la voz del
Padre: en el acto de la muerte, hablaron con lenguaje elocucnte
los pefiascos, los elements y los planets; mas para anunciar y
hacer career A sus adeptos esta seialada victoria, no hubo necesidad
de mas bocas ni de otras lenguas que las llagas abiertas en la cruz.
Con estas cinco sefiales resucit6, con ellas se dej6 ver y se hizo to-
car por sus discipulos, con ellas, por fin, subi6 a ocupar la diestra
del Padre y obtuvo la enaltacion debida A su humanidad por el m6-
rito de haber sostenido la cruz. Ahora pues, ,qui6n extraiiara que
los Ap6stoles y seguidores de Cristo, viendo cuan apreciable era A
su divino Maestro la gloria y el sufrimiento de su cruz, se consa-
grasen con todo ahinco A honrarla y promovei su honra entire to-





SOBRE LA SANTA CRUZ. 23
dos los demas? De ahi tom6 origen en opinion de muchos santos
Padres, la santa y venerable costumbre de simbolizar la profession
de fe cristiana por medio de la seiial de la cruz. Tan frecuente y
recibida era esta costumbre en mejores tiempos, que segun nos ates-
tigua Tertuliano, jams se emprendia acto ni tarea de ninguna es-
pecie sin darle principio y fin con esta sefial. Todavia mas: consi-
der6se tan convenient y necesario su uso, que, segun dicen san
Cipriano y san Agustin, no habia bendicion 6 consagracion, y has-
ta administration de Sacramentos que se tuviese por buena, eficaz y
itil, si no la aconfpailaba este signo saludable. De ahi tambien la
introduction de cruces de toda clase de maderas y metales, ya en
las comunes congregaciones, ya en las habitaciones particulares,
sin las que, 6 lIjos de ellas, parecia no acertaban a vivir ni morir.
De ahf finalmente naci6 en muchos el deseo de buscar y hallar la
cruz en 6pocas de persecucion para acabar y dar su vida A seme-
janza de Jesucristo. Hubi6rais visto, hermanos mios, como aque-
llos primitivos y fervorosos files corrian A menudo tras los verdu-
gos para dar testimonio de su fe, gritando por los camihos y pro-
clamindose seguidores de Jesus crucificado, cuando la persecucion
estaba mas encendida, Ilegando algunos i estamparse la cruz en la
frente por medio de hierros candentes A fin de ser reconocidos por
los sayones y crucificados : otros fijaban A la puerta de sus casas pa-
los y travesafos para que les suspendiesen y clavasen en ellos. Qub
espectaculo tan agradable y risueno para Cristo y su Iglesia, A la
par que glorioso para su cruz I los tiernos mancebos, los d6biles ni-
flos, los tr6mulos y enervados ancianos increpando animosamente
y provocando A los tiranos hasta el punto de haberse visto muchas
veces antes faltar verdugos para los tormentos, que confesores para
el martirio. El imperio pagano, contemplando at6nito y aterrado
semejante espectaculo ,y como si ya presintiera su ruina, y como
si temiera tener que ceder algun dia a pesar suyo A la virtud de este
leiio prodigiosisimo, cuanto habia conquistado y reunido por me-
dio del hierro en una larga sucesion de siglos, determine quitar y
esconder, como lo hizo, aquella cruz de la vista de sus adorado-
res, sustituyendo en. su lugar un simulacro de la fingida y falsa dio-
sa del placer. Mas ,para qu6 sirvieron todas sus artes sino para
acrecentar mas y mas la gloria de aquella cruz y el n6mero de sus
partidarios? En efecto, si un emperador romano la hizo esconder,
otro mas prudent y sbio Inand6 buscarla; si Adriano para lo pri-
muro se vali6.de hombres toscos y plebeyos, Constantino para lo





24 SERMON II
segundo se valid de la cooperation y presencia de una elevada se-
flora y reina, santa Elena, su ilustre y virtuosisima madre; si aquel
para ocultarla la hizo soterrar, este al encontrarla hizo levantar en
su obsequio soberbios y magnificos templos para que en todas par-
tes la adorasen los files; si el uno sepultindola procur6 borrar su
memorial de la tierra, el otro honrandola hizo que fuese recono-
cida y venerada en todo su dilatadisimo imperio, y cuanto el pri-
mero porfi6 en envilecerla, tanto mas ennoblecida y ensalzada se
vi6 por los esfuerzos del segundo. Entonces fue cuando en vir-
tud de una solemne y formal disposicion la cruz dej6 de ser el pa-
tibulo de los malhechores; aquel instrument, inventado para ig-
nominia y mayor vergienza de los reos, pas6 a ser, como dice san
Agustin, el adorno y el distintivo puesto encima de la corona de
los emperadores y monarcas.
4. No obstante, aunque la pena de cruz ces6 en los tribunales
del Cristianis(no, no ces6 en los pechos cristiapos el deseo de bus-
carla, procurando con empefio encontrarla 6 fabricArsela.
5. Callo, porque urge el tiempo, las raras y peregrinas inven-
ciones que muchos inventaron para hallar la cruz; pero no puedo
pasar por alto el arte y manera con que vosotros, 6 sAbias y ejem-
plarisimas virgenes,'habeis.sabido apropiarosla. Sin querer recor-
rer con Teresa birbaras regions, sin salir con Maura al encuen-
tro de los verdugos, sin; esconderos con Rosalia dentro de las ca-
vernas, sin traspasar.los. confines.de esta bellisima y feliz patria;
con solo esmeraros en seguir las reglas y las pisadas de aquel gran
Padre que restableciendo la discipline monastica en todo el Occi-
dente; fue el primero en trasplantar el Calvario a los claustros;
vosotras, repito, habeis sabido apropiaros y uniros A la cruz, cruz
tal, que cuanto menos estimada es del mundo, tanto mas acepta-
ble es A los ojos de Dios. Y aunque yo callase, harianse lenguas
vuestro institute, vuestro ejemplo, 'vuestra vida, la fama en suma
de vuestra virtud; hablarian tambien este suntuoso y bellisimo tem-
plo consagrado por vosotros A la santa cruz; los ricos y espl6ndi-
dos adornos que tanto lo realzan; los devotisimos cultos que con
una magnificencia igual a vuestra piedad estais celebrando, y por
fin estas paredes y las inscripciones que se leen en los pedestales de
la capilla mayor; pues todo proclama vuestra sefialada y fervoro-
sa devocion, y los singulares obsequios y tributes que rendis A la
cruz, mostrando con esto claramente que teneis puesta en la mis-
ma toda vuestra gloria : Nos autem gloriari oportet in cruce Domini





SOBRE LA SANTA CRUZ. 25
nostri Jesu Christi. Por tanto, no me queda que hacer mas, 6 al-
mas venturosas, sino recomendarme a vuestra laudable compren-
sion, y proponeros, como lo hago, por modelo 6 las que aquf me
estin escuchando, persuadido de que much mejor que mi tosca
lengua, vuestra vida ejemplarisima sera fecunda y poderosa para
convencer A todos del honor debido a la santa cruz, conform os
lo acabo de manifestar.


















'' .:. ; :** *,. .. .. .. ., .* ..,





SERMON III


ESQUELETO DEL SERMON III

SOBRE LA SANTA CRUZ.

Fulget Crucis mysterium. (La santa iglesia).
Brilla el misterio de la Cruz.


1. Conveniencia de algunas solemnidades para elevarnos a la
contemplacion de las cosas sublimes... LA qu6 otro fin se dirige la
solemnidad del present dia?... LCuAl es su objeto? El sublime ob-
jeto de nuestra fe, el alimento mas dulce de la esperanza, el per-
fecto complement de la caridad, el... adorable misterio de la cruz,
cuya veneranda reliquia miramos hoy mas que nunca resplandecer
y brillar : Fulget crucis mysterium... iCdmo podr6 yo relatar los
triunfos y hazafias de la cruz?... La cruz no se recomienda por si,
sino por ser el signo de la virtud y bondad que le fueron comuni-
cadas... Es el signo mas glorioso y estupendo... En lo pasado lo es
de nuestra redencion; en lo'presente de nuestra santificacion ; en
lo future de nuestra glorificacion... H6 aqui los tres puntos que voy
a tratar en mi discurso.
2. Cuanto sucede es para mayor gloria de Dios y mayor bien
de sus criaturas.... Luego cuando una cosa pareciere empaiiar su
gloria, 6 redundar en nuestro dailo, deber6mos desengailarnos...
Las humillaciones del Unig6nito del Padre, sus padecimientos y
muerte de cruz fueron para 61 el medio de entrar en su gloria, y
para nosotros el de nuestra redencion... Yo me persuade que la
cruz, en los consejos divinos, seria.considerada como el instrumen-
to mas adecuado para la satisfaccion debida a Dios... Ni dudo que
vosotros penseis lo mismo. Figuraos sino... Creacion, rebellion y
caida del orgulloso Lucifer... Creacion, tentacion y caida de nues-
tros primeros padres A impulses del angel protervo... Apenas delin-
que el hombre, se levanta en la mente divina la ensefia de la cruz
que restablecera la gloria divina, y domara la soberbia del Angel y
del hombre... Por medio de la cruz vence Dios al rebelde enemigo
de la manera mas vergonzosa para 61 y mas honrosa para sf... Re-
batir la fuerza con otra igual, merece aplauso; hacerlo con otra in-
ferior, es admirable ; ,qu6 sera cuando se emplea una fuerza in-





SOBRE LA SANTA CRUZ. 27
conducente?... Tan grande fue esta victoria, que no podemos ex-
plicarla ni concebirla... IUn patibulo de infamia repuso en su glo-
rioso asiento 6 la justicia ultrajada!... Quiz6s por esto, al subir al
G61gota, dijo Jesds A las mujeres... El demonio vi6 que en la cruz
tendrian los hombres... un arma muy poderosa que esgrimir... He
aqui, como decia, por el solo medio de la cruz satisfecho Dios y
reparado el hombre... La misericordia y la verdad sali6ronse al en-
cuentro... Regnavit a ligno Deus... Por medio del mismo leiio fui-
mos redimidos, y por eso es, en cuanto al tiempo pasado, signo
de nuestra redencion... Tambien lo es en la vida present de nues-
tra santificacion, como vais 6 verlo.
3. La redencion y la santificacion brotaron ambas de la sangre
de Cristo en la eruz, sin embargo la una es muy distinta de la otra...
ya se atienda. al modo, ya al tiempo en que se obra esta ep nos-
otros porla cruz... No se content Jesds con redimirnos, quiso ade-
m6s proveernos de medios para recobrar el fruto de la redencion
cuando lo hubieremos perdido... Peca el angel, y cae precipitado
al infierno; peca el hombre, y puede por la gracia de Jesucristo
repararse si quiere... Las armas que le granjean su salvacion, son
precisamente las que necesita para santificarse... ,Qu6 es, pues, el
hombre joh gran Diost para que os mostreis tan solicito por su
seguridad y?... jOh cruz santa!... Ved aqui por qu6 en la cruz y
por la cruz fueron estipulados con letras de sangre... En el solo
misterio de la cruz encerr6 Dios todos los misterios para las gentes
de nueva conquista... Todo, todo en el solo objeto de Jesucristo
crucificado present la cruz a la creencia de su future heredad... y
asf como los de la antigua ley fueron santificados en la fe del mis-
terio que debia consumarse en la cruz, asi tambien ahora nos san-
tificamos en la del mismo ya cumplido... Todos vemos la luz que
despite la cruz, yA manera de estrella polar sirve de guia 4 nues-
tro bajel sin cesar combatido... A pesar de la estrella amiga no to-
dos los navegantes se salvan... 6 pesar de la cruz no todos los cris-
tianos Ilegan al puerto de salvacion... Con la madera y clavos de su
cruz nos construy6 el Salvador una s6lida y ligera navecilla, colo-
reada con su preciosa sangre, para hacernos navegar en las dulces
aguas de la inocencia... mas si venimos 6 perder esta, y aquellas
se vuelven amargas por el pecado; si este hace naufragar nuestro
esquife, en la penitencia nos ha preparado una tabla de salud...
SLa cruz es para nosotros lo que la column protectora para los he-
breos en el desierto... Esto sin contar los muchfsimos otros medios





28 SEBMON III
de santificacion procedentes todos de la cruz... En la cruz emblan-
quecen mas sus lirios las virgenes, coloran mas sus rosas los mar-
tires, de ella sacan los justos... &No es la cruz, como os dije antes,
signo inefable de nuestra santificacion?... Consider6mosla ahora
como signo de nuestra glorificacion.
4. Como el fruto de la semilla, de la santificacion nace la glo-
ria... Debemos ser santificados para ser glorificados... La gloria de.
la cruz no siempre brilla 6 nuestra ofuscada vista con su plena luz;
esto lo reserve Dios para la otra vida... IAy de nosotros si esperi-
semos solamente en esta!... ,De que nos serviria el cargarnos con
la cruz?... LEn qu6 se diferenciarian sus amigos y enemigos?... A
estos la infamia, 6 aquellos la gloria... Esto seri asf, porque las
promesas de Dios no pueden salir fallidas: Si sustinebimus, et con-
regnabimus... Ved la manifestacion de esta gloria en el dia del Se-
fior... Descripcion del juicio final... La cruz sacrosanta y triunfan-
te sera serial para unos de gloria, pa'ra otros-de ruina...Reconven-
cion 6 Satanis por el supremo Juez... Mira, rebelde, este lefio te-
iiido todavia con la sangre que mis venas bebieron en el inmacula-
do seno de esta Mujer... Ecce lignum... Los justos, empero, flotan-
do en un mar de luz que irradia el bendito trofeo de gloria, van
acudiendo 6 la voz que los llama... Todas las generaciones cono-
cerAn entonces cuanta gloria emanaba de la cruz a sus adoradores,
y cuanta infamia y ruina A sus perseguidores... Por ella los judfos...;
por ella los gentiles...; por ella los ateos 6 incr6dulos...; por ella ven-
dran tambien 6 reconocer los herejes...; por ella comprenderA, por
fin, esa infame raza, ebria de la sangre inocente de reyes y sacer-
dotes... Todo esto debe servirnos, ya desde ahora, de dulce esti-
mulo para que nunca cesemos de amar ese nobilisimo signo de nues-
tra future glorificacion... ,No bastard, en efecto?... Ved lo que se-
ra para nosotros en lo por venir... recorded lo que fue en lo pasa-
do, lo que es en lo presente... Mas, L, qui6n y de qu6 estoy ha-
blando? ,No sois vosotros?... Conservad entire vosotros tan pre-
ciosa prenda; honradla... En ella encontrar6is... el ligero esquife
que os trasladari al puerto de vida eterna... donde con inefable
regocijo vuestro cantar6is: Fulget, fulget crucis mysteriuml





SOBRE LA SANTA CRUZ. 29



SERMON III


SOBRE LA SANTA CRUZ.

Fulget Crucis mysterium. (La santa Iglesia).
Brilla el misterio de la Cruz.


i. Pr6vido consejo fue de la divina Sabidurfa, el que los hom-
bres celebrasen entire sf algunas grandes solemnidades, por medio
de las cuales se elevasen la contemplation de las cosas sublimes y
dirigiesen sus afectos hacia la virtud, la que vista asf en cierto modo
con los ojos del cuerpo, no podria menos de encender en los hom-
bres prodigiosos afectos de amor para con ella misma. Flaca por
dem6s, 6 inclinada I la tierra es nuestra naturaleza, y no ser por
el estimulo de los sentidos, nunca 6 raras veces se levantaria a ad-
mirar y amar aquello que esti fuera de ella; pero cuando contem-
pla la magnificencia y esplendidez de algunas pompas terrenas,
cual rayo de luz al trav6s del cristal, por medio de ellas pasa a con-
siderar la nobleza y excelencia de las cosas superiores y eternas.
Partiendo de esta consideration, en la solemnidad present, ama-
dos oyentes, vemos renovado el consejo divino : 4a qu6 otro fin
sino se dirigen el fausto, el esplendor y la magnificencia de estos
dias, sobre los dem6s festivos y placenteros? qu6 otro fin el
suntuoso aparato de este temple, los perfumes del incienso, las ar-
monias musicales, y los brillantes discursos de los oradores,'sino a
Ilamar vuestra atencion hacia las sublimes maravillas de los miste-
rios divinos? Y Lcual, entire los muchos que el Senor nos present
al objeto de cautivar vuestro entendimiento y arrebatar vuestro co-
razon, es el que en los pomposos obsequios del present dia se nos
invita a contemplar? uCufl? El sublime, el admirable, el mas no-
ble objeto de nuestra fe, el alimento mas dulce dela esperanza, el
ijltimo y perfect complement de la caridad, el centro de los mis-
terios todos, el misterio adorable de la cruz, cuya representation,
en la veneranda reliquia que forma el ornamento mas insigne de esta
3 T. II.





30 SERMON III
iglesia, miramos hoy mas quo nunca resplandecer y brillar con nue-
va y prodigiosa luz : Fulget crucis mysterium. No a otro objeto esta-
mos nosotros aqui reunidos; y si bien esta idea con relacion vuestra
piedad me alienta y complace, con relacion i mi ministerio me tur-
ba y preocupa no poco. ,C6mo podr6 relatar los triunfos y haza-
lnas de la cruz, cuando en si no es mas que un desnudo y esteril
lefio? No solamenie deberd tratar de la sublimidad y excelencia del
que, pendiente de la cruz, aument6 el precio de ella, sino tambien
de la excelencia y grandeza de las obras maravillosas que en ella y
por ella otros obraron. Higanse cargo de la dificultad de tal em-
presa los que en un punto y con sagaz mirada sepan ver a cuales y
cuAn lejanas fuentes debe remontarse mi peroracion. Desde luego
creo os persuadir6is como yo que la cruz no se recomienda por si,
sino por ser el signo de la virtud y bondad que le fueron comuni-
cadas, motive por el cual debemos todos honrarla, venerarla, amar-
la y ensalzarla, Pero Lqu6 signo es este? Es el mas glorioso y es-
tupendo: vuestra penetracion podri inferirlo de mi breve indica-
cion, como plant que se encierra y envuelve dentro de su semi-
hla. La cruz, pues, no esmas que un signo; y en vano recorro lo
pasado, lo present y lo venidero para ver en ella otra cosa; sin
embargo, segun la diferencia de los tiempos observe en la misma
diferentes significaciones: en lo pasado es el signo de nuestra re-
.dencion, en lo present es el signo de nuestra santificaci6n, en.lo
future es el signo de nuestra glorificacion. De abi podeis inferir
cuan altas y sublimes cosas se encierran en este signo. A ellas de-
ber6 tender con frecuencia en mi discurso, si ha de ser provecho-
so, bien asicomo deberia tender al manantial de la luz el que pre-
tendiese encarecer la tersura de un espejo 6 la nitidez de una fuen-
te que reflejasen A sus ojos los rayos de la misma luz. Semejante
razon me alienta i esperar que no os serB molesto cuando, requi-
ri6ndolo el asunto, me esfuerce en encareceros la contemplacion
de los misterios que fueron causa y efecto de la cruz. A media que
os haga ver las muchas, buenas, admirables y venerandas cosas
que en ella se comprenden, crecera y se avivara mas y mas vues-
tro afecto para con ella. A este fin, es decir, A la mayor honra y
alabanza de la cruz encaminase mi d6bil discurso. iOjala pudiese
con la abundancia de doctrine y el poder de la elocuencia encen-
der en vosotros los afectos que require la magnitude del asuntol
Supla empero mi defecto vuestra singular devocion hAcia tan gran-
de misterio que brilla y resplandece, no tanto a los ojos de vuestro





SOBRE LA SANTA CRUZ. 31
cuerpo, como a los de vuestro entendimiento: Fulget crueis myste-
rium : Ave Maria.
2. Cuanto sucede y procede de Dios, como causa primera y
jinica que es de todas las cosas, 6 en l1 mismo 6 fuera de 61, en
virtud de su propia esencia, ya de infinita bondad en si mismo, ya
de infinita providencia para con los demis; todo sucede, repito,
para mayor gloria suya y mayor bien de sus criaturas. Y come quie-
ra que la eternidad no es en 61, cual en nosotros este tiempo de-
leznable, una sucesion de movimientos y una revolution de esta-
clones, sino una posesion A la par colmada y continue; per eso,
dije, sucede, y vosotros tambien conform demuestran las cosas de
aqui bajo, seguramente decis que sucedi6 en lo pasado, y que su-
cedera sin duda en lo venidero. Luego, si esto no puede fallir, por-
que fallir no puede la esencia de Dios, que es fuente y origen de
todo, cuando alguna cosa pareciere empaiiar su gloria, 6 redundar
en nuestro dafio, deber6mos desengafiarnos, porque no sera tal,
aunque nos lo parezca a nosotros miserables cargados con el peca-
do de Adan. Y A la verdad, ocultarse la esplendidez del Padre di-
vino y la imagen de su sustancia bajo el tenebroso velo de los frA-
giles despojos humans; someterse el deseado de los Angeles y la
alegria de los collados eternos A las necesidades y ila tenebrosidad
de esta -vil circel terrena; rebajarse el que esta sentado en la cum-
bre de los cielos a la diestra de la Majestad divina, y tenderse so-
bre un tronco para recibir la muerte mas ignominiosa, esto es 1o
que un Dios hecho hombre puso sobre el escabel de su gloria: Hlec
oportuitpati Christum, et ita intrare in gloriamsuam; y esto tambien
fue lo que de una manera nueva nos abri6 ]a fuente de sus magni-
ficencias, comunicAndonos p6r este medio el misterio de la cruz,
ideado por la sabiduria del Padre, el cual para rescatarnos A nos-
otros, no quiso perdonirsela 6 su propio Hijo unigenito : Sic Deus
dilexit mundum, ut Filium suum unigenitum daret. Asi es que aquel
leiio que proporcion6 al Hijo de Dios el medio de entrar en su glo-
ria, vino tambien A ser el medio de la redencion ; toda vez que el
Hijo divino no nos hubiera redimido de la maldicion de la ley y
atraido a sf, si cargfndose con los pecados del mundo, no se hu-
biera hecho maldicion por nosotros y dejadose elevar clavado en
aquel leo. Es indudable que nuestra redencion solo podia reali-
zarse aplacandose ]a divina Majestad ofendida, y la Majestad no po-
dia aplacarse sino reintegrandosela en su gloria violada, y esta no
podia reintegrarse sino mediante una pena proporcionada al infini-
3,





32 SERMON III
to ultraje. Para sufrir esta pena infinite, entire los muchos medios
que Dios podia escoger eligi6 la cruz; y yo me persuade que lajus-
ticia y la providencia, reunidas, por decirlo asi, en consejo con los
demas atributos de la Divinidad, debieron considerar este instru-
mento como el mas adecuado y conducente para la causa y los efec-
tos de aquel misterio, y darse con 61 por enteramente satisfechas y
contents. No dudo, amados oyentes, que vosotros pensais lo mis-
mo sobre el particular, y seguramente por vosotros mismos pudi6-
rais darme la razon de ello. Figuraos 6 la admirable potestad divina
dando desde un principio vida y movimiento 6 la universalidad de
las cosas: quedan ya hechos el cielo y la tierra, y el espiritu de
Dios con plant fecundante recorre y mide i pass gigantescos la
vasta superficie de las aguas. A un solo acento de su voz omnipo-
tente, sale de las tinieblas y brilla la luz. ,No veis, empero, allf
su lado la hermosa criatura, espiritu sustancial, luz incorp6rea,
caudillo de todos sus ej6rcitos, no veis, ya cAsi le he nombrado, no
veis a Lucifer? iOh cuan hello 6 interesante esl pero lay de 6l!
pues tanto m6rito por culpa suya ha de convertirse en su dafio y
mengua. En efecto, salido apenas de las manos de su Criador, em-
pieza a contemplarse y admirarse, y prendado de su belleza, olvi-
d6ndose de que pertenece a la condition de las criaturas, esos pro-
pios m6ritos de que tanto se envanece ya no los atribuye 6 su
Criador, sino 6 si mismo. No content con esto, ambiciona los ho-
nores de la Divinidad, y proponi6ndose escalar 6 la primera occasion
el solio divino, intent hacerse semejante a Dios y llegar 6 ser otro
Dios. En just castigo de su soberbia, cae al punto precipitado de
su lugar; pero rebelde, obstinado y enemigo de su Autor, volvi6n-
dole odio por amor y guardando contra 61 la mayor animadversion,
espera tiempo y occasion oportunos para desahogar sus iras y llevar
6 cabo sus tenebrosos planes. Y ,qu6 hace Dios entire tanto? Ocd-
pase en la nobilisima formacion del hombre para crearse con 61 una
raza escogida, un real sacerdocio, un pueblo de nueva conquista y
colocarle en los asientos vacios de los angeles desterrados por ha-
ber hecho causa comun con su orgulloso caudillo. Este, apenas vi6
en el ameno jardin de Eden el objeto purisimo de los divinos amo-
res, saliendo de entire el ramaje se dirige A nuestra primera madre
yle dice : Eva, .qu6 haces? ,por qu6 reprimes tu deseo y no prue-
bas la sabrosa fruta? LCrees, tontuela, que la amenaza fulminada
contra tf caeri sobre tu cabeza? al contrario, come, y verAs cuin
feliz y content quedas. Sabe que si se te prohibit fue por celos, y





SOBRE LA SANTA CRUZ. 33
por temor de que Ilegaras A ser lo que la envidia no puede consen-
tir. Ea pues, come, y da a comer A tu compailero; yo te aseguro
que no os resultara sino much bien: ser6is inmortales, ningun
velo ofuscard vuestra vista, y adquirir6is la ciencia del bien y del
mal, siendo otros dioses iguales a Dios. Asi corrompe el protervo
A la inocente mujer, sin pensar en medio de su soberbia que cuan-
to mas audaz y maligno es su atentado, mayor infamia y tormento
le ha de redundar. Ytd, cruz santa, td eres la bendita ensefia que
ya en tal trance columbraba la divinajusticia y preparaba su mag-
nificencia. En efecto, apenas el hombre delinque, para mengua y
dafio de su infame tentador, al instant mismo de la caida Alzase
aquellamole mediante la cual A un mismo tiempo se restablecera
la gloria divina y se impedira el desarrollo de la mala semilla de la
soberbia, plantada en el corazon del hombre. Sin duda vuestra pia-
dosa consideration adivina ya mi ,pensamiento, y acaso juzgar6is
prolijo que me remote A tan lejanos principios. Efectivamente,
vosotros sabeis que por el'instrumento de la cruz, tan vil 6 infame
hasta el punto de ser escAndalo para los judios y locura para los
gentiles, la justicia divina obtuvo una reparacion superior al me-
noscabo inferido a su gloria, habi6ndose propuesto lograrla, ven-
ciendo al rebelde enemigo de la manera mas vergonzosa para 61 y
mas honrosa para si. El vencimiento, en efecto, siempre es glorio-
so y loable, pero mas loable y glorioso es todavia cuando en la ma-
nera de conseguirlo recobran los fueros de la justicia la honra per-
dida por las causes de la pelea; y esa honra queda mas y mas rein-
tegrada, cuanto el medio y el modo de vencer es mas d6bil y flaco,
y parece, 6 es, por decirl6 asf, inconducente 6 incompatible A se-
mejante logro. Asi, el rebatir la fuerza con otra fuerza igual me-
rece alabanza y aplauso; hacerlo con otra fuerza inferior es admi-
rable y digno de encomio; pero ,qu6 sera cuando se emplea una
fuerza inconducente 6 incompatible? ,qu6 palabras bastarAn para
expresar con propiedad la augusta, nobilisima y sorprendentisima
idea que tal vencimiento sugiere? Verdaderamente, en el misterio
de la cruz vimos combatir la fuerza contra la debilidad, el arreba-
to contra la humillacion, la osadia contra el abatimiento, el faus-
to contra la ignominia, la arrogancia contra el oprobio, y la ab-
yeccion, la debilidad, el abatimiento triunfaron de la audacia, de
la jactancia y de la violencia. H6 aquf un.grado de victoria sobre
otro alguno glorioso y sublime, de manera que no ya puede ex-
presarse con palabras, mas ni siquiera puede concebirse con la men-





34 SERMON III
te. Las tinieblas de la mas oscura noche hicieron brotar la luz del
mas esplendoroso dia; el patibulo de infamia repuso en su glorio-
so asiento a la justicia ultrajada, y todo esto de un modo condu-
cente y adecuado a la causa del delito. QuizA por esto el divino
Verbo humanado subiendo al G6lgota con la cruz A cuestas se volvi6
& mirar A las piadosas mujeres que le seguian Ilorando y lament6n-
dose, y con el lenguaje de sus dulces ojos las alent6 y console di-
cidndoles : No os duela, no, piadosas mujeres, esa carga que llevo
encima, ni os perturbe y contriste tan grande infamia, pues ese es-
cindalo y esa locura que oprimen mis hombros son mi gloria y mi
reino. Asi la justicia hall en la cruz qu6 opener a las causes de la
loca soberbia ajena, reintegrindose de este modo en su gloria vio-
lada; pero tambien la misericordia encuentra en ella que ofrecer A
la flaqueza del hombre, para que los efectos de la soberbia sem-
brada en su corazon se atajen y emboten, A cuyo fin es aquel ins-
trumento mas propio que otro alguno, como totalmente opuesto,
por la virtud de Jesucristo, al orgullo que debia quebrantar yven-
eer. Tambien por esto es de career que el sarcasmo, 6 lo que fuere,
lanzado contra Jesfs pendiente de la cruz, por las viles lenguas de
los judios: si eres Hijo de Dios, baja de la cruz, y te creer6mos,
recibi6 su,primer impulse del demonic furioso, que incitaria A ha-
blar asi A aquellos ministros de sus iras, previendo que por el gran
misterio que iba A consumarse, iban A quedar despuntadas todas
sus armas y fallidas sus esperanzas, pues en la cruz los hombres
por ella redimidos verian en todo tiempo un espejo donde mirarse,
un ejemplo que seguir, un argument s61ido que alegar, y una ar-
ma muy fuerte y poderosa que esgrimir contra la criminal turba de
los vicios cuando salieran provocando al combat acaudillados por
la soberbia, que es su raiz. He aqui, como decia, por el solo me-
dio de la cruz restablecida la gloria de Dios, y el hombre digna-
mente reparado, y al mismo tiempo el misterio de la redencion re-
cibiendo en cierta manera su cumplimiento. La justicia y la provi-
dencia quedaron con ella satisfechas y contents; la misericordia y
la verdad, dirigidas por la sabiduria divina, salihronse al encuen-
tro, y A manera de tiernas y carifiosas hermanas, la equidad y la
paz, dieronse, yo creo, sobre el mismo altar un reciproco beso de
amor. Surgi6 la verdad de la tierra, ya fecundada por la virtud de
aquel leio, y alli del todo satisfecha la justicia, con una mirada
que serene el universe, aprob6 desde el cielo el acto maravilloso y
estupendo de la huiana redencion: tan magnifica fue la pompa y





SOBRE LA SANTA CRUZ. 35
tan noble el cortejo que entonces por vez primera se vi6 en este
mfsero suelo acompaiiar la.gloria del nuevo reino fundado y abier-
to en el triunfante y glorioso leiio de ]a cruz : Regnavit A ligno: le-
ilo mediante el cual fuimos redimidos, y por eso es signo de nues-
tra redencion en cuanto al tiempo pasado : lefio por el cual nos vie-
ne en la vida present today santidad, y por esto es signo de nucs-
tra santificacion, segundo objeto del present discurso. La sublimi-
dad del asunto me promote nuevamente vuestra indulgencia, ysu
utilidad me la asegura ; todo para mayor obsequio y alabanza del
gran misterio que brilla y resplandece con ins6lita maravillosa luz :
Fulget crucis mysterium.
3. Ante todo es menester deslindar bien el c6mo y el por qu6
la santificacion es muy otra ydiversa de la redencion ya como ci-
miento de lo que voy a exponer, ya para quitar la duda que tal vez
se abrigase sobre si debia yo tratar de ambas, supuesto que ambas
brotaron a un tiempo de la sangre de Cristo, encima de la cruz.
Mi prop6sito. Por esto.os suplico que aguceis conmigo los ojos del
entendimiento para penetrar aquel gran misterio de cuya sublimi-
dad deriva nuestro asunto, y todo su honor y excelencia. Bien di-
ferente es, en efecto, la santificacion de la redencion, ya se atien-
da al modo, ya al tiempo en que se obra en nosotros por la cruz :
tal es la division de mi asunto en la cual, para decirlo de una vez,
lo comprendo todo. No bast6 a la intense caridad de Cristo el pa-
gar en la cruz la deuda del linaje de Adan, sinoque quiso adembs
dejarle provisto para lo future, como quiera que, en uso del libre
albedrfo, podia pecar 6 no, dejando asf ineficaz el fin dltimo de la
redencion, 61timo en tiempo, peroprimeroenamor. Mas ,por quO,
gran Dios, por qu6, satisfecho el error en ]a superabundancia de
vuestra gracia, no le aseguristeis de modo que ya no pudiese mas
errar ante el ejemplo de vuestra cruz? Asi quisi6ramos nosotros que
se hubiese hecho, si escuchasemos la voz de nuestra flaqueza, juz-
gando de las cosas de arriba con el corto alcance de nuestra vista;
pero muy diversamente opinaba el que conoce bien lo que convie-
ne A su gloria y A la nobleza del g6nero humane, por el cual di6
su vida, no habidndola dado por los Angeles: Ide tal manera se
complaci6 en B1! En efecto, los Angeles pecan, y caen precipitados
al inferno; pero peca el hombre, y aunque pierde la justification
original, por la gracia de Jesucristo puede, si quiere, nuevamen-
te repararse; y a fin de que sea mas cumplida la gloria que de aquf
ha de resultar, esa imagen de Dios creada y redimida sin propia





36 SERMON III
cooperation, no lograra salvarse si no pone de si cuanto le sea po-
sible. Entre tanto es proveida de las convenientes armas para que
en la lucha que debera sostener entire la care y el espiritu halle un
oportuno apoyo y no acabe de perderse miserablemente; cuyo au-
xilio no le estA de mas en su condition de criatura, puesto que es
el centro y el eslabon A donde convergen y se enlazan todas las sus-
tancias creadas, tanto las puramente espirituales como las pura-
mente materials. Y esas armas que le granjean su eterna salva-
cion, son precisamente las que necesita para santificarse, pues sin la
actual santidad, perdida ya ]a original, nadie plede aspirar A la
salvacion definitive, y semejantes medios de santificacion son a su
vez fruto de la redencion; santificacion y redencion que nacen A un
mismo tiempo del lefio fructifero de la cruz, si bien tan distintas en-
tre si, como distinto es el no cooperar A la propia redencion, y co-
operar A la propia salud; el satisfacer la deuda ya contraida, y el
.suministrar con que satisfacer la que nuevamente pueda contraer-
se; el quitar a otro de la mano la espada de la venganza, y el pres-
tar para nueva lucha armas A la ajena flaqueza; el poner a lo pa-
sado un remedio y un corrective A cada instant de lo por venir; en
suma tan diversas como lo son entire si todos los chorros 6 todas
las gotas de agua que manan de una misma fuente. iQub es, pues,
el hombre ioh gran DiosI para que os mostreis tan solicito por su
seguridad y engrandecimiento? i Que es? Ah yo lo estoy viendo
en la mala semilla de Adan, con su ofuscado entendimiento, con su
enferma voluntad, ya inseguro y trocando lo falso por lo cierto, ya
gastado y corrompido posponiendo lo bueno A lo malol Asi entire
yerros y engafios, pasando de uno a otro objeto vive el hombre mi-
serablemente. IOh cruz santa, socdrrenos en tan grande necesidad,
para que no perezca el objeto amado de aquel que por su amor qui-
so morir pendiente de ti. Ved aquf por qus en la cruz y por la cruz
fueron estipulados con letras de sangre nuevos pactos y argumen-
tos de fe para el entendimiento, de esperanza y amor para la vo-
luntad, y nuevos medios y auxilios para que el human linaje se
santificara y salvara. Ya no se trata del cordero pascual, ni de los
umbrales marcados y tefiidos con la sangre del mismo, ni de la ser-
piente de bronce, ni del tau cefiido A la frente, ni de la vara prodi-
giosa, del arca, del mana, ni de otras diversas Sombras y figures,
pues el nuevo sol de justicia )as borr6 y ofusc6 todas al irradiar de
]a cruz sagrada, como nueva serial de santificacion, yen lugar su-
yo, en el solo misterio de la cruz encerr6 todos los misterios para





SOBRE LA SANTA CRUZ. 37
las gentes de nueva conquista. Unidad de naturaleza, trinidad de
-personas, atributos, propiedad, relaciones, operaciones internal y
externas, la creacion de las cosas, la caida de los angeles, el pe-
cado de los primeros padres transmitido 6 toda su posteridad, lacor-
rupcion de la humana naturaleza, el consejo de repararla, el Ver-
bo consustancial, que desde el seno del Padre pasa al uitero de
una Virgen, su prodigioso nacimiento en care humana pasible y
mortal, dos naturalezas, dos voluntades, dos operaciones en una
sola hip6stasis, virtud, muerte y gloriosa resurreccion, su triun-
fal ascension al cielo, ]a mission del Esp(ritu Santo, y con todo eso
el magnifico aparato del nuevo reino de la gracia y de la vida veni-
dera; todo, todo en el solo y nuevo objeto de Jesucristo, y Jesu-
cristo crucificado present la cruz A la creencia de su future here-
dad, promulgando al mismo tiempo la ley de amarle y de reves-
tirse el hombre de sus nuevos miembros, despojado ya de sus an-
tiguas vestiduras; y en medio de los prodigies de la naturaleza, que
se levanta y conmueve toda A un acto tan grande y magn6nimo, la
-nueva alianza de amor, mediante la cruz, de tal modo queda es-
trechada y confirmada por aquel pacto, que, asi como los que vi-
vian fueron santificados enre las ceremonies legales en la fe del mis-
terio que debia consumarse sobre la cruz; asimismo, creyendo en
la fe del ya cumplido misterio, y obrando 6 tenor de la ley reno-
vada, cantos viniesen despues en la sucesion de las generaciones
hallasen santificacion y salud. Esa luz hermosa, por revelacion de
las gentes, 4no la veis vosotras con los ojos del entendimiento res-
plandecer y brillar en la insigne reliquia que teneis delante? Sf, la
veis, como yo la veo, y Ilenas de profunda admiracion y piedad
la adorais, mirando en la misma aquella estrella polar hicia la cual
se endereza la proa de nuestro combatido bajel para no ser sumer-
gido al embate de los alborotados vientos de las falsas doctrinas que
soplan desatadamente. Y aquf sucede como con muchos navegan-
tes, los cuales, aunque ven resplandecer la luz maravillosa de la
estrella amiga, se ahogan miserablemente, ya por la excesiva car-
ga de la nave, ya por el furor de las olas y el rigor de la tormen-
ta; pues los miserables que navegan A su capricho por el revuelto
mar de la vida, aunque ven resplandecer, porque A todos es visi-
ble la sacrosanta ensefia de la cruz, que cual nuevo astro destella
desde el G61gota, una luz clara de fe sobre las inteligencias; arras-
trados por el peso de la care humana y por la gravedad del peca-
do original, y no sabiendo ni pudiendo regirse por este mar, aca-





38 SERMON III
ban por hundirse en sus abismos. IOh amable Jesis, ya que por
tu criatura estds pendiente del leiio, librala en algun modo del pr6xi-
mo naufragio! Mas .acaso no se anticipa, cual suele, 6 la deman-
da, preparando como medio de salvacion una s6lida y ligera na-
vecilla per sus manos formada del leilo de su santisima cruz, con
los agudos clavos de su passion, y coloreada y adornada con su pre-
ciosa sangre? Ya adivinais que esa navecilla que tan ligeramente
cruza el mar de la vida es la inocencia que se adquiere en el nom-
bre y porlos mritosde Jesucristo, los cuales se nos transfieren desde
la cruz en las aguas de su bautismo, puerta para llegar 6 la fe que
profesamos. Mas si esta navecilla se rompe con el vaiven de las ten-
taciones y de las tribulaciones temporales y corporales, dej6ndonos
nosotros arrastrar al mal, que por inclinacion preferimos al bien,
,no habrd ya medio de salvacion para nosotros debiles y miserables?
En tan gran peligro, en el mismo lefio de la cruz se nos ofrece la
tabla de la penitencia, para que, abrazados fuertemente ella, po-
damos con so auxilio llegar felizmente al puerto de la vida eterna.
Todos estos maravillosos y estupendos recursos los tenemos preve-
nidos, durante la vida, en la cruz adorable, para ocurrir a nuestras
necesidades, bien asi como los hebreos en la prodigiosa column
que les gniaba por el desierto tenian durante la noche luz que les
alumbraba, y durante el dia sombra que les protegia contra losar-
dores del sol; esto sin contar los otros muchos medios de santifi-
cacion que nos restan, como son los Sacramentos instituidos en
fuerza de la santidad de. aquel leiio, los prodigies realizados, las
gracias preparadas y los m6ritos acumulados, en nimero y en vir-
tud infinitos. Yo creo que por esto, cuando la Sabiduria increada
por boca de Jesueristo nos encarg6 que fu6semos santos como su
Padre celestial, que es cuanto cabe decir, 6 sea como la santidad
misma de su esencia, principio, medio y termino de toda santidad,
aludi6 al rico tesoro de santificacion preparado para nosotros en la
cruz, siendo impossible que por nosotros solos logremos tan alto ob-
jeto, i no mediar el apoyo y los ejemplos asombrosos de aquel san-
to y preciosisimo madero. En el mismo se contiene toda la admi-
rable 6 interesante variedad de que, como novia en sus bodas, qui-
so rodearse y ceniirse la Iglesia, fundada en el valor y en los me-
ritos del gran.misterio, y simbolizada para n6estra enseiianza bajo
diferentes im6genes y figures. Asi en la cruz hallaron los vfrgenes
el medio de emblanquecer mas sus lirios, y los mArtires el de co-
lorar mas sus rosas; de ella sacaron los justos sus nupciales vesti-





SOBRE LA SANTA CRUZ. 39
duras, ylos doctors el nectar.de sus doctrinas; en la misma lava-
ron los pecadores sus tdnicas, y los justificados sacaron el agua y co-
gieron los frutos de vida eterna ; por ella cayeron a pedazos los si-
mulacros profanosde los falsos dioses, y enmudecieron losinsensatos
orAculos de los mentirosos sacerdotes, cesando tambien los sacrificios
de la supersticion y de la idolatrfa. Por medio de la cruz, la len-
gua de los nifios dcsacredit6 la falsa prudencia de los ancianos, la
sencillez de los idiotas'confundi6 la aviesa sagacidad de los fil6so-
fos, y la flaqueza y ruindad de las pobres gentes abati6 el orgullo
y eclipse el esplendor de los grandes y poderosos del siglo. Por la
cruz, finalmente, la Italia, la hermosa Italia, por tanto tiempo
profanada y corrompida en fuerza de las violencias que contra ella
ejerci6 su perverse y orgulloso violador, renace y despierta a nue-
va virtud y esplendidez, desde que en la santisima y potentisima
serial de la cruz, el invicto c6sar, Francisco II, lleg6, vi6 yvenci6.
Venci6 por virtud de aquel lefio tantos enemigos 6uantos se habian
juntado a batalla en los ejrreitos que derrot6; venci6 A tantos in-
sidiosos cuantos se habian encerrado en las fortalezas que gan6 ;
venci6 A tantos rebeldes, seductores y tiranos cuantos se habian
conjurado y armado para derribar su trono y destruir su gloriosi-
simo imperio. Nosotros, cabalmente, mas que nadie tenemos las
hermosas pruebas de tan insignes victorias, pues que por tres dis-
tintas veces vimos al pi6 de nuestros muros los restos del enemigo
acosados y destrozados, con la vergilenza en la frente, la vileza en
el corazon y el miedo A las espaldas, huir del hierro vencedor que
por doquiera los perseguia, acometia y arrollaba. Si, venci6 el re-
ligiosfsimo soberano del orbe catdlico, y veneer siempre, today vez
que st prop6sitq, realizado ya en parte, es que alli donde se alza-
re el Arbol de la prostitution sea trasplantado el aborrecido de los
impios y el venerado de los buenos, pendon de la nueva alianza,
fuente de consuelos 6 insignia de toda santidad, el bendito arbol
de la cruz, y que las plazas y los templos, las villas y las ciudades,
las regions y las provincias reconquistadas a la religion de Cristo
por sus santas armas y sus santos capitanes, sean por el santo li-
baro nuevamente'santificadas. Este, pues que tantas graciasy tan-
tos prodigious opera, que constitute la sola navecilla para cruzar los
mares del siglo, la cruz venerable, plant nueva que purg6 la an-
tigua de la ciencia del bien y del mal, 6 hizo germinar nuevamen-
te la otra de la vida, I no es verdaderamente, conforme os dije an-
tes, signo inefable de nuestra santificacion? Pero la viva luz que en





40 SERMON III
torno esparce aquella adorada porcion suya me dice ser ya hora de
que la contemplemos como serial de nuestra future glorificacion,
parte la mas bella de su triunfo, en cuyo concept me apresuro a
ocuparme. de ella para admirar aun de mas cerca la gloriosa luz en
que el misterio de la cruz sobre todos brilla y resplandece: Ful-
get crucis mysterium.
4. Asi como de las semillas proceden los frutos, del sol la luz,
y del valor el triunfo, asf tambien de la santificacion nace y proce-
de la gloria. Convenfale al Hijo de Dios morir en una cruz para en-
trar despues en su gloria; y nosotros, mientras vamos peregrinan-
do por esta tierra, debemos tambien ser santificados en la fe de Je-
sucristo por la virtud de sus Sacramentos, a fin de alcanzar en la
vida future el fruto, la luzy el triunfo de nuestra glorificacion.Si,
pues, la:cruz, ese instrument por el que el Reparador de las an-
tiguas prevaricaciones cauteriz6 y ungi6 la llaga que una falta aje-
na abriera en la naturaleza humana, es reconocida por nosotros
como serial de aquellas dos pruebas de amor, la reconocer6mos igual-
mente en todo tiempo como fuente y raiz de nuestra triunfal gloria.
Y aunque ella esta siempre dispuesta a toda empresa honrosa y
laudable, ytan pronto como esta se present, A donde quiera que
se encamine le anda en pos, como la sombra al cuerpo; sin embar-
go, la gloria de la cruz, en razon a las falsas ideas que aqui bajo
ofuscan nuestra vista, no siempre brilla con su plena ni con su ver-
dadera maravillosa luz; pues esto lo reserve el Autor de todo bien
para cuando el frigil linaje de Adan adquiera otras cualidades y se-
mejanzas; y como dice el Doctor de las gentes, lay de nosotros si
nuestra esperanza en Cristo no mirase mas alli de los confines de
esta breve y fatigosa carrera mortal que Ilamamos vida nadie seria
mas engailado 6 infeliz que nosotros. Verdad es que el primog6nito
de los predestinados cogi6 los primeros lauros de su triunfo cuan-
do, vencida la muerte por la cruz, resucit6 Ileno de gloria, y ro-
deado de gloria ascendi6 a los cielos; pero Ide qu6 nos servirian
tantos consejos para que carguemos con la cruz, si al acabar la vi-
da nuestras esperanzas debiesen fenecer tristemente sin reportarnos
beneficio alguno? Si asi fuera, Zen qu6 se diferenciarian los amantes
de la cruz, de sus enemigos? Sin embargo, i estos les estA prome-
tida infamia y ruina, al paso que A los primeros engrandecimiento
Sy gloria; y esto es y sucedera asi porque las promesas de Dios ja-
mis salieron ni pueden salir fallidas. El que cargado con la cruz
hubiere acompailado A Cristo en sus dolores, le acompailara tam-





SOBRE LA SANTA CRUZ. 41
blen en su gloria el dia que la manifieste al universe, y nadara en
un mar de exultacion. Quien Ilevare la cruz con Jesucristo, tendri
parte en el reino de Jesucristo: Communicantes Christi passionibus,
ut et in revelation gloria ejus gaudeatis exultantes. Si sustinebimus, et
conregnabimus. Apresur6monos, pues, A ver la manifestacion de es-
ta gloria y la revelacion de este reino, cuya sefial en la present
vida es la cruz. Ya el claro sol de justicia ha descorrido y echo
brillar el dia del Seiior, dulce y sereno para sus seguidores, amar-
go y turbio para los que le despreciaron. Las innumerables legio-
nes de Angeles que guardaron fidelidad y justicia para con su Ha-
cedor estin ya reunidas al frente de aquellas otras que perdieron el
bien de la inteligencia, promoviendo el tumulto y la rebellion en la
mansion de la armonia y de la paz. En torno de los primeros sopla
una brisa suave del paraiso, entire los segundos reina la rabia infer-
nal, la angustia y la desesperacion. Vense a un lado las almas ben-
ditas, que dejando sus despojos en la paz del Sefor, volvieron 6 to-
marlos ligeras y diffanas, alegres y placenteras en el novisimo'(6)
6ltimo bando; y a otro las gentes miserables, que por las tinieblas
del entendimiento y la perversidad del corazon, pasaron del juicio
privado a este piblico y universal, Ilevando impresas la maldicion
y la condenacion eternas. Brilla en el.rostro de aquelfas una luz se-
rena de gracia, al paso que las segundas ocultan su frente livida ba-
jo la presion del horror y de la muerte. LDe d6nde proceden tan
diversos y contrarios afectos? Mirad: h6 aqui en lo alto de su real
solio el supremo Juez de los vivos y de los muertos, juntamente con
la unidad de la esencia y la trinidad de las personas, vistiendo aun
para no dejarla jams su glorificada humanidad con la impression de
sus llagas, teniendo al lado a su Madre, ascendida en cuerpo y al-
ma para reinar con .1, y al rededor los trofeos todos de su passion
dichosos, estoy por decir, por la honra que les cabe mostrandose
en faz del paraiso, del infierno y del universe entero, y alzando la
seiial para unos de gloria, para otros de ruina, su triunfal bande-
ra, la cruz sacrosanta y adorable, oidle disparar, como otros tan-
tos rayos, del arco de su furor las siguientes palabras que dirige A
la turba de los precitos: jVeis esta serial? Lvesla td principalmen-
te, voluntad proterva, padre de la mentira, seductor de los ange-
les y de los hombres? Yo, que lo puedo todo por un acto de mi so-
la voluntad, pues sin movimiento alguno saqu6 de la nada el cielo
y la tierra, los que con todas sus bellezas y accidents, en mime-
ro, peso y media conserve y gobierno, 6 los destruyo y reduzco 1





42 SERMON III
su primitiva nulidad; yo, que por tantos mediosde mi poder infini-
to podia abatir tu orgullo, y atajar los efectos de tu perfidia por tan-
tas vias cuantos son los consejos de mi inagotable sabiduria; yo,
provocado por ti A impulses de tu sola malicia, no consider con-
veniente ponerme en lucha contigo y rebatirte con fuerza de ar-
mas. Recuerda, fementido, que mis dones fueron los que te hicie-
ron bello y arrogante hasta el punto de proponerte en tu corazon
hacerte igual A mi y usurpar todos mis derechos. Acu6rdate, rebel-
de, de como, precipitado ya en el infierno con los tuyos, cifr6 to-
do mi afecto y delicia en el ser hecho d mi imagen, y td, malvado,
debajo de un Arbol le corrompiste y pervertiste, inoculando en su
corazon el maldito g6rmen de tu soberbia. Pues bien, mira, en es-
te leiio teiiido aun con la sangre que mis venas bebieron en el seno
inmaculado de esta Mujer, mira y reconoce cual sea la excelencia
y sagacidad de tu entendimiento; mira como yosupe, para mi ma-
yor gloria y mayor provecho del linaje human, opener a tu so-
berbia la humildad, y como mi justicia y mi providencia, en esta
sola cruz, antes tan aborrecida de los gentiles, y despues por ti y
tus sat6lites tan odiada y perseguida,, hallaron el medio de com-
pensar la culpa antigua, fundar un nuevo reino sobre las ruinas de
]a Sinagoga y de los idolos, y enriquecer y asegurar a mis hijos, su-
ministrAndoles riuevos objetos de fe y de amor, y nuevos medios
para conducirse. Ea, pues, recoge el fruto de tus consejos, tui el
grande, el inmenso, el omnipoterite, elinfinito, el otro yo, elDiosl
Contra mi pusiste tu trono sobre un lefio, dirA despechado SatanAs:
venciste, y contigo vencieron alli todos los tuyos: Ved aqui el le-
fio, Ecce lignum. Pero sabed, oyentes carisimos, que este lefio,
cuAnta es la ignominia, el enojo y el horror que suscita en el co-
razon de los enemigos de la cruz, otra tanta honra, grandeza, glo-
ria y exultancia concilia a sus amadores; y mientras aquellos, con-
gojosos y envilecidos, caen en el abismo de dolores que se cierra pa-
ra siempre sobre su cabeza, estos, honrados y gloriosos, flotando
en un mar de luz que despite 6 irradia el bendito trofeo de gloria,
van acudiendo A la voz que les llama para reinar con Dios eterna-
mente, ya que durante la vida fueron siguiendo con la cruz A cues-
tas al Cordero inmaculado hasta el monte de la mirra, cuyos asperos
senderos treparon en pos de l1: Communicantes Christi passionibus,
ut et in revelation glories ejus gaudeatis exultantes. Si sustinebimus,
et conregnabimus. Si esta no es una cosa sobremapera excelente,
honrosa,, gloriosa y magnifica, decide, por vida vuestra, Lcuil





SOBRE LA SANTA CRUZ. 43
puede serlo mas? Y siendo asi, como lo es, veran, aunque tarde,
su desengailo todos los que tuvieron 6 puedan tener en poco, 6
,por vil y odiosa la cruz del Salvador, cuando en ella y por ella, en
el gran dia del Seilor y de la revelation universal todas las genera-
ciones conocerin cuanta gloria y utilidad emanaba de ella a sus ado-
radores, y cuanta infamia y ruina a sus perseguidores. Por ella los
judios confesaran cuan neciamente aguardaron al Reparador del an-
tiguo daflo, ya que soberbiamente ignorantes clavaron en la misma
al Senior de la gloria; por ella los gentiles verAn cuiintorpemente
quemaron incienso A sus idolos, que en sustancia no eran sino si-
mulacros de oro y plata hechos de mano de los hombres para en-
gafiar su ciega credulidad; porella los ateos y los incr6dulos apren-
derAn, sin que pueda ya series de provecho, cuin miserablemente
corrompieron su corazon borrando de su mente la idea innata de
Dios, 6 invirtiendo el 6rden de su providencia con sofisticos argu-
mentos que todo lo confundieron y conculcaron, y se convenceran
al fin de que el misterio de la cruz, sin los prodigies de una prdvi-
da inteligencia divina, jams hubiera podido convertir a su amor
tan gran parte del mundo y mantenerla en este mismo amor. Por
ella vendrAn tambien A reconocer los herejes, siquiera una vez, que
solo en la unidad de la Iglesia cat6lica, apost6lica y romana, fun-
dada desde la cruz en la sangre de Jesucristo, se conserve el tesoro
de las doctritias, de los m6ritos, de las gracias; de las mercedes,
de los Sacramentos, premios y merecimientos todos que nos han
sido comunicados por la cruz, por la cual y no por otra via alguna
consigue el linaje human su salvacion. Comprenderi, por fin, esa
infame raza ebria de la sangre inocente de reyes y sacerdotes,-se-
dienta de ella, y pobre siempre en arguments y en consejo, que
el misterio de la cruz, nobilisimo'objeto de la mente divina, harto
superior i la prevision humana, asi como ofusc6 la doctrine de Is-
rael, y ech6 por tierra la filosofia de los prudentes del siglo, logr6
tambien destruir las jactancias de su orgullo y disipar las moles que
se habian propuesto, y en parte habian ya empezado a levantar en-
tre si sobre las ruinas de la Iglesia, a la que, sin embargo, jams
pudieron agitar ni conmover los vientos de la persecution por fu-
riosos que soplasen. Comprender, si, la infiel como por virtud de
la cruz encendi6 Jesucristo y conserve siempre viva y ardiente en
su Vicario en la tierra, primado infalible de la jerarqufa eclesiasti-
ca, el fuertisimo ,inocentisimo Pio VI, la limpara del Espiritu
Santo para disipar las tinieblas de toda perverse doctrine, dan-





f44 SERMON III
dole spiritual sustento, a fin de que, bajo la honrosa sujecion de
las laves, pudiese gobernarse en su ancianidad en medio del que-
branto de los viajes y de las amarguras del destierro entire los ap6s-
tatas de su fe y l6jos de la hija primog6nita de la cruz, su querida
Roma, centro de la Religion, gloria, honra y esplendor del uni-
verso. Tantos y tan poderosos arguments de envilecimiento 6 in-
famia para los enemigos de la cruz, que se convertiran en otros
tantos objetos de triunfo y gloria para sus amadores, son ya desde
ahora los mas dulces y saves estimulos para que nunca cesemos
de amar y desear ese nobilisimo signo de nuestra future glorifica-
cion. La sola perspective del delicioso porvenir que nos ofrece ,no
bastard para que siempre, siempre amemos y estimemos tan pre-
ciosa 6 incomparableseial, ador6ndola, venerAndola y ardiendo por
ella en los mas tiernos afectos? ,No bastari tambien para impulsar-
nos a honrarla, obsequiarla, venerarla y adorarla en cuanto nos
sea dable con toda especie de pompas devotas y solemnes cultosO
Con tanta mas razon deberia bastar, cuanto que ella, no solamen-
te ha de mover y confortar el objeto de lo por venir, sino tambien
el objeto'de lo pasado y de lo present, pies, asi como para lo pri-
mero es signo de redencion, para lo segundo lo es de nuestra san-
tificacion. Mas ia qui6n y de qu6 estoy hablando? ,Acaso no sois
vosotros, venerables sacerdotes, y entire los demas el que es vues-
tro espejo y guia, el irreprensible pastor de la present grey? ,no
sois vosotros, cuantos aqui habeis acudido de la comarca, dela ciu-
dad y sus arrabales, de las aldeas vecinas y de los pr6ximos ame-
nos collados,los que con tanta munificencia y piedad para con aque.
Ila insigne y adorada reliquia de la santisima cruz, estais estable-
ciendo en honor de ella despues de tantos ailos la present mag-
nffica solemnidad? IFelices vosotros que en tal amor ardeis para con
el leflo de la vifial Por mi parte os dir6 que entire todos los objetos
materials y sensibles no podrfais encontrar otro mas conducente
que este para consolidaros en la fe, de la cual es fundamento,-se-
gun ofsteis al principio, para nutriros en la esperanza de la cual
es el sosten, y para inflamaros mas y mas en la caridad, de la que
algun dia vendri 6 ser el complemento' Conservad, pues, entire
vosotros una prenda tan preciosa, y honradla con todos los actos
de vuestra religiosa piedad, pues en ella encontrar6is medicine pa-
ra gozar de salud, escudo para defedderos, armas para combatir y
virtud para vencer y subyugar 6 los enemigos espirituales y corpo-
rales del nombre divino y de vosotros mismos; en ella hallar6is for-





SOBRE LA SANTA CRUZ. 45
taleza y vigor en las adversidades del mundo y de la care, y en ella,
finalmente, el ligero esquife que desde esta playa mortal os trasla-
dard al puerto de vida eterna, donde mirando esta sagrada partf-
cula unida a su cuerpo principal, renacereis en su complete triun-
fo, cantando con los Angeles escogidos y las almas, bienaventura-
das, en honor eterno de la cruz y con inefable regocijo vuestro:
Fulget, fulget crucis mysterium. Amen.

NOTA. Para aclaracion de las citas hist6ricas contenidas en la precedent
oracion, debemos advertir que esta se pronunci6 en Verona el aio de 1800.



ASUNTOS
PARA LA SANTA CRUZ.

1. Sirva de tema para el exordio el arco iris que apareci6 des-
pues del diluvio universal, comparando con 61 la santa cruz, que
fue el iris y la serial de paz cuando en ella muri6 el divino Repara-
dor, y lo es aun al present, toda vez que contemplindola puede
hallarse en ella 1.0 un firme apoyo para la fe, 2. un poderoso sosten
para la esperanza, 3. una ferviente excitacion i la caridad.-La
cruz es un firme apoyo para nuestra fe, porque nos recuerda las
victorias que Jesucristo alcanz6 contra el mundo, el infierno, la
muerte y el pecado: Domuitorbem, non ferro, sed ligno.-Para de-
mostrar que la cruz es poderoso sosten de la cristiana esperanza,
recu6rdese su virtud contra todos los enemigos, espirituales y cor-
porales, y para mayor confirmation puede aducirse el ejemplo de
la serpiente de bronce erigida por Mois6s en el desierto, conclu-
yendo con san Ambrosio (serm. LII de Cruc.): Si figure tantum
profit, quantumprodesse credimus veritatem?-La cruz, record6n-
donos, como nos recuerda,, cuanto padeci6 por nosotros nuestro
Redentor, no puede menos de movernos a amarle: Diligamus er-
go Deum, qui dilexit nos,. et lavit nos at peccatis nostris in sanguine
suo. (I Joan. ii). A este fin quiso Jesucristo ser crucificado : Manus
extendit in cruce, ut omnia traheret ad seipsum, et ut calestibus ea quat
prius erant terrena, sociaret. (S. Ambr. in Luc. xxiu).
2. Siluit terra in conspectu ejus. (I Mach. 1). Para probar los
-triuifos de la cruz, puede empezarse aduciendo en el exordio'las
victorias de Alejandro, ante el cual enmudeci6 la tierra, y aquel
4 T. II.





46 ASUNTOS
texto de san Agustin: Eodem crucis tropheo et suos texit, et inimicos
curvavit (de bened. Jacob.), en el que se nos demuestra que la cruz
es 1. un objeto de sumo poder con respect A los enemigos que
subyug6: curavit inimicos; 2.0 un objeto de sumo consuelo con res.
pecto a los amigos A quienes protegi6: texit nos.-Como objeto de
sumo poder, propag6 en el mundo, sobre las ruinas del gentilismo,
su combatida adoracion.-Como objeto de sumo consuelo, reani-
m6 para siempre las agitadas esperanzas de sus fieles adoradores, y
los hizo dichosos.
3. Prwdicamus Christum crucifixum, etc. (I Cor. i). El Padre
eterno halla en la cruz el colmo de su gloria, y en ella encuentra
tambien su gloria Jesucristo, pues que desde lo alto de aquel lefio,
ignominioso A los ojos de la came, triunfa de sus enemigos, y atrae
6 sf todas las cosas. Nosotros encontramos en la cruz la sabidurfa,
la fortaleza y la delectacion. 1. La verdadera sabidurfa consisteen
apegarse a la cruz; 2. la cruz nos comunica una fortaleza inven-
cible, y 3. nos hace gustar una s6lida delectacion.-No habiendo
los hombres querido conocer A Dios en las obras de su sabidurfa
que brilla por todas parties en la estructura del mundo, vali6se de
la cruz que les parecia una locura, para sacarles de su error. En
efecto, por medio de la predicacion de la cruz destruy6 la idolatria,
y habiendo liamado 6 los hombres a su admirable luz, ensefi6les
las maximas del Evangelio. Los que siguen las del siglo, conocer6n
algun dia, pero demasiado tarde, el exceso de su locura. La vir-
tud de la fortaleza era ignorada hasta de los mismos fil6sofos que
creian poseerla. La cruz fue la que nos di6 A conocer nuestros ver-
daderos enemigos y el modo de vencerlos: basta que nosarmemos
con ella, para derribarlos A todos. -Para dar una idea de las dul-
zuras que Jesucristo hace gustar 6 las almas crucificadas, es menes-
ter haberlas experimentado : en las cruces se halla la reconciliation
y la expiacion de los pecados, cuyo peso agobia al alma: la cruz es
aquel suave y ligero yugo de Jesucristo que nos proporciona des-
canso y alivio en todas nuestras penas.

Sentencias de la sagrada Escritura.

Ego Dominus qui exaltavi lignum humile. (Ezech. xvI1).
Ostendit mihi Dominus Jesum Sacerdotem magnum, et Sathan
stabat A dextris Jesu, et Jesus erat indutus vestibus sordidis.
(Zach. uII).





PARA LA SANTA CRUZ. 4. 1
Delens quod adversus nos erat chirographum decreti... affigens
illud cruci. (Coloss. ii).
Sub umbra illius, quem desideraveram, sedi, et fructus ejus dul.
cis gutturi meo. (Cant. it).
Pacificans per sanguinem crucis sive quac in ccelis, sive quae in
terris. (Coloss. i).
Benedictum est enim lignum, per quod fit justitia. (Sap. xiv).
Nos autem praidicamus Christum crucifixum: Judeis quidem
scandalum, Gentibus autem stultitiam ipsis autem vocatis Judaiis,
atque Graecis Christum Dei virtutem, et Dei sapientiam. (I Cor. i).
Mihi autem absit gloriari, nisi in cruce Domini nostri Jesu Chris-
ti. (Galat. vi).
Exeamus igitur ad eum extra castra, improperium ejus portan-
tes. (Hebr. xii).
Verbum crucis pereuntibus quidem stultitia est; iis autem, qui
salvi fiunt, id est nobis, Dei virtus est. (I Cor. i).
Imitatores mel estote, fratres... Multi enim ambulant, quos se-
pe dicebam vobis, nune autem etflens dico, inimicos crucis Chris-
ti: quorum finis interitus, quorum Deus venter est, et gloria in
confusion ipsorum, qui terrena sapiunt. (Philip. m).
Nune judicium est mundi; nunc princeps hujus mundi ejicietur
foras; et ego si exaltatus fuero A terra, omnia traham ad meipsum.
(Joan. xII).
Hoc signum crucis erit in coelo, cum Dominus ad judicandum
venerit. (Matth. xxiv).
Levabit Dominus signum in nations, et profugos Judae colliget.
(Isai. in).
Elevabit signumin nationibus. (Ibid. v).
Parebit signum Filii hominis in coelo ; et videbunt Filium homl-
nis venientem in potestate magna, et majestate. (Matth. xxiv).
Vos, qui aliquando eratis long, facti estis prope in sanguine
Christi; ipse enim est pax nostra, qui fecit utraque unum, ut re-
conciliet ambos in uno corpore Deo per crucem. (Ephes. ii).
Aspiciamus in auctorem fidei, et consummatorem Jesum, qui
proposito 'sibi gaudio sustinuit crucem, confusion contempt.
(Hebr. xii).
Expolians principatus et potestates: traduxit confidenter, palam
triumphans illos in semetipso. (Coloss. 1i).
Qui non accipit crucem suam, et sequitur me, non est me dig-
nus. (Matth. x).
4*





48 ASUNTOS
Si quis vult post me venire, abneget semetipsum, et tollat cru-
cem suam, et sequatur me. (Ibid. xvi).

Figuras de la sagrada Escritura.

El Arbol.de la vida puesto en medio del paraiso terrenal fue la
mas antigua figure de la cruz, acerca de la cual san Agustin escri-
bi6: Est enim crux vera arbor vita, que fructum iite tulit Christum.
(Lib. II contra Faust. c. 7).
Otro simbolo de la cruz ofreci6se en el area de No6, cuando
Dios quiso inundar toda la tierra, segun esti escrito en el cap. x
de la Sabidurfa: Sanavit iterum Sapientia per contemptibile lignum
justum gubernans.
La escala de Jacob, prefigurando la cruz, nos muestra que para
subir al cielo no tenemos otro camino que el de la tribulacion.
Tambien fue una figure de la cruz aquella vara taumaturga por
cuyo medio Mois6s obr6 tantos prodigios y sac6 al pueblo hebreo
de la servidumbre de Faraon : Virga illa crucis mysterium prcfere-
bat; sicut enimper virgam Egyptus decem plagis percutitur, ita etper
crucem totus mundus humiliatur, et vincitur. (S. Aug. de Moyse,
serm. XVIII).
Pero la que generalmente se consider como figure mas expresi-
va de la cruz y de la virtud del Crucificado es la serpiente de bron-
ce erigida por Mois6s : Fecit ergo Moyses serpentem eneum, et posuit
eum pro signo, quem cum'percussi aspicerent sanabantur (Num. xxi);
lo cual vemos confirmado por boca del mismo Jesucristo: Sicut
Moyses exaltavit serpentem in desert, ita oportet exaltari Filium homi-
nis, ut omnis qui credit in eum non pereat, sed habeat vitam eternam.
(Joan. in).
Otra luminosa figure de la cruz es la misteriosa seilal del Thau,
sobre la cual 16ese en el c. ix de Ezequiel: Transipermediam civi-
tatem in medio Jerusalem : et signa Thau super frontes virorum gemen-
tium et dolentium super cunctis abominationibus, que fiunt in medio
ejus.
El lefio que dulcific6 las aguas amargas del desierto signific6 la
cruz, A cuyo prop6sito dice san Agustin : Dominus per lignum aquas
dulces fecit, prwfigurans gloriam et gratiam crucis. (In Exod. q. 571).
Para ensalzar la virtud de la cruz y ponderar sus victorias, pue-
de traerse'A la memorial la derrota que sufrieron los amalecitas,
mientras Moises estaba en el monte con las manos desplegadas en





PARA LA SANTA CRUL. 49
forma de cruz (Exod. I, 16); sobre lo cual escribi6 el citado san
Agustin: Sed et qui resistere tentaverunt, sicut tune Amalech exten-
tis manibus Moysi, ita nunc in signo crucis dominie superantur.
(Serm. CCCXXXIII).
Jesucristo, que superando la amarguisima passion con el solo le-
fio de la cruz, vuelve triunfante cargado de despojos y laureado
con la conquista del pueblo hebreo y de los gentiles, fue prefigu-
rado por Jacob, cuando pasando el Jordan con dos cuadrillas, la
una de gente escogida y la otra de ricos ganados, dijo: In baculo
meo transivi Jordanem istum, et nunc regredior cum duabus turmis.
(Genes. xxxii).
Sentencias de los santos Padres.
Quid timent demones? quid tremunt? Sine dubio crucem Chris-
ti, in qua triumphati, in qua exuti sunt principatus eorum et po-
testates. (Orig. hor. Vin Exod.).
Impulsu quodam primos parents ad arborem, tanquam ad asy-
lum, se contulisse putandum est, ut significaretur jam tune uni-
cum refugium peccatorum, quod subinde constitutum est in arbo-
re Crucis. (Id. horn. IV in Gen.).
Immortale vexillum portemus in frbntibus nostris, quod cum dae-
mones viderint, contremiscunt. (Id. horn. in divers. Evang. loc.).
Si insurgit bellum adversus nos, armemus digitis frontem signo
crucis. (S. Ambr. in Psalm. xvII).
0 bona crux, fuganturper te demones, liberantur agroti, mor-
tui revocantur ad vitam :fides augetur, pusillanimitas propulsatur,
roboratur virtus, spes utcumque collapse erigitur. (S. Laur. Just.
serm. de exalt. S. Cruc.).
Nihil absque cruce peragas, sed sive opere insists, sive come-
das, sive bibas, omnia salutari hoc crucis signo semper communi.
(S. Ephr. Syr. serm. de Cruce).
Hoc signo conspecto, adversarial potestates conterrits, tremen-
tesque recedunt. (Id. lib. de pen.).
Tu Domine munisti nos valde, et circumdedisti cruce tua, que
est scutum bone voluntatis. (Euthym. in Psalm. v).
Christus quidem crucifixus erat in care, sed vere crucifigebat
ibi dremones, ubi Christo crux, non crux fuit, sed triumphus, dia-
bolo vero patibulum. .(S. Hier. in Psalm. LIII).
Crux tua, Domine, omnium fons est benedictionum, omnium
est causa gratiarum, per quam credentibus datur virtus de infirmi-





50 ASUNTOS
tate, gloria de opprobrio, vita de more. (S. Leo, serm. VIII de
Pass.).
Cum ergo Dominus lignum portaret crucis, quod in sceptrum
sibi converteret potestatis, manifestabatur fidelibus grande myste-
rium, quia pulchra specie triumph sui portabat trophaum. (Id.
ibid.).
SIn quacumquetentatione inveniturin cruce praesidium : ibi enim
est obedientia ad Deum, ibi charitas ad proximum, ibi patientia
in adversis; denique in cruce invenitur doctrine et exemplum om-
nis virtutis. (S. Thom. in Hebr. xi).
Crux spes Christianorum, crux desperatorum vita, crux conso-
latio pauperum. (S. Joan. Chrys. serm. de Cruce).
Si crucem infixeris vultui tuo, nullus deemonum prope stare po-
terit, videns ensem, in quo plagam accept, videns arma, in qui-
bus Christus caput suum abscidit. (Id. ibid.).
0 vere ccelestis plant pretiosior cunctis, sanctior university 0
vere lignum vitae quod solum fuit dignum portare salutis fructum
(S. Bern. serm. XXVIII in Cant.).
Non cessemus tollere crucem nostram perseverantes in ea, sicut
Christus perseveravit: neminem audiamus descensum A cruce sua-
dentem : persistamus in cruce, moriamur in cruce. (Id. serm. I in
Pasch.).
In haccruce pertotam istam vitam pendere debet Christianus ; non
enim est in hac vita tempus evellendi clavos. (Id. serm. LXXXVI
de divers.).
Va portantibus crucem, non sicut Salvator suam, sed sicut ille
Cyreneus alienam. (Id. in apolog. ad Gull. Ab.).
Crux Domini armatura vestra contra Sathanam, galea custodiens
caput, lorica protegens pectus, clypeus tela maligni repellens, gla-
dius iniquitatem et inimici insidias sibi propinquare nullo modosi-
nens. (S. Martial. in ep. ad Burdeg. c. 8).
Pendebat Christus in cruce deformis; sed deformitasillius pul-
chritudo nostra est. Hujus deformitatis signum front portemus; de
ista deformitate Christi non erubescamus. (S. Aug. serm. XXVII).
Quia omnis superbia habet impudentiam frontis, in ipsam fron-
tem, lapide superveniente, dejectus est Goliath; evacuate est frons,
qua habebat impudentiam superbie sue, et vicit frons, quae ha-
bebat humilitatem crucis Christi. (Id. serm. XXXII).
Si portas in front signum humilitatis Christi, porta in cordehu-
militatis Christi imitationem. (Id. ibid.)..





PARA LA SANTA CRUZ. 51
Ament vobiscum Christum, qui ab ipso, quo videbatur victus,
vicit orbem terrarum; vicit enim orbem terrarum, sicut videmus
fratres, subject potestates, subjugavit reges non superbo milite,
sed irrisa cruce; non seviens ferro, sed pendens ligno; patiendo
corporaliter. Illius corpus erigebatur in cruce, illi mentes cruci sub-
debant. (Id. serm. V).
Qua gemma pretiosior in diademate, cruce Christi regnantium
in front? (Id. ibid.).
Numquid adhuc contemnendus est in caelo sedens, si contemp-
tus est quum penderet in ligno? Agitaverunt caput, qui eum cru-
cifixerunt, et ante crucem ejus states dicebant : si Filius Dei es,
descende de cruce, sed utagnoscatur Dei Filius, non descendit de
cruce. Ait enim Centurio: Vere Filius Dei erat homo ille. (ld.
serm. LXXXVII).
Sed quia ipse honoraturus-erat fideles suos, prius honoravit cru-
cem in hoc saculo, ut terrarum principles credentes in eum prohi-
berent aliquem nocentium crucifigi, et quod cum magna insulta-
tione persecutores Judaei Domino procurarunt, magna fiducia servi
ejus, etiam reges in front portant. (Id. serm. LXXXVIII).
Magnum est scire Christum crucifixum, sed ante oculos parvulo-
rum; tamquam involutum posuit thesaurum : quanta habet intus
iste thesaurus. (Id. serm. CLXI).
Noli ergo erubescere ignominiam crucis, quam pro te Deus non
dubitavit excipere; et dic cum Apostolo : Mihi autem absit gloria-
ri, nisi in cruce Domini nostri Jesu Christi. ( Id. serm. CCXV).
Crux Christi nobis totius causa beatitudinis est: hsec nos a caci-
tate liberavit errors; hac A tenebris reddidit luci, haec alienos
Deoconjunxit, hacpacisfirmamentum, hec bonorum omnium abun-
dans largitio. (Id. serm. de Parasc.).
Hodie crux fixa est, et saculum sanctificatum est; hodie crux
fixa est, et demones dispersi sunt; hodie crux vicit, et mors victa
est; hodie diabolus vinctus est, et homo solutus est, et Deus glori-
ficatus est. (Id. ibid.).
Crucem, ut in ea gloriemur, Dominus suo gestans humero pro
virga regni nobis commendavit, quod est grande ludibrium impiis,
grande mysterium piis; etunde philosophus erubuit, ibi apostolus
thesaurum reperit; quod illi visum est stultitia, apostolo factum
est sapientia, et gloria. (Id. in ep. ad Galat.).
Signum crucis A nobis expelled exterminatorem, si tamen cor
nostrum Christum hab6at inhabitatorem. (Id. in Joan.).





52 ASUNTOS
Dei Filius sustinuit ignominiam crucis, et tu beatos.putas qui
felicitate istius saeculi, et deliciis perfruuntur? (S. Hier.).
Invenimus nos in cruce gloriam': nobis, qui salvamur, Dei vir-
tus est, et omnium plenitudo virtutum. (S. Bern. serm. I de Re-
surr.).
Crux est humilium tuitio invicta, superborum dejectio, victoria
Christi, infernorum destruction, coelestium confirmation, mors infi-
delium, via justorum. (Casiodor. in Psalm. xx).
Crux est Christianorum spes, mortuorum resurrectio, cecorum
dux, conversorum via, pauperum consolation, arbor resurrectionis,
lignum vitae witernae. (S. Joan. Chrys.).
Crux Christi clavis est paradisi. (S. Joan. Damasc.).
Signo crucis omnia auspicanda. (S. Ambr. serm. XLVII).
In cruce omnes inveniunt virtutem. (S. Joan. Chrys. de cruc. et
latr.).
Crux omni cultu dignior est. (Id. adv. gent.).
Crux vitae fons est. (Id. adpop. Antioch.).
Tanta vis crucis Christi, ut si ante oculos ponatur, et in mente
fideliter retineatur, nulla concupiscentia, nulla libido, nulla supe-
rare possit invidia; sed continue ad ejus prasentiam totus ille pec-
cati, et carnis fugatur exercitus. (Orig. in c. vi Rom.).
In cruce constitui divitias salutis, earn tutum praebere iter, et
per eam. conciliari mundi judicem certissime scio. (S. Bern. in
Cant.).
Crux facta est statera corporis. Christi, quod est Ecclesia : cum
enim ipse crucifigeretur, cum ipsa appensa sunt peccata quae com-
misimus. (Id. horn. de II vig. Pasch.).
Crucis ignominia facta est credentium gloria. (Id. serm. IV de
Ass. V.).
Attende gloriam crucis ipsius : jam in front regum crux illa fixa
est, cui inimici insultaverunt Effectus probavit virtutem; Domi-
nus domuit orbem non ferro, sed ligno. (S. Aug. serm. LIV).
Crux desperatorum spes, navigantium gubernatio, fluctuantium
portus, oppugnatorum refugium, afflictorum consolatio. (S. Ephr.
serm. de S. Cruce).
Crux Ecclesie firmamentum, atque orbis terrarum securitas. (Id.
ibid.).
Salve crux, salve; te non Nabute sanguis, sed cruor Domini
consecravit. (S. Ambr. in Luc. xx).
Oh divinam veramque sapientiam, ccelesteque crucis inventum t





PARA LA SANTA CRUZ. 53
Crux terrae defixa fuit, et ecce idolorum cultus statim dilapsus.
(S. Athan. serm. in Parasc.).
Crux te prostravit, Diabole; vita Auctor tibi necem attulit. (S.
Greg. Nazianz. paneg. de Cruc.).





SERMON I SOBRE LA RESURRECCION


ESQUELETO DEL SERMON I

SOBRE LA RESURRECCION

DE NUESTRO SEROR JESUCRISTO.

Surrexit. (Marc. xvi).
Resucit6.

1. El tan disputado camino del cielo desde hoy queda libre...
Jesds, que muri6 hace tres dias, hoy ha resucitado inmortal... Ved
cual viene del sepulcro... En vano Ambrosio y Agustin... En vano
Zenon y Basilio... Todas estas cosas son antiguas...; el nuevo es-
pectaculo es un cuerpo que deja de ser cadaver, volviendo sin aje-
na cooperation 6 una vida imperecedera: Jam non moritur. Fijad
en 61 toda vuestra atencion..., y contemplando la vuestra en la re-
surreccion de Jesds, gozadjuntamente la alegrfa del bien present
y la esperanza del venidero.
2. La adorable humanidad de Jesds fue tan feliz y gloriosa,
ya desde su concepcion, como podia serlo despues de su resurrec-
cion..., pero el hacerse responsible de nuestros pecados le prohibit
en algun modo toda manifestacion de beatitud... Sfmil del luto de
los nobles personajes... Hoy el que padeci6 como hombre, apare-
ce triunfante como Dios... Ya no falta sino que se d6 i conocer pa-
ra que omnis lingua confiteatur... etc. Por eso resucita... Por eso se
levanta con el alba... Por eso baja en persona 6 las subterraneas...
Id ahora A visitar su sepulcro... Entrad en Jerusalen... Buscad A
Jesds Nazareno... Simbolos bajo los cuales esti figurada en la Es-
critura la gloria de su resurreccion... Figuraos la agradable sorpre-
sa de los discfpulos yMadre de Jesds al ver... Figuraos tambien...
Simil de Tobfas... Diferentes apariciones de Jesds resucitado...
ICon que dulce amabilidad solial... iQu6 maneras tan cortesesl...
1 Qu6 didivas tan preciosas no hizo 6 sus Apdstoles ... A Pedro le
da la primacia... Otorga 6 todos sus Ap6stoles... ,Qu6 hacen entire
tanto sus enemigos?... En sobornar a los guards del sepulcro...
'IOh desventurada Sinagogal Solo td escapaste, dice san Agustin...
Mas no importa... IQu6 mayor gloria para Jesucristo resucitadol...
, Qu6 partido podia adoptaL el Sinedrio ? Vista su obstinacion no le





DE NUESTRO SENOR JESUCRISTO. 55
quedaba otro recurso que Ilamar A los soldados, y... lOh est6pida
perfidia! exclama san Agustin... Dormientes testes adhibes?... Es po-
sible que los timidos discipulos?... ~Quidn ha inspirado a esos pes-
cadores tamaila osadfa?... iMiserables enemigos del Hijo de Diosl
,No os habia 61 predicho por boca del profeta Miqueas?... Caer6
cual esforzado Sanson, pero... Caer6, si..., pero.a. Entonces sa-
br~n jaifas y Herodes... VerAme el Presidente romano... Asi con-
funde Jesucristo... Los que le fueron rebeldes, hoy conocen, como
advierte san Isidoro,... Cuando menos lo pensaban dice san Agus-
tin,... SiDeus, ut quid venit? Si homo,.. Dejemos que desahoguen
los protervos sus iras... Cuando vean que aquella cruz... Cuando
todo cristiano... Hasta en las mas b6rbaras y remotas playas se le-
vantari... IOh gloria, oh nombre de Cristo I Qub dia para 61 y pa-
ra nosotrosl... ICuinta paz,... cuinto terror ... ICuAnto debemos
amar sus penas para alcanzar sus glorias I... Qu6 fe, qu6 esperan-
za debemos tener en su resurreccion, pues ella nos abre el camino
de una nueva vida I...
3. La resurrection del Salvador es una fiesta tan nuestra como
suya, dice san Gregorio, y san Leon lo confirm diciendo : Quo
precessit gloria capitis... Ella nos da la esperanza de estar unidos-un
dia con Jesds por la gloria, como lo estamos aqui por la gracia...
Consolaos, pues... Dos cosas os anuncio... IAAy IcuAn torpe es
la herejfa que niega la resurreccion de nuestros cuerposl... IQub
seria del hombre si...
4. Job... Su esperanza -de resucitar,... y de ver A su Reden-
tor... Quem visurus sum,... reposita est hwee spes mea in sinu meo. Cor-
r6anme ahora las dlceras, devdrenme las Ilagas... Depositad, oyen-
tes, en vuestro pecho esta esperanza... Decid con san Francisco de
Asis: Es tan grande... Procurad, 6 penitentes... La resurrection
de los cuerpos tan dulce para el just, es lo mas espantoso para el
pecador... ,Habri quizas aqui alguna alma?... Los malos, 16jos de
amar su cuerpo, lo aborrecen de muerte... I Por Dios, avergonzaos
de... Tened ideas mas dignas de... Dirigid, gobernad santamente
vuestros cuerpos,... A fin de que en vez de atemorizarse de,... se
consuelen con la esperanza de la vida future : Glorificate et portate
Deum in corpore vestro.





56 SERMON I SOBRE LA RESURRECCION


SERMON I

SOBRE LA RESURRECCION

DE NUESTRO SENOR JESUCRISTO.

Surrexit. (Marc. xvl).
Resucit6.

1. Despues de treinta y tres ailos de obstinados combates, ha-
se, pbr fin, alcanzado en just guerra y en premio de la mas com-
pleta victoria que el inferno deje libre el tan disputado camino
del cielo. Este es aquel victorioso dia en que, forzadas las subter-
rineas puertas y abiertas las cArceles del abismo, mubstranse A sus
escualidos moradores las suspiradas insignias de su perdida liber-
tad. Oigo ya el fragor de los hierros que caen y de las cadenas que
se rompen en mil pedazos. ,Qui6n es aquel grande que, discur-
riendo A su placer por las regions del alto y del bajo mundo, im-
prime en sus nuevos caminos tan hermosas huellas? Es Jesus, hi-
jo de Maria, que muri6 hace tres dias en el G61gota, y que hoy
ha resucitado inmortal. Miradle. iGran Diosl quB reldmpagos de
majestad y de gloria! Ved cuil viene del sepulcro, donde ha deja-
do at6nita la naturaleza y aterrada la muerte. En vano me mostra-
rian hoy Ambrosio y Agustin, cual objetos dignos de contempla-
cion, el sol riente, las estrellas alegres, los elements gozosos:
Yidetur mihi hec dies ceteris esse lucidior, sol mundo clarior illuxisse,
astra quoque, vel element ketari. (In Festo). En vano Zenon y Ba-
silio me harian observer desde los primeros albores de este dia
cuin grande homenaje le prestan los siglos, cuan gran tribute le
pagan las estaciones: Magnificus saceulorum pater adest dies, omni
genere fructuum pollens. Tales objetos helos visto ya en la cueva de
Belen. Todas aquellas regions honran el dia en que naci6 Jesds
Nazareno, y recuerdanlo tambien al florecer aquel triste Engaddi.
, Todas estas son cosas antiguas: el nuevo, el inaudito espectAculo
de este dia, lo que jamAs hasta ahora habia visto el mundo, es un
cuerpo que, siendo poco antes cadaver, levintase, sin ajena coo-





DE NUESTRO SENOR JESUCRISTO. 57
peracion, del lugar donde yacia, y recobra por si solo una vidain-
mortal. Christus resurgens ex mortuis jam non moritur. (Rom. vi).
Este especticulo, 6 cristianos, es el que ahora absorbe todos mis
pensamientos y afectos, arroba mi espiritu, embarga mi entendi-
miento 6 inflama mi corazon. Por tanto, deseo y os ruego, amados
mios, que fijeis en 61 toda vuestra atencion. Venid a ver hoy con-
migo la gloria de vuestro Padre resucitado, y contemplando en la
suya vuestra propia resurreccion, gozad A un tiempo mismo la ale-
gria del bien present y la esperanza del venidero: Ave Maria.
2. Es indudable, oyentes mios, que la adorable humanidad del
Redentor, desde el momento que en el seno de Maria se uni6 con
el Verbo divino, fue tan feliz en el alma y tan gloriosa en el cuer-
po, que no podia serlo mas despues de su resurreccion ; de manera
que, en virtud de la union hipostatica, pudiera, si tal hubiese sido
su voluntad, haberse mostrado durante su vida tan luminoso y be-
llo cual hoy se muestra 6 todo el mundo. Pero no fue asi, pues de
prop6sito ocult6 enteramente A nuestros ojos, y hasta ved6se a si
mismo en el colmo de sus dolores, aquella inefable gloria que del
alma se le comunicaba al cuerpo; porque al hacerse responsible
ante la ofendidajusticia divina de los pecados de los hombres, ha-
bia torado una apariencia de culpabilidad que le prohibiaen al-
gun modo toda manifestacion de beatitud. Para mayor claridad di-
r6 que Jesucristo durante toda su vida obr6 A semejanza de aque-
Ilos nobles personajes que, aunque tienen en sus guardaropas nu-
merosos y ricos adornos y preseas, sin embargo abstienense de
ataviar con ellos sus personas y sus casas, en razon del luto que
guardian por la muerte de algun ilustre miembrd de su familiar. Pe-
ro Ilega por fin un dia, cual hoy lo es para el Seilor, en que des-
pliegan A la vista del mundo todas las pompas de la grandeza. En la
cruz ha terminado para el Redentor la innoble representation de
siervo, reo y condenado: finido el luto que guardaba por la muer-
te del mundo; la divina justicia, ya satisfecha y aplacada, quiere
que, como es razon, el que padeci6 como hombre, aparezca hoy
triunfante como Dios. Tal es el origen y la causa deljdbilo que hoy
experiment nuestro Salvador : este es aquel colmo de gloria a que
se hizo acreedor por los meritos de sus padecimientos: Oportuitpa-
ti Christum, et ita intrare in gloriam suam. (Luc. xxiv). El alma
triunfante del Nazareno cont6mplase hoy en si misma, y ve con
admirable placer que para honra de su Padre y para la salvacion
de los hombres, solo falta ya que se haga conocer y reverenciar de





58 SERMON I SORE LA RESURRECCION
todas las gentes c6mo Hombre-Dios: Et omnis lingua confiteatur,
quia Dominus Jesus Christus in gloria est Dei Patris. (Philip. ii). Por
eso resucita tan alegremente y en medio del estrepito de la tierra
que se conmueve, de la tumba que se abre y de los guards que
caen aterrados; por esto se levanta con el alba, y quiere derramar
en elOriente, antes que el sol, la luz deun nuevo dia: Ego feciin
caolis, ut oriretur lumen indeficiens. (Eccli. xxiv)., Por esto baja en
persona 6 las subterr6neas cArceles, y prescindiendo de todo ang6-
lico ministerio, liberty con sus propias manos las santas almas que
allf moraban, Ilev6las consigo y cogi6 en beneficio de ellas los pri-
meros frutos de sus largos trabajos. Id ahora A visitar su sepulcro,
y vereis unos Angeles que levantan la losa y se sientan eneima pa-
ra escarnio y vergiienza de los incr6dulos : Surrexit, non esthic. En-
trad en Jerusalen, y hallardis 6 cada paso hombres muertos mu-
chos siglos hace, en buyo semblante vereis pintada la alegria de un
corazon necesitado : Multa corpora sanctorum, qui dormierant, sur-
rexerunt. (Matth. xxvi). Buscad A Jesds Nazareno, y no encon-
trar6is mas que la sibana que lo envolvia, marcada con las sefiales
de 61, pero ya sin 61: Quid queritis viventem cum mortuis? Non est
hie. (Luc. xxiv). ParBeeme que veo por todas parties saltar de ji-
bilo las criaturas todas, festejando el triunfo de su Seiior. Este,
cuantas veces en las Escrituras qui'so figurar la gloria de su resur-
reccion, tom6 por simbolos los objetos mas hermosos y risuefios de
la naturaleza. Ora decia que despues del h6rrido invierno de su pa-
sion apareceria cual en los dias mas alegres del afio aparece ri-
suefia la primavera: Jam hyems transit, imber abiit et recessit, sur-
ge. (Cant. i1). Ora prometia que resucitaria cual una flor, que,
mistia ya y desecada, irguiese de repente el tallo y volviese a flore-
cer, formando con su nueva vida el mejor adorno del jardin: Re-
floruit caro mea; et ex voluntate mea confitebor ei. (Psalm. xxvu. Ora
indicaba que imitaria el ejemplo del 6guila, que, cuando entrada ya
en afios siente que se le caen las viejas plumas, revistese de otras
nuevas, y rejuvenecida al par de ellas, t6rnase mas robusta y agil
que nunca, y desafia en la rapidez del vuelo al viento y al rayo:
Renovabitur ut aquit juventus tua. (Psalm. cii). Con estas figures
los antiguos oriculos significaban la gloria de aquella resurreccion
que ellos no debian ver. Mas los que tuvieron la gran felicidad de
verla, enajenados de gozo, no pudieron ni supieron decir sino que
la habian visto: Vidimus gloriam ejus, gloriam quasi Unigenili a Pa-
tre. (Joan. i). Y en efecto, figuraos cu6n agradable sorpresa debia





DE NUESTRO SE3OR JESUCRISTO. 59
causar tanto A los discipulos como a la Madre del Crucificado el ver
tan repentinamente lleno de luz y de divina belleza d aquel A quien
poco antes vieran bajo tan distinto aspect, es decir, tan afligido y
humillado en la cumbre del Calvario. Figuraos tambien qu6 inmen-
so placer debia experimentar el mismo Jesucristo al manifestarse i
sus amados siervos con tan nuevo atavio de majestad y gloria. Pon-
gamos por ejemplo al j6ven Tobias, el cual, ausente del pais natal
desde sus primeros afios, regresa de lejanas tierras A su patria don-
de se le tiene por muerto; 4qu6 dir6is que piensa durante el cami-
no? Piensa en la alegria que va.a manifestarse en su casa tan pron-
to como pise sus umbrales: piensa en la voz con que se dari i co-
nocer.6 sus padres, en el alborozo con que su madre y IA familiar
toda saldran a su encuentro, y en los gritos, los abrazos y los be-
sos con que sera recibido. Estos son los pensamientos que embar-
gan su mente y le hacen redoblar el paso, impaciente por llegar 6
las puertas del hogar dom6stico y exclamar: laquf estoy! Pues de
una manera semejante preparibase el Redentor A presentarse 6 sus
queridos amigos; pero con tanto mayor placer, cuanto mayores
eran el amor y los dones que les llevaba. Efectivamente, cualquie-
ra que lea en los Evangelios las muchas y diversas apiriciones del
Salvador, y los diferentes aspects bajo los cuales se apareci6, re-
conocer la suma bondad 6 inteligencia con que procedi6 en todas
ellas. Cuando se aparece A la Magdalena, toma el aspect de un
hortelano; al manifestarse 6 los dos discipulos que se encaminan al
castillo de Emads, v6sele bajo la apariencia de un extranjero ; cuan-
do se present a los Ap6stoles en la ribera del mar de Tiberfades,
mu6strase en traje y figure de pescador. De esta manera gozAbase
Jesucristo en permanecer por algun tiempo con sus discipulos cual
si fuera otro de ellos; y luego descubriase de improvise para au-
mentarel placer con la sorpresa. Y con qu6 dulce amabilidad solia
hacerles las primeras salutaciones I Ora les daba la paz: Pax vobis;
ora desvanecia sus temores: Ego sum: nolite timere (Luc. xxlv);
ora les llamaba por sus propios nombres, como a Maria Magdale-
na; ora les.daba familiarmente el nombre de hermanos : Nuntiate
fratribus meis. (Marc. xxvii). IQu6 actos, qu6 maneras tan corte-
ses y delicadas! Al reunirse conlos dos caminantes, aparenta ir mas
16jos, movido del secret deseo de que le detengan : Se finxit lon-
gius ire... Mane nobiscum. Al presentarse i los discipulos, pideles
carifiosamente de comer, y se lo da 61 en seguida con esplendidez:
Puerinumquidpulmentarium habetis... Venite, prandete. (Joan. xxi).





60 SERMON I SOBRE LA RESURRECCION
Despues de haberse despedido y separado de los Ap6stoles, presn-
tase otra vez a ellos en el cen6culo, estando cerradas las puertas:
Venit Jesus, januis clausis. (Ibid. xx). I Y que dadivas tan preciosas
no les hizo en sus frecuentes visits y entrevistasi Una vez confiri6
a Pedro la primacia de su Iglesia : Pasce agnos... Pasce oves meas.
(Ibid. xxi). Otra vez otorg6 A los doce Ap6stoles el poder de per-
donar los pecados: Quorum remiseritis peccata, remittuntur eis; quo-
rum retinueritis, retenta sunt. (Ibid. xx). Otra vez, en fin, los cons-
tituy6 en predicadores de su fe y operadores de sus prodigies por
todas las comarcas y confines del universe mundo: Euntes in mun-
dum universum, predicate Evangelium omni creature... Signa eos qui
crediderint, hwe sequentur (Marc. xvi) ; y en tanto que Jesucristo
resucitado colma de alegrfa 6 sus amigos, ,qu6 hacen, que piensan
sus enemigos? Esos grandes y nobles varones est6n actualmente so-
bornando con gruesas sumas de dinero A los guards del sepulcro
para que todos de comun acuerdo d6n A entender que mientras es-
taban durmiendo vinieron los discipulos en medio de la noche, y
hurtaron el cadaver de su Maestro. IOh cien veces desventurada
Sinagogal ti eres la dnica que has faltado a la grata prediccion que
hizo Jesucristo cuando dijo que al ser elevado dela tierra arrastra-
ria consigo al mundo entero : Et ego, si exaltatus fuero h terra, om-
nia traham ad meipsum. (Joan. xu). Solo td, dice san Agustin, le
escapaste al tiempo de recoger sus amorosas redes; y donde fueron
cautivados con otra multitud de gente extraila el Arabe, el indio
y el moro, no pudo serlo el judfo. Credit ccelum, credit terra, et sa-
gena, quw totum mundum piscata est, Judceos tenere non potuit.
(Serm. Iin die Pasch.). Mas no por esto resultan vanos los infalibles
orAculos del Seilor de las gentes, que ha resuelto sujetarlas 6 su vo-
luntad, 6 para triunfo de su misericordia, 6 para trofeo de su jus-
ticia : Ut in nominee Jesu omne genu flectatur, calestium, terrestrium,
et infernorum. (Philip. n). De manera que no solo los amigos de Je-
sucristo, sino hasta sus mismos enemigos concurren hoy 6 pesar su-
yo A celebrar su triunfo. ,Qub mayor gloria para Jesucristo resu-
citado, que la de ver hoy 6 los Escribas y Fariseos, antes tan orgu-
]losos, obligados A temerle despues de muerto mas que durante su
vida? iQu6 palidez produjo en el semblante deaquellos hombres la
impensada noticia de la resurreccitn de Jesis Nazarenot Sabido el
hecho y examinadas sus pruebas, levAntase entire ellos un confuse
rumor; despiden las guards, convocan el Sinedrio, proponeny
discuten various partidos. Mas 4qu 6partido podia adoptarse en se-





DE NUESTRO SENOR JESUCRISTO. 61
mejante caso? LCallar, disimular, cerrar secretamente el sepulcro
y hacer career que el Nazareno permanecia en 61 sepultado? Pero
Iquien tendri valor para volver A colocar aquella l6pida? ,Qui&i
seri capaz de desafiar el poder de aquellos Angeles dispuestos A ma-
tar al primero que se les acerque? ,Se publicarg, pues, que algu-
nos se han introducido por ocultos y subterrineos senderos en el
sepulcro, y lo han abierto? Mas ,c6mo era possible esto, estando el
sepulcro vaciado en la dura peila del monte? ,Se confesard por lil-
timo la verdad de la odiosa resurreccion, atribuy6ndola empero &,
milagro de algun santo profeta enterrado en algun lugar? Esto na-
die lo creerd, por cuanto el sepulcro habia sido fabricado por 6r-
den de Jos6 para servir de sepultura a los de su Lfamilia. Por tanto
no quedaba 6 la desconcertada malicia de los judios otro recurso
que Ilamar 6 aquellos sofolientos soldados y obligarles A fuerza de
dinero 6 divulgar la gran nueva de su famosa vela : Pecuniam co-
piosam dederunt militibus, dicentes: dicite quia Discipuli ejus nocte ve-
nerunt, et furati sunt eum, vobis dormientibus. (Matth. xxviii). Oh
ciega y estdpida perfidia, exclama indignado sari Agustin, que te
atreves 6 poner por testigos de un falso hecho a unos hombres que
por propia confession estaban dormidos cuando aquel se verific6d
Dormientes testes. adhibes? Pues qu6, ,ni el ruido que debi6 ha-
cerse para abrir el sepulcro, ni el estr6pito que debi6 causar al caer
la gran piedra que lo cerraba bastaron i interrumpir el suefio dd
los guards? Es possible que los timidos discipulos se atrevieran a
tanto, fiados uinicamente en el sueiio de los soldados armados? Y
ahora cabalmente que se ban Ilevado el cuerpo de su Maestro, ,se
atreven A proclamar su resurreccion ? Ellos que no tuvieron valor
para seguirle durante su vida, cuando le tenian por un gran profe-
ta, ahora que, si no viviese, deberian tenerle por un vil impostor,
/le siguen, le aplauden y aclaman porsu Maestro y Senior? iCdmo
es esto? iQui6n ha inspirado A esos pescadores tamaiia osadia?
LQui6n les paga 6 ellos, qui6n les da aliento para proclamar en
presencia de la Sinagoga, con la resurreccion gloriosa de un conde-
nado, la palmaria injusticia de su condenacion? (Miserables enemi-
gos del Hijo de Dios! ,no os habia 61 predicho desde remotos tiem-
pos por boca de su Profeta, que os duraria poco la satisfaccion de
haberle oprimido? Ne lateris inimica mea super me, quia cecidi: con-
surgam cum sedero in tenebris. (Mich. vn). Caer6, cual esforzado
Sanson, sobre mis enemigos, mas no para morir juntamente con
ellos: Ego consurgam. Me levantar6 de en medio de las ruinas pa-
5 T. II.





62 SERMON I SOBRE LA RESURRECCION
ra vergilenza y confusion de los que conmigo cayeron, mas no se
levantaron conmigo: Consurgam cum sedero. Caer6, si, pero como
aquel que preve su caida, y por esto caer6, no cual el que cae pa-
ra morir, sino como el que se sienta para descansar. Caer6, mas para
levantarme sobrelas cabezas demis competidores yconvertirlas en es-
cabel y peana para el pi6 triunfante que las huella : Ponam inimicos
meos scabellum pedummeorum. (Psalm. cix). Entonces sabr n Caifas y
Herodesquin fueaquel que compareci6 ante su tribunal. Pondr6 so-
bre los mismos umbrales de sus palacios los fundamentos de mi nueva
Iglesia, y i vista de ellos me har6 Ilevar al temple por mis nuevos
sacerdotes, y les har6 quitar de las manos aquel incienso que los
impios nunca me quemaron en sus altares: Aspiciet inimica mea, et
operietur confusion. (Mich. vi). Cuando haya destruido la Sinago-
ga, sentirA la idolatria el peso de mi mano. Verime el Presidente
romano caminar hicia Roma y hacer adorar alli la ignominia de
aquella cruz A que antes me condenara otro de sus predecesores,
y establecer alli mismo sobre el mas alto trono del mundo, en lu-
gar del temible C6sar, A un humildepescador. Aspiciet, aspicietini-
mica mea. Asi avergoenza y confunde Jesucristo a sus enemigos.
Pero Icuinto mayor es la vergiUenza y confusion de los que le han
sido rebeldesl Escucha, 6 muerte, 6yeme, 6 infierno, temed, 6 abis-
mos: Ero mors tua, d mors, morsus tuus ero, inferne. (Osee, xmi).
Cristo, antes de su resurreccion, era considerado por aquellos como
un hombre admirable, pero no divino; y por esto le habian com-
batido mas bien como a enemigo que como i rival de su imperio ;
pero hoy, como advierte muy oportunamente san Isidoro, cono-
cen su necia ceguedad, por efecto de la cual, no acertando a dis-
tinguir en el Hombre-Dios las dos natfiralezas, mientras cual peces
hambrientos se abalanzan sobre la naturalcza humana, enr6danse
en la divina, y quedan press en aquel anzuelo que alegres iban a
devorar como una presa. Cuando menos lo pensaban, dice san Agus-
tin, vieronle aparecer en su profundo reino a manera de un rey,
visitar las crceles y dar libertad a los press sin prevenir ni avisar
siquiera i los guards. ,Qui6n es, dicen, este que con tal imperio
manda en ajena morada? Unde est iste tar forlis, tamque terribilis?
(Homil. II de Descensu ad inferos). Si es Dios, ,por qu6 viene A
nuestra mansion? y si es hombre, ,c6mo viene? Si es Dios, ,qu6 ha-
ce en el sepulcro? Si es hombre, ,qu6 poder tiene sobre el infier-
no? Si Deus, ut quid venit? Si homo, quid prcsumit? Si Deus, quid
in sepulchro facit? Si homo, quarepeccatores solvit? Es un Sefior mas





DE NUESTRO SENOR JESUCRISTO. 63
fuerte que nosotros. Su ademan no es suplicante, sino imperioso;
sus actos,no son propios del que va 6 pagar tributo, sino del que
viene A exigirlo. Temamos i un hu6sped que se present como in-
vasor, 6 un reo que procede como juez, A un hombre que truena
como un Dios : Invasor iste, non debitor, exactor est, non precator;
venitjubere, non succumbere, eripere, non manere. Dejemos quedes-
ahoguen los protervos sus iras, que mayor, much mayor serd por
cierto su despecho y su rabia cuando vean que aquella cruz, en
que tanto desearon verle clavado se convierte en manos de Cris-
to en arma la mas poderosa para combatirles y derrotarles; cuan-
do todo cristiano tendri la facultad de arrojarles, con una simple
sefial de la cruz, de los cuerpos que opriman cof su presencia, 6
imponer silencio 6 sus mentirosos or6culos; cuando la nueva ley
de gracia les pondrd un freno que morderAn siempre rabiosamente
sin poder romperlo jams : Morsus tuus ero, inferne.(Osee xiii)';
cuando, en fin, recorriendo con temerosos pasos toda la tierra,
tropezarin A cada instant con aquella cruz, que persigui6ndoles
siempre por nuevos caminos en la tierra y en el mar frustrard to-
dos sus proyectos homicides con el admirable trofeo desu victoria.
Hasta alli, en las mas bdrbaras y remotas playas de ambos mun-
dos, se levantarA enfrente de las infieles naves, que se verAn obli-
gadas 6 apartar al pi6 dela cruz, para adorarla ,antesde tomar tierra
paracombatirla: Utquiinlignovincebat, in lignoquoquevinceretur. (Ec-
clesia). Eromorstua, 6 mors. (Osee, xm). Nuncprinceps hujusmundi
ejicieturforas. (Joan. xii). IOh gloria, oh nombrede Cristol IOh ale-
grfa,oh esperanza de nosotros los cristianos I IQu6 dia es este para
61 y para nosotros! Cu6ntos amigos se alegran, cuintos enemigos
rabian con occasion de 61! ICuinta paz infunde A los unos, cuanto
terror inspira a los otros I Cu6nto le aman los que le siguen, cuan-
to le temen los que huyen de 611 IQu6 placer el de aquella grande
alma, qu6 esplendor el de aquel cuerpo glorioso! IQu6 mutacion
de estado, qu6 exaltacion, qu6 imperio, qu6 potestad tan grandes I
Adios, falda del monte Olivete, cumbre del G61gota, adios I Chris-
'tus resurgens ex mortuis jam non moritur. Mors illi ultra non domina-
bitur. (Ad Rom. vi). ICuinto debemos hoy enamorarnos de aque-
Ila humanidad sacrosanta, cuanto debemos amar sus penas para
alcanzar sus glorias! Si sustinebimus, et conregnabimus. (Tit. 11).
iQu6 fe, qu6 esperanza debemos tener en esta tan feliz resurrec-
cion, toda vez que al resucitar hoy Jesucristo, nos ha abierto los
caminos de una nueva vida I Notas mihi fecisti vias vitce. (Psalm.
5*





S64 SElIMON I SOBRE LA RESURRECTION
xv). Caminos por los cuales, siguiendo las primeras huellas que en
ellos imprimi6 nuestro Salvador y Dios, podemos Ilegar A vivir con
61 y por 61 eternamente dichosos en aquel reino de gloria, que sien-
do primero gracia suya, seri despues nuestro m6rito y nuestro eter-
no. patrimonio.
3. La gloriosa resurreccion del Redentor es una fiesta tan
nuestra como suya, dice el papa, san Gregorio; y san Leon nos da
la razon de esto diciendo con much oportunidad que es impossible
que los miembros todos dejen de experimentar la gloria de la Ca-
beza : Quo prcecessit gloria capitis, eo spes vocatur et corporis. La fies-
ta que hoy celebra el Cristianismo consiste toda en aquella dulce y
firme esperanza que tiene el cristiano de que algun dia 6l tambien
resucitari con Jesucristo, y se le unird por la gloria tan estrecha-
mente como aquf le estuvo unido por la gracia. Consolaos, pues,
y enjugad las lagrimas, 6 almas afligidas: terminard vuestro llanto
y se convertir6 en una alegrfa que notendri fin. Dos cosas os anun-
cio; no las olvideis: la primera, que vuestro Ilanto terminarA, lo
cual constitute un miserable consuelo, aun para los incr6dulos; la
segunda, que vuestras lagrimas se converting en una alegrfa sin
fin, en lo que consiste todo el consuelo de los corazones cristianos.
IAy de mil Iqu6 compassion fue la mia al leer en san Agustin la
torpe herejia de los que niegan la posibilidad de la resurrection de
nuestros cuerpos IMiserables sofiadores I Qu6 seria del hombre si
todo acabase para 61 aquf bajo.? Qu6 vida, qu6 muerte serian peo-
res que las suyas? Todas las criaturas, sensibles 6 insensibles, tie-
nen un centro en que descansan, un bien que las satisface; mas
nosotros, espiritus siempre inquietos y descontentos de nuestro es-
tado, si no nos quedara la esperanza de otro estado mejor, 4i qu6
se reduciria nuestra existencia sino a vivir siempre hambrientos y
nunca saciados de un bien que no poseeriamos durante la vida, ni
.esperarfamos poseerlo despues de la muerte?...
4. Estaba el triste y atribulado Job exponiendo a sus afligidos
amigos la miseria de su estado, cuando de repente, iluminado por
un rayo de luz celestial, previendo la remota venida del Redentor
que tantos bienes debia traernos, abre los ojos, serena elsemblan-
te, y transportado de alegrfa, exclama: 1 Amigos, dadme al instan-
te con que escribir I Quis mihi tribuat ut scribantur sermons meil
(Job, xix). IAhl cosas entiendo ahora, que quisiera fuesen escri-
tas en mArmoles y en bronces para perp6tua memorial de la poste-
ridad I Quis mihidet, ut exarentur in libro stylo ferreo, et plumbi la-





SDE NUESTRO SENOR JESUCRISTO. 65
mina, vel celte sculpantur in silice / (Ibid.). & Qu6 anuncios son estos,
6 Job, y qui6n te inspira tanto vigor y tanto aliento? IAh! bien lo
s6 yo : Sio quodRedemptor meus vivit. Apresurad, 6 siglos, vuestro
curso, y Ilegue el dia destinado 6 tan grande regocijo. Vive miRe-
dentor, y veo ya empezar mi vida despues de su inuerte, y venir
mi resurrection despues de la suya : In novissimo die de terra sur-
recturus sum, et rursuin circumdabo pelle mea, et in came mea video
Deum meum. (Ibid.). Ahora corr6anme las llceras, dev6renmelas
Ilagas, caigan a pedazos todas mis miserables carnes, que se me
harin de este modo much mas hermosas: In came mea videbo Deum
meum, quem visurus sum ego ipse, et oculi mei conspecturi sunt, et non
alius: reposita est hwec spes mea in sinu meo. (Ibid.). Notad, 6 cris-
tianos, estas Gltimas palabras: Reposita est hec spes mea in sinu meo.
Depositad en vuestro pecho esta esperanza; dulcificad con ella to-
da la amargura de vuestros males; decid 6 menudo con san Fran-
cisco de Asis: Es tan grande el bien que espero, que toda pena se
me convierte en placer. Procurad no perder nunca esta esperanza,
sobre todo vosotros, 6 penitentes, que acabais de renacer A la gra-
cia, y trayendo i la memorial los piasados afios, que tan miserable-
mente habeis perdido, considered el estado de envilecimiento y ab-
yeccion A que reduce el pecado i nuestras almas. La futuraresurrec-
cion de los cuerpos, que tan dulce creencia constitute para el hombre
just, es el articulo de fe mas espantoso para el pecador. Hay tan-
ta diferencia, hermanos mios, entire unos y otros cristianos, que
los buenos nada desean mas, y los malos nada temen tanto comb
la resurreccion. iDios de bondad! ,habri quizis aquf alguna alma
que mas de una vez se haya envilecido hasta el extreme de abrigar
el deseo de ser mortal, para no tener que resucitar algun dia con
su culpable cuerpo? Algunos dicen que los malos aman demasiado
su cuerpo; mas yo digo que lo aborrecen de muerte, supuesto que
en vez de conservarlo puro, para volver a gozarlo resucitado, qui-
sieran que no resucitase nunca., para mantenerlo siempre en esta-
do de impureza. Por Dios, avergonzaos de tan torpes sentimien-
tos! tened ideas mas dignas de la nobleza y sublimidad de vuestra
naturaleza : Glorificate, et portate Deum in corpore vestro. (I Cor.
c. vi). Consideraos como almas destinadas a vivir en un reino eterno,
y sed dignos de vuestro elevado destino. Dirigid y gobernad santa-
mente vuestros cuerpos, de manera que en vez de atemorizarse con
la idea de la muerte present, se consuelen con la esperanza de la
vida future: Glorificate, et portate Deum in corpore vestro. Amen.





SERMON II SOBRE LA RESURRECCION


ESQUELETO DEL SERMON II

SOBRE LA RESURRECCION

DE NUESTRO SESOR JESUCRISTO.

Quomodo Christus surrexit 4 mortuis per
gloriam Patris, ila et nos in novitate vitae
ambulemus. (Rom. vl, 4).
S Como Cristo resucit6 de muerte a vida por
ha gloria del Padre, asi Lambien nosotros an-
demos en novedad de vida.

1. Afectos que la Iglesia cat6lica procura excitar en nuestros
corazones en las diferentes festividades del afio.
2. Durante la semana iltima todo ha sido en ella llanto y lu-
to... Hoy todo en ella es alegrfa... Pregunta enajenada de gozo a
Maria Magdalena: Quid vidisti in via?.Y esta le responded: Sepul-
chrum Christi viventis...
3. Las mismas palabras podemos nosotros dirigir 6 la Madre
del Redentor: Dic nobis, Maria, quid..., y ella nos responded:
Hall6 al que ama mi alma..., no con un cuerpo desgarrado..., si-
no resucitado y glorioso... Mi corazon, 6 amado Hijo mio... Ya
desde este feliz moment el infierno...
4. Alegraos, justos... Y vos, Madre dulcfsima... Tomemos la
resurreccion de Jesucristo por norma de la nuestra. Los pecadores
deben resucitar i la vida de la gracia; losjustos A la de mayor san-
tidad : in novitate vita...
5. Invocacion: Mi amable Jesds...
6. Job..., aquel hombre afligido por el furor del demonio...,
reanima su espiritu con la fe y esperanza de su resurreccion... Oi-
gamos sus palabras: Yo se que vive mi Redentor...
S7. Pasemos de la ley antigua. la ley de gracia... Palabras de
san Pablo A los romanos: Quomodo Christus surrexit... Tolle spem
resurrectionis, decia san Cris6stomo, et soluta est... Si no hay resur-
reccion de los muertos, decia el Apdstol, en vano predicamos nos-
otros, inftil es vuestra fe... Santo TomAs... Tertuliano... No balan-
ceeis en este articulo de nuestra fe, omnes quidem resurgemus... Seis
seiiales que forman el character de la resurrection de Jesds: fue pron-





DE NUESTRO SENOR JESUCRISTO. 67
ta, verdadera, universal, manifiesta, constant y gloriosa. Trate-
mos todos de imitarlas, pues aquella es nuestro ejemplar.
8. Fue pronta. No convenia, en efecto, que aquella carne...
estuviese sujeta A la corrupcion... Por eso Marfa Magdalena no en-
cuentra en el sepulcro...
9. La prontitud es la primera seiial de la conversion de un pe-
cador... Toda dilacion es contraria al precepto del Sefior... Pretex-
tos de los pecadores... son unos temerarios..., unos necios..., unos
imprudentes... Deje el impfo su camino, y... ira caminando de vir-
tud en virtud hasta...
10. Fue verdadera. Nofue como la aparicion de Samuel A Saul...
Hablaba, andaba, bebia, comia con sus discipulos... Tocad, pal-
pad mi cuerpo, les decia... A Tomas: Infer digitum tuum hue, et...
11. Qu6 confusion para tantos pecadores cuyas resurrecciones
son aparentes, fantisticas... ICuAntos no hacen masque interrum-
pir ... Cu6ntos enemistados!... ICuantosimpurosl... jAyl... ICuin
diferente es la conduct de los justos ... Esta es la resurrection que
Dios.quiere...
12. Fue universal. No hubo pedazo de came..., ni gota de san-
gre..., ni cabello que no se le restituyese en su resurreccion... Re-
sucit6 con toda su integridad... Esto fue para ensefiarnos A todos
una resurreccion total de los vicios A la virtud, y de la virtud a toda
santidad.
13. Pecadores...Vuestra passion dominant queda siempre viva...
Palabras de san Agustin... Muy al contrario obran los justos.
14. Fue manifiesta. Durante cuarenia dias se manifest el Sefior
con la mayor frecuencia..., unas veces en el cenaculo, otras en...
Tan convencidos se hallaban los Ap6stoles de la resurrection de su
divino Maestro, que... nada pudo hacerles negar una verdad tan
manifiesta: Virtute magna reddebant...
15. Debemos resucitar del pecado, y manifestarlo con obras...
Debemos asistir A los templos..., concurrir a la palabra de Dios...,
frecuentar los Sacramentos... Parecer resucitado, sin estarlo, es hi-
pocresia; estarlo, y no parecerlo, es cobardia... ICuantos por te-
mor... No asi los verdaderos justos...
16. Fue constant. Mors illi ultra non dominabitur. La hija del
principle de la Sinagoga..., el lijo de la viuda de Naim..., Lazaro...,
fueron resucitados; pero volvieron A pagar el tribute A la muerte...
Solo resucitaran de una manera permanent cuando la resurreccion
general. Esta sera de eterna felicidad para unos, de eterna infeli-





68 SERMON II SOBkE LA RESURRECCTON
cidad para otros... Qu6 dolor el ver tantas resurrecciones incons-
tantes en nuestros dias ... Hoy confesando, y mafiana maldicien-
do... IDios intnortall IC6mo podr6mos lamar resucitados... Si
nuestra resurreccion no es ahora permanent, no podri despues
ser gloriosa.
17. Fue gloriosa. El purfsimo cuerpo del Hijo de la purfsima Vfr-
gen, aquel cuerpo que desde que naci6 hasta que espir6 en la cruz
padeci6 un continuado martirio..., se levant6 del sepulcro lleno de
gloria, hermosura y majestad. Belleza..., ligereza..., sutileza...,
impasibilidad del cuerpo de Jesds... Los magnfficos triunfos de los
emperadores.. eran un tosco borron... Este es el dia que... Justos
de la tierra... Pobres pecadores, tratad s6riamente de que se vean
en este dia las dotes de vuestra spiritual resurreccion : claridad,
agilidad, impasibilidad, sutileza.
18. 1 Felices vosotros si asi lo haceis Asf vuestra resurreccion seri
pronta, verdadera, etc., como la de Jesis... Tal es la que convie-
ne ajustos y pecadores... Despues de esta resurreccion spiritual,
-vendri la universal de los cuerpos... Esta es la que nos hace hon-
rar las cenizas de... Yo honro, decia san Ambrosio... En esta fe
nos confirman o1s cuerpos incorruptos de tantos santos... Ubaldo,
Eugubino, Narciso, Teresa... en estaverdad nos corroboran... Pero
,para qu6 hacernos interminables?... CreAmosla... y digamos con
el santo Job : Scio quod... in novissimo die de terra surrecturus sum.
Esta fe nos sostendri...
19. Por tanto que sursum sunt querite... Entended que la sober-
bia, la envidia, la venganza, etc., no entran en aquella patria fe-
liz... solas las virtudes pueden conducirnos A ella... Practicadlas
constantemente, y...





DE NUESTRO SENOR JESUCRISTO. 69



SERMON II

SOBRE LA RESURRECCION


DE NUESTRO SECTOR JESUCRISTO.

Quomodo Chrislus surrexit it mortuis per
gloriam Patris, ita et nos in novilate vito
ambulemus. (Rom. vi, 4).
Como Cristo resucit6 de muerle a vida por
la gloria del Padre, asi tambien nosotros an-
demos en novedad de vida.

1. La santa Iglesia cat6lica, apost6lica, romana, esta tierna
madre de todos los files, cuya fe nos salva, y cuyos saludables
preceptos nos justifican; esta piadosa y sibia maestra procura exci-
tar en nosotros diferentes afectos an6logos y conformes a los sacro-
santos misterios que en el discurso del afio celebra, y nos propone
como objetos de nuestros religiosos cultos. Unas veces excita en
nuestras almas afectos de admiration, representandonos ya el ado-
rable 6 incomprensible misterio de la santisima Trinidad en la uni-
dad de la divina esencia: ya la encarnacion del divino Verbo en
las purisimas entraiias de una Vfrgen: ya la venida del Espiritu
Santo al mundo en forma de paloma, como en el Jordan, d en fi-
gura de lenguas de fuego, como en el ceneculo, en que estaban
congregados los Ap6stoles, con Maria santisima y otros fieles : ya el
venerable sacramento de la Eucaristfa, en el que consideramos y
creemos aquella maravillosa transustanciacion del pan y el vino en
cuerpo y sangre de Jesucristo: otras veces mueve nuestro corazon
para los saludables efectos de una tristeza santa, proponi6ndonos
los dolorosos misterios de la passion y muerte del Sefor, para que
este dolor, esta pena y este fructuoso sentimiento nos conduzca al
aborrecimiento de nuestros pecados, -al agradecimiento de las di-
vinas misericordias, y la mayor perfection y santidad de nuestra
vida.
2. Asi lo hemos visto en esta semana inmediatamente pasada,
en que todo ha sido luto, lamentaciones y tinieblas, para que co-
nozcamos las que cubrian la tierra antes de la redencion, y la ne-





70 SERMON II SOBRE LA RESURRECTION
cesidad extrema que padecfamos de un redentor. Hoy con estos
mismos santos designios se desnuda de luto y se viste de alegria:
suspended el llanto que la ocasion6 la muerte de su Esposo, y se llena
de un spiritual regocijo por su gloriosa y triunfante resurreccion.
Hoy omitiendo las tristes lamentaciones, y conmut6ndolas por ale-
gres aleluyas, pregunta'A todos, como el Angel a las Marias: Quid
queritis viventem cum mortuis? Surrexit, non est hic 1. 1 Por qu6 bus-
cais entire los muertos al que esti vivo? No busqueis, les dice, en-
tre las oscuridades del sepulcro al que ha resucitado de entire los
muertos. Miradlo bien con vuestros mismos ojos, y vereis vacio el
sitio en que le sepultaron. Hoy como arrebatada de este gozo nues-
tra santa madre la Iglesia pregunta 6 Maria Magdalena: Dic nobis
Maria, quid vidisti in via? Fervorosa Maria Magdalena, que con
tahta diligencia madrugaste antes del.dia para visitar 6 tu amable
y amado Jesdis, i quien creias difunto, dinos lo que has visto en el
sepulero. He visto, responderia aquella fiel discipula del Sefior, he
visto el sepulcro abierto, he visto la sibana y el sudario en que
habian envuelto el difunto cuerpo del Seiior: he visto los Angeles
que me decian que habia resucitado glorioso para nunca mas mo-
rir: he visto que no estaba en el sepulcro el venerable cuerpo del
Sefior : Sepulchrum Christi viventis, et gloriam vidi resurgentis: An-
gelicos testes, sudarium, et vestes .
3. Estas palabras podemos oportunamente dirigir 6 esa clemen-
tfsima Madre de nuestro Redentor, que tan temprano hemos visto
salir por esas calls. Afligidisima Seilora, que toda la semana pasa-
da habeis estado sumergida en un mar inmenso de dolor, ,c6mo
ahora os vemos today renovada,.llena de gozo, y como absorta por
el sumo content de vuestra purisima alma? Die nobis Maria, quid
vidisti in via? ,Qu6 habeis hallado que tanta alegrfa ha causado en
vuestro corazon? ,Qu6 habeis visto, Sefiora? iQu6 os ha aconte-
cido? Busqu6, diria, como esposa amante, como madre cuidadosa,
como hija diligente, al que ama mi alma. Y qua, dulcisima Madre
mia, Zle habeis hallado? SI, le hall, responderia. Hall6 al que
ama mi alma: al Hijo de mis entrafias, al Hijo del eterno Padre,
al Redentor del mundo, al Mesias prometido, al vencedor de la
muerte, del infierno y del pecado Le he visto, no con un cuerpo
1 Luc. xxiv, 5 et 6.
2 In Sequentia sacrosancti sacrificii Missa in Pasch.
s Per vicos, et plates quasivi[ quem diligit anima mea. Paululum cum
pertransissem, inveni quem diligit anima mea. (Cant. m, 2, 4).





DE NUESTRO SfNOR JESUCRISTO. 71
desgarrado i azotes y vertiendo sangre, como en casa de Pilatos:
no coronado de espinas, y abrumado con el enorme peso de la cruz,
como en la calle de la Amargura: no crucificado y espirando entire
dos ladrones, hecho el oprobio de los hombres y el desprecio del
pueblo, como en el monte Calvario, sino libre de todos los tor-
mentos, exento de todas las ignominias de su passion y muerte, y
con un cuerpo vivo, resucitado y glorioso, mas brillante que el sol,
mas ligero que el pensamiento, mas invulnerable que los bronces,
mas sutil y hermoso que la luz : Et gloriam vidi resurgentis 1. Mi al-
ma llena de gozo ha visto que mi Hijo con su resurrection gloriosa
repara el escAndalo de la cruz : congrega sus discipulos timidos y
fugitives, desconcierta los artificios de sus enemigos, confunde el
poder del mundo y del infierno, y hace resplandecer maravillosa-
mente por un prodigio nunca visto ni oido en todos los siglos su
poder y su divinidad. La alegrfa ha sucedido a la tristeza, la gloria
al vilipendio y ultraje, y la vida A la muerte. Despues de un san-
griento combat, aquf tennis la victoria mas ilustre : despues de una
derrota, al parecer la mas vergonzosa, aquf teneis el mas dulce,
el mayor y mas glorioso de todos los triunfos: Et gloriam vidi re-
surgentis. Mi corazon, 6amado Hijo mio, no ha experimentado quien
le moleste desde el moment que dormiste en el sepulcro; antes ha
visto con placer tan ilustres victorias en los senos mas oscuros de la
tierra : el infierno se ha turbado y Ilenado de pavor al acercarse tu
alma al limbo de los padres antiguos que esperaban tu venida: td,
Hijo mio, rompiste sus puertas de bronce, despedazaste sus can-
dados de hierro, y humillaste A los soberbios espiritus de las tinie-
blas eternas, que por tantos siglos habian dominado sobre la tier-
ra2. Ya desde este feliz moment el inferno queda cerrado, el
diablo vencido, las almas de los justos puestas en libertad para
entrar en el cielo con su Redentor, y el mundo publicara en to-
dos los siglos tu gloriosa resurrection, para. remedio de los pecado-

1 San Ambrosio y san Vicente Ferrer dicen con terminantes palabras, que
la primera aparicion de Jesus resucitado fue A su purisima madre Maria san-
tisima. En muchos pueblos para sostener esta opinion, que parece muy pia-
dosa y muy just, acostumbran hacer una procesion muy temprano el domin-
go de Pascua con la imigen de ia Yirgen, que va por una calle, y Ilevan por
otra la imagen de Jesis resucitado, y se encuentran ambas procesiones para
significar este misterio. A esto dicen referencia las palabras de arriba.
2 Ex quo dormisti, non ascendet qui succidat nos. Infernus subter con-
turbatus est in occursum adventus tui... Gloriosos terra humiliabo: portas
areas conteram, et vectes ferreos confringam. (Isai. xxv, 8, 9,; XLV, 2).





72 SERMON II SOBRE LA BESURRECCION
res, y eterna alegrfa de los virtuosos: Et gloriam vidi resurgentis.
4. Alegraos, justos, y regocijaos todos los hombres de corazon
recto y puro : recibid la enhorabuena de vuestra felicidad ; y Vos,
Madre dulcfsima, recibidla tambien por el incomparable gozo que
recibid vuestro espfritu cuando vfsteis i vuestro unig4nito hijo Je-
s6s resucitado. Acompaiiadnos, Sefiora, 6 dar gloria, honor, culto
y bendicion al eterno Padre, porque nos di6 6 su Hijo y vuestro
para nuestra salud y remedio: para bendecir y alabar al eterno
Hijo por su triunfante resurreccion, y al eterno Espfritu Santo por
los dones y gracias que ha comunicado y comunicard A las almas
eternamente. Mas para que estos afectos santos de alegrfa produz-
can en iosotros los frutos saludables de las virtudes que desea y so-
licita nuestra madre la santa Iglesia, tomemos la resurrection de
Jesucristo por norma de nuestra resurreccion. Ella lo es verdade-
ramente, decia el ang6lico doctor santo Tombs 1. Debemos, pues,
los pecadores resucitar de la muerte del pecado 6 la vida de la gra-
cia: deben los justos pasar desde la comun vida de la gracia A ]a
mayor santidad: unos y otros debemos resucitar 6 una nueva vida
6 imitacion de Jesucristo, como lo ensefia san Pablo cuando dice las
palabras que me ofsteis en el principio: Quomodo Christus surrexit
t mortuisper gloriam Patris, ita et nos in novitate vite ambulemus. No
es ficil hallar un pensamiento mas sencillo, es verdad; pero tam-
poco acaso le hallareis mas oportuno, mas propio de la solemnidad
present : mas 6til, ni mas important para vuestras almas. Toda
otra idea, por mas brillante y pomposa que pudiera ser, no llegari
jams 6 la necesidad extrema que tenemos de la present. Sin esta,
ni seguir4mos el espfritu de la santa Iglesia, ni nos aprovecharin
sus adorables misterios, ni conseguir6mos nuestra eterna felicidad:
con esta se justificarin los pecadores, se santificarAn los,justos, y
nos salvar6mos todos.
5. Mi Jesds, mi amable Jesds, que morfsteis por mis pecados,
y resucit6steis por mi justificacion, concededme vuestra gracia efi-
caz, para que se impriman en el corazon de mis oyentes unas ver-
dades tan dignas de la citedra del Espfritu Santo en que me hallo.
HacBdselas entender y practicar por los m6ritos de vuestra passion
y muerte, y por la intercesion de vuestra purisima madre Marfa
santfsima, 6 quien consideramos Ilenade spiritual alegrfa por vues-

1 Resurrectio Christi est exemplar nostra resurrectionis. (S. Thon.
part. 3, quest. in Supplem.).





DE NUESTRO SENOR JESUCRISTO. 73
tra resurreccion, y siempre llena de gracia, salud6mosla con el
Angel, diciendo: Ave Maria.
6. El santo Job, aquel hombre singular y extraordinario que
en medio de las tinieblas del gentilismo resplandeci6 como un sol
por sus.her6icas virtudes, y no se le hall semejante en su tiempo
sobre la tierra: aquel hombre que afligido por el furor del demo-
nio con la muerte de sus hijos, con el robo de sus ganados, con la
p6rdida de sus haciendas, Ileno de dolores, plagado de llagas, hir-
viendo en gusanos, tendido en un muladar, y sin mas alivio que
un pedazo de teja con que raia la podre; aqpel hombre a quien
apenas le habian quedado los labios sobre sus dientes por tener con-
sumida toda su came, como 61 mismo nos lo asegura, reanima su
espiritu con la fe y esperanza de su resurreccior, 6 imitacion de su
Redentor, y triunfa con esta confession admirable de toda la rabia
de SatanDs, de la intension vehementisima de sus dolores, de la
hediondez de sus Ilagas, de la multitud de sus gusanos, de la im-
portunacion de sus amigos, de las molestias de su propia mujer, y
conforme en todo con la voluntad divina, se hace admirable objeto
al cielo, a la tierra y A los abismos. Oigamos sus palabras, que a
la verdad son dignas de memorial eterna: Quis mild tribuat ut scri-
bantur sermones mei? Qui6n me concederd, decia, que con punte-
ros de hierro se escriban mis palabras en lIminas de plomo, 6 que
con cinceles de acero se entallen en pedernales, marmoles 6 jaspcs
mis discursos? Yo s6 que vive mi Redentor: s6 que ha resucitado,
y que 6 su imitacion he de resucitar el iltimo dia de los tiempos:
entonces volveri otra vez 6 cubrir mis huesos esta misma piel que
ahora rodea mi cuerpo: entonces en mi propia came ver6 a mi
Dios; yo mismo, le veran mis propios .ojos; estos ojos con que estoy
mirando, y no otros extrafios, son los que le han de ver. Esta es-
peranza, que tengo firmemente depositada en el seno de mi cora-
zon, me sostiene para que sufra los trabajos que me acontecen,
para que no cometa los pecados a que me incitan, y practique las
virtudes que Dios me manda: Reposita est hwec spes mea in sinu
meo 1
7. Aquf teneis, amados oyentes, la confession mas ilustre de este
importantisimo articulo de nuestra fe desde los tiempos mas remo-
tos de la ley antigua. Pasemos A la ley de gracia, y ver6mos a con-
formidad de doctrine con este divino oriculo sobre la verdad de
nuestra resurreccion A la imitacion de la resurrection de Jesucris-
1 Job, xx, 27.





74 SERMON II SOBRE LA RESURRECCION
to. Poned por ahora vuestra atencion en las palabras de san Pablo
que me ofsteis poco h : Sabed, romanos, les decia el santo Ap6s-
tol en la carta que les describe, que como Jesucristo resucit6 de en-
tre los muertos por la gloria del Padre, asi nosotros debemos re-
sucitar A una nueva vida, pasando desde el pecado a la gracia,
para lograr despues con ella y nuestras buenas obras la eterna glo-
ria: Quomodo Christus surrexit a mortuis per gloriam Patris, ita et
nos in novitate vitte ambulemus. I Qu6 felicidad I Confesar la fe que en
todos los siglos han tenido los hombresjustos sobre un articulo que
es el fundamento de todas las demis verdades eternas que creemos!
Tolle spem resurrectionis, et soluta est tota observantia pietatis '. Quita
la esperanza de la resurreccion, decia san Juan Cris6stomo, y ar-
ruinaste la piedad, y destruiste toda la religion, porque si no hay
resurreccion se acab6 nuestra fe, contin6a diciendo el mismo Santo,
explicando estas palabras de san Pablo : Si no hay resurreccion, en
vano predicamos, in6tilmente trabajamos en la salud de vuestras
almas. Si no hemos de resucitar, tampoco resucit6 Jesucristo, y si
no resucit6 tampoco naci6, padeci6, muri6, ni subi6 i los cielos .
Si no hay resurreccion, tampoco hay premio para el.bueno, ni cas-
tigo para el malo. En este mundo vemos con frecuencia oprimido
de miserias, dolores, pobreza y persecuciones al virtuoso: nadan-
do en delicias, placeres, regalos y riquezas al malvado; luego si
no hay resurreccion, tampoco hay cielo para premio,de la virtud,
ni inferno para castigo del vicio : ni puede concebirse la existencia
de un Dios santo, omnipotente y eterno; porque si existiera, fue-
ra just, y siendo just, premiaria al bueno y castigaria al malo:
luego si no hay resurrection, se acab6 la fe, y se destruy6 la re-
ligion. Tolle spem resurrectionis, et soluta est tola observantia pietatis.
Pero no, decia el ang6lico doctor santo Tom6s, no es possible que
una alma inmortal permanezca eternamente sin su cuerpo: es me-
nester que vuelvan a reunirse: es menester que el cuerpo resucite;
y si uno necesariamente ha de resucitar por la virtud del Todopo-
deroso, i todos debe suceder lo mismo 3. Pero no, decia el grande

1 Div. Chrysost. hom. XLII sup. Matth.
2 Si resurrection non est, fides omnis evanuit; si resurrectio non est, ina-
nis praedicatio; si resurrectio non est, neque resurrexit Christus; quod si non
resurrexit, neque natus, neque in eolum ascendit. (Div. Chrysost. hom. V
sup.II Tim. sub fine.).
3 Cum nulla anima perpetuo possit h suo corpore separari, necesse est si-
cut unum, ita et omnes resurgere. (Div. Thorn. part. 3 Supplem. quaest. 75).





DE NUESTRO SEROR JESUCRISTO. 75
yprofundo Tertuliano, no temais, la confianza de los cristianos
estl sostenida de la fe de su resurreccion 1. Solamente los carnales,
los que viven segun las pasiones brutales de su cuerpo, los que no
esperan ser eternamente felices son los que niegan la resurrection,
decia el mismo: ellos la ven, la tocan, la experimentan en todos
los dias y las noches, en todas las plants, en todoslos objetos,en
todas las estaciones del ailo, en todas las cosas : a perp6tua revo-
lubilidad de todos los series les demuestra la resurreccion de los
muertos; pero sus vicios, sus des6rdenes, despues de corromper-
les el corazon, les ciega el espiritu, los extravia de la verdad, les
apaga la fe y les hace negar una verdad tan patente Pero no,
hermanos mios muy amados, no balanceeis un punto en este gran-
de articulo de nuestra fe: Omnes quidem resurgemus: todos resuci-
taremos, esta es la fe de la Iglesia : esta es la fe de cuantos nos glo-
riamos de ser hijos de tan santa 6 infalible madre. Omnes quidem
resurgemus, clamamos con san Pablo, sed non omnes immutabimur.
No seri la resurreccion en todos una misma. Unos resucitaran para
vivir eternamente en el cielo, y otros para padecer eternamente en
el infierno. Qu6 remedio, pues, hermanos mios, para que todos
resucitemos para la gloria? Imitar la resurreccion de Jesucristo.
Ella es nuestro ejemplar, como ya hemos dicho con santo TomBs.
Yo advierto que en la resurreccion del Seilor se hallan estas seis
sefiales que forman su caricter : consideradlas bien, y tratemos los
pecadores y-los justos de imitarlas. Ella fue una resurreccion pron-
ta, verdadera, universal, manifiesta, constant y gloriosa. Vea-
mos esto, aunque sea con la mayor brevedad.
8. I. La primera serial de la resurreccion de Jesucristo fue el
ser pronta. Ciertamente, carisimos, no convenia ni a la gloria del
eterno Padre, ni A la dignidad de su unig6nito Hijo, ni i ntestra
propia utilidad que aquella care benditisima, pura 6 inmaculada,
concebida en el purisimo vientre de Maria santisima porvirtud del
Espiritu Santo; aquella care a que estaba unida la divinidad, es-
tuviese sujeta a la corruption y a los gusanos, como lo habia pro-
fetizado su padre David, cuando hablando, no de si mismo, sino

1 Fiducia christianorum, resurrection mortuorum. (De Resurrect. c. 1).
2 Nemo tam carnaliter vivit, quam qui negat carnis resurrectionem. Om-
nia in statum redeunt, cum abscesserint: omnia incipiunt, cum desierint;
ideo, finiuntur, ut fiant: nihil deperit, nisi in salutem: totus igitur hie ordo
revolubilis rerum, testatio est resurrectionis mortuorum. (Id Tert. ibidem,
c. 12).





76 SERMON II SOBRE LA RESURRECCION
del Salvador del mundo, dijo: Non dabis sanctum tuum videre cor-
ruptionem. Solamente convenia que estuviese en el sepulcro aquel
tiempo que era menester para convencer 6 los mas rebeldes de que
verdaderamente habia muerto : aquel solo tiempo que estaba pro-
fetizado por el mismo Jesucristo cuando dijo con la mayor claridad
y distinction: Asf como Jonis estuvo en el vientre de la ballena por
tres dias, otro tanto estard el Hijo del Hombre en el sepulcro 1. Des-
haced este temple de mi cuerpo, dijo tambien su Majestad en otra
occasion, y en tres dias le reedificar6 e. Esta verification de las pro-
fecias es una prueba ilustre de las verdades de nuestra santa reli-
gion. Por eso al llegar este tercero dia, la fervorosa Maria Magda-
lena madruga antes de la salida del sol, y no encuentra en el se-
pulcro el sacrosanto cuerpo de nuestro amable Redentor, sino la
s6bana y otros lienzos en que le habian envuelto.
9. La primera serial de la conversion de un pecador, es que sea
pronta; pues el dilatarla, es proceder contra este mandate del Se-
ior : No tardes en convertirte, ni dilates de un dia para otro aban-
donar el pecado 3; porque no estando en tu disposition el tiempo
de convertirte, ni la gracia de tu conversion, ni el querer como te
conviene en 6rden A tu salvation, es una formidable temeridad re-
tardar la enmienda de tu mala vida. Si, amado pueblo mio, los que
obran de esta suerte son unos temerarios que aventuran una eter-
nidad por no aprovechar un moment. Otros hablan de esta suerte:
Para llegar en mala disposition a los Sacramentos, mas vale abste-
nerse y no llegar 6 ellos. Estos son unos necios; porque, qui6n,
decide, les ha constituido en esos extremes? ,Qui6n los precisa a
Ilegar mal ? Qui6n les aconseja la huida y apartamiento de su re-
medio? Ninguno, ciertamente. Busquen, pues, un m6dico espiri-
tual, expert, sibio y virtuoso, y con su direction no llegarin a los
Sacramentos en pecado, ni vivirdn habitualmente en el pecado. Ha-
gan un esfuerzo, resu6lvanse con eficacia, y se disiparAn todas las
dificultades que retardan su conversion. Yo bien quisiera', dicen
otros; pero pasar desde la cama del vicio 6 las gradas del altar,
desde la adoracion del idolo de mi passion, al culto del cordero in-

1 Sicut fruit Jonas in venture ceti tribus diebus et tribus noctibus, sic erit
Filius hominis in corde terre. (Matth. xu, 40).
2 Solvite templum hoc, et in tribus diebus excitabo illud... Ille autem di-
cebat de temple corporis sui, (Joan. n, 19, 21).
3 Non tardes convert ad Dominum, et ne differas de die in diem. (Ec-
cli. v, 8).





DE NUESTRO SENOR JESUCRISTO. 77
maculado Cristo Jesds, se me resisted: me parece contra el espfri-
tu de la santa Iglesia, que pide grandes gemidos y lAgrimas para
lavar las manchas de las culpas. Estos son unos imprudentes: em-
piezan a razonar bien, y sacan unas ilaciones y consecuencias er-
r6neas. Deje el impfo su camino, abandone el hombre malo sus
inicuas costumbres, ejercftese en la fe, en la esperanza, en el te-
mor santo, en la peiitencia: empiece a amar a Dios como a fuen-
te de toda bondad, y esta vida nueva le agenciara en breve sujus-
tificacion, y seguira presto la conduct de los justos que no dilatan
para mariana el bien que pueden hacer hoy, y practicando con
prontitud las inspiraciones del Senior, iran caminando de virtud en
virtud hasta ver al Dios de los Dioses en Sion.
10. II. La segunda serial dela resurreccion de Jesucristo, esque
fue verdadera: Surrexit Dominus vere. No fue un'a resurreccion
aparente, fantastica, area, como la.de Samuel a Saul por la in-
vocacion de la pitonisa, sino una resurreccion real, visible y pal-
pable. Jesucristo resucitado hablaba con sus discipulos, andaba con
sus discipulos, bebia y comia con ellos. Sus palabras-llenas de dul-
zura y mansedumbre demostraban esta verdad hasta la misma evi-
dencia. Pres6ntase su divina Majestad resucitado en medio de sus
discipulos, y ellos llenos de pavor se estremecieron, pensando que
veian algun fantasma 6 espiritu que se les aparecia: h6blales el
Senior como un padre amante de sus hijos, y les dice: La paz sea
con vosotros: yo soy, no querais temer. Yo soy aquel mismo
Maestro de quien tantas palabras de vida eterna habeis escuchado:
aqdel mismo A quien segufais cuando sanaba los enfermos, arroja-
ba los demonios, y resucitaba losmuertos: aquel mismo A quien
desamparasteis cuando le prendieron : aquel mismo que padeci6,
que muri6 en la cruz, y fue sepultado, ese mismo soy: Ego sum:
nolite timere: ese mismo soy el que ahora resucitado y glorioso me
present A vuestra vista. Ni aun con este razonamiento tan dulce
del amable Jesds abandonaban su incredulidad, y desterraban su
temor los Ap6stoles. Entonces el Sefior les dijo: Acercaos : mirad
las Ilagas de mis manos y de mis pis : tocad, palpad mi cuerpo, y
reflexionad, que los espfritus no tienen came ni huesos, como veis
que yo los tengo. IQu6 bondad! qu6 dulzural Iqu6 amabilidad I
Creyeron los Ap6stoles a tanto golpe deluz, pero no Tomas que se
hallaba ausente, hasta que por sus propios ojos vi6 las Ilagas, y con
sus mismos dedos toc6 las de las manos, pi6s ycostado del Reden-
tor, sirvi6ndonos mas con su incredulidad que todos los otros con
6 T. II.





78 SERMION II SOBRE LA RESURRECCION
su fe; porque desterr6 de nosotros toda especie de duda que pu-
Sdiera ocuirrirnos sobre la verdadera resurreccion del Sefior i Infer,
digitum tuum huc, et vide manus meas, el affer manum tuam, et mit-
te in latus meum: et noli esse incredulus, sed fidelis .
11. IOh qu6 confusion tan grandepara nosotros, alverpor es-
te tiempo pascual tantas resurrecciones aparentes, imaginarias y
fantisticas en innumerables pecadoresl iCuAntos interrumpen la
carrera de sus des6rdenes, y se visten por unos breves moments
el traje de penitentes para hacer como cumple los preceptos de su
santa madre la Iglesia; pero sin que su corazon est6 mudado, ni
sus costumbres se mejoren! t Cuantos, abusando aun de los medios
mas eficaces para la justificacion del pecador, aparentan retirarse
a unos ejercicios espirituales; y a pocos dias de haberlos finaliza-
do, ya se les 'e tan dominados de sos pasiones, como antes de
principiarlos I CuAntos enemistados disimulan y ocultan so inte-
rior daiiado contra los que los agraviaron, hasta hallar occasion
oportuna de darles in golpe sordo que no descubra el impulso que
le dirige, ni la mano que le ejecuta I Cuintos impuros se apartan,
al parecer, de la occasion, para hallar paso en el tribunal de la pe-
nitencia; al que simuladamente se acercan, y luego vuelven & sus
reincidencias sin la.menor enmiendal IAy! las resurrecciones de
estos son aparentes: ellos tienen nombre de vivos, pero estin
muertos : Nomen habes quod vivas, et mortuus es 2. Est6n muertos
los murmuradores, que desacreditan la conduct de sus pr6jimos
por un espiritu de envidia y resentimiento: estin muertos los am-
biciosos, que conducidos de un espiritu de domination orgullo y
soberbia, arrollan los mas benem6ritos para los empleos, y se los
arrebatan con sus manejos y pretensiones atrevidas, hacihndose
responsables delante de Dios de las injusticias con que proceden, y
de los dafios incalculables que ocasionan : Nomen habes quod vivas,
et mortuus es. I Oh cuinto aborrecen esta criminal conduct los hom-
bres virtuosos! Ellos desde el momentofeliz en que por divina gra-
cia resucitaron de la muerte de la culpa a la vida de los justos, ha-
cen bien A los que aborrecen, oran por sus perseguidores, y se
portan s6briamente consigo mismos, justamente con sus pr6jimos,
y,religiosamente para bon Dios. Esta es la resurrection que Dios
quiere de vosotros, amados oyentes mios. Pero tambien quiere que
sea no solo verdadera, sino entera, complete y universal.
12. 'llI. Tal fue la tercera serial que forma elcaricter de la re-
1 Joan. xx, 27. 2 Apoc. 111, 1.





DE EsuESyni SE0OR 'JESUCRISTO. 79
surreccion de Jesucristo. No hubo gota de sangre' que sacasen de
su santisimo,cuerpo los azotes, los clavos, las espinas, la lanza y
los demas tormentos que padeci6 en su dolorosfsima y atropelladf-
sima passion y muerte, que no se le restituyese en su resurreccion.
No hubo'cabello que le arrancasen de su sacratfsima cabeza y ve-
nerable barba, que no se le devolviese. No hubo pedazo de care
que con la multitud y crueldad de los azotes le derribasen, que no
le reintegrase. Su divina Majestad vi6 restituir A su cuerpo todo
cuanto la crueldad de los verdugos y el odio de sus enemigos le ha-
bian robado. El sacrosanto cuerpo de nuestro amable Salvador Je-
s6s resucit6 con toda su integridad. Entero, complete y universal-
mente perfect, sin faltarle un solo cabello, como he dicho; y asi
sali6 del sepulcro refulgentfsimo y glorioso : Oportet Filium hominis
multa pati... et occidi, et tertia die resurgere, dice el evangelista san
Lucas Asi como convenia que Jesucristo padeciese en sus oidos
con las blasfemias que le decian, las calumnias que le levantaban,
y los improperios que oia : en su boca con la hiel y vinagre que
por bebida le suministraban : en sus ojos con los desprecios y bur-
las que le hacian: en sus pies, en sus manos, en su cabeza y en
todo su cuerpo con los azotes, las espinas, las bofetadas, los clavos
y la cruz: asf como convenia que padeciese en su entendimiento
con la vista de nuestras ingratitudes, en su voluntad y corazon
amando a unos rebeldes y obstinados: Sic oportebat Christun pa-
ti: asi como convenia, para que nuestra redencion fuese super-
abundantisima, que padeciese Jesucristo en todo su sacratisimo
cuerpo y en toda su santisima alma ; tambien era convenient, di-
ce el sagrado Evangelista, que su resurreccion fuese universal,
perfect y complete, para ensefiarnos A todos una resurreccion to-
tal de los vicios A la virtud, y de la virtud A toda santidad : Sic
oportebat Christumpati, et resurgere a mortuis.
13. Pecadores, admirable leccion nos da en esta serial la resur-
reccion de Jesucristo I Muchas veces os habeis acercado al tribunal
de vuestra reconciliation para con Dios, pero pocas habeis muerto
4 todos vuestros desdrdenes. Siempre os quedaba viva esa pasion
dominant: esa passion que os tiranizaba siempre el corazon. Ven-
cfais con el retire la impureza, pero vuestro corazon se rendia A
los ataques de la avaricia. Triunfabais de la aversion A vuestros
enemigos, pero os dominaba el alma una inclinacion criminal A
cierta amiga. Erais oficiosos en sostener A vuestros recomendados,
SLuc. ix,22.
6*





80 SERMON II SOBRE LA RESURRECCION
pero no habiais satisfecho las injusticias de los ofendidos: am6bais
la paz, pero engaiiados de vuestra poltronerfa y pereza, omitfais
hacer frente 6 la iniquidad perteneci6ndoos por oficio : Dios os man-
daba llevar a sangre y fuego todos vuestros des6rdenes, como Saul
A los amalecitas; pero reservibais como 61, contra el precepto del
Senior, al rey y sus ganados: quiero decir, a vuestra pasion domi-
nante, y los defects que la acompafian, anteceden y subsiguen.
Reflexionad, dir6 con el Padre san Agustin, que Jesucristo resuci-
t6 a la hija del Archisinagogo que acababa de morir: resucit6 al
j6ven hijo de la viuda que Ilevaban ya a enterrar; y,resucit6 a LU-
zaro de cuatro dias sepultado, para darnos a entender que nuestra
resurreccion de los pecados ha de ser total, universal y entera: re-
surreccion de los pecados de delectacion, resurreccion de los peca-
dos de obra, y resurrection de los pecados de costumbre 1. Esta
verdad importantfsima la conocen muy bien log justos ; y con el re-
tiro de los peligros, con la huida de las malas ocasiones, con la
oracion y la penitencia procuran cumplir toda justicia, obedecen
en todos los preceptos, y practican toda virtud. Ellos saben que el
transgresor de un mandamiento grave es transgresor de la ley de
Dios que prohibe, y llenos de un saludable pavor por la terribili-
dad de esta divina sentencia, se esfuerzan y animan 6 si mismos pa-
ra arribar A la santidad correspondiente a su estado, conociendo
ser esta la voluntad del Senfor: Hwc est voluntas Dei sanctificatio
vestra1.
14. IV. La cuarta seiial de la resurreccion de Jesucristo fue ser
manifiesta. Por el dilatado espacio de cuarenta dias estuvo'su divi-
vina Majestad en la tierra despues de resucitado, manifestAndose en
ellos con la mayor frecuencia, ya a su beatisima madre Marfa san-
tisima, ya a Maria Magdalena y sus companieras, ya 6 san Pedro
solamente, ya al mismo Santo en compailia delos otros Ap6stoles,
ya A los discipulos, y ya a los quinientos fieles de que habla san
Pablo. En aquellos dias se dejaba ver el Sefior unas veces en el ce-
niculo, otras en el mar de Galilea, otras en el mar de Tiberfades,
otras en el camino de Emads : toda esta nube luminosa detestigos,

1 Resuscitavit Christus filiam Archisynnagogi, adhuc in domo jacentem:
resuscitavit juvenem filium vidum, extra portam civitatis elatum: reuscita-
vit Lazarum sepultum quatriduanum: sunt tria genera peccatorum qua ho-
die suscitat Christus : delectationis, operis, consuetudinis. (S. Aug. tract.
XLIX sup. Evang. Joan. xi).
2 IThes.v, 3.





DE NUESTRO SENOR JESUCRISTO. 81
toda esta multitud de apariciones, toda esta diversidad de lugares,
toda esta prodigiosa institution de doctrinas divinas que en aquel
tiempo di6 el Seilor A los Ap6stoles y demas fieles, todo se dirigia
a manifestar A los presents, y mandar que se publicase A todos los
siglos, a todas las naciones y en todos los lugares este grande artf-
culo de nuestra santa religion, sin cuya verdad serfamos, como di-
ce san Pablo, los mas miserables de todos los hombres. De hecho,
hermanos carisimos, tan convencidos se hallan los santos Ap6sto-
les de la resurrection de Jesucristo, que con itoda firmeza, con la
mas grande intrepidez y la mayor publicidad, la creian, la confe-
saban, la predicaban en las sinagogas, en las calls, en las plazas
y en todas parties, sin que los destierros, las carceles, los tormen-
tos, ni la muerte misma les pudieran intimidar, y hacer negar una
verdad tan manifiesta: Virtute magna reddebantApostoli testimonium
resurrectionis Jesu Christi Domini nostri.
15. Modelo ilustre que debemos copiar no solo resucitando del
pecado, sino manifestlndolo con obras, y apareciendo y presen-
tindonos en las concurrencias y asambleas religiosas de los fieles:
debemos asistir a los templos en la celebration de los adorables
misterios de nuestra santa religion con toda aquella devocion, gra-
vedad, modestia y compostura que exige un lugar tan santo y
unos misterios tan venerables.y augustos como los que en 61 sece-
lebran : debemos concurrir A la palabra de Dios que nos proponen
los ministros del Altisimb, con Animo de aprovecharnos de ella y
practicarla: debemos frecuentar los Sacramentos, asistir 6 los hos-
pitales y i las piadosas cofradias 6 congregaciones, para amparar A
los enfermos, acompailar A los moribundos y enterrar los muertos.
Parecer resucitado, sin estarlo verdaderamente, es hipocresfa que
engafia A los hombres: estar verdaderamente resucitado, y no pa-
recerlo y disimularlo, es cobardia de espiritu, es efecto del respe-
to human que ofendea Dios. IAy, hermanos miosl ICuantos por
temor de las lenguas de los impios detractors de la piedad no se
atreven, como Nicodemus, A ser piblicos discipulos de Jesucristo,
y andan a lo oculto, 6 por la noche, como 611 Noasi los verdade-
ros justos. Ellos no se 'avergUenzan de Jesucristo y su Evangelio :
ellos hacen pdblica profession de su religion, ellos pisan todos los
respetos humans, porque bien saben que A los que se avergon-
zasen de Jesucristo y su doctrine, no los tendri el Sefior por suyos,
y solamente colocara en su gloria A los que le confesasen delante
Act. iv, 33.





82 SERMON II SOBRE LA RESURRECTION
de los hombres, -y observasen su santa 6 inmaculada ley: Qui me
erubuerit, etmeos sermones, hunc Filius hominis erubescet .
16. V. La quinta seiialde la resurreccion de Jesucristo fue ser
constant, permanent yperp6tua: fue una resurreccion para nun-
ca volver A morir. Asi lo afirma con terminantes palabras el gran-
de ap6stol san Pablo :.Scientes quod Christus resurgens ex mortuis,
jam non moritur; mors illi ultra non dominabitur 2. Es menester que
sepais, decia el Santo A los romanos, que Jesucristo resucitando de
entrelos muertos, ya no morira otra vez: la muerte no tendra ya
poder contra su cuerpo. Esta es lasingular prerogative de la resur-
reccion de Jesucristo sobre las resurrecciones de aquellos muertos
que el SeiTor volvi6 a la vida. Resucit6 a la hija de aquel hombre
distinguido de la Sinagoga; pero volvi6 A pagar el tribute A la
muerte en el termino de sus dias. Resucit6 al hijo d6 la viuda de
Naim; pero volvi6 A morir. Resucit6 a Lazaro; pero este varon in-
signe, despues de haber llenado dignamente los grandes designios
de Dios en su vida, durmi6 en el Seior otra vez, y permanecera
su cuerpo sepultado hasta el l6timo de los tiempos, en que con to-
do el gonero human volvera su alma A unirsele inseparablemente.
Esta general resurreccion sera para todos permanent, invariable
y perp6tua : de eterna felicidad para los justos, y de infelicidad eter-
na para los pecadores: la de aquellos por la conformidad A la re-
surreccion de Jesucristo; y. la de estos por la oposicion y contra-
riedad la de aquellos por haber vivido inocentes 6 penitentes,
inientras caminaron por el valle de lagrimas y miserias de este
mundo; y la de estos por no haber tratado de justificarse con la
gracia de Jesucristo, 6 de permane cer en su justificacion con la fu-
ga del mal y la prActica'del bien : la de aquellos, porque agrade-
cidos i las divinas misericordias obedecieron A los preceptos del
Sefnor, vencieron sus pasiones, y dieron buen ejemplo a sus pr6ji-
mos; y la de estos, porque ingratos A los beneficios divinos, p6rfi-
dos A las palabras que tantas veces-habian dado a su Majestad de
serle files, y sacrilegos A los empefios sagrados que habian contrai-
do con el Seiior, mancharon la ropa nupcial de la divina gracia
que se les habia vestido en el sacrosanto Bautismo, rescindieron
los pactos que acababan de establecer con Dios, reincidiendo en
nuevos vicios, y dominados de sus desordenados apetitos escanda-
lizaron a sus pr6jimos. I Qu6 dolor, ainados hermanos mios, el ver
tantas resurrecciones inconstantes en nuestros dias! Roy confesan-
SLuc. ix, 26. 2 Rom. v, 9.
I





DE WUESTRO SENOR JESUCRISTO. 83
do, y mariana maldiciendd, jurando y blasfemandol Hoy los pi6s
del confesor en traje de penitentes, y mailana cargados excesiva-
mente de vino, dando mal ejemplo i los hijos, dolor y sentimiento
i sus mujeres, y causando inquietudes A sus vecinos I Hoy comiendo
las carnes virginales del Hijo de la Virgen, y mailana profiriendo
palabras indecentes con aquella misma boca que aun esti hume-
decida con la sangre de Jesucristol Hoy protestando que aborre-
cen los pecados, y mariana injuriando enormemente a sus prdji-
mos, en su hacienda con los hurtos, en su estimacion con las ca-
lumnias y detracciones, y en su vida con las pesadumbres, con los
malos tratamientos, y acaso con las heridas y las muertes! Hoy en
el altar, y mailana en la casa de la prostitucion I Dios inmortall
LC6mo podr6mos llamar resucitados a los que tan momentinea-
mente permanecen en el estado de arrepentidos? Cdmo podr6mos
apellidar resurrecciones 6 las que no son otra cosa que unas perp6-
tuas reincidencias? No, hermanos mios, no sea asi. Vosotros mis-
mos conoceis que esta debilidad, esta inconstancia, esta falta de
permanencia en el bien, no dice conformidad alguna con la resur-
reccion fire, permanent y constant del Senior : Christus resur-
gens ex mortuis, jam non moritur, mors illi ultra non dominabitur.
Yo bien s6 que os puede acontecer un encuentro fatal, una tenta-
cion terrible, una seduccion peligrosfsima y una occasion funesta de
aquellas que mas de una vez han derribado 6, las columns mas fir-
mes de la Iglesia; pero vosotros no ignorais que yo no hablo de es-
tos extraordinarios acontecimientos; hablo, si, de aquellas ocasio-
nes comunes y ordinarias i que miserablemente se rinden los pe-
cadores reincidentes, por mal habituados, por no hacer violencia a
sus pasiones, por no apartarse de los peligros y no resolverse efi-
cazmente &servir A Dios. Pues cristianos, ello es precise : si no tra-
tamos de que nuestra resurreccion a la gracia sea permanent, no
podr6mos conseguir que ella sea gloriosa. Pero esta es puntualmen-
te la l6tima serial de la resurrection de Jesucristo.
17. VI. Aquel cuerpo formado por el Espiritu Santo en las en-
trafias de la purisima Virgen Maria, su madre: aquel cuerpo que
desde que naci6 hasta que espir6 en la cruz padeci6 un continuado
Inartirio, ya con los rigores de los elements, ya con el dolor de
la circuncision, ya con las fatigas de los viajes mas dilatados 6 in-
c6modos, ya con la pobreza y el trabajo, ya con las persecuciones
mas crueles y las calumnias mas atroces de sus enemigos, ya con
las debilidades y faltas de sus discfpulos, y finalmente, con los tor-





84 SERMON II SOBRE LA RESURRECCION
mentos mas dolorosos de su passion y muerte : aquel cuerpo fatiga-
do, oprimido, abofeteado, escupido, encarcelado, azotado, coro-
nado de espinas, clavado en una cruz, muerto y sepultado : aquel
mismo cuerpo, que siendo el mas hermoso de cuantos form la
omnipotencia, se transform por nuestra salud y remedio en tin
cuerpo lleno de lagas, denegrido, ensangrentado y como de un le-
proso, luego que su alma benditisima volvi6 vivificarle, se levan-
t6 del sepulcro lleno de gloria, de hermosura y majestad: inme-
diatamente desaparecieron de 61 para siempre todas las angustias
pasadas, y qued6 adornado de todos los dotes de gloria en un grado
superior a cuanto el entendimiento human y ang6lico pueden com-
prender. La imaginacion'mas fecunda es muy tarda y pesada por
representarse un espectaculo mas agradable, mas bello y mas gra-
cioso en el cielo y en la tierra. La belleza del sol con toda la bri-
Ilante claridad de sus resplandores parecia una noche oscura y te-
brosa en su comparacion : la ligereza de las aves y de los vientos,
la del pensamiento mismo, era muy tarda y pesada A la presencia
de sus velocisimos movimientos: la sutileza del aire y de la luz era
como una enorme mole, comparada con la espiritualidad de aquel
glorioso cuerpo, al que asi como a un espfritu no podian impedir
el paso las puertas cerradas del ceniculo, la pesada piedra del se-
pulcro, ni la natural impenetrabilidad de los peiihscos y los demis
irresistible cuerpos: la impasibilidad excedia A los diamantes, a los
broncos y a todos los demas cuerpos incapaces de padecer dolores,
molestias 6 incomodidades. iQu6 majestad en su semblantel Iqu6
hermosura en sus ojosi Iqu6 gracia en su cuerpo lqu6 santidad
en su alma! iQu6 espectAculo tan adorable es en el cielo y en la
tierra, y qu6 terrible y formidable para el inferno I Los magnificos
triunfos de los emperadores en el dia de su mayor splendor, cuan-
do entraban en su corte con sus enemigos encadenados entire la
multitud de su pueblo, que con alegres vivas y festival mdsicas los
celebraba y aplaudia, eran un tosco borron, una idea d6bil, un es-
pectaculo feo y despreciable A la vista del glorioso dia de la resur-
reccion de Jesucristo, en que el Seiior encadena eternamente al
carro de su triunfo el inferno y sus demonios, la muerte ysus cau-
tivos, el pecado y sus prisioneros: lBacdies quam fecit Dominus,
exultemus et lctemui in ea. Este es el dia que hizo el Sefnor para
alegrarnos religiosamente en l1. Justos de la tierra, acompaiiad A
los Angeles del cielo en publicar las glorias de vuestro resucitadb
Salvador. Pobres pecadores, tratad s6riamente en este dia de que





Dg NUESTRO SEROR JESUCRISTO. 85
se vea la claridad de vuestra spiritual resurreccion en vuestras
buenas obras: la agilidad en la prontitud para toda obra virtuosa:
la impasibilidad en resistir a todos vuestros enemigos, el mundo,
el demonio y las pasiones; y la sutileza en conocer vuestros defec-
tos, aun los mas ligeros, y vuestras imperfecciones las mas leves.
18. iFelices vosotros, si haceis un uso tan santo del adorable
misterio de este dia Felices, pues sera vuestra resurreccion como
la del Salvador: quiero decir, una resurreccion pronta y no tarda,
lenta y temerariamente diferida : una resurreccion verdadera, y no
figurada, aparente 6 fantAstica : una resurrection entera, y no di-
midiada: conocida y piblica, y no oculta, ni cobarde y timida :
constant, y no reincidente: gloriosa, y no sujeta i las debilidades
y miserias que en esta vida nos rodean y afligen..Esta es la resur-
reccion que a los justos y a los pecadores nos interest. Aquella re-
surreccion que san Pablo cree, confiesa y explica cuando dice: Se-
minatur in corruption, surget in incorruptione : seminatur in ignobi-
litate, surget in gloria: seminatur in infirmitate, surget in virtute: se-
minatur corpus animal, surget corpus spiritual 1. Aquella resurrec-
cion que san Ambrosio nos propone por estas palabras: Jesucristo
es virtud de Dios, vida, luz y resurrection de los muertos: como
virtud levanta al que ha caido, como vida da movimiento, como
luz disipa las tinieblas, y como resurreccion concede la gracia de
la vida venidera 2. Aquella resurreccion spiritual en esta vida, go-
neral, cierta y universal para la otra. Resurreccion demostrada en
las santas Escrituras con tantos testimonios, confirmada por tantos
y tan grandes milagros, predicada por Jesucristo, creida por los
Ap6stoles, enseilada por todos los santos Padres y abrazada por to-
dos los fieles. Ella nos ensefia a honrar las cenizas, los huesos y la
came de los santos Mirtires y de los demAs siervos del Seiior, sin
recel6 de engaiiarnos en esta veneracion. Estafe de que llegari un
dia en que nuestros dedos se unir6n a nuestras manos, las manos
4 los brazos, los brazos al cuerpo, el cuerpo a la cabeza, y que en
la cabeza se colocarAn en sus respectivos lugares la lengua, los
ojos y los oidos, y que nuestros huesos con nuestra came serin
nuevamente reanimados ppr esta.misma alma que ahora nos vivi-
fica, alienta y da la vida, hacia decir A san Ambrosio en las hon-
I Cor. xv, 42, 43, 44.
2 Jesus Christus Dei virtus, vita, lux, et resurrectio mortuorum: virtues
erigit jacentem, vita gressum affert, lux fugat tenebras, reparat obtutum, re-
surrectio vivendi gratiam reformat. (S. Ambr. De fide resurrectionis).





86 SERMON II SOBRE LA RESURRECCION
ras de san Nazario y Celso: Yo honro en la came del m6rtir las
cicatrices recibidas por la eonfesion del nombre de Jesucristo : hon-,
ro la memorial del que vive en la perpetuidad de su virtud : honro
el cuerpo que Jesucristo me manda amar, y entregar a la muerte
por su amor. ,Por que, pues, no deberdn honrar los fieles aquel
,cuerpo.que los mismos demonios reverencian? Aquel cuerpo, que
si fue afligido en el suplicio, es glorificado en el sepulcro? Yo hon-
ro, sin duda, aquel cuerpo que Cristo honr6 en el martirio, y pre-
miari con la bienaventuranza en el cielo "., En esta fe nos eonfir-
man los cuerpos incorruptos de muchos Santos despues de sepul-
tados por centenares de afios. De un san Ubaldo, obispo eugubino;
de un san Claudio, arzobispo visuntino; de un san Sigiberto, rey.
de los francos; de un san Narciso, obispo de Gerona; de un san
Diego de AlcalA, de una santa.Teresa de Jesus,' del serifico Padre
san Francisco, y de otros innumerables, que unos pasan de dos-
cientos ailos, otros de quinientos, y algunos de mas de mil afios,
permaneciendo integros, incorrupt6s, y de un olor suavisimo yde-
licioso. En esta verdad nos corroboran san Dionisio Areopagita lle-
vando su cabeza en las manos despues de degollado : san Urso y san
Victor degollados con otros setenta compaiieros, y arrojados al rio,
del cual salieron por sf mismos, Ilevando cada uno su cabeza cor-
tada en las manos, y asf caminaron hasta el sitio en que se les edi-
fic6 su iglesia, en donde se pusieron todos de rodillas, y estuvie-
ron el espacio de una hora en oracion, vi6ndolo y admirindolo los
circunstantes antes de enterrarlos: san Lamberto, que anduvo asi-
mismo cuatro mil pasos con su cabeza en las manos hasta el lugar
en que descansaban los cuerpos de otros mirtires, y entonces dijo:
Exultabunt Sancti in gloria; y respondieron los muertos: Et leta-
buntur in cubilibus suis. San Estanislao, obispo de Cracovia, sacan-
do vivo del sepulcro 6 aquel Pedro que habia tres afios que estaba
muerto, para que declarase delante del rey Boleslao la legitimidad
del contrato que con 61 habia hecho, comprAndole en el preciojus-
1 Honoro ergo in came Martyris exceptas pro Christi nominee cicatrices:
honoro viventis memorial in perennitate virtutis: honoro per confessionem
Domini sacratos-cineres: honoro in cineribus semina weternitatis: honoro
corpus quod mihi Dominum meum ostendit diligere, quod me propter Domi-
num meum docuit mortem non timere. Cur autem non honorent corpus illud
fideles, quod reverentur et daemones? Quod, et aflixerunt in supplicio, sed
glorificant in sepulcro. Honoro itaque corpus, quod Christus honoravit in
gladio, quod cum Christo regnabit in celo. (S. Ambr. in funerib. SS. Nazar.
et Cels.).





DE NUESTRO SEROR JESUCRISTO. 87
to el campo para su iglesia. Santa Inds y santaEugenia aparecien-
do A sus madres rodeadas de resplandores de gloria, y encargindo-
las que no las Ilorasen como muertas, porque vivian y reinaban
con Cristo en el cielo. Santa Leocadia levantandose viva del sepul-
cro en presencia del rey Recesvinto y su corte, para dar las gracias
a san Ildefonso en nombre de Marfa santfsima, cuya perp6tua vir-
ginidad habia constantemente defendido y predicado. Santa Rosa
de Viterbo... Pero ipara qu6 ser6 hacernos interminables con la
enumeracion de tantos y tan grandes prodigies que confirman y'
corroboran nuestra fe de la resurrection 1? CreAmosla, confes6mos-
la con toda firmeza, y defend6mosla gloriosamente para consuelo
de nuestra esperanza. Digamos otra vez, y millares de veces repi-
tamos con el santo Job : Sio quod Redemptor meus vivit. Yo s6 que
vive eternaniente mi amable Redentor : sB que ha resucitado ver-
daderamente, y que yo A su imitacion resucitar6 en el iltimo dia
de los tiempos. Esta fe nos sostendri con paciencia en los trabajos,
con humildad en las elevaciones, con justicia en los empleos, con
verdad en las palabras, con pureza en los sentimientos y con santi-
dad.en las obras. Esta fe mantuvo la pureza de las Vfrgenes, dot6
de sabiduria A los Confesores, de fortaleza a los Martires, de celo
A los Ap6stoles, y de todas las virtudes A los predestinados.
19. Por tanto, carfsimos, Quc sursum sunt querite 2: si habeis
resucitado con Cristo, separad vuestro corazon del amor desorde-
nado de las cosas de la tierra, y buscad eficazmente las del cielo.
Entended, carisimos, que en aquella patria feliz de los vivientes
no entra la soberbia, la envidia, la venganza, la impureza, la ava-
ricia, la calumnia, la mentira, la injusticia, ni otro algun pecado:
es menester detestarlos todos, aborrecerlos todos, confesarlos to-
dos, y hacer frutos dignos de'penitencia por todos. La santa hu-
mildad, la castidad limpia y pura, la mortificacion de las pasiones
y apetitos, la verdad, la justicia, la paciencia, la mansedumbre,
la caridad, y en suma todas las virtudes, son las que hallan abier-
tas las puertas del cielo, las que nos conducen A la vista clara de
Dios, al amor eterno de Dios y 6 la posesion de Dios. Practicadlas
constantemente hasta la muerte, y sera vuestra la corona de la vi-
da, que A todos deseo en el nombre del Padre, y del Hijo, y del'
Espiritu Santo. Amen.
I Vide Cornel. Alap. in Comment. sup. Ezechiel. proph. fol. 937, c. 32.
2 Si consurrexistis cum Christo, qua sursum sunt qunrite. (Colos. im, 1).





SERMON III SOBRE LA RIESURRECCION


ESQUELETO DEL SERMON III

SOBRE LA RESUBRECCION


DE NUESTRO SENOR JESUCRISTO.


Tradilus est proper delicta nostra, el re-
surrexit proper justificationem nostram.
(Rom. lv).
Fue entregado por nuestros pecados, y re-
sucil6 para nuestra justification.

1. Jesucristo, dice san Bernardo, es un Dios, pero un Dios sal-
vador, que quiere pertenecernos enteramente, y cuya gloria y bea-
titud debieran por lo mismo aplic6rsenos, lo mismo que sus humi-
Ilaciones y sufrimientos: TFotus in usus nostros expenses. Si Jesucristo
resucita, prosigue el mismo, es para... La resurrection del Salvador
es el fundamento de nuestra fe, es la regla de nuestras costumbres.
2. Necesit6bamos un ejemplar, dice san Juan Cris6stomo, por
el cual pudi6ramos formarnos, etc. A esto ha provisto Jests con su
gloriosa resurreccion.
3. El pecado del primer hombre consisti6 en querer parecerse
f Dios: Eritis sicut Dii... Dios le oblig6 g santificarse por aquello
mismo que le habia hecho criminal... ,CuAl es el estado en que
quiere el Hijo de Dios que nos parezcamos a 61? El de su resur-
Sreccion.
4. Quomodo Christus surrexit a mortuis, dice el Ap6stol, ita et
nos, etc. Estas palabras, dice san Juan Cris6stomo, no son una sim-
ple instruction, sino que nos dan i entender los designios y volun-
tad de Dios... Tertuliano llamaba 6 los pecadores convertidos Appen-
dices resurrectionis... Jesucristo resucit6 realmente 6 fin de que real-
mente nos convirtamos tambien nosotros: surrexit Doniinus vere. Se
apareci6 despues de resucitado, para que, convertidos ya, nos apa-
rezcamos A 61 para gloria suya, libre y espontineamente: et apparuit
Simoni... Es precise convertirse y presentarse como asf: Surrexit et
apparuit.





DE NUESTRO SENOR JESUCRISTO.


Primera parte: Jesucristo resucitd realmente d fin de que realmente nos
convirtamos tambien nosotros.

5. Consepulti sumus cum Christo per baptismum in mortem; ut quo-
modo surrexit, etc... No os admireis de que Jesucristo se interesase
tanto en probar su resurreccion..., porque sabia bien, dice san Juan
Crisdstomo, la obligation que nos imponia ae resucitar A la vida de
la gracia...
6. Estas palabras: Surrexit vere, condenan tantas y tantas con-
versiones imaginarias, que... Todos hemos celebrado la resurrection
del Salvador, pero yo no s6 si...
7. La Penitencia es, segun los santos Padres, el Sacramento de
la resurrection de los pecadores... Hasta en 1l mentimos... aborre-
ciendo de palabra lo que amamos de corazon... Mentimos a Dios...
Mentimos al mundo... Mentimos a nosotros mismos... lAh! cuAntas
fantasmas de conversion... ICuantasl... ,Es esto parecerse al Hom-
bre-Dios resucitado?... La conversion verdadera es de corazon y sin
disfraz, una conversion sobrenatural cuyo principio, fin y objeto sea
Dios.
8. Conversion sinceray sin disfraz. LA qu6 fingir?... No debe-
mos celebrar esta fiesta con la levadura de disimulacion y malicia...
Non in fermento veteri... Y por qu6? Porque el Senor mismo habia
dicho que...
9. Por lo comun una levadura de pecado nos impide resucitar
en espfritu... Nos reconciliamos..., pero nos queda...; rompemos
una amistad criminal, pero... Expurgate vetus fermentum...
10. Conversion sobrenatural. LQub valor pueden tener?... Nos
alejamos del mundo por un despecho secreto... Es precise que nos
anime un principio sobrenatural... L6jos de mi, decia el Ap6stol,
esa falsa justicia... Ut inveniar in illo non habens meam justitiam...
Todos los verdaderos penitentes han obrado del mismo modo... Ut
meliorem invenirent resurrectionem. Hay ahora la misma diversidad
de conversiones, que al fin del mundo habra de resurrecciones...
Beatus qui habet partem in resurrection prima. Y yo digo: IDichoso
quien tenga parte en la primera conversion I... Esta es la que Dios
os pide...
11. Es ley de nuestra conversion el llevar despues de ella una
vida nueva: in novitatevite... ,En qu6 consiste esta nueva vida?...
En que, A imitacion de Cristo, no se os conozca ni os conozcais a





90 SERMON III SOBRE LA RESURRECCION
vosotros mismos segun la carne... Et si cognovimus secundumcarnem
Christum, sed nunc jam non novimus.
" I2. Por eso vuestroscuerposparticipan,ya en estavida, segun el
Ap6stol, de la gloria de Jesucristo resucitado... Acord6monos, em-
pero, que debemos cooperar..., y redoblar nuestro temor y nues-
tra vigilancia... iC6mo debemos vivir ya? Como Jesucristo despues
de su resurreccion... Por lo tanto qua sursum sunt quwerite... Vivid
fuera del mundo, sin saliros de el...

Segunda parte: Jesucristo se aparecid despues de resucitado para que,
convertidos ya, nos aparezcamos d l para gloria suya, libre y espon-
tdneamente.

13. 1 Por qu6 Jesucristo difiri6 cuarenta dias su ascension triun.
fal?... Porque, como sus humillaciones y padecimientos, quiso em-
plear sui gloria en nuestra justification: Traditus est, etc. No se con-
tent6 Jesucristo, dice san Juan Cris6stomo, con haber resucitado,
sino que quiso aparecer como tal... Excelente leccion para nos-
otros...
14. Convertirse y aparecer convertido, son dos obligaciones di-
ferentes, como el ser impio y el parecerlo son dos pecados... El
parecer convertido, dice santo Tomas, es una parte de la conver-
sion misma... Uno de los deberes del cristiano convertido es el de pa-
recer lo que es... Se lo debe 6 Dios..., al pr6jitno..., y 6 sf mismo...
15. Lo debe 6 Dios, 6 quien ha ofendido... De lo contrario, iqu6
reparacion... Vuestros pecados han sido pdblicos, Zy vuestra peni-
tencia sera oscura y oculta?... Aun cuafido jams hubi6semos pe-
cado, Dios quiere que nos declaremos... Si eljusto, dice san Juan
Cris6stomo, esti sujeto i esta condition, icuAnto mas... La vida del
pecador penitente debe ser una satisfaction honrosa que da A su
Dios... Nequando dicant gentes..
16. La conduct de Pedro, despues de su pecado, es digna de
imitarse... ,No es just que... Vosotros debeis ser en el mundo lo
que fueron los Apdstoles... Dios espera de vosotros un testimonio
particular:.. Eritis mihi testes. Vosotros, hombres mundanos... Es
cierto que hasta ahora habeis vivido en el pecado, pero... Asi os
hace Dios encontrar en vuestro mismo pecado.un medio de hon-
rarle.
.17. Lo debe al pr6jimo, A quien ha escandalizado. Yo me debo
A mf mismo mi conversion; a los demas les debo las muestras de ella




DE NUESTRO SENOR JESUCRTSTO. 91
en reparacion de los escAndalos... Sf, es precise que el pr6jimo vea
que no cultivais ya tal relacion..., que no frecuentais ya tal casa...
Sin salirnos de nuestro misterio, hallartmos una prueba palpable
de lo que os digo.
18. jPor qu6 Jesucristo se apareci6 resucitado? Se apareci6 6
unos, dice san Agustin, para...; 6 otros... Os lo repito, cristianos,
este es el divino modelo que debemos imitar para consuelo de los
justos, para convertir A los pecadores,y convencer 5 los libertinos.
19. Para consuelo de los justos: ICuintas almas santas no gimen
delante de Dios pididndole'gracia para vosotrosI... Dios, por fin,
las escucha, y asi como vuestro pecado las entristeci6, asi tambien
quieren con vuestra conversion consolarse... Para convertir d los pe-
cadores: Hay en el mundo algunos... a quienes es precise salvarlos,
atray6ndolos..., y vosotros sois los mas 6 prop'sito para ello. Dios
no di6 esta comision ni i san Juan ni A Marfa, que le fueron fie-
les, sino i san Pedro, que le habia negado: Ettu aliquando conver-
sus, etc.
20.. Para convencer 4 los lbertinos: Si el apdstol santo Tomas, dice
el papa san Gregorio, no hubiese sido jams incr6dulo, su predi-
cacion hubiera sido menos edificante... Su incredulidad sola, dice
san Juan Cris6stomo, nos habria perdido; su fe sola... Lo mismo
os digo yo: Si "vosotros...
21. Se lo debe 6 si mismo. Afuera pretextos... LUjos de ser un
mal el aparecer convertidos, serA una ventaja para nosotros... El
mundo, dice san Agustin, hablard segun sus miximas, y nosotros
vivir6mos segun las nuestras...
22. El ser y parecer lo que debemos ser, es la gran moral que
nos predica Jesucristo resucitado... Dichoso yo si os dejo no solo
instruidos, sino convencidos de esas dos importantes verdades..t
23. Nada hay mas glorioso, dice sanAgustin, que el dejarse ven-
eer por la verdad... Mostrad, Sefior, que sois el Dios de la salva-
cion..., y derramad...




92 SERMON III SOBRE LA RESURRECCION



SERMON III

SOBRE LA RESURRECCION


DE NUESTRO SENOR JESUCRISTO.
Traditus est propter delica nostra, et re-
surrexit proper justificationem nostram.
(Rom. Iv).
Fue entregado por nuestros pecados, y re-
sucit6 para nuestra justificacion.

1. En este testimonio de san Pablo se fund san Bernardo cuan-
do dijo que la resurreccion del Hijo de Dios, que es propiamente el
misterio de su gloria, habia sido al mismo tiempo la consumacion
de su caridad para con los hombres. Y no se necesitan mas pruebas
de esta verdad que las palabras mismas de mi texto, puesto que
ellas nos dan a conocer que fue por nuestro interns, por nuestra
salvacion y por nuestra justificacion, por lo que aquel adorable Sal-
vador resucit6 y entr6 en posesion de su gloriosa vida: Et resur-
rexit propter justificationem nostram. A juzgar por nosotros mismos,
creerfamos desde luego que las cosas debian al menos dividirse, y
que habiendo Jesucristo acabado en la cruz la obra de nuestra re-
dencion, no debia ya pensar sino en su propia grandeza, esto es,
que, habiendo muerto por nosotros, no debia resucitar sino por sf
mismo.Pero no, cristianos, el amor que nosprofesa no podia con-
sentir esta division. Jesucristo, dice san Bernardo, es un Dios, pero
un Dios salvador, que quiere pertenecernos enteramente, y cuya
gloria y beatitud debieron por consiguiente aplicarse A nosotros, lo
mismo que sus humillaciones y sufrimientos: Totus in usus nostros
expenses. (Bern.). Mientras sus humillaciones nos fueron fitiles y
necesarias, Jesucristo se humill6 y anonadd; mientras fue precise,
para rescatarnos, que sufriese, se entreg6 A los tormentos y a la
muerte. Pero, desde el moment que los decretos de Dios exigen
que su humanidad sea glorificada, quiere que nos aprovechemos de
su gloria misma; porque si resucita, prosigue el mismo san Bernar-
do, es para robustecer nuestra fe, fortificar nuestra esperanza, y
reanimar nuestra caridad: es para resucitar 61 mismo en nosotros,





SDE NUESTRO SEROR JESUCRISTO. 93
y para hacernos capaces de resucitar espiritualmente con 61: en una
palabra, habiendo muerto por nuestros pecados, resucita para nues-
tra santificacion : Et resurrexitpropterjustificationem nostram. Ved
aquf el misterio que celebramos, y que es hoy para la Iglesia uni-
versal objeto de alegria: misterio augusto y venerable, en el cual
estriba no solo toda la religion cristiana, porque 61 es el funda-
mento de nuestra fe, sino tambien toda la piedad cristiana, porque
debe ser la regla de nuestras costumbres. H6 aquf lo que me pro-
pongo demostraros, despues que.hayamos implorado los auxilios
de la Madre de Dios, y la hayamos felicitado por la resurreccion de
su Hijo: Ave Maria.
2. Para entrar en mi objeto, permitidme, cristianos, que d6
por supuesto lo que la fe nos ensena, y lo que debemos mirar como
un punto esencial de nuestra Religion; i saber, que Jesucristo; al
morir, nos justific6 completamente, y que para volvernos i la gra-
cia'de Dios no falt6 ningun m6rito A su muerte.:Pero, ademAs de
esto, dice san Juan Cris6stomo, necesitabamos un 'ejemplar y un
modelo por el cual pudi6ramos formarnos, y que tuvi6semos siem-
pre a la vista para trabajar en el cumplimiento de la gran obra de
nuestra justificacion, 6, por mejor decir, de nuestra conversion, &
a1 cual, segun los mandates de Dios, debemos cooperar; y esto es
A lo que el divino Salvador del mundo ha provisto con su gloriosa
resurreccion.
3. Bien sabeis, cristianos, y no debeis ignorarlo, puesto que es
uno de los articulos de la misma fe que profesais, que el pecado del
primer hombre fue una presuncion temeraria que le condujo hasta
elevarse sobre si mismo, hasta querer igualarse con Dios, estarilu-
minado como Dios, y parecerse 6 Dios: Eritis sicut dii. (Genes. ii).
Pero tambien sabeis la prudent conduct que Dios observe con el
hombre, cuando, por un secret sorprendente de su providencia,
le di6 por remedio lo que parecia haber sido la causa de su mal, y le
oblig6 A santificarse por aquello mismo que le habia hecho crimi-
nal: quiero decir, cuando ese Dios de gloria, encarnAndose y hu-
man6ndose, adopt estados en que no solo le es permitido al hom-
bre el querer asemejarse A Dios, sino que su mayor pecado es el-no
quererlo, y el no parecerse 6 61 efectivamente. Ahora bien, .cu6l
es el estado que la Escritura nos design con preferencia 6 todos los
demi:, en el que ha querido el Hijo de Dios que nos pareci6semos
Sl61, y que no seria un crimen, sino un m6rito y un deber cl que
le adoptisemos? El estado de su resurrection.
7 T. II.





94 SEIRMON UI SOBRE LA RESURRECCION
4. Por eso dice expresamente el gran Apdstol: Resucit6 Jesu-
cristo de entire los muertos A fin de que, santificados nosotros con
su ejemplo, adoptasemos una nueva vida : Et quomodo Christus sur-
rexit it mortuis, ita et nos in novitate vite ambulemus. (Rom. vi). Por
lo demas, hermanos mios, ailade san Juan Cris6stomo, estas pa-
labras no son una simple instruction del Ap6stol, sino un orAculo
del Espfritu Santo, que nos revela y nos da A entender los designios
de Dios: de donde se deduce que no solo tuvo la resurreccion del
Salvador en s( misma todas las cualidades necesarias para servirnos
-de modelo en nuestra conversion, sino que Dios quiso proponerla
como tal, y este fue el objeto principal que se propuso al querer que
Jesucristo resucitase : Ut quomodo Christus surrexit, ita et nos ambu-
lemus. Por eso decia Tertuliano que los pecadores reconciliados y
convertidos por la gracia son en cierto modo im6genes de la resur-
reccion de Jesucristo: Appendices resurrectionis (Tert.), que asi es
como los llamaba: y ,por qu6? porque todo pecador que se con-
vierte y muda de vida debe expresar en si mismo, por medio de una
perfect imitacion, los caract6res y rasgos que convienen A la hu-
mildad de Jesucristo en el estado de su resurreccion. Ved aqui ahora
cuales fueron estos caract6res; y ojala que, por la comparacion que
vamos i hacer, reconozcamos hoy lo que debemos ser delante de
Dios: Surrexit Dominus vere, et apparuit Simoni (Luc. xxiv) :el Se-
flor ha resucitado real y verdaderamente, decian dos discipulos del
Salvador hablando de su Maestro, y se ha aparecido A Pedro. 16
aqui las dos reglas que debemos seguir, pues en ellas consiste la con-
formidad que debe haber entire Jesucristo y nosotros. Jesucristo re-
sucit6 real y verdaderamente, para darnos idea de una conversion
verdadera; y se apareci6 despues de resucitado, para darnos idea
de una conversion ejemplar. Jesucristo resucit6 realmente A fin de
que realmente nos convirtamos tambien nosotros; esta serA mi pri-
mera part: y se apareci6 despues de haber resucitado, A fin de que,
cuando nosotros nos convirtamos, nos aparezcamos A 61 para gloria
de nuestro Dios, libre y espontaneamente; esta seri mi segunda
part. Lo uno sin lo otro, dice san Agustin, es defectuoso: porque
el aparecer convertido y no estarlo efectivamente, es impostura 6 hi-
pocresfa; y el no aparecer, 6 mas bien el temer aparecer como tal,
es debilidad y respeto human. Es precise convertirse y presentarse
como asi: Surrexit et apparuit. Convertirse sinceramente, por una
mudanza de costumbres que pueda sostenerse ante Dios: Surrexit
vere. Aparecer convertido con una santa libertad, de modo que esta





DE ,NUESTRO, SENOR JESUCRISTO. 95
conversion sea, segun el Evangelio, como una luz que brille delalite
de los hombres : Et apparuit Simoni. L Ser6 tan dichoso, cristianos,
que pueda persuadiros de estas dos importantes obligaciones? ellas
constituyen la division de mi discurso.

Primera part: Jesucristo resucitd realmente d fin de que realmente nos
convirtamos tambien nosotros.

5. San Pablo lo ha dicho, y yo, al sentar mi primera proposi-
cion, no me he propuesto mas que establecer un principio de re-
ligion de que no podamos dudar, A saber: que Jesucristo resucit6
verdaderamente, y que sirvi6ndonos esta resurreccion de modelo,
quiere Dios que nos convirtamos tambien nosotros real y verdade-
ramente. Pero aun debo afiadir, como una consecuencia natural de
este principio, que Jesucristo despues de haber salido del sepulcro
novivi6 ya como hombre mortal, sino como hombre celeste y re-
sucitado, y que es una ley para nosotros el no vivir tampoco des-
pues de nuestra conversion como hombres carnales y mundarios,
sino con una vida enteramente spiritual, y conform al dichoso es-
tado a que son elevados por ]a gracia los hombres que sincera y s6-
lidamente se han convertido. Y hquf teneis dos ideas A las cuales
reduzco estas admirables palabras de la epistola A los romanos, que
han de servirme por si solas para probar las verdades que os predico:
Consepulti sumus cum Christo per baptismum in mortem; ut quomodo
surrexit b mortuis, ita et nos in novitate vitce ambidemus. (Rom. vi).
Hermanos mios, nosotros fuimos sepultados con Jesucristo por me-
dio del Bautismo, para morir al pecado, A fin de que asi como ese
Dios salvador resucit6 por su virtud omnipotente, asi tambien sea-
mos animados del mismo espiritu, 6 interiormente resucitados, para
llevar esa vida nueva que es efecto de una verdadera conversion.
Prestad atencion, cristianos, y no echeis en olvido una leccion tan
necesaria: Surrexit Dominus vere (Luc xxiv), el Sefior resucit6 real
yverdaderamente; principio, al cual, lo repito, vosotros y yo debe-
mos atenernos desde luego para formarnos unajusta idea de la con-
version del pecador. No os admireis, amados oyentes mios, de que
Jesucristo, segun nos cuentan los Evangelistas, se interesase tanto
en probar, y en probar por simismo, su resurreccion.Los Ap6sto-
les se sobrecogieron de terror cuando le vieron, porque creyeron
ver un espfritu : Conturbati et conterriti existimabant se spiritum vi-
dere (Id.); yJesucristo no podia permitir que permaneciesen en aque-
7*





96 SERMON III SOBRE LA RESURRECCION
Ila turbacion 6 incertidumbre. No, les dijo para convencerlos, no es
un espfritu lo que teneis delante, sino A mi mismo. Mirad mis pi6s
y mis manos, tocad mis llagas, y entonces conocer6is que no soy un
fantasma, sino un cuerpo s6lido y real. Y ,por qu6, pregunta san
Juan Cris6stomo, tuvo Jesucristo aquel cuidado tan exacto de hacer
conocer 4 los Ap6stoles la verdad de su resurreccion? IAhl herma-
nos mios; responded el santo Doctor ya citado, porque ademns delas
razones que tenia para obrar asi, sabia bien la ley que se nos im-
ponia desde entonces, y la obligation que debfamos tener, en calidad
de pecadores, de resucitar A la vida de la gracia, asi como 61 habia
resucitado a la vida de la gloria: Ut quomodo surrexit, ila et nos in
novitate vitlw ambulemus. Ahora bien, era de temer que esta resur-
reccion spiritual de nuestras almas, en vez de ser una verdad, no
fuese mas que una pura ficcion, y que, pasando por hombres con-
vertidos, fu6semos interiormente todo lo contrario de lo que apa-
reci6semos ser por fuera. Por eso Jesucristo no omiti6 nada para
convencer A sus discipulos de que no habia resucitado en aparien-
cia, sino efectivamepte; queriendo que esta resurreccion verdadera
nos sirviese deejemplo y de modelo.
6. Cristianos, ,comprendeis vosotros, habeis entendido alguna
vez la fuerza de estas palabras: Surrexit vere? Pues voy a deciros
lo que significant. Estas palabras se reduce a condenar tantas y tan.
tas conversiones imaginarias, que no tienen de positive mas que la
mascara exterior, sin tener el fondo ni el minrito de tales. Porque,
permitidme que os haga aquf una reflexion parecida en todo 4 la
que hacia san Pablo, cuando instruia 4 los corintios sobre la resur-
reccion de los cuerpos: Ecce mysterium vobis dico; omnes quidem re-
surgemus, sed non omnes immutabitur. (II Cor. xmi). H6 aquf, her-
.manos mios, les decia, un important secret que voy a revelaros.
Todos resucitar6mos al fin de los siglos; pero no todos habr6mos
mudado. Con lo cual queria darles A entender que, aunque los rd-
probos, lo mismo que los elegidos, debian tener parte en la resur-
reccion future, sus cuerpos no serial transformados como los de los
-elegidos, ni convertidos en semejantes al cuerpo glorioso de Jesu-
cristo; diferencia terrible en ]a cual insistia el Apdstol, para inspirar
Slos fieles un terror saludable del juicio de Dios. Pero, por terrible
que sea esta diferencia entire los reprobos y los elegidos, en el juicio
de Dios, todavia voy yo A exponeros otra que, aunque inferior, no
es sin embargo menos fatal al pecador, y que, sin esperar al fin de
los siglos, la observamos ya hoy en el Cristanismo segun las diferen-





DE NUESTRO SENOR JESUCRISTO. 97
tes disposiciones de los cristianos para esta fiesta. Todos nosotros he-
mos celebrado la resurreccion de Jesucristo; pero yo no s6 si todos
habremossentido esa feliz mutacion que esta santa solemridad, por
una gracia que le es propia, debe'verificar en nuestras almas. Al re-
cibir el adorable sacramento del Salvador,,todos hemos aparecido
espiritualmente resucitados; pero tal vez ha faltado el renovarnos
.tambien todos, para poder en este dia, lo mismo unos que otros,
dar ante Dios testimonio de que no somos ya los mismos hombres.
Ved aquf el inisterio; pero el terrible misterio que os anuncio, y so-
bre el cual cada uno de nosotros debe consultarse a si mismo : Om-
nes quidem resurgemus, sed non omnes immutabimur. (I Cor. xv).
7. Porque, confes6moslo de buena fe, y puesto que una expe-
riencia desgraciada nos obliga a reconocerlo, noprocuremos evitar
]a vergienza que esto nos causa. El des6rden capital que nunca se
lamentara ni se reprendera lo bastante, es el que en esta solemni-
dad de lasPascuas, abusando de la penitencia, que, segun los san-
tos Padres, es el Sacramento de la resurreccion de los pecadores,
mintamos tan i menudo al Espiritu Santo, engafiemos al mundo, y
nos engafiemos 4 nosotros mismos. Si, hermanos mios, hasta en el
tribunal de la penitencia mentimos al Espiritu Santo, aborreciendo
de palabra lo que amamos de corazon; diciendo que renunciamos
al mundo, y no renunciando jams A lo que conserve en nosotros
el amor del mundo; haciendo a Dios promesas que no pensamos
cumplir, y que en efecto no estamos resueltos A guardar; teniendo
con Dios menos buena fe que tenemos hasta con el filtimo de los
hombres. Engafiamos al mundo con esa exactitud que en este santo
tiempo empleamos en cumplir los deberes piblicos de la Religion;
le engailamos con algunas buenas obras pasajeras, con una osten-
tacion de celo en los puntos en que debemos tenerle, sin que sea-
mos mejores por eso, yen fin con algunas reforms que adoptamos,
siempre limitadas por cierto, al paso que no hacemos ya nada por
veneer nuestros habitos criminals ni mortificar las pasiones que nos
dominant. Nos engailamos tambien A nosotros mismos, confundiendo
las inspiracionesy las gracias de conversion con la conversion mis-
ma; figurdndonos que hemos cambiado, porque tenemos el deseo
de ello, y alabandonos de haber alcanzado grandes victorias, sin que
nos haya costado el menor combat; pero, como en material de pe-
nitencia esto no es mas que illusion y mentira, el Evangelio de hoy
opone a todo est.a sola regla: Surrexitvere, Jesucristo ha resucitado
verdaderamente; y, par medio de ella, nos da A entender cuan apar-





98 SERMON III SOBRE LA RESURRECCION
tados estamos de las vias de Dios, puesto que entire nuestra nueva
vida y la vida gloriosa de Jesucristo hay una oposicion tan mons-
truosa como la que se encuentra entire la ficcion y la realidad, en-
tre el vacio y lo s6lido, entire lo falso y lo verdadero. IAhl amados
oyentes mios, cuantas fantasmas de conversion, 6 para valerme de
las mismas palabras de san Berfnardo, cu6ntas conversiones quimb-
ricas podria manifestaros aquf, si me fuese permitido penetrar en
lo interior de los corazones y descubriros su fondol I Cu6ntas con-
versiones puramente humans, cudntas interesadas, cuAntas forzo-
sas, cuintas inspiradas por un espiritu diferente del que debe guiar-
nos cuando se trata de over al seno de Dios conversiones fecundas,
si se quiere, en bellos sentimientos, pero esteriles en efectos; mag-
nificas en palabras, pero desgraciadas en la prActica; capaces de des-
lumbrar, pero incapaces de santificar. ICuintas conciencias se han
presentado ante los altares A la manera de sepulcros blanqueados,
ocultando todavia bajo su engafiosa cubierta la podredumbre y la
corruption I Son estas las im6genes vivas de aquel Hombre-Dios
que renaci6 del seno de la muerte para ser, como dice san Pablo, el
primog6nito entire various hermanos: Ut sit ipse primogenitus in mul-
tis fratribus? (Rom. vm). No, cristianos, no es asi como podr6mos
merecer la dicha ni la gloria de parecernos a Jesucristo; aun nos
falta algo mas, y es una conversion verdadera. Ahora bien; iqu6
es lo que se llama una verdadera conversion? Enteraos bien de esto:
una conversion verdadera es una conversion de corazon y sin dis-
fraz; una conversion sobrenatural cuyo principio, fin y objeto sea
Dios. Permitaseme desenvolver estos dos importantes articulos en
toda su extension.
8. Conversion sincera y sin disfraz, porque, como dice san Ber-
nardo, Lj qu6 fingir delante de Dios, que, habiendonos hechd lo
que somos, vB mejor que nosotros mismos lo que pasa y lo que no
pasa en nuestro corazon ? y ,para que fingir delante de los hombres,
cuya estimacion no nos justificara jams, y cuyo error en este punto
ha de ser un dia la causa de nuestra confusion? Ved aqui por qu6
san Pablo, representando a los cristianos, como otras tantas obli-
gaciones, las consecuencias que debian sacar de este misterio, in-
sistia en la ley de que Jesucristo, nuestro cordero pascual, habia
sido inmolado por nosotros, y que debiamos celebrar esta fiesta, no
con la vieja levadura, con esa levadura de disiniulacion y de mali-
cia que tal vez haya infectado hasta ahora nuestros corazones, non
in ferment veteri, neque in fermento malitic et nequitie, sino con es-





DE NUESTRO SEROB JESUCRISTO. 99
piritu de sinceridad y de verdad : Sed in azymis sinceritatis etierita-
tis (I Cor. v): y lpor qu6? Porque el Seior mismo habia dicho que
la sinceridad de la conversion era la condition esencial que debia
darnos una semejanza santa con Jesucristo resucitado.
9. Y efectivamente, lo que nos pierde ante Dios, y lo que nos
impide resucitai en espfritu, como Jesucristo resucit6 segun la car-
ne, es por lo comun una levadura de pecado que fomentamos en
nosotros, y de ]a cual no procuramos deshacernos. Me explicar6 con
mas claridad. Nos reconciliamos con nuestros hermanos y perdona-
mos a nuestros enemigos, pero nos queda siempre una levadura de
amargura y de disgusto que difiere poco de la ira y del aborreci-
miento ;rompemos una amistad.criminal, pero no ]a rompemos de
tal modo que no nos reservemos, por decirlo asf, ciertos derechos,
A los cuales creemos que no nos obliga a renunciar la ley divina,
ciertos tratos que la honestidad y la honradezparecen autorizar, cier-
tas libertades que nos tomamos, lisonjeandonos de que no pasar&-
mos mas adelante; y esto es lo que san Pablo llama la levadura del
pecado: Neque in fermeno malitice et nequitice. Ahora bien; es pre-
ciso, hermanos mios, afiade el Ap6stol, que os purifiqueis de esta
levadura, si quereis celebrar la nueva Pascua. Es necesario que os
acbrdeis que, asf como un poco de levadura, cuando estA corrom-
pida, basta para echar A perder toda la masa, asf tambien lo que
queda de una passion final extinguida, aunque amortiguada al pare-
cer, puede destruir y anonadar todo el m6rito de vuestra conver-
sion : Expurgate vetus fermentum, ut sitis nova conspersio. (I Cor. v).
10. Conversion sobrenatural y segun las miras de Dios; porque
Iqu6 valor pueden tener todos los respetos humans ni todas las
consideraciones del mundo, cuando se trata de resucitarnos a Dios
y de reproducir de nuevo en nosotros el espfritu de la gracia, des-
pues de haberle perdido? Se nos dice que el des6rden en que vivi-
mos puede ser un obstaculo a nuestra fortune, que tal amistad nos
hace despreciables, que tal 6 cual escAndalo nos vuelve odiosos, y
en esto precisamente nos corregimos; se nos da A entender que la
piedad podria servirnos para establecernos, y nos reformamos tam-
bien en esto; pero Iqu6 es una conversion semejante, aunque ten-
ga desde luego todo el brillo de la mas exacta y sincera regularidad ?
Nos alejamos del mundo por on despecho secret, por imposibili-
dad de alcanzar, por desesperacion de elevarnos a ciertos rangos
que busca nuestra ambicion; dejamos la amistad con tal 6 coal per-
sona, porque estamos cansados de-ella, porque hemos descubierto





100 SERMON III SOBRE LA RESURRECCTON
que es perfida y que nos es infiel; cesamos de pecar, porque nos
falta la occasion de hacerlo; no porque nosotros la evitemos: pero
todo esto no es mas que una sombra de conversion. Es precise que
nos anime un principio sobrenatural, del mismo'modo que d Jesu-
cristo, el cual resucit6 por virtud divina; es precise que imitemos
al model de Jesucristo, el cual en su resurreccioni, segun las be-
llas palabras de san Agustin, apareci6 enteramente como Dios, In
resurrection totus Deus (Aug.), puesto que en virtud de este mis-
terio fue absorbida enteramente su humanidad por su divinidad, y
que en nuestra conversion no haya tampoco nada que se resienta
del hombre, nada que tenga la imperfeccion del hombre, nada que
participe de su corruption; que el interns no entire para- nada en
esta conversion, que no se mezcle en ella la prudencia de la care,
y que, si la criatura es la occasion, el Criador sea la causa. De este
modo obraba el Ap6stol, cuando decia: L6jos de mf esa falsa jus-
ticia que podria encontrar en mf, y que provendria de mf, porque
Dios no seria, ciertamente, su principio ni su objeto. No me basta
tampoco terier esa justicia imperfecta que proviene de la ley; sino
que necesito la que viene de Dios por la fe, la que me hace reco-
nocer A Jesucristo y la virtud de su resurreccion, A fin de que lle-
gue, si es possible, 4 esa dichosa resurreccion que distingue los vi-
vos de los muertos, esto es, lospecadoresjustificados de los que no
lo estin : Ut inveniar in illo non habens meam justitiam quce ex lege est.
sedillam quac ex fide est Christi Jesu ad cognoscendum illum, et vir-
tutem resurrectionis ejus: si quomodo occurram; ad resurrectionem quce
est ex mortuis. Pues bien, asimismo es como han obrado, siguien-
do en esto al Ap6stol, todos los verdaderos penitentes al conver-
tirse i Dios. Han cerrado los ojos A todo lo demis, no han consul-
tado ni A la care ni A la sangre, han hollado el mundo con sus
pies, se han elevado sobre si mismos; y tpor qu ? porque busca-
ban, dice san Pablo, una resurrection mas sdlida y mas ventajosa
que la que se nos represent en la falsa conversion de los munda-
nos: Utmeliorem invenirentresurrectionem. (Hebr. xi). Lo repito, hay
ahora la misma diversidad de conversiones, que al fin de los siglos
habri de resurrecciones; y como, segun el Evangelio, los unos
saldrin de sus tumbas para resucitar A la vida, y los otros para re-
sucitar 6 su condenacion y d la muerte: Etprocedent qui bona fece-
runt, in resurrectionem vite; quivero mala egerunt, in resurrectionem
judicii (Joan. v), del mismo modo vemos ahora d los pecadores sa-
lir del tribunal de la penitencia, unos vivificados por la gracia y




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs