• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Prólogo
 Esqueleto del Sermon sobre la existencia...
 Sermon sobre la existencia...
 Esqueleto del Sermon I de la santísima...
 Sermon I de la santísima Trini...
 Esqueleto del Sermon II de la santísima...
 Sermon II de la santísima...
 Esqueleto del Sermon sobre la autenticidad,...
 Sermon sobre la autenticidad, verdad...
 Esqueleto del Sermon sobre la sabiduría...
 Sermon sobre la sabiduría y santidad...
 Esqueleto del Sermon sobre la claridad...
 Sermon sobre la claridad de las...
 Esqueleto del Sermon I sobre la...
 Sermon I sobre la Natividad de...
 Esqueleto del Sermon II de la Natividad...
 Sermon II de la Natividad de Nuestro...
 Esqueleto del Sermon III de la...
 Sermon III de la Natividad de Nuestro...
 Esqueleto del Sermon I de la Circuncision...
 Sermon I de la Circuncision de...
 Esqueleto del Sermon II de la Circuncision...
 Sermon II de la Circuncision de...
 Esqueleto del Sermon III de la...
 Sermon III de la Circuncision de...
 Esqueleto del Sermon I sobre la...
 Sermon I sobre la Epifanía
 Esqueleto del Sermon II sobre la...
 Sermon II sobre la Epifanía
 Esqueleto del Sermon III sobre...
 Sermon III sobre la Epifanía
 Esqueleto del Sermon I sobre la...
 Sermon I sobre la Transfiguracion...
 Esqueleto del Sermon II sobre la...
 Sermon II sobre la Transfiguracion...
 Homilía sobre los efectos de la...
 Esqueleto del Sermon I sobre la...
 Sermon I sobre la Pasion de Nuestro...
 Esqueleto del Sermon II sobre la...
 Sermon II sobre la Pasion de Nuestro...
 Esqueleto del Sermon III sobre...
 Sermon III sobre la Pasion de Nuestro...
 Índice de los esqueletos y sermones...






Group Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00082026/00001
 Material Information
Title: Colección de selectos panegíricos sobre los misterios de la santísima trinidad, de Jesu-cristo y de su santísima madre, y sobre ...
Physical Description: v. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Claret y Clará, Antonio María, 1807-1870
Publisher: Libería Religiosa
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: 1860
 Subjects
Subject: Sermons   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Statement of Responsibility: bajo la direccion del Excmo. é Ilmo. Sr. D, Antonio María Claret.
General Note: On top of t.p. : Copiosa y variada coleccion.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00082026
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 15468072

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Prólogo
        Page 5
        Page 6
    Esqueleto del Sermon sobre la existencia de Dios
        Page 7
        Page 8
    Sermon sobre la existencia de Dios
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Esqueleto del Sermon I de la santísima Trinidad
        Page 23
        Page 24
    Sermon I de la santísima Trinidad
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
    Esqueleto del Sermon II de la santísima Trinidad
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Sermon II de la santísima Trinidad
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    Esqueleto del Sermon sobre la autenticidad, verdad y divinidad del Evangelio
        Page 69
        Page 70
    Sermon sobre la autenticidad, verdad y divinidad del Evangelio
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    Esqueleto del Sermon sobre la sabiduría y santidad de Jesucristo
        Page 85
        Page 86
        Page 87
    Sermon sobre la sabiduría y santidad de Jesucristo
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Esqueleto del Sermon sobre la claridad de las profecías y verdad de los milagros
        Page 105
        Page 106
        Page 107
    Sermon sobre la claridad de las profecías y verdad de los milagros
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    Esqueleto del Sermon I sobre la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 127
        Page 128
    Sermon I sobre la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Esqueleto del Sermon II de la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 137
        Page 138
        Page 139
    Sermon II de la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
    Esqueleto del Sermon III de la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
    Sermon III de la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    Esqueleto del Sermon I de la Circuncision de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 191
        Page 192
    Sermon I de la Circuncision de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
    Esqueleto del Sermon II de la Circuncision de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 201
        Page 202
    Sermon II de la Circuncision de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
    Esqueleto del Sermon III de la Circuncision de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
    Sermon III de la Circuncision de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
    Esqueleto del Sermon I sobre la Epifanía
        Page 264
        Page 265
    Sermon I sobre la Epifanía
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
    Esqueleto del Sermon II sobre la Epifanía
        Page 275
        Page 276
    Sermon II sobre la Epifanía
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
    Esqueleto del Sermon III sobre la Epifanía
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
    Sermon III sobre la Epifanía
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
    Esqueleto del Sermon I sobre la Transfiguracion de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 336
        Page 337
    Sermon I sobre la Transfiguracion de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
    Esqueleto del Sermon II sobre la Transfiguracion de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 354
        Page 355
    Sermon II sobre la Transfiguracion de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
    Homilía sobre los efectos de la verdad religiosa en el hombre en oposicion ó contraste con los de los errores
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
    Esqueleto del Sermon I sobre la Pasion de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 385
        Page 386
    Sermon I sobre la Pasion de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
    Esqueleto del Sermon II sobre la Pasion de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
    Sermon II sobre la Pasion de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
    Esqueleto del Sermon III sobre la Pasion de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
    Sermon III sobre la Pasion de Nuestro Señor Jesucristo
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
    Índice de los esqueletos y sermones contenidos en este tomo
        Page 465
        Page 466
Full Text






















COLECCION


DE




SELECTOS PANEGIRICOS.


TOMO I.


'''' '
.;: ~
:,"fi '
r" a. ~~'~~-
.r ,

I
.Q r
i
i
\.j ~ (~:il
.h, ii
I~
ii
.... ---
z
-~
;":-"'"




















Varios Prelados de Espafia han concedido 2400 dias de indulgencia d
todos los que leyeren i oyeren leer un capitulo 6 pgina de ualquie-
ra de las publicaciones de la LIBBERiA RELIGIOSA.






COPIOSA Y VARIADA COLECCION
DE


SELECTOS PANEGIRICOS
SOBRE LOS MISTERIOS DE LA

SANTISIMA TRINIDAD, DE JESUCRISTO
Y DE SU
SANTISIMA NIADRE,
y sobre
LAS FESTIVIDADES DE MUCHISIMOS SANTOS:


SEGUIDA DE
ALGUNAS ORACIONES FtNEBRES
Y OTROS UTILISIMOS SERMONS.
gALE A EVZ
bajo la direction del Exemo. 6 Ilmo.
SR. D. ANTONIO MARiA CLARET,
Arzobispo dimisionario de Santiago de Cub7.


TOMO I.


(i




,f A
-I--


Con aprobacion del Ordinario.

BARCELONA:
LIBRERIA RELIGIOSA.-IMPRENTA DE PABLO RIERA,
CALLE DEN ROBADOR, 1NHU. 24 Y 26.
1860.


I \\


*^


,










PROLOGO.




Habiendo ya publicado los Sermones de Mision y la Colec-
cion de Platicas dominicales, pensabamos descansar de esta
especie de trabajos y dedicarnos a otras materials de no menor
importancia, .cuando h6 aqui que los mismos que han leido
las obras antedichas,. despues de haber dado gracias a Dios,
y 6 Nos la enhorabuena, nos han instado una y mas veces para
que formasemos una Biblioteca predictable, dici6ndonos que,
ademis de ser de much gloria Dios, y bien de las almas,
serviria de grande descanso y alivio A todos los sacerdotes que
se dedican al pulpito, principalmente a los seiores' canonigos,
predicadores de la Real Capilla y demas oradores de las ciu-
dades y poblaciones grande y auditorios ilustrados. Accedien-
do, pues, a estas celosas pretensiones, hemos emprendido la
obra, confiados en el auxilio de Dios, protection de Maria
santisima y demis Santos, a cuyo honor y gloria se dirigen
estos trabajos.
El plan que nos hemos propuesto es presentar las mate-
rias mas interesantes de nuestra sacrosanta Religion, no co-
mo materials para former discursos, a la manera que vemos
en otras Bibliotecas, v. g. de Houdri, Lonner, Lanuza, Mon-
targon, etc.; sino los materials mas escogidos y reunidos en
discursos los mas elocuentes, pensando que adenims de ahor-




6 PRLOGO.
rar grande trabajo a los predicadores, les presentar6mos mo-
delos perfectisimos de elocuencia sagrada.
Al efecto hemos reunido en nuestra Biblioteca predictable
los discursos mas preciosos de Granada, Santander, Bossuet,
Massillon, Bourdaloue, Flechier, Neuville, Seleri, Lasel-
ve, Siniscalchi, Galli, Torricelli, Torriani, Granelli, Ga-
brielli, Venini, Tornielli, Masotti, Casarotti, Pizzi, Mala-
crida, Vettori, Canovai, Rimella, Cesari, Pellegrini, Gros-
si, Billot, Bertieri, Ciceri, Ridolfi, Guensi, Fontana, Leone,
Luvini, Conati, etc., etc.
Hemos puesto en primer 6rden los discursos que tratan
de la santisima Trinidad y de Jesucristo, y de sus misterios,
passion y muerte; luego los discursos que versan cerca las
festividades de Maria santisima; a los dos 6 tres discursos que
habra para cada misterio. 6 fiesta de Jesus y Maria seguirin
tres proyectos 6 esqueletos distintos del mismo objeto que se
podran llenar de los materials de los discursos precedentes,
y de las sentencias, figures de la sagrada Escritura, de las
sentencias de los santos Padres que siguen a los discursos de
cada material.
Despues de los discursos que tratan de Jesucristo y de Ma-
ria santisima siguen los panegiricos de los Santos, oraciones
funebres y los sermones de las virtudes que deben tener los
Sacerdotes, Religiosas, Hermanas, y todo el pueblo cristiano.
Para este son los sermones morales, que vienen al 6ltimo.
Esta es la obra que se public, y no dudamos que sera tan
apreciada como las anteriores, y serviri de much gloria a
Dios y de grande descanso a los sacerdotes predicadores, y
bien de las almas, que es lo unico que nos hemos propuesto.
Vale.
ANTONIO MARiA CLARET,
Arzobispo.










SELECTS PANEGIRICOS.






ESQUELETO DEL SERMON

SOBRE LA EXISTENCIA DE DIOS.

Videte fratres, ne forte sit in aliquo testrum
cor malum incredulitatis discedendi d Deo vi-
vo, sed adhortamini vosmetipsos per singulos
dies, ut non obduretur quis ex vobis fallacia
peccati. (Hebr. iu, 12, 13).
Guardaos, hermanos, que no haya en alguno
de vosotros corazon malo de incredulidad, apar-
tAndoos del Dies vivo; antes amonestaos vos-
otros mismos los unos a los otros cada dia, para
que no sea endurecido alguno de vosotros por
engaiio del pecado.

1. Con las precedentespalabras exhorta san Pablo i los hebreos,
recordindoles que no todos sino muy pocos de sus antiguos padres
entraron en la tierra de promision por el pecado de su incredu-
lidad.
2. Si entonces habl6 asf san Pablo' los hebreos, Leon cu6nta
mas razon lo diria 6 los cristianos de hoy dia?
3. No extraiieis, pues, que diga yo cono el Ap6stol: Videte, fra-
tres, etc.
4. -No extrafieis, repito... En la edad de nuestros padres no
habia necesidad de estos sermones; pero en nuestros tristes dias...
5. Discipulos de Jesucristo, unios a mf... Vuestra fe es la mia...
6. Ser eterno... ,C6mo podr6 dejar de hablar?.. No,Dios mio:
no callare.
7. Dijo el insipiente en su corazon: No hay Dios. Lucha entire
las luces de la razon y las tinieblas de la incredulidad.
8. Dijolo en su corazon, pero los insipientes de nuestros dias




8 SERMON
lo dicen tambien de palabra y por escrito. Confundimoslos con las
consecuencias del ateismo.
9. ,No hay Dios? Luego no hay ley eterna... no hay concien-
cia... ,No hay Dios? Luego no hay virtud ni vicio... etc., etc.
10. Consuelos y ventajas que saca el creyente de su firme fe.
LUzaro... Job... san Pablo... Susana... Daniel,... etc.
11. L D6nde hallareis, extravagantes ateistas, tan preciosas uti-
lidades? LEn los delirios de Epicuro?... ,En el ridicule panteismo
de Espinosa?...
12. i,Las encontrardis en los absurdos del autor del Telliamed,
cuyas extravagancias mueven A risa, y cuyos extravios causani 16s-
tima?
13. Los hombres y los brutos no deben su existencia A un Dios
criador, sino i la material eterna... Unos y otros son una especie
de peces que se quedaron en seco cuando las aguas que cubrian
la tierra se fueron disminuyendo... ,Puede demostrarse mejor la
existencia de Dios, que refiriendo tales desprop6sitos?
'14. iQu6 consuelo para nosotros el reconocer a un Criadorl el
saber que tenemos un Redentor... un Padre celestial... un Maestro
sapientisimo... un M6dico divino!...
15. Si de negar la existencia de Dios resultan tantos absurdos, si
de admitirla nacen tantos consuelos, ,de cuintos males nos libra-
r6mos, y cuintos bienes adquirir6mos,si creemos... IOh alma mia!
al6grate... regocijate en tu Dios...
16. [Oh sumo y verdadero Diost Ioh suma y verdadera vida, de
quien...
17. Temblad, pecadores... Alegraos, justos...





SOBRE LA, EXISTENCIA DE DIOS. 9



SERMON


SOBRE LA EXISTENCIA DE DIOS.

Videte fratres, ie forle sit in aliquo veslrum
ccr malum incredulitaiis diseedendi d Deo vi-
vo, sed adhorlamini vosmetipsos per singulos
dies, ut non obduretur quis ex vobis fallacia
peccati. Hebr. in, 12, 13).
Guardaos, bermanos, que no haya en alguno
devosotros corazon malo de incredulidad, apar-
StAndoos del Dios vivo; antes amonestaos vos-
Sotros mismos los unos a los otros cada dia, para
que no sea endurecido alguno de vosotros por
engafo del pecado.

1. El grande ap6stol san Pablo, convertido por la podefosa gra-
cia del Omnipotente, de perseguidor del Cristianismo en defensor
de la religion de Jesds, de blasfemo y contumelioso en confesor ilus-
tre de la fe, y de incr6dulo en fiel, deseando mantener pura la fe
que acababan de recibir sus hermanos los hebreos, les describe una
edificante y elocuentisima carta, en que les dice entire otras mu-
chas estas palabras: Mirad, hermanos, no se halle entire vosotros
algun corazon contaminado con el mal de la incredulidad: vivid
vigilantes para no apartaros de la doctrine de Dios vivo que cri6 to-
das las cosas: exhortaos m6tuamente todos los dias unos i otros,
para que no se endurezca el corazon por la falacia del pecado. Ya que
somos participants de la gracia de Jesucristo, mantengamosla con
perseverancia hasta el fin. No le irritemos como algunos de nues-
tros antiguos padres: advertid que todos pasaron el mar Bermejo,
todos fueron testigos de la ley que con tanta majestad se les inti-
m6 desde el monte Sinai, todos anduvieron cuarenta afios por el
desierto bajo la protection de la column y la nube, todos comie-
ron el mismo mania, todos bebieron el agua milagrosa que les di6
la piedra; pero no todos sino muy pocos entraron en la tierra de
promision por el pecado de su incredulidad: Et videmus quia non
potuerunt introirepropter incredulitatem.
2. Y si el ap6stol san Pablo ya recelaba los dailos de la incre-





10 SERMON
dulidad en aquellos dias felices del Cristianismo; en aquellos pri-
meros tiempos, digo, en que estaba viva la fe, firme la esperanza,
ardiento la caridad, y las costumbres de los files eran tan puras,
tan irreprensibles y tan santas, como que vivian entire los primeros
discipulos de Jesucristo, que acababa de enviar sobre ellos su divino
Espfritu, llenindolos de gracias y virtudes, ,cuAnto mas levanta-
ria la voz san Pablo si viviera en nuestros dias en que la tibieza
de la fe y la relajacion de las costumbres es tan universal y sensi-
ble? en nuestros dias en que la incredulidad no camina, como en
otros tiempos, timida y entire las oscuras sombras que la envuel-
ven, sino que march atrevida' con la frente levantada, pretendien-
do erigir su trono sobre las ruinas de nuestra santa Religion? LCon
cuinta mas razon que en su tiempo procuraria hoy san Pablo pre-
servar t los files del contagio de la incredulidad, al escuchar tan-
tas bocas blasfemas como se abren,,tantos libros impfos como se es-
criben para sostenerla y propagarla?
3. No extraileis por tanto, cristianos mios, que ya que no exis-
ta san Pablo entire nosotros, no falte alguno de sus sucesores que
deseando y pidiendo i Dios alguna parte de aquel grande espiritu,
procure llenar dignamente una de sus primeras obligaciones, ad-
ministrindoos una doctrine sana, una doctrine santa; cat6lica y
apost6lica, que no solo pueda preservaros de la infection de los
incr6dulos, sino que os haga triunfar gloriosamente de todos sus
acontecimientos. No extraiieis que diga como el Ap6stol: Videte, fra-
tres, ne forte sitin aliquo vestrum cor malum incredulitatis: mirad, her-
manos, que vivimos en unos dias malos: mirad que debemos pre-
servarnos con todo cuidado del contagio de la incredulidad: mirad
que no se halle ya alguno de vosotros contaminado con esta peste:
mirad que han llegado ya los tiempos en que es menester dar ra-
zon de lo que creemos y esperamos, como lo encarga el principe
de los Ap6stoles san Pedro: mirad que en nuestros dias no se im-
ptigna a la Religion en uno d otro de sus dogmas, sino en todos.
No se trata de negar la consustancialidad del Hijo con su eterno Pa-
dre, como pretendian los Arrianos: no la maternidad divina deMa-
ria santisima, como los Nestorianos: no la necesidad de la divina
gracia, como los Pelagianos: no la intercesion de los Santos y la
existencia real y verdadera del cuerpo y sangre de Jesucristo en la
sagrada Eucaristia, como los Luteranos y Calvinistas. jAy de mil no
se trata de estos y otros puntos particulares en que quedaron glo-
riosamente vencedores los Osios de C6rdoba, losAtanasios de Ale-





SOBRE LA EXISTENCIA DE DIOS. 11
jandria, los Nicolases de Mira, los Eusebios de Verceli, los Jerd-
nimos de Belen, los Agustinos de Hipona, y otros Padres; se tra-
ta... iqu6 horror! de derribar todo enter el baluarte de la Reli-
gion: se trata de dar una batalla campal de poder 6 poder: de una
batalla dec'isiva, cuyo fruto sea el destierro de la fe, el olvido de
toda la religion, y la independencia del hombre, de todas las leyes,
de todos los cultos, y de todas las potestades. En una palabra, se
trata de no admitir t6rminos ni limits a las pasiones y apetitos del
corazon human; y si para conseguirlo es menester negar la exis-
tencia de Dios, la inmortalidad del alma racional, y toda religion
divina y revelada, negarlo todo.
4. No extrafieis, vuelvo 6 decir, que procuremos, a imitacion de
san Pablo, preservaros de este contagio que por la tibieza de la fe
y la relajacion de las costumbres se ha hecho mayor de lo que co-
munmente se piensa: no extraiieis que obedeciendo al principle de
los Ap6stoles san Pedro demos razon de las verdades eternas que
profesamos, y que tratemos de demostrar invenciblemente la exis-
tencia de Dios, la necesidad de un culto, la verdad de una religion
revelada, la autenticidad de los santos Libros... y en suma, no de-
beis extraiiar que siendo hijo de la santa Iglesia cat6lica, apost6li-
ca, romana, me present en batalla contra sus enemigos, y que tra-
te de sostener la verdad, la santidad y la divinidad de la religion
que profeso. Si os parece temeridad que siendo yo el mas d6bil 6
ignorante de todos los hombres, arrostre un empefio tan arduo y
peligroso, y que aparezca en mi nacion el primero con esta clase
de sermones dogm6ticos; yo responder6 con toda 'mansedumbre:
lo primero, que obedezco 6 Dios que me manda no avergonzarme
de confesar su divina .pahbra delante de los hombres: lo segundo,
que cumplo lo que disponen san Pedro y san Pablo, conservando
este sagrado dep6sito de la doctrine verdadera, y mostrindole.6 los
que le necesitasen y pidiesen: lo tercero, que no todos los reme-
dios son tiles en todos los tiempos, y para toda clase de enferme-
dades: en la edad de nuestros padres, que tan firmes estaban en la
fe, no habia necesidad de estos sermones; pero en nuestros tristes
dias, en que la incredulidad hace progress, son precisos y necesa-
rios: lo cuarto, yo conozco mi debilidad 6 ignorancia, y la arro-
gancia y fastuoso aparato de los enemigos de mi santa religion; pe-
ro no fio en mi, sino en la omnipotencia de aquel Sefior que des-
truye la sabiduria de los sdbios del mundo, y reprueba la pruden-
cia de los prudentes segun la came: de aquel Sefior que elige la ig-





12 SERMON
norancia para confundir la sabidurfa, y lo mas d6bil y despreciable
para humillar lo mas fuerte, para que no se glorie el hombre en su
presencia: respond lo quinto, que soy ministry de Dios y debo tra-
bajar en su Iglesia secundum gratiam Dei que data est mihi, plan-
tando y regando segun mis pobres talents, con la esperanza de
que Dios producird los frutos segun el prop6sito de su adorable vo-
luntad, aunque nada sea el que plant y nada el que riega. Algu-
nos afios he empleado, no yo solo, sino la gracia de Dios conmigo,
en procurar la observahcia de la ley inmaculada del Seilor, ya de
viva voz, y ya por escrito; y los files creyentes han recibido mis
palabras y mis escritos con una aceptacion superior 6 mis esperan-
zas, pero igual A mi reconocimiento. Ahora es menester demostrar
la existencia de ese Dios y Sefior contra los incr6dulos, para pre-
servaros de su contagio y fortaleceros en la verdadera fe.
5. Discfpulos de Jesucristo, unfos 6 mf para sacar de las tinie-
blas de la incredulidad a los que viven sumergidos en ella. Discf-
pulos de Jesucristo, vuestra fe es la mia, sostengAmonos en ella,
confirmemos en ella i nuestros hermanos, para que se preserve
del error, y caminen siempre por las sendas rectas de ]a verdad.
6. Ser eterno, principio y fin de todos los series, Dios y Seilor
de las virtudes, infinite, omnipotente y santo, ,c6mo yo, polvo y
ceniza, hablar6 delante de vuestra adorable 6 inmensa majestad?
Pero Ic6mo podr6 dejar de hablar para que toda criatura racional
adore vuestra divinidad, alabe vuestras perfecciones, agradezca
vuestros beneficios, ame vuestra bondad, tema vuestra justicia, y
espere vuestras misericordias ? No, Dios mio: no callar6. Yo desde
el abismo de mi nada, conducido de aquella luz con que graciosa-
mente habeis iluminado mi espiritu, me levantar6 hasta el trono de
vuestra grandeza, y publicar6 que exists eternamente Ileno de in-
finitas perfecciones, y que se os debe toda alabanza, honor, culto,
adoracion y reverencia por los siglos de los siglos; y que toda cria-
tura rational debe career vuestras verdades, temer vuestros casti-
gos, esperar vuestras recompensas, observer vuestros preceptos,.
recibir 'vuestros Sacramentos, pedir vuestros socorros, y amar vues-
tra bondad. Esto deseo publicar para mayor honra y gloria vuestra,
utilidad de mis pr6jimos y mi propia santificacion: Ave Maria.
7. El Espiritu Santo nos dice por su profeta David que el insi-
piente dijo en su corazon, que no habia Dios. Sin duda era un sd-
bio segun la came, A quien sus des6rdenes habian infatuado. Sin
duda luchaban con todo empeiio en su corazon las luces de su ra-





SOBRE LA EXISTENCIA DE DIOS. 13
zon y las tinieblas de la incredulidad. Las primeras le mostraban
irresistiblemente la existencia de Dios que cri6 todas las cosas, que
las conserve con admirable 6rden y armonia, que condena todos
los vicios, y que ama y premia todas las virtudes. Las segundas
pretendian tener imperio en el corazon sin los remordimientos del
espiritu. Si las primeras vencian era menester poner freno las pa-
siones: si las segundas triunfaban era precise esclavizar con eviden-
te injusticia las luces de la razon. Esto parecia muy repugnante,
pero es del todo necesario al que pretendiere ser vicioso por siste-
ma. Ved por qu6 el Espfritu Santo sigue diciendo, que se habian
corrompido y hecho abominables en sus studios: Dixitinsipiens in
corde suo: Non est Deus... corrupt sunt et abominabiles facti sunt in stu-
diis suis.
8. Mas ha de dos mil y ochocientos afios que sucedi6 lo que os
estoy refiriendo, amados cristianos mios, y parece muy extraiio
que despues de tantos siglos aparezcan en nuestros dias unos hom-
bres tan blasfemos en sus palabras, tan corrompidos en sus costum-
bres, y tan abominables en sus pretensiones, que no ya como aquel
antiguo insipiente qn el secret de su corazon, sino de viva voz y
por escrito se atrevan a proferir que no hay Dios. Tratemos de lle-
narlos de uha saludable confusion con las innegables consecuencias,
,y los horribles pero necesarios resultados de sus principios, para
que humillados y avergozados A la vista de sus delirios, escuchen
con afencion las pruebas invencibles que despues les dar6mos de la
existencia de Dios.
S9. Buen Animo,seolores, desterrad los vanostemores, abando-
nad las ridiculas ideas que os dieron en la nifiez, y que habeis con-
servado toda la vida, Ilenos de debilidad y supersticion. No HAY
Dios, NO HAY Dios. Nosotros adornados de un saber profundo, de
un genio extraordinario, y de un talent delicado y fino, os loase-
guramos. ,Lo habeis oido? ,Quereis que lo repita otra vez? Asf
habla el ateismo. Si, sefiores, lo hemos oido, pero escuchadme
tambien vosotros, y oigan mis palabras los-cielos y la tierra con
cuantas criaturas hay en ellos. No hay Dios? Luego no hay ley
eterna, ni ley natural, ni ley civil, polltica, eclesiastica ni mili-
tar que obligue en conciencia. No hay tal conciencia, ni alma in-
mortal: todo lo que existe es material, mas 6 menos bieri combina-
da por el acaso, que es el principio y el ejecutor de la grandeza de
los cielos, de la hermosura del sol, la luna y las estrellas, de lare-
gularidad y admirable armonia de sus movimientos, de la fecun-





44 SERMON
didad de la tierra, de las corrientes de los rios, del flujo y reflujo
de-los mares, de la variedad de los vientos, del instinto de los ani-
males y los hombres, de las virtudes de las plants, y del ser de
todas las demas criaturas. LNo hay Dios? Luego falta el primer le-
gislador que ha dado A los reyes la potestad de reinar, i los legis-
ladores la de former leyes justas: luego no hay virtud ni vicio en
las acciones morales de los. hombres, ni premios ni castigos eter-
nos: la religion es un fantasma que aterra a los simples: el interns
personal, el placer 6 gusto de cada uno, es el m6vil del corazon hu-
mano: los soberanos no reinan en nombre de Dios, porque este
Dios no existe, ellos son unos tiranos que oprimen los pueblos, y
cuando el interns del particular lo pida, puede y debe quitar de en
medio esa autoridad que le incomoda; y si ocultamente no se halla
con proporciones para realizar sus deseos, puede agavillar sus se-
mejantes, y 6 mano armada y 6 fuerza abierta. derribarlos y acabar
con ellos. Et nunc reges intelligite. Erudimini qui judicatis terram. Re-
yes de la tierra, representantes del Rey.de los reyes y Senior de los
sefiores, que esti en el cielo, mirad el apoyo mas firm de vuestra
dignidad y vuestra vida en la santa religion que profesamos. Mirad
y temblad i la vista del mal con que os amenaza el ateismo si le
permits residir en vuestros Estados. ZNo hay Dios? Luego los sa-
cerdotes, Jos obispos, los sumos pontifices, no son mas que unos
engafiadores que se enriquecen manteniendo la illusion y ceguedad
de los pueblos. Luego no hay religion, ni Iglesia, ni Sacramentos,
ni sacrificios, ni Redentor, ni gracias que por 6l se nos comuni-
quen. ,No hay Dios? Luego estando 4 cubierto de la vista del ma-
gistrado, 6 de la odiosa ley del mas fuerte, como ellos dicen, lo
mismo vale ser incestuoso que casto, adiltero que continent, trai.
dor que amigo field, quitar la vida al inocente que dirsela al nece-
sitado, robar la hacienda ajena que ser caritativo y liberal coni la
propia. ,No hay Dios? Luego sin pecado puede el hijo levantarse
contra su padre, el soldado contra su capitan, el criado contra su
amo, cuando el interns personal -del criado, del soldado y del hijo
asf lo exija. ZNo hay Dios? Luego no hay obligacion de observer
los contratos, de cumplir los juramentos, de hablar la verdad, de
aborrecer el fraude, -la mentira y la injusticia. No hay Dios? Lue-
go los evidentes y sensibles principios de la razon natural son deli-
rios:el clamor de la naturaleza que habla A todos los hombres, pa-
ra que no hagan ni digan a sus semejantes lo que no quieren que
hagan niles digan 6 ellos, es illusion: el grito de la conciencia que





SOBRE LA EXISTENC[A DE DIOS. 15
se avergilenza de 1o malo y se alegra de lo bueno, es una quime-
ra: la creencia de todos los siglos, la opinion de todas las nacio;
nes, el pensar de todos los racionales, es un fantasma que... Pero,
Dios inmortal, jen qu6 abisnm de horrores, de absurdos y despro-
p6sitos no se precifitan y sumergen los hombres que niegan vues-
tra existential No dudo proferir esta espantosa proposition: entire
los demonios se viviria con menos desdrdenes, que en un Estado de
ateistas. Los espfritus del abismo creen y tiemblan, y entire ellos hay
aquel 6rden de penas que les asign6 la soberana justicia, segun la
mayor 6 menor gravedad de su'maliciosa rebellion contra el Omni-
potente; pero los ateistas no tiemblan porque no creen, y no cre-
yendo, sus pasiones no admiten ley que las modere, freno que las
contenga, ni respeto que las ponga t6rmino, mas que la d6bil fuer-
za del brazo del hombre. En sustray6ndose de sus alcances por el
secret 6 la mayor fuerza, todo delito desaparece, todo crime se
aprueba, todo des6rden es permitido. I Oh Dios inmortal, vuelvo i
clamar, just eres,.Sefior, y rectos son vuestros juiciost Gonf6nda-
se el hombre que no cree tu existencia i la vista de sus delirios, tan
contrarios i la recta razon como 6 la virtud. Confindase al mirar-
se degradado por si mismo de su dignidad intellectual, y reducido
6 la clase de las bestias, y hecho semejante a los jumentos insipien.
tes. Confindase al verse mas infeliz, mas miserable y mas desgra-
ciado que todos los brutos. Y si eStas verdades no le confunden, con-
fdndase siquiera al tonsiderar la ulilidad que le resultaria de que
hubiera an Dios.
10. De hech'o, supongamos per un moment que no haya Dios,
y preguntemos, si le seria dtil al hombre que le hubiera. Pero
I ay! I qu6 lengua de Angeles ni de hombres podria.expliear los infi-
nitos bienes que le resultarian, y los innumerables males de que se
veria libre el hombre, habiendo Dios Empecemos a decir algo por
lo mas comun, mas ficil y mas experimentado. i Qui6n es aquel
pobre que lleno de Ilagas, cubierto tle andrajos y hecho una mise-
ria, pide una limosna l las puertas de aquel poderoso quese la nie.
ga? Es un hombre just, un homibre de bien, un hombre manso;
humilde, modesty paciente: es el pobre L6zaro, 4 quien los per-
ros que alimentaba aquel rico obsequiaban y socorrian lamiendo
suavemente sus llagas, y aliviAndole en sus dolores, que la dureza
del corazon de aquel avaro inhumane multiplicaba. ,Qu6 utilidad
le resultaria de que hubiera Dios? La de recibircon paciencia y con
m6rito aquella injusta repulsa: la de esperar tranquilamente el pre-





16 SERMON
mio de su virtud despues de unos pocos dias de tribulacion: la de
verse en el seno de la eterna felicidad, y vivir content en el inte-
rin con su suerte. ,Qui6n es aquel hombre, al parecer tan desgra-
ciado, que ve robadas sus haciendas, muertos violentamente sus
criados y sus hijos, derribadas sus casas, y robados sus ganados?
,Quihn es aquel hombre, antes tan rico y ahora tan pobre? antes
tan robusto, y ahora tan d6bil? antes tan respetado de su pueblo,
y ahora insultado de sus amigos? antes leno de bienes en su casa,
y ahora rendido en un muladar? El santo Job, que con un casco de
teja esti rayendo los gusanos que manaban de sus llagas encance-
radas. 4Por qu6 no se irrita con sus gravosos amigos? ,Por qu6 no
se revuelve encolerizado contra su propia mujer que le imprope-
ra'su simplicidad y su candor? LPor qu6 no maldice su desven-
tura? ZPor qu6 no se desespera para acabar de una vez con el cd-
mulo de sus desgracias? Porque pensaba que Dios existia: se le fi-
guraba que su mano omnipotente repartia los, bienes y permitia
los males, y que si recibimos con placer los consuelos que nos en-
via, tambien debemos tolerar con paciencia las tribulaciones con
que nos prueba. Esta persuasion le anima, esta le sostiene, esta Ie
hace invencible A las desgracias, esta le saca con felicidad de to-
das ellas; esta le hace dichoso en la vida, y esta le hace dulce y
preciosa su muerte. ,Quien es aquel hombre perseguido, encar-
celado, azotado, y iltimamente descabezado? aquel hombre que
viaj6 por tantos pauses, que cur6 tantos enfermos, que padeci6
tantos naufragios, que sufri6 tantos interrogatorios en los tribu-
nales, tantas calumnias de. sus injustos perseguidores, y que en
todas parties experiment tanta sed, tanta hambre, tantas cadenas
y tanta infinidad de trabajos? 4QuB utilidad podria resultarle i este
gran Pablo de la existencia de Dios? El experimentar el socorro de
su gracia poderosa, con la que fortalecido desafiaba al cielo y i la
tierra, A la vida y 4 la muerte, A los Angeles y a los hombres, con
la seguridad de que nada podria separarle del amor de aquel Ser
eterno, de cuya existencia no dudaba. I Hasta d6nde podrfamos lle-
gar con estas preguntas? Cefiid por ahora vuestros pensamientos 4
ponerlos en aquel virtuoso matrimonio, en el que aplicado y tra-
bajador el marido en el cultivo de los campos, 6 en su taller y ofi-
cina: en el que hacendosa, muy recatada y recogida en su casa la
mujer, su marido la ama tiernamente: ella honra, respeta y esti-
ma 4 su marido: ambos crian sus hijos, y en su casa reina la paz,
el amor, la fidelidad, la decencia y la modestia. Pasaban dulcemen.





SOBRE LA EXISTENCIA DE DIOS. 17
te la vida, cuando una enfermedad viene 6 llenarles de amargura
sus inocentes contents: una fiebre maligna y unos vivisimos do-
lores postran en una cama al marido, cesa el journal, y con 61 el ali-
mento de todos. La mujer afligida, mirando con dolorosa tristeza &
su marido, prorumpe en amargas ligrimas, y los tiernos hijos la
acompaiian en ellas. Afligese el enfermo al escuchar los suspiros y
mirar las l6grimas de su buena esposa 6 inocentes hijos, y 6 pesar
de la firmeza de su corazon, se le humedecen los ojos. LevAntalos
al cielo con filial confianza de que existe una Providencia adorable
que mantiene las aves del cielo, los peces del mar, los animals de
la tierra, y cuida muy particularmente de los hombres, como de
su obra la mas perfect; y con esta idea religiosa se tranquiliza, es-
perando el socorro de su grande necesidad. Sale en busca de su ali-
vio su mujer triste, y halla desvfos en vez de socorros, desprecios
en lugar de beneficencia, ytropiezos i su pudor donde deberia hallar
consejos oportunos para conservarle. IOh, qu6 situation tan dolo-
rosa Sin la idea de la Divinidad no dista un paso de la desespera-
cion. Pero vuelve 6 poner sus ojos y su corazon en el cielo, y allf
ve un Ser eterno, que supo sacar 6 Jos6 de la circel, 6 Tobias de
la cautividad, A Susana de las calumnias, 6 Judit de los peligros,
6 Ester de la sentencia de la muerte, 6 Daniel del lago de los leo-
nes, y A Lizaro del sepulcro; clama al Sefioi en su tribulacion, y
es oido: pide, y es socorrido; y sin que comprenda los medios de
que se vale la divina Providencia para su alivio, le siente y experi-
menta.
11. ,D6nde hallar6is vosotros, ridicules y extravagantes ateis-
tas, estas preciosas utilidades en vuestros monstruosos sistemas?
SLas hallar6is en los delirios de Epicuro sobre el alma, los dioses y
el mundo visible ? Pero c6mo llamar6mos alma racional que pien-
sa, calcula, elige, combine y quiere, una alma material compues-
ta de parties divisibles y perecederas? C6mo nombrar6mos dioses
unos series sumergidos en sus delicias eternas, sin cuidado de sus
criaturas, sin atencion A sus acciones, sin sentimiento 6 desapro-
bacion de sus vicios, y sin aprobacion ni premio de sus virtudes?
LC6mo nos persuadir6mos i que esta admirable mAquina del uni-
verso, el periddico movimiento de los asttos, la fecundidad de la
tierra, las corrientes de los rios, el conjunto de las aguts de los ma-
res, la variedad y nfimero incalculable de las flores, las yerbas,
los arboles, los frutos, los animals, las aves y los peces, con toda
la dulcfsima armonfa y heomosfsima perfeccion con que marchan i
2 T. I.





18 .SERMON
su destiny, es obra del ciego acaso, y efecto del encuentro delos dto-
mos c6nicos, cilindricos, piramidales, ovalados, rectilineos, curvos
y ramosos, que volteando en el vacio inmenso por toda la eternidad,
formaron los cielos y la tierra, con cuantas criaturas en sf contie-
nen? Pueden darse monstruosidades mas extravagantes? tMi alma
es material y piensa ? LEl mundo es criatura y es eterno ? ,Dios exis-
te y no tiene providencia? i Qu6 Dios, qu6 mundo y qu6 alma son
los que ensefia Epicuro? tQu6 utilidades me resultan de esta alma,
de este mundo y de este Dios? 1tLas hallar6 en el sistema de Espino-
sa ? Este hombre, judfo por origen, y extravagant por.principios,
no debi6 su reputation y renombre sino 6 los excess de su irreli-
gion 6 impiedad. Porella se atrajo la indignacion de sus padres, y
para sustraerse de los castigos que tenia bien merecidos por su li-
bertinaje, sustituy6, mas por political que por persuasion, el Pro-
testantismo en Holanda, al judaismo en que le habian educado.
Confundiendo la idea dela sustancia universal, gen6rica y abstrac-
tivamente tomada, con la misma, segun que existe en los parti-
culares series, concluy6 que no habia en toda la naturaleza mas
que una sola sustancia, necesaria, eterna, inmutable en su esencia
y en su existencia, A quien di6 el nombre de Dios. Esta sustancia,
dijo, que es dnica y eterna, es capaz de dos modificaciones, con-
viene d saber, de extension y de inteligencia. En cuanto se la con-
sidera extendida, se llama material; y en cuanto piensa y entiende,
se llama espiritu; pero consid6resela como material 6 como espiritu,
ella es Dios. Las parties de esta material universal y unica son el hom-
bre, el bruto, la tierra, el agua,el aire, el fuego, la luz, los vegeta- '
les, los minerales, y otras cosas semejantes. Esta sustancia dnica y
universal, este Dios de Espinosa, tirano en Neron, bienhechor en
Tito, casto en Lucrecia, voluptuoso en Sardan6palo, que ruge en

1 Espinosa es el que mas ateistas ha hecho; porque escribi6 un libro en
mitodo geometrico, diciendo que no podia haber mas que una sola sustancia,
y por consiguiente no habia dos, cuales son Dios y criaturas; y la prueba que
da es, que la sustancia es un ser que existe en si, y en esto convienen Dips y la
Scriatura: luego serAn, dice, una misma sustancia. Por poco discreto que sea
un l6gico, darA esta distinction: la sustancia es un ser que existe en sf; pcro
hay sustancia que no tiene esta existencia de si misma, cual es la criatura, y
hay sustancia que no la recibi6 de otro, y esta es Dios. Con solo esta distin-
cion'cay6 todo el libro geom6trico de Espinosa, porque cay6 la primer pro.
position en que est, fundado. Pero los hombres viciosos reciben con ansi;
todo discurso, bueno 6 malo, cuando se les dice que no hay un Dios que abor-
rece la maldad y la castiga.





SORE LA EXISTENCIA DE DIOS. 19
el leon, silba en ]a serpiente, ladra en el perro, nace en el niio, y
muere en el viejo, nada pierde en su indivisibilidad 6 indistincion
en tantas variaciones y asombrosas metam6rfosis, porque el espfri-
tu y a material, el hombre y el caballo, segun Espinosa,son una mis-
ma naturaleza, una misma sustancia, necesaria, inmutable y eter-
na, que no se diferencia en los individuos sino por la variedad de
sus modificaciones. Decidme, carisimos hermanos mios, a quienes
Dios agreg6 al Cristianismo por el sacramento del Bautismo, es
menester mas para refutar un sistema tan miserable y monstruoso
que proponer sus principios sencilla y claramente como lo hemos
hecho? 4Dios material? Eli hombre, el bruto y la piedra no se di-
ferencian mas que en las modificaciones de ]a naturaleza? Si estos
no son delirios de hombres dispiertos, ,c6mo podr6mos Ilamar dis-
parates y desprop6sitos Alos que profieren los dementes mas rema-
tados?
12. L Se mostraran menos absurdos los del autor del Telliamed?
Confieso que al escuchar a aquel francs que fue c6nsul de su na-
cion en el gran Cairo a principios del siglo pasado, no s6e cuAl si-
ga primero en la risa 6 en el Ilanto, A Dem6crito 6 A Hericlito. Sus
extravagancias mueven A risa, los extravios de la razon causan las-
tima. 4El supone con Epicuro y Lucrecio la existencia de una mate-
ria eterna 6 increada, de que forma en su cerebro el globo terres-
tre y los globos celestes; pero de tal manera, que ellos mismos se
transforman unas veces en cuerpos luminosos y abrasadores, y otras
en cuerpos h6medos y tenebrosos. La tierra, dice, estuvo en otros
tiempos cubierta y envuelta en un inmenso volhmen de agua, que
se fuo luego disminuyendo por el calor del sol que desecaba y ab-
sorbia su humedad; y con la sucesion de los tiempos llegarA el sol
6 absorberla enteramente, y entonces la tierra Arida y seca se en-
cenderA y ardera toda hasta consumirse las materials inflamables. Es-
tas materials inflamables consumidas despues de millares de siglos,
volverA A aparecer la tierra opaca y Ilena de sombras, y absorbien-
do los vapores y humedades del vacio inmenso, se Ilenara de agua
como la esponja, y se mostrar botra vez cubierta de agua, pasando
la tierra A ser oc6ano, despues A tierra, luego A sol, y A este mo-
do se irAn transformando los planets, las estrellas, el sol y demas
cuerpos celestes, pasando de cuerpos luminosos A oscuros, de hi-
medos A secos, y volviendo en la inmensa sucesion de los siglos, los
cuerpos secos y oscuros, A ser hfimedos y luminosos.
13. La creacion de los hombres y los brutos no debe su exis-
2*






20 SERMON
tencia i un Dios criador, sino A la material eterna que por su vir-
tud vivificante los ha formado y animado, dAndoles la propiedad de
multiplicarse y reproducirse. Todos, dice, salieron del agua: los
hombres y los animals terrestres, segun este'autor, son unaespe-
cie de peces que se quedaron en seco cuando las aguas que cubrian
la tierra se fueron disminuyendo: entonces aparecieron los hom-
bres, los toros, los caballos, los elefantes, los leones, los camellos,
las liebres, los perros y los demis animals que vemos. Todos pre-
cisamente pereceran cuando la tierra arda y se abrase, convertida
en sol: luego despues de millones de siglos volverAn i nadar como
animals acuiticos, cuando la tierra que se habia transformado en
sol cese de arder, vuelva A humedecerse y convertirse en agua, y
asf sucesivamente para siempre. Reimos 6 lloramos al escuchar
una imaginacion tan destemplada y sin freno? un juicio tan torci-
do y tan falso? una ignorancia tan profunda de la fisica? Podria-
mos mejor demostrar la existencia de Dios, que refiriendo los des-
prop6sitos que necesariamente profieren los insensatos que en su co-
razon, en sus palabras 6 en sus escritos la niegan? Corrupti sunt,
et abominabiles facti sunt in studiis suis. Ello es un problema: si la re-
ligion es mas respectable y augusta por el carActer de luz y de ver-
dad que encierra en si misma, 6 por las extravagancias y delirios
que la ciega impiedad le sustituye cuand6 trata de opon6rsele. Lo
cierto es, que en este. asunto no se puede demoler ni destruir con
una mano, sin edificar y sostener con otra. No se puede destruir la
existencia de un Dios, sin, caer en el absurdo de hacer eterna la
riatura. No se puede negarla espiritualidad 6 inmortalidad del alma
del hombre, sino probando que la material es capaz de las mas su-
blimes inteligencias. Es impossible negar la providencia de Dios, sin
precipitarse en la idea horrible de un Dios sin sabiduria, sin santi-
dad y sin justicia. Ved, hijos mios, con cuinta razon antes de de-
mostrar con pruebas irresistible la verdad, de la santa religion que
felizmente profesamos, he procurado daros una ligera idea de las
extravagancias y delirios de los que freneticos la contradicen.
14. Pero nosotros, que pensamos de Dios en bondad, ,cudnta
utilidad sentimos en persuadirnos que existe un Criador que en el
principio sac6 de la nada los cielos y la tierra? que mantiene, con-
serva y dirige todas las criaturas que produjo su mano omnipoten-
te? que nos alumbra con la luz del sol, laluna ylas estrellas? que
nos alimenta y recrea con tantos frutos y flores de la fecunda tier-
ra? con tantasaves del aire y pieces del mar? que nos admira yen-





SOBRE LA EXISTENCE IDE ILLQO. "'r.
canta con la armonfa admirable de esta Inosa fbirica del univer-' !
so? con las revoluciones periddicas de loS''glbos celeslrfd con la.Y
nunca interrumpida s6rie de generaciones de los seres ';egetalivos,"
sensitivosy racionales? que nos habla, en fin, por toda ;'uia"cria-
turas, cuando ellas nos dicen: Ipse fecit nos, et non ipsi nos? I Qu6
mayor consuelo para nuestras almas que la firme persuasion en que
vivimos, de que existiendo un Redentor, nos hallamos libres de la
esclavitud del pecado por su vida, su passion y su muerte: provistos
de abundantes gracias que nos previenen, mueven y excitan para
practicar la virtud, nos acompafan y fortalecen para obrar virtuo-
samente, y.nos tranquilizan y alegran por haberla practicado, sos-
tenidos con los venerables Sacramentos de su Iglesia para resistir
con firmeza los ataques de los irreconciliables enemigos de nuestras
almas, y esperanzados de lograr su amable compafifa por todos los
siglos en la patria feliz de los vivientes I Qu6 memorial tan dulce la
de suponer con certidumbre que tenemos todos un Padre celestial
que esti en los cielos, que tiernamente nos ama, pacientemente nos
sufre, poderosamente nos defiende, y magnfficamente nos premia!
un maestro que con vigilancia nos ensefia, con mansedumbre nos
corrige, y con oportunidad nos encamina para obrar el bien, y huir
el mal; dandonos saludables sentimientos cuando cometemos el pe-
cado, y consuelos dulces cuando practicamos la virtud! un m6dico
divino que nos proporciona los remedies mas eficaces para preser-
varnos de las enfermedades del alma, para sanarnos de ellas cuando
por nuestra desgracia las hemos contraido I ICubnta utilidad, cuAn-
to consuelo, cudnta paz nos result en este valle de l6grimas de su-
poner que existed un poderoso protector, un amigo field, un esposo
amable, en una palabra, un verdadero Dios
15. Y si de negar la existencia del Ser eterno, santo, just y
omnipotente resultan necesariamente tantos absurdos, y de supo-
ner solamente que si existiera experimentarfamos precisamente tan-
tas felicidades, Ide cuintos males nos librar6mos, y cuintos bienes
adquirir6mos, si creemos, como es asi, que real y verdaderamente
existed este Ser, spiritual en su sustancia, eterno 6 increado en su
naturaleza, y abismo insondable de todas las perfecciones? 6 al-
ma mia, al6grate en tu Dios omnipotentfsimo, santfsimo, justfsi-
mo, hermosfsimo, stable 6 incomprensible, simplicfsimo y perfec-
tfsimo, invisible, y.que todo lo ve inmutable, y que todo lo mu-
da: A quien ni los espacios dilatan, ni las angosturas estrechan, ni
la variedad muda, ni la necesidad corrompe, ni las cosas tristes per-





22 SERMON
turban, ni las alegres halagan! Regocfjate en tu Dios, 'quien ni la
memorial da, ni el olvido quita, ni las cosas pasadaspasan, ni las fu-
turas suceden, porque todas las tiene presents en su inmutable
eternidad. hl es A quien pi el orfgen di6 principio, ni los tiempos
aumento, ni los siglos darn fin. Al6grate, vuelvo a decir, alma mia,
porque Dios es el que cri6 todas las cosas sin necesidad, el que las
sustenta sin trabajo, el que las rige sin fatiga, y el que las mueve
sin ser movido. Al es todo ojos, porque todo lo ve: todo manos,
porque todo lo obra; y todo pi6s, porque todo lo sustenta. Dl es el
que esta dentro de todas las cosas sin estrecharse, fuera de todas
sin dejarlas, debajo de todas sin abatirse, y sobre todas sin enva-
necerse.
16. (Oh sumo y verdadero Dios I Oh suma y verdadera vida,
de quien y por quien viven todas las criaturas que tienen verdade-
ra y bienaventurada vidal Vos sois, Seflor, la misma bondad y her-
mosura, de quien y.por quien es bueno y hermoso todo cuanto
hermoso y bueno vemos en las criaturas. Vos sois el que man-
dais que os pidamos, y haceis que os llamemos, y nos abrfs cuando
,llamamos. Apartarse de Vos es caer, llegarse a Vos es levantar, y
estar en Vos-es permanecer. Dios es de quien nadie se aparta si no
es engafiado, 6 quien nadie busca si no es amonestado, y 6 quien
nadie halla si no esta purificado. Conocer 6 Dios es vivir, servir
Dios es reinar, alabar 6 Dios es salud, alegria y mnrito de quien le
alaba.
17. Pero que, alma mia, gexiste real y verdaderamente este
Ser eterno, infinitamente perfect, just y santo ? Negando su exis-
tencia se ha de caer precisamente en las consecuencias mas absur-
das y en los delirios mas extravagantes, como lo hemos visto: su-
poniendo que existe nos resultarian las ventajas y utilidades mas
evidentes, como lo hemos tocado. ,Qu6 resta, pues, sino proferir
con la boca, confirmarlo con el corazon y sellarlo con la sangre de
nuestras venas, que sf, que es verdadera la existencia de Dios?
Temblad, pecadores, porque en las manos de este gran Dios habeis
de venir a caer, y si os hall sin penitencia, vuestra pdrdida eterna
es irrevocable. Alegraos, justos, porque desde los brazos de este
amable Dios sera colocada vuestra alma en los descansos de la eter.
na gloria. Amen.





DE LA SANTISIMA TRINIDAD.


ESOUELETO DEL SERMON I

DE LA SANTISIMA TRINIDAD.

Euntes docete omnes genes, baptizantes eos
in nominee Patris, et Filii, et Spiritus Sancti.
(Matth. xxvII, 19).
Id y ensefiad a todas las gentes, bautizAndo-
las en el nombre del Padre, y del Hijo, y del
Espiritu Santo.

1. El misterio de la beatisima Trinidad es el principal entire to-
dos los dogmas catdlicos.
2. Si creenos con fe humana muchas cosas que no conocemos,
jpor qu6 no creer6mos con fe divina los arcanos de Dios?
3. Las mismas palabras de nuestro tema indican la distinction
de las divinas personas, y la unidad de su naturaleza. Hay un Dios;
hay tres personas en Dios.
4. Tan gran misterio se ha de tratar con suma religion y piedad.
5. Ni seri sup6rfluo discutir si hay unn Dios, porque muchos
cristianos, aunque con palabras confiesan que lo hay, le niegan con
sus costumbres y m6todo de vida.

Primera part: Existe y hay un Dios.
6. LQuB entienden los hombres en el nombre de Dios? El ser
mayor y mejor que puede pensarse, aquel que es principio y fin de
todas las cosas, el primer motor, etc.
7. En efecto, cuanto se mueve es movido por otro, y asi como
es necesario llegar A una primera causa productora, tambien se ha
de Ilegar a un primer motor independiente.
8. La admirable disposicion del universe prueba la existencia
de una inteligencia supreme.
9. .Otra de sus pruebas es el uiinime consentimiento de todas
las gentes.
10. Por razones evidentes y acordes con la fe consta, pues, que
hay Dios.
Segunda parte: Existe y hay un Dios trino.

11. DesprendAmonos ahora de la razon, y subamos acompafiados
de la fe A la altura de la beatfsima Trinidad.





24 SERMQN I
12. No hay en Dios trinidad de sustancias, sino unidad: no hay.
tampoco unidad de personas, sino trinidad.
13. Todas las cosas que Dios obra por si, las obra por entendi-
miento y voluntad.
14. Entendiendo (el Padre) plenfsima y perfectamente su natu-
raleza, produce dentro de si inismo el Verbo del corazon, esto es,
su Hijo.
15. A mas del parto del entendimiento del Padre, hay en Dios
el sumo y eterno Amor con que se aman Padre 6 Hijo, y este Amor
es el Espfritu Santo, que procede de entrambos. Si nos miramos A
nosotros mismos, tambien encontramos en nuestro entendimiento
y voluntad una generacion,y procesion,'pero no sustanciales como
en Dios.

Tercera part: La misma inefabilidad de este misterio debe movernos d
la mas profunda adoracion de las tres divinas personas.

16. La grandeza de Dios y nuestra propia pequefiez deben con-
solarnos de no poder entender lo que creemos y adoramos.
17. El que no encuentre razon en las obras de Dios, dice san
.Gregorio, en su pequefiez hallard el por qu6 no la encuentra.
18. Cuanto menos podemos alcanzar lo que es Dios, tanto mas
debemos admirar su majestad, etc.
19. No hay comparacion alguna de lo finito a lo infinite, y si
queda todavfa infinite lo que A los mas encumbrados Serafines les
resta que entender, ,qu6 sera de nosotros?...
20. Epflogo. Consideremos la altfsima gloria de la majestad divi-
na, alab6mosla, am6mosla,' etc.





DE LA SANTiSIMA TRINIDAD. 25



SERMON I


DE LA SANTISIMA TRINIDAD.


Euntes docele omnes gentes, baplizanteseos
in nominee Patris, et Filii, et Spiritus Sancti.
(Matth. xxvnt, 19).
Id y ensebad i todas las gentes, bautizindo-
las en el nombre del Padre, y del Hijo, y del
Espiritu Santo.

1. No hay quien ignore-que entire todos los dogmas de la reli-
gion cristiana que se proponen i los fieles para que los crean, es
el principal el misterio de la beatfsima Trinidad. Porque aunque la
verdad de ellos estribe mias en la fe que en la luz de la razon, sin
embargo, en este misterio de la Trinidad beatisima, que por su
alteza excedb toda la inteligencia del entendimiento human, tiene
la fama tanto mayor lugar, cuanto es menos lo que puede com-
prender la fe del hombre. Porque la razon suma de 61 para el hom-
bre pio es la fe, que sin atestacion alguna de la razon da un asen-
so firmfsimo i Dios que revela. Porque la fe (segun que la defini6
el Ap6stol 1) es sustancia de las cosas que se esperan, y argumen-
to de las que no aparecen. Esto es, la fe es el fundamento sobre
que estriba la esperanza de las cosas celestiales. Y asi la fe es como
la basa y cimiento de nuestra esperanza. Es tambien argument de
cosas que no aparecen: es decir, la luz de la fe, infundida por Dios
en nuestra mente, nos es en lugar de argument, porque sin ar-
gumento alguno ni discurso de la razon humana asentimos y cree-
mos con much mas certeza y firmeza las cosas que Dios nos ha re-
velado, que hubiera sido capaz de hacer la razon humana. Porque
se debe tener por cosa much mas cierta lo que atestigua la verdad
divina, que lo que conclude con demostraciones la matemitica.
2. Y nadie extraiie que en las cosas divinas tengamos necesidad
y usemos de la luz y ayuda de la fe,'cuando en la realidad ni la
sociedad humana podria consistir sin el adminfculo de la fe. pe esta
1 Hebr. xi.





26 : SERMON I
manera la verdad ensefia san Agustin 1, que Dios le llev6 como
de la mano a la perception de la fe, por estas palabras: Vos, Se-
flor, con vuestra mano blanda y misericordiosa comenzaste poco a
poco A tratar y componer mi coi'azon, y hacerme considerar que
eran innumerables las cosas que yo creia, aunque no las hubiese
visto ni me hubiese hallado present cuando se hicieron; como son
muchas de las que se hallan en las histories de los gentiles; mu-
chas de lugares y ciudades, las cuales yo no he visto; otras mu-
chas creemos 6 los amigos y 6 los medicos, y i diversos hombres,
las cuales si no creyBsemos, no podrfamos vivir, ni hacer cosa en
este mundo. Finalmente, tambien me acordaba con cu6nta certi-
dumbre y firmeza creia qui6nes fuesen mis padres, lo cual no po-
dria yo saber, si no lo hubiera oido y creido. Hasta aqui san Agus-
tin. De cuyas palabras colegimos claramente cuAn conforme sea I
razon el que sin discurso de ella demos fe A Dios, respect que
sin ella damos asenso 4 los hombres. Luego rectamente arguye el
evangelista san Juan 2: Si recibimos el testimonio de los hombres,
el testimonio de Dios es mayor, el cual testific6 de su Hijo. El que
cree en el Hijo de Dios, tiene en si el testimonio de Dios: esto es,
tiene 6 Dios por testigo de su fe, cuya verdad es much mas cier-
ta que toda otra verdad. El fil6sofo Pitigoras, segun escriben mu-
chos autores, educaba de tal modo A sus discipulos, que por espa-
cio de siete anios, segun el nmmero de las siete artes liberals, no
habian de preguntar de modo alguno la razon de aquellas cosas que
les decia, sino que habian de dar cr6dito 6 las palabras del maes-
tro, hasta que todo lo hubieran oido. De lo cual man6 y prevale-
ci6 entire sus discipulos, que preguntando el uno 6 otro la razon,
la respuesta y razon era : el maestro lo dijo. Pues este fildsofo eru-
ditisimo preparaba con la fe primero 6 sus discipulos para la inte-
ligencia de las cosas grandes, ensefiindoles que primero era nece-
sario career y despues entender. Pues ,acaso no quiso el Profeta en-
sefiar este m6todo mismo, cuando dijo 3: Si no crey6reis no enten-
der6is? Pues hermanos; con esta sencillez de la fe comencemos a
decir alguna cosa de la naturaleza altisima de la divina 6 indivisa
Trinidad, para que con la direction de la fe podamos Ilegar A al-
guna inteligencia de este misterio. Porque, como dice san Cris6s-
tomo, es muy propio de la fe no inquirir las razones de aquellas
cosas que se hacen, sino obedecer A las que se ordenan. Pues para
1 San Agustin, lib. VI Conf. c. 5.
2 I Joan. v. 3 Isai. vn.





DE LA SANTiSIMA TRINIDAD. 27
que con esta religion podamos tratar de este altisimo misterio im-
ploremos humildemente el auxilio celestial por la intercesion de la
sagrada Virgen: Ave Maria.
Id y ensefiad A todas las genes, bautizando-
las en el nombre del Padre, y del Hijo, y del
Espiritu Santo.
3. Ala verdad, hermanos, que en estas palabras se manifiesta
claramente el misterip de toda la suma y adorable Trinidad, y de la
indivisible unidad, de modo que no tengamos necesidad de mas tes-
timonios d arguments para conservar inconcusamente la verdad de
esta fe, segun siente san Hilario.'Porque lo primero, en la palabra
bautizar se significa la ablucion de los pecados, y santificacion del
alma rational, y de la agnacion divina; esto es, la participation de
la naturaleza divina. Lo cual ciertamente es obra no de criatura al-
guna, sino de sola la Divinidad. Y esto insinu6 no oscuramente el
Ap6stol, cuando queriendo reprimii la vanagloria de los corintios,
con que se entumecian por la dignidad de sus doctors, les dice 1:
,Por ventura Pablo fue crucificado por vosotros, 6 habeis sido bau-
tizados en el nombre de Pablo? Que vale lo mismo que si les dijera:
Solo os debeis gloriar con razon en aquel que con su muerte os di6 '
la vida, y por cuya virtud omnipotente habeis alcanzado la gracia'
del Bautismo: es decir, el perdon de los pecados, y el derecho A la
herencia eterna. Y esto ni Pablo, ni Pedro, ni Apolo, ni alguna otra
criatura os lo puede dar por propiaautoridad, sino sola la virtud om-
nipotente de Dios. Porque perdonar las ofensas solo es propio de
aquel que fue ofendido. Y cuantas veces pecamos, violamos y ofen-
demos principalmente la majestad de Dios. Y esto mismo entendieron
tambien los fariseos, los cuales viendo al Seifor y Salvador que per-
donaba los pecados a un paralitico, dijeron que blasfemaba. Porque
,qui6n, dicen, puede perdonar los pecados, sino solo Dios? Por-
que al perdon de los pecados esti junta nuestra santificacion, la
cual solamente puede dar Dios. Porque si (como dice san Agustin)
es cosa mejor y mas noble ser bueno, que el ser solamente; si solo
Dios es el que me puede dar el ser, ,c6mo otro distinto de Dios me
podri dar el que sea bueno; esto es, el que delante de Dios sea ver-
daderamente just y santo? Luego solo siendo Dios el autor de esta
tan grande obra, y esta misma obra se diga que se hace en cl nom-
bre del Padre, y del Hijo, ydel Espiritu Santo, consta claramente
que en estas palabras se significa la majestad de la Divinidad sobe-
1 ICor.I.





28 SERMON I
rana, en la cual se declara, y no oscuramente, ya la distinction de
las divinas personas, y ya la unidad de la naturaleza. Porque cuan-
do el Maestro celestial nombra al Padre, y al Hijo, y al Espiritu
Santo, seiTala claramente tres personas divinas. Y cuando dice no
en los nombres en ndmero plural, sino en el nombre, insinu6 la uni-
dad de la naturaleza en las tres personas. Pues este es el misterio
que hoy nos propone la Iglesia para celebrarlo, adorarlo y expli-
carlo. Y de 61 me parece i mi que deben tratarse dos dosas. La una,
y que es la primer de todas, se debe demostrar con razones, que
hay Dios; y la otra se ha de exponer, en cuanto sea dado i nues-
tra rudeza 6 infancia, la trinidad de las Personas divinas.
4. En este asunto, lo primero se ha de procurar que con su-
ma religion y piedad disertemos y tratemos de este tan grande mis-
terio. Esto A la verdad nos amonestan no solo los Doctores sagra-
dos, sino tambien los gentiles. Por esto es por lo que dice Ciceron,
que el hombre debe hablar poco, y esto con temor de la potestad de
los dioses. Y.S6neca cita A Arist6teles que predica esto mismo por
estas palabras : Elegantemente dijo Arist6teles que nunca debiamos
ser mas vergonzosos que cuando se habla y trata de los dioses. Si
entramos en los templos con modestia, si yendo al sacrificio baja-
mos el rostro, llevamos la toga, si nos disponemos con todo g6ne-
ro de compostura ; ,cuinto mas debemos hacer esto cuando dispu-
tamos de las estrellas, de los planets, de la naturaleza de los dio-
ses, para que no afirmemos imprudentemente alguna cosa ignordn-
dola, 6 sabi6ndola mintamos? Hasta aqui Seneca. Pues si esto sen-
tian unos fildsofos gentiles que tuvieron un conocimieito tan oscuro
de la majestad de la Divinidad; &qu6 es razon hagamos nosotros a
quienes la fe cat6lica da un conocimiento tanto mas implio 6 ilus-
tre de ella? Pues con una sumisiofny reverencia de Animo como
esta, comencemos 6 tratar lo que os he propuesto.
5. Y a la verdad que aquella primera question, si hay Dios,
pareceri acaso sup6rflua 6 algunos. Pero no es asf de ningun modo.
Porque entire los mismos files hay tambien muchos A quienes pa-
rece conviene aquel dicho del Profeta 1: Dijo el necio en su cora-
zon, no hay Dios. Cdmo, dices, afirman esto? Ciertamente, por-
que, como dice el Ap6stol 2, confiesan que conocen a Dios, y con los
hechos lo niegan : esto es, piegan que hay Dios, no con sus pala-
bras a la verdad, sino con sus costumbres y m6todo de vida, res-
pecto que viven tan relajadamente, como si creyeran que no hay
1 Psalm. xii. 2 Tit. I.





DE LA SANTfSIMA TRINIDAD. 29
en el mundo 'deidad alguna ni providencia. Porque hay muchos
que se derraman de modo en todo g6nero de maldad,'sueltan las
riendas de la destemplanza a todos sus apetitos, .y estan tan olvi-
dados absolutamente de las cosas celestiales y tan apegados y fija-
dos en la tierra, quebrantan tan sin sentimiento alguno los man-
damientos divinos, como si creyeran que no hay Dios alguno en el
mundo. Porque no menos hacen estas maldades creyendo que si
absolutamente no creyeran. Y aunque los que asi viven tengan ver-
dadera fe, sin embargo la oscurecen con tantas sombras de los ape-
titos terrenos, cuantos son los pecados mortales que cometieron;
porque cada pecado mortal embota y ofusca los brillos de su luz,
aunque no la apague del todo. Porque asi como cada pecado que
cometemos se dice que minora la libertad del albedrfo por lo que
hace 6 la facilidad y prontitud de obrar, aunque no la quite abso-
lutamente : asi los mismos pecados oscurecen mas y mas el resplan-
dor de la fe, aunque del todo no la quiten. De esto sucede que el
hombre, rodeado de estas tinieblas dd sus males, no ve los preci-
picios puestos ante sus ojos, y asi cae en ellos a cada paso; y aun
tambien con la continuacion en pecar alguna otra vez es arrastra-
do de modo que le molesta el diablo con varias tentaciones de la
fe, y-comienza A dudar si hay algun Dios con cuya providencia se
rija el mundo. Sobre esto san Gregorio, exponiendo aquellas pa-
labras del santo Job ,' quis est Omnipotens ut serviamus ei, dice asi:
La mente humana derramada malamente por defuera se esparce y
divide en las cosas del cuerpo de modo, que ni vuelve interiormen-
te A si misma, ni'le vaga pensar en aquel que es invisible. Por tan-
to los hombres carnales, despreciando los mandamientos espiritua-
les, Ilegan A tanto alguna vez, que como corporalmente no ven 6
Dios, sospechan tambien que no existe. Y asi dicen en Job: 4Qui6n
es el Omnipotente, para que le sirvamos? Pues por causa de estos
y de otros que se han referido sera convenient que os muestre no
solo por la fe, sino tambien con las razones clarisimas que trae
santo Tom6s al principio de la Suma de la teologfa, que existe y
hay Dios.
Primera parte.

6. Lo primero se debe explicar, qu6 sea lo que suelen enten-
der los hombres en el nombre de Dios. Y si alguno hiciera esta
pregunta 6 todos los hombres, responderiap todos por una boca
i Job, xxr.





30 SERMON I
que en este nombre entendian ellos al president 6 gobernador de
este mundo, al Rey de los siglos, principio y fin de todas las cosas,
primer ente, primer motor, primer verdad, primera causa, dela
cual dependent todas las otras: y por uiltimo, en el nombre de Dios
entienden una cosa la mayor y mejor que se puede pensar. Y que
en el mundo haya esta divinidad, de la cual dependan todas las
cosas, y ella no depend de alguno, lo muestra santo Tom6s con
esta razon : En todas las cosas vemos y observamos 6rden y grades
de dignidad y nobleza. Porque el fnfimo grado tienen en. este 6r-
den las cosas que tan solamente tienen ser: como los elements,
las piedras, los metales; y el grado superior tienen las cosas que
no solo son, sino que viven tambien, como los Arboles, las plants,
las cuales vemos que florecen, echan hojas y llevan frutos, y estas
pertenecen 6 aquella especie 6 manera de vida que Ilaman vegeta-
tiva los fil6sofos. Y sobre este grado est6 la vida de los animals,
como que no solo viven, sino que tambien se mueven y sienten.
Pero el hombre obtuvo mas noble grado de dignidad, pues 6 todo
esto ailade la luz y resplandor de la razon. Y sobre el hombre co-
locamos las 6rdenes de los Angeles, los cuales usan no tanto de ra-
zon, esto es de la virtud de raciocinar, cuanto de una simple inte-
ligencia de las cosas. Y entire los Angeles es tanta la variedad de
dignidad, que segun la sentencia de santo Tom6s, ni aun dos An-
geles se hallan entire todos iguales en la dignidad, respect que se-
gun su sentencia todos se diferencian en especie. De esto sucede
que entire el Angel fnfimo y sumo, el uno es mas noble y excelen-
te en la misma naturaleza. Pues vi6ndose este 6rden en todas las
cosas, se ha de preguntar si debemos proceder por estos infinitos
Sgrados, 6 si filtimamente hemos dellegar 6 uno sumo respect del
cual no haya cosa mas noble ni excelente. Aquello primero de nin-
gun modo se puede afirmar, porque toda la naturaleza aborrece el
proceder en infinite. Por lo cual necesariamente se ha de estable-
cer esto postrero. Pues esto que ponemos en el sumo lugar y altf-
sima cumbre de todas las cosas y que bajo de si ve todas las otras,
Ilamamos Dios, respect de quien no hay cosa mayor, ni mas su-
blime, ni en el mundo, ni fuera de l6. Y que este sea la causa de
todos los otros entes, consta de que, como afirman los filos6fos, lo
primero en cualquier g6nero es la causa de todas las cosas que se
contienen bajo de aquel, g6nero. Porque el fuego en el g6nero de
cuerpos calidos es el prir~ero, decimos que es la causa de cualquie-
ra otro calor externo. Porque como quiera que de este modo son cA-





DE LA SANTISIMA TRINIDAD. 31
lidos, son tales ciertamente por la participation del fuego. Asi tam-
bien entire todos los movimientos de los cuerpos, el movimiento
celeste es el primero y el mas noble; y cl mismo es causa de todos
los otros: tambien los astros todos, aquella luz que tienen, la re-
ciben del sol, que entire todos ellos es el mas resplandeciente. Pues
de esta sentencia, que es constantisima entire fil6sofos, se colige
manifiestamente, no solo que hay Dios, sino tambien que tiene el
lugar sumo en todas las cosas y es la causa primera de cuantas co-
sas existen. Y asi en el g6nero de entes 61 es el primer viviente, y
aun (como dice Arist6teles) la vida misma por quien viven todas
las cosas. En el 6rden de inteligentes, 61 es el primer entendimien-
to de quien mana toda la virtud de'entender; asi como (segun que
se acaba de decir) del sol mana todo el resplandor de los astros.
En el 6rden de hermosura, 61 es el hermoso sumo y primero, en
el cual se contienen todas las hermosuras; asi como 61 dice de la
belleza de los campos: La hermosura de los campos esta en mi. Y
por iltimo, en el 6rden de verdad, 61 es la verdad primera en la
cual se contiene toda verdad, esto es, se contienen los ejemplares
6 ideas de todas las cosas verdaderas.
7. Hay tambien otra no menor razon, que mana de este clarf-
simo principio de la filosofia, A saber, todo cuanto se mueve es mo-
vido por otro. Porque los cuerpos de'los animates que vemos mo-
verse, se mueven no por si, sino por el alma que obra, y los im-
pele interiormente. Y asi sucede, que en ellos una cosa mueve, y
otra es movida; porque el cuerpo es movido y el alma mueve. De
aquf viene, que faltando el alma, queda inmoble el cuerpo. Y vien-
do que todo movimiento de los cuerpos inferiores depend del mo-
vimiento del cielo (como ahora se dijo): porque todo este inferior
mundo depend del superior; de suerte, que un solo eclipse de
sol, por el cual se impide que sus rayos Ileguen A nosotros, dispo-
ne con variedad y perturba estos cuerpos inferiores; se debe inqui-
rir de qu6 virtud del cielo supremo proceda el movimiento. Si di-
jeres y pusieres alguna inteligencia motor de este orbe, la cual
con su entendimiento y voluntad mueva este orbe, preguntar6 in-
mediatamente, si esta inteligencia depend de si misma, 6 de otra;
y si por st propia, 6 de 6rden de otra superior ejerce este oficio y
obra. Si no depend de alguna otra, y por si misma ejerce este ofi-
cio, a esta ciertamente con muchfsima razon llamar6mos Dios. Por-
que Dios solo es el que de nadie depend, que no reconoce supe-
rior, y que por sf mismo obra todas las cosas, como fltimo fin. Pero
-S





32 SERMON I
si dijeres que depend de otra, de la cual recibe la virtud de exis-
tir y mover, de esta luego, como de otra cualquiera, preguntar6lo
mismo: y asi, 6 se ha de proceder infinitamente, que como se ha
dicho, es un absurdo que aborrece la naturaleza, estando todas las
cosas definidas en ndmero y media, 6 necesariamente hemos de
Ilegar 6 un primer motor, que de ninguno depend, yd6 la virtud
y causa del movimiento a todas las cosas movibles, y a este llama-
r6mos Dios, y primer motor de este universe, gobernador y pre-
sidente de todas las cosas, y causa de tbdas las causes. Y porque es
propio del arte imitar, en cuanto es possible, las obras de la natu-
raleza, este mismo 6rden vemos en la repdblica de los hombres,
tanto en la civil como en la eclesi6stica. En la eclesiAstica los sim-
ples cl6rigos se colocan en el infimo lugar, estos se someten a los
obispos, los obispos a los arzobispos, estos A los patriarcas, y los
patriarcas al sumo y maximo Pontifice; el coal 6 nadie se sujeta,
dependiendo todos los otros de su autoridad, y sujetindose. a sus
leyes 6 imperio. Tambien se dejan ver en la repdblica civil various
magistrados colocados y dispuestos con tal 6rden, que los inferio-
res obedecen los mandates de los superiores, y dependent de su au-
toridad, y sobre todos esti el rey 6 el emperador, 6 quien todos
se sujetan, quedando este sin sujecion 6 nadie. Pues lo que el Rey
es en su reino, y en la Iglesia el Pontifice m6ximo, esto es en todo
el universe el Rey y Emperador sumo de los cielos.
S8. Y no con menos claridad se comprueba esta verdad por la
gobernacion perfectisima del mundo, de la dual dice asi Ciceron:
i, Quin hay tan fatuo que mirando solo al cielo, no siente que hay
Dioses, y piensa que las cosas que se hacen con tanto acuerdo y con-
sejo, que apenas con arte alguna se puede alcanzar el 6rden y vi-
cisitudes de ellas, suceden por mera casualidad? Y esto ,qu6 otra
cosa es que lo que atestigua el Ap6stol, cuando dice: que las cosas
invisibles de Dios las entiende y ve la criatura del mundo por me-
dio de las cosas criadas? Porque ,qu6 otra cosa es todo este gran-
de edificio del mundo y excelente f6brica, delineada con un 6r-
den y proporcion maravillosa, y lena de tantos y tan various en-
tes y animals, sino una voz sonorosfsima de la naturaleza que no
solo atestigua su Artifice sumo, sino que tambien predica su sabi-
duria infinita,su poder y su bondad? A la verdad ,cuonto nos ins-
truye para el conocimiento de Dios el resplandor inmenso de los as-
tros, la constancia admirable del sol y ]a luna,'y las demas estre-
Ilas errantes en sus muchas y varias conversiones, las vicisitudes de





DE LA SANTISIMA TRINIDAD. 33
dias y noches, y las variedades de los tiempos proporcionadisimas
para moderar la vida ? IQu6 tantos movimientos y conversiones de
la misma naturaleza celeste, concordes entire si de una manera ad-
mirable para conservar el estado y naturaleza de todas las cosas
que se contienen en el Ambito del mismo cielo? Y ,para qu6 har6
conmemoracion aqui de las tierras, de los mares, de la variedad y
multitud de todas las cosas? Y ,para qu6 por diltimo traer B cola-
cion la fibrica y artificio maravilloso en cada cosa por si, 6 el 6r-
den y conveniencia en todas, coligadas convenientemente todas las
partiess de la naturaleza con el lazo y nudo de la concordia, y en
:cierta manera distinguidas por diversos intervals de sonidos, que
.hacen una suavisima' armonia? LAcaso consta con poca claridad,'
que esta es una.voz de la naturaleza, que por todas parteslle-
ga 6 los 6nimos, y con un sonido clarisimo Ilena los oidos de to-
dos, y testifica que hay una cierta virtud de mente y razon inmen-
sa-y eterna, por cuyo ndmen y sabidurfa todas las cosas fueron he-
chas en su principio, y despues son regidas y movidas de ella? Pues
convencido con este argument de la misma naturaleza y de todas
las cosas el senior san Agustin, aun antes que estuviese dotado con
la luz de la verdadera fe, creia con tanta firmeza que habia Dios,
que dijo en el libro de sus Confesiones : Mas ficilmente dudaria que
vivia yo, que el que no habia una verdad, la cual se ve entendida -
por las cosas que hay criadas. Ni obsta A esta sentencia el que nin-
guno rodeado de este cuerpo mortal haya visto a Dios, para que'
por ello creamos que no exista lo que no vemos: cuando para nos-
otros no hay cosa mas cierta que el que tengamos alma, por la cual
vivimos y obramos, y sin embargo ninguno de nosotros la vi6 ja-
mas con los ojos.
9. Tambien 6 estas razones se puede afiadir esta sefial ciertisi-
ma, la cual tambien advirtieron los mas ilustres fil6sofos: A saber,
el uninime consentimiento de todo el orbe y de todas las gentes en
la opinion de la Divinidad: del cual dice asi Ciceron *: Entre los
hombres no hay gente alguna, ni tan agreste, ni tan de hierro, que
aunque ignore cuil Dios sea convenient tener, sin embargo no se-
pa quese debe tener.,Y es constant, que en lo que convienen to-
dos los hombres en todos los lugares y tiempos, convienen por la
misma naturaleza: como que por instinto y ley de la misma natu-
raleza estd grabado 6 impreso en todos. Y estas propensiones, que
provienen de la naturaleza, atestiguan todas las escuelas de fil6so-
1 Cic. lib. de Leg.
3 T. I.





34 SERMON I
fos, que no son en vano y temerariamente. Y a esta serial afiadi-
mios tambien otra no desemejante, y es, que todos los mortales en
los casos repentinos y desesperados, done no se les descubre espe-
Tanza algana de socorro human, instigados de ]a misma naturale-
Ya, se excitan A implorar el auxiliode la Deidad soberana. Y naciep-
do este de la inspiration de la misma naturaleza, no puede ser en
rano, como ahora dijimos. Y esta serial ciertfsima de la naturaleza
prueba y confirm claramente, no solo que hay Dios en el mundo,
sino que sabe tambien todas las cosas que pasan en la tierra, todas
las puede, y tiene cuidado y providencia de los negocios humans.
Sobre lo cual dice tambien asi Ciceron: Desde el principio persui-
danse los hombres, que los dioses son los seiioresy los moderadores
de todas las cosas, y que las cosas que se hacen, se hacen por su
mimen y potestad, y que ellos hacen much bien a los hombres y
ven cuil sea cada uno, qu6 hace, qun admit dentro de s.i, con qu6
designio y piedad reverencia la religion, y que tienen cuenta de los
pios 6 impios. ,Qu6 cosa, pregunto, se pudo decir por n hombre
gentil mas tonforme a nuestra fe ?
10. Pues, hermanos, estos arguments convencen con tanta
firmeza que hay Dios, que como dice santo Tomas,tualquieraque
conociere y penetrare su fuerza y eficacia, tiene un conocimiento
clarisimo de estaverdad. Pues de ambos.modos, esto es, pr la fe y
por razon meidenle consta de lo dicho que hay Dios, y'q'e 61 tiene
Conocimiento y cuidado do las cosas humranas. Por lo caal los hom-
tres perdidos y sin ley que viven tan libre y relajadamente, como
'si no hubiera deidad algnna ni-discernimiento alguno de los bienes
y males, sepan que hay Dios, y que conoce las cosas que se hacen
en la tierra, y que siendo inmensa 6 infinita su -bondad y su jus-
-ticia, no puede menos de.'amar mucho 6 los buenos, y hacerles
grandisimos beneficios, y aborrecer mn:ho a los males y ca.tigar-
los con los debidos y rherecidos tormentos. Y no haci6ndose'esto en
:esta vida, es necesario que se deba esperar-otra, en la cual pueda
constar la'razon de la divina jnsticia. Y este es el acerbisimo tor-
mento con que son atormintados en esta wida los hombres malos,
-los cuales para poder pecar impuinemente y soltar las riendas 6 sus
deleites quisieran 6 que no hubiera Dios,'6 que fuera ciego, 6 flaco,
6 injuslo, para que 6 por la ceguedad no pudiera ver sus delitos, 6
no pudiera castigarlos por falta depoder, 6 no quisiera por su injus-
ticia. IQud cosa puee hablr mas malvada que esto? Y asi como
esta fe misma de Dios es el torcedor gravisimo de la mala concien-





DE LA SANTISIMA TRINIDAD. 35
cia, asi por el contrario es el consuelo maximo de todos los pios en
toda su vida, y de consiguiente en todas sus calamidades.A la verdad
que con esta fe se consolaba el santo David, cuando aconsejAndole
sus amigos que huyendo de la presencia de Saul se fuera 6 los escon-
drijos de los montes, decia 1: El Sefior estn en su temple: el Seior
en el cielo tione su silla. Este lugar explana un int6rpretepor estas pa-
labras: Aunque me amenacen tantos peligros, sin embargo, confia-
do en mi inocencia, estar6 con animo esforzado y confiado, ni ja-
mis desesperar6 de mi salud: porque el Seiior tiene sfl eterno do-
micilio en el cielo: el Sefior desde el cielo rige las tierras, y desde
1o alto ve en el linaje human qu6 hace cualesquiera 6 qu6 pade-
ce, para aliviar a los buenos y castigar A los malos. Y asi 6 los co-
natos de los enemigos opondr6 mi esperanza colocada en el Sefior:
A este deseo propugnador y defensor rhio, a este, que no necesita
de armas, de dinero ni de oportunidad de sitios 6 tiempos para ha-
cer las cosas, sino que por su voluntad administra y perfecciona fe-
lizmente todas ellas. Veis cuan fAcil, firme e incontrastable socor-
ro me he propuesto y alcanzado I Pues esto quede dicho sobre la
question primera; lo cual asi como consuela muchfsimo A los pios,
asiarredra y espanta muchisimo A los malos 6 impios.

Segunda yarte.

11. Hasta aquf, hermanos, hemos navegado unos mares veci-
nos y cercanos i las costas: ahora se ha de perder de vista la tierra,
y hemos de surcar por mar alta. Porque hasta aquf se han tratado
cosas que sin fe se entienden con la luz dela razon: ahora se ha de
apartar de aquf en cierto modo la razon, y se ha de aprender y co-
ger la fe, con cuya luz de algun modo podamos tocar el altisimo
misterio de la Trinidad suma. Pues al modo que el padre de los fie-
les Abrahan 2, habiendo de adorar 6 Dios en el monte, dej6 los
criados a la falda, y solo 61 con su hijo Isaac subi6 al monte; asi
nosotros, dejada la razon en las cosas fnfimas, en donde ella se sue-
le emplear y detener, acompaniados de la fe subamosi la altura de
este misterio. Y asi se han de despedir de aqui la razon humana y
la lengua latina. Porque es mejor cometer solecismos 6 barbaris-
mos en la oracion y lenguaje, que en el misterio altisimo de la Tri-
nidad.
12. Lo primero se debe suponer que hay muchas cosas en Dios
1 Psalm. x. 2 Genes. xxr.
3*





26 SERMON I
que no pueden entenderse con solo la luz de la razon. Porque co-
noci6ndolo por sus obras, conocemos de 61 solo aquellas cosas que
se prueban por la testificacion de ellas. Por lo cual asi como una pin-
tura que represent al viyo su original con sumo artificio, declara el
inigenio y la destreza del artifice, mas no expresa sus costumbres, su
patria, su linaje, su nombre y fortune; asi claramente este mundo
.expresa la sabiduria, el poder, la bondad y providencia del supremo
Artifice, pero no declare de modo alguno otras muchas cosas que hay
en 61, respeeto que este efecto, aunque excelentisimo, no apura toda
la virtud de su causa. Y entire estas cosas se dign6 el Sefiorrevelarnos
en la ley de gracia el inisterio de la Trinidad suma. Porque aunque
este mismo misterio se hubiese mahifestado a los padres delViejo Tes-
tamento, sin embargo en el Evangelio se 'debi6 declarar mas plena
y perfectamente. Porque como el misterio de la Encarnacion del Se-
fior, por el cual el unig6nito Hijo de Dios por su benignidad inefable
sufri6 el vestirse la care humana, y ser puesto por nosotros en la
cruz, tenga el lugar supremo entree todos los beneficios y obras del Se-
ilor; necesariamente a la verdad se debi6 revelar el misterio de la Tri-
nidad suma, para que conocidala majestad y dignidad de Dios, en-
tendiese mas claramente la naturaleza humana, que era lo que debia
A tan grande Redentor. Prop6nesenos, pues, en este altfsimo misterio
la Trinidad de las personas divinas en la unidad de sustancia. Porque
es constant que la naturaleza divina es'simplicfsima, yusando de
la frase de Boecio, es unfsima, como que en ella nada hay com-
puesto, nada advenedizo, y absolutamente ningun accident, sino
sola y pura la majestad de la Divinidad. Por tanto oportunamente
se figure en aquel propiciatorio de oro, desde el cual antiguamen-
te daba el Sefior las respuestas, el cual en la redlidad era de oro pu-
ro, y'en el cual no habia figure alguna, ninguna pintura, y nada
habia afiadido de otro metal extraiio. Y asi alli nada mas se veia que
solo y purisimo oro. Pues en esta pura ysimplicfsima naturaleza de
la Divinidad confesamos que hay tres divinas personas. Y para que
no parezca que decimos cosas repugnantes 6 contrarias, ninguno
piense que aqui decimos nosotros tres sustancias, y una sustancia 6
tres personas, y una persona; sino que en una misma sustancia y
naturaleza adoramos y confesamos tres personas. Porque una cosa
significa el nombre de naturaleza, y otra el nombre de persona. Y.
asi como en nuestro Salvador confesamos tres naturalezas en una
persona, a saber, el Verbo de Dios, la care y elalma, porquo una
es la naturaleza de la came, y otra la del alma, y otra la del Ver-






DE LA SANTiSIMA TRINIDAD. 37
bo; sin embargo, una persona, esto es, un Cristo Seinor nuestro
subsiste en estas tres naturalezas; asi por el contrario en la beatisi-
ma Trinidad en una simple sustancia confesamos tres personas. Es-
to a la verdad en ninguna criatura racional 6intelectual se encuen-
tra. Porque en estas donde hay una sustancia, se encuentra solo
una persona inica. En esto, pues, se diferencia la naturaleza in-
creada de todas las criaturas; a saber, que en una simple sustancia
se'encuentren tres personas, esto es, elPadre, el Hijo y el Espiri-
tu Santo. El Padre, que de ninguno es hecho, ni criado, ni engen-
drado: el Hijo, que es solo del Padre, no hecho ni criado, sino en-
gendrado: el Espiritu Santo, que es del Padre y del Hijo, no he-
cho, ni criado ni engendrado, sino que procede. Porque asi como
en el sol se dejan ver tres.cosas, A saber, el sol, la luz que dima-
na de 61, y el calor que procede de ambos; asi en la beatisima
Trinidad adoramos y veneramos al Padre como sol, y al Hijo como
rayo resplandeciente del sol, y al Espiritu Santo que mana y pro-
cede de ambos. Pues de este inefable misterio, siendo muchas y casi
innumerables cosas las que se pudieran tratar, intentar6 explicar
solamente dos cosas, que parecen ser las principles y mas nece-
sarias para nuestra salud. De ellas una pertenece A la inteligencia de
este misterio, y la otra.para abrazar la verdad de la fe. Porque es-
tando obligados a career explicitamente este misterio, es necesario
que entendamos c6mo esto sea, no suceda que cuando oimos el
nombre de hijo 6 de generation, concibamos en nuestro animo al-
guna cosa indigna de una majestad tan grande.
13. Pues para esto se ha de saber que el Dios omnipotente to-
das las cosas que obra por si, las obra por entendimiento y voluntad,
esto es, entendiendo y queriendo. Porque cuando quiere hacer al-
guna cosa, no tiene necesidad de los instruments de los miem-
bros de que carece, 6 de herramientas 6 de algunas m6quinas 6 ad-
miniculos exteriores. Y asi esta vastisima mole del mundo, tantos-
orbes de cielos, tantas tierras y mares, tantasvariedades de plan-
tas y animals con solo el entendimiento y querer de su voluntad
lo cri6 todo sin auxilio alguno externo. Porque 61 dijo y se hicie-
ron 1, 61 mand6 y se criaron. Y asi como lo dijo 6 quiso, inmedia-
tamente salieron todas las'cosas criadas, y de la nada comenz6 a
brillar el mundo.
14. Supuestas estas cosas, llegu6monos mas de cerca al mis-
terio de la generation divina. El Hacedor, pues, de la natura-
1 Psalm. xxxin.






38 SERMON I
leza, que como cant6 el Profeta 1, hizo los cielos en entendimien-
to 6 sabidurfa, 61 mismo tambien con el entendimiento no cri6 i
la verdad, sino engendr6 al Hijo semejante 6 si. Pero de qu6 mo-
do dir6s? Cuando este (el Padre) entiende plenisima y perfecta-
mente su naturaleza, produce dentro de si el verbo del corazon, y
una imagen perfectisima de si mismo, a la cual los orAculos divinos
l1aman resplandor de la gloria paterna, im6gen y yerbo 6 hijo de
Dios. Y porque esta cosa tan grande excede toda la facultad de la
inteligencia humana, ni hay palabras algunas con que se pueda ex-
presar y significar, usamos de similes tomados de la naturaleza, con
los cuales de alguna manera podamos levantarnos i su conocimien-
to. Porque en todas las naturalezas imprimi6 1,lalguna im6gen, 6 .
lo.menos alguna huella de su perfeccion. Luego es cosa oportuna el
que cotejemos los siniles 6 semejanzas, y as como con unos admi-
niculos de la especulacion de la naturaleza comun, aspiremos al
Hacedor de la misma naturaleza.
15. Y para que mas cdmodamente se pueda hacer esto, mir6-
monos A nosotros mismos. Cuando cualquiera hombre se mira A si
mismo, y pone sumo cuidado y studio en la especulacion de si
propio, result y nace en la realidad una production 6 part, que
de ningun modo se debe despreciar. Y el parto es la noticia 6 co-
nocimiento de nosotros, en el cual antiguamente la filosofia coloc6
gran parte de la sabiduria. Luego si me conozco A mi mismo, y en
mf encuentro alguna cosa loable; es consiguiente que me ame a mi
mismo. Porque todo lo que es hermoso y loable por naturaleza con-
cilia el amor. Pues en cualquiera hombre que se fija en la conside-
racion de si mismo, hay la mente que consider con vehemencia y
atencion el estado de todo su inimo: hay el conocimiento, que es
como una prole 6 parte del entendimiento, !a cual nace de la mis-
ma consideration: hay el amor que se excita del conocimiento. En
nosotros a la verdad todas estas cosas son accidents, con los cua-
les se mudan los inimos, y se disponen de various modos. Y todas
las cosas que A nosotros se adhieren,, cuando se comparan y tras-
ladan d Dios, se han de conferir y entender de modo que antes se,
quite toda opinion de flaqueza, de modo que nada se piense en el
inimo indigno de Dios. Porque como 61 sea sumamente simple y
uno, y no admit accident alguno I la composicion de su perfec-
cion; siguese claramente, que lo que es accident en nosotros, en
61 es sustancia perfect que subsiste por su virtud y'estabilidad na-
1 Psalm. cxxv.





DE LA SANTSIHIA TRINIDAD. 39
tural. Luego considerando (como perp6tuamente -lo hace) atenta-
mente su naturaleza, engendra la misma sabidurfa que contiene en
sf todos.los bienes de vida, de luz, de bondad, de hermosura, de
deleite 6 inmortalidad. Este parto diviio, esta admirable 6 inmen-
sa especie de la virtud divina, este clarisimo espejo del Padre mis-
mo, este resplandor eterno nacido del eterno resplandor del Pa-
dre, llamamos nosotros, amonestados y ensefiados de las santas Es-
crituras, Hijo de Dios. Y de esta inteligencia de la mente divina, y
de la consideration de la hermosura inmensa procede un sumo amor
y eterno deleite 6 complacencia que con una eterna caridad enlaza
al Padre con el Hijo, y al Hijo con el Padre. Pues este nudo 6 vin-
culo estrecho de amor llaman Espiritu Santo los oriculos divinos.
Y como en Dios no haya mistura alguna, nada en 61 pueda ser pri-
mero 6 postrero, nada mayor 6 menor, nada mas fuerte 6 flaco;
es necesario que el Hijo al Padre, y el Espiritu Santo a los dos sea
'igual y en un todo semejante en la naturaleza, en el imperio, en
la deidad, en la potestad; porque en una y la misma naturaleza no
se puede excogitar diversidad, 6 desigualdad, 6 desemejanza. Y asi
reverenciamos y veneramos un Dios inmortal, incorp6reo, infini-
to, inmutable, omnipotente, simplicisimo en la naturaleza, y dis-
tinto por el nimero y razon de personas: y en la confession de esta
verdad suma permanecemos con una fe constant como en un cas-
tillo muy guarnecido.
Tercera parte.

16. Pero alguno expondri luego, y dird que 61 6 la verdad cree
yprofesa una fe semejante; pero que no entiende las cosas quecree.
Para esto te propondr6 dos grandes consuelos, con los cuales Ileves
con resignation esta flaqueza y cortedad de tu entendimiento. Y am-
bos los hallaris si pusierestus ojos primero en la grandeza de Dios,
y luego en tu pequefiez. Porque si confiesas que es incomprensible
la naturaleza de la Majestad divina, iqu6 teadmiras que no alcan-
ce tu ingenio lo que es de suyo incomprensible? Si predicas que es
inefable c6mo es possible que la expliques con palabras de hom-
bre? Ultimamente, siendo esta naturaleza y perfeccion sola infinite
entire todas las cosas, c6mo es possible que la razon finita del hom-
bre, contenida dentro de ciertos t6rminos, pueda alcanzarla 6 com-
prenderla? Porque pertenece 6 la gloria de la Majestad divina, que
exceda y trascienda infinitamente su sublimidad y grandeza todo
conocimiento de la razon humana, y que solo se conozca con una





40 SERMON. I
confession humilde de la fe. Los Santos contentAndose con esta fe,
A nada mas se esforzaban ni empeiiaban. De aquf es que dice san
Ambrosio: A mi me es impossible saber el secret y misterio de la
generation divina. Desfallece la razon, calla la voz, no solamente
la mia, sino tambien la de los Angeles. Es sobre las Potestades y
sobre los Angeles, y sobre los Querubines y Serafines, y sobre todo
sentido, porque esti escrito 1 :La paz de Cristo excede todo senti-
do. Y si la paz de Cristo es sobre todo sentido, Zc6mo no sera so-,
bretodo sentido generation tan grande? Pues td tapa tu boca, no
es licito escudrifiar los misterios soberanos, es permitido y licito
saber que el Hijo de Dios ha nacido; no es permitido ni licito el
discurrir de qu6 modo haya nacido: aquello no se puede negar, in-
quirir esto es miedo. Inefable a la verdad es aquella generation, se-
gun dice Isafas 2: Qui6n explicard su generation ? Hasta aqui san
Ambrosio.
17. Y si el hombre atiende 6 su pequeilez y tardanza de su en-
tendimiento, entenderA tambien ficilmente, que 61 no puede'pe-
netrar este arcano alto de la Divinidad, respect que apenas puede
,comprender con su razon aquellas cosas que estin delante de sus
ojos. De aquf es que dice Salomon 3, como no sabes cuil sea la vida'
del espiritu, y de qu6 manera se formen y consoliden los huesos en
el vientre de la prefiada; asi no sabes las obras de Dios, que es el
fabricante de todas. Por lo cual prudentemente dice san Gregorio :
El que no encuentre razon en las obras de Dios, en su pequefiez
hallari el por qu6 no la encuentra. Porque ,qu6 hay que extrafiar
que no alcance las cosas divinas el que se alucina en la investiga-
cion aun de las cosas minimas? CesarA, pues, esta queja, si tiene
el hombre enteramente conocida y explorada la debilidad y corte-
dad de su entender, y no extrafiard mas el que 61 no pueda com-
prender las cosas divinas, que el que un pigmeo no alcance 6 tocar
las nubes con su brazo extendido.
18. Os.propondr6 tambien otro no menos saludable consuelo:
y es que cuanto menos podais alcanzar lo que es Dios, tanto mas
debeis admirar su majestad, reverenciar su sublimidad, amar su
bondad, abrazar su misericordia, guardar con mayor diligencia sus
leyes y mandamientos. Porque si la grandeza de la Majestad es dig-
na de admiracion, tanto mas debemos admirarla, cuanto mas lar-
go distamos de su conocimiento. Si la bondad suma merece un amor
sumo, tanto mas debe ser amada, cuanto infinitamente excede la
1 Philip. IV. 2 Isai. LIII. Eccles. xi.





DE LA SANTISI A TRINIDAD. 41
perspicacia de nuestro entendimiento. Si es debida suma reverencia
6 la dignidad altisima, ,con cuinta reverencia debemos venerar
aquella sublimidad, cuya elevacion no comprenden aun los espiri-
tus serAficos? Porque siendo muchas las cosas que nos instruyen en
el conocimiento y amor de la inteligencia divina; sin embargo, nin-
guna otra cosa hace esto mas, que si entendemos que aquella alta
naturaleza excede con infinita distancia la diligencia de la razon cria-
da. Por tanto, de aquf sucede que atribuy6ndose con verdad a Dios
todos los nombres que significant alguna dignidad 6 perfeccion; sin
embargo, como dice san Dionisio 1, con much mas verdad se re-
mueven 6 niegan de 61. Como por ejemplo: si atribuimos 6 Dios su-
ma providencia, misericordia, sabiduria, poder, bondad y hermo-
sura, y con nuestra mente y pensamiento concebimos un insonda-
ble abismo de sabiduria, poder, bondad y hermosura, y se lo atri-
buimos 6 Dios, dista tanto este nuestro pensamiento de su aptitud
y su gloria, que es cosa mas oportuna remover de l1 estas perfec-
ciones, que atribuirselas. Porque aunque todas estas cosas se ha-
lien perfectamente en Dios; sin embargo, del modo que la cortedad
de nuestro entendimiento las concibe, de ningun modo se le atri-
buyen. Esto 6 la verdad lo sabemos no solo porque nos lo ensefia
san Dionisio, sino porque lo aprendemos tambien del Eclesijstico .
Pues dice asi: Glorificad A Dios cuanto podais, todavia restart y
sobrari aun: los que bendecis al Sefior, exaltadlo cuanto pudi6reis,
porque es mayor que today alabanza: no trabajeis, porque no lo
comprender6is.
19. Mas esto si se refiere a la cortedad y estrechez de la razon
humana, es menos de admirar. Es cosa much mayor que aun to-
do cuanto conciben de su grandeza aquellas beatisimas mentes, y
aun los mas elevados Serafines que conteimplan de mas cerca aque-
lla inmensa especie de hermosura, dista tanto de su hermosura y
majestad inmensa, que como antes dije, con mas verdad se puede
negar que atribuirselo. Y aun tambien si sobre lo sumo se puede
afiadir alguna cosa, aun no temer6 juntarlo a estos. Si Dios con su
virtud omnipotente criara alguna nueva criatura tan excelente que
en el 6rden de criaturas nada se encontrara mayor ni massublime,
todo cuanto alcanzara esta nobilisima criatura de la gloria de la
Deidad soberana, quedaria tan abajo de su dignidad, que antes es-
to mismo se debia remover de Dios que atribuirselo. UJltimamente
para acabar de una vez, cuanto alcanzaran de la majestad y gloria
1 Dionys. de Ccelest. c. 2. 2 Eccli. xLII.





42 SERMON I
de Dios 6 esta elevadisima mente, 6 las demis mentes criadas que
a rostro descubierto contemplan la especie de la hermosura divina,
es cosa tan corta que se dice ser c6si nada. Pues porque no hay
comparacion alguna de una cosa finita A otra infinita, y todo cuanto
entiende la criatura de la sublimidad de la naturaleza divina es fi-
nito y contenido en ciertos y fijos limits, con razon se dice que es
cosa corta, respect de que aun queda infinite lo que.resta de en-
tender. Luego, Lqui6n no admirariesta tan grande sublimidad de
la naturaleza divina? ,qui6n no quedaricomo at6nito, cuando mi-
re ante los ojos del alma este inmenso 6 insondable pi6lago de la
divinidad? cual perspicacia del alma no comenzara i ofuscarse con
este espldndor de la luz divina? Iqui6n entrando en este vastisimo
abismo de la divinidad, querri salir de alli y volver 6 nosotros?
Luego, ,qui6n no reverenciari con toda la devocion del inimo es-
te tan grande Seilor? 1qui6n no, e derramar6 todo en sus alaban-
Szas? tqui6n no se derretirA todo por la admiration de esta tan gran-
de majestad? ,qui6n no se ardera con un amor ardentfsimo? ,quien
no deseari morir mil veces por su gloria? ;qui6n no se reputard
por feliz porque 61 mismo le di6 los ojos de la fe, pon que puede
mirar esta luz tan grande? ,qui6n no deseard que todas las arenas
del mar se conviertan en lenguas para que prediquen perp6tuamen-
te sus alabanzas y le d6n gracias por este tan grande beneficio? To-
das estas cosas parece contemplaba el real Profeta, cuando decia I:
Confesarkte 6 ti, porque fuiste engrandecido terriblemente. Ex-
planando san Cris6stomo estelugar dice, que sucedi6 al Profeta una
cosa semejante A la que sticede 6 los que estando sentados en una
altisima pefia, miran bajo de sf al mar airado y bramando, los cua-
les at6nitos con la grandeza de esta borrasca, les parece que pier-
den la vista y virtud de sehtir. Pues esta enajenacion del alma en
cierto modo parece padecia el Profeta cuando ponia los ojos del al-
ma en aquel vastisinio pi6lago de la Divinidad; y asi convirti6ndo-
secon toda la devocion de su inimo A ensalzar sus alabanzas dice:
Confesar6te A ti, esto es, predicare, Sefior, tus alabanzas porque
terriblemente has sido engrandecido, esto es, porque con la glo-
ria inmensa de tu divinidad y majestad arredraste mi razon y la de-
jaste pasmada.,
20: Y ya tambien si puesto alguno en esta altisima atalaya, des-
de donde contemplaba esta tan grande altura de la gloria divina, se
abate desde alli A considerar el misterio de la Encarnacion y Pa-
1 Psalm. cxxxvri.





DE LA SANTiSIMA TRINIDAD. 43
sion del Sefior, y contempla aquel altisimo Sefior, g quien ve ele-
vado sobre los Querubines y Serafines, nacido en un establo, echa-
do en un pesebre, y muriendo en una cruz por la salud del g6nero
human: ,c6mo el que esto advierte puede respirar, puede estar
dentro de sf, c6mo puede retener el espfritu y el h6lito cuando
consider esta dignacion tan grande de la bondad divina? Ysiapar-
tindonos de esta consideration, ponemos los ojos en aquellos que
no temen ni tienen vergUienza de ofender esta bondad tan grande
con sus maldades y crimenes cotidianos; c6mo no nos pasma-
mos cuando contemplamos esta execrable ceguedad, esta ingrati-
tud y perversidad de muchos hombres? L c6mo no reventamos de
dolor y pasmo, cuando vemos que este mal tan execrable domi-
na, no en algunos rinconcillos 6 en algunos hombres, sino lati-
simamente en todo el orbe? Pero por cuanto esto, hermanos, no
podemos Ilorarlo bastantemente, volvamos d nosotros mismos, y
echando de ver no lo que hacen los hombres perdidos y estragados,
sino'lo que es decent A nosotros, miremos esta misma gloria de la
majestad divina, alabemosla, reverenci6mosla, admir6mosla, am&-
mosla con todas nuestras fuerzas, y procuremos observer sus leyes
y preceptos, y queramos antes derramar nuestra sangre que ofen-
derla; porque asi sucederd que asistiendo piadosa y religiosamen-
te todos los dias en estos ejercicios, podamos llegar A su felicfsima
compafila y vista. Amen.





SERMON II


ESQUELETO DEL SERMON II

DE LA SANTISIMA TRINIDAD.

Euntes docete omnes gentes, baptizanles eos
in nominee Patris,et Filii, et Spiritus Sancti.
(Matth. xxvill, 19).
Id y engeiiad a todas las genes, bautizando-
las en el nombre del Padre, y del Ilijo, y del
Espiritu Santo.

1. Dios honra al hombre revel6ndole sus misterios, y el hom-
bre honra i Dios crey6ndolos. Ni Dios podia conceder al hombre
un beneficio que mas le honrase que el de la revelation del miste-
rio de la santfsima Trinidad, ni el hombre podia hacer 6 Dios ob-
sequio alguno que le honrase mas que la creencia de este misterio
por divina revelation.

Primera part.

2. Circunstancias que concurrieron en la revelacion de dicho
misterio : 1.a la dignidad de la persona que hizo la revelacion;
2.a la grandeza del misterio revelado; 3.a la universalidad de los
hombres A quienes se revel6.
3. Dios nos revel6 el insondable arcano de su Trinidad perso-
nal por boca de su Unig6nito humanado: Unigenitus, quiestinsinu
Patris, ipse enarravit.
4. Id, les dijo A sus Ap6stoles, ensefiad 6 todas las gentes, bau-
tizindolas in nominee (h6 aquf la unidad de esencia) Patris, etFilii,
et Spiritus Sancti. (Ahf esti la trinidad de 'personas).
5. Vision de Ezequiel: Aquila grandis, etc., simbolo dela reve-
lacion de este misterio.
6. Grandeza delmisterio. Dios nos descubri6 todo su divino ser,
y las maravillas todas que en 61 se adoran.
7. Nos trat6 como amigos suyos manifestindonos los mas fnti-
mos y ocultos secrets de sf mismo. Jam non dicam vos servos, sed
amicos, quia, etc.
8. Nos di6 como A confidentes suyos la mas exacta y cabal idea
de sus divinas perfecciones.





DE LA SANTISIMA TRINIDAD. 45
9. Sin la revelacion de este misterio no tendriamos el mas alto
y sublime conocimiento de lo que es Dios en si.
10. En la antigua ley Dios se revel6 como uno; en la nueva co-
mo uno y trino. Solo unos cuantos Patriarcas conocieron este mis-
terio, que san Basilio llama: Mysterium christianorum, etc. :
11. Con mayor razon que David puede exclamar la cristiandad :
Non fecit taliter omni nation, et judicial, etc. ,Cu6l es nuestro deber
en retorno del distinguido honor que Dios nos hizo? Prestarle el
obsequio de nuestra fe.

Segunda part.

12. Por la fe 6 creencia confesamos la sabiduria y veracidad de
Dios, sacrificindole nuestro entendimiento que cree, y nuestra vo-
luntad que manda career. Sacrificio tanto mas agradable i Dios,
cuanto mas profundo es el misterio revelado.
13. Es el misterio mas incomprensible para el entendimiento
human.
14. Puede este conocer por induccion la unidad, poder, sabidu-
ria, providencia, etc., de un Ser increado.
15. Mas la trinidad de personas excede toda luz creada.
16. Al modo que el agua refleja la im6gen del sol sin darnos a
conocer su calor y fecundidad, las criaturas nos revelan un Cria-
dor, pero no sus perfecciones ad intra.
17. No obstante la revelacion, este misterio es para nosotros in-
comprensible, como antes de ella nos era incognoscible.
18. jC6mo comprender que uno sea tres, y que tres sean uno?
19. Los Padres y los te6logos aducen semejanza' y figures que,
supuesta la revelacion, nos dan alguna idea de este misterio, mas
sin embargo queda inasequible.
20. Nuestra alma es tambien una de aquellas figuras..
21. Al ponernos ante un espejo producimos una im6gen de nos-
otros mismos, y al contemplarnos interiormente nos amamos. Es-
to nos da & conocer algun tanto las procesiones divinas.
22. Todas esas imggenes son desproporcionadas 6 impropias, y
por lo tanto dejan el misterio siempre impenetrable.
23. ,Qu6 luz pueden, en efecto, suministrarnos tan imperfectas
semejanzas y figures para comprenderlo?
24. Solo apoyados en la autoridad yveracidad de Dios podemos
creerlo.





46 SERMON II
25. Sabelio, Arrio, Macedonio, etc., se negaron orgullosamen-
te A sujetar su razon A la creencia de este misterio.
26. El obsequio de nuestra fe en tan impenetrable arcano com-
pite con el que Abrahan prest6d Dios con su obediencia al sacrifi-
car a su unig6nito..
27. Esta honra y obsequio debemos tributarlo a Dios en todo
tiempo, hoy principalmente...
28. Profesion defe. Deprecacion.





DE LA SANTISIMA TRINIDAD. 4T



SERMON II


DE LA SANTiSIMA TRINIDAD.


Eunles docete omnes genes, baptizantes eos
in nominee Palris, et Filii, et Spiritus Sancti.
(Matlh. xxvinl, 19).
Id y ensefiad i todaslas gentes, bautizando-
las en el nombre del Padre, y del Hijo, y del
Espiritu Santo.

1. Que los hombres puedan honrarse igualmente unos A otros
con los beneficios y obsequios que se hacen recfprocamente, es co-
sa que no admite duda ni debe causar admiracion; pues la seme-
janza de naturaleza, la igualdad de grado y de calidadquesuele
existir entire los beneficios y obsequios que aquellos m-ituamente
se prestan, haccn que el mismo honor que el bienhechor confiri6
al favorecido, revierta ficilmente con sus obSequios del favorecido
al bienhechor; pero que lo mismo acontezca entire Dios y el hom-
bre, aqnuin es capaz de cion? Con efecto, la independencia de la existencia, la supremadfa
del dominion y la excelencia de las otras divinas 6 infinitas perfec-
clones comuniican tan gran m6rito a cada uno de'los beneficios que
Dios otorga al hombre, que al considerar la ruindad de su natura-
leza, la sujecion de su vasallaje y la mezquindad de su servil con-
dicion, parece impossible que elhombre sea capaz de tributar a Dios
obsequio alguno que honre tanto A Dios, como A 61 le honran los
favors que recibe de su Criador. Sin embargo, hermanos mios,
alentaos: no es tan vil ni tan miserable nuestra condition que no
podamos alguna vez con nuestros obsequios honrar Anuestro ben6-
fico Dios de un modo sumamente apreciable y digno; porque Dios
agradece tan inmensa y amorosamente los obsequios que le'tributa-
mos, que, no vacilo en decirlo, se tiene por tan honrado con ellos,
como honrados somos nosotros con los beneficios quede l1 recibimos.
Esto lo vemos realizado en el sagrado 6 inefable misterio de la au-
gustfsima Trinidad, que hoy se celebra, en cuanto Dios se dign6





48 SERION II
revelarnoslo, y en cuanto nosotros lo creemos firmemente; pues
respect a las divinas revelaciones. hechas por Dios al hombre,' y
]a creencia del hombre en las divinas revelaciones de Dios, ni po-
dia Dios conceder al hombre un beneficio que mas honrase al mis-
m0 hombre, que el de la revelation de este misterio, ni podia el
hombre hacer a Dios obsequio alguno que honrase mas a Dios que
el de career este misterio por divina revelation. H6 aqui, carisimos
hermanos, el asunto de mi discurso, en el cual me propongo un
mismo tiempo ensalzar la grandeza de la divina beneficencia y en-
comiar el m6rito de nuestra fe. La revelacion del misterio de la
Trinidad, favor el mas honroso que Dios otorg6 al hombre a quien
lo revel6, y la creencia en el mismo misterio de la Trinidad, obse-
quio el mas honroso que el hombre tribute a Dios por quien le fue
revelado. Oidme, os ruego atentamente, mientras voy A aducir las
pruebas de mi proposition.

Primera part.

2.. La revelacion de todo misterio, siendo por sf misma una co-
municacion sensible que de sus impenetrables arcanos hace Dios al
hombre, A quien habla, y cuyo entendimiento ilumina con su pa-
labra, es siempre una sublime 6 inestimable honra para el hombre,
A la manera que un monarca de la tierra honra alta y particular-
mente A un vasallo suyo confiAndole amistosamente sis secrets de-
stgnios. Por esto David, i quien Dios se dign6 revelar los profun-
dos secrets de'su divina mente, pregonaba el altfsimo honor que
habia recibido, diciendo: Occulta sapientime tue manifestasti mihi.
Mas A veces sube de punto por las circunstancias que en 61 concur-
ren, el precioso honor que Dios otorga al hombre revelandole sus
;profundos 6 insondables arcanos. Este honor lleg6, en efecto, has-
ta lo sumo en la revelacion del sacratisimo 6 inefable misterio de la
santisima Trinidad, porque en 61 concurrieron tres grandes circuns-
tancias, A saber: la dignidad de la persona que hizo la revelacion;
la grandeza del misterio revelado, y la universalidad de los hom-
bres A quienes se revel6.
3.. Siempre y cuando Dios nos revela algun misterio, 61 mismo
es quien nos habla; pero no siempre nos habla inmediatamente,
.pues las mas veces se vale A este objeto de sus ministros, por boca
de los cuales nos descubre los sublimes secrets de su mente divi-
na. Asi, cuando en el Antiguo Testamento, tuvo A bien manifestar





DE LA SANTiSIMA TRINIDAD. 49
su divinidad, declarar su nombre y promulgar sus leyes, vali6se
para esto del ministerio de un Angel; y'cuantas veces se dign6 co-
municar 6 Abrahan, A Isaac, 6 Jacob 6 6 otros de sus siervos, sus
eternos designios 6 sus infalibles promesas, tom6 tambien por ins-
trumento la voz de un Angel 6 de un Profeta. Mas al revelarnos i
nosotros el profundo 6 insondable arcano de la augustfsima Trini-
dad, escogi6 la persona mas digna, mas autorizada y excelsa, es
decir, su Hijo unig6nito; y por esto dijo con razon el ap6stol san
Juan : Deum nemo vidit unquam: Unigenitus, qui est in sinu Patris,
ipse enarravit.
4. En efecto, Jesucristo, despues de habernos revelado, du-
rante su vida mortal, con varias palabras la unidad y la trinidad de
Dios, ora llamindose Hijo del Padre, ora prometiendo A sus discf-
pulos que les enviaria el Espiritu Santo; resucitado que hubo A la
vida inmortal, hizonos la mas memorable, express ysolemne ma-
nifestacion de este misterio, cuando, apareci6ndose a los Ap6sto-
les, les mand6 que fueran animosamente por toda la tierra A pre-
dicar su fe y i reducir el mundo A su creencia. Id, les dijo, ense-
iiad 6 todas las gentes la verdad del Evangelio, y bautizad A todos
los hombres en nombre del Padre, y del Hijo, y del Espiritn San-
to: Euntes docete omnes gentes, baptizantes eos in nominee Patris, et
Filii; et:Spiritus Sancti. Admirables palabras por las cuales se nos
descubre todo cuanto hay de rec6ndito 6 imperceptible en este ine-
fable misterio, y todo cuanto creemos y adoramos en 61: In nomi-
ne, la unidad de la esencia ; Patris, et Filii, et Spiritus Sancti, la.
trinidad de las personas.
5. Ahora bien, ,podia Dios otorgarnosun honor mas inestima-
ble que el que nos otorg6 manifestindonos tan profundo arcano,
no por medio de un Angel 6 de un profeta, personas ambas excel-
sas y sumamente amadas del mismo Dios; sino por medio de su
linico Hijo, igual 6 61 en poder yen todas las perfecciones divinas?
Vi6 el profeta Ezequiel partir de las cumbres del Lfbano una 6gui-
]a grande con un mcollo de cedro en el pico, y descendiendo con
ripido vuelo A la tierra de Canaan, hacer donacion de 61 i la ciu-
.dad habitada de muchos 6 industriosos mercaderes: Aquila grandis
tulit medullam cedri, et transportavit ear in terram Chanaan, in urbo
negotiatorum posuit illam. I Hermoso simbolo del altisimo honor que
nos hizo Dios descubri6ndonos el misterio de la Trinidad por me-
dio de su Hijo Sf, 61 mismo, el Hijo unig6nito de Dios, figurado,
en razon de su infinita dignidad, por el 6guila grande, fue el que
4 T. i.





- 50 SERMON II
partiendo del seno del Padre para cubrirse de care mortal, des-
cendi6 al mundo, representado por la tierra de Canaan, y nos tra-
jo el meollo del cedro, esto es, el conocimiento de la trinidad de
]as Personas divinas, oculto hasta entonces 4 nosotros, asi como el
meollo esti oculto en el cedro; 6 hizo donacion de 61 4 su Iglesia,
que es la venturosa ciudad de mercaderes, es decir, la dichosa con-
gregacion de los fieles, que con sus obras virtuosas continuamente
se afanan por alcanzar la vida eterna : Aquila grandis tulit medullam
cedri, et transportavit ear in terram Chanaan, in urbe negotiatorum
posuit illam.
6. Y si tan grande fue el honor que se nos confiri6 por efecto
de la dignidad de la persona que nos hizo la revelacion, qu6 de-
bera decirse al considerar la grandeza del misterio revelado? Con
tal revelation, manifestindonos Dios la unidad de su esencia en la
trinidad de.las Personas, vino A descubrirnos todo su divino ser y
las tnaravillas todas que en 61 se adoran. Descubridse 61 mismo en
6rden a las criaturas, pero tal cual es en si mismo, sin relacion
alguna con las cosas creadas 6 creables, y nos di6 la mas exacta y
cabal idea de si propio y de sus divinas 6 ilimitadas perfecciones.
Descubri6nos aquella esencia unica, indivisible, infinita y eterna,
que se ensimisma, por decirlo asi, en tres personas distintas; las
perfecciones comunes a las tres divinas Personas, las propiedades
personales de cada una, las relaciones opuestas y las eternas pro-
cesiones por las cuales se distinguen entire sf, y por iltimo nos des-
cubri6 aquella calidad, que los te6logos liaman circuminsesion,
por ]a cual cada una de las tres Personas reside esencialmente, co-
mo en un trono augusto, en las otras dos. Nos manifest la inge-
nerabilidad del Padre, origen de toda la deidad, principio que no
procede de otro principio, pero principio del cual procede el Ver-
bo; la filiacion del Verbo, procedente del Padre, y consustancial
y coeterno a su principio; la inspiration activa.comun al Padre y
al Hijo, uno 6 indivisible principio de la inspiration pasiva, pro-
piedad personal del divino Espiritu, procedente del Padre y del
Hijo, y uno mismo en la sustancia, 6igual y coeterno 4 su princi-
pio. Nos revel6 el modo inefable como se habian realizado estas
emanaciones; como el Padre, contemplAndose y comprendi6ndose
con su perfectisimo entendimiento engendra al Verbo, su consus-
tancial imdgen, a quien comunica todas las divinas perfecciones,
except la calidad de Padre; como el Padre y el Yerbo engendra-
do por el Padre, contempldndose y amindose m6tuamente, con





DE LA SANTISIMA TRINIDAD. 51
su voluntad inspiran su consustancial amor, A quien comunican
igualmente todas las perfecciones divinas except la calidad de Pa-
dre y la calidad de Hijo. Nos manifesto como entire estas tres divi-
nas Personas no hay mayoria de edad, ni prioridad de tiempo, ni
superioridad de poder, sino una suma y perfectisima igualdad, por-
que tienen todas una misma esencia, una misma inteligencia, una
misma voluntad, un mismo poder y una misma eternidad; como
entree el generador y el engendrado, entire el inspirador y el inspi-
rado, no hay prioridad de causa ni dependencia de efecto, y si solo
prioridad y posterioridad de origen ; como el Padre engendra siem-
pre al Hijo, y el Hijo es siempre engendrado por el Padre; como
el Padre y el Hijo en unidad de principio inspiran siempre el divi-
no Espiritu, y el divino Espiritu es siempre inspirado por el Padre
y el Hijo; como el Padre estd enteramente en el Hijo, y el Hijo esti
enteramente en el Padre; como el Padre y el Hijo estin entera-
mente en el divino Espfritu, y el divino Espiritu esta enteramente
en todo el Padre y en todo el Hijo. -
7. Ahora, pues, habi6ndonos Dios revelado las maravillas y
grandezas todas que se adoran y veneran en su divino ser, y ha-
.bi6ndohos descubierto los ocultos 6 inescrutables arcanos de las tres
divinas Personas, el nombre y las propiedades de cada una, el 6r-,
den y la manera de las procesiones, la perfectisima oposicion de las
relaciones, jpodia concedernos un honor mas provechoso, exce-
lente y excelso? LNo nos admiti6 de esta suerte al mas intimo co-
nocimiento de si mismo, y no nos declare con seijaladisima distin-
cion por familiares, por confidentes y amigos suyos los mas inti-
mos, coino Jesds mismo lo signified6 los Ap6stoles despues de ha-
berles comunicado tales noticias y descubierto semejantes impene-
trables arcanos? Jam non dicam vos servos, sed amicos: omnia enim
quecumque audivi a Patre meo nota feci vobis. Porque al revelarnos
este misterio no nos descubri6 cosa alguna referente i las criatu-
ras, 6 ajena 6 61 mismo, sino dnicamente lo que'dentro de 61 esti
y en 61 solo se contiene. La omnipotencia, la providencia, la jus-
ticia y todos sus otros divinos atributos conciernen esencialmente a
las criaturas, en cuanto son producidas y sibiamente gobernadas
por 61. La encarnacion misma del Verbo eterno tiene relacion con
los hombres, para cuya salvation fue amorosamente realizada; y
la divina Eucaristia tiene tambien relacion con los mismos hom-
bres, en favor de los cuales se instituy6. Mas el augusto 6 inefable
misterio de la sacratisima Trinidad no tiene relacion alguna con las
4*





52 SERMON II
criaturas, pues se refiere exclusivamente a Dios; de donde se in-
"fiere que al comunicarnos este misterio se nos elev6 al mas alto ho-
nor que podia otorgarsenos, porque con tal comunicacion fuimos
admitidos al honroso conocimiento de los mas fntimos y ocultos se-
cretos de Dios.
8. Figuraos que un soberano revela confidencialmente A un va-
sallo suyo todos sus planes relatives A la conservation del reino y
A la felicidad del pueblo : las leyes que piensa promulgar, los em-
pleos que se propone conferir, las alianzas que piensa contraer, las
expediciones de mar y tierra que prepare, los tratados de paz que
media, las guerras que proyecta; ;qui6n dejari de conocer elgran-.
de honor que con la comunicacion de tan importantes noticias dis-
pensa el monarca A su vasallo? Ysi, no content con esto el sobe-
rano, introduce amistosamente al vasallo en su gabinete, y haci6n-
dole sentar familiarmente A su lado, le comunica las cosas todas
relatives A su propia persona: las ideas que embargan su entendi-
miento, los afectos que encierra su corazon, los males del cuerpo,
las aflicciones del espiritu, los manjares que apetece, los juegos que
le divierten, sus temores y esperanzas, en fin; ,qui6n dejara de
conocer que sea este el mayor honor que un monarca pueda dis-
pensar A su vasallo, supuesto que, descubri6ndole cuanto se en-
cierra en su mente y en su corazon, le declara por su mas intimo
valido y le hace cAsi su igual? Pues A tan sublime honor vino Dios
a elevarnos revelandonos el inescrutable arcano de la augustisima
Trinidad; admiti6ndonos al conocimiento de aquellas altas 6 incom-
prensibles perfecciones divinas, que no teniendo relacion alguna con
las cosas creadas', se encierran exclusive y admirablemente en 6l;
declarAndonos con esto de un modo excelso por 6ltimos confiden-
tes y amigos suyos carfsimos: Jam non dicam vos servos, sed amicos:
omnia enim qu&cumque audivi a Patre meo nota feci vobis; y lo que
es mas, dAndonos, para sin igual honra nuestra, la mas digna, la
mas exacta y cabal idea de sus divinas perfecciones.
9. Supongamos ahora que Dios no nos hubiese revelado la tri-
nidad de las Personas; ,qu6 mas sabrfamos entonces con respect
A 61, que la unidad de la esencia, la potencia productora de innu-
merables cosas, la bondad difusiva tan solo de st mismo fuera de si
y amante hasta lo sumo de sus criaturas, y otras semejantes per-
fecciones relatives tan solamente A las cosas creadas? Pues precisa-
mente por ser el t6rmino de estas divinas perfecciones las cosas
creadas 6 creables, limitadas en su esencia 6 infinitamente distan-





DE LA SANTiSIMA TRINIDAD. 53
tes de la infinita y perfectisima esencia de Dios; notendriamos en
el supuesto caso con respect A Dios y A sus divinas perfecciones el
conocimiento mas alto y sublime que ahora tenemos A consecuen-
cia de la revelacion del inefable misterio de la santisima Trinidad.
Porque ahora sabemos que hay en Dios, con.la unidad de la natu-
raleza, aquel santo consorcio de tres distintas Personas; que hay
una potencia que engendra siempre dentro de si un t6rmino pro-
porcionado 6 igual a la misma potencia generadora; que hay una
voluntad que siempre ama, y amando inspira un amor consus-
tancial al principio inspirador. Ahora bien, quinn no observa cuan-
to se ensancha con esto en nosotros la idea de las perfecciones di-
vinas, pues sabemos ya, no solo que hay en Dios una infinita vir-
tud de producer fuera de si t6rminos finitos y limitados, 6 infinita-
mente distantes de la virtud que los produce, sino tambien que hay
en 61luna infinita virtud de producer dentro de si t6rminos infinitos
6ilimitados, y de la misma sustancia que la causa productora?
iCuan grand, pues, cuan provechoso y honorffico fue para nos-
otros el beneficio que Dios nos dispense cuando manifestandonos el
inefable misterio de la Trinidad, nos revel6 A todos su perfectisima
esencia y nos di6 tambien a todos la mas cabal y exacta idea de sus
perfecciones divinas!
10. A todos nosotros se di6 este conocimiento; pues la revelacion
de tan profundo 6 impenetrable arcano no se redujo a unos pocos,
sino que se hizo A todos universalmente por boca de nuestro divino
Redentor : Euntes docete omnes gentes, baptizantes eos in nominee Pa-
tris, etFilii, etSpiritus Sancti. Durante la ley antigua, aunque Dios
dispense muchos y grandes favors A su amado pueblo, no quiso,
sin embargo, admitirlo al intimo conocimiento de este insondable
misterio, ni le manifest con respect a si mismo sino la unidad de
su divina esencia : Ego sum Deus unus. Solamente a unos pocos co-
munic6 por medio de imagenes simb6licas y oscuros enigmas la no-
cion de'la trinidad de las divinas Personas; A Abrahan, con la
aparicion de aquellos tres varones que se le pusieron dejante en el
valle de Mambr ; A Mois6s, explicindole la significacion de las cua-
tro letras que formaban su venerable nombre de Johova ; A Daniel,
mostrandole aquel anciano de dias, sentado en su augusto trono,
y el Hijo del Hombre que venia hicia 61, y el rio de sagrado fuego
que saliendo de la faz del anciano de dias, corria impetuosamente;
A Isafas, manifestandole el excelso asiento, donde el Seilor estaba
sentado, en tanto que los Serafines, cantando el divino Trisagio le





54 SERMON II
proclamaban tres veces santo. Mas no asf procedi6 Dies con nos-
otros: a nosotros que somos su pueblo favorite, su pueblo singu-
larmente amado y predilecto, a nosotros, digo, 6 todos nosotros
sin exception nos descubri6 y revel6 enteramente con palabras ex-
presas el adorable 6 impenetrable misterio; por lo que con razon
dijo el Apdstol : Mysterium, quod absconditum fruit a sceculis, et ge-
nerationibus: nunc autem manifestum est sanctis; y san Basilio, con-
siderando que este misterio no se revel6 6 los gentiles ni 6 los he-
breos, sino A nosotros solos, lo llam6 misterio propio de los cris-
tianos y noble distintivo de nuestra santa, augusta, invictfsima fe:
Mysterium christianorum, et Religionis nostrew maxime proprium.
11. Esto supuesto, me parece que hay entire nosotros y el an-
tiguo pueblo de Dios la misma diferencia que se observaba en el
sagrado temple de Jerusalen entire las diversas classes de personas.
En el atrio exterior del temple, dondeestaba situado el. altar de
los holocaustos y se consumian las victims que se sacrificaban,,
permanecia el pueblo, 6 quien no se permitia ver el area, ni si-
quiera el velo que impedia !a entrada en el Sancta. En el interior
del temple, hasta aquel punt en que se- dividia del sagrado ta-
bern6culo, y donde se colocaba el altar del incienso, la mesa de
los panes de proposition y el candelabro de oro, permitfase entrar
A los sacerdotes menores, los cuales sin embargo no podian ver el
area sino al travys de aquel delgadfsimo lienzo. En la parte interior
del temple, que formaba el Sancta Sanctorum, Ilamado tambien
casa del Seilor, Domus Domini, donde estaba depositada el area,
entraba fnicamente el sumo sacerdote, que veia el arca de cerca,
y, con el incensario en las manos, la perfumaba, recibia sus ins-
trucciones y oia sus or6culos. Ahora bien, en la multitud que per-
manecia en'el atrio, enteramente privada de ver el arca, estaba
simbolizado el pueblo judio, 6 quien fue totalmente desconocido el
inefable misterio de la augustisima Trinidad : en los sacerdotes me-
nores que entraban en el interior del temple y miraban clarca por
las pequefias aberturas de aquella trasparente cortina, estuvieron
representados los pocos profetas A quienes Dios otorg6 el conoci-
miento de las tres divinas Personas, aunque bajo oscuras imigenes
y simb6licas significaciones: por ultimo, en el pontifice, que en-
traba libremente en el Sancta y veia sin estorbo el area descubier-
ta, perfumindola con timiamas y oyendo claramente sus oricu-
los, vemos significado el pueblo cristiano A quien Dios comunic6
por medio de su Hijo la revelation expresa del adorable misterio





DE LA SANTiSIMA TRINIDAD. 85
de la santisima Trinidad : Mysterium, quod absconditum fruit a secu-
lis, et generationibus: nunc autem manifestum est sanctis. Diga, pues,
en buen hora David, hablando de la honra que Dios dispense su
pueblo manifestindole la unidad de su perfectfsima esencia y dis-
tingui6ndole con esto singularmente de las otras naciones, envuel-
tas en las tinieblas de una ciega ignorancia y adoradoras sacrilegas
de falsas y execrables divinidades: Non fecit taliter omni nation, et
judicial sua non manifestavit els; y afiada con transported de jdbilo,
que solo en la Judea se hallaba el verdadero 6 inefable conocimiento
del inico y verdadero Dios: Notus in Judcea Deus; pues nosotros
los cristianos, gente santa, pueblo de adquisicion, pueblo A quien
el Seiior cri6 para s : Gens sancta, populus acquisitions, populous
quem fecit Dominus, admitidos por Dios A la honrosa confianza de
sus secrets, al pleno y expreso conocimiento de la unidad de su
esencia en la trinidad de las Personas, y mas amados y favorecidos
por 61 que su antiguo pueblo, podemos decir con mas razon: Non
fecit taliter omni nation, etjudicia sua non manifestavit eis, y procla-
mar.enajenados de santo jibilo, que entire nosotros, y solo entire
nosotros se halla el verdadero, propio 6 infalible conocimiento de
Dios, uno en esencia y trino en personas : Notus in christianitate
Deus. Mas ya que tan precioso y excelso honor nos hizo Dios A to-
dos revelindonos tan augusto 6 inefable misterio; ya que con in-
estimable predileccion nos distingui6 de todos los demAs pueblos;
ya que nos declarS por hijos, confidentes 6 fntimos y entrafiables
amigos suyos; Iqu6 podr6mos nosotros hacer para corresponderle,
para demostrarle nuestra gratitud, para devolverle con nuestros
obsequios, en cambio del honor que 61 nos ha dispensado, otro ho-
nor tan parecido y digno como nos sea possible? No debemos hacer
mas, hermanos mios, que career el mismo augusto 6 inefable mis-
terio que 61 nos revel6: porque si la revelation del augustisimo mis-
terio de la Trinidad es el favor mas honorffico que Dios ha hecho
al hombre A quien lo ha ievelado; la firme creencia en este miste-
rio es el obsequio mas digno que el hombre puede hacer 6 Dios por
quien le ha sido revelado. Voy a demostraroslo: estadme atentos.

Segunda parte.

12. La creencia que se da a todo misterio revelado es un obse-
quio que el hombre tribute 6 la autoridad de Dios, que habla y le
comunica sus secrets; obsequio que redunda en grande honra de





56 -SERMON II
Dios, porque con su creencia el hombre le confiesa infnitamente
sibio en el conocimiento de las cosas, tales como son en si, 6 infi-
nitamente veridico en el modo de manifestarlas, tales como 61- las
conoce; y es tambien un sacrificio quo el hombre hace 6 Dios de
todo 61 mismo, del entendimiento que cree y de la voluntad que or-
dena career al entendimiento, aunque no entienda lo que cree, bas-
-tando que Dios haya hablado, y que haya motives evidentemente
"creibles para career que ha hablado. Mas aunque esto es igualn}en-
te cierto con respect 6 todos los actos de fe; sin embargo; de la
3nayor 6 menor profundidad y oscuridad de cada misterio revela-
do se deduce la mayor 6 menor obsequiosa sujecion que el horn-
Ire presta A Dios con el entendimiento que cree y con la voluntad
que manda career; porque i media que van faltando las luces y las
Tazones que naturalmente persuade al entendimiento la verdad
revelada, se aumenta tambien el vigor de la piadosa afeccion de ]a
-voluntad que obliga al entendimiento a dar asenso A aquella ver-
-dad, y en igual proporcion se aumenta el aprecio que se hace de
3a inefable:autoridad de Dios revelador, en la que estriba toda la
-azon de nuestra creencia.
S13. Ahora bien, entire todos los misterios revelados, ,hay per
-ventura alguno mas profundo y rec6ndito y mas distant de.nues-
tro natural conocimiento que el grande 6 inescrutable arcano de la
.augustisima Trinidad? No; porque este es un misterio, antes de su
aevelacion, totalmente incognoscible, y despues de su revelacion,
.absolutamente incomprensible para el entendimiento human.
14. Puede, sf, el human entendimiento, con el auxilio desu
-luz natural, por la induccion de la existencia de las mismas cria-
-turas, Ilegar ficilmente y con certeza al conocimiento de. Dios, 6
inferir la unidad de su esencia y sus infinitas perfecciones. La con-
tingencia y la carencia de cada uno de los efectos creados ,no de-
imuestra por ventura evidentemente la necesidad de un primer ser
independiente, increado, eterno, primera y dnica causa de todo
cuanto hay y puede ser creado? Y las perfecciones contenidas en
Jas mismas cosas creadas tno nos revelan claramente las infinitas
perfecciones del primer principio increado de donde se derivan? Si
al oir el armonioso sonido de una dulce citara, y al contemplar la
ordenada estructura de uh suntuoso edificio, inferimos naturalmen-
-te la pericia de la mano que pulsa las cuerdas y ]a inteligencia de
3a mente que ide6 la fibrica; 4c6mo, pues, al ver la singular be-
ileza y el maravilloso 6rden de las parties todas que componen el





DE LA SANTISIMA TBINIDAD. 57
universe; la variedad de las estaciones, la multiplicacion de las
plants, la piopagacion de los series vivientes, la s6bia y perenne
distribution de los bienes y todas las maravillas y bellezas que en
el,mundo observamos A favor de la unig6nita luz que en nosotros
brilla desde que nacemos, c6mo, digo, al contemplar todo esto no
hemos de sentirnos todos movidos 6 inclinados conocer con evi-
dencia la hermosura, la grandeza, el poder, ]a inmensidad, la sa-
bidurfa y la providencia de aqutel primer Ser increado, infinite,
eterno que sac6 las criaturas de la nada y las rige y gobierna, si-
biamente?
15. Mas para descubrir que este primer Ser sea uno en esencia
y trino en personas; que en esta trinidad de personas la primer
sea increada 6 increable y padre de la segunda; que la segunda
persona sea producida por un acto de inteligencia, 6 hijo de la pri-
mera; que la tercera proceda de un acto de voluntad de la prime-
ra y de la segunda, y sea consustancial amor de estas dos; que
la persona producente no sea causa de la producida ni superior 6
esta; que la persona producida no sea efecto de la producente ni
inferior i la misma, sino que todas tres sean igualmente infinitas,
igualmente eternas y de una misma 6 id6ntica esencia, y constitu-
yan un solo y anico Dios; para descubrir todo esto, digo, no bas-
ta laluz natural, no basta la razon ni el discurso human, porque
semejante misterio excede a today luz creada, 6 toda razon natural,
y es superior A todo human discurso, ni pueden las criaturas su-
ministrar a nuestro entendimiento siquiera una confusa idea 6 una
d6bil conjetura de tal misterio.
16. Porque si bien todos los efectos son universalmente capa-
ces por su naturaleza de conducirnos al pleno conocimiento de las
perfecciones de las causes que concurrieron A su production; no
pueden empero darnos la mas minima idea de aquellas que no han
concurrido 6 su formation, ni tienen con esta relacion ni conexion
alguna. Si os parais A mirar en las claras aguas de una fuente la
im6gen del sol, 6 6 contemplar las bellezas de una excelente pin-
tura, al punto os formar6is una idea de la luz del astro y del arte
del pintor. Pero Lcomprenderfais ni pudi6rais jams comprender
por este solo hecho la fecundidad y el calor del sol, 6 la nobleza y
la riqueza del pintor? Ciertamente que no. ZY por qu6? Porque
solo la luz del sol concurri6 A former aquella im6gen dentro del
agua, y no su calor ni su fecundidad; asf como solo el arte del pin-
tor concurrid A former el cuadro, y no la limpieza de su sangre ni





58 SERMON II
sus bienes de fortune. Ahora, pues, todas las criaturas visible 6 in-
visibles' son efecto de las perfecciones comunes A la Trinidad, no de
aquellas que constituyen y distinguen cada una de sus personas; y
de ah( elque por el conocimiento que tenemos de las criaturas, a
favor del natural discurso podamos llegar 6 conocer evidentemente
la unidad, el poder, la bondad, la providencia y las otras perfec-
clones de la esencia de Dios que concurrieron todas indivisiblemen-
te a la production de las mismas criaturas; pero no las divinas
opuestas relaciones que en una misma esencia constituyen la tri-
nidad de las Personas ; porque estas relaciones no concurrieron for-
malmente y como principio productive 6 la formation de las cria-
turas, ni tienen referencia ni conexion alguna con ellas. Para co-
nocerlas se require la divina revelation expresa, por la cual se
manifieste el rec6ndito y admirable secret al entendimiento hu-
mano, incapaz por sf mismo de descifrarlo y aun de imaginarlo.
Por esto dijo el Redentor que nadie conoce al Padre, sino el Hijo;
ni conoce nadie al Hijo, sino el Padre, y aquellos a quienes el Hijo
mismo ha querido revelar el adorable 6 insondable arcano: Nemo
novit Patrem, nisi Filius, et nemo novit Filium, nisi Pater, et cui vo-
luerit Filius revelare.
17. Pregunto ahora: LserA tal vez que despues de la revelation
que se nos ha hecho de este tan profundo misterio, podamos con
facilidad entenderlo y comprenderlo claramente? De ningun mo-
do; pues asf como antes de su revelation era para nosotros entera-
mente incognoscible, asi despues de hab6rsenos revelado es para
nosotros del todo incomprensible. A este prop6sito conviene obser-
var que al mismo tiempo que los dos Serafines, A quienes vi6 Isafas,
cantando en alta voz el santo Trisagio confesaban 6 Dios Seflor de
los ej6rcitos, uno en esencia y trino en personas: Sanctus, Sanctus,
Sanctus Dominus Deus exercituum; cubrian con sus alas la faz y las
plants del mismo Dios: Velabant faciem ejus, et pedes ejus; y todo
el gran temple qued6 Ileno de tenebrosa niebla y de denso humo:
et Domus repleta est fumo; con lo cual se quiso dar 6 entender que
aun cuando 6 la luz de la fe aparezca cierta 6 infalible la unidad de
la esencia divina en la trinidad de las Personas; no obstante, seri
este siempre un misterio oscuro, profundo y sublimfsimo, y por lo
mismo el human entendimiento no podri jams comprenderlo cla-
ramente.
18. Y la verdad, &qui6n es capaz de comprender que uno
sea tres y que tres sean uno; que de tres personas haya una impro-





DE LA SANTiSIMA TRINIDAD. 59
ductible y dos producidas; que de estas tres personas la una no sea
anterior ni superior a la otra, sino que las tres sean iguales, inde-
pendientes, eternas y constituyan un mismo Dios? D6nde sehalla-
r6 una semejanza, d6nde una im6gen que sirva al human enten-
dimicnto de propicia luz para aclarar la oscuridad de tan incom-
prensible arcano?
19. Ya s6 que los Padres y los te6logos aducen muchas y di-
versas semejanzas y figures, por cuyo medio, supuesta la revela-
cion, podamos llegar 6 entender en algun modo cuanto hay rccdn-
dito 6 imperceptible en el adorable misterio de que tratamos. Figu-
raos, dice san Agustin, una agua que mana de una fuente, corre 6
manera de un rio, y forma un lago: una es el agua; y sin embar-
go, es fuente, rio y lago: la fuente no nace de otra fuente; pero
el rio nace de la fuente, y de la fuente y del rio se forma el lago.
Ved aqui una imagen por la cual puede concebirse alguna idea de
la unidad y trinidad de Dios. Una es la esencia en tres personas dis-
tintas: el Padre no procede de ningun principio; el Hijo procede
del Padre; y del Padre y del Hijo procede el Espiritu Santo. Veis
la luz? De esta se forma el rayo luminoso, y del rayo y de la luz
deriva el calor: pero ni la luz es anterior al rayo, ni el calor es pos-
terior al rayo ni 6 la luz. Por medio de esta semejanza puede en-
tenderse c6mo ni el Padre generador es anterior al Verbo engen-
drado, ni el amor inspirado es posterior a su principio. Suponed
que tres limparas iluminan una misma estancia. Cada limpara di-
funde su luz por toda la estancia, y no en unia parte de esta, y don-
de esti la luz de una l6mpara esta tambien la de las otrasdos. Ved
aqu una figure con la cual se puede comprender c6mo, merced A
la unidad natural de la esencia,cada una de las tres distintas divi-
nas Personas es trono de la otra; como no puede entenderse la
una sin la otra, y como cada una de ellas esti toda en las otras dos.
20. Mas L, qu6 buscar semejanzas fueradevosotros? Ponedlos
ojos en vosotros mismos, aiiade san Agustin. jNo teneis una alma
con tres distintas potencias? id6nde se hallard una idea mas expre-
siva de la inica indivisible divina sustancia en tres personas dis-
tintas?
21. Cuando os mirais en un espejo 6 en una clara fuente, no
reflejais en el cristal 6 en el agua la im6gen de vosotros mismos?
Y al consideraros adornados de muchas prendas morales y de mu-
chas dotes corporales, no venis 6 gozar de vosotros mismos y A ama-
ros afectuosamente? Pues, Lqu6 comparacion mas propia para de-





60 SERMON II
notar como el Padre, mirAndose y contemplindose en el purfsimo
espejo de la divina esencia produce su consustancial imngen, que
es el divino Hijo; y el Padre y el Hijo, contempldndose y am6ndo-
se mdtuamente, produce en unidad de principio el Espfritu San-
to, amor constancial de entrambos?
22. Pero por muchas y diversas que sean las similitudes y las
figures con las cuales los Padres y los te6logos se esmeran en ex-
plicar ingeniosamente al entendimiento human el impenetrable
misterio, quedard este siempre envuelto en sus tinieblas y en su in-
comprensibilidad; porque las imigenes creadas que al efecto se adu-
cen son todas desproporcionadas, inadecuadas 6 impropias para ex-
plicarlo; pues falta en ellas la unidad y la independencia de los prin-
cipios, la'distincion y la inseparabilidad:de 1os t6rminos, la iden-
tidad y la indivisibilidad de la sustancia, y la igualdad de las perfec-
ciones. Diversa, distinta y divisible es, por mas que se Ilame una
misma, el agua que mana de la fuente, corre por el rio y se reune
en el lago. La luz es causa del rayo; el rayo es efecto de la luz; el
calor deperide de la luz y del rayo. Mas luz emana de tres l6mpa-
ras que de una sola. Las tres potencias del alma no son distintas si-
no con respect a nuestro modo de concebirlas. La imigen produ-
cida por nosotros en el cristal 6 en el agua es unpuro accident;
y accident es tambien, y no sustancia, el amor producido por nos-
:otros mismos.
23. 'Esto supuesto, ,qud luz pueden suministrar tan imperfec-
tas semejanzas y figures al human entendimiento para ayudarle 6
comprender de cualquier modo lo que la fe nos ensefia en el ado-
rable misterio de la santisima Trinidad ? En este, la esencia' es una,
singular, individua, indivisible en tres personas realmente distin-
tas. Un Padre increado que engendra un Hijo de su misma sustan-
cia; y un Padre y un Hijo que produce un Espfritu increado de su
misma naturaleza. Una esencia que del producente se comunica al
producido, pero que no es producida. Tres personas que tienen
unas mismas perfecciones, y de las cuales ninguna es superior A la
otra, aunque la una es Padre, y no Hijo; la otra es Hijo, y no Pa-
dre; la otra es Espiritu Santo, y no Padre ni Hijo. La una es tro-
no de la ptra, y la una reside y mora en la otra: ni la una es mas
que las otras, ni estas mas que aquella. El Padre no es causa, si-
no principio del Hijo, y aunque es principio del Hijo, no es supe-
rior 6 este: el Hijo recibe la existencia del Padre, pero no depend
del Padre ni es inferior 6 este. Uno mismo es el entendimiento del





DE LA SANTiSIMA TRINIDAD. 61
Padre y del Hijo: en el Padre es fecundo, en el Hijo es est6ril, y
sin embargo, ni es mas perfect en el Padre, ni menos perfect en
el Hijo, porque en ambos es el mismo. De la voluntad del Padre y
del Hijo procede el Espiritu Santo: dos son los que inspiran; mas
uno es el principio inspirador, y uno el inspirado: el inspirado no
depend del inspirador, ni el inspirador es superior al inspirade.
El inspirado tiene la misma voluntad que ,el Padre y el Hijo, que
son el principio inspirador: en el Padre y en el Hijo la voluntad es
active; en el inspirado es ineficaz; y sin embargo, ni es mas per-
fecta en el Padre y en el Hijo; ni menos perfect en el inspirado,
porque es una misma en todos. El Padre no es anterior al Hijo;
ni el Espiritu Santo es posterior al Padre y al Hijo; sino que las
tres Personas son coiguales, consustanciales y coeternas, porque
son un solo Dios. Oh tinieblasI IOh oscuridad I Oh misterio! por
su sublimidad y profundidad siempre incomprensible al entendi-
miento human! Grande sois, Dios mio, pues habitais entire los au-
gustos resplandores de una luz tan resplandeciente, que el enten-
dimiento human no puede fijar en vos su mirada: Lucem habitats
inaccessibilem! Grande sois, Dios mio, pues que siendo uno en esen-
cia y trino en personas, tanto distais del alcance de nuestro enten-
dimiento, que no podemos llegar nunca A comprenderos: Magnus
Dominus, et vincens scientiam nostram.
- 24. Ahora bien, si tan alto, oscuro 6 incomprensible es, aun
despues de su revelacion, el adorable misterio de la-unidad y tri-
nidad de Dios, qui6n dejara de conocer la suma dificultad que na-
turalmente tiene en creerlo el entendimiento human? De ahi,
pues, el obsequio honorabilfsimo que tribute a Dios crey6ndolo:
porque para creerlo se funda inicamente en la autoridad del mis-
mo Dios, que se lo ha revelado. Para career en la omnipotencia, en
la sabidurfa y en los otros atributos divinos, el entendimiento no
necesita hacer ningun esfuerzo, pues a ello le persuade y obliga su
misma razon natural; mas para career en este misterio de nada pue-
de servirle la luz natural, porque a cualquiera parte que se vuelva
no ve mas que oscuridad: no lo conoce, no lo entiende; no hall
imagenes, ni simbolos, ni figures que puedan facilitarle su cono-
cimiento: por esto, apoyado en la sola autoridad de Dios, leda fe;
y la voluntad que le ordena dArsela, movida del amor que profesa
al misterio revelado, ord6nale tambien que no repare en su oscu-
ridad, que no escudrifie sis razones, sino que lo crea firmemente,
bastandole saber que'Dios, primer 6 infalible verdad, se lo ha re-





62 SERMON II
velado. Y L quin no ve la gran gloria y el sumo honor que de esta
nuestra creencia resultan para con Dios, A quien confesamos vera-
cisimo en sus palabras, demostrando que cuando 61 habla y nos de-
clara alguna cosa, aunque no la entendamos ni podamos nunca en-
tenderla, la creemos indubitadamente, porque cuanto l1 nos ma-
nifiesta no puede dejar de ser verdad?
25. Se compreidera facilmente cuan arduo y escabroso es en si
mismo y cuan honorifico y glorioso para cop Dios el gran sacrificio
que a Dios hacemos, sujetando nuestro entendimiento i la fire
creencia del incomprensible misterio de la augustisima Trinidad, si
consideramos los muchos y various errors en que se precipitaron
aquellos soberbios y sacrilegos que se negaron tenazmente a suje-
tar su entendimiento A tal creencia. L Sabeis por qu6 unos blasfema-
ron con Sabelio diciendo que era una sola la persona de Dios, A
quien se llamaba Padre, Hijo 6 Espiritu Santo segun los various con-
ceptos de nuestro entendimiento; otros sofiaron con los triteos que
las tries divinas Personas eran tres dioses; otros sostuvieron con Ar-
rio que el Verbo divino habia sido creado y hecho en el tiempo, y
era menor que el Padre; otros con Macedonio negaron la divinidad
del Espiritu Santo; otros, en fin, negaron con los griegos la pro-
cedencia del Hijo? Porque no pudiendo todos estos penetrar con la
sola razon natural las abstrusfsimas verdades que la fe nos ensefia
con respect A este gran misterio incomprensible A toda inteligen-
cia creada, no quisieron sujetar su entendimiento i la autoridad de
Dios por quien nos fue revelado, arrebatando de esta manera im-
plamente A Dios el honor que le es debido como A primera 6 infali-
ble verdad, cuyo honor consiste en ser creido cuando habla en todo
cuanto dice, por mas que lo que diga sea del todo incomprensible
alhumano entendimiento.
S26. Pues este honor es el que nosotros tributamos A Dios con la
creencia que damos al impenetrable misterio de la santisima Trini-
dad; en lo cual me parece que nuestra fe compite con la obedien-
cia de Abrahan. El mayor obsequio que Abrahan tribute a la abso-
luta soberania de Dios, fue el de obedccer prontamente alprecepto
de sacrificarle su inico y dilectisimo hijo; por lo qlue le dijo el Se-
fior: Nune scio, quia times Deum, quia non pepercisti unigehito tuo,
quem diligebas, Isaac propter me; y el mayor obsequio que nosotros
tributamos A la infalible'verdad de Dios es el de sujetar ciegamen-
te nuestro entendimiento, una parte de nosotros tan noble y tan
apreciable para nosotros, A la fire creencia de tan incomprensible





DE LA SANTISIMA TRINIDAD. 63
itisterio; porlo que tambien puede decirse de nosotros: Nunc scio,
quia credits in Deum, quia non pepercisti unigenito tuo, quem diligebas,
Isaac propter me. En efecto, si Abrahan para sacrificar i su hijo te-
nia que luchar con todos los afectos de la naturaleza; nosotros pa-
ra career semejante misterio tenemos que sobreponernos a la con-
fusion de las luces todas de la razon; y si para ejecutar los otros
divinos mandates tenia Abrahan el aliciente de su propio interns y
de su propia satisfaccion; para career los otros divinos misterios te-
nemos nosotros el auxilio de las conjeturas naturales y de discursos
humans. Pero la sola autoridad de Dios, primero y absoluto Se-
flor, determine a Abrahan A practicar tan dificil obediencia: Non
pepercisti unigenito tuopropter me, asi como la sola autoridad de Dios
nos mueve a nosotros A sujetarnos i tan ardua fe. Por tanto, asi co-
mo la obediencia de Abrahan no pudo ser mas gloriosa y honorffi-
ca para Dios, por cuanto se contrajo a un mandate tan dificil de
ejecutar; asi nuestra fe no puede ser tampoco mas h norifica y glo-
riosa para Dios, supuesto que se contrae a un misterio absoluta-
mente impossible de comprender.
27. Esta honra, pues, hermanos mios, y esta gloria que de la
suma dificultad de esta nuestra fe result para con Dios, just es
que se la tributemos con altas voces en el present dia en que con
tan solemne y religiosa pompa se celebra la festividad de tan augus-
to, sacrosanto 6 idefable misterio. Oigan, pues, los cielos y la tie-
ra, y las criaturas racionales 6 irracionales el p6blico universal tes-
timonio que tributamos 6 la divina 6 infalible verdad.
28. Nosotros, 6 Dios mio, confesamos y creemos una divina
naturaleza increada, eterna, indivisible, inmensa, infinita 6 id6n-
tica en tres personas distintas. Os confesamos uno en esencia y trino
en personas. Os confesamos Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espiritu
Santo: trinidad en unidad, y unidad en trinidad:.trinidad en tres
personas consustanciales, coeternas, coiguales en toda perfeccion;
pero un solo Dios, un solo omnipotente, un solo criador; dnico prin-
cipio y inico fin de todas las cosas. Os confesamos 6 Vos Padre in-
gcnerable; 6 Vos Hijo engendrado por el Padre; a Vos Espiritu San-
to ni generable ni'engendrado, sino procedcnte del Padre y del Hi-
jo. Y 6 Vos Padre, y 6 Vos Hijo, y 6 Vos Espiritu Santo os confesa-
mos y creemos.un solo Dios. Os tributamos, 6 Dios mio, las mayo-
res acciones de gracias por habernos revelado tan gran misterio, y
protestamos que queremos vivir y morir en la confession de 61. Te-
ned 6 bien, Dios mio, que asi como Abrahan, por la pronta obe-





64 .ASUNTOS
diencia que como 6 primero y absolute Sefor os mostr6 en el sacri-
ficio de su hijo, mereci6 alcanzar el dominio de toda la tierra de
'Canaan y tener una posteridad tan feliz como numerosa; asi nos-
otros, por la firme creencia que damos a tan augusto misterio, ha-
ci6ndoos a Vos, como a primera 6 infalible verdad, el sacrificio de
nuestra inteligencia, merezcamos alcanzar en vida una plena fecun-
didad de obras cristianas, y conseguir despues de nuestra muerte
la feliz posesion de la tierra deseable y venturosa, que es el reino
de los cielos, en el cual os veamos uno en trinidad y trino en uni-
dad, y cantemos eternamente con los coros angelicos el sagrado
Trisagio, ensalzando vuestra gloria que Ilena todos los 6mbitos del
universe: Sanctus, Sanctus, Sanctus Dominus Deus exercituum: ple-
na est omnis terra gloria ejus. Amen.



ASUNTOS.

I. Un solo Dios en tres personas distintas; un Padre que.des-
de la eternidad engendra un Hijo eterno, sibio, omnipotente, co-
mo el Padre mismo; un espiritu de amor y de santidad emanado
.del amor que une al Padre y al Hijo; la Divinidad que subsiste en
tres personas sin dividirse 6 multiplicarse; tres personas objeto de
nuestro culto y de nuestras adoraciones, y que sin embargo no
constituyen masque un solo y mismo Dios: tal es la fe que los Ap6s-
toles predicaron a todos los pueblos, y que la Iglesia ha ensefiado
de edad en edad, y ensefiard hasta la consumacion de los siglos; tal
es el misterio mas profundo, impenetrable y sublime de todos, cu-
yos abismos ningun espfritu prudent y cristiano se atreverAl inves-
tigar jamds, limitindose a venerarlo con religioso silencio; tal es
en suma el misterio que nos recuerda la solemnidad de este dia.En
medio de la oscuridad que envuelve este misterio, conviene que el
cristiano traiga 6 la memorial aquella mAxima que el mismo Dios
dej6 escrita en los divinos Libros, esto es, que debe buscarlo con
sencillez de corazon; y que el que se empeie demasiado en pene-
trar los inescrutables secrets de la divina majestad, seri oprimido
por la gloria: In simplicitate cordis querite illum: scrutator majesta-
tis opprimetur Gloriaia. Movido de este recuerdo el cristiano debe
tributar a la augustisima Trinidad este triple homenaje: 1. Humi-
liar el entendimiento ante la grandeza de este impenetrable miste-





SOBRE LA SANTfSIMA TRINIDAD. 65
rid. 2. Dedicar su voluntad 6 aquellos objetos que en este misterio
se le presented ,como beneficos y amables. 3. Santificar su alma,
expresando 6 imitando en sf mismo este divino misterio.
II. Bajo dos aspects puede considerarse este misterio, como
misterio oscuro y tenebroso, cual nos lo presentan los sagrados
Libros, 6 como misterio luminoso y resplandeciente, segun nos lo
persuade la divina bondad y el amor de Dios para con los hom-
bres, que en este misterio se nos manifiestan. Bajo cualquiera de
estos dos aspects que se consider, se verA que de 61 nos dima-
nan dos grandes bienes, pues que, 1.0 por medio de su oscuridad ve-
nimos en conocimiento de la grandeza de Dios y de la debilidad de
nuestra naturaleza; y2.0 con su luz y su esplendor descubrimos la
bondad de un Dios que quiere que le sujetemos nuestro espfritu y
le consagremos en prenda de agradecimiento nuestro corazon.
III. No hay en la religion revelada misterio alguno mas grande,
mas sublime, ni mas digno de la divina Majestad que este. 1. Porque
infunde en nuestro espfritu una idea mas grande y un conocimien-
to mayor del Dios que adoramos. 2. Porque este mismo Dios nos 1o
revel6 en la ley de gracia. 3.0 Porque este misterio en la fuente de
regeneracion nos hizo hombres y cristianos.

Sentencias de la sagrada Escritura.

Videte, quod ego sim solus, et non sit alius Deus praeter me.
(Deut. xxxiI).
Ego Dominus, extra me non est Deus. (Isai. xLV).
Ego ipse sum; ante me non est formatus Deus, et post me non
erit. (Ibid. xLII).
Scito ergo hodie, et cogitato in corde tuo, quod Dominus ipse,
et Deus tuus in ccelis sursum, et in terra deorsum, et non sit alius.
(Deut. Iv).
Cui similem fecistis Deum,'aut quam imagine ponetis ei?'
(Isai. iv).
Hie est Deus noster, et non estimabitur alius ad eum. (Baruch, in)..
Domine, quis similis tibi? (Psalm. xxxiv).
Magnus consilio, et incomprehensibilis cogitatu. (Jerem. LvII).
Ecce Deus magnus vincens scientiam nostram. (Job, xxxvi).
Posuit Deus tenebras latibulum suum. (Psalm., xvi).
Qui lucem habitat inaccessibilem. (I Tim. vi).
Quem nemo vidit unquam, nee videre potest. (Ibidem).
5 T. I.





66 ASUNTOS
Generationem ejus ( Verbi divini) quis enarrabit? (Isai. xII).
Videmus nune per speculum, et in Tenigmate, tune autem facie
ad faciem. (I Cor. xmi).
Invisibilia Dei, per ea quae facta sunt, intellecta conspiciuntur.
(Rom. t).
-Unus Dominus, una fides, unum baptisma. (Ephes. iv).
Regi sa~culorum immortali, et invisibili, soli Deo honor et gloria.
(I Tim. ).
Docete omnes gentes, baptizantes eos in nominee Patris, et Filii,
et Spiritus Sancti. (Matth. xxvii).
Nemo novit Filium, nisi Pater; neque Patrem quis novit, nisi
Filius, et cui voluerit Filius revelare. (Matth. xi). -
Mutaverunt gloriam incorruptibilis Dei in similitudinem imaginis
corruptibilis hominis. (Rom. I).
O altitude divitiarum, sapientime, et scientim Dei quam incom-
prehensibilia suntjudicia ejus et investigabiles vim ejusl'(Rom. xi).
Tres sunt, qui testimonium dant in coelo, Pater, Verbum, et
Spiritus Sanctus, et hi tres unum sunt. (I Joan. v).
Haec est vita Teterna, ut cognoscant te solum Deum verum, et
quem misisti Jesum Christum. (Joan. xvII).
Pater sancte, serva eos quos dedisti mihi, ut sint unum sicut et
nos. (Ibid.).
Ut omnes unum sint, sicut tu Pater in me, et ego in te, ut et
ipsi in nobis unum sint. (Ibid.).
Ut sint unum, sicut et nos unum sumus. (Ibid.).
Sanctus, Sanctus, Sanctus Dominus Deus. (Apoc. Iv).

Figuras de la sagrada Escritura.

Entre todas las imlgenes con que Dios, desde los primeros tiem-
'pos, di6 a conocer A los justos del antiguo pueblo el misterio de la
Trinidad; la mas hermosa es aquella que Mois6s nos describe en el
G6nesis, cuando Abrahan, viendo delante de sf tres hermosisimos
Angeles, dobl6 respetuosamente las rodillas; y.aunque eran tres
los que se le presentaron i la vista, no ador6 mas que uno solo:
Tres vidit, et unum adoravit.
Aunque quiz6s no tan claramente, denotan asimismo el misterio
de la Trinidad aquellas palabras que Dios, como entrando en consejo,
pronunci6 antes de criar el hombre: Faciamus hominem adimaginem et
similitudinem nostram. {A qui6n dirigi6 el Seilor estas palabras ? pre.





SOBRE LA SANTISIMA TRINIDAD. 67
'gunta san Agustin. ,A los Angeles? No; porque, debiendo el hombre
ser formado, no a semejanza de ellos, sino 4 imagen de Dios, no-
pudieron tomar la menor parte en tan grande obra: luego es indu-
dable que el Padre eterno habl6 entonces con el Hijo y con el Es-
pfritu Santo. En ignal sentido responded san Juan Cris6stomo, por-
que nosotros tenemos la im6gen del Padre en la memorial, la del Hi-
jo en el entendimiento, y la del Espfritu Santo eri la voluntad.
Isafas con su prof6tica mirada descubri6 tambien este misterio,
cuando se le apareci6 el Seiior sentado en un alto trono, rodeado de
muchos Serafines, cada uno de los cuales tenia seis alas, y con dos de
ellas le cubrian el rostro, con dos los pies, y con las otras dos volaban;
oy6ndoles el Profeta clamar con'altas y alegres voces: Sanctus, Sanc-
tus, Sanctus est Dominus, et omnis terra repleta est gloria sua. Por
qu6, dice san Agustin, los Serafines repetian tres veces la palabra
Sanctus? Para tributar, responded el santo Padre, igual homenaje
A las tres divinas Personas, iguales en naturaleza.

Sentencias de los. santos Padres.

Vere liquid de Deo cognoscimus, cum ipse comprehendere non
possumus. (S. Aug. in Apost.).
Inaestimabilis, ineffabilis, incomprehensibilis Deus. (Idem, ibid.).
Est liquid in Trinitate ineffabile, quod verbis exponi non potest,
ut, et numerous sit, et numerous non sit. (Idem tract. III in Joan.).
Deus ubique secrets est, ubique publicus, quem non licet ut
est cognoscere, et quem nemo permittitur ignorare. (Idem, in Psal-
mum xxxiv).
Tune vero tantum Deum cognoscimus, cum illum cognosci non
posse sentimus. (Idem).
Trinitas divinarum Personarum est summum bonum quod pur-
gatissimis mentibus cernitur. (Idem, ib. de Trinit. cap. 2).
Trinitatis vestigia in anima sunt. (Idem, lib. II de Civit. Dei).
Semper gignit Pater, et. semper nascitur Filius. (Idem, Epist.
CLXXIV).
Pater non est unus, sed unum cum Filio. (Idem, de Fide Symb.).
Filii Dei nativitas in divinis comparationem nullam admittit.
(Idem, serm. de Verbis Domini).
Petendum est, ut reveletur (hoc Mysterium), aut expectandum,
ut videatur. (S. Athanasius).
Discimus in Baptismo mysterium Trinitatis. (Idem).
5*





68 ASUNTOS SOBRE LA SANTISIIA TRINIDAD.
SIn anima est Trinitas, quod ad imagine summa Trinitatis con-
dita est. (S. Ambr. cap. 2).
Credere mihi jussum est (mysterium Trinitatis),[non discutere
permissum est. (Idem, de Fide ad Grat.).
Quid curiose quaeris investigate, quod tibi non expedit scire, nec
cognoscere datur? (Idem, lib. I).
Non licet tibi curiosius investigate qua in terris geruntur, et
curiosius requires quid supra ccelum agatur? (Idem, ibid.).
Disce hymnum Seraphim ter dicendo: Sanctus, Sanctus, Sanctus;
manifestat unam, et equalem gloriam Patris, et Filii, et Spiritus
Sancti. (S. Chrys. serm. de Trinit. tom. 5).
Trinitas exactissime unica est. (Idem, ibid.).
Unus est Deus, neque enim illa sublimitas potest habere consor-
tem; cum sola teneat omnem potestatem. (Idem).
Trinitatis, seu divinitatis arcanum, nec ab Angelis, nec ab ho,
minibus, nisi Spiritu Sancto revelante, cognoscitur. (Idem).
Imago Verbum, anima vero ad imagine. (Iden, ibid.).
Deum, vis magnitudinis, et notum hominibus object, et igno-
tum. (Tertull. Apolog. cap. 17).






SERMON SOBRE LA DIVINIDAD DEL EVANGELIO.


ESQUELETO DEL SERMON
SOBRE LA AUTENTICIDAD, VERDAD Y DIVINIDAD

DEL EVANGELIO.

Si veritatem dico vobis, square non credilis
mihi? (Joan. VII, 46).
Si yo os digo la verdad, Ipor qu6 no me
creeis ?


i. Los incr6dulos tratan de fibula el Evangelio de Jesucristo,
escrito por testigos oculares de los hechos que refiere: publicado...
No han dado, ni dan, ni darin jams pruebas razonables de lo que
dicen.
2. Tratamos con incr6dulos instruidos... El punto es el mas de-
licado 6 interesante. Si se prueba, todo esti probado. Si no se prue-
ba, nada se adelanta.
3. Invocacon: Dios mio...

Punto primero: Verdad de los hechos del Evangelio.

4. Ni yo ni vosotros, seflores incr6dulos, hemos inventado la
historic de los Evangelios. Escribi6ronla san Juan y san Mateo,
ap6stoles de Jesucristo; san Lucas y san Marcos, discfpulos y com-
paileros de san Pedro y san Pablo. Si los hechos referidos en ella
son verdaderos, &c6mo podra ser fibula .la historic que los refie-
re? Si falsos, .c6mo no los negaron ya los judios? .
5. ,Qu6 caricter tienen los que los predican, escriben y sostie-
nen?... iQub otro interns podian prometerse en ello, sino los des-
tierros, las circeles, los tormentos, la muerte?
6. Que alguno padezca 6 muera por atestiguar hechos ciertos,
se concibe; que lo haga por atestiguar hechos que 61 mismo cono-
ce ser falsos, esto no se ha visto jams.
7. Supongamos falsos los del Evangelio, entonces la adhesion
del mundo A tales hechos sera la cosa mas asombrosa, inexplicable
6 inconcebible que se ha visto. ,Qub uso haceis, pues, hombres
miserables, de vuestra ilustracion?...






SERION SORBE LA AUTENTICIDAD,


Punto segundo: Divinidad de la historic del Evangelio.

8. Los cuatro Evangelios son diferentes en el estilo y confor-
mes en la historic : diferentes en el tiempo en que salieron a luz y
semejantes en la verdad: diferentes en la lengua en que se escri-
bieron y conformes en la doctrine. No es possible que sean produc-
ciones humans.
9. Observad el tono con que hablan los Evangelistas, y ver6is
que 6 no tenian amor propio, 6 que jams cedian 6 61.
10. ,Nos darn los incr6dulos en sus escritos algun ejemplar de
esa conduct?
11. La imparcialidad, cosa rara y casi impossible en los escritos
humans, reina en todas las piginas del Evangelio.
12. Dadme un escritor, antiguo 6 modern, que no tome part
en pro 6 en contra del h6roe de su historic y de todos los persona-
jes que la componen. No le hallar6is fuera del Antiguo y Nuevo
Testamento. Los siglos jams lo vieron, ni esperen verlo las gene-
raciones venideras.
13. La imparcialidad es lo que mas extraordinariamente resalta
en el Evangelio. Yo lo leo, y no encuentro en 61 1 los Evangelis-
tas...
14. Incr6dulos instruidos, i vuestra razon apelo... ,SerAn ciertos,
veridicos, aut6nticos los libros del Evangelio?... 4,Qui6nes, cuan-
do se anunci6, ignoraban los hechos que contenia? ZQui6nes los
contradijeron?... No seais rebeldes a la luz... Reconozca vuestro
entendimiento la verdad... Incr6dulos eran Saulo... Tomns... los
discipulos que iban A Ema6s...
15. Exhortacion.: Y vosotros, cristianos mios, recibid...





VERDAD Y DIVINIDAD DEL EVANGELIO. 71


SERMON

SOBRE LA AUTENTICIDAD, VERDAD Y DIVINIDAD

DEL EVANGELIO.

Si veritatem dico vobis, quare non credits
mihi? (Joan. viii, 46).
Si o5 os digo la vcrdad, ;por qu6 no me
creeis?


1. Ciertamente, carisimos cristianos mios, que es una cosa bien
extrafia oir a los incr6dulos tratar de fibula el Evangelio deJesu-
cristo, que cuenta diez y nueve siglos de posesion : que se halla es-
crito por testigos oculares de los hechos que refiere : que estd pu-
blicado en todo el universe: que se ve confirmado con milagros pfi-
blicos 6 innegables, confesado por millones de hombres que han
dado la vida entire los mas horrorosos tormentos por su creencia :
defendido, explicado, aclarado por Jos hombres mas sibios y vir-
tuosos de todos.los siglos, y que Ileva todos los caract6res de au-
tenticidad, de verdad y de divinidad, que el g6nero human podia
desear en un libro que se le presentase de los misterios que Dios ha
revelado a los hombres, de las leyes que les ha dado, de las pro-
mesas que les ha hecho, de los beneficios que les ha dispensado,
de la alianza que con ellos ha contraido, de los castigos con que los
ha amenazado: en suma, es cosa bien extraia que el Evangelio, que
abraza toda la economic, toda la santidad y toda la divinidad de
nuestra religion cristiana, quieran los incr6dulos reputarle por una
fibula inventada para alucinar los pueblos, y mantenerlos en la
illusion de las mas groseras y absurdas supersticiones. Extrafia cosa
os parecerd, y mas si considerais que ellos no'han dado, ni dan,
ni darin jams pruebas razonables de lo que dicen: ellos quieren
ser creidos como oriculos, y que renunciemos, por deferir 6 sus re-
soluciones, las luces de la razon natural, las pruebas de la critical
mas sana, y la autoridad soberana de la divina revelacion. Extra-
fias pretensiones en un siglo que se llama de las luces, por los pro-
gresos de las artes, las leyes y las ciencias!





72 SERMON SOBRE LA AUTENTICIDAD,
2. Reflexionadque tratamos con incr6dulos instruidos, y que
ellos saben bien que han perdido el pleito, y no pueden esperar
otro termino que el inferno para siempre, si les probamos inven-
ciblemente la autenticidad, la verdad y la divinidad del Evangelio.
Para mantener la corruption de su corazon, ahogar los remordi-
mientos de su conciencia y Ilenar de tinieblas su entendimiento, han
menester negar la verdad del Evangelio. De lo contrario, se ve-
rian en la precision de abandonar su incredulidad, 6 contradecirse
A cada paso, como le aconteci6 a uno de los mas sibios maestros
de la incredulidad i. Pero, Si veritatem dico vobis, quare non credi-
tis mihi? Si yo Ilego hasta la misma demostracion en las pruebas
de la verdad y divinidad de la historic de Jesucristo, escrita por los
Evangelistas, Ipor qu6 no exigir6 de ellos el abandon de su error,
y la sumision mas absolute a la razon y A la fe? El punto es el mas
delicado 6 iriteresante. Si 61 se prueba, irresistiblemente se prueba
todo :si no se demuestra, nada se adelanta, nada se ha hecho. Si
no puede negarse la verdad de la relacion de los Evangelistas, Je-
sucristo ha sido, es y seri eternamente el Mesias prometido en la
ley y los Profetas, el enviado de Dios a los hombres para su salud
y redencion, el Salvador del mundo, el Verbo hecho came, Dios
y hombre verdadero. Los incr6dulos instruidos se han obstinado
contra las pruebas evidentemepte creibles de estas verdades; ver-
mos si se muestran mas d6ciles a las que vamos i darles de la au-
tenticidad, de la verdad y divinidad del Evangelio.
3. Dios mio, sostenedme con vuestra gracia, para que yo de-
fienda vuestra causa. Compadeceos de los incr6dulos, moved su co-
razon con afectos virtuosos, para que no prostituyan las luces de su
entendimiento. Concededles el conocimiento de la verdad : haced
con vuestros auxilios que reconozcan vuestra grande obra en el
Evangelio: que la agradezcan, que la observen, que la publiquen
para vuestra mayor honra y gloria, y provecho de sus almas. Con-
cededles esta gracia por los m6ritos de la mas amable y mas santa
de todas las.puras criaturas, Maria santfsima, vuestra purisima
Madre, y nuestra poderosfsima protectora. IAy! si ellos conocie-
ran, si ellos sirvieran, si ellos amaran i una criatura adornada de
tanta humildad, de tanta mansedumbre, de tanta misericordia y
de tanto poder, iqu6 presto abandonarian su incredulidadI Venid,
1 Rousseau conoci6 y confes6 con expresiones magnificas el origen divino
del Evangelio, y luego se contradice A si mismo, diciendo que ensefa cosas
absurdas.





VERDAD Y DIVINIDAD DEL EVANGELIO. 73
pues, criaturas, i poneros bajo laproteccion de esta Madre del amor
hermoso y de la santa esperanza, y no dudeis entonces que oireis
con fruto el clamor de la verdad que va d acercarse A vosotros in-
mediatamente: Ave Maria.

Punto primero: Yerdad de los hechos del Evangelio.

4. Yo, sefiores incr6dulos, no he inventado la historic de los
Evangelios, ni vosotros tampoco. Siglos antes que naci6ramos exis-
tian ellos en el mundo. Nuestros padres los recibieron de nuestros
abuelos, y estos de sus mayores, sin haber habido siglo en el Cris-
tianismo en que no se hiciese mencion de estos libros, como escri-
tos por san Juan y san Mateo, ap6stoles de Jesucristo, y por san
Lucas y san Marcos, discipulos y compaileros de san Pedro y de
san Pablo. Escudrifiense todas las 6pocas del Cristianismo, exami-
nense todos los escritos de lo Padres, l8anse todas las actas mas
aut6nticas de las histories mas universalmente recibidas por verda-
deras, jambs se hallari variedad de opinions en este hecho: el
Evangelio apareci6 en el mundo cuando naci6 el Cristianismo : el
Cristianismo aparecid en el mundo cuando empez6 4 predicarse el
Evangelio. IPodrd presentarse una verdad mas demostrada que es-
ta? Los Evangelistas son autores contemporineos de la historic que
escribieron de Jesucristo. Los dos primeros escribieron lo mismo que
vieron con sus propios ojos, lo que oyeron con sus propios oidos, y
16 que habian tocado con sus propias manos de la santidad, de los
milagros y de la doctrine del Salvador; y los dos iltimos dieron ,
luz su Evangelio en el tiempo de los Ap6stoles y los demis discfpulos
de Jesucristo: tiempo en que acababan de suceder los hechos que
referian : tiempo en que estos hechos los sabian todos, y no podian
ser creidos si fueran falsos, ni ignorados siendo verdaderos: tiem-
po en que todo el mundo se habria levantado contra ellos, y los
habria convencido de impostores, si su relacion hubiera sido falsa:
tiempo en que tomaban a sus mismos enemigos por testigos de los
hechos que predicaban y escribian: tiempo en que decian i los ju-
dfos: ved ahf lo que vosotros sabeis tan bien como nosotros. Estos
milagros de Jesis los habeis visto vosotros. Vosotros habeis escu-
chado su doctrine: ese Jesds, A quien habeis crucificado, ha hecho
-y dicho lo que aquf escribimos, para probar que 61 era el Mesfas
prometido almundo, el Hijo de Dios, el Dios hecho hombre, anun-
ciado por vuestros Profetas, y cuya vida, cuyos milagros, cuya fa-





74 SERMON SOBRE LA AUTENTICIDAD,
milia, lugar de su nacimiento y tiempo de su yenida tonfais escri-
to en vuestros libros. No prostituyais las luces de vuestro entendi-
miento, incredulos instruidos. Decidme, ,qu6 cosa mas facil, y qu6
respuesta mas convincente podrian haber dado los judios que esta?
Falsedad, impostura. Nada ha habido de lo que decfs. Ninguno de
vosotros ha visto lo que afirmais. Falsos milagros, falsa doctrine,
falsa santidad de ese Jesds, falsos son todos esos hechos. Mentis
con el mayor descaro. Si la historic del Evangelio hubiera sido una
fibula, como vosotros decis, podrian haber hallado aquellos hom-
bres una respuesta mas pronta, masjusta ni mas decisive que esta?
Los judios tan interesados entonces como obstinados ahora en ne-
gar la venida del Mesias, ihubieran permitido la publication de sus
milagros, si fueran falsos? Naim y Jerusalen jno hubieran gritado,
demostrando la resurrection fabulosa deLizaro y el hijo de la viu-
da? La Sinagoga entera Zno hubiera demostrado la falsedad de la
vista del que habia nacido ciego? de tantos enfermos que veian sa-
nos? de tantos sordos que oian? de tantos baldados que camina-
ban? de tantos demonios que huian? de tantas viandas como se
multiplicaban? iQuBl estos hechos ,no eran pdblicos? no pasaban
en las plazas, en los templos,' en las calls y en los campos? Ras-
gado el velo del temple por si mismo, eclipsado el sol fuera del 6r-
den y curso de su movimiento, temblando la tierra, abridndose los
sepulcros, resucitando los muertos, y parti6ndose las piedras en la
muerte de Jesis; todos estos y otros asombrosos acontecimientos
,no llegaron 6 su noticia como verdaderos 6 como falsos? Si fueron
verdaderos, ,c6mo podrd ser fabula la historic que los refiere? Si
falsos, Zc6mo no los niegan? ?Negarlos? ellos mismos los confesa-
ron y los confiesan : ellos mismos dijeron : Todo lo ha hecho bien
este hombre : ha hecho oir 6 los sordos, y hablar 6 los mudos:
ellos mismos, estando Jesds para morir,.repitieron esta verdad har-
to mal entendida de ellos: A otros ha.hecho salvos, y 6 si mismo
no puede librarse de lo que padece. ,Puede darse una demostra-
cion mas palpable de la autenticidad y verdad de los hechos que se
cuentan en el Evangelio?
5. Y ,qui6nes los refieren, los predican y los sostienen? iQuB
interns les result de publicarlos? Los predicany los escriben unos
hombres humildes, modestos, sencillos, desinteresados, virtuosos:
unos hombres que hablan' y escriben con un candor admirable de
su propia groseria, de su ignorancia, de sus debilidades y de sus
pasados crimenes: unos hombres que perpetian en el mundo i la





VERDAD Y DIVINIDAD DEL EVANGELIO. 75
par de las maravillas de Dios-Hombre, ]a negacion de Pedro, la
traicion y muerte desgraciada de Judas, la incredulidad de Tom6s,
las pretensiones ambiciosas de Juan y Santiago, y el vergonzoso
abandon de su Maestro en la noche de su passion por todos sus
discipulos. LEs este el caricter de los impostores? Y ,qu6 interns
les resultaba de sus fingimientos?.,La fama, el renombre, el des-
canso, las comodidades, las riquezas? Nada de eso: todo lo con-
trario. No tenian otro interns quo el de anunciar la verdad de la
doctrine y los hechos que habian oido y visto. No tenian otro inte-
r6s que dar A conocer a Jesucristo como Dios y hombre verdadero.
No tenian otro interns que la salvacion de todos los hombres por la
creencia y observancia de las leyes del Evangelio que les promul-
gaban. Su interns era sostener esta verdad en los destierros, en las
c6rceles, en los tormentos y en la misma muerte. iOh, vilgame
Dios! Y Lpor qu6 los incr6dulos de nuestros dias no imitaran A uno
de los mayores sdbios, cuando en el siglo pasado exclamaba: Yo
creo, sf, yo creo 6 los testigos que se dejan degollar por sostener
la verdad de sus declaraciones?
6. Yo comprendo que ha habido en el mundo hombres que han
sacrificado su deber A su reposo: el testimonio de su conciencia i
la aprobacion de los hombres: su salvation A su vida, y sus inte-
reses eternos a los temporales. Se ha visto a various correr al supli-
cio por una opinion que habian adoptado, sea en material de reli-
gion, sea en material de filosoffa, de political 6 de gobierno: ellos
la creian cierta, y morian persuadidos de la recompensa que recibi-
rian de Dios en el cielo, 6 del renombre y fama de su heroicidad
que conservarian entire los hombres en la tierra. Pero que un hom-
bre muera por atestiguar un hecho que l1 mismo conoce ser falso,
y en el cual no.tiene interns alguno, siendo falso; esto no se ha
visto. Sf, amados cristianos mios. Jamas se ha visto que los hom-
bres sacrifiquen 6 un mismo tiempo su tranquilidad temporal y su
spiritual obligation la aprobacion de los hombres y el testimonio
de su conciencia su vida y su salvacion, todos los intereses tem-
.porales y todos los bienes eternos. Esto, lo vuelvo a repetir terce-
ra vez, jams se ha visto ni puede concebirse y menos practicarse
por personas que no tengan trastornado el entendimiento.
7. Pero supongamos por un moment que los Evangelistas fue-
sen los mas rematados locos que habia visto el mundo desde su prin-
cipio, escribiendo una historic fabulosa, contra la que el mismo
mundo habria dado el mas ilustre testimonio, demostrando con he-





76 SERMION SOBRE LA AUTENTICIDAD,
chos innegableg su falsedad; ic6mo es que la hicieron career A tan-
tos sabios, a tantos hombres distinguidos, A tantos prfncipes pode-
rosos? 4 Qu6 furioso frenesf se apoder6 de millones de nifios, de
doncellas, de j6venes, de ancianos, de sacerdotes, de obispos, de
generals famosos por sus hazanias militares; de hombres y muje-
res de todas classes y jerarquias, para que eligiesen morir entire los
tormentos mas horrorosos, antes que negar la fe del Evangelio?
LQub locura fue aquella tan desenfrenada que cundi6 hasta los ex-
tremos de la tierra, no hallindose reinos ni provincias que no es-
tuviesen regados con la sangre de los Martires? ,Qub locura fue
aquella, que sin arenas, sin ej6rcitos, sin riquezas y sin mas apa-
rato que lascruz de Jesucristo derrib6 las Dianas de 1feso, las Mi-
nervas de Atenas, los Jdpiter de Creta, las V6nus de Troya, los
fdolos de Roma y arruin6 la gentilidad en toda la tierra? ,Qud lo-
cura fue aquella tan extraila en que los furiosos obraban milagros
estupendos, amansando las fieras, sanando los enfermos, dando
vista a los ciegos, vida A los muertos, y mandando a todos los ele-
mentos? jQuB6 el cielo, Ia tierra, el mar, los rios, los reyes y los
vasallos 4 no presenciaron aquellos prodigious? I AyI Es menester re-
petir la confession sincera de los antiguos magos de Egipto: Digitus
Dei est hic. Aqui anda el dedo de Dios. La Omnipotencia obraba y
sellaba con la marca de la verdad estas maravillas. ,No obr6 Dios
milagros? LFueron ilusiones, prestigious y.apariencias? Mayor mi-
lagro veo ahora. Un mundo entero trastornado en su creencia y en
sus opinions religiosas por doce pobres hombres, contra quienes
se levantaron los reyes, los fil6sofos, los grandes y poderosos dela
tierra con todo g6nero de maquinas, astucias y crueldades, y que-
daron, sin embargo, dichosamente vencidos y postrados A los pi6s
de Dios-Hombre crucificado, que predicaban unos hombres tan po-
bres. LEs esto possible sin milagros? jPuede sin milagros concebir-
se una obra tan divina? Y ,puede uno sin horror oir A los incr6-
dulos que se tienen por instruidos, negar unas demostraciones tan
evidentes? Qub uso haceis, hombres miserables, de vuestra ilustra-
cion? Cuando A fueria de atormentar vuestro entendimiento, Ile-
gireis A presentar alguna incertidumbre sobre unos hechos tan pri-
blicos como verdaderos, tan ciertos como bien probados, ,c6mo,
pues, no temblais i la vista de vuestras incertidumbres? Yo s6 bien,
y vosotros no lo ignorais, que vuestro corazon os reprende: que
vuestra conciencia os acusa: que vuestro entendimiento vive ator-
mentado: y jes possible que despues de una conduct tan triste no





VERDAD Y DIVINIDAD DEL EVANGELIO. 77
podais esperar mas premio que los braseros eternos? ZEs possible
que para vosotros han de tener mas atractivo los placeres frfvolos
y momentineos, que las delicias eternas? mas la tierra que el cie-
lo? el vicio que la virtud? la mentira que la verdad? la opinion
que la certidumbre? la criatura que el Criador? Seguid, infelices,
pues asf lo quereis: seguid en vuestra insensata incredulidad, que
en breve acometidos.de una enfermedad grave, postrados en una
cama, despedazado vuestro corazon con los remordimientos mas
violentos, abandonados de las criaturas, y condenados por lajus-
ticia de Dios, experimentar6is en el inferno los amargos frutos de
vuestra obstinacion. Y vosotros, cristianos mios, acompaiiadme A
dar algunos otros pasos en el camino de la verdad, para que sea
mas y mas firme y razonable el obsequio de vuestro entendimierito
i las lecciones de este libro escrito por divina inspiration. Esta era
cabalmente la material del

Punto segundo: Divinidad de la historic del Evangelio.

8. Haced conmigo, amados cristianos mios, dos reflexiones con
la mayor atencion que podais, y descubrireis en ellas que el Evan-
gelio fue inspirado y dictado por el mismo Dios. El Evangelio, que
con las palabras mas sencillas nos ensefia la doctrine mas pura y
mas sublime que cuantas dictaron jams los ingenios de los hom-
bres : el Evangelio, que nos da de Jesucristola idea mas grande y
mas augusta que puede caber en el entendimiento human : el
Evangelio, que en una sola de sus pfginas descubre al mundo mas
nuevas y asombrosas verdades, que cuantas habian descubierto to-
dos los hijos de Adan en la dilatada carrera de los siglos: este li-
bro admirable, A cuya presencia desaparecen las luces de la doc-
trina mas celebrada de'los fil6sofos antig.os y modernos, mas pres-
to que a la vista del sol desaparecen las estrellas, estA escrito por los
cuatro Evangelistas poco despues de la muerte de nuestro amable
Salvador Jesus. Reflexionad que no todos han escrito en un mismo
lugar, ni en un.mismo tiempo, ni en una mismalengua, ni con un
estilo mismo. Cualquiera que lea con reflexion los cuatro Evange-
lios,'hallara que siendo cuatro los escritores de la vida, de las pa-
labras y las obras de Jesucristo, todos ]a escriben de diferente ma-
nera: todos cuatro son originales en su clase, y todos trabajaron la
obra con independencia el uno del otro. No colocan todos los mis-
mos hechos con el mismo 6rden, ni los dicen con los mismos 'tr-





78 SERMON SOBRE LA AUTENTICIDAD,
minos, ni explican las mismas circunstancias, y sin embargo ja-
mis se contradicen. El estilo de cada uno tiene una sencillez admi-
rable, y ninguno se parece al otro. Si ellos hubieran estado de
acuerdo, era impossible hallar tanta diferencia entire ellos; y si no
hubieran sido inspirados por el Espiritu de verdad, era impossible
que procedieran tan conformes. Reflexionad que los Evangelistas
escribieron unos hechos tan maravillosos y estupendos, que jams
el mundo los habia visto semejantes, ni los volverd i ver jams; y
siendo la conduct de todo escritor de sucesos extraordinarios, pre-
parar mafiosamente 6 sus lectores para que reciban lo que les va 6
referir en el g6nero maravilloso, ofrecer pruebas, buscar ejemplos,
citar autores, reflexionar oportunamente 6 dudar con destreza y
artificio para lograr la creencia de lo que refieren : ellos, por el
contrario, entran como de un golpe en su historic, sin tomar nin-
guna de estas precauciones, que descubren siempre la desconfian-
za que todos los autores tienen de su asunto, de sus lectores y de si
mismos : ellos empiezan su relacion como unas personas A quienes
no se les ocurre siquiera que pueda ninguno oponerse A lo que ex-
ponen. En el Evangelio todo son hechos: no se hallar6 una pala-
bra que se haya escrito para llamar la atencion y sorprender el en-
tendimiento: ninguna palabra para lisonjear el oido: ninguna para
mover las pasiones. Los Evangelistas jams prueban, jams sacan
consecuencias, jams hacen reflexiones, jams adelantan, conjetu-
ras, ni jams dicen ni hacen ver lo que ellos piensan de los suce-
sos que refieren, ni de las personas de que hablan. Jamas admi-
ran, jams aprueban, jams tachan, jams juzgan las personas, ni
sus interiores, ni sus acciones. No se encuentran en el Evangelio
estas expresiones tan comunes y frecuentes en los otros libros: asi
se dice, asi se cree comunmente, asi conjeturan los hombres, asf
parece... Nada de esto leemos en los Evangelistas. Jamas se les ve
admirados, ni indignados, ni movidos de compassion, ni Ilevados
de alguno de aquellos afectos que infaliblemente muestra el histo-
riador en los sucesos que cuenta, y sin embargo no hay historic
en el mundo mas a prop6sito para mover los afectos. No puede
decirse que el arte es admirable en los libros del Evangelio ni que
estA en ellos muy oculto, y no obstante son infinitamente superio-
res 6 todas las obras mas perfectas del arte. Son diferentes en el es-
tilo y conformes en la historic: diferentes en el tiempo en que sa-
lieron 6 luz y semejantes en la verdad : diferentes en la lengua en
que se escribieron y conformes en la doctrine. No es possible que





VERDAD Y DIVINIDAD DEL EVANGELIO. 79
sean tales escritos producciones humans: el espfritu de Dios los
ha dictado.
S9. Leed, amados cristianos mios, el santo Evangelio, y admi-
rareis la cosa mas asombrosa del mundo : reflexionad sobre el tono
con que hablan, de si mismos y de sus compafieros, los Evangelis-
tas. Es imposiblehablar con tanta indiferencia de personas que na-
da les tocasen. Ellos hablan de la oscuridad de su nacimiento, ha-
blan de sus defects, de sus debilidades, de sus faltas las mas gra-
ves como de cosas que decian simple relacion A los sucesos de Je-
sucristo, y como de circunstancias que los acompafiaban. Todos los
mortales sentimos en nuestro corazon un'amor propio que pide nos
disculpemos cuando podamos, 6 que scamos los primeros en cul-
parnos cuando no podamos disculparnos. Por esta diestra y mano.
sa conduct salvamos nuestra reputation, 6 nos indemnizamos con
ventajas de la que hemos perdido. Nada de esto, que es natural en
todos los hombres, hallamos en los Evangelistas: ellos son inicos
entire todos los mortales: cuentan sus. debilidades y sus faltas mas
groseras sin disculparse ni acusarse; de lo que infaliblemente re-
sulta, que no tenian amor propio, que es cosa muyrara, 6 queja-
mis cedian A 61, que lo es todavia mas.
10. Pres6ntennos los incr6dulos instruidos sus escritos, y di-
gannos en qu6 pdgina de ellos se halla la sencilla y veridica confe-
sion de la oscuridad de su cuna, de la humildad de su profession,
de su necia tardanza en career las verdades de la divina Escritura,
de su celo por el buen nombre de sus compafieros, de su ambi-
cion por los primeros empleos, de sus negaciones de Jesucristo, de
su cobardia en desampararle, de su estdpida ignorancia, de sus
traiciones y de su incredulidad. aNos darAn los incr6dulos en sus
escritos algun ejemplar de esta conduct? IAy de mi! Ellos, y yo,
y todos los mortales, escribimos como hombres que ocultamos cuan-
to podemos nuestros defects, y hacembs valer cualquiera ventaja
que haya en nosotros, aunque sea hurtando ]a gloria alDios de las
misericordias de quien la recibimos : en los Evangelistas vemos to-
do lo contrario. Parece que ignoraban que hablaban de si mismos,
y de unos discipulos escogidos y llamados por el mismo Dios hu-
manado, cuya election tan desproporcionada para sus grandes de-
signios, degradaban hasta lo sumo con la publication de sus des-
6rdenes. ,Se vi6 jams en el mundo cosa semejante? ,No es del
todo conforme A los sentimientos del corazon human, que cuando
algun poderoso elige algun sujeto para un grande empleo procure





80 SERMON SOBRE LA AUTENTICIDAD,
el electo elogiar diestramente al elector para que todo el mundo
conozca el acierto de la election, 6 mostrar en comun una insufi-
ciencia que con mas artificio descubra so propio m6rito? ,No es
este, repito, el comun uso de los mortales? ,No es esta la conduc-
ta universal del corazon human en semejantes circunstancias.?
Pues ,c6mo la de los Evangelistas es tan diferente tan contraria?
jC6mo podr6mos explicar este misterio? Diciendo y confesando de
buena fe, que ellos escribieron el Evangelio por el movimiento y
direction de aquel divino Espiritu que aboga todo amor propio en
el corazon de aquellos cuyas plumas emplea en publicar sus ma-
ravillas.
'11. Demos por iltimo, amados cristianos, el golpe mas fuerte
a los incr6dulos, y el mas irresistible, A pesar de su ilustracion.
Alegar6, pues, lo que es menos regular en el entendimiento hu-
mano. Quiero decir, la imparcialidad que reina en el Evangelio, y
que jams se desmiente desde el principio hasta el fin de esta obra
verdaderamente divina.
12. Dadme un escritor desde los siglos mas remotos hasta nues-
tros dias, que no tome parte en pro 6 en contra del h6roe de su
historic y de todos los personajes que la componen. En vano osfa-
tigarfais en buscarle. No le hallar6is fuera del Antiguo y Nuevo
Testamento. Todo hombre que describe naturalmente una historic,
ordinariamente empieza formAndose una idea de su h6roe y sus
compaiieros, por lo que ha visto, leido d oido decir de ellos, y los
va pintando conformes A esta idea. Siempre los manifiesta segun los
ha juzgado buenos 6 malos; odiosos 6 amables; dignos de estima-
cion 6 de desprecio. Si no dice siempre con franqueza lo que pien-
sa, lo hace percibir con tanta habilidad, que el entendimiento del
lector queda sorprendido mas que si claramente lo explicase. En
suma: todo historiador lleva necesariamente una cierta opinion de
los personajes que entran en su historic, y sobre todo del que en
ella represent el principal papel. El desea, 61 quiere, 61 procura
que todos formen la misma idea: y ved ahf un principio universal
por el cual todo escritor ni es ni puede ser absolutamente impar-
cial. Reflexionad ahora, cristianos mios, que los Evangelistas via-
jaron por el universe para dar a conocer a los pueblos i Jesucris-
to, se expusieron a mil peligros por Jesucristo, padecieron circe-
les, tormentos y la muerte misma por Jesucristo, escribieron su
historic por la gloria de Jesucristo, para que las naciones observa-
sen su doctrine, para que le reconociesen y adorasen por Dios y





VERDAD Y DIVINIDAD DEL EXANGELIO. 81
hombre verdadero. Ellos, en fin, amaban A Jesucristo como 6 su
Maestro, como A su Salvador y 6 su Dios. Estas tres palabras lo
dicen todo. Representaos ahora que os poneis en su lugar para es-
cribir la historic de Jesucristo, que le veis como ellos le vieron,
que le conoceis como ellos le conocieron, y le amais como ellos le
amaron, y que vuestro designio es imprimir en vuestros lectores
y en todo el universe los mismos sentimientos- que vosotros teneis
de aquel humanado Dios. ,Podrfais escribir vuestra historic sin lle-
narla de expresiones apasionadas, y sin dejar ver en cada pAgina
sefiales de vuestro interns, de vuestro celo, de vuestra admiracion,
de vuestro amor por Jesucristo, objeto tan digno de todos estos
afectos? ,Podrfais escribirla sin indignacion contra los que le pren-
dian, escupian, azotaban y crucificaban? jPodrfais escribirla sin
horror contra la traicion de Judas, contra la ingratitud y crueldad
de Malco, contra la hipocresia y envidia de los sacerdotes, contra
la debilidad de Pilatos, y la ferocidad de los verdugos? En suma,
* podriais escribir la historic de tan venerable persona sin elogios
de su invencible paciencia, de su profundisima humildad, de su
sabiduria divina, de su mansedumbre inalterable, de su caridad
sin limits, y de su santidad sin semejante? ,La escribiriais sin
mostrar en los rasgos de vuestra pluma la indignacion de que es-
taba lieno vuestro corazon contra los que maltrataban al hombre
mas bueno, mas cabal, mas just que vieron jams los siglos? Apa-
rezcan aqui todos los incr6dulos instruidos, y digannos, si quieren
hablar de buena fe, si esto es possible al corazon human sin di-
reccion innediata del poder divino. Los siglos jams lo vieron : los
tiempos no lo encuentran, ni esperan verlo las generaciones veni-
deras.
13. Ved ahf lo mas extraordinario que encuentro en el Evan-
gelio: ni los milagros me asombran tanto como aquel aire de in-
diferencia 0 imparcialidad con que los Evangelistas, hombres los
mas apasionados y amantes de Jesucristo, hablan de 61, de sus ene-
migos, de sus jueces, de sus discipulos, de sus amigos y de ellos
mismos. Los Evangelistas hablan de Judas, hablan de los principles
de los sacerdotes, de Herodes, Caiffs, An6s y Pilatos con aquella
misma sencillez y serenidad con que hablan de Jesucristo : hablan
de sus milagros como de su sufrimiento; de su gloria como de sus
humillaciones; de su resurreccion como de su muerte; lo dicen
todo, y nada hacen notar, ni hacen reflexiones, ni aun las insindan
sobre unos hechos tan raros, peregrinos y estupendos que las ha-
6' T.I.





82 SERMON SOBRE LA AUTENTICIDAD,
cen inevitable obrando naturalmente. Yo leo el Evangelio, y no
las encuentro sobre la profundidad de la doctrine de Jesucristo, ni
sobre la precision y hermosura de sus palabras, ni sobre la sabidu-
ria y buen juicio de sus respuestas, ni sobre la grandeza de sus mi-
lagros, ni sobre su prodigiosa paciencia entire los tormentos mas
crueles y los improperios mas infames, ni sobre la santidad her6i-
ca de su vida, ni sobre el modo maravilloso de su muerte y su glo-
riosa resurrection. Yo leo el Evangelio, y no encuentro reflexio-
nes sobre el nacimiento de Jesds en un establo, sobre la venida de
los reyes del Oriente i visitarle, ni sobre su huida a Egipto, ni so-
bre la multiplicacion de los panes y los peces en el desierto, ni so-
bre la resurreccion tan ilustre y tan pdblica de Ldzaro, ni sobre la
ceguedad asombrosa del pueblo hebreo, ni sobre su espantosa mal-
dicion en cargarse ellos y sus hijos con la sangre de Jesus que por
envidia entregaban i Pilatos. Yo leo el Evangelio, y no encuentro
en 61 A los Evangelistas: encuentro los hechos y dichos de Jesus:
encuentro su doctrine y su santidad: encuentro un hombre que ha-
bla y obra tan sobrenaturalmente, que con toda evidencia le veo
ser Dios; y encuentro'un Dios padeciendo, que con evidencia le
veo ser hombre. Leo el Evangelio, y hall la historic de un Dios-
Hombre escrita por los Evangelistas con la inspiration de Dios.
14. Incredulos instruidos, 6 vuestra razon apelo para que sea
juez imparcial de nuestra controversial. ,Serin ciertos, veridicos,
aut6nticos los libros del Evangelio que aparecieron con el nacimien-
lo del Cristianismo, y que el Cristianismo ha transmitido A nuestras
manos en su integridad sustancial, pues cuando algun sectario ha
tratado de suprimir 6 alterar alguno de sus dogmas 6 precepto gra-
ve de las costumbres, luego inmediamente se ha levantado en ma-
sa el Cristianismo entero, y le han hecho enmudecer con las deci-
siones conciliares y pontificias? LSergn veridicos, ciertos y aut6n-
ticos los libros del Evangelio que publican los hechos que vieron
los mismos escritores por sf 6 por sus inmediatos maestros: hechos
que ellos mismos predicaron, defendieron, confesaron en Judea y
en Jerusalen delante de los gentiles yjudios, y por cuya verdad pa-
decieron y murieron? ,Quidnes cuando se anunci6 el Evangelio
ignoraban los hechos que contenia? ,Qui6nes los contradijeron de-
mostrando su falsedad y la impostura de los Evangelistas? ,Seran
divinos unos libros que no tienen semejante entire cuantos escribie-
ron los hombres en toda la dilatada carrera de los siglos? Unos li-
bros Ilenos de sucesos singulares, extraordinarios, inauditos, y que





VERDAD Y DIVINIDAD DEL EVANGELIO. 83
superman todas las fuerzas de la naturaleza, todo el alcance del en-
tendimiento human, y todos los prestigious de la astucia, y que se
escriben con una sencillez, con una seguridad y con una imparciali-
dadinimitables? Unos libros diferentes en sus autores, diferentes en
su estilo, diferentes en el tiempo en que se escribieron, y diferentes
en el idioma en que se publicaron ; y conformes en los sucesos, con-
formes en los dogmas que ensefian, conformes en laspersonas de quien
hablan, conformes en la doctrine que predican ? No seais rebeldes A
la luz: no oscurezcais sus brillantes resplandores con los miasmas,
efluvios y vapores crasos que exhala la fetida corruption de vuestro
corazon.Reconozca vuestro entendimientola verdad, pres6ntela co-
mo amable a vuestra voluntad, y estas dos grandes potencias devues-
tra alma os conducirnn i vuestra verdadera felicidad. La gracia de
Dios, sf, incr6dulos, obrari este grande prodigio si vosotros la pe.
dis con humildad, si la admits con agradecimiento, y obrais con
ella con resolution. IncrBdulo era Saulo, y cayendo se levant field:
incr6dulo era Tom6s, y tocando la verdad crey6 : incredulos eran
los discipulos que iban a Emads, y hablando el Sefior y partidndo-
les el pan, le creyeron. Caed como Saulo de vuestro error, id como
Saulo a los discipulos de Jesus, y volver6is como Saulo justifica-
dos: tocad, palpad con vuestro entendimiento las razones indica-
das, como Tom6s las llagas del Salvador con sus propias manos, y
ser6is fieles : oid las palabras de Jesucristo en su Evangelio, comedy
aquel pan divino que en 61 se ieparte, y confesar6is a Jesucristo
por Dios y hombre verdadero.
.1. Y vosotros, cristianos mios, recibid con todo agradecimien-
to y respeto esa carta de Dios enviada ~ los hombres: leed con re-
verencia el Evangelio, estudiad sus m~ximas divinas, creed sus ve-
nerables misterios,,practicad sus preceptos y consejos saludables,
esperad las recompensas que os promete, temed las amenazas que
os hace, y descansad en los dulces brazos de la amable virtud de la
obediencia a las sibias, justas y santas leyes que el Omnipotente
os intima. Siempre me oireis repetir que guardeis vuestro corazon
de los des6rdenes del pecado. Si este m6nstruo horrible Ilega a do-
minaros, desde aquel triste instant os incomodari la pureza de una
doctrine tan santa que pone freno a los pensamientos, dirige con
rectitud las palabras, y pone en 6rden las obras. Incomodado vues-
tro corazon con los preceptos del Evangelio, desearsis que no exis-
tieran, empezar6is a dudar si es verdad que existen, y apoderada
de las luces de vuestro entendimiento la corruption de vuestra vo-
6*





84 SERMON SOBRE LA
luntad, negardis abiertamente que existan, y os verdis por estos
funestos pasos en el camino de la incredulidad mas presto de lo que
vosotros mismos imaginibais. Creed al Evangelio : practiced la
doctrine del Evangelio, y ser6is felices en la vida, felices en la
muerte y felices por toda la eternidad. Amen.






'* ^





SABIDURiA Y SANTIDAD DE JESUCRISTO.


ESQUELETO DEL SERMON

SOBRE LA

SABIDURtA Y SANTIDAD DE JESUCRISTO.

Si veritatem dico vobis, quare non credits
mnihi? (Joan. vin, 46).
Si yo os digo la verdad, 4por qu6 no me
creeis?

1. El error domina mientras las pasiones le dejan tranquilo el
cetro del entendimiento... Pero cuando la verdad aparece, disipa
los vapores del engafno... Nicolaitas, Marciones, Pelagios, etc.
2. Hoy no se niega un dogma,.sino todos los dogmas. Se quie-
re barrenar por la quilla ]a nave de Pedro para sumergirla. Pero
Iqui6n podri veneer ni aun resistir al piloto que la gobierna?
3. tQu6 pueden decirnos los Evangelistas, dicen los incredu-
los,' sino puerilidades y pequefieces despreciables?
S4. Con qu6, si probamos que la historic evangelica es la mas
perfect que el hombre puede concebir, podr6mos esperar que los
incr6dulos dejen de serlo... Ofrecemos y pasamos A hacerlo de un
modo invencible.
5. Invocacion: Dios mio...
6. Miremos A Jesucristo en el Evangelio, yle ver6mos con una
sabidurfa digna de solo Dios, y con una santidad solamente digna
de Dios.

Punto primero: Sabidurfa de Jesucristo.

7.. Abramos el Evangelio, y hallar6mos que sus leyes, sus pre-
ceptos, etc., son tan sabios, tan perfectos, que ni el'mismo Dios
puede concebir un plan de legislation mas hermoso y mas com-
pleto.
8. Dios cri6 al hombre; este es su principio. Le cri6 para que
le conociera, sirviera y amara en esta vida,y le gozara en la eter-
na: h6 aquf su fin... Los incr6dulos afectan no comprender estas
verdades... No lo cri6 para vivir aislado, sino en compafifa de otros
hombres, A quienes debe mirar como hermanos.





86 SERMON SOBRE LA
9. De estos principios se sigue que Dios debid dar al hbmbre
una ley que abrazase,a Dios, al pr6jimo, y A si mismo.
10. La ley esti formulada y resumida en estos dos preceptos:
Amaras al Sefior tu Dios con todo tu corazon, con... Amaras al
pr6jimo como A ti mismo. Con la observancia de esta ley se da 4
Dios un culto digno de su bondad; al pr6jimo un pronto socor-
ro..., etc. Si los incr6dulos no han leido el Evangelio, ,c6mo se
atreven 4 rechazarlo? Si lo han leido, jc6mo no admiran sus pre-
ceptos... sus consejos... sus miximas? En todas estas se ven los ca-
ractores mas propios de la divinidad de Jesds.
11. Con no menor brillantez se echan de ver en las parabolas.
ParAbola del hijo pr6digo... Parabola del samaritano... de la vifia...
de... etc.: Puede un Dios hablar de una manera mas perfect?
12. Sibias y decisivas respuestas de Jesus a las capciosas pre-
guntas de los judfos. Mujer adiltera... El tribute al CUsar...
13. Sus exhortaciones no son menos dignas de admiration que
sus respuestas, parabolas, consejos, etc. En ellas se muestra pro-
porcionado a los talents mas limitados, y superior A los talents
mas sublimes.
14. Lean los incr6dulos el Evangelio, y digannos si en las exhor-
taciones, respuestas, etc., de Jesds encuentran fausto, vanidad, or-
gullo, afectacion, adulacion... 0 ellos se engailan 6 nosotros. Si
nosotros nos engailamos creyendo al Evangelio, nada perdemos,
antes ganamos much; si elloS se engafian no creyendo, jay, ay
de ellos I...

Punto segundo: Santidad de Jesucristo.

15. Nadie puede ser perfectamente sibio si no es perfectamente
bueno. Las pasiones y los vicios pervierten la voluntad, ofuscan el
entendimiento... S6crates, Platon, Arist6teles, etc., nos han dado
falsas ideas de la virtud. Solo Jesucristo nos did la perfect idea de
la verdadera santidad, porque 61 era perfectamente santo.
16. IQu6 amor de Dios tan puro! IQue amor del prdjimo tan tier-
no y desinteresado! iQu1e... A todos hace bien, y todo 1o hace
bien.
17. jQub hermosura y pureza la de su corazon! iQub grandeza
y elevacion en su almal... Lo sublime y sumo de la virtud era el
estado natural de Jesucristo. Fue sibio sin.estudio, hermoso sin
vanidad, pobre sin disgusto, moderado, paciente... Todo cuanto





SABIDURIA Y SANTIDAD DE JESUCBISTO. 87
dijo, fue precisamente lo que debia decir; todo lo que hizo, fue
precisamente lo que debia hacer...
18. Leed el Evangelio, y ver6is que Jesucristo di6 los grandes
del mundo todo lo que es debido 6 su dignidad. Jamas elogi6 sus
talentos... sino su virtud.
19. Leamos el Evangello, y ver6mos que Jesucristo no hizo otros
milagros que los que convenia hiciese un Hombre-Dios. Todas sus
maravillas tuvieron por objeto la mayor gloria de Dios, el socorro
de los desgraciados, y la demostracion de su mission divina... Mag-
dalena... Samaritana... Zaqueo...
20. ,Quereis ejemplos de fortaleza y de una libertad intr6pida-
mente santa?... Profanadores del templo... escribas y fariseos...
principes de los sacerdotes...
21. Pero donde aparece mas brillante toda la fuerza, toda la
grandeza y santidad de su alma, es en su passion y muerte. Si ha-
bla... Si Ilora... Si clama A su Padre... Si mira 6 su Madre... Si
atiende a su discipulo...
22. La cruz es una catedra en la que el Dios de la santidad en-
sefia todas las virtudes con su ejemplo, despues de haberlas ense-
fiado en su vida con su doctrina... En todas fue perfectisimo, en
todas santo.
23. Dad gloria 6 Dios, hermanos mios... El solo es el s6bio que
destruye la sabidurfa de los s6bios... Dad gloria 6 Dios, porque solo
Dios es bueno, solo 61 es santo... Sed santos, pues podeis y debeis
serlo: Sancti estote...
24. Y vosotros, incr6dulos pertinaces, ,quereis ser santos? Tam-
bien podeis serlo dejando vuestra incredulidad. Noviolenteis vues-
tra razon... Os convido con la paz, dejad la guerra; os convido con
la seguridad, dejad la incertidumbre; os convido con la gracia, de-
jad la culpa,...





(... ..
T 7 s

~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ,Ia 1 .'! /*'"t/^





0 S SERMON SOBRE LA



SERMON

SOBRE LA

SABIDURIA Y SANTIDAD DE JESUCRISTO.

Si verilalem dico vobis, square non credilis
mihi? (Joan. viii, 46).
Si yo os digo la verdad, ipor qu6 no me
creeis?


1. Quisiera, amados cristianos mios, no engafiarme. Apel4 6 la
razon de los fil6sofos instruidos en el fin de mi pasado discurso; y
como ]a verdad es tan bella y luminosa, pienso que la habrAn re-
cibido en su entendimiento al verla con toda claridad, mostrAndo-
les la autenticidad, la verdad y divinidad de los libros del Evange-
lio. Lastimosa cosa seria que el error pudiese alucinar con sus apa-
rentes y falsos resplandores, y que la pura y brillante luz de ]a ver-
dad no pudiese deshacer sus engailos perjudiciales. Dad gloria 4
Dios, carfsimos hermanos niios, y bendecid su santo nombre, por-
que vosotros estais bien persuadidos de la verdad y santidad del
Evangelio que os anunciamos; por lo que os complaceis, sabiendo
que el error domina cuando no se le combat, y mientras que las
pasiones le dejan tranquilo el cetro del entendimiento, que ellas,
mismas le formaron, despues de tiranizar el corazon. Pero cuando
la verdad aparece, disipa los vapores del engailo, como el sol las
tinieblas de la noche; y el que no se obstina en cerrar los ojos de
su alma, no puede dejar de ver con agrado la hermosura de su pu-
risimo esplendor. Id recorriendo los siglos desde la cuna del Cris-
tianismo, y hallar6is ejemplos asombrosos de esta verdad. Los Ni-
colaitas, los Marciones, los Pelagios, los Arrios, los Nestorios y
otra multitud grande do heresiarcas pretendieron con estudiados
manejos, con astucias delicadamente combinadas y dirigidas, con
especiosos y falaces razonamientos, y con amenazas y violencias
declaradas, estableeerse en el gremio do la Iglesia, y per altog 4
incomprensibles juicios del Sefior la turbaron por algunos tiempos,





SABIDURiA Y SANTIDAD DE JESUCRISTO. 89
hicieron titubear la sencilla fe de no pocos cristianos, y arrastraron
muchas gentes al partido de su error; pero al fin se fueron disi-
pando aquellas nieblas A la presencia de la verdad, y esta virtud
hermosa sigui6 su march en el carro triunfal de su irresistible po-
der en la Iglesia de Jesucristo.
2. Parece que estaba reservada para nuestro siglo la existencia
de unos nuevos hombres, que a la manera de los judfos ygentiles
en el principio del Cristianismo, no tratasen ya de negar 6 alterar
]a verdad de un dogma, de un misterio, 6 de un precepto del Evan-
gelio, como los sectarios de que hemos hecho mencion, y otros de
que adelante hablar6mos, sino que chocasen abiertamente contra
todos, y pretendiesen barrenar por la quilla la nave de san Pedro,
para sumergirla enteramente. Pero como no'es lo mismo excitar
una borrasca que precisar a un naufragio, debemos esperar confia-
damente tiempos mas bonancibles y en el fnterin vivir seguros de
la destreza del piloto que la gobierna. El es poderosfsimo, 61 es sa-
pientisimo, 61 es santisimo, .qui6n podra vencerle ni aun resistir-
le? ,Una criatura contra el Criador? ,Un Atomo imperceptible
contra el Omnipotente?
3. Eso, eso mismo (oigo decir A los incr6dulos que se dicen ins-
truidos) es puntualmente lo que repugna A nuestra razon en el
Evangelio. ZC6mo podr6mos persuadirnos A que un libro tan sen-
cillo sea la historic de un Dios todopoderoso? LC6mo los Evange-
listas no siendo nada delante de Dios, nos podrAn dar ideas de su
grandeza, de su sabidurfa y de su omnipotencia ? Si los montes se
encorvan A la vista del Ser eterno, si el mar se conmueve, si los
cielos se estremecen, si la tierra tiembla, si todo el universe se
aniquila al imperio de su voz, porque se form por su palabra,
jqu6 nos podrAn decir los Evangelistas sino puerilidades y peque-
feces despreciables? Ya lo estamos viendo. Fitiles parAbolas, es-
tilo humilde, ordinario 6 insfpido, y un tejido vasto y seco de aven-
turas maravillosas: ved ahi lo que nuestro entendimiento descubre
en el Evangelio. Nuestros sentidos se amotinan, nuestra razon cla-
ma y nuestro entendimiento resisted A esa pequefia idea tan poco
digna del Ser eterno.
4. Bondad de Dios, jqu6 grande son tus misericordiasl Yo es-
peraba este moment y ya ha llegado: Si veritatem dico vobis, qua-
re non credits mihi? Con qu6 ello es, sefiores, que si yo probara in-
venciblemente que el Evangelio es la historic de Dios-Hombre, la
mas bella, la mas grande, la mas perfect que el entendimiento





90 SERMON SOBRE LA
human puede concebir: si Jesucristo apareciese en ella con los
caract6res de santidad, poder y sabiduria, superiores infinitamen-
te a todas las ideas de los hombres: si las cualidades personales de
Jesucristo, su doctrine, sus obras y sus milagros se presentasen tan
eminentes y admirables, que nos demostrasen con evidencia no solo
que 61 fue un enviado de Dios para instruir y salvar A los hombres,
sino tambien que fue un Hombre-Dios: si todo esto se demuestra
con pruebas irresistible, podr6mos esperar que se rasgue elvelo
de la incredulidad, y que los incr6dulos se hagan files? Sin duda.
Ellos entonces no solo creeran al Evangelio como verdadero, co-
mo dictado por el Espiritu divino a los Evangelistas: tambien con-
fesaran que estos autores ni pudieron ni debieron escribirle de otro
modo, para darnos justas ideas de la sabidurfa, de la santidad y
de la omnipotencia de Dios, que se dign6 descender del cielo A la
tierra para hacerse hombre, para ensefiar al hombre la doctrine de
la verdad y la prActica de la virtud, por morir y salvar al hombre.
Estamos conformes, y vamos Ala ejecucion de lo que acabamos de
ofrecer.
5. Dios mio, sin vuestro poder todo es debilidad en la criatu-
ra: sin vuestra sabiduria todo es ignorancia, y sin vuestra santi-
dad todo es pecado y miseria; ,qu6 podr6 yo hablar digno de Vos?
Nada verdaderamente, si no tomase mis palabras de vuestro santo
Evangelio. Vos las dictasteis, Vos las inspirAsteis A los Evangelis-
tas: ellas son sin duda las que nos dicen lo que sois, lo que sa-
beis y lo que podeis. Yo las repetir6 con el mayor respeto y la mas
profunda veneracion: ellas han triunfado de todos los errors, y
ellas triunfarAn de la incredulidad, si Vos, Dios de bondad les
concedes con ellas la gracia de su justificacion, que apetezco para
gloria vuestra y bien de sus almas. Asf lo espero por los m6ritos
de Jesucristo y la intercesion de su purisima madre Maria santfsi-
ma: Ave Maria.
6. Todo el mundo sensato y juicioso conviene en confesar esta
verdad : la verdadera grandeza del hombre consiste en la perfec-
cion de su razon que le hace sibio, y en la perfeccion de su vo-
luntad que le hace santo. Todas las otras ventajas que el mundo
insensato y preocupado ha apreciado, en nada contribuyen a su
verdadera grandeza : con todas ellas puede uno ser muy pequefio y
despreciable; y sin ellas puede un hombre ser sobremanera ilus-
tre grande. Establecido este principio ciero, miremos a Jesucris-
to en el Evangelio, yse nos presentard no solamente como el ma-





SABIDURIA Y SANTIDAD DE JESUCRISTO. 91
yor de todos los hombres, sino superior 6 todas las ideas que el en-
tendimiento human ha podido formarse por si mismo de la gran-
deza del hombre : le ver6mos con una sabidurfa digna de solo Dios,
y con una santidad solamente digna de Dios. En una palabra, si
Dios se hizo hombre, Jesucristo es ese Hombre-Dios por su sabi-
durfa y santidad que 61 nos represent en el Evangelio. Ved ahi las
dos proposiciones que fqrman el todo de este sermon. Escuchadme
atentamente.

Punto primero: Sabiduria de Jesucristo.

7. Abramos el Evangelio: leamos con atencion y respeto sus
sagradas p6ginas; ,qu6 hallar6mos? preceptos, consejos, mixi-
mas, parabolas, respuestas y exhortaciones de Jesucristo : pero re-
flexionad que son preceptos tan equitativos, consejos tan perfectos,
miximas tan verdaderas, parabolas tan ingeniosas 6 instructivas,
respuestas tan oportunas y exhortaciones tan juiciosas y sublimes,
que es impossible resistir a la evidencia de tantas pruebas como los
Evangelistas nos dan de haber escrito la verdadera historic de Dios.
Hombre, y con el modo mas perfect que se debia escribir. Mire-
mos atentamente al hombre, consideremos su naturaleza, sus fa-
cultades, sus inclinaciones, sus necesidades y las relaciones que
tiene con su Criador, con sus semejantes y consigo mismo, y con-
vendr6mos inmediatamente en que las leyes 6 preceptos del Evan-
gelio son tan sdbios y tan perfectos, que ni el mismo Dios puede
concebir un plan de legislation mas hermoso y mas complete.
8. El hombre es un ser compuesto de un cuerpo organizado y
de un alma spiritual 6 inmortal, estrechamente unida A 61 para
gobernarle y dirigirle segun razon : como dotado de libre albedrfo
es duefio de sus determinaciones, y puede abrazar el bien y des-
echar el mal, 6 abrazar el mal desechando el bien. Esta es la natu-
raleza del hombre. Su existencia la debe a otro. Dios le cri6, y este
es su principio. Dios le cri6 para alguna cosa : todas las criaturas
que salieron de la mano del Omnipotente tienen algun fin; y asi
no debe el hombre carecer de 61, sino tener el mas perfect : este
fin es conocer, servir y amar 6 Dios en esta vida, para gozarle en
la eterna. Ved ahf el principto y el fin del hombre: ved ahi de
d6nde viene y a d6nde va. Estas son unas verdades evidentemente
claras para los que tienen religion: cuanto mas las median, mas
las conocen: cuanto mas las conocen, mas las agradecen y aman:





92 SERMON SOBRE LA
cuanto mas las aman, mas bien cumplen la voluntad de suDios, y
ved ahi unas verdades que lastimosamente afectan no comprender
los incr6dulos. Para ellos son abismos impenetrables los espacios
que antecedieron a la vida, y los que subseguir6n despues de la
muerte. jQu6 dolor, amados cristianos mios, ver A los incr6dulos
embarazados en los primeros elements de la Religion, que,glorio-
samente conoce y confiesa cualquiera devosotros! Finalmente, Dios
no ha criado al hombre para vivir aislado en sf mismo, ni esto se-
ria bueno: le ha criado sobre la tierra en compaiifa de otros hom4-
bres, A quienes debe mirar como hermanos, porque descienden
todos de un solo hombre, y no forman mas que una familiar espar-
cida sobre toda la superficie de la tierra. Este es el estado tempo-
ral del hombre.
9. De estos principios, que todo rational debe admitir, si obs-
tinado no cierra los ojos de su alma para no verlos, se siguen dos
precisas consecuencias: la primera, que Dios debi6 dar los hom-
bres una ley; y la segunda, que esta ley debia necesariamente con-
traerse a las cuatro circunstancias de la condition del hombre que
acabamos de exponer. Esto es, una ley digna de su autor, propor-
cionada 6 la naturaleza del hombre, conforme 6 su fin y convenien-
te A su estado: 6 de otro modo: debi6 darle una ley que pusiese
al hombre en el drden respect de Dios, respect del pr6jimo y
respect de sf mismo. jNo es esto? Indubitablemente. Pues vamos
a los preceptos del amor que nos intima el Evangelio, y en ellos
hallar6mos esta ley que pone en el 6rden todas las cosas.
10. Ac6rcase A nuestro amable Jes6s un escriba 6 doctor de la
ley, y le pregunta: Maestro, I cul es el gran mandamiento de la
ley? Le respondi6 Jesucristo: Escucha, Israel, el Senor tu Dios es
el solo Dios, y td amarAs al Senor tu Dios con todo tu corazon,
con toda tu alma, con todo tu entendimiento ycon todas tus fuer-
zas : este es el primer mandamiento; y vW aquf el segundo, seme-
jante i este : td amaras al pr6jimo como A tf mismo. No hay man-
damiento alguno en la ley y en los Profetas que no se comprenda
en estos dos mandamientos, que son los mayores y mas grandes de
la ley. IQub verdad tan luminosa, qu6 preceptos tan preciosos, tan
perfectos y tan justost La ley natural nos los intima: la ley mo-
saica nos los manda: la ley evangelica los adopta, los public, los
confirm, y promueve su observancia. Con estos preceptos todas las
cosas est6n en el drden. El cielo y la tierra: el Criador y las cria-
turas: los hombres entire sf mismos, y los hombres con sus seme-





SABIDURIA Y SANTIDAD DE JESUCRISTO. 93
.jantes. Observando estos preceptos, se destierran del mundo los
homicidios, las calumnias, los robos, las deshonestidades, las des-
obediencias de los hijos con sus padres, de los criados con sus amos,
de los vasallos con sus reyes, y en una palabra, todos los vicios.
Observando estos dos preceptos, se practican todas las virtudes.
A Dios se le da un culto digno de su bondad y su grandeza: al pr6-
jimo un pronto socorro en sus necesidades, como para nosotros le
deseamos en semejantes circunstancias: el cuerpo sirve al alma, el
alma obedece A la razon, y la razon es gobernada y dirigida por la
divina ley. LPueden los hombres, los Angeles y el mismo Dios for-
mar un plan mas bello, mas natural ni mas just de la Religion?
ICuintos otros preceptos-hallamos en el Evangelio para reprimir
nuestro orgullo I cuintos para desterrar la avaricia! Icuintos para
ahogar la venganza I cuantos para abominar la hipocresia 1 Icuintos
para huir la impureza I cuintos para contener la intemperancia I
Icuintosl... Pero IDios inmortall than leido los incr6dulos, que
se dicen instruidos, el Evangelio? Si no le han leido ni entendido,
jc6mo se atreven i condenar el modo humilde y sencillo con que
los Evangelistas le escribieron? Si le han leido y considerado, 4c6-
mo no ven en 61 tanta hermosura, tanta majestad, tanta justicia,
tanta perfeccion en sus preceptos? ,C6mono admiran tanta santi-
dad en sus consejos? tanta verdad, tanta claridad y precision en
sus mAximas? Ellas son tan nuevas, que jams se oyen pronunciar
la primera vez sin sorprenderse : son tan claras, que todos las conm-
prenden : tan verdaderas, que nadie puede contradecirlas : tan sen-
cillas y naturales, que todos los entendimientos mas comunes las
entienden ; y tan grandes y tan bellas, que son la admiration de los
mayors ingenios : ellas son comunes d todos los hombres, su doc-
trina es para todas las naciones, y su perfeccion para todas las al-
mas. Cuanto mas se leen, mas gustan : cuanto mas se consideran
mas se admiran; y cuanto mas se observan, mas perfeccionan. En
ellas se ve el tono que un Dios hecho hombre debe tomar hablan-
do con los hombres, y en ellas nos dan los Evangelistas los carac-
teres mas propios de un Hombre-Dios.
11. ,Aparecerin menos brillantes los rasgos de la Divinidad en
las parabolas? Pres6ntense 4 nuestra vista cuantos escritos de esta
clase han dado a luz los ingenios de los hombres mas ilustres;
Ld6nde.hallar6mos tanta sencillez en su narracion, tanta conformi-
dad en sus alegorias, tanta solidez y perfection en su moral? Mu-
chos libros serian menester para decir algo de aquellos sagrados





94 SERMON SOBRE LA
apologos tan frecuentes en la boca de Jesucristo. Ya veis, amados'
cristianos mios, que no tenemos tiempo para tan dilatadas discu-
siones: presented solamente dos i los incr6dulos: la parabola del
hijo prddigo y la del samaritan, y decidles: si el entendimiento
human di6 jamds tales ideas del arrepentimiento de un mal hijo,
de la bondad y ternura de un buen padre, y de la compassion y ca-
ridad de un virtuoso pr6jimo. Qu6 expresiones tan en6rgicas, qu6
afectos tan tiernos, que emociones tan dulces se experimentan en
el alma cuando se leen y consideran I Es menester veneer A los bron-
ces en dureza, para no amar la virtud que nos ensefian. Pero lo
que da A las parAbolas de Jesucristo un m6rito superior, no solo i
las que nos han dado los hombres, sino 6 cuantas el entendimien-
to human puede imaginar, es el que ellas son d un mismo tiempo
teoldgicas, prof6ticas y morales : y que muy frecuentemente nos
presentan bajo el mismo simbolo la imagen de los designios de Dios
sobre los hombres, la de los sucesos futures mas interesantes para
la Religion y la de nuestras propias obligaciones. L6anse, exami-
nense, considerense las parabolas de la villa, de la cena grande 6
que convidd el rey para las bodas de su hijo, la del padre de fami-
lias que busca obreros y los envia A trabajar, la de las virgenes pru-
dentes y las fatuas, y otras muchas que 6 cada paso se nos presen-
tan en el Evangelio, y se vera con claridad que su objeto es el es-
tablecimiento del reino de Dios sobre la tierra por la predicacion
del mismo Evangelio: es la reprobacion de los judfos por causa de
su ingratitud y su dureza : es la vocacion de los gentiles al gremio
de su Iglesia y la enseiianza de la virtud a unos y 6 otros. 4 Pudie-
ra un hombre que no fuera Dios reunir en un mismo simbolo, y
bajo un mismo punto de vista, tantas instrucciones diferentes? PPu-
diera un Dios hablar de otra manera mas perfect?
12. Vedlo claramente en sus respuestas. Los fariseos le hacen
preguntas capciosas para sorprenderle y sacar de su boca alguna
decision que les sirviese de pretexto para acusarle como delincuen-
te. Pres6ntanle una mujer cogida en adulterio, y le dicen : Mois6s
nos mand6 apedrear a los ad6lteros; y td Iqu6 dices A esto? Los
Herodianos le preguntan, si era licito i los judios pagar el tribute
al CUsar. Jesucristo conoce su doblez, mira en su corazon la ma-
lignidad de sus intenciones, la envidia que los consumialy la per-
versidad con que le preguntaban ; y con admirable majestad, con
una presencia de espfritu asombrosa y con una sabidurfa divina,
desenreda con una sola palabra todas sus miquinas y los Ilena de





SABIDURIA T SANTIDAD DE JESUCRISTO. 95
confusion. El que entire vosotros, les dijo, se halle sin pecado,
arr6jele la primera piedra. IQu6 respuesta tan divinamente in-
geniosal Confirma la ley y salva a la delincuente : manda el cas-
tigo y cubre de confusion i los que le solicitaban. Dadme una mo-
neda, les dice a los Herodianos. Se la presentan con el busto del
Cesar impreso en ella. ,De qui6n es esta imogen? les pregunta su
Majestad. Del Cesar, le responded. Pues dad, les dijo Jesds, dad al
Cesar lo que es del C6sar, y a Dios lo que es de Dios. LSe oyeron
Sjamas en los siglos unas respuestas mas sibias, mas prontas y de-
cisivas? No dudamos decirlo: para responder de esta manera era
precise haberse preparado desde toda la eternidad.
13. Las exhortaciones de Jesucristo no son menos dignas de la
admiration de todos los hombres, que sus preceptos, sus consejos,
sus m6ximas, sus paribolas y sus respuestas. Una elocuencia divi-
na resplandece en ellas, y una fuerza de persuasion 4 que nadie
puede resistirse. Por no hacernos interminables escuchemos una
sola, en que nuestro adorable Salvador exhorta a los hombres 4
pedir y esperarlo todo de la bondad de Dios, a quien invocan en
sus necesidades. c(aQui6n es entire vosotros el padre que diese a su
( c(buenas didivas a vuestros hijos, cuinto mas vuestro Padre ce-
clestial dari espiritu bueno A los que le pidieren? )Y es como si les
dijera: Por malos que seais por vosotros mismos, sois, sin embar-
go, buenos para vuestros hijos: vosotros los amais: sus necesida-
des os conmueven y compadecen: sus siplicas tienen sobre vues-
tros corazones un poder al cual no sabeis resistir : siempre les dais
lo que conviene. Pues Icon cuinta mas razon Dios, que es vuestro
padre, se dejari mover de vuestras necesidades y vuestras sdplicas?
Dios que por su naturaleza y por su esencia es la misma bondad?
El que ha criado en vuestros corazones el amor que teneis a vues-
tros hijos, ,dejara vacio y sin amor su propio corazon? Creeis que
vosotros series mejores que Dios? Decidme, amados cristianos mios,
thay algo en el mundo mas verdadero, mas hermoso y mas per-
suasivo que este g6nero de escritos? ,Quien no conoce en ellos 4
Jesucristo ensefiando a los hombres los atributos de su divinidad?
Por una parte, iqu6 sencillo, qu6 familiar, qu6 sensato I Cualquie-
ra que usa de su razon, lo entiende. Por otro lado, Iqu6 grande,
qu6 sabio, qu6 profundol Los mayores ingenios se lienan de admi-
racion al meditar sus sentencias : 61 es proporcionado a los talents





96 SERMON SOBRE LA
mas limitados, y al propio tiempo es superior 6 los talents mas su-
blimes.
14. Decid A los incr6dulos que se suponen instruidos, habien-
do estudiado tan poco las bellezas del Evangelio; decidles que los
convidamos A su lectura, humilde, reverente y reflexiva, y digan-
nos despues, si en los preceptos, consejos, maxinias, parabolas,
respuestas y exhortaciones que nos escriben los Evangelistas de Je-
sucristo, hallan fausto, vanidad y orgullo. Digannos si encuen-
tran afectacion en las palabras y figures de que se sirven, 6 adula-
cion A los des6rdenes de las personas A quienes hablan. Digannos
si hay alguna cosa en todo el Evangelio que no respire sabidurfa y
santidad, y que no muestre los deseos mas vivos de hacer a los
hombres felices y virtuosos. Digannos, si alguna vez quieren ha-
blar de buena fe, si pueden imaginarse preceptos mas justos, con-
sejos mas saludables, mAximas mas ciertas, parabolas mas instruc-
tivas, respuestas mas exactas y exhortaciones mas en6rgicas. Di-
gannos, si pudieron 6 debieron escribir los Evangelistas de otro
modo la historic de Jesucristo, para darnos los caract6res mas ver-
daderos de su sabiduria divina. Digannos... pero ya no exijo delos
incr6dulos mas que la solution A esta pregunta : O ellos se engaiian
6 nosotros. Aqui no hay medio, tergiversacion 6 efugio. Si nos-
otros nos engafiamos en career al Evangelio y vivir segun sus pre-
ceptos y consejos, nada perdemos por haber creido las penas que
esperan a los malos despues de la muerte, y los premios que ten-
dran los buenos en la otra vida. Nada perdemos y ganamos much,
viviendo en la tierra alegres, pacificos, modestos, bienhechores,
puros, veraces y misericordiosos, como viven todos los que obser-
van el Evangelio; y esta vida ni la han tenido'ni la tienen los in-
cr6dulos. Pero si ellos son los que se engafian, lay, ay de ellos!
IAy de ellos en el tiempo y en la eternidad! AcA son mirados con
horror por todos los hombres sensatos y virtuosos; y alli juzgados
por la sabidurfa divina, y condenados al infierno por la santidad de
Dios. Hemos visto el primer atributo demostrado en el Evangelio;
veamos tambien el

Punto segundo: Santidad de Jesucristo.

15. Temblad, cristianos, al escuchar esta formidable verdad,
que ha formado todos los incr6dulos. Los vicios del corazon oscul
recent las luces del entendimiento, y la recta razon se disminuye en





SABIDURIA Y SANTIDAD DE JESUCRISTO. 97
proporcion que el corazon se corrompe con los vicios. Por consi-
guiente, ninguno puede ser perfectamente sibio, si no es perfecta-
mente bueno. Si 61 no tiene una idea verdadera de la virtud, c6-
mo podri ser verdaderamente virtuoso? Las pasiones y los vicios
que pervierten la voluntad del hombre, ofuscan tambien su enten-
dimiento, y le dan falsas ideas en material de religion. De las pa-
siones nacen los errors: ellas han dado A luz aquellas preocupa-
ciones monstruosas que convierten el vicio en virtud y la virtud en
vicio, y Ilegan hasta precipitar los hombres en la herejia y en la
incredulidad. Por mas talent que supongais en el hombre, si su
corazon no es recto delantedeDios, icon cuAntos lunares nos pre-
sentari el hello cuadro de la virtud! Miradlo en los S6crates, los
Platones, los Aristdteles, S6necas y Cicerones: ellos eran hombres
de un talent extraordinario, yen sus retratos de ]a virtud se ven,
al lado de los rasgos que la razon ha dictado, las manchas de su
passion y sus preocupaciones. Lo mismo que sucedi6 6 los fil6sofos
de la antigiiedad pagana, acontece 6 los fil6sofos de nuestros dias.
Siempre nos dan defectuosas las copias-de la virtud : no est6 per-
fectamente en ellos: no la ven en sf mismos; ,c6mo han de dar ideas
verdaderas de la perfect santidad?Jesucristo es inicamente el que
nos ha dado la perfect idea de la verdadera santidad, porque 61
era perfectamente santo. Su razon no se oscureci6 jams con nu-
blado alguno, y su corazon no se manch6 jams con passion alguna.
lI solo ha sabido pintar la virtud con los colors que la caracteri-
zan, tomando la idea de si mismo. No espereis que yo ciiia mis pen-
samientos a una sola virtud para mostrar en ella el carActer de Je-
sucristo, porque todas las tuvo y practice en sumo grado: no pen-
seis que vengo A hablar de todas, porque esto seria emprender un
impossible y proceder en infinito. Yo s6 ciertamente mas que si lo
viera con mis ojos, que ninguno conoce al Hijo sino el Padre; y asi
como ninguno conoce al Padre sino el Hijo, y aquel A quien el Hijo
se dignare revelarlo; en el cielo le vcr6mos como 61 es: en la'tier-
ra no pueden los hombres ni los Angeles dar ideas perfectas de su
santidad. No nos queda otro partido que tomar, sino abrir el Evan-
gelio, y estudiar en 61 i Jesucristo.
16. Apenas fijo atenta yrespetuosamente mi vista en este libro
divino, cuando su luz me sorprende, y mi alma queda lena de ad-
miracion. iQu6 amor de Dios tan puro I IQu6 amor del prdjimo tan
tierno y desinteresado! IQu6 respeto tan profundo al Seilor, 6 quien
llama su Padre! Qu6 dependencia de su voluntad! Qu6 celo de su
7 T.I.





98 SERMON SORE LA
glorial iQuB inmenso deseo de hacerle conocer y procurarle ado-
rad6resti Qui6n jams am6 6 los hombres con un amor tan puro,
tan sincere y tan generoso como Jesucristo? ,Qub cosa puedeima-
ginarse que sea comparable al celo con que los instruye, 6 la bon-
dad con que los socorre, A la paciencia con que los sufre? La ino-
cencia de sus costumbres, su moderacion, su.desprendimiento, su
aversion al fausto, 6 la vanagloria y 6 la avaricia, ,quidn la expli-
'cari? CuGntas veces se enterneci6, cuintas derram6 afectuosas I- -
grimas por las desgracias de los hombres I Cu6ntas veces se fatig6,
cuintas palabras habl6, cuintos pasos di6*, por reducir al aprisco
de su eterno Padre las descarriadas ovejas de Israel!i Qu6 noble
sencillezen sus modales I Qu6 dulce majestad en su presencial Mo-
desto sin afectacion, grave sin altaneria, discreto y reservado sin
ficcion, afable y popular sin bajeza, ni lisonjea los vicios, ni ofen-
de A los hombres. A todos hace bien, ytodo lo hace bien. Ved ahf,
amados cristianos mios, lo que A la primera vista del Evangelio
percibimos de Jesucristo.
17. Si volvemos 6 estudiar el Evangelio con un poco mas de
cuidado, loh Dios inmortal, qu6 fondo de santidad tan insondable
se nos presental Ningun vicio hallamos, ningun defecto, ningun
primer movimiento, ninguna de aquellas pequefias debilidades de
que no estuvieron exentos los mas eminentes santos. 1Qu6 hermo-
sura y qu6 pureza la de su corazon I IQub grandeza y qu6 eleva-
cion en su alma Lo sublime y sumo dela virtud era el estado na-
tural de Jesucristo. Jamis necesitaba recogerse dentro de sf mismo
para orar: jams se vi6 precisado 6 reprimir sus pasiones para prac-
ticar lo mas her6ico y sumo de las virtudes. Jesucristo fue s6bio sin
studio, hermoso sin vanidad, rico sin presuncion, pobre sin dis-
gusto, moderado, paciente, magnnrimo 6 intr6pido sin violentar-
se. Su humildad fue profundisima, su mansedumbre inalterable,
su pureza mas que angelica, su obediencia mas que humana y su
modestia la mas edificante. Toda virtud tenia asiento en su alma.
Todo cuanto 6l dijo, fue precisamente lo que debia decir ; y todo
lo que 61 hizo, fue precisamente lo que debia hacer. Todo era per-
fectisimo en Jesucristo: sus pensamientos, sus palabras, sus obras,
sus acciones, su cuerpo y su alma.No puede imaginarse virtud mas
verdadera, mas s6lida, mas franca, mas superior 6 toda preocupa-
cion y consideration humana, A todo temor, a toda esperanza y a
cualquiera especie de intereses. Cuando desafia 6 los judios A que
le convenzan de algun pecado, me veo precisado 6 creerle un Hom..





SABIDURIA V SANTIDAD DE JESUCRISTO. 99
bre-Dios quo en medio de sus enemigos hace brillar su santidad
para eterna gloria de su Padre.
18. Ved, cristianos oyentes mios, los caract6res generals que
de la santidad de Jesucristo nos dan los Evangelistas. Si quereis mas
instrucciones sobre algunos particulares, idlos escuchando con
atencion. Volved A leer el Evangelio, y hallar6is en 61 que Jesu-
cristo ha dado 6 los reyes, a sus ministros, A los sacerdotes y 6 los
grandes del mundo todo lo que es debido 6 la dignidad de que es-
taban revestidos. Pero reflexionad que jams les dio nada de mas.
Nunca elogid sus talents, su grandeza ni sus riquezas; solamente
alababa su virtud. Lo que mas estimaba y honraba en el hombre,
era el hombre mismo, 6 la dignidad de su naturaleza humana, que
61 mismo habia dignificado uni6ndola 6 su divinidad. i Oh que vir-
tud tan rara! ;Oh qu6 santidad tan her6ica!
19. Leamos el Evangelio, y hallar6mos que Jesucristo no hizo
otros milagros que los que convenia hiciese un Hombre-Dios. Si
da vista A los ciegos, oido 6 los sordos, habla A los mudos, salud A
los enfermos y vida 6 los muertos ; si arroja los demonios, si sere-
na las tempestades, si multiplica los panes, si descubre los pensa-
mientos mas ocultos delos hombres, si todos los elementosle obe-
decen, si los Angeles le sirven, si los hombres y los espiritus in-
ferales tiemblan en su presencia, si el sol y la luna se oscurecen,
si las piedras se parten, si el velo del temple se rasga, si los sepul-
cros se abren y los muertos cuando muere vuelven 6 la vida, si 61
mismo resucita, si resucitado come, bebe, habla, camina, ense-
fia, instruye, y al fin sube 6 los cielos A la vista de tantos testi-
gos: en ninguno de estos grandes prodigies tuvo parte alguna el
respeto human, la curiosidad de los espectadores, la vanidad 6
complacencia de hacerse admirar de las gentes: hizo grandes pro-
digios, ciertamente no los niegan los mas declarados enemigos del
Cristianismo; pero todas sus maravillas tuvieron por objeto la ma-
yor gloria de su Padre celestial, el socorro de los desgraciados hi-
jos de Adan, y la demostracion de su mission divina. Para quedar
penetrados de esta verdad, no teneis mas que leer el Evangelio: en
61 hallar6is que los fariseos le piden con un tono imperioso que ha-
ga un milagro; y como el orgullo es quien le pide, se le niega. Cla-
man sus mismos discipulos que haga descender fuego del cielo con-
tra Samaria; y como la venganza solicitaba este milagro, el Seilor
le niega, y los reprende. Al6grase Herodes al verle en su presen-
cia, esperando que haria algun prodigio; y como la curiosidad es
7.





100 SERMON SOBRE LA
el origen, calla y no le hace. Piden los escribas y sacerdotes que
baje de la cruz y creerdn en 1 ; y como su divina Majestad conoce
no ser just su peticion, la niega y muere en la cruz. En vano bus-
caruis un lunar en la santidad de Jesucristo. Su intencion y sus
operaciones son perfectas, son justas, son her6icamente virtuosas.
iQuereis ejemplos de bondad, dulzura, clemencia ymisericordia?
Representaos 6 Jesucristo y a la Magdalena i sus pies en casa de Si-
mon el Fariseo; a Jesucristo presidiendo el juicio de la mujer addl-
tera ; A Jesucristo hablando con la Samaritana en el pozo de Si-
car; a Jesucristo comiendo en casa de Zaqueo con los publicanos;
A Jesucristo rodeado de nifios, 4 quienes ama y defiende. Repre-
sentaos, vuelvo I decir, a Jesucristo en estas y otras ocasiones de
su santisima vida, y decide si toda la caridad que podemos con-
cebir en un Hombre-Dios para salvar los hombres, no esti brillan-
do a vuestros ojos. ,No le veis como el Pastor mas vigilante y be-
nigno, como el Padre mas tierno ymas amable? ,Podia el mismo
Jesucristo pintarse 4 si mismo con caract6res de mayor benignidad
y misericordia?
20. LQuereis ejemplos de fortaleza y de una libertad intripi-
damente santa? Representaos a Jesucristo arrojando del temple A
todos los que le profanaban con sus negociaciones, derribando sus
mesas, echando por el suelo sus dineros y celando el honor y cul-
to de su casa : representiosle dando en rostro 4 los escribas y fa-
riseos con sus hipocresias, sus injusticias, sus tradiciones perversas
y sus costumbres corrompidas. Nada puede imaginarse que se pa-
rezca al espiritu, al fuego, a la terribilidad de sus reprensiones
contra aquellos hombres que abusaban sacrilegamente de todo lo
mas santo que habia en la religion, que imponian cargas insopor-
tables sobre los fieles, y no arrimaban siquiera un dedo de miseri-
cordia para ayudirselas a llevar. Estremecen y horrorizan aquellos
anatemas que Jesucristo proferia contra ellos: Ve vobis, Hypocri-
tie, Scribe etPhariseil vce vobis e vobis / Habeis alguna vez con-
siderado, amados cristianos mios, quienes eran estos hombres a
quienes el Sefior reprendia con tanta dureza, y quienes eran aque-
llos otros a quienes trataba con tanta clemencia? iOh reflexion dig-
na de que no la olvideis jams, para conocer la santidad de la forta-
leza de Jesucristo Los escribas, los fariseos, los principes de los
sacerdotes eran unos hombres pdblicos, de grande reputation en
el pueblo, que podian conmoverle i su voluntad, revolverse con-
tra Jesucristo, atentar contra su vida y procurarle su muerte; y los




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs