• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Introduction
 La formacion economico-social...
 El "polo marginal" un nivel nuevo...
 "Mano de obra marginada" nuevo...
 Problemas de conceptualizacion
 Bibliography














Group Title: Polo marginal de la economía y mano de obra marginada.
Title: Polo marginal de la economía y mano de obra marginada
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081840/00001
 Material Information
Title: Polo marginal de la economía y mano de obra marginada
Physical Description: 1 v. : ;
Language: Spanish
Creator: Quijano, Aníbal
Publisher: s.n.
Place of Publication: Lima
Publication Date: 1971
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Peru
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081840
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 34460771

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
    Introduction
        Page 1
    La formacion economico-social latinoamericana
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    El "polo marginal" un nivel nuevo dentro de la estructura economica latinoamericana
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
    "Mano de obra marginada" nuevo sector diferenciable dentro de la poblacion trabajadora
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
    Problemas de conceptualizacion
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
    Bibliography
        Page 50
        Page 51
Full Text














































Taller Urhano In
Programa de Cier
Universidad Cat6
Lima, Peru I


industrial
icias Sociales
lica
iciembre de 1971


L/! )


Anibal .uijano

,"POLO MALRGINAL DE IA ECOONOM1IA
Y E.NO DE OBRA MiaRGINADA"







POLO MARGINAL DE LA. ECONOMIC Y

MANO DE OBRA MARGINADA



Introducci6n


La investigation reciente sobre los cambios en'la es
tructura economic de America Latina, ha puesto de relieve dos
process interconectados, que implican la aparici6n de contradict
clones nuevas dentro de tal estructura y cuyo desarrollo comien-
za a generar conflicts sociales importantes, con tendencies a
la agudizaci6n.

Se trata, de un lado, de la diferenciacion y del en-
sanchamieito de un conjunto de roles econ6micos, es decir de me-
canismos de organizaci6n de la actividad econ6mica, que se carac
terizan por tres rasgos principles: 1) Su relaci6n segmentaria
y aun asi extremanonte precaria con los medios basicos de produce
ci6n que sirven a los sectors ya hegem6nicos en la economic glo
bal y a las modalidades dominantes con que dichos sectors tien-
den a desarrollarse; 2) Su articulaci6n y subqrdinaCi6n indipec
ta y segmentaria a los mecanismos dominantes de organization eco
nomica; ') Su precaria estructuracion internal.

De otro lado, de la diferenciacion y del crecimiento
de un sector de mano de obra y de la poblacion a 61l asociada -
que va perdiendo today posibilidad de acceso a los roles econ6mi-
cos que distinguen a las mbdalidades doninantes de organizaci6n
de la actividad economic y a los sectors de actividad que esas
modalidades recubren dentro del sistema vigente, a media que es
tas se desarrollan. En consecuencia, va perdiendo tambien today
posibilidad de relacion organica y stable con los medios basi-
cos de producci6n que esos sectors y esas modalidades controlan.

Cada uno de estos process corresponde a un diferen
te campo de analysis de la realidad. El primer hace parte de
la problematica de los niveles en que se diversifica la estructu
ra econ6mica y de los cambios en los modos de articulaci6n de e-
sos niveles, dentro del sistema vigente; .esto es, a los cambios
en los modos de acuraulaci6n capitalista.- El segundo, correspon-






- 2-


de a la problematica del destino de la poblaci6n trabajadora (ma
no de obra), en el curso de los cambios en los modos de acumula-
ci6n capitalist, Sin embargo, es facil ver que ambos process
correspondent a una misma l6gica hist6rica y que son rigurosamen-
te interdependientes.

Aunque una discusi6n mas amplia de estos problems
puede ser encontrada en un trabajo previo,-/ es util sumarizar a
qui los factors y engranajes de determinaci6n de estos process,
y el curso'del razonamiento que pretend desocultar el significa
do de ellos para el desarrollo latinoamericano.


La formaci6n econ6mico-social latinoamericana

La formaci6n econ6mico-social o en otros terminos,
la configuraci6n hist6ricamente determinada de relaciones de pro
ducci6n y de poder social y politico que existe en America La-
tina, como cualquier otra dentro del sistema actual, se caracte-
riza por articularse con niveles muy distintos de desarrollo y
por combinar eleaentos que correspondent a instancias hist6ricaa
distintas.

No obstante, esos rasgos genericos del sistema glo-
bal asumen en America Latina formas especificas, determinadas
por los cambiantes modos de articulaci6n subordinada que desde
sus origenes en el siglo IVT, esta formaci6n tiene dentro del
sistema conjunto y respect de aquellas que detentan los niveles
de mayor desarrollo en cada moment de la historic de este sister
ma. Esas formas especificas de configuraci6n de la estructura
economico-social latinoamericana, hacen que esta tenga un carac-
ter dependiente.

Sumariamente, lo anterior se expresa en las siguien-
tes caracteristicas principles:

1) La combinaci6n entire relaciones de producci6n ca
pitalistas y pro-capitalistas, bajo la hegemonia de las primeras
y en servicio de ellas. La configuraci6n total Ae mueve.conduci
da-por las primeras y, desde eBte punto de vista, es fundamental
mente capitalist, pero no homogeneamente: capitalist.


Aunque en el curso de la expansion de las relaciones








3-


capitalistas de producci6n, las otras han venido decreciendo en
numero-(por ejemplo,'las relaciones esclavistas fueron erradica-
das), y opera restringidas casi exclusivamente a los ams bajos
niveles de los ,ectoros primaries de producci6n (como la "reci-
procidad" procedente del "modo andino" de producci6n2/ en la
agriculture de subsistencia, el '"colonato" o "peonaje" en la "ha
cienda traditional"), o se han modificado en una direcci6n capi-
talistica generando forr.as hibridas (como el "inquilinaje" en Ci
le), muchos de sus elements siguen aun vigentes, con mayor vigor
segun la expansion capitalista en cada pais, y se combinan de di-
versas maneras dentro de la estructura basica de production y sus
efectos se hacen prosontes en applia medida en las relaciones de
poder social y politico.-/

2) La combinaci6n entire elements estructurales co-
rrespondientes a etapas hist6ricas diferentes dentro del propio
modo de producci6n capitalist, que se articulan en forma fragmi
taria e inconsistent.


Asi, relaciones procedentes del capitalism commercial
colonial y post-colonial, del capitalism industrial competitive
y del capitalismo industrial mcnop6lico, se combinan, no solamen
te se superponen eo niveles diferentes, en cada uno de los nive-
les y en cada uno de los sectors de producci6n.


3) Cadh' uno de los sectors nuevos de producci6n y
cada una de las nuevas modalidades que aparecen como hegem6nicos
en cada moment del process de expansion capitalist, no son el
resultado de un desarrollo organic de los sectors y modalida-
des precedents on la propia formaci6n econ6mico-social latinoa-
mericana, sino que proceden de las formaciones dominantes del sis
tema global y son, por lo tanto,, una injertaci6n dentro de la ma-
triz productive latinoamericana previa.


4) La injertaci6n de los nuevos elements en la ma-
triz previa., .se hace por.la.lacci6n de agents econ6micos cuyos in
tereses sociales predominan en las formaciones dominantes del sis
tema y en servicio de sus intereses dentro de esas formaciones o
en el sistema tatal, .sea operando directamente desde dentro de la
matriz latinoamericana o desde fuera por intermedio de agents
economicds-nativos pero asociados a aquallos intereses.








-4 .


5) Esos nuvos sectors -y modalidades, no se injertan
aqui como un sector structural integral o coherente, sino en for
ma fragmentaria y basicamente come resultados de un process que a
curre al interior de .las formaciones dominantes, pero que no ocu-
rre paralelamento en la matriz latinoamericana, ni so reproduce
por supuesto despu6s de la injertaci6n en ella de esos.nuevos ele
mentos.


6) De ese modo, la transici6n de una etapa a otra del
process de expansion capitalistica en America Latina tiene carac-
ter abrupto, pues no se deriva de un process organico al interior
de la previa estructura econ6mica. El cambio asi es incapaz de
generalizar los efectos de la modernizaci6n al cuerpo enter de
la matriz productive precedent, y en consecuencia, es igualmente
incapaz de erradicrlas aodalidades anteriores de organizaci6n de
la actividad econ6mica y los nuevos elements que se injertan tie
nen que combinarse con los que correspondent a las modalidades pro
vias..

La abruptez de los cambios por la injertaci6n fragmen
taria.de los elements y process que tienen lugar en las forma-
ciones dominantes del sistema, puede ilustrarse facilmente si se
consider la actual generalizaci6n de la producci6n industrial en
America Latina. Al injertarse esta en nuestros paises, aparece
ya bajo la modalidad monopolistica de organizaci6n y por lo mismo
con un nivel tecnol6gico relativamente elevado. Sin embargo, en
primer lugar, ambos elements no son en Aimrica Latina el result
do del desarrollo organico ni de las modalidades competitivas de
organizaci6n del capitalismo industrial previo en Am rica Latina,
ni de los previous niveles de desarrollo tecnol6gico de estos pai-
ses. Llegan aqui ya desarrollados y como resultado de process
ocurridos en otras formaciones. En segundo lugar, vienen en for-
ma fragmentaria, esto es como elements, no como sectors estruc-
turales integrales. Cuando decimos que una nueva tecnologia se
injarta en nuestras .economas, la palabra esta evidentemente mal
empleada. Lo que vienen son los products de una tecnologia, en
tanto que esta es un conjunto de actividades, de conocimientos
organizados institucionalmente y en process de desarrollo. Nada
de ello viene a America Latina. o61o sus resultados.

7) Esa abruptez de los cambios, al impedir la genera-







- 5 -


lizaci6n de s us eioc-'os on 1 cuerpo ontero de la estructura de'
producci6na hace que los olementos y modalidades preexistentes no
-solamente no puodan ser erradicados o salvo de manera fragmenta
ria y discoriinua sino que, como consecuencia, tiendan a confor
mar un nuevo nivel dentro de cada sector de la estructura produc-
tiva. El carbio, asi, ocurre como un process de diversificaci6n
de niveles.de ,producci6n,: en cada uno de los sectors econ6micos,
articulados bajo la hegemonia de una nueva modalidad de organiza-
ci6n de la activida econ6mica. i.si, por ejemplo, al injertarse
la producci6n industrial no se-erradica -'como pretend la ima-
gen conventional la previa producci6n artesanal.de manufacture,
sino que por el contrario tiende inclusive a expandirse y a modi-
ficarse conformando un nuevo nivel dentro de la producci6n manu-
facturera, articulado al nivel industrial. Del'mismo modo, la
agriculture de subsistencia no se erradica, sino que se deprime
aun mas y se modifica acordemente, al introducirse la.producci6n
agropecuaria bajo modalidades empresariales de gran escala. En
resume, los previous elements y modalidades de producci6n ven de
,premida incesantemente su posici6n relative dentro de la estructu
re economic global, pero no son erradicados-ni aislados como bol
sones locales0


8) EA consecuencia, el process de cambio en las forma
ciones econ6mico-sociales de Xmerica Latina, consist simultanea-
mente en: a) La injertacibn abrupta y en condition hegem6nica de
.nuevos sectors y/o de mbdalidades nuevas de organizaci6n produc-
tiva; b) la redefinici6n y la depresi6n de la posici6n relative
de los previous sectors y modalidades, que pasan asi a los ni-
veles miasbbajos de cada sector productive; c) la redefinici6n de
la funcion y las caracteristicas concretas de cada uno de los.ni-
veles y modalidades productivas; y d) la alteraci6n en los.nodos
de articulaci6n ,.d. todos estos elements y niveles, en los t6rmi-
nos requeridos por las nue.vas modalidade's hegem6nicas injertadas
a la previa matriz,.-

SNo se trata, pues, simplemente de que permanecen los
-elementos y modalidades previas, es decir, las relaciones previas
de producci6n, sino que cada uno de ellos asume funciones y.carac
teristicas nuevas dentro del conjunto, y en tal sentido son todos
ellos un product de la injertaci6n de las nuevas modalidades he-.
gen6nicas y de los nuevos medios de producci6ngiui las sirven.










9) A media en que los cambios en el modo de produc-,
cion capitalist, dentro de las formaciones dominantes del siste-
ma, van ocurriendo a un ritmo creciente.debido a la emergencia de
la "revolucion scientificc -tecnologica" como el nedio fundamental
de producci6n, la injcrtaccion en la matriz econ6mica latinoameri-
cana de los elementos originados en aquel process, se hace tam-
bien a un ritmo crociente. La principal consecuencia de eso para
las formaciones ocon6mico-soc-al latinoamericanas, es que los cam
bios tienden a ser aum mas abruptos, de modo que los efectos de
la innovacion se concentran aun mas, produciendose desigualdades
mis pronunciadas entire los varies niveles productivos de cada sec
tor, y entire cada soctor, lo que genera contradicciones mas dras-
ticas y de mis r5pido tie-po de maduraci6n. Por ello, la matriz
econ6mico-social es lievada pormanentemente al borde de la ruptu-
ra y sus mecanisnos de integraci6n son constantemente alterados y
puestos en crisis.


10) Cono rosultado de esaS determinaciones hist6rica,
la estructura global de relaciones de producci6n y de poder poli-
tico-social en America Latina, se configura permanentemente de mo
do precario y extremadamente inconsistent, no solamente al nivel
de la totalidad, sino en cada una de sus dimensions analiticamen
te diferenciables, y os en cons'cuencia sonetida a presiones y re
querimientos que se combinan y se contraponen al nismo tiempo, mo
viendose en su conjunto bajo la hegemonia de sus nucleos estructu
rales dominantos.

S La totalidad structural que asi existed, no puede,
por esoj lograr dentro del sistema una consistencia suficientemoE
te perdurable, como.para obtener la.relativa autonomia necesaria
sobre sus partc.s principles, como para gobornar desde si misma
el destine de 6stas segun la o6gica hist6rica homogenes, ni para
articular en sus propios terminos los requerimientos y los element
tos procedentes desde fuera de ella. Es decir, sus cambiantes
parties principals tionen hegemonia sobre la totalidad de la es-
tructura. Esta es incapaz de autonomia, coro tal estructura glo-
bal.

11) En -tanto que estas parties principals en la estruc
tura global son:-rilidas a su vez por los intereses sociales hege-
m6nicos en las formaciones doainantes del sistema, a trav6s de







-7-


cambiantes mecanismos de articulaci6n con los intereses sociales
hegem6nicos dentro de las formaciones latinoamericanas, eso aig--
nifica que las leyes hist6ricas especificas de estas formaciones,
sus tendencies iimaores de estructuraci6n, son derivatives de e-
sos mecanisnos de articulaci6n de intereses dominantes, que su-
bordinan estas formaciones econ6mico-sociales a las de mayor ni-
vel de desarrollo dentro del sistema,,

12) De ese modo, las formaciones hist6ricas latinoa
mericanas son estructuralmente dependientes, esto es tienen una
estructura global incapaz como tal estructura global de auto
nomia dentro del sistema. En otros terminos, las leyes hist6ri-
cas que rigen sus modos especificos de estructuraci6n son.deoen-
dientes de los modos cambiantes de articulackh subordinada entire
los intereses sociales dominantes, en cada moment, dentro de es
tas formaciones, y los intereses sociales dominantes en las for-
maciones de mayor nivel de desarrollo del sistema. Actualmente
.hay una discusi6n intense en torno del concept de dependencia.
Por supuesto, este no es lugar para insertarse en esa discusi6n.
Eso no obstante, para los fines de este trabajo es convenient
establecer algunos deslindes.


Primeramente, debe sefalarse que para muchos son in
tercambiables dos concepts que ahora es necesario distinguir:
el de subordinaci6n national y el de dependencia structural.
En efecto, una extendida corriente alude bajo el .trmino "depen-
dencia", a una situaci6n de subordinaci6n de los paises latinoa-
mericanos respect de otros paises con un muy alto nivel de desa
rrollo industrial, situaci6n que se expresaria en la presi6n que
los paises fuertes ejercen. desde fuera sobre los paises latinoa-
mericanos y que 6stos por su debilidad no pueden eludir o contest
tar. A tal enfoque corresponde la calificaci6n de external que
se aiade a la palabra "dependencia".


Para otra corriente, la dependencia es un modo de
articulaci6n structural entire las formaciones econ6mico-socia-
les de America Latina y las que caracterizan a los paises de ma-
yor desarrollo dentro. del orden capitalist international. Aqui,
por'lo tanto, no se trata solamente de una subordinacion que se
organize por presiones desde fuora, sino de un modo de domina-
ci6n que se ejerce tambien desde dentro, es decir, desde el inte






-8-


rior de las estructuras econ6micas latinoamericanas. Por eso,
se denomina "dependencia structural" a ese modo de articulaci6n
entire estructuras econ6mico-social de distinto nivel de desarro-
1lo dentro de un sistema comin.

Ciertamente, la difereicia entire ambos enfoques es
bastante grande y visible. Enfrentando una formulaci6n que es
en el fondo ideol6gica porque escamotea los interests reales en
juego, el segundo enfoque permit precisar la naturaleza efecti-
va de la relaci6n de dominaci6n, esto es la basica corresponden-
cia de intereses entro los grupos sociales deninantes en ambos
niveles de desarrollo del sistena, cuyos interests se articplan
en una relaci6n -subordinaci6n de los grupos dominantes nativos
de 'America Latina, reospecto de los metropolitanos.

No obstante, este ultino enfoque no permit decir
adn mudho ac'erca de lo que ocurre al interior de la formaci6n
economico-social subordinada, como consecuencia de ese modo de
dominacion. En otros terminos, si bien. da cuenta de los modos
de articulaci6n entire los dos niveles de formaci6n econ6nico-so
cial del sistema, no da cuenta de los modos de articualci6n den-
tro de la foraaci6n subordinada.

Para lo que aqui interest, el concept de dependentn
cia structural" se restringe a dar cuenta del caracter especifi
co que asume la propia estructura de la formaci6n econ6mico-so-
cial latinoamericana, como consecuencia de su permanent articu-
laci6n subordinada dentro del sistema al que pertenece. En otros
t6rminos, se propone distinguir de un lado los modos de articula
ci6n entr'e esta estructura y la de las metropolitanas, y los mo-
dos de articulaci6n de esta estructura o formaci6n econ6mico-so
cial, como consecuencia de lo anterior, y se lenomina a lo segun
do bajo el concept de "dependencia estructural"r

Si asi no fuera, este concept no tendria otra fun-
ci6n que la de sustituir, para ciertos fines, el concept de "im
perialismo", sin general el conocimiento necesario acerca de c6-
mo se process la articulaci6n de los elements producidos por la
dominacion imperialist para configa7it.ra determinada formaci6n
econ6mico-social sometida a aquella. En rigor, el concept de
"dependencia structural" da cuenta de las leyes hist6ricas espe







-- 9 ~


cificas que conduceni los process basicos de toda formaci6n eco-
n6mico-social .soetida a la dominaci6n imperialist, del carac-
ter.derivativo que -esas leyes hist6ricas asumen respect de los
modos de dominaci6n imperialista, y.en ese sentido alude a esos
modos, esto es, los supene. Por esta raz6n, se ha seilalado an-
tes que la "dependencia structural" supone la subordinaci6n a
la dominaci6n imperialista, pero no consist er ella.


La dotlinaci6n iuperialista ha engendrado en iAme~ica
Latina y probablemente tambien en otras latitudes formacio-
nes ocon6micb-sociales cuyos modos de articulacion se caracteri-
zan por la.precariedad y la inconsistencia extrema de la estruc-
tura global resultante, coan consecuencia del hecho de que sus
elements centrales o dominantes son en cada moment el product
de sus cambiantes modos de relaci6n con los centros de dominacJi.
del sistema global y no el resultado del desarrollo y modifica-
ci6n organica de los elements que en un determinado nomento con
figuran la 6structura de la propia fornaci6n dominada. I'ientras
esa situaci6on persista, esto es mientras la dominaci6n imperia-
lista perdure no obstante los cambios en sus mecanismos, el ca-
r6cter dependiente de la estructura econ6mico-social sujeta a e-
sa dominaci6n no podria ser eleminado.


El problema que aqui emerge es, por supuesto, c6mo
una estructura econ6mIico-social dependiente.puede llegar a modi-
ficar sus modos de articulaci6n con los centros dominantes. Has
ta aqui, el proceso ha impedido la cristalizaci6n de relaciones
de poder planamente depuradas al interior de nuestras sociedade,
y eso a su vez ha dificultado la coalescencia de los interests
sociales que en estas son antagonicos a la dominaci6n. SLn em-
bargo, la convergencia entire los process de crisis al interior
del nivel dominate del sistema, y el desarrollo de las contra-
dicciones que ponen a nuestras sociedades al borde-permanente
de una ruptura que se contiene desde fuera o por una eficaz aso-
ciaci6n coD'troladora desde fuera y desde dentro, pueden general
y de hecho'han generado situaciones que contienen todos las posi
bilidades de ruptura de la dominaci6n y a partir de alli las po-
sibilidades de homogenizaci6n de la naturaleza hist6rica de las
sociedades.dominadas, es decir de cancelaci6n del character depen
diente de sus estructuras globales.








- 10 -


De otro modo, un lento process de depuraci6n del ca
racter hist6rico de los elementos que configuran las actuales es
tructuras econ6mico-sociales latinoamericanas, por la erradica-
ci6n de los elementos pre-capitalistas y de los que correspon-
den a las mas viejas nodalidades capitalistas, podria general la
depuraci6n de las relaciones entire los grupos de interns social
y plantear una otra alternative de cancelaci6n de la dominaci6n
imperialista y de la dependencia de las estructuras socials so-
metidas a ella.. Sin embargo, el process real que hemos estado
mostrando sumariamente, no s61o hace nuy lento, discontinue y
'fragmentario el curso de la "homogenizaci6n hist6rica" de la es-
tructura global, sino que se desarrolla segin una 16gica central
que en el fondo impide la homogenizaci6n, en tanto las relacio-
nes de dominaci6n inter-formaciones de nivel nuy desigual de de-
sarrollo se mantengan.


En los aros recientes, se advierten en diversos pai
ses esfuerzos que tienden hacia una "homogenizaci6n hist6rica"
de ia estructura global de las relaciones de producci6n. Pero
estos esfuerzos se centran ante todo ei la erradicaci6n de los
elements pre-capitalistas que subsisten aun dentro de esa es-
tructura, mientras que por otro lade tienden a acentuarse las
desigualdades y las combinaciones al interior de las relaciones
capitalistas de producci6n, a nedida que nuevas modalidades se
injertan cada vez mas abruptamente en la matriz exon6mica lati-
noamericana, de modo fragnentario y por lo nismo sin capacidad
de generalizar sus efectos innovadores "modernizadores" a la
totalidad de la. matriz preexistente.


solamente en la media en que en un determinado pais
aparezcan configuraci6nes de intereses sociales capaces de extra
la estructura productive de sus pais fuera del sistema vigente,
puede ser viable un process de homogenizaci6n hist6rica profunn-
da y consistent, como esfuerzo deliberado, es decir, globalmen-
te planificado. En tanto que el process se mantenga como un cur-
so de cambios moleculares que la propia estructura y sus relacio
nes con las dominates genera, sin una planificaci6n glonal ori_
tada en otro sentido, el carActer dependiente de estas formacio-
nes tenderia a prevalecer.


Este conjunto'de proposiciones, sumariamente apunta







- 11 -


das, constitute oij1arco o matriz te6rica que da sentido al estu
dio de los dos process senalados al comienzo del trabajo, y es
dentro de este marco que ser6 pcsible revelar a qu6 factors con
cretos responded & sos process, asi como-el significado de.estos,
es decir, cl tipc do contradicciones y conflicts que tionden a
general on la sociedad.



El "polo mar ginal" un nivel.nuevo dentro de la estructura econ6-
.mica latinoamericana.

Contra el trasfondo del esqueaa precedent, pode-
nos ahora tratar do establocer los cambios que estarian ocurrien
do actualmente en las relaciones de produccicn en America Latina,
a partir de la injertaci6n relativamente reciente de nuevas moda
lidades de organizaci6o de la actividad econ6mica, en el marco
de la estructura preexistente.

En primir lugar, desde el-punto de vista que aqudi
interest, debe seialarse dos feno6menos como los decisivos en el
cambio de la estructura econ6mica latinoamericana, y que emergen
en practicaicnto todos los paises, con defrencias de escala y
de ritmo:

1) La genoralizaci6n de la producci6n industrial de
bin-bs y de servicios, como sector hegem6nico de
la estructura econ6mica global.
2) La euergencia. do la modalidad monopolistic de
crganizacion de la actividad econ6mica en su con
junto y principalnentte de, su sector hegem6nico,
como la modalidad dominant.


Couo se sabe bien,. ninguno de estos elements nue
vos en Am6rica Larina es el product de un process de expansion
y de modificaci6n de los sectors y modalidades antes dominantos
en la economic latinoamericana, sino una injertaci6n en ella,
pues fueron generados y desarrollados en el process de cambio o-
currido al interior de la estructura econ6mica de los pauses do-
ninantes del sistema vigente.


Zsto es, se trata de alteraciones que ocurren de ma







12


nera abrupt en el seno de la estructura econ6mica latinoamerica
na, y quo en consecuencia no emerge modificando y sustituyendo
por erradicaci6n los sectors y modalidades anteriores, sino coa
binandose con ellos para former una nueva articulacion estructu-
ral de la economic on su conjunto, y en la edida en quo asumen
una posici6n hagemnnica dentro de olla, modifican la position re
lativa de los anteriores olementos, su function concrete y sus ca
racteristicas concretas, de tal modo que esos elements asi nodi
ficados, son on gran media un.producto de estos cambios y no.me
ramente un romanente o una sobrevivencia. Corresponde entonces,
inquirir acerca de lo que es inherente a esos dos feno6enos sefia
lados, y acerca de sus implicaciones y efectos sobre la estructu
ra econ6mica concrete de America Latina.


En primer t6rmino, la generalizacion de la nodali-
dad monopolistica cono doninante en los sectors productivos a
su vez dominantos en la structural economica conjunta, implica
'esencialmento la concentraci6n de poder econonico y el desarro-
llo de mecanismo adecuados para su organizaci6n y expansion, al
servicio de los intereses hegemoniccs en el sistama global.


1) El control de los medios basicos de producci6n,
tanto preexi-stentes, cOmI los aparejados por 1i injertaci6oh de
los nuevos elementos, en un nucleo ruducido de organizaciones de
producci6n: capital, naterias prinas, tecnologia. Esta ultina,
debe entonderse aqui en su double diainsion: instruments material
les y proceeds t6cnicos correspondientes, y tecnicas de organize
ci6n de las relaciones de trabajo.


2) El control del mercado significativo para las ne
cesidades de realizacion de plusvalia y de acumulacion de capi-
tal de esas emprosas, Caracteristicanente en el caso latinoame-
ricano, ese mercado no es necesariamente muy amplio, no abarca
por lo nisno a la generalidad de la poblaci6n, sino que.se res-
tringe a los sectors do poblaci6n de altos y nedios ingresos.
Esto es, la producci6n de bienes y de servicios en estas empre-
sas, esta orientada principalmente a servir la demand de grupos
ninoritarios de la poblaci6n, cuya denanda se gender' y se orien
ta por necanismos tanto econ6micos (credito para adquirir cirto
tipo de bones y de servicios y no otros) cono psicol6gicos (pro
paganda y manipulation de ls aspiraciones y orientaciones de
consume).







- 13 -


3) La Introducci6n de mecanismos nuevos de.realiza-
ci6n de la plusvalia. Podria pensarse (y de hecho asi se sigue
pensando.en amplios sectorss, que la reducida dimension demograi
fica del mercado que sirve a estas empresas, supone una demand
inelastica y que en consecuencia es indispensable-para la.organi
zaci6n monopolistica de la producci6n industrial, presionar por
cambios en la estructura econ6mico-social que permitan el ensan-
chamiento deoogr6fico de su mercado. Aunque es obvio que una ex
pansi6n cuantitativa del mercado es itil a las empresas monopo-
listicas, la experiencia reciente de los paises de mayor desarro
llo relative en la region revela que lo que cuenta en primer t6r
mino, es la ampliaci6n cualitativa de su mercado; es decir,.un
relative aumento de la poblaci6n de los sectors medios inmedia-
tamente asociados a la clase dominante, por un lado, y la recu-
rrencia de la demand por los mismos products al interior de es
te mercado. Para que lo 1 ltimo pueda funcionar, se ponen en jue
go mecanismos innovados de realizaci6n de plusvalia, que basica-
mente consistent en la denominada "obsolescence", del modelo de
los pruductos basicos y el cambio continuado de los models por
pequenas alteraciones de forma y de elements, y en los mecanis-
mos de credito ligados a esos cambios del model de los bienes.


S 4) Para el control de este mercado y para su amplia
ci6n cualitativa, la estructura genera mecanismos que permiten
incrementar la concentraci6n de los ingresos en los grupos que
constituyen ese mercado.

5) El incremento tecnol6gico, que permit aumeptar
la productividad del trabajo, la racionalizaci6n de las"relacio-
nes de.trabajo, lo que implica el incremento en la tasa de explo
taci6n del trabajo y por lo mismo la reducci6n de las necesida-
des de fuerza de trabajo.

6) El incremento de la tasa de acumulaci6n de capi-
tal y de concentraci6n del excedente, tanto para la expansion de
la producci6n y de la capacidad decontrol econ6mico de.la empre
sa, como para la transferencia de capital a los centros econ6mi-
cos metropolitanos. Esto es, un aumento en la tasa de explota-
ci6n sobre la economic total de la formacion dominada.


7) La reorganizaci6n de las organizaciones y meca-










nismos de financiamiento, y su control restringido al servicio
de las organizaciones monopolisticas de producci6n. Que ocurre
en esas condiciones, con los sectors anteriores hegem6nicos de
la economic latinoamericana, o con los niveles y modalidades en
que antes existian los mismos sectors que son hoy dia dominan-
tes?

La teoria general aupone que en el curso de la ex-
pansi6n de la producci6n industrial de bienes y de servicios,
los sectors artesanales correspondientes tienden a ser erradioa
dos o, por lo menos, reducidos, asi como en el desarrollo de las
modalidades monopolisticas y de sus cambios, las modalidades con
petitivas de organizaci6n empresarial tienden igualmente a ser
sustituida y a ser erradicadas.

Esta imagen da cuenta en general de como ha venido
ocurriendo el desarro del modo de producci6n oapitalista, tomado
en abstract, es decir fuera de un context hist6ricamente deter
minado. A6n, la imagen puede ser relativamer.te eficaz cuando se
consideran los paises que actualmente detentan los niveles mas
avanzados del desarrollo de este modo de producci6n, a pesar de
que en este caso ella s61o podria en rigor ser empleada como una
aproximaci6n, pues en la realidad concrete la emergencia de nue-
vas modalidades de organizaci6n economic no supuso la elimina-
cion total de las precedentes y es possible que el ritmo del cam-
bio a partir de la "revoluci6n cientifico-tecnol6gica" este pro-
duciendo mucho.mas una combinaci6n de las viejas y las nuevas mo
dalidades, e inclusive una reviviscencia de los niveles de pro-
ducci6n que parecian definitivamente erradicados o que quedaban
solamente en bolsones geograficamente aislados, como en el caso
de la producci6n seri-fabril y aun directamente artesanal en los
Estados Unidos.

Para el caso latinoamericano -r probablemente para
otras formaciones equivalentes en otras regions esa image es
definitivamente inadecuada. Debido al hecho de que esos nuevos
elements son injertaciones y por lo tanto re incorporan abrupt
mente en el seno de estas economies, los sectors y modalidades-
anteriores de production lejos de desaparecer, estAn expandiendo
se y modificandose por sus nuevos modos de articulaci6n en la es
tructura econ6mica global, pero naturalmente ocupando un nivel








- '5 -


cada vez m's deprimido, por la incesante perdida del control de
los recursos productivos y de los mercados de que antes disponi;
y por su complete incapacidad de acceso a los nuevos medios de
producci6n que supone el incremento tecnologico.

Este fen6meno no esta ocurriendo solamente al inte-
rior del sector industrial-fabril, sino en cada uno de los otros
sectors de li actividad econ6mica, y de modo mas visible al in-
terior de los soctores llamados terciarios en la terminologia co
rriente, con la excepcion por obvias razones de la Administra
ci6n Publica y de las Finanzas, aunque aqui parecen desarrollar-
se ciertos mecanismos de tipo marginal.

Es decir, en cada uno de los sectors basics .de la
actividad econ6mica de los paises latinoamericanos, tiende a ex-
pandirse y en esa media a diferenciarse, un nivel de activida-
des y de mecanismos de organizaci6n econ6mica, que van perdiendo
incesantemente toda posibilidad de acceso stable a los medios
basicos de producci6n y a los mercados de rendimiento significa-
tivo para las posibilidades de incremento de la acumulaci6n de
capital: la artesania de bienes y de servicios, el pequeio comer
cio de bienes y de servicios., las actividades agropecuarias de
minimo nivel de productividad, no solamente no se han d6esapareci
do ni muestran senales de desaparici6n, sino que muy por el con-
trario se han expandido y tienden a expandirse, configurando de
ese modo un nivel de actividad econ6mica que por su magnitude pue
de ser diferenciado como un nivel nuevo en la economic latinoame
ricana.

Sin duda, en todos los periods de la historic lati
noamericana y en general en las sociedades capitalistas, han exis
tido siemprG estas forms de. actividad econ6mica, despojadas de
toda relacion significativa con los medios basicos y-producci6n
de las modalidades y sectors dominantes de la economic. .Sin em
bargo, es solamento en el period actual que ellas tienden a ex-
pandirse y a diferenciarse como todo un nivel o estracto' de la
economic que atraviesa el currpo entero de la estructura econ6mi
ca, esto es que hace parte creciente de cada uno de sus sectors
sustantivos. En este sentido, debe.insistirse en que este.nivel
el mas deprimido de la actividad econ6mica es un product de
las nuevas condiciones en que se -rocesa la articulaci6n de-la








16 -


estructura economic latinoamericana, y no una mera sobreviven-
cia.


'Este nivel deprimido de la economic, contiene un
conjunto de ocupaciones caractiristicas, de mecanismos.de organic
zacion de ellas, es decir de las relaciones de -trabajo, que no
son las propias de las modalidades dominantes en cada sector,
que emplean recursos residuales de producci6n- que se estructu-
ran de modo inestable y precerio, que general ingresos a la vez
extremadamente reCucidos, inestables y de configuraci6n incomple
ta en comparaci6n con sus equivalents en los otros niveles,-y
que:sirver a un mercado conformado por la propia poblaci6n incor
porada a este nivel de actividad, incapaz por'lo tanto de permi-
tir la acumulaci6n creciente d- capital.


Frente a este fen6meno, -la teoria contemporanea ca-
rece de una adecuada elaboraci6n conceptual. El concept mas
cercano seria el de economica de subsistencia", con el cual se
ha dado cuenta de un'nivel de la actividad econ6mica caracteriza
do por una relative autosuficiencia, esto es por la producci6n
para'el propio consume del productor, por,lo tanto en pequeia
cantidad y sin condiciones de general excedentes, que normalmen-
te hacia parte de los sectors rurales de la economic..


De un lado, la propia noci6n de economica de subsis
tencia", aunque puede todavia dar cuenta de las caracteristicas
de la actividad econ6mica de grupos cada vez mas reducidos y re-
lativamente aislados de los centros importantes de producci6n ru
ral, es ya inadecuada si' e pretend continuar usandola para
denominar a la situaci6n economic de los pobladores rurales sin
tierra y sin empleo stable o de los minifundarios, pues en su
mayor parte ellos ha ingresado hace ya bastante tiempo en las re
laciones de mercad6 monetario del capitalism rural y urban me-
nor y no son por lo mismo "autosuficientes". De otro lado, apar
te de que aqui no se trata de un segment econ6mico con relacio-
nes s61o tangenciales con el mercado monetario como en el caso
de la economica de subsistencia", pues son justamente este tipo
de relacionos de mercad que estii al centro mismo del fen6meno
que nos interest, con aquel concept se aludia tambien a una fan
ja de la economic caracterizado por el acceso stable a recursos
de producci6n basicos aunque en escala reducida, que permitia







- 17 -


justamcnte el autoabastecimiento,

Por- el contrario, en el fen6meno que tratamos de ex
plotar, el olemento definitorio es juestamente la falta de acce-
so stable a los recursos bAsicos de producci6n que sirven a los
niveles dominantes de cada uno de los sectors econ6micos, en cu
yas condiciones las ocupaciones y mecanismos de su organizaci6n
s6lo pueden operar sobre recursos residuales, de un lado, y acti
vidades residuales, en su mayor part.

""or ostas razones, aqui se propone el concept de
"polo marginal" de la economic, para caracterizar este nivel nue
vo de la actividad econ6mica latinoamericana, product de los
cambios reciont'es en el modo de articulaci6n de esta a partir de
la injertacion de nuevas modalidades y medios de production, y
en curso de expansion y de diferenciaci6n.,

El concept propuesto tiene el valor de dar cuenta
del tipo de relaciones que estas ocupaciones y mecanismos de or
ganizaci6n do ellas tienen con los medios basicos de producci6n,
del tipo de relaciones on que ellas searticulan con el rest de
la estructura y ante todo con sus niveles dominantes, y el nivel
deprimido que ocupan dentro de esa articulaci6o.

Respecto de lo primero, se trata de relaciones.sog-
mentarias y precarias en extreme con los medios basi.cos de pro-
ducci6n controlados por las modalidades y los nivelesdominantes
de la economic global, -or lo segundo, se trata de relaciones de
dominaci6n indirectas y segmentarias, con los mecanismos de organ
nizaci6n inherentes a osas modalidades, las ouales al mismo .tiem
po engendran y subordinan el'"polo marginal" a sus intereses,.y
finalmente, se trata del nivel m~is deprimido y mas dominado de
la estructur economic total.

.Ademas, oste concept asi formulado, permit la vi-
sualizaci6n del fen6meno en su dimension adecuada. Algunos han
tratado de .acufiar la distinci6n entire el "sector integrado" ,y.
Sel "sector mari-,,inal"' de 1a economic, como un nuevo dualismo es-
.tructural de las formaciones latinoamericanas, con estructura y
16gica .distintas de ,xistencia y desarrollo, Frente .a ese modo
de considerar el problema, el concept de "polo marginal" pone








- 18 -


de relieve la presencia de una l6gica hist6rica comun a todos
los niveles de la estructura econ6mica latinoamericana, que pro-
duce al mismo tiempo los niveles centrales y los niveles perif6-
ricos, y do ese modo articula a ambos en una misma trama estruc-
tural, en posiciones distintas.


La imagen geodesica evocada en esta conceptualiza-
ci6n, supono la presencia de un "nucleo central" y de "polos" en
la estructura de la Tierra. Asi como no se puede pensar a ambos
elements. como "scotores .estructurales"distintos, cada cual con
una 16gica ihdependiente de movimiento, no tiene tampoco ningdn
asidero concebir a cada uno de los niveles en que se diferencia
la estructura economic total en America Latina, como formando
una estructura en si misma, con distinta e independiente 16gica.
de articulaci6n y de comportamiento.


A partir de aqui, el problema es intentar estable-
cer concretamente tanto los limits como las relaciones especifi
cas que este "polo marginal" tiene dentro de la estructura glo-
bal de la economic, y en primer lugar con los nucleos dominantes
en ella. Eso se indagara mas adelante.



"Mano de obra marginada" nuevo sector diferenciable dentro de
la poblaci6n trabajadora.

Mientras que hasta aqui se ha intentado mostrar co
mo la injertaci6n de un nuevo nivel hegem6nico de la estructura
econ6mica latinoamericana, desencadena un process de cambios que
produce un "polo marginal" en esa estructura, ahora la discu-
si6n concierne a las implicaciones de es process para el merca-
do de trabajo respective y, por lo tanto, para el destino de la
poblaci6n trabajadora en el curso de estos cambios.


El nuevo mode de articulaci6n de las relaciones de
producci6n, require ciertos cambios en la cantidad y en la cali
dad de la fuerza de trabajo; que cada uno de los niveles y moda-
lidades-de producci6n necesita, asi como en los respectivos meca
nismos de absorci6n, exclusion y depresi6n de la manos de obra.
La nueva configuraci6n resultante en el mercado de trabajo, im-
plicara nocesariamente nuevas fuentes y nuevas formas de diferen








- 19 -


ciaci6n en la composici6n de la poblaci6n trabajadora, on conse-
cuencia de lo cual apareceran tambien elements nuevos en las re
laciones de dominaci6n-conflicto de la sociedad.


Importa, pues, tratar de establecer los factors. y
los mecanismos especificos que operan sobre el mercado de traba-
jo, por los cambios concretos que alli tienen o pueden tener lu-
gar, y por lo que todo ello implica para la poblaci6n trabajado-
ra. Para eso es nocesario, en primer tbrmino, determinar de
donde surgeon o a qu6 obedecen los nuevos requerimientos del volu
men y del tipo do fuorza,de trabajo en la nueva estructura de la
economic.

La diferenciaci6n de niveles y modalidados de pro-
ducci6n y su combinaci6n en la economic latinoamericana, en cuyo
curso tiende a surgir un "polo marginal", es basicamente determi
nada por el acceso diferencial cque cada uno de aquellos.tiene a
los medios de producci6n, A su vez, eso es condicionado por el
tipo de relaciones que respect de esos recursos, se establecen
entire las nuevas modalidades monopolisticas dominantes, y las
previas que se midifican al combinarse con aquellas. Esto es,
en ultimo anisisis, esos cambios son el resultante de las deter-
minaciones fue surgeon a partir del control monopolistico de los
medios b'asicos de producci6n de la sociedad.

Do la uisma manera, los cambios en la estructura
del mercado de trabajo son determinados, en ultima instancia,.
por el tipo de necesidades de fuerza de trabajo inherentes a las
nuevas modalidades monopolisticas dominantes, pues es.eso, preci
samente, lo que norma el tipo de relaciones que se establecerAn
entire los various sectors productivos y cada uno de sus niveles
y modalidades, respect de la formaci6n, desplazamiento, absor-
ci6n, exclusion y depression de la mano de obra.

Asi, pues, debemos examiner en la partida, los fac-
tores que especifican el tipo de necesidades de fuerza de traba-
jo de los actuales niveles hegem6nicos de la economia.- Dos son
los factors principals;


1) El tipo de recursos productivos que emplean.
2) Los intereses soc.iales que controlan esos recur
sos y los mecanismos de que se sirven para ello.







- 2 0 -


En cuanto a lo primero, ya se ha sefalado que en el
actual nivel hegem6nico de la economic latinoamericana, el prin-
cipal recurso productive es la nueva tecnologia, proveniente de
la "revoluci6n cientifico-tecnol6gica" que ocuire en las econo-
mias metropolitanas del sistema. Esta consideraci6h no supone
disminuir la importancia de los otros medios de producci6n, sino
atribuir a la nueva tecnologia una condition primada, en funci6n
de su capacidad para definir el uso de los demrs recursos.

Respecto de lo segundo, tampoco es necesario insis-
tir en el hecho de que los intereses sociales a cuyo servicio y
bajo cuyo control se injerta esa nueva "tecnologia", consistent
en la acumunaci6n de capital en manos de un reduce ido conjunto de
empresas menopolisticamente organizadas, c.e t.ien l el dominion
del sistema global, y que con la asociac: on 3u,-ordinada de gru-
pos empresariales natives, mantiener, sin embargo, sus intereses
centrales radicados en las economies met2opolitau~-s, lo cual ex-
cluye el uso aut6nomo de esos recursos por la sociedad dependien
te.

Resultado de la acci6n combinada de este control de
intereses monopolisticos y del caracter abrupto de su injertaci~t
en America Latina, es la concentracion de esas tecnologia s61o
en los mas altos estratos de la economic, la concentraci6n de
sus products en manos de reduc'.dos gupos dominates e interme-
dios de la sociedad, el incremento y la concentraci6n de la acu-
mulaci6n de capital en manos de pccas empresas monopolisticas y
la transferencia de la mayor parte del excedente hacia los cen-
tros metropolitanos del sistema y, en menor media, hacia los
grupos nativos subordinados a aquellas pero dominantes dentro de
la sociedad dependiente.

Esta constelaci6n de factors ti3ne implicaciones
desisivas en los mecanismos que rigen el .er:c.do de trabajo de
estos niveles y modalidades de produccj.n:

1) El incremento de la tasa de explotacion del tra-
bajo, por el incremento de la productividad inhe
rente a la nueva tecnologia.
2) La modificaci6n de. la estructura cualitativa de
la mano de obra requerida por esa tecnologia y








- 21 -


para esos efectos, en el sentido de una eleva-
ci6n de los niveles de calificaci6n.
3) La correlativa reducci6n del volume relativo'de
fuerza de trabajo o mano de obra requerida por
los niveles productivos en que esa tecnologia es
dominant.
4) La situaci6n desventajosa de todos los otros ni-
veles productivos para tener acceso a la tecnolo
gia y al capital acumulado en los niveles domi-
nantes, por el control la concentraci6n impues-
tos por los interests sociales monopolisticos, y
secundariamente por la incapacidad de las modali
dades previas como resultado de la abruptes del
process, todo lo cual impide que la limitaci6n
del volume de mano de obra necesaria en la capa
cidad productive de los otros niveles.
5) En tanto que la producci6n de esos niveles domi-
nantes, sirve casi exclusivamente al mercado de
altos y medics ingresos, social y culturalmente
oriontados al consume de esa production, y dada
la concentraci6n de tales grupos en s61o unos
poeos centros urbanos principles, el meroado
real de trabajo de esos niveles de producci6n se
concentra taLbien en esos centros urbanos princi
pales, el mercado real de trabajo de esos nive-
les de producci6n se concentra tambi6n en esos
centros urbanos.
6) De ese medo, el mercado de trabajo generado y ri
gido por esos niveles productivos, tiende a ser,
al mismo tiempo, reducido, excluyente y concen-
trado en pocos centros del sector urban de la
sociedad.


El resume, se puede observer una clara modificaci6n
de la estructura del morcado de trabajo de los niveles y modalida-
des hegem6nicos de la economic latinoamericana, tanto desde el pun
to de vista de'su distribuci n on el espacio econ6mico de la socie
dad, de sus requerimientos cualitativos de ocupaci6n y de.califica
ci6n, como del volume relative de fuerza de trabajo necesaria.


Este conjunto de factors y de mecanismos, se pone











en,marcha convergiendo y ccmbin6ndose con otras 6rdenes de facto-
res, cuyas relaciones con el primero examinaremos por separado, y
de cuya convergencia result un mercado de trabajo-global con una
estructura extremadamente diferenciada.


Se trata, en primer lugar, de que la limitaci6n de
las necesidades cualitativas de fuerza de trabajo en los niveles
hegem6nicos, ocurre s;,multaneamente con el crecimiento de la po-
blaci6n trabajadora en sus con juato, pero de modo especial de sus
sectors de mas bajo nivel de calificacion, a tasas largamente
mas altas que en cualquier otro period anterior de la economic
latinoamericana.


In segundo lugar, el incremento de las exigencias
cualitativas de ese mercado de trabajo del pivel dominant, por
su caracter de injertaci6n abrupt, no guarda ninguna simetria
con las previas experiencias, destrezas, entrenamiento y nivel
cultural (o psicosocial) de la mayor parte de la mano de obra que
la sociedad genera, y que, precisamente, es la que crece a las
mas altas tasas.


El tercer lugar, la concentraci6n del mercado de
trabajo de e,.e nivel, con esas caractiristicas, en los principa-
les centros del sector urban de la sociedad, ocurre simultanea-
mente con el violcnto crecimie.to demografico de esos centros,
tanto como consecuoncia'del crecimiento vegetative de la previa
poblaci6n, como del desplazamiento migratorio desde centros urba-
nos menores y desde las areas rurales.


No es uy dificil. ver como, en tales condiciones y
circunstancias, los efectos de un nercado de trabajo de ese tipo
sobre la poblaci6n trabajadora, se agudizan hasta el 4dramatismo,
hacienda Que esos efectos sean mas visible, y generardo forma de
relaci6n social cue podrian no estar presents bajo otras circuns
tancias, como se vera en su lugar nas adelante.


Por otro lado, aquellas caracteristicas con que e-
mergen el mercado de trabajo en los niveles dominates de la eco-
nomia, se dosempoaan comvergiendo con alteraciones sustantivas
en los requerimientos y mecanismos del mercado de trabajo corres
pondiente a cada uno de los sectors de la economic y a cada uno








- 23 -


de sus nivelos y modalidades, y las cuales se produce, precisa-
mente, como consecuenciade los cambios en los modos de articula-
ci6n entire esos sectors y niveles de producci6n, a partir de la
injertaci6n do las nuevas mod.alidades como las dominantes de la
structural total do esta economic.

Si bion los factors y mecanismos que gobiernan el
mercado de tra.ba.jo de los nuovos niveles dominates, son engen-
drados ante todo al interior de esos niveles, en cambio el proce
so de formacion, desplazamiento, intercambio e inserci6n de mano
de cbra en la econcmia conjunta, se derive do c6mo se alteran
las relaciones de articulaci6n entire sus diversos-sectores y ni-
veles productivos.y en primer termino, centre los sectors y nive
les-dominantes y los demas.

Para comonzar per una perspective de conjOinto, la
expansion y modificaci6n de los sectors urbanos de la economic
en un process quo les permi.te obtoner hegemonia sobre los sector
res rurales, :condiciona.-y. rige el desplazamiento de poblaci6n
desde las treas rurales a las urbanas. Este *cambio en la estruc
tura ecol6gico-demografica de la sociedad, entrana desde luego
el desplazamiento de mano de obra desdc -los sectors rurales" a
los urbanos on una tendencia al.predominio de los ultimos en la
absorcion de fuerza de trabajo.


La image conventional suponia que ese desplazamien
to de mano de obra, era ante todo entire los sectors productions
dominantes en ambas areas esto es, entire los sectors extracti-
vos y el sector industrial-manufaoturero, De ese modo, el predo
minio urban on-i ts6rninos de volumen de mano de obra, implicaria
sobre todo ol prodominio del sector industrial-manufacturero so-
bre todcs los otros, a ese respect. Sin embargo, en Amrics. La
tina os visible cue no es precisamente eso lo que ocurre, pues
en todos los paises dle lo region, la proporci6n de mano de .cbra
que el sector socundario absorb, es much menor que en los otros
sectors turbanos de empleo, y no da muestras de tender a alterar
esa relaci6n. Y eso sucede exactamente en el mismo moment en
que la manufacture industrial gana heoemcnia sobre todos los o-
tros, desde ol punto do vista de su capacidad productive y de
su capacidad para particular la ostructura global en sus terminos.










El predominio en unos paises y la tendencia a ello
en otros, del sector manufacturerc-industrial, es por cierto el
responsible de la creciente hogemonia de los sectors urbanos de
la economic sobre los rurales, Pero al mismo tiempo, eso sucede
como consecuencia del incremento de la capacidad productive de
los nivelos organizados monopolisticamente, y no tanto por la de
los niveles bajo otras modalidades, .y como esos niveles desarro-
llan un mercado de trabajo a la par reducido y excluyente, el
desplazamielto de mano de obra desde los sectors rurales no pue
de hacerse hacia la manufacture industrial de ese nivel sine en
una fracci6n minoritaria.


ITo obstante, se podria pensar que.si bien esa mano
de obra no puedo llegar hasta los niveles hegem6nicos del sector
secundario, en cambio puede dirigirse hacia los otros niveles
del sector: el nivel fabril bajo la modalidad de I"capitalismo
competitive", o el nivel semi-fabril y artesanal.


En efecto, la gruesa mayoria de la mano de obra en
el sector secundario, se encuentra en AmericaLatina en esos ni-
veles,' y especialmente en el nivel semi-fabril y artesanal.
Con todo, esos niveles no tienen capacidad para absorber y, sp-
bre todo, para retener, una proporci6n de maeno de obra suficien-
temente grande, come para uoe el sector en 3u conjunto aparezca
conteniendo la 1ayor part de .a mano de obra total en la econo-
mia. ,so se debe a dos factores principles:


Primero, *que la parte do "calpitaJism~: competitive"
en el sector secundario, est;a det'-eriorandose bastante rapidamen-
to bajo la accion del nivel monopolistico, en todas las rams
principals del sector en que existia. De hecho, las ramas hoy
dia dominantes del sector, se desarrollaron directamente bajo
control monopolistic y sus exigencias financiero-tecnologicas,
escluyen otras modaiidades de control Asi, s6lo en las ramas
"tradicionales" (vestuaric, alimentaci,6n, calzado) sobrevive la
modalidad competitivea" del capitalism, pero en su mayor parte
en un nivel semi-fabril de organization, pues el nivel fabril
esta ya, en buena parte, colocado bajo control monopolista. Esa
condici6n presiona a ese nivel de la producci6n manufacturer a
continuar obsor'biendo mano de cbra s6lo de mode 'irregular y fluc
tuante, entire la limitada expansion de algunas ramas y la contract








25-


ci6n de otras, y de las empresas-en cada una de las ramas, a me-
dida que la acci6n monopolista despoja a este nivel, de recursos
productivos, de financiamineto y de mercadc.

Las empresas-de este tipo de "capitalismo competi-
tivo", son caracteristicamente fluctuantes. Unas desaparecen
mientras otras surgeon, y pocas permanecen en condiciones de cons.
.tante deterioro de su lugar en el mercado y en la producci6n.
Pero esas caracteristicas, tipicas del capitalismo competitive",
permiten en cierta media el mantenimiento de este nivel produc-
tivo del sector, aunque su funci6n principal os surtir a los mas
bajos niveles del miercado, y transferir sus e:;coentes,- por di-
versos mecanismos- hacia el nivel monopolistico del sector, y de
la economic on su conjunto. No obstante, .s -v orma.encie. lo
que asegura el mercao d abo de tabajo.i a-i.o :l.. sec-'.or secunda-
rio en su conjunto.

En cuanto al uivel direczramente :rtiosanal del sec.-
tor secundario urban, en la Amnrica Latina postcononial no fue
nunca muy grande el volume de mano do obra alli incorporado,
porque su prcduccion nuna fue umyU importante. asi como nunca
ocup6 un lugar de preponderancia ni on el conjunto de la econo-
mia ni en sus sectors urbanos. En los sectores rurales, la ar-
tesania manufacturer no existia como un sector: d-i.erenciado e
independiente de los demhs, pues foromaba parte del character dif&
so o no especificado y no delimitado de los roles de la economic
rural anterior a la "nueva industr.ali.aci6n", en que'por lo tan
to la misma persona era simultineamente agricultor y artesano,
Como sector diferenciado, en los sectors rurales, era cierta-
mente muy reducido, y su crecimiebto on ciertos peises o regio-
nes de ellos es mas bien reciente,

No es dificil explicar estas condiciones de existent.
cia de la artesania manufacturer urbana, en la Am6rica La-ina
postcolonial. Fundamentailmente, ellos es una consecuencia de
la "dividi6n del trabajo" impuesta a -estcs pvises por las rela-
ciones de dominaci6n imnerialista, as docir por la obligada res-
triDci6n latinoamericana a la producci6n de naterias primes de
un lado,.y a la importaci6n de bienes manufacturados desde los.
centros metropolitanos doninantes en cada etapa. Debido a eso,
la relativamente amplia gama de artesania manufacturer urbana







- 26 -


colonial, fue. decayendo rapidamente en .el period posterior, y
esa forma de producci6n qued6 por'largo tiempo concentrada en
las areas ruralos, en las condiciones sefialadas antes. De otro
lado, la rolativamente temprana instalacion de la producci6n fa-
bril de ciertos bienes de alimentaci6n, Hebida, vestuario y cal
zado, en la mayor part de estos paises, aceler6 la declinaci6n
de la artesania manufacturer urbana.


En esas condiciones, ese nivel productive urban no
podia tener mucha capacidad de absorber la mano de obra que cre-
cia en las ciudados principals, mientras que el comercio y los
servicios primero y poco mas tarde la construcci6n y los trans-
portes, se constituian como los principles focos de atracci6n
de la mano de obra que se incorporaba al mercado de trabajo urban
no mas important. Esta tendencia no hara sino fortalecerse al
injertarse la "nuova industrializaci6n", esto es, la manufacture
fabril con tecnologia compleja y bajo controlmonopolistico,
con sus caracteristicos requerimientos de mano de obra.

De alli que, no obstante que la masa mayor de mano
de obra del sector secundario, se concentra en los niveles semi-
fabriles y artesanales baja modalidad pre-monopolistica, el sec-
tor en su conjunto no tiene ninguna posibilidad de absorber a la
mayor proporci6n de la mano de obra urbana en su conjunto. l1
desplazamiento de mano de obra desde los sectors rurales hacia
los urbanos de la economic, no consist pues an un intercambio
de mano de obra entire los sectors primaries y el sector secunda
rio, sino en una proporci6n minoritaria, pues la mayor parte de
la mano de obra desplazada no ingresa en el sector secundario,
y la que lo hace se concentra a su vez mayoritariamente en sus
mas bajos niveles. Tomados por separado los sectors rurales y
los urbanos de la economic, las nuevas formas de diferenciaci6n
y articulaci6n entire cada uno de sus sectors y niveles product
vos, produce tambien consecuencias decisivas sobre el mercado
de trabajo.


La expansion de las relaciones estrictamente capital
listicas de producci6n en los sectors rurales, lenta y molecu-
lar anteriormente y ahora cada vez mas acelerada, obedece a las
nuevas condiciones que imponen los sectors urbanos de la econo-
mia y ante todo el sector fabril-industrial. Esas condiciones









- 27 -


consistent, principalmente, en las necesidades nuevas del mercado
urbano de products rurales, tanto desde el punto de vista del
consume de la poblaci6n urbana como de su aparato productive, y
en la expansion del mercado rural de products urbanos, no sola-
mente do sus niveles intermedios y bajos, sino tambi6n de cier-
tos products de origin metr6oolitano extranjero, como la radio
port6til, el reloj pulsera, etc.


La modificacion del mercado urban de products ru-
rales, esta tambi6n asociado a la modificaci6n del mercado inter
national de products rurales que acompaia a la modificaci6n de
los requerimientos de la economic metropolitan dominant. La
combilnaci6n de arbos elements, fuerza en la economic rural cier
tos cambios sustantivos, tanto en la especializaci6n productive,
como en la organizaci6n de la producci6n y el uso de los recur-
sos productuvos. Esos cambios son fortalecidos y acompanados.
por los que se derivan de la penetraci6n creciente de products
urbanos en el mercado rural, de la correspondiente expansion de
relaciones monetarias de mercado y de trabajo.

Las presiones para una modificaci6n en la especial
zaci6n productive rural, asi como para cambios en la organizacii6
de la producci6n y el uso de los recursos, se ejercen, natural-
mente, sobre todo sobre el nivel dominant de la economia rural,
en cada uno de sus sectors, De un lado, las actividades extra
tivas cuya producci6n se destina al mercado international, sufren
un process de razonalizaci6n y de concentracion de tipo monopo-
listico, estatal o privado, se incrementan sus.recursos tecnol6-
gicos, do tal modo que se reduce rapidamente las respectivas ne
cesidades de fuerza de trabajo, mientras se incrementan las exi-
gencias cualitativas de mano de obra.


De otro lado, las actividades extractivas destina-
das al mercado urban principal, y enmenos media la mercado re
gional o local, reorientan las lines de producci6n en funci6n.
de'los,.nuevos roquerimientos de materials primas para la industrial
urbana, ante todo, y de consume de la poblaci6n urbana. *Esa. rec--
rientaci6n implica tambien ciertos incrementos de productividad,
via introduccion Ld nuevo instrumental o de nuevas forms de or-
ganizaci6n del trabajo, y la concentraci6n de los recursos pro-
ductivos on manos de pocos ,grupos que ya existia., se refuerza y








- 28 -


se consolida en la mayor parte de los paises. En otros, los es-
fuerzos de redistribuci6n de los recursos productivos agropecua-
rios, no solamente de manera limitada y erratica en muchos casos,
sino dentro del marco vigente de relaciones de producci6n, permit
te la desconcentraci6n de los recursos productivos en los mis ba
jos niveles productivos rurales, pero la racionalizaci6n implica
da de uso de esos recursos y'de organizaci6n del trabajo, engen-
dra necesariamente la limitaci6n cuantitativa de fuerza de traba
jo, acompafiada de la expansion de las relaciones monetarias de
trabajo y de mercado.


De su lado, la rapida alteracion de las relaciones
comerciales urbano-rurales, sobre todo entire los principles cen
tros urbanos y el campo, con su secuela de expansion de las re-
laciones nonetarias de mercado en la poblaci6n rural, genera un
process de rapida declinacion de numerosos soles econ6micos y
la expansion de otros nuevos de contenido urban, especialnente
vinculados al comercio, al transport, a los servicios. Se po-
dria pensar quo en este proceso, la mano de obra que queda fuera
de la- structural nueva de mercado de trabajo agropecuario y ex-
tractivo, es incorporad.a al mercado provisto por los .nuevos ro-
les que surgeon. Con toda su importancia y su amplitid relative,
esos nuevos roles no se desarrollan ni a la velocidad y con la
amplitud suficientes para acoger la mano de obra que sale de los
otros sectors, ni esa mano de obra puede modificar sus previas
caracteristicas como para insetarse on los nuevos roles. 'Pero,
sobre todo, estas nuevas actividades aparecen por lo general ya
bajo el control de pocos grupos, que en su proporci6n dominantes
tienen radicacion urbana.


La expansion del mercado rural de products urbanos
y de las relaciones monetarias de mercado y de trabajo, tienen
un impact particularmente fuerte sobre el nivel de la economica
de subsistencia" en las areas rurales. No solamente se van dete
riorando sus pequeios recursos de producci6n, por el agotamiento
de la tierra en sus manos faltas de medios financiero-tecnol6gi-
cos adecuados, por cl aumento de la poblacion respective a tasas
naturalmente mas altas que en los otros sectors, sino que sus
peculiares caracteristicas de producci6n para el propio consume
Se van debilitando, aunque no so desaparezcan, ante el empuje de,
las nuevas relacionos do nercado y de tr.bajo. Lo que era en el








- 29 -


mcL.unto anterior de la economic rural una "economia de subsisten
cia", se va modificando en un sentido- que lo coloca como part
del nuevo "polo marginal" 'de la economic. rural nueva.

SAisi, en el process de cambios de los sectores rura-
los de I-1 oconomia, derivados. dr los nuevos modos do s- articula
cion de conjunto con la economic urbana, y de la rodefinicion de
las relaciones entree sus -ropios sectors y niveles ,productivos,
ongendra una nueva.estructura dcl mercado de trabajo, que impli-
ca basica'*-ente que un contingent creciente de mano de obra in
crementada pbr las tasas muy altas de creciriento demogrifico,
m -s alias aqui C.ue en los otrOs sectors de la oconomia va que
dando fuera del mercado do trabao de los niveles dominantes de
la economic rural, mientras los nuevos niveles intoermedios no
tienen la suficiente amplitud para absorbeBlo, y de ose modo cs
obligada a eLigrar geograficamente o a refugiarse en un nuevo
"polo ma-rginal" rural, constituido per lo que se mcdifica de la
"revia "econoi a de subsis-toncia", y por un conjunto de activida
d&s comerciales y de servicio del i.,as bajo nivel, de recursos
productivos exiguos, de precario nivel de organization.

Al interior de la economic urbana, y basicamente en
sus principles centros, los hecihos _redominantes que definen
las caracteristicas del mercado de trabajo global y ya no sola-
mente del quecorresponde al del nivel controlado monopolistica-
mente, tamaolen forman part de los cambios en las relaciones en-
tre los divcrsos sectors de la eccnouia urbana y entire las moda
lidadcs cdo cada uno de sus niveles.

En primer lugar, la hegemonia del sector manufactu-
rero o sec ndario, no implica solamente la subordinacion correla
tiva de los otros, sino sobre todo una estructura distinta de ar
ticulaci6n ontre todos ellos, y entire cada uno de sus respecti-
vos IivOles. sI.i, tanto los sectors intermediaries como la cons
trucci6n, la energia y los transports, como el comercio y los
servicios (o sectors "terciarios"), tienden a ser organizados,
de un ldo, segun las iisu.s modalidades del sector secundario o.
sea industiialmento; de otro lado, los niveles dominantes de ca-
da uno de soso ctros soctores, pasan a ser controlados de modo
monopolistico; y, finalmente, se organizan para servir las nece-
sidades do roalizaci6n de plusvalia generada on el sector socun-








- 30 -


dario, y dada la orientaci6n central de 6ste, para servir al mer
cado de los grupos de altos y medios ingresos de 1i sociedad, y
.a las necesidades de acumulaciin. y transferencia de capital ha-
cia los centres metropolitanos,,


En segundo lugar, pueste que la posici6n hogem6nica
del sector secundario no beneficia a todos los niveles del sec-
tor, sino que result de la concentraci:r inonopolistica de los
niveles productivos nas avanzados, es inevitable que los otros
sectors tiendan tambien a diferenciarse acordemente on niveles
de reudimioeto. De ese modo, para la prcducci6n ode los mas al-
tos niveles del sector secundario, destinada a los grupos de al-
tos y medics ingresos, se constitute un nivel ccrrespondiente de
servicios y de distribuci6n commercial, que por lo tanto control
monopolisticamente esas ramas de actividad a ese nivel.

Paralelamente, la expansion relative aunque de ca-
racteristicas fluctuantes e inestables dada su modalida competi-
tiva do organizaci'n, de los niveles intermedios de producci6n
manufacturer, que sirven a un mercado de las capas bajas de los
grupos do ingresos nedios y a los grupos de bajos ingresos, urba
nos y rurales correlativamente la eopansi6n de so.rvicios y de co
me'rcio de nivel intormedio, organizads a tambien bajo modalidades
competitive, y por Ic misno inestable y fluctuante. En cambio
el doterioro constant de la roducci6n directamente artesanal
de ianufacturas, a pesar de la linitada y fluctuante e-oansi6n
de una artesania modern, per lo general no require do laqpari-
ci6n do un -sector diferonciado do coamrcio de estos prcductos,
que por lo mismo se hace per los propios products, de tal mane-
ra que su iano de obra corres-ondiente ejerce simult'neamente la
funci6n de production y de conercio de sus products.


Sin embargo, en la medieda. en que una vasta gama de
servicios on los principals centres urbanos latinoamericanos,
no est-n atiu industrialmonte organizados, al paso en que crece
aluvi6nica-ento la pobl.acior de esos centres y en particular sus
capas de baj s ingress, se expande tanto el nivel semi-industd.i2
de los servicios para los grupos de alt.s y medics ingress, co-
mo la artesania de servicios para el mercado de bajos ingresos
que es el do mayor creciuientoo







31--


En esas condiciones, dadas las caracteristicas pro-
pias.de los niveles industrial y rMonopolisticamente organizados
do la economia urbana, respect .del tipo de mecesidades de fuer-
za de trabajo, la mano de obra que se forma y que se desplaza o
que es desplazado de los sectcres rurales, asi como la que so
forma y os dosplazada ontre los sectors urbanos, so ve.atrapada
en una ver.adera tenaza: un conjunto de sectors primaries de
production que incesantemente desplazan mano de obra, que crece
a tasas-deriograficas muy altas, y un conjuntode sectors urba-
nos de producci6n, cuyos mas altos niveles limitan sus necesida-
des cuantitativas de mano de obra, incrementan sus exigencias
cualita-ivas, concentran su mercado s61o en pocos centros, mien-
tras sus niveles intermedios y bajos pierden sin cesar su acceso
a recursos de producci6n, y sus empresas pierden estabilidad y
fluctuan entire elternativas de desaparici6n y expansion seg6n
las coyunturas de crisis generadas por el process de concentra-
cion monopolica.

El nuevo mercado global de trabajo urban, al pro-
pio tiempo que deteriora la significaci6n econ6mica, es decir el
rendimiento en terminos de producci6n de capital, de.un vasto
conjunto de roles y de formas de organizaci6n de la actividad e-
con6mica, no es capaz de erradicar definitivamente esos, roles,
ni de absorber a la mano de obra que se forma alli y que es des-
plazada desde alli, sino que produce un constant deterioro rela
tivo de las condiciones de ocupaci6n y de salaries de la mano de
obra empleada en esos roles.

Del mismo modo como los cambios en la economic rural,
produce un mercado de trabajo en cuya estructura no tienen m6s
cabida contingentes crecientes de mano de obra, los cambios en la
economic urbana engendran un mercado de trabajo en cuya estructu
ra sus mas altos niveles tienen carActer excluyente de mano de
obra, sus uiveles intermedios no tienen la estabilidad ni la ca-
pacidad de expansion necesarias para acoger de modo stable la
mano.de obra que afluye hacia ellos o de retener la que ya tie-
ne, y done por consecuencia es inevitable que se expand y se
diferencie un "mercado marginal" de trabajo para las ocupaciones
y roles que conforman el "polo marginal" de la economic.


Se produce asi un sector creciente de mano de obra






32 -


que respect de las necesidades de empleo de los niveles hegem6-
nicos de actividad, monopolisticamente organizados, es sobrante;
respect de los niveles intermedios, organizados bajo modalidad
competitive .y en consecuencia marcados por la inestabilidad per-
manente de sus empresas mas d6biles, y de sus ocupaciones perif6
ricas, esa mano de obra es flotante, pues tiene que estar, inter
mitentemente, ocupada o desocupada o subocupada, segin las con-
tingencias que afectan a este nivel econ6mico. En consecuencia,
no puede escapar a la tendencia de hacer pernanente su obligado
refugio en los roles caracteristicos del "polo marginal", en don
de fluctua entire una numerosa gama de ocupaciones y de relacio-
nes de trabajo. En este sentido, la tendencia principal de esa
mano de obra, es convertirse en "marginal", y a diferenciarse y
a establecerse como tal dentro de la economic,



Problems de conceptualizaci6n

Mientras que el concept de "polo marginal" de la
economic fue acufado para' llevar un vacio conceptual frente a un
fen6meno nuevo, el problema conceptual-frente a este sector dife
renciable dentro de la mano de obra del sistema, es mis bien de
deficiencia de los concepts existentes que de carencia de ellos.

Dos vertientes te6ricas en la Economia contempora-
nea, han olaborado concepts que de cierta manera conciernen a
la situacion de este sector de mano de obra en la estructura de
producci6n.

La corriente "neoclasica", do un lado, ha puesto en
circulaci6n un grupo de'coPceptos de vasta utilizaci6n: ."desem-
pleo", "subempleo", "desocupaci6n disfrazada", Es ya larga y co
nocida la discusi6n sobre la precision y el valor analitico de
estas categories y no es necesario prolongarla aqul.- No obs-
tante sus ambiguedades y sus limitaciones, estas nociones pueden
sin duda ayudar algo a la medici6n de las proporciones de la ma
no de obra que en un determinado moment de una economic, no tie
nen empleo stable y organicamento vinculado a la producci6n, en
diferentes niveles, aunque por cierto no se ha alcanzado univoci
dad de criterios nimero de horas o dias trabajados, cantidad
de unidades producidas, ingresos percibidos, son los mas usados -
y eso limit aun su poder de medici6n.









- .7
-I-


Para los pr6p6sitos de este trabajo, la dificultad
central que ofrecen estas categories es que, precisamente, ago-
tan su utilidad en eso: un intent de cuantificaci6n en abstrac-
to de la pro-)orci6n de mano de obra no planamente empleada, sin
permitir indicar nada acerca del lugar concrete que aquella tie-
ne en las relaciones de producci6n de la sociedad, o en-otros
terminos,, del rol economic que define la situaci6n de esa mano
de obra en la.estructura de relaciones de producci6n, y por eso
mismo, esas categories nada pueden decir tampoco sobre los modos
de articulaci6on de la estructura econ6mica, de los modos de acu-
mulaci6n de capital que en ella predominan, y las determinacio-
nes que de ella se derivan para las relaciones entire cada uno de
los sectors de la mano de obra y las relaciones de producci6n.


Por otro lado, el enfoque marxista ha elaborado la
teoria de la "superpoblaci6n relative", para dar 6uenta de las
diferenciaciones que, en la economia capitalist industrial,,se
establecen entire la poblaci6n trabajadora, en funcion de sus re-
laciones con el process de acumulaci6n del capital. El concept
central de la teoria, es la de "ejercito industrial de reserve",
como dominaci6n del sector de la poblaci6n obrera que en un de-
terminado moment de la acumulaci6n capitalist, result "exce-'
siva para las necesidades medias de explotaci6n del capital, es
decir, una poblaci6n obrera remanente o sobrante".2/

Para la teoria, la acumulaci6n capitalist no es .so
lamente un incremento cuantitativo sino un process de cambios
cualitativos, que alteran la composici6n cualitativa del capital,
y,que consistent en un constant incremento de la masa-de medios
tecnicos de producci6n y una disminuci6n relative de la masa de
mano de obra para hacerlos producer, aun si el valor de esa masa
de mano de obra no disminuye y por lo tanto si no se altera la
composici6n organica del capital. El incremento de productivi-
dad que eso lleva consigo y, por lo tanto, el aumento de la tasa
media de explotacion sobre el trabajo tiende a producer de mane-
ra constant una poblaci6n obrera que excede a las necesidades
de fuerza de trabajo. De ese modo, la pobl.aci6n obrera en su
conjunto, se diterencia entire un "ejercito obrero en active" y
un 'jercitd industrial de reserve", o "superpoblaci6n relative",
creciendo esta ultina en proporciones siempre mayors,


Esta "superpoblaci6n relative" existe bajo diferen-








54 -


tes modalidadces, de las cuales serian tres las principles, ade-
mas de dos secundarias: la superpoblaci6n flotante, la latente,
la intermitente. Las otras dos secundarias, serian el "lumpem-
proletariado", y los "pauperizados". La flotante caracteriza a
los centros de la industrial modern, y consiste en una masa de
mano de obra que es alternativamente incorporada y expulsada del
empleo active, en funci6n de los ciclos de contracci6n o espan-
si6n del sistema. La latente existed en las zonas rurales, donde
la acumulaci6n de capital tiende a dejar a un sector de trabaja-
dores en situaci6n de subempleo, lo que se prueba por su exodo
posterior a las ciudades. La intermitente, forma parte del "e-
jercito obrero en active", pero con una base de trabajo muy irre
gular, como por ejemplo los trabajadores a domicilio. El "lum-
pemproletariado" o "proletariado" o "proletariado andrajoso" es
el conjunto de vagabundos, criminals y prostitutes. Finalmente,
los pauperizados" son los despojos de la superpoblacion relative,
que pierden todo recurso de ingresos, como los totalmente desocu
.pados aunque esten en capacidad de trabajar, los huIrfanos hijos
de pobres y los invalidos sin ningun recursos. La 6rbira del
pauperismo es "el asilo de invalidos del "ejercito obrero en ac-
tivo" y el peso nuerto del ejercito industrial de reserve".6

Pareceria, pues, que el concept de "mano de obra
marginada" no afade nada a nuestro conocimiento, y que el de "e-
j6rcito industrial de reserve" es suficiente para dar cuenta de
los sectors actuales de la mano de obra que no tienen cabida en
el "ejercito obrero en active" de la economic capitatista de hoy.
Esta es, juestamente, la pusici6n de algunos investigadores en
la discusi6n reciente sobre el tema de la "marginalidad".-*


Sin embargo, conviene examiner .ma detenidamente el
problema. El concept de "ej6rcito industrial de reserve" con-
tiene dos otras dimensions cuya comprensi6n es esencial para
nuestro Droblema: una en relaci6n a la teoria de los ciclos eco-
n6micos de contracci6n y expansion del sistema, y .otra respect
del rol econ6mico especificc que esa mano de obra tiene normal-
mente en las relaciones de producci6n. En efecto, para Marx, si
bien la formacion del ejercito industrial de reserve es una ten-
dencia constant del capitalism, la situaci6n de la mano de obra
implicada es transitoria, pues su formaci6n obedece a un monento
ciclico de oxpulsi6n de obferos que luego seran absorbidos, par









cial o totalmente, al expaidirse la jecesidad de fuerza de traba
jo cuanduco se dilata o rmrcadc. de las viojas ramas do producci6n
o cuardo. aparecen nuevas ramas. ,qui, per lo tanto,' esa Lano do
obra cunple el rol especifico deconstituir un contingento dispo-
nible para ser incorporado al "ejercito obrero en active", ape-
nas las incosidades do explotacion del capital asi lo requieran.
;Esa es la precisa raz6n por la cual Marx la denomin6 "ejercito
industrial de reserva"l Desde ese punto de vista, y eso tiene
especial relovancia para esta discusi6n, este sector de mano de
obra os "una de las condicior'es de vida del regimen capitalist.
de producci6n", puo.s come afirna IMarx, "si la existencia de una
superpoblaci6n obrora es product necesario de la acumulaci6n o
del incremento de la riqueza dentro del regimen capitalist, es-
ta superpoblaci6n so convierte.a su vez en palanca de la acumula
ci6n del capital, mas aun, en una de las condiciones de vida del
regimen capitalist de producci6nn"-8


En segundo termino, la diferenciaci6n de la pobla--
ci6n obrera en "ejercito obrero en active" y "ej6rcito industrial
de reserve", ostablece relaciones precisas entire arbos respect.
del nivol C3 salario. Si "oal movimiento general de los salario,
se regular exclusivamerote per las expansions y contracciones del
ejercito industrial de reserve, Qcue correspondent a las alternati
vas peri6dicas del ciolo industrial" -9 porquoe la oxistencia
de un soctor obrero inactivo ob.iga a una rel.ci6n do competen-
cia _ntre los obreros para consegui1. eplo'y esa presi n obliga
4
a. los obreros actives a trabajar todavia mr s ya seri.eterse a las.
condicion.es dal capital, esto es a acep.tar condi.ionoes d e ,.sala-
rios inferiores a las que noiir.i.. orbtendrian sin interven-
cionea de la concurrencia de los obrercs inactivos, y a general
mas plusvalia no solamente por recibir nenores salaries sino por
aumentar ol rendimiento del traba.jo.

Dentro de esta perspective, en consecuoncia, la for
maci6n do ui "eojrcito industrial de reserve" no es.solamente un
mecanism para. mantener un sector. de mano -de obra disponible ,o
en roserva, que servira posteriormente comn "palanca" de la ex-
pansion dcl capital on un nomento siguiente, y por eso-como .con-
dici6n de vida del regimen do producci6n, sine .tambien es un me-
caiismo para mante(n-r 1 nival de salaries tan bajo como sea po-
sible y rotoner una proporci6n (maior de plusvalia, y para incre-








- 36 -


mentar la prcductividad del trabajo o sea para general mayor
plusvalia con los obreros activos.

-4-s:.'s 1 ahdora en condiciones de establecer si, en
efecto;. Io cue ocu rre hoy di e- la econocia latinoamoricana con
sister sol._.ente en la foremacin do un "ejercito industrial de re
serva" ccn las misnas caracteristicas rcles y si, on consecuen
cia, este concepto basta pinra dar cuent de 1c nue en cste traba
jo se include bajo el concept de "mano de cora narginada".

Habiamos establocido antes, que este sector de nano
de obra cuya foruaci6n y cuyos roles investigamos, era necesaria
mente sobrante para los nivelos hegem6nicos de cada uno de los
sectors productivos y principalmente para el nivol hegem6nico
del secbore industrial-urbano de la econonia, puesto que la uti-
lizaci6n de medios de producci6n particulars, product de la
"revolucion cientifico-tecnologica", produce dos consecuencias
decisivas:


1) Que el increnento de la productividad del traba-
jo es hoy dia basica y crecientemente independiente de la concu-
rrencia entire los obreros per renpleo y salarios,-sino que es el
product de la capacidad de los mismos medics de producci6n come
tales.


2) Cue, er consecuencia, tcda expansion de la pro-
ducci6n industrial no depend nas en lo fundamental de la
cantidad de la mano de obra disponible en el nercado, sino de la
calidad de las innovaciones tecnol6gicas puestas en juego.


Desde ese punto de vista, la imano de obra disponi-
ble en cl nercado no constitute mas una reservea" para esos nive
les hegom6nicos de la producci6n industrial, sine una mano de o-
bra excluida, que conform avanzan los cambios en la composici6o
t6cnica.del capital, pierde de node permanente y no transitorio
la posibilidad de ser absorbida en esos niveles hegeu6nicos de
produccion y, ante todo, en la producci6n urbano-industrial que
tiene la hegemonia dentro de la econonia global. Esto os, los
sectors y niveles "de punta" como se dice hoy dia del regi
men do producci6n capitalist, no requieren de una vasta nasa
de trabajo disponible para las finalidades especificas de expand








- 37 --


si6n de la produccion. Esa mano de obra, pues, no constitute
mas la"palanca" o "condici6n de vida" del regimen de producci6n
en su fase actual.

Cuando ctrx estudiaba este fen6meno, ubicaba a la
poblaci6n "fictante", precisamente en los centres de la indus-
tria.moderna, cuyos ciclos alternatives contrarian el volumen de
esa poblaciin. Creo que hoy dia, esas alternatives ciclicas de
los controls do la industrial moderna", os decir, on lo que hoy
auele llamarse los sectorss de punta" de la economic, hacen de
esa poblaci6n b mano de obra, algo sobrante, excluido, como ten
dencia pernanente o secular, no transitoria, y no una reservea",
palanca o condici6n de vida del regimen de pr ducci6n.

Por otra parte, si no es miis :aserva", ni "palanca",
ni presi6n para aumentar la productividad de] trabajo, para los
niveles hegem6nicos del regimen de producci6r, queda aun la di-
mensi6n salarial del rol de esa mano de obra que, como se eabe,
consistia en ol "ejercito industrial de reserve" en la creaci6n
de una concurrencia entire los obreros para obtener y retener em
pleo, lo .quo permitia al capitalist mantener deprimidos los sa
larios bajo amenaza de -sustituci6n y por sustituci6n efectiva
de.los "n shiAi.es por los menos habiles, la rnano de obra madu-
ra por otra incipiente, los hombres por mujeres, los obreros a-
dultos por j6venes o por ninosl

Si bien hoy dia sigue siendo cierto que el nivel prome
dio de la masa global de salarois se rige por las alternatives
de contracci6n y expansion de la mano de obra inactive del sis-
tema, no parece cierto en cambio que el nivel promedio de sala-
rios de los niveles hegem6nicos del regimen economic actual se
rija por el mismo mecanismo. Por dos factors principles:
primero, porque el tipo de exigencias cualitativas de trabajo
derivadas de la calidad de los actuales medios basicos de pro-
ducci6n, impide, 6 por lo menos dificulta, ro solamente la ame-
naza de sustituci6n sino la posibilidad real de sustitucion'de
la fuerza de trabajo incorporada a los niveles avanzados de la
producci6n, dado el caracteristico bajo nivel tecnol6gico de la
mano de obra disponible en el mercado. Careceria de sentido,
hoy dia, aduitir la posibilidad de que la mano de obra hAbil
sea sustituida por la menos habil, la madura por la incipiente,





- 38 -


la adulta por la muy ,oven o ni a, etc., en los niveles dominan-
tes. de la producci6n actual, los que-rigen el destiny del sistema.
Inclusive, la relative escasez de mano de obra del nivel adecuado
de calificaci6n tecnica, ha obligado a los capitalists y a sus
Gobiernos a establecer centros especiales de capacitaci6n de mano
de obra. Eso ayuda a explicar la apreciable distancia que hay en
tre el salario de los obreros de los niveles avanzados de la pro-
ducci6n en America Latina, y el de los obreros de los niveles in-
termedios, para ya no hablar del nivel o "polo marginal". Segun-
do, porque ausente o debilitado el factor de la concurrencia in-
ter-obrera (activos vs. inativos), los obreros del nivel hegem6ni
co de la producci6n obtienen una mayor autonom:-a relative que les
permit no tener que someterse a las condiciones impuestas por el
capital tanto como en el period examinado por Marx. Por eso,
tanto el nivel de.salarios como las demas condiciones del trabajo
son, en ese nivel, pronunciadamente diferentss que en los niveles
inferiores de la producci6n.

Las preguntas que, desde luego, surgen aqui, son,
primero, que mecanismos econ6micos regulan el nivel de salaries
de los obreros del nivel hegem6nico, y segundo, si la mano de o-
bra exclufda o marginada lleva algun rol en este campo.

Podemos referirnos, por via de hip6tesis, a ciertos
factors que parecen los principles en la determinaci6n del ni-
vel de salaries de ese grupo de obreros:

1) La extrema diferenciaci6n de calificaciones tecni
cas entire la masa total de trabajadores en el mercado de trabajo,
donde s61o un grupo relativamente reducido detenta el nivel ade-
cuado a las exigencias cualitativas del nivel hegem6nico de la
producci6n, implica una suerte de monopolio de oferta de fuerza
de trabajo para ese reducido grupo.


2) Eso determine tanto una mayor autonomia relative
como un mayor-poder de negociaci6n de ese grupo de obreros con el
capital.


3) La alta productividad por hombre ocupado y la con
siguiente generaci6n de mayor plusvalia, en condiciones de oferta
monopl6ica de fuerza de trabajo, permit tambi6n a los obreros de







- 39 -


este'grupo una mayor capacidad de negociaci6n sobre las condicio-
nes de salario'y de trabajo. Pero, tambien, permit al capital
pagar un nivel'mas alto de salaries.

4) Esta posici6n del capital es reforzada por la po-
sibilidad de reducir.su oferta de trabajo y por tanto de excluir
a una masa creciente, en terminos relatives, de participar en el
valor total del capital variable que de ese modo no tiene que au-
mentar, aun si aumenta el salario pagado a los obreros ocupados,
hasta el punto en que ponga en peligro la tasa media de ganancia
y de acumulaci6n de capital. Pi6nsese, por ejemplo, en lo que
ocurriria a este respect, si el capital se viera obligado a dis-
tribuir la misma cantidad de trabajo entire un mayor numero de o-
breros por una reducci6n del tiempo de trabajo de cada uno.


5) Asi, el incremento en la tasa de oxplotaci6n del
trabajo, que permit la exclusion de una proporci6n creciente de
obreros, permit al capital pagar salaries mayores a los que em-
plea, asi como permit a los obreros activos alli una oferta mono
p6lica de trabajo y una mayor capacidad de negociaci6n.

6) Mientras que en.el period premono*6lico del ca-
pital, la corcurrencia entire el "ejercito de obreros en activo"
y el "ej6rcito industrial de reserve" permitia al capital mante-
ner deprimidos los salaries del primero ya 6ste lo obligaba a so-
meterse a esas condiciones, la exclusion o marginaci6n de los o-
breros y la aliminaci6n de su concurrencia, permit ahora al ca-
pital lovantar el nivel salarial de los obreros que emplea y a s
tos levantar su capacidad de negociacion.


En fin, la mano de obra excluida del nivel hegem6ni-
co de la actividad econ6mica, ya no puede ser explicada en los
terminos del concept de U-ejercitp industrial de reserve", para
ese nivel especifico, y su rol econ6mico se ha transformado aun-
que no se ha hecho meramente superfluo. Es important insistir
en esto ultimo, frenbe u dQertas opinions para las cuales este
sector de mano'de obra es meramente un remanente sup4rfluo. Es,
pues, no desprovisto de justificaci6n cientifica proponer el con-
cept6 de'hano de obra marginada", para ese sector de trabajadores
y respect del nivel hegem6nico de la economic.
I








- 40-


En cambio, esa manoo de obra marginada" del nivel mo
nopolistico hegemnnico, retiene todas las dinensiones basicas del
rol econ6mico del ejercito industrial de reserve respect delnict:.
vel intermodio de la economic, bajo organizaci6n de capitalismo
competitive". For esa raz6n, ya antes se habia establecido que
si bien ese sector de fuerza de trabajo ere desde el punto de
vista del empleo un sobrante para el nivel monopolistico, era
en cambio para el nivel intermedio competitiveo" una mano de obra
flotante, dadas las caracteristicas tipicas de esta modalidad de
organization economic.


La combinaci6n en un mismo contexto structural, en
un mismo moment hist6rico, de las mas viejas y de las mais recien
tes modalidades de organizaci6n econ6mica capitalist y de sus
respectivos niveles de producci6n, articulados de manera extrema-
damente desigual pero interpenetrandose nutuamente, produce tam-
bien la conbinaci6n de roles de un mismo segmento de la poblaci6n
trabajadora.


El problema es, no obstante, que la constant depre-
si6n relative del nivel de las ocupaciones cobijadas bajo el capi
talismo competitive, en la estructura total de la economic. impli
ca.tambien alli la formaci6n de una mano de obra que tiende a ser
excluida de modo permanent y no transitorio como en el period
premonop6lico.


Sometido a la presi6n dominant del nivel monopolis-
tico, el estrato de capitalismo competitive no tiene las condicio
nes necesarias para asegurar su ex ansi6n sino a lo largo de una
tendencia de deterioro, sobre todo si se tiene en cuenta su debi-
lidad derivada de las circunstancias de su implantaci6n en Am6ri-
ca Latina, en permanent situaci6n subordinada a las necesidades
de las modalidades monopolicas ya en desarrollo en los centros me
tropolitanos del sistema, y en obligada combinaci6n con multiples
elements de origen precapitalista propios de"la matriz econ6mica
latinoamericana colonial y postcoio6idl.


En est'e marco no se puede esperar que todas las di-
mensiones del rol economic del "ejercito industrial de reserve",
puedan continuar indemnes aun dentro de la franja de capitalism
competitive on America Latina. Ese rol se mantiene, pues, on con







-41 -


dicionos do coustante debilitamionto y generando para un sector
posiblementu creciorte de la mai:u do obra alli involucrada, la
tendencia de permanecor inactive y excluodo, mi-ntras s6lo parte
del "ej6rcitc industrial de reserve" obtiene oportunidades d.e ser
absorbido o una a*lternativa de expansion del empleo del nivel co
rrespondiento de la ecornoia.

So va formando, por eso, lo largo de este prjdceso,
todo un sector de nano de obra que no s excluida solamente del
nivel monopolistico, sino tambien delpropic nivel competitive
del capitalismo latinoamericano. El destino necesario de esa ma-
no de obra, dentro del regimen de producci6n vigente, es refugiar
se de manera cada vez m6s permahente en el "polo marginal" de la
econo lia.

Asi, "polo marginal" de la economic y manoo de obra
marginada", son fen6menos esencialmente interdependienres, resul-
tado de la logica hist6rica central que actua en las tendencies
predominantes del capitalism.

Si bien tendencies equi.valentes pareon star crecien
temonte activas en el se:o nismo de laa formacicn's economico-so-
ciales cuyos intereses sociales dominanrtes tienr.n el control del
sistema global, tales tendencias son sin duda nucho mas pronuncia
das en 4Amrica Latina, se desarrollan a un ritno raayor, y sus con
secuencias sobre la estrucbu.ra econ6mico- social son nmucho mas ,dzr
ticas y abruptas. As i" orurre como cozsecuncia de la extrema dife
renciaci6n y, sin embPrgo, combinaci6r, de relaciones de producci&n
que hist6ricamente correspondent a cada una de 1as a'ses del desa-
rrollo del mode de producci6n capitalista y a otros modos previous
en. cuya conb.inaci6n se injert6 y se impuso el capital ismo en este
subcontinaente, El p-oce.sc de "r'arginalizaci6n" se ha convertido
ya, en America Latina, en un ele.anto definitorio del caracter es
pecifico que asume este repinme de produccion en una estructura
dependiente, Y, por afiadii Lara, parece probable que esta tenden-
cia no ha cobrado aiun su mis plena realizaci6n.

Princioales consecuencias del process de marfl nalizaci6n

Tal como aparece de la discusi6n precedent, el pro-
ceso'abarca simultanea y articuladamente* la generacion del "polo











marginal" de la economic y de la manoo de obra marginada". Pero
la inquisici6n acerca de sus consecuencias, para los fines de es-
te studio, sera hecha para cad. una de sus dirsnsiones separada-
mente.

En lo que se refiere al "polo marginal", la mas sal-
tante consecuencia de su diferenciaci6n y expansion es la emerge
cia de una nueva contradicci6n dentro de la estructura global del
capitalismo sub.desarrollado y dependiente de America Latina.

Dada la extrema diferenciaci6n heterogenidad de los
niveles y modalidades que se combinan en la estructura global de
esta economic latinoamericana, esta asume un character profundamen
te contradictorio, de donde se deriva en gran media su gran difi
cultad para lograr un desarrollo relativamente coherente y racio-
nalizado, puesto que cada uno de los niveles y modalidades presio
na en una direcci6n divergente de las otras, de tal nodo que el
desarrollo o crecimiento de un nivel result es la depresi6n de
los otros, se perpet~a un tipo de desarrollo extremadamente desi-
gual que s61o beneficia a un sector de la economia mientras los
otros se subdesarrollanr El resultado global es un subdesarrollo
relative del conjunto, porque los resultados del desarrollo de un
nAcleo reducido no revierte al conjunto sino en pequena nedida.

La emergencia de un nue-ro nivel tan severanente de-
primido cono el "polo marginal", hace la estructura econonica glo
bal aun nas desigual, mas heterog6nea y mas contradictoria, no so
lamented porque se afade una contradicci6n mas, sino tambi6 e y no
en menor media, porque eso agudisa las contradicciones previas,
pues las modifica al combinarse con ellas,

Por otra part, este process desoculta con mayor cla
ridad qup otros, el process general de acentuaci6n y de profundi-
zacio6 de la articulaci6n dependiente de la economic latinoameri-
cana, puesto que la diferenciaci6n y expansion del "polo marginal'
se deriva de la hegenonia monopolistica en la estructura global,
esto es del desarrollo casi exlusivo so1o de los niveles nms es-
trechamente controlados por los intereses del capitalism monopo
lista international.

Por'lo que se refiere a la manoo de obra marginada",






S4 -


su diferenciacion y crecimiento l1ova consigo la profundioacion
de la diferenciaci6n social, ya suficientemente extrema antes de
eso. De partida, establece una important diferenciacion en el
seno misno de la poblaci6n trabajadora, generando una suerte de
"sub-clase" dentro del proletariado en su conjunto, fortalencien-
do dramaticamente la carga que sobre los hombros del proletariado
active significaba ya el previo "ejercito industrial de reserve",
y acarreando una concurrencia mas aguda entire la poblaci6n traba-
jadora por las oportunidades de empleo en los niveles intermedios
de la economic.

En seguida, introduce una nueva fuente de conflicts
s.ociales a nivel global de la sociedad, que ne soTmente se ailade a
los conflicts existentes antes entire el proletariado urban y la
burguesa urbana, entire los trabajadores del campo, con todas sus
diferenciaciones previas, y la burguesia rural, sino que necesa-
riamente presiona hacia una agudizaci6n de esos conflicts al com
binarse con ellos. Eso puede ilustrarse bien si se consideran
las nuevas tendencies que se desarrollan en la conduct del Esta-
do, respect de estos nuevos grupos, sea a lo largo de una poli-
tica de asistencialismo paternalista que se alterna con una poli-
tica represiva, sea hacia una political possible equivalent al.
"apartheid" cuyos prineros indicios comienzan a despuntar en las
opinions de ciertos economists que sugieren una political econ6-
mica separada, de tipo compulsive, para estos grupos, y en las de
ciertos funcionarios y politicos de organizaciones interguberna-.
mentales qcue preconizan la adopci6n de una impossible political de
exportaci6n de mano de obra, o, finalmente, a lo largo de una po-
litica de absorci6n en empleos cuando el poder politico recae en
un cierto control de los sectors populares.

Esta profundizaci6n several de las diferenciaciones
sociales, el crecimiento a tasas probablemente mas altas de un es
trato do poblaci6n sometido a un process de pauperizaci6n econ6mi
ca, social y cultural, sirva tambien para'desacultar la incapaci-
dad creciente del regimen actual de producci6n con sus actuales-
caracteristicas, para satisfacer las necesidades minimas del grue
so de la poblaci6n de la so'ciedad, mientras se satisface en cam-
bio los intereses de sus reducidos' rupos dominantes.

Por lo que atafie a ese ultimo aspect del problema,










es important tanbien seialar que no solamente los mecanismos de
marginalizaci6n, como tales, llenan un rol decisive para los inbe
reses de los grupos que controlan el nivel monopolistic de la
economic, sino.que tambien la"mano de obra marginada" ya produci-
da por esos mecanismos, no es en modo alguno ajena a la realiza-
ci6n de los interests de aquellos grupos.

Si ciertamente esa mano de obra es superflua para el
nivel monopolistico de la economic, desde el punto de vista de
las necesidades directs de empleo de ese nivel, la part margin
da de los -rabajadores contribute por otras vias importantes al
fortalecimiento del nivel monopolistico, en las condiciones espe-
cificas dQ la.economia latinoamericana. Algunos investigadores
parecen inclinarse, no obstante, a pesar que si bien se puede ad-
mitir el -valor de los mecanismos de marginalizaci6n para los inte
reses monopolisticos, en cambio una vez producida la "'ano de o-
bra marginada" pierde, como tal, toda significacion para esos in-
tereses. Es decir, si una epidemia, por ejemplo, barrier con la
totalidad de esa mano de obra, el nivel monop6lico de la economic

no seria afectado por eso en absolute y pndiera ser possible, in-
clusive, que saliera bemeficiado al eliminarse una fuente de con-
flictos molestos y los costs sociales anexos.

La proposici6n implicit en ese ultimo razonamiento
es, obviamente, que los various niveles diferenciados de la econo-
mia global, existen y se desarrollan como compartimientos estan--
cos, es decir sin ninguna articulaci6n structural sustantivo en--
tre ellbs. Pero es obvio, igualmente, que-eso no es asi en abso-
luto. Bien al contrario, pese a sus profundas desigualdades y a
sus tendencies especificac diferentes, el hecho es que los varies
niveles y modalidades se combinan y se articulan estructuralmente,
de manera entraiable, y eso es lo que configura la estructura glo-
bal unitaria de una fQrmacion econ6mico-social como la de Am6rica'
Latina.


Esa estrecha articulaci6ncombinaci6n structural en
tre esos niveles los cuales pueden ser formulados en terminos
analiticos como nivel monopolistico, competitive y marginal im-
plica principalmente lo siguiente:


La permanent transferencia de capital desde los ni-









- 45 -


veles inferiores hacia los superiores de la economic global labi-
noamericana, y desde los 6ltimos hacia los centros metropolitanos
del sistema conjunto, puesto que son los intereses.,dominantes en
ellos los cue tienen asi mismo el dominio del nivel monopolistic
de la economic latinoamericana.

En efecto, esa relaci6n structural central entire
esos tres niveles de actividad econ6mica, es precisamente lo que
explica e"o''rimer lugar por qu6 no es possible el desarrollo de
los niveles marginal e intermedio. Los necanismos due rigen esa
constant transferencia de capital, estan en relaci6n direct con
los .mecanismos de la organization financier, que consistent en me
'canismos de captaci6n de recursos, via ahorros, dep6sitos, cuen-
taB corrientes, etc., que son transferidos a la inversion, esto
es convertidos en capital, principalmente en beneficio de los gru
pos monopolisticos que son, juestamente, los que tienen elcontrol
del aparato mayor de financiamiento.

Los recursos que el nivel monopolistic capta de los
otros niveles, tienen dos fuentes principles de procedencia:

1) La plusvalia generada en el nivel intermediario,
competitivamente organizado.

2) La plusvalia realizada por este nivel competitive
en 'el mercado popular o de bajos ingresos, del cual la mano de o-
bra marginada tiende a former parte en forna creciente.

Respecto de lo primer, debe reccrdarse que la manoo
de obra marginada" del nivel monopolistico es "ejercito de reser-
va" en su gran parte, en el nivel competitive.' Los roles.que esa
mano de obra cumple en este nivel, permiten a 6ste mantener depri
midos los salaries y aumentar asi su tasa de extracci6n de plusva
lia, la cual es transferida en su gran parte al nivel monopolistic
- co a trav6s de las vias normales de la organizaci6n financiera
del sistema.

Respecto de lo segundo, se debe sefalar que la am-
pliacion del mercado popular urban y rural, al cual sedeSdina en
su part principal la producci6n del nivel intermediario, tiende
a ser constituido ya no solamente por la poblaci6n obrera en acti









- 46-


vidad y las capas bajas de la pequeia burguesia, sino tambiin en
una parte creciente por la mano de obra marginada y la poblaci6n
que de ella depend. Los bienes que se comercian en el "polo mar
ginal" de la econonia, provienen en su mayor part de la produc-
ci6n del nivel internedio, y aun de la del nivel monopolistico pa
ra el caso de ciertos bienes especificos como los aparatos de ra-
dio, television, relojes, bicicletas, products farmaceuticos,
principalmente.


La masa de manoo de obra marginada", por lo tanto,
no solamente contribute a la acumulaci6n de capital del nivel in-
termediario, en su rol de "ej6rcito industrial de reserve" alli,
sino taiibi'n en su rol de "cohsumidor explotado" (Caplowitz).
Ademas, no es totalmente desdenable ia-pequeia acumulaciin de ca-
pital que se produce en el propio "polo.marginal", en todas las
actividades del sector que se puede considerar como una "pequeia
burguesia marginal", y que -en alguna media ingresan tambien a
los tragaderos del aparato financiero global, via los dep6sitos
en cooperatives, mutuales, y aun en el propio sistema bancario
conventional.


El capital asi acumulado, es transferido por esos me
canismos desde el "polo marginal" hacia el nivel intermediario y
desde este hacia el nivel monopolistico, y a travis de este ulti-
mo es transferido en su mayor proporci6n hacia los centros metro-
politanos dende radican los grupos dominantes de este nivel.


Si el capital acumulado en el nivel intermediario se
reinvertiera en el propio nivel, este no sufriria su tendenoia de
deterioro relative sino que-por el contrario tendria todas las po
sibilidades de desarrollarse del mismo modo que en el period pre
monop6lico; en consecuencia no se generaria todo.un "polo margi-
nal" en la economic, salvo como -nucleos reducidos y disperses de
ocupaciones transitorias, que por cierto han existido sienpre en
el capitalism industrial. Pero, en tal case, los grupos empre-
sariales monopolisticos que se injertan en America Latina, ten-
drian que usar exclusivamente sus propios recursos, esto es, ten
drian que traerlos desde el exterior en su mayor parte. Sin em-
bargo, como so sabe bien, la inversion direct de capitals des-
de el exterior, en America Latina tiene un monto inferior al ca-
pital que se transfiere desde aqui hacia los centros metropolitan









- 47 -


nos, de un lado, y se sabe tambien queuna parte sustantiva del
capital] que esos grupos invierten en nuestros paises'proviene de
los recursos que se captain en estos propios pauses, a trav6s de
sus organismos de financiamiento. Esto es, de recursos que pro-
vienen de los niveles inferiores de la econonia, qte se capitali-
zan en el nivel monopolistico y que se transfieren en gran parte
a los centros metropolitanos.

No parece, pues, que la desaparici6n subita de today
la masa de mano de obra marginada del nivel hegem6nico, podria de
jar sin afectar a este nivel, y por cierto much menos a la econo
nia global en su conjunto. Todo ello, sin considerar el hecho
evidence de que la debil industrializaci6n de numerosos servicios
'n nuestras sociedades, junto con las caracteristicas culturales
de los grupos de altos y medios ingresos, obligan a la utilizaci6n
intermitente de la mano de obra marginada, en una vasta gana de
ocupacionos de reparaci6n, de aseo, de vigilancia, etc., etc., y
que actualmente no podrian ser efectuadas si. esa mano de obra no
estuviera disponible para eso.

Es necesario apuntar tambien que, sin embargo de los
roles que el "polo marginal" y.la manoo de obra marginal" cumplan
eh beneficio de los intereses monopolisticos dominantes, es proba
-ble que el creciniento constant y a ritmo mayor de manoo de obra
marginada" que el sistema.bajo sus actuales tendencies no pueden
dejar de general, este sobrepasando r6pidanente los linites en
los cuales se reduce a servir esos intereses'. Esto es, que la vi
sibilidad cada vez mayor de esa poblaci6n, tanto para si misma co
mo para el resto de la sociedad, se esta convirtiendo rapid4mente
en un "problema" para la sociedad y para sus grupos dominates, a
causa no solamente de los costs director que implica su existen-
cia y que el Estado se ve obligado a asumir, aun cuando sea en mi
Snima fracci6n pues la parte mayor recae; sobre los hombros del pro
.pio proletariado y de las capas mas bajas de la pequena burguesia,
sino pdrque agudiza al maximo las contradicciones y conflicts ge
nerales de.la sociedad, abultando al m6ximo tambien los efectos y
las bases mismas del actual orden de dominaci6n.

La opinion corriente quiere ver en la presencia de
esa masa .e poblaci6n, un problema de empleo en esta economic.
En realidad, no se trata de eso. -Desde el punto de vista estric






Page
48
Missing
From
Original










En otros terminos, como ocurre en todos los casos,
un fen6meno no alcanza el status de problema para la sociedad glo
bal,, sino cuando los intereses de sus grupos dominantes comienzan
a ser en -alghn sentido anenizados por la presencia del fenoneno,
sea directa o indirectamente. Mientras asi no sea, el problema
s61o existe para los sectcres especificos de poblaci6n a los cua-
les aquel fen6meno afecta di'ectamente. La clase de respuesta
que los grupos dominantes puedan dar al problena, depend del ni-
vdl que en ese moment haya podido alcanzar la movilizaci6n y la
organizaci6n de los dominados, y de las contradicciones que exis-
tan en el propid seno de los 6rupos dominantes.






Page
50
Missing
From
Original









51 -



captar la elusiva realidad.

4.- Sobre esta discusi6n ver, principalmente, Gunnar Myrdal:
Asian Drama, An inquiry into the Poverty of Tations, vol,
II, cap, 21, 961 y ss. Pantheon Books, Random House 1968,
ITew York (3 vols.); Michael Todaro y J. R. Harris: Wages,
Industrial Employment and Labour Productivity in a Developing
Economy, Eastern Africa Economic Reciew, June 1969; Stanis-:
law Williz; Dual Economies, Disguised Unemployment and Unli
mited Supply of Labor, "Economice", vol xxxV, 157, 22-52;
Paul vennacott: Disguised and Overt Unemployment in Underde-
veloped Economie.s, "Quarterly Journal of Ecomomics", vol 76,
(1962).

5.- Kark Marx: El Capital, Tomo I, cap. XXIIII, pAg. 553. P.C.E.,
Mexico. En rigor, los concepts de "superpobladi6n relati-
va" y de "ej6rcito industrial de reserve" debon ser distin-
guido, pues correspondent a dos distintos niveles'de analisis,
no obstante que en "El Capital" esa distinci6n no aparece
enteramente explicitada. De alli que en este trabajo se se-
Hale la teoria de la superpoblaci6n relative, cuyo concept
central era, en El Capital, el de "ejercito industrial de
reserve". Dentro de esta perspective, el concept de manoo
'de obra marginada", que no es otra cosa que un intent de
conceptualizaci6n de ciertos cambios que ocurren en el des-
tino de los trabajadores al cambiar los modos de acuinula-
ci6n capitalist, se inscribe legitimamente dentro de la
teoria de la superpoblaci6n relative, y no se opone a ella.

6.- Marx, op. cit., I, XXIII, 545.

7.- Por ejemplo, Fernando Henrique Cardoso: Comentario sobre os
conceitos de Superpopulacao Rblativa e Marginalidade, Doc.
del 2- Seminario Latinoamericano para el Desarrollo, Nov.
1970. Santiago de Chile (mimeo)
8.- Marx, op. cit., I. XXIII, 535.
9.- Marx, op. cit., I. XXIII, 539.
10.- Maly, op. oit.,,. XXIII, 538.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs