• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Main
 Bibliography






Group Title: Conference on Gender Issues in Farming Systems Research and Extenion, University of Florida, February 26 to March 1, 1986
Title: Politica sobre el papel de la mujer en el desarrollo agropeuario : algunos aspectos para su evaluacion y perspectivas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081730/00001
 Material Information
Title: Politica sobre el papel de la mujer en el desarrollo agropeuario : algunos aspectos para su evaluacion y perspectivas
Series Title: Conference on Gender Issues in Farming Systems Research and Extenion, University of Florida, February 26 to March 1, 1986
Physical Description: Book
Language: Spanish
Creator: Medrano S., Diana
Publisher: University of Florida
Publication Date: 1986
 Subjects
Subject: University of Florida.   ( lcsh )
Spatial Coverage: North America -- United States of America -- Florida
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081730
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved, Board of Trustees of the University of Florida

Table of Contents
    Front Cover
        Front cover
    Main
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
    Bibliography
        Page 24
Full Text













'a-
WIA


-4 7 _
AL 0,04~~ ~'`---~--~- -~ I----~


Conference on

GENDER ISSUES IN FARMING SYSTEMS
RESEARCH AND EXTENSION













LA POLITICAL SOBRE EL PAPEL DE LA MUJER EN EL

DESARROLLO AGROPECUARIO: ALGUNOS ASPECTS

PARA SU EVALUACION Y PERSPECTIVES



Diana Medrano S.*


INTRODUCTION



En various palses latinoamericanos se han venido incorpo-

rando programs especificamente dirigidos a las mujeres

del campo. Esto puede considerarse como un advance en mate

ris de political social estatal, en la media que se pre-

tende una intervenci6n cada vez mas definida en funci6n de

las caracteristicas sociales y las necesidades de grupos

particulares de poblaci6n.



En el caso colombiano, el gobierno comenz6 la ejecuci6n de

la "Politica sobre el Papel de la Mujer Campesina en el De

sarrollo Agropecuario", a partir de 1984. En el context

latinoamericano, esta experiencia puede calificarse como

piloto en la media que se intent lograr una intervenci6n

sistem&tica a nivel institutional dirigida al conjunto de

la poblaci6n femenina rural.


* Antrop6loga. Consultora de UNICEF pro., S .- )adco A~-ooic
k- -iv 6iC:)-C C),:-_ Lc; L -4 a- -c--c,1,c








El objetivo de estas notas es presentar algunos aspects

relevantes en el diseho, implementaci6n y desarrollo de la

Politica en menci6n. En la exposici6n que se hace a conti-

nuaci6n se considerard, en primer lugar, los antecedentes

generals de la formulaci6n de la Politica para la Mujer

Rural; en segundo lugar, se esbozardn de manera general

sus contenidos, ya que el document official se anexa a es

ta ponencia. Los aspects referentes a logros y dificulta

des se retomarAn posteriormente, y se harg enfasis en uno

de los programs mas importantes que se han ejecutado en

el marco de estas acciones gubernamentales: el proyecto de

promoci6n y capacitaci6n de lideres femeninas rurales.



1. ANTECEDENTES GENERALS DE LA FORMULACION DE LA

POLITICAL



1.1. Transformaciones Recientes en la Situaci6n Ocupa-

cional y Socio-demogr~fica de la Mujer Rural.



La convergencia de un conjunto de elements hizo possible

la formulaci6n de una series de medidas gubernamentales o-

rientadas a transformar las condiciones sociales y econ6-

micas de la mujer campesina. Entre ellos. se destaca la

existencia en el pals de una base de informaci6n suficien-

te como para aproximar un diagn6stico acerca de su situa-

ci6n. Es de aclarar que dicha informaci6n se halla limita-








da por los problems de conceptualizaci6n y medici6n del

trabajo femenino.



De acuerdo a esta base de datos, las condiciones laborales

y sociodemogrdficas de la mujer rural durante la decada

del 70, mostraron una evoluci6n significativa en various as

pectos 1/:



a. El andlisis de las Encuestas de Hogares senal6 un

incremento sustancial en la Tasa Global de Participaci6n

femenina rural entire 1971 y 1980, pasando de 16.5 a 27.2

en este interval. Ello responded al contingent de mujeres

que ingresa a la poblaci6n econ6micamente active.



Paralelamente, las tendencies en la agrupaci6n segdn cate-

gorias ocupacionales varlan, indicando una ausencia de mo-

dernizaci6n del empleo femenino rural. En efecto, en 1971

la poblaci6n agrupada bajo las categories denominadas

"ayudantes familiares sin remuneraci6n" y "trabajadoras

por cuenta propia" constitulan el 58.2% del empleo de las

mujeres en el sector, mientras para 1980 esta proporci6n

alcanz6 el 70.3%. Al mismo tiempo, la participaci6n de

las mujeres asalariadas en el conjunto de la poblaci6n fe

menina ocupada descendi6 del 36.6% al 28.2%.



Asi, las estructuras productivas que estgn absorbiendo el








empleo femenino son las mas tradicionales del sector agro

pecuario: "Lo mas relevant de la distribuci6n de las tra

bajadoras del agro es que, sea cual fuere el sector de la

actividad econ6mica en el que se ubiquen, siempre se si-

ttan en las categories ocupacionales mas atrasadas y peor

Iremuneradas: en la agriculture, el 51% son ayudantes fami-

liares no remuneradas; en la industrial, el 67% son trabaja

doras independientes (artesanas que laboran por su cuenta

en el hogar o que produce por contratos a destajo) y en

el comercio, el 53% son ayudantes familiares" (L6pez y Cam

pillo, 1985:289,290).



b. En cuanto a los aspects sociodemogrAficos, hay va

rias transformaciones que es important registrar. Una ma

yor participaci6n se observa en los grupos de edades com-

prendidos entire los 25 y 50 afos, con enfasis en el grupo

de 30 a 34 anos. Se concluye, entonces, que la mujer combi

na el cumplimiento de su labor reproductive con las tareas

productivas, lo cual incide en la intensidad y prolonga-

ci6n de su jornada diaria de trabajo.



De otra parte, la estructura demogrAfica de la familiar cam

pesina parece estar cambiando. En efecto, la fecundidad de

la mujer rural descendi6 de un promedio de 9.2 hijos en

1968, a 5.7 en 1980. Ademis, se aumentan el numero de sepa

raciones conyugales y se eleva la edad promedio de ingreso

a la uni6n conyugal.








A pesar de haber perdido intensidad durante la decada del

70, la migraci6n campo-ciudad continue sustrayendo un nd-

mero significativo de mujeres j6venes y solteras, lo cual

tiene efectos en la carga de trabajo que debe sobrellevar

la poblaci6n femenina adulta que permanece en areas rura-

les.



A este conjunto de datos estadisticos se agregaba el hecho

de contar con studios cualitativos regionales, que hacian

possible identificar el tipo de vinculaci6n de la mujer a

las labores agropecuarias de acuerdo a diversos products

y a estructuras econ6micas particulares (areas de latifun

dio, de explotaciones comerciales modernas, etc.).



Esta base informative permitia plantear que la mujer del

campo estaba participando de manera important, pero en

condiciones adversas, en la producci6n campesina parcela-

ria, y que era necesario un reconocimiento institutional

de su aporte econ6mico y su papel como productora.



1.2. Producci6n de alimentos y Mujer Rural



Durante la decada del 70, el crecimiento del sector agro-

pecuario colombiano sufri6 una series de fluctuaciones, con

una tendencia al decrecimiento particularmente al final

del decenio. Su importancia relative en el Producto Inter-








no Bruto se redujo, pasando de 26.3% en 1970 a 22.7% en

1980 (Bonilla, 1985). Simultineamente se observa una sign

ficativa baja en la oferta de alimentos, que debe ser su-

plida de manera creciente por las importaciones. De acuer-

do a la informaci6n suministrada por el Ministerio de Agri

cultural, en 1970 Colombia importaba granos y leche en voli

menes cercanos a las 400.000 toneladas;en 1983, las impor-

taciones aumentaron a 1.300.000 toneladas de products que

en su mayoria hablan sido producidos, en epocas anteriores,

por campesinos minifundistas (L6pez y Campillo, op.cit.:

294).



El haber identificado una participaci6n creciente de la

mujer en la economic campesina, que "... contribute en un

60% a la oferta total de alimentos y en un 40% al volume

total de materials primas de origen agropecuario" (DNP,

1984:1), puso en primer plano la importancia que el apoyo

institutional a este grupo de poblaci6n podria tener den-

tro de la estrategia general del gobierno de reactivaci6n

del agro y aumento de la oferta de alimentos.



El panorama descrito muestra, entonces, como la mujer co-

mienza a jugar un papel destacado en la olvidada parcela

familiar, bien como jefe de hogar, agent de reemplazo del

var6n ausente o ayudante de labores familiares, en un con-

texto de empobrecimeinto de la economic campesina y decli-








naci6n de la agriculture commercial.


1.3. La Acci6n Tradicional del Estado sobre la Mujer

Campesina



Los programs estatales dirigidos a la poblaci6n femenina

rural han estado guiados tradicionalmente por una concep-

ci6n de "bienestar", que privilegia actividades de cargcter

asistencial y parte de una noci6n de improductividad y pa

sividad del grupo atendido. Dentro de esta vision, se so-

brestima el papel de madre y esposa de la campesina, lo

cual ha derivado en una transmisi6h exclusive de conteni-

dos relatives a la nutrici6n, salud, saneamiento ambiental

y educaci6n.



En un diagn6stico realizado con las instituciones del sec

tor agropecuario, se concluy6 que el papel femenino en la

producci6n no estaba siendo percibido y que, ademas, la

acci6n institutional exclula la participaci6n masculina en

las areas sociales. Es decir, la orientaci6n de los program

mas del estado reproducia una rigida division sexual del

trabajo y ademds la profundizaba.



Por otra parte, el recurso human utilizado por las insti-

tuciones tambien presentaba un perfil de diferenciaci6n se

xual de acuerdo a los contenidos que debian transmitirse








y a la poblaci6n atendida. Asi, los profesionales tecnicos

en areas relacionadas con la producci6n eran hombres y

transmitian sus conocimientos a una poblaci6n masculina

tambien. A la vez, los aspects de desarrollo social esta

ban en manos de tecnicas que atendian a una poblaci6n fe

menina. De esta manera, la diferenciaci6n sexual se expre

saba tambidn en el process de transmisi6n de conocimeintos

en los servicios de extension rural.



1.4. El Avance de la Participaci6n Femenina en Cargos

Pablicos Directivos



El esbozo del conjunto de factors que hicieron possible

la decision de una intervenci6n expresa y explicita del

estado en favor de las mujeres del campo no estaria complex

to sin mencionar la presencia en altos cargos pfblicos de

mujeres que impulsaron y disefaron los components de la

Political sobre el Papel de la Mujer en el Desarrollo Agro

pecuario, contribuyendo asl a general un ajuste de los ser

vicios institucionales y de extension rural a los requeri

mientos de dicha poblaci6n.



2. CONTENIDOS DE LA POLITICALA SOBRE EL'PAPEL DE LA

MUJER CAMPESINA EN EL DESARROLLO AGROPECUARIO"



De acuerdo al document aprobado por el Consejo Nacional








de Polltica Econ6mica y Social, el objetivo general de la

Politica busca "... modificar las condiciones actuales de

la participaci6n econ6mica y social de las mujeres campe-

sinas, de manera tal que se asegure la mayor eficiencia

en sus labores productivas, el incremento en la oferta de

alimentos y el mejoramiento en la calidad de vida para

ella y su familiar" (DNP op.cit.).



Este prop6sito general se particulariza en cinco objetivos

especificos, que se enumeran a continuaci6n, y que se im-

plementan mediante una double estrategia de desarrollo agro

pecuario y de desarrollo social:


"a. Garantizar a las mujeres del campo el acceso a los

instruments de trabajo productive, como tierra, credito,

asistencia tecnica y capacitaci6n,



b. Asegurar su participaci6n en proyectos productivos

que contribuyan a la generaci6n de empleos e ingresos, asl

como al mejoramiento del nivel nutricional de la familiar,



c. Impulsar su participaci6n en organizaciones comuni

tarias, en la vida political y cultural del pals,



d. Mejorar las condiciones en que se realize el traba

jo domestico y promover un cambio de actitud que facility








una distribuci6n mas igualitaria del trabajo entire los se-

xos y supere las formas m&s tradicionales,



e. Mejorar el nivel educativo de la mujer rural"

(Ibid.).



Dentro de una estrategia de atenci6n integral, siguiendo

en gran media los esquemas propuestos en los programs de

Desarrollo Rural Integrado, este conjunto de medidas in-

tenta proporcionar una infraestructura de apoyo institucio

nal a la funci6n econ6mica de la campesina, objetivo que

cobra una validez especial si se tienen en cuenta la cri-

sis mencionada que ha caracterizado la evoluci6n reciente

del sector agropecuario u los lineamientos generals de la

actual political agraria, que priorizan un aumento en la

producci6n internal de alimentos.



De hecho, la concepci6n te6rica que subyace a la Politica

para la Mujer Rural parte de una critical al traditional en

foque de "bienestar", que ha caracterizado las acciones di

rigidas a la poblaci6n femenina de sectors populares en

el Tercer Mundo. Estos programs, se afirma, refuerzan la

division sexual entire trabajo productive y reproductive,

ocupan un lugar secundario por carecer de criterios de ren

tabilidad econ6mica, cuando incluyen acciones dirigidas a

la producci6n, y no ser prioritarios ni estar incluidos en








las estrategias globales de desarrollo (L6pez y Campillo,

op.cit.). Ademis, los programs asistencialistas conciben

a la mujer como un beneficiario pasivo de las acciones ins

titucionales y no como un agent de desarrollo, contribu-

yendo a reafirmar los estereotipos de trabajo productivo-

masculino y trabajo reproductive (inutil para la genera-

ci6n de ingresos )-femenino.



Aunque en sus components conceptuales la Politica busca

elaborar una propuesta que equilibre el reconocimiento ins

titucional del papel de la mujer como madre y como produc-

tora, por lo cual se plantea la necesidad de redistribuir

las asignaciones en el trabajo dom6stico y aliviar su fun-

ci6n en la reproducci6n social, de fondo se privilegia la

potencialidad productive femenina en el campo, y es ello

lo que justifica una intervenci6n estatal especifica. Por

esto, es important tambien seialar que la coordinaci6n

de las actividades se ubic6 en el Ministerio de Agricultu-

ra, es decir, en una instituci6n que control aspects eco

n6micos y no en una oficina que opera con el sector de bie

nestar social.



3. AVANCES Y LIMITACIONES EN LA EJECUCION E INSTITU-

CIONALIZACION DE LA POLITICAL



La implementaci6n pr&ctica de las medidas previstas en la

Political se desarrolla mediante un conjunto de proyectos de

11








producci6n con mujeres campesinas en diversas zonas del pals,

bajo la orientaci6n del Fondo de Desarrollo Rural Integra-

do (DRI), el Instituto Colombiano de la Reforma Agraria

(INCORA), y la Federaci6n de Cafeteros. Estas acciones se

coordinan adem&s con el Instituto Colombiano Agropecuario

(ICA~y la Caja Agraria (Banco rural colombiano).



En el breve lapso de ejecuci6n, se han colocado fondos pa

ra credito rural femenino por un valor de US$

y se han atendido unas 10.000 usuarias. Asi, se ha avanza-

do particularmente en la asignaci6n de credito para la pro

ducci6n femenina y-en la asistencia tdcnica a beneficia-

rias individuals o grupales.



De otra parte, se han hecho propuestas para modificar las

condiciones de acceso al credito y a la tenencia de la

tierra. Sin embargo, la transformaci6n de estos factors

se relaciona estrechamente con aspects estructurales tan

to de manejo financiero como de la legislaci6n agraria y

seguramente demandarAn, asi mismo, cambios mas profundos

para alcanzar los objetivos propuestos por la Politica.



Puede afirmarse que, a trav6s de la formulati6n de la Po-

litica, se ha logrado introducir en algunas esferas de las

entidades del sector agropecuario un cuestionamiento sobre

el papel y la contribuci6n productive de la mujer campesi-







na. Sin embargo, la institucionalizaci6n de estos progra-

mas aun se encuentra en su primera fase, que podria cali-

ficarse de difusi6n y parcial asimilaci6n en el medio ins

titucional de los fundamentos, objetivos y mecanismos de

ejecuci6n posibles de los programs para la poblaci6n fe-

menina rural. Hasta 1985, la Politica cont6 con un amplio

respaldo politico y tecnico proveido desde el Viceministe-

rio de Agricultura, lo cual incidi6 de manera important

en el ritmo de la ejecuci6n de los proyectos vinculados

a esta. En el futuro,dada esta fase inicial de implement

ci6n,tal dindmica, puede verse afectada por el tipo de a-

poyo que se provea desde las altas esferas gubernamentales.



A otro nivel, se presentan las limitaciones derivadas de

los condicionamientos culturales, que general una "invisi-

bilidad" del trabajo de la mujer en la parcela. Ello causa

una gran resistencia institutional para ejecutar los pro-

gramas dirigidos a la mujer como productora, e implica un

esfuerzo constant para inducir cambios en la concepci6n

y actividades de instituciones que en el caso colombiano,

son muy inflexibles a estos.



En la pr&ctica, lo anterior se traduce en uha confrontaci6n

muy tensa entire los enfoques de bienestar y los enfoques

de desarrollo. En palabras de Germaine, aun tiene much

fuerza la idea de que "El apoyo a los papeles no maternos








necesariamente tiene que conducir a la destrucci6n de la

familiar (Germaine. 1982:302).



En la media en que la mujer esta sintetizando un rol de

productora y de reproductora, los programs dirigidos a

ella exigen cambiar el modelo de los extensionistas rura-

les,e integrar components y recursos humans hasta ahora

separados en los esquemas de operaci6n de las agencies de

desarrollo agropecuario. Por ejemplo, se require de una

intervenci6n integrada de la economist familiar o mejora

dora de hogar y del tecnico o expert agropecuario (agr6no

mo, zootecnista o veterinario).



En esta perspective puede plantearse que,hacia el future,

el hecho de ubicar a la mujer como productora esta exigien

do reconceptualizar el trabajo con la familiar rural y,por

tanto, la introducci6n de variaciones en las metodologlas

tradicionales de extension rural. Es necesario derivar la

atenci6n hacia enfoques mas amplios que trasciendan la con

cepci6n de los social como patrimonio anico de la mujer.

En la misma linea de reflexi6n puede plantearse que es ne

cesario formular esquemas de trabajo para los extensionis-

tas rurales, que considered la manera en que participan y

se articulan a la estructura productive cada uno de los

miembros de la unidad familiar campesina.


Otras limitaciones para la ejecuci6n de la Politica tienen

14







un carActer structural, como la concentraci6n de la aten

ci6n estatal en los grandes productores y la agroexporta

ci6n modern (L6pez y Campillo, op.cit.). La experiencia

del estado ha avanzado en los servicios proveidos a la a-

gricultura modern, mientras el manejo de programs para

usuarios campesinos ha quedado muy rezagado. Esto conlleva

bajos niveles de cobertura a los pequeios productores en

los aspects financieros, tecnicos y de capacitaci6n.



En general, puede afirmarse que la Politica ha brindado un

marco de acci6n institutional que ha logrado integrar y

dar algQn grado de coherencia a las actividades en favor

de la mujer campesina, permitiendo superar el nivel micro,

local y disperse de intervenci6n, hacia una perspective

macro que contextualiza, simultdneamente, los programs di

rigidos a la poblaci6n femenina rural en las estrateglas

mas globales del desarrollo agropecuario.



4. LA POLITICAL Y EL PROGRAM DE APOYO A LA ORGANIZA-

CION FEMENINA RURAL


Como se ha mencionado, el conjunto de medidas gubernamenta

les propuestas en la Politica para la Mujer'rural, incluye

tambi6n acciones en el campo social, Este aspect ha encon

trado un gran polo dinamizador en el program de apoyo a

la organizaci6n femenina campesina, que se ha desarrollado







dentro de la siguiente comprensi6n: "La Politica require

de una amplia y organizada base de mujeres que, simultd-

neamente, exija al estado el cumplimiento de lo estipula-

do en la Politica y control los avances y retrocesos en

dicho process. Se trata de asegurar un mecanismos para que

las mujeres del campo se apropien de su problemAtica, se

conviertan en interlocutoras del gobierno, controlen y fis

calicen los programs que hacia ellas se orientan" (Minis

terio de Agricultura-UNICEF, 1984:5).



Este program, que se ha venido adelantando con la colabo-

raci6n de UNICEF, busca ampliar y reforzar los espacios or

ganizativos de la mujer rural para general un canal de ex-

presi6n externo y aut6nomo respect del quehacer de las

instituciones gubernamentales,que actde como factor de di-

namizaci6n del advance y ejecuci6n de las medidas formula-

das en la Politica.



En Colombia, la incipiente organizaci6n femenina rural es

t& conformada por un espectro divers, amplio y poco arti-

culado que abarca desde grupos locales propiamente femeni

nos o no, cuyos objetivos estdn generalmente ligados a la

resoluci6n de necesidades econ6micas o de la reproducci6n

(grupos comunitarios de producci6n, de guarderias infanti-

les, etc.), pasando por aquellos constituidos en funci6n

de un program estatal (usuarias de servicios de apoyo a







la reproducci6n, capacitaci6n o comercializaci6n), hasta

las comisiones y/o lideres individuals que forman parte

de organizaciones gremiales, regionales o nacionales, y

que propenden por un program general de reivindicaciones

para la mujer rural (un ejemplo de esto son la "secreta-

rias femeninas').



El Ministerio de Agricultura di6 un primer paso en la con-

vocatoria a las representantes del campo al realizar, en

octubre de 1984, un Primer Encuentro Nacional de Mujeres

Campesinas e Indigenas. Se constituy6 alli el Comitd Na-

cional de la Mujer Campesina e Indigena, que procedi6 a

desarrollar unas directrices para ampliar .y fortalecer ba

ses regionales femeninas, en coordinaci6n con el Ministe-

rio. Los prop6sitos de dicha acci6n no persiguen la crea-

ci6n de una estructura independiente de mujeres del cmapo

organizadas; se busca, en cambio, brindar un apoyo para la

participaci6n femenina, dentro de una concepci6n amplia en

terminos de los multiples canales existentes para ello.



En 1985, se realizaron cinco Encuentros Regionales de LI-

deres Campesinas, donde se capacitaron 170 mujeres. Estos

talleres se han concebido como un instrument de reflexi6n

/capacitaci6n con y para mujeres que, de alguna manera,

han cumplido un process primario de participaci6n en agru

paciones locales o regionales. Los contenidos de los mis-







mos intentan una combinaci6n de aspects de la problemdti-

ca de genero y de clase, por medio de una metodologia alta

mente participativa por parte de las mujeres. Utilizando

como instruments pedag6gicos los elements de la realidad

social que les son propios, se busc6 orientar una refle-

xi6n sistemdtica en torno a tres aspects de la participa-

ci6n social femenina: la reproducci6n, la producci6n y

sus roles frente a la comunidad y la organizaci6n.



Las mujeres han respondido de manera entusiasta y decidida

en estos talleres, sin embargo adn es muy pronto para eva

luar los efectos que el program pueda tener en la partici

paci6n femenina en las organizaciones rurales. Por ahora

puede afirmarse que se estA cumpliendo una labor de capaci

taci6n para la participaci6n y una labor cultural de amplia

ci6n de aquellos patrons concebidos tradicionalmente como

"lo femenino" y "lo masculine", requisite indispensable pa-

ra permitir la vinculaci6n de la mujer a instancias social

les que rebasen el Ambito domestico.



El process de organizaci6n cuestiona o, al menos, tiende

a modificar las formas tradicionales de comportamiento de

las campesinas, su espacio social de actuaci6n y, por tan-

to, el process de creaci6n de su propia "conciencia feme-

nina". Esto influye sobre una nueva imagen cultural de la

mujer y sobre sus relaciones familiares, dentro de un pro







ceso muy conflictivo de cambio que expresa la dinamica de

esa ruptura, la transici6n hacia formas de participaci6n

social no reconocidas ni legitimadas en los patrons cul

turales pre-establecidos.



En el case de las mujeres lideres campesinas, como segura

mente en el de otros sectors, aparecen las tensions gene

radas al interior de la familiar por las demands que la

vinculaci6n a organizaciones o trabajos comunitarios impe

ne a la hija, esposa o madre. El espacio social de discu-

si6n e identificaci6n de experiencias que ha intentado

abrirse mediante los talleres de reflexi6n/capacitaci6n

del program en menci6n, ha estado orientado a debatir y

reconocer la existencia de estos factors y sus implica-

ciones,'desde el punto de vista de las campesinas mismas.



La experiencia de este program esta mostrando la presen-

cia efectiva de un sector femenino que esta vinculandose

alas organizaciones locales y regionales, y despertando

al interns por conocer y transformar las condiciones de vi

da de la poblaci6n rural. Las posibilidades de enfrentar

y analizar de manera colectiva los problems que para la

mujer implica la participaci6n en espacios publicos segura

mente puede jugar un papel de importancia en la acelera-

ci6n del cambio necesario para un nuevo reconocimiento de

las funciones y alcances del papel social de la mujer.

19








COMENTARIOS FINALES


En las notas anteriores se ha intentado presentar algunos

aspects que deben considerarse en una evaluaci6n del avan

ce de la Politica para la Mujer en Colombia. A manera de

comentario final, queremos plantear algunas preguntas for-

muladas desde perspectives conceptuales distintas a las

que orientan el componente mujer" tal cual ha sido imple-

mentado en Colombia.



Un primer interrogante sobre los efectos de programs diri

dos a mujeres rurales que privilegian e intentan potenciar

su rol como productora, se formula en torno a las conse-

cuencias que ello pueda tener en la intensificaci6n de su

/ jormada de trabajo y la profundizaci6n de la multiplicidad

de tareas que debe tender. Esto se agrava si se tiene en

cuenta que el cambio en la asignaci6n generica de tareas

dom&sticas atane a factors no solamente de eficiencia en

la distribuci6n del tiempo familiar, sino que toca arrai-

gados patrons y valores moldeados culturalmente en la vi-

da campesina.



En segundo lugar, en la actualidad se propohen orientacio

nes en cuanto a las acciones del componente mujer" en

programs de desarrollo rural que buscan mantener la situa

ci6n de la campesina como productora de bienes de uso, o

de autoconsumo a nivel familiar, argumentando la precarie-







dad de la oferta internal de alimentos en la mayoria de pai

ses del Tercer Mundo, el encarecimiento de los mismos y

los desequilibrios creados por una agriculture commercial

vs. una economic parcelaria, m&s orientada hacia la auto-

subsistencia (Chaney, 1985).



Las posibilidades de la participaci6n de la mujer en el de

sarrollo rural debe ser re-examinada, considerando aspec-

tos como los siguientes:



1. La unidad familiar campesina es una unidad de pro-

duccion y reproducci6n. Ambos espacios se encuentran estre -

chamente ligados en el caso de la mujer rural.


2. La estrategia productive femenina opera en rela-

ci6n a la estrategia econ6mica familiar.



3. La producci6n campesina es en gran parte una "em -

presa familiar". En este sentido, los"espacios" de "autono

mia productive" deben evaluarse en funci6n de los tipos de

products y la division sexual del trabajo al interior de

la unidad.



4. La viabilidad de la participaci6n de la mujer en

proyectos de generaci6n de ingresos se relaciona con las

condiciones de la producci6n y la situaci6n del mercado

local y regional.








5. Los proyectos productivos para las mujeres rurales

deben ajustarse en cuanto a metodos y contenidos, teniendo

en cuenta los diversos estratos socio-economicos a los cua

les se dirijan.












NOTA

1/ El resume que se present es una sintesis de
los datos incluidos en el document official de la Politica
y analizados en mayor profundidad por Cecilia L6pez y Fa-
biola Campillo (op.cit.)

Quiero agradecer muy especialmente a Fabiola Campi
Ilo, Jefe de la Unidad de Desarrollo Social Rural del Minis
terio de Agricultura, por sus observaciones y su generosa
y paciente disposici6n para discutir conmigo los avances
y problems de la ejecuci6n de esta Politica.










BIBLIOGRAFIA


Bonilla, Elssy. "Mujer y Desarrollo Agrario" Ponencia pre
sentada en el "Foro Institucional sobre la Politica
de Desarrollo para la Mujer Campesina". Bogota, 1985
(copia a mdquina).

Chaney, Elsa M. "Women's components in integrated rural
development projects" Documento presentado en el
450 Congreso Internacional de Americanistas, Bogota,
1985.

Departamento Nacional de Planeaci6n. Poltica Sobre el Pa-
pel de la Mujer Campesina en el Desarrollo Agrope-
cuario. Documento DNP-2.109-UEA. Bogota, 1984.

Institute Colombiano Agropecuario/UNICEF. Realidad de la
Mujer campesina. Bogota, 1984.

L6pez, Cecilia y Campillo, Fabiola. "Problemas Te6ricos
y Operatives en la Ejecuci6n de una Politica para
la Mujer Campesina" en: Mujer y Familia en colombia,
Elssy Bonilla Compp.) A.C. de S., DNP, UNICEF. Pla
za y Janes Editores, Bogota, 1985.

Medrano, Diana.Manual de Procedimiento para la Ejecuci6n
de Talleres de Reflexi6n/Capacitaci6n con Mujeres
Campesinas.Ministerio de Agricultura/UNICEF. Bogota,
1985 (sin publicar).

Medrano,Diana y Escobar, Cristina. "Pasado y Presente de
las Organizaciones Femeninas en Colombia", en Mujer
y Familia... (op. cit.).

Medrano, Diana y Villar, Rodrigo. Propuesta de Investiga-
ci6n para el Estudio del Proceso Organizativo de las
Mujeres Rurales en Colombia. Bogota, 1985.

Ministerio de Agricultura/UNICEF. "Proyecto de Capacita-
ci6n y Organizaci6n de Mujeres Campesinas", Bogota.
1985.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs