• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Marco general
 Caracterizacion de los proyect...
 Perspectivas
 Anexo






Group Title: Conference on Gender Issues in Farming Systems Research and Extenion, University of Florida, February 26 to March 1, 1986
Title: Proyectos de promocion de la mujer campesina en el Peru : evaluacion y perspectivas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081729/00001
 Material Information
Title: Proyectos de promocion de la mujer campesina en el Peru : evaluacion y perspectivas
Series Title: Conference on Gender Issues in Farming Systems Research and Extenion, University of Florida, February 26 to March 1, 1986
Physical Description: Book
Language: Spanish
Creator: Galer, Nora
Publisher: University of Florida
Publication Date: 1986
 Subjects
Subject: University of Florida.   ( lcsh )
Spatial Coverage: South America -- Peru
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081729
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved, Board of Trustees of the University of Florida

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Title Page
        Title Page
    Marco general
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    Caracterizacion de los proyectos
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Perspectivas
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Anexo
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
Full Text













. _s .......-ff-lii'" "'. 5 ---Jt^ y-'-i-e ^- ^-~5- ...... ...-'. -

.. at- the riverss -of lonii ---
Conference on
GENDER ISSUES IN FARMING SYSTEMS
RESEARCH AND EXTENSION



































PROYECTOS DE PROMOTION DE LA
MUJER CAMIFESINA EN EL PERU :
EVALUATION Y rERSPECTIVAS











NORA GALER
Enero 1986





PROYECTOS DE PROIOCION DE LA MUJER CA;J.ESINA EN EL
PERU : EVALUACION Y T~-RSECTIVAS

Iora Galrcr
I. MARCO GENETAIL .
La mujer campesina (1) no es objeto de una political especifica
por part del gobierno peruano. La atenci6n a este sector po
blacional se basa en la informaci6n surgida de los censos nacio
nales, que arrojan una muy escasa participaci6n de. la mujer en
la actividad productive en el agro.

Predeciblemente, se da un fen6meno de "feed-back" entire -
la limitada efectividad de los patrons censales para
medir el grado real de participaci6n de la mujer en -
la actividad econ6mica, y los programs que se basan
en los resultados de estos censos, cuyos sesgos en -
ese sentido han sido ya ampliamente estudiados.


Los programs de desarrollo regional integrado tal co-
mo se instrumentalizan en el pals, se orientan a la rea
nimaci6n de las potencialidades internal de un espacio
determinado para lograr su desarrollo. Para lograr es
te objetivo general, se disefanuna series de acciones -
destinadas a aumentar la productividad de los recursos
de la zona, mejorar infraestructuras de servicios, co-
municaci6n, capacitar para la producci6n, introducir
innovaciones tecnol6gicas, flexibilizar el access al
credito, mejorar los circuitos de comercializaci6n, etc.

Ain si en estos proyectos no siempre se sexualiza ex -
plicitamente a agents y beneficiaries de las acciones,
la revision de los mismos muestra que se consider im-
plicitamente al hombre como agent del desarrollo produce
tivo, y a la mujer bdsicamente como agent del bienes-
tar social.

Es al hombre al que se le capacity en tecnologia agro-
pecuaria, para quien se siguen disefando los programs
de credito, etc. y es a la mujer a quien se le encomien
da las tareas de capacitarse en nutrici6n, en programs


(1) Ver al final informaci6n general sobre mujer campe-
sina en el PerG.









de mejor atenci6n al niio, estimulaci6n temprana, etc.


La atenci6n a la actividad productive femenina real,
existente, sigue siendo mas adjetiva que sustantiva en
la formulaci6n de los planes. Se incorpora como un vec
tor colindante y no como un element integrado orqgni-
camente en una estrategia global.

Esto se traduce en la tendencia creciente a "incorporar
el componenate mujer" en estos programs, debido qui -
zas mas a una presi6n externa, y a una oferta de recur
sos internacionales disponibles para esa linea, que a
una comprehension real de una necesidad. Los llamados
proyectos integrales dejan a tal punto de lado la acti
vidad productive femenina que la reincorporan a.poste-
riori, en un proyecto especial, suplementario, extempo.
raneo y eventualmente prescindible.

Significativamente el sector agriculture denomina su
Gnico program de extension hacia la mujer, de cobertu
ra multi-departamental "Mujer Campesina y Juventud Ru-
ral", en el cual las acciones que se desarrollan se con
centran en los aspects referidos a "economia del hogar"
demostraciones y capacitaci6n nutricional, cursos de cos
tura, tejido, bordado, etc..

Por el lado de las organizaciones campesinas, el panora
ma no es muy diferente: las dos confederaciones campe-
sinas del pals, la CCP (Confederaci6n Campesina del Pe
rd) y la CNA (Confederaci6n Nacional Agraria) incluyen
en sus estatutos una secretaria de asuntos femeninos,
cuyo objetivo es apoyar a la mujer en "su progress ma-
terial a travds de la organizaci6n del hogar; costura,
cocina, salubridad, nutrici6n, enfermeria, trabajos ma-
nuales, etc.. (1)

A este vacio, tanto en el campo gubernamental como en
el gremial, correspondi6 el surgimiento a partir de los
finales de la decada pasada, de pequefos organismos no-


(1) Estatutos de la CCP, art. 44:'







gubernamentales, que se propusieron asumir tareas en ge
neral de investigaci6n, promoci6n social, y educaci6n -
popular.

Nuestro prop6sito aqul es referirnos a la actividad
desarrollada por la ONG en relaci6n a las mujeres camp
sinas, en. diversos puntos del pals.

Las experiencias de promoci6n en el ambito rural se de-
sarrollan por definici6n en un relative aislamiento. En
lo que respect a los proyectos de promoci6n de la mujer
campesina, a esta atomizaci6n se suma la marginaci6n de
los planteamientos centrales del debate national sobre
el desarrollo del agro.

En los dltimos dos afios, diversos eventos(l) han permi-
tido, por primera vez, abrir espacios de intercambio de
experiencias de promoci6n con mujeres campesinas. Estos
espacios han constituido ambitos privilegiados de con -
frontaci6n de objetivos, metodologias y resultados de
proyectos implementados por diversas instituciones pri-
vadas de desarrollo rural. Comdn denominador en este
quehacer es su alcance estrictamente local, dirigido a
mejorar las condiciones de vida de la mujer.

La cobertura de las actividades de tales entidades alcan
za desde acciones de capacitaci6n y organizaci6n, hasta
la ejecuci6n misma de proyectos productivos. Por lo mis
mo, el intercambio ha dadd oportunidad para acopiar una
riqueza de situaciones que require ser sistematizada.
La mayor parte de las veces, ha servido para formular in
terrogantes respect de los derroteros a seguir o impul
sar en los programs de desarrollo rural con la mujer.




(1) Seminarios "Mujer y Desarrollo", Lima, Agosto 1984;
"Metodologla de Promoci6n con Mujeres Campesinas",
Piura, Setiembre 1984; "Mujer, Trabajo y Empleo",
Lima, Mayo 1985.










La necesidad resentida por estas diversas entidades de
articulaci6n y enriquecimiento mutuo se express en las
propuestas de establecimiento de redes de intercambio
e interacci6n, primero a nivel regional, luego a nivel
national. Hacia ese process -e han dado algunos pass,
que permitan concretar la consolidaci6n informal de es
tos centros.

El prop6sito que perseguimos en estas paginas es el de
formular reflexiones generals, que aunque se sitdan
por encima de las circunstancias y condiciones especl-
ficas de cada proyecto, parten de ellos mismos para en
contrary puntos en comGn.









II. CARACTERIZACION DE LOS PROYECTOS


1. Concepci6n

Nos parece important resaltar, para comenzar, aunque
pueda parecer una redundancia, que todas las personas
involucradas en la promoci6n de actividades especifi-
cas dirigidas a mujeres campesinas son mujeres. Esta
'caracteristica, que parece ser reconocida como natu -
ral, obvia, sin necesidad de explicaci6n o analisis,
subyace de manera latente en el disefo e implement -
ci6n de las actividades.

En muchos casos, existe en la promotora una inquietud
y un cuestionamiento en cuanto a su inserci6n como mu
jer en el context social mAs amplio, como base de la
disposici6n a comprometerse en una actividad de promo
ci6n especificamente orientada a grupo de mujeres.
Es decir, a diferencia de lo que sucede en los proyec
tos de desarrollo rural en general, se da en estos ca
sos un fen6meno muy particular de identificaci6n con
el objeto de studio y de promoci6n, y tambi4n, hasta
cierto punto, de proyecci6n de una problemAtica person
nal, vivida en terminos de postergaci6n, de exclusi6n
de frustraci6n, debida a una situaci6n de genero.

Este sentimiento genera una inclinaci6n particular a
orientar acciones hacia beneficiaries de sexo femeni-
no, que se articula con factors que estdn en el ori-
gen mismo de los proyectos.

En la totalidad de los casos, los proyectos estan fi
nanciados basicamente por agencies internacionales de
fomento al desarrollo. Esta situaci6n, de la cual de
pende la sobrevivencia y continuidad de las activida-
des, tambien implica exigencias que de alguna manera
influyen en la formulaci6n de los perfiles de los pro
yectos.









Parece existir un pre-supuesto, por parte de algunas
de las agencies, que consist en la necesidad, a prior
ri, de tomar acciones a favor de la mujer campesina.
Existe un reconocimiento tdcito de la existencia de
una postergaci6n de ese sector de la poblaci6n, que
aparentemente, en lo que a las agencies se refiere,
no require de mayor investigaci6n previa ni de diag
n6stico initial. Esto determine, por una parte, la
relative disponibilidad de recursos para esa linea -
de desarrollo social, y por otra parte determine las
caracteristicas de los proyectos, que en la gran ma
yoria de los casos carecen, a priori, de un sustento
cuantificado en t6rminos de indicadores como ingresos,
perfil de actividad, productividad, etc.

La falta de interns de las agencies en financial ac
tividades de investigaci6n en el campo que tratamos,
obliga a enfatizar las actividades de promoci6n-ac -
ci6n, sin una fase previa que permit recoger infor-
maci6n que pueda servir de insumo al diseio del pro-
yecto y a la cuantificaci6n de metas.

Otro de los vectores adicionales comunes de presi6n,
relative a las agencies internacionales de financia-
miento, es la implementaci6n de proyectos de corta
maduraci6n. Las financiaciones son generalmente a
plazos cortos, un afo o maximo dos, al cabo de los
cuales se require tener resultados tangibles. Esta
presi6n obviamente tambien guard relaci6n con los an
teriores, pues incide directamente en el diseio de
los proyectos, en el mismo sentido de implementar ac
ciones sin previa investigaci6n.


2. Definici6n de Objetivos

Con estos antecedentes al origen mismo de los proyec
tos, es de esperar que los objetivos sean generalmen
te formulados en terminos mas ideol6gicos que material
les. Un objetivo comdn es la necesidad de crear un









espacio para las mujeres- ,reflejo de una percep
ci6n de exclusi6n de la mujer campesina del espacio
social, econ6mico, politico de su ambito: crear un
espacio propio de auto-reconocimiento, de identifi-
caci6n y expresi6n de una problemdtica de intercam-
bio y comunicaci6n.

Para lograr este objetivo, se proponen diversas es
trategias de convocaci6n, organizaci6n y moviliza -
ci6n. En esta meta uno de los problems que se plan
tean es la cuantificaci6n del 6xito alcanzado. Na-
die parece tener indicadores muy claros de medici6n
de este espacio. Nfimero de reuniones? ZCargos co
munales? &Rol active en producci6n? zTomas de pala-
bra en asambleas?. Este objetivo permanece en el -
terreno de la percepci6n cualitativa, y aparentemen
te adn no se estan haciendo esfuerzos para sistema-
tizar su medici6n, por mas empirica que sea.

Otro objetivo generalmente incorporado en los pro -
yectos es mejorar la actuaci6n y el rendimiento de
la actividad de la mujer campesina en las diferentes
esferas de su actividad, tanto en lo que respect al
trabajo dom4stico, como al trabajo social, cuyo pro
ducto pasa por el mercado. La oscilaci6n entire es-
tos dos polos: dom6stico-social, se inclina en la
gran mayoria de los casos por el segundo, en la me
dida que es el que mas permit logros visible, y
tambidn probablemente porque es el que mejor permi-
te la movilizaci6n de las beneficiaries.


3. Definici6n de Acciones


Probable consecuencia de las caracteristicas ya se
ialadas de gestaci6n de los proyectos orientados a
la mujer campesina, es el hecho que muchos de los -
proyectos basan el diseio de las acciones principal
mente, cuando no exclusivamente en la demand explf









cita de las beneficiaries, mas que en orientacibnes
surgidas de los resultados de un diagn6stico. Esta
demand se articula, segun los casos, en funci6n a
capacitaci6n en aspects vinculados a nutrici6n, sa
lud (planificaci6n familiar), tecnologia agropecua-
ria. En lo que se refiere a actividades productivas,
la demand se concentra en la mayoria de los casos
en talleres de tejido y/o corte y confecci6n, sin -
mayor especificaci6n o conocimiento de los requeri-
mientos de inserci6n de la producci6n en el mercado.

Uno de los escollos de esta metodologia, es la dis-
torsi6n persibida en muchos ck5s en esa demand ex-
presada por los grupos de mujeres. Esta distorci6n
es el reflejo del conocimiento por parte de estos -
grupos de la oferta traditional disponible de recur
sos por parte de las entidades de desarrollo: dona-
ciones de alimentos, de mdquinas de coser o tejer,
cocinas, vajillas, etc. Y en lo que se refiere a
capacitaci6n, aqui tambien la demand estd condicio
nada de alguna manera por la oferta tradiconal exis
tente por parte de los diferentes sectors en sus -
programas de extension. En ese sentido, se recono-
ce tambien la necesidad de creaci6n de un espacio
para que las mujeres puedan identificar sus necesi-
dades, independientemente de la oferta tradiconal,
para eventualmente reestructurar esa oferta de mane
ra mas adecuada a su realidad.


4. Apoyo a las Organizaciones


Explicitamente, los proyectos apoyan las organizacio
nes existentes de mujeres o promueven la creaci6n -
de nuevas asociaciones "como un medio para promover
su participaci6n en el process de desarrollo comunal"(l)









"para que puedan ser elements activos de la socie
dad y agents de su propio desarrollo y transform
ci6n" (2), para "incentivar la revaloraci6n y auto
rrevaloraci6n de la mujer campesina" (3), "para que
vayan tomando conciencia de su papel como miembros
de la comunidad" (3), "que tome conciencia de su ca
pacidad de productora y valore su aporte al desarro
lo de su comunidad" (4). Es decir, se promueven aso
ciaciones de personas en base a un component comdn:
el genero y con objetivos que tienen elements
ideol6gicos (revalorar), politicos (conciencia y par
ticipaci6n como miembros plenos de la comunidad) y
sociales (transformar, desarrollar).

Sin embargo, la confrontaci6n con la realidad modi-
fica en muchos casos el desarrollo de las acciones
previstas en base a estos objetivos.

En prActicamente todos los casos, la demand explicit
ta de las mujeres organizadas (las beneficiaries) -
se articula en base a la demand de implementaci6n
de actividades productivas, susceptibles de mejorar
el ingreso familiar. En una primera instancia, la
reivindicaci6n y necesidades como genero ceden el pa
so ante las exigencias de subsistencia de la unidad
familiar. La exigencia demuestra que el element -
aglutinador en las organizaciones de mujeres es siem
pre sea la recepci6n de un bien concrete (alimentos),
sea la posibilidad de generaci6n de ingreso adicional.
Contrariamente a las asociaciones tradicionales de -
mujeres, que se basan en relaciones de intercambio
y de prestaciones reciprocas de servicios, las asocia
ciones de mujeres o clubes de madres promovidos por



(1) IDEAS Piura
(2) TECIRA Puno
(3) CENTRO JACINTA ROMERO Arequipa
(4) IDEAS Piura








agents externos a la comunidad se reagrupan en tan
to que beneficiaries de un servicio, recipendiarias
de un bien, o de un possible ingreso complementario.

En casi todos los casos, se observa que la oferta
prevista por las promotoras en capacitaci6n en dife
rentes rubros (alfabetizaci6n, nutrici6n, salud),
tiene poca capacidad de convocaci6n y/o altos indi-
ces de deserci6n. En muchos casos en que no habia
sido previsto inicialmente impulsar actividades pro
ductivas, las promotoras se ven compelidas a iniciar
las, para lograr cohesionar a las mujeres y brindar
les, adicionalmente la capacitaci6n que se consi-
dera apropiada para mejorar los niveles de vida en
el median o largo plazo.

Vemos entonces ahl una disfunci6n entire la oferta y
la demand, entire las intenciones de las promotoras
al apoyar las organizaciones, y las expectativas de
las beneficiaries al agruparse.

La modalidad que parece estarse diseiando empIrica-
mente, es entonces la de organizer a las mujeres al
rededor de pequeios proyectos productivos, casi siem
pre complementarios a la actividad econ6mica princi-
pal agriculturea y ganaderia), que permiten consoli
dar un espacio comtn de intercambio, el cual, a la
larga, puede general los efectos esperados de revalo
rizaci6n, crecimiento, etc..

5. Articulaci6n con desarrollo regional

C6mo articular un proyecto orientado a mujeres camp
sinas con el desarrollo rural en general ?
Porqu6 un proyecto para mujeres, en una instituci6n
que quizds est& implementando un program de desarro
llo productive en la misma zona, o micro-regi6n ?.
Las dificultades de respuesta a estas interrogantes








estan llevando (o han llevado) a varias instituciones
a transitar entire la implementaci6n do proycctos espr
ciales orientados a la mujer y a la disoluci6n de es-
tos proyectos para incorporar la atenci6n a la problem
mdtica de la mujer como una linea de acci6n en un en-
foque regional global. Independientemente de la opci6n
asumida, es necesario aclarar, cualquiera que sea el
context institutional, el porqud de una necesidad de
atenci6n especifica a la mujer.

El desarrollo del agro se plantea en terminos de pro-
ducci6n, sea este de subsistencia o de mercado, de pro
ductividad, de terminos de intercambio con la ciudad,
de distribuci6n, etc. El interlocutor es la comunidad
en su conjunto, la empresa agricola, la familiar camp
sina etc..

Un proyecto para mujeres basicamente se orienta a la
producci6n y productividad al interior de la familiar,
a la distribuci6n del trabajo de reproducci6n, condi-
ciones de realizaci6n de esa actividad.

La diferencia entire un proyecto de desarrollo rural y
un proyecto para mujeres campesinas reside en que mien
tras el primero se orienta a tender la problematica
de la producci6n social de determinada zona, el segun
do se orienta a tender basicamente la problematica
y las condiciones de reproducci6n al interior de la
familiar, que en dltima instancia van a posibilitar la
producci6n social. Y en esta actividad de reproduc-
ci6n la mujer cumple una funci6n central que es la que
fundamentalmente se va plantear y eventualmente a aten
der.

Es en relaci6n a esta funci6n central en las activida
des de reproducci6n de la familiar que se van a plan-
tear toda la linea de accionea racionalizar, aliviar
y aumentar la productividad de las tareas domesticas,
que constituyen un fardo particularmente pesado en el
area rural (acarreo de lena, de agua para uso dom6stict,,








lavado de ropa, confecci6n del vestido, almacenamien
to, procesamiento y transformaci6n de alimentos, etc.)

Es tambi6n en relaci6n a 'esa funci6n que se podrgn
disefar e implementar actividades generadoras de in-
gresos complementarios; a trav4s de la producci6n de
bienes y/o servicio para el mercado. La factibilidad
de estas actividades va a defender entiree otros fac-
tores igualmente importantes, que veremos mAs abajo)
de su compatibilidad con las funciones ligadas a la
reproducci6n.

Volviendo a la articulaci6n entire proyectos de desa-
rrollo rural y proyectos orientados a la promoci6n de
la mujer campesina, es evidence que existe un "conti
nuum" entire los diferentes niveles de aproximaci6n,

Nivel de actuaci6n i

I. Micro-regi6n
II. Distrito
III. Caserio (Comunidad) Empresa
agricola
V. Familia
V. Mujer/Hombre

s61o que los proyectos de.desarrollo rural general-
mente van s6lo hasta el nivel III, y los otros se
orientan particularmente a los niveles IV y V en un
context determinado.









III.. PERSPECTIVES


Se ha repetido hasta la saciedad que un proyecto no pue
de ser un instrument de desarrollo, que este se puede
lograr s61o a trav4s de medidas pollticas y econ6micas
de nivel national. Es evidence que la relaci6n costo-
beneficio de un proyecto imposibilita la replicaci6n de
las acciones, adn de las mas exitosas, en ndmero signi-
ficativo, adn en una misma regi6n.

Es necesario enfatizar entonces que esta limitaci6n de-
be estar incorporada en el disefo mismo del proyecto:
el proyecto debe sustentarse en hip6tesis cuya confirm
ci6n o descarte pueden permitir un advance en el conoci-
miento de una problemAtica; ensayar una metodologia-pi-
loto que pueda ser implementada luego por el sector pd-
blico; tener un "output" que sirva a su vez de insumo
para el diseio de political mas amplias.

En estos casos, la experiencia no puede (no debe) agotar
se en el beneficio concrete de un grupo-blanco, por de-
finici6n muy reducido. Es necesario superar la atomiza
ci6n y el aislamiento en el que se estandesarrollando ac-
tualmente las acciones orientadas a beneficiary a la mu-
jer campesina, y convertirlas en piezas de un puzzle que,
recompuesto, permit el diseio de una political national
orientada a la mujer campesina, de la que carecemos.

Un enfoque claro en ese sentido permitirl sentar pautas
para el dimensionamAnhto de los proyectos, y no caer en
la tentaci6n siempre present de ampliaci6n de la cober
tura, que en muchos casos terminal diluyendo el impact
de cualquier acci6n.


1. Perspectivas de Organizaciones de mujeres


Los proyectos de promoci6n de la mujer campesina pa-
san en la casi totalidad de los casos por el fomento,









apoyo y consolidaci6n de organizaciones, sean estas
pre-existentes o promovidas por el proyecto mismo.
En este caso tambidn se plantean problems de inser
ci6n en un marco referencial mas amplio. La articu
laci6n de estas organizaciones con las organizacio-
nes predominantes y-tradicionalmente masculinas cu
bre un campo que esta actualmente en una dinamica
de definici6n, y que se cruza con el debate mas de
fondo sobre las relaciones entire g6neros y sus ro-
les especificos. Si es quizds todavia premature se
ialar cual debe ser su papel, es important rescatar
la importancia intrinseca de esas organizaciones con
respect a la promoci6n de la mujer.

Como se ha sefalado, la funci6n que cumple la mujer
en la reproducci6n tiene como consecuencia un confi
namiento en el ambito privado, como opuesto a lo pu
blico.- En este sentido, las organizaciones de muje
res tienen "peee" un rol important ya que tienen
como virtud crear espacios sociales de intercambio
y socializaci6n de los cuales la mujer por funci6n
tiende a carecer. Sea cual fuere la finalidad de la
organizaci6n (desde Comites para comedores infantiles
hasta Comisiones en federaciones campesinas), la mis
ma actividad va consolidando un espacio de toma de
palabra, que va a ser el que a largo plazo va conso-
lidando la plena integraci6n de las mujeres en los es
pacios sociales de su Ambito. Insertar el apoyo a
las organizaciones de mujeres en esta perspective -
contribuird a enriquecer las pautas de evaluaci6n de
las acciones en ese sentido, incorporando no s61o
el impact de la organizaci6n con respect a su fina
lidad explicita (por ejemplo el funcionamiento del
comedor infantil), sino tambi4n el crecimiento de una
conciencia colectiva respect a su rol y sus reivindi
caciones como genero, y su inserci6n como tal en el
context social.







Las discusiones generadas con respect tanto a las
limitaciones como a las perspectives de las organize
clones de mujeres revelan la complejidad de una pro-
blemAtica relativamente novedosa, cuya resoluci6n -
puede tener implicancias importantes. Los principa-
les puntos en debate pueden organizarse tentativamen
te segun tres ejes centrales:


A. Identidad y complementaridad

La exploraci6n de las relaciones entire generos de
viene important indudablemente en el discurso po
lltico, te6rico y metodol6gico en amplios sectors,
tanto fuera del pals como dentro de 1l. Sin embar
go, la transportaci6n de esta explitaci6n a secto-
res rurales andinos con especificidades dtnicas,
hist6ricas, sociales y muy sui generis, plantea pro
blemas cuya resoluci6n los promotores estan comen-
zando a encarar. En este campo se hace particular
mente urgente la recolecci6n de informaci6n e in-
vestigaciones que permitan reconstruir las caracte
risticaside las relaciones entire generos, tal como
son vividas y transmitidas por los mismos actors.
La funci6n de la unidad familiar como unidad de pro
ducci6n y de consume tiene su correlate en las rela
clones sociales, con caracterlsticas de complement
ridad simb61ica muy estrecha entire generos, y tam-
bidn con una jerarquizaci6n al interior de la complex
mentaridad, que se refleja en la organizaci6n poll-
tica, y en la configuraci6n fundamentalmente mascu-
lina de los 6rganos interns de poder y decision.

El reordenamiento de las relaciones entire generous,
y la revaloraci6n de la funci6n productive de la mu
jer, propuestos como lo hemos visto en la mayoria
de los proyectos de promoci6n de la mujer campesina,
tienen que pasar necesariamente, y es reconocimicuto
consensual de las promotoras,'por una fase de iives







tigaci6n y andlisis de las identidades de genero,
tal como son percibidas en el context socio-cul
tural particular. Es a partir de este entendi -
miento, tanto por parte de los agents externos
como sobre todo de los mismos interesados, que -
se podr&n sentar las bases eventuales de una rees
tructuraci6n, en los terminos planteados por las
relaciones actualmente vigentes.

B. Autonomia e Integraci6n

En el marco de este reconocimiento, de la imposibi
lidad de trasladar la problematica de las relacio-
nes entire gdneros, desarrollada fundamentalmente
en capas medias urbanas, al medio rural, es tambien
imprescindible reconocer la importancia de los es-
pacios organizativos de mujeres, en el reconocimien
to y transformaci6n de una realidad.

Por sus mismas caracteristicas de pivote en las ac-
tividades de reproducci6n (tareas domdsticas), la
mujer realize gran parte de su trabajo en el ambi-
to privado, recluida en el hogar. Esta caracteris
tica la ubica en una posici6n excentrica con res -
pecto al espacio de toma de palabra y de decision
en su comunidad. (Esta excentricidad se refleja
incluso fisicamente, cuando las mujeres se ubican
en la periferia de los debates y asambleas). Conse
cuencias hist6ricas de esta exclusion son la inha
bilidad para el uso de la palabra, y en general de
los instruments sociales de debate e intercambio.

Es indudable que en los espacios organizativos fe-
meninos, cualquiera que sea la finalidad explicita
de la organizaci6n (organizaci6n de un comedor in-
fantil, participaci6n de una granja de crianza de
pollos) van surgiendo reconocimientos de problem6-
ticas comunes, intercambios de vivencias similares
que consolidan y articulan un discurso que en muchos








casos no tiene otro espacio de aprendizaje y cre-
cimiento. En otras palabras, el crecimiento de las
mujeres como individuos y como actors sociales es
muchas veces promovido y permitido inicialmente a
trav6s de estos espacios organizativos. El ejerci
cio del uso de la palabra, cuya ausencia las muje-
res reconocieron como un obstaculo para su integra
ci6n en instancias sociales mas amplias puede desa
rrollarse en estos espacios donde se cancelan las
interferencias tradicionalmente inhibitorias (la
presencia masculina).

Rescatar y estimular estos espacios aut6nomos no -
puede mas que redundar en beneficio de la integra-
ci6n plena de la mujer en el desarrollo de su comu
nidad socializando una experiencia vivida princi
palmente en el aislamiento del Ambito privado, que
debe convertirse en uno de los elements motors de
la vida y el desarrollo de la comunidad.

C. Coyuntura y permanencia

En casi todos los Ambitos geogrdficos, se reconoce
el rol preponderante jugado por las mujeres en co-
yuntura de crisis. En moments de movilizaci6n po
litica (tomas de tierras, defense de linderos), las
mujeres cumplen un rol active y fundamental. Asi-
mismo, en situaciones critics de subsistencia -
(inundaciones, sequlas) cumplen un rol fundamental
como proveedoras, via el trabajo por viveres o la
distribuci6n de alimentos donados. En areas donde
la migraci6n temporal o permanent masculina en -
busca de fuentes de trabajo se convierte en element
to organizador de la subsistencia, las mujeres en-
cargadas de las parcelas asumen tareas traditional
mente masculinas, tanto productivas como de repre-
sentaci6n political (1).







Sin embargo, la conquista de estos espacios de re-
presentaci6n social, de protagonismo politico es
sentida como transitoria, vulnerable a la coyuntu-
ra y pasible de retroceso, una vez superada la si-
tuaci6n de crisis. De hecho, una problematica si
milar se vive en las areas urbano-marginales. Ahl
tambidn, las organizaciones de mujeres promovidas
o apoyadas por parroquias u organismos no-guberna-
mentales, estdn cobrando una fuerza que en algunos
casos estl desbordando las organizaciones barriales
tradicionales, fundamentalmente masculinas (2). Los
analistas, al vincular este crecimiento con la co
yuntura de crisis econ6mica, ponen en cuesti6n las
perspectives de consolidaci6n de estas organizacio
nes, en una coyuntura econ6mica menos apremiante.

El problema de la transitoriedad o de la permanen-
cia de las organizaciones esencialmente femeninas
nos remite a la utopia que subyace en el proyecto
de transformaci6n social referido a las relaciones
entire generos. A ese respect, la revision de los
planteamientos y objetivos de los proyectos de pro
moci6n revela que la utopia a la que se apunta aGn
no se diseia en t&rminos claros. Como lo hemos -
visto mAs arriba, la maxima aspiraci6n de las promo
toras puede ser general un espacio de reconocimien
to de una problematica y de gestaci6n de reivindi-
caciones y conquistas, que deberdn necesariamente
surgir de las propias actrices.




(1) Ver el caso del Valle del Manataro, donde muje-
res asumen las representaci6n de las comunida-
des en las SAIs, mencionado por E. Rotondo y
otros.

(2) Ver la experiencia del Programa del Vaso de Le
che en Lima; el caso de las organizaciones de
mujeres en los barrios de Puno.







Parte de esa nueva dinamica sera la integraci6n o
no de las organizaciones de mujeres en instancias
mas ampliamente representatives, su desaparici6n,
una vez conseguidos los objetivos puntuales o su
mantenimiento, en miras a preservar espacios aut6
nomos de forma permanent. QuizAs sea aGn prema-
turo esbozar tendencies futuras. En este campo,
como en ros, se. hace el camino al andar...


2. Seialamiento alrededor de actividades productivas


AGn si no hubiese sido planteado en el disefo origi-
nal como se ha seialado mas arriba, muchos proyectos
se ven presionados por las mismas beneficiaries a im
plementar pequeias actividades productivas.

Una vez reunidas y organizadas, cualquiera que sea la
finalidad original (salud, nutrici6n, etc.) las muje-
res se plantean (y plantean a los promotores) la po-
sibilidad de aumentar los ingresos familiares, por
intermedio de una pequeia actividad productive cuyo
product se oriented hacia un mercado. Estas activida
des son generalmente una extension de las actividades
que la mujer realize para consume familiar: prepara-
ci6n o procesamiento de los alimentos, tejido o confec
ci6n de ropa, crianza de animals menores, cultivo de
hortalizas.

La inexperiencia de promotores formados generalmente
en ciencias humans en actividades de tipo empresarial,
y las dificultades de inserci6n de la producci6n en -
el mercado (economia de escala) dificultan el analisis
y la evaluaci6nde ese tipo de experiencias. Indepen-
dientemente de los problems de tipo productivo-empre
sarial, que no vamos a entrar a desarrollar aqui, pen
samos que es necesario seialar dos aspects fundamental
les. Por una parte la necesidad de comprender esas ac
tividades como complementarias a la actividad central







que es la funci6n de reproducci6n. En ese sentido, de
ben evaluarse en terminos de ingresos adicionales, o
de bienestar adicional (por ejemplo mejora de la dieLa
de la familiar gracias a la introducci6n de hortalizas).
Un andlisis econ6mico que compute las horas trabajadas
basandose en el journal minimo de la zona estaria dejan
do de lado el hecho que la mujer que esta amasando el
pan o esta cultivando hortalizas esta al mismo tiempo
asegurando actividades de reproducci6n (cuidado de ni-
Ros menores, preparaci6n de alimentos). Es decir el im
pacto de la actividad complementaria debe evaluarse en
su posibilidad de articulaci6n y compatibilidad con la
funci6n reproductive.

Asimismo, debe considerarse en la evaluaci6n el cost
de oportunidad que tiene esa actividad complementaria
para la mujer, que probablemente, no es igual al journal
agricola, considerando la imprescindibilidad de su fun
ci6n como reproductora, que es la que en ltima instan
cia limita su horizonte ocupacional.
















































;U E.CO: Cuaaros genernale sobre mujer Cempesin' on cl o'n"d.
Fuente: "Terxd: Ilechos y Ci.fr'rs I)ernomgrXficv-sl", Con-.o-
jo TMacional de Tobl.bci6n, Lirin,, 19Q5.





SL" .1 b b W W N --n P V0 mOO
S0 L0 n o 0 4 L < L 0 &? 0 LAoo 0 0

z i c> c
C C
Z & & A L-- 6 L



" -VV ooMn oa o o a
K3 j >
. ... o 0 -
. o o






< Z
o19 vWW .C.WWNOU- hN a o r



S00
o I- OI30.0O'O'-.O m0
w- bM n -M 00 co .
- 1, Mo 6-s :o0 j o- I, CA 3 >

a


0 M
G. (A
o oo o--o- ooM amo o a o O 90





A.A. o-Ao.. o- toi.o-o 0 a




b 000000- w ---0> bo ww 0 3 N (

JkA M OBM'MJslTOONNM W l-UOOO *^ u







n. 9



-< 0 -'
0










0'. .
-o s
- 0 3




o ,. 4.
0 a

*o a. y

C oo
tgo







00
t o
2 3 O,


*o 2D









m 0
0 a




0 .


***j
m s s


b .b. 0 0
**&*


'v -1 0> in C 0





aa. 0 n- 0- O




VO o VA 0
4 iJc ^c -


0
a~ oo


o-

Z xr *'



O O
co
0> 0



00




o. Lfl
n 40



z

>0


- Cm






a m
m 0r


I-i-
C
O 3:
aM

O 0
mC
-4;-



a a


-4 -
m 0
r -

CZ 0
WVL
M m.


Gr6fico N 14


PROMEDIO DE HIJOS


NACIDOS VIVOS POR MUJER EN CADA

GRUPO DE EDAD

1981


0. > U M 0
. W LI, P


II II_ _mp.4









C Z
n 0.- ->
O~ *n -.

o >
o ... .



z E C 0


0. z
s i. f -


a .:


c o >
a o. >p.
So K -.-
SO. O0 0 CO (A

.0 a. 0 ., >0 O
3 3 7 :V
I"S C .- -, m >
ft L1 C. m ) 0 ,* .0








0. I I -.
to 0

o "< .. -4 .Z
co 3 1 *m o a
0- C '4* : 0 .- 4-.
to 3 CA o 72 ;>

Si r CL 0. D 4 4 >
Lo z m





S 0 -.. : *: .
0 co *
3 tS


Gr6fico N' 20









CUADRO N? 23: DISTRIBUTION DE LA POBLACION EN LAS AREAS URBANA Y RURAL 1940-1981


CIFRAS ABSOLUTAS


1961


1972


1981


CIFRAS RELATIVES
1940 1961 1972 1981


Total Reptblica
Urbana
Rural


6'207,967 9'906.746 13'538,208 17-005.210 100.00 100.00 100.00 100.00
2'197,133 4'698,178 8'058,495 11'028,736 35.39 47.42 .59.52 64.86
4'010,834 5'208,568 5'479,713 5'976.474 64.61 52.58 40.48 35.14


FUENTE: INE. Peru: Algunos Caracteristicas de la Poblaci6n, resultados preliminores del Censo de 1981. Bolcein
Especial N' 6. Lima, 1981 '
En 1940, la mayor parte de la pobloci6n residio en zonas rurales, mientras que los centros urbanos
concentrabon s6lo el 35% de la poblaci6n. Cuatro dcadas m6s torde la reloci6n se ha invertido: el
65% de la poblaci6n reside en 6reas urbunas y el 35% restante en zonos rurales.


0




0


z


H




0



z


UOIOIM


2 Cr


1940


n ii
ir
CTI r .

r
~Z







CUA)DRO N' 24: DISTRIBUTION DE LA POBLACION POR REGIONS NATURALES 1940-1981


Total RepOblica
Costa

-Lima Metropo-
litano


CIFRAS ABSOLUTAS
1940 1961 1972 .. 1981 1940

6'207,967 9'906,746 13'538,208 17'005,210 100.0
1'759,573 3'859,443 6'242,993 8'502,605 28.3


645,172 1'845,910 3'302,523 4'591,407 10.4


CIFRAS RELATIVES
1961 1972 1901
100.0 100.0 100.0
39.0 46.1 50.0


18.7 24.4 27.0


-Resto de Costa 1'114,401 2'013,533 2'940,470 3'911,198 17.9


4'033,952 5'182,093 5'953,293 6'700,053 65.0
414,452 865,210 1'341,922 1'802,552 6.7


20.3 21.7
52.3 44.0


8.7 9.9 10.6


FUENTE: INE. Algunas Caracteristicas... lop. cit.)
En el process de migraci6n internal, la region que m6s poblaci6n ha perdido es la sierra, par eso
se la denomina "expulsora": su participaci6n en la poblaci6n total ha pasado de 65% en 1940 a 39%
en 1981. La selva, pese a ser la region m6s extensa, abarcando el 56% del territorio, alberga una pobla-
ci6n escasa. Aunque en los aoios m6s recientes ha recibido fuertes corrientes migratorias, su porticipo-
ci6n apenas se ha incrementado del 7% al 10% en el mismo perlodo. Es clara que la costa ha recibido
volumenes de migrants muy superiors a los que ha expulsado, par eso se habla de un fenomeno de
litorolizaci6n de la poblaci6n. Dentro de la costa, Lima Metropolitana sigue siendo el principal centro
de atracci6n de migrants.


Gr6fico NW 24


Sierra
Selva


23.0
39.4










0. c
SoC O




"3 M Z 0



CO a -
So- 0 0
C n M C




,, ,3 .o .* I

o C. z
. > 3 I
W 7* -. O -)

- > 1





o .g m ) 0 0
OCOO
m 0 0' -


C CD- > Z

s- 0 0- 0'



o.Q- 0 C*
s3 Or m

- n 3 0- -> uS

C > > 2
w 0o a
0 > -4m



S0, <
S S > 0


Grdfice N' 21







Gr6fico N' 29
U-Y--L-L-


TASAS DE ACTIVIDAD DE HOMBRES Y
AREA URBANA Y RURAL
1972-1981
AREA URBANA


MUJERES SEGUI


10 oo


so -

*.. -











ED oo 15

A;REA
/
100.
.L-:. an ---"






go -
10 -






.0.





EDA 15


25 35 45

RURAL


35 45 ;: 55 65


HOMBRES


65


HOMBRES loot


MUJERES


1972


I I I I_


--


. ': 25


-~Ad~siB1





Gr6fico N' 30


COMPOSICION DE LA POBLACION
ECONOMICAMENTE ACTIVE
SEGUN SECTORS ECONOMICS Y SEXO
1972 -1981







1 484 18.7 4275 4


C S ,\ If
SPECIF. 3: \ 1/ /\ '.,
lA 1. HOMBRES c 0 -

1972 1981

TRNSPORTE 12
tA 0, o .c -. rCONSIUCCION MINERIA 0A
RuccoON .2 2 .~-
SPORTE 0 -I
COMERCIO AGRICULT COMERCO AGRICULT.
17.0 18.7 -" 18.5 21.7


E3 SERVICIOS SERVES
\ 39.9 \ / 36.5
MUJERES
NO ESPECE 5. INOUSITRIAX
Np ESPECIF 10
1972 1981











CUADRO N7 39: POBLACION ANALFABETA DE 5 ANOS Y MAS
POR SEXO Y AREAS URBANA Y RURAL: 1972-19U1
(en miles)


..1972


Total .- .- ", ". 3,586.4
REPUBLICA Hombres 1,356.7
.' .. .. Mujeres .2,229.7
.. r ^ -:." ",. :'..'..',,:... .. .... .. .. .. .
: Total 1,178.8
URBANA Hombres 429.4
Mujeres 749.4


Total. '- 2,407.6

S RURAL :- Hombres 927.2
.. e o N Mujeres d d 1,480.4

FUENTES: Censos Nocionales de Poblaoci6n de 1972 y 1981.


3,051.8
1,108.5
1,943.3


1,062.7
382.9
. 679.8


1,989.1
- 725.6
1,263.5


El analfabetismo se ha reducido notablemente como efecto del
Program Nacional de Alfabetizaci6n y la Reforma Educativa, imple-
mentodos en la dicoda de 1970. Sin embargo, sigue constituyendo un
serio problema con graves consecuencias para el desarrollo future del
pais. Este problema afecta principalmente a la poblaci6n femeninu y
a la resident en 6reas rurales.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs