• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Title Page
 Index
 Dedication
 Narraciones Dominicanas
 Anecdotario Dominicano de tiempos...






Group Title: cuestión fronteriza domínico - haitiana
Title: La cuestión fronteriza domínico - haitiana
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081505/00001
 Material Information
Title: La cuestión fronteriza domínico - haitiana
Physical Description: 102 p. : ; 22cm.
Language: Spanish
Creator: Machado, Manuel Arturo
Publisher: Impr. Litfass' Erben
Place of Publication: Berlin
Publication Date: 1912
Copyright Date: 1912
Edition: 3. ed.
 Subjects
Subject: Boundaries -- Dominican Republic -- Haiti   ( lcsh )
Boundaries -- Haiti -- Dominican Republic   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Haiti
Dominican Republic
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081505
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAP1850
oclc - 01579426
alephbibnum - 000125875

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Front Matter
        Page iii
        Page iv
    Title Page
        Page v
        Page vi
    Index
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
    Dedication
        Page xi
        Page xii
    Narraciones Dominicanas
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
    Anecdotario Dominicano de tiempos pasados
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
Full Text


:" -iTp;' rJi :


BIBLIOTECA DOMINICANA

VOL. I


M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


NARRACIONES


DOMINICANAS

*


A1 00a DOMBIICANA
f U-71


y-


t ' :-'f3i~:

~i~~ ~L;I I~;;


;
..

r

i-
G~f~:.~FC.?
~F~fp

- i
.n
.i L
i S
:*
S;i; .
a j*;~ib;;lf: L
-; 1.. ~. -
=r~-~i~-





I ~
...1
~~`:.' 1-
~9
`' ''
i
T'
*:
-*


li.J
-

dir`
:ii-


*1


4 1,z,4


UNIVERSITY

OF FLORIDA

LIBRARIES












TMIS VOLUME HAS BEEN
MICROFItMED
BY THE UNIVERSITY OF
FLORIDA LIBRARIES.


'-i'haj %
-'


;


1.
~ .I
ir, lI~l.TrZ







t


1 - -


BIBLIOTECA DOMINICANARC








BIBLIOTECA DOMINICANA


I Antonio Snchez Valverde, "Idea del valor de la Isla Es-
paola". Prlogo y notas de Fray Cipriano de Utrera.
II Manuel de Jess Troncoso de la Concha, "Narraciones Do-
minicanas".


III Gastn F. Deligne, "Galaripsos". Prlogo
quez Urea.


EN PREPARATION

IV Pedro Henriquez Urea, "De mi Patria".


de Pedro Henri-


OFICINA DE CANJE Y DIFUSION CULTURAL

Director: Emilio Rodrguez Demorizi
Encargado: Pedro Ren Contn Aybar










BIBLIOTECA DOMINICANA
VOL. II


M. de J. Troncoso de la Concha

V -.


NA.RRACIONES

DOMINICANAS













EDITORIAL EL DIARIO
SANTIAGO. REPUBLICAN DOMINICANA
1946











4'







-1 N D I C E

d -j INDICE

Pg.

k Los dominicos en La Espaola .......................... 3
Santa Rosa y Santo Domingo ............................ 23
) La Virgen de las Mercedes y los dominicanos ............ 29
Los mrtires dominicos ............................... 43
S La victoria de los cangrejos .............................. 51
El Tapado .......................................... 55
SEl cura de los Ingenios y el ingenio de los curas .......... 59
S Dos casos de inquisicin ............................... 65
La casa del Sacramento ............................... 75
S Gallardo ............................................ 83
6 A El secret de Catatey .................................. 89
SUn ahijado del Santsimo ............................... 97
As no pelea mi gallo ................................. 105
El sueno de dos justos ................................. 113
Una decepcin .......................................... 119
d Los columnarios del Comandante ...................... 125
Propaganda de antao ................................. 133
I\ Cuando muri Bigote ................................... 137
J Una observacin peligrosa ............................. 139
S Mentalidad guerrillera ................................ 143
La "contraparc" .................................... 147
Q Contra arrogancia gentileza ............................ 153
'7 Se solt el tigre! ...................................... 161
El misterio de don Marcelino .......................... 167
Designio providencial? ............................... 171
D/ -Don Juan Snchez Ramrez y la Reconquista............ 173
SLas esquinas de la antigua.Santo Domingo de Guzmn,
1) O hoy Ciudad Trujillo .................................... 185

, c
,, <:


..t.













VIII INDICE

Pg.


ANECDOTARIO DOMINICANO DE TIEMPOS PASADOS 209

Un apercibimiento de Santana .......................... 211
Un caonazo para un mosquito ......................... 211
Condiciones para ser hombre ........................... 212
Dominio de hombre ................................. 212
Las piernas de Snchez .............................. 214
Proceridad y simplicidad .............................. 214
Ultimas palabras de Duverg .... ...................... 215
Un apuro de Penson .................................. 215
La cachaza de Cabral .................................. 216
Hostos pierde la paciencia ............................. 217
Ministro de Guerra arrestado .. ........................ 218
La Puerta Otomana! ................................. 219
Mximo Gmez y Luis Marcano ......................... 319
Don Pancho Henrquez y la neutralidad .................. 220
Espada y vaina ....................................... 220
Hermenutica ......................................... 222
Marrulleras de Lils ................................. 223
Don Flix M. del Monte, predicador ..................... 225
Una just observacin de don Gollo ................... 226
El santo de su devocin ................................ 227
Siempre Mella! ...................................... 227
Paso al General Lupern! ............................. 228
Modestia y Modesto Daz .............. ................. 229
Hormiguita Boba ....................................... 230
Los 4 palos de la baraja .............................. 232
Dominicanismo de Santana ............................ 233
El General Miches y sus ahijados ....................... 234
Nombres de dominicanos conspicuous .................... 235
Juan Parra Alba, en ingls ............................. 237
Un apstrofe de Meriio ............................... 238
Presenten armas, con balas ............................ 239
Lilis y el peso chileno ................................. 240
El botn sensible de Fabin ............................ 242
Sangre fra de Demetrio .............................. 243
Peter van der Horst y el pueblo ........................ 244
Ecuanimidad de Merio ................................ 245
Los amigos peligrosos ................................. 246














INDICE IX

Pg.

Viva la Pepa! ......................................... 248
Una errata de bulto ................................... 249
Apropsito de erratas .................................. 250
Benito Moncin y el Prncipe del Mnaco .............. 250
El Directorio y el Consulado ............................ 252
Por qu Suero le sirvi a Espaa ........................ 253
La media de Pepillo Salcedo .......................... 354
Una Semana Santa original ............................. 255
Dignidad y entereza de don Ulises ...................... 256
Algunas ancdotas del Arzobispo Monzn ............... 257
Un retrucano clebre de Santana ...................... 261
Justicia de Damin Bez .............................. 262
El por qu de un decreto clebre ........................ 264

























Al Generalsimo
RAFAEL LEONIDAS TRUJILLO MOLINA,
President de la Repblica,
Mximo Protector de las letras dominicanas.



























.NARRACIONES DOMINICANAS



















LOS DOMINICOS EN LA ESPAOLA


I

En general, la obra que realizaron en la Isla Espaola
las rdenes religiosas fu muy benfica. Si en algunas por-
ciones del Nuevo Mundo pudieron ser objeto de critical,
just es proclamar que en nuestra tierra lo que merecieron
principalmente fu alabanza. Los mismos jesuitas, tan com-
batidos, con razn o sin ella, en el reino espaol y sus po-
sesiones de ultramar, en esta isla sirvieron con piedad, celo
y amor de Dios la causa de Cristo. La nica mancha que
empaa el cristal de su obra es la saa con que pretendie-
ron siempre negarles a los dominicos la inmarcesible gloria
de haber fundado en la ciudad de Santo Domingo la pri-
mera Universidad de Amrica, despus de haber obtenido
de la santidad de Paulo III la bula In apostolatus culmine
que este famoso pontfice expidi en V kalendas novembris
de 1538, saa que alcanz hasta querer hacer aparecer co-
mo falsarios a los padres de la Orden de Predicadores, cuya
conduct noble, valiente, inspirada exclusivamente en el
precepto divino de "amars a tu prgimo como a ti mismo"
y en la misin que Cristo les encomend a sus discpulos
cuando les dijo "id y ensead a todas las gentes", debi
haber sido valladar infranqueable para aspirar a poner en
duda la pureza y grandeza de alma de aquellos hombres.
Porque si, como escrib antes, las congregaciones mo-
nsticas, en general, llevaron a cabo labor digna de encomio
en nuestra isla, ninguna igual en esfuerzo, espritu de sa-
crificio y magnitude a la de los dominicos, al grado de que











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


slo incurriendo en flagrante injusticia pudiera negrseles
el just ttulo de defensores de los derechos inmanentes en
-el individuo, de benefactores de Amrica, y an de la hu-
manidad.
Con entereza, con herosmo digno de la noble causa
que abrazaron, los dominicos anatematizaron la esclavitud,
fueron paladines de las ms sagradas prerrogativas del
hombre, campeones de la justicia inspirada en las divinas
enseanzas del Sermn de la Montaa; fueron espcimen de
aquella virtud denominada altruismo, que tantas veces se
asigna a quienes no son dignos de que se les atribuya, por-
que se exageran sus cualidades o porque se ignora el con-
cepto que esa expresin encierra.
Libros de muchas pginas y muy interesantes podran
escribirse acerca de quienes fueron y cuanto much y gran-
de hicieron en esta isla los padres dominicos. Porque cada
uno de ellos estuvo adornado de tan ejemplares virtudes y
cada uno sufri tanto por su fe, por su abnegacin, por
haberse puesto siempre al lado de quienes haban menester
del cultivo del corazn y de la inteligencia, de los deshere-
dados de la fortune, de quienes necesitaban amparo para
librarse de la opresin de los fuertes por su poder o su
riqueza que nunca podra ofercerse una muestra ms clara
y patente de cmo se eleva y dignifican los hombres que
hacen de Jesucristo su espejo y gua y encuentran en sus
enseanzas la fuente de la felicidad de los dems, a trueque
de sus padecimientos o an de su propio sacrificio.
Se ha escrito much acerca de esa obra. Nunca, sin
embargo, ser lo bastante para exponerla y exultarla como
merece, en forma que penetre en la memorial de las gene-
raciones para conservarse por siempre y quedar grabada
indeleblemente en el corazn y la inteligencia de todos los
hombres, a la vez que para inculcarles y fortalecerles el
sentimiento de amor desinteresado a la justicia.
En su Historia de Santo Domingo, nuestro don Anto-
nio del Monte y Tejada, contrayndose a estos particulares










NARRACIONES DOMINICANAS


escribi: "El transcurso del tiempo haba demostrado la
necesidad de introducir las rdenes religiosas en las nue-
vas regions, pues que aumentndose la poblacin y los
intereses era ms indispensable la predicacin del Evange-
lio y ellas deban servir en calidad de misioneros con una
intervencin active y militant, tanto para ilustrar a los
indios en sus preceptos, como para contener las pasiones de
los conquistadores. El que promovi esta otra piadosa em-
presa fu don Diego de Mendoza. Era hermano de fray Gar-
ca de Loaysa, confesor del Cardenal Arzobispo de Sevilla
y haba pasado a Roma en persona a obtener del Gaetano,
maestre general de la Orden, las dispensas y dems condu-
cente a la realizacin de su proyecto. Obtenida la real li-
cencia, se trasladaron a Santo Domingo el padre Crdova,
de ilustre nacimiento, muy sabio y virtuoso, en calidad de
vicario y jefe de aquel institute; fray Antn de Montesinos,
elocuente predicador, y fray Bernardino de Santo Domingo,
letrado ilustre y hombre recto y sincero, con un lego, que
les acompaaba como sirviente. Pedro Lumbreras, honrado
vecino de Santo Domingo, luego que llegaron al puerto,
los condujo a una quinta, a corta distancia de la ciudad,
donde les prodig los socorros ms urgentes y necesarios.
Eran estos religiosos muy ejemplares en su vida pblica y
privada. Vestan de lana, ayunaban de continue, predica-
ban y confesaban diariamente y se reconoca en ellos el es-
pritu verdaderamente apostlico, circunstancia que fu muy
favorable a la conversion de los indios y al arreglo de las
costumbres de los espaoles. Para mayor acrecentamiento
de la Orden de Predicadores, vino ms tarde de Espaa
fray Domingo de Mendoza, que no verific el viaje con sus
compaeros, por haberse demorado en negocios correspon-
dientes a su orden y porque en razn del influjo que gozaba
en la Corte le distrajeron otros asuntos importantes: pudo
hacerlo entonces, trayendo otros religiosos que unidos for-
maron el plantel de aquella religion digna de memorial por
sus singulares virtudes".










M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


Don Carlos Nouel, en su Historia Eclesistica de la
Arquidicesis de Santo Domingo, escribi a su vez: "fray
Domingo de Mendoza fu el primero que concibi la idea
y promovi la piadosa empresa de pasar a las Indias para
establecer en ellas la Orden del ilustre fundador de Padres
Predicadores. Sabe los trabajos que le esperan, la indigen-
cia a que han de verse reducidos l y los que le acompaan,
las dificultades sin cuento que han de ofrecrsele; pero nada
le arredra, nada le detiene en su propsito. Va a cumplir
un gran deber, y esta conviccin le anima a perseverar en au
designio. Para realizarlo busca cooperadores que le ayuden
y que secundando sus miras conserven, en medio a las gran-
des privaciones que le esperan, la primitive pureza de las
reglas y antiguas costumbres de la Orden, sin perder por
esto de vista la propaganda de la fe y la salvacin de las
almas".
Fray Bartolom de las Casas, en su Historia General
de las Indias, al referirse a la llegada de los dominicos y
al- aposentamiento que les proporcion Pedro Lumbreras,
dice: "All (Lumbreras) les da de comer casabi de races.
Solamente se les daban algunos huevos y de cuando en cuan-
do, si acaesca pescar algn pescadillo, que era rarsimo.
Alguna cocina de berzas, muchas veces sin aceite, solamente
con ax. Dorman en unos cadalechos de horqueta y varas
o palos hechos y por colchones paja seca por encima".

II

Nunca, despus de Jesucristo y sus apstoles, se re-
gistr conduct que superara la de los padres dominicos en
su defense de los aborgenes y su enfrentamiento a los po-
derosos por la casta, el gobierno o la fortune para amparar
a los dbiles contra las demasas y las crueldades de los
fuertes.
Ms tarde, en nuestra Amrica por lo menos, es pre-
ciso llegar hasta Abraham Lincoln para encontrar conduct











NARRACIONES DOMINICANAS


,que en alganos respectos la igualara. Baste recorder el modo
cmo se comportaron desde el instant de haber llegado a
.conocimiento de ellos el tratamiento de que estaban hacien-
do vctima a los indgenas los conquistadores y colonizado-
res, conocimiento que les fu dado por un vecino de La Ve-
ga, Juan Garcs, uxoricida por causa de adulterio, quien
luego de haber estado durante cuatro aos prfugo y erran-
te por los bosques de la isla, fu a ponerse al amparo de los
dominicos, en condicin de fraile lego.
Las revelaciones de Garcs produjeron en su corazn
un dolor muy profundo, mas, no queriendo atenerse a la
sola palabra de su protegido, inquirieron la verdad que pu-
dieran encerrar, hasta convencerse de todo lo exactas que
eran.
Ah dieron principio a su lucha para la defense y li-
~beracin de los indios. La labor fu primero silenciosa. El
-arma era la persuasion para obtener la rectificacin de los
culpables. Empeo intil. Luego recurrieron al empleo del
confesionario: tal vez el medio ms efectivo fuera el del
tribunal de la penitencia, para poner de manifiesto el pe-
cado en que incurran encomenderos y oficiales al despojar
-a los naturales de los bienes de su pertenencia, al dedicarlos
-a trabajos superiores a sus fuerzas, reducindolos a dura
esclavitud, al aplicarles castigos inhumanos y someterlos
.a una alimentacin insuficiente para conservarles la salud
y la vida. Vano esfuerzo. Preciso hacase, pues, recurrir a
mtodos ms compulsivos. La prdica conminatoria, la de-
.nuncia a la faz del mundo de los crmenes que, con olvido
de las leyes de Dios y las enseanzas del Salvador se es-
taban perpetrando, era ya el instrument ms aconsejado.
As se decidi en el claustro. El primer sermn se enco-
mend a fray Antn de Montesinos.
Era el domingo cuarto de Adviento del ao de 1511.
Por la lengua del padre Montesinos tron de nuevo
Juan el Bautista.











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


Entre los presents en el templo se hallaba el virrey
almirante don Diego Coln.
"Ego vox clamantis in desert" fu el tema del predi-
cador.
Ni los cronistas de la poca, ni nuestros historiadores,
han transmitido a la posteridad el texto complete del ser-
mn del P. Montesinos.
Las Casas, el ms conocedor del suceso entire los cro-
nistas, porque vivi y sufri aquellos das, y el ms extenso-
en la relacin del mismo, dice que llegado el domingo y
hora de predicacin subi al plpito fray Antn de Mon-
tesinos, quien "tena gracia de predicar, era esprrimo en
reprender vicios, y sobre todo, en sus sermones y palabras
muy colrico, eficacsimo y as haca, o se crea que haca
en sus sermones much fructo".
Su palabra tonante reson:"Yo soy la voz que clama en
el desierto".
Y agrega Las Casas:
"Hecha su introduccin y dicho algo de lo que tocaba
a la material del tiempo del Adviento, comenz a encarecer
la esterilidad del desierto de la conciencia de los espaoles
desta isla y la ceguedad en que vivan, con cuanto peligroc
andaban de su condenacin, no advirtiendo los pecados gra-
vsimos en que con tanta insensibilidad estaban continua-
mente zambullidos y en ellos moran. Luego torna sobre sir
tema, diciendo as: "Para os los dar a cognoscer me he
sobido aqu, yo que soy voz de Cristo en el desierto desta
isla, y por tanto, conviene que, con atencin, no cualquiera,
sino con todo vuestro corazn y con todos vuestros sentidos-
la oigais; la cual voz os ser la ms nueva que nunca os-
teis, la ms spera y dura y ms espantable y peligrosa que-
jams no pensasteis oir".. "Esta voz es que todos estais
en pecado mortal y en l vivs y mors, por la crueldad y
tirana que usais con estas inocentes gentes. Decid: con
qu derecho y con qu justicia tennis en tan cruel servidum-
bre aquestos indios? Con qu autoridad habeis hecho tars











NARRACIONES DOMINICANAS


detestables guerras a estas gentes que estaban en sus tierras-
mansas y pacficas, donde tan infinitas dellas, con muertes y
estragos nunca odos habeis consumido? Cmo los teneisr
tan opresos y fatigados, sin dalles de comer ni curallos en
sus enfermedades, que de los excesivos trabajos que les
dais incurren y se os mueren, y por mejor decir los matais,
por sacar y adquirir oro cada da? Y qu cuidado tennis
de quien los doctrine, y conozcan a su Dios y criador, sean
baptizados, oigan misa, garden las fiestas y domingos?'
Estos, no son hombres? No tienen nimas racionales?
No sois obligados a amallos como a vosotros mismos?
Esto no entendeis, esto no sents? Cmo estais en tanta
profundidad, de sueo tan letrgico, dormidos? Tened por
cierto, que en el estado en que estais, no os podeis ms:
salvar, que los moros o los turcos que carecen y no quieren
la fe de Jesucristo".
No haba de permanecer impasible la soberbia en pre-
sencia de aquella voz que descenda de las alturas del esp-
ritu. Eran demasas de frailes que importaba castigar.
Vacilante, primero, ante los requerimientos que se le
hacan, rendida ms tarde su debilidad, tal vez por impo-
sicin de sus propios esprios intereses, el virrey don Die-
go, seguido de los oficiales de la corte, se person en la
santa casa de los dominicos para pedir cuenta y poner en,
lugar merecido al predicador que de tal suerte osaba en-
frentarse a quienes en La Espaola representaban la gran-
deza del reino.
Su palabra al dirigirse al vicario fray Pedro de Cr-
dova, salido al encuentro de los intempestivos visitantes,.
fu dura, acre, custica. Fray Antn de Montesinos haba
hecho uso impropio de la lengua contra quienes solo deban
merecerle consideracin y respeto y la manera asaz inso-
lente como se haba conducido lo sujetaba, si aspiraba a la
remisin de su culpa, a una retractacin, si no quera verse-
tratado como rebelde digno de castigo. A la actitud engre-
da del virrey y los cortesanos respondi la mansedumbre de











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


ffray Pedro. Despus de escucharles con serenidad que nin-
gin gesto desmenta, les advirti:
-He de deciros, seor virrey, seores nuestros, como
.en conciencia corresponde, que cuanto nuestro hermano Antn
predic no fu la obra de su palabra sola, sino que ans
hubo de ser acordado con juicio y aprobacin de la comu-
nidad. Con ello creemos, seores, haber hecho much servi-
cio a Dios nuestro seor y al rey.
Cual si la flaqueza de su alma hubiese encontrado fuer-
za para hacer mayor la clera de quienes violaban el recinto
de los padres predicadores, los desnuestos y amenazas, co-
mo serpientes salidas de sus nidos, envolvieron la presen-
cia plcida, serena y augusta del vicario.
Los labios de Pedro de Crdova permanecieron, sin
embargo, como sellados. Recordaba al Divino Maestro arro-
jando del templo a latigazos a los mercaderes que haban
convertido la casa del Seor en cueva de ladrones. Mas su
poder era tan solo human y menester haba de calmar de
moment la fiera para verse libre de sus zarpas. Reflexio-
naba.
El dilema final de los asaltantes del convento fu con-
cluyente: o la retractacin de lo dicho o disponerse a re-
cibir el condigno castigo de su osada con privacin de todo
linaje de asistencia y expulsion de la isla a regions en
donde no encontrasen sino padecimientos.
-Qu, pues, demandais? inquiri.
-Retractacin en la venidera dominica de lo predi-
cado y moderacin de lengua de fray Antn e dems frailes
en adelante.
-Sea ans como conviene, replic fray Pedro de Cr-
dova.
Las palabras del monje, sonando a aquellos hombres
ensoberbecidos como rendimiento a su exigencias, satisfi-
cironles. No tuvieron dudas de que el vicario de la comu-
nidad haba sentido y ponderado bien la fuerza de su ira y










NARRACIONES DOMINICANAS


-Montesinos se ajustara a la promesa que crean ver en las
expresiones de fray Pedro.
Lleg el otro domingo. El almirante virrey y todos los
delegados del poder real concurrieron a la iglesia. Hall-
base sta colmada de fieles. Hasta uno que otro aborigen
se vean entire la multitud. Los oficiales del gobierno, para
hacer ms patente su victoria y ms risible la humillacin
de los hijos de Domingo de Guzmn, haban hecho circular
entire los vecinos de toda categora invitaciones especiales,
en las cuales se les adverta que el predicador y sus com-
paeros de comunidad confesaran el error en que el padre
Montesinos haba incurrido en su sermn de la anterior
domnica.
Oficiaba fray Pedro.
Pasado el evangelio subi al tosco ambn de la de-
recha del templo. El exordio del nuevo sermn puso en los
labios de los grandes de la colonia una sonrisa inefable.
"Llevado de mi celo en defense de la causa ms just que
en jams se haya defendido en el mundo me exalt en mis
palabras del domingo pasado, arrastrado por el calor de
la peroracin. Pongo a Dios por testigo de que no fu nunca
mi nimo ofender a persona alguna, menos que cualquier
-otros a aquellos en quienes su alteza el rey, nuestro podero-
ssimo seor, ha sido servido depositar su podero y gran-
deza en esta isla. Si ciertamente ofend pido perdn, por-
que s cuanto respeto es debido a todos quienes a esta san-
ta casa acuden para or la palabra del Evangelio. Pido an-
s, por muy singular ruego, a los caballeros y dignidades
presents, tener por cierto que nada cuanto hube de decir
llev envuelta intencin de ofender a sus mercedes, que
Dios guarde.
"Mas -y aqu la voz del predicador adquiri el vi-
gor y la extension de un trueno- tornar a referir desde
su principio mi sciencia y verdad que el domingo pasado
prediqu y aquellas mis palabras que ans os amargaron
mostrar ser verdaderas (Job, Libro XXX)". Y continuan-











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


do su tema de la cuarta dominica de Adviento lo desenvol-
vi de nuevo, a la luz de los preceptos divinos y humans,
con la dulzura del Nazareno en sus labios, unas veces, con:
la ira santa de Juan el Precursor, otras, con la palabra do-
liente de Job, en otras.
Empero qu necesitaba agregar a aquel apstrofe si
cuando dijo al almirante virrey y las seoras presents:
"con qu justicia tenis en tan cruel y horrible servidum-
bre aquestos indios?", haba proclamado por primera vez
en las tierras recin descubiertas el eterno principio de la
libertad de los hombres que el divino Jess seal como
fuente de vida y felicidad de la humana criatura?
La suerte haba quedado echada. Saban ya los pode-
rosos del virreinato que su fuerza no alcanzara hasta do-
blegar a estos osados frailes en cuyo nimo las exigencias
de los mandantes no hacan mella, ni las amenazas de los-
ensorberbecidos impresin.
La lucha empez en grande.
Otra vez Jess y Satans iban a combatir de frente..

III

No voy a extenderme en los incidents de esta lucha-
a que di inicio la misin encomendada al franciscano fray
Alonso de Espinar a propuesta hecha, y por el virrey acep-
tada, del tesorero real don Miguel de Pasamonte, de pasar
a Espaa para llevar al conocimiento y juicio de la sacra,
real e imperial majestad de Carlos V la conduct en La:
Espaola observada por los hijos del patriarca Santo Do-
mingo, a que sigui la que de su lado confiaron al mismo-
valeroso fray Antn de Montesinos sus compaeros de co-
munidad para poner de manifiesto ante el monarca la justi-
cia inmensa de la causa que sustentaban y la manera con-
traria a las leyes de Dios con que haban respondido los-
oficiales del rey, encomenderos y dems potentados a sus-











NARRACIONES DOMINICANAS


-demandas para que se pusiese fin a la esclavitud de los
.aborgenes.
Me conformar con recorder, a ese respect, que el
alfaa de aquel pleito memorable fu la llegada a la Penn-
sula de fray Alonso de Espinar con apreciable anticipacin
.a la de fray Antn, gracias a los mejores medios de que
dispona, provistos por sus comitentes, los ms ricos perso-
najes de la isla, y el buen suceso que coron al principio
:su gestin, regando de espinas el paso del dominico hasta
lograr que el rey se negase a recibirlo, no por recursos de
inteligencia de que el franciscano careca, ni por artes in-
-dignas, de que era incapaz, sino por la obra de quienes en
la corte espaola eran, al par que destinatarios de muchos
pliegos llevados por fray Alonso, valedores de los cortesa-
nos de La Espaola a quienes fray Alonso serva de incons-
ciente instrument, y obteniendo de la augusta persona la
Iprovisin de una reprimenda a los dominicos de la isla, por
medio de su provincial de Castilla, "por haber predicado
cosas contra su servicio y escndalo de la tierra", y que su
.omega, despus de un process largusimo y enojoso, duran-
te el cual, en unas ocasiones se oy bien a los dominicos en
sus reivindicaciones a favor de los indios y en otras pareci
triunfante la maldad de los oficiales y encomenderos, fu
el triunfo final de los defensores de la perseguida poblacin
.aborigen, mediante el reconocimiento regio de su persona-
lidad humana y la libertad que era consecuencia de sta,
sealada victoria que si poco aprovech a los indios de La
Espaola, en su mayor parte aniquilados por los tratamien-
tos criminals de que haban sido vctimas, fu el ncora de
salvamento de los indgenas en general del Nuevo Mundo,
porque todos quedaron envueltos bajo el mismo manto que
.ampar de ah en lo sucesivo a los de esta isla.
De lo que s quiero hacer especial rememoracin es
-de los padecimientos de todo linaje que experimentaron los
-dominicos en mrito a haber puesto todas las fuerzas de su
-espritu al servicio de la liberacin de los indios, porque











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


nada, el sacrificio inclusive de la vida de aquellos hombres,.
fu bastante para satisfacer el rencor y saciar la venganza.
de los oficiales y encomenderos de La Espaola.
Si desde los primeros das en que se echaron sobre sus
hombros la defense de los indios su vida fu ensarta inin-
terrumpida de dolores y penalidades, cuando la liberacin
final fu alcanzada su existencia se les convirti en verda-
dero viacrucis. Sufrieron hambre, porque hasta los ms m-
seros alimentos les eran negados de parte de los poderosos,
que as daban rienda a su enojo, y de parte de los dems
porque teman incurrir en la ira de aqullos; al transitar por
las calls sus enemigos salan a su encuentro para denos-
tarlos o injuriarlos con expresiones soeces; con cualquier
pretexto la calumnia hincaba el diente envenenado en su
reputacin, mil veces bendita a los ojos de Dios.
Era un martiro lento.
Dentro del Distrito de Santo Domingo se halla encla-
vada una porcin de tierra que todos llamamos ahora Los
Frailes y antes se denomin "Los Frailes Dominicos", la
cual aparece en la historic como un punto luminoso en me-
dio de la negrura de esa poca, porque, a la vez de recor-
dar la saia desplegada contra los dominicos, es tambin,
testigo mudo de una accin tan generosa como valiente que
un hombre de corazn sano, el doctor Roldn, realize para
subvenir a la vida de aquellos abnegados discpulos de Je-
sucristo que con tanta fidelidad y tanto amor se ajustaban
a las prdicas del Sermn de la Montaa.
Este doctor Roldn, sin parar mientes en que as arros-
traba las iras de los poderosos, hizo donacin en favor de-
los dominicos de ese terreno, con el fin de que ah cultiva-
ran y cosecharan frutos y legumbres para sustentarse y li-
brarse de una muerte por hambre.
Mas no eran hombres los enemigos de los dominicos a
quienes consideraciones, an vitales como esas, pudieran
detener en su labor satnica. Por medio de maniobras si-
niestras hicieron llegar la especie hasta la corte como un











NARRACIONES DOMINICANAS


enriquecimiento que los padres predicadores haban opera-
do sirvindose de procedures inconfesables y an llegaron
a obtener de Carlos V en primero de mayo de 1543 una
real cdula, firmada en Barcelona, por medio de la cual
invitaba a los frailes a deshacerse de la finca de Roldn y
a no admitir en adelante donaciones similares.
De esta cdula, que fray Cipriano de Utrera reprodu-
ce en su libro "Universidades de Santiago de la Paz y Santo,
Toms de Aquino", extract, conservando su lenguaje ar-
caico, estos perodos:
"Yo he avido relacin que avindose fundado vuestra.
religion en esa isla en los principios de su conversion e po-
blacin en toda pobreza e menosprecio de los bienes e ha-
ziendas temporales, siguiendo en ello la sancta institucin
de vuestra horden.. agora dis que haveis conmengado ace-
tar algunas heredades e a tener bienes propios, lo cual,
si ansy fuese verdad, nos desplacera mucho... Yo os ruego
y encargo much que, pues no ay agora en vosotros menos
virtud e religion para sufrir las asperezas de la pobreza que
vuestros predecesores... dispongis de cualquier haziendas
y bienes que hayis acetado... e no seis causa que los-
que os imitaron en la pobreza... agora os imiten en procu-
rar haziendas o en acetarlas cuando se les ofrescan, en lo
qual, dems del grand servicio que haris a nuestro Seor
y obra dina de hijos de tan bienaventurado padre, yo me
tern por ello muy servido.... Yo el Rey".
Consta en acta levantada por el escribano Francisco
Bravo "a cinco das del mes de hebrero de mill e quinien-
tos en cuareta e cuatro aos", que al series entregada a los
frailes la expresada cdula "dixeron que obedeceran e obe-
decieron la dicha cdula de su magestad como provision de
su rey natural, a quien Dios nuestro Seor dexe vivir mu-
chos aos con acrecentamiento de ms reynos; y el dicho
provincial la bes y puso sobre su cabega. Y en cuanto aT
cumplimiento della dixeron que habran su acuerdo e res-
ponderan. ."











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


Porque si fuertes eran, prevalidos de su podero, los
-enemigos de los hijos de Domingo de Guzmn, de no menos
fortaleza se hallaban stos armados, an frente al monar-
.ca, por la justicia de su causa y el temple de su alma.
Acatamos, mas no cumplimos, fu lo que en realidad
'"dixeron" en su declaracin ante el escribano. Su respues-
,ta a Carlos V lo express ms explcitamente, cuando, con
la misma valenta que fray Antn de Montesinos y, con l,
todos los frailes de la comunidad desplegaron ante el vi-
rrey y los otros grandes de La Espaola, escribieron al c-
.sar imperante, a tres de abril del mismo ao, una carta
-que, por su sabor ingenuo, su lgica concluyente y el repo-
so de espritu de que est impregnada, tomo en su integri-
,dad del mismo libro.
"Sacra Catholica Real Magestad.
En el mes de hebrero nos fu notificado en este con-
- vento de Sancto Domingo de la misma cibdad una provi-
. sin de V. M. por el licenciado Cerrato, Juez de residencia
dlesta real audiencia de la Espaola, en la qual V. M. nos
manda e persuade que dexemos las rentas e posesiones e
-vivamos en toda pobreza por muchas razones a la verdad
-dinas de tan esclarecido principle; y obedecida e puesta so-
Ibre nuestras cabecas como a mandamiento de nuestro na-
tural principle e seor, cuya persona nuestro Dios por lar-
.gos aos gloriosamente conserve, a mi e a estos servidores
de V. M. nos pareci responder con algunas razones que
claramente nos linpian de lo ympuesto.
Csar justsimo: los dotores, y entire ellos el Anglico,
dizen que no ay ley ms soberana que sea, sacadas las di-
vinas e naturales, que no corra con el tiempo. Muy claro
e manifiesto es que en los tiempos antiguos, quando flore-
cian las virtudes y estavan secos los vicios, los obispos eran
-pobres y el principle de la yglesia no solo lo hera, ms aun
las riquezas e posesiones le oliscaban a infierno; pero des-
-pues que el cielo di sus concertadas vueltas, e los vicios
ocomengaron a florecer e las virtudes a secarse, los obispos










NARRACIONES DOMINICANAS


son poderosos y el vicario de Dios posee grand parte del
imperio occidental.
Quando Dios nuestro Seor envi a predicar al glorio-
so Patriarca e padre nuestro Sancto Domingo por el mundo,
estava tan viva e arraigada la caridad en los animos e pe-
chos de los catholicos que, sin favor de los reyes, no sola-
mente los frayles se mantenan, ms aun sobrava para ha-
zer edificios suntuosos; pero despues que el amor divino
se resfri en los coragones de los hombres, ni ava para
edificar ni a mala vez para sustentarse: de donde vino, so-
berano Seor, que por evitar muchos escandalos e turbacio-
nes que de andar mendicando se siguan, los sumos ponti-
fices no solo concedieron pudisemos tener rditos e pose-
siones, pero aun quitaron que no nos pudisemos desfazer
dells sin licencia de nuestro general.
En los tiempos que los Reyes Catholicos, de gloriosa
memorial, abuelos de V. M., enviaron a poblar esta tierra,
vinieron los frayles tan probeidos e favorecidos de los re-
yes e hera tanta la abundancia de las limosnas, ansi de par-
te de los naturales como de los espaoles, que en breve
tiempo hicieron tres o quarto monasterios asaz suntuosos;
y esto, Seor, hzolo ser la tierra rica, espaoles pocos, po-
derosos e sin hijos; mas despues que los naturales faltaron
e los espaoles se cargaron de hijos e deudas, no ay para
edificar ni para medianamente comer. Crame V. M. que
si los favors reales no nos hubieran mantenido cerca de
veinte aos ha, como se puede ver en los libros de vuestros
.oficiales, ni desta casa se hubieran poblado las yslas e Nue-
va Espaa ni Peru; mas como V. M., ocupado en cosa de
mas ymportancia nos a olvidado, admitimos una herencia
que nos dexo el dotor Roldan por solamente sustentar la vida
e no dexar la enpresa en estas parte por la horden conmen-
cgada.
Muchas otras ragones pudiramos dar a V. M. para
deshacer lo que nos imputan a pecado, de las quales una
sola dar.











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


Cierto es, poderossimo Seor, que no habr alguno, si
est desnudo de pasion, que no confiese claramente ser mas.
soberano y excelente exercicio la salud de las nimas, pre-
dicar, confesar, contemplar, que no de calle en calle men-
dicar; e si es ansi, como lo es, no me prece aver sido tan
grave nuestro hecho quanto a V. M. le han dicho; quanto-
mas que si aquel o aquellos que con sus cabros dorado
esta cosa a V. M. tanto an ynanbrado (?), ubieran estado-
dexado del yugo e melena de nuestras miserias e ubieran
dexado las cortes, no les ubiera crecido tanto los ojos. A
ley de frayle juro a V. M. como a mi principle e seor na-
tural que quanto estos pobres servidores poseen en esta ca-
sa no basta para ligeramente pasar la vida. Quince aos.
ha que en estas tierras entr, que nunca he visto esta vues-
tra casa sin menos de mill castellanos de deuda, y es Dios.
verdad, que me quiero mas estrechar en mi juramento, que
much parte del ao estos vuestros servidores ni comen pan,.
ni gustan vino, sino que nuestro mantenimiento es pan de-
raices, mal pescado e agua salobre; e como seamos obliga-
dos a pagar las deudas, porque no digan que apregonamos
vino e viexemos tan lexos el remedio ansi para pagar como,
para sustentar esta present vida, acordamos de, segun la
universal ley de nuestra sagrada religion quanto mejor pa-
razca el frayle de su convento que no de plaza en plaza e de-
calle en calle, no abra hombre de median entendimiento que
lo niegue, quanto mas, e no miento en lo que digo, que a aca-
escido por muchas veces yr quatro frayles a pedir limosna a
la cibdad e venir a la noche con un real e real y medio cada
par de frayles, de donde se an de mantener cerca de qua-
renta frayles que en esta casa de vuestra magestad resident.
Dcenos V. M. en su real provision que sigamos a los.
primeros fundadores e que en ellos serviremos a V. M. Ansi
lo haremos si V. M. por su mandamiento segundare; mas-
pienso averiguadamente que ni en ello agradaremos a Dios
ni menos a V. M. serviremos. Si no me olvido, cerca de veinte-
frailes fueron los primeros pobladores, y de todos ellos,











NARRACIONES DOMINICANAS


solo uno qued sepultado en esta iglesia; todos los dems,
unos a obispar, otros a sus originales casas donde pasan e
pasaron muy honestamente la vida, se bolvieron donde bla-
sonan de probeza y ellos de si del todo no lo an sacudido,
de donde se a seguido que ni de all quiere venir hombre
que sea de tomo, ni aca estn los demas sosegados; y si
esto es verdad, como lo es, claramente deserviramos a V.
M. en seguirles, si, serenisimo Seor, vuestro real manda-
miento no viniera a la coyuntura que vino. Sin respuesta
sencillamente obedeciramos, mas en mi verdad que como
estn tan lastimados con la livertad de los yndios, la qual
dicen haverse negociado de nuestra parte, solamente no nos
dan limosna, pero a voces dicen no nos la darn aunque nos
vean morir; y de aqu es que no ay mercader en la tierra
que nos quiera fiar ni aun un real ni otro alguno darlo de
limosna, antes persuade a los escrivanos que en los tes-
tamentos no se entierren en nuestra casa ni nos den limos-
na de misas. Por donde humildemente yo e mis frailes su-
plicamos a V. R. M. que dozientas mill de renta que estos
vuestros servidores poseen, de que nos manda disponer, V.
M. se sirva e made pagar las deudas e nos made dar de
comer, y desto se siguir gran servicio a Dios e nos made
dar de comer, e las voces de los murmuradores e maldicien-
tes se enfrenarn.
E porque esperamos la respuesta conforme a la cle-
mencia de vuestra real persona, quedamos yo e todos estos
humildes servidores de V. M., monarca del mundo, porque
soys el mas glorioso principle que en el mundo se ha levan-
do. Hecha en esta casa de V. M. de la cibdad e monesterio
de Sancto Domingo de la ysla Espaola de las yndias del
mar oceano, a tres de margo de mill e quinientos e qua-
renta e quatro aos. S. C. R. M.: Besa pies y manos este
humilde servidor, fray Alonso Burgales, provincial".
Y aqu, tambin, al final, la justicia triunf.
No fueron molestados ya ms los dominicos. En su po-
der permaneci la hacienda donada por Roldn y de los











M. DE J. TRONCOSO. DE LA CONCHA


frutos de ella se aprovecharon hasta los ltimos aos de la
centuria dcima-octava, en que por consecuencia del funes-
to Tratado de Basilea con que Godoy nos pas al poder de
Francia, se retiraron los padres predicadores, al igual que
levantaron de aqu sus tiendas las otras rdenes monsticas.

IV

El por qu y cmo volvi al redil fray Alonso de Es-
pinar, la oveja a quien descarriaron los seores de La Es-
paola, pinta la santa exaltacin de fray Antn de Montesi-
nos y la mansedumbre de corazn del franciscano.
El padre Las Casas describe la escena en su Historia
General de las Indias.
En aquel tiempo la corte espaola del emperador y rey
don Carlos tena por sede a Burgos. Fray Antn haba lo-
grado verle, no porque el monarca hubiese consentido en
ello, que, para evitarlo, los valedores de los potentados de
la isla se haban cuidado de mantenerle interceptados al
dominico los caminos que a la presencia de don Carlos hu-
bieran podido conducirle, sino porque, con el valor que
Dios le haba dado para servicio y beneficio de la huma-
nidad perseguida, se introdujo de improviso en la cmara
regia y cuando los cortesanos quisieron evitar llegase a las
gradas del trono del csar ya era tarde.
Mas no es ste el caso que quiero recorder ahora, sino
el del encuentro entire el franciscano y el dominico, de que
result triunfador el segundo, segn convena y correspon-
da a su causa.
Dice fray Bartolom que el padre Montesinos haba
querido hablar con el de Espinar. Las circunstancias sin
embargo no le haban sido propicias. Propsose conseguir-
lo y "acord de ir un da a Sant Francisco y esperar a la
portera que saliese el dicho padre fray Alonso para ir a la
junta (de telogos que conocan de la controversial) de
quien, como se ha dicho, se hacan grande caudal, como ni











NARRACIONES DOMINICANAS


del derecho ni del hecho supiese nada para aprovechar, pues-
to que pudiera bien testificar muchas y grandes tiranas, y
crueldades, y obras inhumanas, que l y, yo (fray Barto-
lom) que esto escribo vimos juntamente, en destruccin,
de las gentes de esta isla, perpetrar. Saliendo, pues, del
monasterio de Sant Francisco el padre fray Alonso, llegse
a l el padre fray Antonio Montesinos y dijo que le quera
hablar; parse a oille, y el padre fray Antonio hcele una
vehemente y cominatoria pltica, dicindole con vehemen-
cia como l sola predicar: "Vos, padre, habis de llevar
desta vida ms deste hbito andrajoso lleno de piojos que a
cuestas trais? Vos buscis otros bienes ms de servir a.
Dios? Por qu os enfuscis con estos tiranos? Vos no
veis que os han tomado por cabeza de lobo, para en sus
tiranas se sustentar? Por qu sois contra aquellos indios.
desamparados? En esto les pagis los sudores de que, has-
ta agora, vos y vuestros frailes habis comido? Vos no
habis visto mejor que yo las detestables crueldades que en:
las injustas guerras contra ellos han cometido, en las cua-
les os habis present hallado? No sabis y habis visto,
y no dudis que hoy y cada da los matan en la minas y en.
los otros trabajos, con tanto olvido de humanidad, que a
las mismas bestias no pueden peor tratar? Y pluguiese a.
Dios que como a sus bestias los tractasen! Por qu, padre,
queris perder tantos aos que habis trado a cuestas ese h-
bito, en tanta penitencia y religion, por cosa que no echis en
vuestra bolsa nada, sino por agradar, yendo los ojos cerrados,
a los que no se hartan de beber sangre humana, no viendo
el dao tan manifiesto que hacis a aquellos desventura-
dos, sin persona viviente que vuelva por ellos, haciendo obra.
como hacis tan contra justicia y caridad?". Estas y otras
muchas palabras le dijo, con las cuales le hizo temblar las
carnes"... Fray Alonso, tornando sobre si (como en fin
fuese buen religioso y no pecase sino por ignorancia) dijo
al padre fray Antonio Montesino: "Padre: sea por amor de
Dios la caridad que me habis hecho en alumbrarme; yo











22 M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA

he andado engaado con estos seglares, ved vos lo que os
parece que yo haga, y as lo cumplir". Respondile: "Pa-
dre: que en todas vuestras obras pareceres y palabras de-
fendis desta y desta manera los indios, y siempre sea
contra esos pecadores espaoles, que sabis vos cuanto por
destruillos con sus codicias trabajan; y cuando se tractare
esto, responded esto, y cuando viredes cosa que convenga
-decirme, avisadlo que en la congregacin se tractaba, de
donde colega el padre Antonio lo que le convena nego-
ciar y avisar a alguno o algunos de los que haba que le
ayudaban, como era el doctor Palacios Rubios, y el licen-
-ciado Santiago, y el licenciado Sosa".
As escribi fray Bartolom de las Casas.
As volvi al redil la oveja descarriada.


















SANTA ROSA Y SANTO DOMINGO


Uno de los recuerdos ms gratos del pueblo domini-
cano es el de haber sido esta antigua Isla Espaola la tierra
'donde fu concebida Santa Rosa, la virgen de Lima, cria-
tura dilecta de Dios, que apacent en su corazn un amor
tan ardiente a la humanidad y cuyas virtudes son perfume,
encanto y gloria del hemisferio colombino.
Nuestro pueblo, feliz porque ninguno de Amrica le
lleva ventaja en glorias, vicisitudes, padecimientos en de-
fensa de su filiacin histrica y en la devocin a su tie-
rra y su libertad, ha tenido en cambio la desdicha, como
tal vez ningn otro de esta porcin del mundo, de que tim-
bres y preseas de los cuales se halla legtimamente orgu-
lloso sean preteridos, cuando no discutidos o negados. Se
nos quiere despojar de la primaca de nuestra vieja Uni-
versidad, invocando los mismos amaados arguments de
-que se sirvieron otrora los jesuitas para negarles a los
dominicos la gloria de haberla fundado por gracia de la
bula In Apostolatus culmine del papa Paulo III, del 28 de
octubre de 1538; se pretend hacer aparecer como una su-
perchera el providencial hallazgo de los restos de Coln,
no obstante que vivimos mostrndolos a todos cuantos quie-
ren verlos y hemos clamado en todos los tonos que nos so-
:netemos a cuales que sean las pruebas requeridas para
dejar establecida su identidad; se aspira a deslustrar la
pasmosa hazaa de don Juan Snchez Ramrez y los hom-
'bres de la campaa de expulsion de los franceses de 1808
y 1809, que le aseguraron a nuestro pueblo su estructura
histrica; se pretend asimismo deslustrar nuestro pasado











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


hacindonos aparecer como llamando en 1822 a los haitia-
nos para extender su dominio hacia esta tierra nuestra, ex-
cediendo los clculos del odiado Jean Pierre Boyer, que
por medio de la intimidacin, amenazando solapadamente
al pueblo dominicano, entonces inerme, con reproducir los.
crmenes perpetrados contra l por Toussaint, Dessalines y
Cristbal, obtuvo, con la mira de engaar a Espaa y a
Colombia, actos de aparente apelacin a su autoridad para
venir a poner a Santo Domingo en paz y a servirles de
amparo a los oprimidos (?), irrisoria concepcin de aquel
hombre, que hizo cuanto le fu dable para borrar nuestra
filiacin de pueblo hispano y rabiatamos a Hait; se le
niega a nuestra Catedral el histrico y bien ganado ttulo
de Primada de Amrica; se le atribuye la nacionalidad
cubana a nuestro dominicansimo Mximo Gmez, adalid de
las guerras de independencia de la heroica Cuba. Et sic
de coeteris.
No sabemos que se la haya negado a nuestra tierra la
dulce satisfaccin de haber sido en donde fuera concebida
la santa que uni a Amrica con el cielo; mas es lo cierto,
y-lo sensible que esta circunstancia apenas se menciona en
las biografas de la santa, omisin tanto ms injustificable
cuanto que a esa gestacin de su vida en Santo Domingo
es a la que se debe el haber sido Isabel el primitive nom-
bre de Santa Rosa.
Ella, en efecto, fu llamada Isabel en el bautismo.
Sus padres eran vecinos de Puerto Plata. Llambanse Gas-
par Flores y Mara de la Oliva. Hijos ambos de espaoles,
Gaspar naci en Puerto Rico (San Juan) y Mara en Lima.
Vivan al pie de la imponente montaa de Isabel de Torres.
Apenas es necesario recorder que esa majestuosa eminencia,
cuya hermosura deslumbr a Coln, fu denominada por
ste as en homenaje a Isabel la Catlica, la gran reina de
Castilla. Cuando el embarazo se hallaba muy avanzado, Gas-
par Flores y Mara de la Oliva decidieron ir a fijar su re-
pidencia en el Per. El hecho de ser la madre native del











NARRACIONES DOMINICANAS


antiguo reino de los incas parece revelar que de all vi-
nieron a Santo Domingo, donde probablemente no les fu-
tan bien como hubiesen querido. Lo cierto es que salieron.
de Puerto Plata, ya encinta Mara, y, segn la tradicin,.
se trasladaron a la ciudad de Santo Domingo, en la cual
ocuparon una casa de la calle de los Plateros (ahora Ar-
zobispo Merio) (*).
Nuestro historiador Del Monte Tejada, al recoger la
tradicin, dice que los padres de Santa Rosa se embarcarone
junto con el cuerpo expedicionario que correspondiendo a
solicitudes urgentes de Francisco de Pizarro le envi des-
de Santo Domingo el ilustrsimo seor Alonso Lpez de
Fuenmayor, arzobispo president de la Real Audiencia, go-
bernador y capitn general de la Isla Espaola, al frreo.
conquistador del Per, al mando de su hermano Diego de
Fuenmayor. Hay, sin embargo, error en sto, pues que el
.eor de Fuenmayor falleci en el ao de 1551 y el naci-
miento de Santa Rosa ocurri en Lima en 1586, segn unos-
el 20 y de acuerdo con otros el 30 de abril.
Si en vez de Isabel se le conoci en su vida y luego,
en la posteridad con el nombre de Rosa, fu porque con
ste la confirm el santo arzobispo de Lima Toribio de-
Mogrovejo, quien, en presencia de la sin par belleza de-
la criatura llevada a su presencia para administrarle el
segundo de los sacramentos, exclam, segn la tradicin
de nuestros antepasados: "Qu linda! Parece una rosa!"
y no obstante habrsele advertido que en el bautismo se-
le haba dado por nombre Isabel, replic:
-"Pues yo la llamar Rosa".
Isabel, como queda dicho arriba, fu sin embargo el
nombre original de la santa y ste se debi al recuerdo que-
de la enhiesta Isabel de Torres, a cuyas faldas tal vez cun

(*) Esa casa, segn decan nuestros antepasados, es la mar-
cada ahora con el nmero 42 en la calle del Arzobispo Merifio,
que perteneci un tiempo a don Marcos Polanco y ahora a don
Manuel de J. Tejera Peignand.











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


plcidos fueron sus das, quisieron hacer Gaspar Flores y
Mara de la Oliva.
Es de notarse cmo, o porque una voluntad de lo alto
viniera disponindolo as, o porque la serfica nia supiese
-cun ligada se hallaba la formacin de su ser el recuerdo
d Domingo que por La Espaola, su vida estuvo vinculada
.al patriarca fundador de la Orden de Predicadores.
A los veinte aos de edad, despus de una infancia y
.adolescencia en que vivi consagrada al amor de Dios, re-
solvi ingresar en la Orden Dominicana, mas no existiendo
en Lima convento de clarisas, que forman la segunda orden,
se hizo terciaria de Santo Domingo. Ya antes, en un xtasis
-de uncin cristiana, haba celebrado sus desposorios msti-
-cos con el Salvador, un domingo de Ramos, en la iglesia de
.Santo Domingo, de la capital del virreinato.
Al nombre de Rosa que le fu asignado por el arzo-
bispo Mogrovejo ella agreg el de Santa.Mara.
A los treintin aos, el alma de Rosa vol al cielo.
Su cuerpo, que por la vida contemplative y por las ma-
ceraciones a que se someti, se haba desmedrado horrible-
mente, se transfigur al morir, para recuperar su antigua
belleza. Todo Lima acudi a contemplar aquella maravilla
y a rendir homenaje de amor y admiracin a la virgen pu-
rsima que fu galardn y encanto de la Ciudad de los
Reyes. Trasladado a la iglesia de Santo Domingo fu ne-
cesaria una orden del virrey para que los guardias de ste
lo protegiesen del torrente popular que acuda a buscar re-
liquias de la santa.
Pocos casos registra el santoral en que el process de
santificacin se haya verificado en tiempo tan corto: Rosa
muri el da 24 de agosto de 1617, su beatificacin fuL
proclamada el 12 de febrero de 1668 y su canonizacin el
12 abril de 1671.
Por causes accidentales, el papa Clemente IX se ha-
llaba retirado en el Convento dominicao de Santa Sabina











NARRACIONES DOMINICANAS 27

-cuando expidi su clebre bula "Sanctae Matris", por me-
-dio de la cual se reconoci la bienaventuranza de Rosa de
Santa Mara.
Designios de la Providencia.


















LA VIRGEN DE LAS MERCEDES Y LOS DOMINICANOS

1. El terremoto de 1614 y el patranato.

Entre las advocaciones de la Santsima Virgen ninguna
se halla tan ligada a las tradiciones del pueblo dominicano
.como la de Nuestra Seora de las Mercedes.
Ya desde 1495, en los primeros das de la conquista,
lo que podramos llamar la gestacin de la comunidad his-
pana de esta isla, empieza a invocarse el nombre de ella,
*cuando los soldados conducidos por el mismo Almirante
Descubridor, bajo la influencia de la palabra mstica, al
par de exaltada, del mercedario Juan Infante, afirman ha-
ber visto a la Madre de las Mercedes, resplandeciente, en
medio de una luz desconocida y suave, sobre el brazo de-
recho de la cruz mandada plantar por el Almirante en li
alto del Cerro, llamado desde entonces el Santo Cerro, que
le serva de palenque, protegindolos de las embestidas de
los indios acaudillados por el cacique Maniocatex, quienes
haban intentado en vano destruir por medio de sus fle-
chas y del fuego la sagrada ensea de la redencin huma-
na y fueron finalmente dispersados por la intercesin divi-
na, que as favoreca a los espaoles en contra de los indios.
Pero cuando la veneracin de ese ttulo de la Virgen alcan-
za su apogeo en los pasados tiempos, y se le invoca bajo
aqul como la protectora del pueblo de la isla Espaola,
es en 1614, ao en que un terremoto sacude la ciudad de
Santo Domingo y durante cuarenta das continues mantie-
ne en estado de pnico a la poblacin, la cual consider
salvada por milagro su existencia a cada instant que trans-











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


curre. Fray Gabriel Tllez, o para recordarlo mejor, Tirso.
de Molina, el prncipe del gay saber, que hizo vida claus-
tral de monje mercedario en Santo Domingo, escribi en
su "Historia General de la Merced" que el terremoto se-
sinti en 1617. Tomndolo de l, probablemente, nuestro
historiador Del Monte y Tejada, lo seala tambin como
el ao del cataclismo. Fray Cipriano de Utrera observa, sin-
embargo, en sus "Dilucidaciones Histricas", que el famo-
so fraile poeta escribi su "Historia" much tiempo despus
de haber regresado a Espaa, indicando as que la memorial.
no le ayud bastante para recorder con exactitud el ao del
triste suceso. Apyase en el testimonio del licenciado Luis,
Jernimo de Alcocer, natural y vecino de la capital de La
Espaola, mayordomo y professor del Seminario en 1627,
quien por haber estado y haber seguido residiendo en la
ciudad, tiene mejores razones en su abono para que inspire
confianza la felicidad de su memorial.
En efecto, en la Relacin de la Isla Espaola por Al-
cocer, de que ha formado, anotado y publicado en 1942,
junto con otras Relaciones, un volume interesantsimo el
licenciado Emilio Rodrguez Demorizi, se lee: "La imagen
de Nuestra Seora de las Mercedes que est en el Convento.
de esta Orden ha obrado Dios por ella muchos milagros.
particularmente en el ao de 1614 en un gran temblor que
hubo en esta ciudad de Santo Domingo; vspera de su fiesta.
de la Natividad experimentaron el divino favor y sucedie-
ron algunas maravillas, por donde esta ciudad la eligi por
su patrona y abogada contra este trabajo de los terremotos.
que suceden algunos aos y votaron de hacer su fiesta en
ocho de septiembre cada ao, como lo hacen; tinese grand:
devocin con esta santa imagen y acuden a ella en sus tra--
bajos y la ciudad la saca en procesin, para alcanzar de
Dios sus misericordias, como lo experimentan en otras oca-
siones".
La tradicin constant es que cuando vieron en peli-
gro su vida por lo repetido de los temblores, los habitantes,











NARRACIONES DOMINICANAS


de la ciudad corrieron a guarecerse bajo las naves del tem-
plo y los techos del Convento de las Mercedes y no solo se
mantuvieron indemnes uno y otro edificio (contiguos el
uno del otro) sino que habindose decidido hacer una pe-
nitencia general, la Virgen, cuyo rostro haba aparecidos
muy triste a las miradas del pueblo en los das anteriores,
mostr desde ese moment, noche del 7 de setiembre, vs-
pera de la Natividad, un rostro radiante de gozo, y al si-
guiente, y de ah en adelante, ya no tembl ms la tierra.
De todos estos hechos se form expediente en el cual
participaron la Cunia y la Real Audiencia, y, como con-
clusin final, este ilustre organismo de gobierno, justicia y
cancillera, el siguiente ao, 1615, declar a Nuestra Se-
ora de las Mercedes patrona de la ciudad y la isla.
Era entonces president, gobernador y capitn general
don Diego Gmez de Sandoval.


II. Las Mercedes y la Altagracia.

La tradicin popular registra muchos milagros atribui-
dos a la intercesin de la Virgen de las Mercedes en bene-
ficio de quienes imploraban sus auxilios. Uno de ellos,
muy notable, es el de various pescadores, todos peninsulares,
antiguos vividores de la isla Espaola, donde haban sabido
de la fama de "muy miraculosa" de que esta excelsa se-
ora gozaba y quienes, en medio de una tormenta terrible
en las costas de Canarias, la invocaron y ofrecieron venir
a donde ella estaba, andando de rodillas, desde el desem-
barcadero hasta el templo de las Mercedes, fuera cual fuese
el lugar del planet adonde arribara su pequea nave, em-
pujada en aquel moment aciago por la furia de las olas;
apenas dicho lo cual se calm la tormenta y poco despus
se les apareci una tierra que, con ojos asombrados, y con
el corazn latindole de emocin muy intense reconocieron
ser la capital de la isla, en donde se desembarcaron y cum-










M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


jpliendo lo prometido fueron desde la orilla del ro hasta el
templo, caminando segn haban prometido, y depositaron
-como ex voto la barquilla a cuyo bordo haban pasado aque-
lla terrible prueba. La barquilla, con su vela, permaneci en
la iglesia de las Mercedes hasta que, en una de las tantas
-calamidades padecidas por la isla, desaparecieron.
Pero cuando vuelve a sonar fuertemente el santo nom-
_bre de la Virgen, confundidas las Divinas Mercedes y la
.Alta Gracia de Dios, es en 1691, al reirse la batalla de
.Sabana Real, o del Limonal, o de la Limonade.
Los antiguos bucaneros, ya colonos franceses por el
.apoyo recibido de su rey Luis XIV, haban invadido en
1689 el interior de la isla, viniendo desde La Tortuga y
,el norte de La Espaola, y bajo la conduct de su jefe De-
lisle, se apoderaron de Santiago de los Caballeros, la cual
.saquearon y medio destruyeron. En busca del desquite y
:para tratar de deshacer el ncleo formado en aquella ad-
yacente y las costa prxima, fuente y origen de todas las
-calamidades sufridas en el decurso de su vida por la agru-
pacin hispana de Santo Domingo, desde los tiempos colo-
niales hasta los de la Repblica, el gobernador y capitn
.general don Ignacio Caro, almirante real de la flota de
Barlovento, organize, tiempo despus, una column com-
-puesta de todas las armas, cuyo mando, como cabo princi-
pal y general, encomend al maestre de campo don Fran-
-cisco de Segura Sandoval y Castillo.
El 21 de enero de aquel ao de 1691, este ejrcito se
hall frente a frente del francs salido a su encuentro en
la sabana antes dicha. Nuestros libros de historic la llaman
Real o de la Limonade. Los documents antiguos la de-
nominan del Limonal. En las no muy numerosas huestes
de peninsulares y nativos, principalmente de estos lti-
-mos, habalos de todas parties del norte y el sur de la isla.
El choque entire una y otra fuerza fu desastroso para
los galos. En el sitio donde se empe la batalla quedaron
habatidos por la muerte el gobernador del agrupamiento










NARRACIONES DOMINICANAS


francs, seor de Cussy, el teniente del rey seor de Frant-
iay, el consejero del rey y capitn Marchand, el capitn de
-caballera Remoussin, el caballero de Buterval y otros hom-
bres de pro del servicio del "Rey Sol" en su naciente con-
quista.
El combat haba sido reido bajo la invocacin de
Nuestra Seora de las Mercedes. En la Relacin de Carlos
de Sigenza y Gngora, impresa en Mxico en 1691, que
lleva por ttulo "Trofeo de la Justicia Espaola en el Cas-
tigo de la Alevosa francesa" y cuya difusin, por medio
de su volume de Relaciones Histricas, debemos en estos
tiempos a Emilio Rodrguez Demorizi, se lee: "Dise el
-cuerno derecho a las compaas de Santiago y el izquierdo
a las de Azua, y otros lugares, y quedaron volantes las tro-
pas de norte y sur, con orden de que en dndolo a los lan-
_zeros la orden de acometer, rompiesen ellos los costados
.al enemigo, y que con vigilancia estuviesen prontas en el
intern al mayor peligro. En el cuerpo de la batalla estaba
un lienzo con la imagen sagrada de Nuestra Seora de la
:Merced y all la persona del General, y estandarte real; y
:la de el Maestre de campo, y los capitanes se pasaron a
hacer frente a los mosqueteros, para animarlos" (Tex-
tual).
Mas he aqu que mientras por mandato del caudillo
.espaol la Virgen de las Mercedes presida la sangrienta
funcin de armas, el nombre y la proteccin de la Seora
,de la Alta Gracia eran invocados por los soldados llevados
de la parte oriental de la isla y que, como los de las otras
regions, haban sido convocados para ir a combatir al ene-
migo francs, cuya penetracin haba ido hacindose cada
"vez ms fuerte e intolerable.
La vspera del combat, higeyanos y seibanos, pros-
ternados ante la mental presencia de la Reina de los Cielos,
el corazn puesto en Dios y en la defense de la gran patria
-espaola, elevaron su ruego a la Madre Altsima para que
-con su Gracia los ayudase a salir airosos y triunfantes en











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


la liza que dentro de algunas horas se iba a trabar entre-
los bandos combatientes.
La plegaria de los soldados orientales conmovi a toda-
la tropa que la escuchaba y peninsulares as como nativos-
del septentrin y medioda de la isla se les juntaron para
impregnar de su uncin el espritu y de su palabra in-
genua los labios.
Y as, la splica a la Altagracia para que ayudase-
a las armas espaolas a granjearse la victoria se convirti-
en clamor unnime de las mesnadas conducidas por Segura.
La batalla fu ganada. No entro en detalles, que las
pginas de nuestra historic han conservado con amoroso.
inters y son causa hoy nostrae letitiae.
De aquella double invocacin (quiero referirme a esto
solo) sali fortalecida la fe en la Madre de las Mercedes-
y principi a tener por mbitos los de toda la isla el culto-
a la de la Altagracia.
Por la primera vez en 1692, y desde -entonces, el da-
que se le consagr, asignndoselo como propio, en vez del
comn del 15 de agosto, fu el 21 de enero. Un decreto.
del arzobispo Isidoro Rodrguez y Lorenzo, que Fray Ci-
priano de Utrera en sus "Dilucidaciones Histricas" presu-
me anterior al ao de 1776, lo hace constar as y lo lleva
al conocimiento de "todos los fieles cristianos estantes y ha-
bitantes" del arzobispado.
Ese mismo document contiene la referencia de "un
machete que llevaron los vencedores y por memorial se
conserve an en el da en el propio Santuario de Nuestrat
Seora inmediato al altar mayor".
"Del machete -escribi Fray Cipriano- que por dos,
siglos continues estuvo en el altar de la Virgen, no hay entire
vivos quien tenga memorial, ni de su paradero. Quizs fue-
ra quitado en los das de la dominacin francesa, si antes.
no fueron los haitianos de Toussaint quienes lo separaroin
del altar".











NARRACIONES DOMINICANAS


Oh coincidencia! El da 21 de enero de 1692, cuan-
do se cumpla y era celebrado el primer aniversario de la
accin de la Sabana Real, el maestre de campo don Fran-
cisco de Segura Sandoval y Castillo, el primer hroe de la
batalla, era llamado por Dios y su cuerpo reciba cristiana
sepultura en el monasterio de San Francisco.


III. La Virgen detiene a Toussaint.

Corren los aciagos das del ao 1801. Toussaint Lou-
verture ha invadido a Santo Domingo arrogndose, contra
el querer de Francia, la calidad de ejecutor del Tratado
de Basilea del 22 de julio de 1795, por cuyas clusulas ha-
ba cedido Espaa a esa potencia la porcin espaola de la
isla. En el xodo provocado por este desdichado aconteci-
miento, bajo el pnico producido por la aproximacin de
los atropamientos que forman los manumisos de la parte
francesa, sin medios con que oponer resistencia, numerosas
families dominicanas, vstagos de los primeros pobladores
espaoles, han ido a plantar su tienda en Cuba, Puerto Ri-
co, Venezuela, Mxico. Entre los que han abandonado sus
lares figuran personas conspicuas pertenecientes a los Fer-
nndez de Castro, Del Monte, Angulo, Campuzano, Pepn,
Savin, Sterling, Pichardo, Arredondo, Salcedo, Corona-
do, Nez y otros.
La invasion produjo sorpresa y estupor. Confibase an
en que Espaa provocara y. obtendra una revision del pac-
to de Basilea en las disposiciones tocantes a Santo Domin-
go. Nadie imaginaba, por otro lado, que alguien que no
representase genuinamente a Francia pudiera venir a ejer-
cer la autoridad de sta en su nueva pertenencia.
En presencia de la hostilidad sorda o no reprimida
con que los habitantes le reciben y de la cual son partcipes
cuantos elements componen la poblacin, sin distinciones
raciales o sociales, el resentimiento de Toussaint no tarda











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


en manifestarse. Ha querido por medio de promesas con-
tener el xodo; luego ha pasado a la intimidacin. La clera
no le cabe ya dentro del pecho. Sus instintos malvados,
apenas disimulados por la necesidad en que se halla de
aparecer como el ejecutor pacfico de un tratado que puso
en paz a Espaa y Francia, le estn aconsejando obrar con
mano despiadada.
-Hay que escarmentar a estos espaoles -le dice a
su hermano Paul. Hasta ahora he tratado de atraerlos a
mi camino. Si no procedemos como nos conviene, maana
sern auxiliares de los franceses o de los espaoles euro-
peos y mis planes se trastornarn. "Tous sont des ennemis",
terminal diciendo.
Al da siguiente, sin embargo, dirgese a la Catedral,
en moments en que sabe, por informaciones de sus agen-
tes, se hallan muchos fieles orando en ella, require al
prroco descubrir a Jess Sacramentado, hace colocar la
hostia en el viril, dobla ambas rodillas en tierra, las manos
entrecruzadas en el pecho, y salmodia el Tantum ergo.
A medio da oficiales de sus tropas que le acompa-
aron al templo le informan hdber visto sonrisas sarcs-
ticas en el rostro de unas "mamisselles" (muchachas) cuan-
do l estaba arrodillado delante de la custodia. Un official
superior le denuncia que "trua soldat nuar pa" (tres
soldados negros espaoles) le han dado la espalda para no
saludarlo.
Toussaint le ha respondido:
-"Aprs nous verrons"...
Desde ese moment Toussaint se ha mostrado sombro.
Ha rehusado recibir visits, an de sus altos oficiales. Tan-
to l como su hermano Paul Louverture, a quien ha hecho
gobernador-del Departamento del Ozama, se han instalado
en la que acababa de ser residencia de los capitanes gene-
rales espaoles. Al servirse la comida su plato permanece
sin tocar. Cuando los otros comensales terminan lleva a
Paul a una habitacin apartada y le comunica la resolucin











NARRACIONES DOMINICANAS


que acaba de tomar. Pasar a cuchillo a toda la poblacin.
"Tous sont des ennemis", repite. Tiene que baar en san-
gre a estos puercos espaoles y eso lo har al otro da. Paul
Louverture no oculta su consternacin. Los sentimientos de
ste difieren much de los de Toussaint. Trata de disuadir-
le, de volver la calma a su espritu. "Cuando los habitantes
de Santo Domingo se persuadan de sus buenas intenciones,
toda malquerencia cesar".
Esfuerzo vano. Desde ese instant Toussaint empieza
a dictar medidas encaminadas a realizar su siniestro pro-
psito. Dirigese a La Fuerza a ponerse al habla con Jean
Phillippe Daut, jefe de las tropas que guarnecen la plaza.
Paul va a confiarle en seguida a Anne, su consorte,
la terrible resolucin que su hermano le ha dado a cono-
cer. Ella se consterna a su vez.
-"Mon Dieu! mon Dieu!", exclama.
Qu hacer para alejar de la mente de Toussaint esa
idea infernal? qu hacer, santo Dios?
Paul le ha dicho que solo una intervencin divina po-
dra detener a Toussaint en la ejecucin del designio que'
lo obsede.
En los das que lleva en Santo Domingo ha podido dar-
se cuenta de la veneracin que los habitantes profesan a
Nuestra Seora de las Mercedes y de los milagros que ella
ha obrado.
En un aposento de la casa ha visto una imagen suya,
ante la cual va a prosternarse. Desde ese moment y du-
rante toda la tarde y la noche permanece en actitud orante
ante la excelsa madre.
La ltimas horas del sol traen a los habitantes de la
capital un motivo de alarma y ansiedad. Poco despus de
las cinco un bando del general en jefe, ledo de esquina en
esquina, con acompaamiento de pfanos y tambores, los
convoca a todos para reunirse a las siete de la maana si-
guiente en la Plaza de Armas. No hay excepciones. Pre-
smese que solo una manifiesta imposibilidad podra ser-











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


vir de excusa para no hallarse present en ese sitio a la
hora exigida. En todos los hogares hace presa la inquietud.
Las reflexiones en general conducen a predicciones lgubres.
Poco despus de la prima noche principia a circular
un rumor siniestro: Toussaint ha decretado el degello ge-
neral.
Antes de las siete del nuevo da un cordn de caballe-
ra, los sables desenvainados, rodea la plaza; oficiales y
sargentos de infantera van situando, conforme a un orden
trazado, en diferentes lugares y por grupos separados a los
hombres, las mujeres y los nios. Un sol magnfico esplen-
de sobre la ciudad. Cuando ya cada cual ha ocupado su
puesto, de pies todo el mundo, hace su aparicin Toussaint
Louverture, el general en jefe. Redobles de-tambores y so-
nes de pfanos lo saludan.
-"Present vos arme!" -manda el coronel Jean
Phillippe Daut.
Toussaint sube a una tarima que ha hecho preparar.
Con voz tonante y expresiones enfticas proclama que to-
dos los hombres nacen y deben vivir libres y declara, en
consecuencia, abolida la esclavitud en esta porcin del
mundo que ha ocupado a nombre de la Repblica Francesa.
Silencio glacial. Pasados unos moments, se oyen v-
tores aislados. Entre la multitud congregada en la Plaza
de Armas encuntranse numerosos esclavos. Parecera que
no han entendido a Toussaint o que ellos, para quienes la
condicin servil no exista sino como un vnculo familiar
entire servidor y servido, pensaran si es ahora cuando, junto
con sus amos, van a quedar constituidos en esclavos de
Toussaint y sus tenientes. La actitud de ellos es, por lo me-
nos, de indiferencia.
El neo-caudillo desciende de la tarima, la improvisada
tribune, mira altaneramente de un lado a otro; se dirige
al sitio en donde han sido agrupadas las mujeres. Sabe que
no hay all francesas, sino dominicanas espaolas. Quiere
tal vez cerciorarse de si figuran entire las presents algunas











NARRACIONES DOMINICANAS


-fugitivas de la parte occidental de la isla. Con el baston-
-.cito de su grado military que lleva en la mano derecha va
,tocndolas sin ningn respeto a la decencia o el pudor.
Algunas palidecen, otras contienen a duras penas las l-
.grimas. Va preguntando.
-"Francaise ou espagnole?"
La operacin parece divertirlo.
De improviso, una dama de elegant porte, a quien ha
-alcanzado con el bastoncito afrentoso, se ha erguido, el
-ostro encendido por la sangre, y con ademn altivo ha
exclamado:
-Atrevido! Aprenda modales para que sepa tratar
.a las mujeres espaolas!
Es una seorita, Dominga Nez, descendiente de una
de las ms antiguas families de la isla, sobrina del doctor
.Jos Nez, den del Cabildo Catedral, y prima del que
despus ser el independizador de Santo Domingo, quien
.as ha hablado.
Toussaint ha odo bien. La forzada sonrisa con que
-acompaaba sus interrogaciones se ha trocado en una apre-
tura de labios. Con ojos vidriados por la clera mira a la
que as le increpa. Se limita, sin embargo, a exclamar en
~tono que quiere hacer irnico:
-Oh! oh!
Incontinenti da con violent gesto la espalda y sube
Sde nuevo a la tarima. Jean Phillippe le sigue nerviosamente
-con la vista. Algo espera. La muchedumbre, sobrecogida,
presa de escalofro, como si presintiese llegado su postrer
instant, inevitable ahora despus que doa Dominga N-
6-ez se ha encarado as con el invasor, va con sus ojos de
_Louverture a Daut y a cada uno de los oficiales que se ha-
llan rodeando a ste, sable en mano. Dirase que aguardan
una seal fatdica.
De sbito un nublado que se ha alzado del Este os-
curece el Sol; rfagas de aire caliente azotan los rostros;
-truenos que parecen salir del vientre de la tierra expanded











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


su ruido dentro del cuadriltero de la plaza, dando la:
sensacin de que vienen impelidos hacia ah y no encuen-
tran salida. Solo un pequeo espacio de la comba celeste,
en el cenit, ha permanecido azul y cual si lo rodease unm
halo de luz solar.
En todos los circunstantes prende su garra el pavor..
Desde lo alto del entablado, Toussaint mira al cielo,
moviendo sus ojos de oriented a occidente. Los detiene en
el punto luminoso formado en lo alto del firmamento. Sus-
ojos se mueven al impulso de violentos guios de los pr-
pados. Cirralos como si hubiese experimentado repentina-
ceguera. Despus de permanecer as various segundos los.
abre de nuevo y, extendiendo los brazos hacia la multitud,.
grita:
-"Allez! allez!"
Jean Philippe Daut y sus ayudantes repiten como un.
eco:
-"iAllez! allez!"
A poco, la Plaza de Armas queda desierta.
Las tropas emprenden la march de retorno a La Fuer-
za.
El cielo se despeja como por encanto.
Seguido de sus adecanes vase Toussaint para la casa.
donde ha establecido su residencia y oficina. Paul, que le
aguarda lleno de ansiedad nerviosa, sale a encontrarlo. El
tono de la voz de Toussaint revela una agitacin muy gran-
de en su nimo. La mujer de Paul, que se ha acercado-
sigilosamente a la habitacin donde marido y cuado se
hallan, ha escuchado a Toussaint cuando, relatndole a su
hermano lo ocurrido en la plaza, le dice que en el instante-
mismo en que iba a ordenar pasar a cuchillo a la poblacin,
para castigar su insolencia, una luz bajada de lo alto lo
forz a mirar al cielo y en medio de un vivsimo resplan-
dor vi a una dama toda vestida de color blanco, radiante,
con las manos como en suplicante actitud y ojos compa-
sivos. ..











NARRACIONES DOMINICANAS 41

-"iElle tait Notre Dame! Je l'ai vue! Je l'ai vue!"
-termina Toussaint diciendo. "Elle tait Notre Dame!"
La mujer de Paul Louverture desahoga su pecho con
un profundo suspiro.
Vuelve luego al aposento de una de cuyas paredes pen-
de la image de Nuestra Seora de las Mercedes, abre los
brazos en cruz enfrente de sta y exclama, conmovida:
-Gracias! Gracias!























LOS MARTIRES DOMINICOS


En unas toscas tablillas adheridas a la pared cada dos
-cuadras en la calle que va del antiguo edificio de la Ter-
dominicana, se lea hasta el ao de 1894 esta palabra en
caracteres azules sobre fondo blanco:
MARTIRES
Esos letreros, de tiempo en tiempo retocados, databan
-del ao de 1857, en que un acuerdo del Consejo Municipal
haba ordenado colocarlos como nombre official de aque-
:lla calle.
El por qu de ese nombre es lo que vamos a ver en
:seguida.
I

El da 10 de enero de 1586 empez para los mora-
.dores de la ciudad de Santo Domingo uno de los perodos
ms calamitosos de aquella poca. A las ocho de la ma-
fiana el patrn de una balandra llegada de la costa se aper.
son en el palacio del president don Cristbal de Ovalle,
gobernador de esta Isla Espaola de la Mar Ocano de In-
tdias por mandato de la Sacra Cesrea Majestad Catlica
.de don Felipe II, y anunci que el da anterior haba visto
fondeadas delante de la isla de Santa Catalina diez y siete
-naves. De d venan y qu hacan all eran cosas que el
-costero marino ignoraba.
La noticia traspuso las puertas del palacio y se di-
:fundi por el pueblo. A poco, los ojos escrutadores de los











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


vecinos que haban acudido a los batiportes vieron surgir
por detrs de la Punta de Caucedo una embarcacin, el trin-
quete desplegado, y luego otra y otra, hasta completar seis.
Nada crea tanto en torno suyo el misterio como un
barco desconocido movindose en el horizonte.
Al presentarse aquellas naves la primera sensacin fu-
sa. Despus, cuando acudi a la memorial el recuerdo de
las depredaciones cometidas en los mares de Indias aos
atrs por los corsarios y pirates, el misterio s troc en
alarma.
Del pueblo la alarma pas a la nobleza. Los caballe-
ros furonse a la presidencia y declararon estar prestos a
la defense del rey y la repblica. Don Rodrigo Cid Lobos.
habl por ellos y dijo del deseo en que todos los gentiles
hombres ardan de ofrendar su vida si el caso era llegado.
El licenciado Ovalle pronunci sin embargo estas pa-
labras tranquilizadoras:
-Estaos en paz, ilustres caballeros fijosdalgo. Los se-
iores oidores e yo al igual que vos habemos estado veyendoa
las naos que vos habedes visto e non sentimos de temor al-
guno. Tenedes por cierto cual nosotros que estas naos soni
xaqueras e andan a la busca. E os damos nuestras gracias.
por cuan prestos habedes venidos a la defense del rey nues--
tro amo.
La calma volvi a los espritus. El seor president
saba lo que deca y a su palabra era menester atenerse.
Mas, si los caballeros participaron en seguida de ese-
optimismo y parte del pueblo tambin, no sucedi lo pro-
pio en algunos del gnero de los prudentes temerosos, quie-
nes, mientras los oficiales del rey se desentendan as de
la posibilidad de peligro, seguan creyendo que ste exis-
ta y no cesaron de estar espaciando sus miradas por el mar
desde los batiportes durante el da.
La noche cubri con su manto la villa y el temor vor-'
vi a hacer presa en todos los nimos, en los fuertes de igual
modo que en los. dbiles.











NARRACIONES DOMINICANAS


Las naos misteriosas seguan en tanto cruzando frente
al puerto.
A la media los movimientos de stas se fueron hacien-
-do ms y ms sospechosos. A la luz de la Luna, luna de
enero refulgente, pudo observarse, no haba duda, que se
acercaban a la costa. Un sonido de campanas, que vena de
las torres de los templos, rasg entonces los aires: eran los
monjes que tocaban a rebato. Ellos tambin haban estado
en vela y advertido la agresiva maniobra.
Al clamoreo de los bronces la ciudad entera corri
presurosa a las murallas.
Cuando la lumbre del Sol comenz a derramarse sobre
las aguas, los habitantes de Santo Domingo pudieron ya
contemplar, con ojos atnitos, diez y ocho naves que salien-
do del Levante, por la Punta Torrecilla, iban navegando en
march lenta hacia el Poniente. Ninguna enarbolaba ban-
dera. La ltima apareci por la Torrecilla cuando las pri-
-meras llegaban al extremo del puerto, frente al Matadero,
formando una como larga hilera de gaviotas que se desli-
.zaba con vuelo suave y majestuoso sobre el mar.
De moment la fila de las naos se rompi y mientras
unas prosiguieron el rumbo del Oeste otras se pusieron al
-pairo hasta former un ngulo, que acab por deshacerse,
quedando solamente sobre la superficie de las aguas una
blanca estelA que se extenda de uno a otro confn del
puerto.
El president gobernador haba participado de la alar-
ma del pueblo. Al desaparecer la ltima nave el optimism
volvi a apacentar su espritu.
-Andan a la busca; ya os lo haba dicho- fueron
sus palabras a los gentiles hombres que le hacan crculo.
La noche transcurri en calma.
Al amanecer del 12 noticias llegadas de Jaina conmo-
vieron en un estremecimiento nervioso la ciudad: dos la-
bradores haban sido portadores del aviso de que trece velas,
enarbolando bandera inglesa, haban dado fondo cerca de











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


la embocadura de aquel ro y de ellas se haban desem-
barcado setecientos soldados, los cuales hacan evidentes
preparativos para marchar sobre la ciudad.
La confusion que se produjo entonces fu espantosa.
Mientras los caballeros acudan presurosos a la busca de
sus armas y los pocos soldados y hombres de las milicias.
que haba en la plaza corran aceleradamente en direccin
a los cuarteles en solicitud de las rdenes de sus capitanes,
la gente de paz iba despavorida de un lado a otro, en tro-
pel de sexos y edades, y los conventos y casas se vaciaban
de ropas y de toda suerte de cosas manejables, sin que na-
die supiese en aquel moment a quien recurrir ni cual par-
tido tomar para evitar el peligro de que todos se sentan
amenazados.
En el nimo del president Ovalle el efecto causado por
la alarmante nueva fu terrible. El optimism cedi el lu-
gar al pnico y lo puso como petrificado. Intent hablar y
las contracciones impetuosas de su corazn se lo impidieron.
Un grupo de gentiles hombres se present en el pa-
lacio con don Rodrigo de Aybar a la cabeza.
-Qu disponedes, ilustrsimo seor president? ex-
clamaron.
Un castaeteo de dientes del licenciado Ovalle fu la
respuesta.
De la calle lleg en ese moment hasta l palacio un
ruido de voces que se fu haciendo distinto gradualmente.
Eran grupos de gentes que gritaban:
-Las naos a la vista! Las naos a la vista!
Las piernas le flaquearon y el licenciado Ovalle, ya
enloquecido de terror, abri los brazos como buscando un
sostn en el vaco. Un escribano de cmara corri a auxi-
liarlo y le sent en un taburete.
Despus de un rato de haber permanecido en esa po-
sicin se incorpor haciendo un gran esfuerzo, y de sus
labios, agitados por un incesante temblor, sali esta nica
palabra:










NARRACIONES DOMINICANAS


-Huyamos!
Unos moments ms tarde la ciudad era abandonada
atropelladamente.
II
El ataque a Santo Domingo era parte de un plan con-
cebido por Isabel de Inglaterra, la terrible hija de Enri-
que VIII y Ana Bolena, para destruir el podero de Espaa
en el Nuevo Mundo, y su ejecucin haba sido encomendada
al famoso almirante y corsario sir Francis Drake, tan mal-
vado como valiente segn unos; tan valiente como inteli-
gente, noble y generoso segn otros.
Por la mente del audaz marino no haba pasado sin
embargo, esto es seguro, el pensamiento de que a tan poca
costa hubiese podido llevar a cabo feliz aquella empresa.
Muy sabedor era l, por dura experiencia, de cun recia-
mente tena que habrselas el leopardo britnico para con-
tender con el len de Castilla...
Cuando la ciudad fu ocupada por las tropas ingleses
bajo el mando del general Cartiell, una triste soledad de
muerte reinaba por todos los mbitos. Veanse tan solo por
doquiera los despojos de los fugitivos, quienes en su desor-
denada carrera haban dejado abandonada en la va pblica
una abigarrada multitud de objetos.
Palacios, conventos, hospicios, casas, todo estaba desier-
to. Solamente en un lugar se respiraba vida: en el conven-
to de los frailes dominicos. A la hora de la desbandada se
haba sumado a la muchedumbre la mayor parte de stos.
Hubo dos no obstante que permanecieron en su santa casa,
an a trueque de arrostrar las agresiones de los soldados
de la sanguinaria reina inglesa.
Sir Francis Drake estableci su cuartel general en una
de las casas seoriales de la calle de Las Damas. All, junto
al pabelln britnico, fu puesto a flamear su estandarte
de caballero, que en campo azul ostentaba el globo terr-
queo con la divisa, TU PRIMUS CIRCUMDEDISTI ME, evocadora
del clebre viaje en que l di la vuelta al mundo, y la le-










M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


yenda DIVINO AUXILIO. Das despus el cuartel general fu
trasladado a la Catedral Metropolitana.
A falta de enemigos que combatir se organize el sa-
queo; todo cuanto no poda ser robado era destruido. Las
estatuas de bronce de los cuatros Evangelistas que exorna
ban el frontispicio de la Metropolitana fueron conducidas
a una de las naos; el archivo del Cabildo entregado a las
llamas. Avida de robo la soldadesca no respetaba nada;
ac entraba a saco en una iglesia, all descerrajaba un pa-
lacio, acull violaba un monasterio.
El turn haba de llegar y lleg para el Convento de
Santo Domingo. Una turba de corsarios se present a sus
puertas.
Los dos monjes oraban en el templo ante el altar del
Sacramento.
A golpes de hacha, la ms pequea de las puertas del
costado norte de la iglesia fu derribada. La repercusin
de los golpes lleg hasta los dominicos a la manera de un
aparcibimiento aciago. Permanecieron, sin embargo, en ac-
titud orante.
Los corsarios penetraron en el templo. A la vista de los
dominicos quedaron sorprendidos: eran los primeros series
vivos que hallaban a su paso en la ciudad abandonada.
La sorpresa fu despus cambiada en burla. Reme-
dando la postura de los religiosos los corsarios doblaron
las rodillas e inclinaron la cabeza, para lanzar en seguida,
mientras se ponan de nuevo en pies, una carcajada satni-
ca que el eco repiti de un extremo a otro de la nave.
Uno de los asaltantes, el que pareca ser el conductor
de la turba, se abalanz entonces sobre el altar e introdu-
ciendo su lanza por entire las puertas del sagrario, las abri:
el copn de oro apareci ante la mirada codiciosa de los
corsarios.
A la vista de aquel cobarde sacrilegio, como si un mis-
mo galvanismo los hubiese impulsado, los dominicos se
incorporaron. Uno de ellos, fray Juan de Zaravia, cogi el











NARRACIONES DOMINICANAS


-copn con ambas manos y lo oprimi contra su pecho. El
-otro, fray Juan Illanes, lego, le sigui.
Los ingleses parecieron de moment confundidos: no
-esperaban esta defense de parte de aquellos hombres man-
sos. La reaccin empero no tard en operarse en su nimo
y una lanzada dirigida'a la espalda de fray Juan de Zara-
-via le hizo caer al punto casi exnime. Despus, implaca-
-bles en su furia salvaje contra los inermes monjes, vctimas
propiciatorias de su credo y de su raza, los crueles agents
,de Isabel la fratricida les arrastraron hacia afuera y les
.ahorcaron colgndolos de rboles de la plazoleta vecina,
.-cerca de la calle que parte de la antigua Tercera Orden
Domnica. All encontraron los moradores de Santo Domin-
:go a su retorno, despus del rescate, los cadveres de los
dos religiosos y por eso, desde entonces, la llamaron CALLE
.DE LOS MARTIRES.
Lstima grande que la demoledora piqueta destruyera
.aquel nombre, evocador de una poca y de un martirio
por la patria y por la raza, as hubiese sido para contribuir
.a perpetuar el del insigne Caudillo de la cruzada reden-
-aora de 1844.

















LA VICTORIA DE LOS CANGREJOS


La tradicin viene de siglos y se ha mantenido viva
hasta nuestros das. Del Monte y Tejada la recoge en el
tomo segundo de su Historia de la isla de Santo Domingo.
Como es muy bien sabido, en el mes de mayo del ao
de 1655, gobernando esta isla por Su Majestad Catlica
Felipe IV el noble seor don Bernardino de Meneses de
Bracamonte y Zapata, conde de Pealva, se present fren-
te a nuestras costas y se desembarc de una numerosa es-
cuadra por las playas de Najayo una fuerza inglesa man-
dada por el general Venables. Conduca la flota el almirante
Mauricio Penn, padre de sir William Penn, el que fu
aos ms tarde fundador de Pennsylvania. A Penn y a Ve-
nables les haba hecho Oliverio Cromwell, el famoso Pro-
tector de Inglaterra, el muy especial encargo de arrebatar
esta isla del poder del len hispano y engarzarla como un
florn ms en la corona del leopardo britnico.
Es cosa sabida asimismo que desde los primeros mo-
mentos el gobierno de la isla, por virtud de las enrgicas
disposiciones del conde de Pealva, se puso en estado de
defense, y si bien los ingleses lograron avanzar hasta el
sitio en que se halla ahora emplazado el Parque Indepen-
dencia, en la capital dominicana, las fieras embestidas lan-
zadas contra ellos por el ejrcito de espaoles y nativos,
conducidos por experts y valientes capitanes, los obliga-
ron a ir reculando hasta el punto de su desembarco, lugar
donde Venables planeaba reorganizar sus fuerzas para vol-
ver sobre la ciudad de Santo Domingo.
Lo que la trallicin ha agregado y sostenido siempre
es que parte y no pequea de esa victoria alcanzada por











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


nuestros antepasados sobre los soldados de Cromwell, al
menos para impedir que lograran rehacerse y volver sobre
la carga contra los heroicos defensores de la plaza princi-
pal de la colonia, se debi a la inconsciente o tal vez pro-
videncial intervencin de los cangrejos que pululaban por
la costa meridional de la isla durante la poca del ao en
que la invasion se produjo.
Del Monte y Tejada, en su obra citada, dice:
"Es el caso que en la boca del Jaina donde se desem-
barc el ejrcito ingls se cra un prodigioso nmero de
cangrejos entire los manglares y rboles de sus montuosas
orillas, y la guardia avanzada del enemigo, la cual estaba
prxima a una emboscada que mantenan los espaoles,
percibi en el silencio de la noche que precedi a la bata-
lla un ruido sorpendente, causado sin duda por el con-
tinuo movimiento de estos crustceos golpendose los ca-
rapachos en su contact. Sorprendidos los centinelas creyen-
do que era la caballera espaola con sus broqueles y he-
rraduras lo que motivaba tanto ruido, y disuadidos ya de
su esfuerzo por los various encuentros que haban tenido en
los das anteriores, dieron a huir, sembrando el terror y el
desorden en el ejrcito acampado, que se precipit a refu-
giarse en las naves. De este pnico result el apresamiento
que hemos referido y el definitive embarco de los ingleses".
Ms adelante agrega:
"Se reput este suceso como un favor especial del Al-
tsimo y di lugar a la fiesta religiosa que se celebra todos
los aos con la mayor solemnidad y que algunos autores
han querido ridiculizar suponiendo que los espaoles do-
minicanos fabricaron un cangrejo de oro slido del tamao
de un tambor, el cual estaba colocado en un altar de la
Catedral, de donde se le sacaba en procesin el da de la
fiesta y que haba existido en aquel lugar hasta que de
l se apoder el general Leclerc, a principios de este si-
glo (XIX)".











NARRACIONES DOMINICANAS


Don Domingo de la Rocha, vecino de la ciudad de
Santo Domingo, de linaje noble, descendiente de una de las
families ms antiguas de la isla, y quien vivi hasta fines
de la octava dcada del siglo pasado, afirmaba que el can-
grejo de oro existi, mas no de proporciones maysculas,
sino de tamao ms o menos como el de uno natural, que
todos los aos era colocado en el altar mayor de la Ca-
tedral, durante un Te Deum dedicado a conmemorar la de-
rrota de los ingleses y que finalmente desapareci durante
la dominacin francesa, al igual de otras joyas del tesoro
de la Metropolitana de las cuales se incaut el general
Barquier, ltimo gobernador francs. El Te Deum dej de
cantarse al restablecerse en Santo Domingo el poder espa-
ol, para no dar qu sentir a los ingleses, quienes haban
prestado tan buen concurso a Snchez Ramrez en la guerra
llamada de la Reconquista.
Muy desastrosa e injustificable debi ser, en realidad,
la ltima derrota sufrida por los soldados de Cromwell,
cuando Venables, segn consta en el Compendio de la His-
toria de Santo Domingo por Garca, degrad a su ayudante
general Jackson y ahorc a muchos de los que huyeron en
los montes de Najayo ante el empuje de las tropas espao-
las y cuando el frreo dictador ingls, inconforme con el
resultado de la expedicin, mand encerrar en la Torre de
Londres tanto a Venables como a Penn, no obstante que s-
tos, al fracasar en su intent de conquistar a Santo Domin-
go, se apoderaron de la isla de Jamaica, en la cual dej
de flotar desde entonces la bandera de Espaa para ser sus-
tituida por la de Inglaterra.

















EL TAPADO


Quien, transitando por la calle 19 de Marzo de la
-vieja Santo Domingo de Guzmn, hoy Ciudad Trujillo, se
,detuviera un instant al llegar al cruce de esa calle con la
,del Padre Billini y fijara su vista en el portn de entrada
de una antigua casa colonial de dos plants que mira al
poniente, podra contemplar el escudo que all existe (uno
de los pocos que no destruy la despiadada mano del ocu-
pante haitiano) el cual ostenta como emblema una cruz y
un rosario y alrededor de stos la representacin de tres
pergaminos enrollados.
Esa casa ha sido llamada siempre del Tapado, nom-
.bre que se extendi a la calle, la cual lo conserve en el
lenguaje del pueblo y en las referencias de los documents
,oficiales hasta el 21 de marzo de 1859, en que el Ayun-
tamiento de la ciudad se lo cambi por el de San Jos y
nms tarde por el actual de 19 de Marzo que se le puso para
recordacin de la batalla empeada en Azua en esa me-
,morable fecha de 1844.
"Calle del Tapado" le sigui llamando, sin embargo,
la gente hasta no hace muchos aos.
Quin fu "El Tapado"? qu relacin existi entire
,ste y el viejo casern as bautizado?
He ah el asunto.
Empero, hay ms.
Tambin en Mxico tuvieron un "Tapado".
Fu el de Santo Domingo el mismo de la tierra az-
-teca?
La tradicin nuestra ha sostenido siempre que en aque-
lla casa vivi un hmbre a quien probablemente nadie que
no fuese del interior de ella le vi jams el rostro, porque











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


lo ocultaba con una mscara, decan unos, con una capucha,
o un velo, exponan otros.
Agregbase que eran frecuentes las ocasiones en las
cuales el misterioso individuo se haca visible, adems de
que, cuando se le vea, a hurtadillas, era en moments en,
que los transentes eran escasos o deba suponerse a los
vecinos entregados al placer de la siesta o a alguna ocupa
cin del hogar.
Las versions circulantes acerca de "El Tapado" re-
cogidas por la tradicin eran tres: una fantstica, una acep-
table y una razonable. Segn la primera, se trataba de,
un hermano gemelo del rey (?) cuyo extremo parecido con
el soberano haba sido motivo de graves preocupaciones.
para ste, quien viva bajo del temor de verse suplantado
por sus enemigos con aquel ser de su propia sangre, por
lo cual decidi enviarlo a esta su posesin insular del.
Nuevo Mundo, bajo la guard y custodia de fieles amigos.
suyos, encargados de velar por que no recobrase su liber-
tad el infortunado prncipe, ni quedase puesta de manifiesto-
su identidad. Esta version, fruto sin duda de una lucubra-
cin extravagant, apenas era repetida, ni por las perso-
nas ms simples o por los ms crdulos. La otra pretenda
que "El Tapado", miembro de la nobleza palatina, haba
dado muerte en lance de honor a otro caballero de alta
alcurnia y que, para escudarlo, ponindolo al margen de-
las sanciones legales, haba sido mandado a Santo Dc-
mingo merced a gestiones de sus valedores en la corte, a
condicin de que no descubriera nunca su cara en p-
blico, excusando as a los justicias del rey en la'isla la ig-
norancia de su presencia en sta. La ltima sostena sen-
cillamente que el "El Tapado" era un leproso, quien se
cubra de esa manera el rostro para ocultar sus mculas a
los ojos de los extraos.
"El Tapado" de Mxico es un personaje histrico. Se:
llamaba don Antonio de Benavides, era marqus de San
Vicente y mariscal de campo y castellano de Acapulco.











NARRACIONES DOMINICANAS


"El pueblo le llam as porque cuando fu conducido a la.
ciudad de Mxico para internarlo en la crcel -dice don
Artemio Valle-Arizpe, notable investigator y tradicionalista.
mexicano- cabalgaba en una mula, impenetrablemente en-
vuelto en una capa y rodeado de un tropel de alguaciles".
Acerca de este personaje, el doctor Nicols Len, en su
Compendio de la Historia General de Mxico, dice: "Por
este tiempo se present en Mxico, con el carcter de visi-
tador, don Antonio de Benavides, marqus de San Vicente,
que fu recibido con grandes muestras de respeto y vene-
racin; mas al llegar a Puebla se le redujo a prisin por
orden de la Audiencia y fu conducido preso a la ciudad
de Mxico el 4 de junio en la noche (1683). Se le sigui.
un misterioso process y, despus de un ao de prisin, el
10 de junio de 1684 fu condenado a muerte y ejecutado el
14 del mismo. Ahorcronle y le cortaron la cabeza y las,
manos; una se clav en la horca y la otra, con la cabe-
za, se mand a Puebla. En los moments de su ejecu-
cin acaeci un eclipse total de sol que espant a toda
la muchedumbre que presenciaba su muerte, dejando desier-
ta la Plaza Mayor. Nada se supo respect a la causa de la
muerte de este sujeto, a quien el vulgo llam "El Tapado".
El doctor Francisco de la Fuente y Ruz, espaol, quien
fu ministry de la Repblica Dominicana en Mxico duran-
te muchos aos, escribi tambin, largamente, acerca de
"El Tapado", y sus trabajos se publicaron en Letras y
Ciencias, de Santo Domingo. El crea que el de aqui y el
de all eran el mismo sujeto. Nuestro ilustre tradicionista
Penson, en comento que hizo de lo escrito por Fuente y
Ruz, no pareci inclinado a admitir esta identidad.
Para m, todas las circunstancias concurren a mos-
trar que "El Tapado" de Mxico y el de Santo Domingo
son dos sujetos diferentes. No hay siquiera indicios de que
el nuestro apareciera en la poca ms o menos en que lle-
g a Mxico el 'que se hizo all tristemente clebre. Se
dice que el de Santo Domingo era en realidad un visitador











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


regio; mas sta es una afirmacin o creencia demasiado
aventurada para que se la haya de tomar en serio. La mi-
sin de un visitador constitua un acto de trascendencia muy
extraordinaria; era algo, por decirlo as, como una dupli-
cacin del rey, cuando ste necesitaba llamar a cuenta o a
captulo a uno o various de sus servidores, y algn rastro
debi haber quedado en los achivos de esa circunstancia,
que en tan contadas ocasiones se registraba.
Cavilando acerca del caso, he llegado a la conclusion
de.que, posiblemente, antes de dirigirse a Mxico estuviese
en Santo Domingo el marqus de San Vicente, habitase la
casa que mencion arriba, fuese conocido de alguna gente,
hiciese gala tal vez de su pretendida misin en el virreina-
to de Nueva Espaa y ms tarde llegase a nuestra isla la
noticia de su procesamiento y malaventurado fin en Mxico,
de lo cual resultase que, retrospectivamente, se le llamase
"El Tapado", al conocerse el mote con el cual haba sido
desginado en Mxico. Una hiptesis semejante no carecera
de fundamento, dado el haber sido ese virreinato la pose-
sin espaola ms relacionada en aquellos tiempos con
Santo Domingo, que de all reciba el situado y en mu-
chas ocasiones fu la escala de las comunicaciones de
nuestros antepasados con la metrpoli. Todo so sin des-
cartar de una manera absolute la especie de que en la vie-
ja casa colonial en donde se forma la esquina noreste de
las calls del 19 de Marzo y Padre Billini en la hoy Ciudad
Trujillo, hubiese vivido un hombre misterioso, distinto del
don Antonio de Benavides de Mxico, con lo cual fuese
cierto que hubiera un Tapado mexicano y otro dominicano.
De que aqu hubo uno (fuesen dos o uno slo) no
hay duda.
Cuando no fuera la tradicin argument bastante para
sostenerlo, tendramos en abono de su existencia, para con-
firmarla, el hecho de haber llevado el nombre de "El Ta-
pado" la calle que despus fu denominada San Jos y es
ahora del 19 de Marzo.


















EL CURA DE LOS INGENIOS Y
EL INGENIO DE LOS CURAS

Por los aos de 1686 a 1689 era cura del partido de
Los Ingenios el presbtero don Diego Salomn de Quesada.
Denominbase as a la porcin de tierra que va desde el
ro Nigua hasta el Nizao, muy adentro de lo que es hoy
la rica y poblada comn de San Cristbal.
El padre Quesada era uno de los sacerdotes ms dis-
tinguidos de la colonia. De familiar linajuda, rico, inteli-
gente, de buen porte, maneras elegantes, su prestigio era
grande, as en la clereca como en los medios sociales.
A esas calidades y condiciones se deba probablemente
el haber sido designado para servir la cura de almas del
partido de Los Ingenios, el cual, aunque rural en toda su
extension, serva de residencia a los seores a quienes per-
tenecan los ingenios de laborar azcar alli establecidos.
Muy conspicua debi de considerarse esta posicin cuan-
do, superponindola al nombre nada comn del padre Que-
sada, le gan a ste como ttulo de distincin el de 'cura
de los Ingenios" con que se le nombraba, al referirse al-
guien a su excelencia de gran seor o a algn rasgo suyo.
Porque lo cierto era que, adonde quiera llegase, hacia l
convergan las miradas, y, si hablaba, de sus labios estaba
pendiente todo el mundo.
Gobernaba la arquidicesis el arzobispo don fray Fer-
nando de Carvajal y Rivera.
Entre el seor arzobispo y el P. Diego Salomn de
Quesada no existieron nunca buenas relaciones. Cascarra-
bias ambos, celoso el primero de la nombrada del otro, se











M. DE J.* TRONCOSO DE LA CONCHA


encontraban pocas veces y, cuando esto suceda, ya tenaw
provision la gente de iglesia, y an la que no lo era, para
una buena comidilla.
As las cosas, ocurri un da, segn la tradicin el de-
la Natividad de Nuestra Seora, que estando ya el arzobis-
po revestido de su ornamentos para pontificar, se person&
en la sacrista de la Catedral el P. Quesada, quien llegaba.
ms tardamente de lo excusable. Su presencia fu salu-
dada con un murmullo de los clrigos all reunidos, reves-
tidos unos de sobrepelliz y de capas y dalmticas los que-
deban asistir al arzobispo. El murmullo se fu extendien-
do hasta llegar a los odos del prelado: "el cura de los In-
genios", "el cura de los Ingenios"...
Vuelta la cara para los circunstantes, y encontrndose:
su mirada con la del P. Quesada, el arzobispo, en tono mi-
tad sorna y mitad admonicin, exclam:
-Quin es ese que ahora llega? el cura de los In-
genios, eh?
La respuesta no tard, arrogante y con punta:
-Si, ilustrsimo seor. El cura de los Ingenios.
Agregando en seguida:
-Y el ingenio de los curas!
Los nervios del arzobispo se conmovieron.
Contvose, sin embargo.
Adoptando aire de mansedumbre dijo luego de un rato:
-Anjanj! Conque el ingenio de los curas? Eso ten-
dr que probrmelo.
-Cuando su seora sea servido de ordenrmelo, re-
plic Quesada.
II
Al da siguiente, el secretario de cmara y gobierno
de la arquidicesis avis al cannigo que el domingo pr-
ximo, en la iglesia de San Nicols de Bari y en la misa
a que asistira de capa magna el seor de Carvajal y Ri-
vera, deba ocupar la ctedra sagrada. El tema era todava
para aquella poca algo espinoso y requera profundos co-











NARRACIONES DOMINICANAS


mocimientos teolgicos: la inmaculada concepcin de la
Virgen Mara.
Lleg el domingo. El templo se hallaba lleno de fieles.
El anuncio de que el P. Quesada predicara era bastante
para que much gente se dispusiese a ir a escucharlo. Agre-
gado a eso, segn los comentos de la gente de sotana lHe-
_gados hasta el vecindario, que el predicador iba a ser some-
tido a prueba, para justificar su arrogante aserto de que
l era "el ingenio de los curas", no hay que decir cmo fu
ms grande de lo acostumbrado la concurrencia. Es de sa-
berse, adems, que el ilustrsimo seor de Carvajal y Ri-
vera tena por hbito interrumpir al orador con la adverten-
.cia de que les explicara a los fieles algn pasaje del ser-
-mn que su seora no juzgase lo suficientemente claro para
la comprensin de los oyentes, y todo el mundo quera
saber cmo se comportara el P. Quesada, sabedor de esa
mana del ordinario, para quedar bien con ste y con sus
-admiradores de la feligresa.
Pasado el evangelio subi el predicador al plpito.
Abord el tema, con el convencimiento de quien posea ba-
,gaje sobrante para desarrollarlo como era debido. Apenas,
sin embargo, llevaba de estar hablando diez minutes, cuan-
do el ilustrsimo seor arzobispo, requiriendo el bculo y
ponindose de pies, se encar con el predicador y le dijo:
-Aguarde un moment su paternidad. Voy a explicar
lo que acaba de decir.
Por un instant, Quesada call. Repuesto de la impre-
sin que le produjo la intempestiva interrupcin del prela-
.do, quitse con ademn respetuoso el bonete, y exclam a
-su vez:
-Perdone su ilustrsima el arzobispo, mi seor. Yo
lo explicar mejor.
Sentse su seora. La clera que le produjo aquella
-arrogante y desusada conduct del cura de los Ingenios
-era, no obstante,' demasiado viva para que pudiese ocul-
tarla.











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


Continue el predicador.
Llevaba ya cerca de media hora el sermn, cuando,
reproducindose la anterior escena, volvi a exclamar el
arzobispo, dirigiendo su mirada hacia la tribune sagrada-
-Calle un moment su paternidad. Voy a explicar lo1
que ha dicho.
-Perdone su ilustrsima el arzobispo, mi seor. Yo
lo explicar mejor -volvi a replicar, ahora sin pausa,
el predicador.
Prosigui el sermn.
Esta vez no volvi a tomar asiento el arzobispo. Que-
riendo como ensancharse dentro de sus ornamentos y mo-
viendo nerviosamente el pie izquierdo, mientras su mano
derecha apretaba con fiereza el bculo, mir con ojos vi-
driados por la clera al predicador.
-He dicho a su paternidad que voy a hablar!
Su voz era airada.
Ya Quesada no replic. Poniendo odos de mercader
a las palabras del ordinario, sigui predicando, aunque su
voz no era la normal de moments antes, porque un ligero.
temblor mova sus labios, y la lengua -como si quisiese
secrsele- se le pegaba de los dientes.
El auditorio, por su parte, no escuchaba. Sus miradas.
iban del dosel arzobispal al plpito, reflejando la impresin
producida por el incident y la ansiedad general de saber
cmo finalizara.
Termin el sermn. Antes de que el predicador des-
cendiera de la ctedra el arzobispo haba dejado el solio.
Fuese el P. Quesada a la sacrista. Tom su teja. Se en-
camin a la puerta. En ese moment, un teniente-cura de
la Catedral, seguido de un pertiguero, se le opuso en su
camino.
-Reverendo padre: su seora ilustrsima me ha or-
denado conducirle a la celda del Cabildo.











NARRACIONES DOMINICANAS


III

No hay que hablar del cisco que en toda la ciudad
arm la prisin del cura de los Ingenios. Como ocurre siem-
pre, se form un partido por ste y otro por el arzobispo.
Entre la clereca el mayor nmero de opinions favoreca
al ordinarip. En el pueblo la opinion dominant se mani-
festaba a favor del cura.
La cuestin principal, el busilis -que decan todos-
haba quedado en pie.
-Habale probado al arzobispo el cura de los In-
genios que l era "el ingenio de los curas"?
Pasaron varias semanas durante las cuales se estuvo
instruyendo el correspondiente expediente al arrogante cl-
rigo.
Un da, por la ciudad de Santo Domingo circul un
rumor, que fu acentundose con visos de verdad, hasta
no quear dudas de su certeza.
-Se fug el cura de los Ingenios!
La autoridad del arzobispo haba sido burlada y para
restablecerla estaba tomando las disposiciones conducentes
a ese fin el gobierno de la colonia.

IV

Inquirir cmo haba pasado aquello fu el nico pen-
samiento de todos los vecinos de la vieja Santo Domingo
de Guzmn desde ese moment.
-Qu haba sucedido?
Empezando el da mismo de la prisin del cura, un
criado suyo, de toda su confianza, haba estado yendo a
maana, medio da y tarde, a llevarle desayuno, comida
y cena. En cada ocasin se personaba el fmulo con una
batea bien provista, la cual, conducida sobre su cabeza, suje-











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


taba con ambos brazos, en forma tal que casi le cubra el
rostro.
Este detalle fu advertido por el preso, quien desde en-
-tonces comenz a former un plan seguro de evasion.
Cuando ya lo hubo madurado bien, contando de una
parte con la obediencia del criado y de otra con la facilidad
con que la batea lo protegera, una tarde le dijo a aqul,
.apenas llegado con la cena:
-Qutate esa ropa y dmela...
-Ahora, ponte mi sotana...
-Psame la batea: yo me voy. Cuando maana tem-
prano venga el teniente-cura para acompaarme a oir misa,
le dirs que me fui y que ignoras adonde. Cmete, si quie-
res, lo que trajiste y bbete la botella de vino que est sobre
la mesa. Y... adis!
-Que Dios acompae a su merced, mi padre.

V

Se dijo que el padre Quesada haba salido con direc-
.cin a Espaa en un. galen venido das antes y el cual
zarp del puerto de Santo Domingo ese mismo da.
Esto, sin embargo, no interest much al caso. Para el
-pueblo, y singularmente para quienes haban tomado par-
tido por el cura de los Ingenios, el quid estaba en que, al
burlar su arrest de tan ingeniosa manera, triunf en el
reto que le haba hecho al arzobispo.
Y as, todos decan:
-No hay duda de que se lo prob. El cura de los In-
genios es el ingenio de los curas.


















DOS CASOS DE INQUISICION


A mi amigo Luis E. Alemar.

El Santo Oficio, o, como ms comunmente se le lla-
ana, Tribunal de la Inquisicin, no dej en Santo Domingo
.ninguna huella que hiciera ingrata su memorial del modo
que lo fu en Espaa, Portugal, Francia e Italia y en al-
sunas posesiones espaolas del Nuevo Mundo.
Se explica. El "Santo Oficio" fu un instrument de
que, so color de amparo y defense de la fe, se sirvieron
muchas veces los reyes y los grandes seores para perseguir
.a sus enemigos, o a quienes tenan en lugar de tales, y en
Santo Domingo no hubo durante la primera era de Espaa
.sino devotos fanticos del rey catlico, al cual considera-
hban el elegido del Seor para conducirlos por el buen ca-
mino, convencidos, segn la mxima que en Inglaterra fu6
.norma, de que el rey no se equivocaba nunca.
En los primeros tiempos de la colonia, las funciones
-de inquisidores estuvieron atribuidas por real cdula de
,Carlos V, expedida en Barcelona en 20 de mayo de 1519,
.al obispo de Puerto Rico, don Alonso Manso, para que las
ejerciese conjuntamente con fray Pedro de Crdova, vice-
provincial de los dominicos en la Espaola. Se recordar-
que fu este ilustre monje uno de los ms ardientes defen-
isores de la libertad de los indios y, por esa causa, objeto de
los odios y persecuciones de los oficiales y encomenderos
-de la isla. El obispo Manso haba sido designado inquisi-
.dor desde el 7 de enero del mismo ao por el inquisidor
;general don Alonso Manrique, cardenal de Tortosa. As











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


consta en el Boletn Histrico de Puerto Rico, en nota del
historiador don Cayetano Coll y Toste. Dice nuestro his-
toriador Del Monte y Tejada que, debido a la jerarqua
del ordinario de Puerto Rico, no obstante ser una dicesis.
sufragnea de la de Santo Domingo, las causes eran lleva-
das generalmente all, lo cual dificultaba much la sustan-
ciacin de ellas, en parte porque ambos prelados deban co-
nocerlas y en parte por la carencia de letrados que las
patrocinaran, por todo lo cual el emperador Carlos V, de
acuerdo con el inquisidor general, mand fuese la Real
Audiencia de la Espaola quien ejerciese las funciones de
Tribunal del Santo Oficio, de donde result, tal cual haba
de esperarse de magistrados probos y sabios como los que
compusieron siempre el ms alto tribunal de justicia de la
colonia, que las decisions en material de fe no estuviesen-
infludas por pasiones malsanas o por espurios intereses.
El primer inquisidor seglar fu el licenciado Alonso Lpez.
de Cerrato, de feliz memorial, por virtud de real cdula de
Carlos V, del 24 de julio de 1543.
Consecuencia de la reunin de aquellas circunstancias
fu que, en su generalidad, los casos llevados ante el Santo
Oficio en Santo Domingo pertenecieron al gnero de los
de peccata minute, porque lo eran en s y porque nunca
se les atribuy un carcter ms serio, segn aconteci en
otras parties, en que, por pecadillos veniales, a lo ms, fu-
a la hoguera, o a purgar penas muy several, bastante gente.
De suplicio de hoguera no hay traza.
Eso no quita que se registrasen casos de alguna gra-
vedad; pero fueron raros, rarsimos. La historic, que se-
pamos, solo conserve el recuerdo de uno. La tradicin otro-
A ambos me voy a contraer en seguida.

La condenacin de Martn Garca

En la centuria dcima sexta, Martn Garca era uno
de los ms grandes dueos de tierras, esclavos y ganado en










NARRACIONES DOMINICANAS


Azua y an en toda la Isla Espaola. Su nombre aparece
en numerosas escrituras antiguas. Su seoro llegaba hasta
las orillas del mar. La punta de Martn Garca, situada
en el sur de la isla y la cual arranca desde tierras que fue-
ron suyas, le debe probablemente su nombre.
Segn la tradicin, era un sempiterno blasfemo. Sus
amigos, conocidos y vecinos rehuan su compaa por creer-
le tentado del demonio. Su inobservancia de los preceptos
de la madre iglesia contribua a darle pbulo a esta creencia.
De brinco en brinco por esos malos andurriales, a cau-
sa, parece, de los excess de su lengua, hubo de tropezar un
da con la Santa Inquisicin. Ah fu donde, sin quererlo,
hall su escarmiento.
La tradicin no ha transmitido, hasta m al menos no
lleg nunca, en qu pecado especfico incurriera y a con-
secuencia del cual se viese envuelto en las redes tendidas
a los malos cristianos o a los herejes por la autoridad del
Santo Oficio. Debi de ser, a lo que presumo, gorda y con
much manteca. Lo cierto es que, para asombro de todos,
content de muchos y disgusto de muy pocos, un da la
casa de Martn se vi invadida por alguaciles y corchetes,
quienes, despus de aprehenderle, le trasladaron desde la
ciudad de Azua hasta la de Santo Domingo, donde se le
encerr en la Torre del Homenaje en espera de una oca-
sin para trasladarle a Puerto Rico. Finalmente, un navo
que deba zarpar para Espaa, haciendo escalas, le con-
dujo bajo partida de registro a aquella isla.
El caso de Martn Garca fu visto por el obispo don
Alonso Manso, inquisidor apostlico para la isla Espaola
y la de San Juan.
La sentencia no se hizo esperar. Se le conden a salir
en penitencia pblica, en una procesin, con una mordaza
en la lengua, los pies descalzos y en las manos una vela
encendida. Item ms: a no poder entrar en la ciudad de
Azua por dos meses ms. A este item haba que agregar,
otros, el de las incapacidades e inhabilitaciones apareja-











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


das por pena infamante, tanto para poder servir dignamente
al rey, como para oficios en general en los cuales se re-
quiriese la condicin de ser la designada una persona sin
mancilla.
Disele a la sentencia del inquisidor el debido cum-
plimiento.



Si antes de su condenacin la generalidad del pueblo
vea en Garca un rprobo peligroso, no hay que decir c-
mo se le enrareci el ambiente de ah en lo adelante. Su
misma servidumbre, salvo naturalmente la de condicin es-
clava, sobre la cual su autoridad no se haba mermado, ex-
perimentaba la molestia de quien tiene cerca de s a un
'animal infecto. No obstante no envolver excomunin el cas-
tigo que la Inquisicin le haba impuesto, para much gen-
te l era un excomulgado. Transcurridos los dos meses de
la interdiccin de entrar en Azua, fu al pueblo. Entre com-
pungido y sonriente habl o salud a los amigos y conoci-
dos a quienes encontr en su camino. Estos, para corres-
ponderle, se limitaban a mascullar unas palabras o senci-
llamente la contestacin de un saludo. Otros que le vean
de lejos exclamaban, mientras por lo bajo hacan con el
pulgar y el ndice la seal de la cruz: jabrenuntio!
En esa situacin, que le llenaba de preocupacin y an-
siedad, Martn Garca se traslad a la capital. Consult con
letrados, as como con personas en quienes presuma cau-
dal de experiencia. Entre todos fueron examinando el caso.
Los letrados buscaron con ahinco la parte vulnerable de la
sentencia que diera margen a una accin de la cual sacase
alguna ventaja el condenado; algo, por lo menos, que ali-
viase o contribuyese a aliviar la triste suerte que ste sufra.
Al fin se encontr un medio: que Martn se dirigiera
al rey e impetrara de su majestad el levantamiento de las
condenaciones derivadas del fallo principal del Tribunal











NARRACIONES DOMINICANAS


de la Santa Inquisicin en lo tocante a estarle vedado el
ejercicio de oficios pblicos y de honra en el reino.
Transcurri bastante tiempo, tanto como el que se re-
quera para que la nave portadora de la peticin de gracia
hiciese el viaje desde la Espaola hasta Espaa, el expe-
diente fuera sometido al dictamen de letrados e inquisido-
res y el monarca quedase bien edificado acerca del punto
que se someta a su soberana decision.
Al cabo una real cdula de la cesrea majestad de
Carlos V, proveyendo el caso, lleg. Expedida en Toledo,
el 7 de junio de 1529, segn aparece copiada en el Estu-
dio Histrico, de J. T. Medina, De la Primitiva Inquisicin
Americana, Santiago de Chile, 1914, reproducida en el
Boletn Histrico de Puerto Rico, deca:
"Por cuanto por parte de vos, Martn Garca, vecino
"de la villa de Azua, ques en la ysla Espaola, me fue hecha
"relacin que por mandado y sentencia del reverendo en
"Christo padre D. Alonso Manso, obispo de la ysla de Sant
"Joan, como Inquisidor apostolico en la dicha su diocesis,
"por algunas cabsas fuisteis condenado a que saliesedes en
"penitencia public en una procesin con una mordaza en
"la lengua y descalzo, con una candela en la mano, y os
"mando que non entrasedes en la dicha villa de Azua por
"tiempo de dos meses continues, y que cumpliesedes otras
"cosas en la dicha sentencia conthenidas, lo qual todo diz que
"vos habisteis hecho y complido, y me suplicasteis vos hi-
"ciese merced de os habilitar para que non embargante lo
"susodicho pudiesedes tener y usar qualesquier oficios pu-
"blicos y de honra en estos nuestros reynos y en las yindias,
"o como la mi merced fuese; lo qual visto por los del nues-
"tro Consexo de la General Inquisicin y la relacin que
"cerca de lo susodicho el dicho obispo envio, fue acorda-
"do que debia mandar dar esta mi cedula en la dicha ra-
"zn, e Yo por vos hacer bien y merced, touelo por bien,
"e por la present vos habilito y hago habile y capaz para
"que, sin embargo de lo conthenido en dicha sentencia y











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


"cumplimiento de dicha penitencia public, en sin caer nin
"incurrir por ello en pena alguna, non teniendo otra inha-
"bilidad por otra cabsa o razn, podais tener y usar quales-
"quier oficios publicos y de honra que vos fueren dados y
"encomendados en estos nuestros reynos y en las yindias,
"segund y como los pudieredes tener y usar antes y al
"tiempo que la dicha sentencia contra vos fuese pronuncia-
"da y executada en vuestra persona, segund dicho es, y
"quitamos de vos cualquier nota de infamia en que por razn
"de lo susodicho hayais caido e incurrido, de lo qual Mande
"dar e di esta cedula firmada de mi nombre".
Despus de esta real merced, el aire se le hizo res-
pirable a Martn Garca.
Sus cuitas terminaron.

El process de Santn

Don Bernardo Santn era uno de los comerciantes de
mayor arraigo de la vieja ciudad de Santo Domingo. De
fortune ms que regular, si se le comparaba con la gene-
ralidad de las de aquellos tiempos, dedicbase a los ramos
de quincalla y loza. El almacn de sus negocios se hallaba
situado en las proximidades de la Atarazana.
Natural de Catalua, haba venido a radicarse, siendo
*muy joven, en la capital de la antigua Espaola.
Creyente sincero, cumplidor de sus obligaciones como
cristiano catlico militant, amante de las glorias de su
rey, exacto siempre en el pago de los tributos con que con-
tribua a las cargas del gobierno de la colonia, nunca ha-
ba dado motivos para dudar de su fidelidad a la Iglesia,
ni de su lealtad a la persona de su prncipe.
Viva con su familiar, compuesta de su mujer y various
hijos, en una casa de la calle del Cao, cerca de la iglesia
de Santa Brbara, lugar de residencia de varias de las
ms linajudas personas de la ciudad.










NARRACIONES DOMINICANAS


Casi no haba ocasin de la arribada de un barco en
-que don Bernardo no recibiese algn cargamento destinado
.a mantener en estado floreciente una de las lneas de su
comercio.
En una de sas lleg al puerto del Ozama un bajel de
matrcula espaola. Proceda de Portugal. Gran parte de
la carga vena destinada a don Bernardo. Todo quincalla y
loza, principalmente esto ltimo.
Las mercaderas dirigidas a Santn fueron llevadas al
Salmacn, mediante un ligero examen del contenido de los
bultos.
Transcurridos various das, una noche, poco despus de
la media, various toques dados a la puerta de entrada de la
*casa de Santn despertaron a cuantos dorman adentro.
El primero en incorporarse fu Santn. No habl, sin
embargo.
Minutos despus resonaron los mismos toques.
Esta vez, con voz entrecortada por la impresin que
haba producido en su nimo aquella intempestiva llamada,
inquiri:
-Quin va?
-En nombre del rey, abra seguido.
A la intranquilidad de los primeros moments, suce-
Sdi el miedo.
-Quin... dice?... balbuce.
-La Santa Inquisicin!
Estas palabras llegaron a sus odos con sonido lgu-
bre. Sus manos, fras por el terror que se apoder de l,
Sse alargaron para tomar de una mesita prxima la palma-
toria. No pudiendo sostenerla, a causa del temblor que
-agitaba ya todo su cuerpo, la palmatoria cay al suelo.
La mujer de Santn, que lo haba odo todo; pero que
rno haba podido articular palabra, exclam entonces:
--La Virgen de las Mercedes nos valga!
Escuchronse de nuevo las voces:
-Abrid sin tardanza! Paso a la Santa Inquisicin!











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


Un tanto repuesto de la primera impresin, don Ber-
nardo Santn, buscando a tientas, recogi la palmatoria del
suelo, hizo luz y fu hacia la puerta. Sosteniendo la pal-
matoria en la siniestra, mientras con la diestra levantaba-
la aldaba, advirti:
-Cuidado con la puerta, que all va!
Apenas haba abierto, penetraron dos hombres: dos.
alguaciles. Despus dos ms: un oidor y un amanuense de
la Audiencia.
-Tenemos denuncia de un sacrilegio --dijo el oi-
dor- y venimos a inquirirlo.
Don Bernardo no contest. Faltbale aliento. Luego
de implorar mentalmente el auxilio del cielo, exclam:
-Sacrilegio? Quin? Imposible!'
-Ya lo veremos. Dnde se halla el ltimo carga-
mento que usted recibi?
-En mi almacn.
-Est complete?
-Tiene que estarlo.
-Acabe de vestirse y traiga sus leaves. Vamos all.
A poco por las lbregas calls que conducan a la Ata-
razana, los agents del rey, llevando a Santn delante, se
encaminaron al almacn de ste.
Ya adentro, alumbrados por la palmatoria que llev
Santn y por un candil que all haba, el oidor extrajo de-
sus bolsillos various papeles. Luego de examinarlos detvo-
se en uno y en seguida examine igualmente el exterior de
los bultos que contenan los objetos recin depositados en
el almacn.
Con la seguridad de quien sabe lo que hace le orden-
a uno de los alguaciles:
-Abra ste.
El alguacil tom de una bolsa de cuero que haba lle-
vado consigo dos o tres herramientas y ejecut la orden.
-Saque los orinales que estn ah.
-Desenvelvalos.











NARRACIONES DOMINICANAS


Lo que a la escasa luz de la palmatoria y el candil
apareci ante la mirada atnita de los circunstantes fu
algo que los ojos de don Bernardo Santn no habran que-
rido ver jams: el fondo de algunos orinales mostraba en
colors una imagen del Corazn de Jess y otros la del
Corazn de Mara.
-Cmo justifica usted esto? exclam en tono grave
el inquisidor.
Don Bernardo Santn, horriblemente empalidecido, bus-
cando maquinalmente apoyo como para no caer, dirigien-
do alternativamente miradas a los sacrlegos objetos y al
magistrado, cuya pregunta, en realidad, no haba percibi-
do, deca al mismo tiempo:
-Qu es esto, Dios mo, qu es esto? Qu profana-
cin! Eso merece un castigo muy grande!
-Cmo justifica usted la posesin de esas cosas sa-
crlegas? volvi a hablar el inquisidor, tomando del brazo
a Santn. Conteste!
Don Bernardo lo mir con ojos extraviados. Esta vez,
desfalleciendo, respondi:
-No s, no s...
Di various pasos con la cabeza cogida entrambas ma-
nos, dobl el cuerpo sobre un aparador, apoyndose en los
codos, y rompi a sollozar como un niio.

II

Se principi a sustanciar la sumaria. Oyronse testi-
gos. Se us bastante papel.
Parece, sin embargo, que el process fu sobresedo. Al
menos, contra don Bernardo Santn no se fulmin senten-
cia. Tampoco se'le descarg. Estuvo encerrado unos das
en la Torre del Homenaje; pero por orden de la Real Au-











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


diencia, actuando como Tribunal del Santo Oficio, se le ex-
carcer.
Nunca se supo si se lleg a poner algo en claro.- La
voz popular afirm que todo haba quedado reducido al
esclarecimiento de una trama formada por rivals de San-
tn, en quienes haba hincado su envenenado diente el s-
pid de la envidia y los cuales haban querido perderlo, sin
remisin possible. Se dijo que el siniestro plan haba sido
concebido y ejecutado por sefardes establecidos en Portu-
gal, relacionados indirectamente con mercaderes de Santo
Domingo cuya identidad no se logr establecer y que la
misma nave que trajo las mercaderas destinadas a la pro-
yectada vctima fu portadora de un escrito annimo di-
rigido al Santo Oficio, en el cual se le denunciaba la exis-
tencia de aquellos orinales, hasta indicndole las marcas
.de los bultos que los contenan.
Lo cierto es que el asunto no volvi a tratarse ms y
.don Bernando Santn no sufri ninguna nueva molestia.


















LA CASA DEL SACRAMENTO


En el casn donde, en parte, se asienta la Universidad
.de Santo Domingo y que fu antes asiento tambin del
.Seminario Conciliar de Santo Toms de Aquino y much
anfes residencia del gobernador haitiano Carri, moraba a
mediados del siglo XVIII la familiar Garay, rama, segn
decan, de la misma estirpe del noble seor don Francisco
-Garay, compaero de Coln y de Corts y alguacil mayor
que fu de esta isla bajo el gobierno del virrey almirante
don Diego Coln.
Este casn fu designado por el pueblo hasta los tris-
tes das de la ocupacin haitiana con el nombre de "la Ca-
sa del Sacramento".
Componase aquella familiar Garay de don Luis, su
,consorte doa Librada y various renuevos, el ms pequeo
de los cuales no contaba arriba de cuatro meses.
De acendrado espritu cristiano, que se reflejaba a to-
da hora en sus pensamientos y sus obras, los Garay no per-
tenecan al nmero de los ricos que, segn la sentencia del
.Justo, estaban menos predestinados a salvarse que fcil fue-
re hacer pasar un camello por el ojo de una aguja.
Llenos de templada fe y dulce esperanza en los de-
:signios divinos, siempre solcitos al socorro de los desvali-
dos, bondadosos sin alarde con sus esclavos, sencillos en su
Sopulencia, su vida se deslizaba sosegada y feliz.
.Un da, el capitn de cierto galen llegado de Filipi-
nas, gran amigo de don Luis, regal a ste un orangutn,
hermoso ejemplar de su raza, que por su agilidad y sus
.gracias haba sido el entretenimiento de los tripulantes y
-del que el obsequiante afirmaba, con razn, que tan slo le











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


faltaba el habla para ser un ente human. Cuquito llama-
ban en el galen al mono y Cuquito le siguieron diciendo
en la noble residencia. Si de inteligente y diestro haba ga-
nado buena fama abordo, no menos muestras daba de esas.
cualidades en la casa de los Garay para seguir merecin-
dola, no ya entire la familiar, si que en la vecindad y hasta
poda asegurarse que en toda la villa. Veansele con fre-
cuencia ascender a la azotea, particularmente en las oca-
siones en que alguna festividad atraa a los fieles a la
vecina Catedral, y hacer all toda suerte de moneras, con
una complacencia igual a la de un artist que conociese su.
condicin de mimado del pblico.
Dentro de la casa era todo lo que se llama un consen-
tido.
Cuquito sin embargo tena un enemigo. Es claro: sin
enemigos ninguna celebridad es concebible. Eralo el suyo
el viejo esclavo Lorenzo. Acostumbrado a tratar con res-
peto rayano en veneracin todo cuanto perteneca a sus
amos, el anciano negro no poda entender que para aquel
antropomorfo no hubiese nada que le estuviese vedado co-
ger con sus peludas manazas. Irritbanle en particular las
demasas de Cuquito con los juguetes de las amitas, sobre
todo con la linda mueca de la mayor de stas, que le ha-
ba sido regalada por el den del Cabildo en uno de sus.
cumpleaos. En una ocasin en que lo vi tomarla de la
cmoda de caoba tallada sobre la cual era costumbre co-
locarla y se entretena en lanzarla a alguna altura para
recogerla, Lorenzo fuese al ama y la dijo:
-Nia Librada: Cuquito ha tomado la muecona de
mi amita y si no la quitan va a hacer triza della.
Pero ella se concrete a responderle:
-Djalo. No le har nada.
Desde aquel instant el odio del esclavo al mono no
tuvo lmites. Un odio realmente africano.
Pas un tiempo. Todo pregonaba paz y dulzura en la
casa de la familiar Garay. La preocupacin de Lorenzo por










NARRACIONES DOMINICANAS


los excess del orangutn era la nica nube que empaaba
-el cielo de aquella ventura.
-Un da la que haga ser gorda, deca en sus fre-
cuentes contrariedades el esclavo. Entonces vern si Lo-
renzo sabe o no sabe.
Y ese da en efecto lleg. Transcurran las primeras
lhoras de la tarde de un domingo tercero del mes. Los fie-
les empezaban a congregarse para la celebracin de la mi-
anerva en la iglesia matriz. Doa Librada haba salido de
la casa poco despus de las 2, dejando al benjamin de la
familiar dormido, al cuidado de la esclava Norberta, y se
haba ido a hacer sus oraciones en la Catedral ante la di-
vina majestad de Jess Sacramentado. Don Luis igualmen-
te, se haba ausentado y estaba de visit en la casa de un
Amigoo
Rendida al peso de la digestin la esclava se durmi
a poco de haber marchado la seora. De los esclavos nica-
anente Lorenzo se hallaba en la casa; los dems estaban
disfrutando de la vacacin dominical.
Apenas haban pasado veinte minutes, Cuquito entr
-quedamente a la habitacin donde nio y esclava dorman.
Estuvo un rato hurgando de un lado a otro, cual si bus-
-case alguna cosa. De pronto se detuvo delante de la cuna,
dirigi alternativamente la mirada por cuatro o cinco veces
.al uno y la otra y finalmente, como si tomase una resolu-
,cin largo tiempo meditada, levant el velo de la cuna y
con la misma destreza con que lo hubiese hecho una per-
sona adulta tom al tierno infante en sus brazos y sali del
-aposento.
En ese moment despertaba Norberta. Alcanz a ver
.al orangutn que ya atravesaba el saln inmediato y, sin
fuerza para ms, slo acert a gritar fuertemente:
-Lorenzo! Lorenzo! corre!
El esclavo acudi presto y al notar vaca la cuna y
-or a Norberta que pronunciaba el nombre del odiado mo-
mo no tuvo que preguntar nada.











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


-Ah, imaldecido! exclam a tiempo que el orangutni
pasaba del segundo saln a la amplia galera y ganaba el
terrado de las habitaciones de los esclavos con el nio en
los brazos.
Verle Lorenzo y abalanzarse sobre Cuquito fu obra
de un fugaz instant.
El mono sin embargo no estaba dispuesto a dejarse-
alcanzar por su enemigo, ni tampoco a soltar su presa, y
oprimiendo contra su pecho al nio con la mano diestra
delantera escal empleando las otras tres el prximo te-
rrado y en seguida el ltimo, adonde ya al viejo esclavo
era impossible seguirle.
Haciendo un ademn de rabiosa impotencia, Lorenzo-
se detuvo en el segundo terrado. Pareci reflexionar un ra-
to, y en tanto que la esclava Norberta se revolcaba en el
suelo, acometida de un frenes violent, l baj la escalera.
con la rapidez que sus aos le permitan y se dirigi a la
Metropolitan, donde doa Librada oraba.
En el altar mayor, la divina eucarista mostraba su
albura esplendente, sobre el viril, entire los rayos de oro
de la custodia, las luces de los cirios y las macetas de ro-
sas blancas y rojas.
Lvida la faz, tembloroso el cuerpo, Lorenzo se apro-
xim a la seora, arrodillada en su reclinatorio, y con voz
entrecortada por la emocin y por el esfuerzo superior a
su edad que acababa de realizar la dijo:
-Nia Librada: venga pronto su merced. Cuquito ha
cogido la criatura y la ha llevado al techo.
En el primer moment doa Librada qued inmvil.
El choque producido en su espritu por la terrible noticia
que le acababa de traer el esclavo haba sido tan fuerte que
haba paralizado todo su ser.
-Venga, venga, Nia Librada, volvi a exclamar Lo-
renzo con la ansiedad pintada en el rostro. Tal vez a su.
merced la atienda.











NARRACIONES DOMINICANAS


Doa Librada se incorpor. Como si repentinamente
hubiese recobrado las fuerzas, corri hacia la plazuela si-
tuada al sur de la iglesia, frente a la cual por el Levante
se alza la antigua casa de los Garay. Detrs de ella se lan-
zaron hacia afuera las personas que estaban en el templo
y las cuales por la actitud de la noble dama haban com-
prendido que algo muy grave deba sucederla.
El espectculo que ante su vista se present fu ho-
rrible. Cuquito corra de un extremo a otro de la azotea
sujetando con una de las manos delanteras al nio. El llan-
to de ste se oa desde la plazuela.
-Cuquito! Cuquito! -grit la desolada madre-
Baja!
Mas el mono, creyendo -tal pareca al menos- que
aquella gente haba acudido all para presenciar sus pirue-
tas, no slo no baj, sino que aproximndose al borde de
la azotea, hizo un movimiento como de si fuese a arrojar
desde lo alto al pequeuelo.
-Santsimo Sacramento! -clam la angustiada seo-
ra, el rostro baado por las lgrimas, prosternndose en el.
suelo y abriendo en cruz los brazos- Salva a mi hijo!
Ofrzcote esa casa, Divinsimo Sacramento!
En ese instant llegaba don Luis, quien atrado por la
aterradora nueva haba abandonado atropelladamente la
visit que haca.
-iOyela, Seor Dios! -implor el caballero, mien-
tras doblaba en tierra ambas rodillas al lado de su consorte.
-Oyela! Seor! -repiti clamorosamente alzando&
los ojos al cielo la consternada muchedumbre que, impo-
tente, contemplaba la tremenda escena.
Pas un rato. El orangutn se haba detenido en sus
correras sobre el techo. Despus desapareci lentamente
en direccin a la parte opuesta del terrado y durante various
minutes se le dej de ver.
Todos los corazones palpitaban con violencia.











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


Aquello era ya demasiado para que una madre pudie-
.se resistirlo y doa Librada cay de bruces, desmayada.

*

El Cielo, empero, haba odo la ardiente plegaria de
doa Librada. El mono haba descendido por el lado de
la casa en que el cuerpo principal de sta y la galera se
unan y penetrando en la misma habitacin donde dorma
-el nio en el moment de raptarlo le coloc en la cuna.
As, cuando el caballero Garay, ayudado de Lorenzo
y otros llegaba al pie de la escalera conduciendo el cuerpo
innime de la seora, la esclava Norberta apareci en lo
alto con aqul en los brazos, agarrndolo frenticamente en
actitud de quien se hallaba dispuesto a sacrificar la vida
antes que dejrselo quitar de nuevo.
-Bendecido y alabado sea el Santsimo Sacramento
del Altar! profiri don Luis.
Llevada a su alcoba doa Librada y llamado el fsico
de la familiar para prestarle sus auxilios, Lorenzo se apart
-del grupo. Fuese primero al saln que mira al patio inte-
rior y de ah se dirigi resueltamente al cuarto de armas
del caballero, en el fondo de la galera. A la vista del ar-
cabuz, que bajo una panoplia de aceros toledanos simulaba
un largo brazo extendido para servir de soporte a las es-
padas, una sonrisa diablica contrajo su rostro. Descolg
el arma y apoyando en la mano siniestra la barquilla la
carg. Por la primera vez en su vida se permita un exceso
de esta naturaleza.
El atrevido simio, una vez realizada su fechora, se
haba ido a refugiar a uno de los rincones del ltimo pa-
-tio entire las ramas de un corpulento nspero del Per, que
-era el sitio de su predileccin. Lorenzo saba esto y all
se encamin, bajando por la escalera trasera en donde la
,galera terminaba y daba acceso al suelo.
A poco el hombre y el mono se encontraban de frente.











NARRACIONES DOMINICANAS 81

Rpido como el rayo Lorenzo apunt y dispar.
Cuquito, certeramente arcabuceado, di un salto y ca-
-y muerto.
La vindicta estaba satisfecha.
-Que en l se ensuelva -murmur el esclavo, y vol-
vi al interior de la casa.


Al da siguiente, en acto pblico y solemne, don Luis
y doa Librada, ya restablecida, cumplieron la promesa
-que haban hecho al Santsimo Sacramento.
Y de ah por qu, segn crean y afirmaban nuestros
abuelos, el Bienamado fu el legtimo dueo de aquella
-casa hasta que, andando los tiempos, plugo a los invasores


















GALLARDO


Gallardo fu el punto negro del gobierno de Ferrand.
A decir verdad, la dominacin francesa no disfrut
nunca de popularidad entire los dominicanos. Aquel Godoy,
favorite de Carlos IV, ms tarde Prncipe de la Paz, haba
entregado el pas a Francia en Basilea en el ao 1795,
disponiendo de nuestra suerte para el future con la misma
frialdad de nimo que se hubiese podido emplear para pa-
sar de unas manos a otras a un carnero en el mercado; mas
no por eso el amor a Espaa se haba siquiera enfriad en
el corazn de los dominicanos, ni haba pecho en el cual
hubiese dejado de estar constantemente aorando el recuer-
do de los tiempos idos, en que la bandera de Aragn y de
Castilla luca ufana sus colors sobre la antilla predilecta
del completador del Globo.
Entre la perspective sin embargo de llegar a verse
convertidos en manumisos del astuto Toussaint Louverture,
primero, y del truculento Dessalines ms tarde, o aceptar
con resignacin el seoro francs, la eleccin no era du-
dosa, y los dominicanos, al decidirse por este segundo ex-
tremo, se sentan tranquilos, tanto como hubiera podido
estarlo quien se hubiese acogido a una madrastra, en pre-
sencia de la alternative de hacerlo as o caer bajo los puos
de un implacable carcelero.
Fu en aquellos das cuando el cura de Santiago, don
Juan Vsquez, el mismo a quien la soldadesca de Cristbal
acuchill y carboniz en 1805, haciendo referencia a la
Paz de Basilea, a la invasion de Toussaint y al crucero que
estaba efectuando en los mares de esta isla la escuadra bri-











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


tnica enviada por Lord Edffimghan, gobernador de Jamai-
ca, para ver de arrancar a la naciente Repblica Francesa
la joya que Godoy le haba regalado, pintaba as el con-
turbado espritu del pueblo de Santo Domingo:
"Ayer Espaol nac,
A la tarde fui Francs,
A la noche Etope fui;
Hoy dicen que soy Ingls:
No s que ser de m".
A pesar del cmulo de dificultades que se hall obli-
gado a confrontar a diario y del estado desastroso en que
dej sumido al pas la invasion de Dessalines, just es con-
fesar que el general Ferrand puso todos sus mejores em-
peos en hacer un buen gobierno, sacando por decirlo as
recursos de la nada, ya que de la colonia no le era dable
obtenerlos sino en muy escasa media y de la metrpoli
no los reciba en ninguna.
El punto negro era, ya lo hemos dicho, el comisario de
polica, Gallardo, espaol, por ms seas abogado, hom-
bre de much talent; pero de corazn duro como pea y
alma de culebra, que as se encoga y arrastraba en pre
sencia de quien pudiese pisarle la cabeza, como se levantaba
y morda cuando no tena motivo para temer de su vctima
alguna suerte de defense.
Dbil con los fuertes, fuerte con los dbiles, era su
caracterstica. El poderoso por el dinero o por la posicin
social o poltica poda darse de seguro con l por bien
habido; en cambio iguay del pobre o del negro que se vie-
se empujado a encontrarle en su camino! Un qutame all
esa paja era lo suficiente para aplicar una series de casti-
gos que empezaban con una tronada de denuestos soeces
y remataban en el cepo y los azotes. Las diferencias de sexo
y edad no le arredraban. Cuntase de una mujer a quien
por haberse ido con otra a las greas hizo meter en el cepo,
y a la cual, para agravarle el castigo, mand ponerle cerca










NARRACIONES DOMINICANAS


un hijo, tierna criatura de meses, que viendo la madre y
sintiendo hambre, gritaba desesperadamente, sin que le fue-
se dable a ella administrarle el seno. A un negro liber-
to que haba hallado en medio de la calle un columnario
y no lo llev a la comisara para que se buscase a su dueo
orden agujerearle una oreja y le pendi de sta la moneda,
tras de lo cual lo mand a andar por todas las calls, segui-
do de dos esbirros que pregonaban su falta. El dueo no
pareci y Gallardo se apropi el columnario. En otra oca-
sin, a un viejo septuagenario le envolvi en algodn los
pies y luego, mientras le pona el vientre bajo la amenaza
de un estoque, se los hizo quemar, tan slo porque, no ha-
bindole visto, le cerr el paso en una acera.
Mas, cuando un hombre, por la obra de su incontenido
temperament, da rienda a sus instintos malvados, puede
asegurarse est tejiendo con sus manos la soga que algn
da habr de servir para ahorcarle.
Gallardo fu comisario todo el tiempo que dur la
dominacin francesa. Despus, cuando tras la memorable
rota de Ferrand en Palo Hincado y el sitio y capitulacin de
Santo Domingo onde de nuevo la bandera espaola en el
torren del Homenaje, se retir a su casa, bajo el despre-
cio y el odio generals, y all vivi vida de rprobo, compeli-
do a cocer con sus propias manos lo que a duras penas poda
obtener para su sustento y consumiendo el fruto de sus aho-
rros, provenidos en su mayor parte de las exacciones que
haba realizado durante su maldecida funcin de polizonte.
No teniendo familiar, habitaba solo una casa de su
pertenencia en la calle de Los Mrtires, entire las del Con-
de y la Cruz.
Una maana, a fines del ao 1810, Gallardo sali de
su casa. Las personas que se hallaban cerca de all en aquel
instant pudieron observer que cuando slo haba andado
pocos pasos retrocedi, como entontecido, introdujo en la
cerradura la llave y abri. La puerta qued entornada. A
poco se oy distintamente el ruido producido por un cuerpo











M. DE J. TRONCOSO DE LA CONCHA


que se desplomaba. Dos o tres de los circunstantes se apro-
ximaron. Gallardo yaca boca abajo en el piso de la sala.
-All se las haya! exclam uno.
-Qu se lo lleve el diablo! profiri otro.
Pasaron horas. El suceso apenas haba sido comen-
tado fuera de ms all de la vecindad. Cuando oscureci,
la puerta de la casa de Gallardo continuaba medio abierta
provocando la grima de los que habitaban al frente y a los
lados.
Pasada ya la media noche un rumor inarticulado y con-
fuso que sala de la casa del rprobo llen de pavor a los
vecinos. Algo as como el sonido de garfios que rascaban
el suelo, mezclado a ronquidos sordos y golpes secos de
cuerpos que chocaban.
Al amanecer, cuando ya no quedaba resto de sombra
de la noche, los vecinos fueron saliendo. Formando grupo
se relataron con voz entrecortada lo que haban odo en la
noche y lo que el miedo que a todos embargaba les haba
hecho or de ms. Nadie empero osaba acercarse a la vi-
vienda de Gallardo. Nadie tampoco se senta con fuerzas
para moverse de donde estaba. El miedo pareca haberles
despojado de toda facultad locomotive.
Al cabo de las siete de la maana, ms o menos, en lo
alto de la Cuesta del Vidrio apareci un hombre, que fu
descendiendo lentamente y tom la direccin de la calle de
Los Mrtires hasta llegar al grupo de los que comentaban
el misterioso suceso. Era un soldado de la Reconquista, vi-
vidor de las alturas de San Miguel, a quien llamaban Joa-
qun el Granadero.
Todos los rodearon y cada uno le refiri el caso a su
manera.
-Pero ninguno ha visto por dentro? inquiri el sol-
dado.
Un silencio general fu la respuesta.
-Pues yo voy a ver, dijo con firmeza.











NARRACIONES DOMINICANAS 87

Al llegar a la puerta el soldado tir de ella con violen-
cia. Casi en el acto, mientras su rostro se cubra sbitamen-
te de palidez de muerte, retrocedi, sin volver la espalda
y en actitud de quien busca instintivamente la defense do
las piernas.
Lo que ante sus ojos se haba desarrollado era horro-
roso; para no ser visto.
Una turba de perros, llevando entire sus dientes diver-
sos despojos humans, sala disparada como un montn de
flechas del interior de la casa hacia la calle, en tanto que
el cadver de Gallardo, mutilado, yaca en mitad de la
sala, los muones de los brazos en cruz, cual si implorara
joh impiadoso pecador! un perdn tardo...




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs