• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Frontispiece
 Table of Contents
 Obra constructiva
 Conservatorio
 Bandas de musica
 Teatro
 Ambiente
 Back Cover






Group Title: Historia de la música en Guatemala
Title: Historia de la música en Guatemala
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081500/00001
 Material Information
Title: Historia de la música en Guatemala
Physical Description: 346 p. : illus. ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: Vásquez A., Rafael ( Vásquez Alvarez ), 1885-1941
Publisher: Tip. Nacional
Place of Publication: Guatemala
Publication Date: 1950
Copyright Date: 1950
 Subjects
Subject: Music -- History and criticism -- Guatemala   ( lcsh )
MUSICA -- HISTORIA Y CRITICA -- GUATEMALA   ( renib )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Guatemala
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081500
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ADQ4378
oclc - 04171045
alephbibnum - 000712347
lccn - 54041331

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Frontispiece
        Page 5
        Page 6
    Table of Contents
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Obra constructiva
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Conservatorio
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Bandas de musica
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Teatro
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
    Ambiente
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
    Back Cover
        Page 347
Full Text











HISTORIC DE LA MSICA EN GUATEMALA





RAFAEL V UEZ 3 A.
RAFAEL VSQUEZ A.


HISTORIC DE LA MSICA

EN GUATEMALA


)bsequrio de la
iblioteca Nacional


GUATEMALA, C. A.- 1950







7f'/ ?P 7a /
y a33s^

'^ERtCA


IMPtEGO NU1MERO 2m0


NO. 91iS.1M2C-6.O0













































RAFAEL VSQUEZ A.




















CONTENIDO


LIBRO PRIMERO. OBRA CONSTRUCTIVE
Captato Primero
Pgina
Los compositores.
Exgesis ............................................... 13
La influencia religiosa ................................. 18
Las escuelas europeas ............................... 27
Nuestros valores en el exterior ....................... 34
Capitulo Segndo
El nacionalismo en msica.
La cancin popular ................................... 40
Los cantos de navidad ............................... 41
La tonada ertica ..................................... 43
El himno patritico ................................... 47
El son ........................................... 49
Msica de bailey .................................... 51
La march military .................................... 54
La march fnebre .................................... 54
Capitulo Tercero
Arte musical indgena.
Consideraciones ....................................... 56
Nuestro porvenir musical .............................. 58
La msica indgena estilizada ......................... 61
Capithlo Cuarto
Los concursos.
Concursos nacionales ................................. 64
Concursos internacionales ............................. 7









LIBRO SEGUNDO. CONSERVATORIO

Capitulo Primero
Pgina
Enseianza particular ................................... 75

Capituo Segundo
Enseanza official ...................................... 84
I.-Jos Cayano ..................................... 93
H.-Emilio Dressner ................................ 95
III.-Leopoldo Cantilena ............................. 98
IV.-Juan Abere ................................... 103
V. lJuin Gonzlez ................................ 112
VL-Angel Disconzi ................................ 114
VIL-Luis Felipe Arias .............................. 122
VIII.-Germn Alcntara ............................. 125
IX.-Eduardo Lebegot .............................. 129
X.-Herculano Alvarado ........................... 130
XI.-Luis Roche ..... ............................... 131
XIL-J. Alberto Mendoza ........................... 135

LIBRO TERCERO. BANDAS DE MUSIC

Capittlo Primero

Las Bandas Militares ................................. 141

Capitulo Segundo

La Banda Marcial.
L-Pedro Visson .................................. 145
IL-Emilio Dressner ................................ 146
II.-Lucas Paniagua ................................. 150
IV.-Juan Aberle .................................... 151
V.-Germn Alcntara ............................ 154
VL-Fabn Rodrguez ............................. 157
VIL-Luis Roche ..................................... 158
VII.-Comelio Cospn ................................ 162
IX-Kuhsiek-Coronado .............................. 164
X.-Bernardo de J. Coronado ....................... 167

Capitulo Tercero

Escuela de Sustitutos.
Otras Bandas ......................................... 170









LIBRO CUARTO. TEATRO

Captulo Primero
Pgina
Noticia histrica de los teatros de la capital.
El primer teatro ................................... **177
Teatros provisionales ............................. 184
Teatro Nacional ........ ...............1...********-*****
Otros teatros .................................... *205
Captulo Segundo

El primer impulso a la Opera.
Los Senz ................ ......*****...............
Quines colaboraron .........- ....... ............--210-
Lo que se hizo ..............- ...-................. 213
Capitulo Tercero

Compaas extranjeras ............................. 217
LIBRO QUINTO. AMBIENTE

Capitulo Primero
Sociedades.
L-Sociedad del Corazn de Jess ................ 275
I.-Asociacin Filarmnica ...................... 278
IIL-Sociedad Artistica de Aficionados ............... 283
IV.-Sociedad Filarmnica y Registro de la propiedad
Musical ........................ ......... 286
V.-Sociedad Artstica y de Beneficencia mutua ...... 289
VI-Unin Musical ................................. 289
VIL-Sociedad Musical ............................... 292
VII.-Liga de la Cuerda ............................... 293
IX.-Sociedad Musical Restaurada ................... 295
X.-Sindicato de Filarmnicos ..................... 295
XI.-Unin Musical de Guatemala .................... 298
Captulo Segundo

Conciertos.
Prembulo ............................................. 302
La orquesta en 1830 .................................... 303
Idea general del ambiente ............................ 307
Sesiones filarmnicas ............................... 309
Conciertos Ghizzoni ................................... 310
Luis Moeser .......................................... 312
Orquesta del Colegio Seminario y de las Escuelas San
Ignacio y San Buenaventura ....................... 313









M r. FoHy ............................................. 314
Academias de la Sociedad Econmica .................. 315
Juan M atheu .......................................... 316
Carella ................................................ 319
Doa Albertina S. de Rosenberg ...................... 321
Orquesta del Conservatorio .......................... 321
Estudiantina "Fgaro" ................................. 322
Rebagliati ................ ........................... 323.
Album filarmnico .................................. 323.
M6sicos italianos ..................................... 324
Conciertos de caridad ............................... 327
Concierto de la Independencia ........................ 330
La dcada de Luis Felipe ............................. 331
Julia Falla .......................................... 333
Academias de canto ................................. 334
Orquestas de aficionados ............................ 336
Conciertos Centenario ............................... 336
Conciertos sinfnicos .................................. 336
Conciertos Contoux ................................... 337
Conciertos de msica de cmara ..................... 337

Captulo Tercero

Teatro national
Compaas de aficionados ........................... 349
Compaa infantil ..................................... 341
Autores nacionales ................................... 342
Grupo Artstico Nacional ............................. 343
La pera del studio Padilla .......................... 346

















LIBRO PRIMERO

OBRA CONSTRUCTIVE
















CAPITULO PRIMERO


LOS COMPOSITORES

Exgesis
Una influencia europea, en un todo de acuerdo
con el espritu de la poca, avasall cuanto de oriun-
do hubo germinado en la msica aborigen, impo-
nindole sus formas, al menos, que en cuanto a la
inspiracin, es indudable que se ha conservado a
travs de las vicisitudes histricas y de las evolu-
ciones progresistas.
Si bien es cierto que nuestra civilizacin actual
proviene directamente de la dominacin de Espaa,
de quien hemos heredado el idioma, la religion, los
usos y costumbres, no se puede decir que nuestra
educacin musical haya sido fundada sobre base
netamente espaola, porque tampoco la nacin con-
quistadora poda, en aquel entonces, presentar al
mundo una labor genuina y propia. Ms bien la
Italia, de quien la Pennsula era tributaria en cues-
tin de arte, fu la fuente generadora en que los
primeros msicos guatemaltecos abrevaron su sed
de conocimientos, y esto lo explica, en cierto modo.







la propagacin de la fe catlica que dimanaba de la
Sede Romana y bajo cuyos auspicios se educaron
estos pueblos.
Necesariamente, siendo los espaoles los agents
de esa propagacin en virtud de haber sido ellos los
colonizadores, los que impusieron a Dios y al rey
-la cruz y la espada- y fundaron el Gobierno y la
Iglesia, trajeron, como complement, cuanto fu
menester para la prctica de los sagrados oficios,
sin faltar, desde luego, los maestros de capilla y los
models de msica sacra.
Estos maestros difundieron la enseanza del can-
to litrgico, ejercitndose nuestros iniciados en el
desempeo de las multiples funciones religioso-mu-
sicales, de modo que, paulatinamente, fu desapa-
reciendo la necesidad de importar organistas y
maestros de coro. De igual manera, los models
de msica sacra fructificaron bien pronto, asimiln-
dose a ellos el espritu de nuestra produccin nacio-
nal que, de preferencia, cultiv el arte sagrado.
Tanto es as que, sin dejar de existir uno que otro
msico de ideas un tanto independientes que escri-
biera otro gnero de composicin, ajeno al que pre-
valecia en aquella poca, la generalidad de los filar-
mnicos dedicaban sus mayores esfuerzos al servicio
de la Iglesia e inspiraban sus mejores composiciones
bajo el influjo del sentimiento religioso.
Es por eso por lo que se cree, con sobra de razn,
que el gnero sagrado fu uno de los principles
recursos, si no el primero, con que los msicos con-
tribuyeron a promover el ensanche y evolucin del
arte musical en Guatemala.
14







Queda memorial de un professor espaol apellidado
Palomino, que vino con el seor Pardo, religioso de
la Orden de los Mnimos, quien habiendo hecho un
viaje a Madrid y Roma, fu propuesto para la Mitra
de Guatemala cuando an este obispado era sufra-
gneo de Mjico. Tambin queda memorial de los
organistas Antonio Prez y Gaspar Martnez, men-
cionados, el primero en cabildo de 19 de diciembre
de 1548, y el segundo en acta de 20 de marzo de
1571, pero no dicen las memories que para la His-
toria de Guatemala escribi el seor Garca Pelez,
de donde son tomados estos datos, si dichos maes-
tros eran espaoles o del pas.
El primer organista guatemalteco que mencionan
las referidas memories fu Manuel Quiroz, quien
se encontraba al frente de la capilla del coro cuando
la exaltacin de la Iglesia en Metropolitana (1744)
y bajo su direccin se enton el solemne Te Deam,
durante la ceremonia con que fu recibida la insig-
nia de la S. I. Catedral. Sucedi a Quiroz en la
capilla su sobrino y discpulo Rafael Castellanos, a
quien sorprendi en el desempeo de su cargo la
aciga noche del 29 de julio de 1773. Trasladada
la capital del reino de Guatemala al valle de la
Ermita, Castellanos continue en la capilla hasta su
muerte, acaecida en 1791. A su muerte fu electo,
interinamente, maestro de capilla, Miguel Pontaza,
que con los profesores Pellecer (Manuel y Mateo),
Pedro Aristondo, Jos Toms Guzmn, Narciso Tru-
jillo y Vicente Senz, se haban trasladado a esta
dudad despus de los terremotos de la antigua ca-
pitaL







Los profesores Pellecer eran contemporneos de
Rafael Castellanos y como l discpulos de Quiroz,
el primer msico guatemalteco que desempe el
cargo de maestro de capilla de la Catedral. Manuel
Pellecer fu professor de Guzmn, Trujillo y Senz,
y Mateo Pellecer lo fu de Pontaza, Aristondo y
Francisco Aragn. La genealoga guatemalteca ha-
ba extendido sus ramas, pues se contaba con regular
nmero de profesores cuya enseanza era ya labor
national.
Pontaza, nombrado interinamente, fu sustituido
el 6 de octubre de 1797 por Pedro Nolasco Estrada,
que sirvi la capilla hasta 1802, ao en que fu su-
brogado en su puesto por Esteban Garrido. En este
period figuran como profesores pertenecientes a
la capilla de msica de la Iglesia Metropolitana,
los seores Jos Patrocinio Hernndez, Silvestre
Bercin, Nicols Espinosa, Pantalen Cilieza, Jos
Estrada, Juan Alberto Velsquez, Desiderio Mon-
talvo, Domingo Peralta, Agustn Granados, Nicols
Saso, Jess Castillo, Jos Andrino, Juan Fajardo,
Mariano Ocampo, Luis Bolaos, Felipe Daz y Be-
nedicto Senz. Este ltimo fu nombrado maestro
de capilla en propiedad, en 1803, en sustitucin de
Garrido que lo haba sido interinamente.
Parece que en aquel entonces se divida la capi-
lla de msica en dos servicios de igual importancia:
el maestro de capilla propiamente dicho y el orga-
nista, A veces estos dos servicios los desempeaba
un solo maestro, pero ms de una vez encontramos
asociadas a dos personas ejerciendo los distintos








cargos. Tal sucede en el tiempo en que don Bene-
dicto y don Vicente, su padre, ejercan dichas fun-
ciones.
Hered a don Vicente y don Benedicto en los pues-
tos de maestro de capilla y organista, Benedicto
Senz (hijo) sirvindolos desde el ao 1831 hasta
1857, fecha en que entraron Francisco Isaac Senz
y Vctor Rosales a desempear las funciones de la
capilla de la Catedral, el primero como maestro y el
segundo como organista.
Juntamente con el process que hemos sealado se
generaliz el conocimiento y studio de otros ins-
trumentos y se ensayaron algunas formas de com-
posicin musical. Las violas eran conocidas desde
el ao 1604. Encabezan la lista de una alcabala
verificada ese ao, dos individuos designados con
la denominacin de violeros: Juan de los Reyes y
Francisco de Santa Cruz. En las festividades con
que se celebr la canonizacin de San Pedro Pasca-
sio, el ao 1673 -refiere Nez- "no hubo hombre
alguno que no se hiciera lenguas en alabar lo dies-
tro, lo claro y dulcsono de las harpas, vigelas,
violones y rabeles que sonaban". En cuanto a la
nueva forma de composicin, se comenz, por el
tiempo en que figuraron los Senz, a emplear, sobre
los moldes ya conocidos como el villancico, el color
de una inspiracin familiar, Ilammosle as, cuya
trascendencia desconocieron los antepasados y a lo
que la generacin present no ha prestado la aten-
cin que merece.
Al alborear el siglo XIX, encontrbase nuestra
msica en gestacin. Poco o ningn incremento ha-
ba tomado en otros gneros, aparte del religioso; no
17








existan bandas ni escuelas o academias de msica;
la enseanza musical se imparta de padres a hijos
y uno que otro discpulo extrao a la familiar, y,
en general, el ambiente del arte de los sonidos se
reduca a la iglesia, donde figuraban, en primera
linea, el maestro de la capilla del coro y el organista.
Las obras de autores guatemaltecos, confeccionadas
en su mayor parte de manera intuitiva, formaban
un escaso repertorio, contndose apenas con las del
maestro Rafael Castellanos, legadas en testamento
a la Iglesia Catedral, y las de un seor Padilla que
floreci por ese tiempo.

La influencia religious
Vicente Senz comenz a enriquecer la produccin
national, siempre dentro el limited de los escasos
conocimientos que se posean. Sus villancicos de
pascua alcanzaron inmensa popularidad, siendo los
precursores del entusiasmo que despertara ms
adelante la composicin patria. Alcanz igual no-
toriedad su Salve en Fa, que, segn las crnicas
callejeras, no haba dejado de cantarse en los aos
sucesivos hasta 1877, y de entonces para hoy, con
algunas intermitencias. Durante cuarenta aos co-
adyuv en la capilla de msica de la Catedral. Fu
organista, violinist y compositor, y como tal con-
tribuy al auge de nuestra msica, tan en principios
como se hallaba en los albores del siglo pasado.
Benedicto Senz, maestro de capilla de la Catedral
por espacio de veintiocho aos, continue la labor
constructivea de su padre como compositor, con no
imenos eficacia, agregando a la produccin musical
del pas muchas obras de un mrito asaz relative.
18








Dedicse de preferencia a la enseanza particular
en la que adquiri merecida reputacin merced a la
prctica en que se ejercit. "Este digno centroame-
ricano a quien justamente se le debe considerar
como modelo de virtudes, mereci en todo tiempo
el respeto y la admiracin de sus contemporneos y
el aprecio general de todos los padres de familiar
cuyos hijos eran instrudos en el bello arte que pro-
fesaba. Los jvenes de ambos sexos no eran menos
reconocidos al decoroso cario de su preceptor. El
mtodo de enseanza que empleaba para cada uno
de ellos era el ms eficaz para hacerlos contraer
una verdadera aficin a la msica. Dedicado siem-
pre a estos ejercicios, tena la prudencia de calcular
los talents y adoptar para cada uno un plan dis-
tinto de instruccin si esto le pareca necesario. As
se vea en l un mismo genio, que obrando de di-
versa suerte por todas parties, se hacan desde luego
notables los aprovechamientos de sus lecciones en
todos sus discpulos." (*)
La msica, sin embargo, continuaba circunscrita
a la Iglesia, no pudiendo decirse que se cultivaban
otros gneros por aislados intentos en la orquesta y
en el canto profano. La composicin encontraba su
mejor asilo en los templos, y de ah que las obras
nacionales se produjeran, en su mayora, al calor
de la influencia religiosa.
A Eulalio Samayoa le estaba reservada la gloria
de invadir nueva esfera de accin. La sinfona, des-
conocida cientficamente, era trabajada por nuestros
compositores incipientes de manera emprica, apli-

() De su necrologa, impresa en 1831.
19








cando tal nombre a las formas de composicin que
no pertenecan al gnero sinfnico. Samayoa fij
los caracteres de esta pieza, segn los models ex-
tranjeros, si no con la exactitud y precision requeri-
das, al menos con bastante acierto, dado el espritu
de la poca y el mnimo adelanto que haba alcan-
zado la obra national. Hijo de una edad en que
privaban en toda plenitud las tradiciones y los pre-
juicios; nacido dentro de un ambiente de raquitismo
politico y social; sin impresiones, casi sin comuni-
cacin intellectual con otros pauses, es excusable lo
que la crtica seala de defectuoso en algunas de
sus sinfonas (pobreza de desarrollo, falta de unidad
ideolgica, etc.) y, sobre ser excusable, es digno del
ms alto encomio por cuanto fu el primero que,
adelantndose a su poca, di el paso ms avanzado
en msica, en este pedazo de tierra cuyas artes y
ciencias estaban en embrin.
Eulalio Samayoa no pudo sustraerse a la influen-
cia de la Iglesia. Escribi para ella varias misas,
un Requaem en Mi bemol y algunas otras composi-
ciones religiosas. El canto llano fu su pasin domi-
nante. Lo estudi con verdadero entusiasmo y lleg
a ser, entire sus colegas, quien mejor descifrara los
textos del Facistol.
A este astro estuvo a punto de eclipsar otra estrella
de primera magnitude: Benedicto Senz, h., y si no
logr sobrepasar a Samayoa en el gnero sinfnico,
en cambio ray a gran altura en el gnero sagrado.
Don Benedicto ya no se cuenta en el nmero de los
maestros chapados a la antigua. Puede decirse que
es el primer msico modern a quien la patria gua-
temalteca debe su orientacin musical por nuevos
20








senderos. Fu un eclctico insigne. Casi no hubo
gnero de composicin, de los que entonces se cul-
tivaban, al que no dedicara su atencin con entu-
siasmo siempre creciente. Fu el primer director de
orquesta que conoci el studio opertico y, de con-
siguiente, el primer maestro que dirigi un espec-
tculo teatral. Fu el primer msico que viaj por
Europa, aportando al pas, y ms que todo al arte
musical, el caudal de los conocimientos adquiridos
en esa jira de investigacin tan proficua para quien
sabe y quiere aprovecharla. La ciencia de la ins-
trumentacin estaba sumamente atrasada: l le di
gran impulso sentando reglas y principios descono-
cidos hasta entonces. Era licenciado de la Facultad
de Medicine y msico. Quin sabe bajo qu as-
pecto era ms grande!
Entre las composiciones de don Benedicto merece
especial mencin la Misa que hizo imprimir en
Pars, donde circul con profusion, lo mismo que en
Mjico. Personas de cuya sinceridad no puede du-
darse, aseveran que esta obra mereci cumplido elo-
gio de Mercadante, a quien le fu presentada por
el autor. Son igualmente notables como piezas de
carcter religioso, el Domine salvam fac Rempubli-
cam, estrenado en la misa con que se celebr la
conclusion del Concordato entire la Santa Sede y el
Gobierno de Guatemala; la Regina sine labe con-
cepta, composicin dedicada en homenaje a la defi-
nicin dogmtica de la Inmaculada Concepcin; el
Te Deam landamus; el Oficio de Difuntos; el Mise-
rere, conocido entire nosotros con el distintivo de "el
21









grande", y algunas otras obras de menor importancia
pero ajustadas todas a los principios de la ciencia
y del buen gusto.
Tambin en el gnero profano descoll don Be-
nedicto, aunque no a la altura en que le colocan sus
obras religiosas, escribiendo tonadas, valses e him-
nos patriticos. De regreso de su viaje a Europa
trajo consigo una idea clara y concisa del adelanto
de la msica en el viejo mundo y se propuso hacer
prosperar a su patria en el arte que le era tan que-
rido. Su vision se pos entonces en el gnero tea-
tral y, a darlo a conocer, a hacerlo apreciar, conver-
gieron todas las energas de su carcter y todos los
esfuerzos de su voluntad. En la creencia de que
haciendo representar las peras en espaol conse-
guira ms rpidamente que el gusto del pblico se
identificara con el drama lrico, acometi, el pri-
mero, la magna empresa de verter a nuestro idioma
el texto de varias peras italianas, labor mproba
cuyos alcances no somos capaces de apreciar en
todo su valor. Tal es la obra artstica realizada por
este coloso, de quien se ha dicho con justicia que
es, en Centroamrica, el msico por antonomasia.
Jos Escolstico Andrino abre otro parntesis en
la historic de nuestra msica. Cultiv con igual
esmero y entusiasmo las artes y las letras, y alcanz
alguna notoriedad en la poltica local de aquel en-
tonces. Como msico ejercit con xito, tanto en
el gnero sagrado como en el profano, el arte de la
composicin, revelando excepcionales dotes de ima-
ginacin, lo que le permita saturar sus obras de
cierto tinte de novedad, originalidades caprichosas
y atrevidas innovaciones. En la Habana, a donde









le llevaron los embates de la suerte, segn unos, y la
altivez e independencia de su espritu, segn otros,
tuvo ocasin de figurar como primer violn de or-
questa en uno de los principles teatros, lo cual es
bastante significativo para Guatemala.
Andrino escribi un libro sobre Nociones Filar-
mnicas, siendo, entire nuestros msicos, el primero
que cruz la senda literaria y el nico, hasta la fe-
cha, que aport a la enseanza musical del pas el
concurso de una obra didctica. (*)
Corre como vlida la especie de que Jos Escols-
tico Andrino es autor de una pera que compuso en
los ratos que le dejaban libres los remansos de su
vida un tanto azarosa. A este respect se opone la
circunstancia de que, no habiendo llegado a estre-
narse ni conservndose el manuscrito original, no
consta su existencia sino en decires particulares en
los que no puede basarse la Historia. La magnitude
de la obra excusa esta negative: no seria la Histo-
ria tan estricta y several si se tratara de una compo-
cin de menor importancia, pero la confeccin de
una pera significa un hecho trascendente, capaz
por s solo, de former poca en la vida musical de
Guatemala, y no podra su autor pasar a la poste-
ridad sin que se rindiera a su nombre el ms just


(*) Es este un hermoso ejemplo que las generaciones posterio-
res no han sabido aprovechar. A titulo de prestar preferente aten-
cin a su educaci6n musical han descuidado, lamentablemente, la
instruccin en los dems rdenes del saber. El conocimiento de la
literature y el dominion de las matemticas, tan esencial al comple-
mento de la carrera filarmnica, han sido vistos con el ms injustifi-
cado desdn, as de parte de las classes conductors encargadas de
levantar el nivel intellectual de los estudiantes de msica, como de
stos, llamados a ser ms tarde la expresin genuina de la exqui-
sites esttica y de la firmeza cientfica de su profesin.








tributo de admiracin. Con todo, si tal idea alent
su espritu innovador, no es just que por el hecho
de no haberse dado a la publicidad deje de consig-
narse este detalle siquiera en va de informacin y
como un incentive a la iniciativa de generaciones
venideras.
Francisco Isaac Senz -de la prosapia ilustre de
los Senz- es una de las figures ms simpticas
del musicalismo guatemalteco antiguo, por su ma-
nera de ser, con cuyo ejemplo quiso imbuir en el
gremio la distincin y elevacin que por ndole arts-
tica le corresponde. Msico por abolengo y por
vocacin natural, dedic su mayor atencin a los
studios del canto litrgico, siendo nombrado, en
compaa de Vctor Rosales, organista y maestro de
capilla de Catedral, en la poca en que tales destinos
se discernan en vista del mrito y capacidad musi-
cal de los aspirantes. Lo que ms le recomienda
ante la historic musical del pas es su actuacin
como director de orquesta, de la que obtuvo cierta
delicadeza en la expresin y a la que imprimi vigo-
roso sello de elegancia en la ejecucin. Una Misa
y un Miserere es toda su obra como compositor;
pero, ya es necio repetir que, en arte, lo que debe
apreciarse es la calidad sobre la cantidad. Ms que
a la composicin estaba dedicado a la enseanza.
As se explica que haya dejado dos continuadores
de su obra musical, dos discpulos que perpetuaron
su memorial y que con sus propios mritos respon-
dieron de lo que vala, musicalmente, Francisco
Isaac Senz, tales son: Alfonso Mndez y Lorenzo
Morales.








Juan de J. Fernndez, Remigio Caldern, Luis
Gamero, Nemesio Moraga y Rafael Espaa, deja-
ron buen acopio de composiciones musicales, parti-
cularizndose por haber trabajado la forma de com-
posicin que, en material religiosa, est considerada
como la piedra de toque: la Misa.
Lorenzo Morales es el ltimo de los msicos for-
jados a la antigua y el primero de los compositores
que salud la evolucin musical modern. Es el
punto de interseccin entire las dos pocas. Como
simbolo, sin la precision de los trminos exactos,
puede decirse que Lorenzo Morales escribi el lti-
mo Miserere y la primera Obertura. El autor de
El Perfume de la Infancia y de la Santa Mara
se hizo armonista l solo, en la quietud del studio
constant y tenaz. Fu professor de piano y armona
del Conservatorio Nacional de Msica, en tiempo de
Cantilena, y figure como pianist y acompaante en
las audiciones musicales de mayor relieve en aque-
llos das. Profesor competent, pianist distinguido
y compositor apreciado, nada ms puede decirse de
un hombre que nutri su inteligencia en un am-
biente asaz raqutico, y fu, sin embargo, a la inva-
sin de nuevas ideas, respetada y consultada su opi-
nin por la generacin que surga a la vida modern.
Indalecio Castro, dedicado a la composicin, es-
cribi muchas piezas de estilo religioso y varias de
otro carcter. La labor artstica de Indalecio Castro,
en punto a composicin, es merecedora de muy alto
aprecio: es uno de los pocos temperamentos que ha
resistido el afectado extranjerismo de que hicieron
gala algunos de sus contemporneos. Sus obras mu-
sicales han conservado el tpico sabor local de la








cancin popular, llevando el folklorismo chapn a
formas de composicin a que la incredulidad de'
nuestro tiempo dira que no cabe, como la sinfona.
Don Indalecio no era, en rigor, un msico prepa-
rado; pero un talent instintivo y un entusiasmo
ferviente por el arte le permitieron realizar una
labor proficua e interesante. La frescura y lozana
de sus ideas que supo acrisolar en forma sencilla,
limpia de artificio pretencioso, le mantendrn a cu-
bierto de censuras gratuitas, ya que tuvo el tino y la
moderacin de no hacer incursiones peligrosas por
terrenos que, como el contrapunto y la fuga, le eran
desconocidos. De esta manera salv los escollos con
que tropiezan los que, en un alarde de caminar con
la civilizacin a toda costa, emprenden altos vuelos
careciendo de preparaci6n suficiente para ello.
Pero si como msico y compositor mereci que sus
compaeros de profesin le brindaran franca y ca-
riosa estima, con la sinceridad que era proverbial
en los viejos maestros de aquel entonces, no menos
afecto y gratitud recogi de sus numerosos disci-
pulos a quienes supo imbuir la fe en el trabajo y el
amor en el arte. En el oscuro pueblo de Mixco, en
donde pas los mejores aos de su vida laboriosa y
active encendiendo la tea del entusiasmo por la
msica y derramando el beneficio de la instruccin,
se le recuerda con respeto y cario y se reverencia
su nombre, salvado de un injusto olvido por el agra-
decimiento popular.
Entre las composiciones religiosas que han escrito
nuestros msicos de la poca present y de algunos
aos atrs, figuran algunas cuyo mrito ha sido re-
conocido por la generalidad de los comprofesores y
26








a las que se sealan condiciones reveladoras de
talent musical. Merecen citarse el Miserere de Vi-,
cente Peralta Flores; la Misa a cuatro voces y or-
questa de Lucas Paniagua; la Misa a tres voces de.
Miguel A. Paniagua; la Misa Votiva de Vctor ;M.
Figueroa y la Misa de Gloria de Julin Paniagua,
Martnez.

Las escuelas europeas
Con la renovacin del ambiente musical operada
por el ao 83, cuando el Gobierno de la Repblica
habilit con carcter official la enseanza de la m-
sica; con la sustitucin de valores artsticos promo-
vida y alcanzada aos despus, cuando del Conser-
vatorio salieron nuevos elements y regresaron del
exterior los que all fueron a terminar sus studios,
la produccin musical tom otro giro, en consonan-
cia con las corrientes evolutivas que invadieron el
pas.
Una falange de jvenes artists haba ya desahu-
ciado los antiguos procedimientos de composicin,
instrumentacin y enseanza; ya no haba las eva-
sivas y tanteos del ao 40, cuando dos o tres profe-
sores, encerrados en su saber, no daban a sus disci-
pulos sino la instruccin necesaria para sacar de
ellos el provecho deseado; la orquesta no era la
organizacin imperfecta que en la referida poca
amenizaba las fiestas cvicas frente a la Casa del
Pueblo, en la semioscuridad y rodeada de la chiqui-
llera bulliciosa; ni la composicin musical estaba,
como en el supradicho entonces, circunscrita al rigor
eclesistico, donde, si es verdad que existe una rica
variedad de formas con qu manifestar la inspiracih








y la ciencia, tambin es cierto que todo est dentro
de un estrecho circulo, limitado por principios y
leyes inalterables que cohiben la accin indepen-
diente del compositor.
Al present haba un Conservatorio abierto a la
luz de la inteligencia, ana orquesta complete y efi-
ciente y un profesorado -oficial y particular- de-
bidamente preparado.
Julin Gonzlez fu un luchador inteligente, el
primero que pudo mostrarse ante el pblico como
autor capaz de llenar un program slo con obras
de su composicin, bellas todas y a la altura de la
civilizacin europea, en cuanto a forma musical, cau-
dal de pensamiento y calidad de trabajo.
Poco antes de ser nombrado director del Conser-
vatorio di un concerto en el Teatro Coln, cuyo
program estaba cubierto en la forma expresada, y
de cuyos nmeros extractamos los siguientes como
ejemplares de mayor inters: Guatemala, suite de
orquesta. a) Preludio. b) Minueto. c) Romanza
sin palabrs. d) Allegro agitato; Aire de Polca, para
orquesta; Meloda, para canto; Vals de Saln, para
piano y los valses Estudiantina Coln para or-
questa.
No es la mente del historiador juzgar el mrito de
las composiciones que se iban produciendo en Gua-
temala peridicamente, conforme sus autores iban
moldeando su inteligencia y desarrollando sus acti-
vidades. Pero entra en sus atribuciones presentar el
process seguido en esa fase del desenvolvimiento
artstico, y por l vemos que a la composicin mu-
sical se haban marcado otros derroteros, introdu-
ciendo formas desconocidas, empleando los novsi-
28







mos procedimientos de armonizacin, y enrique-
cindola con el acopio de nuevos recursos como las
piezas de concerto y las romanzas para canto.
En esta poca fu trasladado al pas un ambient
musical netamente europeo: las enseanzas de Se-
rrao, Platania, Mathias, Durand, Arienzo, Palum-
bo, Cesi, etc., transmitidas directamente a nuestros
representatives, Gonzlez, Espinosa, Arias, Alvarado
y Figneroa, fueron a la vez implantadas en nuestro
Conservatorio e infiltradas en el espritu artstico de
los estudiantes de aquella sazn. El acervo de la
composicin musical fu acrecentado notablemente
y elevada su factura al nivel en que se produca en
los principles centros artsticos de Europa. Y el
ambiente, el radio de actividades, una vez renovado
y ensanchado, se hizo ms propicio a las manifesta-
ciones del saber y a la corriente evolutiva de las
orientaciones modernas.
Cupo, pues, a Julin Gonzlez la satisfaccin de
haber contribuido, como otros, con su talent y acti-
vidad, a efectuar este cambio musical en Guatemala,
poniendo al servicio del arte y de la patria el con-
tingente de sus energas y el aporte de sus conoci-
mientos musicales adquiridos en uno de los princi-
pales conservatorios de Italia.
Herculano Alvarado y Vctor Manuel Figueroa,
que tambin estudiaron en Italia al mismo tiempo
que Julin Gonzlez, a su regreso al pas fueron
entusiastas propulsores de la cultural musical, cada.
uno en la enseanza tcnica de su instrument, y
los dos, en el radio de la composicin. De Alvarado
se citan como obras de importancia, Electra, vals.
de saln, de corte elegant y modern, y un Vals de







concerto, en Fa, erizado de dificultades piansticas
que el autor, con el dominio que ejerca sobre el
teclado, haca or con perfect claridad y distincin.
Escribi, adems, una series de nocturnos, minuetos,
etc., todos interesantes exposiciones de los diversos
recursos mecnicos del piano, instrument al que
dedic su atencin y studio. Fu director del Con-
servatorio Nacional de Msica y professor de casi
todas las seoritas y caballeros que componan la
aficin musical de Guatemala en ese tiempo.
De Figueroa se citan como obras capaces de acre-
ditar a un compositor de altos vuelos, su Misa Votiva
a gran orquesta y voces, estrenada en 1908 en el
templo de la Merced con motivo de la celebracin
de la Fiesta de los Msicos; la Danza indgena
sobre motivos australianos, instrumentada para
orquesta y para banda; la march triunfal Salado
al Pabelln de Guatemala y el vals Pensamientos
Intimos. Lo ms estimable de su labor musical es
la dedicacin que mostr -por los aos de 900 a
905- por la enseanza de la armona, constituyen-
do con apuntes, ejemplos y dictados de sus maestros
de Italia, una coleccin curiosa de datos interesan-
tes, relacionados con el studio de tan important
ramo musical. Vctor Manuel Figueroa, antes de
colocarse al margen de la sociedad, era uno de los
msicos ms acabados y perfectos de Guatemala:
dominaba la mecnica de su instrument; posea la
ciencia de la composicin; saba instrumentacin de
banda y de orquesta; diriga a conciencia conjuntos
vocales e instrumentales y tena el don de ensear
terica y prcticamente la msica. Tal cmulo de
conocimientos los adquiri, sin duda, en los fre-
30







cuentes viajes que hizo al extranjero: Estados Uni-
dos de Amrica, 1888; Europa, 1892; Centroamrica,
Antillas y Mjico, 1898; San Francisco California,
1900. Es artist condecorado por la Academia de
Msica de Boston.
Miguel Espinosa vino a revelar a Guatemala mu-
chos secrets de la tcnica del piano, con ser ya el
conocimiento de este instrument bastante generali-
zado por Meany, Arrivillaga, Arias, Rafael Guzmn
y Alvarado.
Espinosa, como todo msico formado en Europa,
no es, no puede ser ajeno al studio de la compo-
sicin musical. Conoce los resorts de 'la armona
y del contrapunto, como lo demuestran las obras que
de l se conocen; pero ante su significacin como
pianist desaparece todo otro mrito artstico. Sin
embargo, siempre que Espinosa se ha presentado en
just a competir en torneos y certmenes de com-
posicin -lo que es muy remoto en l- ha triun-
fado en primera lnea. Obras premiadas en esta
forma y que, sin perjuicio del premio, figuraran
dignamente en cualquier concurso europeo, son, en-
tre otras, Rio Negro, Cadencia para la Rapsodia
Hngara N' 2 de Liszt y Yo pienso en Ti, madrigal
musicado.
Estuvo en Pars y Londres, del 70 al 75. Vino a
Guatemala y pas luego a San Francisco California,
donde permaneci quince afos alternando con cele-
bridades musicales de la talla de Josephy, y figu-
rando como miembro de la Sociedad de Armona del
Estado. Guatemalteco de corazn, Espinosa honr
y enalteci el nombre de su pas con su talent y su
virtuosismo en aquellas ciudades donde el arte es
31








algo extraordinario, algo digno de admiracin y de
respeto, y de regreso a su patria, sintiendo el lauda-
ble deseo de ser til a los suyos, sacudi el bagaje
de sus laureles, homenajes y triunfos y se dedic a
la enseanza que es el ms preciado esfuerzo que
puede hacer un ciudadano por su patria, un hombre
por la Humanidad.
Pero el musicalismo guatemalteco no haba llega-
do a la cumbre sino con Arias. Luis Felipe lo llev
a la altura mxima que registra la Historia, donde
ojal se hubiera conservado siempre, desafiando las
vicisitudes de la poca y del medio.
El ngulo saliente de la labor musical que des-
arroll este coloso del arte, fu el aporte de msica
nueva de que vena impregnado su espritu sutil y
que se empe en trasladar a la orquesta y al piano,
venciendo, naturalmente, la resistencia de viejos sis-
temas y la deficiencia de elements impreparados.
La difusin de las grandes obras de Beethoven,
Wagner, Mendelssohn, etc., en orquesta, es obra
suya. Otro tanto puede decirse de las piezas de
Chopin, Liszt, Brahms, Schumann, etc., en el piano,
aunque a este empeo concurri la inteligencia y
entusiasta colaboracin de Espinosa y Alvarado.
En 1908, ao en que muri, Guatemala musical no
ignoraba, en absolute, nada de lo ocurrido en el
mundo respect al arte antiguo y estaba al tanto,
es decir, en convivencia spiritual, con los promo-
tores del movimiento diario de la msica modern.
En ese tiempo, y alimentado por Arias, surgi en
Guatemala el entusiasmo por el aprendizaje de la
Esttica, la Acstica y la Historia de la Msica. En
material de studios piansticos, desde los autores del
32







siglo XVI (Scarlatti y Juan Sebastin Bach, para no
citar otros) hasta V. Alkan e Ignaz Phillip, toda la
escala intermedia fu puesta en vigor por Arias a
sus discpulos; y, en lo que respect a revolucin de
ideas, innovacin de estilos, invencin de formulas
y orientacin de escuelas, sabamos de los intentos
-xitos y fracasos- desde Monteverde y Porpora
hasta Widor y Gabriel Faur.
Arias, sobre todas las cualidades communes (tocar,
ensear, componer, dirigir e instrumentar) posea
otra muy especial: acompaar. Ni el piano ni la
orquesta -como medios para acompafar- guarda-
ban secrets para l, como no los guardaban el canto
ni los instruments solistas, por virtud de dominar
la arquitectura musical, de donde resultaba que,
acompaando, segua ms bien el curso de la com-
posicin que el de la ejecucin.
El corto catlogo de sus composiciones es el si-
guientes: Mouresque, danza para orquesta; Noc-
trno, para violn; Pgina Gris, romanza para
canto; Vals de Concierto, para piano, Bercense,
id.; Himno a Minerva, para voces.
Pero no es lo que haya hecho como compositor,
director, professor, etc., lo que debe apreciarse en
Arias, que ste no era sino el medio de manifestarse.
en pblico: lo admirable en l era el sentido inter-
pretativo, la alta comprensin musical, la elevacin
de su intelecto y la diafanidad de su espritu, cosas:
que ni se hablan, escriben, ni traducen, y que se
fueron con l...








Nuestros valores en el exterior


Toca ahora conocer la fase que respect a nues-
tros representatives en el extranjero; lo que han
llevado a otro suelo como contingent artstico acu-
mulado aqu; y el prestigio y buen nombre que haya
brindando a Guatemala su actuacin musical, des-
pus, naturalmente, de haberse verificado la inde-
fectible evolucin artstica en ellos y por ellos per-
seguida.
Siempre ser beneficioso consignar en la Historia
esta fase de nuestro desenvolvimiento artstico, por
ms que se opine que ningn provecho efectivo se
original del triunfo de nuestros compatriotas en el
exterior, como no sea cierta vanidad national satis-
fecha que quin sabe si la tomen en cuenta los mis-
mos triunfadores, considerando que el ambiente
extrao lo ha hecho todo, sin contar para nada con
el germen racial.
Pero, siquiera sea en va de estmulo para des-
pertar en nuestros adolescents de la msica el in-
centivo que los induzca a abrazar el studio con
tanto ms entusiasmo cuanto ms cercana tengan la
vision del triunfo, hagamos el recuento de nuestros
valores musicales que, en la posicin artstica que
han logrado conquistar fuera del pas, desmienten
el dicterio de inactividad e indolencia que a menudo
nos prodigamos a nosotros mismos, y satisfagamos,
de paso, el legtimo orgullo de sentirnos represen-
tados, artsticamente, por los ms claros talents que
ha producido el musicalismo guatemalteco en los
ltimos tiempos.








Rafael Castillo empez a figurar como compositor
cuando, en 1894, fueron premiados sus Valses para
orquesta en el concurso musical organizado por la
Sociedad Filarmnica, bajo los auspicios de la jefa-
tura political del departamento. De entonces para
adelante sigui una series no interrumpida de triun-
fos para Castillo, triunfos que, confesados gallarda-
mente por sus comprofesores, constituyen el mxi-
mum del elogio, si se tiene en cuenta lo reacios que
han sido siempre y en todos los casos para pro-
digarlos.
No hubo, literalmente, actividad musical -desde
que germinara en iniciativa hasta que culminara en
realidad- a la que este espritu inquieto no prestara
su concurso, como element entusiasta y trabajador.
Muchos de sus compaeros de profesin encontra-
ban censurable esta actividad musical, atribuyndola
al deseo inmoderado de exhibicionismo que supo-
nian en Castillo. S: haba en l la febricitante
atraccin de la notoriedad. Pero si l no cumple el
imperative de llamar la atencin del pblico sobre
su obra; si l desfallece lnguidamente, en vez de
provocar el aplauso que estimula y alienta, su labor
hubiera sido completamente negative aqu, al con-
trario de lo provechosa que fu en los Estados
Unidos.
Aqu compuso una series de valses bien escritos
que gozaron de inmensa popularidad, como En
el mar, Flores centroamericanas, Primavera, Mis
amores, Alicia, etc.; compuso un concerto para pia-
no, imitando los models clsicos, adems de mu.
chas obras de factura pianstica, como la Rapsodia
sobre la jota aragonesa y various valses de saln; tra-
35








baj los solos, escribiendo bellsimas piezas para
violin y para soprano. La orquesta fu su obsesin
y lleg a dominarla componiendo para ella la Ober-
tura NA 1 y la Carnavalesca, que es lo ms digno de
atencin que se ha producido en Guatemala; re-
construy la labor dispersa e incomplete que dej
Luis Felipe Arias a su muerte, compilando buen
nmero de romanzas, miniaturas, etc. (*)
Con estas ejecutorias Castillo sali de Guatemala
con direccin a Wshington, llevando la evidence
seguridad de no ir al fracaso; y, en efecto, tras los
indispensables trmites de instalacin y relacin so-
cial, se situ en un plano artstico bastante aprecia-
ble, dedicndose desde entonces a la enseanza y a
la composicin.
Seducido por el color impresionante de la escuela
rusa, sigui muy de cerca a Rimsky-Korsakoff en
un concerto de violin que escribi y en los cuartetos
de cuerda que compuso segn la factura escolstica
de estas piezas. Mas, lo que ha fijado su reputacin
como autor (siendo el primer msico guatemalteco
que aborda empresa semejante) es la composicin
de la sonata, forma musical que es al piano lo que
la sinfona a la orquesta. Intil buscar extraas
influencias en la sonata de Castillo: es personal-
simo en el color y en el trazo. Si alguna semejanza
hubiera de encontrrsele, no como copia servil sino

(*) En la intimidad, Castillo mostraba a sus amigos manuscri-
tos suyos, fechados en 1890, en los cuales aparecan las extravagan-
tes combinaciones y sucesiones arm6nicas que constituyen el color
propio de Puccini, much antes que este autor diera qu6 decir al
mundo con sus operas.
36







como saludable emulacin, sta seria en Brahms,
por lo vigoroso del corte y la consistencia de su
arquitectura.
Ultimamente Castillo ha formulado una nueva
gua terica para la enseanza de la msica, cuya
mente radica en desterrar el embrollo de que ado-
lecen todas las teoras al hacer la exposicin de las
materials sin la debida separacin, confundiendo los
tpicos diversos de que tratan.
Alfredo Wyld estudi en Guatemala bajo la direc-
cin de Herculano Alvarado, despus en San Fran-
cisco y ltimamente en Pars. Antes de emprender
el xodo definitive estuvo en Guatemala (1907)
presentndose a nuestro pequeo mundo artstico
en un concerto de caridad organizado por la socie-
dad capitalina y eligiendo como obra para su pre-
sentacin la sonata Appassionata de Beethoven. Este
solo acredita la capacidad pianstica del presentado,
si se tiene en cuenta que en el program de dicho
concerto alternaban otros solos de piano encomen-
dados a la pericia de Espinosa, Arias y Alvarado. Al
poco tiempo abandon el suelo patrio en busca de
nuevos derroteros, pleno de optimism y entusiasmo.
Pars le atraa... All trabaj sobre el Ballet
Ruso, subyugado por lo sugestivo de esa escuela que
entonces privaba. Su expresivismo armnico y la
sutileza de sus ritmos ejercieron grande influjo so-
bre la produccin musical que ms tarde di a luz
el ilustre guatemalteco en una series de studios para
piano. Uitimamente Wyld ha conquistado un triun-
io definitive con la eleccin recada en l para diri-
gir parte de los conciertos clsicos organizados por
el comit artstico de la Exposicin de Sevilla. El
37








renombre de que goza en el mundo musical nuestro
distinguido compatriota, indujo al mencionado co-
mit a poner al frente de los programs orquestales
de este suceso artstico mundial, el prestigio inne-
gable de un msico guatemalteco, prestigio que al-
canza a sus conterrneos por cuanto ellos fueron
los primeros en aplaudirle y predecirle un rango
honroso en el mundo de los sonidos.
En los concertos de la Exposicin Nacional de
1905 figure por primera vez en pblica audicin el
hoy pianist genial, Ral Paniagua. Contaba a la
sazn diez aos de edad y se exhiba como "nio
prodigio". Despus estudi en el Conservatorio Na-
cional de Msica, bajo la enseanza de Herculano
Alvarado. Fuse ms tarde a Panam, acompaado
de otros jvenes, en desempeo de un contrato pro-
fesional; regresa a Guatemala en 1915; sobrevienen
los terremotos que desequilibran la vida artstica
del pas y emigra a la ciudad de San Salvador.
Mientras tanto, Ral Paniagua afirma su reputa-
cin musical como pianist y compositor.
Interesante, por dems, es el papel que desempea
en 1917, integrando el tro de los clebres rusos
Abracha-Konewsky, justamente apreciado y admira-
do por la pureza y elevacin artstica que revelara
en la realizacin de sus programs. Como solista,
Paniagua alcanz gran notoriedad entire el gremio
de profesionales y el element dilettante que era
excelente y numeroso, abordando, con propiedad
irreprochable, piezas de reconocida dificultad tc-
nica, como la Sonata en Si menor y el Scherzo N' 2
de Chopin.








Hace diez aos que Ral Paniagua recorre los
Estados Unidos de Norteamrica, de donde, peridi-
camente, nos vienen noticias de sus triunfos arts-
ticos, publicadas en revistas importantes de aquella
gran nacin. Una de las ltimas crnicas (1928) nos
habla del brillante recital con que el "Tro Pania-
gua" clausur sus sesiones de arte en una sala de
conciertos de New York. La crtica norteamericana,
tan inexpresiva y lacnica, se detiene, sin embargo,
a juzgar la personalidad musical de Ral Paniagua,
prodigndole merecidos elogios.
Otros dos jvenes inteligentes enaltecen con su
arte el nombre de Guatemala como pas culto y civi-
lizado: Enrique Tuit en Filadelfia, y Enrique van-
der Henst en Pars. El primero fu discpulo de
Castillo en piano y composicin y el segundo estudi
piano con Espinosa y armona con Arias.

















CAPITULO SEGUNDO

EL NACIONALISMO EN MSICA

La cancin popular

La cancin popular naci de las exigencias psico-
lgicas, juntamente con la aptitud natural del orga-
nismo human, aqu como en todas parties. Las
diferencias substanciales que existan entire las can-
ciones populares de various pases tienen que radi-
car en los caracteres especiales de las razas y los
medios de expresin que posean. Tambin habr
diferencias entire las distintas edades de una socie-
dad, no siendo, en rigor, la misma estructura de la
cancin popular en la infancia de un pas como
cuando ya ha recibido influencias de otras civiliza-
ciones. Pero seguramente esta variacin que afecta
la forma, deja inclume el fondo de la cancin, el
cual se mantiene invariable e inalterable. No suce-
de lo propio con la msica cientfica -llamemos as
a la que se moldea con los procedimientos arm-
nicos-: no se estaciona ni se inflexibiliza como la
msica oriunda. Al contrario: cada vez que una
influencia poderosa intervene en su desarrollo la
vemos admitir variaciones radicales, impuestas por








las tendencies literarias y escuelas filosficas que la
supeditan. En este sentido, la msica sabia, la m-
sica universal, carece de fisonoma clara y precise,
pues tan pronto ha sido elevada a las regions de
un idealismo exagerado, como encadenada al ms
execrable de los realismos. De estas alternatives se
ha visto siempre exenta la msica espontnea, la
msica regional, por lo mismo que traduce los senti-
mientos de un pueblo, y el espritu de un pueblo no
vara. La expresin de nuestra msica popular es
la expresin de nuestra raza en el cmulo de sus
sentimientos y pasiones. Tiene que ser apasionada
y violent porque as est templada nuestra alma
indgena; sensitiva y doliente como la tornaron sus
opresores; enigmtica y triste como la sorprende el
recuerdo de su perdida grandeza y de su extinto
podero. Habr que buscar, pues, una de estas ca-
ractersticas, o todas ellas, en los elements que
concurren a former la cancin popular. No ser,
desde luego, en el comps ni en la armona, elemen-
tos meramente formales: ser en la sucesin mel-
dica y en la combinacin rtmica donde podamos
sorprender la vibracin sentimental que, indudable-
mente, precede a la concepcin de la idea musical.

Los cantos de navidad
Una de las primeras manifestaciones de la can-
cin popular fueron los villancicos o cantos de navi-
dad y, por extension, los "alabados", "ave-maras",
letanas y canciones del Rosario.
Refugiado como estaba en la Iglesia el arte de los
sonidos, lo mismo que la pintura y la escultura, por
falta de orientacin y a causa de la indiferencia am-








biente, ni los cultores de la msica ensayaban otra
forma de manifestar el arte que no fuera la forma
sacra, ni el pblico comprenda la existencia de la
msica, como expresin excelsa, en otro lugar que
no fuera el interior de los templos. Por otra parte,
la Iglesia haba perdido en su msica el sello de
austeridad que la distingua: Pergolese, Zingarelli,
y el mismo Rossini con su Stabat Mater, ms tea-
tral que religioso, haban hecho accessible a la Iglesia
un sinnmero de obras de carcter mundano. Na-
turalmente, nuestros autores al trabajar el gnero
de iglesia no podan menos que seguir este ejemplo
y tomar a la msica profana sus medios, elements
y procedimientos, sin excluir la melodia verncula
que les era peculiar, por ms que, con la literature
de ritual, aqulla perdiera gran parte de su intensi-
dad dramtica.
Derivado del son, cuando no el son mismo, es la
forma de composicin denominada villancico que se
trabajaba antes, y escasamente ahora, para alabar
al Nio Dios durante las fiestas de navidad. Quiz
algo ms elevada es la concepcin y ms rica en
procedimientos la forma, pero calcada siempre en la
meloda ancestral. Muchos villancicos conservan el
movimiento invertido del acompaamiento del son,
lo que no excluye la modulacin, la modalidad me-
nor, la accidentacin y otros caracteres que no ad-
mite aqul. Generalmente se acopla al villancico
una estrofa literaria de significacin laudatoria, re-
sultando de esta amalgama una forma simptica de
composicin musical en la que campea la fe aldeana
no exenta de coquetera.








Cultivadores pulcros de este gnero fueron Vi-
cente Senz, de quien se cuenta, acaso con las~ ea-
geraciones propias de la leyenda, que para oir sus
villancicos durante la misa de nochebuena, la geate
se agolpaba a la puerta de la iglesia de Beln, ea
nmero tan crecido que era necesario, para imp-
dirlo, solicitar la intervencin de las guardian fi-
ciales; Benedicto Senz (h.), su nieto, author del
famoso villancico cuya letra principia: "Si del hiel
fro, nio Dios lloris"; Miguel A. Paniagua, Salwa-
dor Iriarte y casi todos los organistas anteriores y
posteriores a los Senz. El villancico sin embargo,
estaba llamado a desaparecer, dada la propensiz a
caer en el ridculo por la parte literaria, como qae,
al cabo, sta degener, hacia el ao 60, en frase
irnica y vulgar, perdiendo la msica, junto con la
letra, su sencillez y nobleza primitivas.
Casi los mismos msicos a quienes se cita como
cultivadores del villancico lo fueron tambin de
otras formas de composicin religiosa, distinguin-
dose en el trabajo del "Ave-Mara" Gregorio Guti-
rrez y Valentn La Fuente, por haber dotado a este
gnero de cierto aire majestuoso muy semejante al
de la romanza dramtica.

La tonada ertica

El romanticismo de nuestra literature impulse por
entonces al msico guatemalteco a componer trovas
y canciones que se llamaron tonadas, las cuales afir-
maron el sentido de la cancin popular embellecin-









dola con las galas de una inspiracin gallarda y
gentil no desprovista de emotiva sinceridad. (*
Comoquiera que este gnero de composicin no era
considerado, musicalmente, como de categora al
lado de otras producciones, sus autores no se pre-
ocuparon de dejar constancia escrita al respect,
fiando a las tradiciones el garantizar la propiedad y
el recoger la poesa y la meloda para perpetuarla.
Es as como se sabe a qu msico corresponde la
composicin sobre determinados versos y como he-
mos llegado a connaturalizarnos con la idea de que
son autores de las tonadas cuyas letras damos a con-
tinuacin, los msicos siguientes, respectivamente:
De Benedicto Senz (h.), a quien, como msico
multiforme y polifactico que era, encontramos cul-
tivando la cancin popular, es la tonada cuya letra
empieza:

Estos rboles mudos,
este bosque, este ro,
testigos son, bien mo,
de mi amargo dolor.

A Gregorio Gutirrez se atribuyen muchas tona-
das, entire las cuales las que parecen ser autntica-
mente suyas son las siguientes:

Hay un labio que el mo ha comprimido
y que antes otro labio no estrech.


(*) Hay, respect al origen de la tonada guatemalteca, opinio-
nes fundadas en circunstancias tnicas que la atribuyen a la can-
cin popular mejicana o, cuando menos, a una influencia marcada
de sta sobre aqulla. Respetando pareceres ajenos, creemos que se
puede llegar a establecer las diferencias de fondo que separan a
una de la otra cancin, sobre todo en lo relative a temperament y
carcter, condiciones en que difieren notablemente ambos pueblos.








Por qu cuando yo suspiro
suspira tu corazn,
y si en m fijas tus ojos
los fijo en ti tambin yo?


Es el lenguaje del alma,
son misterios del Amor.


No pienses, ngel mo,
que aqu en mi pecho amante
de otra pasin la lama
reinar podr jams.


Vives en mi memorial, hermosa ma.


De Jos Len Zern:

Tmate el oro que la Arabia cra,
oh mi rival, que como al rayo temo.

De Leandro Andrino:

Yo pienso en ti, t vives en mi mente,
sola, fija, sin tregua, a today hora.

De Alvarez Castro:

Estos son, cruel memorial,
los sitios donde algn da
de placeres rodeado...

De Eduardo Sosa:

Oh noche majestuosa, placentera y sosegada,
sola t con tu silencio mi tormento grave calmas.








De Jacinto Ruiz:


Flores del corazn, flores queridas,
aqui en mi pecho con amor guardadas.

Germn Alcntara es autor de la msica que sirve
d
Cuando cansado de sufrir estalla
el corazn que por tu amor suspira.

Y Leopoldo Estrada que, sin saberlo acaso, contri-
Ibua al acervo de nuestros recursos msico-verncu-
los, escriba la msica para los versos de M. M.
Flores:

Bsame con el beso de tu boca,
cariosa mitad del alma mia...

Por lo dems, no creemos que sea absolutamente
indispensable conocer quin es el autor de la can-
cin que existed para considerarla como modelo de
composiciones de este gnero, tanto por el corte
como por el pensamiento. Tal sucede con las fona-
das que dicen:

Amar, amar como jams habrn amado...
.... .. ...o .. . ..... ......
Blanca luna, tu plida lumbre...

Vengo en slencio a cnsoar, Maria,
de mi dolor los fnebres formentos,
en donde existe la esperanza ma...

Guarda esta floor y piensa que es mi vida
y que la adoro cn amor a~diente...

46








Yo te saludo, luz de mi vida,
por las maanas de mi existir,
y al saludarte, prenda querida,
pongo en tus manos mi porvenir.

El himno patritico

De la cancin ertica se pas, casi sin transicin,
al himno patritico. Privaba entonces un acendrado
amor por la independencia patria como un bien ines-
timable, recin alcanzado tras luengos aos de lucha
cvica. Msicos y poetas cantaban su excelsitud en
lricas estrofas plenas de ardiente entusiasmo, celo-
sos de que la libertad que disfrutaban no fuera jams
restringida ni conculcados los derechos inherentes a
la ciudadana. Centroamericanista de corazn, pa-
triota como pocos y amante sincero de las libertades
pblicas y de la emancipacin political de su patria,
Benedicto Senz (h.) fu uno de los artists, acaso
el primero, que condens en el pentagrama musical
la Oda a la independencia de Centro-Amrica, mu-
sicalizando las estrofas del poema que empieza as:

Viva siempre en los hijos del Centro
la hechicera memorial estar,
del gran da que de esclavos viles
hombres libres los viera tornar.

Gregorio Gutirrez compuso various himnos en es-
tilo guerrero, sobresaliendo, entire otros, uno dedi-
cado al triunfo de las armas guatemaltecas en la
campaa de 1876, y que se cant la noche del 17 de
mayo del propio ao por un numeroso coro de profe-
sionales acompaado por la banda de msica military.
La entrada del ferrocarril del sur a la capital (19
de julio de 1884) fu celebrada con entusiasmo deli-
47







rante, tanto por la esfera gubernativa como por la
sociedad de Guatemala. Como era natural, la msica
puso su nota vibrant en los festejos organizados
con tal objeto, sobresaliendo la composicin y eje-
cucin de un himno alusivo, original de Indalecio
Castro.
Angel E. Lpez compuso un himno a Barrios, him-
no que ha llegado a infiltrarse en e! espritu popular
por el carcter atrayente y comunicativo de su
meloda, prescindiendo de la idolatra de su litera-
tura.
Manuel Aparicio Mendizbal es autor de un him-
no a Centro Amrica, estrenado el ao 92. Se cant
durante various aos consecutivos en la celebracin
del 15 de septiembre.
El Himno Nacional, compuesto por Rafael Alva-
rez, fu declarado tal, oficialmente, en 1897. <*)
Hasta aqu puede decirse que ha llegado el himno
patritico, considerado como corolario inequvoco de
la cancin popular. Los autores que, ms adelante,
trabajaron esta forma de composicin fueron, poco
a poco, apartndose de la lnea constituida por la
fuerza emotiva que domina el sentimiento national.
Esto no obstante, sus obras, an convertidas en
piezas de determinada originalidad personal, res-


(*) El 14 de marzo de 1897, vspera de la inauguracin de la
Exposicin Internacional Centroamericana, tuvo lugar una velada
lrico-literaria cuyo program principi con la ejecucin del Himno
Nacional, cantado por los alumnos del Conservatorio de Msica y
acompaado por la orquesta que diriga el author, seor Alvarez. Al
or los primeros sonidos de las trompetas con que comienza la com-
posicin musical, el Presidente de la Repblica se puso en pie y acto
continue fu imitado por todos los espectadores. En esta actitud se
escuch el Himno Nacional por primera vez, desde su declaratoria
official, y as se sigue escuchando hasta nuestros das.








pondieron al objeto de su creacin y como tal signi-
fican el contingent aportado a la cultural musical
del pas. Por tanto, merecen citarse en primera l-
nea: Luis Felipe Arias, autor del Himno a Minerva,
la obra cumbre como himno. Sin la influencia euro-
pea -porque Arias haba conseguido personalizar
su arte- este himno es, sin embargo, un prtico
helnico bajo el cual se percibe un vago olor a
incienso. Fuera de este mrito (euritmia ideolgica)
el himno de Arias es una pieza eminentemente ar-
mnica, sobria de color y exquisite en la pureza im-
pecable de su meloda. Rafael Castillo, autor de
otro Himno a Minerva, del Himno a Centro-Amrica
y de un Himno at Pabelln Nacional, enriqueci el
catlogo de himnos patriticos de que pueden enor-
gullecerse los guatemaltecos, ya que esta forma de
composicin es una de las que han manejado con
mejor acierto nuestros msicos. Fabin Rodrguez,
autor del Himno a Estrada Cabrera, la mejor de sus
composiciones segn la crtica. Como obra musical
es una pgina admirable que acredita a un escritor
sensato e instruido en los cnones de la alta compo-
sicin. Del mismo autor es el Himno al Arbol.

El Son

"Hay hasta una influencia artstica que el alma
del indio pone en la msica importada", ha dicho
Jess Castillo con razn. La msica europea, trada.
a estos pases con la colonizacin y civilizacin ibera,.
no slo encontr la resistencia de sentimientos y pen-
samientos que se oponan, con la fuerza de su heren-
cia ancestral, a la invasion de nuevas modalidades,.
sino que, en cada forma, en cada uso, el espritu de:
49









la raza hall manera de absorberla y transfundirla
en su propia mentalidad sensitiva y pasional. La
danza y el canto sufrieron esta transformacin para
poder aclimatarse al ambiente popular y de ese aco-
plamiento surgi sin duda el son que es el process
ms inmediato que encontramos en la msica autc-
tona, como una de las modificaciones virtuales que
el arte conquistado adoptaba, pasivamente, en la
imposibilidad de rechazar los models exticos que
la dominacin trataba de imponerle.
El son est calcado en el ritmo autctono y se re-
vela, precisamente, por este imperative que supedita
a la meloda y a la modulacin. Hay sones admira-
blemente escritos en el sentido de que poseen las
cualidades especiales que caracterizan esta forma
de composicin regional y ninguna de aquellas que
pudiera desvirtuarla. Estos models, dignos de imi-
tarse, son aquellos que a una meloda perfectamente
definida como verncula se ane el ritmo igualmente
peculiar y propio; que, adems, excluya la modula-
cin y toda modalidad menor; y que emplee, de pre-
ferencia, la tnica, la subdominante y la dominant
como construccin armnica. (*'
Entre los especmenes ms acabados del son, en-
contramos El Pavo y La Noche Buena, de An-

(*) De mis est decir que no todos los sones comprenden estas
caracteristicas: hay algunos ejemplares que de son no tienen sino
el nombre, pues conservando nicamente el ritmo, descuidan las
otras condiciones e introduced elements que le son inadecuados.
De tales defects adolece la mayor parte de nuestros somes moder-
nos, debido a la poca o ninguna escrupulosidad de los autores que
suponen en el acompafamiento invertido la nica propiedad del son.
Otros, por espritu de novedad inumdan de accidents la melodia o
la llevan a tonalidades extra~as y remotas, enturbiando as la Um-
pides del rictus indgena.








selmo Senz; Fin de Siglo de Salvador Iriarte:
algunos de msicos conocidos, cuyos nombres olvi-
dados, lo mismo que los ttulos, no hacen al caso; y
muchos, la mayor parte y acaso los mejor carac-
terizados, que los encontramos en los compositores
empricos, quienes, careciendo de la facultad de es-
cribirlos, impregnaron la meloda en el odo y la
memorial.

Aflsica de baile

Pronto el esfuerzo realizado en la cancin popular
se extendi a otro gnero de composicin: los valses
llamados de serenata, de cuyo estilo sentimental y
doliente pueden citarse como modelo El Rey y
Los Lamentos, de Cstulo Morales y Dime si me
amas, de Germn Alcntara. Antes habanse he-
cho tanteos infructuosos sobre el gnero de baile;
infructuosos en el sentido que no lograban los
autores desprenderse de una servil imitacin de
la msica italiana y menos personalizar su arte
aunque fuese siguiendo las corrientes de la in-
fluencia europea. Benedicto Senz (padre) era
uno de los msicos que con un desparpajo natural
escriba msica de baile a porrillo, haciendo circular
sus composiciones en las orquestas y classes particu-
lares que serva. Juan Ruiz, Prudencio Espaa,
Francisco Morf, Gregorio Gutirrez, Leandro An-
drino y Ricardo Beteta componan valses, danzas,
polcas y mazurcas en ese estilo international e im-
personal que hemos sealado. No es sino hasta
Lorenzo Morales que la polca, caracterizada con el
subttulo de national, impone su sello peculiar a la
msica de baile. Las Circunstancias, La Presi-








denia, Las Muchachas Alegres es algo muy nues-
tro, muy guatemalteco. Los Paniaguas (Lucas
y Miguel) siguieron la misma ruta, procurando in-
troducir a sus piezas novedades de armonizacin y
modulacin, sin perder de vista el color local de la
meloda. Manuel Moraga cultiva otras formas de
msica bailable: la galopa, la gavota y los valses
de cuatro nmeros. Por ltimo, Fabin Rodrguez,
Rafael Alvarez y Julin Gonzlez llegan a fijar en
sus composiciones el expresivismo national sin re-
miniscencias ni mistificaciones, Esther, Mi Pa-
tra y Eres Bella, para no citar ms que un ejem-
plar de cada uno, respectivamente, son tres acua-
relas musicales en las que resplandece, en toda
plenitud, el sentimiento eminentemente popular.
Aos ms tarde observamos que en la msica de
baile de factura guatemalteca las formas son ms
amplias, los pensamientos ms elevados y los pro-
cedimientos ms correctos, sin salirse, por supuesto,
de los cauces que seala la inspiracin national.
Sobresalen en esta ltima fase Toms Valle, Ger-
mn Alcntara y Julin Paniagua M. El primero
describe una series de piezas, todas ellas saturadas de
pronunciado sabor local, sealndose como mejo-
res: La Medalla de Cobre y Juventna. De Alcn-
tara se citan por ms populares La Flor del Caf
cuya segunda parte del NQ 2 es lo ms tpico que se
ha escrito en msica de baile, y Bella Guatemala
que es todo un ramillete de flores tropicales. En
cuanto a Julin Paniagua M., es ya inconfundible
su personalidad musical: lo acreditan sus valses
Murmullo de Besos, Minerva, Saludo al Siglo XX,








Ojitos Negros y, sobre todo, Tecn Umn, la ms
genuina y sincera expresin de nuestra msica ver-
ncula. (*)
De paso consignemos que el schottis es una de las
formas msico-bailables en que mejor encarna el
sentimiento popular guatemalteco, siendo mltiples
los ejemplares cultivados por autores annimos.
Esto no obsta para que algunos profesionales la
hayan trabajado de preferencia y obtenido de su
encanto primitive el mejor de los xitos, como Agus-
tn Ruano con su Amistad y Cario; Brigido Po-
rres, autor de Rafael y Mnico de Len que compu-
so Mensajero de Amor.
Con Pedro Ignacio Cruz la msica de baile reju-
venece esplndidamente. Enamorado del color local
por cuanto hay en l de tierno y apasionado, revive
en su mazurca Joaquina y en sus valses Mercedes
las pintorescas expresiones de nuestra fantasa
popular.
Un nuevo element viene a figurar, en 1915, en la
empresa de explorer, en el gnero bailable, las ca-
ractersticas de nuestra msica regional: Mariano
Valverde, h. Sus valses: Ondas Azules, Ultimo
Amor, Rer Llorando y Noche de Lana en las Rui-
nas son y sern reflejo exacto del sentimenta-
lismo chapn, por ms que, a veces, el autor vaya a
buscar, lejos del terruo, uno que otro procedi-
miento extrao, lo cual no logra desviar el cauce
folklrico de su inspiracin.

(*) Una prueba de lo que puede hacerse con el color regional
en msica la tenemos en el fox-trot "Cinco de Diciembre" escrito
por Paniagua M., en el cual, sin dejar de observarse las caracters-
ticas de esta forma de composici6n yankee, se respira el ambient
de la tierra native del autor.








La march military


Alejndonos de la msica de baile, pero siempre
dentro de la impresin del colorido regional, cabe
aqu consignar que la forma de composicin musi-
cal que con ms acierto han manejado nuestros
autores nacionales es la march military, conocida
tambin con el nombre de paso-doble. *** Hermosos
ejemplares de estas marchas nos legaron los com-
positores de antes del 71, entire otros, Gertradis
Senz, Jos Mara Carles y Ricardo Beteta; y des-
pus de esa fecha, bajo la influencia de Dressner,
Toms Valle, El Crimen y Fnix; Julin Paniagua,
La Democracia; Germa Alcntara, Libre Pensa-
miento; Rafael Alvarez, El Chapn; Manuel Gonz-
lez, Soy Chapn; Julin Gonzlez, Guatemala; Leo-
nidas Mencos, Amor Patrio y Compaa de Cadetes;
Leopoldo Martnez, Alternabiidad y Fabin Rodr-
guez, El Regreso, Estado Mayor, Mi Patria, Raquel
y Minerva.

La march fnebre

Al hablar de la march military la Historia no pudo
menos de referirse al curso y desarrollo de la mar-
cha fnebre, ya que es otra fuente de inspiracin

(*) Hay quien supone, con algn fundamento, que el origen de
esta relative perfeccin radical en las enseanzas de Emilio Dress-
ner, quien introdujo al pas las clebres marchas alemanas. Lo que
si puede sentarse como exacto es que las ideas revolucionarias que
precedieron al periodo de la Reforma y dentro del propio perodo
el exaltado entusiasmo blico, contribuyeron a former en nuestros
compositores un culto extraordinario, no exento de fanatismo, por
las marchas militares o guerreras.








a que han acudido los compositores guatemaltecos y
gracias a la cual se ha enriquecido el repertorio de
obras nacionales, provistas todas de inconfundible
sabor local. Cuntanse entire las principles las de
Pablo Senz Lambur, de los antiguos, y de los mo-
dernos las de Salvador Iriarte, por su carcter im-
presionante; las de Demetrio Miranda, trgicamen-
te bellas; las de Manuel Gonzlez, una de Rafael
Gonzlez y otra de Vctor M, Figueroa, cientfica-
mente trabajadas; y las de Mnico de Len, bastan-
te aceptables .


_C

















CAPITULO TERCERO

ARTE MUSICAL INDGENA

Consideracin

La msica indgena -la de nuestros primitivos
pobladores- es una de las fuentes que pueden pro-
porcionarnos acopio bastante de melodas y formas
para la construccin de nuestra msica national,
pero no es la nica y quiz no sea la ms a propsito
para que en ella nos inspiremos. Multitud de razo-
nes confirman que con dedicarnos a explotar, exclu-
sivamente, la msica indgena, no logramos hacer
msica nuestra sino a medias o en muy escasas
proporciones. Y no porque sus models no ofrezcan
riqusima variedad; no porque sus melodas giren
dentro de un crculo estrecho ni porque el nmero
de sus ritmos sea exiguo, sino porque una razn de
ndole esttica se interpone entire el origen y el
desarrollo: la razn de color.
La msica indgena, para su expresin externa,
utiliza sus instruments peculiares. Ellos, en ntima
relacin con la meloda y ritmo autctono informant
el color. Trasplantada la msica indgena a otros
instruments que no sean los primitivos y peculiares








en que se produce, pierde completamente el color
an conservando los elements rtmico y meldico.
Una asimilacin de instruments dara una idea
aproximada del color de la msica indgena pero no
la expresin exacta. El atabal, el tnm, la chirima,
la caramba, etc., no tienen carta de naturaleza entire
los instruments de orquesta, y aun cuando la pose-
yeran, se tropezara con la dificultad de hacerlos
sonar de la manera propia y asimismo peculiar como
saben hacerlo sus genuinos taedores. Los instru-
mentos asimilables como el oboe, el timbal, la bugle,
el arpa, etc., reproduciran la msica indgena por
aproximacin, pero llegara a nosotros desprovista
del color que constitute su primitive encanto y pri-
mordial inters.
De los tres elements que componen el color regio-
nal de una pieza de msica, el timbre estar per-
dido si no se utilizan los instruments de factura
netamente indgena. El ritmo se conserve en today
su pureza, siendo quiz la caracterstica ms genui-
na, y la meloda persiste, encarnada ya en otras for-
mas, merced al esfuerzo de quienes han tratado con
xito de desentraarla y darla a la publicidad.
No es, pues, de un modo perfect como podemos
llegar a construir nuestro acervo de msica national
ocurriendo a la fuente indgena, si hemos de pres-
cindir del element timbre, pero habremos realizado
bastante si logramos establecer los orgenes de la
meloda y compilar el sinnmero de combinaciones
rtmicas en que abunda la produccin autctona.
Hecha abstraccin de la calidad timbre por las
razones expuestas, queda en todo su vigor el ritmo
que, como est dicho, es la caracterstica ms fuerte,








la que ms se destaca y la que mejor se aprovecha
como medio de explotacin. El ritmo indgena es
Sumamente variado, y a cualquiera meloda que se
adapte, por much que esta meloda no sea genui-
namente indgena, dar exactamente la sensacin
de tal.

Nuestro porvenir musical

Jess Castillo es, sin dispute, el msico que mis
altos vuelos ha emprendido en pro del nacionalismo
en la msica guatemalteca. Su infatigable espritu
de investigacin le coloca a la cabeza del movimiento
evolutivo, asignndole un rango honroso entire sus
compaeros de arte. Vive entregado a su locura:
la locura de conquistar para su patria un sello defi-
nitivo y propio en msica. Sabe que slo as puede
figurar como ciudad musical en el concurso de las
naciones engrandecidas por la influencia del arte.
No quiere que Guatemala, musicalmente, sea una
de tantas ciudades sino una entire tantas. Los pue-
blos y los autores concuerdan en un punto comn:
la aspiracin de poseer un estilo personal, nico.
Mientras no se forme ese estilo particular el autor
no se destaca. Es difcil, naturalmente, crearse una
reputacin a base de independencia en el arte, lo
que supone haberse desprendido de influencias ex-
traas, pero, precisamente, la conquista de este her-
moso triunfo constitute la ms just ambicin del
artist. Lo mismo acontece a los pueblos: ellos aspi-
ran a tener msica propia; a no ser tributarios de
los dems; a sacudirse de ajenos tutelajes; y cuan-
do lo consiguen, han logrado a la vez, atraer la aten-
cin e imponer el respeto. Italia, Francia, Alemania
58








son rbitros porque tienen msica propia e incon-
fundible. Rusia determine ya su color propio. Los
Estados Unidos de Amrica facturan su msica de
baile con un sello particular. Mjico y la Repblica
Argentina luchan en la actualidad por conquistarlo.
Qu menos podemos hacer nosotros que recoger las
iniciativas y emprender tambin la campaa trash
el soado ideal?
Es obra de muchos aos como toda obra trascen-
dental. El trabajo realizado por estas naciones Qua
hoy ostentan un distintivo musical no es de ayer i
antes estudiaron, aprendieron, hicieron slido y fin-
me su saber, y cuando se sintieron capaces de cami-
nar por s solas se desligaron de los nexos y paren-
tescos que les impedan el libre acceso a la cumbre
del arte. En Espaa domin la msica italiana dy-
rante una poca que llena el nombre de Farinello.
Pero en Espaa ha habido siempre hombres bata-
lladores empeados en cristalizar su msica y asi
han logrado desviar posteriores tendencies domina-
doras. Guerrero, Morales y Victoria han sostenido
la independencia musical de Espaa; Bretn tuvo
imitadores en la misma Italia; y Albniz, y Grana-
dos, desenterrando estas glorias muertas, resucita-
ron el afn de "espaolizar" a los compositores espa-
paoles. "Sobre la base del canto popular -haba
dicho Eximeno- debe construir cada pueblo su sis-
tema", y Pedrell, con su triloga Los Pirineos, pona
la cancin popular en boca de una raza que desper-
taba al clamor de sus himnos.
La vision de Jess Castillo descubre el alma gua-
temalteca a travs de la meloda indgena. Hoy soa
personales sus impresiones, maana sern patrimo-








aio del pueblo, encargado de transubstanciarlas.
Castillo ha pasado los mejores aos de su vida en
intimo consorcio con los ejecutantes de "su msica".
Fiel a su creencia, no ha bebido en la cancin popu-
lar su inspiracin. Ha ido ms lejos: ha desentra-
ado la meloda genuinamente autctona dentro de
la propia cabaa del indio, adonde ha ido a bus-
carla, armado caballero, pluma en ristre...! En este
ponto est ms lejos que nosotros de realizar una
labor abundante, pero la har ms rica y perfect.
Vale la pena esperar, ya que en la realizacin de esa
labor descansa el porvenir musical de Guatemala.
Cuando despus de un studio concienzudo y
tenaz, supuestas en quienes aborden tal empresa la
suficiente preparacin tcnica y la necesaria capaci-
dad intellectual, se haga con los aires guatemaltecos
lo que hizo Bizet con los aires espaoles en su parti-
tura Carmen -modelo de obras de color local-;
cuando, a semejanza de Chopin, alguno de nuestros
espritus dilectos condense en el pentagrama el la-
mento de la raza maya-quich, como aqul, la queja
dolorida de Polonia; cuando los Liszt, los Dvorak,
los Grieg, tengan imitadores en nuestro suelo y el
nacionalismo en msica, cuya doctrine abrazaron
con tanto entusiasmo, encuentre en cada msico
guatemalteco un colaborador inteligente y acucioso,
se habr conquistado para el pas el ttulo de honor
que tiene derecho a esperar, dada la proverbial dis-
posicin artstica de sus hijos, y corresponder a
Jess Castillo la gloria inmarcesible de haber sido el
precursor de la msica del porvenir en Guatemala.








La msica indgena estilizada
Jorge Vsquez Larrazbal es otro espritu inquie-
tado por las innovaciones. No acepta la msica
national al estilo europeo sino en su forma cons-
tructiva (la sinfona, la sonata, el vals) con tal que
en cada forma est vaciada, por decirlo as, la me-
loda indgena o, cuando menos, la meloda popular
guatemalteca. No se determine por el ricts orin-
do cuyos perfiles precisos y claros no sientan bien
en las formas modernas civilizadas. El indio, ala
suponindolo de la elevada raza maya-quich, es
bastante tosco, y sutilizar estos groseros filamentor
que constituyen su caracterstica, hasta convertirlos
en hilos de oro exquisitos y amanerados, es contra-
dictorio; pero s concibe la chapinia; la meloda
aborigen diluida en el agua lustral de la civilizacin;
el ritmo regional disciplinando la morbidez meldi-
ca, y ambos elements, subordinados al rigorismo
armnico, universal y nico.
Su Zarabanda Indgena es un exponente: la
zarabanda es una forma de composicin europea,
constituida por la meloda, la armona y el ritmo. El
ha peculiarizado cada uno de estos elements cons-
titutivos y los ha enmarcado dentro de la forma es-
tablecida. El ritmo es regional, la armonizacin
llana y simple, como corresponde al hieratismo ra-
cial, y la meloda clara y lmpida, impregnada de esa
tristeza inmanente que caracteriza a las razas venci-
das y humilladas.
Vctor M. Figueroa compuso una Danza Inde-
na calcada siempre en el carcter extraio que se
atribuye a la msica autctona, pero sin desentra-
fiar sus orgenes y sin lograr desligarla de cierta.








connaturalizacin europea. Angel E. Lpez ensay,
con xito, la traslacin de la meloda indgena a la
instrumentacin modern y escribi el interesante
fragmento que sirve de introducci6n a sus valses
"'Entre Selvas". Otros compositores han pretendido
explorer las formas meldicas y rtmicas de proce-
dencia autctona pero sin xito, pues, desconociendo
que en la simplicidad hiertica est uno de los sig-
nos ms firmes de la euritmia hind, la exornan de
artificios raros y extravagantes, en un afn inmo-
derado de prestarle inters y novedad.
Indudablemente, el ms alto esfuerzo que se ha
ensayado dentro del arte musical indgena es la
pera "Quich Vinak", poema de Virgilio Rodrguez
Beteta, sacado de una leyenda histrica pre-conquis-
ta, y msica de Jess Castillo. La obra no est ter-
minada, pues no es cosa hacedera en nuestro medio,
alto de apoyo moral y material, entregarse de lleno
a las labores artsticas posponiendo deberes inelu-
,dibles que demandan inmediata atencin. Con todo,
el asunto est planeado por entero y realizados los
pasajes ms salientes de la pera, faltando slo el
enlace escnico y la conformacin de los actos. Lo
hecho est escrito, instrumentado y representa-
do. t*) Es la primera obra de gran aliento que se
describe en Guatemala para el teatro y es, adems,
la primera obra reveladora del tesoro que esconde
nuestra msica autctona. Si para el pblico de

(*) La noche del 24 de julio de 1924, se estren en el teatro
'Abril", esta pera ((fragmentada) con el decorado y vestuario pro-
pis, exhibindose las danzas acras, los coras y las escenas del tenor
y la soprano protagonists de la obra, a ms de las piezas orquestalea
-de introduccin, himno al sol y otros interludios.








Guatemala que asisti a su primera representacin
fu una sorpresa agradable, para el mundo ser,
-el da que se divulgue, ms all de nuestras fronte-
ras- objeto de admiracin, por cuanto significa el
esfuerzo de desentraar de las profundidades de
lo ignorado un vasto campo de experimentacin
artstica.

















CAPITULO CUARTO


LOS CONCURSOS

La Historia utiliza la narracin de los certmenes
como un medio para presentar en orden cronolgico
el curso de las actividades musicales, lo que la crtica
utilizara como recurso para juzgar el mrito de las
composiciones y emitir juicio sobre el grado de ade-
lanto alcanzado al correr de varias etapas. Efecti-
vamente, por los resultados concursales se va a
conocer la seleccin de los ms notables elements,
supuesta la debida integridad de los jurados y la
concurrencia de todas las capacidades. En Gua-
temala puede establecerse esa lite valindose de
los concursos, por que no hay motivo para dudar de
la imparcialidad e idoneidad de unos ni para presu-
mir la ausencia de las otras.

Concursos nacionales

1884. El Ministerio de Instruccin Pblica con-
voc a un concurso de himnos alusivos para festejar
64









la entrada de la primera locomotora del sur a la
capital. Obtuvo el primer premio la composicin
presentada por Indalecio Castro.

1894. "Seor Jefe Poltico del Departamento.=Sefor:
Cumpliendo con el honroso cargo que usted, con fecha
de ayer se sirvi encomendarnos, tenemos la honra
de manifestar a used, que hemos examinado las
27 obras que con 529 fojas devolvemos a Ud. y de
cuyo examen hemos convenido en discernir los cinco
premios en el orden siguiente: ==1, Misa para piano
y tres voices, marcada con el N9 18==2', Valses para
piano, N' 22.=3', Himno escrito para piano, canto y
orquesta, N9 34, =49, Te Deum, escrito para orquesta y
canto, N' 21.=5', Valses para orquesta y piano, N'
25.=Como Ud. personalmente ha presenciado el refe-
rido examen, creemos intil asegurar a Ud. que hemos
procedido con la mayor imparcialidad. No podemos,
seor Jefe Poltico, dejar pasar la ocasin sin dar
nuestra ms cumplida felicitacin a la Sociedad Fi-
larmnica por haber iniciado estos torneos musicals
y especialmente a Ud. que tanto inters ha tomado
para fundar dicha sociedad y dar al mismo tiempo un
poderoso impulso al arte musical en Guatemala=-Con
protests, etc. (ff.) Rafael Delli-Poni. Luis Casat.
Juan Aberle." "El seor Jefe Poltico, de acuerdo con
la Directiva de la Sociedad Filarmnica dispuso abrir
las cubiertas que contenian los nombres de las perso-
nas que presentaron las piezas premiadas, con el ob-
jeto de grabar stos en las medallas respectivas y de
estudiar dichas piezas para tocarlas en el concerto
que se dar el 15 de marzo, para solemnizar la distribu-
cin de premios, resultando: primer premio, Miguel A.
Paniagua; 2', Rafael A. Castillo; 3', Salvador Iriarte;
49, J. Domingo Castro; 59, Salvador Iriarte."
1896. "Considerando que se carece en Guatemala de
un himno national, pues el que hasta hoy se conoce
con ese nombre no solo adolece de notables defects
sino que no ha sido declarado oficialmente como tal;








considerando que es convenient dotar al pas de un
himno que por su letra y msica sirva a los elevados
fines que en todo pueblo culto presta esa clase de
composiciones, el Presidente Constitucional de la Re-
pblica, acuerda: 19-Se convoca a un concurso para
premier en pblico certamen el mejor himno national
que se escriba y la mejor msica que a l se adapte.
Para el efecto, el plazo para la presentacin de las
obras al Ministerio de Instruccin Pblica, en pliego
cerrado y con la contrasea que en esos casos se estila,
terminar el 15 de octubre prximo. Un jurado com-
puesto de personas competentes calificar las obras
presentadas, en los quince das siguientes a la citada
fecha, y sealada que sea la que definitivamente deba
adoptarse como himno national, se har circular im-
presa, a fin de que sea conocida por los filarmnicos
que quieran tomar parte en el concurso musical, el que
se cerrar el 1' de febrero entrante. Otro jurado de
iguales condiciones que el anterior calificar las obras
y designar la que merezca el premio. 2E-El Premio
consistir en una medalla de oro con su correspondien-
te diploma para los autores de la letra y-msica que
fueren designados por los jurados respectivos, pre-
mios que se adjudicarn de manera solemne y en la
forma que se establezca, el 15 de marzo de 1897, da
en que se rompern las plicas que contengan las fir-
mas de los concursantes. 3'-En este concurso slo
podrn tomar parte los guatemaltecos.=Comuniquese,
Reya Barrios.=El Secretario de Estado en el Despa-
cho de Instruccin Pblica, Manuel Cabral."
"Guatemala 13 de febrero de 1897.=Constitudos en
uno de los salones del Instituto Nacional los seores
Disconzi, Arias y Soriano Sanchis, por comisin espe-
cial del seor Ministro de Instruccin Pblica, con
el fin de integrar el jurado calificador de las composi-
ciones musicales presentadas para el himno national
ltimamente premiado por el Gobierno, y siendo las
tres de la tarde, se di principio al acto de la manera
siguiente: 1P-Se tuvieron a la vista doce composicio-
nes que fueron estudiadas detenidamente sin olvidar
66









que la ms adoptable ser la que rena las condicio-
nes que require esta clase de composiciones y que
corresponda a la versificacin del mencionado himno,
cuya letra tambin se tuvo present. Considerando
que la presentada por el professor guatemalteco don
Rafael Alvarez, es sin duda la ms ameritada porque
rene las condiciones especiales requeridas, se declar
como la ms apropiada para el caso y que su adopcin
es la que conviene por encontrarse a la altura que re-
claman los trabajos de esta ndole. 29--Que de las
otras composiciones merece mencin la que tiene por
contrasea "El Autor", sin embargo de ser inferior a
la del seor Alvarez y que para ser aceptada tendra
que sufrir dos modificaciones importantes. 3Y- Que de
la present acta se saque copia certificada por quien
corresponda para elevarla al seor Ministro del ramo,
dndose asi por terminado el acto. (ff.) M. Angelo
Disconzi. Manuel Soriano. Luis F. Arias."

1902. Con motivo de la celebracin de las fiestas
de Minerva de ese ao, se verific un certamen de
marchas militares entire los elements de la Banda
Marcial, bajo el inmediato control de la Direccin
del mencionado Cuerpo. El jurado calificador tuvo
a bien discernir los premios correspondientes a los
seores Felipe Echigoyen, Manuel Ponce y Manuel
Valle.
1904. Exposicin Nacional. Certamen de msi-
ca. Clase 94, Diploma de medalla de oro, seor don
Miguel Espinosa por su composicin para piano
Rio Negro.=Diploma de medalla de plata, seor
don Luis Felipe Arias por su Vals de concerto
para piano.=Id. seor don Fabin Rodrguez por su
march Minerva para msica militar.=Diploma
de medalla de bronce a los seores Rafael Castillo,
Julin Paniagua M. y Pedro Morales Pino por sus
composiciones varias.








1905. La Santa Sede Apostlica con residencia
en nuestra Santa Iglesia Catedral, con ocasin del
509 aniversario de la definicin dogmtica de la
Inmaculada Concepcin, llam a un concurso de
himnos sacros, del cual sali vencedor el licenciado
Manuel Martnez Sobral.
1905. Exposicin Nacional. Resultado de los con-
cursos iniciados por el Comit Departamental de
Guatemala. El jurado para los concursos de msica,
compuesto de los seores don Miguel Espinosa, don
Federico Lehnhoff Wyld, don Herculano Alvarado
y don Rafael Alvarez, concedi los premios siguien-
tes: Instrumentacin para orquesta: primer premio
a don Luis Felipe Arias por su composicin Mo-
risea; segundo a don Fabin Rodrguez por su
composicin Azul y Blanco. Mencin Honorfica
a don Julin Paniagua M., por su composicin Oji-
tos Negros. Instrumentacin para Banda: primer
premio a don Luis Felipe Arias por su Himno a
Minerva; segundo a don Fabin Rodrguez por su
obra Selecn de Ada.
1908. Centenario del nacimiento del poeta Jos
Batres Montfar.

1909. "En Guatemala, a los diez y seis das del mes de
setiembre de mil novecientos nueve, reunidos los
infrascritos miembros del jurado que nombr el Mi-
nisterio de Fomento para calficar las composiciones
presentadas al concurso de msica a que convoc el
decreto gubernativo Nm. 698, de 30 de junio del co-
rriente ao, que manda celebrar el centenario del
general Miguel Garca Granados, y siendo las diez
a. m. se procedi de la manera siguiente: I -El Sub-
secretario de Fomento entreg al studio de la comi-
sin cinco composiciones calzadas con los siguientes








lemas: Miguel Angel-Con letra de don Manuel F.
Lpez-Patriota Liberal-Justo Rufino-Cardenio. 2
-La comisin procedi al studio de las expresadas
composiciones tanto en su forma artstica como en su
carcter, dada la naturaleza del asunto y que se debe
ceir estrictamente al decreto que ha dado origen a este
concurso. 39-La comisin, por unanimidad, dictami-
na: que el primer premio debe adjudicarse a "Patriota
Liberal", el segundo a "Cardenio" y el tercero a "Justo
Rufino". 4'-Abiertas las plicas respectivas en presen-
cia del seor Subsecretario de Fomento don Jos Wer,
result que los premios correspondan a don J. Alberto
Mendoza, don Rafael A. Castillo y don Victor M. Fi-
gueroa, respectivamente. 5'-Acto continue se incinera-
ron los trabajos que no obtuvieron premio en el pre-
sente concurso. (ff.) Rafael Almvrez, Herculano Alv-
rado, Pedro Morales Pino."

1913. Concurso musical abierto por la Mayor-
doma del Centenario de la Fiesta de los Msicos.
Tema: Composicin de carcter religioso para eje-
cutarse durante la solemne Visita de Altares. Pre-
mios: Medalla de oro a don Pedro Ignacio Cruz por
su composicin Ave Mara Medalla de plata a don
Manuel Moraga por su composicin O Salataris.
1915. Las sociedades obreras federadas convo-
can a concurso para la msica del Himno al Traba-
jo, obteniendo el premio la composicin presentada
por Pedro Ignacio Cruz.
1921. En el concurso para adoptar la msica del
Himno a Centro-Amrica fu designada la compo-
sicin de Rafael Castillo, escrita algunos aos antes
con letra de Rafael Arvalo Martnez.
1925. Con motivo de la repatriacin de los restos
el ciudadano doctor Mariano Glvez, la Sociedad
e Geografa e Historia convoca a un concurso de
69








marchas triunfales, siendo premiada la que present
Fabin Rodriguez y que se ejecut en la recepcin
solemne verificada con tal objeto en el recinto de la
Escuela de Derecho y Notariado del centro.
1926. El Ministerio de Agricultura abri concur-
so para la adopcin de la msica del Himno al
Arbol, letra del licenciado Carlos Rodrguez Cerna,
adjudicndose el premio a la composicin presen-
tada por Fabin Rodrguez.
1929. En el certamen de marchas militares ini-
ciado por el Ministerio de la Guerra para la cele-
bracin del 30 de junio del citado ao, obtuvieron
premios los siguientes compositores: 19 Fabin Ro-
drguez; 29 Fernando Escobar; 3' J. Cecilio Reyes;
4' Humberto Lobos; 59 Wenceslao Garcia.

Concursos internacionales

1874. Conservatorio de Msica de Pars. Segun-
do premio de piano a Miguel Espinosa en los ex-
menes de fin de curso.
1875. Exposicin Internacional de Chile, Diplo-
ma de honor a Vicente Peralta Flores por su Mise-
rere. Diploma de honor a Lucas Paniagua por su
Misa a cuatro voces.
1877. Exposicin Internacional de Chicago. Meda-
lla de oro a Indalecio Castro por su obertura a gran
orquesta La inspiracin de un Aldeano. Diploma
de medalla de bronce a Julin Paniagua M. por su
vals Ojitos Negros.
1888. Exposicin Internacional de Paris. Meda-
lla de plata a Manuel Moraga por su vals Amame.
70








1898. Sociedad Filarmnica de Boston. Medalla
de plata a Vctor M. Figueroa por sus mritos ar-
tsticos.
1900. Exposicin Internacional de Pars. Meda-
lla de plata a Julin Paniagua M. por su march
Democracia.
1904. Exposicin Internacional de San Luis (EE.
UU. de A.). Medalla de bronce a Julin Paniagua
M. por su vals Murmullo de Besos.
1915. Exposicin Internacional de San Francisco
California. Mencin honorfica a Tadeo R. Pineda
por su Ave Maria para violn obligado.
1924. La Academia de Bellas Artes de Francia
confiere a Jess Castillo las Palmas acadmicas por
su exposicin de msica maya-quich.

















LIBRO SEGUNDO

CONSERVATORIO

















CAPITULO PRIMERO


ENSEANZA PARTICULAR

Dos son los aspects que reviste la enseanza de
la msica: uno que depend de la iniciativa particu-
lar y otro que recibe la proteccin del Estado. Por
el primero encontramos a la profesin musical inte-
resada en reproducirse; por el segundo a la accin
gubernativa cumpliendo uno de los fines categricos
que impone el progress. Ambos aspects se compe-
netran, mejor dicho, son iguales sus resultados aun
sin identidad de propsitos. El Estado tiende a
impulsar el ensanche y desarrollo de una fuerza
viva como es el arte: para ello necesita former los
elements que, como medios conductores, reciban
la instruccin y educacin necesaria y se coloquen en
aptitud de transmitirla y difundirla a su vez. Ya tene-
mos al alumno convertido en professor y, virtual-
mente, reproducida en l la generacin de quien
recibi la enseanza. La iniciativa particular aspira
a que no se paralice la accin del trabajo por falta
de medios productores. Intelectual y materialmente
necesita renovar sus actividades sustituyendo sus







engranajes viejos y gastados por nuevas y exube-
rantes fuentes de energa.
Las generaciones de msicos que figuraron antes
de la creacin del Conservatorio Nacional fueron
educadas en las escuelas particulares, llamadas as
ms por el nmero de discpulos concursantes que
por el sistema de enseanza que aplicaban. La es-
cuela ms famosa, en lo que concuerdan los cronis-
tas Senz Poggio, Pedro J. Pineda y Vctor Miguel
Daz, fu la que tuvo establecida Mximo Andrino
por los aos de 1830 a 1850 pocoo ms o menos) y
de la cual salieron casi todos los profesores que in-
tegraron las orquestas hasta que el Conservatorio
estuvo en capacidad de suministrarlos. Siguen en
importancia a esta escuela, las de J. Eulalio Sama-
yoa, Rafael Espaa y Mateo Senz, establecidas
poco antes de la de Andrino y tambin notables por
la eficiente enseanza y crecido nmero de alumnos.
Anteriormente, segn version de V. M. Daz, haban
tenido escuela, aunque en menores proporciones y
en orden retrospective, los organistas Vicente Senz,
Esteban Garrido, Francisco Aragn y Jos Toms
Guzmn. Con posterioridad a la famosa escuela de
Andrino (1850) se establecieron normalmente los
studios de msica de Francisco Isaac Senz, Cleto
Arteaga y Alfonso Mndez, la de este ltimo con el
nombre de "Escuela de Santa Cecilia" y cuando ya
funga el Conservatorio Nacional. (*)

.(*) Fcilmente se comprende que estas escuelas, a excepcin
de la ltima de las mencionadas, no tuvieron edificio propio ni
adecuado y que tampoco disfrutaron en propiedad de instrumental,
archivo ni accesorios. En cuanto a la enseanza, se circunscribi
a la teora de la msica y solfeo cantado, y en algunos casos muy
determinados se extendi al conocimiento del irgano e instruments
de arco.








En este estado encontr la enseanza de la msica
la implantacin de la reform poltica y social que
trajo consigo la Revolucin liberal del 71. De en-
tonces para nuestros das el aprendizaje de la m-
sica ha merecido la atencin official, con las natura-
les alternatives de eficiencia e intensidad con que
los distintos gobiernos la han acogido, sin que por
esto haya desaparecido o siquiera mermado el em-
peo particular de los maestros, tanto en conservar
y aumentar el acervo comn de conocimientos como
en renovar los valores intelectuales y robustecer el
caudal de energas propulsoras de trabajo.
Juan Aberle. He ah un nombre que los msicos
profesionales pronuncian con respeto y cario no
exentos de admiracin. Juan Aberle traa grabada
en el corazn y en el cerebro -era artist y esta-
dista- la impresin del cario y solicited con que
en todas las naciones del mundo civilizado se cul-
tivan las artes liberals mereciendo de los gobiernos
el apoyo que han menester para su mejor incre-
mento, desarrollo y expansion. Hombre del da,
sacudido de preocupaciones y prejuicios y llegado
al pas por los aos en que se operaba un cambio
radical en el sistema administrative, Aberle pudo
entrar de lleno en el imperio de las actividades y
satisfacer las justas aspiraciones que haban ideali-
zado su vida entera. Fu el perodo de transicin
en que le toc actuar el que rode su labor de cierto
prestigio que, an hoy, observamos con desconfian-
za porque creemos que ese hombre no hizo ms que
dejarse llevar por la corriente de innovaciones que
remozaba el pas para obtener las ventajas y faci-
lidades en que se desarroll su obra. No nos dete-








nemos a pensar que ese medio lo hubiera desapro-
vechado cualquiera que no hubiera tenido la energa
e inteligencia de don Juan; no nos paramos a con-
siderar que otro, quiz ms msico que l pero
menos pensador, hubiera pasado al lado de la oca-
sin, volvindole la espalda fatalmente, inconscien-
temente.
La obra de Juan Aberle comienza a desarrollarse
desde el moment en que llega a Guatemala y em-
prende un studio de observacin acerca de nuestro
ambiente, de nuestra capacidad y temperament
artstico, de nuestra posibilidad econmica y de nues-
tra orientacin y tendencies en el orden social y
poltico. La sutileza de su imaginacin y la rapidez
con que se haca cargo de las situaciones le hicieron
ver en seguida que la causa de un estancamiento -
que otros califican de atraso- no era sino conse-
cuencia de la falta de enseanza de la msica, pero
de una enseanza metodizada y previamente dividida
en terica y prctica. De nada o de muy poco aprove-
chaba que hubiera un Teatro Nacional, un cuerpo de
coros, una orquesta, una sociedad filarmnica y hasta
un personal de profesores dedicados a la enseanza
del piano y del canto. No era eso lo que se necesita-
ba: lo indispensable era organizer la enseanza sobre
bases cientficas y filosficas; encerrar en el mar-
gen de los programs modernos todos aquellos pre-
ceptos dispersos de que se imbua el discpulo sin
orden ni concerto; formular y poner en vigor un
plan de studios amplio, eficiente y complete a fin
de former msicos en la extensa aplicacin del voca-
blo y no aproximaciones estrafalarias y medianas
cursis. La tcnica y la mecnica de los instruments








estaba sumamente atrasada en aquellos das; la
ciencia de la composicin, orquestacin e instru-
mentacin comenzaba a iniciarse; de la Historia del
Arte y de la Crtica Musical no se haba hablado
una palabra; y la Acstica, la Esttica, la Declama-
cin y la Mtrica, eran atributos tenidos como inne-
cesarios para el ejercicio de una profesin en la
que, en punto a ejecucin, bastaba con taer discre-
tamente un instrument; y respect a composicin se
reputaba como mrito suficiente el poder hacer una
polca o un vals. Los raros especmenes como Bene-
dicto Senz (h.) y Eulalio Samayoa no podan ser
incluidos en la generalidad sino considerados como
la excepcin, de suerte que, sin dejar de reconocer
lo much que se haba adelantado en el conocimiento
y dominio de la msica, se confesaba por los mismos
profesionales que faltaba an bastante para vana-
gloriarse de poseer la base cientfica de la educa-
cin musical.
Esto constituy la preocupacin constant de don
Juan, y hacia la consecucin de tan elevados ideales
encamin su esfuerzo y empeo con la fe y entu-
siasmo del que hace de su profesin un apostolado.
La fundacin del Conservatorio es un hecho de tal
magnitude que hasta la fecha no ha encontrado para-
lelo en la historic de la msica de Guatemala. Es
algo inmarcesible que perdurar en la conciencia
de los guatemaltecos a travs de los tiempos y de las
evoluciones del progress.
Juan Aberle lleg al pas el ao 1872 procedente
de Nueva York, en donde fu contratado por la em-
presa Eggisto Petrilli para dirigir la compaa de
pera italiana en jira por Centro y Sudamrica. Fe-








necido su compromise segn los trminos del con-
trato, opt por quedarse en Guatemala en donde,
durante el tiempo que haba actuado como director
de la orquesta, haba conquistado grandes simpa-
tas y credose una reputacin artstica envidiable.
Pronto fu llamado por la Sociedad Filarmnica
para hacerse cargo de la direccin de la orquesta
y de la organizacin administrative de la sociedad y
ya en ese carril, rodeado de afectos e identificado
con nuestras aspiraciones y tendencies, nacionaliz,
por decirlo as, sus sentimientos y los confundi
con los nuestros en una sola idealidad: fundar el
primer Conservatorio en Guatemala. La idea no
tuvo en la conciencia popular el arraigo que era de
esperarse y el Gobierno, a quien se hicieron insinua-
ciones al respect, puso en entredicho la necesidad
y la utilidad de la institucin, por lo que el proyecto
hubo de reducirse a las mnimas proporciones que
permitan los recursos particulars del iniciador.
El Consevatorio fundado por Aberle se estableci
en el local llamado de Santo Domingo, hoy -1929-
Direcin General de Rentas y Contribuciones, cuya
entrada principal daba a la plazoleta del mismo
nombre. Un ncleo de jvenes entusiastas por la
msica, entire los que se recuerda a Vctor Manuel
Figueroa, Juan Cividanes, Alfonso Mndez y Salva-
dor Iriarte, formaban el cuerpo de alumnos, inter-
nos en su mayor parte. La instruccin que se im-
parta estaba encomendaba a un reducido personal
docente del que don Juan formaba parte multipli-
cando sus atenciones. Los elements eran escasos,
80








como que respondan nica y exclusivamente al es-
fuerzo del director, cuya posicin econmica no era
muy desahogada que digamos.
El inters creciente que despert esta noble ins-
titucin atrajo al plantel considerable nmero d.
alumnos, siendo entonces insuficientes los recursos
con que se contaba y los elements de que se dis-
pona, incluso el edificio en el que se emprendieron
serious trabajos de construccin y reparacin. Mien-
tras tanto los progress del Conservatorio eran nota-
bles: el resultado satisfactorio que rindi en sus
exmenes de fin de semestre determine al Supremo
Gobierno a prestarle el auxilio que requera para
lograr su ensanche y desarrollo, como puede verse
por el acuerdo que se transcribe a continuacin:

"Palacio Nacional, Guatemala 17 de febrero de 1875.
Traida a la vista la representacin hecha al Gobierno
por don Juan Aberle, director de la Sociedad Filarm-
nica y del Conservatorio de Msica de esta capital,
relative a manifestar que estn concluidos los trabajos
del edificio destinado a dicho Instituto, pero que para
poder abrir al servicio del pblico las classes que co-
rresponden, carece la Sociedad de los recursos indis-
pensables y que por esta causa solicit del Tesoro
National se erogue mensualmente la cantidad de $165
que importa el presupuesto de las asignaciones de los
profesores y dems empleados del Conservatorio, el
General Presidente de la Repblica, con el objeto de
favorecer a la Sociedad Filarmnica y de que se im-
pulse la enseanza cientifica de la msica, acuerdat
1'-Que mientras la Sociedad Filarmnica se prove
de fondos propios para su sostenimiento se le subven-
cione cada mes por el Erario Nacional con la suma de
$165 para sueldo de profesores y empleados del Con-.
servatorio; y 29-Que el Director de este estableci-.
miento lleve cuenta comprobada de la inversida de esa
81








cantidad y por trimestres la present con todos los
documents debidos al Ministerio del Ramo. Comu-
niquese.-Rubricado.--Soto."

Al parecer, don Juan obraba inspirado por la So-
ciedad Filarmnica. As se desprende de las gestio-
nes que llev a cabo en solicited del apoyo official
para mejor xito de la empresa, pero en realidad, la
iniciativa, organizacin y hasta las primeras aporta-
ciones en metlico son obra suya y constituyen una
deuda de gratitud que los msicos guatemaltecos
estamos obligados a reconocer.
Dos aos ms tarde este Conservatorio era clau-
surado y su fundador, en un exilio voluntario, pero
no por eso menos doloroso, abandonaba esta capital
para radicarse en la vecina ciudad de San Salvador.
La aureola de la opinion pblica, empero, haba nim-
bado antes aquellas canas venerables, al recoger la
siguiente version que es toda una apoteosis: Una fa-
milia con quien Aberle se haba relacionado bastante
en sus tiempos de bonanza, y de quien habia reci-
bido merecidas muestras de estimacin, extraada
de verlo pasar frente a su balcn, eludiendo el sa-
ludo y hasta tratando de ser inadvertido, lo llam e
inquiri la causa de aquella indiferencia injustifi-
cada. Aberle, por toda contestacin se desabroch
el gabn y mostr su pecho descubierto: no tena
camisa: la haba vendido para sufragar el gasto dia-
rio que ocasionaba el Conservatorio, cuando la in-
.sidia de sus enemigos consigui que el Gobierno le
?suspendiera la subvencin que haba acordado para
:su sostenimiento. An as, es decir, sin este corto
:subsidio que el Gobierno le negaba, haba continua-
do luchando por sostener el colegio que demandaba
82








gastos; haba reducido el personal, tanto de profe-
sores como de alumnos y suprimido los empleados
no indispensables; haba recurrido a la filantropa
de algunas personas, (*) encontrando las ms de las
veces negatives rotundas; haba, en fin, agotado
sus escasas reserves econmicas, deshacindose de
los objetos de su pertenencia que representaban
algn valor; pero por ltimo se haba convencido
que la situacin era nsasteni le e intiles sus es-
fuerzos en una lucha desigual e impossible, y haba
decidido abandonar aquella empresa, por la que ha-
ba trabajado con toda la vehemencia de su ju-
ventud.
Y, ante la mirada atnita de sus interrogantes, don
Juan prosigui su camino, transfigurado, sereno,
como iluminado por el sol de la justicia repara-
dora...!















(*) "Don. Daniel Quinteros fu uno de los pocos que ayudaron
a Aberle en el Conservatorio particular de Santo Domingo, dando
dinero que nunca le fu devuelto". Iedro J. PIYeda. (Tomado de una
publicacin de la prensa en 1895.) Tambin la familiar Rosenberg
ayud al sostenimiento del Conservatocio organizando conciertos
cuyo product era destinado a tal objeto.


















CAPITULO SEGUNDO


ENSEANZA OFFICIAL

En "El Guatemalteco" -Diario oficial- se publi-
c6 un acuerdo gubernativo por medio del cual se
reorganizaba el Conservatorio sobre otras bases, y
aunque dicho acuerdo no lleg a cristalizarse en he-
cho, segn informes de numerosas personas a quie-
nes se ha consultado, la Historia deja constancia de
l. Dice asi:

"Palacio del Poder Ejecutivo: Guatemala, agosto 3
de 1880. Creyendo no solamente til sino tambin ne-
cesaria la creacin de un Conservatorio de Msica a
fin de evitar la extincin de la orquesta por falta de
profesores que reemplacen a los que ahora componen
la de esta capital, y asimismo para propagar los cono-
cimientos artsticos que tanto contribuyen a la cultural
y a la civilizacin de un pueblo, el Presidente de la
Repblica, acuerda: 19-Establecer en el extinto con-
vento de la Merced un Conservatorio Nacional que
deber iniciarse con los alumnos de la seccin de m-
sica del Instituto de Artes y Oficios, ca los que ac-
tualmente componen la Escuela de Sustitutos y con los
elements que posea el Conservatorio de Santo Do-
mingo; y 2'-Conceder plena autorizacin al Secretario
de Estado en el Despacho de Instruccin Pblica para








que dicte todas las medidas que conduzcan a la ins-
talacin y ensanche del establecimiento referido.-Co-
muniquese.-Rubricado.-Snchez."

Ya que en el acuerdo anterior se hace alusin a los
alumnos de la Escuela de Sustitutos y de la de Artes
y Oficios, es convenient referirse a dichas institu-
ciones para observer el movimiento que se haba
operado en la enseanza de la msica durante el
perodo de la Reforma. La Escuela de Sustitutos se
fund con el objeto de proveer de msicos a las
bandas militares, dando a los jvenes estudiantes la
instruccin preparatoria de teora y solfeo antes de
optar al studio de determinado instrument del
rango de banda. La Escuela de Artes y Oficios, crea-
da como su denominacin lo expresa, para promover
el adelanto de la clase obrera por medio de studios
especializados, no tard en vincular a su program
el aprendizaje de la msica, estableciendo con carc-
ter recreativo, classes de teora y solfeo y de canto
coral. Ms tarde, obedeciendo siempre a la tenden-
cia de estimular al artesano, se establecieron classes
parciales de instruments de orquesta, llegando a
formarse un conjunto numeroso que ejecutaba dis-
cretamente piezas de alguna dificultad.
He aqu cmo se expresa a este respect el seor
Gregorio Rodrguez, nombrado por el Supremo Go-
bierno para presenciar los exmenes de fin de curso
de la Seccin Musical:

"Hace algn tiempo que por desgracia el arte de la
msica iba decayendo de da en da entire nosotros,
especialmente en lo relative a instruments de orques-
ta. Los profesores que faltaban no encontraban reem-
plazo porque ninguno se dedicaba al studio de los
85








instruments de cuerda, y a ese paso no estaba lejano
el da en qae Guatemala no pudiera contar ni con una
median orquesta, y as como hoy es necesario que
vengan cantantes extranjeros, asi habra sido necesario
traer violinistas para poder or una orquesta. Esta-
blecer un Conservatorio en toda forma habra sido
muy difcil y costara fuertes erogaciones. La Escuela
de Artes y Oficios, sin pretender tanto y sin pulsar
tales dificultades, ha comenzado ya a evitar la muerte
de la orquesta en Guatemala, pues all se forman ins-
trumentistas que dentro de poco constituirn por si
solos un cuerpo de orquesta tal vez superior al que
hemos tenido hasta el da."

Estas fueron las fuentes que proporcionaron ele-
mentos educandos a la reorganizacin del Conser-
vatorio. Jvenes preparados, seleccionados entire lo
ms apto y competent de las classes de msica que
se impartan en los establecimientos mencionados,
llegaran a former la plant inicial de nuestro edifi-
cio educativo, no pudiendo dudarse del xito, cuando
los alumnos fundadores, para poder serlo, habran
sufrido un examen riguroso acerca de su disposicin
artstica.
I

A fines de 1882 el Gobierno de la Repblica ex-
pres su criterio definitive sobre considerar el Con-
servatorio de Msica como una dependencia del
Estado. Para la enseanza musical en Guatemala
esto constituy un paso avanzado: ya no se trataba
de un ensayo ni de una exigua cantidad acordada
a una iniciativa particular en va de socorro. Se tra-
taba de una institucin formal cuyo establecimiento
interesaba al prestigio de la nacin y que, en lo suce-

86








sivo, dispondra para su sostenimiento de una par-
tida por separado en el Presupuesto General de
Gastos.
El plan de organizacin era el siguiente: se deno-
minara Escuela Nacional de Msica y Declamacin
y tendra como fin principal el desarrollo y evolucin
de las artes a que se dedicaba. Este fin se manifes-
tara impartiendo, de manera gratuita, la enseanza
de la msica vocal e instrumental y de la declama-
cin lirica y dramtica a jvenes de ambos sexos,
enseanza que comprendera las asignaturas de ar-
mona, rgano y composicin, canto individual y co-
ral, solfeo hablado y cantado, teora especial y gene-
ral, piano e instruments de arco y de viento,
declamacin y arte teatral. El establecimiento de la
Escuela comprendera el de un archivo y arsenal
anexo, dotado el primero de toda clase de obras de
texto y de piezas de msica instrumental, y el segun-
do de toda clase de instruments de cuerda, viento y
percusin y de los accesorios necesarios para su
habilitacin, reposicin, etc. En su radio adminis-
trativo la Escuela estara a cargo de un director,
depositario de los bienes materials del estableci-
miento y encargado de la discipline del personal en
lo relative a la enseanza y manejo interno. La jefa-
tura inmediata inferior la ejerceran el inspector e
inspector de las secciones de varones y de seori-
tas, respectivamente, a cuya vigilancia se encomen-
daba el orden y fiel cumplimiento de lo mandado en
reglamentos y disposiciones. Un secretario levan-
tara actas de admisin, examen, etc.; despachara
la correspondencia y tendra como obligaciones in-
herentes a su cargo el inventario de las existencias
87








y el movimiento de los fondos. Todos los empleados
serian nombrados por el Ministerio de Instruccin
Pblica, correspondiendo al mismo Ministerio la
designacin de los sueldos y dems gastos presu-
puestados, as como la autorizacin de los extraor-
dinarios e imprevistos. El profesorado debera ac-
tuar de acuerdo con los programs de ensefianza
aprobados por la direccin, cumpliendo fielmente
los deberes de su cargo en cuanto a la educacin
artstica de los alumnos y cooperando, en el orden
moral, al mejoramiento de los mismos en su con-
cepto de ciudadanos tiles a la patria. Los alumnos
se conceptuaran internos y externos, habiendo en
ambas classes bequistas y pensionistas. Uno de los
rasgos ms salientes del plan de organizacin era la
creacin de plazas pensionadas por el erario: pri-
meramente, el presupuesto autorizaba en nmero
de 25 las plazas de internos bequistas, exclusiva-
mente para aquellos que se dedicaran al studio y
prctica de instruments de orquesta; en seguida
venan 20 plazas pensionadas a razn de $8 cada
una para alumnos de ambos sexos que se dedicaran
especialmente a cultivar el teatro lirico, e igual n-
mero de plazas pensionadas con $5 cada una para
quienes se dedicaran al studio del arte escnico
dramtico. Las cuarenta pensions, lo mismo que
las veinticinco becas, seran discernidas por el Mi-
nisterio respective a los alumnos que hubieran ga-
nado los primeros puestos en uno de los concursos
semestrales que se establecerian, siendo potestativo
del mismo Ministerio el cancelar las de aquellos que,
previa informacin del director, no cumplieran con
sus obligaciones o presentaran resultados palmaria-
88







mente negativos. Otra de las ideas plausibles que
informaba el criterio del Gobierno acerca de esta
organizacin, era la de crear una sociedad de miem-
bros honorarios adscrita a su institute, de cuyo seno
se formara un Consejo Superior de Enseanza que,
presidido por el ministry del ramo, se reunira cada
vez que las circunstancias lo demandaran, teniendo
los dems miembros de la sociedad el derecho propio
y la obligacin moral de visitar el establecimiento
y asistir a las classes en das indeterminados, a efecto
de informarse de la march de stas y de las nece-
sidades de aqul.
Esta es, a grandes rasgos, la idea general del pro-
yecto formulado para la reorganizacin del Conser-
vatorio, gran parte del cual qued solamente escrito;
pero, a decir verdad, se realize bastante y much
ms que no estaba previsto en l y que fu efec-
tundose conforme lo exigieron las conveniencias y
lo permitieron las circunstancias. Por ejemplo, se
reglament la admisin de los alumnos en la forma
siguiente: Requisitos: a) tener ms de nueve aos
de edad; b) no padecer enfermedad crnica o con-
tagiosa; c) presentar certificado de buena conduct
y de haber sido aprobado en los cursos de instruc-
cin primaria; d) someterse a examen sobre cono-
cimientos elementales de msica o, en sustitucin
de esto, acreditar recomendacin de persona idnea.
Era requisito adicional para el alumno bequista o
pensionado, que el padre, tutor o encargado se com-
prometiera por medio de un contrato a que su hijo
o pupilo permaneciera en la Escuela hasta concluir
los studios de arte a que se dedicaba, indemnizando
al Gobierno, en caso contrario, de los gastos que








hubiera ocasionado su educacin. Trmite: inscri-
birse durante los primeros quince das de enero,
siendo la admisin con carcter provisional, pues la
definitive slo se concedera despus del examen
semestral subsiguiente a la fecha de su ingreso y en
vista del resultado satisfactorio que rindiera dicha
prueba. Para participar en un concurso era nece-
saria la aquiescencia del professor de grado, dispen-
sndose de este trmite a los aspirantes de los
departamentos y, tratndose de persona pobre de
solemnidad, se le reconocera gastos de viaje en-
tero, aun en caso de no ser aprobada. Infracciones:
el alumno externo que faltara tres veces durante el
mes, sin excusa justificada, sera borrado del regis-
tro, as como al professor que, sin causa legal, dejara
de dar tres lecciones en el mes se le privara del
sueldo complete.
Con fecha 27 de diciembre de 1882 el Presidente
de la Repblica expidi el acuerdo que dice:

"Debiendo instalarse el 19 de enero prximo la Es-
cuela Nacional de Msica y Declamacin, el General
encargado de la Presidencia de la Repblica tiene a
bien crear las plazas de profesores y dems empleados
de aquel establecimiento que a continuacin se expre-
sa: El professor de Teoria y Solfeo disfrutar men-
sualmente de $30; el de Canto, $30; el de instruments
de cuerda, $50; el de instruments de viento de made-
ra, $50; el de instruments de viento de metal, $40; el
de Armona y Concertacin, $50; el de Piano, $40; el de
Declamacin, $30; el Secretario, $30; el Inspector, $40;
la inspector, $15; el portero, $12; el Ecnomo, $20; el
Cocinero, $8. Total, $457. Los 25 alumnos que forman
la clase de msica del Instituto de Artes y Oficios
pasarn a ocupar igual nmero de plazas de gracia
creadas en la Escuela Nacional de Msica y Declama-
90








cin, debiendo pagarse por el Tesoro Pblico el gasto
que se haga en alimentacin de ellos.-Comuniqese.
-Rubricado.-Snche."

El 19 de enero de 1883, a las 11 y media de la ma-
ana se install el Conservatorio en el edificio del
Colegio "El Progreso", antes San Jos de Calazans
(7' avenida entire 5' y 6' calls) con asistencia de los
seores Jefe y Subjefe Poltico, el licenciado Anto-
nio Lazo Arriaga, seorita Dolores Njera, director
y profesores nombrados, y various alumnos de ambos
sexos.
El resultado de los exmenes de fin de aio fu
una verdadera sorpresa tanto para los jurados exa-
minadores como para la comisin nombrada por el
Supremo Gobierno para presenciarlos. As lo ex-
presa esta ltima en el informed respective elevado
a la Secretara del ramo, informed que es convenien-
te transcribir integro por la importancia histrica
que reviste, ya que es el primer document official
que testimonia la intervencin del Estado ante el
problema de la educacin artstica. Hlo aqu:

"Guatemala, noviembre 18 de 1883.-Seor Ministro
de Instruccin Pblica.-Tuvimos la honra de ser de-
signados por Ud. para presenciar, en representacin
del Supremo Gobierno, los exmenes de la Escuela
Nacional de Msica y Declamacin verificados en los
das 15, 16 y 17 del present mes. Sumamente grato
nos ha sido el desempeo de esta comisin porque el
xito de los exmenes no es slo satisfactorio sino sor-
prendente. Apenas cuenta diez meses el estableci-
miento desde su instalacin y ya posee una orquesta
complete, formada exclusivamente por los alumnos y
que ejecuta muy bien piezas dificiles y brillantes. La
Escuela de Solfeo y Teora de la Msica, dirigida por
91








el professor don Daniel Quinteros, no deja nada que
desear. Hay en ella alumnos que solfean ya perfecta-
mente y conocen a fondo la teora de la msica. Algu-
nos se encuentran en estado de poder comenzar el
studio de la Armona tan pronto como esta clase se
establezca. Son notables los progress que han alcan-
zado los que se dedican al studio de instruments de
cuerda bajo la direccin del professor don Leopoldo
Cantilena, quien se ha esmerado en ensefarles los ver-
daderos principios del arte relative a la posicin y a
la manera de pulsar. Cuando se han adquirido estos
principios se lleva ya muchsimo adelantado, pues de
ah depend el llegar a vencer las grandes dificultades
que estos instruments presentan y a obtener tambin
todos los brillantes efectos de que son capaces cuando
se ejecutan con maestros. Los alumnos Pedro Braca-
monte, Mariano Bracamonte, Jess Silva y Agustin
Ruano se han distinguido por sus progress en el vio-
lin; Javier Dardn en la viola; Jenaro Ambrossi en el
violoncelo; y Enrique Garca y Francisco Bracamonte
en el contrabajo. La enseanza de instruments de
viento, a cargo del professor don Vicente Andrino, est
tambin perfectamente dirigida a juzgar por la propie-
dad con que han ejecutado various ejercicios y trozos
difciles los alumnos Vctor M. Figueroa en el oboe,
Manuel Morales en el fagote, Justo de la Cruz y Jos
Glvez en la flauta, Maximiliano Quesada y Manuel
Palacios en el clarinete y Manuel Montealegre, Jorge
Beteta y Gabriel Silva en sus respectivos instruments,
pistn, corno y trombn. Las classes de piano y canto
no tienen alumnos especiales, concurriendo a ellas so-
lamente como un studio de adorno o de perfeccin
los mismos que se dedican a otros instruments. Por
esa razn los exmenes que sobre ellas versaron no
han podido tener la misma importancia que los otros.
Es de esperar que se presented algunos alumnos que
quieran dedicarse exclusivamente al teclado y otros
que posean buenas voces, dignas de ser cultivadas, y
que aprovechen las classes que se hallan establecidas.
Gran lucimiento ha obtenido la clase de Declamacin

92









a cargo del seor don Manuel Valle, quien ha sabido
vencer las dificultades que naturalmente deben ha-
brsele presentado al establecer un curso que es nuevo
en nuestro pas y cuyos buenos resultados no tardaria
en dejarse sentir. En resume, seor Ministro, el re-
sultado de estos exmenes es superior a lo que pudiera
exigirse en el primer aio de sus tareas. La organiza-
cin de un establecimiento como ste present grande:
dificultades que han sido ya vencidas y es indudable
que no pasar much tiempo sin que nuestra patria
report los beneficios de esa institucin cuya necesi-
dad se haca sentir y que har que la msica y la
declamacin alcancen en Guatemala la misma altura
a que los dems ramos de civilizacin y progress hani
llegado. Felicitamos, etc.-(ff.) Anselmo Sdenz. Loren-
zo Morales. G. Rodrguez."

Hemos dejado por ltimo la apreciacin del nom-
bramiento de director del Conservatorio porque nos
parece interesante tratar separadamente este asun-
to. Jos Cayano, persona en quien recay dicho
nombramiento, era el menos indicado para ello. Su.
espritu inquieto no se conformaba con la vida se-
dentaria que como condicin especialsima impone
la jefatura de un establecimiento educational.
Nada tan complejo como la direccin de un con-
servatorio si se ha de exigir de quien la desempee-
el cmulo de facultades que concurren a former et
buen director. Msico, en la acepcin excelsa de la
palabra, ha de comprender la alta composicin en.
su double carcter de ciencia y de arte para powder
imponer su autoridad musical; ser instrumentista
especializado en el dominio tcnico de algn instru-
mento y versado en el conocimiento general de los.








dems; dirigir orquesta o armona con acierto, en lo
que queda comprendida la direccin de todo otro
conjunto vocal-instrumental; saber ensefar a ense-
ar, es decir, ser pedagogo y quiz ms que peda-
gogo, psiclogo, para conocer las inclinaciones de
sus educandos; poseer, en grado superlativo, las
dotes de organizacin y administracin; pero sobre
todo esto, que es fruto del studio y por tanto ase-
quible, debe prevalecer la virtud innata de amar y
respetar a los alumnos para merecer con justicia ser
amado y respetado por ellos.
En Guatemala se faltaba entonces a un precepto
elemental de economa: no se buscaba al hombre
para el empleo. Desde que el Gobierno tom bajo
su control y a sus expenses el problema de nuestra
educacin musical debi y pudo haber importado un
professor especialista en organizaciones de este jaez
y no echar mano, como lo hizo, de los elements que
se encontraban de paso en el pas, con finalidades
enteramente distintas. El caso de Cayano es clsico:
el Gobierno lo nombra director del Conservatorio
porque lo consider apto, en la creencia de que para
ello es suficiente ejecutoria manejar con destreza
y habilidad la batuta. Cayano acepta como una tre-
gua que concede a su vida agitada de empresario
teatral. Indudablemente pone toda su voluntad para
no defraudar las esperanzas del Gobierno y, ms
que todo, para hacer mritos de qu valerse ms
adelante a fin de conseguir su objeto: el genio del
comerciante duerme en l; no ha muerto. Un buen
dia formula una solicited al Gobierno, del que obtie-
ne la concesin para traer una compaia de pera
subvencionada con la cantidad de $30,000. Y el Go-
94








bierno, con la misma facilidad con que lo nombr
director del Conservatorio sin informarse si concu-
rran en l cualidades vocacionales, lo separa del
cargo sin preguntarse si con ello va a infligir un
golpe de gracia a la institucin. El error ha venido
repitindose peridicamente: Cayano, Vissoni, Can-
tilcna, Aberle, Disconzi, Lebegot, han sido llamados
a regentear nuestros institutes musicales porque han
acertado a llegar al pas dirigiendo espectculos tea-
trales en moment oportuno. Cayano no posea ni
por aproximacin el cmulo de facultades de que
se ha hablado anteriormente y an suponiendo que
las reuniera todas, faltbale la principal: la voca-
cin. Con ella hubiera suplido la ausencia de las
dems y su conduct no hubiera engendrado la series
de desaciertos que se sucedieron y de cuyas conse-
cuencias fueron vctimas propiciatorias los alumnos.

II
A la salida de Cayano el Gobierno no encontr, de
moment, persona capacitada, musicalmente, a
quien encomendar la direccin del Conservatorio.
Entre los elements del pas no haba la suficiente
preparacin para el caso, por lo que fu necesario,
venciendo ciertos escrpulos, llamar a Emilio Dress-
ner que diriga entonces la Banda de Msica Mi-
litar. (*)
Nunca se lamentara bastante el Supremo Go-
bierno de haber dado este traspis. Todava en la
actualidad los profesores de hoy -alumnos enton-
ces- recuerdan con amargura el cambio brusco que

(*) Mientras tanto, Vicente Andrino se hizo cargo provisional-
mente de la direccin.








experimentaron al pasar de uno a otro sistema. Lo
primero que hizo don Emilio -puede decirse lo ni-
co- fu incorporar el Conservatorio al estado de
milicias, haciendo las gestiones del caso para que,
dejando de pertenecer al Ministerio de Instruccin
Pblica, pasara a defender inmediatamente del de
la Guerra.
No fu propiamente el hecho, insensible acaso, del
cambio de dependencia y menos el naturalsimo acto
de sucesin de director lo que impresion a los alum-
nos de aquel establecimiento; fu el frrago de
incongruencias y aberraciones que, prcticamente,
convirtieron la aspiracin artstica en una imposi-
cin egosta y fatal: se quera tener una orquesta
ms, no como product del libre albedro sino como
resultado del poder de la fuerza. A los que en tiempo
de Aberle se oyeron llamar "hijos mos" con acento
paternal, debe haberles parecido estar bajo el im-
perio de una pesadilla el orse llamar "cabo de guar-
dia", "ordenanza tal", "asistente cual". Natural-
mente, no haba nimo para estudiar. Se haba ca-
do en una especie de abulia que, poco a poco, iba
despertando en los alumnos un rencor sordo por la
institucin. Y no era para menos: cada da reser-
vaba una sorpresa. Al principio se les visti con un
traje estrafalario muy semejante a la municin;
ms tarde se les oblig a montar guardia y a hacer
de centinela; por ltimo se implant en el horario
un tiempo exorbitante para ejercicios y prcticas
militares. Paralizado el entusiasmo y consumids
las energas mentales en elucubraciones que se re-
solvan en intiles protests interiores, sobrevino el
estancamiento y, como en todos los rdenes del saber
96








human donde "detenerse es retroceder", en msi-
ca, mientras otras instituciones escolares avanzaron
rpidamente, el Conservatorio estuvo al margen del
progress, marcando as un paso regresivo en la his-
toria de la enseanza musical de Guatemala.
Pero aquello tena que concluir: el Gobierno, en
un moment de reflexin, restituy el Conservatorio
a su primitive dependencia y rgimen, y acord la
sustitucin del seor Dressner por el seor Can-
tilena.
Los acuerdos que se transcriben en seguida son
una confirmacin de lo relatado:

"Palacio Nacional: Guatemala, 28 de julio de 1884.-
Considerando que el maestro don Jos Cayano, di-
rector de la Escuela de Msica y Declamacin, se
ausenta de esta capital con licencia del Gobierno para
contratar en Europa la compaa que debe trabajar en
la prxima temporada teatral y que, a su regreso a
esta ciudad, la direccin de la empresa le impedir
tender como es debido el establecimiento que ha
estado a su cargo; el General Presidente, en el deseo
que tan til institucin no sufra ningn menoscabo, sin
desconocer los buenos services prestados por el seor
Cayano, a quien se dan las gracias por ellos, tiene a
bien nombrar a don Emilio Dressner director de la
Escuela de Msica y Declamacin con el sueldo de
$150 que seguir erogando el Tesoro Pblico. Com.-
Rub.-Murga." "Palacio Nacional: Guatemala, 27 de
mayo de 1885.-Atendiendo a las ventajas que repor-
tara la implantacin de cierto rgimen y discipline
especiales en el Conservatorio Nacional de Msica que
hoy depend de la Secretara de Instruccin Pblica;
que en tal concept es ms obvio al Ministerio de la
Guerra la organizacin y vigilancia de ese plantel,
el General encargado de la Presidencia tiene a bien
disponer que el Conservatorio depend en lo sucesivo
inmediatamente de la Secretaria de la Guerra. Com.-
97








Rub.-Dardn." "Palacio del Gobierno: Guatemala, 9
de febrero de 1886.-El General Presidente tiene a
bien disponer que el Conservatorio Nacional de Msica
depend en lo sucesivo inmediatamente de la Secretaria
de Instruccin Pblica, quedando derogado el acuerdo
de 27 de mayo del ao prximo anterior. Com.-Rub.
-Corzo."
III

"Palacio del Poder Ejecutivo: Guatemala, 16 de fe-
brero de 1886. Habindose dispuesto por acuerdo
fecha 9 del mes en curso que el Conservatorio Nacio-
nal de Msica depend de la Secretaria de Instruccin
Pblica, con lo cual se modifica el rgimen military a
que se le haba sometido, el General Presidente acuer-
da: encargar la direccin de aquel important esta-
blecimiento a don Leopoldo Cantilena, quien gozar de
la mensualidad de $200 y continuar desempeando la
clase de instruments de cuerda. Com.-Rub.-Valle."

El period de Cantilena tiene una caracterstica
que lo distingue esencialmente de los dems: fu
una dictadura, pero una dictadura progresista. Bajo
el imperio del terror los alumnos realizaron rpidos
y definitivos progress, recuperando con creces el
tiempo perdido en la anterior administracin.
Cantilena se hizo temible, pero a la vez acreedor
al reconocimiento de la generacin de msicos, a
quienes form empleando ese sistema arbitrario y
violent. La base inconmovible de la educacin s-
lida y bien dirigida que poseen est asentada en el
rigor extremo de aquel professor que ensefaba con la
mirada, con la actitud, con el gesto. Cantilena no
saba msica. No se puede llamar "msica" al cono-
cimiento superficial de un instrument cuya media-
na ejecucin disfrazaba con un sentimentalismo








cursi y vulgar, ni a la escasa induccin mental que
muestra como autor de una Gramtica Musical en
la que campean las equivocaciones ms flagrantes;
tampoco puede llamarse msico al autor de Re-
cuerdo de la Exposicin, Bella Napoli y Batalln
Canales, que son plumadas que retratan fielmente
la ausencia de ideas musicales, formas de composi-
cin y recursos armnicos en quien las escribi.
Pero, si la ciencia y el arte le negaron sus dotes, en
cambio la naturaleza le dot de genio intuitivo, tem-
peramento inflexible y voluntad tenaz, todo lo cual
contribuy a colocarle en una posicin ventajosa
respect a los dems directors. Cantilena se form
entire nosotros: el nmero de profesores competen-
tes de que pronto se vi rodeado le produjo una es-
pecie de rubor artstico que culmin con su deter-
minacin de dedicarse al studio, llegando en sus
ltimos aos de permanencia en Guatemala a figu-
rar, si no como un virtuoso del violin, al menos como
documentado professor.
Aparte de esto que es, en suma, el aspect ms
interesante de la misin de un director, Cantilena
promovi el adelanto moral y material de la institu-
cin, enaltecindola en el concept pblico y mejo-
rndola en sus mltiples y variadas condiciones. En
su tiempo, y gracias a sus gestiones, se establecieron
las classes de instruccin primaria, para que los
alumnos que necesitaran adquirir esos conocimien-
tos tuvieran la facilidad de hacer tan indispensa-
bles studios al propio tiempo que reciban la edu-
cacin artstica. Al efecto se crearon tres plazas de
profesores correspondientes al primer grado elemen-
99








tal y tercero y segundo complementario, (*) dotn-
dolas con $40 mensuales cada una, y designando el
Ministerio del ramo a las personas que deban des-
empearlas. (Acuerdo de 23 de febrero de 1886.)
Tambin, por gestiones de Cantilena el Gobierno
mand erogar la cantidad de $200 para que se invir-
tieran en medallas y diplomas destinados a premier
a los alumnos que demostraran notorio adelanto en
los exmenes de fin de curso. (Acuerdo de 28 de
octubre de 1886.) (**) La clase de declamacin, esta-
blecida cuando se fund el Conservatorio y decla-
rada desierta el ao siguiente, se restableci en
tiempo de Cantilena, nombrndose professor a don
Roque Villarreal, pero tambin hubo de clausurarse,
lo mismo que el curso de francs, porque, segn el
criterio official, ambas classes "no haban rendido los
frutos que se tuvo en mira al instituirlas".
Lo que s constitute una imputacin al period de
Cantilena es haber suprimido la seccin de seori-

(*) En ese tiempo el orden de los grados de la Escuela Primaria
proceda a la inversa de como procede en la actualidad.
(*) Reunido el profesorado por invitacin de Cantilena con ob-
jeto de hacer la designaci6n de los alumnos agraciados, se proce-
di6 a ello tal como lo relata el acta respective. Fueron acreedores
al premio de medalla de plata los alumnos Mara Luisa Durn, Fran-
cisco Bracamonte, Rafael Guzmn, Justo R. de la Cruz, Jenaro
Ambrossi, Trnsito Molina, Enrique Garca Santos, Jess Silva y
Pedro Bracamonte. Objeto de seria y acalorada discusi6n fu el
discernimiento de la mnica medalla de oro, por encontrarse los
alumnos Vctor M. Figueroa y Mariano Bracamonte con igualdad
de mritos y notas encomisticas, tanto de sus respectivos profe-
sores como de los jurados examinadores, y ante esa circunstancia
el profesorado lleg al acuerdo de discernir a uno de ellos, por sor-
teo, la medalla propiamente dicha y a otro un diploma de medalla
de oro con alusin relative al caso. En tal virtud se procedi a
sortear entire ambos alumnos la adjudicacin de los objetos men-
cionados, designando la suerte a Figueroa como acreedor a la me-
dalla y a Bracamonte merecedor del diploma.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs