• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Frontispiece
 Foreword
 Table of Contents
 Preface
 Introduction
 Breve reseña sobre la distribucion...
 Las plantas usuales de Costa...
 Acerca del origen de los nombres...
 Nombres vernaculos de plantas de...
 Indice de los nombres cientificos...
 Nombres indigenas
 Catalogo de obras que hacen referencia...
 Ilustraciones






Group Title: Publicaciones de la Universidad de Costa Rica. Serie ciencias naturales
Title: Ensayo sobre plantas usuales de Costa Rica
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081496/00001
 Material Information
Title: Ensayo sobre plantas usuales de Costa Rica
Series Title: Publicaciones de la Universidad de Costa Rica. Serie ciencias naturales
Physical Description: 264 p. : illus., port. ; 27 cm.
Language: English
Creator: Pittier, Henri, 1857-1950
Publisher: Editorial Universitaria
Place of Publication: San José
Publication Date: 1957
Copyright Date: 1957
Edition: 2. ed. rev.
 Subjects
Subject: Botany, Economic   ( lcsh )
Botany -- Costa Rica   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Costa Rica
 Notes
Bibliography: Bibliography: p. 250-264.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081496
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAP1668
oclc - 01576652
alephbibnum - 000125693
lccn - 58037889

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Frontispiece
        Page 3
        Page 4
    Foreword
        Page 5
        Page 6
    Table of Contents
        Page 7
        Page 8
    Preface
        Page 9
        Page 10
    Introduction
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
    Breve reseña sobre la distribucion de las plantas en Coasta Rica
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Las plantas usuales de Costa Rica
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
    Acerca del origen de los nombres de las plantas de Costa Rica
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    Nombres vernaculos de plantas de Costa Rica
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
    Indice de los nombres cientificos con sus equivalentes vulgares
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
    Nombres indigenas
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
    Catalogo de obras que hacen referencia a la flora de Costa Rica o que son indispensables para el estudio de la misma
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
    Ilustraciones
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
Full Text


UNIVERSIDAD DE COSTA RICA


endayo


dobre


Planted W/ualed

de Codta 'Rica

1'or /

i4enri i E i / c

SEGUNDA EDICION REVISADA


SERIES CIENCIAS NATURALES No. 2



SAN JOSE, C. R.
1957





































































1. El Doctor Henri Pittier

(1857- 1950)

















Nota preliminary a la Segunda Edici6n


Durante los cuarenta afios que siguieron a la primera aparici6n de Plantas
Usuales de Costa Rica, continue Henri Pittier su entusiasta labor de investigaci6n
botinica. Alejado de Costa Rica desde 1903, hubo de desarrollar sus actividades en
Estados Unidos, M6xico, Panami, Colombia, y principalmente en Venezuela, donde
residi6 desde 1918 hasta el final de sus dias. Fueron product de este iltimo period
varias obras valiosas, entire las cuales se destaca el Manual de las Plantas Usuales de
Venezuela de 1926, voluminoso trabajo con igual orientaci6n que la obra present.
A pesar de su traslado a otras tierras, y de su fructifera labor en ellas, no dis-
minuy6 nunca su interns por la flora costarricense, a cuyo conocimiento habia con-
tribuido en forma tan destacada. De su gran acopio de datos y anotaciones habia
salido, al terminar la vida del sabio en 1950, el borrador de una nueva edici6n muy
aumentada de Plantar Usuales de Costa Rica, cuya primera edici6n estaba agotada
desde hacia much tiempo. La Universidad de Costa Rica adquiri6 al anid siguiente
los derechos literarios sobre dicha obra, y encomend6 al Profesor Manuel Quir6s Calvo
la revision y preparaci6n de la misma para publicarla. El Profesor Quir6s llev6 a
cabo esta tarea, preparando una nueva series de fotograbados para ilustrar el libro
e introdujo las correcciones imprescindibles en la nomenclatura, pero respetando esen-
cialmente la labor de Pittier. Desgraciadamente, no vivi6 el Profesor Quir6s para ver
publicada la obra en que habia puesto tanto empefio.
Este libro, ademis de ofrecer gran interns para el pfblico cientifico, ofrece al
pfiblico en general una guia para la comprensi6n initial de nuestra variadisima flora.
En especial seri un auxiliar valioso de los agricultores y de los profesores y maestros,
quienes, disponiendo aqui de un indice alfab&tico de nombres vernculos, con la
informaci6n que mis frecuentemente ban de necesitar, encontrarin tambi6n la orien-
taci6n para studios mis profundos en otras obras taxon6micas. Con verdadera sa-
tisfacci6n la Universidad de Costa Rica present esta edici6n de Plantas Usuales de
Costa Rica.
Es necesario advertir que, en todos los pirrafos referentes a la agriculture en
Costa Rica, al desarrollo de diversas regions y cultivos y al consume de los distintos
products alimenticios, el autor no cambi6 lo escrito en la primera edici6n; o, en los
casos en que lo hizo, no dispuso de datos posteriores a 1940-de modo que no da
una idea muy exacta del estado de la agriculture costarricense en el moment de publi-
carse nuevamente el libro.
Ha sido tambiin de sentir que, aunque la literature botinica centroamericana
se ha enriquecido grandemente en las d6cadas desde la primera aparici6n de este
libro, no dej6 el autor revisada la bibliografia que lo acompaiaba. Aparece 6sta, pues,
tal como en la primera edici6n, y constitute una list necesariamente incomplete, pero
(til, de libros y trabajos importantes para el studio de nuestra flora.

RAFAEL L. RODRIGUEZ C.

San Jos6, Abril 1956.


- 5 -

























CONTENIDO


PAG.

Pr6logo a la primer edici6n......._...._..... .. .... 9
Introduce n.... ...... . ......... .. ................ .... ....... 11
Esbozo de la exploraci6n botinica de Costa Rica .__...._......11
Breve resefia sobre la distribuci6n de las plants en Costa Rica...._....... ..... 18
(1) Regi6n basal .. ..... ................... ................ ............... .... .... ........... 22
(2) Regi6n montafiosa o intermediaria.............. ____ .....23
(3) Regi6n andina o superior ................_.............._ 24
Las plants usuales de Costa Rica ............................... ....... 25
A. Plants tiles o econ6micas ............................................................. 25
(a) Plantas alimenticias ..................... .... ............. ....... ..... 25
(b) Plantas forrajeras .............................. .................... 36
(c) Plantas medicinales ....................................................... ... 38
(d) Plantas fibrosas ......................................................... 42
(e) Plantas oleaginosas .......................................................................... .. ........ ... 42
(f) Gomas y resinas ..................... .......... ...... .... .. 42
(g) Plantas ornamentales ..................... .......... ...... ....... 43
(h) Maderas y otras species de usos diversos.........................44
B. Plants daiinas........... ..... ...................... 47
(a) Plantas venenosas ........................ ...... ........ 47
(b) M alas hierbas .. ................ ........... .................................................................. 47
Acerca del origen de los nombres de las plants de Costa Rica ................. .......... 48
Nombres vernculos de plants de Costa Rica --..--......... ......-....... 52
Indice de los nombres centificos con sus equivalentes vulgares .............-.... ....... .... 221
Nombres indigenas ... ................ ........ .. ........ ... 247
Catilogo de obras que hacen referencia a la flora de Costa Rica o que son indis-
pensables para el studio de la misma ........ ...... ...._ .. 259




















PROLOGO A LA PRIMERA EDICION

Los nombres vulgares de plants pueden aprovecharse en tres sentidos disgintos,
a saber: contribuyen a la difusi6n entire el piblico letrado de ciertos conocimientos
ticnicos; ayudan en la recolecci6n de las tradiciones populares para objetos cientificos;
y tienen ademhs valor propio e intrinseco en el studio de los idiomas y de la etnologia.
La penetraci6n de la civilizacidn europea en regions nuevas hace indispensable
la adquisicidn de una gran variedad de hechos relatives a los products naturales de
istas, par media de personal que las mas de las veces no tienen la preparacidn ni el
tiempo necesarios para identificar las plants siguiendo los mitodos ticnicos. A
estas personas les queda como lnica alternative la de conseguir de los naturales los
nombres y usos de las plants que les interesan, completando desprus los conocimientos
asi adquiridos par media de obras en que se hayan consignado, juntamente con la
nomenclatura cientifica y los demis datos recogidos por los viajeros y especialistas que
previamente las hayan estudiado.
Asi es, pues, que una de las tareas fundamentals en la investigation de las
plants y del uso de istas, en un pals como Costa Rica, ha tenido que ser la de recoger
los nombres indigenas y vulgares, y la de identificar las plants a que se refieren,
de una manera autoritativa y cientifica, como lo ha realizado satisfactoriamente cl
Profesor Pittier. Es un hecho bien comprobado que cuando se trata de adquirir esos
conocimientos sobre las plants, no se aprovecha en lo general de los refinamientos
de una civilizaci6n extremada porque, bien al contrario, resuita que cuanto mis mci-
piente es el grado de &sta, es mas intimo el contact del hombre con la naturaleza
que lo rodea. Los viajeros que han podido familiarizarse con los pueblos primitives
del Asia, del Africa y de America, estAn casi unanimes en expresar su admiracion al
conslatar que los naturales, aun cuando son meros salvajes desnudos, demuestran un
conocimiento corriente de centenares de nombres distintos de plants y animals, apli-
cados todos con extrema precision y correlacionados con nociones acerca de sus bhbitos
y propiedades, tales como las poseen entire los llamados hombres civilizados, solo
aquillos que hacen una especialidad de los studios biondmicos. La mayor parte de
lo que hoy sabemos acerca de los usos de las plants como alimentos, medicines y ma-
terias primas para la industrial, se ha derivado de los pueblos primitives, y no cabe
duda de que muchas tradiciones y muchos hechos practices quedan adn por recoger.
Los nombres aborigenes se aplican a menudo con tanta precision como los
centificos y por lo tanto merecen conservarse con el mismo cuidado que cualesquiera
otros datos acopiados por los botanicos. En lo referente a America, su recoleccidn
principle ya en los primeros tiempos despuds del descubrimiento, par hombres como
Oviedo, Acosta y Hernandez, cuyas inmortales obras respiran un interns verdaderamente
cientifico en la averiguacidn de los hechos. Es muy sensible de veras que los escritores
mas recientes hayan echado tantos veces en olvido este lado mAs human y mAs prac-
tico de la ciencia botAnica. Mientras que los primeros exploradores se mostraron


- 9








H. PmIrER


muy a menudo impresionador por el extensa conocimiento que de las plants tenian
los naturales, los modernos se figuran con demasiada frecuencia que el indio native
es tan atrasado en relacidn con la naturaleza como lo es en material de literature o
de industrial. Esto es por lo general un profundo error. Lo que el indio sabe acerca
de las plants de sus bosques es casi siempre much mis interesante y significativo
que cualquier cosa que el botinico viajero pueda aprender en el curso de sus casuales
observaciones.
Los conocimientos de los naturales representan la experiencia acumulada y los
descubrimientos accidentales de muchos siglos, y a veces anticipan de extraia manera
los resultados de las indagaciones cientificas modernas. Civilizaciones primitivas, fun-
dadas en la agricultural, parecen haber existido en la America tropical durante periodos
de indefinida y larga duraci6n. Ni es remote que el arte de la agriculture sea mis
antiguo en lo que se ha convenido en llamar el Nuevo Mundo que en el hemisferio
oriental. La historic de la palma de coco y de otras plants cultivadas de origen ame-
ricano aduce razones para career que una antigua comunicacidn a travis del Pacifico
haya facilitado la traslacidn de una cultural primitive desde America hasta las Indias del
Este.
No podemos anticipar lot hechos que puedan surgir en el curso de futures
studios y aregurar que ain nos queda por aprender de los naturales el uso de alguno
o de algunos products vegetables de la importancia del algoddn, del maiz, de la papa,
del tabaco, del caucho, de la quinina o de la cocaine. Empero, aquellos indios, como
los Ilamamos por una traditional equivocaci6n, nos ban enseiado ya bastante acerca
de la agricultural, medicine y otras artes, para que no desmayemos en la investigaci6n
de sus conocimientos, tanto por razones practices como por motives de interns pura-
mente cientifica.
Al presenter en conjunto lo que se sabe de los nombres y usos de las plants
de Costa Rica, el Profesor Pittier ha hecho obra uiil, que no tan solo contribuir4 al
desenvolvimiento de la educaci6n en aquella progresista Republica, sino que tambijn
auxiliary poderosamente los esfuerzos de los que tengan la oportunidad y el deseo
de acopiar nuevos materials referentes a la botinica y a la agriculture del mismo pais y
de las secciones adyacentes de Centro America.
El Gobierno de Corsa Rica, al hacer bajo sus auspicios la present edicidn de
esta obrita, ha dado por su parte una nueva prueba de su afAn por promover investi-
gaciones que mas o menos pronto habrAn de resultar de gran provecho en la administra-
cidn inteligente de los recursos naturales de la Reptiblica.
O. F. COOK.

Washington, Setiembre de 1908.


- 10 -



















Las Plantas Usuales de Costa Rica


INTRODUCTION

ESBOZO DE LA EXPLORACION BOTANICA DE COSTA RICA

El studio sistemitico de la flora de Costa Rica se inici6 hacia 1846, con la
llegada al pais del naturalista danes Andris Sandoe Oersted. Sl6idamente preparado
y ferviente en su deseo de investigar los tesoros de la rica naturaleza tropical, el joven
botinico-andaba a la saz6n en su trig6sima primavera-dedic6 cerca de dos afios
al studio de las virgenes florestas costarricenses. Entr6 por Puntarenas y explore
cuidadosamente la zona que se atravesaba entonces para legar a la Meseta Central,
haciendo amplia cosecha de species nuevas. Durante su permanencia en San Jos6,
hizo varias excursions importantes en las que podemos seguir aun sus huellas por
medio de las numerosas plants recogidas. Asi es que visit el vallecito del Jaris,
y los alrededores de Pacaca, entonces habitado solamente por indios. No podemos
leer sus referencias a los hermosos bosques de la Candelaria sin que nos duela el
coraz6n al recorder las despojadas cuestas, los pefiascos y la aridez del mismo distrito,
tal como lo hemos conocido. Y si realizamos la incuria demostrada con relaci6n a la
conservaci6n de los bosques por las sucesivas legislatures del pais, llegamos sin difi-
cultad a prever la misma suerte para muchos otros vallecitos, hoy gala de la vertiente
del Pacifico. Carestia de aguas potables, deterioro del cima, lavado del suelo arable
expuesto al golpe director de los aguaceros, derrumbamiento de las faldas, esteriliza-
ci6n y aniquilamiento de las fuerzas productoras de la tierra-tales son las consecuen-
cias, fatalmente experimentadas en muchos paises, de ese afin de destruir con el terrible
auxilio del fuego, los bosques que constituyen uno de los mayores bienes puestos por
la naturaleza al servicio de la humanidad.
Despues de algunos meses de permanencia en San Jose, Oersted se traslad6
a Cartago, en donde se granje6 la simpatia y el apoyo de dos egregios patricios-don
Francisco Maria Oreamuno y don Francisco Guti&rrez. Como testimonio de su agra-
decimiento, el modesto sabio dedic6 mis tarde a estos dos amantes del progress
la primera-y desgraciadamente 6nica-entrega de la obra en que habia proyectado
condensar los resultados de su viaje. Ademis, quizo conservar a la ciencia el nombre
del primero, dedicindole un genero nuevo descubierto por &1 en los alrededores de
lo que es hoy Juan Viiias. Me refiero al Oreamunnoa pterocarpa Oersted, (mico re-
presentante en Costa Rica de la familiar de los nogales y que no se ha vuelto a recoger
por ningin botinico, abstracci6n hecha de un fruto que encontr6 algunos afios ha
cerca de La Gloria, sin reconocer inmediatamente su identidad. Otras dos plants
(Lamouroxia Gutierrezii y Siphocampylus Gutierrezii) fueron destinadas para con-
memorar en los anales de la botinica el nombre del segundo protector y amigo de
Oersted, don Francisco Guti&rrez.
Desde Cartago, el naturalista dan6s explore la falda meridional del Volcin
Irazf, atravesando para legar hasta la cumbre gloriosos robledales, de los cuales bien


- 11 -








H. PrrnER


pronto ni el recuerdo quedari. Luego permaneci6 por algunas semanas en la finca
de El Naranjo (hoy Juan Vifias), de donde sali6 para hacer el entonces peligroso
viaje hasta Moin, siguiendo el valle del Reventaz6n. Aquellos dias de dura caminata
por los montes virgenes ya se acabaron para los costarricenses, y pocos son los que
pueden realizar las dificultades que se ofrecian, especialmente para un naturalista
entorpecido por el equipo indispensable a sus trabajos.
Entrado al pais por Puntarenas, Oersted sali6 por via del valle del Sarapiqui
del cual dej6 una descripci6n fragmentaria pero sumamente valiosa.
Una vez en Nicaragua, su interns se concentr6 en el canal que se trataba a la
saz6n de excavar entire el lago de Granada y algin punto de la costa del Pacifico.
Estudi6 con cuidado la linea de Sapoa a la Bahia de Salinas y demostr6 sus ventajas
en various escritos. Su permanencia en aquella zona le di6 oportunidad para hacer
acopio de materials floristicos en el Guanacaste.
Despubs de permanecer cerca de tres afios en Centroamerica, Oersted regres6
a su patria, y durante 25 afios, poco mis o menos, se dedic6 activamente, con el auxilio
de various colaboradores, al studio de los materials recogidos en sus viajes. Desgra-
ciadamente sucumbi6 en la tarea antes de haberla concluido: muri6 el 3 de setiembre
de 1872, dejando de su proyectada obra s6lo la primera entrega, especialmente dedi-
cada a Costa Rica.
En el primer fasciculo de las Primitiae Florae Costaricensis, hemos publicado
una lista de mis de 700 species, que forman el bulto de la parte referente a Costa
Rica del herbario del naturalista dands. Despus, varias otras species de su colec-
ci6n han sido descritas y muchas mis yacen olvidadas en various herbarios europeos.
Uno queda asombrado al constatar que, en pocos meses, Oersted logr6 juntar cerca
de las tres cuartas parties de las species que sumaban nuestro conocimiento de la flora
de la Repfiblica hasta 1887.
En esta ligera resefia de la exploraci6n botinica de Costa Rica, no me es
possible entrar en los pormenores de todos los viajeros que con sus colecciones o por las
descripciones que hacen de la vegetaci6n, contribuyeron al present estado de nuestros
conocimientos sobre la flora. He de callar various nombres, algunos de los cuales
son mis conocidos en otros dominios de la ciencia. Entre los que no pueden dejarse
olvidados, se encuentra el jardinero polaco Warscewicz, quien vino primero a Centro-
america como miembro de la comisi6n de studios enviada en 1844 por la Sociedad
belga de Colonizaci6n. Esta junta se disolvi6, segin parece, en Nicaragua, o tal vez
en Guatemala, despues de haber escogido la bahia de Santo Tomis como sitio de la
future y desventurada colonia. Warscewicz se dirigi6 luego hacia las altas cordilleras
guatemaltecas, y despues emprendi6 una larga expedici6n hacia el sur, por los Estados
de Salvador, Nicaragua y Costa Rica. Penetr6 en este filtimo pais por el valle del
Sarapiqui, hacia 1848, pero poco sabemos de sus ulteriores movimientos. Se dedic6
especialmente a la recolecci6n de las species ornamentales y de invernadero, como las
Orquideas, y el valor de su pequefia colecci6n esti muy disminuido por el hecho de
ser incomplete su documentaci6n.
Durante mi permanencia en Costa Rica, he tratado muchas veces de provocar
interns en los circulos literarios y en la esfera gubemamental por el libro que afn hoy
consider como el mis interesante de los que se han publicado sobre Costa Rica. Me
refiero a los Estudios de viaje y esbozos de los Doctores Moritz Wagner y Carl
Scherzer, publicados en segunda edici6n en 1857, bajo el titulo de Die Republik Costa
Rica in Central-Amerika. Ningfn autor extranjero ha descrito con mis simpatia el
minfsculo Estado lamado por ellos la mis apacible y tranquila entire las hermanas
reptlblicas de la Amirica espanola, pals bendito del cielo, en donde la naturaleza ostenta
en las faldas de los montes la mis maravillosa variedad de climas y de products.


- 12 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

Como queda explicado en el prefacio del librito en referencia, Scherzer y
Wagner no eran botinicos. El primero dedic6 su atenci6n a la geografia en gene-
ral, a la etnografia y estadistica, mientras su compafiero se interest especialmente en
los fen6menos volcinicos y como linea general, en la distribuci6n de los organisms.
A la pluma de Scherzer debemos esas pinturas exquisitas de los detalles del menaje
interior costarricense en tiempos de Juan Rafael Mora, mientras Wagner describe
con pluma elegant cuadros various de la exuberante naturaleza del pals. En estos
filtimos, se encuentran muchas indicaciones tiles para la fitogeografia y es a este
titulo que mencionamos aqui la obrita que deberia figurar, traducida, en la biblioteca
de todo buen costarricense.
Scherzer y Wagner entraron a Costa Rica en abril de 1853 por via de Grey-
town y el valle del Sarapiqui y salieron por el Guanacaste en febrero de 1854, despues
de haber visitado todas las parties accesibles del pais. El Dr. Scherzer concluye el
prefacio del interesante librito con los siguientes concepts, todavia aplicables hoy
dia y cuya realidad todos los costarricenses amantes de su patria es de esperarse que se
esforzarin en mantener: "El Estado de Costa Rica sobresale entire los demis de Centro
America por la feliz concurrencia de favorables circunstancias como Ie son la disposi-
ci6n de su territorio en mesetas y altiplanicies de clima saludable y sin extremes, la
inagotable feracidad y extraordinaria riqueza de su suelo, el predominio del element
blanco de raza espafiola, de modales suaves y de traditional hospitalidad y, en fin,
la paz interior, el orden y la seguridad de bienes y personas como apenas existen en
ninguna parte de Europa o de Norte-America".
El Dr. Wagner es conocido tambien por sus viajes en la provincial de Chiriqui
y a este prop6sito cabe recorder que 61 fu6 quien primero trat6 de establecer para
esta secci6n de Centroamerica, zonas altitudinales fundadas en los caracteres de la
flora.
En el mismo afio de 1853, en que los dos autores anteriores iniciaban sus explo-
raciones por Costa Rica, o tal vez a principios de 1854, legaron al pais los Doctores
Alejandro de Frantzius y Carlos Hoffmann, y el Ingeniero Franz Rohrmoser. A corto
intervalo los siguieron otros dos ingenieros alemanes, Valentini y Daser y el estadis-
tico Dr. Streber. Esta pequefia falanje de intelectuales dej6 huellas indelebles en los
anales cientificos de Costa Rica. Daser fue uno de los iniciadores de la cartografia
de precision del pals y se ocup6 durante various afios en los studios preliminares del
ferrocarril al Atlintico. El Dr. Streber organize la Oficina de Estadistica y con
Rohrmoser, establecido en Heredia, respondi6 a las excitaciones del Dr. Frantzius,
cuando se trat6 de iniciar en el pais los studios de climatologia.
Frantzius era un sabio en toda la acepci6n de la palabra. M6dico de nombra-
dia y como tal incansable en su afin de aliviar las dolencias de sus pr6jimos, recorri6
en poco tiempo toda la zona habitada del pais, teniendo asi mil cportunidades para
recoger datos sobre la zoologia y geografia, y observer varies detalles interesantes
de la naturaleza. Es curioso constatar que la maravillosa vegetaci6n que por fuerza
hubo de imponerse a su atenci6n durante sus diarias excursions por los campos, y que
es por lo general tan interesante para los md&icos desde luego que casi no hay plant que
no tenga su uso en la medicine popular, nunca mereci6 much interns de su parte. Ha
dejado sobre el clima de Centroamerica una monografia que ha sido el punto de
partida de todos los studios emprendidos despues en esta direcci6n; sus trabajos sobre
la fauna y la geografia de Costa Rica quedarin igualmente clsicos, y hasta sus incur-
siones en el dominion de la historic revelan no s6lo profunda erudici6n sino tambiin
inagotable amor para la minfscula pero hospitalaria Repfblica.
El Dr. Valentini, aunque ocupado principalmente durante su permanencia en
Costa Rica en la localizaci6n del ferrocarril entire Lim6n y Siquirres, tenia inclinaci6n
especial por los studios hist6ricos y etnogrificos. Ha dejado various cuadernos ma-
nuscritos de impresiones recogidas en sus excursions por el Guanacaste, una Historia


- 13 -








H. PrrrlER

de Castilla de Oro tambi6n manuscrita, y que supera a todo lo que se ha escrito des-
pubs. Valentini fue uno de esos hombres que nacen para el infortunio: a pesar de
ser hombre de educaci6n esmerada, instruido y apasionado hasta el exceso por sus
studios de su predilecci6n no logr6 nunca tener una posici6n independiente y muri6
hace pocos afios en New York, en la mis triste miseria.
Pero volvemos al Dr. Hoffmann, cuya carrera desgraciadamente muy corta tiene
para nosotros especial interns, desde luego que se ocup6 con afin del studio de la
flora. Establecido en San Jose, sus diarias carreras por los campos le daban oportu-
nidades para mil observaciones interesantes acerca de la fisonomia general de la
vegetaci6n, algunas de las cuales nos han sido conservadas en el relate de su ascensi6n
al Irazfi, publicada en 1856 en Bonplandia, y especialmente en el de otra excursion
al Barba, efectuada del 27 al 29 de agosto de 1855, en el que pinta (Bonplandia 1856)
con vigorosa pluma los caracteres sobresalientes de la flora y las transiciones pro-
ducidas en ella por la altura y las consiguientes variaciones del clima.
En 1856, Costa Rica se levant6 en armas para acudir a la defense de la des-
graciada Nicaragua, presa a la saz6n del aventurero Walker y agitada por continues
luchas. Hoffmann tom6 parte como cirujano mayor en la campafia de Juan Rafael
Mora y aprovech6 sin duda esta oportunidad para recoger sobre el Guanacaste obser-
vaciones y colecciones que no parecen haberse conservado. A su regreso, su actividad
hubo de concentrarse en el ejercicio de su profesi6n con ocasi6n de la epidemia de
c6lera que visit a Costa Rica. Las excesivas fatigas de mis de un afio de arduo
trabajo y repetidas vigilias le causaron una enfermedad que puso en peligro sus dias.
Ademis, el malogrado doctor habia traido de Alemania los g&rmenes de una afecci6n
de los pulmones, a la que esas desfavorables circunstancias dieron desgraciadamente
nuevo impulso. El enfermo tuvo que trasladar su residencia a Puntarenas en donde
veget6 hasta 1859. Descansa en el olvido del pequefio cementerio de Esparza. La
parte de sus colecciones que amn se conserve en los Reales Herbarios de Berlin, se
compone de cerca de 800 nfmeros de plants costarricenses, parte de las cuales estin aun
sin publicar.
Por los afios de 1856 y 1857, el jardinero de la corte hanoveriana, Hermann
Wendland, quien mis tarde se di6 a conocer por sus hermosos trabajos sobre las palmeras,
visit a Costa Rica, en donde hizo una colecci6n de plants que, aunque pequefia,
tiene el m&rito de componerse en su mayor parte de plants como las Orquideas y las
Ariceas, que por la dificultad que se experiment en secarlas, son raras veces recogi-
das por los botinicos viajeros. Ademis, Wendland se mostr6 atrevido explorador
y visit secciones del pais hasta entonces consideradas como inaccesibles. Entr6 por
via del rio Sarapiqui y recorri6 principalmente la parte de la Cordillera Central que
se extiende entire el Barba y el Turrialba.
Aunque no dej6 sino pocos datos relacionados con la flora, no podemos dejar
de consignar aqui el nombre del ge6logo Carl von Seebach quien permaneci6 en Costa
Rica en 1864 con el objeto de continuar sus notables investigaciones sobre fen6menos
volcinicos. Hizo la primera ascensi6n del Tenorio, en la cordillera del Guanacaste,
y visit el volcin de Turrialba en marzo de 1865, un poco mis de un afio despubs
de la memorable ascensi6n de Juan Braun, Dr. Roche de la Tour y Martin Flutsch.
En 1885 muri6 en San Jos6 el muy conocido jardinero Julian Carmiol, dejando
un jardin interesante por contener buen n6mero de species poco conocidas, traidas
de varias parties del pais. Muchas de las plants de Costa Rica adoptadas por los
floricultores Europeos deben su introducci6n al modesto jardinero alemin. Ademis
Polakowsky asegura haber visto en casa del mismo una colecci6n de plants desecadas,
procedentes en su mayor parte de los Cerros de Dota, y que era destinada para el Instituto
Smithsoniano en Washington. Es de dudarse que esta colecci6n haya llegado a su


- 14 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA


destiny, pues no se encuentra traza de ella en las ricas colecciones del Museo Nacional
de los Estados Unidos.
En los afios de 1870 a 1880, Costa Rica fue visitada por various otros coleccio-
nistas, entire los cuales los de mis nota fueron Endris, muerto poco despues (1877),
Lehmann, el conocido explorador botinico del Ecuador y de la parte occidental de
Colombia, y el Dr. Otto Kuntze, quien se hizo despu6s muy notable como ardiente
reformador y polemista en cuestiones relacionadas con la nomenclatura botanica.
De los dos primeros y de sus movimientos en el pais no sabemos casi nada;
el iltimo hizo la travesia de Lim6n a Puntarenas y dej6 algunas notas de interns en
la relaci6n que public de su viaje alrededor del mundo.
En 1875 lleg6 a San Jos6 el Dr. Helmut Polakowsky, cuyas ulteriores publica-
ciones marcan la segunda etapa important en la historic de la botinica costarricense.
El Dr. Polakowsky fue Ilamado, en compaiia de various otros profesores europeos,
para colaborar en la reorganizaci6n de la ensefianza secundaria intentada durante
la presidencia del General Guardia, y desempefi6 por algfn tiempo la citedra de
historic natural en el Instituto Nacional. Durante su permanencia en el pais, hizo
una pequefia colecci6n de plants, estudiando con preferencia los alrededores de la
capital y de Cartago, ademis de una corta visit a Angostura, en donde se hallaban
establecidos a la saz6n various de los colonistas alemanes traidos por el bar6n de Biilow.
De regreso en Europa hacia 1877, el referido professor se dedic6 por algin
tiempo al studio de su herbario y a la publicaci6n de varias interesantes notas, entire
las que sobresale su Contribucidn al studio de la fitogeografia Centroamericana, tra-
ducida despues por el senior don Manuel Carazo Peralta, y publicada por mi con
anotaciones. En este laborioso ensayo, el autor da un resume detallado de los estu-
dios de sus predecesores, sacando de aqullos, asi como de sus propias investiga-
ciones, ciertas deducciones acerca de la distribuci6n de las species en el territorio de
la Repfblica. Es ficil comprender la dificultad que ofrecia tal empresa en una epoca
en que apenas mil species de nuestra flora habianse catalogado y era casi absolute
la carencia de indicaciones acerca de la vegetaci6n del resto de Centroamerica. Pero
si bieri es cierto que muchos de los concepts emitidos por el sabio alemin no han
resistido a ulterior examen fundado en un mejor conocimiento de la material, no por
esto deja de ser muy valiosa la modest contribuci6n del Dr. Polakowsky, hasta hoy
no superada por ninguna de las ulteriores publicaciones.
Las piginas que anteceden dan una idea de los progress alcanzados en el
studio de la flora de Costa Rica, hasta la publicaci6n de la iltima entrega de la
parte botinica de la conocida Biologia Central Americana editada por los naturalistas
ingleses, Godman y Salvin.
En aquella laboriosa recopilaci6n, el ilustre botinico W. B. Hemsley, de los
Jardines Reales de Kew, trat6 de juntar en una enumeraci6n sistemitica infinidad de
datos fito-geogrificos referentes a M6xico, las Antillas y Centroamerica, dispersos en
peri6dicos cientificos de muchos paises o en otras obras por lo comfin poco accesibles.
Aunque esta obra, que contiene tambien la descripci6n original de muchas species
nuevas, es ya anticuada, a consecuencia de los considerable adelantos realizados en
los studios floristicos de los tres territories referidos durante los iltimos veinte afios,
no por eso ha dejado de prestar inmensos servicios a los que han contribuido al
ensanche de nuestros conocimientos. Por su medio se ban realizado las deficiencies
de estos filtimos y asi se ha provocado el interns y dado un nuevo impulso a la explo-
raci6n cientifica de las secciones menos conocidas.
En lo referente a Costa Rica, la obra de Hemsley ha servido de base y punto
de partida a los studios que inici6 en 1887 y que se continuaron bajo mi direcci6n
hasta 1903. Mi preparaci6n fu6 realmente muy facilitada por el extract de los
datos botinicos de la Biologia emprendido por el laborioso senior Antastaio Alfaro,


- 15 -








H. PITIER


Director entonces del Museo Nacional fundado en el mismo afio por el senior Licen-
ciado don Cleto Gonzilez Viquez. Segin este catilogo, publicado en 1888 en el
tomo primero y fnico de los Anales del Museo, el nimero de species de plants
conocidas en Costa Rica no pasaba en aquella 6poca de 1218, y muchos grupos im-
portantes, como por ejemplo las Gramineas, no tenian siquiera representaci6n. Se
comprenderi mejor la riqueza de nuestra flora y el progress realizado en su studio,
si se agrega de una vez que hoy dia se conocen en el pais cerca de 5000 species,
distribuidas en las dos terceras parties del n6mero total de las families abrazando las
Faner6gamas y Cript6gamas vasculares!
Justo es decir que mientras estaba preparando dicho catlogo, el senior Alfaro
no dej6 de constatar lo deficiente de los conocimientos adquiridos hasta entonces,
y procur6 emprender nuevos studios. Por su iniciativa, se design al senior Juan
J. Cooper de Cartago, entusiasta aficionado de la historic natural y compafiero de
Gabb en su memorable exploraci6n de Talamanca, para former colecciones que debian
enviarse a especialistas del exterior. Y el senior Cooper prepare efectivamente un
buen nfmero de species, la mayor parte de las cuales pasaron a incorporarse en el
herbario del Capitin John Donnell Smith de Baltimore, mientras que algunas pocas
formaron con mis primeras cosechas el nucleo del herbario del Instituto Fisico-geogrifico.
El senior Donnell-Smith, conocido por sus laboriosos studios sobre la flora de
Centroamerica, ha dedicado much tiempo a la clasificaci6n de las colecciones costa-
rricenses y afn permaneci6 en el pais durante various meses del afio de 1896. En sus
excursions a Atirro, Turrialba, Sta. Clara y otros lugares, enriqueci6 nuestras listas
con un buen nfmero de species nuevas o poco conocidas y su inagotable complacencia
e interns en todo lo referente a nuestros studios lo han hecho acreedor al sincere
agradecimiento de los naturalistas amigos de Costa Rica, y al mio muy especialmente.
Durante los afios de 1887 a 1889, dedique bastante tiempo a la exploraci6n
del valle del Reventaz6n, del camino a Carrillo, de las faldas del Irazf y del Barba
y de otros puntos facilmente accesibles de San Jose. Por otra parte mi querido amigo
y colaborador, Prof. don Pablo Biolley, que la suerte inexorable y ciega acaba de
arrebatar a su tierna familiar, a sus amigos y a la Ciencia (enero de 1908) formaba
interesantes colecciones en lugares ain no tocados por anteriores exploradores. Pero
no fue sino despues de la fundaci6n en 1889 del Instituto arriba mencionado, por
la iniciativa del inolvidable don Mauro Fernndez, que los trabajos relacionados con
nuestra flora lograron formalizarse. Con la lucidez que le era propia, aquel eminente
estadista comprendi6 que la exploraci6n biol6gica del pais debia ir a la par de los
trabajos referentes al mapa, y que no tenian menor importancia que 6stos come
medio para facilitar el conocimiento y el acceso de las riquezas naturales del pais.
Por eso, no escatim6 los recursos ni tronc6 mis programs, y como primer paso procur6
la legada al pais de mi paisano don Adolfo Tonduz, quien durante cerca de catorce
afos me acompafi6 en mis viajes, dividiendo conmigo las duras tareas y los peligros
que generalmente son la parte de los exploradores, asi como tambien las alegrias
que procuran al naturalista el maravilloso espectaculo de ciertos cuadros escondidos
en ignorados rincones de las virgenes selvas o de las salvajes serranias, o el hallazgo
de formas nuevas y nunca sofiadas.
No seria possible entrar aqui en el detalle de mis diecisiete afios de explora-
ciones en Costa Rica, ni aun si quisiera limitarme a la parte exdusivamente botinica
de ellas. Bastaria con decir que aquellos viajes cubren la totalidad del territorio
de la Repfblica, exceptuando los valles que dan directamente al lago de Nicaragua,
desde el rio Frio hasta el Sapoa. El admirable valle del Diquis y toda la parte
meridional del pais han recibido especial atenci6n y han sido recorridos en todos
sentidos. Asi la Talamanca, el valle del Reventaz6n y la parte central, incluyendo
la pintoresca cordillera volcanica desde el paso del Zarcero hasta el Turrialba.


- 16 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

El resultado de nuestras investigaciones, a las cuales participaron, ademis
del senior Tonduz, el Profesor Biolley y en menor escala los sefiores Werckl6, Brade,
Brenes y algunos otros, consistent en mis de diecis6is mil muestras, representando
igual nfimero de estaciones y cerca de cinco mil species de plants. Todo consi-
derado, no hay en la America espafiola pais que haya sido explorado tan a fondo,
y el herbario de Costa Rica es hoy todavia la colecci6n mis rica de su clase, desde el
Rio Grande del Norte hasta el estrecho de Magallanes.
Esta colecci6n, por supuesto, no es mis que el medio para Ilegar a establecer
el inventario de la flora y definir su distribuci6n en las varias zonas del pais. Su
complement indispensable lo forman los numerosos apuntes tomados al tiempo
de formarla y referentes a las condiciones climiticas y topogrificas en que se
desarrollan nuestras ricas florestas, y relaciones econ6micas y otras con el hombre.
La determinaci6n de los elements exclusivamente end6micos y de las cir-
cunstancias especiales en que han aparecido, las maravillosas migraciones de otras
species, con o sin el concurso del hombre y su definitive naturalizaci6n en el pais,
la aplicaci6n que de las propiedades reales o supuestas de todas esas plants hicieron
los naturales en sus primitivas artes y, en fin, el papel que muchas desempefian
como factors de las actuales condiciones econ6micas, todas esas eran cuestiones
que no podian seros indiferentes.
Efectivamente, hemos logrado juntar un considerable acopio de notas tocantes
a esos various puntos y el trabajo que aparece a continuaci6n es parte de ellas.
Es mi creencia que su publicaci6n en la present forma es obra itil. Al boti-
nico novicio, ya familiarizado con la nomenclatura vulgar, darin un buen punto
de partida, pues conociendo la sinonimia cientifica de una especie, aquel podri, ayu-
dindose de las descripciones t6cnicas, comprender mejor sus caracteres analiticos,
y procediendo de lo conocido a lo desconocido, extender poco a poco sus conoci-
mientos fundindose en la similitud del plan general de la flor y de los demis
6rganos. Al etn6grafo y a todos los que ven en las plants una ayuda natural del
hombre puesta a su alcance por una providencial dispensaci6n, darn una idea de
los mil usos, fundados los unos en reales propiedades, los otros en supersticiones
trasmitidas de generaci6n en generaci6n, a los que tanto los naturales como los
descendientes de los conquistadores y los inmigrados en 6pocas recientes han aplicado
aqu6llas. En su nomenclatura extraordinariamente variada, queda un como reflejo
de las incesantes migraciones que sucesivamente han traido al privilegiado suelo de
Costa Rica poblaciones distintas por su origen, sus lenguas y sus costumbres.
En fin, y esto no es lo menos important, las pocas notas econ6micas que
hemos podido dar en relaci6n con las plants de cultivo, algunas de las cuales son
la base de la riqueza national, no carecerin de interns para nuestros agricultores.
El present trabajo no es obra definitive y complete. Le he agregado una
larga lista de nombres, vulgares e indigenas para los cuales no tenemos afn sin6nimos
cientificos, por no haber podido examiner e identificar las species a que se refieren.
Por otra parte no nos ha sido siempre possible obtener los nombres vulgares. Es
cierto que un numero considerable de species ha escapade casi completamente a
la atenci6n de los campesinos, pero no asi a los naturales, quienes suelen tener una
nomenclatura tan minuciosa que apenas le cede a la de los naturalistas.
Entre las Repfblicas cuyo conjunto forma Centroambrica, ninguna se ha estu-
diado con tanta detenci6n como Costa Rica. Hemos visto ya que ha sido especial-
mente favorecida por los exploradores botinicos, y la lista de las publicaciones refe-
rentes a la flora que acompafia como ap6ndice a la present obrita muestra que las
cosechas de los referidos coleccionistas han sido objeto de los studios de muchos
especialistas, entire los cuales figuran varias notabilidades cientificas.


17 -








H. PrrnER


BREVE RESE1A SOBRE LA DISTRIBUTION DE LAS
PLANTS EN COSTA RICA

Ya se ha dicho muchas veces, y con raz6n, que la fauna de Costa Rica es
proporcionalmente a lo reducido del territorio, la mis rica conocida. Pero a nadie
a6n parece habMrsele ocurrido que la misma aseveraci6n se aplica a la flora y sin
duda con mejor fundamento. La obra clisica de Engler y Prantl, titulada "Die
natiirliche Pflanzenfamilien" o "Familias naturales de Plantas", distribuye todas las
plants faner6gamas conocidas en unas 300 families. De 6stas, como ya lo note
arriba, 175 estin representadas entire las species cuya existencia en el pais se ha
averiguado hasta la fecha. He indicado tambi6n que el n6mero de estas filtimas
asciende a cerca de 5000, pero no debe perderse de vista, que aunque la flora de
Costa Rica es una de las mejores conocidas en el continent occidental, muchisimas
species afn no han sido catalogadas, sea porque son nuevas o sin identificar, o
porque han escapade a las pesquisas de los coleccionistas. Me atrevo a asegurar que
el nimero total de nuestras faner6ganas pasa much de las cinco mil, y si a estas
se agregan los Helechos, que son entire tres y cuatrocientas species, los Musgos y
Hepaticas de los cuales 300 por lo menos se conocen ya, y la multitud de Hongos,
el studio de los cuales apenas se ha iniciado, Ilegaremos a una suma afn much
mis respectable.
Esta extraordinaria congregaci6n de plants en tan pequefio espacio se explica
en primer termino por la variadisima topografia del pais y los aspects climiticos
muy diversos que son la consecuencia de ella. Costa Rica se eleva en medio de la
zona tropical desde el nivel del mar hasta cerca de 3900 m., ofreciendo asimismo, con
relaci6n a la temperature, todas las gradaciones que se observan desde el Ecuador
hasta los 35 grades de latitud. La direcci6n general de sus montafias, perpendicular
a la de los alisios del nordeste, determine dos tipos climiticos en cuanto a la distri-
buci6n de las lluvias, siendo estas muy abundantes y repartidas en todo el afio en
la vertiente del Atlintico, mis escasas y limitadas a algunos meses en la vertiente
del Pacifico. Si a esto se agregan las condiciones particulares del suelo, y se toma
en consideraci6n la infinita variaci6n de nuestra fragosisima topografia, ofreciendo
aqui anchurosos valles y mesetas, alli gargantas, pefiascos o atrevidas cimas y, mis
adelante, en la proximidad de los mares que baiian ambas costas, dilatadas llanuras
litorales, se comprenderi que Costa Rica es lugar privilegiado como centro de des-
arrollo de la vida animal y vegetal y sobre todo que ofrece las condiciones mis favo-
rables posibles para ser la receptora de los representantes de la flora y de la fauna
de las regions circunvecinas.
Pero otra circunstancia que ha contribuido a hacer de Costa Rica el emporio
zool6gico y botinico del continent, es su proximidad a ambas Americas y a la
region de las Antillas, esto es, a tres faunas y tres floras distintas, cuyos represen-
tantes han encontrado en su suelo hospitalaria acogida. La vegetaci6n de nuestra
ccsta atlntica se forma principalmente de tipos que vuelven a encontrarse en todo
el litoral norte y oriental de la America del Sur y, en su minoria, en las Islas del
Mar Caribe. Las sabanas y florestas del valle del Diquis, de Nicoya y del Guana-
caste recuerdan a la vez por su vegetaci6n ciertas parties de Venezuela y Colombia,
y los distritos semi-iridos de Guatemala, Yucatin y Mexico occidental. En medianas
altitudes, uno admira la mezcla armoniosa de elements igualmente diversos por su
procedencia y, en fin, los picos mis elevados abrigan a un mismo tiempo represen-
tantes de los majestuosos Andes de Colombia, y de los no menos imponentes volcancs
de Mexico.


- 18 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

Intimamente mezclada con estos various elements y formando como el cemento
que llena los vacios y oculta las asperezas, se halla otro constituyente, de no escasa
importancia, de nuestra vegetaci6n, que ha originado precisamente en las especiales
condiciones de configuraci6n y de dima a que hemos aludido y que, segin la opinion
de varias autoridades que se han dedicado con marcada preferencia al studio de nuestra
flora, es particularmente desarrollado en el pais. Este es el element end6mico o aut6c-
tono, compuesto por lo tanto de todas las species que son propias de esta tierra y no
se encuentran en otras parties.
Este conjunto de plants, unas humildes hierbas, otras irboles gigantes, con
todas las imaginables transiciones entire los extremes, estin asociadas de diversos mo-
dos seg6n sus hibitos y seg6n las condiciones fisicas del suelo, la topografia y el clima.
En la vertiente del Atlantico, generalmente muy humeda y iluviosa, la selva se ex-
tiende tupida desde la margen del Oc6ano hasta muy cerca de las cumbres mis altas,
siendo interrumpida raras veces, por los pantanos costaneros, las pefias y fragosida-
des de las serranias, o por las abras cada dia mis extensas del industrioso agricultor.
Aqui, la humedad obra a manera de un moderador, supliendo todas las otras defi-
ciencias, y a su empuje la vegetaci6n cubre espesa, exuberante, cada pulgada del suelo.
No asi del lado opuesto, en las faldas que envian el excedente de sus aguas
al azureo Pacifico. La pobreza de un suelo esencialmente arcilloso, la sequia domi-
nante durante la mitad del afio, la violencia de los vientos que bajan de las altas cimas.
y tal vez, hasta cierto punto, la intervenci6n, en ipocas remotas, de los primitivos
moradores, son los principles factors causantes de las sabanar y de los piramos en
miniature que interrumpen a menudo los altos bosques, en las lanuras del Guana-
caste, en el anchuroso valle del Diquis y en las faldas de los montes. En las sabanas,
las Gramineas y las Cipericeas son predominantes, pero abundantemente entremez-
cladas con species sociables como ciertas Labiadas (Hyptis), Compuestas (Eupatorium,
Vernonia), Malviceas (Sida) u otras plants mis o menos herbiceas que invaden a
veces esos repastos naturales hasta inutilizarlos. En las hondonadas y a lo largo
de los riachuelos, aparece tambien una vegetaci6n arborescente las mis veces raquitica,
en la que sobresalen los chumicos o rarpa-guarales en los lugares mis secos, los
guayabos, varias Melastomiceas, etc., en la zona de transici6n a la alta selva, la
que siempre queda mis o menos despejada y de ficil exploraci6n, except en grandes
alturas o en las faldas mis pr6ximas a las cumbres, que reciben ain su parte de las
aguas traidas por los alisios. Aqui el soto, compuesto a menudo de intrincados
cailuelares, se vuelve impenetrable, como lo es tambi6n en ciertas parties de los bos.
ques cercanos a las costas, en donde pitales y pifiuelares extensos se oponen sin possible
alternative al progress del viajero.
Los piramos-o mejor paramillos, pues como hemos dicho, no son mis
que miniaturas de las formaciones conocidas con el primer nombre en los Andes del
Sur-cubren las parties mis altas de las cordilleras, en el Irazfi, el Cerro de Buena
Vista, el Chirrip6, el Durici y el Pico Blanco. Su menuda vegetaci6n, notable por el
tamanio relativamente mayor de las flores, recuerda la de los repastos alpinos de la
Europa Central, y como ella, alimenta rebafios que dan leche, mantequilla y queso
insuperables, y forman uno de los rasgos mis interesantes de la economic agricola
del pais.
Esos modos tipicos de aglomeraci6n-selva cerrada del lado del Atlintico, selva
despejada y sabanas del Pacifico, y paramillos en las grandes alturas-, son susceptibles
cada uno de infinitas modificaciones en sus menores detalles. Ain la selva cerrada
o hfmeda, el Regenwald de los autores alemanes, con su aparente monotonia, ofrece
los cuadros mis variados al observador ejercitado. Al penetrar en ella por primera
vez, el viajero se siente como deprimido per la uniformidad de las escenas que lo
rodean. Los troncos majestuosos se suceden unos a otros, los pies muellemente hun-
didos en un inextricable tapiz de verdura, mientras sus cimas se pierden en lo alto,


- 19 -








H. PrriER

en confusa red de ramas y bejucos. Cada nuevo sitio es la reproducci6n del que se
acaba de dejar y uno se admira c6mo el native de esos bosques puede orientarse en
ellos con la misma facilidad que el de la ciudad en sus calls, y fija en su mente los
detalles de configuraci6n por medio de una nomenclatura no menos complicada que
la de una gran metr6poli. Pero poco a poco el ojo se ejercita, distingue matices en el
eterno verde, nota diferencias en la conformaci6n de la base de los troncos y en las
races, en el color, en la altura, en la esbeltez de esas gigantescas columns. La ver-
dura del suelo, que aparecia primero como una confusa masa, se ve aqui compuesta de
delicados y multiformes helechos, alli de palmeras enanas, de platanillos y bijaguas
de anchas hojas, de Ariceas terrestres que el olfato descubre a veces antes que la
vista (sahinillo), en otras parties de cafiuelas y carrizos que desafian el filo del machete,
o cordoncillos elegantes, a menudo perfumados. Del domo cerrado que todo lo
cubre dejando apenas algunas ventanillas por donde penetra una luz difusa, cuelgan
una infinidad de bejucos, a veces simples cuerdas que caen rectas como el hilo de una
plomada y se estiran hasta alcanzar el suelo, otras veces verdaderas guirnaldas, en las
que se descubren de vez en cuando flores de admirable estructura. Las maravillas
ocultas arriba, a cincuenta metros y mis sobre la cabeza del explorador, escapan asi
completamente a la observaci6n. Sl6o cuando uno de los gigantes de la selva, abatido
por el fltimo huracin, yace despedazado en el suelo bajo el chorro de luz que penetra
por el espacio antes ocupado por 6l, puede uno darse cuenta de la extraordinaria diver-
sidad de ese mundo ain por explorer. Una profusi6n de plants parisitas y epifitas
reviste cada rama y sirve ella misma de hu6sped a otro mundo parasitico, de modo
que toda una flora encuentra su asiento en cada irbol. Puede el observador perma-
necer dia tras dia en la soledad de la virgen floresta, y cada dia se le revelan nuevos
detalles de ese mundo que en un principio le aparecia como prototipo de la unifor-
midad.
Lo mismo se notari si pasando a otra vertiente estudiamos las selvas despeja-
das-los parkartige Wadder de los fitoge6grafos. Asociaciones id6nticas aunque gene-
ralmente menos impenetrables y formadas de species distintas cubren el suelo, tal
vez con menos profusi6n; los irboles parecen menos numerosos, sus troncos menos
altos y sus coronas mis anchas y menos cargadas de orquideas y bromeliceas, de modo
que una luz mas brillante penetra sus arcadas. Otro caricter especial de la vegetaci6n
de esta vertiente es que muchos de los arboles que integran su conjunto son de hojas
caedizas y se ven completamente despojados durante la estaci6n seca.
Las sabanas son tambien una fuente de incesantes observaciones, de las cuales
se deduce que su uniformidad tampcco es sino aparente. Aun las Gramineas y
Ciperkceas de caracteres exteriores tan semejantes, ofrecen una gran diversidad en
los detalles de su organizaci6n y en su modo de vivir. Mientras algunas, como los
Paspalum y los Panicum, entire los cuales figuran various de nuestros mejores pastes
naturales, casi nunca pasan de ser humildes y rastreros zacatillos, otras, como los
Andropogon, son por lo general de cilamos tan altos que apenas los supera la cabeza
del jinete recorriendo la sabana y que perjudican la orientaci6n del que anda a pie,
asi como lo experiments varias veces en Caiias Gordas, en el anio de 1897. Alli,
cuando se queria cruzar de un punto a otro de la pradera, virgen hacia much tiempo
de ganado, el finico modo de legar era el de fijarse en que el trillo dejado atris
estuviese siempre en linea recta, si no, se describian involuntariamente las curvas mis
fantisticas, acabando por alcanzar otra vez el monte alto en cualquier parte, except
en la que se tomara por objetivo.
Entre las species de porte minfsculo que forman el principal element de la
flora sabanera, merece especial menci6n una modest cipericea, sefialada por mi com-
pafiero Sr. A. Tonduz, y descrita por el difunto Bbckeler, quien le di6 el nombre de
Rhynchospora perrigida. Es probablemente el mis vivaz entire sus cong6neres y la
primera en brotar de nuevo despues de los peri6dicos incendios de las sabanas. Posee


- 20 -







ENSAYO SOBRE PLANTAS USUALES DE COSTA RICA

una cepa gruesa y en apariencia perenne, que se eleva verticalmente de afio en afio,
y esti coronada con un penacho de hojas largas de 4 hasta 6 cm., y menudas como
agujas. En medio de 6stas, aparecen con las primeras luvias, en marzo o abril, las
inflorescencias de color amarillo claro.
La lucha por la existencia y la victoria de los tipos mejor acondicionados puede
ilustrarse con muchos ejemplos sacados de las mismas sabanas. A las families sefia-
ladas-Gramineas y Cipericeas que consideramos como las duefias naturales del te-
rreno, especialmente porque son las inicas de provecho para el ganadero-, ciertas
species de otros grupos hacen una guerra que casi l1amariamos encarnizada, y a me-
nudo logran aniquilarlas en extensas manchas: asi los Hyptis (Chirrites), ciertas Melas-
tomiceas (Miconia, Leandra), algunas compuestas (Eupatorium, Vernonia, Calea, etc.)
que, como se dice vulgarmente, echan a perder la sabana. Su invasion recibe un auxi-
lio muy eficaz del ganado y de los incendios; estos iltimos ficilmente destryen el
sistema radicular poco desarrollado y superficial de los zacates, mientras no alcanzan
a matar las otras plants de races pivotantes y hondas. Se prepare de esta manera
el suelo para el establecimiento mis duradero de las species lefiosas, entire las que
el guayabo es una de las primeras en aparecer. En donde falta por complete la inter-
venci6n del hombre, la selva vuelve indudablemente a reconquistar la sabana, y &sta
es una de las muchas razones porque parece probable que, al menos en Costa Rica,
estas han tenido con pocas excepciones su primer origen en desmontes artificiales,
punto que no podemos discutir aqui.
Los tipos de vegetaci6n que hemos esbozado hasta aqui son principalmente
el resultado del modo de agregaci6n de los elements de la flora, seg6n sus hibitos
individuals. Si consideramos el modo como se comportan segin la elevaci6n sobre el
nivel del mar, y la temperature, podemos establecer tres divisions altitudinales, que,
aunque son sumamente artificiales y pasan insensiblemente de una a otra, no carecen
de raz6n de ser para una mejor comprensi6n de la distribuci6n de las plants en Costa
Rica. No es por demis observer, que esta division puede aplicarse a todo Centro
America.
Aunque el establecimiento de esas regions altitudinales es muy ftil cuando
se trata de estudiar la flora de un pais en sus rasgos generals, no esti demis insistir
en que los limits que se les di, tanto en altura como en temperature, son artificia-
les y no se aplican a ninguna especie en particular. En realidad, cada especie tiene
su zona propia, los limits de la cual estin determinados por un minimum y un
maximum de temperature, mis alli de los cuales la plant sigue todavia vegetando, mas
no puede fructificar. En Costa Rica por ejemplo, algunos arboles de la zona inferior,
como Chrysophyllum Cainito. y Cassia grandis, crecen y alcanzan hermosas proporcio-
nes ain en San Jos6, pero aunque florecen, no Ilegan nunca a desarrollar sus frutas.
Si se pudiera determinar exactamente la temperature minima en la que una plant dada
deja de reproducirse, esta temperature seria el 0 normal de la plant. Aunque no
parece que se haya investigado todavia el punto como lo merece, es probable que hay
tambi6n para cada vegetal un limited miximo.
Una vez determinado el 0, si se tratara de calcular la suma de calor ftil, sola-
mente se considerarian las temperatures arriba de tal 0, y abajo de la temperature
maxima. La amplitud de esa zona tirmica, a la que correspondent zonas horizontales
entire cada polo y el ecuador, y zonar altitudinales entire el nivel del oc6ano y las cimas
mis altas, varia extraordinariamente segfn las species. Algunas plants tropicales
apenas se apartan de las orillas del mar y se encuentran solamente dentro de pocos
grades a ambos lados del Ecuador; otras species, como el maiz, alcanzan en Centro-
america desde las Hanuras costeras hasta las cimas mis altas, y extienden sus limits
horizontales muy adentro en las zonas templadas. Es verdad que, con referencia al
maiz, el tiempo necesario para la complete evoluci6n desde la siembra hasta la cosecha,
aumenta en proporci6n direct con la altura o la distancia al Ecuador: en las costas


- 21 -








H. PrmiER

del Atlintico, se hacen hasta cuatro cosechas en el afio; en las faldas superiores del
Irazfi, apenas una.
(1) Regidn basal De 0 a 1000 m. Temperature media 289 a 219 C.
Comprende en su nivel inferior las Ilanuras costaneras, cubiertas en su mayor
parte de inmensas selvas, y caracterizadas por la presencia de irboles gigantes como el
espavel, el ceibo, el javillo, el guanacaste, el guapinol y el cenizaro. Los tres iltimos
son especiales de la zona inferior de la vertiente del Pacifico, mientras el cocobola
(Lecythis costaricensis), que produce la fruta conocida con el nombre de olla de mono,
el Sloanea medusula y el Bally-tree de los Jamaicanos (nispero, Mamilkara spectabilis)
s6lo se encuentran en la costa del Atlintico.
En la zona superior de la misma region, ciertas families como las Melastomi-
ceas, las Lauriceas y las Pipericeas, alcanzan su mayor desenvolvimiento. Aqui tam-
bien se encuentran varias Compuestas arb6reas y la diferencia de una vertiente a otra
es menos notable.
Las lanuras costaneras y las primeras faldas de los montes hasta unos 600
metros, que correspondent a lo que generalmente se llama tierra caliente, cuentat
entire sus plants indigenas muchas species tiles. Entre 6stas viene en primera linea
el hule, representado en cada vertiente por species distintas del g6nero Castilla y
que esti ripidamente pasando a la categoria de plant cultivada, en raz6n de la de-
manda siempre creciente de la industrial para la preciosa goma. Algunas species
dan resinas (Guttiferas, Sapotaceas, Hymenaea) aplicadas a various usos, mientras otras
proporcionan fibras gruesas utilizadas para cordeles (Apeiba, Hibiscus, Cecropia,
Heliocarpus) y para ciertas parties de la indumentaria de los indigenas (mastate),
o estopas finisimas y fuertes (Triumfetta, Sida, Yucca) que afn no se han estudiado
con la merecida detenci6n. Las maderas de la costa del Pacifico, pertenecientes a
irboles de los grupos de las Dalbergiceas y de las Caesalpinikceas (Leguminosas),
incompletamente investigados, son conocidas por su finura y dureza. La tierra caliente
del Atlintico da el cedro dulce, el caoba y el laurel, la del Pacifico el incorruptible
cedro amargo, el cacique, el corteza, asi como maderas de tinte (mora, nacazcol) y
muchas otras, cuya enumeraci6n se encuentra en el lugar correspondiente de la present
obrita, salvo que aun no se hayan podido identificar.
Otra especie indigena de la tierra caliente que ha pasado a la condici6n de
plant cultivada es el cacaotero. Se encuentra afn en estado silvestre en el Guanacaste,
en Nicoya, en various puntos del valle del Diquis y aunque mis escasamente, en los
bosques hfmedos de Talamanca, de la Estrella, del Sarapiqui y en otros puntos sin
duda de los Ilanos y de las lomas cercanos al Atlintico. Su talla, la forma de su
fruta y otros caracteres nos permiten admitir que sea el origen del lamado cacaotero
de Matina, o criollo. El calabacillo o Matinita fu6 importado de la isla de Martinica.
Los Indios no parecen haber cultivado este irbol, al menos en el sentido que damos a
la palabra. Cuando en sus correrias por los montes, encontraban ejemplares aisla-
dos o bosquecitos de 6l, sefialaban con cuidado el lugar, limpiaban el suelo de su vege-
taci6n mis gruesa, y repetian sus visits y sus cuidados indefinidamente en tiempo
de cosecha. Daban especial atenci6n a los arbolitos que se criaban de las semillas
extraviadas alrededor de los irboles viejos, de modo que sus cacaotales se renovaban
insensiblemente y se mantenian de generaci6n en generaci6n. Es probable que la
siembra de madera negra, o madre de cacao, cerca de los irboles de cacao, cuyos bue-
nos efectos sobre 6stos son conocidos de los naturales de Talamanca y se han trasmi-
tido a los campesinos de otras parties, debi6 su origen a la necesidad de protegerlos
contra los estragos de las taltuzas. Las races de la madera negra, o madre de cacao,
son efectivamente para estos roedores mortal veneno y es poco probable que los indios
hayan conocido primero las propiedades de aquel arbol como nitrificador del suelo;


- 22 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

se fijaron sin duda en que el cacaotero crecia mejor en su proximidad, sin darse cuenta
por qu6 raz6n y asi se hizo traditional la costumbre de sembrar ambos irboles juntos.
El cacaotero se cultiva en ambas costas, siendo de notar que el calabacillo parece
mejor adaptado para el clima hfnedo de la del Norte. Otra plant, importada proba-
blemente de alguna de las Antillas, ha adquirido en los iltimos veinte afios una im-
portancia enorme, desde el punto de vista industrial, para la tierra caliente del Altin-
tico y ha dado un caricter especial a toda la zona costanera; me refiero al banano,
o a la variedad del Musa sapientum conocida en Costa Rica con el nombre de patriota,
aunque tiene muy poco de national, siendo de origen probablemente asiatico, cultivado
en gran part por compafilas y colonos inmigrados y consumida en Norteamerica y
en Europa. Sin embargo, gracias a la nueva industrial de que es objeto, se ha puesto
en cultivo una vasta extension de tierras f&rtiles que antafio se consideraban como sin
valor a consecuencia de su mortifero clima, y dado tambi6n un poderoso impulse al
desarrollo del puerto de Lim6n y al del pais en general.
El plitano y los guineos, allegados muy cercanos del banano, aunque proba-
blemente introducidos en America muy anteriormente a la llegada de los espafioles,
se cultivan en menor escala en toda la region basal, para las necesidades del consume
interior. El camote y la yuca, otras dos plants alimenticias de no escasa importancia,
tambi6n indigenas, no dan tampoco un buen product arriba del nivel superior de
esta region.
(2) Regi6n montanosa o intermediaria De 1000 a 2600 m. Temperature
media 219 a 14' C.-Esta region, en la que los arboles gigantes y las enredaderas de
vistoso follaje del tr6pico se mezclan con los representantes mis modestos por la talla
pero mis foridos y fuertes de la tierra fria, es privilegiada de la naturaleza por su
benigno clima y la variedad de sus producciones. En ella se hallan los centros de
desarrollo de la civilizaci6n modern y tambi6n una infinidad de plants y arboles
importados, la mayor parte en raz6n de su utilidad pero algunos tambi&n, entire las
primeras involuntariamente en detrimento de la agriculture.
Ficil seria hacer una enumeraci6n de species naturales que s61o se encuentran
entire los limits de esta region. Mas, como ya se explic6, la vegetaci6n selvitica
demuestra caracteres insensiblemente transitorios entire los de la flora de tierra caliente
y de la tierra fria, y ademis la mano del hombre ha modificado a tal extreme la natu-
raleza primitive, que la region esti mejor caracterizada por sus condiciones artificiales.
El precioso cafeto, por ejemplo, se extiende en vastas plantaciones desde una altura
algo inferior a la de la region (800 m.), hasta cerca de 1400 m. Con just raz6n se le
ha tomado algunas veces como especie tipica de la region media, alterando entonces
ligeramente los limits de 6sta, pues su influencia en la tierra templada es visible en
todo tiempo y mis especialmente en marzo cuando sus abundantes y niveas flores re-,
plandecen bajo las caricias del sol como la primera nieve del invierno boreal y sus
perfumes saturan el aire de las noches; o tambien en tiempo de cosecha, cuando los
cafetales resuenan con las alegres exclamaciones y la risas de las cogedoras. Esas
hermosas plantaciones, que cubren los Ilanos y las faldas de los montes en casi toda
la Meseta Central, dan vida a las dos terceras parties de la poblaci6n del interior y no
se puede exagerar demasiado su importancia.
La vertiente del Atlintico se presta menos para el cultivo del cafeto, por su
excesiva humedad, la que favorece en demasia el desarrollo de enfermedades parasi-
ticas, a la vez que quita al grano la dureza y finura que son el indice exterior de su
excelencia. En la zona del Pacifico, por otra parte, existen afn extensos terrenos
propios para ese cultivo y que s61o esperan brazos que vengan a derribar las hermosas
selvas. Mientras tanto, 6stas ofrecen a la industrial, en ambas vertientes, una infi-
nidad de maderas tiles, entire las que sobresalen el colpachi, los quizarris, los iras,
los robles y los encinos. Los iltimos pertenecen ya a la zona superior de nuestra
region montafiosa y forman alli esos hermosos bosques que recuerdan a la gente venida


- 23 -








HI. PfirER

del Norte, los robledales encantadores de la madre patria. Desgraciadamente es pre-
ciso ir lejos ya, hasta los contrafuertes del Cerro de Buena Vista o las faldas meridio-
nales del lejano Kimuk, para ver todavia esos bosques en toda su majestad. En las
alturas de la Meseta Central, no subsisten sino los fragments que han escapade al
fuego o al hacha y el arbol de las antiguas supersticiones, en la misteriosa sombra
del cual los sacerdotes de los Aztecas y de los Chibchas celebraron sin duda sus ritos
lo mismo que los druidas de la heroica Galia, ha cedido su lugar a la vulgar pero
sustanciosa papa, a los frijoles queridos de los costarricenses, al maiz y a las praderas.
En esta misma zona superior de la region montafosa es tambi&n en donde se dan
mejor las hortalizas y los irboles frutales importados del Norte. No es para el inmi-
grante una de las menores ventajas del pais el encontrar en 61 los sabrosos repollos,
las tiernas lechugas, los espirragos, las cebollas, los ajos, en fin todas las verduras
de su tierra, que se dan aqui de inmejorable calidad. Entre las frutas, la manzana
es la que tiene mis probabilidades de ixito, mis nunca le llevari la ventaja a nuestras
incomparables naranjas, que se produce hasta con vicio desde las orillas del Golfo
de Nicoya hasta Cartago.
(3) Regidn andina o superior De 2600 m. hasta las cimas. Temperature
159 a 59 C.-Cuando el excursionista sube las faldas de nuestros volcanes, nota que
desde una cierta altura los Arboles pierden en tamaio, pero se alargan y engruesan sus
ramas laterales y dan una sensible impresi6n de vigor y de resistencia a la intemperie.
Cuanto mis arriba subimos mis achaparrados se nos presentan, hasta que en la proxi-
mitad de la curva de nivel de 3000 m., su conjunto, aunque tupido todavia y cubriendo
extensas faldas, ya no merece el nombre de selva. En estas altitudes se manifiesta
ademis un cambio marcado en la naturaleza especifica del monte. Las Laurceas, los
Styrax, los Podocarpus, los Talauma y ain los Quercus desaparecen, repuestos poco
a poco por Ericiceas, Mirticeas, Miriciceas, y otros grupos que gustan del aire puro
y frio asi como de la intensidad cal6rica y actinica de las grandes alturas.
Los espacios libres, cuando no cubiertos por los lapilli volcinicos como sucede
en el Irazf y en el Turrialba, estin ocupados por los ya mencionados paramillos, que
alcanzan su mayor desarrollo en el Cerro de Buena Vista y en el Chirrip6 Grande.
En este ultimo cerro rey inviolado ain de los Andes costarricenses, se ven en lonta-
nanza entrecortados por altas y desplomadas peiias que deben abrigar una flora saxicola
de especial interest. Ya los paramillos de Buena Vista fueron una revelaci6n, ense-
fiando como por encima de los hombres, que se agitan y penan en sus pies, el mundo
vegetal de los montes gigantes de Mexico y de Norte America se entrelaza con el de
las incomparables cordilleras suramericanas. Fiesta pacifica de las flores en la que
participan muchos convidados de nuestro propio suelo, como lo son el Myrrbidendron
de Donnell-Smith, umbelifera gigantesca que se abriga friolenta entire las piedras de
las hondonadas o en la margen extrema de los chaparrales, y varias delicadas species,
algunas de las cuales quedan ain por describir.
Es de notarse que en esas grandes alturas, la flora pierde el caricter impuesto
por la diversidad de dima en una y otra vertiente en altitudes inferiores. Las cum-
bres mis elevadas emergen como islotes por encima de las selvas, pasando 6stas sin
otra interrupci6n de una vertiente a otra. Sus faldas ripidas y poco extensas no
ofrecen campo para una diferenciaci6n climitica de las plants, de modo que en los
macizos principles como el Volcin Turrialba, se puede dar vuelta al cerro, quedin-
dose a un mismo nivel, sin notar much alteraci6n. En la altura, las transiciones son
much mis notables, pero poco estudiadas ain. Que admirable campo para una in-
vestigaci6n de esta clase ofreceria la falda septentrional del mencionado Turrialba,
que se eleva de un s6lo golpe desde unos 300 metros, en las llanuras de Santa Clara,
hasta mis de 3300 metros, pasando de un modo casi imperceptible de las altas selvas
de la costa hasta los escasos matorrales de la cima!


- 24 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

Durante la estaci6n seca, se observan desde San Jose, o de cualquier punto
dominant en las cordilleras costefias del Pacifico, espesas nubes que resultan de la
condensaci6n de la atm6sfera hfimeda traida por encima de las altas montafias que
forman el espinazo continental desde la vertiente del Atlantico. Estas nubes quedan
suspensas en las faldas, y no bajan generalmente de los 1500 m. Por su medio, la
vegetaci6n esti constantemente refrescada y se mantiene verdosa y pujante ain mien-
tras dura la estaci6n seca, cuando todo esti quemado y polvoroso en niveles inferiores.
Alib en esas alturas, tambi&n como en la vertiente opuesta de perenne humedad, los
troncos, las hojas y las rocas estin cubiertos de una rica flora epifita.


Las plants usuales de Costa Rica

Las species cuyos nombres vulgares e indigenas hemos podido induir en la
present obra no son todas plants de direct utilidad para el hombre. Muchas de
ellas han merecido su apellido simplemente porque caen diariamente bajo la observa-
ci6n y esto explica nuestro titulo "Plantas Usuales" con preferencia al de "Plantas
Utiles", sugerido por varias personas.
Estas plants usuales, pues, pueden dividirse en tres grupos, comprendiendo
el primero todas las species que son de alguna utilidad, el segundo las que son dafiinas
o nocivas y el tercero las que son indiferentes, 6sto es, que no entran en ninguno de
los dos anteriores. Aunque hemos dado en el lugar reservado para cada plant la
mayor parte de los datos que le correspondent, no seri por demis hacer aqui una
recapitulaci6n met6dica de los dos primeros grupos, afiadiendo ocasionalmente deta-
lies que no han encontrado lugar apropiado en otra parte.

A. PLANTS UTILES O ECONOMICS
Las plants que por su utilidad contribuyen de un modo mis director a nuestro
bienestar forman naturalmente la lista mis larga entire las enumeradas en este libro.
Con el objeto de poner de relieve su importancia en la economic privada y pfblica del
pais, daremos aqui una corta resefia de sus usos, agrupindolas para mayor claridad
bajo las siguientes ribricas:

(a) Plantas alimenticias
(b) forrajeras
(c) medicinales
(d) fibrosas
(e) oleiferas
(f) gomiferas y resiniferas
(g) ornamentales
(h) Maderas y otras species de usos various.

(a) PLANTS ALIMENTICIAS
Estas a su vez pueden subdividirse, segfin su naturaleza o sus usos, del siguiente
modo:
1. Granos
2. Raices o tubMrculos
3. Verduras o legumbres
4. Frutas
5. Condimentos
6. Varias.


- 25 -








H. PrrTis


1. GRANOS.-En su obra ya citada sobre la flora y la geografia fisica de la
America Central, Oersted dice (p. 6) hablando de los alrededores de Cartago, que "aqui
el cultivo del cafeto ocupa menos extension que en la vertiente opuesta y el banano y
la caiia de azfcar no se elevan mis arriba, pero toda esta meseta se distingue por sus
magnificos repastos, sus campos de trigo y de maiz y en el distrito de Chilcagre en
particular, por su excelente tabaco". Mis adelante agrega que en las cercanias de
Cot, el limited superior del maiz se halla entire 7000 y 7500 pies y que este grano esta
repuesto en mayores alturas por el trigo, las lentejas y las papas. Estas citas, que
podrian complementarse por otras asi como por various testimonies personales, nos
demuestran que hace como medio siglo, el trigo desempefiaba todavia un papel de
alguna importancia como product de la zona superior de la region montafiosa. Su
abandon, que es ciertamente de deplorar, se debe sin duda a dos razones. Primero,
a la par que se fueron mejorando las vias de comunicaci6n, se hizo mis fcil y barata la
importaci6n de las harinas extranjeras, procedentes principalmente, al principio, de
San Francisco y de Chile. Luego, con la introducci6n del cafeto, nuestra agriculture,
halagada por los precious altisimos alcanzados por este product en los mercados del
exterior, se especializ6, reducidndose todos los agricultores a meros cafetaleros, de tal
modo que no solamente se dej6 el trigo, sino que el pais no siempre lleg6 a producer
el maiz y los frijoles necesarios para su consume. Para un pequefio pais como lo es
Costa Rica, el abandon del antiguo sistema, en el que cada finca produce de todo
un poco y la falta de 6xito de una cosecha se compensa por la abundancia simultinea
de otra, es de sentirse. Del trigo, nos ha quedado el recuerdo-y un molino, traido
de fundiciones inglesas, en el que molineros extranjeros muelen un poco de trigo
importado. Bueno es agregar, que esta es probablemente la fnica harina legitima
que se consume en el pais. Hace algunos afios, se despert6 un cierto entusiasmo para
el cultivo de aqu6l ftil cereal, se hicieron ensayos, con resultados satisfactorios, seg6n
creo y despus--acab6se la paja y se apag6 el fuego!
Mientras tanto vastas extensions, que podrian convertirse en trigales dorados,
quedan inutilizados y miles de colones salen del pais en cambio de las malas harinas
que se important y la inferioridad de la cual se revela en la del pan que se consume.
El trigo cultivado antiguamente era de origen oriental, como lo son el cen-
teno y la cebada, traidos tambien por los primeros colonos y como aquel caidos en
desuso. La avena, que se da en abundancia como forraje cuando se cultiva en las
tierras templadas y frias, no parece ser de buen rendimiento en cuanto a grano y se
cultiva poco. El arroz, de la variedad Ilamada arroz de montata, se siembra en te-
rrenos relativamente secos y se produce de calidad muy superior a la de la clase im-
portada, pero en cantidad notablemente insuficiente. Los datos estadisticos demues-
tran una notable disminuci6n del cultivo de este grano durante los 6ltimos afios, lo que
viene a comprobar la ineficacia de las provisions aduaneras para el fomento de la
agriculture.
El maiz, el cereal por excelencia de nuestro continent, originado probablemente
en el suelo centroamericano, es sin dispute la plant dom6stica mis generalizada en el
pais y se da desde el nivel del mar hasta las cumbres, pero poco se ha hecho para mejorar
su cultivo y perfeccionar las distintas variedades. Aqui tambi6n, la importaci6n debe
suplir la escasez debida a la incuria e imprevisi6n de nuestros campesinos. Una exci-
tativa constant por todos los conducts al alcance del Gobiemo y sobre todo nociones
racionales de agriculture en las escuelas, podrian hacer much en favor de la realizaci6n
de uno de los objetos primordiales de la economic national, el exceso de producci6n
y abaratamiento de los granos de primera necesidad. Una fiesta del maiz, vendria
con ventaja a sustituir la fiesta de los hrboles que ciertos charlatanes imitadores han
querido imponer a nuestra juventud; y el culto de la mazorca de maiz, renovado de
los antiguos Aztecas, sustituiria con ventaja ciertas supersticiones que bajo un nombre
augusto se inculcan hasta en nuestros centros docentes.


- 26 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA


Aunque es probable que las variedades de malz hoy cultivadas en la parte cen-
tral y realmente poblada del pais descienden en su mayoria de semillas importadas, no
es menos cierto que los Indios conocieron este grano, esparcido ya previamente a la
conquista por todo el continent. En los idiomas hablados ain en Costa Rica, encon-
tramos cuatro raices distintas para designarlo. En brunka es kip, que se sufija tam-
bien a los nombres de plants, frutas, etc., para designer su semilla y es por consi-
guiente la semilla, o grano, por excelencia. En el mismo idioma, eetse significa a la
vez el grano de maiz y la unidad, lo que nos demuestra por una parte el uso que de
dichos granos hacian los naturales para contar y por otra la antigiiedad del conocimiento
del mismo entire ellos. En T&rraba, el maiz es ip y en bribri y cabcara ik. En
bribri se usa tambien u6, equivalent a semilla, para el grano: por ejemplo, el maiz
colorado se llama Castilla-ud, un t&rmino que revela el origen ex6tico de esa clase,
mientras se-uW, es decir nuestra semilla, aplicado al maiz negro, design a este como
variedad indigena. Esos various terminos no tienen al parecer analogia alguna con los
idiomas hablados .mis al Este en el Istmo de Panami, mientras el guatuso aim no
deja de asemejarse un poco con el aia de los mosquitos, am y aw de los Sumos y Payas
de Nicaragua y Honduras.
Despues del maiz, el frijol- y especialmente el negrito querido de los costa-
rricenses al extreme de que se ha pretendido que ninguno de ellos se aventura en
un viaje de paseo a los Estados Unidos o a Europa sin Ilevarse entire su equipaje un
saquito de ellos,- desempefia el papel preponderante en la alimentaci6n de todas
las classes sociales. Tal es la creencia del pueblo en la fuerza de este alimento, que
es costumbre tan corriente como perniciosa el dar el caldo negro de los mismos, a
nenes cuyo est6mago no esti preparado afn sino para digerir la leche maternal.
Aunque una de las species de Phaseolus de que se derivan los frijoles cultiva-
dos es indigena en el pais, este grano parece tener para los naturales una importancia
relativamente secundaria. Pot otra parte se han importado muchisimas variedades ex-
tranjeras, parte de las cuales aparecen en el lugar correspondiente.
El guandi o frijol de palo (Cajanus bicolor) es un arbusto comfin en las cer-
canias de las casas de la region inferior. En tierra fria se cultivan en menor escala
las habas y las arvejas y lentejas.
2. RAICES Y TUBERCULOS.-La mayoria de nuestras races alimentidas
son de las tierras caliente y templada: los iames pueden ain considerarse como perte-
necientes exclusivamente a la primera y la yuca, el camote y el tiquisque no se produ-
cen de muy buena calidad en un nivel superior a 1200 m. La primera, especialmente,
se vuelve muy fibrosa y dura y para los tres se alarga considerablemente el period
necesario para la maduraci6n.
Los hames (Dioscoreae sp. pl.) no parecen ser indigenas, exceptuando tal vez
la papa caibe: es possible que los names blanco y negro hayan sido traidos a las costas
del Norte por los Mosquitos. Entre los Indios se conocen por el s61o nombre tl,
hecho que indicaria una trasmisi6n reciente de tribu a tribu. Los negros jamaicanos
tambihn han contribuido al esparcimiento de esas plants, las que se cultivan mis
extensivamente del lado del Atlntico.
La yuca amarga casi no se conoce en Costa Rica, mientras tenemos dos o tres
variedades de la otra espede cultivada, que es probablemente indigena. Suele propa-
garse por si misma en los desmontes abandonados y no difiere tal vez de las species
silvestre conocida con el nombre de Manibot carthaginensis Muell. Arg.
El chayote figure a la vez entire las races y las verduras. Esta interesante cu-
curbiticea es indudablemente de origen centroamericano, aunque parece poco esparcida
entire los naturales de este pais y no se conoce su forma primitive. Lo mismo puede
decirse del tiquisque, que muchos confunden con el tard de la Polinesia. La curiosa
etimologia nahuatl de la palabra tiquisque o quequexque, que demuestra su correspon-
dencia con el denominativo rascadera usado en Colombia para la misma plant y el


- 27 -








H. PrrTIER

hecho de que 6sta no puede comerse sino cocida, indican suficientemente la presencia en
sus tejidos de los rafidios o cristales de oxalato de potasio que se encuentran tambi6n en
el tar6; estos cristales han sido sefialados por various observadores y extensamente des-
critos por el senior Wm. E. Safford en su hermosa monografia de Guam. En tiempos
de escasez, los naturales de Costa Rica parecen haber hecho uso para su alimentaci6n
de las raices de otra Aricea, el Dracontium Pitfieri u hombrdn.
La papa es, como bien se sabe, de origen suramericano. Pero su introducci6n
en Costa Rica es de fecha reciente, aunque no me ha sido possible precisarla. Uno al
menos de nuestros Solanum herbiceos de las sierras desarrolla pequefios tub&rculos,
pero no ha atraido la atenci6n de los naturales, que ni ain hoy dia parece que conozcan
la papa. Esta se da de superior calidad en las tierras sueltas de las faldas superiores
de los volcanes, pero puede cultivarse tambien con buenos resultados en alturas muy
inferiores y siendo asi es de sentirse verla figurar a6n, en los cuadros de importa-
ciones.
3. LEGUMBRES Y VERDURAS.-Son muy numerosas las frutas y yerbas
que desempefian un papel en la alimentaci6n. En primera linea, vienen todas las le-
gumbres de la zona templada del Norte, cuyas semillas se important anualmente de
Europa o de los Estados Unidos, y que se dan con exuberancia, sobre todo en la
region andina y en la parte superior de la region media. Se ha pretendido que esas
verduras no son tan exquisitas como en su tierra natal, pero esta aseveraci6n no parece
justificada y si hay alguna diferencia, se debe mis bien al modo distinto de preparar-
las. Ademis, no parece que los costarricenses entiendan afn el verdadero objeto de
un plato de legumbres en la dieta diaria: lo consideran no sin raz6n como un ali-
mento muy escaso de nutrimiento y por consiguiente poco digno de figurar en el
meni corriente. En realidad las verduras desempefian su parte como reguladores de las
funciones digestivas y como tales deberian figurar a menudo en toda mesa.
Como consecuencia del incremento en el pais del element extranjero, el con-
sumo de verduras y legumbres aumenta ripidamente y los hortelanos no logran man-
tener los mercados suficientemente abastecidos. A pesar de 6stos, la jardineria, o pe-
quefia agriculture, que es la mis lucrative y la mis accessible, no parece que progress
en el pais; la mayor parte de los jardineros son extranjeros y los jardines que en Eu-
ropa son el orgullo de las campesinas apenas merecen la atenci6n de las matronas de
Costa Rica. Esta es tambi6n sensible laguna, que sefialamos a la atenci6n de los edu-
cadores de la juventud.
Como no ha sido possible induir en el cuerpo del libro los nombres de todas
las legumbres y verduras importadas, damos aqui una lista de las principles:
Acelga.-Se da de excelente calidad en Cartago y mis arriba, pero es poco
conocida en el pais.
Ajo.-Prefiere las tierras livianas de las alturas; de uso muy corriente en el
pueblo.
Alcachofas.--Las de Cartago son inmejorables, pero su cultivo es muy reducido.
Acedera.-Observada una vez en una huerta de Cartago; se nos dijo que no
habia demand de ella, aunque es verdura sana y agradable.
Apio.-Se produce bien desde San Jose para arriba.
Berengena.-Se aclimata muy bien, fructifica abundantemente y parece ser
apetecida por la generalidad aunque es plato que vale mis por la salsa en que se cuece.
Berro.-Es una de las verduras mis saludables y es reconocida como tal, por
todos.
Cebollas.-Se cultivan de varias classes, algunas de inmejorable calidad, en
la parte superior de la region montafiosa y en la region superior, pero se important
en cantidad considerable de los Estados Unidos.
Espinaca.-En San Jose y mis arriba se da con abundancia, pero es una de las
hierbas poco apreciadas de los epicireos de Costa Rica.


- 28 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA


Guisantes.-Varias classes, algunas de las cuales se comen en vainicas y otras
en granos tiernos; se produce en las parties altas del pais.
Lechugas.-Se dan desde la costa en la vertiente Atlintica, pero sobre todo en
la tierra fria. Esta verdura es de uso muy general y fu6 sin duda una de las primeras
que se importaron.
Melones.-Se conocen algunas variedades pero no se cultivan generalmente.
Mostaza.-No se cultiva, pero es aclimatada y crece silvestre en los cafetales de
Tres Rios y Cartago y en los campos de tierra fria. No hemos podido averiguar si se
usa como verdura.
Nabos.-Sa dan bien en tierra templada y fria.
Pepinos.-Se cultivan poco, pero produce bastante y es probable que todos los
encurtidos que se consume en el pais podrian prepararse con 6l tambien. Es otra
rama poco desarrollada de la industrial dom6stica.
Perejil.-Se encuentra en casi todas las huertas de las tierras templada y fria.
Puerros.-Exigen las mismas condiciones de suelo y de clima que las cebollas.
Rdbanos.-Se cultivan desde la costa hasta la tierra fria, pero solo los de las
alturas pueden compararse en calidad con los producidos en el Norte.
Remolachas.-La remolacha carmesi con la que se hace una ensalada excelente,
se produce bien arriba de 1000 m. de altura sobre el nivel del mar, pero su cultivo
esti poco esparcido.
Repollos.-Es tal vez la verdura de mejor rendimiento en la region de Cartago.
Los hay de muchas variedades y su uso es muy general.
Ruibarbo.-Este es otro product poco apreciado entire los costarricenses, de las
huertas de tierra templada y fria. Con los peciolos de las hojas se hacen dulces y
pasteles de sabor inmejorable.
Sandia.-Vease esta palabra en la enumeraci6n general de las species.
Tomate.-Vease esta palabra.
Vainicas.-Se hace un gran consume de ellas; desde hace algunos afios se ha
generalizado el uso de las vainicas del frijol de vaca, que son sin hilos y muy tiernas.
Zanahoria.-Se cultiva con buenos resultados en las tierras templada y fria.
Es de notarse que para la mayoria de esas verduras es necesario importar cada afio
nuevas semillas ya sea porque no las produce, o porque las plants nacidas de semillas
indigenas se crian con marcada degeneraci6n.
De las verduras indigenas o propias de los tr6picos y cultivadas en Costa Rica,
se comen algunas veces las frutas, otras veces los brotes o quelites, y a6n las flores.
Entre las primeras sobresale el aguacate, del cual se hacen deliciosas ensaladas y
que, en su g&nero, es ciertamente uno de los mejores products de la America tropical.
El arbol de pan, oriundo de la Polinesia, aunque frecuentemente cultivado, no desempefia
todavia un papel muy notable entire los naturales de las costas. Sin embargo, la fruta
bien preparada casi se equipara con los flames y la papa y mereceria tener mis acep-
taci6n.
Las cucurbiticeas suplen nuestras mesas de un fuerte contingent de frutas-
legumbres entire las cuales los ayotes, chiverres, chilacayotes y otras del propio genero
Cucurbita no estin ain bien conocidos en cuanto a su clasificaci6n cientifica (1). El
chayote es accesorio casi indispensable de toda comida costarricense y tanto las caifas
como los tacacos se consideran como delicados bocados. Los filtimos crecen silvestres,
asi como tambien el cuayofe que es de otra familiar. El seso vegetal, plato favorite de
los negros antillanos, no ha entrado afn en la dieta regular de la gente del pals, como
tampoco el ocrd o gumbo que parece tambi&n importaci6n africana.
Las palmeras estan representadas entire las plants cuyos frutos se usan en la

(1) N. del R.-Ya estin clasificados; v6anse estas palabras en la lista final y en la Flora de
Costa Rica, de Standley.


- 29 -








H. PrrMER

alimentaci6n del hombre despues de sufrir una preparaci6n culinaria; como el pejivalle,
heredado de los antiguos y muy popular.
El platano y el banano son de gran importancia, el primero en la economic
domestica tanto de los naturales como de la mayoria de los civilizados; el segundo como
articulo que se export en cantidades cada dia mayores. Ambos son de origen asiatico,
pero los plitanos se introdujeron en America desde la mis remota antigiiedad, mien-
tras la banana es de reciente aclimataci6n.
En el cuadro siguiente, que sentimos dar incomplete, figuran algunas de las
variedades de estas frutas, con sus correspondientes nombres en los idiomas indigenas:


Cab&car Bribrf Brunka T&rraba Guatuso


Plitano comfn _.....-. teba k6rub muL ibin xlufs
currar6 tsra tsari, s6r6k ibin kis -
chingo ___ u-siio-u chingo
guinto ___ ska-tsmfi bud-u -
Guineo macho ____ di-tsmi ibin sigu -
dominico ._ ii irbi ia astab -
colorado ......... tsmi matkr -
manzana -....- -
Banana o Patriota -_ tsmi brid-u -


El uso de los quelites o brotes de ciertas plants como el chayote y el chicasquil,
se ha trasmitido de los antiguos pobladores de la America Central: la palabra misma
quelite es nahuatl y se usaba en el mismo sentido; la verdolaga y el bledo son tal vez
importados, pues casi pueden considerarse hoy como plants cosmopolitas; el calalh
se usa exclusivamente por los negros de la costa del Atlintico.
Otras verduras indigenas y en apariencia exclusivamente costarricenses son el
rabo de mico o cogollo de algunos helechos arb6reos; las pacayas y los palmitos, que
son las yemas y espatas florales de ciertas palmeras. Y tambien se comen flores, pues
todo el mundo en el pais conoce las tortas de flores de itabo y en las costas se preparan
con las del ojoche y los cogollos florales de la pifiuela casera otros plates de delicado
sabor.

4. FRUTAS.-Nuestra lista no contiene menos de sesenta species distintas de
frutas comestibles, la mayor parte de ellas indigenas, y que han merecido poca atenci6n
por parte de los agricultores y de los jardineros, aunque muchas podrian mejorarse
por el cultivo y una selecci6n bien entendida.
Entre las frutas ex6ticas bien establecidas en el pais, algunas son tropicales y
limitadas a la region basal y a la zona inferior de la region montafiosa, asi el banano,
la chirimoya, el mam6n, los mangos y la piia; otros como las diversas species del
genero Citrus (naranjas, mandarinas, limas, etc.) son apenas subtropicales y se desarro-
llan con todo su vigor casi exclusivamente en la estrecha zona de 800 a 1400 m. Las
demis proceden, con una sola excepci6n, de la zona templada del Norte y prosperan
desde 1200 m. poco mis o menos, hasta donde las heladas les permiten cuajar sus
flores.
En algunos irboles frutales importados del Norte, como por ejemplo en el
manzano, se nota que en los primeros afios produce frutas perfectas en tamaio y en
calidad, con las semillas bien desarrolladas; pero poco a poco se va reduciendo el


- 30 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA


tamafio, y atrofiando los 6rganos de propagaci6n, de tal modo que al cabo de cierto
period las manzanas se ven reducidas a las dimensions de una bala de rifle y no
presentan trazas de semillas. Sabido es tambi6n que todos esos arboles de la zona
templada se reproducen aqui de estacas, lo que no es el caso en su patria. Pero con
eso poco se gana en el caso de la manzana, pues hemos visto arboles asi obtenidos
permanecer largos afios sin florecer, a pesar de verse plenamente desarrollados.
Todas las classes de naranjas y mandarinas se dan en el pals de calidad verda-
deramente exquisite y es de extrafiarse que su cultivo y exportaci6n no hayan afin
torado mayor incremento. Lo mismo puede decirse de la pifia, pues quien ha comido
una vez las de Turrialba se queda con el agua en la boca al solo recuerdo. Su envio a
los Estados Unidos no ofrece mayores dificultades y ellas se comparan muy ventajosa-
mente bajo todos concepts con los raquiticos especimenes que se ven en los escapa-
rates de los fruteros americanos. (1)
Con un buen cultivo las fresas se produce abundantemente en las altas mesetas
de Cartago y afn en San Jos6 y su aceptaci6n por los gastronoeos habla a favor de
su excelencia. No asi con los duraznos, de los que no hemos visto un ejemplar maduro
durante todo el tiempo de nuestra permanencia en Costa Rica.
He aqui la lista, incomplete sin duda, de las frutas ex6ticas que se dan en el
pais:

FRUTAS EXOTICAS

oriundas

de los tr6picos y subtr6picos de las zonas templadas

Almendro (Terminalia-Asia) Durazno (Europa)
Banana (Asia) Fresas
Chirimoya (Peri) Granada
Grosella (Asia) Higos
Lima (Mediterrineo) Manzanas
Lim6n Membrillo
Lim6n dulce Nispero del Jap6n (Jap6n)
Mam6n (Perfi) Sandia (Europa)
Mam6n de Cartagena (Sur-Amnrica) Siguapa (Chile)
Mandarina (Mediterrineo) Uvas (Europa)
Pifia (America del Sur)
Tiriguro (Oceania)
Toronja (Mediterrineo)

Entre las frutas indigenas cultivadas, muy pocas pueden considerar a Costa
Rica como su exclusive patria. Algunas, como el am6n, la maona, el cuajilote, las
grandillas, la guamnbana y otras pocas, no se encuentran en estado silvestre, mientras
que algunas otras, como el mamey, el maraiin, el zapose, el yar y el sonzapote suelen
encontrarse en condiciones que no dejan dudas acerca de su origen indigena. El
nispero, lamado chico-zapote en Salvador y Guatemala, en donde abunda, es natural
de Centro Amrica; tambi&n asi son algunos otros, que probablemente eran cultivados
ya, o semi-cultivados, en ipoca anterior a la conquista.
En la lista, muy larga, de estas frutas, pocas pueden sefialarse como especial-
mente sabrosas: las preferidas son las anonas, los guavos, las guandbanas, los nisperos,


(1) N. del R.-Respecto a estos concepts, vease en mi glosario lo que dice en la palabra Piia.


- 31 -








H. PrrrzR


las granadillas, las papayas y los maradones. Los cuajilotes, los mameyes, el sonzapote
y los zapotillos parecen ser exclusivamente de la tierra caliente del Pacifico y estar
poco esparcidos. Entre los demis, algunos apenas merecen clasificarse como frutas,
aunque es cierto que podrian mejorarse con la aplicaci6n de los mtodos modernos
de cultivo.
Entre las frutas silvestres, muchas son comestibles aunque no tienen por lo
general nada de notable. Algunas, sin embargo, merecen especial menci6n: como
por ejemplo, varias zarzamoras que dan moras exquisitas y que ban atraido la atenci6n
hasta de los jardineros americanos. Tambien el papaturro o uva de playa merece
sefialarse como susceptible de cultivo en las costas, particularmente en la del AtlIntico
donde son pocos los demis arboles frutales.
Aunque todas esas frutas indigenas estin enumeradas en el lugar correspon-
diente de esta obrita, me parece interesante reunirlas en el siguiente cuadro:


FRUTAS INDIGENAS

(a) Conocidas solamente en estado de cultivo (1)


An6n 1. 2. P.
Anono 1. 2. P.
Coco 1. A. P.
Jocotes 1. 2. A. P.
Cuajiniquil 1. 2. A. P.
Guavo real 1. 2. A. P.
Cuajilote 1. P.
Granadilla 1. 2. A. P.


Granadilla real 2. A. P.
Guanibana 1. A. P.
Matasano 1. 2. A. P.
Papaya 1. 2. A. P.
Pepino mango 2. A. P.
Tuna 2. A. P.
Zapotillo (Vitellaria) 2. P.
Zapotillo (Couepia) 1. P.


(b) Conocidas cultivadas y espontaneas.


Acerola 2. P.
Caimito 1. P.
Cereza 2. P.
Guavos 2. A. P.
Guayaba 1. 2. A. P.


Nispero 1. A. P.
Mamey 1. P.
Maraii6n 1. A. P.
Yas 2. 3. A. P.
Zapote 1. 2. P.


(c) Conocidas solamente en estado silvestre.


Arrayin 3. A. P.
Cas 1. 2. P.
Jobo 1. 2. P.
Cocobola 1. A.
Coyol 1. 2. A. P.
Granadilla bellisima 2. A. P.
Fruta de pava 1. 2. A. P.
Guavitos 1. 2. A. P.
Giiisaro 1. P.
Higuito 2. A. P.
Icaco 1. A. P.


Jorco 1. A. P.
Madroiio de comer 1. P.
Nance 1. 2. P.
Papaturra 2. 3. A. P.
Papaturro 1. A. P.
Papaturro agrio 1. P.
Pepinillo 1. 2. A. P.
Pitahaya 1. P.
Pococa 2. A. P.
Turi 1. 2. P.
Zarzamoras 2. 3. A. P.


1-regi6n basal, 2-regi6n montafiosa, 3-regi6n andina; A-vertiente atlintica, P-vertiente
pacifica.


- 32 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA


5. CONDIMENTOS, ETC. -. Muchos alimentos se vuelven aceptables a
la vista o delicados al paladar mediante los condimentos empleados en su prepara-
ci6n y es un hecho conocido la existencia en todas las naciones primitivas, de ciertas
plants asi usadas, como accesorias en el arte culinario. Entre los Indios de la Ami-
rica tropical, el achiote o roci desempefi6 siempre un papel important como sustan-
cia colorante, tanto en su primitive cocina como en las pinturas que aplicaban a su
cuerpo para defenders de los mosquitos o darse una aparienca mis balica. Parte
de sus usos se ha trasmitido a la raza neo-americana de aquellas regions y a ningu-
na cocinera se le ocurriria preparar arroz o tamales sin la traditional adici6n de la
pasta colorada.
Algunas hierbas, como el cilantro, se agregan a los alimentos para darles
sabor, a veces extrafio y hasta repugnante. Ciertos chiles menudos, como el chilpete,
reponen la pimienta, en tanto que las variedades mayores, de poco consume hoy, fue-
ron en un tiempo verdadero articulo de alimentaci6n, como lo son todavia en M&-
xico y en otras parties de la America Central. El camntillo es poco usado, mientras que
el jengibre entra en la dase de los condimentos calientes, como el clavo de olor, la pi-
mienta de Jamaica, la canela y el anis, que, introducdos por los europeos y afn de con-
tinuo empleo por sus descendientes, han encontrado tambi6n muy favorable aceptaci6n
entire los Indios. La hermosa Mirticea cuyas frutitas constituyen la jamaica del comercio
es tal vez indigena en el pais, pues lo es seguramente en Nicaragua y Honduras; el
canelero, de cuya corteza se saca la canela- del comercio, es oriundo de la India, pero se
da bien en la Meseta Central, aunque no parece que fructifique.
La vanilla, de delicado perfume, es indigena en la tierra calierite, pero no se
cultiva, ni abastece el consume local, aunque el product silvestre se usa algunas veces
entire la gente de las costas y en los pueblos indios del Diquis.
El chan y el tamarindo no son exactamente condimentos, sino qtle se usan para
refrescos, sobre todo en la tierra caliente del Pacifico.
De la palmer de coyol se saca una savia azucarada, que fermentada es en alto
grado embriagadora y se usaba por los naturales de la costa del Pacifico en sus fiestas.
Precioso recurso del cazador perdido en las parties desprovistas de agua de los montes
es el agri, cuyos tallos divididos en trozos, propinan una bebida deliciosa y sana.

6. CACAO, CAFE, CARA DE AZUCAR Y TABACO.-Junto con la ba-
nana, el caf6 y el cacao son los dos principles products de exportaci6n. Despu6s
de haber sido per muchos afios la fnica preocupaci6n de nuestros agricultores y seguido
una march ascendente tanto en cantidad como en calidad, el primero parece haber
llegado a un punto de equilibrio, debido a una depresi6n general de su valor, causada
por el exceso de producci6n en el Brasil. Por esta circunstancia. se ha temido afn la
complete aniquilaci6n de nuestra industrial cafetalera, pero hoy dia ha vuelto la con-
fianza, pues es reconocido por todos que tanto en los detalles de su cultivo y en la
perfeci6n de su benefico, como en sus calidades naturales, el caf6 de Costa Rica supera
a todos los demis. Si algunas marcas extranjeras se cotizan a precious mis altos, es
debido a la caprichosa moda mis que a cualquier otra raz6n y el valor que pueden
tener los dictados de &sta, se halla ilustrado en el hecho de que el grano grande, que
los conocedores estiman fofo, liviano, y pobre en principios esenciales, ha imperado
en los mercados durante los iltimos aiios. Pero par los que saborean el delicoso
nectar con el paladar, antes que con los ojos, esta moda no puede ser sine pasajera y
aunque Costa Rica ha podido competir tambi6n en esa frusleria, la fama de su caf6
se funda en propiedades mis s6lidas, asi como lo comprueban los siguientes anilisis,
practicados por el Dr. Duserre de la Oficina Federal de Ensayos Quimicos Agricolas
de Suiza:


- 33 -















ANALYSIS DE MUESTRAS DE CAFE DE COSTA RICA, PRACTICADOS POR LA OFICINA FEDERAL DE ENSAYOS QUIMICOS
DE LAUSANNE, (SUIZA)

1 2 3 4
H. Tournon, Skelly, E. Gutirrez F. Tinoco Composici6n
San Jos6 Alajuela Las C6ncavas La Gloria media del cafe
1200 m. 900 m. 1200 m. 900 m. verde

Agua -.... .................... .......................................................... ............. 13,80 10,67 13,60 13,20 11,20
Materials minerals (cenizas) ............................................................... ... .......... 3,82 4,16 4,12 3,75 3,92
Materias nitrogenadas proteina animal) ......................................................... 11,92 12,50 12,80 12,36 12,07
Extractos et&reos grassa, etc.) ................................................ ....... 16,42 12,58 14,70 15,24 12,27
Celulosa parte lefiosa) ......... .......................................... .................. 6,96 9,03 6,42 8,13 18,17
so Extractos no nitrogenados (az6car, etc.). ....................................................... 47,08 51,06 48,36 47,32 42,37

Totales .............................................................................................................. 100,00 100,00 100,00 100,00 100,00

CALIDADES ESPECIALES

Extractos acuosos, secos ........................................ ................................................. 26,18% 26,59% 24,69% 27,27% ?
Azcar de reducci6n .......................................................................................................... 7,07% 4,20% 5,40% 6,75% 7,50%
Cafelna .. ............................................................. ......................... 1,54% 1,53% 1,43% 1,47% 1,21%
Acido cafeo-tinico ........................................................................................................ 6,16% 6,09% 5,72% 5,90% 5,00%
Peso de un hectolitro ........................................... ..................................................... 71,08 Kg. 66,55 Kg. 68,52 Kg. 67,62 Kg. ?
Peso de un grano (tbrmino medio) ... .............. .. .. ........... 0,1986 gr. 0,1704 gr. 0,2154 gr. 0,1898 gr. ?


Lausanne, Agosto 19, 1903.


C. DUSERRE,
Quimico.









ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

En los tiempos de la colonia, el cacao de Matina gozaba de gran renombre.
Pero las continues invasiones de los negros Mosquitos, el mortifero clima de la costa
del Norte y las dificultades y peligros del camino desde el interior, hicieron que poco
a poco se abandonaran los famosos cacaotales y desde aquellos tiempos la producci6n
ni siquiera logr6 dar abasto al pequefio consume del pais. En los primeros afios
del 1890, el cacao se vendia adn a predos altisimos en el mercado de San Jos6 y no
eran todos los que podian proporcionarse el lujo de esa bebida tan sana como exquisite.
Pero la apertura de la via frrea a Lim6n di6 de repente inesperado impulso
al desarrollo de esa region hasta entonces reputada de dificil habilitaci6n para los
fines de la agriculture y varias personas emprendieron otra vez la siembra de cacaotales.
Otro moment de no poca importancia en el desarrollo de la renaciente industrial fue
la importaci6n por el Dr. Jos6 Maria Castro, de un barril de semillas, procedentes
segfn se dice, de la isla de Martinica y entire las que venian el caabacillo, pronto
rebautizado con el nombre de Matinita. En un principio, esa variedad de grano mis
pequefio y amargo no gust6: todos insistian en que, teniendo nuestro hermoso Matina,
era una barbaridad sembrar el menudito y feo Matinita y afn recordamos cuan traba-
joso fue convencer a various que el agricultor no ha de afanarse por la hermosura de
un product si este no paga. El Matinita se cotizaba, es verdad, a la mitad del valor
del Matina, pero produce a los tres o cuatro afios, su rendimiento es de tres a cinco
veces mayor, es marca mis corriente en los mercados extranjeros y el arbolito esta mejor
adaptado para el clima de la costa del Norte. Hoy todos los que han emprendido en
el ramo conocen este evangelio del Matinita y algunos ya han podido convencerse
de que es este otro granito de oro. La exportaci6n, nula hace poco, va subiendo de
afio en afio y no esti lejano el dia en que el cacao de Costa Rica pueda competir con
las mejores marcas en las plazas del exterior.
Entre los naturales el cacao desempefia y parece haber desempefiado siempre,
un papel important. Como es sabido, no tienen ellos cacaotales sembrados de su
mano, sino que se limitan a cuidar los irboles que crecen espontineamente en sus
bosques. Estos arboles pertenecen a la especie Theobroma Cacao L. llamada kaje por
los Guatusos, kad por los brunka, ko por los t&raba y tsirh por los cabcara y bribri. Los
filtimos reconocen las siguientes variedades:
murd-uiak, cacao con mazorcas de ciscara blancuzca
tsipd-wak, cacao con mazorcas de cascara verde.
si-uak, cacao con mazorcas de costillas muy salientes.
betsH-uak, cacao con mazorcas de puntas muy alargadas.
ma-uak, cacao de mazorcas alargadas y delgadas.

La cana de azecar, que se da desde la costa hasta cerca de 1500 m. de altitude,
se cultiva por mayor en alturas medianas (de 600-1200 m) en cantidades casi sufi-
cientes para el abasto del mercado interior. Suple tambien los materials para la elabo-
raci6n del aguardiente, cuyo consume tiende a disminuir, y desempefia un papel de no
poca consideraci6n en la alimentaci6n del ganado. Pero a pesar de la importancia
de esta plant en la economic interior, poco se ha hecho para su mejoramiento, o para per-
feccionar los products de la industrial azucarera.
A no ser tantos los paises que concurren a la producci6n mundial del tabaco,
Costa Rica pudiera tal vez entrar en la competencia, pues si se ha de career a los conoce-
dores, el Chircagres, de antiguo renombre, y la hoja que se produce en las vegas del
Rio General, son de calidad apenas superable. Pero esa fama tambien puede proceder,
por una parte de que el recuerdo de los tabacales de Chircagres ya se va perdiendo
en lejana tradici6n y por otra de los trabajos que pasaban los Generalefios contraban-
distas, en tiempo del monopolio, para transportar sus hojas secas por las fragosidades
del Cerro de la Muerte, deslizindose con mil dificultades entire precipicios sin fondo


- 35 -









H. PITTIER

y los celadores del fisco. Tanto lo lejano como lo prohibido tienen y han tenido
en todo tiempo especial sabor y lo primitive de los procedimientos usados afin hoy
en la preparaci6n de ese product, tan singularmente popular, como es de mal gusto,
escasamente justifican aquellas pretensiones de excelencia.

(b) PLANTS FORRAJERAS

Son dignos de ponderaci6n los progress realizados en Costa Rica, en los
iltimos veinte afios en el ramo de la industrial ganadera. El esfuerzo es tanto mis
de admirarse cuanto que se debe exclusivamente a la iniciativa privada, habiendo unas
pocas personas dedicado su inteligencia y su capital, tanto a dotar al pais de buenas
razas lecheras como a asegurar a 6stas una alimentaci6n adecuada. Si bien es cierto
que el progress no es a6n general y que quedan muchos detalles para perfeccionar,
no es menos seguro que el impulse esti dado y es de esperarse que nada venga a
entorpecer sus efectos.
El pais ofrece para la alimentaci6n del ganado una gran variedad de recursos
naturales cuyo studio esti apenas iniciado; ademis la experiencia ya adquirida nos
ensefia que un buen n6mero de forrajes extranjeros son susceptibles de aclimatarse.
La tierra fria ofrece las condiciones mis propicias para el desarrollo de la indus-
tria ganadera y de las que se derivan de ella. Bien se conocen las preciosas fincas
del Ira2i y del Turrialba y en el Cerro de Buena Vista queda ain vasto campo en
donde la misma industrial puede desarrollarse en condiciones casi iguales.
En la tierra templada, las circunstancias no son las mismas, debido especial-
mente a la escasez de tierras que puedan dedicarse a potreros. El pastaje es mis limitado
y la producci6n de forrajes de corte adquiere una importancia correlativa.
La tierra caliente ofrece otra vez inmensos recursos para la referida industrial,
pero dificultades inherentes al clima estorban considerablemente el ramo de lecheria,
de modo que la atenci6n se ha concentrado mis en la producci6n de ganado de came,
para lo cual se prestan admirablemente las sabanas de la vertiente del Pacifico.
Como se ha dicho antes, las plants forrajeras indigenas de Costa Rica no se
han estudiado todavia. Hay entire ellas cerca de 250 species de gramineas de las
cuales una docena acaso sean generalmente reconocidas como pastos de un valor mis
o menos apreciable. Hay, ademis, un nfimero considerable de Leguminosas y plants
de otras families apetecidas por el ganado, pero cuyo valor nutritive no se conoce
sino por meras inferencias. En la siguiente enumeraci6n entran las species mis
conocidas, cuya distribuci6n esti indicada como se hizo para las frutas y acerca de
la mayor parte de las cuales se encontrarin mis detalles en el lugar correspondiente:

1. Pastos
(a) Naturales.

Acedera (Tribol) 3. 2. A. Setilla 2. 3. A. P.
Cafiuelas 1. A. P. Tepal6n 1. A. P.
Churristates 1. 2. A. P. Turvari 1. A. P.
Escobillas 1. 2. A. P. Triguillo 3. A. P.
Gamalote 1. A. P. Uizcoyol 1. P.
Jengibrillo 1. 2. A. P. Zacate amargo 1. 2. A. P.
Pega-pega 1. 2. A. P. Zacate de caballo 2. P.
Pitilla 2. 3. A. P.

La importancia relative de estas plants es muy distinta. La acedera, impro-
piamente lRamada asi, es el fnico representante del genero Trifolium y siendo plant
de poco desarrollo, es de escasa significaci6n. Las escobillas (Sida sp. pl.) aunque


- 36 -







ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

muy gustadas del ganado, deben considerarse mis bien como refrescantes que como
alimento y tienen la desventaja de reproducirse al extreme de arruinar los potreros
alrededor de las casas y de los sesteos. La excelencia del gamalote es disputada, sin
duda por la variedad de las species comprendidas bajo este nombre. El jengibrillo
esti reconocido como excelente, no solamente en Costa Rica, sino en Colombia, en
Mexico y en toda la America Central, en donde se le dan various nombres; es la mejor
base para los potreros de tierra caliente y templada y es de desearse que se generalice
mis su cultivo. Bajo el nombre de peg*apega, se incuyen varias species del genero
Desmodium o Meibomia, al que pertenece tambi6n la hierba del mendigo, o beggar-
weed de los norteamericanos; el valor de estas plants como alimento nitrogenado es
igual, sino superior, al de la alfalfa y merecen por consiguiente propagarse, aunque
casi todas tienen el inconvenient de ser trepadoras y propias de los rastrojos. La
pitilla y la setilla se consideran como los mejores zacates de la tierra templada, mientras
el triguillo lo es de la tierra fria.

(b) Extranjeros.

Cizafia comin (Lolium perenne) 3. A. P.
Cizafia de Italia (Lolium italicum) 3. A. P.
Cola de zorro (Alopecurus pratensis) 3. A. P.
Flava olorosa (Anthoxanthum odoratum) 2. 3. A. P.
Holco lanudo (Holcus lanatus) 2. 3. A. P.
Llantkn extranjero (Plantago lanceolata) 3. A.
Pata de gallo (Dactylis glomerata) 2. 3. A. P.
Trebol de prados (Trifolium pratense) 2. 3. A. P.
Trebol encarnado (Trifolium incarnatum) 2. 3. A. P.
Tr6bol rastrero (Trifolium repens) 2. 3. A. P.
Zacate azul (Poa pratensis) 2. 3. A. P.
Zacate de Bahama (Cynodon Dactylon) 1. A. P.

En la lista van incluidas s6lo las species cuya aclimataci6n esti ya demostrada.
Como se ve, la mayor parte de ellas se cultivan en la tierra fria y en la zona contigua
de la tierra templada, en donde la industrial lechera tiene su principal desarrollo.

2. Forrajes de corte (todos importados).

Alfalfa 2. 3. A. P. Maicillo 1. 2. A. P.
Avena 3. A. P. Maiz (Guate) 1. 2. 3. A. P.
Caiia de azfcar 1. 2. A. P. Teocinte 1. A. P.
Consuelda Trebol gigante 3. A. P.
Frijol de vaca 1. 2. A. P. Zacate de Guinea 1. A. P.
Hierba del mendigo 1. 2. A. P. Zacate de Parn 1. 2. A. P.

La alfalfa se desarrolla muy bien en tierra templada y fria pero con la condi-
ci6n de sembrarse en suelo bien preparado, y en la 6poca convenient; ademis no da
todo su rendimiento sino despubs de various cortes y se defiende mal contra la invasion
de las malas hierbas; por estas razones, su cultivo no se ha generalizado. El frijol
de vaca, que se cultiva a veces como abono verde, es excelente forraje y tambien de
much provecho para el engorde de los cerdos. El teocinte es de tierra caliente y en
contra de lo que generalmente se supone, prefiere las faldas arcillosas de las lomas;
en la Alta Verapaz (Guatemala), donde he tenido la oportunidad de observarlo, el
ganado no parece tocarlo. El maicillo se da hasta a mayor altura (1300 m.) que la


- 37 -







14. Prrmr

especie anterior; su rendimiento es superior como productor de leche. Los zacaes de
Guinea y de Pari casi pueden considerarse como naturalizados; son de uso muy co-
rriente, no porque l1enen los requisitos como alimento, sino por la facilidad con que
se reproduce.

3. Granos y frutas.

Banana 1. 2. A. P. Guanacaste 1. P.
Cenizaro 1. P. Maiz (Grano) 1. 2. 3. A. P.
Chilamates 1. 2. A. P. Plitano 1. 2. A. P.
Guicimo 1. P.

La banana y el plitano, que se suministran afin estando celes, se consideran
como buen alimento para las vacas de leche; el maiz en grano o quebrado se usa muy
poco, lo que explica la total ausencia de buena came de res en nuestros mercados,
pues es sabido que el complement necesario del engorde, en el ganado de matanza,
es una alimentaci6n esencialmente hidrocarbonada durante los iltimos dias, siendo el
efecto de 6sta ablandar los miusculos del animal. En la tierra caliente del Pacifico,
el guAcimo, el guanacaste y el cenizaro, constituyen con sus frutas un precioso recurso
durante la estaci6n seca. Ademis de algfn alimento, el cenizaro, que es el famoso samin
o Arbol de la lluvia de Jamaica y Venezuela, suministra una preciosa sombra a los re-
bafios de la costa del Pacifico.

4. Otros arboles que suministran forraje.

Balsa (hojas) 1. 2. A. P. Ojoche (flores y hojas) 1. P.
Banano (hojas y tallos) 1. 2. A. P. Plitanos (hojas y tallos) 1. 2. P.

La hoja de balsa se usa much en el Salvador para la alimentaci6n de las vacas,
pero no parece haber atraido afn la atenci6n de los ganaderos de Costa Rica. Alli
tambi6n se cultivan ciertas variedades de plitanos exclusivamente por el empleo que
tienen sus tallos como forraje durante la estaci6n seca; entire nosotros se utilizan los
tallos de todas las variedades de bananos y platanos. En los bosques de la region
basal del Pacifico, la presencia del ojoche se sefiala en tiempo de su florescencia, por
la huella del ganado, avido de sus perfumadas y abundantes flores.

5. Raices.

Estas se usan poco ain en la alimentaci6n de las vacas. El camote, indigena
en la tierra caliente y la remolacha gigante (Mangel Riibe), de enorme rendimiento en
la tierra templada, ambos favorecen la producci6n de la leche y seria ventajosa la
generalizaci6n de su empleo.

(c) PLANTS MEDICINALES

En muchos casos se ha exagerado la eficacia de las plants en la curaci6n de
las enfermedades. Ademis, andando el tiempo, se ha perdido muy a menudo la
noci6n de las verdaderas propiedades medicinales que los antiguos atribuian a ciertas
species. Pero no por 6sto han caido en olvido, sino que bien al contrario, se han
vuelto verdaderas panaceas, que sirven para la curaci6n de cualesquiera dolencias.
Sea de ello lo que fuere, la mayor parte de esas plants son poco conocidas y
como parece que muchas de ellas realmente tuvieran propiedades susceptibles de aplica-


- 38 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA


ci6n en la medicine, no seri por demis ensayar su clasificai6n de acuerdo con dichas
propiedades, preparando asimismo el terreno para su studio met6dico, en el que no
s61o el botinico sino tambi6n el quimico y el md&ico deben participar. A la par que.se va-
yan haciendo los ensayos quimicos y los experiments teraputicos correspondientes, mu-
chos nombres irin desapareciendo de las listas, pero no es remote tampoco que se reconoz-
can, para bien de la humanidad, las virtudes curativas de alguna que otra de esas
plants. Ain si todas tuviesen que considerarse como inadecuadas para figurar en
la farmacopea official, no por eso dejarin de seguir empleindose algunas, con propie-
dades mejor definidas, en la medicine popular, la inica corriente en muchos lugares
apartados del pais.
Hemos seguido aqui la clasificaci6n usual en la terapeitica, aunque muy a
menudo ha sido dificil encontrar lugar adecuado para ciertas species, por lo vago de los
datos que a ellas se refieren. Esta parte de nuestra tarea nos ha sido facilitada~por la
interesante obrita de H. Bocquillon-Limousin, titulada Matuel des Plantes Midicinales
Coloniales et Exotiques (Paris 1905). A nuestras propias listas hemos aglegado
varios nombres de plants indigenas, cuyas propiedades se mencionan en aquella
obrita, aunque no parece que se conbzcan en Costa Rica; en este caso hemos indicado
la fuente de nuestros informed p* medio de la initial (B).

Alexiteras (Contra-venenos).
Alcotin Hoja de guaco
Cedr6n Hombr6n
Chirca (B) Pastora
Habilla Venadero

Antiasmaticas
Ceragallo (B) Tapate

Antivenureas
Bledo Frailecillo
Cacalojoche Jifiocuave
Camibar Nauapate
Cativo Zarzaparrilla

Antidiarriicas y antidisentricas
Broma Juanilama mocha
Escobilla (nifios) Marai6n
Guanbana Saca-tinta (Jacobinia
Mobintli-B)
Guapinol (B) Simaruba .

Antfrreatmticas
Albahaca Paraiso (B)
Ortiga (Wigandia) Hoja de guaco (B)

Afrodisiacas
Aguacate 1Sorbito
Juanilama


- 39 -







14. PITTIEr


Astringentes


Acerola
Aromo
Brasil
Colpachi
Granadero
Guacimo (B).


Coquillo


Agri
Anisillo
Cabuya (B)
Cola de caballo
Hoja de salbe
Ligrima de San Pedro (B)


Balsa
Canchalagua (Polygala)
Cardo santo (B)
Dormilona (semilla)


Emiticas


Nispero (B)
Pichichio
Pico de pijaro
Piriquitoya
Por6
Venadero


Habilla (Entada-scandens)
Jabillo (Hura, B)
Ipecacuana


Emeto-catdrticas


Cardo santo (B)
Coquillo


Jabillo (Hura, B)
Viborana (B)


Emenagogas


Aguacate
Ajenjo
Bombillo
Canchalagua (Schultesia)


Cipr6s
Guayabo
Llanten
Mastuerzo


Emolientes


Alacrin
Anona
Escobilla
Hoja de salbe
Laurel (B)


Achiotillo
Carao
Coquillo
Garrapatilla

Copey
Eucalipto
Mozote de caballo


Enfermedades de la piel




Expectorantes


Llant6n
Majagua
Mamey (B)
Mozote de caballo
Piriquitoya


Saragundi
Viborana
Yos
Zopilote

Nance
Orozfz
Zapote (aceite de
zapoyol)


- 40 -


Guapinol
Guayabo
Habilla
Icaco
Mango
Papaturro


Poro-poro


Colagogas


Diuriticas







ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA


Febrifugas


Achicoria -(B)
Ajenjo
Cabalonga (fiebre amarilla)
Cacalojoche (B)
Caoba (Carapa-B)
Cedr6n
Chirca (B)
Cinco-negritos (B)
Copalchi
Contrayerba
Culantro (B)


Frailedillo (B)
Gavilana
Hoja de calentura
Hoja de estrella
Hombre grande
Mamey (B)
Nispero (B)
Quina amarga
Simarruba
Sipia
Zacate de Lim6n


Caimito


Cardo santo (B)
Matasano (B)


Pichichio


Quiebra-muelas


Acedera
Anona (semilla)
Apazote


Achicoria
Cabalonga (B)
Calabacero
Cafafistola


Barba de viejo
Bitamo
Jabillo (B)


Apazote
Caimito
Caoba (Carapa-B)
Cedr6n
Cinco negritos
Chirrite amargo
Dormilona
Frailecillo
Gavilana


HemostAricas


Hipn6ticas



Litontripticas


OdontAlgicas


Parasiticidas


Purgantes


Algod6n


Por6 (B)


Pico de pijaro


Targui


Mata-t6rsalo
Tabaco
Viborana


Carao
Frailecillo (B)
Sivila


Revulsivas y vesicantes


Tdnicas


Marango (B)
Marafi6n (B)



Jengibre
Granadero
Hombre grande
Manzanilla
Pastora (B)
Quiebra-muelas
Roble de sabana
Simarruba (B)


- 41 -







H. PrrnmT

Vulnerarias
Arbol del pan Mamey (B)
Camibar Ojo de buey
Caraiia Quiquicirri
Cativo Talcacao
Copel Tapate
Giiitite
(d) PLANTS FIBROSAS

La corteza de various arboles se usa desde la mayor antigiiedad entire los natu-
rales en vez de las cuerdas de cifiamo o de aback (manilas). Los nombres burio y
majagua (1) son probablemente de origen indigena y correspondian primitivamente
al mecate y al mecapal de los mexicanos. Hoy dia el sentido de esas palabras parece
haberse restringido, y se usan solo para designer ciertos irboles que usualmente pro-
porcionan el material de dichas cuerdas. Con raras excepciones, 6stos pertenecen a
la tierra caliente, siendo los principles la balsa, los burios, el guarumo, el jucd, la
majagua, la majagiita, y el palanco.
El algod6n, igualmente, es de uso important entire los indigenas. Era plant
semi-cultivada, de la que se conocian dos variedades, una blanca y la otra color cho-
colate (tecolote) y hasta hace unos veinticinco afios, las mantas y huipiles de las muje-
res indias se hilaban y tejian por ellas mismas en los various pueblos. Hoy dia las
fibricas extranjeras han dado el golpe de gracia a esa industrial primitive.
Un cierto niimero de plants indigenas proporciona fibras fuertes y mis o
menos finas. Entre ellas, las cabuyas, que no difieren much del henequin de Yuca-
tin, dan un product para el cual hay much demand en las plazas del exterior, y
como se pueden utilizar para su cultivo terrenos impropios para otros usos y, ademis,
la fibra es relativamente de ficil extracci6n, es de esperarse que 6sta se vea figurar, en
no lejano porvenir, entire las exportaciones del pais. Estopa fina y resistente pero
mis corta y de mis dificil preparaci6n, proporcionan tambiin el daguillo, el itabo,
la pifia, las pifiuelas y el mozote de caballo. De los tallos de plitanos y bananos
se ha extraido un material mis grueso que se ha pensado que podria utilizarse en la
fabricaci6n de sacos para caf6. En fin, las cafiitas del chayote contienen una fibra
fuerte, de que se aprovechan los jardineros para sus amarras y que tal vez podria tener
otras aplicaciones.

(e) PLANTS OLEAGINOSAS

Aunque varias species, como el cacahuate, el cocotero, el coquito, el terr6 y
el zapote, tienen semillas muy oleaginosas, la extracci6n de los aceites no se ha elevado
afn en el pais hasta el rango de una industrial formal. Algunos ensayos han fraca-
sado y s61o los Indios y los habitantes de la costa del Pacifico preparan para el uso
dom6stico y por procedimientos muy primitives pequefias cantidades de aceite de coco
y de coquito.

(f) GOMAS Y RESINAS

Como queda explicado en el lugar correspondiente, el cultivo del hule o
Castilla ha tomado gran incremento en los iltimos afios. Otras species, como los yoses,
los chilamates e higuerones y algunos bejucos poco conocidos, no se han estudiado


(1) Majagua es un compuesto de jagua y de origen taino.


- 42 -







ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

a6n debidamente y pueden legar a tener cierta importancia como productores de caucho.
Ya se sabia que la leche del yos de Colombia (Sapium tolimense) contiene este pro-
ducto y iltimamente se ha descubierto que casi la totalidad del caucho producido por la
Guayana inglesa se extrae de un Sapium de las selvas de tierra caliente. No es im-
posible pues, que nuestros yoses contengan tambien esa sustancia al menos, en un
sentido u otto; falta que se haga la prueba. Hace algunos afios, inici6 investigaciones
sobre la leche de varias species de Ficus y en dos casos con seguridad constati la
presencia de una fuerte proporci6n de caucho; desgraciadamente mis pesquisas fueron
interrumpidas pot algin motive y luego perdi mis apuntes. El campo queda abierto
para otros investigadores y es susceptible de proporcionarles interesantes sorpresas.
Se sabe que la leche del drbol del pan contiene tambi&n caucho, aunque seg6n parece,
en cantidad insignificant. El hule macho y el Tabernaemontana dan una sustancia
aniloga a la guta-percha, pero, en el iltimo caso al menos, no se ha encontrado afn
un procedimiento prictico para la extracci6n.
Aunque algunos de nuestros arboles, como el cerillo, el copal, el guapinol, el
jifocuave (jifote) y el resino, produce resinas de varias classes, estas no han llegado
todavia a ser objeto de una explotaci6n commercial.


(g) PLANTS ORNAMENTALES

Pocas son las plants indigenas habitualmente cultivadas en los jardines para
adorno, mientras la inmensa mayoria de las plants herbices y arbustos ornamentales
extranjeros se produce con una pujanza y variedad de formas verdaderamente mara-
villosas, cada una en la region que le corresponde. Las magnificas colecciones de
rosales que se ven en muchos jardines de San Jos6 y las mis hermosas de las cuales
pronto se esparcen hasta los mis humildes patios por la facilidad con que se repro-
ducen por estacas, atestiguan la delicadeza artistic de los josefinos. Muchos tienen
colecciones de raras Orquideas, vulgarmente lamadas parAsitas, entire las que sobre-
salen algunas species indigenas como las guarias. Muchos viajeros ban descrito los
encantadores patios interiores de las casas costarricenses, verdaderas miniaturas de las
selvas vecinas, con sus azahares de monte de perfumadas flores, sus begonias de vis-
toso follaje, sus elegantes pacayas, entremezcladas todas 6stas con rosas, verbenas y
otras species extranjeras y ocultando bajo su sombra alginu chirrite (Besleria,
Achimenes) o las olorosas violetas. Dificil seria dar aqui una lista de las riquezas
floristicas contenidas en los jardines: su extension pasaria de los limits que se han
asignado a este bosquejo y ademis creemos que nunca se ha tratado de establecerla;
pero las species siguientes, sin mengua de algunas otras que pueden habrsenos
escapade, son las que se hallan mis esparcidas y completamente aclimatadas:


Azucena Chispa Jfpiter
Bambali Chureca Mirame-lindo
Boca de le6n Dalia No-me-olvides
Claveles Espaiiolita Paraiso
Coraz6n tranquilo Espuela de caballero Rosales
Corona de Cristo Geranios San Rafael
Tulipin
Veranera

A 6stas se agregan, en los jardines de la tierra templada, algunas otras species
indigenas, como la reina de la noche, el San Miguel, el juche, la mosqueta trepadora,
la guatemala y algunos lirios poco conocidos.


- 43 -







H. PrrriR

El parquecito de Lim6n, el mis hermoso y mejor cuidado de las costas tro-
picales de America, reune una numerosa colecci6n de species de tierra caliente, en la
que la India esti representada por una Dillenia de inmensas y solitarias flores de un
blanco de cera; el Jap6n por su nispero; Australia por las grevileas, las casuarinas y
los eucaliptos; las Antillas por sus crotones y acalifas de vistoso follaje; la America del
Sur por la palma real, el Caryota urens, el 4rbol de la Cruz, etc., etc. Este parquecito,
que se empez6, segin se dice, con una colecci6n de plants traida de Kingston y obse-
quiada por el filintropo Dr. Calnek, de grata memorial para todos los que 1o han
conocido, ha contribuido much a enriquecer los jardines de la costa y del interior
y a desarrollar el gusto artistic de los costarricenses.
Pero en la costa del Pacifico nos encontramos con toda una selecci6n de plants
y arbustos especiales, semi-cultivados o las mis de las veces apenas tolerados en los
jardincillos alrededor de las casas y que parecen haberse trasmitido de los antiguos
habitantes del pais. Asi el cacalojache, la clavellina, el choreque, el esquijoche, las
gotas de oro, el injerto (1), el jiquilijoche, el jipiter (2) y el quisjoche. Varios de
esos arbustos son tambien medicinales y con ellos se ha trasmitido la costumbre que
tienen las muchachas campesinas de adornar con las flores de algunos de ellos sus
cabellos de azabache.
El grupo de los higuerones y chilamates proporciona un buen nimero de
arboles de sombra y de adorno; el muaeco, las damas, las grevileas, se aprovechan tam-
bi6n en la tierra templada para el adorno de las calls y de los parques y asi el almendro
es muy generalmente plantado en los paseos pfblicos de la tierra caliente, en compafiia
con algunas species de Ficus.


(h) MADERAS Y OTRAS SPECIES DE USOS DIVERSOS

En las publicaciones de la Oficina de Estadistica asi como en las referentes
a las varias exposiciones en que ha participado Costa Rica, aparecen listas de maderas
con centenares de nombres, de los cuales se deduce a primera vista que los bosques
del pais son un variadisimo emporio de materials de construcci6n y ebanisteria. Pero
aunque hay de veras una gran variedad de tales maderas, estin lejos de ser inagotables
y las colecciones que se han formado han demostrado que muchas de ellas aparecen
repetidas bajo nombres distintos, que un nimero no insignificant no reinen las con-
diciones de duraci6n, resistencia y uniformidad que se requieren y en fin, que debido
precisamente a la inmensa variedad de las species forestales, seria dificil reunir de
ciertas de ellas una cantidad suficiente para satisfacer pedidos, si de ellas se hicieran.
Durante mi permanencia en Costa Rica, he hecho muchos esfuerzos para des-
enredar la intricada nomenclature de esas maderas y para reducir su nfmero a las ver-
daderas proporciones. Pero encontr6 que es tarea muy ardua y casi impossible la de
reunir a la vez muestras botinicas y muestras industriales. Los carpinteros conocen
casi siempre los materials con que trabajan, pero no los irboles de donde proceden; por
otra parte, teniendo de estos iltimos muestras bien identificadas, es las mis de las veces
dificil obtener datos seguros acerca de las maderas, sea porque su aspect varia segfin
esten ain verdes o ya secas, o porque el nombre dado en el lugar de la recolecci6n
difiere del usado en el punto donde se labran.


(1) N. del R.-Con el nombre de Injerto tiene Pittier en la 1i edici6n de este libro a la
Plumeria Lambertiana Lindl, que no esti en esta edici6n.
(2) N. del R.-Esta plant llamada Jipiter no aparece tampoco en esta edici6n y es possible
que sea la Lagerstroemia indica L., que esti en la I' edici6n.


- 44 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

Con todo, logr6 identificar como cincuenta variedades, sin mengua de ur
buen nimero de otras species forestales cuyas muestras se recogieron sin objeto especial
por mis colaboradores o por mi y para las cuales no tenemos los nombres vulgares.
Si tomamos primeramente las lamadas maderas de construccidn que se enu-
meran en el adjunto catilogo, veremos que se dividen en dos grupos segfn se trate de
las livianas viviendas de los habitantes de las costas y de los naturales, o de los edifi-
cios mis sustanciales de la tierra templada. Las primeras se forman por lo general
de cuatro horcones esquineros, con otros intermediaries y que soportan un marco de
vigas, encima del cual se levanta el techo. Los horcones se hacen de guachipelin, de
madera negra, o de otras classes que resisten la humedad del suelo. Para las vigas se
usan el madrono, el palo cuadrado, el copalchi o cualesquiera otras classes de irboles que
tengan tronco adecuado, sin fijarse much en su possible duraci6n. Las paredes, las
tijeras del techo, etc. se hacen de varas y varillas delgadas, de hugro, de maria, de
quira, de ratoncillo y de sierra. Los mismos materials se usan para los pisos, cuando
los hay, las hojas de las puertas, las camas, y demis detalles interiores del piso bajo y
del lamado tabanco. En las parties mis himedas, el piso bajo se pone a alguna dis-
tancia del suelo, usindose muy a menudo para su construcci6n los tallos abiertos longi-
tudinalmente y tendidos en forma de tablas de la palmer maquenque. El entechado
es de paja, de palmer coligallo o de palma real. Una casa asi construida dura de 15
a 20 afios y cuesta a lo mis 50 colones. Entre los indios su erecci6n se hace usual-
mente con el concurso de toda la comunidad y en medio de much alegria, bebederas
y comilonas. Los Bribri y los Cab&Car de Talamanca tienen casas de un tipo distinto,
de forma c6nica y muy espaciosas, llamadas por los blancos, no s6 por que raz6n, pa-
lenques. Por supuesto, no queda aqui agotada la enumeraci6n de los arboles y arbustos
usados en la construcci6n de tales chozas, pues para muchos tengo los nombres s6lo
en los dialectos indigenas.
De la lista de maderas empleadas en las construcciones al estilo modern, es
precise eliminar desde luego, por flojas, expuestas a la carcoma de los insects o
defectuosas en otros sentidos las siguientes classes, que aparecen algunas veces en los
mercados.
Aguacatillo blanco Fruta dorada Jorco
Anonillo Garrocho Molenillo
Calabacero Gucimo Palanco
Jaboncillo

Todos esos arboles de ripido crecimiento y de madera suave, pueden a lo sumo
usarse para cajones de empaque y otros artefactos de carkcter provisional, a ejemplo
del ilamo o del pobo de la zona templada.
Entre los demis el copalchi, el suri, el ira, el ira colorado y el roble, son propias
para piezas de artes6n, el copalchi, el laurel, los various quizarrAs, y el roble de sabana
para pisos, el caoba, las varias classes de cedros, el laurel, para cielos rasos, puertas y
ventanas. En las casas de marco las parties enterradas del armaz6n se hacen de gua-
chipelin o de madera negra y debe tambi&n tenerse especial cuidado en la selecci6n
de las piezas que van incluidas en paredes de ladrillos, pues muchas maderas se dafian
ripidamente al contact de estos iltimos.
Para durmientes de ferrocarriles, el mangle, el zapotillo (sin identificar) (1)
el bully-tree, (2) el laurel, y el palo de sal son los mis corrientes. El mangle se usa


(1) N. del R.-Pudiera ser que se trate del Calocarpum mammosum L., Lucuma mammosa
A. DC que Pittier conocia solo con el nombre de zapote, pero que tambien se le llama
zapotillo cuya madera es bastante dura y resistente a la intemperie.
(2) El bully-tree es la Combreticea Bucida Buceras L. (afin a los mangles).


- 45 -








H. PrrrER

tambi&n en lugar de los maderos creosotados importados, para pilots en la construc-
ci6n de los muelles.
Entre las maderas finas, usadas para carroceria, muebles y piezas pequefias,
hemos logrado identificar las siguientes:

Brasil Chaperno Mufieco
Cacique Cobola Murta
Caoba Cocobola Naranjo
Cedro amargo Guanacaste Nispero
Cenizaro Guapinol Papaturro
Guayacin

El guapinol se usa especialmente para los cilindros de trapiches y el espavel
para bateas. Los Indios hacen sus arcos y flechas, ciertas piezas de sus telares, bas-
tones y baquetas de escopetas con la madera durisima del pejibaye; los que navegan
labran en forma de bongos los troncos del cedro del espavel y del javillo; los canaletes
scn de cedro tambi6n, y para palo se escoge el tallo recto y delgado de algfin culumate.
Maderas de tinte y de curtir son el almendro, el aromo, el brasil, el nacazcol,
y el palo de mora. Los indios extraian colors del aniil, del azul, del grachipelin, del
guaitil y del saca-tinte. La industrial del afiil no parece haber tenido nunca gran
desarrollo y se ha extinguido del todo en Costa Rica; en los pueblos se usa todavia
el azul y el saca-tinte para dar color a la ropa blanca.
Entre las poblaciones primitivas no se conocen los clavos; la armaz6n de las
casas, las hojas del techo y las varillas de las paredes se amarran con el bejuco real.
Este sirve tambien, junto con el bejuco juriso, el iasl y hebras sacadas de las cafias
flexibles de la matamba, para hacer canastas.
Los guacales, jicaras y calabazas se distinguen much entire los utensilios culina-
rios tanto de los Indios como de los habitantes de la costa del Pacifico. En la prepa-
raci6n de los primeros se usan en lugar de esmeril, las hojas de los chumicos y raspa-
guacal, mientras otras hojas, como las del terciopelo de Sta. Maria son de empleo
corriente en la cocina para fregar los plates y demis enseres. Otras hojas, como las
del platano y de la vijagua, sirven a modo de papel de envolver; los indios Bribri
amortajan sus muertos con las de la vijagua plateada. Para escobas se usan el apazote,
que pasa por recoger o ahuyentar las pulgas, la escoba negra, la escobilla, el escobillo
-los nombres de estas tres son sugestivos del empleo-, los abanicos de la palmer
guagra, que se emplean tambien para avivar el fuego.
El arte de hacer sombreros y petates esti en sus fltimos dias. Se practice toda-
via en reducida escala en Pacaca, en Nicoya y entire los indios brunka, siendo las ma-
terias primas el junco para los petates, la palma de sombreros (1) y la chidra.
Las lavanderas usan a veces en lugar de jab6n las frutas del jaboncillo o las
hojas del calalz (Phytolacca) que contienen, segin parece, sustancias anilogas a la
saponina.
Antes de haber l1egado la dinamita a ser el fnico utensilio de pesca, el que
amenaza aniquilar completamente y en corto tiempo la fauna rica en un tiempo de los
rios, se usaban como barbascos con resultados menos desastrosos, ciertas Sapindiceas
y la corteza del espavel.
A este prop6sito diremos aqui que en lugar de tratar de introducir en nuestras
aguas, con problemiticos resultados, species de peces extranjeros, seria mis prictico
proteger las species indigenas, entire las cuales hay algunas que no le ceden en delica-
deza a las mejores de aquellas.


(1) N. del R.-En la lista vase chidra.


- 46 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

Para lefia se usa toda clase de plants lefiosas, contindose entire las mejores el
cafeto y el guayabo.
Uno de los rasgos caracteristicos de los distritos agricolas lo constituyen las
cercas o setos vivos, cuya utilidad es hipot&tica y el inconvenient patente, en el caso
de tierras cultivadas, como lo son los cafetales. Si se consider que esos pretendidos
linderos son movedizos, como lo comprueba su ripido apartamiento de la linea recta,
se comprobari tal vez que habria ventaja en reponerlos por mojones, como se practice
en todos los pauses en donde la propiedad raiz ha alcanzado altos precious. Las made-
ras y otras plants de pega mis frecuentemente usadas en esas cercas son, en tierra
caliente, el jobo, el jioate, el madera negra, el mateares, el poro-poro, las tunas, y los
cardones; en tierra templada el bitamo, el espino-blanco, el giitite, el jinocuave, el
jocote, la lechilla, el pord y en las parties mis frias, una de las varias classes de ortigas.
Nos queda amn por mencionar aqui el servicio que desempeiian various de estos
irboles como sombra en las plantaciones de caf6 y de cacao. Se ha disputado y se
dispute ain la utilidad y la necesidad de dicha sombra y es indudable que en la contro-
versia, muchos puntos no se han dilucidado suficientemente. Pero no es menos cierto
que el empleo de esos irboles, juiciosamente escogidos, tiene un efecto favorable sobre
el suelo y actia como moderador y regularizador de la producci6n. La mayor part
de los agricultores insistiri ain por much tiempo en la conservaci6n de los arboles
de scmbra, entire los cuales los que pertenecen a la familiar de las leguminosas son de
reconocida excelencia. A estos, de los cuales hay amplio surtido, se debe dar la pre-
ferencia y la practice adquirida aconseja rechazar ciertas species como el higuer6n,
el guarumo, el hule y otros, que se ban aconsejado por personas inexpertas.


B. PLANTS DARINAS

Dividiremos 6stas en plants venenosas y malas hierbas. No se pretend que
ninguna de las dos listas sea complete: es probable que la flora del pais ofrezca mu-
chas mis species sospechosas de tener propiedades t6xicas y por otra parte, muchas
plants inofensivas o inconspicuas pueden de repente volverse verdaderas plagas para
los cultivos o los potreros.


(a) PLANTS VENENOSAS

Barrabis Guijarro Manzanillo de playa
Bitamo Hinchador Pichichio
Cohatac6 Jabillo Tapate
Chircas Lechilla Uruca

Algunas otras como el colmillo de puerco, la reina de la noche, etc. podrian
former otra categoria bajo el nombre de plants sospechosas. Por regla general hay
que desconfiar de las Solaniceas y de casi todas las plants que produce leche (Apo-
cinaceas, Asclepiadkceas y Euforbiceas).


(b) MALAS HIERBAS

Entre 6stas encontramos un pequefio nfmero de esas species que parecen seguir
a la raza blanca en sus migraciones. Asi el amarg6n, el bledo, el chileperro, el chiquizd
y la lechuguilla. Otra parece proceder, como su nombre lo indica, de Guatemala y se
ha introducido sin duda como plant de adorno. Pero el contingent indigena, suscep-


- 47 -








H. PrrrTI

tible afn de extenderse, es muy respectable y contiene hasta species lefiosas, como el
guayabo que invade a menudo los potreros, y el guarumo y la balia, que suelen aparecer
con asombrosa rapidez en las tierras recientemente desmontadas de la tierra caliente.
Entre las demis citaremos las siguientes:

Berengenas Espinillo Rudillo
Camar6n Jalacates Tomate cimarr6n
Cundeamor Jaltomate Tuetes
Churristates Mozote Ufia de gato
Dormilonas Parra rosa Varilla negra
Escobillas Platanillo Verdolaga


ACERCA DEL ORIGEN DE LOS NOMBRES DE LAS PLANTS DE
COSTA RICA

La gran mayoria de los nombres vulgares reunidos en esta obrita son de origen
castellano. Fueron traidos por los colones de la Peninsula y aplicados, con mis o
menos acierto en cuanto a analogia, a species indigenas. Varios escritores del pais,
inexpertos en la ciencia botinica, han tenido por cierto que los nombres cientificos
latinos correspondientes a las plants de Espafia tambi&n se aplican a las species costa-
rricenses. Otros han creido acertar mejor, usando la nomenclatura binomial de las
plants de Mexico o de alguna parte de la America del Sur para designer con mayor
precision las species a que aquellos mismos nombres vulgares, inmigrados con los
colonos, se han propinado entire nosotros. Tanto los unos como los otros han incu-
rrido de este modo en ridiculous errors, que desgraciadamente han hecho muy a menudo
caer en descridito tanto sus propios escritos como los de otros, tal vez mis meritorios.
La realidad es que, en la generalidad de los casos, se llega al nombre latino, es decir
a una especificaci6n exacta, s6lo despubs de un detenido examen de los caracteres de
la plant, para averiguar su concordancia con las descripciones. Este trabajo pre-
supone una preparaci6n tcnica que pocos poseen y bibliotecas que no existen en estos
pequefios paises.
Los naturales tienen una nomenclatura muy complete de las plants y de los
animals que caen bajo su diaria observaci6n y muchos de esos nombres, mis o menos
espaiiolizados, han pasado al vocabulario de los l6timos llegados al pais. Unos setenta
de tales nombres van inclusos en el present catilogo, pero es muy curioso constatar que
con excepci6n de unos cinco o seis, ninguno pertenece, al menos en apariencia, a los idio-
mas afn hablados entire las tribus indigenas.

He aqui esas excepciones:

Bicho del t&rraba bis-sd, mata bruja, o matorral del diablo.
Cis, del brunka kas, nombre del mismo irbol.
Crucha, del brunka kuruT-ts, el chumico bejuco.
Hugre, del terraba hu-gr6, de igual significado. N6tese cambio de o en e y el
traspaso del acento fuerte a la silaba anterior.
Orozzs, tal vez del t&rraba orost;, aunque el Diccionario de la R. Academia lo hace
derivar del irabe.
Por6, del terraba frord, o del bribri bore.

En el caso de caragra, y caregre, que tienen el mismo origen, se ve un ejemplo
de derivaci6n anilogo al apuntado arriba para hugre. La palabra indigena hoy desapareci-


- 48 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

da, ha debido ser Kara-grd, o Kragr6. Otros vocablos semejantes como Chircagres, Pi-
cagres y Savegre, hoy nombres locales o de rios, tienen sin duda el mismo origen: en
el primero entra la palabra chirca, usada ain en la costa del Pacifico. Cabagra, otro nom-
bre local, se deriva de Kebek-ira, de distinto significado.
Ph, en lengua de T&rraba, significa monte, charral; en la meseta central se aplica
al Conostegia lanceolaa, uno de los arbustos mis comunes en las cercas y matorrales.
De su variante purri, se deriva el nombre local El Purral. Turt, una Mirticea de la
region media, es el origen de Turdbales, Turicares y Turujal. Tubosi ha dado Tobosi;
la terminaci6n si, significa seco y se encuentra en Orosi (Uru-si, la palmer seca;
Urritska, trasformado en Uruchico, punto de Talamanca, equivale a El Palmital) Tito
ha dado El Titoral, Iash y Jurisd recuerdan por su terminaci6n los nombres locales
Irazr, Tarrazr, e Iscazr. Sin embargo, es precise no olvidar que Irazf es tambiin
apellido vascuense.
Los demis nombres indigenas, sin mengua de muchos otros que se hayan esca-
pado, van incluidos en la siguiente lista. Various ban contribuido a la nomenclatura
local y su studio en relaci6n con la lingiiistica indigena ofrece un interesante problema
sometido a la sagacidad de los aficionados:

Burio Giiitite Sipia
Carao Ira Supara
Cobola Izarco Suri
Cocobola Itabo Tacaco
Cocora Jorco Targui
Copey Juc6 Terr6
Curi Moc6 Tiriguro
Chiquizi Norbo Tucuico
Chiverre Pacaya Tucuso
Chirrite, chirriti Peipute Turvari
Churristate (?) Papaturro Uruca
Espave Pococa Yas
Guagra Poro-poro Yolillo (?)
Guaria Quira Yos
Giiisaro Quitirri Yuca
Giiiti Quizarri Zahino (?)

Un fuerte contingent de nuestros nombres de plants se deriva del nahuatl
y forma un grupo de especial interns. La mayoria de esos nombres estin en uso en
Guanacaste en donde se han trasmitido de generaci6n en generaci6n desde los tiem-
pos anteriores a la conquista. Pues es sabido que Nicoya y las costas del Golfo de
Nicoya son el limited extreme, del lado del Sur, de las invasiones de los mexicanos
y que la esfera de influencia de 6stos no se ha extendido much mis all. Pero, en
su prolongado contact con las poblaciones del propio M6xico, los Espaiioles enri-
quecieron su vocabulario con muchos otros t&rminos cuyo uso estaba primitivamente res-
tringido a un pequefio territorio y que fueron por aquellos esparcidos en los paises
de su conquista y fltimamente incorporados al idioma castellano. Entre 6stos citaremos
Achiote, aguacate, apazote, ayote, camote, chile, tomate, zacate, etc.
La composici6n de estos nombres del nahuatl es bastante uniform, dominando
en ellos ciertos t&rminos, prefijados o sufijados:

(a) xochitl = flor.

Cacalojoche Jelinjoche
Esquijoche Jiquilijoche

49 -











Juche
Ojoche


(b) ayotli, calabaza.
Ayote
Cidrayote
Cuayote


(c) quelitl, quiotl, brote, v.stago
Cuajiniquil
Cuisquite (?)

(d) uiztli, espina
Malacahuite
Mochigiiiste

(e) patli, medicine
Nauapate
Tapate

(f) tomato, tomate.
Guastomate
Jaltomate


Otros nombres del mismo origen son los siguientes:


Churristate (?)
Esquitillo
Guachipelin
Guacuco (?)
Guaitil
Guanacaste
Guapinol
Guate
Hule
Ismoyo
Jalacate
Jifiocuave
Jifiote
Jocote
Mozote
Nacazcol


Paste
Pataste
Pichichio
Piriquitoya (?)
Pochote
Sismoyo
Sontol
Talcacao
Tempisque
Teocinte
Tiquisque
Zacate
Zapote
Zapoyol
Zopilote


La lengua mangue o chiapaneca, que se hablaba en Nicoya a la par del na-
huatl, en la 6poca de la conquista, ha dejado muy escasas y dudosas trazas en la no-
menclatura vulgar. Se dificulta la identificaci6n de tales nombres por el hecho de
que no existe ning6n vocabulario algo extenso de este idioma, esparcido en otros
tiempos en Nicaragua y hablado hoy dia 6nicamente en el pueblo de Suchiapa, cerca


- 50 -


H. PIrTIER


Pumpunjuche
Quisjoche


Chayote
Chilacayote


Chicasquil
Jiquilite


Uizcoyol


Tempate


Miltomate
Tomate


Cacahuate
Cacao
Caliguate
Capilote
Capulin
Copal
Copalchi
Coyol
Cuajilote
Culumate
Chichicazte
Chilamate
Chile
Chilpete
Chipilino








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

de Tuxtla-Gutierrez, en la provincia de Chiapas (M6xico). Con duda pueden atri-
buirsele el de los nombres cobatard (?), matamba, nambiro, y nance (?). Entre los
nombres locales del mismo origen tenemos Nicoya (El Lagartero), Nantihume, una
quebrada y Mararomi, una loma. La palabra chin parece pertenecer al maya.
La isla de Santo Domingo o Haiti fue una de las primeras tierras americanas
con las cuales los espafioles tuvieron intimo contact. Ali conocieron por primera vez
various de los arboles frutales y otras plants tiles de los tr6picos y no es de extraiarse
que muchos nombres vulgares tengan su origen en el taino que era el principal idioma
de los aborigenes de esta isla. Entre los de Costa Rica, los siguientes deben conside-
rarse de tal origen:


Aji
Cabuya
Caimito
Caoba (cafivana)
C6bano (cafvana)
Guicimo
Guabo, guavo
Guanibana (guanavin)


Guarumo
Guayabo
Guayacin
Icaco (aicaco)
Jagua
Jobo
Maiz (mahiz)
Majagua


Mamey
Mani
Name, niame
Papaya
Pitahaya
Vijagua (bijao)
Yuca
Zahino (zaino)


Los siguientes nombres nos ban venido del Quichua, hablado en la vertiente
occidental de los Andes desde Bolivia hasta Colombia:


Caifa (Caihua)
Chirimoya
Papa


Poroto (puruti)
Sapayo (sapayf)
Sarangundi (zara=espiga)


De Chile procede canchalagua y pejibaye: es corruptela del pixbay o pijibay de los
panamefios, citado ya por Oviedo.

Cativo, maiz, (1) maquenque, maraidn, plitano (2) y Simaruba parecen ha-
berse originado en various idiomas de la parte oriental de Sur America, mientras que
calali, guandui, gumbo y ocra son importaciones africanas.
















(1) Maiz: musit (Cayapo), maki (Puri) majei (Guate). mazi (Cauixana), marisi (Aruaco), mahiz, mayz
(Taino, Yucatin). Von Martius.
(2) Platano: Palatna, palatana (Caniva), balatana (Galibi, Calinago), pratane (Auacoj. (Id.).


- 51 -








H. PrITIER


Nombres vernaculos de plants de Costa Rica


Abaci Musaceae
Musa textilis NWe

Planta fibrosa de las Filipinas, muy parecida al plitano e introducida en
Costa Rica y otros paises de la America tropical, aparentemente sin much exito. La
fibra, conocida como "cifiamo de Manila", sc usa principalmente en la confecci6n de
sacos y cables.

Abej6n Papiionaccae
Cassia biflora L. f.

Arbusto ramoso, alcanzando a los 2.5 m. con hojas pinnadas de 4-10 pares de
hojuelas ovaladas; glindulas en cada par; las flores son grandes y amarillas y el con-
junto es muy ornamental. Esparcida en matorrales secos desde Mexico hasta las Gua-
yanas y sin uso especial.

Abrojo Elaeocarpaceae
Sloanea macrocarpa Spruce, ex Benth. in Journ. Linn. Soc. V, Suppl. 2(1861)67.

Arbol de median estatura, comin en las selvas inferiores del valle del Diquis
y de la costa del Pacifico al Sur de Puntarenas. Etim.: abrojo es el nombre castella-
no del Tribulus europaeus L. y ademis de un card6n de la flora del Mediterrineo,
aplicado al Sloanea por la analogia de las frutas espinosa-.

Abrojo Elaeocarpaceae
Sloanea macropoda Standl.

Arbol de 6-12 m. de altura, aparentemente end6mico en la costa pacifica de
Costa Rica. Debe su nombre a sus frutos erizos con aguijones, pero los verdaderos
abrojos son plants de la cuenca de Mediterrineo, entire otros Tribulus europaeus y
species de Xanthium. Este nombre se da tambi6n en Costa Rica a varias species de
Cenchrus (Gramineas).

Acedera Oxalidaceae
Oxalis corniculata Linn. Sp. PI. 1:435. 1753.

Aunque muy impropiamente y a causa de la semejanza de la hoja, se da tambi&n
este nombre a nuestro "tr6bol" indigena, considerado como id6ntico al Trifolium
amabile de Humboldt, Bonpland y Kunth, por los botanicos que se han ocupado
de la flora de Costa Rica. Ambas species son plants herbiceas y pequefias. La pri-
mera se encuentra por lo com~n en terrenos cultivados y es mala hierba, molesta; sus
flores son amarillas y todas sus parties tienen un sabor acidulo. Los campesinos dan las
hojas a mascar a sus pequefiuelos, pues se consideran como muy eficaces contra los
gusanillos.


- 52 -








ENSAYO SORE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

El tr&bol forma uno de los mejores elements de nuestros repastos; sus flo-
res son rosadas y juntas en cabezuelas.

Acedera de montaiia. V~ase Tribol

Aerola Malpighiaceae
Malpighia mexicana Juss.

Arbol pequefio, de hojas clipticas y flores rosadas, conocido desde Costa
Rica hasta Mexico. La fruta es comestible, ligeramente astringente y podria tal vez
mejorarse por el cultivo. Se usa algunas veces para aliviar los desarreglos del es-
t6mago.

Achicoria Umbelliferae
Eryngium Carlinae Delar. Eryng. 53, t. 23. 1808.

La infusion de las races es laxante y t6nica, y se usa como tal para los nilios
de pecho. Esta plant es muy com6n en los repastos est&riles y puede considerarse
como mala hierba. Se llama algunas veces cilantro cimarr6n. Etim.: achicoria es el
nombre castellano de una plant europea (Cichorium Intybus L.).

Achicoria. VWase Hierba de San Antonio. Compositae

Aehiote Bixaeeae
Bixa Orellana L. Sp. P1. 1:512. 1753.

Arbusto y aun arbol de porte elegant, de flores rosadas bastante vistosas,
con fruto capsular cubierto de aguijones suaves y conteniendo varias semillas. El
tegumento exterior, 6 tesia, de estas semillas, contiene un tinte rojo amarillo, que se
extra tratindolas con agta caliente y que es susceptible de descomponerse, segun
Chevreul, en dos principios colorantes, la bixina, que es amarilla, y la orellina, roja.
El Bixa Orellana parece indigcna en toda la America tropical y se cultiva, a
semejanza del cacaotero, desde los tiempos mis remotos. Madura bien sus frutas hasta
1200 m. de altura. La forma silvestre o Achiote cimarrdn, de hojas mis menudas y
6rganos florales menos desarrollados, se encuentra en Costa Rica en los bosques de la
vertiente del Pacifico, hasta una altura de 800 m. aproximadamente. El tinte, firme
y vistoso, se usaba por los naturales para tefiirse el cuerpo y tambien para el adorno
de sus ropas y de various otros objetos. Hoy dia se emplea para dar color a la man-
tequilla, a ciertas classes de queso, a sarazas y demis tejidos. En la cocina criolla, sirve
para colorear el arroz.
La palabra achiote, que design a la vez el arbol y la pasta roja y resinosa
que se extrae del tegumento exterior de las semillas, es una corruptela del nahuatl
achiotl. En las Guayanas, los Indios, llamaban el arbol y su product uruct, de donde se
deriv6 el frances rocou. Anatto, bija y onoto son otros nombres dados al tinte.

Achiotillo Guttiferae
Vismia guianensis (Aubl.) Pers.

Arbusto de hojas opuestas y enteras, cenicientas en su cara inferior: de flores
amarillentas formando corimbos y de bayas negras conteniendo muchas semillas. Crece
en los tallares y montes bajos bien asoleados de la vertiente del Pacifico, de 200 hasta
1200 m. El zumo se emplea a veces para curar las enfermedades de la piel.


- 53 -








H. PrrrIER

Achote. Vase Achiote, que es la verdadera ortografia, conforme con la derivaci6n.
Agapanto. VWase Corona imperial.
Agra Vitaceae
Vitis tiliifolia H. & B.

Bejuco trepador, la base de cuyo tronco mide hasta 20 cm. de diimetro. Se
encuentra en Costa Rica en los lugares secos y montafiosos de ambas vertientes, desde
el nivel del mar hasta 1500 m., y es conocido por el agua pura, de sabor ligeramente
astringente, que dejan escapar los trozos de tallo separados con presteza. Un pedazo
de un metro de largo suele lenar un vaso ordinario, y la presencia harto frecuente de
esta plant en los bosques ha salvado tal vez la vida a mis de un montero extraviado
y asediado por la sed. El agua se reputa diuritica y eficaz tambien en las enfermeda-
des secrets. El bejuco es di6ico, produciendo en los pies hembras racimos de una uva
menuda y acidula. Etim.: Agra es corruptela de agraz, nombre castellano de la vid
silvestre de Europa. En algunas parties, nuestra plant se llama parra.

Aguaeate Lauraceae
Persea americana Mill.

Las numerosas variedades de esta fruta difieren tanto por su forma como por
su tamafio y sabor y no ban sido a6n muy bien estudiadas. En las costas, se cria el
hermoso aguacate de Cuba, ovalado, y que pesa hasta dos kilogramos; en la tierra
templada, se encuentran las classes pequefias, algunas en forma de pera mis o menos
alargada, otras completamente redondas. Entre las iltimas, es digno de especial men-
ci6n el aguacate de anis, con ligero perfume de canela, y que parece poco esparcido.

La pulpa del aguacate tiene le consistencia de la manteca y contiene una fuerte
proporci6n de un aceite verdoso. Es muy agradable al paladar y se come sea sim-
plemente con sal, o hecho en ensalada. En algunas parties se usa en las enfermedades
de las mujeres, y tambien se le atribuyen propiedades afrodisiacas. La semilla o almen-
dra es astringente.

Los caracteres del arbol varian poco. Es de median o gran porte y muy her-
moso. Crece ligero: su madera es de grano fino, pero suave, muy expuesta a la carcoma
e impropia para obras de artes6n o de ebanisteria. Segin Colk y Collins (Economic
Plants of Puerto Rico), su gravedad especifica es 0,643.

Aunque se le da por patria la America tropical, el aguacate se encuentra pocas
veces en Costa Rica en condiciones que hagan patente su espontaneidad y es muy ad-
misible que sus variedades se hayan derivado de species distintas y en various lugares
y 6pocas. La circunstancia de que el nombre aguacate o ahuacate, derivada al parecer
del nahuatl, se usa no solamente en Mexico sino en las Antillas espaiiolas, en toda
la America Central, en el Norte de Colombia y hasta Venezuela, no favorece la opi-
ni6n de un origen exclusive del primer pais mencionado, pues en el Tolima, la fruta
se llama cura, y desde Popayin hacia el Sur, del lado del Pacifico, palta, que es palabra
quechua. Ademis esta misma fruta leva nombres distintos en los numerosos dialectos
de Centro Amirica, como por ejemplo o, oj, ju, un, urn, on, en los del Maya, amd,
en Bribri, deb6-ua en T&rraba, di-kora (el arbol) en Guatuso, etc. Lo mis probable,
pues, es que el aguacate fue cultivado desde la mis remota antigiiedad y en distintas
variedades por toda su present area de dispersion y que el nombre nahuatl, adoptado
por los espafioles, se extendi6 con ellos muy alli de los limits de la influencia mexica-
na anteriormente a la conquista.


- 54 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

Aguacate asec. Vase Ascl
Aguaeatillo Lauraceae

Se aplica este nombre a varias estecies de esta familiar, como
Nectandra globosa (Aubl.) Mez. (llamado tambi6n Quizarrtd pina).
Nectandra rectinervia Meisson.

Persea caerulea (R. & P.) Mez.
Phoebe mexicana Meissn.
Vcanse otros Aguacatillos en "Quizarris y Aguacatillos" y "Canelillo".

Aguacatillo Hernandiaeae
Hernandia Sonora L.

Arbol de median tamafio con hojas mis o menos ovaladas y acuminadas; flo-
res blancas, pubescentes por fuera. La madera es blanca y suave, y de poco uso.

Aguacatillo blanco Lauraeeae
Phoebe Tonduzii Mez. in Beibl. z. Engl. Bot. Jahrb. 67. 1901.

Arbol poco corpulento, de madera blanca, suave, expuesta a la carcoma de
los insects y de poca duraci6n. Se encuentra mis esparcido en la tierra templada de
la vertiente del Pacifico.
Ahuacate. Vase Aguacate.

Segin Ferris (Nahuatlismos p. 2, nota 1) la ortografia ahuacate es mas con-
forme con la etimologia.

Ajenjillo cimarr6n tempadtae
Gnaphalium attenualum D C.

Planta bastante ccmin entire 1.000 y 2.400 m. Anual, alta hasta de 1 m., con
hojas s6siles y lineales y las flores pequelias en glom&rulos paniculados.
Ajenjo Compositae
Artemisia vulgaris L. Sp. P1. 2:848. 1753.
Planta europea raras veces cultivada en los jardines. Es usada en infusiones
como t6nico, febrifugo, anti-helmintico y emenagogo.
Aji Caryoeariaeeae
Caryocar costarricense Donn. Smith
Arbol grande, de hojas digitadas con 3 hojuelas oblongo-elipticas, acuminadas,
y las flores amarillas en racimos terminales. Seialada hasta Ahora solam"nte en el
valle del Diquis, donde se conoce tambi&n bajo los nombres de Ajo y Ajillo.

Ajillo Phytolaceaceae
Petiveria alliacea L.

Hierba que alcanza hasta un metro de altura y desprende un fuerte olor a ajo.
Crece en lugares incultos alrededor de las casas y tiene hojas mis o menos ovaladas


- 55 -







H. PrITER


y flores racimosas, verdosas o rosadas; el fruto Ileva 4 setas espinulosas en el Apice.
Cuando las vacas comen esa hierba, su olor se trasmite a la leche.

Ajillo. Vease Aji, Cebollilla.
Ajo Liliaccae
Allium sativum L.

Planta europea cultivada y usada como condimento, a pesar de su olor repug-
nante. Se usa tambien como remedio indicado por la farmacopea popular.

Ajo. Vease Aji.

Ajonjoli Pedaliaceae
Sesamum oriental L.

Planta herbicea, annual, el cultivo de la cual ha ido tomando importancia ilti-
mamente por causa de sus semillas oleaginosas. Alcanza un metro de altura, tiene
hojas sencillas, lanceadas, flores axilares, con cmliz y corola pentimeros y estambres y
ovario tetrimeros. Las semillas produce un aceite parecido al de olivo. El cultivo
de esta plant no parece haberse desarrollado much en Costa Rica.

Alacrin Boraginaceae
Heliotropium indicum L. Sp. Pl. 1:130. 1753.

Especie esparcida por todos los tr6picos y no escasa en la vertiente occidental
de Costa Rica, desde el nivel del mar hasta los 1200 m. Las hojas machacadas se
usan a veces para disolver abscesos y forfinculos. El nombre vulgar recuerda la inflo-
resencia escorpioidea de la plant. Se llama tambien Cola de alacrin, Alacrancillo,
Lagartillo, etc.

Alacrancillo. VWase Alacrin

Alacrancillo Papilionaceac
Dalea coslaricana Rydberg

Esta mala hierba de los repastos de tierra caliente y templada parece tener
propiedades emolientes y sudorificas. Se llama tambi6n gusanillo y rabo de rat6n.

Ala de ingel Begoniaeeae
Begonia guyanensis A.DC in Ann. Sc. nat. Ser. 4, 11:142. 1859.

Begonia Cooperi C.DC. in Coult. Bot. Gaz. 20:538. 1895.

Plantas trepadoras, de flores pequefias y blancas y frutas provistas con tres ali-
tas, comunes en los bosques h6medos de las tierras caliente y templada y cultivadas
algunas veces como ornamentales.

Ala de mureielago Passifloraceae
Passiflora coriacea Juss.

Planta de las selvas y brefias de tierra caliente, con hojas peltadas y corikceas
y pequefias flores verdosas y apltalas.


- 56 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA


Albahaca Labiatae
Ocimum Basilicum L.

Planta oriunda de la region mediterrinea, que los campesinos cultivan a me-
audo en sus jardines y usan en fricciones en caso de resfrio.

Albahaea cimarrona Labiatae
Salvia Alvajaca Oerst. in Kjoeb. Vidensk. Meddel. 38. 1853.

Esta especie es aparentemente localizada en Costa Rica en los robledales del
Volcin Irazf, en altitudes de 1800 a 2100 m., donde fue sefialada por primer vez
por Oersted.

Albahaquilla Celastraceae
Reynosia latifolia Griseb.

Asi determinada por Donnell Smith; una plant encontrada en 1898 por Ton-
duz en los bosques de El Copey, y no mencionada por Standley en su "Flora de Cos-
ta Rica".

Aleornoque Rosaeeae
Licania arborea Seem.

Arbol de las selvas xer6filas de la tierra caliente del Pacifico, de dimensions
variables y madera dura y manuable. Las frutas contienen una semilla grande de la
que se exprime en algunas parties un aceite usado en la fabricaci6n de jab6n y velas.

Aleornoque Caeelpiniaeeae
Mora megistosperma (Pittier) Britt. & Rose

Arbol conccido en Costa Rica solamente de la region de Golfo Dulce, en el
extreme sur del pais. Es notable por sus enormes semillas, probablemente las mayores
observadas entire todas las Leguminosas americanas.

Aleornoque. Vease Almendro

Aleotin Piperaceae
Piper acuminatissimum C.DC.

Piper medium Jacq. (2). Ic. Pl. Rar. 1,2: t. 8. 1786-93.

Las plants conocidas bajo el nombre de alcotAn tienen en el pais much noto-
riedad por ser consideradas como antidotos del veneno de las serpientes y por tener
otras propiedades por el estilo. El Piper acuminatissimum, que se encuentra con fre-
cuencia por todo el gran valle del rio San Juan, contiene con seguridad un principio
muy active, que no creo se haya extractado y estudiado hasta la fecha. Al mascar las
hojas y renuevos se percibe un sabor agridulce, pungente y muy intense, y al poco rato
ccurren niuseas violentas. No he experimentado con el Piper medium, ni tampoco
con el Baccharis, que son plants conocidas especialmente de Nicoya del litoral del
Pacifico.
Ambas species de Piper pertenecen al grupo de los cordoncillos; el primero es
herbceo y de porte bajo, mientras el segundo forma matorrales de 1 m. a 1.50 m. ile


- 57








H. PrrTER

altura. Las hojas son pequefias, ovaladas y, en la primera especie, rematan en una
punta larguisima. Tambi&n lo iaman Cotin.

Aleotin Compositae
Baccharis trinervis (Lam). Pers. Syn. PI. 2:428. 1807.

Planta sarmentosa, de hojas lanceoladas con caracteristica nervaci6n, y de flo-
res poco vistosas, en racimos erectos blanco amarillentos. Este es el alcotrin de San
Mateo. En T&rraba, las hojas frescas de esta plant se usan para curar u!ceras. Sin:
Sto. Domingo.

Algod6n Malvaceae
Gossypium peruvianum Cav. Diss. 6:313, t. 168. 1790.
Gossypium acuminatum Roxb. Hort. Beng. 51. 1814.
Gossypium hirsutum L. Sp. PI. 2:975. 1753.
Gossypium barbadense L. Sp. P1. 1:693. 1753.

El algod6n arb6reo, de que hay tal vez dos species o dos formas, G. peruvianum
o algoddn de rifnn y G. acuminatum con las semillas sueltas, es probablemente indi-
gena en toda la America tropical, y los naturales lo tenian generalmente en estado semi-
cultivado alrededor de sus casas, en dos variedades, una blanca que era mis corriente,
y otra color de cacao, llamada hoy dia en Costa Rica algod6n tocolote. La baratura de
los tejidos extranjeros ha hecho que se abandon ese cultivo y las interesantes industries
a que daba lugar entire los Indios. Los algodones anuales (G. hirsutum y G. bar-
badense) se dan muy bien en el pais y podrian ser objeto de un cultivo extenso si no
fuera que el gorgojo y otras plagas lo atacan con tal severidad que cada ensayo de cul-
tivo ha resultado en fracaso por la complete aniquilaci6n de la cosecha.

Algodoncillo Rubiaceae
Rondeletia affinis Hemsl, Diagn. P1. Nov. 28. 1878-80.
Arbusto del valle del Rio San Carlos.
Almicigo.--Vase Jifocuave

Almendro Combretaceae
Terminalia Catappa L. Man. 1:128. 1767.

Este arbol, oriundo de la India, pertenece a la familiar del mangle y no tiene
nada comin con el verdadero almendro del Sur de Europa. Es el arbol preferido para
sombra en las plazas y alamedas de la tierra caliente, en toda la zona tropical. Su
madera es suave y no tiene uso: las races, la corteza y especialmente las frutas contienen
much tanino y se emplean para curtir. Las iltimas dan ademis un tinte negro muy
firme y las semillas oleaginosas tienen un sabor bastante agradable.

En Nicoya, a la Terminalia Catappa se le llama Alcornoque.
Almendro. Vase Came asada.
Almendro. -Vase Eboe.
Altamisa.-Vease Artemisa.


- 58 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

Alverja Papilionaeeae
Pisum sativum L.

Cultivado por sus vainas y semillas muy apetecidas como legumbre de mesa,
cuando tiernas.

Alverj6n.-VWase Chimbolo verde.

Amapola Malvaceae
Malvaviscus arboreus Cav.

Malvaviscus palmanus Pittier & Donn. Smith.

Malvaviscus penduliflorus DC.

Malvaviscus spathulatus Garcke.

Las cuatro species costarricenses de malvaviscus se conocen como amapolas,
vocablo acortado a veces en mapola, y el M. palmanus se llama tambien Amapolilla.
Todos son arbolillos de flores rojas y vistosas, de los bosques de tierra templada. Son
muy ornamentales pero no se les conoce otro uso.

Amapola.--Vase Tulipan.
Amarg6n.-V6ase Diente de ledn.

Amarillo Bignoniaceae
Tabebuia chrysantha (Jacq.) Nicholson.

Arbol de menores dimensions, de las selvas secas de la tierra caliente del
Pacifico. Es deciduo y al tiempo de florecer bota sus hojas digitadas, de 5 hojuelas,
y se cubre de un manto de flores amarillas. Es el arbol national de Venezuela. Su
madera, dura y de grano muy fino, es blanca o amarillenta con vetas oscuras. Es
muy buscada para trabajos menudos de ebanisteria. En Nicoya, la misma especie
se llama corteza amarilla y se conoce tambien como Corteza y Guayacin.

Anis Compositae
Tagetes filifolia Lag.

Hierba pequefia, de hojas menudas y flores amarillas, comin en las praderas
y orillas de camino de la tierra templada. Todas sus parties desprenden un fuerte olor
a anis. La infusion se usa como diurdtico. Otros nombres: Anisillo, manzanilla.

Anisillo Compositae
Pectis Oerstediana Rydb.

Mala hierba, de los lugares secos de la vertiente del Pacifico.

Anisillo. --Vease Hoja de la estrella.

An6n Annonaeeae
Annona squamosa L. Sp. 1:537. 1753.


- 59 -








H. PrrTIER


Arbol pequefio (8-10 m.) que se encuentra cultivado en various puntos de la
costa del Pacifico. Las frutas son del tamafio de una chirimoya, pero los carpelos
casi aislados les dan una apariencia escamosa caracteristica. En calidad, esta fruta
es inferior a la anona del interior.
Se da tambiin el nombre de andn a la fruta de otra especie no identificada del
genero Annona, lisa de mayor tamafio y rosada del lado expuesto al sol una vez madura.

Anona Annonaceae
Annona reticulata L. Sp. P1. 1:537. 1753.

Su sabor es desagradable y la came parece como mezclada con arena. He visto esta
especie en Santo Domingo de Osa solamente.
Las varias classes de anonas que aparecen en nuestros mercados y que merecen
en su mayor parte ocupar un lugar preferente entire nuestras frutas, pertenecen tal
vez a species distintas, algunas de las cuales quedan afin por estudiar. La mejor, que
es la de piel lisa con el contorno de las escamas apenas indicado, y de came perfumada
y blanca. es el product de un arbol de median estatura, el Annona reticulata L. Este
irbol solo se da en la parte de la tierra templada que tiene veranos bien marcados;
en los lugares extra hfimedos de la vertiente del Atlintico, echa continuamente vis-
tagos, sin adquirir nunca su desarrollo normal. -
Por error se llama a veces chirimoya a nuestra anona, que es efectivamente muy
parecida, y quizis no inferior, a la especie peruana. La pulpa se emplea en cataplasmas
para desinflamar las ilceras y madurar los abcesos. El polvo de las semillas sirve
para matar piojos.

Anonillo Annonaceae
Guatteria oliviformis Donnell-Smith. Bot. Gaz. 23, 1. 1897.
Arbol pequeiio de la tierra templada. Su madera es mediocre y no resisted al
agua.
Anonillo de cerro Annonaceae
Annona holosericea Safford.

Arbol pequefio de hojas y flores tomentosas, las filtimas con s6lo 3 p6talos.
Sin.: Toreta.

Afiil Fabaceae
Indigofera Anil L. Mant. 2:272. 1771.
Indigofera tinctoria L. Sp. PI. 2:751. 1753.

Estas dos plants, que dan el conocido color iUamado aiiil, caido en desuso hoy
dia a consecuencia de la baratura de los colors quimicos, no han sido nunca de much
importancia en Costa Rica y ahora se encuentran solamente en estado silvestre, con
especialidad en la tierra caliente de ambas vertientes. En Nicoya, se conocen con el
nombre de Jiquilite.

Afiilito.-Vease Zorrillo real.
Apazote Chenopodiaeeae
Chenopodium ambrosoides L. Sp. Pl. 1:219. 1753.

Planta comfun en los escombros y los lugares secos alrededor de las casas. Des-
prende un olor fuerte y nauseabundo y su sabor, algo picante, es sumamente desagra-


- 60 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA


dable. Se dice que su presencia aleja las pulgas y en la medicine popular su infusion
se reputa soberana contra la dispepsia y los c6licos; el zumo mezdado con aceite de
castor es un vermifugo eficaz. Se extrae de todas las parties de la plant un aceite
esencial que se usa tambi&n para expeler las lombrices, tomando algunas gotas en un
terr6n de azicar. En Nicoya, suele laamarse Mt de Mixico.
Dice Cobos, en su "Historia del Nuevo Mundo", pig. 387: "Echan los
Indios (del Per6) esta yerba en sus guisados. Las hojas aplicadas en forma de em-
plasto sobre cualquier tumor, lo resuelven; asimismo resuelven las ventosidades; para
cuyo efecto, sinti&ndose con ellas los indios, comen estas hojas... El cocimiento del
pazote con much sal deshincha las piernas gotosas. En la lengua mexicana se llama
Pazote".

Apio Umbelliferae
Apium graveolens L.

El celeri de los europeos, introducido y cultivado algunas veces como legumbre.

Arbol de pan Artocarpaceae
Artocarpus communis Forst. Char. Gen. 102. 1776.

Este hermoso irbol se encuentra con frecuencia en los lugares poblados de
ambas costas. Los indigenas no parecen haberlo conocido, pues al lado de la iglesia
de Boruca se halla el fnico ejemplar que he visto en la region hoy ocupada por ellos;
fu6 sembrado hace como treinta afios por uno de los curas residents.
En una de las variedades las frutas son esteriles y su pulpa farinosa es la que
se come como fruta de pan. En la otra variedad, que parece menos esparcida en el
pais, la fruta contiene numerosas semillas, algo parecidas a castafias por su forma, y
afin mis por su sabor una vez cocidas. La madera no tiene uso. La leche que mana
de las heridas hechas en la corteza, mezclada con aceite de coco, forma una especie
de brea que se usa en el calafateo de las pequefias embarcaciones. Hervida con agua,
la misma leche da un caucho de calidad muy inferior; se usa tambi6n para curar heridas.

Arbol del viajero Musaceae
Ravenala madagascariensis Sonnerat

Planta notable por sus grandes hojas dispuestas en abanico, en la base de las
cuales se colecta el agua de la Iluvia.

Aromo Mimosaceae
Acacia Farnesiana (L.) Willd. Sp. PI. 4:1083. 1805.

Arbol pequefio y espinoso que se cree es oriundo del Oriente y se encuentra
cerca de las casas en tierra caliente de toda la America Central. Aunque nunca ad-
quiere grandes dimensions, su madera es muy dura y fina y puede usarse para cabos
y otros pequefios objetos. El tronco y las ramas exudan una goma parecida a la
aribiga. Sus vainicas abundan en tanino y se emplean en algunas parties para curtir
cueros; la infusion de las mismas es astringente. Las flores, de color amarillo vivo,
son muy olorosas y se ponen en la ropa blanca para perfumarla; por destilaci6n se
extrae de ellas una esencia agradable que se reputa como estimulante.

Aromo.-Viase Carbdn.


- 61 -








H. PrrriER


Arrayin
.Este nombre se aplica a various arbustos de las regions mis elevadas de las
serranias, entire otras a:
Myrica mexicana Willd. Myricaceae
Myrtus Oerstedii (Berg.) Hemsley Myrtaceae
Pernettia coriacea Klotzsch Ericaceae
Vaccinium consanguineum Klotzsch Ericaceae

y a otros probablemente, ninguno de ellos con uso especial.

Arrayin.--Vase Palo. de miel.

Arrocillo Gramineae
Brachiaria plantaginea (Link.) Hitchc.

Tierra caliente. Zacate apreciado como past. Lo he visto cultivado expe-
rimentalmente en el Campo de Ensayos de Guadalupe en 1907 y 1908.

Arroz Gramineae
Oryza sativa L. Sp. P1. 1:333. 1753.

Se admite generalment que el arroz es oriundo del Oriente. Hoy dia su cul-
tivo esti muy generalizado en los tr6picos y subtr6picos. En Costa Rica se produce
de excelente calidad, pero en cantidad muy insuficiente para el consume local, en toda
la parte poblada de la parte caliente del Pacifico y en los llanos de San Carlos y de
Sarapiqui. Nuestra variedad pertenece a lo que se conoce como arroz de montaiia, y
crece sin que sea necesaria la inundaci6n peri6dica del terreno. El cultivo es muy
primitive y no ha recibido ain la atenci6n que merece, si se consider que el pais podria
producer una buena parte de los dos millones de kilogramos y mis que de este grano
se important anualmente.

Artemisa Compoeitae
Chrysanthemum Parthenium (L.) Pers. Syn. 2:462. 1807.

Oriunda de Europa y cultivada en los jardines, esta plant aparece algunas veces
espontineamente en los escombros y en las vegas.

Asci Styracaceae
Styrax polyneurus Perkins

Arbol de los bosques de El Copey, de 4-6 m. de altura, de hojas enterizas,
estrellado-tomentosas en el enves, y flores blancas o rosadas. Otros nombres: Aguacate
ascj, Resino.

Avisp6n Malvaceae
Hibiscus cannabina L.

Arbusto de la Malasia, con grandes flores colgantes, encarnadas ornamental y
por esta raz6n cultivado en los jardines.


- 62 -








ENSAYO SORE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

Ayote Cucurbitaceae
Cucurbita Pepo L.

Cultivado en todo el pais en innumerables variedades, una de las cuales se llama
sapayo. Es uno de los cultivos intercalados en las milpas, y constitute un element de no
escasa importancia en la alimentaci6n del pueblo. Ayote es el ayotl del nahuatl y sapayo
se deriva del quechua.

Azahar
Se llama asi la flor del naranjo usada para coronar a las novias. (Vease Naranjo).

Azahar de la India Rutaceae
Murraya exotica L. Mart. 2:563. 1771.

Arbusto inerme, siempre verde, con hojas imparipinadas, de 3-9 hojuelas obovales
y obtusas; flores blancas, olorosas, el fruto una baya roja, redonda y jugosa de hasta
1.5 cm. de diam. Oriundo de la India y cultivado en los jardines.

Azahar de monte Gutliferae
Clusia odorata Seem.

Arbusto o arbol, a veces epifitico, las hojas algo gruesas, obovales y mis o me-
nos atenuadas en ambos extremes, los peciolos cortos y sin alas; las flores pequefias,
blancas, con tintes rosados, las cipsulas ovaladas, largas de 2.5 cm. o mis. Es muy
frecuente en los bosques hfmedos de la vertiente atlintica, hasta unos 1.000 m., de
altitude y asimismo en la otra vertiente. La leche amarilla que mana de todas las parties
de este arbol se usa de diversos modes por nuestros campesinos, ya sea como purgante
energtico, o en composici6n para ungiientos de sanar las Ilagas, o en fin para calafa-
tear los botes. Las flores son muy buscadas por su olor, que conservan afn secas, y tam-
bien se usan en la preparaci6n de un t6 pectoral. El nombre copel es usado en Nicoya:
en el interior se dice copey, y las flores son las conocidas come azahar de monte. Vease
tambiin Copeicillo.

Azucena Liliaceae
Lilium longiflorum Thunb.

Hermoso lirio blanco, oriundo de la India y a menudo cultivado en los jardines
de la region templada. Se usa much para coronas finebres, y en Venezuela, la infu-
si6n de las flores se usa como sudorifico.

Azul, azul de mata.- Vease Sacatinta
Azulillo. Vease Zorrillo real

Bailarina Cactaceae
Zygocactus truncatus (Haw.) Schum.

Planta inerme, muy ramificada y con articulos cortos y comprimidos, aserru-
lados en los bordes; las flores son terminales, largas de 6-7 cm., con largo tubo y el
perianto carmesi o blanco; el fruto es morado, obovoideo y largo hasta 2 cm. Es plant
importada del Brasil y cultivada como ornamental.


- 63 -








H. PITTIER

Balsa Bombacaceae
La sistemitica de este genero ha sufrido muchas alteraciones desde la publica-
ci6n de la primera edici6n de la present obra en 1909, cuando aqu6l se consideraba
como monotipico y todos los ejemplares se adscribian al Ochroma Lagopus de Swartz.
Pero, aunque no es inverosimil que un g6nero distribuido sobre tan vasta irea, esto
es, en la faja cilida de toda la America tropical, haya sufrido en el curso del tiempo
y con la variabilidad del habitat, modificaciones realmente especificas, es precise reco-
nocer con Standley cue las species de Rowlee estin, al menos en parte, basadas sobre
"caracteres sin importancia ni constancia". Nos limitaremos a enumerar abajo las tres
species dadas en la Flora de Costa Rica, con la observaci6n de que se distinguen prin-
cipalmente por caracteres de las hojas que varian en una misma especie con el clima
y las condiciones edificas, y que las descripciones incompletas dificultan las compara-
clones.
Tambien en el iltimo cuarto de siglo se ha extendido much la importancia
econ6mica de la balsa. Ain considerado bajo el punto de vista de su papel primitive
en la vida de los aborigenes de las selvas no carece de interns, pues de su corteza ha-
cian sus cuerdas, mecates y mecapales, con los troncos livianos improvisaban balsas o
embarcaciones con las cuales cruzaban o bajaban los rios; la lana que envuelve las se-
millas se usaba para almohadas, etc. En la industrial modern esa lana tiene tambien
various usos, pero es la madera la que tiene mis demand, es mis liviana que el corcho
y al mismo tiempo algo resistente; se usa en gran escala en la insulaci6n de las refrige-
radoras, en la fabricaci6n de salvavidas, etc. Entre los habitantes del tr6pico esa ma-
dera suave se usa para afilar navajas de afeitar y otros instruments finos. De las semi-
Ilas se ha obtenido un aceite de comer muy bueno. Se asegura que la infusion de la
corteza de las races es un active em6tico, y, en El Salvador, las hojas tiernas sirven
a veces de alimento para el ganado en las 6pocas de sequoia.
Las balsas son arboles a veces corpulentos y que alcanzan hasta 20 o 25 m.
de altura. Su ramaz6n es escasa y la corona usualmente deprimida. Las hojas son lar-
gamente pecioladas y con limina mis o menos ovalada y ligeramente lobulada; las
flores son grandes, mis o menos blancas o rojizas, los estambres numerosos y unidos
y el fruto una cipsula alargada con numerosas semillas envueltas en una lana abun-
dante, de color bruno. Son arboles de tierra caliente que prefieren los aluviones de los
rios y las laderas medio despobladas, pero nunca ocurren en las selvas tupidas; a veces,
despubs de un desmonte, cubren el suelo con sus almicigos, sin que se conciba de d6n-
de procedi6 la semilla.

El arbol crece muy ripidamente y, segfin informa Standley, en la costa atlintica
de este pais se han hecho ensayos de cultivo, con resultados que no conocemos.
Especies enumeradas en la "Flora de Costa Rica":
Ochroma bicolor Rowlee Llanos de Sta. Clara.

Ochroma limonensis Rowlee Desde Panami hasta Honduras, en la costa
atlintica.
Ochroma velutina Rowlee Costa del Pacifico; Isla del Coco.

Balsa Euphorbiaceae
Croton sp.

Arbol que crece en bosques secundarios, en los llamados targuasales. La ma-
dera es buena, liviana y propia para casi todos los usos corrientes. No parece que haya
sido identificado.


- 64 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

Balsamo de Copaiba.- Vase Cativo
Basamo del Peri. Vease Chirraca
Bilsamo negro.- Vease Chirraca.

Bambali Dipsacaceae
Scabiosa atropurpurea L.

Planta ornamental, herbkea, oriunda de la cuenca mediterrinea. Alcanza 60
cm. de altura, las hojas son diversamente dentadas o liradas, o pinnatifidas; los ca-
pitulos se forman de muchas flores, en muchas variedades multicolores. Es muy a me-
nudo cultivada, en los climas templados o subtemplados especialmente.

Bambd Gramineae
Bambusa vulgaris Schrad.

Graminea gigante, oriunda del Asia, pero esparcida en toda la zona tropical.
Se cultiva por sus tallos, livianos y fuertes que se aplican a diversos usos, pero tam-
bi6n como plant de adorno en los jardines.

Bananos. VWase Pldtanos.
Barba de viejo Ranunculaceae
Clematis dioica L.
Clematis grossa Benth.

Plantas trepadoras de hojas opuestas y pinnadas, flores blancas en panojas, los
s6palos 4 y los p6talos nulos. El nombre vernacular se refiere a la lana que rodea las
semillas. Las fuertes fibras de los tallos se usan a veces para amarras y las hojas tienen
propiedades ciusticas y vesicantes. La lana se llama tambi6n Cabellos de Angel.

Barbasco Sapindaceae
Serjania inebrians Radlk. Monogr. Serj. 346. 1875.

Bejuco de los chaparrales y setos de tierra caliente. Los Indios machacan las
hojas y retofios y los echan a los rios para embriagar los peces, los que luego se dejan
coger sin mayores dificultades. El nombre de barbasco se aplica tambi6n, en Costa Ri-
ca y en otras parties de la America tropical, a varias otras plants del mismo uso.
(Buddleia, Hura, Jacquinia, Piper, Tephrosia).

Barbudo Compositae
Piptocarpha chontalensis Baker

Arbusto semi-trepador de la tierra caliente del Pacifico.

Barrabis Euphorbiaceae
Euphorbia cotinifolia L. Sp. PI. 2:465. 1799.

Arbusto, o un arbol pequefio, del que mana una leche en extreme venenosa,
usada antiguamente por los brujos indios y por las mujeres terrabefias cansadas de sus
amos. Valle del Diquis.


- 65 -








H. PITTIER


Barrig6n. Vase Ceibo verde.

Batamba Polygonacaeac
Chusquea subtessellata Hitchc.

Bambf o caiiuela de los altos piramos de Buena Vista y Cerro de la Muerte
(2700-3000 m.), donde constitute un precioso recurso como forraje para los animals
de transport. Sus extensos chaparrales legan a cubrir hasta la cima mis alta. Llamado
tambien bejuco de canasta.

Bateita Bignoniaceae
Amphilophium paniculatum (L.) HBK

Bejuco de tierra caliente, de tallos cortos, hojas casi siempre con dos hojuelas
revestidas en su envis con un tomento denso, estrellado; las flores paniculadas con ca-
liz escamoso y corona entire rosada y morada. El fruto mide unos 6 cm. de largo; en for-
ma de dos valvas, y es a 6stas que corresponde el nombre de bateitas. A veces se llaman
tambi6n cucharillas.

Bejueo azul. Vease Venadero.

Bejuco de canasta Gramineae
Muehlenbeckia tamnifolia (HBK)

En la tierra templada y fria de todo el pais. Es una plant herbicea, trepadora e
invadiendo a veces la copa de los arboles. No se le conoce uso.

Bcjuco de canasta Liliaceae
Smilax lanceolata L.

La plant es glabra, pero los tallos algo espinosos; las hojas son ovaladas o
lanceadas, con 5 nervios; las flores umbeladas, verdosas, cuelgan de delgados pediculos;
las bayas, mis o menos rojizas, miden hasta 10 mm. diim.

Bejuco de canasta.-Vease Batamba.
Bejuco de culebra Caesalpiniaceae
Bauhinia sp.

Coleccionado por Tonduz o Pittier en los bosques de Nicoya, las muestras deben
hallarse en el Herbario de San Jose o en el de Washington.

Bejuco de leche Apocynaccae
Mesechites trifida (Jacq.) Muell.-Arg.

Planta herbicea, voluble, glabra, las hojas ovaladas u oblongas, las flores de
color blanco verdoso, los foliculos delgados, largos hasta de 40 cm. Es especie de
tierra caliente, sin usos conocidos.

Bejueo de San Jose Apoeynaceae
Allamanda cathartica L.

Frutice rastrero o trepador de tierra caliente, de hojas verticiladas, mis o
nenos lanceoladas, flores hacinadas, grandes, con corola embudada, amarilla; cipsula


- 66 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA


orbicular, densamente cubierta con espinas suaves. Es plant muy ornamental, pero
segrega una leche venenosa; la infusion liviana de las hojas obra como laxante; en
dosis mayores o concentrada es un em6tico y purgante violent. Otro nombre es
Jalapa.

Bejuco de napo Aselegiadaccae
Marsdenia nicoyana Pittier

Planta laticifera sin importancia, esparcida por las orillas de los caminos y en
las brefias de Nicoya y Guanacaste.

Bejaco espinoeo Sapindaceae
Serjania mexicana Willd.

Planta sarmentosa y armada, de la tierra caliente, sin usos conocidos.

Bejeco Iasi.-V&ase lasi.

Bejuco juriso Sapindaceae
Serjania rufisepala Radlk. in J. D. Smith Enum. Pl. Guat. 2:11a. 1891.

Serjania sordida Radlk. Mon. Serj. 272. 1875.

Los tallos flexibles y fuertes se usan en la confecci6n de las canastas para la
recolecci6n del cafe. Ambas species son de la faja superior de la tierra caliente.
(El S. rufisepala esti descrito en Bot. Gaz. 16: 191. 1891.).

Bejceo real Araceae
Anthurium scandens (Aubl) Engl. in Mart. Fl. bras. III, 2, 78. 1840.

Trepa per los troncos de los irboles de las selvas. Su tallo flexible y fuerte
tiene empleo en la industrial indigena para hacer canastos y sobre todo para amarrar
el armaz6n de las casas. Tiene para los indios la misma importancia que el alambre
y los clavos para la gente civilizada.

Bejuco Trompeta.-VWase Flor de luna.

Bellisima Polygonaceae
Antigonon leptopus Hook. & Don.

Planta ornamental, enredadera, oriunda de Guatemala y de abundantes flores
rosadas.

Berenjena Solanaceae
Solanum Melongena L.

Especie de origen asiftico, cultivada, aunque no con much frecuencia, por sus
grandes frutos de color morado oscuro; de uso culinario. Combinada con aceite de
coco, se emplea tambi6n la pulpa de esas bayas, para madurar tumores.
Berenjena Solanaccae
Por su aparente semejanza con la especie anterior, se da este nombre a varias
especes indigenas del mismo ginero Solamum (S. ciliatum Lam, Rabo de chancho),


- 67 -








H. PrrnER

S. laurifolium Mill., S. ochraced-ferrugineum (Dunal) Fernald, S. torvum Sw., viase
Berenjena cimarrona, etc.)

Berenjena cimarrona Solanaceae
Solanum torvum Sw. Prodr. Veg. Ind. Occ. 47. 1788.

Arbusto erecto de 1-3 m. de altura, armado, las hojas oblongas o lanceoladas,
las flores blancas en cimas geminadas, las bayas mis o menos ovaladas. Sin uso
conocido.

Berenjena espinuda Solanaceae
Solanum ferrugineum Jacq.

Arbustillo hasta 2 m. alto, con ramas densamente ferrugineo-tomentosas, las
hojas grandes, estrellado-tomentosas en la cara inferior, la flor blanca, el fruto ama-
rillo. Sin uso conocido.

Berenjena silvestre.-Vease Berenjena cimarrona

Berro Cruciferae
Nasturtium officinale R. Br. in Ait. Hort Kew. 2: IV, 3. 1812.

El berro es completamente naturalizado en las aguas corrientes de la vertiente
atlintica, en donde su introducci6n y esparcimiento se deben en gran parte al Dr.
P. J. Valverde. Es una plant verdaderamente sana y refrescante, sin mengua de las
propiedades medicinales que le atribuye el vulgo. En la region superior parece re-
puesto por el Nasturtium palustre.

Biborana.-Vease Viborana.

Bicho Caesalpiniaceae
Cassia bicapsularis L. Sp. P1. 1:376. 1753.

Leguminosa comfin en los lugares incultos de la tierra caliente. En T&rraba,
las semillas tostadas se usan algunas veces en lugar de cafe.

Bijagua..-Vase Vijagua.

Bijarro.--Vase Guijarro.

Biojo Labiatae
Hyptis capitata Jacq. Coll. 1:102. 1786.

T&rraba. Planta aromitica, cuya infusion se usa para calmar los dolores de
muelas. En el dialecto de Trraba, se llama kung-ud. Es generalmente esparcida en
la tierra caliente done se conoce tambien bajo los nombres de Coquita y Churrite.

Biscoyol..-VWase Uiscoyol.
Bitamo Euphorbiaceae

Pedilanthus tithymaloides Poit. in Ann. Mus. Par. XIX, 390, t. 19:1812.


- 68 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA


Planta de hojas gruesas, carnosas y con una especie de ala en la cara inferior,
a lo largo del nervio median. Se usa a veces para formal setos vivos, pero no es de
aconsejar como plant de adorno en los jardines, en raz6n de la leche corrosiva que
contiene. Se llama tambi6n Bitamo real y Zapatilla.

Bledo Amarantaeeae
Amarantus spinosus L. Sp. PI. 2:991. 1753.
Amarantus hybridus L.

Malas hierbas de las tierras secas y ricas. Las hojas y renuevos se usan a
veces como quelites.

Boea de le6n Scrophulariaceae
Antirrhinum majus L. Sp. PI. 1:617.. 1753.

Especie oriental frecuentemente cultivada en los jardines de las fajas supe-
riores de la tierra caliente e inferior de la tierra templada. No produce semillas.

Bogamani Myristeaceae
Virola sebifera Aubl.

Este es el nombre verniculo panamefio. Es extraiio que no se haya conseguido
ncmbre verniculo para un arbol esparcido, segfn me consta, en Talamanca, donde en
mi tiempo las semillas, inscrtas en palitos, se usaban en lugar de velas. Es arbol
grande, no maderable, con hojas que alcanzan hasta 40 cm. de largo y nueces ovoideas
largas de 2-3 cm.

Bombillos.-V6ase Iqorbo.

Borraja Boraginaeeae
Borago officinalis L. Sp. P1. 1:137. 1753.

Planta del Mediterrineo muy conocida en la medicine popular como sudorifica
y emoliente. Cultivada algunas veces en las parties altas del pais (Cartago, Tierra
Blanca, El Zarcero).

Bet6n de amor Cyperaeeae
Cyperus tenerrimus Presl.

Planta de las playas arenosas del Pacifico.

Bot6n de oro Serophulariaceae
Calceolaria mexicana Benth.

De frecuente ocurrencia en las selvas hfimedas de la tierra templada. Es una
plant herbcea de hojas pinatifidas y flores de color amarillo dorado. El mismo
nombre se da algunas veces a una Compuesta, Wedelia acapdlcensis HBK, coming en
los lugares incultos de la Meseta central.

Botoncillo.-Vase Cerillo.


- 69 -








H. PrrrER

Bracino Styraceeae
Styrax argenteus PresL
Styrax glabrescens Benth.

Arboles de la costa del Pacifico, en las selvas entire 500 y 1500 m. El primero
no excede de 6 m. de altura, el segundo alcanza hasta 10 m. No se les conoce uso.
Se les llama tambien Resino, Laurel, TubEs.

Brasil.-VWase Mora.

Broma Bromeliaceae
Pitcairnia heterophylla Beer, Bromel. 68. 1857.

Epifita de hojas angostas y escasas, de flores rosadas protegidas por envolturas
velludas y aguijoneadas. Habita la region montafiosa, sobre todo en la vertiente
del Pacifico, y la infusion de las hojas veraniegas se reputa soberana contra la disen-
teria.

Buena noche.--Vase Dama.

Burio Tiliaeeae
Heliocarpus appendiculatus Turcz. Bull. Soc. Nat. Mosc. 31, 1, 226. 18.
Heliocarpus Donnell-Smithii Rose
Heliocarpus mexicanus (Turcz.) Sprague.

El nombre de burio o palo de burio, se aplica a varias Tilikeaes y tal vez a
irboles de otras families, cuya corteza fibrosa y fuerte es adecuada para hacer meca-
pales, cuerdas de amarrar bultos, etc. De hecho, me parece que burio es mis bien el
nombre que se da a la amarra y que, al designer los irboles que la proporcionan, se
deberia decir siempre palo de burio.

Burio.--Vase Peine de Mico.
Burio de montaia.-VWase Muieco.
Buriogre.--Vase Nigiito.
Buriogre amarillo.-Vease Mufneco.

Burriquita Teophrastaceae
Jacquinia macrocarpa Cav.

Arbusto de Guanacaste, de 1-4 m. de altura, hojas desde lanceoladas hasta
ovaladas y con espinita punzante en el apice; flores anaranjadas. Usada por los pes-
cadores para entumecer los peces. Sin.: Siempreviva.

Cabalonga Cneurbitaeeae
Fevillea cordifolia L.
Bejuco afamado en la medicine popular. Es bastante esparcido en la tierra
caliente y se reconoce por sus tallos gruesos, sus hojas anchas con largos peciolos, la


- 70 -








ENSAYO SOBRE PLANTAS USUALES DE COSTA RICA

lamina ovalada, entera o mis o menos lobulada, sus flores unisexuales, las masculinas
amarillas con amplias paniculas y sus frutos de la forma y tamano de una naranja y
de cscara dura y lisa, conteniendo cada uno 12 semillas. Una de stas molida y
cocida en infusi6n en medio litro de agua, es un purgante muy enirgico para una res
atacada de morriia, y por eso la cabalonga se consider como remedio muy eficaz para
tal enfermedad. Se ha usado tambien con muy buen 6xito contra la fiebre amarilla.
En T&rraba, la misma plant se llama chichimora, y en Boruca contraveneno.

Cabhllos de angel.
Este nombre se aplica a las varias species de Cuscuta, plants parisitas de la
familiar de las Convolvulceas, por sus tallos finisimos.

Cabellos de ingel.-Vase Barba de viejo, Fideos. Carboncillo.
Cabeza de vaca.-Vase Espinillo.
Cabulla.-Vease Cabuya.

Cabuya
El nombre aplicado a todas las species de Furcraea. Por extension, se llaman
tambi&n cabullas a las amarras hechas de la fibra de estas plants.

Cabuya con espina Amaryflidaceae
Furcraea Cabuya Trel.

Abunda en terrenos secos de la tierra templada y es raras veces cultivada, aun-
que su fibra es fina y fuerte y se usa en la fabricaci6n de varias classes de cordajes.

Cabuya sin espinas Amaryllidaeae
Furcraea Cabuya v. integra Tre.

Cultivada con mis frecuencia pero probablemente indigena tambi6n. A esta
variedad se dan tambi6n los nombres de Cabuya blanca y Cabuya de Olancho.

Cacahuate o eacahnete.-Vease Cacao mani.

Cacalojoehe Apoeynaceae
Plumeria rubra L.

Arbusto cultivado a veces en los jardines o cerca de las casas, pero que crece
naturalmente en las peiias y acantilados de la costa del Pacifico. Sus flores olorosas
forman el adorno favorite de la cabellera de las muchachas indias.-Etim.: nahuatl
cacaloxochitl, flor de cuervo, de cacalotl, cuervo, y xochitl, flor. El juche de San Jos6
es la misma especie.

Cacao Stereliaceae
Theobroma L.

El cacaotero es probablemente indigena en Costa Rica, como lo es tambien en
las demis parties de America Central. Se encuentra silvestre en los bosques de Nicoya
y en la parte Sur de la vertiente del Pacifico y se cultiva desde los tiempos mis remotos.
En la actualidad, nuestras principles variedades comerciales son el cacao Matina, que


- 71








H. PrrrTER


es sin duda el criollo de los antillanos, y que puede considerarse como una raza mejo-
rada de la especie indigena; el Matinita, segin se afirma, de la Martinica y cuyo nombre
legitimo seria calabacillo; en fin el Matinita grande, que corresponderia al forastero,
el que es un hibrido inestable entire las dos anteriores variedades.
El nombre Matina se deriva de la circunstancia de haber gozado el product
de las fincas del lugar asi denominado, de especial fama entire los costarricenses, desde
los tiempos coloniales. Matinita y Matinita grande son expresiones que no requieren
explicaci6n y que, siendo muy impropias, deberian abandonarse. En cuanto a la pala-
bra cacao, se deriva del nahuatl cacahuatl.
El criollo 6 Matina es ciertamente un product de especial calidad y es possible
que su cultivo sea de mejor provecho para el consume interior. Pero en lo referente
a la exportaci6n, el calabacillo es ciertamente preferible: el agricultor no debe esfor-
zarse en producer una calidad superior para mero aliciente de su vanidad, sino que
debe concretar exclusivamente sus esfuerzos en hacer su trabajo lucrative. Ahora
bien, los fabricantes de chocolate prefieren el grano del calabacillo,-pequefio, de
mala apariencia y de calidad ciertamente inferior,- porque, siendo Este mis amargo,
gastan mas azucar, product baratisimo, para endulzar la pasta. Prodfzcase, pues,
cacao calabacillo, tanto mis cuanto que este rinde regular cosecha a los cuatro afios,
mientras el criollo hace esperar hasta doce y diecis6is afios, y que el primero es, por
termino medio, cuatro veces mis prolifico que el segundo. Agriguese a estas des-
ventajas del criollo que parece poco adaptado a la costa del Atlintico, y que es muy
delicado, mientras el calabacillo es plant r6stica y robusta que aguanta sin perjuicio
la lluvia y el sol.
La producci6n cacaotera ha recibido en Costa Rica un impulse notable en los
fltimos afios, habiendose establecido various grandes cacaotales, con sus respectivos
beneficios, en la costa del Atlintico. En 1895, se importaba todavia algo de este
grano para abastecer el mercado interior: en 1905, se exportaron cerca de 140,000
kilogramos, sin mengua del consume del mismo pais, que no deja de ser considerable.
En los iltimos afios, a consecuencia de la desaparici6n de los bananales, destruidos
por una enfermedad criptogmnica, los cacaotales han alcanzado todavia mayor exten-
si6n y se ha aumentado considerablemente la importancia econ6mica de esta rama de
nuestra agriculture.
Al revisar mis notas sobre el cacao en Costa Rica no encuentro ninguna cons-
tancia de la existencia de Theobroma Cacao L., el cacao criollo, en el pais. Esta especie
no se ha encontrado nunca en estado silvestre y si, como es possible, se ha introducido
alguna vez en Matina, dindole fama al product asi nombrado, ha perdido ya su iden-
tidad especifica y s6lo persiste como recuerdo en las numerosas formas hibridizadas
del grupo mal delimitado de los Forasteros. Bien es sabido que entire Theobroma
Cacao L. y Th. leiocarpa Bernouilli, lo mismo como entire ciertas species de Hevea,
procede un sin fin de cruzamientos en cuyos products llegan hasta desaparecer los
caracteres tipicos de los parientes originales.

Cacao calabacillo.-Ver Cacao.

Theobroma leiocarpa Bernouilli.

Sin.: Matina, matinita.

Cacao de ardilla Sterculiaceae

Theobroma purpureum Pittier

Arbusto de los bosques inferiores de la vertiente del Atlintico, de troncos sen-
cillos, de 3 i 4 m. de altura, hojas digitadas de cinco hojuelas y mazorcas pequefias,


- 72 -







ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

sksiles y fijas del tronco; estas frutas cubiertas de pelitos caedizos e irritantes, se
vuelven amarillas en su madurez y encierran numerosas semillas del tamanio de un
grano de maiz, envueltas en una pulpa agridulce, como la del cacao comfn. Los
indios bribri, quienes llaman esta especie uis-ub, usan dichas semillas, despues de
tostadas, para preparar una bebida algo amarga.

Cacao cimarr6n Bombaeaceae
Pachira pustulifera Pittier

Especie end6mica, aparentemente localizada en el valle de Turrialba y en Tucu-
rrique. Es arbol pequefio, con las hojas tomentosas en el env6s.

Cacao de mico.-VWase Teta negra.

Cacao de mieo. -Vease Granadilla de arbol.

Cacao mani Fabaeeae
Arachis hypogaea L.

Esta plant, de semillas oleaginosas que tienen la propiedad de enterrarse a si
mikmas para madurar, es muy poco cultivada en Costa Rica, aunque se da muy bien.
Se important pequefias cantidades de estas semillas y se venden en las calls, despues
de tostadas. Son bastante alimenticias, pero muy indigestas. En Nicoya, lo mismo
que en las demis secciones de Am&rica Central, el Arachis hypogaea se llama cacachtle,
Sin.: Cacahuate o cacahuete, del nahuatl cacahuatl. Tambien talcacao, de tlalli, tierra,
suelo, y cacahuatl, de cacao de tierra.

Cacao pataste Sterculiaceae
Theobroma bicolor Humb. & Bonpl.

Esta especie es muy escasa en el pais, sea silvestre o sembrada en los cacaotales.
Es notable por su fruta, parecida a una nuez enorme y de envolturas lefiosas y duras.
La almendra se usa como la del cacao comfin y se mezcla a veces con este iltimo.

Cacao silvestre Sterculiaceae
Theobroma angustifolium DC

En la vertiente del Pacifico, este irbol es casi siempre alto y grueso, y de rami-
ficaci6n simtrica, mientras los ejemplares que he podido observer del lado del Atlin-
tico eran por lo general deformes y bajos. La corteza es lisa, las hojas lanceoladas,
angostas y blancuzcas por debajo; las flores, que se dan s61o en las ramas nuevas, son
de color amarillo vivo y muy abundantes; las mazorcas son ovaladas, mis o menos
irregulares, de color castafio oscuro o canelo y no muy grandes. En Nicoya, donde
el irbol abunda en los bosques, usan las almendras para refrescos y laman la especie
cacao de mico.

Cachitos Apoeynaceae
Tabernaemontana chrysocarpa Blake.

Arbusto de la tierra caliente del Pacifico, sin usos conocidos.


- 73 -








H. PITrrER

Cacho de venado Araliaceae
Gilibertia arborea (L.) Marchal. Sin.: Zopilote

Oreopanax Liebmanni. Marchal.
Oreopanax Standleyi A. C. Smith.

El nombre dado a esos arboles, todos de la misma familiar, se origin sin duda
en la semejanza de sus inflorescencias, en espigas ramificadas, con los cuernos de los
venados. Sin.: Matapalo (Oreopanax), Moquillo.

Cacique Myrtaceae
Eugenia costaricensis Berg.
Eugenia lepidota Berg.
Eugenia Pittieri Standl.

Arboles pequefios o de median tamafio, de la tierra templada del Pacifico.
El coraz6n del tronco, de color rojizo oscuro, es durisimo y casi inalterable, de modo
que a6n se encuentra en el mantillo de humus del bosque, cuando el resto del
arbol esti ya enteramente carcomido. Los pedazos asi extraidos del suelo se usaban
por los antiguos indigenas para confeccionar los bastones de mando de sus caciques,
y de alli se original el nombre conservado al irbol. La misma madera se usa para
hacer los timones de las carretas. En Alajuela y otras parties se conoce con el nombre
de murta, que se da tambien al Eugenia costaricensis.

Cafeto lobiaceae
Coffea arabica L.

Seg6n datos recientes, recopilados y analizados por el Sr. Lic. don Cleto Gon-
zilez Viquez, el cafeto, al que Costa Rica debe en gran parte su present prosperi-
dad, se introdujo hacia 1808 por el Gobemador Acosta, contribuyendo much los
esfuerzos del Padre Velarde a implantar su cultivo. Poco se tard6 en palpar los bene-
ficios que este, generalizindose, podia reporter, por lo cual las autoridades se afanaron
en facilitar su esparcimiento en la zona habitada del pais, ya sea cediendo terrenos
baldios en ventajosas condiciones, o mejorando las vias de comunicaci6n. Asf es
que poco a poco el cafe lleg6 a ser el principal product de Costa Rica y, siendo su
cultivo compensado por ganancias muy pingies, las demis ramas de la agriculture
decayeron casi por complete. Este fu6 un error cuyas consecuencias hubieran llegado
a perturbar gravisimamente el equilibrio econ6mico del pais, a no ser que otras
industries, en particular la bananera, vinieron a buen tiempo a contrarrestarlas.
Hoy dia, el cafe tal vez no se haya mantenido en el primer lugar entire los
products exportados de Costa Rica, pero sigue siendo fuente de bienestar para la
gran mayoria de la poblaci6n del interior. En ningin otro pais ha alcanzado su
cultivo y benefido un grado de perfecci6n tan elevado como entire nosotros. Pero
al decir esto con pleno conocimiento del asunto, desde luego que ha tenido bastantes
ocasiones de establecer por si mismo el paralelo con lo que se hace en otros paises,
el que esto describe no pretend set absolute, pues bien le consta que mejoras pudieran
a6n introducirse y errors corregirse, esto con especial referencia al cultivo. Con todo,
el grano de oro de Costa Rica ocupa un lugar preferente en los mercados extranjeros


- 74 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA


y las preciosas calidades que posee constituyen una s6lida garantia para el porvenir de
su industrial en esta pequefia Repibblica.
Los cafetales se encuentran principalmente en la parte central del pais, en la
zona comprendida entire las alturas de 800 y 1400 metros. En la vertiente del Atlin-
tico, el cafeto no prosper en niveles bajos, ni en distritos muy himedos, en donde lo
acosan las enfermedades parasitarias; tampoco conviene sembrarlo en terrenos de ex-
cesivo declive. En la costa del Pacifico, es probable que pudiera cultivarse con
6xito hasta cerca del nivel del mar, esto es, hasta un limited inferior de 200 m., poco
mis o menos.

Cafete de Liberia Rubiaeeae
Coffea liberica Hieron.

Cultivado algunas veces, mis bien como curiosidad que para provecho. El
arbol es de mayores dimensions que el C. arabica y los granos tambiin son much
mis grandes.

Cafecillo Rubiaceae
Psychotria eurycarpa Standl.

Arbustillo de la tierra caliente del Pacifico, sin usos conocidos.

Cafecill. -Vase Ranji.
Caifas

Nombre dado a los frutos comfnmente servidos en la mesa campesina como
verduras o legumbres, de varias Cucurbiticeas, como siguen:

Caifa Cueurbitaceae
Cyclanthera pedata Schrad.

Cyclanthera Tonduzii Cogn.
La primera es la fnica especie cultivada y no existen pruebas ni menci6n de
que se haya encontrado en otra condici6n en Costa Rica; a veces se la llama pepino.
La segunda especie s6lo se ha encontrado en estado silvestre. Ambas son plants
enredaderas, muy ramificadas, con zarcillos, hojas compuestas, de 5-7 hojuelas, los
frutos setosos o espinosos, largos hasta de 10 cm. en la primera especie pero no exce-
diendo de 4 cm. en la segunda.

Caifa Cunerbitaceae
Elateriopsis Oerstedii (Cogn.) Pittier.

Planta parecida a Cyclanthera, s61o que las 5 anteras no forman un. anillo
sino una cabezuela: los frutos ovoideos miden hasta 8 cm. de largo y figuran comin-
mente en los mercados, a veces como chayotillos. La plant se cultiva con bastante
frecuencia en la tierra templada.

Caimit Sapotaceae
Chrysophyllum Cainito L.

Cultivada en la faja inferior de la tierra caliente del Pacifico. Existian en
San Jos6 algunos arboles que florecian y no fructificaban. Standley menciona que


- 75 -








H. PrrrI-

es probablemente oriundo de Las Antillas y que no se ha encontrado en Costa Rica
en estado silvestre. Es irbol hermoso, notable por su brillante follaje, con las hojas
de color rufo-dorado en el env6s. La madera es buena: la infusion de la corteza se
reputa t6nica y refrescante, y la fruta, del tamafio y forma de una ciruela europca,
tiene una care blanca o morada y un sabor bastante agradable.

Caimito eimarr6n Sapotaeeae

Chrysophyllum argenteum Jacq.

Esparcido en los bosques de tierra caliente de ambas vertientes. Se distingue
principalmente de la especie anterior por sus hojas plateadas en la cara inferior. Puede
ser conespecifico del caimito y la forma continental de 6ste.

Cala.-Vase Cartucho

Calabacero Bignoniaceae

Crescentia Cujete L.

Arbol de corona a menudo deprimida, o que raras veces pasa de 5-7 m. de
altura. Tanto en el tronco como en las ramas mis delgadas nacen flores grandes y
acampanadas, que produce la fruta conocida con el nombre de guacal, cuando es de
forma esferica o deprimida; de jicara, cuando es ovalada y alargada. El pericarpio
muy duro de estas frutas se emplea en confeccionar esas vasijas de uso tan corriente
entire los campesinos. La pulpa interior de las mismas es purgativa, y a6n se pretend
que obra a manera de un abortive en el ganado. La madera es poco fina pero bas-
tante flexible, y se usa para obras de carpinteria ordinaria. El arbol es a menudo
sembrado cerca de las casas en los campos, pero en su condici6n natural y, por ejem-
plo en Guanacaste, existe en extensas formaciones laamadas jicarales.

Calabaza Cucurbitaceae

Lagenaria siceraria (Molina) Standley

Se distingue de los ayotes y de los sapayos por sus flores y frutas blancas y de
pericarpio lefioso. Las iltimas, a veces mis o menos esf6ricas o tambien en forma de
botella, se usan para confeccionar varias classes de recipients. En Nicoya, se cultivan
por separado tres formas de esta plant, la una grande, casi redonda, Ulamada nambiro;
otra alargada en forma de salchich6n grueso, se llama calabaza didce y se usa princi-
palmente para las cajas de resonancia de las marimbas; la tercera variedad es la ordina-
ria, de forma de botella. La calabaza duke tiene las semillas mis menudas y es tal vez
distinta especificamente. Nambiro es palabra chiapaneca.

Calabaza boba.- VWase Chilacayote.

Calabaza de China Cueurbitaceae

Sicana odorifera Naud.

Oriunda del Brasil, en donde se llama curuba, esta plant se cultiva algunas
veces en Costa Rica, en donde la fruta se llama tambi6n meldn de olor. Aunque puede
comerse cuando esti tierna, se aprecia mis bien por su perfume y se ve a menudo en la
sala de los campesinos y afn en las iglesias.


- 76 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

Calalu Phytolaccaceae
Phytolacca icosandra L.

Usado a manera de espinaca por los negros jamaicanos de la costa del Atldn-
tico. El ncmbre se ha venido con ellos de las Antillas.

Sin6nimos: Colorin, Jaboncillo, Tinta.

Calignate Misaceae
Heliconia aurantiaca Ghiesbreght

Especie de bijagua de tierra caliente, de usos y etimologia (nahuatl?) descono-
:idos.

Calzoneillo Passifloraceae
Passiflora apetala Killip

Especie end6mica, de flores aptalas, esparcida en la region central del pais.

Calzoneillo. Vease Rorbito.

Camar6n Amarantaceae
Iresine Celosia L.

Una de las malas hierbas mis esparcidas tanto en la tierra templada como en la
caliente. Los tallos son erectos o semitrepadores, las flores blancas y numerosas.

Cambray Compocitae
Cosmos sulphureus Cav.

Planta ornamental de flores amarillas, oriunda de M6xico.

Camibar Caesalpiniaceae
Prioria copaifera Griseb.

Arbol grande y hermoso de los bosques virgenes que rodean el Golfo de Osa
y tambi6n los llanos de los Guatusos. De el se extrae la resina conocida en el comercio
con el nombre de bailamo de copaiba, y que tiene varias aplicaciones en la medicine y
en la farmacia. La resina que mana del tronco es el balsamo de copaiba. La madera no
tiene importancia. El g6nero Prioria se distingue del Cynometra (Vease Cativo) por sus
hojas con dos pares de hojuelas en lugar de un solo par, por sus flores en racimos pa-
niculados en los extremes de las ramitas y no en haces axilares, etc.

Camote Convolvulaceae
Ipomoea Batatas Poir.

En tierra caliente, el camote se propaga espontineamente e invade las playas y
los cultivos. A pesar de su excelencia como alimento, poca atenci6n se da a la producci6n
de este ftil tubrculo. Se conocen dos variedades, el camote morado, de hojas divididas,
y el blanco o amarillo, con hojas enteras y acorazonadas. Pero afn no son conocidas las
numerosas variedades, mis sabrosas o de mejor rendimiento que se encuentran en los
inercados de los Estados Unidos de N. A.


- 77 -








H. PITrIER


Segin el venerable anciano don Napole6n Millet, su padre Santiago trajo los
primeros camotes del Peri a este pais, hacia 1837. Mis tarde, los Escalantes (don Ale-
jandro y un hermano), desterrados por el Presidente Carrillo, se fueron tambi&n al
Peri y a su regreso trajeron nopaleros, moreras y gusanos de seda. El padre de don
Napole6n trajo tambi6n del mismo pais la rosita pequefia que es hoy dia silvestre en las
tapias y cercas. Es possible, sin embargo, que exista alguna confusion en este relato, pues
el camote era conocido en toda la America Central en los tiempos anteriores a la con-
quista, asi como lo atestigua su nombre, derivado del nahuatl camotli, de igual signi-
ficado.

Camotillo Zingiberaceae
Curcuma longa L.

Condimento, oriundo de la India, poco usado en Costa Rica, en donde se le lla-
ma tambien yuquilla. Ambos nombres son diminutivos y recuerdan la semejanza de los
rizomas amarillos del Curcuma con el camote y la yuca respectivamente.

Campana leoasaceae
Loasa speciosa Donnell Smith

Hermosa pero peligrosa plant, de hasta 1,5 m. de altura, de hojas palmatilo-
buladas y brillantes flores de un rico color amarillo, pero enteramente vestida por pelos
urticantes que impiden aproximarse a ella. Altas selvas de Turrialba, Irazi y Escazfi.
Se conoce tambi6n como Ortiga veinticuatro, Chichicaste, (Vanse estos nombres).

Campanilla blanca.- Vase Reina de la noche.

Campane. Vease Gavildn.

Campanula Polemoniaceae
Cobaea scandens Cav.

Canastilla Aristoloehiaceae

Aristolochia securidata Masters

Especie endemica en los Ilanos de Sta. Clara, trepadora, las cipsulas abiertas
simulando una canasta pequefia, de donde le viene el nombre.

Canchalagua Gentianaceae
Schultesia guianensis (Aubl.) Malme

Plantita de flores rosadas usada en Nicoya como depurativo.

Canehalagua Polygalaceae
Polygala paniculata L.

Hierba de los campos, muy esparcida y a veces confundida con la ipecacuana.

Canchalagua. Vease Quiebra-piedra.


- 78 -







ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA


Candelillo Caeualpiniaccae
Van bajo este nombre varias species del ginero Cassia, que son notables por la
profusi6n de sus flores doradas desarrolladas a menudo antes que las hojas. Son meros
arbustillos, con excepci6n de Cassia spectabilis DC, que es arbol pequefio, muy hojudo
y con las flores en grandes racimos. Todos los candelillos son de tierra caliente.

Candelillo Bienniaceae
Tecoma stands (L.) HBK

Arbol pequefio de la tierra caliente del Pacifico, con hojas pinadas, con hasta 13
hojuelas, grandes flores amarillas y cipsulas lineales. Standley anota que el nombre
generico Tecoma es de origen nahuatl, lo que es muy plausible, s6lo que tecomatl (teco-
mate) es el nombre del calabacero en la parte norte de Centro Am&rica. Sin.: Carbon-
cillo, vainillo.

Candelillo Magnoliaceae
Magnolia poasana (Pittier) Dandy

Arbol de la Cordillera volcinica central y de las serranias de Dota. Arbol que
alcanza a veces 12 m. de altura y se distingue por su follaje brillante y sus grandes
flores blancas. Es uno de los arboles caracteristicos de la faja superior del volcan de
Pois.

Candelito Caealpiniaceae
Cassia nicaraguensis Benth.

Arbustillo de Guanacaste, sin usos conocidos.

Canela Lauraceae
Cinnamomum zeylanicum Nees

Oriundo de la India y plantado algunas veces en los jardines de San Jose.
Canelillo Lauraceae
Ocotea veraguensis (Meissn.) Mez.

Arbol muy esparcido en las selvas de la tierra caliente del Pacifico, en donde
se eleva a veces hasta 1500 m.; la madera es dura, fcil de trabajar y se usa en cons-
trucciones. Llamado tambien Canelo y Aguacatillo.

Canilla de mula.- VWase Juanilama mocha.
Canillito Melastomaceae
Miconia Matthaei Naud.

Arbusto sin importancia, comfin en los bosques de la tierra caliente del Pacifico.

Canistel. V&ase Siguapa.

Cantaloupe Caeurbitaeene
Cucumis Melo L.

Esta plant no es muy cultivada en Costa Rica, aunque sus frutas deliciosas se
dan a perfecci6n. Es oriunda de los tr6picos del hemisferio oriental.


- 79 -








H. PITrTIr

Cantarillo Melastomaceae
Conostegia Oerstediana O. Berg.

Arbusto. Barba, Turrialba y Juan Vifias (Oersted 1849). En Goicoechea y
alrededores se le da el nombre de lena gata (Hoffmann).

Cantarillo. Vease pozolillo.

Canutillo. Vease Hoja de milagro.

Cafia agria. VWase Caiagria.

Cala blanca Gramineae
Gynerium sagittatum (Aubl.) Beauv.

Esta hermosa graminea, comin en las vegas h6medas y arenosas de los rios, en
alturas inferiores a 1000 m., se usa con frecuencia en la construcci6n de ciertas parties
de las casas de habitaci6n. En Talamanca, se forman con ella las paredes de las chozas,
y tal es su importancia en la economic de los naturales, que su florescencia sirve para
sefialar el principio de la estaci6n de verano. En la construcci6n mis elaborada de las
casas modernas, la caiia blanca se emplea en el bajareque y asimismo en la techumbre para
former el asiento de la teja. Las paniculas tienen demand en el mercado extranjero,
donde se usan para adornar los sombreros de las mujeres. Sin.: Cara de Castilla.

Cafia brava Gramineae
Chusquea Pittieri Hack.

Chusquea serrulata Pilg.

Dos bambfies gruesos que cubren extensas superficies en las serranias depen-
dientes del Cerro de Las Vueltas y probablemente en otras grandes alturas de la Cordi-
llera de Talamanca.

Calfa danta Palmae
Geonoma congesta Wendl.

Especie endimica, conocida solamente del valle del rio Sarapiqui, Ilamada tam-
bi6n Tabaquillo.

Cafia de az6car Gramineae
Saccharum officinarum L.

La cafia de azfcar es una de las plants econ6micas de mis importancia para
Costa Rica. Abastece el mercado interior con la casi totalidad del az6car que se consume
sea en forma de panela o dulce, sea en forma cristalina mis o menos refinada. De ella
tambien se obtienen el aguardiente y parte de los licores llamados finos, industrial que se
halla moncpolizada por la Naci6n y cuyo product constitute una de las principles en-
tradas del Erario. Se ha hablado y escrito much en contra del tal monopolio, pero
fuera de su importancia como recurso para la Administraci6n, es indudable que tiene
el efecto de regularizar el consume del alcohol, previniendo asi el desarrollo del vicio
de la embriaguez. Es de esperarse que haya siempre en nuestros gobernantes la prudencia


- 80 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

necesaria para no impulsar el vicio por medio de una producci6n exagerada, y que mis
bien se buscarin medios para mantener 6sta en su minimum. Desde hace algunos afios
a esta parte, se ha esparcido algo el uso del alcohol desnaturalizado como medio de
alumbrado. No debe omitirse tampoco el papel desempefiado por la caria de az6car
en la alimentaci6n del ganado vacuno, especialmente de los bueyes de tiro.

La cafia de azicar se cultiva principalmente en la tierra templada, aunque esti
generalmente esparcida tambien en la tierra caliente. De las dos variedades corrientes,
amarilla y morada, la primera es preferida para los trapiches, por ser de mejor rendi-
miento, mientras la segunda, mis suave, conviene mejor para la alimentaci6n de los
animals.

Cafia de Castilla.- Vease Caia blanca.

Calia de danto Compositae
Vernonia brachiata Benth.

Planta alta y hojuda de los bosques y matorrales frescos de tierra caliente y
mis esparcida tal vez del lado del Atlintico. No tiene uso. Sin.: Tabaquillo.

Cafia de danta- Vease Caia danta.

Cafia de la India.- Vase Gracena, Maicillo.

Caia de meula Piperaeeae
Piper zingiberinum Trelease

Arbustillo erecto, de olor de jengibre, de los bosques de Santa Clara. Se asegura
que es un remedio eficaz contra los dolores de muelas.

Cafiagria Zingiberaceae
Costus spicatus (Jacq.) Swartz.

Aunque el Costus spicatus parece ser la especie mis coming, el nombre ca~agria
es colectivo y se aplica a cuatro o cinco species mis (C. laxus, C. Lima, C. Malortieanus,
C. nutans y C. Podocephalus). Son plants suculentas, de los lugares frescos y cenago-
sos y de las orillas de los rios, notables por el desarrollo helicoidal de sus tallos. Las
hojas son gruesas, amplexicaules y elipticas; las flores, de perigonos caducos, forman
espigas en la extremidad de tallos sencillos. El jugo acido que se obtiene de todas las
parties de estas plants por infusion o maceraci6n se consider como medicinal.

Cafiafistola Caesalpiniaceae
Cassia moschata HBK.

De esta especie hay algunos arboles muy escasos regados por la costa del
Pacifico.

Caiafistola Caesalpiiaceae
Cassia leiantha Benth.

Es arbol de la tierra caliente del Pacifico y muy ornamental. La pulpa que lle-
na las vainicas, envolviendo las semillas, se usa disuelta en agua como laxante. No es
la verdadera cafiafistola (Cassia fistula).

81-








H. PrrTIER

Cafiuela Gramineae
Nombre colectivo para las species de Chusquea.

Los cafluelares hacen a veces la desesperaci6n del explorador o del cazador en
las parties secas de las faldas de las montafias, en donde se extienden por los sotos hasta
cubrir a veces various kil6metros cuadrados en una sola colonia. Los carrizos durisimos de
la cafiuela se cortan dificilmente y "en un tris" le quitan el filo al mejor cuchillo.

Caoba Meliaceae
Swietenia humilis Zucc.
Swietenia macrophylla King.

Es de extrafiarse que la verdadera caoba (Swietenia sp.) no se haya mencionado
en la primera edici6n de esta obra, puesto que el author tenia perfect conocimiento de
la presencia de estos irboles en el pais y hasta tenia consignado en sus notas el uso
abusive que en 6pocas anteriores se habia hecho de la madera, tanto en la construcci6n
como para los usos mis triviales. Citaba, en particular, el hecho de que, en su tiempo,
se habia comprado y demolido una casa vieja s61o para aprovechar las viguetas, el en-
tablado del piso y de las paredes, y las puertas, todos de fina caoba. Esto indica que ya
para aquella 6poca, la caoba escaseaba en los bosques de la Meseta Central. Swietenia
humilis es de escasa presencia en la costa del Pacifico, mientras la otra se encuentra
casi exclusivamente en las grandes florestas del rio San Juan. La madera muy aprecia-
da, tanto para su empleo local como para exportaci6n.

Caoba Meliaceae
Guarea Caoba C. DC

Arbol de las selvas de Tucurrique, coleccionado una sola vez.

Capilote Melastomaceae
Miconia argentea DC

Miconia dolichopoda Naud.

En Nicoya, este nombre se da a un arbusto de hojas plateadas en su cara in-
ferior, el Miconia argentea, que es caracteristico de las sabanas y bosques despejados
de la tierra caliente 'del Pacifico. En el valle del Diquis, la misma especie se llama
maria colorado, y las varillas derechas sacadas de su tronco se emplean para hacer las
paredes de las casas. En las montafias del Barba, al Miconia dolichopoda se le da tam-
bi6n el nombre de maria. Sin.: Maria, Sta. Maria.

Capitana Compositae
Neurolaena lobata (L.) R. Br.

Planta herbicea de la tierra caliente (0-1000 m.), muy afamada como t6nica
y febrifuga. Sus tallos derechos alcanzan 2.5 m. de altura: traen corimbos de flores
pequefias, de color amarillo dorado, y hojas divididas en 16bulos angostos y alargados.
Llamada tambien Gavilana.


- 82 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA


Capaehina Tropaeolaceae
Tropaeolum majus L.

Oriunda de Sur America y cultivada en los jardines.

Capulamate Moraceae
Ficus padifolia HBK

Arbol de tronco grueso, de la Meseta Central. Etim.: Nahuatl capulin, cerezo, y
amatl, papel, o por extension Higo, higo cerezo.

Capulin Tiliaceae
Muntingia Calabura L.

Arbol pequefio, con corona deprimida, hojas s6siles y lanceadas, flores blancas.
Las frutas rojas son comestibles y la fibra de la corteza es muy fuerte.

Capulin. Vease ]ucd.

Caragra Verbenaceae
Lippia oxyphyllaria (Donn. Smith) Standl.

Lippia Torresii Standley

Plantas sin importancia ni uso conocido, la primera de Nicoya, la segunda de
la tierra templada del Pacifico.

Caraiia Burseraceae
Bursera graveolens (HBK) Tr. & Pl.

Arbol de tamafio muy variable, con la copa mis o menos deprimida; las hojas
pinnadas con 5-7 hojuelas crenado-dentadas y el raquis alado, estin hacinadas en los
extremes de las ramas, de donde nacen tambi&n los corimbos de flores blancas. Este
arbol parece ser escaso en Costa Rica. La resina olorosa que mana de la corteza es me-
dicinal y de acuerdo con la tradici6n popular, goza de la singular propiedad de curar
radicalmente los orzuelos de los nifios, aplicindola en forma de emplastos sobre el om-
bligo. La madera es blanca y no tiene uso.

Carafia Flacourtiaeeae
Carpotroche platyptera Pittier

Arbusto de la costa Atlintica, sin uso ni propiedades conocidas.

Caraia. V&ase Jiiocuave.

Care Cacealpiniaceae
Cassia grandis L. f.

Hermoso irbol que crece en la tierra caliente de ambas vertientes; alcanza 15 m.
de altura y se distingue de las demis cassias indigenas por sus racimos de flores rosadas.
Los pocos ejemplares de carao sembrados en San Jos6 florecen, pero no fructifican, sin
duda a consecuencia del exceso de altura. En Nicoya, este irbol se llama sandalo.


- 83 -








H. PrrrIER

La fruta machacada se pone a macerar en leche o agua y el liquid que result
se usa como laxante y tambien como depurativo en ciertas enfermedades de la piel.

Carb6n Mimosaceae
Prosopis chilensis (Molina) Stuntz

Este arbusto ocurre con bastante frecuencia en la zona litoral de ambas costas.
Sus ramas traen pequefias espinas, la- hojas son bipinadas con 2 pares de pinas y nu-
merosas y diminutas hojuelas, las flores verdosas forman cortas espigas y las legumbres
son lineales. Estas fltimas son un alimcnto favorite del ganado. Sin.: Aromo.

Carboncillo

Este nombre se da a cierto ncimero de arbustos y arbustillos de las Leguminosas
casi todos, que dan un carb6n excelente, pero menudo. Tenemos:

Carboncillo Mimesaceae
Acacia Pittieriana Standl.

Arbol pequefio, inerme, end6mico en la region central.

Carboncillo Mimosaceae
Calliandra confusa Sprague & Riley

Arbustillo comin en las brefias y setos de la meseta central. Mis conspicuous en
las flores son los largos filamentos rojos de los estambres, que han valido a esta plant
su otro nombre de Cabellos o pelos de angel.

Carboncillo Mimosaceae
Calliandra tetragona (Willd.) Benth.

En toda la tierra caliente del Pacifico; se distingue de la anterior por sus filamen-
to3 blanccs.

Carboncillo..- VWase Carboncillo rojo.

Carboncillo Papilionaceae
Sweetia panamensis Benth.

Arbol de las selvas de Nicoya y de los declives inferiores de la vertiente del Pa-
cifico. La madera es muy dura y dificil de trabajar. En Terraba se llama guayacan o gurt,
en Nicoya tambi6n chichipate.

Carboncillo..-WVase Candelillo.

Carboncillo blanco Mimosaceae
Calliandra portoricensis (Jacq.) Benth.
Fritice bastante esparcido en ambas vertientes, sobre todo en tierra templada; sus
flores en cabezas pequefias son blancas, pero poco llamativas.


- 84 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

Carboneilio rojo Mimoeaceae
Calliandra similis Sprague & Riley

Arbustillo aparentemente end6mico y encontrado una sola vez por Oersted.

Curd. Compoitae
Cirsium subcoriaceum (Less.) Petrak.
Hierba de capitulos de color rojo rosado y hojas pinnatifidas, cjue alcanza hasta
3 m. de altura y forma densas colonies en los bosques y brefiales del cerro de Las Vueltas.
Se llama tambi&n Carddn.

Cardo santo Papaveraceae
Argemone mexicana L.

Esta plant espinosa, de follaje verde blancuzco y de flores amarillas o blancas, es
comfin en los escombros y cultivos. Su latex amarillo es narc6tico y purgativo, pero de
uso algo peligroso a consecuencia de su acidez. A pesar de 6sta, se emplea con frecuencia
en la medicine popular.

Card6n Cactaeeae
Cereus Aragoni Weber

Usado con frecuencia para setos vivos en Puntarenas y en el Guanacaste.

Caregre Simarnbaceae
Picramnia Carpinterae Polak.

Arbusto comin en los bosques de tierra templada. No se le conoce uso. Sin.:
Sartalillo.

Carmin Phytelaceaeeee
Rivina humilis L.

Mala hierba de los campos de cuyas bayas se extra un color rosado.

Came asada Papilionaceae
Andira inermis (Sw.) HBK

Hermoso irbol de flores rosadas, bastante comfin en los bosques de tierra caliente.
Su madera es pesada y dura, el color variando entire negro y amarillo; su empleo es li-
mitado. Las semillas se usan a veces como vermifugo, pero son venenosas, y por lo tanto
peligrosas. Sin.: almendro.

Carne asada.-Vease Pozolillo.

Carraquito Aristoloehiaeeae
Aristolochia maxima L.

Bejuco trepador, notable por sus enormes flores, comfin en los bosques de tierra
caliente. Los frutos tiernos se comen, debidamente preparados.


- 85 -








H. PrrmaE

Carre Euphorbiaceae
Croton Pittieri Pax

Arbusto endemico insignificant caracterizado en el genero por sus hojas angostas.
Tierra templada.

Carricillo, carricillo trepador Gramineae
Lasiacis sorghoidea Hitch. & Chase

Zacate trepador comfn en las brefias. Tierra templada.

Carrizo Gramineae
Merostachys multiramea Spreng.

Diminuto bamb6, conocido hasta ahora s6lo de Costa Rica y del Brasil.

Carrizo Graminaee
Arthroslylidium racemiflorum Steud.

Otro bamb6, de muy largos tallos decumbentes, de las serranias del Guanacaste.

Carros calientes Polygonaceae
Coccoloba Wercklei Standl.

Los frutos de un arbol end6mico en la vertiente del Pacifico.

Cartucho Araceae
Zantedeschia aethiopica (L.) Spreng.

Cultivado, ornamental. Planta asi nombrada por la forma de sus espatas. Sin.:
Cala

Cas acido Mvrtaceae
Psidium Friedrichsthalianum (Berg.) Niedenzu.

Arbol de 8-12 m. de altura, de madera muy fina y dura, hojas menudas y frutas
pomiformes, pequefias y agrias. Es de tierra templada y caliente. El nombre es indigena
y se encuentra en el brunka Kas-kra, de igual significado.

Cas dulee Myrtaceae
Psidium attleyanum Sabine

Oriundo del Brasil y sembrado algunas veces por sus frutos de came dulce y
aromitica.

Cas extranjero.-Viase Giisaro.

Caseo de venado Caesalpiniaecae
Bauhinia ungulata L.

Meseta central y valle del Diquis.- Alusi6n a la forma de las hojas.


- 86 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA


CamAe Sapindaceae
Cupania glabra Sw.

Arbol de median tamafio, esparcido en los bosques de tierra templada.

Catalo Fagaeae
Castanea sativa Mill.

Arbol frutal europeo, cultivado algunas veces en la meseta central.

Catalina.-Vase Dalia.

Catarina.-Vase Dalia, San Miguel

Cativo Caesalpiniaceae
Cynometra hemitomophylla (Donn. Sm.) Br. & Rose.

Selvas de las Ilanuras litorales de ambas costas. S61o se conoce de este pais.

Cebadilla Liliaeeae
Sabadilla officinalis (Schlecht. & Cham.) Standl.

No sefialada, pero existe probablemente en los declives secos y herbosos de tierra
templada.

Cebollilla Liliaceae
Nothoscordum fragrans (Vent.) Kunth.

Introducida del norte, com6n en ciertos campos de la meseta central y bien acli-


matada.

Cebolla


Liliaceae


Allium Cepa L.

Oriunda de Persia y extensamente cultivada.
Cedro

Los cedros tr6pico-americanos, que no tienen nada en comfn con los del Libano,
no menos celebres, le siguen tal vez en importancia econ6mica local, si no en importancia
commercial exterior, a la caoba. Son maderas livianas, finas, olorosas, ficiles de trabajar y
con la inmensa ventaja de que no las ataca el comejin. Se distinguen varias species, todas
del genero Cedrela (Melihceas).

Cedro amargo Meliaeeae
Cedrela mexicana Roem.

Es la especie mis coming en la tierra caliente de ambas costas. Sin.: Cedro blanco,
cedro colorado, cedro cobano, cobano.


- 87 -







H. PTrriE

Cedro dulee Mliaceae

Cedrela salvadorensis Standl.

Selvas del Guanacaste. Se distingue del anterior por sus cipsulas muy grandes y
se llama tambi6n cedro colorado.

Cedro pochote.-Vase Pochote. No es Cedrela.

Cedr6n Simarubaeeae

Simaba Cedron Planch.

Planta afamada, que en Costa Rica crece solamente en la llanura costanera del Pa-
cifico, desde la Punta Burica hasta la de Quepos, siendo sus estaciones preferidas en los
lugares secos al pie de las lomas. Sus tallos delgados, de 4-6 m. de altura, rematan en un
penacho de hojas compuestas.
Ceiba o Ceibo. Bombaeaceae
Ceiba pentandra Gaertn.
Uno de los arboles mis imponentes de la region basal. Su tronco enorme y recto,
mis grueso a veces en la parte median, alcanza hasta 40 m. de altura. La corona es de-
primida y ancha y abriga por lo comfin variada colonia de plants epifiticas. Durante cier-
to period del afio este arbol se despoja de sus hojas, las que son compuestas y digitadas,
y entonces aparecen sus flores blancas o rosadas. Las semillas estin envueltas en una es-
pecie de lana que sirve para hacer colchones y almohadas. Este arbol es mal conocido
bctinicamente y es possible que varias species vayan incluidas bajo el mismo nombre
vulgar. La madera no tiene uso.

Ceibo verde Bombacaceae

Bombax Barrigon (Seem.) Dcne.
Tipico de las selvas xer6filas de la costa del Pacifico. El tronco de este arbol,
que apenas excede unos 15 m. de altura, es como hinchado en su parte median, de don-
de el nombre Barrig6n que es mis bien panameiio. Es notable tambi6n por sus flores blan-
cas, con mis de mil estambres cada una. La madera es fofa y sin uso; la corteza se em-
plea en Nicoya como majagua y la lana que rodea las semillas tiene las mismas aplica-
ciones que la de la ceiba.

Celeri.-VWase Apio.

Cenicero Mimosaceae

Pithecolobium Saman (Jacq.) Benth.

Este arbol se encuentra, aunque siempre algo esparcido, en Nicoya, Guanacaste y
los alrededores de Puntarenas. Su tronco soporta una copa deprimida, redondeada en
su parte superior y formada de largas ramas horizontales. Siempre crece aislado y cuando,
en medio de su follaje espeso y verde oscuro, aparecen las mil cabezuelas de sus flores
rosadas, es una verdadera belleza. La madera es de color chocolate o negro, de fibras muy
torcidas, dura y dificil de trabajar; se usa para viguetas y obras de ebanisteria. Las le-
gumbres indehiscentes constituyen un alimento bueno, rebuscado por el ganado.


- 88 -








ENSAYO SOBRE PLANTAS UsuMAs DE COSTA RIcA


Cenicero macho Mimosaceae
Albizzia longepedata (Pittier) Br. & Rose.

Arbol grande, deciduo, de la vertiente del Pacifico.

Ceragallo Lobeliaeeae
Lobelia laxiflora HBK

Hierba ramosa de grandes flores rojas. Meseta central. Sin.: Yuquilla.

Cerezo Malpighiaeeae
Bunchosia cornifolia HBK
S pilosa HBK

Arbustillo de la meseta central. Deben su nombre a la forma y color de sus drupas.

Cerillo Gottiferae
Symphonia globulifera L. f.

Arbol pequefio de los bosques de tierra caliente. De la corteza mana una leche
amarilla que se cuaja en una especie de cera, usada por los Indios para candelas, para ca-
lafatear sus botes, etc. Sin.: Botoncillo.

Cerito Flaeourtiaceae
Casearia nitida (L.) Jacq.

Arbusto de flores blancas numerosas, abundante en los setos de la tierra caliente
del Pacifico, sobre todo en Nicoya. El nombre se deriva de cera, tal vez por la apariencia
cerosa de las flores.

Cerraja.-VWase Lechuguilla.

Cerrajilla.-VWase Lechuguilla.

Cidra Rntaecae
Citrus medical L.

La fruta es grande, de ciscara gruesa y algo parecida al grape fruit. Se usa para
conservas. Sin.: Toronjas.

Cidra Orchidaceae
Corymborchis flava (Sw.) Ktze.

Orquidea terrestre, de flores pequefias y amarillas, que debe su nombre vernacular
a su perfume que recuerda el azahar.

Cineo negritos Verbenaceae
Lantana Camara L.

Arbustillo de hojas aromiticas, que crece en los lugares iridos y en los potreros
de la tierra templada. Las flores forman manojitos en las axilas de las hojas; al abrirse

89 -







H. PrrrIER


son amarillas pero luego se tornan rojas. La infusion de las hojas es estimulante y t6nica.
Sin.: Jaral, Jarilla, Soterri.

Cipris Coniferae

Cupressus Benthamii Endl.

Sembrado extensivamente en jardines, parques, etc., especialmente en la tierra
templada. Es indigena en el norte de la America Central y en M6xico. Su madera resinosa
es una lefia excelente.

Ciprecillo. -Vase Cobola.

Cirri Anaeardiaeeae

Mosquitoxylum jamaicense Krug & Urb.

Arbol bastante grande descubierto por Brenes en los bosques de San Ram6n. No
abunda y no tiene importancia econ6mica. Sin.: Cirri blanco, cirri colorado.

Cirri amarillo Anacardiaceae

Maria Birringo Tul.
glauca Donn. Sm.

Selvas de la faja superior de tierra caliente de la vertiente del Pacifico. Ambas es-
pecies bastante esparcidas.

Ciruelo Anaeardiaceae

Spondias purpurea L.

Arbol pequefio, raras veces encontrado en estado silvestre y extensivamente usado,
sembrado en estacas, en la formaci6n de setos vivos. La forma que parece ser el tipo
primitive tiene las hojas y los frutos mis pequefios, los fltimos ovalados, de color ama-
rillento y de sabor acidulo, pero las formas cultivadas, conocidas como jocote, jocote tro-
nador y sismoyo, tienen las hojas mis desarrolladas y los frutos mis carnosos y mis
dulces. Las hojas de todas las formas son icidas. Estos irboles no parecen tener semillas
f&rtiles. Ciruelo es nombre importado, jocote viene del nahualt xocotl, fruto, manzana,
y sismoyo probablemente de otro idioma native.

Clavel Caryophyllaceae

Dianthus Caryophyllus L.

Elegante flor del Mediterrineo, cultivada en los jardines en numerosas varie-
dades.

Clavel del monte Onagraeoae
Jussiaea geminiflora Donn. Sm.

Planta de grandes flores amarillas, dispuestas solitarias o en pares en las axilas
y comfn en los lugares hfmedos de la tierra caliente.


- 90 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA


lavelille Ongraceae
Iussiaea suffruticosa L.

Otra mala hierba de los lugares cenagosos. Los vernaculares clavel y clavelillo
aplicados a las Jussiaea, se refieren s6lo a los frutos en forma de clavos.

Clavellina Caesalpinaceae
Caesalpinia pulcherrima (L) Sw.

Arbusto comin en toda la costa del Pacifico. Prefiere las cercanias de las ha-
bitaciones, en donde se le tolera por sus flores vistosas, y tiene a menudo todas las
apariencias de ser cultivado. El nombre de clavetlina se usa en Nicoya, en donde el
mismo arbusto se llama tambien malinche. En Puntarenas se conoce como hoja de sen
y la infusion se usa como purgante. Malinche era el nombre dado a Cortes por los an-
tiguos mexicanos, como alusi6n a su interprete y concubina Malintzin.

Clavel6n Malvaceae
Hibiscus Rosa-sinensis L.

Arbusto oriundo de China, uno de los ornamentos favorites de los jardines,
empleado tambien para cercar 6stos. No he visto nunca semillas fkrtiles.

Coataco Apocynaceae
Rauwolfia hirsuta Jacq.

Arbustillo laticifero, com6n en lugares y matorrales secos de la tierra caliente
del Pacifico. Sin.: Guataco.

Cobalonga. Vease Cabalonga
Cobano. VWase Cedro amargo.
Cobola Taxaceae
Podocarpus montanus (Willd.) Lodd.

Podocarpus oleifolius Don.

Con el mismo nombre se design la madera de las dos Coniferas indigenas de
Costa Rica, las que se encuentran solamente en la zona superior de los bosques, en
la cordillera principal. Ambas species son arboles de gran porte y crecen en grupos
pequefios y aislados en las faldas de los montes. Sin.: Ciprecillo.

Coco. Vease Cocotero.
Cocobola. VCase Lorito y Olla de mono.

Coeobola Papilienaceae
Dalbergia retusa Hemsley

Esta especie y sus parientes (Dalbergia lineata Pitt y D. hypoleuca Pitt,) pro-
porcionan al comercio la madera de cocobola, de gran demand en el mercado exte-
rior para la fabricaci6n de objetos menudos. En Costa Rica la usan los ebanistas y se
ve algunas veces en forma de piezas de ebanisteria. Se le llama tambien PRambar.


- 91 -







H. PrIIER

Cocota Meliaceae
Guarea microcarpa C. DC.

Selvas de las vueltas de Tucurrique. Arbol pequefio, coleccionado una sola vez.

Cocora. Vease Cucaracho.

Coeotero Palmae
Cocos nucifera L.

Una de las mis bellas entire las palmeras, el cocotero abunda en las playas y
aunque en apariencia es sumamente hal6filo, se siembra y prospera a gran distancia
del mar. Si se ha de juzgar por los caracteres del fruto, existen en el pais al menos tres
variedades distintas, la del litoral del mar Caribe, que parece haber sido importada de
las Antillas, la de la costa del Pacifico y finalmente la de la isla del Coco, con nuez
pequefia y deprimida. Las nueces de la costa caribe se important, aunque en escala li-
mitada. La parte tierna del fruto es de sabor muy agradable y el agua de las "pipas"
es refrescante y sana. Existen varias teorias en cuanto al origen de la plant.

Coj6n Apocynaceae
Tabernaemontana amygdalifolia Jacq.

Arbustillo laticifero de la tierra caliente del Pacifico.

Cojones de caballo.- Vase Huevos de caballo.

Cola de alacrin.- Vease Alacran.

Cola de caballo Equistaceae
Equisetum bogotense HBK

Esta plant, comfn en las zanjas hfmedas y en las cienagas de las tierras tem-
plada y fria, se reputa como remedio muy active en las enfermedades de la vejiga.
Tanto esta tradici6n como el nombre de la plant, han venido de Europa.

Cola de gallo Gramiaeae
Echinochloa Cruz-galli (L.) Beauv. var. Crus-pavonis (HBK) Hitch.

Zacate de hojas anchas parecidas a palmitos, abundante en las tierras aluvia-
les de las Ilanuras del Atlantico y considerado como muy daiiino para los cultivos.

Cola de gallo. Vase Coligallo.
Cola de peseado Talmae

Caryota mitis Lour.

Caryota urens L.

A menudo cultivadas en parques y jardines.


- 92 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

Cola de venado Gramineae
Andropogon bicornis L.

Arundinella Deppeana Nees.

Zacates sabaneros duros e impropios para. la alimentaci6n del ganado, pero
muy comunes desde el nivel del mar hasta el coraz6n de la tierra templada.

Coliflor Cruciferae
Brassica oleracea L. var. botrytis L.

Cominmente cultivada en las huertas de tierra templada.

Coligallo Palmae
Calyptrogyne sarapiquensis H. Wendl.

Palmera enana que cubre espacios considerable, por lo general arcillosos y
medio cenagosos, de las grandes llanuras del norte del pais. Los naturales la usan pa-
ra tapar las paredes y techos de sus ranchos. El nombre coligallo es una contracci6n
de cola de gallo; la misma plant se llama tambi6n siuta, nombre que es probablemente
de origen nicaragiiense.

Coligallo Palmae
Dasystachys Deckeriana (KI.) Oerst.
Otra palmer enana, creciendo tambien en los sotos de los llanos del Norte.
Coligallo. Vease Tucuso.
Coligallo. Vease Chidra.
Collar de la reina.- VWase Lirio de Coldn.

Colmillo Scrophulariaceae

Dermatocalyx parviflorus Oerst.

Bejuco de rara ocurrencia en los bosques del norte y de posici6n incierta.

Colmillo-

A causa de su apariencia, se da este nombre a las flores de varias Ericiceas. -
Vase Palo de miel.
Colmillo de perro Ericaceae
Cavendishia bullata A. C. Sm. & Standl.

Especie endemica notable por sus hojas angostas y muy abolladas.
Colmillo de puereo Loganaceae

Spigelia splendens Wendl.

Planta herbicea, de flores encamadas, com6n en la meseta central. En algunas
parties se llama con mejor ocurrencia cresta de gallo.


- 93 -








H. PITTIER

Colorin. Vase Calalu.

Comalillo Umbeliferar

Hydrocotyle bonariensis Lam.

Plintula rastrera con los tallos floriferos erguidos, las hojas pecioladas y or-
biculares. Crece en lugares hfimedos de las tierras templada y subtemplada. El nom-
bre es un diminutive de Comal, del nahuatl comalli, especie de plato de barro, usado
para tostar granos.: Sin.: Sombrerillo.

Come-negro "Garryaceae

Garrya laurifolia Hartweg.

Arbusto o irbol de las altas selvas, entire 2700 y 3000 m. y especialmente fre-
cuente en los potreros del volcin de Turrialba.

Comida de culebra

Sin duda por error, se da este nombre a varias species de la familiar de las
ArAceas como Anthurium obtusilobum, Dieffenbachia Seguina, Philodendron tripar-
titum, Xanthosoma Wendlandii y otras. Creemos mis bien que las culebras son atrai-
das a esas plants por los insects, etc., que se alimentan de las flores. Sin.: Daguilla,
Sahinillo.

Conchita Compositae

Chrysanthemum coronarium L.

Ornamental. Flores de color amarillo pilido. Patria original: Europa.

Conchudo Caprifoliaceae

Viburnum costaricanum (Oerst.) Hemsl.

Arbol frecuente en los bosques de tierra templada.

Conene Papilionaceae

Aeschynomene sensitiva Sw.

Frftice alto de hojas pinadas y flores amarillas, comfn en la tierra caliente.
Sin.: Frijolillo.

Consuelda Boraginaceae

Symphytum asperrimum Don.

Planta forrajera oriunda del Ciucaso. Produce una enorme cantidad de fo-
rraje y se da muy bien en las tierras templada y fria de Costa Rica.

Contraveneno. V&ase Cabalonga.


- 94 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA


Contrayerba Moraceae
Dorstenia Contrajerva L.

La infusion de la raiz de esta plant se usa como febrifugo. Tambikn se repu-
ta como muy eficiente en la curaci6n de las diarreas rebeldes y como emenagogo. Es
de tierra caliente, pero alanza la altura de San Jos.

Cepal Burseracee
Protium Copal (Schlecht. & Cham.) Engler

Arbol grande de hojas compuestas y de flores pequefias y verdosas; crece en los
bcsques de tierra caiiente de ambas vertientes. Por las heridas que se hagan en la cor-
teza del tronco mana una resina transparent que es tal vez la carana, aunque parece que
6sta se extra tambiin de otro arbol de la misma familiar. Vease Guapinol. Etim.:
nahuatl copalli, nombre de una resina odorifera.

Copalehi Euphorbiaceae
Croton niveus Jacq.

Arbusto sin importancia, de los matorrales secos de la tierra templada y em-
pleado en la medicine popular. Copal-chi se deriva tal vez del maya copal-chi (ch&:
arbol).

Copalchi.- Vease Quizarri copalchi.

Copeicillo Guttiferea
Clusia flava Jacq.

Arbusto de las selvas de tierra caliente del Atlintico.

Copey

Nombre dado a varias species de Clusia. V6ase Azahar de monte.

Copey Gattiferae
Clusia rotundata Standl.

Arbol descubierto por Standley en las selvas de Sta. Maria de Dota.

Coquillo Euphorbiaceae
Jatropha Curcas L

Comfn en matorrales y lugares incultos de tierra caliente, mis especialmente
en la vertiente del Pacifico, donde se usa much para former cercas. Las hojas se usan
en cataplasmas para aliviar las inflamaciones del bazo y las erisipelas. Las semillas,
ricas en aceite son de sabor agradable cuando frescas; en pequefias dosis son emticas y
purgativas, pero peligrosas en fuerte dosis. Sin.: Coquito, Tempate.

Coquita. Vase Biojo.


- 95








H. PrrrER

Coquito 'Palmae
Corozo oleifera (HBK) L. H. Bailey.

Palmera que crece en los lugares pantanosos cercanos al mar, en ambas costas.
Es baja, con frutas parecidas a diminutos cocos de color rojo y que crecen en pifias
aguijoneadas escondidas entire las axilas de las hojas. Estas son muy parecidas a la
de la palma real, pero las mirgenes de su raquis o nervio median tambi6n estin pro-
vistas de aguijones encorvados y agudos. Esta palmer produce un aceite muy aprecia-
do entire los costefios, pero es extraido en escasa cantidad. En Nicoya, esta misma
especie Ileva el nombre de palmiche.

Coquito. Vease Coquillo y Guayabillo.

Coral Theaceae
Eurya Seemanniana Pittier.

Arbusto de los declives superiores de la cordillera volcknica.

Coral Acanthaceae
Razisea spicata Oerst.

Planta de flores rojas en largas espigas, de rara ocurrencia.

Coral Malpighiaceae
Heteropteris laurifolia (L.) Jus..

Liana com6n en los matorrales de la costa del Pacifico.

Coralillo Guttiferae
Tovomitopsis glauca Oerst. & Planch.

Arbustillo end6mico del Guanacaste. Sin uso ni importancia.

Coralillo Scrophulariaceae
Russelia verticillata HBK.

Hierba erecta rematando en una larga espiga de flores escarlata. Meseta Cen-
tral.

Coralillo. VWase Pord, Palo de Miel, Zorrillo real.

Coraz6n de Jesis Araceae
Caladium bicolor (Ait.) Vent.

Oriundo del Brasil y a menudo cultivado por sus hojas de various colors.

Coraz6n tranquilo Papilionaceae
Lupinus hirsutus L.

Importado de Europa y cultivado como ornamento.


- 96 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

Coreho Myrtaceae
Melaleuca leucadendron L.

Arbol pequefio, oriundo de Australia y cultivado en la tierra templada por
su belleza y sus hojas perfumadas.

Cordoncillo Piperaceae
Piper sp. plur.

Este nombre se aplica a varias decenas de este multiforme ginero, en alusi6n
a la apariencia de las inflorescencias.

Cornelina.- VCase Gracena.

Cornezuelo Mimosaceae
Acacia costaricensis Schenk.

Acacia spadicigera Schlecht. & Cham.

Comunes en los lugares arenosos pr6ximos al mar en la costa del Pacifico.
Se distinguen por sus enormes espinas, habitadas por pequefias pero feroces hormigas.

Corona de Cristo Euphorbiaceae

Euphorbia splendens Bojer.

Planta ex6tica y ornamental, de tallos sublefiosos, torcidos y espinosos, y de
flores rojas muy vistosas.

Corona de reina Rubiaceae
Ixora Finlaysoniana Wallich

Oriunda de Siam y muy a menudo cultivado por la belleza de sus flores.

Corona imperial Liliaceae
Agapanthus umbellatus L' H&rit

Hermoso lirio azul o blanco, oriundo del sur de Africa y cultivado en tierra
templada. Sin.: Agapanto.

Coronillo Compositae
Pectis elongata HBK

Mala hierba de las sabanas y potreros de tierra caliente.

Coronita. Vease Farol chino.

Corozo

Propiamente hablando, corozo es el nombre que se da a las nueces de ciertas
palmeras. Por extension, este t&rmino se ha vuelto vernacular de algunas species, pero
en mi opinion, es una Ulstima que se haya usado para designer un genero. V. Coquito.

97 -








H. PrrIER


Corpus Bromeliaceae
Aechmea Mariae-Reginae Wendl.

Hermosa epifita, comfin en los bosques de tierra caliente. Sin.: Espiritu santo,
Piifa de palo, Flor de Sta. Maria.

Corpus espina Sapotaceae
Bumelia Austin-Smithii Standl.

Arbol pequefio, muy espinoso, conocido solamente de El Zarcero.

Corteza.- Vease Amarillo.

Corteza amarga Simarabaceae
Picramnia sp.

Corteza amarilla.- Vease Amarillo.

Corteza de chivo Bignoniaeeae
Godmania aesculifolia (HBK) Standl.

Arbol pequefio de la tierra caliente del Pacifico.

Corteza de venado Acanthaceae
Ruellia tetrastichantha Lind.

Selvas h6medas del sur.

Cotin. VWase AlcolAn.

Coyol Palmas
Acrocomia vinifera Oerst.

Palmera caracteristica de las sabanas y faldas secas de la costa del Pacifico, en
donde Ilega a former verdaderos bosques. Fue una de las plants econ6micas de los
antiguos Indios, quienes sacaban de su tallo una savia rica en azucar, la que fermen-
tada, formaba una de las bebidas embriagadoras con que animaban sus fiestas. En
tiempos de escasez, se ha usado como alimento la fruta, que es muy gustada del ga-
nado. Ya han desaparecido muchos de los grandes coyolares de la vertiente suroeste
del pals. Con mis raz6n tal vez, este arbol se llama palmera de coyol. Etim.:
nahuatl coyolli, cascabel, por alusi6n a la forma del fruto.

Coyolillo Palmae
Astrocaryum confertum Wendl.

Palmera de 2-3 m. de altura, de hojas irregularmente divididas, de frutas
redondas y erizas, agrupadas en pifias pedunculadas. Es de la tierra caliente de ambas
costas y el nombre de coyolillo se aplica tal vez a species distintas. Sin.: Surubre.

Coyundilla. Vease Norbito.


- 98 -








ENSAYO SOBRE PLANTS USUALES DE COSTA RICA

Cresp6n Urticaceae

Urera caracasana (Jacq.) Griseb.

Fritice o afn irbol de hasta 10 m. de altura, de los bosques frescos de todo
el pais y usado algunas veces en la confecci6n de cercas. Todas las parties de la plant
estin armados con pelos urticantes y los frutos son rojos o anaranjados. Sin.: Ortiga
blanca, tabaquillo.

Cresta de galley Amarantaceae

Celosia crisata L.

Ornamental y a menudo cultivada en los jardines de la Meseta Central. Sin:;
Terciopelo.

Cresta de gallo.- Vease Colmillo de puerco.

Crisantemo Composita

Chrysanthemum indicum L.

Oriunda del Jap6n y muy frecuentemente cultivada en los jardines de tierra
templada.

Crucha. Vease Chumico de bejuco (Crucha se deriva probablemente del brunka
kurM-tsa).

Crucilla Rubiaceae

Randia subcordata Standl.

Crucillo. VWase Mostrenco.

Cuaja tinta.- VWase Escoba negra.

Cuajilote Bignniaceae

Parmentiera edulis D. C.

El verdadero cuajilote, conocido en Costa Rica s61o en Nicoya y en el Guana-
caste, es un arbol pequefio, algo parecido al jicaro y como el cacao, esto es, de flores des-
arrolldndose en el tronco y en las ramas mayores. El fruto es parecido a una mazorca
de cacao criollo muy larga y delgada; es comestible y de sabor duke cuando esti bien
maduro. Etim.: nahuatl, quauitl, arbol, tronco, y xilotl, mazorca, por referencia al
hecho de desarrollarse los frutos en el tronco. Sin.: Carraquito.

Cuajiniquil Mimosaceae

Inga sp. plur.

La palabra cuajiniquil, significaria, segfn comunicaci6n verbal del Dr. Mem-
brefio, Arbol de pie torcido. No encuentro nada en Remi Simeon, Dict. que justifique
tal interpretaci6n.


- 99 -








H. PrmTIER

Las species siguientes de Inga parecen conocerse s6lo como cuajiniquiles:

Inga eriorhachis Harms.
Inga marginata Willd.
Inga spuria H. & B.
Tenemos ademis Inga punctata Willd. VWase Guavo.
Cuajiniquil. Inga edulis Mart. VWase Guavo mecale.
Cuajiniquil colorado.- Inga leptoloba Sclecht.
Cuapinol. Vease Guapinol.

Cuasquite Verbenaceac
Lantana sp.

Cuayote Asclepiadaceac
Vincetoxicum edule (Hemsl.) Standl.

Bejuco lechoso, con flores amarillas en racimos pequefios, y frutas alargadas,
puntiagudas en sus dos extremes, y provistas con varias alas longitudinales. Esta fruta
se come cuando esti ain tierna. Etim.: nahuatl quauhayotl de quauit, arbol, y ayotl,
ayote, calabaza. Siendo nuestra plant un bcjuco, y no un irbol es dudoso que sea el
verdadero quaubayotl.

Cuba Papilionaceae
Phaseolus coccineus L.

Cultivado por sus semillas comestibles y algunas veccs por sus flores, pero en-
contrado tambien silvestre. Hay al menos 3 variedades. Vease Frijoles.

Cucaracho Hippocastanaceae
Billia colombiana PI. & Lindl.

Arbol de las selvas de tierra templada. Aislado en los potreros, es muy conspicuo
en la 6poca de su floraci6n. Llamado tambien Cocora.

Cucharilla Bignoniaceae
Piihecoctenium echinatum (Jacq.) Schum.

Bejuco trepador de la tierra caliente del Pacifico, cuyos frutos en forma de vai-
nicas anchas estin cubiertos de protuberancias asperas. Sin.: Baleita, peine de mico,
petaquilla, etc.

Cuchillo Papilionaceae
Canavalia villosa Benth.

Trepadora de tierra templada que debe su nombre a la forma de las legumbres.
Sind.: Gallinilla, Ojo de venado.


- 100 -




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs