• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Liminar
 Revision historica
 Lo que esta haciendo en la...
 En justificacion de un pueblo
 Como ve un democrata extranjero...
 La politica Dominicana frente a...
 Declaracion oficial del gobierno...
 Index






Group Title: frontera de la República Dominicana con Haití
Title: La frontera de la República Dominicana con Haití
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081495/00001
 Material Information
Title: La frontera de la República Dominicana con Haití
Physical Description: 172 p. : illus. ; 24 cm.
Language: Spanish
Publisher: Editorial La Nación
Place of Publication: Ciudad Trujillo
Publication Date: 1946
Copyright Date: 1946
 Subjects
Subject: Geografia Da America Central   ( larpcal )
Boundaries -- Dominican Republic -- Haiti   ( lcsh )
Boundaries -- Haiti -- Dominican Republic   ( lcsh )
Frontières -- République dominicaine -- Haïti   ( rvm )
Frontières -- Haïti -- République dominicaine   ( rvm )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Haiti
Dominican Republic
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081495
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAP1828
oclc - 01579022
alephbibnum - 000125853
lccn - 47028848

Table of Contents
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Liminar
        Page 7
        Page 8
    Revision historica
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 54a
        Page 54b
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Lo que esta haciendo en la frontera
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 96a
        Page 96b
        Page 96c
        Page 96d
        Page 96e
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 112a
        Page 112b
        Page 112c
        Page 112d
        Page 112e
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    En justificacion de un pueblo
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    Como ve un democrata extranjero la obra de Dominicanizacion de la frontera
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    La politica Dominicana frente a Haiti
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    Declaracion oficial del gobierno Haitiano
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
    Index
        Page 173
Full Text












LA FRONTERA DE LA REPUBLICAN
DOMINICANA CON HAITI













LA FRONTERA DE LA

REPUBLICAN' DOMINICANA
CON HAITI

















EDITORIAL LA NACION, C. POR A.
Ciudad Trujillo, R. D.
19460






3Zi 77itt





MirIucA


















LIMI NAR

Aparecen estas pginas para ilustrar a la opinion -pre-
ferentemente a la de los pases de Amrica- acerca del acci-
dentado desarrollo de un Iitigio entire dos pueblos que, ventu-
rosamente, est hoy definitivamente liquidado y, por no bus-
carsecon su publicacin adeptos paro una de las parties, ya que
el pleito est conciliado, ms bien estn escritas para docu-
mentacin de internacionalistas e historiadores politicos.
El fondo de este cuaderno information se ha abastecido en
los archives oficiales de la Repblica-Dominicana y en algunos
informes enviados a sus Gobiernos por diplomticos america-
nos que aqu se interesaron por la intrincada cuestin y la tra-
taron con objetiva y desapasionada equidistancia crtica.
Se ha querido, tambin, nutrirlo de apostillas esclarece-
doras y de extensa bibliografa para roturarle fciles caminos
de conocimiento a quienes, estimulados por esta sinttica cr-
nica del dificultoso y largo pleito, quieran estudiarlo ms a
fondo.
Inclyense, entire el texto, algunos testimonios grficos que
pueden dar idea del esfuerzo que represent, por parte del Es-
tado dominicano, la progresiva e incesante empresa de rein-
corporar a su genuino lveo cristiano e hispnico la poblacin
dominicana que se haba desfigurado profundamente en las
por tanto tiempo.desatendidas y mostrencas tierras de contac-
to, empresa que e puede calificar de intachable y ejemplar-
sima por su ostensible signo civilizador, por su generoso alcan-
ce human y por su evidence acento de linde spiritual antes
que de ceudo muro estratgico.






























REVISION HISTORIC


I





















Todo a lo largo de los siglos XVII y XVIII la zona oc-
cidental, la ms montaosa y zaharea de la Isla de Santo
Domingo, fu ensanchndose sobre la oriental por el creci-
miento y advance constantes de una poblacin de esclavos
negros que ya al servicio de aventureros de toda laya o al
de empresas explotadoras de ingenios azucareros y corta
de madera, goz para su establecimiento y desarrollo de la
proteccin, unas veces oculta y otras descarada, de Francia,
a la cual se reconoci la posesin de aquel territorio por la
paz de Ryswick de 1697. (1)

(1).-El establecimiento de los bucaneros, "freebooters" (filibusteros),
'hermanos de la costa" o "demonios de los mares" -que de todas estas
maneras fueron designados- en la isla de la Tortuga hacia el 1629 y ms
tarde, hacia 1641, en la parte occidental de la isla, fu en gran parte la
consecuencia del monopolio commercial que ejerca Espaa en las Indias
Occidentales y que despus de la ascensin al trono de Felipe II se hizo
tan extremoso que di paso a un, cada dia ms lucrative, negocio de con-
trabando.
En junio de 1556 se prohiba, por Real Cdula, a todos los colonos de
Amrica, tener relacin de ningn gnero con extranjeros, cualquiera que
fuese su nacionalidad. Se trataba de una media poltica dirigida no slo
al dominio exclusive del comercio por los espaoles, sino tambin a evi-
tar today contaminacin de hereja en el Nuevo Continente. Pero, como
dice Haring, la empresa exceda la capacidad que entonces posea Espaa
para abastecer y polar territories vastisimos, amenazados a la sazn, por
las incursiones de las naciones enemigas del imperio. Las consecuencias de
estas medidas no se hicieron esperar, y a fines del siglo XVI el comercio
ilicito de los contrabandistas ingleses, holandeses y franceses principal-
mente, se extenda por todas parties. A las costas de la Isla Espaola o de
Santo Domingo, llegaban los barcos extranjeros para llevarse a buen pre-
cio y clandestinamente los products del pas e ihtroducir en di, no slo
mercaderas sino libros prohibidos de propaganda y devocin heterodexa.










Se cre asi un fuerte y numeroso conjunto racial ho-
mogneo en su base, absolutamente opuesto por origen,
cultural y modo de vivir, a la poblacin espaola que desde


En los dias del arzobispo de Santo Domingo. Dvila Padilla, que rigi la.
archidicesis de 1599 a 1604, dice el cronista Gil Gonzlez Dvila que el
den don Nicols de Anasco "quem en la plaza de la ciudad 300 Biblias en
romance glosadas conforme a la secta de Lutero y de otros impos; que
las hall andando visitando el Arzobispado en nombre del Arzobispo".
Ambas actividades: contrabando e introduccin de la hereja en la isla,
condujeron a una media excesiva e impoltica por parte de la MetrpoiL
En 1603, en los das de Felipe mI (y no en los de Felipe I como con error
dice Sigenza y Gngora en su "Trofeo de la Justicia espaola etc."), apa-
recieron las iniciales disposiciones para la despoblacin de las costas sep-
tentrionales y occidentales de la isla, y en los das del Gobernador de sta,.
don Antonio de Osorio, por el 1605 al 1606, quedaron abandonados a la
fuerza por sus habitantes los puertos y ciudades de Puerto de Plata, Mon-
tecristi, Bayaj (o Puerto Real o Vaiaha) y La Yaguana, Bayaj o Puerto
Real estaba donde hoy se encuentra Cabo Haitiano; La Yaguana fua
creada con dos fundaciones anteriores como base: la de Santa Maria de la
Paz, junto al Jaragua, y la de Santa Mara del Puerto, nacida de la an-
terior, que estaba donde actualmente se encuentra Port-au-Prince. La.
Yaguana de los dias de Osorio, la que fu devastada y deshabitada en
1605, estaba en el mismo solar que hoy ocupa Leogane, segn dice Mo-
reau de Saint Mery. De los habitantes exilados por estas medidas se tom
cuidado especialmente recomendado por Real Cdula, de causarles el me-
nor perjuicio possible, y con ellos se fundaron dos poblaciones nuevas cu-
yos nombres recordasen su procedencia: en tierras del interior: San Juana
Bautista de Bayaguana (de Bayaj y Yaguana), a dieciseis leguas de
Santo Domingo, y San Antonio de Monte Plata, (de Montecristi y Puer-
to de Plata), que segn Alccer debiera haberse llamado "Monte de des-
venturas por las que han seguido a sus pobladores".
Abandonado por los espaoles el litoral norte y el oeste de la isla, as
como el adyacente de la Tortuga, aquellas zonas quedaron prpicias para
ser utilizadas, aos despus, cuando el 1629 las fuerzas espaolas los arro-
jaron de las islas antillanas de San Cristbal, Santa Cruz y otras, por los
bucaneros. Hay que advertir que en el Tratado de Ryswick no existe nin-
guna clusula especifica que cite nominalmente a Santo Domingo, pero
habindose concertado all un "uti possidetis" para los territories ocupa-
dos por Francia en ultramar implicitamente qued incluida la Isla. Asi
naci el dominio francs en la Isla de Santo Domingo, y de esta fuente
original brotaron todas las vicisitudes y turbulencias que la conmovieroan
a lo largo de una historic accidentada como pocas.
V:-C. H. Haring-"Comercio y Navegacin entire Espaia y las In-
dias", Mxico, Fondo de Cultura Econmica, 1939, Passim, pero especial-
mente pgs. 127, 128, 130, 151, 311, 313.
H. C. Lea-The Inquisition in the Spanish Dependenties", New York,
1908, pgs. 193 y sigs. y 249 y sigs.









los das del Descubrimiento y a travs de la Colonizacin
fu ocupando Santo Domingo extendindose con prefe-
rencia hacia el Este, Norte y Sur, por comarcas frtiles,
ubrrimas, de dulce tempero, abundantes aguas y frondas
opulentas.

Moreau de Saint Mery- "Description topographique, phisique, civil,
politique et historique de la parties franchise de l'Isle de Saint Domingue",
Philadelphia 1798, pg. 443.
Gil Gonzlez Dvila-'"Teatro eclesistico de la primitive Iglesia de
las Indias Occidentales, vidas de sus arzobispos y obispos y cosas memo-
rables de sus sedes". El Vol. I publicado en Madrid el 1649 contiene el
'Teatro eclesistico de la Santa Iglesia Metropolitana de Santo Domingo
y vidas de sus obispos y Arzobispos", que fu reproducido en "Relaciones
Histricas de Santo Domingo". Coleccin y notas de E. Rodriguez Demori-
zi, en la cual-ocupa las pgs. 171 a 191. Ciudad Trujillo Editora Montal-
yo- 1942-pg. 183.
Jos Gabriel Garca "Compendio de Historia de Santo Domingo"
Tomo I Santo Domingo, Imp. Garcia Hnos. 1893-pgs. 147-148-149.
Amrico Lugo-"Historia de la Isla de Santo Domingo". En la Rev.
"Clio" de Ciudad Trujillo-Nm. XLV -enero-febrero de 1941.
Manuel Pea Batlle-"Las devastaciones de 1605 y 1606" (Contribu-
cin al studio de la realidad dominicana) En "Clio"- Ciudad Trujillo,
1938 Nm. VI, pgs. 162-174, 271-282.
Alexandre Oexmelin-"Les aventuriers et bucaniers d'Amerique, par...
chirurgien des Aventuriers de 1666 a 1672" (con documents, miapas y gra-
bados.- Especialmente interesante para el establecimiento del Oeste de
La Espaola, ya que Oexmelin o Esquemelin, se alist con los bucaneros
de la Tortuga). Ed. cuidada por Bertrand Guegan, Pars, 1930. La prime-
ra edicin de estas Memorias de Oexmelin (Alexandre Olivier Exquemelin)
apareci en su lengua native, flamenca, con este titulo "De Americaensche
Zee-roovers Behelsende een pertiente en waerachtige besohrijving Van
alle de voornaenste rovereyen, en omnehschelike wreqdheden, die de En-
gels en Franse rovers, tegens de Spanjaerden in America, gepleeght ha-
ben... Amsterdam, J. ten Horn, 1678.
Pronto fueron estos relatos pintorescos traducidos a otros idiomas: al
ingls (Londres, 1684), al francs (Pars, 1686) y al espaol- La primera
edicin espaola apareci en Colonia Agrippina el 1689 Ya a finales
del siglo XVIII se reprodujo en espaol:- "Piratas de la Amrica y luz a
la defense de las costas de Indias Occidentales..." traduccin direct del
flamenco por el Dr. de Buena Maison-Madrid, 1793.
Dionisio de Alcedo y Herrera-"Pirateras y agresiones... en la Am-
rica Espaola desde el siglo XVI al XVII" Ed. al cuidado de D. Justo
Zaragoza autor de su introduccin: "Los pirates de la Amrica-Pirateras
y agresiones contra la Amrica Espaola-Genealoga y apuntes biogrfi-
cos de Don Dionisio de Alcedo y Herrera". A este luengo proemio de 129

13









Naturalmente surgieron choques coistantes entire los
gobernadores espaoles y los franceses y la lucha de los dos
elements antagnicos que se dividan la Isla fu casi per-
manente. No existiendo limits precisados y prolificndose
el element negro con su. tpica facilidad, los conflicts se
sucedan, y ya en 1680, es decir antes de Ryswick, el go-
bernador de la parte espaola, don Francisco de Segura,
comision al Lic. Juan B. Escoto para entrevistarse con el
gobernador francs M. Pouancey a fin de sealar una l-
nea de demarcacin entire ambas zonas. Se fij, entonces,
el curso del ro Rebouc, levantndose un acta de la que po-
demos llamar primera gestin official sobre la despus tan
debatida cuestin fronteriza dominico-haitiana. (2)

Ms importancia tuvieron los lindes fijados por el Con-
venio de San Miguel de la Atalaya de 29 de febrero de 1776,


pgs. que entire otras cosas contiene el relato de la expedicin de Morgan
a Panam, siguen las obras de Alcedo y Herrera. de las que se incluye:
"Incursiones y hostilidades de las naciones extranjeras en la Amrica,
etc.' (pgs. 271-309), Madrid, 1883.
Andrs Julio Montolio "El Tratado de Ryswick y la Isla de Santo
Domingo"-Santo Domingo, 1919.
A la despoblacin de las ciudades y puertos del Norte y Oeste de la
isla, hay muchas referencias en casi todas las Relaciones, Memorias, Des-
cripciones, Arbitrismos, etc. que fueron producidos sobre Santo Domingo
en el siglo XVII.- As en Sigenza y Gngora, Franco de Torquemada,
Alccer, Montemayor y Cuenca, Melgarejo y Ponce de Len, Araujo y Ri-
vera (Vid.- "Relaciones Histricas de Santo Domingo".- Coleccin y no-
tas de Emilio Rodrguez Demorizi. Vol. I, Ciudad Trujillo, Ed. Montalvo,
1942).
(2).-Vid. Jos Gabriel Garca Op. cit. Tomo I, pgs. 172-173. Con
respect a la region fronteriza, Araujo y Rivera no puede ser ms termi-
nante; pues, anticipndose con perspicacia, sita el problema en toda su
crudeza y propone la solucin que ahora mismo le est dando el Presiden-
te Trujillo:
"que poco importa enviar gente y discurrir sobre las poblaciones si no
se da providencia para la conservacin y gobierno econmico tanto de la
que est poblada como de la que se enviase, de manera que arraigue y
conserve en buena disposicin poltica y gobierno, aplicndose, al trabajo
para que puedan contrapesar en alguna manera las conveniencias de los
franceses".








entire el representante francs Vizconde de Choyseul y el
espaol Teniente-Coronel Joaqun Garca Moreno, porque
vinieron a ratificarse sus clusulas al ser incluidas, poco
despus en el Tratado de Aranjuez de 1777. (3)
Legalizaban de esta manera Francia y Espaa, con
mutuo reconocimiento determinando extensions superfi-
ciales y lmites, una situacin de hecho que vena arras-
trndose, con diferentes peripecias desde la inicial ocupa-
cin de la isla de la Tortuga por pirates y bucaneros.
Pero el Tratado de Aranjuez, lastimosa y desdichada
abdicacin impoltica por parte de Espaa, si bien fu el
reconocimiento de una realidad, result, en cuanto a la deli-
mitacin fronteriza, completamente inoperante.
Y desde entonces hasta el present, con vicisitudes di-
versas, continue constant, como algo irremediable y fatal,
la penetracin hacia la parte oriental de las gentes de color
haitianas. Toda la historic dominicana, desde el perodo
colonial, se siente redundada por este conflict hondo, ame-
nazador, que ge complica a media que transcurren los
aos. Y es que, en verdad, no se trata slo de fijar una li-
nea fsica, geomtrica, de demarcacin. El problema o
los problemas- son ms intensos, ms complejos, porque
calan en la viva geografa humana con acuciantes ndices
y advertencias raciales, econmicos, demogrficos, cultu-
rales.
Actualmente la Repblica Dominicana, para una ex-
tensin superficial de 50,070 kilmetros cuadrados, tiene

(3).-En la clusula segunda del Tratado de Aranjuez se detallan los
limits convenidos en San Miguel de la Atalaya. Se habia terminado su
trazado el 28 de agosto de 1776 y comprenda 221 hitos o mojones, con
inscripciones en francs y espaol, desde la desembocadura del rio Daja-
bn o Massacre al Norte, a la del Pedernales, al Sur. El Tratado de Aran-
juez se firm el 3 de junio de 1777, por el Conde de Floridablanca, como
representante de Espaa, y el Marqus de Ossun, por Francia.
Vid.- "Descripcin de los limits de la Isla de Santo Domingo acor-
dados y convenidos en la Atalaya a 29 de febrero de 1776", Santo Domin-
go, Imp. Garcia Hnos., 1893.








una poblacin de dos millones de habitantes (el ltimo
censo estimado official, registraba exactamente: 1,616,561,
pero en el de 1935 la cifra slo alcanzaba: 1,479,417.) (4).-
La Repblica de Hait, en el rea de su territorio, que abar-
ca 27,183 kilmetros cuadrados, sostiene una poblacin
que actualmente sobrepasa los tres millones.
Con slo comparar estas cifras elocuentisimas se ten-
dr idea de la magnitude del problema. Pero hay ms, y
conviene que -aun a trueque de alargar estas considera-
ciones- se exponga.
Las dos poblaciones que se dividen, en la despropor-
cin apuntada, el dominio de la Isla, por su origen racial
diferente, por su disimilitud de vida y costumbres, por
lo opuesto de su cultural, han seguido tambin en el des-
envolvimiento y evolucin de sus actividades polticas y
humans, trayectorias propias, nacidas de su distinta psi-
cologa colectiva.
El negro de Hait tuvo, muy temprano, como reaccin
instintiva frente a la violencia de sus sufrimientos y bes-
tial aherrojo en el rgimen esclavista, concept de su uni-
dad de raza, y, ya en pleno period de vasallaje, adapt su
vida ntima y de relacin a una necesidad primigenia de
defense comn creando en su conciencia un complejo de
odio y venganza por las abyecciones soportadas que se en-
tremezcl con el de inferioridad ya innato. Todos estos sen-
timientos amorfos al principio, difuminados y disimulados,

(4) .-Estos datos son los del ltimo Anuario Oficial publicado y se con-
traen a la fecha de 31 de diciembre de 1941, incluyendo el resultado mi-
gratorio. La Capital, Ciudad Trujillo, segn el mismo censo tenia en dicha
feaha, 115,232 habitantes.
Vid.- "Anuario Estadistico de la Repblica Dominicana" publicacin
official de la Direccin General de Estadstica. Ed. "El Diario", Santiago
(R. D.) 1941.
En la "Reseia Geogrfico-Histrica y Estadistica de la Repblica
Dominicana" dada a la publicidad por la Seccin de Publicaciones de la
Direccin General de Estadstica, Ciudad Trujillo, 1941, pg. 1, se asigna
a la Repblica una poblacin de 1,616,501 habitantes.








explotaron ferozmente a fines del siglo XVIII y -hay que
reconocerlo- constituyeron a comienzos del XIX la slida
basamenta en que se apoy un espritu racial irreprimible
que con toda su secuela de horrores, devastaciones y des-
dichas, ciment la nacionalidad independiente de.la parte
occidental de la Isla. (5)
La rebelin de los esclavos culmin con la proclamacin
de su libertad el 29 de julio de 1793, dos aos antes del Tra-
tado de Basilea. La zona francesa, expulsados sus domina-
dores blancos, fu, en parte ocupada por los ingleses a quie-
nes arroj capitaneando sus tropas negras el famoso Tous-
saint Louverture que, aparentemente y en la forha, gober-
n all en nombre de la Francia revolucionaria despus del
Tratado de Basilea de' 1795 y hasta 1802. El Consulado en-
vi contra Toussaint al cuado de Napolen -estaba casa-
do con su hermana Paulina Bonaparte- general Vctor
Manuel Leclerc que logr, despus de diferentes inciden-
tes y derrotas, la sumisin del "ms grande de los negros"
--as se intitulaba l mismo en carta a Na'polen a quien
llamaba: "el ms grande de los blancos"- que detenido

(5).-Sobre la situacin de la zona occidental de la isla, antes de que
surgiera el Estado Independiente de Haiti, pueden verse los siguientes
studios:
Pierre de Wassiere -"Saint Domingue, la society et la vie creoles-
41629-1789)"- Pars, 1909.
A. Savine-"Saint Domingue a la veille de la Revolution"-En "Col-
Jection histrique ilustre Societ d'edition Louis Michaud-Paris, s. a.
Dantes Bellegarde-"Pages d'Histoire" (I-L'esclavage et le traffic des
moirs dans I'le d'Hait; II-La Societ franchise de Saint Domingue en
1789) Port-au-Prince, 1925.
T: Lothrop Stoddard- "The French Revolution in San Domingo"-
Soston-New York, 1914.
Steward (T. G.)- "The haitian revolution, 1791 to 1804" -New York,
1914.
Percy Wasman "The black Napolen"- New York, 1931.
Rev. C. W. Mossel "Toussaint L'Ouverture, the Hero of Saint Do-
mingo"- Lockport, N. Y., 1896.
H. E. Mills "The early yars of the French Revolution in Santo Do-
mingo"- Poughkeepsie, N. Y., 1892.







en Gonaives fu enviado a Francia, encerrado en el casti-
llo de Joux, prximo al lago suizo de su nombre, donde mu-
ri el 1803. Antes an pereci vctima de la fiebre amarilla
en la Tortuga, Leclerc, y su sucesor en el mando, Rocham-
beau, tuvo que capitular en noviembre de 1803. Toda la
parte oeste de la Isla qued de nuevo en posesin de los
negros libres bajo el caudillaje del vencedor, Jean Jacques
Dessalines, que el 1 de enero de 1804 proclam en Gonaives
la independencia del Estado al que titul Hait, dndole
el antiguo nombre indgena ("tierra abrupta"). Se sigui
una espantosa matanza de blancos y Dessalines, primero
Gobernador vitalicio, se alz el 20 de mayo de 1805 como
Emperador con el nombre de Jacobo I. Cay asesinado en
1806, y el naciente Estado se escindi en dos zonas: la sep-
tentrional bajo el dominio de Enrique Cristbal, que en
1811 tambin se erigi Emperador y nueve aos ms tarde
se suicide; y la occidental, regida por el Presidente de la
Repblica de Hait, el inteligente Petin (Anne Alexandre
Sabes), que gobern hasta 1818.
El caudillismo negro o mulato, el afn de igualarse
con sus antiguos amos y sobrepasarlos, convirti Port-au-
Prince o Cabo Haitiano, con much frecuencia, en escena-
rios de pintorescas cortes monrquicas, caricaturas gro-
tescas, manaderos inagotables de tmas ridculos propios
para "vaudevilles" y operetas bufas. Pero, aun as, nunca
se olvid el sentimiento de nacionalidad, de unidad de raza,
que constituy en todo moment poderoso aglutinante. Lo
fueron tambin, poderossimamente, las creencias supersti-
ciosas y las prcticas-producto de una intuitiva y emocio-
-nal mentalidad primitive en obscuro y vacilante trabajo
de causalidad.- frente a la naturaleza y sus fenmenos
tan pronto hostiles como amigos, buscando establecer, co-
mo dice Henry Berr (6), un "modus vivendi" de concilia-

(6).-Vid.: Henry Berr Prefacio a la obra de Louis Gernet y An-
dr Boulanger: "El genio griego en la Religin" Barcelona, Ed. Cer-
vantes- 1937-XXII-XXIX.


18








cin respect a todos los cambios naturales que afectan el
destino. En esa nebulosa el fetichismo africano con el "vou-
dou", el culto a los muertos con fines mgicos y nigromn-
ticos, conservados celosamente por los haitianos como'he-
rencia de sus antepasados ancestrales de las tribus de Afri-
ca, y que llegan a provocar en su mentalidad prelgica ver-
daderas manifestaciones paranoicas, se ha enlazado en
monstruosQ sincretismo, con ritos de la Iglesia Catlica,
produciendo un extravagant polidomonismo, que localiz
la difusa energa del vago "dinamismo" primitive en zoola-
tra con sacrificios sangrientos. Mas todo esto, desde el pun-
to de visto social, ha enlazado a los haitianos, con instinto
biolgico de igualdad y conservacin, en una comunin fra-
terna, no slo racial y psquica sino tambin religiosa. (7)


(7).--Como studios generals sobre la vida y la psicologa haitianas
pueden consultarse, entire otros muchos, los siguientes:
W. B. Seabrook "The Magic Island" New York, 1929. (Hay ed.
espaola) .
J. C. Dorsainvil "Voudou et Nevrose" Port-au-Prince, 1981.
J. C. Dorsainvil "Manuel d'Histoire d'Haiti" ... avec la collabora-
tion des Frres de lInstruction chretienne... Port-au-Prince, 1925.
Dr. Price-Mars Les croyances, le sentiment et le phnomne reli-
Sgieux chez les negres de Saint Domingue". Port-au-Prince, 1929.
Auguste Magloire "tude sur le temperament haitien" Port-au-
Prince, 1909.
Thomas Madiou (hijo) "Histoire d'Haiti" 3 tomos Port-au-
Prince, 1922 y 1923.
Melville J. Herekovits "Life in a Haitian VaBley" Ed. AMred A.
Knopf New York, 1937.
Zora Neale Hurston "Tell my Horse" (Parlay cheval ou) pgs.
85 a 275 Philadelphia N. York. Ed. J. B. Lippinoott Co. 1938.
Bair Niles "Blako Hait, a biography of Aflie~'s Eldest Daughter"
-New York, 1926.
Davis (H. P.) "Black Demoeracy-Story ol Haitt" Prelacio de
Alice Waugh-Dodge Publiting Comp, New York, 1936.








El hecho, por tanto, ms destacado en la Historia de
este pueblo homogneo es, sin duda, la temprana concep-
cin de su nacionalidad e independencia, a travs de la uni-
dad racial, exaltada por padecimientos infrahumanos bajo
el rgimen esclavista.
No se manifest el sentimiento national con tanta ra-
pidez y unanimidad en la parte espaola de la Isla y tal
vez ello explique las vicisitudes por que hubo de pasar has-
ta lograr la consolidacin de su independencia y un gobier-
no propio y autnticamente soberano.
Los habitantes el Este han tenido siempre honda-
mente arraigada la cultural espaola y se sintieron, aun
despus del Tratado de Basilea de 1795 -que fu eviden-
temente el ms decepcionante despropsito con que azot
la Metrpoli la sensibilidad de una de sus ms fervorosas y
devotas colonias- unidos espiritualmente a Espaa, con-
siderndose autnticos herederos de su civilizacin.
Fueron los finales del siglo XVIII, en esta parte de la
Isla, confusos y caticos. Si el siglo anterior, el XVII, haba
significado para la vida colonial de los ricos virreinatos de
Tierra Firme una liberacin autctona de la decadencia
peninsular, para Santo Domingo, que slo viva del reflejo
de Espaa y cuyos recursos propios eran enjutos, todo se
agota y decae. Cuando el 1795 se lleva a cabo la cesin a
Francia, el marasmo se convierte en catstrofe, y no fu
poco milagroso -prueba de lo firme que se haba incrusta-
do en su poblacin- que en medio aquella desdicha se
sostuviese, hasta con lozana, la cultura hispnica. La ce-
sin a Francia que significaba el intent de unificacin de
dos organismos fundamentalmente distintos, opuestos, y
de caractersticas irreconciliables, despert, exacerbndolos,
aquellos sentimientos espaolistas.
Realmente la despoblacin de Santo Domingo y, con
ella, la decadencia, comenz ya en el siglo XVI, con el se-
uelo de bienandanzas y riquezas mirficas que llegaba de








Tierra Firme como constant cimbel para avetureros y lo-
greros. Se acentu el fenmeno durante tqdo el siglo XVII
que fu tambin en la Metrpoli una centuria de lenta de-
cadencia. Particularmente instructivas son, al respect del
despoblamiento de la Isla a fines del XVI, la "Relacin de
la Isla Epaola" del licenciado Echagoian y la "Descrip-
cin" que incluy en su "Geografa" el cronista Juan L-
pez de Velasco.

Echagoian present ante Felipe II el lastimoso cuadro
de Santo Domingo de cuya Audiencia fu Oidor hysta fines
de 1564. Los vecinos estn en tanta necesidad que "no so-
lamente matan el ganado crecido pero las vacas preadas
y el ganado de edad de dos y tres aos", con lo cual, "se
acabar de despoblar la tierra, porque cesarn los inge-
nios.. y en ellos los negros no tienen otra comida."
Se construy la muralla de la Capital "y como al prin-
cipio que se comenz la dicha cerca, estaba muy poblada la
dicha isla, y se esperaba que la dicha ciudad ira cada da
en crecimiento, hicieron la dicha muralla tan larga, que
ahora hay arboleda much y estancias dentro". En cuanto
a los lugares, "estn casi despoblados, y antiguamente
eran de much Vecindad; los ms de ellqs de ms vecinos
de los que ahora tiene la dicha ciudad de Santo Domingo.
La dicha ciudad tiene hasta quinientos vecinos cuando
much. La Buena Ventura, cinco leguas de Santo Domin-
go, tena ms, y no tiene ahora ningn vecino; y la ciudad
de Santiago asimismo, y habr ahora veinte o treinta ve-
cinos. La villa de Cotu tiene al pie de cien vecinos... Puer-
to de Plata, que tendr treinta o cuarenta vecinos..."
Esto por lo que respect a la poblacin; pero la deca-
dencia no se detena en su nmero: "En la dicha Ciudad
hay una iglesia.. hay un den que es el doctor Ribera,
telogo. Este es pblico mercader. Hay el tesorero Verdec.
Estos, y los dems todos, sino son dos otros que ahora lle-
van consigo el arzobispado... son todos los dems idiotas,








salvo un cannigo licenciado... El que tiene la canonga
doctoral est loco." No iba mejor con la Justicia, sega
Echagoian: ".. el doctor Casares y el licenciado Ortegn,
son oidores. A estos dos ltimos oidores se enva a tomar
residencia. Con grande causa y just razn..." Y, a segui-
do, compare la justicia con el agua, que al cocerlo, da el
bejuco: "admirable betumen para teir de negro, que es
seal de poca justicia, y as es que yo nunca la he visto ha-
cer..."
Despus de hablar del remedio a aquellos males se ex-
presa as: ". .la orden de este remedio lo he procurado mu-
cho saber y entender, condolindome de tan buena tierra,
y ver que est tan perdida, y que es cierto que si no se po-
ne con brevedad much cuidado y diligencia, que se acaba-
r de despoblar", porque, como dice ms adelante: "..no
solamente los que llegan a la dicha ciudad (de Santo Do-
mingo) pero los nacidos en ella y vecinos, no tratan ni en-
tienden otra cosa sino en hacer almonedas, y como el Au-
diencia no les d licencia para poder salir, se van escondi-
dos unos a Mxico, y otros a Tierra Firme, y otros a Espa-
a para de aqu volver a otras parties de Indias."
Uno de los remedios que aconseja Echagoian, -y de-
muestra el estado a que haba llegado Santo Domingo en la
segunda mitad del siglo XVI- es que "vayan naos al di-
cho puerto de Santo Domingo, habiendo comercio habr
gente;.... y como se ha mandado que no se saque merca-
duras para otras parties de Indias de la dicha Ciudad, y
para el sustento y gasto de ella sea menester poco, no van
ms de un navo o dos cada un ao".
Poco despus de Echagoian -entre 1571 y 1574- es-
cribi su "Geografa y descripcin universal de las Indias"
el cronista Juan Lpez de Velasco. Segn l, "Hay en esta
isla diez pueblos de espaoles, en que habr como mil es-
paoles, ninguno encomendero porque no hay indios de
repartimientos, y slo dos pueblos de indios que han que-









dado, de ins de un milln que dicen que haba cuando se
descubri; y ms de doce o trece mil negros que hay en la
isla". Y despus de hablar del clima, producciones, etc.,
agrega: "La causa de irse despoblando cada da esta isla,
es que como no se saca oro, no acuden mercaderes a ella, y
as no pueden contratar sus grangerias y viven en gran po-
,breza. .." Y al hablar de Santo Domingo: "Ha llegado a te-
ner esta ciudad mil vecinos, y pocos aos ha tena sete-
cientos, de manera que cada da vah en disminucin, co-
mo la dems poblaciones de la isla, por no acudir a ella
navos a contratar". (8)


,(8).-Vid.: Licenciado Echagoian.- "Relacin de la Isla Espaola en-
viada al rey D. Felipe II".- (1568)- En "Relacines Histricas de Santo
Domingo" cit. supra, ocupa las pginas 125 a 146. Lo citado por nosotros
corresponde a las pgs.: 132, 134-35, 137, 138, 140-144.
Juan Lpez de Velasco.- "Geografia de la Isla Espaola"- Descrip-
cin del Distrito de la Audiencia de La Espaola, sacada de la "Geografa
y descripcin Universal de las Indias". Tambin incluida en "Relaciones
Histricas..." pgs. 149-166-V. particularmente el epgrafe: "Pueblos des-
poblados", en pgs. 160-162.
Con tanta elocuencia como los citados se expresaba en su "Represen-
tacin" Francisco Franco de Torquemada, por el 1691, al exponer "el mi-
serable estado en que se halla aqulla isla, con la vezindad del Francs
que est poblado en las costas del Norte, Oeste y Sur, conque se ha redu-
cido al ltimo punto de su total perdicin" (V. en "Relaciones..." pgs.
T7-90). Y con much mayor exactitud describe la decadencia de Santo
Domingo Luis Jernimo de Alccer en su "Relacin". Vase en las "Rela-
ciones..." especialmente en las pgs. 202 (1603-despoblados los lugares-
Fol. 65 del MS), 209- (fol. 67v. y 68r del MS., fols. 68r. y v.), Vase tam-
fin en el "Memorial" de Melgarejo Ponce de Len: "de nada desto (mi-
nas de oro, cobre, etc.) se aprovecha V. M. ni sus vasallos por falta de po-
bladores y auerse stinguido totalmente los naturales". En Relaciones...
cit. pg. 285.
Ninguna exposicin mejora la del Lic. Fernando de Araujo y Rivera
en su "Descripcin de la Isla Espaola" probablemente la ms valiosa de
cuantas se escribieron sobre la isla en el siglo XVII y que adems tiene
la circunstancia de haberse presentado en el ao 1699, es decir cuando se
Scerraba aquella centuria. Lleva esta Descripcin por subttulos: "Estado
infeliz en que se hallaban sus poblaciones el ao de 1699... Noticia del
modo con que es establecieron all los franceses; y lo much que importa-
ba su desalojo, valindose de-los arbitrios y medios que proponia para
conseguirlo". Araujo y Rivera que (u Oidor Decano de la Audiencia de
Santo Domingo hace campear su erudicin latina y su conocimiento de
las leyes de Indias. Ocupa esta Descripcin las pginas 293 a 342 de las








El siglo XVII fu de plena ruina para Santo Domingo,
que siendo la colonia ms dependiente e influida por
la vida peninsular, sinti directamente los efectos del de-
rrumbe espaol de aquel perodo. Hubo un renacimiento,
que correspondi aqu, como en Espaa y el resto de sus
posesiones, con el period de Carlos II, pero luego a fines
del siglo XVIII, vuelve la decadencia que iba a ser disolu-
cin en 1795.
Menndez y Pelayo dice que en 1737 tena toda la Co-
lonia 6,000 habitantes. Dato que -como observa Pedro-
Henrquez Urea -no se compadece con los censos subsi-
guientes. El parroquial de 1777. daba la cifra de 117,300 y
el de 1785 la eleva a 142,000. El escritor de La Martinica,
Moreau de Saint Mry, que visit Santo Domingo el ao
1783, calculaba en aquella fecha su poblacin en unos
125,000 habitantes.
La cesin a Francia de la parte espaola, por el Trata-
do de Basilea de 1795, en el cual los espaoles de la Colo-
nia, segn frase de Menndez y Pelayo fueron "vendidos y
traspasados por la diplomacia como un hato de bestias",
produce, juntamente con las sangrientas incursiones de
los negros haitianos sublevados bajo la direccin de Tous-

"Relaciones Histricas de Santo Domingo" op .cit. supra. De la 305 a la
308, y comprendiendo del folio 12 al 15 del MS original que se conserve en
la Biblioteca del Palacio de Oriente de Madrid (Coleccin Ayala, Tomo,
XXI, MS. 2835) est la "Razn del miserable estado de los lugares y po-
blaciones espaolas con nombre de ciudades y villas indignamente: Nme-
ro de gente que avra en todas y en cada una: su valor: costumbres, exer-
cicio, pobreza y causa de todo." Y de la pg. 308 a 315 de las "Relaciones...
etc.", comprendiendo del folio 15 al 20 v. est la "Razn d las poblacio-
nes francesas de la parte que ocupan en la Isla Espaola, su principio,
aumento y estado; formalidad y poltica en poblarse y mantenerse; fru-
tos, comercios y fuerzas". Muy interesantes son tambin los siete arbitrios.
o remedios que propone al Rey, para evitar la total ruina y abandon de
la isla, y que ocupan las pginas 317 a la 339 de las "Relaciones..." cit.,
camino este ltimo que sigui por el mismo ao 1699 don Fernando Jos
de Haro y Monterroso en su exposicin al Monarca espaol: "Medios pro-
puestos por... para poblar sin costo alguno de la Real Hacienda la isla.
de Santo Domingo. Nmero y calidades de las families que deban condu-
cirse y abrirse para el logro de este dbjeto". Vase tambin en "Relacio-
nes Histricas de Santo Domigo", pgs. 245-359.








saint Louverture y despus de Dessalines, una intense
emigracin. Pedro Henriquez Urea calcula que salieron
de la isla ms de diez mil habitantes, dirigindose hacia
Cuba, Puerto Rico, Venezuela, Colombia y Mxico, y enu-
mera las principles families que pasaron a Cuba desde
1796 a 1822. El resultado fu que cuando en 1819 se levan-
t, por las autoridades espaolas de nuevo posesionadas de
la Colonia, el censo, la cifra de habitantes quedaba \reduci-
da a 63,000. (9)

Reparemos, adems, que la poblacin del Este careca
an por entonces de una propia unidad poltica. Abunda-
ban, dominando, los descendientes de espafioles, y al lado
de esta mayora, en proporcin muy reducida, existan
tambin el mulato y el negro en gran parte de proceden-
cia haitiana. La vida se desenvolva en pleno rgimen colo-
nial, sin pena ni gloria, salvo en los espordicos movimien-
tos para defenders de la intrusion de los ingleses, france-
ses y negros del Oeste, an no haitianos, o de aquellas
otras acciones internal que removan con harta frecuencia
el sistema administrative planteando problems de tipo
domstico. Es verdad que el espritu de estos habitantes les
conduca a la rebelda, la inquietud, el desasosiego, y que
se distinguieron siempre por su valor y audacia (ejemplo
de estas ltimas virtudes desprende el heroico arrojo que
hizo morder el polvo de la derrota a la expedicin enviada
por Cromwell para tomar la plaza de Santo Domingo en
1655, confiada a William Penn y al general Venables), pe-
ro ni entonces ni bastantes aos despus se puede hablar de
una conciencia colectiva de carcter national.


(9) Vid.: Marcelino Menndez y Pelayo- "Historia de la poesa his-
pano-americana". Tomo I, Madrid, Ed. Victoriano Surez, 1911-pg. 295.
Moreau de Saint-Mery- "Descripcin topographique et politique de
la parties espagnole de lIsle de Saint Domingue"-Philadelphia, 1796.
Pedro Henriquez Urefia- "La culture y las letras coloniales en Santo
Domingo"- Buenos Aires, 1936, pgs. 101, 103, 107, 110, 117.








As, mientras en la parte occidental de la Isla se pro-
duce el terrible alzamiento de los esclavos y surgeon figures
como las de Toussaint Louverture, Dessalines, Cristbal y
Petin, en la oriental an no se vislumbra siquiera el na-
cimiento de la Nacin. Todo se apaga en lo gris y amorfo y
a lo ms aparecen aqu y all fugaces manifestaciones du-
rante los aos de dominio de Francia y la primera invasion
haitiana.
Ms an, cuando se organize la guerra de reconquista
para arrojar a los franceses, prelfondera el signo de Espa-
a, y el hroe de aquella poca, don Juan Snchez Ram-
rez, nativo de Cotu en la Isla, no se intitula dominicano,
sino espaol. Con tal carcter lucha. La batalla de Palo
Hincado (7 de noviembre de 1808) se da al grito de "Viva
Fernando VII!", y reconquistada la Capital, se apresura el
envo de un delegado a la Junta Central de Sevilla para
poner a su disposicin el territorio que la antigua metr-
poli haba abandonado unos aos antes.
Por el 1810, cuando la mayora de los pueblos de la
Amrica Espaola manifiestan su voluntad de indepen-
cia, en Santo Domingo son imprecisos los sntomas aisla-
dos, como el de Manuel del Monte y el llamado de "los ita-
lianos", conspiracin esta ltima tan poco clara en sus fi-
nes que hasta se dijo tener por objeto el restablecimiento
del dominio de Francia, cuando sta legalmente lo cede a
Espaa por el Tratado de Pars de 30 de mayo de 1814.
El primer movimiento logrado, el acaudillado por don
Jos Nez de Cceres, no se produce hasta fines de -1821.
Un historiador dominicano al referirse a esta revolucin,
describe las siguientes palabras que no pueden ser ms sig-
nificativas al respect:
"Enterado (Nez de Cceres).... de que exista en
la masa comn del pueblo el deseo de ver realizado un cam-
bio poltico que mejorara pu crtica situacin, lleg a temer
que surgiendo de ella, como estuvo a punto de suceder, la








iniciativa de un niovimiento separatist, vendrian a redun-
dar sus esfuerzos en beneficio de las aspiraciones de los
haitianos, quienes basados en la teora de la indivisibilidad -
poltica de la isla, inventada por Toussaint Louverture, re-
doblaban sus trabajos en las comarcas fronterizas." (10)

As el primer movimiento de separacin de Espaa no
iba a ser-por la Independencia -que nadie senta- sino
por la autonoma, y la bandera izada por Nez de Cce-
res fu, no la dominicana, sino la de la Gran Colombia bajo
cuya proteccin y dominio se colocaba el territorio oriental
de la Isla de Santo Domingo.
El problema fronterizo con Hait continuaba como
siempre, y la penetracin negra del Oeste era tan intense
que cuando se produce la invasion haitiana a principios
'de 1822, el Presidente de Hait, Jean Pierre Boyer, puede,
como justificacin de aquella accin military de conquis-
ta, invocar la existencia de una aparente, ms que real, de-
manda de los dominicanos para unir ambos,pueblos.
Precisamente en un interesante studio "La Ocupacin
de Sanio Domingo por Hait", su author el ex president de
la Repblica, Dr. Manuel de Jess Troncoso de la Concha,
se propone desvirtuar aquella especie recogida, principal-
mente, por escritores haitianos.

El Dr. Troncoso reconoce, sin embargo, "que antes de
atravesar Boyer con sus tropas la frontera a mediados de
enero de aquel ao (1822), la bandera haitiana haba sido
enarbolada en los pueblos fronterizos, primero, y algunos
situados en el interior, despus; doy por sentado --sigue el
citado autor- y comprobado que en Santiago de los Caba-
lleros hasta se lleg a former una Junta Central Provisio-
nal de Gobierno, o cosa as, en oposicin al Gobierno del


(10)-V.- Jos Gabriel Garca -Op. cit. Tomo II, Imp. Garca Hnos.
Santo Domingo, 1896-pg. 72.









Estado, cuya independencia de Espaa y unin a la Gran
Colombia haba proclamado el doctor Jos Nez de Cce-
res, y que esta Junta, compuesta por personas principles,
se puso en comunicacin con Puerto Plata, La Vega, San
Francisco de Macors y el Cotu, para obtener la adhesin
de estos pueblos al pensamiento que le haba movido a or-
ganizarse; doy por sentado y comprobado que ese pensa-
miento "aparente" era el favorecer la unin de Santo Do-
mingo con Hait; doy por sentado y comprobado que exis-
tieron, y tal vez existan todava, documents en los cuales,
con la expresin de una fecha anterior a la invasion del
territorio de la antigua Parte Espaola de Santo Dmin-
go por Boyer, se le llama a ste y se proclama que la unin
de los dominicanos al Estado fundado por Dessalines y
Cristbal ser la realizacin de su felicidad. Doy finalmen-
te por sentado y comprobado que desde das antes de la en-
trada de Boyer en ella, fu izada la bandera de Hait en la
misma ciudad de Santo Domingo." (11)

El Dr. Troncoso cree que estos hechos "que sirvieron a
la palabra official del gobierno haitiano para tratar, de ha-
cerle career al mundo que los dominicanos haban recurri-
do a l para venir a ponerles en paz y someterlos a su au-
toridad, no tienen ningn valor, como no sea el de que,
dentro de la apariencia material de las cosas, acaecieron."
(12)

El historiador Garca seala con claridad la influen-'
cia que en la preparacin de la invasion haitiana de 1822
tuvo el no resuelto problema fronterizo, la linea indecisa
y siempre movible de demarcacin de ambas zonas, cons-
tante manadero de dificultades que aparece siempre a lo


(11)-Vid.: Dr. Manuel de J. Troncoso de la Concha- "La ocupacin
de Santo Domingo por Hait" C. Trujillo-Ed. "La Nacin" 1942 pgs.
9-10.
(12)-Op. cit, pg. 10.








largo de la historic de ambos pueblos, como causa direct
o circunstancial, segn los casos, de todos los acontecimien-
tos capitals.
Dice el referido historiador que Boyer "para cohones-
tar ante el mundo y a los ojos de Colombia, cuyo pabelln
iba a profanar, el papel de conquistador que pensaba re-
presentar, se empe en pintar como actos espontneos de
los dominicanos las manifestaciones unionistas que por
medio de sus agents vena promoviendo entire la gente de
color de los pueblos fronterizos." (13)
Dur la dominacin haitiana en Santo Domingo vein-
tids aos, desde 1822 hasta el alzamiento que produjo la
proclamacin de la primera Repblica el 27 de febrero de
1844.
Cmo pudieron los vecinos del Oeste dominar tan lar-
go perodo sobre la poblacin espaola sin provocar en ella
una reaccin violent que llevase a la lucha constant en
campo abierto o en guerrillas y emboscadas, o a la emigra-.
cin y el abandon?
El echo se explica an menos si se tiene en cuenta
que en aquella misma poblacin perduraba, con vivos tin-
tes de horror, el recuerdo de las brutales acciones de Tous-
saint Louverture y de Dessalines desde 1800 a 1805. Cuan-
do el ltimo de stos se retira a Hait, "deja convertida a
'la antigua parte espaola de Santo Domingo en un campo
inmenso de desolacin y muerte". (14)
Es cierto que Cristbal, el pintoresco monarca Enrique
I, que reinaba con pomposa corte en el Norte de Hait, ayu-


(13)--Jos Gabriel Garca Op. cit. Tomo II pg. 83.
(14)-Vid.: Dr. Troncoso -Op. cit. pg. 15.
Dr. Guido Despradel Batista "Historia de/la Conaepci de la Vega
Real" Imp La Palabra La Vega, (R. D.)., 1938-pgs. 30 a 50. (Intere-
sante por la documentacin que aporta sobre los horrores de la invasion
haitiana en las comarcas del centro de la Repblica).
l-








da al brigadier Snchez Ramrez en su empresa de expul-
sar a los franceses (1808-1809), pero este capital aconteci-
miento, que segn muy certera opinion del Dr. Troncoso
"asegur al pueblo dominicano su filiacin espaola" (15),
precisamente por eso, no borr ni obscureci la memorial
de los trgicos das de la primera invasion, pues exaltndo-
se el espaolismo de los habitantes, hasta el punto de no
pensar, victoriosos, en su independencia sino en la vuelta
a la Colonia, mal podan, como muy bien deduce el Dr.
Troncoso, volver "los ojos a una nacin recin formada, de
otra tradicin6 de distinto origen, de otra lengua, cuyos
caudillos haban sido sus verdugos, a la cual no les ligaba
sino el nexo de la vecindad y cuyos prejuicios y odios ra-
ciales se haban manifestado tan fieramente an despus
de conquistada en brava lid su liberacin". (16)

Para explicar de algn modo este largo dominio de
Hait, hay que tener present que la mayora de los habi-
tantes de la parte espaola de la Isla deseaba seguir bajo
el poder de Espaa. El movimiento triunfante de Nez de
Cceres Jecepcion y desanim. En realidad no exista
conciencia national, ni ideal de independencia y soberana
en ningn sector influyente y nutrido de la sociedad. La
confusion producida por la unin a la Gran Colombia, sir-
vi fcilmente a los agents de Boyer que aprovechndose
de numerosas infiltraciones fronterizas y de una intense
propaganda entire las gentes de color, hall campo propi-
cio para sus intenciones taimadas. Y en esa misma confu-
sin y decepcin, pudieron las fuerzas de Hait avanzar sin
casi resistencia imponiendo una recia tirana que la coac-
cin moral del recuerdo de pasados horrores y el brutal sis-
tema de represalias del moment, hizo ms fcil aunque
no menos odiosa.


(15)-Vid.: Dr. Troncoso- Op. cit. pg. 15.
(16)-Vid.: Dr. Troncoso- Op. cit pg 23.








6 La poblacin espaola de la Isla no se adhiri a la uni-
dad con Hait sino que se someti y aguant resignada-
mente. Evit esta actitud el aniquilamiento que el invasor
sin escrpulos hubiese realizado, y posibilit, por tanto,
una conservacin de energas que llevaban en potencia la
future independencia.
/
Inicironse los movimientos para lograrla en 1823, y
el 1838 con la constitucin de la sociedad revolucionaria
"La Trinitaria" se forj el instrument que llevara a buen
fin aquellos propsitos el 27 de febrero de 1844. Pero an
en el period que se inaugura con esta fecha, no se puede
hablar en verdad y estrictamente de Independencia y So-
berana nacionales. La guerra con Hait continue con dis-
tintas peripecias; asaltos, robos, violencias, treguas y nue-
vas invasiones; las disputes, luchas y guerras civiles entire
los partidos y personajes republicans se vean intervenidos
con frecuencia por los observadores, ms que representan-
tes, de pauses extranjeros, algunos de los cuales slo ha-
bian manifestado un tmido conocimiento de l nueva Na-
cin, pero terciaban en sus conflicts internos. Y a los die-
cisiete aos de este precario gobierno agitado por toda series
de convulsiones, uno de los ms conspicuous personajes del
Estado, er general Santana, el que precisamente le haba
salvado en la batalla de Las Carreras de la invasion haitia-
na de 1855-56 que capitane Soulouque, el rimbombante
Emperador Faustin ler., proclam su anexin a Espaa
comenzndose as otro perodo colonial turbulento que di
fin cuatro aos ms tarde por acuerdo de las Cortes espa-
olas el 1865 de abandonar la Isla. (17)

(17)-Vid.: David G. Yuengling- "The Spanish annexation of the
Dominican Republic" Posttville (Pa). Ed. J. F. Seiders-1940. -
General Jos de la Gndara- "Anexin y guerra de Santo Domingo"
-Prlogo de Don Cristino Martos Imp. de "El Correo Militar"- 2 to-
mos-Madrid, 1884.
General Gregorio Lupern: "Notas autobiogrficas y Apuntes hist-
ricos"- 2 tomos-Ed. "El Diario"- Santiago~de los Caballeros- 1939.








Pero poco despus, el 1868, salen a la superficie in-
tentos ya aejos, para anexar la Repblica a otra potencia
extranjera, esta vez a los Estados Unidos de Nortemrica,
Se firmaron entonces, por gestiones del Presidente Bue-
naventura Bez, los tratados de anexin de la Repblica
y de arrendamiento de la zona de Saman. Por el primero
se renunciaba a todo derecho soberano como nacin in-
dependiente sometindose a Norteamrica con aduanas,
fortificaciones, cuarteles, surgideros, puertos, buques, as-
tilleros, almacenes, armas, etc. pasando los ciudadanos a
serlo de los Estados Unidos.
Este movimiento anexionista tuvo sus inicios en las
gestiones extra-oficiales que el comisionado norteamerica-
no Green pretendi realizar el 1849 -es decir much an-
tes de la decision de Santana- para convenir las relaeio-
nes diplomticas entire los Estados Unidos y la Repblica
Dominicana. Desde entonces hay un process continuado
en el cual intervienen con distintas facetas altas persona-
lidades de la Repblica, y que aa comienzo en una nota
confidencial de Buenaventura Bez, de diciembre de 1852.
El president, general Cabral, pretend el arrendamiento en
dos millones de dlares de la Pennsula y Baha de Sama-
n, negociando con Frederick W. Seward, hijo del Secre-
tario de Relaciones Exteriores de EE. UU., en 1867. Este
proyecto no se llev a realidad por la oposicin del general
Jos del Carmen Reinoso, Ministro de la Guerra, y del his-
toriador Jos Gabriel Garca, Ministro a la sazn de Re-
laciones Exteriores, pero lo reanud el mismo Cabral en-
viando como delegado a Washington el 1868, al general
Puyol, sin resultado, ya que Cabral fu derribado del po-
der a fines de enero de dicho ao, por las fuerzas del Go-
bierno provisional del general Hungra. Fu despus de
este hecho cuando asumi el poder el general Bez, y las
negociaciones, tanto para la cesin de Saman como para

Manuel Rodriguez' Objio: "Gregorio Lupern e historic de la Restau-
racin" Ed. "El Diario"- Santiago de los Caballeros 1939.








la anexin, entraron en. su fase culminante. En mayo de
1868 se ofreca la cesin de Saman por un milln de d6-
lares, en efectivo y otro en armamentos. Pero no tuvo esta
proposicin buena acogida en Wshington. El gente co-
mercial norteamericano en Santo Domingo, que tan des-
tacado papel jug en todas aquellas combinaciones, Ray-
mond H. Perry, recibi, en el otoo de 1868, la propuesta,
sin rebozo, de Bez para que los Estados Unidos procla-
masen a la Repblica bajo su proteccin.-Pero la Secreta-
ria de Estado de Wshington rechaz de plano la sugeren-
cia, por entender que su realizacin constituira a muchos
ojos un inequvoco acto de guerra y despojo. Pero en, di-
ciembre de 1868, el Presidente norteamericano Johnson
hizo referencias, bien precisas, en su Mensaje al Congre-
so, de los beneficios que acarreara al pas la anexin de
toda la Isla. Aunque Bez, despus de esto, trat de apro-
vechar la coyuntura y proclamar ya el protectorado yan-
qui, todo qued aplazado por consejo del gobierno norte-
americano, hasta el siguiente perodo presidential que
inaugur el general Ulises Grant. Y fu ste quien apo-
yando aquella idea, envi en julio de 1869 al general Bab-
cock como comisionado cerca de Bez, firmndose enton-
ces el Tratado de Anexin de 29 de noviembre de 1869 y
al tiempo una Convencin para arrendar la Baha y Pe-
nnsula de Saman. Suscribieron estos compromises, por
parte de Norteamrica, su agent commercial en Santo Do-
mingo, Raymond H. Perry, y por la Repblica Dominica-
na, don Manuel Ma. Gautier, Secretario de Estado de Re-
laciones Exteriores. La concesin de arriendo tena por fin
asegurar en todo caso algo prctico a los Estados Unidos,
y si el Senado rechazaba la anexin se presentaba el
arriendo como una compensacin, si la aceptaba sera
una adehala. Para dar cierto carcter de legalidad a aque-
llos attos, convoc Bez un plebiscito national, cuyo "xi-
to" asegur obteniendo del gobierno norteamericano que
una escuadra de siete buques patrullase por las aguas te-
rritoriales. El resultado de la consult popular, que se cele-
.1









br el 19 de febrero de 1870, fu una palmaria demostra-
cin del fraude ms burdo: votaron en favor de la anexin
15,695 ciudadanos, y en contra, 11 solamente. Pese a esto,
y al silencio de la masa popular y an de muchos conspi-
cuos ciudadanos, el Senado de los Estados Unidos rechaz
el Tratado de anexin en su sesin del 30 de junio de
1870.
Grant envi entonces una comisin formada por B. F.
Wade, A. D. White y S. G. Howe, que en enero de 1871 lle-
g a la Isla y comenz a elaborar sobre el terreno un in-
forme. Fu ste favorable a los planes de Grant y por tanto
a la anexin. Pero el Congreso de Washington lo desapro-
b en julio de 1871.
Aunque hubo una oposicin muy considerable contra
estos contubernios y proyectos de Bez, por parte de des-
tacados dominicanos, no se reconoce a la luz de las apor-
taciones histricas coetneas la existencia de una fuerte
corriente national contraria. Las protests de que tene-
mos noticia son individuals o de grupos proscritos. En ge-
neral segua vegetando la apata en la poblacin que se
dejaba llevar sin resistencias y aun en ella no faltaban los
que consideraban ms saludable salir de la apurada situa-
cin econmica en que se debata impotente la Repblica,
que mantener una soberana precaria en plena quiebra fi-
nanciera. Es decir, la situacin era muy parecida a la de
1821 y 1861: -un gobierno que trataba de anexar la Re-
pblica a otro Estado, un grupo animoso de patriots que
se mova en contra del proyecto, y. ... un desierto de vo-
luntades en el resto del pas, cuyos habitantes aparecan
como bienes mostrencos, inconscientes de serlo, sin intere-
ses ni ideales nacionales. (18)

(18)- Vid.: Charles Callan Tansill- "The United States and Santo
Domingo"- 1798-1873)- Ed. Johns Hopkins Press-Baltimore (Maryland>
-1938.
Joseph J. Montllor- "Oposicin dominicana a la anexin a los Esta-
dos Unidos"- En "Boletin del Archivo General de la Nacin"- Vol. 4-
Nm. 19. Ciudad Trujillo, 1941. Pgs. 395-407.








Despus del tormentoso perodo de la Restauracin,
con luchas intestines y sangrientas, en el 1883 se abre la lar-
ga dictadura del general Ulises Heureaux, negro de proce-
dencia haitiana que domin despticamente el pas hasta
su asesinato ocurrido el 1899.

Al iniciarse el siglo XX, puede decirse, pues, sin exage-
racin y a la vista de los antecedentes histricos que tene-
mos, que la Repblica Dominicana no haba comenzado
an a ser un Estado soberano e independiente, en su acep-
cin autntica, ni en la organizacin, ni con arraigado y
stable concept popular de nacionalidad definida y pro-
pia.

El sistema de ocupacin norteamericano que empez
el 1916 y finaliz el 1925 -y que un crtico modern y na-
da sospechoso calific como la desgracia menos mala que
a la sazn tuviera que soportar la Repblica (19) pro-
dujo en el pueblo dominicano, por natural reaccin espi-
ritual muy en consonancia con su psicologa rebelde y su
temperament inquieto e inclinado a la libertad, la forma-
cin bien precisada de una conciencia y nocin clara de sus
deberes, derechos y responsabilidades como Nacin. Pero
no es hiprbole afirmar que slo entr en el ejercicio nor-
mal de su gobierno propio despus de la ocupacin yan-
qui. Se inicia ese ejercicio por el 1925, pero de verdad no se
consigue una eficiente y segura estabilidad republican y
un Estado en todas sus dimensions, hasta la administra-
cin del Presidente Trujillo Molina en 1930. Al Presidente
Trujillo debe considerrsele como el instaurador de un Es-


(19)-Vid.: Luis Araquistain- "La agona antillana- El Imperialis-
mo yanqui en el Mar Caribe"- Madrid, 1928.
Sobre este mismo tema puede verse tambin:
Melvin M. Knight: "Los Americanos en Santo Domingo Estudios
acerca del imperialismo americano"- En "Publicaciones de la TUniversi-
dad de Santo Domingo" Ed. Listin Diario Ciudad Trujillo, 1939.










tado soberano, independiente y libre, en normal y pleno
ejercicio de sus destinos, tanto en el interior como en el ex-
terior. (20-)

Por eso es ahora tambin cuando se plantea sin anfi-
bologas ni subterfugios el ineludible y siempre aplazado
program de precisar la lnea de frontera con Hait y de ha-
cerla respetar estrictamente.



(20O-Hasta la elevacin al poder del Dr. Trujillo Molina, qu haba
sido la Repblica?.- Un campo permanent de odios, un scenario san-
griento de guerras civiles. un patio de Monipodio, de ambiciones. Por do-
ouer la inestabilidad politica, la bancarrota financiera, la inexistencia
de la ciudadana. Los emprstitos tenian hipoteca sobre el territorio y las
propiedades y cuando no, logreros de dentro y agiotistas de fuera, estaban
prestos a urdir proyectos de compra-venta que aun hoy, al solo recuerdo,
abochornan. Si por entonces hubiese llegado a Santo Domingo un nuevo
Yugurta, furale permitido exclamar, sin hiprbole, las mismas palabras
que dijo el nmida frente a Roma: "Urbem vaanalem, et mature peritu-
rum, si emptorem invenerit".
Qu consideracin international tenia el Estado? Mucho era que
algn pas le enviase agents consulares, ms en calidad de observadores
que como representantes. Cuando Bez concierta nada menos que la ade-
xin a Estados Unidos. al lado del Ministro de Relaciones Exteriores de
la Repblica, pone su finna en el ms decisive document que puede re-
dactar una nacin, no un Ministro Plenipotenciario, ni siquiera un Encar-
gado de Negocios, sino simplemente un agent comercial.- Agentes co-
merciales, observadores, interventores, viajeros comsionados, y a las ve-
ces algn hijo de Secretario de Estado de Washington. he aqu los ve-
hiculos de las pseudo relaciones internacionales del Estado.
Casi un siglo colmado de embrollos econmicos, de quiebras, y, con
frase de un inspirado e ilustre poeta national:
"Y a sangre primaveral
huele la humedad del campo,
Son mozos imberbes todos
los reclutas inmolados.
pues por todas parties, segn su vision:
".... tierras devastadas
gigantescas montaas abatidas
y una legin de tumbas ignoradas".
Se empapaba de sangre la tierra, y para secarla no haba otro viento
que los odios. Por si fuese poco, de cuando en cuando venia el trgico sub-
rayado de la implacable mano de la Naturaleza a rubricar ciegamente tan-
ta tragedia con la inmensa catstrofe de un cicln. Sangre, ruinas, pobre-









Hemos credo necesaria esta digresin para que sirva de
preleccin a lo dems y se forme un entendimiento de con-
junto para la evolucin lenta, laboriosa y accidentadsima
que ha tenido la formacin de un Estado en la parte orien-
tal y espaola de esta Isla, en contraposicin con el rpido
-y seguro establecimiento de la nacin vecina' del Oeste.


za y sojuzgamiento, he aqu el resume de la historic domimicana has-
ta 1930.
Comprese este triste y desolado pramo con la vision que hoy nos
ofrece el Estado, enjugando puntualmente su Deuda Exterior; liberadas
sus Aduanas de toda intervencin extraa; reconocida y respetada su o-
berana por todas las naciones; con ms de quince Misiones Diplomticas
acreditadas y residents; con un gobierno estabilizado en absoluto;,des-
arrollando su vida poltica dentro de la mxima pulcritud y respeto a las
leyes y a los principios constitucionales; sin una lucha, ni una turbulen-
cia; con su agriculture floreciente y encauzndose por derroteros firms
no slo en los cultivos ya conocidos y desarrollados sino en otros que aun
ayer eran casi desconocidos y hoy no slo cubren las necesidades del mer-
cado interior sino que se exportan con beneficio; con una urbanizacin y
saneamiento constant de los centros de poblacifn y de las zonas rurales;
y con un crecimiento de poblacin, por medidas inmigratorias acertadas,
que ha llevado en pocos aos a un aumento de poblacin de ms de dos-
cientos mil habitantes. Pngase al lado de todo esbo, la intense labor de
tipo cultural desenvuelta bajo el signo de una propia concepcin de la co-
mn civilizacin occidental, que por raza y creencias enlaza a la nacin
dominicana al tronco y corriente europeo-americanos. La Universidad de
Santo Domingo, la primera que se fund en el Nuevo Mundo, ha sido en-
sanchada en sus funciones rectoras, y a las Facultades de Medicina, De-
recho, Farmacia, Odontologia, se agrega ahora la de Filosofa y Letras y
una Biblioteca ya rica que cada da se valora ms con naevas adquisicio-
nes, construccin de la Ciudad Universitaria, Laboratorios, Instituto Geo-
grfico, Escuela de Estudios Diplomticos, Conservatorio Nacional de M-
sica y Declamacin, Orquesta Sinfnica Nacional, Escuela de Bellas Artes,
Escuelas Normales Superiores, Ateneo, Bibliotecas Pblicas, Cantinas Es-
colares y centros rurales por todas parties, que se han ensanchado an
ms en estos ltimos tiempos por el intenso plan de alfabetizacin que
alcanza a los ltimos rincones del territorio.

Y ahora frente al problema ya resuelto de la demarcacin fronteriza
el sistema de "dominicanizacin" lleva hasta all la accin decidida de
incorporar definitivamente a la cultural national secciones que por su con-
tacto con el Oeste peligraba" en su constitucix spiritual.

Toda esta obra realizada en doce aios bajo la direccin del Presiden-
te Trujillo Molina y sus colaboradores salidos de la ms select intelec-
tualidad de la nacin, aseguran un Estado autntico, que a lo largo de la
istoria de este pas, no habia existido antes.









EL PROCESS FRONTERIZO Y SUS PROYECCIONES
Es natural que con estas fundamentals diferenciacio-
nes que acabamos de sealar, la lnea fronteriza entire am-
bos ncleos humans haya jugado papel de capital impor-
tancia siempre que en la parte espaola culminaba el in-
tento de afincar un rgimen estatal propio y robusto, celo-
so de la cultural y salvacin de la civilizacin que le es pecu-
liar. Y esto es lo que sucede en el moment actual.
An en poca tan apartada de la present en el tiem-
po y en la significacin, como la del segundo perodo del
President Buenaventura Bez, en una tregua cuya reali-
zacin presidan representantes extranjeros, el sistema
fronterizo haitiano dejaba patente bien significativa como
modelo. En 1856 el merodeo en la lnea fronteriza se con-
verta con frecuencia en incursiones armadas para dedi-
carse al pillaje y saqueo y los haitianos traan "en desaso-
siego las poblaciones rayanas, matndoles sus gentes, apo-
derndose de sus ganados y talndoles sus campos". (21)
Tal fu la historic de siempre.
La lucha de doce aos para la expulsion de las fuerzas
haitianas que se prolong hasta 1856, no fu cerrada por
ningn tratado de paz, y todo qued en "statu quo post
bellum". En aquel moment la frontera era la llamada
"Lnea Epica", es decir, el frente de guerra que con las ar-
mas en la mano haban alcanzado los dominicanos empu-
jando al invasor hacia el Oeste. Esta "Lnea" no llegaba
a ocupar los antiguos lmites acordados a la parte espaola
por el Tratado de Aranjuez. Las posiciones que mantenan
los dominicanos al cesar las hostilidades comprendan, en
su extremo ms occidental: el curso del ro Dajabn re-
montndolo desde su desembocadura hasta la confluencia
con el arroyo Capotillo; los terrenos comprendidos entire

(21).-Vid.: Jos Gabriel Garca- "Compendio de Historia de Santo
Domingo"- Tomo III, Santo Domingo, Imp. Garca Hnos. 1900-pgs. 222-
223.








las fuentes de este ltimo curso de agua y la comn de B-
nica, incluyendo a esta localidad y las secciones de Iibn,
Eclaireau, Las Tunas, Cachimn, etc.; finalmente el curso
del ro Pedernales desde su nacimiento hasta su desembo-
cadura en el mar Caribe. Los haitianos en aquel moment
y despus, siguieron en posesin de Las Caobas, San Mi-
guel, Hincha y San Rafael, de clara toponimia espaola.
As quedaba tambin la frontera en el armisticio de 1859,
.al ser derribado el Emperador Soulouque y restaurada la
Repblica de Hait por el Presidente Geffrard. Pero queda-
ba sin determinacin precisa, sin convenio, estipulacin o
compromise ninguno, es decir, segua siendo una frontera
"de facto" y mantena sus caractersticas de "statu quo
post bellum". Y como era de esperar, fu variando poco a
poco por la lenta penetracin ms o menos pacfica de los
haitianos. Sin alterarse, en apariencia, las condiciones re-
sultantes de la guerra, Hait ensanchaba con usurpaciones
del territorio reconquistado por la Repblica Dominicana,
sus posesiones de 1856-59, al socaire de las turbulencias y
cambios internos del vecino.
En 1867 las dos repblicas celebraron un Convenio en
cuyo artculo 79 se deca: "Un tratado especial fijar ulte-
riormente la demarcacin de los lmites de ambos Estados.
a
Mientras tanto se mantendrn en sus actuales posesiones".
Pero este Convenio no lleg a ponerse en ejecucin,
pese a ser ratificado por el Congreso Dominicano el 5 de
septiembre de 1867, como consecuencia de los contratiem-
pos politicos que en forma de revueltas surgieron en Hai-
t por entonces. Mas, de todas suertes, es evidence que por
aquel instrument se declaraba, sin gnero de dudas, de
una parte, la existencia de usurpaciones haitianas, y por
otra, el deseo de anularlas a su tiempo por medio de un
'Tratado especial que determinase la verdadera y legtima
lnea fronteriza. Es decir, no se reconoca el "uti posside-
tis" sino temporalmente y a results de lo que determina-
se un convenio especial.








Y as siguieron las cosas, con una provisionalidad in-
compatible con la importancia del problema, dando lugar
a que la expansion infiltraciones haitianas continuasen
con tenacidad, sin possible contencin y dejasen pronto
obscurecida la lnea de hecho de 1856, la de 1859 y la de
1867.
Siete aos ms tarde de esta ltima fecha, se concer-
t entire ambas repblicas, el 9 de noviembre de 1874, un
Tratado de paz, amistad, comercio, navegacin y extradi-
cin, que en lo relative a los lmites territoriales iba a te-
ner gran transcendencia ocasionando controversial decisi-
vas que sirvieron para fijar las opriestas tesis interpretati-
vas de los dos Estados.
Se firm este Tratado en Port-au-Prince por los Sres.
Carlos Nouel, Jos Caminero y Toms Cocco, por parte de
la Repblica Dominicana, y el general Prophete y los Srs.
Labonte, Lizaire y Gutierres por la de Hait.
Los poderes que el Presidente, general Ignacio Ma. Gon-
zlez, a la sazn dictador de la Repblica, di a la Comisin
dominicana, determinaban entire otras recomendaciones:
"39.--Estipularan paz y amistad entire las dos Rep-
blicas; 49.- Ratificacin, en armona cof nuestra Consti-
tucin, de los lmites de los dos Estados; 59.- Compromi-
so, en armona con la Constitucin, de no enajenar ni ce-
der todo o parte del territorio de los dos Estados, ni solici-
tar o consentir anexin o dominacin extraa".

Don Carlos Nouel, en las conversaciones preliminares
a la firma, declar que deba determinarse la frontera a
base de la linea de ocupacin tal como estaba en 1867, a
fin de que volviesen a poder de la Repblica Dominicana
aquellos puestos y territories que ya le pertenecan y ocu-
paba antes de que en la guerra civil producida por el ge-
neral Cabral, los haitianos que ayudaban a ste contra
Bez, los hubiesen ocupado. A esto el general Prophete hi-








zo constar que segn su opinion el gobierno de Hait no-
pretenda conservar aquellas posesiones. Probaban estas
palabras, con toda claridad, la existencia de una usurpa-
cin nueva. Pero hay ms.

Desde 1856-59 a 1867 los haitianos haban ocupado
otras zonas que les fueron reconocidas por el inefectivo-
Tratado del ltimo de los citados aos. Reconocimiento,
como hemos visto, provisional, y pendiente de la celebra-
cin de un Convenio fronterizo. Pues bien, despus de 1867
la penetracin haitiana haba continuado, y el Tratado de,
1874 vuelve, otra vez en perjuicio de la Repblica Domini-
cana; a incurrir en el mismo error de indeterminacin y
provisionalidad.
El artculo 39 de este instrument deca:- "Ambas-
partes contratantes se obligan a mantener con toda su
fuerza y poder la integridad de sus respectivos territories,
y a no ceder, comprometer ni enajenar en favor de ningu-
na potencia extranjera, ni la totalidad ni una parte de sus
territories ni las islas adyacentes que de ellos dependent.
Asimismo se comprometen a no solicitar ni conquistar ane-
xin ni dominacin extranjera".

El artculo 49., expresaba: "Las altas parties contra-'
tantes se comprometen formalmente a establecer de la
manera ms conforme a la equidad y a los intereses rec-
procos de los cos pueblos, las lneas fronterizas que separan
sus posesiones actuales. Esta necesidad ser objeto de un
Tratado especial, y para ese efecto ambos gobiernos nom-
brarn sus comisionados lo ms pronto possible .

Estos comisionados no se nombraron, pero en cambio
qued en el Tratado la frase "sus posesiones actuales", que-
no poda ser ms anfibolgica. El problema se presentaba
con tanta obscuridad como en 1867. Cmo se entenda
por la Repblica Dominicana la frase "sus posesiones ac-
tuales"?








La Constitucin del Estado que rega el ao 1874 en
el moment de firmarse el Tratado, deca as en su artculo
segundo:
"El territorio de la Repblica comprende todo lo que
anteriormente se denominaba parte espaola de Santo
Domingo y sus islas adyacentes. Sus lmites del lado de
Hait son los mismos que los estipulados entire Francia y
Espaa en el Tratado de Aranjuez del 3 de junio de 1777".
No era nueva esta definicin territorial. Ya en las an-
teriores se haba hecho constar as. La proclama Nez de
Cceres, el 1821, y el mismo criterio se expone en las Cons-
tituciones de 1844, 1854, 1865, 1868 y 1872.
Pero como esto estaba claro, y parece como si a lo lar-
go del process fronterizo slo hubiese unanimidad en el
intent de embrollarlo todo, el ao 1875 se lleva a efecto
una reform de la Constitucin del Estado, con objeto de
facilitar la buena voluntad del Presidente de Hait, a la sa-
zn Domingue, dispuesto de acuerdo con la Repblica Do-
minicana a resolver el problema fronterizo. Y el artculo
segundo de la Constitucin queda redactado as:
"El territorio de la Repblica comprende todo lo que
antes se llamaba parte espaola de la Isla de Santo Do-
mingo y sus islas adyacentes. Un tratado especial determi-
nar sus lmites por la parte de Hait".
Pero el Presidente Domingue fu sucedido por Canal,
quien anul por la Ley de 6 de octubre de 1876 todos los ac-
tos de aqul. Y la Repblica Dominicana se crey en el ca-
so de volver a modificar la redaccin de su Carta Funda-
mental que proclam de nuevo como limites del territorio
national los del Tratado de Aranjuez, en esta forma:
"Artculo 39.- El territorio de la Repblica es y ser
inenagenable; sus lmites comprenden 'todo lo que ante-
riormente se llamaba parte espaola de la Isla de Santo
Domingo y sus islas adyacentes. Son los mismos que los








que en 1793 la dividieron del lado de Occidente de la parte
francesa y .estipulados en el Tratado de Aranjuez firmado
el 3 de junio de 1777".
Pero despus de la Ley haitiana de 6 de octubre de
1876 quedaba en pie el Tratado de 1874?
El historiador Garca al referirse a este instrument,
describe: "...quedaron suprimidas de hecho las fronteras
por otra de sus clusulas; con el establecimiento del co-
mercio libre, mediante el pago de una indemnizacin de
ciento cincuenta mil pesos anuales durante ocho aos, es-
tipulacin inconsulta que ha sido el origen de la descompo-
sicin general en que han cado las comarcas fronterizas,
vctimas de especulaciones ruinosas que las han converti-
do en tributaries de Hait, a ciencia y paciencia de los go-
biernos dominicanos, que ocupados en sus querellas apa-
sionadas las han visto con la ms grande indiferencia y las
-han mantenido en el mayor abandon hasta irlas dejando
perder la pureza del idioma y la moralidad de las costum-
bres." (22)
De la vigencia de este Tratado dependa por parte de
Hait el derecho a comerciar libremente en las zonas fron-
terizas, lo que significaba el irlas dominando ms cada
vez. Por parte de la Repblica Dominicana, la continuidad
de un percibo en metlico de ciento cincuenta mil pesos
anuales de indemnizacin. De ambas ventajas, resalta cla-
ramente que la nica efectiva era la ltima. Pues la pene-
tracin haitiana iba a continuar, con Tratado vigente o
anulado, como siempre, en cambio si se desconoca por
Hait ste dejara de satisfacer lo estipulado, con perjuicio
.de las exhaustas arcas del Tesoro dominicano.
Resultaba pues perentorio saber a qu atenerse. Y el
gobierno dominicano design una comisin el 1877. Mas,

(22)-Vitl.: Jos Gabriel Garca- "Historia modern de la Repbli-
ca Dominicana" -(1865-1876)- Santo Domingo -Imp. Garca Hnos. 1906
-pgs. 143-144.








no se logr de Haiti el reconocimiento del Tratado de
1874, que realmente qued como inexistente.
Pareci favorable para resolver el asunto en litigio, la
coyuntura de ser Presidente de Hait el general Salomn,
al tiempo de ocupar Gregorio Lupern la Primera Magis-
tratura del Estado Dominicano. Y en 12 de septiembre de
1880, fu comisionado el general Ulises Heureaux, que ocu-
paba el cargo de Secretario de Estado de lo Interior y Po-
lica de la Repblica Dominicana, para trasladarse a Port-
au-Prince y llegar a un entendido con el Gobierno haitia-
no que sirviese de base a un arreglo.
El Secretario de Estado interino de Relaciones Exte-
riores de Hait, entreg al general Heureaux para que ste
lo sometiese a su Gobierno y sirviera de base a ms am-
plias negociaciones, el siguiente Memorndum:
"Secretara de Estado de Relaciones Exteriores, Port-
au-Prince, 18 de octubre de 1880. El infrascrito, Secretario
de Estado de Justicia, Instruccin Pblica y Cultos, inte-
rinamente encargado de las Relaciones Exteriores de la Re-
pblica, con el objeto de estudiar y ajustar las mejores ba-
ses de un entendimiento cordial para el sostenimiento, en-
sanche y arreglo definitive de las relaciones de buena
amistad y buena vecindad que deben existir entire la Re-
pblica de Hait y la Repblica Dominicana, tiene a honra
someter al general Ulises Heureaux, Secretario de Estado
de lo Interior y Polica y Comisionado Especial de la Rep-
blica Dominicana ante el Gobierno de Hait, para que sean
sometidos al exmen y aprobacin de su Gobierno, los pun-
tos siguientes, que segn el infrascrito podran servir para
modificar por ambos Gobiernos las Convenciones acorda-
das anteriormente, existentes entire los dos pases y dar
material para un nuevo tratado definitive":
"19.-Por lo que concierne al deslinde de nuestras
fronteras, el trazado de la lnea que debe separar los terri-
torios de las dos Repblicas puede decidirse que se haga por








en medio de las posesiones que actualmente ocupan ambos
pases, y cualesquiera que sean los inconvenientes o difi-
cultades anejas, respetar los derechos adquiridos por los
dos pueblos sobre estos territories."
"29.-Teniendo en cuenta las desgracias que ha expe-
rimentado la Repblica de Hait en estos ltimos tiempos
a causa de las cargas abrumadoras que han sido la conse-
cuencia rigurosa e inevitable de ellas, la suma de ciento cin-
cuenta mil pesos que se haba comprometido a pagar anual-
mente a la Repblica Dominicana ser reducida y trada
a proporciones ms suaves y menos onerosas, y esto du-
rante todo el tiempo que las altas parties contratantes de-
terminen a este respecto.
Por este document se ve claro que Hait pretenda uno
de estos dos objetivos: o anular el Tratado de 1874, o a lo
*menos dejarlo sin efecto prctico tanto por lo que se refe-
ra a la obligacin de pago a cambio de determinados de-
rechos de comercio fronterizo, como por lo que a la misma
lnea de demarcacin se contraa. Se intentaba volver a lo
ya experimentado con xito en 1867 y 1874, es decir, a que
cada vez que se intentase un nuevo acuerdo fuesen reco-
nocidas por la Repblica Dominicana como dominios lega-
les, las usurpaciones pacificas que en un constant avan-
ce sobre el Este realizaban lenta pero inexorablemente las
masas emigrantes de Hait.
Conviene considerar cmo se entenda por parte de la
Repblica Dominicana la cuestin fronteriza en aquel mo-
mento.
Cuando el Congreso de la Repblica aprueba el Trata-
do de 1874 declare: "19.-Que al votar el artculo 49 del
tratado dominico-haitiano no ha credo votar el fondo de
la cuestin de limites; 29-Que en ese punto nada puede
haber definitive hasta tanto los gobiernos dominicano y
haitiano no se hayan entendido por el medio sealado en
el artculo 49: un tratado especial negociado por comisa-


~- -- .. .~.








rios nombrados al efecto; y 39-Que tambin cree y as lo
declara que el "statu quo" establecido en el indicado ar-
tculo, no expresa, ni implica ninguna clase de derecho de-
finitivo por parte de Hait sobre las posesiones fronterizas
que actualmente ocupa; si bien esto tampoco cierra la va
por parte de la Repblica DoIpinicana a un avenimiento
equitativo".
Pero si esta actitud dominicana era natural, -ya que
en el Tratado se transparentaba bien la provisionalidad de
la lnea fronteriza consentida entonces, y todo quedaba a
determinar "a posteriori"- no result lgica la apata del
Gobierno en cuanto a cuidar de las zonas de la frontera,
doblemente amenazadas entonces, de una, por la propia
ambigedad en que quedaban, y de otra, por la autoriza-
cin, mediante el pago, que se otorgaba a Hait, para co-
merciar en ellas.
Por el 1881 el Gobierno Dominicano solicit del Con-
greso autorizacin para revisar el Tratado de 1874. El Po-
der Legislativo se lo otorg con la condicin de que el Go-
bierno Haitiano "se reconozca obligado al cumplimiento
fiel de los deberes que l (el Tratado) prescribe"... y que
"el Gobierno Dominicano no recibir valores procedentes
de las arcas pblicas de Hait sino a cuenta de lo que aque-
lla Repblica adeuda a st en virtud del Tratado cere-
brado".

Quedaba por tanto sujeto a un formal reconocimiento
del Instrumento de 1874 todo intent de revision. Por esto
cuando en febrero de 1883 llega a Santo Domingo Mr.
Charles Archin como Ministro Plenipotenciario de Hait,
para lograr "una conciliacin largo tiempo deseada y el
arreglo definitive de las relaciones de slida amistad y bue-
na vecindad indispensable entire las dos Repblicas", lo
primero que piden los Comisionados dominicanos nombra-
dos con plenos poderes para llegar a un entendimiento con
el representante de Hait, (fueron designados don Marino








A. Cestero, don Jos de J. de Castro y don Emiliano Teje-
ra), es el reconocimiento previo por parte de Hait, del Tra-
tado de 1874. Llevronse a cabo entonces doce conferencias,
y la cuestin de la frontera, que iba a ser incluida en el
proyecto como artculo 59 se planted por ambas parties de
la manera siguiente:
El representante haitiano lo redact as:
"Artculo 59.- Las altas parties contratantes se com-
prometen formalmente a establecer de la manera ms con-
forme al derecho y a los intereses recprocos de ambos pue-
blos las lneas fronterizas que separan sus posesiones ac-
tuales. Al efecto los dos Gobiernos nombrarn un nmero
igual de peritos para delimitar los territories respectivos
de las dos Repblicas; y ese trazado de las lneas respecti-
vas de dichos territories, cualesquiera que sean las dificul-
tades e inconvenientes anejos a l, pasar exacta y riguro-
i samente por los terrenos al present ocupados por los do.
Gobiernos, de tal suerte que los derechos por ellos adquiri-
dos sobre esas posesiones no sean de manera alguna perju-
dicados".
Como se ve, el criterio haitiano venia a ser en aquel
moment el mismo de los conciertos anteriores, y encerra-
ba lisamente una maniobra igual a la puesta en juego en
1867 y 1874, es decir, referirse siempre a las "posesiones ac-
tuales", y ahora -en 1883- con precision mayor, para que
no hubiese dudas sobre la frase "los terrenos, al present
ocupados por los dos Gobiernos". Es evidence que en 1883
la zona territorial fronteriza dominicana haba sufrido ma-
yores mermas. por la penetracin haitiana que en 1874 y
1867, esto es, se hallaba la lnea "de facto" ms al Este que
en los aos citados.
Naturalmente, los comisionados dominicanos presen-
taron a su vez otra redaccin a este proyectado artculo:
"Artculo 59-Como a consecuencia de los aconteci-
mientos ocurridos en la Isla, la Repblica Haitiana ha ocu-








pado una porcin de territorio de la antigua Parte Espaola
considerada y declarada siempre por la Repblica Domi-
nicana como de su pertenencia, convienen las altas parties
contratantes en que para destruir para siempre ese motivo
de perenne dificultad entire los dos pueblos, se nombre en
el ms breve plazo possible una comisin compuesta de seis
individuos, tres por cada Gobierno, la cual tenga por ni-
co, exclusive objeto, estudiar el asunto de los lmites y de-
terminar y convenir la manera ms adecuada para resol-
verlo definitivamente. En el caso de que no se acuerden o
-avengan. o que su parecer no fuese aceptado por el Gobier-
no o el Poder Legislativo de una de las dos Repblicas, se
conviene en que cada Gobierno despus de haberse puesto
de acuerdo con el Gobierno respective, en lo que toca al
tiempo, modo y forma con que el acto debe llevarse a cabo,
- solicite de cada uno de los pueblos, por medio de plebiscito
general, la autorizacin necesaria para someter la decision
del asunto de los lmites al arbitraje de dos gobiernos lati-'
noamericanos, y en caso de no avenencia de stos, a la de
un tercero, tambin latinoamericano, nombrado por los
mismos rbitros, comprometindose a la vez los dos pue-
blos a aceptar como fallo definitive e irrevocable el que den
los dos rbitros o en su falta el tercero que ambos de co-
mn acuerdo nombrasen. En el nterin y sin que este arre-
glo provisorio menoscabe en lo ms mnimo el derecho que
cada pueblo pueda tener sobre el territorio de que se trata,
queda convenido que cada uno de los dos Gobiernos con-
tinuar ejerciendo jurisdiccin sobre la parte de dicho te-
Srritorio que ocupaba en el ao de 1857, despus de termina-
da la lucha producida por la invasion de 1855; y que esta
jurisdiccin ser ejercida hasta tanto que un arreglo defi-
nitivo practicado en la forma indicada arriba (o en caso de
que sta no diere complete resultado, en la forma que se
determine nuevamente) permit a cada Estado posesio-
narse definitivamente y para siempre de la parte de terri-
torio que de derecho le corresponde".








"Los Gobiernos-respectivos determinarn en el trmi-
no de un ao a ms tardar, contando desde el da de la ra-
tificacin de este Tratado, cules son los puntos del territo-
rio en litigio que ocupaban ambas naciones en 1856, despus
de terminada la lucha que produjo la invasion de 1855 y
esos solos, sin que pueda haber extralimitacin en nin-
gn tiempo ni por ninguna causa, sern los que ocuparn
ambas naciones en la frontera hasta el arreglo definitive;
pero como en la parte norte y sur de la lnea divisora, los
puntos ocupados actualmente por ambos Estados son los
mismos que servan de lmites antiguamente, nada tendr
que aclarar en estos parajes, y la determinacin de la men-
cionada lnea de ocupacin slo tendr lugar enr la parte
de territorio en que vienen a quedar situados los antiguos
pueblos espaoles ocupados por Hait; debiendo tenerse
present que la poblacin de Bnica en la orilla izquierda
del Artibonit, y el lugar nombrado "Los Puertos", en el
camino real que va para Las Caobas, deben quedar en el
lado dominicano de la lnea de ocupacin, por haber sido
esos lugares puestos avanzados de las tropas dominicanas
durante la guerra o estar actualmente bajo la jurisdiccin
y dominio de las autoridades de la parte dominicana".
"El arreglo que lleven a cabo los dos Gobiernos para
la fijacin de la lnea de ocupacin ser hecho por escri-
to, en ambos idiomas, cbn la mayor determinacin possible,
y se publicar inmediatamente que sea declarado exacto
por ambos Gobiernos, no pudiendo tardarse en todas estas
operaciones ms tiempo que el de un ao arriba convenido
y expresado".
En las dos opuestas interpretaciones que se enfrenta-
ron en 1883 bullen las fundamentals consfderaciones de
derecho sobre el problema fronterizo. Hait sostena que el
Tratado de 1874 haba reconocido palmariamente el prin-
cipio del "uti possidetis" legalizando as, definitivamente,
las posesiones que los haitianos ocupaban en aquel mo-
mento. La Repblica Dominicana entenda que el artculo








4? del Tratado citado, no haba entrado en el fondo de la
cuestin limtrofe, sino que al igual que el de 1867 haba de-
jado pendiente de solucin definitive todo el problema, ad-
mitiendo provisionalmente, y en tanto no se celebrase un
concerto especial, la ocupacin de aquellas posesiones que
ambos Estados mantenan en el moment de terminar la.
guerra de 1856. Adems quedaba la reserve del verdadero
derecho sobre aquellos territories, derecho proclamado con
continuidad por la casi totalidad de las Constituciones de
la Repblica, y que se fundamentaba en las capitulaciones
del Tratado de Aranjuez, tcitamente reconocidas de nue-
vo, primero por Francia en virtud del Tratado de cesin a
Espaa de la antigua Parte Espaola, firmado en Pars,
el 30 de mayo de 1814; despus por Francia en favor de Hai-
ti, al traspasar al nuevo Estado la' antigua Parte France-
sa, por el 1825; finalmente por Espaa, en favor de la Re-
pblica Dominicana, al declararla reconocida, por el ar-
tculo 19 del Tratado de 18 de febrero de 1855. En todos es-
tos canjes y cesiones, la base del acuerdo en cuanto al te-
rritorio fueron los lmites acordados en Aranjuez en 1777.

No faltan tratadistas dominicanos que afirmen que
la frontera sealada en el Tratado de Aranjuez jams fu&
ocupada por la Repblica Dominicana. Pero aunque est
sea cierto no se menoscaba su legitimidad. La Repblica
Dominicana nunca declar su renuncia,-antes de los
acuerdos coetneos de que hablaremos- a esa lnea "de
jure". La proclaman como hemos visto las Constituciones
del Estado hasta 1874, la siguen reconociendo, las de los
aos 1878, 1879, 1880, 1881, 1887, 1896, 1907 y 1908. Es por
tanto la frontera de derecho, y si Hait conculcndolo ocu-
pa una part de ella, lo hace con usurpacin de dominio,
y por tanto se trata de una simple "detentio", una pose-
sin arbitraria, ilcita, para la cual no cabe invocar la
prescription" ya que como hemos visto, el legtimo propie-
tario no ha cesado de hacer valer sus derechos a lo largo de
sus Cartas Fundamentales, y de los diferentes Tratados








convenidos hasta el que estudiamos, con su vecino, ya que
en todos, al referirse a la frontera la Repblica Dominica-
na hizo reserves fundamentals. El territorio que Hait ve-
nia ocupando, no era dominio abandonado, "res derelicta",
ni terreno sin dueo, "res nullius", pues nunca existi el
"animus dmini", es decir, la intencin del propietario de
desprenderse de su dominio.

Ahora bien, es indudable que ya por el 1883 y an an-
tes, las gentes ms avisadas del Estado dominicano no in-
sistan sobre el mantenimiento estricto de la frontera de
Aranjuez. D hecho haba sido sta borrada por la pene-
tracin haitiana, y una zona bastante ancha estaba com-
pletamente teida por la diferencia racial, y en lastimoso
estado de abandon en cuanto a lengua y costumbres, de
suerte que, aun desde el punto de vista de la conveniencia,
constitua ms un peligro que una ventaja volverla a si-
tuar dentro del territorio dominicano. Por todo esto, los
plenipotenciarios de 1883, al dar cuenta en 5 de julio al
Secretario de Estado de Relaciones Exteriores le dicen:
"Nosotros... podamos aceptar solamente un reglamento
provisorio que diera facultad a Hait a continuar ocupando
el-territorio que tena en su poder en 1856".

Y esta actitud de los Delegados es aprobada, primero
por el Congreso Nacional en su sesin de 21 de mayo, al de-
clarar: "~I9-Que reconoce la validez del Tratado y su vi-
gencia. 29-Que para lo que pueda convenirse respect del
arreglo sobre lmites, interpreta las palabras "posesiones
actuales" de la clusula cuarta del mismo Tratado en el
sentido que lo han hecho los Plenipotenciarios dominicanos
encargados de la revision de l, esto es: que por posesiones
actuales se debe entender las que fij el "statu quo post be-
llum" en 1856, nicas que pueden tener en su abono el "uti
possidetis" a que puede razonablemente y equitativamente
referirse la mencionada clusufl, y 39- Que para que pue-
da procederse a estipular definitivamente sobre limites, es


51 -








necesario que ambos Estados'vuelvan a ocupar los puntos
fronterizos de 1856".
An recibi la Comisin dominicana, otra aprobacin,
la del Poder Ejecutivo comunicada por el Secretario de Re-
laciones Exteriores.
El fracaso de las entrevistas de 1883, era fundamental.
Pese a ello, al ao siguiente la Repblica Dominicana en-
vi a Port-au-Prince un Comisionado, a don Pedro T. Ga-
rrido, que nada pudo obtener del gobierno haitiano. En
1883, se renov la preocupacin de la Repblica por aquel
S problema fronterizo, y hasta Heureaux, pese a su extrac-
cin haitiana, y sus concomitancias con el element ne-
gro, las sinti fuertemente. Se despach entonces como Re-
presentante Especial cerca del Gobierno haitiano a don
Generoso de Marchena, que present el Memorndum si-
guiente:
"19-Conocido el punto en el cual quedaron las nego-
ciaciones sobre lmites, se podr saber qu objecin pre-
sentara el Gobierno de Hait a la base de arreglo, propues-
ta por los plenipotenciarios dominicanos?"
"29-Conocidas estas objeciones cules seran las pre-
tensiones del Gobierno Haitiano sobre fronteras?"
El Gobierno de Hait no di respuesta a estas pregun-
tas, y la misin fracas en absolute.
Por si todo esto fuera poco, para complicar el proble-
ma, vino el incident de 1892. En esta fecha, una Comisin
haitiana, pas la antigua lnea fronteriza y coloc un mo-
jn, limtrofe en Mar--Chate en la frontera meridional,
que nunca haba sido objeto de litigio y estaba firmemente
asegurada por la geografa fsica. El Gobierno dominicano
se crey en el caso de movilizar fuerzas militares que ocu-
paron la gorilla izquierda del ro Pedernales. El Gobierno
haitiano se apresur a.dar disculpas achacando la respon-
sabilidad a extralimitaciones de la Comisin.


- 52








De todas maneras fu aquello un sntoma que agudi-
z la tension y produjo verdadera inquietud en el Gobierno
dominicano. De este incident brot la decision de recurrir
a un arbitraje para resolver la-tan debatida cuestin fron-
teriza. (23)
EL ARBITRAJE DEL PAPA LEON XI
El Gobierno Dominicano someti en el mes de mayo,
para un plebiscito national, las siguientes cuestiones:
"Se convoca a la Ciudadana en Asambleas Populares
durante los das 1 y 2 de junio prximo para que pot me-
dio de un plebiscito resuelva las siguientes cuestiones:
"19-Si debe acogerse como base de arreglo el "uti pos-
sidetis" invocado por el Gobierno de Hait, o si debe some-
terse a un arbitraje la opuesta interpretacin dada por los
dos Gobiernos al Art. 49 del Tratado Dominicano-Haitiano".
"29-Si en caso de arbitraje se aprueba que al Sumo
Pontfice encomiende el Gobierno Dominicano la funcin
de Juez Arbitro".
"39-Si en caso de decision favorable al Gobiernd Do-
minicano queda ste autorizado a fijar compensaciones te-
rritoriales o de otro linaje, que sirvan para acomodar el
trazado definitive de la lnea fronteriza".
"49-Si en caso de decision adversa debe el Gobierno
Dominicano acatarla en todas sus parties .
El plebiscito fu favorable al arbitraje, y el Congreso
Nacional en 18 de junio autoriz al Poder Ejecutivo para
llevar a la prctica el acuerdo.

(23)-Vid.: "Memorandum" -en Santo Domingo- Imp. Cuna de
Amrica- 1891. "Documentos publicados por resolucin del Congreso Na-'
.cional" -Santo Domingo -1891.
q Saint Amand y J. N. Leger "Les frontires dominico-haitiennes"-
Santo Domingo Imp. Cuna de Amrica 1893.
Jean Joseph Dalbemar "Nos limits frontires La question domi-
nicaine" Port-au-Prince 1893.








Se delebr entire las dos Repblicas un Convenio, que-
precedi a la presentacin ante el Papa del problema Con-
venio que tiene gran importancia para comprender cul era
en aquel.momento el pensamiento de los Gobiernos domi-
nicano y haitiano, que en el fondo llegaron casi a acordar
la resolucin, cualquiera que fuese el resultado del arbi-
traje, a base de la lnea de 1874. He aqu el texto de este
Acuerdo:

"El Presidente de la Repblica Dominicana, especial-
mente autorizado por el plebiscite de-los das 19 y 29 de ju-
nio de 1895; y el Presidente de la Repblica de Hait, en
ejercicio de sus atribuciones constitucionales; Visto el Tra-
tado vigente del 9 de noviembre de 1874, en su artculo 49;
concebido en esta forma:- "Art. 40- Las Altas Partes con-
tratantes se comprometen formalmente' a establecer de la
manera ms conforme a la equidad y-a los intereses rec-
procos de los dos pueblos las lneas fronterizas que separan
sus posesiones'actuales. Esta necesidad ser objeto de un
tratado especial y para ese efecto, ambos Gobiernos nom-
brarn sus comisarios lo ms pronto possible Vista la in-
terpretacin contraria dada a dicho artculo por los dos
Gobiernos; de una parte, sosteniendo el Gobierno de Hai-
t que el "uti possidetis" de 1874 es lo que est convencio-
nalmente aceptado y consagrado para el trazado de nues-
tras lneas fronterizas; que, en efecto, el "trmino de "po-
sesiones actuales", quiere decir las posesiones ocupadas en
la poca de la suscripcin del Tratado" de la otra part,
sosteniendo el Gobierno Dominicano que el "utiipossidetis"
de 1874 no est convencionalmente aceptado ni consagra-
do en dich artculo 49, por, que, en efecto, por "posesiones.
actuales" no pueden entenderse sinq las. que en derecho:
pudieran pertenecer a cada uno de los dos pueblos; esto es,
las posesiones fijadas por el statusu quo post bellum" en'
1856, nicas que pueden tener en su favor el quti posside-i:.
tis" al cual hubiera de referirse racional y equitatiVamen-
te la clusula del artculo 49. Deseosos de dar ,un solucin: -





BEST COP AVAILABLE E







rAr









SII
ii '








.-- .
I
r*

-- C i "'-
"L -- -








ainistosa a la dificultad existente entire los dos Gobiernos
respectivos, en cuanto a la predicha interpretacin contra-
ria. Han resuelto someter esta dificultad a un arbitraje, y
con el fin de concluir Una conversacin a ese efecto, han
instituido como plenipotenciarios respectivos: el Presidente
nistro de Relaciones Exteriores de la Repblica Dominicana;
0residente de la Repblica de Haiti a don Dalbemar Jean
Jeph, Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenoiario
Hait en Santo Domingo. Los cuales, despus de haber
ajeado sus plenos poderes, y de haberlos encontrado en
iuena y debida forma, han admitido y concluido los ar-
"ulos siguientes:

"Art. 19.-La dificultad que ha surgido entire el Go-
bierno Dominicano y el de Hait respect de la interpreta-
cin del articulo 49 del Tratado de 1874, ser sometida al
Sarbittaje de Su Santidad el Papa, a cuya bondad paternal
! imparcial ser pedido que decide si el dicho artculo 49
.el Tratado de 1874, tiene el sentido y d el derecho que
le supone el Gobierno Haitiano, o el que le supone el Go-
bierno Dominicano.

"Art. 29.-Cada una de las Altas Partes contratantes
;nar el Agente Especial o Agentes, que sern encar-
.os de producer las notas necesarias al exmen de la
cuestin, tal como lla est establecida en el artculo prece-
dlente".

"Art. 39.-La Memoria de cada una de las dos Partes,
accmpaada de lQs documdntos que hubiere lugar en apo-
yo, ser remitida en duplicado al Soberano Pontfice, y al
Agents de la otra Parte, tan pronto como sea possible, des-
pus que el Santo Padre se haya dignado consentir- en ser
Juez Arbitro; pero en un plazo que no podr exceder de dos
(2) meses, desde el dia del canje de las ratificaciones de la
present Convencin".

55








"Art. 49.-En el plazo de un mes, despus de la revi-
sin reciproca de la Memoria, cada parte podr, de la mis-
ma manera, remitir, en duplicado, al Soberano Pontfice,
y al Agente de la otra parte una Contramemoria y si hu-
biere lugar, documents adicionales, en contestacin a la
Memoria y a los documents as presentados por la otra
parte".
"Art. 59.-Producida la decision por escrito, en dupli-
cado, fechada y firmada, como se rogar al Santo Padre
que lo haga, una copia ser remitida al Agente de la Rep-
blica Dominicana, para su Gobierno, y la otra copia ser
remitida al Agente de Hait, para su Gobierno".
"Art. 69.-Cada Gobierno sufragar las erogaciones he-
chas por su respective Agente y proveer a los gastos de
preparacin y de presentacin de su process ante el Tri-
bunal Arbitral".
"Art. 79.-Las dos Altas Partes contratantes se com-
prometen a considerar el resultado del arbitraje como la
solucin complete y definitive de la dificultad sobre la in-
terpretacin, arriba indicada, del articulo 49 del Tratado
de 1874".
"Art. 89.-Si la decision arbitral recae en favor de la
interpretacin dada al artculo 49 del Tratado, por el Go-
bierno de Hait, el Gobierno Dominicano se obliga a trazar
la lnea fronteriza definitive de manera que permanezcan
en favor de Hait las posiciones ocupadas por lla en el aco
1874".
"Art. 99.-Si el Arbitro deoide la cuestin segn la, in-
terpretacin .sostenida por el Gobierno Dominicano, enton-
ces ste, atendiendo a que Hait ha siempre ocupado y po-
blado el territorio en litigio hace largos aos y a que la Re-
pblica Dominicana estara hoy en imposibilidad de in-
demnizar a los propietarios haitianos los bienes situados
y arraigados en dicho territorio, as como tambin estara

56








en imposibilidad de ocuparlo y poblarlo con families domi-
nicanas; se obliga a convenir con el Gobierno Haitiano,
usando para llo de la autorizacin expresa que le tiene
conferida el pueblo soberano, a dejar a Hait en posesin,
con derecho perfect, del terreno que ella ocupaba en el
ano 1874, mediante just compensacin pecuniaria".
"Art. 109.- La present Convencin ser sometida a
la aprobacin y sancin de las autoridades competentes
respectivas y las ratificaciones sern canjeadas en Santo
Domingo, en el plazo de dos meses a contar desde esta fe-
cha o antes si fuere possible .
"En fe de lo cual los Plenipotenciarios'de las Partes con-
tratantes han firmado la present Convencin y han pues-
to sus sellos respectivos. Hecho en original duplicado, en
lenguas espaola y francesa, en la ciudad de Santo Domin-
go, Capital de la Repblica Domiicana a los tres das del
mes de julio de 1895. Firmados Enrique Henriquez, Dr. Jn.
Joseph". '
Represe especialmente en la redaccin del artculo
99 de esta Convencin y vase que al fin de todo lo nico
que quedaba era una cuestin de indemnizacin. As pues,
en el fondo, se iba al arbitraje solamente para saber si ha-
ba o no que pagar a la Repblica Dominicana por los te-
rritorios "haitianizados" durante una larga ocupacin con-
sentida ya que no legalizada. Con todo no debi quedar
esto tan claro cuando al saber el acuerdo de elevar al ar-4
bitraje del Papa el problema, escriba el general Gregorio
SLupern, uno de los ms ilustres adalides de la Repblica
restaurada:
"Ningn soberano es ms inteligente ni ms equitati-
vo, ni ms honrado, ni ms conciliador, ni nis just, ni con
ms autoridad que el venerabilsimo Santo Padre, para fa-
llar en un asupt conforme a equidad y justicia; pero con-
viene que los dominicanos no lo olviden: Hait no respeta-
r ningn fallo sobre el particular y slo desocupar los









terrenos que tiene usurpados a los dominicanos cuando
stos, como lo hizo el general Santana, los desalojen a ba-
lazos...!" (24)

Estas palabras no dejan de ser significativas, pero ya
por entonces no se ajustaban al propsito del Gobierno Do-
minicano. No se trataba, segn el texto de la Convencin
referida, de que Hait desalojara aquellos territories, sino
de que los pagase.

La Delegacin Dominicana ante el Sumo Pontfice
present una Memoria y una Contra-Memoria, que fueron
redactadas por el ilustre historiador don Emiliano Tejera.
La Memoria fu publicada, pero la Contra-Memoria qued
indita. (25)

En la Memoria deca la Delegacin Dominicana:


(24)-Vid.: Gregorio Lupern- "Notas autobiogrficas y apuntes
histricos"-Tcmo III- Santiago, R. D. Ed. "El Diario"- 1939, pg. 390.
(25)-La bibliografa del arbitraje y "diferendo", es muy nutrida. So-
bresalen los siguientes estudios'y exposiciones: '
Emiliano Tejera- "Memoria que la Legacin Extraordinaria de la
Repblica en Roma present a la Santidad de Len XIII, dignisimo Pon-
tifice reinante y Juez rbitro en el desacuerdo existente entire la Rep-
blica Dominicana y la de Hait".
Esta edicin que sin indicacin de lugar (probablemente se imprimi
en Roma), apareci en 1896 fu inscrita en la Gaceta Oficial de Santo
Domingo en los nmeros: 1158, 1166, 1168, 1170, 1l75, de los afos 1896 y
.1897.
Apareci tambin en traduccin francesa:- "Memoire que la Lega-
tion extraordinaire de la Rpublique Dominicaine Rome present
Sa Saintet la grand Pontfice Leon XIII arbitre dans le differend-
existant entire la Rpublique Dominicaine et celle d'Haiti- Roma. Imp.
de Inocenzo Artero 1896.
Dr. Alejandro Llenas-"Cuestin de limits con Hait-El artculo 4
del Tratado de 1874 ante el Derecho Pblico Internacional".-Santo Di-
mingo, Imp. Cuna de Amrica, 1896.
Andrs Julio Montolio- "Resmen de una cuestin" (diferendo do-
minico-haitiano). Santo Domingo, Imp. Escobar y Ca. 1911.
Jean Joseph Dalbemar- "Le different entire la Rpublique d'Hait
et la Rpublique Dominicaine; la question des limits frontires" Port-
au-Prince, 1912.









"Que una de las dos parties restituya los territories en
los cuales no est profundamente arraigada; que la otra
ceda, mediante compensaciones equitativas, los :derechos
que la ocupacin prolongada de la otra parte la ha puesto en
la imposibilidad de ejercerlos. Por el amor a la paz y a fin

Jean Joseph Dalbemar- Arbitrage du Trs Saint Pre le Pape entire
la Rpublique Dominicaine et la d'Haiti sur J'interpretation de l'article 4
du Trait du 9 novembre 1874 pass entire les deux Rpubliques-Memoire
de la Rpublique d'Haiti"-Pars, Imp. J. Kugelmann- 1896.
Jean Joseph Dalbemar "Arbitrage du Trs Saint Pre le Pape en-
tre la Rpublique d'Haiti et la Rpublique Dominicaine sur l'interpretation
de l'article 4 du Trait du 9 novembre 1874, pass entire les deux Rpu-
bliques- Contre-Memoire de la Rpublique d'Haiti en repons de la Me-
moire dominicaine" Roma, 1896.
"Church of Rome-Arbitrage du Pape entire la Rpublique' d'Haiti et
la Rpublique Dominicaine sur l'interpretatien de l'article 4 du Trait du
$ novembre 1874" Paris, 1896.
Hiplito Billini "Santo Domingo y Hait Cuestin de limites"-
Prlogo de Manuel de J. Galvn Santo Domingo, Imp. El Eco de la
Opinin.- 1896.
A. Puyol "Le different entire Haiti et Saint Domingue au sujet de
leurs frontires nationals" (Extracto de la "Revue Gnrale de Droit
International Publique"- VII-1900 pgs. 437-501-Pars, 1900)- Ed. A.
Pedrone, Paris, 1900.
Para lo referente a la etapa siguiente al arbitraje, pueden verse:
Manuel Arturo Machado "La cuestin de la frontera dominico-
baitiana" La Vega, Imp. El Progreso 1911.
Armando Portes "Cules son los principios sostenibles conforme al
articulo 3 de la Constitucin actual en la cuestin fronteriza?" Tsis
para el Doctorado Santo Domingo, Imp. Escobar y Ca. 1912.
Jaime J. Mc. Lean y T. 'Pina Chevalier "Datos histricos sobre la
frontera dominico-haitiana" Sinto Domingo, 1921.
Dr. Tulio Franco y Franco "Mi opinin'sobre la cuestin tronteri-
- a" "Listin Diario", 1925 Santo Domingo.
Federico Velsquez H.- "La'frontera de la Repblica Dominicana"
-Santo Domingo. Ed. El Progreso, 1929.
Paul Th. Romn "Le trait des frontires haitien-dominicaines"
Port-au-Prince, Imp. Central 1929.
Dr. Moiss Garca Mella "La cuestin limits" Santo Domingo,
eA.: Raf. V. Montalvo 1923.
Alejandro Llenas "Incidente de Pitobert"- En "El Album", San-
tiago. Nms. 29-30- 1901.








de que el progress se desenvuelva en el pas, se podra de-
cidir a ceder, mediante una just compensacin, parte de
los derechos que tiene sobre el territorio dominicano ocu-
pado por Hait".

Y en cuanto a la determinacin de las lneas fronteri-
zas escriba Tejera en la misma Memoria:

"La linea fronteriza debe ser establecida segn la equi-
dad y segn lo exijan los intereses reciprocos de ambas
naciones".

La Memoria presentada al Arbitro por parte de la Re-
pblica Dominicana, ratificaba, por tanto, los trminos de
la Convencin de 3 de julio de 1895.

Pero en la Cpntra-Memoria, Tejera se extenda en con-
sideraciones ms hondas de interpretacin, ante el Arbitro,
hablando de esta suerte:

"De cul interpretacin se habl al pueblo dominica-
no, y cul interpretacin autoriz ste al Gobierno para
someter al juicio arbitral del Santo Padre? De la nica in-
terpretacin aprobada por el Gobierno y los Congresos de
entonces; de la que siempre haban hablado sus escritores
al decir por boca de su Ministro de Relaciones Exteriores,
en fecha 22 de mayo de dicho ao, dirigindose este funcio-
nario al Ministro Plenipotenciario de Hait: "Iero consta
as mismo que prestndose su Art. 49 (el del Tratado de
1874) a dos opuestas interpretaciones, mi Gobierno man-
tiene la que l ha sostenido, y por tanto en vez de career que -
dicho artculo reconoce como lmite del territorio haitiano
los puntos ocupados por Hait en el ao 1874, cree tan slo
y de ello est firmemente convencido que lo que prescribe,
determine y consagra de un modo inequvoco aquel artculo
40, es la obligacin de nombrar comisarios que en sujecin
a la equidad ms estricta y al recproco inters de los dos
Estados fijen los puntos que deben servir para el trazado








de los limits definitivos". Esa fu la interpretacin que tu-
vo en cuenta el pueblo dominicano al conceder facultades
extraordinarias al Poder Ejecutivo, y sa es la nica que
puede someter al Santo Padre: la de todo el art. 49 tal co-
mo lo haban entendido hasta ese da plenipotenciarios, go-
biernos, congress, pueblo. Esa es la nica interpretacin
que comprende todo el artculo 49 y la nica que es opuesta
A la interpretacin haitiana, pues sta se funda en un he-
cho y aqulla se basa en el derecho".
Hasta aqu el Sr. Tejera en su Contra-Memoria.
Pero en el Vaticano tambin tenan su interpretacin
de cmo y hasta dnde deba actuar el Papa. Pidi ste a
ambas parties "plenos poderes para resolver la controver-
sia general de manera que un fallo debiera seguidamente
tener por consecuencia legtima la pacificacin complete
y duradera de las dos repblicas"; la Dominicana conce-
di a Len XIII los plenos poderes, y lo mismo hizo el Mi-
nistro de Hait cerca de la Santa Sede, con fecha 20 de
agosto de 1895. Pero el Gobierno haitiano desautoriz a
su Representante, participando que la accin arbitral de-
ba ceirse estrictamente a lo convenido en el Acuerdo bi-
lateral del 3 de julio.
El Vaticano en respuesta produjo la siguiente decla-
racin:
"19.-Que el Arbitraje limitado a slo determinar la
significacin.del Art. 49 del Tratado de 1874, segn el sen-
tido que pretend el Gobierno de Hait, o aquel que sostie-
ne el Gobierno de Santo Domingo, aunque de l se despren-
-de un punto-importante para los intereses de las dos re-
pblicas, como que se reduce a una mera interpretacin,
no hace ms que invocar al Sumo Pontfice para que haga
las veces de Jurisconsulto y resuelva un caso de ndole pu-
ramente legal, y por tanto no conviene al decoro de la Igle-
sia. 29.-Que el Arbitraje as limitado deja sin resolver una
larga series de cuestiones de alta importancia y de grave in-








ters para las dos parties, y por consiguiente no responded
al objeto de una pacificacin".
As termin el arbitraje de Len XIII. Los dos Estados
quedaban de nuevo frehte a frente, y sin lnea fronteriza
establecida. Dentro de la terminologa jurdica usual, se di-
jo entonces que el asunto volva al "statu quo ante compro-
missum".

NEGOCIACIONES E INCIDENTS HASTA LA
-OCUPACION NORTEAMERICANA

Fracasado el arbitraje encomendado a Len XIII, no
parece que por esto dejaran de insistir ambos Estados en
otro juicio arbitral. Y as por un Decreto del Congre-
so Nacional dominicano de 12 de marzo de 1898 se au-
toriz al Presidente de la Repblica, a la sazn el general
Heureaux, para celebrar una entrevista con el Presidente
de Hait. Tuvo efecto sta el 20 de marzo y di por resultado
la firnma de un Acuerdo secret con fecha 18 de agosto. Por
esta Convencin se desprend la intencin de volver a so-
meter el asunto a arbitraje, slo que ahora se estipulaba la
cantidad a pagar con una posicin ventajosa para Hait,
expresndose:

"En el caso de una decision arbitral favorable a la in-
terpretacin dominicana o que favorezca las pretensiones
que la sustentan relativamente a los derechos territoriales,
el mximun de un milln de pesos oro, queda estipulado:
de antemano, esto es, que si la estimacin arbitral fuese
menor que la suma de un milln de pesos oro, la cifra a
pagar ser la que hubiere fijado el Arbitro; mientras que, si
la estimacin fuese elevada, el pago en realidad sea reduci-
do a slo el mximun convenido de un milln' de pesos oro,
quedando entendido que la lnea fronteriza se har segn
el artculo 5 de esta Convencin, es decir, conforme al status
quo de 1874".







Por otro articulo de esta misma Convencin se estipu-
laba e; nombramiento de una Comisin mixta para trazar
la lnea fronteriza de acuerdo con los lindes de 1874, y por
el artculo 12, se determinaba que aquel instrument de-
ba ser'presentado a conocimiento de los Poderes Constitu-
cionales con toda discrecin. As fu, y el Presidente Heu-;
reaux lo ratific el 18 de octubre de 1898, siendo aprobado
por el Congreso Nacional en una sesin extraordinaria ce-
lebrada el da 31 de aquel mismo mes. Todos estos tratados
se mantuvieron sigilosamente entire el Ministro Plenipoten-
ciario de Hait, en Santo Domingo, donde se firm el Acuer-
do, y la Cancillera dominicana.
El primer resultado "prctico" del Acuerdo.se produjo
el da 23 de noviembre del ao citado, y qued reseado en
un recibo por duplicado an existente en el Archivo de la.
Secretara de Relaciones Exteriores de la Repblica Domi-
nicana, que dice as:
"Hemos recibido del Sr. Dalbemar Jean Joseph, Envia-
do Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de Hait en
Santo Domingo, la suma de cuatrocientos mil pesos oro en
cheques y libranzas endosadas a la orden del Gobierno Do-
minicano, valor a arreglar entire la Repblica Dominicana.
y la de Hait, por consecuencia y en conformidad con los
compromises contrados por medio de la Convencin del 18-
de agosto de 1898, celebrada entire los dos Gobiernos".

Faltaba poner en ejecucin el trazado fronterizo, y
para ello dironse al trabajo los miembros de la Comisin
mixta designada por ambos Estados; Pero no fu empresa.
fcil. La primera dificultad surgi al querer la Delegacin
haitiana realizar el tendido de la lnea por a. Sabana de
Sansn, que segn su criterio haba sido ocupada por los.
haitianos en 1874. Los dominicanos se negaron a acceder,
exigiendo que el trazado se realizase desde la desemboca-
dura del rio Pedernales, lmite natural y siempre recono-
cido. Pero no hubo avenencia y quedaron rotas las negocia-


.63








ciones prcticas. Para reanudarlas tuvo lugar una confe-
rencia en Puerto Plata el 15 de abril de 1899 entire el Presi-
dente Heureaux y el Ministro Plenipotenciario de Hait,
Sr. Dalbemar, y despus otra en Mole Saint Nicols entire el
mismo Heureaux y el Presidente de Hait. Estas conversa-
ciones dieron por resultado la redaccin y firma de otra
nueva Convencin, en 18 de mayo de 1899, en virtud de la
cual "para evitar nuevas dificultades que detuvieran el pro-
ceso de los trabajos de la Comisin", los dos Gobiernos ha-
ran trazar la frontera que se discuta, de suerte que la l-
nea pasase por los mismos lugares que a juicio de ambos
ocupaba en 1874, aadiendo que en caso de desacuerdo, se
sometera la cuestin a arbitraje.
Esta Convencin del 18 de mayo de 1899 fu completa-
mente secret, y no fu ratificada ni an siquiera presen-
tada a la sancin de los Poderes Constitucionales Domini-
canos, pues el 26 de julio de 1899 caa asesinado en Moca
el President Heureaux sin'haber dado cuenta official de
aquel pacto. Pero en realidad la lnea poltica a seguir en
cuanto a la frontera no vari much. En efecto, en 1901 y
como consecuencia de un incident producido por el paso
de fuerzas militares haitianas a la margen derecha del ro
Dajabn, ambos gobiernos designaron en 17 de junio una
Comisin mixta, que deba trazar la lnea por las posesio-
nes del ao 1874. Fracas el proyecto porque cuando se de-
limitaba la zona norte, la Comisin Haitiana quiso seguir
el curso complete del ro Dajabn, y los Delegados domi-
nicanos alegaron que la frontera por aquella parte era el
curso del citado ro pero slo hasta su confluencia con el
arroyo Capotillo.
Mucho ins grave fu an el incident de 1910, origi-
nado por la construccin de un camino desde la desembo-
cadura del ro Pedernales hasta la Laguna del Fondo o La-
go Azuey, en la zona meridional de la frontera. Entonces
fu detenido el ingeniero, encargado de las obras, por los
haitianos, que lo pusieron ms tarde en libertad. Pero el 14








de diciembre solicitaron las autoridades frbnterizas haitia-
nas la suspension de las obras del camino alegando que ste
entraba en territorio de Hait, y producindose despus una
protest official del Gobierno de Hait, ante la Legacin do-
minicana en Port-au-Prince. Y poco ms tarde se produjo
una movilizacin military por ambas parties sobre la fronte-
ra meridional. El Ministro haitiano en Santo Domingo pi-
di la retirada de las fuerzas dominicanas el 27 de diciem-
bre de 1910, y propuso el nombramiento de una Comisin
mixta que reconociese sobre el terreno si las tropas domi-
nicanas haban invadido territorio de Hait; al mismo tiem-
po solicitaba que los trabajos de construccin del camino
quedasen en la zona objeto del litigio, y se continuasen en
la region situada entire Jiman y Minguet, en tanto la Co-
misin designada estudiaba el problema y dictaminaba si
el camino haba o no cruzado el rio Pedernales.
La Cancillera Dominicana contest el 28 de diciembre
en el sentido de estr dispuesto el Gobierno:
"19.-En que se retiraran las fuerzas de ambos pases
de dicha frontera Sur, dejando solamente las necesarias al
servicio de fronteras. 29.-En que se transportase una Co-
misin mixta compuesta de dos ciudadanos dominicanos
y dos ciudadanos haitianos a Pedernales para inspeccionan-
do el camino que actualmente construye el Gobierno Do-
minicano.... comprobara si.... atraviesa el dicho ro Pe-
dernales antes de Cabeza de Agua o Tte l'eau, o la lnea
fronteriza que contina desde ese punto hasta la mencio-
nada laguna (del Fondo o Azuey)..... etc."

Hubo una demora en la respuesta, y un viaje a Hait
del Canciller de la Legacin haitiana y finalmente se reti-
raron las tropas, y aunque el Gobierno haitiano pareca
poco dispuesto al nombramiento de la Comisin, finalmen-
te se reuni sta, compuesta, por parte de los dominicanos,
por el Lic. Francisco J. Peynado y don Gerardo Jansen, y por
Hait, por el Dr. Edmond Heureaux y Justin Buzn. A ellos








se uni el Ministro de Hait en Santo Domingo, Jules Li-
zaire. Celebrronse conferencias el 13 y 14 de enero de 1911
en Anse--Pitre y Pedernales, pero los comisionados haitia-
nos se negaron a recorrer como se lo proponan, invitndo-
los, los dominicanos, el camino en construccin para sea-
lar en qu lugares penetraba en territorio haitiano, y de-
mostrar as la justificacin de su protest. No hubo ave-
nencia tampoco entire los Comisionados en cuanto a la sus-
pensin de los trabajos que pedan los haitianos, del ca-
mino en construccin. Slo se logr que Lizaire, invitado
por los dominicanos, es acompaase en el recorrido del ca-
mino comprobando que ste no atravesaba en ningn sitio
el Pedernales, frontera natural permanent nunca discu-
tida. Hubo despus de esto una intervencin de los Estados
Unidos a solicitud del Gobierno haitiano para buscar un
arreglo. Se suspendieron los trabajos de la carretera mien-
tras se daba el laudo arbitral norteamericano. Pero ste no
se produjo, pues al reunirse los Comisionados de ambos
pauses en Washington, la representacin de Hait expuso
que sus poderes estaban limitados. Fu una reproduccin
del Arbitraje ante Len XIII. Pero Hait se apresur a si-
tuar destacamentos militares en Misin, y en Cabeza de
Agua, territorio ya de la Repblica Dominicana. Aprove-
chndose de la guerra civil que en la parte sur de la Rep-
blica se haba recrudecido, y ofreciendo su concurso a,los
sublevados, los haitianos penetraron en una extension de
ms de 20 Kms., permaneciendo en Misin y en Cabeza de
Agua.

El perodo de ocupacin yanqui de Santo Domingo
(1916-1925) casi se sincroniz con el del territorio de Hai-
t. Durante l los escasos incidents fronterizos que sur-
gieron fueron resueltos sin dificultades. As el de Banano,
donde unos funcionarios dominicanos que realizaban tra-
bajos de Censo fueron detenidos por fuerzas haitianas en
territorio dominicano el 20 de enero de 1921 y conducidos
a Hait. El Gobierno norteamericano de ocupacin (Gobier-








no Military de la Repblica Dominicana) pidi explicaciones,,
y como las autoridades haitianas respondieron que an sa-
biendo que el Pedernales era el limited, consideraban que
perjudicaba tal estado de cosas los intereses haitianos y
pedan que se dejase a su gendarmera en la margen iz-
quierda del mismo, el Gobierno Militar yanqui, contest:
"La peticin es desaprobada... todas las fuerzas de la
Gendarmera de Hait sean retiradas inmediatamente del
bando izquierdo del ro Pedernales. El Gobernador Militar
de Santo Domingo no permitir a ninguna fuerza military
haitiana ni a ninguna autoridad judicial de Hait ocupar o
funcionar en territorio dominicano y se advierte por la pre-
sente que esa fuerza est all sin autorizacin de la ley y en
violacin de los derechos soberanos de la Repblica Domi-
nicana".
Los haitianos se retiraron.
Pero cuando los norteamericanos cesaron en la ocu-
pacin military del pas, el problema fronterizo volvi a plan-
tearse con tanto ms calor, cuanto que el Estado domini-
cano comenzaba a entrar en su varona, que no haba co-
nocido antes.
EL TRATADO DE 1929 EL PROTOCOLO DE 1936.-
DOMINICANIZACION
La Repblica Dominicana necesitaba el brazo del ne-
gro haitiano para las laborers agrcolas de las grandes plan-
taciones de caa de azcar. Lo precisaba tambin para rea-
lizar el plan de construccin de carreteras. Por el 1926-27
la frontera iba avanzando amenazadoramente apagando
las lindes geogrficas, y se produce una continue absorcin
de sangre negra, por un procedimiento permanent de en-
dsmosis, que ira difuminando ms cada vez la otra fron-
tera, l spiritual, amojonada por las creencias y emociones
' culturales, por una mentalidad y una sensibilidad distintas
a las de los miserables jornaleros de color, devotos del "vou-
dou", ignorantes, infrahumanos, que al socaire de trabajos








agrcolas o pblicos, buscan la natural expansion de todos
los habitantes sin tierra, hacia comarcas pobladas, frtiles
y sin inmigrantes.
En 1942 vi la luz un libro de la mayor importancia
para el studio de estos problems, el de James G. Leyburn,
Profesor de la Universidad de Yale, "The Haitian People".
En julio del mismo ao una eminente mentalidad
haitiana, el Dr. Price Mars, publicaba en la "Revue de la
Society d'Historie et de Geographie d'Haiti" un enjundioso
studio crtico de la citada obra, y al referirse a estos pro-
blemas acuciantes, agobiadores, pintaba as el panorama:
"El primero ( de esos problemss, el ms dramtico y
ms amenazador es el de la superpoblacin, circunscrito
en los trminos siguientes:
"En los 28,000 kms. cuadrados cuyas zonas habitables
estn situadas en el litoral o en regions frtiles la pobla-
cin alcanza impresionante densidad. Si se compare con
la de otros pases de Amrica ofrece el cuadro que se re-
produce en el texto de "The Haitian People":


Estados Unidos
Brasil
Mxico
Argentina
Canada
Colombia
Per
Chile
Cuba
Venezuela
Bolivia
Guatemala
Hait


SUPERFICIE EN MILLAS
Poblacin cuadrads: Densidad
131.669.275 3.026.701 43.5
43.246.931 3.275.510 13.2
19.478.791 763.944 25.5
12.762.000 1.078.278 11.7
11.012.724 3.694.863 2.9


8.730.000
6.600.000
4.626.508
4.108.650
3.451.677
3.426.296
3.044.490
3.000.000


448.794
534.184
246.717
41.164
352.051
537.792
45.452
10.204


19.4
12.6
15.3
99.8
9.8
6.3
67.0
294.








"De esta estadstica comparative result que Hait es
el pas ms poblado entire doce pases de Amrica. La con-
clusin a que hubiere llevado esta estadstica hubiera sido
ms inquietante an si ella reposase sobre un censo com-
pleto y actual de la poblacin haitiana cuyo crecimiento se
efecta con ritmo acelerado.
'fTenemos la impresin muy clara de que la cifra ac-
tual de la poblacin se acerca a 4,000.000. En todo caso,
pasa de 3.000.000.
"Si a esto se agrega la erosin del suelo que disminu-
-ye en proporcin la extension de las superficies cultivables
se dar cuenta de como es de dramtico el problema de la
superpoblacin de la comunidad haitiana.
"Qu solucin puede ofrecerse para este problema
crucial?
"La restriccin, el control de la natalidad.
"Prudentemente, tal es la solucin ms adecuada, la
ms radical y ms racional en una situacin tan conmo-
vedora.
"Sin embargo, la indicacin es tan precisa como es de
difcil aplicacin la teraputica. Porque se trata de un do-
minio del instinto sexual, al cual slo una educacin de la
voluntad puede conducir, con paciencia y entrenamiento.
Cmo aplicar semejante mtodo en una comunidad cuyas
4/5 parties estn en estado de primitivismo y de pobreza?
Cmo inducir a la otra quinta parte a adoptar un punto
de vista speramente combatido por el dogma catlico?
"Tal vez no sea prohibido ver un escape al acorrala-
miento del impasse, por la emigracin.
"En realidad las masas populares han tenido desde
largo tiempo el hbito de la evasin hacia los territories
vecinos en que el trabajo de la tierra poda volver a absor-
ber su excesiva plenitud. La Repblica Dominicana y Cuba
han sido sus principles centros de atraccin.







"Pero la spera batalla de mano de obra que fu la ra-
zn de la terrible depresin econmica de estos ltimos
quince aos, ha producido tal reaccin contra los obreros
exticos, que ha llevado a esos dos pases a expulsar en
masa, de sus terrritorios, a los haitianos.

"En verdad, confieso mi impotencia para encontrar
otro desenlace a este drama angustioso, que no sea la ra-
cionalizacin, el control de la natalidad, la contraconcep-
cin.
"El segundo drstico problema que confront la aten-
cin de la comunidad haitiana, es el de la salubridad p-
blica, de la higiene colectiva y privada.

"Los haitianos, en una gran proporcin, son series en-
fermos. Las enfermedades sociales, tales como la tuberculo-
sis, la malaria, la helmintiasis, la sfilis, el pian, se hallan
en estado endmico en casi todos los medios poblados y par-
ticularmente en los medios rurales. Tambin se puede de-
cir que 8 de cada 10 campesinos estn aquejados de pian,
de helmintiasis o de malaria. Tal estado de salud proyecta
sobre la comunidad la nefasta sombra de una deficiencia
colectiva, que se refleja en la disminucin de la capacidad
de trabajo y de la resistencia econmica contra la concu-
rrencia mundial".

Las amistosas gestiones de los Presidentes Horacio
Vsquez de Santo Domingo y Luis Born de Hait, dieron
lugar a que en 21 de enero de 1928 la Repblica Dominica-
na invitase a la de Hait a reanudar las conversaciones con
objeto de llegar a un arreglo sobre fronteras "de acuerdo
con las disposiciones de nuestro Derecho Pblico conteni-
das en el artculo 39 de la Constitucin"; y el Gobierno
haitiano aceptase con el deseo de llegar a aquel acuerdo
por "negociaciones directs, sin recurso al arbitraje y me-
diante sacrificios recprocos conforme a la equidad y a un
inters comn."








Estas negociaciones culminaron en el Tratado fronte-
rizo de 21 de enero de 1929, cuyo articulo primero fij la
lnea de demarcacin de los dos territories, precisndola y
definindola detalladamente desde el curso del ro Daja-
bn o Massacre y su desembocadura en el Atlntico, al
-Norte, hasta la del ro Pedernales y su desage en el Mar
Caribe, por el Sur. Comprende este primer articulo cinco
apartados. En los siguientes artculos se dispone de co-
mn acuerdo, colocar por las parties contratantes, padro-
nes convenientes que "pongan a la vista los lmites de am-
bas Repblicas"; designer una Comisin mixta de seis
miembros, tres por cada pas, encargada de la fijacin de
mojones y determinacin sobre el terreno de la frontera
convenida, referir toda diferencia que surgiere a otra Comi-
sin Internacional de cinco miembros: uno haitiano, otro
dominicano y los otros a designer cada uno por los Presi-
dentes de Estados Unidos, Brasil, Venezuela, respectiva-
mente. En l articulo dcimoquinto del referido Tratado
Fronterizo se acuerda textualmente: "Tan pronto como se
haya cumplido esa condicin (la del trazado topogrfico)
se considerar la lnea convenida y trazada como la nica
que ha separado en todo tiempo a la Repblica Dominica-
na y a la Repblica de Hait". (26)
Comenzronse los trabajos para poner en ejecucin
-este acuerdo de enero de 1929, pero pronto surgieron difi-
cultades que originaron la paralizacin.
As estaba, por tanto, en pleno colapso, y amenazado
de seguir la suerte que ya haban corrido todos los conve-

(26)-Vid.: "Tratados y Convenciones Internacionales vigentes de la
epblica Dominicana" -Tomo I- Ciudad Trujillo, Imp. J. R. Viuda
Garca, Sucs. 1937. Pginas 305-513.
Dr. Moiss Garcia Mella- "Alrededor de los Tratados de 1929 y 1935
*con la Repblica de Hait" Ciudad Trujillo, "Listin Diario", 1938.
"Bulletin official du Departement des Relations Exterieures de la R-
publique d'faiti"--Numero especial relatif au Trait des frontires de la
Rpublique d'Haiti et la Rpubllque Domnincaine" -Num. XV. Port-au-
Prince, 1929.







nios anteriores, cuando ocup la Presidencia de la Repbli-
ca, el 16 de agosto de 1930, el Dr. Trujillo Molina. Desde
el 19 de septiembre se hizo cargo del asunto el nuevo Pre-
sidente poniendo todo su tesn voluntarioso y enrgico al
servicio de una pronta solucin de aquel problema que con
clarividente perspicacia, y desde el primer moment, ha
sabido valorar en toda su honda transcendencia para los
destinos nacionales.
El 27 de febrero de 1931 en su Mensaje dirigido al Con-
greso Nacional, deca el Presidente:
"Es un sincero anhelo del GobiernoDominicano que
el Gobierno Haitiano ordene la conclusion de los trabajos
que tiene pendientes la Seccin Haitiana, as como que am-
bos Gobiernos lleguen, dentro del texto del Tratado, a un
acuerdo sobre las dificultades existentes, a fin de que en el
ms breve trmino possible, quede cancelado el viejo y per-
turbador litigio fronterizo, y renazca una slida y sincera
amistad que les permit estrechar sus vinculaciones eco-
nmicas y morales".
Por su parte, al finalizar aquel ao, se expresa as, en
la Memoria del ejercicio el Secretario de' Relaciones Exte-
riores dominicano, a la sazn el Dr. Max Henrquez Urea:
"Todo el ao 1931 ha transcurrido sin que haya sido
possible obtener que el Gobierno de la vecina Repblica dis-
ponga que sus comisionados continen la labor emprendi-
da. El Gobierno Dominicano lo ha solicitado reiteradamen-
te sin resultado satisfactorio".
Adems el ao 1931 haba ocurrido un incident bas-
tante grave. El 29 de mayo doscientos soldados haitianos
avanzaron sobre la frontera sin justificacin alguna, y ocu-
paron la region denominada Tierra Fra de Malln y Fede-
rico, comarcas a donde nunca haban llegado las posesio-
nes de Hait.
En marzo de 1932 aprovechando la visit que el Presi-
dente de Hait, Stenio Vincent, realizaba a los pueblos del








Norte de su Repblica, el Gobierno Dominicano le envi6
una Misin Militar portadora de un mensaje amistoso del
President Trujillo.
Mientras se adelantaba en esta poltica de acercamien-
to, los incidents fronterizos continuaban. En mayo de
1933 se produjo el de Bois Negresse y ms tarde los de Gran
Bois, Caada Miguel y Rancho de las Mujeres. El Gobierno-
Haitiano intentaba que se pusiera en litigio la zona de Gros
Mare, pretensin inaceptable para el Gobierno Dominicano-
si se haban de cumplir los acuerdos consignados en las Ac-
tas de la Comisin Delimitadora.
El 18 de octubre de 1933 ambos Presidentes se entre-
vistaron entire Ouanaminthe y Dajabn, en la localidad-
fronteriza de Juana Mndez, con asistencia de los Secre-
tarios de Estado de Relaciones Exteriores, Interior y Poli-
ca y Ministros Plenipotenciarios de ambos Estados. Se di6
a la publicidad una nota en la cual despus de afirmar que
en el encuentro de ambos Mandatarios'"se ha hecho noto-
rio de una parte y de otra la voluntad precisa de los repre-
sentantes de ambos Gobiernos de solucionar en el ms bre-
ve plazo possible, y definitivamente la cuestin de las fron-
teras desde largo tiempo pendiente entire ambas Repbli-
cas", se adelantaba tambin la esperanza de que a fines de
aquel ao, "la solucin generalmente anhelada de la cues-
tin de las fronteras ser un hecho cumplido, lo cual per-
mitir abordar todos los problems de rdenes diversos que
interesan al desarrollo pacfico de ambas naciones".
Reanudronse entonces los trabajos tomando parte en,
ellos los ms prestigiosos politicos y tcnicos. La Repbli-
ca Dominicana design a los doctors Moiss Garca Mella.
y Manuel de J. Troncoso de la Concha, y a los licenciados
Julio Ortega Frier y Manuel Pea Batlle, y los haitianos.
fueron: Elie Lescot, el actual Presidente, Abel N. Leger,
Edmond Monts, Louis Roy, L. Gentil Tippenhauer y Adal--
bert Lecorps.








En noviembre de 1934 hizo una visit official a Port-
au-Prince el Presidente Trujillo, y en febrero de 1935, el
President de Haiti, Vincent, vino en correspondencia a la
Repblica Dominicana. Fu en esta ltima ocasin cuan-
do se lleg a un arreglo de los extremos en litigio, resolvin-
dose las cinco dificultades que haban paralizado el Trata-
do de 1929. La de mayor entidad se concentraba en la de-
terminacin de la zona fronteriza de La Miel. No se trata-
ba tanto de la extension y situacin en que quedara aque-
lla comarca, como de asegurar la posesin del camino repl
de Bnica y Sur de la Repblica Dominicana por la fronte-
ra occidental. Al redactar el artculo primero, prrafo 39 del
Tratado de 1929, se precisaba as aquella parte de la Lnea
Fronteriza:
"Se entiende que el camino real de Bnica a Restau-
racin es el que pasa por La Miel dejando esta poblacin al
Este; por la Guardia Vieja, por la Surza, dejando al Oeste la
poblacin de Cerca-la Source; por el Arroyo Saltadero, por
La Tuna y por el Botado, dejando estas dos secciones al Es-
te; dicha lnea fronteriza (siguiendo el camino de Bnica a
Restauracin) ser trazada en el eje de dicho camino real
que de ese modo estar al servicio de los dos Estados". (27)

Pero los haitianos pretendan un derecho, basado en
la ocupacin, sobre toda sta rea y en realidad la domi-
naron y habitaron ellos despus de 1859-60. Es cierto que al'
terminar la guerra de 1856, las posesiones dominicanas se
extendan desde las fuentes del arroyo Capotillo hasta la
comn de Bnica, incluyendo esta localidad y las de Libn,
Juan de Grao, Las Tunas, El Saltadero, La Meseta, La Sur-
za, Pocilga, Castillejos, Alonciano, Hato del Cura, Boca de
Bnica, el Salitre y Hato Nuevo; pero, "despus de la paz,
reas comparativamente extensas han sido usurpadas por
los haitianos, perjudicndonos al extremo de interceptar el

(27)-Vid.: 'r"ratados y Convenciones internacionales, etc". cit. supra
-pg. 307.








camino de Dajabn a Bnica, pues ocupadas por ellos Li-
bn, Las Tunas, Saltadero, La Meseta, Pocilga, Castillejos,
tenemos que privamos de la comunicacin entire esas dos
poblaciones o de lo contrario atravesar territorio ajeno en
caso de que se admitiera el criterio de nuestros vecinos, lo
que sera un absurdo". (28)
Los puestos ms avanzados ocupados por los domini-
canos en 1856 fueron la poblacin de Bnica y la Boca del
Macasa en el. ro Artibonito arriba, segn se desprende de
las cartas que en 26 de junio de 1883 y 23 de enero de 1896
*dirigieron al historiador Tejera los generals Rudesindo
Ramrez y Jos Mara Cabral, respectivamente. (29)

Esta dificultad se resolvi atinadamente por compen-
saciones. La Repblica Dominicana cedi a Hait el sector
de La Miel -que ya ocupaban los haitianos- y se convino
en que el camino de Bnica a Restauracin sirviera de l-
mite fronterizo construyndose en su mismo trazado una
carretera international, cuyo eje servira de demarcacin
entiree ambos Estados.

Un tratadista dominicano al enjuiciar este protocolo
.sobre la zona de La Miel dice que en esta comarca slo ha-
bitan haitianos. No hay en ella sino intereses haitianos, vi-
-da haitiana, edificios haitianos, propietarios haitianos,
iglesias haitianas. El terreno es estril, pobre y desolado, la
poblacin numerosa y miserable. No exista en verdad inte-
rs alguno por parte de la Repblica Dominicana, antes al
contrario, en readquirir, al cabo de un tan largo period de
haitianicidad, ese territorio que comprende una extension
de 160 Kms. cuadrados, y est poblado por gentes de idio-
ma, costumbres, raza y moral, tan opuestas a los de Santo


(28)-Vid.: Hiplito Billini- Op. cit. supra-pgs. 83 y siguientes.
(29)-Vid.: Jos Roques Martinez- "El problema fronterizo dominco-
haibiano"- Prlogo de M. Lovatn Santo Domingo, Imp. Cuna de Am-
rica. s. a.- pg. 107.









Domingo. Todo el problema estribaba para la Repblica
Dominicana, en asegurar las comunicaciones entire el Norte
y el Sur de su territorio del Oeste, y para conseguir esto, de
manera ya definitive, el Presidente Trujillo con habilidad
y concept prctico de los intereses de su Patria, supo ceder
oportunamente, para llegar a una solucin que no dejase
resquemores ni grmenes de nuevas dificultades. (30)
Consecuencia del arreglo entire ambos Presidentes, iu-
el Protocolo de revision del Tratado de 1929, firmado el 9
de marzo de 1936 en Port-au-Prince y en el cual, entire otras
soluciones, al, referirse al trazado y construccin de la ca-
rretera arriba citada, se determine su curso de 47 kilme-
tros de longitud, y la obligacin de que los trabajos corran
a cargo de ambos Estados pagando cada uno el 50% del
costo total. Se acord que fuese realizada en macadam o
cascajo, de veinte centmetros de espesor, con un ancho de
trocha de 60ms, siete metros de va entire las dos cunetas
y cinco de firme. Entonces se calcul su imported total en
$450,000.
El 23 de marzo aprobaba este Protocolo de Revisin la
Asamblea Nacional Haitiana, y el 19 de abril se publicaba
despus de su sancin por los Cuerpos Colegisladores y el
Poder Ejecutivo, en la Gaceta de la Repblica Dominica-
na. El canje de ratificaciones tuvo lugar en Ciudad Truji-
llo el 14 de abril de 1936, asistiendo el Presidente de Hait,
Stenio Vincent, y el de la Repblica Dominicana, Dr. Truji-
llo Molina, que cambiaron en aquella oportunidad signifi-
cativos discursos.
Segn el Protocolo, todo quedaba pendiente de la cons-
truccin de la carretera referida. Deba comenzarse dentro

(30)-Vid.: C. Armando RodrJguez- "La frontera dominico-haitiana'"
(Estudio geogrfico, histrico)- Santo Domingo, Imp. J. R. Garcia Sucs.
1929.
"Acuerdo fronterizo Comunicado official de la Presidencia de la.
Repblica Dominicana de 27 de febrero de 1935"- En '"rratados y Con-
venciones etc". Cit. supra. pgs. 316-318.








de los 90 das siguientes a la ratificacin y sus trabajos, in-
cluyendo el tendido de puentes definitivos, se calculaba en
dos aos de trmino. (31)
Por primera vez en su historic iba, por fin, la Repbli-
ca Dominicana a ver solucionado el ms grave problema de
su vida y destino, pero slo tendra realidad este anhelo,
si aquellas estipulaciones ya resueltas, no se convertan,
como tantas veces haba sucedido antes, en letra muerta.
Desde el primer moment el Presidente Trujillo esta-
ba dispuesto a respetar y hacer respetar el Convenio. Los
trabajos de construccin de la carretera dieron comienzo,
y al mismo tiempo, se estableca, tambin, un organizado
y regular servicio fronterizo. Y fu esto ltimo lo que pro-'
dujo el grave incident de 1937.
Los merodeadores haitianos, aguijoneados por necesi-
dades biolgicas y por lo irrefrenable de sus hbitos de ra-
pia, sin reparar en prohibiciones ni cordones militares,
seguan pasando por trochas, barranqueras y gollizos, cum-
bres de montes o desfiladeros, hasta trasponer la frontera y
adentrarse en territorio dominicano. La violent represin
de esta continuada corriente clandestine, tan indeseable
como perturbadora, que no se cuidaban de corregir las au-
toridades haitianas a las cuales se devolva sin efecto, ya
que hasta las mismas personas reproducan la violacin
reiteradamente, di lugar a notas, reclamaciones, entrevis-
tas y arreglos que desbordaron el plano de ambos pases.
(32)

(31)-Vid.: Texto del "Protocolo de revision del Tratado, de fronteras
dominico-haitianas del 21 de enero de 1929"- En "Tratados y Conven-
ciones, etc". cit. supra-pgs. 323-328.
(32)-Sobre estos incidents pueden consultarse:
"Comunicaciones oficiales del Gobierno Dominicano en relacin con el
incident ocurrido en las fronteras dominico haitianas" Guatemala,
Imp. Hispania, 1937. "Memorandum de los Ministros Plenipotenciarios de
la Repblica Dominicana en Washington, a los representantes diplomti-
cos de los Estados Unidos de Mxico, Cuba y Hait, relatives a las medi-









Volvieron a ocurrir incidents de este tipo en 1939 y
1940, que parecieron cerrarse, de moment, con la histri-
ca entrevista del Generalsimo Trujillo Molina con el Pre-
sidente de Hait, Elie Lescot, en dos poblaciones fronterizas,
de ambos territories.

Terminado el trazado y construccin'de la carretera
international, y de esta manera cumplidos ya todos los re-
quisitos de las estipulaciones, era llegada la hora de poner
en ejecucin de manera rigorosa y eficaz el respeto e in-
violabilidad de la frontera. (33)

El primer pensamiento que,, sin duda, embargaba la
mente del Presidente Trujillo Molina al aceptar su designa-
cin para un nuevo period presidential y al iniciar ste,
una vez triunfante su candidatura en las elecciones, el 16
de agosto de 1942, era el de resolver decididamente y para
siempre el problema de la frontera. En esa poltica dirige
hoy los mayores esfuerzos. Uno de los jalones del ideario
inmediato que se ha calificado de "dominicanizacin de la
fr&ntera", fu la creacin de la provincia de San Rafael,
cuyo territorio abarca precisamente regiones limtrqfes y
cuya capital est en una poblacin tpica e histricamente
fronteriza: Villa Elias Pia o Comendador. A este primer
paso se sigue el fomento de la colonizacin national en
aquellas parties.


das que pueden adoptarse para evitar rozamientos entire la Repblica
Dominicana y la de Hait con motivo de la solicitud de mediacin hecha
por el Gobierno Haitiano el da 12 de noviembre de 1937"-Ciudad Trujillo,
Imp. Listn Diario, 1937.
Virgilio Daz Ordez "El ms antiguo y grave problema antillano'
-Ed. La Opinin, Ciudad Trujillo, 1938.

(33)-La reunin de clausura de la Comisin mixta de Limites Fron-
terizos tuvo lugar en la Secretaria de Estado de Relaciones Exteriores de
Ciudad Trujillo, el da 14 de diciembre de 1942, con asistencia de los re-
presentantes de Hait y de la Repblica Dominicana. Este acto official pu-
so trmino a ms de quince aos de trabajos y cerr el luengo process
fronterizo entire ambos Estados.








Muy significativas, indudablemente, han sido las de-
claraciones producidas por l Presidente Trujillo Molina al
enviado especial de Prensa Unida, Sr. Reynolds Packard,
delante del Secretario de Relaciones Exteriores de la Rep-
blica Dominicana, Sr. Despradel, del Enviado Extraordina-
rio y Ministro Plenipotenciario de los Estados Unidos, Sr.
Avra Warren, y del de Hait, Sr. Andr Chevalier, con refe-
rencia a la cuestin fronteriza el da 18 de septiembre de
1942.
El Primer Magistrado dominicano hizo constar que no
puede existir en la actualidad enemiga alguna entire am-
bos pases; y refirindose a la labor de fronteras, recalc
que con ella lo nico que pretend la Repblica Dominica-
na es asegurar el respeto a los Tratados, y colonizar y sa-
near material y moralmente aquellas zonas abandonadas
por los gobiernos anteriores, que no pudieron o supieron
impedir las infiltraciones haitianas. En una palabra, el
President Trujillo resufni su poltica fronteriza: "domini-
canizacin".
Tuvieron estas declaraciones por las circunstancias en
que se produjeron, una gran resonancia dentro y fuera del
pas. (34)
Pero, qu quiere significar la expresin "dominicani-
zacin"?
Al proclamarse la candidatura de los nuevos legislado-
res por la recin creada provincia de San Rafael, tuvo lu-
gar el da 16 de noviembre de 1942, en Elias Pia, la cabe-
cera, una manifestacin cvica en la cual pronunciaron
distintos discursos algunas personalidades dominicanas.
Especialmente sobresaliente, enjundioso y sagaz, fu el del
entonces president de la Cmara de Diputados, y hoy Se-
cretario de Estado de Relaciones Exteriores el culto aboga-

(34)-Las transcendentales declaraciones del Presidente Trujillo Mo-
lina al Enviado de Prensa Unida, Sr. Reynolds Packard, aparecieron en
el diario "La Nacin", de Ciudad Trujillo, el dia 18 de septiembre de 1942.








colaboradores del Tratado de 1929 y especial conocedor del
problema fronterizo. En sus palabras est la explicacin y
entendimiento de toda la poltica que hoy, bajo el signo de
Trujillo y al abrigo de esa frase "dominicanizacin fronte-
riza" se desea llevar enrgicamente hasta el fin. Conviene
resaltar algunas de las manifestaciones que el, en aquella
sazn, president de la Cmara hizo:
"No hay sentimiento de humanidad, ni razn poltica,
ni conveniencia circunstancial alguna que puedan obligar-
nos a mirar con indiferencia el cuadro de la penetracin
haitiana. El "tipo-transporte" de esa penetracin no es ni
puede ser el haitiano de seleccin, el que forma la-"lite"
social, intellectual y econmica del pueblo vecino. Ese tipo
no nos preocupa, porque no nos crea dificultades; se no
emigra. El haitiano que nos molesta y nos pone sobre avi-
so es el que forma la ltima expresin social de allende la
frontera. Ese tipo es francamente indeseable. De raza ne-
tamente africana, no puede representar para nosotros in-
centivo tnico ninguno, desposedo en su pas de medios
permanentes de subsistencia, es all mismo una carga, no
cuenta con poder adquisitivo y por tanto no puede consti-
tuir un factor apreciable en nuestra economa. Hombre
mal alimentado y peor vestido, es dbil, aunque muy pro-
lfico por lo bajo de su nivel de vida. Por esa misma razn
el haitiano que se nos adentra vive inficionado de vicios
numerosos y capitals y necesariamente tarado por enfer-
medades y deficiencies fisiolgicas endmicas en los bajos
fondos de aquella sociedad."
Y despus de referirse al grado cultural y sentimien-
tos supersticiosos de los psico-neurticos "voudouistas", al
gremio de hechiceros brujos y nigromantes que practican
ceremoniess increbles con los cadveres humanss, cuyas
prcticas se extienden en Hait a "la inmensa mayora de
la poblacin", cit autoridades haitianas bien conocidas,
para terminar estas consideraciones con el siguiente prra-








fo que bien merece meditarse y reproducirse, ya que refle-
ja, con toda precision, la autntica significacin del proble-
ma:

"Para prevenimos de la "paranoia" religiosa occiden-
tal, nosotros los dominicanos, no podemos hacer otra cosa
sino seguir los consejos de haitianos tan eminentes, hacien-
do de nuestros servicios de polica el uso que las circuns-
tancias nos reclamen. Con dureza y sin miramientos sen-
timentales. Hasta hace veinticinco aos el pueblo domini-
cano mantena inalterada la unidad catlica pura de sus
sentimientos religiosos. Si nos ponemos a considerar ahora
el arraigo creciente que va tomando en nuestros medios
bajos de poblacin, el ejercicio de la monstruosa prctica
,del "voudou", caeremos en la cuenta de que si no actuamos
con mano dura y nimo fuerte, llegar el moment en que'
el mal ser irremediable entire nosotros, tal como lo es del
otro lado. No hay gobierno en el mundo genuinamente cul-
to y civilizado, que no tome providencias decisivas contra
amenaza tan seria, tan vital. Es possible que se nos censu-
re a nosotros dominicanos el que, urgidos por un simple
dictado de propia conservacin, nos dediquemos a comba-
tir elements subversivos de nuestra misma esencia nacio-
nal?" (35)

El retrato que estos prrafos, entresacados del citado
discurso, exponen, no puede ser ms exacto ni ms sombro
.a un tiempo.

Reflejan la realidad que corroboran numerosos casos
,concretos. Queremos exponer, a este propsito, und bastan-
te anterior que es, por sus circunstancias, resaltante, aun-
que no excepcional.


(35)-Vid.: Lic. Manuel A. Pea Batlle- "Discurso pronunciado por
el ....presidente de la Cmara de Diputados, en la Manifestacin celebra-
da .... en Villa Elias Pifa". En el diario "La Nacin", de Ciudad Trujillo,
del mircoles 18 de noviembre de 1942, pgs. 3, 5, 6 y 8.








En julio de 1907 la Suprema Corte de Justicia de San-
to. Domingo condenaba a la pena capital, por un crime
cometido bajo los efectos de creencias supersticiosas, al lla-
mado Julin de los Reyes, ciudadano dominicano vecino de
las tierras fronterizas con Hait. Su abogado defensor era
el historiador, jurista y literato, don Amrico Lugo, quien
se apresur a presentar recurso de gracia ante el Poder
Ejecutivo.

He aqu los prrafos ms sobresalientes de su exposi-
cin:
"La supersticin que induce a los dominicanos residen-
tes en ciertos lugares de la frontera haitiana a career que
pueden ser arrebatados de su tierra y llevados a vender en
Hait, es una supersticin corriente en el lugar donde viva
Julin de los Reyes. La vida y la muerte estn all, segn
ellos, a la merced del Boc que dispone de su cuadrilla de
Znganos para ensalmar y trasportar a sus vctimas. Ni
hay en la masa del pueblo, nada de lo que por ac llamamos
principios, deberes, derechos. Las instituciones del Estado
slo ejercen su influencia salvadora en cortsimo nmero,
pero so letra muerta para la mayora de aquellas gents
sobre las cuales no tienen eficaz imperio ni la ley ni las au-
toridades; porque en el estado de ignorancia y salvajismo
de aquellas colmenas humans no basta que vosotros di-
gis que las leyes son obligatorias, porque ni ellos, en su
mayora, son series susceptibles de comprender lo que es
ley, ni se podra establecer siquiera que son efectivamente
dominicanos, por hallarse completamente haitianizados y
ni siquiera haitianizados sino africanizados por virtud de
la fatal regresin del individuo a sus orgenes en cuanto.
queda abandonado a s mismo".
"Y que Julin de los Reyes es uno de esos infelices fa-
natizados por las ms horribles supersticiones africanas, es
cosa cuya sincera demostracin en el plenario caus visi-
ble impresin en todos los nimos, tal como os la causar a








vosotros, honda y profunda, al hacer comparecer al conde-
nado.... Ni la Suprema Corte, ni ningn tribunal de la
Repblica tiene el derecho de aplicar rigurosamente la ley
penal sin distincin ni cuenta de las cualidades y condicio-
nes tnicas y psicolgicas del sujeto de la infraccin...
Nuestros tribunales, con raras excepciones, se niegan a re-
conocer en la extremada ignorancia y miseria fisiolgica
del acusado una circunstancia atenuante. Bastara, para
demostrar la improcedencia de tal criterio, preguntarles a
los jueces si consentiran ellos, de buen grado, en ser juz-
gados por jueces tales como los acusados de cuya inferio-
ridad moral estn haciendo caso omiso..."

El Dr. Lugo terminaba el recurso achacando la culpa
de su defendido al mismo Gobierno de la Repblica por el
abandon en que yacan las tierras aledaas a Hait:

"Aparte las precedentes consideraciones jurdicas, Ma-
gistrados, muvaos el sentimiento, ms elevado an, de la
piedad. En la cumbre del poder, fuertes como sois, felices e
ilustrados, qu placer tan inefable salvar la vida a un in-
feliz! La muerte de ste no causara ningn bien a la so-
ciedad: la conmutacin de su pena preservar una vida ju-
venil. Fuera del ambiente de africanas brujeras en que se
ha criado, la crcel, con ser un medio detestable, es toda-
va superior al medio en que hasta ahora ha vivido el con-
denado que quiere asirse a vuestra mano para l todopo-
derosa. No dejis de tendrsela misericordiosamente. Recor
dad que es casi un nio. Pensad que la culpa de la existencia
de aquellas supersticiones horribles que hoy le tienen al
borde de la tumba es ms vuestra que de l; l tena el de-
recho de pediros a vosotros un poco de ms luz de civiliza-
cin para aquellos lugares en que naci: vosotros no
habrais tenido el derecho de negaros a su demand.
Mientras el Gobierno no est en condiciones de desafrica-
nizar las fronteras difundiendo la instruccin por todos los
mbitos de la Repblica, no debe desor el clamoroso ruego








de los que, como Julin de los Reyes, son vctimas del esta-
do de insalubridad moral de esas regionss.
En efecto, Hait en su conjunto, dista much de la r-
bita de nuestra civilizacin. La masa inmensa de su pobla-
cin yace no slo en la ms absolute ignorancia y miseria
material y moral, sino, en gran parte, en plena animalidad.
Es cierto que all existe un Estado, con Gobierno aparente-
mente representative, etc., pero esto no es ms que el apa-
rato externo. El pueblo est en realidad incapacitado para
el ejercicio de ninguna prerrogativa. Puede que maana
cambie, pero hoy lo ms urgente es "humanizarle" en "sen-
su stricto. Mas cunto tiempo y cunto trabajo sern ne-
cesarios para conseguirlo?
Entre tanto la vida de la gran masa haitiana no pue-
de ser ms lamentable. Toda la tierra cultivable est ya ocu-
pada, el resto del territorio es improductivo o inhabitable.
Y una multitud andrajosa, con hedor de miseria, raza de
heces de tribus sin una prenda de ciudadana, necesita por
imperative de la naturaleza, vivir y sostener su carnal ves-
tidura, expandirse ms cada da, porque prolfica con inten-
sidad primitive, se multiplica y desborda, colmando de ao
en ao las columns estadsticas de una superabundante
demografa. Y slo tiene para su advance una frontera te-
rrestre: la que lleva al territorio dominicano, en todo lo
dems: el ancho e inquieto mar.
En estas condiciones la solucin del problema de lmi-
tes sobrepasa todas las posibilidades insulares. Los haitia-
nos, en cuanto a su gran masa, seguirn dominados por los
vicios, las taras y la ignorancia, porque los ms interesa-
dos en sostener tal estado de cosas son los propios dirigen-
tes de aquella sociedad escindida en dos parties desiguales
a cuya cabeceta est una seleccin minoritaria de mil o dos
mil personas cultas, que domina en lo poltico y explota
-al socaire de la miseria y abyeccin del pueblo- la vida
econmica, los negocios pinges de ingenios azucareros y
plantaciones de caf; o realize empresas como la de SHADA








que arruin a millares' de pobres labriegos y enriqueci a
media docena de explotadores dejando inservibles para mu-
cho tiempo tierras mollares con antiguas plantaciones pro-
ductivas.
Cul poda ser, en estas condiciones, la solucin?
Para sostener firmemente la frontera contra infiltra-
ciones clandestinas, no cabe duda que el cordn military.
Pero esto no era suficiente, y a ms de que con tal media
no se hara "dominicanizacin" sedentaria, permanent y
productive, su eficacia hubiera sido problemtica. Ms ven-
tajas presentaba un sistema como el medioeval ingls ba-
jo Alfredo el Grande, o el establecido en la Marca de Bran-
deburgo por Enrique I, cuyos antecedentes estaban en los
"castra" de tipo colonial de Roma. Es decir, dolonias agr-
colas sostenidas por militares-labriegos, con sus families,
viviendo en lotes dotales de terrenos propios, con los aperos
de labranza enlazados por la correa del fusil protector de
una heredad para siempre suya y de sus hijos. Esta clause
de colonizacin tendra much conveniencia desde el punto
de vista dominicano. Pero sobre todo, haba que llevar a las
comarcas fronterizas manchadas por el contact del for-
cejeo emigratorio vecino, un sentido national preciso, los
beneficios de la enseanza por las escuelas, de los trabajos
agrcolas, de la irrigacin, de l sociabilidad, de la construc-
cin de viviendas y la fundacin de ncleos urbanos enla-
zados por red de caminos y lneas telefnicas. El mdico y
el maestro, aqul con la higiene y ste con la cultural, iban
a transformar esas regions hasta ahora abandonadas a su
suerte, arrancndoles la depauperacin fsica y moral. Y
la espadaa de la parroquia, arrebujando cada lugar bajo
su proteccin, haba pronto de sealar hacia el cielo, el ca-
mino spiritual limpio de supersticiones enfermizas. Tal
fu el plan que en lneas generals realize y realize el Pre-
sidente Trujillo. Durante dos aos no pas da sin alguna-
disposicin que llevare beneficio a las zonas de frontera.
Plan de alfabetizacin intenso, tendido de paentes, trazado









de caminos, apertura de cursos de riego, fundacin de bi-
bliotecas en los centros urbanos prximos, creacin de es-
cuelas de enseanza superior y primaria, fomento de la
agriculture con determinadas plantaciones propias de cada
comarca, traslado de families dominicanas desde otras re-
giones del pas a estas zonas con objeto de restaurar en
ellas las caractersticas nacionales que un largo perodo de
abandon haba borrado con la intense mezcla de pobla-
cin y las influencias de constantes infiltraciones haitianas.
(36) No cabe ms para asegurar que dentro de poco las co-
marcas fronterizas del lado dominicano sern dominica-
nas netamente. Pero esto, solucionar en su totalidad el
problema?
Los haitianos seguirn multiplicndose en progresin
geomtrica. Naturalmente, por efecto de esto, su territorio
ya muy limitado para sus actuales necesidades, se ir em-
pequeeciendo ms cada vez para sostenerlos. Dentro de
diez, de quince aos, cmo podrn vivir alli cinco o seis
millones de series?
Esta pregunta no tiene una normal y humana respues-
ta, y todo pronstico ser aventurado.
No falta quien piense en la creacin de un nuevo Es-
tado de Liberia bajo mandato international, para resolver,
an a los mismos haitianos, el grave problema de la pro-


(36)-Entre las primeras medidas que escalonadamente fueron pues-
tas en ejecucin, destacaron por su importancia las siguientes:
La fundacin de mercados para que las gentes de la zona de Haiti
dedicadas al comercio y las que quieran cubrir sus necesidades pudieren
traficar honestamente sin dedicarse a la rapia.
El establecimiento de aserrerias de maderas para proporcionar mate-
riales a estos establecimientos nuevos, restaurar los antiguos, y crear ba-
ses de comercio.
La construccin de locales para escuelas y oficinas del Estado.
Desde el 1 de febrero de 1943 comenzaron a funcionar en estas co-
marcas quince escuelas de nueva creacin.









gresin amenazante del element negro incivilizado, presa
del ms bajo y abyecto pauperismo fsico y moral. (37) No
cabe duda que esta solucin disipara muchas preocupacio-
nes. Se agolpan stas en la mente y en la sensibilidad de
todos los dominicanos conscientes, que bajo la amenaza de
esa "sombra letal" del Oeste siempre gravitando sobre los
destinos de la Repblica, ponen su pensamiento en las ge-
neraciones futuras y sienten su alma conturbada por la
suerte de sus nietos.


(37)-Vid.: Carlos Snchez y Snchez- "El caso haitiano y el man-
dato internacional"- Extracto de una leccin de su ctedra: de Derecho
International Pblico Americano en la Universidad de Santo Domingo,
publicado en "La Opinin" de Ciudad Trujillo del 30 de noviembre de
1942 pgs. 1-3 y "Curso de Derecho Internacional Pblico Americano",
publicacin de la Universidad de Santo Domingo, ediciones del Centena-
rio de la Repblica. Imj. Montalvo, Ciudad Trujillo, 1943.
Al tiempo de cerrar este libro aparece el tomo 1ro. del documentado
studio del Lic. Manuel Arturo Pea Batlle: "Historia de la cuestin fron-
teriza dominico-haitiana". Esta notable y sistematizada contribucin de la
que es autor el actual Secretario de Estado de Relaciones Exteriores de
la Repblica Dominicana comprende la historic del process fronterizo
desde los das coloniales hasta la Convencin de Junio de 1901.






















87


1<




















LO QUE SE ESTA HACIENDO EN LA
FRONTERA


















FOMENTO DE LA AGRICULTURE


Los magnficos resultados de la sabia y patritica poli-
tica de dominicanizacin fronteriza tan tesonera y eficaz-
mente llevada a cabo en todos los rdenes por el Excelent-
simo Seor Presidente de la Repblica, tienen especial sig-
nificacin en lo que concierne al fomento agrcola, la cons-
truccin de nuevos canales de riego y el mejoramiento y
ampliacin de los que existan en 1942; en el mejoramiento
y aumento de la crianza y el desarrollo de la colonizacin.
En efecto, gracias a la ininterrumpida ejecucin de tales
labores ha sido possible convertir las hasta ayer desoladas e
improductivas comarcas fronterizas, en prsperos centros
de produccin; se ha logrado aumentar la poblacin con
families laboriosas, las cuales, por las facilidades de toda
ndole que se les ha concedido, se han establecido all con
carcter permanent; se ha elevado en forma notable el
bajo nivel de vida que exista en aquellas regions, cuya
transformacin ha sido absolute.
Para el logro de tales propsitos, se han invertido
S$790,249.65, lo que equivale a un promedio annual aproxi-
mado de doscientos mil pesos ($197,562.41 exactamente)
durante el perodo citado. Dicha suma se descompone as:
Construccin de canales de riego y ampliacin
y mejoramiento de los existentes ........... $ 415,146.32
Construccin y reparacin de casas y otros
gastos various en las Colonias .. ........... "156,297.69








Subsidios a los colonos ............ ...... 61,347.73
Servicios personales .......... .. .. ..... 53,535.07
Adquisicin de sementales, bueyes de trabajo
y mulos para servicio en las Colonias y Dis-
tritos Agrcolas fronterizos .............. 52,750.84
Adquisicin de 200 vacas paridas, para fines
de ordeo y crianza en las Colonias ........ 20,00(.00
Equipo de labranza adquirido para las Colo-
nias con cargo al proyecto No 11 (Eximbank)
valor circulado ........... .... .... ... 20,000.00
Construccin e instalacin del Colegio de Agri-
cultura de Dajabn ........ .... ........ "11,172.00

Total........ $ 790,249.65


Intensificacin de los.riegos.- La construccin de ca-
nales de riego, y la ampliacin y el mejoramiento de los
existentes, fu acertadametne considerada en primer tr-
mino por el Honorable Seor Presidente de la Repblica,
ya que el agua en abundancia era indispensable para ase-
gurar el desarrollo agrcola en la amplitud que fu planea-
do. En efecto, el ilustre Jefe del Estado dispuso la construc-
cin de los canales de Oliverio-Estrelleta-Potro Blanco, Ca-
rrera de Yeguas, El Cercado-El Pinar, Las Lajitas: Cambro-
nal, Jiman y Juan Calvo; del sistema de riego de Puerto
Escondido; del canal de El Barrera y pequeos riegos de
Hondo Valle, obras que en conjunto mojan 184,300 tareas;
adems, orden la prolongacin hacia Las Tejas del cahal
de Cambronal; el aumento del rea regable original del ca-
nal de El Llano, de 20,000 a 40,000 tareas, y la de Mataya-
ya de 1,500 a 3,200 tareas; el mejoramiento y ampliacin
del canal de La Viga y la realizacin, finalmente, a cargo
del Ing. Enrique Curiel, de los studios para la construc-
cin del canal de Bnica. La zona de riego existente en 1942
en la region fronteriza (29,500 tareas correspondiente a los
canales de Matayaya, El'Llano y La Viga, que fueron








inaugurados en 1936, 1938 y 1940, respectivamente), fu
aumentada, pues, de 1942 a la fecha, en 170,000 tareas, te-
niendo en la actualidad una extension de 179,500 tareas.
Desarrollo de la colonizacin.- A fines de 1942 existan
en la region fronteriza 10 colonies Agrcolas del Estado, a
saber: 7 en la region norte (Libertador, La Viga, Benefac-
tor, Capotillo, Hiplito Billini, Mariano Cestero y Trinita-
ria) y 3 en la parte sur (El Llano, Ramn Mella y Juan
Pablo Duarte). El nmero actual de estos establecimientos
alcanza a 14, con la creacin, durante el perodo mencio-
nado, de las Colonias de Oliverio-Matayaya, Francisco del
Rosario Snchez, Angel Fliz y Los Arroyos, todas ubicadas
,en la region sur. El cuadro estadstico siguiente da una
idea de la forma satisfactoria en que se han desarrollado
las labores agrcolas en las colonies fronterizas:

Aos
1942 1945 Aumento
(Tareas) (Tareas) (Tareas)

Area superficial ........ 261,200 304,501 43,301

Area cultivada ......... 61,944 106,824 44,880

Area en preparacin .... 4,664 25,565 20,901

Debemos agregar que mientras en 1942 el rea no cul-
tivada de las Colonias Fronterizas ascenda a 194,592 ta-
reas, en el corriente ao, como resultado del considerable
impulso que han recibido los trabajos agrcolas por expre-
sa disposicin del Excelentsimo Seor Presidente de la
Repblica, se redujo a 172,112, es decir que disminuy en
22,480 tareas, no obstante el aumento del rea total oca-
sionado como consecuencia de las nuevas colonies creadas.
Aumento de la poblacin.- La poblacin de las 10 co-
lonias primeramente citadas, era de 1,209 colonos y 3,368
habitantes. Con la instalacin de las colonies de Oliverio-








Matayaya, y el mejoramiento y ampliacin de las otras, el
nmero de colonos ascendi al 30 de septiembre del corrien-
te ao, a 2,222 y el de los habitantes a 8,410, lo que repre-
senta un aumento de 1,013 colonos y 5,042 habitantes du-
rante el perodo a que se refiere el present informe..

Edificaciones.- El ritmo-acelerado con que se han lle-
vado a cabo todas las actividades enderezadas a obtener el
desarrollo de la colonizacin fronteriza, puede observarse
igualmente en el nmero de edificaciones existentes en
1942, comparativamente con las que haba al 30 de septiem-
bre de este ao. Vase el siguiente cuadro:

Aflos
1942 1945 Aumento

Escuelas Oficiales ........ 7 27 20

Dispensarios mdicos ... .. 3 6 3.

Casas construidas por el
Estado .......... ...... 354 627 273
Casas construidas por
particulares .. .. .... .. .. 455 978 523

819 1,638 819



Subsidios. Los subsidies que se conceden a los colonos
en inters de capacitarlos econmicamente para que se sos-
tengan hasta tanto su trabajo les permit tender a sus ne-
cesidades y a las de su respectivos familiares, ascendieron
a $61,347.73 durante el perodo citado. Es oportuno obser-
var que la suma invertida por este concept en el. ao 1942,
fu de slo $5,359.12, en tanto que al 30 de septiembre del
ao 1945 alcanz a $21,709.80.








En la construccin de nuevas easas, reparacin y me-
joramiento de las existentes y otros gastos various (incluso
la adquisicin de aperos de labranza y equipos various el
Estado invirti de 1942 a 1945 $156,297.69.
Aperos 9e labranza, equipo de oficina, etc. Se ha su-
ministrado un cuantioso equipo de labranza no slo a las
Colonias Agrcolas Fronterizas mencionadas, sino tam-
bin a las comunes de Jiman, Elas Pia, Bnica y EL
Cercado. Queremos indicar la cantidad de los principles
aperos suministrados, ya que el monto de sta eviden-
cia claramente la atencin preferencial que ha mereci-
do en todo moment el desarrollo agrcola de aquellas re-
giones:

Arados ................ .... 260
Azadas ........ .... ........ 3,580
Cadenas de tiro ............. 259
Cultivadoras... .... ... ...... 30
Hachas ................... 554
Machetes .................. 6,884
Palas .... .... .. .... ...... 408
Picos .............. ....... 350
Rastras .................. 76
Sembradoras ........ ..... .29
Zapapicos ................. 729
Yugos ...................... 243

Se han puesto, adems, a disposicin tanto de los colo-
nos como de las personas pobres radicadas en las regions
fronterizas, 562 bueyes para las labores de arado; 56 se-
mentales bovinos; 28 porcinos, 26 caprinos; 10 ovinos; 7
equinos y 2 asnales, para el mejoramiento de la crianza en
general. Para el servicio de campo, y en inters de que los
empleados de la Secretara de Estado de Agricultura estn
en debidas condiciones para rendir su labor en la mejor
forma possible, se suministraron 129 mulos. Por ltimo, se
adquirieron 200 vacas paridas, las cuales se pusieron a dis-








posicin de los colonos con el objeto de ayudarlos a obte-
ner la leche que necesitan para la adecuada alimentacin
de sus hijos.
El edificio que actualmente se acaba de construir en
Dajabn por disposicin del Honorable Seor Presidente
de la Repblica, a un costo de $11,172.00 (incluido el valor
del equipo correspondiente) y que se destina al Colegio de
Agriculture para varones que funciona en aquella ciudad,
viene a acrecentar el alcance del patritico plan de fomento
agrcola intensive por l formulado, y para cuya realiza-
cin, segn consta en los prrafos precedentes, no se ha
omitido medio alguno. Este Colegio habr de contribuir
poderosamente a la reafirmacin de la gloriosa obra de do-
minicanizacin fronteriza que realize el insigne Conductor
de los destinos nacionales, al ofrecer a numerosos jvenes
la oportunidad de adquirir los conocimientos tcnicos que
son la base de la modern ciencia agrcola.

RELACION COMPARATIVE DE LAS COLONIES AGRICO-
LAS DEL ESTADO FRONTERIZAS, ENTIRE EL AO DE
1942 Y EL 30 DE SETIEMBRE DEL 1945

Cantidad, nombres y ubicacin de las Colonias:- Al
finalizar el ao 1942 haba diez (10) Colonias Agrcolas
del Estado Fronterizas, de las cuales siete (7) correspon-
dan al Norte y tres (3) al Sur. Su ubicacin, por Distrito,
era la siguiente:

Norte
Colonia Agrcola LIBERTADOR ....... Dist. Libertador
. LA VIGIA ........... "
BENEFACTOR ...... "
S CAPOTILLO ....... "
HIPOLITO BILLINI . "
MARIANO CESTERO. .
S TRINITARIA ........ "













































o


1. Calle de Jiman 2. Modelos de viviendas en Jiman 3. Hotel "San
Rafael" en Elas Pina 4. Modelos de viviendas en Elias Pia 5. Mo-
delos de viviendas en Jiman 6. Residencia en Jiman 7. Modelos de
viviendas en Elias Pia 8. Maternidad y Dispensario Mdico de Juan
Santiago.


-crzr-

















4 ~--
t ~-


1. Escuela Rudimentaria Rural de Juan Santiago 2. Edificio de Correos
y Telgrafos, en Jiman 3. Mercado, en Dajabn 4. Alcalda y Esta-
cin Polica, de Jiman 5. Edificio de Correos y Telgrafos, en Jiman.


_____


T___ ~_~


II
I'


~-~X"~



































































*i ...


1. Iglesia de Neiba 2. Iglesia de Bnica 3. Iglesia de Dajabn -
4. Campanario de la Iglesia de Elas Pia 5. Iglesia de Jiman -
6. Iglesia de Juan Santiago 7. Iglesia de Elias Pifa.


__


-.L~.'~_r '


"---
"~:-ii:;



























5.



,dad



























1. Vista del canal en el ro Arroyo Blanco-Jiman 2. Puente del canal
sobre el ro Arroyo Blanco 3. Otro canal que riega las antes improduc-
tivas tierras de la frontera 4. Otro aspect del canal sobre el Ro Arroyo
B1,nco 5. Corte cuadrado en otro canal de riego 6. Una hermosa
cada... 7. Tubera cuadrada en el canal del Rio Arroyo Blanco. -
8. Hermosa va fluvial. Uno de los canales que riegan tierras de Jiman.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs