• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Obras del autor
 Title Page
 Dedication
 Foreword
 Preface
 Half Title
 Esclavitud y materialismo
 Indice general
 Back Cover














Title: Orígenes del Estado Haitano
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081493/00001
 Material Information
Title: Orígenes del Estado Haitano
Physical Description: 99 p. : ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Peña Batlle, Manuel Arturo
Publisher: Editora Montalvo,
Editora Montalvo
Place of Publication: Ciudad Trujillo
Publication Date: 1954
Copyright Date: 1954
 Subjects
Subject: History -- Haiti   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Haiti
 Notes
Statement of Responsibility: Prólogo de Héctor Incháustegui Cabral.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081493
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ADT4283
oclc - 20938129
alephbibnum - 000741608
lccn - a 60004014

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Obras del autor
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Dedication
        Page 5
        Page 6
    Foreword
        Page 7
        Page 8
    Preface
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Half Title
        Page 33
        Page 34
    Esclavitud y materialismo
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    Indice general
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Back Cover
        Page 105
Full Text






MANUEL ARTURO PEA BATTLE


Orgenes del Estado Haitiano

Prlogo de Hctor Inchustegui Cabral








EDITOR MONTALVO
Ciudad Trujillo, Repblica Dominicana
1954


'97 U310o
















OBRAS DEL AUTOR

Por las Piedras Ilustres ............................................ 1925
El Descubrimiento de Amrica y sus Vinculacio-
nes con la Poltica Internacional de la Epoca.... 1931
Enriquillo o El Germen de la Teora Moderna
del Derecho de Gentes ........................................ 1937
Las Devastaciones de 1605 y 1606 .......................... 1938
Transformaciones del Pensamiento Poltico ........ 1942
Contribucin a una Campaa ............................... 1942
El Sentido de una Poltica ...................................... 1943
Coleccin Trujillo (19 volmenes) ...................... 1944
La Constitucin de San Cristbal ........................ 1944
Historia de la Cuestin Fronteriza Dominico-
Haitiana (Tomo Primero) ................................ 1946
La Rebelin del Bahoruco ...................................... 1948
La Patria N ueva .................................................... 1948
La Isla de La T ortuga ........................................... 1951
El T ratado de Basilea .............................................. 1952
Poltica de Trujillo Prefacio de E. Rodrguez
Dem orizi ....................................................... 1954












MANUEL ARTURO PEA BATTLE


Orgenes del Estado laitiano

Prlogo de Hctor Inchustegui Cabral




*




EDITOR MONTALVO
Ciudad Trujillo. Repblica Dominicana
1954






9 7mw, 91,112
P~3970


















SOFRENDA

Esta publicacin es una Ofrenda
de las families
Pea-Defill y Pea-Batlle
a su amado deudo
` Manuel Arturo Pea BatUle,
1902-1954

o)

'F

** ^



















ADVERTENCIA


El present studio, indito, fatalmente inncncluso,
es parte del libro ORIGENES DEL ESTADO HAITIA-
NO, que el Lic. Manuel Arturo Pea Batlle escriba
cuando la muerte vino a interrumpir sus ptimas laborers
intelectuales. Proponiase revelar, en esta obra, la resal-
tante diversidad de origen y formacin entire el pueblo
dominicano y el haitiano: su primer intent fu darle
el titulo de INFLUENCIA DE LA REVOLUTION
FRANCESA EN SANTO DOMINGO, tachado por l
en el manuscrito, en cuyo texto han sido incluidas sus
correcciones e intercalaciones originales.
Para prologar este ensayo fu escogido uno de los
ms devotos amigos del autor, el gran poeta y diplom-
tico Hctor Inchustegui Cabral, quien ha trazado una
sustanciosa semblanza del ilustre ensayista desaparecido.


E. R. D.

























PRLOGO
Por Hctor Inchustegul Cabral

























Contamos con dos figures intelectuales cuyo extraor-
dinario parecido e identidades no es menester exagerar
para apreciarlos en toda su significacin, la de Emiliano
Tejera y la de Manuel A. Pea Batlle.
Rompen la tradicin del silencio escrito y del ais-
lamiento, mera soberbia intellectual. No se dejan enga-
ar por el canto de la sirena que se esconde en el remanso
del gabinete, porque los dos dan lo mejor de su capacidad
de trabajo y de accin para participar, activamente, de-
nodadamente, llenos de pasin, en las luchas polticas.
Pea Batlle, puedo ir adelantndolo, por sus ensayos,
y por sus discursos, es uno de los ms calificados tericos
de la patritica obra de afianzamiento y evolucin lle-
vada al cabo en el pas por el Generalsimo Doctor Rar
fael Leonidas Trujillo Molina.
Cuando se pasa balance de lo hecho por los hom-
bres de Estado de ayer, los que tuvieron alta funcin


-11 -










HECTOR INCHAUSTEGUI CABRAL


poltica y vida pblica eminente, sobre todo aquellos
que son dignos de ser llamados intelectuales, nos ente-
ramos de que es muy poco lo que dejaron, a titulo de
herencia, a las generaciones de hoy.
Por eso valen tanto los escritos de Tejera y los de
Pea Batlle, este ltimo muerto cuando sus proyectos
eran, sin quizs, mayores que sus realizaciones y eso que
su obra nada tiene de despreciable por su magnitude.
Hay, desde luego, excepciones importantes del pa-
sado y casos muy de tener en cuenta en el present. De
ayer Espaillat y Merio sin que los dos constituyan ni
much menos la nmina complete, y de hoy Manuel de
Jess Troncoso de la Concha y Joaqun Balaguer, para
citar, nada ms, a dos que resultan caractersticos, re-
presentativos, y que han trillado en campos muy amplios
en sus investigaciones y studios.
Afirmar que los proyectos de Pea Batlle eran ma-
yores que sus realizaciones, -para retomar el hilo aban-
donado antes, teniendo enfrente todo lo grande que em-
prendi y llev a feliz trmino-, no es aseveracin ca,
prichosa que se hace al correr entusiasmado de la pluma,
precisamente este captulo inicial, y por desgracia nico,
que ahora se da a conocer al piblico, lo demuestra. Es,
y no es poco, la primera parte de un libro que l pens
titular HISTORIC DE LA FORMATION DEL ES-
TADO HAITIANO, indispensable para la recta com-
prensin de nuestra vida como conglomerado human.


-12-










PROLOGO


Pea Batlle, como investigator de los meandros de
la nacionalidad y del desenvolvimiento del dominicano,
marca una etapa. Para l la historic, como para los gran-
des historiadores actuales, debe ser horizontal, esto es:
tiene cada period national, cuando lo es, que exami-
narse y estudiarse con la ayuda, sin desvincularlo en
ningn moment, de las histories vecinas, vecinas fsica,
poltica o culturalmente.
A l debemos, en gran parte, haber entrado a la
Historia por la puerta grande. Al establecer las relacio-
nes entire nuestra historic y la de los grandes poderes del
mundo la dominicana deja un poco la falda aldeana, y
su inters, que bien pudo estar antes limitado, gravado
por el peso de su propia pequeez, cobra alas.
La mejor prueba de ese empeo la constitute LA
TORTUGA, una de sus obras ms maduras y sin duda
alguna la ms important contribucin, como trabajo de
sntesis, al anlisis profundo de la lucha emprendida
contra Espaa, en nuestras tierras y en nuestras aguas,
principalmente por las potencias al fin agrupadas bajo el
estandarte de la Reforma, y de las proyecciones que el
resultado adverso de esas batallas perdidas tuvieron en
el destino del hoy pueblo dominicano cuando todava
estaba viviendo el moment colonial y espaol de su exis-
tencia. Es un remontar las poderosas corrientes de nues-
tra formacin.


-13 -










HECTOR INCHAUSTEGUI CABRAL


En LA TORTUGA se busca, y se encuentra, mu-
cho de lo que nos toca de cerca en aquellos actos inicia-
les del tremendo drama hispano, se topa con la herida
tremenda por donde comienza a desangrarse en tierras
de Amrica, en nuestra tierra, el Imperio de que ramos
parte, se ve, con los ojos de la cara, cmo se pierden aque-
llas energas de leyenda, la fuerza ciclpea del gigante
catlico que ya no podr trasmitir a sus hijos dispersos
sobre un mundo que principia a ser ajeno, la pujanza
de su brazo.
DE LITERATURE

La revolucin que en lo lrico lleva a cabo D. Mo-
reno Jimenes no puede limitarse al quehacer potico.
(A Pedro Ren Contin Aybar regalo el tema por si
quiere llevarlo a conclusions ms cientficas). En el te-
rreno de la prosa, asimismo, caen y fructifican las simien-
tes del nuevo modo. Ah podra sealarse el punto final
de los excesivos adornos, de una suerte de predominio de
la forma sobre el contenido, si a estas horas todos no su-
pieran el intrincamiento que entire una y otro hay, si
la forma no fuera, como se ha dicho muy bien, la parte
del fondo que nos consta.
Con Moreno Jimenes y con todos los que con l
rompen, no con la tradicin porque esta se ha mantenido
poderosa siempre, a Dios le sean dadas las gracias, sino
contra los elements que podramos llamar artificiales,


-14-










PROLOGO


o artificiosos, en la poesa, el poeta abandon el saln,
los discreteos, los abanicos, deja atrs los jardines y a
los ruiseores, admirando rosas y canciones pero despre-
ciando cuanto tiene de organizado y falso el jardn, y se
echa a la calle y a los caminos.
En ese aspect, por lo popular, lo que se llam Pos-
tumismo, y en general las actitudes de los poetas que
parten de ese tronco potente y venerable, tiene much
de romntico, a las veces de romanticismo refrito es cier-
to, sin que se caiga en la poesa civil que es, cronolgi-
camente, la ltima rama que florece en nuestro Parnaso.
Por natural evolucin busca luego las sendas del Misti-
cismo. Cuando el poeta, a quien los hombres le han
prohibido la sociologa y la poltica, como si todo a la
postre no fuera sociologa y poltica, no encuentra so-
luciones sobre la tierra, soluciones de poeta para una tie.
rra que generalmente no le da mayor importancia, las
busca, las pide, al Cielo.
Pea Batlle anda en los veintitantos aos cuando
los postumistas hacen sus primeras conquistas y en EL
DIA ESTETICO, que es su portavoz y su catapulta, co-
labora. All da a conocer el ensayo que titul ANTE-
CEDENTES HISTORICOS Y SOCIOLOGICOS DE
LA ANEXION A ESPAA en el cual para condenar a
Santana usa trminos que dejan entrever una admiracin
que crecer con los aos, que ms adelante encontrar
razones para fortalecerse y que terminar por ser uno de


-15-










HECTOR INCHAUSTEGUI CABRAL


los personajes que analizar con ms frecuencia y perspi-
cacia ya que en su condicin de hispanfilo convencido
Santana, todo lo que hizo, y por qu lo hizo, despejar
ms de un misterio de nuestra Historia.
Es la defense del hombre natural por el hombre
ilustrado. El intellectual, a fines del siglo pasado, ech
sobre si la culpa de las equivocaciones que desde el Go-
bierno se cometieron, por dar ms importancia al libro
que a la naturaleza, a la lectura que al director conoci-
miento del pueblo, clamando por el retorno a los intui-
tivos y Santana lo fu, adems de encarnar una opinion
que si de una parte justifican y de otra critical cuenta
para defenders con el argument, con la fuerza tremen-
da de los hechos.
Hombre de ideas, de firme pensamiento y recia
doctrine, Pea Batlle huye de la literature, de eso que
siempre han despreciado los que en achaques de escribir
saben muy bien lo que traen entire manos. Ya cuando se
dice literature, a secas, se quiere decir mala literature.
De un concept de la sobriedad, que con muy buen
gusto no exager nunca, de un conceptismo podramos
decir, parte todo su estilo, el estilo de un hombre que
afirm tantas veces que antes de escribir en imgenes se
cortara la mano. De ah parten las venas que nutren
su bella prosa, las races que sostienen sus escritos sli-
dos de razones, los claros perodos, el equilibrio y la ar-
mona evidentes entire su manera de expresarse y su
pensamiento.
-16-











PROLOGO


Si en lo que va del siglo hemos tenido prosistas lle-
nos de dignidad sin enfatuamiento, que olvidaron muy
a tiempo lo jocoserio que fu moda una vez, que han
trabajado con las palabras y con las ideas con la seriedad
con que el arquitecto persigue la belleza y la solidez,
esto es, deleite y seguridad, uno de ellos es Pea Batlle,
y entire ellos se destaca por la noble calidad del mate-
rial con que levant una obra muy respectable de la cual
estaremos derivando enseanzas por much tiempo y cu-
yo mejor elogio sera decir que debe ser continuada con
la misma altura con que l la emprendi.

LOS TEMAS

En la obra de Pea Batlle es possible distinguir tres
preocupaciones capitals: los de relacin y vecindad con
Hait, las races hispnicas de la nacionalidad dominica-
na y el retorno a las energas, Espaa y la Iglesia, que
nos conformaron como pueblo.
Los problems de relacin y vecindad con Hait co-
mienza a estudiarlos, o mejor, aparecen ya como fruto
maduro, en la HISTORIC DE LA QUESTION FRON-
TERIZA DOMINICO HAITIANA. Antes, en LAS
DEVASTACIONES DE 1605-1606 haba sealado el
arranque de las grandes dificultades que para la ms lue-
go Parte Espaola de la Isla acarrearon las terrible pro-
videncias del Gobernador Osorio que convirtieron, a la


-17 -










HECTOR INCHAUSTEGUI CABRAL


larga, en fcil presa de los enemigos de Espaa toda la
Banda Norte, en particular, y en general cuanta tierra
fu despoblada por esos aos, abandonada por criollos y
peninsulares.
Y precisamente este captulo, primero de una obra
que la muerte dej trunca, viene a rematar, despus del
magnifico studio de LA TORTUGA, su gran afn. El,
que propugn siempre por un profundo conocimiento
de la historic de Hait, empieza a escribirla, con un sen-
tido, una amplitud y una documentacin que puede ser
muy til para demostrar que cuanto se hace bien lleva en
si la semilla salvadora del amor. No le bastaron todos los
libros, tantos, que reuni en sus viajes o gracias a sus co-
rresponsales y amigos; ni las investigaciones y lectures
de Puerto Principe, ni el examen concienzudo de docu-
mentos y publicaciones, nuestros, haitianos, de Espaa,
de los Estados Unidos, de Francia y de Inglaterra. Que-
ra escribirla con su propia mano. Aprovechar cuanto
aprendi, lo que intuy, propios descubrimientos, todo
lo que fu acumulado en el comercio de los clsicos de
la historic de los dos pases, en el trato y en las conversa-
ciones que sostuvo con aquellos que por especialistas po-
dan ofrecerle una reflexin til, un comentario ade-
cuado, un punto de vista, una noticia, y de ese esfuerzo
tremendo, de tantos aos de meditaciones y cotejos, slo
nos queda este capitulo, porque la muerte no le dej
seguir adelante, y, en cierto modo, del edificio que pen-


-18-











PROLOGO


s levantar slo resta esta serena y majestuosa column,
aislada pero expresiva, sntesis de algo ms que una in-
tencin.
En l es fcil apreciar la necesidad de volver atrs,
muchas veces el propio autor lo indica. Para rehacer,
para aumentar, para insistir o demostrar. Hay repeticio-
nes, no muchas, y una que otra vacilacin, frecuentes en
la primera redaccin y que sin duda habran desapareci-
do en una segunda lectura en fro, pero hay que dejar
asi, por respeto y ms que por respeto porque no llegan
a constituir en ningn moment lunares que estorben el
limpio paso de la noticia o afeen la reflexin.
Su afn de que lo dominicano volviera a las fuentes
hispnicas est patente en todos sus escritos y discursos,
y en los ltimos aos de su vida fecunda, en artculos que
andan todava dispersos en las colecciones de diarios y
revistas, y en los discursos, que son muchos, que pronun-
ci como Secretario de Estado de Relaciones Exteriores,
principalmente, ese afn es todava mayor. Su embesti-
da contra el divorcio, con las tristes estadsticas por de-
lante, y su firme adhesin a la Iglesia, constituyeron en
el atardecer luminoso de su existencia, buenas pasiones
al servicio de las cuales puso lo mejor de su talent, ya
en el silencioso gabinete de studio, ya en la caldeada
arena de las columns de los peridicos.
Para estudiar este aspect es menester que se reuna
y anote, con amor, cuanto public sobre todo en EL CA-


- 19-











HECTOR INCHAUSTEGUI CABRAL


RIBE, y que si fu dado a conocer generalmente bajo la
apariencia nada sosegada de la polmica en ningn mo-
mento ni la premura de la rplica ni la necesidad del
ataque cambiaron sustancialmente sus ideas, y escritos
que pudieron tener el tono ligero y apresurado que sue-
len exigir las linotipos, comparten el mismo carcter,
la misma seriedad, la misma carga de reflexin, con aque-
llos que salieron de su pluma en los das en que pudo
aisponer de sus horas, volver a las fuentes, consultar,
cambiar ideas con los entendidos, cotejar lo hecho y pen-
sado con los quietos maestros de su gran biblioteca.
Por ms que uno quiera evitar lo arbitrario que
toda clasificacin lleva en su seno, es difcil sacarle el
cuerpo a los abismos que se van abriendo a un lado y
a otro de las consideraciones, sobre todo si sta aspira a
reducir a un esquema breve, a unas lneas, una tarea tan
amplia como la de Pea Ballle.
Su HISTORIC DE LA DEUDA PUBLIC DOMI-
NICANA, los ensayos sobre Enriquillo y LAS TRANS-
FORMACIONES DEL PENSAMIENTO POLITICO
saldran sobrando, no encajaran dentro del cuadro ge-
neral que hemos dibujado de sus preocupaciones, pero
por suerte no es as.
Al comenzar la HISTORIC DE LA DEUDA PU-
BLICA hay una cita de Jezo que nos da la clave. "La ma-
yora -repite -de las grandes reforms polticas o so-
ciales han tenido causes econmicas, y muy importantes


-20-










PROLOGO


problems econmicos se han resuelto bajo la influencia
de causes polticas". La integracin de lo dominicano,
del dominicano, no puede estudiarse sin la luz diablica
que arroj en la Historia el examen, la consideracin,
de lo econmico. No quiso dejar para luego, porque el
ensayo es de 1926, cuando contaba 24 aos, una contri-
bucin que juzg esencial y que hoy ningn historiador
desprecia por lo que vale.
En cuanto, a los ensayos acerca de la rebelin del
Bahoruco, que es al mismo tiempo, anlisis de la actitud
del cacique y de la postura espaola, es irse a la Navi-
dad de los derechos americanos, pero derivado precisa-
mente del concept de los espaoles que se dieron a la
area de considerar y defender al aborigen mirndolo co-
mo un hombre que merece el mismo respeto que los cris-
tianos de nacimiento, vamos a decir.
LAS TRANSFORMACIONES DEL PENSAMIEN-
TO POLITICO es harina de otro costal. "Excelente tra-
bajo de Facultad" fu llamado en los das en que el li-
bro sali a luz. Es possible. Pero en ese ensayo est la cla-
ve, tambin, de su ulterior firmeza religiosa, de su con-
cepto claro acerca de la soberana. Hay una obra de Ha-
rold Laski, STUDIO IN THE PROBLEM OF SOVE-
REIGNTY, que tiene relaciones muy importantes con
LAS TRASFORMACIONES y en esa poca Pea Batlle
no la conoca. Entonces, lo se bien, slo estaba en su bi-
blioteca la traduccin de EL ESTADO. Y en el fondo


- 21-










HECTOR INCHAUSTEGUI CABRAL


uno y otro coinciden. El libro de Laski terminal con esas
palabras que Pea Batlle hubiera podido utilizar de ep-
grafe: "El hombre es quizs una antinomia; y no hay
teora del Estado que se atreva a olvidar esta circunstan-
cia. Porque toda actitud que tienda a poner limits a la
libertad del espritu, est en guerra abierta con los gran-
des instintos que buscan la felicidad humana".
En el peor de los casos LAS TRANSFORMACIO-
NES representan el resultado de lectures y reflexiones
ordenadas en un punto histrico de los ms apasionantes.
Ah est en embrin, muchsimo ms que en embrin,
la idea central de todos sus trabajos. Pertenecen a una
poca muy anterior a la fecha de publicacin las lectures
y meditaciones que engendraron el studio. Con toda
exactitud son de los das en que estuvo trabajando en la
Frontera como Presidente de la Comisin de Lmites.
Ley a la luz que poda obtenerse en campamentos que
nada tenan de permanentes, pero las noches largas de
los das que se acaban pronto le permitieron pensar y
anotar, subrayar y llegar a conclusions, a las conclusio-
nes que el mismo libro ofrece.
Puede parecer, ya en otro orden de ideas, que en
tina obra de las dimensions de la de Pea Batlle, los
hijos de la reflexin, de la meditacin larga, y los que
nacieron en la urgencia del moment son distintos, pero
no es as porque la verdad es que cuanto dijo haba pa-
sado solemnemente por el tamiz de la consideracin re-


-22-









PROLOGO


posada. Una de sus caractersticas fu no tener prisa nun-
ca y la diferencia que es possible hallar en sus escritos,
cuando se comparan unos con otros, proviene, y eso es
fcil de demostrar, de que su estilo, su limpia y enrgica
manera de expresarse, fu ganando en calidad al pago de
los aos, aunque tambin es muy cierto que desde su en-
trada al campo de las letras, que hace en plena adoles-
cencia, se las maneja como un verdadero maestro.

LOS TEMAS Y LA POLITICAL

Cuando se asegura que Pea Batlle es uno de los
ms calificados tericos del rgimen de Trujillo, de su
poltica, casi no hay que probarlo. La relacin que exis-
te entire su tarea de ensayista y la magna obra realizada
por el hombre de Estado a quien ms debemos los domi-
nicanos, es evidence.
Colaborador incansable de Trujillo slo la enferme-
dad y la muerte interrumpieron su dedicacin y sus es-
juerzos en favor del Gobierno que l consider como el
que ms ha servido al dominicano como dominicano,
porque supo cortar, de un tajo, con una tradicin admi-
nistrativa que nicamente nos di dolores de cabeza y
motivos para avergonzamos ante propios y extraos; por-
que super ese complejo que frente a Espaa padecen
an algunas naciones americanas que les impide volver
a ella como hijos emancipados y crecidos, a darle lo que


-23-










HECTOR INCHAUSTEGUI CABRAL


le debemos y a tomar de nuevo lo que ser tan nuestro
como suyo nos corresponde; porque aclar para siempre
en el campo en que deben desenvolverse, de acuerdo con
el Derecho Internacional, la Historia y las costumbres
nuestras relaciones con Hait, y porque, colocndose por
encima de los intereses ya caducados de unos cuantos, de
un criterio momificado, ha hecho volver, plenamente, al
seno de la Iglesia al Pueblo Dominicano.
A Pea Batlle, adems, se deben dos explicaciones,
vamos a llamarlas as, contundentes. No importa que no
llenen pginas y pginas. Lo que en ellas vale es la ca-
pacidad de sntesis, precisamente, el alto espritu que las
anima, el certero enfoque, lo bien escogido de los argu-
mentos y citas en que se ponen de resalto sus dotes de
historiador y de socilogo. Dos explicaciones, dos alega-
tos, que quizs muchos dominicanos no recuerden o no
conozcan, que constituyen las defenses ms series que se
hayan hecho de lo nuestro y para echar en cara su indi-
ferencia a los que nos vieron padecer, por siglos, sin preo-
cuparse jams por nuestra suerte. Se trata del DISCUR-
SO DE JIMANI y de la CARTA A MAACH.
En estos dos breves escritos est, en cierto modo, con-
densada lo mejor de la obra pblica de Pea Batlle. Las
dos directrices de su trabajo, la del historiador y del so-
cilogo, que han de ir siempre de la mano, y la del po-
ltico que encontr en los nobles ideales de Trujillo la
cristalizacin, la encarnacin, de los propios y grandes


-24-










PROLOGO


anhelos de patriota y de hombre de su tiempo, de una
generacin que ha tenido la dicha y el orgullo de ver
realizado un program todava ms amplio y ambicioso
que sus mejores sueos, porque en cinco lustros la Re-
pblica ha podido recuperar y rebasar todo el terreno y
todo el tiempo que le haban hecho perder la anarquia
y la desorganizacin, y la pobreza que suele ser hija de
ambas.
HISTORIC Y FILOSOFIA

Cada poca describe su Historia. Cada filosofa o ca-
da moda filosfica, que son cosas distintas, describe su his-
toria y en ese sentido, y quizs un poco ms all, nuestra
historic, la que corresponde a esta generacin, est escri-
bindose. Ni siquiera los gigantes, Del Monte y Tejada
y Garca, podan legrnosla a pesar del genio que pusie-
ron en sus monumentales trabajos. Hubieran tenido que
ser adivinos y a los hombres no se les puede exigir ms
de lo que la propia condicin les permit.
No aludo a las Historias que estn todava en pro-
ceso de publicacin, ni tampoco a los resmenes que por
razones pedaggicas tienen un carcter distinto, como los
de Pichardo e Inchustegui.
Estn escribiendo nuestra Historia, y son tantos, los
que han estudiado ciertos periodos en los ltimos tiem-
pos, los que yndose al fondo de los hechos han arroja-
do una luz nueva sobre las situaciones, los que con docu-


-25-










HECTOR INCHAUSTEGUI CABRAL


mentos que no se conocan o documents que cientfica-
mente eran much ms aprovechables estn dando lec-
ciones, casi siempre tiles, pero respetables pese a la car-
ga tremenda de elements subjetivos que a mi no me
parecen siempre repudiables.
Y no me expongo a ofrecer aqu una nmina por
temor a caer en omisiones que, lo s, seran absolutamen-
te involuntarias, pero, tambin lo s, los hombres pode-
mos perdonar un ataque pero un olvido difcilmente.
Escribo lejos de la tierra, todava sin deshacer las male-
tas, sin libros de consult, sin amigos enterados a quie-
nes preguntar. Escribo, es ms, sobre una material que
no conozco bien, como andando sobre arenas movedi-
zas. Me impulsa el amor, el respeto, la admiracin, ha-
cia un hombre con quien compart muchas horas, que
me permiti participar de sus preocupaciones, que me
ofreci la amistad que slo se da a los iguales, y que yo
no mereca, porque ramos, sin tener que ahondar mu-
cho, distintos, l un jurista, un historiador, un socilo-
go, un bien enterado de la poltica, yo sencillamente un
poeta, aunque aficionado, eso si, a lectures que resulta-
ban frecuentemente comunes. Yo comentaba quedndo-
me en la superficie, con ligereza de periodista; l se en-
terraba en las races. Yo no le poda seguir por ese cami-
no, pero l me dejaba teorizar, escudriar, tratar de adi-
vinar lo que en buenas cuentas ignoraba.


-26 -










PROLOGO


S, adems, que esto que escribo carece de autori-
dad. Los historiadores ya me lo echarn en cara. Pero
si mis palabras no se levantan sobre un armazn cient-
fico nadie podr decir que carecen de sentimiento y yo
soy poeta y creo en el sentimiento y en la emocin. El,
a quien los que no le queran bien, y muchos de los que
le amaron, tacharon de fro, estaba ms all de donde la
razn apaga su fuego, del otro lado del derecho y de la
lgica, all en donde comienzan esas explicaciones para
las cuales no existen ni las ciencias fsicas ni las ciencias,
vamos a llamarlas as, polticas, all en donde la Poesa
arranca, en donde los versos dejan de ser literature, para
ser Arte, en la tierra de nadie de las adivinaciones, pre-
cisamente en donde la Emocin y el Sentimiento tienen
su reino. Los hombres que como l pueden separarse en
un moment determinado del Dato, me comprendern.
Los que son capaces de deshacerse, aunque sea por un mi-
nuto, de lo considerado bueno para dar paso a lo que
puede ser bueno pero que an no ha logrado el marcha-
mo calificador, me comprendern tambin. Los que por
amplitud mental, por generosidad del cerebro, conside-
ran que las ciencias no son ms que superposiciones de
teoras, que tienen moda y decadencia, me comprende-
rn a derechos, lo mismo que esos que se han quemado
las pestaas y chamuscado el corazn en pos de la ver-
dad, que es relative, que sirve para una poca y para otras
generaciones no vale, encontrarn en mi humilde voz,


-27-










HECTOR INCHAUSTEGUI CABRAL


ahora ,engolada porque pretend defender lo que carece
de defense, es decir, que trata de abonar una tierra, esta
que siembro, para que sus frutos sean apreciados, encon-
trarn en mis palabras no un alegato sino un homenaje,
un tributo de amistad --vuelto a usar las mismas pala-
bras- de respeto y de admiracin.
Pero volvamos a la prosa. Escribir la historic es apro-
vechar los documents, la luz de las ciencias auxiliares,
dejndose llevar la mano por una filosofa, por un con-
cepto, por una doctrine, y filosofa, concept y doctrine
son lo suficientemente poderosos para empujarnos aun-
que uno no quiera, porque el hombre, cualquier hom-
bre, grande o pequeo, con letras o sin letras, no es ms
que una filosofa rodeada de carne, y lo que es ms serio
todava: una filosofa en accin.
Gracias a la organizacin que en todas parties, en
iodos los rdenes, ha impreso Trujillo, el perodo docu-
mental de la Historia Dominicana quem etapas, en cier-
tos aspects se cumple, se cierra, y en otros est muy
avanzada la tarea de los que Juan Jos Llovet llam, con
su gracia picante, pipicapedreros de la historic, tarea, y
vamos en serio, que nada tiene de despreciable y en la
que han comprometido sus desvelos hombres como Emi-
lio Rodrguez Demorizi a quien tanto debe el mejor co-
nocimiento de nuestro pasado y nuestra vida y cuya ca-
pacidad de trabajo, sagacidad y talent estn dando to-
dava tanto de s.


-28-










PROLOGO


La sntesis histrica, citando an la otra parte del
trabajo no ha sido terminada, encuentra en Pea Batlle
su mejor cultor. Quizs por primera vez el hombre de
pensamiento se aleja un poco de los papeles viejos, que
conoce bien, que sabe todo lo que valen, que le han dado
ya sus mejores secrets, se aleja, digo, para ver mejor, y
una generacin nueva, con otro sentido de los hechos,
ms amplios de comprensin y muchsimo mejor arma-
dos, debindole much a sus antecesores, es la verdad,
empieza a escribir la historic ms a nuestro gusto, con
ms utilidad para el present, en forma ms alecciona-
dora y optimista, porque la historic no slo ha de ser can-
tera de ejemplos sino estmulo franco, potente llamamien-
to al ejercicio de las virtudes superiores, consolidacin
de los propios recursos y caractersticas.
Si el historiador en vez de afianzar a su pueblo en su
propia carne y en sus propios pensamientos con razones
le contradice en aquello que no es indispensable contra-
decir o destruir, porque a veces es necesario destruir
pero hay que tener exquisito cuidado en la eleccin de
las vctimas, est expuesto a ejercer una accin negative,
a crear un estado de descomposicin social muy peligrosa,
sobre todo si describe la historic de pueblos jvenes cuyas
levaduras sociales estn todava vivas, cuyos sentimientos
no se han petrificado.
Pea Batlle, agudamente, procura, por el contra-
rio, exaltar las virtudes que heredamos, restablecer las


-29-











HECTOR INCHAUSTEGUI CABRAL


corrientes que nos nutrieron, reanudar, en el sentido de
amarrar de nuevo, los vnculos que nos unieron a la
grandeza de donde procedemos, y combat, punto menos
que ferozmente, todo aquello, pensamiento, doctrine o
filosofa, que conspire contra esas virtudes, que trate de
atajar aquellas corrientes, que procure deshacer esos
vnculos. Cuando se vuelve airado contra los rezagos
del Positivismo nos defiende por lo que somos, por lo que
hemos sido, por lo que tendremos que ser si no quere-
mos perdernos en el mar proceloso de la peor de las du-
das: las dudas que se tienen de s mismo.
Muchos han considerado exageradas sus crticas a
Hostos, pero ya era tiempo de hacerlas, aunque hay que
decir en honor de la verdad que el propio Pea Batlle
deseaba volver sobre el tema, para darle y quitarle, pues
en la obra de Hostos, lo deca, hay much de digno del
aprecio de un pueblo que recibi de su ejemplo y de su
magisterio bienes incontables. El slo examine un aspec-
to de su accin y all, en nombre de nuestra tradicin,
clav dura la garra, porque aspiraba a una reconsidera-
cin de ideas que se ha venido haciendo en casi todos
ios pueblos americanos en que el positivismo levant su
tienda y gobern despus de destruir cuanto le estorba-
ba sin tener muy en cuenta si lo destrozado podra sus-
tituirlo por algo que valiera la pena, que reemplazara
adecuadamente lo que haba deshecho.


-30-











PROLOGO


Los hombres nos aferramos de las ideas de nuestro
tiempo, de una cancin vieja, de un perfume ido, en un
esfuerzo por detener, contener, el paso de los aos. Mien-
tras viva lo mo vivo yo, parecen decir. Amamos los aires
antiguos, porque amamos la propia juventud que con
ellos se deleit, los das dorados en que ramos mozos,
fuertes, sanos y despreocupados, y a veces no nos damos
cuenta, no queremos reconocer, el derecho de los que
vienen detrs iara derribar nuestros dolos caducados y
arrasar jardines en donde slo el rosal del recuerdo da
flor. Este es el conflict de las generaciones.
Hacer que el Positivismo, lo que entire nosotros de-
j, ocupe el lugar que le corresponde en la historic de
las ideas y desenmascarar parsitos nocivos que a su som-
bra llegaron y prosperaron fu un pecado de Pea Bat-
lle. El apreci, en todo su valor, lo que debajo de la so-
bria seriedad filosfica se movi contra las esencias de
nuestro modo de ser, de los puros resorts de la nacio-
nalidad.
Cuando una filosofa encuentra aplicaciones prcti-
cas casi siempre se le hace bandera de un partido, de un
grupo, de una clase, de un pueblo, y tiende a ocultar una
series de extraas excrecencias que a la larga se tornan
ms potentes que la doctrine original, porque el ponerse
al servicio de los hombres, de sus pequeos intereses,
degenera rpidamente, y acaba de convertirse en un ins-
trumento de dominio que ni su propio padre reconoce-


-31-











HECTOR INCHAUSTEGUI CABRAL


ra, que muy poco tiene que ver con los ideales de un
sistema de pensamiento, o una concepcin del mundo,
nacidos de buena madre y buena fe y traicionados en el
preciso moment en que se acerca su mejor hora.
En filosofa, sobre todo en filosofa poltica, lo mis-
mo, que con la pintura, las escuelas hasta las ms pasa-
jeras, tienen una benfica funcin y dejan siempre en-
seanzas convenientes, cual que fueren, pero cuando son
superadas o simplemente sustituidas es necio echarse a
llorar y negarse a seguir adelante, porque ni nuestras l-
grimas ni nuestros gritos detendrn el paso inexorable
de los siglos que miran por encima del hombro a los sen-
timentales que en un lado del camino, bajo su rbol,
junto a su arroyo, han levantado las cuatro piedras de
su estatismo, de su incapacidad de seguir la corriente de
la vida, que no tiene muchos miramientos.


Quito, agosto del 1954.


-32-


















ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO






















ESCLAVITUD Y MATERIALISM

I

Cuando se suscribi en 1795 el tratado de Basilea
estaba muy avanzada la insurreccin de los esclavos en
la colonia francesa de Santo Domingo.
Desde el primer moment revisti caracteres de ex-
trema virulencia el movimiento antiesclavista. Tan pron-
to como lleg a la colonia la noticia de la cada de La
Bastilla y de que el pueblo francs haba roto, por la
violencia, su sumisin al Antiguo Rgimen; se solivian-
taron ardorosamente los nimos de la poblacin, de vie-
jo divididos y enconados por las diferencias e injusticias
sociales a que daba cabida el sistema de explotacin vi-
gente en la colonia.
La repercusin del estallido revolucionario del 14
de julio tuvo sentido muy peculiar en el Santo Domin-
go francs. Entre la clase director, blancos propietarios
y colonos pudientes, produjo un definido sentimiento

-35-










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


de reaccin conservadora frente a las nuevas ideas pol-
ticas, dependientes todas del gran principio de la igual-
dad humana. Por ninguna razn admitieron los colonos,
favorecidos con el sistema social y econmico de la es-
clavitud, que ste sufriera la ms mnima alteracin. En-
tre los negros esclavos y las otras classes menores de la co-
lonia que no fueran de blancos, la destruccin de La
Bastilla, cre, como era de esperarse, una viva simpata,
porque de all se desprendieron fundadas esperanzas de
seguridad para las masas aherrojadas.
En 1789 era la colonia de Santo Domingo la ms
important y productive de las posesiones francesas de
ultramar. Del emporio de riqueza que fu en el siglo
XVIII el establecimiento fundado por los bucaneros en
la centuria anterior, dependan muchos intereses metro-
politanos. La cada estrepitosa del Antiguo Rgimen
cre un problema econmico de profundas implicacio-
nes. Para resolverlo no tuvieron los hombres de la Re-
volucin ni calma, ni frialdad de juicio, ni sentido ob-
jetivo de la situacin. Cuando Bonaparte, algunos aos
despus, quiso resolverlo por medios extremos, ya era
muy tarde para lograr xito en la empresa, porque la po-
ltica de Inglaterra y de los Estados Unidos, aliada a la
causa de los esclavos insurrectos, lo impedira por todos
los medios.
Si se quiere apreciar con exactitud el contenido de
la economa de la colonia, son necesarios algunos datos


-36-










ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


estadsticos de la poca. En 1789 existan en la parte
francesa de Santo Domingo 451 establecimientos azuca-
reros que producan 70 millones de libras de azcar
blanca y 341 establecimientos ms que producan 93 mi-
llones de azcar crudo. Existan 2810 plantaciones de
caf con una produccin de 68 millones de libras; 705
plantaciones de algodn que producan 66 millones de
libras y 3097 plantaciones de ndigo cuya produccin lle-
gaba a 1 milln -de libras. El valor total de los products
exportados de la colonia se elevaba a 193 millones de
libras tornesas por ao. El monto de las importaciones
que haca la colonia de Francia y de los Estados Unidos
era de unos 200 millones de libras. Se estimaba en 1000
millones de libras tornesas el valor de la propiedad pri-
vada radicada en la colonia. El movimiento commercial
que todo esto representaba ocupaba ms de 700 navos,
franceses y extranjeros, al ao1.
Este enorme aparato de riqueza descansaba sobre
una organizacin social muy caracterstica: en 1789 vi-
van en la colonia francesa 40,000 blancos, 40,000 liber-
tos y ms de 600.000 esclavos negros y mulatos. Estos tres
grupos constituan tres classes definidas de la poblacin:
los blancos franceses, hombres libres; los libertos, mula-
tos en su mayora, procedentes del cruce entire blancos y
negros, clase intermedia que gozaba de una restringida
(1) La informacin la da B. Ardouin, Etudes sur l'Histoire d'
Haiti. Tomo I, Port-au-Prince, 1924. Ardouin la toma de Marbois.

-37-










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


condicin social y ejerca determinados derechos civiles,
pero desprovista de toda prerrogativa de carcter pol-
tico; los esclavos, la ltima expresin de la comunidad
colonial.
Es difcil describir tlas condiciones en que viva esta
ltima clase. No contaba con ninguna de las facilidades
materials que necesita un ser human para desenvol-
verse entire sus semejantes. En el orden moral todava
era ms estrecho el mundo de estos infelices. La men-
talidad comn de la poca no conceba aquello sino como
un mero instrument de riqueza, sin ninguna referen-
cia a sentimientos ni inquietudes de tipo spiritual. Eran
muy pocos los que pensaban que el sistema de explota-
cin primaria que envolva la esclavitud, ejercida como
se ejerca en la colonia francesa, pudiera representar un
crime colectivo sin justificacin possible. A pesar de
esto, la inmensa mayora de la poblacin la formaban los
esclavos y esta simple circunstancia, que nunca tuvieron
en cuenta los explotadores, produjo, en su oportunidad,
los efectos y resultados que eran de esperarse.
Desde 1685 estaba vigente en las colonies francesas
el famoso Edicto que dict Luis XIV para regular el es-
tado y la condicin de los esclavos y libertos en aquellos
establecimientos. El Cdigo Negro, que as pas a lla-
marse el estatuto colonial del 1685, nunca fu legalmen-
te abrogado en Francia y, por lo tanto, estaba vigente en
1789. Un studio cuidadoso de este instrument nos con-


-38-










ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


ducir a la conclusion de que, destinado a reglamentar
las relaciones entire la autoridad francesa de las colonies
y la clase humana que naci de la trata, se qued muy
atrs en cuanto a la satisfaccin de determinados prin-
cipios politicos y sociales desprendidos del espiritualis-
mo cristiano. El Cdigo Negro, instrument de opre-
sin, no puede compararse con la esclarecida legislacin
que desde casi dos siglos antes inici la Corona de Espa-
a para darle condicin jurdica a los indios america-
nos. Nada de cuanto se reglament en el Cdigo Negro
tiene el aliento ni la grandeza que respira la actitud de
la Reina Catlica cuando declar, contra los manejos es-
clavistas de Coln, libres vasallos suyos los pobladores
de las Indias recin descubiertas.
Convenimos, sin embargo, en que el Cdigo Negro
contuvo determinadas disposiciones favorables a los es-
clavos y que, de cierto modo, trat de abrir las puertas
a la rehabilitacin de las classes subyugadas. Moreau de
Saint Mery se empea much en sealar la circunstancia
de que el Edicto de marzo del 1685 organizara la posi-
bilidad de que el esclavo, ser desprovisto de toda atri-
bucin jurdica relative a su condicin humana, pudie-
ra pasar a la clase de los libertos, por el consentimiento
de su amo, para adquirir as limitados derechos a la vida
civilizada, nunca comparable, desde luego, a los que dis-
frutaban los hombres libres por su nacimiento.


-39-










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


Al amparo de este sistema se cre en la colonia fran-
cesa la clase intermedia entire los privilegiados (los blan-
cos) y los esclavos. Los libertos provenan, por lo tanto,
de las filas de la abyeccin, porque una patente de li-
bertad, implicaba, forzosamente, una condicin previa
de esclavitud. Mestizos de negros, blancos e indios, con
el tiempo fueron creando un grupo minoritario de po-
blacin cuya caracterstica la daba el color de la piel,
segn que se acercara al blanco o al negro. La nomen-
clatura de estos tipos mestizos era muy complicada, por-
que existan muchas denominaciones especficas de la
cantidad de sangre negra o blanca que determinara la
mezcla, pero se adoptaron varias designaciones genri,
cas que los comprendan a todos: gente de color, mesti-
zos (sangmels) libertos y otras. Finalmente se adopt
la de mulato, en francs mulatre. Panphile de Lacroix
estudia la situacin de las razas y las castas en la colonia
francesa de Santo Domingo en una nota introductiva del
primer tomo de su obra Mmoires pour servir a l'Histoi-
re de la Revolution de Saint-Domingue '. Tambin la
estudia Moreau de Saint-Mery, en su famosa Description
de la Partie Francaise de Saint Domingue, tomo prime-
ro. 3 Este ltimo profundiza considerablemente la ma-
teria y constitute la mejor fuente para enterarse de la
misma.
(2) Chez Pillet ain, Pars, 1820.
(3) A Philadelphie, 1797.


-40-










ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


Es difcil, sin embargo, encontrar trazos de origina-
lidad en las previsiones del Cdigo Negro que de algn
modo favorecieron la situacin de los esclavos y el me-
joramiento de esta clase. Segn observa Ardouin "estas
disposiciones liberals no eran otra cosa que la adopcin
por los monarcas franceses de las disposiciones de las le-
yes espaolas del 15 de abril del 1540, del 31 de marzo
del 1563, y del 26 de octubre del 1641.
El mismo fenmeno de menosprecio por la ley me-
tropolitana que tanto entorpeci la accin de la Corona
espaola en su empeo por reglamentar el desarrollo de
sus posesiones americanas y por crear un marco de juri-
dicidad a las mismas, se produjo en la colonia francesa.
Es innegable que una rigurosa aplicacin del Edicto del
1685 hubiera producido un tipo de sociedad en la colo-
nia muy distinto del que all crearon las circunstancias
extraas a la ley, determinadas innegablemente por la
evolucin misma del process colonial. Este process se
desenvolvi con caracteres propios, no solamente en ra-
zn de la enorme distancia que separaba a la metrpoli
de su colonia, sino principalmente por la influencia que
ejerca en el nimo del Gobierno el xito material de la
empresa colonial. Mientras de Santo Domingo llegaran
a Francia las riquezas que aqu se fomentaban, no era de
esperarse que la Corona se hiciera muchos escrpulos
del rgimen social de donde provenan todos aquellos
dones.
(4) Op. cit., pg. 71.
-41-










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


As se mantuvieron las cosas por espacio de un si-
glo. Con la paz de Ryswick (1697) cobr estabilidad el
establecimiento que, con much agitacin y trabajos,
fundaron los bucaneros en el norte de La Espaola. La
influencia borbnica en Espaa, derivada del tratado de
Ryswick, cre un modus-vivendi en la isla que slo en
Aranjuez, francesa en 1777, tuvo solucin definida. Prci
ticamente la colonia vivi cien aos. Durante ese pero-
do el cuadro de la poblacin se mantuvo estacionario en
cuanto a su contenido spiritual. La gran masa humana,
la de los esclavos, estaba sujeta a un rgimen invariable
de sojuzgamiento que no daba cabida ni siquiera a la
esperanza de un ascenso en la escala de la civilizacin.
El negro esclavo de la colonia francesa era lo mis,
mo que una bestia, y como tal fu tratado. Hilliard d'
Auberteuil, mentalidad conservadora, lo mismo que Mo.
reau de Saint-Mery, defensores ambos del espritu de la
colonizacin francesa, no puede sin embargo, dejar de
reconocer los oscuros fundamentos del sistema: "Los Ne-
gros de las Colonias Francesas estn sometidos al Cdi-
go penal, y juzgados segn la Ordenanza criminal; el
Edicto de 1685,, regular los castigos que sus amos pueden
infligirles, y establece una suerte de proporcin entire
las faltas y los castigos; pero eso no impide que perezcan
diariamente Negros en las cadenas, o por efectos del l-
tigo, y que ellos sean muertos a palos, estrangulados y
quemados sin ninguna formalidad: tanta crueldad queda


-42 -










ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


siempre impune, y los que la ejercen son ordinariamen-
te prfugos refugiados, o gente nacida en el fango de
las ciudades europeas; los hombres ms viles, son tam-
bin los ms brbaros". "En Santo Domingo cualquier
blanco maltrata impunemente a los Negros. La situacin
de stos es tal, que son esclavos de sus amos y del pbli-
co. En el dao que se le hace a un esclavo los Jueces
acostumbran considerar solamente la disminucin de su
precio. Se debera, por el contrario, castigar severamen-
te al que maltrata al esclavo de otro: result horrible
agregar la prdida de la seguridad a la de la libertad".
A rengln seguido el comentarista previene que, no obs-
tante lo dicho, sera posiblemente muy peligroso ,legis-
lar muy en favor de los esclavos. Por ninguna razn pen-
sar en la supresin de la esclavitud: escriba en 1776, a
slo trece aos de la demolicin de La Bastilla.
Una idea clara de las condiciones de la esclavitud
en la colonia francesa nos la d el mismo Hilliard D'Au-
berteuil con la siguiente informacin: "Desde el ao 1680
se han introducido en la colonia ms de ochocientos mil
negros: con un semillero tan abundante pudieron repro-
ducirse millones de esclavos; sin embargo, no existen en
la Colonia ms que 290,000 (1776). No son las enfer-
inedades las que han debilitado de esta manera la pobla-

(5) Considerations sur 1'e'tat present de la Colonie franchise de
Saint Domingne. Pars, MDCC LXXVI. Tomo I, pgs. 144-145.


-43-










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


cin de los Negros, sino la tirana de los amos, que ha
triunfado de los esfuerzos de la Naturaleza". 6
Product director del pinge e infame comercio ne-
grero con que se deshonraron las potencias protestantes
en los siglos XVII y XVIII, la poblacin de la colonia,
en su inmensa mayora no evolucion hacia ninguna for-
ma de cultural, ni fu jams favorecida, por ninguna di-
rectiva del espritu, ni por ninguna funcin poltica or-
ganizada, que le permitiera a aquellas gentes iniciarse
en un process de integracin national. Faltaron, sobre
todo, las influencias religiosas, como factor social de im-
ponderable valor constructive.
La Corona francesa no se preocup mayormente en
la organizacin religiosa de sus colonies. Hasta 1781
no se regul el gobierno eclesistico en estas posesiones.
Una tarda Ordenanza Real de este ao, resumi en un
solo cuerpo los Edictos reales y las Cartas departamental
les que de vez en cuando se destinaban, segn las necesi-
dades del moment, a organizer las relaciones del clero
con las autoridades civiles, generals o locales, y con los
habitantes de las colonies. En un ambiente esclavista,
dependiente netamente de un rgimen de explotacin,
no es possible pensar en una labor profunda del elemen-
to eclesistico. Ni la toleran los amos ni la conducen
rectamente los religiosos, absorbidos muchas veces por
la degradacin del medio.
(6) Obra citada, Tomo II, pg. 63.


-44-










ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


El Padre Cabon describe con mano maestra las con-
diciones morales de la comunidad colonial: "En la clase
dirigente prevalecen la injusticia, la inmoralidad y la
insubordinacin. Con algunas excepciones, los blancos
no se empean sino en hacer fortune y emplean con este
fin, todos los medios, cules que sean, sin miramiento
ninguno por los reclamos de la moral. Por lo general
llegan desconocidos, prestos a contraer todos los compro-
misos que los conduzcan al xito, se desenvuelven sin es-
crpulos, cuando logran sus fines, no se sienten satisfe-
chos porque nunca creen que es bastante lo que tienen.
El ejemplo les viene de arriba y los excusa: los agents
de la Administracin dilapidan en su provecho personal
los dineros pblicos; los jueces venden sus sentencias o
son rodeados de oficiales venales, que, con tal de que
triunfen, pasan por gente honest. Qu decir, en fin,
de la inmoralidad en un pas de esclavos? Nadie extra-
a los excess que se cometen desvergonzosamente, todo
se permite. "En este medio debe admitirse que la irre-
ligin ms profunda y la ms grosera impiedad lo afec-
ten todo. Si se guard, sin embargo, alguna deferencia
por el sacerdote es nicamente porque ste est llama-
do a prestar buenos servicios conteniendo los esclavos:
la religion no es buena sino para el pueblo. Nada tiene,
pues, de extrao que los Cahiers de la Colonia, en 1790,
releguen a los eclesisticos al rango de la gente a que el
prejuicio colonial priva de toda consideracin, los comer-


-45-










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


ciantes, los blancos sin propiedad, la gente de color. Se
pidi que los sacerdotes, como stos rtimos, fuesen juz-
gados por el juez de simple polica, tanto en relacin de
sus personas como de sus bienes".7
Este mismo autor nos informa sobre el reverso de la
situacin, cuando se refiere a la calidad del personal
eclesistico establecido en la colonia: "Los escritores han
atribuido a la negligencia de los religiosos de Santo Do-
mingo la decadencia del espritu cristiano de la Colonia.
Algunos lo han hecho con prevencin; otros, parecen
muy sinceros al hacer las mismas crticas. En un Infor-
me fechado en 1794, que no estuvo destinado al pblico
y no lleva el sello de la pasin, se encuentra esta acusa-
cin: Despus de la expulsion de los Jesuitas, los curas,
en su mayora, han tenido en Santo Domingo, una con-
ducta tan indecente bajo todos los aspects que los habi-
tantes y los negros han perdido todos los sentimientos
religiosos que los Jesutas les haban dado".
Por la naturaleza misma del rgimen social a que
estaban sujetos los pobladores del Santo Domingo francs,
no podan stos favorecerse de una adecuada reglamen-
tacin moral de la convivencia. La totalidad de la po-
blacin colonial viva afecta a la esclavitud: los blancos
dirigentes para sacarle provecho a una ignominia y los
negros esclavos para sufrirla. Quien debe pasar su tiem-
(7) P. A. Cabon-Notes sur L'Histoire religiense d'Haiti. Port-
au-Prince, 1933. Pgs. 25-26.


-46-










ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


po tratando de enriquecerse con la explotacin de sus
semejantes oprimidos, no puede perderlo en considera-
ciones de tipo superior y desinteresado; quien, por su
parte, debe vivir para enriquecer a otro hasta con su
propia vida, tampoco tiene tiempo de pensar en estas co-
sas puramente del alma.
De todo este complejo y estacionario sistema de vi-
da, caracterizado, innegablemente, por una profunda di-
ferenciacin de los tres grupos que constituan la colec-
tividad, desprendi la numerosa clase de los esclavos una
situacin religiosa sui-gneris. Como esta clase no se
confundi nunca con la de los amos blancos, conserve
inalterada la estructura de sus sentimientos animistas,
formados en Africa, de acuerdo con los ritos de donde
procedan las vctimas de la trata negrera. La influencia
del catolicismo, dirigida en la forma deplorable que he.
mos visto, no logr erradicar de la colonia el ejercicio de
los diversos cultos que trajeron consigo los esclavos.
Al congregarse stos en su nueva tierra de trabajo,
nada pudo impedir que, con el tiempo, se integrara una
unidad de ritos, derivada del contact inmediato de to-
dos los que llegaron del Continente. Segn conjetura
Price-Mars, es en esta fusin de creencias donde debe
encontrarse el origen del Vaudou. "Este es por excelen-
cia un sincretismo de creencias, un compuesto del ani-
mismo dahomeniano, congols, sudans y otros. Si esta
fusin ha podido asimilarse a las modalidades de todas


-47-










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


estas variedades de creencias en una aparente unidad de
ritos y de costumbres, bajo una denominacin comn, es
porque en esa fusin se ha resumido lo esencial, el subs-
tratum de todos los cultos originarios, y porque, esa era,
adems, la forma ms cercana a las tradiciones religiosas
de las tribus diseminadas desde la Guinea septentrional
hasta el Cabo Lpez". 8 "Adems, el Vaudou encontr
un fcil medio de difusin entire los representantes de
todas las tribus que no solamente profesaban creencias
parecidas, sino cuyas lenguas eran tambin ms o menos
iguales. La mayor cantidad de los negros trados a San-
to Domingo pertenecan a la familiar lingstica de los
bantous y de los mandingas".
Consideraciones semejantes a las que anteceden,
pueden hacerse sobre la funcin cultural propiamente
dicha del rgimen colonial francs en Santo Domingo.
La simple circunstancia de que Toussaint aprendiera a
leer y escribir y de que adquiriera algunos rudimentarios
conocimientos de medicine, lo condujo directamente a
la jefatura del movimiento insurreccionista. De los pri-
meros grandes promotores de la rebelin, como Jean
Francois, Biassou, Boukman, Jeannot Bullet y otros, nin-
guno saba leer ni escribir. Con ninguno de estos gigan-
tes poda competir el endeble Fatras Baton en fuerza cor-
poral y en prestigio entire sus semejantes. Pero el sorti-
legio de las escasas letras que tena ganadas lo hizo secre-
(8) Ainsi parla L'Oncle. Pgs. 44-45.


-48-










ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


tario de Biassou y desde esta posicin se convirti luego
en el orculo de los insurrectos y en el alma de la con-
jura.
La masa de los esclavos fu impermeable a toda in-
fluencia de la cultural. La clase intermedia de los liber-
tos estuvo, desde luego, ms en contact con el progress
de las ideas, aunque no en forma decisive para un verda-
dero levantamiento de sus facultades. El margen de li-
bertad que les abra a los components de esta clase social
su misma condicin de personas semi-incorporadas a la
civilizacin, les permita mayor movimiento y una acti-
vidad relative. Muchas de estas gentes sang-mels viaja-
ban a Francia o enviaban all a sus hijos a educarse y a
vivir sin los degradantes complejos y prejuicios raciales
que en la colonia les amargaba la vida. Casi todos los li-
bertos eran hijos de colonos franceses ricos con negras o
mulatas esclavas. El ejemplo del General Dumas, rival
de Napolen, a quien por much tiempo le discuti la
supremaca military sobre los ejrcitos franceses, y padre
del clebre Alejandro Dumas, es tpico en este particular.
En sentido general la clase intermedia de los mula-
los libertos tambin fu impermeable al bien de la cul-
tura. Los casos aislados no pueden sealarse sino para
hacer notar mejor la situacin comn de la clase. En los
cien aos que dur la historic de esta colonia francesa no
se hizo visible ni siquiera una sola manifestacin de cul-
tura, official ni privada, que pueda considerarse como


-49 -










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


expresin, an mediocre, de la inquietud spiritual o
intellectual de aquella colectividad humana, que vivi,
indiscutiblemente, en lo que propiamente podra lla-
marse un nivel infra-cultural. Es decir, por debajo de
los ms elementales estratos de una verdadera cultural.
Segn observa Hannibal Price, "en esta despreciable so-
ciedad colonial, no existan verdaderas escuelas, ni si-
quiera para los blancos."
Esta situacin la explica Ardouin con admirable
claridad, refirindose a las condiciones en que transcu-
rri la infancia del General J. M. Borgella, hijo natural
de padre francs y de una cuarterona criolla: "el rgimen
colonial no admita establecimientos de instruccin p-
blica donde pudiesen desenvolver su inteligencia los mu-
latos y los negros de Santo Domingo. Se despojaba a estos
infelices de todos sus derechos naturales, para llegar fa-
talmente a aquel sistema infame, pero lgico; porque
para perpetuar la esclavitud y el prejuicio de color, era
necesario degradar a los hombres por la ignorancia e im-
pedirles que esclarecieran sus mentes a fin de que no
pudiesen descubrir el horror de su nfima situacin en
la sociedad". 10

(9) De la rehabilitation de la Race Noire por la Republique d'
Haiti. Pg. 72. Nota IV. Hay una nota del autor que dice: (Ampliar
esto y hablar de la formacin de los mulatos y su influencia en la in-
dependencia). (Poner ms atrs de H. Price de la misma pgina).
(10) B. Ardouin, Op. cit., Tomo I, pg. 163.


-50-










ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


En los ltimos tiempos del coloniaje se produjeron
algunas actividades artsticas e intelectuales, especialmen-
te de tipo escnico. Hubo teatros y coliseos en algunas ciu-
dades, se abrieron libreras por las que circulaban muchos
impresos de Pars y se fundaron algunas publicaciones
peridicas. Aparte de que esto slo tena que ver con los
franceses libres y en nada influy sobre las masas oprimi-
das, es cierto tambin que aquellas tardas y espordicas
manifestaciones culturales, sobre todo las teatrales, eran
ms bien reflejo de la corrupcin de las costumbres de
la clase elevada y exponente superficial de la opulencia
en que vivan los ricos. Las representaciones teatrales
constituan magnficas oportunidades para ostentar posi-
ciones extradas de la miseria y la degradacin de los
esclavos.
Aquella colectividad, por razones muy peculiares, no
alcanz ni siquiera la expresin de un idioma que le sir-
viera de instrument a sus ideas. Los ochocientos mil
negros que desembarcaron en el Santo Domingo francs
los navos de la trata, procedentes de distintas regions
del litoral africano, no hablaban de la misma manera, ni
podan entenderse unos a otros en sus diversos dialectos
maternos. De la fusin de estas distintas lenguas se for-
m el Patois, como de la fusin de los diversos cultos
africanos surgi el Voudou. Aquella manera de expre-
sarse y esta manera de sentir, extraas a las corrientes
lingsticas y religiosas de la civilizacin occidental, no


-51-










MANUEL ARTURO PEA BATTLE


pudieron servir de apoyo a una adecuada formacin cul-
tural de la poblacin masiva de la colonia. Los recin lle-
gados, generalmente adults, se mostraban aturdidos y
estpidos. Solamente el tiempo y el conocimiento del
nuevo pas a que un mal destino los traa, ayudaba a es-
tos infelices a conformarse con su situacin. Sin embar-
go, la inteligencia y los sentimientos de los hijos de los
desarraigados, nacidos en Santo Domingo, funcionaban
con mayor viveza, aprendan rpidamente el oficio a que
se les destinaba y se acomodaban mejor a las exigencias
de su suerte. La observacin es del P. Cabon. No obs-
tante, complete su pensamiento en esta forma: "pero ellos
tienen los defects de su condicin servil: son holgaza-
nes, mentirosos, ladrones. No tienen ninguna instruc-
cin, sus ideas son todas superficiales; son veleidosos;
buscan los placeres violentos. Inconstantes en sus com-
promisos, temen much al matrimonio que los ligara
con fijeza, mientras los amos reprueban y se oponen al
lazo, porque el matrimonio da derechos al esclavo que
el amo no puede lesionar impunemente. Los esclavos
tienen por el sacerdote una veneracin mezclada de mie-
do, porque el sacerdote les da, de vez en cuando, mues-
tras de un inters que no parece vulgar".
No es possible, pues, hablar de un estrato cultural
en la formacin colectiva de la colonia francesa de San-
to Domingo. El doctor Price-Mars, en su conocido y elo-
(11) P. Cabon, Op. cit., pg. 27.


-52-










ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


giado ensayo de interpretacin del hecho haitiano, pu-
blicado en 1928, con el titulo de "Ainsi Parla L'oncle",
hizo un plausible esfuerzo, para fijar cientificamente las
races etnogrficas de aquella colectividad y su actual
constitucin social. En este trabajo hay pginas de in-
comparable belleza y de profundo contenido, llamadas
a perdurar como element de primer orden en el estu-
dio de la sociologa colonial de Santo Domingo. Pero de
este ensayo no se desprende una sola conclusion que
pueda desmentir ni desfigurar a la que hemos legado
nosotros en cuanto a la ausencia casi complete de un
aglutinante cultural en el process constitutivo de aque-
lla sociedad amorfa y anodina. Esa es una sociedad sin
historic propiamente dicha, sin antecedentes tradicio-
nales, sin punto de partida y sin races espirituales. La
historic de Hait como nacin se inicia con la rebelin
de los esclavos y no tiene ningn punto de apoyo en el
pasado. Ntese que los grandes ensayos histricos y so-
ciolgicos escritos para explicar el pas, comienzan en el
moment que nosotros sealamos; todos prescinden de
antecedentes, que realmente no existen.
El mismo Price-Mars, en prrafos inmarcesibles, ali-
menta nuestra tesis: "Nosotros sabemos qu elements
han engendrado la comunidad haitiana. Sabemos cmo
el rebao de esclavos importados de Africa a Santo Do-
mingo, desde la inmensa extension de la costa ocdiden-
tal, contena en su conjunto un microcosmo de todas las


-53-











MANUEL ARTURO PEA BATLLE


razas negras del Continente. Sabemos cmo, de la pro-
miscuidad del blanco y de su concubina negra, y de las
condiciones ficticias de una sociedad regida por la ley de
las castas, naci un grupo intermedio entire los amos y
la masa cautiva. Nosotros sabemos, adems, cmo del cho-
que de los intereses y de las pasiones, de la confronta-
cin de los egosmos y de los principios suscitados por
la mstica revolucionaria, estall la revuelta que con-
dujo a los ex-esclavos a fundar una nacin". 2
Lo cierto es que ni el element dirigente, con raras
excepciones, ni la inmensa mayora de la masa humana
que fund esa nacin hablaban un idioma civilizado,
ni afincaban sus sentimientos religiosos sobre un culto
civilizado, ni haba evolucionado de acuerdo con ningu-
na directive histrica, ni contaba con el respaldo de una
tradicin que no fuera la de la esclavitud degradante a
que estaban sujetos o las de las junglas africanas que los
vi nacer libres.
Cuando hablamos de la ausencia casi complete de
un aglutinante cultural en el process constitutivo de
aquella sociedad, abarcamos en la expresin, desde lue-
go, los elements internos de la vida civil y del derecho
privado. Los blancos libres que llegaban a la colonia
eran, en su mayora, gente maleante, sin ninguna preo-
cupacin que no fuera la de ganar dinero, sin miramien-
to por los medios que empleaban para ello. Comn-
(12) Ainsi parla L'Oncle, pgs. 107-108.


-54-











ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


mente venan solteros o sin sus esposas. Por eso escasea-
ron siempre las mujeres blancas en el pas. El contact
de estos forasteros con las negras y las mulatas esclavas
los llevaba inevitablemente a las unions libres y al con-
cubinato, sin otra consecuencia que la de crear una fa-
milia, cuando tenan hijos, de muy especial condicin
social en aquel medio, dominado, como dice Price Mars,.
por la ley de las castas.
El matrimonio no era prctica frecuente ni siquie-
ra entire la clase mejor preparada para la prctica del
concubinato. La situacin era todava ms definida en-
tre los esclavos y entire los libertos. No obstante el es-
fuerzo de los jesutas por inducir a los negros en el ejer-
cicio del matrimonio, sus intenciones y actividades se
quebraron ante la muralla que les ofreca el atraso mo-
ral y civil de aquellas gentes. Sera prolijo reproducir
aqu los comentarios y consideraciones que sobre este
interesante aspect de la convivencia colonial hicieron
los grandes escritores franceses que estudiaron los pro-
blemas sociales del Santo Domingo francs, como Hil-
liard d'Auberteuil y Moreau de Saint-Mery. Los mismos
escritores y socilogos haitianos reproducen y admiten
las conclusions de sus antecesores.
A este respect merece especial atencin la obra mo-
numental de Hannibal Price, publicada en 1900, en
Port-au-Prince, e intitulada DE LA REHABILITA-
TION DE LA RACE NOIRE PAR LA REPUBLI-


-55-










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


QUE D'HAITI. La obra fu escrita en los Estados Uni-
dos, antes del ao 1893, mientras el autor desempeaba
la representacin diplomtica de su pas en la repblica
del norte.
Es difcil encontrar una dilucidacin ms comple-
ta y mejor orientada de los orgenes y del process de for-
macin de la colonia francesa de Santo Domingo, as
como de su influencia en la historic poltica y social de
Hait. El libro, como lo indica su ttulo, est destinado
a mantener una tesis y, por lo tanto, est revestido de
carcter polmico en toda su extension, pero esta cir-
cunstancia no desdice nada de su contenido cientfico
ni de su innegable fuerza de interpretacin.
Sin un sistema moral preestablecido con la prctica
del matrimonio no era possible organizer la familiar sobre
base slida y permanent. El grupo colonial no pudo
evolucionar hacia una ms amplia aplicacin de princi-
pios definidos de la convivencia, puesto que no cont
con la clula social indispensable a la perfeccin de la
colectividad. El amor libre, el concubinato vergonzoso
por la diversidad y la distancia de las castas que lo en-
gendraban, no podan fundamental, en ningn caso,
una buena ordenacin de las normas bsicas y elemen-
tales, primaries, de la vida en sociedad, que slo puede
desarrollarse normalmente cuando provienen de senti-
mientos invariables de ingratitud y recproco respeto
entire los components del grupo.


-56-










ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


Si pasamos del derecho de familiar al derecho de
propiedad, la situacin seguir prestndose a muy inte-
resantes consideraciones. D'Auberteuil fija en lo que
se denomin derecho de hacha, el origen de la propiedad
en la colonia. "En los primeros tiempos de la Colonia,
nada era ms incierto ni estaba ms descuidado que la
propiedad de las tierras, de las que se adueaba el pri-
mero que llegaba. Un individuo se adentraba en el bos-
que en busca de un terreno que le conviniera y cuando
tena hecha su eleccin, tumbaba algunos rboles, cer-
ca de un manantial o de un arroyo, marcaba los contor-
nos con la tumba de otros rboles, apropindose de la
extension por lo que se llamaba el derecho de hacha". 13
El sistema se modific luego, segn fu aumentando la
poblacin y complicndose la posesin de las tierras por
la concurrencia de los poseedores. Pero, de acuerdo con
lo que informa nuestro autor, el derecho de hacha se
conserve como element determinante del origen de la
propiedad territorial durante toda la vida de la colonia.
Es sabido que los bucaneros, sealadamente los que
con la designacin de habitantes se afincaron en el la-
boro de las tierras de la costa norte y noroeste de La
Espaola, se dedicaron preferentemente al cultivo del
tabaco, primero y del ndigo ms tarde, cuando Colbert
arruin la industrial tabacalera de la incipiente Colonia.
Los bucaneros trabajaban por s mismos y no hicieron
(10) Tomo I, pg. 88.


-57-











MAN'UEL ARTURO PEA BATLLE


uso muy extenso de brazos esclavos, porque no se les exi-
gan las condiciones del cultivo a que se dedicaban. La
esclavitud prosper cuando, entrado ya el siglo XVIII,
se convirti la del azcar en la principal industrial colo-
nial.
Los bucaneros, como es conocido, crearon su pro-
pio rgimen de convivencia en las costas de la tierra
grande y no se inquietaron much por las leyes ni por
la autoridad de Francia, que muy poco tuvo que ver, al
principio de la colonizacin, con los intrusos. Tambin
es cosa sabida que cuando el Gobierno francs decidi
tomar bajo su responsabilidad el curso de la coloniza-
cin de Santo Domingo, su primera providencia fu la
de deshacerse de toda esa ralea de bandoleros que con
tanta constancia y con tanto valor le abrieron las puertas
de la isla. 1 Nada de extrao tiene, pues, que el dere-
cho de hacha, que vale decir, la usurpacin, el despojo,
la fuerza bruta, la conquista descarnada, constituyera el
punto de origen del derecho de propiedad en la Colonia
francesa.
A la eficacia inicial del derecho de hacha sigui ms
tarde el sistema de las concesiones, pero simplemente
como un sucedneo del primero, sin aniquilarlo. As lo
aclara "muy bien Hilliard D'Auberteuil: "Para partir de
un punto fijo en las observaciones que nosotros hare-
mos sobre la manera como los Colonos se convierten en
(14) Pea Batlle, La Isla Tortuga.


-58-










ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


propietarios de tierras nuevas, es necesario admitir que
una concesin firmada por el General y por el Intenden-
te, es el ttulo esencial de la propiedad, que debe reu-
nirse al derecho de hacha, por donde se comprueba la
posesin de hecho". 1
El sistema de las concesiones tuvo un largo process
de reglamentacin, en consonancia con el intremento
de la riqueza del pas. Sin embargo, nunca lleg a un
grado definitive de perfeccin jurdica y social. Resulta-
do de una variada cantidad de disposiciones y reglamen-
tos, el derecho de propiedad en el Santo Domingo fran-
cs, conserve invariablemente el sello de provisionalidad
y violencia de que lo impregnaron los orgenes oscuros
de la colonizacin. En todo este sistema econmico se
vi bien marcada la garra del bucanero.
Mucho contribuy a crear este estado de cosas, el
sistema de gobierno implantado por Francia en la colo-
nia. Todos los poderes de la administracin estaban con-
centrados en la persona del Gobernador, casi sicmpre
un noble francs, que ejerca sus funciones en un tono
desptico, sin rendirle cuenta a nadie de sus gestiones.
Le segua en la jerarqua administrative el Intendente,
funcionario ejecutivo tambin bajo la autoridad del Go-
bernador. La omnmoda voluntad de estos dos persona-
jes era la ley, la justicia y la seguridad del pas. Esa vo-

(15) Op. cit., tomo I, pgs. 90-91.


-59-










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


luntad no se discuta jams, ni haba sombra que pudie-
ra oscurecerla.
El derecho de propiedad y la distribucin de las tie-
iras, dependan, por lo tanto, del capricho y de las con-
veniencias del Gobernador y del Intendente porque las
concesiones, siempre provisionales, emanaban de su au-
toridad.
Los esclavos no gozaban del derecho de propiedad.
Mal podan ser dueos de nada, quienes eran inventaria-
dos y tatuados como cosas pertenecientes a otro. El escla-
vo no era sujeto activo de ningn derecho. No era per-
sona civil ni moral. Su amo tena derecho de vida o
muerte sobre l. El liberto adquira, con la manumi-
sin, la posibilidad de ser propietario, pero siempre con-
serv en entredicho el ejercicio de ese derecho.
La propiedad es el funcionamiento de la familiar.
Existe una estrecha interdependencia entire la organiza-
cin de la familiar y el libre juego de los derechos patri-
moniales. El padre que adquiere un bien, o que lo ven-
de, o que hace un testamento, o una hipoteca, o que re-
conoce a un hijo, o que inicia una empresa de comercio,
tiene en cuenta, generalmente, la suerte present y fu-
tura de su familiar, que le sirve de incentive en el des-
envolvimiento de sus actividades econmicas. Esa es una
ley social que no admite contradiccin. En el fondo es
la justificacin de la famosa teora de la division del tra-
bajo que con tanto acierto enunci Durkheims.


- 60-










ORIGENES DEL ESTADO.HAITIANO


La esclavitud es incompatible con el contenido de
esta doctrine. Cuando la vida entera, desde el nacimien-
to hasta la muerte, transcurre en la ergstula, uncida to-
talmente a la ignominia, no puede servir de base al des-
arrollo de ninguna funcin subjetiva, ni de ninguna ex-
presin voluntarista de la individualidad humana.
De este dato puede colegirse el estado general de
aquella colectividad. Sin medios activos de educacin
no logran los socios de un grupo human adquirir ver-
dadera conciencia de derechos y deberes indispensables
a una buena organizacin de la familiar y de la propie-
dad. Dems est agregar que sin esta base profunda es
impossible que una sociedad cualquiera trascienda a la
posesin de una autntica conciencia national, expre-
sin final y definitive del desarrollo colectivo del grupo.
Para apreciar debidamente el significado de todas
las consideraciones anteriores, es convenient tener pre-
sente un hecho de primordial inters en la vida de esta
colonia. El levantamiento de los esclavos tuvo por resul-
tado la complete extincin de la clase social de los blan-
cos. Como stos no supieron convivir con las otras dos
classes en trminos humans y comprensivos de intereses
comunes, sino sembrando y amasando el odio y el ren-
cor de sus vctimas, cuando stas, a su vez, empuaron
el hierro vengador, la tragedia no tuvo limitaciones po-
sibles. En trece aos barri para siempre con la srdida
clase de los amos explotadores.


- 61-










M. A. PEA BATLLE


El acontecimiento tuvo una profunda consecuencia
poltica: la de que las classes oprimidas, sin tradicin his-
trica, sin formacin cultural ninguna, sin estructura
spiritual, sin formacin jurdica, pblica ni privada,
sin rgimen de familiar establecido, sin organizacin de
la propiedad; sin hbitos colectivos, en una palabra, se
conviertieran, de pronto, en el nico sostn human de
todo un rgimen social y poltico de independencia y
de libertad nacionales.
En estas condiciones la triunfante rebelin de los
esclavos iniciada con un definido y concrete propsito
de manumisin, no pudo encontrar otros elements ideo-
lgicos en que fundarse, que los flamantes principios del
naturalism y del materialismo filosficos que sirvieron
de base tambin a la Revolucin Francesa. Pero huelga
aclarar que estos principios, product de una larga evo-
lucin del pensamiento francs y de las brillantes circuns-
tancias sociales en que se desarroll un pueblo europeo,
maestro de su propia suerte, no pudieron acoplarse en
ninguna forma al ritmo de barbarie que movi la revuel-
ta de los esclavos africanos de la Colonia francesa de San-
to Domingo.
Si el flamante gobierno revolucionario de la metr-
poli hubiera mirado con ms frialdad y mejor sentido po-
ltico la situacin colonial de Santo Domingo, 1" propi-

(16) Intercalado en el prrafo hay una nota del autor que dice:
"Hablar del terror y el jacobinismo en Francia".


-62 -










ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


aiando una gradual y sincera liberacin de los esclavos,
seguramente que los horrores y las espantosas derivacio-
nes de la revuelta no se hubieran producido. Piensa Ar-
douin que stas slo se debieron a la falta de tacto con
que manejaron los franceses su problema colonial en
Santo Domingo. De ello se felicita, sin embargo, el emi-
nente historiador, porque atribuye a la virulencia y a la
desesperada precipitacin de la lucha, el que, finalmen-
te, sta se decidiera por la independencia.
Los esclavos no pensaron en la posibilidad de crear
un Estado soberano, cuando iniciaron el movimiento que
tuvo su causa en aspiraciones puramente sociales. Esas
aspiraciones ni siquiera se extendan hasta una comple-
ta conquista de la igualdad humana con los components
de las classes libres. Buscaban con ahinco los esclavos que
se morijeraran las horrorosas condiciones de su trabajo,
sin aspirar, desde luego, a ninguna concesin de tipo po-
ltico. En el principio de su accin, no creyeron los in-
surrectos factible la idea de llegar a ser hombres libres
y redujeron el margen de las reivindicaciones a ciertos
aspects de la tragedia social en que vivan.
El genio de la clase y de la raza se personific en la
endeble figure de Toussaint L'Overture, quien parti,
con penetrante vision realista de las cosas, de un mnimo
de demands al poder pblico en favor de los esclavos.
Las primeras demands, tan simples y tan justas, no so-
lamente fueron negadas, sino que dieron motivo a los


-63-










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


colonos, saudamente opuestos a todo cambio en la si-
tuacin de los esclavos, para desatar contra los infelices
la ms despiadada y sangrienta de las persecuciones. Es-
ta circunstancia, hbilmente manejada por Toussaint,
advirti a las vctimas de que no lograran jams una so-
lucin convenient de sus problems por los caminos del
acuerdo con la autoridad europea.
No debe perderse de vista en todo este asunto que
los colonos franceses, propietarios de extensas posesio-
nes en la isla, no aceptaron los principios y sistemas po-
lticos y sociales de la Revolucin y que por much tiem-
po las classes privilegiadas negaron su acatamiento a la
autoridad de las instituciones revolucionarias de la me-
trpoli, para empecinarse en el sostenimiento de sus
vnculos con el Monarca. Cuando la guillotina cercen
la cabeza real, pensaron en proclamar un Estado inde-
pendiente en Santo Domingo, a fin de mantener el sis-
tema social de explotacin creado por el rgimen monr-
quico.


-64-





















Tan pronto como se supo en la Colonia que haban
sido convocados los Estados generals en Francia, se
aprestaron las classes libres a hacerse representar en la
gran asamblea. Los colonos residents en Pars gestiona-
ron desde 1788 la comparecencia de su clase en aquellas
deliberaciones; los que vivan en Santo Domingo tam-
bin solicitaron del gobierno colonial autorizacin para
reunirse en asambleas locales y designer, por este medio,
diputados a los Estados generals. Los esfuerzos tuvie-
ron buen resultado, porque desde la famosa reunin del
Juego de Pelota fueron admitidos en la Asamblea Nacio-
nal los diputados designados en Santo Domingo con este
fin. La diputacin no tuvo carcter official, en vista de
que las autoridades coloniales negaron el permiso de
reunin a las asambleas electorales locales, pero los ele-
gidos llenaron su cometido como representantes de asam-
bleas privadas.
Por su parte los mulatos o libertos emprendieron
tambin ardorosas gestiones para comparecer con sus


-65-











MANUEL ARTURO PEA BATLLE


diputados en la Asamblea, pero stos no lograron xito
debido a las intrigas y a la tosuda campaa que para im-
pedirlo realizaron los colonos blancos. En los primeros
das del 1789 lleg a Pars, procedente de Santo Domin-
go, Vicente Og, joven intrpido e inteligente que se
asoci con Julien Raymond, resident en aquella capi-
tal desde 1784, para luchar por la rehabilitacin social
de su clase. Desde el primer moment se hizo visible la
inconciliable diferencia que dividi a blancos y mulatos
respect de la orientacin con que ambos grupos contem-
plaron el moment poltico francs del 1789.
Los colonos blancos se agruparon en el Club Mas-
siac, en Pars, y desde all, respaldados por su poderosa
influencia econmica, dirigieron la lucha contra los pro-
psitos polticos de las classes sometidas al rgimen colo-
nial. Los representantes de los mulatos, ayudados por la
Sociedad Amigos de los Negros, en la que figuraban hom-
bres como Brissot, Gregoire, Clavire, Mirabeau, Lafa-
yette, Petion, Condorcet y Robespierre, concentraron to-
das sus fuerzas en anular la formidable barrera de intri-
gas que les opusieron los colonos del Massiac.
Cada uno de estos dos grupos sostena un program
ideolgico. Los colonos encarnaban la reaccin ms es-
trecha contra los nuevos sistemas polticos, aferrados a
razones de tipo puramente econmico. El sostenimiento
de la esclavitud como instrument de trabajo era su prin-
cipal objetivo. Pensaban los potentados que la menor


-66-











ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


concesin poltica que se hiciera a los libertos era capaz
de abrir una brecha insalvable al rgimemn esclavista,
ya que un pequeo triunfo de la clase intermedia poda
servir, sin duda, de escabel a las aspiraciones de los in-
felices de la ltima clase. En el fondo no les faltaba ra-
zn, pero la lgica no anda siempre de buenas con la
conciencia.
Los colonos blancos, grandes seores del comercio
y de industrial, no se sentan satisfechos con el monopolio
que del trfico colonial sostena la metrpoli y nada de-
seaban con ms viveza que la modificacin de esta pol-
tica para darle libertad al comercio. Convencidos esta-
ban los grandes propietarios de que semejante aspira-
cin no poda realizarse sino transformando sustancial-
mente el sistema general de administracin adoptado por
Francia en la colonia. Concibieron, para lograr este ob-
jeto, un rgimen suigneris de independencia que les die-
ra complete libertad en la administracin interior de la
colonia, sostenida por un simple vnculo de confedera-
cin con Francia, que mantuviera el rgimen guberna-
tivo de Santo Domingo como aliado y no como dependen-
cia de la nacin francesa. El sentimiento independentis-
ta de los colonos lleg a ser tan firme y estuvo tan bien
cimentado en las deliberaciones del Club Massiac, que
sus directors no tuvieron escrpulos para negociar con
Inglaterra la proteccin de la independencia, cuando s-
ta tuviera que constituirse por la violencia contra Fran-
cia.
-67-











MANUEL ARTURO PEA BATLLE


Esta actitud cerrada de los colonos impidi, por su-
puesto, que los gobiernos de la Revolucin abrieran a
tiempo las puertas de una revision efectiva del rgimen
colonial para satisfacer, gradualmente, las reclamaciones
de los criollos. La amenaza de un entendido con Ingla-
terra para independizar a Santo Domingo paraliz en el
mejor moment el process de una sensata reconsidera-
cin del estado de cosas existente en la colonia al iniciar-
se la Revolucin Francesa. Los colonos, reacios y nega-
dos a la menor reform, no aceptaron los nuevos prin-
cipios polticos y si procuraban la independencia era
slo con el objetivo de reafirmar sus privilegios para
acrecentar los beneficios de la esclavitud sin las limita-
ciones que implicaba para los explotadores el monopo-
lio del comercio con Francia. "
Esta posicin de los magnates cre, como era de es-
perarse, el primero de los grandes conflicts que deter-
minaron la catstrofe del Santo Domingo francs. Las
autoridades nombradas en la Colonia por los gobiernos
de la Revolucin tuvieron que enfrentarse, antes que a
nadie, a las classes ms poderosas y mejor preparadas pa-
ra la lucha. Fueron los colonos quienes ms contribuye-
ron al debilitamiento del principio de autoridad y a que
se extendieran en el pas la confusion y la anarqua que
poco despus serviran de ayuda a la rebelin propia-
mente dicha de libertos y esclavos. La revuelta la inicia-
(17) Ardouin, op. cit., tomo I, cap. I.


-68-










ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


ron con su ciega poltica econmica los explotadores del
rgimen esclavista.
Corrieron parejas con los movimientos de las classes
privilegiadas, iniciaron los libertos sus gestiones de reha-
bilitacin poltica. Precisa aclarar que esta clase inter-
media, privilegiada tambin por determinadas concesio-
nes, no se movi al principio de la lucha sino para com-
pletar sus propios privilegios, queriendo ejtenderlos has-
ta la plenitud de los derechos de que gozaban las classes
libres. Ellos trataron con much cuidado de no confundir
su causa con la de los esclavos. Por consejos de los di-
rectores de la Sociedad de Amigos de los Negros, Ray-
mond y Og, en Pars, discriminaron el contenido social
y poltico de la causa que defendan para que no se con-
fundiera con la de los negros. No se pronunciaron los
diputados de la gente de color (mulatos) contra la cau-
sa de los esclavos, por la que llegaron hasta expresar sus
simpatas, pero much se cuidaron de aclarar que no pe-
dan otra cosa que clemencia para estos infelices. En
este aspect de la cuestin adoptaron la misma poltica
de los seudo negrfilos franceses.
Las circunstancias polticas del moment no reco-
mendaban otra posicin a los libertos, porque eran po-
derosos los elements de todo linaje que se oponan a la
manumisin inmediata e incondicional de los esclavos y
no convena complicar la actividad de los mulatos con
la enemistad jurada de los defensores de la esclavitud.


-69-










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


Estos deseaban obtener, segn est dicho ms arriba, una
complete igualdad de condicin con los hombres libres
de la Colonia, convirtindose en ciudadanos franceses.
Semejante actitud desligaba a los libertos de toda inten-
cin independentista. Ni Raymond ni Og pensaron ja-
ms en que la Colonia pudiera independizarse de Fran-
cia un da. Sus afanes se dirigan a la obtencin de un
solo fin: el que los criollos libertos pudieran participar
oen el gobierno de Santo Domingo del mismo modo, con
las mismas prerrogativas y los mismos derechos con que
lo hacan las classes superiores.
La satisfaccin adecuada y honorable de estas aspi-
Taciones hubiera cambiado por complete el curso de los
sucesos en Santo Domingo. El acercamiento de las classes
superiores con la intermedia impedira o, cuando me-
nos, hara extremadamente difcil la rebelin de los es-
clavos. Una poltica menos intransigente de los colonos
respeto de los mulatos hubiera podido crear un frente
de resistencia muy firme a cualquiera accin de los ne-
gros. No se comprendi as la necesidad de ganarse la
cooperacin de las gentes del estado llano y el resultado
fu que al fin la necesidad de una defense comn aliara
a negros y mulatos, crendose, de ese modo, la indispen-
sable unidad de accin que hizo possible la independen-
cia de Hait y le di sentido national.
El 8 de marzo del 1790, por influencia de Barnave,
miembro del Comit Colonial de la Asamblea Nacional,


-70-









ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


dict aquel organismo un decreto destinado a reglamen-
tar los poderes que conceda la Asamblea Nacional Cons-
tituyente a las denominadas asambleas coloniales en to-
das las posesiones francesas. La ambigua y tortuosa re-
daccin de este decreto alarm profundamente a los sec-
tores de color, porque claramente se desprenda del tex-
to aprobado la exclusion de los libertos de las asambleas
coloniales. Se movieron stos con prisa para obtener la
rectificacin del decreto y el 28 del mismo mes de marzo
aprob la Constituyente unas instrucciones redactadas
tambin por Barnave para la ejecucin del decreto an-
terior. El artculo 4 de las instrucciones dispuso que:
"Inmediatamente despus de la proclamacin del decre-
to y de las instrucciones, todas las personas que tuvieran
25 aos cumplidos, propietarias de inmuebles, o cuando
n, domiciliadas en la parroquia despus de dos aos y
que pagaran contribucin, se reuniran para former la
asamblea colonial".
Vicente Og asisti a las deliberaciones de la Asam-
blea Constituyente y se di por satisfecho del texto de
las instrucciones, pensando que de la claridad y preci-
sin de su artculo 4 no podra desprenderse ningn mal
para su clase y que el acceso de la misma al gobierno de
la colonia por obra de las asambleas locales, quedaba ase-
gurado. Todos pensaron que el enojoso problema plan-
teado por los libertos haba sido resuelto y colmadas las
aspiraciones de la gente de color, es decir, de los mula-


-71 -










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


tos de la clase intermedia. Pero no result as porque los
colonos blancos encontraron el ardid legal que imposi-
bilitara la ejecucin de los decretos en la forma que es-
peraban los criollos.
Como el art. 4 de las instrucciones se refera a per-
sonas los colonos del Club Massiac alegaron que los usos
establecidos en la colonia no le concedan la calidad de
personas a los mulatos ni a los negros libres, a quienes
apenas se les conceda y reconoca la condicin de hom-
bres, ya que en todos los actos susceptibles de producer
efectos civiles se empleaba invariablemente la designa-
cin de mulato, cuartern libre, negro libre y no la de
persona. l Esta capciosa y violent aplicacin de la letra
del texto, di pi a que los colonos y las autoridades de
Santo Domingo excluyeran a los libertos de la elegibili-
dad de las asambleas coloniales. Error grave y de incal-
culables consecuencias en la historic de aquel estableci-
miento.
Tngase present que cuando la Asamblea Nacional
Constituyente vot estos dos decretos aclar muy bien
que al reglamentar la vida interior de las colonies no
deseaba comprenderlas en la Constitucin que haba
elaborado para el Reyno, sujetndolas a leyes que podran
resultar incompatible con sus conveniencias locales y
particulares. Esto quera decir que los grandes postula-

(18) Ardouin, op. cit., tomo I, pg. 116.
-72-









ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


dos de la declaracin de los derechos del hombre no eran
aplicables a negros y mulatos.
No faltaron voces autorizadas y prudentes en la
Asamblea Constituyente que clamaran por una mejor
comprensin del problema. En la sesin del primero de
diciembre del 1791 pronunci el diputado J. P. Brissot
dos grandes discursos sobre las causes de las perturba-
ciones de Santo Domingo. Aquella poderosa mentali-
dad se produjo con supreme elocuencia e invencibles ra-
zones en favor de la causa de los criollos mulatos. Es di-
ficil encontrar mayor claridad y precision en la defense
de la nueva poltica colonial que deba emprender Fran-
cia despus de la Revolucin. Expuso Brissot la situa-
cin creada por los manejos independentistas de los co-
lonos del Massiac y las intrigas y maquinaciones que s-
tos se traan con los ingleses para entregarle la Colonia
a cambio de la libertad del comercio. Tambin propuso
las providencias que deba adoptar la Asamblea para im-
pedir aquel proyecto.
El diputado francs no se mostr opuesto al rgimen
esclavista ni tuvo en cuenta la situacin de los negros.
Toda su dialctica se concentr en convencer a la Asam-
blea de la conveniencia de transigir con los libertos sa-
tisfaciendo, desde luego, sus reclamos de igualdad con
las classes libres. Habl en 1791, cuando ya se haban
producido en la Colonia acontecimientos polticos de
primer orden tales como la sublevacin de los mulatos


-73-










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


y la de los negros, acontecimientos que se produjeron
separadamente, casi al mismo tiempo, pero sin ninguna
conexin entire s.
En el primero de sus famosos discursos estudi
Brissot con profundidad la situacin de Santo Domingo.
"Observad aun que los hombres de color que reclaman
la igualdad de derechos polticos con los blancos, sus her-
manos, son casi todos, como stos, libres, propietarios,
contribuyentes y que son, ms que los blancos, el verda-
dero apoyo de la Colonia, porque forman el tercer esta-
do. Este tercer estado tan laborioso, y sin embargo, tan
despreciado por series tan profundamente viciosos, in-
tiles y estpidos. Estos ltimos para librarse de ser jus-
tos con aquellos, tuvieron la impudicia de comunicar a
Francia, en los comienzos de la revolucin, que no exis-
ta un tercer estado en las islas, sin duda para suprimir
en el pueblo francs el sentimiento de fraternal ternura
que lo hubiera acercado a los hombres tiles que sufran
su misma suerte en otro hemisferio; pero no es este el
moment de entrar en detalles. Me reduzco aqu a cla-
sificar las diversas species de hombres que habitan en
Santo Domingo, porque en esto encontrareis el hilo que
os conducir seguramente a la causa de las perturbacio-
nes. La ltima clase es la de los esclavos, muy numero-
sa, porque asciende a ms de 400,000 almas, mientras
que las de los blancos, mulatos y negros libres llegan
apenas a la quinta parte de esta numerosa poblacin".


-74 -









ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


Esta posicin ideolgica de Brissot era la de la So-
ciedad Amigos de los Negros y la de todos los negrfilos
franceses en 1791: pugnaba por la absolute paridad de
derechos entire blancos y mulatos, no dejaban de expre-
sar sus simpatas por los esclavos, pero aceptaban como
cosa irremediable el mantenimiento de la esclavitud pa-
ra respaldo de la economa colonial. El mismo Brissot,
en el segundo de los dos discursos comentados, explic
las bases de su poltica pro-libertos en un prrafo muy
vigoroso: "La suspension de la actual asamblea colonial,
implica la formacin de una nueva asamblea; para esto
slo una dificultad se present: se admitir a los hom-
bres de color en las asambleas parroquiales que debern
elegirse? Yo creo que s deben admitirse y no me exten-
der much en los motivos de mi determinacin: la jus-
ticia, el agradecimiento, la poltica y sobre todo la nece-
sidad de mantener el orden en Santo Domingo, as os lo
ordenan. La justicia: ellos son hombres libres, propie-
tarios contribuyentes como los blancos, son hijos de blan-
cos, vosotros no podeis medir con dos medidas diferentes
a padres e hijos. El agradecimiento: los libertos han ga-
rantizado las regions del oeste y del sur, y han contri-
buido a salvar el norte, sin pedir siquiera la restitucin
de sus derechos. La poltica, en fin: una experiencia
hubiera comprendido claramente la gente de color, si
esta disposicin hubiese estado apoyada por fuerzas con-


-75-










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


venientes, las lamentables escenas que han asolado a
Santo Domingo no se hubieran producido. Si la gente
de color no hubiese sido desarmada en El Cabo, la re-
vuelta de los negros se hubiera podido apaciguar rpida-
mente. Vosotros no podris esperar que se mantenga la
esclavitud sino por la fuerza y el concurso de la gente
de color: es sta una verdad de hecho reconocida por
los colonos mismos. La clase de los mulatos puede armar
ms de 20,000 hombres en Santo Domingo; los blancos
no estn en condiciones de suministrar ni la mitad de
ese nmero. Los mulatos pueden resistir todas la fatigas,
los blancos sucumben rpidamente. Notad en el informed
del seor Blanchelande el miedo pnico que produjo
entire todos los blancos el acercamiento de los negros,
mientras que nunca los mulatos han temido atacarlos
cual que fuese su nmero. Los negros sienten miedo par-
ticular de los mulatos, porque creen que leen en sus al-
mas". 1
Una alianza firme y sincera entire blancos y mulatos
era la poltica que con toda razn realista, matenan los
grandes amigos franceses de la causa de la gente de color.
Con esta poltica se proponan dos cosas: conservar la
esclavitud en la Colonia y cortarle el paso a los ingleses
en sus manejos independentistas. Esa poltica, tan bri-
llantemente expuesta por Brissot, no era negrfila ni des-
(19) Manejamos la primera edicin de estos discursos, impresa
por orden de la Asamblea Nacional. Paris, Imprenta Nacional, 1791


-76-










ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


cansaba sobre ninguna base que no fuera la de un inte-
rs francs muy bien entendido. No se abrieron las puer-
tas al acuerdo con los mulatos y Francia perdi su me-
jor apoyo en la Colonia.
Convencido Og, joven entonces de unos 34 aos,
impetuoso y valiente, de que no lograra desde Pars
hacer viable el decreto del 28 de marzo en 'Santo Domin-
go, resolvi regresar a su pas para estar ms cerca de los
acontecimientos y promoverlos a mejor conveniencia. El
viaje de retorno le result sumamente difcil en vista de
la persecucin de que le hizo objeto el Club Massiac, te-
meroso de su presencia en la Colonia. Con el nombre
also de Poissac viaj a Inglaterra, de donde pas a Es-
tados Unidos. Aqu embarc en Charleston para El Cabo
a donde lleg, segn Panphile de Lacroix, el 23 de oc-
tubre del 1790, segn Ardouin, el 16. Con grandes difi-
cultades pudo desembarcar y pasar, siempre perseguido,
a su casa de Dondon. Pocos das despus se concert con
Juan Bautista Chavanne, mulato de excepcionales con-
diciones, de carcter, prudent, serio y leal, mayor que
Og y mejor conocedor del medio colonial. No pudo di-
suadirlo Chavanne de ganar ms tiempo para organizer
mejor el levantamiento con el concurso de los esclavos,
y ambos se lanzaron precipitadamente a una revuelta
que fracas a los pocos das de iniciarse, vindose ambos
jefes en la necesidad de refugiarse en la parte espaola
de la Isla, donde fueron hechos prisioneros y conduci-


-77-











MANUEL ARTURO PEA BATLLE


dos a Santo Domingo para ser encarcelados por orden
del Gobernador don Joaqun Garca. La Asamblea pro-
vincial del norte, organizacin de los colonos, tan pron-
to como tuvo conocimiento de la capture de Og y Cha-
vanne, usurpando las funciones del Gobernador de la
Colonia el Conde de Pernier, despach la corbeta de
guerra La Favorite a la ciudad de Santo Domingo, con
la misin de reclamar a Garca la entrega de los prisio-
neros.
El Gobernador espaol, sin ninguna razn plausi-
ble para hacerlo, puso en manos de sus verdugos a los.
dos infelices, sin tener en cuenta el informed que contra
semejante proceder produjo el doctor Vicente Antonio
de Faura, abogado dominicano, consejero y consultor del
Gobernador Garca. La opinion de este eminente hom-
bre de Estado y jurisconsulto mereci la aprobacin del
Gobierno de Madrid, cuando la conoci, despus de
efectuada la entrega, y le mereci a su autor importan-
tes ascensos en su carrera. Informa Ardouin, que en 1828
vino a Santo Domingo, en donde pas dos meses como
husped del Gobernador Borgell, quien resida enton-
ces en el edificio en que lo hacan los gobernadores es-
paoles. Refiere el historiador haitiano que encontr
intactos los archives del gobierno espaol y que, por lo
tanto, tuvo oportunidad de examiner y copiar los pape-
les relatives al process de Og y Chavanne, de los cuales
tradujo various en compaa de su hermano C. Ardouin.


-78-











ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


La decision de entregar a los dos mulatos fugitivos la
adopt la Real Audiencia de Santo Domingo el 21 de
diciembre del 1721, en una sesin que dur ms de seis
horas, despus de votacin de dos votos en favor y uno
en contra.
Todos sabemos como acabaron en El Cabo los dos
primeros rebeldes, los dos grandes precursores de la re-
volucin de los esclavos: el 25 de febrero de 1791 se
ejecut la sentencia de muerte que contra ellos pronun-
ci el Consejo Superior de El Cabo, despus de una ins-
truccin tenebrosa que dur dos meses. "Vicente Og
y Juan Bautista Chavanne fueron condenados a que se
le rompieran los brazos, las piernas, los muslos y los ri-
fiones vivos sobre un cadalso levantado al efecto, del
lado opuesto al lugar destinado a la ejecucin de los blan-
cos; y a ser colocados sobre ruedas por el verdugo con
las caras mirando al cielo, de modo que as permanezcan
mientras le plazca a Dios conservarles la vida. Hecho
esto se les cortarn las cabezas para ser expuestas sobre
estacas, a saber, la de Vicente Og en el camino que con-
duce a Dondon y la de Juan Bautista Chavanne en el ca-
mino de la Gran Riviere, frente a la habitacin Pois-
son". Esta horrible sentencia se ejecut al pi de la le-
tra para mal de todos.
Por la crueldad que se us en la represin del in-
tento de Og, se convencieron los mulatos libertos y los
negros esclavos de que no era possible esperar nada de los


-79-











MANUEL ARTURO PERA BATTLE


blancos y de que slo por las armas podran obtener el
mejoramiento de su suerte actual.
En agosto del mismo ao de la muerte de Og y
Chavanne se vieron los grandes resultados del grave error
que envolvi el martirologio de El Cabo.
Antes de que sucumbieran los mrtires, se dirigie-
ron al Gobernador Blanchelande, en trminos enrgicos
aunque respetuosos, los mulatos de Mirebalais, princi-
pal centro de conspiracin de Og, reclamando del esp-
ritu de justicia del gobierno colonial, la ejecucin del
decreto del 28 de marzo del 1790. La comunicacin fu
un signo cierto de que el odioso process de El Cabo no
abati el nimo de la clase intermedia, decidida ya a ob-
tener por s misma la reivindicacin de sus derechos po-
lticos. La respuesta del Gobernador termin con este
prrafo tajante: "Yo tratar con rigor y sin consideracin
a los que pretendan eludir el respeto que las leyes les
imponen para los blancos y los tribunales harn justicia
a los que osaren perturbar el orden pblico". 20 Se hara
la misma justicia que en ese moment se aplicaba a Og
y Chavanne. El Gobernador habl claro, pero su voz no
apag las intenciones de los descontentos. En julio se
constituy la important asamblea de Mirebalais, ins-
pirada y orientada por el esclarecido espritu de Pinchi-
nat. El primer acto de la asamblea consisti en comuni-

(20) Ardouin, op. cit., tomo I, pg. 167.
-80-











ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


care su constitucin y sus propsitos a Blanchelande.
Este la desconoci y la declar illegal.
Esto no obstante prosiguieron los conjurados en su
labor de organizacin y ya a mediados de agosto estaba
prcticamente levantada la poblacin mulata del Oeste
y del Sur bajo la direccin inmediata y mancomunada de
los mejores hombres de su clase: Bauvais, aclamado, por
sus relevantes prendas de carcter, Capitn General ni-
co; Andr Rigaud, designado Coronel; Dauguin, Mayor
General; Pierre Coustard y Marc Borno, Comandantes;
Doyon Ain, Obran, Sannon Doyon, Petion, Lafontant,
Faubert, Larose, Moriet, Tessier, Lazier, Camrbe, Gil-
lard, Labastille y Fouguy, capitanes; Baptiste Boyer, por-
ta-estandarte. Estos en el orden military. En el orden ci-
vil y en otros sectors de la accin poltica se congrega-
ron tambin en el gran movimiento, adems Pinchinat,
mente impulsora y organizadora de la insurreccin, gen-
te joven como Zami Lafontant, Pierre Michel, Dupuche,
Labb, Caneaux, J. B. Bayard, A. Nau, A. Ardouin, B.
Medor y otros. All estuvieron Lys y Borgell, hombres
luego muy importantes y estuvo tambin, el ms joven
de todos, con quince aos de edad, Jean Pierre Boyer,
el future unificador de la isla. Un acertado gesto de Bau-
vais comenz a darle sentido poltico a la insurreccin
cuando impuso como su segundo en la direccin del
asunto a Lambert, negro libre de la Martinica, que, es-
tablecido en Santo Domingo desde haca much tiempo,


-81 -











MANUEL ARTURO PEA BATTLE


se gan la estimacin y el respeto de todos por su inta-
chable comportamiento. Con la incorporacin de este
negro al movimiento de los mulatos en posicin tan im-
portante se abrieron las puertas de un future entendido
entire las dos classes ms numerosas de la Colonia en la
lucha contra los opresores.
El 26 de agosto del 1791 estall la rebelin general
de los mulatos en el sur y en el oeste. Su primera victo-
iia contra los blancos la obtuvieron complete en los al-
rededores de la habitacin Perniers, antes de llegar a
Croix-des-Bouquets, yendo desde Diegue, que fu el lu-
gar escogido para proclamar la insurreccin. Dos meses
despus de este primer encuentro con los blancos, el
contingent de los insurrectos pasaba de cuatro mil
hombres y los fines de la revuelta quedaban asegurados
en el Sur y en el Oeste, con la Croix-des-Bouquets como
centro de operaciones.
El 23 de octubre, por influencia y disposicin de
Pinchinat, se firm en Damiens un tratado definitive de
paz entire blancos y mulatos. Blanchelande y la misma
Asamblea Colonial del Norte, centro de la organizacin
de los blancos, no pudieron hacer otra cosa que autori-
zar, bajo cuerda, los arreglos, en vista de los estragos
que en toda la region norte vena produciendo la revo-
lucin de los negros esclavos.
Los grandes acuerdos de Damiens registraron, des-
de luego, el triunfo complete del program poltico sus-


-82-










ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


tentado por los mulatos. Aqu se convino y se estableci
la igualdad de derechos politicos de blancos y mulatos,
derechos que les garantizaban a estos ltimos la ley na-
tural, los principios de la Revolucin Francesa, los de-
cretos del 28 de marzo del 1790 y del 15 de mayo del
179I, as como el Cdigo Negro del 1685. Se asegur,
por lo tanto, a los libertos el secret de la corresponden-
cia, la libertad de prensa y la abolicin de todas las pros-
cripciones votadas contra la gente de color por leyes, de-
cretos, sentencias, confiscaciones etc.
Por un artculo especial del tratado de paz se con-
vino la rehabilitacin de Og y Chavanne, as como la
de sus compaeros de infortunio. Se dispuso, en este sen-
tido, la celebracin de un solemne oficio religioso por
el alma de los mrtires en las parroquias del Oeste y el
pago de indemnizacin adecuada a sus viudas y a sus
hijos.
A la sagacidad de Pinchinat, el negociador de estas
paces, escap, sin embargo, una circunstancia de primer
orden; la de aceptar que la suerte de los acuerdos de
Damiens se sometiera al beneplcito de la Asamblea Na-
cional Constituyente de Pars. Para inducirla a aprobar
el instrument de paz tan laboriosamente negociado por
Pinchinat fu para lo que Brissot pronunci sus dos gran-
des oraciones del primero de diciembre del 1791. La
Asamblea no aprob el arreglo y toda la situacin retor-


-83-










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


n a la oscura zona de intriga y pasin que los intereses
creados sostenan en la Colonia.

Los sucesos se producan, no obstante, con acelera-
da rapidez. En los mismos das en que se sublevaron los
mulatos del Oeste y del Sur, tuvo efecto tambin el le-
vantamiento general de los negros del Norte. El 22 de
agosto del 1791 lanzaron los esclavos un espantoso grito
de insureccin desde Morne-Rouge, reunidos en la ha-
bitacin de Lenormand de Mezy. La misma en que Ma-
candal el "implacable negroafricano" llen de miedo el
nimo de los blancos cuarenta aos antes. Segn Ardouin,
los negros insurrectos escogieron este sitio para inspirar-
se en los manes de Macandal y recibir de ellos el poder
homicide que distingui al siniestro envenenador. No
tuvieron contact los trabajos de negros y mulatos para
la rebelin, ni se dirigieron hacia fines semejantes. Co-
mo hemos visto, el movimiento de los mulatos obedeci
a razones de orden superior y se desarroll de acuerdo
con procedimientos civilizados. El de los negros respon-
di a otras necesidades y a otros sentimientos. Sobre las
causes inmediatas de la insurreccin de los esclavos han
especulado much los historiadores, pero lo cierto es que
todos estn de acuerdo en reconocer que sin los errors
de los franceses dirigentes hubieran podido evitarse los
horrores del frenes para darle sentido pausado y gradual
a la manumisin.


-84-










ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


El program poltico de los mulatos estaba muy dis-
tante de los apremios inmediatos de los negros esclavos.
La masa de los esclavos, su inmensa mayora, no se
conmovi profundamente con las noticias que desde
1788 comenzaron a llegar desde Pars con motivo de los.
acontecimientos polticos que all se produjeron desde
la convocatoria de los Estados Generales. El negro escla-
vo tena el alma ensombrecida por los hbitos de su lar-
ga postracin social. A diferencia del mulato, sujeto li-
bre en principio, el negro no ejercit jams sentimien-
tos de liberacin no obstante los brotes de protest que
en pocas distintas de la Colonia lo llevaron a la insu-
rreccin. Moreau de Saint-Mery da noqicias bastante
minuciosas del levantamiento de Macandal, el famoso y
estruendoso negro africano que hizo del veneno, a media.
dos del siglo XVIII, el arma favorite de sus fechoras.
Sobre este sistema del veneno para combatir debera ha-
cerse studio complete que resultara sumamente inte-
resante. 21
Apunta este autor que con las noticias que circula-
ban en la Colonia sobre Macandal pudo escribirse un
grueso volume y que el Mercurio de Francia del 15 de
septiembre del 1787 lo present como el hroe de un
cuento intitulado Historia verdadera, en el que el amor
y la envidia se mueven como dos grandes fuerzas. Sigue
informando Moreau de Saint-Mery que un pintor fran-
(21) Moreau de Saint Mery, op. cit., tomo I, pgs. 650-653.


-85-










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


cs de Pars, llamado Dupont, hizo, estando en la Colo-
nia, el retrato de Macandal y tres de sus cmplices mien-
tras estuvieron en prisin y lo llev a Pars, donde la
viuda del pintor lo hizo vender en uno de los muelles
del Louvre; a la muerte de la persona que lo adquiri
entonces, volvi a venderse el retrato hasta llegar a ma-
nos de Moreau, quien lo compr en Versalles, en una
dle las esquinas de la avenida de Pars. El retrato, traba-
jado al leo, era muy bueno, segn dice nuestro autor.
De tal modo se distingui el negro insurrecto en el uso
mar Macandales a los venenos y a los envenenadores,
,convirtindose semejante designacin en una de las ms
ruless injuries que podan inferirse unos a otros.
Escpticos, escarmentados, subyugados y recelosos,
los esclavos no se movan nunca al primer impulso ni
podan career en nada que tuviera contenido abstract.
Para comenzar a interesarles en el rescate de su libertad
y para comprometerlos en la accin que pudiera condu-
cirlos a ella, emple Toussaint un ardid muy propio de
su astucia y de su fineza mental. Dndose cuenta clara
de que por ningn ideal puro podra comprometer a
los negros en la insurreccin invent una noticia que por
s sola logr lo que buscaba el astuto conspirador: fabri-
c una gaceta en la que se informaba que el Rey y la
Asamblea Nacional Constituyente haban acordado a los
esclavos la abolicin de la pena del fuete, durante tres


-8G -










ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


dias a la semana, pero que la Asamblea Colonial y los
blancos no queran ejecutar y cumplir esta ley france-
sa. 22 Puso en manos de un joven mulato, cndido e ino-
cente, la gaceta falsificada, y lo envi a lersela a los ne-
gros principles reunidos secretamente en la habitacin
Lenormand de Mzy. Aprovech Boukman la oportuni-
dad para anunciar a los concurrentes la prxima llegada
de tropas continentales que venan a garantizar la eje-
cucin de las leyes metropolitanas y que entonces se le-
vantaran los esclavos para asegurarse de que la tan de-
seada ejecucin de aquellas leyes no se frustrara por
ninguna razn. Boukman anunci tambin que l mis-
mo, desde la habitacin Turpin, dara la seal del levan-
tamiento. Comenta Ardouin que "la informacin que
se les di a los jefes negros de la prxima llegada de tro-
pas nuevas que deban actuar de concerto con los es-
clavos no fu sino una estragema de los directors de esta
famosa conjuracin, inventada para decidir a los escla-
vos, porque esta gente, todava tmida, desconfiaba mu-
cho de la fuerza y del poder de sus amos".
Este mismo da, 14 de agosto de 1791, se realize,
para afirmar el nimo de los esclavos, una tpica opera-
cin voduista, presidida por Boukman, negro nacido en
Jamaica y sacerdote del Voudou, y la sacerdotisa, debida-
mente aleccionada: all, en los montes cercanos a Lenor-
mand de Mzy, y al conjuro de la sangre de un cerdo
(22) Ardouin, op. cit., tomo I, pg. 196.
-87-









MANUEL ARTURO PEA BATTLE


negro, exigi la sacerdotisa a Boukman el juramento de
dirigir la empresa, ungindolo para tal fin, y a los otros
conjurados el juramento de seguir y obedecer ciegamen-
te la voluntad del jefe. En la trastienda de toda esta far-
sa, se mova con infalible seguridad, la intuicin genial
del cochero de Breda.
El 22 de agosto estall en la habitacin Turpin y
comandada por Boukman, la insurreccin general de
los esclavos de la Colonia francesa de Santo Domingo.
All naci a la vida histrica la poderosa personalidad
de Toussaint Louverture.
No estamos haciendo, desde luego, un recuento del
pavoroso perodo que en la historic de Hait ocupa la
insurreccin de los libertos y de los esclavos. Nuestras
finalidades son ms modestas y reducidas: deseamos so-
lamente determinar con precision y con la mayor clari-
dad possible el contenido social e ideolgico de aquel mo-
vimiento para relacionarlo con el process de la forma-
cin national dominicana, partiendo de la objetividad
de dos pueblos y dos pases de tan diferente origen po-
ltico enclavados en el lecho de Procusto de una misma
isla relativamente pequea.
As como el instrument fu el veneno de la ven-
ganza de Macandal, el incendio lo fu de los insurrectos
del 1791. Con esta arma terrible, de insuperable efica-
cia en aquellas circunstancias, impusieron los esclavos
la temibilidad de su actitud. Un mes despus del incen-


-88-










ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


dio de las plantaciones y establecimientos industriales
del Norte, se vi el Gobernador Blanchelande en la ne-
cesidad de prestar cuidadosa atencin a las proposiciones
de paz que le hicieron los esclavos.
La situacin era compromtida para el Gobernador
que confrontaba, simultneamente, la rebelin de los
mulatos en el Sur y el Oeste, la de los negros en el Nor-
te y la prctica rebelin de los grandes capitalistas blan-
cos, deseosos de independizar la Colonia para entregarla
a los ingleses a cambio de la supresin del monopolio
del comercio que mantena Francia. Blanchelande no
era capaz, por sus condiciones de carcter, de afrontar
con firmeza y energa la situacin creada para resolverla
sustancialmente. Despreci a los mulatos, despreci tam-
bin a los negros y no resolvi ninguno de los proble-
mas planteados por los blancos. Para lo que si estuvo
bien dotado aquel temperament fu para el manejo de
la intriga. Afirma Ardouin que la premature disposi-
cin de los esclavos insurrectos a hacer la paz con sus an-
tiguos amos a cambio de concesiones exiguas y al precio
de retornar a la esclavitud "parece indicar, una vez ms,
que Blanchelande y los otros agents de Gobierno fue-
ron realmente los promotores de esta terrible insurrec-
cin".
Un primer document dirigido al Gobernador por
todos los generals y jefes que componen nuestra arma-
da, seguramente redactado y pensado por Toussaint fij


-89-










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


las condiciones de paz propuestas por los negros. Un se-
gundo document, redactado por el abate de La Haye
precis mejor el contenido del anterior. Los jefes insu-
rrectos pidieron lo siguiente: 19 Gracia plena y entera
para todos los estados-mayores y su libertad bien debi-
damente registrada; 29 Amnista general para todos los
negros; 39 dar facultad a los jefes para retirarse a donde
quisiesen, en el extranjero, si resolvan salir del pas;
49 Goce complete de los bienes que posean en la actua-
lidad". Una vez obtenidas estas concesiones, los genera-
les y jefes de la revolucin se obligaban a reintegrar a la
esclavitud, como antes, a todos los negros insurrectos.
Debe aclararse que los bienes cuya pacfica posesin re-
clamaban los generals procedan de la venta de hom-
bres, mujeres y nios esclavos que hicieron los jefes in-
surrectos a los espaoles para llevar las vctimas a Cuba
y a Jamaica. Biassfou y Jean Francois, principalmen-
te, se mancharon con este infame comercio. No se ha
probado que lo hiciera Toussaint, pero ste se compro-
meti, junto con sus compaeros, a restablecer la escla-
vitud de las masas insurrectas a cambio de los favors
y beneficios personales que de ello esperaban recibir
los directors principles de la revuelta.
Hasta ahora, sin embargo, Toussaint no haba tras-
cendido de cuerpo entero en la arena poltica. Actuaba
y se mova como personaje de segundo orden, secreta-
rio de Biass, sin poder hacer otra cosa que encauzar,


-90-










ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


muy astutamente y desde un plano traspuesto, la accin
de los grandes jefes de la conjura. Ms tarde asumira
I la direccin direct y personal del movimiento y en-
tonces tendra oportunidad de mostrar sus verdaderos
sentimientos sobre la situacin de esclavos.
Son notorias las contradicciones de su vida pblica
y de su sistema politico. No se preocup nunca de su
postura inmediata y pas sin eufemismos ni miramiento
de una actitud a otra cuando ello le resultaba conve-
niente a sus miras y propsitos fundamentals. La uni-
dad de la vida y de la obra de Toussaint L'Ouverture
debe buscarse en la continuidad de sus esfuerzos por man-
tener y asegurar su permanencia en la direccin del mo-
vimiento despus que la adquiri. Fuera de este senti-
miento bsico la vida del ilustre negro est cuajada de
inconsecuencias, negaciones y sombras contradicciones
muy propias, por lo dems, de un temperament prima-
rio, formado en las penalidades, miserias y desgracias de
una escuela tan abyecta como era la escuela de la escla-
vitud negra del Santo Domingo francs.
Con esto hemos querido decir que los esclavos in-
surrectos en 1791 estuvieron muy lejos, cuando dieron
su espantoso grito del 22 de agosto, de ideales ni preo-
cupaciones nacionales. No se movan impulsados por
ningn sentimiento poltico ni much menos pensaron
en la integracin de una forma national especfica. El
mismo Toussaint no puede hoy ser afiliado a principios


-91-










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


nacionalistas ni a sentimientos de patriotism. Consu-
mi su vida pblica en lucha por otra suerte de aspira-
ciones: la de hacer viables en su pas, para sus congne-
res el beneficio de los derechos humans, de las prerro-
gativas de la conciencia. Una colectividad puede muy
bien inspirarse en estos fines primarios y luchar por rea-
lizarlos y triunfar en sus empeos, sin haber llegado a
constituir una nacin y sin ser, positivamente, una na-
cin. Pensamos ms bien que el solo hecho de la nece-
sidad de conquistar por la fuerza la condicin bsica de
hombre, las ms elementales prerrogativas humans,
aquellas que dependent y emanan del derecho natural,
significa en un grupo social la ausencia complete de to-
da caracterstica de nacin. El grupo no adquiere relie-
ve politico propiamente dicho sino por una larga evo-
lucin de sus races humans, de sus sentimientos indi-
viduales. La libertad poltica, la ltima expresin de
la conciencia comn, no se adquiere sino por la suma de
las conciencias personales, debida y profundamente evo-
lucionadas en una larga tradicin de cultural. Mientras
este fenmeno no se produce en el tiempo y en la his-
toria no es dable pensar en la posibilidad social, econ-
mica, spiritual y poltica de una nacin. En este pen-
samiento no nos dejar mentir la indiscutida autoridad de
Ernesto Renn.
Al observador de la situacin social y poltica crea-
da en la Colonia francesa de Santo Domingo por los


-92-











ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


primeros sucesos de la Revolucin Francesa, se present
el cuadro de tres grupos perfectamente diferenciados,
blancos libres, mulatos libertos y negros esclavos, que pro-
pugna, cada uno, por adquirir ventajas sociales o eco-
nmicas propias de su clase y con el slo objeto de me-
jorar o adelantar las condiciones en que los mantuvo el
antiguo rgimen metropolitan. Los blancos buscaban
la desaparicin del sistema cerrado de comercio; los mu-
latos adquirir el complement de libertad que les haca
falta para igualarse con los blancos en el disfrute de los
derechos individuals proclamados por la Revolucin;
y los negros suavizar un poco el insoportable rgimen de
esclavitud a que estaban sujetos, aspirando solamente a
que se suprimiera la pena del foete y se les concedieran
tres das a la semana para dedicarse a sus trabajos pro-
pios.
Por much que se busque en este oscuro y agitado
panorama, no se lograr encontrar ni siquiera el rastro
de un sentimiento general de independencia poltica, ni
de ninguna otra concepcin superior, de tipo normati,
vo, que pudiera denunciar, en los primeros aos del mo-
vimiento, la existencia entire aquellos distintos grupos,
dispersos e inorgnicos, de una unidad national propia-
mente dicha, enraizada en el process histrico de un
autntico ideal de independencia.
La integracin de la independencia lleg ms tarde,
movida, segn veremos, por fuerzas, intereses y urgencias


-93-











MANUEL ARTURO PEA BATLLE


de orden international, de los cuales se aprovech Tous-
saint L'Overture, para afianzar y asegurar su personal
influencia sobre las masas negras.
No puede olvidarse la circunstancia de que cuando
se sublevaron los negros esclavos del Norte la primera
tendencia de los mulatos fu la de aliarse a los blancos
para combatir la revuelta. Era lgica esta actitud puesto
que los libertos, propietarios y explotadores tambin de
los esclavos, tenan ms intereses en comunidad con la
clase libre que con la de los negros. La Asamblea Pro-
vincial del Norte cometi el error de desarmar o tratar
de desarmar a los mulatos cuando estall el movimien-
to de los de abajo, y con esto dividi a blancos y libertos
en un moment culminate y, finalmente, decisive, pa-
ra la suerte de la Colonia. Comenta Panphile de Lacroix,
que en vez de aislar la revuelta por una poltica de con-
fianza, que indujera a los insurrectos a tratar y negociar
su rendicin, adopt la autoridad la tctica de solivian-
tar el movimiento sembrando de desconfianza y recelos
el nimo de los criollos. Afirma, asimismo, que la orden
imprudente de desarmar a los mulatos del Norte fu
la causa inmediata de que stos, y los mulatos de otras
parties del pas, aleccionados por los primeros xitos de
los negros, "se fueran sucesivamente a la revuelta y
abrazaran voluntariamente la causa de los negros." 23

(23) Panphile de Lacroix, op. cit., tomo I, pg. 159.


-94-











ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


Es difcil precisar, llevadas las cosas a este terreno,
en cul de los bandos hubo mayor despliegue de feroci-
dad y de crueldad; ni quines son los verdaderos respon-
sables de la espantosa tragedia que entonces se desarro-
ll en la Colonia. No existen colors para pintar el cua-
dro de aquellos sucesos. Pero es histricamente cierto
que ninguno de los grupos en lucha super a los otros
en cuanto a la animosidad y al odio con que se comba-
tieron unos a otros aquellos hombres.
Para dar una idea del contenido de la rebelin de
los esclavos, nos remitimos a este prrafo del Manual de
Historia de Hait, preparado y publicado por los Her-
manos de la Instruccin Cristiana: "la insurreccin se ex-
tendi como reguero de plvora. Bandas innumerables,
sin cohesin, armadas de picas, garrotes, de todo con lo
que pudieran matar, recorran en todos sentidos la plena
del Norte. Por donde quiera el asesinato. Las mujeres,
ni siquiera los nios fueron perdonados. Pero, en este
desencadenamiento de furor, junto a suplicios atroces,
inventados por la imaginacin en delirio -Jeannot, poi
ejemplo, haca aserrar los colonos entire dos planchas-
hubo actos emocionantes de devocin; numerosos colo-
nos, menos duros que los otros, o ms humans, fueron
conducidos con sus families, a lugar seguro por sus escla-
vos agradecidos. Por donde quiera el incendio. Durante
varias noches una inmensa llama roja, que las nubes re-
flejaban a lo lejos, hasta a las islas Bermudas, segn se


-95-










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


dijo entonces, aterraba a los blancos de ciudades y al-
deas; un silencio angustioso los oprima y que interrum-
pa solamente el crujido lejano de los incendiados, el
chisporroteo de las cosechas devoradas por las llamas o
el silbido ronco y prolongado de las lgubres lambis".
Panphile de Lacroix se expresa en trminos desola-
dores sobre la clase de guerra que se hacan blancos y
mulatos: "Las leyes de la moral y de la naturaleza fue-
ron todas violadas y ultrajadas en la guerra de blancos
y gente de color; los padres ahogaban a sus hijos, o los
hijos apualeaban a sus padres. En su recproco delirio,
se excitaban con esta consigna: Mata el mo que yo ma-
tar al tuyo" 2
No es possible pensar que de semejante conduct ni
de tales sistemas de guerra pudiera surgir una complete
concepcin political. Aquello no era ni siquiera una gue-
rra a muerte, porque sta siempre ha tenido sentido mi-
litar organizado. Tampoco puede considerarse como una
guerra just porque todos los contendientes se excedie-
ron de la necesidad de una accin indispensable a la ob-
tencin de un fin concrete, para entregarse, sin come-
dimiento y sin mesura, a la espantosa satisfaccin de sus
odios y de su sed de venganza. La Historia se ruboriza
del recuento de aquella catstrofe en la que llegaron a
perder su significado las palabras libertad y conciencia.
Del caos, de la negacin de toda regla, de la ausencia
(24) Op. cit., tomo I, pgs. 195-196.


-96-









ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


literal de todo principio de organizacin no es dable
esperar ningn resultado verdaderamente constructivo.
As lo comprendi la Asamblea Constituyente de
Pars, consternada ante la naturaleza de los acontecimien-
tos que comenzaron a producirse en Santo Domingo des-
de agosto del 1791. As lo comprendieron los directors
de la sublevacin negra cuando se dirigieron a la Asam-
blea Colonial del Norte, sometindole proposiciones de
paz y las posibilidades de un reajuste, en larga y medi-
tada carta que firmaron Jean Francois, Biassou, Desprez,
Manzeau, Toussaint y Aubert. As lo comprendieron
tambin los mulatos insurrectos, prestos por much tiem-
po al apaciguamiento y a la transaccin con los blancos.
Andr Rigaud se mantuvo leal a Francia en todas las
circunstancias. El nico grupo renuente a toda diligen-
cia de acuerdo fu el de los colonos blancos. Estos no
admitieron ni siquiera la posibilidad de un entendido
y con su intransigencia alimentaron el fuego abrasador
de la insurreccin.
Desde febrero del 1791 se di cuenta la Asamblea
Constituyente de la conveniencia de reforzar el gobierno
de la Colonia con mejor sentido civil de la funcin ad-
ministrativa. Para tal fin envi a Santo Domingo su pri-
mera Comisin Civil, compuesta de los seores Roume
(el mismo que luego vino a la parte espaola con moti-
vo del tratado de Basilea), Mirbeck y Saint-Leger. Lle-
garon a El Cabo a fines de noviembre, completamente


-97-










MANUEL ARTURO PEA BATLLE


ignorantes de cuanto haba sucedido en el pas desde
agosto. Como la misin que trajeron se reduca a poner
en ejecucin el famoso decreto del 15 de mayo del 1791
que reconoci expresamente la calidad de ciudadanos
activos a los libertos, se encontraron, frente a la situa-
cin creada por las insurrecciones de agosto, prctica-
mente desprovistos de poderes y autoridad para abordar
con xito los agudos problems pendientes en el tiempo
de su llegada.
Esto no obstante sc movieron con alguna holgura
los primeros comisarios, sobre todo Saint-Leger, hombre
decidido, valiente y bien intencionado, quien en el es-
pacio de un ao, logr relatives xitos locales, sin nin-
guna influencia en una general y expeditativa solucin
de las graves dificultades planteadas. Antes de vencerse
el trmino de un ao regresaron a Paris con el propsi-
to de informar a la Asamblea de la verdadera situacin
de la Colonia. Roume di muestras de su espritu tor-
tuoso y de su gran poder de intriga. Una vez enterada
de lo que realmente suceda en Santo Domingo, la Asam.
blea Legislativa design una segunda Comisin Civil
que lleg a El Cabo el 20 de septiembre del 1792, pre-
cisamente el da en que se install en Pars la Conven-
cin Nacional. Esta segunda Comisin la componan
Sonthonax, Polvrel y Ailchaud. Vinieron con el encar-
go de ejecutar el decreto del 4 de abril del 1792, tan fa-
vorable a los libertos como el del 15 de mayo del 1791.


-98-










ORIGENES DEL ESTADO HAITIANO


Junto con los nuevos comisarios lleg el General d'Es.
parbes, nombrado Gobernador para sustituir a Blan,
chelande y llegaron tambin los generals Montesquieu.
Fezenzac, de Lassalle y d'Hinisdal, nombrados para el
commando subordinado de los tres departamentos, del Sur,
del Oeste y del Norte. Todo este nuevo aparato guber.
nativo se apoy en una fuerza expedicionaria de seis mil
hombres. El alma de este movimiento resultara ser
Sonthonax, joven de veintinueve aos, audaz, valiente,
libertino, que por much tiempo centrara en su perso.
na el ritmo de la poltica colonial. Llegaba tambin la
hora histrica de aquella otra gran individualidad que
fu Toussaint L'Overture.








O


-99-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs