• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Front Matter
 Preface
 La imprenta
 Antecedentes del periodismo...
 El primer periodico Salvadoreñ...
 El primer periodista Salvadore...
 El periodismo Salvadoreño durante...
 Irrestricta libertad de impren...
 Primera ley de imprenta de...
 Primera ley de imprenta de la Republica...
 El periodismo Salvadoreño durante...
 El periodismo Salvadoreño de 1840...
 "El amigo del pueblo"
 El periodismo Salvadoreño de 1844...
 Albores del periodismo segun el...
 Periodicos Salvadoreños de 1824...
 Bibliography














Group Title: Biblioteca del pueblo
Title: Orígenes del periodismo en El Salvador
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081492/00001
 Material Information
Title: Orígenes del periodismo en El Salvador
Series Title: Biblioteca del pueblo
Physical Description: 158 p. : ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Lardé y Larín, Jorge
Publisher: Ministerio de Cultura
Ministerio de Cultura
Place of Publication: San Salvador
Publication Date: 1950
Copyright Date: 1950
 Subjects
Subject: Journalism -- El Salvador   ( lcsh )
PERIODISMO -- HISTORIA -- EL SALVADOR   ( renib )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: El Salvador
 Notes
Bibliography: Bibliography: p. 157-158.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081492
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ADN9898
oclc - 13742484
alephbibnum - 000698346
lccn - 51026049

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Front Matter
        Page 3
        Page 4
    Preface
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    La imprenta
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Antecedentes del periodismo Salvadoreño
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    El primer periodico Salvadoreño
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    El primer periodista Salvadoreño
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    El periodismo Salvadoreño durante la primera etapa del regimen federal
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Irrestricta libertad de imprenta
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Primera ley de imprenta de El Salvador
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Primera ley de imprenta de la Republica Centro Americana
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    El periodismo Salvadoreño durante la segunda etapa del regimen federal
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    El periodismo Salvadoreño de 1840 a 1843
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
    "El amigo del pueblo"
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    El periodismo Salvadoreño de 1844 a 1850
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    Albores del periodismo segun el tipografo Domingo Granados
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Periodicos Salvadoreños de 1824 a 1850
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    Bibliography
        Page 157
        Page 158
Full Text










ORIGENES DEL PERIODISMO
EN EL SALVADOR






Por
JORGE LARDE Y LARIN


1950

























Toda historic, aunque no sea bien escrita, deleita.

GOMARA.




-L







"i l^














PROL OGO
Por Juan Felipe Torufo.
Jorge Lard y Larin, el ms joven de los historia-
dores salvadoreos, describe esta resea *histrica:
"ORIGENES DEL PERIODISMO EN EL SALVADOR".
Partiendo del origen que est en Guatemala, Lar-
d y Larn recorre sendas en que se apuntalaron pe-
ridicos de aquella poca y glosa, ndices ideolgicos
de Varones, que elevaban el pensamiento nutrido de
amor a la libertad, a travs de la palabra oral y es-
crita.
Guatemala en Centroamrica era sede functional
con jerarqua que le daba el ser receptora de las r-
denes de Espaa y la encargada de hacerlas cumplir
en las dems provincial de l4 Capitana.
El periodismo como escape de funcin mental y
fuerza propulsora, vehiculo de civilizacin y de cul-
tura, constitulase en factor prepondetante para' or-
ganizar la vida social, econmica'y poltica centroa-
mericana al salir sta de la colonial, sin embargo de
las prohibiciones de Felipe IV por Decreto de 19 de
junio de 1627 y los mandates de Carlos V quien le
tema a la palabra escrita manifestando que "NO
CONVIENE QUE SE ILUSTRE A LOS PUEBLOS";
mandates que, al asumir Felipe V la Corona, las ideas
tuvieron en Espaa, como en los passes antes con-
quistados, ambiente propicio, por 16 que la imprenta
abri slido campo de ideas en 'las luchas del Viejo
como el Nuevo Mundo.


-5-


ti Lu Lo m 1 a i Lo i p 41 ti


loR











Fija Lard y Larn en su informacin detalles Im-
portantes de- aquella vida ten que los Varones de es-
tirpe libertadora sealaron rumbos en las contien-
das salvatrices. La prensa ejerci entonces una fun-
cin elevada, como contina ejercindola en los r-
denes todos de cualquier situacin national, conti-
nental o mundial.
Nombres, fechas, aconteceres, apunta el joven his-
toriador campeando en ellas la veracidad eir el en-
foque ambiental de aquella poca cuando el pueblo
salvadoreo buscaba, a travs de pensamiento y ac-
tividad de sus dirigentes -antes y despus de la In-
Sdependencia-, el arribo a nuevas estructuraciones
espirituales y materials.
Vibrante y laborioso, Lard y Larin. Impulsivo en
polmica: impulso que ir desapareciendo en l al
llegar a los aos maduros que traen serenidad en los
pensamientos y amortiguan el calor emotivo para
dar paso al sociego mental.
El peridico -vario y volandero libro en los actua-
les tiempos- sintetiza el acontecimiento perenne.
Sondea ambientes en que ocurran sucesos de ndole
distinta. Informa del hecho, de ayer y de hoy. Re-
mueve ingredintes preparadores del maana. Dise-
a y orienta. Ciencia, arte, humanismo, poseen en l
un til de eficaz divulgacin.
El autor de este volume, a ms de familiarizarse
con el riguroso dato histrico, trabaja en el periodis-
mo, lo que le invite a realizar esta labor en el escul-
que: desde aquel origen, a various lustros despus, ya
que l no se ha circunscrito nicamente a mostrar el
arranqup de partida, sino a seguir una lnea que
abarca ms de dos dcadas.
Describe, glosa y muestra el acontecer en climas
de agitacin y de esfuerzo. La glosa es atributo que


-6-










simplifica y concrete. El la emplea con eficacia res-
paldando la descripcin de gesta.
En la tarea desarrollada por Lard y Larn el apun-
te es rigurosamente histrico. Y, mantenindose los
hombres de aquella poca saturados de ideas liberta-
doras, Lard y Larn es atrado por los hechos'de tal
poca. En este orden sita los sucesos. Aplica el sen-
tido indagador. Sondea y express el advance de ac-
ciones en que la palabra, al tomar atributos princi-
pales, colcase precediendo a la accin; acusa ella
y reclama. Seala y traza el camino de salvacin. In-
cidentes y accidents estn aqu trasladados con fi-
delidad.
Por todo ello van unidos en este redorrido hist-
rico, el desenvolvimiento de hechos contra el inqui-
sidor y sostenedor de estados de imposicin, e igual
el dato acerca de cmo-actuaban las autoridades feu-
dales en estas tierras y cmo fu constituyndose,
transformndose, aquella palabra hablada, no slo
en acciones, no slo en hechos reinvindicadores, sino
materializndose en lo que se anhelaba: la indepen-
dencia; llegando con ella a El Salvador -tres aos
ms tarde- los tiles de imprenta traidos por el pr-
cer Jos Matas Delgado y publicndose, en 1824, el
primer peridico que llev titulo de "SEMANARIO
POLITICO MERCANTILE .
Fu sta la primera publicacin peridica hecha
con letra de imprenta en El Salvador? As fu, aun-
que en lo que se refiere a imprimir, Lard y Larin
expone que en el ao de 1641 Juan de Dios del* Cid
edit "EL PUNTERO APUNTADO CON APUNTES
BREVES", as como algunas otras hojas que no han
podido encontrarse an.
Ms todava: con la prensa de del Cid se inicia en
Amrica la forja de la imprenta con materials pro-


--7-










pios, el acoplamiento de un equipo, si deficiente un
tanto, eficaz en la incipiensa de aquellos dias.
Y un aparte.

Vistazo al Periodismo en el Viejo Mundo

Introducindonos a bucear en el periodismo de ca-
rcter universal, periodismo autntico, fu en la Ro-
ma de los Csares donde se describe y public el pri-
mer peridico. Titulse ste: "Actas Diurnas". Lo
escribi Marco Tulio Cicern, cincuenta aos antes
de Jesucristo.
Cerca de Roma, en Tusculm, en la quinta que po-
sea el autor de "Filpicas", reunase ste con sus
amigos quienes le informaban de lo ocurrido en la
ciudad. Cicern escriba en pergaminos de los que se
sacaban varias copias. El Emperador autorizaba la
colocacin de ellas en las plazas pblicas. El ciudada-
no las lea informndose de lo acontecido. Las "Ac-
tas Diurnas" no relataban nicamente hechos ofi-
ciales y los que proporcionaban amigos del orador.
Haba comentarios de lo sucedido dndole sello ve-
raz al comentario, poltico o social, como a negocios
del Estado, la idea gil y flexible que predominaban
en quin fu asesinado por el Triunviro.
Aos despus de este peridico escrito con estilo,
afirma Tcito; que se public, redactado por Chresus,
"Compilatio" con cierta tendencia a lo popular,
dando asi un ladeo, puesto que "Actas Diurnas"
era para seores de alto coturno.
Es all donde est el arraigo del periodismo -inci-
piente para hoy-, escrito a mano, exi lo que corres-
ponde al mundo Europeo, puesto que en China como
en Persia hubo antes impresiones con caracteres fi-
jos y en papel.


-8-










-Refirindose Petronio a las "Actas Diurnas",
dej escrito en su diario lo que han encontrado quie-
nes investigaron en la vida del autor de "El Satiri-
cn" y que dice:
"El 26 de julio nacieron 30 nios y 40 'nias en
Cuma. En el :mismo da se di muerte a un esclavo
por decir palabras injuriosas y faltado el respeto a
su amo. En esta misma fecha hubo un fuego en los
jardines de Pompeyo, habiendo comenzado en el apo-
sento-del mayordomo".-(Garnes Mac Dherson. "Tra-
yectoria del Libro").
El deseo de que se conozcan pblicamente los he-
chos provcase conforme la humanidad aumenta en
sus necesidades y en sus components.
En Europa los peridicos impresos con tipo fijo, re-
descubierta y reformada la imprenta por Gutenberg,'
fu Francia primero quien los tuvo. Venecia y Roma
despus.
.De Venecia sali el nombre de "Gaceta" para las
, hojas peridicas. En 1482 se venda por aquellas c-
lles al precio de una "Gazzetta" una hoja de papel
impreso conteniendo, generalmente, informaciones
comerciales, detalles de transacciones, precious de ar-
tculos en plaza. Gazzetta era moneda de nfimo va-
lor, con una uraquilla grabada, que esto quiere decir
gazzeta. Se generaliz el nombre y trascendiendo a
Europa sase conforme cada idioma, siendo Gaceta
en espaol, habindose impreso la primera en Bar-
celona, febrero de 1641, imprenta de Jaime Rome.
Fu tambin en Venecia donde se fund la primera
asociacin de periodistas denominada "Scritori d'avvl-
si", ms tarde conocida en Roma por *"Novallanti" o
"Gazzettanti". (E. Valentinelli).
Aquel ejercicio periodstico motive fuertes censura~
papales y hast c.astigos a quiengs ~gcriblan para el










pblico. Puede afirmarse, sin caer en error, que la
primera prohibicin a la palabra escrita en peridi-
cos, la primera censura official y por ley a la prensa
est constituida por la Bula del Papa Po V, expedi-
da el 17 de mayo de 1572, llamada "Romanim Ponti-'
ficia Providentia" y que fu universalniente conocida
por "Constituto contra scribentes, exemplantes et dic-
tantes monita, vulgo dicta "GIL AVVISI E RITORNI".
A esta bula, Gregorio XIII agreg several penas para
el gazzettieri, habiendo casos en que stos eran con-
denados a galeras o a pagar con la vida el pecado de
escribir ideas para el pblico.
Qued dicho ya que la primera imprenta, con equi-
po complete, que muncion en el mundo, superior des-
de luego a la que Gutenberg arm en 1440, estuvo
en Pars en 1469.
Quizs me introduzca en campos que estn un poco
alejados del enfoque al trabajo de Jorge Lard y La-
rin; pero no se puede emplear la mente en un tema,
tan interesante y vivo cual es el del periodismo, sin
que seduzcan aquellas pocas en que los hombres de
prensa vigorizaron la palabra escrita que ya des-
trua muros obstaculizadores, como plantaba nuevas
bases sobre que se asentaran normas de sociedades
futuras.
Por ello, la referencia a la forma de periodismo en
la Roma cesrea, la empleada en Venecia y el cmo
la prensa fu llegando a distintas parties de la tierra
siendo -como se afirm antes- Paris la que en 1469
la introdujo, me parece important. A los pocos aos
de ser- introducida la imprenta en Francia la tiene
Espaa. Sevilla y Zaragoza en 1475. Barcelona en
1477. Salamanca en 1482, mismo ao en que lleg a
Viega. Toledo en 1486. Murcia en 1487. Monterrey en


- 10 -










1494. Granada en 1496. Tarragona en 1498 y el Mo-
nasterio de Monserrat en, 1499.
Siguiendo esta fijacin de fechas, Suecia la tiene
en 1483, Portugal en 1485. Llega a Munich en 1500.
A Edinburgo en 1508. A Mosc en 1564. Londres no
tuvo imprenta hasta en el ao 1581. Mac-Dherson
afirma errneamente que a mediados del siglo XVIII,
en tiempos de Federico el Grande, lleg la imprenta
a Berlin. Lo cierto es que los primeros peridicos
alemanes, anuales primero, despus semestrales, se
publicaron all desde por el 1580.
Continuando con el dato de prensa y peridico, de-
be drsele a Inglaterra la primaca en el diarismo, vi-
rando notoriamente. El Ministro de Isabel, Burleigh,
hizo un peridico de combat international, por el
1558, cuando la lucha entire el Imperio Britnico y
Espaa.
Burleigh, sagaz, astuto, sabiendo lo que era el ar-
ma del peridico, inflaba noticias al informar acerca
de maniobras de la armada invencible de Felipe II.
Tal peridico llamse "El Mercurio Ingls".
El Dr. Norberto Lainez (argentino) en su studio
"Gnesis de la imprenta y del periodismo universal",
se equivoca al afirmar que el primer peridico ingls
circul en Londres en 1662 y que se llam Wee-
kly News". Porque en 1662 ya habian circulado en
Londres -- a ms de "Mercurio Ingls"- "Nuevas de
Espafa" en 1600 y "Nuevas de Alemania" en 1612.
El abate Richelieu tiene much que ver con el pe-
riodismo francs. Teofrasto Renaudet comenz a pu-
blicar en 1631 la "Gazette de France". Como no que-
ria competidores, solicit del Abate un privilegio real,
el que le fu concedido en 1635 otorgndole dere-
cho exclusive para publicar "todo gnero de papeles
en el pas".


- 11 -










Podra hacerse aqu una resea de peridicos pu-
blicados en Europa desde el siglo XVI hasta el siglo
XX; pero llevariase demasiado espacio y no encaja
aqu ello, en uno que, aunque es prlogo, se ha des-
viado un tanto el trabajo para ilustrar sobriamente
el asunto. As, vase lo acaecido en Amrica.
Aseguran various historiadores que el primer peri-
dico impreso que se public en Mxico, y por consi-
guiente en Amrica, fu editado en 1772 por Juan
Ignacio Castorena irsua y Goyoneche. Hay que rec-
tificar la aseveracin, porque -apunta Charles Lu-
mis- "el primer peridico fu "Hola Volante" edita-
do en 1621 en la primera imprenta, situada en la es-
quina de la calle Tacuba, dirigida por Diego Garni-
do, siendo duea de la empresa tipogrfica la viuda
de don Bernardo Caldern y en la que siguironse
imprimiendo estas "Hojas Volantes".
Respecto a la primer impresin hecha en la
prensa importada por el Obispo Zumrraga a Mxico,
fueron las obras del Padre Ledezma, en 1540. Y cuan-
do circul la primera Gaceta en Mxico, imprimase
en Lima y Guatemala, en papeles, usando various idio-
mas. Eran tres las imprentas que en el continent
editaban en castellano, Tatn y cincuenta y cinco
idiomas aborgenes.
A Boston, Estados Unidos, lleg la imprenta en 1638,
instalndose en el Howard College. Publicse el pli-
mer peridico en 1640 titulado "The Bay Palm Book".
En Amrica, como en otras parties del mundo, el pe-
ridico tuvo suma importancia en la lucha por la li-
bertad.
En la Argentina lleg a Crdoba la primera im-
prenta con procedencia de Lima en 1766, siendo ins-
talada en el Colegio Monserrat. Inactiva estuvo tal
imprenta por muchos aos, hasta que el Virrey Ver-


- 12 -










tiz orden que fuera trasladada a Buenos Aires, lo
que se hizo en carreta, en el ao 1780. Una Cdula
Real del Rey de Espaia -13 de septiembre de 1782-
aprobaba el establecimiento de esta imprenta en el
mismo edificio donde funcionaria la Casa del Nio.
Qued dicho taller bajo la direccin de Agustn Sa-
rrigas, Antonio Ortiz y Antonio Lpez.
Asegrase que el primer peridico dirigido por An-
tonio Cabello y Mesa, llamse "Telgrafo Mercantil",
que circul el 19 de abril de 1801 patrocinado por la
Sociedad Patritica, Literaria y Econmica.
Contradiciendo lo anterior el espaol Juan Lzaro
present en una exposicin efectuada en Madrid, pe-
ridicos impresos en Argentina, uno el 8 de enero de
1781 y otro, el 19 de mayo del mismo ao. Es decir,
cuatro lustros antes que el "Telgrafo Mercantil". Tal
peridico titulbase "Noticas recibidas de Europa por
el correo de Espaa y por va de Janeyro".
Don Bartolom Mitre, al referirse a la imprenta ar-
gentina, dice que en 1703 (a ms de 50 aos de la
imprenta hecha en El Salvador por Juan de Dios del
Cid) se imprima en Paran'y Uruguay con planchas
de madera con estao.
A Lima, Per, lleg la imprenta en el ao. 1584.
Lleg a Ambato. Ecuador, el ao 1755, por los pa-
dres de la Compaa de Jess y a Quito en 1757.
En 1806, llevada por Francisco de Miranda, lleg
la imprenta a Venezuela, dejndola en la isla Trini-
dad, en donde fu comprada por Jaime Lamb y Ma-
teo Gallagher, ciudadanos estadunidenses quienes la
transportaron a Caracas en 1808, editndose en ella
el 24 de octubre del mismo ao, la "Gaceta de Ca-
racas". -
En 1737, lleg a Santa Fe Colonial, Colombia, la
'primera 'mprenta sin que se pudiera hacerla funcio-


- 13 -









nar Con eficiencia. Hasta en 1787, no pudo estar lis-
ta. El Virrey Jos de Ezpeleta llev de Cuba a Ma-
nuel Socorro Rodrguez quien en su adolescencia fu
carpintero, despus estudi por s solo hasta exami-
narse en la Facultad de Humanidades. Rodriguez di-
rigi el primer peridico que circul el 9 de febrero
de 1791, titulndose la hoja "Papel Peridico de la
Ciudad de Santa Fe", con ocho o ma pginas octavo
menor. Era hebdomadario y,lo patrocinaba la socie-
dad literaria "Tertulia Eutroplica".
Si apunto fechas y detalles acerca de la impren-
ta y su llegada a Amrica, dbese a qpe ella fu en
las campaas political de emancipacin e introduc-
cin de principios liberals, element indispensable.
En los pauses donde las luchas fueron ms encona-
das y con mayor trascendencia, la palabra escrita
impuls nimos, templ caracteres, ilumin bellamen-
te contiendas de superacin y mantuvo las ideas que
en semillas llegadas de Francia, germinaban y frute-
can en Amrica. Tan fu asi que en 1794, tradujo
al espaol "Los Derechos del Hombre" el lustre y
rebelde colombiano Antonio Nariio, por lo que fu
condenado a diez aos de prisin y exilio en Africa.
Venezuela, Colombia, Argentina, Uruguay, Ecuador,
Mxico, Centroamrica y en Centroamrica, El Salva-
dor, Nicaragua, Honduras, Guatemala, fueron lugares
de actividades simultneas casi en luchas por la in-
dependencia.
Y siendo tambin centros principles, sobresalien-
tes virreynatos, a dopde llegaba el fluir de la civili-
zacin espaola Mxico y Lima,, tuvieron stas las
primeras imprentas en el Continente de Coln, ha-
biendo obtenido primaca, igualmente, Guatemala por
cuanto que era el asiento de la Capitana General
de las provincias del centro de Amrica.


- 14 -









No extraa, por lo tanto, que Mxico haya publi-
cado el primer peridico en 1621, Guatemala el se-
gundo qe "lo hizo circular en 1729 y Lima, Per, en
1744.
Al Uruguay tard en hacer su ingreso el tipo mvil.
No fu hasta el 1810 que la reina Carlota de Borbn,
hermana de Fernando VII y esposa de Juan I de Por-
tugal; obsequi una imprenta la que nominaron "La
Carlota". Hasta en 1814, no hubo peridico. En este
ao se public "La Gaceta" bajo la direccin de Fray
Cirilo Alameda. Afirma Zun Felde que "no se toma
en cuenta la hoja "Sutern Star" que anteriormente
publicaban los Ingleses con el objeto exclusive y ni-
co de hacerse propaganda sin que hubiese, aunque
fuera una lejana fibra del vivir uruguayo". Sus nego-
cios... Nada ms.


La Imprenta y su Proyeccin en Centroamrica

Lleg a Guatemala en julio de 1660 la imprenta,
acontecimiento que marca el principio de una nueva
etapa en el despertay de procedimientos favorables
al telrico hombre de estos campos.
Fray Payo Enrquez de Rivera hizo possible la ad-
quisicin del equipo y contrat para que manejara
esa imprenta a Joseph de Pineda Ibarra.
Gilberto Valenzuela en su volumen bibliogrfico
"La Imprenta en Guatemala" fija fechas en que se
imprimieron folletos, opsculos, papeles volantes,
mandates, rdenes, libros, habiendo sido lo primer
que en dicha imprenta se-edit un sermn de Fray
.Francisco Quiftnez, el 4 de octubre de 1660.
Trada a El Salvador por el presbtero Jos. Ma-
tia Delgado la Imprenta, a Honduras la lleva 'l pr

-









dre Trinidad Reyes, y se llam "La Academia", pu-
blicndose el primer peridico en 1830.
Lard y Larn atrado por el ambiente'de inquie-
tudes, zozobras, luchas, enterezas de los que se en-
frentaban a situaciones difciles para hacer variar
ideas y procedimientos de aquella poca, se introduce
en los hechos; con fruiccin descorre el cortinaje de
las composiciones polticas y present parties y con-
trapartes, de los que se encontraban frente a frente.
Registrbase en aquella poca el segundo choque,
estruendoso y decisive, que arranca de por principios
del siglo XIX en los pases latinoamericanos, puesto
que en la Amrica anglosajona los combates libera-
dores se desarrollaron en los ocho aos del siglo
XVIII (1775-1783).
Haban llegado ya al Continente las doctrinas de
Rousseau, ls ideas socialists de la revolucin fran-
cesa, los principios liberals de Benjamn Constant,
las prdicas de un pas que le daba vuelcos a siste-
mas retardadores de evolucin. Era entonces que in-
tervenia la savia ideolgica gala en el organismo de
Amrica: primero en lo poltico, despus a partir del
medio siglo XIX, en lo literarig.
Era el segundo choque reafirmo; porque el prime-
io efectuse cuando la onquista combatiendo la fuer-
za, la ambicin y el fanatismo que llegaba de la Es-
paa inquisitorial contra el hombre telrico de Am-
rica, mstico de la naturaleza, supersticioso e igno-
rante de lo que exista del otro lado de los mares.
Este segundo encuentro se manifestaba manejan-
do nuevas armas que posean quienes tornndose en
atacantes, trataban de vivir sus leyes, usar sus de-
rechos, abolir gabelas, mitas, impuestos y dems ob-
tenencias de los sostenedores de la corona y para que
surgiera una existencia direfente en tierra propia,


- 16 -










Lard y Larin, ante l varonl1 impulso del pueble
salvadorefo, que valientemete se enfrentab a las
autoridades para vivir la libertad, traslada a su ex-
posicin los moments ideolgicos y los procedimien-
tos ms culminantes de aquellos lapsos, demostran-
do que los prceres, los rebeldes, los que estaban dis-
puestos a perder sus haberes y hasta sus vidas, man-
tenianse. verticalmente sobre lines invariables, con
normas y deberes, .haciendo vibrar propsitos en las
hojas escritas a mano antes de la llegada de la im-
prenta. Despus, en lo3 papeles impresos.
De ah que el brioso autor de esta exposicin acer-
ca del origen del periodismo en El Salvador, antes de
comenzar cada trozo en que por etapas, divide su
trabajo, coloque epgrafes normativos del process de
actividades: normas, si concretas para los que esta-
ban comprometidos con su pueblo, enunciados para
ste con fines al mantenimiento de una conduct s-
lida, armnica, decidida y unificada en la trayecto-
ria de independencia primero y de libertad com-
pleta despus.
El lector llega as a hechos que forman parte de
acontecimientos histricos en el pas, congruentes con
el espritu, y acciones prceres asentados en patriti-
cos mandamientos.
Avanzando desde los movimientos de 1811, esbo-
zando la situacin en que se debatan dos fuerzas,
una de imposicin y otra de rebeldfa, Lard y Larn
inscribe en este trabajo postulados que singularizan-
se en las jornadas. Coloca trozos de doctrinas. Abas-
tece su documentacin con el carcter y el fuego que.
anim a los hombres de aquellos tiempos y mues-
tra la compaoicin homognea de elements que le
han servido para el ingredient conspicuo :en la ela-
boracin de este volume 49cumQntal, en que est(

17 -,









manifiesto el valor de las ideas para un periodis-
mo libre, cuando las aspiraciones federales consti-
tuan el ideal mximo despus de la independencia.
No pretend Lard y Larin hacer crtica idealista
ni active eg su exposicin, ni tampoco atiende a for-
mas en que el periodismo se desarroll en aos de
constantes luchas encauzadoras de principios. Se cir-
cunscribe a resear, a dar datos cronolgicos sobre
un periodismo de doctrinas, como a exponer que, pa-
ra los hombres que combatan la imposicin espao-
la y toda clase de imposiciones advenidas de lo que
se acaba de dejar, estaba sobre todo el decoro, la ho-
nestidad poltica, la pureza econmica, el respeto a
la ley en una libertad de prensa preconizada a cada
instant, pero cercenada tambin por los que conser-
vaban el resabio feudal.
Pinsese en que las imprentas que vinieron al Nue-
vo Mundo, en su mayora fueron introducidas por
clrigos, franciscanos, dominicos, de la compaia de
Jess, etc. A Mxico, la llev el obispo Juan de Zu-
mrraga; a El Salvador, el presbtero Jos Matas
Delgado; a Honduras, el padre Jos Trinidad Reyes
y si nos extendemos a Per, Ecuador, Argentina, Bo-
livia, alli estn los sacerdotes.
Era la cruzada del pensamiento armado con letra
de imprenta. Imprenta dividida en dos aspects en
Amrica: el de los sacerdotes manejando las pren-
sas en trabajos catequsticos para que la religion cris-
tiana al desanalfabetizar a los indgenas redimin-
dolos de la ignorancia multiplieara sus adeptos, y el
de los hombres que luchaban por la libertad por ha-
eer comprender al ignorante su misin sobre la tie-
rra, sin trabas y con derechos legtimos ,a la vida,
difundiendo el pensamiento para que ste hiciera
cgnciencia levantando de la postracin a r~qtes que

18 -










lea obligaban a obedecer ciegamente. La enseanza
con diferentes fines y la imprenta como un slo
medio!
Colocados en esta situacin quienes estaban mi-
rando al pasado y con el temor de perder la bata-
lla en justas donde las ideas eran armas, sobrevino
de parte de los seguidores de Enrique IV y de Car-
los V, la aplicacin de leyes decapitadoras del pen-
samiento, sojtzgadoras del criterio libre, coacciona-
doras y aniquiladoras. Sobrevino la censura, la pro-
hibicin, el mandato inicuo, los destierros y castigos
o el sometimiento. La inqulsicin -moderna en los
tiranos dlel siglo XX- con crceles, exilios y torturas.
La lucha fue ruda, es y ser, consecutive en tanto
no se tenga un exacto concept de los derechos de
libertad preconizados pero no vividos.
Se suprimia un peridico, yendo sits dirigentes a
la crcel o al destierro -tal como el caso citado de
Nario, como el de Eugenio Santa Cruz y. Espejo des-
terrado a Colombia, y quien fund el primer pe-
ridico en Ecuador, "Primicias Quito", el 5 de enero
de 1792, y como el de otros muchos- se suprima ese
peridico pero se editaba otro. Era la idea que no se
puede suprimir, aunque se demore.
Se estaba en la poca del renacer a nuevos mto-
dos de vida.
El mundo, como los pueblos, como el hombre, tiene
su psicologa. Y en el mundo se haba dado princi-
pio en el siglo anterior a las emancipaciones comen-
zando por Francia. Amrica no podia estar al mar-
gen de ese fenmeno social, poltico y econmico. Y
los hombres de Amrica que constituan dinamos de
las ideas en advance anteponan a cualquier situa-
cin, por penosa que sta fuera, la lucha por la li-
bertad.


- 19 -










En el lapso 1810 a 1825 el hemisferio iberoamerica-
no se conmueve. Haba llegado la poca en que iba-
se a transformar el ambient de los pases que ya
no soportaban la tutela colonial. Si las luchas ha-
ban transcurrido en Estados Unidos porque all, el
"virus" de la libertad, como le apodaban los con-
seivadores, "infest" el organismo national treinta
aos antes, fu a que all se pronunci primero la
voz redentora, llegando despus un Lafayete que, ar-
diendo por los fuegos revolucionarios de Francia, ayu-
d a la causa encabezada por Washington.
Indica todo ello que en los tres o cuatro lustros
del 1810 al 30, las conmociones explotaban, simult-
neas casi, en Latinoamrica. Las energas psicolgi-
cas impulsaban los nimos y los organismos, acti-
vos, contravenian mandates autoritarios atenindo-
se a las consecuencias para dar el vuelco a las situa-
ciones en que vivan.


Forma y Fondo de Aquel Periodismo

En cuanto a la forma de los peridicos de aquella
poca no haba tcnica especial, como la que se im-
primi al periodismo en Centroamrica por la cer-
tera direccin de la mente gil, visionaria y vibran-
te de Romn Mayorga Rivas, desde su peridico "Dia-
rio del Salvador", que aparece en sus inicios por
el ao de 1895.
El periodismo de siglo pasado, en cuanto a fondo,
era doctrinario, poltico y literario. No se regia por
un plan econmico con el que se podran cubrir los
gastos editoriales. Y menos que -cubiertos esos gas-
tos- arrojara utilidad monetaria para los dueos.
Los peridicos eran sostenidos por partidos politicos,


- 20 -










literarios o de orientacin religiosa cuando se edita-
ban influidos por el clero.
Publicar peridicos era atributo de escritores ma-
duros. No exista la profesin de hombre -ya no se
diga de la mujer- que actualmente se gana la vida
escribiendo obligatoriamente para hojas diarias. Quien
se dedicaba a las letras y no ejerca otra profesin
u oficio, era vago, malsn, y, como consecuencia, re-
pudiado por la gente "seria" que vela en ese "per-
dedor de tiempo" una amenaza para nias que ha-
can vagar sus ilusiones en risueos mares de fan-
tasia e irrealidad.
No ejecutado un procediminto en la tcnica de la
forma, las noticias y los titulos se colocaban en cual-
quier lugar del peridico. En primeras pginas iban
articulos, notas sociales, crnicas y hasta versos. No.
se lean artculos con un "pasa a la pgina" 7 u 8,
para dar cabida a otro titulo. Artculo o crnica que
principiaban en una pgina, all terminaba. O, si tal
cuerpo de artculo llegaba a la ltima column en
los renglones ltimos, rigurosamente prosegula en
la primera column de la pgina prxima.
La noticia gil, el reportaje hbil, la variedad in-
formativa, como el anuncio, no se vea en tales pe-
ridicos. El comercio, como era incipiente y, como los
pblicos eran reducidos y las exigencias casi no exis-
tan, no se crea necesario anunciar.
Los peridicos se multiplicaban cuando se acerca-
ban las campaas polticas. Ideolgicas y doctrina-
rias, los interesados por obtener lugares preponde-
rantes, a base de ideologa definida y de doctrine y
principios invariables, cruzaban las armas con el con-
tendiente. Eran polmicas interminables. Estaba tam-
bin el epigrama con alfilerazos agudos. Humor y
burla salpicados con irona. Ya zaheran a un tipo


- 21 -









de la poltica criolla o ya le'hacan' gracejo a Otro
en el aspecto social, ridiculizndolo. El esdrjulo de
cinco silabas era el que generalmente se usaba.
Voceros de partidos politicos, de grupos literarios
o del dogma religioso, los peridicos se esforzaban
por mantener la cohesin de afiliados en los prime-
ros, de extender estticas literarias en los segundos
y los terceros en estar vigilando el comportamiento
de la feligresa, divulgando doctrinas, censurando,
amonestando y hasta hundiendo en los ms obscuros
recintos del inferno a quienes osaban, atrevindose,
contra los poderes de la iglesia.
En esta prensa de doctrine e ideologa, de comba-
te y de ocasin, se filtr el pasqun, hoja chocarre-
ra; maldicente, calumniadora, difamadora e inquie-
tante. Tal nombre se debi a que un individuo lla-
mado Honorios Pasqun, fu quien primero publica-
cara esas hojas. Nombre genrico que asi qued, co-
mo se le lama hoy prensa amarilla al peridico es-
candaloso que infla las informaciones de crimenes
y de hechos punibles, sin respeto para nadie. Este
adjetivo, amarillo, viene de que en la cadena de pu-
bricaciones de Hearst, el magnate del periodismo en
Estados Unidos, usa tal color en las hojas que llevan
informaciones extravagantes y exaltadas.
En el periodismo de siglo pasado en Amrica, tan-
to en lo literario como en lo politico, se manifestaba
lo romntico, estticas de Lamartine y de Musset,
principios de Rousseau y de Vctor Hugo.
Expuesto por Lard y Larin lo ms principal que
se desarrollaba en aquel ambiente, sucesos, actitu-
des, ideas y acontecimientos pre y post-independen-
cia en El Salvador; descritas las condiciones de lu-
cha entire los hombres de la libertad y los que sos-
tenlan -imposiciones de la corona de Espaa; ideas


- 22 -










de avanzada por un lado y sombrias e inquisitoria-
les por el otro; glosados los temarios ideolgicos de
Varones que esgriman las armas del pensamiento y
de la accin, todo en una sntesis aun no conocida
en esta forma en Centroamrica, Lard y Larin, al
cerrar con el ltimo capitulo su important resea,
hace una revision de las publicaciones peridicas sal-
vadoreas: ndiceilustrativo e indicador para los in-
vestigadores que deseen saber un algo ms de lo que
acaeciera en cuanto a periodismo en esta tierra de
trpico. Fija fechas. Seala pocas, traslada nom-
bres de peridicos como de gobernantes en cuyos lap-
sos de mando se editaran aqullos.
Resea de gran significacin es la que da este jo-
ven historiador salvadoreo quien, para afirmar la
veracidad que campea en su trabajo documental y
documentado, indica las fuentes que le sirvieron, da-
tos utilizados en la elaboracin de este volume.
Si yo hice -a mi vez- algunas exposiciones debit-
se -como dije-, nicamente a sealar la importan-
cia que ha tenido la prensa en Amrica y no como
til impostergable en las luchas de la Independen-
cia en algunos pauses y en otros, en los das en que
se formulaban los planes en la formacin de patrias
soberanas, libres e independientes. Coadyuvaba, conmo
coadyuba actualmente la prensa, a que el adelanto
y el progress de las naciones fueran reales. Hoy gra-
cias a la prensa, se conoce lo que se hace en les di-
ferentes rumbos de la tierra, gracias al servicio ra-
diotelegrfico international.
Al comienzo de este trabajo dije que Lard y La-
rin es un hombre acucioso, vibrant, .impulsivo, debi-
do a una juventud que no va ms all de la treinte-
na de aos. Asi es. Trabaja sobre materials que le
daI el dato para que l, con su talents, deduzW









o induzca, presentando despus piezas histrico-li-
terarias que ya forman un refierzo de much vali-
mento en la historic de El Salvador y de Centro-
amrica.
Con grandes aspiraciones, con objetivos elevados,
tiene l una vida por delante la que no debe mal-
gastar y s extrayendo de ella lo que le servir en la
forja de su propia nomenclatura intellectual.
Est llamado Lard y Larin a ser uno de los me-
jores historiadores centroamericanos de prxima po-
ca, si l quiere; si no malversa sus energas y si re-
cibe el estimulo que merece quien, como l, tiene un
future de xitos, con el prestigio que demand una
posicin sobresaliente en los estrados de las letras.

San Salvador, 11 de marzo de 1950.


~4 -.



















"El labrador ama la libertad del cultivo, para
sembrar, las species y variedades de plants
que le prometen cosechas lucrosas".

"El negociante desea la libertad de comercio pa-
ra importar las mercaderas y extraer los fru-
tos que le ofrezcan ganancias ms grandes".

"El amigo de las ciencias suspira por la libertad
de imprenta para desarrollar sus pensamientos,
"rectificar los falsos y cooperar con los verda-
deros, a la ilustracin de los pueblos, origen de
su riqueza y poder".

JOSE CECILIO DEL VALLE.
















CAPITULO I


LA IMPRENTA

Durante el rgimen colonial solamente Guatema-
la, capital del dilatado Reino o Capitana General
de su mismo nombre, que comprenda los territories
stmicos desde Chiapas hasta Costa Rica, tuvo im-
prentas.
Establecida la primera de stas en 1660, el mara-
villoso invento del genial Gutenberg sirvi en estas
latitudes para imprimir hojas sueltas, programs de
fiestas religiosas y cvicas, opsculos, folletos, y hasta
libros voluminosos y sumamente interesantes.
Antes de ese trascendental suceso -el del esta-
blecimiento de la primera imprenta de manufactura
europea en el antiguo Reino de Guatemala-, un
fraile serfico del convento de San Salvador, llama-
do Juan de Dios del Cid, fabric a fines de la pri-
mera mitad del siglo XVII una imprenta de made-
ra, con tipos movibles y muy rudimentarios del mis-
mo material.
"Si no hay imprenta, se dijo del Cid, hagmosla;
no hay tipos?, grabmoslos; no hay tinta? fabriqu-
mosla, y ese cerebro poderoso que no poda conjugar
sino con hechos el verbo hacer, se puso mano a la
obra; fabric una prensa tipogrfica; grab los tipos;
hizo la tinta e imprimi sus obras; y si no hubiers


- 27 -










encontrado el papel necesario para ello, lo habria
fabricado tambin. Tal era su voluntad, su inteligen-
cia y su saber".-(Jorge Lard).
Esa primitive imprenta de del Cid, que el ilustre
franciscano fabric en San Salvador, en el ptedio que
hoy ocupa el garitn sur-oeste del que fu Cuartel
de Artillera, es, cronolgicamente considerada, la pri-
mera que se hizo en el Nuevo Mundo.
En ella Juan de Dios del Cid imprimi, en 1641, un
opsculo de 20 fojas, intitulado "El Puntero Apuntado
coA Apuntes Breves", que contena instrucciones muy
tiles y necesarias para que "el puntero", con al-
gn acierto, dise el debido punto a la tinta ail o
tinta annual, que constituia una de las principles in-
dustrias agrcolas de la extinta Capitana General.
El prlogo de esa obrita, la primera que se impri-
mi en la Amrica Central, revela los dotes intelc-
tuales de su laborioso author. Dice asi:
"Amigo: Navegar en mar que ninguno ha surcado,
temeridad es, que slo se qued para Jasn, Princi-
pe de los Nuticos, cuando quiso llevarse la gloria
de conquistador del vellocino d oro; en cuya nave-
gacin, con variedad de rumbos, se le ofrecieron va-
rias borrascas, muchas tormentas y diversos trabajos
Como el caminar por senda que otro no ha pisado,
arrojo es que slo se conserve para Moiss, caudillo
de Israel, huyendo de Faran por el desierto con todo
el pueblo de Dios, en cuyp viaje se le previnieron ta-
les malezas, espinas y contradicciones, que se entre-
tuvo cuarenta afos, sin conseguir el fin, hasta dar la
vida en la cima del Monte Nevo. Ese arrojo y aquella
temeridad es lo que yo emprendo en este breve tra-
tado de la tinta ail, o tinta annual, y de su prodigiosa
fbrica, pues ninguno hasta ahora ha surcado este
lago, ni caminado por esta senda, porque ninguno ha

28 -










escrito de tal material; y muy bien s, que saliendo
a pblico teatro este mi pequeo trabajo, me amena-
zan, como a Jasn y a Moiss, borrascas de contradic-
ciones, tormentas de various pareceres, espinas y ma-
lezas de rgidas censuras, originado todo de haber en
esta facultad de hacer tinta afil muchos sabios y
doctors: unos que lo'son y otros que lo presumen;
y cada uno dar su voto, unos abonando y otros re-
probando; unos ponindole y otros quitndole; unos
asintiendo a mis dictmenes y otros contradiciendo
mis opinions: de todo habr. Tot censores quot lec-
tores":
El "Amigo", a quien del Cid dirige ese brillante pr-
logo, contestle que "El Puntero" aclaraba bien la
fbrica de la tinta ail; pero que hacia muy mal en
ocultar su nombre (ste no figure en dicho opsculo),
pues siendo un gran productor su nombre autoriza-
rfa lo dicho en su pequeo tratado.
La opinion del "Amigo" est contenida en la si-
guiente dcima inserta en.,"El Puntero".

"Todo su puntero declare
en esta obra tan sucinta,
y aunque es fbrica de tinta,
como el agua clara, aclara;
solamente se repara .
el que su nombre no dice.
Mire, no se desbautice
que para Juan tinta sobra:
con eso al decir de su obra
que autor dice, la autorice".


- 29 --


















'"No consiste el principal dao de la Inquisicin
en sus calabozos y,en sus hogueras; obraba as
tieppos atrs cuando tambin se quemaba y
persegua en Alemania, Inglaterra y Francia.
Consiste, s, en ser una magistratura clerical,
uniform, sola, omnipotente, armada de la ex-
comunin y los tormentos, cuyas inalterables
mximas-pugnan por cerrar la puerta al saber
y cortar los vuelos al entendimiento en todas
las pocas, del mismo modo y en cualquier n-
gulo del Reino sin variacin sensible ni por la
series progresirr de los aos ni por la mudan
za dels indivindos; debiendo aquella institu- -
cin segn su ndole mantenerse perennemen-
te y continuar siendo opresora y tirana del
hombre hasta el retirado asilo del pensamien-
to".

CONDE DE TORENO.















CAPITULO II

ANTECEDENTES DEL PERIODISMO

SALVADOREO

LOS PASQUINES MANUSCRITOS

En noviembre de 1720 apareci en la sede de los
Capitanes Generales el primer nmero de la "Ga-
zeta de Goatemala" que, segn todas las probabili-
dades, se suprimi en marzo de 1731.
Aos ms tarde, trasladada la capital del Reinz
de la Antigua a la Nueva Guatemala, se comenz a
editar en 1797 la "Gazeta de Guatemala", cuyo l-
timo nmero apareci el 1l de julio de 1816.
Los periodistas de esa poca de oscurantismo y
embrutecimiento colectivo supieron de la mordaza
impuesta a la prensa desde las soledades del claus-
tro sombro o a travs del Comisario del Santb Tri-
bunal de la Inquisicin.
Este Tribunal, que auspicial la ignorancia, pro-
ces en febrero de 1816 a do anuel Palacios h.
por el delito de leer "libros proltd".
En su declaracin el reo dijo:
"Que habia llegado a saber que sujeto del Tri-
bunal, cuyo nombre no mencion, -aba encargado
a su padre estuviese en mira de stu.conducta, pero


- 33 -









que l no pensaba ni persuada que hubiese ofensa
a Dios en desobedecer al Tribunal de la Santa Inqui-
Sicin en esto de leer libros prohibidos, cuando cono-
ce que no le hacan dao alguno y que el Tribunal
generalmente los prohiba por puro antojo, sin fun-
damento ni motivo alguno, para tiranizar los enten-
dimientos y tenernos como hasta ahora en un caos
de ignorancia. Que la nacin Espaola por este mo-
tivo era la ms ignorante y brbara entire las dems
naciones ilustradas de Europa y an de otras parties .
En la "Gaceta de Guatemala", correspondiente al
16 de marzo de 1803, se public un articulo intitulado
"A LOS CELIBATOS", en el que se condenaba, cali-
ficando de antinatural, la situacin de los no casa-
dos.
El tema se abordaba en tono serio y jocoso y su
autor decia, entire otras cosas, lo siguiente:
"..., pobrecitas Solteras, mrtires de la castidad
a pesar vuestro..."
El referido artculo terminaba con el Salmo 127 de
David, que es una bendicin a los casados, y la co-
rrespondiente rplica del autor que es una maldicin
a los clibes.
Aquella publicacin, inofensiva, fu sin embargo
objeto de un process inquisitorial.
Designados para dictaminar sobre este asunto los
frailes dominicos Cayetano Palls y Ramn Casaus
y Torres, ms tarde este ltimo Arzobispo de la Di-
cesis de Guatemala y enemigo jurado de la Indepen-
dencia, dijeron entire otras cosas:
"Es de fe que el estado de clibe o virginal es ms
excelente y perfect que el de matrimonio".
"Si alguno dijere que el estado conyugal se ha de
preferir al estado de virginalidad o del celibato, y que
no es mejor y ms dichoso permanecer en virginali-


- 34 -










dad, que juntarse en matrimonio, sea ahatema. Este
anatema comprende y hiere al temerario autor que
con tanto escndalo se ha atrevido a exponer un sal-
mo de anatemas contra los clibes que no se casan
a los treinta aos".
"Como en el present tiempo -agregan los frailes
citados- de irreligin e impiedad han escrito los in-
crdulos y sus proslites tantas stiras contra el celi-
bato eclesistico, mirndolo como la peste de la hu-
mana sociedad, crece aun ms el escndalo y temeri-
dad de que en un papelillo, que anda en manos de
todos, sabios e ignorantes, se haya atrevido un autor
que habla con pueblos catlicos a adoptar el mismo
lenguaje seductor, para que reputen por malditos a
cuntos no abracen el estado de matrimonio".
"Juzgamos, pues -dicen finalmente-, que debe
proscribirse por temerario, escandaloso, piarium au-
rium, ofensivo, errneo y que sabe a hereja por sus
expresiones generals el citado articulo contra los
clibes".
En un ambiente asi, saturado de intolerancia y de
restrincin a la emisin del pensamiento, el perio-
dismo colonial no pudo florecer como era debido.
Durante los movimientos revolucionarios de San
Salvador, de noviembre de 1811 a enero de 1814, apa-
recieron en esta ciudad varias publicaciones manus-
critas, que, la autoridad espaola tild de "pasqui-
nes", redactados por los prceres salvadoreos.
Se atacaba en ellos a los frailes recoletos que, con
el titulo de defensores de la religion y de Peinando
VII, llegaron a la provincial de San Salvador en di-
ciembre de 1811 acompaando a los pacificadores co-
ronel don Jos de Aycinena y regidor decano don
MJo Mara peinado.


- 35 -











En uno de esos pasquines, escrito en versos, se de-
cia:
"Antes de abrir la misin,
Sacerdotes, es preciso,
Dar al pblico un aviso
Que explique vuestra intencin.
De quin la predicacin?
O qu doctrine predican?
Porque hay unos que se aplican
A esta sagrada funcin
Que con extraa ocasin
El lugar desacreditan".
En los mismos pasquines se sigui atacando al r-
gimen opresor y predisponiendo al pueblo para la
independencia, no obstante la brutal censura im-
puesta por los corifeos de la monarqua.
En un reservado dirigido por el capitn general
don Jos de Bustamante y Guerra al corregidor in-
tendente don Jos Mara Peinado, le expresaba lo
siguiente:
"Guatemala, 3 de febrero de 1813.-Por cartas de
esa ciudad (San Salvador) se ha sabido en esta ca-
pital el haberse fijado ah various pasquines, y aun-
que dud de la noticia, porque vuestra Seora no
me la haba comunicado en ninguno de los dos co-
rreos anteriores, me la han repetido en el dia por
diferentes conductos: en vista de lo cual me infor-
mar Vuestra Seora sobre este punto lo que haya
habido, y las providencias que haya tomado para las
averiguaciones de tales excess; recomendndole la
mayor vigilancia y celo para contenerlos".
En 1815 se publicaron en Guatemala 24 nmeros
del "Peridico de la Sociedad Econmica".
Revalidada en 1820 la Constitucin de 1812, que en
mnala hora desconoci el Rey Fernando VII, desapA-


- 36 -











recio del scenario histrico de Centro Amrica el
oprobioso Comisariato del mal llamado Santo Tribu-
nal de la Inquisicin, pues el 11 de julio de ese ao,
ces en sus funciones inquisitoriales el ltimo de sus
Comisarios: el doctor don Bernardo Martinez.
Poco tiempo aespus, aparecieron en la capital del
Reino de Guatemala dos importantes peridicos: el
"Editor Constitucional", el 24 de julio, que redactaba
el ilustre liberal doctor Pedro Molina; y "El Amigo
de la Patria", el 16 de octubre siguiente, que diriga
el sabio conservador doctor Jos Cecilio del Valle.
Ambos peridicos, en los albores de la primera eta-
pa de la revolucin, se disputaban la supremaca
ideolgica: Molina y los liberals propugnaban por la
emancipacin political y por la formacin de una Re-
pblica Democrtica; del Valle y sus partidarios por
la supervivencia de los fueros de la colonial y por el
sometimiento a la autoridad de los reyes borbnicos
de Espaa.
Del primero de esos peridicos dice el historiador
Alejandro Marure que en l "se habl sin disfraz el
idioma elocuente del patriotism, defendiendo-los de-
rechos del americano y criticando los vicios de la an-
tigua administracin".
Poco antes de suscribirse el Acta de Independen-
cia, comenz a publicarse el 27 de agosto de 1821 "El
Genio de la Libertad", peridico guatemalteco que se
sum al partido republican; y, poco tiempo despus
de aquel memorable suceso, apareci el 21 de no-
viembre siguiente la "Gaceta del Gobierno de Gua-
temala", que fu el rgano official del primer gobier-
no independiente de la Amrica Central.
Pero la aristocracia guatemalteca, descontenta por
la libertad alcanzada, no tard en conspirar contra
la balbuceante Repblica.

37 -










Su jefe mximo, el voluble brigadier Gabino Gaia-
za, excedindose a las facultades que le conferia el
Acta memorable del 15 de septiembre, suscribi un
nuevo pacto de dependencia, el 5 de enero de 1822,
en virtud del cual Centro Amrica qued anexada al
naciente imperio mexicano, cuya regencia presida el .
general Agustln Iturbide.
Cuatro das ms tarde, el 9 de enero, Gainza emi-
ti un acuerdo monstruoso, prohibiendo refutar por
cualesquier medio ese pacto que no haba formulado
el voto libre de los pueblos.
En ese bando, Gainza deca:
"Se prohibe -regla 2a- que ninguna persona in-
tente de palabra, ni por escrito censurar ni refutar
la opinion de la unin adoptada por la mayora, ba-
jo la pena de ser tratado como sedicioso".
"Se prohibe -agrega la regla 3a- que sobre esta
material se formen conversaciones en las calls y lu-
gares pblicos, especialmente de noche bajo la mis-
ma pena".
"Los ciudadanos y vecinos honrados -regla 49- es-
tn obligados a dar parte al Gobierno y Justicias te-
rritoriales si supiesen o entendiesen que algunas per-
sonas intentan conspirar contra la voluntad general
adoptada por la mayorfa".
Estas disposiciones contenidas en el referido bando
ponen de manifiesto que la tal.anexin, fu obra ex-
clusiva de la aristocracia metropolitan y que no con-
t nunca con el apoyo popular, ya que si la opinion
mayoritaria era abrumadora a favor de la incorpo-
racin al imperio mexicano, como afirma Gainza, es
lgico que no era necesario emitir una orden de esa
naturaleza.
Ante aquel acto arbitrario, que de un solo golpe
volva nugatorios los largos aos de sacrificio y de


- 38 -










lucha de los prceres de San Salvador por el logro de
la total independencia, stos reaccionaron Inmedia-
tamente: el 11 de enero del mismo ao proclamaron
solemnemente la separacin de la provincial de San
Salvador de Guatemala; organizaron un ejrcito y se
aprestaron a defender los fueros de la Repblica y
de la Democracia, asegurando as, con esa determi-
nacin heroica, un nuevo orden de vida para propios
y extraos.


- 39 -






















"La voluntad de los pueblos, tan decidida y ma-
nifestada de tantas maneras, no puede llamar-
se capricho, porque nunca lo es la voluntad de
un pueblo, y much menos cuando todos sus
conatos son dirigidos a ser libre".
'Ms todava, la opinion de un pueblo no se con-
quisfa".

JOSE MATIAS DELGADO.















CAPITULO III

EL PRIMER PERIODIC

SALVADOREO


De enero de 1822 a febrero de 1823 San Salvador
haba luchado contra el vasto imperio de Agustn
Iturbide, como un nuevo David contra Golliat, poi
el triunfo de los principios republicano-democrticos.
Verdad es que la plaza de San Salvador se rindi
a las huestes invasoras tras la derrota sufrida en la
sangrienta batalla de Mejicanos, el 7 de febrero de
1823; pero verdad es tambin que su ejrcito no ca-
pitul sino hasta el 21 de febrero siguiente; en el
pueblo hondureo de Gualcince, o sea, dos das des-
pus de que en Mxico abdicaba Agustin Iturbide,
Emperador aventurero de un bastardo Imperio.
La gesta heroica de los salvadoreos, acaudillados
por el prcer de prceres presbtero doctor Jos Ma-
tas Delgado y por el primer soldado de la libertad
general don Manuel Jos Arce, determine el afian-
zamiento del rgimen republican y democrtico en
la Amrica Septentrional; as como el triunfo ideo-
lgico del Libertador don Simn Bolvar contra su
mulo el Libertador don Jos de San Martin en la
clebre entrevista de Guayaquil, determine que no se


- 43 -









trasplantara al suelo de la Amrica Meridional "la
flor marchita de la monarqua".
Razn tuvo, pues, el general mexicano Guadalupe
Victoria, cuando, en un acto de reconocimiento, dijo
al coronel salvadoreo Rafael Castillo:
"Tenga used la satisfaccin de que San Salvador
ha sido el termmetro de los movimientos de M-
xico".
El brigadier Vicente Filisola, que hizo tremolar las
banderas tricolores del Imperio mexicano por toda la
Amrica Central, al tener noticias del triste fin de
Iturbide, convoc a los pueblos istmeos para que
eligieran representantes a una Asamblea Nacional
Constituyente, la cual abri sus sesiones en Guate-
mala el 24 de junio de 1823, presidida por el patriar-
ca de las libertades centroamericanas doctor Jos Ma-
tas Delgado.
Esa Asamblea Nacional Constituyente proclam, el
19 de julio siguiente, la independencia general y ab-
soluta de las Provincias Unidas del Centro de Am-
rica, y fu la que convoc a elecciones de diputados
para los Congresos Constituyentes de los Estados fe-
derados.
Arce, el prcer inmortal, ha sintetizado bellamen-
te el process de nuestra emancipacin poltica:
"Toda la Amrica que fu espaola -dice- sos-
tena la lucha de la libertad contra el poder usurpa-
do, y el Centro no era un espectador pasivo en esta
lucha. Desde 1811 hacia esfuerzos que si los ignoran-
tes osaron en su delirio llamar facciones, el patriotis-
mo y el suceso los colocaron despus al lado de las
acciones heroicas, proclamando en 1821 su absolute
independencia, se manifest todo poderoso por la
fuerza de su opinion, y oblig con ello a sus mis-
mos opresores a confesar su justicia".


- 44 -









"Una revolucin que tuvo origen en el conocimien-
to de los derechos del pueblo a su independencia, no
poda tener otro objeto; y el primer pronuncamien-
to fu acompaado del voto unnime de constituir el
Centro sobre las bases de la libertad, la igualdad y la
justicia. Pero acontecimientos desgraciados dieron lu-
gar a un nuevo pacto de dependencia y de opresin
que no form la voluntad del pueblo, y que le volvi
a unas cadenas tanto ms pesadas, cuanto que el
hbito no las aliviaba. Las luces y la opinion desva-
necieron en dos das el plan rudo y quimrico de un
imperio fundado sobre los ms falsos cimientos; y al
hundirse el trono bajo los pies del usurpador, dos
naciones (Mxico y Centro Amrica) recobraron su li-
bertad y la afianzaron para siempre. La nuestra que
bajo el dspota haba reclamado su independencia y
combatido por ella, recobr en un da independen-
cia y libertad".
"Desde entonces pudo seguir sin obstculos la sen-
da que le indic el patriotism en la acta memo-
rable de 15 de septiembre de 1821: se reuni la Asam-
blea national: proclam la absolute independencia
de la Repblica; y ocupse toda del important ob-
jeto de constituirla".
El 14 de marzo de 1824 se install solemnemente
en San Salvador el Congreso Constituyente salva-
doreo y el 21 de abril siguiente la augusta repre-
sentacin eligi primer Jefe de Estado al prcer dor,
Juan Manuel Rodriguez, quien poco tiempo atrs ha-
ba regresado de una misin diplomtica que su pro-
vincia le confiara ante el gobierno de Washington.
En los Estados Unidos de Norte Amrica, Rodrguez
pudo comprobar la importancia de la imprenta y el
gran poder del peridico como instrument de cultu-
ra y como medio de orientacin popular, y claro es-


- 45 -










t que uia de sus primeras diligencias como Jefe Su-
premo de su Estado natal, alto destino que sirvi a
partir del 22 de abril del ao referido, fu la de do-
tar a ste de una prensa y accesorios para editar en
ella rdenes legislativas y ejecutivas asi como dispo-
siciones de otra naturaleza, y un peridico que sir-
viera para orientar la opinion pblica y para soste-
ner los principios ideolgicos que constituan el credo
poltico de los salvadoreos.
Fu as cmo, por junio de 1824, y con dineros que
recolect el Obispo electo doctor Delgado, el gobier-
no salvadoreo compr una imprenta que se install
en casa de propiedad de don Manuel, Herrera (esqui-
na que ocupa hoy la Confederacin de Obreros de El
Salvador) y que fu colocada bajo la acertada direc-
cin del presbtero y prcer don Miguel Jos Castro.
La llegada de esa primera Imprenta a la ciudad
capital, con procedencia de Guatemala, constituy to-
do un resonante suceso. La carreta que la conducia
venia artisticamente adornada y por donde pasaba
la extraa maquinaria era objeto de la curiosidad po-
pular. Hasta la cuesta del Atajo fu el jefe Rodr-
guez, el Obispo Delgado y otras altas personalidades
del Estado a encontrar a la que seria, entire poco
tiempo, la mensajera de la cultural y del pensamien-
to revolucionario de los prceres. Su llegada a la urbe
metropolitan, fu saludada con ensordecedora cohe-
teria y repiques de campana, siendo general el j-
bilo que embargo a la ciudad rebelde.
El 31 de Julio del mismo ao apareci el primer n-
mero del "Semanario Poltico Mercantil", primer pe-
ridico que se edit en El Salvador.
"A ltimos de julio de 824 -dice el historiador
guatemalteco don Alejandro Marure- apareci en
San Salvador el Semanario Poltico Mercantil. Este


- 46 -










era verdaderamente un peridico de provincia, que no
correspondi a su titulo y que, a excepcin de algu-
nas noticias oficiales que se insertaban en l, por lo
dems no mereci aceptacin ni crdito".
Este juicio del historiador Marure es muy parcal,
pues aquel modesto "peridico de provincia", como
l lo llama despectivamente, fu el mas firme soste-
nedor en Centro Amrica de la causa de la libertad,
de la Repblica y de la Democracia.
En la sesin del 30 de septiembre de 1824 del pri-
mer Congreso Constituyente de Honduras, que se ins-
tal en el Mineral de Cedros y se traslad en segui-
da por un hado del destino a la ciudad de Tegu-
cigalpa, se di lectura a una felicitacin del impre-
sor presbtero Miguel Jos Castro.
"Se ley -dice el acta respective de esa sesin-
la felicitacn. qe. hace al Congreso por su instalacion
el C. Migl. Jos Castro, encargado de la imprenta de
San Salvador, qe. con los numerous del semanario mer-
cantil dirigi con fha. 18 del que acaba, insinuando
que en dicho periodic dejaba subscrito al Congreso
gratuitamente".
En dicha Acta se coisigna que en Honduras se pu-
blicaba un peridicd manuscrito y que el Congreso
"acord, tambin se lea, en cada sesin, un nmero
del semanario mercantile de San Salvador".
El 5 de octubre siguiente "Se ley (en el Congreso
de Honduras) el nmero 4 del Semanario Mercantil,
de San Salvador".
El 21 de abril de 1825 el Congreso Federal, por no
haber mayoria absolute, ellgi primer Presidente de
la Repblica Federal de Centro Amrica, al general
don Manuel Jos Arce.
Su eleccin fu saludada con beneplcito general
per todos los Estados. Arce tom posesin de spu ite











destino el da 30 del mismo mes, y trat de inte-
grar el gobierno con los ms altos representatives del
liberalism triunfante. Sus antiguos compaeros de
lucha, empero, se negaron a colaborar con quien ha-
ba sido saludado como "el caudillo de la libertad
-de San Salvador".
En septiembre del mismo ao, del Valle y sus par-
tidarios promovieron una srdida campaa contra el
President de la Repblica pretendiendo demostrar
que su eleccin era inconstitucional.
La prensa guatemalteca de aquella poca se ocup
ampliamente del asunto: unos peridicos apoyaban
la legitimidad de la eleccin; otros, su ilegitimidad.
El "Semanario Poltico Mercantil", por medio de su
director y colaboradores, sostuvieron la causa del
President Federal y acallaron a quienes, en mala
hora, sembraron sombras y dudas y removieron pa-
siones y querellas que tuvieron un doloroso desenlace
En su edicin del 17 de septiembre de 1825, el "Se-
manario Poltico Mercantil" (N9 60), deca:
"El Presidente de la Repblica goza una opinion
muy bien afianzada en todo Centro Amrica; su
nombre es conocido de los patriots de otras repbli-
cas; son notorious sus hechos y empresas patriticas
en el dilatado curso de trece aos; y nadie puede dis-
putarle ni disminuirle la estimacin de los puebios,
porque no es dado a los hombres mancillar con in-
vectivas miserables el honor adquirido con el desin-
ters, con la constancia, y con el valor",
En los aos de 1826 y 1827 sigui publicndose el
"Semanario Poltico Mercantil", es decir, durante la
administracin del Jefe Supremo .don Juan Vicente
Villacorta y del Vice-Jefe don Mariano Prado.
En las pginas de este peridico colaboraron, se-
aladamente sobre la cuestin relative a la mitra de


- 48 -










San Salvador, tres altos exponentes del pensamien-
to filosfico y revolucionario de aquella poca: los
presbiteros Jos Matas Delgado, Jos Simen Cafias
y Villacorta e Isidro Menndez, cuyas brillantes pie-
zas literarias y studios cientficos honran a la cul-
tura salvadorea.


- 49 -






















"S muy bien que en toda nacin lbre ha de ha-
ber libertad de imprenta, y yo no vivira en
Centro Amrica, si se aboliera esta libertad,
que debe amarse como el defensor ms seguro
de los derechos del pueblo y de los particula-
res".

MANUEL JOSE ARCE.














CAPITULO IV

EL PRIMER PERIODISTA
SALVADORERO
El presbtero don Miguel Jos Castro y Lara, a quien
.se debe considerar como el primer periodista salva-
doreo, era hijo de la ciudad de San Salvador y
miembro de una de las principles families de la r
provincia.
"Este notable sansalvadoreo -dice uno de sus
bigrafos- fu hijo de don Jos Mara Castro y do-
a Elena Lara de Mogrovejo, perteneciente esta se-
flora a la ilustre familiar Lara, de notable influencia
en la poca colonial, y vinculada por prximos pa-
rentescos con las families Aguilar, Delgado, Molina
y Aranzmendi".
"Don Miguel Jos -agrega- hizo -sus studios en
Guatemala hasta ordenarse de Presbtero: y por mu-
chos aos desempe satisfactoriamente la extensa
parroquia llamada de los Texacuangos".
Cuando la segunda conmocin de San Salvador, el
24 de enero de 1814, ocupaba el presbtero Castro el
mencionado curato, habiendo sido uno de los ms
entusiastas propulsores de la gesta emancipadora.
Prueba de ello es que el Arzobispo Casaus y To-
rres, en comunicacin dirigida el 2 de agosto de ese
ao al cura de San Jacinto y Vicario Provisional In-
terino de San Salvador, presbtero Francisco Javier
Fuentes, le deca:
53 -










"Al Padre Cura de Texacuangos (don Miguel Jo-
s Castro), an le intimar Ud. que dentro de ter-
cero da le entregue el Curato a ministry de la sa-
tisfaccin de Ud. y salga para esta capital, bajo pe-
na de suspension general".
Al proclamarse la independencia del antiguo Rei-
no de Guatemala, el 15 de septiembre de 1821, el pres-
btero Castro era cura de la Parroquia de Zacateco-
luca, y con motivo del fausto suceso dirigi al Al-
calde 29 Constitucional don Santiago Ramos, el ofi-
cio siguiente:
"Anoche a las once de ella lleg a mis manos un
pliego con la estampilla de la capital, y segn otro
que he recibido, infiero que contiene la plausible
noticia de haberse jurado por los principles Jefes y
Corporaciones de la Capital la independencia tan
aclamada con generalidad. Con este mismo lo dirigi-
ria a Vmd. pero quiero tener la satisfaccin de entre-
garlo yo mismo, y antes preparar los nimos con una
breve exortacin, no sea que cause alguna novedad,
no esperado ver conseguido un objeto que por tantc
se ha suspirado y suplico a Vmd. se sirva citar a lob
individuos del Ayuntamiento para su apertura".
Los ediles viroleos comisionaron a su cura prro-
co para que redactara la proclama del Ayuntamien-
to, la cual comenzaba asi:
"Ha llegado el da feliz, aquel da que nuestros pa-
dres esperaron con ansias, y cerraron sus ojos antes
de verlo. Feliz? Feliz una y mil veces por ser prin-
cipio de nuestras felicidades, sern ya felices nues-
tras personas, nuestros descendientes, nuestros bie-
nes sern felices, nuestros pueblos, nuestros campos
y sus frutos, no se oir ya jams la voz de sedicin,
ni volveremos a ver persecusiones decidida y san-
grienta contra aquellos que han manifestado el ver-


- 54 -











dadero amor a su Patria".
El 28 de noviembre del mismo ao, el presbitero
Castro fu designado por el doctor Jos Matias Del-
gado, Intendente y Gobernador de la Provincia de
San Salvador, miembro de la Junta Consultiva de Go-
bierno.
El 11 de enero de 1822, el presbtero Castro fu
nombrado miembro de la Junta de Gobierno que,
siempre presidida por el doctor Delgado, se constitu-
y como Gobierno independiente para oponerse a la
festinada anexin de Centro Amrica al imperio me-
xicano.
Convocado el pueblo salvadoreo para que eligie-
ra diputados a su primer Congreso Constituyente, el
presbtero Castro fu electo representante por el par-
tido de Zacatecoluca, y su labor, en el seno de aque-
lla augusta diputacin, fu brillantsima. A l se de-
bieron muchas atinadas disposiciones legislativas y
su verbo, encendido de.amor patrio, fu un genuino
defensor de los derechos del pueblo y de los grandes
postulados de la revolucin.
El 21 de octubre de 1826 suscribi, en unin de los
comisionados seores Juan Manuel Rodriguez y Ra-
mn Melndez, un notable informed rendido a la
Asamblea Legislativa sobre la situacin political de
la Repblica.
Finalmente, como encargado de la imprenta del
Estado y como editor-director del "Semanario Polti-
co Mercantil", su obra no qued en el limbo.
El prcer salvadoreo falleci en San Salvador el
26 de abril de 1829.
Cuando l muri, Arce se haba hundido en el tor-
bellino de las pasiones, y un hombre nuevo se per-
filaba en los destinos de la Amrica Central; el ge-
neral Francisco Morazn.


- 55 -






















"Qu vaticinio tan real me hizo en aquellos das
el peridico "El Sendero"! Qu tarde compren-
do cunto vale la voz honrada de la opinion
pblica! Mi caso, sin embargo, servir de ine-
xorable leccin a otros mandatarios".

JOSE MARIA CORNEJO.















CAPITULO V

EL PERIODISMO SALVADOREO

DURANTE LA PRIMER ETAPA

DEL REGIMEN FEDERAL

La contienda armada o guerra civil de 1827 a 1829
destruy al Estado de El Salvador, y a esto se debi,
en gran parte, que fuera lento, pero seguro, el pro-
greso del periodismo salvadoreo.
Ejerciendo don Mariano Prado la primera magis-
tratura del Estado, en concept de Vice-Jefe, apa-
recieron sucesivamente los siguientes peridicos:
"El Centinela", el 19 de enero de 1827; la "Gaceta
del Gobierno del Estado del Salvador", el 2 de abril
siguiente; y "La Miscelnea", en el mes de septiembre
del mismo ao.
En 1828, apareci "El Salvadoreo", y el 5 de enero
de 1829, "El Revisor Salvadoreo".
Siendo Jefe Supremo del Estado don Jos Maria
Cornejo se comenzaron a editar en 1829 los peridi-
cos siguientes: "El Asueto", el 22 de febrero; "El Bo-
letn", en el mes de julio; "La Centella", el 19 de oc-
tubre; y "El Sendero", el 21 de noviembre.
Alejandro Marure, despus de citar los peridicos
"El Indicador", "El Liberal", "El Militn" y "El Re-


- 59 -











doctor", de Guatemala, y el "Semanario Poltico Mer-
cantil, de San Salvador, dice:
"A ms de estos peridicos, se publicaron, duran-
te el primer period de la revolucin, algunos otros,
tanto en Guatemala como en San Salvador; pero nin-
guno de ellos merece particular mencin".
Con fecha 14 de marzo de ese mismo ao, la Asam-
blea Ordinaria del Estado emiti la siguiente orden
intimamente relacionada con la libertad de impren-
ta. Dice asi:
"La Asamblea del Estado teniendo present que la
libertad de imprenta es la primera, y la ms precio-
sa de las garantas de los derechos sociales; y que
en el Estado existe una sola que pertenece al mismo
Estado; ha tenido a bien acordar, en sesin de ayer.
1. La libertad de imprenta y la direccin de la del
Estado, quedan bajo la proteccin, de la Asamblea.
2. En consecuencia del articulo anterior la A
(samblea) nombrar director de la imprenta.
3. En los recesos de la misma A(samblea), queda-
r bajo la inspeccin inmediata de la junta perma-
nente, y en defecto de sta, del consejo represen-
tativo.
4. Se imprimirn de preferencia los papeles ofi-
ciales y los peridicos, y en los dems no habr otra
que la del tiempo en que se hayan presentado sino
es que por su much volume pueda retardar nota-
blemente la impresin de los otros.
5. El director de la imprenta llevar un libro ru-
bricado del director general de rentas en que se no-
te el da en que cada papel haya sido presentado y
el titulo del mismo papel, y el que lo tire deber de-
jar un recibo firmado.
6. En la puerta de la imprenta se fijar un pa-
pel en que se manifieste al pblico todas las letras


- 60 -










de que est surtida la imprenta, y el costo de la im-
presin de un pliego de cada una de ellas".
Poco despus de haberse emitido esta orden, se ins-
tal otra imprenta en San Salvador, la que fu co-
nocida con el nombre de Imprenta Mayor de Peraza.
En 1830 se movia en toda Centroamrica la idea de
hacer reforms radicales a la Constitucin de 1824,
que adoleca de errors y lagunas lamentables.
Era tal la importancia del asunto que, la Asam-
blea Ordinaria del Estado, con fecha 10 de febrero de
ese ao, emiti la siguiente orden:
"La A. O. del Estado considerando: que en toda
la Repblica se agita la cuestin de la Reforma Cons-
titucional, pensando unos escritores que no puede ha-
ber consolidacin sin adoptar ya el rgimen central,
o ya el federal; y creyendo otros que bastar hacer
algunas variaciones en la ley fundamental para cor-
tar los males que se padecen, sin necesidad de mu-
dar la forma de gobierno establecida, y deseando
facilitar medios para que un asunto de tanta impor-
tancia se esclarezca y ventile, y los pueblos se pon-
gan en estado de decidir con ms conocimiento, ha
venido en acordar:
19-Se concede gratis la Imprenta del Estado, ex-
cepto el papel a todos los que quieren escribir sobre
Reforma Constitucional y medios de verificarla en-
tendindose que esta gracia slo durar hasta la re-
solucin del problema, y debindose sujetar a una
nueva calificacin.
29-Los que conforme al artculo anterior quieran
imprimir escritos sobre reform, los presentarn al
president de la junta que ha de revisarlos y califi-
carlos, y se establece en el articulo siguiente para
este solo objeto.


- el -











39-La junta de revision de escritos sobre reform
constitutional se compondr del president del Con-
sejo Representativo, que lo ser tie la misma, de un
Magistrado de la Corte Superior de Justicia que ella
elija y de un diputado cualquiera que sea el que re-
sida en esta Ciudad. En defecto de alguno de los dos
ltimos subrogar el Ministro General del Gobierno,
debiendo convocarlos el president y siendo necesidad
de ellos asistir a la hora y sitio que sefiale.
49-La calificacin se har por mayora de votos
de los individuos de la junta. Si el papel es sobre los
objetos indicados en el articulo 19 de esta orden y es-
t concebido en trminos decorosos, le conceder la
junta la licencia de imprimirlo, poniendo al efecto
el acuerdo al pie del papel, que suscribirn todos, pe-
ro si no contuviere los requisitos apuntados, le ne-
garn en la misma forma la licencia y en uno y
otro caso lo devolvern al interesado.
59 Lo dispuesto en esta orden no comprende a
los que quieran imprimir sus papeles de reform a
su costa, ni la junta tiene ms intervencin ni au-
toridad que la de calificar los escritos y negar la li-
cencia si se estravian del objeto propuesto, cuando
sus autores quieran gozar de la gracia que se con-
cede".
En el presupuesto general de gastos del Estado,
de fecha 19 de febrero de 1830, se consignan las si-
guientes partidas para la imprenta del gobierno:

Sueldo annual del Director .............. 360
Sueldo annual de 4 oficiales que disfrutan al
mes: uno 30 pesos, otro 25 y los restantes .18 1092
Gastos de imprenta ..................... 72

Total ............. 152


- 62 -










Palto el Estado y la Repblica de una ley consti-
tutiva que normara la libertad irrestricta de la im-
prenta en provecho del bien pblico, la prensa de
aquella poca encendi discordias sociales, foment
querellas, us de la injuria y de la calumnia desme-
didamente y, aunque es verdad que atac con todo
vigor desaciertos gubernamentales, cierto es tambin
que trat de manchar con mentiras reputaciones
bien cimentadas.
El padre Jos Matas Delgado, que una vez termi-
nado el famoso cisma, fu elevado por ser el sacer-
dote de ms slidas virtudes a su antigua jerarqua
eclesistica de vicario de San Salvador, contra el pa-
recer naturalmente de su acrrimo enemigo el arzo-
bispo expulso de Guatemala fray Ramn Casaus
y Torres, tuvo que soportar, ya en las postrimeras
de su gloriosa existencia, los enconados ataques de
sus adversaries en la carrera de la revolucin.
En un papel suelto intitulado "La Siguanaba" se
le injuriaba y desacreditaba impunemente. Desde en-
tonces, dice el Jefe Supremo seor Cornejo, "ya no
ha tenido limits la licenciosidad de escribir contra
las autoridades sin excepcin", y fu por eso que tan-
to l, como todos sus contemporneos, tuvo que so-
portar aquel estado de cosas, pues, cmo era possible
poner coto a aquellos abusos de la libertad de im-
prenta?
Respecto a dicho pasquin, quiero agregar que ori-
gin una acusacin de parte del Director de la Im-
prenta, seor Paulino Caldern, contra el Coman-
dante General, seor Faustino Camacho, quien era
precisamente una de las personas ms injuriadas y
calumniadas en l.
Result que el jefe military quiso obligar al seor
Caldern a que le revelara el nombre del autor del


- 63 -










impreso y como ste, por secret professional, se neg
rotundamente, Camacho orden que fuera arrestado.
Ventilado el asunto en los tribunales comunes no
se lleg a ninguna resolucin; pero al llegar al co-
nocimiento del Consejo Representativo del Estado, s-
te, en sesin del 13 de enero de 1830, resolvi:
"19-No haber lugar a formacin de causa contra
el Comandante General C. Faustino Camacho en la
acusacin promovida por el C. Paulino Caldern; y
29-Que mediante la necesidad que se palpa (de)
que haya una regla fija y terminante que demar-
que los procedimientos de los funcionarios con res-
peto a los abusos de la prensa, se manifieste al cuer-
po Legislative para que tomando en consideracin se
sirva dictar la que convenga, o declarar vigente la
de 22 de Octubre de 1822".
En un escrito de don Jos Maria Cornejo, de fe-
cha 8 de julio de 1830, por medio del cual con-
testa pblicamente los infundados cargos que se le
hacan en una hoja suelta intitulada "La Cuchilla de
la Ley", trae a cuentas el siguiente episodio:
"Cuando el Vicario Delgado se quej al Gobierno
contra Fr. Juan de Dios Campos por un impreso que
ste haba circulado lleno de injuries, se le contest,
que el Gobierno no tena facultades para coartar la
libertad de la imprenta, ni para castigar a los que
abusasen de ella; y que si se senta agraviado ocu-
rriese al Juez de primera fTisancia para que le ad-
ministrase justicia".
Todo el enorme cmulo de injuries y calumnias
contra el padre Delgado, de parte de la cleresla re-
trgrada, exasperaron al venerable anciano, al grado
de pedir que el Gobierno (no arbitariamente, sino por
medio de una ley) pusiera coto a ese estado de co-


- 64 -










Sas que comprometa la seguridad de El Salvador y
la felicidad de la Repblica.
En ese mismo escrito, el seor Cornejo, hace la si-
guiehte declaracin:
'"e sido liberal por principios y por un convenci-
miento de que el sistema Republicano es el ms pro-
pio para beneficiary al hombre, y porque en l se en-
cuentra ms practicable al fin de las sociedades, cual
es el hacer la felicidad comn, protegiendo al dbil
contra la opresin del fuerte".
Y, dirigindose concretamente a sus impugnadores,
dice:
"Desde que tom posesin de la Suprema autoridad
que ejerso, exit el patriotism de los ciudadanos
ilustrados para que censurasen mi administracin en
virtud de las facultades que concede la Constitucin
federal, persuadido de que la censura pblica es el
mejor termmetro de un Gobierno para graduar las
opinions de los gobernados; es un medio de rectifi-
car su conduct, y un freno para contener el powder
que por su natyraleza propende al despotismo".
"As ha sido que los escritores, usando. de la lljer-
tad de la prensa, no slo han censurado mi conduct
pblica, si no que se han propasado a escribir inju-
rias y calumnias de las ms groseras".
'Todas las autoridades, a ejemplo del primer ma-
gistrado, han sufrido y tolerado este abuso de la pren-
sa sin ocurrir a reprimirlo por la fuerza, porque no
se han, credo con facultades para hacerlo". .
En su Mensaje a la Asamblea Ordinaria, de Yecha
3 de enero de 1831, resumiendo las actividades del
ejecutivo durante el ao prximo anterior, el seor
Cornejo manifiesta a la representacin estatal que
ha habido "qibertad absolute de prensa, en todo el ri-


- 65 -









Pr de la palabra" asi como "tolerancia de as Op-
niones civiles y religiosas".
Cierto es que el seor Cornejo di durante casi
toda su gestin administrative amplia libertad de
imprenta, pero no menos cierto es que, enemistado
con el padre Delgado, se divorci del partido liberal
y se entreg de lleno en brazos del partido conser-
vador que lo llev a cometer los ms grandes desa-
ciertos.
Fu por eso que los periodistas liberals, desde a
fines de 1829 hasta abril de 1832, hicieron blanco de
sus dardos al jefe conservador don Jos Maria Cor-
nejo.
"Al paso que van las cosas -dice un editorial de
"La Centella"-, influyendo unos y otros en la volun-
tad poco firme del Jefe del Estado, no ser extrao
que concluyan por triunfar en sus propsitos, bue-
nos o malos, quienes con tacto politico logren produ-
cir la postrera impresin en el nimo siempre vaci-
lante del seor Cornejo. Por decontado se sabe que
los reaccionarios usan de verdadera artimaa para
apartar al seor Cornejo del buen sendero, sin pa-
rarse a pensar en los resultados de una political fu-
nesta para el pas en que vivimos. De acuerdo con
esa actitud reprobable, los reaccionarios privan en
la mente del primer Jefe del Estado, a sabiendas de
que cada da lo divorcian ms y ms de la opinion
del pueblo que gobierna".
"Nuestro Jefe de Estado -deca "El Sendero"- es
un hombre demasiado bueno, pero sin voluntad pro-
pia. Carece tambin de energa para gobernarnos y
lo prueba con creces y sin lugar a dudas, su vacila-
cin ante el consejo de la gente de bien y su com-
placencia desmedida en pro de los enemigos del pue-
blo salvadoreo. Olvida l que todo buen timonel se


- 66 -











recomienda por su pericia y fuerza, cuando se trata
de dirigir la nave, con toda felicidad, al puerto de-
seado, y por la ausencia de virtudes tan necesarias
en la orientacin de la nave del Estado, nosotros no
podemos vaticinarle ms que un naufragio en el pro-
celoso mar que estamos surcando sin ncora y sin
brjula".
Razn tenan en sus escritos los periodistas libe-
rales, pues Cornejo, que cometi el funesto error de
separar a El Salvador del Pacto Federal, cay del po-
der bajo la presin de la opinion pblica y de la in-
victa espada del general Francisco Morazn. Por ca-
si un ao guard prisin en las celdas del convento
de San Francisco de Guatemala y convencido de los
errors de su carrera political, se lamentaba asi:
"Si pudiera -escribia al prcer don Antonio Jos
Caas- retroceder en el tiempo hasta 1829, no vol-
veria a caer en manos de los reaccionarios Mi falta
de decision en aceptar los consejos de hombres pru-
dentes, como el doctor Delgado, y mi falta de ener-
ga en la represin de la ruindad de los reacciona-
rios, me tienen en esta prisin y en este destierro.
Qu vaticinio tan real me hizo en aquellos das el
peridico "El Sendero"! Qu tarde comprendo cun-
to vale la voz honrada de la opinion pblica! Mi ca-
so, sin embargo, servir de inexorable leccin a otros
mandatarios..."


- 67 -
























"Art. 175.-No podrn el Congreso, las Asam-
bleas, ni las dems autoridades: 1--Coartar
en ningn caso ni por pretexto alguno la liber-
tad del pensamiento, la de la palabra, la de la
escritura y la de la imprenta".

CONSTITUTION FEDERAL DE 1824,















CAPITULO VI

IRRESTRICTA UBERTAD

DE IMPRENTA

La ley del 22 de octubre de 1820, dada por las Cor-
tes Espaolas, otorgaban la libertad de imprenta tan-
to a la Madre Patria como a sus colonies; pero no
era lo suficientemente amplia y liberal para subsis-
tir despus de la proclamacin de la independencia
general y absolute de la Amrica Central.
En esa ley espaola, promulgada por las Cortes, se
estableca qu autoridades deban conocer en los abu-
sos de la prensa, cul era el orden de proceder en
esta clase de delitos, qu penas deban aplicarse a los
delincuentes, etc., etc.; pero como tal ley se comuni-
c y public en Centro Amrica muy poco antes de
nuestra independencia nunca lleg a ponerse en
prctica, por manera que durante su vigencia jams
se nombr a -los jueces que deban de conocer en este
gnero de causes ni jams se process ni castig a
los autores de pasquines inmundos y escandalosos.
A pesar de esta situacin privilegiada, de hecho y
no de derecho, era de esperarse que la Asamblea Na-
cional Constituyente de la nueva Repblica, al formu-
lar la Carta Magna Federal, reformara radicalmente
la legislacin relative a la libertad de imprenta, una de


- 71 -









las ms hermosas conquistas del hombre, mxime si
se tiene en cuenta que en'la comisin elaboradora del
anteproyecto figuraban el benemrito doctor Jos Ma-
tas Delgado, el ilustre doctor Pedro Molina, el doc-
tor Mariano Glvez y el formidable tribune don Jos
Francisco Barrundia.
Efectivamente, en las sesiones del 5 y 6 de septiem-
bre de 1823, se discutieron en el seno de aquella au-
gusta representacin, "la franca introduccin de li-
bros y la absolute libertad de imprenta", como apun-
ta el historiador Alejandro Marure.
Los diputados Domingo Diguez, por Sacatepquez;
Jos Francisco Barrundia, por Guatemala; Antonio
Jos Caas, por Cojutepeque; Jos Antonio Azmitia,
suplente por Guatemala; y Simn Vasconcelos, por
San Vicente, fueron los representantes que con ms
calor y con mayor energa se pronunciaron en esa
memorable ocasin por una irrestricta libertad de
prensa "contra el dictamen, que, en contrario, -agre-
ga Marure-, haba presentado la comisin de Ins-
truccin Pblica".
El triunfo de los diputados liberals fu contunden-
te, pues la Constitucin Federal, sancionada el 22 de
noviembre de 1824, estableci en el Titulo XI, DIS-
POSICIONES GENERALES, Seccin Unica, lo siguien-
te:
"Art. 175.-yo podrn el Congreso, las Asambleas,
ni las dems autoridades:
19-Coartar en ningn caso ni por pretexto alguno
la libertad del pensamiento, la de la palabra, la de
la escritura y la de la imprenta".
Cuando la expresada Constitucin Federal entr
en vigencia, no sin la oposicin de los conservadores,
hacia ms de cinco meses que el Estado de El Sal-
yador, uno de los ms importantes de la Unin y el


- 72 -










que ms se haba distinguido en las luchas por la in-
dependencia y por los principios proclamados en la
Revolucin Francesa, contaba ya con su Constitu-
cin Poltica, la del 12 de junio de 1824, sancionada
en tiempos que ejerca la primera magistratura el
Jefe don Juan Manuel Rodrguez.
En el "Capitulo m. Del Gobierno", de esa Carta
Fundamental, se consigna lo que sigue:
"Art. 13.-El pueblo no puede ni por s, ni por au-
toridad alguna, ser despojado de su Soberana; ni
podr excederla sino nicamente en las elecciones
primaries, y practicndolas conforme a las leyes.
Mas tienen los salvadoreos el derecho de peticin,
y la libertad de imprenta para proponer medios ti-
les, y censurar la conduct de los funcionarios pbli-
cos en el exercicio de su cargo y el de velar sobre el
cumplimiento de las leyes".
Las dos disposicones constitucionales anteriores,
inspiradas por el procer de prceres doctor Delgado,
la del Estado salvadoreo (junio de 1824) otorgando
a sus components la libertad de imprenta para pro-
poner medidas tiles al bien general y para censurar
la conduct de los funcionarios pblicos, y la de la
Repblica Federal (noviembre de 1824) ordenando
que ninguna autoridad, en ningn caso ni por pre-
texto alguno, podr coartar las libertades de pensar,
hablar, escribir e imprimir, colocan muy en alto a
nuestros prceres y legisladores, quienes desearon
poner el invento de Gutenberg y las luces del talen-
to de todos los centroamericanos al servicio de la
Patria comn.
El prcer general don Manuel Jos Arce, primer
President Federal de Centro Amrica, en su clebre
"Memoria", comenta as el articulo de la Constitu-
cin Federal relative a la libertad de imprenta.


- 73 -










"Sin extenderme por ahora -dice- a otros lu-
gares de la ley, el articulo solamente de la imprenta
es bastante a suministrar convicciones irresistible de
la impotencia en que est el Ejecutivo en Centro
Amrica para contener las creces de las animosida-
des. Quiere la Constitucin que el Centro-America-
no piense con toda la soltura que el Creador ha con-
cedido al hombre; quiere que hable con la misma
libertad que puede pensar: quiere que escriba co-
mo puede hablar. Se han igualado estas cuatro fa-
cultades; y como sea incuestionable que slo Dios pue-
de impedir que se piense, siendo la prensa tan libre
como los pensamientos por nuestra Constitucin, es
de toda certeza, que slo Dios puede evitar las im-
presiones".
"Despus de la publicacin de la ley fundamen-
tal ces el jurado, que antes conoca de los delitos
cometidos por la imprenta, y debi cesar, porque
qu tribunal de los conocidos, ni otro cualquiera que
se inventase, podra sin una contradicin legal inge-
rirse en este particular? Ninguno. No pueden el Con-
greso ni las dems autoridades coartar por pretext
alguno la libertad de la imprenta. Fueron escogidas
con much meditacin las palabras de este artculo,
de forma que no le qued el menor resquicio, pues no
poder coartar por pretexto alguno vale tanto come
decir, que de ninguna manera se puede rebajar, im-
pedir o embarazar, aunque se promuevan discordias
y se conciten los nimos contra la Repblica o los
funcionarios de ella. Y si se contestare, que los pre-
textos no son motivos; que de aqullos habla la ley
y no stos, repito: que no es as, porque ningn mo-
tivo ni poder human puede contener ni evitar que
el hombre piense; y pudiendo imprimir lo mismo que
pensar, ningn motivo ni poder human pueden di-


- 74 -









ficultar la facultad pensativa ni la de la premsa".
"Esta inteligencia se percibe mejor en el articulo
176 de la Constitucin, que poniendo excepciones a
los ttulos 10 y 11 consiente, en que "en los casos de
tumulto, de rebelin o de ataque con fuerza armada,
se desarme a las poblaciones, se despoje a las per-
sonas de cualquiera clase de armas que tengan en su
casa, o de las que lleve licitamente; se impidan las
reuniones populares; se dispensen las formalidades sa-
gradas de la ley para allanar las casas, registrar las
correspondencias o dictar prisiones; se formen comi-
siones o tribunales especiales para algunos delitos".
Pero no dice, que se coarten las libertades "de pen-
sar, de hablar, de escribir y de imprimir, aun en los
grandes peligros de la patria". Se propuso el legisla-
dor former de la imprenta el ms poderoso apoyo
de la libertad, y juzg por mejor castigar las revo-
luciones que se concitaran y se impulsasen por me-
dio de ella, que el que pudiera ser limitada por na-
die ni por causa alguna".
Del Valle ha hecho respect a ese articulo un co-
mentario muy lacnico, pero valioso: -
"Era impossible hablar -dice el sabio centroame-
ricano- un idioma ms claro y expresivo".
La irrestricta libertad de prensa en una ambiente
caldeado por las pasiones y querellas de liberals y
conservadores, agravado por el infecundo espiritu de
provincia, hizo muchisimo mal a Centro Amrica en
los primeros aos de su vida republican federal,
pues a travs de los peridicos "el sabio apur su
saber", dice el general Arce; pero tambin, agrega,
"el satirico apur la invectiva, el detractor apur la
calumnia, el ambicioso apur sus cavilaciones y el ta-
bernero que escribla en las paredes apur la grose-
r a".


- 75-








A pesar de todos sus errors, la irrestricta libertad
de imprenta fu una de las ms sealadas conquis-
tas del liberalism triunfante y el primer Presidente
Federal, don Manuel Jos Arce, supo acatar al pie de'
la letra y no violentar jams el sagrado mandato de
la Constitucin.
"S muy bien -escribi este ilustre prcer y esta-
dista- que en toda nacin libre ha de haber libertad
de imprenta, y yo no vivira en Cenutro Amrica, si
se aboliera esta libertad, que debe amarse como el
defensor ms seguro de los derechos del pueblo y de
los particularss.




















"Art. 19-Todo Salvadoreo tiene derecho de im-
primir y publicar sus pensamientos por medio
de la imprenta; y en ningn caso ni por pre-
texto alguno habr censura previa a la publi-
cacin de los escritos sea cual fuere la material
sobre que versan".
PRIMERA LEY DE IMPRENTA
DE EL SALVADOR
















CAPITULO VII

PRIMER LEY DE IMPRENTA

DE EL SALVADOR

Durante los primeros aos de vida republican fe-
deral y sealadamente desde el arribo del general
Arce al poder supremo de la nacin hasta la con-
tienda armada que asol a los pueblos istmeos en
los aos de 1827 a 1829, las "facciones acaloradas".
por la inexperiencia de sus miembros, hicieron con-
sistir la libertad de imprenta en promover agitacio-
nes pblicas y en mostrar una actitud hostile contra
el gobierno, usando frecuentemente en sus ataques la
injuria y la calumnia contra propios y extraos.
Respecto a este azaroso period, el general Manuel
Jos Arce dice que "todo se empleaba y todo era di-
rigido a exasperar las pasiones de los partidos y a
degradar al gobierno" y se lamenta de que durante
el tiempo que gobern "no pude -manifiesta- evi-
tar los resultados del abuso que hicieron los malva-
dos y los tontos de un privilegio que se extendi tan-
to para provecho de la Repblica y que ellos convir-
tieron en un veneno mortfero. Si alguno r@clamaba
contra la indiscrecin con que escriban, se refugia.
ban en discursos tpicos gritando que era servilismo
prgtepder qu e e tenuase la eseitur ; que no ha=


- 79 -r










bla civilizacin, y que el remedio era contestar. Pero
como ordinariamente se contestaba con injuries y ca-
lumnias, el remedio era de tan mala condicin, como
el mismo mal: las pasiones se irritaban ms".
Una reform fundamental, o una interpretacin sa-
bia de lo que es la libertad de imprenta, se hacia es-
perar, y esta correct interpretacin del uso del de-
recho de pensar, hablar, escribir e imprimir, fu he-
cha por la Asamblea Legislativa salvadorei el 28
de septiembre de 1830, al emitir "La Ley que Arregla la
Libertad de Imprenta", que fu la primera que hubo
en Centro Amrica.
Esta Ley tuvo por base, indiscutiblemente, el de-
creto del Consejo Representativo del Estado, de fe-
cha 24 de agosto de 1829, mandando designer los ne-
gocios de que debe ocuparse la legislature en sus reu-
niones extraordinarias, negocios entire los cuales se
cita el siguiente:
"21.-Un expediente sobre abusos de libertad de
imprenta y necesidad de emitir un decreto que la
arregle".
Dijeron nuestros legisladores en los respective con-
siderandos, con sobrada razn, que la libertad de
prensa segn la Constitucin Federal era ilimitada,
pero no "en trminos de poder insultar a las auto-
ridades y particulars sin freno alguno, y que acordar
medios de represin no es restringir sino asegurar
ms la libertad de la Imprenta; (y) que los que es-
criben para el pblico deben gozar (de) algunas ga-
rant!as y los Jueces tener reglas fijas a qu acomo-
dar sus operaciones en las quejas que ocurran sobre
los papeles pblicos, ya sean con respect a la.' au-
toridades o a los particulares".
Dijeron tambin "que la falta de una ley de esa
naturaleza y lo inobservable de la espaifola ha dado


- 80 -











pbulo a que se viertan en los papeles pblicos mil
dicterios ajenos de la moderacin con que se debe
hablar al pblico, lo cual es ms perjudicial que til
a la ilustracin".
Por tales motivos, se emiti esa primer Ley de
Imprenta, que fu sancionada por el Consejo Repre-
sentativo del Estado el 15 de octubre de 1830, ha-
bindole puesto el "ejectese" el Jefe Supremo don
Jos Maria Cornejo, el 17 del mismo mes y ao.
El texto de ese important decreto legislative es
como sigue:
La A(samblea) E(xtraordinaria) del Estado del
Salvador,
CONSIDERANDO
1---Que la Ley de 22 de Octubre de (1)820 dada por
las Cortes Espaolas no es adaptable a la libertad
de que debe gozar nuestra Imprenta conforme al ar-
ticulo 175 fraccin la de la Constitucin federal pues
aqulla establece restricciones que sta no conoce.
29-Que no por la expresadaecausa la libertad de la
Imprenta es ilimitada en trminos de poder insul-
tar a las autoridades y particulares sin freno alguno,
y que acordar medios de represin no es restringir
:sno asegurar ms la libertad de la Imprenta. 39-
Que los que escriben para el pblico deben gozar al-
gunas garantas y los Jueces tener reglas fijas a qu
acomodar sus operaciones en las quejas que ocurren
sobre los papeles pblicos, ya sean con respect a las
autoridades o a los particulares. 49--Que la falta de
una le; de esta naturaleza y lo inobservable de la es-
paola ha dado pbulo a que se viertan en los pape-
les pblicos mil dicterios ajenos de la moderacin
con que se debe hablar al pblico, lo cual es ms pers
judicial que til a la ilustraci6, ha venido en de=
cretar y decreta lo siguiente:


- 81 -










LEY QUE ARREGLA LA LIBERTAD DE LA
IMPRENTA

CAPITULO 19

Extensin de esta Libertad.

Art. 19-Todo Salvadoreo tiene derecho de im-
primir y publicar sus pensamientos por medio de la
Imprenta; y en ningn caso ni por pretexto alguno
habr censura previa a la publicacin de los escri-
tos, sea cual fuere la material sobre que se versan.
Art. 29-Pero si como tienen todos los Salvadoreos
el derecho de escribir y publicar sus pensamientos
por medio de la prensa sern responsables de los
abusos qud cometieren.

CAPITULO 2

De los abusos de la libertad de la Imprenta

Art. 39-Se abusa de la libertad de Imprenta: 19-
Incitando directamente a la desobediencia de sus le-
yes y de las autoridades. 29-Incitando directamente
a la rebelin o desconocimiento de las autoridades
establecidas. 39-Publicando escritos en que se inju-
rie a algn Ciudadano o habitante tachando su con-
ducta privada. 49-Publicando escritos en que se atri-
buyan a las autoridades Supremas y a los funciona-
rios en el ejercicio de sus funciones faltas que no
hayan cometido o a los particulares en cuanto a su
conduct pblica.
Art. 49-Pero no se abusa de la libertad de la Im-
prenta en los casos siguientes 19--Cuando se censu-
ra a la ley 9 a las autoridades e funcionarios cuando









stos no se comportan tal como deben en el ejercicio
de sus funciones. 29-Cuando los hechos privados de
los Ciudadanos se refieren a maquinaciones tramadas
contra el Estado; pero deber en estos casos compro-
barse dicha circunstancia. 39--Cuando se censuren
los abusos introducidos en el culto y en la moral, pa-
ra su convenient reform, y cuando se escriba todo
lo que no est expresamente prohibido por las leyes.


CAPITULO 39


De las personas responsables de los abusos
de la libertad de Imprenta


Art. 59-Todo persona que d a la prensa un ma-
nuscrito, bien sea formado por ella, o por aficin si
fuere ajeno, deber firmarlo con su propio nombre.
Art. 69-El dueo o Director -de la Imprenta no
imprimir ningn papel que no tenga este requisi-
to, y adems deber conocer a la persona y cuando
n, tomar todas las noticias necesarias para dar ra-
zn de ella cuando sea requerido para el caso por au-
toridad competent.
Art. 79-Todo papel sea pequeo o grande deber
llevar al fin el nombre del dueo de la Imprenta
o el particular de ella si lo tuviere y las fechas del
mes y ao en que se imprime.
Art. 89-El Dueo o Director de la Imprenta que
faltare a lo dispuesto en los artculos anteriores se-
r responsible en los mismos trminos que el autor
o editor del escrito que se publique, sin los requisi-
tos apuntados.


- 83 -








CAPITULO 49
be los Jueces que deben conocer en los delitog
de abusos de la libertad de la imprenta.
Art. 9--Como hasta ahora slo hay imprentas en
la Capital, los delitos de abusos de la libertad de Im-
prenta surten fuero en la misma en el hecho de im-
primir en ella los papeles.
Art. 109-En consecuencia los jueces de la Instan-
cia a prevencin con los Alcaldes, conocern de to-
dos los negocios que ocurran, arreglndose unos y
otros a las facultades que las leyes les conceden en
los dems ramos de justicia.
Art. 119--Sin embargo, si el papel tuviese el nom-
bre del autor o editor, podr ser reconvenido en el
lugar de su domicilio, si al interesado le conviniere.
Lo mismo podr practicarse despus de descubierto el
ombre del autor o editor del papel que no tuviere
firma.
Art. 12o-Cuando un papel impreso no tenga fir-
ma, o si la tiene es algn nombre supuesto, todo el
que quiera acusarlo o denunciarlo en los. casos que lo
permit esta ley, o entablar accin propia de inju-
ria, se presentar al Alcalde o Juez de 1l Instancia
con un ejemplar del papel produciendo su demand
por escrito o de palabra.
Art. 139-El Juez de la Instancia o Alcalde con vis-
ta de uno y otro, y despus de examiner si compete
al que se present usar de la accin, proceder a ca-
lificar si el papel est comprendido en alguno de los
casos en que se abusa de la libertad de la imprenta.
Art. 149-Practicado lo dicho en los dos articulos
precedentes y resolvindose afirmativamente se re-
querir al dueo o director de la imprenta para que
diga quin es el autor o editor del papel, exhibiendo


- 84 -








l document en que consta la firma, y tendr obli-
gacin de manifestarlo sin excuse ni pretexto, que-
dando asegurado con la interpelacin del Juez.
Art. 159-En los casos en que los Jueces de 19 Ins-
tancia o Alcaldes pueden proceder en virtud de su
oficio contra algn papel que no tiene firm, o si la
tiene es nombre supuesto practicarn la diligencia de
encabezar el expediente con un ejemplar del impre-
so, y declarar si contiene abuso de la libertad de la
imprenta, antes de requerir al dueo o director de
ella.
Art. 169-Cuando se intent accin de injuria o acu-
sacin en los casos que lo permit esta ley contra un
papel que tiene firma, no ser necesaria la previa ca-
lificacin de la persona, ni de si el papel contiene
abuso, pues en el primer caso se celebrar con el
agraviado la conciliacin, y en el segundo se proce-
der en los trminos del juicio comn de acusacin.
Art. 179-Pero como los jueces de 1a Instancia o
Alcaldes, pueden proceder en virtud de su oficio,
o por denuncia en los casos .que esta ley lo permit,
contra los papeles que -tienen firma; habido el ejem-
plar, el Juez de la Instancia o Alcalde proceder con
arreglo a las leyes.

CAPITULO 59

De las penas de los abusos de la libertad
de imprenta.

Art. 18.-En los delitos de injuries particulares en
cualquier caso, a ms de la retractacin por escrito
que se impondr al injuriante, se observar lo als-
puesto en el capitulo 19 Tit. A9 Part. 2* del Cdigo
Penal.








Art. 19.-En los otros delitos se impondrn las pe-
nas que seala el captulo nico titulo 11 part 1I
del mismo, teniendo siempre consideracin a los ca-
sos fijados en esta ley.
CAPITULO 69
Obligacin de los fuecs de 19 Instancia o Alcal-
des con respect a las faltas que se atribuyan
o injurias que se hagan por la Imprentaa las
Supremas autoridades del Estado.
Art. 20.-Los Jueces de 1l Instancia o Alcaldes, se-
gn lo que queda prevenido en los articulos anterio-
res debern proceder de oficio contra los autores o
editors de papeles que inciten a la desobediencia de
las leyes o de las autoridades y adems en el ltimo
caso del articulo siguiente.
Art. 21.-Cuando los individuos de los altos pode-
res fueren injuriados como particulares o en el ejer-
cicio de sus funciones, deducirn a su accin por si
mismos ante los jueces de 19 Instancia o Alcaldes;
pero si lo fuere todo el cuerpo a quien pertenece o
el Ejecutivo, o cuando se les atribuyan faltas que no
han cometido se pondr por medio de la Secretarla
respective, aviso official a los jueces de 14 Instancia
o Alcaldes para que procedan.
Art. 22.-Al dirigir a los jueces de la Instancia o
Alcaldes el aviso de que habla el articulo preceden-
te, se pasar tambin al Fiscal de la C(orte). S(upre-
ma). de J(usticia). para que en caso de omisin en
aquellos promueva su responsabilidad.
CAPITULO 79
Disposiciones Particulares
Art. 23.-En los casos de injuria por hechos priva-
dos no se library de la responsabilidad el autor o


- 8 -










editor del impreso por justificar el hecho excluyn-
dose el caso del articulo 49 excepcin 2.
Art. 24.-Los delitos de abusos en la libertad de la
Imprenta produce accin popular y pueden ser acu-
sados por todos los que tengan este derecho. Se ex-
ceptan los comprendidos en el prrafo 39 del ar-
tculo 39 y en los casos 29 y 39 del prrafo 49 del
mismo articulo.
Art. 25.-El Cdigo Penal queda vigente en todo lo
que no se oponga a esta Ley en la material de que trata
mientras que con ms conocimientos no se dispon-
ga otra cosa.
Pase al Consejo-dado en S(an). Salvador a 28 de
Septiembre de 1830.-Anselmo Pais, Diputado Presi-
dente.-Flix Peraza, Diputado Secretario.-Francis-
co J. Caldern, Diputado Srio.
Sala del Consejo Representativo del Estado, S(an>.
Salvador, Octubre 15 de 1830.-Pase al Jefe del Es-
tado.-Damin Villacorta, Presidente.-Isidro Reyes,
Secretario.
Por tanto-Ejectese.-Lo tendr entendido el Se-
cretario General y dispondr su impresin, publica-
cin y circulacin. S(an). Salvador, Octubre 17 de
1830.-Jos Mara Cornejo.
Tal fu la primera ley de imprenta que se promul-
g en Centro Amrica y que vino en El Salvador, en
buena hora, a resolver la anarqua que sobre tal ma-
teria reinaba desde antes de la proclamacin de la
independencia national, en 1821; ley, cuyo texto, hi-
zo conocer a todos los salvadoreos el Secretario Ge-
neral del Gobierno, seor Manuel Barberena.
Al amparo de esa ley sigui reinando en El Salva-
dor el imperio de la Libertad de Imprenta, pero in-
fluenciado el Jefe de Estado seor Cornejo por los
cons~rvadores y separado profundamente del partido


-.87 -










liberal, triunfante en Centro Amrica desde abril de
1829, cometi el funesto error de hacer que la Asam-
blea Ordinaria emitiera el 19 de septiembre de 1831
un decreto inslito, en virtud del cual se hacan nu-
gatorios todos los derechos y garantas consignados
en la Carta Fundamental de la Repblica y en la
primera Constitucin Poltica del pas.
En ese decreto, que conferia poderes dictatoriales
al seor Cornejo, se dice, entire otras cosas, lo si-
guiente:
"Art. 13.-S1 Gobierno, sin perjuicio de lo dispues-
to por el decreto de 28 de septiembre de (1)830, usa-
r de las facultades extraordinarias que le concede
el present decreto contra todos los que publiquen es-
critos que a su juicio sean sediciosos, y tiendan al
trastorno del orden y de la tranquilidad pblica(s).
Mas no por ello dejarn despus las autoridades a
quienes toca, de hacer efectiva la citada ley, habida la
consideracin legal a la pena impuesta ya por el
Gobierno".
Semejante media, como las diecisiete restantes que
tom entonces el gobierno que presidia el seor Cor-
nejo, constituian una flagrante violacin de la Cons-
titucin Federal y de la Constitucin del Estado, as
como de la ley de imprenta de 28 de septiembre de
1830, disposiciones constitucionales y legislativas que
aquel desafortunado mandatario salvadoreo haba
jurado solemnemente.
Ftiles pretextos pusieron los pusilmines diputa-
dos que formularon esa ley, presionados por los
miembros del Consejo Representativo del Estado y
direct y descaradamente por el verstil seor Cor-
nejo.
Conocido, por el gobierno federal semejante atrope-
llo al tenor literal y al espritu de las leyes supremas


s. 8 '-










de la Repblica y del Estado, pues el decrto iegisl-
tivo mencionado suspenda las garantas de los ciu-
dadanos centroamericanos residents en El Salvador,
sin base constitutional alguna, sino por un acto bru-
tal y arbitrario, el Congreso Federal emiti, con fe-
cha 2 de noviembre del mismo ao de 1831, el decre-
to que en su parte resolutiva dice:
"Art. 19-La resolucin de la Asamblea Legislativa
del Estado del Salvador expedida el 19 de Septiem-
bre del corriente ao, que queda inserta (en los con-
siderandos del decreto), es nula e insubsistente, co-
mo contraria a los articulos 10 y 11 de la Constitu-
cin federal de la Repblica; y en consecuencia, las
autoridades y pueblos de dicho Estado no deben obe-
decerla, cumplirla ni ejecutarla.
Art. 29-El Supremo Gobierno de la Repblica, cui-
dar del exacto y puntual cumplimiento del presen-
te decreto, disponiendo que se publique y circle de
la manera ms convenient a su ejecucin en aquel
Estado".
Al general Francisco Morazn, a la sazn Presiden-
te de la Repblica, tocle hacer cumplir y circular
este clebre decreto, cuya consecuencia natural y l-
gica, fu que las autoridades federales y estatales
quedaron aun ms en pugna: aqullas dispuestas a
hacer cumplir la Constitucin y stas, en rebeldia,
dispuestas a romper el pacto de unidad national, co-
mo lo acordaron ms tarde.
Ya, en capitulo anterior, qued dicho el triste fin
que toc al seor Cornejo: se separ del partido li-
beral, se dej influir por los enemigos del pueblo, los
conservadores, y, finalmente, su gobierno cay es-
trepitosamente bajo la vigorosa accin de la autori-
dad supreme de la Repblica.


- 89 -




















"La libertad mental y la expresa son tan abso-
lutas, que ninguna censura previa, ningn re-
glamento, ningn tribunal especial o comn
podr restringirla. El trastorno mismo del or-
den constitutional, la rebelin armada ni la
guerra civil, no sern un motivo para repri-
mirla, y antes bien la hacen ms necesaria pa-
ra conocer las opinions y los hombres y dic-
tar las irovidencias convenientes, segn las
circunstancias, para establecer -la paz y las
leyes".

PRIMERA LEY DE IMPRENTA
FEDERAL DE CENTRO
AMERICA,
















CAPITULO VIII

PRIMERA LEY DE IMPRNTA DE LA

REPUBLICAN CENTRO AMERICAA

El edificante ejemplo dado por los salvadoreos.
en el sentido de legislar sobre lo que era realmente
la libertad de prensa, fu rpidamente secndadc
por el Congreso Federal de Centro Amrica.
En efecto, el 17 de mayo de 1832, emiti el decre-
to, que a continuacin transcribo, en virtud del cual
se protegi esa libertad y se impusieron peas a las
autoridades que la restringieran en lo sucesivo, d-
clarhdose al mismo tiempo que la injuria, la difa-
maeln y la calumnia son delitos.
Dice asi esa ley federal:
"El Congreso Federal de la Repblica de Centro-
Amrica, considerando: cun important sa en ulna
Nacin libre determinar bien los deetbios del PPte-
blo, y con especialidad el de la comunicacihn del peh-
saieto, as~gurndolo contra los avances del Po-
der, psf l sancin de ufa pens, y esclareclndiol de
siferte que su absolute libertad constitucional na
pueda sie confundida entr los delitos:
BSiedo llegd el caso de desarrollar la garaitf,
que lo establece, para que los Estados arreglef, so-
bre los principios inalterables de la Costitueion sa-


- 91 -











Cdigo Penal, dejando la libertad de pensar no slo
ilesa, sino an ms asegurada:
Con el fin de dar la mayor extension y solidez a
este derecho conservador de los derechos, ponindolo
a cubierto de cualquier ataque pblico y privado, y
hacindolo resplandecer sobre today agitacin y tras-
torno:
Deseando, adems, que no le contamine ni la di-
famacin ni el libelo, y que sirviendo de saludable
represivo al hombre pblico, no traspase el sagrado
de lo domstico, y se asegure el honor y la paz in-
terior de las families;

DECRETA:

Art. 19-La libertad del pensamiento, la de la pa-
labra, la de la escritura o imprenta, y an la de to-
do acto que exprese concepts, consistent en la libertad
de opinar sobre legislacin, religion y administra-
cin, y sobre toda clase de conocimientos fsiceos, mo-
rales o abstractos. Le est anexa la libertad de exami-
nar y censurar todos los actos oficiales de los Supre-
mos Poderes, y de cualquier funcionario, y la con-
ducta privada o defects personales que tengan una
conexin clara y direct con la conduct pblica, o
con el desempefo de los deberes respectivos de cada
funcionario o empleado.
Art. 29-Bajo este concept, la libertad mental y
y la express son tan absolutas, que ninguna censura
previa, ningn reglamento, ningn tribunal especial
o comn podr restringirla. El trastorno mismo del
orden constitutional, la rebelin'armada ni la guerra
civil, no sern un motivo para reprimirla, y antes
bien la hacen ms necesaria para conocer las opi-
niones y los hombres y dictar las providencias con-


- 94 -










venientes, segn las circunstancias, para restablecer
la paz y las leyes.
Art. 39-No se garantizan bajo esta libertad los
delitos declarados tales por las leyes, que se come-
tan o que puedan probarse o inferirse por la palabra,
la escritura o la imprenta, o por cualquier signo de
representacin expresivo, ni los intentos director o
empresas contra la ley. Puede, en tales casos, averi-
guarse por la autoridad competent el autor de los
impresos, escritos o signos que prueban la existencia
o circunstancias de estos delincuentes.
Art. 49-Es un delito la injuria, la difamacin y la
calumnia, cuando ofenden la conduct privada o re-
velan graves defects privados de los hombres, en ge-
neral, y de los funcionarias, corporaciones y autori-
dades, cuando tal conduct o defects privados no
se relacionan ni influyen o pueden influir suficien-
temente en su conduct official.
Art. 59-Los Estados darn, sobre esta base y la
de la Constitucin, la ley penal sobre injuries, di-
famacin y libelo.
Art. 69-Es material de un delito el excitar, por
consejo verbal, por la escritura, por la prensa o por
algn otro medio significativo, a armarse o a em-
plear la fuerza contra la Constitucin, a desmembrar
los Estados, a rebelarse contra las autoridades legi-
timas, a trastornar el orden pblico, a resistir la eje-
cucin o a cometer cualquier acto hostile contra la
ley. Los Estados clasificarn las penas que correspon-
den a la mayor o menor gravedad de los delitos que
se intentan por la excitacin; pero el mximo de
ellas no exceder de mil pesos, aplicables a la ha-
cienda pblica, de una prisin por dos aos y de sus-
pensin por cuatro de los derechos politicos.
Art. 79-No es excitar impugnar con cualquier co-


- 95 -










lorido la Administraci6n, las leyes o la Constitclil,
ya sean verdaderas, falsas o exageradas las razones
que se aleguen, siempre que no se intent persuadir
abiertamente el uso de la fuerza o el de medios vio-
lentos e ilegales para resistir la ley o para trastor-
nar el orden establecido, o para cometer un delito, de
cualquier naturaleza que sea.
Art. 89-Toda ley o disposicin, ora sea del Con-
greso o de las Asambleas o de cualquier otro Po-
der, que se establezca de hecho o de derecho, con-
traria a estas garantas, mientras exista sin refor-
ma el artculo constitutional en que se funda, es por
el hecho mismo nula y de ningn valor; y toda per-
sona o funcionario o autoridad, que por motivo de
tal ley, orden o disposicin impidiere, restringiere o
intentare restringir o prevenir este sagrado derecho
constitutional, es responsible a una multa no menor
de trescientos ni mayor de mil pesos, aplicables al
tesoro general, y ser, adems, suspendido por dos
aos en sus derechos polticos.
Art. 99-La Corte Suprema de la Repblica juzga-
r de tal delito a las autoridades ejecutivas o judi-
ciales de los Estados y de la Federacin, e individuos
del Senado; y el Congreso o Asambleas, que no ha-
yan tenido parte en la ley o disposicin contra di-
chas garantas, juzgarn a los Diputados culpables.
Art. 10.-Los funcionarios ejecutivos o judiciales,
que, bajo pretexto de libelo o sedicin, o de cualquier
otra causa, verdadera o falsa, apercibieren, restrin-
gieren o impidieren la impresin o publicacin de al-
gn escrito, sufrirn una multa de quinientos a mil
pesos, igualmente aplicables al erario general, y se-
rn suspendidos de sus derechos polticos por cuatro
aos. Ellos sern juzgados por los tribunales corres-
pondientes.


- 96 -










Art. ii.-Puede, sin embago, suspenderse la i-
blicacln de una obra o escrito, a petici de una
persona que pruebe la propiedad. Pueden tambin
exigirse eguridades por haberse publilado un libe-
lo, declarado tal por el tribunal competente.
Art. 12.-Todo el que amenazare de vilencia o per-
Juicios contra la persona, propiedad o crdito para
impedir el ejercicio de estos derechos, sufri una
Inulta de cincuenta a quinientos pesos, o bien una
prisin de uno a diez meses, a discrecin del tri-
bunal comn. Pero si fuere un Diputado, Juez o fun-
cionario ejecutivo, de cualquier orden qe sea, sufri-
r una multa de trescientos a mil pesos, junto con
la prisin de uno a diez meses, y ser tap.#in sus-
penso por cuatro aos en el ejercicio de sus dere-
chos polticos, a- discrecin de los tribunales corres-
pondientes. No es una amenaza culpable el prevenir
al autor de un escrito que se repetir contra l en
justicia por motivo de libelo o de usurpacin de pro-
piedad. Las penas pecuniarias, establecidas en este
articulo, sern tambin aplicables a la haclnda fe-
deral.
-rt. 13.-Los autores de impress, y cuLquler# que
fuere atacado en los derechos constitucionas aqu
expresados, caso que no fuere oda y resuelta su de-
manda en los Estados, tiene accin a repetir contra
los infractores o tribunales que no les atiendan, ante
la Corte Suprema de la Repblica, y sta juzgar en-
tonces del hecho; y dar cuenta al Congreso, si hay
disposhciones legislativas o tribuhales contrarios a
estas garantias, para que la Representakin Nacio-
nal prove al remedio convenient.
Pase al Senado.-Dado en Guatemala a 17 de ma-
yo de 1832.-Calixto J. Arvalo, diputado'presidente.


- 97 -










'-J. S. Bulnes, diputado secretario.-J. Hernndez, di-
putado secretario.
Sala del Senado en Guatemala a 7 de junio de 1832.
Al Poder Ejecutivo.-Isidro Menndez, presidente.-
J. Salguero, secretario accidental.
Por tanto: Ejectese: Palacio di Gobierno Federal,
en Guatemala a 7 de junio de 1832.-Francisco Mo-
razn. Al Secretario de Estado y del despacho de
Relaciones".
El texto de este decreto fu dado a conocer, a to-
da Centro Amrica, por intermedio del ilustre pr-
cer doctor Pedro Molina, quien ejerca el delicado
cargo de Ministro General del Estado y del Despacho
de Relaciones.
Esta ley federal, inspirada en la reform liberal
auspiciada por el general Francisco Morazn y sus
proslites, vino, tardiamente, pero siempre en buena
hora, a eliminar los abusos que se cometan ampa-
rados por la amplitud del Art. 175 de la Constitu-
cin Federal de 1824.
El Salvador, cronolgicamente, se habia adelanta-
do en esta material y enseado a los dems Estados
de la Federacin y al Gobierno Nacional la forma
adecuada cmo dar al'pueblo una just interpreta-
cin de la irrestricta libertad de prensa.


- 98 -























"Al referirme a la libertad de imprenta, consi-
dero yo que dicha libertad ser completamen-
te intil si no tiene la virtud de ser atendida
por loso llamados a rectificar errors, o si no se
aprovecha para cumplir las aspiraciones del
pueblo soberano".

FRANCISCO MORAZAN.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs