• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Front Matter
 Table of Contents
 Titulos originales
 Liminar
 Introduction
 Un esquema historico
 Economia indigena
 Economia indigena en la America...
 Relaciones sociales
 Reciprocidad y estabilidad de las...
 Algunos aspectos psicologicos
 Rivalidad simbolica entre hermanos...
 Cambio cultural del indigena
 Adaptacion del indigena a la cultura...
 Un programa de inverstigaciones...
 Cambio cultural en San Miguel Acatan,...
 Index






Group Title: Its Publicación
Title: Cultura indígena de Guatemala
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081485/00001
 Material Information
Title: Cultura indígena de Guatemala ensayos de antropología social
Physical Description: 326 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Seminario de Integración Social Guatemalteca
Publisher: Editorial del Ministerio de Educación Pública
Place of Publication: Guatemala
Publication Date: 1959
Copyright Date: 1959
Edition: 2. ed.
 Subjects
Subject: Indians of Central America -- Culture -- Guatemala   ( lcsh )
Ethnology -- Guatemala   ( lcsh )
Social conditions -- Guatemala   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Guatemala
 Notes
Statement of Responsibility: por Richard N. Adams et al. Versión castellana de Ana María Schlesinger de Rodríguez y de Julio Vielman.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081485
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AFD7435
oclc - 22370689
alephbibnum - 001054052

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Front Matter
        Page 5
        Page 6
    Table of Contents
        Page 7
        Page 8
    Titulos originales
        Page 9
        Page 10
    Liminar
        Page 11
        Page 12
    Introduction
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Un esquema historico
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Economia indigena
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    Economia indigena en la America Latina
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    Relaciones sociales
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Reciprocidad y estabilidad de las castas en Guatemala
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    Algunos aspectos psicologicos
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
    Rivalidad simbolica entre hermanos en una aldea indigena de Guatemala
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
    Cambio cultural del indigena
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
    Adaptacion del indigena a la cultura nacional moderna
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
    Un programa de inverstigaciones sobre nutricion en Guatemala
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
    Cambio cultural en San Miguel Acatan, Guatemala
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
    Index
        Page 327
Full Text







SEMINARIO DE INTEGRATION SOCIAL GUATEMALTECA


Publicacin nmero 1

Segunda edicin revisada






CONSEJO CONSULTIVO:


Hugo Cerezo Dardn
Vicente Diaz Samayoa
Adolfo Molina Orantes
Jos Rolz Bennett
Juan de Dios Rosales
Jorge Skinner Kle
David Vela



SECRETARIO GENERAL:

Jorge Luis Arriola


IMPRESO NUMERO 3672


G. 371"-.~00.4-5






SEMINARIO DE INTEGRATION SOCIAL GUATEMALTECA


CULTURAL


NDIGENA


DE GUATEMALA


Ensayos de


Antropologa Social


GUATEMALA, C. A.-ABRIL DE 1959

















CULTURAL INDIGENA DE GUATEMALA

ENSAYOS DE ANTROPOLOGIA SOCIAL


por


Richard N. Adams

John Gillin

Antonio Goubaud Carrera

Oliver La Farge

Sanford A. Mosk


Benjamin D. Paul

Robert Redfield

Morris Siegel

Sol Tax

Melvin Tumin


Introduccin de Richard N. Adama









EDICION ESPECIAL PARA EL IV CONGRESS INDIGENISTA AMERICANO

Ciudad de Guatemala, Mayo de 1959

















Version castellana de Ana Maria Schlesinger de Rodriguez
(Etnologa Maya: Secuencia de las Culturas) y de Julio Vielman

Editor, Jorge Luis Arriola




























En preparacin:

DISEOS EN LOS TEJIDOS INDIGENAS DE GUATEMALA


Carmen Neutze de Rugg























CONTENIDO

INTRODUCTION

Por Richard N. Adams.


UN ESQUEMA HISTORIC
Etnologa Maya: Secuencia de las Culturas, por Oliver La Farge.


ECONOMIC INDIGENA
Comerciantes Primitivos de Guatemala, por Robert Redfield.
Economa Indgena en la Amrica Latina, por Sanford Mosk.


RELACIONES SOCIALES
La Visin del Mundo y las Relaciones Sociales en Guatemala, por
Sol Tax.
Reciprocidad y Estabilidad de las Castas en Guatemala, por Melvin
Tumin.


ALGUNOS ASPECTS PSICOLOGICOS
El Espanto Mdgico, por John Gillin.
Rivalidad Simblica entire Hermanos en una Aldea Indgena de Gua-
temala, por Benjamn D. Paul.











8 CONTENIDO


CAMBIO CULTURAL DEL INDIGENA

La Cultural y la Educacin en el altiplano medio-occidental de Gua-
temala, por Robert Redfield.
Adaptacin del Indigena a la Cultura Nacional Moderna, por Anto-
nio Goubaud Carrera.
Un Program de Investigaciones sobre Nutricin en Guatemala, por
Richard N. Adams.
Cambio Cultural en San Miguel Acatn, Guatemala, por Morris Siegel.
























TITULOS ORIGINALS


Maya Etnology: The Secuence of Cultures, by Oliver La Farge. En
THE MAYA AND THEIR NEIGHBORS. New York, D. Appleton-
Century Company, 1940.

"Primitive Merchants of Guatemala, by Robert Redfield. En The
Quarterly Journal of Inter-American Relations, Vol. 1, NQ 4, PP. 42-
56, 1939-

/Indigenous Economy in Latin America, by Sanford Mosk. En Inter-
American Economic Affairs, Vol. 8, NQ 3. pp. 3-25, 1954.

-'World View and Social Relations in Guatemala, by Sol Tax. En
American Anthropologist, Vol. 43, 1941.

,Reciprocity and Stability of Gaste in Guatemala, by Melvin Tumin. .
En American Sociological Review, Vol. XIV, NQ i, February, 1949.

Magical Fright, by John Gillin. En PSYCHIATRY, Journal for
the Operational Statement of Interpersonal Relations, Vol. VII, NQ 4,
November, 1948, Washington, D. C.

Symbolic Sibling Rivalry in a Guatemalan Indian Village, by Ben-
jamin D. Paul. En American Anthropologist, Vol. 52, N9 2, pp. 205-
218, 1950.

Culture and Education in the Midwestern Highlands of Guatemala,
by Robert Redfield. En American Journal of Sociology, Vol. 48, N9 6,
1943, Pp. 640-648.










10 TITULOS ORIGINALS


Indian Adjustments to Modern National Culture, by Antonio Gou-
baud Carrera. En ACCULTURATION IN THE AMERICAS. Edited
by Sol Tax (1952).

A Nutritional Research Program in Guatemala, by Richard N. Adams.
En HEALTH CULTURE AND COMMUNITY, edited by Benjamin D.
Paul, Russell Sage Foundation, New York, 1955.

Culture change in San Miguel Acatn, Guatemala, by Morris Siegel.
En PHYLON, The Atlanta University Review of Race and Culture, Vol.
XV, No 2, pp. 165-176, 1954.




















LIMINAR


El Seminario de Integracin Social Guatemalteca agra-
dece a los autores de los ensayos que constituyen este volume
y a los siguientes editors:

American Anthropologist,
American Journal of Sociology,
American Sociological Review,
D. Appleton-Century-Crofts, Inc.,
Phylon, The Atlanta University Review of Race and
Culture,
Psychiatry, Journal for the Operational Statement of
Interpersonal Relations,
Quarterly Journal of Inter-American Relations,
Russell Sage Foundation,
University of Chicago Press,

su gentil autorizacin para traducirlos, lo cual hace possible la
publicacin de CULTURAL INDIGENA DE GUATEMALA,









12 LIMINAR

obra que ofrece al lector algunos de los interesantes resultados
de las investigaciones realizadas en Guatemala, en el campo
de la antropologa social.
Agradece, asimismo, al Instituto Indigenista Nacional la
valiosa ayuda que se sirvi darle, con amplio espritu de coo-
peracin, cuando iniciaba sus trabajos.
Abriga la esperanza de que dicha Institucin, a la que
correspond en gran parte la compleja y paciente labor de
investigar la realidad social y econmica del indio, en funcin
de la integracin social guatemalteca, pueda continuar las pu-
blicaciones del Seminario, al concluir ste sus trabajos.

















INTRODUCTION



















INTRODUCCION


Uno de los peligros que confront el progress de las na-
ciones es el de que algunas cosas se hacen con exclusion de
otras. Como es natural, se da prioridad a las exigencias y a
los problems inmediatos, forzando la accin en ciertos senti-
dos, en tanto que muchas otras situaciones son casi olvidadas.
Es impossible llegar a soluciones completamente equilibradas
de los problems nacionales, ni aun a definirlos, porque stos
casi nunca se presentan en forma stable. Sin embargo, es nece-
sario hacer algn esfuerzo para tener a la vista las extensas
ramificaciones de cualquier actividad, de tal manera que los
cambios en unas situaciones vitales, no produzcan resultados
infortunados en otras.
Uno de los principles centros de inters de la antropolo-
ga social lo constitute esta misma integracin e interrelacin
de las fases de la conduct humana. Mientras que el econo-
mista concentra su atencin en los problems econmicos, el
psiclogo en los mecanismos individuals, el socilogo en
el funcionamiento de la sociedad, y el cientifico politico en el
manejo del organismo politico, el antroplogo social trata des-
de el principio de mantener amplios intereses y de impedir que
se canalicen en un solo rumbo. Con esta misma amplitud








RICHARD N. ADAMS


se iniciaron las investigaciones antropolgicas en Guatemala
hace muchos aos. Esta nacin ha sido un centro de inters
para los antroplogos sociales, debido a la vigorosa sobrevi-
vencia de una enorme poblacin indgena, que conserve una
cultural sumamente individualista y variada. Muchos studios
se han llevado a cabo en el pas y se ha acumulado gran can-
tidad de material para ayudarnos a conocer la vida del indge-
na contemporneo y sus relaciones con el ladino y con el resto
del mundo. Gran parte de dicho material no se ha publicado
todava, y la que lo ha sido, ha visto la luz, por lo general,
en publicaciones y en idiomas que no son fcilmente asequi-
bles a los guatemaltecos. Como resultado, muy poca de la la-
bor realizada se halla a disposicin del pblico lector gua-
temalteco.
El Semanario de Integracin Social, cuya celebracin se
ha fijado para junio de 1956, patrocina este volume con el
fin de hacer conocer una pequea e ilustrativa parte de la
vasta cantidad de datos cientficos que se han acumulado
sobre asuntos culturales y sociales de Guatemala. El objetivo
ulterior del Seminario es proporcionar a los guatemaltecos la
informacin que les permit tener una mayor familiaridad con
los studios sociales y econmicos de su propio medio ambien-
te. Por ello, el Seminario, antes de su reunin, tiene el agrado
de presentar al pblico algunos de los studios realizados con
el objeto de procurar a los participants una base ms ade-
cuada para la discusin y apreciacin de los problems. Se
pens en que la traduccin y publicacin de una parte del
material ya publicado, o en prensa, contribuira eficazmente a
facilitar este fin. Para impedir que la seleccin del mismo ca-
reciese de unidad, se decidi dar preferencia a la antropologa
social, campo donde hasta hoy se ha hecho la mayor parte de
las investigaciones. Asi fue como se prepare esta obra.








INTRODUCTION


Es de esperarse que este primer volume no sirva sola-
mente de "introduccin" a tan vasto trabajo, sino que, por el
contrario, sea el principio de una actividad regular de traduc-
ciones y publicaciones, en Guatemala, de los relevantes studios
sobre su realidad social, utilisimos para orientar, si cabe el
trmino, su desarrollo present y future. Muy bien podra pre-
guntarse por qu los studios sociales y culturales son indis-
pensables a este desarrollo. Una de las respuestas ha sido
sugerida en el prrafo inicial de esta introduccin. La antro-
pologa puede ayudarnos a mantener el equilibrio de nuestros
intereses, de tal manera que la actividad excesiva en una fase
de la conduct humana, o en una fase de las relaciones huma-
nas, no produzca reacciones inesperadas e indeseables en otros
aspects de la vida. Entre los pocos medios efectivos para res-
taurar el equilibrio a estos esfuerzos, se halla el empeo del
antroplogo de examiner la cultural y las costumbres del ser
human dentro de la contextura de su sociedad, y de conside-
rar la vida como una series de conductas interrelacionadas.
Adems de dar una perspective a los esfuerzos en favor
del desarrollo national, la antropologa proporciona tcnicas
de anlisis y de innovacin, que son sumamente tiles a las
tentativas de introducir nuevas ideas y nuevas formas de com-
portamiento. Sin embargo, el inters del antropi'logo, a dife-
rencia del de otros especialistas, es especficamente el de hacer
efectivos tales empeos con un mnimo de tensions personales
y sociales. Quizs la mayor leccin que pueda aprenderse del
studio de una sociedad, como un todo, no sea simplemente la
que pueda derivarse de los intentos prcticos de innovacin,
sino la de alcanzar la comprensin mutua y respeto a las for-
mas de vida que pueden permitirse los miembros de grupos
divergentes de una poblacin.








RICHARD N. ADAMS


Cuando una poblacin national, como la de Guatemala,
estd compuesta de grupos culturales sumamente desemejantes,
se observa la caracterstica de que las normas distintivas de
conduct se desarrollan alrededor de los lugares de contact
de dichos grupos. Cuando las diferencias culturales mencio-
nadas van acompaadas de diferencias distintivas en el acceso
a la riqueza y al poder, las relaciones entire stas adoptan nor-
mas superordenadas-subordinadas. Rasgo muy comn de esas
relaciones es la presencia de mitos y prejuicios con respect al
otro grupo. Pueden destruirse algunos de esos mitos y desva-
necerse prejuicios por medio de un conocimiento mds exacto
y una mejor comprensin de las causes que impulsan la con-
ducta de los miembros del propio grupo y del vecino.
Teniendo tal comprensin como objetivo, la seleccin de
los artculos que integran este volume fue a la vez tarea muy
fdcil y muy difcil. Fue fcil, porque hay abundancia de buen
material. Estudiosos como Redfield, Siegel, Tax y Gillin han
publicado muchos trabajos concernientes a Guatemala. Por
otra parte, ha sido esta misma abundancia la que ha hecho ca-
si impossible la labor de seleccin. Por consiguiente, nuestra
mira en la escogencia de los artculos no ha sido la de elegir
"lo mejor" -ya que ello sera sencillamente escoger lo que nos
pareciese mejor-, sino la de seleccionar ensayos que dieran
una idea de la amplitud del trabajo que se ha realizado y que,
al mismo tiempo, proporcionara una seleccin representative
de nombres de los muchos investigadores que han llevado a
cabo studios cientficos en el pas.
Nuestra labor seria interminable, si nos propusiramos dar
excusas por las omisiones en las que hemos incurrido; pero hay
algunas que sera imperdonable no explicar. Entre ellas, las
de antroplogos europeos, principalmente alemanes, cuyo inte-









INTRODUCTION


rs por Guatemala principi en los das de Otto Stoll, o antes,
y que hoy contina con los esfuerzos de Franz Termer. El
que no se haya incluido algn trabajo de estos investigadores,
se debe simplemente al hecho de que por el limitado tiempo
no fue possible obtener copies de sus obras en el campo de la
antropologa social. Se hizo tambin omisin de importantes
trabajos que han aparecido en forma de monografas y libros
de alguna extension, porque hemos credo que es mejor no
mutilarlos slo para incluir a sus autores, y conservar as la
esperanza de que las monografas completes sean traducidas y
publicadas ms tarde. Es de desearse que las obras de Bunzel,
McBryde, Silvert, Wagley, Wisdom y algunos otros autores,
cuyos artculos se publican en esta obra, se pongan algn da
a disposicin de los lectores de habla espaola. Finalmente, se
hallan los ensayos de aquellos que han llevado a cabo inves-
tigaciones de campo, pero que hasta ahora principian a escri-
bir. Investigadores como Amir, Bowers, Ewald, Hirshberg,
King, Miles, Nash, Rosales, Reina, Suslow y Whetten han lo-
grado reunir material de campo valioso, pero contaban con
muy poco disponible cuando se inici esta compilacin.
Debe tomarse en consideracin que la mayor parte de
nuestros autores son o han sido antroplogos sociales profesio-
nales. Una de las excepciones, el economist Sanford Mosk,
ha sido felizmente incluido en CULTURA INDIGENA DE
GUATEMALA, porque su trabajo se deriva casi completa-
mente del material reunido por antroplogos, y sobre el cual
ha enfocado el punto de vista analtico del economist. Otra
excepcin, Melvin Tumin, un socilogo que ha contribuido a
nuestro conocimiento de las interrelaciones de los grupos t-
nicos guatemaltecos, por medio de relevant trabajo llevado
a cabo juntamente con el de John Gillin.









RICHARD N. ADAMS


Los ensayos han sido ordenados segn el enfoque general
de la material. El primero, escrito por Oliver La Farge, uno
de los primeros antroplogos norteamericanos que realizaron
investigaciones en Guatemala, ha llegado a ser una obra clsi-
ca de antropologa guatemalteca, en la cual se present un
bosquejo de los acontecimientos histricos de la cultural ind-
gena desde el tiempo de la conquista hasta 1940. Este articulo
proporciona antecedentes a los dems y es ampliado en trmi-
nos de tiempo por la contribucin de Goubaud Carrera. Los
dos ensayos que siguen, y que tratan de la economa del ind-
gena, presentan una investigacin inicial de esta material, hecha
por Robert Redfield, y un nuevo anlisis por Sanford Mosk.
Tales ensayos, especialmente el de Redfield, encauzan la dis-
cusin directamente al problema de las relaciones humans.
Sol Tax, en un artculo que ha sido citado muchas veces, dis-
cute la naturaleza general de las relaciones que existen dentro
de la sociedad indgena y entire indgenas y no indgenas. La
segunda contribucin sobre relaciones sociales nos la da Melvin
Tumin, la cual se concentra en el problema de un aspect de
las relaciones ladino-indgenas. Dicho ensayo fue incluido
ms tarde en su libro Caste in a Peasant Society -Casta en una
Sociedad Campesina- (Princeton, 1952).
La psicologa indgena ha fascinado a muchos, pero son
pocos los que se han dedicado seriamente a estudiarla en de-
talle. Los dos ensayos sobre el problema, que aqu se presen-
ta, constituyen dos adquisiciones importantes en la material.
El trabajo de John Gillin es una descripcin cuidadosa de un
caso de curacin de cierta enfermedad por medio de la psi-
coterapia popular. El de Benjamn D. Paul se ocupa de una
fase de la crianza de los nios, que se relaciona estrechamente
con el modo de vivir de una familiar indgena.









INTRODUCTION


La ltima seccin contiene un nmero de ensayos relacio-
nados con las transformaciones sociales y culturales, en gene-
ral, que est sufriendo la poblacin indgena. El primero de
ellos, que tambin es de Redfield, fue escogido porque pre-
senta el anlisis de un antroplogo acerca de la importancia
relative de la educacin en el sistema anterior a la intensifi-
cacin de los esfuerzos de los regmenes posteriores a 1944,
para incorporar al indgena a la corriente del desarrollo na-
cional. El siguiente ensayo, cuyo autor es Antonio Goubaud
Carrera, el primer antroplogo guatemalteco, se ocupa de al-
gunas de las classes de innovaciones auspiciadas por el gobierno
que sigui a la revolucin de 1944, y de cmo fueron acogidas
por las sociedades indgenas. El de Richard N. Adams consi-
dera un caso especifico de una de las innovaciones que se in-
tentaron implantar, y examine las causes de los problems que
surgieron con ese motivo. El ltimo studio es el de Morris
Siegel, que present una descripcin vivida de las transforma-
ciones profundas que han ocurrido en una comunidad ind-
gena, como resultado de los cambios en el aspect national,
incluyendo aquellos auspiciados por el gobierno y por otras
dependencias.
El lector deber tener buen cuidado de no considerar este
grupo de ensayos, separados o en conjunto, como todo lo que
hay que saber acerca del indgena guatemalteco. Se espera,
sin embargo, que dichos ensayos le estimulen a discutir y a
buscar mayor informacin sistemtica al respect. En el mejor
de los casos, CULTURAL INDIGENA DE GUATEMALA
permitir ojear la vida de los miembros de la poblacin
indgena y vislumbrar la clase de informacin que puede obte-
terse por medio de intensivos studios antropolgicos de cam-
po, cuando se les combine con un anlisis terico adecuado.









22 RICHARD N. ADAMS

Se tiene el propsito de que uno de los prximos volmenes,
que sern publicados por el Seminario, contenga una biblio-
grafa seleccionada y crtica de la antropologa social en Gua-
temala, y es all en donde podr buscarse el material dispo-
nible.
Si esta obra puede inducir al estudioso a buscar material
adicional y a examiner la naturaleza de su sociedad, de ma-
nera ms crtica y cuidadosa, habr compensado cualquier es-
fuerzo a que haya obligado su publicacin.


RICHARD N. ADAMS.

















UN ESQUEMA HISTORIC
























ETNOLOGIA MAYA: SECUENCIA

DE LAS CULTURES*


OLIVER LA FARGE.


Debido en parte a un olvido largo e infortunado, la etno-
loga maya es an un studio de reciente iniciacin que hasta
ahora empieza a desarrollarse con vigor. 1 Ya que hov est re-
cibiendo parte de la atencin que merece, es oportuno exponer
ciertas consideraciones que debern guiar a los investigadores
en el studio de la misma.

El conocimiento de las tribus mayas esclarece algunos pro-
blemas distintos, que resultant de interests divergentes v que
tiendenr a producer una concentracin demasiado grande en

+ Hatvaid, A. B., 1924; A. M., 1929; Hemiiingway Fellow, 1924-2b,.
1 La litiratuia illeja, asi lugai a duda, ecle nuevo y oipicaadeune debpertai
de la eltIuluiat imaya. Duia te mala de tiiedio io, laui de 9iJO), uiio s
eliciteiiLa uoii tlrbaju. Lulto., lu.ales, histoxLico y Studiow, poplatl., mnu-
chl,. de luoa .udles i sul tfuiiLet ni do iitoiatiiiou de valor, bouqucjoi tale.
t.iaio a d Noat,. de B. Stai., 1901-1903, tab..jo. dc gdabineii LoxLu el Na-
uiallsniu. de filitinli, ebilo i, 19d4. Stu .rmbargu, titabaojuo L1 logico
de illmpiLtaii La baidiu n 0i vetiVtitciu li de bilnpJ, te tlJUl:eu lilu.
ujeiit: a la d. oirti de Stull, 18 t4; al libio de '.'oa.,, L.s Mdayda y loa
Laandonues. 190/; el sntudi de Gi.au, Los Iudioa !aya., 1919, el trabajo
de GSper coiinideadu glubaliieiite. U.ua liata e udo a iariulou hdiia de
CLa UUl llaui4ada denutiaiiad lagL4 a dtlia, tu 1,ta u>i utea val ii-









OLIVER LA FARGE


un solo aspect de la material, en detrimento no solamente de
la comprensin de ese aspect, sino de la misma material en ge-
neral. Para muchas de las personas que se han dedicado al
studio de los mayas, el inters mayor ha residido en lo que
podramos llamar arqueo-etnologa: el averiguar o descubrir en
tribus modernas sobrevivencias de tiempos anteriores a la con-
quista y examiner las conexiones importantes que tengan con
la arqueologa de la region. Para otros, las diferentes etapas
de la transculturacin y los conflicts culturales presentan ms
atractivo. Sucede en este campo, exactamente lo mismo que
en otros, en el sentido de que parte de las investigaciones lle-
vadas a cabo se efectan como si las personas estudiadas vi-
vieran in vacuo.
Hay una tendencia, cualquiera que sea la rama que se
siga en el studio, a simplificar en exceso el problema, como si
todo lo que se tuviera que hacer fuera segregar elements espa-
oles y precolombianos y anotar las parties de cada cultural
repudiadas por la otra. Tal tendencia pasa por alto el hecho
de que la historic peculiar de esta rea ha producido una situa-
cin muy compleja, que el etnlogo debe investigar cautelo-
samente, manteniendo, al mismo tiempo, si possible, su balance
intellectual entire los diferentes intereses o facetas del studio.
El conflict que se observa hoy da no es simplemente
el de indgena versus espaol, o el de espaol versus indgena

cluidos en la bibliografa. (Nota del Tr.: Se refiere a la bibliografa al
final del libro del que fue tomado este articulo.) De 1930 ac, contamos
con Los Mayas del Sur y Centro de Honduras Britnica, de Thompson (1930);
la Etnologa y Etnografa, de Termer, 1930; Los Cargadores del Ao, de La
Farge y Byers, 1931; Solol, de McBryde, 1933. En 1934, aparece Chan
Kom, de Redfield y Villa y el trabajo de Bunzel, Una Poblacin Guatemal-
teca, ahora lista para ser impreso. (Nota del Tr.: Este trabajo con el
nombre de Chichicastenango fue publicado en 1952.) Esta sorprendente pro-
duccin va precedida y acompaada de una variedad de trabajos ms cortos
debidos a los mismos autores y a Lothrop, Tax, Goubaud y muchos otros.









UN ESQUEMA HISTORIC


ms cultural de la mquina, 2 sino realmente un choque, por
un lado, entire la cultural de la mquina y la cultural hispano-
americana, que posee su propia individualidad y que est de
por s en conflict con la cultural de la mquina; y por el otro,
lo que llamar cultural indgena reciente, compleja y bien es-
tabilizada, que contiene ciertos elements que, aunque derivan
de sus antecesores, no pueden ser encontrados entire ellos. Este
conflict es el ms reciente de una series de estabilizaciones y
choques, una secuencia sin la cual no podemos comprender los
problems de hoy.
La delimitacin de esta secuencia en trminos temporales
es en gran parte pura conjetura, ya que nuestro registro de las
condiciones de las tribus mayas en los siglos pasados es muy
escaso y su historic casi nula. Algunas fechas pueden ser de-
ducidas de determinados sucesos en la historic de la Repblica
y de la Capitana General de Guatemala, y se da el caso de
que una series de decretos y leyes que afectan la tenencia de
tierras del indgena tiene particular significacin. 3 Un tanto
arbitriariamente estoy empleando stas como puntos de par-
tida. Desde la conquista, hasta hace poco, se ha registrado una
Stendencia constant, con algunos fracasos, a destruir la pro-
piedad de grandes parcelas de tierra del indgena, base fsica
y econmica de la solidaridad de la tribu y de su libertad de
abstenerse de trabajar para los no indgenas.

2 El trmino cultural de la mquina denota, mejor que ningn otro, la com-
pleja cultural international que ahora emana de Europa, Norteamrica y
el Japn, como centros de agresin. Las mquinas y los products de las
mismas, la eliminacin de variaciones locales en el traje, posesiones, idio-
mas e ideas, un nuevo Weltanschaung y una economa international e in-
terdependiente son sus caractersticas principles.
3 Quiero dejar constancia de mi gratitud al doctor Wagley, quien me seal
la importancia de estos decretos y leyes y me provey con las referencias
respectivas.









OLIVER LA FARGE


Para el desarrollo de esta tesis, me apoyar en datos evi-
dentes relatives al distrito de los Cuchumatanes, ya que ste
es el que mejor conozco personalmente. Creo que podemos
decir que, de una manera general, la secuencia de dicho dis-
trito es la misma que la del maya de las tierras altas conside-
radas globalmente, y que se aplica en menor grado a los ha-
bitantes de las tierras bajas.
Como se seal anteriormente, cuando uno reside en un
pueblo indgena del altiplano, se ve confrontando con un con-
flicto entire las cultures hispanoamericana y la de la mquina
combinadas, en conflict entire s, y una cultural local, conce-
bida por los indgenas como cultural de antigedad sin lmite,
fina mezcla de diversos elements, bellamente integrada, que
posee factors no encontrados en sus predecesores.
La entrada de la cultural de la mquina, con su rasgo so-
bresaliente de una economa international, empieza con el des-
arrollo de la industrial de la exportacin del caf, por medio
de la cual Guatemala particip por primer vez en el comercio
mundial en gran escala. Las exportaciones de caf en 1860
fueron de muy poca importancia; en 1873, sumaban 150,507
quintales; diez aos ms tarde, se exportaron 312,271 quinta-
les; 598,404, en 1893; 875,000, en 1916 4 y a partir de 1890, el
caf ha comprendido ms del 80% del comercio de Guatemala
y algunas veces ms del noventa. 5
Probablemente no parece ser pura coincidencia que en
1877, siendo Presidente J. Rufino Barrios, la tenencia comunal
de la tierra fuera abolida, lo que significaba que de all en ade-
lante toda tierra sera poseda individualmente. 6 Ms o menos

4 Sapper Mitelamerika, 1927, pp. 61-63 (Amrica Media).
5 Ibid., y Tannenbaum. Whither Latin America?, 1934, p. 157.
6 Decreto nmero 170, Recopilacin de Leyes Agrarias, 1890, pp. 90-93.









UN ESQUEMA HISTORIC


al mismo tiempo fue puesto en uso el sistema de mandamien-
tos, por medio del cual el gobierno se comprometa a pro-
veer a las fincas de mano de obra, lo que lograba por la fuerza.
Por consiguiente, para hacer disponible la gran fuente de ma-
no de obra de las tierras altas, se usaban dos mtodos: la vio-
lencia y la destruccin de la base econmica que haca possible
que los indios rehusaran a ir a trabajar voluntariamente a las
tierras bajas. En 1894, los mandamientos fueron sustituidos
por la habilitacin o peonaje de deuda, abolida en 1934. 7
Durante la ltima parte del siglo pasado hubo un movi-
miento continue y concertado respaldado por el gobierno, para
el establecimiento de colonies ladinas en las frtiles tierras ba-
jas del distrito de los Cuchumatanes, hasta entonces territorio
indgena no perturbado. Como resultado de ello, se crearon
las nuevas municipalidades de Quetzal, Barillas y Nentn,
mientras que el pueblo ms viejo de Santa Ana Huista fue
"capturado". Algunos ladinos aparecieron en cada aldea y
casero. Que tal intrusion no tena precedent en la memorial
de los indgenas, resentida amargamente, as como que stos
se encontraban entonces bastante independientes, puede verse
en la tradicin, tan clara ahora entire ellos, de resistir a la
conscripcin laboral, hasta el encarcelamiento y ejecucin de
alcaldes y otros oficiales locales, y por la sangrienta rebelin
de San Juan Ixcoy, que fue dirigida expresamente contra la
intromisin ladina. 8

7 Sapper, Nirdliche Mittelamerika, 1897, pp. 220-221. Tal vez por su afi-
liacin con los finqueros alemanes, en el trabajo citado y en su excelente
obra, Die Zukunft, 1905, Sapper no da much importancia a los efectos de
la habilitacin en el grupo indgena. Un punto de vista ms enrgico puede
verse en La Farge, Santa Eulalia (Ms), cap. III. (Nota del Tr.: Este libro
con el nombre de Santa Eulalia: The Religion of a Cuchumatan Indian Vil-
lage, fue publicado por la Universidad de Chicago, en 1947.)
8 Recinos, Huehuetenango, 1913, p. 207; Sapper, Indianeraufstand, 1898.










OLIVER LA FARGE


Debido a circunstancias varias, diferentes tribus 9 han sido
afectadas por la nueva invasion cultural en grades distintos.
Asi, en Santa Ana Huista, un pueblo de tierra baja relativa-
mente integrado en su mayora por ladinos, los indgenas pare-
cen haber perdido casi todas sus instituciones caractersticas;
una gran parte de ellos ha abandonado sus trajes tpicos, y en
general, estn absorbindose en la cultural ladina. 10 En Santa
Eulalia, perdida en las alturas, la primera impresin que uno
tiene es la de que la cultural indgena reciente permanece casi
sin ninguna alteracin. La investigacin de campo efectuada
mostr los cambios principles que enumero a continuacin y
que son el resultado de unos sesenta aos de conflicts: prdida
de la fabricacin de cermica y de tejidos (por las mujeres
estos ltimos); simplificacin del matrimonio por compra y
servicio; traje tpico modificado, pero an distintivo; multas,
en vez de los castigos ms violentos que fueron usados anti-
guamente por adulterio y otras ofensas; incomplete organiza-
cin ceremonial; economa basada en la agriculture, pero de-
pendiente de una entrada en forma de journal para como-
didad. 11
Al tratar de former un cuadro dinmico del process actual
o de discernir la rica cantidad de material que esclarese los
antiguos modos, el observador tiene que formarse un conoci-
miento de la cultural indgena reciente antes de haber sido
modificada. Como el arquelogo, debe ir ms all de la super-

9 Razones que justifican el uso del trmino "tribu" para unidades que co-
rresponden en parte a las municipalidades rurales, se hallan en La Farge,
op. cit., cap. I y III. Vase tambin Taz, Los Municipios del Altiplano
del Oeste-medio, 1937. (The Municipios of the Midwesterm Highlands.)
10 La Parge y Byers, Los Cargadores del Alo, pp. 183-184. Cf. Sapper, Die
Zuakosft.
11 La Parge, Santa Eulalia, passim.









UN ESQUEMA HISTORIC


ficie, a los estratos precedentes, movindose con todo el cui-
dado que los dudosos process de especulacin y reconstruccin
exigen.
La independencia de Guatemala data del ao 1821; hubo
agitacin y dificultades en la Capitana General, por lo menos
una dcada antes, y era obvio, para toda Amrica Latina, que
el dominio espaol haba perdido su vigor y fuerza. Las
fronteras del norte estaban protegidas dbilmente, y no falta-
mos a la verdad, al decir que las "fronteras internal" se en-
contraban en el mismo estado. Hasta el ltimo moment,
Espaa extrajo oro y tributo de donde pudo, pero las condi-
ciones generals no ameritaban la explotacin de todo el dif-
cil pas agrcola. Haba poco o nada que hacer con una gran
produccin de maz, trigo, cacao o ganado, dado el caso que
uno la tuviera.
Creo que es possible considerar que el lapso entire los aos
1800 y 1880 constitute el perodo sin disturbios durante el
cual la cultural indgena reciente pudo consolidarse en re-
lativa paz. Despus de la independencia, el gobierno se en-
contr luchando con Mxico, confrontado con la rebelin de
los Altos y con las guerras y confusiones que trajo consigo
el rompimiento de la unin de Estados centroamericanos, tan
vivamente descritas por Stephens. 12 Este escritor irrita a un
etnlogo, porque sus prejuicios de casta y de raza le impidie-
ron hacer comentario alguno sobre los indgenas, fuera de
observaciones humorsticas y despectivas. Sin embargo, des-
cribe grandes reas del territorio en las cuales la autoridad
del gobierno central se haca sentir nicamente en forma vaga,
regions indgenas donde en la actualidad los ladinos llevan
la batuta, sin duda alguna. La historic de la rebelin de


12 Stephens, Central America. Chiapas and Yucatn, 1841.









OLIVER LA FARGE


Chamula, de 1868, en Chiapas, tambin es una muestra de
esa debilidad de los gobiernos central y locales hacia el final
de este perodo, y de la casi libertad de los indgenas en sus
propios territories. 13
Reconociendo que haba una amplia variacin en el gra-
do de aislamiento de los diferentes grupos, podemos suponer
que todos han de haber estado sujetos a las demands de ejr-
citos ocasionales o de bandas de facciones guerreras, y que
quizs un oscuro motivo demasiado grande haya justificado
una expedicin disciplinaria. Los sacerdotes permanecan en
toda la region, pero a juzgar por lo que dice Stephens, no haba
muchos ni trataban con algn empeo de que los indgenas
profesaran el catolicismo ortodoxo. Nez de la Vega y Ga-
ge 14 described una constant lucha contra la supersticin y
el paganismo iniciada dos siglos antes, pero no cabe duda de
que esta lucha se extingui al faltarle el apoyo de un gobierno
poderoso.
El cuadro general es el que era de esperarse, dada la
evidencia de hoy da y de la historic que conocemos del pe-
rodo siguiente: un lapso largo durante el cual la nueva cul-
tura pudo consolidarse. El tipo de complejo que result y las
grandes variaciones dentro de la cultural, en diferentes regio-
nes, son finamente ilustrados por el calendario ceremonial
maya, con su absorbencia de elements no-indgenas, que aho-
ra se han vuelto inseparables. Como existe hoy, en parte so-
brevivencia y en parte adaptacin, ya ha sufrido cambios
ulteriores a causa de la transicin actual; pero es mi impresin

13 V. Pineda. Sublevaciones Indigenas, 1888.
14 Nez de la Vega, Constituciones Diocesanas, 1702; Gage, The English
American.









UN ESQUEMA HISTORIC


que en sus lineamientos fundamentals, el calendario, como
lo conocen los ancianos y hombres de saber entire los indgenas,
es casi como era al final del perodo de calma indgena re-
ciente.
No se sabe con certeza si entire los tzeltales 15 contempor-
neos sobrevive todava alguna parte del calendario; en la cs-
pide del perodo de calma, parece que hubiesen tenido "uina-
les" y nombres de das sin nmeros. 16 El haab y el tonalamatl,
medidas empleadas en parte para determinar el tiempo, pero
aun ms para la adivinacin y la fijacin del ceremonial, so-
breviven entire los indgenas kanhobales de los Cuchumatanes.
El Cargador del Ao es de gran importancia. Es probable
que, una o dos generaciones atrs, los nombres uinales hayan
estado en uso corriente. Los momostecos y algunos otros gru-
pos quichs conservan el tonalamatl sin el haab, 17 mientras
que en Santa Catarina Ixtahuacn, entire 1850 y 1859, el haab
y los Cargadores del Ao sobrevivieron sin los nmeros. iS
Sapper 19 registra veinte nombres de das quichs sin nmeros,
en conexin con la brujera y un nagualismo que parece ser
una unin de un "espritu de compaa" 20 precolombiano con
el complejo europeo de la metamorfosis del hombre en lobo
(werewolf). Esta asociacin, si es que existe, es dbil en la
region de los Cuchumatanes.

15 Blom y La Farge, Tribus y Templos, 1927, cap. XV y XVI.
16 E. Pineda, Descripcin Geogrfica, 1845.
17 Lothrop, A Modern Survival, 1930, y Further Notes, 1929, pp. 14-20; Gou-
baud, The Guaxakib Bats, 1937; Spina, Calendario Quich, 1870.
18 Hernndez Spina, Kalendaryo Concervado Hasta el Dia (Ms.); Scherzer,
Die Indianer von Santa Catarina Istlavacan, 1856.
19 Sapper, Uber Brujerie in Guatemala, 1925.
20 Fuentes y Guzmn, Recordacin Florida, 1882-1883, v. II. p. 45; Nnez de
la Vega, op. cit.









OLIVER LA FARGE


Podran citarse otras variaciones y parangonarlas element
por element. Aun al estudiar sobrevivencias que correspon-
dan a fenmenos tan autnticamente mayas como el calenda-
rio, no se puede hacer caso omiso de los matices de catolicismo
y de cultural espaola que le son inseparables y que constitu-
yen una posesin comn. Algunas de estas innovaciones pue-
den ser identificadas con claridad y sopesadas como sucede con
el rezo o plegaria a Dios antes de una adivinacin. El da pro-
picio para rezarle al santo patron present un problema de
carcter un tanto ms dudoso, de diversas tonalidades, que
requieren una consideracin cuidadosa; y cuando en los Cu-
chumatanes encontramos una asociacin entire Ahay, Elab
(Oc), y la cruz, nos hallamos ante una confusion de sobrevi-
vencias, adaptaciones, sustituciones y nuevos desarrollos que,
francamente, no me atrevo a intentar resolver.
Cualquier intent de comprender este curioso problema,
lanza al etnlogo a investigar ms lejos y con ms profundidad
los perodos procedentes, de los que surgeon variaciones, simi-
litudes y complejidades. En 1720, el sistema de encomienda
y el de repartimiento fueron abolidos por la Corona Espao-
la, 21 un revs a la larga lucha para desposeer de sus tierras a
los indgenas. Con ste tambin pas a la historic el trabajo
forzado, establecindose en su lugar un sistema de peonaje de
deuda. Es interesante y significativo apuntar que al final del
perodo de calma indgena reciente, el gobierno se vio for-
zado a volver a los mandamientos -suministro de mano de
obra por medio de la fuerza- antes de retornar una vez ms
al sistema de peonaje de deuda, un tanto ms humanitario.

21 McBryde, Land Systems of Mxico, 1923, cap. III y la seccin que trata
de la encomienda. Simpson, Administration of the Indians, 1934.









UN ESQUEMA HISTORIC


Evidentemente, el primitive peonaje haba dejado de ser fun-
cional en gran parte del territorio indgena.
El sistema establecido en 1720 dio al indgena la oportu-
nidad patente para escaparse de trabajar en beneficio de la
casta dominant y de vivir en su propia y apacible tierra.
Adems, de un modo general, esta media coincidi con
el inicio de la debilidad del dominio espaol en la adminis-
tracin internal de la Amrica Media. La gran marea de la
Conquista haba decado; la nueva explotacin requiri cons-
tantes y mayores esfuerzos, y renda utilidades menores. En
1695, tuvo lugar la ltima "entrada" contra los Lacandones; 22
y en 1696, de Vargas complete la reconquista de Nuevo Mxi-
co. A pesar de las constantes noticias de usurpaciones por
parte de los franceses en la lejana frontera del norte, y del
desarrollo de alianzas indgenas que podan resultar peligro-
sas, la poltica de expansion fue abandonada y los esfuerzos
de la Corona para defender sus fronteras fueron tornndose
ms y ms dbiles. 23
A esta fecha, los diferentes grupos haban estado bajo el
dominio espaol entire cien y doscientos aos. Dicho dominio
haba sido alerta y vigoroso. Ahora, se relajaba gradualmente.
Las tropas para prestar apoyo a sacerdotes y nuevos coloniza-
dores se volvieron ms escasas, ms difciles de conseguir y
menos bien armadas. El nuevo decreto no slo hizo ms dif-
cil la obtencin de mano de obra indgena, sino que, al subir
el costo de la misma, desanim la explotacin de la tierra.
Consider entonces que durante los ochenta aos que
siguieron a 1720, ocurri una transicin lenta. Aunque carac-
terizada por el abierto surgimiento de prcticas e instituciones

22 Stone, Some Spanish Entradas, 1932. (Algunas Entradas Espaiolas.)
23 Thomas, After Coronado, 1935. (Despus de Coronado.)









OLIVER LA FARGE


mayas por largo tiempo suprimidas, no fue primordialmente
un retorno a la cultural antigua, sino ms bien una readapta-
cin de las cultures combinadas, en forma much ms satis-
factoria para la gente, de lo que haba sido anteriormente, y
que condujo al indgena reciente, hacia el fin de la centuria,
al pleno florecimiento.
Al principiar dicho perodo haba una gran cantidad de
sobrevivencias mayas, en el verdadero significado de la pala-
bra, prontas a surgir con mayor empuje. Una evidencia de
peso en este sentido la constitute el important manuscrito
quich Cholbal K'ih, 24 que incluye dos tonalamatls de tona-
lamat1s arreglados con texto explicativo en una forma que
recuerda la de los cdices. La mayor parte de este manus-
crito parece haber sido escrita en 1722. Una nota marginal
correlacionando 5 K'anil con el 13 de marzo de 1770, puede
significar que la ltima parte de dicho manuscrito haya sido
escrita ms tarde, o que an estaba en uso en aquella fecha.
Manuscritos como ste ilustran otro factor tpico de lo
difcil y confuso del problema de las secuencias. Bajo la vi-
gorosa gobernacin espaola se conserve entire los indgenas
algn alfabetismo, ya que se imparta cierta educacin a ni-
os seleccionados para fines eclesisticos. Los indgenas a su
vez empleaban este alfabetismo para perpetuar secretamente
algunas de las parties ms complejas de su sabidura antigua.
Con el relajamiento del dominio espaol, tal educacin decay
casi en su totalidad. Hasta la fecha, no sabemos de otro
ejemplo, ms reciente que ste, de un document escrito para
usos ceremoniales, con excepcin de algunos textos de ciertos
bailes. Es possible que el retiro del dominio espaol y el des-


24 Anonymous, Cholbal K'IH and Abilabal K'IH (Ms.).









UN ESQUEMA HISTORIC


censo del alfabetismo, que trajo consigo, hayan contribuido
en cierto grado a la decadencia del saber y de las prcticas
precolombianos, que dependieron durante largo tiempo, en
una u otra forma, de la escritura.
Cuando este primer periodo de transicin empez, los
das de la independencia eran solamente una remota tradicin.
Muchas prcticas haban sido completamente olvidadas y ele-
mentos tan diversos como la lana, el trigo y el culto al Dios
cristiano haban sido absorbidos completamente. La mayor
parte de lo que se puede decir respect a este perodo es me-
ramente especulativo, aunque en un trabajo de ms extension
se podra presentar buena prueba de algunos process. Innu-
merables grandes y pequeos factors, como el grado de la
intermisin del poder espaol y las personalidades de sacer-
dotes e indgenas, influyeron en las variantes locales que re-
sultaron en la cultural indgena reciente en evolucin. Sin
importar cun inciertos sean los detalles, una concepcin de
la transicin es necesaria para comprender el cuadro contem-
porneo.
Como en la arqueologa, el escudriamiento del pasado
lo lleva a uno ms y ms lejos. Es obvio que la primera tran-
sicin brota de su etapa predecesora, que llamar indgena
colonial. La conquista y la complete reduccin de Gua-
temala duran poco ms de un siglo, a contar de la cada de
Utatln, en 1524. Algunos grupos, tales como los choles,
fueron subyugados a medias solamente hasta el ao de 1695,
y los lacandones no fueron dominados realmente jams, pero
en lo bsico, ese primer siglo cubre el process de la conquista
que fue en s una forma de transicin. Al principio, las na-
ciones indgenas tuvieron algn reconocimiento como tales y
sus reyes y caciques, alguna posicin. Fue possible a los nobles









OLIVER LA FARGE


sacerdotales escribir el Popol Vuh 25 y los Anales de los Cak-
chiqueles, 26 llenos de vividas memories de la era que acababa
de cerrarse y an conscientes de sus tradiciones y derechos.
Esta situacin termin muy pronto. Las encomiendas fueron
establecidas y, cuando Gage viaj por el pas, durante la ter-
cera dcada del siglo XVII, encontr que la conquista estaba
slidamente establecida por donde quiera que fue.
Todas sus descripciones relatan la subyugacin total de
los indgenas, desde una esclavitud virtual de aqullos que
vivan cerca de los poblados, hasta los servicios humildes y sin
remuneracin que se le prestaron a su paso por los Cuchuma-
tanes. Vale la pena sealar la diferencia entire su descripcin
de esta region, y la que hace Stephens. Ambos encontraron
el pas en estado salvaje y habitado slo por indgenas distin-
tamente primitivos, muy dciles cuando Gage visit el pas.
Doscientos aos ms tarde la situacin se haba tornado en
desafo y evasion, y aun hoy no encontramos la humilde defe-
rencia con la que se recibi a Gage en Todos Santos, su
"Cuchumatn Grande".
La Iglesia desempeaba sus funciones vigorosamente. So-
brevivencias de la religion antigua eran speramente oprimi-
das. La distincin entire los dos credos fue acentuada por la
persecucin de uno de ellos. Las prcticas religiosas mayas
parecen haber estado asociadas a cierta hostilidad hacia los
conquistadores y la esperanza de rebelin, mientras que ms
tarde, en el siglo XIX, las restauraciones religiosas asociadas
a las rebeliones indgenas se hallan dentro del marco de la

25 El Popol Vuh demand una bibliografa propia. Las ediciones ms accesi-
bles son: Brasseur de Bourbourg. Popol Vuh. 1861; Raynaud, Les Dieta,
les Hros et les Hommes, 1925; Villacorta y Rodas, Manuscrito de Chichi-
castenango, 1927.
26 Brinton, The Annals of the Cakchiqueis, 1885.









UN ESQUEMA HISTORIC


nueva y compuesta religion indgena reciente, 27 a la que ge-
neralmente sus adeptos denominaban "cristianismo".
Esta fue la poca de nivelacin y de destruccin. Pocas
cultures son inertes alguna vez y el cambio en algn grado
existe siempre. Aqu, el cambio debe haber sido ms mar-
cado al principio, cuando los hombres recordaban an su
libertad y su poder perdidos. Cuando exista en la memorial
de todos el culto a Dios, el perodo a que me refiero puede
considerarse como en sus inicios. Las prcticas mayas, que
la necesidad haba vuelto clandestinas, se hallaban mutiladas
y su carcter debe haber cambiado grandemente. Muchas ins-
tituciones y patrons se perdieron por complete, mientras que
otros nuevos fueron recibidos. La cultural que result fue
artificial, ya que molestaba a los indios que la mantenan y
estaba condicionada por la necesidad de someterse a las exac-
ciones de sus conquistadores. Fue la seleccin de este mate-
rial y el desarrollo de actitudes emocionales, lo que sent las
bases para el desarrollo de una cultural posterior ms cmoda.
Tenemos una regular cantidad de material sobre el pe-
rodo colonial indgena y an ms sobre la civilizacin de las
diferentes naciones indgenas a la llegada de los espaoles. 2s
La diversidad de esta ltima es asombrosa. Thompson seala
la aparicin de una cultural puramente maya entire los choles 29
antiguos, enumerando una series de caractersticas sorprenden-
temente parecidas a las de los actuales habitantes de los Cu-
chumatanes. Pongo en duda su sugestin de que todos los
elements ausentes entire los choles, tales como la adoracin de

27 V. Pineda, Sublevaciones, passim; Sapper, Nordliche Mittelamerika, p. 283.
28 Cualquier intent de dar las fuentes, aunque fuesen nicamente las sobresa-
lientes, se convertira en una vasta empresa bibliogrfica.
29 Thompson, Reportes de los Siglos diez y seis y diez y siete, 1938.









OLIVER LA FARGE


dolos y un sacerdocio noble y formal, sean de derivacin na-
hua. Despus de considerar la etnologa contempornea, as
como el material anterior, creo que pudo haber habido una
cultural maya antigua ampliamente esparcida, que sobrevivi
entire tribus provinciales y que ha matizado la cultural reciente
de ciertos grupos, mientras que en los grandes centros se des-
arroll algo much ms elaborado y menos democrtico. Estos
ltimos, presumiblemente intercambiaron influencias con
otros centros an en tiempos primitivos, hacindose despus
la situacin todava ms confusa con las conocidas invasiones
nahuas. Es impossible tratar la totalidad de este tema aqu, y
en todo caso, pertenece al arquelogo. Slo quiero sealar que
el problema sera muy complicado, si tuviramos que afrontar
el conflict, ajuste, alteracin y reajuste de las cultures com-
puestas dentro de tiempos histricos, mientras que afrontamos
la diversidad cultural y las secuencias anteriores a la conquista.
Sugiero, por tanto, para los mayas de las tierras altas,
una secuencia posterior a la conquista, que podemos esbozar
como sigue:
I. Conquista.-Que se efecta en diferentes etapas a par-
tir de 1524, pero que ocurre en su mayor parte antes de 1600.
Perodo violent, que hace pedazos la estructura de la cultural
indgena.
II. Indgena Colonial.-Desde el final del perodo de la
Conquista hasta ms o menos 1720, cuando la abolicin de la
encomienda y del trabajo forzado dio a los indgenas una me-
nor oportunidad para adoptar un modo de vida tanto ms
tolerable. Durante este period, elements espaoles y cris-
tianos fueron absorbidos al por mayor y un tanto alterados;
muchos de los elements mayas fueron destruidos o mutilados
y otros cambiados grandemente.









UN ESQUEMA HISTORIC


III. Primera Transicin.-Ms o menos de 1720 a 1800.
Ambas fechas son puramente puntos de referencia; la ltima
es una conjetura, para la cual un nmero redondo es prefe-
rible. Relajamiento lento del dominio espaol, resurgimiento
de elements mayas, integracin de ambos elements -maya
y espaol-cristiano-, en un nuevo patrn dentro del cual el
indio se siente cmodo, con el consiguiente desarrollo de for-
mas nuevas, en parte o en su totalidad.
IV. Indgena Reciente I.-1800 a 1880. La fecha que
se sugiere, para demarcar el final de este perodo es la de tres
aos despus de la emisin de las leyes de tierras; 1877 me
parece demasiado preciso y 1880 seala ms o menos la nueva
y fuerte corriente de intervencin en la vida indgena. Duran-
te este perodo, la integracin se torn en una mezcla pareja,
bien estabilizada, que tiene la individualidad y redondez que
caracterizan a cualquier cultural, y su continue evolucin ocu-
rre en forma de crecimiento fuera de s misma, ms bien que
como respuesta a presiones extraas.
V. Indgena Reciente II.-1880. La era de la mquina
y las cultures hispanoamericanas invaden la estabilizada cul-
tura indgena reciente; el conflict y la transculturacin dan
principio, continuando en las diferentes regions en grados
muy distintos. El process es much ms benigno que el de la
conquista y el indgena reciente sobrevive an en gran parte.

He hecho una reconstruccin histrica de carcter muy
dudoso, con el propsito de sealar ciertas consideraciones de
importancia, sea que uno est interesado en el studio de trans-
culturacin o en descubrir sobrevivencias mayas y elements









42 OLIVER LA FARGE

espaoles. Las secuencias propuestas, as como las fechas da-
das, son puramente tentativas; me doy cuenta cabal de que
carecen de pruebas adecuadas; quizs esta tesis represent tan
slo una advertencia en el sentido de que el anlisis del ind-
gena maya contemporneo no es tan simple como parece serlo.


















ECONOMIC INDIGENA



















COMERCIANTES PRIMITIVOS DE
GUATEMALA

ROBERT REDFIELD.

No siempre se consider a los pueblos primitivos como
negociantes, ni a los negociantes como pueblos primitivos. Nos
parece que una vida commercial muy evolucionada slo es nor-
mal en las sociedades civilizadas. Existe, por lo general, en-
tre los pueblos ms sencillos muy poca compra y venta, mien-
tras que en nuestro pas y en nuestros tiempos parece que casi
slo eso existiera.
Aunque algunos grandes estudiosos de la sociedad han
contemplado la pugna entire el comercio y la vida primitive,
como una anttesis necesaria, tales sociedades, como las que
encontramos en Africa Occidental y en ciertas comunidades
indgenas de la Amrica Latina, dan fe de la compatibilidad
de los mercados y del dinero con lo que, adems de ello, es
toda una existencia primitive. Puede ser que los casos africa-
nos presented suficiente evidencia de lo que voy a tratar de
demostrar, pero no los conozco directamente. Es ms, supon-
go que la actitud secular y commercial juega un papel relati-
vamente mayor en el altiplano occidental de Guatemala que








ROBERT REDFIELD


en Africa, donde la vida religiosa y la organizacin de los gru-
pos aborgenes son ms fuertes que en esta repblica centro-
americana.
Los pueblos indgenas del occidente de Guatemala nos
demuestran que es possible una combinacin de la vida de tri-
bu y un comercialismo muy desarrollado. Son pueblos legos y
agrcolas, que ponen en prctica una tecnologa simple, pero,
a la vez, son mercaderes y viajeros y sus caractersticas sobre-
salientes son el comercialismo, la medicin de valores en tr-
minos de dinero, el sistema de lucro y una perspicacia secular.
Adems del comercio substantial entire pueblo y pueblo, hay
gran compra y venta dentro de muchas de estas comunidades.
En estos pueblos, la regla general son los cambios de valor,
con el propsito de obtener un pago, as como es comn el
sistema de prstamos de dinero.
Al considerar esto, no hay que olvidar que, en realidad,
tales pueblos viven una vida primitive. En el pueblo del al-
tiplano de Santo Toms Chichicastenango, mercado y centro
de gobierno para cerca de 30,000 indgenas, que viven en ca-
sas diseminadas por los alrededores, ni un indgena en mil
sabe leer o escribir. Los pocos indgenas alfabetos, ocasio-
nalmente pueden escribir una carta o leer un document ofi-
cial, y algunas de las palabras que tradicionalmente se dicen
en los drama-danzas, se conservan en parte en manuscritos,
pero el saber de la comunidad, con ligeras excepciones, es
transmitido oralmente, por lo cual, las comunicaciones son
siempre de palabra. Los nios indgenas aprenden por aso-
ciacin direct con los adults en la familiar, en los grupos de
trabajo o en otros lugares donde la gente habla entire si. Los
indgenas no participan de un mundo mental ms amplio que
el de la comunidad en la cual viven, porque tienen poco o









ECONOMIC INDIGENA


ningn contact con libros y peridicos. Aun los viajes tienen
un efecto limitado en ellos, como lo indicar en breve.
La naturaleza primitive de la vida tambin est represen-
tada en la sencillez de la tecnologa. El indgena trabaja la
tierra con un hacha, un azadn y un machete. El arado se
utiliza en las parties del altiplano que son suficientemente lla-
nas. Algunos agricultores ladinos, de cultural europea, lo usan,
pero es excepcional que un indgena tenga un arado. La fuer-
za animal es tambin poco utilizada por los indgenas del
altiplano, except para trillar granos, cuando el ganado o los
caballos pisotean el trigo, o para su uso occasional como trans-
porte. Los indgenas llevan la mayor parte de sus products
sobre sus espaldas, y las manufactures tambin son transporta-
das por los mtodos ms sencillos. La alfarera es hecha a
mano y los hermosos y pintorescos ropajes nativos, que siem-
pre admiran los visitantes de Guatemala, son tejidos en tela-
res sencillos accionados a mano. No son pocos los casos en los
cuales el hilo es hecho por medio de un huso girado a mano,
similar a los que se usaron hace miles de aos en Amrica y
en el viejo Continente. Es verdad que algunos de los artculos
que llegan a los mercados indgenas son hechos en fbricas, y
tambin es verdad que puede verse luz elctrica en algunas
casas indgenas en las comunidades donde hay plants para la
generacin de electricidad. Sin embargo, con pocas e insigni-
ficantes excepciones, la revolucin industrial no ha alcanzado
a los indgenas del occidente de Guatemala. Su produccin
se hace a mano, para lo cual utilizan herramientas sencillas y
ninguna fuerza, aparte de la del indgena mismo.
Se nos hace fcil calificar de "primitivas" las ideas y cos-
tumbres de estos pueblos. No consideran el mundo como ma-
teria inanimada, que ejemplifica las leyes de la fsica y de la









ROBERT REDFIELD


biologa. La naturaleza es personificada intensamente; creen
que el sol y la luna son series sobrenaturales; los piadosos se
arrodillan ante l cada maana y ofrecen sus plegarias. Un
eclipse es un acontecimiento muy temido, porque entonces el
sol golpea a la luna; los nios que nacen en tal ocasin sern
deformes; se toman medidas mgicas para impedir la cats-
trofe de la total destruccin de la luna. La lluvia no es slo
lluvia, sino el agua que da la vida derramada desde el cielo
por doce ngeles. El arco iris sirve para indicar los escondites
de cierta serpiente maligna con grandes extremidades; los ra-
yos buscan a tales monstruos para destruirlos. En algunos ca-
sos, los elements de la naturaleza son identificados con los
santos; por ejemplo, el viento con San Lorenzo y el sol con
San Bernardo. 1
Las actividades de los indgenas incluyen un gran nmero
de usos, que expresan esta apreciacin personal del mundo
inanimado o que implican concepts errneos o ingenuos en
relacin a la causa y al efecto. Cuando un rbol frutal es
cortado, el indgena tiene cuidado de tapar el mun con
tierra y hojas "para que no se sienta avergonzado". Un via-
jero cansado ahuyenta la fatiga sacudindosela de las piernas
con una rama. Las piedrecitas que sostienen la olla, en la
cual se cocina el maz, deben removerse del fuego, cuando
se retira la olla, porque lloraran si se las dejara all. La tos
de un perro puede ser curada, si se le cuelgan al cuello unos

1 Estos ejemplos de la nocin indgena de la vida son tomados de los pue-
blos de San Pedro y Panajachel, en el lago de Atitln, y de Chichicaste-
nango, como a treinta millas al norte. Dichas comunidades, adems de la
de Agua Escondida, suministraron los datos en los que se basa este studio.
El autor no presume que todas las comunidades del occidente sean tan
comerciales y tan individualizadas como las que se mencionan aqu. Proba-
blemente existen grandes diferencias locales a este respect, y el trabajo
de campo de otros autores, en otras comunidades, lo indica as.








ECONOMIC INDIGENA


olotes morados, porque al verlos alguien reir y la tos pasar
del perro al que re. Estos ejemplos de nociones primitivas,
en Guatemala, podran multiplicarse indefinidamente; son la
substancia de lo que se encuentra en cualquier sociedad pri-
mitiva.
La religion de esta gente comprende muchas de las ideas
y de los concepts del cristianismo, ya que fueron convertidos
a esa fe hace cuatrocientos aos. A pesar de todo, su religion
es esencialmente pagana, como se sugiere en lo anterior. Casi
todas las aldeas del altiplano tienen funcionarios especializa-
dos, una especie de sacerdotes, que llevan a cabo los rituales
y dicen las oraciones dirigidas a las deidades paganas y a los
santos. Algunos de los ritos se llevan a cabo en una iglesia
catlica, mientras que otras veces, se efectan en altares en
las cimas de las montaas, donde resident los dioses paganos.
Practican el sacrificio de animals y no pocas de las comuni-
dades llevan a cabo sus ritos y aun su vida diaria de acuerdo
con el calendario pagano, que ha sobrevivido desde los das
anteriores a la conquista; adems, todava se utilizan dolos
de piedra en relacin con la magia y la religion.
Cada poblado y los alrededores rurales que dependent de
l -llamados municipios- tiene una conciencia de su propia
individualidad. Los habitantes de una comunidad dada no
contraen matrimonio con forasteros, y tienen su propio gobier-
no, que nicamente queda bajo la sujecin de la mayor auto-
ridad de la nacin guatemalteca. El doctor Sol Tax, a quien
el autor debe muchos de sus conocimientos sobre Guatemala,
resume la situacin de la siguiente manera:
"Desde el punto de vista de los indgenas, la
gente de cada municipio constitute un grupo indi-
vidual que se mantiene unido por la sangre y la









ROBERT REDFIELD


tradicin, y que difiere de todos los dems en su
historic, su lengua y su cultura... Cuando viajan,
se sienten forasteros en tierras extraas y consideran
como 'compatriota' a la persona que proviene del
municipio donde resident. Si se establece una colo-
nia en otro municipio, sus miembros mantienen sus
costumbres originales, y solamente se relacionan con
los indgenas locales en lo necesario." 2

En otras palabras, estos municipios son en esencia tribus.
Son primitivos, en el sentido de que cada comunidad tiene su
propia cultural y rige su vida de acuerdo con una tradicin
local fuertemente establecida, que es transmitida oralmente, y
en la cual la tecnologa es simple y el concept que se tiene
de la naturaleza es personal y mgico.
A pesar de ello, estas gentes son comerciantes prcticos,
como lo demuestra su gran actividad y el grado commercial y
utilitario de sus juicios. El mercado es la principal institucin
commercial, donde todos compran y casi todos venden. La con-
currencia total a todos los mercados de una region durante
un mes, por ejemplo, probablemente es much mayor que el
nmero de personas que resident en la region, porque las mu-
jeres van a comprar al mercado varias veces en el curso del
mismo, mientras que los comerciantes profesionales, de los
que hay muchos, permanecen casi todo su tiempo en un mer-
cado, o van de uno a otro. Los comerciantes utilizan rutas
regulars y adoptan sistemas de visits a las aldeas durante
largos perodos, porque las principles reuniones de cada aldea
se efectan regularmente en ciertos das de la semana y son
mayores en ciertos das del ao. Aunque muchas de las comu-

2 Sol Taz, The Municipios of the Midwestern Highlands of Guatemala, p. 433.









ECONOMIC INDIGENA


nidades cultivan el maz, que es la base de la subsistencia,
tienden a especializarse en various products, y, a la inversa,
algunas aldeas y families dependent de muchas otras para los
products que consume.
Aunque los mercados difieren grandemente en tamao y
en importancia, no se ha establecido claramente que las aldeas
ms retrasadas y ms primitivas sean las menos comerciales.
Los indgenas de Chichicastenango se hallan entire los ms con-
servadores, apartados y generalmente primitivos en lo que con-
cierne a la religion y a la magia; pero, a pesar de ello, son
comerciantes afamados. Quizs una tercera parte de la po-
blacin masculina de Chichicastenango sea de comerciantes
profesionales, que se dedican casi exclusivamente al comercio.
El doctor Tax estima que tal vez emplean cinco sptimas par-
tes de su tiempo en los caminos. No obstante, su comunidad
conserve un fuerte sentido de independencia y solidaridad. Es-
tos indgenas, entire los que florece un espritu pagano, no es-
tn dispuestos de ninguna manera a adoptar las costumbres de
la civilizacin.
En uno slo de los mercados ms grandes de Solol, Mc-
Bryde cont 1,113 vendedores.3 Supongo que adems habra
cinco mil personas que llegaban principalmente a comprar,
aunque la poblacin no alcanza los tres mil. McBryde dice
que los vendedores procedan de diez y ocho diferentes comu-
nidades. Panajachel, que ha sido estudiado por el doctor Tax,
es relativamente un mercado menor, comparado con otros mer-
cados de Guatemala. Aun as, en dicha poblacin, de 155
domicilios indgenas, hay un mercado secundario cada da y

3 Webster McBryde, Solola: A Guatemalan Town and Cakchiquel Market
Center, Middle American Pamphlets: N9 3 de la Publicacin N9 5, en "Mid.
dle American Research Series", Dept. of Middle American Research, Tulane
University, New Orleans, 1933.









ROBERT REDFIELD


uno principal los domingos. Aparte de ello, habitantes de
Panajachel participan regularmente en los mercados de otras
doce comunidades. Existe una ventaja commercial en el cul-
tivo de cebollas, ajos y frutas en Panajachel, y en su venta
en lugares donde estos products no son fcilmente cultivados.
Como resultado de tales factors, los moradores important has-
ta el maz, que es su principal alimento.
No todos los vendedores produce lo que venden. Una
minora considerable de comerciantes indgenas son interme-
diarios profesionales, que compran al por mayor a los
productores, para revender a los consumidores. Tales interme-
diarios abundan en la primitive comunidad de Chichicaste-
nango. En el caso de no pocos products, especialmente los
manufacturados, los consumidores no saben dnde se pro-
ducen, solamente saben dnde se pueden comprar. Algu-
nos de los artculos de vestir, que son parte de los trajes que
por tradicin han sido usados en una aldea por generaciones,
son manufacturados en una segunda aldea, y comprados y ven-
didos en una tercera.
El mercado, como una institucin de comercio, tiene su
suplemento en el comerciante viajero y en la tienda. Como
los comerciantes llevan sus products sobre las espaldas, de
aldea en aldea, frecuentemente los caminos se ven llenos de
gente que va de un mercado o viene de otro. Una especie
de sistema traditional de conduccin humana transport los
products de un lugar a otro del altiplano. Aunque el monto
de los artculos vendidos en las puertas probablemente es pe-
queo, en comparacin con lo que se vende en los mercados,
es cosa comn que los vendedores se detengan y regateen en
la casa del comprador. Las personas de sangre mezclada, de
cultural europea, son llamados ladinos en Guatemala. Es en








ECONOMIC INDIGENA


las manos de estos buhoneros ladinos, que participan en el
comercio de los mercados y en el de casa en casa, en las cua-
les est la mayor parte de las ventas de tejidos hechos en
fbrica y de mercera.
El mercado es una institucin que existi en Guatemala
much antes de que viniera el hombre blanco, y probable-
mente el sistema de distribucin empleado all es casi igual
al que se empleaba antiguamente. Por otra parte, es proba-
ble que la tienda guatemalteca sea una institucin de origen
europeo. La mayora de los propietarios de tiendas son la-
dinos, y si un indgena tiene el capital y se le present la opor-
tunidad de abrir una tienda, probablemente caiga vctima de
la influencia europea al adoptar la ropa, las costumbres y la
lengua de los ladinos. Es fcil abrir tiendas, y se abren en
gran nmero, a pesar de los derechos de licencias y reglamen-
tos oficiales. Viv el ao pasado (1938) en una aldea de cin-
cuenta families ladinas y diez families indgenas, con otras
families con domicilio en el campo alrededor de la aldea.
En ella haba siete tiendas pequeas, una de las cuales era
manejada por una mujer indgena.
La amplia libertad de iniciar empresas comerciales causa
impresin. Cualquier indgena o ladino puede iniciar un ne-
gocio. Si un hombre pierde su tierra, o se da cuenta de que
no es suficiente para mantener a su familiar, puede buscar tra-
bajo como trabajador de finca, o puede -si obtiene un poco
de capital- dedicarse a buhonero. Con suerte y sagacidad,
un comerciante puede hacer un negocio grande de un peque-
o, y en consecuencia, invertirlo en la compra de tierras y
convertirse en capitalist y patrono. Ello puede suceder, por-
que tambin la tierra est comercializada. Se compra, se
vende y se hipoteca, lo ltimo en forma considerable, aunque









ROBERT REDFIELD


no siempre formalmente. El indgena ms acaudalado de Pa-
najachel posee diecisiete parcelas de tierra y tiene hipotecas
sobre otras doce; est en capacidad de contratar muchos tra-
bajadores. Casi todos los indgenas de estas comunidades tie-
nen ambicin de llegar a ser negociantes.
Debe tomarse en cuenta la forma en la cual el motivo
de lucro tiene un juego relativamente libre en la vida de estas
gentes. Muy pocos de los products que se distribuyen cam-
bian de manos pur razn de obligacin familiar o de deber
social. La mayor parte de los artculos cambian de manos,
porque alguien quiere vender y alguien comprar; porque el
comprador reconoce que el product tiene un valor moneta-
rio, que se equipara a su necesidad de poseerlo; mientras que
el vendedor consider el intercambio como una oportunidad
de aumentar su riqueza.
El dinero se usa en forma generalizada. Casi no existe
el trueque en la mayora de las poblaciones de la region de
mercados alrededor y al norte del lago de Atitln. Aun cuan-
do las monedas han cambiado (la sal y los granos de cacao
sobrevivieron como monedas durante algn tiempo, y adems
el gobierno de Guatemala ha reformado la moneda varias ve-
ces) la gente est acostumbrada desde hace tiempo a una
media comn de valor. Se acostumbra preguntar el precio
de lo que otra persona tiene, y ello no se consider como una
descortesa. La gente sabe dnde puede comprar huevos para
economizar tres centavos en docena y en qu mercados se pue-
de comprar ms barato el ocote. Conocer los valores y obtener
la ventaja en el regateo, son virtudes que se inculcan a los
jvenes, y son tan importantes para una mujer como saber
hacer tortillas. Si una muchacha hace un mal negocio, que
sea notorio, probablemente la gente se avergonzar de ella.









ECONOMIC INDIGENA


Por lo que he podido establecer, los precious encuentran
su nivel por la accin general de la ley de la oferta y la de-
manda. No he podido encontrar ningn precio monetario,
que sea fijado por la tradicin.
El fabricante de caites, el carpintero, la comadrona y el
chimn, piden lo que creen que pueden obtener. El gobierno
ha fijado precious topes en pocas de seria escasez de alimen-
tos, pero aparte de ello, los precious se mueven libremente hacia
arriba o hacia abajo.
El espritu commercial no slo est arraigado dentro del
grupo de comunidades que constituyen la organizacin de mer-
cados, sino tambin en cada aldea y aun en cada familiar.
Maine, y luego Weber, tenan el concept de una sociedad
primitive original semejante a aqulla que tena como una
de sus caractersticas la exclusionn de la bsqueda irrestricta
de lucro dentro del crculo de los que estn unidos por lazos
religiosos." 4 En tal sociedad, la aldea era una gran familiar
que estaba unida por la piedad y por la existencia de la pro-
piedad comunal. Estas sociedades guatemaltecas particulares
estn tan lejos de tal condicin, como lo est la nuestra. La
Regla del Mercado ha penetrado hasta en el grupo ms ntimo.
Los vecinos compran y venden entire ellos. El precio de los
products dentro de la aldea es el mismo que en el mercado,
tomando en cuenta las economas de mano de obra, transport
o factors similares.
Por lo menos en Panajachel, la tamilia no est ms unida
de lo que est en un pequeo pueblo de los Estados Unidos.
La esposa y su marido compran y venden como una unidad
para el hogar, pero la esposa puede vender huevos o aves de


4 Max Weber, General Economic History, p. 356.









ROBERT REDFIELD


corral para su propio lucro. Un joven que an no llega a los
veinte aos puede llevar a cabo un comercio independiente.
El espritu commercial en la familiar es an mayor entire los la-
dinos agrcolas rurales, que viven ntimamente con los ind-
genas, aunque rara vez se casan con ellos. Muchachas jve-
nes abren tiendas pequeas por su propia cuenta.
He sabido de casos en los que mujeres jvenes han in-
vertido sus fondos personales en la fbrica clandestine de licor
de sus padres y han vendido su parte del licor para lucro per-
sonal. En uno de esos hogares, una hija haca dulces y los
venda a los miembros de la cofrada religiosa, al frente de
la cual se hallaba su padre, justamente afuera del cuarto de
la casa de su familiar, donde estaba colocado el altar y donde
se ofrecan las oraciones.
La agriculture en Panajachel es casi tanto una empresa
individual, como lo es en las granjas alrededor de Chicago.
Los concepts de posicin social relative y de diferencias tni-
cas no restringen de manera alguna la contratacin de los tra-
bajadores agrcolas. Aunque los ladinos son generalmente ms
acaudalados que los indgenas, y por tanto muchos ms
indigenas trabajan para los ladinos, que stos para aqullos,
sin embargo, si un ladino necesita trabajo y un indgena le
ofrece una ocupacin adecuada, no hay nada en las costum-
bres sociales que le impida aceptarla. En la aldea donde
viv, por lo menos una tercera parte de estos campesinos es-
paoles trasplantados, conocidos como ladinos, haba traba-
jado ms de una vez como peones de campo para patrons
indgenas.
Las casas no se colocan en la alegre forma cooperative,
que caracterizaba a nuestras antiguas aglomeraciones rurales.









ECONOMIC INDIGENA


Si un hombre de Chichicastenango o de Panajachel desea cons-
truir una casa, realize contratos para la compra de los mate-
riales -vigas, adobes y tejas-. Entonces, ya sea con sus hijos
o con trabajadores contratados, la construye, sin ninguna con-
sideracin de deber social o de ejercicio religioso.
Es un hecho que niuchas de las actividades comunales y
ejercicios religiosos, que tienen lugar en estas aldeas guatemal-
tecas, resultan menos religiosos de lo que parecen, y demues-
tran que no pueden tomarse como ejemplos de un primitive
comunismo las danzas-dramas representadas por los indgenas
en los das de los santos importantes, en los cuales diez, veinte
o treinta hombres maravillosamente disfrazados y enmascara-
dos representan la conquista de Guatemala o ejecutan alguna
danza traditional de menor importancia con acompaamiento
de msica de marimba o de una flauta y de un tambor. Las
danzas aparentan expresar sentimientos religiosos comunales,
pero, no creo que los motivos religiosos sean exclusivos o si-
quiera predominantes. En las aldeas que he mencionado, ta-
les danzas se llevan a cabo por la iniciativa de un individuo,
que es, por lo menos en parte, inducido por el prestigio social
que acredita al organizador de una danza, cuando tiene xito.
l invita a sus conocidos a participar en el baile. Se supone
que cada participate debe llevar su propio disfraz, y, en
Guatemala, casi todos los trajes de baile se alquilan. Hasta
hace pocos aos, una persona tena un monopolio casi total
de este negocio y alquilaba disfraces a los indgenas, desde
Chiapas, en occidente, hasta las fronteras de El Salvador, en
oriented. Sin embargo, en aos recientes, un competitor en el
alquiler de dichos trajes se estableci en Chichicastenango. El
organizador de la danza debe suministrar el licor que se con-
sume durante el curso prolongado de la misma, pero se hace









ROBERT REDFIELD


una colecta en cada una de las casas en las que baila el grupo,
y de esta manera el organizador espera algn reembolso de
sus gastos.
En el altiplano de Guatemala, puede uno encontrar en el
camino a un pequeo grupo de indgenas, que lleva la imagen
de un santo, o que quizs acompaa a un hombre que va a
un altar, en las montaas, para ejecutar los ritos pertinentes
a su designacin al cargo de proveedor de fuegos artificiales
de una prxima fiesta. Acompaan estas procesiones un ind-
gena que toca una chirima pequea y otro que toca un
tambor. Ejecutan msica ritual traditional, pero no es de supo-
nerse que estos msicos, que tan solemnemente tocan compo-
siciones antiguas, sean miembros de una cofrada religiosa o
adeptos de algn culto. Son, en realidad, empleados, tocado-
res de la chirima y tamboreros, que hacen el trabajo por un
precio y que han sido contratados por el que tiene la principal
responsabilidad en la ocasin. La cofrada de Santo Toms
Chichicastenango maneja una venta de care, cuyas utilida-
des sirven parcialmente para sufragar gastos.
En la iglesia de Chichicastenango, el turista encuentra un
cuadro hermoso e impresionante: la oscura nave est llena de
indgenas, que queman incienso sobre pequeos jardines de
velas o ptalos de rosa, colocados sobre el suelo, y que
parlotean oraciones en lengua indgena. Pero no debe supo-
nerse que esas gentes sean llevadas por un intenso sentimiento
religioso, que brota de sus oraciones hacia los dioses. En su
mayora son indgenas especialistas contratados, "chimanes"
empleados por clients (que en casi todos los casos ni siquie-
ra estn presents) para practicar los ritos necesarios que ha-
rn afortunado un viaje o un matrimonio, o que curarn una









ECONOMIC INDIGENA


enfermedad. Una gran parte del rito requerido por la tradi-
cin local se practice por medio de un professional contratado
y no directamente.
En el altiplano de Guatemala, la gente est acostumbrada
a mantener la clase de relaciones que nosotros llamamos im-
personales. En los viajes y en los mercados, el indgena est
acostumbrado a relacionarse con personas que representan pa-
ra l simplemente conveniencias prcticas. La situacin es
completamente distinta a la que se halla en parties aborigenes
de Australia, donde un hombre, o es miembro del grupo cul-
tural y de la tribu de uno, y, por lo tanto, es considerado y
tratado como un pariente, o es un forastero y enemigo.
Hay dos costumbres tan bien conocidas en esta region de
Guatemala, que se las puede llamar instituciones y que encar-
nan la aceptacin de las relaciones impersonales. Un hombre
que se dirige a un lugar distant y que se encuentra lejos de
su casa con una cosa que no le es convenient llevar consigo,
pedir permiso a alguien para dejarla. No es necesario que
los dos se hayan conocido antes, aunque usualmente asi es.
Una cosa dejada de esta manera, queda recomendada, y el
propietario puede regresar y pedirla cuando pueda. A veces,
el objeto se deja en casa de una segunda persona, para que
la recoja una tercera. Tales arreglos facilitan el movimiento
de personas y de objetos. Creo que existe una relacin entire
esta costumbre y la que prevalece en la aldea de Agua Escon-
dida, donde resid recientemente. Muchos de los ladinos de
esa comunidad, y algunos de los indgenas tambin, han dado
permiso a indgenas que no resident all, para que construyan
graneros en sus patios de atrs, a fin de almacenar su maz.
Viven en un pueblo que queda a dos horas, abajo de un pe-









ROBERT REDFIELD


fiasco; pero poseen tierras arriba, cerca de Agua Escondida, y,
por tanto, encuentran convenient almacenar el grano cerca
del campo donde lo cultivan. Un indgena puede mantener
su granero en el patio de la casa de otro, durante muchos
aos, pero el arreglo no tiene ningn otro significado. Es po-
sible que los dos hombres casi ni se conozcan.
Existe evidencia de un nimo similar en la costumbre,
segn la cual una persona establece un acuerdo con otra, en
otra aldea, que le autoriza a pasar la noche en su casa. Se
puede pedir posada a cualquiera y muchos de estos arreglos
se hacen solamente para una noche, pero hay otros casos en
los que un comerciante indgena puede llegar con mayor o
menor regularidad a dormir en la casa de una persona, usual-
mente un ladino. En algunos de estos casos, el husped pa-
ga un centavo por la prerrogativa, mientras que en otros, el
dueo de la casa no recibe remuneracin alguna. Lo que
interest es que las relaciones entire el husped y el dueo de
la casa permanezcan siempre caractersticamente superficiales
y ligeras. En un caso que conoc, un indgena viajero llegaba
varias veces al ao a dormir a la casa de un ladino. Dorma
en un rincn de la cocina, mientras las mujeres de la casa
continuaban sus labores culinarias y su conversacin. Dichas
mujeres no saban casi nada del hombre, no estaban seguras
siquiera de conocer su nombre, pero s saban que el marido
y el padre haban dicho que el husped poda quedarse a
dormir.
Ahora parece evidence cmo las cultures locales conservan
su carcter y su organizacin, a pesar de la gran movilidad
fsica. La gente en Guatemala viaja much, pero los viajes
son educativos slo cuando se logra penetrar en la mente de









ECONOMIC INDIGENA


las personas, que son diferentes de uno mismo. Las costum-
bres y las instituciones de Guatemala aislan al viajero. El
aborigen utiliza caminos ya establecidos para encontrar gente
que lo acepte con una series de convencionalismos, segn los
cuales no se necesita que se penetre much ms all de la su-
perficie. El sistema de dinero y comercio es generalizado y
abarca a miembros de muchos grupos culturales diferentes,
pero tiene sus propias reglas, que son obedecidas, sin que con
ello tenga que ver la organizacin social o religiosa de cual-
quier comunidad. Hace tiempo que las diferencias se presu-
ponen, y no sorprenden, ni siquiera estimulan. La nica reac-
cin que una turista norteamericana, que llevaba pantalones
de montar, obtuvo de un indgena, fue la observacin casual
que hizo de que supona que se trataba de la indumentaria
de la aldea de la extranjera.
Una conclusion puede deducirse del studio anterior: hay
compatibilidad entire una existencia, donde no ha penetrado
el alfabetismo, con su cultural local y sus nociones personales
y mgicas de la naturaleza, que caracterizan al mundo pri-
mitivo, y el comercialismo y una economa pecuniaria. Estas
sociedades guatemaltecas no presentan ninguna evidencia de
cambios rpidos y parece que es bastante stable la combina-
cin del comercialismo y ciertas caractersticas de la existencia
primitive. Es probable que en el altiplano hayan existido
muchas de estas caractersticas antes de la conquista; cierta-
mente, el sistema de mercados ya estaba bien desarrollado y
haba alguna forma de moneda. Pero, el contact con la
cultural europea ha desarrollado el sistema; hay hoy nuevos
products y nuevas necesidades; la unidad monetaria es ms
exacta y flexible.









ROBERT REDFIELD


Aunque, por lo general, la sociedad hace que las rela-
ciones entire los hombres en el mercado y en los caminos sean
bastante impersonales, la retencin de un concept animista
o antropomrfico de la naturaleza, por los indgenas que co-
noc en esta region, indica que se consider a la naturaleza
como poseedora todava de las caractersticas humans y per-
sonales de uno mismo. Sera interesante conocer si el des-
arrollo de los viajes impersonales y del comercio han afectado
o estn afectando dicha nocin animista.
El hecho de que la tecnologa de estos indgenas del alti-
plano haya progresado relativamente poco en muchos siglos, y
de que retengan un juego sencillo de instruments, accionados
prcticamente sin poder artificial, o sin industrial organizada
en talleres, indica que una economa monetaria y un punto de
vista secular no dependent necesariamente de un gran progress
tecnolgico. En la historic de nuestra sociedad, la ciencia, el
secularismo y una enorme expansion de la moneda y el co-
mercio estuvieron aproximadamente sincronizados con el gran
progress tecnolgico de la revolucin industrial. Estamos tan
acostumbrados a pensar en estos elements de la vida moder-
na, como naturalmente inseparables, que establecemos con-
trastes entire la "sociedad tecnolgica" y las sociedades "pri-
mitivas" o tradicionales. El caso de Guatemala indica que
una sociedad stable puede existir con caractersticas de cierto
espritu commercial y economa pecuniaria, que prevalecen en
nuestra propia sociedad, as como con una nocin secular de
la vida, pero, a la vez, con una tecnologa simple. Estas comu-
nidades guatemaltecas no son "sociedades tecnolgicas" y, cier-
tamente, tampoco son "sociedades industrializadas", en la for-
ma como utilizamos la palabra para denotar fbricas y










ECONOMIC INDIGENA


produccin en masa. Pero, tampoco son sociedades primitivas,
en el sentido tpico concebido por Henry Maine. Son una
mezcla, aunque de un tipo de sociedad que es consecuente con-
sigo misma, que puede llamarse sociedad mercantil primitive. s


































5 En efecto, estoy de acuerdo con la conclusion expresada por el doctor Tax
(Culture and Civilization in Guatemala, The Scientific Monthly, mayo
1939, Vol. XLVIII, pp. 463-467) de que estas sociedades guatemaltecas "no
representan ni una cultural ni una civilizacin, sino una combinacin de
ambas".


















ECONOMIC INDIGENA EN LA AMERICA
LATINA





















ECONOMIC INDIGENA EN LA AMERICA
LATINA

SANFORD A. MOSK.


En vista del creciente volume de artculos, ensayos, in-
formes y libros que tratan de los pases subdesarrollados, nin-
guno puede quejarse de que los autores acadmicos y otros
vean con indiferencia los problems de dichos pases. Sin em-
bargo, podemos darnos cuenta, si estudiamos los escritos sobre
la Amrica Latina, de que es obvio que ciertos asuntos estn
siendo estudiados con cuidado, mientras que otros casi no re-
ciben ninguna atencin. No hay uniformidad en el desarrollo
del canipo de la economa latinoamericana. En trnminos ge-
nerales, puede decirse que se estn dedicando esfuerzos subs-
ianciales al studio de problems que pueden ser tratados por
los medios analticos convencionales de la economa; por ejem-
plo, las diticultades en las balanzas de pagos, las balanzas co-
ini iiales y la ifilacin>. Son problems importantes y debie-
;iii esilidiarse y discutirse con amiplitud. Infortunadamente,
hay tios liue no reciben la misma atencin. Es necesario de-
di(i e 'slfuerzos semejanteis a la investigacin de problems que









SANFORD A. MOSK


han sido menospreciados y que son vitales para pases de la
Amrica Latina, que tratan de progresar hacia nuevos niveles
de desarrollo econmico.


I

Con la esperanza de estimular la discusin de uno de es-
tos problems abandonados, creo que es convenient presentar
algunas interrogantes y sugerir algunas ideas tentativas acerca
de las economas "indgenas" de la Amrica Latina. A este
fenmeno se le denomina con una variedad de trminos, tales
como economas indgenas, de subsistencia, regionales, no mo-
netarias, precapitalistas y no capitalistas, para mencionar so-
lamente unos pocos de los ms comunes. Diferentes autores
las described de diverse manera, y difieren tambin en el n-
fasis que ponen en las caractersticas individuals. Sin embar-
go, puede construirse un modelo general con los siguientes y
principles elements: un alto grado de suficiencia propia;
una produccin limitada para el mercado; transacciones basa-
das en la costumbre y la tradicin, en vez de las fuerzas del
mercado; poca respuesta a los alicientes de lucro; aislamiento
de las fluctuaciones en la economa national ("monetaria",
commercial" ) del pas en cuestin, incluyendo, desde luego, las
fluctuaciones que se original de condiciones internacionales.
La situacin as descrita se acenta ms en pases de la
Amrica Latina que tienen grandes poblaciones indgenas, co-
mo Mxico, Guatemala, Ecuador, Per, Bolivia, pero se les
encuentra, en un grado mayor o menor en casi todos los
pases latinoamericanos. No es, por supuesto, un fenmeno
peculiar de la Amrica Latina. El sistema se encuentra am-
pliamente distribuido a travs de todas las reas subdesarro-








ECONOMIC INDIGENA


liadas del mundo. Se le ha dado especial atencin en Asia
suroriental, y autores como Boeke y Furnivall han puesto de
moda el trmino "economa dual" (o "economa plural"),
para denotar la coexistencia de una economa indgena y de
una monetaria en los pases de esa region.
Puede ser que la referencia hecha anteriormente a una
economa indgena en la Amrica Latina sea buena o mala.
Lo que necesita recalcarse, ante todo, es que en realidad no
sabemos si es buena o mala. Al decir "nosotros". me refiero
tanto a los latinoamericanos, como a los observadores extran-
jeros. El hecho de que la mayora de los economists latino-
americanos conozcan muy poco las economas indgenas de
sus propios pases, es impresionante. Su falta de inters es
much ms lamentable, que su falta de conocimientos acerca
de esta cuestin. Parece como si consideraran que la econo-
ma indgena es un compartimiento separado y hermtico. Les
perturba y les impacienta, pero no la consideran como una
preocupacin principal en el desarrollo econmico. Esta acti-
tud es desafortunada, especialmente en el caso de los pases
done la economa indgena abarca un porcentaje relativa-
mente grande de la poblacin, porque debe considerarse que
en ellos la realizacin de cambios en la economa indgena
constitute un problema central en funcin del desarrollo eco-
nmico de todo el pas.
Si, por el moment, aceptamos la lista generalizada de
caractersticas sugeridas anteriormente para la economa ind-
gena de un pas dado, dos preguntas principles deben ser
contestadas acerca de cada condicin: primera, hasta qu gra-
do prevalece la condicin, y segunda, hasta qu punto ha
sufrido cambios dicha condicin. Desde luego, no podemos
esperar hallar respuestas estadsticas a estas preguntas; algu-









SANFORD A. MOSK


nas de ellas claramente son de una naturaleza no cuantitativa
y aun aquellas que podran prestarse a un tratamiento cuanti-
tativo. probablemente slo se pueden estimar al principio en
una forma muy aproximada. Principiar es lo que se necesita
urgentemente. pero una vez se .consiga, podemos contar con
que la experiencia actuar como gua para el refinamiento
de las tcnicas de investigacin y del desarrollo de las hip-
tesis de trabajo para ulteriores studios.
Quien haya tenido el menor contact con una economa
indgena, puede darse cuenta de las dificultades que surgeon
al hacer un studio de la naturaleza del sugerido aqu. El
material original, al cual nos referiremos adelante con ms
amplitud, es tan fugaz como fragmentario. En muchos casos
debe hacerse trabajo nuevo de campo, aun para un studio
preliminary, y este trabajo de campo lleva tiempo y es costoso.
Donde hay grupos de indigenas, el problema de las comunica-
ciones es complejo. En s, las diferencias de lenguaje son un
serio obstculo para obtener informacin. A ello debe agre-
garse la herencia de la historic, que se remonta a los das de
la conquista europea, y que a menudo hace al indgena hostile
hacia el no indgena y temeroso de que la informacin obte-
nida se utilice para afectarlo con impuestos, o de otras ma-
neras, como trabajos forzados, por ejemplo. Aun donde predo-
mina un buen espritu de cooperacin, el acopio de material
econmico de exactitud acceptable se dificulta por la falta
de documents escritos y por las variaciones en las unidades de
media que se emplean. No se pretend que esta lista de di-
ficultades sea complete, pero se present solamente para ilus-
trar las classes de problems que se encuentran en este campo
de la investigacin.









ECONOMIC INDIC;GNA


El material sobre las economas indgenas de la Amrica
Latina, que ya se encuentra disponible, puede hallarse princi-
palmente en las obras de antroplogos, socilogos y gegrafos
culturales. La fuente principal la constituyen las investiga-
ciones antropolgicas, pero debe reconocerse que dichas inves-
tigaciones se han dirigido de modo caracterstico a responder
otra clase de preguntas que las que nos preocupan desde el
punto de vista del desarrollo econmico. Es comprensible
el inters del antroplogo en un pueblo; por lo general, se in-
teresa en todos los aspects de su cultural mental y material,
lo que hace difcil ocuparse de uno de ellos detalladamente.
Es ms, el antroplogo probablemente se inclina, en forma
marcada, hacia la reconstruccin de la naturaleza "original"
de una cultural, lo que en Amrica Latina significa usualmente
tratar de averiguar cmo eran las cosas en la poca precolom-
biana. Al ocuparse de las transformaciones, el antroplogo
tiene como objetivo el pasado y no el present, o la tenden-
cia hacia el future. Es inevitable, por tanto, que su aten-
cin se desve de las transformaciones recientes y contempor-
neas que pueden estar ocurriendo en una economa indgena.
Por la misma razn, est mayormente interesado en las rela-
ciones mis antiguas entire los colonizadores europeos y los gru-
pos indgenas, que en las relaciones contemporneas entire una
economa indgena y la economa national, con la cual tiene
(ontacto.
Temeroso de alguna mala interpretacin, me apresuro a
aadir que estos comentarios no deben tomarse como una cr-
lica al trabajo hecho por antroplogos en la Amrica l.atina.
La antropologa, como cualquier otra discipline, ha tenido sus
propios problems centrales. No hay razn para esperar
que los antroplogos hagan a un lado estos problems, para









SANFORD A. MOSK


dedicarse a dar una contribucin especial al studio del des-
arrollo econmico. Sin embargo, hay indicios de que los
antroplogos principian a formular nuevas preguntas en rela-
cin con sus investigaciones; preguntas que conciernen en for-
ma particular a los problems de desarrollo econmico. Es
va una tendencia alentadora. y es de esperarse que otras cien-
cias sociales se mantendrn a la par de la antropologa a
este respect.

II

Como un medio de sugerir la ndole de studios prelimi-
nares. que podran realizarse sobre la base del material que
ya est disponible, puede hacerse un esfuerzo para analizar
la economa indgena de la region del altiplano de Guatemala,
donde vive la gran mayora de la poblacin indgena del pas.
Debido al inters especial de Sol Tax, el antroplogo que ha
hecho un extenso trabajo en esta region, y a los studios de
Webster McBryde en la geografa cultural, quizs haya ms
material disponible sobre esta economa indgena, que sobre
cualquier otra de la Amrica Latina. En la seccin que sigue,
he hecho uso de cuantioso material de las obras de Tax y de
McBryde, as como tambin de bastante material que se en-
cuentra en las publicaciones de Oliver La Farge y Charles
Wagley. Cuando estuve en Guatemala, tuve la oportunidad
de sostener numerosas discusiones tiles con Richard Adams,
quien por largo tiempo ha desarrollado una labor fructfera
en aqul pas, en antropologa aplicada, y en otras parties de
la Amrica Central. Estas son las fuentes principles de las

1 Adams ha expuesto algunas de sus ideas en su Introduccin a la Antropo-
loga Aplicada. Publicaciones del Instituto Indigenista Nacional de Gua-
temala, N9 12, 2 vols. (mimeo).








ECONOMIC INDIGENA


que he derivado conclusions acerca de la naturaleza y funcio-
namiento de la economa indgena en el altiplano de Gua-
temala.


Suficiencia propia

Gran parte de los esfuerzos que se hacen en esa region se
dedican a la produccin para la subsistencia, pero a pesar de
ello, la insuficiencia propia es extraordinaria, aun en el caso
de los artculos bsicos de consumo como el maz. Esto suce-
de tanto en los municipios, como en las families individuals.
Tax encontr en un studio del material de 40 municipios,
en el corazn del altiplano de Guatemala, que solamente unos
cuantos cultivan suficiente maz para satisfacer sus propias
necesidades. 2
Wagley registrar una impresin similar en una parte dife-
rente de la regin de los altos, ms al norte. 3 Desde luego,
el mnaiz es el articulo ms important de la dieta de los habi-
tantes de toda esta zona, y segn McBryde, posiblemente re-
presenta hasta un 80 por ciento de los alimentos que all se
(, nstIilell. 4
lEsta falta de suficiencia propia en los alimentos tambin
es prc\'alente en el caso de otros articulos de consumo general.
Por tanto, la condicin reinante es de especializacin eco-
iiaiia, ya en las personas, com1o en las comunidades. La

2 Sol Tax. The Municipios of the MIdwestern Highlands of Guatemala, en
American Anthropologist (nueva series vol. 39, N9 3, Parte I Oulio-sep-
tiembre 1937), p. 438.
3 Charles Wagley, Economics o a Guatemal.an Village, en Memoirs of the
Anmirican Anthropological Association, N" 58 k1941), p. 21.
4 F. Webster McBryde, Cultural and Historical Geography o Southwest
Guatemala, Snithonian Institution, Institute o Social Anthropology, Pu-
blicacin NQ 4 (Washington, 1945), p. 128.









SANFORD A. MOSK


especializacin se encuentra en la produccin agrcola, en los
trabajos manuales, en el comercio y, aunque en forma un
poco diferente, en el trabajo remunerado.
Las principles lneas de especializacin en la agriculture
se hallan en la produccin de maz, trigo, vegetables y ovejas.
Algunas de las comunidades se especializan en ms de un tipo
de produccin agrcola. Por ejemplo, Totonicapn se distin-
gue por su trigo, as como por sus ovejas. En artes manuales,
la especializacin de las comunidades se encuentra en alfare-
ra, en muebles, en alfombras, lazos, frazadas y piedras de
afilar, para mencionar como ilustraciones slo unas cuantas de
las principles; una lista complete sera much ms larga.
La especializacin en el comercio es ms comn en el plano
individual que en la comunidad, pero hay algunas comunida-
des, por ejemplo, Santiago Atitln y Chichicastenango, don-
de es muy important. Por lo general, el especialista co-
mercial lo es tambin de transport, porque la mayora de las
csas se transportan sobre las espaldas humans.
SEs natural que la especializacin d lugar al comercio,
as es como una de las caractersticas sobresalientes de la
economa indgena del altiplano de Guatemala es su vida
commercial activsima. Las normas comerciales dentro de la
misma region son intrincadas, como lo son tambin entire el
altiplano y la region de la costa del Pacfico, segn lo ha de-
mostrado McBryde en el mapa que elabor de los mercados
indgenas y de las rutas comerciales en el sudoeste de Gua-
temala. 5 Sin embargo, las normas son regulars y comprenden
mercados y canales de trfico bien definidos. En ciertas co-
munidades se celebra un mercado principal una vez a la se-

5 McBryde, Cultural and Historical Geography of Southwest Guatemala, ma-
pa, 19 (de frente), p. 84.









ECONOMIC INDIGENA


mana, o a veces dos, y en tal ocasin llegan vendedores de
todas parties de la region. Estos vendedores son especialistas
en lo que apropiadamente puede calificarse de comercio de
larga distancia. Compran y venden, y cuando el mercado
se terminal, toman camino hacia el prximo mercado de su
itinerario, lo que puede obligarles a un viaje de uno o dos
das. La mayor parte de las veces, los viajes se hacen a pie.
y por lo regular, la mercanca se lleva sobre las espaldas,
en un cacaste, con la ayuda de mecapal sobre la frente. Si-
guiendo una ruta y un itinerario regulars, el comerciante
professional pasa la mayor parte de su tiempo en el camino.
Para evitar un malentendido, debe aclararse que no son
slo los comerciantes profesionales los que llevan los produc-
tos al mercado. Los productores locales tambin ofrecen sus
artculos a la venta en el mercado de la comunidad, y a veces
el propio productor los lleva a un mercado lejano para ven-
derlos. En ese caso, se trata de un comerciante occasional.
Ya sea occasional o professional, el comerciante es un factor
prominent y vital en toda la economa indgena. Cuando
McBryde llev a cabo su studio del mercado de Solol, en
1932, encontr all a vendedores de dieciocho pueblos, adems
del propio Solol. 6 A juzgar por el material adicional sobre
el mismo studio, que posteriormente fue publicado, McBryde
calcul que solamente una cuarta parte de los vendedores en
el mercado de Solol era resident local. 7
La especializacin y los mercados aparentemente tienen
una larga historic en el altiplano de Guatemala, que data de
los tiempos precolombianos. Hace algunos aos Frans Blom

6 F. Webster McBryde, Solol, Tulane University, Middle American Research
Series, Publication Ny 5 (New Orleans, 1933), p. 112.
7 McBryde, Cultural and Historical Geography of Southwest Guatemala, p. 104.









SANFORD A. MOSK


reuni algn material sobre esta cuestin de antiguas narra-
ciones espaolas, en un document sugestivo llamado Com-
merce Trade and Monetary Units of the Maya. s Ms recien-
temente, otros autores han acentuado la importancia del
comercio precolombiano de la region, aunque no es evidence
que hayan derivado deducciones del trabajo de exploracin
de Blom, o encontrado material adicional. En un artculo so-
bre los Comerciantes Primitivos de Guatemala, Robert Red-
field ha escrito: "El mercado es una institucin que existi
en Guatemala, much antes de que viniera el hombre blanco,
y probablemente el sistema de distribucin empleado all es
casi igual al que se empleaba antiguamente." 9
Expresando un acuerdo especfico con Redfield, Sol Tax
ha escrito ms o menos lo mismo. 10 McBryde ha ido ms all
y ha aventurado la opinion de que el comercio era ms im-
portante para los indgenas del altiplano de Guatemala en la
poca anterior a Coln, que ahora. 11 Ya que aqu lo que nos
incumbe es el present y el pasado reciente, no nos es possible
explorer ms all esta intrigante cuestin acerca de la natura-
leza de la economa precolombiana.
Dentro del alcance de este artculo, tampoco nos es po-
sible ocuparnos, en una forma comprensiva, de las transfor-
maciones que ocurrieron en la poca colonial y en el perodo
desde que Guatemala obtuvo su independencia. Sin embar-
go, es interesante llamar la atencin sobre unas cuantas trans-

8 Tulane University, Middle American Research Series, Publication N9 4
(New Orleans, 1932), pp. 531-556.
9 The Quarterly Journal of Inter-American Relations, vol. 1, N9 4, (October,
1939), p. 48.
10 Tax, World View and Social Relations in Guatemala, in American An-
thropologist (nueva series vol. 43, N9 1 (enero-marzo, 1941), p. 35.
11 McBryde, Solol, p. 110.









ECONOMIC INDIGENA


formaciones de naturaleza reciente o bastante reciente, que
sugieren una tendencia hacia una menor suficiencia propia
en esta economa indgena.
Una de ellas es la decreciente hilandera a mano del algo-
dn. Esta decadencia se nota, por lo menos, en la ltima ge-
neracin. El sistema no ha desaparecido del todo, pero ha
llegado a ser excepcional y en algunas comunidades se le des-
conoce actualmente. Cuando Lila M. O'Neale haca sus estu-
dios de campo sobre los tejidos del altiplano, en 1936, observ
que la prctica de hilandera a mano "estaba desapareciendo
rpidamente bajo el impact de los hilados comerciales dispo-
nibles". 12 Ya para entonces, el empleo de husos primitivos
se estaba limitando principalmente a darle una torcedura adi-
cional al hilo hecho en fbrica, o a unir dos longitudes de
ese hilo para mayor tamao. La Farge y Byers tambin no-
taron una decadencia del hilado a mano de la fibra de algo-
dn en Jacaltenango, donde en 1927 hacan studios de
campo. 13
En un studio posterior de otra comunidad, Santa Eula-
lia, La Farge observ que las mujeres haban abandonado dos
de sus antiguas artesanas: el tejido de materials de algodn
y la alfarera. 14 Llev a cabo su trabajo de campo en esta
comunidad en 1932 y not que dichos cambios eran recientes.
La Farge dice que la alfarera todava se practicaba en 1927.
Es menos especfico, en lo que se refiere al tejido de la tela
de algodn, pero deja la franca impresin de que la transfor-

12 Lila M. O'Neale, Textiles of Highland Guatemala, Carnegie Institution of
Washington, Publication 567 (Washington, 1945), p. 7.
13 Oliver La Farge and Douglas Byers, The Year Bearer's People, Tulane
University, Middle American Research Series, Publication N9 3 (New
Orleans, 1931), p. 51.
14 Oliver La Farge, Santa Eulalia (Chicago, 1947), p. 5, p. 36.









SANFORD A. MOSK


macin haba venido ocurriendo rpidamente en los aos an-
teriores a la fecha en la que hizo su studio.
La Farge explica la desaparicin de estas dos artesanas,
as como otras transformaciones en la cultural material de San-
ta Eulalia, atribuyndola al incremento del empleo estacional
en las fincas de caf. Encontr, que tanto los hbitos de con-
sumo, como la composicin de la produccin local, haban
estado sufriendo transformaciones bajo la influencia de mayo-
res ingresos en efectivo, que la comunidad obtena de empleos
fuera de ella. El nmero y la variedad de los products lo-
cales se haba reducido y haba ocurrido una expansion para-
lela en el consumo de "importaciones", o sean los artculos
obtenidos de otras comunidades en la economa indgena o
products de fbrica hechos en Guatemala o en el extranjero.
El creciente uso de dichos products se hizo especialmente no-
torio en la ropa y en utensilios de cocina. La Farge hace
algunas observaciones ulteriores acerca de los efectos de la
depresin sobre el consumo de "importaciones", a las que me
referir ms adelante, al ocuparme de esa cuestin. Pero, el
punto principal es que los ingresos en efectivo, por trabajo
en las fincas de caf, eran los que haban provocado los cam-
bios en la economa local, disminuyendo su suficiencia propia
y hacindola ms interdependiente de lo que haba sido en
pocas anteriores.
La explicacin de La Farge de la decadencia del 'arte de
tejer y de la alfarera en Santa Eulalia puede servir tambin
para explicar la decadencia general de la hilandera a mano
del algodn por toda la region del altiplano. Debido a que
los intereses de sus investigaciones se concentraban en otros
problems, la seorita O'Neale no se dedic a explorer esta
cuestin sistemticamente. Ella slo registra el hecho de que









ECONOMIC INDIGENA


sus informants con frecuencia le decan "los preparativos pa-
ra la hilandera cuestan", 15 en el sentido de que requeran
tiempo y paciencia y de que producan cansancio. Desde
luego, esta pequea evidencia no es concluyente, pero si su-
gestiva. Ciertamente, es possible interpretarla en el sentido de
que abandonaban los procedimientos ms tediosos cuando los
ingresos en efectivo hacan ms factible la satisfaccin de sus
necesidades de hilo de algodn, comprndolo, en lugar de
hilarlo a mano.
Adems de este studio especial de Santa Eulalia, La Far-
ge ha recalcado el papel que la produccin de caf ha jugado
en la induccin de cambios en la generalidad de la vida ind-
gena del altiplano. 16
Es claro que la evidencia es escasa, pero creo que el nfa-
sis se justifica. Es ms, sugiere que la tendencia de las trans-
formaciones, desde la ltima mitad del siglo XIX, ha sido
hacia la disminucin de la suficiencia propia y hacia el incre-
mento de la especializacin en la produccin y en los servicios.
El process no ha sido uniform en todas las parties de la region
y probablemente tampoco ha ocurrido con uniformidad cro-
nolgica. Si se mide por las normas del nmundo occidental,
el process ha sido lento y no puede decirse que en parte alguna
de la region se haya agotado su curso complete. Sin embar-
go, es significativo que el process est ocurriendo y que tenga
una profundidad y un impulso histrico apreciables.

15 O'Neale, op. cit., p. 5.
16 Vase el articulo de La Farge, Maya Ethnology: The Sequence of Cultures,
en The Maya and Their Neighbors (New York, 1940), pp. 281-291. En su
lista tentative de sucesos culturales despus de la conquista, en la region
maya del altiplano, ha incluido una clasificacin separada para el perodo
desde 1880 -es decir, Indigena Reciente II- durante la cual lleg a ser
important la produccin cafetalera.









SANFORD A. MOSK


La costumbre en las transacciones econmicas

La falta de conocimientos dificulta la area de aprecia-
cin del papel exacto de la costumbre y de la tradicin en la
economa indgena, en contrast con el libre juego de las fuer-
zas del mercado. Desde luego, no se pone en duda que la
costumbre es ms important aqu, que en las naciones indus-
trializadas, pero no puede considerrsele como la influencia
dominant. 7 en algunas de las comunidades del altiplano de
Guatemala puede llegar a ser de una influencia insignificant.
La afirmacin ms enrgica sobre esta interrogante es qui-
zs la de Tax. en relacin con su studio de la vida econmica
de la comunidad de Panajachel. "r Creo que se justifica una
cita un poco extensa para comunicar todo el sabor de su con-
viccin de que la costumbre y la tradicin juegan un papel
menor en esta economic. El prrafo citado a continuacin
se encuentra en su discusin de las interferencias en el libre
juego de las fuerzas del mercado en Panajachel:

"La tercera clase de interferencias comprende las
que las costumbres, instituciones y creencias impo-
nen sobre el 'libre juego' de la oferta y la demand.
Creo que stas son extraordinariamente pocas e in-
significantes. Hay unas cuantas creencias que qui-
zs impiden una produccin muy eficiente, tales como
aqulla segn la cual la madera y el maz deben cor-
tarse v cosecharse solamente durante ciertas fases de
la luna. Hay' algunos sentimientos que impiden la
distribucin ms econmica del tiempo y de los re-

17 Sol Tax. Penny Capitalism: A Guatemalan Indian Economy. Smithsonian
Institution. Institute of Social Anthropology, Publication N9 16, Wash-
ingtor., 1953.









ECONOMIC INDIGENA


cursos; por ejemplo, en Panajachel se cree que cada
ama de casa debe tener gallinas, aun cuando no sea
lucrative. Existen consideraciones sociales que, por
ejemplo, impiden que a la tierra se la trate exclusi-
vamente como un artculo, aunque en Panajachel
es casi as. Pero, por lo general, es muy difcil en-
contrar casos bien definidos de cualquier interferen-
cia 'cultural' en la conduct econmica, aun cuando
los casos mencionados sean equvocos. La dificultad
que aqu se encara es la metodolgica, de tener que
documentary una afirmacin negative. Al exami-
nar el material presentado en esta monografa es evi-
dente que las 'interferencias culturales casi no exis-
ten, pero hay una possible exageracin latente en el
mismo sistema de contabilidad que se emplea. Todo
lo que puedo decir, es que al tratar de descifrar la
economa de Panajachel, raras veces encontr algo
que no poda reducirse rpidamente a trminos eco-
nmicos. Ms bien, parece que donde las costum-
bres, creencias, sentimientos e instituciones no estn
divorciados del comportamiento econmico, stos
son afectados por el mismo comportamiento, en vez
de afectarlo'." 18

Puede ser que haya necesidad de suavizar esta afirmacin
al obtenerse mejores conocimientos, especialmente en lo rela-
tivo a cambios de precious. Existen algunas indicaciones de que
ciertos precious tienen una usanza traditional, pero las dificul-
tades de obtener una informacin comprensiva sobre los mis-
mps han impedido la recoleccin de pruebas satisfactorias a


1s 1i4., p. 16.









SANFORD A. MOSK


este respect. La atenuacin del mencionado aserto sera, sin
embargo, solamente una cuestin de grado. El punto prin-
cipal se mantendra en el sentido de que las transacciones
econmicas de Panajachel no se rigen por las costumbres so-
ciales. sino que dependent de los clculos monetarios y de las
fuerzas del mercado.
Lo que existe en Panajachel, aparentemente existe en for-
ma general en toda la region del altiplano, aunque quizs no
podra aplicarse igualmente a todas las comunidades. Parece
ser que el comportamiento en los negocios es diferente de los
otros aspects de la vida, en los que las costumbres y los ritos
tradicionales juegan un papel central. As, La Farge y Byers
registraron la siguiente observacin sobre Jacaltenango: "Por
encima de todo, estos indgenas son conservadores y se aferran
a sus viejas costumbres con gran tenacidad, aunque su ten-
dencia conservadora no interfere con las cuestiones de nego-
cios... Cualquier bagatela puede ser convertida en una em-
presa de negocios". i1
Como es de esperarse, por lo que se ha dicho anterior-
mente. las transacciones de trueque no son comunes en la
economa indgena del altiplano de Guatemala. Se observa
algn trueque en una parte de la region cerca de la frontera
mexicana, 20 pero en el corazn del altiplano es muy raro. Tax
y Redfield han puesto de relieve su naturaleza excepcional en
esta region. y McBryde ha declarado que no observ transac-
cin alguna de esta clase en el important mercado de So-

19 La Farge y Byers, The Year Bearer's People, p. 17. Para comentarios de
un carcter ms general acerca de la region del altiplano pueden verse en
Tax, World View and Social Relations in Guatemala, op. cit., pp. 27-42.
20 Vase McBryde, Cultural and Historical Geograpby of Southwest Guatemala,
p. 84. Wagley, op. cit., p. 22, anota casos especficos del comercio de
trueque en Santiago Chimaltenango.









ECONOMIC INDIGENA


lol. 21 Tax tambin ha sugerido que era much ms comn
hace una o dos generaciones. 22 Esta observacin es interesan-
te, porque denota una tendencia anloga al incremento de la
especializacin, a la que me refer anteriormente.
Otra indicacin de la importancia de las fuerzas del mer-
cado es el inmenso inters que muestran en los precious los in-
dios del altiplano. Existe un aparente desacuerdo entire los
antroplogos que han estudiado estas regions, sobre si los in-
dgenas practican generalmente el regateo entire ellos, o si
slo regatean cuando tienen que ver con los ladinos. Sin em-
bargo, su marcada preocupacin por los precious no es objeto
de dispute, y aun los contacts casuales, como los que yo mis-
mo he tenido con indgenas en las regions altas de Guatemala,
expresan un impresionante sentido de los precious. No se con-
sidera una descortesa preguntar a otra persona cunto le ha
costado lo que compr y, en realidad, parece que es costum-
bre hacerlo en el curso de una conversacin.


Reaccin a los alicientes lucrativos

Mucho de lo que se ha dicho anteriormente significa que
los indgenas del altiplano de Guatemala responded pronta-
mente a los alicientes de lucro. Ello es verdad, en un sentido
muy significativo. Desde luego, al hacer esta afirmacin no
se tiene la intencin de sugerir que los mviles en asuntos
econmicos son idnticos con aquellos que son motors de
accin en nuestra propia sociedad. Puede o no ser que los

21 McBryde, Solol, p. 123.
22 Vase su articulo sobre Economy and Technology para el Seminario del
Viking Fund sobre Etnologa de Meso-Amrica: Tax (ed.), Heritage of
Conquest (Glencoe, 1952), p. 54.









SANFORD A. MOSK


mviles fundamentals, sobre los que tenemos poco conoci-
miento, sean similares. Tampoco son idnticas las formas de
responder, pero, indudablemente, no tienen el mismo alcance.
Sin embargo, la evidencia disponible indica que los alicientes
lucrativos son sumamente importantes en esta sociedad ind-
gena, y que las relaciones personales son muy influenciadas
por las consideraciones monetarias.
A este respect, es interesante notar, ante todo, la cos-
tumbre de pagar los servicios prestados por otros miembros de
la misma comunidad. Las pruebas son limitadas, pero de to-
dos modos, la costumbre en algunas comunidades importantes
es pagar tales servicios usualmente en efectivo, aun cuando
sean prestados por parientes que no viven en la misma casa.
En la construccin de casas, trabajo agrcola y ceremonies
rituales se encuentran ilustraciones muy reveladoras.


Construccin de casas

Tax encontr que en Panajachel las casas son construidas
por el propietario y los miembros de su familiar con la asis-
tencia de trabajadores especializados para las tareas que as
lo necesiten. Las classes de especialistas, cuyos servicios son
contratados, son los adoberos, albailes y carpinteros. Tra-
bajan sobre una base commercial y no existe sistema alguno de
ayuda vecinal o trabajo comunal. 23 Segn Redfield, los arre-
glos para la construccin de casas en Chichicastenango son
similares a los de Panajachel. 24 Sin embargo, Tax seala en
otro studio que los aspects sociales de la construccin de
casas varan de municipio a municipio, en los que, como Pa-

23 Tax, Penny Capitalsm, p. 145.
24 Redfield, Primitive Merchants of Guatemala, op. cit., p. 51.









ECONOMIC INDIGENA


najachel, se hallan a la orilla del lago de Atitln. 26 En San-
tiago Atitln se contrata ayudantes a precious ordinarios de
jornada diaria, mientras que en Santa Catarina Palop, los
hombres que ayudan a construir una casa reciben solamente
comida en pago de sus esfuerzos. La Farge tambin hall
diferentes costumbres en las dos comunidades que fueron ob-
jeto de su studio. En una de ellas, Santa Eulalia, se con-
trataba a vecinos para ayudar a construir una nueva casa,26
mientras que en la otra, Jacaltenango, las casas se cons-
truan con ayuda de la comunidad y no mediaban pagos en
efectivo. Se proporcionaba comida a los que trabajaban,
pero ms en forma de ceremonia ritual, que como compensa-
cin por los servicios prestados. 27
Por falta de pruebas, es impossible saber cul de los dos
sistemas es ms comn en la generalidad de la region, es de-
cir, si prevalece el sistema commercial de Panajachel o el de ayu-
da comunal de Jacaltenango, o quizs algn arreglo de
naturaleza intermedia. Adems, puede ser que exista alguna
correlacin con el alcance y naturaleza de otras actividades
y oportunidades econmicas, o tal vez la diferencia puede ex-
plicarse por medio de las costumbres y tradicin locales. Sera
interesante disponer de datos comprensibles sobre esta cues-
tin y, desde luego, para ciertos fines tambin sera esencial
tenerlos. Sin embargo, para nuestro propsito, tiene signifi-
cacin el hecho de que aun en algunas de las importantes co-

25 Tax, The Towns of Lake Atitln, Microfilm Collection of Manuscripts on
Middle American Cultural Anthropology, N' 13 (Chicago, Chicago Univer-
sity Libraries, 1946), pp. 10-11.
26 La Farge, Santa Eulalia, p. 31.
27 Esta es una deduccin que he hecho de la discusin de La Farge en The
Year Bearer's People, p. 40.









SANFORD A. MOSK


munidades de las regions altas de Guatemala, la construccin
de viviendas se lleva a cabo como una actividad commercial,
en lugar de ser una tarea de cooperacin vecinal.


Trabajo agricola

Es cosa comn en el altiplano de Guatemala, que algu-
nas personas se ganen los medios de vida, en parte o total-
mente. con el trabajo agrcola. Parte de estas labores con-
siste en trabajo estacional en fincas de caf, tpico del cual
nos ocuparemos ms tarde, cuando se discutan las conexiones
externas. Por el moment, el objeto de nuestro inters es el
trabajo agrcola realizado para otros indgenas de la misma
comunidad o de comunidades vecinas.
Los datos ms especficos acerca de esta cuestin se en-
cuentran en el studio de Tax sobre Panajachel. 28 En forma
caracteristica, este trabajo se realize por personas que no
tienen tierras. o tienen pequeas extensions, y los convenios
bajo los cuales trabajan varian en su naturaleza. La regla ge-
neral. sin embargo. es que la persona que trabaja recibe una
remuneracion en efectivo por sus servicios, aunque a veces
en alimentos, o una combinacin de las dos. El pago en
especie es simplemente otra forma de remuneracin en efec-
tivo, porque el valor real de los alimentos, por lo regular, se
toma en cuenta para determinar el salario. El trabajo de
campo, sin compensacin especifica, se realize solamente entire
los miembros de una misma familiar. Como lo demuestra la
siguiente cita de Tax, tan pronto como se trata de una persona
de casa diferente, se presupone la remuneracin:


28 Tax. Penny Capitalism, pp. 98-105.








ECONOMIC INDIGENA


"Dentro de una familiar (o sea el grupo con una
cocina comn) el trabajo se realize en forma comu-
nal. La tierra se trabaja en comunidad y si un miem-
bro de la familiar tiene especial inters en una parcela
de tierra, no paga a los otros por el trabajo. Pero esta
actitud comunal no va ms all de la simple familiar,
del grupo hogareo econmico. Cuando un padre e
hijo, o los hijos, viven separadamente, pueden tra-
bajar juntos, pero el dueo de la tierra que se cultiva
(de acuerdo con todos los informants, observacio-
nes y casos) invariablemente paga a los otros, segn
los precious en efectivo vigentes. El hijo pobre de un
padre acaudalado, por ejemplo, frecuentemente tra-
baja como pen para su padre, como si no fueran
parientes." 29
Como contrast, existe la evidencia de que el sistema de
intercambio de trabajo, o cooperacin laboral, est de moda
en algunos lugares. Sobre la base de los actuales conocimien-
tos, no es possible decidir si este sistema es ms caracterstico
de toda la region del altiplano, que el sistema comercializado
de Panajachel. Sin embargo, es casi seguro que se puede pre-
sumir que Panajachel no es nico en este respect, y que una
fraccin considerable del trabajo agrcola que se realize para
otros, en la region, represent ms una respuesta a los ali-
cientes de lucro, que un sentimiento de participacin coope-
rativa en la carga total de trabajo.

Ceremonies rituals
Frecuentemente, las personas que participan en tales ce-
remonias son remuneradas por sus servicios. Ello sucede no


29 Tax, Penny Capitalism, pp. 103-104.









SANFORD A. MOSK


slo con los chimanes que ejecutan ritos para ciertos indivi-
duos, sino tambin con los msicos que participan en las cere-
monias comunales en sus propios pueblos. Por lo general,
estas tareas se ejecutan en una forma occasional, pero se con-
sideran como actividades especializadas, por las cuales debe
pagarse en efectivo, as como con alimentos y licor. Es intere-
sante observer tambin que las mscaras y disfraces de baile,
que se utilizan en ceremonies comunales por toda Guatemala,
son comnmente alquiladas a ciertos proveedores en Totoni-
capn y Chichicastenango, y que el alquiler usualmente lo
paga el participate individual y no la comunidad.
La impresin general que comunican las ilustraciones
presentadas anteriormente ha sido bien resumida en la si-
guiente exposicin de Tax: "Por encima de todo, el indgena
es quizs un empresario, un hombre de negocios, siempre en
busca de la forma para darle vuelta a un centavo". 30 Refi-
rindose especficamente a los indgenas de Panajachel, Tax
dice de nuevo que casi no conoce a algn hombre "que no
est interesado en nuevas formas de ganar dinero, que por lo
regular no tenga uno o dos negocios pendientes, y que par-
cialmente no se gane la vida como un negociante". 31
El empeo por el lucro se ha generalizado libremente,
porque se consider que la acumulacin de riquezas es social-
mente acceptable. Aunque es cierto que con la riqueza se
hallan vinculadas de manera normal ciertas obligaciones socia-
les, la costumbre de acumularlas se consider deseable para
los fines individuals y de la comunidad. Tax ha escrito en
forma muy amplia sobre este aspect, 32 pero tambin tene-

30 Tax, Penny Capitalism, p. 12.
31 Ibid., p. 18.
32 Ibid., pp. 18-19, pp. 186-207.








ECONOMIC INDIGENA


mos la opinion de Wagley sobre la gente de Santiago Chimal-
tenango, en el sentido de que "son pocos... los que no se es-
fuerzan por acumular riquezas y aadirlas a su herencia". 33
Ambos autores relatan tambin que la gente se muestra viva-
mente consciente de las diferencias de riqueza entire los indi-
viduos y las families. Tax ha escrito un prrafo, que creo
debe citarse aqu, porque resume muy bien el rumbo de esta
discusin sobre los alicientes de lucro. Slo sus propias pa-
labras pueden comunicar el sabor y la fuerza de su opinion:

"Frecuentemente se dice de los indgenas de Gua-
temala -a veces como excusa para no mejorar sus
condiciones de trabajo y sus salarios- que si ganan
suficiente dinero para la semana en tres das, no tra-
bajarn el resto de la misma. Dudo que ello sea cier-
to en una escala important en cualquier parte del
pas, pero, si se aplica a Panajachel, nada parece ms
alejado de la verdad que este dictum, que significa
que el indgena trabaja solamente con el propsito
de tener el mnimo necesario para vivir y que no de-
sea de ningn modo mejorar su forma de vida o de
alcanzar la seguridad que la riqueza da (especial-
mente en el caso de la tierra), o de acumular algo
para sus hijos. Creo que se han presentado suficien-
tes pruebas para dar crdito a mi afirmacin. Los
indgenas ya viven por encima de un nivel de sub-
sistencia (segn sus propias normas), y ciertamente
laboran para gozar de lujo de comer care, adems
del maz, y trabajan tanto para su iglesia, como para
obtener sus alimentos. Nunca he odo de algn in-


33 Wagley, op. cit., p. 76.








SANFORD A. MOSK


dgena que rechace el trabajo que otro le ofrece (si
est sobrio y en capacidad de trabajar), si no tiene
nada que hacer en su beneficio y si la tarea y el sa-
lario ofrecidos son aceptables, de acuerdo con las nor-
mas locales. Un propietario de finca que trate de
contratar trabajadores para ir a las tierras bajas pue-
de tener una impresin contraria, pero cometera un
error por la ignorancia del hecho de que hay sufi-
ciente trabajo en Panajachel, donde las condiciones
de salubridad y climticas son ms favorables y
donde los indgenas tienen sus families y sus amista-
des. Es ms, se ha visto que los indgenas se esfuer-
zan por adquirir riquezas y existen fuentes mviles
que empujan hacia la adquisicin de ms tierra, que
dan expresin a un deseo de tener ms para ellos y
para sus hijos." 34


Economa indgena y economa national

El amplio panorama, expuesto en las secciones anteriores
de este artculo, es el de una economa regional comercializada
entire la poblacin indigena del altiplano de Guatemala. Des-
pus de habernos ocupado de manera principal de las carac-
tersticas de una modalidad intrarregional, es necesario exami-
nar las relaciones entire la economa regional y la economa
national del pas, para tratar de averiguar si aqulla es afec-
tada por las fluctuaciones de sta, o si, en esencia, se halla
aislada de tales fluctuaciones.
Una de estas relaciones con la economa national se en-
cuentra en el trabajo estacional que realizan los indgenas


34 Tax, Penny Capitalism, pp. 204-205.









ECONOMIC INDIGENA


del altiplano en las fincas de caf a menores altitudes. Esta
costumbre de trabajar fuera de la region, durante parte del
ao, es ms caracterstica de algunas comunidades que de
otras, pero es comn a travs de todas ellas. Aunque algunos
individuos y comunidades tienen otras fuentes de ingresos fue-
ra de la region, es casi seguro que el trabajo en las fincas de
caf es la principal fuente de dinero para la generalidad del
altiplano. Este enlace con la economa national es tambin
un enlace con la economa international, ya que la mayor
parte del caf que se produce en Guatemala se export.
Otro enlace principal con la economa national de Gua-
temala, y con la economa international tambin, lo consti-
tuye el consumo de artculos producidos fuera de la economa
regional del altiplano. Desde luego, existe una considerable
variacin a este respect, entire individuos y comunidades, pe-
ro los datos obtenidos en lugares dispersos sugieren que el
consumo de tales artculos ha legado a ser un element impor-
tante en el nivel de vida del grupo de indgenas de las regio-
nes altas. Debido a que tal condicin podra subestimarse
-ciertamente es subestimada por los economists de Gua-
temala- sera fructfero ofrecer algunas ilustraciones.
Entre los artculos importantes, que actualmente se ad-
quieren fuera de la region, estn el hilo y los tejidos de algo-
dn. Ya se ha llamado la atencin sobre la decadencia de la
hilandera del algodn en casa. La mayor parte de las veces
se compra el hilo utilizado en el tejido de la tela de algodn,
el cual proviene de la fbrica de Cantel, en Guatemala, o se
importa de los Estados Unidos, Inglaterra o cualquiera de las
otras naciones industrializadas. Tambin se compra much
tela de algodn, en lugar de hacerla en casa. Muchas mujeres
del altiplano, especialmente en ciertas comunidades, ya no









SANFORD A. MOSK


tejen la tela para sus hipiles, sino compran el fuerte material
de algodn que se produce en Cantel, y se limitan a coser
y a border la prenda. En lo que respect a la ropa de hom-
bre, much del material utilizado para hacerlo se produce en
la propia region de los altos, pero hay pruebas de que la tela
hecha en fbrica se utiliza en forma creciente. 35 Las comu-
nidades en la periferia de la region cercana a la ciudad de
Guatemala han ido ms all en este sentido. Cinco studios
de comunidades de la misma region demuestran que, en todos
los casos, los hombres compran ropa hecha, con la leve excep-
cin de los cinturones usados en una comunidad. 36
Los artculos de metal tambin tienen importancia entire
los que se compran fuera de la region. Ya me he referido
al creciente uso, en Santa Eulalia, de los utensilios de cocina
fabricados, segn lo dicho por La Farge. Escribiendo en for-
ma ms general sobre el altiplano, McBryde ha notado que
los trastos y tazas de barro "estn siendo substituidos rpida-
mente por los trastos de peltre de colors atractivos". 37 Los
artculos de metal, de uso ms generalizado, son el azadn y el
machete. Otra "importacin", el hacha, tambin se emplea,
pero con much menos frecuencia que el machete. El aza-
dn es la herramienta bsica utilizada en el trabajo de la
tierra. El machete se utiliza para la limpia del campo antes
de la siembra, para recoger lea y para una variedad de ta-
reas. Los agricultores indgenas tienen que comprar un aza-
dn cada ao o cada dos aos, a juzgar por los datos reunidos

35 Vase O'Neale, op. cit., p. 188.
36 Publicaciones Especiales del Instituto Indigenista Nacional; N9 2, Chua-
rrancho; N9 4, Chinautla; No 5; Partamos; N9 7, Santa Catarina Barahona;
No 9, San Bartolom Milpas Altas. Todos estos studios han sido publicados
solamente en forma mimeografiada.
37 Cultural and Historical Geography of Southwest Guatemala, p. 47.









ECONOMIC INDIGENA


por el Instituto Indigenista Nacional en los studios de las
comunidades mencionadas anteriormente. Existe menos uni-
formidad en la sustitucin del machete, pero una estimacin
razonable del perodo de tiempo entire cada compra, sera de
cuatro a cinco aos.
Entre los otros artculos comprados por los indgenas del
altiplano fuera de su region merecen mencionarse, en espe-
cial, los fsforos y las cuentas usadas por las mujeres con fines
decorativos. Ambos products se important del extranjero. El
licor es otro rengln de importancia, dado el fuerte consumo
relacionado con las ceremonies rituales de todas classes. Por
ahora, se desconoce aparentemente en la region del altiplano
la fabricacin clandestine de licor, pero no hay duda de que
se compran grandes cantidades de aguardiente de las licore-
ras establecidas en Guatemala. Otros artculos que son de uso
generalizado en las fiestas y en los ritos y que, tanto se compran
afuera como se produce localmente, son los cohetes y fuegos
artificiales. Deben mencionarse tambin las medicines de pa-
tente, aunque su uso no es tan generalizado como los remedios
locales recetados por los curanderos. Los products alimenti-
cios se traen de las tierras bajas, algunos de los cuales esca-
samente se produce en la region del altiplano, mientras que
otros sustituyen a los que no se produce durante ciertas esta-
ciones o debido a malas cosechas. El azcar, caf y legum-
bres son importantes en este intercambio y en algunos aos
fuertes cantidades de maz son llevadas de las tierras bajas
para venderlas en los mercados del altiplano.
El trabajo y las "importaciones" representan los dos prin-
cipales contacts entire la economa indgena de dicha zona
y la economa national de Guatemala. Adems, la region per-
cibe ingresos del exterior por la venta de ciertos products









SANFORD A. MOSK


agrcolas como cebollas y otras cosechas de huerta cultivadas
en Panajachel, y una variedad de artculos fabricados, inclu-
yendo los hechos especialmente para el comercio turstico. Es-
tos ltimos tienen inters, porque indican otra respuesta a una
oportunidad de negocios que se ha presentado en aos recien-
tes. 1s Una lista complete de los products miscelneos, que
se venden fuera de la region, sera bastante larga, pero el to-
tal de los ingresos obtenidos de estas ventas probablemente
es much menor que las ganancias totales percibidas por el
trabajo en las fincas de caf.
Lo que anteriormente se ha dicho de los enlaces con la
economa national, sugiere que la economa indgena no est
aislada de las fluctuaciones econmicas nacionales e interna-
cionales, sino ms bien es afectada por ellas. En qu grado
es afectada? Tiene importancia para los indgenas que in-
tegran la economa indgena o es solamente una circunstancia
marginal en su manera de vivir? Los economists de Gua-
temala se inclinan por el segundo punto de vista, pero creo
que no tienen razn. Es ms, consider que es convenient
desechar el juicio de los economists guatemaltecos sobre este
asunto, debido a la laguna cultural que existe entire ellos, co-
mo ladinos, y la poblacin indgena del pas. Dicha laguna es
ancha y profunda. No hay duda de que el indgena est cul-
turalmente aislado del ladino, y es possible que este mismo
aislamiento haga que el ladino exagere la separacin eco-
nmica del indgena.
La mejor prueba que puede citarse a este respect es
fragmentaria. La Farge llev a cabo su trabajo de campo
en Santa Eulalia, en 1932, cuando el mundo sufra intensa-

38 Vanse los comentarios de Tax en Heritage of Conquest, p. 59 y World
View and Social Relations in Guatemala, op. cit., p. 35.









ECONOMIC INDIGENA


mente la depresin, y registry algunos de sus efectos que le
fueron sealados. Se haba reducido el uso de blusas de seda
japonesa y una decadencia anloga ocurra en el caso de la
ropa de tipo europeo, que usaban los hombres de la comu-
nidad. 39 Es interesante notar tambin que La Farge recogi
la opinion de varias personas, en el sentido de que los tiempos
difciles traeran un renacimiento de la alfarera, la que, co-
mo ya se ha dicho, haba sido abandonada en los aos ante-
riores de prosperidad. La escasez de dinero en 1932, que an-
teriormente abundaba en Santa Eulalia, era notoria, debido a
la reduccin de los ingresos provenientes del trabajo en las
fincas de caf, por lo cual los niveles de vida haban sufrido
una merma.
Tax, quien ya ejecutaba trabajos de campo en. Gua-
temala en los das inmediatamente despus de la depresin de
la dcada de 1930, tambin not que la poblacin indgena
sufri al bajar el precio del caf, durante la depresin. 40
Adems, Tax relata que en los pueblos alrededor del lago
de Atitln, las personas de ms edad desaprobaban la reduc-
cin de los gastos para las ceremonies religiosas, de tal modo
que la carga de los servicios, como son llamados, lleg a ser
pesada. Aun tales gastos llegaron a estar ntimamente ligados
con las condiciones de prosperidad de los aos anteriores.
Finalmente, tambin respondieron a los efectos de la depresin
y en algunas comunidades fueron reducidos en la media de
las circunstancias que sta impuso. 41

39 La Farge, Santa Eulalia, p. 5. p. 29.
40 Tax, La Economa Regional de los Indgenas de Guatemala, en Boletn del
Institute Indigenista Nacional, vol. 2, nmeros 3-4 (junio-septiembre, 1947),
p. 171.
41 Tax, Heritage of Conquest, p. 58.









SANFORD A. MOSK


Para poder apreciar en forma complete los efectos de la
depresin, tendramos, desde luego, que saber much sobre
los cambios relatives de precious en la economa del altiplano
de Guatemala. Aunque no existe informacin estadstica, hay
razones fundadas para career, al igual que las conclusions de
Tax, deducidas de sus observaciones en Panajachel, 4 que ta-
les cambios han ocurrido. Resulta interesante notar al respec-
to una observacin hecha por Wisdom en su studio sobre los
indios chortis, aun cuando este grupo indgena no est situado
en la region del altiplano, sino en el oriented de Guatemala,
cerca de la frontera con Honduras. La economa del chorti
est much menos comercializada que la del altiplano, y Wis-
dom descubri que los precious tradicionales eran comunes en
las transacciones entire un indgena y otro. No se acostum-
braba el regateo, pero, de todos modos, Wisdom encontr que
durante la poca de la depresin s regateaban precious, 43 lo
que sugiere que aun las relaciones de precious tradicionales
fueron alectadas por las condiciones deprimidas de la econo-
ma national.
Al concluir esta discusin de las relaciones entire la eco-
noma indgena de Guatemala, vale la pena hacer notar que
la cuestin fundamental del asunto es de comodidades y con-
veniencias, ms que de subsistencia bsica, aunque esto ltimo
tambin puede star relacionado con lo anterior en ciertos
aos, cuando las cosechas son pobres en las regions altas.
Pero. es evidence que las comodidades y conveniencias son una
part integrate del nivel de vida de esta gente, aun cuando
parezcan mnimas a los extraos. Mi opinion es que ya existe

42 Tax, Penny Capitalism, p. 138.
43 Charles Wisdom, The Chorti Indians of Guatemala (Chicago, 1940), p. 32.
El trabajo de Wisdom se llev a cabo en 1931 a 1933.








ECONOMIC INDIGENA


un fuerte enlace entire los habitantes de la region de los altos
y la economa national, y por consiguiente, tambin con las
fluctuaciones internacionales. Debe admitirse que toda la
cuestin ha de estudiarse con much cuidado y recogerse mu-
chas ms pruebas antes de poder emitir un juicio en firme.
Mientras tanto, creo que los economists guatemaltecos come-
ten un grave error, como acostumbran hacerlo, al pretender
que la economa indgena de la region de los altos puede ser
considerada como un casillero que, para fines prcticos, pue-
de tomarse como aislado de la economa national del pas. Es
un peligro pretender que el muro cultural entire el indgena y
el ladino tiene su contraparte en las cuestiones econmicas.


III

El material reseado en la seccin anterior indica que la
economa indgena del altiplano de Guatemala posee las si-
guientes principles caractersticas: la produccin est encau-
zada hacia el mercado en lugar del consumo individual y fa-
miliar; el esfuerzo productive es especializado, tanto por parte
de las comunidades como de los individuos; se lleva a cabo
un comercio intenso y complejo a travs de toda la region;
las transacciones tienen como fundamento las fuerzas del mer-
cado y no la costumbre y la tradicin; los habitantes respon-
den activamente a los alicientes de lucro; la economa regio-
nal tiene un enlace significativo con la economa national de
Guatemala, as como con las condiciones econmicas inter-
nacionales.
Adems, las pruebas indican que, debido al crecimiento
de la economa del caf de Guatemala, las caractersticas men-
cionadas se han venido desarrollando en forma amplia desde








SANFORD A. MOSK


la ltima parte del siglo XIX. Ninguno puede asegurar si la
velocidad de la transformacin es rpida o lenta. Sin em-
bargo, el rumbo que lleva la transformacin parece evidence
e indica que la poblacin del altiplano est siendo preparada
ms y ms para una complete participacin en la economa
national del pas. Puede ser que sea corto el camino que
tiene que ser recorrido para producer la integracin eco-
nmica de la gente del altiplano. Pero, sea como fuere, es po-
sible que la distancia que queda por recorrer sea much menor
de lo que tienden a career los que estudian los asuntos eco-
nmicos de Guatemala.
Desde luego, no es mi intencin career que las observacio-
nes que acabo de hacer acerca de dicha region se apliquen a
otras economas indgenas de la Amrica Latina. Es proba-
ble que en otras economas no se encuentre un idntico es-
pritu de comercialismo. No obstante, muy bien puede ser
que muchas de ellas tengan ms en comn con la region de
los altos de Guatemala, que con el "modelo" de una economa
indgena, como qued expuesto al principio de este articulo,
Es evidence que tenemos ante nosotros un campo muy extenso
para las investigaciones, campo que es de la mayor impor-
tancia para algunos de los pases de la Amrica Latina. Ade-
ms, es un campo de actividades al cual pueden hacerse
contribuciones por parte de experts de diferentes disciplines,
como la antropologa, la geografa cultural, la sociologa, la
economa y la historic. Aunque no tengan que trabajar
en equipo, y quizs es mejor que no lo hagan as, deben estar
dispuestos a tratar de resolver problems, que por el moment
no son usuales en sus respectivas disciplines. Las cuestiones
centrales en este campo se encuentran en las lines divisorias
entire cada material. Hasta ahora son los antroplogos los que









ECONOMIC INDIGENT 99

han mostrado la mejor disposicin para abrir nuevos derrote-
ros a la investigacin. Indudablemente, algunos economists
y otros experts puedan hacerles encuentro a mitad del ca-
mino. A menos que as sea, es difcil discernir cmo toda
una cadena de significativos problems econmicos latinoame-
ricanos pueda ser comprendida en forma correct y valorada.

















RELACIONES SOCIALES




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs