• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Frontispiece
 Sintesis biografica del presidente...
 Texto de la renuncia del teniente...
 Acuerdo por el cual se acepto la...
 Discurso pronunciado ante los trabajos...
 Discurso pronunciado por el Tte....
 Fragmento del discurso pronunciado...
 Discurso pronunciado en la...
 Carta a monseñor Luis chavez y...
 Discurso en el parque libertad
 Discurso del señor presidente...
 Programa de gobierno






Group Title: Pensamiento politico --
Title: Pensamiento politico -- revolucionario del teniente coronel
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081482/00001
 Material Information
Title: Pensamiento politico -- revolucionario del teniente coronel
Physical Description: 91 p. : illus. ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Lemus, José María, 1911-
Publisher: San Salvador, El Salvador
Place of Publication: San Salvador, El Salvador
Publication Date: 1956
Copyright Date: 1956
 Subjects
Subject: History -- El Salvador   ( lcsh )
History -- El Salvador -- Revolution, 1948   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: El Salvador
 Notes
Statement of Responsibility: José Maria Lemus.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081482
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AFD7517
oclc - 10896350
alephbibnum - 001054134

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Frontispiece
        Page 1
        Page 2
    Sintesis biografica del presidente electo
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Texto de la renuncia del teniente coronel Jose Maria Lemus
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    Acuerdo por el cual se acepto la renuncia del Tte. Cnel. Jose Maria Lemus
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Discurso pronunciado ante los trabajos de la construccion
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Discurso pronunciado por el Tte. Cnel. Jose Maria Lemus, al ser proclamado candidato a la Presidencia de la Republica
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Fragmento del discurso pronunciado en Santa Ana
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Discurso pronunciado en la union
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Carta a monseñor Luis chavez y Gonzalez arzobispo de San Salvador
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 64a
        Page 64b
        Page 64c
        Page 64d
        Page 64e
        Page 64f
        Page 64g
        Page 64h
        Page 64i
        Page 64j
        Page 64k
        Page 64l
        Page 64m
        Page 64n
        Page 65
        Page 66
    Discurso en el parque libertad
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 78a
        Page 78b
        Page 78c
        Page 78d
        Page 78e
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Discurso del señor presidente electo
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Programa de gobierno
        Page 89
        Page 90
        Page 91
Full Text

































































s>-

























































r7:;

















UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES


TM 'WOW OF AS aMer#_
MFICRoOrLWMU9
8y THE UNIVERSE Iy r
P~DO;A LIBRARIES.













PENSAMIENTO

POLITICO-REVOLUCIONARIO

DEL

TENIENTE CORONEL

JOSE MARIA LEMUS







1956


SAN SALVADOR.
EL SALVADOR. C. A.





















































TENIENTE CORONEL
JOSE MARIA LEMUS


















Sntesis Biogrfica
del Presidente Electo



JN ACIO un da en mi entraa spiritual el calor de
una idea, y como supremo sentimiento, el culto y el santo
amor a la Carrera Militar. Desde la cuna hasta la tumba
estar guiado por el fervoroso anhelo de servir a mi Pa-
tria, en tiempo de paz, como un deber, y en tiempo de
guerra como una obligacin sagrada. Cierto es que son
grandes los sacrificios que exige la devocin a las armas,
escabrosos los caminos que hay que recorrer, pero todo
aqul que siente latir dentro de su pecho un corazn de
Soldado, no media un tan solo moment para dedicarse
a ella.
"A mi me atrae con entusiasmo el Ejrcito, me fasci-
na, y no precisamente como atraan y fascinaban las be-
llisimas ondinas mitolgicas de los encantadores mares de
las Islas Griegas, con la dulzura incomparable de sus vo-
ces, sino porque el Ejrcito encierra un gran ideal, que
no se extingue ni con la muerte y que encarna a si mismo
un amor tambin inagotable: El amor a la Patria!
"Uno de los sentimientos ms profundos y ms vivos
de mi corazn, ha sido el amor a la Carrera Militar; yo
he ligado a este amor todas mis esperanzas, toda mi vi-
da, como el rbol agarra fuertemente sus races a la tie-
rra en que ha nacido.
"Me he encontrado al calor del servicio military; he
sentido palpitar el alma de la Institucin Armada, reve-
ladora de excelsas virtudes que culminan en el deseo ma-
nifiesto de sacrificios generosos, y hoy espero ver cristali-
zados estos puros sentimientos en una bella realidad".
As discurra, a la edad de 17 aos, el pensamiento
del Soldado de la Revolucin Salvadorea, Teniente Co-
ronel Jos Mara Lemus. Los anteriores concepts fue-
ron inspirados con ocasin de la solicitud de ingreso en la
Escuela Militar, que firm de su puo y letra en el re-


-3











into de la Guardia Nacional, Cuerpo al cual se enorgu-
llece de haber pertenecido.
"Con el fusil al brazo -expresa el ciudadano Lemus-,
he recorrido montes, valles, aldeas, pueblos, villas y ciuda-
des, protegiendo vidas y haberes de mis connacionales.
Tambin he puesto mi modesto concurso en el mejora-
miento de los mismos servicios".
Antes de pasar adelante, bueno ser referir una etapa
dolorosa en su existencia. Lleg a la Guardia Nacional en
mil novecientos veintisis, agregado al personal civil. En
mil novecientos veintinueve abandon las filas, para in-
gresar en la Escuela Militar; en esta academia interrum-
pi los studios, a causa de la tremenda conmocin que
trajo consigo el deceso de su recordado padre. Fu preciso
volver a la Guardia Nacional, para ganar el sustento de los
suyos. "Tengo a much honra manifestar -aade el Co.
ronel Lemus-, que en ese difcil perodo de mi vida ves-
t el uniform con funciones de escribiente, adscrito a la
Capitana con sede en Suchitoto".
Estamos ahora en el captulo al que desebamos lle-
gar, y en el cual encontraremos dos rasgos significativos
en la formacin del Teniente Coronel Jos Mara Lemus;
uno de stos lo constitute el aprecio que le dispensaron sus
buenos compaeros de la Guardia Nacional, quienes con-
tribuyeron econmicamente para proporcionarle las pren-
das de vestir reglamentarias para su ingreso en la Escuela
Military; y el otro la angustiosa situacin porque cruz en
los aos mozos de su vida.
En el libro de recuerdos del ciudadano Lemus apa-
rece, con la fragancia de la gratitud, y la satisfaccin de
haber sabido vencer las ms duras pruebas del destino, el
expresivo prembulo de la lista que con el objeto antes
dicho encabez el Director General de la Guardia Nacio-
nal, General Jess M. Bran, y cuyos concepts son los si-
guientes:

"El joven escribiente Jos Mara Lemus, hijo, ha sido
aceptado como Caballero Cadete de la Escuela Militar, pre-
vio examen. El lleva su ideal: servir a la Patria con honor
y lealtad, as como ser un miembro til tanto al Ejrcito
como a la Sociedad.
"La situacin econmica porque atraviesa es verda-
deramente aflictiva, y carece en la actualidad de los me-
dios para proveerse de las prendas exigidas.
"Contribuyamos con nuestro bolo; por pequeo que
sea el grano de arena, ser un principio para la formacin
4-











de un Hombre, que bien puede llegar a ser maana el He-
raldo de un nuevo espritu.
"San Salvador, 20 de febrero de 1930".

He aqu el mayor mrito del esforzado ciudadano Le-
mus: haber sobresalido al travs del medio precario en
que se hallaba, para llegar a constituir una de las perso-
nalidades ms recias, ms humans y mejor preparadas
que haya dado El Salvador en los ltimos cincuenta aos.
Ntese, como feliz augurio de hace ms de un cuarto
de siglo, la frase de: "Contribuyamos con nuestro bolo;
por pequeo que sea el grano de arena, ser un principio
para la formacin de un Hombre, que bien puede llegar
a ser maana el Heraldo de un nuevo espritu". Fu un
vidente quien lo dijo!
Pero volvamos a su inclinacin vocacional en la Ca-
rrera de las Armas. Atrado por esa vocacin retorn a
la Escuela Militar, para ya no salir de ella, sino hasta el
ao de mil novecientos treinta y tres, graduado de Oficial,
con el N9 1. En dicho centro obtuvo el grado de Sargento
Primero de la Compaa de Caballeros Cadetes, que es la
mxima distincin que se concede slo a aqullos que sa-
ben destacarse en sus studios y que demuestran capaci-
dades en el aspect military y en el del servicio prctico, as
como conduct relevant. Figur asimismo, con notable
frecuencia, en el Cuadro de Honor de la misma Escuela,
significndose como uno de los elements mejor aprove-
chados de ese plantel.
Observemos, sin embargo, hasta qu punto el Coronel
Lemus ha permanecido ligado a la Guardia Nacional. Ya
convertido en un Oficial del Ejrcito Salvadoreo, volvi
por tercera vez a la Benemrita Institucin -solicitud que
hizo patente a la Superioridad-, debido al acendrado ca-
rio que ha guardado por aquel Cuerpo, y haciendo uso
del derecho que le conceda el Reglamento Orgnico de la
Escuela Militar, de escoger Arma y Regimiento, por haber
obtenido el Primer Puesto en la Cuarta promocin de Ca-
balleros Cadetes.
Y fu en la Villa de San Esteban Catarina, del De-
partamento de San Vicente, en donde el honest Soldado
y culto literato, inici su servicio en calidad de Oficial de
la Guardia Nacional. Lleg all, hace 23 aos, en una
noche de noviembre de 1933. Frente al antiguo y vetus-
to edificio del cabildo municipal, se detuvo a consultar la
brjula de su destino, con el pensamiento fijo en la de-
vocin al deber y al sacrificio en aras del Pabelln Salva-
doreo y de su querido Pueblo. Al visitar aquel lugar


-5











tan lleno de recuerdos -ya en peregrinacin cvica-, el
Dr. Pedro Rivera le dijo, en demostracin de bienvenida:

"...Habis vuelto a San Esteban Catarina despus
de prolongada ausencia. Desde el da aquel inicial de vues-
tra carrera, en que vinisteis en noble misin acatando la
orden del da, hasta ahora que retornis atendiendo el
reclamo de todo un pueblo que se enorgullece de cobi-
jarse unnime bajo el prestigio y la dignidad de vuestra
bandera. Desde el da aquel -repito-, en que llegsteis
ostentando en vuestra guerrera una estrella, hasta ahora
en que tras dilatados servicios a la Patria, volvis con el
pecho todo constelado de mritos. Volvis hasta ahora
en que es realidad la promesa de ayer, con vuestra frente
coronada por el laurel de la gloria.
"Estis, por fin, en San Esteban Catarina, que os re-
cibe en su seno al amparo del pendn azul y blanco, con-
fiados y seguros todos de que lo veremos tremolando siem-
pre por las sendas de la Justicia, la Moralidad y la Libertad.
"San Esteban Catarina os agradece esta visit. Ha-
bis venido en la hora en que se buscan los sitios ms fa-
miliares, los asilos seguros; la hora en que se vuelve a los
lugares ms caros a la evocacin y al afecto... Y es que
aqu inicisteis el vuelo, ese vuelo que os ha llevado a pu-
ro golpe de ala a las ms altas cumbres del pensamiento
y de la accin..."

*
S**

En la Guardia Nacional, y entire otros cargos no me-
nos honorficos, el Coronel Lemus ha desempeado los
siguientes: Jefe de Lnea, Comandante de la Seccin de la
Compaa de Instruccin, Comandante de la misma Com-
paa, Ayudante y Secretario de la Direccin General,
Guarda Almacn, Segundo Jefe de Comandancia, Geren-
te de la Cooperativa y Director de la Revista de la Ins-
titucin.
Ha pronunciado conferencias sobre tpicos militares y
especialmente acerca de temas que se refieren a la tica y
a la moral, dentro del concept spiritual del militarismo,
exaltando siempre la ms elevada posicin del Ejrcito;
sobre tan importantes temas ha colaborado asimismo con
la prensa del pas.
La Guardia Nacional, pues, marc el principio de las
actividades hacia mejores estadios de superacin de este
hombre tan popular. "A ella consagro mi afecto y ad-
6 -











miracin" -manifiesta cuando trae a cuento las memo-
rias de aquella poca.
Mas, si pasamos a describir la escala ascendente del
ciudadano Lemus, estrechamente unida al servicio de las
Armas, lo encontraremos elevado por el esfuerzo propio,
a los siguientes cargos: Comandante de Seccin de la
Compaa de Caballeros Cadetes; Jefe de la Seccin Ins-
truccin del Estado Mayor del Ejrcito; Director de la
Revista del Ejrcito; Director de la "Pgina de Divulga-
cin Militar"; Profesor de Cursos de Oficiales en la Es-
cuela Militar; Jurado Examinador; Presidente del Circulo
Military; Fundador y Primer Presidente de la Cooperativa
del Ejrcito; Agregado Militar a la Embajada de El Sal-
vador en Washington; Miembro de la Junta Interameri-
cana de Defensa; Agregado Militar en Misin Especial en
Cuba, y como Embajador Extraordinario y Plenipotencia-
rio, tambin en Misin Especial, ante los Gobiernos de
Honduras, Per y Colombia.
Dejando esta estela luminosa como valioso exponente
del Ejrcito Salvadoreo, y al producirse los aconteci-
mientos del 14 de Diciembre de 1948, el Consejo de Go-
bierno Revolucionario tuvo a bien encomendarle la Sub-
secretaria de Defensa, que desempe hasta el 5 de fe-
brero de 1949 en que -corolario de su magnfica prepa-
racin de Estadista-, fu investido del cargo de Ministro
del Interior, puesto en el cual tuvo una actuacin desta-
cada, y que le permiti, durante siete aos, dar una nue-
va orientacin a la funcin administrative a l encomen-
dada, erigindose en un decidido propulsor del progress
national y en un fiel intrprete de los sentimientos del
Gobierno y del Pueblo salvadoreos.
Es egresado de la Academia de Estado Mayor Salva-
doreo y de la Escuela de Comando y Estado Mayor de
los Estados Unidos de Norte Amrica. En este pas hizo
studios de Intendencia en Camp Lee y un Curso Espe-
pecial para Directores de Escuelas Militares de Latino-
amrica.
Prestigioso intellectual, ha publicado, entire otras, las
siguientes obras dedicadas al Ejrcito: "Etica del Guardia
Nacional"; "Etica Militar"; "Smbolos Patrios"; "Simn
Bolvar"; "Pueblo, Ejrcito y Doctrina Revolucionaria". Es
autor tambin de los siguientes trabajos: "Carlos I de Es-
paa y V de Alemania"; "Pensamiento Social de Don Bos-
co"; "Ideario Moral para quienes ejercen el Gobierno Lo-
cal"; "Apuntes y Reflexiones sobre la Vida y Obra de Jo-
s Mart"; "Hidalgo"; "Elogio de Don Venustiano Carran-
za"; "Obra y Preocupacin de Maestro en la Vida y Pen-


-7











samiento del Libertador"; "Artes y Oficios y el Problema
Social de la Juventud", etc.
Es Miembro Activo del Ateneo de El Salvador y Pre-
sidente y Fundador de la Sociedad Bolivariana de El Sal-
vador y del Instituto Cultural Venezolano-Salvadoreo.
En 1928 obtuvo su primer triunfo literario, al ganar el
Segundo Premio en el certamen international que auspici
la Casa Bayer con motivo del arribo a nuestro pais del
aviador Charles A. Lindberg, torneo en el cual participaron
intelectuales de Bolivia, Colombia, Cuba, Ecuador, Per,
Venezuela, Repblica Dominicana, etc. Figur su nombre
en la "Pgina de Honor del Libro de los Vencedores".
En Septiembre de 1942, y en unin del Dr. Romeo For-
tn Magaa y de don Jos Flores Figeac, fu Jurado Ca-
lificador de los trabajos presentados al Concurso promo-
vido por la Asociacin General de Estudiantes Universi-
tarios, en el Primer Centenario de la Muerte del General
Francisco Morazn.
El mismo ao le fu impuesta la primera condecora-
cin de orden international, consistent en la Medalla de
Honor y Mrito de la Cruz Roja Cubana, por sus altos
sentimientos en favor de la humanidad doliente. Las
honrosas distinciones que ha recibido de parte de Gobier-
nos e Instituciones de pases amigos, son las siguientes:
de la Junta Interamericana de Defensa; Medalla de Oro
de Reconocimiento al Mrito, de la Cruz Roja Cubana;
Cruz y Placa "General de Divisin Ignacio Comonfort",
de Mxico; Medalla al Mrito "Diego de Holgun", Primer
President Municipal de San Salvador; Orden del Liber-
tador en el Grado de Gran Cordn, de los Estados Unidos
de Venezuela; Gran Cruz de la Orden del Mrito Civil,
de Espaa; Orden Herldica "Cristbal Coln", en el Gra-
do de Gran Cruz de Plata, de la Repblica Dominicana;
Orden de Boyac, de Colombia; Orden de Cspedes, Me-
dalla de Mart, Medalla de Honor y Mrito de la Cruz Roja
y Medalla por la Amrica Unida, de Cuba; Medalla Pana-
mericana de la Cmara de Comercio de Latino Amrica,
con sede en Washington; Medalla de Honor al Mrito Bo-
livariano de la Liga Internacional de Accin Bolivaria-
na y Diploma de Miembro Honorario ad vitam de la
American International Academy, de Nueva York, y Di-
ploma de Miembro Honorario del Instituto Interamerica-
no de Cooperacin Intelectual, adscrito a la Universidad
Nacional de Mxico.
Es el nico funcionario a quien le han sido otorgadas
el mayor nmero de condecoraciones de parte de su Pue-
blo, tanto de las Municipalidades, sectors magisteriales

8-











y obreros, como de la ciudadana en general, por la magn-
fica y patritica labor que desarroll a su paso por el Mi-
nisterio del Interior.
Su vida se ha deslizado en la modestia ms absolute;
ha cruzado por distintas vicisitudes, desde los cortos das
de la infancia en que, comprensivo de las necesidades de
sus padres, escuch la voz del corazn que lo instaba, co-
mo hijo amantsimo, a concurrir en ayuda de ellos. Tam-
bin a este respect dice l: "No me avergenzo de recor-
dar mi pasado humilde: el nio que venda dulces en Co-
jutepeque; el adolescent que reparta cartas en San Mar-
tn y Quezaltepeque, o el voceador de peridicos en Santa
Ana".
Lo dems, ya es de todos conocido: el Teniente Co-
ronel Jos Mara Lemus abri los ojos a la vida en el ba-
rrio de Honduras, de la ciudad portea de La Unin,
el 22 de julio de 1911; su santa madre, doa Dominga
Lpez, una virtuosa mujer, abnegada hasta el sacrificio;
su venerado padre, don Jos Mara Lemus, un honest
Profesor de Instruccin Pblica, quien lo llev consigo en
el peregrinar de su noble apostolado. Form su hogar con
doa Coralia Prraga de Lemus, joven seora que, como
l, se compenetra de las necesidades de sus semejantes.


-9


















*u


*1. .* _
J ~I


Desde su Despacho del Ministerio del Interior, que fu a manera de un grande y activo laboratorio, en
el cual se planificaron y se llevaron a la realidad mltiples y valiosas obras de servicio comn, el seor
Teniente Coronel Jos Maria Lemus -intelectual y estadista-, supo imprimir nuevas modalidades a las
delicadas funciones que se le encomendaron.


j


~L~B~"~s~is~~


W.






















L A INSCRIPCION del Teniente Coronel
Jos Mara Lemus, como miembro del Partido
Revolucionario de Unificacin Democrtica, ins-
pir un just regocijo a sus millares de.amigos
en todo el pas, porque ello era el signo que
marcara el desidertum de la poltica national,
dentro del ambiente salvadoreo que ya comen-
zaba a tomar giros para la campaa presidential.
La noticia de este suceso, memorable entire
las pginas que ms tarde recogieron el hecho
trascendental de su postulacin como Candida-
to a la Presidencia de la Repblica, fu recibida
con fe en el triunfo y en las grandes capacidades
del Lder del Pueblo Salvadoreo para conducir
a la Patria por sendas de paz y bienestar.


- 11





,Pr
?IfP' ~J*I


. r ....
"'~*w


t.4 /"V
^r ^'-


I1
'`--
ICC BV-Bk

q


I ,IBr
-s
c. "Ic. ; '*
: ia 1


Esta fotografia fud tomada en los instantes en que el Teniente Coronel Jos Maria Lemus, estampaba su
firma en el libro de afiliados al Partido de la Unidad Nacional. Representa un document histrico, por
cuanto que ello signific la gnesis del movimiento que ms tarde culmin con la eleccin libre y
democrtica del Coronel Lemus como Presidente de la Repblica.


A C


km-0000


ii~aewirimi

















E L 15 DE ABRIL de 1955, el Partido Revolucionario
de Unificacin Democrtica anunci la incorporacin a
sus filas de un nuevo y select grupo de ciudadanos, en-
tre los cuales figuraba el Teniente Coronel Jos Mara
Lemus, a la sazn Ministro del Interior. Los diarios sal-
vadoreos se hicieron eco de este acontecimiento y lo
comentaron ampliamente, relacionndolo con el problema
politico national que se avecinaba. El prestigio moral y
cvico y las ejecutorias de los nuevos militants del Par-
tido de la Revolucin Salvadorea, constituyeron la base
para que la opinion pblica reconociera el vigoroso im-
pulso que reciba "un Partido politico que ya era fuerte
en si mismo".
Hasta entonces, el Teniente Coronel Lemus habiase
mantenido al margen de toda militancia poltica de
Partido. Su destacada posicin dentro del Gobierno Re-
volucionario, primero en la transicin democrtica --de
1948 a 1950,- y luego en el Rgimen Constitucional, has-
ta el da de su renuncia -el 14 de julio de 1955,- de-
termin al funcionario a conservar una inquebrantable
norma de conduct, fijada por entero en el cumplimiento
de una labor eminentemente administrative. El acervo
doctrinario y la dedicacin constant a esa labor, fueron
siempre consecuentes con el ideario de la Revolucin Sal-
vadorea, con los lineamientos de nuestra Carta Magna
y con el plan de renovacin national trazado por el or-
ganismo que encarna fielmente los postulados de nues-
tro Movimiento Reivindicador de Diciembre de 1948: el
Partido Revolucionario ae Unificacin Democrtica. El
Teniente Coronel Jos Maria Lemus hacia desde su Des-
pacho ministerial, una obra sin precedentes, que ha
beneficiado al pas de modo efectivo, en confirmacin a
los principios de trabajo del Partido de la Unidad Na-
cional.
Planteado ms definitivamente el cuadro politico de
lucha por la sucesin presidential, el Teniente Coronel Le-
mus comenz a recibir patentes demostraciones de sim-
pata popular, orientadas a cimentar un liderato de
campaa sobre sus intachables ejecutorias de ciudadano
y estadista. Muchos sectors sociales le comunicaron sus
13











propsitos. Muchas tendencies polticas, de las que en
moments propicios como aqullos y cuando existe una
irrestricta libertad democrtica cobran inusitada belige-
rancia en el campo electoral, invitaron al Teniente Co-
ronel Lemus a crear su propia bandera de lucha, a con-
solidar sus propias columns partidaristas. La rectitud, la
limpieza de su vida, sus cualidades de estadista -le
dijeron-, eran la mejor garanta para un future triunfo
politico.
Los acontecimientos ulteriores son de sobra conocidos
por el Pueblo Salvadoreo. El Presidente Osorio, por una
parte, tuvo que lamentar con la renuncia del Coronel
Lemus como Ministro del Interior, la separacin de uno
de sus ms capaces, activos y leales miembros de su Gabi-
nete. El Partido de la Revolucin Salvadorea, por otra
parte, gan con aquella determinacin del Coronel Le-
mus a uno de sus ms prestigiosos militants. Obtuvo un
lder. Y le confi su bandera, sabedor de que en sus ma-
nos tremolara siempre limpia y gloriosa.
La bandera enarbolada por el Pueblo Salvadoreo
y sostenida firme y patriticamente por el Teniente Co-
ronel Lemus, ha triunfado y alcanzado verdadera trascen-
dencia histrica. Sacudida por vientos de Justicia, Mora-
lidad y Libertad, es paradigma de honor y esperanza.
Cuando el Presidente Osorio deposit en el Teniente
Coronel Jos Mara Lemus, el 14 de Septiembre del ao
en curso, la supreme investidura ejecutiva, y comence-
mos a vivir los salvadoreos el segundo perodo consti-
tucional de nuestra Revolucin Reivindicadora, tendremos
reunidas en un acto trascendental a dos conspicuas
personalidades polticas del Partido Revolucionario de
Unificacin Democrtica, a dos genuinos dirigentes po-
pulares: al que tom en sus manos, candente y conmo-
vida todava, la aspiracin sacrificada de un destino
national para ordenarla y cultivarla en el lineamiento
de un program de grandes renovaciones humans y so-
ciales, y al que asumir esa tarea por libre y soberano
mandato del pueblo, para proyectarla y garantizarla de
todo riesgo, en un anchuroso porvenir de superacin
national, hasta que la Revolucin y los postulados de nues-
tra Constitucin Poltica se fundan ntima y eternamen-
te; hasta que podamos decir que hemos proscrito del
suelo patrio los ltimos vestigios de pocas que nos de-
jaron, como dolorosa herencia, la ignorancia, la injusticia
social y tantos errors que en el present estamos corri-
giendo, y que en lo future no pasarn de ser un vago
recuerdo.
14 -






















L A PERSONALIDAD del Teniente Coro-
nel Jos Mara Lemus ya estaba definida en
la conciencia national. Admirado y querido por
sus conciudadanos, lleg a encarar los anhelos
y esperanzas de las mayoras salvadoreas.
Fu por esto por lo que, cuando se supo la
determinacin tomada por l, de sumarse a los
millares de correligionarios del Partido Revolu-
cionario de Unificacin Democrtica, los perio-
distas concurrieron a su residencia en Villa
"Cora", de Planes de Renderos, para abordarlo
sobre el particular y llevar sus declaraciones a
todos los pueblos de la Repblica.
Renovacin plena de los buenos augurios
que se hicieron entonces, fu el respaldo absolute
que di el Pueblo a la Candidatura del Coronel
Lemus, para regir los destinos de El Salvador
como digno sucesor del Presidente Osorio.


- 15

















1 ~
1*


"Si el PRUD me postulara Candidato a la Presidencia de la Repblica, la aceptar gustosamente como
ciudadano al servicio de los intereses del pas" -declar el Sr. Teniente Coronel Jos Maria Lemus, en
una entrevista especial concedida a redactores de "LA PRENSA GRAFICA" el 15 de abril de 1955.


lit


ir
Li :;(.

















E STAS PAGINAS recogen las respuestas que el Te-
niente Coronel Jos Maria Lemus di a los periodistas,
cuando lo entrevistaron horas antes de hacer su ingreso en
el Partido Revolucionario de Unificacin Democrtica, co-
mo uno de sus ms importantes miembros.
Este paso del entonces Ministro del Interior en el
Gabinete del Presidente Osorio, atrajo poderosamente la
atencin del Pueblo Salvadoreo, ya que a lo largo de
su gestin como funcionario, su esfuerzo fu orientado
a la realizacin de una obra eminentemente administra-
tiva y fecunda en todo sentido en los campos del engran-
decimiento patrio.
Regiones que vivieron en deplorable atraso, surgie-
ron progresistas al impulso de la tesonera labor del Co-
ronel Lemus.
Veamos lo que dijo acerca de aquella entrevista "La
Prensa Grfica" del sbado 16 de abril de 1955, bajo el
ttulo de "LEMUS SE PERFILA COMO CANDIDATE
PROBABLE":
"-Aceptar gustosamente la Candidatura a la Pre-
sidencia de la Repblica", nos declar ayer a la una y
cuarenticinco minutes de la tarde, el Teniente Coronel
Jos Mara Lemus, Ministro del Interior, quien ayer pre-
cisamente a las ocho de la noche, ingres oficialmente
al Partido Revolucionario de Unificacin Democrtica
(PRUD), donde se ha dejado entrever que ser el Candi-
dato postulado para la Presidencia de la Repblica.
Tales los primeros concepts con que el rotativo ca-
pitalino inici la nota a que estamos aludiendo. En ren-
gln aparte, sigui diciendo:
"A nuestros redactores Rafael Mora Maza, Jos Luis
Urrutia y Efran Prez Gmez -segn informamos en
nuestra edicin extra de ayer-, respondi categrica-
mente al ser entrevistado en su casa de habitacin, "Villa
Cora", de los Planes de Renderos:
"-Me causa verdadera satisfaccin ingresar esta no-
che al PRUD, entidad poltica que desde su nacimiento,
a raz del 14 de Diciembre de 1948, apoy los Principios


- 17










y Objetivos del Movimiento Revolucionario, del cual ha
surgido la vigencia del actual Rgimen de Gobierno, del
que me siento honrado de pertenecer.
"--Si el PRUD me postulara candidate a la Presi-
dencia de la Repblica, la aceptar gustosamente como
ciudadano al servicio de los intereses del pas".
Ms adelante sigui informando el mencionado pe
ridico:
"Preguntado sobre el plan de gobierno que seguira
al ser postulado y llegar a la Presidencia de la Repblica,
afirm que por estar plenamente identificado con el plan
de gobierno de aquel Partido, nacido a raz de la Revo-
lucin de Diciembre del 48, es indudable que seguir
el plan de gobierno del PRUD, actualizndolo segn las
necesidades de la nacin.
"-El plan del present Gobierno es el plan del Par-
tido -afirm-, y por eso consider que de ser postula-
do por el PRUD, aceptar y seguir la poltica del Par-
tido, que en este caso podra tener conexin direct con
la poltica actual.
"-Desde mi situacin como funcionario pblico he
permanecido al margen de la poltica partidarista, con-
cretndome nicamente a realizar una labor estrictamen-
te administrative, como pblicamente se ha podido cons-
tatar".
Concluyendo, "LA PRENSA GRAFICA" dijo:
"Asi nos ha manifestado el Teniente Coronel Jos
Maria Lemus"... Y puso punto final con los datos bio-
grficos del distinguido ciudadano y ahora Presidente
Electo de El Salvador.


18 -






















E L 14 DE JULIO de 1955, respondiendo al
llamado de diversos sectors de la ciudadana,
que con todo entusiasmo se aprestaban a la
lucha cvica para llevarlo a la Primera Magis-
tratura de la Nacin, el Teniente Coronel Jos
Mara Lemus renunci del alto cargo de Se-
cretario de Estado en el Ramo del Interior, des-
pus de siete aos de fructfera e ininterrum-
pida labor.
Representantes de la prensa salvadorea y
de agencies informativas del exterior fueron
invitados al Despacho del probo funcionario,
para conocer de la renuncia y de los motivos que
la inspiraron.


- 19









































".. Dentro de breve tiempo la Convencin General del Partido ha de tomar decisions trascendentales
para la vida de la Nacin. Un fuerte sector insisted en poner mi nombre entire los que van a discutirse
como candidates a la Presidencia de la Repblica..." -dijo a los periodistas, entire otras cosas, el Coronel
Lemus, en histrica reunin celebrada en su Despacho del Ministerio del Interior.
















E N LA MAANA del 15 de Julio de 1955 un miem-
bro del Gabinete de Gobierno del Sr. President Osorio
llam a los periodistas y corresponsales extranjeros a su
Despacho del Palacio Nacional, para comunicarles una
important noticia: su renuncia irrevocable del alto car-
go ministerial presentada un da antes al Jefe del Eje-
cutivo. El Salvador comenzaba a sentir entonces la in-
quietud de su prximo problema politico y el nombre del
dimitente, de sobra conocido por el Pueblo a travs de
una fecunda y honest labor administrative de ms de
seis aos, figuraba ya en los dominios de la opinion po-
pular como el dirigente ms seguro de la Revolucin Sal-
vadorea en la nueva lucha por la sucesin presidential.
Ocho meses ms tarde aquel ciudadano volva a ser
la figure central de un nuevo acontecimiento en los his-
tricos recintos del mismo edificio de Gobierno. Pero el
14 de Marzo de 1956 no slo le rodeaban y escuchaban
los periodistas. Al Saln Azul del Congreso Legislativo
tambin le acompaaron las supremas autoridades del
Estado, los dignatarios de la Iglesia, los representatives
del Ejrcito, los representantes de pases extranjeros y
nutridos contingentes ciudadanos. La Repblica saluda-
ba en l a su nuevo Presidente Electo, al estadista que
dirigir los destinos de la Nacin en los prximos seis
aos.
Evidentemente, la confirmacin poltica del ciudada-
no Teniente Coronel Jos Mara Lemus est definida y
enmarcada por esas dos fechas, la de su renuncia de Mi-
nistro del Interior, el 14 de Julio de 1955, y la de la ra-
tificacin de su investidura constitutional de Presidente
Electo de la Repblica, el 14 de Marzo de 1956, al recibir
de los miembros del Consejo Central de Elecciones la
Credencial que hace suyo "el mximo honor a que puede
aspirar un ciudadano en el esquema jerrquico de una
organizacin democrtica national como la nuestra: el
honor de dirigir los destinos del Pueblo desde la Primera
Magistratura de la Repblica".
Qu hay de perdurable, de valedero entire esas dos
fechas? Tal es, precisamente, el propsito de esta publi-
21











cacin: recoger la inmensa leccin de civismo que escri-
biera con hidalgua, con sacrificio, con supreme nobleza
el Pueblo Salvadoreo en su memorable campaa politi-
ca de mil novecientos cincuenta y seis, y perfilarla en el
pensamiento revolucionario y democrtico de su dirigen-
te, el Teniente Coronel Jos Mara Lemus, el "Coronel del
Pueblo", como le llamaran las legiones de salvadoreos
que marcharon en pos de su bandera a lo largo de su
ms gloriosa campaa de Justicia, de Moralidad y de Li-
bertad.
Llnanse estas pginas con una valiosa series de do-
cumentos polticos, que la Historia incorporar luego er
sus anales. No es sta una recopilacin de sucesos, ta-
rea que estar mejor encomendada a historiadores y co-
mentaristas. Estas pginas resume -y tal es su mri-
to-, el pensamiento, la mentalidad, la vision poltica de
un verdadero patriota y la gran capacidad de lucha de
un genuino Lder del Pueblo Salvadoreo; finalidad que
cumple esta publicacin mediante un ordenamiento cro-
nolgico documental de algunos de los discursos, procla-
mas y mensajes del Teniente Coronel Jos Maria Lemus
durante su campaa poltica.
Necesario es anticipar que la documentacin antes
enumerada no est completamente reunida en esta obra.
En efecto, faltan en estas pginas los numerosos discur-
sos pronunciados por el Candidato del Partido Revolucio-
nario de Unificacin Democrtica en ms de un cente-
nar de localidades salvadoreas, cuando, en plena con-
tienda electoral, recorriera el pas en un memorable co-
mo extenso peregrinaje de compactacin popular. Esta
documentacin, empero, est ya recopilada en otras pu-
blicaciones similares.
Hay en toda contienda poltica, moments, circuns-
tancias, grandes alternatives, en que se prueba de veras
la consistencia moral y la personalidad de un dirigente
popular. La siguiente recopilacin del pensamiento po-
Ltico y revolucionario del Teniente Coronel Jos Mara
Lemus, es, en cada palabra, un testimonio de esa consis-
tencia. Jzguenlo quienes hoy y maana recorran deteni-
damente estos documents.


22 -

















Texto de la Renuncia
del Teniente Coronel
Jos Mara Lemus


PALACIO NATIONAL:
San Salvador, 14 de Julio de 1955.

SEOR PRESIDENT:
POR ESTE MEDIO, y con el debido respeto, ven-
go a presentar ante Usted en su calidad de Jefe del Eje-
.cutivo de la Nacin, mi renuncia irrevocable del cargo
de Ministro del Interior que he desempeado en su Ga-
binete desde Septiembre de 1950, al confirmarme en l
su digna autoridad, tras de haberlo servido, por designa-
cin del Consejo de Gobierno Revolucionario, a partir del
5 de febrero de 1949. En una y otra ocasin mi labor
busc siempre desenvolverse dentro de la mayor buena
voluntad y espritu patritico.
Consider un deber, consecuente con su confianza
hacia m, demostrada y mantenida durante un lapso tan
prolongado, el razonar mi decision de la manera ms am-
plia possible y por ello, alterando el laconismo formal
que correspondera a una nota como sta, paso a re-
ferirle hechos en los cuales se funda mi proceder.
Hace algn tiempo entr a former parte, como miem-
bro activo, del Partido Revolucionario de Unificacin
Democrtica. En el seno de esa agrupacin poltica, de
orientacin y accin netamente democrticas, se me
brind una acogida calurosa y henchida de cario, a la
cual mi conciencia se siente obligada a corresponder con
la mayor entereza y lealtad, acatando las decisions co-
munes, cindome a la letra y espritu de sus leyes cons-
titutivas, y, en fin, sirviendo con exacta discipline y
23











fidelidad en el puesto que se me seale, sean cuales sean
las responsabilidades y deberes que se me impongan. No
puede proceder de otra manera un hombre de honor y
un ciudadano que jams ha perdido o menospreciado la
nocin de su propia ciudadana. Ahora bien. Dentro de
breve tiempo la Convencin General del Partido ha de to-
mar decisions trascendentales para la vida de la Na-
cin. Un fuerte sector insisted en poner mi nombre entire
los que van a discutirse como candidates a la Presidencia
de la Repblica, de acuerdo con las normas democrticas
usuales dentro de la organizacin. En el supuesto de ser
proclamada mi candidatura, se planteara un conflict
legal y moral entire mi actividad poltica y mi actividad
de funcionario, conflict que yo deseara evitar, tanto por
el prestigio del rgimen que Usted dignamente preside,
cuanto por consideraciones personales ntimamente rela-
cionadas con mis propias convicciones democrticas.
Esto, sin embargo, no es todo. Junto a la actitud fa-
vorable a mi persona en el seno del Partido, he podido
comprobar de manera indudable ideas en el mismo
sentido de grandes ncleos de la ciudadana que, sin
insinuarlo yo, me han distinguido al considerarme espon-
tneamente como un ciudadano que debe medir sus
posibilidades en la lucha future, con vista a la continui-
dad de los programs, ideologas y obras de carcter.
spiritual y material, digna y felizmente realizados por
Usted como primer Presidente de la Revolucin. Aspiran
estos sectors, coincidiendo su criterio con la lnea pol-
tica fijada y mantenida por el PRUD, a que no se malogre
la labor iniciada a partir de 1948, y que los principios
y doctrinas proclamados y puestos en march en aquella
poca, mantengan su vigencia a fin de que la Nacin no
llegue a cualquiera de estos peligrosos extremos: la anar-
qua o el despotismo.
Como ciudadano consciente de su misin y sus de-
beres no podra yo, en ningn moment, desor o mos-
trarme refractario a las excitativas que se me han venido
formulando. Juzgo que no merece llamarse ciudadano el
hombre que no es capaz de adoptar grandes decisions
en los moments en que la Patria reclama el ejercicio
integral de su ciudadana, y muestra en cambio flaqueza
o falta de valenta cvica en determinados moments.
Todo hace prever que las ideas y tendencies ex-
puestas -que me honran tanto viniendo del Partido a que
pertenezco como de otros considerable sectors cuya
confianza y esperanzas estoy seguro no defraudar ja-
ms-, van a convertirse de un moment a otro en accin


24 -











previa a una lucha formal que habr de iniciarse dentro
del tiempo que la ley establece.
Estos son, por consiguiente, los motivos fundamentals
que me impulsan a renunciar al elevado cargo que Usted
tan bondadosamente pusiera bajo mi responsabilidad, y
los cuales deseo tender por considerarlos un indeclinable
imperative patritico, no obstante el profundo senti-
miento que me causa el no proseguir colaborando como
miembro de su Gabinete, en la enorme y meritoria tarea
que Usted y sus valiosos colaboradores estn realizando.
Espero que mis razones sean estimadas por Usted en su
propio valer, al moment de considerar mi dimisin.
Tanto Usted, seor Presidente, como la opinion p-
blica hacia la cual se ha mostrado tan respetuoso durante
su fructuoso perodo, deben estar seguros de que antes
de hoy hice nada ms labor administrative al frente del
Ministerio del Interior. Creo haber cumplido con mi de-
ber y correspondido, dentro de mis posibilidades, a su
confianza y deferencias hacia m. Pero, preparndome
a entrar de lleno en la actividad poltica, creo tambin
un deber despojarme de mi calidad de funcionario, a fin
de no vulnerar con ningn acto fuera de lo normal y
decoroso, los sagrados principios constitucionales.
Expresndole mis ms sinceros agradecimientos por
su confianza y bondades, lo mismo que por las facilida-
des y cooperacin que me brind en todo moment para
el mejor desempeo de mi cargo, y desendole buen su-
ceso en su labor future en beneficio de la Patria Salva-
dorea, quedo del seor Presidente su ms leal amigo y
servidor.

DIOS, UNION Y LIBERTAD,

JOSE MARIA LEMUS,
Teniente Coronel.


- 25























E N TERMINOS por dems honrosos, y des-
pus de lamentar la separacin del Gabinete
de uno de los Secretarios de Estado que ms
contribuyeron al desarrollo exitoso de la Admi-
nistracin Pblica, el Sr. President de la Re-
pblica, Teniente Coronel Oscar Osorio, firm
el Acuerdo NI 126, por el cual se aceptaba la
renuncia interpuesta por el Teniente Coronel
Jos Mara Lemus, del cargo de Ministro del In-
terior.

Este Acuerdo, cuyo texto se da a conocer
en seguida, deja constancia del just "agradeci-
miento no slo del Gobierno de la Repblica si-
no del Pueblo Salvadoreo", a los magnficos
servicios prestados por el Coronel Lemus, quien
supo caracterizarse como impulsor del progre-
so y bienestar nacionales.


- 27















Acuerdo por el cual se acept
la Renuncia del Tte. Cnel.
Jos Mara Lemus

ACUERDO N? 126.
OSCAR OSORIO
President de la Repblica,

en uso de sus facultades constitucionales, ACUERDA:
19-Aceptar a partir de esta fecha la renuncia irre-
vocable que ha interpuesto el seor Teniente Coronel don
Jos Mara Lemus, en su carcter de Ministro del Inte-
rior; y
29-Hacer present sus especiales agradecimientos
al seor Teniente Coronel Lemus por su patritica,
distinguida y muy amplia colaboracin que ha venido
prestando al Gobierno de la Repblica desde el 5 de
febrero de 1949, fecha en que el Consejo de Gobierno
Revolucionario le confi tan important Cartera, habin-
dosele confirmado en tan alto cargo al organizarse el
Gabinete de Gobierno del Rgimen actual, tomando en
cuenta su meritoria conduct, su ascendrado patriotism
y sus cualidades de colaborador capaz y honorable, todo
lo cual hace cada vez ms sensible su retiro de la Cartera
del Interior, aparte de que tan distinguidos servicios del
seor Teniente Coronel Lemus, son motivo de just agra-
decimiento no solo del Gobierno de la Repblica sino del
Pueblo Salvadoreo.
DADO EN LA CASA PRESIDENTIAL: San Salvador,
a los quince das del mes de julio de mil novecientos
cincuenta y cinco.
OSCAR OSORIO,
President de la Republica.
Jos Alberto Daz,
Subsecretario del Interior,
Encargado del Despacho.


- 29























U N VIBRANTE discurso, que puso de ma-
nifiesto, una vez ms, su condicin de hom-
bre de altos principios e ideales, pronunci el
Teniente Coronel Jos Mara Lemus ante una
concentracin de ms de 3.000 Trabajadores de
la Construccin, que le tributaron clido recibi-
miento la noche del 5 de Octubre de 1955.
El Coronel Lemus manifest a los trabaja-
dores, de quienes es amigo sincero, que estando
con ellos se senta entire los suyos, pues que su
vida ha sido tambin una lucha constant, de
lento pero efectivo escalonamiento.


- 31





) -- 1


1/


Una escena de la clamorosa recepcin que tributaron al Coronel del Pueblo los Trabajadores de la
Construccin, ante quienes tom la palabra para reiterar el propsito ya definido por la Revolucin
Salvadorea de seguir progresivamente el acceso a la seguridad so-cial, a la proteccin y al fomento
econmico, a la superacin intellectual y tcnica de todos los trabajadores, etc., etc.


~eEd'ilqlp~ZI_~,~II~'
~"~?"liiL. ..d~.~-U~-


*iit.
















Discurso Pronunciado
ante los Trabajadores
de la Construccin

iCOMPAEROS TRABAJADORES!
i CORRELIGIONARIOS!
EN ESTE ACTO MEMORABLE en que Ustedes
ratifican su firme adhesin a la honest lucha poltica
del PARTIDO REVOLUCIONARIO DE UNIFICACION
DEMOCRATICA, saludo con sincero entusiasmo y entra-
able admiracin a la pujante clase obrera salvadorea
-a la poderosa fuerza de la produccin nacional- de la
que Ustedes, Trabajadores de la Construccin, son dignos
y caracterizados representatives.
La presencia de Ustedes en este grandioso acto de
compactacin poltica alrededor de los vastos programs
del Partido de la Revolucin Salvadorea, tiene en mi
concept un profundo sentido de docencia cvica, y toda
la calidad de una verdadera proclama de lucha ideolgica
revolucionaria. Han hablado Ustedes esta noche con la
palabra just, con la idea clara y certera con que habla
el obrero contemporneo en la hora de decidir sus gran-
des movimientos social-polticos. Han hablado Ustedes
esta noche con la nueva mentalidad que forjan las doc-
trinas democrticas, y con la valenta imponderable de
la honradez y de la vertical definicin de los genuinos
patriots.
Ante declaraciones polticas de tan hondo contenido
cvico y doctrinario, no puedo menos que sentirme, en
mi calidad de Precandidato del PARTIDO REVOLUCIO-
NARIO DE UNIFICACION DEMOCRATIC, ntimamente
satisfecho y estimulado en el orden moral y spiritual
de mis principios de lucha.
La clase obrera salvadorea tiene ante s, al igual
que todos los sectors y las instituciones del Pueblo, una
sola disyuntiva histrica: forjar la seguridad de sus
33









grandes conquistas revolucionarias, o sucumbir de ma-
nera inexorable y humillante, al empuje de las fuerzas
que socavan, niegan y prostituyen esas conquistas. Es
simple la actual alternative del Pueblo trabajador: de-
mocracia o tirana. Democracia con el desarrollo supera-
tivo del orden revolucionario instituido el 14 de Diciembre
de 1948, o tirana con el resurgimiento ms implacable,
ms totalitario de los regmenes demaggicos y extremis-
tas que hemos sufrido en la historic.
Esa simple disyuntiva que tanta repercusin tiene
en el inmediato porvenir national, ser decidida en la
consult democrtica de 1956 por todos nosotros. Y sa-
tisface hondamente saber desde ahora, con expresiones
unnimes como sta que Ustedes plantan como bandera
de lucha en el panorama poltico del pas, que el
esfuerzo formidable de la Revolucin no est solo, no est
aislado de la voluntad popular; que por el contrario, tie-
ne el apoyo moral y material de las grandes mayoras
ciudadanas.
La Repblica no puede destruirse as, impune-
mente, como pretenden los enemigos del Pueblo en sus
campaas de subversin y de intranquilidad, al saberse
perdidos, frustrados en sus ambiciones personalistas o
sectaristas de hegemona minoritaria. La clase traba-
jadora salvadorea no es ya un patrimonio de demagogos
ni una legin desorientada. Ustedes estn demostrando
cada da que los trabajadores salvadoreos hablan de
principios y luchan por principios; porque la Revolucin
ha hecho que la clase obrera salvadorea ejercite sus
grandes reserves morales,materiales y espirituales en el
oficio de la libertad, y en este supremo oficio slo se puede
estar con principios. Nunca con ideas obtusas o dema-
ggicas.
Las conquistas obreras generadas por la Revolucin
Salvadorea no son fruto de idealismo ni concesin ar-
bitraria de una sola voluntad. Estas conquistas son
respuesta a una exigencia social, poltica e histrica del
trabajador salvadoreo y a una just apreciacin del.
problema econmico de su vida, de su anhelo y de su
valor human y social. Si el trabajador de la Repblica
tiene derechos sindicales, tiene progresivamente acceso
a la seguridad social, tiene leyes de proteccin y de fo-
mento econmico, tiene oportunidades de superacin
intellectual y tcnica, tiene garantas operates y tiene
estatutos y programs de dignificacin y de justicia, es
porque la Revolucin ha sabido interpreter la magnitude
del problema de la clase obrera.


34 -











Vivamente emocionado por esta unnime y grandio-
sa manifestacin de unidad poltica y de confianza ha-
cia m, como ciudadano, hacia el Partido en que tengo
la honra de military, y hacia la Revolucin Nacional, quie-
ro invitarles a que juntos, como lo anhela nuestro Par-
tido, hagamos de la present lucha poltica un ejemplo
perdurable de civismo. Que mantengan esa recia pon-
deracin, ese gran dominio mental, esa solidaridad que
ha hecho stable y radiosa la paz internal, y que nos ha
dado prestigio de pueblo civilizado y democrtico en el
mundo, asistiendo unidos, brazo a brazo, al supremo de-
ber de intervenir en la decision de nuestro problema po-
ltico. Encaminmonos al cumplimiento de esa gran res-
ponsabilidad ciudadana, y decidmosla con nuestros vo-
tos, es decir, con la fuerza nica de nuestros principios
y nuestras convicciones, y nunca con las armas de la de-
magogia y la violencia, que son las armas que esgrimen
aquellos que quieren desintegrar el basamento de la Re-
pblica, para esclavizarnos eternamente.
Compaeros Trabajadores de la Construccin, ten-
gan Ustedes, en nombre del Partido Revolucionario de
Unificacin Democrtica, la ms clida bienvenida a sus
filas.
TRABAJADORES PATRIOTS, SALUD!


- 35























L A NOCHE del 10 de noviembre de 1955
el Partido Revolucionario de Unificacin Demo-
crtica llev a cabo su Quinta Convencin, la
cual tuvo por scenario el Teatro "Roxi", de
San Salvador.

Entre aclamaciones y ondear de banderas,
fu proclamado solemnemente Candidato a la
,Presidencia de la Repblica el Teniente Coronel
Jos Mara Lemus.
Elevados concepts contiene el discurso que
en tal ocasin pronunci el Candidato del Par-
tido Revolucionario de Unificacin Democrtica,
Coronel Lemus.


- 37






rrl~~*~. *l~~ i r..rYa-ai;ijAr*r i*in -


1 L 1 I k


SNt,


K v


e '*


"...la construcin del pais es algo ms que el estril juego de derechas e izquierdas, y en cuyo afn la
poltica no es prebenda, sino servicio; no disfrute, sino prestacin; no scenario, sino taller; no meta,
sino camino; no sitial, sino tarea...", express el Teniente Coronel Jos Mara Lemus, en el acto de su
proclamacin como Candidato del PRUD.


1 U
















Discurso Pronunciado por el Tte.
Cnel. Jos Mara Lemus, al ser
Proclamado Candidato a la
Presidencia de la Repblica

SEORES DELEGADOS:
He aceptado, profundamente convencido de las
inmensas responsabilidades que entraa el altsimo ho-
nor que me confiere el Partido Revolucionario de Uni-
ficacin Democrtica, al proclamarme en esta gran
Convencin Nacional, Candidato a la Presidencia de la
Repblica para el sexenio constitutional de 1956 a 1962.
Al asumir tan grave compromise como el que con-
tiene esta honrosa postulacin, quiero dejar constancia
de mi reconocimiento a todos los sectors del Partido
Revolucionario de Unificacin Democrtica, por la ex-
traordinaria distincin de que me han hecho objeto al
designarme depositario de su confianza, para encabezar
sus trascendentales luchas cvicas por el progresivo asen-
tamiento de nuestras grandes conquistas sociales y po-
lticas.

CONTINUIDAD DE LA OBRA FECUNDA
DE LA REVOLUTION
La mxima distincin ciudadana recibida, cuya so-
lemne protest acabo de otorgar ante esta magna asam-
blea representative de la Unidad Nacional, tiene para mi
una suma de elevadas equivalencias.
Leal a mis convicciones de que la ciudadana es un
privilegio respectable en tanto reconozca la existencia de
deberes para con la comunidad que le da sustento, y no
rehuya el cumplimiento de esos deberes, esta postula-
cin equivale, para m, a saber desde ahora el lugar que
la voluntad de las mayoras populares me ha determi-
39










nado en esta cruzada histrica, para responder con abso-
luta entereza moral, sin reparar en las proporciones del
esfuerzo requerido, a los indeclinables deberes que nos
impone el servicio a la Patria.
Equivale a merecer, si la libre y soberana voluntad
popular lo decide, el mximo honor a que puede aspirar
un ciudadano en el esquema jerrquico de una organi-
zacin democrtica national como la nuestra: el honor
de dirigir los destinos del Pueblo desde la Primera Ma-
gistratura de la Repblica.
Equivale, tambin, a continuar la obra multiforme
de la Revolucin Salvadorea, proyectando en toda la
dimension del porvenir la doctrine fecunda, de su mo-
vimiento restaurador de la dignidad national; a conso-
lidar las conquistas obtenidas en nuestro breve pero vi-
goroso process revolucionario, que arranca de la memo-
rable transicin histrica iniciada en 1948, continuan-
do y superando en la mayor media possible la accin
portentosa cumplida por el Primer Gobierno Constitu-
cional de la Revolucion, y a honrar la majestad supre-
ma de nuestra Constitucin Poltica, haciendo que sus
formidable lineamientos normativos de nuestra huma-
na convivencia, tengan siempre una honda validez mo-
ral en el concept de nuestra devocin cvica, y una cre-
ciente efectividad en el problema constant de la vida na-
cional.

VIVIMOS UNA TRANSITION A LA DEMOCRACIA

La misin que se me ha encomendado tiene que cum-
plirse en un espacio histrico esencialmente difcil de
nuestra vida national, cual es el espacio de la cimenta-
cin institutional de nuestras conquistas revoluciona-
rias. Mas, esta caracterstica no es, en manera alguna,
exclusive de El Salvador. Todas las modernas sociedades
que han estructurado su destino en las formas de la Re-
volucin, han tenido que enfrentar process iniciales an-
logos. Los primeros aos de una accin revolucionaria
tienen que ser, principalmente en el orden de las institu-
ciones, de las leyes, de los concepts humans y de los
problems fundamentals, aos de esforzada y costosa
transicin. Y no existe una transicin fcil cuando sta
se refiere a los destinos de un Pueblo y se opera, como
en el caso nuestro, en la estratificacin ominosa de ms
de un siglo de desajustes sociales, polticos, econmicos y
mentales de una comunidad.


40 -












NUESTRO PARTIDO ES EL SUSTENTO
ORGANIC DE LA REVOLUTION

La vigorosa consistencia ideolgica, la incontrasta-
ble fortaleza popular y la gran organizacin del Partido
Revolucionario de Unificacin Democrtica, son, en mi
concept y en el de los sectors progresistas y conscientes
del pas, las causes esenciales que han permitido a la
Repblica avanzar dichosamente a lo largo de este pe-
riodo de transicin poltica, y alcanzar en tan corto tiem-
po los niveles de progress integral que disfruta el pas.
Creo que sin esas condiciones substantivas, sin esa ma-
nifiesta unidad ideolgica para entender nuestros pro-
blemas generals y sin esos sentimientos de solidaridad
poltica que los sectors del Partido de la Revolucin Sal-
vadorea han cultivado siempre, otra muy distinta, muy
ingrata, estoy seguro, sera la suerte del pas en estos mo-
mentos.

TENEMOS UNA IMPERIOSA RESPONSABILIDAD
HISTORIC QUE CUMPLIR

Comprendamos que siete aos de transicin a la de-
mocracia no son suficientes para que las supervivencias
de la mentalidad desptica desaparezcan del medio en
que han prevalecido por largas dcadas. Aquellos siste-
mas de hegemona minoritaria perduraron much tiem-
po sobre nuestras formas de vida. Aquellos moldes con-
ceptuales contra los que la Revolucin ha luchado, lucha
y luchar sin desmayos, imperaron por ms de un siglo
entire nosotros, con categora de respetables e intocables
instituciones de derecho.
Fcil es comprender, entonces, la necesidad de una
dilatada permanencia de nuestras conquistas revolucio-
narias, para decir con plena certidumbre que la Revolu-
cin y las realidades de la vida national, que la Revolu-
cin y la estructura constitutional de la Repblica, han
llegado a corresponderse, a fundirse ntima y eterna-
mente.
Las presents generaciones salvadoreas tienen por
eso un grande privilegio moral: el de poder consolidar los
sustentos historicos de su Revolucin; el de contribuir
direct y responsablemente al asentamiento definitive
de la conquista revolucionaria. Nosotros pertenecemos a
esas generaciones. A nosotros nos est asignada esa im-
periosa responsabilidad.

41


____











SOLO PODRAN TRIUNFAR LOS PROGRAMS
JUSTOS Y LAS REALIZACIONES POSITIVAS
DE BENEFICIO POPULAR

Nuestro Partido tiene a su favor las ms firmes se-
guridades de triunfo en la venidera consult electoral,
porque cuenta con el ms grande respaldo popular en sus
columns militants; porque cuenta con el prestigio de
una obra portentosa cumplida en funcin national y nc
con miras exclusivistas o excluyentes; porque basa su ac-
cin en vastos programs ideolgicos y en soluciones de
comprobada eficacia administrative; porque represent,
en fin, a toda la familiar salvadorea. El Partido Revolu-
cionario est formado por la Unidad Nacional, es decir,
por la Unificacin Democrtica de todas las fuerzas hu-
manas que son el basamento de nuestra nacionalidad.

LA UNIDAD NATIONAL ES CARACTERISTICA
FUNDAMENTAL DE NUESTRO PARTIDO

Jams en la historic de nuestros movimientos pol-
ticos se haba observado una participacin ciudadana
de tan vastas proporciones sociales, como la que registra
ahora el Partido de la Revolucin Salvadorea en sus
filas. Y es que como legatario del nuevo pensamiento
poltico national, nuestro Partido hace de su permanen-
cia institutional y de su calidad ideolgica, un ejercicio
constant de confraternidad, de solidaridad y de identi-
dad de propsitos, que el Pueblo Salvadoreo aprovecha
para entender y garantizar su destino en otras formas
ms elevadas de convivencia y de unidad para el comn
disfrute de nuestras internal posibilidades.

LA PARTICIPATION POLITICAL DE LA MUJER
SALVADOREA ES VALIOSA Y FECUNDA AL PAIS

La incorporacin de la mujer salvadorea al plan-
teamiento de nuestros problems polticos, y su conse-
cuente intervencin en nuestra vida institutional, signi-
fican una de las conquistas ms trascendentales de nues-
tra Constitucin de 1950.
Nuestro Partido, que sirve de base al primer movi-
miento feminist poltico del pas, sabe aquilatar la un-
nime contribucin que le brinda la mujer salvadorea,
calificndola de valiosa y fecunda, porque esa contribu-
cin trae a nuestras filas un inapreciable aporte de es-


42 -











tmulos morales, y la certidumbre de una ms alta con-
sistencia democrtica en las soluciones que acordamos y
cumplimos.

NINGUN PROGRAM POLITICO DE ACCION
GUBERNAMENTAL REVOLUCIONARIA
PUEDE SER UN MOLDE FIJO

Como Candidato del Partido Revolucionario de Uni,
ficacin Democrtica declaro que sus programs ideol-
gicos, que sus programs de soluciones a las carencias
nacionales merecen y merecern siempre mi entera ad-
hesin; que luchar sin tregua ni media por su just
cumplimiento, y que contribuir, al recibir el mandato de
la soberana voluntad popular, a que la obra del presen-
te Gobierno sea continuada y superada en beneficio del
Pueblo. Personalmente entiendo que ningn program
poltico de accin gubernamental debe ser un molde fi-
jo, invariable; que los problems de una poca difieren
de los de otra poca, por sucesivas o prximas que stas
sean. Todo program revolucionario de Gobierno exige
revisiones y ajustes peridicos para actualizarse, vale de-
cir, para mantenerse operates dentro de la necesidad
general del medio al cual estn destinados. De no ve-
rificarse ese minucioso anlisis peridico, ese balance de
realizaciones, lo ms seguro es que en algunos problems
se agoten esfuerzos innecesarios, y en otros no se pro-
diguen esos esfuerzos con la equidad suficiente y nece-
saria. La equidad en la distribucin del esfuerzo estatal
y de sus capacidades materials, es un requisito indis-
pensable que todo Gobierno de avanzada organizacin
debe tener present. Consecuente con la obra adminis-
trativa del Primer Gobierno Constitucional de la Revo-
lucin, nuestro Partido no ha postergado esa labor de
anlisis, esa comparacin real y acuciosa de la obra cum-
plida con la exigencia, de la solucin con el problema.
Como Candidato del Partido Revolucionario de Uni-
ficacin Democrtica, he elaborado un Programa de Go-
bierno, con absolute apego a la realidad national, a las
posibilidades internal, al adelanto progresivo del pas y
al mayor aprovechamiento de sus fuerzas creadoras, so-
bre el balance de las necesidades y las realizaciones ac-
tuales, y con un espritu eminentemente just, eminen-
temente constitutional y eminentemente superativo. No
es honrado hacer de la promesa poltica irresponsible un
argument de engaosos fines proselitistas. Slo cono-
43










ciendo las realidades, las condiciones y las posibilidades
de un pas, se puede hablar de programs de Gobierno.
La Revolucin Salvadorea posee ese pleno conocimiento,
y su opinion acerca de las soluciones recomendables, tie-
ne la confianza del Pueblo.

LA REVOLUTION TIENE QUE LLEGAR,
PROGRESIVAMENTE, A TODOS
LOS HOGARES DEL PUEBLO

Al hablar de programs gubernamentales, de siste-
mas de accin constructive en la mdula de los proble-
mas de la Repblica, para continuar y consolidar las
obras fecundas de la present Administracin, me refie-
ro a un conocimiento amplio de las necesidades del pas,
de sus hombres, de sus grandes ncleos de poblacin ur-
bana y rural.
Me refiero a los imperativos de la educacin, de la
salud pblica, de la seguridad social. Me refiero al su-
perior incremento de nuestros niveles de produccin;
al problema de la vivienda, de las fuentes de trabajo, de
la capacitacin tcnica y professional; me refiero tambin
al desarrollo de nuevas fuentes de trabajo, a las legisla-
ciones obrero-patronales, a las garantas necesarias pa-
ra una convivencia y una subsistencia decorosas y enal-
tecedoras de la personalidad humana de los trabajadores,
que correspondan a su ya bien cimentada madurez cvica,
poltica, cultural y tcnica de sus nuevas promociones.
Me refiero, asimismo, a la dignificacin integral de nues-
tro municipio autnomo, mediante la incorporacin de
una poltica de fomento econmico y tcnico, a las con-
diciones jurdicas de su autonoma, para que sta sea
efectiva y no decorative.
Nuestra revolucin tiene que llegar, progresivamen-
te, a todos los hogares del pas, al del potentado y al del
labriego, al del industrial y al del obrero, al del maestro
y al del empresario, al hogar rico y al pobre; al hogar
de todos los hombres que trabajan, es decir, entire noso-
tros, a todo el Pueblo. Doctrina humanizadora para unos,
y alimento y trabajo para otros; cultural y seguridad pa-
ra stos, salud y proteccin para aqullos, todos los sal-
vadoreos tienen que llegar a vivir, a disfrutar y a sen-
tir que la Revolucin avanza, que la Revolucin no tiene
ni pide treguas, que la Revolucin es conquista de todos,
para cultivarse, superarse y prodigarse en una patria de
todos.


44 -











LA ETAPA INICIAL DE REALIZACIONES PROMISORIAS

Si antes habl de una transicin histrica, mental
y poltica, diciendo que siete aos de accin revoluciona-
ria no son suficientes para transformar un pensamiento,
un concept singular de la vida humana que ha perma-
necido intacto por ms de un siglo, y que necesitamos
de una dilatada permanencia de nuestras conquistas re-
volucionarias, para que stas se fundan con la exacta
realidad popular; debo agregar ahora, en ese mismo or-
den de ideas, que siete aos de accin revolucionaria, de
gigantesco trabajo como el que est cumpliendo la Revo-
lucin Salvadorea bajo la responsabilidad, la honesti-
dad y el dinamismo del Presidente Osorio, tampoco son
suficientes para erradicar los problems estratificados
que padecemos en los distintos rdenes de nuestra vida
popular. Y afirmo esto, convencido profundamente de
que la Revolucin Salvadorea ha hecho en slo siete
aos, lo que otras administraciones no hicieron en un
siglo. Y convencido, adems, de que en relacin direct
con su asentamiento en el tiempo, la Repblica evolucio-
nar ms todava; evolucionar con anloga rapidez ha-
cia niveles inimaginables de adelanto. Estamos viviendo
slo una etapa inicial de realizaciones promisorias.

HASTA LIQUIDAR POR COMPLETE
LA INJUSTICIA SOCIAL

La Revolucin tiene que mantenerse active, fuerte,
sin descanso, en tanto existan entire nosotros las formas
ominosas de la injusticia social, la miseria, la ignoran-
cia, la desnutricin y las condiciones marginales de la
vida popular.
La Revolucin Salvadorea tiene que proyectarse en
el future, hasta que su ideario magnfico y hasta que la
Constitucin Poltica que nos ha legado, hayan liquidado
en el tiempo todas las supervivencias regresivas, y nos
hayan colocado en el just, en el ancho camino de la ge-
nuina democracia que estamos comenzando a vivir.

CORRELIGIONARIOS:

Reitero a Ustedes mi profunda gratitud por la ele-
vada distincin que me han conferido, hacindome de-
positario de su confianza para abanderar la limpia, la
honest y la grandiosa causa democrtica del Partido
45










de la Revolucin Salvadorea que integramos con el va-
lor de nuestras convicciones.
Al otorgar la protest como Candidato del Partido
Revolucionario de Unificacin Democrtica, saludo en Us-
tedes a los dignos representatives de todos los sectors
de la Unidad Nacional, prometindoles que cumplir con
entraable devocin y perenne entusiasmo las supremas
responsabilidades de mi postulacin; que dedicar mis
energias a continuar la magna obra revolucionaria ini-
ciada, y que har de la honrosa designacin que me han
conferido, con la ayuda de todos en el trabajo future de
la direccin national, tanto en el campo cvico electoral
como en el de la accin ejecutiva, si el Pueblo me conduce
con sus libres sufragios a la Primera Magistratura de la
Repblica, un ejercicio constant de la confraternidad y
del progress al servicio de todos, contribuyendo, asimis-
mo, a que en la present campaa electoral, el Partido
Revolucionario de Unificacin Democrtica desempee el
papel de su traditional elevacin cvica, que ojal, para
salud de la Patria, sea secundado por nuestros adversa-
rios, en trminos de ponderacin, generadores de con-
cordia y de ventura national.
En circunstancias tan trascendentales como stas,
en que animados de los ms altos principios de la frater-
nidad humana, vamos a ejercitar nuestros derechos po-
lticos a fin de buscar en ellos la felicidad comn de la fa-
milia salvadorea, tengo por cierto que ninguna inspi-
racin superior pueda alentarnos ms para library con
xito esta cruzada cvica, que la advocacin del Todopo-
deroso, principio y suma de toda energa spiritual per-
durable y generosa.
Libraremos esta lucha por el triunfo de la democra-
cia salvadorea. Triunfaremos en esta lucha con normas
y ejemplos de cordura y decencia y con la fuerza incon-
tenible de la Voluntad Nacional y de las ideas elevadas
que informan nuestro acervo ideolgico politico revolu-
cionario. Que piensen as nuestros adversaries y que no
olviden que... "la construccin del pas es algo ms que
el estril juego de derechas e izquierdas, y en cuyo afn
la poltica no es prebenda, sino servicio; no disfrute, sino
prestacin; no scenario, sino taller; no meta, sino ca-
mino; no sitial, sino tarea"...

iSEORES DELEGADOS! iCORRELIGIONARIOS, SALUD!


46 -






















SANTA ANA, la Ciudad Heroica, vibr de
alegra al arribo del Teniente Coronel Jos Ma-
ra Lemus, el 18 de Diciembre de 1955.
Millares de ciudadanos concurrieron al en-
cuentro de su Candidato, para demostrarle que,
al igual de las dems ciudades del pas, estaban
firmes en su ideal de llevarlo a la Primera Ma-
gistratura de la Nacin, mediante el voto se-
creto de las mayorias.
Triunfal fu el recorrido cvico del aban-
derado de la Unidad Nacional en la Perla de Oc-
cidente, que tremol entusiasta las banderas
del Partido de la Revolucin.


- 47







































Desde la plataforma construida a inmediaciones del Parque "Anita Alvarado", el Teniente Coronel Jos
Maria Lemus habl a las muchedumbres congregadas en el majestuoso mitin escenificado en la Ciudad
Heroica. "Ser en las urnas electorales donde los ciudadanos conscientes de su responsabilidad para con
la Patria, librarn la gran batalla cvica, ajenos al proceder de quienes nos ofenden e injurian" -
manifest el Lider de las Multitudes.

















Fragmento del Discurso
Pronunciado en Santa Ana

AMIGOS Y CORRELIGIONARIOS DE SANTA ANA:

GRACIAS, muchas gracias, por esta grandiose ma-
nifestacin que el Pueblo de la heroica ciudad de Santa
Ana ha tributado al Partido Revolucionario de Unificacin
Democrtica, en estos moments en que la Patria se en-
cuentra verdaderamente amenazada por aquellos elemen-
tos que no quieren sino su destruction y su ruina.
Como Candidato de este Partido de las Grandes Ma-
yoras -que es smbolo de la dignidad Nacional-, me
siento verdaderamente orgulloso y satisfecho de recibir
de vosotros, correligionarios y amigos de Santa Ana, esta
demostracin de simpata que habla en forma elocuente
de cules son vuestros sentimientos a favor del Partido,
sentimientos que vibran y palpitan en todo corazn de los
santanecos dignos y honrados, como los que ahora se en-
cuentran reunidos en esta magna concentracin popular.
Slo quiero hacer una pequea salvedad: es muy pro-
bable que entire vosotros haya, de parte de nuestros ad-
versarios, ms de algn espa o de algn indiferente, pa-
ra escuchar lo que aqu se diga. Que sepan entonces esos
elements, que en estos instantes el noble Pueblo de la
Ciudad de Santa Ana da elocuentes muestras de lo que
sern las elecciones de marzo de 1956, verdaderamente
libres y en las cuales, la soberana voluntad de las mayo-
ras, a base de votos, se impondr sobre los dems parti-
dos contrarios al nuestro.
Ser alli, precisamente, en las urnas electorales, don-
de los ciudadanos conscientes de su responsabilidad para
con la Patria, librarn esa gran batalla cvica, ajenos al
proceder de quienes nos ofenden e injurian. Por eso de-
cimos nosotros a esos espas o indiferentes, para que in-
formen a quienes los han enviado, que el Partido de la
Unidad Nacional est demostrando en forma indubitable
cul ser su comportamiento en el prximo torneo elec-
-49










toral, sin pensar en golpes de estado, ni en llevar la in-
certidumbre a los hogares, como ellos lo estn haciendo.
Y es por eso, tambin, por lo que el Pueblo de la Ciudad de
Santa Ana lleva a cabo tan sincera y ruidosa ovacin hacia
el PRUD, Partido que a travs de sus peregrinaciones
cvicas por todo el territorio national, ha recibido reite-
radas muestras de adhesin como sta, con las cuales se
siente hondamente estimulado y con profundo optimis-
mo en su present lucha.'No habr, pues, poder capaz de
detener el advance victorioso de nuestras banderas, que
ondearn en mstiles de honor y de triunfo en 1956.
Nuestro esfuerzo est basado en los hechos, en la nti.
ma conviccin que cada uno de nosotros lleva dentro; en
la fuerza popular del Partido Revolucionario de Unifica-
cin Democrtica, que es la que ha obligado a nuestros
adversaries a tomar la falsa posicin en que se encuen-
tran ante el Pueblo Salvadoreo, contraria al sentir del
PRUD, que cuando habla lo hace con hechos, como ste
que ahora ofrecemos a la conciencia national.
Yo os encarezco a vosotros, estimados correligiona-
rios, manteneros unidos alrededor de las banderas de
nuestro Partido, que son las nicas que nos darn el
triunfo categrico y definitive, para bien y grandeza de
nuestra Patria. Ya en estos moments se escuchan en el
viento los himnos de la victoria, y por eso os invito a que
marchemos adelante.
Agradezco vuestro apoyo al Partido, y tambin el
tributo de aprecio de que he. sido objeto este mismo da,
al recibir de las dignas seoras de los mercados, esta
Condecoracin y esta Banda, que comprometen an ms
mi responsabilidad para con el Pueblo Salvadoreo.
Quiero manifestar, al mismo tiempo, queridos corre-
ligionarios santanecos -y esto vendr a poner en plena
evidencia lo que son nuestros adversaries en la poltica-,
que mientras los miembros de nuestro Partido levanta-
ban esta tribune de civismo; mientras nuestros afiliados
se presentan con el rostro alegre para auspiciar mag-
nificas jornadas como sta que estamos presenciando, y
mientras se demuestra lo que el Partido ha hecho en fa-
vor de nuestro Pueblo, nuestros enemigos, considerndose
derrotados, vindose vencidos, se llenan de odio y fiebre
de venganza para levantar cadalsos como aquellos en don-
de se ajusticiaba a los inocentes, y con alma de verdugos
insultan a quienes expresan su reconocimiento al Par-
tido Revolucionario de Unificacin Democrtica.
En estos moments cuando nosotros, con toda dig-
nidad, con toda honradez, estamos ante vosotros ofre-
50 -











cindoos lo que es razn de vuestros ideales: Paz, Trabajo
y Libertad, al amparo de las conquistas revolucionarias
de 1948 y a travs de los Principios y Objetivos de nues-
tro Partido, nuestros adversaries distribuyen dentro de
los correligionarios prudistas, una hoja suelta, como s-
ta que tengo en mis manos, y la cual, en uno de sus pa-
rrafos, dice: "Trabajadores, no dejis que muecos de
saln lleguen a gobernar nuestro pas, mientras nuestros
hijos viven 'en la miseria!"
Eso dicen nuestros enemigos, y ello me da la mejor
oportunidad para manifestar ante el Pueblo Salvadoreo
-y esto aun en contra de mis principios ticos-, que en
realidad, verdaderos "munecos de saln" que pretenden
gobernar el pas, son aquellos que han vivido disipando
horas de trabajo en los cargos pblicos, sin cumplir a ca-
balidad con la obligacin de servir dignamente al Pueblo
y a la Patria salvadoreos. Yo he vivido trabajando cara
a cara al Pueblo; yo trabaj diecisiete aos en la Guardia
Nacional, con el fusil al brazo, cuidando vidas y hacien-
das de mis compatriotas y correligionarios de hoy; yo
trabaj siete aos en el Ministerio del Interior, hombro
a hombro con el Pueblo Salvadoreo; y por eso es por lo
que hoy estis con el Dr. Costa, conmigo y con el Partido
Revolucionario de Unificacin Democrtica.
La otra hoja suelta que circula es contra el Sr. Pre-
sidente de la Repblica, Coronel Oscar Osorio, contra el
PRUD y contra, el que os habla. Yo admito que se me cri-
tique, que se me censure, que se me ataque, aun sin mere-
cerlo, porque en estos moments soy un adversario en el
campo de la poltica; pero desde todo punto de vista es
inconcebible el ataque y censura que hacen al Coronel
Osorio y al Partido Revolucionario de Unificacin Demo-
crtica, que es el que les di prestigio, llevndolos a la
posicin en que ahora se encuentran. Y es una verdadera
iniquidad, porque estos mismos elements que hoy deni-
gran, son los que hace apenas unos pocos meses coman
en la mesa del Mandatario su mismo pan y beban su
mismo vino, no como invitados de honor, sino como her-
manos. Y la acepcin moral de esta clase de proceder se
llama DESLEALTAD Y TRAICION; y si ayer traiciona-
ron al hermano y compaero, hoy traicionan a sus pocos
seguidores y maana traicionarn al Pueblo y a la Patria
salvadoreos".


- 51
























LA UNION, ciudad tibia y acogedora, reci-
bi a su Hijo Predilecto el 8 de enero del corrien-
te ao, tributndole sentidas demostraciones de
afecto entire gratas rememoraciones de los pri-
meros aos de quien vi la luz primera en el
Puerto apacible.

El Teniente Coronel Lemus recorri los si-
tios donde se desenvolvi su niez; estuvo a vi-
sitar, la que fuera su casa materna, y evoc a
sus dignos progenitores. Su discurso fu una
pieza oratoria de alto significado en el moment
politico que se viva.


- 53






CDdC A


W~nr


'1
..1rSqi r
~~llr


4


49


Potica, con el hechizo de su hermosa Baha y el encanto de sus polifacticos paisajes, la ciudad de San
Carlos de La Unin recibi la visit del Teniente Coronel Jos Maria Lemus, quien, bajo el azul de aquel
cielo, advino a la vida el 22 de Julio de 1911. El pueblo le tribute efusivo recibimiento, entire el batir de
palmas y banderas y el sonido de las trompas marciales.


r:.
,
1
~ c~B'
t~; ;i~ks
















Discurso Pronunciado
en La Unin

AMIGOS Y CORRELIGIONARIOS:

Una emocin ineludible que estoy cierto que todos
vosotros comprendis, se ha apoderado de mi espritu al
comenzar a hablar esta maana. He cruzado de nio es-
tas empedradas calls. Ms tarde de estudiante y de Ofi-
cial he atravesado la ciudad hacia el mar que mira al
porvenir y hacia la montaa que mira al infinito. Y hoy,
por uno de esos llamados del destino, en una misin enal-
tecedora como ninguna, de profundo sentido y dignidad,
estoy entire vosotros para haceros un llamamiento en
nombre de la Patria.
La ocasin que tengo de hablarle a mi pueblo bajo
los mismos techos en que viv de nio, de admirar el mis-
mo pero siempre bello paisaje de su Golfo, justifica hasta
el extremo esta emocin.
Vosotros comprendis la trascendencia y la magnitude
de la hora present, en la cual se discute el borvenir del
pueblo salvadoreo. Nos hallamos ante la disyuntiva de
regresar a un pasado de oprobio o de encauzarnos por
derroteros de progress y bienestar nacionales. Por una.
parte estn las fuerzas negatives de la reaccin, que
pugnan por acabar con nuestros avances morales, inte-
lectuales y materials, logrados con tanto sacrificio por
el Rgimen que preside el Coronel OSCAR OSORIO; y
por otra parte, la fuerza generosa de los hombres que han
jurado defender las conquistas revolucionarias que re-
presentan paz, trabajo y progress para la familiar salva-
dorea. Mi llamado se contrae a que reflexionis sere-
namente acerca de lo que pudiramos perder, si en esta
hora supreme de la Patria nos cruzsemos de brazos y
permitisemos que los enemigos del pueblo, perfectamen-
te identificados, nos arrebataran los preciosos dones que
nos ha dado la Revolucin. Ante la actitud desleal y anti-
patritica de las facciones reaccionarias, afortunadamente,
55










hay ya una conciencia despierta que las rechaza con
energa, y esa conciencia es la vuestra, constituida hoy
en baluarte inexpugnable para los ambiciosos y oportu-
nistas que quieren el poder para saciar inconfesables
apetitos. Contra la vulgaridad erigida en sistema de los
contrarios, contra sus amenazas y sucias maquinaciones,
el pueblo salvadoreo opone la grandeza de su alma, de
su fe y de su voluntad y se prepare a derrotarlos en una
just eminentemente democrtica, que tendr su mxima
expresin el 4 de Marzo prximo en que todos vosotros
confirmaris en las urnas el respaldo efectivo que habis
dado siempre al Rgimen Revolucionario.
Estamos en esta lucha en favor de los sagrados in-
tereses del pueblo y no vamos a perecer en una obscura
accin episdica; per eso, quienes tienen la sagrada mi-
sin de preservar las conquistas del movimiento revo-
lucionario de Diciembre de 1948, deben estar siempre
atentos para gloria de la Patria, porque la germinacin
y fructificacin en El Salvador que informan los hechos
de esta Revolucin, no vayan a caer en manos impas y
estriles que se han ensuciado en el pasado con crmenes
y traiciones y que ahora pretenden hundirnos en una
noche obscura de odio y de barbarie.
EN ESTA CAMPAA POLITICAL, HE COMPRENDI-
DO PROFUNDAMENTE LO QUE SE GANA CON TENER
ENEMIGOS. Y ASI VEMOS COMO ESTOS ENEMIGOS
DE AHORA, AMIGOS DE AYER, QUE OFENDEN Y UL-
TRAJAN A LA PERSONA DEL CORONEL OSORIO, QUE
DETESTAN Y DENIGRAN AL PRUD Y QUE A MI ME
PERSIGUEN CON SAA Y CON ODIO, SON LOS MIS-
MOS QUE, REPITIENDO EL PASAJE BIBLICO, HAN
VENDIDO AL MAESTRO, AL QUE LES DIO DE CO-
MER SU MISMO-PAN Y LES DIO DE BEBER SU MIS-
MO VINO, POR UN TALEGO DE 30 MONEDAS, QUE
AHORA LES QUEMAN EL ALMA Y QUE PARA LIBRAR-
SE DE ESTE SUPLICIO, QUE SE LLAMA TRAICION,
NO TIENEN OTRO RECURSO QUE IR BUSCANDO EL
ARBOL DONDE AHORCAR SUS AMBICIONES Y SU
DESLEALTAD.
El PRUD aliment y les di vida a estos abortos po-
lticos, y la poca significacin que han alcanzado en el
terreno de sus malsanas ambiciones, es gracias al clima
de libertad, de confianza y de seguridad logrado por nues-
tro Partido; de ah podis deducir que si ayer traiciona-
ron al maestro, a sus hermanos y a sus amigos, hoy de-
fraudan a sus pocos seguidores y maana traicionarn
al Pueblo Salvadoreo todo.


56 -











Lo que se gana con esta clase de enemigos es que,
por razn del contrast, comienzan a sentirse necesarios,
a hacerse necesarios. Por eso el PRUD es rico y fecundo
en oposiciones a estos improvisados polticos, sin ideolo-
ga y sin principios.
La accin de mis enemigos politicos, que lo son del
Rgimen y del pueblo salvadoreo a la vez, tendiente a
lograr mediante soborno documents falsos de mi nacio-
nalidad, no har ms que revelarlos, ms desnudos an,
como elements perversos que en su desesperacin recu-
rren a los medios ms,sucios y deleznables que imagi-
narse puede. Son de mi conocimiento las maquinaciones
de un tal Dr. Navarro, realizadas en pueblos fronterizos
de la hermana Repblica de Honduras, para lograr a
cualquier precio una partida de nacimiento apcrifa con
la cual hacerme aparecer como que no soy en realidad
hijo de esta tierra en donde Uds. mismos me vieron nacer
y crecer.
ALLI ESTAN LOS LIBROS DEL REGISTRO CIVIL.
NO TIENEN MAS TRABAJO QUE ABRIR EL DE 1911
Y ENCONTRARAN EN SU'PAGINA N9 77 LA PARTI-
DA N9 150, QUE COMPRUEBA MI NACIMIENTO EL
22 DE JULIO DE ESE AO.
ALLI ESTA EL ARCHIVO DE LA PARROQUIA DE
SAN CARLOS DE LA UNION Y EN EL LIBRO DE BAU-
TISMOS N9 10, DE LOS AOS DE 1905 A 1919, EN LA
PAGINA 287, ENCONTRARAN EL ACTA DE MI SO-
LEMNE BAUTIZO POR EL PRESBITERO GUILLERMO
DEMPLIN, SIENDO MIS PADRINOS EL DR. CRESCEN-
CIO A. BADO Y ANTONIA BADO, HOY LA VIUDA DEL
GRAN HISTORIADOR DON MIGUEL ANGEL GARCIA
Y RESIDENT EN SAN MIGUEL.
Aqu mismo en La Unin no es un secret que ele-
mentos desprestigiados, que han encontrado sucio alber-
gue en facciones polticas, han pretendido tambin, me-
diante soborno, el asiento de una partida de defuncin
que me haga aparecer como fallecido, y. no s cmo estos
individuos podran convencer al pueblo, cuando ste me
ve y me oye y me sabe en lucha empeosa por la con-
servacin de nuestras conquistas y la felicidad future de
ese mismo pueblo.
Muy equivocados estn los que pretenden desacredi-
tarme o desacreditamos ante el pueblo salvadoreo, o
que piensan aterrarnos con sus amenazas. El pueblo de-
be estar satisfecho con que nunca hemos faltado a la fi-
delidad que juramos cuando nos hicimos cargo de su
destino.


- 57










Estimados amigos y correligionarios:
En lo particular, y en esta ocasin tan feliz en que
me encuentro al lado de Ustedes, quiero hacer un llamado
cordial a este querido pueblo de La Unin, para que de-
ponga cualquier diferencia personal y cualquier rencilla
de carcter local, en favor de la causa que represent el
triunfo rotundo, limpio y gallardo de las banderas del
PRUD, para afianzar la era de paz, progress y libertad, que
gracias a la gesta revolucionaria del 14 de diciembre de
1948, vive el pueblo salvadoreo. La mayor satisfccin que
me darn los pueblos de mi Departamento es su compac-
tacin ciento por ciento alrededor de esas insignias, que
son smbolos de fe y'de esperanza y que habrn de garan-
tizar para el future, una etapa de engrandecimiento que
llene de legtimo orgullo a quienes en algo hemos contri-
buido para lograrla.


58 -






















L A CAMPAA poltica, que culmin el 4
de marzo del corriente ao con el triunfo ro-
tundo e indiscutible del Teniente Coronel Jos
Mara Lemus, pasar a la historic como una de
las ms agitadas que se hayan realizado en El
Salvador.
Ello movi a Su Se fora Ilustrsima,
Monseor Luis Chvez y Gonzlez, Arzobispo
de San Salvador, para dirigir un llamamiento
a la cordura de los seis partidos militants. El
primero y nico en responder al alto dignatario
de la Iglesia Catlica, fue el Candidato del
Partido Revolucionario de Unificacin Demo-
crtica, Teniente Coronel Jos Mara Lemus,
cuyas normas de rectitud moral y ristiana,
realzan sus atributos personales.












-59












A


"...Tengo por cierto que ninguna inspiracin superior pueda alentarnos ms para library, con xito esta
cruzada cvica, que la advocacin del Todopoderoso, principio y suma de toda energia spiritual, perdurable
y generosa". Los anteriores concepts fueron reiterados en la atenta carta dirigida por el Teniente Coronel
Jos Maria Lemus, al Ilustre Prelado Salvadoreo, Monseor Luis Chvez y Gonzalez, con quien aparece
en la present foto, captada en el Palacio Episcopal. A la derecha, Su Seoria Ilustrisima, Monseor Pedro
Arnoldo Aparicio y Quintanilla, Obispo de San Vicente.
















Carta a Monseor
Luis Chvez y Gonzlez,
Arzobispo de San Salvador

San Salvador, 10 de Febrero de 1956
Excelentsimo y Reverendsimo Monseor
Don Luis Chvez y Gonzlez,
Arzobispo de San Salvador.-Presente.
Su Seora Ilustrsima:
Tengo a honra referirme a su apreciable nota fe-
chada el 9 del corriente, por medio de la cual se digna
solicitarme que interponga mis normas para que en lo
que resta de esta contienda electoral, los dirigentes de mi
Partido se comporten como hombres que aspiran a un
mximo de eficiencia en la dificil tarea de gobernar, ayu-
dando a un pueblo a realizar sus justas aspiraciones de
progress, bienestar y libertad.
Debo entender que su atenta nota que contiene tan
oportuna excitativa, ha sido enviada por igual a los de-
ms dirigentes de los partidos polticos que participan en
la present contienda. Entendindolo as, con todo respeto
deseo permitirme manifestar a Usted que el Partido Re-
volucionario de Unificacin Democrtica, al que perte-
nezco, y yo muy particularmente eon verdadero espritu
cristiano, y atendiendo a las normas morales que deben
prevalecer en todos los actos pblicos y privados del hom-
bre, hemos mantenido una lnea de conduct ecunime y
la mayor compostura possible en un moment en el cual,
como Usted comprender, ha habido un desconocimiento
total, de parte de organizaciones polticas contrarias a
nuestro Partido, de los principios ms elementales de la
decencia y el respeto a los sentimientos ajenos y a las nor-
mas que Usted tan acertadamente indica. En lo personal,
los ms graves insultos han sido dirigidos a m, con saa y


- 61










con odio manifiestos, llegando hasta profanar la memorial
de mis series ms queridos, como lo son mis padres, en areas
de una ambicin sin lmites que es, indiscutiblemente, el
mvil de la difcil situacin actual.
A pesar de esa actitud deplorable de mis adversaries
polticos, yo me he mantenido en el plano de la serenidad
y la cordura y me he preocupado porque, a las acusacio-
nes falsas e injuriosas, se respond con la verdad, que res-
plandece siempre y est por sobre el arma innoble de la
mentira y la calumnia. Y este comportamiento propio se
inspira en una conduct moral y cristiana de la cual he
podido dar pruebas a lo largo de mi vida, de mi vida que
ahora consagro como ciudadano fiel a sus deberes, al ma-
yor bien para la Patria, que lo represent todo, aun cuan-
do para ello tenga que llegar al sacrificio. Corroborando
lo dicho, permtame su Seora Ilustrsima, transcribirle
los dos ltimos prrafos del discurso que pronunci la
noche del 10 de Noviembre del ao prximo pasado, al
proclamrseme Candidato a la Presidencia de la Repbli-
ca por el Partido Revolucionario de Unificacin Demo-
crtica. Dicen:
"En circunstancias tan trascendentales como stas,
en que animados de los ms altos principios de la frater-
nidad humana, vamos a ejercitar nuestros derechos pol-
ticos a fin de buscar en ellos la felicidad comn de la fa-
milia salvadorea, tengo por cierto que ninguna inspira-
cin superior pueda alentarnos ms para library con xito
esta cruzada cvica, que la advocacin del Todopoderoso,
principio y suma de toda energa spiritual perdurable y
generosa. Libraremos esta lucha por el triunfo de la de-
mocracia salvadorea. Triunfaremos en esta lucha con
normas y ejemplos de cordura y decencia y con la fuerza
incontenible de la Voluntad Nacional y de las ideas ele-
vadas que informan nuestro acervo ideolgico-poltico re-
volucionario. Que piensen as nuestros adversaries y que
no olviden que... "la construccin del pas es algo ms
que el estril juego de derechas e izquierdas, y en cuyo
afn la poltica no es prebenda, sino servicio; no disfru-
te, sino prestacin; no scenario, sino taller; no meta, si-
no camino; no sitial, sino tarea..."
As correspondo a su estimable nota y, al formular
los ms sinceros votos por su salud y bienestar, hnrame
suscribirme de Usted, con la fe puesta en Dios por el triun.
fo de nuestra causa, que consider la causa legtima del
Pueblo Salvadoreo, obsecuente y seguro servidor,

Tte. Cnel. JOSE MARIA LEMUS".


62 -






















F UERON apotesicos los recibimientos tri-
butados al Teniente Coronel Jos Maria Lemus
en las catorce cabeceras departamentales, co-
mo podr verse en la series de fotografas que
ilustran las siguientes pginas. En los dems
pueblos de la Repblica, las concentraciones de
ciudadanos demostraron asimismo el fervor c-
vico con que era recibida su Candidatura Pre-
sidencial.
No hubo region que visitara el Candidato
de la Unidad Nacional, en donde no se hiciera
evidence el regocijo y se le patentizara el sin-
cero reconocimiento por su obra constructive
durante el tiempo que desempe la Cartera
del Interior.
Condecoraciones, pergaminos, bandas sim-
blicas, ramilletes, fueron la expresin de los
pueblos agradecidos.


- 63








































La present grfica corresponde a una de las tantas manifestaciones de simpata tributadas al Teniente
Coronel Jos Mara Lemus, en su recorrido por barrios y colonies de la Capital de la Repblica.











r E'$1,~


Santa Tecla, Ciudad Cabecera del Departamento de La Libertad, sumndose jubilosamente a los pueblos
del resto de la Repblica, recibi con inusitada alegria al Teniente Coronel Jos Mara Lemus,
el 13 de noviembre de 1955.








































La Ciudad de Ahuachapn vibr de jbilo cuando el Coronel Lemus, Lder de las Simpatas Populares,
la visit el 30 de octubre del ao pasado. El recibimiento, como en otras parties del pas,
constituy una nota destacada.






































Santa Ana, la Ciudad Heroica, rubric dignamente las esperanzas del Occidente del pais, en el triunfo
del abanderado de la Unidad Nacional, Coronel Lemus, durante la imponente manifestacin del 18
de diciembre del ao pasado.


- -0000WI


LbL
iI s~
I r t'an-





.r,~fSb
pr.,
pl EI: ,~








1 -


1 1


Sonsonatc entrego su afecto y respaldo civico al Teniente Coronel Jos Maria Lemus. Rivalizando con
otras ciudades, puso bajo la bandera bicolor, el 20 de noviembre de 1955, a millares de ciudadanos.


IMPIOl


~b" Zir





k .r 1Rw.


4
-4^1^^

e ,h


Haciendo honor a su pasado histrico, Cojutepeque, Cabecera del Departamento de Cuscatln, encendi la
antorcha del patriotism y del fervor cvico, para aclamar estruendosamente al Candidato de las Mayorias,
Teniente Coronel Jos Maria Lemus.












Ii














1 .








Las columns del Partido Revolucionario de Unificacin Democrtica alzaron sus banderas, para vitorear,
emocionadas, al Teniente Coronel Jos Mara Lemus, durante el magno recibimiento de que fu objeto
en la Ciudad de Chalatenango.




















t r.j

















La ciudadana de Sensuntepeque, Cabecera del Departamento de Cabafas di testimonio elocuente de
adhesion y simpata al Teniente Coronel Jos Maria Lemus, cuando l la visit el 22 de enero de este afio.






Ir


S.us


Miles de simpatizadores del Teniente Coronel Jos Maria Lemus, salieron a su encuentro para recibirlo
con vitores y aplausos, a su feliz arribo a San Francisco, Ciudad Cabecera del Departamento de Morazn.








1


La Ciudad de San Vicente de Austria y Lorenzana, identificada con el lema de Justicia, Moralidad y
Libertad, abri sus brazos para recibir al Tte. Coronel Jos Maria Lemus, el 15 de enero del ao en curso.


-ea*


;\ ,.





.4


j i, r, '


-v* ^
,'j0


El 9 de octubre de 1955, el Teniente Coronel Jos Maria Lemus visit Usulutn. El recibimiento que le
tribute aquel pueblo, fu una de las ms entusiastas y espontneas pruebas de adhesin que
se le hicieran al Candidato del PRUD.


: i~'",
r r.X*u-


k


.I I


i. ~n~rrc+l
~i~IPk ~~rJ


*%wv^
4^i'
^['^i


J-











*-


Zacateculuca, Cabecera del Departamento de La Paz y cuna del Libertador de los Esclavos, Presoitero
Jos Simen Caas, demostr estar, de manera franca y decidida, en favor de la candidatura
del Teniente Coronel Jos Maria Lemus.










































Al igual que otras ciudades del pais, San Miguel visti sus mejores galas y ovacion dignamente al
Candidato de las Mayoras, Teniente Coronel Jos Mara Lemus, en su jira poltica realizada a la
important metrpoli oriental.











: .I i'M.
..1*
1 ** *
p^:^ ^^%*[lr~


La Unin, suelo natal del Candidato del PRUD, Teniente Coronel Jos Mara Lemus, recibi con
desbordante jbilo al hijo predilecto, el 8 de enero del corriente ao, sumndose a las fuerzas
incontrastables de la dignidad national.






















EL 27 DE FEBRERO del corriente ao, y
ante una concentracin de ms de 30.000 ciu-
dadanos, el Teniente Coronel Jos Mara Lemus
pronunci important discurso desde el quiosco
del Parque Libertad, de esta capital.
Se estaba casi en las vsperas de las elecciones
presidenciales. Cada vez ms se estrechaban las
filas del Partido Revolucionario de Unificacin
Democrtica, y cada manifestacin celebrada
por este frente cvico, constitua un impulso vi-
goroso en favor de la Candidatura del Coronel del
Pueblo, ciudadano Jos Mara Lemus.


- 65














































"...ante el rudo desbordamiento de la calumnia, ante las arteras agresiones de que he sido victima a lo
largo de esta campaa...", "yo pongo los actos positivos de una vida que nunca se manch con acciones
inconfesables y vergonzosas" -dijo el Coronel Lemus en su vibrant discurso pronunciado en el Parque
Libertad, pocos das antes de las elecciones presidenciales.


1"
r

















Discurso en el
Parque Libertad


i CONCIUDADANOS!, i CORRELIGIONARIOS!

El problema poltico national atraviesa actualmen-
te una de sus etapas crticas ms graves e inquietantes.
El problema politico que hoy nos afecta, tiene una
trascendencia histrica exceptional: la salvacin o la des-
truccin definitive de la Repblica.
El present problema politico salvadoreo ya no es
en estos moments una contienda de Partidos, empeada
en decidir slo la circunstancia de una sucesin presi-
dencial.
Ya no existe en El Salvador, en estos moments, re-
pito, una simple contienda electoral. Existe una lucha
abierta de postulados histricos: los que miran hacia ade-
lante, para construir un destino democrtico a grupos
humans ms dignos, grandes, fuertes y libres, y los que
miran hacia atrs, para arrastrar hasta nosotros, por los
caminos de la traicin y la demagogia, todo el anquilosa-
miento mental del pasado, con su cuerpo de teoras y m-
todos anacrnicos, feudalistas, decantados y antihumanos.
Mas, no son sas, nicamente, las fuerzas que asedian
tenaces nuestro desarrollo democrtico. En virtud de una
hibridacin ideolgica que nada tiene ya de sorprenden-
te en el mundo contemporneo, las fuerzas enemigas de
la Repblica se han encontrado en el camino de la trai-
cin y la demagogia. El seor feudal, que piensa que "la
repblica es como una gran hacienda que necesita de un
buen administrator", y el demagogo anarquista o anar-
quizante, marchan ahora juntos, sin diferencias aparen-
tes, rodeando la inconcebible dimension de un drama so-
cial, de una tragedia que puede abatir de una vez los pi-
lares de la Repblica, y arrastrarnos sin remedio, si no
oponemos la fortaleza de nuestras convicciones morales y
cvicas, al imperio del caos y la sangre.


- 67











La Revolucin, mientras tanto, se encuentra situada
en el just medio doctrinario, lejos de toda violencia ex-
tremista, de derecha o de izquierda; posicin sta que,
obligatorio es decirlo, la convierte en blanco director, vi-
sible, de las constantes conjuraciones de uno y otro ex-
tremo ideolgico que quieren para s, cada cual a su ho-
ra y a su media, la hegemona poltica de nuestro future.
En tal conjunto de circunstancias nuestros cuadros
politicos han tomado una important decision. Con la ji-
ra del ltimo jueves a la prspera region de Chalatenan-
go, ha finalizado para mi Partido el perodo de las activi-
dades proselitistas, cuando en el mbito national todava
se escucha el desbordamiento oratorio de sus detractors,
afanados en sembrar las ltimas semillas de la confusion,
la cizaa y el odio.
La conduct cvica, pblica de las agrupaciones y de
sus lderes, est condicionada siempre a la conviccin que
stos tienen de su propio valer y de sus propios recursos
ideolgicos, cvicos y ticos. Esta es, sin duda, la expli-
cacin ms lgica que la generalidad ciudadana, inclusi-
ve muchos de sus seguidores, dan hoy a la tortuosa con-
ducta cvica observada por las facciones de la antojadiza
oposicin, que a cambio de doctrinas, de programs de
ideas, como lo ha hecho el Partido de la Revolucin Sal-
vadorea en el decurso de su campaa ideolgica, han
inundado las plazas del pas con una baja propaganda
subversive, insidiosa, demaggica y personalista, que no
tiene precedentes en la historic de un Pueblo que se pre-
cia de sus tradiciones civilizadoras, ni ejemplo parecido
en los anales de ese tipo de delincuencia multitudinaria.
En efecto, carentes de doctrine social-poltica, des-
provista de programs, de idearios, de principios ideol-
gicos y aun de fuerzas numricas y cualitativamente apre-
ciables, ese pequeo grupo de facciones adversaries al
Partido Revolucionario de Unificacin Democrtica, no
ha podido levantar todava, ni ha de levantarla jams,
una voz serena, limpia, generosa y convocadora de la con-
ciencia national, ni ha podido enfocar con honradez, me-
nos an con sentido crtico, la obra de la Revolucin de
Diciembre de 1948.
Otra, muy distinta, ha sido la conduct cvica de mi
Partido en esta contienda electoral. Y es que mientras
nosotros nos dedicbamos a reorganizar con entusiasmo
un Partido Poltico ya fuerte en s mismo, a reactualizar
programs de accin y a revisar un inventario doctrinal,
esas facciones regresivas se entregaban de lleno a cons-
pirar contra el Gobierno. Mientras nosotros hacamos la-
68 -











bor de compactacin popular, esas facciones ultra-reac-
cionarias hablaban de golpe de estado y editorializaban
para la subversin de los Poderes Pblicos, o iban direc-
tamente, criminalmente, a las masas sociales ms impre-
sionables, a las masas campesinas, para inyectarles doc-
trinas de anarqua y de exterminio.
El resultado de esa fundamental diferencia de con-
ductas puede apreciarse ahora con absolute claridad,
pues mientras mi Partido decide clausurar su campaa
pblica de compactacin dentro de los trminos legales y
estatutarios, y dedicar estos das finales a un adoctrina-
miento cvico de sus cuadros populares, satisfecho de ha-
ber cumplido con su deber manteniendo una ejemplar al-
tura moral en su participacin political, las facciones ad-
versarias, en cambio, recrudecen la actividad de sus difa-
madores, es decir, de sus "propagandistas", en un empeo
desesperado por "justificarse" en su derrota. Y es que a
esta altura del tiempo, a pocos das de las elecciones, la
inscripcin de electores de las facciones reaccionarias es
insignificant en relacin con la totalidad del electorado,
y con el nmero de inscripciones hechas por mi Partido!
Esta reveladora conclusion no explica otra cosa que las
facciones adversaries al Partido de la Revolucin Salva-
dorea, jams pensaron en elecciones, jams pensaron en
programs de gobierno y jams pensaron en sufragios;
que esas facciones, conspiradoras y demaggicas, slo
pensaron en una subversin del orden constitutional de
la Repblica, desde que fueron apareciendo en el escena-
rio de la contienda poltica bajo sus distintos ropajes fal-
samente "constitucionalistas", falsamente "renovadores",
falsamente "democrticos", falsamente "institucionalis-
tas".
Pero el Pueblo Salvadoreo ya no quiere la violencia
en Dinguna de sus formas, ni como golpe de estado para
resolver problems politicos, ni como agresin a la moral
para dirimir cuestiones nacionales en la tribune pblica.
El Pueblo Salvadoreo est convencido de que la agresin.
como forma de lucha poltica, no hace otra cosa que debi-
litar los sustentos de la moral social, que es, en gran me-
dida, lo mismo que debilitar la conciencia de la Repbli-
ca. Y sa es, desgraciadamente, la tarea que han cumpli-
do en la actual contienda los enemigos del Partido de la
Revolucin Salvadorea.
La clase de propaganda poltica utilizada por nues-
tros adversaries, y aun sus maniobras de tipo organizati-
vo, no son nuevas ni much menos sorprendentes. Muchos
pueblos, o grupos de pueblos, inclusive, que han perdido

69











su libertad y su soberana en el panc rama mundial de los
ltimos treinta aos, han conocido y sufrido, en magni-
tudes superiores desde luego, las tcticas y mtodos que
hoy estn ejercitando en El Salvador las fuerzas combi-
nadas de la regresin y el despotismo, contra las liberta-
des y las conquistas democrticas que nos ha dado la Re-
volucin.
Convencidos anticipadamente de su derrota poltica,
y por eso mismo dispuestos a "trabajar", no por las elec-
ciones, sino por el golpe de estado, los cabecillas de las fac-
ciones contrarias acordaron, a manera de consigna, un
mtodo nico de propaganda de tipo comunista que cu-
brira, de acuerdo con sus resultados y las circunstancias
de la contienda, diferentes etapas de accin, desde el te-
rror colectivo, sembrado con procedimientos psicolgicos,
hasta el quebrantamiento de la confianza public en las
instituciones y funcionarios del Gobierno de la Revolu-
cin, en la integridad moral e institutional del Ejrcito
y en los fueros de nuestra vida privada, por medio de la
calumnia, la diatriba, el escndalo, la difamacin, la in-
juria y cuantas formas abominables de agresin pueden
caber en la palabra hablada y escrita.
Ambos procedimientos fueron puestos oportunamen-
te en juego por nuestros adversaries. El terror colectivo,
psicolgico, fu intentado y en cierto modo propalado con
la burda especie de la insurreccin military. Los provoca-
dores, los instigadores, cobardemente escondidos en la
irrestricta libertad de expresin, hablaban de golpe de es-
tado y formulaban audaces llamamientos subversivos des-
de la tribune, el concilibulo, la letra impresa y el mi-
crfono.
El llamamiento insurreccional, innoble en s mismo, es
ms incalificable an cuando ha sido urdido, aprobado y
publicado por personas que, no obstante la presin de sus
nefastos apetitos politicos, algn respeto deberan sentir
por el prestigio histrico, la grandeza doctrinal y el honor
de la Institucin Armada Salvadorea, que, todos sabe-
mos, y ellos lo saben tambin, jams torcer el rumbo
que le sealara su gloriosa Revolucin Libertadora. El
Ejrcito Nacional no est al servicio de los enemigos de
la Patria, ni much menos a la orden del "gangsterismo"
poltico de quienes lo detractan, lo niegan y lo ofenden en
su firme austeridad. La juventud military salvadorea no
puede ir a la destruccin de su propia obra. Acaso -pre-
gunto- la Constitucin que nos rige, no es tambin obra
y aspiracin del Ejrcito? No es ella norma y gua de los
militares de honor? Podran los miembros de la Fuerza


70 -











Armada, cuya conciencia institutional es manifiesta, dar
la espalda a un rgimen de derecho, para ceder a las pre-
tensiones de unos cuantos reaccionarios, de unos cuantos
resentidos, de unos cuantos inadaptados sociales, de unos
cuantos oportunistas? Huelgan las respuestas. Pierden su
tiempo, lastimosamente, los cabecillas de las facciones ad-
versarias que siguen especulando con una supuesta falta
de unidad de la Institucin Armada, y quienes siguen co-
metiendo-provocaciones e infiriendo ofensas a la dignidad
de sus cuerpos ms caracterizados y disciplinados, como
es, por ejemplo, la Benemrita Guardia Nacional, garante
infatigable de vidas y propiedades en las regions rurales
del pas, donde muchos de sus detractors de hoy no
podran prescindir jams de sus abnegados y vigilantes
servicios.
El sangriento llamamiento insurreccional y la eufo-
ria con que algunos cabecillas polticos lo publican, me
hace pensar, no sin una honda preocupacin ante el es-
pectculo del desbordamiento del apetito personalista,
hasta qu grado de ruina llegara una Institucin Arma-
da que cayera en manos de un lder que pregona en las
plazas pblicas, la desmedida y terrible urgencia de la
massacre de civiles.
Fracasadas las pretensiones de la propaganda adver-
saria en la difusin de su especie terrorist, sus directors
"ideolgicos", con la venia de su respective cabecilla fac-
cioso, autorizaron el uso del "otro" procedimiento: el de
socavar la confianza pblica de las instituciones e inva-
dir el terreno de la vida privada de sus adversaries. El
pas entero contempla el ms bochornoso captulo que en
mala hora pudo caber en su historical cvico!
El nuevo procedimiento, desde luego, invalidaba el
recurso terrorist del golpe de estado, pero trataba de
perpetrarlo por su cuenta. Una Repblica puede ver des-
truidas sus instituciones con el debilitamiento de su mo-
ral. Y a eso iba enderezada la nueva accin de propagan-
da de nuestros adversaries.
El infundio de una supuesta "imposicin", primera
especie demaggica de esa maquinaria de propaganda, se
destroz ante el espectculo, nico en la historic poltica
salvadorea de los ltimos tiempos, de una positive y
arrolladora Unidad Nacional convocada por el patriotis-
mo, por la conviccin, por la decencia y por las ideas. En
efecto, cabe preguntar categricamente: Es acaso la lla-
mada imposicin la que ha trado a las filas del Partido
Revolucionario de Unificacin Democrtica, a los nutri-
dos sectors intelectuales, sociales, obreros, profesionales,

71












artsticos, femeninos, campesinos, gremiales?... Dnde
est, pregunto, la fisonoma national, popular, democr-
tica, de las filas adversaries? Dnde estn los rasgos c-
vicos, dnde la concurrencia social en esas facciones re-
gresivas? En cul de esos pequeos grupos se siente la
verdadera pulsacin del Pueblo? En ninguno! Porque al-
rededor de los cabecillas facciosos que dirigen esas agru-
paciones no pueden permanecer firmes los hombres hon-
rados. Porque los hombres honrados no secundan jams
el grito que invoca la barbarie ni el insulto personalista
que mancha injustamente el honor de sus semejantes.
Sin embargo, yo me explico en cierto modo la presencia
eventual -migratoria siempre, indefectiblemente- de al-
gunos hombres honrados pero candorosos en su manera
de interpreter el proselitismo politico, en las delgadas ca-
pas populares que todava conservan por inercia, las fac-
ciones de la regresin y del despotismo. Comprendo que
esos escasos remanentes ciudadanos estn ah todava
porque siguen viendo o inventndose posibilidades, o por-
que aferrados a un espritu de contradiccin, siguen con-
templando en el cabecilla, mantenido o sustituido por la
absurda "coalicin", la imgen deformada de sus anhelos.
Pero de algo s estoy seguro. Y es del repudio ntimo
que todas las gentes honestas del pas, sienten y manifies-
tan por doquiera, ante la acometida ciega, innoble, pon-
zoosa y cruel, que desde su propaganda han desenfre-
nado quienes no respetan la dignidad de la Repblica, el
decoro de su Pueblo ni la limpieza de sus tradiciones c-
vicas. Quienes ofenden el derecho de la niez y la juven-
tud con el desbordamiento de su incorregible impudicia,
olvidando que en la niez y la juventud, que no viven des-
conectadas de nuestras vitales rutinas y problems, se
plasma y configura el porvenir de las sociedades. Quienes
envilecen con su miseria moral de seudo-dirigentes po-
lticos, el ms caro y elevado bien de la democracia: la li-
bertad de expresin. Quienes, en fin, habituados a escar-
necer bajo la presin de una tara del espritu, no respetan
ni la memorial de los muertos ni el santuario en que se
guardian los carios ajenos.
El desquiciamiento moral de las facciones adversaries
arrastr hasta m la peor avalanche del insulto, de la in-
juria y de la calumnia. Incapaces de encontrar en mi vi-
da de ciudadano, de soldado y de funcionario, motivo al-
guno para restarme fuerzas como dirigente popular; con-
vencidos de que mi vida no es ms que un esfuerzo de su-
peracin sin tregua, un sacrificio perenne y una entrega
total a las normas que grabaron en mi conciencia mis
72 -











progenitores, y que yo he hecho una religion en mi hogar
y un lineamiento fijo en mi conduct de hombre, los fa-
riseos del despotismo se han inventado recursos infantiles
para, en un vano intent, opacar mi posicin electoral.
Sus ambiciones en este aspect son tanto ms enconadas
y ruines, cuanto que se trata de impedir la culminacin
poltica de la candidatura ms fuerte, y de lograr la de-
sintegracin orgnica del nico Partido ideolgico y per-
manente que hay en el pas.
En aras de tan pobre cometido, mis detractors no
han vacilado en ofender la memorial que tnto venero de
mis padres, ni en ir por cabildos y-conventos, hurgando li
bros de registro civil y manoseando asientos bautismales,
para volver luego a continuar su misin de equiparar las
rencillas humans, a las alternatives de una propaganda
poltica.
Mas, ante el rudo desbordamiento de la calumnia,
ante las arteras agresiones de que he sido vctima a lo lar-
go de esta campaa, ante los enemigos que han llegado
al extremo de negarme mi honrosa condicin de salva-
doreo, por nacimiento, yo pongo los actos positivos de
una vida que nunca se manch con acciones inconfesa-
bles o vergonzosas. Como funcionario y como hombre, ad-
mito que pude haber cometido errors, inherentes a toda
personalidad humana, pero jams transig con la trai-
cin, ni con el deshonor, ni con el despojo, ni con el in-
cumplimiento del deber. Ahora mismo, en esta poca en
que los personeros de la llamada "oposicin" han perdido
el sentido de la media, nadie podr acusarme de haber
descendido al nivel de sus vituperios y de sus tcticas.
Estos hombres sin fe, sin lealtad, sin conviccin, no
pueden, en efecto, abanderar niguna lucha honest ni
defender con entereza ninguna causa limpia. En su de-
sesperado afn de inventarme impedimentos, esos mis-
mos hombres intentaron hacerme aparecer tambin como
enemigo de la Iglesia. La ocasin es propicia para que
declare, categricamente, que como Candidato, soy soli-
dario con el sentimiento religioso del Pueblo Salvadoreo,
y que, como Gobernante, si es que el voto de mis conciuda-
danos me da el triunfo en los comicios venideros, man-
tendr por todos los medios a mi alcance las relaciones
cordiales que tradicionalmente han cultivado en El Sal-
vador la Iglesia y el Estado, procurando, al mismo tiem-
po, de acuerdo con las posibilidades y necesidades, asistir
a la Iglesia en la realizacin de su positive obra social, de
la que soy personalmente admirador devoto.
-73











Mi mensaje ha recorrido todo el mbito national.
Ciudades y Pueblos, villas y cantones lo han escuchado,
pero en ningn lugar podr asegurarse que yo profer una
incitacin a la violencia. He desfilado y hablado con el
Pueblo en un gran nmero de comunidades nacionales,
compaginando, orientando criterios, escuchando proble-
mas, palpando necesidades sociales, estimulando prop-
sitos cooperativos, y nicamente ofrec lo que soy capaz
de cumplir. Me acerqu tambin a los trabajadores de la
ciudad para convocarlos a la lucha pacfica por su propia
superacin. Me acerqu a los campesinos, no para ofrecer-
les el reparto de la tierra salvadorea, sino para hacerles
sentir que ellos, como elements decisivos de la produc-
cin national, tienen derecho a mejorar sus condiciones
de vida, y a participar, no por medio del despojo sino en
virtud de una tecnificacin del trabajo y de una bien lo-
grada coordinacin de las relaciones obrero-patronales, de
los frutos de la tierra y los rendimientos de una economa
sana y equilibrada. En ninguna parte acud a los senti-
mientos primarios de la masa para conseguir adeptos o
aplausos. Ninguna poblacin oy de m un llamamiento
a la matanza. Ningn nio de hoy, ningn joven de hoy,
podr decir maana que yo, en un discurso poltico, her
en alguna forma su sensibilidad con la provocacin y la
infamia
Y es que personalmente, por conviccin, yo no creo
en la "efectividad" de las tcticas de la propaganda ad-
versaria. En material de accin poltica, yo creo en las
ideas, y en material de organizacin estatal, de direccin
national, yo creo nicamente en programs. Y creo, por
sobre todas las cosas, en la honestidad. Si la voluntad del
Pueblo, que es la voluntad de Dios, me colocara en la hon-
rosa posibilidad de contribuir al enaltecimiento de las
forms populares de vida, mediante la direccin de sus
destinos, todos saben, todos estn profundamente conven-
cidos, de que en el orden administrative de los intereses
pblicos, mis exigencias seran honestidad y capacidad.
y mis normas invariables PROBIDAD Y AUSTERIDAD.
Esto, repito, lo saben todos, amigos y adversaries. Y pre-
cisamente muchos de estos ltimos prefirieron ser tales,
al saber que no respondan, que no podan responder, ni
a los principios de la probidad ni a los de la austeridad!...
La obra fecunda de la Revolucin debe ser continua-
da por todos y para todos. Esta, que es la aspiracin ms
entraable de nuestras mayoras populares, es al propio
tiempo el objetivo principal que anhelan destrozar nues-
tros enemigos. Las fuerzas de la Unidad Nacional, que son


74 -











las fuerzas del Partido Revolucionario de Unificacin De-
mocrtica, se mantienen, sin embargo, decididas y vigi-
lantes, porque tienen conciencia de su responsabilidad
histrica en la reconstruccin del pas, porque saben que
el pas necesita de acciones constructivas, como las que
ha dirigido el Gobierno y la mentalidad del Presidente
Osorio, y no de acciones disolventes como las que anuncia
al Pueblo la absurda "coalicin" de las minoras regre-
sivas.
Mas, contra esos propsitos, y pese a la anticipada y
consciente seguridad que hay en cuanto al triunfo incon-
trastable de la Unidad Nacional, las fuerzas histricas re-
gresivas de que habl al principio, agrupadas y reagrupa-
das en un hbrido y ridculo frente "coalicionista", persis-
ten en mantener una lucha antipatritica. Esas fuerzas,
conjuradas para conspirar contra el actual .orden de co-
sas, no merecen otra definicin que la de fuerzas reaccio-
narias, genuinas representatives de una mentalidad
desptica y anti-nacional. Su llamada "coalicin" no es
ms que una burda conjura de intereses bastardos, cons-
tituida, por la propia dinmica de los acontecimientos
sociales, a base de concesiones personales reciprocas de
algunos valores anacrnicos, portavoces de un pensamien-
to ochocentista, fuera de realidad y fuera de poca; por
la filtracin de las reserves ocultas del izquierdismo crio-
llo, siempre dispuestas a pactar en la sombra, sea cual
fuere la conjura, con tal de obtener ventajas en su pro-
psito de socavar el orden social, y, finalmente, por los
desertores de las filas revolucionarias, por aqullos a
quienes el Presidente Osorio seal como "los que se que-
daron en el camino", sin fe suficiente para resistir los
rigores de la lucha, sin la necesaria dosis de lealtad para
el movimiento que los acogi bajo sus banderas y les di
personalidad, y del que ellos tomaron "algo ms" que la
personalidad...; sin escrpulo, en fin, para pasarse ms
tarde al enemigo, con todas las armas y todas las ven-
tajas que les daba su calidad de trnsfugas.

iCONCIUDADANOS!,
iCORRELIGIONARIOS!
Sorteando difciles experiencias y duras pruebas, de
cuya magnitude acaso he dado una somera relacin, nues-
tro problema poltico ha llegado ya a su etapa terminal del
4 de Marzo. Y a pesar de la crudeza de circunstancias y
el odioso desbordamiento de pasiones primaries con que
los grupos representatives del despotismo histrico, par-
75











ticiparon en la contienda, yo puedo afirmar que sta ha
sido provechosa en cierto modo, porque ha brindado al
Gobierno de la Revolucin, la oportunidad de demostrar
su fortaleza, al sacrificar sus fueros en aras de la liber-
tad de expresin. Un Gobierno dbil es incapaz de sos-
tenerse ante los embates y acometidas de una oposicin
sin freno, tenga o no razn en sus reclamos. Una dicta-
dura no puede sobrevivir en clima de libertades pblicas.
Slo un rgimen democrtico, afirmado en la conciencia
ciudadana, con unidad de mando y de propsitos, puede
resistir una prueba de esta naturaleza, sin ser conmovi-
do en sus cimientos ni obligado a tomar medidas de re-
presin.
El Partido de la Revolucin Salvadorea se prepare
a library su ltima batalla cvica en la present contienda
electoral: la batalla por el asentamiento de nuestras al-
tas convicciones democrticas. A nuestras columns han
de agregarse, porque en nuestro ideario poltico no ca-
ben discriminaciones, todas las conciencias honradas que
por particulares razones no se incorporaron a la militan-
cia efectiva de la actual contienda, en sus perodos de
compactacin ciudadana. La prxima consult electoral
decidir, he dicho, algo ms que una circunstancia de
gucesin en las esferas ejecutivas del Gobierno de la Re-
pblica; decidir el predominio de determinado concept
politico e histrico en los destinos del Pueblo Salvadore-
o. Y ante una responsabilidad semejante, en la cual el
sufragio es determinante apoyo, ninguna conciencia li-
bre, limpia, patritica, puede quedarse al margen, como
simple espectadora. El abstencionismo electoral es un
crime cuando la vida de la libertad est en juego.
Yo invito a todos mis conciudadanos a meditar hon-
damente en la incalculable trascendencia del moment
national que se vive, y a concurrir a las urnas electora-
les el 4 de marzo venidero, no slo para cumplir un deber
y ejercitar un derecho democrtico, sino para suscribir,
ante el nico testigo de la propia conciencia, la resolu-
cin popular que determinar si nuestros hijos, si las ge-
neraciones futuras de la Patria Salvadorea, sern dig-
nos de nosotros, que podemos legarles un destino de li-
bertad, o si vivirn, por culpa nuestra, de nuestra indi-
ferencia, un destino de esclavitud mental y de atrocidad
poltica.
i CONCIUDADANOS!, i CORRELIGIONARIOS...!
iADELANTE!, A LA VICTORIA!


76 -
























.J L 4 DE MARZO, el Pueblo Salvadoreo,
en ejercicio de sus legtimos derechos, concu-
rri a las urnas en las cuales qued expresada
la voluntad de las mayoras con el triunfo del
Candidato del PRUD, Teniente Coronel Jos
Maria Lemus.

En doce horas de votacin y en el disfrute
de una libertad irrestricta garantizada por las
supremas autoridades, el Partido de la Unidad
Nacional se anot otra victoria indiscutible.


- 77










.T;i ~ -


=-


'y


Legiones de entusiastas prudistas recibieron con vtores al Teniente Coronel Jos Maria Lemus, y al Dr.
Humberto Costa, cuando los populares candidates a la Presidencia y Vicepresidencia de la Repblica se
hicieron presents en los comicios del 4 de marzo.


' I


i


ii-II ~i*.





b )+









a





* 1d


El Teniente Coronel Jos Mara Lemus, en el instant de recibir su papeleta de votacin de manos de uno
de los miembros de las Juntas Rceptoras, para ejercer el sufragio en las elecciones presidenciales. Entre
otros de sus acompaantes figure el Dr. Humberto Costa, cuarto de la derecha, con anteojos.

















I*
*lr.i1!


4.


En ordenadas e interminables filas, la ciudadana salvadorea concurri a los distintos lugares de votacin.
Correspondi el triunfo, por notable supremaca de votos, al Teniente Coronel Jos Mara Lemus,
postulado por el Partido Revolucionario de Unificacin Democrtica.


9. '. wCl


*s~i-

4




























rl-












Doa Coralia Prraga de Lemus, marchando a la cabeza de un grupo de correligionarias, se encamin a
las urnas en el claro da del 4 de marzo, para hacer uso de uno de los derechos que concede nuestra Carta
Magna a la mujer salvadorea. Se ve al fondo otro batalln de simpatizadores del Partido de la Unidad
Nacional, que llev al triunfo al Coronel Lemus.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs