• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Index
 Introduction
 Preface
 Parte A: Análisis del problema...
 Parte B: Formulación de principios...
 Punto especial: Cooperatives de...
 Conclusión: Informe final de la...
 Anexos
 Anexo A: Principios básicos de...
 Anexo B: Aspectos culturales, sociales...
 Anexo C: Nómina de los delegados...
 Anexo D: Lista de los informes...
 Anexo E: Indice bibliográfico de...
 Anexo F: Citas de países
 Anexo G: Citas por materia






Title: Informe final, seminarios regionales de asuntos sociales Vivienda y urbanismo
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081468/00001
 Material Information
Title: Informe final, seminarios regionales de asuntos sociales Vivienda y urbanismo Resumen de las discusiones de Mesa Redonda de Vivienda y Urbanismo, Quito, Ecuador, mayo de 1950, San Salvador, El Salvador, noviembre de 1950, Pôrto Alegre, Brazil, mayo de 1951
Physical Description: 140 p. : illus. ; 28 cm.
Language: Spanish
Creator: Pan American Union -- Division of Labor and Social Affairs
Publisher: Unión Panamericana, Departamento de Asuntos Económicos y Sociales
Place of Publication: Washington, D. C.
Publication Date: 1952
Copyright Date: 1952
 Subjects
Subject: Housing -- Latin America   ( lcsh )
City planning -- Latin America   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
international intergovernmental publication   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Ecuador
El Salvador
Brazil
 Notes
Bibliography: Bibliography: p. 134-137.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081468
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAP8922
oclc - 01690973
alephbibnum - 000132888
lccn - 52061848

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Index
        Page 3
        Page 4
    Introduction
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Preface
        Page 13
        Page 14
    Parte A: Análisis del problema de la vivienda
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    Parte B: Formulación de principios y métodos
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
    Punto especial: Cooperatives de vivienda
        Page 106
        Page 107
    Conclusión: Informe final de la subcomisión de coordinación
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    Anexos
        Page 113
        Page 114
    Anexo A: Principios básicos de la vivienda salubre formulados por la asociación americana de salud pública
        Page 115
    Anexo B: Aspectos culturales, sociales y educativos de la vivienda
        Page 116
    Anexo C: Nómina de los delegados y obervadores a las mesas redondas de vivienda y urbanismo
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
    Anexo D: Lista de los informes y publicaciones presentados por los delegados de las mesas redondas de vivienda y urbanismo
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
    Anexo E: Indice bibliográfico de las publicaciones de referencia suministradas por la unión panamericana a los delegados de las mesas redondas de vivienda y urbanismo
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
    Anexo F: Citas de países
        Page 138
    Anexo G: Citas por materia
        Page 139
        Page 140
Full Text



DIVISION DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES
DIVISION DE VIVIENDA
Y PLANEAMIENTO









SEMINARIOS REGIONALES

DE ASUNTOS SOCIALES

Vivienda y Urbanismo

Resumen de las Discusiones de Mesa Redonda
de Vivienda y Urbanismo

Quito, Ecuador, Mayo de 1950
San Salvador, El Salvador, Noviembre de 1950
Porto Alegre, Brasil, Mayo de 1951











DEPARTAMENTO DE ASUNTOS ECONOMICS Y SOCIALES
UNION PANAMERICANA WASHINGTON 6, D. C., 1952
























UNIVERSITY
OF FLORIDA

LIBRARIES









E : ,'-ENTE'SiY OF
I-O>4JA LIBRARIES.


1









INDICE









Introduccin

Prlogo a las Mesas Redondas de Vivienda y Urbanismo 13

Parte A. Anlisis del Problema de la Vivienda 15

Sumario del Programa 16
Tema 1: Causas Subyacentes en el Problema de la Vivienda
Exposicin 19
Resumen de las Discusiones 23
Tema 2: Determinacin de la Demanda de Viviendas
Exposicin 29
Resumen de las Discusiones 33
Tema 3: Anlisis de los Recursos para la Produccin
Exposicin 42
Resumen de las Discusiones 45

Parte B. Formulacin de Principios y Mtodos 57

Sumario del Programa 58
Tema 4: Programas de Poltica de Vivienda Urbana y Rural
Exposicin 60
Resumen de las Discusiones 67
Tema 5: Base Administrativa de los Programas Oficiales
de la Vivienda Popular
Exposicin 75
Resumen de las Discusiones 81
Tema 6: El Planeamiento Urbano y los Programas de
Vivienda
Exposicin 89
Resumen de las Discusiones 91
Tema 7: Estmulo del Apoyo Popular
Exposicin 99
Resumen de las Discusiones 103

Punto Especial Cooperativas de Vivienda 106

l; nfnrme Final de la Subcomisidn de Coordinacin 108


~~~~-~~~~-- ~~~-~ -- ~- -----~~~~-~-~~ -~-


onc us n









INDICE (continuacin)








Anexos

A. Principios Bsicos de la Vivienda Salubre
formulados por la Asociacin Americana
de Salud Pdblica 115

B. Aspectos Culturales, Sociales y Educativos
de la Vivienda 116

C. Nmina de los Delegados y Observadores
a las Mesas Redondas de Vivienda y
Urbanismo 117

~" '~T" T"Erste-fvs-infoses y Publicaciones
presentados por los Delegados de las
Mesas Redondas de Vivienda y Urbanismo 128

E. Indice Bibliogrfico de las Publicaciones
de Referencia suministradas por la Unin
Panamericana a los Delegados de las Mesas
Redondas de Vivienda y Urbanismo 134

F. Citas de Pases 138

G. Citas por Materia 139

Indice de Ilustraciones:
El Problema 18
El Problema 22
Materiales y Mtodos 47
Materiales y Mtodos 48
Poblaciones 73
Colectivos 74
Unidades Vecinales 98
Unidades Vecinales 102









INTRODUCTION




INTRODUCTION

La Novena Conferencia Internacional Americana, celebrada en Bogot, Colombia, en
1948, dedic gran parte de su trabajo al studio de los problems sociales, habiendo reco-
mendado, al final, el desarrollo de programs de accin social que atendieran a las nece-
sidades actuales de los pases americanos.

Posteriormente a dicha Conferencia, la Unin Panamericana, para ajustarse a las rea-
lidades all manifestadas, reorganize su Divisin de Trabajo y Asuntos Sociales a fin de que
cumpliera ms eficientemente las nuevas responsabilidades que le fueron delegadas. Para
dar comienzo a esta fase, los tcnicos de la Divisin de Trabajo y Asuntos Sociales de la
Unin Panamericana proyectaron la realizacin de tres Seminarios Regionales que, a la vez,
ayudaran a los especialistas americanos a encontrar soluciones para sus problems, propor-
cionando a la Divisin un conocimiento ntimo de ellos, en forma tal que permitieran la ela-
boracin de programs basados sobre las realidades discutidas y no solamente en informa-
ciones obtenidas por va indirecta.

El proyecto fu presentado a la Comisin de Cooperacin Social del Consejo Interameri-
cano Econmico y Social de la Organizacin de los Estados Americanos, siendo discutido y
aprobado por este organismo. El Informe y Resolucin finales fueron aprobados en la Sesin
Plenaria del Consejo Interamericano Econmico y Social realizada el 27 de septiembre de
1949.

En su studio del proyecto, la Comisin de Cooperacin Social manifest que "despus
de haber estudiado ampliamente este proyecto y habiendo sido informada que en los semina-
rios slo se reunirn especialistas, cree que servirn un fin muy til y producirn resulta-
dos muy benficos en los diversos campos de studio. Estas reuniones sern tambin de
gran valor y estmulo para la celebracin de futuras conferencias tcnicas no solamente en
el plano international sino tambin national ".

EL POR QUE DE LOS SEMINARIOS

Ultimamente la prctica de los Seminarios ha estado generalizndose tal vez como una
respuesta al verbalismo de la mayora de los congress y conferencias internacionales.
Los seminarios se caracterizan precisamente por la active participacin de todos sus miem-
bros y por el elevado nivel tcnico en que se mantienen las discusiones.

A cada participate se le brinda la oportunidad de exponer sus experiencias y de analizar
las que exponen los dems delegados. Proporcionando el ambiente y los mtodos adecuados
a una discusin organizada, los seminarios produce, consecuentemente, los mejores re-
sultados prcticos.

EL POR QUE DE REGIONALES

Hubo dos razones principles que llevaron a esta Divisin a decidirse por la regionalidad
de estos seminarios. La primera fu la similitud de los problems que deben encarar los









pases latinoamericanos, especialmente cuando son vecinos. En segundo lugar la comunidad
de intereses regionales permitira en esta reunin obtener una mayor vinculacin entire los
delegados asistentes, hecho que a su vez los llevara a aceptar con un mejor espritu las
experiencias que se presentaran, a fin de aplicarlas a su turno en sus respectivos pases.

En la series de los tres Seminarios la utilizacin del sistema de discusin en grupo fu
un element capital para la obtencin de los resultados que se buscaban.

Si los Seminarios hubieran sido simplemente panamericanos, el sistema hubiera resul-
tado impracticable, pues una concurrencia muy extensa de delegados habra obstaculizado
el uso de esta nueva tcnica de discusin en mesa redonda.


ORGANIZATION

1. Planeamiento

a. Objetivos

Los propsitos principles de la Unin Panamericana al celebrar estos Seminarios
fueron los siguientes:

1) Promover una colaboracin ms estrecha mediante el contact personal de los
especialistas de los pases participants con los de la Unin Panamericana,
permitiendo a stos adaptar sus planes a las circunstancias reales de los
pases miembros y a aqullos una mejor comprensin de los proyectos y
actividades de la Unin Panamericana.

2) Estudiar algunos de los problems sociales bsicos de la Amrica Latina de
una manera objetiva, buscndoles soluciones prcticas.

3) Analizar los mtodos que han contribuldo al xito de diferentes experiencias
en el campo social y enfocar la comunidad como centro de la organizacin
social.

4) Alentar a los especialistas participants para que promuevan en su pas la
celebracin de seminarios nacionales de dos o tres das de duracin, para
discutir con sus compafleros de especialidad los resultados de los semina-
rios regionales.

5) Publicar informes sobre la base de las sugerencias hechas en los Seminarios

b. Seleccin de los temas

Los cuatro temas seleccionados para integrar el program de la series de tres
Seminarios Regionales de Asuntos Sociales tenan en vista, respectivamente:

Cooperativas: Estudiar los mtodos que permitan la obtencin de una mayor par-
ticipacin de todos los miembros de las cooperatives en la organi-
zacin, desarrollo y administracin de las mismas, y analizar las
posibilidades que ellas ofrecen, como medio educativo, para el me-
joramiento de la vida social y econmica de la comunidad.









Educacin Obrera: Estudiar los mtodos que capaciten a los trabajadores
para participar inteligentemente en la organizacin y adminis-
tracin de movimientos obreros constructivos, con el fin de que
adems de tender a sus propios intereses sepan colaborar con
otros grupos e instituciones de las comunidades de que dependent.

Servicio Social: Estudiar las experiencias obtenidas y las formas de esti-
mular y coordinar los programs y esfuerzos de los diferentes
grupos y las varias instituciones sociales y las maneras de me-
jorar la organizacin y administracin de stas, a fin de que
funcionen democrticamente y como parties integrantes de la
comunidad.

Vivienda y planeamiento: Estudiar la manera de vincular los problems de
la vivienda y el desarrollo urbano con algunos otros problems
sociales; analizar los mtodos para financial los proyectos de
viviendas econmicas y para seleccionar los futuros habitantes
de las mismas; estudiar la relacin de ese tema con la vida de
la comunidad: los centros comerciales, la escuela, la iglesia,
los parques, etc., y con el mismo pueblo que la compone.

La "organizacin de la comunidad", o sea la movilizacin de todos los recursos
de un pueblo para afrontar sus necesidades comunes, ha sido la idea central de
los Seminarios, en los cuales se le ha dado particular nfasis en todos sus pro-
gramas. Se hizo un esfuerzo en todas las discusiones por demostrar la nece-
sidad de:

1) Investigar en forma tcnica y sistemtica los problems y recursos
de la comunidad;

2) Estimular la accin de la comunidad a fin de que, a travs de process
democrticos y por sus mismos medios ayude a solucionar sus propios
problems;

3) Fomentar la accin coordinada para as evitar el expendio innecesario
de fondos, energa y tiempo en la duplicacin de servicios improduc-
tivos;

4) Adaptar las instituciones sociales a las realidades del ambiente;

5) Reajustar la estructura de las instituciones sociales con un criterio
democrtico para que la comunidad tenga en ellas una vigorosa
participacin.

A fin de comunicar un carcter ms objetivo a las discusiones, stas fueron
complementadas con material grfico, cartelones, cuadros estadsticos, pe-
lculas apropiadas y otra informacin visual, lo que ayud a una mejor com-
prensin de los problems planteados. Los pauses participants enviaron tam-
bin al seminario material bibliogrfico y de ayuda visual sobre asuntos so-
ciales de inters general.









c. Preparacin de documents

Para cada tema del Seminario la Divisin prepare un Programa y un
Documento de Discusin, los que sirvieron de estmulo y orientacin a
las discusiones de las respectivas mesas redondas. Los programs fue-
ron preparados en forma provisional y sometidos antes de la celebracin
de cada Seminario a los Gobiernos y especialistas para su consideracin,
sugerencias y modificaciones, para lo cual contribuy grandemente la
series de visits de preparacin que se hicieron antes de los Seminarios a
todos los pases participants. Esto tena la ventaja de dar un mayor
realismo a los programs y de asegurar el inters de los pases en los
objetivos de estos torneos. Cada document de discusin complementado
con bibliografas y cuestionarios se bas en las amplias informaciones y
experiencias de la Divisin.

Adems de los programs y documents de discusin, cada Seccin
prepare una coleccin de las ms recientes publicaciones tcnicas en su
ramo las que fueron obsequiadas a los delegados segn sus especializa-
ciones, junto con las publicaciones tcnicas de la Divisin, las que en
muchos casos sirvieron a los delegados de ncleo para la formacin de
bibliotecas especializadas y para el desarrollo de programs sociales en
sus pauses.

Ayudaron tambin grandemente a las discusiones las pelculas tc-
nicas exhibidas a los delegados en sesiones privadas y en las sesiones
pblicas, as como el material tcnico y las pelculas sobre desarrollos
en el campo social llevados a los Seminarios por los pauses participants.

d. Participacin de los pases

Para la celebracin de los Seminarios se dividieron los pases de
Amrica en las siguientes zonas: 1) Primera Regin, formada por Bolivia,
Colombia, Ecuador, Panam, Per y Venezuela; 2) Segunda Regin, for-
mada por Costa Rica, Cuba, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala,
Hait, Honduras, Mxico, Nicaragua y Repblica Dominicana; 3) Tercera
Regin, formada por Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay.

Las invitaciones fueron extendidas por la Unin Panamericana a todos
los pases incluidos en el rea del Seminario por medio de sus represen-
tantes ante la OEA. Tambin fueron invitados a participar todos los Mi-
nisterios y organismos oficiales interesados en cada tema del Seminario.
La representacin a que tena derecho cada pas vari en cada Seminario,
debido a las caractersticas locales que se presentaban.

En el Primer Seminario de Quito, cada pas participate tena dere-
cho a 4 delegados y el pas sede a igual nmero.

En el Segundo Seminario de San Salvador la proporcin era de 3 de-
legados para los participants y 5 para el pas sede.

En el Tercer Seminario de Porto Alegre, la representacin fu de
5 y 7 delegados respectivamente.









Este nmero era para cada uno de los cuatro temas discutidos en los
Seminarios, teniendo adems el derecho a destacar el nmero de obser-
vadores que juzgaran convenient.

Las delegaciones fueron nombradas por los Ministerios de Relaciones
Exteriores, consistiendo stas de tcnicos en los cuatro campos del Se-
minario provenientes de las oficinas gubernamentales y en algunos casos
de entidades privadas. Adems de los delegados oficiales nombrados por
el Gobierno, las entidades oficiales de los pases participants al Seminario
tenan el derecho de enviar observadores, as como tambin las institu-
ciones privadas, mediante presentacin de una reparticin final. Todas
las organizaciones internacionales e interamericanas que tenan inters
en los temas del Seminario fueron invitadas a destacar observadores.

En todas las reuniones los pases fueron representados por espe-
cialistas a cargo de importantes puestos tcnicos en sus respectivos
pases en organismos oficiales y privados, lo que permiti que las dis-
cusiones se mantuvieran en un alto nivel tcnico.

2. Ejecucin

Medios de realizacin del Seminario

Los trabajos de los Seminarios se llevaron a cabo mediante tres tipos de
reuniones: 1) las reuniones de mesa redonda; 2) las reuniones plenarias;
3) las reuniones pblicas.

1) Sesiones de Mesa Redonda

Para cada tema del Seminario se organize una mesa redonda bajo la
direccin de los especialistas de la Unin Panamericana. Los trabajos
se basaron en los programs preparados por la Divisin. Por ser de
carcter estrictamente tcnico e informal, en los Seminarios no se
permiti la lectura de informes y discursos escritos, ni se prepararon
resoluciones o conclusions formales. Sin embargo, en la primera
reunin de mesa redonda cada delegado tuvo la oportunidad de hacer
una breve exposicin oral sobre los problems y experiencias de su
pas. En la direccin de las discusiones de la mesa redonda, el diri-
gente cont con la ayuda de un asistente (en la mayora de los casos
tambin funcionario de la Unin Panamericana) quien tena a su cargo
adems de asesorarlo la redaccin de las actas de las sesiones diarias.
Fuera de esto qued a su cargo la preparacin de los informes parti-
culares de cada Seminario y la confeccin del informed final.

2) Sesiones Plenarias

Las sesiones plenarias o reuniones conjuntas de todos los delegados,
fueron dos y se celebraron al iniciarse y finalizar cada Seminario.
En la Primera Sesin Plenaria se consideraron y aprobaron los re-
glamentos, teniendo tambin los participants la oportunidad de
aclarar puntos dudosos y de familiarizarse con el espritu y la








orientacin general de las reuniones. La ltima Sesin Plenaria tena como
finalidad la coordinacin de los resultados de las cuatro mesas redondas en
torno al tema central del Seminario: Organizacin de la Comunidad. Esta
sesin fu especialmente til porque cada dirigente haca una exposicin
de los puntos discutidos referentes a los otros temas del Seminario, lo
cual proporcion a todos los delegados la information que deseaban con
respect a las relaciones existentes entire sus campos de especializacin
y el tema central, a la vez que una oportunidad para debatirlo.

3) Sesiones Pblicas

Adems de las sesiones pblicas de inauguracin y clausura, a las que
asistieron Ministros de Estado del pas sede, el cuerpo diplomtico, los
delegados y un numeroso pblico, se celebraron sesiones pblicas para
cada tema del program. Estas sesiones fueron presididas por los jefes
de delegacin de los pases participants, se exhibieron pelculas ilustra-
tivas y los delegados dieron breves charlas sobre las experiencias ms
destacadas en sus respectivos pases, abrindose al final debates pblicos
en el que podan tomar parte todos los asistentes. De este modo se per-
segua que la tcnica y los studios efectuados en los Seminarios llegaran
al pueblo, poniendo en estrecho contact a los dirigentes con los pesoneros
de cada pas.

OTRAS ACTIVIDADES

a. Publicidad

b. Exposiciones

c. Visitas de Estudio

a. Publicidad

in todas las reuniones la prensa di amplia publicidad a los trabajos del
Seminario, publicando diariamente un resume de los trabajos realizados en
las distintas mesas redondas, anunciando las sesiones pblicas y reproduciendo
los textos de las conferencias dictadas por los delegados en distintas ocasiones
y las de los various especialistas de la Unin Panamericana.

Adems, en Quito,se celebraron varias entrevistas colectivas radiales para
beneficio del pas entero en las que participaron la mayora de los delegados,
y en San Salvador,adems de estas entrevistas,se transmitieron por radio dia-
riamente, las discusiones de una de las mesas redondas, las que fueron escu-
chadas en toda la repblica.

b. Exposiciones

En cada ocasin la Unin Panamericana hizo una exposicin con material
alusivo al tema "organizacin de la comunidad", adems se realize conjunta-
mente una exposicin con las publicaciones y studios hechos por las diversas
oficinas que component la Unin Panamericana, y en especial, con los trabajos









realizados por la Divisin de Trabajo y Asuntos Sociales. Fuera de lo an-
terior los diversos pases participants contribuyeron en este sentido, y
varias delegaciones realizaron por su cuenta exposiciones propias que
dieron ms realce e inters a los diversos Seminarios.

c. Visitas de Estudio

Desde el punto de vista de la Unin Panamericana, una de las activi-
dades ms importantes fueron las visits de los especialistas a las varias
entidades sociales de los pases sedes, tales como sociedades y federa-
ciones cooperatives, escuelas de servicio social, instituciones de previ-
sin y seguridad social, oficinas nacionales de vivienda y planeamiento,
proyectos de viviendas econmicas, universidades, escuelas obreras, y
sociedades culturales. Dichas visits despertaron mayor inters debido
a que generalmente sus directors u otros dirigentes asistan a las reu-
niones del Seminario y haban relatado los trabajos que ellos realizaban.

ASESORAMIENTO TECNICO

En muchas oportunidades los especialistas de la Unin Panamericana prestaron un
valioso servicio al pas sede por medio de las consultas tcnicas que proporcionaron a
distintos grupos sociales de la capital o pueblos cercanos a ella. Tambin pudieron ase-
sorar en materials tan importantes como la redaccin de proyectos legislativos nacionales,
sometidos personalmente a ellos o a las mesas redondas para su consideracin y evalua-
cin por las entidades respectivas; de esta manera las discusiones de las mesas redondas
no se limitaron nicamente a 1? discusin de los tpicos del program, sino que dieron
la oportunidad de estudiar problems actuales de los pases participants.

RESULTADOS

Los beneficios de los Seminarios no se limitaron nicamente al pas sede, pues en
varias ocasiones los delegados extranjeros expresaron la opinion de que la reunin haba
sido un instrument efectivo de asistencia tcnica, manifestando todos que haban aprove-
chado grandemente las discusiones, lo que les ayudara a comprender y resolver mejor
los diversos problems que se les presentan diariamente en el desarrollo de sus activi-
dades profesionales, a la vez que podan organizer ms eficientemente las entidades donde
trabajan. Muchos expresaron su satisfaccin con la orientacin prctica de esta reunin
international, tan distinta a muchas otras en las que haban participado, donde no se les
di la oportunidad de alternar en las discusiones de modo organizado y objetivo.

Despus de los Seminarios result un intercambio muy fructfero por medio de
las visits que hicieron los especialistas de la Unin Panamericana a pases vecinos, am-
pliando as sus contacts profesionales y logrando un mejor conocimiento de las situa-
ciones verdaderas en sus respectivos campos de actividad.

Los resultados concretos en cada campo, que fueron muchos y provechosos, se en-
cuentran detallados en la parte correspondiente a las labores de las mesas redondas.

Cumpliendo una de las finalidades del torneo, en various pases se han celebrado se-
minarios nacionales o regionales para dar una mayor divulgacin a los trabajos de los
Seminarios de la Unin Panamericana y para estimular los trabajos en sus passes.









Colombia lleva la delantera en este respect, habiendo hasta la fecha celebrado various semi-
narios regionales en distintas localidades de la Repblica, organizados y estimulados por la
Superintendencia Nacional de Cooperativas.

Este informed se limita nicamente a reproducir las diversas opinions e ideas vertidas
por las delegaciones oficiales que asistieron a la mesa redonda en los tres Seminarios Re-
gionales. De este modo, ello no significa que la Unin Panamericana corAparta estas opi-
niones, cuya publicacin no puede por tanto comprometer la responsabilidad de esta institu-
ciln.

Por ltimo la Divisin de Trabajo y Asuntos Sociales de la Unin Panamericana desea
expresar pblicamente su hondo reconocimiento a los gobiernos, autoridades y pueblos de
todos los pases participants, y en especial de aquellos que sirvieron como sede, ya que
debido al entusiasta y desinteresado apoyo de autoridades y del pueblo fu possible obtener
los buenos resultados que se pudieron cosechar en estos tres Seminarios.









PROLOGO A LAS MESAS REDONDAS DE VIVIENDA Y URBANISMO




Con referencia especifica a las Mesas Redondas de Vivienda y Planeamiento, es de notar que
ellas contaron no solamente con laconcurrencia de arquitectos e ingenieros, sino tambin con
la de socilogos, trabajadores sociales, administradores de vivienda, etc.

El objeto de esta publicacin ha sido el de recopilar en un volume el temario ylas discusiones
de estas Mesas Redondas para que ellos puedan servir de base a futuros seminarios nacionales
y de gua, a la vez, a todas aquellas personas e instituciones que abordan enla AmricaLatina
el problema de la vivienda.

La Seccin de Vivienda y Planeamiento se estableci formalmente en 1949 como parte integrante
de la Divisin de Asuntos Sociales yde Trabajo, con unaactividad acrecentadapara poder servir
as en mejor forma los gobiernos y los tcnicos del Hemisferio en campo tan important. El
objetivo de la Seccin era servir de centro de asistencia tcnica, investigacin e informacin
a organismos e instituciones pdblicos o privados de los pases miembros de la Organizacinde
los Estados Americanos. En vista de la favorable acogida que tales labores produjo, la Unin
Panamericana estableci en el mes de julio de 1951 la Divisin de Vivienda y Planeamiento y
transfiri a sta las funciones especficas y el personal de la Seccin de Vivienda y Planea-
miento de la Divisin de Trabajo y Asuntos Sociales.

El program de la Divisin se desarrolla por medio de misiones de consult enviadas a los
pases que solicitan los servicios; por la publicacin y amplia distribucin de monografas tc-
nicas, informes, boletines, studios de investigacin, publicacin de artculos preparados a
travs de un activo intercambio de informacin tcnica; con la participacin en conferencias
panamericanas; con la cooperacin, en aspect de comdn inters, de oficinas interamericanas
e internacionales y, por fin, con la iniciacin y supervision dentro del Programa de Asistencia
Tcnica de la Organizacin de los Estados Americanos de proyectos relacionados conla vivienda
y el planeamiento.

Dentro de los servicios tcnicos consultivos ha realizado una Misin de Reconstruccin a la
zona devastada por el terremoto del Ecuador y otra Misin de Planeamiento urbano ala capital
de Costa Rica. Bajo elPrograma de Cooperacin Tcnica, la Divisin fu encargada de iniciar
y de desarrollar el proyecto delCentroInteramericano de Viviendaque tiene por sede la Ciudad
Universitaria de Bogot, Colombia. El Centro ayuda a las Repblicas del continent enla solu-
cin del vasto y comdn problema de la vivienda preparando tcnicos especializados para que
aporten sus conocimientos al regreso a sus respectivos pauses, a las instituciones y agencies
relacionadas con la vivienda y contribuyan as al progress y al bienestar de los pueblos.

La Division de Vivienda y Planeamiento de la Unin Panamericana aprovecha laoportunidad de
esta publicacin para repetir su ofrecimiento de asesora tcnica a los diversos pases, a fin
de contribuir a resolver tanto los casos generals como los especiales que se relacionen con
problems de habitacin y de planificacin urbana y rural.

Participacin de delegados oficiales y observadores en las Mesas Redondas de Vivienda yPla-
neamiento:

En el Seminario de Quito participaron trece delegados oficiales y catorce observadores; en el
de San Salvador se encontraron present veintiocho delegados oficiales y diecinueve observado-
res; en el de Porto Alegre fueron acreditados diecisiete delegados oficiales y cuarenta y seis
observadores (la nmina de delegados oficiales y la de observadores aparecen incluidas en el
Anexo C del present folleto).









El trabajo de redactar en forma sinttica las ideas vertidas en discusiones de Mesa Redondano
ha sido tarea fcil. No fue possible contar con las versions taquigrficas tomadas. Se procured
entonces reconstruir, hasta donde fue possible, las ideas vertidas, valindose de notas perso-
nales recogidas principalmente por los delegados que fueron nombrados Asistentes. En esta
oportunidad, la Divisin de Vivienda y Planeamiento agradece su valiosa colaboracin a los se-
flores Wilson Garcs, Fernando Beladnde Terry, Csar Garces, Carmen Portinho y Germano
Galler.

La preparacidn del document bsico que ha servido de referencia a cada uno de los temas, es-
tuvo a cargo de los arquitectos Anatole A. Solow y Rodrigo Masfs, Jefe y Asistente respectiva-
mente de la entonces Seccin de Vivienda y Planeamiento. El resume de las discusiones de los
tres Seminarios fu recopilado por el ingeniero David Vega Christie, Especialista enVivienda
y Planeamiento. Por fin, su adaptacin y preparacin para la publicacin ha sido hecha por el
arquitecto Luis Vera, actual Especialista de la Divisin de Vivienda y Planeamiento, de la que
es Jefe el arquitecto Anatole A. Solow.
















































El correct anlisis del problema de la habitacin
es el primer paso -y el ms importante- que debe
tomarse en la formulacin de la poltica a seguir
en material de viviendas, ya sea en un plano local
o en un plano national.
En las primeras discusiones de estos Seminarios,
los delegados han considerado estos puntos: Cu-
les son los factors o elements significativos que
deben investigarse en un anlisis de la situacin de
la vivienda? Qu tcnica o metodologa analtica
debe aplicarse y cules son las fuentes de informa-
cin apropiadas? Cules son las causes bsicas
del problema?


PARTE A:

ANALYSIS

DEL PROBLEMA

DE LA VIVIENDA









SUMARIO DEL PROGRAM




TEMA 1. CAUSES SUBYACENTES EN EL PROBLEMA DE VIVIENDA

Enumeracin y anlisis de las causes bsicas del problema de la vivienda.

a. Causas Sociales y Econmicas

Relacin entire los problems de la vivienda y factors tales como el bajo
nivel de la vida, aumento de la poblacin, altos costs de la financiacin y
analfabetismo.

b. Causas Tecnolgicas

Relacin entire los problems de la vivienda y factors tales como el insufi-
ciente desarrollo de la industrial de la construccin, alto costo de tierras
urbanizadas, falta de planificacin urbana e insuficiencia de datos estads-
ticos.


TEMA 2. DETERMINATION DE LA DEMAND DE VIVIENDAS

Enfoque de las consideraciones sociales ms importantes que fundamental la pol-
tica a seguir en material de la vivienda: la designacin de las categoras de la pobla-
cin y la capacidad de pago para alojamiento.

Evaluacin de la magnitude del problema, basndose en los factors y consideracio-
nes relatives al nmero, tipo y ubicacin de viviendas que deben demolerse, repa-
rarse o construirse.

a. Anlisis de las Caractersticas de la Poblacin

Normas aplicables en la designacin de grupos de la poblacin en considera-
cin de que la familiar es la unidad bsica para la vivienda. La distribucin
rural-urbana de la poblacin, el nmero de miembros en la familiar y otros
factors que deben servir de base en la estimacin del nmero y tamafo de
viviendas necesarias.

b. Evaluacin del Estado de las Viviendas Existentes

Normas y criterios a seguir para determinar la calidad de las viviendas.
Aplicacin de estas normas en la calificacin de las viviendas existentes.
Mtodos de censo, haciendo mencin especfica del Censo de las Amricas,
y discusin de las fuentes de informacin existentes.

c. Anlisis de la Capacidad de Pago para Alojamiento

Las sumas de dinero que pueden pagar para su alojamiento las difeientes
families, dando nfasis a la discrepancia existente entire la capacidad de
pago de las families de bajos ingresos y el costo actual de la financiacin y
construccin de viviendas.









TEMA 3. ANALYSIS DE LOS RECURSOS PARA LA PRODUCTION DE VIVIENDAS

Estudio de la cantidad y tipo de recursos locales utilizables en los programs de la
vivienda. Anlisis de las deficiencies y discusin de los posibles mtodos que con-
duzcan a la mejor utilizacin de dichos recursos.

a. El Potencial Humano

Los recursos humans latentes que pueden encauzarse debidamente para su
mejor utilizacin. Consideracin de las tres siguientes categorras: obreros
de la industrial de la construccin, tcnicos y profesionales, y mtodos de
"ayuda propia dirigida" para los obreros rurales.

b. Recursos Econmicos y Financieros

Mtodos para explotar adecuadamente el potential econmico: el capital
inversionista, prstamos, crditos y ahorros, el erario pblico e impuestos.
La capacidad de las families de amortizar los prstamos.

c. Recursos Naturales y Tecnolgicos

El incremento de la produccin de viviendas econmicas, haciendo mejor
uso de los materials locales, de nuevos mtodos de construccin, deplanea-
miento y diseflo adecuados a la region y a las costurmbres locales de vida
familiar.










EL PROBLEMA


La vivienda insalubre -o tugurio- es la habitacidn
que, por sus condiciones, constitute una amenaza
contra la moral, la salud y la seguridad de la f ami-
lia que la ocupa y la colectividad donde se ubica.
En sus caractersticas esenciales, el hecho es uni-
versal. En Amrica Latina es un mal epidmico de
la calamidad pblica, de revolucin en material de
propiedad, de albergues improvisados y espordi-
cos, que ocupan extensions desproporcionadas en
nuestras ciudades a las que le dan una fisonoma
especial.









Tema 1: CAUSES SUBYACENTES EN EL PROBLEMA DE LA VIVIENDA




EXPOSITION

Hay ciertas causes fundamentals en relacin con el problema de la vivienda en la Amrica
Latina. Los costs de financial y de producer viviendas que se ajusten a los requisitos mni-
mos de sanidad y decencia son altos, cuando se les compare con los niveles de vida general-
mente bajos y la escasa capacidad de pago para alojamiento de una gran mayora de las fami-
lias latinoamericanas. Esto hace impossible suministrar viviendas adecuadas a aquellos que
ms las necesitan. Tampoco son suficientes la capacidad productive o los recursos financie-
ros para construir casas en escala suficientemente grande para satisfacer las necesidades, de
tal manera que ni los pases ms ricos han logrado todava solucionar la escasez de hogares.

La simple construccin annual de determinado nmero de casas mediante los recursos financie-
ros usualmente utilizables ha sido totalmente insuficiente para reemplazar las viviendas insa-
lubres, o para dar alcance a la enorme demand de nuevas viviendas. Muchos proyectos de
viviendas destinados a las families de pocos recursos son hoy da utilizados por families de
medianos ingresos; los costs de construccin y de financiacin resultaron muy altos paralas
families menos pudientes.

Para resumir, el suministro de alojamiento decent y adecuado para toda la poblacin presen-
ta problems sociales, econmicos, tecnolgicos y administrativos que requieren cuidadoso
studio e investigacin. Largos afos de experimentacin y de vigorosos programs de vivien-
das han producido experiencias muy valiosas. An as, si analizamos el grado de efectividad
o inefectividad de los mtodos usados hasta el moment, llegamos a la inevitable conclusion
que ya ha llegado el moment propicio de evaluar de nuevo el problema, con miras nuevas, y
de arribar a un punto de partida que represent un meditado anlisis de todos los recursos dis-
ponibles.

Precisamente esta clase de evaluacin fundamental es la que produjo los ms fructuosos resul-
tados en estos Seminarios en que se efectuaron intercambios de las experiencias de los diver-
sos pases.

Quizs el paso ms important en la determinacin de la poltica seguida fue dar considera-
cin no slo a las deficiencies existentes, sino tambin definir las causes bsicas de las mis-
mas. Slo de esta manera se pudo encontrar las soluciones apropiadas que tiene por objetivo
la eliminacin, no slo de los efectos y consecuencias, sino que tambin de las causes delmal.
Pareci oportuno iniciar la discusin llegando al corazn del problema primeramente, yluego
a los aspects ms pormenorizados del anlisis del problema de la vivienda.

Como guas de las discusiones podemos enumerar los siguientes factors que constituyen -
especialmente en la Amrica Latina la raz del problema:

a. Causas Sociales y Econmicas
b. Causas Tecnolgicas









a. Causas Sociales y Econmicas

Sin duda uno de los principles problems es el bajo nivel de vida, que imposibilita a la gran
mayora de la poblacin a proporcionarse alojamiento adecuado, tal como ste se define por
las normas contemporneas de higiene y salubridad. El bajo nivel de vida se refleja en los
bajos sueldos y su consiguiente limitacin sobre la capacidad de pago para alquileres. Uno de
los principles problems es, por lo tanto, cmo reducir la diferencia entire la escala econ-
mica de la familiar promedio y el alto costo de financial y edificar una casa decent. Debe
notarse que aunque muchos pases estn aplicando medidas de control sobre los alquileres de
los edificios viejos, los costs de las nuevas construcciones han aumentado much ms rpida-
mente que el nivel de vida.

Desde el punto de vista de edificar viviendas en suficiente nmero, el alto grado del aumento
vegetativo de la poblacin present un problema especial. Estudios realizados en dos pauses
demuestran que los programs oficiales de viviendas populares tendran que aumentarse cua-
tro veces en un caso, y ocho en el otro para dar alcance al aumento de poblacin en las ciuda-
des capitals respectivas.

El alto costo de la financiacin es otro de los problems bsicos. Las inversiones para vivien-
das son por naturaleza a largo plazo y de bajos intereses.

Producir viviendas para las classes de bajos ingresos no es un negocio provechoso para la em-
presa particular; ms bien necesita subsidies. Y para las classes medias, la produccin de
casas slo puede traer ganancias reducidas y a largo plazo. Estudios econmicos han demos-
trado que para ajustarse a la capacidad de pago de las families de entradas medianas, los tipos
de inters sobre las hipotecas no deben exceder un 4 o un 6 por ciento, los plazos de amortiza-
cin deben alargarse a 20 o ms artos, y los pagos iniciales deben limitarse de 10 al 20 por
ciento. En la Amrica Latina, tales condiciones no han atrado las inversiones del capitalpri-
vado, que generalmente goza de altas ganancias a ms corto plazo. Los bancos particulares,
por regla general, conceden prstamos slo para residencias de lujo. Los plazos de amorti-
zacin son generalmente cortos, los intereses altos y las hipotecas pequefas.

Los ahorros de las families de bajos o de medianos ingresos son muy reducidos o totalmente
inexistentes; y es possible que aquellos pocos ahorros que existan no hayan sido encauzados
hacia la construccin de viviendas debido a la falta de instituciones de ahorro adecuadas. Todo
esto ha trado como resultado no slo la ausencia de capital inicial para viviendas, sino que
tambin, cuando s lo ha habido, la existencia de costs excesivamente altos debido a los ele-
vados tipos de inters y los reducidos plazos de amortizacin.

El analfabetismo y las tradiciones son prevalecientes en reas rurales y en reas con pobla-
cin predominantemente indgena; la ignorancia excluye el uso adecuado y buen cuidado de
nuevos albergues. Se presentan tambin obstculos al mejoramiento de las condiciones sani-
tarias, y ellos impiden la cooperacin active entire las autoridades pblicas y el pueblo en
estas materials.

b. Causas Tecnolgicas

Aunque la industrializacin ha avanzado considerablemente, en especial en los pases ms
grandes de la Amrica Latina, la industrial de la construccin no ha sido suficientemente desa-
rrollada, para producer viviendas econmicas en un grado que corresponda a la necesidad de
ivircdas que se viene acumulando por various aflos. Mtodos de construccin primitivos, falta
le herrai~entas y maquinaria, obreros mal entrenados, ineficiencia de las industries locales
de mnLtriales de construccin falta de estandarizacin, stos son los factors que contribuyen









a la construcci6n lenta y costosa. Resultado: precious de viviendas tan elevados que la familiar
promedio no puede pagarlos. La construccin en pequefa escala y los mtodos de contratacidn
caros han contribuido tambin a los altos costs del alojamiento.

La construccin de calls, sistemas de agua potable y cloacas, y otros servicios pdblicos no han
avanzado a la par del rpido crecimiento de los centros urbanos. Existen an en las capitals
grandes sectors que carecen de servicios de utilidad pblica; como consecuencia, son excesi-
vos los precious que se piden por aquellos terrenos ubicados en sectors que si gozan de estos
servicios. Tienen que invertirse vastas sumas de dinero en instalaciones de servicios pblicos
previamente o en coordinacin con cualquier proyecto de viviendas en gran escala.

En la construccin de casas de median y bajo costo no se han adoptado procedimientos tcni-
cos que produzcan diseflos racionales y funcionales para poder seleccionar cientificamente los
tipos ms adecuados para estas casas. El diseflo defectuoso de las urbanizaciones y el desper-
dicio de calls han elevado ms de lo necesario los costs de los nuevos barrios.

Muchas veces la ausencia de la planificacin o de planes directors ha conducido al derroche
de recursos por medio del desarrollo desconcertado de las diferentes secciones de una ciudad.
La falta de reglamentos de zonificacin y de urbanizacin apresura el deterioro de las reas
residenciales.

Ha habido gran escasez de datos estadsticos que sean de asistencia en la formulacidn a largo
plazo de programs para viviendas. Se necesita informacin acertada sobre factors sociales,
econmicos, demogrficos, sobre volume de construccin y de produccin de materials, y
sobre muchos otros factors que determinan la poltica a seguir en material de viviendas.









EL PROBLEMA


EL COLECTIVO


LA VIVIENDA UNFAMILIAR


EL BARRIO









RESUME DE LAS DISCUSIONES

9 Los Hechos


1. Existe una mentalidad individualista generalizada que se extiende alos
propietarios, a los inquilinos. a la opinion pblica y a los dirigentes socia-
les.

Los propietarios conciben la propiedad y el capital como bienes absolutos
sin funcin social alguna, y el alquiler como una renta que corresponde al
capital y no como la remuneracin que corresponde al servicio de dar una
casa mantenida permanentemente en condicin cmoda, higinica y segura.

Los inquilinos defienden la congelacin de los arrendamientos a niveles
que correspondent a los costs de anos anteriores y no a los del d
La opinion pblica estima que la vivienda es sdlo el hogar de la familiar
sin relacin alguna con la comunidad; no se da cuenta de que la casa es el
espacio organizado para que la familiar cumpla sus funciones naturales y
que, entire stas, una de las ms importantes es integrar a las personas
que la componen en los diversos organismos sociales tales como el vecin-
dario, la comuna, la profesin, etc. de los cuales deben former parte.

Los dirigentes sociales no exigen a los propietarios el cumplimiento dela
funcin social que corresponde a sus capitals ni a los inquilinos el pago
de los justos arrendamientos que deben abonar ni educan a la opinion
pblica en un sentido social.

2. Entre las causes del problema de la vivienda, una de las no menos
importantes es la cultural. La cultural del pueblo y la de los dirigentes y
gobernantes se hallan divorciadas. La de estos ltimos ha perdido sensi-
bilidad social, sentido human y capacidad de captar la realidad. De all
la falta de acierto en las funciones y la falta de coordinacin en la planifi-
cacin de los programs y en la ejecucin de las obras.

3. En general la necesidad de viviendas es de carcter cuantitativo ycua-
litativo. No hay suficiente nmero de casas y las existentes adolecen de
muchas deficiencies para llenar los requisitos que necesita la habilitacin
humana.

4. Existe en material de vivienda una mala distribucin geogrfica y so-
cial. En regions de ciertos pases como Ecuador, Per y Venezuela
faltan casas que en otras regions sobran. Hay habitaciones en abundancia
para families de altos ingresos y en cambio hay escasez para las families
de ingresos medianos y especialmente para las de reducidas entradas.


Influencia de la Men-
talidad Individualista


Influencia de la Cul-
tura






Necesidad de
Viviendas




Distribucin de
Vivienda









Crecimiento Demo-
gr6fico y producti-
vidad




Crecimiento de las
Ciudades y Barrios
Clandestinos






Causas Tecno-
16gicas












Experiencias en
Am6rico Latina


5. El crecimiento demogrfico trae como consecuencia mayores necesi-
dades de vivienda,pero significa tambin la posibilidad del aumento de la
capacidad productive y, por consecuencia, la posibilidad para construir un
mayor nmero de casas. La elasticidad de la oferta de viviendas no es
tan grande como la de la demand.

6. El crecimiento migratorio de la ciudad a expenses del campo.y de la
capital a expenses de la provincia y el aumento vegetativo de la poblacin.
han producido en algunas zonas urbanas un aumento normal de habitantes
sin que haya habido un aumento proporcional en el nmero de viviendas.
Como consecuencia de este desarrollo de la poblacin se estn formando
alrededor de las grandes ciudades barrios clandestinos de viviendas insa-
lubres.

7. Como causes tecnolgicas del problema se ha anotado en el Primer
Seminario:

a) La falta de coordinacin entire los organismos encargados de
resolver el problema de la vivienda.

b) La primaca del criterio poltico sobre el criterio tcnico en
los organismos administrativos.

c) La necesidad de orientacin urbanstica y planificadora que
existe en muchas localidades.

8. En Argentina, Brasil y Uruguay los inmigrantes extranjeros, con igual
nivel econmico y con los mismos materials que las families originarias
de esos pauses, construyen mejores viviendas mientras que los nacionales
viven las ms de las veces en tugurios.

En Colombia, Ecuador y Per las tierras que se incorporan al medio ur-
bano son muchas veces material de especulacin por parte de los particu-
lares lo cual aumenta los costs de las nuevas habitaciones.

En el Per, una poltica de defense del inquilino ha llegado a la congela-
cin de los arrendamientos y a atentar contra los bien entendidos intere-
ses del propietario. La congelacin de los arrendamientos, a niveles de
hace diez o veinte aflos, mientras los ingresos de los inquilinos y los cos-
tos de construccin aumentan, no permit cubrir los gastos de repara-
cin exigidos por los edificios y va produciendo la destruccin del patri-
monio inmobiliario national.

En Venezuela no existen inconvenientes de orden econmico para resolver
el problema de la vivienda que se present especialmente en las regions
petroleras. en las cuales la movilizacin de la poblacin es el obstculo
principal.

En el Ecuador, Per y otros pauses, una diferencia cultural en grandes
factors de habitantes ha trado como consecuencia su falta de aprecio y
estimacin por la buena vivienda y el que no se le conceda el debido valor.
Esta actitud se da inclusive en sectors alfabetizados, de manera que no
es un asunto de alfabetismo, sino una cuestidn much ms honda, de ubi-
cacin del hombre frente al mundo y de direccin de vida.









Como instituciones oficiales autnomas, o cajas de previsin social, o
departamentos existentes dentro de otros organismos oficiales, especial-
mente organizados para atacar el problema de la vivienda y que fueron
mencionados en las Mesas Redondas, existen en la actualidad en la Am-
rica Latina:

Argentina: Administracin Nacional de la Vivienda
Institute Nacional de Previsin Social

Bolivia: Caja de Seguro y Ahorro Obreros
Caja de Seguro Social de Ferroviarios y Anexos
Caja de Vivienda Obrera del Ministerio
de Previsin Social

Brasil: FundacIo da Casa Popular
Institute dos Industriarios (IAPI)
Institute dos Comercirios
Institute dos Empregados em Transportes
Institute dos Martimos

Chile: Caja de la Habitacin
Caja de Colonizacin Agrcola
Caja de Previsin de Empleados Pblicos
y Periodistas
Caja de Previsin de Empleados Particulares
Caja de Retiro y Previsin Social de los
Ferrocarriles del Estado
Caja de Seguro Obrero Obligatorio
Corporacin de Reconstruccin y Auxilio
Fundacin de Viviendas de Emergencia

Colombia: Instituto de Crdito Territorial
Caja de la Vivienda Popular del Municipio
de Bogot
Federacin Nacional de Cafeteros

Costa Rica: Caja Costarricense de Seguro Social

Cuba: Negociado de Casas Para Obreros del
Ministerio del Trabajo
Division de Higiene y Asistencia Social
Comisin Nacional de Viviendas Econmicas

Repblica
Dominicana: Banco Agrcola e Hipotecario

Ecuador: Caja de Seguros de Empleados Privados
y Obreros
Institute de Previsin Social de la
Caja de Pensiones
Institute Consultivo de la Vivienda










El Salvador: Instituto de Vivienda Urbana
Institute de Vivienda Rural

Guatemala: Crdito Hipotecario Nacional
Division de Arquitectura de la Direccin
de Obras Pblicas
Caja de Vivienda Popular
Seccin de Vivienda Rural del Ministerio
de Salud Pblica

Mexico: Banco Nacional Hipotecario Urbano y
Obras Publicas, S. A.
Banco de Fomento de la Habitacin

Nicaragua: Banco Hipotecario

Panam: Banco de Urbanizacin y Rehabilitacin
Caja de Seguro Social

Paraguay: Instituto de Previsin Social
Consejo Nacional de la Vivienda
Departamento de Tierra y Colonizacin

Per: Corporacin Nacional de la Vivienda

Uruguay: Fundacin Nacional de Amigos del Campo
Banco Hipotecario
Institute Nacional de Viviendas Econmicas

Venezuela: Banco Obrero
Institute Nacional Agrario









* Las Soluciones


1. Para resolver el problema de la vivienda se debe tener en cuenta el
concept cultural. No es simplemente cuestin de construir casas, sino
de modelar la funcin de habitar. Las casas deben ser hechas para la uni-
dad ffsica y spiritual que es el hombre. La funcin habitar est vincula-
da a las dems funciones humans de esta misma unidad: trabajar, culti-
var el cuerpo y el espritu, circular, etc. Llevar a cabo una labor educa-
tiva de la mentalidad pblica con el objeto de dar criterio social a las auto-
ridades, a los propietarios, a los inquilinos y a la opinion en general, y
de lograr su aprecio y estimacin por la vivienda econmica.

2. La falta de mayor contact entire las elites culturales y el pueblo, pro-
picia la formacin de dirigentes, culturalmente hablando, no siempre a la
altura de su important y compleja misin. Se debe promover la renova-
cin de las elites con elements de los sectors populares que revelen las
necesarias aptitudes y cualidades intelectuales y morales.

3. El aumento de salaries no resuelve por s slo el problema de la habi-
tacin. No se trata nicamente de ganar ms, sino tambin de saber apro-
vechar mejor lo que se gana. Se necesita la educacin bsica de las fa-
milias que viven en los tugurios a fin de lograr de ellas un aprecio cabal
de lo que significa la buena vivienda.

4, La buena habitacin y el buen vecino tienen una influencia educativa
benfica que debe ser adecuadamente utilizada en el levantamiento del ni-
vel cultural de los usuarios de la vivienda.

5. Construir casas en ndmero suficiente, de buena calidad, adecuadamen-
te repartidas en todas las regions, agrupadas en barrios que permiten la
vida familiar normal y estimular la vida comunal, y el alcance de las posi-
bilidades econmicas de todas las families que las necesitan.

6. Es convenient hacer investigaciones sobre el indice de elasticidad de
la oferta de la habitacin y de las medidas que deben tomarse para aumen-
tarla, tales como la prefabricacin, la adopcin de nuevos materials de
construccin, etc.


Labor Educativa










Renovaci6n de
las Elites




La Elevacin de los
Salarios por si solo
no es Soluci6n



Influencia Educativa
de la Buena Casa y
del Buen Vecino

Political de Vivienda




Aumento del Indice
de Elasticidad de
la Oferta


7. Elevar el nivel cultural y econmico planificando centros de atraccin Planeamiento
tanto rurales como urbanos, en todo el pas, a fin de evitar la despoblacin Regional
del campo y el macrocefalismo de la capital.


8. Regular la incorporacin de tierras al medio urbano con el objeto de
que, sin ir contra los derechos de la propiedad privada, pueda evitarse la
especulacin.

9. Conservar dentro de lo possible, el dominio de las tierras necesarias
para el desarrollo de las ciudades en manos del Estado o de los munici-
pios, o entregarlas a instituciones basadas en el sistema cooperative, a
fin de que sea la comunidad,y no el particularly que se beneficie con las
mejoras correspondientes.


Control de la
Especulaci6n


Dominio Comunal o
Cooperative de las
Tierras Urbanizables









Coordinacin en el 10. Coordinar la labor de los organismos encargados de resolver el pro-
Campo de la Vivienda blema de la vivienda a fin de que su accin sea eficaz.


Primaca del
Criterio Tcnico

Planificacin y
Vivienda


Mtodos y
Materials



Unidad de Medida
paro los Costos


11. Afirmar el predominio del criterio tcnico sobre el politico como el
nico medio de llegar a soluciones convenientes y concretas.

12. Llevar a cabo studios de planificacin dedicados a mejorar el creci-
miento y la organizacin de las ciudades y que comprendan la vivienda
como uno de sus aspects principles.

13. Sistematizar los mtodos locales de construccin y establecer normas
para los mismos y para los materials y elements constructivos (ladri-
los, maderas, puertas, ventanas, cubiertas, revestimientos, etc.) con
el objeto de disminuir el cost de las viviendas.

14. Establecer una media comn para los costs de construccin a find
hacer comparaciones entire los various pases, hallar las equivalencias y
lograr estadsticas.









Tema 2: DETERMINATION DE LA DEMAND DE VIVIENDAS




EXPOSITION


Desde que el objetivo que se persigue es proporcionar viviendas en nmero suficiente a aque-
llos que la necesitan, el primer paso en un anlisis del problema es sin duda determinar la
magnitude de la tarea a realizar. No obstante, la pregunta aparentemente sencilla: Cuntas
viviendas son necesarias? Se ramifica en una series de consideraciones complejas.

Por lo general, un clculo de las necesidades tiene que establecer las relaciones entire facto-
res tales como: el nmero de casas existentes que deben reemplazarse, el nmero de casas
adicionales necesarias para aliviar el hacinamiento human y para alojar las nuevas families
que se forman cada aflo, las classes de albergues necesarios en cuanto a su tamaflo, tipo, costo,
etc., y las caractersticas de las families que deben alojarse.

La determinacin del nmero de viviendas que se necesitan se reconoce hoy da no sdlo como
la base de los programs, sino que se consider que exige tcnicas de investigacin especia-
les. En los Estados Unidos, por ejemplo, un nuevo trmino, "housing market analysis" (an-
lisis del mercado de viviendas), ha sido establecido para definir estas tcnicas.

Se han empleado procedimientos especiales para censos de viviendas, y mtodos de avalos
sanitarios, como los de la American Public Health Association. Ha resultado fructuoso cam-
biar impresiones en los Seminarios sobre las experiencias que se han obtenido en los diversos
pases en la aplicacin de tcnicas para determinar la necesidad numrica y cualitativa de alo-
jamiento.

a. Anlisis de las Caractersticas de la Poblacin

Las casas, naturalmente, son para la gente; las condiciones y requisitos de las habitaciones
deben, pues, comprenderse en consonancia con los requisitos humans y demogrficos de las
families que sern alojadas. Para contar con clculos acertados sobre las viviendas existen-
tes y sobre las necesidades futuras, stos deben basarse en extensos studios de la poblacin.

Las dos unidades fundamentals de poblacin en las estadsticas de viviendas son el individuo
y la familiar.

Por ejemplo, algunos pauses miden la demand de viviendas en trminos del nmero de aposen-
tos o del nmero de metros cuadrados de rea habitable por persona. Ello se basa en el con-
cepto que para evitar el hacinamiento, deben observarse ciertas normas de utilizacin en rela-
cin al nmero de personas por cuarto o al nmero de metros cuadrados por persona.

Est ganando popularidad la prctica de medir la falta de viviendas por medio del nmero de
families en vez que el nmero de personas. Esto concuerda con el hecho de que cada familiar
necesita un albergue separado. Sin embargo, cuando la familiar se usa como la unidad estadis-
tica, el nmero de miembros de la familiar se convierte en un factor de gran importancia, des-
de que el tamafio requerido para las viviendas (nmero de cuartos, etc.) depender directa-
mente del nmero de personas que constituyen la familiar.

El tamaflo promedio de la familiar se ha utilizado con frecuencia como gua, pero es obvio que
cifras ms exactas, como por ejemplo los porcentajes de las families de dos, tres, cuatro y
ms personas sern necesarias para determinar correctamente los tipos de viviendas que se
precisan.









Estadsticas y studios especiales de la poblacidn latinoamericana indican por lo general que
el ndmero promedio de miembros de la familiar (5 a 6 personas) es ms grande que en pauses
como los Estados Unidos o Inglaterra.

La falta de terminologa y de definiciones uniforms present obstculos en la comparacin
entire pases de los resultados de sus investigaciones y programs. Un trmino tan sencillo
como la "persona" se ha interpretado en varias formas. Los censos de poblacin definen la
persona como un ser human de cualquier edad, pero en estadsticas para-viviendas, las per-
sonas menores cuentan por media persona (Inglaterra). Dificultades mayores se presentan al
definir la familiar. Se deben incluir solamente los miembros de inmediato parentesco?

Constituye el servicio domstico que reside con la familiar parte de sta? Dos matrimonios
de un mismo parentesco que vivan en una misma casa son una o dos families? Forman los
pensionistas parte de una familiar?

El Censo de las Amricas de 1950 ha establecido una definicin, la familiara censal", que ser
empleada uniformemente en todo este Hemisferio. Pero los experts en estadstica de vivien-
das creen que adn los requisitos expuestos en esta definicin deben sufrir ciertas modificacio-
nes para su utilizacin en la determinacin de las viviendas que se requieren.

Dificultades semejantes aunque no tan grandes ocurren al definir el "cuarto habitable" y la
"vivienda". Por ejemplo, en algunos pases se cuenta la cocina como cuarto habitable; en
otros nd. Sin embargo, la uniformizacin de terminologa y concordancia entire las definicio-
nes bsicas ha progresado en el ramo de las estadsticas internacionales, especialmente en el
caso del Censo de las Amricas de 1950.

La distribucin de la poblacin por edades es un element de much importancia; el creciente
porcentaje de aacianos present problems especiales, por ejemplo, en Inglaterra y Estados
Unidos. Prueba de ello es el caudal de literature sobre la material. La poblacidn de edades
avanzadas obviamente necesita una gran parte de alojamiento especial. En la Amrica Latina,
por el contrario, el planeamiento se enfrenta ms que todo con el problema de families con
muchos hijos.

Otro factor de importancia es la distribucin geogrfica y la distribucin urbana-rural; es pa-
tente que los grupos urbanos y los rurales plantean situaciones diferentes. Surge de inmedia-
to la pregunta: Qu es urban y qu es rural ? Los datos oficiales de los censos frecuente-
mente se prestan para interpretaciones errdneas, especialmente cuando la definicin de las
reas urbanas se fundamental en las divisions polticas territoriales. En los Estados Unidos
cualquier concentracin de poblacin mayor de 2. 500 habitantes se define como urbana, yotras
autoridades consideran como urbano cualquier pueblo o ciudad de poblacin mayor de 5.000 ha-
bitantes. Algunos studios han revelado que muchas comunidades pequenas se han clasificado
como urbanas y sin embargo poseen caractersticas claramente rurales.

Al deficit actual de viviendas debe agregarse el ndmero de casas que se necesitardn en el futu-
ro. Las tcnicas estadsticas para determinar con exactitud el aumento vegetativo de la pobla-
cin son complejas, pero se pueden obtener cifras aproximadas del aumento natural neto res-
tndole el ndmero de defunciones al ndmero de nacimientos. En los passes esencialmente agr-
colas, como la mayora de los de Amrica Latina,el aumento vegetative es elevado (de 17 a 23
por mil) y por consiguiente la poblacin est creciendo rpidamente. Por esto es que ni los
ms ambiciosos programs de construcciones han logrado proporcionar las viviendas requeri-
das para las nuevas families que se forman anualmente.

La migracin, especialmente la rural-urbana, es otro factor de importancia en la formulacin
de clculos para viviendas. En algunos casos los cambios de poblacin debido a este factor son








ms importantes que los debidos al aumento vegetativo. Para verificar esto basta observer el
enorme crecimiento experimentado por las ciudades capitals latinoamericanas durante los dl-
timos 20 alos. Y es precisamente en lo que se refiere a la migracin donde encontramos las
mayores deficiencies de las estadsticas oficiales.

b. Evaluacin del Estado de las Viviendas Existentes

Las cifras sobre el total de unidades de vivienda tienen relativamente escasa significacin a
menos que se puedan relacionar con la calidad de las viviendas existentes. Solamente de esta
manera ser possible establecer el nmero de casas disponibles en buena condicin y determi-
nar el nmero de viviendas "substandard" que necesitan reemplazo o reparacin. No se ha
dado suficiente consideracin a la evaluacin cualitativa de la vivienda, no obstante ser ellade
fundamental importancia para el trabajo de las instituciones de la vivienda.

La determinacin de la calidad implica la aceptacin de un nmero de concepts importantes.
Primero, deben establecerse normas referentes a lo que constitute una vivienda segura y con
facilidades sanitarias, que sirva de base para medir la calidad de las dems. Adems, deben
incluirse aspects que indiquen diferencias cualitativas entire las casas y que midan las desvia-
ciones con respect a las normas aceptables.

En general se reconoce que las consideraciones sobre salubridad, seguridad y sanidad deben
guiar la evaluacin de la calidad de la vivienda. Por ejemplo, es generalmente aceptado que
un mnimo de normas estipulen que la vivienda tenga facilidades adecuadas tales como agua,
inodoro, ducha o bafo, electricidad, facilidades de cocina para uso exclusive de cada familiar,
nmero suficiente de cuartos para dormir y vivir segn el tamaflo y composicin de la familiar,
ventilacin y luz adecuada, y que la condicin structural sea segura y ofrezca proteccin con-
tra los elements. Por lo tanto los tres grupos bsicos de aspects cualitativos son:

a) El tipo y la disponibilidad de facilidades sanitarias;

b) Las condiciones fsicas del edificio;

c) Las condiciones de ocupacin o concentracin.

Es oportuno mencionar algunas de las tcnicas que se usan para la evaluacin de las casas
existentes. Varios pases han efectuado censos nacionales de viviendas, o al menos de las vi-
viendas urbanas. En las boletas de estos censos aparecen various datos, tales como nmero de
personas por cuarto, tipo de servicios sanitarios, etc., que facilitan la estimacin cualitativa
de los albergues. En cuanto a datos sobre localidades determinadas, las entidades de salubri-
dad o sanidad pblica a menudo han realizado studios que pueden proporcionar datos pertinen-
tes para investigaciones sobre la condicin de las viviendas. La American Public Health Asso-
ciation ha desarrollado un detallado mtodo de avalo, con "puntos penales" que se aplican a
las viviendas insalubres. Cuando no hay datos estadsticos, pueden verificarse studios de
"muestra" o de "prueba" abarcando un 15 o un 33 por ciento de las viviendas, segn el grado
de uniformidad del rea.

c. Anlisis de la Capacidad de Pago para Alojamiento

Quizs la consideracin ms significativa es la relacin entire las sumas de dinero que las fa-
milias pueden asignar al pago de su alojamiento y el costo actual de construir y financial vi-
viendas que se ajusten a los requisitos mnimos adecuados. Los siguientes aspects exigen el
ms cuidadoso anlisis: Cules son los porcentajes de los diferentes grupos de ingresos por









familiar? Cunto pueden pagar para su alojamiento las families de cada grupo en relacin a
sus ingresos? Cunto cuesta proveer una vivienda mnima adecuada? Estn los precious de
las viviendas dentro de las posibilidades econmicas de las families?

La indagacin de estos asuntos, en studio tras studio, ha revelado una triste realidad.

El pequefo agricultor independiente o el obrero agrcola, difcilmente pueden aportar dinero
para el pago de su alojamiento.

El grupo de bajos ingresos, que incluye los obreros no especializados y semi-especializados,
los empleados pblicos de poco sueldo, y los empleados de oficinas, represent el porcentaje
ms alto de la poblacin urbana, quizs constituyen un 70 o un 90 por ciento del total. Si toma-
mos por norma que este grupo puede dedicar el 20 por ciento de su sueldo al pago de alojamien-
to, encontramos que la suma que estas gentes pueden pagar es extremadamente pequela.

En todos los pauses, sin excepcin, existe una gran discrepancia entire el costo de una casa de-
cente y las sumas de dinero que pueden pagar para su albergue las families de bajos ingresos.
Adems, los costs de construccin han aumentado ms rpidamente que el costo de la vida.
El gran problema que se confront es armonizar el precio de la construccin con los recursos
pecuniarios del grupo de families de ingresos ms bajos.

Las condiciones que prevalecen con respect al grupo de medianos ingresos son un tanto ms
favorables; este grupo est compuesto por obreros especializados, artesanos, y empleados
bien pagados. Pero la empresa particular, bajo condiciones normales, tambin ha tropezado
con dificultades en la tarea de proporcionar viviendas para este grupo.

Finalmente, podemos mencionar que el anlisis de los ingresos debe tomar en cuenta tales fac-
tores como ingresos totales por familiar (frecuentemente hay ms de una persona que trabaja en
cada familiar la relacin entire los alquileres y todos los dems gastos familiares, e ingresos
inferiores a los gastos familiares mensuales, con la correspondiente necesidad de las families
de endeudarse obteniendo prstamos.









RESUME DE LAS DISCUSIONES


* Los Hechos

1. La familiar es la unidad bsica para medir la demand de viviendas. Se
entiende por familiar, de acuerdo con el concept natural y censal, el grupo
human constituido a) por la familiar propia: padres e hijos, y b) por pa-
rientes y agregados, que obedecen la misma autoridad familiar, hacen vi-
da comdn y habitan en la misma casa. En ambos casos se debe considerar
tambin a la servidumbre.

2. La vivienda insalubre o tugurio es la habitacin que por sus condiciones
constitute una amenaza contra la moral, la salud y la seguridad de la fami-
lia que la ocupa y de la colectividad donde se ubica.

La eliminacin del tugurio trae como una de sus consecuencias ahorros de
gastos en asistencia social y en penitenciaras para el Estado y los Muni-
cipios y mejores ingresos para los mismos.

3. El concept de la "casa mnima" tal como se ha empleado en el pasado,
adolece del error fundamental de que por "mnima" se ha entendido una ex-
presidn de su tamaflo.

Para efecto de comparaciones puramente, se discutieron en mesa redonda
casas mnimas por concept de tamano, llegndose al consenso de que el
rea construida ms usual de las viviendas edificadas mediante los progra-
mas estatales de los pases participants oscila entire 40 y 50 metros cua-
drados para casas con dos dormitorios.

4. Se require una investigacin cientfica de las causes que influyen en
la demand de habitaciones con especial atencin a los aspects sociolgi-
cos de vivienda antes de determinar el monto de dicha necesidad.


La Casa, Morada
de la Familia






El Tugurio y los
Beneficios Econ6mi-
cos de su Elimina-
ci6n


Concepto de Casa
Mnima


Investigaci6n Previa
de la Demanda de
la Necesidad


El resultado de la estimacin de las viviendas necesarias o que deben ser
reemplazadas, depend del criterio usado. Las normas estn variando y
van levantndose constantemente en los diversos pauses en relacin conel
mejoramiento de su conciencia social y de su nivel de vida. El catastro,
hasta ahora, s6lo tiene fines de imposici6n fiscal y no cumple con la fun-
cin de estimar el costo y la calidad de la vivienda.

5. Da poco resultado el dejar, en la actualidad, a juicio del evaluador cen- Los Censos
sal la determinacin sobre el buen estado o mal estado en que se encuen-
tra una vivienda. La evaluacin del estado y condicin de las viviendas,
como base para el studio de las necesidades, ha recibido escasa atencin
en todos los pases.

El valor de una vivienda, como pregunta censal, es un dato que se presta
a error, debido a que muchos propietarios suministran datos falsos, te-
miendo probablemente el uso posterior que de estas informaciones pueda
hacer el organismo estatal encargado de la recaudacin de impuestos so-
bre bienes races.









No existen formulas sencillas para precisar la demand de viviendas. Si
se ha comprendido o palpado la necesidad de esta determinacin, pocas
veces se la ha tomado en cuenta. Al calcular la necesidad de viviendas,
se ha considerado el ndmero de hogares insalubres que deben reempla-
zarse; el ndmero de viviendas necesarias para evitar que algunas de
ellas sigan siendo habitadas por dos o ms families; el nmero de vivien-
das necesarias para cubrir el deficit general actual y finalmente el n-
mero de viviendas necesarias para cubrir el deficit future que producira
el crecimiento vegetativo annual; hasta all llegan los clculos ms usua-
les. Si el Estado logra obtener un program de viviendas satisfactorias,
higinicas y agradables, se ignora el porcetaje de families que, gastando
en alojamiento una porcin demasiado grande de su ingreso, solicitar
una casa construida mediante estos programs gubernamentales. Este
factor merece much ms studio del que se le ha dedicado hasta el pre-
sente.

El Ingreso Familiar 6. La tendencia a la propiedad privada es natural al hombre; pero en la
actual situacin econmica la casa en propiedad es inaccesible para el
sector de bajos recursos.

El sector de bajos ingresos carece, en general, de la capacidad econ-
mica necesaria para cubrir con sus entradas familiares las cuotas que
correspondent al alquiler mensual de su alojamiento.

Existe un verdadero abismo, en todos los pases latinoamericanos, entire
el costo de las viviendas y la capacidad de pago de los grupos de families
necesitadas de alojamiento de una calidad acceptable, mnima, sanitaria
y comfortable.

Se toma por norma de aceptacin casi general en todos los pauses que un
20% del ingreso familiar es una cuota equitativa para el pago de aloja-
miento.

Los alquileres en vigencia en los pauses participants al Segundo Semi-
nario, por ejemplo, eran muy variados: algunos absorban el 10% de los
ingresos familiares, otros entire un 25% a un 40%. Las families que per-
ciben los ms bajos ingresos pagan a veces en arrendamientos porcenta-
jes que.wan hasta un 60%. No obstante lo anterior, sus humildes aloja-
mientos equivalent a tugurios insalubres y deficientes, donde el hacina-
miento alcanza las proporciones ms deprimentes de los conglomerados
urbanos.

Hay families de bajos ingresos que estn en capacidad econdmica de cos-
tear s6lo entire un 50% y un 60% de lo que pagan actualmente por alquiler.
An puede decirse que las families en los ms bajos renglones econmi-
cos, y especialmente las families numerosas, difcilmente pueden pagar
la anteriormente citada cuota de 20% de ingreso.

La Vivienda Rural 7. La mayora de las viviendas rurales que se construyen por iniciativa
es Insalubre particular sin orientacin tcnica, no satisfacen ninguna condicin higi-
nica. Son chozas insalubres.









8. El problema de la escasez de viviendas es general en todos los pauses Experiencias en
del Continente Americano, en algunos reviste caracteres graves. Hay pa- Amrica Latina
ses donde funcionan desde hace tiempo instituciones que estn resolviendo
el problema con bastante eficacia, en otros se estudian o preparan planes
bsicos para solucionarlo.

Entre un 60% y 90% de la poblacin de Bolivia, Colombia, Ecuador, Pana-
m y Per corresponde al sector de bajos ingresos; este sector compren-
de la mano de obra no especializada y los empleados de sueldos reducidos.

En el Per la Corporacin Nacional de la Vivienda, encargada de resolver
el problema de la vivienda para las families de limitados recursos, admite
que sus clients gasten en casa (alquiler, jardines pblicos, baja polica,
fomento de la vida comunal, etc.) entire el 25 y el 14% de sus ingresos fa-
miliares y concede que las families que tienen hasta dos menores a su
cargo empleen entire el 25 y el 17% y las que tienen tres o ms menores
entire el 20 y el 14%. La Corporacin ha acordado incluir en la cuota men-
sual de arrendamientos un seguro de vida del jefe, sostn principal de la
familiar, a fin de que sta, en caso de fallecimiento de aqul, se vea libe-
rada del pago de alquileres durante cierto tiempo.

En Argentina, hasta 1943 en que se di la ley de congelacin de arrenda-
miento para las casas ya construidas y no para las nuevas, en las grandes
ciudades las families de recursos medios gastaban en habitacin cerca del
30% de sus ingresos y las de recursos limitados 40%. Despus de 1943 es-
te porcentaje ha bajado en algunos casos hasta el 4% debido al congela-
miento de los alquileres. Pero hay una enorme diferencia entire el aumen-
to de los costs de construccin y el alza de los jornales y sueldos. Para
las nuevas construcciones el Gobierno ha fijado un rendimiento de 7%. En
los barrios construidos por el Estado, en los cuales se espera los resul-
tados de la construccin para fijar los alquileres, las casas han sido arren-
dadas a families de ingresos superiores a aqullas para las cuales estaban
destinadas.

En algunos casos los empresarios otorgan casas a sus trabajadores. A ve-
ces lo hacen por exigencia legal y a veces por exigencia sindical.

En Argentina, de acuerdo con un studio hecho por la Comisin Bicameral
de la Vivienda presentado en una discusin parlamentaria del afio 1949. que
coincide con la estimacin realizada por la Cmara Argentina de Construc-
cin, se calcula que se necesita 1, 000, 000 de viviendas.

En Chile en un perodo de diez afios el crecimiento de la poblacin exige
160, 000 viviendas. Si de este nmero se descuentan 60, 000 construidas,
se tiene un deficit de 100, 000 casas. Como hace diez anos haba un dfi-
cit de 300, 000 habitaciones, quiere decir que el nmero total necesario es
de 400,000 viviendas. Esta cifra coincide con los estimados hechos por la
Facultad de Arquitectura.

En Chile el inversionista particular cobra como alquiler hasta el 11% del
costo de la habitacin, lo cual significa la absorcin del 40% de las entra-
das del empleado medio y el 11% de las del trabajador medio. La Caja de
la Habitacin, en cambio, cobra como alquiler el 5% del valor de la vivienda









absorbiendo solamente 7% de los ingresos del empleado medio y 21% de
los del trabajador para casas alquiladas a families urbanas. Sin embargo,
hay un 30% de estas families que no pueden pagar dichos alquileres y que
son asistidas por la Fundacin de Viviendas de Emergencia. Alrededor
del 90% de las families chilenas se encuentran en situacin econmica sub-
normal.

En el Uruguay, de acuerdo con un studio hecho de 1942 a 1945 por la Co-
misin Pro Vivienda Popular, se estima que se necesita 120, 000 habita-
ciones. Se consider asimismo que en 1951 esta cifra es baja y que posi-
blemente la necesidad se ha duplicado desde entonces.

El Institute de Viviendas Econmicas est usando, para determinar la de-
manda de casas, tcnicas estimativas que para los fines del Instituto dan
suficiente aproximacin. Entre ellas se puede contar las siguientes:

a) Estudio de los trabajos existentes que contienen datos sobre
poblacin y ocupacin hechos por varias instituciones;

b) Censos en ciudades que por reunir caractersticas generals
representatives de todo el pas son usadas como muestras;

c) Datos de la poblacin escolar de las dos mil escuelas exis-
tentes;

d) Anlisis de las solicitudes de vivienda.

El Institute no absorbe como arrendamiento sino el 15% de los ingresos,
pero hay families que pagan apenas 1. 6% porque los salaries han aumenta-
do mientras que los alquileres no. El arrendamiento de las casas delIns-
tituto est fijado en 3% del valor integral de la habitacin, aunque la tasa
de inters legal usada por el Estado es 6%. No hay ley de limitacin de
alquileres, pero un tribunal, a pedido de las parties interesadas, fija el
valor de los mismos de acuerdo con los arrendamientos existentes.

En Brasil la ley permit cargar por concept de vivienda hasta el 45% de
los salaries; habindose expedido en 1940 la ley de limitacin de los arren-
damientos. Si se dedujera de los ingresos los gastos que correspondent a
una vida normal, quedara el 15% disponible para habitacin, porcentaje
que no basta para proporcionar casa a muchsimos obreros y a buen n-
mero de empleados. Los costs de construccin han subido de 100 en 1946
a 140.9 en 1950.

En Brasil y Paraguay se ha realizado el censo de 1950 y se espera que de
los resultados se pueda obtener el ndmero de viviendas necesarias.

En Colombia, el Instituto de Crdito Territorial carga, como cuota de
pago de las casas que vende, hasta el 33% de los ingresos familiares, sin
incluir en los mismos las primas, subsidies, etc. Dicha cuota compren-
de una prima para seguro de incendio y otra de vida.

Experiencias en los paises centroamericanos indican que alrededor de un
10% de la poblacin, y ms probablemente un 15% de ella, se mantiene en









constant mora en el pago de sus alquileres, con atrasos de tres, cinco y
hasta de siete cuotas mensuales. Su nivel de vida mnimo, sus esca-
sos ingresos, y las tasas de alquiler desproporcionadamente altas no les
permit aliviar esta situacin.

Los pauses de la region bolivariana tienen una poblacin predominantemen-
te rural. Por consiguiente, el problema de la vivienda rural es de impor-
tancia tal vez mayor que el de la vivienda urbana.

La aerofotografa ha sido utilizada en Colombia, Per y Venezuela como
un instrument important para el censo urbanstico.


SLas Soluciones

1. Para los clculos socio-econmicos de la necesidad de viviendas, tanto La Familia: Unidad
como para los clculos y labores urbansticas, el criterio base unidad"fa- de Medida
milia social o censal" que comprende no slo a los padres e hijos sino tam-
bin a los criados es esencial e ineludible; es conclusion unnime que este
concept debe primary.

Adecuar el tamaflo de la casa al tamaflo de la familiar, para lo cual se debe
tomar en cuenta el nmero y relacin de los miembros que la componen,
sus edades y sexos.

Cada familiar natural debe habitar una vivienda; este principio se debe te-
ner en cuenta para el clculo del nmero de casas aunque haya varias fa-
milias que por la limitacin de sus recursos se encuentren residiendo jun-
tas en un mismo domicilio.

El nmero de viviendas necesarias se debe determinar sin omitir a las
parejas que, an no estando legalmente organizadas, viven juntas en for-
ma stable. Si las instituciones de habitacin otorgan casa tambin a las
families que no estn debidamente constituidas, deben promover su orga-
nizacin como factor important para la organizacin de la comunidad.

2. En cuanto a studios y clculos para la vivienda, deber asimismo to- El Ingreso Familiar
marse por norma el ingreso familiar.

Se recomienda que un 20% del ingreso constituya la cuota base destinada
al pago de alquiler. Dicho 20% del ingreso familiar, por ser la cuotabase,
se considerar como la suma ms usual a la cual por la experiencia han
llegado la mayora de los pases; constitute un consenso, y como taldebe
tomarse en su valor relative, y no como una norma inflexible; marca me-
ramente una pauta a seguir.

En el Primer Seminario se acord formular los programs de vivienda,
previo studio econmico del ncleo social al que pretend favorecer, con
el objeto de que la cuota destinada al pago de arrendamientos (incluyendo
servicios de agua, electricidad, etc.) no exceda de la cuarta parte del to-
tal de las entradas permanentes mensuales de la familiar. Se acord esta-
blecer la cuota mensual destinada al pago de la casa teniendo en cuentalos
factors siguientes:









a) El costo del inmueble, los gastos de reparacin y manteni-
miento del mismo y una cuota para estimular la vida comunal
y el buen uso de la casa;

b) Las entradas mensuales de la familiar adjudicataria;

c) El nmero de dependientes menores a cargo del jefe de familiar.

Clasificaci6n de 3. Adoptando como bases la unidad-familia, y el ingreso familiar, y to-
Familias de Acuerdo mando luego el 20% de dicho ingreso para el alojamiento, se llega a las
con los Recursos tres siguientes conclusions:

a) La familiar de bajos ingresos es aqulla que, con un 20% de sus
entradas familiares, no puede costear una vivienda mnima,
sanitaria y adecuada a sus necesidades.

b) La familiar de medianos ingresos es aqulla que,con un 20% de
sl entrada familiar puede pagar una vivienda mnima, sanita-
ria y adecuada a sus necesidades.

c) La familiar de altos ingresos es aqulla que holgadamente puede
pagar una vivienda sanitaria y adecuada a sus necesidades. La
vivienda de dichas families est generalmente en condiciones
de satisfacer requisitos superiores a los mnimos establecidos.

Determinaci6n del 4. La delegacin peruana propuso calcular el deficit annual mnimo de vi-
D6ficit Anual de viendas (D) para una localidad por la formula siguiente:
Viviendas
Natalidad-Defunciones Tugurios
Promedio Familiar Aflos

Casas Sobrepobladas Inmigracin" Externa e Interna
Afos Promedio Familiar

+ Casas Vacantes Casas Construidas +

Poblacin Flotante
Promedio Familiar

Los datos demogrficos deben ser computados cada ano. El total de tugu-
rios y de casas sobrepobladas debe ser dividido entire el nmero de afos
que consider el program de vivienda para la eliminacin de estos males.
A fin de que haya posibilidades de seleccin entire las habitaciones existen-
tes debe haber cierto nmero de casas vacantes que serunporcentaje que,
del total de las viviendas, se establecer posteriormente.

La poblacin flotante que en forma regular se mantiene en algunas ciuda-
des debe de ser considerada en la formula.

Proseguir la investigacin estadstica annual con el objeto de disponer de
los datos que permitan determinar constantemente, mediante la formula
antes desarrollada, el deficit annual mnimo de viviendas para cada locali-
dad.









5. Considerar en los censos nacionales que peridicamente se llevan a Censos de Vivienda
cabo en cada pas los datos necesarios sobre nmero de families, nmero y de Poblaci6n
de miembros de las mismas, sus edades, sexos y relaciones de parentes-
co, ast como sobre la cantidad y calidad de las casas, a fin de disponer de
estos elements requeridos para el clculo de la demand de viviendas.

Aceptar como condiciones de la casa higinica "Los Principios Bsicos de
la Vivienda Salubre" formulados por la American Public Health Associa-
tion (Asociacin Americana de Salud Pblica)*. Estos principios concre-
tados en 30 puntos comprenden las necesidades psicolgicas fundamenta-
les, la proteccin contra la contaminacin y la proteccin contra los acci-
dentes.

Llevar a cabo studios sobre valuacin de la calidad de la vivienda toman-
do como base las normas de la American Public Health Association y las
experiencias realizadas en Panam.

Coordinar todo tipo de censo sobre la base de un mismo criterio, como
ocurre con el Censo de las Amricas de 1950.

Tomar tambin, en los censos de viviendas y edificios, datos sobre el n-
mero de casas no habitables pero reparables, element necesario para el
clculo de la demand de viviendas.

Para llegar a una formula satisfactoria respect de los cuestionarios cen-
sales de la vivienda, debe existir una estrecha colaboracin entire los de-
partamentos de la habitacin popular y la oficina national de los censos.

Debe mantenerse esta colaboracin no slo en la elaboracin de las bole-
tas censales sino tambin durante la realizacin de los censos de muestra.

Estudiar la poblacin desde el punto de vista de los aspects "propietario"
o "no propietario" de vivienda, mediante una pregunta que al respect se
puede insertar en los Censos de Poblacin.

Para efectos de la formulacin de la poltica evaluadora de la vivienda sa-
lubre, los passes participants pueden llegar a formulas que se adapten a
su inclusion en las boletas del Censo de Viviendas.

Las preguntas que se incluyan en los cuestionarios del censo de viviendas
deben ser todas basadas en factors objetivos, especialmente en lo que se
refiere a la determinacin de la calidad de la vivienda. Estos factors
pueden ser:

a) Tipo y disponibilidad de facilidades sanitarias;

b) Condiciones fsicas de la estructura;

c) Condiciones de ocupacin o hacinamiento.




* Vase el Anexo A, pag. 115









Para fines censales todo individuo, inclusive los menores de edad, debe
lgicamente contarse como una persona. No se considerarn los menores
de edad como media persona, prctica que ha tenido aplicacin en los pa-
ses europeos.

Se recomienda hacer obligatorio el censo peridico de la vivienda, prefe-
riblemente cada decenio, al igual que y simultneamente con los censos de
poblacin.

Casa Mnima 6. La "casa mnima" ha de ser la que satisfaga las necesidades funciona-
les mnimas de la vida contempornea para aquella familiar a quien ha de
destinarse. La casa mnima tendr variedad de tamafios, segn sea la
composicin de la familiar que la habr de habitar, su actividad ocupacio-
nal y su nivel cultural.

Resulta difcil, si no impossible, llegar todava a comparaciones similares
en lo que respect a terrenos mnimos (de nuevo, mnimos en rea) usados
en los passes participants, debido a las grandes variaciones locales y re-
gionales, as como por las diferentes densidades relatives resultantes de
los diversos tipos de vivienda, tales como individual, gemela, en series,
en cruz, colectiva, etc.

Por regla general y como postulado, debe objetarse el uso de servicios
sanitarios colectivos para dos o ms viviendas. Slo como media de
emergencia puede permitirse tal uso. La vivienda mnima definida fun-
cionalmente incluye la dotacin familiar de servicio sanitario higinico y
debe abogarse porque cada vivienda cuente con el suyo propio.

En la evaluacin de la condicin de los servicios sanitarios entran en jue-
go dos consideraciones principles:

a) La calificacin del servicio sanitario en cuanto a lo adecuado
de su construccin y su actual funcionamiento mecnico;

b) La forma en que se est utilizando determinado servicio sani-
tario; es decir, su "uso" y "abuso".

En este segundo aspect de la evaluacin de la aceptabilidad de un servicio
sanitario, se llega a la indudable conclusion de que el uso uni-familiar del
servicio sanitario es superior al uso colectivo del mismo.

Para estimar la vivienda que no reune los requisitos mnimos, el cubaje
por s solo no tiene importancia. El cubaje es una antigua norma que ha
cado en desuso cuando no toma en cuenta aspects de orientacin, ilumi-
nacin, ventilacin, etc.

Antes de estimar la necesidad de vivienda se debe determinar las normas
de criterio aplicables. Para medirlas sin intentar definir las normas m-
nimas de la vivienda higinica, los principios que guiaran su estableci-
miento podran ser los siguientes:

a) Las normas mnimas no son necesariamente las que se dan en
los reglamentos, sino las usadas en la prctica por las organi-
zaciones de vivienda;









b) Hay ciertas normas mnimas generals que se debe establecer
para satisfacer las necesidades fisiolgicas, psicolgicas y so-
ciales del hombre cualquiera que sea su condicin, siguiendo
los principios bsicos sentados en el pargrafo anterior "Cen-
sos de Vivienda y Poblacin";

c) Las normas mnimas generals se deben adaptar a las condi-
ciones geogrficas, climatolgicas y sociolgicas tanto regio-
nales como locales;

d) Hay necesidad de establecer normas mnimas especficas sobre
bases regionales;

e) Debe hacerse una distincin entire normas mnimas y normas
deseables.

7. Se debe desarrollar tcnicas sociogrficas interamericanas de investi- Tcnicas Sociogr-
gacin ms bien que copiar los mtodos de los Estados Unidos. A fin de ficas
estimular este desarrollo sera necesario publicar una bibliografa.

Se require la realizacin de investigaciones sociogrficas tales como cen-
sos de viviendas, studios sobre las caractersticas de la poblacin, sus
posibilidades econmicas, etc. que permitan el planteo planificado delpro-
blema de la vivienda.

Es esencial usar medios poco costosos y rpidos de investigacin, tales
como tcnicas de muestreo que puedan dar resultados estadsticos sufi-
cientemente aproximados para los fines a los cuales estn destinados.

Es preciso realizar studios completos de las necesidades en el campo de
la vivienda popular. Estos studios deben considerar los aspects socia-
les, econmicos y fsicos, como paso preliminary indispensable para la ade-
cuada estructuracin de la poltica y el program a seguir en la resolucin
del problema de la vivienda.

8. Respaldar los acuerdos que sobre planificacin y vivienda ha adoptado Acuerdos Varios
el Sptimo Congreso Panamericano de Arquitectos celebrado en La Habana
en abril de 1950.

Clausurar tantos tugurios como casas nuevas se construya.









Tema 3: ANALYSIS DE LOS RECURSOS PARA LA PRODUCTION




EXPOSITION


La elaboracin de un slido program national de construccin de viviendas require la esti-
macin de los recursos existentes del pas y la evaluacin del grado en que estos recursos po-
drn destinarse a la construccin de viviendas.

Los recursos disponibles para la produccin de viviendas pueden clasificarse principalmente
en tres categoras: a) potential human, b) recursos econmicos y financieros, c) recursos
naturales y tecnolgicos, tales como materials primas, materials de construccin, capacidad
productive, maquinaria y equipo, etc.

a. El Potencial Humano

Se pueden distinguir tres categoras de mano de obra que contribuyen a la produccin de vivien-
das. Estas son: obreros de las industries de construccin y de materials de construccin; la
mano de obra proporcionada por el ocupante de la vivienda que, especialmente en zonas rura-
les, contribute a la construccin de su propia casa, y el cuerpo de tcnicos y administradores.

Es a menudo difcil procurar datos cuantitativos sobre la mano de obra, especialmente en lo
referente a obreros diestros de la industrial de la construccin. Se destaca la necesidad de re-
copilar datos al respect. No obstante ciertas estimaciones efectuadas revelan el hecho deque
es insuficiente e ineficaz la mano de obra especializada en el campo de la construccin tal
como carpinteros, electricistas, plomeros, albafliles y capataces, pudiendo ella duplicarse o
triplicarse; adems el rendimiento de trabajo por cada obrero podra ser aumentado en el cur-
so de unos pocos afios, si se pudieran introducir programs adecuados de adiestramiento pro-
fesional. Estos propsitos pueden alcanzarse por medio de la creacin de nuevas escuelas tc-
nicas para obreros especializados, por mtodos de entrenamiento en los mismos establecimien-
tos industriales, y por el mejoramiento de las relaciones entire obreros y patrons.

Las families rurales indgenas tienen la costumbre traditional de construir sus propias casas
con materials localmente disponibles y recibiendo la ayuda de los vecinos. Este sector de la
poblacin, bajo direccin adecuada, puede ser una important fuente de mano de obra, ante to-
do en aquellos pauses que poseen una numerosa poblacin rural. Ms adelante se comentar
sobre los ejemplos de "ayuda propia dirigida" entire los obreros, que se puede hallar en cier-
tos pases. Bien es cierto que esta orientacin respect a la movilizacin de la mano de obra
local motivar muchos problems de organizacin; pero las ventajas pueden fcilmente descu-
brirse al examiner la siguiente hiptesis.

Si en un pas con 500, 000 families rurales, nicamente un miembro de una familiar de cada diez
families dedicara semanalmente un da para la construccin de viviendas, se alcanzara en to-
tal un rendimiento aproximado de 400,000 horas de trabajo por semana como contribucin al
program de construccin de viviendas rurales.

A menudo se ha hecho mencin de la falta de tcnicos como una de las causes del carcter ina-
decuado de los programs de viviendas. La movilizacin del potential human de tipo tcnico
y administrative presupone sin duda alguna la previa aceptacin de que la construccin de vi-
viendas es un campo especializado que require con anticipacin un adiestramiento adecuado.
Por consiguiente, contestando apropiadamente a esas objeciones, se podra hacer resaltar la









necesidad de mejorar las facilidades educacionales en los colegios de cada pas y subrayar el
valor del adiestramiento tcnico en un plano interamericano por medio del intercambio de estu-
diantes y arreglos para cursos especiales, etc.

Otra consideracin concierne el hecho de que la construccin de viviendas econmicas es ma-
yormente una tarea de la administracin pblica, y los bajos salaries pagados en la mayora de
los puestos pblicos naturalmente no han atrado a los mejores especialistas, al menos en una
forma permanent. Bien podra considerarse la contratacin de buenos tcnicos como una in-
versin ventajosa, por las muchas economas que podran lograrse en el diseflo y ejecucin de
proyectos de viviendas.

b. Recursos Econmicos y Financieros

En esta categora de recursos podran examinarse los siguientes problems: el capital inver-
sionista, ahorros y capacidad de obtener crditos, erario pblico e impuestos y, finalmente,
capacidad de las families de amortizar los prstamos. Como punto de partida podra servir el
anlisis del grado en que, y bajo qu condiciones, han sido encauzados los recursos financie-
ros hacia la construccin de viviendas. La segunda etapa consistira en la evaluacin de los
recursos potenciales que estarn eventualmente disponibles y, finalmente, sera convenient
indagar las condiciones que asegurasen la mejor utilizacin de los recursos econmicos. De
este orden de ideas recordamos las conclusions adoptadas por el Primer Congreso Panameri-
cano de la Vivienda Popular, segn las cuales los aspects financieros de la construccin de
viviendas forman parte del problema ms vasto y general de la economa national y del nivel
de vida. Aunque muchos factors estn condicionados por la situacin econmica de cada pas
existen ciertas caractersticas comunes bien perceptibles.

Sera interesante averiguar la cantidad de capital privado disponible para la inversion en la
construccin de viviendas, as como investigar las condiciones bajo las cuales dicho capital ha
trabajado o podra ser encauzado hacia tales fines, comparndolas con otras posibilidades in-
versionistas.

Indudablemente han sido una important fuente de capitals aquellos fondos que las instituciones
pblicas de seguridad social han destinado extensamente a la inversion hipotecaria para cons-
truccin de viviendas de la clase media.

Los ahorros regulars constituyen una fuente de recursos financieros que determinadas institu-
ciones, tales como sociedades de ahorro o sociedades de emprstitos, han utilizado grandemen-
te para la construccin de viviendas, tanto en muchos pases europeos como en los Estados Uni-
dos. Tales instituciones financieras operan con xito en algunos pases latinoamericanos; en
otros, sin embargo, no se han establecido tales cajas de ahorros o bancos de prstamos, a pe-
sar de la existencia de leyes que permitan su fundacin, lo cual parecera indicar una de dos
cosas: o que la costumbre del ahorro an no se ha difundido en grado suficiente, o que el ingre-
so del tpico asalariado no es suficiente como para permitir hacer ahorros. Una vaga posibili-
dad de efectuar ahorros podra deducirse de la inclinacin de grandes masas populares de gas-
tar su plata en loteras, y ocasionalmente se ha utilizado este medio con el fin de obtener fon-
dos para la construccin de viviendas; sin embargo, una evaluacin prudent llegara probable-
mente a la conclusion de que las oportunidades inexploradas para el ahorro sistemtico existi-
ran a lo ms en las classes sociales de medianos ingresos, las que constituyen un porcentaje
muy pequeflo de la poblacin.

Se han utilizado en gran escala crditos pblicos en forma de prstamos o emisiones de bonos
para los programs de viviendas; deben considerarse en una categora especial, separados de
los fondos que se obtienen para la construccin de viviendas de las rentas corrientes, tales co-
mo impuestos o asignaciones del presupuesto annual gubernamental. La media en que pueden









ampliarse los emprstitos pblicos depend de hecho del efecto que pudieran tener sobre ten-
dencias inflacionistas. Los fondos que se han obtenido o que pueden obtenerse de rentas pdbli-
cas o de impuestos quedan regulados por la estructura general del sistema de ingresos y gas-
tos del Estado. En la evaluacin de estos recursos deben tomarse en consideracin cierto n-
mero de factors, tales como la relacin de los fondos pblicos destinados para la vivienda con
otros tipos de gastos pblicos tales como educacin, salud, obras pblicas, etc.; la fuente de
las rentas pblicas; los mtodos para la asignacin de los impuestos por una mejor recauda-
cin de los mismos o por la imposicin de impuestos adicionales.

No necesitamos entrar aqu en detalles respect de la repercusin que sobre el costo definitive
de las viviendas tienen las prcticas actualmente observadas en la financiacin de la construc-
cin de viviendas, a saber: hipotecas, pagos iniciales al contado, duracin del plazo de amor-
tizacin, tipos de inters, etc.

c. Recursos Naturales y Tecnolgicos

En la evaluacin de este tipo de recursos se ha considerado la disponibilidad de materials lo-
cales de construccin, el grado en que stos han sido desarrollados, la eficiencia de los m-
todos de construccin y la disponibilidad de maquinarias y herramientas. Se ha comprobado en
various pauses que el desarrollo de las industries locales del cemento ha influenciado favorable-
mente el costo, la rapidez y el volume de la construccin de viviendas. Han revelado las en-
cuestas que en muchos pauses existen, en cantidades considerable, materials primas bsicas
para los materials de construccin ms esenciales, pero tales facilidades locales an no han
sido explotadas.

Las facilidades de transport y distribucin son un factor dominant en la evaluacin de los re-
cursos para la construccin de viviendas; consideraciones de esta naturaleza nos llevan direc-
tamente al campo de la planificacin regional. Lo mismo vale en cuanto al problema de la ener-
ga elctrica y otros tipos de fuerza, que tendrn un profundo efecto sobre el desarrollo de las
industries de materials de construccin.

Merece consideracin la standarizacin de las dimensions y de tipos de elements arquitect-
nicos, como base para una produccin en masa. El volume y el costo de la produccin de vi-
viendas pueden ser afectados considerablemente por los mtodos de construccin localmente
aplicados; por la escala y eficiencia de las operaciones, as como por las tcnicas organiza-
doras y supervisors en las sucesivas etapas de la construccin. Esta misma consideracin
vale con respect a contratos, licitaciones y el problema de las relaciones obreras. En cier-
tos pauses se ha comprobado que los contratos para la construccin de 50 o 60 viviendas, esta-
ban bien adaptados a la experiencia y recursos de los constructors locales, permitiendo as
hacer economas, mientras que en otros casos era ms econmica la produccin en gran esca-
la. Nuestros propios studios efectuados en los Estados Unidos de Norteamrica nos han de-
mostrado que podran alcanzarse economas del 20% en la construccin de viviendas de tipo
idntico, gracias a la introduccin de simples mejoras en las tcnicas constructoras.

Otro aspect tecnolgico concierne la calidad de la planificacin local y el diseflo de las vivien-
das. La simplificacin de los planes y el uso de tcnicas modernas en la planificacin localhan
hecho posibles considerable economas, sin mengua para el nivel de vida, la saludo la seguri-
dad. Losdiseflos enforma de superbloques en vez del patron reticulado de manzanas puede re-
ducir en un tercio las calls y los servicios de utilidad pblica. Finalmente podramos mencio-
nar un tipo bsico tecnolgico de recursos que a menudo se pasa por alto. Se trata del grado
en que estn disponibles y son aprovechadas las facilidades para los propsitos de investigacio-
nes y experiments tecnolgicos.








RESUME DE LAS DISCUSIONES


* Los Hechos

1. En algunos pases falta mano de obra especializada y se carece de tc- Falta Mano de Obra
nicos y de profesionales que puedan hacerse cargo de las obras de edifica- Especializada y de
cin de viviendas. Tcnicos

La instruccin y el adiestramiento de los obreros especializados para la
construccin de viviendas es una tarea de enorme trascendencia, que afec-
ta profundamente los programs nacionales de viviendas populares.

La falta de acierto en la utilizacin del esfuerzo del mismo interesado pa-
ra la construccin de su vivienda no ha permitido llegar a resultados favo-
rables en algunos pases.

2. El sistema de la ayuda propia, aunque desarrollado especialmente en La Ayuda Propia
las reas rurales y suburbanas, tiene tambin valor en la zona urbana.

La vivienda rural se construye en gran proporcin mediante el trabajo co-
lectivo de los miembros de la comunidad.

La vivienda suburban clandestine, que constitute los tugurios que conti-
nuamente se levantan en los arrabales de las ciudades, utiliza tambin en
muchas parties el sistema de trabajo y ayuda colectiva.

En Puerto Rico, la Administracin de Programas Sociales est utilizando
el sistema de "ayuda propia dirigida" para resolver el problema de la vi-
vienda en comunidades rurales sobre las bases siguientes:

a) La Institucin proporciona tcnicos y presta equipo y materia-
les difciles de conseguir;

b) Forma equipos de 12 a 15 families debidamente seleccionadas
y a quienes experts trabajadores sociales dan comprensin
complete del program;

c) Construye casas de tipo standard por etapas, en forma tal, que
el process de una misma etapa queda terminado en todas las
casas antes de pasar a la siguiente.

En la primera etapa un tcnico ensefla por unos das la manera de hacer
bloques de cemento. Terminado el ndmero de bloques necesario para to-
das las casas se llama nuevamente al tcnico quien en la segunda etapa en-
sefia a construir los cimientos y a levantar los muros. Concluido el levan-
tamiento de stos en todas las casas se pasa a la etapa de la construccin
de las cubiertas. La obra se ejecuta trabajando por lo menos 3 hombres
diariamente. Todo el grupo trabaja los domingos en el proyecto. El cos-
to de cada vivienda es de ms o menos $300, que se pagan sin intereses en
un perodo de 5 a 10 anos; usando las tcnicas corrientes costara de$2000













Inversiones, Des-
valorizaci6n y
Especulaci6n


Fuentes de Recur-
sos Potenciales


Materials de
Construccin


Experiencias en
Amrica Latina


a $3000. Cada propietario hace a su casa modificaciones que le dan un se-
llo personal.

3. El hecho de que no existe volume de construccin de viviendas para
las families de bajos recursos por parte de la iniciativa particular, es
prueba de que sta no encuentra atractivo en tales actividades, ya que di-
chas families no pueden pagar por sus albergues los alquileres que el in-
versionista privado exige.

Sucede a veces que los terrenos donde estn los tugurios insalubres son
de una valoracin commercial ms alta que el promedio general de los te-
rrenos urbanos.

La alta densidad de poblacin imperante en estos tugurios, el bajsimo
costo de los materials que se emplean en su construccin, y la pobreza
de sus acondicionamientos sanitarios, si los hay, y de urbanizacin, si la
hay, hace que tales barrios sean un gran negocio para sus propietarios.

4. Las fuentes de recursos potenciales para los programs de viviendas
se pueden clasificar bajo las tres categoras principles siguientes:

a) Fuentes pblicas: subsidies, impuestos especiales y generals;

b) Fuentes privadas: nacionales y extranjeras;

c) Fuentes del ahorro popular.

5. La suficiente cantidad de cemento y la ubicacin convenient de las
plants que lo produce es indispensable en cualquier pas para un progra-
ma de viviendas baratas.

Entre los materials de construccin importados, el hierro y los artculos
elctricos y sanitarios ocupan important lugar.

El product europeo, por su aptitud para la vivienda econmica y por su
menor costo, puede desplazar al product estadounidense.

En general, las fuentes de recursos para la construccin de viviendas eco-
nmicas no han sido debidamente explotadas.

6. El capital privado de los passes bolivarianos no se interest por las in-
versiones en viviendas econmicas.

Las "mingas", "juntas" o "convites", o sea el traditional trabajo comuni-
tario para ciertas obras, entire otras la construccin de viviendas, est
profundamente arraigada en el alma popular de los pases bolivarianos;
mediante este sistema se edifica no slo viviendas rurales sino tambin
viviendas suburbanas en los alrededores de las grandes ciudades.

El contingent obrero con que cuenta la industrial de la construccin en
El Salvador, Costa Rica, Guatemala, Hait, Honduras, Nicaragua y la
Repblica Dominicana, es insuficiente numricamente e inadecuado en lo
que a su calidad y capacitacin se refiere.




























COLOMBIA
Procedimientos de construccin de concrete al vaco.
Una bomba de vaco se emplea en la succin del exce-
dente de agua del concrete para obtener un material
ms compact yde mayor resistencia y duracin, ade-
ms de un fraguado ms rpido.

Arriba: Aspecto de la colocacin de una cubierta en
la Poblacin Quiroga, Bogot.
Abajo: Ventosas de succin eliminando el excedente
de agua de un panel prefabricado.


MATERIALS

Y METODOS






























PUERTO RICO
Casas Experimentales en el Proyecto San Jos, pane-
les de concretos livianos expandidos (Thermo- Con).


MATERIALS
Y METODOS


LZrC=- ~~'_ i L~~I[C-~VL I~!I~L
11i0.

'I
-~bf;l3x hJeC~YdldT~j~f~-";~3









En Panam,el Banco de Urbanizacin y Rehabilitacin ha preparado plans
para facilitar orientaciones a los maestros a fin de que ayuden a mejorar
sus viviendas a los pobladores de las regions donde trabajan.

El Institute de Urbanismo del Per tiene cursos para que profesionales gra-
duados,como abogados, arquitectos, economists, ingenieros, mdicos,
militares, etc., profundicen en problems esenciales de urbanismo.

En Per,alrededor del 30% del presupuesto de los materials que se usan
en la construccin de viviendas se destina a la compra de materials im-
portados.

En Per,parte de los fondos empleados por la Corpoxacin Nacional de la
Vivienda provienen de una emisin de bonos hecha en la garanta hipoteca-
ria de inmuebles y adems con la del Estado y colocada entire los inversio-
nistas particulares. El inters es 6% y la amortizacin por sorteo trimes-
tral en un perodo de 20 aflos.

En Colombia existe un impuesto de 2.5% destinado a financial las obras del
Institute de Crdito Territorial, que grava todo ingreso que excede los
10, 000 pesos. Las compaflas que construyen casas para sus empleados
reciben como reembolso hasta el 65% del monto que hayan pagado por di-
cho impuesto.

El Institute de Crdito Territorial de Colombia ha llegado a importantes
economas en el costo de la vivienda mediante la investigacin del empleo
de puzolanas y de la emulsion asfltica, el aprovechamiento de escorias,
la prefabr'cacin de marcos, duelas, vigas y viguetas.

En Venezuela,el trabajador participa en las utilidades de la empresa (10%
de la utilidad lquida repartida proporcionalmente a los sueldos o salaries
devengados durante el ejercicio annual, hasta el mximo de dos meses de
sueldo o salario). Aproximadamente la mitad de esta participacin se de-
posita obligatoriamente para dedicarla generalmente a vivienda.

En Ecuador, los empleadores estn obligados a entregar a las Cajas delIns-
tituto de Previsin Social las cuotas correspondientes a los fondos de re-
serva y a las jubilaciones o montepos de sus empleados. Los empleado-
res particulares los depositan en la Caja del Seguro Social y el Estado en
la Caja de Pensiones. Estas Cajas disponen de recursos como para finan-
ciar programs de vivienda, los cuales estn llevando a cabo en algunos
aspects.

La mayora de la poblacin de los pauses centroamericanos, entire el 65%
y el 85%, no est pecuniariamente capacitada para pagar sola, sin auxilio,
la vivienda mnima adecuada a sus necesidades.

La catalogacidn de la poblacin de los pauses centroamericanos por grupos
de ingresos, siguiendo la definicin adoptada por los Seminarios (ver Te-
ma II, Soluciones,pag. 38)se puede desglosar, por consenso, en ms ome-
nos los siguientes porcentajes:

a) Grupo de bajos ingresos: constitute de un 60 a un 80% de la
poblacin total;









b) Grupo de medianos ingresos: constitute entire el 10 y como
mximo el 20% de la poblacin total;

c) Grupo de altos ingresos: constitute de un 5 a un 10% de la
poblacin total.

En Mxico, el sistema de Ahorro y Prstamo se ha abordado como una de
las ms eficientes soluciones al problema de la vivienda de las families
de bajos y medianos recursos. El Banco Nacional Hipotecario Urbano y
de Obras Pblicas, S.A. practice este sistema elevando a las empresas
que lo desarrollan a la categora de instituciones de crdito.

Estados Unidos y Mxico han estimulado la canalizacin del capital priva-
do inversionista, mediante bonos o cdulas con intereses regulados por
los tipos prevalecientes del mercado de valores, hacia el financiamiento
de programs estatales de viviendas.

En Brasil la ley establece un impuesto de 1% sobre la transmisin de los
inmuebles urbanos cuyo valor sea superior a 100, 000 cruzeiros. El im-
puesto se cobra sobre el monto de la operacin y se dedica a financial las
obras de la Fundacin de la Casa Popular.

En Ro de Janeiro, el Departamento de la Habitacin Popular de la Prefec-
tura del Distrito Federal ayuda al pequefio propietario que quiere constru-
ir su casa dndole orientaciones tcnicas y aconsejndole respect a las
mejores posibilidades para utilizar las franquicias que le son concedidas.

En Chile se est tramitando una ley que establece instituciones lotizadoras
especiales para beneficio de las families de posibilidades econmicas re-
ducidas, concede a estas ltimas prstamos para la compra de materials
de construccin y les proporciona algunos artculos, tales como los nece-
sarios para los servicios higinicos. Otro proyecto de ley grava los pre-
dios rurales de valor superior a 500,000 pesos a fin de conseguir fondos
para la construccin de viviendas en el campo.

En algunas ciudades de Chile las families invaden terrenos pertenecientes
al Est..do o a particulares y de la noche a la manana construyen sus habi-
taciones que, en conjunto, constituyen las denominadas "poblaciones ca-
llampa". En ellas el terreno es de propiedad colectiva y el uso de los ser-
vicios es comn. Los ocupantes se organizan en comits de vivienda que
muchas veces compran la tierra y normalizan la situacin. La Fundacin
de Viviendas de Emergencia y tambin los alumnos de Arquitectura de la
Universidad de Chile tratan de ayudar y orientar a estas families.

En Uruguay la ley obliga a los propietarios de tierras de cultivo a constru-
ir una casa por cada 10, 000 hectreas. El Instituto Nacional de Viviendas
Econmicas presta asesora tcnica tanto al propietario como al trabaja-
dor que quiera edificar su casa. Con este iltimo objeto el Instituto est
preparando una cartilla con normas generals para la construccin de ha-
bitaciones y est estudiando los mtodos usados por los campesinos para
tecnificarlos.

En Uruguay desde 1945 el Centro de Misiones Socio-Pedaggicas, estable-
cido por la Asociacin de Estudiantes Magisteriales, organize durante las









vacaciones de sus miembros campanas de culturizacin para los habitan-
tes de los poblados indigentes a quienes, entire otras instrucciones, da o-
rientaciones sobre la vivienda.


* Los Soluciones

1. Formar mano de obra especializada y tcnicos mediante la ensefanza
industrial.

Establecer cursos de capacitacin para los maestros a fin de que puedan
orientar a las families urbanas en el uso y la construccin de sus vivien-
das.

Los pases participants en el 20 Seminario concordaron en la importancia
de las escuelas vocacionales de artes y oficios para la formacin tcnica
de obreros especializados en la construccin.

Ensenar desde la escuela al nino y a la familiar el uso debido de la casa y
de las comodidades del barrio y las normas generals para su conservacin
y familiarizarlos con los elements de urbanismo.

Se consider que las asociaciones sindicales pueden prestar su valiosa co-
laboracin para la realizacin de los programs de entrenamiento de obre-
ros especializados en la construccin. Un medio important es la organi-
zacin de cursos fuera de las horas de trabajo.

Establecer en las escuelas rurales cursos especializados de construccin,
con el objeto de former tcnicos.

Simplificar las tcnicas de construccin a fin de ponerlas al alcance del
obrero menos especializado.

2. Establecer cursos de urbanismo para estudiantes que hayan terminado
su respective carrera a fin de que los futuros mdicos, ingenieros, aboga-
dos y arquitectos complementen los studios de su especializacin con al-
gunos aspects bsicos del urbanismo.

Hacer conciencia entire la profesin de Urbanismo de la misin social y
pedaggica que le corresponde cumplir como orientadora de la comunidad
en la solucin de sus problems de planeamiento y vivienda.

La vivienda econmica es un campo especializado que require adiestra-
miento adecuado en sus tnicos. La contratacin de estos especialistas
con remuneraciones apropiadas es una inversion ventajosa para las orga-
nizaciones de vivienda.

3. Los organismos de vivienda deben aprovechar del esfuerzo y de la ini-
ciativa del interesado utilizando las tcnicas de trabajo social, especial-
mente las correspondientes al de organizacin de comunidad.

El trabajo social llevado a cabo por tcnicos especializados es de granim-
portancia para resolver adecuadamente tanto el problema de la vivienda


Formacin de Mano
de Obra Especializa-
da


Formacin de
Especialistas y
Tcnicos


Trabajo Social y
Vivienda









urbana como el de la rural. Debe haber colaboracin estrecha entire los
programs de trabajo social y de vivienda.

La "Ayuda Propia" 4. En muchos pases existe una fuerte tradicin, especialmente enlos sec-
tores rurales, respect a la construccin de los albergues mediante el es-
fuerzo propio de sus dueflos, y frecuentemente con el concurso de sus amis-
tades. Donde existen ya estas condiciones favorables, la ayuda puede con-
sistir en el asesoramiento tcnico para una construccin ms adecuada de
las facilidades sanitarias de las casas, en una mejor orientacin al sol y
al viento de las mismas, en un disefo lgico e higinico que separe las ac-
tividades culinarias de las otras que se desarrollan en la casa y en el su-
ministro de plans modelo.

El auxilio que en los programs de ayuda propia dirigida proporcione el
organismo official del hogar popular puede tomar muchas otras formas. El
suministro de herramientas adecuadas; la direccin de las construcciones
por maestros de obra o capataces experimentados, que auxilien tanto enla
direccin de las obras como en el adiestramiento tcnico de los obreros
rurales; el suministro a precious de costo, o a un costo reducido, de ma-
teriales de construccin, de artefactos y equipos que no puden ser produ-
cidos por las propias gentes que construyen sus viviendas mediante pro-
gramas de ayuda propia; la instalacin de suministros de agua potable;
sistemas sanitarios para la evacuacin de aguas residuales, etc.

Para impulsar la march de los programs de viviendas en reas rurales
lo ms indicado es una preparacin de los obreros rurales, tendiente a ha-
cerlos valerse de sus propios esfuerzos con el mtodo de ayuda propia di-
rigida.

Que la ayuda propia no slo aborde el problema de la vivienda en s, sino
que tambin tienda a orientar y dirigir la reconstruccin integral de las
comunidades rurales.

Los programs de ayuda propia deben coordinarse y estimularse a travs
de un departamento tcnico establecido precisamente para dicho fin en el
respective institute de la vivienda popular de cada pas.

Utilizar el sistema de ayuda propia dirigida para la construccin de vivien-
das en las reas rurales y suburbanas sobre las siguientes bases:

A. La familiar proporcionara la mano de obra;

B. Las autoridades comunales de preferencia o las estatales pro-
porcionaran:

a. Terreno yobras de urbanizacin (agua potable, alcantari-
llado, luz elctrica, pavimentos, veredas, etc.) que se
pagaran mediante cuotas a largo plazo;

b. Materiales de construccin que serIan puestos a disposi-
cin de los interesados en ventajosas condiciones econmicas;

c. Planos y direccin tcnica para la construccin.









5. Estimular las inversiones del capital privado en viviendas econmicas Estimulo a la
facilitando dichas inversiones y hacindolas tan atractivas como sea posi- Inversi6n
ble. .

Asociar el capital privado a los fondos pblicos con el objeto de solucionar
el problema de la vivienda econdmica.

Interesar al capital extranjero en inversiones destinadas a la vivienda eco-
nmica destacando la seguridad y'los rendimientos de las mismas.

Crear un banco especial, o una seccidn dependiente de alguno de los ban-
cos de ayuda international ya establecidos, cuyo estatuto le permit ocu-
parse de este tipo de inversiones, con el objeto de estimularlas y de en-
cauzarlas, a fin de obtener crditos a largo plazo para la construccin de
habitaciones econmicas con la garanta hipotecaria de los inmuebles.


Constituir los fondos destinados al fin anterior con los aportes a) de los go-
biernos interesados, en sus respectivas monedas y en proporcin a sus
programs de vivienda; b) del gobierno americano, en ddlares; y c) de la
gran industrial manufacturer de elements de construccin y otros inver-
sionistas privados, en materials, equipo o efectivo y dedicar los prsta-
mos a la compra de products cuya importacin es necesaria a las nacio-
nes poco industrializadas para llevar adelante sus programs de vivienda.

Utilizar para la construccin de viviendas econmicas los fondos prove-
nientes del mismo sector al cual dichas casas estn destinadas y que enla
actualidad se encuentran depositados o se invierten con otros fines, tales
como ahorros existentes en las cajas respectivas, fondos de reserve o de
jubilacin en poder de los empleadores, participacin en las utilidades co-
rrespondientes a los empleados y obreros, etc.

Emitir bonos populares redimibles a cierto plazo, y en condiciones tales
que por su atractivo absorban los fondos que actualmente se depositan co-
mo ahorros, a fin de invertirlos en la construccin de viviendas econmi-
cas.

Hacer obligatoria la inversion, en inmuebles destinados a resolver el pro-
blema de la habitacin econmica, de los depsitos de garanta que a veces
exige el propietario antes de alquilar su casa, depsito que seria hecho en
una institucin official y reconocido por un document, y de cierto porcen-
taje de las partidas siguientes:

a) Fondos de Reserva de las CompafIMas de Seguros, del Seguro
Obrero, del Seguro del Empleado, etc.

b) Fondos de Retiro correspondientes a los empleados particulares;

c) Sobre utilidades comerciales e industriales;

d) Depsitos de ahorros, etc.









Disposiciones
Legales, Crditos
y Plus Valio


Prioridad para el
Grupo de Bajos
Ingresos


Ahorro y Prstamo






Planificacin
National


6. Dar efectividad a las disposiciones legales que facultan la aplicacin
de ciertos recursos a la adquisicin de viviendas y la inversion de primas,
participacin de utilidades, subsidies del Municipio, del Estado y de las
empresas particulares, etc., con el mismo objeto.

Otorgar ms amplio crdito a las cooperatives de habitacin econmica,
especialmente a las que mediante el esfuerzo y la participacin direct de
sus socios, estn en aptitud de acometer planes para la urbanizacin de
terrenos y construccin de casas higinicas y para la fabricacin de los
materials de construccin susceptibles de elaborarse con las materials
primas y elements locales.

Se hace necesario recurrir al subsidio del Estado para llenar el vaco que
la empresa particular, an en su natural expectativa de utilidades, no pue-
de llenar. Para la construccin de casas mnimas destinadas a los grupos
de pocos recursos es necesario contar con el auxilio pdblico en forma de
subsidies*. El Estado debe cumplir con esta funcin social.

Una parte important de los programs de viviendas puede financiarse me-
diante un bien concebido y planificado aprovechamiento de la plus-vala de
los terrenos.

Se recomienda que el aprovechamiento de la plus-vala se lleve a cabo en
tal forma que no perjudique o pese sobre los terrenos que tienen o puedan
tener uso residential, especialmente para viviendas de bajo y de median
costo.

7. Los programs oficiales del alojamiento deben principalmente satisfa-
cer las necesidades del grupo que est menos provisto de medio econmi-
cos. Por consecuencia es necesario estudiar las condiciones de las vi-
viendas ocupadas por este grupo y determinar qu porcentaje de stas se
encuentra en estado ruinoso e insalubre.

El Estado puede encarar el problema de la vivienda de costo medio; pero
su funcin principal es solucionar el problema de la vivienda entire las gen-
tes menos pudientes.

Bajo tipos de intereses, si es que pueden conseguirse, y largos plazos de
amortizacin son condiciones indispensables de los programs de hogares
mnimos para la poblacin de escasos medios econmicos.

8. Realizar amplias investigaciones de los mtodos de "ahorro y prsta-
mo" como se les utiliza en Mxico para todo tipo de vivienda con el ob-
jeto de bastantear las posibilidades de adaptar al medio de cada nacin ta-
les sistemas en la financiacin de viviendas para las classes de medianos
recursos.

9. Se acepta como principio que la planificacin national econmica es un
medio lgico de llegar a la resolucin de muchos problems, entire ellos,
el de la vivienda.


* La Delegacin de Mxico no acepta esta solucin.









Al aceptarse la planificacin econmica national se acepta como conse -
cuencia lgica la polticade que los recursos para la vivienda provengan
del fondo comn del presupuesto national, pero no se propone tal concept
como condicin previa en los programs de viviendas. Para llevarlos a
cabo los institutes encargados de dicho problema deben continuar recau-
dando sus fondos de las fuentes actuales y abogar an por la obtencin de
impuestos especiales y de subsidies estatales.

10. Realizar un studio amplio de los "medios y recursos econmicos y fi- Estudio de Medios
nancieros que pueden ser canalizados hacia la construccin de viviendas. ". Econmicos

Realizar un studio "indice de las necesidades en material de alojamiento,"
para as lograr una expresin cuantitativa del problema, y relacionarlo
con el studio de medios y recursos econmicos y financieros. En esta
forma se lograra elaborar, conforme a la realidad local, un plan de tra-
bajo, un program de accin.


11. Conviene llegar a un escalonamiento de tasas de alquiler, proporcional
a la capacidad de pago de los diversos grupos de ingresos que se benefician
con los programs estatales del alojamiento. La capacidad de pago se juz-
gara:

a) Segn el monto del ingreso familiar;

b) Segn el nmero de miembros de la familiar.

12. Utilizar el catastro con criterio social para que la explotacin de latie-
rra cumpla con su funcin de beneficiary a la persona y a la comunidad:
a) en lo urbano, regular el valor del terreno, senalar zonas de reserve,
fijar normas al desarrollo urbanstico, etc. b) en lo rural, zonificar e in-
dicar sistemas y calidades de cultivo.


Tosas de Alquiler


El Catastro con
Criterio Social


13. Recomendar a las Universidades e Instituciones especializadas elfomen- Tcnicas y
to de la investigacin cientfica de los problems tcnicos de la construc- Materiales
cin buscando materials y procedimientos nuevos o sistematizando los
existentes a fin de abaratar los costs.

Desarrollar los materials y mtodos de construccin locales y fijar nor-
mas para los mismos.

Adoptar la prefabricacin para distintos elements de la vivienda barata.

Ofrecer, mediante la unin de las naciones latinoamericanas, un slido
mercado atractivo a los industriales norteamericanos con el objeto de que
stos produzcan artculos disenados de acuerdo con los tipos, niveles yne-
cesidades de la vivienda econmica de dichos pases.












PARTE B:


FORMULACION

DE PRINCIPIOS

Y METODOS







Con base en el anlisis efectuado en la primera par-
te, debera ser possible examiner los principios, di-
rectivas y mtodos que han de determinar la elabora-
cin de los programs de construccin de viviendas.
La clarificacin de la poltica a seguir en este cam-
po es esencial. Podra existir, por ejemplo, el pe-
ligro de que la mera construccin de viviendas por
agencies pblicas con los recursos ahora disponibles
no constituira sino una simple gota en el ocano de
las necesidades. beneficiando nicamente unas pocas
families selectas y agotando pronto los fondos dispo-
nibles, sino contribuir materialmente a la solucin
del problema de la vivienda. No se pone en duda la
necesidad de que la agencia official construya vivien-
das baratas; pero si se discute la tesis de que ciertas
actividades y fondos bien podran ser encauzados ha-
cia remedios bsicos, tales como investigaciopes;
adiestramiento de trabajadores especializados en el
gremio de la construccin; educacin para el mejor
uso de los equipos domsticos y otras medidas sus-
ceptibles de reducir los gastos y estimular la cons-
truccin de viviendas.

Fu de capital importancia en las discusiones la de-
cisin que se tom respect al problema de saber si
se quera beneficiary al mayor numero possible de per-
sonas, quizs por medio de mejoras relativamente
simples y a bajo costo por familiar, c se emprende-
ran programs ms ambiciosos en beneficio de un
ndmero limitado de families y a alto costo por uni-
dad de vivienda.
Habra que determinar la proporcin entire viviendas
urbanas y rurales; el plan de accin en material de
arriendo o venta, y muchos principios ms. El exa-
men crtico de las experiencias del pasado puede a-
yudar a trazar pautas para futuros programs.









SUMARIO DEL PROGRAM




TEMA 4: PROGRAMS DE POLITICAL DE VIVIENDA URBANA Y RURAL


Discusin de la poltica a seguir y los principios relatives a los programs naciona-
les de la vivienda para los diversos grupos de la poblacin. Vision crtica delas ex-
periencias del pasado.

a. Families Urbanas de Escasos Recursos

La eliminacin de arrabales y la creacin de programs de la vivienda popu-
lar como funciones que ataflen al Estado. La necesidad de subvencin, la po-
ltica de vender o alquilar, aptitud de las families para beneficiarse de los
programs, tipos de viviendas.

b. Families Urbanas de Medianos Recursos

La produccin de viviendas para el grupo de medianos recursos como el cam-
po propicio para la iniciativa particular, con el apoyo, asistencia y estmulo
del Estado.

c. Families en las Areas Rurales

Consideracin de las caractersticas peculiares de la vivienda rural, dando
nfasis al mtodo de "ayuda propia dirigida", a mejoras sanitarias mnimas,
y a la instruccin a las families en el cuidado y reparacin de sus casas.

TEMA 5: BASE ADMINISTRATIVE DE LOS PROGRAMS OFICIALES DE LA
VIVIENDA POPULAR

Los instruments legales y administrativos ms adecuados para la produccin de vi-
viendas, bajo la tesis que alguna forma de intervencin del Estado es necesaria. La
cooperacin interamericana en el campo de la vivienda y urbanismo.

a. Organismos Oficiales de Vivienda Popular

Las formas ms adecuadas para establecer, dentro del engranaje guberna-
mental, los organismos oficiales de la vivienda: Dependencia o autonoma,
jurisdiccin, coordinacin con otros organismos, organizacin internal.

b. Legislacin

Necesidad de legislacin national que declare que la solucin del problema de
la vivienda atafle al Estado; que establezca agencies nacionales de la vivienda;
que siente los objetivos generals de dicha legislacin, como declaracin de
principios y poderes, etc.

c. Cooperacin Interamericana

La necesidad de intensificar la cooperacin international de los organismos
oficiales de la vivienda. La promocin de un efectivo intercambio, por medio









de informaci6n, canje de tcnicos, conferencias, seminarios, publicidad.
Enfasis sobre ayuda tcnica international (como en el Punto 4, poltica de
los EE. UU. enunciada por el Presidente Truman).


TEMA 6: EL PLANEAMIENTO URBANO Y LOS PROGRAMS DE VIVIENDA

Discusin de los elements que vinculan el desarrollo urbano con los programs de
vivienda, con nfasis en la necesidad urgentes del urbanismo modern.

a. Las Unidades Vecinales de Vivienda

Concepto modern de la unidad vecinal. Sus elements, tales como centro
comunal, escuela, iglesia, comercio, parques y campos de recreo, centro
de salubridad. Sus servicios pdblicos, tales como agua potable, fuerza elc-
trica, cloacas, calls, transport. Sus normas de disefio, tales como den-
sidad de la poblacin, orientacin solar de los edificios, tipos de viviendas,
tamaflos de manzanas, etc.

b. La vivienda en Relacin con los Otros Elementos de la Ciudad

La localizacidn de las reas residenciales en relacin con las reas dedica-
das a industrial, trnsito, comercio, etc.


TEMA 7: ESTIMULO DEL APOYO POPULAR

Exploracin de los mtodos por medio de los cuales puede organizarse la comunidad
para dar apoyo a los programs de la vivienda popular.

a. Necesidad de Estimular el Apoyo Popular

Discusin sobre la tesis que el interns y la accin con respect a la vivienda
de parte de todos los segments de la poblacin es esencial para el xito de
los programs de la vivienda popular.

b. Grupos de la Comunidad

Anlisis de los grupos populares de la comunidad que pueden y deben activa-
mente apoyar programs de la vivienda, tales como sociedades, profesiona-
les, cooperatives, grupos de bienestar social, clubs, Iglesia, sindicatos, etc.

c. Accin Popular

Mtodos para organizer y coordinar todos estos grupos y actuar por medio
de comits voluntarios establecidos por las mencionadas organizaciones con
el propsito de lograr accin para la vivienda con campaias de educacidn y
publicidad, etc.









Tema 4: PROGRAMS DE POLITICAL DE VIVIENDA URBANA Y RURAL




EXPOSITION


Segn lo ha indicado nuestro anlisis anterior, la poblacin puede clasificarse muy superficial-
mente en cuatro puntos bastante distintos, a saber: families rurales; families urbanasde es-
casos recursos; families urbanas de rentas moderadas; y families acomodadas. El ltimo
grupo no nos interest aqu. Es necesario analizar el plan de accin a seguir en la construc-
cin de viviendas para cada uno de los tres primeros grupos, que requieren individualmente
tipos diferentes de programs de viviendas. Un examen aparte exige el tipo de viviendas para
grande compaflas mineras, petroleras, etc. aunque puedan ser clasificadas como urbanas o
rurales.

a. Families Urbanas de Escasos Recursos

Se reconoce ahora generalmente que la operacin continue de programs de construccin de vi-
viendas para families de escasos recursos puede conseguirse nicamrente a bhse de un subsidio
no restituible que represent la diferencia entire el cost normal de la produccin, financiacin
y administracin por unidad de vivienda, y la suma que la familiar pueda destinar al pago del al-
quiler. La forma que se dar a este subsidio quedar determinada por cierto nmero de consi-
deraciones locales. Merecen un studio muy detenido ciertos mtodos que various passes han
observado, como por ejemplo, la libre entrega de terrenos por el gobierno; reduccin de los
tipos de inters por debajo de niveles normales, subsidio en dinero para la construccin de ca-
da vivienda; contribucin mensual o annual para el pago de la diferencia entire los gastos del man-
tenimiento y los alquileres cobrados. Corr.o consideracin principal debe tenerse present el
necho de que una parte de los fondos asignados a los programs de las viviendas baratas no ten-
drn reembolso. Por consiguiente, un program de largo alcance depender generalmente:
a) de fondos que se puedan disponer para inversiones a largo plazo con bajos tipos de inters,
y b) de apropiaciones adicionales a utilizar en forma de subsidies no reintegrables para elpro-
grama.

Desde que las families de rentas reducidas requieren un program de vivienda subvencionado,
ya no se discute la necesidad de una intervencin gubernamental. En la actualidad casi todos
los pases del mundo han establecido oficinas pblicas encargadas de la ejecucin de progra-
mas de construccin de viviendas baratas. As se ha dado fin a una controversial que habaque-
dado pendiente por much tiempo. Ahora se empieza a admitir como un hecho consumado que
el mejoramiento de las condiciones de alojamiento para families de escasos recursos pertene-
ce correct y justamente a la esfera de las responsabilidades gubernamentales. Ms adelante
se examinar la forma organizadora de tales organismos pblicos de viviendas.

Ciertas instituciones de la vivienda opinan que debe fijarse un limited mximo para las rentas
y families beneficiaries de tales programs de viviendas subvencionados por el Estado. Otras
han formulado various criterios segn los cuales se determinara la eligibiliaad de las families,
como, por ejemplo, las families que se han de considerar deben vivir en casas insalubres; de-
ben tener cierto nmero mnimo de miembros; deben merecer confianza, etc. Indudablemen-
te son de gran importancia buenas tcnicas y procedimientos sistemticos para la seleccin
de las 'amilias. Ha habido casos en que proyectos de viviendas han quedado abandonados por
no haberse terminado an la elaboracin de normas y procedimientos para la seleccin de fa-
milias. En otras circunstancias se comprob que, despus del cuidadoso examen de los aspi-
ranter elegibles, su nmero era 10 veces ms alto que el nmero de habitaciones disponibles,
debiendo e.ntonces la suerte determinar las prioridades.








Desde hace tiempo se ha debatido el problema de saber si las viviendas deberan venderse o al-
quilarse a las families de escasos recursos. El Primer Congreso Panamericano de la Vivien-
da Popular se pronunci decididamente en favor de una poltica que da la preferencia a lacons-
truccin de viviendas individuals cuya propiedad pueda ser adquirida por families de escasos
recursos. En los Estados Unidos, Per, Chile, Brasil y Argentina se ha adoptado, por lo me-
nos para una parte de las casas construidas, la prctica de alquilar. Esta norma ha llegado a
predominar en Panam. En realidad, en los Estados Unidos y Per estn graduados los alqui-
leres segn los ingresos de las families sin considerar el tamaflo de la casa-unidad. Varias
autoridades destacan las dificultades administrativas que surgeon de la graduacin de los alqui-
leres.

Los que favorecen la poltica de vender arguyen que la propiedad constitute un aliciente parala
estabilidad y el mejor cuidado de la casa, y que ella previene tambin la propagacin del co-
munismo. Sin embargo, en algunos pases (por ejemplo Costa Rica) se comprob que la con-
servacin de las casas dadas en propiedad quedaba asegurada con mayor eficacia por medio de
una oficina central, habindose, por eso, incluido en los pagos mensuales una determinada su-
ma para el fondo de reserves destinado a las necesidades de la conservacin de los inmuebles.

Las siguientes consideraciones han servido para justificar la poltica de alquiler:

1) En realidad, un nmero mayor de families urbanas de escasos recursos son ms
bien locatarios que dueflos de casas o terrenos. La experiencia de las agencies
pblicas de la vivienda ha demostrado el valor econmico y la eficiencia de la
prctica de alquilar.

2) La mayora de las families en la clase econmica de families de escasos recursos
para las que est destinado este program, no se encuentran en la posicin finan-
ciera de ser duefos de casas sin subsidio considerable para cada familiar. La ex-
periencia en otros pauses ha comprobado que a menudo se revenden las casas ven-
didas a ciertas families a expenses del erario pblico, porque las families no te-
nan los medios necesarios para el cuidado de la propiedad.

3) La provision de viviendas para el grupo de escasos recursos require por cada vi-
vienda un subsidio gubernamental para cada familiar. No se consider ser correct
poltica pblica la discriminacin que permit a un grupo particular de personas la
adquisicin de propiedades a expenses de fondos pblicos obtenidos en su totalidad
de la comunidad. Las families cuyos ingresos les permit adquirir casas, debe-
ran en general obtenerlas por intermedio de empresas privadas, como lo indica-
mos ms adelante al tratar del program de viviendas para la clase media.

4) Los programs que implican fondos pblicos deberan esforzarse por hacer econo-
mas decisivas con el fin de producer el mayor nmero possible de viviendas al m-
nimo costo factible por unidad. Los tipos de casas de alquiler pueden construirse
ms densamente y a un costo ms bajo que las casas individuals para vender.

En various pauses (por ejemplo los Estados Unidos) se ha defendido y aplicado el principio de fi-
jar un nivel lmite para el costo de viviendas construidas con subsidies oficiales.

En lo que atafe a la seleccin de los tipos de viviendas, la casa para una sola familiar, conside-
rada como el ideal, no se ha juzgado en muchos pases como suficientemente prctica para los
fines perseguidos por los programs de viviendas baratas, debido a su costo excesivo. Se da
la preferencia a las casas en series, departamentos y otros tipos mltiples de viviendas que per-
miten reducir substancialmente el costo de la construccin, compra de terrenos e instalacin
de obras de utilidad pblica.








Muchas agencies de viviendas han adoptado,como gula para la elaboracin de sus proyectos, un
conjunto de normas mnimas para viviendas salubres y sanitarias. Incluyen criterios tales co-
mo superficie cubierta por habitacin; nmero de piezas; tipo de instalacin sanitaria, cons-
truccin,densidad y otros factors de planificacin.

An cuando se pueda recomendar vivamente la prctica de adoptar tales normas mnimas, su
nivel debe coordinarse con las condiciones locales, ante todo el nivel de vida, y normas dema-
siado altas podran ser tan daflinas como normas excesivamente bajas. Ciertamente en pases
que tienen nivel de vida relativamente bajo, las normas para la construccin de viviendas debe-
rn ser, por razn de economa, las ms bajas posibles, sin que perjudiquen la salud.

Contrariamente a lo que se cree en general, se puede demostrar aunque algunos tericos
bien intencionados estn elevando constantemente las normas para la construccin de vivien-
das que en realidad, durante los ltimos anos, la calidad de las viviendas destinadas a los
grupos predominantes de la poblacin ha ido deteriorndose ms bien que mejorndose. Esta
observacin se refiere especialmente a las zonas urbanas de muchas ciudades tanto en Am-
rica Latina como en Europa. Como factors determinantes pueden citarse entire otros: los
efectos de la inflacin monetaria; falta de construccin de casas durante la guerra; rpido cre-
cimiento de la poblacin, etc. Sera convenient recorder estos factors al fijar con buen sen-
tido las normas para la construccin de viviendas.

b. Families Urbanas de Medianos Recursos

Las families urbanas en la categora de ingresos modestos comprenden: artesanos, traba-
jadores especializados, pequefos almaceneros, y empleados de oficinas, de remuneracin su-
perior al promedio de los salaries corrientes. Las empresas particulares bien podran satis-
facer, dadas ciertas condiciones favorables, las necesidades de estas families, pues la capa-
cidad de este grupo de pagar alquiler se acerca a la suma que se require para el pago de una
casa adecuada sin subsidio director de parte del gobierno. Adems no puede dudarse de la con-
veniencia de ver la iniciativa privada participar al mximo en los proyectos nacionales de la
vivienda.

Parece que la industrial privada podra tender a los intereses de las families de modestos re-
cursos, con tal que se organic la produccin de viviendas a base de prstamos a intereses mo-
derados, con reembolso a largo plazo y pequefto pago al contado. Se ha comprobado que la a-
plicacin de tales condiciones favorables de financiacin por empresas particulares presupone
ciertas formas de incentives y garantas pblicas, que pueden calificarse de formas indirectas
de subsidies o asistencia. La experiencia tambin ha revelado que, a menos que haya seme-
jante asistencia, el capital privado est mal dispuesto a entrar en este mercado. Existenprue-
bas en determinados casos, que, a pesar de la autorizacin legal al respect y el estimulo ofi-
cial, en grado moderado, la iniciativa privada no ha estado pronta para interesarse en la pro-
duccin de viviendas para families de medianos recursos. En conclusion puede afirmarse la
necesidad de que las autoridades pblicas dirijan e intervengan de manera positive y decidida
en estas actividades con fines de obtener, o hasta de imponer la participacin del capital pri-
vado en la financiacin de los programs de viviendas para families de ingresos moderados.

Se han usado, en combinacin parcial o entera, los siguientes incentives: oferta de facilida-
des; exencin de impuestos; garantas del gobiernos a tipos mximos de inters (el 5% puede
considerarse normal); garanta hipotecaria hasta cierta suma, creando un fondo de reserves
para tal propsito; redescuento hipotecario de una institucin central; organizacin de corpo-
raciones mixtas en las que el gobierno provee parte de los fondos iniciales en forma de capital
y terrenos; disposiciones especiales para la expropiacin de terrenos que se necesitan para
la construccin de viviendas; franquicia aduanera para maquinaria, equipos y materials; exen-
cin taxativa inicial para ganancias; instalacin de servicios de utilidad pblica; pavimentacin
de calls por las municipalidades, etc.









Ocasionalmente se ha recurrido al mtodo de la inversionn forzada", obligando, por ejemplo,
a grandes empresas a invertir una proporcin especfica de sus ganancias netas en obligacio-
nes para la construccin de viviendas.

En los esfuerzos tendientes a atraer ahorros y depsitos en favor de la venta de casas al conta-
do, desempena un important papel laconstitucin de sociedades de prstamos y ahorros para
construir. Buenos incentives han sido intereses pagados sobre depsitos, an cuando de tipo
bajo (en su mayor parte inferior al 2%) as como determinadas formas de loteras, tales como
premios en dinero y prioridades para la compra de casas.

Se defiende igualmente la tesis de que el gobierno, por dar ciertas concesiones, tambin tiene
el derecho de establecer controls apropiados con miras de asegurarse que el program bene-
ficie de hecho a aquellas families para las que est destinado. Han sido de utilidad, por ejem-
plo, las medidas de imponer normas mnimas de diseflo y construccin; de fijar un lmite m-
ximo para el precio de las casas (incluso el terreno) y el imported de las hipotecas. Se ha exa-
minado la relacin mutua entire estos dos valores, habindose manifestado un consenso general
que los pagos iniciales al contado no pueden exceder el 25% y ms frecuentemente el 10% para
la gente de reducidos ingresos. Se han aplicado escalas graduadas para fijar el precio de las
casas. A menudo se fijan tipos mximos de inters (el 6% es de uso frecuente) y este mtodo
ha servido tambin para determinar ganancias mximas en forma de dividends limitados.

Se han reglamentado los plazos para la amortizacin, prologndolos tanto como sea possible y
compatibles con la duracin calculada de los inmuebles (los plazos oscilan entire 15 y 25 anos).

Los fondos provenientes de compaflas de seguros de vida a instituciones de seguridad social
han constitudo fuentes adecuadas de capital a dividends limitados para la construccin de vi-
viendas en beneficio de la poblacin de medianos recursos.

Promete much el ensayo de resolver el problema de la construccin de viviendas para fami-
lias de ingresos moderados por intermedio de cooperatives. Frecuentemente los gobiernoshan
tomado medidas susceptibles de fomentar y apoyar la organizacin y el desarrollo de coopera-
tivas de la construccin de viviendas. La asistencia prestada no ha consistido nicamente en
privilegios y facilidades financieras, sino que tambin en asistencia tcnica con miras de orga-
nizar, administrar, elaborar y ejecutar proyectos cooperativos para la construccin de vivien-
das. En general se ha insistido en la conveniencia de facilitar la adquisicin de la casa propia,
alcanzando asf la poltica de vender un predominio sobre la de alquilar. Esta evolucin ha con-
ducido a la construccin de casas unifamiliares, mientras que por razones de economa, no se
ha descartado la conveniencia de construir casas para dos families y viviendas en series. En
zonas cntricas de ciudades, cuyos terrenos son carfsimos, la provision de apartamentos de
alquiler o para vender ("propiedad vertical", "propiedad horizontal", "venta por piso", etc.)
ofrece a menudo la nica solucin prctica desde el punto de vista econmico.

Son multiformes los proyectos de viviendas para families de medianos recursos. Los bancos
ofrecen facilidades para prstamos e hipotecas; las instituciones de seguridad social crean
agencies de viviendas para sus propios miembros o para el pdblico en general; se establecen
cooperatives de la construccin; se organizan corporaciones privadas o mixtas de construccin
de vivienda. Todos esos mtodos no se excluyen mutuamente, al contrario, pueden y deberan
coexistir, de acuerdo con las caractersticas de cada pas. Sin embargo, mientras se fomenta
la diversificacin de los tipos de organismos de la vivienda, tambin es deseable organizer una
oficina central que se encargue de la coordinacin de todas las iniciativas aisladas as como del
studio de los aspects globales de los programs de construccin de viviendas.

La manera de poner en prctica semejante program de viviendas constitute un problema de
gran importancia. Muchas veces se han acordado prstamos a individuos y pequefos construc-
tores para la edificacin de sus propias casas. En ciertos pauses se ha comprobado que pueden









obtenerse mayores resultados y economas en la ejecucin de programs de viviendas por inter-
medio de una agencia o corporacin que disefa y construye en gran escala sus propios proyec-
tos, vendiendo despus las casas terminadas a los interesados. Pueden aducirse arguments
a favor de ambas parties. Los emprstitos en beneficio de individuos provocan la iniciativapor
parte de cada familiar, favoreciendo as la divulgacin del program sobre una vasta zona geo-
grfica. Los proyectos en gran escala permiten la contratacin econmica de los servicios de
experts tcnicos y las economas gracias a la produccin en masa y la estandarizacin. Igual-
mente facility el slido planeamiento de zonas residenciales en vez del desarrollo desordenado
de la edificacin.

c. Families en las Areas Rurales

Generalmente se puede decir que el mejoramiento de las viviendas rurales ha merecido muy
poca atencin, aunque en pauses como Colombia y Venezuela estn realizndose vastos progra-
mas. A pesar de que los proyectos de la mayora de las agencies pblicas de la vivienda tra-
tan de las viviendas rurales y urbanas prcticamente se han concentrado todas las actividades
en la edificacin urbana.

Muchos pases latinoamericanos mantendrn ciertamente por much tiempo an su economa
agraria, a despecho de su creciente industrializacin. Ya es tiempo de preocuparse ms dete-
nidamente del problema de la vivienda rural.

Al esbozar un program de largo alcance deben considerarse los siguientes hechos:

1) El nmero de las families rurales que necesitan mejores casas es muy grande. La ca-
pacidad de stas para pagar por su alojamiento es excesivamente limitada. El nivel
educational de la poblacin agrcola es muy bajo y tradiciones fuertemente arraigadas
prevalecen.

2) Debe mantenerse muy bajo el costo de realojar una familiar, si se quiere beneficiary a
un nmero considerable de personas con los limitados recursos iniciales. Por consi-
guiente, deben establecerse normas modestas y extremadamente realistas con miras
de hacer hincapi en unos pocos factors de mejoramiento de importancia fundamen-
tal Deben aplicarse lo ms possible materials y mtodos de construccin que pre-
dominan en la region.

Los dos tipos generals de la vivienda rural son casas para agricultores independientes y vi-
viendas para trabajadores agrcolas de haciendas.

En lo que ataife al agricultor independiente el anlisis que antecede ha demostrado que, segn
la tradicin generalmente observada, l construye su propia choza con la ayuda de su vecino
utilizando materials locales fcilmente accesibles. Efectivamente, en vista de la falta de en-
tradas en dinero para pagar ni siquiera los ms elementales materials de construccin, como
por ejemplo, clavos, parece ser ste el nico mtodo de edificacin mejorada para zonas rura-
les de un nivel de vida excesivamente bajo. Un program susceptible de fomentar vitalmente
las posibilidades del trabajo de "ayuda propia dirigida" contribuira muy significativamente a
los esfuerzos tendientes a mejorar las actuales condiciones primitivas de la edificacin rural.
En la primera parte de esta ponencia nos hemos referido a la potencialidad de los recursos que
podran emanar de la "ayuda propia dirigida" prestada por la mano de obra existente en el campo.

En la edificacin de viviendas rurales se podran aplicar los mtodos de "ayuda propia", orga-
nizada, bajo la direccin y con el apoyo financiero por parte de la agencia pblica de la vivien-
da, con el propsito de aprovechar el trabajo del campesino, ante todo durante la temporada en
su inactividad estacional. Materiales, en primer lugar para instalaciones sanitarias, pueden








entregarse a families agrcolas, e instructors especiales las adiestrarn en su uso. La ma-
quinaria se prestar bajo inspeccin y se proyectar una casa pequefia, pero de tamafo apro-
piado, construyndola como modelo.

En Puerto Rico han dado gran resultado los llamados proyectos de "terrenos y servicios pbli-
cos" (land and utility). De acuerdo con tal program, se entregan a las families parcelas de
terreno que ya figuran en un plan de urbanizacin y ya tienen las instalaciones sanitarias pbli-
cas; asI pueden edificar sus propias casas o trasladarlas de los antiguos solares al nuevo sitio.
La aplicacin ms general de los programs de "ayuda propia" fue ltimamente recomendada
por Mr. Jacob L. Crane de la Housing and Home Finance Agency de los Estados Unidos, en sus
studios sobre la vivienda tropical.

El principio de la "ayuda propia auxiliada" puede aplicarse igualmente bien, an cuando enotra
forma, a la edificacin obrera en fincas y haciendas. Podran orientarse quizs algunas inicia-
tivas al respect hacia la cooperacin entire la agencia official de la vivienda, los propietarios y
los trabajadores, conforme a las siguientes directives:

1) La agencia official de la vivienda suministrar todos los servicios tcnicos, incluso
el diseno de unidades de viviendas, plans models, especificaciones, clculos de
costs y estricta vigilancia de la construccin. Bajo inspeccin adecuada se pres-
tarn herramientas y maquinarias.

2) Los propietarios suministrarn en dinero los medios para la financiacin hasta el
20 al 30 por ciento del capital en cuestin. Se puede elaborar algn mtodo que
permit deducir cierta suma para destinarla a la creacin de un fondo de la vivienda.

3) Los trabajadores suministrarn el equivalent, digamos del 20 por ciento del costo,
en forma de mano de obra no especializada en las tareas constructors.

4) La agencia official de la vivienda financiar la diferencia que podra ascender del 50
al 60 por ciento del costo total, en forma de un emprstito amortizable a un tipo
moderado de inters sobre un plazo de 10 aflos. Asegurarn el reembolso de em-
prstitos los pagos mensuales del propietario.

Anteriormente a la edificacin debe efectuarse, naturalmente, la ms detenida investigacin
respect de los tipos ms adecuados de viviendas y sus normas mnimas, as como los mate-
riales apropiados y mtodos de construccin, siempre teniendo en cuenta la conveniencia de
aprovechar los recursos locales.

Podran fijarse normas mnimas elementales, segn los criterios que se enumeran a continua-
cidn:

1) Provisin de agua potable, a una distancia razonable de la casa.

2) Provision de instalaciones sanitarias, por simples que sean, para eliminar los
desperdicios humans.

3) Separacin absolute entire el espacio de preparacin de alimentos y el espacio
habitable de la familiar, en tal forma que impida la penetracin del humo en este
ltimo.

4) Un cuarto para vivir y dormir suficientemente grande para permitir su subdivi-
sin en dos o tres sectors con el fin de separar a los niflos de los padres.








5) Prtico cubierto.

6) Pisos duros y lisos; techos y paredes impermeables; construccin resistente.

7) Luz natural convenient; ventilacin natural.

8) Drenaje adecuado e higienizacin de los terrenos que circundan las viviendas.

La experiencia nos ha demostrado que la forma ms eficaz de mejorar el nivel de vida en zonas
rurales consiste fuera de programs de viviendas en medidas gubernamentales preconizan-
do entire otras las construccin de carreteras, la instalacin de usinas elctricas, la instala-
cin de servicios de asistencia social y salud pblica; adems, el progress en el campo de la
vivienda est fntimamente relacionado con la estructura del sistema de propiedad inmobiliaria,
el analfabetismo y los mtodos aplicados en el cultivo de la tierra en general. Por eso parece
convenient averiguar la posibilidad de incorporar los programs de la vivienda en nuevos pro-
yectos de planeamiento regional.








RESUME DE LAS DISCUSIONES


SLos Hechos

1. La familiar tiene o adquiere mayor estabilidad mediante la propiedad de La Propiedad: Aspirea
la casa (patrimonio familiar). ci6n Humana Natural

Al proporcionar viviendas en propiedad, se satisface una natural aspira-
cin humana. Los padres tienen el aliciente de la perspective de propor-
cionar a sus hijos un hogar propio.

En favor de la casa obtenida en el sistema de compra-venta puede decirse
que sta ser cuidada y mantenida en buen estado de reparacin, con mu-
cho ms esmero que si fuera arrendada.

Sin embargo, en algunos pauses se consider que la misin fundamentalde
las instituciones de vivienda econmica no es hacer propietarios, sino me-
jorar las condiciones de la casa y resolver el problema de la habitacin
higinica.

Dada la situacin econmica actual, ante la imposibilidad de la familiar de
limitados recursos de ser propietaria de la casa que necesita, interest
alquilarle una vivienda higinica al alcance de su capacidad de pago.

El problema del cuidado de la vivienda, cuando el interesado no sabe usar-
la, no se resuelve otorgndola en propiedad o en alquiler, sino educando a
las families a habitar adecuadamente en la casa.

Una solucin integral del problema de la vivienda ineludiblemente tendra
que defender del mejoramiento general del nivel de vida de la poblacin.

2. El alquiler econmico correspondiente a la vivienda es la cantidad que Arrendamientos
se debe pagar para que sin subsidies se cubra los gastos respectivos.

Entre las ventajas del arrendamiento se encuentra la de que el arrenda-
miento no constitute un obstculo a la movilidad de las families que cons-
tantemente cambian de sitio de residencia en busca de fuentes de trabajo.


En pro del arrendamiento puede decirse que permit amortizar a ms lar-
gos plazos; por consiguiente las primas de alquiler pueden ser much ms
bajas que las imperantes en los sistemas de compra-venta.

La familiar de reducidos ingresos padece de inestabilidad econmica. Ade-
ms al casarse los hijos, la familiar por lo general deja de percibir lacon-
tribucin de stos al fondo de subsistencia familiar y si la familiar habitat
una vivienda arrendada est en la posibilidad de cambiar de alojamiento
buscando una casa ms barata y ms pequefia, pues sus necesidades de es-
pacio han disminuido.









Intervenci6n del 3. El Estado, como gerente del bien comn, estimula, asiste, apoyayre-
Estado gula pero no absorbe, la iniciativa particular en la construccin de vivien-
das para las families de medianos recursos.

La vivienda protegida con subvencin es slo para las families de escasos
recursos; sus adjudicatarias no pueden ser families de medianos recursos,
pues stas son clientele del inversionista particular.

La buena habitacin significa para el Estado al mismo tiempo que aumento
de bienestar cvico y social, disminucin de gastos destinados a asistencia
social.

La intervencin del Estado para solucionar el problema de la habitacinde
las families econmicamente subnormales, no excluye a la iniciativa pri-
vada en su campo correspondiente. La distribucin indiscriminada de ca-
sas en propiedad como ddiva por el Estado fomenta un espritu de inicia-
tiva entire los favorecidos, quienes se acostumbran a recibirlas sin hacer
ningn esfuerzo por merecerlas. Adems, los gobiernos no tienen capa-
cidad econmica para dar casa gratis a todos los que la necesitan.

Se ha dado reconocimiento general a la idea de que la forma como se lle-
gar a proveer viviendas econmicas a aquellos grupos de la poblacin que
ms las necesitan no puede ser a base de lucro individual.

Se reconoce como un deber estatal el proveer viviendas sanitarias y eco-
nmicas a todas las families que las necesiten y que pese a sus esfuerzos
no pueden conseguirlas por si mismas. Los programs de viviendas son
parte important de los programs de bien pblico emprendidos por los go-
biernos.

Al aceptar que los programs de viviendas mnimas econmicas no pueden
prosperar a base de lucro, no deja de tenerse como una meta saludable y
deseable que el gobierno se vaya retirando de este campo en la misma me-
dida en que el capital privado pueda llevar a cabo dichos programs con
fidelidad y eficacia en la construccin de viviendas para los grupos que la
necesiten.

El temor de algunos grupos de que los programs nacionales de casas po-
pulares lleguen a constituir una competencia desanimadora de la empresa
particular no tiene fundamento, porque: a) las viviendas que construye el
Estado son de tan bajo costo que la industrial particular no lucrara cons-
truyndolas, prueba evidence de ello es la experiencia de que el capital
particular no lo ha hecho; b) el volume de construccin estatal nunca
llega a ser ms de un 5 o 7% del total de las construcciones de cada pas.

El progress de la industrializacin debe ser preocupacin del Estado. El
problema de la vivienda tiene relacin direct con la capacidad industrial
de una nacin.

Experiencias en 4. En Costa Rica se ha considerado en la cuota de la venta a plazos un
Amrica Latina porcentaje dedicado a la reparacin del inmueble.

En los ltimos tres anos el Instituto de Crdito Territorial de Colombia
construy 2600 casas en funds agrcolas; pero estas casas han tenido,









debido al alto precio de los materials y de la mano de obra, un costo ex-
cesivo para la capacidad de pago de los campesinos.

En Panam el Banco de Urbanizacin y Rehabilitacin prepare plans para
que los maestros rurales orientados por el Banco, dirigieran a los campe-
sinos que por s mismos quisieran construir sus casas.

En Argentina, en 1947, se organize la Administracin Nacional de la Vi-
vienda, organismo federal dependiente del Banco Hipotecario Nacional, de-
jando de funcionar la Comisin de Casas Baratas. La Administracin tra-
baja con sus propios planes, tiene una financiacin propia y ayuda a las
provincias y municipios en sus programs. La ley de 1947 establece un
gasto annual de 200 millones de pesos durante 20 afios siempre que el valor
de cada casa no sea mayor de 10,.000 pesos. El Fondo Nacional de la Vi-
vienda se constitute mediante:

a) La venta y locacin de viviendas construidas;

b) Colocacin de bonos;

c) Recursos que terceros pongan a disposicin del Fondo;

d) Remanente de la venta o locacin de inmuebles expro-
piados;

e) Remanentes de otros fondos pertenecientes a obras o ins-
tituciones dedicadas a fines similares, tales como el Con-
sejo Nacional de la Vivienda;

f) Impuestos a espectculos de ftbol.

El alquiler que se cobra es el 3% de la inversion. El Municipio de Buenos
Aires que tiene su Direccin de la Vivienda alquila las casas fijando unal-
quiler que no est sometido a pauta alguna.

En el Brasil las construcciones de la Fundacin de la Casa Popular son ven-
didas al costo con una amortizacin de 6% en 20 anos. Dichas edificaciones
no estn sometidas al cdigo de obras y se encuentran exentas de impues-
tos. Para bajar la cuota no se cobra el valor del terreno, lo cual constitu-
ye una forma de subvencin.

En el Brasil los Institutos de Previsin, cuyo objetivo principal no es su-
ministrar vivienda, invierten parte de sus reserves en operaciones inmo-
biliarias. Obtienen sus fondos de aportes iguales de empleados, emplea-
dores y gobierno cuyo porcentaje varia entire el 4 y el 6% de los salaries
o sueldos de los asociados. Financian la casa propia para sus asegurados
cobrando un mnimo de 6% sobre inversiones hasta 100,000 cruzeiros, he-
chas en edificacin y terreno. El plazo mximo de amortizacin es 20
afios. Tambin construyen viviendas para vender a los no asociados sobre
la base del 10% de inters en 20 aflos. Los altos rendimientos que se ob-
tienen de las operaciones con fines de renta se aplican en subvencionar el
alquiler de casas para sus asegurados a quienes cobra 6% sobre el costo.
Las inversiones en inmuebles se valorizan siempre y evitan la deprecia-
cin del capital. Los Institutos de Aposentadoria e Pensies financial










hasta el 100% del valor de la obra. Esta facilidad permit a muchas perso-
nas, que no tienen suficiente sentido de responsabilidad ni hbitos de aho-
rro, solicitar una casa que abandonan ms tarde lo cual crea problems
especiales. Las casas vendidas por el Instituto son patrimonio familiar,
y como tal inalienables cuando en la familiar hay menores de 18 afos. Des-
graciadamente hay una cantidad enorme de asegurados que se encuentran
en imposibilidad econmica de pagar las cuotas exigidas que son ms bien
para gentes de medianos recursos.

En Chile la Caja de la Habitacin cobra como arrendamiento en promedio
slo el 5% de la inversion. A veces este porcentaje baja a 4% y en otras
ocasiones se eleva. Pero variando adecuadamente el valor de tasacin
del inmueble se compensa los intereses correspondientes y se obtiene el
5% deseado. Tambin construye para venta al contado a otras institucio-
nes, recargando el costo en un 30% a fin de obtener un valor de reposi-
cin que cubra la depreciacin de la moneda.

En el Paraguay el Instituto de Previsin Social, que no tiene como objetivo
principal el construir habitaciones, toma la vivienda como actividad secun-
daria y en ella invierte parte de sus reserves. Los alquileres en el caso
de las viviendas econmicas que edifica representan el 4% del costo.

En el Uruguay el Instituto Nacional de Viviendas Econmicas arrienda las
casas cobrando 3% del valor integral; como el costo del dinero es 6% sub-
venciona dichos alquileres con un 31% que toma de fondos previstos en el
Presupuesto General del Estado. En este pas se est tratando de intere-
sar a los industriales en el campo de la habitacin.

En el Uruguay las sociedades de crdito mutuo o recproco (de ahorro y
prstamo) fracasaron porque las contribuciones de sus socios no eran su-
ficientes para construir casas para todos ellos y haba que alargar dema-
siado los plazos de entrega de las mismas a los que quedaban para los 1l-
timos turnos.


Los Soluciones

Vivienda Econ6mica 1. Hacer accessible la vivienda higinica a las families de escasos recur-
Accesible sos, o disminuyendo su costo, o aumentando la capacidad de pago de sus
ocupantes, o mediante ambas soluciones a la vez.

Rebajar los costs de la vivienda mediante una disminucin en los costs de
los factors siguientes: tierra, materials y mtodos de construccin, por
una mejor tcnica; casa y barrio por un buen planeamiento y buenas nor-
mas; por financiacin en forma ms econmica y amortizacion
a ms largo plazo. La responsabilidad de esta tarea corresponde a la insti-
tucidn encargada especficamente de trabajar en el campo de la vivienda.

Justa Remuneraci6n 2. Reorganizar la economa ponindola al servicio del hombre como ni-
ca solucin mediata de acrecentar el poder adquisitivo de las families de
escasos recursos. Esta tarea est por encima de la institucin encarga-
da especficamente de resolver el problema de la vivienda y es de respon-
sabilidad national.









Otorgar el salario vital, que cubra las necesidades familiares en forma de
prima mvil o asignacin familiar, la cual estar en relacin con la cam-
biante composicin familiar, capacidad econmica y costo de vida.

3. Cubrir la diferencia existente entire el alquiler econmico y la capaci- El Apoyo del Estado
dad de pago de las families de limitados recursos, slo mientras stas se
encuentren en tal condicin, mediante primas o subvenciones a la vivienda
que corrern a cargo del Estado o de los Municipios.

El deber del Estado reside primeramente en la solucin del problema de la
vivienda de los grupos de ingreso ms bajo. La experiencia ha indicado
que el subsidio se hace necesario en estos programss.

La diferencia existente entire el costo de la vivienda y la capacidad de pago
de las families se puede salvar, o rebajando el costo de la habitacin has-
ta igualar la capacidad de pago, o levantando la capacidad de pago hasta
igualar el costo de la habitacin. En cualquiera de estas dos formases
justificable la intervencin del Estado para realizar ese fin.

Se necesita el subsidio del Estado a las families de pocos recursos con el
objeto de darles la posibilidad econmica de pagar una casa higinica; el
subsidio podr tomar varias modalidades a fin de hacerlo flexible.

Lo normal es que cada hombre adquiera la casa por su propio esfuerzo lo
cual despierta su inters psicolgico y efectivo en la misma. Pero el Es-
tado debe facilitar el acceso a la casa ayudando los esfuerzos de aqullos
que no pueden proporcionrsela por sus propios medios debido a la limita-
cin de sus recursos.

El Estado no debe dar sino ayudar a obtener. Por razones de-orden legal
y social y por razones de economa, en el caso del hombre que construye
la casa con sus propias manos, el Estado debe darle directives de orden
tcnico y brindarle facilidades para obtener los elements constructivos a
bajo costo.

Utilizar el mtodo de crdito mutuo legalmente protegido, dedicando a la
construccin de casas econmicas las utilidades obtenidas. El Estado po-
dr contribuir con capitals destinados a evitar la paralizacin de la mar-
cha de las construcciones por razn de la limitacin de los aportes de los
socios.

Llegar a formulas que, asegurando en cada pas de acuerdo a sus peculia-
ridades los programs estatales, no obstaculicen la labor de la industrial
particular en la construccin de viviendas de median costo.

El Estado debe estimular y apoyar a la empresa particular para la cons-
truccin econmica, sanitaria y comfortable de viviendas.

4. El consenso de las Mesas Redondas se pronuncia en el sentido de que Compro-Venta o
ambos sistemas, el de arrendamiento y el de compra-venta, tienen puntos Arrendamientos



* La Delegacin de Mxico no acepta esta solucin.










































La Empresa Privada








Ahorro y Prstamo




Vivienda Campesina


en su haber y puntos en contra. Reconociendo que la propiedad es un fac-
tor de estabilidad social se opt por no marcar una lnea divisoria inflexi-
ble; los programs de viviendas bien pueden considerar los dos sistemas
y an combinaciones de ambos. La corriente predominante se inclina por
el sistema de compra-venta modificado en forma que elimine los defects
de la compra-venta e incorpore las ventajas del arrendamiento.

Hacer que la propiedad privada cumpla con su funcin social, darle flexi-
bilidad y accesibilidad mediante nuevas formas tales como la propiedad
cooperative o la propiedad individual de la fbrica y la propiedad institu-
cional de la tierra.

Algunas delegaciones consideraron que no es possible utilizar los sistemas
de compra-venta para los grupos de bajos ingresos. El arrendamiento es,
de hecho, el sistema ms apropiado para las gentes de ms baja capaci-
dad de pago. Para las families de este grupo cuya situacin econmicava
mejorando puede usarse el arrendamiento con opcin de venta. Es conve-
niente considerar el alquiler como antesala de la propiedad, haciendo sta
accessible especialmente a las families arrendatarias que durante el pero-
do de tiempo que han sido inquilinas demuestren sus condiciones para con-
vertirse en propietarias.

Es necesario incluir en el alquiler mensual una partida que cubra la pri-
mas del seguro de vida del jefe,sostn principal de la familia.a fin de que
sta, en caso de fallecimiento de aqul, se vea liberada del pago de al-
quileres durante cierto tiempo.

5. Atender mediante las instituciones de vivienda protegida s6lo a las fa-
milias cuya capacidad de pago llega hasta cierto porcentaje, que puede ser
75%, del alquiler econmico. Este 25% de diferencia entire los lmites
mximos de ingresos de las families atendidas por las instituciones de vi-
vienda econmica y los lmites mnimos de los clients del inversionista
particular no subvencionado evitar todo rozamiento y conflict entire la
vivienda protegida y la de la empresa privada.

6. Paralelamente se recomienda que deben investigarse los sistemas de
ahorro y prstamo, para darles aplicacin especialmente en el campo del
albergue para las classes de medianos ingresos.

7. No debe descuidarse el problema de la vivienda rural. Los institutes
de la vivienda deben tener departamentos encargados de este problema.
En el tema anterior se lleg a soluciones interesantes con el sistema de
"ayuda propia", estableciendo lo que proporcionaran la familiar y las au-
toridades comunales.































COLOMBIA
Poblacin Muz en Bogot, ter-
de Crdito Territorial.






PANAMA

Barriada deVista Hermosa en
la Ciudad de Panam, constru-
S..r. -* *




COLOMBIA
Poblacin Muz en Bogot, ter-
minada en 1951 por el Instituto
de Crdito Territorial.


PANAMA
Barriada de Vista Hermosa en
la Ciudad de Panam, constru!-
da por el Banco de Urbaniza-
ci6n y Rehabilitacin en 1946.


POBLACIONES


- iSdet- a









.1 _.-_ *'-.>.

COLECTIVOS












CUBA
Viviendas Colectivas en el Parque
Residencial Obrero de La Habana.
Fachada posterior de uno de los
edificios de apartamentos levanta-
dos por el Ministerio de Obras Pu-
blicas.




CHILE
Edificios de Vivienda Colectiva, co-
rrespondientes al Grupo de Antofa-
gasta (Zona Norte del Pas), proyec-
to del Departamento de Arquitectura
y Administracin de Propiedades de
la Caja de Seguro Obligatorio.








Tema 5: BASE ADMINISTRATIVE DE LOS PROGRAMS OFICIALES
DE LA VIVIENDA POPULAR




EXPOSITION


Este tpico trata de los instruments legales y administrativos bajo la tesis que es necesaria
alguna forma de intervencin del Estado. Otro punto que se aborda es la cooperacininterame-
ricana en el campo de la vivienda y de la planificacin.

a. Organismos Oficiales de la Vivienda Popular

En los pases del Hemisferio Occidental las actividades oficiales en material de viviendas to-
man diferentes formas de organizacin, segn las necesidades y caractersticas de cada nacin.
En unos pauses las instituciones de seguridad social son las encargadas de estos asuntos; en
otros, el ministerio de obras pblicas, los bancos hipotecarios nacionales, el ministerio de
trabajo o el de salud pblica son los organismos que emprenden estos programs. Existe, sin
embargo,una fuerte tendencia, justificada por la amplitud y naturaleza del problema, hacia el
establecimiento por medio de legislacin national especfica de organismos oficiales para tra-
tar exclusivamente de todo lo relacionado con los programs de viviendas. Tal es el caso en
los Estados Unidos, Chile, Colombia, Panam y Venezuela. Pero an en los pases que tienen
organismos oficiales de la vivienda ha sido difcil evitar los conflicts de funciones que surgeon
con otras instituciones de ndole semejante. Esto indica que se necesita una coordinacin ms
estrecha para evitar el desperdicio y la duplicacin de actividades; que es imprescindible de-
finir el alcance de las funciones de cada organismo; y que deben agruparse y concentrarse ba-
jo la institucin ms adecuada las actividades ms afines. Toda esta coordinacin es necesa-
ria tanto en un plano national como en un plano local. En algunos pauses, tal como en Brasil,
Argentina o Colombia, los estados, provincias o municipalidades tienen sus propios programs
de viviendas, compartiendo as responsabilidades con el organismo national de viviendas. En
los Estados Unidos la ejecucin y parte de la financiacin de los programs son realizados por
las agencies locales de vivienda (de las cuales hay centenares); pero la poltica fundamental y
la financiacin principal son funciones de la institucin national. Mucho provecho puede sacar-
se de las experiencias de los Estados Unidos en la coordinacin de los programs nacionales
con los estatales y locales; esta coordinacin se ha desarrollado con xito. Al mismo tiempo
debe considerarse la tradicin de los pauses en cuanto a su estructura gubernativa. A excep-
cin de algunos pases, las naciones latinoamericanas han favorecido los gobiernos nacionales
grandemente centralizados. En los paises pequeflos, la carencia de suficientes recursos y de
personal tcnico hacen lgica la concentracin de las actividades en un slo organismo central
encargado de los asuntos de la vivienda. Esta centralizacin la recomienda decididamente el
gobierno de Puerto Rico, basndose en su experiencia favorable al respect.

Otra consideracin de importancia es la separacin o agrupacin de los programs para los
grupos de bajos ingresos, de medianos ingresos, y los rurales; aqu tambin muchodepende
de las caractersticas y del tamaflo de cada nacin. La experiencia ha demostrado casi siem-
pre que, cuando se han agrupado los programs de viviendas urbanas y rurales, el problema
urbano ha recibido consideracin especial a expenses del problema rural. Algunos experts
alegan que la vivienda rural debe agruparse con la colonizacin y otras actividades agrcolas;
pero es dudoso que tal agrupacin tenga xito en los pases ms pequefos.

Igualmente que en el caso de combinacin de programs urbanos y rurales, cuando se han ela-
borado programs conjuntos para viviendas econmicas y viviendas de costo median, las 1ti-
mas han recibido trato preferencial. Se asegura, adems, que las caractersticas de finan-









ciacin de las viviendas para families de medianos ingresos son tales, que presuponen la re-
particin de estas actividades a travs de instituciones bancarias, de seguridad social y de va-
rias otras classes. En los Estados Unidos, la Housing and Home Finance Agency acta como
organismo coordinator principal, dejndose la operacin de los programs de viviendas de ba-
jo y median costo a las diferentes instituciones locales.

Aunque no se pueden recomendar soluciones definitivas, parece lgico que cuando se agrupan
todas las actividades por razones de economa, los diferentes tipos de programs deben ejecu-
tarse en departamentos independientes, a fin de poder utilizar en conjunto los servicios de in-
geniera, de contabilidad, de investigacin, etc.

El radio de actividades, la cantidad de personal requerido, la organizacin funcional de la en-
tidad y su administracin, son aspects que han recibido muy escaso studio o atencin. Y sin
embargo, el xito de los programs depend de estos factors. No sabemos de la existenciade
studios comparativos que se hayan realizado sobre la material ni que se hayan preparado ma-
nuales administrativos.

Algunos organismos, especialmente los de carcter autnomo, tienen una junta directive que
determine la poltica y los programs. Una consideracin de importancia es la continuidad en
la ejecucin de los programs, evitando cambios muy radicales o frecuentes en la poltica yen
la integracin del personal tcnico y administrative.

Los procedimientos presupuestarios son de gran importancia. Las instituciones de la vivienda
tienen grandes gastos administrativos, y slo parte de stos pueden prorratearse a los diferen-
tes proyectos de viviendas. No se pueden prorratear con exactitud las actividades de investi-
gacin, propaganda, informacin y educacin, todas las cuales son esenciales para el xito de
los programs. Aunque los administradores y los tcnicos encargados de los asuntos de la vi-
vienda popular reconocen el valor fundamental de la informacin, muchas veces sta se consi-
dera como superflua y costosa, y por eso se atrasa el planeamiento a largo plazo y el desarro-
llo de nuevas tcnicas.

Merece enforcarse la consideracin de que la labor de los organismos de viviendas no terminal
con la edificacin de las casas. El manejo administrative de los proyectos ya terminados es
parte integrante de los programs de la habitacin en pauses como Brasil, Chile, Perd y los
Estados Unidos. La administracin de los barrios de viviendas envuelve una series de conside-
raciones sociales que bien pueden decidir el xito o fracaso de las unidades vecinales. Prime-
ramente debe citarse la educacin de los inquilinos en el buen uso de las viviendas. Como se-
gundo factor podemos llamar la atencin sobre la organizacin social y las actividades comuna-
les entire los inquilinos. Un tercer factor es la instalacin de centros o servicios comunales,
como clnicas, campos de esparcimiento, escuelas, clubs, etc. Puede tambin anotarse que
no slo es important proveer estos servicios sino tambin cuidar de su administracin y su-
pervigilancia. Esta tarea demand del organismo de la vivienda una amplia perspective social,
adems de personal especializado y estrecha cooperacin con otras organizaciones comunales
pdblicas y particulares.

Esta seccin no estara complete sin antes considerar la elaboracin de programs de la insti-
tucin encargada de las viviendas econmicas, elaboracin que se fundamental, desde luego, en
los studios antes mencionados de las viviendas que se necesitan.

Una evaluacin del xito o fracaso de los organismos oficiales de la vivienda indica la conve-
niencia de fijar metasy de establecer prioridades. Sin esto, el progress de los programs es
impossible. Las metas pueden fijarse en etapas de 5, 10 o 20 aflos, y luego subdividirse en pro-
gramas anuales. Tambin existe el peligro de programs demasiado inflexibles y poco realis-
tas. De todos modos debe iniciarse la tarea, yparala etapapreliminar debenanticiparse erro-
res inevitable.









Las prioridades significant esencialmente la adjudicacin proporcional de los fondos, recursos
e investigacin dedicados a los diferentes programs de viviendas de bajo costo, de median
costo y rurales.

La investigacin tcnica no ha recibido la atencin que merece. La investigacin, el adiestra-
miento de obreros, etc., son de enorm beneficio y contribuyen grandemente al xito de los
programs de viviendas. La industrial particular ha reconocido sto, dedicando fondos para
esos fines.

El aumento del valor de los terrenos urbanos tiene relacin direct con otro aspect de la pol-
tica que adopten los organismos gubernamentales relacionados con la vivienda. Deben estos
organismos convertirse en grandes terratenientes que tratan de reunir con much anticipacin
los terrenos que en el future le sern necesarios para la construccin de los barrios de vivien-
das? La contestacin de muchos especialistas en estos asuntos es afirmativa, pues se alega
que la mejor manera de contrarrestar el aumento de los precious de los terrenos es reunir en
los alrededores de los centros urbanos suficientes tierras antes de que stas alcancen precious
excesivos. Adems, por lo general, result ms barato comprar grandes lotes que comprar
gradualmente y sin plan alguno.

Otro punto que suscita grandes debates es la determinacin de si deben los organismos oficia-
les de viviendas preocuparse primordialmente por la eliminacin de barrios insalubres Q si de-
ben de preferencia ser responsables de la construccin de viviendas en nuevas urbanizaciones.
Lo que no puede negarse es que la eliminacin de barrios insalubres, junto con la construccin
de nuevos alojamientos en el mismo sitio, result una operacin ms lenta, ms compleja y
ms costosa. Dando stas y otras razones, muchos peritos alegan que, al menos al inaugurar-
se un organismo para viviendas, debe abstenerse de la eliminacin de sectors marchitos e in-
salubres y limitarse a la construccin de casas en nuevas urbanizaciones.

b. Legislacin

Todos los pases han adoptado ya, en una forma o en otra, una legislacin sobre viviendas. Pe-
ro en algunos casos estas leyes han resultado poco realistas y su aplicacin se ha mostrado no
ser prctica. El hecho de que exista una legislacin que autorice, por ejemplo, el estableci-
miento de cooperatives de viviendas o de instituciones de ahorros y prstamos, no es garanta
suficiente de que stas han de desarrollarse. El clima econmico-social debe ser propicio con
anterioridad. Por otra parte, es impossible proceder sin establecer de antemano una legisla-
cin adecuada.

Adems de legislacin especfica, parece aconsejable establecer preceptos constitucionales que
declared el derecho de la nacin de alojar decentemente a sus ciudadanos y de aplicar el plane-
amiento urbano en pro de la comunidad. Semejantes preceptos existen en algunos pases en lo
que se refiere a conservacin de suelos y de recursos naturales. El Estado de Nueva York po-
see clusulas constitucionales relatives a la vivienda popular.

Aunque la legislacin de viviendas debe ser lo ms especfica possible, es convenient que in-
cluya declaraciones de un carcter ms general sobre la poltica a seguir en la material. El
"U.S. National Housing Act of 1949" contiene una de las mejores declaraciones de esta especie.
Bien expuestas, dichas declaraciones pueden prestar un gran apoyo a los programs del aloja-
miento.

La legislacin ser de various tipos. En casos en que la vivienda sea una de varias funciones de
un organismo, como los de seguridad social, corporaciones de fomento de la produccin, etc.,
la legislacin general de stos incluir secciones relatives a la vivienda. Cuando existe una
institucin national para la vivienda, la ley define su autoridad, funciones, responsabilidades y
recursos financieros.









Los especialistas en estos asuntos concuerdan en que es deseable agrupar las providencias es-
pecficas de la ley con la declaracin de la poltica national sobre viviendas en una sola legisla-
cin bsica. Tambin hay similitud de opinions en cuanto a que la ley debe ser suficientemen-
te flexible, dejando a juicio del organismo encargado la elaboracin de los reglamentos y de-
ms requisitos sobre la vivienda, ajustndose, desde luego, a los principios de la ley general.

Existe tambin el peligro de que una ley demasiado general abrume de funciones a la institu-
cin encargada, sin concederle los fondos y recursos necesarios para realizar la tarea. La le-
gislacin c'ebe estar muy ligada con las finanzas. Deben tomarse en cuenta la financiacin a
largo plazo, la necesidad de subsidies, los fondos suficientes con relacin a la magnitude de los
programs, etc.

c. Cooperacin Interamericana

La necesidad de la cooperacin interamericana para lograr soluciones conjuntas al problema de
la vivienda ha sido ampliamente demostrada por las resoluciones aprobadas en multiples confe-
rencias interamericanas.

Podemos citar algunas de stas, como el Primer Congreso sobre Economa Social, celebrado
en Buenos Aires en 1924, donde se aprobaron recomendaciones de que los gobiernos establecie-
ran legislacin sobre la vivienda. La Undcima Conferencia Sanitaria Panamericana, en Ro
de Janeiro en 1942, recomend la creacin de comits de experts para redactar medidas sani-
tarias relatives a la vivienda. Los dos Congresos Panamericanos de Municipios (La Habana en
1938, y Santiago de Chile en 1941) tuvieron en su agenda los temas de vivienda y urbanismo. Los
siete Congresos Panamericanos de Arquitectos realizados hasta la fecha han prestado profunda
atencin a los problems del urbanismo y de la vivienda. Los tres Congresos Histricos Muni-
cipales Interamericanos tambin han dedicado cuidadoso studio a estas materials. Otras con-
ferencias han sido las de la Vivienda Tropical, en Caracas en el ano 1947; las de la Oficina In-
ternacional del Trabajo; la Primera Conferencia Indigenista Interamericana; la Segunda Con-
ferencia Interamericana sobre Agricultores, los Congresos Suramericanos de Ingeniera, etc.

La primera vez que un congress se dedic por entero al problema de la vivienda en Amrica,
fu con ocasin del Primer Congreso Panamericano de la Vivienda Popular, celebrado en Bue-
nos Aires en el aflo 1939 y organizado por la Unin Panamericana. A la importancia intrnseca
de este Congreso se agrega el hecho de que fu convocado por resolucin de la Sptima Confe-
rencia Internacional de los Estados Americanos. Estas conferencias de los Estados America-
nos son las directrices del sistema interamericano.

Una de las ms importantes recomendaciones aprobadas en el Congreso Panamericano de la Vi-
vienda Popular fu la de crear un Instituto Panamericano de la Vivienda, el cual realizara in-
vestigaciones sobre legislacin, financiamiento y mtodos de construccin; estudiara la racio-
nalizacin de la industrial de la construccin, y experimentara con nuevos materials.

Esta idea del Instituto recibi muy buena acogida y muchas otras conferencias tcnicas inter-
americanas aprobaron luego resoluciones de ndole semejante. Entre estas conferencias me -
rece especial atencin el VI Congreso Panamericano de Arquitectos; reunido en Lima, Perd,
en 1947, donde se acord fundar el Instituto Panamericano de la Habitacin.

La Unin Panamericana, que acta como Secretara General de la Organizacin de los Estados
Americanos, emprendi desde 1945 un program de recopilacin de datos y de conocimientos
en los campos de la vivienda popular y de la planificacin.









Tales labores gozaron de magnifica aceptacin, por lo cual, en 1949, se estableci formalmen-
te la Seccin de Vivienda y Planeamiento como parte integrante de la Divisin de Trabajo y A-
suntos Sociales, con lo que las actividades de la Unin Panamericana en estos campos fueron
acrecentndose.

El objetivo de la Seccin de Vivienda y Planeamiento era servir de centro de asistencia tcnica,
investigacin e informacin a organismos e instituciones pblicos o privados de los Estados A-
mericanos.

En vista de la acogida favorable que tales labores produjeron de parte de los gobiernos miem-
bros de los Estados Americanos, la Unin Panamericana estableci en Julio de 1951, la Divi-
sin de Vivienda y Planeamiento y transfiri a sta las funciones de la Seccin de Vivienda an-
terior.

La Division se ocupa del studio de diversos aspects de la vivienda, tales como mtodos de
produccin y construccin, diseflo y normas, administracin de programs, mtodos de finan-
ciacin, inventarios de viviendas, determinacin de las viviendas necesarias, eliminacin de
barrios insalubres y rehabilitacin. En cuanto al urbanismo, la Divisin trata de los aspects
relatives al mejoramiento del medio ambiente fsico en reas urbanas y rurales, considerando
studios bsicos de planeamiento, organizacin y administracin de las instituciones encarga-
das de la vivienda, presupuestos para mejoras capitals, legislacin, ordenanzas de urbaniza-
cin y zonificacin, planes directors, desarrollo urbano, studios sobre usos de la tierra, es-
tablecimiento de normas, y educacin en planificacin.

La Division ha suministrado servicios de asesoramiento tcnico en material de vivienda y urba-
nismo a los gobiernos de las repblicas de Costa Rica, Guatemala y El Salvador, habindose
publicado los resultados de los studios realizados.

Los presents Seminarios son otro ejemplo de las actividades de la Unin Panamericana en el
campo de la vivienda popular.

La Division, adems, recopila datos sobre lo que la Amrica Latina est realizando en vivien-
da y urbanismo, mantiene al da un extenso directorio de las entidades encargadas de estas ma-
terias en la Amrica Latina, y public un boletn tcnico para divulgar las realizaciones de los
pases latinoamericanos en estos campos.

Dentro de las limitaciones de su presupuesto y del nmero de su personal, la Divisin de Vi-
vienda y Planeamiento est comenzando a realizar las funciones que habra desemperfado elpro-
puesto Instituto Panamericano de la Vivienda Popular.

Como parte del ambicioso program de ayuda tcnica relacionado con el llamado Punto 4 del
President de los Estados Unidos. la Unin Panamericana ha empezado a desarrollar activida-
des de asesoramiento en various campos. La Divisin de Vivienda y Planeamiento fu encarga-
da de iniciar y desarrollar el Proyecto 22 de Asistencia Tcnica, el que estableci el Centro
Interamericano Experimental y de Adiestramiento en Vivienda con sede en Bogot, Colombia,
en 1951.

Al prepararse este proyecto de Asistencia Tcnica, se ha tenido present el ayudar a las rep-
blicas del continent en la solucin del vasto y comn problema de la vivienda. Para ello se ha
pensado que el mejoramiento de las tcnicas tradicionales de construccin, el ms adecuado
uso de los materials disponibles, el desarrollo de sistemas de cooperacin local y mejores
mtodos de financiamiento contribuirn directamente a abaratar los costs en la construccin
de viviendas.









El Centro promover tambin una important labor educativa y social facilitando el medio fsi-
co adecuado en donde es possible una vida de hogar integrada en comunidades como destino na-
tural del hombre. Todo ello ser de indudable progress para la vida familiar y para una me-
jor valorizacin de su important funcin en el progress national.

El Centro conducir constantes studios para mejorar los sistemas constructivos; har, libre
de gastos para los pauses participants, experiments y ensayos con materials nacionales y
products autctonos que quieran ser campo de las investigaciones sociales y econmicas con-
siderando sus implicaciones con la vivienda, tanto urbana como rural, eliminacin de tugurios,
desarrollo de unidades vecinales y creacin de poblaciones nuevas. La organizacin de comu-
nidades y su disposicin para ms adecuadas formas de vida implican las necesarias activida-
des complementarias de servicio social, legislacin, finanzas, administracin, etc.

Para el future anticipamos la continuacin y el agrandamiento de la cooperacin interamerica-
na en material de vivienda y urbanismo. Sentimos la creciente necesidad de aumentar y perfec-
cionar el intercambio de conocimientos entire pases. Sera valioso, por ejemplo, dar a cono-
cer en detalle los mtodos de construccin, financiacin y legislacin avanzada de algunas re-
pblicas.

Creemos que es important desarrollar investigaciones y studios comparativos sobre termi-
nologa uniform, formulacin conjunta de principios y normas, legislacin modelo, reglamen-
tos de urbanizacin y zonificacin, etc., campos todos que se prestan para cierto grado de
estandarizacin. En la tcnica censal de viviendas ya se ha dado un gran paso en este sentido
con la verificacin del Censo de las Amricas de 1950. Sera valioso tambin que los pauses
formularan normas que definan claramente los requisitos mnimos de la familiar en lo que se
refiere a su alojamiento.

Todo esto formara una agenda propicia para deliberaciones que puedan tener lugar en futuros
congress panamericanos de la vivienda, semejantes al que se reuni en Buenos Aires en 1939.

Finalmente, debemos mencionar la necesidad de ampliar los servicios de asesoramiento tc-
nico y el entrenamiento e intercambio de personal especializado. El asesoramiento se propor-
cionara a las instituciones gubernamentales encargadas de la vivienda y del urbanismo, y a-
barcara los aspects de la legislacin, organizacin de programs de obras, capacitacin del
personal, etc. La Unin Panamericana ya ha realizado un program en este sentido, aunque
en escala modest.

El sistema interamericano, con su larga historic de cooperacin, dentro de un orden de paz y
justicia, pone de relieve la efectividad y los beneficios que pueden derivarse del aprovecha-
miento mutuo de conocimientos y experiencias prcticas, por lo que la cooperacin tcnicapue-
de y debe ser un factor importantsimo en la solucin de los problems de la habitacin y del
urbanismo que confrontan los pauses del Hemisferio Occidental.









RESUME DE LAS DISCUSIONES


* Los Hechos


1. El derecho a la vivienda es un derecho human.

La sociedad, cumpliendo en principio una obligacin, satisface la necesi-
dad de vivienda de sus miembros.

El Estado y los Municipios como representantes de la sociedad, en sus
campos propios, intervienen en la solucin del problema de la vivienda.

La ley de inquilinato ordinaria, aplicable a la vivienda de propiedad parti-
cular, no se puede aplicar a la vivienda econmica protegida, destinada a
las families de escasos recursos.

2. Los programs de vivienda se orientan a tres grupos principles de la
poblacin:

a) Los grupos de bajos ingresos;

b) Los grupos de medianos ingresos;

c) Los grupos de la poblacin rural

La experiencia ha demostrado que el problema rural casi siempre ha sido
relegado a un lugar de segunda categora cuando no han existido medidas
que aseguren la atencin debida a este aspect del problema total.

3. La labor de los organismos de vivienda no terminal con la construccin
de viviendas. El manejo administrative y el funcionamiento de las colo-
nias de viviendas es parte integrante de sus programs. La educacin de
los inquilinos en el uso de las casas y de las facilidades del barrio; la or-
ganizacin. en colaboracin con las instituciones especializadas, de las
actividades comunales y de los servicios destinados a atenderlas es otro
aspect fundamental de sus trabajos.

La educacin de los inquilinos y el trabajo social entire ellos son parties
esenciales de la administracin de viviendas. Para buscar este desenvol-
vimiento de la vida comunitaria las organizaciones de vivienda deben tener
entire su personal trabajadores sociales competentes.

4. El intercambio de informacin, experiencias y conocimientos en el
campo de la administracin de program as de viviendas tiene una enorme
importancia.

Una legislacin adecuada es una de las bases para el buen xito de un pro-
grama de viviendas. Debe ser el fruto de studio detenido y cuidadoso.


El Derecho a la
Vivienda


Programs de
Vivienda


Administracin y
Organizacin de
la Comunidad


Intercambio y
Legislacin









Alquileres 5. En various passes existe la ley de congelamiento de los arrendamientos
que, dictada con intencin de limitar el margen de lucro del inversionista
particular, ha llegado en la prctica por su defectuosa aplicacidn a res-
tringir la inversion del capital particular en la construccin de viviendas.

Las viviendas en various pases estn sujetas a tres regmenes:

a) Casas de alquiler congelado por la ley;

b) Casas de arrendamiento limitado por un porcentaje fijo;

c) Casas de alquiler no limitado y no fijado por la demand.

Viviendas 6. Cierto ndmero de inquilinos de las casas de las instituciones de habita-
Econmicas cin econmica temiendo una a su parecer injustificada modificacin en el
monto de los alquileres que pagan o una disminucin en las condiciones de
comodidad de sus habitaciones, cuando vara la composicin de sus fami-
lias no se mudan a otras viviendas que estn de acuerdo con dicha compo-
sicin y continan ocupando las casas que se les di6 en moment en que
fueron aceptados por primera vez como arrendatarios.

Hay families que despus de obtener casa en las instituciones de vivienda
econmica experimentan tales aumentos en sus ingresos que dejan de per-
tenecer al grupo de limitados recursos, pero que continuan indebidamente
ocupando la habitacin subvencionada por el Estado y que por consiguiente
impiden que families de recursos subnormales tengan acceso a ella.

Cooperaci6n 7. En general, hay falta de coordinacin tanto en el campo national como
International international en las varias instituciones que se ocupan de los problems
de la vivienda.

El Punto 40 del Programa del Presidente Truman, de Ayuda Tcnica a los
pauses poco desarrollados, abarca el campo de la vivienda y la planifica-
cin. Parte de estos fondos, benefician a la Unin Panamericana y per-
miten a esta institucin intensificar y ampliar su program de ayuda tc-
nica a los pases americanos.

La Uni6n 8. Dentro del program especial de Asistencia Tcnica de la Unin Pana-
Panamericana mericana figuraba la creacin de un Centro Interamericano Experimental
y de Adiestramiento en Vivienda, con el fin de estudiar materials y m-
todos de construccin, planificacin, financiamiento y administracin de
habitaciones, aspects socio-econmicos del problema, etc. y preparar
a la vez tcnicos de los diferentes pases a quienes ofrecera sus becas.

El Comit Coordinador de Asistencia Tcnica resolvi en 1951 ubicar este
centro en Colombia, teniendo su sede en la actualidad en la Ciudad Univer-
sitaria de Bogot. Durante el afo 1952 se llevar a cabo el primer curso
de adiestramiento de becarios. Para realizar sus fines, el Centro pronto
estar en condiciones de establecer sub-centros regionales en distintas
zonas de Amrica.








9. En el Perd existe el Instituto de Urbanismo del Per con la misidn de: Experiencias en
Amrica Latina
a) Difundir los conocimientos acerca de planeamiento y vivienda
entire los profesionales y la opinion pdblica, y elevar la cul-
tura general sobre esa material; y

b) Formar especialistas en los diferentes problems de urbanismo.

El Institute de Urbanismo del Per puede ser convertido en Instituto Regio-
nal de Urbanismo, ofreciendo becas de enseflanza a los pauses participan-
tes en los Seminarios a fin de que se formen especialistas en Planificacin.

Cada pas representado -en el 2o Seminario ha llegado a la estructuracin
y la reglamentacidn de su respective organismo official de la vivienda. En
los pauses donde no hay instituciones autnomas estos organismos se en-
cuentran relacionados con las cajas de seguro social, con los bancos hipo-
tecarios, con los ministerios de obras pblicas, con los ministerios de
economa, etc. La situacin de las instituciones es la siguiente:

a) Instituciones netamente autdnomas:

El Salvador
Estados Unidos de Amrica
Mxico
Puerto Rico

b) Instituciones dependientes de otra institucin autnoma:

Costa Rica
Guatemala

c) Instituciones dentro de ministerio de estado:

Cuba
Hait
Honduras
Repblica Dominicana

d) Instituciones particulares:

Nicaragua

Los pases que tienen sus instituciones autnomas son los que en mejor
forma estn resolviendo el problema; les siguen en eficiencia los que tie-
nen instituciones de vivienda dependientes de otro organismo autnomo.

En el Brasil se va reconociendo la necesidad de coordinar los trabajos de
vivienda de los Institutos de Previsin mediante un rgano especifico. Se
piensa en un Banco de Previsin Social que supervisara los programs de
vivienda de dichos Institutos y en el cual estos depositaran sus fondos.

En el Brasil existen varias instituciones de studio de los problems de la
habitacin que trabajan sin coordinacin alguna. Para subsanar esta difi-
cultad se ha propuesto la creacin de un Centro de Estudio de la Habitacin
con fines de investigacin, orientacin y fomento.









En el Uruguay falta coordinacin entire las diferentes entidades autnomas
que trabajan en el campo de la vivienda. La Intendencia de la ciudad de
Montevideo toma a su cargo algunas labores de coordinacin de las obras
dedicadas ms bien a las families de medianos recursos econmicos.

En el Uruguay funcionan como organismos de la Universidad el Instituto
de la Vivienda y el Instituto de Urbanismo, dedicados a hacer investiga-
ciones sobre la habitacin y el planeamiento respectivamente.

En la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Chile se ha creado re-
cientemente el Instituto de Vivienda y Planeacin.

En 1939 se celebr en Buenos Aires el Primer Congreso Panamericano de
la Vivienda Popular. Tanto en el Sexto Congreso Panamericano de Arqui-
tectos celebrado en Lima en 1947 como en el Sptimo celebrado en La Ha-
bana en 1950, se ha pedido que se realice el Segundo Congreso Panameri-
cano de la Vivienda Popular.


SLos Soluciones

Instituciones 1. Los gobiernos deben conceder la importancia que merece a la crisis
Oficiales y del alojamiento; y dentro del orden de prioridades establecida para los
Legislacin fondos estatales deben destinar partidas justas para la erradicacin de tu-
gurios.

Sera de gran valor que se incluyera en la Constitucin de los pases una
clusula declarando que el Estado consider la vivienda higinica como
derecho ciudadano.

Abogar ante los gobiernos respectivos para que los institutes de vivienda
gocen de suficiente autonoma y libertad de accin, de modo que les per-
mita desarrollar con efectividad su cometido: solucionar el grave proble-
ma de la vivienda en el pas correspondiente.

Organizar instituciones oficiales con autonoma propia a fin de asegurar
su independencia de la poltica y su sentido de responsabilidad, que en co-
ordinacin con los otros organismos oficiales se dediquen especficamen-
te a resolver el problema de la vivienda econmica.

Seflalar como funciones de dichos organismos las siguientes: planear, fi-
nanciar construir y administrar habitaciones.

La Legislacin de la Vivienda debe contener los dos captulos siguientes:

a) El destinado a regular las relaciones correspondientes a la
habitacin de propiedad particular ordinaria; y

b) El destinado a regular las relaciones de la vivienda econ-
mica o protegida.

Los organismos que se ocupan de la habitacin econmica deben ser aut-
nomos con poderes oficiales. Deben ocuparse del studio integral del pro-
blema en sus aspects urbanos y rurales y en los de diseflo, financiamiento,
administracin, etc.








La ley de congelamiento de los alquileres que trata de resolver adecuada-
mente el problema del alza de los arrendamientos en pocas de crisis de-
be evitar los efectos nocivos que pueda traer. Hay que darle bases ms
realistas y equitativas que las que tiene en su forma actual.

Se necesita para la vivienda econmica una legislacin especial diferente
de la que corresponde a la habitacin ordinaria.

2. Los nexos econmicos, administrativos y financieros que en cadapas Rgimen Especial
vinculen al organismo de la vivienda dependern de las condiciones locales, para Viviendas
pero siempre deben tener las caractersticas siguientes: Econ6micas

a) Goce de la adecuada autonoma;

b) Suficientes fondos destinados al problema del albergue;

c) Crecientes ingresos a media que el program de la
habitacin tome su debido impulso.

Desde un punto de vista administrative, es imprescindible hacer una sepa-
racin funcional, dentro de una misma entidad de la vivienda, entire los pro-
gramas de la vivienda urbana y los programs de la vivienda rural.

Conviene la departamentalizacin de los tres programs principles: vi-
vienda de bajo costo, vivienda de median costo y vivienda rural. Para
eficiencia administrative, las tres actividades se coordinarn, estandolas
tres en una misma entidad official. Muchos departamentos, tcnicos y ser-
vicios de la entidad podrn as satisfacer las necesidades de los tres pro-
gramas.

Normar la vivienda econmica mediante un regimen especial a fin de impedir:

a) El sub-arriendo;

b) El hacinamiento de la familiar si sta ha crecido y ya la
casa le queda chica.

c) El privilegio, si la familiar que ya no es de limitados recursos
porque ha mejorado de condicin econmica, contina ocu-
pando la casa que le proporciona la institucin que se ocupa
de la vivienda protegida; y

d) La quiebra de la institucin en el caso de que los costs de
vida suban y los salaries y los valores de los materials se
eleven, aumentando por consiguiente los egresos, sin que
los ingresos varen porque el alquiler sigue siendo el mismo
inicialmente establecido.

Facultar a la institucin encargada de la vivienda econmica para que pueda:

a) Hacer mudar a la familiar a una casa que est de acuerdo con
sus nuevas condiciones si se da el hacinamiento o el privi-
legio; y









b) Elevar los arrendamientos, a falta de subsidies, si los
egresos suben en relacin a los ingresos por razones de
elevacin del costo de vida.

Estudiar peridicamente las condiciones de las families inquilinas, y de
acuerdo con los ingresos, el costo de vida y los egresos de la institucin,
establecer el ajuste correspondiente a fin de cumplir con las indicaciones
anteriores.

Entidades de 3. Los institutes de vivienda deben mantener programs especiales de in-
Vivienda vestigacin a fin de tecnificar y abaratar los costs de la vivienda. Dichos
programs deben comprender studios de materials, sistemas y mtodos
de construccin, de administracin, de legislacin, etc.

Las entidades de la vivienda deben organizer sus actividades de manera
que no se descuide la suerte de las colonies o barrios de viviendas una vez
que stos hayan sido construidos. El trabajo social de organizacin de la
comunidad es tambin una lgica parte del program total.

Para dirigir un program de viviendas no es necesario que el jefe sea una
persona versada en la arquitectura, el urbanismo olaingeniera; debe ser
una persona que logre comprender el problema en su totalidad, y adems
tener cualidades de un buen administrator. La combinacin ideal es la del
tcnico en la material que adems posee las dotes del buen administrator.

Organismos 4. Establecer en cada pas un comit coordinator de las actividades dela
Coordinadores vivienda formado por representantes de cada una de las entidades y profe-
sionales que trabajan en este campo, tales como arquitectos, urbanistas,
ingenieros, mdicos, jurisconsultos, estadsticos, especialistas en sani-
dad, asistentes sociales, pedagogos, socilogos, psiclogos, economis-
tas, actuarios, administradores, etc.

Procurar obtener de los gobiernos que se consider a los organismos co-
ordinadores de la vivienda como de utilidad pblica a fin de que, mante-
niendo su autonomia y su carcter privado, tengan valor official en sus ac-
tividades; considerar como corresponsales de la Divisin de Vivienda y
Planeamiento de la Unin Panamericana en sus respectivos pases a las
delegaciones e instituciones representadas en los Seminarios, y empezar
con ellas la organizacin provisional de comisiones nacionales de coordi-
nacin.

Intercambio 5. Se recomienda que los institutes de vivienda en toda Amrica manten-
Americano gan contact entire s para lograr un til intercambio de experiencias ad-
ministrativas y tcnicas, y colecten e intercambien las informaciones y
los studios cientficos de los diversos pauses con el objeto de ponerlos
al servicio de todas las instituciones.

Tener en cuenta y dar reconocimiento en los trabajos interamericanos a
las muchas instituciones existentes que tienen actividades y experiencia
considerable en el campo de la habitacin y del urbanismo.

Que los gobiernos de los pases ms avanzados en los problems de vi-
vienda y urbanismo establezcan becas para estudiantes de otros pases








que pueden sacar provecho del aprendizaje de los mtodos y procedimientos
avanzados para la solucin del problema.

El intercambio de administradores y de personal especializado de la vivienda
entire los pases de Amrica, por perodos de studio, es una forma de lograr
la cooperacin y el acercamiento interamericanos.

Ampliar la cooperacin interamericana mediante:

a) El intercambio de profesionales, conferencias, mtodos de tra-
bajo, experiencias, publicaciones, etc.

b) La celebracin cada dos anos de Seminarios Regionales sobre
Vivienda y Planificacin;

c) La formacin de un Instituto de Estudios Avanzados de Urbanis-
mo que ofrezca cursos de postgraduados en trabajos prcticos
de planeamiento y en servicios de investigacin y consult rela-
cionados con esta material y que tenga como finalidad ayudar a
los pases participants a former experts en urbanismo, a de-
sarrollar y dirigir sus programs de centros urbanos, a trans-
formar y mejorar las condiciones de los barrios insalubres, etc.

d) La organizacin, en la sede de la Unin Panamericana, de Cen-
tros de Asesora Tcnica para organismos oficiales que inclu-
iran:

Asesora tcnica de especialistas en Planeamiento y Vivienda.

Asesora tcnica en Ingeniera Industrial para determinar las
posibilidades de los recursos y mtodos locales de explotacin.

Asesora tcnica de especialistas que se incorporaran, por un
determinado tiempo, al personal docente del Instituto de Estu-
dios Avanzados de Urbanismo y que, adems, dictaran confe-
rencias y cursos de extension tcnica a profesionales y estudian-
tes de arquitectura, ingeniera, construccin, servicio social,
etc., en los diferentes pauses.

e) La designacin por la Unin Panamericana de visitadores re-
gionales, tcnicos y coordinadores que realizaran labors de
studio, coordinacin, divulgacin e informed de los sistemas
y prcticas en cada pas.

f) La organizacin de un Instituto de Investigaciones de Vivienda
tal como el propuesto por la Unin Panamericana.

g) La ampliacin de la Divisin de Vivienda y Planeamiento de la
Unin Panamericana que podra reforzarse con tcnicos latino-
americanos y en la que se incluira esnecialmente la funcin
de establecer contacto'directo con las firmas industriales
para asegurar la produccin de materials de construccin de
los tipos que se necesitan para la vivienda econmica.









Cooperacin con la
Uni6n Panamericana


Legislaci6n sobre
Vivienda


Terminologla




Centro Interameri-
cano de Vivienda










Congress Pan-
americano de
Vivienda


6. Siendo el intercambio de informacin y de conocimientos una provecho-
sa y fcil manera de contribuir al mejoramiento del problema de la vivien-
da en Amrica, se recomienda que los organismos en este campo se man-
tengan informados entire s y que establezcan un contact peridico y cons-
tante con la Unidn Panamericana la que, a travs de su Divisin de Vivien-
da y Planeamiento, puede servir de element coordinator de ellos.

Se recomienda que la Unin Panamericana se encargue del studio, anli-
sis y diseminacidn de los datos que ella obtenga de las instituciones de la
vivienda en Amrica.

7. Que los passes participants en estos Seminarios remitan a la Unin
Panamericana datos completos sobre su legislacin en viviendas. Que la
Unin publique un studio analtico y comparative de dichas legislaciones.

La legislacin y reglamentacin de la vivienda debe estipular de algn mo-
do que:

a) Las viviendas populares sern objeto de buen uso y cuidado
de parte de sus inquilinos;

b) No debe permitirse que se produzca el hacinamiento en las
viviendas populares;

c) Las families que mejoren sustancialmente su situacin eco-
nmica perdern el derecho de continuar alojadas en vivien-
das construidas con fondos pblicos;

d) No se permitir el sub-arriendo de las viviendas populares;

e) Las fluctuaciones en el costo de la vida o en la suerte econ-
mica de los inquilinos no les producir el deshaucio automtico.

8. La terminologa cominmente usada en los pases relative a la vivienda
es extensamente variada. Se recomienda enviar datos nacionales ala Unin
Panamericana, para que se publique un glosario de trminos ms usuales
en lo relative a vivienda, urbanismo y construccin.

9. El Centro Interamericano de Investigaciones de la Vivienda proyectado
por la Organizacin de los Estados Americanos como parte de su progra-
ma de asistencia tcnica, viene a llenar una verdadera necesidad y es el
mejor medio de llevar a cabo los studios de los que se ha tratado en este
tema.

La cooperacin entire los diversos pases debe ser hecha por intermedio
de este Centro, el cual debe dar apoyo a las instituciones locales y esta-
blecer relaciones directs con las que ya trabajan en el campo de la habi-
tacin y urbanismo.

10. Hacer las gestiones oficiales para que se organic un Congreso Pana-
mericano de Vivienda y Planeamiento. Con el objeto de poder llevar con-
clusiones definitivas a dicho Congreso, ste debe reunirse una vez que se
haya celebrado en cada uno de los pases seminarios que estudien los asun-
tos de este campo en el mbito national.









Tema 6: EL PLANEAMIENTO URBANO Y LOS PROGRAMS DE VIVIENDA




EXPOSITION


As como no se puede apreciar un pueblo sin relacin con la comunidad en que vive, tEmpoco
es possible edificar casas sin comprender su relacin con la ciudad y el medio ambience. Dos
concepts estn tomando auge: el planeamiento de unidades vecinales en forma de barrios com-
pletos y la integracin de stos con los dems aspects del plan urbano.

a. Las U,.idades Vecinales de Vivienda

El concept de la unidad vecinal que est recibiendo aceptacin casi unnime expone en esen-
cia que los proyectos de viviendas y los barrios residenciales deben desarrollarse como "uni-
dades", planeando reas lo suficientemente grandes de modo que abarquen todos los servicios
y facilidades pblicas que require la familiar para su conveniencia, dentro de un permetro que
mantenga accesibles estos servicios a los peatones. Esta teora fu desarrollada primeramen-
te por Perry en los Estados Unidos. Recibi el apoyo filosfico de Lewis Mumford, y vid su
ejecucin prctica en Henry Wright y Clarence Stein en la unidad Radburn y en la unidad Bald-
win Hills Village, esta dltima de Stein. En Inglaterra, la idea viene fomentndose desde la
construccin de las ciudades jardines Letworth y Welwyn; el concept "New Town" hoy en su
apogeo contina ejecutando la idea. Posteriormente se han puesto en prctica en todo el mun-
do muchos otros proyectos con modificaciones locales pero manteniendo en esencia el concept
original.

Las unidades vecinales requieren planeamiento en gran escala, as como la inclusion de cen-
tros comerciales, de recreo, escuelas, parques, y centros comunales dentro de la unidad. Al
mismo tiempo el disefno de las calls es tal que excluye el trnsito pesado y ofrece com-
pleta seguridad para los peatones. Los edificios se distribuyen con sujecin a las normas de
espacios libres, orientacin solar, aire y luz. Por consiguiente, la densidad de la poblacin
se mantiene baja para acatar estas normas. Como los servicios comunales siempre estn f-
cilmente accesibles al peatn, una de las normas que determinan el rea del barrio es la rela-
cin entire la capacidad de una escuela primaria y la poblacin escolar necesaria para abaste-
cerla. As, el rea del barrio o unidad vecinal puede fluctuar entire 50 y 200 hectreas y lapo-
blacin entire 2,000 y 10,000 personas.

Aunque han sido desarrolladas en los Estados Unidos normas cientficas para el planeamiento
de barrios (como las de la American Public Health Association), su efectiva aplicacin en la
Amrica Latina se puede controvertir. Pareciera haber suficiente justificacin para investi-
gaciones extensas con el fin de llegar a normas adecuadas para la Amrica Latina. Existenya
various ejemplos de unidades vecinales edificadas en Amrica Latina en forma de barrios ms o
menos completos, como la Unidad Vecinal No. 3 en Lima, rer; los barrios Los Alczares y
Muz en Bogot, Colombia; el barrio Los Perales en Buenos Aires, Argentina; el conjunto
Miguel Alemn en Mxico, D.F.; la Urbanizacin General Urdaneta en Maracaibo, Venezuela;
el barrio Vista Hermosa en Ciudad de Panam; la poblacin Presidente Ros en Santiago de
Chile; y various proyettos en Brasil. Sera de gran beneficio realizar investigaciones detalla-
das de estos proyectos para analizar los resultados de estos esfuerzos pioneros.









b. La Vivienda en Relacin con los Otros Elementos de la Ciudad

La discusin de la planificacin urbana puede por s sola presentar abundante material para
un seminario entero. Por lo tanto, en los tres Seminarios nicamente se enfoc la relacin
que existe entire el urbanismo y los programs de viviendas urbanas. No se puede divorciar
estas materials, pues estn ntimamente ligadas. La buena ubicacin de los sectors resi-
denciales y el consiguiente mejoramiento de los servicios pblicos, como calls, acueduc-
tos, cloacas, etc., basados en un plan general de desarrollo urbano, contribuyen grande-
mente a la solucin del problema del albergue.

El primer paso que debe tomarse en la realizacin de un program de viviendas es la selec-
cin cuidadosa de los sitios adecuados. La relacin entire los servicios de transport y los
lugares de trabajo, las caractersticas fsicas de buen drenaje, la proteccin contralasinun-
daciones, etc., la posibilidad de obtener agua potable, los sistemas de cloacas, electricidad,
todos son factors que merecen detenida consideracin.

Se reconoce, pues, que los organismos encargados de la vivienda son responsables de inte-
grar sus proyectos con el plan general urbano; pero tambin se acepta que las actividades
urbansticas son funcin propia de una entidad especifica para estos asuntos. La escogencia
de las reas residenciales puede slo hacerse mediante el studio de los usos de la tierra,
los servicios de transport, la zonificacin y otros elements que constituyen el plan direc-
tor. En muchos pases las instituciones de urbanismo son de carcter national, o a veces
local; pero en ambos casos los programs de la habitacin dependent, para su fortalecimien-
to, de la coordinacin que stos tienen con los programs de planificacin urbana.

La conformidad de los planes urbanos con los programs de vivienda se hace tanto ms ur-
gente cuando llegue el moment, no slo de edificar nuevas urbanizaciones, sino de eliminar
barrios insalubres y reconstruirlos acatando las normas modernas de higiene y confort.

Observando el panorama general de la construccin de barrios residenciales desde el punto
de vista urbanstico, se puede notar que entire las necesidades ms urgentes se encuentran
la elaboracin de normas adecuadas para el diseflo de barrios y la preparacin de reglamen-
tos de urbanizacin para guiar el crecimiento de estas zonas.









RESUME DE LAS DISCUSIONES


* Los Hechos

1. El concept "unidad vecinal" posee variedad de matices. No obstante, La Unidad
el trmino reune un nmero de caracterfsticas comunes a todas ellas. Im- Vecinal
plica un ente radicalmente diferente al patron imperante en el medio urba-
no contemporneo. Es una clula de la ciudad dotadade todos los servicios
que en forma ms inmediata require la familiar.

La unidad vecinal, como concept derivado del urbanismo modern, pro-
viene de la necesidad de descentralizar la poblacin mediante congregacio-
nes orgnicas.

Cuando forma parte de la ciudad est constituida por la comunidad satlite
disefada, planeada y dispuesta de manera que tenga su vida propia y cier-
ta auto-suficiencia. En este caso la auto-suficiencia de la unidad vecinal
es relative y no absolute: sus moradores dependent de la vida econmicade
la ciudad, de donde proviene gran parte de sus medios de subsistencia.

La unidad vecinal consiste en un grupo de viviendas y de servicios necesa-
rios en el cual se ha resuelto los problems sociales, urbansticos y arqui-
tectnicos que se presentan en una pequefia comunidad.

La unidad vecinal, si no est planeada con criterio social, puede convertir-
se en un element de segregacin, division y discriminacin social.

Es un ncleo integrante de una organizacin ms compleja y constitute una
comunidad bsica que funciona orgnica y armnicamente con dicha unidad
mayor: ciudad, cantn, provincia, etc.

La unidad vecinal es un conglomerado de viviendas planificado para facili-
tar la vida comunal; en muchas ocasiones se relaciona con la ciudad en el
trabajo de sus moradores, en las comunicaciones urbanas, en las diver-
siones y la cultural y en los dems servicios metropolitanos.

Si est relacionada y subordinada a la ciudad, no tiene gobierno municipal
propio.

Un comprensivo plan de zonificacin urbana es requisito indispensable para
que una unidad vecinal logre desarrollar su cometido con plena efectividad.

Entre las ventajas que report para la ciudad el contar con unidades veci-
nales se pueden indicar:

a) Significa la descentralizacin orgnica y organizada;

b) Logra la integracin social de la poblacin;

c) Facilita la operacin administrative municipal;









d) Significa el crecimiento ordenado, pudindose con economa
de esfuerzo orientar la reconstruccin urbana y las obras
pblicas;

e) Promueve la estabilizacin de los valores de la propiedad
urbana;

f) Proporciona la seguridad en el trnsito;

g) Contribuye grandemente al embellecimiento de la urbe.

Es permitido que las unidades vecinales tengan una zona de industries li-
vianas, de carcter no nocivo.

No se puede sefialar un rea mnima para la unidad vecinal. Uno de los
criterios consiste en determinar la unidad vecinal por el nmero de fami-
lias que puedan con sus hijos mantener una escuela primaria en eficiente
funcionamiento.

El concept "super-manzana" no es sinnimo de unidad vecinal. Una su-
per-manzana puede por s sola constituir una unidad vecinal, lo mismoque
la super-manzana puede ser una de las parties components de la unidad
vecinal. La super-manzana no est necesariamente limitada por vas de
comunicacin de primer orden, mientras que la unidad vecinal s.

Planificaci6n 2. La planificacin urbana es hecha para la sociedad urbana, la cual no se
Urbana basa nicamente en vnculos econmicos sino en una series de facetas de la
persona humana que deben de ser tomadas en cuenta. Se necesita un cono-
cimiento amplio del comportamiento del ser social para conocer el proble-
ma urbano y planificar la vida urbana. Las construcciones de conjuntos
residenciales no deben contrariar sino al contrario, respetar las diferen-
tes aspiraciones personales en cuanto no perjudiquen los intereses colec-
tivos.

Un plan regulador es un document explicativo (texto, datos, reglamentos,
estadstica) y demostrativo planso, dibujos, maquetas) e incluye absolu-
tamente todos los datos y factors relatives alaciudad que tengan relacin
con el planeamiento.

El plan regulador tiene cuatro dimensions: lineal, superficial, volum-
trica, y la dimension tiempo. Por dimension tiempo se entiende realiza-
cin.

Influencia 3. El problema de la vivienda no se resuelve nicamente construyendo ca-
Formadora del sas, sino ensenando a las families a usar debidamente las nuevas vivien-
Medio das y ayudndolas a integrarse en la vida de la comunidad.

La psicologa social y la sociologa educational dan enorme importancia a
la influencia del medio en la estabilizacin de la vida afectiva y en la for-
macin de la propia personalidad. La estructura psquica se desenvuelve
mejor a media que el medio es ms apropiadamente stable; la movilidad
contribute a la inestabilidad social.









4. En general, las ciudades latinoamericanas no han sido planeadas para Problemas de
los tipos de vehculos usados en la actualidad ni los organismos encargados Circulacin
de organizer el trnsito han evolucionado en una proporcinadecuadaalcre- Urbana
cimiento de las mismas.

Las funciones bsicas de las operaciones del trnsito son las siguientes:

a) De circulacin o de movimiento tanto de los vehculos de pasa-
jeros y de carga como de los peatones;

b) De embarque y desembarque de pasajeros y de carga y des-
carga de mercaderas;

c) De estacionamiento de los vehculos.

5. En general, en la Amrica Latina la igualdad econmica, poltica y ju- Experiencias en
ridica constitute hoy postulados establecidos, pero elprincipio de "la igual- Amrica Latina
dad ante la naturaleza" se discute todava para las families que viven en
los tugurios.

En los conjuntos residenciales de vivienda econmica del Uruguay se deja
de ordinario reserves de terreno para los edificios comunales en la idea
de que el Estado en tiempo oportuno los construir. Como esto demora,
en la prctica se llega a una co-participacidn entire el Estado y los usua-
rios o la institucin propietaria de los conjuntos para la ereccin de esos
edificios.

En Montevideo existe un organismo encargado del plan regulador de la ciu-
dad; hay normas de zonificacin anexas al cdigo de construccin que han
tenido el mrito, a pesar de no ser completes, de influir en las municipa-
lidades menores. Existe en el Uruguay una ley de colonizacin que podra
convertirse en un instrument de planificacin national, pero que hasta aho-
ra no ha sido utilizada con ese objeto.

En Chile las instituciones que construyen habitaciones econmicas a veces
edifican por su cuenta los servicios comunes (escuelas, postas sanitarias,
postas de correo, etc.). Tambin existen normas de planeamiento para
las poblaciones mayores de 5, 000 habitantes que estn obligadas a trazar
sus plans reguladores.

El Institute de Aposentadoria e PensOes dos Industririos de Brasil cons-
truye algunos edificios comunales, tales como escuelas, campos de recre-
acin active, salones para actividades vecinales, etc., cuyos costs son
cargados a los de las habitaciones, dejando los dems edificios para cons-
truccin posterior. En Ro de Janeiro, como caso especial, la Prefectura
toma a su cargo la construccin de los edificios comunales.

En Brasil no existe un organismo federal de urbanismo. Existen organis-
mos locales que proyectan planes para las ciudades pero no hacen planifi-
cacin regional.

En el Per, la Corporacin Nacional de la Vivienda ha construido los edi-
ficios comunales. El mercado, el cinema y las tiendas han sido alquilados
a particulares sobre las bases ordinarias y son fuentes de renta. La posta









sanitaria, la posta de correo, el puesto de polica, las escuelas, etc., han
sido arrendadas a las dependencias correspondientes del Gobierno tenien-
do en cuenta que la Corporacin recibe dinero para subvencionar la vivien-
da pero no a dichas dependencias. La iglesia ha sido entregada, para su
servicio, a la autoridad eclesistica respective.



Las Soluciones

Familia y 1. La casa nunca debe ser considerada como un element aislado sino co-
Comunidad mo uno integrante de una comunidad que debe desarrollarse de acuerdo con
un plan.

El problema planteado por la familiar dinmica frente a la casa estticaque
se puede resolver mediante la rotacin de la familiar entire diversas vivien-
das de tamafos apropiados a su composicin o mediante el desarrollo de
la casa expandible que crece con la familiar, se debe analizar enlos siguien-
tes aspects:

a) Zn el de la vivienda urbana y rural;

b) En el de la habitacin de alquiler o de renta;

c) En el del edificio unfamiliar o multifamiliar.

Admitir como solucin general la "construccin extensible y familiar fija"
y como solucin complementaria para problems especiales la "construc-
cin fija y familiar movible".

La movilidad de las families dentro de un vecindario stable que provea
viviendas de diferentes tamafos y tipos, y facilidades comunales adecua-
das favorecera el desarrollo de la personalidad y evitara la desorganiza-
cin social de la comunidad.

Unidad Vecinal 2. Aprovechar en la organizacin de la comunidad las tradiciones y cos-
tumbres populares con la mira de satisfacer las necesidades biolgicas y
espirituales en forma cooperative, especialmente en lo que se refiere a la
vivienda.

Agrupar la vivienda urbana en unidades vecinales de manera que el con-
junto forme una comunidad complete, provista de los inmuebles necesarios
para el culto religioso, la educacin pblica, el deported, la sanidad, los
servicios cooperativos o comerciales indispensables para el consumo in-
terno, la seguridad pdblica, los correos y telecomunicaciones, los trans-
portes, la administracin municipal, los centros recreativos y, en suma,
todo aquello que complement la vida de hogar y sea preciso para la vida
comunal dentro de los ms avanzados concepts del urbanismo.

Construir casas de propiedad inmediatas a las casas de arrendamiento
constituyendo grupos que eviten en esta forma cualquier clase de segrega-
cin y que formen barrios representatives de todos los matices desde el
punto de vista econmico y social.









Cada pas debe adoptar la unidad vecinal ajustndola a su realidad social y
a su medio ambiente.

Las unidades vecinales deben ser un ejemplo de planificacin. Deben ser-
vir de demostracin prctica de lo que puede y debe ser el patron de la
ciudad.

Las densidades de poblacin para las unidades vecinales deben ser cuida-
dosamente prescritas. Las reas de circulacin, la zona commercial, el
centro comunal y escuela, las zonas de vivienda, todas deben ajustarse a
coeficientes establecidos previamente y que sean fruto del anlisis y del
studio.

La unidad vecinal balanceada debe contener una proporcionalidad entrelos
tamanos y caractersticas de las families y los tamafos y tipos de las vi-
viendas.

Los conjuntos residenciales no deben segregar grupos sociales sino alcon-
trario, deben ser representatives de los diversos matices sociales afinde
posibilitar el desenvolvimiento de un autntico espritu comunal.

3. Todo planeamiento urbano debe abarcar no sdlo la ciudad sino todo el Planificaci6n
conglomerado metropolitan. Urbana

Debe concederse adecuados poderes legales y convenientes recursos eco-
nmicos a los organismos encargados de realizar los planes reguladores
y de la vivienda.

El plan regulador debe tener fuerza de ley y ser considerado de orden pd-
blico. La Oficina del Plan Regulador de Puerto Rico, por ejemplo, tiene
funciones consultivas, legislativas, ejecutivas y policiales.

Los gobiernos deben elaborar planes escolares comprensivos, especial-
mente con aplicacin a las reas urbanas. Este planeamiento escolar pue-
den realizarlo conjuntamente el ministerio de educacin y la oficina de ur-
banismo.

Por el valor inestimable que tiene para el crecimiento ordenado de las ciu-
dades, se recomienda que los principles centros urbanos, o por lo menos
las capitals, establezcan oficinas del plan regulador urbano.

4. La estrecha relacin entire el urbanismo y la vivienda no debe pasarin- Relaci6n entire
advertida. No obstante lo anterior, para lograr una coordinacin de estas Urbanismo y
actividades, no se recomienda la unificacin administrative sino una cola- Vivienda
boracin funcional.

La cooperacin funcional entire la vivienda y el urbanismo, conservando
ambas actividades sus atributos y flexibilidad de accin, debe fundamen-
tarse en los siguientes concepts orientadores:

a) La seleccin de terrenos urbanos, etapa inicial del disefo de
un proyecto de viviendas, se efectuar con el concurso de la
oficina de urbanismo;









b) Los anteproyectos de colonies de viviendas o de unidades
vecinales, segdn el caso, sern sometidos a la evaluacin
del organismo de planeamiento urbano;

c) Puede establecerse enlace entire los dos organismos, vivien-
da y urbanismo, mediante la cooperacin de sus tcnicos en
forma metdica y regular;

d) El problema urbano de la vivienda debe solucionarse contem-
plando el problema general del urbanismo. La vivienda asu-
mir transitoriamente studios urbanos mientras no exist
la oficina respective.

Los organismos de habitacin econmica deben de coordinarse con las ins-
tituciones que se ocupan de planificacin. Es necesario pues, establecer
un drgano coordinator de la planificacin local, regional y national que se
ocupe de estos problems.

Conjuntos 5. Las instituciones de habitacin deben proveer en el planeamiento de
Residenciales los conjuntos residenciales lugares apropiados para los espacios pdblicos
destinados al cultivo del espritu y del cuerpo, y procurar que respetando
la planificacin general, el proyecto, financiamiento, construccin y ad-
ministracin de dichos locales se haga por los organismos especializados
existentes.

Los conjuntos residenciales no deben ser planeados sobre la base de con-
sideraciones econmicas exclusivamente; debe tenerse en cuenta tambin
los factors sociolgicos envueltos.

Los conjuntos residenciales planeados tomando en cuenta las funciones so-
ciales y educativas orientan orgnicamente el crecimiento de las ciudades
y representan inversiones ms seguras, razn por la cual deben ser pre-
feridos a las casas aisladas que no obedecen a un plano de conjunto.

Funci6n Social 6. Dotar a los grupos de viviendas y unidades vecinales de trabajadores
sociales encargados de resolver los multiples problems humans que sur-
gen entire lo moradores de las casas que los componen y de ensefar a las
families el mejor uso de las mismas y de las comodidades del barrio.

Remodelar las zonas de tugurios dotndolas de patios de luz, contact con
la vegetacin, campos y parques, y suministro adecuado de agua, a finde
que se cumpla en ellas el principio de igualdad ante la naturaleza.

Las designaciones "habitacin proletaria", "barrio obrero", "ciudadela
popular", etc., con que a veces se denomina a los conjuntos residencia-
les destinados a las families de recursos econmicos modestos, deben de
ser rechazadas por el espritu antisocial de segregacin que sugieren.

Problems de 7. Se debe hacer un anlisis de los factors que influyen en el mejora-
Circulacin Urbana miento del trnsito en cualquier ciudad:

a) El flujo y reflujo del trnsito que va del centro a la periferia
y viceversa siguiendo las direcciones de acuerdo y en funcin
de la forma de cada ciudad;









b) El volume, las necesidades de trnsito y el plano de acciden-
tes, para asegurar la continuidad de la corriente, eliminar
embotellamientos y proveer una superficie de rodamiento uni-
forme con longitud, trazado y estructura compatibles con el
vehculo y el peatn; y para dar independencia, evitando que
dos corrientes se crucen a igual nivel y ritmo y discipline
en las inevitable intersecciones al mismo nivel;

c) La ejecucin que depend del factor human como conductor de
vehculos, como peatn, como pasajero, o como agent orien-
tador o vigilante del trnsito;

d) No basta una buena solucin de ingeniera de trnsito, es in-
dispensable informar, educar y vigilar al pblico para poder
tener orden, seguridad y eficiencia en las funciones deltrn-
sito.

Es indispensable establecer una colaboracin estrecha entire los organis-
mos policiales que vigilan el trnsito y los departamentos de urbanismo
que planean el ordenamiento del mismo.

En alguna ciudades no es aconsejable, por anti-econmico, el estaciona-
miento subterrneo, siendo necesaria la construccin de edificios de esta-
cionamiento que deberan de permanecer a cargo de las municipalidades.
Para utilizar como playas de estacionamiento las reas baldas de propie-
dad particular, convendra crear un organismo autnomo financiera y ad-
ministrativamente y ligar dichas reas por medio de omnibus con el cen-
tro commercial de la ciudad.




























VENEZUELA
Aspecto de la Urbanizacin Generalsimo
Francisco de Miranda construida por el
Banco Obrero.






PERU
Unidad Vecinal Nmero Tres, situada en-
tre Lima y Callao. Departamentos de dos
y cuatro dormitorios.Proyecto y ejecuci6n
de la Corporacin Nacional de la Vivienda.


A\


UNIDADES

VECINALES









Tema 7: ESTIMULO DEL APOYO POPULAR




EXPOSICION


Cualquier campana en pro del mejoramiento del albergue emana no slo de consideraciones ma-
terialistas de la insalubridad de muchas viviendas actuales, sino tambin del deseo spiritual
del hombre de mejorar su ambiente y el de sus conciudadanos. El hombre es gregario; vive y
acta en grupos.

En esta ltima parte de los Seminarios fu explorada la relacin que tienen los programs de
viviendas con la vida de la comunidad entera y el papel que desempefa la organizacin dela co-
munidad en el mejoramiento de las condiciones del albergue.

a. Necesidad de Estimular el Apoyo Popular

El mejoramiento de los hogares no puede ni debe ser de incumbencia exclusive de los experts.
Los programs pueden ser fructuosos solamente cuando el pueblo, a travs de sus instituciones
democrticas, apoya y alienta dichas labores. El interns ciudadano, espues, esencial y el apoyo
de las personas prominentes y de las asociaciones profesionales es de gran importancia.

Como parte integrante de un program de viviendas debe procurarse, pues, interesar al pueblo
en las campafas para mejorar la calidad de las viviendas.

En los gobiernos autocrticos del pasado, la responsabilidad de alojar al pueblo resida estric-
tamente en el gobernante; el xito de la tarea dependa de su interns por el problema. Durante
las primeras etapas de la revolucin industrial, los programs de viviendas fueron en parte mo-
tivados por temor a la propagacin de enfermedades debido a la falta de higiene ambiental, en
parte debido al temor de levantamientos de las classes bajas que habitaban en tales condiciones
y en parte causaron el mejoramiento las tendencies filantrpicas de algunas personas acomoda-
das. Estos esfuerzos iniciales fueron de inmenso valor. Sin embargo, a media que los prin-
cipios democrticos fueron tomando fuerza, se fu palpando claramente que el xito de la cam-
pana para lograr mejores viviendas dependa del firme apoyo de todos los sectors de la comu-
nidad. En pases socialmente avanzados como Suecia o Suiza esta teora tiene complete a-
ceptacin. En los Estados Unidos, la aprobacin del "Housing Act of 1949" (Ley de la Vivienda
de 1949) fu antecedida por various afos de debate pblico en pro y en contra de la intervencin
estatal en material de viviendas. El Congreso oy opinions de miles de organizaciones parti-
culares, desde los boyscouts hasta la Liga de Alcaldes de las Municipalidades; sindicatos, Clubs
Rotarios, sociedades profesionales y muchos grupos ms expresaron sus convicciones. La vi-
vienda popular se torn material de discusin para la prensa. De abajo hacia arriba del pue-
blo hacia el gobierno fu la caracterstica principal de la campafa.

Los gobiernos municipales y nacionales y los organismos oficiales de la vivienda dan much
importancia al apoyo de la comunidad y han emprendido programs de informacin y relaciones
pblicas. El ciudadano, por otro lado, reconoce que el alojamiento no es meramente su pro-
blema individual y que actuando a travs de su comunidad obtiene ms fuerza para lograr su
meta.

b. Grupos de la Comunidad

En algunos pauses la organizacin social ha progresado a tal punto que se han establecido cen-
tenares de entidades ciudadanas para promover tal o cual causa. En otros pases este process









est ms atrasado; pero an en estos pases present una cifra sorprendente una enumeracin
de las asociaciones que tienen o pueden tomar inters en la vivienda. Tal enumeracin o cata-
logacin tambin result de utilidad e indica la clase de accin que es aconsejable.

Podemos considerar primeramente las organizaciones que por su naturaleza tiene interns laten-
te o potential para la vivienda y el urbanismo. Estos grupos a menudo actanpor sucuenta, pe-
ro frecuentemente su inters debe despertarse por medio de la informaci6n. Ejemplos de esta
categora: Boy Scouts, Cruz Roja, cooperatives, sindicatos, la Iglesia, agencies de bienestar
social, asociaciones periodsticas, Cmaras de Comercio, Clubs Rotarios, Clubs de Leones,
sociedades profesionales, entidades comerciales, etc.

Es fcil dar muchos ejemplos especfficos de grupos como los que acabamos de mencionar que
han emprendido campafas en pro del mejoramiento de la vivienda en los diversos pases que han
participado en estos Seminarios.

No queremos dar la impresin que invariablemente las organizaciones actan por motivos de al-
truismo. Por el contrario, dan preponderancia a aquellos aspects de la vivienda o del urbanis-
mo que ms les interesan. Por lo tanto, debemos tomar este factor en cuenta al solicitar el
apoyo de estas instituciones. Por ejemplo, la Cruz Roja se ocupa de la vivienda durante emer-
gencias y catstrofes como terremotos, inundaciones, etc. Esto bien puede convertirse en in-
ters permanent por el alojamiento. Las Cmaras de Comercio se preocupan de las rebajas
de los precious de las propiedades urbanas como resultado del deterioro de las zonas urbanas y
del crecimiento de barrios insalubres, o bien de los efectos nocivos que produce la congestion
del trfico debido a la falta de estacionamiento en los centros urbanos, causando danos al co-
mercio.

El segundo grupo que puede citarse lo constituyen asociaciones o entidades cuyo fin principles
lograr el mejoramiento de la calidad de las viviendas o impulsar el urbanismo. Estas asocia-
ciones son por ejemplo, las de inquilinos, los grupos que promulgan el embellecimiento de los
barrios, las cooperatives de la habitacin, las asociaciones de la vivienda de empleados pbli-
cos y particulares, y las asociaciones voluntarias nacionales pro vivienda.

Finalmente, podemos acentuar las posibilidades y ventajas de guiar el inters ciudadano a tra-
vs de los ciudadanos prominentes de la comunidad, tal como el abogado, el cura, el politico,
el mdico, el ingeniero, etc. Los socilogos han estado investigando estos procedimientos y
han desarrollado medios de avalo, tales como la sociometra.

c. Accin Popular

Tanto se ha dicho respect a la tcnica para lograr el apoyo popular y organizer el inters de
la comunidad para el mejoramiento de la vivienda que ste bien puede ser el tema de una Semi-
nario. S1lo nos limitaremos a citar algunos ejemplos principles.

Prime o hemos de aclarar un punto; es esencial la aceptacin espontnea de la ciudadana en
la etapa inicial, cuando se introduce la legislacin sobre viviendas o al establecerse un orga-
nismo official de la vivienda. Y tambin es esencial el apoyo constant de la comunidad para
que los programs y labores del organismo se desenvuelvan sin obstculos. Ponemos las si-
guientes proposiciones como base de discusin:

a) que el pblico debe tomar y tomar una posicin con respect a la poltica de vivien-
das.

b) que los ciudadanos y sus organizaciones deben participar en la formacin de esa
poltica.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs