• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Presentacion
 Introduction
 El aspecto economico
 En los Estados Unidos y en...
 El aspecto constitucional
 La escuela normal
 La escuela y el Japon
 El caso de Alemania
 El colegio de educacion secundaria...
 El colegio de educacion secundaria...
 El colegio de educacion secundaria...
 El caso de Mexico
 La cultura, instrumento de...
 El prestigio de la cultura
 El proletariado de los intelec...
 Los litigantes contra la educacion...
 Los capitalistas contra la educacion...
 Intelectuales
 Influencia de la educacion...
 Ideales de la educacion secund...
 La literatura y la historia en...
 La biblia
 La cultura literaria como estimulo...
 La literatura como agente de difusion...
 La difusion cientifica entre...
 El sueño de Bolivar
 Difundidores del pensamiento...
 Otros escritores hispanoameric...
 Los nuestros, Garcia Monge
 Supuestos parasitos intelectua...
 Ventajas del gusto por las...
 La musica y la poesia
 La obra de cultura general realizada...
 El arte de la palabra
 El sentimiento de la poesia
 Supuestos fracasados
 Perspectivas
 Index






Group Title: cultura literaria
Title: La cultura literaria
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081465/00001
 Material Information
Title: La cultura literaria
Physical Description: 130 p. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Facio, Justo A., 1859-1931
Publisher: Imprenta Alsina (Sauter, Arias & Co.)
Place of Publication: San José, Costa Rica
Publication Date: 1930
Copyright Date: 1930
Edition: 2. ed.
 Subjects
Subject: Education, Secondary -- Costa Rica   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Costa Rica
 Notes
Statement of Responsibility: Justo A. Facio.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081465
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AFH7168
oclc - 07494495
alephbibnum - 001091631

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Presentacion
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Introduction
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    El aspecto economico
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
    En los Estados Unidos y en Inglaterra
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    El aspecto constitucional
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
    La escuela normal
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    La escuela y el Japon
        Page 29
        Page 30
        Page 31
    El caso de Alemania
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
    El colegio de educacion secundaria y la universidad
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    El colegio de educacion secundaria entre nosotros
        Page 42
        Page 43
    El colegio de educacion secundaria en la Republica Argentina
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    El caso de Mexico
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    La cultura, instrumento de defensa
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    El prestigio de la cultura
        Page 61
        Page 62
        Page 63
    El proletariado de los intelectuales
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Los litigantes contra la educacion secundaria
        Page 67
        Page 68
    Los capitalistas contra la educacion secundaria
        Page 69
        Page 70
        Page 71
    Intelectuales
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Influencia de la educacion secundaria
        Page 75
        Page 76
    Ideales de la educacion secundaria
        Page 77
        Page 78
        Page 79
    La literatura y la historia en la India
        Page 80
        Page 81
    La biblia
        Page 82
        Page 83
    La cultura literaria como estimulo para el estudio
        Page 84
        Page 85
    La literatura como agente de difusion cientifica
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    La difusion cientifica entre nosotros
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    El sueño de Bolivar
        Page 93
        Page 94
        Page 95
    Difundidores del pensamiento hispanoamericano
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    Otros escritores hispanoamericanos
        Page 99
        Page 100
        Page 101
    Los nuestros, Garcia Monge
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
    Supuestos parasitos intelectuales
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Ventajas del gusto por las letras
        Page 109
        Page 110
        Page 111
    La musica y la poesia
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
    La obra de cultura general realizada por el colegio
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
    El arte de la palabra
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
    El sentimiento de la poesia
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    Supuestos fracasados
        Page 127
        Page 128
    Perspectivas
        Page 129
        Page 130
    Index
        Page 131
        Page 132
Full Text






JUST


LA CULTURAL


LITERARIA





SEGUNDA EDIpIN


1930
IMPRENTA ALSINA (Santer, Arias & Co.)
SAN JOS DE COSTA RICA










































i



















Presentacin


Slo la generosidad de don Justo A. Facio logra
explicar que algunas palabras mas aparezcan en las
primeras pginas de este opsculo. Y a esa generosidad
han de referirse tales palabras. Porque ella integra uno
de los dones exquisitos del seor Facio y porque supone
un valor que importa enaltecer: el de ser amor de ju-
ventud y comprensin de la obra que los jvenes cons-
truyen. Y acaso ms que esto,-el de ser conocimiento de
la importancia de que haya algo a lo cual podamos
atribuirle el concept de significar una obra de juventud.
Mi modest tarea de las aulas me llev a estar
cerca de la labor del seflor Facio, y en ese punto ad-
vert que entraba en contact con las aguas de una fuente
de entusiasmo. Lo cual ha de entenderse conforme a
aquella acepcin del entusiasmo en que ste alcanza los
prestigious del vigor spiritual que sabe ser avidez de
creacin. Encontr, en efecto, en la palabra de l, en la
opinion suya, en su consejo cordial, los resplandores de
una vision amplia de los problems de la escuela, lo
que, por cierto, no es comn entire nuestros hombres de
mejor intelecto. Y encontr algo ms que una vision: la
conciencia de un apostolado, arraigada en la reverencia
de dos cosas grandes: la juventud y la cultural.













Claro es que yo haba reconocido la presencia de
los servicios del seor Facio en la causa del saber na-
cional, de los cuales en otras horas se har el oportuno
elogio. Pero no haba tenido oportunidad de apreciar la
existencia plena de lo que juzgo que es esencial y, sobre
todo, de lo que es ms hermoso: la capacidad de reno-
vacin. De rejuvenecimiento, dira mejor. Algo sutil que
emana de la generosidad y que es el secret del entu-
siasmo del seor Facio. Eso es lo que en l me produce
sensacin de encanto. Eso es lo que le permit entre-
garse a la fe en la empresa de la cultural con una an-
.iedad de crecimiento admirable, pues que cuando la
edad conduce a este varn al ocaso, su espritu se baha
en la aurora.
Hay all el milagroso poder de derruir las sombras
que los aos van depositando, al desfilar, en la entraa
del corazn y del pensamiento. Y cual si apenas hubiese
ricido treinta anos, con una certera intuicin de las ur-
gencias que el porvenir se anticipa a despertar en el
present, habla del porvenir y presupone las posibili-
dades de su prospeccin, y dejndose poseer del vigor
que ellas entranian,-en cuanto son bella esperanza,- lo
sabe expresar y consigue trasmitirlo noblemente.
Este amable viejo nos habla a los jvenes de cons-
pirar contra el pasado y siente as el orgullo de hablar
como joven. Sus voces no suelen ser de admonicin ni
de consejo, sino de lucha.
Y nos da fire ejemplo. Embraza su lanza, se
apresta en la solicited de un primer puesto y entra en
el combat, cerrando con ardor contra quienes osan ne-
gar la virtud del aula. El lleva esa fe mirfica en lo













alto de la lanza, como aquellos rabes que ostentaban
el Corn.
No he pretendido referirme a las ideas de este libro.
ni a su significacin en el moment actual. Y no lo he
querido, porque hay en l un impulso que lo levanta
por encima de las inmediatas realidades del problema
electoral, para situarlo en aquella zona del pensamiento
done slo podamos contemplar lo que rectamente atale
a los superiores menesteres de la cultural y de su por-
venir.
He querido decir algo del nimo de este joven de
sesenta aos, cuyo corazn se repliega, ansioso de luz,
en el gesto de un ndice que marca el campo de una
lucha inmensa y concita a la juventud a emprenderla.
Mi credo se organize en la conviccin de que llegan
horas de gloria. De que si los Sarmiento, los Mann, los
Varela y los Fernndez abrieron la escuela, ha llegado
el moment de ponerle dentro una alma. De que as
como la patria de Comenio se reconstruye sobre el ful-
gor de su genio como siguiendo una huella, las nuestras,
-estas patrias de Amrica,- se engrandecern con el
soplo grandiose de algo que est por surgir de las es-
cuelas.


1923.
Omar Dengo






















La Cultura Literaria


I


La educacin secundaria est en entre-
Introduccin
dicho actualmente, y eso, que, al pa-
recer, nadie se ocupa ahora en hacer campaa contra
la existencia de los colegios sostenidos por el Estado;
nunca, con todo, como en estos turbios moments de
nuestra historic poltica hemos visto volverse tantos
gestos amenazadores contra la educacin secundaria.
En 1922, al discutir en la legislature el presupuesto
que hoy rige, voluntades aviesas constituyronse all
para gestionar la supresin de las partidas destinadas
a cubrir ese gasto; una declaracin del Presidente de la
repblica,-a lo que parece, inclinado a sostener esas
instituciones,-desarm, quizs, el torcido propsito. En
todas las legislatures anteriores, los diputados, parti-
cularmente los diputados de provincias, han salido
siempre a la defense del rengln en que se inscribe
ia suma votada para costear los institutes en donde,
hace ya anos, se elabora la alta cultural del pas. Por
su relacin con esta significativa costumbre, vale la
pena recorder aqu que la Constituyente convocada










JuSTo A. FACIO


durante el rgimen espurio de los Tinoco tuvo el cui-
dado de introducir en la nueva Constitucin un
artculo en virtud del cual se declaraba deber del Es-
tado sostener los colegios existentes con fondos nacio-
nales y crear, asimismo, todos aquellos otros que en
el correr de los das hiciese necesarios una mayor y
ms imperiosa demand de cultural. Con este rasgo
de su inters por la educacin, esos hombres, repre-
sentantes de un rgimen proditorio, pretendan sin
duda conciliarse la buena voluntad de la democracia.
El clculo, si capcioso, iba bien encaminado. En ver-
dad, no ha sido sino en el seno de los gabinetes donde
han solido alzarse voces desatentadas contra el co-
legio como institucin de Estado.
El portaestandarte de una agrupacin poltica ha
declarado que l slo quiere orientar el colegio por
vas prcticas, lo que en buen romance significa tanto
como decir que el colegio de educacin media debe
desaparecer para dar sitio a instituciones docentes de
otra ndole. Todos los aos, por otra parte, una co-
rriente de sorda hostilidad sacude, digamos as, la cola
de la opinion pblica contra la existencia de los co-
legios o, tal vez. contra la constitucin de los colegios;
pero, por qu solamente la cola? Ah!, porque la cola
de la opinion pblica, aqu como en toda tierra, se
urde con los rezagados de la mente. Acaso por esto,
nadie, en verdad, concede importancia a ese fenmeno,
bien explicable, por cierto: existe en todas las pocas,
este es el caso, un grupo de personas, no muy nume-
roso, dichosamente, enconadas por los celos de oficio,
por la envidia, por la presuncin no tomada en cuenta










LA CULTURAL LITERARIA


y, por esto, amargamente despechada, que, para des-
ahogar su encono, se entretienen en hallar malo todo
lo que en el moment present se hace en material de
educacin y, sobre todo, en aorar a lgrima.viva el
borroso pasado, como suma y compendio de un orden
de cosas y de actividades en que todo se tiene por
superior. Pero esto no es de ahora; es de todas las
pocas, ya se dijo antes, y el fenmeno se repite in-
variablemente; el que hace unos veinte aos, por ejem-
plo, era ya hombre, recordar, seguramente, si lo
observe, que el arepago de aquellos das se pasaba
las horas muertas echando de menos las kalendas fe-
lices de Mari-Castaa; as, dentro de unos veinte aos,
ms o menos, para los despechados o impotentes del
porvenir, esto de ahora ha de ser lo nico bueno, lo
convenient, lo deseable. Ser ese el desquite para
los de hoy. Pero ese misonesmo, antes y ahora, siem-
pre fu pension de mentalidades en cuyas paredes
craneanas no se abre ms que una ventanilla hacia
afuera,-una ventanilla por la cual esos tales slo
alcanzan a ver el pozo de aguas verdosas e inmviles
en que se refleja el pasado.-Sin embargo. la obser-
vacin sera incomplete si slo se atribuyese a celos
de oficio el odio contra los actuales servidores de la
cultural: volver la espalda a lo que llega para vivir
en xtasis ante los mirajes desteidos del crepsculo,
sa en verdad ha sido siempre una actitud psicol-
gica harto comn: ya dijo en forma imperecedera y
marmrea el gran Jorge Manrique que cualquiera
tiempo pasado fu mejor; pero no es necesario in-
ternarse en las lejanas del siglo xv para encontrar










JUST A. FACIo


la expresin de un tpico que nos sale al paso en
las pginas de muchos libros; he aqu a Po Baroja,
el novelist hispano de mi predileccin, que dice por
ah: Gallardo aseguraba que aquella poca era la
ms baja de la historic de la literature espaola y
que nadie saba nada,-cosa que se aseguraba en
todas las pocas con el mismo grado de certidum-
bre.-No oyen Uds. con frecuencia esas mismas o
semejantes expresiones al hablar de nuestros colegios?
Pero la agitacin hostile que ahora se condensa
alrededor de los colegios sostenidos por el Estado
constitute tambin una de las modalidades con que
se manifiesta la aguda crisis social en que desespe-
radamente se debate el pas, sin tregua solicitado por
intereses contradictorios y mltiples hacia soluciones
que envuelven quizs un peligro; pas joven, de po-
cos recursos y rodeado de dificultades creadas por
torpezas de administracin, la repblica se agita, efec-
tivamente, en un nervioso estado de crisis, en que la
clave de la soberana, la liberacin de la renta, el
petrleo, los latifundios, el alcoholismo... son otras
tantas interrogaciones trgicamente abiertas ante la
azorada espectativa national. Estas y otras preo-
cupaciones sociales constituyen en junto un problema
que, a la larga y en definitive, slo se resuelve
por medio de la cultural; desgraciadamente. en torno
de este postulado, a que la historic de otros pases
ha dado prestigio, hay en acecho, aqu, entire noso-
tros, voluntades hipcritamente empeadas en entor-
pecer o en disminuir la obra de la cultural, que en-
dereza todos sus poderes creadores a establecer el










LA CULTURAL LITERARIA


equilibrio social sobre bases de respeto, de orden, de
justicia, de equidad, de cooperacin; ah tenemos, si no,
al colegio, que, al proseguir conscientemente la labor
de la escuela comn, con la que forma una poderosa
unidad orgnica, habilita posibilidades para empren-
der y llevar a buen fin el prospect de salud merced
al cual la patria result al cabo reconstituida y se-
ora de sus destinos.-Evoquemos aqu, como una
oracin, la palabra de Pasteur ante el desastre de
1870: Cunta razn tenamos al lamentar la miseria
en el departamento de instruccin pblica! All reside
la causa verdadera de nuestras desgracias. No impu-
nemente se deja que una gran nacin decaiga inte-
lectualmente. Pero si nos levantamos de este desastre,
todava veremos a nuestros hombres de Estado per-
derse en discusiones sin fin sobre formas de gobierno,
sobre cuestiones de poltica abstract, en vez de ir al
fondo de las cosas. Ese mismo desconcierto de fuer-
zas morales, que la educacin secundaria debe com-
batir, es tal vez lo que ms compromete hoy la
existencia de los colegios oficiales, porque, o las cla-
ses directors y las acomodadas, que, por indiferencia
o por renuncia de las otras classes, imprimen rumbos
a la sociedad, desconocen el valor reconstructive del
colegio, cuando fomenta los ideales en que debe ins-
pirarse la ciudadana, o sienten con sordo terror cmo
el colegio despierta entire los hombres futuros las
aptitudes que un da pueden enfrentrseles con un
poder de competencia suficiente a anular tradiciona-
les o injustificados seoros. Visto a travs de esas
preocupaciones, el colegio de educacin secundaria es,











12 JUST A. FACIo

por lo tanto, una institucin superflua o un estorbo
para esas gentes. Fuera de estos mviles egostas, que
son exponentes del desequilibrio social, se confabulan
en contra de la educacin secundaria otros groseros
factors. El que, entire todos, desempea ms agresiva-
mente su odioso e insano papel es el factor econmico.






















El aspect Se pide el abandon de los colegios por
econmico el Estado, y para defender o justificar
tan descabellada pretensin, se alega,
primeramente, la necesidad de introducir economas
en el presupuesto de gastos pblicos; sin duda alguna,
el captulo de las erogaciones est recargado con ex-
ceso que a no pocos les parece chocante; en algunos
departamentos de Estado se gasta sin ton ni son; hay
derroche,-se dice; hay abuso; el administrator de la
cosa pblica es, o torpe o complaciente; el servicio
de intereses absorbe una parte cuantiosa de las ren-
tas ordinarias; el presupuesto no se calcula en estricta
conformidad con las exigencias de un buen servicio,
impersonalmente estudiadas; antes bien, no parece
sino que el mandatario tuviese en cuenta, al prac-
ticar esa operacin, el nombre de las personas a quie-
nes con los cargos pblicos puede favorecer,-cir-
cunstancia de que, a mayor abundamiento, no querra
prescindir el gobernante desacreditado que en la obli-
gada adhesin de los funcionarios pblicos buscase
un contrapeso a .su impopularidad; es de creerse, por
otra parte, que si por cuenta del erario slo se hi-
ciesen aquellos desembolsos destinados a satisfacer










JrsTO A. FACIO


indeclinables obligaciones pblicas, legalmente pre-
vistas, y que si en cada departamento de la admi-
nistracin pblica slo hubiese el personal de emplea-
dos que reclama un eficiente servicio, el presupuesto
de cada ao se cerrara sin dficit;-dicho en trmi-
nos extraos a la ficcin parlamentaria, no cabe duda
de que las rentas posibles alcanzaran a cubrir los gas-
tos de que no puede ni debe prescindir una administra-
cin juiciosa y aun aquellos otros que exige el desa-
rrollo normal de todo pas en march.
Pero sucede que ningn gobierno acumula sufi-
ciente resolucin para circuncribir su captulo de
gastos a un rgimen de economa en que slo quepa
lo estrictamente indispensable. y esto, nadie lo ignore,
tan slo comprendera el cuntum de las obligaciones
pblicas indiscutibles y los servicios de una modest
y ordenada administracin; hara falta para esto es-
tudiar desapasionadamente la organizacin de las ofi-
cinas pblicas, en algunas de las cuales hay, dgase
lo que se quiera, sobra de personal; sin que esto. as
y todo. sea en rigor lo ms lamentable, porque. en
fin de cuentas. la vida econmica de la nacin no se
compromete porque un pobre parsito ms succione
unas cuantas gotas de la rica savia que por el joven
tronco circula: es esa. por otra parte, una de las for-
mas en que aqu se practice. con la indulgencia de
todos. el socialismo de Estado: el Estado, efectiva-
mente, nos ampara aqu a todos los menesterosos, sin
que en muchas ocasiones sea necesario poseer mri-
tos para obtener los gajes de su amplia y benvola
proteccin: hoy. como antao.-esta repblica de la-











LA CULTURE LITERARIA


briegos, antes que una comunidad poltica, es una
Arcadia en que el noble ejercicio de la fraternidad
tiene la fuerza de una ley biolgica. Sea como fuere.
es lo cierto que el costo de algunos servicios est un
tanto recargado; ms an,-no falta quien piense que
de algunos servicios se podra prescindir en su tota-
lidad, sin el mnimo dao para la administracin de
la cosa pblica, porque tales rganos no han sido
creados por las exigencias de una funcin necesaria.
Desde cualquier punto de vista en que uno se site,
el menos conocedor del intrngulis administrative
puede observer, como a ello se ponga. que a cual-
quier gobierno le es dable, si no est tocado de abu-
lia, adoptar y seguir un rgimen de economa en que
quepan, hasta con cierto desahogo, todas las legti-
mas atenciones del Estado.
Slo que no es con la supresin de mseros em-
pleos pblicos con lo que la nave de la nacin lo-
grara ponerse a flote: sera en realidad suma de muy
poca monta sa que por razn de supresiones pudiera
ahorrrsele en todo rigor al Estado: nos ofrece una
muy pobre idea de su capacidad el estadista, llam-
moslo as, a falta de vocablo ms just, que. como
base de un plan econmico, propone una batida de
empleados por los sotos del presupuesto: porque no es
ah, a la ver3ad, en done, por bien indicada y por
til, la reduccin de gastos se impone: todos sabemos
que la Oficina de Control. en buena hora creada por
la legislature del ao pasado. impidi que slo en los
primeros seis meses de su existencia se gastasen in-
debidamente muy cerca de seiscientos mil colones.










JUST A. FACIO


(slo cinco mil colones menos); ninguna de las par-
tidas en que esa suma cuantiosa se descompone estaba
comprendida en la ley de presupuesto, ni en ninguna
otra ley; la erogacin toda era, por consiguiente, un
simple despilfarro, y ella, con todo, no provena
de empleos, de empleos regulars, se entiende; cerrada
ahora la puerta del desorden, hemos visto que la Se-
cretara de Hacienda, confiada a las aptitudes de un
tcnico inteligente y hbil,-el seor Soley,-ha re-
gularizado en todos sus pormenores los servicios que
en la administracin de la cosa pblica incumbent al
complicado departamento fiscal; el deficit ha desapa-
recido; queda prcticamente demostrado. segn eso,
que sera tan intil como odioso sacrificar a modestos
servidores de la repblica para obtener un resultado
a que sin violencia y sin injusticias de todos mo-
dos nos llevara la ciencia econmica por etapas
seguras y naturales.-Observado a la luz de estas
mismas consideraciones, result en verdad much ms
odioso an que se aleguen tambin razones de eco-
noma para conspirar sordamente contra la existencia
de los colegios costeados por el fisco.
Para poner ms de bulto la ridcula mezquindad
de esos clculos, agregaremos algunos nmeros a las
precedentes consideraciones: los nmeros suelen tener
un valor decisive cuando se aducen para confirmar
o reforzar arguments de suyo atendibles; el prurito,
rayano en hostilidad, por hacerle economas al te-
soro pblico a expenses de la educaci secundaria
pudiera hacer career que en ese ramo se invierten
sumas cuantiosas; la suposicin carece de funda-










LA CULTURAL LITERARIA


mento; no son pocas, sin embargo, las gentes que
admiten el supuesto enteramente a ciegas, y para
sos la Secretara de Educacin Pblica derrocha
una millonada, o cosa as, en sostener los cuatro co-
legios de ese tipo existentes hace ya bastantes aos
en el pas; lo siguiente es en realidad lo que la na-
cin gasta ahora en ese ramo:
POR MES POR A O
Liceo de Costa Rica ....... 0 &000 0 96.000
Colegio de Seoritas .......... 6.000 > 72.000
Colegio de Cartago............ 3.000 386000
Institute de Alajuela........... 3.000 36.000
1 20.000 0 240.000

< 240.000, o, sean, alrededor de $ 54.000 oro,-eso
es todo lo que el Estado emplea anualmente en sos-
tener la educacin secundaria; esa es la suma con la
cual, restada a un presupuesto que consume 20 mi-
llones de colones, y ms, estadistas a lo Shylock se
prometen muy campantes poner el pas a salvo de
sus penurias. Cabe aqu una advertencia: no se in-
cluye en ese monto la parte destinada al sostenimiento
de la Escnela Normal; la Escuela Normal es un ins-
tituto que, por la especializacin de sus fines, debe
estar a la cabeza de la educacin primaria, como
piedra angular sobre que se apoya la arquitectura
toda de ese vasto departamento; el gasto que implica
correspond sin duda a la escuela, a la cual sirve
fundamentalmente; a mi parecer, la Secretara incurred
en error al darle cabida en el departamento de edu-
cacin secundaria;, no es se en rigor su lugar, si se
atiende a la lgica de las clasificaciones.






















Para hacer que el pas entre-
En los Estados Undos gue la educacin secundaria
y en Inglaterra
a la codicia de especuladores,
se arguye, por ltimo, que la Constitucin de la rep-
blica no erige en deber del Estado, expresamente, man-
tener ese precioso servicio pblico, el ms eminente,
con rentas nacionales. Ms de una vez se ha estam-
pado en peridicos de la localidad ese curioso razona-
miento, a tenor del cual tan slo sera lcito hacer
aquello que de manera explcita estatuye la Constitu-
cin del Estado; pero lo ms serio de esto no es sino
que hombres pblicos con pretensiones a la presidencia
de la repblica planteen esa torpe falacia como prin-
cipio de poltica gubernamental; no slo encierra esa
tesis absurd un contrasentido con respect a la dc-
til y generosa interpretacin de las leyes, sino que,
vista por otro lado, ella denuncia tambin en quien
la proclama un lastimoso desconocimiento de los va-
lores sociales que en todos los grados de su desarrollo
encierra la educacin.
Tambin se ha alegado y se alega que en otros
pases el Estado no costea la educacin secundaria;
con ese motivo, al reorganizarse el Liceo de Costa











LA CULTURAL LITERARIA


Rica, en 1920, bajo mi direccin, aduje las siguientes
razones para combatir ese falso supuesto, hijo de la ig-
norancia: En todos los pases civilizados del globo el
Estado sostiene colegios de educacin secundaria con
los dineros de los contribuyentes. No faltan, sin em-
bargo. personas que en estos semi-cultos pases de la
Amrica Latina condenen el sostenimiento de ese im-
portante servicio por cuenta de la nacin, so pretexto
de que en ciertos pases anglosajones esa es exclusive
pension de particulares. No estn muy al tanto de
estas cosas las gentes que asi discurren: en los Es-
tados Unidos de Amrica, si el gobierno federal no
sostiene colegios propios es sencillamente porque esa
atribucin no est comprendida en el nmero de sus
funciones constitucionales; pero all, cada estado, que
en s rene la autonoma internal de una nacin,
mantiene a su costa diversidad de colegios, todos
organizados para enriquecer el ambiente social con
suma cada vez mayor de capacidades que seguida-
mente habrn de ponerse al servicio de una culta y
progresista democracia.
Hasta en Inglaterra, hogar de un individualism
casi irreductible, se viene cristalizando en la opinion
pblica, lenta para evolucionar all, la tendencia a
considerar el colegio, aun en manos de particulares,
como un servicio de Estado, a quien ste, por esa
misma razn, debe auxiliar y proteger. Recurre Ingla-
terra a ese expediente para ejercer intervencin que
le permit imprimir normas democrticas a la edu-
cacin del reino, (porque nadie ignora que Inglaterra
es un gran reino democrtico).-Same permitido











20 JUST A. FACIO

consignar aqu los siguientes datos, siquiera sea de
pasada, para ilustrar brevemente el punto: la suma
acordada en el Reino Unido a instruccin pblica,
(escuelas y colegios), durante el ao de 1919-1920
fu de veintitrs millones de libras esterlinas; el
parlamento ingls le ha concedido ahora al gobierno
britnico una suma adicional de treinta y cinco mi-
llones de libras,-todo para sostener escuelas elemen-
tales y para cubrir subsidies acordados a colegios de
educacin secundaria; de suerte que el presupuesto
de instruccin pblica en el Reino Unido alcanza en
1921 a ochenta y cinco millones de esa moneda; esto,
sin contar con cuarenta y cuatro millones de libras
esterlinas procedentes de los presupuestos locales des-
tinados al mismo fin.






















El aspect Con un criteria negative sera en
constitutional verdad muy poco lo que en obra de
adelanto acertara a intentar siquiera
el gobernante para quien el canon literal de la ley
constitutiva fuese nica autorizada y atendible norma
de accin; porque, en fin de cuentas, una Constitucin
no es otra cosa, en sustancia, que el conjunto org-
nico de los principios con sujecin a los cuales se
desenvuelven y regulan las actividades de una na-
cin por las vas del derecho; no se encontrarn en
ese estatuto jurdico disposiciones concretas, particu-
lares o especficas, que presten asidero material a la
accin perezosa de los gobernantes mediocres o de
corta vista; pero de all, del precepto constitutional
se desprenden, en cambio, con lgica concomitancia,
mltiples incitaciones para el estadista de amplia vi-
sin; revela, por consiguiente, miopa social, cuando
menos, argir que el Estado no debe costear la edu-
cacin secundaria por cuanto no existe en la ley
constitutiva artculo alguno que de modo expreso lo
ordene, como con referencia a la educacin primaria
lo hace; interpretada armnicamente con el acucioso
espritu de progress que aguijonea las actividades del










JUST A. FACIO


Estado, la Constitucin autoriza, de un modo u otro,
toda empresa de cultural, inclusive, por de contado,
sino en primer trmino. sta de educar a las gen-
tes,-la ms conspicua de todas.
Falta ahora considerar el alcance de que, con-
forme al artculo 52 de la Constitucin y, particular-
mente, de una hermenutica no restringida por la
baja materialidad del signo, tiene esta frase rotunda:
La enseanza primaria de ambos sexos es obligato-
ria, gratuita y costeada por la nacin.-Pero la lec-
tura de este articulo nos coloca de pronto ante consi-
deraciones que conviene elucidar de una vez, para
poner los puntos sobre las es de la peregrina res-
triccin e l contemplada o supuesta por ciertos po-
lticos: ntese, en efecto, que el articulo 52 slo le
impone al Estado la obligacin de dar enseianza; em-
pero, el gobierno no se ha detenido ante la cortapisa
que forzosamente le impone el vocablo y ha susti-
tuido la educacin a la simple enseanza,-dos m-
todos de cultural, consustanciales, en el fondo, pero,
en realidad, distintos; si bien la educacin utiliza la
enseanza como medio, nicamente como medio de
realizar su obra; de modo que, segn los intrpretes
del artculo 52, el Gobierno se ha extralimitado, ha
cometido un abuso, porque la Constitucin slo le
prescribe que ensee; la Constitucin, segn ese cri-
terio, debe ser un fetiche que slo se present a sus
servidores en ademn de riguroso hermetismo; pero
el desacato a la letra de la ley no acaba all, porque
he aqu que el Gobierno dispuso tambin, hace poco,
cambiarle su histrico nombre a la Secretara de










LA CULTURAL LITERARIA


Instruccin Pblica, que ahora se llama, respondiendo
exactamente a la ndole, al objeto y al alcance de
sus orientaciones, Secretara de Educacin Pblica.
Ni los mismos retrasados y superficiales interpreta-
dores del artculo 52 ignoran hoy en da, aunque
es much concederles, que educar es una funcin in-
finitamente ms elevada, ms valiosa y ms til que
instruir o ensear; sin duda alguna, mal que nos
pese, se dirn los tales, ese paso significa progress,
s, un gran progress, en las actividades de la es-
cuela; mas para ser consecuentes en todo con su
actitud retrospective ante el artculo 52, estos seo-
res acabarn necesariamente por sostener que el go-
bierno de la repblica se ha extralimitado y que,
para respetar la letra intangible de la Constitucin,
es forzoso volver a lo de ensear, lisa y llanamente.
En cuanto al otro punto del artculo 52, pregun-
temonos cul es en verdad el lmite de la enseanza
primaria. En rigor, no podra precisarse, porque en
algunos pases comprende seis aos de studios; en
otros, siete; y por ah, ocho y aun ms. Entre nos*
otros la escuela comn distribuye sus labores en seis
cursos o grados, segn disposicin reciente; (hace
poco slo comprenda cinco); en los Estados Unidos,
la high-school es un tipo de escuela dividida en cursos
que abarcan ocho, nueve y hasta diez aos; de estos
cursos, en los superiores, (tres o cuatro), se imparten
conocimientos correspondientes a lo que comnmente
llamamos educacin secundaria, sin que a lo largo
de este sistema quede nunca rastro alguno de em-
palme entire el final de un curso y el principio del










JUST A. FACIo


que sigue: este modelo de escuela, ideado para in-
tensificar la educacin comn, hace que all el colegio
slo comprenda tres o cuatro cursos regulars: pero
tampoco encontraris solucin de continuidad entire
estas dos instituciones docentes; porque el colegio for-
ma un perodo intermediario de studios generals
entire la high-school y los studios propiamente supe-
riores o profesionales; desde la escuela a la universi-
dad, la educacin constitute un sistema nico, un todo
orgnico, que, a lo sumo, admitira una division for-
mal en perodos o grados: los nombres con que se
designan estas instituciones parciales slo se emplean
hoy para distinguir unos de otros los grades o pero-
dos en que se divide la educacin con la mira de
facilitar su aprovechamiento. Dado este sentido, que
es el aceptado hoy en da, porque corresponde a una
concepcin acertada de la cultural general, cabe en-
tender que el artculo 52 de nuestro cdigo magno
comprende en sus disposiciones los cursos todos de
una high-school, o, sea, de una escuela primaria supe-
rior, y aquellos otros que, como una prolongacin
suya, el colegio se encargue de dar en un nuevo pe-
rodo de studios.
Es de creerse que no lo entendan as los legis-
ladores del ao 70; porque este amplio concept de
la educacin no ha venido a posesionarse de la con-
ciencia pblica sino cuando las generaciones de ahora
se han dado cuenta de que la resolucin de los pro-
blemas sociales, tan perturbadores algunos de ellos,
pende en un todo de la cultural, que, por esto, ha de
ser cada vez ms intense y ms comprensiva; pero










LA CULTURAL LITERARIA 25

hombres sanos y patriots sinceros, de mentalidad
sensible a las influencias ambientes, no cabe duda
que sus concepciones polticas y sociales se habran
amoldado sin dificultad al espritu de los tiempos y
que el acpite 52 de nuestra Constitucin estara re-
dactado hoy en da, por consiguiente, en estrecho
consorcio con el reclamo de las necesidades pblicas
y con el noble afn de infundir en nuestra joven
democracia un ideario ms convenient de cultural y
civismo. No se fuerza el razonamiento, por ende, al
sostener que el artculo 52 de la ley redactada ahora
cincuenta aos admite lgicamente la interpretacin
que aqu se le ha dado, en armona con el espritu
de los tiempos, siempre en march, por influjo in-
contrastable de la evolucin, eternamente renovadora.






















Hay sobrada razn, a la verdad, para
La Escuela
Normal tener en muy poco al estadista en
Normal
cuyo plan econmico aparece la su-
presin de institutes docentes como medio de repor-
tarle economas al erario; pero esto cobra semblante
ms duro cuando es la escuela normal el objeto de
clculos tan mezquinos; en efecto, si result torpe
semejante criterio aplicado a los colegios de educa-
cin secundaria, ese modo de entender el espritu de
la ley resultara sencillamente inconcebible aplicado
a la escuela normal. Porque si el artculo 52 de la
Constitucin le impone al Estado el deber de educar
al pueblo, tan estimable servicio debe ser prestado
en condiciones que l no slo sea eficiente en cuanto
cumple a cantidad de enseanza; esto slo alcanzara,
acaso, a concluir con la poblacin analfabeta; pero la
escuela, adems, ejerce hoy en da, a just ttulo, fun-
ciones sociales que, sin lugar a duda, de ella hacen
la ms alta institucin civil del Estado; esto supone
que el maestro debe recibir una preparacin inteli-
gente, comprensiva, generosa y, en todo y por todo,
adecuada a los servicios que la escuela debe pres-
tarle a la sociedad a cuyo frente funciona para en-










LA CULTURAL LITERARIA


caminar hacia una convenient realizacin todas sus
posibilidades de cultural; esto, a su vez, nos dice en
pocas palabras el poder maravilloso de que dispone
la escuela normal cuando inspira su labor en esos
preceptos y en esos ideales; la escuela normal es una
institucin fundamentalmente necesaria en todo pas,
sobre todo, cuando ste, joven an, aspire a desenvol-
ver los grmenes de progress que en su seno confu-
samente se agitan; se comprende as que el Liberta-
dor, dotado con todas las previsiones del genio, creara
en el Per, cuando este pas naca apenas a los go-
ces de la libertad, despus de Junn, las primeras
escuelas normales que hubo en el continent ameri-
cano. Obligado entire nosotros a dar enseanza, segn
terminantemente se le prescribe, tcale al Estado po-
ner en accin los medios indispensables para cumplir
satisfactoriamente con ese alto deber constitutional;
de ah que la escuela normal sea entire nosotros una
institucin cuyo sostenimiento le incumbe por fuerza
al Estado. Pocos aos hace que la Escuela Normal
de Costa Rica, en buenhora desglosada de los cole-
gios, funciona en la ciudad de Heredia como una
institucin independiente, y, sin embargo, su influen-
cia superiorizada y, en todos sentidos, provechosa, se
hace sentir hoy por todas parties; ella ha creado entire
sus alumnos, sobre otras virtudes, una verdadera y
alta devocin por los deberes del maestro. Atentar en
cualquier forma contra la Escuela Normal sera un
crime de lesa patria. En el gobernante inteligente,
comprensivo y hbil,-digamos esto como resumen,-
la economa slo es un recurso subsidario, que con-











28 JusTo A. FACIO

siste en gastar slo cuando se debe y en lo que se
debe; es decir, no en dejar de gastar, que es preocu-
pacin estrecha de avaros, sino en gastar bien; hcese
preciso, a un tiempo, desenvolver capacidades, pro-
mover y organizer medios de trabajo, abrir fuentes
de riqueza,...y esto es lo que ante todo esperamos
ver en el que presume de estadista, y, desde luego, se
tiene por estadista todo aquel que le hace cucamonas
a la presidencia de la repblica.




















Un estadista, as, simplemente, un es-
La escuela
y el Japn tadista, sin un solo adjetivo, a fin de
quitarle toda possible limitacin al vo-
cablo, no puede alegar pretextos de economa para
derribar el edificio de la educacin secundaria; tam-
poco puede presentar como excusa para dar paso tan
torpe la falta de una disposicin constitutional que
expresamente le imponga al Estado el deber de cos-
tear la educacin secundaria. Se tiene por estadista
al hombre pblico instruido en los negocios del Es-
tado, al conocedor de las cuestiones sociales en que
ms o menos tumultuosamente se agita hoy alguna
respectable aspiracin de las democracies; al que guard
in mente, prontas a su conjuro o a su requerimiento,
las soluciones con que en cada caso cabe responder
al enigma interrogatorio; al hombre, en fin, para quien
no sea material discutible que la cultural de un pueblo
es obra esclusiva de la educacin; bien entendido que
en la amplitud modern de este vocablo,-cultura,-
caben, sin rozamientos, las manifestaciones multiples
de la vida civilizada.
He aqu la razn por la cual, cada vez que la
clase dirigente de un pas aspira a difundir entire el
pueblo los gajes de la civilizacin, lo primero que










JusTo A. FACIO


ella hace es buscar el concurso comunicativo e irre-
sistible de la escuela. Ya lo dijo Leibnitz: El que
sea dueo de la educacin puede cambiar la faz del
mundo. Conviene observer aqu, de pasada, que el
optimista filsofo de Leipzig no atribuye slo a la
escuela ese poder extraordinario: lo atribuye a la
educacin en general. con lo que virtualmente reco-
noce o admite que la educacin es. como el cuerpo
human, una entidad orgnica, que se mantiene una
a travs de los perodos o edades por que atraviesa
durante el process a que naturalmente se acomoda
su evolucin. Este avanzado concept del esclarecido
filsofo refuerza la tesis imperante hoy en da cuan-
to a la corprea unidad de la enseanza. As, escuela
y colegio, parties constitutivas de un todo orgnico,
contribuyen, en proporciones que no se miden por
razn de calidad, porque el uno complete a la otra,
a crear en los pueblos estados definitivos de civili-
zacin.
La historic registra casos de stos que son esen-
cialmente tpicos, porque el fenmeno social se ha
verificado en corto lapso de tiempo y porque el
estado de barbarie ha cedido en un todo su lugar al
estado de cultural. Tal es el caso del Japn. Nadie
ignora, efectivamente, porque este es un tpico hoy
lindante con lo proverbial, que el imperio del sol
naciente debe a la escuela su rpida y asombrosa
europeizacin. Es verdad que en la tierra primitive
de los samurays hubo establecimientos de enseanza
desde el siglo vn y que ya en el siglo vm cada je-
fatura nipona se envaneca con la posesin de una










LA CULTURAL LITERARIA


casa de studios que, as por su modalidad como por
su fin, equivaldra hoy a lo que comnmente llama-
mos colegio. Conviene observer que ha sido el cole-
gio de educacin secundaria el primer instrument
de cultural empleado cuando quiera que se ha querido
determinar corrientes renovadoras en torno de un
pueblo joven. Pero no fu sino en 1868 cuando vimos
al Japn buscar en las instituciones docentes el me-
dio de darles arraigo y solidez a las reforms civi-
les, polticas y militares adoptadas, casi de golpe,
puede decirse, por el joven emperador Mutso-Hito,
como fruto de la revolucin liberal que en aquella
crisis puso en sus manos el poder y los privilegios
detentados por la aristocracia feudal de los daimios.
Abrironse entonces escuelas, colegios y universida-
des por todos los mbitos del pas, al mismo tiempo
que miles de jvenes japoneses eran enviados a Europa
y a los Estados Unidos con el fin de que estudiaran
las artes y las ciencias de Occidente. En pocos lus-
tros el Japn qued equiparado, en todo y por todo,
a las naciones ms adelantadas de Europa, y este
fenmeno portentoso fu obra exclusive de la educa-
cin. Culto y fuerte, no slo se aseguraba con ello
su propia independencia, sino que adquira autoridad
para intervenir airosamente en los negocios mundia-
les, como potencia de primer orden.





















Caso no tan tpico, pero que tambin
El caso
de Alemania y frecuentemente se cita, es el de
Alemania con respect a la guerra
del ao 70. Hase dicho innumerables veces que no
fu el ejrcito alemn, sino la escuela alemana quien
triunf sobre Francia en ese conflict blico. El caso
puede ser contemplado desde dos puntos de vista, y
a cualquiera de ellos en que uno se site acudirn
sin esfuerzo los raciocinios que hacen plausible la
tesis en un aspect o en el otro; la preparacin tc-
nica, el entrenamiento del soldado, el uso de los ma-
teriales cientficos, todo esto es fruto de enseanza
intense, asidua y metdica; el mundo entero sabe, con
relacin a este tpico, que Prusia hizo de Alemania
un campamento military cientficamente organizado y
que este portento del imperialismo militant se llev
a cabo sin obstrucciones, gracias a la colaboracin
inteligente de la escuela, del colegio, del seminario,
de la academia, de la universidad, pero particular-
mente, desde luego, con el auxilio, fundamental, en
este caso, de todos aquellos institutes especiales en
donde se complete y se perfecciona el oficio trucu-
lento del mlite. Esto, sin embargo, est siempre al
alcance de cualquier pas rico que abrigue ambicio-










LA CULTURAL LITERARIA


nes imperialistas y, en tal concept, no es para dicho
con exactitud que la enorme preparacin military de
Alemania haya sido en ningn tiempo obra virtual
de la escuela; aunque s haya sido, sin gnero possible
de duda, obra de educacin: esto es decir que, para
realizar proyectos de tal magnitude y que no entran
en el dominio de las enseanzas generals, el Estado
crea rganos de educacin ad hoc,-sistemticamente
adecuados a cada fin en particular; de manera que
siempre, siempre, la educacin es el medio. El fen-
meno se repite invariablemente y, as, digmoslo de
otro modo, a cada nueva formula de progress corres-
poide una nueva institucin docente; sin que a nadie
se le ocurra destruir lo que existe para levantar
sobre sus ruinas los edificios donde se cristalizan las
nuevas inquietudes o aspiraciones; modernizar lo exis-
tente, adaptndolo a las naturales evoluciones del
tiempo, eso s; porque el colegio ha sido creado,
precisamente, para promover e impulsar el desarrollo
de las sociedades por los casinos de la cultural. La
tesis enunciada no est, por lo tanto, fuera de su
rbita; pero lo que en Alemania atestigua el supremo
poder de la escuela, -y he aqu el otro aspect de la
cuestin,-es el sentimiento de fuerza dominadora por
ella creado en la conciencia del pueblo alemn. Ese
sentimiento suscita en el pueblo alemn virtudes tales
como la confianza en s mismo, y ya se sabe que
esa virtud constitute de por s una posibilidad de
buen xito en la persecucin de las ventajas que a
los buenos luchadores en todas parties suele ofrecer
el trabajo. Pero ms visiblemente se nota la eficacia










34 JUSTo A. FACIO

comunicativa de la escuela cuando observamos cmo
ha podido incorporar en la psicologa alemana la
aprehensin amenazante de que los teutones estn
destinados por la Providencia a ejercer derechos de
hegemona sobre las otras naciones del globo. Se
adverta el efecto de esa aprehensin en la acome-
tividad exultante con que desafiaba hace poco a todos
los poderes armados de la tierra: era que confiaba
ciegamente en su fuerza y en su destino. A la luz
de ideales modernos, por de contado, ms justos, la
ideologa alemana sufre en este particular una limi-
tacin que es fruto del egosmo, desde luego que
ella concibe la escuela como el taller en donde los
alemanes han de recibir, por encima de todo, una
educacin que los convierte en annimos servidores
del Estado,-fetiche implacable a que deben hacer
gustosos el sacrificio entero de su personalidad. Por-
que, aun sujeta a esa restriccin, la escuela comporta
eficacia para imprimir en la mente una ideologa
cuyos efluvios nerviosos se trasmiten al brazo en
forma de energa material. Fracas Alemania en esa
intentona, y no poda suceder de otro modo, porque
la providencia de la historic parece haber velado a
travs de los siglos para que no triunfase empresa 4
alguna de hegemona mundial,-ni con Alejandro de
Macedonia, ni con Carlomagno, ni con Carlos V, ni
con Felipe II, ni con Luis XIV, ni siquiera con
Napolen el Grande, que era, sin embargo, un genio.
En este nuevo perodo de la historic hemos de ver
a la escuela alemana, imbuida ahora, seguramente,
en ideales ms humanitarios, former generaciones










LA CULTURAL LITERARIA 36

aptas para convivir con los otros mortales en eras
apacibles y fecundas de confraternidad y de coopera-
cin,-que todo eso, y ms, puede realizar la escuela
en manos de maestros tan insignes como son los
industriosos hijos de la vieja e ilustre Germania.


















VIII


La influencia renovadora de la edu-
El colegio e cacin en general y, por consiguiente,
educacin se-
del colegio, salta a la vista en otras
cundaria y la
Undr a situaciones histricas no menos cul-
Universidad
minantes, no menos clebres, aunque
menos citadas, tal vez; la historic del movimiento
universitario, que. como es sabido, data del siglo xIi,
menciona espe dadas con determinado fin, sin dejar de ser, por eso,
en trminos generals, el rgano tangible y perma-
nente de la idea, segn dice un respectable escritor.
No parece necesario recorder aqu que una universi-
dad es un grupo de escuelas, denominadas facultades,
que suministran la enseanza superior; pero lo que
en much se ignora es que la universidad tiene por
base, generalmente, un colegio de educacin secunda-
ria. Aqu, entire nosotros, el primer paso de la Uni-
versidad en 1843, poca de su fundacin, a todas luces
premature, fu establecer un colegio de studios ge-
nerales, que, tras corrientes vicisitudes, lleg a for-
malizarse en lo que se llam Instituto Universitario,
lo ms serio que en orden a empresas de esa ndole
vi el pas nacer bajo los auspicios de aquel centro,
un poco fantstico an por los das en que don Mauro











LA CULTURAL LITERARIA


Fernndez desplegaba a los patriots vientos su ban-
dera de reformador. Ya veremos cmo al reaparecer
nuestra Universidad, hoy, por imperiosa demand del
tiempo, necesitado de cultural cientfica cada vez ma-
yor, su primer diligencia ha de consistir en estable-
cer un colegio de educacin secundaria como plata-
forma sobre que han de desenvolverse, en espiral que
sea como una ascensin, todas sus superiores, hoy la-
tentes actividades; o si no, en hacer entrar algn
colegio del Estado, o todos, en el circulo de sus crea-
ciones universitarias, en el cual es possible que falte
alguna facultad; pero de ningn modo el colegio de
educacin secundaria,-almcigo de inteligencias que,
ya rboles en pleno desarrollo, veremos erguirse des-
pus en los predios universitarios. En consecuencia,
si hablo aqu de universidades, es, ni ms ni menos,
porque la universidad constitute un sistema de ins-
tituciones docentes en cuya base figure como piedra
angular el colegio de educacin secundaria. Despus
de todo, la clientele universitaria procede de los co-
legios; hay nada tan puesto en razn, as, pues, como
que las universidades mismas organicen las depen-
dencias en donde se formarn sus futuros clients?
-Lo malo consiste en career que la universidad se
ha instituido con el fin materialista de preparar pro-
fesionales o, mejor dicho, explotadores de la ciencia.
No,-el fin de la universidad es difundir la ciencia
en todas sus formas, desinteresadamente; y la ciencia,
harto bien se sabe esto, es, junto con el arte, lo que
crea la vida spiritual de las naciones, fuente a su
vez de toda energa material. Qu culpa tiene la











JusTo A. FAcio


universidad de que la ciencia, el espritu de investi-
gacin, el libre examen, sean a veces ahogados sin
misericordia por la preocupacin mezquina que slo
toma en cuenta el utilitarismo profesional?-Sin em-
bargo, la universidad reacciona vigorosamente, por
su propia virtud, contra ese practicismo que empe-
queece su vasta y noble magistratura. Lo cual no
quita que el ejercicio de la ciencia constituya una
forma muy elevada de trabajo y que, para ganarse
honrosamente y con desahogo la subsistencia, en ella
busque el trabajador una luz, un apoyo y un norte.
Si precisamente es la ciencia el factor de trabajo que
ms provechoso hace el esfuerzo del hombre en su
legtimo afn por adquirir medios seguros de vida.
Vemos, as. que las naciones pensadoras han bus-
cado en la universidad salvacin y salud cada vez
que una crisis pone en peligro su existencia o, si-
quiera, un progress que les es caro: oigamos, sino, la
historic de la universidad, sagrado repositorio de ideas
desde el da ya lejano en que su recinto comenz a
dibujarse como centro dinmico de cultural; es una
enumeracin rpida, pero que dice much. Cuando
Inglaterra, all por los aos de 1436, quiere asegurar
su dominio en Normanda. que cae momentneamente
en sus manos, (1419-1450), funda con ese fin la Uni-
versidad de Caen; pero antes de que el plan pudiese
dar fruto. las armas francesas haban recuperado por
segunda vez la region abandonada a los normandos
en 911 por Carlos el Simple.
En los desapoderados esfuerzos que haca por
consolidar sus dominios de intrusa en los Pases Ba-










LA CULTURAL LITERARIA 39

jos, la Espaa del fantico y sombro Felipe II fund
en 1572 la Universidad de Douai, trasladada a Lila
en 1889. Slo que las terrible crueldades del Duque
de Alba hacan nugatorios los empeos de asimila-
cin con que la ciencia universitaria de la poca pre-
tenda imponerse al batallador espritu de libertad.
La, batalla de Jena anonad a los ejrcitos pru-
sianos con todo el formidable peso de una victoria
napolenica; pero Alemania, que quera reponerse de.
su aplastamiento military y poltico, contest al golpe
fundando en 1810 la Universidad de Berln, a cuya
organizacin hubo de contribuir Fichte, ya clebre
entonces por aquellos resonates Discursos a la nacin
alemana lanzados en 1808 y con los cuales inici el
movimiento nacionalista que bien pronto deba reha-
bilitar a su patria. Un eminente escritor francs,-Er-
nesto Lavisse, nada menos, observa que esa audaz
fundacin se llevaba a cabo cuando todava el tambor
francs resonaba en las calls de Berln y no menos
digno de observarse atentamente es que fundacin
tan costosa se realizaba sin que el Estado retrocediese
ante la enormidad de los gastos que ella le impona,
precisamente cuando el reino de Prusia se hallaba
arruinado a causa de sus infructuosas luchas con el
ambicioso e implacable capitn del siglo. Empeado
en esa obra magna, cuya salvadora influencia com-
prenda, el rey de Prusia, Federico-Guillermo. se ex-
presaba textualmente de este modo: Es indispensable
que el Estado supla con las fuerzas intelectuales las
fuerzas fisicas que ha perdido. Trtase nada menos
que de cambiar el pensamiento de una generacin y










JUST A. FAcxo


de crear una alma nueva.-empresa prodigiosa que
slo a la educacin le es dado hacer viable.
Tambin en Francia Napolen I modelaba a su
amao, por esa misma poca, la universidad del an-
tiguo rgimen, del rgimen a que l haba sustituido
el Imperio; ese hombre extraordinario, ese genial ex-
plotador de todos los valores sociales, hizo d@ la uni-
versidad francesa, en 1808, un agent de cultural des-
tinado a mantener y acrecentar la sabidura, la gloria
y el prestigio del creciente imperio napolenico, no
menos que a asegurar, sobre bases superiors, la sub-
sistencia intangible de la dinasta corsa.
En 1828 el partido whig o, sea, el partido libe-
ral de Inglaterra, aquel que han ilustrado hombres
tan prominentes como Gladstone, suea con crearles
a sus opinions, como si dijramos, a la vez, un hogar
y un rgano, y se decide a erigir la Universidad de
Londres, para hacerle contrapeso a la vieja e ilustre
Universidad de Oxford, refugio traditional y potent
del partido tory. o sea, del partido conservador. En
un orden de ideas anlogo, el partido liberal de Bl-
gica, deseoso de combatir eficazmente contra la in-
fluencia catlica preponderante en la Uuiversidad de
Lovaina. funda en 1828 la Universidad de Bruselas.
Es all, pues. en las universidades, donde, por medio
de la ciencia, se elabora el porvenir, no siempre de-
sinteresadamente, sino segn las orientaciones que a
sus fecundas actividades imprime la sociedad o el
Estado.
Todava en este terreno nos damos de manos a
boca con Alemania, el pas clsico de las universi-










LA CULTURE LITERARIA


dades, que con premiosa solicitud busca el concurso
de centro tal para emprender la germanizacin de Al-
sacia-Lorena. Ah est, en efecto, la vieja Universidad
de Estrasburgo, alimentada cuidadosamente, desde su
raigambre, por la savia rica y sutil del espritu francs;
pero Alemania se apodera de la histrica institucin
y, desde, su base hasta el pice cuasi imperceptible
de su fastigio, la reconstituye con el nombre de Uni-
versidad Emperador-Guillermo, que desde ese da viene
a ser para ella como un smbolo de su formidable
accin retrospective. Oigamos a Anatole France: Ante
ese espectculo, dice, mejor que nunca y ms cruel-
mente, yo sent la fuerza de la conquista y la marca
del vencedor; era el sello de Alemania sobre la ciu-
dad. Estas universidades son la creacin ms potente
del espritu germnico. Oigamos, por ltimo, esto
que, sobre las universidades, dice un socilogo emi-
nente de nuestros das: En el siglo xix y en este
siglo, las naciones han pesado tanto en la historic
cuanto pesaban sus universidades.






















Pero no es necesario traspasar las
El colegio de
fronteras de nuestros terruos latino-
educacin se-
d i e americanos para encontrar los ejem-
cundaria entire
plos por los cuales se viene a com-
nosotros
probar que el colegio de educacin
secundaria ha sido siempre element primario e in-
dispensable de toda cultural. Si recorremos la his-
toria de la civilizacin, (no la historic poltica), tal
como ella se ha desarrollado a travs de estos jve-
nes pases, hasta llegar a un grado de florecimiento
civil nada despreciable, en rigor, por poco que pre-
sumamos, observaremos necesariamente el papel sin
duda muy important que el colegio de educacin
secundaria ha desempeado entire nosotros como agent
de cultural general. Pero lo que singulariza aun ms
el fenmeno es la circunstancia de que sea este tipo
de institute el primero en aparecer all donde las
classes dirigentes de Amrica quieren hacer que la
instruccin se vaya generalizando. Sin ir ms lejos,
traigamos a cuento, para comprobar nuestra observa-
cin, que aqu, en nuestra patria, el Dr. don Jess
Jimnez, el ilustre e inolvidable ex-presidente a quien,
por su alta comprensin de los problems educativos,
debemos considerar como un clarividente precursor











LA CULTURAL LITERARIA


de don Mauro Fernndez, fund en 1869 el Colegio
de San Luis Gonzaga, cuya direccin fu puesta en
manos del sabio maestro espaol don Valeriano Fer-
nndez Ferraz, - enseanza, que en nuestro pas naci con l,-como
con todo acierto dice el Profesor don Luis Felipe
Gonzlez. Es verdad que el mismo don Jess Jim-
nez, cuya inteligencia penetraba sagazmente en todos
los rdenes de la previsin poltica, contrat tambin
a don Manuel Romero para que de Espaa viniese
a dirigir una escuela normal, de igual modo en 1869;
pero los ensayos anteriores a esa poca se dirigan
todos, o casi todos, a establecer colegios de studios
generals o simples classes de materials correspondientes
a segunda enseanza; entire los promotores de esos
intermitentes movimientos educativos podemos citar
al poeta don Fernando Velarde, al Presbtero don
Manuel Pal, a don Fernando Muoz y San Clemente,
espaoles, a don Jos de Obalda, a don Jos Ricardo
Casorla, al Dr. don Jos L. Venero, colombianos. Lo
significativo es que el afn dominant en estos obreros
de la cultural tendi siempre a promover, con ms o
menos amplitud, los studios generals comprendidos
en lo que entonces se conoca con el nombre de se-
gunda enseaza; siempre fu sta la herramienta esco-
gida, entire algunas otras, por esos extranjeros ilustres
para abrir los surcos en donde deba caer la simiente
de la instruccin; queda, por consiguente, fuera de
duda nuestra tesis, sin haber salido siquiera de casa.





















El colegio de No podemos, sin embargo. tener por
educacin se- definitive y nico el caso que con nos-
cundaria en la otros se relaciona y por eso vamos a
Repblica Ar- traer a cuento citas ms calificadas
gentina.
y de ms renombre que sta: me re-
Sarmiento fiero al caso de la Repblica Ar-
gentina, en la poca siempre memorable de Sarmiento,
y al caso de la repblica mexicana, actualmente. Sar-
miento se cri en un crculo de personas consagradas
a la tarea de ensear, lo que, naturalmente, difunda
en torno suyo un ambiente propicio al desarrollo de
sus disposiciones naturales; durante toda su larga
vida Sarmiento fu siempre un educador; no hubo
situacin o estado en su carrera pblica o privada
en que no apareciese con ese noble carcter; fu
maestro cuando luchaba con bro y altivez contra las
tiranas criollas, cuando amonestaba y edificaba al
pueblo desde la tribune multiple de la prensa, cuando
haca resonar su voz bajo la bveda augusta del
parlamento, cuando estudiaba la organizacin docente
de otros pases, cuando combata, cara a cara con el
pasado, las deplorables y resistentes influencias del
rgimen colonial, cuando imprima el vrtigo de su
fogosa actividad a los centros educacionales cuya










LA CLTURA. LITun&uu.a


direccin tena a su cargo. Prcticamente ejerci el
magisterio en diferentes ocasiones, en Chile y en su
tierra; pero lo que sobre todo revelaba el dn supremo
del educacionista en este hombre extraordinario era
su fe profunda en el incontrastable influjo de la edu-
cacin. Por eso, cuando, por razones de edad y de
prestigio, intervene e influye en los negocios de la
vida pblica, hace que se funde en San Juan de la
Frontera, de donde era oriundo, el Colegio de Santa
Rosa, para mujeres. Tena entonces 29 aos. En San-
tiago de Chile le toc dirigir la Escuela Normal de
Preceptores, fundada por el Ministro Montt en 1842,
si bien ella, como concepcin de la mente, fu obra
exclusive de Sarmiento; a fines de ese mismo ao
se cre tambin, con no escasa intervencin suya,
asimismo, la Universidad de Santiago, de la que
form parte. Pero esos no eran sino signos precurso-
res de lo que en material de enseanza realizara un
poco ms tarde en su pas, al cual volvi, -ya defini-
tivamente, esta vez,-la tercera,- en 1855, cuando, ex-
tirpada de raz la dictadura de Rosas, haca de esto
tres aos, la nacionalidad argentina, tras una era de
sangriento caudillaje, se lanzaba de plano en un activo
y fecundo period de reajustamiento y organizacin.
Era el moment oportuno para venir a continuar en
su patria la obra intense de cultural a cuya realiza-
cin haba contribuido tan poderosamente en Chile.
- Para alcanzar un alto grado de esplendor y de ri-
queza, pensaba Sarmiento, la Argentina necesitaba
que su tierra se distribuyese de un modo prudent y
sistemtico y que se diese a sus habitantes los cono-










JUST A. FACIo


cimientos indispensables por medio de un buen sistema
de escuelas comunes y de colegios.-El desarrollo,
el bienestar y la grandeza de su patria, todo esto,
que tanto, tanto supone, era, sin embargo, para Sar-
miento un simple problema de educacin. Como re-
gidor municipal, como director general de escuelas
pblicas, como miembro del senado, llev a cabo obras
de much trascendencia comprendidas 'en el espritu
del vasto program que sin duda in mente se haba
trazado para extender por todas parties el rgimen
escolar. Ministro del General Mitre en 1860, Sarmiento
cre enseguida el Museo de Buenos Aires y, junta-
mente, una escuela que, como muchas de los Estados
Unidos, contena grados o secciones correspondientes
a lo que por estas tierras designamos con el nombre
un si es no es caprichoso de educacin secundaria;
por eso sin duda la llam Escuela Modelo. Gobernador
de su provincial natal en 1862, Sarmiento dicta una
ley en virtud de la cual dota de rentas propias a las
escuelas pblicas de esa zona; a la vez funda un co-
legio de studios generals, para proporcionar ins-
truccin secundaria, dice, a los jvenes que no
pueden salir a buscar esas luces fuera de la provincial.
Veinte aos antes haba fundado tambin en San
Juan el Colegio de Santa Rosa, como antes se dijo.
Todava ms: en el primer ao de su administracin,
Sarmiento crea igualmente una Quinta Normal de
Agriculture e inicia los trabajos para establecer, ins-
talndola desde su aparicin en edificio propio, la
escuela que ms tarde sera bautizada con su nombre.
Elegido Presidente de la Repblica en 1868, cuando










LA CULTURAL LITERARIA


se hallaba en los Estados Unidos con empleo diplo-
mtico, hzose cargo de su elevada posicin en octubre
de ese mismo ao, feliz sin duda ante la perspective
risuea de poder realizar ideales de progress largo
tiempo acariciados al pensar en el porvenir de su
patria. En medio de dificultades polticas, Sarmiento
imprime vigoroso impulso a la organizacin pblica
y crea, con ese fin, las instituciones docentes en que
deban encontrar fundamento y estmulo para su
desarrollo las fuerzas latentes de la nacionalidad y
del pas llamadas a convertirse en fuentes de pros-
peridad, de cultural y progress: as, celebra en Cr--
doba la primer exposicin national de agricultores
e industriales; funda, tambin en Crdoba, un obser-
vatorio astronmico; organize de primera intencin
dos escuelas normales de maestros; contrata en el
exterior veinte profesores para los colegios nacionales;
acuerda subvenciones a las escuelas y colegios de
provincias; abre o protege bibliotecas populares; tra-
duce y edita por cuenta del Estado obras de educa-
cin y de derecho pblico constitutional; organize la
Escuela Nutica, origen y fundamento del poder na-
val argentino; funda escuelas agronmicas en Salta,
Tucumn y Mendoza y una Escuela de Minera en
San Juan; asigna un premio annual de $ 10.000 a la
provincial que haga concurrir a las escuelas un 100/
de su poblacin. Terminado su perodo presidential,
Sarmiento contina consagrado a la causa de la edu-
cacin national, ora como president del Consejo Ge-
neral de Educacin Comn, ora como director gene-
ral de escuelas de la provincia de Buenos Aires, ora











JUST A. FAcro


como director de las revistas pedaggicas fundadas
por iniciativa suya, ya, en fin, como superintendent
general de educacin. Todava en sus ltimos aos,
Sarmiento hace un viaje a Chile para proponer al
Gobierno de Santiago, en nombre del General Roca,
el president argentino, la celebracin de un tratado
tendiente a costear entire las dos naciones la edicin
de traducciones al castellano de obras importantes
destinadas a la instruccin popular. A todo esto,
nunca se le ocurri al dinmico e incansable patriot
argentino suprimir centro alguno de cultural so pre-
texto de economa: al contrario, combati enrgica-
mente el intent de su sucesor, el president Ave-
llaneda, encaminado a introducir ciertas supresiones
en el ramo de educacin, para aliviar penurias eco-
nmicas, y gan la partida, haciendo que el recorte
se llevase a cabo en otros renglones de la adminis-
tracin pblica. Estadista de penetrate vision, Sar-
miento no supo hacer otra cosa que crear, crear, crear.
Inspirense en este formidable y vigoroso forjador de
juventudes los polticos que se agitan alrededor de
nuestra diminuta parroquia, gozosos en su miopa,
por haber descubierto que, para aliviar de su penuria
al erario, nada hay tan convenient y, sobre todo
tan cmodo, como suprimir los centros educacionales
a que Costa Rica debe la cultural de que se ufana.




















Ha sido necesario reunir en una breve
El caso de
E so de sinopsis la labor constructive del Pre-
Mxico
sidente Sarmiento, porque est ya un
poco lejana de nosotros la poca gloriosa que l llen
con su potente personalidad, con su pensamiento y
con sus creaciones; no sucede lo mismo con la repblica
azteca: el caso de Mxico est a la vista; la situacin
de este pas en el continent, en el cual, segn deca
Mart, aparece como un centinela avanzado; el cono-
cimiento de que a los pobladores de las tierras situa-
das aquende el Ro Grande el destino nos impone una
cautelosa actitud de defense, lo que hace de estos pue-
blos naturales aliados; el tesn heroico con que da tras
da ha luchado hasta conquistar, puo a puo, sus liber-
tades interiores; su gallarda postura ante la imposi-
cin que exiga declaraciones oprobiosas a cambio de
un reconocimiento, sin el cual, a pesar de todo, ha
sabido pasarse, dignamente; el sentimiento de comu-
nicativa solidaridad que se acenta cada vez con ms
vigor en las relaciones sociales y polticas de los pue-
blos hispanos,-todo esto contribua a que nuestras
miradas se volviesen con solicited afectuosa hacia la
nacin de que algn da nosotros mismos moment-
neamente formamos parte, bajo el reinado efmero de










JUST A. FACIO


Iturbide; en general, una conciencia de fuerte ameri-
canismo hace que cuanto ocurra por estos mundos
atraiga irresistiblemente nuestra atencin y, con ella,
nuestra simpata; pero lo que ahora intensifica nues-
tro inters ms particularmente en torno de Mxico
es la actividad bien encaminada, la actividad inteli-
gente, la actividad febril con que ha emprendido la
obra de su reorganizacin civil, poltica y econmica,
con arreglo a normas en un todo modernas, y, por
ende, democrticas.
Hale tocado acometer esa empresa difcil y, por
esto, doblemente gloriosa, al General Don Alvaro Obre-
gn, que si durante la lucha se mostr hbil estra-
tega, ahora, en la paz, a la cabeza del gobierno civil,
se ha mostrado estadista inteligente y de arranque;
con la sola eleccin de sus altos colaboradores puso
el nuevo president de manifiesto la amplia sabidura
de que se halla dotado para desempear con acierto
las funciones de gobernante, entire las cuales, la pri-
mera, la ms saliente, habra de consistir en crear un
estado superior de cultural, como nico ambiente pro-
picio a todas las formas posibles de civilizacin. Di-
cese que cuando una idea just o elevada aspira con
razn a vivir, siempre encuentra al hombre que ha
de darle forma, cuerpo y armona con las fuerzas
sociales de que, a la par, es exponente y rgano. As
ha sucedido tambin con el Licdo. Don Jos Vascon-
celos, Ministro de Educacin Pblica, en cuya men-
talidad poderosa y vastsima ha encarnado la idea
que dirige e impulsa el movimiento educational pro-
movido en buenhora por el gobierno del General Obre-











LA CULTURAL LITERARIA


gn. Fuera de las capacidades que le granjea una
mente a todo sabor cultivada, el Licdo. Vasconcelos
atesora la fe de los videntes, y, animado por ella,
imprime a su obra un empuje que a todo se sobre-
pone y que le concilia el xito. No hay zona de la
vida national adonde ese movimiento no haya lle-
gado, invadindolo todo con la escuela y con el libro;
es un movimiento que crece hora por hora y acerca
del cual, por consiguiente, slo podremos dar noticias
en globo. La Secretara Federal de Educacin Pblica
fu creada en octubre de 1921, con las siguientes
dependencias: departamento escolar, departamento de
bibliotecas y de archivo, departamento de bellas artes,
departamento de cultural indgena. Anticipemos estos
datos, que son elocuentes: la suma destinada en 1922
al ramo de educacin federal ascenda a cuarenta y
nueve millones de pesos; en el mismo ao fu pre-
ciso hacer alguna economa en los gastos pblicos: la
economa se llev a efecto en el ramo de la guerra;
a nadie se le ocurri la idea suicide de mutilar los
servicios de educacin pblica; este recurso de br-
baros slo ha podido ocurrrseles, naturalmente, a al-
gunos ingeniosos trogloditas de por aqu.
En el departamento escolar, el Estado atenda
en 1922 a las siguientes instituciones docentes: Es-
cuela de Ferrocarriles, Escuela de Textiles, Escuela
Normal de Tecnologa, Escuela de Artes y Oficios,
Escuela de Maestros Constructores, Escuela de Artes
Grficas, Escuela Superior de Comercio, Escuela de
Ingenieros Mecnicos y Electricistas, y otras an, de
ese mismo carcter prctico.










JUST A. FACIO


El departamento de bibliotecas y archivo, que
cuenta con un important establecimiento de talleres
grficos, montado a la modern, haba fundado ya,
en diciembre ltimo, cuatrocientas cincuenta biblio-
tecas en el territorio de la repblica, fuera de las
veinte bibliotecas populares creadas en sendos ba-
rrios obreros de la capital; ese mismo departamento,
que en diciembre tambin haba distribuido ms de
ciento cuarenta mil volmenes, sostiene dos publica-
ciones mensuales: El Maestro, revista de cultural na-
cional, y El libro y el pueblo, esta ultima destinada
a suministrar informes bibliogrficos. En las biblio-
tecas populares se dan conferencias todos los do-
mingos.
Como una rama de las bibliotecas, ha sido creado
el departamento editorial, el cual tiene por objeto
divulgar la cultural entire las classes ms humildes del
pueblo, haciendo llegar hasta ellas, en libros cuida-
dosamente editados, obras como La Riada, La Odisea,
las tragedies de Esquilo, de Sfocles y de Eurpides,
las obras de Platn, las Vidas paralelas de Plutarco,
los Evangelios, La divina comedia, los dramas de Sha-
kespeare, de Lope de Vega y de Caldern, las obras
de los ms notables poetas espaoles y latinoameri-
canos. la Historia Universal, la Geografa de Reclus,
las obras de Tolstoi. de Prez Galds, de Romn Ro-
lland, y otras muchas. Cada una de estas obras se ha
editado en nmero de treinta mil volmenes.
El departamento de bellas artes atiende a la
conservacin de las reliquias histricas nacionales,
cuida y ensancha los museos de la capital de la re-










LA CULTURAL LITERARIA


pblica y de las capitals de los estados: extiende
en escuelas y colegios el cultivo del arte national apli-
cado al dibujo, en sustitucin de los cromos, que han
debilitado o viciado la aptitud del pueblo en ese g-
nero de arte; por medio del cinematgrafo, fomenta,
asimismo, el gusto de las gentes por los tpicos ms
elevados del pensamiento y del arte; ha creado en la
capital y en los estados, en gran nmero, orfeones
donde los obreros se ejercitan en el canto y en el
baile, dando preferencia al arte patrio, que, segn es
bien sabido, en esto, como en lo dems, tiene mani-
festaciones propias y muy avanzadas.
El departamento de cultural indgena encierra
una finalidad tan amplia como generosa en el plan
del Licdo. Vasconcelos, quien a s mismo seguramente
se dira que para hacer patria era forzoso hacer salir
de su marasmo mental a la poblacin autctona de
la repblica. Consecuente con ese principio, el Licdo.
Vasconcelos organize rpidamente una brigada de
maestros, profesores, residents y monitors, que, en
calidad de misioneros laicos, emprendieron vigorosa
campaa contra el analfabetismo por todos los m-
bitos del territorio national. Esa brigada de esfor-
zados trabajadores haba enseado a leer y a escribir,
en diciembre de 1922, a cuarenta y un mil doscientos
setenta y cinco analfabetas indgenas. Restaurar la
civilizacin verncula es punto que el ministry toma
muy a pecho, no slo porque ella encierra tesoros de
arte, sino tambin, y acaso principalmente, porque,
como manifestacin propia del alma national, cons-
tituye una fuerza que tiende a vivir y a perpetuarse










JusTo A. FAcIo


en medio de las influencias exticas que, a pretexto
de superioridad, aspiran a sobreponrsele; en Mxico,
como en el Japn y como en el Egipto, la cultural
verncula es un escudo invulnerable de propia de-
fensa, como lo fu el de Aquiles. de variada labor>,
forjado artsticamente para el hroe por el propio
Vulcano.
Pero se me observar que, en fin de cuentas,
nada de esto se relaciona con los colegios de edu-
cacin secundaria. Pues bien, esta enorme y variada
empresa educativa, de la cual slo doy aqu ligero
rasguo. se lleva a cabo sin perjuicio de los colegios,
centros productores de cultural general, en donde
tambin se ha preparado la poblacin universitaria,
que cultiva la ciencia de aplicaciones profesionales,
en el pas o fuera de l. En Mxico cada estado po-
sea un colegio, o various, antes de la revolucin: la
revolucin trajo como consecuencia momentnea, entire
otros inevitable desrdenes, la clausura de algunos
de esos colegios, ahora cuidadosamente restablecidos;
porque una intuicin poderosa les haca ver clara-
mente a los sabios gobernantes de hoy que slo una
eximia cultural asegurara en las conciencias el triunfo
ideolgico y, por consiguiente, definitive, de las rei-
vindicaciones por las cuales el pueblo haba luchado
durante dos lustros. La educacin, pues. dara esta-
bilidad y, a la vez, perfeccionara la obra de la re-
volucin; porque. como alguna vez ha dicho Unamuno,
el ms alto pensador hispano de la poca, la ms
profunda labor poltica es una obra de educacin.
Pero la revolucin triunfante,-volvamos a nuestro










LA CULTURAL LITERARIA


tema,-no slo ha restablecido los colegios, sino que
ha creado, adems, all donde hacan falta, nuevas
entidades docentes de esa misma ndole. De estos or-
ganismos, citar, por su situacin ms visible, as
como por su amplitud, La Escuela Nacional Prepara-
toria, en la cual, como su mismo nombre lo indica,
se harn studios preparatorios para ingresar en las
diferentes facultades universitarias, segn el orden
determinado de asignaturas que cada cual haya se-
guido, en armona con sus preferencias o sus prop-
sitos. La Escuela Nacional Preparatoria es un colegio
de educacin secundaria de tipo modern sumamente
avanzado, en que las enseanzas no tendrn carcter
puramente instructivo. Sera til y grato detenerse
un poco ante las diferentes parties de la empresa edu-
cativa, sin duda grandiosa, que ha acometido el Licdo.
Vasconcelos para hacer que su patria, poseedora de
una rica civilizacin, evolucione vigorosamente hacia
el porvenir, bajo la influencia de los idealismos ge-
nerosos que deben regir la vida armnica de la hu-
manidad. Toda esta obra mexicana tiene, efectiva-
mente, un largo sentido de humanidad, que le imprime
el hlito vigoroso de su ilustre organizador; porque
el Licdo. Vasconcelos sabe harto bien que el mundo
sufre a estas horas una complete renovacin spiritual
y que, para abrirse paso, las naciones deben adaptarse
resueltamente a esa nueva concepcin de la sociedad
y de la vida; pero lo que importa a mi objeto es
patentizar que a nadie se le ha ocurrido en la rep-
blica azteca levantar sobre escombros de colegios las
construcciones docentes cuya fundacin requera el










56 JUST A. FACIo

vasto plan educativo ideado por sus gobernantes de
hoy, para crear all, rpidamente, un estado superior
de cultural, lo cual slo puede ser labor simultnea,
labor armnica de los establecimientos multiformes
en que, a la par, se educa y se ensea. Desconocer
las obligaciones fundamentals que tiene el Estado
para former en las democracies la conciencia-de la
ciudadana, no ver en la educacin otra cosa que sr-
didos fines utilitarios, tener por condenable la dis-
tincin que procede de la cultural desinteresada, hacer
inaccesible a los pobres las aulas del colegio, para
que la cultural superior venga a ser privilegio de ricos,
tal es el criterio de mezquindad y de incomprensin
en que aqu, entire nosotros, se informa la poltica de
algunos primates.





















La cultura,- Pequea, poco poblada y pobre, no
instrument poda distinguirse Costa Rica por nin-
de defense guno de esos llamativos atributos que
dan tono mundial a una nacin, haciendo que sea
respetada y, ms que respetada, hacindola temible.
Se dice que las repblicas del continent hispano
estn protegidas por el escudo frreo del president
Monroe conta la voracidad conquistador de las na-
ciones europeas, que han menester elements para
sus industries, mercados para sus products y tierras
para el excedente de su poblacin, con lo que, natu-
ralmente, logran, por aadidura, intensificar su po-
dero y hacerse an ms temibles. Pero, andando el
tiempo, la doctrine de Monroe se convirti en una
espada de dos filos, y uno de stos, amenazador, se
vuelve contra nosotros, los pases pequeos del itsmo
centroamericano y del mar Caribe, desde que la con-
federacin norteamericana se ha credo con derecho
a intervenir en nuestros zipizapes o a ejercer una
suerte de tutela administrative sobre el Estado. No
ronda alrededor nuestro, en verdad, el amago sordo
o vergonzante de la servidumbre europea; es en el
Norte donde se apretuja el nubarrn de amenaza que
puede descargar sobre nosotros; pero digamos sin am-










JUST A. FACIo


bages que, si contra Europa nos protege la sombra de
Monroe, nuestra prestancia de pueblo culto quit al
coloso el viso de razn que malamente podra alegar
para venir a poner orden en nuestros negocios. Algn
miramiento impone aun a los fuertes la nacin, as
sea sta de poco volume geogrfico, que se gobierne
en lo ntimo con arreglo a prcticas regulars; la na-
cin que, no obstante su pequeez, se ha conquistado
el respeto de todos los pases, mediante la cordial
deferencia con que cumple sus deberes de cortesa;
la nacin que sostiene con dignidad y con firmeza
sus prerrogativas de pueblo libre, en el juego peli-
groso de los encontrados intereses mundiales. Ya aqu,
llegamos derechamente a la conclusion de que ha sido
la cultural quien nos ha deparado el sentimiento cons-
ciente y firme en que descansa esa viril actitud de
nuestra soberana; porque al nmero que abruma slo
la inteligencia cultivada se opone con xito. Una ex-
periencia frecuente atestigua que el imperialismo in-
vasor ms fcilmente se report ante un pueblo culto
que ante un pueblo brbaro o semibrbaro. Los euro-
peos han consumado sin much dificultad sus con-
quistas y depredaciones, a ttulo de colonizacin, en
los territories del Africa, poblados por hordas de ne-
gros salvajes, que para defender su independencia
slo tienen una intil bravura cerril; pero Inglaterra,
habilsima y experimentada colonizadora, ha tenido
que cejar ante la indomable rebelda del Egipto, sen-
cillamente porque, si no se ha asimilado del todo
an la refinada cultural europea, la tierra de los fa-
raones pose, en cambio, el prestigio cuasi religioso










LA CULTURAL LITERARIA


de una antiqusima civilizacin, representada ante el
mundo por sus indestructibles monumentos, que en
aquellas almas faranicas mantiene vivo el senti-
miento de una potente nacionalidad,-ana en la his-
toria y una en el porvenir. La cultural es en todas
parties un poderoso instrument de defense. Pero esta
cultural, en cierto modo cvica, a que aqu se alude,
tiene el valor de una fuerza spiritual que crea en
los nimos una actitud de precaucin frente a la pers-
pectiva de un peligro ms o menos prximo, ms o
menos temible, contra el cual, sin embargo, siempre
hay que estar en armas; este aspect de la cultural
sera l solo harto suficiente para rodear de prestigio
a los institutes de educacin secundaria que en nues-
tros corazones han despertado un noble celo patritico,
el cual, por su firmeza, por su ecuanimidad, por su
elevada comprensin de los intereses nacionales, sin
efugio possible, enzarzados con otros intereses, no ha
podido menos de infundir respeto a las gentes de
fuera. No ha de faltar quien observe que la aptitud
professional para dirimir jurdicamente los problems
internacionales slo la alcanza el jurista; pero le dis-
putara su ingeniosidad al mismo Pero-Grullo quien
a ese postulado de la presuncin contestase que el
professional de derecho, necesariamente ha pasado antes
por los institutes de educacin secundaria; a lo que
este artculo se refiere es a ese conjunto ordenado de
ideas generals que hacen evolucionar el juicio de
los hombres en torno de los hechos, y es por este
conjunto generalizado de aptitudes mentales por lo
que puede medirse el nivel de cultural media que al-











60 JUST A. FACIo

canza un pueblo: no son los profesionales los que
dan la media de ese nivel, que en verdad no sube
a grande altura en la escala de los valores intelec-
tuales; la cultural de los universitarios es una cultural
de excepcin; esparcir los conocimientos ordinarios
en amplias y difusivas convergencias es gloria que
corresponde principalmente al colegio de educacin se-
cundaria; aqu entire nosotros, es obra enteramente suya.

















XIII


Por otra parte, esta talcualeja cultural
El prestigio patria, que en nosotros infunde el sen-
de la cultural
timiento de la propia personalidad, ha
servido y sirve tambin para que en el exterior se
nos conozca y se nos juzgue y se nos aprecie por
sugestiones de simpata, lo que trae a este lugar, como
de la mano, esta noble observacin de Benavente, el
laureado dramaturgo que ahora poco fu nuestro hus-
ped: No se comprende a los pueblos sino por la
simpata. Ya es en verdad circunstancia propicia a
nuestro buen crdito que la benevolencia dicte si-
quiera en parte los juicios con que viajeros de in-
discutible cultural nos dan a conocer en el exterior:
hombres de studio, sabios no pocos, enviados algunos
de ellos por sociedades cientficas de renombre, han
venido por aqu en diferentes pocas a hacer inves-
tigaciones de orden cientfico en los reinos nemorosos,
para llevar a la historic del viejo Plinio los aportes
de nuestra virgen naturaleza, o a escudriar las re-
liquias arqueolgicas que avaramente esconde el sub-
suelo indgena para reconstruir con ellas la civilizacin
de nuestros antepasados los aborgenes; pues bien,
esos investigadores ilustres han hallado siempre duchos
auxiliares en hijos del pas que son genuina hechura











JusTo A. FACIO


de nuestros colegios, porque all han recibido la pre-
paracin inicial para venir a ser sobresalientes natu-
ralistas, -ya que los colegios de educacin secundaria
no hacen otra cosa, si ejercen con tino sus naturales
funciones,-entindase bien,-que impartir conocimien-
tos de fines no especializados y que hacer surgir
en la conciencia de cada joven el sentimiento pre-
ponderante de su personalidad. Otros viajeros no me-
nos ilustres, tal vez, pero que no son silentes ni foscos
cultivadores de ciencia, han visitado tambin en son
de studio algunas poblaciones de nuestra patria; de
este tipo citar al Conde de Perigny,-escritor de
nombrada, que seorea el dn eminentemente francs
de la gracia; en amena obra, que ha recorrido el con-
tinente, el Conde de Pirigny nos present ante el
mundo civilizado con los ms lisonjeros caracteres de
todo pueblo cult. Durante su estancia entire nosotros,
el Conde de Perigny, animado de justas curiosidades,
visit todos los centros del pas en donde se ejercita
alguna noble o bien encaminada actividad, concurri
a los sitios en donde los pblicos suelen reunirse en
busca de sano esparcimiento, observ nuestras cos-
tumbres en sus relaciones con el trabajo, con el es-
tudio, con la poltica, con todas aquellas manifesta-
ciones de la vida social que envuelven impulsos de
cooperacin, de valer, de progress. Esta suma de ob-
servaciones dej en el nimo del amable viajero francs
la impresin halagea de que se hallaba en medio de
un pueblo culto. El concept de cultural que aqu se
delinea no supone una impossible transfusion de saber
entire todas las capas sociales, porque la cultural no










LA CULTURAL LITERARIA 63

se refleja slo en conocimientos; es decir, en lo que
comnmente llamamos instruccin: la cultural de una
sociedad supone que, en sus diferentes manifestaciones,
sta acta influida por un orden elevado de ideas;
los colegios de educacin secundaria han contribuido
poderosamente entire nosotros a crear y a difundir
este gnero de cultural, de que est saturado el am-
biente sutil en que nuestro entendimiento respira.
Pues bien, esas son las nobles instituciones nacionales
que hoy estn amenazadas de muerte por estos agents
de retroceso: la sordidez de una supuesta economa,
un clculo hipcrita, o vergonzante, de reaccin ul-
tramontana y... otros.

















XIV


El proletariado Lo que principalmente se pretexta
de los intelec- para suprimir los colegios de educa-
tuales.-La fu- cin secundaria es que hay necesidad
tura Universidad de introducir economas en el pre-
supuesto de gastos pblicos; pero los enemigos, fran-
cos unos, vergonzantes otros, de la cultural national,
arguyen tambin que en el pas existe pltora de
abogados y que este exceso de litigantes convierte
el foro en un chilln cotarro de picapleitos o hace que
algunos descendientes del integrrimo Papiniano se
echen por caminos que no son los suyos o que, si
no esto, se avengan a apechugar servilmente con po-
siciones de poco ms o menos o cuya humildad no
se compagina con las exigencias aristocrticas de la
toga.-Que haya profesionales mediocres o poco afor-
tunados, es cosa completamente humana; obsrvese, si
no, el reparto, caprichoso hasta lo aborrecible, a ve-
ces, que de sus altos dones hace la madre naturaleza;
la suerte, otra deidad vendada, y sobre esto, voluble,
escoge muy mal tambin a sus favorecidos; sin que
por esto deje de haber, como, en efecto, hay, y no
pocos, juristas eminentes por virtud de sus dotes y
sus studios, con quienes, a mayor abundamiento, la
fortune suele mostrarse incondicional servilona.-Des-










LA CULTURA LrrERAMA 65

contado lo que en toda empresa de hombres gracio-
samente pone el favor de la loca fortune, result de
evidencia meridiana que el xito comparece por lo
comn al llamado enrgico y sostenido de los capaces:
es un fenmeno en que por algo sin duda intervene
la ley inevadible de la seleccin; lo mismo sucedera,
por consiguiente, en el caso de que fuera mayor el
nmero de los litigantes; la verdad es que la inopia
de centros universitarios hace que los jvenes acu-
dan en montn a nuestra Escuela de Derecho o a
nuestra Escuela de Farmacia, para adquirir una de
las dos profesiones que, hoy por hoy, estn al alcance
de sus posibilidades econmicas; es innecesario decir
que esa mezquina situacin acadmica ha de resolverse
satisfactoriamente para la juventud tan pronto como
la Universidad sea creada de nuevo; s, creada de nuevo;
es decir, renovada, despus de su larga clausura, con
arreglo a las exigencias del progress social, que tiene
su primer resort en el studio de las condiciones
bajo las cuales se desenvuelve la vida contempornea.
Al darle vida nuevamente a nuestra histrica casa
de Santo Toms, es necesario hacer que las genera-
ciones futuras encuentren all circunstancias propicias
para ejercitar sus facultades creadoras en las ms
nobles actividades del espritu.-Tal es el papel a que
entire nosotros debe adaptarse la future universidad,
de suerte que, dirigida por ella, la educacin en todos
sus grades, en todas sus formas, en todas sus orien-
taciones, engendre, no un vulgo de especuladores pro-
fesionales, sino hombres cientficamente aptos para
dignificar las funciones orgnicas a que los intereses











66 JusTo A. FACIO

sociales estn vinculados.-El pas se desarrolla a
ojos vistas, rpidamente, y su crecimiento, como un
Nilo fecundo, y su ansia de cultural, cada vez mayor,
harn surgir, psele a quien le pese, porque la ley
del progress se impone por s sola, otros importantes
centros de educacin,-de educacin vocacional, de
educacin esttica, de educacin universitaria; todo
esto, por de contado, sin perjuicio de lo que existe,
que debe ser respetado, como debe suceder si, por
ventura, como es de esperarse, el gobierno de la na-
cin viene en fecha prxima a manos de un verda-
dero estadista.

















XV


Los litigantes No es esto, sin embargo, lo que a los
contra la edu- enemigos de la cultural national suele
cacin secun- ocurrseles para impedir que los j-
darla vines graduados de los colegios acu-
dan, como hasta ahora, en gran mayora, a hacer
studios profesionales en la Escuela de Derecho que
hasta hace pocos aos funcionaba sola en el pas;
no; lo que se les ocurre... Pero antes recordar que,
en su mayor nmero, son juristas, precisamente
juristas, los que se duelen, no sin derramar lgri-
mas de cocodrilo, de que el foro est abarrotado de
litigantes y los que, a la vez, median para su
capote sobre lo que conviene hacer, sin harto garbullo,
con el fin egoistn de que la Escuela de Derecho
deje de crearles nuevos competidores todos los aos.
-Hay, pues, en esa. intriga mal disimulada, antes
que todo, celos de oficio.-No se atreven estos pro-
fesionales a proponer, como parecera puesto en
razn, que, para lograr ese resultado, se quite del
camino la Escuela de Derecho; pero es sencillamente
porque estos juristas y sus secuaces han dado con
otro medio ms ingenioso y ms comprensivo para
salirse al fin con la suya, y ese consiste en suprimir
los colegios de educacin secundaria, atentado










JUST A. FACIO


contra la cultural national que puede llevarse a
buen fin hipcritamente y a la sombra de un sub-
terfugio, cuando falta hombra para obrar con re-
solucin y asumir responsabilidades.-Efectivamente,
los astutos reaccionarios, gentes lists, si las hay,
como acostumbradas, despus de todo, a un teje-ma-
neje de triquiuelas, al cegar esa preciosa fuente
de cultural logran tambin interrumpir, de golpe y
porrazo, el contingent de estudiantes que los cole-
gios aportan a la seccin universataria en done
aqu se cursa la abogaca; de ese modo, como fami-
liarmente se dice, de una misma pedrada, tum-
ban dos pjaros. -Siempre queda en pie la tesis
especiosa y reaccionaria de que son los particulares
los llamados a costear la educacin en su grado
medio, con lo que, a buen seguro, se conseguira
que esa important rama de la cultural universal se
convirtiera aqu en provechoso privilegio de ricos.-
Es este un aspect de la cuestin que muy clara-
mente plantea entire nosotros un punto del conflict
social en que el proletariado de todas parties vive
hoy frente a frente de las classes explotadoras.

















XVI


Los capitalis- A los litigantes que no quieren com-
tas contra la petidores se asocian aqu los capita-
educacin listas, que, por lo que a ellos respect.
secundaria anhelan ejercer el odioso dominio del
dinero sobre los pobres y sobre los ignorantes y,
mejor an para sus mal ocultos clculos egostas,
sobre los que, a la vez, son pobres y son ignorantes.
/ No es en verdad para negado que los ricos estn
en lo just, como que cada cual entiende como nadie
su negocio, cuando piensan que es ms fcil enten-
drselas con gentes ignaras, ms propicias a today
explotacin, tambin; para que resalte ms an en
este caso la precaria situacin del pobre, tngase
present ble al hombre para todo lo que no sea la conve-
niencia individual y que no hay motivo alguno
para esperar que los implacables acaparadores de
oro se muestren magnnimos, siquiera por excep-
cin.-Slo mediante una amplia y generosa cultural
podrn los obreros darse cuenta, en firme, de que el
capital que hoy los explota se amasara antes con el
concurso de su trabajo y... con el sudor de su
frente,-para emplear la vieja e ilusoria metfora
bblica, enteramente oportuna, sin embargo, aplicada










JUST A. FACIo


esta vez.-Se le sube a uno al magn, por consi-
guiente, el gusanillo de la sospecha cuando un capi-
talista proclama por ah, muy campante, que conviene
orientar por rumbos prcticos la enseanza de nobles
generalidades impartida ahora en nuestros colegios,
cual cumple a su ndole y a su misin de tales;
decir eso es declarar sin franqueza, pero sin lugar
a duda, tambin, que los colegios de educacin
secundaria sern locamente sacrificados para dar
sitio a escuelas vocacionales, pues la educacin
secundaria, como tal, no se compagina con ese prac-
ticismo que tan torpemente se invoca como element
de combinacin: son dos actividades que no pueden
confundirse en una; si bien la escuela vocacional,
as como sus anlogas, se asienta necesariamente en
studios que trae del colegio, o de la escuela supe-
rior, cuando esta ltima est organizada a la manera
estadounidense, es decir, como high school, con aos
de studios que correspondent, aqu y en otras parties,
al llamado colegio.-Cuenta demasiado con nuestra
ignorancia, por consiguiente, o no sabe lo que se
dice, quien con ingenuo desparpajo se echa a decir
por los barrios de la poltica que nunca ha pensado
en suprimir la educacin secundaria; pero, que, a
star en su mano, le imprimira orientaciones hacia
la agriculture, hacia las artes, hacia los oficios, hacia
todo aquello, en fin, que nos brindara a los costarri-
censes con medios prcticos de subsistencia; sin que
por eso, bien entendido, dejen de actuar como tales
los colegios de educacin secundaria en donde esa me-
dida se llevara a cabo.-Muy pocas gentes ignorant,










LA CULTURA LITERARIA


con todo, que ese fantstico arreglo hara desaparecer
ipso facto la educacin secundaria en los institutes
donde l en mala hora se introdujera. Sin duda
alguna, hacen falta en nuestro rgimen democrtico
esas y otras creaciones de tendencies vocacionales;
pero, como ya se ha dicho, result harto sospechoso
que patrocinen tales proyectos capitalistas bien
conocidos por la sorda enemistad con que siempre
han mirado la educacin secundaria.-Ciertamente,
los trabajadores manuales deben poseer, cualquiera
que sea la especialidad a que se dediquen, una pre-
paracin tcnica mediante la cual se sientan fuerte-
mente capacitados para ejercer sus actividades con
propiedad y con provecho; pero se expone tambin
a ser ms ventajosamente explotado por el srdido
capitalism el industrial que slo alcance a ser una
segura mquina de trabajo y, como tal, un hbil
productor de pinges rendimientos para el seor que lo
utiliza, si, por otra parte, no posee un cuntum de cul-
tura general a cuya luz le sea possible establecer clara-
mente las relaciones entire el capital y el trabajo,-un
cuntum de cultural general que, asimismo, le ofrezca
recursos espirituales para dignificar y embellecer la
vida. Esta es en gran parte tarea de la educacin secun-
daria.-Producir industriales y tcnicos y agriculto-
res, est muy bien; pero de ningn modo dar a la
civilizacin que pretendemos asimilarnos un desarrollo
particularmente o exclusivamente mecanicista.-Es pre-
ciso hacer que estas finalidades, as como todas aque-
llas otras que represented una aspiracin a progress,
se desarrollen y triunfen bajo la influencia de una
cultural universal y desinteresada.

















XVII


Intelectuales.- Puesto que los enemigos de la cul-
Objeto de la tura national han encontrado que el
educacin mejor modo de poner coto al advance
secundaria del proletariado abogadil es dar en
tierra con los colegios de educacin secundaria, cuya
misin totalmente desconocen, debemos por de con-
tado admitir que algn reparo en particular formu-
lan esos polticos contra las instituciones docentes a
que tienen tanta ojeriza. La presuncin, si presun-
cin pudiera llamarse, est plenamente justificada, ya
que esos buenos seores han dado en la flor, como
es pblico y notorio, de increpar a los colegios
porque son, segnn dicen, criaderos de intelectuales.
Vamos ahora a cuentas. Si hubiramos de interpre-
tar rectamente el significado de palabra que tanto
enfurrua a ciertos dmines, estos mismos se veran
en el caso de reconocer que el rtulo de intelec-
tuales cubre por igual a todas aquellas personas
cuyo instrument de trabajo es la inteligencia, o lo
que en ello se tiene por inteligencia; seran tam-
bin intelectuales, en este caso, todos los caballe-
ros que por ah ejercen profesiones liberals; aunque
alguno quizs se sentira disminuido en su suficien-
cia por el uso del remoquete, a que aqu se le ha










LA CULTURAL LITERARIA


asignado una caprichosa acepcin, que tiene much
de despectivo. Se supone, en efecto, que el intelec-
tual represent un valor impropio para entrar en
el juego de las actividades tiles,-debiendo enten-
derse por til, ahora, tan slo lo que comprende
ejercicio prctico; tmase tambin por un intelec-
tual al individuo, hechura del colegio, segn se
presume, que se content con ejercer funciones
parasitarias, como un pobre fracasado, a costa de
la sociedad en que vive. Presentado por este falso
aspect, el intellectual aparece como fruto de una
educacin que ha desorientado sus inclinaciones, y
de este supuesto descarro se hace responsible al
colegio de educacin secundaria; pero esto slo
acusa desconocimiento de los fines sociales con
que funciona, o debe funcionar, el Colegio de Es-
tado: difundir cultural, despertar aptitudes, hacer
escuela de civismo. Lo que sucede,-se ha repetido
muchas veces,-es que no existe an en el pas,
por su escaso desarrollo, empleo acomodado a lo
que para cada uno pide la aptitud congnita de
los jvenes, que, al dejar las aulas, se ven en la
necesidad de seguir studios o carreras por los que
no sienten vocacin, pero que, en cambio, estn a
su alcance. En toda justicia, no tiene la culpa el
colegio de que aqu no exista modo de satisfacer
las legtimas aspiraciones de los jvenes que pasan
por l para recibir su modesto cuntum de ciencia;
es ese un vaco que el Gobierno debe llenar sin
demora con las creaciones docentes que sin duda
hacen falta,-sin perjuicio del colegio, cuyo objeto










JusTO A. FACIo


ms noble consiste en hacer a las democracies cada
da ms cultas y ms capaces. El colegio de educa-
cin secundaria slo tiene en mira impartir conoci-
mientos no especializados; pero su obra de cultural
general debe relacionarse en todo moment con los
estados por que pasa el hombre para evolucionar y
desenvolverse hacia arriba, o sea, hacia su mejora-
miento y elevacin. Entre nosotros particularmente
cumple al colegio de Estado preparar a los hombres
de nuestra comunidad civil para ejercer con con-
ciencia, con acierto y con decoro las funciones que
al buen ciudadano compete. Esta labor difcil y
noble slo por los colegios oficiales puede ser siste-
mticamente realizada. Porque el Estado no fund ni
sostiene colegios con el fin de crearse una renta. El
colegio official represent un servicio pblico, ms emi-
nente y necesario que cualquiera otro, se ha dicho re-
petidas veces, porque l devuelve en luces, .en civis-
mo, en eficencia, en cultural, los gastos que ocasiona


















XVIII


Influencia Desde su aparicin, los colegios nacio-
de la nales han entrojado cosechas anuales
educacin de saber y cultural que, al abandonar
secundaria las aulas, los alumnos han llevado,
con diligencia de hormigas acuciosas, a todos los mer-
cados sociales del pas, haciendo circular de ese modo
por todas parties los valores insustituibles de las ideas,
nico con los cuales se hace possible acrecentar el
tesoro de la civilizacin, que constitute la riqueza,
el poder y la gloria de las naciones. Porque, despus
de todo, la accin no es otra cosa que idea aplicada.
Imbuido en una concepcin ms just de la vida, el
mundo civilizado lucha hoy por rehacerse o por re-
novarse, pasada la crisis de la gran guerra, con arre-
glo a principios inspirados en sentimientos superiores
de equidad, de concordia y de cooperacin. Constituye
grave responsabilidad, por consiguiente, dejar desar-
mados a los jvenes que han de verse envueltos ese
otro da en lucha empeada con el fin de promover
transformaciones, radicales, a veces, en el rgimen
social que hoy impera. Pone en prctica el colegio
de Estado, segn eso, uno de los cnones ms her-
mosos de su institute cuando trae a las aulas el co-
nocimiento que termite admirar desinteresadamente










76 JUSTo A. FACIO

la obra constructive de la naturaleza y la de los hom-
bres; cuando estudia y analiza sin prevencin las
soluciones posibles a los problems sociales que entire
nosotros plantea el ansia de un just mejoramiento:
cuando rompe resueltamente el velo con el cual quiere
encubrirse la imagen de la verdad, depositada, para
beneficio de todos, en el recinto de la ciencia, que es
su templo; cuando consigue que la lmpara del arte
proyecte uno de sus divinos reflejos en la conciencia,
tal vez un poco oscura an, de los nefitos que an-
san anegarse en la luz de la belleza apenas entre-
vista o soada; cuando pone en sus actividades co-
rrientes ese dinamismo generoso y fecundo que lleva
ms all de las aulas el sculo de una simpata o el
fulgor de una idea.


















XIX


Nadie ser osado a decir, seguramente
Ideales de la
que esta colmena de loables preocupa-
educacin
r ciones zumbe a todas horas, como de-
secundaria
ba ser, en los odos de los mucha-
chos que concurren a nuestros institutes de educacin
secundaria y que a ellos concurren, por lo general,
nicamente con el propsito de adquirir la suma de
conocimientos que, en armona con prescripciones le-
gales, habilitan para atrapar, digmoslo crudamente,
el ttulo de bachiller; pero si a ese clculo mezquino
suelen obedecer tan slo algunos padres de familiar,
el colegio de Estado debe obrar siempre bajo la ins-
piracin de ideales ennoblecedores, patriticos y hu-
manitarios; porque de ese modo consult en primer
trmino los intereses vitales de la sociedad en for-
macin a quien sirve, y no otro es el fin que justifica
su existencia, fundamentalmente, como institucin de
Estado. Sin que en todas ocasiones hayan vivido
nuestros colegios en ese ambiente spiritual, el caso
es que, al dejar las aulas, a veces sin haber dado
remate a sus studios secundarios, los jvenes, en su
gran mayora, llevan el cerebro iluminado por el
alba de las preocupaciones a que en lneas prece-
dentes se hace referencia, y son esas preocupaciones










JcSTO A. FACIo


generosas, incompatible con todo ademn de bahuna
sordidez, las que dan a la vida una significacin
elevada, en medio de las miserias que en torno suyo
amontona un torpe y grosero materialismo. Pues
bien,-ah tenis a los jvenes a quienes aqu se
design desdeosamente con el nombre de intelectua-
les; por qu?, preguntaris: porque han cultivado
su mentalidad con una copiosa plantacin de idea-
les,-patriticos, unos, humanitarios, otros, digmoslo
otra vez, que dan sombra a sus nobles actitudes
mentales, prontas a la accin; porque de las aulas
han trado la conciencia persistent de su persona-
lidad, de una personalidad inconfundible, y que busca
su camino, cuesta arriba, si es necesario, y que no
se dobla ni retrocede, a mayor abundamiento, ante
ningn obstculo ni ante ninguna imposicin. Pero
de dnde viene, preguntaris ahora, el toque des-
pectivo aqu asociado a la idea de intellectual? Viene
de que al llamado intellectual se le tiene entire nos-
otros por persona inapta para ganarse el vil condu-
mio como no sea mediante labores en que slo
intervene la mente; de donde se deduce que para
los que as piensan lo nico que confiere dignidad
al trabajo es el empleo de los remos. Ni lo uno ni
lo otro, en rigor; porque la supreme dignidad del
trabajo en el trabajo mismo se basa. Los intelectua-
les, por lo que a ellos en particular concierne, corren
con el encargo meritorio de difundir cultural, que es
labor de ideas,-de ideas a favor de las cuales se
establecen relaciones ms fraternales y, por esto, ms
gratas, entire los individuos y entire los pueblos.










LA CULTURAL LITERARIA 79

Hace pocos meses, en un congress de tuberculosis
reunido en Londres, dijo Lord Curzon, el eminente
estadista ingls, que intelectuales es much ms duradera y ms prove-
chosa para los hombres que los acuerdos internacio-
nales celebrados entire polticos>.


















XX


Pero al intellectual, al intellectual de
La literatra aqu, se entiende, se le caracteriza
y la historic
en la India tambin entire nosotros por las aficio-
nes literarias que parece tener; pasa,
asimismo, por cosa indubitable para los enemigos de
la cultural costarricense que esas aficiones constituyen
un principio de incapacidad o, ms propiamente, una
manifestacin de incapacidad,-de incapacidad para
ganarse la subsistencia por los medios de trabajo que
estn al alcance de todo bicho viviente; de ah se
original que a estos intelectuales, llammoslos as, se
les tenga por una casta de simples parsitos. Se re-
curre a este vano y malicioso expediente para hacer
al colegio de educacin secundaria responsible de esas
supuestas desviaciones, a causa de las cuales, segn
se dice por ah, los jvenes les vuelven las espaldas
a los aprendizajes tcnicos, para entregarse indolen-
temente a la tarea ociosa y ftil de tejer musaraas
en los dominios nebulosos de la fantasa. Todo eso
es antojadizo y falso.
Hacen bien los colegios en suministrar cultural
literaria a los jvenes cuya educacin se les confa,
porque de ese modo llenan uno de sus propsitos
ms prestantes, en cuanto tiende a generalizar conoci-










LA CULTURA LITERARIA


mientos a cuya luz se torna possible recorrer nuevos
y ms dilatados y ms luminosos ciclos de ideas.
Ciertas civilizaciones antiguas no han llegado hasta
nosotros sino por medio de la literature, que, a tra-
vs de obras monumentales, nos ha dado a conocer la
existencia spiritual de pueblos pertenecientes a po-
cas remotas y legendarias. Tal es el caso del pueblo
indio, cuya historic no contiene una relacin de su-
cesos ms o menos bien comprobados, aun a partir
del siglo iv antes de la era cristiana, poca en que,
segn dicen los historiadores, Alejandro abri las
puertas del Indostn a las huestes macednicas y a
la civilizacin de los helenos. Pues bien, esa poca
oscura y fabulosa anterior al guerrero macedonio es
quizs la poca mejor iluminada de la vieja penn-
sula, porque una literature singularmente grandiosa
ha recogido en sus pginas, como en un foco potent,
toda la luz del pensamiento simblico y, por ended,
dotado de una poderosa intuicin interpretativa, en
que se resume la historic spiritual de las poblacio-
nes hinds. No tiene gran valor, por ejemplo, que
los Vedas nos suministren noticias referentes a la
organizacin civil de aquella sociedad; lo que en el
correr de ese pueblo remoto tiene importancia incom-
parable es el tesoro de filosofa que sus grades poe-
mas, mejor dicho, que su literature, toda, derrama
sobre el entendimiento human. Porque la verdadera
historic no se teje con el hilo, ms o menos tosco,
de las vicisitudes humans; la historic verdadera est
constituida por el pensamiento, que, despus de todo
es la fuerza de donde emana la accin.


















XXI


En cuanto a la Biblia, el libro por
excelencia, el Libro, por antonoma-
sia, sta, cualquiera que sea el punto de vista en
que uno se coloque, debe constituir una lectura de
predileccin, hasta llegar a sentirse uno connatura-
lizado con ella. Sera tal vez labor irrealizable reunir
las apreciaciones de efusiva, de religiosa, de entusiasta
exaltacin que la lectura de ese libro ha arrancado
a mentalidades entire las cuales no existe lazo alguno
de recndita o visible similitud: es porque la Biblia
contiene todos los elements que suman para el espritu
un inters universal y human. As, por ejemplo,
Erasmo dice: Presentan estos escritos de tal modo
ante tu vista al Cristo que si te fuera dado contem-
plar su figure con tus ojos materials, pienso que lo
veras menos claramente; Goethe dice: Hay en los
Evangelios el trasunto de una majestad que procede
de la persona de Cristo; Vctor Hugo dice: un libro que desde el principio hasta el fin parece
una emanacin de lo alto, un libro que contiene toda
la sabidura humana, abrillantada por toda la sabi-
dura divina; un libro que la veneracin de los pue-
blos llama el libro; es decir, la Biblia; Herculano
dice: Para que el pueblo sea libre es preciso que











LA CULTURA LITERARIA


sea religioso y honrado, no que sea crdulo; para
que sea religioso y honrado es preciso que conozca
las doctrinas del Evangelio; Tolstoi dice: El desa-
rrollo del nio y del hombre es impossible sin la Bi-
blia-; Castelar dice: La Biblia es la revelacin ms
pura que de Dios existed; el Cardenal Gibbons dice:
La Biblia es un tesoro inagotable de ciencia celes-
tial; Roosevelt dice: -La Biblia es el libro ms de-
mocrtico del mundo.-A qu seguir?
La Biblia es sin duda un libro en que encuen-
tran noble y gustosa satisfaccin todas las inquietu-
des espirituales; por eso es el libro de todos y para
todos; pero lo que en l tiene ms fuerza para atraer
a los estudiosos en general es el aliciente literario,
que se exterioriza en las ms bellas y sublimes con-
cepciones; no menos vale, ciertamente, la belleza que
en los relatos bblicos introduce esa expresiva origi-
nalidad de las metforas en que los inspirados autores
envuelven sus pensamientos; en este concept, la Biblia
goza tambin de un prestigio universal y, a todas
luces, justificado. Por eso deca el escritor norteame-
ricano Squires que, para apreciar la Biblia en toda
su fuerza y en toda su hermosura, ella ha de ser
contemplada desde un punto de vista literario e
histrico.>

















XXII


La cultural Esto nos conduce naturalmente a pen-
literaria como sar, con rigor lgico, desde luego, que
estimulo para la cultural literaria despierta en el
el studio nimo de los jvenes un anhelo vehe-
mente de internarse en el studio de esos grandes
documents humans, en los cuales se canta la fe y
la aspiracin de hombres que, atrados por una ms
viva y ms prxima imagen de la divinidad, se sin-
tieron arrastrados a verter sus pensamientos y emocio-
nes en palabras bellas y fervorosas, que acudan a sus
labios con la vibrant espontaneidad de la inspiracin.
Si una modest cultural literaria provoca en los jvenes
tan noble inters por aquellas grandiosas e inconmo-
vibles construcciones del pensamiento antiguo, desde
cuya altura resplandece una luz de sabidura que
despeja en torno vastos horizontes morales, es de todo
punto forzoso reconocer el valor sobresaliente e insus-
tituible que tal enseanza por esto slo tendra en el
colegio; pero no es en manera alguna necesario alzarse
con mpetu hasta esas luminosas cimas literarias para
encontrar el por qu de ese studio en los estableci-
mientos educacionales donde se brinda a los alumnos
con conocimientos no especializados y que slo con-
curren, en una bien calculada y armnica convergen-










LA CULTURA LITERARIA 85

cia de iniciaciones, a cultivar ms intelectualmente
el entendimiento, a fin de que para cada uno result
ms hacedera, mediante ese auxilio, la obra importan-
tsima de la autoeducacin. Sin ir tan lejos, efectiva-
mente, una corriente o, de otro modo, una pasable
cultural literaria crea en el hombre la vehemencia
ennoblecedora que lo mueve a seguir la parbola del
pensamiento human a travs de la atmsfera social,
que l aclara, a las veces, a la manera de un blido,
cuando, con mejor suerte o ms claro destino, no pre-
side la noche de los tiempos como una estrella que
gua. Es una condicin esencial en el hombre verda-
deramente culto; pero digamos de una vez aqu que
-una persona puede ser un hbil especialista en la
profesin u oficio que haya adoptado, sin que por
eso pueda aspirar justamente al ttulo de hombre
culto.

















XXIII


La literature La historic del pensamiento human
como agent es el studio que ms ilumina inte-
de difusin riormente la inteligencia del hombre;
cientffica porque ese studio pone a discurrir
frente a la ofuscacin de nuestra retina, como una
cabalgada de rutilantes ginetes victoriosos, las crea-
ciones de la mente a que el arte o la ciencia ha con-
cedido el privilegio de la inmortalidad. El Renaci-
miento no es otra cosa que la resurreccin de una
cultural, y ese milagro fu obra del pensamiento, que
desenterraba sus tesoros; el pensamiento conserve, vul-
gariza y reproduce, eternamente, sin cansarse jams;
al servicio de esa tarea grandiose est la literature,
que, con su difusiva universalidad, los secrets de la
ciencia hace tambin asequibles aun a las mentali-
dades menos trabajadas por la lima de la instruccin.
El caso reciente de Einstein nos proporciona una
prueba palpitante de lo que aqu se dice: en efecto,
la teora de la relatividad se pone hoy al alcance de
todos gracias a obras de literature expresamente com-
puestas, tales como la del francs Nordmann y la del
alemn Sohlick, para facilitar la inteligencia de las
concepciones geniales con que el sabio alemn ha
trastornado el mundo fsico en un santiamn. Hoy










LA CuLTuR LITEK&RL&


por hoy, existe ya una copiosa literature destinada a
ilustrar el maravilloso acontecimiento cientfico. Caso
ms notorio es quizs el de Camilo Flammarion,-
quien nos ha dado a conocer las ms grades, las
ms sorprendentes maravillas del cosmos por medio
de una literature en que se siente uno igualmente
pasmado de admiracin ante el hombre de ciencia
y ante el poeta. Antes, Michelet, historigrafo civil,
emprende la publicacin de obras como El Pjaro,
El Insecto, La Montaia y otras,-estudios en ,gue la
historic natural aparece, embellecida, a travs de un
gracioso pantesmo potico, entire las vibraciones que,
con un temblor de sensibilidad, delicada forma de
elocuencia, estremecen el estilo del gran escritor.
No cito a Maeterlinck como cultivador de esta* espe-
cialidad literaria, porque su sentimiento pantesta, in-
mensamente ms espiritualizado, en La vida de las
abejas y en La inteligencia de las flores, por ejemplo,
nos conduce a alturas en donde slo alcanzamos a ver
el alma sutil de las cosas, como un luminoso estre-
mecimiento de lo infinito. Pero en plano ms humilde
damos de manos a boca con J. H. Fabre, un sabio
entomlogo francs, autor de tres lindos studios so-
bre los insects. Hay ah much finura de observa-
cin; pero es la frase just y pintoresca del literato,
es decir, del artist, lo que imprime eficiencia didc-
tica a estas atrayentes lectures. Larga operacin sera
enumerar a los escritores que, como stos, han com-
binado la ciencia y el arte en obras de generosa y
trascendental enseanza. Pero cmo omitir a Eliseo
Reclus?-Este, que no slo fu grande hombre de cien-










88 JusTo A. FACIo

cia, sino tambin un gran libertario, se hizo clebre,
sobre todo, como autor, por su tratado de Geografla
universal, y como luchador, por su arrogante gesto
durante la tragedia de la Comuna. La tierra y el
hombre, El arroyo. La montafa... son obras de bella
literature cientfica por cuyas pginas discurre un
profundo sentimiento de humanidad asociado a cuanto
de hermoso y de suave atesora Natura. Por eso deca
Kropotkine que nadie como Eliseo Reclus ha sentido
el lazo spiritual que une el hombre a la tierra.

















XXIV


La difusin La ciencia tiene tambin su literature
cientifica entire entire nosotros. Si extendemos la vista
nosotros en derredor de nuestra parroquia, sin
dificultad encontraremos prominentes intelectuales del
pas que han hermanado la literature y la ciencia en
obras de generosa intencin; ah no ms tenemos, en
la penumbra que con modestia l mismo se ha formado,
al doctor don Clodomiro Picado Twigt, autor de un
precioso opsculo sobre Pasteur y Metchnikoff, cuyos
nombres lleva; sin alios retricos, all se nos des-
cribe la vida noble, esforzada y fecunda de dos sabios,
en un paralelismo que traza el amor a la ciencia y
que establece entire ellos una a modo de confraterni-
dad superior; no puede decirse que ese paralelismo
represent un intent de historic a lo Plutarco, el que,
por otra parte, resultara anacrnico por la forma y
por la ideologa; lo que en el opsculo nos atrae fuer-
temente es la sencillez con que se destaca la vida de
trabajo en que se confunden, como en un grupo escul-
trico, esos dos hroes de la ciencia. Pasteur y Met-
chnikoff, dos prncipes de la inteligencia, a la vez,
han legado a la humanidad los dones inapreciables
de su perspicacia cientfica y de su studio paciente;
la figure burguesa de los dos sabios se percibe all










JusTo A. FAcio


iluminada por la luz tenue de las ms triviales vir-
tudes; la vida se avalora en su studio por el trabajo
humilde y silencioso; es sa en Pasteur y en Metch-
nikoff otra forma ms humana de lo grande. Clodo-
miro Picado, nuestro joven compatriota, es tambin
un hombre de ciencia, a la cual ha aportado valiosas
contribuciones: Picado no es un d2sconocido en la
misma Sorbona. Pues bien, este hombre de ciencia ha
pedido su concurso a la literature para hacer conver-
ger la admiracin, el respeto y la simpata alrededor
de los dos grades sabios, cuya vida de virtudes y
de esfuerzo est llena de nobles enseanzas para la
juventud.
La vida de don Miguel Obregn, el ilustre peda-
gogo a quien tanto le debe el pas en el ramo esco-
lar, es un libro lleno de sana y abundante doctrine
acerca de tpicos relacionados con el tema fundamen-
tal y complejo de la cultural; no era fcil, por consi-
guiente, que en ese sabio digesto de Pedagoga faltara
antecedente con que ilustrar el punto a que aqu me
contraigo, y para que la autoridad del maestro cobre
mayor fuerza a favor mo, el antecedente en que voy
a apoyarme es precisamente una aplicacin notoria
de la doctrine que expongo y que aparece en Lecturas
geogr,ficas, texto cuidadosa y hbilmente elaborado
por el propio seor Obregn. professor l mismo de
geografa,-enseanza en que ha querido especiali-
zarse, sin que, por eso, haya dejado de ser professor
eminente en otros ramos. La geografa es un studio
en cierta media rido por razn acaso de sus largas
nomenclaturas, en vista de lo cual el seor Obregn











LA CuLTunA LITERaRIA


tuvo la feliz idea de agregar a cada captulo de
geografa propiamente, una lectura de ndole literaria
relative al asunto tratado. Asaz bien saba el seor
Obregn cuando escriba su interesante libro de geo-
grafia patria,-que eso es,-cun valioso auxiliar es
el arte literario en eso de engatusar el entendimiento
del nio o del adulto para obtener los efectos de la
asimilacin y, lo que tiene mayor halago, para mover
y educar en esas almas aurorales el instinto superior
de lo bello.
Anastasio Alfaro es un naturalista que con sus
studios y sus descubrimientos ha dado renombre a
nuestra patria en museos cientficos de Europa y de
Amrica; Alfaro es un personaje familiar en el
Smithonian; se ha ejercitado con xito satisfactorio
en esa difcil literature que tiene en mira popularizar
la ciencia: Las hormigas del cornizuelo, La mariposa de
la pacaya, El cacique y muchos otros son studios de
este jaez que aparecen en Petaquilla. volume de
seleccin publicado en 1917. Su iltima obra, reciente,
se titula El delfin de Corobic, on la cual el carcter
que domina es ms bien el histrico. Alfaro nos hace
all un relato novelesco de episodio ocurrido en Ni-
coya antes de la conquista; el fondo en que la accin
se desenvuelve es una animada pintura de aquellas
regions en que todo es bello y exuberante; como re-
construccin de costumbres indgenas, El delfin de
Corobici tiene la necesaria verosimilitud histrica, y
con estos elements reunidos, el autor ha logrado es-
cribir un libro en que felizmente se combinan el
inters y la amenidad. En stos, y en otros muchos










92 JusTo A. FAcio

casos de nuestra propia casa, que podra citar, las
letras se asocian inteligentemente con otros ramos del
saber en una labor comn. No son as menos enemi-
gos de la ciencia los estigmatizadores de la cultural
literaria.

















XXV


Aun restringida a lmites de raza y
El suefio de
Bolvar de continent, la influencia de los es-
tudios literarios est llamada a hacerse
sentir de modo til, sin contar en lo mnimo con lo
que de agradable hay en ellos, en la mente de las
jvenes sociedades diseminadas a lo largo del solar
colombino. Desde los albores de la independencia, los
hispanoamericanos entienden que la vida un poco
tumultosa de estos passes corre por unos mismos cau-
ces hacia el cumplimiento acaso fatal de un hors-
copo preado de amenazas, contra las cuales hay que
permanecer a todas horas, ojo avizor, en actitud de
defense: he ah la fase oscura del problema continen-
tal hispanoamericano; en cambio, un conjunto de fe-
lices condiciones naturales mantiene entire nosotros
bien arraigada la creencia de que el mundo colom-
bino ha de ser el asiento de civilizacin caracterizada
por un regimen de equidad que a merced de todos
pone simples y, a la vez, dctiles medios de trabajo,
excluidas de l para siempre las odiosas preeminen-
cias o superposiciones de clase. Este punto y el otro,
ambos de una ideologa comn, han intensificado en-
tre las naciones hispnicas ese sentimiento de solidari-
dad cuya gnesis histrica se funda, con solidez in-











JusTo A. FACIO


destructible, en una series de circunstancias, tales como
el origen,-indio y espaol, a la vez,-el idioma, el
coloniaje, la lucha por la independencia, el carcter
democrtico de nuestras instituciones, nuestra cultural
idealista..., que, casi con el colorido de una tradicin,
dan fisonoma propia a nuestra personalidad en de-
sarrollo. Sin gnero alguno de duda, la mano de la
Providencia subordina implacablemente nuestros desti-
nos a un hado comn: ya lo vi, con poderosa clari-
videncia, como suya, el genio de Bolvar, cuando,
despus de haberles otorgado seoro, quiso reunir a
sus pueblos en un anfictionado que llevase a la prc-
tica este ideal supremo,-la justicia internacional.-
Despus de quince aos de sacrificios>, deca el pro-
pio Libertador en 1824, consagrados a la libertad de
Amrica, para obtener el sistema de garantas que,
en paz o en guerra, sea el escudo de nuestros des-
tinos, es tiempo ya de que los intereses y las relacio-
nes que unen entire s a las repblicas americanas,
antes colonies espaolas, tengan una base funda-
mental. ..
Ahora bien, si la anfictiona hispanoamericana
slo fu una bella y, quizs por esto mismo, una ilu-
soria concepcin del genio, a su fracaso lamentable
sobreviven, sin haberse amenguado nunca, antes bien,
ensanchando en todas direcciones la rbita de sus
influencias espirituales, las conexiones geogrficas,
histricas y civiles con que el grandioso proyecto de
confederacin haca valer sus aspiraciones a concre-
tarse en un viviente rgano poltico; pero al salir,
como en derrota, del mundo ambiguo por donde, a










LA CULTURAL LITERARIA 95

modo de sombras asustadizas, se escurren las posibili-
dades diplomticas, en acecho de ocasiones propicias
al asalto, el hermoso sueno de Bolvar cobra entonces
realidad en el mundo de la inteligencia.


















XXVI


Difundidores Una literature brillante difunde por
del pensamiento todos los mbitos dc nuestro conti-
hispanoame- neiite el pensamiento portentoso que
ricano concibi a la Amrica hispana una
e indivisible; atlantes de la inteligencia tales como
Montalvo, Rod, Mart, Blanco Fombona, Cornelio
Hispano... han llevado sobre sus hombros esa carga
sublime; pero el generoso empeo de difusin no
habra traspasado los dominios de las idealidades pla-
tnicas, si el colegio, al promover con sus enseanzas
humanistas el gusto por las letras. no hubiera creado
en los jvenes un inters superior por esas lectures.
A los institutes de educacin secundaria se debe el
conocimiento que hace efectiva la compenetracin
spiritual de los pueblos hispanoamericanos entire si;
de esos institutes han salido los intelectuales que, ya
como escritores, despus, han exaltado los ideales de
la raza, a la que, ms que por sus afinidades tnicas,-
por las condiciones del continent en que se organize
y se desarrolla, el future promete realizaciones de alto
humanitarismo; hijos de esos institutes son tambin
los intelectuales, ms humildes, sin duda, pero de
comprensin no menos penetrante, en cuyo espritu
esa propaganda despierta vibraciones y ecos de sim-










LA CULTURAL LITERARIA


pata. A nadie en verdad se le oculta, as sea insen-
sible a los requerimientos de la inteligencia, que la
solidaridad hispanoamericana ha adquirido ensanche,
principalmente, merced al intercambio de manifesta-
ciones en que el pensamiento conquista los nimos, no
slo por la fuerza cuasi irresistible ya de su propia
virtud, sino tambin por influjo del arte magnfico
que le presta sus galas. Una vez ms podemos decir
con Lord Curzon que la solidaridad mundial de los
intelectuales es much ms duradera y ms prove-
chosa para los hombres que los acuerdos internacio-
nales celebrados entire polticos.
Conforme al postulado principal de este artculo,
pudiera tal vez creerse que la literature hispanoame-
ricana slo tiene valor para nosotros en cuanto di-
lucida cuestiones ataederas al moment actual o al
porvenir del continent; no es as: la mentalidad his-
panoamericana ha dejado en la literature de estos
pueblos, studios y disquisiciones acerca de tpicos va-
riadsimos; de tal modo que en muchos de estos par-
ticulares hallara satisfaccin a sus ansias de belleza
la curiosidad de los jvenes, sin tener que atravesar
las edades sobre el lomo de ningn pegaso para ir
en busca de fuentes clsicas.-A cualquier hispano-
americano un poco ledo se le vendra de por s a
las mientes el nombre de Montalvo si tropezara con
la precedent consideracin: rejuvenecida por su inge-
nio, que se nutre con savia joven de Amrica, la
prosa castiza, cuidada, elegant y viril de Montalvo
penetra audazmente en las ms elevadas ideologas;
sus Tratados, en que maravillosamente se asocian,











JUST A. FACIO


con seguro equilibrio, la inspiracin y el arte, son
textos de alta moral; la pola, por l arrancada para
su uso exclusive a las alas de un cndor, fu en sus
manos nerviosas como espada relampagueante de la li-
bertad; no hay tal vez en Hispanoamrica literature
de combat que mejor haya educado a los jvenes del
continent en el odio santo de la tirana.-En otro or-
den de ideas, ah est don Andrs Bello, el insigne fil-
logo, creador en Chile de la cultural humanista, pur-
gada en buena parte por l del servilismo neoclsico,
gracias al dn de independencia que guiaba su tem-
peramento de crtico por entire un ddalo de ptreas
tradiciones.-La ideologa del ilustre venezolano sali
de Chile para extenderse por toda la Amrica hispano
parlante y a su studio se debe en larga media el
desarrollo que por estas latitudes ha alcanzado el
cultivo de la lengua, con libertad que, si se report
ante las leyes de la evolucin, bajo las cuales acta,
atropella valientemente con toda casta de imposicio-
nes, as para prevalecer aduzcan razones de autoridad
o de tiempo.

















XXVII


Otros escritores No pocos han sido en verdad los
hispanoameri- escritores hispanoamericanos de nom-
canos brada que, mediante el influjo de un
arte literario superior, han contribuido a hacer que
la mentalidad de las generaciones juveniles tome
rumbos orientados hacia los idealismos en que la
humanidad soadora de todo el globo se complace;
no tiene duda, fuera de esto, que aqu, en Hispanoa-
mrica y en esta hora de crisis, se desenvuelve una
civilizacin informada por ideas que determinarn
actitudes singulares en nuestra vida, en nuestra con-
ducta y en nuestras aspiraciones de pueblo abocado a
grandes destinos; tiene para nosotros una importancia
enorme, por consiguiente, seguir el movimiento ideo-
lgico iniciado y proseguido sin interrupcin por esas
inteligencias conductoras a quienes la naturaleza ha
dotado de alas potentes para llevar en triunfo su
pensamiento a travs de las cumbres andinas; furanos
negado, con todo, seguir ese movimiento en favor de
los intereses indo-espaoles a no contar con el auxilio
de la cultural literaria, que aun las naturalezas impo-
tentes o empedernidas torna sensibles a las sugestio-
nes del arte. Ha sido as, mediante esa forma de
tcita cooperacin intellectual, como el pensamiento










LA CULTURE LrTEARIA


criollo ha llegado a organizarse en nuestra joven
America hasta venir a former escuela especfica de
americanismo, en donde se moldea el carcter que
mantiene de pie a estos pueblos frente a las acechan-
zas de que se ven rodeados.
Estos escritores hispanoamericanos han sido asi
los voceros del pas o de la raza al pregonar alta-
mente los does que para todos guard en su seno
fecundo e inagotable el paraso de Amrica; pero es
ms generoso an su papel de soadores y videntes
cuando nos hacen reparar en que el siniestro coloso
atisba la hora negra de una imprevisin o de una
locura para meters en nuestra pobre casa so pretexto
de poner orden en ella. Sin duda alguna, la voz que
de antao apellida acercamiento entire las naciones
del continent, ms premiosa hoy, ha cobrado vigor y
prestigio ante las agitaciones con que el viejo mundo
ensaya torpemente un acomodamiento al orden de
cosas que impuso la guerra; la situacin actual de los
pueblos se ha complicado con anomalas que son una
espera perturbadora en el camino de las soluciones;
porque es notorio que bajo la presin libertaria de
los recientes acontecimientos mundiales ha estallado
en las conciencias la decision de sustraerse a las
actuaciones oscuras por las cuales se rega la huma-
nidad, supeditada a una especie de fatalismo histrico,
cuya fuerza constrictora no pareca fcil romper; los
problems europeos son hoy tambin problems hispa-
noamericanos, sencillamente porque ningn pueblo
podra permanecer hoy en da, aunque as lo preten-
dier, extrao al movimiento en que cada cual lucha por




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs