• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Cristobal Colon
 Los Domincos en la Espanola
 Fray Pedro de Cordoba
 Index
 Back Matter














Group Title: Colón, precursor literario
Title: Colón, precursor literario
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081462/00001
 Material Information
Title: Colón, precursor literario
Physical Description: 152 p. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Balaguer, Joaquín, 1906-
Publisher: s.n.
Place of Publication: Buenos Aires
Manufacturer: Artes Graficas, Bartoleme U. Chiesino, S. A.
Publication Date: 1958
Copyright Date: 1958
 Subjects
Subject: Dominicans in the Dominican Republic   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Dominican Republic
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081462
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AHQ3148
oclc - 19680862
alephbibnum - 001628415

Table of Contents
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Cristobal Colon
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Los Domincos en la Espanola
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Fray Pedro de Cordoba
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    Index
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Back Matter
        Page 153
Full Text



JOAQUN BALAGUER





COLN,
PRECURSOR LITERARIO













BUENOS AIRES
1958


























LMPRESO EN LA ARGENTINA
PRINTED IN ARGENTINE




























Propiedad del autor.

Hecho el depsito que previene la ley 11.723.




Impreso en Artes Grficas Bartolom U. Chiesino S. A.
Ameghino 838, Avellaneda Buenos Aires.
















CRISTBAL COLN


I

La historic de la literature dominicana se inicia
con el nombre de Coln que nos dej, en su diario
maritimo y en sus cartas, las primeras descripciones
sobre la naturaleza de la isla y que supo sentir y
expresar como nadie los encantos del paisaje nacio-
nal y aun trasmitimos sobre l una vision potica y
a veces sobremanera literaria.
Es evidence que el eximio gegrafo no fu un
artist verbal ni un escritor de estilo. Pero la natu-
raleza del trpico se refleja en sus escritos con toda
la frescura y con toda la viveza de la primera impre-
si6n. La fantasa del genio, poseda por una deslum-
bradora embriaguez pantesta, se exalt en presencia
del mundo tropical, del nuevo paraso en cuyos bos-
ques no haba an aparecido la serpiente de la
codicia hmana. El hombre de otras latitudes, el
europeo familiarizado con un paisaje exhaust y des-
teido en que los mismos rboles tienen algo de








artificial como en los cuadros de Nicols Pussn y de
Claudio de Lorena, relata con sencillez la emocin
que en l produce esta tierra ubrrima, este suelo sin
degeneraciones en donde la naturaleza conservaba
an el empuje primitive de sus fuerzas ciegas y fata-
les. La contemplacin de este nuevo y deslumbrador
espectculo excit la fantasa potica y removi las
fibras ms hondas de la sensibilidad en el navegante
de imaginacin soadora.


II

Coln, escritor

Si lo que caracteriza el estilo potico es la expre-
sin de las ideas por medio de tropos y figures, nin-
guno ms lleno de poesa que el del Primer Almirante.
Todo lo describe Coln por medio de imgenes y con
lujo de metforas tan precisas como deslumbradoras.
Cuando entra en el puerto de Santo Domingo, el 30
de agosto de 1498, despus de haber descubierto la
isla de Trinidad y de haber navegado por la costa de
Paria, halla la colonia rebelada por Roldn, y escri-
be: "Me han guerreado fasta agora como a moro" .
Cuando describe la tormenta que le sorprende en las
costas de Veragua, pinta as el ocano batido por la
tempestad: "Aquella mar fecha sangre... la mar
hirviente como caldera por gran fuego" 2. Al descri-
1 Carta al Ama del Prncipe don Juan (Martin Fernndez de
Navarrete, Coleccin de los viajes y descubrimientos que hicieron por
mar los espaoles, Madrid, 1858, 2* edicin, tomo I, pg. 415).
2Navarrete, ob. cit., pg. 449.








bit, en su carta a Luis de Santngel, Escribano de
Racin de los Reyes Catlicos, las islas descubiertas
en su primer viaje, se vale de una perfrasis tan poti-
ca como encantadora para pintar la primavera per-
petua de los campos del Nuevo Mundo: "... y
cantaba el ruiseor en el mes de noviembre por all
donde yo andaba" 3. Y cuando se aproxima al nuevo
continent, ya a fines de septiembre, describe el cam-
bio de temperature debido a la diferencia de latitud
sealando que las maanas eran tan frescas y los
aires tan delgados "que no faltaba sino or ruise-
ores" 4.
Sus eptetos son siempre enrgicos y de una pro-
piedad admirable: "Mares desbaratados" 6; la tierra
de Baneque es "tierra gruesa' 6; los indios de Acul
daban cuanto tenan "con un corazn tan largo y tan
content que era maravilla" 7; el mundo, del cual
est prxima a ausentarse su protectora la reina Isa-
bel de Castilla, "es spero y fatigoso" 8; los navos en
que parte la noche de Pascua desde las costas de
Veragua se hallan "podridos y abrumados" 9; y los
indios de Trinidad "son todos de muy linda esta-
tura" ".
Su estilo llega a veces al borde de lo pattico.
Desde Jamaica, donde permanece abandonado du-

8 Navarrete, ob. cit., pg. 314.
4 Navarrete, ob. cit., pg. 161.
5 Navarrete, ob. cit., pgs. 449-450.
6 Navarrete, ob. cit., pg. 462.
7 Navarrete, ob. cit., pg. 464.
8 Navarrete, (Memorial de Coln a su hijo Diego), ob. cit.,
pg. 488.
9 Navarrete, ob. cit., pg. 452.
10 Navarrete (Relacin del cuarto viaje), ob. cit, pg. 401.








rante meses enteros como el Filoctetes de Sfocles en
su isla maldita, describe dramticamente a los Reyes:
"De la Espaola, de Paria y de las otras tierras no
me acuerdo de ellas, que yo no llore" U. Con el mismo
tono pattico y desgarrador pinta su situacin y la de
sus compaeros de travesa despus de la tormenta
que le sorprende en las costas de Veragua: "Ya yv-
tena los navos innavegables y la gente muerta y
enferma" 12. La lucidez con que ha penetrado en los
abismos de la maldad humana, comunica un sabor
amargo a las palabras con que alude a la humanidad
en tono querelloso: "Si mi queja del mundo es nueva,
su uso de maltratar es de muy antiguo" "
Coln, al revs de Gonzalo Fernndez de Oviedo
que es much ms profuso y objetivo, traduce todas
sus observaciones sobre la naturaleza del Nuevo
Mundo en el estilo potico e imaginative que lo ca-
racteriza. As, para dar a conocer la exuberancia dt
la vegetacin del trpico, con su noche de ramajes
tendida en toda su fuerza desatada, describe que "los
rboles eran tan viciosos que las hojas dejaban de ser
verdes y eran prietas de verdura" 14; para indicar
que la tierra de La Espaola es al mismo tiempo alta
y llana, expresa que "Sobre el mayor monte podran
arar bueyes" "; y para referirse al nuevo continent,
habla del "hemisferio adonde caen las Indias" '.

11 Navarrete, ob. cit., pg. 458.
12 Navarrete, ob. cit., pg. 450.
18 Navarrete (carta al Ama del Principe don Juan), ob. cit.,
pg. 413.
14 Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 242.
15 Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 245.
le Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 405.








Los hechos, as como los detalles ms menudos
de su aventura ocenica, son referidos por l con im-
genes expresivas o con frases de una brevedad pun-
zante. He aqu, segn su forma de narrar al mismo
tiempo rpida y nerviosa, la manera como logr lle-
gar a tierra en medio de la tempestad que castig
sus carabelas durante el cuarto viaje: "E con esta
tormenta, as a gatas, me llegu a Jamaica" 1. En
las zonas contiguas a la laguna de Chiriqu, encontr
las poblaciones "puestas en las montaas" "s. Cuando
llega a Cuba, donde vi en diciembre rboles tan
verdes como son por mayo en Espaa, afirma que "el
invierno era ya encarnado" 9. En Trinidad hall
una fuente tan dulce, que el agua "pareca salir del
Paraso" 20. Y cuando pinta el escarceo de las co-
rrientes del Drago, indica que era tan fuerte el ruido
y tan hermoso el choque de la espuma que el espec-
tculo pareca "una pelea del agua dulce con la
salada" 21
Sus comparaciones, tomadas todas, como las de
Homero, del reino vegetal o del zoolgico, son siem-
pre sencillas y llenas de color potico: as, afirma que
los indgenas de las primeras islas que descubre tienen
los cabellos gruesos y speros "como cola de caba-
llo" 22; los indios de Guanahan "son de la color de
los canarios" 2; los peces de la isla Femandina, se-

17 Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 446.
18 Navarrete (Relacin del cuarto viaje), ob. cit., pg. 433.
19 Navarrete (Carti a Luis de Santngel), ob. cit., pg. 315.
20 Navarrete (Relacin del cuarto viaje), ob. cit., pg. 408.
21 Navarrete, ob. cit., pg. 402.
22 Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 173.
23 Navarrete (Diario), ob. cit, pg. 174.








mejan "gallos de las ms finas colors del mundo" %;
los pinos de las Sierras de Moa son firmes y erectos
"como husos delgados" 5; los navos en que llega a
Jamaica, perseguido por una tormenta, se hallaban
"horadados de gusanos como un panal de abejas" 2;
el morro de Monte Christy "tiene forma de un alafa-
neque muy hermoso" 27; en La Espaola vi unas ve-
gas "labradas como la campia de Crdoba" 2; y en
Trinidad muchas tierras hermosas "como las huertas
de Valencia en mayo" 2.
Pero lo ms extraordinario en el estilo del Almi-
rante es su asombrosa facilidad de expresin. La
soltura de su lenguaje contrast con la pesadez de
los cronistas e historiadores de Indias. Coln re-
lata en su Diario las impresiones que recibe cada da
sin ningn propsito ajeno a una obra de esa ndole
y sin pretensiones literarias. Ningn retoque ni nin-
gn afeite amortigua la frescura con que la primera
impresin se refleja siempre en aquellas pginas en-
cantadoras. Resulta todava ms admirable esa gra-
cia peculiar de su estilo si se piensa que el espaol no
era su lengua native. Pero si la lengua castellana no
fu su idioma familiar, no hay duda de que su riqueza
caracterstica, especialmente la abundancia con que
de ella brotan las metforas y la facilidad con que su
genio se acomoda a las construcciones elipticas y al

24 Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 182.
25 Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 216.
26 Navarrete (Relacin del cuarto viaje), ob. cit., pg. 453.
27 Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 271.
28 Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 242.
29 Navarrete (Relacin del tercer viaje), ob. cit., pg. 396.








sentido figurado, hicieron de ese maravilloso instru-
mento de expresin el molde ms propio para recoger
las ideas e imgenes de aquel hombre de espritu
inquieto y de imaginacin poderosa.
La mejor prueba de que siempre, en los escritos
del Almirante, prevalece la primera impresin, nunca
desnaturalizada por supresiones o enmiendas debidas
a escrpulos literarios, es que sus concepts se repi-
ten indefinidamente cuando no se trata de la pintura
de la parte caracterstica de cada zona sino de expre-
sar la reaccin de su espritu ante cada nuevo espec-
tculo. El ltimo pas que describe le parece siempre
el ms bello s. Coln, durante su primer viaje, se
encuentra ante las islas que descubre en la situacin
de un hombre que, llamado a escoger entire diversos
tesoros, no sabe por cul decidirse porque todos ejer-
cen el mismo efecto deslumbrador sobre su fantasa
excitada. Cuando llega a Cuba, afirma que esta isla
es "la ms hermosa que ojos hayan visto" %1; y cuando
descubre luego La Espaola, experiment tal sensa-
cin de deslumbramiento que confiesa que no dispone
de palabras con las cuales encarecer su hermosura:
"La isla Espaola, que es la ms hermosa cosa del
mundo" ". Todava en su tercer viaje, cuando des-
cribe la isla de Trinidad, su imaginacin se exalta
hasta el extremo de que llega a considerar aquel pas

30 Humboldt, quien tanta admiracin muestra ante el bro con
que se hace visible en los escritos de Coln el sentimiento de la natu-
raleza, hace a este respect curiosas observaciones (Vide Cosmos, tomo
II, traduccin francesa de M. H. Faye y M. Ch. Galanski, 4S edicin,
Paris, 1866-1867, pgs. 61 y siguientes).
31 Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 193.
32 Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 235.








como una tierra bienaventurada: "Hall... grandes
indicios del Paraso Terrenal" ". Ya en su nuevo
Memorial a los Reyes da un sentido general a la
alabanza y hace a todas las tierras por l descubiertas
objeto del mismo ditirambo fervoroso: "Porque es
cierto que la hermosura de la tierra de estas islas, as
de montes e sierras y aguas, como de vegas donde hay
ros cabdales, es tal a la vista que ninguna otra tierra
quel sol escaliente puede ser mejor al parecer ni tan
fermosa".


III

Coln, pintor

Las descripciones de Coln son un modelo de
brevedad. Pero sus cuadros comprenden todos los as-
pectos caractersticos de las cosas en ellos descritas o
diseadas. As, en la relacin del descubrimiento de
la isla de Cuba, no faltan ni el apunte del hombre
de ciencia que observa con minuciosa curiosidad la
fisonoma de las plants %, ni el dato inteligente con
que el navegante se adelanta a las investigaciones del
gegrafo, ni la expresin de la natural sorpresa del
artist que por primera vez contempla un espectculo
de hermosura embelesante. Las primeras pinceladas

83 Navarrete (Memorial a los Reyes), ob. cit., pg. 408.
84 Navarrete (Memorial a los Reyes), ob. cit., pg. 377.
35 Vide Humboldt, ob. cit., pg. 62. Con tanto inters observe
Coln las plants, afirma el sabio alemn, que lleg a distinguir en las
montaas del Cibao una nueva variedad de pinos, y a descubrir en
Cuba hasta seis o siete species de palmeras.








traducen las emociones del hombre hecho para la
contemplacin ideal del mundo de la naturaleza; las
siguientes described los puertos, y las ltimas sealan
los rasgos que perfilan la Isla y definen su fisonoma
geogrfica.
Coln revela la misma maestra en las descripcio-
nes abstractas, esto es, en aquellas en que no se pro-
puso otro fin que el de trasmitimos el sentimiento del
paisaje en lugar de describirnoslo con los colors ms
vivos y ms emocionantes. Cuando pinta las florestas
de las Antillas o cuando encarece el lujo de la vege-
tacin tropical, sus descripciones abundan en rasgos
de fruicin contemplative. El Almirante se siente en
esas ocasiones posedo por una especie de fiesta dio-
nisaca o de embriaguez pagana de los sentidos. Co-
ln, atento slo a las armonas de la naturaleza, deja
de ser en tales casos el hombre que observa crtica-
mente los hechos objetivos en busca de la verdad, y
es entonces cuando oye cantar el ruiseor en diciem-
bre y cuando ve surgir del seno del mar sirenas se-
mejantes a las que salieron al paso del Odiseo ".
Nadie, ni siquiera Camoens ", ha descrito con

u "El dia pasado, cuando el Almirante iba al Rio del Oro, dijo
que vido tres serenas que salieron bien alto de la mar, pero no eran
tan hermosas como las pintan, que en alguna manera tenan forma
de hombre en la cara" (Diario, mircoles, 9 de enero). Gonzalo Fer-
nndez de Oviedo, hombre de fantasa menos febril que el Almirante,
parece referirse en el capitulo 85 de su Historia Natural de las Indias
a estos monstruos, pero asegura que no eran tales sirenas sino "vacas
marinas".
7 Humboldt, a quien siempre es forzoso citar por la sagacidad de
sus observaciones sobre este aspect del genio de Coln, y por la
contagiosa simpata con que habla del espritu potico del Almirante
en el tomo II del Cosmos, advierte que el Descubridor de Amrica
supo gozar mejor de la belleza de las florestas que el propio Camoens,









igual viveza la dulzura de los aires marines y la ve-
getacin de las costas. Desde su carabela de explora-
dor, contempla deleitosamente las florestas que coro-
nan los bordes del mar y las describe con lujo de
fantasia ". Recurdese la indescriptible emocin con
que el Almirante registra en su Diario las impresio-
nes que despertaron en su alma las brisas aromticas
que le trajeron los primeros mensajes del continent
misterioso. Pero su version del paisaje, no obstante ser
singularmente imaginative y potica, es de una pro-
piedad admirable '. Aunque no descuida los detalles
pintorescos y el sentimiento profundo del cuadro que
pasa ante sus ojos, se cie a la realidad y se atiene
ala exactitud topogrfica.
Lo que distingue a Coln como paisajista es la
amplitud de la vision que abarca de un golpe todo el
panorama. Sus observaciones sobre el mundo que ex-
plora como navegante y contempla como artist, no
tienen la nimiedad pero s la exactitud de las de
Oviedo. Mientras el historiador de la conquista, do-
tado como pocos hombres del sentido de los porme-
nores, se pierde en los detalles y es incapaz de perci-
bir el conjunto, Coln abarca todo el cuadro que tie-

considerado por el gran naturalista como el primer pintor martimo
del mundo. "Camoens -dice Humboldt- es inimitable cuando pinta
el cambio perpetuo que se opera entire el aire y el mar, las armonias
que reinan entire las formas de las nubes, sus transformaciones sucesi-
vas, y los diversos estados por los cuales pasa la superficie del Ocano"
(Ob. cit., pg. 65).
38 "Iba siempre junto con tierra para verlo bien todo" (Diario),
Navarrete, ob. cit., pg. 218.
89 La exactitud topogrfica de las observaciones consignadas por
Coln en sus relaciones y en su Diario, se halla bien manifiesta en las
notas con que acompaa Navarrete los escritos del Almirante que
reproduce en su libro Coleccin de viajes y descubrimientos.








ne delante y lo describe sealando lo que hay en l
de ms saliente y de ms caracterstico. El Diario del
descubridor es una galera de paisajes al mismo tiem-
po que un document cientfico. El sentimiento po-
tico e ideal de la naturaleza se mezcla en aquellas
pginas al sentido de observacin que hurga con ex-
traordinaria lucidez en los fenmenos del mar y en
los misterios de la corteza terrestre.

El sentimiento de la naturaleza

Pero lo que sorprende en Coln no es su sentido
potico del paisaje, sino ms bien su profunda inteli-
gencia de la naturaleza. La sed de oro, que iba cla-
vada a su pensamiento como una espuela al ijar de
un caballo, deja de ocupar el centro de su alma
cuando se entrega a los placeres de la contemplacin
y cuando se siente posedo, en presencia de las islas
que descubre durante su primer viaje, por una espe-
cie de embriaguez deleitosa. El encanto de las tierras
que va descubriendo se apodera de l y durante das
enteros se abandon a la voluptuosidad de admirarlas
desde su carabela exploradora ". En esas ocasiones,
frecuentes durante la primera travesa que realize por
el Mar de las Antillas, llamado por Humboldt "un
Mediterrneo de muchas bocas", el Almirante se ol-
vida o al menos se despreocupa del fin material que
sirve de acicate a su empresa. As, el 21 de octubre

40 "...Se detena ms de lo que quera por el apetito de ver y
mirar la hermosura y frescura de aquellas tierras donde quiera que
entraba... Por estas razones se tuvo aquella noche a la corda y tem-
porejar hasta el da..." (Diario, martes, 27 de noviembre).







asienta en su Diario que le cuesta hacer much es-
fuerzo sobre s mismo para abandonar la Isabela, por-
que es tan dulce "el cantar de los pajaritos que pa-
rece que el hombre nunca se querra partir de all" .
Las expresiones de este gnero, demasiado ingenuas
para que no se considered sinceras, acuden con fre-
cuencia a la pluma del inmortal viajero en el curso
de esta peregrinacin memorable.
Coln parece haber sido particularmente sensi-
ble al canto de los pjaros y al olor de las flores y de
la tierra vestida de primaveral follaje. En los pasajes
de su Diario y de sus cartas donde con ms intensidad
se percibe el sentimiento de la naturaleza, no falta
nunca una referencia entusiasta al canto de las aves.
Cuando se aproxima al fin de su aventura y capta
en el aire el aroma de las florestas del trpico, no
acierta a describir "el gusto de las maanas" y la ale-
gra que se apodera de la tripulacin, sino con este
grito de entusiasmo: "no faltaba sino oir ruiseo-
res" 4. Esta alusin al canto de los pjaros reapare-
cer luego, como una obsesin, en su Diario, y en la
misma carta a Luis de Santngel hablar de las aves
que cantan "de mil maneras" 4. Ningn paisaje se
halla complete para l sin que un ruiseor le preste
voz al encanto de la naturaleza. En los Caicos, cuan-
do ms arrobado se encuentra en la contemplacin
de las islas recin halladas, describe: "Los aires eran
muy dulces y sabrosos, que diz que no faltaba sino

41 Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 187.
42 Navarrete (Diario, 16 septierrbre), ob. cit.. pg. 161.
48 Navarrete, ob. cit., pg. 315.







oir al ruiseor, y la mar llana como un ro" ".
El mismo hechizo ejerci sobre aquella sensibi-
lidad potica el perfume de las flores. En sus descrip-
ciones de la naturaleza americana, habla siempre con
fruicin de las yerbas aromticas y de los aires olo-
rosos. En la maravillosa relacin de su travesa por
las costas de la isla de Cuba, sin duda una de las p-
ginas maestras de la literature descriptive inspirada
en la naturaleza del trpico, pinta la salvaje abun-
dancia de las florestas sin dejar de advertir que todos
los rboles "huelen que es maravilla". La noche tro-
pical lo transport con su atmsfera perfumada. El
ocho de octubre, mientras el cielo agita sobre la ca-
rabela en que viaja el Descubridor su ramo de luce.
ros, el Almirante describe: "Los aires muy dulces como
en abril en Sevilla, ques placer estar a ellos, tan
olorosos son" 45. El mundo de las plants no slo ex-
cita su curiosidad por el color y la forma de sus hojas,
por sus cualidades caractersticas y por las diferencias
que observa entire los rboles de Amrica y los de
Europa, sino tambin por el fuerte aroma que emana
de sus florestas salvajes: "No pude ver nada por las
grandes arboledas, las cuales eran muy frescas, odo-
rferas, por lo cual dice no tener duda que no haya
yerbas aromticas" 6. Cuando se acerca a Cabo Her-
moso, en la isla Isabela (probablemente Inagua
Grande), respira con deleite en el aire el olor a rbo-
les y a tierra hmeda que llega desde la selva dis-
tante: "Y llegando yo aqu, a este cabo, vino el olor

44 Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 167.
45 Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 167.
6 Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 199.







tan bueno y suave de flores e rboles de la tierra, que
era la cosa ms dulce del mundo" .
Coln, con su caracterstico estilo entrecortado
que parece acomodarse, cuando pinta o describe, a
las cualidades plsticas de las cosas, observa tambin
como poeta, no menos que como descubridor y ge-
grafo, las variaciones que se operan en la superficie
de los mares por donde pasan sus carabelas vergon-
zantes. El mar, sacudido por la tempestad, toma a
sus ojos el color de la espuma sangrienta: "aquella
mar fecha sangre" ". Cuando halla, en la baha de
Nipe, el agua "mansa como el rio de Sevilla", pasa
por sus pupilas un sueo de esplendor oriental: "el
agua aparejada para criar perlas" .
La naturaleza del trpico entusiasma y seduce al
Almirante. Los elogios que tribute a la esplendidez y
a la abundancia de las florestas de Amrica llegan a
veces al lmite de la exageracin. Nada iguala en
feracidad y en belleza al continent rescatado por l
a lo desconocido. Pero el arte del Descubridor no se
limita, como el de Oviedo, a sealar las propiedades
de las plants y las riquezas del suelo. Coln se de-
tiene a contemplar el panorama y las palabras ms
clidas son las que el navegante destina a encarecer
la novedad y la magnificencia del paisaje. En cada
lugar adonde llega encuentra "tierras hermosas a ma-
ravilla" 50, y confiesa que para describirlas serian ne-
cesarias "mil lenguas" 1. La belleza del Nuevo Mun-
47 Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 186.
48 Navarrete (Carta a los Reyes), ob. cit., pg. 449.
49 Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 195.
o5 Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 220.
51 Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 221.








do le parece cosa de hechicera. As, cuando recorre
las campias que bordean el Puerto de Baracao, con-
fiesa a los tripulantes de la Santa Mara que crea
que "estaba encantado" a.
Gonzalo Fernndez de Oviedo, temperament
menos soador y menos potico que el Almirante,
permanece mudo ante las abundantes florestas del
Darin y el nico sentimiento que le inspira aquel
paisaje es el del pesar que le produce el desconoci-
miento de las virtudes de tantos rboles que p-odran
ser tiles al hombre y que nicamente servan enton-
ces "para regalo de la vista" ". Aquella naturaleza,
con todo su lujo tropical y con toda su fecundidad
desbordada, slo sirve de pretexto al formidable cro-
nista para una disertacin quejumbrosa 4. Coln, en

52 Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 221.
53 Oviedo hace an alarde de su insensibilidad ante el paisaje
y censura con acritud a quienes se detienen en la descripcin potica
de la naturaleza, en vez de consagrarse a descubrir las cosas descono-
cidas que existen en el Nuevo Mundo: "No hay describe ) cosa ms
entendida que la grandeza e hermosura de estas florestas e boscajes
(quanto a la vista), pero sin entenderse sus propiedades e virtudes,
sin las cuales no estn, pues ocupan la mayor parte desta tierra"
(Historia Natural de las Indias, Libro Noveno, tomo I, pg. 330). Ms
adelante se declara enemigo de que las cosas maravillosas descubiertas
en Amrica se encarezcan con afeites y ponderaciones ociosas: "Quiero
decir, en fin, que las cosas de que aqu se tracta, son en si muy gran-
des e peregrinas, basta narrarlas llanamente e sin metaphoras, por
ser tan singulares nuevas conformes a verdad, tan sin obligacin
de afeytes ni corolarios de fbulas: assi por su calidad como por
mi condicin, digo que antes estar derecha la torre Garisenda de
Boloa, que mi pluma se tuerza e aparte de la verdad" (Tomo III,
pg. 186).
5M "Y en muchas parties -dice Oviedo aludiendo a la espesura
de las florestas americanas-, no se puede ver el cielo desde debaxo
destas arboledas (por ser tan altas e tan espesas e llenas de ramas),
y en muchas parties no se puede andar entire ellas". Pero toda esa
exuberancia slo es para el gran cronista un motivo de pesar antes








cambio, describe pintorescamente a los Reyes las sie-
rras de Moa y asegura a sus protectores que de la
contemplacin de aquellas colinas, baadas "por
aguas lindsimas", recibi "inestimable alegra y
gozo" 55.

Coln, precursor literario

Coln podra ser considerado como un remoto
precursor de los grandes romticos franceses que des-
de la segunda mitad del siglo xvm empezaron a apar-
tar los ojos de la escenografa clsica y a elegir como
fondo de sus cuadros la inmensa decoracin de la
selva americana. En las descripciones hechas por el
Almirante sobre la naturaleza de Amrica, se percibe
un eco, aunque fugitive y dbil todava, de la sober-
bia orquesta de colors con que dos siglos despus
haba de celebrar Bernardino de Saint-Pierre el cielo
de los mares del sur y la tibia atmsfera de las noches
tropicales.
En las impresiones que la naturaleza tropical sus-
cita en el temperament emotivo del Descubridor,
debi sin duda de influir su espritu religioso y su
sentimiento cristiano de la vida. Se sabe que Coln
era profundamente versado en las Sagradas Escritu-
ras y todas sus concepciones sobre el mundo, tanto las
relatives a la situacin del Paraso como a la forma
que un espectculo capaz de suspender y de embelezar el espritu:
"Y lo que en esto se podra decir -subraya-, es que es un mare
magno oculto; porque aunque se ve, lo ms de ello se ygnora, porque
no se saben, como he dicho, los nombres a tales rboles, ni sus propie-
dades" (Libro Noveno, tomo I, pg. 329).
65 Navarrete (Diario), ob. cit., pg. 217.







del globo y el magnetismo terrestre, culminan en el
reconocimiento de la existencia de un orden provi-
dencial y en la sumisin de la razn que acaba siem-
pre desconfiando de s misma para rendirse sin reser-
vas al imperio de la verdad revelada. Las mejores
pginas descriptivas de Coln estn impregnadas de
aroma religioso. Casi toda la maravillosa relacin
sobre su tercer viaje, sobre todo la parte en que des-
cribe su paso por la isla de Trinidad, asiento. segn
l, del paraso terrestre, es una ardiente pgina de
geografia mstica. Por esa relacin deslumbradora, en
la cual se percibe el acento convencido del hombre
que se apoya firmemente en su fe, pasa algo de esas
visions sibilinas de que se sirvi Lucrecio para ex-
plicar la formacin del Universo y en las cuales el
poeta romano pinta a las razas saliendo del seno de
las florestas para establecer el orden civil y crear la
civilizacin humana. Todo lector apercibido advierte
en esas pginas la presencia de lo maravilloso.
La naturaleza del trpico se present a los ojos
de Coln tan bella y tan pura como lo fu en el mun-
do anterior a la aparicin de la serpiente. Por eso
afirma que en este hemisferio, probablemente en la
isla de Trinidad, existi el Paraso en los das que
siguieron a la creacin de la Tierra. Su fantasia, lle-
vada por el lujo de la vida tropical hasta la exalta-
cin quimrica, busca ansiosamente la explicacin del
misterio, y no puede menos que figurarse al primer
hombre y a la primera mujer disfrutando de la gloria
de la creacin en medio de aquellas corrientes crista-
linas y de aquel mundo inocente sobre el que no ha
cado todava la mancha del pecado. Dante, contem-








piando a Beatriz en el paraso celeste adonde l mismo
la condujo, no debi de sentir una sensacin tan dulce
como la que posee al Almirante cuando reconstruye
en el edn terrestre de la isla de Trinidad la escena
del primer beso que estall en los labios de Eva ru-
borizando la tierra y dando origen al eslabn con que
se inicia la cadena de la vida.
Fuera de la parte atribuible al cristianismo en el
desarrollo del sentimiento de la naturaleza 5, no hay
duda de que Coln se present en este aspect como
un verdadero precursor literario. Humboldt 5 recuer-
da que las expediciones de Alejandro atrajeron la
atencin de los mejores escritores de aquel tiempo
hacia la naturaleza indostnica, dando lugar a que
sobre la literature de la poca se proyectase la som-
bra de sus bosques milenarios. El descubrimiento de
Amrica tena que producer un efecto semcjante no
slo porque ese acontecimiento ensanch la rbita de
las ciencias botnicas sino tambin porque fascin la
imaginacin de los hombres con el prestigio deslun-

58 La belleza natural del sitio que por primera vez visit, durante
su tercer viaje, es lo que ante todo induce a Coln a career que alli, y
no en las fuentes del Nilo ni en otro lugar alguno, se hallaba situado
el paraso terrenal: "Yo no tomo -escribe- quel Paraso sea en
forma de montafa spera..." Navarrete (Carta a los Reyes), ob. cit.,
pg. 408.
57 Humboldt, a quien no es possible dejar de mencionar porque
nadie ha tratado con tanta maestra como l en el tomo II del Cosmos
cuanto se refiere a la contemplacin del mundo fsico y al sentimiento
de las bellezas naturales, alude en los siguientes trminos a la influen-
cia ejercida por el cristianismo sobre la literature descriptive: "El cris-
tianismo dispone los espritus a buscar en el orden del mundo y en la
belleza de la naturaleza el testimonio de la grandeza y de la excelencia
del Creador. Esta tendencia a glorificar la Divinidad en sus obras
debi traer el gusto de las descripciones" (pgs. 27-28).
48 Ob. cit., tomo II, segunda part, cap. 20, pgs. 179 y siguientes.








brador de las expediciones lejanas. Por todos los m-
bitos de Europa se extendi el rumor de la existencia
allende el mar de ros fabulosos y de selvas que ocul-
taban todos los milagros de la germinacin bajo sus
bvedas salvajes. Coln, con el solo hecho del descu-
brimiento, ensancha los lmites de la inspiracin hu-
mana haciendo entrar en la literature el sentimiento
de la naturaleza. El arte mismo se enriquece luego
con una emocin nueva que apunta ya en la tersura
y en la profundidad del cielo que sirve de fondo al
retrato del Aretino pintado por Ticiano. Una distan-
cia no menos grande que la que separa a Europa de
Amrica, media entire el bosque tropical de Mauricio
Rugendas o las florestas de Ruysdael y los rboles de
Claudio de Lorena.
Pero la influencia direct, esto es, la que los
mismos escritos del Descubridor deban producer ex-
citando a la contemplacin de la naturaleza, fu sin
duda ms tarda. La difusin de sus descripciones del
mundo tropical fu siempre limitada. Aunque una de
sus cartas, la traducida al latn por Aliander de Cos-
co, fu objeto de nueve ediciones en 1493 ", la aten-
59 En el mismo ao de 1493, se publicaron nueve ediciones de
esa carta en Roma, Florencia y Madrid. Una version del mismo do-
cumento apareci tambin entonces en la capital francesa. En 1494 se
hacen dos nuevas ediciones en Roma, y al siguiente ao otras dos en
Florencia y en Pava. En 1497, una version alemana en Estrasburgo.
En 1504, aparecen en Venecia dos ediciones del Libreto de tutta la
navigation, donde Albertino Vercellese inserta los relatos de Trevisano
sobre los viajes de Coln. En 1505, por ltimo, se publican dos edi-
ciones de la carta sobre el cuarto viaje del Almirante. Pero la difusin
de todos estos documents fu siempre limitada, sea por lo reducidas
que fueron las ediciones hechas en espaol o en otras lenguas, o sea
porque los escritos de Coln no contenan, como los de Michele de
Cuneo, compaero del Almirante en su segundo viaje, datos obscenos
ni fbulas destinadas a despertar la curiosidad del vulgo de los lectores.







cin popular se desva hacia los relatos de Amrico
Vespucio y de otros viajeros que described, con lujo
de fantasa, las zonas tropicales. El mismo Humboldt
confiesa que desconoca, hasta la publicacin de la
obra de Martn Fernndez de Navarrete, el Diario
martimo y las cartas de Coln al tesorero Snchez y
al ama del Prncipe don Juan 60. Es en la segunda
mitad del siglo xix cuando empieza a ser descubierto
el mundo de Coln para la geografa potica: fu la
publicacin de la Atala de Chateaubriand y del Dia-
rio y de los dems escritos del Almirante lo que en
realidad revel al mundo la existencia de Amrica
como paisaje digno de inters por su originalidad po-
derosa.
Es cierto que cuando aparecen los escritos de
Coln, reunidos por primera vez en 1825, ya se haba
iniciado la tendencia a convertir la naturaleza en una
fuente de inspiracin para el arte literario. Con an-
terioridad a esa fecha haban ya recorrido el suelo de
Europa, encendiendo en todos los espritus la llama
de la revolucin, el "Emilio" y "la Nueva Eloisa"
(1759), cdigos de la nueva doctrine dictada por
Rousseau para proclamar el retorno a la naturaleza
y a la vida salvaje; ya Buffon haba publicado "Epo-
cas de la Naturaleza" (1778), asombroso anlisis de
los fenmenos de la luz y el magnetismo; ya Bernar-
dino de Saint-Pierre haba dado a conocer sus "Estu-
dios sobre la Naturaleza" (1784) y haba presentado
en "Pablo y Virginia" (1787) el cuadro de la vida
idlica en una isla llena de palmeras situada en el

1o Cosmos, tomo II, pg. 67.







mundo de los trpicos; y ya Playfair, en Inglaterra,
y George Forster, en Alemania, haban hecho la des-
cripcin de pauses exticos y de viajes al travs de
mares peregrinos que aadan al prestigio de la ima-
ginacin el encanto de lo misterioso.
Pero "Atala", obra distinta a todo lo que hasta
entonces se haba escrito para ponderar los milagros
de la naturaleza en el idilio clsico y en la prosa des-
criptiva, encierra la primera vision grandiosa sobre el
paisaje de Amrica, an intacta para quien fuera
capaz de sustituir con el color natural de su vegeta-
cin esplndida las tintas artificiales de la vieja no-
vela pastoral y de la poesa didctica. El Diario de
navegacin y las cartas del Almirante, coleccionadas
y difundidas veinte y cuatro aos despus de la apa-
ricin de la famosa novela de Chateaubriand, renue-
van la imagen trazada por el escritor de Bretaa y
descorren otra vez ante el mundo los velos que envol-
van el panorama prodigioso. No hay, desde luego, en
las descripciones de Coln el artificio que magnifica
las de Chateaubriand con la magia del estilo, ni la
nitidez de lneas con que los desiertos de la Florida
aparecen descritos en "Atala" y en "Ren", ni la ri-
qusima vena de color que se derrama en esas obras
excelsas para realzar con el element pintoresco del
paisaje el encanto de la historic. Pero los escritos del
Almirante, hijos no del arte sino de la espontaneidad
potica, conservan la insustituible frescura de la pri-
mera impresin y reflejan el sentimiento de un alma
apasionada qtie se encuentra predispuesta a lo subli-
me por virtud de su solo contact con las maravillas
del mundo americano.







Como expresin del sentimiento de la naturaleza,
como reflejo de la impresin personal que se mani-
fiesta por el simple roce con el mundo fsico, como
obra debida exclusivamente al entusiasmo potico y
como alarde de sinceridad y an de sencillez cando-
rosa, la obra de Coln es y ser siempre la ms bella
y la ms pura de cuantas tienden a traducir la volup-
tuosa vida del trpico si no en toda su grandiosidad
de color s en toda su esplendidez desatada. Todava
puede destacarse, en favor de los escritos del Almi-
rante, el sentido bblico y trascendental que predomi-
na en algunas de sus pginas, casi siempre impregna-
das de una profunda gravedad religiosa. Tampoco
falta en los escritos de Coln, sobre todo en sus rela-
ciones sobre los dos ltimos viajes al nuevo continent
y en sus cartas al ama del prncipe don Juan, ese sua-
ve sentimiento de melancola viril sin el cual an las
obras de la imaginacin carecen de acento verdade-
ramente human. Es precisamente cuando el mundo
le ha perseguido con crueldad y cuando la espuma del
desengao flota sobre sus pasiones agriadas, cuando el
Descubridor describe sus pginas ms elocuentes, hen-
chidas a veces por el relmpago de la inspiracin
potica, y cuando su estilo, ya maduro, se acerca a la
esplendidez del otoo como esos astros que no alcan-
zan a brillar en el cielo de la maana pero que res-
plandecen con luz dominadora en medio del firma-
mento estrellado. Es entonces cuando salen de sus
labios, picados ya por las abejas del escepticismo que
han vertido en ellos su jugo venenoso, las palabras
acerbas y sangrantes que anuncian la hora de la ma-
durez desencantada y de la renunciacin melanclica:







"Quin nasci, sin quitar a Job, que no muriera des-
esperado?" ".


La fidelidad del colorido

La contemplacin del nuevo continent despierta
en Coln emociones idnticas a las que deba suscitar
ms tarde el mundo de los trpicos en los grandes
artists de la palabra pictrica. El Almirante observa
la fisonoma del Nuevo Mundo y seala sus rasgos
caractersticos dando siempre prueba de su asombro-
sa intuicin de los misterios de la naturaleza.
El autor del Cosmos, segn l mismo ha confe-
sado, recorri las pginas del Diario de Coln, antes
de iniciar su viaje cientfico por tierras de Amrica,
y pudo luego reconocer, al entrar personalmente en
contact con la naturaleza all descrita, la fidelidad
con que pint el Almirante "la vida de las plants,
y el cielo, desconocido hasta entonces, que se descu-
bra a sus miradas" 2. La belleza del Nuevo Mundo
produce idntica impresin en el navegante y en el
viajero de la famosa Expedicin Botnica. El inves-
tigador alemn deba recorder tambin, en otra de
sus obras, la exactitud con que describe Bernardino de
Saint-Pierre la naturaleza del trpico "en todos sus
rasgos originales" 6. El Diario del Descubridor, escri-

61 Navarrete (Carta a los Reyes), ob. cit., pg. 445.
62 "En compaa de Bompland -dice Humboldt- comprob la
admirable verdad con que se encuentra representada en tan pocas
pginas la naturaleza de los trpicos en todos sus rasgos originals"
(Cosmos, tomo II, pg. 75).
6a Examen Crtico de la Historia, pg. 167.








to various siglos antes por un hombre que no era pro-
piamente un artist literario, no result inferior a
"Pablo y Virginia" en la energa del dibujo ni en la
fidelidad del trazo descriptivo que siempre traduce
algn aspect de la poderosa naturaleza de los trpi-
cos sin omitir ninguno de los rasgos que dan carcter
especial a ese cuadro portentoso.
Cuando Bernardino de Saint-Pierre describe las
noches del trpico, con tanta nitidez de estilo como
fidelidad en los colors, seala, como lo ms carac-
terstico del cuadro, la dulzura del aire y el vasto
murmullo con que el canto de los pjaros se eleva
desde lo alto de las rocas y desde el fondo de las sel-
vas como un himno grandioso: "El viento retena su
aliento. Se oan en los bosques, en el fondo de los va-
lles, en lo alto de las rocas, menudos gritos, dulces
murmullos de pjaros que se acariciaban en sus nidos,
regocijados con la claridad de la noche y la tranqui-
lidad del aire" ". Tambin el Almirante, cuando pin-
ta, con su caracterstica simplicidad de expresin, las
noches de Cuba, seala en el mismo prrafo la ex-
traa relacin existente entire la dulzura de la atms-
fera y el canto de las aves: "Aves y pajaritos y el
canto de los grillos en toda la noche con que se hol-
gaban todos: los aires sabrosos y dulces de toda la
noche, ni fro ni caliente" .
En los cuadros tropicales de Bemardino de Saint-

64 "Les vents retenaicnt leurs haleines. On entendait dans les
bois, au fond des valles, au haut des rochers, de petits cris, de doux
murmures d'oiseaux qui se caressaient dans leurs nids, rejouis par la
clarity de la nuit et la tranquilit de l'air" (Paul et Viginie, Ed.
Mignot, editeur, Paris, pg. 182).
o5 Diario (Navarrete, ob. cit., pg. 217).








Pierre no falta nunca una alusin al agua que des-
ciende desde grades alturas y cubre el valle de en-
cajes espumosos: "Las aguas que descienden desde
las cimas de esas rocas, formaban, en el fondo del
valle, aqu fuentes, all anchos espejos que repetan,
en medio de la verdura, los rboles en flor, las rocas
y el azul del cielo" ". Coln menciona tambin con
frecuencia la belleza del agua que atrae su atencin
entire todos los aspects del paisaje: "Las sierras al-
tsimas, de las cuales descendan muchas aguas lind-
simas..." ". Y, como el autor de "Pablo y Virginia',
el Almirante se eleva siempre, desde la contempla-
cin de la naturaleza, al reconocimiento de la sabi-
dura de la Providencia que l descubre y admira en
sus obras inmortales 8.
Todo el Diario de Coln est lleno de alusiones
al aroma que embalsama el ambiente de las noches
tropicales". Tambin Chateaubriand, cuando des-
cribe de march de Atala con su enamorado al travs
del desierto, habla con fruicin de las noches de la

6 Diario (Navarrete, ob. cit., pg. 194).
67 "Les eaux qui descendent du sommet de ces roches formaient
au fond du vallon, ici des fontaines, l de large miroirs, que rpetaient,
au milieu de la verdure, les arbres en fleurs, les rochers et l'azur des
cieux" (ob. cit, pg. 158).
68 Tanto en Pablo y Virginia como en todos sus Etudes de la
Nature B. de Saint-Pierre mezcla con frecuencia reflexiones de esta
ndole: "Chaque jour tait pour eux un jour de fte, et tout ce qui
les environnait, un temple divin, u ils admiraient sans cesse une
intelligence infinie, toute-puissante et amie des homes" (Pablo y
Virginia, pg. 163).
69 Recurdese principalmente el deleite con que el Almirante
aspira, segn refiere en diversos pasajes de su Diario, los aires que le
traen durante las noches el perfume de las florestas cercanas: en su
primer viaje, sobre todo, se aproxim cuanto pudo a las costas de las
islas descubiertas porque le complaca navegar envuelto en una nube
de aromas.








Florida, dulcemente embalsamadas: "La noche era
deliciosa. El genio del aire sacuda su cabellera azul,
embalsamada por los pinos y respirbamos el dbil
olor de mbar que despiden los cocodrilos acostados
bajo los tamarindos del ro" 7o. Chateau-briand descri-
be del situiente modo la espesura de las selvas que
bordean las orillas del Mississip: "Suspensos sobre el
curso de las aguas, agrupados sobre rocas y montaas,
dispersos en los valleys, rboles de todas las formas, de
todos los colors, de todos los perfumes, se confunden,
crecen unidos, y suben por los aires hasta alturas que
fatigan los ojos" 71. Coln, ms sencillo pero no menos
verdico ni menos potico, seala los mismos rasgos
en la espesura de los bosques de la Isabela: "Ha r-
boles de mil maneras, y todos de su manera fructo, y
todos huelen que es maravilla, que yo estoy el ms
penado del mundo de no los conogscer" ". Chateau-
briand aade: "Los papagayos de cabezas amarillas,
los picos verdes sonrosados, los cardenales de fuego
saltan y giran en los cipreces" 7. Y Coln apunta a
su vez en el Diario martimo: "Y las manadas de los
papagayos, que ascurecen el sol; y aves y pajaritos de

70 "La nuit etait delicieuse. Le Genie des airs secouoit sa cheve-
lure bleue, embaume de la senteur des pins, et 'on respiroit le faible
odeur d'ambre qu'exhaloient les crocodiles couchs sous les tamarins des
fleuves" (Atala, Extraits des memories, Paris, Imprimerie Cret,
pg. 32).
71 "Suspendus sur le course des eaux, groups sur les rochers et
sur les montagnes, disperss dans les valles, des arbres de toutes les
formes, de toutes les couleurs, de tous les parfums, se melent, croissent
ensemble, montent dans les airs des hauteurs qui fatiguent les regards"
(ob. cit., pg. 22).
72 Diario (21 de octubre).
7 Ob. cit., pg. 23.







tantas maneras y tan diversas de las nuestras que es
maravilla" ".
La descripcin de Chateaubriand, fruto de uno
de los ms perfectos artfices de la lengua francesa,
est llena de riqueza exterior y de pomposidad ora-
toria. Pero la de Coln coincide con la del estilista
francs en lo que respect a la indicacin de los ras-
gos esenciales del cuadro, y no revela un sentimiento
menos potico y delicado del paisaje ni una sensibili-
dad menos viva para la contemplacin ideal del
mundo de la naturaleza.





















74 Diario (21 de octubre).




















Puntos de contact entire los cuadros tropicales
de Coln y los de Vctor Hugo

El Bug Jargal de Vctor Hugo, dramtica pintu-
ra de la rebelin de los esclavos de Santo Domingo
en 1791, contiene una vision de la naturaleza tropical
que coincide con la que refleja el Almirante en aque-
llas parties de su Diario y de sus relaciones a los Reves
donde describe la vegetacin de las islas antillanas.
El libro del poeta francs aparece en 1820, cin-
co aos antes de que Navarrete divulgara los escritos
del descubridor del Nuevo Mundo, pero en realidad
esa primera edicin 7 no contena sino vagas alusio-
nes a la naturaleza del pas en que se desenvuelve
aquel drama. En la edicin de 1826, corregida por
Vctor Hugo para ceir el relato, no slo a la verdad

76 Lo que Vctor lHugo public en 1820 fu slo un resume de
Bug Jargal cuya difusin fu entonces sumamente limitada: circul,
segn afirma el propio autor en la edicin de 1826, "en una poca
en que la poltica del da se ocupaba muy poco de Hait".









histrica, sino tambin al color local 7, aparecen ya
ieferencias concretas al paisaje y una impresin ms
real y ms vvida de la naturaleza del trpico. En
esta version definitive, la fisonoma del ambiente tro-
pical se halla descrita con los mismos rasgos, a veces
con las mismas imgenes, que us el Almirante para
trasmitirnos su ingenua y sincera impresin sobre la
isla que l juzg como la ms hermosa del mundo.
La zona de la isla de Santo Domingo pintada por
Victor Hugo es la misma que Coln describe, con
escrupulosa fidelidad topogrfica, en los apuntes de
su Diario que correspondent a los primeros das de
diciembre, esto es, la comarca de Acul y las vegas
prximas a la region de El Cabo o del Guarico. Lo
primero que el poeta francs seala en aquella co-
marca es la embelesante hermosura de los valles:
" Qu hermoso me pareca el valle! All crecan pl-
tanos con flores de arce, de un vigor y lozana prodi-
giosos; all, espesas enramadas de mauricias, especie
de palma que no tolera ninguna otra vegetacin bajo
su sombra; all, palmas de dtiles; all, magnolias con
sus enormes flores; all, inmensas catalpas lucan sus
recortadas y brillantes hojas entire los dorados racimos
del bano falso, entrelazadas con las azules aureolas
de aquella especie de madreselva silvestre que apelli-
dan los negros caol. Frescos cortinajes de bejucos
escondan entire su verdor los descarnados peascos
de las vecinas laderas" 7. Coln tambin describe los

76 La edicin de 1832 no contiene cambios que afecten ni el
paisaje ni el estilo.
77 Bug largal, traduccin de D. Alcal Galiano, Coleccin Uni-
versal, Madrid-Barcelona, 1920, pg. 228.







valles que abundan en esa zona con entusiasmo des-
bordante; fu all donde el Descubridor encontr un
valle del cual dice que "otra cosa ms hermosa no
haba visto" y que denomin "Valle del Paraso" 78
El 16 de diciembre, cuando llega a Puerto de Paz y
explore la region que hoy se denomina Gros Morne,
su entusiasmo aumenta, y describe entonces en el colmo
de la admiracin: "Era cosa de maravilla ver aquellos
valles y los ros buenas aguas, y las tierras para pan,
para ganados de todas suertes, de que ellos no tienen
alguna; para huertas y para todas las cosas del mundo
que el hombre sepa pedir" 9.
El lujo de la vegetacin no es pintado por Vctor
Hugo con colors ms frescos que los que usa en su
sencillo relato el Almirante: "Las mrgenes (del Ro
Grande), dice el autor de Bug Jargal, estaban salpi-
cadas de malezas y arbustos impenetrables a la vista
con su espesura, y, a menudo, hasta sus aguas que-
daban cubiertas por las guirnaldas de bejucos que,
coleando de los troncos de los arces, entire sus flores
roiizas enlazaban sus vstaeos d la una a la otra
orilla, y, cruzndose en modos miles, formaban sobre
la corriente inmensos toldos de verdura" 0. El Almi-
rante seala a su vez el bro y la densidad de la vege-
tacin, caractersticos de aquellas florestas, con una
de esas expresiones felices que distinguen su estilo
imaginative: "Los rboles eran tan viciosos que las
hojas dejaban de ser verdes y eran prietas de verdu-

78 Diario (15 de diciembre).
79 Diario (16 de diciembre).
80 Bug Jargal, pg. 96.








ra" s. Pintando la vegetacin cercana a los ros,
Ilescrita por Vctor Hugo en el trozo ya citado, Coln
nos pone delante el mismo cuadro que en Bug Jargal
aparece con mayores detalles: "Dice el Almirante que
nunca tan hermosa cosa vido, lleno de rboles todo
cercado el ro, fermosos y verdes, y diversos de los
nuestros, con flores y con su fructo, cada uno de su
manera. Aves muchas y pajaritos que cantaban muy
dulcemente: haba gran cantidad de palmas de otra
manera que las de Guinea y de las nuestras; de una
estatura median y los pies sin aquella camisa, y las
hojas muy grandes" 82
El aroma que emana del prado silvestre, aroma
caracterstico de la vegetacin tropical, fu uno de los
rasgos de la naturaleza de Santo Domingo que cau-
saron ms profunda impresin al Almirante: "... El
olor a rboles de la tierra... era la cosa ms dulce
del mundo". Tambin Vctor Hugo asocia la idea del
paraso terrestre al perfume del suelo virgen en que
crece la lujuriosa vegetacin del trpico: "El aire
estaba impregnado de suaves olores, que por donde
quiera se exhalaban de este suelo virgen, y formaban
un delicioso aroma, cual debi respirarle el primer
hombre entire las rosas primeras del paraso" 83

81 Diario (16 de diciembre).
82 Ob. cit., pg. 228.
83 "Habiendo sabido varias personas distinguidas -dice el propio
Vctor Hugo en el prlogo que escribi para la edicin de Bug argall
de 1826-, que ya como colonos, ya como funcionarios, estuvieron
interesadas en los disturbios de Santo Domingo, la prxima publicacin
de este episodio, han tenido gusto en prestar espontneamente al autor
materials tanto ms preciosos cuanto que en su mayora son inditos...
Tales documents le han sido de gran utilidad para rectificar lo que
el relato del capitn d'Auverney presentaba de incomplete en lo que
se refiere al color local, y de falso en lo relative a la verdad histrica".








Vctor Hugo, como es tambin probable que lo
hiciera Amrico Vespucio, pinta el paisaje de Amri-
ca al travs de las referencias hechas por viajeros que
llegaban a Europa sorprendidos del bro de la natu-
raleza tropical y maravillados de su esplndida abun-
dancia y de su fecundacin omnipotente ". Estas
descripciones entusisticas tenan que ejercer sobre
la fantasia del genio una fascinacin tanto ms pode-
rosa cuanto que se referan a un mundo desconocido
y hablaban a su imaginacin de un modo misterioso.
Pero es tambin admisible que Vctor Hugo, cuya
patria literaria no era Francia sino ms bien Espa-
a 8 conociera el Diario, y, por lo menos, la carta
dirigida por Coln al Tesorero de los Reyes Catlicos,
Rafael Snchez 8, antes de volver a escribir a Bug

84 Diario, 28 de octubre.
85 Recurdense las palabras con que alude Tefilo Gautier al
espaolismo de Vctor Hugo: "Era un nuevo Corneille no menos caste-
llano que el antiguo" (Historia del Romanticismo).
86 Este document, sin duda el ms rico que sali de la pluma
de Coln en noticias y trazos descriptivos del nuevo continent, fue
vertido en lengua francesa y publicado por Bossi en el apndice de la
vida del Almirante. Es precisamente en la carta al Tesorero Snchez
donde habla Coln, con ms energa y entusiasmo, de la extraordina-
ria riqueza de la vegetacin de las Antillas: "Todas estas islas son
muy bellas y presentan varias perspectives: son transitables y llenas
de much diversidad de rboles, de inmensa elevacin, y creo conser-
ven en todo tiempo sus hojas, porque las vi reverdecidas y brillantes
cual suelen estar en Espaa en el mes de mayo, unos colmados de
flores, otros cargados de frutos, ofrecan todos la mayor hermosura, a
proporcin del estado en que se hallaban, y segn la calidad y natu-
raleza de cada uno. Cantaba el ruiseor y otras varias e innumerables
aves, y cantaban en el mes de Noviembre, que era el tiempo en que
yo registraba pas tan delicioso... En aquella a que dimos el nombre
de Espaola, hay montes sublimes y agradables a la vista, dilatados
sembrados, bosques, campos feracsimos, y todos muy en proporcin
para sembrar, para pasto y para fabricar edificios; la comodidad y
primor de sus puertos, y la muchedumbre de ros que contribute a la
salubridad, excede a cuanto pueda imaginarse, a no verlo..."







Jargal para adaptarlo, segn l mismo confiesa, a la
realidad histrica, y para infundirle el colorido local
de que careci al principio. Lo que s no es dudoso
es que el poeta francs ley a "Atala" y ba su ima-
ginacin en el ro de color con que pinta Chateau-
briand el desierto americano.
Pero lo evidence es que Vctor Hugo pinta la
naturaleza de la isla de Santo Domingo con las mis-
mas tintas con que la describe Coln y seala en aquel
paisaje tropical los mismos rasgos que excitaron la
vida curiosidad del navegante: la esplendidez de los
valles, el aroma de las florestas silvestres y el lujo de
la vegetacin que invaden an la cuenca en que los
ros desatan su corriente procelosa. El lector ms
desprevenido advierte en los trazos descriptivos de
Bug Jargal, como en los del Diario y las relaciones de
Coln, un colorido violent y spero que no es el del
paisaje clsico ni corresponde, como en Horacio y en
Virgilio, a la vision de un mundo sereno y armonioso.


















EL SENTIMIENTO DE LA NATURALEZA EN
COLN Y EN LOS HISTORIADORES
DE INDIAS


Coln y Fray Bartolom de Las Casas

Fray Bartolom de Las Casas tuvo tambin,
aunque en menor grado que Coln, el sentimiento de
la naturaleza. La salvaje abundancia del mundo tro-
pical ejerci sobre la fantasia del insigne sacerdote
una impresin tan viva y tan profunda como la que
despert en el inmortal navegante. Pero mientras
esa impresin no se desvanece nunca en Coln que
todava durante su cuarto viaje permanece con la
imaginacin deslumbrada, en Las Casas se pierde tan
pronto como el aguerrido filntropo aparta los ojos de
la naturaleza para fijarlos, con absorbente y desve-
lado inters, en la infelicidad del indio, vctima de la
violencia con que el acero de la conquista avanza
abriendo paso a la civilizacin cristiana.







La isla de Santo Domingo se ofreci a Las Casas,
lo mismo que a Coln, como una especie de "valle
del paraso", baado por auras celestiales. Pero esa
sensacin de deslumbramiento se desvanece en el alma
del filntropo desde el da en que sobre ese paraso
terrestre cae, como una serpiente maldita, la codicia
de los conquistadores. Eso explica la indiferencia con
que alude Las Casas al paisaje de otros paises de
Amrica adonde le llev su peregrinacin apostlica.
El sacerdote se ha tornado mudo ante la naturaleza
tropical porque ya se ha entregado, en cuerpo y alma,
al ejercicio de su filantropa exaltada. Con el Almi-
rante ocurre lo contrario: las pginas ms conmove-
doras y ms bellas del Descubridor son las que ste
compone, llegado ya a los sesenta y siete aos, cuando
realize su cuarto viaje y relata su vision maravillosa
de las costas de Veragua.
Las pginas que consagra Las Casas a la des-
cripcin de la isla de Santo Domingo revelan que el
eximio filntropo fu capaz de sentir el embrujo del
paisaje y de elevarse a la contemplacin ideal del
inundo de la naturaleza. En la Historia de Indias, la
ms genial y apasionada de sus obras, los captulos
ms bellos y ms pomposos son los que el Obispo de
Chiapa dedica a la descripcin de La Espaola, pri-
mera tierra que visit en el continent americano.
Desde las primeras pginas afirma, con el ardiente
acento del hombre que nunca acert a hablar otro
idioma que el de la pasin, que la isla de Santo Do-
mingo, "por su excelencia, bondad, fertilidad y gran-








deza, merece a todas las tierras ser prepuesta" ". Son
estos pasajes descriptivos, por otra parte, aquellos en
que su lenguaje adquiere mayor soltura y en que es
menos rida la pesadez de su estilo escolstico.
Pero Las Casas fu, sobre toda otra cosa, un po-
lemista aguerrido y ardoroso. Al Obispo de Chiapa,
como a San Agustn, no se le puede concebir sino
como un alma perpetuamente abrasada en las llamas
de la pasin. Hasta cuando hace la loa de la justicia
y del bien, en la palabra del egregio defensor de los
indios aparece, como un punto incandescent, el toque
de aquel temperament de fuego que hizo irresistible
en la polmica al famoso martillador de Hipona. Un
temperament de esa ndole, colocado ante el sober-
bio espectculo de una naturaleza omnipotente, no
poda contenerse dentro de los lmites de una serena
contemplacin objetiva.
Las Casas, arrastrado por su temperament vol-
cnico y por su imaginacin desenfrenada, cae con
frecuencia en excess cuando celebra la Isla y descri-
be su panorama fsico. Las maravillas de la Vega
Real sobrepasan, segn afirma con innegable hipr-
bole, a las de "toda la tierra del mundo sin alguna
proporcin cuanto pueda ser imaginada" 88. La des-

87 Apologtica Historia (tomo 59 de la Historia de las Indias,
dada a luz por el Marqus de la Fuensanta del Valle y Jos Sancho
Rayn, Madrid, 1876, pg. 242).
8 Ob. cit., tomo 59, pgs. 290 y siguientes. En la misma Historia
de las Indias, Las Casas alude con frecuencia al paisaje de la Vega Real
y afirma, como Coln, que carece de palabras con que encarecer su
belleza. As, en el Libro Primero, describe: "Esta vega es el cabo de
la Vega grandsima, a quien despus puso nombre el Almirante Vega
Real, porque cierto, creo que se puede contar por una de las mara-
villas del mundo, como abajo se dir" (tomo 19, pg. 387). Pero es








cripcin de las treinta zonas en que el Protector de
los Indios encontr dividida la isla, no es de orden
puramente geogrfico. En medio de la minuciosa
enumeracin de las particularidades del territorio, con
sus ensenadas y sus puertos, se destacan algunos ras-
gos de extraordinario valor pictrico. El exaltado
filntropo pinta. con mano verdaderamente maestra,
"las sierras vestidas de yerba" ", los manantiales que
brotan del seno de las rocas "como los dedos del
medio salen de la mano" ", y los paisajes que parecen
"pintados sobre un pao de Flandes" "i
Pero es en la descripcin de los ros de la Isla
donde Las Casas llega a la exaltacin potica. La
parte donde pinta la inocencia del agua que salta en
medio de los valles con infantil alborozo, puede con-
siderarse como una pgina maestra por la frescura de
sus colors y por la intensidad que alcanza all el

en la Apologitica Historia donde el ilustre filntropo describe, con
mano maestra y con verdadero entusiasmo, aquel panorama nico:
"Creo cierto que otra vista tan graciosa y deleitable, y que tanto
refrigere y bafe de gozo y alegra las entrafas, en todo el orbe no
parece que pueda ser oda ni imagnada, porque toda esta Vega tan
grande, tan luenga y larga, es ms llana que la palma de la mano,
antes es ms llana que una mesa de bisagras; est today pintada de
yerba, la ms hermosa que pueda decirse, y odorfera, muy diferente
de la de Espafia: pntanla de legua a legua, o de dos a dos leguas,
arroyos graciochimos que la atraviesan, cada uno de los cuales lleva
por las rengleras de sus ambas o dos riberas su lista o ceja o raya
de rboles, siempre verdes, tan bien puestos y ordenados como si
fueran puestos a mano, y que no ocupan poco ms de 15 6 20 pasos
en cada parte..." rob. cit., tomo 59, pgs. 293-294).
*' Ob. cit., pg. 276.
% Ob. cit., pg. 277.
M "Estos rios y arroyos, en muchas y diversas parties de la tierra
que ocupan, hacen muchas veguetas y boyas graciossima y deleitables,
que no parecen sino pintadas en un pao de Flandes" (ob. cit., tomo
5y, p0g. 278;.








sentimiento de la naturaleza. En la enumeracin de
los ros de la Isla abundan sin duda los errors debidos
a su incontenible apego a la hiprbole y a su fantasa
desbordada. Pero qu profundamente sinti Las
Casas la comunin del agua y de la tierra! El candor
del sacerdote crece hasta la beatitud en presencia de
aquellas corrientes espumosas. Los ros del Cibao son
para l "los ms graciosos, lindos, frescos y de las ms
suaves y delgadas aguas que cree haber en el mun-
do" 92. Leyendo la animada descripcin que hace Las
Casas de los ros de Santo Domingo, le parece a uno
que lo que pinta el gran apstol no es la naturaleza
de un pas tropical sino la propia tierra de los santos.
Tal es el aroma de santidad que respiran esas pgi-
nas en las que parece sentirse la presencia de un
mundo sin pecado!
El agua de los ros, con su fresca msica, despier-
ta en Las Casas el sentimiento de la belleza. Todas
sus pginas descriptivas sobre la isla de Santo Domin-
go se hallan llenas de enternecedoras alusiones a la
hermosura y suavidad del agua. Cuando pinta las
serranas del Bonao, lo que ms le sorprende es el
espectculo de una cumbre de cuya cspide se despe-
a "un arroyo de muy linda agua" ; y cuando

92 "Los ros y arroyos que desta provincia de Cihao salen son los
ms graciosos, lindos, frescos y de las ms suaves y delgadas aguas
que creo haber en el mundo, y estos son sin nmero infinitos..." (ob.
cit., tomo 59, pg. 277).
#3 Lindo, segn Rufino Jos Cuervo (Revue llispaniqu, 99 ao.
pgs. 5 y siguientes), signific primero legitimio, luego casti:o, y por
ltimo bello o hermuoso. El insigne fillogo observe que en los lilbos
del siglo xvi se hallan lindo y lindl:a aplicados a las aguas: "Vido
la amenidad del lugar, el sombrio de los rboles, la verdura de las
yerbas, la lindeza de la fuente" (Gil Polo, Diana, Zaragoza, 1577).


45 '








Coln afirma, en la relacin dirigida a los Reyes acer-
ca de las tierras visitadas durante su tercer viaje, que
la dulzura del agua de Trinidad era uno de los ms
seguros indicios de la existencia en aquel pas del pa-
raso terrestre, Las Casas agrega, en nota al pie de ese
prrafo del Almirante, las siguientes palabrias: "Dice
verdad".
Numerosas son las pginas en que Las Casas
encarece la naturaleza de la isla de Santo Domingo
con el ardiente acento del hombre en cuyo pecho no
se calmaron nunca las pasiones. Pero las consagradas
al valle de la Vega Real contienen sus mejores acier-
tos descriptivos, sin duda porque esa zona de la Isla,
en cuya iglesia cant su primera misa, es la region
donde desatan su corriente los ros ms hermosos de
aquel edn terrenal en que en pleno mes de noviem-
bre "cantan los ruiseores". El valle es, entire todos
los grandes espectculos de la naturaleza, el que ms
ancho espacio ocupa en la poesa descriptive. Por la
imaginacin del Edipo de Sfocles, cuando el anciano
se acerca al bosque de las Eumnides, pasa, como una
vision deslumbradora, el recuerdo del Valle de Colo-

Si en Las Casas aparece lindo con la ltima significacin sealada por
Cuervo, en el Diario de Coln aparece todava esa voz usada en el
sentido que sola drsele en tiempos de Alfonso XI y an a mediados
del siglo xv: "Los indios de Trinidad son todos de muy linda estatura,
altos de cuerpo, de muy lindos gestos..." (Vide Navarrete, ob. cit.,
tomo 19, pg. 401). La palabra, aplicada para designer a una persona
o animal que conserve puros los caracteres de su casta o raza, apa-
rece en el siguiente pasaje, citado por el fillogo colombiano: "Las
ms finas colors que nos fallamos de los alanos et de las alanas son
los blancose..., pero tambin de sabuesos como de alanos por non
ser muy lindos de fechuras, nin de colors, acaesce a las veces que hay
algunos que son buenos de bondat..." (Monteria de Alfonso XI, I,
41: Bibliot. Venat., I, p. 117-8).
94 Ob. cit., tomo 59, pg. 285.







na. En la descripcin del jardn encantado en que el
Tasso situ el episodio de Armida y de Reynaldos, los
crticos de la "Jerusaln Libertada" han sealado pin-
torescas reminiscencias del valle de Sorrento. Re-
curdese, asimismo, las estancias en que recuerda
Petrarca el efecto que produjo sobre su espritu, des-
pus de la muerte de Laura, el valle de Vaucluse.
En el valle de la Vega Regal, vasta llanura "con
ms de treinta leguas como la palma de la mano" ,
crey encontrar Fray Bartolom de Las Casas la sibi-
la de la rama de oro que abre a los hombres las puer-
tas de los Campos Elseos. No puede desconocerse, en
la descripcin de esa comarca, el entusiasmo que des-
pert en el adusto espritu del Obispo de Chiapa la
naturaleza del trpico y una inteligencia no vulgar
de las armonas del mundo fsico. La habitual tor-
peza de la frase del infatigable polemista desaparece
aqu para dejar traslucir, al travs de la pesada eru-
dicin escolstica, una exaltacin verdadera y una
pureza de lneas que se aproxima casi a la sencillez
del arte primitive. No hay duda de que la hiprbole
asoma tambin en este cuadro quitando al dibujo un
poco de su verdad native. Mas, es que hasta la belleza
misma se desfigura y se engrandece cuando es vista
al travs de esta sensibilidad desorbitada!
La hiprbole es lo que caracteriza a Las Casas
como hombre y como historiador de la Conquista. El
irascible filntropo vivi con un vidrio de aumento
delante de los ojos y fu al travs de ese cristal que
observ las realidades de su poca. Su vision no apa-

96 Ob. cit., tomo 59, pg. 293.







rece menos desfigurada cuando el tremendo polemista
abandon el duro campo de la historic y se acoge al
sereno regazo de la naturaleza. Como paisajista, lo
mismo que como historiador, su impresin tiene mu-
cho de descomunal y exagerada. Hasta cuando tra-
duce las emociones que en l suscita el paisaje, lejos
de toda agria intervencin en las disputes humans,
Las Casas es siempre el narrador abundante y el
pintor desenfrenado. En sus descripciones del valle de
la Vega Real alude con frecuencia a ros que nunca
han existido y tiende sobre el fondo del cuadro una
part decorative que no tiene apoyo en la realidad
sino que sale slo de su imaginacin excitada por las
exuberancias tropicales.
Pero muchas de las exageraciones de Las Casas,
cuando describe los sitios que ms llamaron su aten-
cin en Santo Domingo, pueden ser atribuidas al
hecho de que an el aguerrido disputador no haba
visitado las dems regions del continent y slo
poda oponer a la exange naturaleza del Viejo
Mundo la embelesante y prdiga de la maravillosa
isla tropical que sirvi de scenario a sus primeras
andanzas y en que recibi las rdenes sacerdotales.
Las dems tierras le son indiferentes porque ya su
carcter se haba agriado en la porfa contra la injus-
ticia y porque ya su odo era incapaz de inclinarse
sobre la naturaleza para recoger el eco de su voz ar-
moniosa. En el alma de Las Casas, irritada por la
crueldad con que se clavaba en la garganta del indio
la garra de los conquistadores, el dulce sentimiento de
la caridad haba ya tomado un carcter agresivo y
tumultuoso.







Coln y Gonzalo Fernndez de Oviedo


Gonzalo Fernndez de Oviedo careci de toda
aptitud para la contemplacin potica de la natura-
leza. Historiador ms severo y controversista de fan-
tasa menos exuberante que Las Casas, sus descrip-
ciones estn ms cerca de la verdad porque en l la
impresin del mundo fsico fu siempre menos pls-
tica y menos sentimental que objetiva. Oviedo no se
hallaba tampoco posedo por el fanatismo apologtico
de Las Casas, y se preocup ms bien de damos, sin
fines ulteriores, una version ntida del suceso histrico
y una copia casi fotogrfica de las florestas tropicales.
El autor de la Historia Natural de las Indias es
un fotgrafo en cuya interpretacin de la naturaleza
de los trpicos no hay lneas intiles ni amplificacio-
nes engaosas. Mal escritor y psimo paisajista, es en
la descarnada exactitud de sus reproducciones donde
reside casi exclusivamente el mrito de su esfuerzo
pictrico. No se busque en su vasta galera descrip-
tiva el alma del paisaje, es decir, lo que bajo ste se
esconde como las estrellas tras el cielo de la maana.
En sus mejores pginas sobre la fisonoma del mundo
de los trpicos, no se advierte nunca esa especie de
armonia interior con que el verdadero artist se asocia
al panorama que describe y lo transform en una
prolongacin de su espritu. En las descripciones de
Oviedo, dominadas por un propsito estrictamente
utilitario, y raras veces por un sentido potico o sim-
plemente plstico, no es possible encontrar ningn
reflejo del resplandor interno de la naturaleza ni per-
cibir siquiera un dbil eco de su voz misteriosa.







Coln observ la naturaleza del Nuevo Mundo
con ojos de artist, de poeta que pas ante el paisaje
tropical con el alma alucinada. Es cierto que las
pupilas del Almirante penetraron tambin, a menudo
con tanta sagacidad como las de Fernndez de Ovie-
do, en los misterios del mundo de las plants y en la
vida del trpico. Pero la faz que se destaca por sobre
todas las dems en sus descripciones es la del hombre
de imaginacin caudalosa.
Fernndez de Oviedo, en cambio, contempl la
naturaleza americana con ojos de naturalista. No es
possible desconocer la acuciosidad con que observ la
vida de las plants ni el valor extraordinario de los
datos que recogi acerca del mundo animal en todos
los confines de la zona trrida. Pero en todos los
casos di muestra de una insensibilidad absolute ante
aquellas armonas del mundo fsico que se traducen
en imgenes ideales o en belleza potica. Su preocu-
pacin casi exclusive, cuantas veces detiene su mirada
en toro a los incontables secrets que rodean la vida
del nuevo continent, es la de desentraar la utilidad
de cada una de las cosas que va descubriendo en ese
laboratorio portentoso.
Mientras Coln y el propio Las Casas se entu-
siasman con la magnificencia del paisaje, y encarecen
la naturaleza tropical con palabras enardecidas,
Oviedo cierra los ojos ante el torrente de belleza que
bulle en toro suyo y se consagra a la bsqueda del
dato de inters cientfico o meramente utilitario,
como los relatives a la fisonoma geogrfica del nuevo
continent o a las propiedades medicinales de las
plants que crecen en su suelo. Al igual que Julio








Csar, de quien se afirma que compuso un tratado
de gramtica mientras atravesaba los Alpes, sin diri-
gir una sola mirada de entusiasmo a aquel espectcu-
lo peregrino, Oviedo cruza varias veces el Darin"
permaneciendo insensible ante aquellas florestas que
ni le embelesaron con su lujo tropical ni le enarde-
cieron con su aroma voluptuoso. El gran cronista
llega an a hacer alarde de su insensibilidad encare-
ciendo el mrito de quienes se dedican a describir la
fisonoma de los pauses de Amrica sin desviarse de
su objeto para detenerse en la contemplacin potica
e ideal de su naturaleza: "Csar no quiere fbulas, ni
yo las sabr decir... Quanto ms que en s estas
cosas son tan apartadas nuevas, que no hay nescessi-
dad de ficciones para dar admiracin a las gentes, ni
para dejar de dar infinitas gracias al Maestro de la
Natura, que de tantas maneras la hico hbil para
engendrar criar todos los efectos propiedades que
le plugo" 7.
Esta actitud desdeosa de Oviedo ante el paisa-
je tropical es tanto ms sorprendente cuanto que,
aparte de su cultural literaria, su obra revela una fre-
cuentacin asidua de Petrarca y de Sannzaro. El
gran poeta toscano, a quien tanto parece admirar,
dada la frecuencia con que lo cita, el Veedor de las
fundiciones de oro de Tierra Firme, es, sin embargo,
el escritor de la poca en quien con ms suavidad y
con ms energa se manifiesta el sentimiento de la
9e El propio Oviedo dice a este respect: "Yo he caminado dos
veces a pie esta traviessa de mar a mar, en los principios antes que lo
pudiessen andar caballos, despus lo he andado a caballo algunas
veces" (ob. cit., pg. 147, tomo III).
o7 Ob. cit., libro X (Prohemio), tomo 19, pg. 361.








naturaleza. Fuera de las estancias en que pinta el
valle de Vaucluse, asociando la dulzura de aquel pa-
raso terrestre a la crisis moral en que lo sumi la
muerte de Laura, el entusiasmo con que Petrarca
sinti las armonias del mundo fsico se hace ante todo
patente en la carta que escribi en versos latinos a
Barbate de Sulmone, y en la cual describe los bosques
de los Alpes y encarece hasta la exageracin la Galia
cisalpina. En la obra de Sannzaro, otra de las pre-
ferencias literarias de Oviedo, la decoracin artificial
y la gracia afectada y ceremoniosa de la vieja poesa
buclica no logran quitar al sentimiento de la natu-
raleza su importancia aunque el paisaje se encuentre
all desfigurado. El mismo Plinio, de quien Oviedo
se muestra tan adicto ", supo tambin deslumbrar a
sus contemporneos, en muchas de las descripciones
que hizo sobre el conjunto de las fuerzas fsicas, con
la imagen de la naturaleza viva o9
Probablemente no haya en toda la literature des-
criptiva sobre la naturaleza del trpico, pgina que
nos d una impresin tan cabal de la voluptuosa vida
de las plants en el continent virgen como aquella en
que Coln pinta las florestas que coronan las costas
de Veragua. Oviedo, en cambio, alude a aquellos
bosques como si pertenecieran a mundos infernales:

98 "Plinio -escribe Oviedo- al cual yo soy parcialsimo" (ob.
cit., tomo II, pg. 127).
99 "La Historia Natural de Plinio -dice Humboldt-, segn el
plan mismo que l se haba trazado, no poda contener muchas des-
cripciones individuals, esto es, que recayeran sobre objetos precisos,
pero todas las veces que la atencin del autor es dirigida hacia el
conjunto de las fuerzas de la naturaleza, o sobre el orden majestuoso
que preside el Universo, no se puede desconocer en sus palabras un
entusiasmo verdadero" (Cosmos, tomo II, pg. 24).








Veragua, dice, "es tierra doblada spera", tierra
"cerrada de arboledas" l'; "Veragua, hasta el pre-
sente, sepoltura es de chripstianos" o0
La nica vez que el sentimiento de la naturaleza
se manifiesta en Oviedo, es cuando aparece como un
reflejo de su sentimiento religioso. El cristianismo
arrastra al hombre a la contemplacin de todas las
maravillas con que Dios ha embellecido el Universo.
Recuerda Humboldt un pasaje de Aristteles, conser-
vado por Cicern, en que el Estagirita afirma que si
un ser cualquiera que hubiese vivido en medio de las
profundidades de la Tierra, fuera colocado sbita-
mente sobre la superficie del globo, al contemplar los
bosques, el mar, el cielo, el sol, la luz de los astros que
cumplen su trayectoria inmutable, sin duda exclama-
ra: "S, hay dioses, y estas grandes cosas son su
obra" 102. La contemplacin de la grandiosa natura-
leza del Nuevo Mundo, con sus selvas inagotables y
sus desiertos infinitos, sugiere a Oviedo, como nico
testimonio de su entusiasmo ante ese espectculo su-
blime, exclamaciones semejantes en que el insigne
cronista mezcla el sentimiento de admiracin que le
produce la naturaleza tropical con un sentimiento de
profunda raigambre religiosa. Estas manifestaciones
son en l frecuentes: "Hermosa cosa es el mundo,
la ms exelente pintura que se puede ver ni arbitrar
ni pensar, como quiera quel artfice pintor della es
el mesmo Dios, del slo permitida, slo l bastante
para tal obra. Cosa es que a los ojos harta satis-
I60 Ob. cit, tomo II, pg. 409, Libro XXVIII, cap. VIII.
101 Ob. cit., tomo II, pg. 500, Libro XXVIII, cap. VIII.
1I< Cosmos, tomo II, pg. 14.







face, sin les dar pessadumbre ni cansancio, sin acabar
de deleytar el entendimiento human, al cual recrea
y agrada en tanta manera, que nunca le tiene sin go-
cosa, dando gracias al Seor de tan copiosa alta
sabidura" 103
La frase de Oviedo, siempre jadeante y pesada,
adquiere en tales ocasiones cierto sabor potico; as
habla del espino "que tira algo al color amarillo, de
la manera e tez quel granado, o mejor, o como lindo
naranjo" 04; de las palmas, de las cuales hay algunas
"no ms gruesas que astas de lanzas" o10, y otras "de
lindo polido lustre como el bano" l6; del peral,
"cuya carnosidad no es ms gruessa que la pluma de
un cisne" 107; y del lirio de las Indias, cuyo perfume
"no tiene menos suavidad que las azucenas de Cas-
tilla" 1os
Una sola vez, en toda su voluminosa Historia
Natural de las Indias, confiesa Oviedo su inclinacin
a todas aquellas cosas agradables pero intiles que
embellecen el mundo, y declara que para l tiene ms
importancia una flor que todas las mercaderas que
excitan el apetito de los hombres: es en el captulo LI
del libro XXXIII donde describe la clavellina, opu-
lenta flor de cien hojas hallada por los conquistadores
en la Nueva Espaa. "Acurdome -dice- de mi
descuido en aver dejado de decir en otra parte desta
historic, que en la Nueva Espaa hay e se hace innu-

103 Ob. cit., libro XXXVIII (Prohemio), tomo 39, pg. 635.
104 Ob. cit., Libro IX, cap. IV, tomo 19, pg. 331.
105 Ob. cit., Libro IX, cap. IV, tomo 19, pg. 333.
oe6 Ob. cit., Libro IX, cap. IV, tomo 19, pg. 334.
o10 Ob. cit., Libro IX, cap. XXIII, tomo 19, pg. 353.
0os Ob. cit., Libro IX, cap. VII, tomo 19, pg. 381.








merable seda, e infinita grana, que tambin se puede
decir excelente prpura o carmes; hay much muy
buen alumbre, assimesmo much arcilla, que son
cosa de rico tracto mercadera; aunque no sea
cosa de tracto, ni de las que buscan los hombres para
enriquecer, hay clavellinas de much suavidad de olor
de extremada manera, a lo menos para m es cosa
nueva, que no menos sino much ms me holgara
con ellas que essotras mercaderas los mercaderes,
porque son amarillas de cient hojas cada cla-
vellina" 10.
Contrariamente a lo que ocurre con el Diario
martimo de Coln, el cual es una galera de paisajes
al mismo tiempo que un document precioso desde el
double punto de vista de la geografa y de las ciencias
naturales, la Historia Natural de las Indias es slo un
arsenal de datos donde no aparece sino como un re-
flejo de otros sentimientos la vision potica e ideal de
la naturaleza.


Coln y Amrico Vespucio

Las descripciones que nos ha dejado Amrico
Vespucio sobre las costas del Brasil, as como el rpido
bosquejo que hizo de las de Paria, no traducen nin-
guna de las incontables emociones que se apoderan
del alma de Coln en presencia de cada uno de los
pauses que descubre, sobre todo en presencia de las
Antillas y de los bosques de Veragua; la falta de en-

0 Ob. cit., tomo III, pg. 538.







tusiasmo, la ausencia de sensibilidad verdadera y no
afectada, con que el cosmgrafo florentino habla de
la naturaleza tropical, es tal vez la mejor prueba de
que sus relatos no traducen una impresin direct,
recibida del contact personal con las tierras descri-
tas, sino ms bien una vision debida a la fantasia del
cronista que sustituye hbilmente la nota real con
otra imaginaria.
Ningn dato nuevo acerca del paisaje de Am-
rica se halla en "Las cuatro navegaciones". Fuera de
las referencias relatives a las costumbres de los ind-
genas, especialmente a sus hbitos libidinosos, sin
duda exagerados para excitar la curiosidad del p-
blico, nada hay en las cartas de Vespucio que no se
encuentre ya, descrito con inenarrable emocin, en el
Diario y en los memoriales del Almirante que todo lo
observa y todo lo pinta con un lenguaje que no es el
de un escritor de estilo, pero que cualquier artfice de
la palabra envidiara, sin embargo, por la inmortal
frescura y por la fina sensibilidad con que se encuen-
tran all traducidas desde las ms grandes hasta las
ms pequeas impresiones. Amrico Vespucio se li-
mita, cuando alude a la naturaleza del trpico, a
copiar el Diario de Coln y a referir de nuevo cuanto
ste dice en un estilo menos clido, pero evidente-
mente ms primoroso.
El autor de las "Cuatro navegaciones" describe
as la fisonoma de Paria: "Es tan extraordinaria la
abundancia de aves de diversas figures, colors y
plumas, que causa admiracin verlas y contarlo. Por-
que toda aquella region es muy amena y fructfera, y
est llena de selvas y bosques muy grandes, que ver-








deguean en todo tiempo y nunca pierden la hoja.
Tienen tambin innumerables frutas y enteramente
diversas de las nuestras". Descripciones semejantes
abundan en el Diario y en las cartas de Coln; pero
a todo espritu advertido le basta comparar la obra
del cosmgrafo de Florencia con la del marino geno-
vs para descubrir la superchera, o para ver al menos
que entire ellas existe tanta diferencia como la que
reina entire la isla de Calipso pintada por Feneln y
la isla de Calipso descrita por Homero: si en esta
ltima se oye el mar y se percibe la salvaje vegetacin
de las rocas, con las hendiduras llenas de pjaros que
gritan ferozmente, en la primera, por el contrario,
todo parece dispuesto para agradar a la vista porque
la naturaleza, despojada de toda su impetuosidad
native, se halla convertida en un jardn armonioso,
lleno de rboles abstractos y provisto de una decora-
cin propia para fiestas y para galanteras perfu-
madas.
Nadie osara negar que las descripciones de Am-
rico Vespucio, el ms instruido de los exploradores
del siglo xvi, superan a las de Coln en acicalamiento
y en estilo. El gran cosmgrafo fu, como el autor de
las Decades de Orbe Novo, un aventurero literario,
dotado de insaciable curiosidad cientfica, y tuvo
cuando menos el mrito de haber contribuido a di-
fundir en Europa las cosas extraordinarias que Coln
y otros exploradores encontraron en la vida y la na-
turaleza tropicales. Pero hay adems un aspect en
que el florentino excede sobre todo al Almirante: en
la descripcin de las constelaciones del Sur y en la
pintura de los cielos meridionales. Son cosas gene-








ralmente admitidas la maestra con que Amrico
Vespucio ha descrito el semblante del cielo de los
trpicos y la fidelidad con que ha pintado los fen-
menos atmosfricos propios de la zona antrtica:
much imaginacin debi de tener sin duda aquel
mistificador literario si es cierto, como se supone, que
no visit los sitios que tan pintorescamente describe,
para hacemos hasta tal extremo sensible la atmsfe-
ra de los cielos del Sur, donde no hay casi vapores y
donde las nubes surgeon velozmente para extinguirse
luego con rapidez vertiginosa. Sus observaciones sobre
el arco iris revelan hasta qu punto impresionaron los
misterios de la luz a este cantor del cielo.
Pero cuando no se trata de la fisonoma del cielo
sino de la de la Tierra, y cuando en vez de las conste-
laciones del Sur lo que el viajero nos describe es la
voluptuosa vida terrestre del mundo de los trpicos,
Coln se eleva sobre Amrico Vespucio y nos fascina
y nos deslumbra no slo por la vivacidad sino tambin
por la energa con que la naturaleza americana se re-
fleja en su Diario y en sus cartas verdaderamente
inmortales.


Coln y los poetas de la Conquista

La musa de Alonso de Ercilla slo supo descen-
der a la Tierra, desde el cielo de la poesa pica, para
mezclarse en las disputes de los hombres y saborear
el fragor de las batallas en la actitud soberbia y ma-
jestuosa con que las hadas de Ariosto bajaban al
mundo desde su castillo encantado. El gran poeta,







insuperable pintor de escaramuzas blicas, no fu
hombre de voz multiple ni artist de alma numerosa.
Inimitable cuando se trata de describir el encuentro
de dos ejrcitos, el choque de dos masas humans,
Ercilla carece, en cambio, de sensibilidad para sentir
y expresar las bellezas del scenario en que lidian sus
hroes y sobre el cual pasa el carro de la conquista
estremeciendo la tierra con su violencia huracanada.
La naturaleza tropical, lienzo grandioso que sirve de
fondo al teatro en que se mueven las figures del
drama, ocupa en el poema de Ercilla menos espacio
que la flecha que rasga por un moment el aire y se
pierde sin eco en la espesura.
Coln, sin haber posedo el don potico de Erci-
lla, es ms sensible que ste al hechizo del paisaje y
presta ms atencin a los aspects romnticos de la
naturaleza. El navegante, hombre de temperament
imaginative y soador en el ms alto grado, posey
en toda su plenitud una facultad que fu negada al
poeta de la historic: la de sentir las armonas del
mundo fsico con un matiz de morbosidad que hasta
l no haba sido siquiera sospechado.
Juan de Castellanos, poeta de frtil imaginacin
y, sobre todo, versificador de los ms amplificadores y
de los ms abundantes, dej tambin intacto el tema
del paisaje. Con el estro ms dbil y la diccin menos
potica que Ercilla, el cura de Tunja, como el autor
de "La Araucana", mantiene ante la naturaleza del
trpico una actitud fra y casi desdeosa. El nico
sentimiento que avasall el alma del autor de las
"Elegas de Varones Ilustres" fu en realidad el de
la crnica: al mismo tiempo que el sentido del an-








lisis, tan respectable en verso como el que acometi a
Oviedo en prosa, y gracias al cual pudo trasmitirnos
la fisonoma moral de su poca en la narracin de
sucesos menudos y en ancdotas aisladas, tuvo todo el
instinto artstico necesario para descubrirnos la vida
de la colonia en su intimidad pintoresca.
Para encontrar, por consiguiente, la vision de la
naturaleza tropical, de una naturaleza viva y espln-
dida y no literaria ni incolora, hay que leer a Coln
que fu el nico que la vi con ojos de artist y el
nico que la sinti con emocin verdadera.


Valor artstico del Diario y de las cartas
del Almirante

En Coln alcanza su mxima expresin el senti-
miento de la naturaleza. Como no fu un escritor de
estilo, ni tuvo present al trasmitirnos sus propias
impresiones sobre la vida tropical, ningn modelo
clsico, su emocin aparece enriquecida por una fres-
cura y por una sinceridad que en vano se buscaran
en el mejor artist literario. Cuando un escritor como
Chateaubriand pinta el paisaje de Amrica, situando
en medio de la vegetacin tropical la misantropa de
Ren o el fanatismo apasionado de Atala, tiene for-
zosamente en cuenta, como punto de referencia, el
paisaje antiguo, y en alguna forma rinde tributo en
sus descripciones al ideal de la belleza clsica. Pero
cuando un hombre como Coln, guiado menos por su
educacin artstica que por su instinto de observador
acucioso, contempla la naturaleza y la describe con








verdadero entusiasmo potico, su paisaje es entera-
mente personal y se nos ofrece libre de toda adultera-
cin literaria.
Hasta el moment en que Coln describe el Diario
y la mayor parte de las relaciones, esto es, en las
postrimeras del siglo xv, el sentimiento de la natura-
leza no representaba an un factor artstico aislado.
El comercio con el mundo fsico o era una especie de
misticismo sensual o una suerte de religiosidad pan-
testica. An Ovidio y Horacio slo vuelven la vista
a la naturaleza cuando se sienten fascinados por el
encanto de la paz buclica. El poeta, aturdido por el
fragor del mundo, busca el contact con la soledad y
celebra el retiro campestre donde la paz es dulce co-
mo un vino dorado. Antes que la comunin con la
naturaleza, lo que la antigedad clsica parece haber
amado es el beatus ille, el retiro apacible que celebra
Horacio en la oda a Julio Antonio y en la epstola a
Setimio.
El "Decamern" de Bocaccio nos da una idea
del valor que todava en el Renacimiento tuvo el
comercio con la naturaleza. Los diez protagonistas de
la historic, deliciosa exaltacin del sentido epicreo
de la vida, se alejan de Florencia, asolada a la sazn
por la peste, y buscan en plena campifa un refugio
donde entregarse, fuera de todo contact con el mun-
do, a su avidez sensual y a su alegra pagana. Lo que
hacen los hroes del cuento de Bocaccio, el Maquia-
velo de la alcoba 10, para resguardarse de la plaga
que mantiene a Florencia consternada, lo hacen tam-
110 Papini; Dante vivo.







bin los poetas huyendo de la ciudad para refugiarse
en el campo y saciar en medio de la paz buclica su
apetencia de sosiego. El comercio con la naturaleza
no es, por consiguiente, sino un pretexto para alcanzar
fines ajenos a la creacin artstica, y su realizacin
no tendr otro efecto que el de envolver la poesa en
una aura apacible y el de llenar el verso de dulzura
gergica.
Pero Coln, que no se hallaba encadenado al
ideal de la belleza clsica, narra sus impresiones con
sinceridad absolute y por primera vez aparece en sus
escritos la emocin de la naturaleza. Su vision del
paisaje, por lo mismo que no se encuentra dominada
por ningn recuerdo libresco, es poderosamente ori-
ginal y tiene la frescura del mundo en cuyas vivas
aguas se ba esta imaginacin soadora. No sera,
pues, aventurado afirmar que es en los escritos del
descubridor de Amrica donde la naturaleza se halla
por primera vez sentida y donde verdaderamente ad-
quiere la categora de un valor artstico aislado. En
las pginas impresionistas y en los cuadros descripti-
vos que nos dej el Almirante, podemos contemplar
la fisonoma del nuevo continent al travs de un
temperament potico que se desborda en cuanto es-
cribe con toda libertad porque no se encuentra sujeto
a la tirana del precepto literario. La consecuencia
de ese hecho ser de una significacin incalculable:
el mundo fsico se proyectar en la obra artstica tal
cual es y el paisaje no ser en lo sucesivo el reflejo
de un universe conventional ni la vision esquemtica
de una naturaleza imaginaria.








LOS DOMINICOS EN
LA ESPAOLA
















FRAY TOMAS DE LA TORRE



















El dominico Fray Toms de la Torre ha dejado
algunas pginas de no escasa significacin sobre San-
to Domingo. En su Historia de los principios de. la
Provincia de Chiapa y Guatemala, del Orden de
Santo Domingo, una de las fuentes que utilize Re-
mesal para la preciosa obra que public en Madrid
en 1619, hay pocas alusiones a La Espaola, porque
el propsito del autor fu describir el origen y vicisi-
tudes de la vasta empresa religiosa realizada en la
Amrica Central por los cuarenta y seis frailes que
en 1545 emprendieron con Bartolom de Las Casas
la evangelizacin de esas regions; pero en el Diario
de viaje que lleva por epgrafe, en la edicin hecha
por Frans Blom', Desde Salamanca, Espaa, hasta
Ciudad Real, Chiapas, Fray Toms de la Torre in-
serta preciosas referencias sobre la situacin de la Isla
diez aos despus de haber cesado la guerra iniciada
contra los espaoles por el cacique del Bahoruco 2.

1 Editorial Tollocan, Mxico, D. F., 1944.
2 Fray Toms de la Torre, muy joven an, se incorpor a la
armada que, despus de promulgadas las leyes nuevas de 1542, alist








La campaa emprendida en defense de los in-
dgenas por Fray Pedro de Crdoba y por Fray An-
tn de Montesino en 1510, degenera en 1545, es decir,
al cabo de diez aos de la muerte de Enriquillo, en
una nueva cruzada en favor de la abolicin de la es-
clavitud, sin distinciones entire los indios oriundos de
Amrica y los negros de procedencia africana. Fray

fray Bartolom de Las Casas con el objeto de evangelizar, de acuerdo
con las nuevas providencias, la provincia de San Vicente de Chiapas
y la de Guatemala. Del grupo de cuarentiseis frailes dominicos que
constituyeron aquella expedicin, salida del convento de San Esteban
de Salimanca con rumbo al puerto andaluz de San Lcar de Barra-
meda el da 12 de enero de 1544, fu escogido fray Toms de la Torre
para que escribiese "todas las cosas ms notables que nos acaeciesen y
brevemente sumase nuestro camino", segn expresa Remesal en su
Historia de la Provincia de San Vicente de Chiapas y Guatemala. El
Diario de Fray Toms de la Torre, despus de haber sido utilizado por
Remesal en su conocida Historia de la Provincia de San Vicente de
Chiapa y Guatemala, en donde se insertan importantes fragments del
libro del insigne dominico, pero donde tambin se omiten parties fun-
damentales que no ofrecan verdadero inters para la historic que se
propuso escribir este ltimo, fu encontrado por Fray Francisco Ximnez
en una de las Bibliotecas que la Orden de Predicadores reuni en
Guatemala. Los apuntes de Fray Toms de la Torre se trasladaron
casi ntegramente a la Historia de la Provincia de San Vicente de
Chiapas y Guatemala, escrita por Fray Francisco Vasquez que vi
la luz pblica en 1716 bajo el epgiafe de Crnica de la Provincia
del Santsimo Nombre de Jess de Guatemala. He aqu la forma
en que encarece los mritos de los apuntes de Fray Toms de la Torre
su compaero de hbito Fray Francisco de Ximnez: "Fray Toms...
se seal por aquellos primeros Padres que escribiese todas las cosas,
que como testigo de vista, se le debe todo crdito y el estilo llano y
sincero con que lo describe, acredita much su verdad, porque aunque
el padre Fray Antonio Remesal por no ser tan prolijo omiti much
de lo que en esta historic manuscrita se contiene, no me pareci
convenient omitir cosa de ella por la grande edificacin que ser a
los lectores". La Sociedad de Geografa e Historia de Guatemala
incluy como primer volume, entire las publicaciones que integran
la Biblioteca "Ghoatemala", la obra de Fray Francisco de Ximnez,
y de ella se desincorpor ms tarde el Diario de Fray Toms de la
Torre.







Toms de la Torre, quien llega a Santo Domingo el
9 de septiembre de 1544, en compaia de un grupo
de cuarenticinco frailes dominicos, relata con admira-
ble laconismo, en frases generalmente breves y poco
recargadas, los pormenores y vicisitudes de la estancia
en la Isla de este grupo de religiosos. Pero entire las
anotaciones que hace en su Diario de viaje, el ilustre
misionero intercala valiosas y significativas referencias
a la situacin general de la Isla y a la lucha que a
la sazn sostiene el clero, as los franciscanos como los
dominicos, para lograr que se suavicen las costumbres
y se apliquen efectivamente a los indgenas las pro-
videncias de las "Leyes Nuevas" de 1542. Fray To-
ms de la Torre se convierte, desde que pone el pie
en La Espaola, en un acrrimo defensor de los in-
dios, y en su Diario de viaje, no obstante el carcter
de ese libro, donde el autor se propuso principalmente
describir los sucesos, unas veces prsperos y otras ve-
ces desgraciados, que ocurren a los expedicionarios
desde que abandonan los claustros salamantinos hasta
que se instalan en su nuevo convento de Guatemala,
abundan los razonamientos dirigidos a probar el de-
recho de los indgenas a vivir en su tierra bajo un r-
gimen semejante al de los hombres de otras razas que
viven bajo el dominio de Espaa. Pero no existen
pruebas de que el ilustre fraile haya predicado en
Santo Domingo contra los excess de los colonos de
nacionalidad espaola. Parece extrao que si es cier-
to, como afirma Berestain, que uno de sus sermones
lo expuso a las iras de los encomenderos y de otros
resentidos, no haya en su Diario de viaje ninguna re-
ferencia a ese suceso. Lo que refiere Fray Toms de







la Torre es que uno de los cuarenticinco religiosos
que acompaaban a Las Casas recibi el encargo de
predicar en la iglesia mayor, y que el elegido se pro-
puso aprovechar la circunstancia del numeroso con-
curso que sola reunirse en ese templo para denunciar
enrgicamente la tirana de que eran objeto los ind-
genas, cosa que no lleg a realizarse porque un caba-
llero y un clrigo virtuoso "y bien aficionado a las
cosas de los indios", lo disuadieron de hacerlo dicin-
dole que no era convenient "predicar ni hablar sobre
aquella material que hacia grande escndalo y poco
fruto". El domingo siguiente, segn se relata en el
Diario del dominico, el mismo padre escogido para
predicar en la iglesia mayor, "pospuestos todos los te-
mores", denunci desde el plpito el despotismo con
que eran tratados los indgenas y el pecado capital en
que incurran los que se beneficiaban de esa actitud
inhumana. La reaccin de los encomenderos no tard
en manifestarse con violencia, y se formularon ame-
nazas contra la vida de quienquiera que tratase de
nuevo sobre tal material, susceptible, a juicio de los
amotinados, de turbar el orden y el sosiego de la co-
lonia. Quin fue el autor del sermn a que alude
Fray Toms de la Torre? Sera aquel Fray Vicente
Nez, de quien el propio autor de este Diario de
viaje asegura que era muy conocido en toda la pro-
vincia por la voz excelente que tena? Sera el ve-
nerable Fray Domingo de Ara o aquel professor de
Lgica del Colegio de Salamanca que responda al
nombre de Fray Diego de la Magdalena? Poco im-
porta que Fray Toms de la Torre haya sido o no el
autor de este clebre sermn, semejante en elocuencia








y en buena doctrine al que predic en 1510 Fray An-
tn de Montesino sobre el mismo tema, porque es
bastante para la gloria del ilustre fraile el hecho de
haberse solidarizado con su compaero de predica-
cin, y de haber corrido como l el riesgo de morir
a manos de los verdugos de la raza indgena. La pr-
dica no fu del todo estril, y el paso de Fray Toms
de la Torre y de los dominicos que le acompaaban
por la isla se halla marcado por numerosas conver-
siones, entire ellas la de la riqusima viuda de Solano,
quien colm de presents a los viajeros y puso en
libertad a sus numerosos esclavos despus de haber
odo el sermon predicado en el convento de Santo
Domingo de la Espaola s.
El Diario de viaje de Fray Toms de la Torre
ofrece tambin, desde otros puntos de vista, sealado
inters para la historic dominicana. No es el menor
de ellos, sin duda, la luz que arroja sobre la identifi-
cacin que existi en Santo Domingo, desde los das
del descubrimiento de la isla, entire los dominicos y
los franciscanos en cuanto al derecho de los indios a
gozar de ciertas prerrogativas elementales que perte-
necen por ley natural a la persona humana. Si bien
es cierto que Alonso de Espinal, prior del Convento
de San Francisco de la isla Espaola, sirvi de porta-
voz a los encomenderos durante la famosa controver-

8 "En estas necesidades no nos desampar Nuestro Seor que en
breve toc el corazn de una seora viuda riqusima que viva en
aquella isla, la cual tena muchos esclavos; pero oyendo nuestra pre-
dicacin, determine de los ahorros todos, diciendo que ella no haba
jams pensado que era pecado, pero que mejor lo sabamos nosotros
que ella" (Fray Toms de la Torre, Diario, pg. 101, edicin de
Frans Blom).








sia sostenida ante Fernando el Catlico poco despus
de la cruzada que en 1 10 se inici con el sermn de
Fray Antn de Montesino, no puede olvidarse que
aquel ilustre sacerdote procedi de buena fe y que se
convirti a la causa de los dominicos tan pronto pudo
verse libre de la influencia que parecen haber ejer-
cido los explotadores de los indgenas sobre su vo-
luntad dbil y apocada pero evidentemente sincera.
Fray Toms de la Torre asienta en su Diario curiosas
noticias acerca de la fraternidad que uni a ambas
rdenes en 1545, cuando el paso por la isla del Obispo
de Chiapa y dc sus compaeros de religion di otra
vez actualidad a la controversial sobre los derechos de
los aborgenes del contincnte americano. No obstante
la hostilidad de la poblacin espaola contra los reli-
giosos encabezados por Las Casas, sobre todo a partir
del moment en que los frailes tomaron pblicamente
partido en favor de la libertad de los esclavos, los
franciscanos abrieron las puertas de su convento a los
hijos de Santo Domingo, y fraternizaron con stos
hasta el extremo de asistir juntos al coro y de ofrecer-
les sus hbitos para que dijesen misa como si unos y
otros perteneciesen a la misma orden 4. Fray Toms
de la Torre encarece esta hermandad con palabras
henchidas de verdadera ternura. Haba en el conven-
to de San Francisco -escribe-, un comisario gene-
ral "que nos trataba como si a todos nos hubiera
engendrado"; y de tal modo se holgaban unos y otros,
"que interiormente sentamos dulzura acordndonos
de nuestros Santsimos Padres", Santo Domingo y

4 V. pgs. 95-96.








San Francisco. Esta solidaridad entire las dos Orde-
nes, no menos honrosa para los franciscanos que para
los dominicos, basta por s sola para probar que en
Santo Domingo existi desde muy temprano entire los
misioneros catlicos, sin distincin de sectarismos re-
ligiosos, cierto idealismo y cierto sentimiento de hu-
manidad que los acerc para la defense de los dbiles,
y que hicieron de todos los sacerdotes una legin so-
lidaria para reivindicar los principios de la civiliza-
cin cristiana desconocidos por la tirania de los colo-
nizadores. Esta actitud del clero que fund en Santo
Domingo los primeros conventos y las primeras igle-
sias del Nuevo Mundo, honra tanto ms a los misio-
neros de la isla cuanto que semejante obra de
evangelizacin contrast visiblemente con la de los
religiosos de otras zonas de Amrica, en donde los
dominicos unas veces, y otras los franciscanos, hacen
causa comn con los encomenderos y las autoridades
civiles que tiranizan a los indios y crean a costa de
esos infelices un rgimen de explotacin reido con
los preceptos ms elementales de la moral cristiana.
Basta recorder el caso de Mxico, en donde es un sa-
cerdote franciscano, el ilustre pastor Fray Juan de
Zumrraga, el que asume la defense de los indgenas
frente a los extravos y a las prevaricaciones de la
Real Audiencia, y el que ejerce la ejemplar funcin
civilizadora que en Santo Domingo cumpli un in-
signe apstol dominico, Fray Pedro de Crdoba, acaso
el ms heroico y abnegado de los evangelizadores lle-
gados a Amrica en los dos primeros siglos del des-
cubrimiento.
Abundan asimismo en el Diario de Fray Toms








de la Torre noticias muy significativas sobre otros
puntos de la historic de la Isla. Las alusiones a la
virreina doa Maria de Toledo, "cuyos palacios caen
sobre el puerto", de las cuales se deduce no slo la
piedad de esa esclarecida dama, sino tambin la aus-
tera sencillez con que viva entonces la viuda de don
Diego Coln, cobran no poca significacin en la pluma
de un religioso como Fray Toms de la Torre y en
un libro que, por no hallarse destinado a la publici-
dad, recoge el pensamiento de su autor en juicios y
testimonios enteramente imparciales. La opinion ex-
puesta sobre Fray Pedro de Crdoba recoge fielmente
el concept que se tena a la sazn en Santo Domingo
y en Espaa acerca de aquel varn excepcionalmente
virtuoso: "Este monasterio de esta isla es muy reli-
gioso y fu fundado de santsimos hombres de Espa-
a, especialmente de Fray Pedro de Crdoba, de
quien habr memories mientras esta isla durare, y all
se criaron muchos y muy grandes religiosos de gran
virtud y santidad, y hasta hoy hay much por cierto
en aquella casa, aunque aquellos santos varones pri-
meros y segundos son ya acabados" '.
Fray Toms de la Torre no se expresa con el
mismo entusiasmo sobre el clima de la Isla, y antes
bien habla de las condiciones naturales de la tierra
con una acritud que contrast con los encarecimien-
tos de Coln y del propio Fray Bartolom de Las Ca-
sas: "Padcese en esta tierra gran sudor y calor de
da y de noche durmiendo y velando y as andan co-
munmente todos hambrientos por much que coman,

5 V. pg. 94.








porque la comida ya dije ms hincha que harta" .
Mientras el Almirante se muestra sorprendido de oir
cantar en diciembre los ruiseores, como en abril en
Espaa, Fray Toms de la Torre se muestra escan-
dalizado de que por Adviento se sude a chorros en la
Isla, "como por Santiago se suele andar en Castilla" 7.
En el espritu del viajero despiertan mayor entusias-
mo los campos de Andaluca y Extremadura, as co-
mo los sotos del Duque de Alba, con sus bosquecillos
estilizados, que la esplendidez de la naturaleza de la
Isla, con su extraa verdosidad y su vegetacin luju-
riosa.
Fray Toms de la Torre posey manifiestamente
dotes de escritor no vulgares. El hecho mismo de que
se le haya designado para referir en un Diario todas
las incidencias del viaje emprendido desde Salaman-
ca hasta Chiapas, no obstante haber en el grupo otros
religiosos de ms edad y sin duda tambin de ms
cultural, constitute ya por s slo un reconocimiento de
sus aptitudes nativas como narrador espontneo y
como hombre de frase dcil y abundante. Lo que ca-
racteriza sus impresiones de viajero es su extraordina-
rio sentido del buen humor y cierta raz cmica que
contrast con su austero ideal de vida y con las seve-
ridades de su estado eclesistico. No hay pgina del
Diario que no contenga algn rasgo de humorismo
sano, o en que no some, con cierta intencin satrica,
alguna crtica indulgente y benvola sobre sus com-
paeros de viaje, y, en general, sobre la condicin hu-
mana. Presentes quedan en la memorial del lector,
V. pg. 94.
7 V. pg. 103.








entire otros apuntes humorsticos, la pintura del fraile
"viejo y gordo" del pueblo denominado Realejo, des-
crito con cierta socarronera a la vez inocente y tra-
viesa ; la del encuentro, en un villorio de Castilla,
con Adn y Eva, dos hermanos de ese nombre que
legalaron a los viajeros "como a personas que pade-
camos por su pecado" 9; la maligna aversin de Gil
Hernndez a las bulas, y la no oculta complacencia
con que el autor del Diario la refiere 10; la del engao
hecho al barquero en el camino entire Monte Hermo-
so y Calisteo 1; las puyas dirigidas a Fray Diego de
la Magdalena 12; y los chistes con que ridiculiza al
buen clrigo de Carascalejo 13; las referencias a los
que been ciencia en Salamanca "como el buey
agua" 14; y la malicia llena de desenfado con que alu-
de a las burlas con que reciben a los peregrinos en los
pueblos de Andaluca y Extremadura 1'. Circula por
todo el Diario una alegra sana y un sentido tan ina-
gotable del humor que los azares del viaje se convier-
ten en la pluma de Fray Toms de la Torre en un
espectculo amable y a veces divertido.
Rasgo tambin de la curiosa fisonoma literaria
de Fray Toms de la Torre es lo que se podra llamar
su poder de caracterizacin, gracias al cual nos fami-
liariza con algunas figures que forman parte sobresa-
liente del grupo expedicionario. El lector no olvida

8 V. pg. 54.
9 V. pg. 44.
10 V. pg. 43.
11 V. pg. 43-44.
12 V. pg. 46.
13 V. pg. 47.
14 V. pg. 34.
15 V. pg. 52.








fcilmente, desde que en las primeras pginas apare-
cen vigorosamente descritos, a Fray Pedro Calvo, un
cura atltico que pasa con sus compaeros a cuestas
al travs de los rios crecidos, y que aprende durante
el viaje el arte de marear hasta el punto de sustituir
con frecuencia a los pilots en el trayecto de Santo
Domingo a Campeche; al Padre Pesquera, "el que
invent los colegios de nios pobres" "6; y al procura-
dor de la comunidad constituida por los viajeros, cl-
rigo astuto y guardoso que administra con admirable
escrupulosidad y buen sentido las escasas limosnas de
que disponen los expedicionarios. Fray Toms de la
Torre cita pocas veces en su Diario a Fray Bartolom
de Las Casas, y cuando lo hace menciona nicamente
al "Obispo de Chiapas" o, ms simplemente, al Obis-
po. La personalidad del Protector de los Indios, sin
embargo, se siente latir en el relato, as cuando los
viajeros marchan a pie por los caminos de Castilla y
Andaluca como cuando son amenazados por barrun-
tos de tempestad en medio del Ocano. Casi sin ser
nombrado, y aunque el autor se cuide de mezclarlo
en las pequeas miserias y en el sinnmero de acon-
tecimientos menudos que suceden a los expediciona-
rios durante los largos meses que dura la travesa, la
personalidad del inmenso filntropo se proyecta como
la sombra de una montaa an en aquellas pginas
donde su nombre apenas se menciona. Detrs de
cuanto hacen y dicen los miembros de la expedicin
salida de Salamanca, se percibe la influencia de Las
Casas que a todos les infunde algo de su voluntad

16 V. pg. 51.







aguerrida, de su amor a la causa de los indios, de su
genio inquieto y de su espritu de filantropa belicosa.
Algunos de los que constituyen el grupo de escogidos,
entire ellos figures principles como Fray Diego de la
Magdalena y Fray Ambrosio Villarejo, desmayan
ante las penalidades del viaje y regresan a Espaa o
permanecen en el camino rezagados; pero la mayor
parte, conducidos por la inconcebible energa de Las
Casas, llegan a la Amrica Central con la fe intacta
y con nimo suficiente todava para luchar y para
morir en accin evangelizadora. i Prodigios de la ener-
ga de un hombre de acero que proyecta sobre cuanto
le rodea los rayos de su personalidad tempestuosa!
Como ejemplo tal vez nico en la literature de
aquellos tiempos, en la cual slo Amrico Vespucio
presta tanta atencin a los cielos del Sur como a las
mil cosas peregrinas y extraas de la naturaleza de
los trpicos, Fray Toms de la Torre se siente atrado
por el mar y describe durante la travesa al travs del
Ocano los pormenores de la vida a bordo de una
carabela del siglo xvi y la grandeza de los espectcu-
los marines. No obstante la ndole de sus apuntes, de
cuando en cuando interrumpe el hilo del relato para
narramos sus impresiones sobre el mar, sobre las no-
ches estrelladas en medio del azul infinito, sobre las
lneas cambiantes del horizonte, sobre la morbidez de
la espuma, y sobre las mil tonalidades de las aguas y
de los cielos mientras las carabelas se deslizan envuel-
tas entire los vapores de la maana. La contemplacin
de una isla encontrada en el trayecto, despus de lar-
gos das de navegacin, le arranca este grito de en-
tusiasmo que Fray Toms de la Torre expresa por







medio de una frase intensamente potica: "Si yo fue-
ra el descubridor de aquella isla -escribe al pasar
junto a las costas de la Marigalante 1- pensara sin
duda era el Paraso Terrenal por su gran hermosura".
Pero si es poco lo que nos dice acerca del paisaje,
falla de que tambin adolecen casi todos los cronistas
que escribieron sobre Amrica en los primeros siglos
del descubrimiento, muchas e inestimables son, en
cambio, las noticias que nos ofrece sobre la forma en
que viajaban quienes en el siglo xvi se arriesgaban a
cruzar el Ocano en los barcos de vela usados para
esa aventura prodigiosa. La descripcin est hecha
con colors tan vivos y tan naturales, y son de tal rea-
lismo el cuadro y la objetividad de las escenas narra-
das, que el lector se siente transportado por el cronista
al ambiente ftido y enrarecido de una de aquellas
naves portentosas que convirtieron la hazaa de atra-
vesar el Ocano en rutina casi cotidiana. Fray Toms
de la Torre no omite dato alguno sobre las condicio-
nes materials en que se realizaban ordinariamente
aquellas travesas, y recarga la descripcin con todo
gnero de pormenores acerca del aprovisionamiento,
acerca de la promiscuidad de la vida en las bodegas,
donde los hombres viajan cohibidos y hacinados;
acerca de los mil peligros a que se ve el viajero for-
zado por la incertidumbre de la navegacin, sujeto
siempre a los azares del viento, y en un barco expues-
to a ser apresado por enemigos o corsarios; acerca de
las privaciones a que se halla sometido el navegante,
obligado a padecer una sed insaciable, debida princi-

17 V. pg. 87.







palmente a las comidas saladas, y a otras circunstan-
cias caractersticas de aquellos viajes casi fabulosos.
Particularmente interesantes son en el Diario de
Fray Toms de la Torre las consideraciones que hace
el autor acerca del efecto producido en el inmigrante
europeo por las frutas oriundas del continent ame-
ricano: la pia, la cual empieza por rechazar a causa
de su sabor semejante al de un meln podrido; el
pltano, fruta envuelta "en un cuero a modo de car-
nero", la cual al principio "pareca en la boca como
ungento, o cosa de botica"; las guayabas, buenas
para los nativos de las islas pero que a quienes vienen
de Castilla les huelen a chinches y les parece "abo-
minacin comerlas"; las patatas, races que a todos
agradan desde el primer moment porque tienen un
sabor parecido al de las castaas asadas; y el casabe,
pan comn de la isla de Santo Domingo, calificado
de comida ruin que hincha much y sustenta poco, y
que produce al europeo que por primera vez lo come
la sensacin de que "masca aserraduras de tablas" 8.
Sobre las costumbres de los indios ha dejado
Fray Toms de la Torre pocas noticias, pero algunas
sobremanera curiosas. En todos sus comentarios sobre
los hbitos y sobre el gnero de vida, as como sobre
la ndole de los naturales, resalta un sentimiento de
simpata verdadera. Se palpa al travs de sus consi-
deraciones sobre la crueldad con que los indios son
tratados, y sobre la enorme cantidad de ellos que per-
manecen sin bautismo o entregados a ritos paganos y
a prcticas supersticiosas, un sentimiento de conmi-

18 V. pgs. 89-90.








seracin que no es ni puede ser fingido. El noble
evangelizador dominico siente su misin con un fer-
vor que no desmerece al lado del de el mismo Fray
Bartolom de Las Casas; y en sus mismas critics, al
revs de lo que sucede con muchas de las del Pro-
tector de los Indios, no asoma aquel espritu de vio-
lencia y de acritud que di a menudo a las de Las
Casas un aire de recriminacin rencorosa. Es evidence
que el apostolado de Fray Toms de la Torre es hijo
del de Fray Bartolom de Las Casas, y que al Pro-
tector de los Indios, admirado por aquel con sinceri-
dad manifiesta, se debe en gran parte el amor que el
autor del Diario profesa a los dbiles, as como la
repulsin incontenible y casi instintiva hacia los espa-
oles que comercian con la sangre del indgena. Las
palabras mismas que utiliza para referirse a su maes-
tro de evangelizacin, se hallan llenas de una ternura
digna del mayor respeto: as, cuando narra los obs-
tculos con que tropieza Las Casas en Campeche,
mientras se esfuerza por allanar las dificultades que lo
detienen all durante varias semanas, habla con ino-
cultable tristeza de los sinsabores que sus conciudada-
nos radicados en las Indias proporcionan "al buen
viejo", al ya anciano luchador, aborrecido por todos
sus compatriotas, quienes de buena gana "le beberan
la sangre si pudiesen" ". Fray Toms de la Torre,
mozo todava cuando llega al Nuevo Mundo, se com-
padece de la ancianidad perseguida de Las Casas, y
hay much de ese sentimiento de admiracin y de
piedad revuelto en las ideas que lo encaminan hacia
su apostolado future.
O1 V. pg. 121.








Durante el viaje, segn se deduce del mismo
Diario redactado por Fray Toms de la Torre, se
acrecent la amistad entire ste y Fray Bartolom de
Las Casas, sin duda por el sincero entusiasmo con que
el primero comparti las ideas del segundo acerca de
la forma en que el nuevo continent deba ser cris-
tianizado. Desde la llegada a la provincia de Chiapas,
destino de la expedicin, Fray Toms de la Torre
intervino activamente en la obra emprendida por el
Protector de los Indios, y su celo y sus virtudes le
hicieron pronto sobresalir entire los evangelizadores
ms aguerridos en sus actos, ms elocuentes en su
predicacin, ms sinceros en su inters por la conver-
sin de las tribus idlatras a las prcticas de la vida
civilizada.
Fray Toms de la Torre, quien muri en Guate-
mala en 1567, fu sin duda uno de los ms insignes
colaboradores de Las Casas en la obra de evangeliza-
cin del Nuevo Mundo. Formado en el Convento de
San Esteban de Salamanca, clebre en las letras por
haber servido tambin de cuna al doctor Juan Blasco
de Paz, implacable enemigo de Cervantes, a quien
delat en Argel al rey Azn, Fray Toms de la Torre
vivir eternamente en la historic como uno de los va-
rones ms preclaros entire los muchos que vistieron con
honor y con gloria en la Amrica de los primeros das
del descubrimiento el hbito inmortal de la Orden de
Predicadores.

















FRAY PEDRO DE CORDOBA



















Entre los escritores que se establecieron en Santo
Domingo, de una manera permanent o transitoria,
durante los dos primeros siglos del descubrimiento,
ninguno pertenece con ms ttulos a nuestra historic
literaria que Fray Pedro de Crdoba. Algunos de esos
hombres de letras, como Bernardo de Balbuena y Tir-
so de Molina, residieron slo accidentalmente en tie-
rra dominicana, y su obra no aparece de ningn modo
vinculada a la historic del pas o al desenvolvimiento
de su cultural. La historic dominicana, en otros trmi-
nos, podra escribirse desde el principio hasta el fin
sin mencionar esos nombres esclarecidos. Pero el
nombre y la obra de Fray Pedro de Crdoba, por el
contrario, se hallan tan unidos a la cultural dominica-
na, precisamente en la poca en que esta comienza a
formarse gracias al contact con la civilizacin euro-
pea, como lo estn los de Coln y los de Isabel la Ca-
tlica a la historic del Nuevo Mundo.
La llegada del Padre Crdoba a Santo Domingo,
en el otoo de 1510, constitute el punto de partida de







uno de los acontecimientos ms memorables y ms
trascendentales de la Edad Moderna. El arribo a
Amrica de Cristbal Coln con las naves del Descu-
brimiento, es acaso lo nico que tiene una significa-
cin comparable a la que cabe atribuir a la llegada a
Santo Domingo de aquel humilde religioso: si del pri-
mer hecho arranca una era nueva en la historic de
la civilizacin, del segundo nace la concepcin moder-
na sobre los derechos de la persona humana. Aunque
solo debi de tener veinte y ocho aos cuando lleg
a Santo Domingo, pues se supone que naci en Cr-
doba hacia 1482, el modesto predicador gozaba ya de
renombre en Espaa por su much ciencia y por su
carcter austero. Bartolom de Las Casas, cuyo juicio
en este caso se encuentra corroborado por otros con-
temporneos del Padre Crdoba, habla del ilustre do-
minico como de un hombre "lleno de virtudes, a quien
Dios, nuestro Seor, dot y arre de muchos dones y
gracias corporales y espirituales" El grado de supe-
rioridad moral del sacerdote cordobs, se puede fcil-
mente deducir del hecho de que haya sobresalido en
su propio pas en una poca en que Espaa serva de
principal scenario a la reform iniciada por Cisneros
en favor de la fe y de las instituciones religiosas. Era
aquel el moment en que el propsito de restauracin,
dentro de su antigua austeridad, del estado eclesis-
tico, suscitaba en toda la peninsula varones verdade-
ramente excelsos por su piedad y sus virtudes; y no
resultaba fcil adquirir, en medio de la sociedad re-
ligiosa de entonces, la fama con que el Padre Crdo-

1 V. Las Casas, Historia, lib. II, cap. LIV.








ba pas al Nuevo Mundo a ejercer su apostolado. Su
conduct, al frente de la comunidad de predicadores
que se estableci en la isla despus de la era de terror
impuesta por Ovando entire la poblacin indgena, no
defraud las esperanzas de quienes se fijaron en l
para la obra de evangelizacin de las "islas del mar
Ocano", como lo demuestra el hecho de que se le
haya escogido, por Cdula Real de 20 de mayo de
1519, para el cargo de Inquisidor General de Indias
en unin de Fray Alonso Manso.
Por una extraa coincidencia, la llegada a Santo
Domingo del Padre Crdoba coincide con el naci-
miento en la Pennsula del primer hereje espaol, el
clebre Agustn de Casalla, mencionado por Carlos V
en la carta donde encarece a la princess Juana, desde
el monasterio de Juste, que castigue con rigor a los
que iniciaron en Castilla la Reforma prestando odo
a la campaa emprendida por las razas del Norte de
Europa contra las del Medioda. El ilustre dominico
fu el brazo utilizado por la Providencia para el cas-
tigo de una forma de hereja peor que la denunciada
por el solitario de Juste: la explotacin del indio y el
escarnio hecho en su persona a los principios ms ele-
mentales de la religion cristiana.
El Padre Crdoba, en efecto, es quien inicia la
ms fecunda y audaz polmica de la Edad Moderna
con la reivindicacin de los fueros y prerrogativas in-
herentes al indio americano. Desde que lleg a la Isla
se enter de las atrocidades cometidas con los nativos
por Nicols de Ovando, y pudo presenciar los crme-
nes que se consumaban en las minas contra los tra-
bajadores de raza indgena. Estas iniquidades suble-







van sus sentimientos humanitarios, y bien pronto el
sacerdote asume la defense de los dbiles frente a los
encomenderos y an frente al propio gobernador de
la colonia.
Desde que llega a la Isla, el Padre Crdoba inicia
su misin confundiendo a los enemigos del aborigen
con la autoridad de su virtud y con el espectculo de
su extraordinaria pureza. Aquella sociedad en forma-
cin, integrada principalmente por aventureros, veni-
dos de la Pennsula en busca de gloria mundana y
de fortune, careca de sentimientos humanitarios y de
verdaderos principios religiosos. Los sacerdotes que
haban llegado hasta entonces a la Isla, tales como el
Padre Boil, a quien se atribuye la gloria de haber ofi-
ciado la primera misa que se cant en el Nuevo Mun-
do, eran figures mediocres y sin ningn relieve, o eran
hombres realmente virtuosos, pero de poco nimo, que
contemporizaron con el crime y que nada hicieron
para contener o atenuar el exterminio de la poblacin
native. La primera leccin de humildad y de celo
apostlico dada por el Padre Crdoba a aquella so-
ciedad corrompida, fu la de establecerse con sus
compaeros de religion, el Padre Antonio Montesino
y Fray Bernardo de Santo Domingo, en una choza
pobrsima situada en el corral de Pedro Lumbreras ,
vecino de la ciudad reconstruida por Ovando en la
margen occidental del Ozamna. Poco despus se dirige
hacia la villa de La Concepcin de la Vega Real, y
recorre a pie ms de treinta leguas, alimentndose en
ese recorrido con "pan de racess, para ir a dar cuen-

1 Las Casas, ob. cit., lib. II, cap. 54.







ta de su llegada a los virreyes don Diego Coln y doa
Mara de Toledo. All, en presencia de los Virreyes y
de los grandes dignatarios de la Isla, y ante una in-
mensa muchedumbre de indios que acudieron desde
todos los rincones del Valle que rodea la ciudad de
La Vega, predic su primer sermn que abarc desde
la creacin del mundo hasta que Jess fu crucifica-
do. Despus, segn refiere Las Casas, el predicador se
sent en una banca, y all permaneci largas horas
mostrando el crucifijo a los indios maravillados. Los
indgenas, la mayor parte de los cuales no haban sido
an evangelizados, permanecieron ajenos al sermn
del Padre Crdoba, pero los cpaioles, con el Virrey
a la cabeza, se dieron cuenta desde el primer momen-
to de que a la Isla haba llegado un verdadero legio-
nario de Cristo. Aquel sacerdote de cuerpo amoja-
mado y seco, en cuyos labios pareca transfigurarse la
palabra divina, hablaba de un paraso prometido por
Dios a todas las criaturas, pero de donde deban ser
inexorablemente proscritos los hombres sin caridad
que explotaban inicuamente a sus prjimos y perma-
necan extraos a los deberes propios de la solidari-
dad humana.
La impresin producida por el sermn de la Ve-
ga Real, fu confirmada algunos das despus en la
capital de la colonia, asiento de la orden de predica-
dores dirigida por Fray Pedro de Crdoba. En di-
ciembre de 1511, apenas un ao despus de su llegada
a la Isla, la comunidad dirigida por el autor de la
"Doctrina Cristiana" resolvi asumir la defense de
los indios y denunciar pblicamente los crmenes de
los encomenderos y de las autoridades coloniales. Para








hacer la denuncia desde el plpito, en el tono enrgico
y solemne que las circunstancias requeran, fu elegi-
do el ms vehemente de los predicadores llegados coP
el Padre Crdoba a Santo Domingo de la Espaola:
Fray Antn de Montesino. Las palabras del religioso.
recogidas en gran parte por Las Casas en el Cap. IV,
Libro III, de su Historia de las Indias, escandalizaron
a su auditorio, y desde aquel moment la poblacin
europea de la isla qued separada en dos bandos an-
tagnicos: el de los partidarios de las encomiendas y
de la exterminacin de los indios, y el de los que abro-
gaban por los fueros de la raza aborigen proclamando
que los repartos eran inicuos y que las vctimas de
ellos eran series de razn que nacan libres por natu-
raleza.
Los dos partidos optaron por enviar sendos em-
bajadores a Espaa: el Virrey y los que haban con-
vertido la encomienda en pinge sistema de explota-
cin, confiaron la defense de sus intereses a Fray Alon-
so de Espinal, sacerdote franciscano establecido en
Santo Domingo desde 1502, y los frailes dominicos
escogieron al propio Fray Antonio de Montesino 2. El
representante de los explotadores de los indios fu
recibido inmediatamente por el rey, el ya valetudina-
rio Fernando el Catlico, y el trono se inclin por un
moment en favor de la injusticia. Pero el Padre
Montesino, quien haba encontrado cerradas las puer-
tas del Palacio Real, logr sorprender un da la vigi-
lancia del portero de la Cmara Regia, y se present

2 El propsito de las autoridades de la colonia fu, segn Venan-
cio D. Carro (La Teologia y los telogos juristas espaoles, Tomo I,
pg. 64), "poner religiosos contra religiosos".








de improviso ante el monarca '. Postrado de rodillas
ante el ms poderoso personaje de la poca, ley un
memorial en que las iniquidades con que los enco-
menderos estaban exterminando en Santo Domingo a
la raza conquistada aparecan descritas con el tono
lgubre y desconsolador que fu proverbial a aquel
hombre a quien Dios haba dotado de una especie de
sombra inspiracin religiosa. Cuando Fernando el
Catlico acab de escuchar aquella terrible acta de
acusacin, se limit a preguntar: "Esto es possible" .
El resultado de aquella entrevista memorable, fueron
las clebres juntas de Burgos, cnclave de letrados y
telogos donde por primera vez se discutieron los de-
rechos de los indios. El 27 de diciembre del ao 1512,
se promulgaron treinta leyes destinadas a proteger al
trabajador indgena en Santo Domingo y en las de-
ms colonies de Amrica. El espritu humanitario que
inspir este noble cuerpo de preceptos legales, tropez
en la prctica con la resistencia invencible de los tra-
ficantes que desplaz hasta este lado del Ocano la
esperanza de un lucro fcil y la sed de aventuras agui-
jada por la fascinacin de un viaje al travs de lo
desconocido. Pero la empresa iniciada en Santo Do-
mingo con el sermn de Adviento del Padre Monte-
sino, cambi a la larga la suerte del aborigen ameri-
cano, y cre las bases de la ms hermosa doctrine del
Derecho Moderno: la de la libertad del hombre con-

3 La influencia del Padre Crdoba fu6 decisive: "La necesidad
de proteger a la poblacin indgena, describe Rafael Altamira (El texto
de las leyes de Burgos de 1512), hubiera tardado en satisfacerse a no
ser por el casi revolucionario empuje de los dominicos de la Espaola
y la agria contienda que aqu se sigui".







siderada como un fuero superior a toda razn de Es-
tado y a todo derecho de conquista.


El Padre Crdoba y Fray Bartolom de Las Casas

As como Amrico Vespucio despoj a Coln de
gran parte de la gloria del descubrimiento, dando su
nombre al continent incorporado por su rival a la
civilizacin, as Fray Bartolom de Las Casas aparece
injustamente ungido con la aureola perteneciente al
Padre Crdoba como apstol de los indios y como
precursor de Francisco de Vitoria en la ms vasta
empresa acometida por el pensamiento politico mo-
derno.
El Padre Crdoba, precursor legtimo de ese mo-
numento del Derecho de Gentes que se llama "De
jure bellis et pacs", no slo precedi a Las Casas en
la guerra librada contra la prctica de los repartimien-
tos y contra la exterminacin del indio en las explo-
taciones mineras, sino que fu quien puso en manos
del inquieto filntropo las armas con que ste se hizo
luego famoso como abogado de los aborgenes de
Amrica y como defensor de la libertad humana. To-
dava cinco aos despus de iniciada, con el sermn
del Padre Montesino, la campaa en favor de la re-
dencin moral y econmica del indio, Bartolom de
Las Casas figure entire aquellos de sus compatriotas
que con ms rigor explotan al trabajador indgena, y
entire los que ms sevicia despliegan para obligarlo
a labrar la tierra bajo la amenaza constant del ltigo
y de los perros de presa. Si alguna disculpa merece su








actitud, y sobre todo la tardanza con que oy las ad-
moniciones del Padre Crdoba y de sus compaeros
de predicacin, es por la sinceridad con que al fin
sinti, ya en las postrimeras de 1515, los escrpulos
de conciencia que lo movieron a renunciar a los tra-
bajadores indgenas que desde su llegada a la Isla
explot, en asocio de Pedro de Rentera, con feroci-
dad no menos abominable que la de Miguel de Pa-
samonte o la de cualquier otro de los peores trafican-
tes establecidos en La Espaola. No puede negarse
que Las Casas abraz con firmeza, despus de 1515,
la obra ya iniciada por Fray Pedro de Crdoba.
Siempre ser una honra para l el haber odo, aun-
que tardamente, la voz de Dios que habl por boca
del fraile cordobs, y de haber vuelto de Cuba para
emprender su camino de Damasco sinceramente arre-
pentido de los errors pasados. Firme ya en sus con-
vicciones, pero tal vez vacilante an en sus ideas y en
los arguments que deba hacer valer ante el cnclave
de telogos llamado a discutirlas, Las Casas regresa
a Santo Domingo, despus de su conversion, en busca
de apoyo del viceprovincial de los dominicos, del vir-
tuoso y magnnimo Fray Pedro de Crdoba, y en
compaa de Antonio de Montesino emprende por
segunda vez la travesa del Ocano para renovar la
dispute parcialmente fallada en 1512 por las Juntas
de Burgos 4. De aqu en adelante, nada hace Las Ca-
sas en beneficio de los indgenas de Amrica sin el
respaldo de los dominicos de La Espaola. El genio

4 El Padre Venancio D. Carro (ob. cit., tomo I, pg. 66), sos-
tiene con razn que "en las leyes de Burgos de 1512 se salvan los
derechos fundamentals de los indios".








de Montesino, el ms grande de los oradores de la
Orden que pasaron al Nuevo Mundo, es el que res-
plandece en la ordenanza que suprimi en 1516 los
repartos y confi a tres frailes de la Orden de San
Jernimo la misin de impedir que las nuevas pro-
videncias sufrieran en la prctica desviaciones que
desmintieran su sentido humanitario. Cuando vuelve
a la Corte en 1517, ao de la muerte del Cardenal
Francisco de Cisneros, apstol tambin de los indige-
nas de Amrica, Las Casas se hace auxiliar de nuevo
por Fray Antn de Montesino, y es Fray Pedro de
Crdoba quien lo introduce ante Carlos V con la fa-
mosa carta donde aparecen descritos los sufrimientos
de la raza indgena con much mayor elocuencia que
en los plmbeos volmenes que consagr al mismo te-
ma aquel impetuoso Quijote de la libertad de las ra-
zas americanas.
Fueron las ideas liberals del Padre Crdoba,
transformadas sin duda en labios de Las Casas por el
fuego caracterstico de este fraile de genio revolvedor
y turbulento, las que el inquieto filntropo expuso en
su clebre controversial con Gins de Seplveda, y en
el duelo oratorio que sostuvo ante Carlos V con Fray
Juan de Quevedo. Cuanto hizo entonces y cuanto hizo
despus Fray Bartolom de Las Casas se redujo a
afianzar y difundir la obra de los humildes padres do-
minicos de la isla de Santo Domingo, verdaderos crea-
dores de la doctrine sobre la libertad de las razas
oriundas del continent americano.
Por desgracia para Las Casas, cupo a Francisco
de Vitoria, el "Scrates espaol" y el telogo ms re-
nombrado de su poca, la gloria de infundir a las








ideas del Padre Crdoba la dignidad cientfica de
una doctrine de Derecho Internacional Pblico .
Entre la fecha del sermn predicado por Fray Antn
de Montesino en una humilde iglesia de la isla de
Santo Domingo, y el curso acadmico ledo por el
clebre catedrtico de Salamanca en el ao 1538-39,
transcurrieron apenas tres dcadas, pero ese lapso fu
suficiente para que la organizacin international, do-
minada todava por el espritu de la Edad Media, con
su anacrnica concepcin de una diarqua que sepa-
raba el mundo entire dos potestades, el Pontificado y
el Imperio, se transformara fundamentalmente bajo
la influencia de una nueva concepcin idealista y teo-
lgica de la unidad de la familiar humana. Francisco
de Vitoria no slo redujo a formulas cientficas la
propaganda filantrpica de Las Casas y la doctrine
liberal de los frailes dominicos de La Espaola, no
slo dot aquellas ideas de la precision indispensable
y del rigor dialctico que les faltaba para adquirir
carta de naturaleza en el dominio de las especulacio-
nes doctrinarias, sino que tambin di un valor per-
manente a los principios que en su origen fueron slo
establecidos para reivindicar ocasionalmente los fue-
ros legtimos de los trabajadores indgenas del Nuevo
Mundo. La tragedia de Las Casas reside en haber
sido en este punto, como en todos los que se relacio-
nan con la controversial de 1511, punto de partida de
la doctrine modern sobre la libertad de la persona

4 "Sin Vitoria, afirma el Padre Carro (ob. cit., tomo I, pg. 410),
las campaas de los misioneros y de Las Casas "hubieran cado en el
vaco y no hubieran encontrado la acogida que felizmente encontra-
ron, constituyendo esto un timbre de gloria para Espaa".







humana, una figure de segundo orden y no un espritu
original y creador llamado a dotar el mundo de los
sentimientos y de las ideas con las concepciones pro-
pias de todo entendimiento poderoso.
Su excesivo amor propio y su desaforada pasin
por la justicia, pasin tarda que germin en su esp-
ritu con la violencia de todos los frutos que nacen
retardados, lo llevaron a convertir en amotinamiento
y en escndalo lo que en el Padre Crdoba fu una
verdadera cruzada de idealismo, sostenida con ener-
ga inagotable, pero sin exabruptos llevados hasta la
clera o hasta la diatriba; y lo que en Francisco de
Vitoria fu a su vez una actitud filosfica en la que
no intervinieron jams pasiones ruines ni se mezcla-
ron resentimientos personales. En la cruzada de Las
Casas hay muchos sentimientos grandes y muchas
ideas sublimes revueltas con pasiones poco respeta-
bles y con actitudes poco generosas. Lo que hay en l,
digno de vituperio, no es el hecho de que haya defen-
dido sus principios con elocuencia ardiente y a veces
desolladora, sino el hecho de que no haya sabido man-
tenerse siempre por encima de cierta soberbia de
mala ley y de cierto primitivismo rencoroso. La
pasin con que di bro a su discurso y con que dot
sus invectivas del fuego demoledor que les permiti
abrirse paso al travs de la fra indiferencia de un
mundo organizado sobre el principio aristotlico de
la legitimidad de la esclavitud, base de la opresin
social y econmica que pes durante siglos enteros
sobre todas las classes desposedas, y la poderosa llama
interior que ilumina sus arrebatos de apstol con una
especie de indignacin sagrada, son cualidades pro-








pias de todos los grandes convertidos, de todos los que
abrazan una causa y una fe que en un principio com-
batieron con energa inusitada. La iglesia catlica no
cuenta con un apologista ms elocuente, ni con un
defensor ms celoso que San Pablo; y, sin embargo,
en las requisitorias del Apstol de las Gentes ni el
pensamiento ni la palabra rayan en la sublimidaa
sino cuando en las grandes epstolas de "aquel feo
judiillo" e revienta la pasin del converso como una
fuerza largo tiempo contenida. En Fray Bartolom
de Las Casas, como en el impetuoso apstol que exce-
di en celo y en acometividad a todos los discpulos
de Jesucristo despus de haber figurado entire los la-
pidadores del primer mrtir del cristianismo, el re-
mordimiento producido por los errors pasados exci-
ta la fe y contribute sin duda a esa especie de furor
que lo posee cuando sus nuevas ideas entran en con-
flicto con otras o son objeto de contradicciones. As,
cuantas veces sus alegatos en favor de los indgenas
de Amrica son controvertidos, calificados de err-
neos o simplemente de ser expuestos con vehemencia
excesiva, el insigne sacerdote se exaspera y no se de-
tiene en defense de su causa ante ninguna considera-
cin political ni humana. En la acritud de sus crticas
hay much del filntropo irritado por la maldad y la
injusticia de los procedimientos inhumanos y a veces
inicuos del rgimen de los repartos y de los tributos
personales; pero tambin hay algo, a menudo bastan-
te, del arrepentido que se enfurece cuando ve pros-
perar a su alrededor el crime que le recuerda

C Renn, Los Apstoles, pg. 28.








demasiado los extravos de su conduct pasada. La
exageracin de sus diatribas, explotadas despus por
censores extranjeros contra el buen nombre y el cr-
dito de Espaa, produjo con frecuencia resultados
funestos, mil veces peores que los que quiso corregir
luchando contra las corrientes de su poca: la intro-
duccin de los negros en el nuevo continent, media
impoltica que no detuvo la destruccin de la raza
indgena en los pases de Amrica en donde la impor-
tacin de trabajadores africanos fu ms numerosa;
la leccin que la propia realidad se encarg de darle
con las deplorables consecuencias del experiment
hecho en la Costa de Oro, y, sobre todo, la repulsa
universal que pes sobre Espaa a causa de las invec-
tivas lanzadas en el calor de una controversial memo-
rable, sin suficiente sentido de las necesidades im-
puestas por la colonizacin y sin la ecuanimidad
necesaria.
El Padre Crdoba, al revs de Las Casas, obr
movido por sentimientos exclusivamente humanita-
rios, y como en su cruzada en favor de los indgenas
no se mezclaron ni las intolerancias propias de todo
converso ni los resentimientos inherentes a todo arre-
pentido, sus acusaciones, no obstante haber sido tan
graves como las del clebre filntropo, no tuvieron
ni la acrimonia de las de ste, ni el efecto lamentable
y a veces daoso que acompa a las del autor de la
Historia de Indias. De la campaa iniciada en
Santo Domingo por el Padre Crdoba, asistido por
los dos frailes que le acompaaron en su viaje a la
Isla en 1510, procede todo cuanto de efectivo se hizo
en favor de los indgenas antes y despus de la muer-








te de Fernando el Catlico: las ordenanzas de Burgos
del ao de 1512, logradas apenas un ao despus del
sermn del Padre Antonio de Montesino, contienen
ya en germen cuanto se hizo para mejorar la suerte
del trabajador indgena y para humanizar la conquis-
ta. Las providencias dictadas posteriormente se deben
tambin a la accin del Padre Crdoba y los religio-
sos de La Espaola. La ordenanza de 1516, la cual
no fu obra exclusive de Las Casas sino tambin y
principalmente de Palacios Rubios y de Fray Antonio
de Montesino, no suprimi terminantemente los re-
partos, y en la prctica, tanto esa ley como las ins-
trucciones a que se sujet su ejecucin no mejoraron
sensiblemente las prerrogativas ya consagradas en
favor de los indios cuatro aos antes por las Juntas
burgalesas. Las imperfecciones de la legislacin pro-
mulgada en 1512 fueron sealadas, antes que por
ninguna otra persona, por el Padre Crdoba, y los
pasos, todava exageradamente tmidos, que se dieron
en 1513 para reformar esas primeras leyes, fueron
obra personal y direct del sacerdote dominico que
logr convencer a Fernando V de la necesidad de
corregir lo que aquellas providencias tenan de con-
traproducente y defectuoso.
Sera difcil indicar hasta qu punto result be-
neficioso a los indios el celo intolerable y el poco tacto
con que manej siempre Las Casas los intereses su-
premos de esas vctimas de la codicia europea. Es
evidence que el genio revolvedor de este clrigo pun-
tilloso suscit en toda Amrica un ambiente de dispu-
ta que encon los nimos y que hizo intervenir a
menudo el amor propio y la antipata personal en la








solucin de un problema esencialmente humanitario.
El ensayo de Cuman, en donde los obstculos que la
realidad opuso a las ideas del inquieto filntropo
justificaron plenamente a los que calificaban sus pr-
dicas de idealismo impracticable, y de locuras peli-
grosas que encerraban en el fondo una gran cantidad
de utopa, hizo ms dao a la causa de los indios que
la misma inhumanidad de Fonseca. La accin del
Padre Crdoba y de sus religiosos fu, por el contra-
rio, enormemente ms fecunda, y las rivalidades que
suscit entire los dos partidos que despus de 1511
disputan sobre la infamia o la legitimidad de los re-
partos, tuvieron la elevacin que les infundi el esp-
ritu de este insigne sacerdote, hombre de conduct
inculpable en cuya obra slo intervienen ideas excel-
sas y sentimientos inmaculados.


La "Doctrina Cristiana"

La Doctrina Cristiana del Padre Crdoba, pu-
blicada por primera vez en Mxico en 1544, tiene
el mrito de ser el primer libro de su gnero que se
escribi en Amrica. Si la Doctrina Breve del Arzo-
bispo Juan de Zumrraga se public un ao antes
(junio de 1543), no cabe duda de que la obra del
primer Obispo de Mxico fu escrita despus de 1537
y form parte de la series de cartillas instructivas que
ese gran civilizador, tal vez el ms notable de los di-
fundidores de cultural que existieron en Amrica du-
rante las dos primeras centuries del Descubrimiento,
di a la estampa para facilitar su obra de evangeli-


100







zacin en una vasta zona del continent americano.
La Breve y ms Compendiosa Doctrina Cristiana en
Lengua Mexicana y Castellana, obra impresa "por
mandato del seor don Fray Juan de Zumrraga" en
1 39, y de la cual se hace mencin en las Cartas de
Indias, fue tambin escrita con posterioridad a la
Doctrina del Padre Crdoba. Si el libro del domi-
nico de La Espaola no fu, como se crey durante
largo tiempo, el primero que se imprimi en el Nuevo
Mundo, s fu sin duda el primero que se compuso
en Amrica en lengua castellana. El hecho se explica
por haber precedido la actividad religiosa del domi-
nico, como apstol de la evangelizacin de los indios,
a la que desarroll a partir de 1530 en Mxico Fray
Juan de Zumrraga. Si la introduccin de la im-
prenta en Amrica se hubiera realizado por Santo
Domingo, como era permitido esperarlo del hecho de
que all se haya formado el primer ncleo de cultural
europea que existi en el nuevo continent, la obra
del Padre Crdoba hubiese sido dada seguramente a
la estampa antes de 1540, fecha en que salieron de
los modestos talleres de Juan Pablos los primeros
libros impresos en el Nuevo Mundo.
Mrito mayor todava es el que se deduce del
hecho de que la Doctrina Cristiana haya sido ma-
nifiestamente el primer libro compuesto para la ins-
truccin religiosa de los indios, y el primero en que,
gracias a esa circunstancia, se resumieron las ense-
anzas de la Iglesia Catlica sin pretensiones magis-
trales. Esta circunstancia fu sin duda la que di
lugar a que el Arzobispo Zumrraga autorizara la
impresin del libro del dominico cordobs, no obstan-







te haber sido ya publicada su Doctrina Breve, obra
en que, por el contrario, los misterios de la religion
catlica aparecen descritos en forma much ms ele-
vada y con mayor acopio de nociones de carcter
teolgico. Basta una simple ojeada a ambos libros
para darse cuenta de que entire ellos existen diferen-
cias capitals. Mientras el Padre Crdoba, en efecto,
se atiene a las nociones ms elementales de la historic
sagrada y desecha deliberadamente toda incursin por
el campo de la especulacin teolgica, el Arzobispo
Zumrraga no omite, al tratar sobre las potencias del
alma y sobre otras materials anlogas, referencias
doctas que pueden considerarse en su obra como ma-
nifestaciones de pura erudicin religiosa. Zumrraga,
por ejemplo, recurre a las citas directs de la Sagrada
Escritura, y a la transcripcin en latn de pasajes
enteros de los Libros Santos. Algunos captulos, como
el relative a la idolatra y a las supersticiones, o como
el que lleva por epgrafe "Conclusin exhortatoria",
aparecen plagados de remembranzas eruditas. En la
Doctrina Cristiana del Padre Crdoba, por el con-
trario, todo est narrado con una sencillez admirable,
y las enseanzas ms abstractas se reduce a concep-
tos objetivos, puestos siempre al alcance del lector por
medio de imgenes y de comparaciones familiares.
Las diferencias en cuanto al estilo no son menos
notorias que las atinentes al fondo. La obra de Zu-
mrraga, si bien tan tersa y clara en la forma como la
del Padre Crdoba, adopta a menudo un giro clsico
que se desenvuelve con cierta concisin elegant: "la
verdadera honra es ser alabado y honrado de los que
son en s dignos de toda honra. La suma honra es







aplacar a Jesucristo. La honra cierta no hay por qu
se deba a las riquezas, sino a las virtudes. Hcete
luego acatamiento el pueblo e tinete en gran vene-
racin. i Oh loco!, cata que aquella honra no se hace
a ti sino a tus atavos. Porque t no te abajas a verte
a ti mismo y no considers la miserable pobreza de tu
alma. La cual, si el pueblo la viese, por tan desven-
turado te juzgara, como agora te ensalza por virtuo-
so. Tambin dicen que las riquezas ganan amigos.
Confisalo. Mas estos son falsos, y as no los ganan
para ti, sino para s mismos: que aun por slo eso es
harto malaventurado el rico, pues no puede conoscer
cuales le son amigos, sino que uno le aborrece dentro
en su pecho, tenindolo por escaso; otro le ha envidia,
porque es ms rico; otro, teniendo respect a su pro-
pio interest, ndasele a lisonjear y a aprobar con l,
y a rerse por roerle; y el que ms se le muestra amo-
roso, aqul le desea que se muera ms presto, e nin-
guno de ellos le ama tanto, que no querra ms ver
muerto que vivo".
La frase del Padre Crdoba, aunque igualmente
correct y tan castiza como la del primer Arzobispo
de Mxico, tiende, al contrario, a aquel gnero de
prolijidad que suele ser caracterstico de las obras
destinadas a la enseanza: el autor no omite siquiera
las redundancias, y se complace en insistir en algunos
concepts hasta el punto de alargar la leccin con
repeticiones enteramente ociosas: "El primer artculo
o la primera cosa es saber y career que es un solo Dios
todopoderoso: y que no hay muchos dioses: ni ms
que un solo Dios. Y este Dios es todopoderoso. Puede
hacer todo cuanto quiere: y ninguno puede hacer


103








nada sin que Dios le d poder... Este Dios que os
predicamos es uno solo: y todopoderoso, y que hace
todo cuanto quiere: y ninguno puede hacer nada con-
tra su voluntad". La forma de exposicin es, en todo
el libro, semejante a la que acaba de transcribirse:
antes que por la belleza y uniformidad del estilo, el
autor se preocupa porque las verdades que expone
penetren en el espritu de la enorme masa de pobla-
cin indgena entire la cual aspira a difundir su ense-
anza religiosa.
Otra cualidad que realza el valor didctico del
libro del Padre Crdoba, es el empleo de ciertos re-
cursos retricos que, como las comparaciones, facili-
tan la inteligencia de las materials ms abstrusas y
elevadas, y el empeo que el autor pone en presentar
los ms nobles misterios de la religion bajo la forma
de imgenes sensibles y de enseanzas concretas. He
aqu, a ttulo de ejemplo, la metfora de que se vale
para describir el dogma de la humanidad de Jesu-
cristo: "... Y cuando se hizo hombre no dej de ser
Dios. Porque en cuanto Dios, es inmortal, mas que-
dndose Dios como siempre fu, hzose hombre jun-
tamente. E as desde entonces el Hijo de Dios es Dios
y Hombre juntamente. As como un hombre de vos-
otros que se ha vestido una camisa agora poco ha,
fu antes que la vistiese hombre, y despus se visti:
y asi quedndose hombre se hizo hombre vestido, y
agora es hombre vestido. As Dios antes que se hiciese
hombre era solamente Dios: pero despus que se vis-
ti nuestra humanidad y se hizo hombre, es Dios
vestido de hombre. E as como un hombre que se
hace fraile era hombre antes que vistiese el hbito, y




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs