• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Cover
 Title Page
 Foreword
 Index
 Half Title
 Unas palabras
 Primera parte: Del credito...
 Segunda parte: De los bancos en...
 Tercera parte: Del credito y de...
 Anexos






Title: Consideraciones sobre el credito en El Salvador hacia un monte de píedad nacional
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081458/00001
 Material Information
Title: Consideraciones sobre el credito en El Salvador hacia un monte de píedad nacional
Physical Description: XXIII, 282 p. : ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Ortiz Mancia, Alfredo
Publisher: Imprenta nacional
Place of Publication: San Salvador, El Salvador
Publication Date: 1938
Copyright Date: 1938
 Subjects
Subject: Credit -- El Salvador   ( lcsh )
Pawnbroking -- El Salvador   ( lcsh )
Genre: theses   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: El Salvador
 Notes
Thesis: Tesis--Universidad Nacional de El Salvador.
General Note: "Editado por la Secretaria de Hacienda de El Salvador."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081458
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAP9693
oclc - 01702762
alephbibnum - 000133654

Table of Contents
    Cover
        Cover
    Title Page
        Page v
        Page vi
    Foreword
        Page vii
        Page viii
    Index
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
        Page xx
        Page xxi
        Page xxii
        Page xxiii
        Page xxiv
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Unas palabras
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Primera parte: Del credito en general
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Segunda parte: De los bancos en general
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
    Tercera parte: Del credito y de los bancos en El Salvador
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
    Anexos
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
Full Text





Digitized from microfilm.


Missing pages


28-29









CONSIDERACIONES SOBRE El CREDIT EN El SALVADOR


HACIA UN MONTE DE PIEDAD NATIONAL



CONSIDERACIONES GENERALS SOBRE EL CRDITO Y LOS BANCOS.
EL CRDITO Y LOS BANCOS EN EL SALVADOR. SU HISTORIC.
SU ESTADO ACTUAL. CRTICA. ALGUNOS VACOS.


Hacia una Mejor Reglomentacin del Crdito Prendario Particular.
La Crea::n de un Monte de F;e;ad Nccion'L
Ampliacin de la Prenda sin Desplazamiento.












TESIS PRESENTADA POR
1-1
ALFREDO ORTIZ MANCIA

En el Acto de su Doctoramiento Pblico en la Facultad de Jurisprudencia
y Ciencias Sociales, de la Universidad Nacional de El Salvador




EDITADO POR LA SECRETARIA
DE HACIENDA DE EL SALVADOR







IMPRENTA NATIONAL
San Salvador, El Salvador,
C. A.





















INDICE





















INDICE


Pg.

Unas Palabras ............. ....... ........................ 3


PRIMERA PARTE

DEL CREDIT EN GENERAL

CAPITULO I
Del Crdito
Seccin Unica
Concepto ....................... ...... .....................* 7
Historia ......... ............ ................................. 8
La Iglesia y el Crdito ..................... ... ................. 10
Formas que adopta el Crdito ................................... 12
El Crdito y el Ahorro ........................................ 13
Crdito antiguo y Craito modern ............................... 13
El Crdito y los Bancos ....................................... 14


CAPITULO II

Divisiones del Crdito
Seccin Primera
El Crdito productive y el improductivo ........................ 16
El Crdito commercial ............................................ 17
El Crdito industrial ........................................... 17
El Crdito financiero ....................... .................... 17
El Crdito agricola ............................................ 17
Sociedades Cooperativas ......................................... 17

Seccin Segunda
El Crdito commercial y el bancario ............................. 19

Seccin Tercera
El Crdito pblico y el privado .................................. 19
Reclamo a El Salvador............................. ............ 20
El Emprstito de 1922 ................................. ........ 20












Pg.
Seccin Cuarta
Crdito a corto y largo plazo ................................... 21

Seccin Quinta
Crdito personal y rea ......................................... 22
El derecho general de prenda................................... 23
Derechos especiales de prenda e hipotecas........................ 24


CAPITULO III
Instituciones de Garanta
Generalidades ............................ ................ ...... 26

Seccin Primera
Las primeras seguridades en el Derecho Romano.................. 26
El juramento y la fianza......... ........ ...................... 26
El pacto de fiducia ............. .. ... ... ..................... 27
La prenda ........................ ............................ 28
La hipoteca ..................................................... 29
El interdicto salviano ......................................... 29
La accin semiserviana o hipotecaria ............................. 29
Lex Comisoria .................. .... ....................... 30
El pacto comisorio en nuestra ley ............................... 30
El jus distraendi ............................... ............... 30
El delito de stelionato ......................................... 31
Analoga y diferencias entire la prenda y la hipoteca.............. 31
Efectos de la prenda y la hipoteca ............................. 33

Seccin Segunda: Evolhcin de la Prenda ........................ 34
La prenda y la hipoteca adquieren personalidad propia. Los primeros
Registros de la Propiedad Raz ........................ 34
Caracteres especficos de la prenda.............................. 35
La primera Ley de Prenda Agraria .............................. 38
Reform as ...................................................... 40
La actual Ley de Prer.da Agraria, Ganadera o Industrial.......... 40
Un vaco de la ley.......... .................................. 43
Prenda mercantil .............. ................................ 43
La prenda mercantil e., general ................................. 44
El m mortgage ............................................ ..... 44
El pledge ............... ........ ............................ 44
El lien .......................................... ....... ..... 44
Prenda mercantil especial. Ttulos de crdito en prenda............ 45
Nuestra legislacin civil ........................................ 45
Otras legislaciones ............................................. 45
Otros vacos de las leyes prendarias salvadoreas. El arrendamiento
con promesa de venta ....................................... 46
Almacenes Generales de depsito. Origen......................... 48
Los Almacenes Generales de Depsito en El Salvador.............. 49
Los Almacenes Generales de Depsito y el Banco Hipotecario...... 49









XIII

Pg.
Funciones de los Almacenes Generales de Depsito. Su importancia.. 50
Los almacenes y el comercio.................................... 50
Los almacenes y el crdito ...................... ............... 51
Importancia especial de los Almacenes Generales de Depsito en
nuestro pas ........................................ 51
El caf ...................................................... 51
Otros products agrcolas, azcar, algodn, maz, frijol, arroz, etc.. 53
Los acaparadores de granos de primera necesidad................. 53
El proyecto de Ley de Almacenes Generales de Depsito........... 53

Seccin Tercera
Evolucin de la Hipoteca............... ........................ 55
Sistema romano .............................................. 56
Sistema germano ................... ... ......... ............. 56
Sistema mixto o francs ..................................... 57
Rgimen hipotecario en Espaa ................................. 58
La primera Ley de Hipotecas en El Salvador ...................... 58


CAPITULO IV

Los Sistemas de Registro de la Propiedad Raz
y el Crdito Hipotecario
Seccin Primera
Los sistemas de registros ...................................... 61
Sistema de legalidad .......................................... 61
Bonos territoriales ............................. ............ . 62
Rgimen australiano. El Act. Torrens............................ 62
Sistema francs o de transcripcin ............................ 63
El Registro en El Salvador................ .... .............. 65

Seccin Segunda
El Crdito Hipotecario y la movilizacin de la propiedad rural.... 66



SEGUNDA PARTE
DE LOS BANCOS EN GENERAL

CAPITULO I
Seccin Primera
De los Bancos ......................... ....... ................ 71
El Cambio de Monedas ....... ......... ..... .... ...... ..... 72
El Depsito ................................. ................. 72
El Descuento ........................ .. ................. .. 74
Cuenta Corriente ....... ........... .......... ......... ....... 75
Operaciones financieras ...... .. ........................... 75
Prstam os ................................... ................. 77









XIV

Pg.

El fideicomiso ................... ........................... 77
Emisin de billetes ........................... ............... 79

Seccin Segunda
Organizacin de los Bancos de Emisin .......................... 83
Sistem a francs ................................................ 83
Sistema ingls ................... ............................ 83
Sistema americano ............................................ 85
Sistema canadiense ................... ......................... 86

Seccin Tercera
Los Bancos Centrales ........................... ........... .... 87

Seccin Cuarta
Tipos de especialincin bancaria .............................. 89
Bancos de Emisin ............... ........................... 89
Bancos de Depsito y Descuento ................................ 89
Bancos Industriales o Financieros ............................... 89
Bancos Agrcolas ........................ *..................... 89
Bancos de crdito hipotecario o Bancos Hipotecarios..... .... ... 91
Bancos de Crdito Mobiliario y Montes de Piedad................ 92


CAPITULO II

Montes de Piedad
Seccin Primera
Generalidades ............... ...................... ......... 93

Seccin Segunda
Relacin histrica. Los primeros montes de piedad.................. 96

Seccin Tercera
Los montes de piedad y la asistencia pblica. Dotacin de los mismos. 99

Seccin Cuarta
Organizacin de los montepos ................................ 101

A
Inglaterra ............... ............................ ........... 103

B
Estados Unidos ................................................... 103

C
Alemania ............... .............. ...................... 103

D
Blgica .......... ................................. ............ .. 103










E
Pg.
Espaa .......................... ............................... 104

F
Francia ............................................................ 105

I El Monte de Piedad de Pars................................. 105
Administracin ...................................... ..... 107
Funcionamiento ........................................... 107
Prstamos sobre valores mobiliarios .......................... 109
Los fondos del Monte de Piedad ............................. 109
II De los montes de piedad en general ........................... 110

G
Colombia .......................... ............................. 111
El Banco Prendario Municipal de Bogot ..................... 111
Rgimen del Banco .................. ... ... .......... ...... 111
De la Asamblea General de Accionistas...................... 112
La Junta Directiva ......... ............... ................. 112
Del Gerente ................................................ 112
El capital del Banco ..................... ................. 113
Acciones ................................................. 113
Negocios y facultades del Banco ............................. 113
Del inters ......................... ...................... 114
Informes del Banco ......................................... 114
Del Revisor del Banco .................. ........ ........... 114
Dividendos y reserves ...................................... 115
De la Caja de Ahorros ..................................... 115

H
Per. La ley sobre Casas de Prstamos............................ 117
Requisitos para la, Casas de Prstamos...................... 117
Obligaciones de los prestamistas .............................. 117
Prohibiciones ......................... ................. ... 119
Del remate ..................... ......................... 119
Liquidacin ........................................ ........ 120
De la renovacin ...................... ..................... 120
Prdida o extravio de prendas o boletas........................ 120
De los Inspectores del Ramo ................................ 121
Clausura del negocio ............................ .... ....... 121
Limitacin de los intereses que pueden cobrar las casas de
prstam os ........................... .. ........... 121

I
Argentina ......................................................... 122
I El Banco Municipal de Prstamos ............................ 122
Organizacin .................................... .......... 122
Administracin ............................................. 123








XVI

Pg.
Fondos del Banco .............. ............................ 123
Operaciones ............................ .................. 124
Depsitos judiciales ...................................... 124
Remates ................................................. 125
Secuestros .......................... ............ ......... 125
Garanta de las operaciones ................................ 125
Representacin ............... ..... ........................ 125
Exencin de impuestos ..................................... 126
II De las casas de empeo particulares.......................... 126
Del comercio clandestine ................................... 127

J
Guatemala. Del Departamento de Monte de Piedad anexo al Crdito
Hipotecario Nacional ............................... 127
Objeto ................................................. ..127
Capital ..................... ...... ....................... 127
Administracin ............................................. 128
Operaciones ................................................. 128
Condiciones ............................................... 129
Monto de los prstamos ................... ................. 129
Intereses ............................. .. .......... ....... 129
Plazo ............... ............ ... .... ................. 130
Los avalos ............................................... 130
Alm acenaje ............... ............... .......... .... 130
Del remate ............................. ................. 131
Excedentes ............... ............... ............... 132

K
Costa Rica-El Monte Nacional de Piedad .......................... 132
Del capital ........................ ... .................... 132
De la asamblea general de accionistas ........................ 133
De la administracin ....................... ............... 134
Sucursales ................................. .............. 135
De los prstamos ........ ................. ................. 135
D el inters ................................. ............. 136
De la tasacin .......................................... 136
Del remate ...................... ......... ................ 137
Reivindicacin ........................................... 137
Exencin de impuestos ..................................... 138
De las utilidades .................... ..... ............... 138
Control del Gobieino ...................................... 138
Prohibicin a los empleados ............................... 138

L
Mxico. El Nacional Morte de Piedad............................. 139
La caja de Ahorros ......... ... ...... ........ .. ... 139
Servicio especial d- ahorros para obreros .................... 142
Depsitos a plazo fijo ...................................... 142








XVII

Pg.

Cobranzas ................................. ......... .... 142
Cajas de seguridad ................................... ...... 143
Servicio de prstamos .................................... 143
Prstamos sin inters ..................................... ..143
Prstamos sobre automviles ............................... 144
Prstamos sobre cereales y mercancas al por mayor ........ 145
Remates ordinarios ............ .... ..... ................ 145
Remate de billetes ...................... ................... 145
Remates al martillo ...................................... 146
Las ventas ordinarias .............................. ..... 146
Ventas anticipadas ....................................... 146
Abonos a cuenta de desempeos ............................. 147
Refrendo automtico ........................ ................ 147
Laboratorio de Gemologa y Escuela de Valuadores............ 147
Los intereses ....... ................... .................... 147

M
Chile-De la Direccin del Crdito Popular y Casas de Martillo.... 148
No. 19 La Caja de Crdito Popular. El comercio prendario estatal.... 150
Administracin ..................... ....................... 151
Del consejo ............................................. 151
Inters ................................... ................ 152
Sucursales .............. .................................. 152
Personal. El Director ...................................... 152
Secciones ....................... ..... *** ................... 152
Seccin de prstamos ......................... ............ 152
Operaciones ......... ................................. ..... 153
Especies empeadas ........................................ 153
Monto y plazo de los prstamos.............................. 153
Intereses ................................................. 153
Plazo de gracia ..................... ....................... 154
Prdida de prendas ....................................... 154
Pliza de empeo .............. ........................ ... 154
Remate .................. ................................ 154
Tasaciones ................. ..... ..................... 155
Departamento de Ventas ................................... 155
Prenda sin desplazamiento ................................... 156
Seccin de Ahorros ...................................... 158
Seccin de emisin de letras de crdito........................ 160
Desarrollo y progress de la Caja de Crdito Popular .......... 160
Saldos de Ahorro ..... ................... ................. 161
Prstamos ............................. ... ............... 161
Sucursales y Agencias ..................................... 165
No. 29 El comercio prendario particular. De las Casas particulares
de prstamo prendario ..................................... 166
Organizacin de las casas de prstamos....................... 166
Del empeo .............................................. 167
Del inters .................................................. 167









xvm

Pg.
De la guard de las prendas ............................... 168
De las boletas duplicadas .................................. 168
Del rescate de la prenda ................. ............... 168
De las prendas de plazo vencido ........................... 168
De los rem ates ........................... ............. .. 169
De los m artilleros ..................... .............. ...... 170
De los saldos ...................... ...... ................. 170
De los Inspectores ......................... ............... 171
Se prohibe el comercio prendario particular.................... 172



TERCERA PARTE

DEL CREDIT Y LOS BANCOS EN EL SALVADOR

CAPITULO I

Algo de historic

Los primeros bancos ....................... .................... 173

Seccin Primera
Algo de historic sobre el Crdito en El Salvador .................... 174

Seccin Segunda
Los primeros bancos ................. .... ... .............. ... 176
El Banco de El Salvador ............. ................. ..... 179
El Banco Internacional de El Salvador ............................ 179
El Banco Particular de El Salvador ............................. 180
El Banco Salvadoreo ........................................... 180
Banco Italiano y Caja de Ahorros ............................... 181
El Banco Occidental ........................ .......... ....... 181
El Banco Agrcola Comercial .................................. 181
Transformacin del Banco Agrcola Comercial en Banco Central de
Reserva de El Salvador..................................... 182

Seccin Tercera: Legislacin Bancaria ........................... 183
Recorrido histrico .................. ...... ................. 183
Primera Crisis. Decretos de Moratoria............................ 183
De 8 de diciembre de 1897 ................................. 183
De 5 de enero de 1898 ...................................... 184
La ley de Instituciones de Crdito................................ 185
Ley de Bancos de Emisin ..................................... 187
Segunda Crisis. (Decreto de Moratoria de 7 de noviembre de 1913)... 190
El Banco Nacional ................... .......................... 190
Circular del Ministro Garca Gonzlez............................ 191
La Guerra Mundial. Decreto de 11 de agosto de 1914.............. 191
Ultima Crisis-Ao de 1931...................................... 193











Pg.

Decreto de 7 de octubre de 1931 que cre el "Fondo Intangible de
oro en Custodia" ........ ............... ...... ......... 193
Ley de 12 de marzo de 1932.............. ....... .............. 193
La Ley de Emergencia ....................... ........... ...... 194
Ley de Liquidaciones de Deudas Privadas........................ 195
Beneficios de la Ley......................................... 196


CAPITULO II

El Banco Central de Reserva
de El Salvador y El Banco Hipotecario de El Salvador
Seccin Primera
La ley que cre el Banco Central de Reserva de El Salvador...... 199
El Banco Central de Reserva ................................... 200
Objeto ............................. ..... ............... 201
Capital ....................... ............................. 201
Junta Directiva .............................. ................ 201
Juntas Generales ........... .............. ............. ..... .. 202
Comit de Descuento ................................... ...... 203
Operaciones ................... ................................. 203
Emisin de billetes ............................................ 206
Relaciones con los Bancos ...................................... 207
Relaciones con el Gobierno ...................................... 208
Exencin de impuestos y contribuciones ........................ 208
Reservas y utilidades ........................................... 208
Progresos y beneficios del Banco ............................... 209

Seccin Segunda
El Banco Hipotecario de El Salvador ............................. 210
Su capital ............... ................................ 210
La colocacin de cdulas ..................... ................. 211
El Fondo de Garanta ................. ....... .............. 212
Ventajas de las cdulas ......................................... 212
Junta General .............................. ................. 213
Junta Directiva .......................... ........ ........... 213
Operaciones ................................................. 214
Prstamos ....................................... .............. 214
Las cdulas ................... ....... .. ...................... 216
Certificados .................................................. 216
Reparto de utilidades ................. ......................... 217
Los grandes beneficios provenientes del Banco Hipotecario........ 217













CAPITULO III

La reform bancaria y algunos modestos
agents de la produccin national. Las classes desvalidas. Reglamentacin
de las casas de prstamos particulares. Hacia un Monte de Piedad
Nacional. La prenda sin desplazamiento mercantil

Pg.
Preliminar ..................... ........ ..................... 221

Seccin Primera
El pequeo terrateniente ....................................... 222
Lo que hace Costa Rica en favor del pequeo campesino ......... 224
Lo que podramos hacer nosotros .................... ........... 226

Seccin Segunda
El pequeo industrial. El pequeo comerciante. Las classes desvalidas.
Hacia una mejor reglamentacin de los montepos. Un monte
de Piedad national ...................... ................... 226
La creacin de un Monte de Piedad Nacional ..................... 228
La actual reglamentacin sobre montepos ........................ 228
Decreto de 3 de marzo de 1885................................ 228
Decreto de 30 de agosto de 1902 ................................ 229
Reglamento de Casas de Prstamo vigente ....................... 229
Remate cada tres meses.......................................... 230
Los montepos de la capital no ralizan nunca remates............ 230
Adjudicacin de prendas al montepo.............................. 231
Lista de prendas ....................... .......... ........... 232
No se publican esas listas....................................... 232
De los excedentes. Inconstitucionalidad del Reglamento............ 232
Sanciones del Reglamento ...................................... 233
Los intereses que cobran los montepos ......................... 234
Lo que efectivamente ganan..................................... 234
Los montepos y las leyes moratorias ........................... 234
Plazo de los prstamos ........................................ 235
Avalo de prendas ........................ ..................... 235
Necesitamos una reglementacin adecuada........................ 235
Los negocios semi-prendarios. Rases y cantinas.................... 236

Seccin Tercera
Proyecto de Ley de Casas Particulares de Prstamos.............. 236

Seccin Cuarta
Reformas al Cdigo Penal....................................... 238

Seccin Quinta: Hacia la creacin de un Monte de Piedad Nacional. 239
Necesitase un Instituto de Prstamo Oficial en favor del pequeo
industrial, comerciante minorista y classes desvalidas.......... 239
Los montepos particulares no bastan............................ 239











Pg.
El Institute que proponemos ................................... 239
Sus grandes servicios .............................. ........... 240
La ley constitutiva del Instituto ............................... 241
Carcter official del Instituto ................................... 244
Prstamos al Estado ........................................... 244
Fondos del Instituto .......................................... 244
Financiacin del proyecto ....................................... 245
a) Ayuda estatal con cargo a Mejoramiento Social.............. 245
b) Emprstito interno ... .................... ....... ....... 245
c) Prstamo a los Bancos Hipotecario o Central de Reserva..... 245
El Institute como anexo de cualquiera de esos Bancos.... .......... 245
Monte de Piedad Municipal..................................... 246

Seccin Sexta
La Ley de Prenda Mercantil sin Desplazamiento.................. 247






ANEXOS

No. 1

LEY DE CASAS PARTICULARES DE PRESTAMOS

De la instalacin de las Casas de Prstamos..................... 251
Del inters ............... ............. ............... 251
De las prendas ............... . . ................... ...252
Del plazo ....................................... ............ 253
De las boletas de pignoracin................................. 253
No entrega de boletas ........................................ 253
Prdida de boletas ............................................ 253
Del remate y del plazo para el rescate............................ 253
Peritos tasadores ..................................... ........ 254
Excedentes ................................. ................. 255
De los inspectors ......... .............................. ... 255
Reglamentos sobre operaciones ................................. 256
Libros .......................................................... 256
Liquidacin del negocio prendario ................................ 256
Renovacin de empeos ........................................ 256
Rescate ........................................................ 257
Derecho de tanteo .............................................. 257
Prohibiciones .......................... ........................ 257
Penas. Recursos .......................................... ...... 257
Negocios comprendidos en la ley. Del pacto comisorio............. 257
Del comercio clandestine ....................................... 258
Informe diario de operaciones................................... 258
Plazo para cumplir con la ley ................................... 258









XXII

Pg.
Remuneracin a los martilleros ................................. 258
Reglamento de la ley........................................... 259


No. 29

REFORMS AL CODIGO PENAL

Artculo 506 ................................................... 261
Artculo 507 ................................... ................. 261


No. 39

LEY DEL MONTE DE PIEDAD NATIONAL

Creacin ........................................... ........... 263
Capital initial ........................... ... ................ 263
Sucursales ...................... ............................ 263
Fondos del Monte .............. ............................... 263
Secciones .................. . ............................... 264
Administracin ........................................... .... 264
Atribuciones del Consejo ....................................... 265
Reglam entos ............................................ ..... 265
Sucursales .... .............................................. 265
Del Gerente .... ............................................... 266
Administradores de las Sucursales ............................... 266
Sus atribuciones ............................................... 266
Responsabilidad ................................................ 266
Representacin ................................................ 266
Personal de empleados ......................................... 267
Sumas excedentes a las necesidades. Fondos de Reserva.......... 267
Operaciones ................................................... 267
Prstam os ...................................................... 268
Reglamentos de operaciones .................................... 268
Fondos de Reserva ............................................. 269
Lmites de prstamos .......................................... 269
Crdito y fianzas a empleados pblicos ......................... 269
Reivindicaciones ............................................... 269
Diligencias judiciales .......................................... 269
Prendas hurtadas o robadas .................................... 270
Monto del prstamo ........................................... 270
Plazos .......................................................... 270
Liquidacin de intereses ....................................... 270
Renovacin ................................... .............. 270
Inters ....... ................................................. 271
Poltica crediticia del Monte..................................... 271
Boleta de empeo y transferencia de las mismas.................. 271
Extravio de boletas ............................................ 271
Remates ..................................................... 271









XXIII

Pg.
Excedentes ................................................... 272
Local de remates ................................ .............. 272
Posturas admisibles ............................................ 273
Rescate y derecho del tanteo .................................... 273
Depsitos de Ahorro ........................... ................. 273
Depsitos de menores .......................................... 273
Registro de ahorrantes ........................................ 274
Liquidacin de intereses ........................................ 274
Libretas .................... ............. .... ................. 274
Plazo para retirar fondos ..................................... 274
Extravio de la libreta....................... ................. 274
Derecho preferente .................... ........ ............... 275
Inembargabilidad ....................... ...................... 275
Ley de ahorro voluntario ....................................... 275
Existencias en efectivo ......................................... 275
Letras de crdito ............................. ... ............ 275
Inters de las letras ........................... ............... 276
Forma de las letras ........................... ................. 273
Registro de letras ................... ......................... 276
Monto de la emisin ................... .. .. ............... 276
Amortizacin ..... .............. .. ..... ................ 276
Fondos de amortizacin ....................................... 276
Fondo ordinario .............................................. 276
Fondo extraordinario ............................................ 277
Inspeccin de Casas de Prstamo Particulares...................... 277
Exencin de impuestos ........................................ 278
Utilidades ............................. ....................... 278
Del Auditor .................. ................................. 278

No. 4

Ley de Prenda Mercantil sin Desplazamiento.................... 281


























CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR


HACIA UN MONTE DE PIEDAD NATIONAL





















UNAS PALABRAS


Desde el instant mismo en que pensamos en cumplir con la
disposicin del Estatuto universitario que ordena la presentacin
de una tesis en el acto de la investidura acadmica, asalt nues-
tra mente un propsito firme, que nos ha guiado como estrella
tutelar a lo largo de todo nuestro recorrido: realizar un trabajo
que enfocara alguna necesidad del pas y tratase de buscarle sa-
tisfaccin; en otras palabras, realizar un trabajo til.
De sobra comprendimos desde luego que estbamos echn-
donos al hombro una carga demasiado pesada, pero es tal nues-
tra buena voluntad, que, no obstante ello, no quisimos retroce-
der.
Siempre hemos credo que todo aqul a quien cabe la fortu-
na de abrevar en las fuentes generosas de nuestra querida Uni-
versidad, y obtener, tras de proceloso y calvariento transcurrir
de la vida estudiantil, como premio a sus afanes, la perseguida
investidura acadmica, contrae por el mismo hecho, para con la
patria, el compromise solemne de retribuir o corresponder en
alguna forma el bien recibido.
Si agradecemos al padre abnegado o al amigo protector que
nos ha brindado su apoyo mientras luchamos con denuedo por
alcanzar la meta de nuestras aspiraciones, con tanta ms razn
hemos de quedar reconocidos al Estado que nos ha dispensado
una enseanza professional enteramente gratuita. Ese reconoci-
miento debe, pues, movernos a devolver, como decamos, el bien
recibido.
Salir del claustro universitario con el anhelo nico de ir a
pacer por los campos de la vida la msera pitanza que sostiene la
parte material del hombre, bien pobre arquitectura ideolgica
revela; y career que la colectividad tributaria sostiene sus centros
docentes con el solo propsito de poner en manos de sus favore-
cidos el instrument de trabajo que los har surgir avantes en
la lucha individual por el pan cotidiano, grave error implica.
La Universidad Nacional, como todo centro de enseanza
costeado por el Estado, aspira a forjar hombres de una cierta
cultural, que sirvan a la patria, que florezcan y fructifiquen para








4 ALFREDO ORTIZ MANCIA

el bien colectivo. El Alma Mater no toma la material prima y la
elabora, para que aquella salga a ostentar pomposamente sus
atavos con vana egolatra. Si forja Abogados, Mdicos, Ingenie-
ros, etc., lo hace con el propsito de que vayan a la vida a culti-
var sus ciencias y de que con las antorchas que les pone en las
manos esparzan luz en la tiniebla y contribuyan al progress na-
cional en todos sus aspects.
Es asi, pues, como nosotros, que nos consideramos deudores
de un mundo-para contemplar el cual la Universidad nos es-
clareci un tanto la mirada-con el present trabajo intentamos
apenas hacer un pequeo abono a esa cuenta de gratitud que
jams llegaremos a saldar.
Tenamos el propsito-ya lo decamos-de hacer algo til
y por eso escogimos como tema de nuestro trabajo el crdito en
El Salvador, especialmente el crdito prendario y los Montes de
Piedad. Si no logramos nuestro objeto, valga al menos la in-
tencin.
Sabido de todos es el notable progress que en los ltimos
aos se ha experimentado en El Salvador en material bancaria
y crediticia. La agriculture, la industrial y el comercio han reci-
bido notable apoyo de los Bancos Central de Reserva, Hipoteca-
rio y tambin de los Bancos Comerciales.
Al hablar asi no podemos menos que advertir que nos refe-
rimos desde luego, al agricultor, industrial o commercial de gran-
de o median categora, pues no podramos decir otro tanto del
agricultor nfimo, de los dueos de pequeas parcelas cultiva-
das con granos de primera necesidad y hasta productores mni-
mos de caf, llamados por eso "poquiteros", as como tampoco
del pequeo industrial o comerciante minoristas, a los cuales po-
ca o ninguna ventaja ha irrogado la reform de la banca nacio-
nal. Para ellos no existe la proteccin del crdito en buenas con-
diciones, es decir, del crdito factor de progress y mejoramiento;
para ellos slo existe la usura insaciable e impenitente, la usu-
ra que como el vampiro succiona..... succiona, hasta matar.
Tampoco existe proteccin ninguna para la clase desvalida
que afluye a las puertas de esas casas de prstamos mal llama-
dos "Montepos" en demand de fondos para subvenir a nece-
sidades ms o menos urgentes que una vida precaria les impone
inexorablemente. Esos establecimientos funcionan en el pas sin
sujecin casi a control official alguno ni a leyes que protejan al
empeante; ejerciendo as un trfico ms que productive, de
beneficios inmensos.
El espectculo que ofrece el hacinamiento de esas pobres
almas que cotidianamente desfilan ante las puertas de esos mon-
tes de "piedad", y la condicin de estancamiento estril en que
se encuentran los agents mnimos de la produccin national,
antes referidos, nos movi a buscar la solucin que otros pases
han dado a ese double prblema. Nos encontramos as con ins-
tituciones de carcter benfico patrocinadas por Estados o Mu-
nicipios, que al mismo tiempo que auxilian al menesteroso o







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 5

desvalido, ofrecen significativo apoyo econmico a los peque-
os agricultores, industriales y comerciantes.
En El Salvador-pensamos-podra hacerse otro tanto.
He ah motivo de nuestro studio, que culmina con la propo-
sicin de cuatro proyectos de ley: a)-uno relative a la regla-
mentacin del comercio pignoraticio que ejercen las casas de
prstamos particulares; b)-otro encaminado a reformar algu-
nas disposiciones de nuestro Cdigo Penal, a fin de ponerlas en
armona con la antes indicada reglamentacin; c) -otro para
la constitucin de un Monte de Piedad Nacional, y d)-finalmen-
mente un proyecto de ley sobre prenda mercantil sin desplaza-
miento, con tendencia a introducir una nueva modalidad de ga-
ranta pignoraticia adoptada ya por otros pauses.
Para llegar a nuestro objetivo empezamos por hacer algu-
nas consideraciones doctrinarias sobre el crdito en general y
sobre la banca, para lo cual espigamos,-no podamos haberlo
hecho de otro modo-en las obras de los expositores de la ciencia
econmica que tuvimos a nuestro alcance.
Nos remontamos as al origen del primero; seguimos su evo-
lucin, ramificaciones, etc., detenindonos un tanto en el cr-
dito real y en los derechos de prenda e hipoteca. Desde el punto
de vista de nuestro studio, la prenda y la hipoteca haban de
merecernos especial atencin. Las recogimos ambas, pues, des-
de la poca en que se confundian entire s, y luego al travs del
tiempo, seguimos el process de diferenciacin que las dej con-
vertidas en instituciones de garantia completamente distintas.
Tocamos entonces el derecho prendario y el derecho hipoteca-
rio que reglamentan nuestras leyes.
Los bancos tambin ocuparon buena parte de nuestro traba-
jo. Hablamos de los diferentes tipos de especializacin bancaria
y llegamos asi a las instituciones de crdito prendario, a los Mon-
tes de Piedad. Tras algunas consideraciones de carcter gene-
ral sobre estos institutes, hacemos studio un tanto detenido de
los establecimientos que actualmente funcionan en algunos pa-
ses y de su reglamentacin.
Y vienen finalmente algunas consideraciones sobre el crdi-
to y la banca nacionales. Anotamos su progress, algunos vacos
y las necesidades que an persisten en nuestro medio, exigiendo
satisfaccin.
As queda resumido lacnicamente nuestro trabajo con el
cual tan slo pretendemos llamar la atencin de los Poderes P-
blicos y de las personas entendidas hacia problems cuya satis-
faccin espera la sociedad salvadorea con verdadero anhelo.
Ojal-ello colmara nuestra ms honda aspiracin- l
pueda ser de alguna utilidad a la patria, con lo cual nos quedara
la inefable satisfaccin de haber hecho un nfimo abono a esa
cuenta de gratitud que-como antes decamos-jams podremos
extinguir.



















CAPITULO I

DEL CREDIT

SECCION PRIMERA

Uno de los captulos ms interesantes de la Economa Pol-
tica es, sin duda alguna, el que corresponde al crdito; institucin
sta que ofrece a los ojos del estudioso un campo vasto y fecun-
do, donde puede labrar con fruto as el que slo espiga conoci-
mientos para atesorarlos avaramente en su acervo o pulir la pie-
dra preciosa de su cultural, como el que los recoge con miras
hacia un prctico aprovechamiento. En efecto, su concept, su
historic, su evolucin, etc., etc., constituyen aspects o facetas
tan de suyo atrayentes, que el primero se deleitar, como al tra-
vs de un caleidoscopio, observando el movimiento armonioso
de las ideas a lo largo del tiempo, y el segundo, satisfecho, reco-
ger, de las experiencias habidas en el mismo recorrido, ense-
fianzas tiles para su propio vivir. "El crdito-dijo Prou-
dhom- es, de toda la Economa Poltica, la parte ms difcil,
pero al mismo tiempo, la ms curiosa y la ms dramtica".

CONCEPT

Muchas son las definiciones que se han dado del Crdito.
Todas ellas, sin embargo, tienen de comn que hacen intervenir
en el concept dos elements:
1"-El Tiempo.
2--La Confianza.

Juan Bautista Say deca: "Creencia u opinion que goza una
persona del exacto cumplimiento de sus obligaciones o compro-
misos". Otros autores han dicho: "La confianza en la devolucin
de los valores que una persona presta a otra" (Eduardo Aceve-
do, Prof. de Economa y Finanzas de la Universidad de Monte-
video): "Confianza que un individuo tiene en otro respect al







8 ALFREDO ORTIZ MANCIA

cumplimiento de determinadas obligaciones, consistentes, por lo
comn, en dar. hacer, o no hacer alguna cosa" (Enrique M. So-
bral, Prof. de Economa de la Universidad de Mxico): "Un cam.
bio en el tiempo en vez de serlo en el espacio" (Ch. Gide).
En todas ellas, como puede verse, aparecen con ms o me-
nos relieve, los elements que antes sea!bamos: el tiempo y
la confianza.
El professor Gide dice, muy acertadamente, que el crdito
no es sino una ampliacin del cambio. Hay, en efecto, en l una
prestacin inmediata y una contraprestacin diferida a una fe-
cha posterior; un bien que se entrega y otro que se recibir; en
una palabra, un "do ut des", un cambio. "Desde que el tiempo se
infiltra en una operacin de cambio-dice el Prof. Luis Baudin-
hay crdito'. "Prstame tu arco y yo te traer caza". Te entre-
go algo que existe; t me entregars algo que existir. Un true-
que de algo cierto, porque es realidad, por algo que es incierto,
porque no se sabe si pasar algn da de ser mera espectativa.
Y aqu aoma su faz el segundo element, la confianza, la
fe del hombre en sus semejantes y en el porvenir; ese element
azaroso con el cual todos, con mayor o menor extension, juga-
mos: yo, que trabajo para recibir la remuneracin al final del
mes; t, que vives en una casa cuyo alquiler pagas al vencer el
plazo pactado; l, que porta en su carter un fajo de billetes de
banco, etc., etc.
No en valde la palabra crdito viene del latn "credere",
career, tener fe, confiar en la persona que recibe nuestro bien.
Esa confianza que, como adelante veremos, puede tener por fun-
damento ora la persona misma del deudor, es decir, sus prendas
morales, ora sus bienes corporales, su patrimonio.


HISTORIC

Alguien ha dicho que el desarrollo del crdito corre pare-
jas con el de la civilizacin y el progress. Sentado como dejamos
que uno de los pilares del crdito lo constitute la confianza, f-
cil es comprender que aqul no ha podido desarrollarse sino cuan-
do las costumbres de los hombres, despojndose poco a poco de
su primitivismo y de sus vicios y encarrilndose paulatinamen-
te sobre las normas de la moral y de la ley, hicieron possible la
aparicin y el crecimiento de la ltima, lo cual no pudo haber
ocurrido repentinamente, sino con la lentitud con que la huma-
nidad va abrindose paso al travs del tiempo, entire la oscuri-
dad y el error, hacia la luz y la verdad.
Es en Grecia y en Roma donde encontramos los primeros
balbuceos del crdito, tanto en su forma privada como en la p-
blica.







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 9

El crdito privado no poda tener mayor desarrollo:
19-porque nicamente era practicado el crdito de consu-
mo;
29-porque el inters que se exiga era elevadsimo, y
39-porque las leyes ponan en manos de los acreedores, de-
rechos ilimitados.

No obstante ello, el crecimiento de la riqueza, el aumento
de las transacciones y la diversidad de monedas, dieron nacimien-
to a los argentari, precursores de los banqueros. La historic
nos refiere que en tiempo de Augusto, aquel gran protector de las
bellas artes que se llam Mecenas, tuvo un singular vislumbre,
que no pudo ser estimado en lo que vala en su medio: propu-
so al Emperador la venta de una parte del ager pblico para des-
tinar el product de la operacin al suministro de prstamos a
mdico inters a los agricultores.
Del crdito pblico tambin hubo esbozos entire los griegos
y llos romanos, pero segn parece, tenan los prstamos todo el
carcter de civiles, por cuanto el acreedor requera la entrega
de prendas. Marcse un gran progress much tiempo despus
cuando fu substituida la prenda por una fianza, y otro mayor
an, cuando los monarcas, para asegurar los adeudos que con-
traan ofrecieron en garantia las rentas que producan clertos y
determinados impuestos. Fu preciso que la confianza y la ho-
nestidad de los Estados se consolidaran en forma definitive para
que, en nuestros tiempos, se llegase a otorgarles prstamos sin
ninguna caucin. Con todo y esas seguridades, el crdito pbli-
co praeticse por excepcin. Se recurra ms frecuentemente
a la formacin de reserves durante la paz para los gastos que
requeran las guerras. Ejemplo de ellos son las riquezas del rey
de Egipto, Tolomeo; los tesoros de Salomn y Ezequas y los que
formaron los Emperadores Julio Csar y Tiberio.
El crdito como factor de produccin es un fenmeno rela-
tivamente modern. Decimos como factor de produccin para
dar a entender que el crdito destinado, no a un fin de consumo,
sino a una explotacin cualquiera, a un trabajo cualquiera, en
que el capital se reproduce bajo la forma de beneficios o ganan-
cias, no se conoca en la antigedad, en la que, como ya dijimos,
los prstamos llevaban como nica e inmediata finalidad proveer
al deudor de lo necesario para su vida.
Sintetizando diremos: el crdito es un fenmeno muy anti-
guo; pero al principio slo se practice bajo la forma de crdito de
consumo. De todos son conocidos los serious conflicts en que se
vi Roma, la Legisladora del Mundo, a consecuencia de la opre-
sin de los patricios -acreedores- sobre la plebe -deudora-,
la que en la necesidad de adquirir lo necesario para su sub-
sistencia haca prstamos a aquellos; prstamos que la ma-
yora de las veces, no pudo, naturalmente, cancelar. Los plebe-
yos, en efecto, obligados por las frecuentes guerras a abandonar







10 ALFREDO ORTIZ MANCIA

sus campos de labranza, a su regreso, enteramente desvalidos,
no tenan otro recurso que acudir a sus opresores en demand
de un auxilio que generalmente pagaron con su propia libertad o
su propia vida: el deudor insolvente era sometido por las leyes
romanas a la esclavitud, cuando no despedazado. Tal condicin
de la plebe en el aspect econmico, que no era mejor que la que
le ofreca la estructuracin de la sociedad romana desde el punto
de vista poltico, ya que las reforms de Servio Tulio concediendo
preponderancia a la riqueza sobre la sangre al organizer los co-
mitia centuriata, apenas si beneficiaron a una minora de ple-
beyos-los acaudalados-, di por resultado el retiro de los ex-
poliados. en masa, al Monte Aventino y a que los patricios, en vis-
ta de tal actitud, hiciesen a la plebe una concesin que haba de
ser el primer paso en vas hacia la igualdad poltica: la institu-
cin de los Tribunos Plebeyos (tribune plebis), defensores de sus
intereses, dotados de! derecho de veto que podan oponer a las
decisions del Senado, !os Magistrados y los Cnsules.
i Cuntas veces los expositores del materialismo histrico
se han remitido a las causes de ese movimiento y las de otros
no menos importantes acontecimientos histricos, en apoyo de la
discutida tesis en virtud de la cual afirman que son los hechos
econmicos los determinantes de todos los fenmenos sociales,
aun de los ms remotos y elevados en jerarqua, como los mora-
les, religiosos y estticos!
En la Edad Media no fueron de otro modo las cosas. Los
caballeros solicitaban prstamos onerosos de los judos y lom-
bardos para emprender la cruzada. Vencido el trmino de sus
emprstitos; consumidos para siempre los bienes as adquiridos,
no tenan para entregar a su acreedores sino su cuerpo, su liber-
tad personal. Y la esclavitud era el corolario obligado de tales
operaciones.
Naturalmente, el prstamo en esas condiciones, las nicas
en que era practicado, no poda sino ser mal visto por todo el mun-
do.

LA IGLESIA Y EL CREDIT

De la interesante obra "Discussion Sur i'Usure", escrita por
el Abate Marc. Mastrofini en 1830, hemos tomado algunos datos
que nos han ilustrado en cuanto al criterio que la Iglesia adopt
frente a la cuestin del crdito.
Se ha dicho que la Iglesia ha reprobado todo prstamo con
inters; pero tal aseveracin no queda muy bien parada cuando
el que juzga recorre las luentes mismas de donde los funaamen-
tos de ella han sido tomados.
El prstamo, desde luego, siempre ha podido hacerse con
inters o sin l. Los latinos llamaban faenus al prstamo con
usura y mutuum al mismo sin usura. El trmino usura que hoy
en da equivale a inters crecido, no siempre ha tenido la misma







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 11

significacin. Anteriormente decir usura era decir inters sim-
plemente. Del Antiguo y del Nuevo Testamento se deduce que
usura es la "adicin o excedente que se exiga o que se retiraba
por sumas de dinero dadas para cierto tiempo".
Explicado lo anterior, pasaremos a probar que la Iglesia no
ha prohibido el prstamo con inters de una manera general y
absolute.
En el Exodo, 29 Libro de Pentateuco-Cap. 22 vers. 25, se en-
cuentra este pasaje: "Si prestas dinero a aquellos de mi pueblo
que son pobres entire vosotros, no los exigirs como exactor des-
piadado, ni los oprimirs con la usura".
En el Levtico, Cap. 25, vers. 35. 36. 37 se lee: "Si vuestro
hermano se volviese pobre y no pudiere trabajar ms con sus
manos y si vos le hubieres recibido como extranjero que viniera
de fuera y que viviese con vos, no le recibas inters ni le recibas
ms de lo que le hubireis dado. Temed a vuestro D.os para que
vuestro hermano pueda convivir con vos. No le daris vuestro
dinero con usura y no le exigirs ms granos que los que le hu-
bieris dado".
De tales pasajes no puede menos que deducirse que el Anti-
guo Testamento slo prohibe la usura con respect a los pobres,
sean judos o extranjeros, sobre todo con respect a los judos
pobres que habitan en el mismo pas que el prestador; pero la
usura (es decir, el inters), no es prohibida con respect a los
ricos, judos o extranjeros, a menos que adolezca de fraude o si
fuere excesiva.
En el Sermn de la Montaa (San Lucas, Cap. 6) el Seor
dijo a sus discpulos: "Mas a vosotros que me escuchais yo os
digo: Amad a vuestros enemigos; haced el bien a aquellos que
os aborrecen. Bendecid a aquellos que os maldicen y orad por
los que os injurian. Y al que te hiere en una mejilla, presen-
tadle tambin la otra; y al que te quitare la capa, no le niegues
ni an la tnica. A todo aquel que te pidiere dalt; y el que tomase
lo que es tuyo, no se lo vuelvas a pedir. Y como quisireis que los
hombres hagan con vosotros, haced vosotros tambin de la mis-
ma manera con ellos. Porque si amais a los que os aman qu
gracias habeis de tener? Porque los pecadores aman a los que los
aman a ellos. Y si (haceis bien a los que os hacen bien qu gra-
cias habeis de tener? Porque aun los pecadores hacen lo mis-
mo. Y si prestais a, aquellos de quienes esperais recibir quj
gracias habeis de tener? Aun los pecadores prestan a los peca-
dores, para volver a recibir otro tanto. Vosotros al contrario
amad a vuestros enemigos, y haced bien y prestad no esperando
nada (la clebre frase: "mutuum date nihil inde sperantes"); y
ser grande vuestro galardn y sereis hijos del Altsimo; porque
l es benigno para con los ingratos y malos".
La lectura de las palabras atingentes al prstamo, cuyo sen-
tido no puede desentraarse sino del context de todo el sermn,
parece indicar que los preceptos del Seor no se refieren al prs-







12 ALFREDO ORTIZ MANCIA

tamo de dinero, sino a la prctica recproca y universal del bien
en general entire los hombres..
Mas, como lo advierte el Abate Mastrofini, an admitiendo
que se refieren nicamente al prstamo de dinero, de ello no se
puede concluir, lgicamente, que prohiben toda clase de usura
sin distincin ninguna.
Los Concilios se ocuparon largamente del prstamo con usu-
ra.
El de Nicea, reunido el ao 325, enfoc su atencin sobre la
usura y prohibit la que los romanos llamaban centsime usura,
es decir, el 12% por ao sobre el dinero, y la usura todava ms
fuerte de los granos, el vino, el aceite y otras cosas semejantes
prestadas para cierto tiempo.. Esta prohibicin era hecha a los
clrigos solamente.
El de Letrn, del ao 1139, prohibe y condena la insacia-
bilidad y la rapacidad.
El de Letrn, del ao 1179, conden el crime de la usura,
las extorsiones crueles y devoradoras.
El de Lyon, del ao 1245, lo mismo que los anteriores.
El de Lyon, del ao 1274, conden a la usura pblica.
El de Viena, del ao 1311. la insaciable rapacidad.
El Quinto Concilio de Letrn, 1512, bajo Len X, con el pro-
psito de poner coto a la explotacin del pobre, aprob la insti-
tucin de los Montes de Piedad, declarando que no eran usura-
rios no obstante cobrar inters sobre los prstamos de dinero
que efectuaran.
Calvino deca que no toda usura era criminal y que sola-
mente lo era con respect a los pobres.
De lo anterior se infiere que la Iglesia no ha adoptado una
actitud de oposicin ciega y absolute contra el prstamo, el cual
slo conden cuando, en manos del poderoso-cruel y despiada-
do-fu instrument de opresin y esclavitud. No se justifica,
pues, el juicio de los que sin pleno conocimiento de causa, la des-
precian por lo que llaman su ignorancia de las leyes econmicas.
Ese cargo igualmente cuadrara al mahometismo, ya que el Corn
dice: "Dios ha permitido la venta pero ha prohibido la usura".
Aristteles manifestaba que el inters era el medio de rea-
lizar provecho ms absolutamente reprobado por la naturaleza
de ias cosas.


FORMAS QUE ADOPTA EL CREDIT

Nos hemos ocupado de manera especial del prstamo no
obstante existir tambin la venta a crdito. Ambas, son formas
esenciales del crdito. "Hace uso de ste no slo el que toma una
cantidad de dinero o granos para devolverla al cabo de cierto
tiempo, sino tambin el que recibe una cantidad de efectos cuyo
valor se obliga a pagar ms tarde, en fecha dada.







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 13


EL CREDIT Y EL AHORRO

Conviene no confundir el crdito con el ahorro, del cual,
no obstante la estrecha vinculacin que los emparenta, difiere
esencialmente. El ahorro es lo hecho; el crdito es lo por hacer.
En los dos, naturalmente. intervene el element tiempo, pero
en el uno se halla orientado hacia el pasado y en el otro hacia
el porvenir.


CREDIT ANTIGUO Y CREDIT MODERN

Nos hemos ocupado del crdito tal como lo practicaron nues-
tros antecesores. Qu diferencia existe entire ese crdito y el lla-
mado modern? Qu modalidades caractersticas present ste?
La principal, desde luego, estriba en que en nuestros tiem-
po ya no se pide prestado, sino muy excepcionalmente, para con-
sumir los efectos que se han adquirido; ahora en da se solicita
dinero para destinarlo a la produccin; sea el comerciante que
debe pagar el precio de sus mercaderas; sea el industrial que
desea adquirir o mejorar su maquinaria; ora el agricultor que
necesita levantar su cosecha.
Se ha dicho en este sentido, que el crdito modern es pro-
ductivo, al paso que el antiguo era esencialmente improductivo.
La razn ya la hemos expuesto. Nuestros padres solicitaban
dinero para su consumo, quiz sin preocuparse de asegurar el
reembolso. De ah que el prstamo llevara neceriamente a la
ruina. Pero puede afirmarse en un sentido absolute que el
prstamo de consumo es improductivo? No, por cierto, El obre-
ro que durante una huelga, falto de pan para s y para su fa-
milia, presta dinero no lo hace para conservar sus energas, las
que necesitar para trabajar una vez las causes que motivaron
el paro desaparezcan? Claro que s.
Y es la productividad el nico carcter distintivo del cr-
dito modern? Naturalmente que no; particularidad importan-
te de l es tambin la de que puede ser representado por papeles,
llamados ttulos de crdito, los cuales han venido a dar a ste un
vuelo enorme.
Se ha dicho que el crdito como factor de produccin no na-
ci sino desde el da en que las riquezas objeto de la contrapres-
tacin future, aunque inexistentes y futuras, pudieron ser ac-
tualizadas bajo la forma de ttulos.
Sabido es que al principio el crdito no fu sino un vnculo
meramente personal entire el acreedor y el deudor (obligacin,
obligare). El acreedor no tiene en garanta de su adeudo, sino
la persona del deudor. Carece de accin sobre sus bienes, los
cuales permanecen ajenos a la obligacin. Siendo estrictamen-
te personal ese vnculo, ese lazo, naturalmente el crdito haba







14 ALFREDO ORTIZ MANCIA

de ser intransmisible. Pero poco a poc-> el admirable sentido de
los jurisconsultos romanos empieza a precisar su verdadera na-
turaleza, advirtiendo en l perfiles insospechados: el crdito es
asimilable a un bien material, y por ende, capaz de transmitirse.
Aparecen entonces la novatio y la litis contestatio. El concept
se incorpora de lleno al Derecho civil, pero ste, para la cesin,
exige trmites dilatorios y engorrosos: se hace necesario noti-
ficar al deudor el traspaso; de otra manera, a los ojos suyos,
nada se ha efectuado.
Es el Derecho mercantil el llamado a dar el paso de avan-
zada. Se prescinde de la notificacin al deudor, bastando con
que en el papel en que consta el crdito (la obligacin), se anote
una razn de traspaso que se denomina endoso. Y aun se llega a
prescindir de esta formalidad con respect a algunos ttulos (los
al portador).
El crdito est dotado ya de alas. Puede lanzarse hasta los
sitios ms remotos de la tierra en auxilio de los necesitados.
Es en viendo el desarrollo y los progress de esta criatura
del ingenio del hombre, que algunos pensadores, fanatizados aca-
so, han cado en el error de atribuirle facultades casi sobrena-
turales, como la de crear capitals de la nada.
Te presto yo a ti cien colones y para constancia te doy un
pap il en el cual declaro que dentro de noventa das te pagar
ciento dos colones (supongamos, para el caso); pero t, veinte
das despus, necesitas tu dinero-que yo no puedo restituirte
porque lo invert en mercadera, y que adems, no estoy obligado
a devolver, porque la ley me ampara- y acudes a X, quien,
con la esperanza de recibir de m el dinero prometido, te compra
el papel que yo te entregu en cambio de tus cien colones. Por
obra y gracia del papel que te di, tanto t como yo tenemos ahora
cien pesos.. Cmo? El capital se ha desdoblado sencillamente,
diramos.
Nada de eso. Pura ilusin. Los cien pesos que t tienes han
salido del bolsillo de X, en donde faltan. El papel lo nico que
ha hecho es posibilitar la salida oportuna del dinero necesitado,
es decir, que t, que X, que Y, que Z, etc., sacasen su dinero de
donde lo guardaban para entregarlo a quien lo necesitaba. El
ttulo, pues, no ha creado ningn capital y lo que ha hecho es
permitir la salida y el mejor aprovechamiento de los existentes,
es decir, movilizarlos. Stuart Mill, citado por el professor Gide,
deca: "El crdito no es sino el permiso de servirse del capital
ajeno".


EL CREDIT Y LOS BANCOS

Pero cmo es possible que el capital pueda acudir precisa-
mente all donde se le necesita?- Eso corre a cargo de los ban-
queros, comerciantes del crdito, intermediarios entire !os que
tienen capitals acumulados sin empleo inmediato y los que ca-







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 15

reciendo de tales capitals, los necesitan para la produccin.
El banquero toma prestado del que tiene dems para entregar-
lo al que tiene de menos. Pudiera decirse que por obra de ellos,
se dan la mano la sed y el agua, la abundancia y la escasez.
El banco recoge los fondos de aquellos que los tienen dems,
dijimos, y as es. Tales son: 19 Los que poseen capital superior
al que pueden aprovechar mediante su actividad personal; v. gr.,
un heredero de una cuantiosa fortune, por ejemplo, que no pue-
de o no quiere, lo ms probable, trabajar; 29 Los que, inversa-
mente, poseen tan poco capital, (v. gr. el obrero o el campesino
que a base de ahorro logra former una "masita" de pesos) que
no pueden emplearlo por s mismos en ninguna industrial, y 3"
Los que por su edad, sexo, capacidad mental, etc., no pueden pro-
ducir directamente.
Lo anterior basta para formarse idea del important rol que
en el ejercicio del crdito juegan los bancos, as como para com-
prender el cuidado que todos los Estados se toman por someterlos
a reglamentaciones ms o menos rigurosas, a fin de garantizar
los intereses de quienes a ellos llevan sus fondos y asegurar de
parte de los mismos una actividad crediticia en un todo acorde
con las necesidades colectivas.
Pero dejemos aqu los bancos, de los cuales nos ocuparemos
adelante.








16 ALFREDO ORTIZ MANCIA






CAPITULO II

DIVISIONS DEL CREDIT

El crdito puede dividirse segn el punto de vista que se
adopted.


SECCION PRIMERA

Por la tvcsi i' o finalidad que se le d, el crdito puede
ser productive o improductivo -ste ltimo conocido tambin
con el nombre de crdito de consumo-, segn que los ca-
pita!es obtenidos se destinen a la satisfaccin de las necesidades
corrientes y hayan por consiguiente de ser agotados, o que se in-
viertan on empleos reproductivos, creadores de beneficios o ga-
nancias. Ya hemos tenido oportunidad de referirnos a estas dos
formas de crdito.
El concept mismo de cada uno de ellos, basta para com-
prender por qu los economists dispensan mejor tratamiento al
crdito productive que al de consumo.. De este ltimo dicen que
fomenta la imprevisin y el derroche, siendo frecuente que los
que lo practican olviden que, como reza el dicho, "vale ms acos-
tarse con hambre que levantarse con deudas". Por otra parte,
agregan, coloca al deudor en un estado de verdadera dependen-
cia frente al acreedor, por cuanto le obliga a proveerse nica-
mente en los almacenes de ste, cualquiera que sea la calidad de
la mercadera que le suministre, adems de que ofrece el inconve-
niente de que expone a las personas que lo dispensan, a sufrir
prdidas de consideracin, no slo porque en virtud de l adelan-
tan un capital que no gana inters, sino porque no es remoto que
el deudor no pague la cuenta.
Sea lo que fuere, lo cierto es que, a pesar de los inconvenien-
tes de que adolece el crdito de consumo, en toda sociedad exis.
ten personas que no tienen otro recurso que acudir a l, especial-
mente entire las pertenecientes a la clase ms necesitada, ofre-
ciendo en garanta de pago, generalmente, objetos y prendas de
uso personal. Este es el crdito que otorgan los bancos llamados
Montes de Piedad, de los cuales nos ocuparemos ms tarde.
El crdito productive por su parte, adopta diferentes moda-
lidades, las cuales correspondent a estas denominaciones: comer
cial, industrial, financiero y agrcola.







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 17

El oomercial tiene como caracterstica principal el ser ab-
solutamente personal, lo cual no podra ser de otro modo, dada
la naturaleza de los instruments de que se vale: letras de cam-
bio, pagars, billetes de banco, etc.
El industrial consta en los instruments que emiten las em-
presas econmicas: acciones representatives del capital social.
El financiero se refiere al crdito representado por letras o
cartas de crdito.
El crdito agrcola. Viene en ltimo trmino el crdito agri
cola que, como su nombre lo indica, es el destinado a la agricul-
tura. Esa. pudiramos decir, es la acepcin amplia de la expre-
sin crdito agrcola; pero generalmente se emplea en un sen-
tido restringido, denominndose as el crdito que tiene por ob-
jeto procurar al deudor capitals circulantes para el cultivo y ex-
plotacin de sus f'ncas, en tanto que se reserve la denominacin
4'crdito hipotecario", para el que tiene por finalidad procurarle
los fondos para la adquisicin y gastos de primer establecimien-
to de la finca.
El crdito hipotecario, por lo dems, no es exclusivamente
agrcola, pues puede destinarse y se destina, en efecto, a la in-
dustria. El agricola, en cambio, siempre va a la agriculture.
Tal es la diferencia que se marca entire el crdito agrcola-to-
mado en su sentido restringido-y el hipotecario, desde el punto
de vista del fin econmico a que se encaminan uno y otro; pero
aparte de tal distincin hay otra que consiste en la garanta que
los acompaa. En el hipotecario nunca falta sta y es real; en el
agrcola algunas veces no existe y cuando lo acompaa no siem-
pre es real; puede ser personal. Si es real, radica en aperos, co-
sechas, etc., etc., esto es, en cosas muebles. En el hipotecario la
garanta radica en la tierra miinma, es decir en inmuebles.
Decamos que algunas veces el crdito agrcola en su acep-
cin restringida se present bajo forma puramente personal y
as es en efecto. Naturalmente, la dualidad que ofrece el crdi-
to agrcola -con garanta real y personal- ha dado origen al
nacimiento de rganos diferenciados que en virtud de la ley de
la division del trabajo, sirven cada una de esas formas. Tales
rganos, por lo que respect al primero, es decir, al con garanta
real, lo constituyen ante todo los bancos encargados de suminis-
trar el llamado crdito refaccionario o de prenda ficticia.
El personal, en cambio, generalmente es servido por las lla-
madas sociedades cooperatives de crdito, constituidas por pe-
queos propietarios que solidarizndose entire s, consiguen ins-
pirar una confianza que individualmente no inspiraran. Entre
esas sociedades merecen especial mencin las Raiffeisen, llama.
das as en honor a su fundador (Guillermo Raiffeisen), que cre
la primera en 1849, habindose propagado desde entonces en Ale-
maria en grado tal que hasta no hace much se contaban en n-
mero de cuarenta mil, de las cuales el 50% eran para el crdi-
to raral.
2-








18 ALFREDO ORTIZ MANCIA

Los socios no hacen ningn aporte social, por lo que la so-
ciedad carece de capital; no cobran ningn dividend y si algn
provecho se obtuviere de las operaciones, ste se destina a for-
mar un fondo inalienable con el cual se aspira a poder suminis-
trar capitals a los socios, sin necesidad de cobrar inters. Es-
tas sociedades se proven a su vez de dinero ya sea de los bancos
que les prestan a tipos de inters ms bajos que los que ellas co-
bran, o ya por subsidies que les hacen los Estados. El carcter
dominant en todas estas sociedades es el de que las preside un
espritu religioso, estando inspirados en los principios siguien-
tes: solidaridad ilimitada, mutualidad, localizacin reducida y
gratuidad de las funciones administrativas.
Semejantes a las anteriores son las llamadas tambin en
Alemania sociedades Haas y las Schulze Delitzch, pero estas l-
timas tienden a proteger especialmente a los obreros de las ciu-
dades. En ellas s existen aportes sociales y los prstamos se ha-
cen a un inters crecido, con el objeto de poder distribuir divi-
dendos a los asociados, a quienes en esa forma se trata de esti-
mular a efecto de que ahorren lo ms que se pueda.
El introductory de las sociedades Raiffeisen en Francia fu
un individuo llamado L. Durand, de donde les viene el nombre de
"Cajas Durand".
En Italia se fund la primera sociedad tipo Schulze Delitzch
por Luzzatti, en 1865.
Es obvio declarar que en El Salvador, la agriculture ape-
nas si ha recibido los beneficios que en otros pases de economa
mejor organizada suministra el crdito. Reservamos para otro
sitio de este studio algunas consideraciones sobre ese particu-
lar, limitndonos a decir en esta oportunidad que, no obstante
que el crdito a largo plazo con garanta hipotecaria no basta
por s solo a fomentar tan important ramo de la produccin,
cual es la agriculture, la nica forma de crdito que hemos cono-
cido durante much tiempo, ha sido esa precisamente, no obser-
vndose ningn movimiento favorable a las otras, sino en los
ltimos aos en que innovaciones introducidas en los principios
clsicos que inspiran nuestra legislacin civil prendaria (nos
referimos a la Ley de Prenda Agraria, Ganadera o Industrial
en vigencia), hicieron possible el advenimiento del crdito refac-
cionario, esto es, el crdito agrcola con garanta real. Nos falta
an much por realizar en pro del crdito agrcola con garanta
personal, del cual en El Salvador se hace poco o ningn uso, por
no existir, que sepamos, ni una tan sola de las cooperatives que,
por el estilo de las que antes hemos mencionado, se encargan de
dispensarlo a los agricultores.







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 19



SECCION SEGUNDA

Si se tiene present el objeto inmediato del crdito, ste se'
divide en commercial y bancario.
Cuando se adquiere de manera inmediata un bien que no'
sea moneda, ofreciendo pagar su precio ms tarde (compra a
plazo), el crdito es commercial propiamente; pero cuando lo que
se obtiene no es un bien cualquiera, sino una cantidad de mo-
neda que despus se devolver juntamente con los intereses, el
crdito recibe el nombre de bancario. Naturalmente, estas de-
nominaciones, entendemos nosotros, han sido adoptadas ms que
todo por la mayor frecuencia en que concurren tanto en el crdi-
to commercial como en el bancario las caractersticas que le hemos
sealado a cada uno, pero no porque siempre, infaliblemente,
se presented. No podramos pretender que en todo caso en que
se compra un bien al crdito, ste necesariamente habr de ser
commercial; as como tampoco que siempre que se solicite dinero
al crdito, la operacin sea forzosamente bancaria.


SECCION TERCERA

Desde el punto de vista de las personas que recurren al cr-
dito, ste se divide en pblico y privado.
Es pblico el que se hace a las corporaciones pblicas, como
el Estado, el Municipio y dems entidades de derecho pblico; y
privado el que se otorga a todas las dems personas. Sin embar-
go, lo que principalmente se contrapone al crdito privado es el
crdito del Estado, llamado pblico por antonomasia. Partiendo
de esta advertencia, procuraremos sealar las diferencias ms
notables que existen entire uno y otro.
La relacin jurdica y econmica, desde luego, es la misma,
pero no podra decirse que existe identidad entire ellos en cuanto
a la forma, a la garanta, a las aplicaciones y sobre todo, a la san-
cin que se da a cada uno de ellos, pues, si el capitalist que pres-
ta a un particular puede acudir a los Tribunales en demand de
pago forzoso cuando el deudor se niega a hacerlo voluntaria-
mente, los acreedores del Estado, en cambio, en el caso de que
ste no cumpla sus obligaciones, carecen de accin para ejecu-
tarlo. Graves trastornos-de carcter jurdico, poltico y ad-
ministrativo-sobrevendran en un Estado si las sentencias ju-
diciales pudieran privarle de los bienes necesarios a los servi-
cios pblicos, cuya atencin est ordenada expresamente por la
ley de presupuesto, a la cual ha de ajustarse todo pago o eroga-








'20 ALFREDO ORTIZ MANCIA

cin de fondos pblicos. El Poder Judicial no puede disponer na-
da que contravenga las leyes.
Fresco est en el recuerdo de todos nosotros un clebre re-
,clamo entablado contra el Estado de El Salvador en el mes de
agosto de 1935, por valor de e 275,334.70 e intereses desde la
mora, del cual se ocuparon destacados elements del foro salva-
doreo, que consideraron el asunto desde el punto de vista pu-
ramente doctrinario y desde el de la legislacin patria. (1)
Pero si los acreedores del Estado carecen de accin para com-
pelerle al cumplimiento de sus obligaciones, cmo es possible que
goce de crdito? Para ello es preciso que inspiren gran confian-
za: 19 la honradez del deudor; 29 la riqueza de todo el pas; 39 la
seguridad de que los gobiernos que sobrevengan asumirn las
obligaciones contradas por sus antecesores. De otra manera,
ningn prestamista aventurar sus ahorros entregndolos en
manoss de quien no garantiza su devolucin. Los Estados se cui-
dan much de cumplir fielmente sus obligaciones, pues si bien
no existe una coaccin legal que los constria al pago, el des-
crdito o desprestigio a que los condena su insolvencia, rodales
de grandes dificultades cuyo temor constitute una coaccin, aun-
que de orden puramente moral. En un pas agitado frecuente-
mente por guerras intestines, revueltas y asonadas; donde el
orden pblico no exista y donde, por lo mismo, ninguna empre-
sa sea capaz de progresar, el Estado, falto de recursos-no slo
por las continues y variadas erogaciones que esas circunstancias
caticas imponen, sino tambin por la deficiencia de entradas,
debido a la falta de trabajo, desaliento y pobreza de los contri-
buyentes-no puede gozar de buen crdito y para procurarse los
fondos necesarios por ese medio, ser preciso que ofrezca condi-
ciones que tienten verdaderamente el halago de los prestamistas,
esto es, que suscriba contratos leoninos. El desprestigio o poco
crdito de algunos Estados ha llevado a sus Gobiernos, en momen-
tos de imperdonable obcecacin, a comprometer la soberana y
la integridad national, como sucedi con nuestro Emprstito
de 1922, el cual, gracias a la gestin gubernamental de los lti-
mos aos, ha logrado modificarse en parte por convenio de rea-
juste suscrito en la ciudad de New York, el 27 de abril de 1936,
entire el doctor Rodrigo Samayoa, Ministro de Hacienda y Cr-
dito Pblico, como representante de la Repblica, y los apodera-
dos de los tenedores de bonos; en el cual arreglo se pactaron, en-



<1)-Se intentaba ejecutar al Fisco, pero la accin no prosper. Los estu-
dios que entonces se hicieron fueron compilados y publicados por la
Secretara de Hacienda, Crdito Pblico, Industria y Comercio, en la
Memoria con que di cuenta de los actos del Poder Ejecutivo en los
expresados Ramos durante el ao de 1935, a la Asamblea Nacional
Legislative del ao siguiente.







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 21

tre otras cosas, rebaja de intereses y de la cuota de amortizacin
annual. (1)
Mucho se Iha discutido sobre si el crdito es beneficioso a los
Estados y sobre si deben stos abstenerse o servirse de l, ha-
llndose dividido el campo entire los que sostienen que siempre
es beneficioso, puesto que crea riquezas, y los que no ven en el
crdito sino una fuente de grande males para los pueblos.
No vamos a hacernos cargo de todas las argumentaciones
que por una y otra parte se han dado, pero s recordaremos que
Meln, partidario del crdito pblico, deca que ste no haca
sino que la mano derecha pagase a la izquierda sin que hubiese
prdida ni dao alguno.
Nosotros creemos, acatando con ello el modo de pensar de
muchos tratadistas, que no puede afirmarse de una manera ge-
neral y absolute que el crdito sea perjudicial o beneficioso a
los Estados. Todo depend del destino que se d a los fondos
por su medio adquiridos. Ser, pues, convenient y aconsejable
contratarlos cuando la operacin descanse sobre verdaderos prin-
cipios econmicos y tienda directamente a la satisfaccin de au-
tnticas necesidades sociales. En los tiempos modernos puede
afirmarse que no hay Estado civilizado que no acuda a los em-
prstitos, por medio de los cuales quedan relevados de former las
gigantescas y antieconmicas reserves propugnadas en otras
pocas y en aptitud de tender oportunamente las necesidades
colectivas en la media en que se presented.


SECCION CUARTA

En atencin a la fecha del vencimiento, el crdito puede ser
a corto y a largo plazo.
El primero es solicitado por industriales o agricultores que
necesitan se les conceda para su pago un tiempo que sea igual,
por lo menos, al que ha de transcurrir hasta que la operacin en
que estn empeados, les resarza de los desembolsos hechos: el
cafetalero o el algodonero, por ejemplo, que necesitan dinero pa-
ra levantar la cosecha.
Forma de tal crdito es el llamado entire nosotros refac-
cionario.


(1)-Actualmente el Gobierno tiene suspendido el servicio de la deuda ex-
terna, por haberse visto obligado a desgravar la exportacin del caf
national, cuyo precio ha cado a consecuencia de las medidas adopta-
das por el Gobierno del Brasil en defense del suyo. Sabido es que
la colocacin de caf en el extranjero constitute la principal fuente
de divisas para El Salvador y que, por lo mismo, todo lo que afecte
esa venta tiene que repercutir grandemente en la economa nacionaL







22 ALFREDO ORTIZ MANCIA

El segundo tiene por objeto comnmente la formacin de
capitals fijos, amortizables en largos perodos, a inters bajo.
El crdito hipotecario es a largo plazo. El pblico tambin.
Entre los crditos a corto plazo se encuentra el que se cono-
ce en los mercados de New York y Londres con el nombre de
"Call money' o "Call loans", que tiene la caracterstica de ser
exigible en cualquier moment a juicio del banco acreedor, y
reintegrable a discrecin del deudor. Este crdito lo dispensan
generosamente, a bajo inters, los Bancos, cuando los depsitos
abundan, bajo el entendido de que si se ofrece alguna operacin
ms beneficiosa, podrn obtener la inmediata devolucin del di-
nero. A los comerciantes presta un gran servicio, permitindo-
les obtener dinero en un moment dado, para realizar cualquier
negocio ventajosa. Generalmente se entregan en garanta dife-
rentes valores, los cuales puede vender la institucin bancaria
si el deudor no cumple. Se le critical el estimular las especulacio-
nes burstiles desenfrenadas.



SECCION QUINTA

Y toca su turno ahora a la distincin que se hace del cr-
dito-una de las ms importantes por cierto-en considera-
cin a la garan-,ta que lo acompaa. Desde este punto de vista
se le divide en personal y real.
En el crdito personal la principal garanfta !a const:tuye la
personalidad del deudor. El acreedor que se desprende de una
parte de su patrimonio para entregarlo en prstamo a su deudor,
s.n exigir de ste una caucin especial sobre alguno o algunos de
sus bienes, tiene present desde luego, sus cualidades fsicas, mo-
rales e intelectuaies; esto por lo que atafe a la persona del deu-
dor; pero fuera de sta, tambin tiene present algo muy impor-
tante, como son las condiciones econmicas, v., gr. Ea cuanta de
su patrimonio, !a productividad de su empresa, etc., circunstan-
cias todas concurrentes a dar nacimientd y sostn a aquel elemen-
to indispensable al crdito que llamamos confianza, el cual, si fal-
ta antes de que la operacin se realize, es decir. cuando aun es no
ms que proyecto, determine la no verificacin de sta, y si la
falta se produce cuando la operacin es ya un hecho, da origen a
su derrumbamiento, como si de una construccin sostenida por
dos columns, se derribase una de ellas. No otro que tal es el
fundamento de la disposicin contenida en el Art. 1367 de nues-
tro Cdigo Civil, inserto en el Ttulo V del -Libro IV, y relative
a las Obligaciones a Plazo, que autoriza el reclamo inmediato de
lo que se debe antes de expirar el trmino de que pende: 19 al
deudor constituido en quiebra o que de una manera notoria ha
cesado en el pago de sus obligaciones corrientes; 2" al deudor cu-
yas cauciones se han extinguido o disminuido considerablemen-







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 23

te de valor. Un deudor quebrado, moroso o insolvente, es natu-
ral que no inspire confianza y que por lo mismo carezca de cr-
dito.
Pero si en el crdito personal no hay bienes especialmen-
te afectos al pago de la obligacin, no por ello puede afirmar-
se que no asiste ningn derecho al acreedor sobre los bienes del
deudor. Toda persona que contrae una obligacin, compromete
en cierta forma la integridad de su patrimonio, as en cuanto
a los bienes que actualmente lo forman, como en cuanto
a los futuros. Por eso se ha dicho que todo acreedor tiene en ga-
ranta de su acreencia un derecho general de prenda sobre el
patrimonio del deudor. Vase, si no, lo que estatuye el Art 2212
del Cdigo Civil.
El crdito personal sirve sobre todo al comercio, al cual
presta valiosa y oportuna cooperacin. Todos los instruments
del crdito commercial, letras de cambio, pagars, cheques, etc.
son instruments de crdito personal. Pero tambin la agricul-
tura recibe los beneficios de esta forma de crdito Ya hemos
tenido oportunidad de referirnos a las sociedades cooperatives
que en otros pases suministran crdito personal al agricultor.
Los bancos tambin sirven el crdito personal en una forma di-
recta-y decimos as porque al proveer de fondos a las coopera-
tivas de referencia, indirectamente son llos los que lo sumi-
nistran al necesitado-, pero para efectuarlo, genera mente exi-
gen garanta colateral de amplia responsabilidad. El Ban-
co Central de Reserva de El Salvador tiene facultad para des-
contar letras de cambio, pagars y otros documents que resul-
ten de operaciones comerciales bona fide, o que se libren con el
propsito de financial operaciones agrcolas o cosechas, con tal
que reunan, adems de otros requisitos que prescribe su Estatu-
to, la condicin de dos firmas buenas, de las cuales una, en el
comercial-salvo casos excepcionales-siempre y en el agrco-
la no siempre, deber ser de un Banco accionista.
El Banco Hipotecario de El Salvador no est autorizado es-
pecialmente por su ley constitutiva para efectuar operaciones
de esa ndole; pero en el Art. 53 de sta, ordinal 49 se le faculta
para "efectuar cualesquiera otras classes de operaciones que sean
compatibles con su naturaleza, las cuales se determinarn en su
Estatuto". (1)
En el crdito real, a diferencia del personal, va afecto al
adeudo, de manera especial, una parte del patrimonio del deudor,


(1)-Los Estatutos de dicha Institucin bancaria todava no existen, pero
en el proyecto de ellos, que hemos tenido ocasin de estudiar en ra-
zn de nuestros cargos en la Junta de Vigilancia de Bancos y en el
Ministerio de Hacienda, partiendo indudablemente de la amplitud
del concept contenido en la disposicin mencionada, se concede
la autorizacin necesaria para efectuarlas, siempre que tales opera-
nes redunden en provecho de la agriculture.







24 ALFREDO ORTIZ MANCIA

la cual puede estar constituida por uno o ms bienes. El acree-
dor, adems del derecho general de "prenda" sobre todo el patri-
monio del deudor, cuenta con un derecho particular sobre el bien
o los bienes afectos a la garanta, y en virtud de ese derecho,
tiene facultad para hacerse pago forzoso, si el deudor no cum-
ple voluntariamente su obligacin, con el valor de dicho bien o
bienes, o con los bienes mismos, cualquiera que sea el poseedor
o propietario de stos en el moment del reclamo, con tal que
dicho reclamo se haga dentro del perodo de prescripcin que las
leyes sealan. El derecho del acreedor, como se ve, est en la
cosa misma; es, pudiramos decir, inherente a ella y la sigue
en todas sus vicisitudes; por eso se le llama derecho real.
Nuestra ley, refirindose a la prenda, dice: "El acreedor
prendario tendr derecho de pedir que la prenda del deudor mo-
roso se venda en pblica subasta para que con el producido se le
pague, o que, a falta de postura admisible, sea apreciada por pe-
ritos y se le adjudique en pago, hasta concurrencia de su cr-
dito, y sin perjuicio de su derecho para perseguir la obligacin
principal por otros medios. Podr tambin estipularse que el
acreedor tenga .facultad de disponer de la prenda o de apropir-
sela, sin necesidad de recurrir a la justicia, por un precio sea-
lado de comn acuerdo con el dueo'" (Art. 2147). Con rela-
cin a la prenda, asimismo, encontramos esta disposicin (Art.
2143), que deja ver cmo el derecho real persigue la cosa obje-
to de aquella: "Si el acreedor pierde la tenencia de la prenda,
tendr accin para recobrarla contra toda persona en cuyo po-
der se halle, sin exceptuar al deudor que la ha constituido". En
cuanto a la hipoteca, los Arts. 741 y 2176 C., dicen que ella da
derecho al acreedor para perseguir la fincal.hipotecada, sea quien
fuere el que la posee y a cualquier ttulo que la haya adquirido.
Pero estamos hablando de hipoteca y de prenda y no hemos
dicho una sola palabra sobre lo que son una y otra. La primera
tiene lugar cuando el deudor entrega en garanta de su obliga-
cin al acreedor, una cosa mueble, la cual, por ende, pasa de ma-
nos del primero a las del segundo. La hipoteca se constitute
cuando el deudor, sin entregar el bien, que siempre es inmueble
(salvo el caso de la hipoteca de buques), al acreedor, le otorga
el derecho de perseguirlo en cualesquiera manos en que se en-
cuentre, para hacerse pago con l o con el product de su venta.
En uno y otro caso, el acreedor tiene un derecho preference sobre
el bien afecto a la garanta, en el sentido de que si existen otros
acreedores que pudieren ejercer su derecho general de prenda
sobre todo el patrimonio del deudor, primero y antes que nada
se cubre el valor de la obligacin garantizada, y despus, con
el remanente, si lo hubiere, los adeudos de los otros acreedores,
quienes entrarn en concurso a prorrata de sus respectivos valo-
res. Es muy exceptional el caso en que un acreedor prendario
puede ser desplazado por otto acreedor; tal caso, sin embargo,
lo contempla nuestro Cdigo Civil en el Art. 2223, cuando dice:
"Afectando a una misma especie crditos de la primera cla-







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 25

se y crditos de la segunda, excluirn stos a aqullos, pero si
fueren insuficientes los dems bienes para cubrir los crditos de
la primera clase, tendrn estoas la preferencia en cuanto al deficit
y concurrirn en dicha especie en el orden y forma que se ex-
presa en el inciso 19 del Art. 2220".
Sabido es que el acreedor prendario, segn el mismo Cdigo
(Art. 2221, ordinal 39) goza de crdito de segunda clase.
Hemos tocado en forma superficial las instituciones jur-
dico-econmicas denominadas prenda e hipoteca. Pasaremos en-
seguida a considerar cada una de ellas con algn detenimiento,
para despus referirnos al crdito real desde el punto de vista.
de sus funciones en la vida econmica, haciendo desde luego la
debida separacin entire el crdito mobiliario y el inmobiliario,.
es decir, entire el crdito prendario y el hipotecario.







26 ALFREDO ORTIZ MANCIA


CAPITULO III

INSTITUCIONES DE GARANTIA

GENERALIDADES

En el Ttulo I, del Libro IV de nuestro Cdigo Civil, Ttulo
prtico de la seccin de ese cuerpo de leyes relative a "las obli-
gaciones en general y a los contratos", encontramos el Art. 1313
que dice: "El contrato es principal cuando subsiste por si mismo
sin necesidad de otra convencin; accesorio, cuando tiene por
objeto asegurar el cumplimiento de una obligacin principal,
de manera que no pueda subsistir sin ella". La disposicin trans-
crita, que no es sino la concrecin de uno de tantos criterios de
division de las obligaciones aceptados por la ciencia del Derecho,
universales por ende y comunes a todas las legislaciones, nos po-
ne frente a dos classes de obligaciones: unas, autnomas, que tie-
nen existencia por s mismas, porque en ellas concurren todos los
elements necesarios a su sr, y otras, pars:tas de las prime-
ras, cuya vida precisa en forma tal de stas, que no pueden so-
brevivir ni un moment a las obligaciones principles. Esta
ltima clase de obligaciones, que la nomenclatura jurdica de-
nomina accesorias o de garanta recibe en nuestra ley (Art.
44 C) el nombre genrico de oauciones y de ellas nos ocuparemos
en esta parte de nuestro studio; mas no de todas, sino nicamen-
te de la prenda y de la hipoteca.

SECCION PRIMERA
LAS PRIMERAS SEGURIDADES EN EL DERECHO ROMANO

Interesante por dems es el process de la diferenciacin re-
corrido desde su origen por las dos instituciones jurdicas que
hoy en da conocemos con los nombres de prenda e hipoteca.
Habiendo nacido casi juntas en el Derecho romano y permane-
cido confundidas por much tiempo, poco a poco, por la presin
de exigencias de diverse ndole fueron dotndose de caracteres
que imprimieron a cada una, pudiera decirse, personalidad pro-
pia. Es muy lgico suponer que las primeras relaciones econ-
micas de los hombres consistieron en operaciones de cambio in-
mediato y que a stas sucedieron. en poca un tanto ms evolu-
cionada, las operaciones de contraprestacin no inmediata, esto
es, las operaciones de crdito. Tambin es lgico suponer que
desde el moment en que el hombre hizo entrar el future aleato-







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 27

rio en las relaciones econmicas con sus semejantes, pens en-
contrar alguna seguridad que garantizara el cumplimiento de
las obligaciones. Acaso se recurriese en primer trmino a la con.
ciencia del propio deudor, pidindole juramento, y acaso tam-
bin, no estimndose suficiente ese respaldo puramente moral,
se recurriese ms tarde a la promesa de persona distinta del deu-
dor, que inspirara mayor confianza que ste. Tendramos aqu la
fianza personal, los adpromissores del Derecho romano (sponso-
res, los fidepromissores y fidejussores).. Mas esa garanta, des.
cansando en parte, grande por cierto, en la honradez y rectitud
del fiador, y en parte tambin en su situacin econmica, debi
haber inspirado temores y desconfianzas en los hombres, sugi-
rindoles otra modalidad de garanta: la consistent en la afec-
tacin de uno o various bienes del deudor al pago de la obliga-
cin. Los romanos dijeron: "Plus est cautionis in re quam in
personal": "hay ms seguridad en los bienes que en las perso-
nas". El aparecimiento de esta ltima seguridad no haba de
hacer desaparecer necesariamente en su totalidad las otras. Ca-
da una debi tener y tuvo efectivamente aplicacin donde se
crey apropiada, coexistiendo con las dems. En Roma, v. gr.
a la par de los acreedores que no contaban con otra garanta
para sus crditos que la consistent en la honradez del deudor
entiree ellos, los tenedores de hojas llamados chirographa o syn-
gra.phae, segn que dicha hoja fuera la simple promesa del deu-
dor de pagar, o que la obligacin estuviese consignada en dos
ejemplares marcados con los sellos del deudor y acreedor, que
tomaban cada uno un ejemplar), a la par de esos acreedores, de-
cimos, existan otros, cuya acreencia disfrutaba de una garan-
ta consistent en un bien afecto especialmente al pago.
Tres fueron los procedimientos ideados por Roma para la
constitucin de esa ltima forma de garanta.


EL PACTO DE FIDUCIA

En un principio, los romanos no conocieron ms derechos
reales que el dominio y las servidumbres. La persona que desea-
ba garantir un pago, haca a su acreedor transferencia de la
propiedad del bien en que habra de consistir la seguridad, por
medio de la mancipa.tio o la in jure cessio. Tal enajenacin iba
acompaada de un pacto de fiducia (de buena fe), por el cual
el acreedor se comprometa a remancipar, o transferir nueva-
mente la propiedad de la cosa al deudor al efectuar ste el pa-
go (1). Transferido el bien al acreedor, el deudor no tena ms

(1)-No adoptan an hoy en da algunos acreedores esa forma de garan-
ta, cuando fingiendo con el deudor un contrato de compra-venta del
bien que se va afectar al pago, consignan el llamado pacto de retro-
venta o retrovendo de que nos habla el Art. 1679 C. y siguientes?







Page
Missing
or
Unavailable







Pages
Missing
or
Unavailable







30 ALFREDO ORTIZ MANCIA



LEX COMISSORIA

Con todo y significar la accin cuasiserviana o hipotecaria
un notable progress en el desarrollo de las instituciones de ga-
ranta, adoleca de algunos inconvenientes que fueron motivo de
que se pensara en completarla con pactos adicionales al contra-
to. El acreedor, en efecto, poda perder la seguridad cuando el
deudor venda la cosa, lo cual no estaba en aptitud de impedir; y
el deudor, y a su vez, ejercitada la accin por el acreedor, no po-
da ya disponer de ella. Se echa mano entonces al pacto denomi-
nado lex comissoria, por el cual se autoriza al acreedor a que-
darse con la propiedad del objeto comprendido si el deudor no
paga; pero ese pacto era instrument de expoliacin contra el
deudor cuando el bien hipotecado o empeado tena un valor que
exceda del monto de la deuda. Por ese motivo, Constantino, in-
fluenciado por las doctrinas cristianas, lo prohibit.


El PACTO COMISORIO EN NUESTRA LEY

Como pequea digresin, permtasenos traer a colacin lo
que nuestra ley, apartndose de lo que a ese respect han dis-
puesto las legislaciones de otros pases, establece en su Art. 2147
C., cuando dice, en el inciso 29: "Podr tambin estipularse que
el acreedor tenga facultad de disponer de la prenda o de apro-
pirsela sin necesidad de recurrir a la justicia, por un precio
sealado de comn acuerdo con el deudor". Tal disposicin, co-
mo se puede ver, no es sino la autorizacin para convenir en el
famoso pacto comisorio, el cual pone en manos de los acreedores
usurarios la soga con que pueden ahorcar al necesitado. La mo-
dalidad que ofrece nuestra ley consiste en que el precio de la co-
sa se fija de comn acuerdo por las parties, pero con qu liber-
tad puede actuar una persona apremiada por necesidades ur-
gentes si el acreedor no tiene conciencia? Otras legislaciones,
como la chilena, expresamente niegan al acreedor el derecho de
apropiarse o de disponer de la prenda, proscribiendo as--co-
mo dice el glosador del Cdigo civil de la repblica de Chile don
Alfredo Barros Errzuriz-"el pacto comisorio en el contrato
de prenda, pacto injusto y usurario que caus tal indignacin
entire los romanos, que el legislator 'o anul, no slo para lo
future, sino tambin para lo pasado".


JUS DISTRAENDI

Descartado, pues, el pacto comisorio, en el ao 326 se convino
en agregar al contrato una c.usula en virtud de la cual se au-







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDITO EN EL SALVADOR 31.

torizaba al acreedor para vender (jus distraendi) el objeto si"
el deudor no pagaba. Esta clusula, en la poca de Ulpiano era
considerada ya sobrentendida en el pacto de hipoteca, pero po--
da ser eludida por convenio, hasta que Justiniano dispuso que
an en el caso de pacto expreso, el derecho de venta fuere de la
esencia de la hipoteca, acompandola siempre, y que si no obs-
tante ello, las parties, convenan en que el acreedor no tuviese el
derecho de venta, el nico efecto de ese convenio sera que aqul
tuviera la obligacin de amonestar al deudor tres veces, antes
de proceder a la venta. Ello, naturalmente, signific un paso
ms en el mejoramiento de la hipoteca, pero haba un inconve-
niente todava: que se constitua por simple pacto y que care-
ca de publicidad, ya que los romanos no conocan la institu-
cin del registry. Algunos han credo ver un antecedente del re-
gistro en las llamadas insinuaciones a que se hallaban sujetas
las donaciones, las cuales deban ser copiadas en los gesta o acta.
pblica para asegurar, mediante la intervencin del magistra-
do, la espontaneidad del acto y que estuviesen exentas de fraude;
mas el origen verdadero de nuestro modern sistema de inscrip--
ciones se halla no en el derecho romano sino en el germano.

EL DELITO STELIONATO

Ya hemos dicho que el pacto de hipoteca, permitiendo al
deudor permanecer en posesin de la cosa, le pona en condicio-.
nes de solicitar nuevos crditos con garanta del mismo bien.
Esa circunstancia, que para el deudor signific un progress no-
table y una ventaja de consideracin, pues los procedimientos-
que precedieron a la hipoteca le privaban de la cosa inpidindo-
le solicitar nuevos crditos, para el acreedor en cambio constitu-
y un serio peligro. Poda suceder en efecto, que en un deudor
poco escrupuloso, aprovechndose de la falta de publicidad de
una primera hipoteca, constituyese nuevos gravmenes sobre el
mismo bien, lo cual haca nugatoria la garanta de los ltimos
acreedores. Se impuso entonces una sancin al deudor fraudu-.
lento, a quien se hizo responsible del delito de stelionato.


ANALOGIA Y DIFERENCIAS ENTIRE LA PRENDA Y LA HIPOTECA

Ese fu, pudiramos decir, el ltimo retoque que el Dere-
cho romano di al sistema. Ambas instituciones, la prenda y la-
hipoteca, permanecieron confundidas prcticamente durante mu-
cho tiempo, hasta que por accin de la costumbre, y no por efec-
to de ninguna disposicin legislative, a la primera se le fu,
dando preferencia cuando los bienes garantes eran cosas mue-
bles, y a la segunda, cuando por el contrario, los bienes eran co-
sas inmuebles. En el fondo, a pesar de todo, siempre existi en-
tre los dos una diferencia fundamental: la prenda era un con-








32 ALFREDO ORTIZ MANCIA

trato real porque implicaba transferencia de posesin de la cosa
al acreedor, al paso que la hipoteca era un simple pacto, que
no requera transmisin alguna.
Hijas de las mismas necesidades y unidas de consiguiente
por un estrecho parentesco, la prenda y la hipoteca, en razn de
ese vnculo, aunque en el fondo muy distintas como lo hemos di-
cho, al llegar a su madurez no perdieron los caracteres que las se-
mejaban, los cuales an en nuestros das conservan en su mayo-
ra.
En primer lugar, ambas son obligaciones accesorias, esto
es, nacen al lado de obligaciones principles cuyo cumplimiento
tienden a asegurar.
En segundo trmino, ambas requieren la existencia de un
objeto susceptible de ser gravado con prenda o hipoteca.
Las dos envuelven por otra parte, en cierta forma, un prin-
cipio de enajenacin, toda vez que llevan invvita la posibilidad
de una venta en caso de no pagar..
Las dos tambin son indivisibles, en el sentido de que cada
una de las cosas gravadas, si son muchas stas, o cada parte de
la cosa, si slo es una, responded por la totalidad de la deuda y
por cada una de sus parties.
Por ltimo, tanto la prenda como la hipoteca proporcionan
al acreedor un derecho preferente sobre los dems acreedores,
aun sobre aquellos que tienen gravmenes en la misma cosa cons-
tituidos con posterioridad.
En cuanto a la manera de constituirlas, asimismo existe se-
mejanza entire ambas: las dos pueden nacer:
a)--de la voluntad, como cuando el deudor, en el contrato,
conviene en asegurar su adeudo con prenda o hipoteca, o el tes-
tador, en el testamento, impone el gravamen sobre una cosa pro-
pia;
b)-por disposicin del magistrado, que la constitua a fa-
vor del acreedor, naciendo as la prenda pretoria y la pignus ex
causa judicati captunm;
c)-de la ley, a favor de personas determinadas. Estas l-
timas quedaban constituidas ipso jure, desde que surgan las
circunstancias supuestas por la ley. Eran por consiguiente t-
citas, carcter que las haca muy peligrosas para terceros. Las
haba de dos classes: especiales y generals. Entre las primeras
se encontraban, por ejemplo, la constituida a favor del pupilo
.sobre los bienes que con dinero suyo compraba un tercero; la
en favor del legatario o fideicomisario sobre los bienes del here-
dero gravado con el legado o fideicomiso, etc.; y entire las segun-
das, la constituida a favor del pupilo sobre los bienes de sus tu-
tores o curadores para responder por las results de la adminis-
tracin; la de la mujer sobre los bienes del marido para respon-
der por la dote; la de las iglesias y establecimientos de benefi-
cencia, sobre los bienes de su propiedad dados en enfiteusis; la
del fisco, el emperador y la emperatriz sobre los bienes de sus
.deudores, etc., etc.







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 33


EFECTOS DE LA PRENDA Y DE LA HIPOTECA

En cuanto a los efectos, caben considerarse separadamente
los que producan con respect al constituyente o deudor y los
que producan con respect al titular o acreedor.

Con respect al Deudor
El constituyente continuaba siendo dueo de la cosa gra-
vada; al acreedor, en el caso de prenda, se entregaba simple-
mente la posesin llamada ad interdicta, que ms que posesin
era una mera tenencia con algunos derechos adicionales. El deu-
dor conserve el jus disponendi y en virtud de l poda: a)-mo-
dificar la cosa con tal de no menoscabar la garanta; b)-enaje-
narla a un tercero, pero la cosa se transmita con el gravamen
(cumr sua causa); y, c-imponerle al bien una nueva carga.

Con respect al Acreedor
El acreedor por su parte, adquiere derechos que deben consi-
derarse: a)-antes del vencimiento de la obligacin; b)-una
vez vencida sta.
En el primer caso, slo en virtud de la prenda adquiere la
posesin o tenencia de la cosa inmediatamente despus que se
contrae la obligacin; pero si se trata de hipoteca, no ms tiene
un derecho eventual que puede hacer valer si el deudor no cum-
ple, y que le permit reclamar, aun antes de que se venza la obli-
gacin, contra cualquier acto del deudor que perjudique la ga-
ranta, accin que reciba el nombre de caution damypa infecti.
En el segundo caso, esto es, vencida la obligacin, si el deu-
dor no cumple, el acreedor hipotecario puede, en primer lugar,
reclamar la cosa, entablando la vindicatio pignoris, y luego (esto
tambin el prendario) vender la cosa (jus distraendi), devolvien-
do al deudor el excedente cuando se haba convenido en la clusu-
la hyperocha, como antes dijimos.
Esas eran las caractersticas y esos eran los efectos de las
instituciones prenda e hipoteca en el Derecho romano, cuya es-
tructuracin hemos intentado reproducir. Casi todas las legis-
laciones modernas-inspiradas en su mayora en el Derecho ro-
mano-han conservado el cuerpo de esa estructuracin, y sobre
l, a media que las necesidades presionaron el ingenio del hom-
bre, se han ido acumulando innovaciones, principalmente por lo
que respect a la prenda, tendientes a hacerlas ambas cada vez
ms prcticas y tiles al crdito, en especial al crdito agrco-
la, al industrial y al commercial. De esas innovaciones nos ocupa-
remos a continuain, para lo cual tomamos en primer lugar la
prenda.
3-







34 ALFREDO ORTIZ MANCIA



SECCION SEGUNDA

EVOLUCION DE LA PRENDA

LA PRENDA Y LA HIPOTECA ADQUIEREN PERSONALIDAD PROPIA.
LOS PRIMEROS REGISTROS DE LA PROPIEDAD RAIZ

Hemos dejado la prenda en el estado en que nos fu legada
por los jurisconsultos romanos. Decamos en otra parte, que
empez a marcarse su diferencia con la hipoteca cuando la cos-
tumbre hizo frecuente que se diesen en prenda nicamente co-
sas muebles y que el gravamen hipotecario recayera tan slo so-
bre inmuebles. Pero tal diferenciacin no se produjo de la no-
che a la maana. Durante la Edad Media aun permanecieron
confundidas en Espaa, en donde la voz genrica pennos o pe-
os, comprenda tanto una como otra. En las Partidas se deca:
"Peo es propiamente aquella cosa que un ome empea a otro,
apoderndole de ella, mayormente cuando es mueble. Mas se-
gund el largo entendimiento de la ley, toda cosa, quier sea mue-
ble, o rayz, que sea empeada a otri, puede ser dicha peo, ma-
guer non fuese entregado della aquel quien la empeassen".
Pero a la par de la expresin peo, con que se designaba la
cosa con relacin al deudor, se usaba la palabra prenda, aplicada
al mismo objeto desde el punto de vista del acreedor; de donde
surgieron los verbos empear-acto de entregar la cosa- y
prender o prendar- acto de tomarla-. Desde entonces la pala-
bra prenda. (del latn prehendere) se aplic exclusivamente a los
muebles. Sin embargo, puede asegurarse que la verdadera di-
vergencia entire la prenda y la hipoteca no se anot en Espaa,
sino a partir de la ley dictada por las Cortes de Toledo en 1539,
por los reyes don Carlos y doa Juana. ratificada por Felipe II
en 1558, que ordenaba que en codas las cabezas de jurisdiccin
hubiera una persona encargada de llevar un libro en el cual de-
ban registrarse los censos, tributos e hipotecas que gravasen
las casas o heredades que se compraran. Tal fu el origen de los
Registros de la Propiedad en la Pennsula, en los que se ins-
criban los gravmenes sobre inmuebles, para los cuales se re-
servaba la denominacin hipoteca; dejndose el trmino prenda
para las cosas muebles y semovientes que pasaban a la posesin
del acreedor.
En 1713 y en 1768, Felipe V dict nuevas pragmticas com-
pletando las disposiciones anteriores. (1)

(1)-De la obra "La Hipoteca en la Legislacin Chilena" de Fernando
Alessandri A. Soc. Imprenta y Litografa Universo-1919-Santiago
de Chile.







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 35

La prenda y la hipoteca en lo sucesivo, pues, ya no podran
ser confundidas; el empleo de cada una de ellas estaba determi-
nado, ms que todo por la naturaleza de los bienes a utilizarse
para la garanta. Haban logrado una personalidad propia, que
se mantuvo a travs del tiempo.


CARACTERES ESPECIFICOS DE LA PRENDA

La prenda fu as, desde entonces hasta nuestros das:
a)-Contrato accesorio, por cuanto su nica finalidad es
asegurar el cumplimiento de una obligacin principal, cuya exis-
tencia supone siempre. El Art. 2135 del Cdigo Civil salvado-
reo (1) dice textualmente: "El contrato de prenda supone siem_
pre una obligacin principal a la cual accede".
b)-Contrato real, es decir, que no se perfecciona sino por
la entrega de la prenda al acreedor. Tal es el texto del Art. 2136
C. La cosa debe, en esa virtud, pasar a manos del acreedor,
quien es obligado a guardarla y conservaria como buen padre de
familiar; as lo ordena el Art. 2144 C. (2).



(1)-Nuestra legislacin civil no ha hecho sino acoger la prenda tal como
se la entreg la tradicin.
(2)-Cabe preguntar si conforme a la doctrine y conforme a la ley puede
el acreedor hacer entrega de la prenda al deudor, a ttulo de depsito,
arrendamiento, etc.
Desde el punto de vista de la ley creemos que no hay discusin,
ya que su texto es claro: "el acreedor es obligado a guardar y conservar la
prenda".
Doctrinariamente tampoco caben dudas de ninguna clase: el Derecho
romano no lo autoriz y no poda haberlo hecho por cuanto la entrega de
la cosa al acreedor tiene siempre por objeto conferirle el derecho de hacer-
se pago con ella en caso de incumplimiento del deudor. Cmo podra cum-
plirse esa finalidad estando la cosa en poder de un deudor sin escrpulos
que la hubiese ocultado o enajenado? De donde se deduce que la prenda
se entrega al acreedor para que la seguridad de ste sea efectiva, es decir,
para que sea tal seguridad. Por otra parte, dejar la cosa en poder del
deudor es permitirle ostentar una apariencia econmica que no correspon-
de a su verdadera situacin; es permitirle hinchar artificiosamente su cr-
dito con perjuicio de terceros de buena fe.
El professor Ricci dice sobre el particular:
"La posesin necesaria para la constitucin y eficacia de la prenda,
observa oportunamente la Casacin de Turn, debe ser posesin que ponga
las cosas y las conserve en poder del acreedor; que result de hecho noto-
rio, de notoriedad suficiente para advertir a los terceros que el deudor fue
desposedo, y que el objeto pignorado no forma parte ya de su libre acti-
vidad. Es por tanto esencial la posesin del acreedor".








36 ALFREDO ORTIZ MANIA

c)-La prenda confiere al acreedor un ttulo de mera te-
nencia.
d)-Constituye un principio de enajenacin.
e)-Es indivisible, en el sentido que ya explicamos antes.

As qued definitivamente integrada la prenda y as pas a
incorporarse en nuestra legislacin.
El carcter fundamental de la prenda es, pues, el ser un
contrato real. Para que pueda constituirse el gravamen es indis-
pensable que la prenda pase de manos del deudor a las del acree-
dor, a fin de que la notoriedad de su privilegio descarte errors
y engaos sobre la responsabilidad econmica del constituyente.
Pero esa condicin de la prenda clsica, que no admita ninguna
variacin en cuanto a la tenencia de la cosa, la cual forzosamen-
te haba de estar en poder del acreedor o de un tercero (esto l-
timo por lo menos lo autorizan algunas legislaciones; no la nues-
tra), so pena de volver inexistente la garanta, la hizo inaplica-
ble en aquellos casos en que el deudor no poda desprenderse de
la prenda, por ser indispensable para su trabajo (recurdense


Don Robustiano Vera dice:
"Puede constituirse prenda en poder del mismo deudor? Es evidence
que no; porque la entrega de la cosa al acreedor es de la esencia de este
contrato; pero la prenda se puede depositar en poder de un tercero; mas
en la prctica se pacta que la prenda quede en poder del deudor ya sea
como arrendatario o como depositario; pero como hay terceros interesados
en los bienes del deudor, se hace esto sospechoso y en tal caso toca a los
jueces resolver sobre la validez del contrato de prenda...."
Don Alfredo Barros Errzuriz comenta:
"Son frecuentes en la prctica de los negocios las combinaciones que
tienden a mantener la prenda en poder del deudor, que puede por ejemplo,
recibirla nuevamente del acreedor en calidad de depsito o arriendo, para
que continue en poder suyo. Creemos que estos arbitrios son contrarios
al espritu de la Ley, que quiere que la cosa salga materialmente del po-
der del deudor, para que ste no aparente un crdito que no tiene y engae,
en consecuencia, a terceros".
"Para que exista el contrato de prenda y surta sus efectos legales,
la cosa debe salir materialmente de manos del deudor y permanecer en po-
der del acreedor o de la persona que ste design, hasta la cancelacin del
crdito que se trata de garantir. La entrega de que aqu se trata no es
una tradicin que trasfiere el dominio".
La jurisprudencia de nuestros tribunales, desoricntada sobre este pun-
to, como sobre algunos otros, no ha sabido resolver la cuestin con cri-
terio uniform. La valiosa obra "Indice de la Jurisprudencia Civil Salva-
dorea desde 1901 hasta 1932", del prestigiado jurista salvadoreo doctor
Angel Gchez Castro, antiguo professor nuestro, asi lo pone de manifiesto.
Pueden consultarse las Revistas Judiciales de abril a julio de 1920, pg. 214,
y abril de 1929, pg. 164.







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 37

los defects de que adoleca el pacto de fiducia y que motivaron
fuera substituido por la hipoteca) y en aquellos otros en que el
acreedor no poda o no quera hacerse cargo de la tenencia de la
cosa, ya fuera por dificultad de transportarla, ya por el cuidado
necesario para su conservacin; inconvenientes esos que hicieron
pensar en la posibilidad de encontrar otra institucin de garanta
real, para cuya existencia no fuese indispensable el trasla-
do de la cosa de manos del deudor a las del acreedor, pero que al
propio tiempo tuviera la debida publicidad a fin de evitar pro-
bables defraudaciones a terceros de buena fe: esa institucin se
encontr al fin en la denominada prenda ficticia o prenda sin
desplazamiento que tan valiosa ayuda vino a prestar a la agri-
cultura, a la industrial y al comercio. Debe citarse en este lu-
gar-ya que tratamos de las instituciones que vinieron a co-
rregir o completar la prenda-la importantsima innovacin
que sobre el particular introdujeron los llamados Almacenes Ge-
nerales de Depsito, de los cuales nos ocuparemos despus que
lo hayamos hecho de la prenda sin desplazamiento en nuestro
pas.
El primer paso dado en El Salvador en ese sentido lo cons-
tituye el proyecto de ley remitido por el Poder Ejecutivo, en el
Ramo de Hacienda, a la Asamblea Nacional Legislativa, con fe-
cha 30 de marzo de 1932.
Como veremos un poco adelante, el pas enfrentaba en esa
poca una de las crisis econmicas ms desastrozas que se han
conocido; la agricultura-nuestra principal fuente de produc-
cin-seriamente amenazada, por cuanto sobre la propiedad in-
mobiliaria entera pesaban gravmenes hipotecarios que un por-
centaje elevadsimo de deudorcs no podra redimir, se hallaba
condenada a pasar fatalmente a manos de unos cuantos acree-
dores.. Ello habra desplomado, con las consiguientes desgracias
de toda ndole, el edificio de la economa national. Para evitar
semejante catstrofe, la Asamblea Nacional Legislativa, pocos
das antes de la expresada fecha (12 del mismo mes de marzo),
haba emitido un decreto de carcter extraordinario, por medio
del cual se ofrecan facilidades de pago a los deudores que qui-
sieran acogerse a los beneficios de la ley.
Pero tan trascendental paso requera un complement; se
conceda prrroga al agricultor, es cierto, pero cmo haba de
sacar ste lo necesario para pagar? O bastaba con el tiempo de
espera que se le ofreca? Claro que no: era indispensable, ade-
ms, ayudarle a trabajar; poner en sus manos el instrumental
necesario; en una palabra, suministrarle dinero a corto plazo
para la explotacin de sus fincas. Slo as podra salir avante
la agriculture. Por eso, en el oficio con que se remiti a la Asam-
blea Nacional el proyecto de ley de prenda agraria, el entonces
Ministro de Hacienda, doctor Miguel Toms Molina, dijo: "La
ltima Ley de Emergencia (se refera al Decreto Legislativo de
12 de marzo antes aludido) llen su cometido en cuanto a evitar
los trastornos que tenan que ocurrir al consumarse la series de








38 ALFREDO ORTIZ MANCIA

ejecuc-ones en perspective por falta de pago; pero su comple-
mento necesar-o tiene que ser la promulgacin de leyes que me-
joren el crdito. A ese fin tiende la ley de crdito refaccionario,
que en nombre del Supremo Poder Ejecutivo, me permit some-
ter a la consderacin de la Honorable Asamblea Nacional, y
ruego a Uds. que sea aprobada oyendo el parecer de la Corte
Suprema de Justicia, con la mayor brevedad possible .

LA PRIMERA LEY DE PRENDA AGRARIA

El 16 de mayo de 1932, la Representacin Nacional, despus
de haber odo al Supremo Tribunal de Justicia, quien emiti un
important dictamen al respect, aprob la primera ley de pren-
da sin desplazamiento, que se public en el Diario Oficial del da
siguiente, la cual tenda a favorecer nicamente al agricultor.
El Art. 3 del Decreto deca:
"Art. 39-Para la constitucin de la garanta y como una
media transitoria y durante la vigencia del con-
trato de prstamos refaccionarios, se establece la
prenda sin desplazamiento, y, en consecuencia, no
es menester que el deudor haga entrega material
de los objetos que garantizan el cumplimiento de
las obligaciones estipuladas en los respectivos
contratos. Bastar con especificar en las escritu-
ras correspondientes los objetos que sirven de ga-
rantia y el deudor ser considerado como habien-
do recibido en depsito necesario dichos objetos,
con todas las obligaciones y responsabilidades
que incumbent a esta clase de depsitos".

Podan ser objeto de la prenda sin desplazamiento: las co-
sechas, materials primas, ganado, aperos, mquinas o utensilios.
Los dineros adquiridos con esa garanta-bajo la pena de ha-
cerse exigibles inmediatamente y de responder el deudor por los
daos y perjuicios y hasta por delito a que hubiera lugar-, de-
ban ser "invertidos en el pago de jornales, materials primas, abo-
nos, aperos, semillas, instruments, ganado y dems elements
necesarios para la explotacin de que se trata". El prstamo era
para un ao de plazo, "prorrogable por un ao ms en caso de
prdida o por cualquier otro motivo que haya imposibilitado al
productor el logro de sus productss.
El inciso 29 del Art. lo deca: "Estos prstamos tendrn el
carcter de privilegiados con relacin a las otras deudas que
graven al prestatario y durante el mismo plazo; es decir, que con
los products obtenidos se pagarn preferentemente los intere-
ses y amortizaciones de aquellos y los sobrantes servirn para
cubrir las otras deudas si las hubiere". Esta disposicin, que
mereci muy atinada censura en el dictamen de la Corte







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 39

Suprema de Justicia, ya que el proyecto la contena, ofreca el
inconveninte de pretender desviar la verdadera garanta,-que
no debi recaer sino sobre los objetos mismos dados en pren-
da-, al hacerla consistir en "los products obtenidos". Seme-
jante inconsecuencia qued corregida en la nueva ley.
El monto de los prstamos no poda exceder del 50% del
valor en que se estimaran los objetos components de la garanta,
valor que se fijaba por dos peritos, nombrados uno por el acree-
dor y otro por la Direccin General de Contribuciones. Esta dis-
posicin hubo de ser vista con repugnancia, por lo que respect
a los peritos, ya que daba intervencin a extraos en la opera-
cin, y sobre todo porque uno de esos extraos deba ser delega-
do de la oficina encargada de las tasaciones de los impuestos
director de Renta y Vialidad. La ley vigente suprimi ese in-
til avalo, considerando que a nadie ms que al acreedor mismo
interest que el crdito quede bien asegurado. Por otra parte,
fij como lmite para los prstamos, el 75% del valor de la pren-
da al moment de otorgar el crdito.
El contrato poda formalizarse en escritura pblica o pri-
vada, sujeta al requisito de la inscripcin en una seccin espe-
cial del Registro de Propiedad Raz e Hipotecas, para que tuvie-
ran fuerza ejecutiva. Segn ello, pues, una escritura privada, sin
reconocimiento previo de firma, por el simple hecho de hallarse
inscrita, tena fuerza ejecutiva. Cmo se conmovan los ci-
mientos sobre que descansa en nuestro Derecho el juicio ejecu-
tivo! Ya es de imaginar el peligro que semejante disposicin
ofreca. La ley en vigencia tambin corrigi tamao defecto.
Merece especial comentario tambin, el Art. 7T que rezaba:
"La garanta prendaria que establece esta ley se considerar
afectando las propiedades races del deudor sin perjuicio de los
casos de prelacin ya establecidos sobre el inmueble". "Aceptar
esta disposicin-dijo la Corte-equivaldra a desplazar de sus
cimientos inconmovibles a la hipoteca. Por una simple ficcin
legal, se extendera el privilegio de la prenda. que por su esen-
cia recae sobre cosa mueble, a bienes races del deudor, no slo
respect del bien donde existe la cosa prendaria, sino a todos,
en general, de la pertenencia del deudor, aunque la garanta
prendaria haya sido constituida por un tercero; llegndose al
extremo de hacer predominar este privilegio prendario, contra-
rio sensu, sobre los gravmenes que se constituyen despus so-
bre los mismos inmuebles, pues asi se deduce con claridad de la
frase "sin perjuicio de los casos de prelacin ya establecidos
sobre el inmueble". Sera tanto como nulificar la garanta hi-
potecaria a despecho de las solemnidades establecidas para su
constitucin, registro y dems requisitos esenciales que legiti-
man su existencia". Semejante objecin de la Corte tuvo contra-
rplica del Poder Ejecutivo, en uno de los prrafos de la comuni-
cacin N" 6857 del 30 de mayo del mismo ao 1932, relative al
dictamen de aquel Alto Tribunal, que deca: "....el hecho de
que el acreedor en crdito refaccionario tenga derecho subsidia-







40 ALFREDO ORTIZ MANCIA

rio sobre la cosa raz a que acceden los frutos, preferente a hi-
potecas constituidas con posterioridad, no ha de entenderse que
destruya de naturaleza de la hipoteca; lo que hace es ampliar la
forma de constituirla, mediante requisitos especiales, estableci-
dos en garanta del crdito refaccionario". Lo cierto es que sobre
los bienes inmuebles en que radicaran los objetos pignorados,
pesara un gravamen real que no poda ser prenda ni hipoteca
en sentido estricto, pero que tena much de ambas. La ley vi-
gente contiene una disposicin que vino a sustituir el Art. 79, la
cual reza: "Adems de responder por la deuda los bienes dados
en prenda, y los products afectos a ella, garantizan el crdito
refaccionario subsidiariamente los bienes propios rsticos del
prestatario, que van a ser objeto de los beneficios o cultivos, lo
mismo que quedan afectos los derechos de los usufructuarios,
el arrendatario, el acreedor anticrtico, depositario, colonos, etc.,
aunque no se exprese en el contrato"; disposicin que a nues-
tro modo de ver pudo haberse omitido, pues bien sabido es que
todo el patrimonio del deudor se halla afecto al pago de sus obli-
gaciones, Art. 2212 C; a menos que se haya tenido la intencin de
afectar de manera especial los bienes enumerados en la disposi-
cin, pero esa preferencia o privilegio no se ven claras, y hasta
parece que el propsito de la reform fu suprimir aquel derecho
real hbrido, que no era ni prenda ni hipoteca, pero que tena de
las dos, y suprimir por tanto cualquier privilegio o preferencia.
Una interpretacin autntica de la ley convendra en todo caso,
para descartar cualquier duda.
El Art. 8 del Decreto estableca la inalienabilidad de los
objetos dados en prenda, al obligar a todo aquel que los compra-
ra a entregarlos al acreedor, so pena de incurrir en responsabi-
lidad criminal como cmplice del delito de estafa. La ley vigen-
te sustituy esta disposicin por otra que obliga al deudor, antes
de enajenar la cosa, a solicitar permiso escrito del acreedor.


REFORMS

Con fecha 3 de octubre del mismo ao de 1932, la Asamblea
emiti un nuevo decreto reformatorio del anterior, el cual fu pu-
blicado en el Diario Oficial No 233 del Tomo 113. Tenda ni-
camente a aclarar el primero.


LA ACTUAL LEY DE PRENDA AGRARIA,
GANADERA O INDUSTRIAL

La ley actualmente en vigencia se decret el 24 de octubre
de 1933 y se public en el Diario Oficial N< 240 del Tomo 115. Se
denomina "Ley de Prenda Agraria, Ganadera o Industrial". En
relacin con ella deben citarse los decretos legislativos No 125
de 19 de octubre de 1934, publicado en el Diario Oficial No 228







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 41

del Tomo 117, y No 129 de 17 de septiembre de 1936, publicado
en el Diario Oficial No 206 del Tomo 121; el primero de los cua-
les ampli la ley y el segundo le introdujo algunas reforms.
Pasemos en seguida a hacer su resume.
La prenda agrcola, ganadera o industrial tiene por objeto
garantizar los crditos que se suministren al agricultor o indus-
trial. Pueden ser objeto de la prenda:
a)-Los frutos de cualquier naturaleza correspondientes al
ao agrcola en que el contrato se realice, sean pendientes o des-
pus de separados de la plant; las maderas en toda forma o es-
tados; los products de la minera y de las canteras; las mate-
rias primas de toda clase, sean del pas o importadas, adquiri-
das para su utilizacin en industries nacionales; as como los
products de las fbricas o industries, tambin nacionales aca-
bados o en curso de fabricacin.
b)-Las mquinas en general, aperos o instruments de la-
branza, sean usados en la agriculture, en el corte o la fabrica-
cin de maderas o en la explotacin de minas o canteras o en
fbricas de cualquier naturaleza.
c)-Los animals, de cualquier especie y sus products, as
como las cosas muebles afectadas a la explotacin rural.

Todos esos objetos se consideran substancialmente distintos
de los inmuebles de que forman parte.
Puede solicitar prstamos con garanta prendaria, todo
agricultor o industrial con capacidad legal para contratar, sea
propietario de los bienes rsticos en que radica la garanta, o
usufructuario, arrendatario, tenedor anticrtico, depositario de
los mismos; estos ltimos, dentro de los lmites de sus respecti-
vos derechos.
El monto del prstamo no podr exceder de las tres cuar-
tas parties del valor de la prenda. Se dan para un ao de plazo
lo ms. Si por fuerza mayor o caso fortuito perecieren los obje-
tos dados en prenda, y estos fueren frutos pendientes, queda-
rn los frutos del ao siguiente afectos a la misma garanta real.
El acreedor tiene un derecho preferente sobre los bienes
dados en prenda, pero adems, como ya vimos, dice el Art.
69 "garantizan subsidiariamente, los bienes propios rsticos del
prestatario, que van a ser objeto del beneficio o cultivo". El cr-
dito prendario inscrito es preferente an respect de acreedores
hipotecarios que tuvieren inscrita con anterioridad la hipoteca,
a menos que por accin de un tercero se hubieren embargado
los mismos bienes y anotado preventivamente el embargo con-
forme a la ley, antes de otorgarse el crdito prendario.
Los efectos pignorados permanecern en poder del pres-
tatario en calidad de depsito, con obligacin de entregarlos al
acreedor:
a)-por falta de pago de la obligacin en la fecha conveni-








42 ALFREDO ORTIZ MANCIA

b)-si no se llevaren a cabo los cultivos en las fechas con-
venientes.
c)-si el deudor no cuidare bien de los bienes pignorados y
hubiere just temor de que se destruyan.
d)-si el deudor abandonare la propiedad, posesin o tenen-
cia donde estuvieren los bienes dados en prenda, o se fueren a
llevar a cabo los cultivos.
e)-si afectare el deudor con nuevos gravmenes los bienes
pignorados sin cancelar el anterior o si constituyere arrenda-
miento, usufructo o anticresis sobre la propiedad rstica objeto
de los cultivos, sin permiso escrito del acreedor.

En todos los casos, except en el primero, el deudor puede
retener la prenda mejorando la garanta.
No se puede contraer ms que un prstamo con garanta
de los mismos bienes.. De donde se deduce que para contraer
uno nuevo es preciso cancelar el anterior. La prohibicin com-
prende an los frutos de aos posteriores a aquel en que se con-
trae la prenda.
El contrato de prstamo puede formalizarse en escritura
pblica o privada, a voluntad de las parties, pero en el ltimo
caso deben autenticarse las firmas por un Notario o inscribir-
se el ttulo en el Registro de la Alcalda Municipal del domicilio
de cualesquiera de los otorgantes. El contrato ha de expresar
las condiciones del mutuo; indicar los bienes afectos a la garan-
ta y los inmuebles en donde radican aquellos; el empleo o desti-
nacin que se dar al dinero prestado; cuanta en especie y va-
lor aproximado de los products que por medio de la explotacin
se obtendrn.
El ttulo debe ser inscrito en extract en seccin especial
en el Registro de la Propiedad Raz e Hipotecas correspondien-
te a la jurisdiccin en que estn ubicados los inmuebles, las f-
bricas o empresas. Al margen de la inscripcin relative a la
propiedad del inmueble a que accede la prenda, el arrendamien-
to o anticresis, segn sea el caso, debe anotarse el crdito pren-
dario. Los crditos prendarios as contrados se cancelan lo mis-
mo que las hipotecas. (Art. 743 C. reformado).
Los derechos del acreedor se hallan garantizados asimismo
por una series de disposiciones penales. El deudor que destruye
en todo o en parte la prenda, o que la inutilice de cualquier ma-
nera o permit su inutilizacin o destruccin, si esos hechos se
causaren por su propia culpa, es castigado como reo de estafa.
La misma responsabilidad tiene si enajena la prenda sin per-
miso escrito del acreedor; si hubiere constitu-ido gravamen
prendario sobre la cosa existiendo una enajenacin anterior; si
no lleva a cabo los cultivos o no emplea la cantidad prestada en
el objeto convenido.
Va ms all todava la ley, en el deseo de ofrecer magnfi-
cas condiciones al acreedor, como un medio de estimular esta
clase de operaciones pignoraticias. Establece un procedimiento







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 43

brevsimo para obtener el pago coercitivo de la deuda en caso de
incumplimiento del prestatario.
Con el escrito de demand y el document respective, el Juez
decreta embargo y libra el mandamiento que corresponde. La
notificacin del decreto de embargo equivale al emplazamiento
por tres das para contestar la demand.
La prenda embargada se entrega al deudor quien tiene de-
recho de venderla por medio de dos corredores y en su defecto
de dos comerciantes de la plaza, para lo cual servir de base el
precio corriente del da, sin tomar en cuenta el que se hubiere
fijado por las parties.
Cuando la prenda no se encuentra, el embargo se traba so-
bre los otros bienes del deudor. Si la prenda estuviere destruida
o daada, el Juez debe certificar lo conducente y dar cuenta al
Juez de lo Criminal para la persecucin y castigo del delito co-
metido.
Vencido el trmino del emplazamiento, si el demandado no
opone excepciones, el Juez pronuncia sentencia; pero si las opo-
ne, se abre el juicio a prueba por cuatro d'as, transcurridos los
cuales debe pronunciarse la sentencia.
Ms breve an es el procedimiento si slo se trata de re-
cuperar la prenda.
El Art. 21 de la ley dice: "El contrato de prenda producir
efectos respect de tercero desde su presentacin a la oficina del
Registro respective, si se siguiere inscripcin"; y el Art 22:
"En todo lo que no estuviere previsto en esta ley se estar a lo
estatuido en los contratos de prenda e hipoteca, en lo que fuere
aplicable por semejanza".

UN VACIO DE LA LEY

Vacio muy grande ofrece nuestra ley de prenda agraria, ga-
nadera o industrial, que nada dice, como lo hacen legislaciones
de otros pases, sobre el endoso de los documents en que cons-
ta el crdito. Nos parece que debera completarse la ley, facul-
tando al tenedor de un ttulo de crdito prendario para endosar-
lo, y establecerse el requisito de la inscripcin del endoso para los
efectos respect de terceros. El propietario del document,
vencida la obligacin, procedera contra el deudor y solidiaria-
mente contra los endosantes. La responsabilidad de stos po-
diia quedar limitada a cierto plazo a contar del da de la venta o
adjudicacin de la prenda. Semejante adicin a la ley tendra,
como es fcil comprender, el efecto de dar movilidad a estos cr-
ditos.

PRENDA MERCANTIL

En material de prenda mercantil, propiamente tal, en El
Salvador nada hemos hecho. En ese sentido nos hemos quedado








44 ALFREDO ORTIZ MANCIA

muy rezagados ante los pases de Europa y Amrica que van a
la vanguardia del progress. Slo encontramos algunas disposi-
ciones en la Ley de Bancos de Emisin relatives a la prenda so-
bre ttulo. (1)
Nuestro Cdigo de Comercio no contiene reglas que regu:en
la prenda, por lo que son los principios del Cdigo Civil los que
la rigen subsidiariamente.


PRENDA MERCANTIL EN GENERAL

Las legislaciones de otros pauses se ocupan de la prenda
mercantil en general y adems contienen principios especiales
aplicables a ciertas classes de ella. Entre esos pases deben ci-
tarse Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil, Chile, Colombia,
Mxico, Santo Domingo, Francia, Italia, Portugal, Rumania, etc.
En Inglaterra y Estados Unidos las leyes mercantiles dis-
tinguen tres classes de prenda:
Mortgage, que tiene lugar cuando la posesin de la cosa que-
da en poder del constituyente y al acreedor se transmite el dere-
cho de propiedad sobre la misma; si el deudor no paga, vencida
la obligacin, la cosa queda de derecho incorporada al patrimo-
nio del acreedor. circunstancia esta que semeja al mortgage a
la venta con pacto de retro.. Esta prenda asume a veces una
modalidad hasta cierto punto curiosa, cuando lo que se grava
con el derecho de prenda no es una especie sino el gnero, v. gr.,
mercaderas que el prestatario conserve en su poder can facultad
de traficar con ellas. Nuestro cargo de miembro de la Junta de
Vigilancia de Bancos y Sociedades Annimas, nos ha permitido
darnos cuenta de que existe una institucin bancaria establecida
en el pas que efecta esta ltima clase de operaciones. Como
puede comprenderse, si se tiene present lo que hemos dicho
con respect a la prenda mercantil-que se rige en un todo por
los principios clsicos del Derecho civil-un crdito concedido
entire nosotros en esas condiciones carece en absolute de garan-
ta real; es un crdito personal simplemente, cuya seguridad
estriba tan s'o en la honorabilidad del client deudor; lo cual
pone de manifiesto la ingente necesidaa que existe de que el le-
gislador salvadoreo, para el debido desarrollo del comercio, se
ocupe ya de tan importantes cuestiones.
Pledge, cuando, por el contrario de lo que sucede en el mort-
gage, el constituyente queda siendo dueo de la cosa y la pose-
sin se transfiere al prestamista, y
Lien, en que al acreedor se entrega la cosa en posesin, pero
sin derecho de venta.

(1)-La ley slo se aplica al Banco Central de Reserva en lo que no ha
quedado derogada por el estatuto orgnico de ste.







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 45


PRENDA MERCANTIL ESPECIAL.
TITULOS DE CREDIT EN PRENDA

Con respect a algunas prendas mercantiles especiales tam-
bin se nos han adelantado otros passes.
Ellos han legislado sobre la prenda de valores mobiliarios
a favor de los Bancos. (1)

NUESTRA LEGISLATION CIVIL

Nuestro Cdigo Civil, en el ttulo respective, dice que puede
darse en prenda un crdito, sin particularizar nada; de donde se
deduce que cualquier clase de crdito. El Art. 2139, se express
as: "Se puede dar en prenda un crdito entregando el ttulo;
pero ser necesario que el acreedor lo notifique al deudor del
crdito consignado en el ttulo, prohibindole que lo pague en
otras manos '.
Y el Art. 951 Pr. dice:
"'El acreedor que hubiere recibido un crdito en prenda, se
presentar acompaando el respective ttulo y el del contrato
de prenda, si lo hubiere, solicitando que se haga al deudor la
notificacin a que se refiere el artculo 2139 C. y que se le pro-
hiba pagar en otras manos sin su consentimiento. El Juez de-
cretar de conformidad y practicar la notificacin de la mane-
ra -stablecida en el artculo precedente. Vase Art, 1448 C.
No 2o.
El procedimiento apuntado debe ser igualmente recorrido
as se trate de ttulos al portador, a la orden o nominativos. Se
comprende cun engorroso es ello para el comercio, cuyas opera-
ciones deberan en todo caso ser sencillas, esto es, hallarse des-
pojadas de aditamentos y trmites enojosos.

OTRAS LEGISLACIONES

Por eso, como decamos, otros pases dotados de ms sen-
tido prctico que el nuestro, se han adelantado en la emisin de
leyes apropiadas que tienden a facilitar la constitucin de cr-
ditos con garanta de valores mobiliarios y que ofrecen al pres-
tamista o banquero condiciones de seguridad.
En cuanto a la constitucin de la prenda, dichas leyes esta-
blecen que si se trata de ttulos al portador, la garanta se en-

(1)-Existen, sin embargo, al respect algunas disposiciones en nuestra
Ley de Bancos de Emisin.







46 ALFREDO ORTIZ MANCIA

tiende constituida por la simple entrega del ttulo a la empresa
bancaria para seguridad de operaciones o contratos que celebren
o que en lo future hayan de celebrarse, siempre que no conste
que la entrega se ha efectuado con el objeto distinto. Si los t-
tulos que han de darse en prenda son a la orden, de cualquier
clase que fueren, se hace necesario el llamado endoso de garanta
o pignoraticio; y si los ttulos son acciones nominatives de so-
ciedades annimas o en comandita, la prenda se constitute por
escritura pblica o privada, debiendo notificarse por un minis-
tro de fe-un notario, por ejemplo-sin necesidad de que inter-
venga ningn Juez.
Otra innovacin que contienen estas leyes, estriba en los
efectos de la prenda. Segn nuestro Cdigo Civil, la prenda cons-
tituida se refiere a determinado crdito, no pudiendo el acree-
dor retenerla para seguridad de otros crditos, sino muy excep-
cionalmente, cuando concurren las circunstancias que el mismo
Cdigo especifica. (Art. 2151). Las antes referidas leyes de pren-
da sobre valores mobiliarios, en cambio, establecen que la garan-
tia pignoraticia ampara cualesquiera clase de operaciones que el
prestatario tenga o pueda tener con el Banco, a menos que se
pacte lo contrario. Lo que antes era la excepcin, ahora se ha
convertido en regla, y lo que antes era regl'a, ahora es la excep-
cin.
Si vence la obligacin y el prestatario no paga, el Eanco no
tiene necesidad de recurrir al procedimiento judicial ordinario,
moratorio por excelencia. Basta hacer al deudor una simple no-
tificacin por medio del Juez de Comercio y si transcurridos
unos 5 o 7 das no paga, el Banco vende los valores por medio
de corredores o en la Bolsa de Comercio.

OTROS VACIOS DE LAS LEYES SALVADOREAS.
EL ARRENDAMIENTO CON PROMESA DE VENTA

Mas ya que hablamos de los vacos de nuestra legislacin
prendaria, digamos que la sociedad salvadorea espera desde
hace much tiempo una ley que venga en ayuda de todos aquellos
que se ven en el caso de tomar artculos-generalmente mqui-
nas de escribir, automviles, cocinas, maquinaria, etc.-acep-
tando ese contrato expoliador y leonino algunas veces, -las ms,
por cierto-que llamamos arrendamiento con promesa de ven-
ta. El comerciante que desea negociar un automvil o una mqui-
na de coser con un individuo que no inspira la suficiente con-
fianza para vendrsela francamente al crdito, conviene con ste
en entregarle el objeto en arrendamiento; por un precio total
que se fija de antemano, el cual se compromete el supuesto
arrendatario a pager por abonos peridicos; en el entendcdo de
que si entera cumplidamente dicho total, el arrendador de ma-
rras le otorgar la escritura de venta (generalmente acuerdan
sea la misma de. arrendamiento con una razn apropiada que







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 47

firma el vendedor). Como una clusula inocente, inofensiva y
sin importancia, que se consigna-dir el arrendador-"por si
acaso.... ", en un rinconcito del contrato, nunca falta este pac-
to: "es convenido que si el arrendatario, seor X, deja de pagar
alguna de las cantidades, en el plazo fijado, el arrendador ten-
dr derecho a reclamar la cosa sin obligacin de restituir abso-
lutamente nada al seor X". Y eso, que no puede ser ms ex-
torsivo, no basta algunas veces para asegurar la tranquilidad
que necesitan ciertos inteligentes mercaderes. Se consigna en-
tonces una clusula penal para el caso de incumplimiento del
arrendatario, por la cual se impone a ste una multa que quiz
sea igual al valor de la cosa. Qu ms puede pedir el vendedor?
Sucede, sin embargo, algunas veces, que el arrendatario del au-
tomvil o la motocicleta o el radio, lo devuelve inutilizado, in-
servible a su arrendador.
Pero no es al mercader sin conciencia a quien debemos in-
culpar. El propsito que lo gua al redactar el contrato es just:
defender lo ms que se pueda sus intereses. Lo injusto y lo in-
moral empieza desde que, tratando de salvaguardar esos intere-
ses, pone en el cuello del deudor una soga para ahorcarlo. Incul-
pemos a nuestro legislator que no ha sabido o no ha querido
acercarse a los sitios en que reclama su intervencin conciliado-
ra el juego de los ms encontrados intereses. Que descienda en-
tonces de su sitial y que recorra los mercados de todas las classes.
Slo as comprender que por lo que respect a la venta de los
objetos muebles que suelen darse en arrendamiento con pro-
mesa de venta, hace falta dictar una ley que establezca la pren-
da sin desplazamiento.. Los efectos ya no se entregarn en
arrendamiento al comprador; de una vez se le vendern, pero
el vendedor podr constituir para la seguridad del pago, un de-
recho de prenda sobre los mismos, conservando el deudor la te-
nencia de la cosa.
Esos contratos han de ser inscritos en un registro especial,
a la manera como se inscriben los de prenda agraria, ganadera
o industrial en seccin aparte del Registro de la Propiedad Raz
e Hipotecas. Creemos que la mayora de las disposiciones de la
ley sobre esta ltima clase de prenda pueden aplicarse a la que
proponemos, especialmente las penales. (1)
Hemos de advertir que algunos pauses, entire otros Chile, ya
tienen establecida esa prenda. Ley No 4702 de 6 de diciembre
de 1929. El Per hizo otro tanto con la Ley 6565 de Prenda Mer-
cantil Parcial o Absoluta, emitida en 1929.
En Lima, Callao y otras ciudades existe organizado un Re-
gistro Fiscal de Ventas a plazo de objetos provistos de numera-
cin u otros signos que permitan individualizarlos.. El vende-
dor que quiere gozar de los privilegios de la ley debe registrar


(1)-Vase nuestro proyecto de ley, anexo N9 4.







48 ALFREDO ORTIZ MANCIA

la cosa antes de entregarla al comprador. El registro tiene el
efecto de que toda enajenacin del bien antes de que su precio
se pague, es nula y el adquirente se halla obligado a devolverlo
al vendedor que lo inscribi. Si el comprador deja de pagar tres
cuotas consecutivas, el Registrador lo conminar y si transcu-
rridos diez das despus del requerimiento aun no paga, manda-
r aqul a recoger la cosa por medio de la autoridad. La cosa se
vende entonces en pblica subasta, pagndose al vendedor, y si
la mejor oferta no alcanza para cubrir el adeudo, se le adjudi-
car en pago. (1)


ALMACENES GENERALS DE DEPOSIT

Oportuno es mencionar aqu, como ya lo dijimos, la institu-
cin llamada "Almacenes Generales de Depsito", que tambin
ha innovado la prenda clsica del Derecho civil.

ORIGEN

Los Almacenes Generales de Depsito, denominados tam-
bin "Warehouses", nacieron en Liverpool, Inglaterra, por el
ao de 1708. Exista a la sazn una compaa, "The West In-
dia Docks", cuyo negocio consista en almacenar mercaderas
procedentes de Amrica. El volume de la empresa fi en au-
mento hasta el punto de que los dirigentes pensaron en organi-
zar un servicio de constancias o billetes de depsitos, comple-
mentado ms tarde con ttulos de crdito que se denominaron
"Warrants", bonos de prenda, los cuales deban servir a los ban-
queros como garanta de sus prstamos sobre las mercaderas
depositadas.
De Inglaterra la institucin de los almacenes generals de
depsito, pas a Holanda, extendindose por el resto de Europa
y Amrica. En Francia se fundaron various para favorecer la
agriculture desde el ao de 1848. En Espaa la ley de 9 de julio
de 1862 regul todo lo referente a ellos. En el Brasil se introdu-
jeron desde 1903. En Colombia se emiti la ley sobre la material
durante el Gobierno de Marco Fidel Surez, en 1921, y el Re-
glamento en 1929.. En Mxico la Ley de Instituciones de Crdi-
to de 28 de junio de 1932 y la Ley de Ttulos y Operaciones de
Crdito, tamb:n de 1932, rigen los institutes de referencia.




(1)-Revista del Foro, Organo del Colegio de Abogados de Lima.-Nos. 7,
8, y 9 afo XXIV, julio-septiembre de 1937.







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 49


LOS ALMACENES GENERALS DE DEPOSIT EN EL SALVADOR,

En El Salvador se halla actualmente en tramitacin un pro-
yecto de Ley de Almacenes Generales de Depsito, el cual se re-
miti por el Poder Ejecutivo en el Ramo de Hacienda a la Asam-
blea Nacional Legislativa, con fecha 24 de noviembre del ao
prximo pasado. Dicho proyecto, en el moment en que escribi-
mos.las presents lneas, es objeto de studio de parte de la Cor-
te Suprema de Justicia. (1)

LOS ALMACENES GENERALS DE DEPOSIT) : '
Y EL BANCO HIPOTECARIO

Debe advertirse, no obstante, que en El Salvador existe de
hecho, desde hace algn tiempo, un servicio de almacenes genera-
les organizado por el Banco Hipotecario. Semejante servicio,
que ha sido recibido con parabienes por la prensa national y
con honda satisfaccin por la opinion pblica en general, por
ms que revele buena intencin y patriticos anhelos en quie-
nes se esfuerzan porque la institucin bancaria de referencia
continue desenvolviendo su bien iniciada labor en pro de los in-
tereses del agricultor, o lo que es lo mismo-dada nuestra cali-
dad de pas esencialmente agrcola-, en pro de los intereses de
toda la colectividad, semejante servicio, decamos, no ha podido
prosperar por falta del terreno propicio que preparan las leyes
encargadas de definir y garantizar los derechos.
No es este el nico caso, como puede comprenderse por Io
que hemos dicho en cuanto al mortgage que practice algn Ban-
co establecido en el pas, que entire nosotros el hecho se antici-
pa al derecho, o que la costumbre precede y da nacimiento a la
ley.. Costumbres introductorias, nos dice la Filosofa del Derecho.
Las necesidades de la vida mercantil, esencialmente inquieta y
evolutiva, hacen algunas veces que el hombre de negocios, en el
deseo de perfeccionar su propia tcnica, busque en la experien-
cia de otros pases, prcticas y hbitos que al introducir en el
ambiente en que opera, empiezan por repetirse y acaban por
cristalizarse en costumbres, que ms tarde, acaso, movern al
legislator.
La organizacin de los Almacenes Generales de Depsito no
constitute una aventura arriesgada en El Salvador. Nuestro
pas se halla en las mismas condiciones que atravesaron otros


(1) NOTA:-La Ley de Almacenes General de Depsito, fu aprobada por
Decreto Legislativo Ng 141, de fecha 11 de noviembre de
1938, publicado en el Diario Oficial del 16 del propio mes
de noviembre, Ng 243 del Tomo 125.
4-







50 ALFREDO ORTIZ MANCIA

pauses antes de propiciarlos. Su establecimiento en forma defi-
nitiva, garantizados por una ley ad hoc, ser, pues, de gran be-
neficio para el pas entero. No es nuestra intencin hacer el
panegrico de los Almacenes Generales de Depsito, ya que ello
nos obligara a detenernos ms de lo debido sobre un tema que
si bien es de grandsima importancia, no ha de ser abordado por
nosotros sino muy someramente, a fin de no diluir demasiado
la sustancia de esta tesis; pero s procuraremos enumerar al-
gunas de las grandes ventajas que de modo indubitable propor-
cionar su estableciminto en el pas, al comercio, a la industrial
y ms an, a la agriculture nacionales.
Empezaremos para ello por sealar las principles funcio-
nes de los institutes de que hoy nos ocupamos, para despus re-
ferirnos a la labor especial que podran desplegar en nuestro
ambiente.


FUNCIONES DE LOS ALMACENES GENERALS
DE DEPOSITO.-SU IMPORTANCIA

Dos son las funciones primordiales de los Almacenes Gene-
rales de Depsito: en primer trmino, la custodia y conserva-
cin de objetos muebles, que generalmente consistent en produc-
tos naturales de consumo interno o artculos de importacin y
exportacin, susceptibles de ser embodegados, cuya colocacin fa-
cilitan en el mercado, en las mejores condiciones; en segundo tr-
mino, la movilizacin de los valores de los efectos almacenados,
por medio de ttulos representatives de los mismos, que pueden
ser fcilmente negociados.


LOS ALMACENES Y EL COMERCIO

Algunas legislaciones permiten a los Almacenes Generales
la facultad de servir de intermediarios al comercio, en el senti-
do de que si se trata de exportar mercadera, el almacn se en-
carga del beneficio o preparacin, embalaje y transport, y si
por el contrario, se trata de importarla, el almacn procede, en
representacin de los interesados, al desembarque en las adua-
nas y al pago de los impuestos, derechos, tasas, fletes y todo lo
que fuere necesario, erogaciones stas que ms tarde le reembol-
sarn aqullos. Obvio es comprender el enorme servicio que de
tal modo se presta al comercio, el cual, por una parte, se ahorra
trabajos engorrosos y responsabilidades, y por la otra, se salva
de hacer desembolsos que acaso en el moment debido no est en
condiciones de realizar.







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 51


LOS ALMACENES Y EL CREDIT

Sin embargo, es otra la ventaja fundamental que ofrecen
los Almacenes Generales, y ella proviene de las facilidades que
dispensan al crdito con garanta mobiliaria. Como hemos afir-
mado anteriormente, estos institutes emiten dos classes de ttulos:
el certificado de depsito, que represent la propiedad del bien o
que es el bien mismo, dotado de gran movilidad, ya que general-
mente consiste en artculos de venta fcil, como caf, azcar,
algodn, maz, frijol, etc., etc. y el bono o billete de prenda, el
warrants, que es el instrument de crdito sobre los efectos de-
positados, equivalent a un billete de banco que tuviera una
cobertura en bienes de 'ms dei 100%. Semejante respaldo no
puede menos que hacer del warrants un titulo de gran acepta-
cin. Tanto el comerciante, como el industrial y el agricultor,
contando con existencias ms o menos considerable, pero fal-
tos de numerario, pueden verse en un moment dado en la im-
postergable necesidad de hacer erogaciones reclamadas por el
mecanismo de sus actividades econmicas en juego. Sabido como
es que el precio vara en razn inversa de la oferta, si el comer-
ciante, industrial o agricultor se propone colocar a toda costa
sus existencias o parte de ellas y las ofrece aqu y all en busca
de la mejor colocacin, lo que conseguir es envilecer el precio
en el mercado. Pero no es necesarlo que lo haga; el almacn de
depsito recibir su existencia y le dar en cambio ttulos con
los cuales podr solicitar y obtener buen crdito, para mientras
llega el moment oportuno en que por las buenas condiciones de
la plaza pueda desprenderse de sus existencias con ganancia se-
gura. Cualquier banco descontar un document tan slido.
Cunto mejor para la seguridad del crdito bancario!.

IMPORTANCIA ESPECIAL DE LOS ALMACENES GENERALS
DE DEPOSIT PARA NUESTRO PAIS

En El Salvador, la organizacin de Almacenes Generales de
Depsito es de importancia excepcional, dada nuestra condicin
de pueblo esencialmente agrcola.

EL CAFE

Hasta antes del ao de 1932, y aun algn tiempo despus, el
productor de caf que deseaba dinero para el levantamiento de
sus cosechas, recurra indefectiblemente al prestamista, quien
se lo suministraba hacindole pagar muy caro su riesgo. Se sus-
criba entire uno y otro-el dbil y el poderoso-un contrato de
venta para entrega future, en el cual se fijaba por ambos (?)







52 ALFREDO ORTIZ MANCIA

un precio que arrebataba anticipadamente al finquero el valor
de su trabajo. Llegada la poca del vencimiento, el contrato obli-
gaba al productor a desprenderse de su grano para entregarlo
al prestamista. Este lo venda con ganancias pinges.
En el ao de 1932, como ya vimos, se dict la primera ley
de Prenda Agraria, la cual fu substituida por una nueva-la
misma que hoy nos rige, con ligeros retoques-emitida en 1933.
Desde que esas leyes incorporaron a nuestras costumbres el cr-
dito refaccionario, el productor qued emancipado de la frula
del prestamista; le bast de ah en adelante con recurrir al Ban-
co Hipotecario o al Central de Reserva o a los Bancos Comercia-
les, en demand de lo necesario para la financiacin de sus co-
sechas. Digna de elogio es la poltica crediticia desplegada so-
bre todo por las dos primeras instituciones bancarias, la cual
se ha mantenido simpre a tono con las necesidades nacionales.
Pero el crdito refaccionario no puede ser a ms de un ao
de plazo, hoy en da. Vencido, pues, ese ao, el finquero debe pa-
gar a todo trance su adeudo, y si los precious no son buenos, para
salir del paso, tiene que reventar, como se dice entire nosotros,
su caf. El Banco no quiere ni puede esperar. Qu hacer? Un
Almacn General de Depsito vendra en su ayuda, permitindo-
le la obtencin de dinero con garanta de la cosecha almacenada
a fin de pagar al Banco y respirar tranquilamente en espera de
mejor oportunidad para efectuar la venta. Quiz se piense que
dada la fluctuosidad de los precious del caf, la espera sea peli-
grosa, ya que no siempre los precious que vienen son los mejores.
Cuntos golpes, en efecto, han sufrido aquellos que desprecia-
ron la regular oferta de hoy con la esperanza de aprovechar el
probable aumento de maana! El peligro realmente existe, pe-
ro los Almacenes Generales lo reduce al mnimo, ya que estn
en comunicacin telegrfica diaria con los mercados extranje-
ros y pueden proporcionar a su clientele informes preciosos.
La Asociacin Cafetalera de El Salvador asesora en ese mismo
sentido a nuestros productores.
Algunos Almacenes Generales estn en aptitud para utilizar
un fondo rotatorio que se les asigna con el fin de hacer prs-
tamos director sobre pequeas cantidades de caf u otro artcu-
lo, cuando no se justifica por tal motivo, la expedicin del bo-
no de prenda. Creemos que semejante autorizacin para nues-
tros Almacenes Generales, seria de gran utilidad, dado el crecido
nmero de productores conocidos en el pas con el calificativo
de "poquiteros".
El Almacn General puede anticipar al finquero el valor de
los fletes y acarreos del product desde la finca, o poblacin
ms inmediata a sta, hasta sus propias bodegas, el cual recupe-
rar al efectuarse la venta. Y hasta puede arrendarle a mdico
precio la cantidad de sacos necesarios para contener el product.
El exportador de caf tambin puede ser beneficiado por
el Almacn, si ste le facility la obtencin de fondos para am-







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 53

pliar su giro, mientras conserve embodegado el artculo que no
quiere lanzar al exterior con perjuicio de su precio.

OTROS PRODUCTS AGRICOLAS
AZUCAR, ALGODON, MAIZ, FRIJOL, ARROZ, ETC.; ETC.

Pero no slo el caficultor ganara con los Almacenes Gene-
rales de Depsito. TambWn se beneficiar.a el productor de az-
car, algodn, maz, frijol, arroz, etc., etc.

LOS ACAPARADORES DE GRANOS DE PRIMERA NECESIDAD

En la poca en que las existencias de maz, frijoles o arroz
son abundantes, recin pasadas las cosechas, sabido es que los
precious bajan a niveles ruinosos, acaso, para el productor. Este,
que necesita dinero, no tiene otro recurso que entrar en lucha
individual, loca y desenfrenada con sus competidores hasta lo-
grar la colocacin de su artculo. Se dir: "pierde el produc-
tor, pero gana el consumidor", mas no es as. Y aunque eso su-
cediera, no sera just sacrificar al primero en beneficio exclu-
sivo del segundo. Sin embargo, el sacrificio se produce, mas no
en favor del consumidor, que es casi siempre el pobre, sino en el
de un tercer personaje que entra subrepticiamente en escena:
aquel que se ha dado en llamar "acaparador". Este, que dispone
de algn capital, absorbe las existencias y !as soterra. El maz,
los frijoles y el arroz, trinidad santa del consumo popular, des-
aparecen. El hambre cunde y mueve la demand. El especula-
dor sonre ntimamente satisfecho. El Art. 504 del Cdigo Penal
no le inquieta. Es dueo de la situacin y eso es lo nico que le
importa. Desde entonces su voluntad en el mercado es soberana.
El consumidor es su esclavo. Tras el sacrificio del productor
vino el sacrificio del consumidor. Se ha dicho que el acaparador
contribute a estabilizar los precious de los artculos de primera
necesidad, y as es efectivamente, pero mejor sera que no lo hi-
cieran, para que de cuando en cuardo esos precious bajaran desde
el cielo-en donde los mantiene clavados-hasta la tierra.
Los Almacenes Generales de Depsito acabarn con el mal.
El precio estabilizar entonces su nivel para bien de todos, pro-
ductores y consumidores.
Incontables sern, as, los beneficios que la future ley de
Almacenes Generales de Depsito traer al pas.

EL PROYECTO DE LEY
DE ALMACENES GENERALS DE DEPOSIT

El proyecto se halla dividido en cuatro captulos. El pri-
mero trata "De los Almacenes Generales de Depsito" y contie-







54 ALFREDO ORTIZ MANCIA

ne: el concept jurdico de ellos; control de la Junta de Vigilan-
cia de Bancos y Sociedades Annimas; requisitos necesarios pa-
ra el establecimiento de los Almacenes Generales de Depsito.
Estatuye el proyecto, sobre este particular, que los Almacenes
Generales no podrn establecerse sin previa licencia del Minis-
terio de Comercio. Se sigue con ello el rgimen francs, segn
el cual ningn Almacn de Depsito puede entrar en funciones
sino con permiso anticipado del funcionario de Estado respective,
rgimen que difiere del belga y del anglo-italiano: del primero
en cuanto que permit libertad entera y complete equiparacin
entire los almacenes autorizados por el Estado y los que no lo
estn, y del segundo en que tambin consiente el establecimiento
de unos y otros, pero los resguardos de los almacenes autoriza-
dos por el Estado son los nicos irreivindicables y que gozan de
otros privilegios. Habla adems, el Captulo, del derecho exclu-
sivo de las empresas legalmente establecidas, para expedir certi-
ficados de depsito y bonos de prenda; sancin para los violado-
rea: responsabilidad que incumbe a Tos Almacenes en la expe-
dicin de sus ttulos y el depsito de la mercadera.
El Captulo Segundo, que trata "De los certificados de De-
psito y Bonos de Prenda", contiene: concept, redaccin, efec-
tos de ambas classes de titulos; inembargabilidad de los bienes
una vez expedidos los certificados y bonos respectivos; irreivin-
dicabilidad de los bienes amparados por el certificado; endoso,
sus requisitos y efectos; derecho del portador del certificado
de depsito, dueo a la vez del bono de prenda, para pedir que
la cosa depositada sea dividida a su costa en varias parties o lo-
tes, expidindosele certificados distintos por cada lote, en cambio
del certificado total y nico; derecho semejante al anterior, del
tenedor del bono; procedimiento a seguir en caso de prdida de
algn ttulo.
El Captulo Tercero, referente al Protesto y la Subasta, fija
trmites breves y sencillos para llevar a efecto esos dos impor-
tantes actos mercantiles; el protest se efectuar en la misma
forma que las letras de cambio (1); la venta en subasta se lleva-
r a cabo sin la intervencin del Juez, pero en condiciones de
publicidad y garanta; todo ello, naturalmente, con el propsito
de que los certificados y bonos ganen luego la confianza del
pblico. Subastada la especie, se pagan en primer trmino las
obligaciones contradas con el Almacn, luego el imported del
crdito garantizado con el bono de prenda y por ltimo los im-
puestos fiscales; si hubiere remanente, ste queda a disposicin
del portador del certificado de depsito. La venta debe solici-
tarse por el tenedor del bono, dentro de los ocho das siguientes


(1)-Sobre el particular, sanos permitido indicar que actualmente existe
en studio un interesante proyecto de reforms al Cdigo de Comercio,
que tiene, entire otros fines, el de simplificar el procedimiento para
llevar a cabo el protest de documents mercantiles.







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 55

a la fecha del protest, el cual se lleva a cabo contra el tenedor
eventual del certificado de depsito, aunque no se conozca ni
est present. En caso de insuficiencia de los bienes subastados,
el tenedor del bono de prenda dispone de accin contra todos los
endosatarios quienes responded solidariamente por el saldo que
quede. La falta de protest, por lo dems, no exime de responsa-
bilidad al dueo de los bienes. Si los bienes depositados fueren
susceptibles de deterioro inmediato y de disminucin considera-
ble de valor, o pudieren causar dao a otros bienes depositados,
el Almacn debe prevenir a los interesados el retiro de los mis-
mos, previo pago del almacenaje y dems gastos, y no cumplien-
do aquellos, se vendern en pblica subasta.
Viene por ltimo el Captulo Cuarto que contiene las Dispo-
siciones Generales. En l se consider el aval; caducidad y pres-
cripcin de las diferentes acciones; derecho de retencin de los
Almacenes en algunos casos. Existe adems una disposicin
que somete la institucin de los Almacenes Generales al Cdigo
de Comercio en todo aquello que no se hubiese previsto en la ley
y sea pertinente. El artculo final equipara la falsificacin de
los ttulos que expiden los Almacenes Generales, con la falsifi-
cacin de ttulos de la deuda pblica, billetes del tesoro o de los
bancos legalmente autorizados. (Art. 220 Pn. y siguientes).


SECCION TERCERA

EVOLUCION DE LA HIPOTECA

Despus de haber seguido paso a paso la trayectoria reco-
rrida en su evolucin por la prenda, volvamos al punto en el cual
esta institucin jurdica y la hipoteca se bifurcaron como dos
corrientes de un solo caudal. Dijimos que en el siglo diecisis, a
partir de la ley dictada por las Cortes de Toledo estableciendo
los primeros registros de la propiedad raz, se marc en Espaa
una verdadera distincin de hecho y de derecho entire ambas ins-
tituciones de garan'.ia. Ello no debe dar lugar a que se crea que
fu hasta la poca del establecimiento del primer registro, que
en Espaa se coraprendi la necesidad de que las hipotecas tu-
vieran la debida publicidad: ya en algunos fueros municipales,
influenciados indudablemente por el derecho germano, se haba
introducido la costumbre de dar a conocer aqullas al pblico
despus de la misa del da domingo, sistema ese tan rudimentario
que, como era de esperar, no di ninguno de los resultados que
se esperaban: la clandestinidad y el fraude an persistieron.
Pero no hemos de extendernos sobre el rgimen hipotecario
en Espaa, sin antes, y por cuestin de mtodo, hacer una lige-
ra revision de los sistemas de donde el derecho hipotecario espa-
ol tom sus elements integrantes. Tres son los sistemas hipo-
tecarios de mayor importancia: el romano, el germano y el mix-







56 ALFREDO ORTIZ MANCIA

to o francs. Y decimos "de mayor importancia", para que se
comprenda que el studio del derecho hipotecario, y ms an el
del derecho inmobiliario, del cual el primero no es sino una par-
te, ofrece amplitud tan grande, que para poder descubrir sus
cimientos, sepultados en la penumbra del tempo, preciso sera
recorrer los pueblos de la India, Hebreos, Egipto, etc.

SISTEMA ROMANO

Al hacer la relacin de la hipoteca en el Derecho romano,
tuvimos oportunidad de decir que el pacto por medio del cual se
estableca aquella garanta real, era celebrado sin ninguna so-
lemnidad que hiciese notorio y del conocimiento pblico el gra-
vamen constitu:do. Esa modalidad de la hipoteca romana, que
pona a los terceros contratantes en la condicin de no conocer
exactamente el verdadero estado econmico del deudor, di lu-
gar a fraudes que la sancin sealada al delito de stelionato trat
de impedir, como oportunamente vimos. Antes se haba puesto
en prctica, acaso imitando la hipoteca griega, la costumbre de
colocar en el fundo, como smbo'o de la carga, una piedra blan-
ca en la que se inscriban los nombres del deudor y acreedor y
la naturaleza y extension del gravamen. Los medios, natural-
mente, resultaban ineficaces: la corrupcin de las costumbres
y los abusos continuaron casi en igual forma. Los acreedores
buscan entonces defense obligando al deudor a constituir hipo-
teca general, es decir, sobre todo su patrimonio.. Ello da naci-
miento a las hipotecas generals a favor de ciertos centros y del
Fisco, a las cuales ya nos referimos anteriormente. El paso, que
indudablemente constitua un gran progress desde el punto de
vista del acreedor, colocaba sin embargo al prestatario en condi-
cin deplorable, angustiosa: su vida econmica entera quedaba
paralizada; su patrimonio entrabado. Se hace entonces una con-
cesin al deudor: en lo sucesivo podra vender sus fincas, salvo
si estaban hipotecadas al fisco, a la mujer casada, al hijo o al
pupilo, segn el caso, para garanta de sus bienes, pues estas
hipotecas generals legales tenan carcter de privilegiadas.
Ese fu el rgimen hipotecario entire los romanos; sus ca-
ractersticas eran stas: clandestinidad y generalidad. Con todo
y esos defects, el rgimen romano se conserve hasta principios
del siglo XVII y an despus. En Francia fu substituido por
el Cdigo de Napolen. En Espaa subsisti hasta el ao 1861,
en que se emiti la primera ley hipotecaria.


SISTEMA GERMANO

Los germanos concedan gran importancia a la propiedad
inmobiliaria y revestan de solemnidades pblicas todos los actos
con ella relacionados. Luego que se establecieron de manera per-







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 57

manente en lbs pases europeos, los germanos, siguiendo sus an-
tiguas costumbres, introdujeron la regla de que toda enajena-
cin o constitucin de gravamen en bienes races deba ser lle-
vada al conocimiento de un Concejo, el cual tena facultad de
aprobar o no el acto, despus de detenida deliberacin. La expo-
sicin ante el Concejo proporcionaba al acto la debida publicidad
y adems tena el efecto de dar estabilidad a la operacin, toda
vez que si el Magistrado otorgaba su aprobacin, nadie poda
en lo sucesivo alegar nulidad contra ella. El desarrollo de los
feudos di nacimiento a ciertos registros que se confiaban a in-
dividuos encargados de inscribir las transmisiones de los bienes
que se daban en enfiteusis, con el fin de llevar un control sobre
la persona del enfiteuta y el laudemio que deba pagar por la
entrega del bien. Ese criterio de control fu aplicado a la hipo-
teca, con respect a la cual los germanos entendan que era una
institucin que no interesaba nicamente al deudor y acreedor,
sino tambin al Estado, quien deba tener conocimiento del pro-
pietario de la finca y de los gravmenes que la castigaban, a fin
de evitar que aquel hiciera ostentacin de una riqueza que no
tena, para engaar a terceros; de donde se exigi, para la va-
lidez de la hipoteca, el requisito de la inscripcin en un registro
pblico.
As qued caracterizado el rgimen germano por estos dos
elements: especialidad (nada de hipotecas generals) y publi-
cidad. Enteramente en pugna con el rgimen romano,


SISTEMA MIXTO O FRANCES

En Francia coexistieron los dos sistemas anteriores: en las
provincias del medioda, el romano; en las del norte, el germano.
En las primeras, los defects del rgimen romano fructificaban:
amparados por la clandestinidad, los grandes terratenientes re-
ciban constantemente capitals de sus acreedores, quienes lue-
go quedaban defraudados por las hipotecas privilegiadas. Los
abusos se repetan, al grado que Enrique II, tratando de poner-
les paro, instituy una especie de registro que no tard en caer
en desprestigio por haberlo utilizado con fines contributivos.
Tiempo despus Colbert y Sully pugnan por restablecer'o, pero
no logran sus intentos. Se recurre entonces a una media ab-
surda: se dispone, por los llamados decretos obligatorios, que por
el solo hecho de ser enajenada una finca, se extinguiran todos
los gravmenes que la castigaban. Qu fcil resultaba resolver
el problema! Los derechos adquiridos.... ? Qu va! No era
possible que se mantuviera norma semejante. Vienen entonces
las cartars de ratificacin, que eran documents confirmatorios
de compras hechas con anterioridad, las cuales se otorgaban si
efectuada la compra y publicada para que los terceros la conocie-
sen, transcurran dos meses sin que nadie reclamara. Al otorgar
la ratificacin, el comprador haca entrega del dinero al vende-







58 ALFREDO ORTIZ MANCIA

dor; pero si antes de aquella se presentaban terceros reclaman--
do derechos sobre la cosa, se satisfacan ante todo sus crditos.
Ese rgimen persisti durante much tiempo en Francia,
hasta que el Cdigo de Napolen derog la dualidad existente y
estableci un rgimen mixto, que tom del romano las hipotecas
legales y del germano las voluntarias. Las primeras podan afec-
tar a terceros an sin inscripcin, argumentndose en defense
de ellas, que el que contrataba con un casado, un tutor o un padre
bnubo con hijos, deba seber a qu atenerse, porque la ley
se presume conocida de todos. Mas no bastaba saber que exis-
te gravamen; preciso era conocer tambin el monto de la carga.
Las voluntarias eran vlidas por el solo consentimiento de las
parts, pero para que produjeran efectos respect de terceros
era necesaria la inscripcin. Ese es el rgimen en que an hoy
en da estn calcadas las legislaciones de muchos pases.


REGIMEN HIPOTECARIO EN ESPAA

Ya dijimos que el rgimen hipotecario romano persisti en
Espaa hasta el ao de 1861 (Real Decreto de 8 de febrero) en.
que se dict la primera ley hipotecaria, que como no diese los re-
sultados que se esperaban fu objeto de sucesivas reforms en
los aos de 1862 y 1870. El nuevo sistema adoptaba los princi-
pios de especialidad y publicidad, tanto para las hipotecas volun-
tarias como para las legales; pero no todas stas, ya que las a fa-
vor del Fisco, las provincias y los municipios quedaban siempre
tcitas y generals. Las hipotecas ocultas, anteriores a la ley, se
consideraban vigentes. La inscripcin en el registro no era de la
esencia de la hipoteca, pues su nico objeto era que sta pudie-
ra afectar a terceros. La ley, aunque denominada hipotecaria,
en realidad comprenda casi todo el derecho inmobiliario, ya
que organizaba el Registro de la propiedad raz y de todos los
dems derechos reales.

LA PRIMERA LEY DE HIPOTECAS EN EL SALVADOR

El sistema as creado en Espaa fu substituido definitiva-
mente hasta el ao 1909 (ley de 20 de abril), mas, haba servido
de modelo a las legislaciones de Costa Rica (pas en donde, se-
gn parece, se estableci por primera vez en Centro Amrica
el "Registro del Dominio"), Guatemala y El Salvador. Este l-
timo emiti su primera ley hipotecaria durante la Administra-
cin del General Santiago Gonzlez, el 11 de marzo de 1873, to-
mando sus disposiciones de la espaola y costarricense. Dicha
ley no entr nunca en vigencia, prcticamente: a)-porque no
se dict el reglamento respective, fb)-porque contena normas
incompatible con el Cdigo Civil, cuyas disposiciones no se sa-
ba si quedaban derogadas o no. "En efecto-se dijo-en dicha







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 59

ley se establece la hipoteca legal en favor de los menores, de las.
mujeres casadas, de las personas jurdicas, a pesar de que el C-
digo Civil contiene sabias disposiciones para garantizar esos sa-
grados intereses". (1)
Quedaba subsistente, pues, el sistema de Registro de Nota-
ra de Hipotecas, que rega antes de dictarse la ley, del cual aun
encontramos vestigios en nuestro actual Cdigo de Procedimien-
tos Civiles (Art. 276). (2)
Honduras haba adoptado el rgimen chileno-databa ste
de los aos de 1845 y 1854-que concedi grande importanc4ia
a las hipotecas generals en concurrencia con hipotecas espe-
ciales.
Por el ao de 1880, el Presidente de la Repblica de El Sal~
vador, doctor Rafael Zaldvar, design una comisin integrada
por los seores jurisconsultos Nicanor Rendn Trava y Francis-
co Vaquero, a efecto de que elaboraran un proyecto para una
nueva ley hipotecaria, el cual una vez formado, se someti a la
consideracin del Licenciado don Manuel Cceres, envindose a
la Corte Suprema de Justicia tanto el proyecto como el informed
del Licenciado Cceres, a fin de que emitiera informed. As lo
hizo el Alto Tribunal por medio del Secretario don Rosa Rodr-
guez, el 4 de noviembre de 1880..
Cceres sostena que, siendo nuestro Cdigo Civil el mismo
chileno, era natural y lgico adoptar las leyes hipotecarias de
Chile, "con las reforms necesarias en razn de las hechas al
adaptarse aqu el Cdigo de aquella Repblica, por ejemplo en
lo relative a censos que no se reconocen entire nosotros".

La Corte se adhiri a ese parecer y adems express:
"Lo que realmente necesitamos y que producira grandes utilidades,
es el registro pblico de la propiedad inmueble y de sus desmembraciones
y cargas, a fin de asentar sobre slidas bases el crdito territorial y atraer
capitals hacia la agriculture, fundamento principal de la prosperidad y del
orden social.
Hoy sucede entire nosotros lo que ha sucedido en todas parties antes de
la promulgacin de las modernas leyes hipotecarias o de registro de la
propiedad; que al dueo de bienes races le cuesta much trabajo encon-
trar dinero prestado bajo la garanta de sus cosas, mientras que lo consi-
gue con ms facilidad y ms barato el propietario de otras classes de bienes
que goza de alguna confianza. Este hecho no puede explicarse sino por la
imposibilidad en que se halla el prestador de saber de una manera autn-
tica si la finca que se le ofrece en garanta est o no libre de gravmenes,
cules sean stos, hasta dnde se extiende el derecho del poseedor, si hay
o no terceros que pudieran disputar el dominio, etc. Sin estos inconvenien-


1)-Vase Diario Oficial de 19 de diciembre de 1880, N9 266, Tomo 9.
2)-Puede consultarse, sobre el particular, la obra "El Cdigo Civil del ao
de 1860 con sus modificaciones hasta 1911" del Dr. Belarmino Su-
rez.








60 ALFREDO ORTIZ MANCIA

*tes no se concibe que inspire ms confianza una firma que un inmueble,
.-que encuentre dinero ms fcilmente y a menos precio la responsabili-
dad indirecta que la inmediata y direct de las cosas, y que as se desmien-
tan en la prctica los axiomas de la ciencia y las reglas del derecho y del
*sentido comn.
La base principal de todo buen sistema hipotecario debe consistir,
pues, en concept de la Corte, en hacer completamente pblico el estado
civil de la propiedad, obligando a inscribir en los registros todos los dere-
chos de cualquiera especie que afecten a los bienes inmuebles. As sern las
hipotecas una firme y segura garanta; disminuir el inters del dinero
en los prstamos hipotecarios; los agricultores hallarn fcilmente capi-
tales con que mejorar sus fincas y perfeccianar su cultivo; la propiedad
toda adquirir el aumento de valor que el consiguiente a la mayor seguri-
dad del dominio, y sern, en fin, posibles en El Salvador las instituciones
de crdito territorial adoptadas con tan buen xito en otros pases".

La sociedad entera reclamaba el implantamiento de un buen
sistema hipotecario, el cual qued organizado el 15 de marzo de
1881, fecha en que se decret la nueva ley hipotecaria, publica-
da en los Diarios Oficiales del 1Q al 13 de mayo del propio ao
de 1881. Esta ley subsisti hasta que fu substituida por la Ley
del Registro de la Propiedad Raz e Hipotecas (Decreto Legis-
lativo de 14 de mayo de 1897, publicado en el Diario Oficial del
25 de junio del mismo ao) que todava rige, con algunas refor-
amas que se le han hecho.







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 61


CAPITULO IV

LOS SISTEMAS DE REGISTRO DE LA PROPIEDAD RAIZ
Y EL CREDIT HIPOTECARIO

SECTION PRIMERA

LOS SISTEMAS DE REGISTROS

"La cuestin del crdito inmueble-ha dicho don Luis Ba-
rros Borgoo (1)-y la que se refiere a la consolidacin de la
propiedad raz son solidarias la una de la otra; derivan de un
principio comn y tendiente al mismo fin. La propiedad no pue-
de prosperar en manos de sus poseedores sino a condicin de
obtener del crdito inmueble los recursos necesarios. Recproca-
mente, el crdito territorial no podra desenvolverse si no tiene
como punto de apoyo la garanta inmutable del deredho de pro-
piedad".
El crdito hipotecario o territorial, en efecto, no puede des-
arrollarse satisfactoriamente sino cuando descansa sobre un r-
gimen hipotecario capaz de inspirar confianza y seguridad, y-
estos sentimientos no pueden inspirarlos la hipoteca sino sobre
la base de los principios de publicidad y especialida~d
En relacin con el principio de la publicidad se hallan la or-
ganizacin de los libros territoriales y los efectos jurdicos que
se atribuyen a la inscripcin de derechos en los mismos. Tres
son los sistemas que a ese respect existen:
1 -El sistema llamado de legalidad, originario de Prusia
y generalizado en los pueblos de origen germano;
2 -El australiano, inspirado en el Act Torrens, y
3@-El francs o rgimen de las transcripciones.

SISTEMA DE LA LEGALIDAD

Dentro de los principios de este sistema, la persona que ob-
tiene una inscripcin, par ese solo ,hecho adquiere la calidad de.
duea del predio inscrito, sin que nadie pueda discutirle tal ca-


(1)-"La Caja de Crdito Hipotecario-Santiago de Chile-Imprenta Cer-
vantes-1912.







62 ALFREDO ORTIZ MANCIA

rcter. La ley atribuye a la inscripcin efectos jurdicos radi-
cales, absolutos.
La hipoteca slo puede constituirse por la inscripcin y ni-
camente puede extinguirse por la cancelacin.
Este sistema parte de la verificacin previa de los ttulos
que se presented a registro, por un magistrado pblico.
De consiguiente, el que adquiere en esas condiciones est se-
guro de ser dueo absolute y de hallarse a cubierto de eviccio-
nes, y el que inscribe una hipoteca, puede estar cierto de que no
podr haber causal de nulidad que haga ineficaz el privilegio.
A la par del registro hipotecario-grundbuch-existe como
complement de ste, el registro catastral- flurbuch-, en el que
cada inmueble tiene su asiento especial que viene a ser la repre-
sentacin grfica de su correspondiente en el registro de hipo-
tecas. Entre los registros catastrales y los libros territoriales
existe mutua concordancia: todo cambio ocurrido en los unos es
-comunicado a los otros.

Bonos Territoriales

Particularidad de este rgimen es la de que todo propieta-
rio tiene facultad de inscribir sobre su inmueble una o ms obli-
gaciones a su propio nombre y que se le otorguen bonos territo-
riales representatives de esas obligaciones, los cuales puede ne-
gociar segn se lo demanden sus necesidades. El bono contiene
la descripcin del inmueble y todos los datos relatives a la pro-
piedad, que permitan juzgar de la calidad del bong a cualquier
interesado. El registrador consigna, adems, en el bono, el pre-
cio de adquisicin del bien durante los ltimos diez aos, las es-
timaciones oficiales y el valor de las hipotecas y dems grav-
menes que tuviere. El bono o letra se emite por el valor que soli-
cite el propietario, sin limitarlo, guedando a los adquirentes el
estimarlo en su just precia.
Es al portador; lleva sus cupones de intereses y se trans-
fiere por endoso en blanco.
Al vencimiento del plazo, el tenedor del bono tiene derecho
a exigir el pago y no verificndose, puede obtener el embargo
de la cosa y la venta forzada.
En Prusia, y en Alemania, especialmente en Bremen, el sis-
tema de los bonos se conoce con el nombre de handfesten.


REGIMEN AUSTRALIANO

El rgimen australiano, proveniente de la Real Property
Act, de 2 de julio de 1858, modificada y adicionada por decre-
tos de 1861 y 1878, conocido eni honor a su actor Sir Robert To-
rrens, con el nombre de L'Act Torrens, tiene por principio esen-
cial el de substituir los ttulos de propiedad proveniente de los







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 63

-contratos, por un certificado nominativo de inscripcin de la
propiedad inmueble, certificado que por s solo establece el de-
recho del portador y que puede transferirse como cualquier t-
tulo nominativo.
Segn las tradiciones feudales inglesas, a la corona pertene-
ce el dominio inmanente de la tierra, correspondiendo a los par-
ticu!ares tan solo el dominio til de ella. Dentro de ese marco
.de ideas encaj muy bien este principio fundamental del sistema
Torrens: "todos los adquirentes se consideran sucesores direc-
tos del Estado, en virtud de una ficcin segn la cual, cada trans-
ferencia de dominio hace volver a aqul la propiedad, su primi-
tivo dueo, el que a su vez la traslada al nuevo adquirente".
La persona interesada en obtener certificado de inscripcin,
ha de llenar el formulario respective, enumerando todos los an-
tecedentes de su derecho, los cuales se someten a examen escru-
puloso de abogados y tcnicos, quienes, cada cual en su especia-
lidad, los estudian desde el punto de vista jurdico y agronmi-
co. El ttulo es calificado en definitive por el Register General.
Aprobados el antecedente y el titulo, se expide el certificado, en
virtud del cual quedan anulados los ttulos anteriores, que son
archivados. El certificado, como dijimos, tiene fuerza definiti-
va, irrevocable en todo tiempo. Los litigios quedan proscritos.
En el sistema australiano, lo mismo que en el germnico,
-ningn derecho sobre inmueble puede constituirse, transferirse
o extinguirse, si no es por la inscripcin en el libro respective.
Si una persona desea efectuar alguna transaccin que afec-
te su dominio, debe llenar tan s'o un memorandum ad hoc y
remitirlo o llevarlo al registro para que ste haga la anotacin
convenient en el certificado.. En el caso de venta, por ejemplo,
este certificado con la anotacin respeciva, se entrega al com-
prador. La anotacin viene a ser, en cierta forma, una especie
de endoso autorizado por el funcionario encargado del registro.


SISTEMA FRANCES O DE TRANSCRIPCION

El sistema francs ofrece tambin sus particularidades.
Debe advertirse previamente que el Cdigo de Napolen
'(1), base legislative sobre la cual se asent el regimen de las
transcripciones, desisti del principio romano segn el cual los
contratos por s solos no bastaban para transferir el dominio, que
slo poda mutarse por los llamados modos de adquisicin (la
mancipacin y la in jure cessio, substituidas posteriormente por


(1)-El Cdigo Napolenico, con todo y haber descartado las tradiciones
romanas, no hizo sino mantener el abandon de los moldes clsicos
emprendido por el Cdigo Hipotecario de la Gran Revolucin, de 11
messidor del ao II y la ley de 11 brumario del ao VII, obra de
los Constituyentes Mengin y Veirieu.







64 ALFREDO ORTIZ MANCIA

la tradition El derecho romano haca nacer de los contratos sim-
plemente derechos de crdito. El Cdigo Napolenico, apartn-
dose de esa tradicin, admiti la transferencia del dominio por el
solo consentimento de las parties, sin formalidad ninguna. De
ah que ttulo, o causa remota, y modo de adquirir, o causa pr-
xima, fueran una misma cosa. El comprador, el permutante y el
donatario se hacen al mismo tiempo, dueos del bien y acreedo-
res del que transfiere. El Art. 1583 del expresado Cdigo dice:
"La venta se perfecciona entire las parties y la propiedad la ad-
quiere de derecho el comprador, desde que hay consentimiento
en la cosa-y en el precio, aunque la cosa no haya sido entregada
ni pagado el precio".
Pudiendo efectuarse la transferencia en una forma pura-
mente consensual, sin otro requisito, sin publicidad alguna, el
tercer contratante se halla en la imposibilidad de saber si el
vendedor es el verdadero dueo o no.
Debe agregarse, adems, que la transmisin hereditaria se
efecta sin ningn trmite o medio de publicidad.
Si se trata de constituir un derecho real, el constituyente
tampoco est cierto de contratar con el legtimo propietario.
Como se comprende fcilmente, ese sistema que propiciaba
la obscuridad y la clandestinidad, no poda ser ms peligroso.
En ese estado se decreta, pues, la ley de 23 de marzo de 1855
que sujeta al requisito de la transcripcin los derechos de do-
minio, usufructo, enfiteusis, servidumbre, uso, habitacin, etc.
La transcripcin consiste en la reproduccin integra, tex-
tual, del ttulo presentado a registro. El nuevo procedimiento
viene a hacer pblicos en inters de los terceros, el derecho de
dominio y cualesquier gravmenes que hayan de constituirse.
La transcripcin, sin embargo, no es indispensable a la
transferencia del dominio. Es tan slo un element extrnseco.
Aunque no est transcrita, la venta queda perfect entire com-
prador y vendedor por la sola fuerza del consentimiento. No as
en cuanto a terceros, que slo estn obligados a aceptar la trans-
ferencia desde que el acto se transcribe en el registro.
La transcripcin, pues, slo constata la transftrencia y no
que existe el dominio. Los registros, en esa virtud, no designan
al verdadero propietario, sino tan slo al propietario aparente,
esto es, al poseedor. Slo la prescripcin adquisitiva puede dar
base firme a la propiedad.
Por lo dems, la transcripcin no rezaba con las adquis:cio-
nes por causa de muerte. Poda romperse de ese modo, y a ca-
da paso suceda en efecto, la cadena genealgica de la propiedad
inmueble.
Delineado as, en trminos generals, el sistema francs,
fcil es comprender que no corresponde a- las exigencias de un
buen rgimen de publicidad y que en esas condiciones no puede
ser base para el desarrollo convenient del crdito territorial.







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 65


EL REGISTRO EN EL SALVADOR

Nuestro rgimen, calcado casi ntegramente en el de la Re-
pblica de Chile, puede considerarse-como dice don Luis Ba-
rros Borgoo, ya citado, al referirse a este ltimo-, interme-
diario entire el francs y el de los pases germnicos.
La legislacin salvadorea, fiel a la tradicin romana, ha
conservado la distincin entire ttulo y nwodo de adquirir. El pri-
mero slo produce accin personal; por el segundo se transfiere
el dominio.
El Art. 667 C., inciso 19 dice:
"La tradicin del dominio de los bienes races y de los derechos reales
constituidos en ellos, salvas las excepciones legales, se efectuar por medio
de un instrument pblico, en que el tradente exprese verificarla y el ad-
quirente recibirla. Este instrument podr ser el mismo del acto o con-
trato, y para que surta efecto contra terceros, deber inscribirse en el
Registro Pblico de la Propiedad".
El contrato de compra-venta, pues, se reputa perfect por
el solo consentimiento de las parties, expresado en escritura p-
blica (si el derecho vale ms de ; 200.00) (1), pero para que ha-
ya transferencia de dominio es precisa la tradicin, la cual
require la inscripcin del ttulo en el Registro, para efectos
contra terceros.
Nuestra legislacin, sin embargo, no consider la inscrip-
cin como atributo de la propiedad. La inscripcin no mani-
fiesta el dominio, como el rgimen alemn lo hace, sino tan
slo la posesin real, efectiva y solemne, que puede con el
tiempo, en gracia de la prescripcin, convertirse en propiedad
fire, pero que mientras tanto, deja intactos los derechos del
verdadero dueoa As puede darse el caso de que la inscripcin
hecha a favor de tal persona, llegue a cancelarse si ocurre que
otra justifique mejor derecho. (Art. 732 C. N, 49)
Difiere, con todo y eso, de la transcripcin francesa, en
cuanto que esta es tan slo una formalidad extrnseca del acto,
destinada nicamente a proporcionar a terceros el conocimiento
de las mutuciones del derecho de propiedad; al paso que nues-
tra inscripcin es esencial a la constatacin del derecho, impli-
ca el atributo de la posesin.
La hipoteca ofrece en nuestra legislacin estos caracteres es-
pecficos:
a)-es un derecho accesorio, "constituido sobre inmuebles
a favor del acreedor para la seguridad de su crdito, sin que por

(1)-Si no alcanza ese valor, puede verificarse la tradicin en instrument
privado, firmado por dos testigos y registrado por la Alcalda del
lugar donde se extiende el ttulo (Art. 667 C., inc. 29)








66 ALFREDO ORTIZ MANCIA

eso dejen aquellos de permanecer en poder del deudor". (Art.
2157 C.)
b)-es un derecho constituido sobre inmuebles.
c)--es espeaial, ya que nuestra ley descart las hipotecas
generals (738, 697 y 737 C.)
d)-es un derecho real (jus in re) que da al acreedor facul-
tad para perseguir la cosa cualquiera que fuere el que la posee
y a cualquier ttulo que la haya adquirido (Arts. 741 y 2176 C.)
e)-es preferente, pues el acreedor en virtud de ella tiene
derecho de ser pagado de preferencia con la cosa hipotecada
(2224 C.)
f)-es indivisible, en el sentido de que cada una de las co-
sas hipotecadas a una deuda y cada parte de ellas son obliga-
das al pago de toda la deuda y de cada parte de ella (2158 C);
en consecuencia de lo cual, el codeudor que ha pagado su parte
de la deuda, no puede obtener la cancelacin de la hipoteca ni
aun en parte, mientras no se extinga el total de la deuda y el
acreedor a quien se iha satisfecho su parte del crdito, no puede
cancelar la hipoteca, ni aun en parte, mientras no hayan sido en-
teramente satisfechos sus coacreedores (1397 C. Ng 1Q).
g)-es contrato solemne, pues ha de otorgarse por escritura
pblica y ser inscrita en el Registro de Hipotecas. (Arts. 2159
y 2160 C.)
Debe advertirse que la forma en que se halla organizado
nuestro sistema de registro inmobiliario deja much que desear.
Ms que registro de la propiedad es un registro de propie-
tarios. Pretendemos individualizar el inmueble mencionando los
nombres de los colindantes que a cada moment varan. Mojo-
nes naturales inamovibles rara vez los hay. Se hace necesario,
pues, el catastro territorial
Slo cuando ello se efecte podr haber seguridad plena y,
de consiguiente, desarrollo complete del crdito inmobiliario,
el cual require firmeza y garanta.



SECCION SEGUNDA

EL CREDIT HIPOTECARIO Y LA MOVILIZACION
DE LA PROPIEDAD RURAL

Despus del studio ms o menos somero que hemos hecho
de la hipoteca, entraremos a considerar, muy ligeramente tam-
bin, el crdito territorial o hipotecario, aludiendo de paso a lo
que ha dado en llamarse la movilizacin de la propiedad rural.
Ya lo hemos dicho anteriormente, el crdito territorial o
hipotecario descansa sobre la' tierra en forma de gravamen hi-
potecario. Es, entire todas las modalidades del crdito, la que
ofrece la mayor seguridad, pues cuenta con una garanta casi







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 67

absolute, la tierra. Eso, como dice el professor Gide, le ha va-
lido el favor de los capitalistas.
Con todo y ser as, esto es, con todo y ser la tierra la segu-
ridad ms fuerte que puede otorgarse al crdito en las circunstan-
cias ordinarias de ste, no es ella la qae disfruta de las mejores
condiciones que puede ofrecer el capital: slo en trminos muy
onerosos se obtiene dinero sobre hipotecas. En ese sentido, re-
ciben mejor tratamiento el comercio y la industrial.
Tal situacin se explica por dos motivos. En primer trmi-
no, por la incertidumbre que rodea la constitucin de la propie-
dad inmueble y los riesgos y gastos que sufre el capitalist que
coloca su dinero sobre hipotecas, lo cual obliga a ste, a exigir
del prestamista, adems del pago de los intereses, una especie
de prima de seguro por el peligro que implica la insolvencia.
En segundo trmino se halla la ndole propia del crdito te-
rritorial, que si no es destinado a obras reproductivas (caso
muy frecuente entire nosotros sobre todo, en que el prestamista
contrae dbitos para empresas locas o viajes al extranjero), po-
ca o ninguna probabilidad de pago existe, y si se emplea en fi-
nes reproductivos, como el rendimiento de la propiedad no es in-
mediato, ya que la tierra labor con lentitud, natural y lgica-
mente surge una situacin de incompatibilidad entire esa lenti-
tud y el apremio de los plazos cortos a que generalmente se ha
convenido el crdito; situacin que casi siempre ha tenido des-
enlace poco deseable por ambos lados: la enajenacin judicial.
Lo dicho basta para justificar estas palabras del professor Char-
les Gide: "Si se estableciera una comparacin entire el nmero
de dueos de fincas que, en todos los pauses, han sido arruinados
por el prstamo ~ipotecario, y aquellos a quienes han enriqueci-
do, seguramente que este modo de crdito aparecera bajo un
aspect odioso que aconsejara su abolicin".
Qu otra cosa, sino la constatacin de ese aserto es, en
El Salvador, el desaparecimiento de las pequeas propiedades
que nacieron con la extincin de ejidos y comunidades, decreta-
da en tiempos del doctor Rafael Zaldvar ? Y qu otra cosa, sino
un remedio intentado contra el mal es, en otros pauses, el homes-
tead y en el nuestro, el Bien de Familia inembargable, que adhie-
re vigorosamente los pequeos lotes que el Estado salvadoreo
reparte en la actualidad entire el campesinado, con la persona o
personas beneficiaries?
Surge entonces esta pregunta: el crdito hipotecario es
malo y debe, en consecuencia, prohibirse? No, por cierto. El cr-
dito territorial no slo no es inconvenient, sino que por el con-
trario, es til y necesario a la agriculture en particular. As lo
comprenden todos los Estados, el nuestro en cuenta; pero debe
rodearse de condiciones que lo hagan beneficioso. Hacia tal fi-
nalidad se ha encaminado el esfuerzo de la ciencia econmica,
que propone dos innovaciones salvadoras: la liberacin de las
deudas por la amortizacin a largo plazo y la creacin de las le-
tras de crdito o cdulas hipotecarias.







68 ALFREDO ORTIZ MANCIA

Estas dos instituciones colocan al terrateniente en la con-
dicin de obtener el capital que necesita para el mejoramiento
y produccin de su parcela, con slo imponerse por un tiempo
ms o menos largo una carga annual que quiz no exceda en mu-
cho a la que significara un servicio ordinario de intereses. Ven-
cido el plazo, el prestamista, sin ms molestia (si alguna puede
haber en ello) que la discipline de un frabajo ordenado, queda
libre de su obligacin y en aptitud de seguir adelante, con
las manos enteramente libres.
El capitalist por su parte, recibe, a cambio de su dinero,
ttulos que representan la propiedad raz misma; ttulos tan v-
lidos como los hipotecarios y que, como cualquier accin, podr
negociar en el mercado de valores cuando necesite el dinero. A
esto se le ha llamado movilizacin de la propiedad rural.
Cmo es possible la realizacin de tan admirables resulta-
dos?
Entre el capitalist y el propietario existe siempre una pug-
na de intereses. El primero exigir en toda ocasin el pago pun-
tual de sus crditos y tambin, al vencer el plazo-que propon-
dr sea ms o menos corto-el pago ntegro del capital. Por
su parte el propietario, que ha invertido el dinero en el mejora-
miento del suelo-de produccin lenta-no podr recobrarlo
antes que la Naturaleza quiera corresponder a sus esfuerzos.
Tal antagonismo parece inconciliable, y as ha sido efecti-
vamente mientras no intervino un tercero mediador en la con-
tienda. Ese tercero mediador lo constituyen instituciones-Ca-
jas Hipotecarias-que toman el capital del que lo tiene para en-
tregarlo a quien lo ha menester.
Pero cmo? A cambio de su numerario pone en manos del
primero, ttulos que colman sus pretensiones: a) porque son de
validez perfect, y b) porque son fcilmente negociables; condi-
ciones estas que satisfarn sus exigencias.
Al segundo a su vez le entregar, bajo garanta hipoteca-
ria, el numerario obtenido, para que lo emplee y restituya en
la media en que se lo reclamen y permitan, respectivamente,
sus trabajos. Antes de otorgar el prstamo, la institucin inter-
mediaria verificar el valor de la garanta ofrecida, apreciando
los bienes a gravarse.
La institucin se constitute as en deudora de todos los to-
madores de ttulos y a su vez pasa a ser acreedora de todos los
prestatarios. Los ttulos estn respaldados por la responsabili-
dad de la empresa, por todas las hipotecas constituidas, y en al-
gunos casos, por la responsabilidad subsidiaria del Estado.
Al iniciar sus operaciones de crdito, estas instituciones
han tropezado en casi todos los pases con esta gran dificul-
tad: el capitalist, desconfiado por naturaleza, no conoce
los ttulos y no se aviene fcilmente a recibirlos a cambio de su
dinero. La institucin debe entonces limitar sus operaciones al
monto del capital con que cuenta, adquiriendo para s las letras
hipotecarias.







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 69

Es, pues, hasta cuando la confianza entra en el capitalist,
que la institucin llega a cumplir convenientemente su misin.
Pero a ese resultado no se arribar mientras no concurran estos
elements:
a)-Que los prstamnos se hagan siempre con buena garan-
ta: primera hipoteca sobre inmuebles cuyo valor acuse un mar-
gen suficiente sobre el monto del prstamo y que adems ofrez-
can condiciones de perfect rentabilidad para asegurar el ser-
vicio ordinario de las obligaciones.
b)-Que el pblico adquiera plena seguridad en que la ins-
titucin ha de cumplir sus obligaciones con entera puntualidad
y exactitud. Con este propsito las leyes ponen en manos de
ellas medios rpidos y enrgicos de cobro.
c)-Que el ttulo sea fcilmente negociable, como los docu-
mentos al portador.
Slo entonces el capitalist aceptar las letras y hasta las
buscar.
Muchos son los pases que han auspiciado el establecimiento
de esas instituciones.
En Francia existe desde el ao 1852 una sociedad investida
de monopolio conocida con el nombre de Credit Foncier de Fran-
ce.
Ya hemos tenido oportunidad de referirnos a los handfes-
ten de Alemania que cumplen una finalidad anloga.
Mxico es uno de los pases donde los Poderes Pblicos han
atendido con especial detenimiento el desarrollo del crdito hi-
potecario por medio de instituciones adecuadas.
En Chile existe desde el ao de 1855 la Caja de Crdito Hi-
potecario, cuyo funcionamiento Iha sido reglamentado ltima-
mente por la ley N9 94 de 13 de abril de 1931.
Nos ha llamado la atencin en el sistema chileno la dispo-
sicin que se toma en el caso de incumplimiento del deudor y re-
mate de la propiedad gravada: el comprador es obligado a pagar
las anualidades vencidas y los gastos, y goza para el pago de las
no vencidas, de los mismos plazos que el deudor primitive, que-
dando vigente en este caso la hipoteca del inmueble. Para la
institucin, pues, en el event desagradable de remate del bien
hipotecado, ocurre tan slo un cambio de deudor. La empresa
evita verse adjudicataria de los bienes afectos al crdito conce-
dido,.
Merece especial mencin el Decreto promulgado reciente-
mente (el ao prximo pa-sado) por el Presidente de la Re-
pblica de Colombia, Dr. Alfonso Lpez, sobre movilizacin de
la propiedad raz, como una de las medidas destinadas a conju-
rar la crisis que se cierne sobre ese pas a consecuencia de la ac-
titud asumida por el Gobierno del Brasil frente a la industrial
cafeteria.
Adelante, al hablar del Banco Hipotecario, nos referiremos
con especial detenimiento a lo que en nuestra Repblica se ha
hecho sobre el particular.






CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 71


SEGUNDA PARTE

DE LOS BANCOS EN GENERAL


CAPITULO I

SECCION PRIMERA

DE LOS BANCOS

Los banqueros-se ha dicho-son comerciantes del crdito
o capitals monetarios y los bancos, "grandes colectores que con-
centran el ahorro y lo distribuyen luego entire los empresarios
de la produccin, mediante operaciones de depsito, crdito, cam-
bio y circulacin, las cuales entraan a su vez, en ciertos casos,
otras operaciones como la especulacin y el comercio de mone-
das y metales preciosos". (1)
"Un banco-dice A. Caroli, citado por Roque Gondra-pue-
de compararse a una bomba aspirante-impelente que recoge
los capitals monetarios inertes, los concentra y torna luego a
difundirlos por mil canales en la circulacin, mantenindo'os asi
constantemente activos. Hace algo ms an: al capital moneta-
rio que ya existe y concentra, agrega otro nuevo, debido al cr-
dito de que dispone, mediante la emisin de sus propios ttulos
de crdito".
Como en seguida veremos, fu el cambio de monedas la pri-
mera operacin a que los Bancos se dedicaron. Vinieron a con-
tinuacin el depsito y el prstamo, tras los cuales llegaron des-
pus, la emisin de billetes, las operaciones financieras, la cuen-
ta corriente, el depsito de valores, los fideicomisos, etc., etc.
Revisaremos las principles de esas operaciones, que pudi-
ramos decir son de los Bancos en general, advirtiendo que la


(1)-Luis Roque Gondra, Profesor de Economa Poltica de la Facultad
de Ciencias Econmicas de la Universidad de Buenos Aires. "Ele-
mentos de Economa Politica"-Buenos Aires-1933.







72 ALFREDO ORTIZ MANCIA

prctica principal de alguna o algunas de ellas han determinado
la formacin de tipos de especializacin bancaria, a los cuales
correspondent las denominaciones: Bancos de Depsito y Des-
cuento o Bancos Comerciales, Bancos de Emisin, Bancos de
Ahorro, Bancos Fideicomisarios o Trusts, Bancos de Crdito
Agrario, Bancos Hipotecarios, de Crdito Mobiliario, etc., etc.


EL CAMBIO DE MONEDAS

Fu esta la operacin primitive de los Bancos, pero en la
hora actual ha perdido su gran importancia, habiendo quedado
reducida a necesidades de poco valor.
No debe confundirse el cambio de monedas con la operacin
bancaria que corrientemente se design con el trmino cambio
simplemente, y que consiste en la compra y venta de letras de
cambio pagaderas en el extranjero.
Los Bancos sirven de intermediarios entire aquellos que de-
sean vender sus crditos sobre el exterior-principalmente los
exportadores-y los que necesitan adquirirlos para pagar sus
dbitos en el extranjero-los importadores generalmente-.


EL DEPOSIT

El depsito consiste en la entrega que se hace al Banco de
valores, alhajas o dinero para su custodia.
En las primeras pocas, el depsito ha sido regular, es de-
cir, que en virtud de l la institucin depositaria no tuvo facul-
tades para hacer uso del objeto depositado. La simple custodia
no produce al Banco ningn provecho, por lo que ste, en vez de
pagar remuneracin alguna, exige al depositante un tanto de
guard. Esta especie de depsito, exceptional ahora en da, se
denomina en nuestra legislacin depsito en arca cerrada.

El Art. 1978 del Cdigo Civil de la Repblica, dice:
"En el depsito de dinero, si no es en arca cerrada cuya llave tiene
el depositante, o con otras precauciones que hagan impossible tomarlo sin
fracture, se presumir que se permit emplearlo, y el depositario ser obli-
gado a restituir, otro tanto en la misma moneda".

El depsito de que se ocupa la disposicin transcrita, lla-
mado irregular, es por excelencia el depsito bancario en la ac-
tualidad. Ms que depsito, es un prstamo que se hace al Ban-
co, el cual, en esa virtud, adquiere el derecho de usar del dinero,
con cargo de restituir la misma cantidad (ntese que el Art.
1978 C., ordena la devolucin de otro tanto en la misma mone-







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 73

da). (1) El depsito irregular constitute la principal fuente
de recursos, de algunos Bancos, que llegan merced a l a former
los captulos con que realizan sus operaciones de crdito activo.
Por eso se ha dicho que los Bancos trabajan con el dinero ajeno,
ya que efectivamente el capital propio, por lo general, lo desti-
nan, no a operaciones corrientes de banca, sino a la adquisicin
de inmuebles o ttulos que guardian como reserve o garanta.
Recoge, pues, el Banco en virtud del depsito, el dinero ocio-
so que guard el ahorrante y lo remite a la produccin por las
vas del descuento, el prstamo, la cuenta corriente, etc., etc.;
mas al recibir el Banco el depsito, es entendido que lo devolver
en cuanto el depositante lo reclame para sus necesidades, y si
acontece-no de otro modo ocurre-que la institucin hubiere
comprometido el dinero a plazos, aunque fueren cortos, no po-
dr cumplir sus obligaciones a menos que conserve en sus cajas
alguna reserve en efectivo. Eso es precisamente lo que hacen
los Bancos. Las leyes bancarias de todos los pauses (2) imponen
a los Bancos la obligacin de guardar en efectivo un porcentaje
sobre el total de los depsitos, el cual se estima suficiente para
satisfacer las demands en tiempo ordinario, dada la circunstan-
cia de que no todos los depositantes ocurren simultneamente a
reclamar sus fondos, salvo en el event de un pnico. No obs-
tante el lmite que fijan las leyes, la prudencia aconseja al ban-
quero aumentar sus existencias en efectivo, siempre que sea pre-
visible cualquier demand de fondos: una crisis commercial, la

(1)-Debe tenerse present, sin embargo, que la reform de 16 de julio
de 1920, adicion al Art. 1440 C., referente al pago de las obligacio-
nes en general, el inciso que reza: "Si la obligacin fuese de dinero,
el deudor podr hacer el pago en moneda de curso legal, en la rela-
cin establecida por la ley. Este derecho es irrenunciable por el deu-
dor", disposicin que a juicio nuestro, afecta an la obligacin de
pagar dinero proveniente de un depsito irregular.
(2)-El Art. 11 del Decreto Legislativo N9 64 emitido por la Asamblea
Nacional Legislativa el 19 de junio de 1934 (D. O. Ng 132, tomo 116,
del propio 19 de junio), dice:
"Todo Banco, national o extranjero, establecido en El Salvador o
que en lo future se establezca, queda obligado a mantener constan-
temente una reserve en efectivo equivalent, por lo menos, al 20%
de todos los depsitos que tenga en moneda national. Se entiende,
para los efectos de este artculo, que el trmino depsitos comprende
los depsitos a la vista, a plazo, depsitos en cuentas de ahorro y los
en cuenta corriente. La mitad, por lo menos de la reserve menciona-
da, deber consistir en fondos depositados a la vista en el Banco Cen-
tral de Reserva. La parte de la reserve no depositada en el Banco
Central de Reserva deber consistir en billetes de este mismo Banco
o en moneda acuada. Los fondos depositados en Bancos que no sea
el Central de Reserva no podrn incluirse en la reserve a que se re-
fiere este articulo".







74 ALFREDO ORTIZ MANCIA

emisin de bonos o ttulos aceptables, etc., etc., para lo cual tie-
ne a la mano dos procedimientos, a saber, o restringir los crdi-
tos, o elevar la tasa del inters. La restriccin del crdito es
un paso sumamente peligroso por el efecto psicolgico que pro-
duce: la demand aumenta precisamente porque se restringe.
Aparte del depsito irregular, los Bancos aceptan asimismo
el depsito de objetos preciosos y ttulos que deben restituir en
especie.
La prctica generalizada del depsito bancario, ha dado ori-
gen al document mercantil denominado cheque, definido por
nuestro Cdigo de Comercio como una "especie de letra de cam-
bio librada contra un establecimento de crdito o contra un co-
merciante y pagadera a su presentacin". No obstante afirmar
que el cheque es una "especie de letra de cambio", el mismo C-
digo (1) habla de "cheque o mandato de pago", con lo cual pone
de manifiesto la verdadera naturaleza jurdica del cheque, el
cual difiere notablemente de la letra de cambio, por cuanto ste
es un verdadero instrument de crdito, al paso que el otro, sien-
do tan slo una simple orden de entrega, que presupone provi-
sin de fondos en la caja del girado y a favor del librador, es un
simple instrumento de pago, carcter este que le ha valido el ser
empleado como sustituto de la moneda.
Mecanismo ingenioso que ha multiplicado las ventajas del
cheque es el llamado "Clearing Houses", "Cmaras de Liquida-
cin" o "Cmaras Compensadoras', introducido entire nosotros
por el Banco Central de Reserva.


EL DESCUENTO

Esta operacin es una modalidad del prstamo. El banque-
ro recibe efectos de comercio antes de su vencimiento, de manos
del tenedor urgido de dinero y le paga su imported deduciendo de
ste un tanto por ciento.
El redescuento no es sino un descuento efectuado por un
banco central para reponer al banco ordinario los fondos que hu-
biere anticipado sobre ttulos-letras de cambio y pagars.
El banquero sube o baja la tasa del descuento, segn se lo
aconsejan sus reserves metlicas y el estado general de los ne-
gocios, los cuales pueden llegar a regular por su medio, en vir-
tud de un mecanismo econmico de suyo interesante.



(1)-Actualmente existe en studio un proyecto de ley que aspira a sus-
tituir el Captulo II del Ttulo VIII, Libro II, del Cdigo de Comercio,
a fin de poner el cheque en armona con las necesidades del comercio
y en especial de la banca nacionales. Se introduce el cheque cruzado
o barrado, desconocido hasta hoy entire nosotros.







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 75


CUENTA CORRIENTE

Como una advertencia previa, conviene declarar que la
apertura de un crdito en cuenta corriente y la imposicin de
metlico en cuenta corriente, son cosas muy distintas del llama-
do contrato mercantil de Cuenta Corriente. Este ltimo se halla
mal definido por nuestro Cdigo de Comercio (Art. 383), mas
en realidad es un contrato por el cual dos personas se hacen re-
mesa recproca de valores de cualquier clase-adquiriendo so-
bre stos plena disponibilidad-para que su imported figure co-
mo activo en la cuenta del remitente y como pasivo en la de
quien recibe, hasta que practicada la liquidacin que pone tr-
mino al contrato, se determine quin es deudor o acreedor y la
cantidad a que asciende el dbito o el crdito, en su casa.
Por imposicin de metlico en cuenta corriente se entiende
el depsito de dinero sin plazo, retirable por medio de cheques,
a discrecin del enterante. No se puede sacar sino la cantidad
depositada.
En veces, sin embargo, el Banco autoriza al depositante a
retirar ms de lo entregado efectivamente, lo cual se llama girar
en descubierto. En este caso se dice que el Banco ha abierto un
crdito en cuenta corriente.
"Esta forma de operar, comenta don Jos A. Campos (1),
represent en cierto modo, una emisin de billetes de banco,
reemplazando aquellos por el cheque, y as se ha dicho que los
bancos de depsito son bancos de emisin de cheques".

OPERACIONES FINANCIERAS

Entre ellas debe mencionarse la llamada comandita direct.
El Banco nutre de fondos a algunas empresas industriales-las
promueve-recibiendo acciones de fundador. Si la empresa
tiene xito, las ventajas del banco son innmeras: participacin
en los beneficios, ganancia por sus servicios bancarios exclusi-
vos, reventa de sus acciones, etc., etc.
Otras veces el Banco es un simple intermediario entire la
empresa que busca capitals y los capitalistas que lo poseen.
Emite entonces las acciones y obligaciones de la primera--emi-
sin de valotres mobiliarios-y luego se encarga de colocarlos,
aprovechando a ese fin, algunas veces, el ascendiente que ejerce
sobre su clientele.
Servicio semejante prestan tambin los Bancos al Estado o
los Municipios en la consecucin de sus emprstitos.

(1)-Profesor de Economa Poltica del Colegio Nacional de Buenos Aires,
en su obra "Curso de Economa Poltica y Argentina". El Ateneo,
Librera y Editorial, Buenos Aires.-1935.







76 ALFREDO ORTIZ MANCIA

Por primera vez en la historic de la banca salvadorea se
ha ensayado entire nosotros una operacin de esa ndole en el
ao de 1937..
Para solventar una obligacin que tena con la Compaa
de Alumbrado Elctrico de San Salvador, la Municipalidad de
la Capital de la Repblica lanz un emprstito por valor de
e 575,000.00, actuando como Agente Fiscal el Banco Central de
Reserva, segn convenio suscrito entire ambos el 19 de octubre
de 1937. El Banco tom a su cargo la emisin de los respectivos
bonos y los pagos a la Compaa del Alumbrado. En la actuali-
dad el Agente Fiscal atiende el servicio de los bonos con los in-
gresos que produce el impuesto de aguas recaudado por la Mu-
nicipalidad, y la compra y venta de bonos al pblico.
Como en El Salvador no existe todava un mercado de va-
lores, la colocacin de los bonos entire particulares se haca muy
difcil, si no impossible, tanto ms cuanto que el pblico salvado-
reo no tiene costumbre de invertir sus ahorros en valores mo-
biliarios. Los Bancos Comerciales, por su parte, dada la cali-
dad de sus pasivos, exigibles en gran parte a de corto plazo, no
podan invertir sus fondos en bonos de redencin ms o menos
larga.
Por tal motivo, los Poderes Pblicos, en el deseo de asegu-
rar el mejor de los resultados a la operacin, dispusieron la in-
versin de fondos municipales, fiscales y de algunas institucio-
nes oficiales, en los susodichos bonos, hasta en tanto stos fue-
ran solicitados y adquiridos por el pblica.
Creemos oportuno insertar en este lugar algunos de los p-
rrafos que el seor Ministro de Hacienda, doctor don Rodrigo
Samayoa, dedic a este important ensayo de nuestra vida eco-
nmica, en la Memoria con que di cuenta a la Asamb'ea Nacio-
nal de la gestin del Poder Ejecutivo en su Ramo durante el
ao de 1937. Dicen as:
"Esta operacin financiera en cuya realizacin participa-
ron no slo el Jefe del Ejecutivo y las Autoridades de Hacienda,
sino tambin los funcionarios bancarios, ha tenido el ms com-
pleto xito, pues desde la primera semana de haber entrado en
circulacin los Bonos fueron totalmente absorbidos por los in-
versionistas.
"El xito de la operacin slo fu possible debido al buen cr-
dito de que goza el Gobierno de la Repblica, lo cual se ha lo-
grado mediante una larga y paciente labor de depuracin ad-
ministrativa.
"El emprstito de referencia, de cuanta insignificant si se
atiende a la naturaleza de la operacin y-a la capacidad eco-
nmica del pas, ha permitido pulsar la opinion pblica en rela.
cin con estas importantes operaciones financieras y, en vista
del rotundo xito alcanzado, es satisfactorio constatar que en El
Salvador hay mercado propicio para operaciones de mayor am-
plitud.







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 77

"Quiz en el future la vida financiera de El Salvador podra
ser objeto de otro viraje saludable mediante una poltica de re-
patriacin de la deuda externa-considerada hoy da en todos
los pases avanzados como la ms convenient desde el punto de
vista econmico y financiero-pues la confianza de los inversio-
nistas nacionales en valores garantizados por el Estado se arrai-
ga cada vez ms.
"Ojal que nuestros capitalistas quisieran hacer labor pa-
tritica comprando ttulos de nuestra deuda externa, pues, ade-
ms de que haran un negocio lucrative se significaran por su
actitud generosa, ya que mediante la repatriacin de toda o par-
te de nuestra deuda se dara el ms slido soporte a la moneda
national y las generaciones venideras podran aprovechar los
beneficios provenientes de tal repatriacin".

PRESTAMOS
Los otorgan los Bancos, de diferentes maneras. Ya sea con
garanta o sin ella. En el primer caso, la garanta puede ser in-
mobiliaria (hipoteca) o recaer sobre muebles (alhajas, acciones,
warrants). En el segundo, esto es, sin garanta, se dice que son
al descubierto, y tienen lugar cuando el deudor merece al Banco
toda confianza.
Debe citarse el prstamo mobiliario en forma de riporto o
retroventa, por el cual el deudor enajena al Banco efectos rea-
lizables, pero se consigna una clusula en virtud de la cual aqul
se reserve el derecho de readquirir dichos efectos pagando a pla-
zos su valor..
Los llamados adelantos sobre ttulos no son sino prstamos
sobre prenda.

EL FIDEICOMISO
A despecho de los que creen erradamente que proviene de
la institucin que en el Derecho romano se conoca con ese mismo
nombre, este fideicomiso no es sino el llamado trust del derecho
anglosajn, descendiente del histrico u.so (use) (1).

(1)-En la important obra del Licenciado panameo don Ricardo I. Al-
faro, titulada "El Fideicomiso", existe un ameno studio sobre
el origen del Trust. El autor se remonta a una poca anterior a la
fecha en que se dictaron en Inglaterra las llamadas Leyes de Manos
Muertas (ao 1217), que iban dirigidas a evitar el estancamiento de
las grandes propiedades en poder de las Corporaciones Eclesisticas.
Segn se afirma, dichas Corporaciones haban llegado a acaparar la
cuarta parte ms o menos, de todas las tierras de Inglaterra. En vista
de lo cual, las leyes declararon nulas las enajenaciones de tierras que
se hicieran a favor de ellas. Los eclesisticos entonces trataron de
eludirlas, valindose de terceros interpuestos a quienes se hacan en lo







78 ALFREDO ORTIZ MANCIA

Se le ha definido como "un mandato irrevocable en v'r-
tud del cual se transmiten determinados bienes a una persona
llamada fiduciario, para que disponga de ellos conforme lo or-
dena el que los transmite, llamado fideicomitente, a beneficio de
un tercero llamado fideicomisario". Aunque propiamente no es
un mandato, es ste en realidad el contrato que ms se le
asemeja, por io cual se dice tambin que es un mandato de con-
fianza, cuyos objetos pueden ser: el pago de las deudas del
fideicomitente; la venta de sus bienes para pagar a sus acreedo-
res; la ejecucin post morten de mandas o legados; la adminis-
tracin de alguna industrial o negocio; la preservacin de bienes
futuros; el pago de pensions alimenticias o vitalicias; la pro-
teccin de la propiedad de la mujer o del menor o del prdigo o
demente; la conservacin de la propiedad raz para determina-
dos fines de utilidad pblica; la emisin, colocacin, descuento y
cobro de bonos hipotecarios; la inversin de los fondos del fi-
deicomisario, etc.., etc., en fin, "todas aquellas operaciones para
cuyo buen xito, seguridad y proteccin sea til y necesaria la
intervencin de un fiduciario cuyo crdito, experiencia y probi-
dad constituyan una garanta positive".
En algunos pauses existen compaas que se dedican a pres-
tar servicios fiduciarios, las cuales generalmente son bancos po-
derosos (Trust Companies) que al mismo tiempo efectan toda
clase de operaciones bancarias.
Existe desde luego inmensa ventaja en confiar la realiza-
cin de algn fideicomiso a un Banco, que ofrece su responsabi-
lidad como sociedad annima, con su vida permanent, sus ofi-
nas y cajas a prueba de incendios y con la pericia del personal
tcnico especializado que siempre existe al frente de cada uno de
los departamentos del banco.
Una revision ligera de todos los objetos que puede tener la
constitucin del fideicomiso, quiz induzcaR a career que la legis-
lacin civil clsica de los pases civilizados prove lo suficiente
para la debida efectividad y garanta de las operaciones. Una
cesin de bienes, un albaceazgo, una curadura, un mandato, una
anticresis, etc., acaso basten, se dir. Pero tan pronto se consi-
deran detenidamente los diferentes casos en que se hace nece-
saria una legislacin especial sobre fideicomisos, se comprende
que las instituciones tradicionales del Derecho civil son insufi_-
cientes, por su rigidez e inflexibilidad. Una persona, v. gr., co-


sucesivo los traspasos a fin de que poseyeran las tierras para uso de
las Corporaciones. Reacciona a su vez el legislator, y en 1535 dicta
la "Ley sobre Usos" Enrique VIII, por la cual se dispone que todo el
que gozara de un "uso" sobre alguna porrin de tierra seria considerado
dueo de la misma.
Posteriormente los Tribunaks de Justicia interpretaron la Ley de
Usos en el sentido de que no era aplicable a ciertos usos que se de-
nominaron a partir de entonces "trust".







CONSIDERACIONES SOBRE EL CREDIT EN EL SALVADOR 79

merciante, duea de un establecimiento mercantil, contrae una
deuda con otra y como no tiene ms bienes que los que integran
el negocio, quiere garantizar el pago con el mismo, el cual de-
sea entregar a su acreedor; pero no sabe a qu titulo hacerlo:
hipoteca no, porque se trata de mercadera formada slo de mue-
bles y ese gravamen nicamente puede recaer sobre inmuebles;
adems la cosa hipotecada permanece en poder del deudor;
prenda tampoco, porque la prenda debe ser restituida en especie
y el acreedor al recibir el negocio, tiene que continuar el giro co-
mercial de la casa, esto es, comprar y vender los efectos entrega-
dos, lo cual imposibilitar la devolucin de la misma merca-
dera. No puede conferirle mandato para administrar, entre-
gndole el negocio, porque el acreedor no aceptar, ya que el
mandato es por excelencia revocable a voluntad del mandante, y
eso pondra la garanta a discrecin del deudor. Slo un fidei-
comiso puede satisfacer cumplidamente los intereses de ambos.
Y as como ese, podran enumerarse muchos casos en que
los bienes de la viuda, ios del hijo botarate y manirroto, etc., no se
hallaran seguros, sino mediante la constitucin de un fideico-
miso debidamente reglamentado por los Poderes Pblicos.
Por ese motivo casi todos los pauses civilizados cuentan con
la respective legislacin.
En El Salvador ha sido decretada recientemente la Ley de
Fideicomisos (Decreto Legislativo No 197, de 12 de noviembre
de 1937, publicado en el Diario Oficial No 258, del Tomo 123, co-
rrespondiente al 19 de diciembre del mismo ao), que a no dudar-
lo vino a llenar un gran vaco.
La institucin del fideicomiso, con todo y eso, no es an co-
nocida en nuestro medio, por lo que seria de desearse que la Uni-
verAidad Nacional comprendiera su studio en el program de
Cdigo Civil, Libro Cuarto, tanto porque es una institucin que
ofrece alto inters jurdico y econmico, como porque ese se-
ra un medio de difundirla y hacerla trascender a la sociedad
en general.

EMISION DE BILLETES
Es esta una de las operaciones bancarias de mayor impor-
tancia, por las repercusiones profundas que tiene sobre toda la
economa'de los pauses la poltica que con respect a ella adop-
ten los establecimientos a quienes el privilegio es otorgado.
El professor Enrique M. Sobral (1) ha trazado en forma
sinttica la evolucin que di nacimiento a la emisin de billetes.
"En el principio -dice-los Bancos emitieron certificados
de depsito transmisibles, que amparaban una suma exactamen-

(1)-"Principios de Economa" con especial referencia de las condiciones
mexicanas. Sociedad de Edicin y Librera Franco Americana S. A.
Mxico. D. F. 1926.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs