• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Frontispiece
 Pagina de oro
 Introduction
 Vistazo a la historia de Puerto...
 Fundacion y finalidad de la orden...
 Los Dominicos en España a principios...
 Venida de los Dominicos a...
 Superior calidad de los Dominicos...
 Cuando y por que los Dominicos...
 Sigue la fundacion de los Dominicos...
 Principia la enseñanza de los Dominicos...
 La enseñanza de los Dominicos era...
 Terminologia escolar de los...
 Acaba la nomenclatura escolar de...
 Lo que era un estudio general de...
 El primer estudio general...
 Dos siglos de enseñanza por los...
 Duracion del estudio general en...
 Enseñanza cuasi universitaria de...
 Terminologia monastica de...
 Prosigue la misma materia
 La provincia de Santa Cruz...
 La vicaria Dominica de San...
 Bastidas y los Dominicos
 Quejas de Bastidas contra...
 Termina el capitulo precedente
 Los Dominicos y los obispos de...
 Un obispo Dominico que vino a Puerto...
 Otro obispo Dominico que no...
 Dos puertorriqueños provinciales...
 Edificios y culto de los Domin...
 Mesa y vestido de los Dominico...
 Postreros años
 Documentos
 Indice de nombres
 Indice de capitulos






Group Title: dominicos en el Puerto Rico colonial, 1521-1821
Title: Los dominicos en el Puerto Rico colonial, 1521-1821
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081450/00001
 Material Information
Title: Los dominicos en el Puerto Rico colonial, 1521-1821
Physical Description: 347 p. : illus. ; 18cm.
Language: Spanish
Creator: Cuesta Mendoza, Antonio, b. 1873
Publisher: s.n.
Place of Publication: México
Publication Date: cover 1946
 Subjects
Subject: Dominicans in Puerto Rico   ( lcsh )
Dominicanen   ( gtt )
Missie   ( gtt )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Puerto Rico
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081450
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 01442266
lccn - 49025569

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Frontispiece
        Page 3
        Page 4
    Pagina de oro
        Page 5
        Page 6
    Introduction
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Vistazo a la historia de Puerto Rico
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Fundacion y finalidad de la orden de Dominicos
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Los Dominicos en España a principios del siglo XVI
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Venida de los Dominicos a America
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Superior calidad de los Dominicos primeros
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Cuando y por que los Dominicos fundaron en Puerto Rico
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    Sigue la fundacion de los Dominicos en Puerto Rico
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Principia la enseñanza de los Dominicos en Puerto Rico
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    La enseñanza de los Dominicos era de Puerta Abierta
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Terminologia escolar de los Dominicos
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Acaba la nomenclatura escolar de los domingos
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Lo que era un estudio general de los domingos
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    El primer estudio general en America
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Dos siglos de enseñanza por los Dominicos
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    Duracion del estudio general en Puerto Rico
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Enseñanza cuasi universitaria de los Dominicos
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    Terminologia monastica de los Dominicos
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Prosigue la misma materia
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    La provincia de Santa Cruz de Indias
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    La vicaria Dominica de San German
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Bastidas y los Dominicos
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    Quejas de Bastidas contra los Dominicos
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
    Termina el capitulo precedente
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
    Los Dominicos y los obispos de Puerto Rico
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
    Un obispo Dominico que vino a Puerto Rico
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
    Otro obispo Dominico que no vino
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
    Dos puertorriqueños provinciales Dominicos
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
    Edificios y culto de los Dominicos
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
    Mesa y vestido de los Dominicos
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
    Postreros años
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
    Documentos
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
    Indice de nombres
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
    Indice de capitulos
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
Full Text



Los Dominicos
en el

Puerto Rico Colonial

1521 1821

por
ANTONIO CUESTA
MENDOZA
DOCTOR EN FILOSOFIA Y LITERATURE


- -









y


Ik% .AT


Derechos reservados conforme
a la Ley
Impreso en Mjico.


Imp. Manuel Len Snchez. S. C. L.-Mxico. D. F.






























ANT.icUJO COvfENTO tLOSDOMI NICOS

1521 1821
posteriormente Iglesia de San Jos y olicinas
de la Corte Suprema.













PAGINA DE ORO


El punto de partida de la sociedad
puertorriquea, no embargante sus evo-
luciones y transformaciones, y sea cual
fuere el destino que le reserve el obscuro
porvenir, habr que buscarlo siempre, en
aquel da memorable de 1508, en que el
bizarro Juan Ponce de Len, seguido por
20 hombres intrpidos, invadi el suelo
de la agreste Borinquen, para fundar en
ella un pueblo civilizado por la doctrine
del Evangelio, que an sigue iluminando
nuestras conciencias; para levantar un
hogar y crear una familiar cuya trascen-
dencia recogimos, en aquellos lares apa-
cibles, donde nuestras madres nos ense-
aron a bendecir a Dios, en el idioma ar-
monioso de que no podemos despojarnos.

Salvador BRAU.

(La Colonizacin de Puerto Rico, 496.)


-5-

















INTRODUCTION

1.-Siempre en el camino de la investigacin.
2.-Afortunado en el sector dominico. 3.-
Fruto, la present obrilla. 4.-Dnde est la
semilla de la personalidad. 5.-Los pueblos
se mueven y Dios los gua. 6.-En la senda
de los mayores. 7.-El por qu de esta pu-
publicacin. 8.-Un septenio bajo la almoha-
da. 9.-Adicin de documents desconoci-
dos. 10.-Por qu ponemos fin en 1821.


1.-Desde que dimos a la prensa, en el ve-
rano de 1937, nuestra tesis dotoral "Historia
de la Educacin en Puerto Rico" continuamos
con mayor ahinco las investigaciones sobre el
pasado educational de la Isla. Afortunadamen-
te hallamos copiosos datos en la direccin in-
dicada y en otras, que a su tiempo daremos a
conocer a los estudiosos.


-7-








2.-Mas donde mayor fortune tuvimos, fu
en el sector dominico, probablemente por ha-
ber sido l muy important en la vida puertorri-
quea, ya en cuanto a la parte eclesistica, ya
en cuanto a la cultural.
3.-Fruto de tales investigaciones es la pre-
sente obrilla que, si entregamos a la prensa con
cierta timidez, por darnos cuenta de su imper-
feccin. tambin lo hacemos con satisfaccin,
por contribuir con ella a esclarecer el pasado,
en su vida religiosa y educativa, de la Isla.
4.-La labor de investigacin histrica, tan
necesaria a todo pueblo de personalidad pro-
pia, qued momentneamente paralizada con el
cambio de soberania en la Isla. Momentnea-
mente decimos, porque a los pocos aos rebro-
t en dirigentes y dirigidos el ansia de cono-
cer su pasado. Dironse todos cuenta de que,
en la entraa de la tradicin, se esconda la se-
milla de su personalidad tnica, cultural y re-
ligiosa.
5.-Los pueblos se mueven en direcciones
determinadas, a veces inconscientemente, por
impulsos tan fuertes como desconocidos: pero
es Dios quien los mueve y dirige, porque los
ama. Y de que Dios tiene predileccin por
Puerto Rico, no hay la menor duda para nos-
otros que convivimos activamente en la Isla,
por un quinto de siglo. En esa fijeza de vista al


-8-








pasado, cada vez ms intense y aguda, no ve-
mos nosotros sino la atraccin divina. Parce-
nos plan providencial que Puerto Rico se co-
nozca a si mismo en la cinta de su pasado, y
conocindose exalte su legtimo amor propio,
y por este camino vuelva a stt pasado, que se-
r volver a su personalidad y a su Dios.
6.-Por eso, todo escrito de carcter hist-
rico y toda organizacin que cuerdamente fo-
mente la memorial del pasado merece nuestra
ms cordial simpata. Puerto Rico no ha cesa-
do nunca de amar y de rezar en la lengua de
sus mayores; el da que acabe de sentir y pen-
sar como ellos, mejor dicho, en la lnea de
ellos, alargada y adaptada a los progress y
circunstancias actuales, ese da ser verdade-
ramente grande, respetado y feliz.
7.-De ah nuestro inters en cultivar el pa-
sado de la Isla, desde el moment mismo en
que arribamos a ella, hace ya 30 aos. En el
peridico "La Verdad" publicamos ms de 200
artculos de sabor histrico, que algn da po-
drn ser recogidos en e? haz de un folleto, para
ver la luz pblica, por segunda vez. En nues-
tras conversaciones privadas y en nuestras con-
ferencias pblicas, propendimos siempre hacia
la exposicin del aspect histrico local de los
temas. Y para demostracin de nuestra prepa-
racin para el doctorado, no otro asunto esco-


-9-








gimos que el de la historic educativa de Puer-
to Rico. Siguiendo la misma ruta, damos hoy
a la estampa la obrilla que el lector tiene entire
manos, pletrica de noticias sobre la labor cul-
tural de los dominicos en Puerto Rico. Para
escribirla nos abrevamos principalmente en la
riqusima librera de los dominicos de Wash-
ington, D. C., y en los apreciables infolios ma-
nuscritos del gran historiador Salvador Brau,
que bondadosamente puso a nuestra disposi-
cin el Dr. Vicente Murga, en el verano de
1938.
8.-Circunstancias especiales adversas sus-
pendieron la publicacin de estos apuntes, du-
rante siete aos largos. Al revivir ahora el pro-
psito de darlos a la luz pblica, hemos titu-
beado en dejarlos intactos conforme a su re-
daccin primitive, o bien ampliarlos en confor-
midad con las investigaciones realizadas lti-
maente en archives y bibliotecas de Mxico.
Hemos preferido lo primero, adicionando en
las notas que siguen a los captulos las obser-
vaciones recogidas a ltima hora.
9.-Tambin hemos juzgado pertinente adi-
cionar esta obra con la publicacin de docu-
mentos o inditos hasta el da de hoy, o prc-
ticamente desconocidos y difciles de tener a la
mano, por escasos y raros.


- 10-








10.-Aunque en la historic general de la Isla,
el Puerto Rico Colonial se alarga hasta fines
del siglo pasado, nuestro trabajo se cierra en
1821, en que a los dominicos, como a los de-
ms religiosos, se les cerraron y clausuraron
sus moradas de paz, santidad y studio.
Los conatos y tentativas de restauracin y
reapertura fueron efmeros y sin resultado y
ni vale mencionarlos.


- 11 -

















CAPITULO I.

VISTAZO A LA HISTORIC DE
PUERTO RICO.

1.-Conveniencia de esta ojeada. 2.-A desma-
no. 3.-Pequeez Territorial. 4.-Sin fijeza.
5.-Gobierno incierto. 6.-Asaltos de los ca-
ribes. 7.-Pirateras y robos. 8.-Huracanes
y pestes. 9.-Nuevos descubrimientos. 10.-
Desinters metropolitan. 11.-Ascenso con-
tinuo. 12.-En la cumbre.



1.-Si no necesario, muy convenient ser
para los lectores, dar un vistazo a la historic
antigua de Puerto Rico, campo de accin de
los dominicos, durante 3 largos siglos. Sin una
ojeada de repaso, seria muy difcil aquilatar el
mrito de la labor de estos obreros evangli-


- 13 -








cos, por causa de la fascinacin y deslumbra-
miento, que en las mentes ejerce la vista y con-
templacin del Puerto Rico actual. Este Puerto
Rico que admiramos y amamos, rebosante de
poblacin, matizado de planteles educativos,
coherente y unido por carreteras y telgrafos,
visitado diariamente por aviones y barcos de
todo el mundo, vibrant de progress y cultural
refinada, no es, sino en su geogrfica situacin,
el Puerto Rico de antao, en las 3 primeras
centuries de su colonizacin cristiana, con po-
blacin escassima, contados centros urbanos,
carencia total de medios rpidos y cmodos de
comunicacin interior, aislamiento exterior, y
aletargamiento de espritu para el adelanta-
miento y progress. Pues en este campo deso-
lador, fu donde ejercieron sus ministerios los
dominicos. Recorrmoslo velozmente, recor-
dando las causes que retrasaron su desarrollo
econmico y cultural.
2.-Aunque en su primer medio siglo, fu
cntrica la situacin de la Isla, en relacin con
las otras islas y territories continentales del
Norte y Sur, muy pronto qued aislada y a
desmano de las grandes rutas marticas. (1)
3.-Adase a esta desventaja su insignifi-
cante extension territorial, de escasos nueve mil
kilmetros cuadrados, no slo en comparacin
de las inmensas latitudes del Continente ame-


- 14-








ricano, sino tambin en relacin de la Espao-
la y Cuba, cinco y diez veces relativamente
mayores.
4.-Aunque comenzado a poblar en 1508,
por el gran Ponce de Len, vi contenido su
desarrollo urbano y agrcola hasta 1521, por
causa de la inseguridad e inestabilidad de su
primera ciudad. Fatal para el medro de la
Colonia fu Caparra, donde ni casas de pie-
dra, ni monasterio de frailes, ni ms que un
ranchn para Catedral, fu possible construir,
durante esta docena de aos.
5.-A lo dicho aadamos la incertidumbre
sobre el derecho a la gobernacin de la Isla:
Que si le perteneca a los hijos de Crist6bal
Coln; que si era gaje de la Corona de Espa-
a. As anduvo por estrados el asunto hasta
1537, con el consiguiente trasiego de autorida-
des locales, pugna y revuelo de banderas hos-
tiles y suspension de muchas actividades.
6.-Y lo que no entorpeci la expansion y
arraigo colonizador en Quisqueya y Cuba, le
aconteci a Puerto Rico, con los frecuentes
asaltos de los caribes. Hasta las cercanas y
vista de la poblacin de San Juan llegaron a
veces; talaron y destruyeron cuantos brotes de
vecindario surgan en el Este de la Isla, de Loy-
za a Humacao y Fajardo, y en sus correras
llegaron a las playas de Aguada, donde arra-


- 15-








saron las viviendas de los vecinos y asaetea-
ron a media docena de franciscanos. Imposi-
ble el crecimiento de la poblacin y el fomen-
to del bienestar, cuando haciendas, poblados
y vidas estaban amenazados de los caribes de
Santa Cruz y la Dominica. Ms de una doce-
na de poblados nacientes y que ofrecan r-
pido crecimiento, quemados y destruidos por
los caribes, enumera en su Memoria, de 1582,
el cronista Ponce de Len, nieto, que los vi
por sus propios ojos, y que ms de una vez
habra tenido que ponerse en fuga precipita-
da l mismo. para no caer en manos de los
asaltantes levantinos.
7.-Sin haber todava acabado los caribes
su obra de destruccin, sobrevino a la Isla
otra calamidad no menor, que fueron las pira-
terias y asaltos de franceses, ingleses y holan-
deses. Tres veces quemaron los primeros a San
Germn, del 28 al 43, tres y cuatro veces
asaltaron los segundos la Capital, dejndola
"Como casa robada", y de los terceros no hay
sino recorder su embestida de 1625, con la
casi total destruccin de San Juan. Pues y por
mar quin levaba anclas seguro de no caer en
sus manos? A ellas fueron infaustamente a pa-
rar gobernadores, obispos y tesoros de cose-
chas y caudales que iban a Espaa, y tesoros
de campanas, ornamentos y libros que venan


- 16-








de all, y esto no tan slo la primera centuria,
sino tambin (2) en la segunda y tercera, has-
ta 1797.
8.-De las pestes que se desarrollaron diez-
madoras y de los huracanes que soplaron des-
vastndolo todo, nada digamos, pues sera el
cuento de nunca acabar. Solo el contagio de
1690 seg la vida. en el convento, de 7 reli-
giosos, en la Catedral, de la mayora de los
prebendados y en la guarnicin, de dos terce-
ras parties de sus components. (3)
9.-En este retablo de dolores, que fu por
aquellos tiempos la hoy feliz Arcadia de Bo-
rinquen, an nos queda por recorder, omitien-
do otros various, el que tenemos por el mayor
de sus infortunados. Perdnennos los pauses
aludidos, pero por milagro de Dios no descendi
Puerto Rico, a la categora de las Islas de Bar-
lovento, entire Santa Cruz y la Trinidad, a
causa de los sucesivos descubrimientos del
Continente Americano. desde la Florida a las
bocas del Orinoco, a lo largo y ancho de Mxi-
co y Centro Amrica, el Ecuador y Per., Ve-
nezuela y Colombia. Precisamente por la irre-
sistible fascinacin, que la grandeza y riqueza
de esos pases ejercieron sobre los ya mengua-
dos moradores de Puerto Rico. qued ste y
fu durante muchas dcadas. destartalado me-


- 17-








sn. Cuantos llegan aqu, clrigos y seglares,
escriba el obispo Bastidas, pasan adelante. No
hay quien no despierte cada maana sin esta
jaculatoria en los labios: "Ay, que Dios me
lleve al Per", consignaba en document ofi-
cial el gobernador Lando. Si de los colonos
establecidos en Puerto Rico, bien embarcados
a la luz del sol para ir en ayuda de la conquis-
ta de esos pases, ya furtivamente escapados
hacia esos rumbos, se hubiera de former una
lista, a muchos millares subira sta, doblan-
do y triplicando el nmero de los que se iban,
sobre el menguado de los que se quedaban. (4)
10.-Con la secuela, adems, de la amino-
racin de inters por parte de la Metrpoli,
para la pequea y despoblada Borinquen, que
cada vez pareca menor y ms insignificant,
en relacin con los grandes imperios que emer-
gan sin limits por otros rumbos.
11.-Mas todos estos azares y contratiem-
pos, si retrasaron y aminoraron el desenvolvi-
miento de Puerto Rico, no lo pudieron entera-
mente estorbar, gracias en gran parte, a la in-
gente labor cultural y evangelizadora y an
econmica de los hijos de Santo Domingo. Pu-
diendo haber ido adelante, rumbo de los gran-
des imperios, aqui permanecieron constantes en
su labor; en los siglos XVI y XVII, cuando


- 18-








el nmero de habitantes no subi de unos po-
cos millares, repartidos en dos, tres, cinco po-
blaciones; en todo el curso del siglo XVIII,
cuando en mayor escala el comercio y la agri-
cultura levantaban cabeza y la poblacin cre-
ca como la espuma, superando las cifras de
50,000 almas, a mediados de la centuria y de
100,000, al trmino de ella, agrupadas en 25
30 parroquias; y en fin, hasta el ao 21 del
siglo XIX, cuando gracias a las inmigraciones
de la Luisiana, Santo Domingo y Venezuela,
sumadas al extraordinario crecimiento de los
hijos del pas, el censo de la poblacin sea-
laba la cifra de un cuarto de milln de habitan-
tes, repartidos en 50 ciudades y pueblos for-
malmentd constituidos.
12.-Y as fu el Puerto Rico colonial, en
que convivieron y desarrollaron su alta misin
los padres dominicos, desde 1521, en que era
tan solo una esperanza de Pueblo, hasta 1821,
en que ya constitua un Gran Pueblo, con las
eminentes caractersticas raciales, religiosas y
culturales, que le han elevado hasta la cumbre
de su actual posicin y celebridad mundial. Pa-
semos a conocer ahora quienes y qu tales fue-
ron los religiosos, que aportaron a Puerto Ri-
co, y spiritual y culturalmente lo cultivaron
por 3 centuries.


- 19-










NOTAS AL CAPITULO I.

(1) Ni a la ida, ni a la vuelta, solan tocar en San
Juan las naves de la ruta de Espafia a Mxico y vice-
versa. As que gobernadores y obispos se vean y de-
seaban para venir a la Isla, cuanto ms los particulares.
En 1660, el gobernador Juan Prez de Guzmn escriba
al Rey: "Hace once afos que no entra en esta Isla na-
vio de Registro,; por cuyo motivo no tienen los vecinos
salida para sus frutos". Tampoco haba comunicaciones
regulars con las islas vecinas y Tierra Firme.

(2) Los ingleses se llevaron en 1598, el rgano, va-
sos sagrados y ornamentos de la Catedral, 80 caflones,
un tesoro de perlas, much gengibre y un barco. Los
holandeses quemaron en 1625, hasta 46 casas de pie-
dra y 52 de madera, maltratando tanto el monasterio
de dominicos, que al poco 'tiempo la torre cay sobre
la Capilla mayor.

(3) La tormenta -una entire medio centenar- de
1642 "lo dej todo asolado. derribada gran parte de la
Iglesia y de las casas, entire ellas la de la Dignidad, con
todas las Iglesias y haciendas de la isla", deca al Rey
el obispo Lpez de Haro. en carta de 27 de septiembre
de 1644. (B. P. E. 121.)

(4) En su bando de 17 de julio de 1569. el gober-
nador Bahamonde prohibit la salida "so pena de la vi-
da, si es hombre de baja suerte. y si de ms calidad.
pena de 200 azotes o la tercera parte de los bienes".
(B. H. XI. 301.)


-20-









(5) En la efervescencia de las idas y fugas a Mxi-
co y el Per, los dominicos construan aqu ingenios,
y fomentaban la pesquera y ganaderia, aparte de ace-
lerar la terminacin de su iglesia y convento para faci-
litar el culto y la ensefanza.


-21 -

















CAPITULO II.


FUNDACION Y FINALIDAD DE
LA ORDEN DE DOMINICOS.

1.-Lo que es una orden religiosa y su tenden-
cia difusiva. 2.-De dnde recibe sus carac-
tersticas. 3.-Influencia del tiempo y lugar.
4.-Familia, patria y siglo de Santo Domin-
go. 5.-Sus hijos prosiguen su obra, a tra-
vs del tiempo y espacio.


1.-Orden religiosa es una institucin ecle-
sistica destinada a la santificacin de sus in-
dividuos y tambin de los que no lo son. El
egoismo exclusive no es cristiano. Jess nos
ensea a orar en plural. Si la caridad comienza
por uno mismo, es para extenderse luego a los
dems, a la manera del agua del manantial que
corre a regar los campos. (1)


- 23 -








2.-El carcter distintivo de cada orden re-
ligiosa le viene del tiempo en que tuvo origen
y de las circunstancias que la hicieron brotar.
Ermitaos, cenobitas y monjes, cannigos re-
gulares, mendicantes y clrigos regulars, je-
suitas, escolapios y hermanos de las Escuelas
Cristianas, llevan, en su traje exterior y con-
formacin interior, las huellas del tiempo y
pas, que los vi nacer y de los anhelos espi-
rituales de sus fundadores. Es la ley fsica de
la influencia vecinal de zonas y latitudes, apli-
cada al alma y fisonoma de individuos y co-
lectividades.
3.-La legislacin meramente eclesistica,
por no mentar la civil, lleva indeleble el sello
de la poca en que fu promulgada. No es
conocible la edad de un libro, por el giro y
vocabulario empleados? Hasta el tiempo y lu-
gar de una escritura se pueden conocer por sus
rasgos y caracteres y por el papel y tinta que
se utilizaron. Qu cosa accidental escapa en
la humanidad inestable y en la naturaleza per-
manente, a la influencia de lo circunvecino?
Las obras literarias, que por el fondo son hu-
manamente eternas, por sus accidents son
propsimas de la veleidad pasajera de su tiem-
po y patria. Quien, en el studio retrospective
de la Historia, olvida esta ley eterna, jams


- 24 -









dar con la clave de la interpretacin de los
hechos.
4.-El fundador de los dominicos fu Santo
Domingo de Guzmn, hijo y hermano de santos
dedicado en serio al studio desde los siete
aos de edad, alumno de la Universidad de
Palencia durante un decenio, reformador por
el ejemplo de un cabildo eclesistico, durante
otro lapso decenal, y por otros diez aos de-
belador telogo de la herega albigense, a lo
largo y ancho de la Francia meridional. De es-
te varn santo, de este estudioso universitario,
de este predicador celoso, enfrente de una he-
rega revolucionaria y de accin, peregrino de
las principles naciones meridionales de Eu-
ropa, surgi y derivse el organizador de los
dominicos, en el primer cuarto del vigorossi-
mo siglo XIII.
5.-A la constelacin de secuaces que le ro-
de, dejles este lema inmortal: Santificarse
siempre, estudiar de continue, ensear sin in-
termisin." Del ao 15 en que abri el primer
Convento, al 21 en que vol al cielo, sus dis-
cpulos que comenzaron por 16. sumaron mi-
llares extendidos por toda Europa. Jardn fe-
cundo que de la noche a la maana apareci
cuajado de flores! Qu 51 aos de edad bien
aprovechados !Ms de 700 aos han pasado,


- 25 -









desde que se nos fu a la gloria inmortal; pero
su nombre se pronuncia en todas las lenguas,
y de la labor de sus hijos hay huellas vivien-
tes en todos los pueblos.


NOTAS AL CAPITULO II

(1) As este Capitulo, como el precedent dedicado
a resumir la geografa e historic de Puerto Rico, se ha-
cen en cierto modo necesarios para el comn de los lec-
tores, pues ambos encuadran y circunscriben, as a los
actors de esta historic, como el campo de accin en
que ejercieron sus ministerios sacerdotales, especialmen-
te el de la ensefanza. La Historia y la Geografa son
dos ciencias que se influyen y complementan, sin que
fructuosamente se puedan por separado ensear, ni en-
tera y totalmente comprender. Quin podr relatar bien
el desarrollo y lances de una gran batalla campal y el
mrito y proezas de los combatientes, prescindiendo de
la topografa del lugar de la lid y de la ascendencia
y tradicin military de los luchadores Y an cuando, en
el caso present, se presupone en la generalidad de nues-
tros lectores suficiencia de conocimientos, tanto de la
Orden de dominicos, como de l historic y geografa
de Puerto Rico, juzgamos no estar de ms refrescar y
reavivar su memorial, con los trazos y pinceladas de
entrambos captulos y an de otros que entremezclamos
en esta modest obrilla. Son el marco de nuestro cuadro.


- 26 -
















CAPITULO III.


LOS DOMINICOS EN ESPAA A
PRINCIPIOS DEL SIGLO XVI.

1.-Siglo de empresas homricas. 2.-Los do-
minicos espaoles a gran altura. 3.-Provin-
cias de Espaa y Aragn. 4.-Fundacin de
Colegios Mayores. 5.-Creacin de una ter-
cera provincia. 6.-Expansin o explosion.
7.-Tierra! Cristo Salvador!



1.-Siglo de empresas homricas fu el XVI
en Espaa. Grande fu todo, como lo eran los
Reyes Catlicos. Expulso estaba el moro, tras
siete siglos de lucha; realizada la unin na-
cional deseada por siglos y nunca lograda
hasta entonces, y el Nuevo Mundo apareca
cada da mayor. Millares de individuos, mul-


-27-









titud de entidades de todas classes, resurgieron
en pie de grandeza. Dirase que no haba am-
biente para lo pequeo y mezquino. En lo lite-
rario y artstico, en lo eclesistico y poltico,
en lo divino de la virtud y en lo human del
genio, aquella fu una poca sin precedent. (1)
2.-Consiguientemente la Orden de los do-
minicos, en su seccin espaola, se hallaba a
la altura de la situacin national.
3.-Dividase en dos solas provincias, co-
rrespondientes a las dos fracciones, de cuya
unin en los Reyes Catlicos resultara la uni-
dad national: la provincia de Len-Castilla,
llamada por antonomasia de Espaa y la pro-
vincia de Aragn, integrada por las regions
de Valencia. Catalua y Aragn propiamen-
te dichas, con prolongacin a Navarra, las Ba-
leares y Sudeste de Francia. Universalmente
los dominicos de entonces, pero especialmente
los de la soberana espaola, ocupaban los
puestos ms elevados en la gerarquia eclesis-
tica. tan entrelazda con la gerarqua social. (2)
4.-El consejero de Reyes, Alfonso de Cas-
tro. dotaba esplndidamente el Colegio de San
Gregorio de Valladolid, y el Arzobispo Diego
de Deza. el de Santo Toms de Sevilla, para
facilitar los studios ms altos a los hijos de


-28-








Santo Domingo. Del Convento de San Este-
ban en Salamanca, famoso sobre todas las
grandes abadas del mundo, nada se diga. (3)
5.-Tal congestion de exhuberante vida mo-
tiv la creacin de una tercera provincia de
dominicos en 1515, llamada de Andaluca o
Btica. Tres provincias, con ms de 150 mo-
nasterios y sobre 4.000 individuos, en plena
floracin de accin y virtud, constituan rico
vivero de apstoles para las inmensidades ame-
ricanas.
6.-Ya no caban en Espaa los hijos de
Guzmni y era necesario darles salida a los an-
churosos mundos de Amrica. Tal exhuberan-
cia de caracteres y genios reclamaba nuevos
horizontes en que explayarse. so pena de ex-
plosin interior. La ley de la expansion se im-
pona. Hasta la flor delicada revienta, o se des-
compone, si no le es permitido derramarse en
efluvios de aroma y blsamo. Propio y esencial
es al bien difundirse hacia fuera, dice el Santo
de Aquino.
7.-El punto de saturacin en actividad
apostlica marcaba la Orden de los dominicos
en Espaa, al tiempo de gritar Tierra! un
grumete de las carabelas de Coln. Tras l vi-
nieron por veintenas los hijos de Santo Do-
mingo gritando Cristo Salvador'


- 29-









NOTAS AL CAPITULO III.

(1) Desde la subida de Isabel la Catlica al trono.
en 1474. hasta la muerte de Felipe II, su biznieto, en
1598, la Monarqua espafola fu un sol ascendente, que
proyectaba luz y fecundidad sobre la mxima extension
del mundo civilizado, y para que nada le faltara, hasta
la tiara pontificia tena reflejos peninsulares.

(2) Poltica fu constant de la Orden de dominicos
compartir en sus provincias los lmites de las entidades
civiles y eclesisticas, que tambin solan identificarse
por disposiciones reales. Asi la provincia de Santa Cruz
coincidi en sus trminos con la Audiencia de la Es-
pafiola y el Arzobispado de Santo Domingo. (Remesal
532-4.)

(3 Famossimos fueron los Colegios Mayores, con
que fu enriquecida la Orden de Predicadores en el
siglo XVI. No deben confundirse con los Estudios Ge-
nerales, de que frecuentemente se trata en esta obra.
El de San Gregorio de Valladolid fu dotado por el
dominico Alfonso de Castro, llamado tambin Alfonso
Burgals en beneficio de 20 religiosos y 12 seglares.
El de Santo Toms de Sevilla fu creacin del gran
Arzobispo Deza para 12 religiosos talentosos que de-
bian estudiar por espacio de 10 afios y tendran opcin
a los grados acadmicos. cursados los studios de las
6 catdras. Este Colegio se ofreci a sustentar e ins-
truir gratuitamente 15 jvenes antillanos, en 1512, con
anuencia del Rey. (Gmez Canal-Convento). Por el
estilo, aparte de various otros, era el Colegio universi-
tario Almagro que conferia borlas en Artes, Teologa


- 30 -








y Cnones, y el Patriarcal de Orihuela que tambin
graduaba en Medicina. (M. Vigil, La Orden de Predi-
cadores, 199 y sigs.). Tambin en Amrica se funda-
ron para dominicos Colegios Mayores, del tipo de los
mencionados, como fu el de San Luis de Puebla, do-
tado por el Alcalde' Mayor Luis de Len Romano y que
abri sus puertas en 1585, para 17 religiosos y 12 se-
glares.


- 31 -
















CAPITULO IV

VENIDA DE LOS DOMINICOS
A AMERICA.

1.-Excitacin en los Conventos al descubrir-
se Amrica. 2.-Carta del Padre General a
los dominicos de Espaa. 3.-Glosa de esta
carta. 4.-Lo descubierto y lo presentido.
5.-Poderes de autonoma. 6.-Eco de las
palabras de Jess. 7.-Eran cientos los ve-
nidos a los 25 aos.



1.-Desde el regreso feliz de Coln, llevan-
do la estupenda noticia del descubrimiento de
un nuevo mundo, en todos los conventos e igle-
sias de Espaa, no se hablaba de otra cosa
alguna, con mayor entusiasmo y pasin, que
de sta. Los sucesivos viajes del genovs y los


-33-









de tantos otros marines que surcaron los ma-
res del Oeste y volvieron todos con noticias
estupendas de nuevos y mayores descubri-
mientos de tierras y gentes, nunca soadas,
aumentaron la tension de los nimos religiosos.
2.-En la nueva cruzada, los dominicos no
se podan quedar atrs. El encargado por el
Rey Catlico de dar forma a los anhelos apos-
tlicos de los dominicos, Fray Domingo de
Mendoza, volvi de Roma, en Octubre del ao
1508, trayendo del Maestro General, la orden
de movilizar a sus hermanos y organizer la pri-
mera expedicin a estas tierras. (1)
3.-Qu carta la del Maestro General, fu-
turo Cardenal Cayetano, al provincial de Es-
paa, sobre este asunto! En menos palabras no
se puede decir ms. Qu concisin de trmi-
nos y amplitud de medidas! "Bajo graves pe-
nas y con anuencia del Monarca, enviad quin-
ce religiosos a la Isla Espaola, como solda-
dos de descubierta, para fundar casas all y
predicar la palabra de Dios. Nombrad entire
ellos a uno que sea el Vicario, a quien confe-
rimos toda la autoridad de los provinciales, con
facultad de subdelegar". He aqu el prlogo
de una de las epopeyas mayores de la cris-
tiandad.
4.-No exista por aquel entonces sino sola
la Isla Espaola poblada. Ponce de Len sin-


- 34-








glaba en torno de Puerto Rico, buscando lu-
gar acomodado para poblar. Cuba y Jamaica
eran novias engalanadas, que esperaban toda-
va la llegada del doncel que las cortejara.
Castilla de Oro, Santa Marta y otros bordes
litorales de Tierra Firme eran recorridos fre-
cuentemente, pero no explorados ni tomados
de asiento. De Mxico y el Per sabase nada.
aunque sobase much.
5.-Con todo eso, el sucesor del Santo de
Caleruega ordena que quince de sus hijos de
Espaa vengan ya, y pronto. y arrestados a
todo, a levantar por ac moradas y repartir la
palabra de Dios. Consiguientemente deben ser
gente proporcionada a la ingente empresa. Or-
ganicen por ac noviciados y studios y aco-
metan las obras apostlicas que demandan el
tiempo y lugares, con poderes iguales a los de
las provincias antiguas, que gozan de autono-
ma prcticamente complete.
6.-Es la aplicacin, es la resonancia, a dis-
tancia de 16 siglos, del mandato del Jess a
los primeros apstoles: "Id y ensead a todas
las gentes."
7.-Vinieron los quince en dos grupos. y
en sus hbitos blancos se dejaron ver a lo lar-
go de las costas de Puerto Rico. para echar
pie a tierra en la Espaola. corriendo el ao
del Seor de 1510. El suelo americano debi


-35-









estremecerse de jbilo, al sentir el contact de
las sagradas plants de los Crdobas, Mendo-
zas y Montesinos y de los dems compaeros
apstoles. A esta sucedieron otras expedicio-
nes, y a los 25 aos, sumaban various centena-
res los dominicos llegados a tierras america-
nas. (2)


NOTAS AL CAPITULO IV

(1) No debe llamar la atencin la no venida de
dominicos hasta 1510, cuando los franciscanos, en n-
mero de 12, hablan arribado a la Espafola, en 1502.
Plan formado de colonizacin no lo hubo hasta esta fe-
cha, ni por entonces hablase intentado poblar fuera de
la Espaola. Es curiosa la coincidencia de haberse co-
menzado a mover los dominicos, en el mismo alo en que
Ponce de Len bogeaba las costas borinquefias y echa-
ba el ancla en la baha de Puerto Rico. Por lo dems,
ni se pens en la creacin de obispados para el Nuevo
Mundo hasta 1504, ni se formalizaron las primeras di-
cesis hasta 1512, ni obispo alguno arrib hasta 1513.

(2) Barcadas se llamaban las expediciones de mi-
sioneros, que eran comnmente de 12, 20, 30 y hasta
40 y 44 religiosos. Y siendo tantos, todava resultaban
escasos para las indiadas innmeras, que a toda prisa
iban descubriendo los conquistadores. Fuera de que mu-
chos, acaso una tercera parte, se malograban y daban
el hipo, o en el viaje penosisimo de 2 y 3 meses de
mar, o por efecto del clima nuevo e insalubre frecuen-
temente y de la no acostumbrada alimentacin. De los


- 36 -









dominicos primeros venidos para Mxico, la mitad rin-
dieron el alma a Dios en la travesa o en los primeros
meses de s' llegada. De los 44 que para Chiapas vinie-
ron en. 1544, na-'a 9 perecieron ahogados en el golf.
De los 14 priterMp que para las Filipinai traa el obis-
po Salazar, en 1581, hasta 12 se le murieron en la tra-
vesa de Espafia a Mxico, por donde haban de transi-
tar para reembarcar eri Acapulco y dirigirse a las men-
cionadas islas. Y as en la mayor parte de las expedi-
ciones.


-37-

















CAPITULO V.

SUPERIOR CALIDAD DE LOS
DOMINICOS PRIMEROS.

1.-Dejacin de cargos y honors. 2.-Seme-
jantes a los superiores de entonces. 3.-Los
prelados sabios son soles. 4.-Treintena de
colegiales de Salamanca, Valladolid y Se-
villa. 5.-Ms de 50 nombrados obispos lue-
go. 6.-Superior calidad linajuda. 7.-El ti-
po medio del espaol inmigrante. 8.-El her-
mano de la Virreina. 9.-Austeridad y mar-
tirio. 10.-Los exploradores evanglicos,



1.-Y qu talla la de los dominicos prime-
ros venidos en aquellas expediciones del siglo
de oro espaol! Si de cultural se trata, muchos
se dirigieron de las aulas, que con honor re-


- 39-








genteaban, a los oscuros camarotes del barco
transportador. Muchos ms bajaron de plpi-
tos eminentes, donde radiaban la palabra divi-
na al pueblo select. Los hubo de pluma bri-
llante que all y ac dieron que hacer a las
prensas.
2.-Ni poda no ser asi, siendo General de
la Orden el luego Cardenal Cayetano, fen-
meno de saber; provincial, Loaisa, Arzobispo
de Sevilla y Presidente del Consejo de Indias,
despus; organizador, Mendoza, que casi se
sabia de memorial la Suma entera de Santo
Tomc que puso en verso, y conductor. Cr-
doba, autor del libro primero que se escribiera
en Amrica. (1)
3.-Las grandes mentalidades se suelen
acompaar de luceros que resplandecen tam-
bin, por aquello de que "similis similem quoe-
rit", cada cual se rodea de semejantes. Y cuan-
do no los hallan, los forman, como el Sol que
enciende sus luces en los satlites que le cer-
can en derredor.
4.-Ms de una treintena de los dominicos,
venidos del ao 10 al 50 del siglo XVI, eran
hijos de los Colegios de San Esteban de Sa-
lamanca, Santo Toms de Sevilla y San Gre-
gorio de Valladolid, comenzando por Crdo-
ba, Montesinos y Betanzos. Y si los dems no
eran pozos de ciencia, pero todos eran, al de-


- 40 -








cir del historiador Nouel, "muy versados en
ciencias eclesisticas y excelentes en toda vir-
tud." (2)
5.-De los 150 dominicos Obispos en Am-
rica, que catalog el infatigable investigator
padre Mesanza, sobre 50 vinieron ac duran-
te los primeros cien aos, a contar de la lle-
gada de los 15 primeros. Y por entonces los
obispados eran contados en este continent,
acaso una dcima parte de los de ahora. (3)
6.-Ms an que la mentalidad sobresalien-
te de los primeros dominicos, sorprende la su-
perior calidad linajuda de muchsimos de aque-
llos preclaros varones. Verdad es que plebe-
yos no nutran ordinariamente las filas del cle-
ro regular, en aquellos tiempos de aristocracia
y expedientes de limpieza de sangre. Perd ocu-
rre el caso maravilloso, de que no slo los hi-
josdalgo, no slo los entire merced y seora,
vinieron en las expediciones dominicas, sino
en notable nmero los de las classes sociales
ms encumbradas, comenzando por el organi-
zador Mendoza. (4)
7.-No ha faltado quien diga, en son de
mofa y desdoro de la colonizacin espaola,
que fu chusma la mayora de exploradores
hispanos. Como si los pobladores de otras tie-
rras fueran nacidos en estrados reales! Como
si el tipo medio del espaol que pasaba y an


-41 -








pasa el ocano, no trajera en sus venas sangre
hirviente y en su corazn anhelos de empresas,
con que dar base y origen a prosapias ilustres!
8.-Como quiera que sea, lo histricamente
cierto es que numerosos dominicos, inmigrados
por entonces a este hemisferio, eran no slo de
claro linaje sino de la estirpe ms noble de
la nacin. Baste citar al padre Antonio de To-
ledo, hermano de la Virreina doa Mara, ve-
nido a la Espaola con su hermana en 1544.
9.-Tocante a virtud, eran de lo ms per-
fecto que la poca fecunda en santidad produ-
ca. La austeridad de vida que pusieron en
plant, comenzando por las Antillas y siguien-
do por las planicies aztecas, de mayor perfec-
cin que en la propia Espaa, lo pone en evi-
dencia. No hay amor de Dios ms sublime que
el dar la vida por la fe. Y cuantsimos la
ofrendaron a manos de los indgenas! Muchos,
acaso el 15 6 20 por ciento, fenecan en la tra-
vesa o bajo la malsana influencia de cli-
mas y alimentos; pero sus puestos se cubran
muy pronto por compaieros tan abnegados co-
mo ellos.
10.-Si fuera la Iglesia a canonizar cuantos
dominicos descollaron en las Amricas por sus
heroicas virtudes, como lo hizo con San Luis
Beltrn, no habra bastantes altares para tan-
tos como este honor merecieron. Del espritu


-42-









de empresa de que estaban dotados la mayo-
ra inmensa, baste decir que, en el orden espi-
ritual, corri parejas, si no super, al que ani-
maba en otro orden a los primeros conquista-
dores. El americano Lummis perge el libro
inmortal de "Los Esploradores Espafioles".
Otro ms vibrant se pudiera escribir sobre los
dominicos colonizadores, en la Amrica del si-
glo XVI. (5)


NOTAS AL CAPITULO V.

(1) Fu indudablemente la "Doctrina Cristiana" del
Pi Crdoba el primer libro que se escribi en Amrica,
aunque no el primero que se imprimi. Icazbalceta lo
catalog en el nmero 7 de los impresos en la dcima
sexta centuria. Y como su autor pas a mejor vida en
1525 razonable es suponer que lo compuso algunos aos
antes, hacia 1515. Consigo lo llevaron los compaferos
y sbditos del Autor, al irse repartiendo por las Anti-
llas y litoral del Caribe. No lo trajeron a Mxico lue-
go? Y ntese que fu el primer libro de carcter didc-
ticci trazado en tierras americanas y para los desvalidos
indgenas. Recientemente ha descubierto otro ejemplar
de la rarsima edicin de 1543 el erudito Lic. Emilio
Rodriguez Demorizi, director del Archivo Nacional de
Santo Domingo, en una biblioteca de Providence R. Y.
Estados Unidos.

(2) Tan general fu el deseo de venir los dominicos
a Amrica, que los superiores hubieron de limitar y re-
gularizar las salidas. Y lo ms sorprendente del caso


-43 -








era, que tal propsito de venir recala especialmente "en
religiosos... letrados, doctors, lectores, maestros, por-
que a los principios no pasaban a Indias, sino gente de
esta calidad", dice Rem. 35.

(3) De solos dominicos residents por algunos aflos
en la provincia de Santa Cruz, fueron nombrados obis-
pos, aunque no todos aceptaron, los padres Berlanga.
Las Casas, Beteta, San Martin, Ortiz, Betanzos, Man-
zanillo. Cabezas Altamirano y otros. Ya en carta al
Rey, de 1544, lamentaba la despoblacin de la provin-
cia el famoso padre Burgales, por los muchos religiosos
salidos de ella "a obispar".

(4) Curioso por dems es el contrast que presen-
ciamos en nuestros das, entire la fiebre de democracia
de escritores y politicos y la tendencia creciente a
revalorizar la descendencia de families de solar cono-
cido y limpia y notoria sangre. Aunque no en la ampli-
tud y exageracin del siglo XVII, se va generalizando
bastante en nuestros das la formacin del rbol genea-
lgico de las families, no slo en pauses de origen his-
pano, sino tambin en los muy democrticos pueblos
de ascendencia sajona.

(5) Precisamente los dos dominicos que mayor parte
tuvieron en el establecimiento de la Orden en Puerto
Rico, murieron mrtires de la Fe: Cancer en la Florida
y Montesinos en Venezuela.


-44-
















CAPITULO VI.


CUANDO Y POR QUE LOS
DOMINICOS FUNDARON
EN PUERTO RICO.

1.-El segundo convento de Amrica. 2.-Al
recorrer las costas de Puerto Rico. 3.-Los
(protomrtires dominicos. D. Montesinos
presiente la fundacin. 5.-Camino de Es-
paa. 6.-El por qu de Manso y Crdoba
inquisidores. 7.-El Tormes oy el nombre
de Puerto Rico.



1.-El segundo Convento dominico en toda
Amrica fu el de Puerto Rico. Decimos el de
Puerto Rico y no el de San Juan, porque a la
capital solamente se contraa el significado de
aquellas palabras, llamndose de San Juan la


-45-








isla entera. Ahora y desde hace siglos, deci-
mos San Juan de Puerto Rico; pero en los prin-
cipios y por veintenas de aos, se dijo Puerto
Rico a la ciudad de San Juan.
2.-Al cruzar por frente a sus costas los do-
minicos Montesinos y Crdoba, corriendo el
ao 1510, puede ser recalaran en la bahia de
Caparra. y planearan ya desde entonces su
pronta instalacin. Las circunstancias no la
propiciaron en aquella dcada, por el carcter
de interinidad que siempre tuvo el poblejo de
Caparra. La prudencia, enemiga de la rapidez
comnmente, o la lentitud que imponan las
distancias y la oposicin al traslado del Capi-
tn poblador, impidieron el pronto traslado de
la ciudad, con notable perjuicio de su porve-
nir. porque en tanto Cuba y Jamaica y hasta
Mxico atrajeron muchos pobladores, que hu-
bieran asentado sus reales aqu. (1)
3.-Pero si surgi en estas aguas la nao
que, en 1514, transportaba a la Costa de las
Perlas a los Padres Antonio de Montesinos y
Francisco de Crdoba y al hermano Garcs.
Era ste un puntilloso espaol, que por sospe-
chas diera muerte a su esposa, en un transpor-
te de celos. Cuatro aos viaj perdido en las
cerradas montaas de Quisqueya, haciendo
dursima penitencia, y al llegar a la Espaola
los dominicos, se les uni para consagrarse por


- 46 -








el resto de sus das al sufrimiento y aposto-
lado. El segundo era presentado en Teologa,
que posponiendo las esperanzas de alcanzar el
alto honor de maestro, tras muchos aos de en-
seanza en Espaa, prefiri venir a catequizar
indios. Con sangre de sus venas, derramada al
poco tiempo de haberse instalado en las costas
venezolanas, conquistaron ambos, l y el her-
mano Garcs, la palma del martirio. Salieron fia-
dores ante los indios de la palabra falazmente
empeada por unos salteadores idos de la Es-
paola. Pudiendo haberse puesto a, salvo, prefi-
rieron inmolarse de heroica caridad. (2)
4.-El clebre Montesinos, cabeza del grupo
expedicionario, no pudo pasar adelante, por
grave enfermedad que en Puerto Rico le retu-
viera. Muy grave tuvo que ser la enfermedad
del gran defensor de los indios, pues era hom-
bre de temple de acero. En las semanas que
doliente pas en Caparra. conociendo y tra-
tando a sus vecinos, que le enteraran de sus
negocios y esperanzas, con toda probabilidad
planeara la extension de la Orden a estas
playas.
5.-Si regres a Santo Domingo, no fu pa-
ra estarse all sosegado. pues de nuevo le ve-
mos en Puerto Rico acompaando en 1518 al
padre Pedro de Crdoba. de camino para Es-
paa, adonde iban a gestionar la constitucin


-47-








de una provincia religiosa autnoma. De all
regresaron con el propsito de tomar asiento
en Borinquen, una vez que la capital se tras-
ladara en definitive a la localidad deseada. (3)
6.-All se concertaran con el Obispo Alon-
so Manso, obligado tras larga ausencia, a re-
gresar donde su rebao. El motivo de este con-
tacto entire el antiguo sacristn del Prncipe y
los dominicos result de la consideracin de
que, por entonces, saltaron los primeros chis-
pazos de la rebelin dogmtica de Lutero. Eu-
ropa comenzaba a hervir y el volcn reven-
taba arrojando las terrible precursoras lavas.
Las medidas de prevencin y alarma, tomadas
en la peninsula, haba que extenderlas a la po-
blacin trasplantada a las mrgenes antillanas,
Vacantes los otros obispados, era el prelado
Manso quien deba ser investido del cargo de
Inquisidor. Y como los dominicos se significa-
ban por su intrepidez en la defense de los des-
validos, nada tan natural como incorporarlos
a la nueva institucin inquisitorial. De ah que
en la Real Cdula al respect aparecieran ba-
rajados los nombres del Obispo Manso y del
Vicario Provincial Crdoba.
7.-Ambos a dos, salmantinos por larga re-
sidencia, el uno como Cannigo Magistral, el
otro como hijo del clebre Convento de San
Esteban, tendran largas plticas en ese ao,


- 48 -









en los aledaos de la Catedral y en las flo-
restas monasteriales. La lgica de los sucesos
nos induce a pensarlo as. El Tormes romntico
oy juntos los nombres de Puerto Rico y de los
dominicos. La fundacin qued definitivamente
acordada y resuelta. (4)


NOTAS AL CAPITULO VI.

(1) Del aflo 8 al 20 del siglo XVI, la primitive ciu-
dad radicaba en Caparra, al Sureste de la baha. El
acceso a ella era dificultossimo, por falta de una buena
carretera desde el surgidero. Se edific all, por la fa-
cilidad de comunicaciones con las granjas extendidas,
ya a lo largo de la costa norte hasta Arecibo, ya por
el rumbo del oriented hacia Fajardo y Caguas. Primero
era vivir y para ello tener alimentos a mano, se debi
pensar. Pero fu el caso que la vida de la poblacin
dependa del puerto en gran parte. Ms de dos lustros
dur la controversial, hasta que al fin trasladse el po-
blado a la isleta, en que se asienta hoy la cabeza de la
Capital. En Caparra fu todo interino, civil, commercial
y eclesisticamente. Por semejante interinidad enfermi-
za, pasaron en su ubicacin las capitals civiles de la
Espaiola y de Cuba y las eclesisticas de Coro-Cara-
cas y de Tlaxcala-Puebla.

(2) A lo que parece, este Francisco de Crdoba. de
la misma noble familiar de Fr. Pedro, fu el primer
presentado religioso que arrib a Amrica y probable-
mente fu l, quien sostuvo las primeras conclusions

-49-










pblicas. en pro de la libertad de los indios, no ora-
toriamente como el clebre Montesinos. sino a lo rigu-
rosamente escolstico.

(3) El Obispo Manso, venido el ao 13. tras una
estancia bienal, regres a su magistralia salmantina, en
espera del resultado, sobre la cuestin del traslado o
permanencia del pueblo. La nueva investidura que trajo
al regresar el 19, no tanto fue efecto de su ambicin,
como se malician ciertos historiadores, cuanto lgica
consecuencia de las medidas preventivas tomadas en
Espaa entonces mismo, contra la polvareda religiosa
que levantara Lutero. Y por lo que hace a su retencin
de la magistralia. que efectivamente retuvo hasta el ao
30. en que por disposicin del Emperador la renunci
a favor del Dr. Ortiz. catedrtico de la Universidad
salmantina, y a su encargo de que se le remitiera a Es-
paa el product de los diezmos de su obispado, debe
saberse que eran prcticas usadas entonces comnmen-
te. hasta que el Tridentino las aboli con harta razn.
(4) Por ser el primer document official, en que
aparecen juntos y relacionados los nombres de Puerto
Rico y de los dominicos. insertamos en la seccin do-
cumental el Edicto del Cardenal de Tortosa, future
Adriano VI. sobre el establecimiento de la Inquisicin
en estas playas.











-- 50 -
















CAPITULO VII.

SIGUE LA FUNDACION DE LOS
DOMINICOS EN PUERTO RICO.

1.-Puerto Rico escala de los dominicos. 2.-
Montesinos iniciador. 3.-El mrtir Luis
Cancer, primer prior. 4.-Cautivo, invoca el
nombre de Puerto Rico. 5.-Fecha de la erec-
cin del convento. 6.-Magnfica situacin.
7.-Cmo le pareci a Fernndez de Ovie-
do. 8.-Segn un marino ingls. 9.-Segn
un cronista criollo. 10.-Segn un obispo re-
celoso. 11.-Rpida construccin. 12.-Le-
ma exclsior. 13.-Acceptamus.



1.-No solamente los dominicos menciona-
dos pisaron Pueblo Viejo de Caparra. Los mu-
chsimos hijos de Guzmn. que pasaron y re-


- 51 -








pasaron el Atlntico, en la segunda dcada del
siglo XVI, descansaban por das, semanas y
hasta meses, en la lugarefa capital primitive,
por la detencin obligada de las embarcacio-
nes en que viajaban. De modo que, como aos
adelante la detencin en la Habana, en crucero
hacia Mxico y Centro Amrica, indujo a los
dominicos a establecerse en aquella ciudad,
as las necesarias escalas de los barcos en Puer-
to Rico, de camino para la Espaola, Carta-
jena y Santa Marta, y de regreso hacia Espa-
a, les pusieron ante los ojos la suma conve-
niencia de levantar tambin aqu sus pabello-
nes. (1)
2.-Por fin, la ocasin se les present opor-
tunsima. Luego que en 1520 comenz el tras-
lado de los pobladores, los dominicos hicieron
acto de presencia, formalizando su peticin.
Quien parece haber dado los pasos preparato-
rios, fu el clebre Montesinos, "asprrimo en
reprender vicios, en sus sermones y palabras,
muy colrico", segn su amigo Las Casas. En
1521, pas a la Isla con otros 4 compaeros y
en 3 de Febrero de 1525 arrib nuevamente a
ella, procedente de Espaa, con otros 6 reli-
giosos expresamente destinados al convento
que alzaba rpidamente su muros. Segn Brau,
"el P. Montesinos y otros 4 frailes predicado-
res, no se trasladaron de Santo Domingo a San


-52-








Juan hasta 1521. para auxiliar al Nuevo Tri-
bunal -Inquisicin- en sus funciones" (Col.
315). (2)
3.-Mas, segn los primitivos historiadores,
Dvila Padilla, Remesal, Cruz Moya y otros.
el verdadero fundador y primer superior y ca-
beza de los dominicos de Puerto Rico fu el
venerable siervo de Dios, Luis Cancer, que,
tras algunos aos de permanencia, formalizan-
do la fundacin material y espiritulamente, se
traslad a Mxico y Centro Amrica, donde se
hizo notable por su facilidad para aprender
lenguas y componer himnos doctrinales, y ms
tarde, a la Florida donde muri mrtir de su
intrpido celo propagandista, en 1549. (3)
4.-Por cierto que no olvid nunca su la-
boriosa estancia en la Isla, pues para pagar su
rescate a los turcos que le hicieron prisionero,
acudi al Consejo de Indias en demand de
ayuda, aduciendo el mrito de su larga residen-
cia en la Isla y de que intentaba regresar a
ella, en 1540.
5.-No podemos precisar la duracin de su
priorato y primera estancia en Borinquen, pe-
ro s que active la construccin del monasterio
e iglesia que iba "muy bien", segn testimonio
de Ramrez de Fuenleal, que la vi a fines de
1528. Ya por aquella fecha haba dejalo la Is-
la, pues no lo mencionan los Obispos Garcs y


- 53 -








Zumrraga entire los religiosos ms observantes
y distinguidos. Fueron, pues, dos celebridades
en los fastos de la Iglesia Americana, los mi-
sioneros Montesinos y Cancer, los que inicia-
ron y cimentaron la obra civilizadora de los
dominicos en Puerto Rico.
6.-La seleccin de lugar para monasterio no
pudo ser ms acertada. Diriase que a los fun-
dadores placales situar sus moradas en puntos
que dominaran el ancho mar, pues en el Oza-
ma, Puerto Plata y aqu, los situaron como vi-
gas. La recomendacin del Rey Catlico para
que se les sealaran "muy buenos sitios y en
lugares apacibles" literalmente se cumpli en
Puerto Rico. En la cumbre misma de la isleta,
sobre las dos vertientes de ella, se levant el
edificio monasterial, a distancia de unos cente-
nares de metros del casero. Las calls hoy ad-
yacentes no se tiraron en docenas de dcadas,
surgiendo solo y solitario el gran monasterio,
explayndose en arboledas y huertas en ambas
vertientes y en direccin hacia San Cristbal y
el Morro. Vista ms hermosa no era possible
encontrar. A centenares de millas alrededor por
los cuatro vientos, se divisaba su torre y el
cuerpo elevado de sus claustros e iglesia.
7.-Muy a los principios de estar en cons-
truccin, lo contempl Fernndez de Oviedo,
historiador de las Indias, que lo describe as:


- 54 -








"Hay en esta cibdad de Sanct Johan un muy
gentil monasterio de la Orden de Predicadores
e muy bien edificado, aunque no de todo pun-
to acabado". (Hist. Gen. 1. 466.),
8.-Extasiado qued el Capelln cronista de
la flota invasora de Cumberland en 1598, al
rodear con su vista de marino avizor los con-
tornos prximos y remotos del monasterio. "La
situacin de este edificio es esplndida -dice-
sobre una colina, desde donde se divisa el mar
por tres parties. Este sitio s que es saludable.
Me informan que en 17 meses no han muerto
ms que dos frailes de muy avanzada edad.
Los que vimos de 80 y 90 aos estaban muy
fuertes de cuerpo". Y sigue describiendo as
la morada de los Guzmanes: "Existe un her-
moso monasterio situado al norte del poblado,
un poco distant del casero. Est fabricado de
ladrillos en un espacio cuadrado. Tiene iglesia
y saln classess de studio) y todas las celdas
necesarias para el prior y comunidad. Parece
que no est terminado an. pues tiene un claus-
tro sin techar".
9.-El cronista criollo Torres Vargas se ex-
presaba as medio siglo despus: "Es convento
grave y en tal asiento fundado que mueve a
devocin".
10.-Al Obispo Lpez de Haro, venido a la
Isla en la guerra de secesin de Portugal y que


-55-








se recelaba de los lusitanos aqu residents,
paisanos, soldados y frailes, le arrancaba de
la pluma estas frases, escribiendo al Monarca
en 1644: "El Convento de dominicos, sobre ser
muy fuerte, est en una eminencia que seorea
toda la ciudad".
11.-Cundo fijamente se di cima a la f-
brica del monasterio, no lo podemos precisar,
pero es evidence que camin tan de prisa que
en 1528 ya daba albergue a ms de 25 religio-
sos, segn testimonio de Fuenleal. Para ello
los frailes montaron su propia fbrica de ladri-
llos y cal en cercana apropiada, que fu el si-
tio donde ms tarde se levantara la mansin
gubernativa y que a Fuenleal pareciera ade-
cuada para fortaleza.
12.-Parece que nunca daban los dominicos
por terminada la obra de su monasterio, pues
vemos que en 1598 an quedaba sin techar una
parte del claustro y en 1645 el Provincial crio-
llo, Cambero, ampliaba la construccin "para
tener generalss. Nunca decan basta aquellos
ilustres varones, cuyo lema era "Exclsior".
13.-El que la aceptacin de este monasterio
no aparezca en los anales generalicios hasta
el ao de 1530, no significa que hasta esa fe-
cha no se terminara, sencillamente porque no
se celebr Capitulo General, durante los 5
aos que precedieron. Conventos formados hu-


- 56 -








bo en aquella centuria, con su grave prior al
frente de numerosa comunidad y studios de
Gramtica y Artes, como los de Santo Domin-
go de la Espaola y de Oaxaca de Mxico,
que no recibieron la sancin generalica, hasta
muchos aos despus de tener abiertas sus
puertas. Por lo que hace al de; Puerto Rico, su
existencia cannica y vida complete monsti-
ca que databa de aos, fu definitive y solem-
nemente consagrada al pronunciar el Capitulo
General de 1530 la frase sacramental: Accep-
tamus. "Acceptamus Conventum Sancti Domi-
nici de Portoricho Sancti Joannis".


NOTAS AL CAPITULO VII.

(1) Era tal el flujo y reflujo de los dominicos, a
travs de la ciudad de la Habana, a fines del 16, que
el Capitulo General de la Orden dispuso en 1601, que
cada una de las otras provincias americanas fabricase
su propia celda o habitacin en el convento santacru-
cefio de aquella ciudad, para uso de los religiosos su-
yos que por all pasaran. Y por lo que hace a la pro-
vincia de San Vicente de Chiapas, ya un sacerdote su
devoto, haba en 1569 testado a su favor, traspasndole
la iglesia de Nuestra Seora de la Consolacin que edi-
ficara en la Habana, para facilitar el paso y estancia
de sus religiosos. Semejantemente Puerto Rico fu por
muchsimos aos puerto de recalada forzosa a los na-
vios de Espaa a las Indias y viceversa. Los Jernimos
en 1516, Fuenleal en 1528 e innumerables pasajeros


-57-








prominentes, en las primeras dcadas de la Colonizacin,
nos hablan en sus Relaciones de su paso y breve estan-
cia en la Isla.

(2) El empecinamiento de Ponce de Len en el
asunto del traslado de la poblacin primitive, repitise
en various de los grandes pobladores de Indias, Qu pa-
s en Cuba con Velzquez, en Guatemala con Alvarado
y en Mxico con Hernn Corts? Empefse ste en que
la ciudad cristiana se edficara en el rea misma de la
Azteca, en vez de erigirla en la tierra firme de Coyoa-
cn o en las lomas de Santa Fe. como se. le urga. Con-
secuencias: las inundaciones posteriores, con las consi-
guientes epidemias y la sumersin y hundimiento de to-
dos los edificios del siglo XVI, por lo deleznable del
terreno. Por 12 aos Ponce de Len estorb el traslado
de la poblacin de Caparra, impidiendo con ello su r-
pido crecimiento y acaso engrandecimiento colosal y de-
finitivo. Cmo iban a fundar en Caparra los dominicos,
grandes constructores de iglesias, si a nadie se permi-
ta hacer all edificios de piedra por la interinidad de la
situacin? En el entretanto avizoraron los horizontes y
trataron de establecerse en Venezuela, en Cuba, en la
Florida y en Panam. Eran hombres de toda Amrica y
no de una de sus pequeas islas, ni ms ni menos que
sus paisanos y deudos los conquistadores, a quienes el
anchuroso hemisferio an parecales estrecho, y en po-
cas dcadas lo abarcaron y ciferon de mar a mar y
hasta casi de polo a polo.

(3) Lo que en resume sacamos es que el promo-
tor e iniciador de la fundacin del Convento puertorri-
queo, fu el P. Montesinos, pero su ardor evanglico
le impeda largas residencias en un mismo sitio. Al afo
de haber trado los 6 frailes de Espafa, para este con-


-58 -









vento, embarcaba con Aylln para la Florida, de don-
de regres maltrecho en 1527 y en 1528 fuse a Espa-
fa otra vez.
Por lo que opinamos que formalizada la Comunidad,
por lo menos en 1525, qued al frente de ella el Vene-
rable Cancer, hasta 1527 o 1528, en que a su vez se
ausent para Guatemala.
Cundo y por qu trocse el ttulo cannico de
este convento que era el de Santo Domingo, por el de
Santo Toms, es cosa que no hemos podido averiguar
todava. En las Actas de los Captulos Generales y en
los documents oficiales se denomina de Santo Domingo
este monasterio e iglesia. Gonzalo de Avila, uno de los
pobladores de la Isla, que vi levantarse estos edificios
y los vi y frecuent por muchos aos, en solemne de-
claracin, llama "del seor sancto domingo" a esta igle-
sia, en 1578. (Brau, Col. 493). Siendo ello as, no nos
explicamos por qu el propio historiador asegura que
el primitive monasterio estaba "bajo la advocacin de
Santo Toms de Aquino". (Brau, Col. 342). En su
"Descripcin" Torres Vargas insistentemente le deno-
mina "Convento de Santo Toms", ms de una docena
de veces. La razn de haber studios en l no, pudo
motivar el cambio de nombre, pues muchos de los con-
ventos dominicos de studios llevaban otro apelativo,
como el de Caracas llamado de San Jacinto y el de la
Habana titulado Lateranense.
En cuanto al cambio del segundo titular de esta Igle-
sia por el tercero de San Jos que ostenta hoy, he aqu
cmo lo refiere D. Salvador Brau con dejo de amargu-
ra y ostensible irona: "Ocurrisele ms tarde a un pre-
lado poner bajo la direccin de los jesuitas el Semina-
rio Conciliar, y como los hijos de Loyola interesaban,
al instalarse en el pas, la posesin de un templo, donde


-59-








ejerctasi sin disciplina parroquial y por sus peculiares
mtodo~ el culto religioso, la Iglesia construida con tan-
to esmero por los hermanos de Santo Domingo de Guz-
mAn, pas a manos de la Compafa de Jess y desmon-
tada de su hornacina la imagen del doctor anglico, mu-
dse la advocacin de Santo Toma por la de San Jos,
con igual facilidad que mudamos el nombre traditional
de una va pblica cediendo a conveniencia del momen-
to. (Col. 493.)


-@o-
















CAPITULO VIII.

PRINCIPIA LA ENSEANZA
DE LOS DOMINICOS
EN PUERTO RICO.

1.-Noviciado significa casa de studios. 2.-
La hubo aqu antiguamente. 3.-Hacia cun-
do ces de serlo. 4.-Probablemente hacia
1580. 5.-Referencias del obispo Salamanca
y Lpez de Velasco. 6.-Ponce de Len,
nieto, y el noviciado. 7.-Probable duracin
del noviciado. 8-En todo convento haba
enseanza. 9.-El P. Las Casas y el H. Gar-
cs. 10.-Construyendo y ensefiando. 11.-
Los 25 religiosos de Fuenleal. 12.-Confir-
mado por una carta de Bastidas.


1.-Entre dominicos la palabra noviciado no
significa nicamente casa de formacin, sino


-61 -









igualmente casa o colegio de studio. Por eso
al concederse nuevamente al convento de San
Juan, en 1644, el privilegio de ser casa de no-
viciado. se aade que en ella puedan ser reci-
bidos y profesar, educar y ser enseados los
jvenes. (1)
2.-Nos dice Torres Vargas en su "Des-
cripcin", de 1646, que el padre Cambero res-
taur el noviciado en Puerto Rico, pues lo hu-
bo antiguamente y se redujo a la Espaola. El
trmino antiguamente es impreciso de suyo.
pero puede tener significacin concrete, cuan-
do por otros datos se viene en conocimiento del
ao o poca a que se aplica.
3.-Desde luego que ni Cambero ni Torres,
contemporneos y amigos, nacieron en el siglo
XVI sino corriendo los primeros aos de la
centuria siguiente. Ninguno de ellos debi co-
nocer el noviciado de que se trata. No exista
en 1582, al pergear su "Memoria" Ponce de
Len, pues nos cuenta que el monasterio "sola
mantener 25 religiosos y agora a venido a me-
nos. de ordinario ay 10 Frayles poco ms o
menos" (BH. I. 88).
4.-Ya este sola indica tiempos ms prxi-
mo- y aqul agora huele a cosa de antes de
ayer. Aade significativamente el Cronista que
el monasterio tiene "buenos edificios, salvo que


- 62 -









estn arruinados". Todava eran buenos y apa-
recan gallardos, lo que da a entender que era
muy reciente la causa que los arruinara. Tan
reciente, que no se remontaba sino unos siete
aos y debi ser la gran tormenta del ao 1575.
llamada de San Mateo, por haber ocurrido el
21 de septiembre. Una comunidad no contem-
pla con los brazos cruzados la lenta decaden-
cia de sus edificios. Mas se siente impotente.
cuando un vendaval furioso aventa los techos
y destruye los hatos y haciendas de que se sus-
tenta. (3)
5.-En carta al Rey. de 1578. el Obispo Sa-
lamanca nos asegura que este Convento era
formal, semejante al de la ciudad de Santo Do-
mingo. El tono de la carta no es de encendida
alabanza para los dominicos. En 1571. el Cro-
nista Lpe: de Velasco hace referencia a un
monasterio de Fravies, de pocos religiosos.
pero de suntuosos edificios". A qu poca.
pues. aplicaremos el sola de Ponce de Len v
el agora a renido a menos?
6.-El. si. nos lo hubiera podido identificar
con la poca de los studios, pues nacido en la
Isla v fallecido a fines del siqlo XVI, fu tes-
tigo de mavor excepcin, de su nacimiento r-
pido. su florecimiento de medio siglo v su de-
caimiento al declnair de aquella centuria ;Las








veces que paseara a lo largo de sus claustros,
cuando meditaba renunciar a la vida de los ne-
gocios y hacerse sacerdote o fraile! (4)
7.-Puede darse por cierto que fu durante
los obispados de Manso y Bastidas, cuando la
enseanza se desenvolvi en el Convento do-
minico, o ms precisamente, desde aos antes
de 1528 hasta algunos aos despus de haber
muerto Bastidas. Para sealar un trmino apro-
ximado, diremos que hacia 1570 comenz a apa-
garse el fervor de los studios en el Convento
de la cumbre capitalina. En las decenas del 70
al 90, todava se menciona a los dominicos por
los prelados Mercado y Salamanca, pero no
en son de alabanza por su labor escolar.
8.-La desarrollaron no obstante, por ser
casa de studios. Constitucionalmente en aque-
llos tiempos todo Convento dominico, mayor-
mente si constaba de 10 6 12 religiosos, era
casa de studios. Los "pocos" de que habla
Lpez de Velasco, eran en relacin con los
muchos: 30, 40 y hasta 100 que se alberga-
ban en otros monasterios. (5)
9.-Ahora bien: en los otros largos cincuen-
ta aos en que hubo studios, durante el siglo
XVI, en el Convento de los dominicos puede
asegurarse que los hubo de veras, sin dejar lu-
gar a la duda? Ciertamente que s. Desde que


-64 -








Montesinos. Cancer y sus compaeros bajaron
la escala del barco que a fundar los trajera,
puede afirmarse que, no ya desearon, sino que
pusieron en juego todos los medios para inde-
pendizarse de Espaa, como luego veremos.
Ms bien saban que las bases de una provin-
cia religiosa son las casas de probacin y de
studio. Y como todo lo realizaban a la vez, y
no sucesivamente, an antes de soltar las ama-
rraduras de Espaa, ya establecieron sus casas
de noviciado y de educacin. Dnde el padre
Las Casas hizo su noviciado y se di al apren-
dizaje de la Teologa, de que estaba ayuno?
Dnde se afirm en su vocacin religiosa el
famoso hermano Garcs, protomrtir dominico
de Amrica, en 1514? No solicitaron los domi-
nicos venidos primeramente y consiguieron del
Rey en 6 de Agosto de 1518, seis pasajes anua-
les para religiosos y seglares jvenes que qui-
sieran venir a las Indias, claro que por aqu
los. formaran en ciencia y virtud? (Gmez Ca-
nal 9).
10.-Por eso, en Puerto Rico, desde que vi-
nieron ac, simultanearon la ereccin de su mo-
nasterio con la formacin cultural y religiosa
de su juventud. Ventajosas son las aulas, de
cmodos bancos, templada luz, fresco ambien-
te y paredes que con mapas y cuadros hablen
a los alumnos; pero no los necesitaron los hi-


-~65-









jos de Santo Domingo para iniciar su obra de
la enseanza en San Juan. Cuandd en Julio de
1530, el Captulo General pronunciaba la pa-
labra sacramental ACCEPTAMUS, respect de la
vivienda erigida en San Juan, ya sta contaba
con various aos de tener enseanza.
11.~-Na se improvisaron, para que los viera
y contara el Presidente Fuenleal, los 25 domi-
nicos que dos aos antes hall aqu. Ni eran
sacerdotes los 25, innecesarios de todo en todo
para un pueblo de 200 vecinos, ni tampoco
eran legos, siempre escasos en la Orden domi-
minica. Eran religiosos jvenes que se prepa-
raban al sacerdocio; eran hijos de vecinos que,
si seglares, asistan a las classes de Gramtica
y Artes, y si clrigos, tambin a las de Teo-
loga.
12.-La misma deduccin fluye de la carta
del Obispo Bastidas, en 1544, cuando an no
estaba a malas con los dominicos, al Empera-
dor, de qu solamente el Prior era persona ca-
lificada, presentado en Teologa y "los dems
eran mozos aunque honestos y recogidos".
Para qu un Prior, presentado, si no haba
aqu studios? Y aquellos buenos frailes, mozos
pero recogidos y honestos, qu otra cosa po-
dan ser sino estudiantes. Cuatro aos despus
aparece ms claro, segn luego veremos. (7)


- 66 -









NOTAS AL CAPITULO VIII


(1) As se ordenaba en los Captulos Generales de
1608, 1615, 1647 y otros, siendo ley en la Orden: Omnes
clerici maneant in noviciatu, usque ad sacerdotium, et
non pro forma, sed in loco et dormitorio a communi se-
parato et clauso, non sub prioris conventus cura, sed
magistri ab boc deputati. Acta Cap. Gen. O. P. Romae
1902 VII 213.

(2) Naturalmente se suprimi el noviciado en Puer-
to Rico, al sobrevenir los aos de la decadencia del con-
vento, parejos a los de postracin de la Isla, ltimas
dcadas del siglo XVI. Mas esta reduccin del novicia-
do a la Espaola no rebaj la categora de la casa de
San Juan, siempre y continuamente desde su apertura
fu convento formal o sase priorato.

(3) La magnitude y grandeza de los edificios, cons-
tatada por todos los cronistas del siglo XVI, desde Ra-
mirez de Fuenleal hasta el Capelln de Camberland. en
1598. son prueba de estar destinados a la ensefianza.

(4) Probabilisimamente el mismo cronista Juan Pon-
ce de Len estudi en los dominicos y lo mismo sus 3
hijos varones. Su cultural se revela por su "Descripci6n
de la Isla" y por lo que testigos oculares dicen de l.
"Hombre de experiencia y letras humanss, que ha hecho
bien... que parece ha tornado y resucitado la Isla"
aseguraba de 1! el Obispo Salamanca, en carta a Feli-
pe II. de principios de 1579. (BH. XI-201). Por consi-
derarlo muy representative del Puerto Rico Colonial, en


- 67 -









todo el siglo XVI. estamos preparando una Memoria de
l. que en breve publicaremos.

(5) El convento de la Espaola nunca tuvo menes
de 40 pobladores y en casi todas las provincias domi-
nicas de Amrica. los haba de 80. 100 y 120 religio-
sos. Adems de los Estudios Generales de cada Provin-
cia. segn el Captulo General de Salamannca. "sint lec-
tiones in conventibus . Philosophiae saltem in quibus
juvenus exerceantur."

(6) No sabemos por qu razones Dvila Padilla
(Hist. 103) asegura que el P. Las Casas estudi la
Teologa en Guatemala. An dado caso que no la estu-
diara antes de celebrar su primera misa en 1510. es lo
verosimil que se diera a ella. al hacerse dominico en
1522 o siendo prior de Ptuerto Plata. en 1528. Por qu
esperar hasta 1532 o ms tarde, cuando hubo de reti-
rarse del Per a Centro Amrica? La gloria que. por tal
studio en Guatemala. confiere Dvila Padilla a la
Providencia de Mxico. de justicia parece corresponder
a la Provincia de las Antillas. en que se hizo religioso
Las Casas. de 42 aos de edad, y en la que permaneci
muy noietito -coso extrafa en l- por espacio de un
septenio.

(7) Con la decadencia de la Isla, pudo tambin in-
fluir en la cesacin del noviciado y studios en el con-
vento puertorriqueo, la disposicin del Capitulo Gene-
ral de Salamancai en 1551. limitando el nmero de con-
ventos de studios, donde los padres profesores pudie-
ran ensear, con opcin a los grados acadmicos de la
Orden. Muy spiritual ser. si se quiere. pero poco hu-


-68-









mano y prctico, el pretender que se desempefe el tra-
bajo de Ctedra, por pursimo amo1 divino. Y por parte
de los alumnos, desde la mentada disposicin salmanti-
na, preferan cursar studios all dosde les sirvieran pa-
ra llegar ulteriorm-'nte a profesores. De ah que, eleva-
do el de Puerto Rico a Estudio General en 1647, ya
nunca volviera a cerrarse.


-69-
















CAPITULO IX.


LA ENSEANZA DE LOS
DOMINICOS ERA DE
PUERTA ABIERTA.

1.-Verdad comprobada. 2.-Cita del P. Walz.
3.-Los dos motivos de serlo. 4.-Lo era en
todas las provincias americanas. 5.-En la
provincia de Colombia. 6.-Copiaban a la
provincia de Santa Cruz. 7.-As ocurra en
Venezuela y en La Espaola. 8.-Luego
tambin en Puerto Rico. 9.-Comprobado
con cartas de Bastidas. 10.-Mozo signifi-
caba estudiante. 11.-Palabras concluyentes
de Torres Vargas. 12.-Sospecha converti-
da en certeza.


1.-Si hay alguna verdad comprobada, en
la historic general de los dominicos, es su r-


-71 -








gimen de puerta abierta para los studios.
Quiere esto decir que, donde quiera que se
daban a la enseanza y era prcticamente en
todos sus monasterios, admitan a la juventud
seglar, lo mismo que a la religiosa. (1)
2.-El ilustre padre Walz, en su magnfico
Compendium Historiae Ordinis Praedicatorum
dice as, por lo que hace a las escuelas domi-
nicas de los siglos XIII, XIVI y XV: "Scholas
Conventuales rite formatas publicas fuisse ex
earum frequentatione ex parte extraneorum,
tum cleri saecularis tum regulars constat" (pg.
130) y lneas adelante: "Studia generalia et
solemnia omnibus studentibus ordinis et extra-
neis patebant" (pg. 131),
3.-Proceder tan liberal por parte de los do-
minicos extendise al Nuevo Mundo con do-
ble motivo, ya por la mayor necesidad aqu de
centros de enseana, ya porque queran co-
rresponder a la largueza real, que primero les
fabric los conventos y despus les provea
constantemente de oblata, o sea de cera, vino
y aceite para sus iglesias.
4.-Si vamos recorriendo una por una las
histories de las provincias dominicas america-
nas: la de Santiago de Mxico, la de San
Juan Bautista del Per, la de San Antonio de
Nueva Granada, la de San Vicente de Chia-
pas, con las otras del Plata, Quito, Chile, Oa-


-72 -








xaca y Puebla de los Angeles. hallamos cons-
tatada esta verdad, expresa, clara y repetida-
mente: la juventud seglar tena acceso libre a
las aulas dominicas.
5.-"A todos los que quisiesen ver los h-
bros antiguos de este convento -Bogot-,
constar que, desde el ao de 1563, hubo en
l leccin de Gramtica. a que acudan los hi-
jos de los conquistadores y pobladores de este
reino. Constar tambin que, desde el ao de
1571, tuvo studios pblicos de Artes y Teolo-
ga y las diligencias que hizo para que se le-
yeran todas las facultades, pidiendo a S. M.
que dotara las ctedras" (Zamora, Historia,
265). En Puebla de los Angeles, Mxico, por
estatuto particular del fundador, asistan a las
classes del Colegio de dominicos, desde su mis-
ma inauguracin en 1585 hasta 12 estudiantes
seglares, a quienes de ms a ms se suminis-
traba hospedaje y pitanza. Y quien echara los
cimientos de este plantel fu el P. Vicente de
las Casas, morador por aos de la provincia
santacrucea. Y en la ciudad de Manila, los
dominicos pedan en 1681 a Inocencio XI la
ereccin de su colegio en Universidad, atesti-
guando que aparte de los religiosos "triginta
alumni saeculares educabantur" (Zamora, Hist.
438). (2)


-73-








6.-Respecto, pues, de la provincia de San-
ta Cruz, no podramos pensar diferentemente,
ya que fu la plantilla en que crecido nmero
de otras provincias calcaron su organizacin,
pues fu la primera en este hemisferio, que
reprodujo las costumbres fundamentals de la
de Espaa primero, y de la de Andaluca, des-
pus. No existiran "si de esta casa no se hu-
bieran poblado las Islas e Nueva Espaa ni
Per" escriban, en 3 de abril de 1544, 22 pa-
dres dominicos encabezados por Fray Alonso
Burgals, presunto fundador de la Universidad
de Santo Domingo (UU, 165).
7.-Comenzando por la Espaola, vemos
que desde el tiempo de don Diego Coln fre-
cuentaba el element seglar los claustros domi-
nicos para aprender. Otro tanto ocurra en
Jamaica, en la Habana, en Caracas, Cuman
y el Tocuyo,, de Venezuela. En su "Historia
de la Instruccin en Caracas", lo prueba hasta
la saciedad el concienzudo historiador Caroc-
ciolo Parra.
8.-En vista de ello, no puede opinarse di-
versamente, por lo que hace a la labor docen-
te de los dominicos en Puerto Rico. Ha habido
sin embargo de ello, historiadores isleos que,
o lo han pasado por alta y son los ms, ocul-
tando una verdad tan palmaria y gloriosa para
Puerto Rico, o abiertamente lo han negado en


- 74-








sus histories. Y asi acaso la dejaron entrever,
la empearon atribuyendo a los religiosos mi-
ras de lucro. Ni miras inmediatas de lucro, ni
exclusivismo en la enseanza, hubo, en los hi-
jos de Guzmn de Puerto Rico, General y gra-
tuita: asi fu la enseanza de la Iglesia en la
Isla, tanto en los dominicos, como en los fran-
ciscanos y Catedral.
9.-La misma deduccin fluye de la carta
del Obispo Bastidas en 1544, cuando an no
estaba de malas con los dominicos, al enterar
al Emperador de que solamente el Prior era
persona calificada, presentado en Teologa y
los dems eran frailes mozos aunque honestos
y recogidos. Cuatro aos despus, aparece ms
claro el hecho de que seglares concurran a
estudiar en el Convento, pues Bastidas le dice
al Rey que los dominicos eran muchos y que
tomaban mancebos isleos "que antes nos in-
quietan que ayudan". Era la dualidad de estu-
diantes: veinte o veinticinco novicios recogi-
dos, y algunos u otros tantos seglares bulli-
ciosos.
10.-La palabra "mozo" parece ser que, en-
tre otras acepciones, tena entonces la de es-
tudiante, a lo menos en el lenguaje isleo. El
Obispo Salamanca, en carta de 3 de Enero de
1578, dice que trajo consigo dos religiosos y


- 75 -








que 'lo tengo ocupado a uno en leer a los mo-
zos de la tierra" (BPE 43, 44). Es decir, que
estos mozos del 78 se parecan a los del 44 de
que nos hablaba el Obispo Bastidas. A mayor
abundamiento tenemos que, en 7 de Octubre
de 1604, el Obispo Vzquez dice) del gran pre-
ceptor Villamayor, que de l "tena precisa
necesidad esta tierra para la educacin y crian-
za de los mozos". (BPE 65, V.). Como en
Mxico a los estudiantes se les denominaba
"muchachos" segn mltiples ejemplos que pu-
diramos aducir, en Puerto Rico se les conoca
con el nombre de mozos o mancebos. De ello
pudieran tomar nota los lexicgrafos y aficio-
nados a la semntica. (3)
11.-Extendiendo su visit al pasado y pre-
sente, Torres Vargas, excepcional testigo de
vista, nos dice en su "Descripcin", de 1648:
"Asimismo puso casa de studio de Artes y
de Gramtica para los novicios y vecinos de la
ciudad que quisieran estudiarlas". (BH. IV.
264). Eran eco estas palabras de las pronun-
ciadas por el Obispo Manso en Burgos, el 12
de Mayo de 1512, al dar forma escriturada a
la ereccin de la cathedral: "al Maestrescuela
pertenece ensear la Gramtica, por s y no
por otros, a los serviciales y clrigos de la igle-
sia y a todos los del obispado que la quisieren
oir" (BH. V. 3332).


- 76-








12.-Lo que en nuestra obra sobre la "His-
toria de la Educacin en Puerto Rico", p. 76,
indicbamos, como verosmil y muy probable,
tiene hoy para nosotros, tras meditadas averi-
guaciones, certeza absolute. Siempre fueron au-
las pblicas en Puerto Rico los claustros de
la Orden de predicadores. (4)



NOTAS AL CAPITULO IX.


(1) Si recalcamos el aserto del rgimen de ensean-
za de puerta abierta. seguido aqu y en todas parties
por los dominicos, es para rebatir la creencia de que si
la Iglesia tuvo alguna vez enseanza pblica en la Isla.
fu por la paga de los que la reciban, "propter fees"
que dicd el Dr. Osuna en su "Education in Porto Rico".
pg. 8.

(2) Del convento de Guatemala leemos lo siguiente:
"Nunca, ha faltado -en l- leccin de Artes y Teolo-
ga, as para los frailes como para los seglares" y a
continuacin: "Acabando un curso, luego se comienza
otro, que no es tanto el nmero de estudiantes que sea
necesario comen curso cada ao." Rem. Hist. 568.

(3) En sus ordenanzas de buen gobierno, de 20
de marzo de 1524 dice Hernn Corts: "Deben asala-
riar una persona hbil, suficiente e de buenas costum-
bres para industrial a los muchachos". (Cuevas H. N.
M. 160).


-77 -









(4) Ultima y definitive prueba de que la enseflanza
en los dominicos era de puerta abierta, es la de haber
dispuesto el Capitulo General de 1777. que donde quie-
ra que estudiantes seglares concurrieran a las classes
del Convento se tuvieran registros especiales de su asis-
tencia. (Reichert. Act. Cap. Gen. IV, 66).


-78-
















CAPITULO X.

TERMINOLOGIA ESCOLAR
DE LOS DOMINICOS

1.-Importancia de este captulo. 2.-Cmo y
por qu se llam lectores a los catedrticos.
3.-Duracin de la enseanza de Artes.
4.-En condiciones para la Presentatura.
5.-Quines pedan este honor. 6.-Hacia el
honor de Maestros. 7.-El bachillerato era
la licenciatura de hoy. 8.-Privilegios del
maestro en Teologa. 9.-Ser Maestro era
honor ms alto que provincial. 10.-Lector
de prima, de vsperas, de tercia. 11.-El lec-
tor no poda ser distrado de su cargo. 12.-
De la lectura a las prelacas. 13.-Plazas de
Maestros. 14.-Plazas de Presentados. 15.-
La especializacin modern y la generaliza-
cin antigua.


- 79-









1.-Ms an que el vocabulario general de
los dominicos, en que nos extenderemos des-
pus, nos interest el escolar de ellos, como ms
allegado a la finalidad de este escrito.
2.-Comenzando por los profesores, los do-
minicos en la Edad Media y en la Moderna,
que se consagraban a las tareas docentes, lla-
mbanse no catedrticos o maestros, sino lec-
tores. Vena el trmino del modo de ensear
en aquellos tiempos, que era leyendo un texto
y comentndolo. Mayormente antes de la in-
vencin de la imprenta, los libros o cdices
eran escassimos y los manuscritos slo los
estudiantes ricos podan comprarlos. Lea, pues,
el catedrtico, o como diramos hoy, dictaba,
y los oyentes iban copiando. No siempre dicta-
ban el texto complete, sino los puntos o cues-
tiones capitals con los corolarios y conclu-
siones.
3.-Seleccionbanse para el lectorado los
alumnos ms sobresalientes por la agudeza de
su ingenio y la facilidad de expresin. Comen-
zaban leyendo Artes, por espacio de tres aos,
aunque a temporadas tenan que leerlas por
cuatro. Las parties principles de la Flisofa,
cuyo nombre substituy a veces al de Artes,
eran la Lgica o Dialctica, la Filosofa y la
Metafsica. Con su studio se entrelazaba el
de la ciencias naturales, claro es que en su


-80 -







forma rudimentaria de entonces, ms transpa.
rente, extensa y profunda, a media que avan-
zaban los tiempos, y tambin se enseaba la
Historia en sus mltiples fases.
4.-Quien laudablemente, a satisfaccin de
los comprofesores y sobre todo del Maestro
que regia el Estudio. y con adelantamiento y
progress de los alumnos, haba completado la
lectura del curso de Artes, quedaba en situa-
cin de poder aspirar al grado de Presentado.
5.-A esta situacin, que a veces se exten-
da por various o por muchos aos, y en oca-
siones por toda la vida. no era todava la de
Presentado, sino la de estar en condiciones de
ser ascendido a tal. Cuando por fin vacaba una
plaza de Presentado, de las varias que en la
provincia haba, entonces el lector benemrito
era propuesto o presentado por la provincia, o
sea por el provincial, consejeros y maestros de
ella, al prior o captulo general y por stos pro-
movido a la dignidad.
6.-Entraba entonces a ensear la sagrada
Teologa o sea todo el curso de ella. que du-
raba cuatro aos ordinariamente y a tempora-
das seis. Y aqu volva a quedar en espera pa-
ra los honors de Maestro, que ay!. a veces
no llegaban en toda la vida. Cuntos presen-
tados aparecen en la historia que nunca pasa-
ron de tales. por no ocurrir vacancia de pla-


-81 -







zas. Eran stas muy limitadas: dos, cuatro,
seis y hasta doce en algunas provincias, pero
pocas siempre para el nmero de aspirantes
acondicionados.
7.-Al puesto o categora de Presentado se
le llamada tambin bachillerato, que por tales
tiempos equivala a licenciatura de hoy o sea
del master americano.
8.-Sobreviniendo por fin la ocasin, que
siempre aconteca por la muerte del beneficia-
rio o su ascenso a prelaca eclesistica, nues-
tro Presentado era ascendido a Maestro, por
la aceptacin del General o Captulo General,
a peticin expresa de la Provincia. Ya desde
aquel moment era padre grave, con ciertos
derechos y privilegios, como el de preferencia,
el de intervenir en los captulos provinciales, de
oficio y no por eleccin, y el de tener voz y
voto en la resolucin de los asuntos graves de
la Provincia. Los Maestros eran las cabezas
de los Estudios Generales, con el nombre de
regents, que equivala al de rectores y bajo su
direccin, lean los presentados y lectores o
catedrticos. (1)
9.-Tan alto honor encerraba el ttulo de
Maestro, que era superior al de Prior conventual
y an Provincial. Si stos eran a la vez Maes-
tros, lo que no suceda con frecuencia, firma-
ban ante todo como Maestros y luego como


- 82 -







Priores o Provinciales. Lo cual era muy razo-
nable, pues el primer ttulo era vitalicio y el
segundo temporal; el primero tenda a la for-
macin cultural de la juventud, que es calidad
superior al mero gobierno administrative de
una entidad. En cualquier' aprobacin de escri-
to de dominicos destinado a la publicidad, pue-
de comprobarse lo dicho, de la antelacin del
Itulo de Maestro al de Provincial, como por
ejemplo, en la de la Historia del padre Zamora,
aprobada por el padre Mrquez, "Maestro y
Prior Provincial" y revisada por el padre Pe-
fas, "Maestro y Prior".
10.-No pocas veces tropieza uno en las his-
torias pasadas con frases como esta: Fulano
de tal, lector de prima o lector de vsperas o
tambin lector de tercia. Qu quieren decir ta-
les frases? En una relacin del personal del
convento de Puerto Rico, por el ao de 1674,
hallamos un prior que era presentado y adems
lector de prima de Teologa, y otro presenta-
do que era lector de vsperas de Teologa. En
nuestra vieja Universidad de la Espaola haba
segn los tiempos, ctedras de prima, de vs-
peras, etc., en varias facultades. Pues bien; pri-
ma en el horario romano, de que hay remem-
branzas en nuestro lenguaje corrriente, era el
tiempo de la maana, a contar de las seis, y se
extenda hasta el de tercia, que se supona el


-83-








tiempo de media maana o de las nueve. De
ah que, cuando de una misma discipline se
daban varias classes en un convento o universi-
dad, la de mayor importancia se daba tempra-
no y se llamaba ctedra de prima y su cate-
drtico, lector de prima. Vsperas era la hora
de cierta parte del Oficio Divino, que tena lu-
gar en conventos y catedrales, a las dos de la
tarde. La clase que hacia esa hora se daba, era
clase o ctedra de vsperas, y su professor, lec-
tor de vsperas. En Teologa, el dogma consti-
tua la material de la ctedra de prima y la Mo-
ral la de vsperas.
S1.-De tanta importancia se consideraba la
labor del lector, que no se le permita distraer-
se en otras ocupaciones, as fueran las de la
predicacin. Eran stas dos ocupaciones que se
consideraban prcticamente incompatible, por
lo mismo que se exiga de lectores y predica-
dores una labor acabada, perfect, mediante la
concentracin reposada y honda de la atencin
del individuo. (Cap. Gen. 1583).
12.-Comnmente los lectores pasaban de la
ctedra a los cargos gubernativos, por lo que
era raro el puesto de superior no ocupado por
un viefo catedrtico. Los lectores ms notables
por su ingenio y habilidad no tenan que aban-
donar la ctedra para poder aceptar una pre-
lacia. sino que podan desempefar ambas jun-


-84-









tamente. Disposicin trascendental para el
prestigio de la enseanza. (Cap. Gen. 1583).
13.-En resume: Maestros de titulo eran
pocos en una provincia: doce en la de Espaa,
seis en la del Per, dos en la de Santa Cruz.
Ni parezca esta desproporcin poco favorable
a la provincia antillana. Porque si se tiene en
cuenta el nmero de colegios, de catedrticos,
y de religiosos de la primera, era cuatro y seis
veces ms numerosos que los de la segunda, y
los de sta, en el extenso y rico Per, tres o
cuatro veces ms numerosos que los de nues-
tra provincia, empobrecida en personal y lmi-
tes, para dar vida y prosperidad a otras.
14.-Presentados haba comnmente double o
triple nmero que maestros, y lectores haba
siempre muchos ms que maestros y presenta-
dos juntos. Y tngase en cuenta que lectores
eran todos los que lean, los que enseaban,
aunque fueran presentados y maestros, de ejer-
cicio se entiende. Mas haba quienes eran so-
lamente lectores, generalmente jvenes, que
por el camino de la enseanza se dirigan ha-
cia los honors acadmicos de la Orden. para
todo dominico ms preciados que los de cual-
quier universidad.
15.-Para la cabal comprensin del asunto
del profesorado en los dominicos, conviene ad-
vertir que no haba en sus aulas la especializa-


-85-









cin de profesores de hoy, en que vemos que
uno se especializa en Historia, y otro en Mate-
mticas, y otro en Derecho y asi en todas las
disciplines. Los nuestros son tiempos de espe-
cializacin. Pero en los pasados siglos, sin du-
da por la escasa diversidad de disciplines, el
lector recorria enseando toda la escala del
saber secundario y superior. Todo el teclado
"de los saberes" lo manejaban admirablemen-
te. Hoy un professor es un instrument en una
banda de muchas piezas. Entonces era la ban-
da entera y complete a manera de rgano.


NOTA AL CAPITULO X.

(1) El honor conferido a los Presentados y Maes-
tros de la Orden de Predicadores era premio y aliento,
segn claramente lo expresaron historiadores como D-
vila Padilla y Remesal. As dice el primero: "No tiene
la Orden mayor honra, con que premier los muchos
aflos de lectura y trabajo de sus letrados, que con gra-
duaros de Maestros en Teologa (Hist. 188).
En la Edad Media, los Maestros de Leyes con 20
aflos de ensefianza, alcanzaron honra de Condes, segn
"Las Siete Partidas".
El culto dominico Gmez Canal ha publicado recien-
temente un folleto interesantsimo que titula "De gradu
Magisteril apud Patres Proedicatores.


- 86 -
















CAPITULO XI.


ACABA LA NOMENCLATURA
ESCOLAR
DE LOS DOMINGOS.

1.-Deplorable confusion de trminos. 2.-En-
seanza de asignaturas en Estudios Genera-
les. 3.-Los novicios ya saban la gramtica
latina. 4.-Los Estudios Generales de Pars
y de Espaa. 5.-El Estudio General de la
Espaola, sirvi para otras provincias. 6.-
El profesorado del de Puerto Rico fu in-
terregional. 7.-Se enseaban las materials
corrientes de la poca. 8.-La Teologa de
entonces y el dogmatismo de ahora. 9.-Sa-
lan preparados para la vida de entonces.
10.-Duracin del ao escolar. 11.-Cono-
cimiento mutuo entire el lector y los discpu-
los. 12.Las disputes semanales. 13.-Las


- 87-









conclusions solemnes. 14.-Dcima a un sus-
tentante. 15.-Carlos V y su Corte asisten
a un debate.



1.-Tras los profesores o lectores de los do-
minicos, tratemos de los alumnos, materials que
estudiaban y forma y tiempo de sus studios.
Tan diferente era todo ello de lo que hoy pal-
pamos y vemos! Por dar idntico contenido a
palabras que no expresan hoy lo que antes,
existe en el promedio de mentalidades moder-,
nas una imprecisin y nebulosidad deplorables.
2.-Los Estudios Generales de los domini-
cos excluan ordinariamente las disciplines de
categora subuniversitaria. S se explicaba, y
no siempre, Gramtica, -se debe suponer la-
tina- en tales studios, y hasta asignaturas de
tipo inferior, como pasaba muy frecuentemen-
te en universidades de gran renombre. Mas
tales enseanzas eran adicionales, complemen-
tarias, preparatorias o como quiera decirse. En
ocasiones, para cumplir un legado especfico,
como ocurri en el Colegio de Santo Toms
de Aquino de Bogot; o para atraer futuros
alumnos de facultades mayores y desviarlos a
tiempo de inscribirse en instituciones competi-
doras, lo que no es hoy infrecuente. (1)


- 88 -









3.-Si en los studios de los dominicos, se
enseaba de Gramtica abajo, no era para los
religiosos, que al ingresar en el noviciado ya
deban estar familiarizados con la lengua de
Cicern, y en el tiempo y despus de la pro-
banza, deban seguir cultivndola, sino para
la juventud seglar. De que sta se entremez-
claba con la religiosa en las aulas, ya hemos
largamente tratado en otroq capitulo. (2)
4.-Los dominicos de un Estudio no eran
solamente los hijos del propio convento, sino
frecuentemente tambin los de otros, ya de la
misma, ya de otras provincias. Si en la Edad
Media, de todas las provincias dispersas acu-
dian al Estudio General de Pars, ya dos o
tres, ya cuantos se podan enviar, desde 1550
a 1650, los colegios de Espaa fueron centro
de atraccin para los de provincias extraas,
ya por sut mrito propio, ya por las guerras in-
testinas de la nacin gala y de otras. (3)
5.-Por varias dcadas, el Estudio o Uni-
versidad de esta provincia de Santa Cruz si-
tuado en la Espaola, fu tambin el plantel
en que la juventud de otras provincias domi-
nicas se amaestraba en las Artes y Ciencias.
6.-Respecto al Estudio de Puerto Rico,
sin que fuera interprovincial o interregional
en cuanto a los alumnos, lo fu ciertamen-
te en cuanto al profesorado, pues ensea-


- 89-









ron en l lectores de dentro y de fuera
de la Isla. lectores formados en Espaa, Mxi-
cc v otras parties. Como Torres Vargas, por
eiemplo. de iovencito fu a estudiar a Espaa
done se gradu, tambin el padre Cambero
fue a Espaa o Portugal o quin sabe si a
Mxico. a disciplinarse culturalmente. Y asi
otros muchos. Peri6dicamente se remudaban
algunos profesores, yendo de aqu unos a en-
sear a Venezuela. Cuba o Santo Domingo y
siendo reemplazados por otros que venan de
all.
7.-Las materials que se lean eran las pre-
dominantes en aquellos siglos. Para los que
crear que los studios en Espaa y Amrica
estaban arrasadsimos. haremos notar que los
dominicos siempre se modelaron culturalmente
cor e: planted que en Pars de Francia tenan
y que fu el centro, luminar y modelo de los
dems. Claro es que no se daban classes de
Aviacin entonces o de Gramtica comparada
c de Radiofona, como no se daban en Oxford
o Bolonia, pero s los alumnos salan impues-
tos en los conocimientos que se comunicaban
er todas y las mejores Universidades de otros
pases.
1.-Es cosa que hace sonrer de piedad la
critics contra la enseanza perpetua de la Teo-
ogia er. los Estudios de los dominicos o en


-90-









las Universidades hispanas de este hemisferio.
Lastimosamente se olvida o no se ha aprendi-
do, que no hubo Universidad en aquellos tiem-
pos, por muy protestante que fuera, que no
hiciera de esta enseanza la substancia y m-
dula de sus studios. Acaso la aconfesionali-
dad levant templos al saber en ninguna parte
del mundo? Eso es product de los tiempos no-
vsimos, entire los Soviets por ejemplo, que si
no ensean la Teologa con Dios, ensean la
Teologa sin Dios o contra Dios, pero Teolo-
ga o dogmatismo al fin.
9.-Se enseaba, pues, entire los dominicos
americanos, cuanto ellos necesitaban para lle-
var adelante su misin evangelizadora y cuanto
sus discpulos seglares haban menester para
desempear los cargos civiles de entonces y
promover sus intereses propios.
10.-El ao escolar duraba corrido, de me-
diados de septiembre a mediados de julio, con
las breves vacaciones de Navidad y Carnesto-
lendas, los das festivos, ms los jueves de ca-
da semana. En conjunto el ao escolar se ex-
tenda a diez meses o cerca.
11.-La forma de la enseanza se efectuaba
a travs de un texto que el professor lea gra-
dual y sucesivamente, declarndolo a sus alum-
nos, que as se fijaban ms en su contenido y
no estaban pensando en las correras de la no-


-91 -








che anterior. Se lo explicaban y comentaban,
llamando su atencin hacia los fundamentos,
causes, conclusions y efectos, todo acomoda-
do al nivel del discipulado. Y como el profe-
sor recorra la gama de las Artes y Ciencias
sucesivamente, as sus alumnos que ordinaria-
mente eran siempre los mismos, le seguan y
acompaaba en el largo trayecto por todo el
tiempo de su carrera. Los conoca, pues, bien
y le conocan y amaban. Hoy no se puede de-
cir que uno es discpulo de otro, pues lo es si-
multnea y sucesivamente de muchos profeso-
res. Bebe en muchos vasos distintos. Pero en-
tonces s y por eso era comn en aquella po-
ca decir en son de alabanza: fu discpulo de
tal o cual maestro, se form en su escuela.
1 p.- Finalmente eran caractersticas de aque-
lla forma de studio las disputes y conclusio-
nes. Las primeras se tenan semanalmente, pro-
poniendo la cuestin a debatir el maestro o re-
gente que presida. Dos o tres de los lectores
proponan reparos a la tesis planteada y los
discpulos las iban solucionando. Cuando el
tiempo de la maana era insuficiente para los
debates, continuaban stos luego de vsperas.
Todo el colegio, sin excepcin de lectores o
discpulos, tena que concurrir y tomar parte
en estas lides de la inteligencia.


-92-








13.-Las conclusions o disputes pblicas
eran la flor ms atractiva y hermosa de los
studios. Cuando haba una conclusion pbli-
ca, la ciudad enter) asista al debate. No falta-
ban nunca las autoridades eclesisticas y civi-
les, con los respectivos cabildos. No era ya el
regente quien propona, ni los lectores quienes
oponan, ni various alumnos los que resolvan.
Era un alumno, generalmente el graduando, el
que publicaba un cartel de proposiciones y se
arrestaba a defenderlas l solo contra todos. Y
como la forma silogistica, precisa y escueta,
era la usada en semejantes debates, el susten-
tante lograba un grandsimo triunfo, si desata-
ba cualesquiera dificultades que se le ofrecie-
ran. siempre capciosas y a sus veces tramposas.
14.-Cuando en un acontecimiento pblico.
se quera hacer algo extraordinario, que se sa-
liera de lo comn, nada tan a propsito como
unas conclusions pblicas. De ah que. como
nmero extraordinario de las fiestas celebra-
das en San Juan. para solemnizar la exaltacin
al trono de Fernando VI. los dominicos tuvie-
ron conclusions pblicas, que susetnt el lec-
tor de Filosofa. Fray Pedro Hernndez. con
tal claridad y seguridad, que luego se form
en los labios del pueblo esta dcima en loor
suyo:


-93-








Jess Mara, qu ciencia
Dios en ti quiso poner,
gracia para responder
de tan viva inteligencia
con retrica elocuencia
grave estilo y meloda
fausto y funcin de este da
tan docto has desempeado
que, dice el pueblo admirado.
qu ciencia, Jess Mara! (BH. V. 126).

15.-Durante los capitulos provinciales y ge-
nerales, estos debates pblicos adquiran relie-
ve extraordinario y constituan actos sociales
de primer orden, que autorizaban con su pre-
sencia los mismos monarcas con toda la corte,
como aconteci en el tantas veces mencionado
Captulo General de Salamanca, ao de 1551.


NOTAS AL CAPITULO XI

(1) Tratando del Colegio de San Luis de Puebla,
dice Dvila Padilla: "Psose leccin de latinidad por-
que lo mandaba el fundador". (Pg. 573.)

(2) Por excepcin enseflbase Gramtica a los no-
vicios, como sucedi en la Provincia de Chiapas para
subsanar deficiencies locales. Tambin en Puerto Rico,
a lo menos en 1642. se enseflaba a los novicios, aunque
no es clara del todo la frase de Torres Vargas: "Puso


-94-









Casa de Artes y de Gramtica para los novicios y veci-
nos que quisieran estudiarlas". El quisieran no puede
hacer referencia a los. novicios obligados de suyo a cur-
sar desde luego Artes, y tambin Gramtica, si no la
dominaban.

(3) En virtud de esta atraccin de los Estudios Ge-
nerales de Espafla acudan a ellos religiosos america-
nos, y los de Santa Cruz disfrutaron de becas. A Mxi-
co pasaron a estudiar clrigos y religiosos.


-95-
















CAPITULO XII.


LO QUE ERA UN STUDIO
GENERAL
DE LOS DOMINGOS.

1.-Antecedentes del Estudioa General en San
Juan. 2.-Ereccin formal de ste. 3.-Lo
que dijo Torres Vargas. 4.-Aprobado el
Estudio General en 1647. 5.-Los doctors
Perea y el Estudio General. 6.-Quin eri-
ga el Estudio General en la Iglesia. 7.-
Quin en la Orden dominica. 8.-Valor so-
cial para los de fuera. 9.-Valor acadmico
para los de dentro. 10.-No era por tanto
de tipo universitario. 11.-Pero s de tras-
cendencia social. 12.-Bien hayan sus fun-
dadores Cambero y Martnez.

1.-~Precedentemente hemos visto que los
dominicos tuvieron enseanza y sta pblica,


- 97 -








en Puerto Rico. La tuvieron desde que se es-
tablecieron en la Isla, hasta casi fines del siglo
XVI. Luego que, con el siglo siguiente, comen-
z a levantar cabeza la comunidad, prosiguie-
ron en su noble tarea, hasta casi promediada
aquella centuria. Prosperaron en su labor tan-
to, que pensaron en restablecer, en 1642, la
casa Noviciado, ya abierta un siglo antes; pe-
ro replegada despus a Santo Domingo. (1)
2.-Por fin, en 1646, dieron el paso de avan-
ce mximo que, dentro de la Orden les era po-
sible, logrando del Captulo General del si-
guiente ao, habido en Valencia, el decreto si-
guiente: "Erigimos el Convento de Santo To-
ms de Aquino de Puertc Rico en Estudio Ge-
neral, de esta provincia, deseando que los lec-
tores que en l leyeren, lo hagan segn la for-
ma y para el grado de maestro; y confirma-
mos la concesin hecha' al mismo por el Cap-
tulo General de Roma en 1644, o sea que en
l puedan recibirse novicios al hbito y profe-
sin y ser en l educados." (2)
3.-Ningn historiador de Puerto Rico, que
sepamos, ha penetrado el alcance de esta erec-
cin de Estudio General, limitndose algunos
a repetir lo que Torres Vargas escribi y anun-
cid, pero sin desentraarlo. No necesitaba To-
rres Vargas entrar en explicaciones, porque en
su tiempo los trminos noviciado, studio de


-98-








Gramtica, enseanza de Artes y Generales,
eran vocablos escolares corrientes, que todo el
mundo entenda. As se limit a decir que Cam-
bero restableci la casa del Noviciado, puso
casa de studio de Artes y de Gramtica, para
los novicios y vecinos de la ciudad, que qui-
sieran estudiarlas y que estaba fabricando nue-
va casa de noviciado para hacer en ella gene-
rales para los studios. (B. H. IV. 264). (3)
4.-Err levemente Torres Vargas o acaso
el copista al atribuir al ao 45 el otorgamiento
de casa de noviciado, pues sabemos que tuvo
lugar tres aos antes. De la palabra usada por
el Captulo General confirmamus, se deduce ri-
gurosamente que, con anterioridad a ese ao,
ya la ereccin del noviciado tena situacin
normal jurdica. Tal expresin la empleaba so-
lamente el Captulo General. no para sancio-
nar studios nuevos, sino para ratificar los ya
sancionados por el Prior General, durante la
temporada intercapitular. No expresa Torres
Vargas que ya exista Estudio General. sino
que se construa el edificio para l, porque
cuando escriba su crnica, estaba celebrndo-
se en Valencia el Captulo General, que efec-
tu decretalmente la ereccin. (4)
5.-En el semanario apologtico "El Pilo-
to", de 24 de Junio de 1933. los ilustres docto-
res Perea publican un interesante articulo titu-


-99-








lado "Actualidades Perennes". Segn ellos, los
Estudios Generales podan otorgar grados uni-
versitarios, incluso el de doctor o maestro. Por-
que dicen as: "La autorizacin para otorgar
altos grados confiri al Estudio General do-
minico en San Juan categora universitaria. Y
no debe perderse de vista, que el grado de
maestro que aqu se otorgaba......" Todo esto
es lastimosamente inexacto. Por eso debemos
poner en claro qu era y para qu serva y has-
ta dnde llegaba el alcance acadmico de cual-
quier Estudio General y consiguientemente el
de Puerto Rico.
6.-Nadie sino el Papa, Rey o Emperador
tenia el poder para autorizar un Estudio Ge-
neral. Se comprende, considerando que slo
ellos disfrutaban de poder general, ya sobre un
estado poltico, ya sobre toda la cristiandad.
Para que los studios hechos por los alumnos
y las lecciones dadas por los maestros surtie-
ran efectos generals, era indispensable que el
plantel de enseanza tuviera carcter general.
que slo podan infundirle las personas men-
cionadas arriba. (5)
7.-En la Orden de Santo Domingo, para-
lelamente, slo el Captulo General y el Padre
General estn constitucionalmente facultados
para sancionar la ereccin de los Estudios Ge-
nerales. Razn: porque stos surtan efectos


-100-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs