• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Dedication
 Isagoge
 En el alba de la colonia
 Sir Francis Drake
 Hazañas del corsario
 La emboscada
 El comendador Carranza
 Heroe de leyenda
 La constante amenaza
 La toma de trujillo
 Peligro de invasion
 El diable mismo
 Saqueo de granada
 Seis contra seiscientos
 Henry Morgan
 Los heroes de San Lorenzo
 El viaje del hambre
 Panama la martir
 Aventura de un fraile
 Las cimas del valor
 Piratas en Leon
 El capitan Juanes
 En Granada, otra vez
 Se van los piratas
 El incauto presidente
 Belice y las islas
 Cortesano y ladron
 El ocaso de la pirateria
 La isla del tesoro
 Obras consultadas
 Index






Title: Historias pe piratas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081445/00001
 Material Information
Title: Historias pe piratas los aventureros del mar en la América Central
Physical Description: 143 p. : ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Pérez Valenzuela, Pedro
Publisher: C.A. Tipografía Nacional
Place of Publication: Guatemala
Publication Date: 1936
 Subjects
Subject: Pirates   ( lcsh )
Buccaneers   ( lcsh )
Spanish Main   ( lcsh )
History -- Central America -- To 1821   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Belize
Costa Rica
El Salvador
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panama
 Notes
Bibliography: Bibliography: p. 141-142.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081445
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 11634389

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    Dedication
        Page 5
        Page 6
    Isagoge
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    En el alba de la colonia
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    Sir Francis Drake
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Hazañas del corsario
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    La emboscada
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    El comendador Carranza
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Heroe de leyenda
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    La constante amenaza
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    La toma de trujillo
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Peligro de invasion
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    El diable mismo
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    Saqueo de granada
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Seis contra seiscientos
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Henry Morgan
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Los heroes de San Lorenzo
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    El viaje del hambre
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Panama la martir
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    Aventura de un fraile
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Las cimas del valor
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Piratas en Leon
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    El capitan Juanes
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    En Granada, otra vez
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    Se van los piratas
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
    El incauto presidente
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    Belice y las islas
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Cortesano y ladron
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    El ocaso de la pirateria
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    La isla del tesoro
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    Obras consultadas
        Page 141
        Page 142
    Index
        Page 143
Full Text


*-i -~. -
-- 4


3k


vam ir~= mE
om wmlm ut/r- c mad w
e/n. KX flmea L-co Ce/d/raZ-


*. 7'% .


_)agR
"7.*^
?7^.8rc;





















UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES


THIS VOLUME HAS BEEN
MICROFILMED
BY THE UNTVERSITY OF
FLORIDA LIBRARY IES.


I ----








9'dao AR3 UIaknaudPr
2-~ L B


J&itortiaAdQO'bk)jata4


L la O1m&icajL


dsWd 9n
Cn aL


SuatdmadaL, C d.,

3abnno da 1936


a '


6
q


~f-"s
-- ----













<41W~


ES PROPIEDAD DEL AUTOR


FS1?-lm3c5C-2-36
IMPRESO EN LA TIPOGRAFIA NATIONAL. GUATEMALA, CENTRO- AMERICA
























DEL AUTOR:

La Nueva Guatemala de la Asuncin.-(Terremoto de
Santa Marta.-Fundacin en el Llano de la Virgen).
-Tipografa Nacional, 1934


3 EN PREPARATION:


El Buen Tiempo Viejo.-Crnicas de la Colonia.





















David Vela
cordialmente.

















Isagoge

Imaginad unos tigres que tuviesen un
poco de razn; eso eran los filibus-
teros.-Voltaire. (Ensayo sobre las
costumbres".)




Apenas surgeon en el continent indito las primeras funda-
cdones, los lobos del mar aparecen audaces y hazaosos. Atrapaban
el oro que llenaba el vientre de los galeones de Su Majestad catlica,
en un principio. Luego fu el saqueo de las pequeas poblaciones
costeras, indefensas. Ms tarde las incursiones a las ciudades del
interior. Parece que tras las huellas de los conquistadores y de los
fundadores fueran los pirates. Aventureros de muchos pases -es-
cribe el licenciado Ernesto Viteri-, encarnando al par en la floor
de la nobleza y en la baja ralea de los pecheros, se lanzan al asalto,
al saqueo y al crime y disputan a Espaa la posesin del Ocano y
el seoro de la tierra americana.
La piratera, sin embargo, no fu slo crime, incursin, robo
e incendio: contribuy al ensanche del conocimiento geogrfico y
algo o much le deben la historic natural, la etnologa, el arte de la
navegacin, las ciencias en general. El doctor. Wafer, para no citar
sino un ejemplo, entire asalto y asalto, va escribiendo una preciosa
descripcin del istmo centroamericano, de su aspect fsico, de su
flora, de su fauna y de las ocupaciones y costumbres de sus ha-
bitantes. Por eso dice Vteri que el pirata fu el ms complejo
product de la aventura -guerrero y mercader, cortesano y ladrn,
sibarita y salvaje, artist, descubridor, navegante excelso, y, sobre
todo, hroe que slo puede ser esbozado si se mojan los pinceles
de la fantasa en la ensoadora copa de la leyenda.
7









Pueden apuntarse como causes principles que dieron auge
a la piratera, lo deficiente de la navegacin, que impidi a Espaa
ejercer en los mares una polica eficaz para la persecucin de los
aventureros; el deseo de las naciones europeas de extender su co-
mercio a las nuevas colonies, y, principalmente, las continues gue-
rras de la Pennsula con Francia, Inglaterra y Holanda, pauses que
armaban sus barcos en corso para atacar a la primer en sus po-
sesiones de Amrica. Agrguese a esto, lo mal defendido de puertos
y ciudades, a los que se dej, generalmente, el combatir a los pi-
ratas con sus propios recursos.
Desde que los corsarios franceses hicieron su aparecimiento
en las costas norteas de la Amrica del Sur y atacaron Cartagena,
a mediados del siglo XVI, el ayuntamiento de Guatemala se dirigi
al rey en solicitud de armas y pertrechos. Carlos V, en guerra con
Francisco I, pretendiente a la corona, tomaba providencias a fin de
resistir a los corsarios franceses. No existan ejrcitos permanentes,
y por eso se buscaban otros arbitrios para la defense; as, en el nom-
bramiento de gobernador que extendi a don Pedro de Alvarado,
le daba facultades para former ordenanzas, entire las que el Ade-
lantado dict algunas relatives a lo military, como las que disponen
que todo espaol que poseyese dos mil indios de repartimiento, man-
tuviese siempre lists sus armas duplicadas .-ballestas, escopetas
y saetas- y dos caballos perfectamente alimentados; y en con-
diciones, todo, de poder servir dentro del trmino de una hora.
Quien tuviese mil indios, deba mantener la mitad, es decir, no du-
plicadas sus armas y cabalgaduras. Y el que tuviera solamente
quinientos, una ballesta, saetas o escopeta, espada y daga. Ade-
ms, se obligaba a todos a que limpiasen sus armas cada tres meses.
De esta suerte, dice el cronista Vsquez, no hubo repentina rebelin
que no quedase sojuzgada, ni necesidad a que no se acudiese con
pronto socorro.
En el caso particular del reino de Guatemala, ocurra que los
gobernadores fueron en un principio hombres de toga, y si hubo
algunos, aunque civiles, como los licenciados Garca Valverde y
Avendao, bastante previsores y capaces de ponerse al frente de
las tropas, otros, por su misma condicin, no podan acudir con la
eficacia necesaria a la defense. Por esto, desde el 22 de abril de
1601, el ayuntamiento de Guatemala solicitaba al rey merced de
presidents de capa y espada, como los que se nombraban para
Panam y Santo Domingo. No obstante, no fu sino hasta ya muy
avanzado el siglo XVII en que se designaron militares para el mando
de la capitan.a.







III

Comienza la piratera con fines mercantes. En 1518 un barco
ingls -el primero de aquella bandera que surga en los mares
americanos-, intent el contrabando en la isla de Santo Domingo.
Y aumenta tanto ste, que en 1529 el gobernador de la isla esta-
blece un servicio de guardacostas para batir toda nave extranjera,
con orden de cautivar sus tripulaciones. Mas los propios habitantes
contribuan al ensanche del contraband, porque adquiran las mer-
caderas a ms bajo precio que las espaolas.
No satisfaca, sin embargo, a los contrabandistas el comercio,
y muchas veces, para obtener mejores utilidades, entraban a saco
en las fundaciones.
A fines del siglo XVI aparecen los forbantes, pirates fran-
ceses que, a raiz del tratado de Vervins ejercan el derecho de presa
al Sur del trpico del Cncer y al Oeste del meridiano de las islas
Azores -lneas convencionales-, haciendo la piratera y el contra-
bando en el Mar de las Antillas. Eran los forbantes los bandidos
que, terminadas las hostilidades guerreras de las naciones europeas
con Espaa, se colocaban fuera de la ley, aprisionando barcos ene-
migos, con el apoyo moral de sus pases de origen. Pronto sus ha-
zaas se confunden con las de los bucaneros y filibusteros.



IV

La isla de Santo Domingo, abundant en ganado salvaje,
invitaba a los aventureros a establecerse all, por la facilidad de
abastecerse de care sin costo alguno. As nacieron los bucaneros,
cuyo nombre se deriva de la palabra boucans, con que se denomi-
naba a los lugares donde secaban care y cueros. Extraa asociacin
fu aquella, que regulaba su vida por un cdigo no escrito, pero am-
pliamente respetado. Todo lo posean en comn; generalmente se
juntaban en parejas, que eran de amigos inseparables. No admitan
en su compaa a mujeres, sino fu hasta el ao de 1665 en que el
gobernador de Santo Domingo llev algunas rameras. Al tomarlas
los bucaneros como esposas, les decan:
"-Tu pasado nada significa para m, porque entonces aun no
me pertenecas; perdono tus pecados, pero me debes dar tu palabra
para el future."
Y estrechndose las manos sobre el can de la escopeta,
agregaba el marido:
"-Esto me vengar de tu falsa."
Luego aparecen los hermanos de la costa, los filibusteros,
como se les llam a fines de siglo XVII. Eran los mismos bucaneros,
corsarios, forbantes y pirates -en su mayora franceses-, que se
9






juntaban en grupos de cuarenta o cincuenta, elegan un jefe y roba-
ban pequeas embarcaciones y hacan la piratera:, atacaban los
buques mercantes en un principio, y, cuando se posesionaron de la
isla de Tortuga, ya dueos de navos, se aventuraron al asalto de
los puertos espaoles, cometiendo los mayores crmenes. Su te-
meridad no conoci lmites. He aqu la calamidad, exclama Garca
Pelez, que devast la costa toda de las provincias de Guatemala
a fines del siglo XVII y principios del XVIII; pues aunque las em-
barcaciones y costas de los dems establecimientos espaoles es-
taban expuestos en general a su depredacin, las del reino de Gua-
temala, frontero y cercano a su domicilio, y con menos resguardo
de todo gnero, estuvo sujeto especialmente y ms que otro alguno,
a sus estragos.
La bucanera cuenta con nombres prestigiosos: Perre le
Grande y Bartolom Portugus, a mediados del siglo XVII; Ra-
veneau de Lussan, que acosado por sus acreedores, se uni a aqullos
y fu uno de sus historiadores; De Montbar, que se hizo bucanero
al conocer, por lectures, las atrocidades de los espaoles contra los
indios; se le llamaba El Exterminador, y nunca reciba la part
que le corresponda del botn.
Si los ingleses se distinguan por su impiedad, los franceses
por su catolicismo que no les impeda tomar parte en las escenas
ms violentas de sangre y de crime; as el filibuster Daniel mat
en un temple a uno de sus hombres, porque ste hizo un acto inde-
coroso durante la celebracin de una misa. Hubo bucaneros terri-
bles -tigres con un poco de razn, como dijo Voltaire-, cual el
famoso Francois L'Olonnos -o Juan Nau el Olons, como le nom-
bran algunos autores-, cuya ferocidad no tuvo igual ni parangn
su muerte expiatoria.


V

James I de Inglaterra autoriz en 1623 a Thomas Warner
para que se estableciera en la isla de San Cristbal, una de las
caribes, lo que efectu con un grupo de aventureros en 1625. Ese
mismo ao llegaron a la isla algunos franceses comandados por el
caballero normando D'Esnambuc, quienes se unieron a otros com-
patriotas suyos, vctimas de un naufragio, que habitaban en paz
con los indios. Juntos, franceses e ingleses, se dividieron el terri-
torio; asesinaron a los jefes indios y echaron a los pobladores. La
isla les sirvi de centro de operaciones para sus correras por la
costa y el asalto a los buques en el mar. Thomas Warner, por estas
barbaridades, fu hecho caballero por su rey... En 1630, la corona
de Espaa comision al almirante don Francisco de Toledo, quien







iba al frente de numerosa escuadra para el Brasil, para que los des-
alojase. Warner capitul y D'Esnambuc huy a Francia. Los fili-
busteros ocuparon varas islas, establecindose por ltimo en la
de Tortuga, al noroeste de Santo Domingo.
Con el tiempo fueron aumentndose los establecimientos de
filibusteros, y as en 1641, De Poincy fu nombrado gobernador y
jefe de los franceses en las Indias. Los reyes de Francia e Ingla-
terra les auxiliaban pues aqullos les servan en tiempo de guerra-
y aun como forbantes en tiempo de paz-; y los bandidos se dedi-
caban, desde luego, al pillaje y a matar espaoles donde los encon-
traran. En 1654 una partida de bucaneros y filibusteros saque el
establecimiento de Nueva Segovia, en Nicaragua. El mismo ao la
isla de Tortuga, su cuartel general, fu recuperada por los espa-
oles; pero en 1660 torn a poder de los franceses. En 1655, los
ingleses conquistaron Jamaica, con ayuda de los bucaneros. Lord
Windsor, gobernador de la isla, permiti a los aventureros que se
domiciliasen en ella; Espaa present reclamaciones por los actos
pirticos que llevaban a cabo y Lord Windsor fu separado del
gobierno en 1663. Le sucedi Thomas Moddyford. La colonia islea
adquira auge y con ella el domino de los ladrones de mar...



VI

No mencionamos en este libro a muchas recias figures de la
piratera. Nuestro trabajo se circunscribe nicamente al scenario
de Centro Amrica.
Damos cabida en nuestros relatos al capitn Jones, cuyo
nombre no aparece en las histories impress. Todo el episodio que
a l se refiere est tomado de un antiguo expediente que contiene
la correspondencia, comunicaciones oficiales y declaraciones de pri-
sioneros, existente en nuestro archivo colonial. Es la historic viva
de aquellos sucesos y aunque el nombre del capitn Jones no circle
en los libros que son autoridad en la material, lo adoptamos, estimn-
dolo material de primera mano. En su lugar, y ajustndonos a las
histories, hacemos ver la similitud de algunos hechos; a nuestro
esfuerzo, sin embargo, se ha escapado establecer a cul de los ca-
pitanes conocidos corresponde la aventura.
En algunos captulos, como los que se refieren a Morgan,
hemos seguido, casi literalmente, a Bancroft. Inclumos ese episo-
dio, aunque no ocurrido en la antigua capitana de Guatemala, por-
que es el que mejor idea da del tremendo azote de la piratera, de
las hazaas tremendas de los pirates. La factura de los dems,
es la suma de nuestras consultas en archives y autores diversos.








Desterramos las notas, absolutamente, porque las hemos
credo innecesarias, ya que no se trata de un trabao de mayor
trascendencia.
En cuanto a los nombres de various aventureros, nos hemos
decidido por la ortografa ms generalizada en los libros de consult.
Someramente pasamos sobre la cuestin de Belice, porque
para nosotros, aunque su conquista fu una consecuencia de la pi-
ratera, es una cuestin de colonizacin. Y el tema de este libro
es, simplemente, la hazaa, la aventura de los bandidos del mar.
Por eso n tocamos el corso practicado por los pases hispanoameri-
canos a fines del siglo XVIII y a principios del XIX. Ni recordamos
el filibusterismo de Walker. Todo ello se sale del objeto de nues-
tro trabajo. Omitimos tambin el hablar sobre la construccin de
algunas fortalezas, como la de Omoa, porque cuando ellas se levan-
taron, ya haba pasado el tiempo de la verdadera piratera.



P. V.


















CAPITULO I



En el Alba de la Colonia

Muy nueva era la capital del reino en 1534. Siete aos tenia de fundada
en el valle de Almolonga, y ya prometa para el future grande esplendor. Toda
la tierra de la gobernacin era rica, estaba pacfica y contents los pobladores
-como afirmaba el magnifico seor adelantado al rey, en carta que le escriba
al salir del puerto de la Posesin a descubrir y conquistar las islas y tierra
firme del mar del sur. Ausente don Pedro, qued como gobernador su herma-
no don Jorge, el "muy temido de los naturales y amado de los espaoles".
Iban tomando fisonoma las primeras fundaciones que se levantaban
en distintos lugares de la provincia, por el arraigo de los conquistadores que ya
estaban amando el suelo que se les ofreca hermoso y tranquilo; abranse los
primeros puertos para el comercio con la Pennsula; principiaba a corner el
oro... La vida, empero, no discurra sosegada para los habitantes: Francia
inquietaba a la monarqua espaola y enviaba a estas Indias a sus corsarios.
De suerte que apenas apagados los fuegos de la conquista, haba que empuar
de nuevo las armas.
De Portobelo y de Panam reciba don Jorge de Alvarado, unas veces
por la navegacin del norte y otras por los puertos del sur, las malas nuevas
de la toma y saqueo de Santa Marta y Cartagena, en el reino de Granada.
Gran incomodidad y sobrada inquietud producan estos sucesos. Era por los
meses de julio y agosto, y se interrumpa el cultivo de los campos y se suspen-
da la fbrica del ail que no haca much tiempo se descubriera en Guatemala
y ya se venda magnficamente a veinticuatro reales la libra, porque el gober-
nador moviliz gente para la defense de los puertos y guarnicion los poblados.
Activo se mostr en esta ocasin don Jorge. Para estar al tanto de lo
que sucediese, dispuso que en Guatemala, en Nicaragua, en Trujillo y dems
lugares importantes, hubiesen siempre correos listos para salir con despachos
en cualquier moment. Si vena uno a Guatemala, dos horas despus parta de
aqu otro con las rdenes oportunas. Preocupbale principalmente la costa de
Honduras por lo desamparado de sus puertos.








Suerte fu que la incipiente riqueza del reino no tentara, en aquella
poca, la codicia del corsario. Con el tiempo vendra el castigo tremendo de
la piratera. Por ahora los franceses largaron velas a la Habana.
Tres aos despus, el Atlntico e&taba infestado de pirates. En 1537,
cuando el obispo Marroqun, primer prelado de Guatemala, se encontraba
en Mxico disponiendo su viaje a Espaa, fu disuadido por sus amigos pues
ya muchos barcos espaoles haban sido presa del francs. Treinta aos ms
tarde adquiriran importancia los puertos de las costas norteas, y desde en-
tonces se suceden sin interrupcin las noticias de los aventureros del mar.
En 1569, gobernando la capitana general el licenciado don Antonio
Gonzlez, "bien dieron qu hacer las embarcaciones de los franceses en todos
nuestros puertos del Norte, en que se lograron por su audacia grandes pilla-
ges". Acreca el peligro en 1572. Por eso en la noche del 13 de enero el
gobernador reuni en su palacio a various miembros del ayuntamiento, para
comunicarles la mala nueva de haber llegado al puerto de Caballos tres navos
y una chalupa de "corsarios luteranos que venan a robar y hacer el mal y
dao que pudiesen". El cabildo acord ofrecer la concurrencia de encomen-
deros y principles de la ciudad para la defense del puerto, y solicit que la
bandera de alfrez la llevara un miembro del propio ayuntamiento. (Quiz
se pensara en el valiente Bernal Daz del Castillo, que aunque ya viejo, tal
vez no hubiera desdeado verse en nuevas batallas, l que las tuvo ms que
Julio Csar). Pero el president, hombre de letras y no de armas, negse a
las instancias del cabildo y se dej a los moradores de Puerto Caballos que
se las arreglasen como pudiesen con los franceses.
A principios de 1576, Andrew Barker, comerciante de Bristol, llev a
las islas Canarias un lote de mercaderas, de contrabando, mas fu sorpren-
dido por los espaoles, que le confiscaron barco y hacienda. Violentado su
nimo con esto, decidi organizer una expedicin pirtica para resarcirse de
las prdidas, y el mes de junio de aquel ao sali de Plymouth con dos navios,
rumbo a las Indias.
Despus de tocar en various lugares, en los que hubo insignificant botn,
lleg a las bocas del Chagre, de donde envi al interior a algunos de sus hom-
bres para que se hicieran de la amistad de los cimarrones y servirse luego de
stos como guias. No tuvo xito la misin, y Barker sigui hacia Honduras,
prometindose grandes riquezas en la toma de las poblaciones, que tena por
segura. Topse en el camino con una fragata que llevaba un pequeo carga-
mento de oro y armas, y la abord. Arrib a la isla de San Francisco, para
aprovisionarse de bastimentos y preparar el asalto a los puertos hondureos.
Esto ltimo fu objeto de graves discusiones entire el jefe pirata y su primer
official, a tal punto que Barker, junto con treinta de sus parciales, para salvar
la vida tuvo que ganar a nado la playa Su mala estrella quiso que apenas
pisaran tierra, un grupo de -espaoles cayera sobre ellos. En el encuentro
nueve pirates murieron, en cuenta el excomerciante de Bristol.








El primer official, convertido en jefe de la partida, envi en una lancha
un destacamento para que tomara la ciudad de Trujillo. Poca resistencia
hallaron los ingleses y en el saqueo a la poblacin se hicieron de gran cantidad
de vino y aceite, pero de ningn oro ni plata ni cosas de valor.
Cuando aun registraban las casas, advirtieron que se acercaban al
puerto various veleros de guerra espaoles, y huyeron hacia su lancha, pero
en la prisa de ponerse a salvo dejaron abandonados a ocho de sus compaeros.
Largaron velas los pirates con destino a Inglaterra, y no tuvieron suerte
en el viaje de retorno pues una tempestad les sorprendi en alta mar. Nau-
frag uno de los navios, se ahogaron catorce hombres y perdieron la mayor
parte del botn. Fu tal el fracaso de la expedicin, qu los que llegaron a
Inglaterra, a la hota de dividirse el product de la rapia, apenas alcanzaron
la suma insignificant de treinta pesos.
Los ingleses no dejaran tranquilo el litoral. Otra partida recorra toda
la costa, desde Nombre de Dios Veragua, el Desaguadero, Trujillo, Puerto de
Caballos hasta el golfo Dulce. A principios de 1578, don Alonso de Contreras
Guevara, gobernador de Honduras, tuvo noticias de que se encaminaban
hacia el golf, y envi aviso al capitn general, doctor Villalobos. Poca im-
portancia di el president a esta comunicacin y crey que con mandar a
don Juan de Cspedes, alcalde mayor de la Verapaz, que 'se encontraba en
Guatemala, con ocho o diez soldados que tomara en el camino, seria bastante
para el resguardo del golfo.
Al mismo tiempo dispuso que para el esclarecimiento de ciertos pleitos
se trasladase a la capital el gobernador de Honduras. El ayuntamiento no vi
con buenos ojos ese mandamiento, y en sesin que celebr el 3 de enero, por
convocatoria de sus alcaldes ordinarios Sancho de Barahona y Hernando de
Guzmn, dispuso solicitar a la audiencia se suspendiese, pues la costa hon-
durea, al ausentarse el gobernador, quedara en desamparo. La audiencia, no
obstante tan cuerda peticin, no quiso acceder a ella.
Entre tanto Contreras Guevara ordenaba al teniente de gobernador de
Puerto de Caballos, don Diego Martn de Angulo, que fuese en uno de dos
navos de Espaa, que se encontraban surtos en el puerto, en persecucin
"del corsario y lo procurase prender o matar".
Seran las nueve de la noche del 19 de febrero cuando la guardiana
de las bodegas del golfo Dulce fu sorprendida por las descargas de arcabuz
y el alboroto del enemigo, que se presentaba numeroso. Don Juan de Cs-
pedes con sus diez soldados no tuvo otro recurso que huir hacia el monte,
dejando a merced de los pirates las mercaderas que se encontraban en las
bodegas en espera de las recuas que las trasladaran a la capital. Haban
llegado los ingleses en dos lanchas, guiados por indios que cautivaron en la
costa. Vaciaron los almacenes y tornaron a sus fragatas.
Abandonaban el golfo cuando se encontraron con el navio que haba
armado el teniente de gobernador don Martin de Angulo, que iba tripulado
por un capitn y cuarenta hombres. El combat fu breve. Siete ingleses
perdieron la vida, y el jefe pirata se escurri por los bajos, siendo impossible
a Angulo seguirle por el tamao de su barco.









El teniente de gobernador sigui vigilando a lo largo de la costa, con la
buena fortune de toparse con otro bajel, de la misma armada pirata, en el que
navegaban site ingleses; prendironlos, y al llegar a Trujillo, se ajustici, sin
mayores trmites, a seis de ellos, y al sptimo, que era muy joven, se le con-
cedi apelacin.
El gobernador Contreras Guevara presto baj al puerto, y considerando
que los corsarios no tenan un buen navo para volverse a Inglaterra, arm
uno y dos bajeles peqyeos, y con sesenta soldados y veinte mariners, y con
la artillera, municiones y bastimentos necesarios, sali l en persona en busca
del enemigo y tambin con el propsito de hacer encuentro a otros dos navos
pirates que tuvo noticia haban salido de la Espaola. El gobernador estuvo
ambulando por las rutas conocidas y frecuentadas por los aventureros, visit
las islas, y as, durante treinta das, sufriendo las inclemencias del tiempo,
por cierto poco propicio a la navegacin, hizo cuanto estuvo de su parte para
dar con ellos.
Sin embargo, tuvo que salir para Guatemala, en virtud de la orden a
que antes hemos hecho referencia; se le acus, a pesar de sus trabajos, de
descuido, y se le encarcel. Indefenso Trujillo, fu en seguida fcil presa
para el pirata.


















CAPITULO II



Sir Francis Drake

Y aparece en escena la figure leyendaria de Sir Francis Drake. En
1577, ese gran enamorado de la aventura dejaba el Atlntico de sus proezas
y atravesando el estrecho de Magallanes paseaba, por primera vez, el pabelln
britnico en el mar del sur, indito aun para la piratera. Extraa e interesante
la figure de Sir Francis -rubio el cabello, pequeo de cuerpo, fuego en sus
treinta y cinco aos- caballeresco unas veces, despiadado otras, ingls al
servicio de su reina y de su patria siempre. El mar castiga su audacia al cru-
zar el estrecho y se le desbanda la flota, pero contina solo en el Golden
Hind sobre el camino invisible que inmortaliz a Magallanes. Nobles families
de Inglaterra le han dado nueve o diez segundones que le acompaan en la
gran aventura, vidos de hazaas. Retiene, como prisionero y gua, a Nuo
de Silva, el piloto portugus que no habla nunca y que a todo responded con
una sonrisa maliciosa. No se sienta a la mesa hasta que toca la orquesta de
violines cuya msica le es tan cara. No se sirve sino en su vajilla de plata
cuyas piezas estn marcadas con su escudo. Refinada es su cmara por los
objetos que la adornan, muchos regalos de Isabel de Inglaterra. Viste lujosa-
mente y gusta de aromarse con aguas de delicado olor. Cuando sus ojos se
maravillan en el paisaje de las costas americanas, detiene su navo y manda
a los pintores que leva a bordo que las copien. Habla a sus hombres -que son
fieras en el luchar- con bondad que oculta la fortaleza irreductible de su
carcter. De l dir don Francisco de Zrate, noble espaol que fu su pri-
sionero, que era "uno de los mayores mariners que hay en el mar, ans de
altura como de saber mandar". Y Nuo de Silva lo calificar como "hombre
muy sabio en el arte de la mar, tanto que ninguno se sabe que lo sea ms".
As es Sir Francis Drake, el que viene a conmover con su presencia el
reino. El Golden Hind era una nao de doscientas toneladas; llevaba treinta
caones y armas de todas classes. Lo tripulaban ochenta y seis hombres es-
cogidos por el propio Drake.
Llega el corsario a las costas chilenas, y en Valparaso se aduea de un
cargamento de oro y piedras preciosas; en Arica obtiene tres mil barras de
plata; saquea los navios surtos en el Callao; da alcance al San Juan de Antn
17









que va a Panam y lo despoja de su cargamento que se estima en novecientas
mil libras esterlinas. Luego se sabe que ha llegado a las costas del reino, que
se ha detenido en Costa Rica, frente a la isla del Cao, en una baha que ms
tarde llevar su nombre. Gobierna la provincia el capitn Juan Solano, que
nada puede hacer. El teniente de gobernador de Nicaragua, don Silvestre
Espina, encargado provisional del mando, hace abundantes prevenciones de
guerra y fortifica el Realejo.
El 20 de marzo de 1579, Drake sorprende un navo mercante que va a
Panam, a cargo del maestre Rodrigo Tello. Entre sus catorce pasajeros se
cuentan los pilots Martn de Aguirre y Alonso Snchez Colchero, enviados
por el virrey de Mxico para que conduzcan a las Filipinas al general don
Gonzalo Ronquillo, que se halla en Panam. Drake trata bien a sus nuevos
prisioneros. Hace un hallazgo, para l magnifico, en el navo: dos cartas de
marear y los derroteros para las Filipinas, que llevaban Aguirre y Colchero.
Siete das despus, frente a Cabo Blanco, ofrece a los prisioneros una
lancha para que se vayan a tierra. El corsario galante nunca se olvida de las
buenas formas cortesanas y les present rendidas excusas por quedarse con
el navio y su cargamento. Y ofrece a Colchero mil escudos para que le con-
duzca a las costas de la China. Contina Sir Francis su viaje por las costas
de Nicaragua y se acerca al puerto de Acajutla, en El Salvador. Encuentra
en su camino un barco procedente de Acapulco; lo ataca y lo apresa. Fernn-
dez Guardia, en sus sabrosas Crnicas Coloniales, cuenta esta ancdota pin-
toresca, siguiendo de cerca el relato que de la aventura escribi don Francisco
de Zrate:
"Ningn dao hicieron los ingleses a los pasajeros; tan slo les qui-
taron las espadas y las leaves de sus cofres. Al saber que a bordo se encon-
traba don Francisco de Zrate, distinguido caballero de Mxico que se diriga
al Per, lo llevaron a presencia de su jefe que se paseaba tranquilamente sobre
la cubierta del Golden Hind. Drake lo recibi con afabilidad, lo hizo entrar
en su cmara y brindndole un asiento, le dijo:
-Yo soy amigo de que me digan la verdad, porque de lo contrario me
enfado. As es que me la vais a decir, que este es el camino que ms puede
valer conmigo. Qu plata u oro trae este navo?
-Ninguno.
Drake repiti su pregunta, clavando los ojos en los del caballero es-
paol.
-Ninguno- volvi a decir don Francisco- salvo unos platillos y unas
copas de que yo me sirvo.
El corsario guard silencio y luego, mudando de conversacin, hizo otra
pregunta:
-Conocis a don Martn Enrquez, virrey de la Nueva Espaa?
-S, le conozco.
-Viene aqu algn pariente suyo o cosa que le toque?
-No, seor.









-Pues harto ms me holgara de topar con l que con todo el oro de las
Indias para ver como se han de cumplir las palabras de los caballeros.
Don Martn Enrquez de Almanza haba inaugurado su gobierno por el
descalabro de Hawkins y Drake en 1568 y bien se ve que ste no lo echaba en
olvido. Se puso luego en pie, invitando a don Francisco para que lo siguiese
y lo llev a la bodega de popa, donde estaba aherrojado un hombre viejo.
All le dijo:
-Sentaos, que aqu habis de estar.
El caballero espaol hizo ademn de obedecer, pero detenindole con
un gesto Drake prosigui:
-No quiero .que por ahora probis esta prisin sino tan slo que me
digis quin es ese hombre que est en ella.
-No le conozco.
-Pues sabed que es un piloto que el virrey don Martin Enrquez en-
viaba a Panam para que llevase a don Gonzalo Ronquillo a la China. Se
llama Colchero.
En seguida mand quitar las prisiones al piloto y se fu sobre cubierta
en compaa de los dos espaoles con quienes estuvo conversando muy larga-
mente basta la hora de comer. Invit a don Francisco de Zrate a que tomase
asiento a su lado, regalndole con los mejores platos y para desvanecer la
tristeza que observ en el semblante de su husped, le dijo:
-No tengis pena. Vuestra vida y hacienda est, seguras.
A continuacin le pregunt dnde podra encontrar agua, pues era lo
nico que le faltaba, aadiendo que tan pronto como la hallase le dara licen-
cia para seguir su viaje.
Al siguiente dia era domingo. Drake se visti lujosamente, mand em-
pavesar el Golden Hind y, despus de haber ordenado el trasbordo de todos
los que venan en el navio de Acapulco al que tom a Rodrigo Tello, dijo
a Zrate:
-Vngase un paje vuestro conmigo para mostrarme vuestra ropa.
Y desde las nueve de la maana, hasta cerca del anochecer, estuvo
visitando con much minuciosidad el cargamento del navio de Acapulco. El
caballero espaol sali bien librado. De su equipaje slo le tom algunos
objetos menudos, diciendo que eran para su mujer, y le obsequi en cambio
un alfanje y un braserito de plata. A la maana siguiente, despus de haber
devuelto sus cajas a various de los pasajeros, llev a don Francisco en su propia
lancha a bordo del navio en que haba sido apresado, reuni a los mariners
y otros espaoles que por su traza denotaban pobreza dando a cada uno un
puado de tostones y puso en libertad a Colchero, Al despedirse del hidalgo
espaol, Drake le pidi encarecidamente, que diese noticias suyas a various
ingleses residents en Lima, prueba de que tena inteligencias en el Per".
Gobernaba el reino el licenciado Garca de Valverde, aquel modelo de
capitanes generals, que si bien era dado a las cosas de piedad y religion, no
por eso se abstena de cumplir, como el mejor, con sus obligaciones de presi-
dente. Ante la amenaza del corsario dispuso de inmediato organizer una
19








armada, y gran trabajo le cost aperar en Sonsonate tres navios y una lancha.
Entre los doscientos hombres que formaran la tripulacin de los barcos, se
encontraban valientes soldados que se haban distinguido en ea servicio de la
corona, como el capitn don Diego de Guzmn a quien se encomend que
alistase las tropas de la Choluteca, La Trinidad, San Salvador y San Miguel,
para la defense de la costa; don Diego de Herrera, que haba lfegado quince
aos antes a la provincia con el carcter de gobernador de Honduras; don
Francisco Hernndez de Illescas, hijo del conquistador Hernando de Illescas,
que ya en el ao de 1576, junto con el capitn Sancho de Barahona y del
alcalde de la Verapaz don Juan de Cspedes, combatiera a pirates ingleses en
el Golfo Dulce; a don Francisco se le encarg la preparacin de piedras de
chispa para las armas; el capitn don Francisco de Santiago, que desde el 21
de junio de 1578 haba salido de Guatemala con cincuenta soldados para defen-
der la villa de La Trinidad -hoy Sonsonate- y el puerto de Acajutla; el alf-
rez real don Luis de Peralta Valderrama, quien haba equipado tropas a su
costa y que se enrol en la armada en la compaa de caballeros, como los an-
teriores y otros muchos ms encomenderos y principles de Guatemala y San
Salvador que prestaron ayuda con gasto de sus haciendas y trabajo de sus per-
sonas; el adelantado de Costa Rica, don Gonzalo Vsquez de Coronado, y el
gobernador de Nicaragua don Diego de Artieda.
El president Garca de Valverde di encargo a los fundidores de la
ciudad para que fabricaran "cinco piezas gruesas de artillera de bronce muy
buenas, cosa dificultosissima", y pidi a Mxico y a otros lugares plvora,
caones pequeos, esmeriles y mosquetes.
Finalizaba el mes de julio, y ya todo dispuesto al zarpe de la flota, se
di orden para que se trasladase sta al puerto de Iztapa donde el licenciado
Garca de Valverde le pasara revista. En ese tiempo sobresala en Guatemala,
por sus conocimientos de milicia, el oidor don Diego Garca de Palacio, hombre
de pluma que escribi una descripcin de esta provincia y ms tarde en
Mxico dos libros sobre el arte de la guerra por mar y tierra. Cuando hablaba
de cosas militares, se mostraba ilustrado y perito y expona nuevas teoras
y estrategias que le aumentaban el crdito de que gozaba en tales achaques.
Garca Palacio, con tan buena ejecutoria, era, pues, el indicado para el mando
de la armada y as se lo comunic el president.
Iba a partir la expedicin. El licenciado Garca Valverde haba revis-
tado las tropas en el puerto y subido a bordo de los barcos donde inspeccion
la artillera y dems armas de que iban equipados as como su avituallamiento.
Y cuando se dispona a firmar el nombramiento de Garca Palacio, ste no
apareci, pero envi una excusa diciendo que estaba enfermo de gravedad,
con una pierna y un brazo tullidos. Esto, por supuesto, era falso. Parece
que el valor del seor oidor no estaba a la altura de sus teoras ni de su
fanfarrona arrogancia, que si en tiempos de paz daba tajos y mandobles y se
senta bastante persona para mandar un ejrcito, a la hora del peligro se le
encogan de tal modo los nimos y le entraba un temblor en el cuerpo que no
poda tenerse en pie. Por eso ms tarde, el licenciado Garca Valverde escriba
al rey estas frases reveladoras: "Me dijeron muchos que el licenciado Palacio







no haba tenido mal ninguno...Doy cuenta de esto a V. M. porque el licen-
ciado Palacio ha escrito un libro de military, y me dicen que lo ha enviado
a V. M. y profesa este camino de cosas de guerra y de mar y tierra; y en el
servir a V. M. y el decir y hacer en todo, no es una misma cosa".
Ausente o imposibilitado el oidor, el president extendi nombramiento
de almirante de la armada a favor de don Diego de Guzmn, y de general de
la misma a don Diego de Herrera. A ste se le dieron instrucciones para batir
al corsario donde lo encontrara. Partieron los navios guatemaltecos, y "fueron
en busca del enemigo ms de trescientas leguas por la costa hasta el puerto
de Acapulco de la Nueva Espaa", observando en las radas y a veces mar
adentro, sin encontrar huella de su paso. En Acapulco se cruzaron con un
barco mercante que vena de la lejana China y por su capitn fueron infor-
mados que no haban visto ni odo nada acerca del ingls. Suerte tuvo este
barco de no encontrar en su camino a Drake que llevaba la misma ruta, en
sentido contrario, realizando su viaje de circunnavegacin del mundo.
Muchos contratiempos le salan al paso a don Diego de Herrera, y entire
otros la enfermedad de buen nmero de sus soldados, por lo que dispuso
volver proa hacia Guatemala, no sin antes haber enviado al alfrez Luis de
Peralta Valderrama a dar cuenta del resultado de su expedicin al virrey de
Mxico don Martn Enrquez.
Con gran disgusto recibi el president la noticia del regreso de la
armada y acus de negligente a su jefe, manifestando su creencia de que
Drake estara en "la ensenada de California reparndose l, su gente y navo
de muchas necesidades que forzosamente ava de traer de tan largo viaje".
Garca Valverde, tan benigno y condescendiente en otras cosas, se dice que
esta vez se mostr enrgico y que don Diego de Herrera fue a parar a la crcel.




















CAPITULO III



Hazaas del Corsario

En 1586 Sir Francis Drake torna a poner en cuidado a la capitana ge-
neral. Cartas de la Habana, fechadas el seis de febrero, daban cuenta de la
toma de Santo Domingo por el corsario audaz. Garca de Valverde, atento
a la nueva, mand hacer en la ciudad resea general, para saber con cuntos
hombres y con qu armas podra contarse, en caso de ofensa del enemigo, y
nombr por capitanes a los alcaldes ordinarios, como corresponda, uno para
que dirigiese a la gente de a caballo y el otro a la infantera, "e les mand
que en forma orden military, tratasen y ejercitasen la gente de buena edad,
que pudiesen en cualquiera ocasin servir en la guerra".
Durante various das los escuadrones fueron al campo, a sus ejercicios,
y cuando disciplinados estuvieron, se dispuso que en la fecha de San Felipe
y Santiago -primero de mayo- hicieran un simulacro en la plaza de armas.
Tomaron parte en la maniobra cien caballeros de lanza y adarga y qui-
nientos infants, de los cuales doscientos eran arcabuceros y piqueros los
restantes, llevando adems otras armas enastadas.
Buen aderezo y destreza manifest la gente, como escriba el ayunta-
miento al rey: "habiendo habido cuatro escaramuzas en forma de guerra entire
la gente de caballo con la infantera, que la ltima fu el dicho da, con
andar muy juntos, la arcabucera dado carga con much velocidad todas
las veces que se ofreci... se hizo con much paz, sin suceder desgracias".
De esta forma, prestos estaban los vecinos, y bien ejercitados para cual-
quier ocasin.
Y mientras se adiestraban en el manejo de las armas y con las prcticas
militares, ya en camino iba una carta que el ayuntamiento escribi al rey el
4 de marzo, suplicndole enviase doscientos petos fuertes, que pudiesen servir
tanto a los de a caballo como a los infants, con todos sus aderezos; quinien-
tas celadas o morriones, cuatrocientas cotas y un nmero igual de arcabuces.
Ya en Guatemala se haba querido hacer plvora, pero se careca de salitre,
23









y el ayuntamiento insinuaba la conveniencia de que su majestad autorizara
al capitn general para que anualmente trajera de Mxico doce quintales; as
los vecinos tendran ordinario ejercicio en el arcabuz.
Preocupaba tambin al ayuntamiento la situacin de abandon del gol-
fo Dulce, lonja donde se reciban las mercaderas que llegaban de Europa en
los navios que se llamaron flota de Honduras, y donde se almacenaban du-
rante algn tiempo, mientras las trasladaban a la capital. Ya "la experiencia
ha mostrado -dice el memorial- que por no tener otra guard ni reparo,
un ladroncillo con una sola lancha mal armado entr el dicho Golfo, rob el
dinero que hall, as de vuestro real haber procedido del almojarifazgo como
de particulares, tom el vino bastimentos que huvo menester. Y fue Dios
servido que no hiciese otra dao, que pudiera pegar fuego toda la hacienda
que all estaba casas, con que quedaban destruidas muchsimas de gente de
Castilla y desta tierra; porque haba en el dicho Golfo doscientos mil tostones
de ropa, por no haber en l mas que una guard, le fu forzado huirse al
monte. Esto se podra reparar con hacer alguna casa fuerte; porque el sitio de
su natural lo es, con poca preparacin podra estar seguro en cualquier acae-
cimiento". Y agregaba que del Golfo a la primera jornada haban tres leguas
de camino despoblado y el ms malo de que se tena noticia en las Indias, no
obstante que los gobernadores hacan lo possible por repararlo, lo que se
lograba con gran costo de dinero y trabajo de los indios, quienes padecan
grande dao y no pocas veces perdan la vida.
Fcil era, en concept de los ediles, mantener esas tres leguas cenagosas
y enmontadas en condiciones de trnsito, comprando quince o veinte negros
para que poblaran en la primera jornada, y conservaran el camino bueno todo
el ao. Los negros procrearan, y en el transcurso del tiempo aquella poblacin
sera numerosa, capaz de ayudar y defender el puerto. Y resultara econmica
esta media, pues que los africanos no costaran ms de cuatrocientos pesos.
Ya resolvera sobre estos puntos su majestad, pero en tanto Drake apa-
recia nuevamente en la costa del Pacifico.
El licenciado Garca Valverde deseoso no slo de defender la provincia
sino tambin de acabar con el audaz ingls, dispuso organizer una expedicin,
nombrando al efecto a los capitanes que la comandaran, escogidos entire los
zurradores y otros mecnicos, ordenando que todos los vecinos de la ciudad,
sin excepcin, se alistasen bajo sus conductas. A los nobles pareci esta me-
dida atentatoria porque se les destinaba a una milicia distinta a la que les
corresponda por el fuero de su nobleza, pues segn costumbre slo militaban
a la orden de los alcaldes ordinarios que en tales ocasiones hacian de capita-
nes, y provocaron dificultades. El cabildo, en sesin celebrada el viernes 17
de junio, protest declarando que los hijosdalgos eran "para servir en la oca-
sin dentro de la misma ciudad". Sin embargo sali la expedicin con algu-
nos encomenderos y nobles, turnndose en el servicio por escuadras. Ocho
meses dur la expectativa, porque Drake asomaba y desapareca.
Intil fu el cuidado que se tena en la costa, pues el 12 de febrero de
1587 se recibieron avisos de haber desembarcado el pirata en el puerto de
Tonal, de donde march hasta la hacienda que en esos das era propiedad de
24








los hijos de don Antonio de Guinea y Murga. All Drake violent a una
viuda y hubo en ella un hijo. Fuentes y Guzmn nos relata este episodio a
medias, pues en su original dej various claros en los que debi haber escrito
los nombres de la mujer y del hijo. Lneas abajo asevera que cuando gober-
naba en la provincia de Sonsonate alcanz a conocer a un nieto de Drake. El
mismo episodio fu aprovechado por el padre de nuestra novela histrica, don
Jos Milla, en su obra El Visitador, dando vida al interesante personaje
Francisco Molinos, como hijo del corsario.
Con la noticia del desembarco de Drake, el cabildo quiso entonces
marchar con toda la nobleza y vecinos, y se sucedi un tira y afloa intre ste
y el president; la audiencia resolvi, y lo hizo publicar por bando, que enun
plodecuatr-o dUias salieran los encomenderos pDa.a i de la Santsima
Trinidad de Sonsonate y puerto de Acajuta.__Pero el president para sati.-
facer ra Tlaaueincra y al cabildo con lo mandado, dispuso que_ slofuera _el
capitn don Francisco de Santiago con cincuenta hombres.
No obstante, parece que esta disposicin fu luego cambiada pues se
sabe que aquel ao don Francisco de Santiago, capitn y maese de campo
general de la ciudad y su distrito, para la defense de los puertos, march a la
villa de La Trinidad y puerto de Acajutla con quinientos cincuenta hom-bres,
y que luega tuvo en el puerto, a su mando, seiscientos espaoles y ochocientos
indios y mulatos.
Mas, por qu se tema tanto a Drake? Qu hazaas, en Amrica, le
hacan famoso?
Puntualiza la historic que el 24 de mayo de 1572, sali Sir Francis de
Plymouth, con cartas de la reina Isabel para hacer en las costas del nuevo
mundo campaa de corso contra los navos de Espaa. Lleg a la isla de Pinos
y all dej sus barcos con el capitn Rawse, y en lanchas y pequeas embar-
caciones llev a la mayor parte de sus hombres al continent, a la playa del
istmo. Era el tiempo en que partan los galeones del rey a la Pennsula, car-
gados con el oro de Indias... Prepar el ingls el asalto, y en llegando la
noche, penetr a Nombre de Dios con gran estrpito de trompetas y atambores,
tan fuerte que los habitantes, sorprendidos, creyeron que la poblacin era
invadida por una fuerza mayor de la que en realidad llevaba el pirata. No
eran los antiguos hombres que se rindieran fcilmente al miedo, y as los ms
requirieron sus armas y dejaron sus casas para ir a defender la del goberna-
dor. El ingls los atac con mosquetes y espada, matando a muchos, y cap-
tur a dos o tres, a quienes oblig a descubrir dnde se encontraban los tesoros
del rey. Supo, de esta suerte, que en la casa del gobernador haba una fuerte
cantidad de plata, lista para enviarse a Espaa, y que en la casa de moneda,
situada cerca de la playa, se guardaba con el mismo fin gran copia de oro,
joyas y perlas.
Los espaoles, que lograron salir de la plaza, donde el corsario los tena
cercados, acudieron a la mar para capturar las embarcaciones y cortar esa
retirada a los invasores, lo que puso a stos en gran cuidado. El cielo, como
por milagro, se puso tambin en su contra y cayeron fuertes aguaceros que
les mojaron la plvora y las mechas, con lo que se les inutilizaron los mosque-
25









tes. Acobardados los ingleses se dispusieron a la fuga, llevndose a sus heri-
dos que eran muchos, en cuenta a Drake que tena un balazo en una pierna
que le sangraba abundantemente.
El jefe pirata, al ver la retirada de sus hombres, se irgui para decirles:
-Os he trado a las puertas de un gran tesoro, y si os vais sin l no
culpis a nadie sino a vosotros mismos.
La admonicin hizo su efecto y unos cuantos bravos le siguieron hasta
la casa del tesoro, en tanto que el resto se alistaba para repeler cualquier
ataque de los espaoles. Drake corra con la espada en alto, pero ms fuerte
que su voluntad era la prdida de la sangre que le debilitaba por moments,
hasta hacerle caer en desmayo. As fu llevado a los botes, y despus de una
noche y un da de combat, a la cada de la tarde se embarcaron no sin antes
haber apresado un bajel cargado de vinos. E hicieron rumbo hacia Bas-
timentos.
La suerte no estaba de parte de Drake en aquellos tiempos, y fracas
en sus merodeos por la costa y en dos intentos de tomar a Cartagena; muchos
de sus hombres murieron, vctimas principalmente de las fiebres; y el capitn
tuvo la pena de perder tambin a dos hermanos suyos, uno por enfermedad
y otro al atacar a un buque espaol.



















CAPITULO IV



La Emboscada

Es ahora el recuerdo pormenorizado de las aventuras de Sir Francis
Drake en Panam. Despus de lo de Nombre de Dios vagabunde por el mar,
por las tierras litorales e intent tomar Cartagena, con fortune siempre escasa.
Panam le atraa. Panam era la manera de un puente por donde pasaban
de un mar a otro los tesoros que del viejo imperio incario, de Lima la virreinal,
iban a Espaa.
Se decide Sir Francis. Escoge entire sus hombres a los ms valientes, a
los que se haban destacado en sus merodeos por la costa, y desembarca. To-
mar la ciudad a despecho de sus defensores. Tres das de viaje, entire la
selva magnfica que a sus ojos de europeo adquiere caracteres de portento.
Pero el agua azul de sus ojos no se detiene en la admiracin de la naturaleza,
porque no es el verde de la montaa tupida lo que persiguen sino el amarillo
brillante del oro.
En medio de la selva, una poblacin de cimarrones -negros que han
buscado la libertad en el bosque, y sostienen cruentas luchas con los espao-
les que hacen por volverlos a su calidad de esclavos. El negro cimarrn es,
naturalmente, aliado del pirata. Drake se aprovisiona de maz y frutos y de
carne salada de los animals monteses. El jefe de los libertos le ofrece diez
y siete guerreros, pero no los acepta. Toma s, guas y ayudantes, pero para
las batallas slo con sus ingleses se bastar.
Pocos das de descanso entire los cimarrones. La inquietud, la ambi-
cin de llegar a Panam los empuja selva adelante. A los cuatro das de ca-
minar parejo estn en la cumbre de una montaa. Drake se sube a un rbol
elevado, y ante su asombro aparecen los dos ocanos: atrs, el Atlntico, de
done viene, y all, el Pacfico, el mar del sur, en el cual no ha ondeado an
la bandera inglesa. Drake baja pensativo: ha nacido en su cabeza de aventu-
rero el deseo de circunnavegar, para gloria de Inglaterra, el mundo.
Sigue el viaje, ahora entire zacatales que la fecunda tierra panamea
les hace tan altos que en ellos se ocultan las reses, que aparecen relucientes
de gordas.








Panam, la ciudad codiciada, estaba a la vista. Convendra el asalto
por sorpresa, como haba tomado Nombre de Dios? Valor a Drake no le
faltaba; sin embargo el nmero de sus hombres era reducido y la ciudad
pareca bien defendida. Mejor sera el asalto a las recuas que llevaran a la
costa atlntica los tesoros de su majestad catlica. Sir Francis envi a un
cimarrn para que se informara de cundo saldran esos trenes, y su ambicin
qued colmada al saber que esa misma tarde marchara una. Adelante iran
ocho mulas cargadas de oro, otras cinco con plata y una con perlas y ricas
joyas. Y ms atrs, un tren de cincuenta mulas con provisions.
Oro, plata, piedras preciosas! Qu botn! Drake se dirigi hacia el
rio Chagre y a dos leguas escasas de la ciudad de Las Cruces situ a sus
hombres, la mitad a un lado del camino y la otra en la banda frontera, ocultos
entire los hierbales. La noche se vena encima. Los pirates vistironse con
camisas blancas para distinguirse a la hora del combat. El crepsculo tropi-
cal fu breve y la obscuridad se hizo en el camino... All, de la lejana, un
rumor de cascabeles. Era la recua que se acercaba. Anhelantes los corsarios
esperaban con los aceros desnudos y preparados los mosquetes. De Las Cru-
ces a Panam pas un tren con mercaderas. Pas sin que los pirates se
ocuparan de l: para qu mercancas cuando el oro se anunciaba a lo lejos,
con el argentino sonar del cencerro?
De entire los arbustos una voz aguardentosa. Era la de Robert Pike que
convenca a un cimarrn para que salieran al camino y se cercioraran del paso
de la recua mercante. Pero he aqu que un caballero espaol, acompaado de
su espolique, se adelantaba al tren procedente de Panam; vi a Pike, al
cimarrn y entire los matorrales a la banda pirata vestida de blanco, y pic
espuelas para ir al encuentro del tren que llevaba los tesoros. Drake ignoraba
el suceso y esperaba confiado y ansioso de que la presa estuviera al alcance
de sus manos.
Entre tanto, los guardias del tesoro dispusieron que las mulas que lo
conducan se quedaran atrs y pasaran delante las de las provisions, mien-
tras se avisaba a Panam y llegaban tropas.
Se acercaba la recua. Ya pasaba frente al pirata. Di Drake la seal
del asalto y cayeron sobre ella.
Fall el golpe. No eran provisions lo que deseaba el pirata, pero ya no
haba tiempo qu perder. Descubierta su presencia, vendra, de seguro, un
fuerte contingent de tropas a perseguirlo. Y por senderos de extravo, entire
lo ms intrincado del monte, la partida rapaz se dirigi a Las Cruces. Ya
cerca del poblado, por el que pasaran si necesario era a sangre y fuego para
ganar pronto la costa, un destacamento espaol sali a su encuentro. El
official que lo comandaba, al hallarse frente a los pirates, los inst a rendirse:
- Rendios! Rendios en nombre del rey, y ningn dao se os har...
Drake no era de los hombres que se entregaban sin luchar. Levantan-
do la pistola respondi con su habitual fiereza:
-For the honor of the queen of England, my mistress, I must have
passage this way!- lo que en lengua de Castilla viene a decir: -Por el honor
de la reina de Inglaterra, mi seora, yo debo pasar.
28









Y dispar su pistola sobre el official espaol. Se trab el combat con
brio. Los ingleses atacaron como demonios. Se pobl la noche con gritos de
coraje, con gritos de dolor de los heridos, con el chocar de las armas y el es-
truendo de los mosquetes, con las maldicientes exclamaciones en ingls y en
espaol.
Arrollaron los ingleses a los soldados hasta obligarlos a buscar refugio
en el bosque. Y tomaron Las Cruces, que saquearon inmediatamente, logran-
do un pobre botn. Aun no se mostraban los pirates con la barbarie que carac-
teriz a la piratera ms tarde, y Drake orden que no se violentara a las
mujeres ni se pusiera mano sobre hombres desarmados.
Con escaso botn, hambrientos, los pies desnudos y las ropas hechas
andrajos, les sorprende la maana. As se dirigen a sus buques. Levan an-
clas. Las velas se pierden en los azules caminos del mar...
No siempre estuvo desafortunado Sir Francis en sus correras. Algu-
nas veces pudo dar caza a abundantsimas riquezas. Y una de las ms nota-
bles fu aquella en que obtuvo, con un magnifico golpe, treinta toneladas de
metal precioso.
Se haba establecido en Cabezas, como centro de sus operaciones. All
se encontr con un barco francs, cuyo capitn se le uni, proponindole
asaltar juntos algunas de las caravanas que atravesaban el istmo llevando el
oro a la flota espaola que pronto abandonara Cartagena. Drake por el ro
San Francisco desembarc veinte franceses y quince de los ms valientes de
sus ingleses y fu a situarse cerca de Nombre de Dios. Aquella misma maa-
na se aproximaba a la costa un enorme tren compuesto de tres recuas, dos de
setenta mulas cada una y una de cincuenta, conduciendo entire otras mercan-
cias, treinta toneladas de oro y de plata, custodiados por cuarenta y cinco
hombres.
El ataque fu breve y decisive. Todo el tren cay en manos de los lobos
del mar, quienes cargaron con cuanto oro pudieron, y el resto lo enterraron
entire los rboles del bosque.
Volvi Drake al ro San Francisco, donde le esperaba una ingrata sor-
presa: no estaban los botes que deban llevarlo a sus barcos. Y para llegar
a stos tendra que caminar entire la selva, abatida en aquellos moments por
una terrible tormenta, viaje en que invertira diez y seis das por lo menos.
Caeran sus buques en poder de los espaoles? All, emergiendo en el mar,
una, dos, tres, siete velas latinas; los galeones de Espaa, seguramente...
El capitn pirata demostrara cuanto era su arrojo, en aquel instant de
incertidumbre. Hizo construir, con los mismos rboles que abatiera la tor-
menta, una balsa, con una manta fabric una vela y escogi*a tres valientes
para que se embarcaran con l e hicieran un viaje de exploracin. El resto
de su tropa, quedara oculta en el bosque mientras regresaba por ellos. Pero
antes de irse a la aventura por el ro hasta el mar, les dijo en convencida
promesa:
-Si pongo otra vez los pies en mi fragata, vendr por vosotros a des-
pecho de todos los espaoles de las Indias.









La navegacin era cosa de fbula. Cubra el agua la balsa, y los cuatro
audaces corsarios iban sumergidos hasta los pechos. Encima, recibindolo a
plomo, el sol de fuego panameo. La corriente del ro era violentsima, y
apenas desembarcaron en el mar, sintieron el embate de las olas. Estaban
a dos dedos de la muerte, cuando advirtieron que las velas que de lejos vieran,
eran las de sus propios barcos. Drake lleg a su fragata y envi luego por
el resto de sus hombres que dejara abandonados en el rio San Francisco, y
por el oro enterrado en el bosque, y luego puso proa a Inglaterra. Y el 9 de
agosto de 1573, arribaba a Plymouth Sound... Despus serian sus depreda-
ciones por el Pacfico de sus sueos.
No corre la sangre todava. Aun no se escuchan las voces de dolor de
las vctimas del pirata. Aun no se da tormento a los vencidos. Era el tiempo
de la piratera guerrera, de la piratera cuasi caballeresca en que un puado
de hombres se arrojaba al asalto, combata de frente y no violentaba a las
mujeres ni atacaba a los hombres inermes. Ya vendra el tiempo en que se
poblara el mar de verdaderas armadas; miles de hombres bajo el mando de
un solo jefe desembarcaran en los reinos del rey espaol sembrando el terror,
demoliendo ciudades, dejando a su paso, con un torbellino de crime, ros de
sangre.
















CAPITULO V



El Comendador Carranza

El asunto de la fortificacin de los puertos preocupaba, ante los con-
tinuos asaltos de la piratera, al gobierno del reino, y por ello se proceda a la
edificacin de las fortalezas. Trujillo era uno de los lugares ms expuestos
en la costa hondurea. Por esto, desde el ao de 1575 la audiencia estimaba
la conveniencia de levantar un baluarte y dotarlo de cuatro piezas de artille-
ra, de buen tamao y considerable alcance.
Puerto Caballos haba sufrido ya numerosos ataques, y el ayunta-
miento de Guatemala insista ante el gobierno de la capitana general en que
se trasladase el puerto a otro sitio ms convenient; pero el president Villa-
lobos se mostraba tardo en acceder, y no se logr sino hasta en 1596, gober-
nando el doctor Alonso Criado de Castilla, en que se hizo el fuerte de Ama-
tique, con el ttulo de Santo Toms de Castilla -el segundo nombre en honor
del president.
En diciembre de 1599 el capitn general tuvo relaciones ciertas de que
los ingleses y otros enemigos de la fe catlica trataban de intervenir con
gruesa armada en algunas parties de las Indias. Uno de los lugares de ms
fcil acceso era el puerto de San Juan y el Desaguadero, en la provincia de
Nicaragua. Con el fin de prevenir la defense, el president dispuso que se
levantara un fuerte en aquel sitio, y nombr al capitn Gonzalo Melndez
de Valds -gobernador que fu de la provincia de Soconusco, y caballero
hijodalgo distinguido en los servicios al rey- maestre de campo de dicho
fuerte, dndole instrucciones para que se hiciera la construccin "con la
brevedad y presteza que conbiene". Los oficiales reales de Nicaragua paga-
ran de la real hacienda todos los gastos de la obra. As se levant el castillo
de Santa Cruz.
El puerto de Talamanca, en Costa Rica, se fortific en 1601, con el cas-
tillo de San Ildefonso.
Y continuamos con el relato de los sucesos pirticos de esos tiempos:
Cristbal Neoporcio, dice Fuentes y Guzmn, fu de 1585 a 1591 el terror de
la costa atlntica, "en que logr su inteligencia y grande astucia sacos consi-
derables y de gran monta". Durante esos aos se organizaron varias expe-
diciones punitivas, con much gloria pero poco provecho para las armas
espaolas.







Todava en 1592 se registra otro asalto del ingls Cristbal Newport.
En el mes de junio lleg al puerto de Caballos con cuatro naos y cuatro lan-
chas, habindose diputado al capitn Martn Solrzano, alcalde ordinario de
Trnjillo, para que organizara la defense. Mucha diligencia puso en su
cometido el capitn Solrzano, quien acuartel a cuanta gente pudo e hizo
publicar pregones para que los encomenderos "tubiessen armas y caballos
ensillados y enfrenados con sus lanzas para salir a defender la dha. ciudad".
Dobl la vigilancia, atrincher el fuerte principal, as como el puerto de San
Lucas y el Ro Grande, obstruy los caminos del monte, etctera, de suerte
que los ingleses encontraron una resistencia que no esperaban. Solrzano,
adems, dividi su fuerza colocando parte de ella en cinco sitios distintos,
de tal manera que cuando atrac Newport, se vi acosado por otros tantos la-
dos, y no tuvo ms recurso que abandonar su empeo.
En 1595, los pirates franceses, que llegaron en cuatro barcos, tomaron
Puerto Caballos; quemaron la poblacin y enardecidos con la victoria, quisie-
ron continuar hacia San Pedro Sula, mas fueron atajados por el comendador
Jernimo Snchez de Carranza, gobernador y capitn general de la provincia
de Honduras, quien march a su encuentro, al frente de algunos pocos espa-
oles, vaqueros, arrieros e indios flecheros.
He aqu cmo relata el suceso el comendador al ayuntamiento, en carta
del 29 de agosto de 1595:
Una madrugada, el puerto se vi sorprendido por el desembarco de los
franceses, que se haban aproximado por la noche, sin ser vistos. Pronto el
pueblo estaba a su discrecin. El saqueo fu general, robando cuanto haba.
Y despus, el incendio -esa huella que dejaban los pirates como trgica se-
al de su paso. Prendieron al alcalde y a various vecinos, con el objeto de
pedir rescate por ellos.
Terminada su hazaa en el puerto, supieron que el comendador Carran-
za se encontraba en San Pedro, ocupado de abrir un nuevo camino para
mudar la poblacin, por rdenes del president Sand. Los pirates, un tanto
fanfarrones, environle a decir que fuera a conocer cmo se batan los fran-
ceses, que iran a prenderle, que tomaran la poblacin de San Pedro y otras
amenazas por el estilo. No poda organizer de inmediato el gobernador Ca-
rranza una expedicin porque muchas de las personas que le pudieron ayudar,
pusieron en la fuga su salvacin. Sin embargo, junt doce o catorce vaqueros
con desherretaderas y tres o cuatro espaoles que casi se encontraban des-
armados, y cincuenta indios flecheros de Ulun. Poca era la tropa y aventu-
radsimo el resultado que con ella obtendra. Pero a la vista del estandarte
real, que llevaba el contador Romero, vaqueros y espaoles se animaron y su
entusiasmo se comunic a los indios. Con gran sigilo se dirigieron al puerto,
hasta lograr situarse a la distancia de un tiro de arcabuz, del pueblo quema-
do; Carranza puso centinelas de a pie y de a caballo por toda la playa, y el
resto de su gente lo coloc en emboscadas. Pocos das estuvo a la espera, sin
que ocurriese ninguna novedad, hasta la madrugada del 26 de agosto en que
los guardias de a caballo llegaron a todo correr, comunicndole que una lancha
grande haba echado en tierra un grupo numeroso de mosqueteros y piqueros.








Se apresur el comendador en darles ataque, mas cuando lleg a la playa, ya
los franceses haban formado su escuadrn, y al ver a los espaoles, los reci-
bieron con nutridas descargas. Carranza coloc en el lugar que corresponda
el estandarte real, dispuso en orden de guerra a su reducida tropa, y march
sobre los pirates, sin preocuparse que fueran ciento o doscientos, que el n-
mero del enemigo nunca amengu a los espaoles de aquellos tiempos. Mand
que el tambor tocara arremetida, y a la voz de Santiago en ellos! se abalan-
zaron sobre el escuadrn, que al primer choque qued desbaratado. Los fran-
ceses, como soldados viejos que eran, se retiraron un poco para rehacerse y
cargar los mosquetes; y Carranza... pero oigamos sus propias palabras que
lo dicen mejor: *yo con grande priesa recog mi gente que andaba derramada
y con much brevedad la puse en orden y antes que acabasen de cargar los
enemigos di otro SANTIAGO EN ELLOS con tanto mpetu que desde el
lavadero fueron peleando hasta la carnicera.y de cuarenta que nos dijeron
que eran los franceses, prend siete vivos y huyeron tres que se echaron al
agua y treinta que dejaron muertos".
Luego Carranza form a su gente y nicamente encontr que a tres
de los jinetes les haban muerto los caballos, y al escribano Juan Jimnez que
tena un mosquetazo y un piquetazo, aunque no de gravedad. Cmo sera
la bravura de aquellas gentes que slo un herido tuvieron, cuando el destrozo
que hicieron al enemigo fu tan grande!
Inmediatamente Carranza dispuso regresar a San Pedro, porque vi
que se acercaban cuatro lanchas grandes. "Fu -explica- esta retirada tan
acertada, que si nos tardamos un credo no quedara hombre de nosotros en
esta refriega". Los indios flecheros se pusieron en fuga, menos cuatro caci-
ques que no quisieron abandonar al comendador. En la lucha se distingui
un hijo de ste, don Jernimo, que apenas contaba quince aos de edad, y
cuyo brazo era incansable manejando la espada. Los franceses, sin embargo,
no osaron saltar a tierra, temerosos de que Carranza tuviera ms gente; y se
concretaron a pedir las cabezas de los suyos "que los soldados haban cortado
por su desenfado", y sin licencia del comendador. Luego se canjearon los
prisioneros, y a los tres o cuatro das alzaron velas, y se fueron los pirates "di-
ciendo que ellos ni a los ingleses no les haba acontecido tal matanza en nin-
guna parte de las Indias y que el Gobernador lo haba hecho como gran
capitn conforme a la fama".
Otro lobo del mar sobre las costas de Trujillo: William Parker, o
Guillermo Parqueiro, como le llamaron los espaoles. De 1578 a 1580, despus
de lograr grandes pillajes en la Espaola, viene a Centro Amrica. Y se le
vuelve a ver en 1598, en que llega al Puerto de Caballos, conducido por Juan
Venturate. Ese ao se hace de una buena cantidad de "tinta de air, zarza,
cueros, blsamo, liquidmbar, cacao, vainillas y otros gneros preciosos, que
estaban prevenidos y a punto para la carga de los navios de Espaa".
El president Criado de Castilla, ante la amenaza constant del Par-
queiro dispuso que siempre estuviese lista la gente de Trujillo, Olancho, Yoro
y otros lugares de la costa hondurea, en la que nunca haba tranquilidad.
La misma escuadra, al mando de Antonio Sherly, aliado de Parker, merode









por algn tiempo en el literal. A fines de 1599 y a principios del 600, Parker
se present en Puerto de Caballos. En llegando, baj sus bateles para saltar
a tierra, parecindole que la guarnicin espaola era poca. Trescientos cin-
cuenta ingleses bien armados ganaron la playa, en la que les esperaban sesen-
ta infants espaoles. Pronto principi el combat, disparronse los arca-
buces, y cuando los enemigos crean suya la victoria, se vieron de improviso
atacados por retaguardia por ciento veinte jinetes armados de lanzas y medias
lunas, que en un moment les hicieron cuarenta y siete bajas. Huyeron hacia
sus botes, y la leccin recibida fu tan eficaz que durante tres aos no vol-
vieron a asomar por aquellos contornos.
William Parker luego se hizo clebre con ocasin de su viaje iniciado
el mes de noviembre de 1601, en que sali de Plymouth, y vino a tomar Por-
tobelo. Su paso por Panam dej una huella de sangre, de ruinas y de robos.
No siempre las zozobras en el reino tuvieron por base una realidad.
Bastaba ver en la lejana del mar una vela, para que la imaginacin, al atalaya
de una sorpresa, la creyera de pirates. Tal pas a principios de 1600 en que
el president de la audiencia, por un oficio del virrey del Per, don Luis de
Velasco, supo que por los puertos de Paita y Arica se haban visto pasar cuatro
naos de corsarios y que la armada peruana sala en su persecucin. Criado
de Castilla hizo cuanto estim necesario para la defense de las costas. Di
rdenes para que no zarparan los barcos mercantes que estuvieren surtos en
los puertos, hasta tener noticias seguras de la ruta de los pirates; prepare
armas y tropas y nombr a don Diego de Herrera -el mismo que fuera en la
armada que Garca de Valverde envi contra Drake-- capitn general de la
costa de Iztapa, por donde poda desembarcar el enemigo. Don Diego alist
a las milicias de Escuintepeque y lugares comarcanos, puso emboscadas, or-
ganiz vigas y rondas ayudado por su segundo, el comendador Jernimo
Snchez de Carranza. En la capital se prepararon las compaas de nobles
y pardos, y todo era movimiento y expectativa.
Pero he aqu que a principios -de julio llegaban al puerto de Acajutla
un navio mercante de Juan de Ayala, procedente del puerto peruano del
Callao, y otro de Panam. Al capitn y pasajeros del primero se les interrog
qu saban de los pirates e informaron que la mar del sur estaba limpia de
ellos. Sucedi que el virrey del Per fu falsamente alarmado por el paso,
frente a Arica y Paita, de cuatro barcos, que luego se supo eran mercantes,
cargados de madera, que iban de Guayaquil a Lima. Poco despus llegaba
la armada del Per a Acajutla, donde se aprovision de bizcocho y bastimen-
tos, y prosigui su ruta hacia el norte, siendo duramente combatida por una
tormenta que ech a pique la nao capitana en las costas de la Nueva Espaa.
Sin fundamento la alarma, el capitn general lo particip as a todos los
puertos; las tropas volvieron a Guatemala y la tranquilidad renaci entire los
pobladores. Sin embargo, no se desampar el fuerte de San Juan y el presi-
dente envi all plvora y otros materials de guerra.
34



















CAPITULO VI



Hroe de Leyenda

El valor y la temeridad alcanzan sus ms altas cimas. Tan valientes y
heroicos eran los audaces pirates como los espaoles en la defense de sus
costas. Un puado de hombres resista una numerosa invasion. Un solo
barco entraba en combat con toda una armada...
Es el 17 de febrero de 1603. A Puerto de Caballos han llegado las
recuas con el cargamento de los products de la tierra, que enva el reino de
Guatemala a Espaa. Dos naos estn surtas en el puerto, prontas al zarpe
en cuanto estn cargadas. Dirige la operacin el cabo Juan de Monasterio
Bide, un mozo que apenas cuenta veintitrs aos de edad, pero que es expert
en las cosas de mar y no teme a las tormentas ni a las asechanzas del pirata.
Juan de Monasterio apresura la carga porque quiere aprovechar vientos bon-
dadosos que harn correr sus veleros hasta Cuba y de all a Canarias y a la
Pennsula. En este trabajo est cuando recibe aviso de que se aproximan dos
escuadras de ingleses y franceses, compuestas de ocho navios de cuatrocien-
tas toneladas cada uno, y siete lanchas, llevando alrededor de mil doscientos
hombres. Parece que eran Pie de Palo y su aliado Diego el Mulato.
La gente quiere huir, abandonar la mercadera y las naves; pero Mo-
nasterio se opone con firmeza, y los marines quedan en sus puestos.
Llega la noche y se preparan las naos al ataque, que ser sin duda al
amanecer. Poca esperanza tienen los espaoles de salir con vida, pues sola-
mente son unos cuantos y los otros pasan de mil. Por esto su capitn, cuando
todo queda listo, llama a un sacerdote para que los confiese y absuelva.
Eran las siete de la maana del primer domingo de cuaresma, cuando
entraron en la rada los navos pirates "y de rota vatida envistieron con las
dos naos del puerto", vomitando fuego. Responden los caones de las espa-
olas, pero las primeras descargas del enemigo fueron tan violentas que
pronto hubo de rendirse la almiranta, que fu tomada al abordaje.









Juan de Monasterio, en la capitana, se defenda con ardor. Ya se le
vea en el puente de mando dando una orden, ya evitando con el arcabuz o
con el hacha el abordaje que tres veces consecutivas intentaron los ingleses.
Imposible era para stos rendir a tanto valor. Y decide atacarlo con todos
sus navios a un mismo tiempo.
"No perdi el nimo el capitn, antes parece que se le doblaba, con la
falta de sus soldados. Y era much ver a un mozo de 23 aos, solo con una
espada y rodela acudir a todo lo necesario desa refriega, con tanto valor como
si fueran muchos, hasta quedar a las cuatro de la tarde con slo cinco solda-
dos, y la nao tan mal parada, que nunca pudo servir".
Cinco hombres le quedaban a Monasterio de toda su tripulacin, y hubo
de rendirse. Razn tuvo en que se confesasen la noche anterior para que la
muerte los encontrara bien con Dios.
El destrozo sufrido por los corsarios tambin fu tremendo: ciento cin-
cuenta hombres perdieron en la refriega, "y sus naos quedaron tan mal trata-
das, que les fu forzoso cortar rboles, vergas y otros palos, y darles carena
para poder salir del puerto".
Durante veintinueve das fu prisionero de los corsarios el valiente
capitn, y en ese tiempo dos veces estuvo a punto de que le cortaran la cabeza.
Y no paran aqu sus aventuras. En 1607 lo volvemos a encontrar vi-
niendo de Castilla. El puerto de Santo Toms, ya entonces habilitado, no
ofreca seguridad ni defense por lo que dispuso descargar sus mercaderas en
el antiguo puerto de Caballos. Cuando principiaba a cargar sus navos para
volverse a Espaa, tuvo noticia de que algunas naves enemigas andaban a
barlovento de nuestras costas, en las cercanas de la isla de San Miln y cabo
Camarn, con direccin possible a Punta de Castilla. Y tras el aviso, impre-
vistamente, Monasterio se vi atacado por doce urcas de guerra, mandadas
por el conde Mauricio de Nassau, pirata holands, que llevaba ms de mil
hombres. El viento que soplaba en contra del enemigo favoreci en parte a
Monasterio, pues aqul se vi obligado a retroceder buscando abrigo en la isla
de Utila. Este breve retroceso fu aprovechado por el capitn espaol para
disponer y empavesar sus navios. Pocas horas despus fu acometido por
las doce urcas. Hablaron los caones, y en tal forma "que se obscureci el
da con la espesura de sus humos". Sigue la lucha y al siguiente da se hace
ms reida. Hay muertos por ambas parties, pero las mayores prdidas las
tienen los holandeses. Y as otro da, y otro. Once dura la batalla sin que
se rinda Monasterio. Los pirates estn desconcertados, "pero aun fu mayor
su tribulacin y conflict cuando ms esforzadas y ligeras nuestras naves, y
nuestra gente ms encendida, y vigorosa contra la valiente bizarra de sus
holandeses -dice Fuentes y Guzmn- le echaron una de sus urcas a pique,
36








con gran destrozo de las dems, que ya casi faltas de arboladura, le era imposi-
ble mantenerse a ms costosas y tristes experiencias". Y fu entonces cuando
el conde Mauricio se puso en fuga.
Monasterio llevaba setecientas cajas de ail, gran cantidad de zarza,
cacao, vanilla, achiote y otras mercaderas y alguna cantidad de plata. En
medio de lo fuerte del combat, pudo, con cinco de sus mariners, llevar
aquellas mercancas a esconderlas en los montes, por la parte del Golfo Dulce.
Urga fortificar el puerto de Santo Toms y Monasterio en 1610, con
grandes sacrificios, levant una fortaleza en el morro, dotndola de siete
piezas de artillera de sus propias naves, y desde entonces los pirates no se
atrevieron a intentar otra incursin por aquel lado.
(Acerca de las correras del famoso Dieguillo el Mulato, fray Francisco
Ximnez nos da esta referencia al hablar de su Historia de la Provincia de
Chiapa y Guatemala, de aquel santo apstol que en las tierras del Chol
predic el evangelio, fray Alonso de Triana. Y dice el padre Ximnez:
"Sucedironle aqueste bendito P. muchos casos en que Dios mila-
grosamente le guard la vida entire aquellos brbaros y entire los pirates que
son frecuentes en aquellas costas del Chol, al inters del palo que llaman de
Campeche y del mbar que se cra en la baha de la Asencin y costa de Baca-
lar y coger de aquestos indios Choles para servirse de ellos. En una ocasin
entr por el Golfo al ro un pirata que infestaba aquellas costas llamado Die-
guillo el Mulato, hallbase en aquella ocasin el V. P. Fr. Alonso all en el
Golfo donde haba ido a su ministerio y egercicio de lograr indios Choles,
tuvo noticia el pirata de que andaba por all el Padre y l la tuvo de que le
buscaba el pirata, con que huyendo de l se hubo de entrar por aquellas ci-
negas y pantanos, solo, por aquellos montes y ros, sin comer ms que frutas
silvestres porque lo que tena de sustento con el ornamento que llevaba para
decir misa se lo quit el mulato...)
Aparte de las aventuras de Juan Monasterio Bide, durante los primeros
aos del siglo XVII no tenemos ms que estas breves noticias sobre incursio-
nes pirticas en la costa norte: el 29 de marzo de 1606 lleg un corsario al
puerto de Caballos, "que era la querencia antigua" -como deca el president
de la audiencia al rey-, llevando dos navios grandes, un patache y cuatro lan-
chas. Cuando se aproximaba al puerto descubri a dos barcos espaoles y se
puso a perseguirlos; los tripulantes de stos al verse perdidos, se echaron al
agua prefiriendo morir ahogados a caer en las garras del enemigo; pero pu-
dieron ganar la playa y se apresuraron a dar aviso a la ciudad de San Pedro,
de donde se moviliz gente que impidi el advance de los pirates.
Estos se dirigieron en seguida al puerto de Santo Toms de Castilla,
en el que se hallaban dos naves y un patache espaoles, que se defendieron
bravamente infligiendo al enemigo fuertes prdidas por lo que ste hubo de
retirarse.









Considerando el ayuntamiento de la capital la situacin del comercio
por la continuada amenaza de los pirates, escriba al rey -18 de mayo de
1606-: "Y pues a vuestra Magestad le es notorio quel trato deste reino se ha
aniquilado por los robos que se han hecho en el Puerto de Caballos, y que ha
muchos aos que las mercaderas que dese reino se navegan han pagado el
averia de armada, sin haberle dado mas guard y defense que cincuenta o
sesenta soldados, que han trado las naos capitanas de merchantera que a
este puerto han venido, sin embargo de lo cual se han llevado los enemigos
las haciendas, y las que se han escapade han pagado el averia de galeones,
como si en su guard y defense huviesen estado, con que este reino est tan
lastimado, que ya no hay quien se atreva a navegar su hacienda, si vuestra
Magestad no provee de remedio".




















CAPITULO Vil



La Constante Amenaza

Desaparecen de la escena los grandes actors de la piratera del siglo
XVI, y sobre el primer tercio del XVII cae una como sombra. Historias y
archives no guardian memorial de nuevas acciones brillantes en las costas de
Centro Amrica; acaso, vagamente se dice que no cesaron las incursiones,
los merodeos de piratuelos sin prestigio. Era quiz porque estaban gestando
las hazaas de los Morgan, de un Francois L'Olonnois...
Una breve resea: en 1615 se desaloja a los pirates que se haban for-
tificado en el golfo de Fonseca. Llev el mando de la expedicin el capitn
Lucas Garca, que resida en San Miguel. En 1620 el capitn don Pedro Alva-
rez de la Fuente, que lo era de la infantera espaola en San Miguel, combati
a pirates franceses que se presentaron en nueve navos y dos lanchas -"que
andaban barloventeando con dos faroles"-; el encuentro fu reido, y la
victoria del capitn Alvarez. Cuatro aos despus se present otra partida,
tambin de franceses, en el puerto de Acajutla. El teniente de capitn general
de dicho puerto, capitn de infantera don Pedro de Aguilar Laso de la Vega,
caballero de la orden de Calatrava, que fu alcalde ordinario y corregidor del
valle de Guatemala, resisti el ataque de los pirates.
Inauguraba su gobierno en la capitana general, el ao de 1634, don
Alvaro Prez de Quiiinez Osorio, marqus de Lorenzana, que haba sido
president de la audiencia de Panam. Era don Alvaro hombre de gran talen-
to y no menores capacidades y tan active en el despacho de los asuntos de la
administracin que no gustaba demorarlos ni un minuto, as se hallara a la
mesa, donde haca a un lado las viandas para firmarlos; o en la cama, donde
tena a su alcance una escribana. Y aun, cuando sala de paseo, en su coche
llevaba siempre recado de escribir. Entre sus buenas cualidades se cuenta
la estimacin que haca de los que se dedicaban al cultivo de las bellas letras
y cosas de la inteligencia, y l mismo era un buen escritor y apreciable erudito
en muchas materials. Por eso sus cartas se conservaron durante largos aos,
con grande aprecio, como muestra y norma, principalmente aquellas que iban
dirigidas a su majestad. Y entire sus demritos est aquel que refiere con
estas donosas palabras fray Francisco Ximnez: "Fu amigo -dice el cro-









nista- de juntar dineros, como lo son todos los que gobiernan; por esta causa
en los plpitos era reprendido de los predicadores, mas por much que le dije-
ran nunca se enoj con ellos, diciendo que ellos hacan su oficio y l el suyo".
Recin posesionado el marqus, del gobierno y del marquesado pues
en llegando a Guatemala recibi los ttulos de ste, ya se vela apurado con
la audacia de los pirates: cinco navios holandeses asaltaron el golfo Dulce
y Amatique y derrotaron al capitn Mateo Ruiz de Palacios, matndole a
muchos soldados. Los bandidos robaron buena cantidad de ail y cuanta
hacienda haba en las bodegas. (Estamos porque fu en esta ocasin el
episodio que brevemente relata el padre Ximnez, situndolo en el ao de 1640,
por la similitud que ofrece en sus detalles). Mataron los pirates a don Sancho
de Guinea, a don Juan Bautista de Guzmn y al padre dominico fray Diego
de Villamayor.
Inmediatamente el president alist una fuerza para ir a combatir a los
holandeses, y l mismo se puso al frente de ella, dando el mando de la arti-
llera y de la caballera al capitn y sargento mayor don Diego Varquero
Yaso. La revista general de las tropas se hizo en el pueblo de San Lucas,
vecino a la capital, donde se celebr junta de guerra, en la cual el president
concedi el mando de la column al licenciado don Antonio de Lara y Mo-
grobejo.
En Mixco, donde se recibieron nuevas noticias del enemigo, se hizo
otra junta de guerra. El jefe de las tropas dispuso all dar el mando de la
infantera al capitn Varquero Yaso, quien la dividi en cinco escuadrones.
De Mixco se procedi a Golfo Dulce a marchas forzadas, fijndose
luego el cuartel general en Acasabastln.
El encuentro con los pirates fu sangriento, venciendo las armas es-
paolas. Varquero Yaso les di una batida tremenda desde "Rancho Ma-
yuelas hasta Rio Hondo", y rescat el ail que haban robado.
Los pirates se dirigieron a Trujillo, puerto que tomaron y saquearon.
A consecuencia de esta incursin, hubo serious motines en Comayagua, de
tanta gravedad que el obispo tuvo que salir huyendo hacia Guatemala. El
capitn general envi al capitn Pedro de Aguilar Laso de la Vega para que
acudiera a la pacificacin y a la defense del puerto. Logr la primera con
facilidad y en seguida fortific Trujillo y arm naves para custodia de los
bajeles mercantes de Espaa.
Varias poblaciones situadas en el litoral del Golfo Dulce y el puerto
de Trujillo, fueron saqueadas en 1638 por el "enemigo Gareabuc" -de quien
slo encontramos esta escueta referencia en las probanzas del alfrez Alonso
de Oseguera y Quevedo y del cabo Francisco Prez, quienes fueron en la
expedicin que se envi contra ese pirata.
En 1639 otra vez se produce inquietudes en el reino provocadas por
los aventureros del mar. Entran por el Golfo Dulce hasta muy adentro de la
tierra; toman las islas hondurefas de Guanaja y Roatn. El ingls con sus
bucaneros, con sus filibusteros, quiere posesionarse del istmo. Belice...
40









El golfo es una puerta abierta. Sin fortalezas en su entrada "logra el
pirata muy a salvo la grande oportunidad en sus pillages; porque encubierto,
y asegurado entire los cayos, apresa los incautos navegantes, con improviso
asalto, y dura carga, y muchas veces roba las Bodegas -lugar de descarga de
navios que venan de Espaa-, como ha sucedido en ocasin, de que se llev
de aqueste sitio, preciosa y grande cantidad de tinta air, cuyo inters perdie-
ron de su cuenta los cargadores de esta flota, siendo su tema y aversin a
nuestras costas, tan opuesta tan tirana, por s misma, que habiendo oca-
sin de gran pillage, en que propasndose de las Bodegas, y marchando hasta
el sitio que desde entonces se llam el Rancho Quemado, tomando la retirada
a las Bodegas, di fuego a la porcin de cajas de air que all tenan los ms
interesados de la flota para embarcar en los navios..." -como dice Fuentes
y Guzmn.
Por los meses de julio y agosto de 1639 desembarcaron los pirates en
Puerto de Caballos. Luego se dirigieron a la boca del ro Ula y en seguida
a Omoa; pero en este ltimo lugar no pudieron lograr su intent porque un
espaol pudo reunir a unos pocos indios y les opuso resistencia. Por esto
continuaron rumbo a Manabique y entraron al Golfo Dulc con una balandra
que llevaba a bordo veinte hombres.
Navegaba por el golfo el capitn Francisco de Santilln, el cual trab
con ellos combat. Retrocedieron los pirates para ocultarse en una rada, y
all efectuaron su desembarco. Y principiaron una cacera de indgenas de
los que se llevaron tantos como pudieron contener sus buques. Por el mes
de septiembre se dirigieron a la isla de Utila, donde capturaron al cacique a
quien retuvieron a bordo cinco das. Uno de los pirates dijo al cacique que
pensaba ir a la isla de Pinos y pasar a la costa de Cuba para reunirse con
otros barcos de su flota, y volver en la cuaresma de 1640 a atacar la costa de
Honduras. Cuando partieron, las viviendas y la iglesia de Utila no eran sino
escombros humeantes. Se supo que haban desembarcado en Roatn, y que
quemaron su poblacin. A poco se les vi frente a Trujillo, y luego permane-
cieron cuatro das ante Punta de Castilla. Largaron velas y no se supo ms
de ellos.
Sucedi en la presidencia al marqus de Lorenzana el licenciado don
Diego de Avendao, quien lleg a Guatemala a fines de 1641, y se domicili
en Ciudad Vieja, en tanto terminaba la residencia, que fue ruidosa, de su
antecesor. Viva la capital uno de los ms esplendorosos aos, por el lustre
de su sociedad, en la que se congregaba la ms linajuda nobleza de las
provincias; y por eso, uno y otro president eran, de continue, objeto de
lucidos y cortesanos cortejos y tanto en Ciudad Vieja como en la capital se
organizaban esplndidos regocijos de plaza, corridas de toros, juegos de caas
y de alcancas y un sinnmero de diversiones de caballera, tan animados
como se vieron pocos en la ciudad cabecera del reino.
41








Al ao siguiente posesion de la gobernacin el licenciado Avendao,
quien en lo tocante a codicia haca, por su desinters, contrast con el seor
de Lorenzana. Era en la apariencia apacible y piadoso, pero llegada la oca-
sin mostraba gran bro y energa extraordinaria, y- aunque hombre de toga o
garnacha, saba llevar muy bien la espada.
Tocronle al licenciado don Diego .de Avendao duros tiempos en el
de su gobernacin pues los pirates no dejaban en paz las costas del mar del
norte, .inquietando ya por los puertos de la provincia de Honduras, o ya por
el golfo Dulce, mantenindose por tal circunstancia en pie de guerra el pas.
Por eso, desde que el licenciado se hizo cargo de la capitana general le des-
velaba el saber las pocas o ningunas prevenciones que en material de defense
hall, y apenas tomaba el bastn de mando, envi un navo al virrey del Per
rogndole merced de quinientas armas de fuego y algn bronce o piezas de
artillera; y despachos al virrey de Mxico para que le socorriera con tres-
cientos o cuatrocientos mosquetes; y adems, cumpliendo con lo dispuesto por
su antecesor, mand a Espaa al capitn Sebastin Francisco de Juregui a
comprar mil armas de fuego, de las mejores que se fabricaban en Vizcaya.
Asi el enemigo -ingleses, franceses y holandess, y principalmente Dieguillo
el Mulato, o Diego Daz Lucifer como se llamaba el piratuelo que tanto
honor hizo a su segundo apellido y que durante largusimos aos seoreara en
el golfo y aguas de Honduras- lo encontrara siempre listo y capaz de defen-
der la tierra. No haba modo de acabar con el famoso Dieguillo, que era astuto,
valiente y audaz, y se dola el capitn general de que el marqus de Villena,
virrey de la Nueva Espaa, no se decidiera, a pesar de sus instancias, a enviar
la armada espaola que llegara peridicamente a puertos mexicanos, contra el
pirata que se haba establecido en la isla de Guanaja, y conducir a tierra firme
a todos los indios de las islas para que en ellas posteriormente los enemigos
no encontraran provisions.
El once de abril de 1642 reuna el president a la audiencia, compuesta
por los oidores licenciado don Antonio de Lara Mogrobejo y doctor don Alonso
de Morataya Tbar y el fiscal don Pedro Vsquez de Velasco. Informles el
president que un vecino principal recibi carta de un religioso de los que
predicaban el evangelio por la provincia de la Verapaz; en la que le comunica-
ba que se haba presentado el enemigo por la costa del golfo. Por su parte,
el president recibi aquel mismo da otras dos cartas, una del gobernador y
capitn general de Honduras, don Melchor Alonso Tamayo, y otra de don
Pedro Destupinin, alcalde mayor de la Verapaz. El primero le deca que
haban entrado pirates en el puerto de Caballos, en nmero de ms de dos-
cientos, con dos naos grandes y dos lanchas pequeas y varias canoas. Y el
segundo, que tres indios del pueblo de Polochic el da 26 de marzo oyeron
disparar cinco piezas de artillera en la laguna del golfo.
Dispuso la audiencia que ese mismo da se celebrara junta general de
guerra, a la que asistieron, adems de los oidores y el fiscal, el maese de cam-
po, el sargento mayor y los capitanes y oficiales del nmero de la ciudad y don
Juan Rodrguez Hurtado, alcalde ordinario de Olancho, que a la sazn hall-
base en la capital.








Dijo el capitn general que Dieguillo el mulato esperaba socorros de
Holanda para entrar en los puertos de Honduras, y que probablemente se
unira en la Guanaja a Pie de Palo, su viejo compaero de antiguas corre-
ras, y ya juntos serian temibles, por lo que convena que los corregimientos
y alcaldas mayores acudieran con bocas de fuego y pertrechos, lanzas, picas,
chuzos y caballos y que se previniera a los indios flecheros. Todos estaran
listos a partir al primer aviso. Adems se deba preparar la infantera y com-
paas de a caballo, encomenderos y caballeros "y en el ynterim su seora se
pondra en cuerpo trocando por la Garnacha la espada y asiendo que todos
hagan ansi"; y en las estancias, labores y obrajes de tinta se alistaran los
espaoles, mulatos, mestizos y negros con armas y caballos ensillados, enfre-
nados y con albardillas "con que se prometa su seora un grande exercito".
Todo lo aprob la junta, as como que se enviaran veinte mosquetes y
plvora al alcalde mayor del puerto de Santo Toms; y cincuenta soldados y
cuarenta mosquetes y arcabuces a Trujillo, ordenndose al gobernador de
Honduras que bajara a ese puerto para defenderlo.
Mas para fortune de la provincia, los pirates se fueron y durante todo
el ao no se tuvo otras noticias de ellos. Fu hasta el siguiente, en que pu-
sieron nuevamente en conmocin al gobierno y habitantes.























CAPITULO VIII



La Toma de Trujillo

Nadie dudaba de los arrests del licenciado don Diego de Avendao,
caballero de toga que, llegado el caso, sabra como buen capitn manejar la
espada y dirigir un ejrcito contra esos malditos corsarios que mantenan el
reino en continue zozobra. Pero su extrema vigilancia iba a dar motivo a
despreocupados amigos de la broma, para una alarma falsa que conmovi a los
moradores de la capital.
Principiaba el ao de 1643. Una noche, apenas odo el toque de queda,
se di suelta a la especie de que los pirates haban desembarcado en el puerto
de Iztapa, y que se dirigan a la metrpoli, en gran nmero y bien armados. No
dieran parte los vigias de la costa, porque quiz haban sido muertos por el
enemigo, cuyas avanzadas estaran al llegar a Escuintepeque. La malhadada
nueva pas de casa en casa y cundi por toda la ciudad, creciendo el sobresalto
cuando las campanas de un temple empezaron a tocar alarma.
Era tal eestado de nimo del vecindario que el licenciado Avendao,
sin esperar posibles correos que habran de llegarle del puerto y de los lugares
situados en el trnsito, organize las milicias, que partieron esa misma noche,
a marchas forzadas, a Iztapa. Llegaron all las tropas sin encontrar al ene-
migo, ni trazas de l, pues todo haba sido un bromazo que le dieron a la
ciudad y al capitn general, y aunque ste quiso averiguar quienes fueran
los inventories para castigarlos, nunca pudo saberlo.
No todo iba a ser cosa de juego en este ao. El 5 de agosto, a las ocho
de la noche, el president mand citar a los oidores para comunicarles noticias
extraordinarias que acababa de llevarle un correo de Honduras. Reunida
la audiencia, el capitn general ley una carta en la que se le informaba que
el 20 de julio anterior, los pirates, que llegaron en diez y seis urcas, se haban
apoderado de Trujillo y saqueado la poblacin. Si esta noticia era por s sola
grave, aun se agravaba ms, pues vena acompaada de otra: decan las cartas
que se ignoraba cual era el paradero del gobernador y capitn general de la
provincia, don Melchor Alonso Tamayo .










Ante semejante novedad, dispuso la audiencia "que luego al punto se
tocara alarma", y que inmediatamente se celebrara junta de guerra, a la cual
asistiera el ex president don Alvaro Prez de Quinez Osorio, marqus de
Lorenzana, quien se encontraba todava en la ciudad (lo que viene a demostrar
que el antiguo cronista don Antonio de Fuentes y Guzmn, se equivoc cuando
dijo que el seor marqus falleci en la mar del sur el ao de 1642).
Se reunieron los vocales ya bastante avanzada la noche El licenciado
Avendao expuso los acontecimientos y dijo que, por las prevenciones tomadas
en la junta del once de abril del ao anterior, tena "todas estas provincias
aprestadas con alardes Generales listas". Era de temerse que el enemigo se
adentrara en la tierra, ya que Trujillo no ofreca mayor incentive a su rapia.
Y aquel puerto se hallaba sin "fuerte ni fuerza por aberse llebado toda la arti-
llera los aos pasados y aber slo asta ocho buhios que hizo el gobernador con
su asistencia".
Estando en Honduras, en cuyas costas no encontraran qu robar, de
seguro se vendran al golfo Dulce, y entonces peligrara la capital. Estimaba
el president la urgencia de enviar tropas, y propuso que fueran trescientos
hombres de las provincias de San Salvador y San Miguel, gente que deba
juntarse con la que hubiese bajado de la provincia de Comayagua y minas de
Tegucigalpa.
Encontrbase en Guatemala el alcalde mayor de dichas minas, don Jos
Orozco, que haba venido a tomar el hbito de Santiago del que Su Majestad
le hiciera merced, y propuso el president que marchara como cabo de la
tropa, y que al paso recogiera la gente de las provincias vecinas y a todos los
indios flecheros que de ellas pudiera sacar. Asimismo, hacia ver la urgencia
de enviar fuerzas al golfo Dulce, y como era necesario estar prevenidos, acon-
sejaba que se pasaran muestras de toda la gente de la capital, y seal otras
disposiciones para "salir en Persona su seora luego al punto a la defense de
la tierra y castigo del enemigo" -como asent en el acta la mano del escribano.
Aprobaron los asistentes lo dicho por el gobernador, acordando que se
enviara el socorro de los trescientos hombres de San Salvador y San Miguel
y que fuera por teniente de capitn general de ellos y de los refuerzos que se
le agregaran el capitn don Juan Sarmiento Valderrama. Igual cargo se le
di a don Jos Orozco, para que comandara la gente de su jurisdiccin. Am-
bos tenientes, al llegar a Honduras, deban ponerse a disposicin del capitn
general de aquella provincia. Al golfo Dulce se enviaran cincuenta soldados
ms, y se despacharan rdenes a los alcaldes mayores de Suchitepquez y
Chiapa y al gobernador de Soconusco para que partieran inmediatamente
a la capital con sus milicias y armas, dejando guarnicionadas sus provincias.
En cuanto a su seora, le sofrenaron los deseos de salir a la defense, pues
su presencia en la capital era preciosa para el acuerdo de las medidas que
hubiera necesidad de tomar.
Al da siguiente el licenciado Avendao recibi una carta del alcalde
ordinario de Comayagua, don Juan Bautista de Lisana, en la que le confirma-
ba la toma de Trujillo, noticindole las intenciones de los pirates de pasar
tierra adentro. Tambin le daba alguna tranquilidad sobre la suerte del
gobernador de Honduras, que se haba retirado a la estancia de Santo Domin-
46









go, que estaba en el monte, por no poder resistir a los pirates, con la poca
gente que tena -cincuenta hombres- y aquellos eran en nmero de mil
doscientos, bandidos aguerridos que ya haban robado en Jamaica y Ma-
racaibo.
El president, aun sin consultarlo a la audiencia, encarg al licenciado
don Antonio de Lara Mogrobejo que preparara al punto una gran cantidad de
bizcocho, pues estaba resuelto a ir al encuentro de los pirates. Asimismo
previno caballos, armas y municiones y dems pertrechos, y de tales dispo-
siciones di cuenta en la junta de guerra que se celebr el siguiente da, en
la que demand se pidiera al instant socorro de armas de fuego al virrey de
Mxico.
Abrigaba el president temor de que el gobernador de Honduras hubiera
sido hecho prisionero, y en tal caso los dos tenientes de capitanes generals,
Sarmiento y Orozco, se encontraran sin un jefe superior; para subvenir a esa
emergencia, dijo que era convenient nombrar al capitn don Pedro del Rosal,
que se hallaba en Gracias a Dios y que antes haba sido gobernador y capitn
general de la provincia. Era don Pedro "persona tan grande que siempre mi-
lit en flandes llegando a ser del consejo de guerra de la seora ynfanta", y
ninguno mejor que l, prctico en los achaques de la guerra, para habrselas
con los pirates. Don Pedro del Rosal deberia trasladarse a la ciudad de Co-
mayagua.
Don Martn de la Tobilla, con el cargo de teniente de capitn general,
partira con la tropa sealada para el golfo Dulce. Como se advierte, el licen-
ciado Avendao no omita medio para evitar los avances del pirata; por otra
parte insistente se mostraba en marchar l mismo, mas la audiencia se opona
por "convenir a toda esta tierra tener plaza de armas en la principal de ella".
Razonables eran los temores del capitn general de que el golfo Dulce
fuera atacado, como en efecto sucedi el da 13, en que llegaron los pirates
en seis urcas; con lanchas remontaron la boca trescientos hombres que roba-
ron cuanto hallaron y, lo que fu peor, se llevaron una fragata que acababa
de llegar de Veracruz.
Al tener tan malas nuevas, el president celebr junta de guerra. Las
noticias llegaban a la capital con retraso -no las tuvo sino hasta el 18- y era
urgente activar las medidas de seguridad.
El licenciado Avendao quera dejar constancia de cunto l haba
hecho ante las amenazas del pirata, desde que se hallaba al frente del go-
bierno, y record la peticin de armas a los virreyes de Per y Mxico. Su
antecesor, el marqus de Lorenzana tuvo el deseo de comprar fusiles en Es-
paa, y don Diego di esa comisin al capitn don Sebastin Francisco de
Juregui, para que adquiriera mil arcabuces vizcanos, como hemos dicho.
Se guardian, en la vieja acta manuscrita, las palabras textuales del ca-
pitn general, que ahora, en la distancia remota de trescientos aos, tiene un
suave sonar de bronce antiguo:
-"Y en efecto, dijo, todas las tengo dispuestas para esta ocasin en que
me hallo, con cuatro compaas del nmero desta ciudad y una de la nacin
vascongada y otra de mulatos en que hay alistados con los encomenderos y
gente de a caballo de las dos compaas della de setecientos a ochocientos








hombres, y con ciento y cincuenta de la compaa de la provincia de Suchite-
pequez que ha trado el alcalde mayor della, y en teniendo segundo aviso mio,
bajar la de Soconusco y si apretasela ocasin las de Chiapa y de los alre-
dedores desta ciudad, la compaa del corregimiento de Guazacapn y la del
corregimiento de Escuintepeque y la de la gene del valle desta ciudad, que
todas estn dispuestas y prevenidas a punto".
Con tales preparativos de don Diego de Avendao, de audacia bastante
y recio valor tendran necesidad los pirates para aventurarse al interior de la
provincial.
Continue el president con el recuento de las disposiciones tomadas
en las anteriores juntas de guerra. Ya haba partido al golfo Dulce y Santo
Toms don Martn Alfonso de Tobilla con cincuenta hombres y la gente de
Chiquimula y Acasabastln y los flecheros de la Verapaz. Despach tam-
bin otro contingent de treinta hombres que a su costa llev el regidor don
Bartolom Bejarano, quien se hizo acompaar de various amigos suyos, con
treinta armas de fuego y otros pertrechos. Y ya se estaba preparando otra
compaa, a costa de un vecino noble, que se unira a las tropas de San Sal-
vador y San Miguel.
Aun le quedaban al capitn general doscientas cincuenta armas de fue-
go, disponibles; y se lamentaba en la junta de que a pesar de haber suplicado
varias veces al virrey de Mxico que enviase la armada de barlovento a casti-
gar a Dieguillo el Mulato, no haba sido possible lograrlo. Y termin su larga
exposicin con estas palabras que, textuales, reproducimos:
-"'A el fin, seores, yo no he perdonado deligencia que pueda conducir
y ser a propsito para la ocasin present, como si la hubiera estado mirando,
porque es just que se entienda del enemigo executar todo aquello que juz-
gue pueda serle possible, que no ser con el favor de Dios, y como quiera que
lo veo tan deseoso de hacer pie en las Indias y tierra firme, he recelado no
quiera en algn tiempo fortificarse en Trujillo e invadirnos y penetrar esta
tierra, ya esta causa he ido disponiendo todo lo referido; con que me hallo
con bizarros alientos de castigarle y salir en persona a ello frustrndole los
designios de entrar la tierra adentro".
No entrara el pirata, que don Diego de Avendao ansioso estaba de
habrselas con l, con bien templado espritu y muy bizarros alientos...

















CAPITULO IX



Peligro de Invasin

Mediando agosto, don Diego de Avendao reciba detalladas noticias
del asalto a TrujiKlo; y si por una parte eran buenas, pues se le avisaba que
los pirates haban partido hacia la isla de Guanaja, con el propsito de hacer
cazabe -en lo que encontraran dificultad porque desde haca various meses
el propio president diera orden para que se deshabitaran las islas, habindose
trasladado a tierra firme a setecientos indios que en ellas pob:aban- por otra
eran malas, pues se le anunciaba algo que l vena esperando: una future in-
cursin de los ingleses hasta la capital del reino; y 'adems,, que los pirates
cautivaron a treinta personas, entire elas algunas de calidad, a :as que se lIeva-
ron en sus naos.
Entre las cartas que le llegaran haba una de Andrs Martn de Ziga,
alcalde ordinario de Trujillo, que cay prisionero cuando la toma del puerto.
Su capture la efectuaron una noche en la estancia del capitn Hernando de
Zarco, cuando el alcalde en compaa de Juan Soldado y del ayudante de
sargento mayor Roque de Vargas, aprovechndose de la obscuridad, trataban
de conseguir algunos pltanos para aliviar .el hambre de various vecinos que se
haban ocultado en aquella estancia.
"El jueves, tres oras anochessido -deca el alcalde- nos acometieron
client fariseos que estaban emboscados". Les amarraron con recias cueldas,
y pensando los pirates que all se encontraba el gobernador, entraron con
grande saa y alboroto. Ziga, que saba que don Melchor Alonso Tamayo
se haba refugiado en la estancia de Santo Domingo, hizo valer su calidad de
alcalde para responder a los interrogatorios de los ingleses.
-Quin de vosotros es el gobernador?
-Ninguno.
-Dnde est?
-Lo ignoramos.
-Ya lo diris con el tormento, porque no queremos perder los mil
ducados que por su capture nos ofrece nuestro general.
Temblaban los prisioneros pues la amenaza era para acobardar a los
ms valientes. Sin embargo, los bandidos desistieron de torturarlos, y otro
da al amanecer los llevaron a presencia de su general. Estaban tan temero-
sos como hambrientos, y el alcalde, ardidosamente, dijo al jefe pirata:
49










-Hganos su merced el favor de un bocado que no podemos tenernos
en pie, y as agradecidos estaremos prestos a cumplir con lo que mandare.
Se les di de comer y con esto tuvieron tanto gusto, que el alcalde es-
criba en su carta: "dios sea loado que quisso que este tirano rremediase nues-
tra gran necesidad".
Insista el pirata en averiguar donde estaba el gobernador, y Andres
Martin de Ziga en manifestar su ignorancia, y para darle colorido de ver-
dad, le dijo que al segundo da en que entraron a saquear los montes, todos
haban huido por donde pudieron; que antes de la desbandada, el gobernador
le di orden para que juntase gente y combatiera a los ingleses, y l trat de
hacerlo como cumplia a su deber, sin poder conseguirlo.
-Por eso quisiera pedir a su merced que se humanase -rog el alcal-
de- y no eche ms sus soldados al monte, porque moriran muchas mujeres
y nios, y todos son pobres y no tienen riquezas.
Le prometi el jefe pirata acceder a su peticin, y di contraorden para
que no fuesen a buscar al gobernador seiscientos hombres que tena aperci-
bidos con ese objeto, y gracias a esto se salv don Melchor Alonso Tamayo
de caer en manos del enemigo.
Mucho se interest el ingls en saber la distancia y caminos a Gua-
temala, y si la ciudad era bastante rica como se deca; cul era su armamento
y si contaba con grande ejrcito. Satisfizo a sus preguntas el alcalde, pero
buen cuidado tuvo en ponderar las dificultades de tomar la ciudad por el
grueso nmero de tropas que la defendan. No obstante eso, el pirata le dijo
que en la primavera tendra el placer de tocar las campanas de la capital.
Durante los das que estuvo prisionero Andrs Martn de Ziga hizo
amistad con tres irlandeses catlicos, de quienes hubo preciosas noticias que
comunicaba al capitn general. Entre otras, estas que ponan en cuidado al
licenciado Avendao: que el jefe pirata haba ofrecido entregar en el mes
de marzo prximo los tesoros de Guatemala al parlamento ingls, y que su
visit a Trujillo fu para conocer el sitio, fortificarse en l, levantar una mu-
ralla y guarnicionarlo con dos mil hombres. El invierno lo pasaran en Roa-
tn, donde esperaran veinte naos que tenan en San Cristbal, con cuatro mil
hombres. En San Cristbal haban diez y ocho mil ingleses y en la Barbada
diez mil.
La invasion la llevaran a cabo si el rey de Espaa no daba, ese mismo
ao, licencia para que Inglaterra tuviera trato con las Indias. Obedeca la
campaa, pues, al inters commercial de los ingleses.
Supo el alcalde que en la baha de Lisboa estaban surtos ms de cien
navios en tres escuadras: una francesa, otra inglesa y la otra de holandeses,
y que, con la ayuda de los portugueses -estos ltimos en su concept ms
terrible y despiadados que ningunos otros- tomaran Cartagena.
Diego el Mulato, aquel famoso Diego Daz Lucifer, que durante tan
largos aos seoreara en las costas de Trujillo, Puerto de Caballos y Golfo
Dulce, gran conocedor de todo el litoral, haba partido a Lisboa, segn unos









para venir al frente de esa armada; y segn otros a reunirse en Holanda con
su esposa, para luego trasladarse a Portugal donde vivira su vejez disfru-
tando el product de sus rapias.
Los pirates abandonaron Trujillo el seis de agosto, es decir, a los diez
y siete das de su llegada, y se llevaron a los cautivos que eran en nmero de
treinta. Entre ellos al beneficiado don Jacinto de Varela, al capitn don
Francisco Messia de Tovar, que era alcalde ordinario, a Juan Soldado, al
sargento Lorenzo Lpez, a los padres Francisco de Moncada y Jernimo de la
Parra, al capitn Juan Francisco Prez, al ayudante de sargento mayor Roque
de Vargas, al alguacil mayor Miguel de Churruca, a Bernardo Genovs, y a
otros espaoles y negros, mulatos y esclavos libres para que hiciesen cazabe.
Con estos informes, el capitn general convoc a una junta de guerra,
que se reuni el primero de septiembre. Para el licenciado Avendao lo
urgente era prepararse para la primavera y no verse sorprendido por el ataque
de una fuerza tan numerosa como la que anunciaban los ingleses. De esta
suerte propuso que se estudiara la forma de fortificar Trujillo, y mantener
all doscientos hombres con su condestable y artilleros.
Por otra parte, le preocupaba la opinion extraa en cuanto a que pu-
diera decirse que una ciudad de su gobernacin haba sido fcil presa para
los pirates. Trujillo estaba en plena decadencia por los continues ataques
de stos, y apenas habran all veinte o veintisis vecinos espaoles; las casas
eran muy pocas, pajizas lo mismo que las iglesias, y aunque las paredes eran
de tapias, todas esas construcciones merecan mejor que ningn otro, el
nombre de bohos o ranchos. Ya hemos dicho que cuando Sherly y Parker to-
maron la poblacin en 1596, el cronista de esa expedicin deca que "era el
mas pobre y miserable lugar de todas las Indias"; y Gage, que la visit el ao
de 1636 con las mismas palabras expresaba sus impresiones.
-"Es terrible cossa, dijo el capitn general, que se pierda la opinion
diciendo este enemigo coji una ciudad como dir no siendo ms que vnos
tristes bahareques".
Agreg que en el golfo Dulce se hallaban reunidos seiscientos hombres,
un buen nmero de indios flecheros y ms de trescientos caballos, siendo sos-
tenida esta fuerza a costa de particulares.
Mejor que la fortificacin, la junta estim que se desmantelara Tru-
jillo, que se quemaran las casas y que no quedara persona en el puerto. Lo
mismo deba hacerse con los pueblos de indios de la costa, yndose sus
habitantes unos a Olancho, y otros -los de Puerto de Caballos- a San Pedro.
Que de las estancias de ganado de rodeo, yeguas y caballadas se internaran,
a efecto de que los pirates encontraran el sitio absolutamente desierto y sin
posibilidad de avituallamiento. Estimaba tambin que los doscientos soldados
que propona el president, para guarnicin del puerto, seran muy pocos ante
una invasion como la que se esperaba.
Durante esos meses no era de temerse un ataque, pues era la poca en
que la mar se pona brava, por lo que convena que se retiraran la gente del
golfo y la que fu de las provincias de San Salvador y San Miguel.









Esta ltima media hubo de reconsiderarse en breve, pues el da ocho
el president reciba comunicacin del gobernador de Honduras y Trujillo,
dicindole que el enemigo haba vuelto y echado much gente en tierra. Se
prepar'gran cantidad de bizcocho, que fu enviado al golfo Dulce, cuya guar-
nicin no debera moverse de all hasta que los filibusteros se establecieran
de fijo en las islas.
A don Melchor Alonso Tamayo se le pidi opinion sobre si convena
fortificar o despoblar Trujillo, y en carta del 24 de septiembre la daba as:
El puerto -deca- no era, ni lo sera, til al rey como lo fu en tiempos
pasados porque los corsarios franceses, ingleses y holandeses saban que en
las islas de la baha encontraban otros ms seguros; y en lo future no llegaran
fragatas ni barcos de Campeche ni de la Habana "ni est bien a los del co-
mersio de essa corte poner a rriesgo sus haciendas porque es darle caudal al
enemigo para que nos haga la guerra".
Para fortificar y poner en defense a Trujillo, opinaba el gobernador,
eran necesarias por la parte del monte como sobre la mar, murallas muy le-
vantadas, y que la artillera se pudiera jugar sin embarazo, con sus terraple-
nes, cortinas, caballeros y fosos. Antes fundaba su fuerza Trujillo en el
monte que bajaba de la ciudad hasta la playa, pero en ese tiempo todo lo haba
limpiado el enemigo de manera que por cualquiera parte se poda subir, nece-
sitndose de much gente para su defense. Tambin habra que construir un
fuerte, con abundante artillera en el sitio donde se levantaba el convento de
San Francisco, que era ms alto que la ciudad.
Sabia el gobernador que para el ao siguiente se proyectaba la invasion,
y -deca- "avnque me pareze temerario yntento y casi ynposible, estan muy
atrebidos estos corsarios". Por esto aconsejaba retirar tierra adentro los pue-
blos de Masca y Omay, que estaban cerca de Puerto de Caballos, y que se
cerraran los caminos y se mantuvieran vigas.
Volviendo a lo indefenso de Trujillo, escriba: "que oy segun esta de
practice el enemigo no se puede defender con quinientos soldados bien mu-
nicionados y con artillera, fuera de parezer se despoblase y talase todo y las
estancias y frutos derriuar las murallas por si el enemigo biniere con yntento
de sitiarse en l no alle abrigo ni que comer, pues no se puede fortificar el
puerto avnque sera nessesario aya en el bijias".
Por otra parte deca que all el maz era poco, y en corto tiempo se arrui-
naba; la harina a los dos meses ya no era de provecho, y la plvora, por la
misma humedad, sufra dao, todo lo cual reforzaba la conveniencia de que
se desmantelara el puerto, se quemaran las casas y que no se permitiera lo
habitaran pardos ni ninguna otra gente.
Lleg por fin la primavera de 1644, y no se verific la tan temida inva-
sin. Pero no faltaron los pirates: en los primeros das de marzo arribaron
en dos naos, tomaron Trujillo, la saquearon y la quemaron. Y partieron en
seguida junto con otros que haban estado merodeando por el golfo Dulce.
El licenciado Avendaio, no se cans de tomar cuantas disposiciones
crey convenientes, alist compaas, envi arcabuces al gobernador de Hon-
duras, y estuvo siempre listo para recibir con aquel "bizarro aliento" que le
caracterizaba, a los aventureros del mar.




















CAPITULO X


El Diablo Mismo

Llegamos a 1660. Un nombre temible circula ya en la provincia. El
Olons! -Juan Nau, nacido en las Arenas de Olona- Francois L'Olonnois,
como le llaman otros. Se cuentan sus hazaas teidas en la prpura del
crime, se comenta su valor desmedido, su odio tremendo a los espaoles.
Voltaire lo comparar a un conquistador...
Muy joven deja Francia y se engancha al servicio de un colono antilla-
no. Su espritu aventurero lo lleva luego con los bucaneros de Santo Domin-
go. Tortuga, la Habana, Venezuela saben de su crueldad inigualada. Una
vez ataca Campeche. Caen todos sus hombres y l mismo pasa por muerto.
Pero he ah que se levanta de entire el montn de cadveres, desnuda el de
un espaol y se viste sus ropas y as disfrazado entra a los poblados donde se
atrae a algunos esclavos a quienes ofrece libertad. Con ellos se embarca en
una frgil canoa y el temerario desafa al mar y llega a la isla de Tortuga que
era, como ms tarde la calificar un autor, seminario de pirates y ladrones.
Jura no dar cuartel al espaol, y lo cumple como un voto sagrado.
Juan Nau destrozaba a sus vctimas en pequeos fragments; saciaba la
sed con su sangre, y cuando el furor le ganaba el nimo, les sacaba el corazn
que morda rabiosamente. Torturaba hasta la agona a sus prisioneros, y si
en sus respuestas no eran precisos, les arrancaba la lengua de raz. Un da
tom al abordaje un navo espaol; mand a abrir la escotilla y a todos los
que salan de la cala los fu degollando por su propia mano, "y despus de
cada asesinato chupaba la sangrienta punta de su sable..."
Juan Nau, el Olons, el sacerdote del diablo. El diablo mismo. La
capital del reino, la rica Santiago de los Caballeros de Guatemala, estuvo a
punto de sentir su zarpazo:
Por los aos de 1660 a 1665, el bucanero dispuso una expedicin a las
costas norteas del reino. Iba al cabo de Gracias a Dios con el propsito de
introducirse a las ciudades cercanas al lago de Nicaragua. Una tormenta lo
ech sobre la baha de Honduras. No obstante sus esfuerzos para salir de
ella, no pudo conseguirlo. Un mes entero luch con el mar y las corrientes
del oeste para seguir su ruta. Falto de bastimentos se resolvi a buscar un









puerto. Para el Olons cualquier pas era bueno con tal que hubiera botin
y espaoles a quienes matar. Envi varias canoas a que remontaran el ro
Jagua, en busca de provisions. Saque y destruy los pueblos indgenas;
asesin a sus habitantes, hombres y mujeres, que para l el enemigo no tena
sexo. Sigui a lo largo de la costa y lleg a Puerto de Caballos. All se
apoder de doce chalupas y de un navo espaol artillado con veinticinco ca-
ones. Nada que robar hall en las tiendas del puerto y tortur a sus dueos
para que le entregasen sus tesoros. Exasperado con la escasez del botn, in-
cendi la poblacin. Alist en seguida una tropa de trescientos hombres y
cautiv a tres mulatos para que le sirviesen de guas y lo condujeran a la villa
de San Pedro, la que se encontraba bien defendida y fortificada. Como uno de
los mulatos se negara a mostrarle el camino, le hizo sufrir los ms brbaros
tormentos, y luego, atado de pies y manos, lo arroj vivo al mar.
Tres leguas escasas haba hecho del camino hacia San Pedro, cuando
di con una emboscada espaola, en un desfiladero impossible de salvar. El
Olons hizo alto. Llam a los guas, los motej de traidores y los asesin en
seguida. Con calma extraordinaria prepare a sus hombres para el asalto.
Los bucaneros se abalanzaron sobre la trinchera espaola con un arrojo de
fieras. Pocos espaoles salieron con vida de la refriega. A los heridos se les
remat, porque el Olons no daba cuartel jams. Hizo algunos prisioneros
quienes declararon que adems de esa trinchera haban otras dos en el camino,
pues los sampedranos se apercibieron a la defense al tener noticia por unos
esclavos fugitivos de Puerto de Caballos, del desembarco del pirata. Obtenida
la declaracin, les di muerte a todos, dejando solamente a tres vivos. Estos
le serviran de guas. Les pregunt si exista otro camino que condujese a
San Pedro, y como ellos le indicaran que no, mand que uno fuera atado a
un rbol y se le abriera el vientre en presencia de sus compaeros, amenazan-
do a stos con un castigo igual si no le decan la verdad.
Sigui el Olons hacia San Pedro. A poco encontr la otra trinchera;
los espaoles, al advertir que el nmero de los pirates era muy superior al
suyo, la abandonaron y fueron a reforzar la ltima que se hallaba a dos leguas
de San Pedro. Fatigados iban los bucaneros y pasaron la noche en el bosque.
El alba del da siguiente les sorprendi nuevamente en camino.
Al llegar a San Pedro observ el Olons lo bien fortificado de la villa.
La rodeaban, adems, trincheras y barrizales sembrados de espinas. Esto
aument el coraje del pirata. Areng a sus fuerzas y trab el combat. Recio
se defendan los de San Pedro. Cuatro horas dur la lucha, reida y porfiada.
Treinta hombres haba perdido el Olons y tena veinte heridos. En esto los
sampedranos le pidieron gracia y le prometieron entregar la villa con la con-
dicin de que se les permitiera a los moradores dos horas para desocuparla.
El Olons acept convencido de que, de lo contrario, la lucha se prolongara
quin sabe por cuanto tiempo y con qu resultados, pues los espaoles se
defendan con bravura. Vencido el plazo, entr a la villa y se encontr con
que los vecinos se haban llevado sus riquezas, los comerciantes ocultado sus
mercancas y apenas quedaba una pequea porcin de ndigo.









El fracaso descorazon a los bucaneros y el Olons, al ver su desaliento,
les ofreci llevarlos a la ciudad de Guatemala. Tesoros innumerables obten-
dran en ella. Conventos y templos les daran sus joyas. Haba lindas mu-
jeres... Su tropa, empero, ya no le crea: fatigada del tanto luchar por nada,
se le fu desbandando y tornando a sus buques. Por esto se salv la capital
de caer en manos del Olons.
Entre tanto, exiga rescate a los sampedranos. Como no se lo dieron,
quem la villa. Y volvise al mar. La estrella del bucanero estaba en su
ocaso. De ah en adelante le perseguira el infortunio y al gran victimario
le tocara el turno de ser la vctima. Caro, como ninguno, pagara sus atroci-
dades. Drake encontr una tumba en el mar, frente a Portobelo; Cook repo-
sara en las playas de Costa Rica; pero al Olons no lo querra el mar ni la
tierra lo consentira. El fuego consumira su carne y sus cenizas seran arro-
jadas al viento...
En llegando a la playa unos indgenas le informaron que en un rio de-
nominado Guatemala, se aguardaba un navio que todos los aos llegaba de
Espaa, con fuerte cargamento de mercancas. El Olons dej en la des-
embocadura del ro un destacamento, con dos canoas, a fin de que acechara
el arribo del barco. Tres meses dur la espera. Lleg al cabo de ellos. Sesen-
ta espaoles lo defendan y contaba con una dotacin de igual nmero de
caones. Todo un da luch el Olons para vencer a aquel puado de valien-
tes. Combate cruento y terrible que fu para nada: el navo slo llevaba
veinte mil resmas de papel y cien quintales de hierro como lastre.
Supo en seguida que se acercaba una recua con oro, ndigo y cochinilla,
y se dispuso a asaltarla. Mas ya los espaoles se haban prevenido y frustra-
ron el plan de los bucaneros. Con estos fracasos el Olons perda crdito
entire sus hombres. Propuso invadir Nicaragua, pero se le adelant Moiss
Vaucclin, quien se hizo jefe de los descontentos y una noche desert con el
mejor de los navos. Poco haba corrido cuando se estrell en unos arrecifes.
Vaucclin, de todas maneras, ya no quiso continuar con el Olons y se ali al
caballero Duplessis con quien en lo de adelante llev a cabo varias empresas
pirticas.
Otro capitn francs se les separ tambin, para piratear por su cuenta:
Piccard, quien se march a Costa Rica; tom Veragua, con fortune escasa por
la cantidad y calidad del botn.
Mermada por las deserciones su fuerza, el Olons decidi llegar al cabo
de Gracias a Dios. All organizara nuevas expediciones, probablemente a
Panam, a Veracruz o a las Antillas. Mas cuando se aproximaba a la isla
de Las Perlas, di su barco con un banco de arena y a punto estuvo la tripula-
cin de morir ahogada. Como pudieron arribaron a la isla, donde se estable-
cieron; no podan, sin embargo, permanecer en ella indefinidamente, faltos de
bastimentos y ambiciosos siempre de aventura y de riquezas, y con much tra-
bajo rompieron el barco para construir una lancha en la cual se trasladaran a
tierra firme. Cinco o seis meses fatigosos emplearon en esta obra. Por fin
un da la nave estuvo lista y entonces advirtieron que era incapaz de resistir
con toda la tripulacin, no cabiendo en ella sino acaso la mitad.
55









Dispuso el Olons partir hacia el Desaguadero, en Nicaragua, con la
gente que cupiera en la embarcacin. En aquel lugar, o en cualquiera de la
costa encontraran un navo, lo apresaran y en l regresaran por los camara-
das que quedaban en la isla.
La entrada por el Desaguadero estaba bien vigilada y apenas atra-
c la lancha, cay sobre los bucaneros una gruesa fuerza de espaoles e indios.
Tuvo que retirarse el Olons con gran prdida de hombres; pero resuelto a
no regresar a Las Perlas sin el navio prometido, sigui su viaje a Costa Rica.
Escaso iba de provisions y por eso se vi obligado a desembarcar en el golfo
del Darin. Disponan los pirates el advance al interior, cuando se vieron
rodeados por centenares de indios. De nada les sirvieron los mosquetes y poco
uso pudieron hacer de la espada. Cay sobre ellos la turba indgena; los
desarmaron; los domaron a golpes. Slo un bucanero pudo huir a los bos-
ques, y fu el nico testigo de la espantosa expiacin del Olons y su partida.
Hicieron los indios una hoguera. Hacia ella fueron llevando a los
prisioneros. Al uno le quitaban un brazo, y lo arrojaban al fuego; al otro un
pie, o las orejas o un trozo cualquiera del cuerpo. Y los gritos de angustia
y de dolor hondsimo de los pirates antes que a piedad les mova a risa. Semi-
vivos, agonizantes, cuando eran nada ms que el tronco desangrado por in-
numerables heridas, se les echaba a la hoguera donde se retorcan en el lti-
mo espasmo...
Y cuando el fuego hubo consumido a los pirates, cogieron los indios
las cenizas, primero las del jefe, y las arrojaron al viento para que no quedara
memorial de 'tan infame e inhumana criatura".
Este fu el final de Juan Nau el Olons -de Francois L'Olonnois el
sanguinario- el ministry del diablo -el diablo mismo.




















CAPITULO XI



Saqueo de Granada

La piratera se haba posesionado de las bocas del Taure y del San
Juan. Ya en 1661 su nmero pasaba de quinientos, que habitaban en catorce
barracones. All vivan al acecho de los barcos que entraban o salan, infun-
diendo terror en toda la provincia, y de modo particular en la ciudad de Gra-
nada, la ms cercana y rica por su comercio y agriculture. Los granadinos
da y noche estaban alerta. El alcalde ordinario de la ciudad, maestre de
campo don Pedro de Ocn y Trillo, los mantena sobre las armas. Inopina-
damente enarbolaba bandera de alarma o haca redoblar el tambor para reu-
nir al vecindario, disciplinndolo y adiestrndolo para el caso de un ataque de
los pirates.
Cuatro aos discurrieron en estas fatigas de campaa. Cuatro aos
penosos, de continue espera. Los habitantes de Granada se fueron familia-
rizando con el peligro y como no intentara el enemigo un asalto a la ciudad,
pidieron a la audiencia que se les dispensase de aquella incansable vigilan-
cia, y tanto suplicaron que se di orden al previsor alcalde que no los molestase
ms sin instrucciones del gobernador. Caro iban a pagar los granadinos su
gestin, porque los pirates slo estaban esperando el instant propicio para
caer sobre la floreciente poblacin, depositaria de cuantiosos caudales.
A principios de junio de 1665, sali del lago con direccin al puerto de
San Juan un navo de don Francisco Velasco y Sagredo, con fuerte cargamento
de mercancas. Se aproximaba a la boca del ro Pocosol, cuando el capitn
Miguel Martn, que iba a bordo, descubri hacia la parte norte dos piraguas
tripuladas por no menos de veinte corsarios.
Velasco vir en redondo y regres hasta cubrirse con el raudal de
Machuca, y desde all pidi al alcalde Ocn y Trillo auxilio de tropas que le
acompaasen en su viaje al mar, comunicndole al mismo tiempo el peligro
en que se hallaba Granada.
El 25 de junio recibi el alcalde la carta de Velasco y bien quisiera l
reunir a los vecinos y poner en pie de guerra la ciudad. Pero se lo impedan
las rdenes terminantes que tena, y aunque la situacin era apurada, no se
57









atrevi a desobedecerlas. Por otra parte, hartos disgustos tuvo con los vecinos,
durante los aos anteriores cuando les obligaba a hacer rondas y a no dejar las
armas. Por esto, sin prdida de moment, envi un correo expreso al gober-
nador de la provincia, que se hallaba en Len, pidindole sus instrucciones.
Treinta y seis leguas de ida y otras tantas de regreso tendra que correr aquel
correo para que Granada se alistase a la defense. No esperara tal cosa el
audaz holands John Davis que haca tiempo acechaba aquella ocasin que
ahora se le ofreca magnfica.
Ya estuviera John Davis en Jamaica, donde empez a hacerse famoso.
Luego fu a establecerse a la costa nicaragense, lugar a propsito para la
caza de los barcos que hacan la comunicacin direct con Espaa o con Nom-
bre de Dios. Pero no siempre el mar le ofreca las posibilidades que buscaba.
Esto le indujo a probar suerte en el interior de la provincia, introducindose
por el lago de Nicaragua y saquear Granada. Resuelto a la aventura tom
noventa hombres, de aquellos bucaneros para quienes el peligro siempre era
pequeo. Remont el San Juan hasta la entrada del lago. Donde el boscaje
que cubre el ro era ms espeso, dej su navio al cuidado de diez hombres,
y en tres canoas embarc el resto de su tropa. Un indio le servia de gua; I
lo llevara hasta el corazn de Granada.
Se acercaban, cautelosos, a la ciudad indefensa los pirates. La noche
del 29 de junio, de espesa oscuridad, les era propicia. Los remos, en las
manos hbiles de los bucaneros, se hundan suavemente en la ondulada super-
ficie de las aguas. A las dos de la madrugada del 30 atracaron frente a la
ciudad. En aquel moment lleg a ellos el grito interrogador de un centinela:
- Quin vive ?
-Amigos que regresamos de la pesca- respondieron al punto.
Dos pirates, con las espadas ocultas se acercaron al centinela. Un
instant despus caa ste de bruces, sin decir una palabra, sin lanzar un
quejido. El cadver fu empujado hacia la orilla del sendero, y pas la tropa
pirata en silencio, tan callada que ms pareca de sombras, hacia el centro
de Granada.
La ciudad dorma, ajena al peligro. Los bandidos se dividieron en
pequeos grupos. Llamaban a las puertas de las casas, y cuando se les abra,
penetraban en tropel al interior, imponiendo silencio. Los gritos de terror
eran acallados por las toscas manos que se abalanzaban a las gargantas,
estranguladoras. Mientras tanto, otros robaban los templos.
Dos horas dur el pillaje. Una campana di al fin el toque de alarma.
Tarde fu, porque ya los pirates se retiraban hacia sus canoas. Ms de
cuarenta mil escudos llevaban de botin. Un grupo de granadinos, reunido
a pesar del desconcierto general, los persigui, pero fueron apresados por los
bandidos, que se dirigieron a la isla de Ometepe. Desde all amenazaron con
quemar la ciudad si no se les provea de bastimentos. Quinientas vacas
hubieron de darles.
-Fu en esta ocasin cuando Davis-dijo: "que estimaba en lo que vale
una botija de vino el tesoro que llevaba, en comparacin de haber reconocido
esta plaza, la laguna y sus isletas, y la isla de Ometepe, y que haba de hacer
58








todo esfuerzo para fomentar con Jamaica o Portugal le diesen gente para ocu-
par estos puertos, donde se prometa con much facilidad ocupar la mar del
sur, afirmando no haban ms que tres leguas, habiendo hecho dicho pirata
grandes agasajos y galanteras con los indios a quienes comunicaron que
fueron muchos, ofrecindoles no tendran justicias que los apremiasen a el
trabajo, ni pagaran tributo, y tendran libertad de conciencia. Y al capitn
don Francisco de Mena, dijo Davis pirata, que haba de ver mui presto en la
plaza del Realejo; y otros dijeron, que haban de tocar las campanas de Len
y Realejo como tocaron las de esta ciudad".
Despus, Davis abandon Nicaragua y marchse rumbo a San Cristbal
de la Habana.
La audiencia de Guatemala, al tener estas noticias, achac a descuido
de las autoridades granadinas la toma de la ciudad, y dispuso que se instru-
yera process contra el gobernador don Diego de Castro y contra los alcaldes
ordinarios maestre de campo don Pedro de Ocn y Trillo, don Juan de
Matamoros y don Francisco de Mena. A Ocn y Trillo se le sentenci a la
privacin del oficio de maestre de campo y al pago de seiscientos pesos de
multa, aplicados a los gastos de fortificaciones; y a Matamoros y Mena a la
inulta de quinientos pesos, destinados al mismo fin, y a la inhabilitacin, por
el trmino de diez aos, para ser electos alcaldes. Quiz con Ocn y Trillo
la sentencia fuera un tanto injusta, lo que seguramente estim as ms tarde
el capitn general don Sebastin Alvarez Alfonso Rosica de Caldas, quien la
modific, en 1668, en cuanto a la inhabilitacin del oficio de maestre de
campo, dejndola efectiva en todo lo dems.
Los granadinos, temerosos de futuras incursiones, se dirigieron al
capitn general pidiendo que se fortificara reciamente el ro de San Juan,
pues de lo contrario se veran en la necesidad de abandonar la ciudad y
emigrar a otros sitios donde no tuvieran peligro en sus personas ni haciendas.
El capitn general, que lo era don Martn Carlos de Mencos, no desatendi
esa peticin y solicit al gobernador de la provincia informes sobre el lugar
apropiado para erigir una fortaleza, su costo aproximado, nmero de soldados
para su defense, etctera.
Desempeaba la gobernacin de Nicaragua el maestre de campo don
Juan de Salinas y Cerda, caballero de la orden de Calatrava, quien inmediata-
mente, para rendir el informed, reuni a various pilots prcticos en la nave-
gacin del ro y buenos conocedores de aquellos lugares, con cuya experiencia
seal el punto a propsito para levantar una torre en la boca de un brazuelo
y una atalaya en la del Taure. Pocas cosas fastidiaron tanto al capitn
general don Martin Carlos de Mencos, como este asunto de la fortificacin.
El hubiera querido no perder un instant en la construccin de las obras, pero
la junta de hacienda le pona mil reparos e inmotivados obstculos. No se
animaban los custodios del tesoro de su majestad a autorizar las sumas nece-
sarias, y el president, desesperando de tal actitud, ofreci dinero de su
propio peculio.









No comenzara an don Juan de Salinas los trabajos, cuando recibi
una comunicacin del gobernador de Costa Rica, Don Juan Lpez de la
Flor -marzo de 1666- informndole que en varias ensenadas de la costa
haban fondeado treinta y ocho embarcaciones de pirates, que deseaban invadir
la provincia y ocupar la mar del sur. Ya el gobernador de Veragua haba dado
tormento a cuatro ingleses, quienes confesaron que en la isla del Naranjo
estaban catorce bajeles dispuestos a atacar Portobelo y Panam. Poco des-
pus le comunicaba que los pirates desembarcaran en el puerto de Matina,
a doce leguas del ro San Juan, y que slo esperaban que creciera el caudal
del ro para remontarlo y llegar a la laguna de Granada.
Ante la amenaza inminente, Salinas pidi al capitn general un auxilio
de doscientos hombres, advirtindole que aunque tena en lista cuatrocientos,
se hallaban sin discipline y sin cabos porque stos vivan a veinte y treinta
leguas de distancia. Pero la audiencia, pese a las instancias de su propio
president, slo autoriz que fueran algunos tantos soldados, y no los doscien-
tos solicitados por Salinas.



















CAPITULO XII



Seis contra Seiscientos

Capitaneaba a estos filibusteros el viejo pirata Mansfeld, quien llevaba
como segundo a Henry Morgan, el bucanero de quien en otros captulos
contaremos algunas hazaas y que ya entonces comenzaba a ser famoso. Era
su objeto el de abrirse paso, del Atlntico al Pacifico, ya fuera por Nicaragua,
Costa Rica o Panam. La hazaa de John Davis, el holands que tom Gra-
nada, era para ellos una prueba de que la empresa resultara realizable.
Mansfeld y Morgan haban salido de Jamaica con una flota de catorce
navos, trayendo mil hombres bien armados. Su primer intent fu sobre
Panam, pero supieron que el gobernador don Juan Prez de Guzmn les
esperaba apercibido a la defense -ignoraban cunta era la cobarda del gober-
nador, como despus lo supo Morgan, por experiencia- y cambiaron de
parecer, segn se dice, influenciados por el consejo de un viejo espaol a
quien hicieron prisionero, que les habl de la riqueza de Cartago y de los
buenos caminos que atravesaban la provincia de Costa Rica hasta el Pacfico.
Por otra parte, se les dijo que en los astilleros de Nicoya se estaba constru-
yendo un barco, que fcilmente podran tomar para servirse de l en sus
futuras correras.
Resueltos a abrirse camino por Costa Rica, dejaron los cinco navios
ms grandes de su flota en Bocas del Toro y con los nueve restantes se dirigie-
ron al Portete que era una ensenada pequea, situada entire Moin y Limn,
a donde llegaron el ocho de abril de 1666. Luego cayeron sobre la poblacin
de Matina, y apresaron a treinta y cinco de sus habitantes, lo mismo que a
los de las haciendas vecinas. Un joven indgena, Roque Jacinto Hermoso
-segn cuenta Fernndez Guardia- se ofreci a servirles de gua, y empren-
dieron la march hacia Cartago, sabedores ya entonces que no era la ciudad
rica que les haba ponderado el viejo prisionero espaol, sino una de las ms
pobres del reino. Seiscientos treinta y seis hombres, de lo ms aguerrido de
la fuerza pirata, fueron escogidos para la incursin. Cautelosamente se acer-
caban a los pequeos poblados del camino, y apresaban a los moradores, para
61









evitar que stos dieran aviso a Cartago. El ro de la Reventazn era casi
invadeable, pero decididos se arrojaron a nado. A ms grandes peligros esta-
ban resueltos.
Don Juan Lpez de la Flor se vea en un verdadero aprieto: contaba
con muy pocas armas y una msera cantidad de plvora. Sin embargo haba
que resistir a los invasores, y cuando supo que se acercaban, mand a tocar
alarma para que todos los vecinos se alistasen y despach correos a los lugares
cercanos de donde le podran llegar auxilios. Di orden al sargento mayor
Alonso de Bonilla, military expert y valiente, para que con seis arcabuceros
hiciera un viaje de inspeccin por el camino de Matina. Peligrosa era la
comisin pero el sargento mayor sabra cumplir la orden como bueno. Se
puso en camino, y a poco sali tras l el capitn Pedro Venegas con treinta
y seis hombres, y el encargo de hacer trincheras en el desfiladero de Que-
brada Honda, por donde debera entrar el enemigo. Lpez de la Flor no se
di punto de descanso para enviar hacia aquel sitio armas y soldados. De
los valles de Aserr, Barba y Curribat lleg un refuerzo de trescientos hom-
bres, malamente armados, al mando del capitn de caballera don Jos de Al-
varado. Apenas descansaron en Cartago, continuaron hacia Quebrada Honda.
All sera el encontronazo con los bucaneros. Tras Alvarado sali el goberna-
dor Lpez de la Flor conduciendo a los ltimos seiscientos hombres que pudo
reunir. Gente haba, valor haba, pero faltaban armas, y el enemigo iba bien
provisto de ellas.
El mismo dia en que se movilizaba el gobernador -15 de abril- Mans-
feld arribaba a Turrialba. Aqu fu informado de que el sargento mayor,
Alonso de Bonilla, exploraba los alrededores y que en Quebrada Honda les
esperaba con gran contingent de tropas Lpez de la Flor. Los bucaneros se
aprovisionaron de carne, matando a cuantos animals encontraron en el pue-
blo, y cometieron innmeras depredaciones. Con la noticia de que se les
esperaba, celebraron junta de guerra, surgiendo entire ellos distintos pareceres
y disputes, pues mientras algunos opinaban que deberan seguir y luchar con-
tra las tropas espaolas, otros aconsejaban el regreso para no exponerse a una
derrota. No se escapaba esto a Alonso de Bonilla, quien entire el boscaje
segua todos los movimientos de los invasores, y en un moment que juzg
oportuno, puso en fila a sus seis arcabuceros y orden una descarga sobre
aqullos.
Mansfeld crey que era atacado por una fuerza numerosa, y vindose
frente a desfiladeros peligrosos, sin defenses naturales, resolvi retirarse
inmediatamente, a paso de derrota, dejando en Turrialba buena cantidad de
armas y pertrechos. Lpez de la Flor, que estaba en Quebrada Honda, tom
a ciento veinte hombres y se puso en persecucin de los pirates, y stos que
supieron que se les segua de cerca, huyeron con la velocidad del miedo, hasta
62









llegar al Portete, el 23 de abril, en que se embarcaron. Lpez de la Flor pudo
capturar a dos ingleses rezagados, y en las corrientes de los ros vi flotar los
cadveres de doce filibusteros que se haban ahogado al atravesarlos a nado.
Mansfeld, en medio de aquella derrota inmotivada, provocada por el valiente
y oportuno Bonilla con sus seis arcabuceros, aun tuvo tiempo de halagar a los
indios de Tarasca, regalndoles cuchillos y hachas y todo lo robado en Matina.
recomendndoles incrementaran sus sementeras porque pensaba volver pron-
to con fuerzas mayores, y que junto con los talamancas pusieran cuanta
resistencia les fuera possible a los espaoles. Y pensando en esa future in-
cursin, se llev a various indgenas que, para cuando la realizara, le serviran
de guas.
As fu como, sin mayor trabajo ni prdidas, los costarricenses derro-
taron a dos de los ms temibles ejemplares de la bucanera. Uno de ellos,
Henry Morgan, en breve escribira con letras de sangre y fuego, su nombre
execrado en la historic.
Entre tanto, don Juan de Salinas y Cerda haba comenzado las obras
de fortificacin, con setecientos pesos que tena en caja. El capitn general,
di luego ocho mil de su propio capital, y la junta de hacienda, siempre roo-
sa, autoriz a Salinas para que tomase tres mil del fondo de barlovento, suma
que sera devuelta con el product de los impuestos que se creasen para la
defense. El capitn general generoso como de costumbre, convino en que se
le reintegrasen sus ocho mil pesos, as que se hubiesen pagado los tres mil
del rey.
La incursin del pirata en Costa Rica fu para el general don Martn
Carlos de Mencos motivo de mltiples contrariedades. Se celebraron juntas
de guerra y juntas de hacienda. Y ante la lentitud de unas y otras para acudir
a la defense, se empe el capitn general, a pesar de sus setenta aos, en
marchar con dos compaas a Nicaragua. Se suscitaron controversial y
aceradas censuras contra el president, y eso a pesar de que contaba con el
parecer del Obispo fray Payo Enrquez de Rivera, quien, en una de las juntas,
encareci la necesidad de proceder a la defense de las provincias, por la
inaudita audacia de los pirates e hizo un recuento de sus fechoras e incur-
siones, sucesos que reclamaban pronto auxilio y abundancia de dinero. Nue-
vas juntas de guerra y de hacienda. La insistencia del general Mencos se
estrellaba ante la incomprensible actitud del licenciado don Juan de Grate
y Francia, el oidor que se hizo jefe de los opositores. Necio argumentar el del
oidor: segn el texto de las cdulas reales, opinaba, se deba acudir slo en
caso de invasion actual. No tomaba en cuenta la audiencia que por falta de
caminos y de rpidos sistemas de comunicacin, en tal caso los auxilios lle-
garian cuando de las ciudades ya no quedara ni el rescoldo. El general Men-
cos interpretaba de otra manera las rdenes del rey: era su obligacin cuidar
la tierra encomendada a su gobierno y velar por la seguridad de sus habitan-
tes. Pero los oidores -Grate a la cabeza- Diego Valverde y Sebastin
Caballero de Medina, y el fiscal don Pedro Miranda Santilln y el tesorero
Damin de Ochaita, estaban resueltos a no gastar un peso fuerte de la hacien-
da real.








Enojosa era la posicin del president. Mas no obstante los obstculos,
ira a Granada. Y llevara consigo a su rival ms tenaz, al licenciado Grate
y Francia a quien nombr auditor general de guerra y superintendent de los
trabajos de fortificacin; as su opositor cuidara de la buena inversin de los
fondos y reconocera personalmente la utilidad de las fortalezas. Pero G-
rate no quera sufrir las molestias de tan largo como peligroso viaje y apel
a la audiencia, la que revoc el nombramiento.
Ya el capitn general estaba a punto de salir para Nicaragua, cuando
recibi correo de Espaa en el que se le comunicaba que en breve legara a
substituirlo en el gobierno don Sebastin Alvarez Alfonso Rosica de Caldas.
Cay el seor Mencos del poder, vctima de las intrigas de la audiencia.
Construa entire tanto el gobernador de Nicaragua, con grandes trabajos
de su persona, la fortaleza de San Carlos. Al efecto llev a cabo un cuidadoso
reconocimiento de los ros y lugares propicios a la entrada de pirates. Se
diriga al ro Pocosol cuando recibi un correo de Costa Rica, en el que se -le
informaba que los bandidos que saquearon Veragua haban pasado a la costa
sur y saqueado Cocle. Era Mansfeld con su tercio de ingleses y franceses.
Por fin encontr una punta de tierra anegadiza donde podran encontrarse las
fuerzas de Nicaragua y Costa Rica, que tena al frente un islote formado por
los ros San Juan y Pocosol, lugar que seguramente escogeran los corsarios
para atacar Granada sin tocar las fortificaciones de San Juan y del Taure;
y, a corta distancia, un sitio apropiado por la calidad de su tierra, aguas, clima
y dems condiciones, para erigir una fortaleza. All levant una plataforma
para la artillera y construy trincheras. Era el castillo de San Carlos de
Austria. El primero de agosto de 1666 quedaba concluida la obra, que garan-
tizaba la tranquilidad de Granada. Sin embargo, la traicin iba a entregar
de nuevo al pirata la ciudad confiada.
Cinco aos haca que Granada sufri la primera invasion. Aun estaba
vivo el recuerdo de las tropelas de los bucaneros. Seria ahora presa de un
piratuelo vulgar, llamado Gallardillo. Entr ste el ao de 1670 por la boca
del San Juan; subi el rio hasta enfrentarse con la fortaleza de San Carlos.
Era esta la primera vez que el castillo iba a sostener un combat con los pi-
ratas. Listas estaban las piezas de artillera; los soldados al escuchar el
toque de alarma corrieron a sus puestos. Mas qu pasaba? Las tropas de
Gallardillo se iban acercando confiadamente y los soldados espaoles no ha-
can fuego. Qu pasaba? Pues que el castellano Gonzalo Noguera Rebo-
lledo acababa de dar orden de no disparar. Ante el asombro de los defensores,
su jefe baj el puente y abri las puertas de la fortaleza a los pirates. Gonzalo
Noguera Rebolledo era un traidor.
Pocas horas despus arda la fortaleza, y la poblacin que se haba
formado a sus inmediaciones quedaba tambin convertida en cenizas.
Granada confiaba su seguridad al fuerte de San Carlos. Por eso haba
desarrollado su comercio y era una.de las ciudades ms ricas del reino, que
mantena trfico con Cartagena, el Per, Panam, Guatemala y San Salvador.
64









De pronto se vi atacada fieramente por Gallardillo. El saqueo fu tremen-
do. Las fechoras del pirata innumerables. Y cuando ste parti, se llev a
gran nmero de hombres y mujeres, por quienes pidi rescate.
Del traidor Noguera Rebolledo se dijo que seguramente haba tenido
parte en el botn.
Dos aos despus, el capitn general don Fernando Francisco de Es-
cobedo, con rdenes de la reina, procedi a levantar nuevas defenses en la
boca del San Juan. En 1672 lleg a Granada, y comenz la fortaleza de la
Inmaculada Concepcin, a la vista de los pirates que no abandonaban la costa.
Este castillo se levant frente al raudal de Santa Cruz y fu fortificado el
presidio y se nombr castellano al maestre de campo don Gaspar Inestroza y
Vasconcelos. El ao de 1675 con solemnes funciones religiosas se festej
en Granada la conclusion de la fortaleza.



















CAPITULO XIII



Henry Morgan

Henry Morgan... Temerario, desalmado, valiente hasta el herosmo.
Ya no era segundn sino almirante de una flota bucanera. Morgan, nacido
en cuna honorable, esclavo despus, jefe ahora de ms de mil hombres. Jus-
ticiero a veces, traidor otras, siempre grande en el crime. Portobelo y
Panam iban a saber de su coraje. Fu en junio de 1668 cuando desembarc
con cuatrocientos sesenta bucaneros en Castilla del Oro.
Castilla del Oro. El nombre era una promesa. Para la ambicin del
pirata, dos caminos: el de Portobelo y el de Panam. Portobelo, ciudad a
menudo visitada por ricos mercaderes, centro a donde concurran a cambiar
el oro por esclavos o por mercaderas que peridicamente llegaban de Espaa.
All se acumulaba, en espera de los galeones del rey, oro y plata de las minas
del Per y de Mxico... La riqueza de Portobelo deslumbraba a Henry Mor-
gan. Sin embargo, la aventura era un erizo de peligros: fuera esta ciudad una
de las mejor fortificadas de las Indias. La defendia una guarnicin constant
de trescientos hombres, y contaba con cuatrocientos vecinos hbiles para
empuar las armas, en caso de emergencia. Y, adems, con varias fortalezas
dificiles de tomar. Por otra parte, el seor gobernador de Portobelo tena
fama de valiente.
Entre las huestes de Morgan la decision del jefe produjo cierto temor.
Mas la orden estaba dada, y para la media noche dispuesto el ataque. Se
escogi el castillo de Triana, que se levantaba en uno de los suburbios de la
poblacin, para principiar el asalto. Un centinela fu sorprendido antes de
que tuviera tiempo de dar la seal de alarma, disparando su mosquete. Am-
parados por la obscuridad, aquella noche ms espesa que nunca, los pirates
rodearon la fortaleza. Morgan, despreciando el peligro, se acerc hasta los
muros y grit a los defensores pidiendo la capitulacin inmediata, jurando
que de no rendirse no dejara a ninguno con vida. La respuesta se la dieron
67










los espaoles con el fuego de sus fusiles y caones. Pronto estuvieron listas
las escalas, y los bucaneros, hombres de mar acostumbrados a la rpida ascen-
cin por las jarcias de sus navos, llegaron a lo alto iniciando una lucha cuer-
po a cuerpo. Resistan los espaoles bravamente pero al fin fueron vencidos
por el nmero. En las torres de la fortaleza onde el pabelln ingls.
Morgan iba a cumplir su juramento.
Los prisioneros fueron llevados a una estancia junto al polvorn. All
se les encerr, asegurada la puerta con hierros y cadenas, ajenos a los desig-
nios macabros del ingls. Morgan prendi fuego al polvorn. Una explosion.
Con los fragments del edificio volaron por los aires los cuerpos destrozados
de las victims.
Quedaba la primera fortaleza convertida en escombros. Portobelo se
conmovi. Salan las gentes hacia el campo, hacia los bosques, todas llenas
de espanto. Dinero y joyas fueron escondidos a la aventura o arrojados a los
pozos. En las calls de la ciudad, bajo la noche negra y siniestra, el fantasma
siniestro y negro del terror.
El gobernador, en medio del pnico de los habitantes, aun pudo reunir
a unos cuantos valientes y fu a acuartelarse, decidido a defenders hasta el
ltimo instant, en uno de los castillos mejor artillados.
Los bucaneros, dando muestra de un valor increble, atacaron esa for-
taleza. Una y otra vez fueron rechazados por el fuego de los caones y de la
mosquetera. Un advance iba seguido de un retroceso. Ya Morgan no saba
qu hacer, se desesperaba y tema la derrota. Sus hombres amenguaban el
bro en el ataque, y para animarlos con una victoria, di orden para que una
pequea parte de sus fuerzas atacara a una de las fortalezas menores, la que
pronto fu tomada e izada en ella la insignia britnica.
Luego, una vez ms iba a dar prueba de su acerado corazn. Su cerebro
fecundo para algo digno de un bucanero: mand a capturar a cuantos sacer-
dotes se encontraran en Portobelo y a sacar de sus claustros a frailes y mon-
jas. Eran los prisioneros de guerra. Ellos colocaran en los muros las escalas
para que subieran los pirates. Los obligaba a acercarse a la fortaleza, a punta
de espada, entire la lluvia de plomo de los soldados espaoles. Se arrodillaban
los religiosos locos de miedo, pidiendo a gritos al gobernador, por toda la
corte celestial, que se rindiera para salvar sus vidas y la suya propia. El go-
bernador, por respuesta, orden que no se permitiese a nadie acercarse a las
murallas. Sacerdotes y monjas fueron muertos por las enormes piedras que
arrojaban desde lo alto los defensores, o a tiros que disparaban incesante-
mente stos y los ingleses. Pero al fin las escalas fueron colocadas. Suban
los bucaneros. Los soldados los despefaban, pero muchos iban quedando
sobre los parapetos sosteniendo una lucha cuerpo a cuerpo, feroz... Se ren-
dan los-espaoles. Menos el gobernador. Descargadas sus pistolas, intiles
los mosquetes, con su espada quera slo l! acabar con aquella turba que no
conoca el miedo. Le atacaban; l se atrincheraba entire los cadveres de sus
propios soldados, y all hera y mataba con un herosmo muy espaol. Slo l
en la lucha. Su espada a veces se tornaba contra los soldados que se rendan,
y les llamaba cobardes y felones.










De tales tamaos era el valor del gobernador -hroe cuya gesta pasa
a la historic, pero cuyo nombre se esconde en el olvido- que los bucaneros,
admirados, entusiasmados ante su osada irreductible, le ofrecieron cuartel.
Era intil, como intil fu que ante l se arrodillaran su esposa y su hija
pidindole, entire sollozos, que se rindiera. Su respuesta es digna de un
poema pico:
- De ningn modo; prefiero morir como un soldado valiente a ser
ahorcado como un cobarde!
Minutos despus, caa para no levantarse jams.
Morgan, en seguida, dirigi el ataque contra la fortaleza que defenda
el puerto, la cual se opona a la entrada de sus barcos. Lo ms doloroso para
los prisioneros, fu que ellos mismos tuvieron que disparar los caones.
Imaginad cmo sera el ataque de aquellos hombres, acostumbrados al abor-
daje en sus caceras del mar, que ni uno solo de los oficiales espaoles del
fuerte qued con vida.
La toma de la ciudad aun dur el da. Cuando el sol caa, los bucaneros
eran ya los amos. Morgan install con todos los cuidados a sus heridos;
mujeres de Portobelo fueron obligadas a asistirlos, como esclavas. A los heridos
espaoles, en cambio, se les arroj en montn en una pieza de la casa del
gobernador, sin alimentos, sin agua siquiera.
Era la noche. No como la anterior, de apretadas sombras. El cielo,
lavado de nubes, enfiestado de estrellas. Suave brisa del mar refrescando la
tierra caliente de Portobelo. Comenzaba el festn de la victoria... Era el
sacrificio de las vrgenes. Mujeres queran los bucaneros. Mujeres, no
importaba su edad. Mujeres... Se sacaba a las monjas que todava se
ocultaban en los conventos para violarlas. Se arrebataba a las madres a sus
hijas de tierna edad, que llevaban en brazos, para saciar en ellas el deseo
bestial...
Despus, fatigados, borrachos de sangre, de vino y de mujer, los buca-
neros reposaban. En la noche clara, tibia, de Portobelo, slo se oan los
lamentos de los heridos y de las mujeres sacrificadas... Cincuenta hombres
resueltos, dice un historiador, hubieran bastado para library la ciudad a aquella
hora. Pero los valientes haban muerto. Al da siguiente, el saqueo. Y du-
rante otros quince, Morgan reinara en la ciudad vencida.
Y en tanto -preguntaris- que haca el seor president de la pro-
vincia de Panam?
El seor president organizaba, con una lentitud maravillosa, una expe-
dicin contra el bucanero...




















CAPITULO XIV



Los Hroes de San Lorenzo

Y as se rememora la devastacin del pirata, el ilmite coraje del bu-
canero que pasaba por las ciudades arrasndolas, entire ros de sangre, los
ayes de dolor y las maldiciones de sus vctimas. Peor que los terremotos, que
las inundaciones, era la invasion de los bandidos del mar. Mas la curiosidad
est pendiente del hilo de una interrogacin: en qu par Portobelo en ma-
nos de Morgan?
Henry Morgan reinaba -reinado de terror- en la ciudad vencida.
Clareaban sus filas con la muerte de los heridos, con el deceso de los que hicie-
ron de la victoria una orga interminable, con los que moran envenenados por
el aire infecto por la descomposicin de los cadveres insepultos. Acabronse-
les las provisions y para satisfacer el hambre sacrificaban caballos y mulas.
Si el seor president de Panam, el tmido de don Juan Prez de Guzmn,
hubiese querido, pronto hubiera podido library Portobelo.
Y ahora imagined la situacin de los prisioneros... Y Morgan aun pe-
da un rescate de cien mil pesos contantes y sonantes, y amenazaba con que,
de no drselos, quemara la ciudad y volara las fortalezas. Dos vecinos
fueron comisionados por el bucanero para que llevaran este mensaje al pre-
sidente. Y ellos, al informar a don Juan Prez de la situacin, le instaron
para que enviara tropas de castigo. Mil quinientos soldados poda movilizar
don Juan, pero dispuso que fueran slo algunos centenares. Morgan con
cien hombres los esper en un desfiladero. All los destroz. Ante el fracaso,
don Juan desisti de organizer una nueva expedicin. Prefiri mandar a
Morgan un emisario, urgindole para que desocupara Portobelo inmediata-
mente, pues, de no hacerlo as, no dejara un bucanero con vida. Bravucn
se mostraba don Juan para regocijo del conquistador. Morgan se limit a
responder que esa amenaza vala cien mil pesos ms, y que de no pagrsele
no dejara piedra sobre piedra en la ciudad, ni un habitante vivo. Y ya se
saba cmo cumplia su palabra...









A don Juan Prez de Guzmn se le encogieron los nimos, ya de suyo
bien encogidos, y dej a los portobelenses que salieran del atolladero como
pudieran. Otra cosa secundaria le preocupaba: qu armas usaban los buca-
neros para haber triunfado sobre una ciudad tan bien defendida por tremen-
das fortalezas, siendo ellos tan pocos en nmero? Quiso preguntrselo a
Morgan. Y el vicealmirante, sonriendo al emisario, le puso en las manos un
mosquete y algunas balas, para que los llevara a don Juan, dicindole:
-Tengo much placer en enviarle una pequea muestra de las armas
con que tom Portobelo, y le ruego que las guard durante doce meses, tiempo
en el que le prometo ir a recogerlas a Panam...
No sabemos con qu gesto recibira aquello don Juan Prez de Guz-
mn; pero s que inmediatamente devolvi a Morgan el fusil, agregando como
present un hermoso anillo de esmeraldas y un mensaje en el que le deca
que no deseaba armas de aquella clase sino lo que lamentaba era que hombres
de tal valor no militaran bajo las banderas de un gran prncipe en una guerra
ms justa..
Y en tanto que el president sostena estas relaciones con el bucanero,
los habitantes de Portobelo haban logrado reunir los cien mil pesos del res-
cate. Los lobos del mar cargaron su flota con el enorme botn de la ciudad
saqueada, se llevaron los mejores caones de las fortalezas, izaron anclas y
pusieron velas hacia Cuba. Las calls de Port Royal seran en seguida el
scenario de sus orgas, dilapidando la fortune conquistada...
Octubre de 1670. Morgan es ya almirante. Casi tres mil hombres le
siguen en sus correras por el mar. Portobelo es su mejor recomendacin.
Manda una flota que ya es temible. El barco almirante cuenta con veinticuatro
caones pesados y seis pequeos de bronce; y los otros barcos estn armados
con diez y seis o veinte caones y ninguno con menos de cuatro de ordenanza.
Morgan aspira a los grandes botines; la aventura en grande lo seduce. Ah
estn Veracruz, Cartagena, Panam... Acaso no le debe una visit a don
Juan Prez de Guzmn? Y se decide por Panam. Necesita guas; los obten-
dr en la isla de Santa Catarina -el centro penal de los espaoles.
Desembarca sin resistencia. La guarnicin y los vecinos se han retirado
a un islote cercano, que es una verdadera fortaleza inexpugnable pues lo
defienden diez castillos. Pero el gobernador no tiene la sangre de los valien-
tes. Es un pelafustanes que capitula con la condicin de que se simule un
ataque y no se le moleste. Un simulacro para cubrir su honor el menguado.
Y por la noche, en efecto, se quem plvora por ambos lados, durante varias
horas. Despus, toda la guarnicin qued prisionera.
Morgan toma a dos indios y a un mulato para que le sirvan de guas en
tierra firme. Los indios se niegan, pretextando su ignorancia de los caminos;
el mulato los vende, se les da tortura y uno de ellos no sobrevive al brbaro
castigo.
Para desembarcar en tierra firme debe, primero, tomar el castillo de
San Lorenzo, situado en un lugar de privilegiada estrategia para su defense,
en la boca del rio Chagre. El capitn Bradley ser el encargado de la peligrosa









comisin. Parte con cuatrocientos hombres en cinco barcos. El castillo est
defendido por una tropa veteran de trescientos catorce hombres e indgenas
arqueros.
A la media noche desembarca Bradley. No ser fcil llegar al castillo.
Escalan rocas, vencen la naturaleza bravia del terreno, y hasta al da siguien-
te, a las dos de la tarde, los bucaneros estn frente a la fortaleza. Los solda-
dos los han visto y les gritan con valiente fanfarronera:
-"Acercaos, malditos perros ingleses, que no tomaris Panam es-
ta vez!"
Y al mismo tiempo cae sobre los bucaneros una nutrida lluvia de plomo
de la mosquetera espaola. Ahora no estn en Santa Catarina. Acercarse al
castillo es un suicidio. Hablan los caones y los filibusteros tienen que re-
troceder hasta el bosque. Quiz la noche les sea ms propicia. Y apenas
obscurece, ya estn tratando de incendiar las empalizadas. Mas los de San
Lorenzo no se dejan sorprender, y los castigan con la mosquetera y con los
caones; y los indios, para no ser menos, los baan de flechas certeras.
Han mordido el polvo muchos bucaneros. El capitn Bradley se desan-
gra horriblemente por los muones de las piernas que le cort una bala de
can. Es inminente la derrota. Pero he aqu que la suerte viene a favore-
cerlos. Un bucanero es herido por una flecha; se la arranca, la envuelve en
algodn, la mete en el can de su mosquete y dispara hacia la fortaleza. La
deflagracin de la plvora quema el algodn, y cae la flecha como una tea
ardiendo sobre el techo que es de hojas de palma. El fuego se extiende rpido,
voraz, por el edificio. Estalla un polvorn. La guarnicin, para no morir
achicharrada, quiere controlar el siniestro, instantes que los asaltantes apro-
vechan para quemar las empalizadas.
El amanecer es doloroso para los espaoles. El castillo era indefendi-
ble, y los bucaneros redoblan con furia inaudita el ataque. Rendirse? Jams,
malditos perros ingleses! Y el gobernador, con un puado de hroes, resista
con el bro de aquel otro gobernador de Portobelo que quera morir como un
soldado a ser ahorcado como un cobarde. Una bala de mosquete en la cabeza
le cort el hilo de la vida. Pero ni aun muerto el jefe se renda la guarnicin.
Muchos, al verse perdidos, sin un grano de plvora ni una bala, se despe-
aban por las rocas, suicidndose antes de caer en las garras de los bucane-
ros. Cuando por fin vencieron stos, slo encontraron a treinta hombres
vivos, i y eran ms de trescientos cuando comenz el ataque lY de aquellos
treinta, acaso una docena no estaban heridos. Todos los oficiales haban
perecido.
En la iglesia se puso a los heridos y se aprision a las mujeres. Y
luego...









Y luego, dentro de los muros del temple, en presencia de las imgenes
sagradas, en las alfombras del presbiterio, sobre los altares, la escena tre-
menda de la batalla sexual... Soportaron las infelices mujeres, sin excepcin,
el asalto de los machos rijosos, potentes, insaciables como los antiguos con-
quistadores...
Apenas lleg a Morgan la noticia de la victoria, sonriendo irnicamente
al gobernador de Santa Catarina mand a demoler las casas de la isla, hasta
el nivel del suelo, y las fortificaciones, menos una -la mejor- que podra
servirle despus. As arras el bucanero la poblacin cobarde que con un
simulacro innoble quiso dejar a salvo el honor.
Los prisioneros fueron embarcados en la flota filibuster, y en enero
de 1671 sta arribaba a la boca del Chagre. Los cautivos, como esclavos de
guerra, fueron obligados a reparar las brechas, a rehacer las empalizadas, a
restaurar el techo del castillo de San Lorenzo, donde se quedara una guar-
nicin de quinientos hombres, mientras Morgan remontaba el ro, en ruta a
Panam...


















CAPITULO XV



El Viaje del Hambre

A Panam va la caravana pirata. A Panam, la rica ciudad espaola,
que en ciento cincuenta aos de existencia se ha hermoseado con suntuosos
edificios. Magnficas son sus iglesias, en las que abundan el oro y la plata.
Y cunto botin en las residencias de los espaoles, en sus tiendas bien surti-
das, en las cajas reales... A Panam va la caravana pirata, remontando el
rio Chagre en dbiles canoas. Apenas, por toda impedimenta llevan los bu-
caneros en sus bolsas de cuero una racin de maz. Para qu ms? Ya se
encargarn de aprovisionarlos los soldados del rey catlico... A Panam
van los lobos de mar; pasarn por ella como un cicln y no dejarn piedra
sobre piedra...
Sigmosles en su viaje histrico. No nos defraudar el relato de su
hazaa cuasi heroica. Ro arriba, entire la selva tropical, nada temen estos mil
doscientos desalmados. Al caer la tarde hacen alto. Con el maz tostado que
llevan en sus alforjas y que comen hasta el ltimo grano, celebran un festn.
Cada da trae su afn, y ya veremos qu se come el de maana. Pero van
pasando las horas del segundo da, y no encuentran un poblado siquiera. Las
aguas del rio se hacen poco profundas y enormes rboles han cado sobre la
corriente, y la mayor parte de la tripulacin tiene que abandonar las canoas
y abrirse paso entire la montaa tupida. Van rompiendo entire lianas y bejucos,
destrozndose las ropas, porque la selva se defiende de la invasion. El ham-
bre aprieta. Lo mismo ser el tercer da de viaje. A los estmagos ansiosos
apenas llegan algunas hojas, algunas races tiernas. Ya no cantan los pirates
como cuando salieron de San Lorenzo. Ahora van silenciosos, rabiosos, mal-
dicientes. El cuarto da les sorprende en la situacin ms desesperada. Mas-
can en la hora que fuera del desayuno el cuero de sus morrales, para engaar
a las mandbulas. Por fin, al medio da, cuando el sol calienta ms la ardo-
rosa tierra panamea, y de la selva se levanta un vaho como de agua hirviente,
cargado de enervantes emanaciones, los guas anuncian que hay una embos-
cada. Qu gran grito de jbilo el que dan los bucaneros! Atacaran y ven-
ceran y como fieras hambrientas caeran sobre las provisions de los ven-
cidos. Pero... los espaoles ya se haban ido. De su presencia slo queda-









ran los restos de una fogata y ni siquiera un mendrugo. La decepcin fu
grande y ms grande aun su furor. Merodeando en los alrededores, en unos
ranchos hallaron un lote de pieles de res, secas, que los indgenas usaban para
fabricar zurrones y guardar el maz. Aquella sera su comida. Humedecie-
ron los cueros en el ro, los ablandaron y cuando les desapareci el pelo, los
cocinaron...
Otra alarma y otra esperanza frustrada: all, entire la espesura del
bosque, el lugar donde acamparon, en emboscada, los espaoles. Y as, ham-
brientos, les sorprende la noche del cuarto da de viaje. Amanece el quinto.
Siempre la selva interminable. Luego un vallecillo, y en l la villa de Bar-
bacoas,. desocupada. Registran las viviendas humildes, sin encontrar un boca-
do. Estn desesperados los bucaneros; su actitud es siniestra. Ya hablan de
abandonar a Morgan, que los ha metido en aquella empresa que es superior a
sus fuerzas. Morgan no se inmuta siquiera; sufre como todos el hambre,
la fatiga, pero su rostro severo no refleja el sufrimiento. Alienta a los desani-
mados, y ordena buscar en los alrededores de la villa, algo qu comer. Por fin,
en una cueva recin abierta en las rocas, se hallan dos sacos de harina, pl-
tanos y dos jarros de vino. Apenas si alcanza aquello para los ms castigados
por el hambre, para los que ya no pueden dar un paso ms, as se encuentran
de aniquilados.
Y sigue de frente la caravana famlica. Otro da -es el sexto- sor-
prenden una troj llena de maz. Acaban de saciar el hambre, cuando cae
sobre ellos una lluvia de flechas, que hieren a muchos: al otro lado del ro,
un grupo de indios les ataca. Quieren perseguirlos pero la noche se les
echa encima.
En el da sptimo, estn a la vista de Las Cruces, que dista ocho leguas
de Panam. De las chimeneas de las casas -a lo que parece- sala humo,
y enardecidos de esperanza los bucaneros exclaman:
-All tienen listo el fuego para cocinar nuestra comida.
i Mas qu decepcin la suya Al acercarse vieron que la poblacin estaba
en llamas, porque los habitantes prefirieron incendiarla a que cayera en manos
de los pirates. No haba alimentos, pero s muchos perros y gatos; y en algu-
nas bodegas buenos barriles de vino. Y se hartaron de vino, y como sus
estmagos estaban tan dbiles, el estrago fu desastroso, tanto que clamaban
con espanto, casi moribundos, que haban sido envenenados. Pero Panam
estaba cerca... Ahora ya ninguno hablaba de retroceder.
En la maana del octavo da Morgan adelant una avanzada de dos-
cientos hombres, de los ms aguerridos, en previsin de las emboscadas, y
pocas horas ms tarde parti l con el grueso de la fuerza. La avanzada lleg
a Quebrada Obscura, un desfiladero tan estrecho que no podan pasar por l
tres hombres juntos. En aquel sitio unos pocos soldados podan detener a un
ejrcito. Pero don Juan Prez de Guzmn no saba de estas cosas. El bueno
de don Juan Prez, el president badulaque, desde que supo que Morgan
estaba en San Lorenzo, en vez de preparar un ejrcito para defender la pro-
vincia, mandaba a decir misas y misas por el xito de las armas espaolas;
se confesaba y comulgaba diariamente, y organize, en la cathedral, una suntuo-
76










sa procesin de la Inmaculada, a la que asistieron todas las cofradas y lo
ms saliente de Panam. Se multiplicaban los jubileos en las iglesias y se
colmaba de exvotos a los santos, dando ejemplo el seor president que
enviaba ricas joyas, y en cuenta un anillo de diamantes que cmo se-
ria!- estaba valuado en cuarenta mil pesos. (Con cunta irona comenta
este pasaje Bancroft: Surely if the favor of celestial powers can be bought with
prayers and money they have here received their price, and should deliver
this city, especially when the pirates neglect to glorify God with their
spoils".)
Si don Juan Prez no detena a los bucaneros en Quebrada Obscura,
los indios en cambio hacan un intent para ello. Apenas adelantaba la avan-
zada por el angosto paso, cuando reciba las flechas de sus defensores. No
eran los pirates hombres que retrocedieran fcilmente; pronto descubrieron a
los indios entire los rboles en lo alto de las rocas y dispararon sobre ellos;
treparon como pudieron para darles caza y lograron herir al cacique. Cay
ste entire las plumas de colors de su penacho, pero sosteniendo an su
jabalina, y cuando los pirates le intimaron a que se rindiera, prometindole la
vida, el jefe indio se irgui sobre un codo y an tuvo fuerza bastante para
atravesar con su arma a un bucanero. Inmediatamente fu despedazado. En
el encuentro perdieron los ingleses diez hombres y fueron muchos los heridos.
En Quebrada Obscura Morgan se uni a la avanzada. Pronto se des-
at una violentsima tormenta.
El noveno da de viaje les deparaba una sorpresa: al llegar a la cima
del cerro que ms tarde recibi el nombre de Los Bucaneros, se present a
sus ojos el ocano Pacfico. A lo lejos, sobre la superficie azul, se hinchaban
al viento las velas de various barcos. Pero no fu esta vision la que les entu-
siasm ms: fu la de un campo cercano donde pacan reses y caballos. Pron-
to fueron destazadas muchas de las primeras, y devoradas por la mesnada
famlica.
No transcurriera una hora, cuando a la distancia de un tiro de arcabuz
apareci un escuadrn de la caballera espaola.
Haba terminado el viaje del hambre. Los clarines tocaban a combat.
Contadas estaban las horas de Panam. En el libro de su destino estaba
escrito: no quedara piedra sobre piedra...




















CAPITULO XVI



Panam la Mrtir

Se acaba el da. Desde la ciudad, los caones espaoles disparaban
sobre las filas bucaneras, pero con tan mal clculo que no causaban efecto
alguno. Morgan, en la falda del cerro, se dispone a vivaquear. Panam no
dormir aquella noche, presa de una angustia terrible; y el seor capitn
general, muy devoto, pasar las cuentas de su rosario...
Es el amanecer. Morgan est en la cumbre del cerro que desde aquel
moment se llamar del Avance. Ha dividido su tropa en tres columns y
baja al plan a batallar. Al mismo tiempo salen al campo a enfrentarse con
la piratera, los cuatrocientos dragones de Panam. Inquietos van los cor-
celes, estiran los cuellos, hinchan la nariz y sus relinchos se confunden con
la voz de plata de los clarines. Lucen los dragones como en las nobles fiestas
cortesanas. Y refulgen los jaeces con enceguecedora espejera.
Atrs van los dos mil cuatrocientos infants de la guarnicin de Pana-.
m. Y qu ocurrencia!, en los flancos de la tropa caminan tambin dos mil
toros salvajes, guiados por indgenas. Sobre los bucaneros, en el moment
oportuno, estos toros que vienen de la montaa sembrarn el desorden y el
espanto. Ser entonces cuando la infantera se eche sobre la mesnada pirata
y extermine hasta el ltimo.
Quin es ese guapo capitn que march al frente de los dragones?
Es don Francisco de Haro, valiente entire los valientes. Viva el rey!, grita
don Francisco, y se lanza al galope sobre las filas del ingls. Mas ay! el sue-
lo est pantanoso y los caballos apenas si pueden moverse. Rodilla en tierra
esperan los bucaneros la carga. Van cayendo los dragones panameos. Re-
troceden unos metros e hincan las espuelas de nuevo en los hijares de los
corceles enardecidos, que se encabritan entire el lodo que les llega hasta las
cinchas. Viva el rey! grita animando a los jinetes don Francisco de Haro.
Viva el rey! Caen los dragones. Frente a la primera guerrilla bucanera, hay
ya slo heridos y muertos. Viva el rey grita an don Francisco de Haro,
y cae l mismo atravesado por las balas de estos perros ingleses que no saben
retroceder...








Sangrienta principia la batalla. Derrotada est la caballera panamea.
Mas, entire tanto, qu hace el president don Juan Prez de Guzmn? i Ah!,
el seor president muy de maanita se ha confesado, rez sus oraciones y ya
en gracia de Dios ha ido, del brazo del capelln, a ver de lejos el combat.
De lejos, naturalmente, que no es hombre l que se atreva al peligro...
Avanza ahora, al son de pfanos y atambores, la infantera espaola.
Avanza con sus dos mil toros salvajes. Pero el ingls se da maa para matar
a los indgenas que los cuidan, y los toros se vuelven contra los propios es-
paoles... Llnase el aire con el estruendo de la mosquetera y los gritos de
los pirates, que avanzan, que avanzan siempre, incontenibles.
Una bala perdida le ha roto el bastn a don Juan Prez de Guzmn.
Se le demuda el rostro tan penosamente, que su capelln le insta para que se
retire. Al odo le dice que es hora de tomar las de villadiego porque los minu-
tos de Panam estn contados. Entrar, por designios del cielo, en ella el
pirata y es mejor poner tierra de por medio. Y se retira convencido el presi-
dente cobarde "dando gracias a la bendita Virgen por haberlo salvado de
entire aquellos millares de balas", como escribir despus...
Ms de seiscientos espaoles han muerto en el campo del honor. Mor-
gan no da cuartel a nadie. Los pobres frailes franciscos, que han ido a auxi-
liar a los heridos y a absolver a los moribundos, son pasados a cuchillo. Para
ninguno hay cuartel. Aniquilada la tropa espaola, los que pueden se replie-
gan sobre la ciudad, en el ltimo esfuerzo por defenderla. Otros en pequeos
grupos se ven precisados a echarse por los montes, por la playa, acosados por
el pirata. Se defienden los panameos como leones. Sobre sus cadveres,
que quedan en las calls, pasan los vencedores...
Pero Panam no caer en manos del ingls. Acaso sus ruinas hu-
meantes, porque han comenzado a arder -por orden quin sabe si del mismo
Morgan o del miedoso don Juan Prez o si por voluntad de los vecinos-
sus siete mil casas de cedro y sus doscientas de cal y canto... En cenizas se
tornan las ricas mansiones, con sus tapices, sus alfombras, sus preciosos ador-
nos. Mejor es que el fuego lo consuma todo, antes que lo roben los malditos
bucaneros.
Y los treinta mil vecinos de la ciudad vencida? Muchos, la gran ma-
yora, han podido huir a las islas cercanas. Quiz el primero haya sido don
Juan Prez, quien a ltima hora ha querido rehacer su ejrcito; pero no lo ha
logrado porque ninguno tiene confianza en tan mal capitn.
Poco ha sido el botn habido por los ingleses. De entire las cisternas
han sacado algunas piezas de plata que los vecinos arrojaron all antes de
huir. Tambin se ha desenterrado vajillas, medio ocultadas por la precipita-
cin. Pero es bien poco todo aquello. Por eso Morgan ha mandado explorer
los alrededores para capturar prisioneros y con el tormento sacarles sus
riquezas...
Para la ambicin sin fronteras de los pirates, el botn era escaso. En
las islas cercanas haban buscado refugio los habitantes, llevndose lo que
pudieron de sus riquezas. Tras ellos mand Morgan un barco. Pero he aqu
que la tripulacin iba sedienta tanto de tesoros como de vino y mujeres y en
la primera isla corrieron una orgia que recordaba aquellas de.Port Royal,
80"









Supo el capitn de la expedicin que del otro lado de la isla fondeaba un viejo
galen, mal armado y peor defendido, sin ms velas que la del mstil mayor,
y bien cargado de tejos de oro y plata y de las riquezas que pudieron salvar
los comerciantes de Panam y las de algunos templos y monasterios. El
capitn esper atacarle al otro da, mas durante la noche el galen se fu mar
adentro, hasta donde no pudiera ser visto por los pirates.
El convento mercedario se torn prisin de los cautivos. All se les
daba tormento, en tal forma salvaje, que lo que en aquel tiempo se contaba
en voz baja del santo tribunal de la Inquisicin resultaba cosa descolorida y
apenas digna de comparacin. Ved, si no, una escena brbara que se estreme-
ce en pginas de histories:
En la premura de la huida de la ciudad en llamas, un sirviente se puso
el traje de su amo. Fu capturado y en los bolsillos se le hall una llavecita
de plata. Aquella llavecita, pens Morgan, sera la del arca donde guardaba
sus riquezas. Se le interrog dnde las esconda y como el criado respondiera
que lo ignoraba, que l no era el amo sino su sirviente, se le puso en el potro de
la tortura hasta que los brazos se le desprendieron. Desmyase la vctima por
el dolor acerbo, y apenas abre los ojos, cae sobre ella entire palabras erizadas
de injuries, la misma interrogacin:
-Dnde est el tesoro?
Nada responded el infeliz. Entonces se le arrolla en la frente una cuer-
da, y se le aprieta tanto, que los ojos se le saltan de las rbitas. Y se le cerce-
naron las orejas y la nariz, y para aumentar el suplicio, le cauterizaron las
heridas con paja ardiendo. Y el desdichado segua callando ante el interro-
gatorio intil. Entonces -ihorror!- se le suspended de los testculos. Ago-
nizante casi se le deja, y muere por fin bajo los pies de un negro que lo
pisotea...
As la escena violent que ha quedado trmula, vibrando de emocin,
en pginas de histories.
Y siguen sucedindose, empurpurados de drama, los cuadros siniestros
del bucanero feroz. Mas qu puede esperarse de estos hombres, acostum-
brados ellos mismos a recibir los ms brbaros castigos? Recorded que mu-
chos han sido robados, muy nios, de su lejana Inglaterra, y trados a Amrica
donde se les ha vendido como a esclavos. Los han comprado en las islas
donde los viejos bucaneros los han hecho padecer hambres extenuadoras;
donde han sufrido las ms terrible mutilaciones; donde se les ha azotado
hasta perder la nocin de la vida y sobre los verdugones sangrantes han sen-
tido el fuego del polvo de la pimienta y del chile, y el ardor, que es fuego
tambin, del limn y la sal...
Y otra escena, que recuerdan los cronistas de aquellos sucesos hasta en
sus pequeos detalles:
Rica dama fugitive, esposa de un comerciante de Panam, fu captu-
rada en la isla de Taboga. Bella era la mujer, tan bella que los pirates la
destinaron para regalo del almirante.
Morgan est encantado. Deslumbramiento para sus ojos es la her-
mosura de esta mujer, ante la que oculta el lobo que hay en l, para dar paso
a los modales de galante caballero, que en ocasiones sabe serlo. Habita el
o?









bucanero una de las pocas casas que se salvaron del incendio. Y seala la
mejor habitacin para la dama. Le pide perdn por la violencia de sus hom-
bres y le asegura que pronto la dejar en libertad, cuando l se vaya, porque
ahora, de moment, sera peligroso para ella. Nada le falta, a la dama: varias
esclavas le sirven, y come de las mismas viandas que llegan a la mesa de Mor-
gan. Y piensa: por qu se teme tanto a estos hombres? Quiz se les ca-
lumnie, y sea falso todo lo que se cuenta de sus atrocidades. Tal vez...
Empero, pronto tendr el desengao. Apenas cae la noche, recibe un mensa-
jero de Morgan solicitndole la venia para visitarla en sus habitaciones. Y
le recibe por qu no? Morgan es discreto y amena su charla. La entretiene
con histories de piratera, en las que no menciona, desde luego, aquellas cosas
que son baldn por su barbarie. Y cuando la tiene presa en los hilos de seda
de sus relatos, surge, urgente, apremiante, la insinuacin amorosa. Nigase
ella porque es mujer honest y, adems, ama a su marido. Trata l de con-
vencerla, siempre galante, ofrecindole las joyas ms valiosas que ha habido
en sus correras, preciosos brazaletes, collares de esmeraldas, broches en
cuyos diamantes cabrillea la luz de los candelabros. Nada acepta ni quiere
la bella dama que ruega al almirante pirata la deje sola o la d su libertad.
Pierde Morgan la paciencia y va a tomar por fuerza lo que no se le da de
grado, pero ella ha podido hacerse de una daga y con una fiereza que hace
resaltar ms su hermosura, le amenaza:
-i Deteneos! Si no os puedo matar, en cambio s sabr morir. Me
habis quitado la libertad y me podis quitar la vida, pero el honor jams!
Y bravia, como una tigresa, se le arroja encima, buscndole el corazn
con la hoja afilada. Retrocede Morgan, recula hasta la pared defendindose
del ataque violent, hasta que logra asir por la mueca a la mujer y la obliga
a soltar el arma. Entonces, sin decir una palabra, sale de las habitaciones
lujosas. Va muy plido, y cuando el rostro del pirata pierde la sangre, es que
la furia se ha apoderado de l.
Pocos minutes despus, la bella dama es llevada a una ftida c!lda, a
donde no llega un rayo de luz. All permanecer algunos das, y su alimento
sern apenas algunos mendrugos y una poca de agua que la sostendrn
la vida.
Un mes complete ha pasado Morgan en el sitio que ocupara Panam.
Y el 24 de febrero parte, camino al norte, hacia el fuerte de San Lorenzo, lle-
vando consigo a seiscientos prisioneros y setenta y cinco mulas cargadas con
el botn. Hombres, mujeres y nios forman la caravana del dolor. Muchos
no pueden tenerse en pie porque acaban de salir descoyuntados del potro del
tormento; otros no pueden dar paso porque del no comer estn aniquilados.
Las madres, con sus nios en brazos, se arrodillan frente a Morgan pidindole
gracia, que las deje all entire las ruinas de la ciudad mrtir. Pero l no se
apiada. Su corazn de fiera no se angustia con aquellos lamentos, y ordena
que se azote a los que no quieran andar. Y as va quedando el camino del
istmo, sembrado con los cadveres de los que mueren de impotencia.
La dama que desdeara a Morgan forma parte de la caravana. All
va custodiada por dos bucaneros. Su rescate se ha fijado en treinta mil pesos.
Y si no los paga, Morgan la llevar a Jamaica, y como es muy bella... Dios









santo! Por eso ha encomendado a dos sacerdotes que vayan a cierto lugar y
traigan el dinero. Ya vendrn los religiosos, y entonces quedar libre. Sin
embargo, vuelven y cometen una felona: con aquellos treinta mil pesos los
sacerdotes rescatan a otros amigos suyos. Ella se lo hace saber a Morgan,
y el bucanero amenaza a los felones con el tormento si no dicen la verdad.
Confiesan, y dispone libertar a la dama y a sus padres, que tambin van entire
los prisioneros...
Largo es el camino del istmo. Sealado quedar por los cadveres de
los que no pueden soportar la fatiga del tanto caminar. Felices van los pirates,
soando en las delicias de Port Royal, con los miles de pesos que les tocar en
el reparto del botn, Pero he aqu que Morgan dispone, durante un descanso,
proceder a un registro general, y quitar a los que lo tienen, el product de sus
rapias. En San Lorenzo, les dice, se distribuir todo equitativamente.
Aquello indigna a sus hombres y se habla de asesinarlo. Mas nada pasa y
llegan por fin a San Lorenzo. All se hace el reparto. Morgan se queda con
casi todo el tesoro y premia con doscientos pesos a cada bucanero. Se ha
burlado de ellos, les ha robado, y ahora s teme por su vida.
Otro da, al amanecer, los bucaneros ven perderse entire las brumas
del horizonte las velas de tres o cuatro barcos. Adelante va la fragata capi-
tana. Es Morgan que se ha ido, que los ha abandonado, llevndose sola-
mente a aquellos que no pueden traicionarle. Otros barcos de su armada
quedan en el puerto; hay algunos muy veleros y quiz puedan darle alcance.
Pero -otra sorpresa para los bucaneros: encuentran que los han dejado sin
municiones ni provisions. Cerca de ochocientos hombres quedan en tierra,
maldiciendo al capitn traidor...
As las histories de este hombre terrible. Y queris saber algo ms?
Pues bien: en premio de sus hazaas, Carlos II de Inglaterra lo hizo caballero,
y luego gobernador de Jamaica...



















CAPITULO XVII



Aventura de un Fraile

Era tan frecuente el azote de la piratera, que en los antiguos histo-
riadores no es raro encontrar anacronismos y sustitucin de nombres. "Entr
el enemigo en la Ciudad de Granada -dice el padre Ximnez, refirindose
a los acontecimientos de 1675- y la saque no siendo decibles los ultrajes y
sacrilegios que cometi en las cosas sagradas y en los vecinos. Entr por
el ro de San Juan a la laguna porque por aquella parte que podan temer
algn dao vivan tan descuidados que ni una viga tenan. Ahora con el
castillo que en el ro fund el Sr. Escobedo siendo president se ha remediado
aquel dao". Estamos porque esta referencia de Ximnez corresponde a la
entrada de Davis, por la similitud que ofrece el suceso y las cifras de la
dcada de diferencia.
Era el mes de febrero de 1677. En el Puerto de Caballos se preparaba
a larger velas el Gran San Pablo, de Mateo Prez de Garay, rumbo a Espaa,
colmado de products del reino que los mercaderes enviaban a Cdiz. En esos
das supo el capitn general que por el mar del norte estaban al acecho varias
embarcaciones pirates, y di inmediata orden al gobernador de Honduras,
maestre de campo don Francisco de Castro Ayala, para que pasara al puerto
y descargara el navio y que las doce piezas de artillera que llevaba a bordo
las colocara en una plataforma para defense del buque y del puerto, en caso
de que el enemigo se acercase.
La orden, sin embargo, lleg tarde, porque el navo haba zarpado. Tres
naos de guerra inglesas le salieron al paso, y hubo el Gran San Pablo de
sostener reida lucha. Afortunadamente Mateo Prez de Garay era hombre
diestro y pudo defenders con vigor y causarles grande dao a sus enemigos,
y as lleg sin otra novedad a Cdiz. El Gran San Pablo llevaba mil pesos
para la compra de las vidrieras del templo de Santa Rosa, y entonces se dijo
que a la mediacin de aquella santa se deba el que se hubiese salvado del
peligro.
De este mismo ao de 1677 data la siguiente aventura de fray Jos
Delgado. Joven era fray Jos en ese tiempo, muy avisado, gil de entendi-
miento y religioso ejemplar que haba predicado el evangelio en la Verapaz.
85


. 1








Necesitaba su seora el capitn general don Fernando Francisco de Esco-
bedo -que antes haba sido gobernador de la provincia de Yucatn, y que
despus de ejercer como president de la audiencia de Guatemala, fu agra-
ciado por su majestad con el cargo de Gran Prior de San Juan de Dios en los
reinos de Castilla- necesitaba, decimos, poner en honestas manos un asunto
important para el gobernador de Yucatn, y al mismo tiempo de alguien que
buscara por tierra desde la capital del reino hasta la de la peninsula un ca-
mino, cosa que no se poda encomendar a soldados porque apenas aparecan
stos por las ariscas tierras del Chol, del Manch, de los acalaes, moran entire
una lluvia de flechas y de varas. Slo los hijos de Santo Domingo se aven-
turaban por aquellas montaas, apriscando ovejas para el Seor; algunos vol-
van, y otros encontraban all la palma del martirio, tan apetecida por los
apstoles. El indicado para la difcil misin era el padre maestro fray Fran-
cisco Gallegos, por sus reconocidos mritos de valor y experiencia. Y ya
estaba a punto de partir cuando le aparecieron unas calenturas que lo tuvie-
ron por muchos das de una pieza en la tarima de su celda, de tal modo pos-
trado, que se tema llegara al trmino de su jornada en la tierra. Por esto se
di la comisin a fray Jos, que aunque joven, sabra cumplir con eficacia,
si no mora en la empresa, que lo era y atrevida, por los mil peligros de aquel
camino de meses, por entire indios salvajes, el infierno verde de la selva
y la costa envenenada de fiebres.
Y entire las muchas aventuras y desventuras que le sucedieron al fraile
dominico -que nunca hubo alguno que las tuviera tantas y de tales calidades
como l- recurdase la que le ocurri al toparse con los pirates que haban
sentado reales en todo lo del Golfo Dulce y las Verapaces. El mismo lo cuen-
ta en el gracioso relato -su pluma era jovial y goteaba sutilezas- que hace
de su viaje. Aqu van sus propias palabras:
"...Estando en el ro Tezach quisimos pasarlo a nado, y no se pudo
por ser muy grande. Salimos de aqu para la mar que hay ocho leguas, lle-
gamos sobre tarde a la mar y aquella noche hicimos fuego para calentarnos y
secar la ropa, y eso nos perdi porque a una legua el-ro arriba hay una isleta
donde estaban poblados unos ingleses pirates. Aquella noche no nos cogieron
por haber estado lloviendo; yo estaba muy maltratado y muerto de hambre y
como me mog toda la noche lloviendo sobre m, las cinco de la maana sal
a la playa a secar un pauelo al aire que ponerme en el estmago y estndo-
melo poniendo me embistieron cinco ingleses diciendo:
-Date Espaa.
Levanteme de una hamaca donde estaba sentado y al decir buen cartel,
por espantarme me tiraron un carabinazo con postas. Como alc los brazos
pidiendo buen cuartel me pas una post por el brazo izquierdo entrando por
la mueca hasta el codo que hoy en da la tengo en medio del brazo, y la
tendr hasta morir. As que me vieron herido me alagaron diciendo:
-Perdn, padre picarn.
Un palo de Maria y su leche me pusieron en la herida,- apretronme y
hech much sangre y el brazo casi muerto y yo, del susto de la sangre
de haber estado sin comer da y medio, me daban desmayos; ms no por eso
88







me libr, pues con los cordeles de la hamaca nme ataron las manos por detrs
dndome dos ligaduras, en las muecas y en los molledos gatos de los
brazos. Echaron el lazo en una rama de un rbol y qued casi colgado como
lmpara: otro ingls por burlarse me sola suspender para arriba y pareca
que me volvan el cuerpo, lo de dentro fuera, segn era el dolor de cuerpo y
brazos y lo que ms me dola eran los hombros. Despus lleg otro ingls
a mi y me dijo:
-Unde el pataca?
Y respondile que no tena petaca, sino un cajn, y apurado me deca:
-Pataca, pataca.
Yo le deca:
-No hay pataca.
Enfadose y me dio con la coz cabeza de la escopeta un golpe entire
los dos brazos que me priv de los sentidos, no por estar semicolgado; al
darme el golpe di un grito y muy colrico me volvi a pedir patacas dicin-
dome:
-Por Dios, hijo de... hijo de una perra- alzando el gato de la escope-
ta como para matarme. En esto me hizo seas haciendo una O con los dedos,
a modo de un peso, diciendo:
-Pataca, pataca.
Entend lo que peda y le dije:
-Plata, plata.
-Sili- me respondi. Llam al muchacho que aun no lo haban
amarrado, vino, pedile la llave del cajn, recibironla, hallaron sesenta pesos
en reales, cliz y ornamentos; con eso se sosegaron. A los de Bacalar les
quitaron unos tercios de cacao y a mi toda la ropa y me dejaron desnudo y
descalzo, sin ms que una camisa y unos calzoncillos viejos. Esta prisin fu
a 20 de agosto, sbado, y estube preso hasta 30 del mismo mes. Todo aquel
da que fu sbado, estubimos todos amarrados, la cara y todo lo que tena
descubierto era una lstima por los enjambres de mosquitos que me picaron
y se me hincharon de las picadas, cara y piernas. Aquel da nos llevaron en
su embarcacin la isla donde tenan sus ranchos y all me sucedi lo si-
guiente: los de Bacalar les dieron cien azotes con cscara de Manat: yo
estaba esperando cuando me segua, con muchas ansias y sobresaltos del
corazn; fu Dios servido de que a mi no me tocasen; slo lo que hicieron
fue, que uno me mandaba sentar debajo de un rbol dicindome:
-Sintate, seor.
Otro vena y decia:
-Ven ac.
Con que por cansarme y molerme me traan de aqu para all, de He-
rodes a Pilatos. Viendo sus bufonadas me atrev a pedirles de comer; porque
como estaba desangrado de la herida, estaba desmayndome: les ped, ri-
ronse y me dieron de comer. Una noche se embriagaron todos y qued uno
slo en nuestra custodia y viendo la muestra habamos dispuesto el matarlos
a todos, los indios de Cajabn haban de coger al de la posta, los de Bacalar








los dormidos y yo un indio del -Mosquito que me haba mortificado much.
Los compaeros de uno en uno se fueron acercando a mi y los confes por lo
que pudiera suceder. Como estaban en la confesin espirituales y ya peniten-
tes con los ciento que haban llevado, digeron:
-Dios nos manda no matemos al prjimo- y se enfriaron dejando lo
concertado, 6 de caridad de miedo que es lo ms cierto. Al tercero dia nos
embarcaron y nos llevaron los Cayos de Cocina donde haba poblazn de
ellos y su capitn era un ingls de buena disposicin llamado Barte Charpa
quien me examine y me dijo:
-Cunto Espaa? cunto flecha, cunto lanza, cunto indio salvage?
Digele que los que alli vea ramos no ms: mandonos soltar y que nos
diesen un pasaporte por si topbamos con otros: as se hizo y los nueve dias
nos soltaron en las playas donde cogen el mbar que tiene ochenta leguas
llamada la baha del Espiritu Santo que pertenece a Bacalar y la otra de la
Ascencin que pertenece a la villa de Valladolid de Yucatn... Cuando de
ellos nos despedimos como si fueramos grandes amigos asi fueron los abrazos
de despedida y quitronme un muchacho Chol llamado Juan que sent mucho.



















CAPITULO XVIII



Las Cimas del Valor

Tras el nombre centelleante de Henry Morgan, el bucanero temible, los
nombres de otros corsarios, menos brillantes en la historic de la piratera,
pero siempre atrevidos, arrojados, crueles: Bartholomew Sharp, Cook, Dam-
pier, Ringrose, Coxon... En 1679 toman Portobelo. El mismo ao se unen
en Boca del Toro con las mesnadas de Harris y Sawkins. Se aprovechan de la
amistad de los indios del Darin, ganados desde 1665 por el capitn Wright,
para atravesar el istmo. Toman la ciudad de Santa Mara, de la que queman
la iglesia y el fuerte, y entregan el poblado al salvaje rencor de los indios. Y
son tan .brbaros stos que los habitantes piden proteccin a los corsarios y
se quieren ir con ellos, porque los juzgan ms humans. Luego desean atacar
Panam. En las islas fronteras a la costa permanecen a la expectativa.
Capturan barcos. Hacen prisioneros. Cuando estn en la isla de Chepillo,
listos a caer sobre Panam, sorprenden a catorce espaoles. Como no les
conviene dejarlos ni llevarlos consigo, ni asesinarlos con sus propias manos,
piensan que es mejor divertirse, tener un espectculo sangriento que much
habr de agradarles: la arena de la playa sustituir a la del circo romano;
los indios a las fieras. Forman a los prisioneros y frente a ellos a la indiada
feroz, cuyos cuchillos recin afilados cabrillean al sol maanero. Se da la
seal. Y principia la matanza. Se defienden, inermes, los espaoles. Algu-
nos logran desasirse de sus asesinos y huyen a los bosques cercanos que son
su salvacin.
El 23 de abril estn frente a Panam. No podrn desembarcar, porque
al amparo de la isla de Perico hay cinco navos de guerra y tres barcazas bien
artilladas. Tres navios salen a su encuentro. Los comandan tres hroes es-
Spaoles: el vizcano Jacinto de Barahona, el andaluz Francisco de Peralta y
Diego de Carbajal. El viento es contrario a los espaoles. Carbajal es el
primero que se retira del combat con muy pocos hpmbres. Barahona, que
llevaba la nave almiranta, lucha como un bravo. Cae atravesado por las balas
enemigas, al lado de su piloto. La cubierta est colmada de cadveres, pues
ha muerto la tercera parte de sus hombres; los que sobreviven todos estn
heridos. De ochenta y seis que eran, solamente ocho pueden tenerse en pie.
89








Mientras tanto, Peralta lucha desesperadamente contra Sawkins. Tres veces
el bucanero ha querido abordarlo, y las tres veces ha sido rechazado por el
andaluz. Vencidos Barahona y Carbajal, sobre Peralta cae la fuerza complete
de los corsarios victoriosos. El andaluz por un moment acaricia el triunfo:
est en buena posicin y sus fuegos son certeros. Pero el destino quiere otra
cosa: en la santabrbara del barco se produce una explosion tremenda. Hom-
bres y astillas vuelan a gran altura. Y en medio de los gritos de dolor y es-
panto, se oye la voz de Peralta que anima a los vivos. En seguida otra explo-
sin en el castillo de proa. Y en medio del humo y de la confusion, Sawkins
efecta el abordaje. El cuadro que se ofreca a su vista era siniestro: el
soldado que no estaba muerto, estaba horriblemente mutilado; las quemadu-
ras de la plvora causaban horror. Los soldados de Peralta todos eran negros,
pero la plvora les blanque la piel. De setenta y siete que eran ninguno que-
d con vida.
Luego, como una tromba, cayeron sobre los otros barcos que estaban
en la isla del Perico. Huyen las tripulaciones, pero antes prenden fuego al
mayor de ellos, el Santsima Trinidad, para que no lo utilicen los corsarios.
Sin embargo stos sofocan el siniestro y el barco es convertido en hospital.
Diez das pasan frente a Panam. Deserta Coxon, que quiere volverse al mar
del norte, y deja a sus heridos pero se lleva al mejor cirujano y todas las me-
dicinas. Los que quedan, al mando de Sawkins, apresan a cuanto barco se
pone a su vista. Sharp proyecta tomar Pueblo Nuevo. Encuentran recia
resistencia y en un combat muere Sawkins. Las fuerzas pirates empiezan
a desorganizarse. Muchos se resuelven a atravesar el istmo, en busca del
Atlntico. Se amotinan los hombres de Cook, a quien desconocen como capi-
tn. Luego parte la flota bucanera hacia el sur, con el propsito de atacar los
puertos sudamericanos y atravesar el estrecho de Magallanes. Mas se arre-
pienten y vuelven hacia el norte. Sigue desintegrndose la fuerza. Defecciona
William Dampier, a quien le seducen las poblaciones de Centro Amrica.
Regresa tambin el capitn Sharp y visit el reino en tierras de Costa
Rica, donde entr en el golfo de Nicoya y ech anclas en la baha de Caldera.
Se recuerda el sufrimiento de los carpinteros que utiliz para la carena de su
buque; sus extorsiones para la consecucin de bastimentos. Y luego el saqueo
e incendio de la ciudad de Esparza -que ya en 1670 haba sido saqueada por
los franceses- llevndose a muchas personas de ambos sexos, que despus
fueron rescatadas por una gruesa suma. Asalta el navo San Pedro, en el
que hubo un botn de treinta y siete mil pesos. Sus fechorias no tienen
nmero.
Era tal el respeto que infunda el nombre de Sharp, que el nuevo virrey
del Per que se hallaba en Panam de paso a su gobernacin, no quiso embar-
carse en un navo equipado con veinticinco caones, y esper largo tiempo
hasta que lleg por l la. armada peruana complete. Por fin el aventurero se
vuelve al Atlntico en 1681.
Pero el mar del sur no quedaba libre; Dampier continuaba merodeando
en las costas. En 1684 se haba unido otra vez con el capitn Cook, quien
acababa de dar la vuelta por el estrecho, procedente de la baha de Chesapeak,
90








Virginia, donde organizara una nueva batida por el Pacfico. En la isla de
Juan Fernndez, frente a las costas de Chile, sorDrendi a tres navos cargados
de harina que iban a Panam.
El alcalde mayor de Nicoya, don Diego de Pantoja, recibi aviso de los
vigas que constantemente mantena en la costa, que se aproximaban los pira-
tas. Al mismo tiempo lleg a sus manos una comunicacin del president de
Panam en que le daba igual noticia. Inmediatamente acuartel a los indios,
y un mes ms tarde, al recibir aviso del viga de Cabo Blanco, de que se acer-
caban tres velas, reuni ms gente. Eran los buques de John Cook, a quien
le acompaaban John Eaton, Edward Davis, Ambrosio Cowley, William Dam-
pier y el doctor Lionel Wafer. El capitn Cook proyectaba grandes pillajes en
tierras de Centro Amrica. Mas apenas llegaba a Costa Rica, frente al Cabo
Blanco le sorprendi la muerte repentinamente. Su navo el Bachelor Delight
ancl en una pequea baha, y el cadver fu bajado a tierra, donde se le di
sepultura.
Apuraba a los pirates la necesidad de carne fresca, que no coman des-
de haca varias semanas, y destacaron al interior a veinticuatro hombres para
que en una hacienda cercana mataran algunas reses. Entre ellos iba Dampier,
que prudentemente aconsej el destace inmediato de tres o cuatro novillos
gordos, y volverse a los barcos, en previsin de un ataque, y en efecto lo hizo
con unos cuantos que quisieron seguirle, y el resto se qued en la hacienda,
donde se encontraban muy a su gusto, para pasar all la noche y matar al da
siguiente unos treinta animals y hacer tasajo en abundancia. No contaban
con que a la maana, cuando ya haban encorralado el ganado, se les presen-
tara de improviso Juan Ramn, sargento de la compaa de pardos de Nicoya
con once hombres a caballo. Antes de llegar a la hacienda, Juan Ramn
quem las chalupas de los pirates y luego fu a atacarlos con gran coraje.
Huyeron los pirates y al llegar a la playa encontraron sus embarcaciones
quemadas, y cuando se crean perdidos irremediablemente uno de ellos les
seal una roca que se elevaba en el mar a corta distancia; se echaron al agua
y nadaron hasta ella. Juan Ramn y sus hombres se burlaban de los fugitivos
que buscaban en aquel sitio su salvacin, sin pensar que al subir la marea la
cresta de la roca sera barrida por las olas. Y empez, en efecto, a subir la
marea, y los pirates a sufrir una angustia tremenda. Si volvan a la playa,
moriran a manos de los lanceros nicoyanos. Si permanecan en la roca, se
los tragara el mar. Y ya tenan el agua a la cintura cuando vieron aproxi-
marse una de sus lanchas que iba a rescatarlos.
Al da siguiente los pirates echaron a tierra a setenta y siete espaoles
que llevaban prisioneros en sus barcos, y largaron velas rumbo al norte, quiz
a las costas de Nicaragua.
Un mes despus, era el 15 de agosto, los nicoyanos celebraban la fiesta
de Nuestra Seora de la Asuncin, cuando el alcalde mayor, don Diego de
Pantoja, recibi un correo enviado por el viga de Cabo Blanco dndole
noticia que frente a la isla de los Negritos se divisaban cuatro velas. Animada
estaba la fiesta y el alcalde no quiso alarmar a los vecinos y se guard la mala
nueva en espera de ulteriores informes, que le llegaron a la maana siguiente,
anuncindole que dos lanchas se aproximaban al puerto de Santa Catalina,








en la boca del Nacaome. Entonces Pantoja orden que saliesen las compa-
as de indios y mulatos y los pocos espaoles que haban en el pueblo, para
emboscarse entire los tupidos manglares. Por la maana del da diez y ocho
desembarcaron los pirates, creyendo la playa libre y cuando amarraban una
de las lanchas cayeron sobre ellos los de Nicoya, disparndoles a quemarropa
y bandolos de flechas. Los ingleses volcaron la lancha, y se parapetaron
tras ella. Diez perdieron la vida y otros muchos fueron heridos. Y por fin,
los que pudieron hacerlo, se refugiaron en la otra lancha y volvieron a sus
navios, los cuales permanecieron durante algunos das en la isla de San Lu-
cas, en carena, y no intentaron nuevo desembarco.
En este mismo ao de 1684 los indios de la isla de Santa Mara Magda-
lena de Mianguera se dirigieron al gobierno solicitando se les autorizara para
trasladar la poblacin a tierra firme. Los ingleses se haban apoderado del
pueblo en la noche del da de su Santa Patrona, precisamente -22 de julio-,
habindoles robado cuanto tenan "as suyo como del tributo recogido del
tercio de San Juan de aquel ao". No les dejaron una alhaja; de su iglesia
se llevaron las lmparas, clices, patenas, vinajeras, y todo lo que en ella haba
de valor. Les mataron ms de 60 reses rejecas, sus animals domsticos, y en
fin, lo arrasaron todo. Cerca de un mes permanecieron en la isla dando carena
a los navos, y cuando partieron anunciaron su vuelta para dentro de seis
meses.
A fines de diciembre, don Jos de Paz, gobernador de las armas de las
provincias de Chiquimula y Acasabastln, comunicaba al ayuntamiento de la
capital que el enemigo tripulando tres piraguas entr al Golfo Dulce, hasta la
playa de las bodegas.
Sin duda no encontraron mayor cosa qu robar, y decidieron continuar
hacia el interior y remontaron el ro Polochic llegando a las cercanas del
pueblo de Tucur, donde apresaron al indgena Gaspar Quem, muy prctico
de aquella tierra, y a su mujer e hijos. Tema el alcalde mayor de la Vera-
paz, don Pedro de Godoy Ponce de Len, que con gua tan baquiano intentara
una nueva incursin, por lo que puso vigas en el ro Juquib, afluente del
Polochic.
Los pirates, no obstante que eran en nmero de ciento, se volvieron
aceleradamente hacia el golfo, con tanta prisa "que se dexaron hasta los
sapatos y otros trastos". Luego supo el alcalde mayor que el 10 de enero del
ao siguiente, se hicieron a la mar.



















CAPITULO XIX



Piratas en Len

De algo grave se tratar en palacio. Algo grave ocurre pues van lle-
gando muchos seorones a un llamado urgente del capitn general don Enri-
que Enrquez de Guzmn. Por la calidad de los personajes se adivina que
ser una junta general de guerra, y la noticia cunde infundiendo en el nimo
de suyo tranquilo y apacible de los vecinos de la noble Santiago de los Caba.
lleros, hondos temores y perturbadoras inquietudes. Una junta de guerra?
Para qu puede ser sino para tratar de la defense contra el enemigo pirata
que de continue amenaza el reino? Ya no hay paz en la provincia desde hace
muchos aos en que la mar, la del norte y la del sur, arroja a las playas esa
plaga, ms temible que cualquiera otra, que lo arrasa todo. Cuntos nombres
se pronuncian con escalofros de miedo, al mismo tiempo que, como cuando
se habla del diablo, se hace con la diestra la seal de la cruz.
Ya estn todos los citados en la sala de la audiencia. Ocupan el estrado
el gobernador, y a su lado los doctors don Benito Novoa y Salgado y don
Jernimo Chacob Abarca y el licenciado don Diego Ibez de Faria, oidores los
tres de la real chancillera y la important persona del fiscal, doctor don
Pedro de Lavarreda. Y luego, en los sillones de la sala, por jerarqua en el
orden protocolario de rigor, el tesorero don Miguel de la Vega Balbuena; el
contador don Joseph Fernndez de Crdova; los maestres de campo don Jo-
seph Agustn de Estrada, don Sancho Alvarez de Asturias y Nava, don Juan
Antonio Dighero y don Fernando Alfonso Salvatierra; el sargento mayor don
Francisco Albizuri; el alcalde mayor de la provincia de San Antonio, don
Juan Antonio de Esqueda; los capitanes don Toms Delgado de Njera y
don Jernimo Abarca y Paniagua; los alcaldes ordinarios don Joseph de
Aguilar y Rebolledo y don Joseph Barn de Berrieza caballero de la orden de
Alcntara, y algunos otros republicans.
Se trata, en efecto de una junta general de guerra. Habla el capitn
general y dice que aquella maana del 29 de marzo de 1685 malas noticias le
trajo el correo de Panam. Le escriba el president y gobernador de la pro-
vincia -sargento general de batalla don Pedro de Ponte Franca y Llerena,
caballero de la orden de Calatrava- comunicndole que mil doscientos pirates
93









franceses haban tomado tierra por el playn y provincia del Darin, y que
otras seis embarcaciones de corsarios haban penetrado a la mar del sur,
entrando por el estrecho de Magallanes, y que ambas partidas pronto iban a
darse la mano para robar y pasar a sangre y fuego ciudades y poblaciones
hasta donde pudieran llegar.
Y al leer esta noticia, que como mala lo era bastante, no le sali el miedo
al rostro, ni ninguna otra emocin le alter, pues no era hombre l para
arredrarse, y por otro lado se lo impeda el ilustre sartalejo de sus ttulos
-caballero de la orden de Alcntara, del consejo de su majestad en el real de
guerra y de la junta de guerra de Indias, y de la de la armada, president de
la real audiencia, gobernador y capitn general, etctera.
Mil doscientos pirates eran motivo, y por cierto bastante serio, para
poner en cuidado al gobierno. Las novedades eran de mediados de febrero,
y es de imaginar cuntas cosas habran hecho en un mes y medio aquellos
malditos franceses. Quiz sus barcos estaran a la vista de las playas de la
provincia, quiz desembarcaran de un moment a otro para venir, sorpresi-
vamente, sobre la capital del reino.
La situacin de Panam, desde antao codiciada por la piratera, era en
esta ocasin desesperada. As la pintaba don Pedro del Ponte insistiendo
en lo indefenso que se encontraban la ciudad y la provincia entera contra el
acerado furor de los bandidos del mar, y lamentndose de que el virrey del
Per no hubiese accedido, quin sabe por qu motivos, a ponerles oposicin
con sus navos. Faltbanle bastimentos y municiones, pero a pesar de todo,
fortificaba la plaza para recibir a punta de lanza y fuego de mosquetes al
temible enemigo, pues don Pedro era de la madera de los valientes y en nada
se pareca a aquel su antecesor, don Juan Prez de Guzmn que pocos aos
antes se port con un miedo inaudito.
Precisaban medidas de defense, y para ello se confiaba en la energa
y previsin del capitn general. Acordse en primer trmino enviar noticia
al virrey de Mxico y comunicar el suceso a los alcaldes y corregidores en
cuya jurisdiccin hubiesen puertos sobre la mar del sur. Y don Enrique
Enrquez de Guzmn dijo que personalmente ira al puerto de Iztapa a estu-
diar sobre el terreno las condiciones que ofreciera para un desembarco.
Termina la junta y despdense entire comentarios los vocales. Es el me-
dio da y la plaza de armas ofrece un aspect animado. Efectase en ella la
venta de variadas mercancas que traen los indios desde los pueblos ms
lejanos, y cuando salen del palacio los oficiales, corre la noticia con pies
algeros. Luego vuela de casa en casa, y a su paso va dejando una huella de
angustias. Todos quieren, con inters lleno de urgencias, cambiar impresio-
nes, saber, si possible fuera a la letra, lo que don Pedro del Ponte ha escrito
al capitn general. Llega la noche y en las calls hay un inusitado trajinar
que se anuncia con las luces de los faroles que llevan, cumpliendo las orde-
nanzas, fieles mulatos. En muchas casas de seoro se han improvisado ter-
tulias, y en stas se hace memorial de las fechoras sin nmero que bucaneros,
corsarios y filibusteros han cometido en Honduras, en Nicaragua, en Costa
Rica, en Panam...









No perda el tiempo don Enrique Enrquez de Guzmn. El 29 de marzo
fu la junta general de guerra, y ya el tres de abril estaba lista su partida para
el puerto de Iztapa. A las tres y media de la tarde sala de palacio la pequea
pero brillante comitiva de su seora. Le acompaaban various caballeros de
pro, escribanos y experts y un escuadrn de lanceros, lucidamente montados
y armados. Antes saliera de palacio, con la impedimenta y provisions, un
buen nmero de indios.
Diera por bien empleada el capitan general la fatiga de sus cuatro das
de viaje.' Nunca sus ojos admiraran paisaje ms bello, como el que se ofreca
a su vista. Empequeecase el recuerdo del cuadro del golfo, all en Ro
Dulce, maravilla de maravillas, ante este otro cuadro de belleza inefable del
puerto de Iztapa...
Pero el paisaje no haca olvidar al gobernador el deber, y desde luego
se di a recorrer el estero y la barra, y aunque los experts marines que en
su squito llevara declararon bajo juramento que en su opinion no era fcil
el atraque de navos de alto bordo, por la escasa profundidad del agua, el
capitn general se dijo sin duda que hombre prevenido no es combatido y
mand reunir una fuerza de cien soldados en Guazacapn -tropa permanent
que deba estar alert y rechazar al enemigo; y adems, orden que se pusie-
ran vigas, de da y de noche, para que dieran noticia de cualquier embarca-
cin que se acercara.
Regres el capitn general. Y a su regreso encontr que en la capital
todo era temores. Slo el nombre de los corsarios bastaba para erizar los
nervios de los vecinos, como que era smbolo de robo, incendios, violaciones,
muerte. Haba quienes enterraban arcones y "castellanas" con sus joyas y
dinero. Los valientes dorman con la espada desnuda al alcance de la mano,
y en los templos las mujeres triplicaban las avemarias y padrenuestros de sus
rosarios. Slo se mostraban fanfarrones, los jvenes que lamentaban no estar
bajo las banderas, por ejemplo, de don Juan de Polonia, quien acababa de
rechazar la paz que le ofreca el turco, dorada con cinco millones de pesos,
y jur guerra sin cuartel a los enemigos de la fe catlica -y ansiaban una
oportunidad para sacar el acero y vestir la armadura.
Sin embargo, pasados los primeros das, fu renaciendo la tranquilidad
en los espritus. Los atentos ojos de los vigas no sorprendan ninguna vela
sobre la superficie del mar.
Abril. Mayo. Junio. Calma en los nimos. Ya no se hablaba de los
pirates. La vida en la capital del reino tornaba a su acostumbrado ritmo.
Fu hasta principios de julio en que los chasques del sur traan cartas anun-
ciando que se haban visto pasar cuatro navios por la costa del Blsamo. Eran
los franceses? Jams se supo pues no se les vclvi a ver. Mas el president
de Panam se encargaba, comenzando agosto, de sobresaltar la adormecida
confianza de los vecinos de la capital, con sus cartas en las que daba cuenta
de las depredaciones del enemigo, que saque y quem Pueblo Nuevo, e
informaba que se haba aprehendido a algunos ingleses -comerciantes con-
trabandistas procedentes de Jamaica, quienes anduvieran con los corsarios.
Declararon los prisioneros que el propsito de stos era el de veiir a Gua-
95









temala, entrando por Iztapa, tomar en seguida la ciudad por sorpresa, y con-
tinuar luego su viaje a las Californias. Se deca que venan nueve embarca-
ciones artilladas y bien armadas.
La cosa iba en serio, y as lo imaginaron los vecinos al escuchar al son
de cajas y de pfanos -el once de agosto- dos bandos del capitn general.
Por el uno se dispona que todos los hombres, de cualquier clase que fuesen,
alistados en compaas, asistieran una vez por semana al manejo de armas
y tiroo a un blanco". Su excelencia era enrgico, y el caso as lo exiga, e
impona a los renuentes dos pesos de multa por la primera vez, y cuatro pesos
y diez das de crcel por la segunda.
SPor el otro bando se instaba a los vecinos para que en un plazo de diez
das hicieran saber al capitn general cuntos caballos de carrera, ensillados
y enfrenados, estaran prontos en el valle de la ciudad...
Y seguan lloviendo las malas noticias en aquel ao 1685. Ahora
eran cartas de Campeche -recibidas el 29 de agosto- informando que haban
llegado a la costa peninsular dos mil pirates capitaneados por la audacia del
feroz Lorenzo o Lorencillo y monsieur de Agramont. Desembarcaron ocho-
cientos de ellos y entraron a Campeche, robaron la villa y se apoderaron del
castillo, donde slo encontraron a dos hombres, pues se pusieron en cobro,
felonies y cobardes, los trescientos soldados que lo defendan. Viniendo el
correo "de mano en mano", la novedad llegaba a la capital del reino con
ms de un mes de retraso.
Tocbale en seguida al licenciado don Antonio Navia Bolaos, visitador
general y gobernador de la provincia de Nicaragua, ser el anunciador de
ingratas noticias: la ciudad de Len cayera bajo el fuego de los lobos del mar
del sur, habiendo stos desembarcado por el estero de Doa Paula -llamado
as en honor de la esposa del gobernador don Antonio del Real, que toc el
tambor dando la alarma- casi en las propias barbas de su seora, en los
precisos moments en que l haca alarde de tropas en la villa del Realejo.
Una reducida caballera, e infantera compuesta en su mayor parte de ind-
genas, toda gente bisoa que a los primeros disparos se pusiera en fuga,
defendan la metrpoli leonesa, quedando slo sesenta valientes capitaneados
por el alcalde ordinario, teniente de caballera don Pedro de Lavarreda y Ce-
ballos. Entre tanto, los vecinos -mujeres, ancianos y nios- huan hacia los
montes, llenos de pavor.
Lenguas se hacen las gentes del valor de don Pedro de Lavarreda, que
se port como cumple a un soldado de Espaa: eran novecientos los pirates
que atacaban con furia inaudita. Don Pedro con sus sesenta hombres no
desde el batallar, aunque cada uno de ellos tendra que vrselas con quince
pirates.
Vise rodeado don Pedro, pero su brazo era fuerte y su acero bien
templado. Le matan la cabalgadura, y entonces, pie a tierra, aun se defiende
como los titanes de la conquista, como los hroes de las histories de caballeros
andantes. Por fin le hieren el poderoso brazo derecho y es desarmado. Lue-
go un tajo en la cabeza y cae como muerto en el campo de batalla. Ms le
valiera quedar all, pues los pirates se dan cuenta de que aun alienta y lo hacen
prisionero para darle tormento y que diga dnde se esconde la plata.
96








Poco fu el botn habido y no eran los pirates quienes se conformaran
con una nadera, y asi obligaron al infortunado alcalde a que escribiera al
gobernador pidiendo la bicoca de medio milln de pesos como rescate de Len
y del vecino pueblo de Sutiaba. Como no se les diera, a los tres das suavi-
zaban sus pretensiones y exigan solamente ciento cincuenta mil, amenazan-
do con quemar la ciudad.
Y desde los bosques donde se refugiaran, los vecinos vieron arder la
cathedral, las casas del ayuntamiento, la de la contadura -donde se guar-
daran telas y mantas de tributo que no se pudieron sacar- el palacio episco-
pal, el colegio seminario, los conventos de la Merced y San Juan de Dios y
una veintena de casas particulares.
El saqueo fu complete: "sin quedar ornamento ni alaja, escriptorios,
quadros, camas, ropa ni vestidos, quedando los vecinos por esta razn sin
ms abrigo que el que tenan puesto, ni ms caudal; y con el desconsuelo que
se deja considerar de tan lastimosos suzesos" -como escriba el seor vi-
sitador.
De Len, el pirata march al Realejo, dispuesto a no dejar piedra sobre
piedra ni persona alguna con vida, y as atac la poblacin por cuatro puntos
distintos, mas cuando los habitantes ya haban huido.
Escribieron los pirates en seguida al gobernador dndole un plazo de
veinticuatro horas para que enviase un emisario con quin pactar, y como no
llegara, quemaron los conventos de San Francisco y la Merced, el hospital
de Santa Rosa y la iglesia parroquial, y, por ltimo toda la villa.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs