• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Cover
 Title Page
 Front Cover
 Preface
 Prologo
 Argentina
 Bolivia
 Colombia
 Cuba
 Chile
 Ecuador
 Guatemala
 Honduras
 Mexico
 Nicaragua
 Peru
 Uruguay
 Venezuela
 Index
 Back Matter
 Back Cover






Title: Poesía hispanoamericana contemporánea
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081443/00001
 Material Information
Title: Poesía hispanoamericana contemporánea
Physical Description: Book
Creator: Escobedo, Antonio Acevedo ( Prologue )
Publisher: Secretaria de Education Publica
Place of Publication: Mexico, D. F.
Publication Date: 1944
Edition: Abridged
 Notes
General Note: Biblioteca Enciclopedica Popular, 24
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081443
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 2988947

Table of Contents
    Cover
        Cover
    Title Page
        Page i
        Page ii
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Preface
        Page iii
        Page iv
    Prologo
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
    Argentina
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Bolivia
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Colombia
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Cuba
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Chile
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Ecuador
        Page 45
        Page 46
    Guatemala
        Page 47
        Page 48
    Honduras
        Page 49
        Page 50
    Mexico
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Nicaragua
        Page 79
        Page 80
    Peru
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    Uruguay
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Venezuela
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Index
        Page 95
    Back Matter
        Page 96
    Back Cover
        Page 97
        Page 98
Full Text




Digitized from microfilm.

Missing pages 60-61





Enciclopedica


-24-


POESIA

HISPANOAMERICANA

CONTEMPORANEA
(Breve Antologia)
Prdlogo de
ANTONIO ACEVEDO ESCOBEDO


SECRETARIA DE EDUCATION PUBLIC
MEXICO


'Bibliot-eca


Popular







-24-

POESIA

H ISPANOAMERICANA

C ONTEMPORANEA
BREVEE ANTOLOGIA)
Pr6logo de
ANTONIO ACEVEDO ESCOBEDO


SECRETARIA


DE EDUCATION


PUBLIC


ME E X I C 0


BIBLIOTECA


ENCICLOPEDICA


POPULAR












UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES

















LA BIBLIOTECA ENCICLOPEDICA POPU..
LAR public todas las semanas un pequeno cois.
men coma el present con textos de cardcter his-
tirico, filos6fico, artistic, cientifico, literario, edm-
cathio y documental.
Alternan, asi, junto con manuales de tMcnicas aplicadas,
breves compendios de higiene y de agriculture, de industrial p
pedagogia, pdginas escogidas de los grande autores cldsicos V
mnodernos, reszmenes de la historic de Mixico y de las dema
naciones del mundo, sintesis del pensamiento politico national
e inmparciales antologias destinadas a divulgar entre nuestre
pueblo los oalorcs mds altos y autinticos del espiritu universal
Si se inter;ssa used par obtener esta Biblioteca, sirvase
dirigirse a la Secretaria de Educacidn Publica (Departamente
d'e Publicidad), Argentina y Luis Conzdlez Obregon, Mexi-
co, D. F., enviando -en giro postal- la cantidad de $5.00
que le dard derecho a recibir 20 publicaciones distintas a partir
del ndmero que ousted indique. Si el envio fuera de $12.00,
se registrard el nombre de used como suscriptor para la serin
enual de 52 cuadernos.















LA PROXIMA SEMANA,
EN ESTA COLECCION:





LA VIDA DE LOS MAYAS


Por
FRANS BLOM













PROLOGO


H AY en el coro de las artes un ejercicio del que puede dec;rse
que es el que mds presto y de modo mds hondo ha arraigado
en la sensibilidad de los pueblos cultos donde se manifesto:
ese ejercicio es la poesia. Sefialaremos, como clave de su triunfante
boga en todos los tiempos, el hecho de que en su cultivo intervene
uno de los recursos elementales para la comunicaci6n entire los hom-
bres, o sea la palabra. Porque en tanto que la muisica, la pintura,
la escultura y la danza requieren del espectador cierto desenvolvi-
miento favorable de las facultades de percepcidn y apreciacidn. la
cristalina voz de la poesia es siempre certera para herir las concien-
cias que pudieran estimarse mds impermeables. Hablan en ella, en
acordado tumulto, la sangre, los suefies, la heredada experiencia de
los siglos. ..- Por qud, si no, en un ayer que ahora nos parece extre-
madamente remote, pudo darse el caso de que hombres sencillos,
con lo mds sutil de las entrafias apegado a su suelo natal de Es-
pafia, Italia e Inglaterra, dijeran de memorial pasajes lipicos del
Romancero, Dante o Chaucer, de donde provino la primera poesia
en grande de aquellos paises?
Desde el moment en que Espafia, a trav s del virginal res-
cafe de America, deslumbr6 las mentes de la ipoca renacentista
europea, a nosotros nos quedd reservado en el dominio de la poesia
un patrimonio que debia lucirse y acrecentarse a tone con la mag-
nitud de Rl. Nuestra forzada condici6n de subditos de la Corona
de Espaia nos orill a admitir como propias la tradicidn, las mo-
dalidades y el posterior desenvolvimiento de la poesia peninsular.
Si exceptuamos las circunstancias de presidn, de sometimiento, en







VI ANTONIO ACEVEDO ESCOBEDO
que la eleccidn hubo de hacerse, es precise reconocer que el legade
jfu esplindido.
La poesia de los pauses hispanoamericanos reflejo -fidelisimo
girasol- en todas las etapas concordantes, el pulso de los movi-
nientos de expresi6n que, aproximadamente de siglo en siglo, re-
novaban el panorama literario al otro lado del Atldntico. Ast cun-
dieron acd, por sus pasos contados, el gongorismo, el clasicismo, el
romanticismo... (Casos hubo -y el de Sor Juana Inis de la Cruz
merece infundirnos un orgullo civilizado, antideclamatorio- en
que la simple adopcidn del ajeno modo expresivo se sublime y di6
lugar al surgimiento de astros con luz propia.) Mas en el cultivo
dc las maneras privativas en Espaia no pudo por menos de ir pe-
netrando cierta recdndita esencia americana, cierto acento insdlito
que bien puede referlrse a la mezcla de sangres que bulle en los
hombres del nuevo continent.
Hacia las ultimas d&cadas del siglo XIX, y a trayvs de los
nombres de Manuel Gutiirrez Ndjera, Julidn del Casal, Jose
Asuncion Silva, etc., vino tomando cauce una corriente poitica no-
vedosa que se propagaba cntre nuestros pauses y a la que se ltamo,
con implicito designio insurgegte, "modernismo". Pero fu6 un poeta
exquisite y cabal, Ruben Dario -un hombre nacido en Nicaragua,
con crecida porci6n de sangre indigena-, quien coifarmo con su
potencia lirica todo el orbe portico cuyo despertar apuntaba. Des-
enterrd, y supo rejuvenecerlos, vlejos moldes mitricos castellanos
cafdos en olvido; puso en sus canciones una exultante abundancia
de luces y sonrisas con resabios de paganismo; anim6, sin hip&rbo-
le, algo asi como un renacimiento de temas y medios expresivos.
La influencia ejercida por Dario en Espaha, entire la promo-
cion de poetas contempordneos suyos, forma desde hace ahos un in-
genie capitulo de la historic literaria en lengua castellana. Ha es-
tado de moda abjurar de 6l. Mas no puede negarse que su nombre
fue bandera de novedad y bizarria y que el impulso suscitado por
su "manera" constituy6 el cimiento de la actual poesia novisima,
surgida a su vez, indeclinablemente, cuando la antigua utileria re-
torica fue desplazada y ello abri6 camino a una sensibilidad mds







a awLJ%Y~. -VAN


intima y etirea, a menudo colindante con las zonas oniricas. En
efecto, unos afios despues de la desaparicidn de Dario, ocurrida en
1916, empezaron a publicar Cerardo Diego, Federico Carcia Lor-
ca, Jorge Guillin, Pedro Salinas, amparados bajo una itnica dis-
tinta a la que prevalecid hasta los limits de su primera juventud.
America, que a trayvs de un representate suyo habia trans-
formado la llrica de Espaia con irrefutable provecho para las le-
tras de ambos continents, vuelve los ojos a la inspiracion de ultra-
mar. Queremos decir aqui, de una vez, que las continues alusiones
del present prdlogo a los retornos de lo que nuestros bisabuelos Ha-
maban con candoroso empaque "la musa americana" hacia la
fuente de su origen, no deben interpretarse con un criterio literal y
despective. Hacerlo ast, equivaldria a suponer que la poesia his-
panoamericana s6ol fu6 inmitacidn, vano reflejo -y todos sabe-
mos que eso no es verdad. Tal orientacidn incesante apunta al tono
cardinal de cada ipoca, a esa atm6sfera universal que de tiempo
en tiempo prescinde de usos anticitados y obliga a los hombres a
mantenerse alertas para no perder el ritmo del mundo que les ro-
dea. (Por otra parte, la influencia de los poetas franceses, sefia-
ladamente de los simbollstas, afecid "un territorio considerable de
la produccion de nuestros pauses.)
*


E STA sucinta antologia, forzosamente limitada a unas cuan-
tas figures capitals del cuadro portico de cada nacidn -y
en el caso de Mixico algo ampliada a causa del cardcter
'divulgador de la coleccidn bibliogrdfica que la presenta-, es un
testimonio en que puede ratificarse el acento de originatidad, el de-
licado soplo nativo que no se manifiesta en exterioridades verbales
sino en pudorosas actitudes interiores que apenas afloran, con las
excepiones de poetas deliberadamente resonantes como Diaz Mi.
rTn y Chocano.
Si se repara en la dignidad melanc6lica de Silva, la fluida
Uaneza de Ferndndez Moreno, las complejidades de L6pez Ve-


WBE&AYv 9%1"I


,
q






VIII ANTONIO ACEVEDO ESCOBEDO
larde, la contencidn de Florit, y en la atemperada gravedad de los
modernos -Neruda, Ballagas, Cardoza y Arag6n, entire otros-,
resaltard la diversidad de rumbos, la independencia creadora, la
significacidn estitica de la poesia hispanoamericana que ha des-
cubierto ya, mds de una vez, "la dificil flor de la maestria".
Antonio Acevedo Escobedo
















*








ARGENTINA






LEOPOLDO LUCONES
(1874-1938)

EL CANTO DE LA ANOUSTIA
Yo andaba solo y callado
Porque tui te hallabas lejos,
Y'-quella noche
Te estaba escribiendo.
Cuando por la casa desolada
Arrastr6 el horror su trapo siniestro.
Brot6 la idea, clertamente,
De los sombrios objetos;
El piano,
El tintero,
'La borra de cafe en la taza
Y mi traje negro.
Sutil como las alas del perfume
Vino tu recuerdo,
Tus ojos de joven cordial y triste,
Tus cabellos,
Como un largo y suave pajaro
De silencio.
(Los cabellos que resisten a la muerte
Con la vida de la seda, en tanto misterio.)
*Tu boca, donde suspira
La sombra interior habitada por los suefios,
Tu garganta,
Donde veo
Palpitar como un sollozo de sangre,
La lenta vida en que te meces durmiendo.
Un vientecillo desolado,
MAs que soplar, tiritaba en soplo ligero,
Y entretanto,







A n fI Er'AkTtW **


LUnv Ml J. AXIL~


El silencio,
Como una blanda y suspirante lluvia
Caia lento.
Caia de la inmensidad,
Inmemorial y eterno.

Adivinabase afuera
On cielo
Peor que obscuro:
Un angustioso cielo ceniciento.

Y de pronto, desde la puerta cerrada
Me did en la nuca un soplo tremulo
Y conoci que era la cosa mala
De las casas solas, y mir6 el blanco techo,
Dici6ndome: "Es una absurda
Supersticion. ridiculo miedo."
Y mire la pared impavida,
Y note que afuera habia parado el viento.

Oh, aquel desamparo exterior y enorme
Del silencio,
Aquel egoismo de las puertas cerradas
Que sentia en todo el pueblo.
Solamente no me atrevia
A rmirar hacia atras, aunque estaba cierto
De que no hat'a nadie; pero nunca,
Oh, nunca habria mirado de miedo.
Del miedo horroroso
De quedarme muerto.

Poco a poco, en vegetante
Pululaci6n de escalofrio el6ctrico,
Erizaronse en mi cabeza
Los cabellos.
Uno a uno los sentia,
.Y aquella vida extrafia era otro tormento. *

Y contemplaba mis nranos
Sobre la mesa, qud extraordinarios miembros
Mis manos tan pilidas,
Manos de muerto.
Y note que no sentia
Mi coraz6n desde hacia much tempo.
Y senti que te perdia para siempre,
Con la horrible certidumbre de estar despierto.


em








POESIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA- 11

Y grit6 tu nombre
Con un grito interro,
Con una voz extrafia
Que no era la mia y que estaba muy lejos.
Y entonces, en aquel grito
SentL que mi corazon muy adentro,
Como un racimo de lagrimas,
Se deshacia en un llanto ben4fico.
Y que era el dolor de tu ausencia
Lo. que habia sofiado despierto.

SALMO PLUVIAL
Tormenta

Erase una caverna de agua sombria el cielo;
El trueno, a la distancia, rodaba su pefi6n;
Y una remota brisa de conturbado vuelo,
Se acidulaba en tenue frescura de lim6n.
Como caliente polen exhalo el campo seco
Un relente de trebol lo que empez6 a Hover.
Bajo la lenta sombra, colgada en denso fleco,
Se vio al cardal con vividos azules florecer.
Una fulminea verga rompi6 el aire al soslayo;
Sobre la tierra at6nita cruz6 un vapor .mortal;
Y el firmamento entero se derrumb6 en in rayo,
Comb en inmenso techo de hierro y de cristal.

Liuvia

Y un mimbreral vibrant fu6 el chubasco resuelto
Que plantaba sus liquidas varillas al trasluz,
0 en pajonales de agua se espesaba revuelto,
Descerrajando al paso su pr6digo arcabuz.
Salt6 la alegre lluvia por taludes y cauces;
Descolg6 del tejado sonoro caracol;
Y luego, alli a lo lejos, se desnudo en los sauces,
Transparente y dorada bajo un rayo de sol.
Calma
Delicia dellos Arboles que abrev6 el aguacero.
Delicia de los garrulos raudales en desliz.









Cristalina delicia del trino del jilguero.
Delicia serenisima de la tarde feliz.

Plenitud
El cerro azul estaba rragante de rorero,
Y en los profundos campos silbaba la perdiz.

ALBA

Hasta que en el Oriente palideci6 el lucero,
Y celebr6 la alondra con su himno matinal,
La magia del rocio que hace del mundo entero
Un lucido prodigio de bruma y de cristal.

Y parecio que ei cielo subia de la tierra
Como una vaporosa luz, que en vago temblor,
Entomo, con la calma de un ala que se cierra,
Grandes puertas azules sobre su propio albor.

Y por aquel remote portal entr6 la estrella,
Lacia su crencha rubia, largo su velo al pie.
Y cual sucede al paso de una clara doncella,
Un suspiro fragante su leve ausencia fue.

PLENO SOL

El calor, dg vibrant, parecla sonoro.
El cielo era una tenue soflama de alcohol
Y la siesta como una gruesa castU ia de oro,
Be entreabria en el ambito, crepit. da de sol.
Bajo el soto cuya intima sombra la espiaba, acaso,
Palpitante en la linfa vivaz del manantial,
La nMyade, torcia su trenza de oro al paso,
Y era el agua desnuda su cuerpo de cristal.
Una Ifnguida brisa, palida entire sus tules,
Corriendo por los campos a su azaroso albur,
Removia en los c6spedes suaves plants azules,
0 en un largo carrizo silbaba al viento Sur.
La siesta declinaba, y en la aguja vibrant
De un noble alamo, el trino del jilguero feliz,
Desmenuzaba claros maices de diamante, .
Anunciando a los surcos el oro del maiz.


sah


ARGENTINA ,








POESIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA- 13


En generoso aliento se exhalaba el tomillo.
La tarde puso utn poco de rosa en su pincel.
Y un haz de sol poniente, ya manso y amarillo,
Se tendi6 ante la casa comro un largo lebreL
*
*

ARTURO CAPDEVILA

(1899)

NOCTURNO

A Job.

(Fragmento)
Jugamos con la Vida.
Caballo... Sota.. As...
Perdemos cada apuesta,
pero apostamos mas.
Tahur astuto siempre
se esta detras,
guifiandole a la Vida
el rey, el as...
Y en vano le gritamos:.
Ya no nos robaras;
io a cartas vistas todos,
o no jugamos mas!
Porque apostar es fuerza
al rey. al as:..
y menos nunca,
siempre mas.
iJuega a la vida, juega!...
iYa perderas!
iAy del que nada espera!
Todo me fu6 falaz.
La paz busque; decide
lcual fue mi paz?
Haz de ilusiones tuve.
4Y el haz?... 4Y el haz?
Tenaz fui vanamente,
Zy sere aimn tenaz?
Ni en noche gris, ni en no-he .egra,
ni en noche azul iay paz.









Falaz el dia, y el noctirno
bien, falaz.
iAy del que nada esperal
iNo hay paz, Sefior, no nay paz!
*
*

FERNANDEZ MORENO
(1886)
ALDEA ESPAF4OLA
I
Recuerdo Ce una semana
de anginas y calenturas,
de hisopazos y de unturas
delante de una ventana.
La enorme casa aldeana,
la conversation secret,
el medico, la receta,
y en el reseco verano,
interminable y lejano,
el chirriar de una carreta.
II
Chirriar que tengo metido
como apretada spiral
iera el eje de nogal!.
en la cueva del oido.
Lo oigo si estoy dormido,
lo oigo si estoy desplerto,
si me aburro o me divierto.
lo oird de viejo temblante '
y enfermo y agonizante,
y bajo la tierra, muerto.
AUTO
Por el camino llano,
alegre de canciones iba el auto ieloz.
IAlegria de masculos estirados y concienela tanaqudl
iAlegria del mundo! jAlegria de DioMe
En el camino llano
s ha detenido el Fo.L







POESIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA- 15
Todos mis compafieros se han arrojado al suelo,
quidn revisa las ruedas, quin revisa el motor;
6ste aprieta un tornillo, aqu6l toca un resort;
todos se preocupan de algo... menos yo.
Sobre el instil coche comprob6 una vez mis
lo flaco de mis manos para cualquier acci6n.
Veinte veces se ha roto una rueda en mi send,
inunca supe que hacer con la tal rueda yo!
Me tifi6 la vergilenza de rojo las mejillas,
y me apeloton6 del auto en un rinc6n.
Pero luego pense que era tal vez el unico
que, en mitad ae los campos, tenia la vision
complete de la patria, de su much grandeza,
de su herolco pasado, del future esplendor;
que era tal vez el unico que sediento bebia,
con la boca entreabierta, con el ojo avizor,
patria, en trigos nacientes; patria, en glaucas avenas;
patria, en aire aromado; patria, en cielo con sol...
Be me fu6 el vergonzoso rosicler de la cara,
y un insensato orgullo hinch6me el coraz6n.



ALFONSINA STORM
(1892-1938)
PESO ANCESTRAL

Tfi me dijiste: no lloro mi padre;
tu me dijiste: no llor6 mi abuelo;
no han Ilorado los hombres de mi raza,
eran de acero.
Asi diclendo te brot6 una lagrima
y me cay6 en la boca...; mis veneno
yo no he bebido nunca en otro vaso
asi pequefio.
DEbil mujer, pobre mujer que entiende,
dolor de siglos conoci al beberb:
Gh, el alma mia soportar no pmde
todo su peso.







1-ARGENTINA

LEOPOLDO MARECHAL

(1900)
DE LA SOLEDAD
VI
Una ciudad a mi costado nace:
su infancia es paralela de la mia y retoza
mts alli de mi muerte.
Herreros musicales inventan la ciudad,
afirman su rifi6n, calzan su pie.
Baila desnuda al s6n de sus martillov
la edad de los herreros.
Y el corazon de la ciudad se forja
con el metal de las mujeres,
y sobre los metales castigados
es bella y sin piedad esta mahiana.
Pero duermen los nifios, de espaldas a la tierra
o en la margen del gozo.
Conspiran bajo el sol de los herreros,
para que tenga un alma la ciudad.
*


JORCE LUIS BORGES
(1900)

LA NOCHE QUE EN EL SUR LO VELARON
Por el deceso de alguien
-misterio cuyo vacant nombre poseo, cuya
realidad no abarcamos-
hay hasta el alba una casa abierta en el Sur
una ignorada casa que no estoy destinado a rever,
pero que me espera esta noche
con desvelada luz en las altas horas del suefio.
demacrada de malas noches, distinta,
minuciosa de realidad.
A su vigilia gravitada en muerte camino
por las calls elementales como recuerdos,







POESIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA -17

por el tiempo abundante de la noche,
sin mas oible vida
que los vagos hombres de barrio junto al apagado almacna
y algfin silbido solo en el mundo.
Lento el andar, en la posesi6n de la espera,
ilego a la cuadra y, a la casa sincera puerta que busco
y me reciben hombres obligados a gravedad
que participaron de los afios de mis mayores,
y nivelamos destinos en una pieza habilitada que mira al patio
-pieza que esta bajo el poder y en la integridad de la noche-
y decimos porque la realidad es mayor, cosas indiferentes
y somos desganados y criollos en el espejo
y el mate compartido mide horas raras.
Me enternecen las menudas sabidurias
que en tode fallecimiento de hombre se pierden
-hibito de unos libros, de una Have, de un cuerpo entire los otros-
frecuencias irrecuperables que fueron
la precision y la amistad del mundo para 61.

Yo se que todo privilegio, aunque oscuro, es de linaje de milagros
y much lo es el de participar en esta vigilia,
reunida alrededor de lo que no se sabe: del Muerto, *
reunida para incomunicar o guardar su primera noche en la
(muerte.
(El velorio gasta las caras;
los ojos se nos estan muriendo en lo alto como Jesfis.)

4Y el muerto, el incredible?
Su realidad esti bajo las flores diferentes de 61
.y su mortal hospitalidad nos dara
un recuerdo mis para el tiempo
y sentenciosas calls del Sur para merecerlas despaclo
y brisa oscura sobre la frente que vuelve
y la noche que de la mayor congoja nos libra:
la prolijidact de lo real


Libro.-2








18- ARGENTINA


FRANCISCO LUIS BERNARDEZ
(1900)
SONETO
Si para recobrar lo recobrado
Debi perder primero lo perdido,
Si para conseguir lo conseguido
Tuve que soportar lo soportado,
Si para estar ahora enamorado
Fue menester habei estado herido,
Tengo por bien sufrido lo sufndo,
Tengo por bien'llorado lo llorado.
Porque despues de todo he comprobado
Que no se goza bien de lo gozado
Sino despues de haberlo padecido.
Porque despues de todo he comprendido
Que lo que el irbol tiene de florido
Vive de lo que tiene sepultado.








BOLIVIA







RICARDO JAIMES FREYRE
(1872-1933)

LAS VOCES TRISTES

Por las blancas estepas
se desliza el trineo;
los lejanos aullidos de los lobos
se unen al jadeante resoplar de los perros.

N.ieva.
Parece que el espacio se envolviera en un velo,
tachonado de lirios
por las alas del cierzo.

El infinite blanco...
sobre el vasto desierto
flota una vaga sensaci6n de angustia,
de supremo abandon, de profundo y sombrio desaliento.

Un pino solitario
dibujase a lo lejos,
en un fondo de brumas y de nieve,
como un largo esqueleto.

Entre los dos sudarios
de la tierra y el cielo
avanza en el Naciente
el helado crepfisculo de invierno...








BOLIVIA

FRANZ TAMAYO
(1880)

BALADA DE CLARIBEL
En la desolada tarae,
Claribel,
Al claror de un sol que no arde,
Claribel,
Me vuelve el amante alarde,
Claribel,
Aunque todo dice "es tarde,
Claribel".

Lleva en sus alas el viento,
Claribel,
Tu nombre como un lamento,
Claribel,
Y en vano mis ansias siento
Volar tras aquel concento,
Claribel.
Voz con que pia ia ausencia,
Claribel,
Saudade, canora esencia,
Claribel!
Afioranza, transparencia
Que la ausencia hace presencia,
Claribel!
Mar profundo y albo monte,
Claribel,
jEs possible que tramonte
Claribel
Tras el hfimedo horizonte,
Y que las nieves remote
Claribel?
El tiempo es por siempre ido,
Clarioel,
Y eres quiza todo olvido,
Claribell
Mas yo. iluso descreido,
Aiin pienso que me has querido,
Claribel!







POESIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA---- 1
El pan amargo en que muerdo,
Claribel,
Hecho esta de tu recuerdo,
Claribel!
Y el pasado nada cuerdo
Es un suefio en que me pierdo,
Claribel!
Oh, mafiana azul y rosa,
Claribel,
En que te vi mariposa,
Claribel!
Reina y mujer, nifia y diosa,
Oro, nacar, nieve y rosa,
Claribel!
Cantaba en el aire un ave,
"Claribel",
Suave cual la suave
Claribel.
Y unia el plumado clave
Dulce risa y lloro grave:
Claribel!
Una miisica escondida,
Claribel!
Eres por siempre en mi vida,
Claribell
Mana de mi eterna herida
Leche rosa y luz florida,
Claribel!
Vierte mi labio un perfume:
Claribel,
Musgo y clavel que resume
Claribel.
Mirra que eterna sahume,
Oleo que no se consume,
Claribel!

De un nigromante el compOS,
Claribel,
Traz6 en mi alma "nunca m:s
Claribel'.
Y asi a mis ojos jamAs
Como el alba volveras,
Claribell








COLOMBIA






JOSE ASUNCION SILVA

(1865-1896)

NOCTURNO

Una noche,
una noche toda llena de murmullos, de perfumes y de muisicas de
(alas;
una noche
en que ardian en la sombra nupclal y hfimeda las luciernagas
(fantisticas,
a mi lado lentamente, contra mi cefiida toda, muda y palida,
como si un presentimiento de amarguras infinitas
hasta el mis secret fondo de las fibras te agitara,
por la senda florecida qie atraviesa la llanura,
caminabas;
y la luna llena
por los cielos azulosos, infinitos v Drofundos esparcia su luz blanca;
y tu sombra,
fina y languida,
y ml sombra,
por los rayos de la luna proyectadas,
sobre las arenas tristes
de la senda se .juntaban,
y eran una,
y eran una,
y eran una sola sombra larga,
y eran una sola sombra larga,
y eran una sola' sombra larga...
Esta noche
solo; el alma
llena de las infinitas amarguras y agonias de tu muerte,
separado de ti misma por el tiempo, por la tumba y la distancia,
por el infinite negro
donde nuestra voz no alcanza,
mudo y solo
por la senda caminaba...









Y se oian los ladridos de los perros a la luna,
a la luna palida,
y el chirrido
de las ranas...
Senti frio. Era el frio que tenian en tu alcoba
tus mejillas y tus sienes y tus manos adoradas,
entire las blancuras niveas
de las mortuorias sabanas.
Era el frio del sepulcro, era el hielo de la muerte,
era el frio de la nada.
Y mi sombra,
por los rayos de la luna proyectada,
iba sola,
iba sola,
iba sola por la estepa solitaria;
y tu sombra esbelta y agil,
fina y linguida,
como en esa noche tibia de la muerta primavera,
como en esa noche llena de murmullos, de perfumes y de misicas
(de alas,
se acerc6 y march con ella,
se acerco y march con ella,
se acerc6 y march c n ella... IOh, las sombras enlazadas!
iOh, las sombras de los cuerpos que se juntan con las sombras
(de las almas!
iOh, las sombras que se buscan en las noches de tristezas y de
(ligrimas!...
*
*

CUILLERMO VALENCIA

(1872-1943)

LOS CAMELLOS
Lo triste 'es asi...
Peter Altenberg

Dos ITnguidos camellos, de elasticas services,
de verdes ojos claros y piel sedosa y rubia,
los cuellos recogidos, hinchadas las narices,
a grandes pasos miden un arenal de Nubia.
Alzaron la cabeza para orientarse, y luego
el sofioliento advance de sus vellosas piernas







POESIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA-- 25

-bajo el rojizo dombo de aquel cenit de fuego-
pararon silenciosos al pie de las cisternas.

Un lustro apenas cargan bajo el azul magnifico,
y ya sus ojos quema la fiebre del torment:
tal vez leyeron. sabios, borroso jeroglifico
perdido entire las ruinas de infausto monument.

Vagando taciturnos por la dormida alfombra,
cuando cierra los ojos el moribundo dia,
bajo la virgen negra que los llev6 en la sombra
copiaroL el desfile de la Melancolia...

Son hijos del desierto: prest6les la palmer
un largo cuello movil que sus vaivenes finge,
y en sus marchitos rostros que esculpe la Quimera
isopl6 cansancio eterno la boca del Esfinge!

Dijeron las Pirdmides que el viejo sol rescalda:
"Amamos la fatiga con inquietud secreta...",
y vieron desde entonces correr sobre una espalda
tallada en came, viva, su triangular silueta.

Los atomos de oro que el torbellino esparce
quisieron en sus giros ser gracil vestidura,
y unidos en collares por invisible engarce
vistieron del giboso la escudlida figure.

Todo el fastidio toda la fiebre, toda el hambre,
la sed sin agua, el yerm& sin hembras, los despojos
de caravanas. haesos en blanquecino enjambre..,
todo en el cerco bulle de sus dolientes ojos.

Ni las sutiles mirras, ni las leonadas pieles,
ni las volubles palmas que riegan sombra amiga,
ni el ruido sonoroso de claros caseabeles
alegran las miradas al rey de la fatiga.

iBebed dolor en ellas, flautistas de Bizancio
que amais pulir el dactilo al son de las cadenas;
s6lo esos ojos pueden decircs el cansancio
de un mundo que agoniza sin sangre entire las venas!

iOh artists! iOh camellos de la Hanura vasta
que vais Ilevando a cuestas el sacro monolito!
iTristes de esfinge! inovios de la palmer coastal.
iS61o calmAis vosotros la sed de lo infinitol








Ei0 T IfD A


6Que pueden los cefiudos? jQu6 logran las melenas
de las zarpadas tribus cuando la sed prime?
Solo el poeta es iago sobre este mar de arenas;
solo su arteria rota la Humanidad redime.

Se pierde ya a lo lejos la errante caravana
dejandome -camello que cabalgo el Excidio...-
ic6mo buscar sus huellas al sol de la mafinaa,
entire las ondas grises de 16brego fastidio!

iNo!. buscare dos ojos que he visto, fuente pura
hoy a mi labio exhaust, y aguardard paciente
hasta que suelta en hilos de mistica dulzura
refresque las entrafias del lirico doliente.

Y si a mi lado cruza la sorda muchedumbre
mientras el vago fondo de esas pupilas miro,
dira que vio un camello con honda pesadumbre,
mirando silencioso dos fuentes de zafiro...
*
*

PORFIRIO BARBA JACOB
(1880-1942)

FUTURE

Decir cuando yo muera... (iy el dia est6 lejano!)
Soberbio y desdefioso, pr6digo y turbulento,.
en el vital deliquio por siempre insaciado,
era una llama al viento... \

Vago. sensual y triste, por islas de su America;
en un pinar de Honduras vigoriz6 el aliento;
la tierra mexicana ie di6 su rebeldia,
su libertad. su fuerza... Y era una llama al viento.

De simas no sondadas subia a las estrellas;
un gran dolor inlcognito vibraba por su acento;
fu6 sabio en sus abismos y humilde, humilde, humilde,
porque no es nada una llamita al viento.

Y supo cosas lfigubres. tan hondas y letales,
que nunca humana lira jams esclareci6.


af








FOESIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA- 27

y nadie ha comprendido su trdgico lamento...
Era una llama al viento, y el viento la apago.

UN HOMBRE

Los que no habeis llevado en el coraz6n el tumulo de un Dios
ni en las manos la sangg,. de un homicidio;
los que no comprendeis el horror de la conciencia ante el Universo;
los que no sentis el gusano de una cobardia
que os roe sin cesar las raices del ser;
los que no merec6is ni un honor supremo
ni una supreme ignominla:
Los que gozais las cosas sin impetus ni vuelcos,
sin radiaciones intimas, igual y cotidianamente ficiles;
los que no devantis la ilusi6n del Espacio y del Tiemoo,
y pensais que la vida es esto que miramos,
y una ley. un amor, un osculo y un nifto;
los que tomais el trigo del surco rencoroso,
y lo comdis con manos limpias y modos apacibles;
los que decis: "Esta amaneciendo"
y no llorAis el milagro del lirio del alba:
Los que no habdis logrado siquiera ser mendigos,
hacer el pan y el lecho con vuestras propias manos
en los tugurios del abandon y la miseria,
y en la mencdicidad mirar los dias
con una tortura sin pensamiento:
Los que no habeis gemido de horror y de pavor,
como entire duras barras, en los abrazos ferreos
de una passion inicua,
mientras se quema el alma en fulgor iracundo,
muda. liWgubre,
vaso de oprobio y lampara de sacrificio universal,
iVosotros no podeis comprender el sentido dolorcso
de esta palabra: UN HOMBRE!
LAMENTACION DE OCTUBRE
Yo no sabia que el azul mafiana
es vago espectro del brumoso ayer;
que agitado por soplos de centuries
el coraz6n anhela.arder, arder.
Siento su impulso y su latencia, y cuando
quiere sus luminarias encender;
pero la vida esta llamando,
y ya no es hora de aprender.










Yo no sabia que tu sol, ternura,
da al cielo de los nifios rosicler,
y que bajo el laurel el h6roe rudo
algo de niflo tiene que tener.
iOh, quidn pudiera, de nifiez temblando,
a un alba de inocencia renacer!
Pero la vida esti pasando,
y ya no es hora de aprelnder
Yo no sabia que la paz profunda
del afecto, los lirios del placer,
la magnolia de luz de la energia,
lleva en su blando seno la mujer.
Mi sien rendida en ese seno blando
un hombre de verdad quisiera ser;
pero la vida esti acabando
y ya no es hora de aprender...
*
*

RAFAEL MAYA

(1897)

CAPITAN DE VEINTE AROS

Capitin de veinte aios
reci6n salido del gimnasio
donde la linea de las barras y de las cuerdas
Impone sobre el alboroto de los arboles
su limpia geometria al aire libre.
CapitAn de veinte afios
virgen como el acero,
y agil como el viento que mide el campo
pisando sobre los tallos donde se columpia la luz.
Llevame en tu nave ligera,
en la menuda armaz6n de lienzo y de mimbres
que posa sobre la tierra dando saltos
como las garzas cuando huyen- a lo largo del rio.
Ll6vame en tu nave ligera.
i oh!, Capitin.
Vistago de una raza nacida
de las cenizas del mmndo, y del cadaver








POESIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA A--9

de todos los dioses sacrificados por el hombre.
Tu alma florece en la pulpa de tus labios
roja y carnal como el sexo de la nueva alegria.
Tu conciencia es un tejido orginico
labrado con tu sangre como el p6talo de las flores.
Tienes la fe en el m(isculo,
y transportas las montafias con un solo grito salvaje.

Capitan de veinte afios,
lleyame en tu nave ligera.

Imberbe No4 de la edad de hierro,
fabricaste tu barca no con maderas incorruptibles
sino con un poco de aire y de fuego,
y la echaste al espacio confiado
en el equilibrio de todas las fuerzas sagradas.
Y he aqui que tu nave se mece
del mismo hilo que sostiene los astros.

Desnudo estAs de tus vestiduras mortales.
joh!, Capitan.

Cubre tu cuerpo el Artico ropaje
que destila aceite como la piel de las bestias marinas
y -simbolo de tu fidelidad a las alturas-
del sordo casquete que te prime la cabeza
se desprenden dos orejas de galgo.

Capitin de veinte afios,
11vame en tu nave ligera.

Como se remontan los pajaros
con el solar equipaje de sus plumas, y llevando una hoja
de la uiltima rama en que se posaron
asi vas a las rutas areas
con tu cuerpo alargado en el impetu del arranque
y un filtimo reflejo del verdor terrestre
en tus ojos estrangulados ya por la furia del viento
que te arrebata en su torbellino como a los dioses.
S iOh!, Capitan.

Ni el flanco de las naves
pintadas con los colors de la esperanza o de la ira
por los alegres obreros del agua;
ni las caderas de una mujer ejercitada en el salto
mejor que en las lides del amor -antiguo;
ni los ijares de los felinos en celo;







f~1/Tf AREWT A -


ni la curva de los horizontes celestes,
nada iguala a tu divina maquina provista
de su multiple corazon resonante,
avido de la gloria del clelo
y conquistador impetuoso de las zonas azules.

Capitan de veince aflos,
Ilevame en tu nave ligera.

Volaremos por la mafiana
como las primeras voces de los hombres.
Mi coraz6n prisionero de la tierra
igual que las raices de los arboles,
batirA sobre mi vida con mas fragor que tu-nelice,
ioh!, Capitan,
reciblendo las convulsiones metalicas de tu nave flotante
como recibi6 las primeras palabras de amor, en la noche extinta,
bajo la vibraci6n de los luceros romanticos
o en la bermeja alegria de los so!es que maduran la bierba.

Si, volaremos por la mafana
purificados en la luz que renueva la conciencia del mundo,
y solo una nubecilla del misero polvo originario
dara testimonio de nuestro rapto celeste
ante los caminos de la tierra
y ante las montafias distantes.
Y habremos entrado en la voragine azul, en el eter
que nos traspasara como la luz a las nubes.

Y ya no habra ni tiempo ni limited
para nuestra alegria, y todas las cosas
seran conocidas en su unidad desde el reino del sol.
Y tal vez... (oh!, Capitan, s610o mi madre, solo ella,
pudo entrever esta esperanza bajo la fidelidad de la lumbre
que aclaraba conjuntamente sus manos y mi suefio)
tal vez caigamos en el mar como la luz de todas las tardes,
roto el filtimo cielo que alcanzo la h6lice divina,
conocido el uiltimo espacio adonde penetr6 la audacia del fuego
violado con el ruido de las alas mecAnicas
el cosmico silencio en que se mueven las forms
que son puras, bienaventuradas y eternas.

Capitan de veinte afios.
llevame en tu nave ligera.


All UxyjL"IVJLJmJLI%


no


I









CUBA





JOSE A.4RTI

(1853-1895)

CULTIVO UNA ROSA BLANCA

Cultivo una rosa blanca,
cn julio como en enero,
para el amigo sinccro
que me da su mano franca.

Y para el cruel que me arranca
el corazon con que vivo,
cardo ni ortiga cultivo:'
cultivo ]a rosa blanca.
*
*

JULIAN DEL CASAL

(1863-1893)

RECUERDO DE LA INFANCIA

Una noche mi padre, siendo yo niflo,
mirando que la pena me consumia,
con las frases que dicta solo el cariflo,
lanzo de mi destino la profecia,
una ncche mi padre, siendo yo nifio.
Lo que tome yo entonces por un reproche
y, extendiendo mi cuello sobre mi hombro,
me hizo pasar Ilorando toda la noche,
hoy inspira a mi alma terror y asombro
lo que tome yo entonces por un reproche.
-Sumergida en profunda melancolia,
como estrella en las brumas de la alborada,







21 CUBA


gemira para siempre -su voz decia-
por todos los senderos tu alma cansada,
sumergida en profunda melancolia.
Persiguiendo en la sombra vana quimera
que tan s6lo tu mente de encantos viste,-
te encontrara cada ano la primavera
enfermo y solitario, doliente y triste,
persiguiendo en la sombra vana quimera.
Para ti la existencia no tendr. un goce
ni habri para tus penas ningmn remedio,
y, unas veces sintiendo del mal el roce,
otras veces henchido dc an.argo tedio,
para ti la existencia no tendra un goce.

Como una plant llena de esteril jugo
que ahoga de sus rams la florescencia,
de tu prcpia alegria seras verdugo
y morirds ahogado por la impotencia
como una plant llena de esteril jugo.-

Como pajaros negros por azul iago,
nublaron sus pupilas mil pensamientos,
y, al morir en la sombra su acento vago,
vi pasar por su mente remordimientos
como pajaros negros por azul lago.
*


ACUSTIN ACOSTA
(1887)

ABANDONADA A SU DOLOR...

Abandonada a su dolor, un dia
en que la sombra la envolvi6 en su velo,
me dijo el corazon que ella vendria
en el milagro spiritual de un vuelo.

Abri los pabellones solitarios;
flumine los vastos corredores;
queme ia mirra de los incensarios
y el frio marmol alfombr6 de ficres.







POESIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA-
Lleg6, cansada de volar... Yo dije:
-Alma, mujer inspiradora, rige
mi vida entera para siempre. Arde
como la mirra el corer6n que inmolo..,
iAmer no Ilega demasiado tarde
a quien se siente demasiado zolo!
*
.

MARIANO BRULL

(1891)

EPITAFIO DE LA ROSA

Rompo una rosa y no te encuentro.
Al viento, asi, columns deshojadas,
palacio de la rca en ruinas.
Ahora -rosa imposible- empiezas:
por agujas de aire entretejida
al mar de la delicia intacta,
"donde todas las resas
-antes que resa-
belleza son sin cArcel de belleza.
*
*


EMILIO BALLAGAS

(1910)

NOCTURNO Y ELEGIA

Si pregunta por mi, traza en el suele
una cruz de silencio y de ceniza
sobre el impuro nombre que padezco.
Si pregunta por mi, di que me he muerto
y que me pudro bajo las hormigas.
DUe que soy la rama de un naranjo,
-la sencilla veleta de una torre.
Itaro.-3







24 CUBA

No le digas que floro todavia
acariciando el hueco de su: ausencia,
donde su ciega estatua qued6 impresa
siempre al acecho de que el cuerpo vuelva.
La came eS un laurel que canta y sufre
y yo en vanb- espere bajo sU sombfa.

Sl pregunta por mi dale estos ojos,
estas grises palabras. estos dedos;
y la gota de sangre en el pafiuelo.
Dile que me he perdido. que me he vuelto
una oscura perdiz, un falso anillo
a una orilla de juncos olvidados:
dile que voy del azafran al lirio.

Dile que quise perpetuar sus labios,
habitar el palacio de su frente.
Navegar una noche en sus cabellos.
Aprender el color de sus pupilas
y apagarme en su pecho suavemente,
nocturnamente hundido. aletargado
en un rumor de venas y sordina.

Ahora no puedo ver autque suplique
el cuerpo que testi de mi carifno.
Me he vuelto una rosada caracola,
me quede fijo., roto. desprendido.
Y si dudais de mi creed al viento,
mirad al norte, preguntad al cielo.
Y os diran si afin esoero o si anochezco.

iAh! Si pregunta dile lo que sabes.
De mi hablaran un dia los clivos
cuando yo sea el ojo de la luna.
Impar sobre la frente de la noche.
adivinando conchas de la arena.
el ruisefior suspense de un lucero
y el hipn6tico amor de las mareas.

Es verdad que estoy triste, pero tento
sembrada una sonrisa en el tomillo,
otra sonrisa la escondi en Saturno
y he perdido la otra no se d6nde.
Mejor sera que espere a medianoche,
al extraviado olor de los jazmines,
y a la vigilia del tejado, fria.







SOM M HISPANOAMERICANA CONTEMPORAN .A M
No me recuerdes su entregada sangre
ni que yo puse esplnas y gusanos
a order su amistad de nube y brisa.
No soy el ogro que escupid en su agua
ni el que un cansado amor paga en monedaa.
No soy el que frecuenta aquella casa
presidida por una sanguijuela!
(Alli se va con un ramo de lirios
a que lo estruje un angel de alas turbias.)
No soy el que traiciona a las palomas,
a los nifios, a las constelaciones...
Soy una verde voz desamparada
que su inocencia busca y solicita
con dulce silbo de pastor herido.

Soy un arbol, la punta de una aguja,
un alto gesto ecuestre en equilibrio;
la golondrina en cruz. el aceitado
vuelo de un buho, el susto de una ardilla.
Soy todo, menos eso que dibuja ,
un indice con cieno en las paredes
de los burdeles y los cementerios.

Todo, menos aquello que se oculta
bajo una seca mascara de esparto. *
Todo, menos la came que procura
voluptuosos anillos de serpiente
cifiendo en espiral viscosa y lenta.
Soy lo que me destines, lo que inventes
para enterrar mi llanto en la neblina.
Si pregunta por mi, dile que habito
en la hoja de acanto y en la acacia'.
0 dile, si prefieres, que me he muerto.
Dale el suspiro mio, mi pafiuelo;
mi fantasma en la nave del espejo.
Tal vez me llore en el laurel o busque
mi recuerdo en la forma de una estrella.







36-CB


EUGENIO FLORIT

(1903)
POEMA DE MI VOZ
1
Y cuando ya mi voz no sea
este suicidio eterno entire las lagrimas
y este grito tenaz hacia tu nombre.
Cuando est6 libre, suelta
mi voz sobre la cuna de la aurora,
y sobre el recio mediodia,
y sobre el canto diluico
en verde y rosa de las tardes,
y sobre el infinito silencio de la noche.
Cuando mi voz, sin carcel,
este en la mariposa, y en la flor,
y en trino, arbol y espuma,
estara toda en ti, solo a ti unida,
a tu presencia fiel, entire tus manos,
en el hierro de amor de tu garganta,
2
iQue nido, al fin, para mi voz perdidal
iQue remanso de limpias claridadesi
Y hablaris con mi voz,
cantaras con mi voz
y gritar6 en tu grito alegre
-porque tendras que estar alegre
con mi voz en tu voz.
(Nunca, ya, el miedo oscuro
de esta palabra rota;
nunca. tampoco, el timido aleteo
y despues, iy despu6s! la hueca risa.)
Ya libre, suelta; pero en ti, a tu lado,
dentro o fuera de ti, contigo, en gracia
de amor. en absolute entrega:
eterna uni6n de voces,
de mi voz y tu voz sore la tierra.

*
Ingravida, tui, en aire,
Iras, azul, bajo la lumbre
enardecida del ocaso.








POESIA MSFANOAMEkICANA CONTEMPORANX L4---.-37


Etdrea iris, al rojo vivo,
azul, tambi6n azul, al mediodia.
Ligera, en paso azul,
Iras al viento suave
que agita el despertar de las mafianas.
Y donde estes,
mi voz sera tu voz estremecida,
roja y azul, fina y ardiente,
al pasar mi canci6n
fragante, nueva, con mi acento
ya para siempre en tl, a ti unido,
a tu presencia fiel, entire tus manos,
iya mi voz en tu voz sobre la tierra!









CHILE





CABRIELA MISTRAL
(1889)
EL RUEGO
Sefior, tf sabes c6mo, con encendido brio,
por los series extrafios mi palabra te invoca.
Vengo ahora a pedirte por uno que era mio,
iri vaso de frescura, el panal de mi boca,
ca de mis huesos, dulce razon de la jornada,
gorjeo de mi oido, cefiidor de mi veste.
Me cuido hasta de aquellos en quc no puse nada.
iNo-tengas ojo torvo si te pido por 6ste!
Te digo que era bueno, te digo que tenia
el coraz6n entero a flor de pecho, que era
suave de indole, franco como la luz del dia,
henchido de milagro como la primavera.
Me replicas, severe, que es de plegaria indigno
el que no unto de preces sus dos labios febriles,
y se fud aquella tarde sin esperar tu signo,
trizindose las sienes como vasos sutiles.
Pero yo, mi Sefior, tt arguyo que he tocado,
de la misma manera que el nardo de su frente,
todo su coraz6n dulce y atormentado
iy tenia la seda del capullo naciente!
ZQud fu6 cruel? Olvidas, Sefior, que le queria,
y que &l sabia suya la entrafia que llagaba.
iNo importa! Tu comprende: yo le amaba, le amabal
Y amar (bien sabes de eso) es amargo ejercicio;
un mantener los parpados de lagrimas mojados,
un refrescar de besos las trenzas del cilicio
conservando, bajo ellas, los ojos extasiados.










El hierro que taladra tiene un gustoso frio,
cuando abre, cual gavillas, las carnes amorosas.
Y la cruz (Tu te acuerdas ioh Rey de los judios!)
se Ileva con blandura, como un gajo de rosas.
Aqui me estoy, Sefior, con la 'cara caida
sobre el polvo, parlandote un crepusculo entero,
o todos los crepdsculos a que alcance la vida,
si tardas en decirme la palabra que espero.
Fatigar6 tu oido de preces y sollozos,
lamiendo, lebrel timido, los bordes de tu manto,
y ni pueden huirme tus ojos amorosos
ni esquivar tu pie el riego caliente de mi 1lanto.
jDi el perd6n, dilo al fin! Va a espArcir en, el vienta
la palabra el perfume de cien pomos de olores
al vaciarse; toda agua sera deslumbramiento;
el yermo echarA flor y el guijarro esplendores.
Se mojarin los ojos oscuros de las fieras,
y, comprendiendo, el monte que de piedra forjaste
llorara por los pArpados blancos de sus neveras:
IToda la tierra tuya sabra que perdonastel

LOS SONETOS DE LA MUERTE

I
Del nicho helado en que los hombres te pusieron,
te bajare a la tierra humilde y soleada.
Que he de dormirme en ella los hombres no supieron,
y que hemos de sofiar sobre la misma almohada.
Te acostard en la tierra soleada, con una
dulcedumbre de madre para el hijo dormido,
y la tierra ha de hacerse suavidades de cuna
al recibir tu cuerpo de nifto dolorido.
Luego lre espolvoreando tierra y polvo de rosas,
y en la azulada y leave polvareda de luna,
los despojos livianos irAn quedando press.
Me alejar6 cantando mis venganzas hermosas,
iporque a ese hondor rec6ndito la mano de ninguna
bajara a disputarme tu pufiado de huesosi








POSUIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA -----.-1


Este largo cansancio se hard mayor un dia,
y el alma dir" al cuerpo que no quiere seguir
arrastrando su masa por la rosada via,
/por donde van los hombres, contents de vivir.
Sentiris que a tu lado cavan briosamente
que otra dormida llega a la quieta ciudad.
Esperar6 que me hayan cubierto totalmente...,
ly debpues hablaremos por una eternidad!
561o entonces sabres el porque, no madura
para las hondas huesas tu came todavia,
tuviste que bajar, sin fatiga, a dormir.
Be hara luz en la zona de los sinos, oscura;
sabres que en nuestra alianza signo de astros habia
y, roto el pacto enorme, tenias que morir...

II
Malas manos tomaron tu vida, desde el dia
en que, a una sefial de astros, dejara su plantel
nevado de azucenas. En gozo florecia.
Malas manos entraron tragicamente en 61...
Y yo dlje al Seior: "Por las sendas mortales
le llevan. iSombra amada que no saben guiart
lArrancalo, Sefior, a esas manos fatales
o le hundes en el largo suefio que sabes darl
jNo le puedo gritar, no le puedo seguir!
Bu barca empuja un iegro viento de tempestad.
Ret6rnalo a mis brazos o le siegas en flor."
Se detuvo la barca rosa de su vivir...
LQue no s6 del amor, que no tuve piedad?
ITO, que vas a juzgarme, lo comprendes, Sefiorf








42- -CHILE

PABLO NERUDA

(1904)

FAREWELL

1
Desde el fondo de ti, y arrodillado,
un niflo triste, como yo, nos mira.
Por esa vida que arderi en sus venas
tendrian que amar1arse nuestras vidas.
Por esas manos. hijas de tus me.nos,
tendrian que matar las manos mias.
Por sus ojos abiertos en la tierra
vere en los tuyos lagrimas un dia.

2
Yo no lo quipro, Amada.
Para que nada nos amarre
que no nos una nada.
Ni la palabra que arom6 tu boca,
ni lo que no dijeron las palabras.

Ni la fiesta de amcr que no tuvimos,
ni tus sollozos junto a la ventana.

3
(Amo el amor de los mariners
que besan y se van.
Dejan una promesa.
No vuelven nunca mas.
En cada puerta una mujer espera,
los mariners besan y se van.
Una noche se acuestan con la muerte
en el lecho del mar.)









POESIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA-- -43

4
Amo el amor que se reparte
en besos, lecho y pan.
Amor que puede ser eterno
y puede ser fugaz.
Amor que quiere libertarse
para volver a amar.
Amor divinizado que se acerca.
Amor divinizado que se va.

5

Ya no se encantaran mis ojos en tus ojos,
ya no se endulzara junto a ti mi dolor.
Pero hacia donde vaya llevard tu mirada
y hacia donde camines llevaras mi dolor.
Fui tuy&o fuiste mia. 4Qu6 mis? Juntos hicimos
un recodo en la ruta donde el amor pas6.
Fui tuyo. Fuiste mia. Ti seras del qlue te ame,
del que corte en tu huerto lo que he sembrado yo.
Yo me voy. Estoy triste, pero siempre estoy triste,
Vengo desde tus brazos. No se hacia d6nde voy.
...Desde tu coraz6n me dice adi6s un nifio.
Y yo le digo adios.

GALOPE MUERTO

Como cenizas, como mares poblandose,
en la sumergida lentitud, en lo informed,
o como se oyen desde el alto de los caminor
cruzar las campanadas en cruz,
teniendo ese sonido ya aparte del metal,
confuse. pesando, haciendose polvo
en el mismo molino de las formas demasiado lejos,
o recordadas o no vistas,
y el perfume de las ciruelas que rodando a tierra
se pudren en el tiempo, infinitamente verdes.








44 CHILE
Aquello todo tan rapido, tan viviente,
inm6vil sin embargo, como la polea loca en si misma,
esas ruedas de los motors, en fin.
Existiendo como las puntadas secas en las costuras del arbol,
callado, por alrededor, de tal modo,
mezclando todos los limbos sus colas.
Es que de d6nde, por d6nde, en que orilla?
El rodeo constant incierto, tan mudo,
como las lilas alrededor del convento,
o la Ilegada de la muerte a la lengua del buey
que cae a tumbos, guardabajo, y cuyos cuernos quieren sonar.
Por eso, en lo inm6vil, deteni&ndose, percibir
entonces, como aleteo inmenso,-encima,
como abejas muertas, o nfimeros,
ay lo que mi coraz6n pAlido no puede abarcat
en multitudes, en lagrimas saliendo apenas,
y esfuerzos humans, tormentas,
acciones negras descubiertas de repente
como hielos, desorden vasto,
ocednico, para mi que entro cantanlo,
como con una espada entire indefensos.
Ahora bien, de que esti hecho ese surgir de palomas
que hay entire la noche y el tiempo, como una barranca humeda?
Ese sonido ya tan largo
que cae listando de piedras los caminos,
mAs bien, cuando s61lo una hora
crece de improviso, extendi6ndose sin tregua.
Adentro del anillo del verano
una vez los grandes zapallos escuchan,
estirando sus plants conmovedoras,
de eso, de lo que solicitAndose much,
de lo Ileno, obscuros de pesadas gotas.








ECUADOR





JORGE CARRERA ANDRADE -

(1903)
SEGUNDA VIDA DE MI MADRE

Oigo en torno de mi tu conocido paso,
tu andar de nube o lento rio
tu presencia imponiendo, tu humilde majestad
visitAndome, si(bdito de tu. eterno dominion.
Sobre un pAlido tiempo inolvidable,
sobre verdes families, de bruces en la tierra,
sobre trajes vacios y baules de llanto,
sobre un pais de lluvias, calladamente reinas.
Caminas en insects y en hongos, y tus leyes
por mi mano se cumplen cada dia
y tu voz,' por mi boca, furtiva se resbala
ablandando mi voz de metal y ceniza.
Briijula de mi larga travesia terrestre.
Origen de mi sangre, fuente de mi destino.
Cuando el polvo sin faz te escondi6 en su guarida,
me desert& asombrado de encontrarme afin vivo.
Y quise echar abajo las invisibles puertas
y di vueltas en vano, prisionero.
Con cuerda de sollozos me ahorqu6 sin ventura
y atraves6, llamAndote, los pantanos del suefio.
Mas te encuentras viviendo en torno mio.
Te siento mansamente respirando
en esas dulces casas que me miran
en un orden celeste dispuestas por tu mano.
Ocupas en su anchura el sol de la mafiana
y con tu acostumbrada solicitud me arropas
en su manta sin peso, de alta lumbre,
aun fria de gallos y de sombras.






'16- ECUADOR
Mides el silbo liquid de insects y de pajaros
la dulzura entregandome del mundo
y tus tiernas sefiales van guiandome,
mi soledad Ilenando con tu lenguaje oculto.
Te encuentras en mis actos, habitas mis silenclos.
Por encima de mi hombro tu mandate me dictas
cuando la noche sorbe los colors
y Ilena el hueco espacio tu presencia infinita.
Oigo dentro de mi tus palabras profeticas
y la vigilia entera me acompai.as
sucesos avisAndome, claves incomprensibles,
nacimientos de istrellas, edades'de las plants.
Moradora del cielo, vive, vive sin abos.
Mi sangre original, mi luz primera.
Que tu vida inmortal alentando en las cosas
en vasto coro simple me rodee y sostenga.







GUATEMALA





RAFAEL AREVALO MARTINEZ
(1884).
RETRATO DE MUJER
Ella es una muchacha muy gorda y muy fea;
pero con un gran content mterior.
Su vida es buena como la de las vacas de su aldea
y de mi posee mi mejor amor.
Es Rlena de vida como la mafiana;
sus actividades no encuentran reposo;
es gorda, es buena. se alegre y es sana;
yo la amo nor flaco, por malo, por triste y por ocioso.
En mi bohemia, cuando verde copa
se derramaba, demasiado henchida,
ella cosio botones en mi ropa
y solidaridades a mi vida.
Ella es de esas mujeres madres de todos
los que nacieron tristes o viven beodos;
de todos los que arrastran penosamente,
pisando sobre abrojos, su vida trunea.
Ella sustituyo a la hermana afzsente
y a la esposa qiue no he tenido nunca.
Cuando se pone en jarras, parece un asa
de tinajo cada brazo suyo; es tan buena ama de casa
que cuando mi existencia vio manchada y helada y destruida
la lav6, la aplancho; y luego, paciente,
la cosi6 por dos lados a la vida
y la ha tendido al sol piadosamente.







48 GUATEMALA1

LUIS CARDOZA Y ARACON
(1904)

SOLEDAD

Solo esti el hombre,
solo y desnudo como el nacer,
solo en la vida y en la muerte solo,
y solo en el amor,
con su suefio, su sombra y su deseo
-angeles inclementes--
anegado de soledad y de alegria
ide alegria! desnuda soledad
.,omo la del dolor y del misterio.
Cuando el tiempo es tan puro que unm6vil se ha callado
en el fondo del alma
para que no le empafie ni el suspiro de un angel;
cuando su trasparencia lumina la muerte
y lIicidosonrie con su tierna esperanza;
cuando nada ni nadie nos retiene ni sacia
y es la vida voluntario olvido,
desmayada indolencia,
tu pasi6n me congrega, soledad,
pasi6n de desahuciado, pasi6h de siempre viudo
-joh diosa de piedad humana,
oh mi siempre virgen joven madre!-
y con la sangre ciega del silencio
maduafmos el fruto de la flor del suefio,
siempre viva.
Solo esta el hombre,
con su suefio, su sombra y su deseo
Llega a ti, soledad,
dulcemente herido por la esperanza,
buscando el polvo de oro de tus mares mAs j6venes,
consuelo a su abandon,
refugio a la ignorancia de su alma.
La piedra tiene compania,
pero el hombre busca su patria.
La flor del suefio, siempreviva.
iSlempre viva!
Y no hay fruto ni tierra prometida.








HONDURAS


RAFAEL HELIODORO VALLEY
(1891)
ULTRAMARINA
Una nube blanca
y una nube azul
y en la nube un suefio
y en el suefio ti.
Gaviotas al norte,
luceros al sur;
sobre el mar el cielo 0
y en el cielo ti.
Misica de errantes
citaras de luz,
y luz en el alma
y en el alma tii.
Las ondas me traea
cartas del Peru
y en las cartas besos
y en los besos tu.
TA en la noche blanca,
th en la noche azul;
y en lo misterioso
dulcemente tW.


Laro.-4







MEXICO





VICENTE RIVA PALACIO
(183-1896)
AL VIENTO

Cuando era niflo, con pavor te ola
en las puertas gemir de mi aposento;
doloroso, tristisimo lamento
de misteriosos series te creia.
Cuando era joven, tu rumor decia
frases que adivin6 mi pensamiento,
ycruzando despu6s el campamento,
atria", tu ronca voz me repetia. *
Hoy te siento azotando, en las oscuras
noches, de mi prisi6n las fuertes rejas;
pero hanme dicho ya mis desventuras
que eres-viento, no mis, cuando te quejal
eres viento si ruges o murmuras,
viento si l1egas, viento si te alejas.

*

MANUEL JOSE OTHON
(1858-19M)
EN EL DESIERTo
Idilio salvaje
A fnerza de pensar en tus historias
y sentir con tuopropio gentimiento,
ban venido a agolparse al pensamiento
rancoe recuerdos de perdidas glorias.








a mx4IA


Y evocando tristisimas memories,
porque siempre lo ido es triste. siento
amalgamar el oro de tu cuento
de mi viejo roman con las escorias.
ZHe interpretado tu pasi6n? 7 ) ignoro:
que me apropio, al narrar, algunas veces
el goce extrafio y el ajeno lloro.
S61o se que, si tui los encareces
con tu ardiente pincel, seran de oro
mis versos, y esplendor sus lobregueces.
I
ZPor qu6 a mi helada soledad viniste
cubierta con el ultimo celaje
de un crepiasculo gris?... Mira el paisaje,
irido y triste, inmensamente triste.
Si vienes del dolor y en l61 nutriste
tu coraz6n, bien vengas al salvaje
desierto, donde apenas un miraje
de lo que fu@ mi juventud existe.
Mas si acaso no vienes de tan lejos,
y en tu alma aun del placer quedan los dejos,
puedes tornar a tu revuelto mundo.
Si no, ven a lavar tu cyprio manto
en el mar amarguisimo y profundo
de un- triste amor o de un inmenso Ilanto.
II

Mira el paisaje: inmensidad abajo;
inmensidad, inmensidad arriba:
en el hondo perfil la sierra altiva
al pie mmnaca por horrendo tajo.
Bloques gigantes que arranc6 de cuajo
el tenremoto de la roca viva;
y en aquella sabana pensativa
y adusta. ni una send, ni un atajo.
Asoladora atm6sfera candente,
do se incrustan las aguilas serenas,
como clavos que se hunden lentamente.








POESIA DISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA-----S3
Silencio, lobreguez, pavor tremendous
que viene solo a interrumpir apenas
el galope triunfal de los berrendos.
III
En la estepa maldita, bajo el peso
de sibilante brisa que asesina,
irgues tu talla escultural y fina,
como un relieve en el confin impreso.
El viento. entire los m6danos opreso,
canta cual una music divina.,
y finge bajo la himeda neblina
un infinite y solitario beso.
Vibran en el crephsculo tus ojos
un dardo negro de pasi6n y enojos
que en mi came y mi espiritu se clava;
y, destacada contra el sol muriente,
como un air6n flotando inmensamente,
tu bruna cabellera de india brava.

IV
La llanura amarguisima y salobre,
enjuta cuenca de oceano muerto,
y en la gris lontananza, como puerto,
el pefiascal, desamparado y pobre.
Unta la tarde en mi semblante yerto
aterradora .lobreguez, y sobre
tu piel tostada por el sol, el -cobre
y el sepia de las rocas del desiertox
Y en el regazo donde sombra eterna
'Bel pefiascal bajo la enorme arruga
es para nuestro amor nido y caverna,
las hanas de tu cuerpo retorcidas
en el torso viril que te subyuga,
con una gran palpitacion de vidas. -
V


iQue enferma y dolorida lontananzal
iQue inexorable y hosca la llanural







jg--------- ----------*-- -WEmsO

Flota en todo el paisaje tal pavura
como si fuera un campo de matanza.
Y la sombra que avanza... avanza... avanza
parece con su trigica envoltura
el alma ingente, plena de amargura,
de los que han de morir sin esperanza.
Y alli estamos nosotros, oprimidos
por la angustia de todas las pasiones,
bajo el peso de todos los olvidos.
En un cielo de plomo el sol ya muerto;
ly en nuestros desgarrados corazones,
el desierto, el desierto... y el desierto!

VI

iEs mi adi6s! Alla vas, bruna y austeraM
por las planicies que el bochorno escalda,
al verberar tu ardiente cabellera
como una maldici6n sobre tu espalda.
En mis desolaciones, WquI me espera?...
(ya apenas veo tu arrastrante falda)
una deshojaz6n de primavera
y una eterna nostalgia de esmeralda.
El terremoto hupano ha destruido
mi coraz6n, y todo en M1 expira.
IMal hayan el recuerdo y, el olvido!
Afin te columbro, y ya olvid6 tu frente;
solo, i.y!, tu espalda miro, cual se mira
lo que huye y se aleja eternamente.

Envio

En tus aras quemd mi iltimo incienso
y deshoj6 mis postrimeras rosas.
Do se alzaban los templos de mis diosas
ya s6lo queda el arenal inmenso.
Quise entrar en tu alma, y iqu6 descenso,
que andar por entire ruinas y entire fosas!
A fuerza de pensar en tales cosas,
me duele el pensamiento cuando piensol







Q~SI& HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA----
iPas6!... LQu6 resta ya de tanto y tanto
deliquio? En ti, ni la moral dolencia
ni el dejo impuro, ni ei sabor del llanto.
Y en mi, iqu6 hondo y tremendo cataclismol
jQu6 sombra y qu6 pavor en la conciencia,
y qu6 horrible disgusto de mi mismo!
*


MANUEL CUTIERREZ NAJERA
(1859-1895)

NON OMNIS MORIAR

INo morire del todo, amiga mia!
De mi ondulante espiritu disperse,
algo en la urna diafana del verso,
piadosa guardard la poesia.
iNo morir6 del todo! Cuando herido
caiga a los golpes del dolor human,
ligera tu, del campo entenebrido
levantards al moribundo hermano.
Tal vez entonces por la boca inerme
que muda aspira la infinita calma,
oigas la voz de todo lo que dueime
con los ojos abiertos en mi alma.
Hondos recuerdos de fugaces dias,
ternezas tries que suspiran solas;
palidas, entermizas alegrias
sollozando al compas de las violas...
Todo lo que medroso oculta el hombre
se escapara, vibrant, del poeta,
en aureo ritmo de oraci6n secret
que invoque en cada clAusula tu nombre.
Y acaso adviertas que de modo extrafio
suenan mis versos en tu oido atento,
y en el cristal, que con mi soplo empafio,
mires aparecer .mi pensamiento.
Al ver entonces lo que yo sofiaba,
diras de mi errabunda poesia:








Ml MEwxIlv


era triste, vulgar lo que cantaba...
imas. qu6 canci6n tan bella la que ofal
Y porque alzo en tu recuerdo notas
del coro universal, vivido y almo;
y porque brillan lagrimas ignotas
en el amargo caliz de mi salmon;
porque existe la Santa Poesia
y en ella irradias ti, mientras disperse
atomo de mi ser esconda el verso,
ino morire del todo, amiga miaJ
DESPUES...
iSombra, la sombra sin orillas, esa
que no ve, que no acaba!
La sombra en que se ahogan los luceros...
16sa es la que busco para mi alma!
Esa sombra es mi madre, buena madre,
lpobre madre enlutada!
Esa me deja que en su seno llore
y nunca de su seno me rechaza...
iDejadme ir con ella, amigos mios,
es mi madre, es mi patria!
eQu6 mar me arroja? jDe qud abismo vengo?
&Que tremenda borrasca
con ml vida jug6? 4Que ola clemente
me ha dejado en la playa?
&En que desierto suena mi alarido?
jEn qu6 noche infinita va mi alma?
aPor qu6, pr6fugo, huy6 mi pensamiento?
jQuien se fuV? 4QuiLn me llama?
iTodo sombra! iMejor! iQue nadia mire!
jEstoy desnudo! iYa no tengo nadal

Poco a poco rasgando la tiniebla,
como punta de dagas,
asoman en mi mente los recuerdos
y oigo voces confusas que me hablan.
No se a qu6 mar cayeron mis ideas....
con las olas luchaban...
jYo vi c6mo convulsas se acogian
a las flotantes tablas!
La noche era muy negra..., el mar muy hondo...,
jy se ahogaban..., se ahogaban!
jCuantas murieron? &Cuintas regresaron,
naufragos desvalidos. a la playa?








POESIA mSPANOAMERICANA CONTEMPORANEA- 57
... iSombra, la sombra sin orillas, esa,
6sa es la que busco para mi alma!
Muy alto era el pefi6n cortado a pico, ,
si, muy alto, muy alto!
Agua iracunda hervia
en el oscuro fondo del barranco.
jQui1n me arroj6? Yo estaba en esa cumore...
jY ahora estoy abajo!
Cai, como la roca descuajada
por titanico brazo.
Fui aguila tal vez y tuve alas...
jYa me las arrancaron!
Busco mi sangre, pero s6lo miro
agua brotando;
y vivo, si, mas con la vida inm6vil
del abrupto pefiasco...
iCae sobre mi, sacudeme, torrente!
iFundeme con tu fuego, ardiente rayo!
iQuiero ser onda y desgarrar mi espuma
en las piedras del tajo!...
Correr....., correr...... al fin de la carrera
perderme en la extension del Oc6ano.
El templo colosal, de nave inmensa,
estA mudo y sombrio;
sin flores el altar, negro, muy negro;
iapagados los cirios!
Sefior, gen d6nde estAs? ITe busco en vano!...
jEn donde estas, oh Cristo?
iTe Ilamo con pavor porque estoy solo,
como llama a su padre el pobre nifio!
iY nadie en el altar! iNadie en la nave!
iTodo en tiniebla sepulcral hundido!
iHabla! iQue suene el 6rgano! iQue vea
en el desnudo altar arder los cirios!...
jYa me ahogo en la sombra..., ya me ahogo!
iResucita, Dios mio!

iUna luz! iUn relampago!... iFu6 acaso
que despert6 una lampara!
iYa miro, si! jYa miro que estoy solo!...
iYa puedo ver mi alma!
Ya vi que de la cruz te desclavaste
y que en la cruz no hay nada...
Como esa son las cruces de los muertos...
los pomos de las dagas...
jY es pu-al, si, porque su hoja aguda









en mi pecho se encaja!
Ya ardieron de repente mis recuerdos,
ya brillaron las velas apagadas...
Vuelven al coro tetricos los monies,
y'vestidos de luto se adelantan...
Traen un cadaver..., rezan..., iOh, Dios mio,
todos los cirios con tu soplo apaga!...
iSombra. la sombra sin orillas, 6sa,
esa es la que busco para mi alma!
*
*
SALVADOR DIAZ MIRON .
(1853?-1928)

EL FANTASMA

Blancas y finas, y en el manto apenas
visible, y con aire de azucenas,
las manos que no rompen mis cadenas.
Azules y con oro 6narenados,
como las noches limpias de nublados,
los ojos que contemplan mis pecados
Como albo pecho de paloma el cuello,
y como crin de sol barba y cabello,
y como plata el pie descalzo y bello.
Dqlce y triste la faz; la veste zarca...
Asi, del mal sobre la inmensa charca,
Jesfis vino a mi unci6n, como a la barca.
Y abrillant6 a mi espiritu la cumbre
con fugaz cuanto rica certidumbre,
como con tintas de refleja lumbre.

y suele retornar, y me reintegra
la fe que salva y la ilusi6n que alegra;
y un relampago enciende mi alma negra.
Carcel de Veracruz, el 14 de diciembre de 189L

DUELO
Lleg6 entire dos esbirros, que no dudan
de que a un monstruo feroz guardian y aquietan.








rOESIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA------- 59
Gritos desgarradores me saludab.
y brazos epil6pticos me aprietan.
Suspense en el umbral callo y vacilo.
Alto y grueso bland6n muestra y agrava
con lampo incierto el espantable asilo.
La llama treme al soplo, sesga y flava...
iPugna por arrancarse del pabilo
y huir de penas que ilumina esclaval
Sobre mezquino y enlutado lecho,
y en negro traje que semeja extrafio,
y las manos unidas en el pecho,
y al vientre hielo y en la faz un pafio,
el cuerpo yace inm6vil y derecho.
Y ante la forma en que mi padre ha sido,
lore, por mis que la raz6n me advierta
que un cadaver no es trono demolido,
ni roto altar, sino prisi6n desierta.
ZQue amigo que no acuda y me acompain?
La turba, que penetra sin permiso,
rodea el catre funeral y plafie:
y en el cercano templo el bronce tafie
lento y lfigubre adi6s al manumiso.
Al pueblo el'bardo es gracia y no carcoma.
Es como el floripondio de la linde
que cAndido y triunfal surge y asoma,
y al polvo de la senda torna y rinde
el noble ciliz y el piadoso aroma.
(Oh ingenio que subiste, que arribaste
al eminente y suspirado extreme!
Por que de la fortune te quejaste
en los acentos del dolor supremo?
iAy de mi, que rabioso en un erio
y a mitad de la ruta estoy parado:
que anhelo y lucho por cruzar un rio
y no hallo puente, ni batel, ni vado;
y miro alla, por campo labrantio,
la fausta meta en el opuesto lado.
y el Sol morlr, con victorial decoro,
bajo un dosel de pfirpura y de oro!
Oigo decir de mi destino a un chusco:
"Talento seductor; pero perdido






Page
Missing
or
Unavailable






Page
Missing
or
Unavailable









AMADO NERVO
(1870-1919)
VIEJO ESTRIBILLO

'Qul6n es esa sirena de la voz tan doliente,
de las carnes tan blancas, de la trenza tan bruna?
-Es un rayo de luna que se bafia en la fuente,
es un rayo de luna.
4Quien gritando mi nombre la morada recorre?
iQui6n me llama en las noches con tan tr6mulo acento?
-Es un soplo de viento que solloza en la torre,
es un soplo de viento.
Di lquien eres, arcAngel cuyas alas se abrasan
en el fuego divino de ]a tarde y que subes
por la gloria del eter?
--Son las nubes que pasan;
mira bien, son las nubes.
4Qui6n rego sus collares en el agua, Dios mio?
Lluvia son de diamantes en azul terciopelo.
-Es la imagen del cielo que palpita en el rio,
es la imagen del cielo.
IOh, Sefior! La Belleza solo es, pues, espejismo,
nada mis Tu eres cierto: s6 Ti mi iltimo duefio.
&D6nde hallarte. en el 6ter, en la tierra, en mi mismo?
-Un poquito de ensuefio te guiara en cada abismo
un poquito de ensuefio...
EN PAZ

Artifex vitae, artifex sei.
Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, Vida,
porque nunca me diste ni esperanza fallida.
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;
porque veo al final de mi rudo camino
que yo fui el arquitecto de mi propio destino;
que si extraje las miles o la hiel de las cosas,
xu6 porque en ellas puse hiel o miles sabrosas:
ueando plant rosales cosech6 slempre rosas.
...Clerto, a mis lozanias va a seguir el Invierno:
mas t6 no me dijiste que mayo fuese eterno'







POESIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA---------3
Hall6 sin duda largas las noches de mis penas;
mas no me prometiste tfi s6lo noches buenas;
y en cambio tuve algunas santamente serenas...
Ami, fui amado, el sol acarici6 mi faz.
iVida. nada me debes! iVida, estamos en i)az!


*
ENRIQUE GONZALEZ MARTINEZ
(1871)

LOS DIAS INUTILES
Sobre el dormido lago esta el sauz que 31ora.
Es el mismo paisaje de mortecina luz.
Un hilo imperceptible ata la vieja hora
con la hora presente... Un lago y un sauz
LCon que llend la ausencia? Demente peregrino
de extrafios plenilunios, vi la vida correr...
aLa sangre?... De las zarzas. (El polvo?... Del camino...
Pero yo soy el mismo, soy el mismo de ayer.
Y mientras reconstruyo todo el pasado, y pienso
en los instantes frivolos de mi divagacion,
se me va despertando como un afAn inmenso
de sollozar a solas y de pedir perd6n.

HORTUS CONCLUSUS
Sobre mi propio corazon que espera,
legadas del future o del olvido,
voces que fueron, almas que no han sicio,
como en viejo port6n llaman afueraw
el murmullo sutil de la primera
noche de amor, el canto desvaido
en luz lunar, el ideal seguido
con ansia intitil por la vida entera...
Ya s6 de ese llamar; antes de ahora,
despertaba la fiebre abrasadora
que hoy, en noble pudor, la vida esconde.
El alma, silenciosa y taciturna.
ha encendido su lbmpara nocturna,
ha cerrado la puerta... y no responded.








A1CWETId4


CASA CON DOS PUERTAS

jOh casa con dos puertas que es la mia,
casa del coraz6n vasta y sombria
que he visto en el desfile de los aflos
lien a a veces de hudspedes extrafios,
y otras veces -las mas- casi vacia!...
Casa que en los risuefios
instantes de la vida, mir6 absorta
la fila interminable de los suefios,
de arribo facil y de estancia corta...
iCuan raro fu& el viador que en la partida
dejo, para los transitos futuros,
una hoguera encendida
en la piadoca puerta de salida
o una noble inscripci6n sobre los inurosl
Los mas dejaron, al fulgor incierto
de un premature ocaso,
algun jir6n en el umbral desierto,
el alma errante de algin himno muerto
o un desgaste de piedras a su paso.
S61o al silencio de la paz nocturna,
prende su lamparilla taciturna
hunsped desconocido...
Y se pregunta mi inquietud cobarde
si es un cansado amor que lleg6 tarde
o es un viejo dolor que no ha salido.
*
*
JOSE JUAN TABLADA
(1871)

PECES VOLADORES
Al golpe del oro solar
estalla en astillas el vidrio del mar.

SANDIA
Del verano, roja y fria
carcajada,


aJ







POESIA HISPANOAMERICANA OONTE%1PORANEA------..-45
rebanada
de sandia!

EL MONO

El pequefio mono me mira...,
iQuisiera decirme
algo que se le olvida!

EL SAUZ

Tierno sauz
casi oro, casi ambar,
casi luz...

LA LUNA

Es mar la noche negra;
la nube es una concha;
la luna es una perla...
*


JOSE DE J. NUREZ Y DOMINGUEZ

(1887)

SORTILEGMO LUNAR
Estoy en el jardin... Paz oportuna,
soledad perfumada en que se siente
que el alma es una fuente
liena del sortilegio de la luna!...
Juegan los niflos al redor del viejo
surtidor de alabastro
de cuyas aguas en el roto espejo
pone la timidez de su reflejo
el fulgurante corind6n de un astro.

Llegan Mercedes, Rosa y Margarita;
y hay en la sencillez de su aldeano
vestir, un hondo encanto que me incita
a ser bueno... Todas tienden la mano
L&ro.-5








-6 MEXICO
a los novios; se encienden en sus ojos
las luciernagas de una ansia escondida;
y con su inesperado advenimiento,
la belleza inefable de la vida
pasa como un aroma por el viento!...
jAh, los brazos que tiemblan!... iAh, el desmayo
de las tres cabecitas, que yo miro
tristemente. al soslayo!...
iAh, romantic y pfidico suspiro
que hace tremer sus senos!... En la sombra
se esfuman como formas fantasmales
otras parejas, y craje la alfombra
de las postreras hojas otofiales!...
En este embrujamiento ce la luna
hasta la melancolica plazuela
tiene un vibrant espiritu que anhela
alzarse hacia los cielos... La barriada
parece que se vela
con el candido tul de una nevada!...
Estoy en el jardin pobre que ampara
al amor sin fortune;
y en el misterio de la noche clara,
en la paz luminosa, en la oportuna
soledad, el dolor punza mi frente...
iY mi alma es una fuente
llena del sortilegio de la luna!

*


MARIA ENRIQUETA

(1875)
EL AFILADOR

Ya viene el afilador
tocando su caramillo...
iAy, decide por favor
cuanto su duice estribillo
viene a aumentar mi dolor I


En esta triste calleja
oscura, sola y torcida,








POESIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA--. -67

con sus aleros de teja,
4quien puede ganar la vida?
iQue cierren pronto la reja,

no vaya por ella a entrar
buscando a la Rosalia
para ver y preguntar,
como paso el otro dia,
si hay tijeras que afilar!

No quiero en el corredor
de mi triste patiecillo
volver a oir el rumor
de su alegre caramillo.
iQue no entire. por favor!

Este artist callejero
que luce bellas corbatas,
un exotic sombrero,
blusa de dril y alpargatas,
es un palido extranjero

que mientras toca y camina,
su afilador arrastrando,
nunca, al pasar, adivina
que ese son que va tocando,
es un son que me asesina...

En otras cables hermosas
mas suerte pudiera hallar...
En el mercado de rosas,
las tijeras de podar
precise es que esten filosas...

Y alia en las callejas bajas,
en tiendas y prenderias
llenas de curros y majas
que rifien todos los dias.
siempre hay que afilar navajas...

Mas aqui en esta escondida
callejuela silenciosa,
donde la hierba crecida
se mece triste y polvosa...
lquien puede ganar la vida?


iYa es cemasiado su empeflo
en pasar junto a la reja!









- MEXICO

Hasta en medio de mi suefio
oigo la burlona queja
de su airecillo risuefio...

Ya viene el afilador
tocando su caramillo...
iAy, decide por favor
que afile pronto un cuchille
con que matar mi dolor!....
*
*

RAMON LOPEZ VELARDE

(1888-1921)

HOY COMO NUNCA...

Hoy, como nunca, me enamoras y me entristeces;
si queda en mi una lagrima, yo la excito a que lave
nuestras dos lobregueces.

Hoy, como nunca, urge que tu paz me presida;
pero ya tu garganta solo es una sufrida
blancura, que se asfixia bajo toses y toses,
y toda tit una epistola de rasgos moribundos
colmada de dramaticos adioses.

Hoy, como nunca, es venerable tu esencia
y quebradizo el vaso de tu cuerpo,
y s61lo puedes darme la exquisite dolencia
de un reloj de agonias, cuyo tic-tac nos marca
el minuto de hielo en que los pies aue amamos
han de pisar el suelo de la ffinebre barca.

Yo estoy en la ribera y te miro embarcarte:
huyes por el rio sordo. y en mi alma destilas
el clima de esas tardes de ventisca y de polvo
en las que doblan solas las esquilas.

Mi espiritu es un pafio de animas, un pafio
de animas de iglesia siempre menesterosa;
es un pafio de inimas goteado de cera,
hollado y r6to por la grey astrosa.

No soy mas que una nave de parroquia en penuria,
nave en que se celebran eternos funerales,









POESIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA- -- 69

porque una lluvia terca no permit
sacar el atafid a las calls rurales.
Fuera de mi, la lluvia; dentro de mi, el clamor
cavernoso y creciente de un salmista;
mi conciencia, mojada por el hisopo, es un
cipres que en una huerta conventual se contrista.
Ya mi lluvia es diluvio, y no mir6 el rayo
del sol sobre mi area, porque ha de quedar roto
mi coraz6n la noche cuadragesima;
no guardian mis pupilas ni un matiz remoto
de la lumbre solar que tosto mis espigas;
mi vida s6lo es una prolongaci6n de exequias
bajo las cataratas enemigas.

TODO

Sonambula y picante,
mi voz es la gemela
de la canela.
Canela ultramontana
e islamita;
por ella mi experiencia
sigue de sefiorita.
Criado con ella,
mi alma tom6 la forma
de su botella.
Si digo came o espiritu,
pareceme que el diablo
se rie del vocablo;
mas nunca vacil6
mi fe si dije "yo".
Yo, var6n integral,
nutrido en el panal
de Mahoma
y en el que cuida Roma
en la Mesa Central.
Uno es mi fruto:
vivir en el cogollo
de cada minuto.
Que el milagro se haga,
dejindome aureola
o trayendome llaga.









70 MEXIO

No porto insignias
de mason
ni de Caballero
de Colon.

A pesar del moralista
que la asedia
y sobre la comedia
que la traiciona.
es santa mi persona,
santa en el fuego lento
con que dora el altar
y en el remordimientq
del dia que se me fu6
sin oficiar.

En mis andanzas callejeras
del jeroglifico nocturno,
cuando cada muchacha
entorna sus maderas,
me deja atribulado
su enigma de no ser
ni carnet ni pescado.

Aunque toca al poeta
roerse los codos,
vivo la formidable
vida de todas y de todos;
en mi late un pontifice
que todo lo posee
y todo lo bendice;
la dolorosa Naturaleza
sus tres reinos ampara
debajo de mi tiara;
y mi papal instinto
se conmueve
con ta ignorancia de la nieve
.y la sabiduria del jacinto.

MI CORAZON SE AMERITA...

M! coraz6n, leal, se amerita en la sombra
Yo lo sacara al dia, como lengua de fuego
que se saca de un infimo purgatorio a la luz;
y al oirlo batir su carcel, yo me anego
y me hundo en la ternura remordida de un padre
que siente, entire sus brazos, latir un hijo clego.








POESIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA-- 71


Mi coraz6n, leal, se amerita en la sombra.
y estimula su cruel carrera logaritmica,
sus Avidas mareas y su eterno oleaje.
Mi coraz6n, leal, se amerita en la sombra.
Es la mitra y la valvula... Yo me lo arrancaria
para llevarlo en triunfo a conocer el dia,
la estola de violetas en los hombros del Alba,
el cingulo morado de los atardeceres,
los astros, y el perimetro jovial de las mujeres.
Mi coraz6n. leal, se amerita en la sombra.
Desde una cumbre enhiesta yo lo he de lanzar
como sangriento disco a la hoguera solar.
Asi extirpare el cancer de mi fatiga dura,
sere impasible por el este y el oeste,
asistird con una sonrisa depravada
a las ineptitudes de la inepta cultural,
y habri en mi coraz6n la llama que le presto
el incendio sinf6nico de la esfera celeste.
*
*

ALFONSO REYLS

(1889)
SOL DE MONTERREY

No cabe duda: de nifio,
a mi me seguia el sol.
Andaba detras de mi
como perrito faldero:
despeinado y dulce;
claro y amarillo:
ese sol con sueflo
que sigue a los nifios.
Saltaba de patio en patio,
se revolcaba en mi alcoba.
Aun creo que algunas veces
lo espantaban con la escoba.
Y a la mafiana siguiente,
ya estaba otra vez conmigo,
despeinado y dulce,
claro y amarillo:
ese sol con suefio
que sigue a los nifio.








2 -...MEXICO
(El fuego de Mayo
me arm6 caballero:
yo era el Nifio Andante,
y el sol, mi escudero.)
Todo el cielo era de afiil
toda la casa de oro.
iCuAnto sol se me metia
por los ojos!
Mar adentro de la frente,
a dondequiera que voy,
aunque haya nubes cerradat,
joh, cuanto me pesa el sol!
ioh, cuanto me duele adentro
esa cisterna de sol
que viaja conmigo!
Yo no conoci en mi infancia
sombra, sino resolana.-
Cada ventana era sol,
cada cuarto era ventanas.
Los corredores tendian
arcos de luz por la casa.
En los Arboles ardian
las ascuas de las naranjas,
y la huerta en lumbre viva
se doraba.
Los pavos reales eran
parientes del sol. La garza
empezaba a llamear
a cada paso que daba.
Y a mi el sol me desvestia
para pegarse conmigo,
despeinado y dulce,
claro y amarillo:
ese sol con suefio
que sigue a los nifios.
Cuando sali de mi casa
con mi bast6n y mJ hato,
le dije a mi coraz6n:
-jYa Uevas sol para rato!
Es tesoro -y no se acaba:
no se me acaba-, y lo gasto.
Traigo tanto sol adentro
que ya tanto sol me cansa.-
Yo no conoci en mi infancis
sombra, sino resolana.








POESIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANNEA---- 73


CARLOS PELLICER
(18971

POEMA PRODIGO

Gracias, ioh, Tr6pico!
porque a la orilla caudalosa
y al ojo constelado
me trae de nuevo el pie del viaje.
(iEsquinas de paises que anuncian el .paisaje!)
En mi casa de las nubes
o bajo el cielo de los arboles,
rodeado de todas las cosas creadas
(oidas espirales del berbiqui mirada),
voy y vengo sin tocar objeto alguno
-poseedor de la puerta y de la Have-
y de la alegre rama del trino.
En la rapida pausa del antilope
se oyen las pausas lentas de la noche,
y en el desnudo torso y en los brazos que remain
tus fuerzas me saludan
brotantes
hacia otra parte siempre nueva.
Gracias,
porque en mis labios de treinta afios
has puesto el gusto y el silencio
del fruto y de la flor.
Los grupos de palmeras
me sombrean la sed junto al desierto.
Y el invitado oasis
que brinda el vino siempre de los limited
tiene los labios gruesos de llamarme
y actos de bailarinas en reposo.
Voy en la barca
entire arrecifes de granito.
Anclo y salto a una nube de alabastro.
El arbol de la goma
suscita el desbordar.
La hora oblicua se bisela a fondo.
Y yo surjo en el codo del camino
y canto en mi el principio de mi canto
y llego hasta mis labios
y soy mlo.
Jocunda fe del tr6pico,
ojo dodecaedro,








7, MMEXICO

ijustisimo sudor de no hacer nada!
Y el sabor de la vida de los siglos
y la orilla gentil y el pie del bano
y el poema.
*
S *

BERNARDO ORTIZ DE MONTELLANO

(1899)

ESPIRITU QUE NACE DE LO INERTE...

Espiritu que nace de lo inerte
Negaci6n de placer, cuerpo dormido
Indolente conciencia del sentido
Que goza de la rosa de la muerte

Otro placer sin sombra Lqui6n advierte?
I.Quien muda de color, descolorido,
Sin sentir en la sangre que lo ha herido
El paso sigiloso de la muerte?

Y si ese labio calla y otro miente
Y es el cuerpo la letra y la media
Y el arte de morir es inconsciente

Color el agua sangre y no desert
Que al fuego de la sombra de la vida
No se escape mi sombra de la muerte. -
*


JOSE COROSTIZA

(1901)

SE ALEGRA EL MAR

Iremos a buscar
hojas de platano al platanar.
Se alegra el mar.
Iremos a buscarlas en el camino,
padre de las madejas de lino.








POESIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA-- 75
Se alegra el mar.

Porque la luna (cumple quince afios a pena)
se pone blanca, azul, roja, morena.
Se alegra el mar.

Porque la luna aprende consejo del mar,
en perfume de nardo se quiere mudar. ,
Se alegra el mar.

Siete varas de nardo desprender6
para mi novia de lindo pie.
Se alegra el mar.

Siete varas de nardo; s6lo un aroma,
una sola blancura de pluma de paloma.
Se alegra el mar.

Vida -le digo- blancas las desprendi, yo blen lo s6,
para mi novia de lindo pie.
Se alegra el mar.

Vida -le digo- blancas las desprendi.
,No se vuelvan oscuras por ser de mi!
Se alegra el mar.

*

XAVIER VILLAURRUTIA

(1904)
NOCTURNO GRITO

'engo miedo de mi voz
y busco mi sombra en vano.

6Sera mia aquella sombra
sin cuerpo que va pasando?
GY mia la voz perdida
que va la calle incendiando?








6---MEXICO

,Que voz, qu6 sombra, que suefio
despierto que no he sofiado
serin la voz y la sombra
y el suefio que me han robado?
Par4a oir brotar la sangre
de mi coraz6n cerrado
6pondre la oreja en mi pecho
come en el pulso la mano?
Mi pecho estara vacio
y yo descorazonado
y seran mis manos duros
pulsos de marmol helado.
*


SALVADOR NOVO
(1904)

ELEGIA

Los que tenemos unas manos que no nos pertenecen
grotescas para la caricia, inutiles para -el taller o la azada,
largas y fliccidas como una flor privada de simiente
o como un reptil que entrega su veneno
porque no tiene nada mas que ofrecer.
Los que tenemos una mirada culpable y amarga
por donde mira la muerte no lograda del mundo
y brilla una ternura que se congela frente a las estatuas desnudas
porque no podra nunca cerrarse sobre los anillos de oro
ni entregarse como una antorcha sore los horizontes del Tiempo
en una noche cuya aurora es solamente este mediodia
que nos flagela la care por instantes arrancados a la eternidad.
Los que hemos rodado por los siglos como una roca desprendida
(del G6nesis
sobre la hierba o entire la maleza en desenfrenada carrera
para no detenernos nunca ni volver a ser lo que fuimos
mientras los hombres van trabajosamente ascendiendc
y brotan otras manos de sus manos para torcer el rumbo de los
(vientos
o para tiernamente enlazarse.








POESIA HISPANOAIMERICANA CONTEMPORANEA-- 77

Los que vestimos cuerpos como trajes envejecidos
a quienes basta el hurto o la lmosna de una migaja que es todo
(el pan y la finica hostia
bemos llegado al litoral de los siglos que pesan sobre nuestros
(corazones angustiados
y no veremos nunca con nuestros ojos limpios
otro dia que este dia en que toda la mdsica del universe
se cifra en una voz que no escucha nadie entire las palabras vacias
y en el suefio sin agua ni palabras en la lengua de la arcilla y
(del humo.
*


OCTAVIO PAZ

(1914)

DELICIA

Como en el mar desierto
surge, de entire las olas,
una que se sostiene,
estatua repentina,
sobre las verdes, liquidas espaldas
de las otras, las sobrepasa,
vertigo solitario, y a si misma,
a sa caida y a su espuma,
se sobrevive, esbelta,
y hace quietud su movimiento,
reposo su oleaje,
tu, delicia, imprevista criatura,
brotas entire los avidos minutes,
suspense eternidad.
alta quietud erguida.
Entre conversaciones o silencios,
lenguas de trapo y de ceniza,
entire las reverencias, dilaciones,
las infinitas jerarquias,
los escafios del tedio,
los bancos del tormento.
naces, poesia. delicia,
minuto irreparable,
y danzas, invisible, frente al hombre.
El presidio del tiempo se deshace.
ZC6mo tocarte, impalpable escultura?
,Como, si solo movimiento,









45ffLII.


quedas asi, tensa y stable, inm6vil?
Si music, no suenas;
si tiempo, no transcurres;
6que te sostiene, liquid?
ode que sima brotaste,
venganza del hastio,
flor del horror, del tedio, de la nada?

Por ti, delicia, poesia.
breve cohmo el relampago,
el mundo sale de si mismo,
y se contempla, puro,
desasido del tiempo

Pueolas ia soledad del solitario
y en el arrobo aislas
al hombre encadenado.
Y los sentidos palpan
la rumorosa forma presentida
y ven los ojos lo invisible
y el sonido se ahonda
en circulos concentricos
hasta clavarse en el silencio
flecha que retrocede hacia su origen...

El tiempo muestra sus entrafias huecas
de su insomne vacio
surges, perdido paraiso,
sepultado secret de este mundo.









NICARAGUA






RUBEN DARIO

(1867-1916)
NOCTURNO

Los que auscultasteis el corazon de la noche,
los que por el insomnio tenaz habeis oido
el cerrar de una puerta, el resonar de un coche
lejano, un eco vago, un ligero ruido...
En los instantes del silencio misterioso,
.uando surgeon de su prison los olvidados,
en la hora de los muertos, en la hora del reposo,
sabreis leer estos versos de amargor impregnados...
Como en un vaso vierto en ellos mis dolores
de lejanos recuerdos y desgracias funestas,
y las tristes nostalgias de mi alma, ebria de flores,
y el duelo de mi corazon, triste de fiestas.
Y el pesar de no ser lo que yo hubtera sido,
la perdida del reino que estaba para mi,
el pensar que un instant pude no haber nacido.
y el suefio que es mi vida desde que yo naci.
Todo esto viene en medio del silencio profundo
en que la noche envuelve la terrena ilusi6n,
y siento como un eco del corazon del mundo
que penetra y conmueve mi propio corazon.

LO FATAL
Dichoso el arbol que es apenas sensitive,
y mas la piedra dura, porque 6sa ya no siente,
pues no hay dolor mas grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.
Ser, y no saber nada. y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un future terror...







?WT-'I A Am iSV? A


y el espanto seguro de estar mafiana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la came que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus 1inebres ramos,
y no saber a d6nde vamos,
ni de d6nde venimos...
*
-*

SALOMON DE LA SELVA
(1893)

LA BALA
La bala que me hiera
sera bala con alma.
El alma de esa bala
sera como seria
la canci6n de una rosa
si las flores cantaran,
o el olor de un topacio
si las piedras olieran,
o la piel de una mfsica
si nos fuese possible
tocar a las canciones
desnudas con las manos.
Si me hiere el cerebro
me dira: Yo buscaba
sondear tu pensamiento.
Y si me hiere el pecho
me dira: iYo queria
decirte que te quiero!


amA








PERU'





JOSE SANTOS CHOCANO
(1867?-1934)
DE VIAJE
Ave de paso,
fugaz viajera desconocida:
fu6 s6lo un suefio, s6lo un capricho, s61o un acaso;
dur6 un instant, de los que llenan toda una vida.
No era la gloria del paganismo,
no era el encanto de la hermosura pldstica y necia:
era algo vago, nube de incienso, luz de idealismo.
No era la Grecia,
iera la Roma del cristianismo!
Alrddor era de sus dos ojos -ioh, qu6 ojos 6sos!-
que las facciones de su bemblante desvanecidas
fingian trazos de un pincel tenue, mojade en besos,
rediviviendo suefios pasados y glorias idas...
Ida es la gloria de sus encantos;
pasado el suefio de su sonrisa.
Yo lentamente sigo la ruta de mis quebrantos:
jella ha fugado como un perfume sobre una brisal
Quizas ya nunca nos encontremos;
quizas ya nunca ver6 a mi errante desconocida;
quizes la misma barca de amores empujaremos,
ella de un lado, yo de otro lado, como dos remos,
toda la vida bogando juntos y separados today la vidal
CIUDAD DORMIDA

Cartagena de Indias: tu, que, a solas
entire el rigor de las murallas fieras,
:rees que te acarician las banderai
de preteritas huestes espafiolas;
/Viv.-6







-. -PERU
tu, que cities radiantes aureolas,
desenvuelves, sofiandb en las riberas,
la perezosa voz de tus palmeras
y el escandalo eterno de tus olas...
jPara que es despertar, bella durmlente?
Los pirates tus suefios mortifican,
mas tui siempre serena te .destacas;
y los parpados clerras blandamente,
mientras que tus palmeras te abanican
y tus olas te mecen como hamacas...
,


JOSE MARIA EGUREN

(1882)

LA NIRA DE LA LAMPARA AZUL -

En el pasadizo neluloso
cual magico suefo de Estambul,
su perfil present gestelloso
la nifia de la lampma azul.
Agil y risuefia se insinfia
y su llama seductora brilla,
tiembla en su cabello la garua
de la playa de la maravilla.
Con voz infantil y melodiosa,
con fresco aroma de abedul,
habla de una vida milagrosa
la nifia de la limpara azul.
Con clidos ojos de dulzura
y besos de amor matutino,
me otrece la bella criatura
un magico y celeste camino..
De encantaci6n en un derroche,
hiehde leda vaporoso tul; *
y me guia a travis de la noche
la nifia de la lampara azuL







POEriA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA- 3

CESAR VALLEJO
(1893-1937)
MASA
Al fin de la batalla,
y muerto el combatiente, vino hacia el un honmbre
y le dijo: "iNo mueras; te amo tanto!"
Pero el cadaver iay! siguio muriendo..
Se le acercaron dos y repitieronle:
O|No nos dejes! iValor! iVuelve a la vida!"
Pero el cadaver jay! siguil muriendo.
Acudieron a el veinte, cien, mil, quinientos mil,
clamando: "iTanto amor, y no poder nada contra la muerte!"
Pero el cadaver iay! sigui6 muriendo.
Le rodearon millones de individuos,
con un ruego comun: "iQuedate, hermano!"
Pero el cadiver iay! siguio muriendo. .
Entonces todos los hombres de la tierra
le rodearon; les vi6 el cadaver triste, emoclonado;
incorpor6se lentamente,
abraz6 al primer hombre; ech6se a andar...









URUGUAY






JULIO HERRERA Y REISSIG
(1875-1910)

EL DESPERTAR

Alisia y Cloris abren de par en par la puerta,
y, torpes, con el dorso de la mano haragana,
restreganse los humnedos ojos de lumbre incierta
por donde huyen los iltimos suefios de la mafiana..
La inocencia del dia se bafia en la fontana,
el arado en el surco vagoroso despierta,
y en torno de la casa rectoral, la sotana
del cura se pasea gravemente en la huerta...
Todo suspira y rie. La placidez remote
de la montafia suena celestiales rutinas.
El esquil6n repite siempre su misma nota
de grillo de las candidas 6glogas matutinas,
y hacia la aurora sesgan agudas golondrinas,
como flechas perdidas de la noche en derrota.
*
*

DELMIRA AGUSTINI
(1890?-1914)
LO INEFABLE
Yo muero extrafiamente... No me mata la Vida,
no me mata la Muerte, no me mata el Amor;
muero de un pensamiento mudo como una herida..,
&No hab6is sentido nunca el extraho dolor








" 66 URUGUAY

de un pensamiento inmenso que se arraiga en la vida
devorando alma y came, y no alcanza a dar floor?
!Nunca llevasteis dentro una estrella dormida
que os abrasaba enteros y no daba un fulgor?
iCumbre de los Martirios!... iLlevar eternamente,
desgarradora y arida, la trigica simiente
clavada en las entrafias como un diente feroz!
iPero arrancarla un dia en una flor que abriera
milagrosa, inviolable!... iAh, mis grande no fuera
tener entire las manos la cabeza de Dios!



JUANA DE IBARBOUROU

(1895)

MARIANA DE FALSA PRIMAVERA

Alguien ha sacudido un plumero en el aire
y ha pasado una esponja al sol de esta mafiana;
alguien, entire las sombras, limpi6 hoy los badajos
locos y relucientes de las viejas campanas
que despiertan la iglesia;
alguien, al sacristan
le ha inyectado inquietud en las venas del pufio
que tira de la cuerda sucia que va a la torre;
alguien, al caballito manso de mi lechero
le ha avivado el golpe reverencioso; alguien
me ha despertado alegre, con ansias de empolvarme
y de subir a ese "nfimero 38"
que corre hacia la playa. jOh mafiana de agosto,
de mediados de agosto,
absurdamente tibia, absurdamente limpia,
que se ha disfrazado con las cosas bonita&
de un alba de noviembre!


w








POESIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA--,. --


FERNAN SILVA VALDES

(188s)-

CACHARROS
Me levant con noche a preparar el barro
para mis cacharros.
Yo soy un poco indio guarani por mi cara,
y soy indio del todo al hacer mis cacharros.
Va a amanecer, el alba
es como un friso palido
chispeado de estrellas;
va a amanecer, el alba
es como un friso rosa
chispeado de pajaros.
Me levant con noche a preparer el barro
para mis cacharros.
Esta aclarando el dia, los pjiaros del alba
entire trinos y vuelos
se han comido toditas
las estrellas del cielo.
Esta aclarando el dia; yo trabajo cantanao,
tengo la voz mojada y la tonada ficil
(me levant esta mafiana
con la garganta tan fresca
como si hubiera dormido
con una estrella en la boca).
Y asi, mientras trabajo
cantando a media voz,
lejos, en el paisaje.
se oye salir el soL









VENEZUELA





t JUAN ANTONIO PEREZ BONALDE (Traductor)

(1846-1892)

EL CUERVO (De Edgar Allan Poe)

Una fosca media noche, cuando en tristes reflexiones,
Sobre mis de un raro in-folio de olvidados cronicones
Inclinaba sofioliento la cabeza, de repente
A mi puerta oi llamar;
Como si alguien, suavemente, se pusiese con cierta
mano timida a tocar:
"Es-me dije-una visit que llamando esti a mi puerta;
Eso es todo, y nada msis"
IAh! bien claro lo recuerdo: Era el crudo mes del hielo
Y su espectro cada brasa moribunda enviaba al suelo.
ICuin ansioso el nuevo dia deseaba, en ]a lectura
Procurando en vano hallar
Tregua a la honda desventura de la muerte de Leonora,
La radiante, la sin par
Virgen rara a quien Leonora los querubes 1laman-hora
Ya sin nombre... nunca mis!
SY el crujido triste, incierto, de las rojas colgaduras
Me aterraba, me llenaba de fantasticas pavuras,
De tal modo que el latido de mi pecho palpitante
Procurando dominar,
"Es, sin duda, un visitante" -repetia con instancia-
que a mi alcoba quiere entrar;
Un tardio visitante a las puertas de mi estancia...
Eso es todo, y nada mis!"
Poco a poco, fuerza y brios fIu mi espiritu cobrando:
"Caballero, dije, o dama: mil perdones os demand:
Mas, el caso es que dormia, y con tanta gentileza
Me vinisteis a llamar,
Y con tal delicadeza y tan timida constancia
Os pusisteis a tocar, ,
Que no oi", -dije- y las puertas abri al punto de mi estancla:
iSombras s61lo... y nada mis!
Mudo, tr6mulo, en la sombra por mirar hacienda empefiia,
Qued6 alli cual antes nadie los sofio forjando suenios;








90 ,,,VENEZUELA
Mas profundo era el silencio, y la calma no acusaba
Ruido alguno... resonar.
861o un nombre se escuchaba que en voz baja a aquella hora
Yo me puse a murmurar.
Y que el eco repetia como un soplo: Leonc
Esto apenas-nada mis!
A mi alcoba retornando con el alma en turbulencla,
Pronto oi llamar de nuevo, esta vez con mas violencia:
"De seguro-dije-es algo que se pasa en mi persiana;
Pues, veamos de encontrar
La raz6n abierta y liana de este caso raro y serio,
Y el enigma averiguar:
Coraz6n! calma un instant, y aclaremos el misterio...
Es el viento, y nada mis!"
La ventana abri, y con ritmico aleteo y garbo extraflo
Entr6 un cuervo majestuoso de la sacra edad 'de antafio.
Sin pararse ni un instant ni sefiales dar de susto,
Con aspect sefiorial,
Fud a posaise sobre un busto de Minerva que ornament
De mi puerta el cabezal;
Sobre el busto que de Palas la figure represent
Fu6 y posose-y nada mas!
Troc6 entonces el negro pijaro en sonrisas mi tristeza
Con su grave, torva y seria, decorosa gentileza:
Y le dije: "Aunque la cresta calva llevas, de seguro
No eres cuervo nocturnal,
Viejo, infausto cuervo oscuro vagabundo en la tiniebla!...
Dime, 6cuil tu nombre, cuMl,
En el reino plutoniano de la noche y de la niebla?"
Dijo el cuervo: "Nunca mis!"
Asombrado qued6 oyendo asi hablar al avechucho,
Si bien su irida respuesta no expresaba poco o much;
Pues precise es convengamos en que nunca hubo criatura
Que lograse contemplar
Ave alguna en la moldura de su puerta encaramada,
Ave o bruto reposar
Sobre efigle en la cornisa de su puerta, cincelada,
Con tal nombre: "Nunca mis!"
Mas el cuervo fijo, inm6vil en la grave eflgle aqu6lla.
Solo dijo esa palabra, cual si su alma fuese en ella
Vinculada-ni una pluma sacudia, ni un acento
Se le oia pronunciar...
-Dije entonces al moment: "Ya otros antes se han marchado
De la aurora al despuntar,
El tambi6n se ira volando cual mis suefios han volado".
-Dijo el cuervo: "Nunca mas!"
Por respuesta tan abrupta como just sorprendido,
"No hay ya duda alguna -dije-, lo que dice es aprendido;








POESIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA--------91
Aprendido de algun amo desdichoso a quien la suerte
Persiguiera sin cesar,
Persiguiera hasta la muerte, hasta el punto que en su duelo
Sus canciones terminar
Y el clamor de su esperanza con el triste ritornelo
De "Jamas, y nunca mAs!"
Mas el cuervo provocando mi alma triste a la sonrisa,
Mi sill6n rod6 hasta el frente de ave y busto y de cornisa;
Luego, hundi6ndome en la seda. fantasia y fantasia
Dime entonces a juntar,
Por saber qu6 pretendia aquel pajaro ominoso
De un pasado inmemorial,
Aquel hosco, torvo, infausto cuervo ligubre y dichoso
Al graznar "Nunca jamss"
Quedd aquesto investigando frente al cuervo, en honda calma
Cuyos ojos encendidos me abrasaban pecho y alms.
Esto y mis -sobre cojines reclinado- con anhelo
Me empefiaba en descifrar,
Sobre el rojo terciopelo do imprimia viva huella
Luminosa mi fanal!-
Terciopelo cuya pfirpura iay! jams volvera ella
A oprimir-ah inunca mis!
Pareciome el aire, entonces, por incognito incensario
Que un querube columpiase de mi alcoba en el santuario
Perfumado. -"Miserable ser!-me dije-Dios te ha oldo
Y por miedo angelical,
Tregua, tregua y el olvido del recuerdo de Leonora
Te ha venido hoy a brindar:
Bebe! Bebe ese nepente. y asi todo olvida ahora!"
-Dijo el cuervo: "Nunca mis!"
"Oh, Profeta-dije-o duende, mas profeta al fin, ya seas
Ave o diablo-ya te envie la tormenta, ya te yeas
Por los abregos barrido a esta. playa-desolado
Pero intrepido-a este hogar
Por los males devastado-Dime, dime, te lo imploro:
;.Llegard jamas a hallar
Algfin bAlsamo o consuelo para el mal que triste iloro?"
-Dijo el cuervo: "Nunca mas!"
"Oh, Profeta--dije-o diablo! Por ese ancho, combo velo
De zafir que nos cobija. por el sumo Dios del cielo
A quien ambos adoramos. dile a esta alma dolorida,
Presa infausta del pesar,
Si jams en otra vida la doncella arrobadora
A mi seno he de estrechar, .
La alma virgen a quien llaman los arcingeles Leonora!"...
-Dijo el cuervo: "Nunca mis!"
"Esa voz, oh cuervo. sea la seal de la partida
--Grite alzandome-. Retorna, vuelve a tu h6rrida guarida,








VENEZUELA
La plut6nica ribera de la noche y de la bruma!..
De tu horrenda falsedad
En memorial, ni una pluma dejes, negra! El busto dejai
Deja en paz mi soledad!
Quita el pico de mi pecho! De mi umbral tu forma alejal"...o
-Dijo el cuervo: "Nunca mis!"
Y afin el cuervo inm6vil, fijo, sigue fijo en la escultura,
Sobre el busto que ornamenta de mi puerta la moldura...
Y sus ojos son los ojos de un demonio que, durmiendo,
Las visions ve del mal;
Y la luz sobre 61 cayendo, sobre el suelo arroja trunca
Su ancha sombra funeral;
Y mi alma de esa sombra que en el suelo flota... nunca
Se alzara... nunca jams!



RUFINO BLANCO FOMRONA

(18741

CORAZON ADENTRO

Her voice was like the voice
of his own soul in the calm of thought
SHELLEY, Alastor.
Llamd a mi coraz6n. Nadie repuso.
Nadie adentro. iQud trance tan amargol
El bosque era profuso,
negra la noche y el camino largo.
Llama, llam6. Ninguno respondia.
Y el murado castillo, taciturno, A
imi o albergue en el horror nocturno
era mi coraz6n. iY no me abria!
ilba tan fatigado!, casi muerto, ,
rendido por el Aspera subida,
por el hostile desierto
y las fuentes saladas de la vida.
A sol de fuego y pulmonar garua
ya me ateria o transpiraba a chorros;
empurpure las piedras y los cardos;
y, a encuentro por segundo, top6 zorros.
buhos, cerdos, panteras y leopardos.








OESIA HISPANOAMERICANA CONTEMPORANEA------
Y en un prado inocente: malabareq.
an6monas, begonias y diamelas,
vi dos chatas cabezas triangulares
derribar muchas agiles gacelas.
iQub h6rrido viaje y bosque tan cefiudo!
La noche,-negra; mi cabeza, loca;
mis pies, cansados; el castillo, mudo;
y yo, toca que toca.
jPor fin se abri6 una puerta!
Toda era sombra aquella casa muerta.
Tres viejecitos de cabello cano
y pardas vestiduras de estamefia,
me recibieron: -Adelante, hermano.
Parecidos los tres. La blanca grefia
nevaba sobre el hombro a cada anciano.
Al fondo, en una esquina,
luchaba con la sombra un reverbero
de lumbre vacilante y mortecina.
--Somos felices, dijo el uno; el otro:
resignados; aqui, dijo el tercero,
sin-amigos, sin amos y sin 6mulos
esperamos el trAnsito postrero.
Eran Recuerdos los ancianos tr6mulos.
-No es possible, pensaba. Es cuanto queda
de este palacio que vivieron hadas?,
do6nde esta la magnifica arboleda?,
Zen d6nde las cascadas;
los altos miradores;
las salas deslumbrantes,
y las bellas queridas suspirantes,
muridndose de amores?
Y me lance a los negros corredores.
Llegue a las cuatro conocidas puertaa
por nadie, nunca, abiertas.
Entr6 al rojo recinto: una fontana
de sangre siempre vivida y ardiente
corria de la noche a la mafiana,
y de mafiana a noche, eternamente.
Yo habia hecho brotar aquella fuente.
Entr6 al recinto gris donde surtia
otra fontana en quejumbroso canto;
jel canto de las ligrimas! Yo habia







-VENEZUELA

hecho verter tan generoso llanto.
Entre al recinto gualda; siete lucesi
siete cruces de llama fulgecian,
y los Siete Pecados se morian
crucificados en las siete cruces.
Y a Psiquis alas nuevas le nacian.
Rememore las voces del Misterio
-cuando sea tu alma
de las Desilusiones el imperil;
cuando el sufrir tus lagrimas agote;
cuando inmisericorde su cauterio
te aplique el Mundo, y el Dolor te azote,
puedes salvar la puerta tentadora,
la puerta blanca, la Tule postrera;
entonces --dije-, es hora.
Y entire con paso firme y alma enters.
Qued6 at6nito. Hallabame en un campo
de nieve, de impoluta perspective:
cada llanura, un ampo;
cada montafia, un irisado bloque;
cada picacho, una blancura viva.
Y de la luz al toque
eran los farallones albicantes
chorreras de diamantes.
-6En d6nde estoy? -me dije treniulento;
y un soplo de dulzuras teologales
trajo a mi oido regalado acento:
-Estas lejos .de aquellos arenales
ardientes, donde surgeon tus pasiones
y te devoran como cien chacales.
Lejos de las extrafias agresiones;
a estas cimas no alcanza
ni el ojo inquiridor de la asechanza,
ni el florido pufial de las traiciones.
Son ignorado asilo
al tigre human y a la humana hiena,
a los*p6rfidos cantos de sirena
y al aleve Ilorar del cocodrilo.
Llegas a tierra inc6gnita;
a tierra de sunb6licas alburas,
todo misterio y calma.
Estis en las serenas, en las puras
e ignoradas regions de tu alma.
Y me qued6 mirando las alturas.















INDICE

Pr61ogo . .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. V
Argentina . .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 9
Bolivia .......... ................ .. 19
Colombia ... .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 23
..Cuba ...... .. .... .... .......... .. 31
Chile .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 39
Ecuador ..... ...... ...... .. 45
Guatemala ...... .... ............ .. 47
Honduras .. .... .. .. .... .. .. .. .... .. 49
M 6xico .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 51
Nicaragua . . . . . . . . . . . . . 79
Perd .......... .... .... .... ...... .. 81
Uruguay .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 85
Venezuela . . . . . . 89



















ESTE LIBRO, QUE CORRESPONDE AL
TOMO 24o. DE LA BIBLIOTECA ENCI-
CLOPEDICA POPULAR DE LA SECRE-
TARIA DE EDUCATION P PUBLIC A.
TERMINO DE EDITARSE EL DIA 13
DE OCTUBRE DE 1944




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs