• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Noticia
 Ricardo Bogrand
 Eugenio Martinez Orantes
 Waldo Chavez Velasco
 Mauricio de la Selva
 Italo Lopez Vallecillos
 Alvaro Menendez Leal
 Jorge A. Cornejo
 Jose Enrique Silva
 Liliam Jimenez
 Irma Lanzas
 Mercedes Durand
 Armando Lopez Muñoz
 Roque Dalton Garcia
 Manlio Argueta
 Roberto Armijo
 Jose Roberto Cea
 Tirso Canales
 Rafael Gochez Sosa
 Hildebrando Juarez
 Errata
 Index
 Back Cover






Title: Poetas jóvenes de El Salvador.
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081438/00001
 Material Information
Title: Poetas jóvenes de El Salvador.
Physical Description: Book
Creator: Cea, José Roberto, ( Editor )
Publisher: Ediciones "Tigre de Sol"
Place of Publication: San Salvador, El Salvador
Publication Date: 1960
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081438
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 330981

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Noticia
        Page 5
        Page 6
    Ricardo Bogrand
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Eugenio Martinez Orantes
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Waldo Chavez Velasco
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Mauricio de la Selva
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Italo Lopez Vallecillos
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Alvaro Menendez Leal
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Jorge A. Cornejo
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    Jose Enrique Silva
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    Liliam Jimenez
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Irma Lanzas
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Mercedes Durand
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Armando Lopez Muñoz
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    Roque Dalton Garcia
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Manlio Argueta
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Roberto Armijo
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    Jose Roberto Cea
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    Tirso Canales
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    Rafael Gochez Sosa
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Hildebrando Juarez
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
    Errata
        Page 122
    Index
        Page 123
    Back Cover
        Page 124
Full Text
























Sv8/.op
C 3S 7p


s Edid
SaM Salvad


ioes


"TIRE DE SOL"


lr, E Salvador, Centro An6ria
1960


-












POETAS JOVENES
DE EL SALVADOR
Compilad6n de Jose Roberto Ca


Edidones
San Salvador, El


"TIGRE DE SOL"
Salvador, Centro Amirica
1960





Edicones "TIGRE DE SOL"
Editor-Director: Jose Roberto Cea
Editor-Gerente: Rafael G6chez Sosa.











.? 3408











Impreso en EL SALVADOR
Queda hecho el dep6sito que marea la ley


















raleza ve la luz pziblica y 'lo decimos sin poner infasis, inne-
cesario por clerto, en nuestras palabras.

En. El Salvador, carecemos de esta clase de publicaciones
y creemos nosotros que es la antologia uno de los pocos
vehiculos hAbiles de circulaci6n que tienen los poetas, minds
azt, los j6venes; 6stos, que por miltiples razones no en-
cuentran donde publicar sus trabajos podticos.

Nuestro prop6sito es el de mostrar un panorama de lo
hecho hasta hey por j6venes cultores de la poesia en naaestro
pa s, que se desarrollan hugrfanos de critical solvente; pero
en la esperanza de una total superaci6n, persisten en obtener a
base de estudio y trabajo, uinicos medios valederos, su fisono-
mia pogtica. Es asi como los poetas, verdaderos creadores, de-
I jan su canto, bello intirprete de su tiempo hist6rico.

Esta antologia la inician los poetas surgidos en 1950 y
la conclnyen los de la itltima oleada. es decir 10 afios de tiem-
po y espacio podtico en El Salvador -con los j6venes que estdn
ordenados no por su fecha de nacimiento, sino por la de su
Saparicin litera'ria.

-La present "exposici6n colectiva", -pristennos la frase:
Slos pintores- ahi va en este sencillo volutmen, con el que ini-
ciamos nuestras EDICIONES TIGRE DE SOL, que significant
en nuestro pais, un esfuerzo editorial en pro de la cultua.


LOS EDITORS.






















Ricardo Bogrand


.Es Seud6nimo de su verdadero nombre, Jos6
Antonio Aparicio; naci6 en San Pedro Arena-
les, Chinameca, departamento de San Miguel,
el 21 de noviembre de 1930.
Ha publicado: Perfil de la Raiz, Ediciones
Am6rica Nueva, Mexico 1956. In6ditos: De Mar
a Mar, Alianza de Mis Manes y Leyenda de
Amor. Actualmente reside en Mexico.






ALIANZA DE MIS MANOS

Mio este cuadro,
este suefio,
esta verdad de p6len.

Cruzas sobre mi abierta herida
en la trunca esperanza
en esta tarde de ostracismo.

He visto el mundo desde el piano del mundo,
desde un peldafio mds abajo del mundo,
desde ninguna floraci6n de trinos.

Le he visto con estos ojos turbios de pobreza,
con la raida ropa de mi suefio.
;.c6mo decirte?
4c6mo absorber tu nombre marinero?
Mejor te digo, hermana, camarada.
Hoy ya no temo.
Hoy destrozo mi lImpara ilusoria
y me descubro.
Voy a iniciarte en este nuevo encuentro
de ver las cosas sin ningfn paisaje.
A veces pienso que es dificil buscar en esta noche
y tropezar con lo que no se ha visto
y lo que est& por descubrir sin tregua
y lo que no te han dicho las mafianas
cuando miras el mar de tu ventana.

A veces pienso que pocos nos quedamos en la sombra
para cantar con nuestros pobres dedos
eso que nadie mira
3 nadie toca.
Un dia yo te dije:
Amame, marinera, con tu acuitica fiesta de celajes.
Amame con tu marca elistica de peces.

Amame con tu puerto Vy i escafandra,
con tu cuerpo de esponja y con tu golf,
con tu piel de cristal y tu silueta.
Ahora yo te digo que me ames
con ess pleamar de los que ansiamos
bebernos las palabras del que muere
imaginando el pan que nunca tuvo.

Quiero que me ames, coma yo a los pueblos
-8-






cuando abrasan
con los gritos fundidos en su lucha.
Amame, como amo la liuertad, la paz y la justicia,
la vida digna y el pan de todos.

MARIA DEL CARMEN
Es que la vida no habia traido un dolor
tan perennemente -extrafio.
Y como ja ceniza que se vierte
las manos arden
y arde la sonrlsa,
las ufias se rebelan
y el coraz6n se sale de su 6rbita.
Es que el dolor tiene un vestido en todo,
y es invierno y verano,
musgosa so'edad
y piedra en sombra.
Hace dos afios, Maria del Carmen,
estrella de mi voz y terrenal origen,
cay6 tu rostro de mujer agraria
al fondo de la tierra,
y tu cabello negro, siempre negro, fu6 a buscar nueva savia
Maria del Carmen, resignaci6n de pueblo en tu mirada,
lucha la de tus manos
por el pan de la aurora
y la esperanza.
Viaj6 desde tu barro-coraz6n hasta el mundo
penetrado en anhelos.
Muerte la de tu sangre,
de voz a voz el aire abria tu partida,
y en mi clara tragedia,
inconfundible,
tu adi6s quemaba el surco donde sembr6 tu aano
este recurso mio de no mostrar la ligrima.
Hace dos afos, Maria del Carmen,
y ahorg estoy viviendo de tu constant esfuerzo cambesino
de morir en sombra
mostrando al sol la cara.
Porque lievo en las venas e3e genuine estado de los hombres
que no lanzan un grito,
no obstante que la sed
envenena el cerebro.

RECADO
Esto para un recuerdo qupe e qued6 encendido
abriendo el mar, a veces, desde su misma tumba,
y en donde el sol caia como un romero liquid
-9-





la tarde era una sola gaviota suspendida.
Esto es para una calle comnpetamente absorta
que espera nuevos pasos para nomDiar sus huellas,
el poivo es una copa de longitud desierta.
cubriendo mis de un arbol estacionado cerca.
Hay veces que las manos se me rompen de luces
entire un buscar las voces que se ocultaron pronto.
Entonces siento el viento estrujarse en mi pecho
cuando creo distancias en mi viajar intense.
Esto es para una meta completamente ajena,
para ir sin sentido ciminando en la ausencia,
para un buscarse el nombre que se qued6 sin letra
extendido a lo largo de la palabra muerta.
Esto que en mis ojos son sus ojos unidos
como sobre mis labios sus besos acunados.
Esto que Ulevo triste entire mis manos grises
es la querida forma de su ciutura leve.

Ame, cruc6 incendiado al ancho de mi vida,
conquist6 nuevos cielos y germind enter,
comp etamente nuevo ascendi hasta sus labios
y hoy desciendo a mi grave soledad sin sonido.
Esto es para un recuerdo que se qued6 encendido,
que no ha muerto ni muere y siempre va conrdigo.
Es para que yo sepa que aunque camine solo
hy una novia inedita hasta el fin de mi vida.
POR EL AMOR VIVIDO
Vosotros estar6is aqui esperando mi muerte
: yo 6s dir6:
hecoged esta voz,
lanzadla a cualquier sitio,
escondedla en el ~ltimo rinc6n.
yo estar6 libre nutri6ndome de nuevo.
Quiero escribir para los dos dias Altimos,
para cuando se empiece a former dentro de mi piel
la fuente mineral de mi terrestre
deformada material.
Quiero escribir para los dos dias en que la lengua
se atarb lentamente en el grito
y las palabras, antes tan dificilmente pronunciadas
rente a ]a primavera,
.eran un eco turbio
-10-





en el cercano otoflo de mis pass.

Vosotros estar6is aqui esperando mi derrumbe
de pobre arena abatida.
Y yo sere quien venga a decirme adi6s
detinitivamente a m mnismo.
IHaoia vivido en una diaria pregunta
cuando perdi el derecho que traia
de esLab-ecer mi vida,
ae construirla sobre la esperanza,
de recorrer las manos sore las gastadas superficies,
de elevarme ante todo,
de esperarme en silencio mi 1'egada,
de estar en el instant en el sitlo precise
Pero sono la hora de todas las respuesbas
y, yo tengo la mia:
Amo, es verdad, la vida,
la amo en una forma cotidiana,
extendida, visible.

Y es porque amo sin preguntar ya nada
que me duele el amor
que va conmigo.
Es un destruirse siempre,
un encenderse
para apagarse siempre,
para encontrarse siempre en lo que Se ama.
No.
No es ningmn egoismo,
es no saber de fijo si ya ha muerto todo
y lo finico que queda es slo amor
por el amor vivido.
PRIMERA LLUV1A

"iArriba! iA perforar los siete cle!os
con vuestros brazos nudos o cubiertos!
-Vais con amor? Piles elevad los brazos
verdes, frondosos, apacibles, mansos".
J. Moreno Villa.

-Ven, vamos a caminar juntos esta vez,
mafiana volver6 a estar solo
y entonces de mi brazo
ir. s6lo tu sombra
-Ven, pienso que mi camino
puede ain ser muv cQrto.
o alargarse de pronto hasta el final encuentro
-11-




de tu sangre y la mia.

S-Antes que ti Ilegaras,
LD6nde estaba mi suefio?
gDl6nde, en que regions vegetables del ansia,
sobre qud soledades se perdian mis manos?
Ya no ciudades grises,
casas frias raidas-
Ya no

--Sepultureros, devuelvan esa cara que era mia,
quiero recuperar toda mi antigua formal
wve era mi propia vida.

He vuelto con la Iluvia,
con la primer lluvia deshojada
a encontrar la raiz
que latia entire el barro
Voy al mariana
a recoger las horas que perdi cada dia.
Voy a buscar mi rostro,
mi antiguo rostro,
y las dus manos firmes Que Ilevaba.
-Ahora, escucha,
\oy a iniciar la vida,
vamos a caminar unidos esta ve'
Porque mafiana,
si yo vuelvo a estar solo,
habrd aprendido a caminar contigo,
y entonces, siguiendo el mismo ritmo
de tus pasos,
apoyada en mi brazo me llevar6
tu sombra.


-12-























Eugenio Martinez Orantes

Naci6 en la ciudad de Santa Ana el 10 de no-
viembre de 1932.
Ha publicado: Llamas de Insomnio (Poe-
mas), San Salvador 1952, Ballet (Poemas), San
Salvador 1956: El Arcangel de la Luz (Poe-
mas). Mexico 1958: Fragua de Amor (Poemas),
San Salvador 1959. Inedito: Estrellas y Tracto-
res.





SENORITA, OUSTED ES LA PRIMAVERA
Seflorita:
Usted es una primavera
total,
definitive.
Si la vida en todo el mundo
se pareciera a usted,
no existiri- la miseria
ni el dolor ni el hambre.
Los arados cantarian
una canci6n de frutos en proyecto,
y la tierra
-al sentir los pasos de la aurora
sobre su piel morena-
se despertaria llena de optimism
y mis deseosa de ser madre
de sonoros vegetables.
Si los rios se parecieran a sus cabellos,
en cada una de sus translicidas escamas
vlajaria complacida
una semilla de ternura.
Las armas no tendrian necesidad de existir.
si la brisa que sopla
sobre los dollentes cuerpos de muchos paises
fuera igual a su aliento.
81 la vida en todo el mundo
se pareciera a usted,
habria paz, trAbajo y progress.
Sefiorita:
Higanos un favor a los series humans
que vivimos pisoteados,
a los que jams hemos tenido
un castillo de espumas frente al dia.
a los que nunca hemos sabido
lo qut es sentir Un sol
revoloteando dentro del pecho.
a los que masticamos sombras
por masticar violines,
a nosotros
que somos cadenas de sufrimientos
aparentando hombres.
HAganos el faior. No se niegue.
Oiga: Todo lo que debe hfcer
es estc:
Sonreir
Si, soureir con esa su sonries
14 -




que tiene mAs luceros
que atomos el mundo.
bmn aejaa de sonreiu pArese frente a la vida.
Digale que la mire fijamente....
Y bi no la comprende, hablele claro.
Instltela por sucia.
por mugrosa,
por anuhigimnia
Digale que se bafie.
Que se peine
Que se cure esas pistulas
que le cubren el cuerpo y que parecen
manchas de tinta senalando
pon.ados en un mapa.
Despues.
ensefiele a sonreir como usted:
con ciclones de amor.
Porque eso es ]o que necesitamos: Amor.
Haianos el favor, sefiorita.
Ensfiele a la vida a ser como usted.
Usted puede.
yo estoy seguro de e!lo.
YO VIVI EN U-SAIS *, SERORITA
Sefiorita:
Yo vivi en un pals que cantaba.
Cantaba con los fuertes brazos .
y los desnudos pies de sus indigenas,
con el sudor de los obreros
y con las manos
de- las madres que veian en cada hijo
-floridas de caricias-
una espiga
creciendo de is tierra a las estrellas.
Yo vivi en un pais que amanecia
en los labios de todas las muchachas.
Un pais que levantaba
su pequefia estatura contra el llanto.
En cada arado habia, progresando,
un piano de cosechas futuristas
v en cada surco
un deseo vegetal tomando forma.
Yo vivi en un pals que despertaba
-de una antigua y tremenda pesadilla-
asi come su nombre, sefiorita,
despierta en mi garganta a cada instant:
-resco: sencillo,
jovial y transparent.
-15-





Un pais que era la realizaci6n de un suefio
sofiado por millones y milones de hombres
durante mas de cuatro siglos.
...Un pais donde se habia desterrado s la
(tristeza
y se" empezaba a destrozar a la miseria.

Sus ojos, sefiorita,
son dos mares de petr6leo
encandilando al tiempo.
Su eabellera
es la se'va donde extravian
-conscientes de lo que hacen-
las huellas de mi sed y mi locura.
Y su boca es un imin que me arrastra
hacia una constelaci6n de nisperos maduros.
Por eso,
cada vez que la veo,
la emoci6n rebasa mis sentidos
y me hace recorder a ese pais
que era un potente amanecer rompiendo
la estructura del Ilanto.

Yo vivi en un pais que era...
Si, era.
Hoy es dolor.
Grito arrodillado en el espacio.
Hoy
las manos de sus obreros
son contenidas lIgrimos de pledra.
Las frentes mancilladas, escupidas.
Y sus duras carretas
-cargadas de tananos-
son tristes luceros de ceniza.
Yo vivi en un pais que un dia
romperi las cadenas de sombra que lo niegan.
para volver a ser como antes era:
Igual a su mirada deslumbrante.
(* Guatemala)
LOS SOLDADOS, SERORITA
Los soldados,
sefiorita,
son tan humans como usted.
Ellos tambidn tienen suefios,
ahhelos
y esperanzas.

No. No estin hechos de odio.
Estin hechos de amor
-16-





como de amor esti hecho el bello cuerpo
que used usa con gracia cotidiana.
E.-os nunca han siao enemigos del pueblo
ni jamas han deseado
verse las manos empapadas
con 1a sangre de otros hombres.

Son gente sencilla, freseamente sencilla.
Casi Lodos son hijos de obreros
o campesinos,
de tristes mujeres que lavan o aplanchan
ropa ajena
para ganarse el pan.

Un dia les ordenarin: "Defiendan a la patria".
Y e los marcharan, obedientes,
en contra de otros soldados
a quienes tambi6n habrin dicho:
"Defiendan a la patria".
Antes de que los maten, matar&n.
Cruzaran fangales y desiertos.
Muchos caerin podridos de hambre y sed,
lejos,
muy lejos de las lagrimas de sus hijo..

Cuando termine la guerra,
a los que sobrevivan triunfantes
la "Patria" los premiard con una medalla
para que, al correr de los afios,
hinchando el pecho
se la muestren con orgullo a sus nietos.
4Y los que con su muerte contribuyeron al
(triunfo?
iSerin martires de la "Libertad"!
El gobierno erigirt en honor, de ellos
un monument conmemorativo,
en el cual, en una fecha determinada,
un Ministro colocarA, con much pompa,
una corona.
6Y los otros?
Los otros serin prisioneros de guerra
o muertos
sencillamente.

Si, sefiorita, esa es la triste historic
de los soldados.
No los desprecie.
No los mire con asco.
Ellos nn son culpables de sus actuaciones.
Los en'rables, son los que siembran el. odio





en los caminos y ios pueblos.

Los que a costa de sangre hacen riquezal
Los que fabrican armamentos
en vez de arados y martillos.
Los que ansian conquistar
a los paises
pequefios, para tener esclavos.
No odie a los soldados, sefiorita,
ni los mire con lastima.
VWalos como cuando used se mira en un espe,

...Un dia,
ellos, usted y los demas hombres del mundt
nos reunirimos en torno a la esperanza
y cahtaremos.

Cantando construiremos un mundo
que, con la frente levantada,
caminari hacia el progreso...

Un dia, sefiorita,
los soldados irAn sobre tractores
conquistando :a paz,
la paz que ansiamos desesperadamente.

AIDA
La primera brasa que tuve
se llamaba Aida.
Tenia el pelo alegre
como un trigal sembrado en una perla,
y unos ojos de fiesta donde el cielo
nacia diariamente.

(Ella fu6 la culpable de que yo empezar,
a escribir garabatos sobre las espaldas
de lej.anas estrellas)
...los dos 6ramos hijos de mecanicos,
los dos Bramos hijos
de esa clase de hombres sudorosos
que aman la paz y aman el trabajo
y que al acariciar manchan de grasa.
La primer brasa que tuve
se llamaba Aida.
Los dos creiamos
que ls vida era
un juego azul carente de final.
...Yo recuerdo que nunca nos pusimos
-18-




a pensar en la guerra y en sus .nurrtos
ni en los paises grandes que eonservan
sus deudos con cafiones y con tanques,
Nunca hablamos de eso. Ni dei hambre
que roe y que taladra los est6magos
y ailla en las esquinas de los ba'r os.
Los dos eramos nifios todavia.
Ella fu6 un liriosol entire mis manos,
un venado de fuego saltando por mi frerte
un canarioazucena
bafiando mi costado de misicaperfume.
Han pasado los afios.
Aida es una flecha cruzando mi recuerdo.
Yo estoy como los Arboles:
Enraizado a la tierra,
frente a los huracanes,
con los brazos cubiertos de frutos
y de trinos;
esperando el fulgor de un nuevo dia.


- 19-




















Waldo Chavez Velasco

Naci6 en San Salvador el 14 de septiembre de
1933.
Ha escrito: Pausa en Tono Menor (Poemas);
Fibrica de Sueflos (Teatro); Colecci6n de Be-
llas Artes; San Salvador, 1957; La Ventana,
Rurt de Moab, Un Poco de Silencio, El Zipitin,
En la Tormenta, (Teatro); Erza Pound, Sn
Poitica, (Ensayo); y en 1951, con Eugenio Mar-
tinez Orantes y otros poetas del mismo grupo
del 50, public un folleto titulado Bomba de
Hidr6geno.
En la actualidad es Director del Departamen-
to de Teatro de la Direcci6n General de Bellas
Artes.




CAMPESINOS
Entre las rocas altas
hundian el maiz.
Eran como de piedra desgastada,
de lefia contorcida,
y temblaban al vientb
come una gota de sudor al borde de los siglos.
Ella pas6, al verlos tan perdidos,
tan antiguos,
tan solos,
les grit6, "iHombres!". y todos se asustaron.
Cuando se fu4, tomaron la palabra
que ella dej6 olvidada
y la besaron, la dieron a los hijos
para jugar, le hicieron una casa,
le encendieron candelas, le rezaron,
y poco a poco fu6 ingresando en todos,
despacio -como el agua o las nostalgias-,
una sed de vivir,
un inaudito impulse de cantar...

NATURALEZA MUERTA
La noche me camina.
Un cipr6s traza el limited
de un fantasma nocturno
y parece que todo se adormece en si mismo.
;CuAn raro este paisaje!
busco entire los objetos la mis pequefia llama,
un eco, un caracol... pero es en vano.
QuizAs todos, a veces, nos sentimos extrafios.
Y una tarde cualquiera, al mirar el contorno
de una natural abstract suspiramos, temblamos,
y en la flor retorcida,
en la fruta intangible,
en todo lo insinuado, lo por hacer,
lo vago, hallamos nuestro espacio.
Despues, cuando la noche nos camina,
cuando nadie nos mira,
reconstruimos los series de la tarde
y entramos, por un suefio, en el cuadro...

LOS QUE QUEDAN
Yaciamos vecino a la ventana,
ti y yo, solos y s6lo
junto a nosotros mismos.
Abandon un moment tu musgo, tu risuefia
came de hierba y alba
22 -






porque escuche pasar por la avenida
un canto.

Era un coro dr obreros
que reia o llocaba,
de cristos que arrastraban la vida en las
espaldas,
de nifios que callaban:
y todo aquel inmenso rio amargo
seguia sin cesar, cual se marchase
a la esperanza.

Y tf y yo, detenidos
en aquella ventana,
6ramos los que quedan: dos geranios
en un vaso sutil de agua estancada,
dos bibelots en el salin oscuro
de un anticuario...


PRESENCIA

Al tocar el florer3, la mesa, la pecera,
me extiendo en los objetos,
recorro, suavenente, tus huellas
y siento que se alza como niebla esparcida
y me cubren.
iVivias demasiado en las cosas
y en mi!: eras como en el fondo submarine
donde la luz rarece detenerse
y morir
Un dia -cuando pueda mirar sin que tu nombre
me rasgue las pupilas-
saldr6, ipor fin!, a caminar, levando
como piel el olvido:
triunfante, sin pensarte,
hecho todo silencio,
paz,
infierno...

FRENTE A UNA GRABACION

Tengo en casa tu voz y la cultivo
como la unica flor:
ella te salva,
es tu sola pureza,
la iltima vela alaada a la dulzura
en tu naufragio de inmoralidad.


-23-





VOLUBILIDAD


A ratos, cuando veo que las hojas se entreabrcn
y un como luminoso, purisimo y desnudo
cae a engender la tarde,
me digo, iEs el momento, acuesto la esperanza
encima de la hierba,
me exalto. Al Ilegar el tramonto
cierro todos mis dedos
queriendo asir el polvo del sol que se distance
hasta que la penumbra me muerde las
(espaldas
Pienso asi que la vida no es mas que una
(nostalgia
continue, interminable,
y retorno a mi casa.
Despues, una rendija
me duele en el costado de la pared del cuarto,
una espada de luz busca mi cuerpo
y. me hiere:
dso basta.
LA CARRETA

iQue exquisite su gracia, sefiora!
La carreta marchaba hacia lo azul,
Fu ansia marina
iba buscando el cielo, balanceAndose.
Y yo la vi alejarse. Un campesino
9uiaba el tim6n del paso.
Los cuernos de los bueyes
remaban en el aire.
Cuando. e! amor se march
muere una estrella, y basta:
despubs todo deviene en comentario,
un sacudirse el polvo en el camino cotidiano.
Sin embargo, esta tarde
cuando vi partir en la carreta
como una inerme flor que Se desploma,
despacio, en el olvido,
senti que. para siempre,
viviria alejandose...


- 24 -






















Mauio e la Sdva

Naci6 en la Villa de Soyapango, departamen-
to de San Salvador. el 14 de septiembre de 1930.
Tiene publicados: La Palabra (Poemas), Ml-
xico, 1955; Poemas Para Decir a Distancia, Me-
xico, 1958. Inidito: La Raiz y El Sueao (Poe-
mas).





POEMA


De pronto, como si nada antes de ti
me hubiese precidido, como si el fuego mis
lento
hubiera desatado sus orgias
para quemar mis puras esperanzas,
como si todo estuviera detenido
en el fragil blancor de una azucena,
como si nada, nada, nada
preguntara tu amor despues del viente
despues de la fuerza desatada
y mi pecho mis blando ante la noche,
de pr6nto...... caigo en la flor del trueno
y caen tambi6n, sobre anhelantes ojos,
el brillo descuajado entire la roja llama
y el azul tan impregnaido de infinite.
De pronto, te digo, estoy asi,
liviano,
desprendido de mi mismo
-a veces casninando entire el silencio
o a veces olvidado entire p6talos y suefics-,
con un anhelo roto por el vacio inmenso
creciendo hacia la noche,
y una idea mis timiia acerca de tu vuelo.
Pequefia luz, minimo instance,
fragmento apenas del coraz6n que fulmos,
en que sitio podria detenerme
y que tu muerte no hablara de tu vida,
en que sitio podria detenerme
y no saber tu corola destrozada,
en que mundo acercarme a tu palabra
sin ignorar que bajo de este anhelo
me quema la frialdad de tu silencio,
en qu6 espacio, amor, tu amante velo
sin que nazca de nuevo nostilgica la ira.
De pronto estoy asi...... despreocupado,
cubierto al fin de olvido y turbias aguas,
buscando con afAn la rosa piedra
que he visto florecer cuando la noche
baj6 de hielo a contemplar tus labios
y los cerr6 por siempre estremecida.
De pronto estoy asi....como esa hora
rodando mi alegria, y esta lagrima
con oue fuimos lanzados a la vida.
cayendo interminable, bajando,
aspera rcmpiendo el viejo rostro
26 -





POEMAS PARA DECIIR A DISTANCIA


RUEGO

Me tiembia el pArpado de presentir tu lagrima
y el beso de recorder tu cielo.
Devu4lveme la -palabra
que se rasg6 en la ausencia.
No le ensefes al dia mi amanecer 1orando
ni la pupila espesa en que subi a la tarde
donde la flor se ahoga de saberme lejano.
patria,
LQue haces si necesito algin poema
que escriba este dolor tras los recuerdos
y el pecho gris por mi nostalgia herida?
Dame la mano para subir a tu angel

puedo morir en cualquier letra del canto
y no volverme a sentir bajo tus alas.
Mafiana, en cualquier parte del mundo
me tomaran las huellas digitales.
comprobaran de nuevo mi estatura
y creeras que el viento me ha zurcido la boca.

Dame la mano....Devuelveme la palabra...
Bien valgo. patria, la verde sonrisa el paisaje
y el calido beso de mi ausencia retornada.
Concede que al expresar tu nombre.
mis ojos en tu suelo rieguen
acuaticas y ,.rinimas estrellas.
Permite al menos quitarme esta camisa
para que veas mas claro entire mi pecho
c6mo guard tu amor y tu reflejo.
ENTREGA
Quiero entregarte.
la piedra inmemorial temblando en mi agonia
que hasta esta hora iltima
en que auno mi verso en tu recuerdo
me ha rcdeado la frente con su corona inmensa.

Voy a entregarte, patria,
los labios palfdicos del caonpo
que obsorben la aurora y los claveles
cuando hay un recodo en la esperanza.
Quiero entregarte
lo que era y lo que soy cuando te canto:
atrAs voy a dejar lo que en tu oido
no sea musical para tus hijos;


- 27 -






atras ha de quedar como floor chisporroteante
caida hasta las lenguas de la hoguera;
atras, para que entire limpia a tu regazo
esta humilde canci6n que es el intent
de aprovechar la fuerza de mi origen
y encaminarlo al rostro tuyo, que tanto
y tanto
ha vaciado mi sed de amarte cerca.
Atris voy a dejarlo porque st no dirian
que esta suave bandera naciendome en las ma-
(nos
no alcanza para envolver tu cuerpo.
MONOLOGO

Aqui empiezo a decirte
c6mo fuk que mi voz creci6 en el roble
despu6s de modularme el canto.
Aqui escucho el viento de tu risa
y comtemplo la tarde de luceros
cuando nifios de pr6vidas comarcas
deletrean sinf6nifas espumas.
Aqui vuelvo a tu oido para hablarte
narrar que en las noches mas tranquilas
he visto perdios junto al frio
nifios que suefian con los cinticos del trigo
(yo vi al rocio de cintura helada
olavarle su pufial a las corolas
y enterrar sin piedad miles de rostros).
Y fu6 la cruz que nos coloca el tiempo
la que vino acorregirme la mirada.
Pero fu6 el llanto, patria,
el que me dijo todo;
por 61 entendi a los ruisefiores.
Mientras un dia de lluvia larga
gris y taciturna derretia
el coraz6n amoroso de los hombres;
bast6 Ilorar
para entender al hu6rfano,
para tomar la ligrima y en su cristal pequefio
saber el viaje de la brisa hunmedecida:
bast6 Ilorar, patria,
para entender que el coraz6n
sin puertos a la vida
no alcanza el mar blanco y tranquil
que existe en cada nube.
Bast6 llorar......
iBendigo por ti mi amargo llanto!


-28-





MlETAM~ORFOSIS

Desde esta altura,
donde la misma mere en el camino
la risa del mar desde sus olas
que el ruido del aire con la nieve,
mis ojos sueltan pMjaros de olivo
y vienen a posarse en el recuerdo.
Yo no era esta palabra cuando sali del barro,
ni siquiera este cansancio de esperarte.
yo era apenas
un breve temblor de mariposa,
o quizAs,
un barco triste sentado bajo el agua.
Yo apenas conocia mis palabras,,
mis rosas de color sobre la hierba;
a veces......
con algIn lucero hermoso
me hacia una camisa de tristeza.

Era otro tiempo el tiempo de mi angustia;
yo ne era esta raiz esperanzada
ni este grito capaz de hablar del hombre.
Yo era, patria,
un solo caminando mi agonia......
un llanto de nada entire las sombras....
un pr6ximo aletear sin. derrotero....
Pero vino la llama a consumer la noche,
e0 ciego fu6 entire rosas la mirada,
vinieron de los aires y del centro de la tierra
las manos y las manos de la estrella,
vinieron hacia mi los finos cantos
y pronto vislumbr6 tu nombre alegre.
Ya nunca mis la angustia y la agonia
han podido agotarme en el sendero;
ya nunca mas el trio me ha rendido
para robarle al ojo la imagen de la aurora
esta aurora de amor y de alegria
que crece e.n tu patri6tica cintura.
Yo no era esta palabra que anhela tanto cielo.
Yo no era esta palabra, patria,
cuando sali del barro
ni siquiera este cansancio de esperarte.
yo era apenas
un breve temblor de mariposa.
o quizas,

29 -





un barco triste sentado bajo el agua.


Yo era......

Pero aliora soy la silaba incendiala
que anhela darle luz al horizonte;
yo era
la piedra temblando en la neblina
y he brotadc con besos y con manos;
besos para Juan que barre las ciudades,
besos para Pedro que adelgaza su serrucho,
besos para Antonio que lanza la semilla;
manos para Juan que dicta confefencias,
manos oara Pedro que estudia noche a noche,
manos para Antonio que reza por el mundo.

1 Manos para estrechar las manos
y besos para acercar al hombre.
Mano y beso, beso y mano,
todo por nosotros que llevamos
al hombre taciturno de la raza.


-30-




















Italo L6pez Vallellos

Naci6 en San Salvador el 15 de noviembre de
1932.
Ha publicado: Biografia del Hombre Triste
(Poemas) Madrid 1954. Ind&itos: Dias Oscuaos
Como Besos Amargos (Poemas). ]dIonografia
Hist6rica del Departamento de Usulutin, (Pre-
miado en el Primer Centenario de ese departa-
mento) El Periodismo en El Salvador (Ensayo)
Contra Esto y Aquello (Ensayo).
En la actualidad es Director de la Editorial
Universitaria, Josi B. Cisneros.





A, VECES TEMO ENCONTRlRTE EN LA CALLE


A veces temo encontrarte en la calle
Y me quedo en casa
meditando sobre el tiempo, el amor.
los desnudos senos,
la lluvia como un violin
tocando la ventana.

Luego me doy cuenta que no exists
y que aquellos aretes tuyos
olvidados, no sabria d6nde,
estin alli cerca de mis libros
espiando las palabras.

Me doy cuenta cabal de tu presencia
en los pafiuelos que toco,
en la vieja guitarra arrinconada
y su cintura exacta.

Y hasta creo que miras y. como antes,
recorres la casa y la llenas de tu nombre.
Cuando a'guien llega, te marchas.
Dejas una palabra. un adios
que no alcanzo a tocar,
y sin embargo, yo se que no exists.
Aian asi,
a veces temo encontrate en la calle,
Junio, 60.-

NO ES TODO

Pero no es todo.
A veces uno necesita salir a la calle:
mirar las esquinas,
aidivinar el gesto de las gentes,
quedarse
ahi parade para siempre.
No hablar
para no romper la prisa
ni detener el tiempo.
Simple, sencilla y humildemente
estar en la calle
y quedarse, ahi parade,
en una cita intemporal,
pretdrita y absurda.
TAN SOLO COMO EL AIRE

Hoy talvez no vengas.
Siempre te espero, amor
-32-





mientras rompe sus cristales
la esperanza.
Ya lo se. Lo supe siempre.
Y sin embargo
no se porque te quiero
asi, impersonal, abstract.
De nieve,
de campana,
de miel o de silencio,
cuando no vienes td
se desnu'ian los Arboles,
inventa el dia un pretexto
y Ilueve.
Y queda el coraz6n
tan solo como el aire.


Abril, 1980


SOLO ME QUEDAS TU
-I-

S61o me quedas td,
hoja desnuda, ml6sica sin alas,
t~ y las iltimas llamas del verano
buscindome desde la niebla,
desde la soledad definitive
de las cosas.


Estis ahi parada
a la vuelta de la pr6xima palabra,
siguiendome los pasos,
hurgando mis papeles,
oyendo a traves de los telefonos;
siempre leal,
exacta como la muerte
que vendra a cerrar mis pirpados de agua.

861o me quedas ti,
centinela sin odio,
t~ y tu silencio inmemorial
subiendo al caracol de los sonidos.
adentrAndote mis alli de la nieve sin sentido
de las ranos,
oorriendo en los tineles secrets de la sangre,
tt y tu sonrisa
hecha pedazos al amanecer,
cuando los nifios dicen de memorial
la primer lecci6n
y los pijaros ensayan sus trapecios de color.

61lo me quedas ti, golondrina sin alero.
-83-






flecha sin arco y sin hondero,
espiAndome
sefialindome con tus dedos de azfcar
y abrazAndQcne desnuda
en la hora sin tregua y sin descanso.
oII-

Te iras, lo se.
Te iras cuando yo part
y sobre la huella sin polvo de los dias.
nifios negros
iran deletreando tus silabas de plata.
tu silencio de lIgrima,
el algodOn azul de tu esperanza
Y volveras a ser de nuevo tW, ti,
la inica y exacta,
centinela sin odio. sin bandera ni escudo.
Otoflo, 1938

YO NO SABIA LEER

A Miguel Angel Espino
-I-
Yo no sabia leer. Ellos tampoco.
En la calle. en los arboles.
Siempre estamos alli:
juntos,
resueltos a romper el silenclo,
a bebernos los fltimos reclamos de la tarde.
Ellos tenian el alma clara.
de cAntaro,
de viento. de qui se yo.
861o tenia un traje, el de siempre.
el de todos los domingos,
el de ir a misa, el de quedarse cyendo
sus violines.
Yo ni siquiera tenia un traje.
Una palabra: madre, me defendia
de la Iluvia, del sol, de la noche,
y me bastaba.
Yo no se, no supe nunca
si ellos tenian una madre.
Cantaban tan alegres, volaban tan alto,
competian con mis barriletes,
-qu6 lo mis probable-. que lo mis seguro,
es que tuviesen, como yo, una madre.
Yo no sabia leer. Ellos tampoco.
-84-






-U-
Ahora que lo recuerdo, No necesitabamos apren-
(der:
siempre habia un rosa nueva
con quien conversar. Una brisa, un poco de
(sal,
algfn pedazo de pan
con que invitar a los pijaros vecinos.
Todo se resolvia amigablementq. A veces
se llevaban mis juguetes de palo,
o me escondian, por ahi, en alguna parte de la
(casa
el viejo caballo de madera.
Declaraba la guerra,
no les dejaba cantar. Burlaba sus do-re-mi.
con do-re-mi mis altos. Siempre en coro
tenminibamos cantando con igual emoci6n.
N1 ellos, ni yo. conociamos el mundo.
Nuestro mundo era, precisamente.
aquel Arbol cargado de frutas,
aquells cahe.
aquella casa blanca,
la ventana,
el viejo barredor, el que vende sorpressas,
y uno que otro senior que solia
pasear con su perro grufi6n.
Nafdie nos conocia.
Eramos un mundo aparte en el ruldo del mundo.
Una gota de luz en la tiniebla.
otofio, 1958
EL OTO1O ES TRISTE COMO TU SONRISA
A Julita Dfas
El otofio es triste, como tu sonrisa.
Yo no s6
por qu6 el viento se disfraza de nifio
mientras Iloran en lo alto las estrellas.
Ni siquiera sospecho
si los celajes tienen hundida alguna pena;
solo s6
que fria y pilida, la tarde cae
como sombra azul sobre los Arboles.
El otofio es triste, como tu sonrisa
y come el recuerdo de la madre ausente;
no me digas que miento
porque vendrian a matarme
-35-






todos los suspiros del alba.
LOtofio! iOh crudo Otofio de mi melancolia!
Camarada invisible de mis noches sin rumbo.
Amo tus vientos que desnudan el dia
porque mariana el invierno cubrira de sombras
(mi esperanza
porque la nieve vendrA
como un fantasma a entristecerme.
Madrid, Invierno de 1954























Alvaro Mendndez Leal

Naci6 en la ciudad de Santa Ana el 13 de mar
zo de 1931.
Ha escrito: El Extrafo Habitante (Poemas)
Jfibilos Sencillos (Poemas), La Casa de Todc
(Poemas), Teatro Indtil (Teatro) y la Llave
Otros Cuentos. Prepara una Antologia de pot
tas nacidos en Santa Ana o que le han cantr
do a ese departamento; su titulo: Santa Am
Diamantina.
Actualmeute dirige el periodico televisadc
Teleperi6dico.





OIDLO, ESTA ES MU VOZt...


Oidlo: esta es mi voz y este es su acento
y es esta su mis casta vestidura.
Esta mi voz que se fug6 en el viento
de los files cristales de su altura.
Esta la voz que me inspir6 el acento
para ser un Quijote en la aventura:
en su aliento prospers el sentimiento
de que es cielp esta gria arquitectura.
Esta la que en mis jibilos sencillos
ha derribado todos sus castillos
para ver una nueva dimension;
La que canta mis dichas y mis duelos
y os da, para alegrar vuestros desvelos,
el vino de mi rojo coraz6n.

ARCO IRIS
Hamaca de siete pafios
en que se mece la brisa.
List6n que han puesto las nubes
colgando en la lejania.
Banderola de sefiales;
semiforo sin esquinas.
Alada cuerda de seda
done los pAjaros brincan.
Alfabeto del color
con que se escriben los dias.
Cartel6n de propaganda
en que se anuncia anilina.
Viudo pArpado del cle!o
y divorciada pupila.
Iris, policroma floor
sin aroma y sin espinas,
;Siete lazos con que Dios
ata las Siete Cabritaas
-88-






ROMAINCE DE SAN ANDRES


Se ha cubierto el San Andres
de un amarillo amarillo,
a luz de sol semejante
por lo encendido. encendido.
A cada soplo del viento
-de diciembre frio frio-
se le caen las campanas
al San Andres Florecido.
Del arbol de San Andres
Las 41ores se ban ido ido.
navegando en la vereda
celeste de rio rio.
iCampanas del San Andris
del amarillo amarillo.
buscad luego un carmpanero
para alegrar el oido!
El arbol de San Andres.
mientras camino camino.
me guia por las veredas
con su amarillo amarillo.
San Andr6s de las Campanas
florecido florecio,
ain lejos de la patria
n. te ech6 nunca e'n olvido,
San Andres de las campanas;
San Andr6s verde-amarillo.
RAMWO DE PASCUAS

--aeflora
4ad6nde leva la aurora?
MARIPOSA
Portarretrato del iris,
abanico de las rosas
PICAFLOR

Espadaohin solitario.
mandadientes de las flores.
MARIPOSA

COleomania del bosque.
propaganda de las flores
9 -






PINOS


Tomados de las manos
van los pinos sigantes
con los pinos enanos.
PARENTESIS

(((())) Quidn tiro la moneda al agua?
ESTOY EN UN APURO...

Estoy en un apuro, lo confieso.
Pronto voy a inaugurar un hijo inedito;
V aunque me halaga ver que ha de afirmar mi
(varonia,
puesto no soy precisamente un Creso
y cobiran la partera, el cura, el medico
y hay que comprar pafiales, medicines,
leches pasterizadas,
me muero porque llegue nunca el dia

Me ha dicho un compafiern
rec.in metido en estas cosas,
que los hijos nunca comen rosas
ni se alimentan de luna y de poesia
(Esas tonteras que no tiene Creso).
Estoy curioso por ver c6mo retrata Dios
mis gestos. mis rasgos...; mas a un pie
de inaugurar el hijo in6dito,
me encuentro en un apuro, y lo confieso.
PIEDRAS

A Rafael Hasbin.

Me ha caido un pozo encima
y me apedrean los hijos de mis padres.
los hijos de otros padres, mi mujer,
mis amigos-;Hasta aquel!-
y mis hijos que no han nacido todavia.

Me ven cargando el pozo y cn me ayudan.
iQub me van a ayudar
si lo que quieren
es poner otro pozo y otro pozo
y apedrearme, porque es much, dicen,
porque eso es demasiados
porque basta
y es hora de coger la piedra
y de lanzarla el primero, exclamando
40 -





hasta el fin. hasta el fin.
jara. que nunca.
por siempre.
y ya jamAs!
LA VERDAD, ESO ES TODO

iVamos! iDe nuevo no me acos6is,
no hagAis preguntas huecas
y much menos esa.
La intenci6n inicial era an paseo,
y me aued6 a vivir.
Por un rato nomis, no para siempre.
Y me objetAis que miento,
que vine para ver si era possible.
si, por fin, se revelaba
la oculta, luminusa sombra.
No. Falseais mi pensamiento:
nadie me convitl6;
vine, sin quererlo casi;
Svine porque si,
y me gust6 al principio.

Que quise abrir la puerta y gird su picaportt.
estando aqui.
decis, pero no es cierto.
Pasaba, Eso es todo.
No quiLe ver adentro, ;.Para qud?
y es demas que sigais.
Pasaba, eso es todo, v lo detnuestro
pues tengo caduco el pasaporte
y me voy a marchar.
Ero es todo 6Creeis?
DAME LA1 MANO, ANTIPODA.

Dame la mano, Antipoda.
Ti el hombre de ese lado;
yo el hombre de ese lado.
Pudiente o proletario,
sencillo o complicado,
dame la mano.

Levanta la amarilla faz
del arrozal chino en que sudas tu pan diario;
de.a la mina,
*apaga tu incensarlo,
y en paz
dame la manoo.

Que imported poco el mandatario,
41 -





el "leader", la creencia,
y se mi hermano.
Tu Buda, tu So1 o tu Confucio
con mi Cristo
no son mas que simbolismo
de un Dios Unico y Mismo.
Dame la mano, Antipoda....
Si acaso te desangras en suelo coreano,
arroja tu fusil, clausura la trinchera,
y en paz,
t0, del Sur, o t~, deTNorte,
dame la mano.
-Sin odios ni prejuicios
tu mano 'de soldado
Y mi mano ciudadana.'
Yo s6 que alli en la India
tus hijos mueren de hambre;
que en Africa del Sur los blancos son los dioses;
que el hule en Micronesia revienta los trans-
(portes,
y que el diamante ciega los ojos de los hombres.
iY como me obsesiona pensar que tt,
mi hermano,
bien puedes ser esclavo!
Dame la mano, Antipoda.
Por todo lo que somos
-por todo lo que callo-
dame la mano.
TOMA Y DACA

El negocio es sencillo: toma y daca.
Ain me rest un poco que he de dar
a vosotros.
Despu6s se rinden cuentas, es verdad.
El negocio es sencillo: toma y daca
Seguidme quitando el coraz6n
a girones, a mordizcos, a empellones.
Despues se rinden cuentas, ano?
El negoeio es sencillo: toma.... y daoa,
Hambrientos de mi, sedientos de mi
inconsolables de mi, vo os digo:
la vida es siempre un toma y daca,
un dar y recibir......
I Y yo ya di.
42 -






















Jorge A. Cornejo

Naci6 en Usulutin el 30 de Abril de 1923.
No ha publicado libro. Prepara Introducci6n
a la Esperanza (Poemas).




INTRODUCCION A LA ESPERANZA


HOY DUELE SONREIR

No me pidas, amada, que sonria.
No basta el rumbo de una sola dicha
para cambiar idefinitivamente,
todo el rostro reseco de estos pueblos.

No quieras que te cante,
yo tengo la palabra tosca
de tanto enarbolar los pufios.
desde un tiempo disperse.

Amada,
si s61o tz estuvieras apoyada
en la vigilia de mi amor terrestre;
si s61o tu, apacible, crecieras en mis ojos;
si s6lo tu sollczo
agitara el latido de mi sangre;
encenderia el verso en alboradas lentas.
Pero junto a mis manos
sometidas al trigo petrificadas
hay imillares de manos de millares de nifios
empujando mis suefios.

Mujer, mi gran amiga,
hay junto al rictus sombrio de mi boca
tu dulce boca triste
y todos los dolores y llantos.

No me pidas, ama.da, que sonria.
yo s6 que ti quisieras canciones de rocio
madurandote el sexo;
Yo s6 que tui quisieras tenderte sobre el musgo
y alli elevar mis hijos al rumorar de un rio.
Aspiras a la orilla del mar,
del viento,
de las estaciones florecidas
buscando mi poema de amor para embriagarte
y te llenas el pecho de mi v:e dolorosa.
Pero te digo, amada, que debes alegrarte
de perpetuar mi angustia;
te digo que te vistas tus rosas y tu luna,

44 -






torque en mi coraz6n aboleteado
cabe ain la esperanza.

TU, EL PUEBLO y LA POESIA

Nosotros dos, amiga,
mi intima en'el tiempo,
podemcs saludar la luz del alba;
cercar la-primavera con los brazos.
Podemos tener suefios hermosisimos,
podemos sonreir Ilenos de j'bilo,
y hasta cantar un poco
cuando league el invlerno

En verdad mi pequefia,
nosotros dos tenemos
el amor y la vida,
tenemos la esperanza
sobre las hdjas ,muertas del otofio.
Y va veris, bermana,
pcdremos repartir a manos llenas
verso a verso la poesia:
para que nadie enlode su grito y su palabra,
para que nadie !lore,
para que nadie caiga
mis hondo que el lamento.

Nosotros dos, amiga,
podemos ayudar
en la resurreccibn de la alegria,
dejar alta la ncche eh los luceros
y ab:ir puertas al dia
con ]a Have del canto.

Querida.
nosotros dos tenemos
un claro testimonio de poesia.

SI LLEGARA A PERDERTE
AAy......
si Ilegara a perderte!
Supongamos, amiga, por algo inevitable
45 -






o bi6n por un motive baladi,
si llegara a perderte definitivamente,
por ejemplo, esta tarde,
esta tarde en que amamos
sin reserves
hasta las cosas simples de la tierra.

Ay, amiga,
si llegara a perderte,
si a mi lado te tornaras espuma
En el largo lamento
por donde no camina la esperanza,
se hundiria mi canto
de auroras prometidas.
Pero por scbre todo:
&Que palabra, que llama inagotable
l1enaria de impulse mi anhelo abierto al vien-
(to?
6Que sonrisa de total transparencia
le pondria otras alas a mi pe-ho?
le podria otras alas a mi pecho?
Ay, la ardentia de lucha
que scstiene
el torrente de mi sangre.
Si llegara a perderte......
ZEn que oscuro subsuelo
crecerian mis manos arafiando silencios?
Lo digo
porque ahora tenemos
mis amor repartido
y un poco menos tierra
para sembrar el canto
de la patria.

Querida,
aunque nos echen lodo en la sonrisa
y con golpes de piedra
nos maltraten el alma,
no podrin derribarnos la esperanza
ni obligar nuestras voces
a dejar intocadas las herencias del llant%.
Si llegara a perderte:
(es tan solo un decir)
perd6name estas cosas
46 -






tan absurdas,
p,"es tnarbidn cuando se ama
de manera indecible,
pensamientos amargos
nos perturban los suefios.

POEMiA DE LA ESPERANZA

Yo no quisiera, amor, la fe caida,
pero si alguien violentamente
nos empuja el coraz6n a la amargura
levantemos el canto que nos lRena.

Te aseguro, mujer, que nos ucechan
para hacernos caer de la esperanza
coano dos nifios solos en el llanto.
Te aseguro, mujer, que nos persiguen,
que nos buscan la voz para ahogarnos
porque le tienes miedo a nuestra dicha.
Prohibido sonreir, tener anch a la risa.
y si acaso intentamos
desayunar tranquilamente unos cuantos clave-
te aseguro, mujer, que nos destierran: (leS
y los diaries locales
(6rdenes superiores) a grandes titulares
dirAn que se salv6 la patria.
Yo no quisiera, amor, la fe caida,
pero le tienen miedo a la sonrisa
y nos quieren atar el alma enter.

Enarbolar la fe,
tener muy alta la esperanza,
esti contra la ley,,
esti contra el derecho,
porque le tienen miedo a la alegria.

STAR AQUI

Star aqui
en presencia de amor definitive,
en cereal repartido;
crecer en sangre nueva y fecundada
y ser en la espiral del fruto
47-






la cabal esperanza de la tierra.
Estar aqui
y enccntrar necesarios nuestros suefios:
en la paz realizada,
congregando simientes y banderas,
y en el beso sellado en nuestros hijos
Perennizar la alianza con la rosa.
que un pan cadeal de maiz o de trigo
fsiempre sera lo mismo)
manos sin ataduras multipliquen
con los diaries aceites
que consuman los mitos legendarios.

Mujer, mi compafiera
en el rescate de la absolute aurora,
del coraz6n perpetuo,
y del saber sincere de sal liberada.

Estar aqui
y en la hora de las manos unidas
saber que el hombre canta.

JUNTO A LA PATRIA MIA

Yo te quiero a mi lado
entonando los sones de un himno;
germinando el maiz con tus manos,
y en la rueca del suefio
retorciendo la clida lana.

Yo te quiero a mi lado,
jubilosa, ayudandome
a salvar esta patria hundida hasta la scenes;
te quiero infatigable
empufiando el anhelo de las vindicaclones.

Que las nuevas mafianas
la llenen de ardentia,
y en la repartici6n del canto
sea el amor barbecho
en cereal esperanza frutecido!

Te quiero ancha de besos
48 -





con an basto regazo
en sayal extendido para todos los nifios.

Ay, mi mnica!
Reparte tu sonrisa en teliu-ico abrazo
a los hijos an6nimos,
que hallaron asfixiada la alegria
en el tunel batracio del lament.

Yo te quiero a mi lado
total y repartida
en la paz inviolada y el amor redimido;
yo te quiero en el ombree
de la patria future
definitivamente mia.


- 49 -



















Jos6 Enrique Silva

Naci6 en la ciudad de Ahuachapin el 8 de
Abril de 1930.
Ha escrito: Patria del Maiz (Poemas). Esta
preparando un libro de sus cuentos. Mantiene
la Pagina Literaria de la Revista Dominical de
La Prensa Grifica, en uni6n con Aldef.





OANCION DE PAZ PARA EL
RETORNO DE DON QUOTE


DEJADLE RETORNAR

Dejadle retornar, lManos que nombro,
permiddle salir, tierras cautivas,
y resurja en las horas fugitives
su imigen. que recorte nuestro asombro.

Con lanza en alto, enarbolada al hombro,
recibiri las ligrimas esquivas
de praderas que lloran pensativas
bajo el peso de ruinas y de escombros.

Retornara dininamico a la tierra
a deshojar la flor de la aventura,
y el fuego de su amor y su ternura.

Que con suelo de Espafia forman pacto
logbrar la condena de la guerra
hasta borrar su sepulcral contact.


EN NUESTRO TIEMPO

En nuestro tiempo, sign planetario,
anunciara el retorno a la pelea,
entregando su paz a Dulcinea
para inspirar el mundo rutinario.

Tiene much que hacer. En nuevo horario
traerb su justicia hasta la aldea
y en el nifio que apenas deletrea

Si en el alma del pueblo duerme y suefia,
con sus actos gloriosos nos deslumbra,
y resuena la voz en la penumbra,

Con el eco sonoro que se ensancha:
"Este que v6is aqui, su pecho ensefia
con todos los blasones de La Mancha".
52.-





UN QUOTE CIVIL


Un Quijote Civil-Brazos alzados
regresara gozoso entire luceros,
olvidando el dolor de los aceros
para dar su canci6n en los arados.

Un Quijote feiiz, en los cellados
traera con impulses jornaleros
banderas del manglar por los esteros,
para extasiar los campos cultivados.

Un Quijote Civil, muy afanoso,
alegrari la paz de los caminos,
y le verin los soles campesinos

cubri6ndo con pujanza la jornada
y dandole su amor en llamarada
la dulce Dulcinea del Toboso.

HA DE VOLVER

Ha de volver, saldri del caserio
a recorrer la fire curvatura,
flenando de alegria su aventura
Con ecos de insistente vocerio

Y vendra Sancho Panaa. Largo rio
inundara la tierra con ternura
y saldra a la veloz arquitectura
del molino en constant desafio.

Un Quijote de acci6n dari consuelo
para el hombre del campo que madruga
y en la fertil region, con dulce fuga,
alistarA sus manos tiernamente,
al lIamado febril de aquella gente
confiada en el milagro de su suelo.

RETORNA EL CABALLERO...

Retorna el caballero, ya devora
la distancia total con su escudero,
para dar su mensaje valedero
53 -






en el mundo que anhela nueva aurera.

Repite su canci6n- hora por hora
-Quijote de ilusi6n en el sendero-
formando su legion con el obrero
y mostrando su frente scfiadora.

Y cuando ya se encuentre por la sierra
un Quijote feliz-hombre sin Ilanto-
dira con el recuerdo de Lepanto:

Creo en el amor, creo en el Trabajo
y proclamo con ansias hasta abajo
iLa paz-sea con todos en la Tierra! -

ELOGIO DE USULUTAN
(fragmento)

Ciudad-jardin, con flor propicia al ruego
mostrando su blancura entire la parra.
tieneb la luz del sol que se desgarra,
para darte el milagro de su fuego.

Hasta tu tierra esperanzada Ilego
amindote en tu flor y tu guitarra,
puerto feliz, bahia donde amarra
la brisa clara con su mistil ciego.

Hay derroche de luces y de aromas
brotando de alegria en tus poblados
cuando a tu feria, ilusionsda asomas,

y se entusiasman tus barrics cuando veo
internarse en tus cielos despejados,
Cohetes de curioso serpenteo.


Ciudad de cielo azul, en tus linderos
deja la vida su mersaje riente
y te lega la Iluvia transparent
sofiando su marimba en los senderos.

Auguraron los vientos pasajeros
tu progress incesante en el oriented
54 -





y naci6 tu peril resplandeciente
en el ccro de trinos volanderos.

Usulutin, ciudad de la ternura,
fecunda en tu maiz y tus cereals,
y rica en la total agriculture.

Usulutin, hoy vibra tu campana
pregonando en la voz de sus metales,
tu fiesta que se inicia en la mafiana.


CIUDAD DE ROSA Y DE CAMPANA'
fragmentt)

Ciudad de San Miguel, en tu alborada
rios de miel dejaron su dulzura,
y se admira tu clasica estructura
donde brilla la luz atesorada.

Raudos vientos alzarcn modelada
la casta medici6n de tu estatura
y ha sabido brindarte su ternura
y su gracia inicial la madrugada.

Sobre el lenguaje de tu valle avanza
aquel grito fluvial de la esperanza
llegando a tu volcAn y tu pradera.

Y al eco de sus pasos matinales
se estremecen los puntos cardinals
con tu leve cosecha en primavera.


Ciudad de San Miguel, ciudad hermana
del viento que descubre tus rub:res,
alzo mi voz, ungido de colors,
venerando tu lucha cotidiana.

Con toda tu alegria provinciana
se olvida el aguij6n de los rigores,
ciudad quieta-solar de los fulgc.res-
palpitando en nosotros muy cercana.
-55-





Fecundado en tus cAlidos lugares
se perfila en paisajes singulares
el cereal que se nutre y vigoriza.

Cludad, ciudad de rosa y de campana,
a tu presencia triunfara mafiana
el pueblo con sus heroes de ceniza.





















LilMm Jiineez


Naci6 en la ciudad de Santa Ana el 13 de di-
ciembre de 1922.
Obras escritas: Tu Nombre, Guatemala (Poe-
mas), Mexico, 1955, Sinfonia Popular (Poe-
mas), M6xico, 1959, Ediciones de la Revista de
Guatemala. Prepara: Mensaje (Poemas).





Y YO TE AMABA
-1-

Y yo te amaba
antes que el rocio
camera como ligrima en la tierra,
antes de que los campos
se inundaran de luz en la mafiana,
antes que la material
sacudiera el silencio
al revelar su signo.
Y yo te amaba desds siempre
y te buscaba en la espiral del tiempo:
en cada Edad y en cada circulo
del porvenir incierto,
a trav6s de la luvia y de los mares,
a trav6s de la sombra y del abismo,
a travis de mi grito y de mi suefio.



En las calladas noches
esperaba tu barco
para que anclara un dia
sobre mi ooraz6n de fuego.
Y vencedor llegaste, desatado,
a mi sedienta isla
con esa magia que te ha daro el tacto.
iOh sitiador violent
de todos mis caminosl
Y vencedor llegaste, perforante,
a turbar el silencio
de mi febril espera.
Y a mi viniste,
vertiginoso rio,
sobre mis valleys y montafias
a destrenzar los vientos
y a despertar los pajaros del suefio.
Y a mni viniste
con resplandor die estrella
hombre ,de musgo y de metal oscuro,





pleno de gozo,
para abonar en fiesta
el vaso taciturno de mi cuerpo.

-3-

Una pirjmide, un temple
alz6se con tu imagen.
Fundiste entire mis aguas
*tu rostro de granite.
Ahora la esperanza
como sedosa hiedra
ha subido segura por mis huesos.
Hay un incendio
de amor sobre mi pecho:
crecen las llamas de mi propia brasa.
Agitaste pasiones
sobre el tendido valle de mi cuerpo:
vivi6 el calor, la luz;
el vino de mi sangre derram6se
en ondulante rio,
crecieron las rosas del silencio
y un vendaval de ruisefiones
cant6 la Prinavera.

-4-

Por tu cuerpo de miel
sonrie un mundo musical,
de extrafia aurora:
ertretejidos suefios para el hombre
que vuelea su esperanza
en colectivos rostros.
Acaso en uno de tus puertos
qued6se un jeroglifico
quizAs indescitrable...
Hay un cristal azul sobre tu pecho
que refleja otra patria y otro siglo;
un vuelo de palomas por tus manos
y un olor a lim6n en tus calinas.
-Eres la tierra,
el rumor intacto,
-59-
., s'





el agua transparent y la poesia.

--5 -

Quisiera estar contigo
temblante cada noche
-gacela herida a tu costado-
donde siempre el silencio
tendiera ya sus alas.
En la callada pieza,
en donde queda el aire detenido
en cada cosa,
y se duermen los ecos y los ruidos;
cuando el gemir yacente no te puebla
y se quedan tus labios apagados
-amortajadas rosas del silencio-
tus poros brotan un sudor tranquil(
que va cayendo de tu piel osoura
como rocio de la noche inmensa:
quedando florecido
el tr6bol soledoso de mi auerpo.

-6-

Hoy pudiste conducir
tu deseo hacia mis muros,
sumergirte gozoso
en los ocultos mares de mi gracia,
hombre de sed, de h6medo tacto,
descubridor de mis sentidos,
buceador en las aguas
de mis rios lentos.
Tuyo es mi barro
con su antigua leyenda
de palpitantes suefios
y tuyo mi destiny
de sinuosos causes.

-7-

No me dejes a solas
con el roto silencio





y con la inocencia perdida.
No me dejes a solas
como temblante estatua
en luminoso fuego.
No me dejes en sonorosa
area ainurallada
en este laberinto de la vida.
Deja que mis ojos se sequen
de mirarte siempre
y .mis palabras giren
Ilenas de jfibilo
para buscar el viento.

TUS BRAZOS

Llegud a tus brazos
Como un rayo de luz en las tinieblas.

Y me acerqu6 a tu cuerpo
Como frigil navio hacia ignoradas islas.

Y me encontri de pronto,
En la bahia de tu pecho, anclada.

Y me quede bajo tu fresca sombra,
Aprisionada entire tus musgos verdes.






















Irma Lanzas

Naci6 en la ciudad de Cojutepeque el 7 de.
>agosto de 1933.
No ha publicado libro, ni tenemos noticias
que tenga en preparaci6n alguno. Actualmente
reside en Bolonia, Italia, donde estudia.






EL DIA EN LAS CIUDXIDES


El dia en las ciudades
se inicia cuando se abren las ventanas
cuando ruidos confusos
empiezan a subir royendo el aire
o una campanada
se viene disgregando
se viene disgregando como una onda
de circulos concentricos.
Esta es la mianm hora en que me digo:
&Qub debe haber en mi
para saber que ha comenzado el dia?
Yn se que la estacl6n se ha vuelto nueva
y me llega el respiro de los Arboles
cuando empujan sus brotes;
algunas hojas han de abrirse, suaves,
y temblarAn al viento,
pero mi estancia ain guard los recuerdos
de las noches pasadas.
Debo empezar el dia,
ain cuando s6lo sepa
de la humedad de mis antiguas cosas:
En la ciudad convulsa
soy un musgo que atisba
el primer resplandor de la mafiana.

TIEMPO DE RECORDER

Tiempo de recorder: arena ardida
de nuestro tiempo actual en que se siente
el flujo de la onda ya perdida.
Agua de ayer que bess Iuz present,
mar que nos va siguiendo en cada paso
y Ilega al hoy y estA a la vez ausente.

Vino que se vers6 de antiguo vaso,
que en un instant viene a recogerse
y a madurarse bajo un nuevo ocaso.

Angel de un alba que hoy no puede verse,
que se apag6 en inferno o paralso
y en nuestro tiempo actual vuelve a encenderse.
64 -





CANTO A LA GESTACION


Era tu seno, Madre...
Sumergida en tu tiempo
la substancia inicial de mi semilla
iba abriendo un latido,
germinaba en tu pulso,
en el musgo tranauilo de tu entrafia
dormitaba mi mitsica incipient,
mi voz de semiluna.
Era la suavidad de un mundo intacto,
de su insondable reino.
Ep tu estera frutal brotaba el suefio
de mi primer raiz
y ahi sentia el transcurrir silent
de tus rios internos,
el agitado paso de las horas
que alzaban su marea,
el entreabrirse lento y sigiloso
de invioladas corolas.
A!li mi p6len claro respiraba
tu clima vegetal,
mientras jugos nutricios recorrian
mis diminutos-tallos.
Era todo tranqullo...
blanda prisi6n, atm6sfera serema,
palpitaci6n de albfmiina sensible
que recogia en ignorados cielos
su alta conjugaci6n de mar y estrella.
Desputs...
el desgarrarse de tu barro,
la floraci6n de tu dolor que alzaba
su estalactita sorda, interminable,
mientras tu hoguera triste desbordaba
Ilantos insospechados.
Era tu inmensidad de campo firtil,
to surco amable en conjugaci6n supreme
que iba rasgando su ondulante ritmo
para entregar mi brote
al mundo de la luz...




















Mercedes Durand

Naci6 en San Salvador el 9 de agosto de 1933.
Tiene pubiicados los siguientes libros: Espa-
cios (Poemas), Colecci6n los Presentes, Mexico,
1955; Sonetos Elementales (Poemas), Departa-,
mentQ Editorial del Ministerio de Cultura, San
Salvador. 1958.





ESPACIO DE CANELA
a

Mi cuerpo es una rama de canela
cortada en un Agosto de claveles,
el tr6pico quemaba niveas pieces
y hervia en los trapiches la panela.

Hermana del zenzontle que pincela
sonidos de su buche en los v.rgeles,
la rama se acompafia con las miles
que rien de la abeja cuando vuela.

No tengo de la rosa su corola,
mas guard floor de barro en cada mano
que tifie de rubor a la amapola.

Canela el coraz6n, canela el viento,
mi cuerpo ha ardido en lefios de verano
y tif, tienes canela en el aliento...


ESPACIO DEL COLOR
(Soneto a mi hijo)

Desde que me anunciaron tu venida
dispuse regalarte los oolores
prestados a las frutas ya las flores
hermanas vegetables de tu vida.

La fresa me prest6 su. piel de herida,
el tr6bol su conjunto de verdores,
el blanco jazminero sus candores
y la aceituna oscura su media.

El icido mirar del limonero
y la pupila ingenua de la rosa
mezelaron su color en tu velero.

El mundo de la flor y de la fruta
me ha dado su acuarela primorosa
envuelta en los olores de tu ruta.






EL AIBm


El aire se alist6 de marinero
con boina de muchacho vagabundo,
un barco lo condujo por el mundo
soplindole el blafcor de su velero.

El aire se cans6 de aventurero
,y quiso -conocer el mar feundo,
un buzo le ensefi6 de lo profundo
corales encendidos al viajero.

El aire Se compr6 boina dorada
y fud por los jardines de la infancia
soltando su frescura oxigenada.

El aire, del jugar hizo bandera,
un juego alimentado en la fragancia
del yodo y la campifia volandera.


SONETO


Este ignorar el rostro del future,
este no ser el ser que se quisiera
este ambular sin ruta duradera
es un estar sin ,un ester seguro.

Este vivir golpeindose en el muro
del miedo, de la noche y de la espera,
es un negar la vida verdadera
es un temor secret, necio, impure.

Este sentir angustia desmedida
ante el paso inicial de la mafiana
portadora del alba presentida,

es un queer fugarse de si mismo,
es un cubrir la luz de una ventana,
es un permanecer en el abismo.





LOS ARBOLES


EL NARANJO

Cuando un naranjo crece
y se Uena de flores
y un olor acidoso se extiende por el patio
me traslado a la infancia
y percibo la dulce presencia de mi madre.
Ella amaba la tierra,
la semilla y los pajaros
y un buen dia,
recuerdo,
plant un verde naranjo.
Y todas las anafianas,
con sus manos pequefias
y mi voz tras sus pasos,
regaba las violetas
y aquel verde naranjo.
Han crecido los dias,
han crecido mis pass
y ha crecido el silencio
en torno de mi madre.
Pero el naranjo sigue creciendo tarde a tarde
y con 61 se renuevan
los instantes perdidos,
los recuerdos llorados,
y sus frutos resume
la sublime alegria
que adornaba a mi madre....
Cuando un naranjo onece
y se Ilena de flores
y un olor acidoso se extiende por el patio
me traslado a la infancia
y percibo la dulce presencia de mi madre.

EL MAQUILISHUAT

Lejos de tu presencia vigilante
trasplantada a otra tierra,
a otro clima,
emplezo a recordarte,






Maquilishuat.
Mi soledad de nifio abandonado
en una extrafia isla
se vuelve mis intense cuando el frio
descuelga los abrigos......
Recuerdo tu silencio de madera,
tus suspiros de garza enamorada,
y aquel sabio amirar de Arbol antiguo
que miraba pasar por las mafianas
a los nifios alegres de la escuela
y a las frescas muchachas campesinas.
Me dijeron que sigues regalando
a las tardes de enero
con tu manto bordado de corolas,
c6mo te lo agradezco, Maquilishuat,
me has dado una lecci6n de viejo bueno
y bendigo tu amor y tu alegria!
Has Ilegado a la edad en que los hombres
se vuelven amargados,
retraidos,
y loran evocando a alguna novia
o le vuelven la espalda a la sonrisa.
Pero ti, Maquilishuat,
viejo tronco,
espiritu labrado por la tierra,
poeta milagroso del camino,
remanso de las horas calurosas,
ti bedices,
tW crees,
ti suefias y meditas en la vida.
Ti Ilenas de colores vegetables
las callejas perdidas,
tf das al horizonte de mi tie-ra
un mensaje florido,
t6 lejano y querido Maquilishuat
has llenado esta casa solitaria,
este cuerpo aterido
estos ojos nublados,
con tu aliento de viejo camarada,
con tu verso de savia y de resina....
Co6mo te lo agradezco, Maquilishuat,
anfiano compafiero de mis juegos,
-71-





amigo de mis ta&des enerinas,
vocero milenarlo de una rasa
y eterno confidence en la distancla
de toda la tristeza que satura
el espacio salobre de esta islal



























Armando L6pez Muiio -


Naci6 en San Salvador el 10 de noviembre de
1930.
Ha puhlicado!: Primera Voz (Poemas), Edi-
ciones Caracol Marino. Xalapa. Veracruz, M&-
xico, 1956. Inlditos: Patria Interior e Itinera-
rio.
----0-
En prensa teniamos la present Antologia,
cuando nos Hleg6 la noticia: Armando L6pez
Muioz, fu6 asesinado..." El primero de sep-
tiembre del corriente aino,






SALTO AL VACIO


"...me lamar6is vagabundo y tahur,
titiritero de la vida,'
porque me pongo a saborear de antemano esta muerte..."

De pronto este hilo imprecise se rompe er un determinado segundo;
los relojes estin parados,
s6lo el pulso sigue caminando, subrepticiamente.
Es nccesario que el pulso sobreviva
-valga la. explicaci6n-
para que tenga tiempo de atar los cabn' inconexos
antes de expirar por ULTIMA VEZ
y para que tenga la presencia del minute que qued;
es necesario mantener la calma,
indagar, lo mis possible,
si valia o no lo pena preocuparse per morir.
Uno no tiene casi nada:
unas monedas en la bolsa,
el usufructo del mundo
o la promesa de alguna amante infield.
Y conservamos fsto
en el mismo moment en que damos vueltas a la Have de la csa,
c6moda y seguramente,
imprescriptibles, inalienables, inverosimiles...
Como si retuviiramos a la inmortalidad por los cabellos
con un titulo cualquiera de propiedad,
Y no es que e! poeta tenga plena, consistencia
en la validez de estas palabras que corden por su mano,
es, sencillamente, que va quedando poco tiempo
y los hilos de la historic no logran establecerse en nudo;
el se siente en vilo un moment,
para oaer cn estr6pito
en la vilgaridad de los adoquines callejeros;
suefia con un poco de humo
-su tabaquera siempre estA repleta-
y cuando logra despejarse
hay un terco vacio y el fantasma de una historic.
Es que nunca hubo nada, simplemente no habia nada
en el caj6n de los misterios;
todo era un juego vano, un puro malabarlamo;
la historic, guardada con tanto celo
en los anaqueles de las bibliotecas
74-





o continuada vigorosamente por las canes y los campos
ha cobrado el toque de queda,
el minute de silencio.
Y a la pregunta que inquiere
por la.solidez de los cimientos,
todo se esfuma,
porque el ritmo loco del mundo
no resisted la minima duda,
y porque uno debe morir sobre la -marcha.

"Mas no es possible, no es posible..."
(ise restauraron los relojes!)
El tiempo rttoma toda su aspereza,
se frota, como una cerilla,
e inflama las vigilias y los suefios sempiternos.
"mas no es possible, no es possible ,
se dice,
"volvamos a contar..."
"Espera. No. Dejemos de insistir...
Y6rick..."

DESTIERRO VOLUNTARIO
(Fragmento)

-m-

A veces,
en la pausa de alguna piedra a la vera del destierro,
se oye susurrar al viento, alborotando a las estrellas.
Y la agonia de un hombre solo
camina ancha y errabunda en medio de los pastizales,
enmedio de la noche estent6rea
tan llena de murcidlagos y de esperanzas muertas;
alguna luz en la otra orilla
4-en la otra orilla del suefio-
nos guia hasta las fogatas de los hombres
(fogatas hid.roel6ctricas,
llamas cuadradas, Incendiadas nieblas).
Es possible
que todo comenzara con fantasmas de mi propia imaginaci6n
pero he ido marchando,
hincando el hambre en alguna fruta del arroyo,
por lecho el campo Ilano
75





y por amante una ilusi6n noctivaga,
un no s6 que, una nostalgia,
una impresi6n de haber nacido antes,
de s61o estar sofiando este destierro.
Fero me posesiono de todas las historians
y de todos los rostros,
nunca se cansa el coraz6n
de conocer a todos los habitantes de la tierra;
aunque en todas parties la historic de Cain y Abel
es tan vieja cpmo el principio del mundo,
en todas parties la cara del diablo o la del angel
asoma cambiante y sard6nica.
Hubiera deseado llegar a puerto seguro
pero es tanto como decir: "ilegar al paraiso";
sin embargo estoy vivo y pisando la tierra,
los vientos del Caribe traen ensuefios vagos
......y el mundo parece venirse a plomo de repente.
Es necesario ir a buscar nuevos vientos alisios
y hacsr de cuenta, a veces,
que la brijula nos vuelve locos.
que todavia existe una pulgada de tierra
no descrita en ninguna de las cartas maritimas.
Y uno terminal forastero en el mundo.
muerto a campo traviesa......

-IV-

"No me queda ni mesa ni convivio
ni piedra en que sentarme,
ni pulgada de piel donde pulsar mis besos....
(de un viejo poema)

Indecisa en la rosa de los vientos
estA la angustia espesa que te busca.
6Ad6nde ir en esta encrucijada
de planets desiertos y largas caminatas,
descifrando el ovillo de mi mismo?
Estoy aqui, perdido,
esperando algin barco, cualquier barco,
cualquier ruta olvidada.

Mientras tanto
cuento mis pertenencias:


- 76 -






un pufiado de dias, de instantes, de sucesos
cayendose a pedazos de mi andrajo vital;
nunca tuve una historic:
s6lo fui una baldia pirotecn'a
un destello aislado y sin efecto.
Mientras tanto
los hombres se agrupaban,
no sabian por qu6:
se prestaban aliento, vivian de consejas:
un patriarca, un hogar, algun santuario,
el respeto a los lbaros sagrados.
La muerte es mis amarga desde el dia
en que le di la espalda a .se pasado,
tornandome cariceo fugitive.


Me he buscado. estructuras,
pense poner mis propios materials:
pero no existed hogar sin habitantes,
no se puede construir para enoerrar
iDe tanto contemplar mi coraz6n
he formado su propio taberniculo!
Y se me va muriendo, intermitente,
asediado en su pinico a la muerte
-murcidlago antis6ptico,
peculiar en su ala rondadora,


fantasmas.


iAdndle ir, qu6 punto de la curva,
en cual circunferencia esta la patria?
Tala el hombre los irboles,
re:olecta los trigos y, cotidianamente,
se ayunta y reproduce;
mas mi estupor no sale de si mismo,
no invent su oraci6n definitive.
Busca consorte el miedo disparejo
pues no es nada una sombra que se asombra....

GLADYS, MORENA SILFIDE

En este medio dia del tr6pico
tu cuerpo se iba amotinando pijaros,
pequefia silfide del Caribe;
el sol, vertical y broncineo,
caia en plena calle,
77-





hesitando en la prisa de los hombres,
revbererndote...
Nada te ha vulnerado al descubrirnos
tu apote6sico escorzo:
mariposa fugaz,
vela blanca que hinchaba el Mar Caribe.
Doblando Yucatan, que desparrama los caminos,
todo se hace instantineo
mas tu, trasPendente y fugaz,
legas a establecerte en el recuerdo.
Llegas a establecerte como un grito de jibilo,
hembra ajena e ind6cil,
apote6sica y libre.
Libre,
como una vela blanca que hinchara el Mar Caribe.

EL LOCO DE PUERTO CORTES

Es otro cl Mar Caribe de los barcos mercantes:
insectos venensoso y verdes platanares abatidos
enturbian el color del mar casero.
Tahures, vagabundos,
mariners varados en noches torrentosas,
moxitafias de ginebra y de sexos est6riles.
explotan, rugen, pasan....
y vuelven con la ronda de otros barcos ....
iQuiAn no se vuelve loco, como ti.
en medio de esta usina paralitical
Acechabas los barcos,
buscando alg6n mercante que viniera de Cuba
(porque son los cubanos los que llenan las latas de comida)
Por las noches
robabas algfn tronco de pino
o un racimo de pidtanos
(nunca volvi6 6se barco que viaja a 'Nueva brlians),
mruri6ndote de hambre y de locura,
durmiendo entire ladrones y asesinos,
partida en pleno pecho tu condici6n de hombre.
(Es el Caribe 6ste? Este .s el Mar Altantico?)
(D6nde se march uno a Nueva Orleans?)
Es instil mirar a la tormenta,
que amenaza a las luces en la boca del puerto;
es inutil mirar al sol poniente,


- 78 -






al resiceo horizonte,
quebrado en mil espejos por el agua.
(No viene el capitin de Nueva Orleans).
Ya no busco la ruta de algin dado tirado por tahur,
espsro etra sefial que viene del Caribe
Que me traigan las olas la raz6n.
(iMare Nostrum!, conthstame)


- 79 -




( Y '-


Roque Dalto Garcia


Naci6 en San Salvador el 14 de mayo de 1935.

Ha escrito: Dos Pufios por la tierra, en cola-
boraci6n con el poeta guatemalteco Otto Rend
Castillo; Geografia de Mi vox (Poemas); Poe-
mas Personales; Cantos Desnudos (Poemas);
Vengo desde la URSS Amaneciendo, Poemas
Intimos; Public6 Mia junto a los Pijaroa en
ediciones Papeles de Poesia, San Sdlvador,
1958.





LOS LOCOS

A los locos no nos quedsn bien los nombres.

Los demis series
llevan sus nombres como vestides nuevos,
los balbucen al fundar amigos,
los hacen imprimir en tarjeclas blancas
que luego van de .ano en mano
con la alegria de las cosas simples.
Y que alegria muestran ios Alfredos, los Antonios,
los pobres Juanes y los taciturnos Sergios,
los Alejandros con olor a mar!
Todos extienden desde la misma garganta con que cantan
sus nombres envidiables como banderas b6licas,
sus nombres que se quedan en la tierra sonando
aunque ellos con sus huesos se vayan a la sombra.
Pero los locos, ay senior. los locos
que de tanto olvidar nos asfixiamos,
los pobres locos que hasta la risa confundimos
y a quienes la alegria se nos llena de 16gtrimas,
c6mo vamos a andar con los nombres a rastras,
cuidindolos,
pulidndolos como minimos animals de plata,
viendo con estos cjos que ni el suefio somete
que no se pierd.n entire el polvo aue noshalaga y odia?
Los locos no podemos aspirar a Jos6s,
pero tambi.n lo olvidaremos....
STUDIO CON ALGO DE TEDIO

CLOV:-Llora....
HAM:-Luego vive.
(Dialogo de "Fin de Partida", de Beckett)
Tengo quince afios y lloro por las noches.
Yo F6 qua ello no es en manera alguna peculiar
y que -antes bien hay otras cosas en el mundo
mis apropiadas para transmitiroslas cantando.
Sin embargo hoy he bebido vino por orimera vez
y me he quedado desnudo en mis habitaciones para sorber la
hecha mindsculos pedazos (tarde
por el reloj.
Pensar a solas duele. No hay nadie a quien golpear. No hay nadie
a quien dejar piadosaemente perdonado.
-82-





EstA uno y su cara. Uno y su cara
de santon farsante.
Surge la cicatriz que nadie ha visto nunca.
el gesto que escondemos todo el dia,
el perfil insepulto que nos hara llorar y hundirnos
el dia en que lo sepan todo las buenas gentes
y nos retiren el amor y el saludo hasta las p&jaros.
Tengo quince afios de cansarme
y Iloro por las nocbe& para fingir que vivo.
En ocasiones, cansado de las lagiimas,
hasta suefio que vivo.
Puede ser que vosotros no entendiis lo que son estas cosas.
Os habla mas que yo, mi primer vino
mientras la piel que sufro bebe sombra....
MI CABALLO

Yo tenia un caballo
mis hermoso y mis agil que la luz.
Una ola de sangre parecia piafando.
Una pequefia tempestad con olos.
Un. montafia ind6cil de bien labradas patas.
Un dia naci6 muerto mi caballo
y los vientos huyeron de mi asombro y_ mi cara.,..
MUERTOS

Yo escribi de los miuertos
sin saber de sus rudas zarabandas nocturnas....
Fu6 cuando muri6 mi primer hijo
y mi novia muri6 a su manera
y mi madre se qued6 sin morir pero no import
porque ya habia barrido gritando de sus ojos la luz....
Sin invitaci6n
sin desnudez apropiada
sin miedo just a mi media
llegue hastp sus territorios terrible
con el cabello roto y.el hambre vominglera;
Refifan horriblemente como hermonos.
Sus uflas de aire rasgaban sus mejillas y sus pechos de aire
y su furia caia sobre los hombres de mis ojos
como si la batalla solamente sirviera
para insultarme per vivir....






De entire todos ellos
Oolge hacia brillar como una luna Ilena
su ancha ferocidad que merecia el respaldo del mirmol
o la peor espina.
Golpeaba a los demAs y a mi miedo
con mas crueldad que un nilio
como si desde el principio del tiempo
hubiere recibido sin quererlo
la espantosa encomienda de vengar a Dios.
Oh amigos
es duro ver matando a los que descansan en paz
es mis grave que quedarse solo
sabiendo que uno no sive ni para que lo maten!
Oolge me dej6 escapar aquella noche
porque era evidence en mi temblor de manos
el odio por la vida.
Desde mas all de la muerte sus tewues camaradas
me miraron partir con un desprecio inmenso
absolutamente avergonzado de mi respiraci6n....
ODA DEL ESTUPRADOR

Po:que
ero
scy:
el heresiarca entire los heresiarcas,
la vibora mas vil entire la iracunda saliva -de los lagartos,
el emperador de los abominables,
el palide solitario de las manos calientes
y himedas como un sucio gusano entire las flores podridas,
el estrujado, el roto duefio de las inicas noches interminables
oue saben al aceite mAs amargo e ind6cil
y tiemblan como las viejas cruces de los cementerios clausura-
(dos.
Ahora s61o veo Angeles sangrando lentamente sefialandome
desde las fechas rojas como la piedra, del sacrificio que trans-
desde los ojos de las recien paridas los dias de visit. (curro,
-c.?sde el desprecio del iltimo carcelero y el anatema del ladr6n.
PRcuerdo extrafiamente, extrafiamente,
1:s corolas de flores que teiia mi madre para los dias de di-
(funtos
mis he olvidado ya los rostros del hermano entire las frias fie-
(bres
que me atacan a todas horas como mariposas mortales de
(silencio y grito.
Sin embargo
tengo la sensaci6n de que me matarian si llorase
-84-






y que mi terrible cadaver escupido de. espaldas
echaria raices en el fango del patio de la circel
y le hablaria al aire con el horrible color
sin olor de la cera.
ELEGIA VULGAR PARA FRANCISCO SORTO

Francisco Sorto es un reo comin de la Penitenciaria
Central, que perdi6 la raz6n a causa de un encierro
de cuatro afios en la terrible celda nfunero nueve. Lo-
co como est,, deambula hoy silencioso entire los reos
del Presidio Preventivo y, por las tardes, al ver pasar
las golondrinas y las bandadas de pericos desde el
patio del Penal, canta con los ojos llorosos y la Voi
sin ritmo, viejos tangos de Gardel...
Francisco Sorto tiene
nueve aflos de estar preso.
Mat6
porque tenia que matar.
Porque tenia que ser duro y terrible
en su tierra reseca donde el pan no se nombra;
en su tierra reseca. reseca, reseca,
donde tan s6lo cae el polvo sobre la risa ciega
y el cerebro sin letras
grita su calcinada mfisica y su innumerable l1anto.
Francisco Sorto tiene
nueve ojos de estar preso.
Nueve gritos de luz donde los siglos bailan
como nifios pequefics.
Nueve mil novecientos tantos espantosos.
Nueve rascarses el coraz6n con piojos
y darse miedo de uno
con una palabrota a flor de dientes.
Nueve lagrimas negras de splencio y de frio.
Nueve tenientes altos
riendo despu6s de fusilar al aire,
hacidndonos lorar
como que hablan de rios con frescp palaz6n en las riberas,
como que hablan de Ilanos aue no tienen ni cercos de piedra
donde uno puede dormitar con la barriga ante los astros.
Nueve, carajo,





nueve afios disfrazados de pescoz6n
y uno amarrado:
nueye afios, nueve afios.
nueve afios que no le caben en la boca al mundo.
nueve afios de los que se diria
que solamente son setenta y ocho mil
ochocientos cuarenta horas
si uno supiera de pupitres y nitmeros.
Francisco Sorto, hermoso
con su cara de mono
y limpio
como la hfmeda tierra que nos escucha por los pies.
Francisco Sorto, soiitario
en el centro de ochocientos penados,
Francisco Sorto sin visits los domingos,
Francisco Sort. curandose los golpes
con el excremento de las gallinas, -
Francisco Sorto cuatro afos a oscuras
y esposado, tien duro en la celda de castigo,..
Francisco Sorto,
qu6 grande,
qu6 maravilloso y hombre crews
para que todavia no se te olvide cantar:





















Manli Argueta

Naci6 en la ciudad de San Miguel el 24 de no-
viembre de 1935.
Ha publicado: Canto a Huistalucxitl, Colec-
ci6n Juegos Florales de San Miguel de la Socie-
dad de Profesores Alberto Masferrer (1956
-1957). Prepara: Un Hombre por la Patria.





EN VOZ IAJTA


"....y el hombre pobre, pobre".
Cesar Vallejo
Uno quisiera ilegar a todas parties,
abrir las puertas de las casas vecinas,
preguntar: "Sefior: conoce usted al primer hombre
de la tierra. al que naci6 de repente
como acude !a luz al abrir las ventanas?"
Usted es el primer con su rostro de siglos
o madera- golpeada.
Usted que no se ha .muerto ni siquiera un minute,
que ha dado un hijo desde una dulce gota,
que se ha extendido como lago cansado sobre el humo
y las torres de las habitaciones.
Used que es bueno y triste, guerrillero y lejano.
trabajador y pobre, flor
en que la vida se proyecta.
huella que nos dej6 la historic
en forma de un anciano o de una ligrima.

Usted que es bueno y alto, reci6n legado
a un nupvo mundo,
nuevo descubridor del aire y del origen.
(Uno debe quedarse alegre cantando)

Uno quisiera Ilegar y ser la misma voz quifn nos defina
para que nadie diga que este rayo de luz y esta sed
de tomar con un brazo de sangre la esperanza
es s61o suefio con el hombre.
(Mis alli de las evas y de los adanes olvidados
hay una verdad que amo y que respiro.)
Hemos visto tantas y tantas cosas a trav6s del silenclo
y hemos l1orado solo tantas v.eces
tal vez pensando en la tristeza, fugindonos
en las formas redondas de una lgrim$,
pero decimos siempre y trabajamos siempre,
al amparo del aire por lo menos,
con toda ia raz6n de nuestras celulas.
Pwr eso es que uno liega como Ricard frente a so granja,
saludando: "efieor, no ilore su dolor exprimido como an rio....
que es la historic del hombre, pobre, pobre,
pero ahora seremos con la vida y .su red de dulzura."
-88-






En realidad tambi6n hemos llorado.
Pero ahora llegamos hacia la nueva promoci6n del hombre
a ergir al rostio de 1l vida y decir:
-Senor, muy buenos dias...."y otras cosas.
ODA PARA UNA MADRE...

Este dia renazco y cono siampre
hacia mi van tus Qjos como si fuesen al pan,
a la esperanzca a tus manos de azucena golpeada.
soy amigo de tu alma y de tu vigilancia
porque tW me has guardado
como si hubiese sido el vitio de un cordero
o el Iltimo minute de la vida,
poique tW me has negado la penumbra,
me has dado el sol. la tierra, la frescura del angelus.

Y algo mis es tu aporte de tu sangre a mi sangre:
tu gran dedicaci6n a la ternura,
tu obstinada tutela,
tu sigilosa
march
a
despertarme
tu levantarte con los pgjaros y el alba.
Solo con eso quedas para mi pensamiento
y proclamo tu estatua de mujer apacible igual a otros rostrc
porque si amaneces como el tenaz farol ante la niebla
algo eres, mas que madre personal,
mas que arbol mio para mis guaridas e intemperies.
Has sido patria del racimo,
cjo de agua del t.ire y de ia plaza.
Si voy a tu tristeza es como si viajara por la tierra.
Y si comprendieras todo mi amor al hombre.
;C6mo engrandeceiias!....como la espuma de -os arboles.
Amo al simple, al bieno, al trabajador
que construye barrios y geranios los domlngos t io .
al que ve pasar el dia como un galope seco.
al que le roban los pulmones.
a los que fueron un dia yacimientos de la vida.
No es porque seas mi sangre universal,
mi hierba extrafiamente florecida
que en ti veo las fechas y cifras de milenios
como si fueses un-rio de siglos y tie neces.
Te veo porque fulste madre abrigadora
89 -






de las pasadas formas indefensas, la luminosa
voz que march a ver al mar por vez primer.
Te veo libertada y pastora de mis suefios,
cabiendo en todas parties.
hasta en los mas pequefios agujeros del alma.
Junto a la media voz con que -me hablas
eres luz renaciente de las sombras.
iT que no conocias mas all de mi sol y la mirada!
Por eso cuando te sientes sola. jay mi pobre indefensal
Ilego a tu camino azul y te nombro heroina, libertadora
del mundo cuando mueres en otras agonias, cuando te saeri-
(ficas
en otras latitudes porque me has sefialado
el sitio en que las rutas convergen a la vida.

MUERTE Y VIDA DE VICTOR MANUEL MARIN

)n obrerc cay6 en la madrugada
a plea floor del alba.
Oswaldo Escobar Velado.

Victor Manuel Marin, sol nuestro,
cay6 en la madrugada a plena flor del alba
junto a sus cercanos simbolos brillantes.
cerca de las pisadas y los nombres escritos
en los tableros hfmedos de la tierra.
Cay6 con su mortaja azul y blanca,
con su corbata de seda, su camisa,
su sacrificio,
.us lltimas palabras.
sus mu allas anat6micas,
su polvo,
su salario mensual,
sus aguinaldos. su res!stencia civil,
sus onomasticos
y el bast6n glorioso que llevaba
sosteniendole la esperanza.
Cay6 Victor Manuel. Cay6 su muerte
junto a mi casa bi6logica pequefia
con su grito rotundo.
Fn su cuarto de cal ninguna l6grima
iQue nadle 10 ha vencido!
En su cuarto de cal no haya epitafios
iQue nadle le ha vencido!
0 -






En su cuarto de cal abajo el novenario
iQue nadie lo ha vencido!
La muerte estd naciendo.
-JI-

4Quien es. quin toca,
con el coraz6n abierto y puro?
;Qui6n es? &El rayo? LLa alborada
con su plumaje de pajaro y cereal?
;Lo fogata vestida con su traje de lana?
LLa llamarada roja con sus dedos de fuego?
ILa fogata de acero derretido?
la-llamarada roja con su lImpara?
6La fogata de Abril circulando
en las calls como el mar en la sangre?
4Quien es, quidn toca,
con el corazon abierto y puro?
zQuien en las ceiraduras y las aldabas?
;Quien en los balcones y las puertas?
LQuien tan human llega
y tan exageradamente vivo?
Victor Manuel Marin, compafiero,
capitan infinite.
vivo es tu ejemplo
con sus innfimeras estrellas.
Victor Manuel, hermano.
bandera por las calls
como un pafuelo nuevo saludando
el libre advenimiento de las cosas:
de un rio. de una casa.
de un arado, de un buey
con los ojos llenos de manantiales.
Salud, bandera, sangre sindical.
Obrero memorable. por tu vida
camina
toda la biografia de la tierra.

CUANDO TU MIRAS

Amada, cfando tD miras
hay dos classes de mundo:
an mundo tuyo y mio, bueno y lejano,
donde el aire es mas aire
y donde el sol es mas sol que las naranjas.
91 -






Cuando tu miras
hay un horizcnte abierto de palomas.
an suave olor a bosquc y azucena
donde nadie se muere de tristeza
ni de hambre y el pob.e tiene la alegria mundial,
donde el hombre rie asi no mis, sin compromises,
san seguros estamos
como que ti, tienes rostros de rio florecido
o paso de gacela reci6n salida del aire.
Cuando tfi miras, omada y pequefia guardian
de la tierra, cuintos hombres se mueren
antes de haber alzado el rostro hacia la vida.
Cuando tf miras, amada pequeiia y bella
como una torre de sol, todo Io que sucede
se vuelca hacia tus (.jos,
ie rodean los actos, las euriada.
Estis entonces sola. mdefensa, casi perdida nifia,
admirada y desnuda como cisne en el dia.

.Ah. pero si no estuvieras.
cuanta mis 6oledad habria!

POEMA DE AMOR


Un dia que te amb inesperadamente
Ilegaste con tus aves, con tus rosas
mas puras
y fue marzo el camino mis azul de tus llamas.
Porque tfi fuiste, amor, quidn mis cantaba
o el f6rforo mis limpio de una estrella.
'a cosecha mis pr6diga,
la estatura que conmemoraba el moment feliz,
el dulce abrazo que a la vida nos unia.

II-
Para que th llegaras,
hube de .multiplicarme,
soportar largas noches
y luces que dolieron como piedras.
Pero aqui estAs ahora,
suave amor en el aire son tus pass.
azuc1ar navegable eres, agua dulce que asalto
y colonizo, espacio que me ama,
.ona done recojo
mi venganza terrible para mientras tanto.

9,.-








Voy a poblarte ahora.
iNos llenaremos de hijos y banderas!

No estarin tus manos para cogar la tierra.
iNos Ilenaremos de hijos y banderas!
No bastard tu boca parp cantar.
iNos llenaremos de hijos y banderas!

Nos llenaremos de hijos y banderas
-y entonces, incluso,
:odriamos rodearnos de planets.

Porque nosotros, amada, ya no estaremos
solos en la vida.

/Porque nosotros, amada.
ya no estaremos en el suefio.
Cantando las cosechas. (,ms que los dos
o nuestros hijos personales),
nos multiplicaremos buenos y guerreros.
....Y nos seguiremos amando.


- 98 -






















Roberto Annijo

Naci6 en la ciudad de Chalatenango el 13 de
diciembre de 1937.

Ha publicado: La Noche Ciega al Coraz6n
que Canta (Poemas). Colecci6n Papeles de Poe-
sia, San Salvador. 1958. Tiene en preparaci6n:
Para Cantar el Alba (Poemas).





EJERCICIOS EN FORM DE LIRAS.

El pecho del amor muy lastimado
San Juan de la Cruz,
Hcndo desasosiego
an mi quimera es tu querer. El mundo
en tu piel es de fuego,
y en tus ojos, profundo;
por ti he sido y sere meditabundo.
Silencioso buscaba
tus pasos en el polvo, el agua, el viento;
7 en el suefio te hallaba,
solament.e. Sediento
perseguia la estela de tu aliento.
Amfndote sedienta
en su tristeza en flor la llama viva
crecia turbulent;
mi frente pensativa
te sentia en el tiempo, fugitive.
Eras volcin, tu lava
en llamaradas tr6mulas me heria;
y mi ansiedad, esclava
de la melancolia
en su amargura dilatada ardia.
Sofiaba tu cintura,
su delgadez de orquidea perfumante.
la dulce linea pura
de tu cuerpo albeante
y tu mirada limpia, penetrante.
Eu mis suefios veia
tu silueta lejana inenarrable;
el mar reverdecia
tus ojos de inefable
dulcedumbre. Eras flor inabordable.
Desesperadamente
Ilegue a tu sombra, para mi lejana,
mi corazdn ardiente
que manantiales mana
te lo abri, y fue una aurora mi mafiana.
Hcy mi boca, desnuda
deja sobre ,tu piel su dulce llama.
Jubilosa se escuda
en tu amor, y derrama
96






alucinada el ansia que la inflama.
Hoy que vivo escuchando
el mundo en tu desnuda cabellera,
que vivo palpitando
como una enredadera
bajo el milagro de tu primavera;
no quiero que el instant,
ni el mafiana te aleje de mi sombra.
Seras la eterna amante
que a mi quimera asombra
y que temblante mi palabra nombra.
Y otros vendran, sus besos
sepultarAn los mios, y el olvido
atroz sobre mis huesos.
apagaran el latido
del coraz6n que se qued6 dormido.

DESOLADA CANCION
Amor alegremente triste.
Ven, mis ojos ansian tu silueta:
tus manantiales buscan mis venados
como a los vientos Avida veleta.
Mis latidos se vierten desolados.
Soy un aconjogado peregrine
que se perdi6 buscendo tus vallados.
Camino taciturno en mi camino.
Sediento beso el agua y no la bebo.
la hall ,muy tarde ....lo dese6 el destino.
Aunque beberla con ternura debo
porque ml coraz6n la necesita.
desesperadamente no me atrevo.
En mi sangre la angustia precipita
un torbellino atroz que me enajena
el coraz6n que enlqquecido grita,
cuando tu piel de cAlida azucena
el pulso de mis labios atormenta,
porque despierta la pensante pena,
de que jamAs mi mano macilenta
echara en tus mantillos la semilla
de este amor que en tus besos se sustenta.
97 -






Mis labios s6lo besan 'de tu orilla
la suavidad mis limpia que serena
la dulce brisa de mi voz sencilla.
Sin tus astros mi vida la envenena
esta tristeza oscura y dolorosa
que cotidianamente me encadena.
Sepultar6 en mi coraz6n tu rosa
cuando mis ojos queen sin estrellas
buscando tu fulgor, pero 'tus huellas
alumbraran mi noche tenebrosa.
ES LENTO MI SANGRAR, POR QUE LO HICISTE?

Es lento mi sangrar, por qu6 lo hiciste?
Por qu6 las piedras de tus hondas dieron
en los flacos del alma y conmovieron
mi coraz6n, que en soledad heriste?
Por qu6 a mis suefios sin querer viniste
en Inefables olas que cubrieron
mi anriedad de esperanzas que se fueron
en la pura amistad cue me ofreciste?
Que gia y que me halle en el segundo
mis hondo de epte agonizar profundo
donde mi coraz6n abandonaste.
Quiero encontrarte siempre en el encuentro
de mi suefio y tu ausencia, eterno centro
del lascerante amor que me dejaste.
TRENO A MIGUEL HERNANDEZ

Bajo el latido de la yerba seca
duerme tu voz, pastor alucinado.
iC6mo falta el murmullo asesinado
de tu silbo de arcatgel que no peca!
Ta coraz6n, Miguel, ardiente impreca
al espafiol traidor soliviantado.
iC6mo falta tu tuetano incendiado
que bajo las raices so reseca!
Pastor del viento, el trigo y la gavilla;
tembloroso recojo tu semilla
Y la raiz violent de tu rosa.
Te he buscado en Guernica, en Alicante:
para encontrarte siempre germinante
en tu muerte de etpilg generosa.
98 -






EMBRIAGUEZ


Solo son les angeles
del vino que estrujan sus esponjas
y nos Ilevan a instantineos laberintos
done arden las lumbradas del v6mito.
Solo es el vacio,
lo inasible que nos besa los ojos
siluetas de ceniza que nos been por instantes la tristeza
861o es la sorpresa.
el ji bil;c
despues la soledad,
el horror que nos besa la piel,
que es latido en los cabellos,
que se nos mete en los traces,
en la carter,
en los zapatos.
Nielbas que nos invaden el alba
y nos vuelven tristes,
con una sensactin que llega y no se sabe
si es tristeza.....
ANGELUS

Inc6gnitos angeles
trizaban el agua insomne del miedo
en mis lentos ojos de nifio
y tremulo buscaba la cabellera de mi madre
en el Angelus
cuando las sombras hinchaban el sonide de los Arboles
y resDaladas luces muertas caian en la estancia
donde mi abuelo auscultaba el coraz6n antiguo de h. Bibli.
La 'tarde era en mis ojos un inmenso silencio
con pequefios elfos que temblaban en los vidrios
mirandome con desolads tristeza
El temor a la noche me invadia
y solitario buscaba el eoraz6n en los oJQs de mi madre
porque yo desde que fui un soplo
tuve miedo al misterio i!uminado de la noche
y en mi cuarto tembiaba al escuchar el viento an los ramajes
y hundia en la almohada la cabeza en congoja
porque creia que una mano
que unos ojos en las tiniebias me buseaban
y que un roce helante me besaba los labios
y me dejaba la piel himeda de tristeza.
INSOMNIO
Este es:-rar
en !as est.Pas hondas del silencio
99 -






las aguas lentas
con que nos besa el suefio.
Este esperar qLe se nos vayan los ojos
y que las sombras con sus sueltas cenizas
nos invaden hasta quedarnos buscando en el vacio
nuestras lIgrimas....
Este sentir la raiz
fugaz por la cual sollozamQs,
en lo remote,
en lo intangible,
en lo profundo de un cuarto;
donde s6! hay abismo,
recuerdos en las sabanas,
nombres olvidados que nos miran con tristeza en las
cadaveres de besos en el aire
y el olor lejano
a montafia,
a manantial,
de la mujer que un dia fu6 una for en el alma.
Este estar temblando en el silencio.
muriendo lentamente en el edr6n de la almohads,
resbalando de su centro
sin comprender la huida
y Ilegar cansado,,
marchito,
a los paisajes inertes de los libros.
Este salir de la piel hacia afuera,
romper las amarras que nos atan los ojos
y no ser el grito que rechaza el eco.
Volver de nuevo a inaugurar la vida,
a estrenar otros nombres
y otros trajes.
Llegar a lo invadido de las calls
a sentirse solo '
v no realizar morir en otros series,
Salir con la obsesi6n
de dejar talvez en una calle,
en una esquina como un charco sin sombra la triste'


esquinrsn


za.


- 100 -


za.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs