• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Front Matter
 Title Page
 Frontispiece
 Dedication
 Introduction
 Foreword
 Main
 Index
 Back Cover






Title: Marchas de guerra y cantos de presidio
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081433/00001
 Material Information
Title: Marchas de guerra y cantos de presidio
Physical Description: Book
Creator: Artime, Manuel F.
Publisher: Talleres la Noticia
Place of Publication: Miami, Fla.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081433
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 1670705

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Front Matter
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Frontispiece
        Page 7
    Dedication
        Page 8
    Introduction
        Page 9
        Page 10
    Foreword
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    Main
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Index
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
    Back Cover
        Page 110
        Page 111
Full Text

,il IA


I.]


II


A


u 1111




























El Dr. Manuel Francisco Arti-
me Buesa naci6 en Mor6n, Ca-
magiley, Cuba, el 29 de enero de
1932. Inicia sus studios en la
Escuela Ptblica. Prosigue la Se-
gunda Ehseftanza en el Colegio
Baldor, de La Habana, y se gra-
dua de Doctor en Medicina, es-
pecializAndose en psiqulatria. Ya
esludiante universitario, se des-
taca como dirigente. Participa
en el Congreso Regional de Pax
Romana, que se efectta en El
Salvador (Centro America) y
es elegido Presidente. Incorpora.
do a la lucha revolucionaria en
la Universidad, sube a la Sie-
rra Maestra en 1958, donde al-
canza el grado de Primer Te-
niente. Triunante la Revoluci6n,
es nombrado Jete de la Zona de
Desarrollo Agrario "0-22". Pero
advierte pronto la maniobra co-
munista, y la confirm en una
reuni6n secreta del I.N.R.A. Re-
nuncia en octubre de 1959 en una
carta pfblica que dirige a Cas-
tro y descubre la maniobra so-
vietizante. Perseguido por los
cuerpos represivos, organize el
MOVIMIENTO DE RECUPE.
RACION REVOLUCIONARIA
(M.R.R.), y escapa al exilio en
busca de medios para promover













MARCHAS DE GUERRA
Y CANTOS DE PRESIDIO











MANUEL F. ARTIMEB'ue.





MARCHAS DE GUERRA

Y
CANTOS DE PRESIDIO


TALLERES LA NOTICIA
MIAMI, FLA.








2 7/1,,

'TiN AMERICA








Mi agradecimiento mis profundo al gran
literate cubano Dr. Rafael Estenger por
haber pesto su brillante pluma al servi-
cio de su generoso coraz6n en el pr61ogo
de este libro. Al gran dibujante Pedro
Collado que concibi6 la portada del mis-
mo. A los hermanos Edgar Sopo Granda
y Nilo Messer Pujol, por la valiosa cola-
boraci6n prestada en la revision de las
pruebas. A los hermanos todos que con
su aporte desinteresado costearon esta
edici6n.

















A mi Patria, hoy esclava, pero insumisa.
A mis hermanos martires.
A los valientes hombres del clandestinaje que
siguen viviendo la agonia del Presidio Politico.
A los bravos muchachos de la Heroica Briga-
da de Asalto 2506.
Al pueblo sufrido y rebelde de mi Isla que,
dentro y fuera de ella, se deshace en sudor, en
lagrimas y en sangre para hacerla libre.
















INTRODUCTION
Este es el libro que escribi en la circel, sobre las paredes desnudas
y mugrientas de las celdas por las que me hicieron pasar.
Es un libro de versos.
Todos y cada uno de ellos tiene un significado especial para los que
vivimos la tragedia del presidio comunista.
Algunos de estos versos fueron escritos en moments de muy hon-
da significaci6n. Uno de ellos: "LA PLEGARIA DE LA VISPERA"
el dia que me comunicaron la sentencia de muerte.
Casi todos estos poemas salieron en mi memorial o en la de algunos
compaiieros el dia que fuimos libertados.
Tienen muy poco valor literario. Pero tienen un gran valor huma-
no: el valor del sufrimiento.
Por eso este libro es triste a veces, a ratos melanc61ico, en ciertos
moments ir6nico y quizas, en algunas de sus estrofas se descubran
ciertos rasgos de picardia sana, escape emotional de los que sufren
much.
Pero este libro no es desesperado, porque a travis de todos sus ver-
sos palpita la esperanza o la resignaci6n cristiana.
No son personalmente mios todos los surcos de dolor que se abren
en las estrofas del libro, pero tambien hay surcos mios.
Y a veces me pregunto hasta que punto dejaron de ser mias las tra-
gedias y lagrimas de mis hermanos de prisi6n e ideales; porque en
definitive no eran mas que palidos reflejos de la gran tragedia que
nos agobiaba a todos: la esclavitud de Cuba.
RPara que he publicado estos versos?
Para que se conozca la intimidad her6ica de algunos de los miles
de martires que han escrito con sangre un pedazo de Historia.
Para que se vivan los ideales, sufrimientos, agonias e inquietudes de
un grupo de hombres press que amaban apasionadamente una idea:
-9-









La Libertad de su Patria; y la amaban hasta el martirio, sin dejar por
eso de ser humans.
Para que se sepa que aquella batalla perdida, no ha significado mas
que un accident lamentable en un largo y dificil camino que hemos
de seguir y que ha de conducirnos a la gloria de una Patria libre o a
la tranquilidad de una muerte digna.
SQue espero obtener de este libro?
Una mejor comprensi6n de la tragedia de Cuba y del comporta-
miento her6ico de la Brigada de Asalto 2506.
Una afinidad spiritual de los hombres libres con los hombres que
aun quedan sufriendo la lenta agonia de las mazmorras comunistas.
Y quizas... a lo mejor... una llamada al coraz6n que se mani-
fieste en unos ojos empafiados de rabia de un cubano honest, o una
lagrima furtiva que se deslice por las mejillas sonrosadas de una her-
mosa cubana.
EL AUTHOR.

















PROLOGO


Para explicar este libro y ameritar su lectura, bastara que le escri-
ban en la portada, como cimero r6tulo, las palabras con que terminal
Walt Whitman sus Cantos de adi6s: "Este no es un libro. Quien
vuelve sus hojas, toca a un hombre." Y no precisamente a un hom-
bre cualquiera, hundido en los turbios trajines de cada dia, a quien
s6lo presta relieve y resonancia la magia irreal del libro. Ese hombre
que el lector ira tropezando entire las paginas, aunque muy joven
todavia, ya es un pedazo de la Historia de Cuba, y asume ya, con los
titulos irrecusables que le extiende una conocida ejecutoria, la repre-
sentaci6n cabal de las mejores reserves de nuestro pueblo.
El doctor Manuel Artime ha publicado con anterioridad otra obra,
si no de versos, tambien de ardiente y tremula exaltaci6n poetica,
donde saca a la luz, con autoridad de testigo iracundo, la demencial
tragedia de la tirania castrista Bajo el titulo de !Traicion!, el libro
primogenito describe los antecedentes justificativos de la sublevaci6n
cubana. Circul6 en visperas de organizarse las tropas expediciona-
rias del 17 de abril de 1961.
Alguien pudo imaginar entonces que el doctor Manuel Artime,
a semejanza de otros sabios doctors, iba a preservar su liderazgo
intellectual en hotels bien guardados, con la traviesa esperanza de
exigir artificiales jerarquias en la ocasi6n provechosa del triunfo. Asi
actuaba la legion maquiavilica de los "pillos honorables", asomindose
a la oficina de los peri6dicos y a las estaciones de radio, pero jams
al peligro, mientras un tropel de muchachos heroicos acudia a una
cita con la muerte.
Pero Artime estaba amasado con mejor arcilla. Decidido a escribir
con sangre -tal vez porque aprendiera en el Zaratustra de Nietzsche
que la sangre es espiritu- cuanto habia impreso con tinta en el pc-
11 -









ri6dico y el libro, en vez de acogerse a los hotels de Nueva York
o Miami, como otros lideres presuntos, se dio resueltamente a la di-
recci6n de la Brigada 2506. Compartio el peligro, que es casi un
deber lit6rgico en la comuni6n de ideals, a6n sabiendo que su peli-
gro era mayor que el de ninguno, por la safia feroz con que el aut6-
crata le honraba aborreciendole. La diosa Fortuna, que no es tan
ciega como la pintan los antiguos, cuando ha sabido desde siempre
proteger a los audaces, permiti6 que escapara con vida del rojo infier-
no sovietico; pero no Ic libr6 de la humillaci6n de la derrota, de las
torturas del presidio, de la incertidumbre de sentirse abandonado... Y
en las s6rdidas mazmorras, como por arte taumatirgico, empez6 a
advertir que el sufrimiento se le trasmutaba en canciones. Asi aflor6
este libro, trazado entire las paredes mugrientas de las carceles, mien-
tras afuera ladraban y merodeaban "los mastines del odio", con "el
alma negra", con "la baba roja".
iSe habia debilitado en el infortunio el alma del bravo luchador,
disolviendose su energica militancia en musica arrulladora? Por el
contrario, habia adquirido mas seguro temple y habia forjado un
arma nueva con que seguir la lucha interrumpida. A los guerreros
de oficio tal vez no les parezca la poesia un arma de combat. Tam-
poco a los politicos de zancadilla y trapisonda, que procuran mover
los intereses colectivos como trebejos de una partida de ajedrez. La
especializaci6n los hace cortos de vista. No advierten que el senti-
miento es un factor ineludible para encauzar a los hombres en las
tareas de la paz y en los azares de la guerra. Tal es la causa de que
los militares de simple academia y los politicos de aviesa travesura,
a lo largo del camino hist6rico, queden siempre mal parados al en-
frentarse con los heroes que ilumina el fervor poetico.
A primera vista, el caso del doctor Manuel Artime, si no Anico,
parece al menos infrecuente, "rara avis" de la tempestad revoluciona-
ria. Pero s61o a primera vista. Si hinciramos la mirada con deteni-
miento, descubiriramos que el doctor Manuel Artime encarna la
mas genuina tradici6n cubana. Por ley constant, que parece capri-
cho de la Historia, los hitos de la independencia de Cuba estan mar-
cados con nombres de poetas. Las conjuras iniciales tomaron voz en
los himnos patri6ticos de Heredia. La epopeya de la libertad se inicia
en 1868 con Carlos Manuel de Cespedes, discreto rimador de filoso-
fias y afioranzas, para reanudarse en 1895 al conjuro de quien fue
12 -









sin regateos, aunque el brillo de la gloria political no deje verle ficil-
mente la preeminencia literaria, el poeta de mayor autenticidad que
haya nacido en nuestra Isla.
Ahora estamos, por la segunda vez, luchando para lograr la inde-
pendencia. No se trata de resolver un trastorno politico, mas o me-
nos important, en que se discute la legitimidad de un sistema o de
un equipo de gobierno. La pugna abarca integramente la posibilidad
de que resucite la patria asesinada, o que nos resignemos al oprobio
de su muerte irrevocable. Los que pueden dirigir la rebeldfa del pue-
blo no habran de ser los militares desaprensivos, que comprometen
la libertad con sus infulas autoritarias, mis vivaces cuanto menos
id6neos son para el ejercicio de la autoridad verdadera; ni los poli-
ticos al descubierto o de tapadillo, que teen y destejen sus intrigas
para crearse un halo mentiroso de vocaci6n her6ica. Hoy como ayer,
y como siempre ha ocurrido en las etapas tragicamente decisivas, la
acci6n es la piedra de toque y el agua regia que pone a prueba los
oropeles dela farsa y el oro de la verdad. S61o quien actde -es decir,
quien ostente credencial de sacrificio- podri hallar la ocasi6n de
que le crean y le sigan.
Sin habrselo propuesto, como es obvio, Artime se define a si mis-
mo en esta breve colecci6n de poemas. Se define como hombre, que
es lo que mas importa, y como luchador anticomunista, que es tam-
bien interesante. Las pautas bisicas del libro concilian el ideario de
Jose Marti, que fue agn6stico en material religiosa, y la profesi6n de
un catolicismo militant. En visperas de la batalla de Playa Gir6n,
el canto se le hace plegaria: "Dame tu cruz, Sefior, que vamos al
combate... -Vamos a abrir el pecho -para ligar tu sangre con la
nuestra- sobre la tierra tibia de la patria."
Este raigal sentimiento cristiano -tambien evidence, desde luego,
en Marti, "el luchador sin odio"- permite que los poemas, con nacer
de la guerra y el presidio, transparenten una firme voluntad de con-
cordia. "Saber vivir es vivir perdonando", sentencia en la Carta a un
oven. Cuando entra en combat, no siente la espuma amarga del
rencor que le sube a los labios. Confiesa un generoso anhelo de in-
molaid6n: "Teniamos un pedazo -de Cacahual y Dos Rios- cru-
jiendonos en la sangre."
La lucha ha sido dura. Es, jtodavia!, demasiado dura. La enorme
crueldad del enemigo hace incomprensible esa fria parsimonia de los
13 -







diplomaticos, que suelen referirse a Fidel Castro con los miramientos
usuales para un jefe de gobierno, sin decidirse a proclamar su fero-
cidad de alimafia. Pero seria initil buscar en esta colecci6n de poe-
mas -y conste que no aludimos a jerarquias literarias, sino a acti-
tudes combatientes- esos rugidos de le6n, de resonant le6n potico,
que estremecen los Castigos de Victor Hugo, o en tono menos gran-
dioso, pero tambien rugiente, los endecasilabos del mexicano Diaz
Mir6n o el argentino Alma-fuerte. Para decirlo con otras palabras:
en Artime falta el odio, que en otros poetas aparece como ardiente
contrapartida del amor, y antes prefiere sollozar ante el infortunio
que esgrimir el vituperio como un latigo. La observaci6n entrafia
una paradoja, tratindose de un hombre con ejecutoria belica. Pero
tambien veremos que se explica por una de las vertientes de la mis
noble tradici6n cubana.
Ejemplo tipico, entire muchos, es el poema La Rastra. Reclama
de los hombres civilizados que contemplen la sadica crueldad del
episodio que describe. Un episodio hist6rico, una anecdota sombria
y lacerante de la Brigada 2506. Los vencedores han dispuesto el
traslado de los vencidos prisioneros. Van enviandolos por grupos,
hacinandolos en cuantos vehiculos requisan. Hay, entire otros, una
rastra, descomunal caj6n de hierro para el transport de bestias y
mercaderias. Un official dispone que alli pueden apretujar ciento
sesenta hombres. No importa la situaci6n de los prisioneros. No
hay piedad para los vencidos. Muchos sangran todavia de las heri-
das del combat; otros desfallecen extenuados por las horas de per-
secuci6n despues de la derrota. Y que mas da? Los vencidos no
tienen derechos; ni siquiera patria. Inermes, desorientados, vacilan-
tes, van penetrando en el vientre hediondo y oscuro del gigantesco
carromato. Caen unos sobre otros, apilandose como desechos. Tras
el iltimo, con estrepito de cerrojos, se cierra trabajosamente la puer-
ta, que acaba de comprimir la carga desbordante. La atm6sfera se
va hacienda insufrible. S61o alguna leve hendidura, o alguin mi-
n6sculo agujero, deja pasar un hilo imperceptible de aire. Comien-
zan a rondar en la sombra estertores de agonia. Son los heridos, o los
mis debiles, que no pueden resistir la cerraz6n absolute. Los puiios
crispados golpean desesperadamente las paredes de hierro. Los cus-
todios rien, hasta que los vencidos comprenden la inutilidad de la
protest. Ya no vuelven a oirse los golpes initiles en el caj6n de
14-








hierro, ni las voces colKricas o quejosas. De aquellos cuerpos san-
grantes y doloridos, como si de pronto los embriagara la uninime
voluntad del sacrificio, brot6 impetuosamente un canto jubiloso. jLa
rastra de la muerte cantaba el Himno Nacional! ."No temais una
muerte gloriosa-, que morir por la patria es vivir." Y cuando los
verdugos abran la paerta, ya junto a la prisi6n que los aguarda, ha-
Ilaran nueve cadaveres retorcidos y amoratados por la asfixia. El
relato, si no fuera hist6rico, haria pensar en un remedo de aquel
puente de moribundos que canta La Marsellesa en el libro epico y
tumultuoso de George D'Esparbes.
Tal episodio bastaria al castrismo para merecer el dicterio furibun-
do, el anatema centelleante, la maldici6n eterna. Nada acredita me-
jor, con ser innumerables otros testimonios, el grado de met6dica
bestialidad con que se impone el comunismo en Cuba. Pero Artime
narra el hecho; invita a contemplarlo. Y deja ahi el tenebroso asun-
to, como si prefiriera subrayar el fervor patri6tico de las victims
que regodearse en el flagelo de los infames victimarios. Ahi esti
enraizada la mejor tradici6n cubana, la que cristaliza y culmina en
Jose Marti, que nos induce a la piedad antes que a la justicia. Con-
viene, por la salud de Cuba, mantenerla. No obstante, reflexione-
mos. Si Marti nos ensefi6 que "s6lo el amor construye", que "la
lnica ley de la autoridad es el amor", tambien nos advertia -j61,
Dios mio, tan benevolo siempre!- que "no hay perd6n para los
actos de odio". Por eso el comunismo, nacido y alimentado en el
furor de las almas odiadoras, es la unica filiaci6n political verdadera-
mente imperdonable.
RAFAEL ESTENGER.
Coral Gables, Fla., 1963.



























"FRANCISCO", Ing. Rogelio GonzAlez Corzo.
Fundador del Movimiento de Recuperaci6n Revo-
lucionaria (MRR). Coordinador Nacional del mis-
mo. Llega a ser Coordinador General del Frente
Revolucionario DemocrAtico y jefe supremo del
clandestinaje antes de la Invasi6n de Playa Gir6n.
Es capturado por los sicarios rojos y fusilado el
20 de Abril de 1961, en la Fortaleza Militar de La
Cabafla Tenia s61o 28 aflos en el moment de su
muerte.


"FRANCISCO"

Francisco.
Coordinador de estrellas en la noche.
Francisco.
Coordinator de espigas en la roca.
Francisco.
Coordinator de mil.
Francisco.
Coordinador de aceros y de rosas.


- 17 -









Permit que te hable,;que,.te toque,
con la luz de mi:sPtra :.- .
de tu Patria, -
de esa Patria que es ldtigo y azofe.
Voy a contar la-vida de tu sueio
para sonar la vida en tu memorial.
Voy a escuchar tu voz para elerar mis rezos,
voy a verte sufrir para escribir la Historia.

Ten cuidado, Francio,
que te vienen sguiendo los masrines del odio.
Tienen el alma negra,
tienen la baba roa. ;
Hay silos de Cain en ss maldades,
tienen hambre de aurora.
Vienen gimiendo desde la Siberia,
traen la muerte en la cola.

INo import! td decias
con tu voz de metal.
"No saben del secret de la caia
ni la ternura de la palma real.
No saben del bohio,
no saben de la cruz ni del JAMAS."

IFrancisco, que te quiereni
Pues le abrirl mis brazos a la muerte.
IFrancisco, que sintieron ya tu olorl
Seremos jardineros del amor.
IFrancisco, que te velanl
Nos nacerd la cruz en. las escuelas. .
IFrancisco, que te danl
No habrd mesas sin pan.
!Francisco, te condenani
Pues romperemos todas las cadenas.


- 18 -








Y ast, Francisco,
un dia y otro dia.
Clavando banderillas a la muerte,
ponidndole a la angustia tu alegria,
revolcando tu luz entire las sierpes.
Te nacian campesinos en la vida,
estudiante de siempre
con tu energia antigua.
Pero la luna se rajo en la noche
cuando el honor estaba ya dormido.
Los mastines del odio, los feroces
cogieron ya a Francisco.
Miradles, vienen ya
con gemidos estiriles,
traen la pupila gris y turbia,
vienen dando alaridos
en sus hordas confusas
al festin luctuoso de Francisco.
Ya vienen.
Ya vienen.
Ya vienen.
Y enarbolan las miserias de Cuba:
campesinos esclavos,
paredones con sangre,
estudiantes amargos.
Ya estdn aqui las hordas de la rabia.
Fusiles extranjeros codiciosos
y botas insolentes,
pedestales de lobos.
Y Francisco ante todos.
Francisco ante la muerte.
Francisco contra el odio.
Francisco, con su cruz elemental,
batiendose en el lodo.
Francisco con su pecho trascendente,
con valor escoldstico,
la mistica en sus ojos.


-19-









Pero... gQud pasa? iTiemblan?
Son tus labios, Francisco, que se mueven.
Es tu mirada azul que se desvela.
Es tu garganta tibia que se inflama.
Son tus puaos de hierro que se cierran.
Tu voz que se ha elevado
para rajar despacio las tinieblas:
un IViva Cristo Rey!
Y el grito tuyo se sembrd en la tierra.
Donde lo oiremos siempre hasta la muerte,
desde donde nos llega la miseria,
desde donde nos late tu gemido
como un grito rebelde que nos prueba.
Desde donde la Patria nos reclama
para vivir tu vida,
para estudiar tu escuela.
Francisco.
Coordinador de espigas.
Francisco.
Coordinator de estrellas.


























"PATRICIO." Jorge Fundora. Jefe de abasteci-
miento del Movimiento de Recuperaci6n Revolu-
cionaria en la Isla de Cuba en el clandestinaje.
Organiza el lugar por donde entraron la mayor
parte de las armas que us6 el clandestinaje en su
lucha contra la Tirania Roja antes de la Invasi6n
a Playa Gir6n. Por ese lugar entraron los grupos
especiales de acci6n de la Brigada de Asalto 2506,
sin una sola baja. Fundora fue quien los recibi6
Capturado por los cuerpos represivos del R&gi-
men Comunista, fue fusilado en la Ciudad de Ma-
tanzas el dia 12 de Octubre de 1961. Tenia al mo-
rir 32 afios de edad.
EL PUNTO FUNDORA
Silencio ...
Noche...
Luces. .
Movimiento de sombras en la costa.
Rugido de motors que se acercan
con el vientre repleto de pistolas,
para tefir la angustia de la Patria
con un pincel de aurora.
Vienen con la esperanza de un future
cabalgando en las olas,
para dejar su carga de ilusiones
en el "Punto Fundora".
21 -








Silencio ..
Noche...
Luces. .
Y hay arenas que tiemblan en las botas
de campesinos dvidos de palmas
que escarban las entragas de la gloria.
Pescadores descalzos que se suman
a la labor contra la llaga roja.
Y hay un hombre que quiebra los peligros
con su voz dominant y poderosa.
Un vardn sacudido de explosions,
que se llama Fundora.
Silencio ...
Noche...
Luces. .
Una mancha de sangre sobre rocas.
Un rugido de voces extranjeras
y un grito de fusil entire las sombras.
Un rostro que se siembra en el recuerdo
y un alma que se eleva hacia la Historia,
desde donde nos urge su mensaje
con un sabor de flores y de p6lvora.
Y la Patria se rompe en su cintura
porque ya le mataron a Fundora.
Silencio ...
Noche...
Luces. .
Y unos ninos distintos que se esbozan
sobre un surco de Idgrimas y huesos
para otros hombres que sabrdn de rosas,
que sabrdn de la luz y la alegria,
que sabrdn del amor que nos agobia.
Una generaci6n feliz que habra nacido
para vivir el sueno que les toca:
para decir que Dios ha entrado en Cuba
por el "PUNTO FUNDORA".
Silencio... Noche... Luces...
... por el "PUNTO FUNDORA".
22 -























YA VAMOS AL COMBAT


Sefior,
dame tu cruz
que vamos al combat.
Vamos hacia la Patria envenenada
que flota en el Caribe
para cargar tu cruz
de madera antillana.
Dame, dame tu cruz.
Dame tu cruz de escuelas corrompidas
donde se siembra
una semilla extrana.
Dame tu cruz de brazos sin trabajo,
de bohlos con hambre.
Dame tu cruz de cdrceles y botas militares.
Dame tu cruz de sangre,
de pechos juveniles que se abren
como volcanoes rojos,
como volcanes tibios de la tarde.


- 23 -


C









Dame tu cruz de luto,
de hurfanos,
de viudas,
de Idgrimas de madre.
Dame tu cruz, Senor,
que vamos al combat.
Vamos a hallar tu luz centre las sombras.
Vamos a oir tu voz entire las balas.
Vamos a abrir el pecho
para ligar tu sangre con la nuestra
sobre la tierra tibia de la Patria.
Y se abrirdn las tumbas
de los muertos burlados
y junto con sus huesos
cruzaremos las armas
contra ese odio que Ilega desde lejos
matizando de rojo la distancia.
Sembraremos tu cruz en las trincheras,
alzaremos tu cruz en la metralla
y el estampido ronco de la pdlvora
nos sonard a plegaria.
Y aunque scan nuestras almas,
habrdn de ver tu cruz
erguirse altiva al aire
sobre la sombra gris de la montana,
sobre el silencio verde de los valles.
Dame tu cruz, Selor,
dame tu cruz,
que vamos al combat.































"CARLAY". Carlos Rodriguez Santana. No. 2506
de la Brigada. Fundador del Movimiento de Re-
cuperaci6n Revolucionaria y primer Coordinador
Territorial del mismo. Fundador de los Campa-
mentos de la Brigada de Asalto que desembarc6
en Cuba el 17 de Abril de 1961. Muere en los
Campos de Entrenamiento, el 7 de Septiembre de
1960. En su honor la Brigada se llama BRIGADA
DE ASALTO 2506. Tenia 24 aflos al morir.
MAYOR CARLAY
Mayor Carlay.
Carlos Rodriguez Santana.
Veinticinco cero seis de la Brigada.
Voy caminando en mi agonia nocturna
a tu fdrtil sonrisa de alborada.
Tengo que hablarte, Carlos,
de tu patria,
mi patria.
Esa patria domtstica,
esa patria cristiana,
25 -


E









esa patria que grita desde siempre,
esa patria quimmica y exacta.
Voy a contarte, Carlos, lo que hicimos
con tu nidmero escrito en nuestros hombros
y tu ideal clavado en la mirada.
Con tu bandera, Carlos,
la que tiene una estrella que no duele,
que no es roja,
ni amarga.
Y por supuesto, Carlos,
no tiene otras estrellas adjuntadas.
Que es pura
y blanca
y dulce
y solitaria.
Fue el diecisiete de abril.
Llegamos de madrugada,
Llegamos sobre las olas
para clavar el dia en nuestras playas.
!Que noche, Carlay, que noche!
hubo un rugir de metals
y un temblor de estrellas rojas
en los centros comunales;
centros donde la igualdad
es en cadenas y en hambre.
Sentimos, Carlay, sentimos,
el alarido espantoso,
el alarido cobarde
de las hoces y martillos
que huyeron entire los mangles.
Mangles que eran milicianos
como aquellos lodazales,
segdn nos cont6 una ceiba
que nos recibid llorando
junto a unos caiaverales.
IQue noche, Carlay, que nochel
teniamos un pedazo
-26-









de Cacahual y Dos Rios
crujindonos en la sangre.
La palma real se sintid
viuda, esposa, amante y madre.
Pero eran muchos, Carlay,
y en la noche nos cercaron
con un cerco de pufales.
Fueron tres dias, Carlay,
dias de pdlvora y metralla,
dias de muerte y de noche,
dias de sangre y de ldgrimas.
Y al tercer dia comprobamos
que se acababan las balas.
Y entonces vino lo hermoso;
con perfume de alborada
y al toque de una corneta
metaffsica y fantdstica,
los muertos de Soplillar,
de Gir6n y Playa Larga,
se alzaron sobre la muerte,
se alzaron sobre la nada,
se alzaron sobre los surcos,
se alzaron sobre la sangre
de aquellas arenas blancas,
e iniciaron en la noche
una march de avanzada.
!Qud hermosos, Carlay, que hermosos
los caddveres sin balas!
!Que hermosos, Carlay, que hermosos
con bayoneta calada!
!Que hermosos, Carlay, que hermosos,
saben que no hay retirada!
!Que hermosos, Carlay, que hermosos
los caddveres altivos
con sus orificios negros
y su sangre coagulada!
IQue hermosos, Carlay, que hermosos
los caddveres patriots
-27-









de Soplilar y San Bias,
de Gir6n y Playa Larga!

Perdimos, Carlay, perdimos,
pero es solo una batalla
de una guerra de una vida.
Y hemos de volver, Carlay,
con tu mirada perdida,
con tu numero escrito en nuestros hombros,
con tu poder clavado en la sonrisa.
Volveremos quebrando la distancia
a encender la manigua de justicia.
Volveremos sedientos de heroismo
a prender la inquietud que estd dormida.
Y habrd un taier de campanas
por todas las serranias.
Las cruces de muchas tumbas
saltardn en estampida
tras los simbolos extraios
de unas aulas corrompidas.
Se desnudard la palma,
provocative, atrevida,
contra un teldn de azul claro
sin odios y sin envidias.
E iremos ante tu tumba,
Carlay, tu tumba querida,
donde comienzan los surcos
clarisimos de otra vida.
Tu fdrtil tumba de aurora
que siempre estard encendida.
Y ante ella, Carlay, en IFirmes!
con las arteries urgidas,
te gritaremos al cielo:
Comandante Carlay: MISION CUMPLIDA.


-28 -












AIR BORNE
Ya vienen los bravos jinetes del aire,
ya tiembla la arena de Playa Giron.
Su grito tiene algo del Grito de Baire...
Air Borne...
Air Borne...
Air Borne...
Ya el sol se insinda, la luna se va,
rugen los motors, saltan los leones,
y en el cielo adn rojo de Australia y San Bias,
hongos en el aire se abren a montones
como estrellas diurnas de la libertad.
Rusos, chinos, checos, en liga infernal
prestan sus metrallas de aniquilaci6n.
Y un grito en el aire los hace temblar...
Air Borne...
Air Borne...
Air Borne...
Ya viene Alejandro del Valle cayendo,
viene con "Machito", con Koch, con Cossio...
Miran a la muerte, le estdn sonriendo...
La muerte los besa con sus labios frios...
Y la patria entera se va enluteciendo
y tiemblan los montes, y lloran los rios.
Y en las playas tristes de Cuba ha quedado,
como una esperanza de resurreccidn,
un Rrito de guerra que no esta apagado...
Air Borne...
Air Borne...
Air Borne...


- 29-


























Felipe Rod6n Caminero. mArtir de la Brigada de
Asalto 2506, M1embro del Bon. 2 de Infanteria.
Pierde la vida luchando heroicamente en Playa
Larga contra un tanque sovietivo, el 17 de Abril
de 1961. Tenia al morir 19 aflos.


FELIPITO RODON

"Batalldn 2, senor, de Infanteria,"
me dijiste orgulloso, Felipito Rod6n,
cuando a que batall6n pertenecias,
te preguntd, despufs de una inspeccidn.
Mirabas tu canon sin retroceso
con tu rostro infantil tan arrobado,
que me luciste un chico muy travieso
que estuviese jugando a ser soldado.
Despuds vino lo heroico, en Playa Larga.
Tu batall6n, derroche de bravura,
hizo que la sonrisa roja fuese amarga
cuando la Patria se crecid en altura.


-30-









Despums, vino aquel tanque, el tanque ruso
que perform las lines avanzadas.
Aquel Goliat de acero que se expuso
a retar el valor de la Brigada.
Y ti, David del mundo de Occidente,
te plantaste ante Il, altivo, entero,
con tu cai6n que era insuficiente
para parar aquel monstruo de acero.
Fue breve. No fall tu punteria.
La explosion te lanzo al suelo inconsciente.
Y aquella bestia herida, en agonia,
pas6 sobre tu cuerpo adolescent.
Y te imagine altivo, sonriente
ante ese Dios que tanto td querias,
seguro, Felipito, le dirias,
cuadrdndote ante El militarmente;
"Batall6n 2, Seior, de Infantera".



















LA RASTRA
Enmudezcan clarines...
Toquen "requiem" campanas.
Y que se quiebren todos los violins
y se llene de noche la manana
y se vuelvan desiertos los jardines...
Ya la rastra salio para la Habana.
Y su march es pausada,
y hasta casi aburrida.
!Mirala, humanidad civilizada!
Que esa rastra que va por avenidas,
con las puertas hermiticas cerradas,
va llena de caddveres con vida.
!Cdllense ya, tambores!
!Toquen duelo, trompetas!
Ciento sesenta viven los horrores
de aquella rastra trdgica repleta
y hay diecisiete heridos en temblores
para hacer la agonia mds complete.
!Mira, Mundo Cristiano!
ICultura Occidental!
Se hacen sangre a si mismo con las manos,
la been para asi su sed calmar.
Y hay sudor, y hay heridas y hay gusanos...
IMrales las paredes aranar!
32-


C~a^ ---~a~pr
-rc,
~S~-~Z
C--~pr.









En su agonia final,
escucha, Dios, sus ruegos.
Vinieron a la Patria liberar
y van desnudos, destrozados, ciegos...
!Calla ya la sonrisa criminal
del verdtigo Cienfuegos!
Mundo Civilizado,
aprende la leccidn.
Escucha bien los gritos angustiados
de los que no temieron al cafidn.
Nueve de ellos murieron asfixiados...
Nueve flores heroicas de Girdn.
No descanses inerte,
Cultura Occidental.
Hombre insensible, empieza a estremecerte,
que el Comunismo alli empezd a temblar,
cuando de aquella rastra de la muerte
se oyd cantar el Himno Nacional.









LA VIDA

.L Para el que vive la vida
^.: i teniendo en cuenta la muerte,
la muerte no le es temida.
Porque, cuando de esta suerte
la muerte acaba su vida,
gana la vida en la muerte.


-33-














CON SANGRE DE GIRON

Con sangre de Gir6n
se ha de anegar la estirpe servil del coloniaje,
se ha de arrancar la zarpa brutal del pared6n.
Y nuestra Cuba esclava de extranjeros paisajes,
sangrard en su agonia soviltica de ultraje
con sangre de Gir6n.
Con sangre de Gir6n
se ha de iniciar la march segura en la victoria,
se ha de encender el eco de nuestra rebelidn.
Y nuestros heroes muertos recibirdn la gloria
de escribir en sus tumbas un pedazo de Historia
con sangre de Girdn.
Con sangre de Girdn
palpitando en las venas de una nueva jornada,
segaremos la noche a golpe de ilusion,
y habrd un reir de viudas y madres enlutadas
y un retofar de caias que hoy estin salpicadai
con sangre de Girdn.
Y cuando la canalla, muriendo entire estertores,
se pregunte a las puertas de su aniquilaci6n:
6Con que han desbaratado mis cadenas mejores
y han destrozado el yupo de mi dominacidn?
Cuba, libre y erguida, aho~ando sus dolores,
les gritard iracunda: gNo lo sabgis, traidores?
Con sangre de Girdn...
con sangre de Girdn...


-34-






























"MONTY", Manuel Guillot Castellanos, Jefe Na-
cional del M.R.R. en el clandestinaje, despues
do la Invasi6n de Bahia de Cochinos. Miembro
fundador de esta Organizaci6n. Lleva la respon-
sabilidad de la lucha clandestine despues de la
ruerte de Francisco. Sale de la Isla para buscar
recurses y al regresar, sabiendo lo dificil que era
para &1 la situaci6n, pues los Cuerpos Represivos
del Comunismo habian circulado sus caracteris-
ticas personales por toda la Isla, prefiere cumplir
con su deber a su seguridad personal y es apresa-
do por la Tirania, siendo fusilado el dia 30 de
Agosto de 1962, a los 25 aflos de edad.


DIALOGO CON DIOS

Ven, Manolo Guillot.
Ven acd, Monty,
y explicame despacio;
hdblame de las sombras que te cubren,
hablame de la Patria que te trajo,
hdblame de la cruz que tengo en Cuba.
La que tu' me cargaste hasta lo amargo.


-35-








"Sufren mucho, Sefor,
yo los extra.
Mis obreros.
Mir pobres.
Mis aldeanos.
Hay cadenas que nacen desde el odio
y que aumentan de peso cada afo.
Hay ninos que ya saben de la muerte
porque ignoran tu paso.
Hay bohios que cortan su miseria
al filo de machetes oxidados.
Hay un grito de pueblo escarnecido
que ha sido traicionado.
Y hambre.
Y rdrceles.
Y el terror de unas piedras con mi sangre,
en que sorf mis suefos ya frustrados.
Y hay pupilas que dicen de la muerte
por fusiles extrafos."

gY no hay nada mds. Monty,
en tu pais esclavo?

"Si, Sefor, hay tambiln
un grito milenario,
que nace de un pesebre con tu estirpe,
que crece en la alborada de un Calario,
que viene trasnochando las distancias,
y extirpando las sombras del ocaso.
Un grito tuyo que crecid en la Historia
y se sembro en la Cuba del pasado.
Un grito que prendid en los corazones
de una zeneraci6n que ha despertado.
Que es nuera
pero anciana.
Y decidida.
Y spiritual.
Y fuerte.


-36-








Que tiene hambre de sol en el espacio.
Que tiene hambre de luz en su tiniebla
para iviir la cruz que nos atrajo.
Yo soy de ella, Seior,
de esa vanguardia
que muere con la idea de la vida
para tivir el sueio de unas alas.
La que canta en las tumbas y presidios
para soar la Cuba que nos falta.
La que viene gritando su destiny
desde el fuego sagrado de la Patria.
La que viene cayendo en nuestros campos
por career en el Gdlgota del alma."

!Basta ya Manolin!
Mira a Cuba salvada.
Mira el future claro que sembraste
con tus venas cristianas.
!Mira esa piedra que bebid tu sangre
llena de rosas pdlidas!


- 37 -












A LA BATALLA FINAL

Pueblo cubano: hay que alzar
la Patria sobre su noche,
aunque haga falta un derroche
de vidas sobre su altar.
Que nunca fue pedestal
y reclama en agonia
un gesto de gallardia
que rescate su derecho,
porque un mal de tirania
le esta doliendo en el pecho.

Se oye una voz en Dos Rios
y un llanto en el Cacahual.
Se niegan a reposar
los que en el letargo frio
de la muerte, cobran brios
al ver que les necesitan,
porque en Cuba se marchitan
sus mds puras ilusiones.
!Oye esos muertos que gritan,
por salir de sus panteones!

;0No ves temblando de frio
al guajiro que desgarra
el hambre en una guitarra?
Dicimas de esos bohios
que van por lagos y rios,
por montes y por praderas,
habldndole a las palmeras
de la miseria asesina.
!La redencidn campesina
que estd pidiendo bandera!


-38-






De los que en fiero idealismo
quisieron segar la angustia,
solo quedan flores mustias
sobre charcos de heroismo.
Mira esa tumba, ese abismo;
llena tu pecho de amor;
que a ese rojo de dolor
hay que Ilevarlo en plegaria
al rojo en que se abre en floor
nuestra estrella solitaria.

Pueblo: la Patria te adora
mambi fiel de su ideal
hacicndo harder y temblar
la manigua redentora.
La lucha comienza ahora,
no dudes, que Cuba ha dado
para volverte soldado
de su batalla final,
un grito desesperado
de DIGNIDAD NATIONAL.


DUELOS
Ponme mi traje de duelo
que voy a rezar por dos:
Uno no quiso a su suelo;
el otro... no creyd en Dios.
39-























A LA PATRIA ROTA


Blanco, rojo y azul era ese paHo
por el que fue a morir tu pueblo entero.
JQut maldito poder oscuro, extrano,
envolvi6 tus entrafas con engaiios
para volverlo rojo y extranjero?
!Patrial Hay muerte por hambre en tus guajiros,
hay dolor de traici6n en tus montanas,
hay laments que van como suspiros
y salen de guitarras y de giiiros
maldiciendo esa voz que a ti te engafa.
!Pueblo! Levanta ya la frente herida
de llorar a tus hijos sin trabajo
que vagan como muertos en la vida
mendigando con manos extendidas
la dignidad que niegan sus andrajos
eNo oyes, bajo el aullido de los viles,
un grito que desgarra el corazdn?
Es Cuba que te llama, no vaciles,
ese grito que siegan los fusiles
y que mancha de rojo el pared6n.
40 -









Pero ya te presiento alzarse erguido.
Siento ya que la lucha se avecina.
Se alza el machete en brazos aguerridos,
y cae tajante, fuerte, decidido,
sobre las rojas hordas asesinas.
Y entonces, cuando renazca el amor,
cuando los odios mueran por hastio
en un mendigo que es trabajador,
en un pago que sigue tricolor
y en un hambre que escapa del bohio;
Cuando brille la luz sobre lo oscuro,
cuando called los gritos aterrados
que las descargas siegan junto al muro,
lalzaremos la Patria del future
sobre el grito de sangre del pasado!








NO MADRE, LAGRIMAS NO...

No, Madre, Idgrimas no.
Enjuga tu corazdn.
Se que tu hijo murid.
Tambiin se en donde: en Girdn.
Pero... iLdgrimas por qu'?
Si Dios lo eligi6 para El,
para esculpir con su Fe
un monument al deber.
Si Marti te lo bendijo
aquel Abril 17.
Si Maceo dio a tu hijo
la fuerza de su machete.
Si en el aire que corria
por Playa Larga y San Bias,
se respiraba la hombria
de Mangos de Baragud.
Si a la luz del Astro Rey,
Cuba gritd en su memorial:
Veinticinco cero seis!
Con su garganta de Historia.
No, Madre, Idgrimas no.
Que su sangre extraordinaria
hacia el cielo se elevu
y un tridngulo rojo dio
a la estrella solitaria.


























A PIMPINELA

(A la hija de mi hermano
Jos6 Pdrez San Roman.)

Hoy es un dia hermoso, y el arrullo del viento
luce cancidn de cuna de un pdjaro que vuela.
Ldstima que esta cdrcel la transform en lamento.
Pero, de todos modos, voy a contarts un cuento.
gMe escuchas, Pimpinela?
Habia una vez, mugeca, una Isla encantada,
de esas tierras tan bellas que cualquier rey anhela
para hacer su palacio de columns doradas.
Una tierra sacada de los cuentos de an Hada.
!Que linda! Pimpinela.
Pero un dia terrible de llanto y de congoja
dejando tras su paso una sangrienta estela,
viene un ogro may malo, de unas barbas may rojai,
y a la gente de la Isla de libertad despoja.
!Terrible! Pimpinela.
-43-








Los padres de la Isla tuvieron que marcharse.
El ogro echo veneno en todas las escuelas.
Solo los padres malos quisieron humillarse
viendo como sus hijos iban a envenenarse.
!Cobardes! Pimpinela.
Para los padres buenos que se tuvieron que ir,
la esclavitud de la Isla fue pena que desvela,
no podian ver los ninos de su Patria sufrir,
y entonces prometieron liberarla o morir.
!Heroicos! Pimpinela.
El padre de una nina muy rubia y sonriente,
destrozando cadenas, erguido se rebela,
y es aclamado jefe de esos padres valientes
que marchan al combat con la estrella en la frente.
IQue hermoso, Pimpinela!
Pero eran muy escasos, y aquel ogro maldito,
barba roja, alma roja y roja escarapela;
envid a sus demonios en nu'mero infinite
que fueron al combat dando terrible gritos.
IFerocesl Pimpinela.
Dicen que por tres dias las estrellas lloraron.
De s6lo recordarlo la sangre se me hiela.
Y aunque muchos murieron, los demonios ganarot
y a los padres valientes en jaulas encerraron.
IQue triste, Pimpinela!
Y me cuenta la luna, que en su jaula estrechita,
el jefe de estos padres que el destiny encarcela,
que no lloro jamds ante la horda maldita,
solloza por las noches pensando en su ninita.
gComprendes, Pimpinela?
Pero lo mds terrible es que todo es verdad,
que nada es inventado de mi triste novela.
Porque aquel jefe heroico de mi cuento es: papd.
Y esa nifa tan linda, que tan lejos estd,
eres td, Pimpinela,
leres tl Pimpinelal
44 -




















~jI '


A PUPITA

(A la hija de mi hermano
Erneido Andr6s Oliva.)

Dios y Patria, Pupita, son preciosas divisas
Sue orientan los senderos de este genero human.
oy a contarte un cuento que me narr6 la brisa:
dice que hasta las palmas se inclinaron sumisas,
cuando Dios y la Patria besaron a un cubano.
$e que tu mente tierna, pequeia, no comprende
por tan escasos anos; no es porque yo sea un sabio
de esos que dicen cosas que nunca nadie entiende.
Pero es un tema heroico que el coraz6n enciende.
#firame bien Pupita, eves? Me tiemblan los labios.
Cuando seas mds grande, una linda chiquilla,
y se abran tus pupilas a este mundo sombrio,
romprenderds entonces que rara maravilla,
quI cosa mds profunda y a la vez may's sencilla,
te estd contando este, que ya es casi tu to.
45 -









En este mundo absurdo hay dos dases de humans:
Los hombres "Luz", Pupita, y los hombres "ocaso".
De la segunda clase son todos los tiranos,
los que tienen manchadas de oro y sangre las manos
y dejan la miseria y la muerte a su paso.
De la primera clase son las personas buenas.
Los heroes, los patriots, los de Dios, los valientcs.
Los que ante la injusticia se olvidan de sus penas
y marchan por la vida destrozando cadenas
con la Cruz en el alma y la Estrella en la frentc.
eSabes, Pupita? Cuba fue de hombres ocaso,
de hombres que la arrastraron al hambre y al dolor.
El derecho yacia muerto a bayonetazos,
el odio dividid nuestra Patria en pedazos,
y surgiM un grupo de hombres, no hombres "luz", hombres "sol".
Y uno de aquellos hombres les dio derrota amarga
en un lugar que nunca la historic olvidard.
-temblaron los cobardes al grito de !a la carga!-
*El nombre de aquel sitio, Pupita?: Playa Larga.
Y el nombre de aquel heroe, pequefa: Tu papd.
Por 6l has de ser buena, Pupita. 6Me comprendes?
has de amar a los pobres, perdonar los agravios,
cuidar bien tu apellido que a la historic se extiende.
Perdona los consejos, pero mi alma se enciende
cuando hablo de estas cosas. iVes? Me tiemblan los labios.
Porque aquel 17 de Abril, fecha insumisa,
Cuba mezcld su sangre con Idgrimas de madre.
No, yo no pude verlo, me lo conto la brisa.
Dice que hasta las palmas se inclinaron sumisas
cuando Dios y la Patria besaron a tu padre.












BALADA DE LA HIJA DEL MARTIR

Fue una noche clara, y fue en el verano
de un pequeio pueblo norteamericano.
Una mujer linda, oven, sonriente,
mira dulcemente, con mirada tierna
a una hermosa nina que juega en sus piernas
inocentemente.
"Ya puedo escribirle, uves, Mamy? Papd,
quiero que mi carta llegue adonde estds.
Dime a quidn mds quieres, si a Mamy o a mi,
yo te quiero mds que a nada en la tierra"...
"Muy bien, linda mia; pues 11 fue a la guerra
per Dios y por ti."
" Por mi fue a la guerra?". Pregunta a nena,
y entorna sus ojos con gesto de pena.
"Porque en el future, cuando seas mayor
-responde la madre- seas ciudadana
de una Cuba libre, just, soberana,
vivas con honor."
"Y, acrees que demore en volver papd"?
Pregunta la nina con curiosidad.
La mujer oculta una lamentacidn.
"Dios quiera que no, pues ayer lela
que luchan, mi hijita, hace ya tres dias,
en Playa Girdn."
En los dias siguic.ntes paso lo temido.
En los frios diaries del Norte han salido
noticias muy malas. Y pasan los dias,
la mujer esconde de la nina el llanto.
La suerte del hombre del que espera tanto
se desconoca.


-47-









Fue una noche clara, y fue en el verano
de un pequeno pueblo norteamericano.
La luna en el cielo su perfil trazd.
De pronto, en su lecho, la madre despierta,
con severos golpes tocaron la puerta
que se estremecio.
Y corre hacia la puerta desesperada,
una angustia absurda lleva en la mirada.
Abre ya la puerta. Su vista discreta
resbala en la sombra de un joven soldado
que ante ella se yergue abatido, apoyado
sobre unas muletas.
"zLa mujer de Alfredo?". Pregunta cohibido.
"SI, por Dios, zsabe algo usted de mi marido?"
Un silencio espeso su niebla tendio.
"Sefora, mi alma much luto encierra,
tdmelo con calma, son cosas de guerra...
Alfredo muri6."
Un silencio espeso estremecid la noche
como si la luna sintiera el reproche
de aquel grito ahogado que la vluda dio.
Y entro lentamente el joven soldado,
y junto a la vinda, confuso, turbado,
asiento tom'.
"Ahora quiero dale, ahora que me acuerdo,
algo que es, sefora, su uiltimo recuerdo."
Sus palabras tristes se quedaron solas,
desgarrd un paquete con much premura
y puso en sus manos la negra figure
de una pistola.
"Tdmela, con ella se escribio la historic,
gudrdela como recuerdo a su memorial,
con ella hizo gala de heroismo cierto,
defendio aquel puesto del honor cubano
y la tuvo siempre d6cil a su mano,
hasta que fue muerto."
-48-








El pesado objeto pasd a manos de ella.
Su mirada triste, su mirada bella,
de pronto, repleta de ansiedad estd.
Junto a la escalera surge su nimita
y una voz ingenua la hiela: "Mamita,
galgo de papa?".
Y se abrid en la noche, como espeso muro
in sollozo triste, un sollozo occuro.
De los ojos de ella dos gotas inertes
cayeron pesadas, amargas, fatales.
Y hasta la pistola tembld en sus metales
la angustia de muerte.
La nina avanzd con pasos vacilantes
y sus pequefos ojos interrogantes.
El joven soldado la tomd en sus brazos,
v, evadiendo de ella la mirada incierta
la sent en sus piernas lisiadas y muertas
y le dio un abrazo.
"Si, linda, -la voz del soldado ha temblado-
te traio noticias de tu padre amado.
Dios, alld en su reino, buscahb con celo
pues vio que los hombres se iab'an vuelto cieno.
Dios descubrio entonces a tu Papi bueno
v lo llev6 al Cielo."
"Y se auedd alld con Dios, linda mufieca,
flotando en el aire como una boia seca.
Y desde alld, nena. sus oios nos guina,
v a ese Dios del Cielo aue In auiere tanto
dice: "Padre bueno. Padrecito santo,
que linda es mi nina."
La invenua chiquilla sonriendo esta,
Y "Icudndo yo puedo hablar con papd?"
Responded el soldado con melancolia:
"Por ahora, mi hija, no habrd ese consuelo.
Pues, nosotros, nena, no hemos ido al clelo
adn iodavd."
-49-









Pregunta la niia como con desgano:
"4Que eseso que tiene Mamita en sus manos?"
Un silencio espeso extendio su velo
y la voz nerviosa del soldado temblor:
"Esa fue la llave que tu padre uso
para abrir el Cielo."
Fue una noche clara y fue en el verano
de aquel pueblecito norteamericano.
La luna de plata los campos tefia
y en la paz serena de aquella morada,
media adormecida, media desvelada,
la viuda tejia.
De pronto, en la noche, suena una explosion
su chasquido seco de detonacion.
La viuda se queda la mirada fija.
Un escalofrio de terror la agita,
de dolor se estremece, y se precipita
al cuarto de su hija.
Y al abrir la puerta vio a su hija querida
y en su cara pdlida, tierna y ya sin vida
una sonrisa invenua y desconcertante,
como irreverente ante aquel despojo.
Y en un charco grande, pegajoso y rojo
la pistola humeante.
Una criada, entire ayes y suspiros grita:
"Mirad esa nota junto a su camita."
Escrito con letra infantil estd
un papel manchado de sangre; decia:
"Mamacita linda, demoro unos dias,
fui a ver a papd."





















PLEGARIA DE LA VISPERA

Voy hacia ti con mi sonrisa triste.
Llevo un canto de amor en mi agonia.
Sufro, Seior, en mi, lo que sufriste:
muero en Cruz y perdono todavia.
Dejo un amor temblando en una estrella
y un hijo palpitando en fantasia.
El amor va muriendo tras mi huella
y el hijo vivird sdlo en poesia.
Dejo a un par de ancianitos destrozados,
diluidos en Idgrimas de amor.
No han comprendido todavia el pecado
de haberle dado vida a tn sonador.
Dejo un libro, Seior, un ideal.
Un surco con mi sangre, una sonrisa.
Un pueblo triste, un himno por cantar
y unos versos amargos en la brisa.
Dejo buenos amigos, peregrinos
que hardn vivir en mi lo que estd muerto,
y vagardn por todos los caminos
sacdndole jardines al desierto.


- 51 -








Dejo malos amigos, no los cedo;
me enselaron del mal todas las caras.
Pedi morir y me cogieron miedo.
Me yen en Cruz y temen: "si escapara"...
Dejo de la traicidn mi piel marcada.
Vi a un hombre poderoso maltratado,
corri hacia e1 y le pedi la espada...
Y me la dio... Clavada en el costado.
Y dejo el desaliento de la brisa
que anhelando ser cierzo fue tornado.
0 el de aquel marinero que por prisa
izd las velas con el buque anclado.
Bebi vinagre, me quemd la ortiga,
vila envidia lamiendo mis pisadas.
Se me secaron todas las espigas
y... no hay odio, Sefor, en mi mirada.
Mi tristeza no sabe que he Ilorado
porque amarrl mi Ilanto en el olvido.
Pero, por esta vida que he llevado,
concideme, Seior, lo que te pido:
Dliame las cadenas que me diste.
DIfame desgarrar las carnes mias
con esta cruz que Cuba no resisted.
Puedo sufrir un poco todavla...
Td nos diste el ejemplo. Td bebiste
la copa del dolor, aued6 vacia.
Deiame a mi vivir lo que viviste.
Me van a fusilar... me queda un dia.
Ya comprendo la angustia que no existe,
ooraue bebi !a hiel de mi alegria.
Vov hacia Ti con mi sonrisa triste.
Llevo un canto de amor en mi agonia.


-52-












CARTA A UN TOVEN CUBANO

Dia 13 de Mayo. Isla de Pinos.
Joven cubano: Duro es el camino
del que cabalga a lomos del dolor.
Y aqui me yes, en triste bartolina,
musitando la formula divina:
"Perddnalos, SeHor."
Que la vida no te vaya amargando.
Saber vivir es vivir perdonando.
Es sentirse impregnado de la Luz
del que ensend a los hombres que se amasen
"Perd6nalos, no saben lo que hacen"...
Y murid en una cruz.
Que hay muertos que estdn vivos todavia
porque nos dieron vida en su agonia
y dieron miel cuando probaron sal.
Y hay ninos que, en antitesis de asombro,
van por la noche con la muerte al hombro,
caddveres de odiar.
El que te dice que la Fe mancilla,
casi seguro vive de rodillas.
Es l6gico que le estorbe la Fe.
Hombre es el que a si mismo se domina
y el que, viril, sdlo ante Dios se inclina,
pero vive de pie.
A esta vida, no des, joven, tus brios.
La fortune a la larga es el hastio.
El poder en la tumba se acabd.
El placer pasard como un flechazo...
Feliz es sdlo el que orient sus pass
hacia la Patria y Dios.


- 53 -








Con estas dos simientes de pasi6n,
con estas bellas fuentes de illusion,
no te detengas, oven, !Adelante!
Sembrando amor en esta vida loca.
Alma grande, la sonrisa en la boca
y el corazdn sangrante.
Si es voluntad de Dios un impossible,
!ldnzate! No te quedes impasible.
No temas del fracaso los azotes.
Lanza en ristre, te espera Dulcinea...
Pobre del hombre joven que no crea
que Ileva en si un Quijote.
No importa si una mano poderosa
se te tiende gentil y dadivosa.
Analiza primero la intencion.
Pero jamds ignores a un anciano,
ni a un harapiento que te de su mano
huirfana de ilusi6n.
No prepares en mujeres coquetas.
Son archives de mas de una gaveta.
Mas, aquella que te entrego su amor,
aquella flor que s6lo tu ojal quiere;
cuidala bien, y si es precise muere
por guardar esa floor.
Alil en tu alma elevards un temple
al pobre viejo que te dio su ejemplo,
su honor, su dignidad y su apellido.
Y a la que de querer vive lorando
y entire Idgrima y Idgrima rezando
por el hijo querido.
Haz de la Ciencia, oven, tu querida.
De la cultural, part de tu vida.
Que aquellos pobres pueblos gobernados
por brillantes en bruto, por diamantes,
resultaron mas brutos que brillantes
y el pais arruinado.
-54-








No te deprimas ante el triunfo ajeno
ni viertas en su contra tu veneno.
Lucha tt por tus triunfos y laurels.
Caballeroso con tus enemigos.
La envidia y la cizaha son, amigo,
puiales de. burdeles.
Si vas sembrando amor en esta vida,
la misma muerte no sera temida.
Mas, puede que tu amor sea insuficiente...
Cuando al destello de tu Fe sincera
veas al Cristo de tu cabecera
sangrando nuevamente.
Cuando yeas tu Patria esclavizada,
tu bandera en el suelo y pisoteada.
Cuando sientas la angustia y el dolor
como un rugido interno que te crece...
comprenderds tambiin, joven, que a veces
se mata por amor.
Dios necesita entonces de tu hombria,
ante tu vida s6lo hay una via:
Despidete de la unica que espera,
toma tu silla de montar por lecho,
cruzate las cananas sobre el pecho,
fusil en bandolera.
Y march asi, sonriendole a la muerte,
que hasta las balas temerdn al verte.
Asi, sintiendo el Crucifijo atado
a tu cuello rebelde de caudillo.
La foto de tu amada en el bolsillo,
la pistola al costado.
Y jirale a tu Patria escarnecida
hacerla libre o entregar la vida.
Mas, si en premio a tu audacia y tu valor,
sientes que el plomo criminal te hiere;
sonrieles, perd6nales y muere
dando an IViva al amorl


- 55 -








Asi, como un Apolo,
en un charco de sangre y sonriendo,
aunque comprendas que te estds muriendo,
aunque comprendas que te dejan solo,
Joven cubano: duro es el camino.
Dia 13 de Mayo. Isla de Pinos.













EXISTO
Es de noche y existo pudriindome en semilla.
Existo en voz, en sombra, en despojo, en ceniza.
Existo mas alld de todo lo que brilla
y mds acd de todo lo que vive de prisa.
Existo bajo tierra con ansias de raiz
y desprecio a las hojas que son s6lo follaje.
En todas las heridas quise ser cicatriz
y fui un adids sin eco para siempre en un viaje.
Existo entire lo abstract y lo desconocido
y I mi ilusidn estiril la hice sue7oo fecundo.
Por eso no me extraila la muerte que ahora vivo,
pues desprecio la vida que muere todo el mundo.
Estoy descoyuntando mis punos de metales
de golpear en el vie-itre de todas las maldades.
Por eso en mi pesebre de ideals
hay un Getsemani de soledades.
56-










MI CELDA
Celda l6brega, titrica, oscura, triste, mia.
Arboleda siniestra y vertical de barrotes,
donde converso a solas con mi melancolia,
sin que nadie se entire, sin que nadie to note.
Celda que por las noches conmigo te desvelas
escuchando en el seno de tu silencio triste
el ritmico y mondtono marchar del centinela,
como pindulo trdgico de an reloj que no existe.
Cudntos habrdn dejado sus espinas
en el espacio mudo de tu seno inquietante.
Indiscutiblemente que tu eres femenina,
tienes algo de novia..., tienes algo de amante.
Yo se que en tu apariencia insensible de metal
td tienes algo oculto que me parece human.
No me lo niegues, celda, que yo te vi temblar
ante el amargo llanto de mis padres ancianos.
Td bien lo sabes, celda, que no sufro por mi,
que sufro por mi Patria cargada de cadenas.
Vine a romper sus yugos, celda mia, y perdi,
y en tu interior oscuro se desgranan mis penas.
Confidente cuadrada de mis penas sin forma
no le digas a nadie de la ldgrima aquella.
Yo ante nadie he llorado, lo he tenido por norma,
y ademds, aquel dia, esabes? Pensaba en ella.
La que perdio su risa por encontrar mis pasos,
la que quebr6 en sollozos su copa de agonia,
la que no sabrd nunca que me encuentro en tus brazos,
pues de saberlo, celda, de celos moriria.
Por eso nunca digas que me has visto llorar
en la humedad espesa de tu triste penumbra.
Celda que a lo mejor serds mi hogar.
Celda que a lo mejor serds mi tumba.
-57-











MEDITACION

zTe ves aislado, mi querido hermano?
cTe sientes hijo de las soledades,
ndufrago triste en el ocCano human?
Hazte amigo de Dios, se buen cristiano.
Con El de amigo sobran amistades.
Que ha llegado el moment duro y cruel
en que hasta tus amigos te abandonan;
aun los que se nutrieron de tu miel?
Hazte aliado de Dios, que ese si es fiel,
ese nunca te deja ni traiciona.
zQue no tienes con que comer magana?
ZQue tu ropa en pedazos caer viste...?
No estalles en lamentaciones vanas,
pregdntate a tu luz de Fe Cristiana:
a los lirios del campo, qquiin los viste?
ZQue ninguna alegria le hace mella
a tu vida que es noche de agonia,
noche sin un lucero ni una estrella?
Pidele a Dios mds Fe, porque con ella
verds naciendo de la noche el dia.
Es que en tu vida la injusticia impera,
contra ti vence siempre la maldad...
Aunque pases asi la vida entera.
Pidele a Dios paciencia, en El espera,
que de Justicia hay una Eternidad.
Que una desgracia artera te sorprende,
te hace beber lo amargo de su pus...
No desesperes de lo que no entiendes,
pide resignacidn a Dios, comprende
que en el camino al Cielo hay una Cruz.
58-








Que la muerte ha fijado su inter's
en el afdn aciago de tenerte...
No le temas, que Ilegue de una vez.
Si estds con Dios y vas a Dios, que es
ese pequeo paso de la muerte.

Que estd lejos de Dios tu corazdn...
Aunque el dinero, en mdgico concerto,
te de amistad, y lujo y diversidn...
Entonces si mereces compasidn,
porque estds solo, pobre, triste y muerto.


d \ \ i
A1 t
7' i


+- .- ---


EXPERIENCIA

ZUna experiencia mds quiere?
Pues de vista yo soy testigo:
Hay quien a veces no muere
a pesar... de sus amigos.


- 59 --


--S~--













TU VOLUNTAD

Yo desle una Cuba diferente,
una Cuba, Sefor, con Libertad.
Pago en la cdrcel mi deseo vehement.
Pero hdgase, Sefor, tu voluntad.
Yo te soVh una Cuba acogedora
donde imperase la fraternidad.
Y campea el odio por la Cuba de ahora.
Pero hagase, Sefor, tu voluntad.
Yo pensa en un guajiro liberado,
en un bohio sin necesidad.
Hoy sdlo es un esclavo del Estado
Pero hdgase, Selor, tu voluntad.
Yo imagine un obrero acomodado
que pudiese tener su propiedad,
la propiedad privada se ha acabado
Pero hdgase, Selor, tu voluntad.
Yo anhelaba un Estado de derecho,
protegiendo la humana dignidad.
La fuerza bruta todo lo ha deshecho.
Pero hdgase, Seior, tu voluntad.
Yo fui a luchar, Sefor, por tu doctrine,
por nuestra Virgen de la Caridad.
El tirano me tiene en bartolina.
Pero hdgase, Sefor, tu voluntad.
Porque sd que vendrd ese dia sofado,
de amor, derecho, pan y libertad,
en que el pueblo de Cuba emocionado
ird a gritar ante tus pies sagrados:
!Ya se hizo, Seior, tu voluntadl











PLEGARIA DEL JARDINERO INUTIL

Mi pequena Virgencita morena,
madre de Cuba y mia, Madre buena.
Ante ti un jardinero pecador
que quiso hacer un surco en el amor.
Y obtuvo plants, pero plants mustias
y en el huerto tardio de la angustia.
Cuide un cantero que crei de rosas
y me nacieron setas venenosas.
Peor es el dolor que hoy me domina;
sdlo estdn retofiando las espinas.
Pero no me hizo dafo ese dolor,
porque sigui6 atrayendome una flor.
Y tuve que volverme peregrino
para buscarla en todos los caminos.
Vadle los rios y subi montaias
y no pude encontrar la flor huraha.
Hoy estoy de regreso, destrozado.
Sonrio, pero estdn mis pies llagados.
Escucha, Madre, mi oracion sencilla
pequela y firtil como una semilla:
Quiero antes de morir, ver por un dia
esa flor de mi amor y ml agonia.
ISabes cudl es, mi Madrecita buena?
Una Cuba cristiana y sin cadenas.
JY sabes td lo que haremos con ella?
La pondremos brillando en una estrella.


-61-








Serds entonces tu la jardinera,
para que ya jams, Madre, se muera.
Ahora, ya no me importa la condena
de un mundo que no sabe de mis penas.
Td, si consolards al jardinero
que buscaba esa flor en su sendero.
Dale el perddn, al que esta noche bella
ilusiono esa flor para tu estrella.
Madre de Cuba y mia. Madre buena.
Mi pequena Virgencita morena.


-62-












PLEGARIA POR MI MADRE

Virgencita del Cobre. Madre mia.
Hoy no vengo a tu encuentro sonriendo.
Perdona que no traiga mi alegria,
pero una pena, Madre, me esta hiriendo.
Solamente ante ti no represent
la comedia tenaz de mi sonrisa,
porque quiero que escuches los lamentos
que te envio en secret con la brisa.

Ya no puedo ir hasta tu agreste Oriente,
porque... td sabes, Madre, me hallo preso,
pero si que td oirds mi voz doliente
y que a tus plants llegardn mis rezos.

Td si que sabes de sufrir, Senora,
del pesebre a la cruz... !Se aprende tantol
Por eso busco tu regazo ahora,
cuando me agobian el dolor y el llanto.

No pide hoy nada para mi, mi voz,
pues tengo ante mi vista un Crucifijo.
IC6mo puedo pedirte nada yo,
si por salvarme a mi. murid tu Hijo?

Te pido, Madre, por mi madre humana,
la que vive sufriendo mi dolor.
ZSabes? Me vino a ver esta manana
y adn me tiemblan sus Idgrimas de amor.


-63-








Ella Ia sufrido much, Virgen buena,
sufre la angustia de mi aciaga suerte,
sufrid el dolor de todas mis cadenas
y teme que me encuentre con la muerte.

Cuidala td, Maria, Madre pura,
endulza las espinas que la hieren.
Haz que su vida sea menos dura,
dile que alld en cl cielo a mi me quieren.

Comprende, Madre, soy su inico hijo.
Yo quisiera haberla echo muy feliz,
pero sent el deber del Crucifijo
y el camino dificil escogl.

Y Ji me matan, dulce Virgen mia,
dile que aparte de su alma el duelo,
dile que tu me cuidards, Maria,
hasta que ella misma vaya al Cielo.


-64 -












A MI MADRE


ISabes?' Te vi pasar el otro dia
y rasgue los barrotes con un beso.
IA tu edad, y corriendo, madre mia,
por ganar tiempo, para tu hijo preso!
La vispera del juicio te vi triste,
"serena, madre, aunque Ilegara mi hora..."
-Pero si estoy cerena -me dijiste-,
y se te huyd una Idgrima traidora.
Cuando aquel dia me diste tu rosario,
pensl en el Crucifijo que trala.
Si, la vida tiene algo de calvario,
pero... que bien tu haces de Maria.
Y es que ante Dios, mi timida heroina,
tu vida es un rosal de obras hermosas.
Se que hasta ahora has sentido las espinas,
algdn dia, madre, te dardn las rosas.
Te sentirds llamar muy dulcemente
y un beso tibio envolverd tus manos,
y verds a tu hijo sonriente
bajo este cielo de un azul cubano.
Dios premiard tu angustia, madre mia,
y el ardiente deseo de tus rezos
jSabes?, te vi pasar el otro dia
y rasgul los barrotes con un beso.











VIE JO

Viejo, queCidosef, ptad re 'o,
estds MWlq jiny tfAeptf q.iq
Y qeoucxsygrn^ig 6p ar sn.' o
porque sufriste mi dolor en ti.
vihiat 1<^ | fst my b in al
cuant0jst Nadie tW^'WPte^, IasKu 1 r
y aquel dia, si embargo, t lloraste.
Viejo, mi anedsijaij4 f~ ..;41 '1-,
me resultawieoAlw. tnd prsii., ;
cuandaawbE luAdel9Ste lv thiqullo,
para risa 44.e .: ,
tViejomiewnesijoAdaorm extraoa,.
la-wlipstgf 8frdsor mididoleteok w.a '*.
en quci*e'edAdas' ..tt t ou n dmmis'tf;.;.
y yo eym Tgo -en (u experiencia.
Viejo, 'bwmead ietlaud futil i:
mi fdcil tiempoaesw-Jlnidrsidad. .-
Td IlevaSsie- m$;edadsesuedianti4k*-.

Viejo, quteanral fsrsrc irespwBier'
a mi ideal AlBddiwteltsogpiga s ,s ..'
"Como 4-hAlwvt odivrs crd hr
como padre, que el cielo te bendiga."
No llores, padre, el cielo nos bendijo.
Y como un homenaje a tu memorial,
has de ver, aunque maten a tu hijo,
tu apellido en el libro de la Historia.


-66-












EL HIJO QUE NO EXISTED

Tendrd que ser porque lo he deseado
en el fragor mortal de la batalla,
como un sueio que siempre se ha sonado,
y se quiere contar, pero se calla. -
Tendrd que ser, mujer, y serd santo,
y tendrd en su camino hacia la luz,
tus ojos tristes de llorar tu llanto,
mis hombros fuertes para alzar mi cruz.
Tendrd que ser un dia, e ird c
vril, altivo, audaz y sonador Z
Y andard por la vida sonien- '. ,
esclavo de la muerte y del-
Tendrd que ser y no sab i
ni temerd a la vida amarga y sola.
Y si intent hacer surcos en el mar
le nacerdn rosales de.4fW-9W3swaq
Tendrd que ser y arender, a sujrr,
y Ilegara a ser jefe a ser preso.
Y sabrd igual del4 oro y del fusil
y sus labios de lM arena y eil eso.
Tendrd que ser si es voluntad divina,
y nacerd angustiado de nacer,
pues dejard su sangre en las espinas
y hard sufrir tambidn a una mujer.
Tendrd que ser y serd traicionado.
Sonreird. No hard llanto ni habra queja.
Tal y como en mi celda lo he soiado
y seguird soidndolo entire rejas.


-67-









Tcndrd que ser, aunque un sino fatal
lo haga apurar el cdliz de mi hid.
Y tal vez, algiun dia, en an penal,
sue e en tener un hijo como Rl.


Tendrd que ser. Lo presiento. Lo exijo
para sofar mis esperanzas truncas.
Ese hijo utdpico y absurdo. Ese hijo.
El que quizds... no ha de nacernos nunca.


IMPERDONABLES
En el infierno ya estdn
sin un possible perd6n:
uno neg6 a un pobre un pan,
otro a un nimo una illusion.













BALADA DEL NINO INVALIDO

Todos los dias lo veia al pasar,
todos los dias, desde la alborada.
Alli, muy sentadito en su portal,
aguantando las ganas de jugar
con sus piernas invdlidas tapadas.
Alli, como un capullo en agonia
que quisiera ser flor y no se atreve.
Alli, soiando suenos de alegria.
Alli, inmdvil y blanco sonreia
como una miniature hecha de nieve.
Recuerdo un dia en que sufri6 un revis.
La pelota en la acera rebot6
y fue rodando casi hasta sus pies.
Sus ojillos brillaron de interest
y fue a intentar cogerla, y se cay6.
Y recuerdo la cara de terror
de los niios al ver sus piernecitas,
cuando al caer se destapo el horror
de dos miembros deformes de un color
tan pdlido como una flor marchita.
Y recuerdo su rostro angelical,
sonriendo para no inspirarles miedo,
tratando al mismo tiempo de ocultar
sus mustias piernecitas de cristal
con la frazada que oprimia en sus dedos.
Despues qued6 llorando tristemente
cuando ellos se escaparon del lugar,
y la madre le dio un beso en la frente,
lo levant del suelo tiernamente
y lo sent otra vez en el portal.
69-








Y quizds nunca sepa que aquel dia,
que vio en sus ojos ldgrimas correr,
aquel joven que a diario lo veia
y le guiNaba un ojo, y sonreia,
aquel dia triste, sollozo tamiben.
Hoy, camino del viejo cementerio
vi un pequeio ataud, blanco y sombrio,
y mujeres llorando, y hombres serious
y ante mis ojos se aclar6 el misterio:
Mire a tu casa, y vi el portal vacio.
Ya no estabas td alli, con tu sonrisa
viendo a los otros niios corretear.
Tu voz angelical se fue en la brisa
y no quedard nada, ni ceniza
de tus frdgiles piernas de cristal.
Pero alld, donde un siglo es una gota
de un mar de tiempo que es la Eternidad,
Dios ya te ha dado bates y mascotas
y ahora si jugards a la pelota
con almitas de ninos de tu edad.
Y un ejircito de dngeles entero
hard feliz tu mentecilla tierna.
Y correrds por todos los luceros...
Que ese Dios del Amor, no es tan severe,
te llamd al Cielo para darte piernas.
























CAMPESINO


Permite, campesino, que te extienda la mano,
no con gesto de amigo, con entrega de hermano.

Y ahora, conjuntamente marcharemos los dos
a realizar la just Revolucion de Dios.

Pero, borra del rostro tu gesto de rencor
que nuestra lucha heroica va a ser lucha de amor.
El odio, campesino, lo sembraron extraios,
los mismos que te hicieron esclavo del engaio.
Los que te prometieron darte tierra por ley
y la tierra fue tuya como el yugo es del buey.
Dieron a tu bohio sentido de ironia:
un fusil checo nuevo y una mesa vacia.

Y aunque digan que somos de influencia burguesa
botaremos el arma, llenaremos la mesa.
La tierra serd tuya, pero no a culatazos,
comprada con trabajo, con sudor de tus brazos.
71 -









Y a pagar esa tierra que ha de hacerte feliz
te ayudard un gobierno elegido por ti.
Pues no sera como antes, que en tiempo de elecciones
hasta tu voto honrado compraban los ladrones.
Serd bastante raro que te engaien asi,
pues ya te habrds leido, no a Lenin, a Martl.
Tt y tu guajira entonces, contemplardn felices
cdmo van a la escuela tus niiios sin lombrices.
Y al llegar a la puerta paseardn la mirada
por el letrero amado de "Propiedad Privada".
Podrds correr entonces con tu alazdn al trote,
sin el temor amargo de que nadie te bote.
Y al mirar hacia arriba, la palma real esquiva
te lucira mis verde, nms linda, mis altiva.
Y el rio que murmura lucird de cristal
cuando pierde sus aguas por el canaveral.
Y en tu guitarra entonces hards vibrar los sones
de unas canciones nuevas, de amor y de ilusiones.
Permite, campesino, que te extienda la mano;
no con gesto de amigo, con entrega de hermano.
Y ahora, conjuntamente, marcharemos los dos
a realizar la just Revolucidn de Dios.












SAMOR GUAJIRO

"Vista Alegre... Palomares.
Coge er trillo, Placentero."
Con su aguijdn carretero
les pinchaba los ijares.
Y hubo arrullo de palmares
con un perfume de giuira.
El carretero suspira
con la mirada clavada
en la belleza guajira
que lo mira emocionada.

"Ya le digo "Malgalita"
que "e" su belleza un Central,
mi "amol" un canaveral
que su Ingenio necesita;
pero ni me da una cita
"pa" "decilme" la razon,
de que su Ingenio burldn
no muela "pa" mi y "e cielto"
que en mi "angustiao" corazon".
"pa ustd" siempre e tiempo "muelto"

Y el guajiro sonreia
observando el rubor de ella
y hasta le lucid mds bella
con el rojo que subia
como sol en agonia
por sus mejillas sensuales;
pero sus tres animals
se apartaron del sendero:
"Vista... Alegre... Palomares,
coge er trillo Placentero."


- 73 -








"Mi Central nunca ha molio
-le respondi6 la guajira-
pero su mente delira
mi guajiro consentio.
Haga el esfuelzo, "atrevio",
vaya a casa, "Baltasal";
y sepa que mi Central
no muele caHa piojota
y que solo ante un "altal"
papd le dard su cuota."

Como el camino seguia,
ella tom6 la vereda
con su paiuelo de seda,
pero ahora sonreia.
El carretero segula
por aquellos andurriales.
Y entire los caiaverales
se oia un eco lastimero:
"Vista Alegre... Palomares.
Coge er trillo, Placentero."


- 74-












CONTRADICCION
De un color azul turbio de topacio,
delicada cual pitalo de rosa,
trazando un giro etereo en el espacio,
entro a mi celda una mariposa.
Lleva ya un dia lucidndome sus galas.
Dejando de sedante a mis desvelos
un batir de recuerdos en sus alas
y un perfume de flores en sus vuelos.
Contradiccion de un preso atribulado
con una mariposa peregrina:
1l queriendo salir hacia esos prados
y ella queriendo entrar en bartolina.





PRESCRIPCION FACULTATIVA

Me sent mal. Me vio el Doctor de la prisidn.
Me examine despacio, con ojos de experiencia.
"Lo suyo, prisionero, creo que es del corazdn,
ese es el resultado que me arroja mi ciencia."
"Contrdlese sus penas y su melancolia,
duerma de la Galera en el rincon mds fresco
y tome estas pastillas cuatro veces al dia."
Muchas gracias, Doctor. !Cudnto se lo agradezco!
Lo que se lo agradezco Ud. no lo imagine.
"Oh, de nada, recluso, esta es mi obligaci6n,
si me da Ud. las gracias por darle medicine."
No, Doctor, por decirme... que aun tengo coraz6n.


-75-













A TI


Siento la march absurda tras las rejas estaticas...
Pindulo sin esfera y sin reloj.
Crondmetro extranjero para medir un tiempo que no existe...
Y entire latidos veo venir tu sombra pdlida
por la arboleda triste,
por la arboleda absurda de barrotes.
Vienes sobre la brisa en lIminas
trazdndole un camino a lo impossible
para decir que eres...
Que estds.
Que no te fuiste.
Llegas sofando, etirea peregrina...
Vienes de Dios.
Sacudiendote el polvo de la angustia,
frotando tu sonrisa nublada de fatiga.
Como yo.
Somos binomio trdgico de una noche estrellada.
Estamos hechos de jirones de brisa,
de sal, de cruz, de sol...
Vamos cantando el canto de la muerte,
vamos haciendo esteril la distancia
poniendonos de pie sobre la vida...
Asi vamos td y yo.
Siento la march absurda tras las rejas estdticas...
pfndulo sin esfera y sin reloj.


- 76-











ifit








NOCTURNO TRISTE

Estoy solo, estoy triste, me hallo preso.
Y la noche me sube por las venas cansadas.
Y hay un silencio absurdo, denso, espeso.
Y hay tempestad y rayos... y mds nada.
Y pienso que estoy triste porque acaso
me acuerdo de otra noche de lluvia y turbonada.
Cayd un rayo, corriste hacia mis brazos,
te mire, nos besamos... y mds nada.
Me puse la canana, la pistola
y la capa de agua que trajiste doblada.
Te sorprendi una Idgrima, una sola,
salt al caballo, lo espolle... y mds nada.
No te he vuelto a ver mds, no se quien eras.
Flor de aquellas montaias agrestes y empinadas,
donde paseo mi vida guerrillera.
No fuiste mia, te bes.... y mds nada.
Y hoy estoy triste y mi tristeza llena
toda mi celda Idbrega y callada.
Porque es de noche y hay tormenta y truena.
Porque la noche sabe a ti... y mds nada.


-77-











MUJER DE UN SOLO SUENO

Mujer de un solo sueho, que soiaste conmigo.
Labios que encontrd intactos, corazdn virginal.
Mujer que eres mi deuda, mi premio y mi castigo
en la monotonia tediosa del penal.
Fui hacia ti sin prisa, jardinero paciente,
con las manos nerviosas de quien temi6 perder
la semilla dificil del amor trascendente
en tu virtud exacta de santa y de mujer.
Todo el largo process de nuestro amor fue santo.
Comenzd en un rosario que un fraile nos bendijo
y en la amargura lenta de amar sufriste tanto,
que tus ldgrimas tienen sabor de crucifijo.
. Fuiste arahando el tiempo con ufas de paciencia
y al contemplar mi surco lloraste mi cosecha.
Y ahora, mujer, ya sabes mejor que yo la ciencia
de vivir sonriendo con el alma deshecha.
Y la tnica i'i .4: -d ,mi agonia final
serd el tnicie.q ,j~ ii contigo.
Porq fi 00 ods nWc-iokh.fegL a soar,
mujer de tin solo sueno, que sohaste conmigo.


by ; .t fa,, v .. .% V1 ~ i0 i-: '; .*



Awt Ittm Au t -Am *' iri."" "-.nw. v,'<*.'-Y











POEMA DEL AMOR LEJANO

Fuede madrugada y era un pueblo triste;
de esosqye uno ni sabe porque existed.
La locomotari F ofwilM.
Y al saltar del coche sent l o frio
de la niebla densa del anden soWbrio
donde estabas tt i I i
Fue de madrugada y echamos a andar
khacllo afreitvaplafamiar. squ\o w.\n vY3

No~ e, ercla curiosidad
qug, t wmp rorpasdt e.a.
Spuen aa. ., ..
u ?? maafrrgada y el mar nos (amto
Y nunca pensaste preciosa que yo
seria ~,Ada'd a tply yaisladas .,', :r '
qfLcd ecb etmb. ira y uitrars uol a :er ,:
per y~pqq s'e,!re mantendria ,

Es de mar.#gg day e tie :np* ha.p asadod, .g.
ted.gorf s p swfsryp.encarceldo- ,^ S
Pero me presiento, seguro es asi,
quecWtdfa &s mtd am ftd'zad*iQ '' z MM
qb aWfPhtM mh os Aemnbla mli ^^>r
sollozas por mi.
Y quizds al filo de esta madruiada,
escapards del lecho sobresaltada
y al recorder la fecha me lloraras.
Pues yo aqui en mi celda siento l aire frio
de la niebla absurda de un anden vacdo
donde ya no estds.
79-




















SIMIL


Era una estepa extensa, un pdramo sombrio
donde nunca habia sol, donde siempre hacia frio.
Y era un extravagant y absurdo peregrino
que perdid sus pisadas por aquellos caminos.
Era en aquel paisaje, como un suspiro breve,
como un rastro indeciso de pass en la nieve.
Y el peregrino loco vio de pronto brillar
una hoguera en la noche, dejada alli al azar.
Y era tan cruel el frio del pobre condenado
que se tired a la hoguera y se murid quemado...
Yo soy el peregrine de la pisada leve
y mi vida es un pdramo recubierto de nieve.
Enciendeme tu hoguera, mujer que conoci,
enciendeme tu hoguera, para quemarme en ti.














ADIOS


Ni una palabra m's. Adids, mujer.
Aunque viva sufriendo de este adids que te digo.
Quizds ya nunca mds te vuelva a ver.
Porque verte seria demasiado castigo.

Adios. Serds feliz. Ese es tu sino.
!Eres tan dulce y buena, tan tierna y maternal...
Yo guardare la angustia del marino
que suena islas remotas a la orilla del mar.

Me agorards en ratos aburridos,
leyendo algunos versos que mi mano escribid.
0 quiza's, en un baile, si al oido
alguien te dice cosas que ya te dije yo.

Yo seguire sogando un impossible
sin ver que se han cerrado mis brazos al amor.
Sonrare en algo uteopico, intangible,
algo que te recuerde sin causarme dolor.

Recordart una fecha y un lugar.
Y olvidare un pasado que no puede volver,
porque se me interponen las rejas de un penal.
Ni una palabra mds. Adi6s, mujer.









SONETO LAMENTABLE

Hoy me has pedido un verso, amiga mia.
iPara quien? gPara ti? IQue estrafalaria
Luciria una musa mercenaria!
Perdoname, no sabes de poesia.

Quieres saber la causa de mi enojo?
Para inspirar un verso es necesario,
algo mas que tu exdtico vestuario,
algo mias que una care y unos ojos.

Hace falta llegar al corazdn
o ser bastante mas que una caricia.
!Gracias! Por visitarme en la prision.

Pero un verso que quede a flor de piel
un verso que acaricie tu impudicia.
No ha de existir... olvidate de il.




EL AMOR

El amor, s6lo amor,
se vuelve flor.
El amor, cuando es field,
se vuelve miel.
El amor retenido
se vuelve nido.
El amor al exceso
se vuelve beso.
El amor al ocaso
se vuelve abrazo.
El amor que terminal
se vuelve espina.


-82-











YA VEO QUE TE ACUERDAS

Ya veo que te acuerdas del que con gesto duro,
nego un beso a tus labios, porque autn estaban puros.
De la figure ex6tica, extravagant y rara,
que no toco tus aguas, para dejarlas claras.
Del que ante tu asesina puialada de amor,
sonri6 indiferente.. y murio de dolor.
Del que con su panuelo te enjugo la agonia,
aunque beso el panuelo cuando no lo veias.
Ya veo que te acuerdas del que una madrugada
pudo decirte "mia" y te dijo "malcriada".
Del que sinti el aliento de tu boca atrevida
y te beso en la frente, por no hacerte una herida.
Del que escaped del roce de tus sedas y tules,
por temor al hechizo de tus ojos azules.
Y se escondio en la sombra, se refugio en lo oscuro,
para no hacer pasado tu sueno de future.
Ya veo que te acuerdas del que siempre rela,
del amigo sincere de quien te pretendia.
Quizds nunca te dijo que en su cruel frenesi,
yo fui su consejero para llegar a ti.
Hasta mi pobre celda de este triste penal
me llegan hoy tus cartas de sabor familiar.
Y quizds nunca sepas que mi drbol, aquel dia,
por no tomar de tu agua, se murio de sequoia.


-83 -























EL SUENO


Tus negros ojos recorrian el techo.
Rasgd el cter tu risa vaporosa.
!Lucias tan feliz y tan hermosa,
tiernamente recostada en mi pecho!

Tus blancos brazos, trimulos de amor,
dieron un tibio y protector abrazo
al hijo que jugaba en tu regazo,
como la abeja juega con la flor.

Tenia en tus ojos la mirada mia.
Tit lo besabas toda maternal,
y Rl me despeinaba y sonreia.

La orden de un posta me hizo levantar.
Volvi a la realidad: mi celda fria.
Era un suemo... !Que triste despertar!


- 84-













MADRIGAL DE LAS LAGRIMAS

Te encontri sentada junto al viejo rio,
rompiste a llorar
y a tus ojos tristes se asomd mi hastio
para naufragar
en el llanto tuyo, que Jie llanto mno,
de rocio y cristal.

Despues muchas veces, en el decursar
de nuestro amorio,
vi en las horas negras nuestras resbalar,
como el dia del rio,
tus ldgrimas limpias hechas de mezclar
crystal y rocio.

Llegaron los dias grises y sombros.
Tuve que marchar
a un pals extraio, tristemente frio
y vi destilar
en limpidas ldgrimas tu dolor tardio
de rocio y cristal.

Y ahora en el presidio le pregunto al mar,
que gime sus brios,
si ha visto en sus olas amargas brillar,
cual lluvia de estio,
gotas de mi amada, que lucen ligar
cristal y rocio













MADRIGAL DE TUS LABIOS


Crco que tus labios son miel o son fuego.
Pero no seas cruel,
cuando tiernamente con tus labios juego,
dejame preciosa, por si puedo ver
si esos labios tuyos que niegan mis ruegos
son fuego o son miel.

Tua labtos ron mudos, son sordos, son ciegos.
Tienen que saber
que si vo te beso la vida te entreqo;
sin embargo. siempre se echan a correr.
!Labhor aue adn oererersos en su desapego,
son fuego o son miell

Y aqui en el presidio leyendo los pliegos
blancos de papel,
llenos de tu letra y tu desasosiego.
Pienso si aledn dia Vo podri saber
si labios que siempre me dijeron: "luego",
son fuego o son miel.











LA CEIBA AOUELLA

Alli la ceiba aquella, seca y fria,
con aquel viejo tronco retorcido.
Donde aprendi a decirte "vida mia"
y tu mano cn mi boca se hizo nido.
Alli, la ceiba aquella, que moria
en aquel pueblo lleno de tristeza,
donde tambiin vi muerta mi osadia
ante tu ingenuidad y tu pureza.
Alli, la ceiba aquella, en agonia.
Cuando vio nuestro amor hecho capullo.
Cuando estuve seguro que eras mia,
sin sospechar siquiera que era tuyo.
Alli la ceiba aquella, aquel dia frio,
en que tu llanto humedeci6 mi voz,
en que tu sueio se hizo sueiio mio,
para ser solo un sueio entire los dos.
Y han transcurrido siete largos afos.
Yo me ofreci al dolor y me acept6.
Solo me queda aquel amor de antaio
que alli, la ceiba aquella, presence'.
T4 en suelos extranjeros, yo en prisidn.
Ya ni cartas me dejan recoger.
Pero se que persiste la ilusi6n
que alli, la ceiba aquella, vio nacer.
Y mi madre en su 4ltima visit,
mi agradable sospecha confirm.
Supe que en el lugar de nuestras citas,
alli, la ceiba aquella, retold.


-87-










POEMA DEL PINO VIEJO

"Sigues siendo el de siempre," me dijiste,
novia de aquel pasado colegial.
Y una Idgrima artera, emotional,
te frustrd la sonrisa que trajiste
como piadoso obsequio a este penal.
"Vine a traer consuelo y lo he encontrado,
vine a calmar tu sed y bebi yo."
Y tu pupila verde se pos6
en las ramas del pino avejentado
a cuya sombra estdbamos los dos.
"Eres como este pino abandonado.
Nadie cuida de el, nadie lo nombra.
Y el da sus hojas secas como alfombra
y hasta su viejo tronco se ha agrietado
de abrir tanto sus ramas por dar sombra."
"Si -te dije- asi ha sido mi destino,
pero eves esos gajos que han brotado?
nadie sabra jamds que han retofado
para engalar un poco al viejo pino,
porque ya sus races se han secado."
"Y un dia no lejano un hacha fiera
hard hoguera su tronco sin vigor.
E igual que l en mi suerte y mi dolor,
aspiro solo al dia que me muera,
dar un poco de luz y de calor."
Tus verdes ojos, tristes y llorosos
recorrieron mi uniform de preso.
Y dijiste bajito, como un rezo:
-"Mi novio no se va a poner celoso,
toma, buen drbol."... Y me diste un beso.


-88-








Y sent renacer en mi camino,
al conjuro de tu boca indiscreta,
mis suefos e ilusiones de poeta.
Y Isabes?, me lucid que el viejo pino
comenzd a llorar savia por sus grietas.
















BESO PRESO

eQu es un beso?
-El mas pequeHo preso
que va de una a otra prisidn-.
eCudles son?
-De una boca a otra boca,
nina loca-.
iSi es la frente el asiento?
-A una prisidn peor: el pensamiento.
CSi al aire lo lanzaron?
-Un preso que fusilaron.-
Comprendo tu teoria
-Mentira, vida mia-.
Que si la he comprendido, descarado.
-Pues tengo un preso, pideme el traslado.


-89-












ESA CANCION

Fue esta misma cancidn y la ball contigo.
Tu cerraste los ojos extasiada y absorta.
Y en la celda vecina la silba ahora un amigo.
Y tu no estds conmigo... Y lo demds no importa.

Hubidramos querido bailar toda la noche
y nos luci6 la pieza quizds un poco corta.
Como bebi en exceso, me gani tu reproche,
tambien te robe un beso... Y lo demds no importa.

Despuis sofii contigo el sueHo de una vida;
ese que nos desvela y a la vez nos conforta,
ese que acaso es sed, pero acaso es bebida,
y nos amamos mucho... Y lo demds no import.

Hoy estoy en presidio, pero te siento cerca,
(cuando el amor es largo la distancia se acorta).
Y como mi memorial de illusion es muy terca,
te recuerdo y te quiero... Y lo demds no importa.





"PATRIOTA"... DEL EXIIO
Es persona conocida;
pero ya no hay quien le crea.
Jamds arriesg6 su vida
luchando por una idea.


-90-











POEMA DEL AMOR QUE DUDA

Deddete. eQud esperas?, ya todo termind.
No me escribas mds cartas ni me mandes recados.
En el juego brutal de la guerra perdi yo
y e1, que no fue a la guerra, continta a tu lado.
Es indtil, muchacha, que esperes mds por mi.
El llenard de besos tu frente sonadora
y te hablard de Patria tomando un "daiquiri"
y en su reloj de lujo consultard la hora.
Si que al principio, linda, cuando e1 te este besando,
extrafards los besos de un pobre prisionero;
pero despuds. el tiempo.. te irds acostumbrando.
Nacionalizards los besos extranjeros.
Llegards a admirar tiernamente .el patriotism
que en "Bayfront Park" y en "Flagler" se expende a precious bajos.
Verds en el "Down Town" la cuna del civismo.
Y... seguirds tu vida de tu casa al trabajo.
Y quizas algun dia, no es seguro tampoco,
alguien, algun amigo, mencionard mi nombre.
Y 6l dird: "Siempre dije que estaba un poco loco."
Quizds alguna amiga respond: "Pero era hombre".
Y asi, pasando el tiempo, me podrds olvidar,
cuando una ilusidn pasa es inuttil llamarla.
Pero se que en tu vida rutinaria y vulgar,
hard una noche, que esa... no podrds olvidarla.
Dejame a mi el recuerdo de aquella noche fria
y dnete a ese "Patriota" que a tu vera qued6.
Nadie sabrd el secret de tu vida y la mia.
Deddete. gQue esperas? Ya todo termin6.


-91 -














POEMA DEL AMOR TERMINADO

Td sabes que te quise y sin embargo
un buen dia ya no te quise mis.
Lo que era dulce se me volvid amargo,
lo que era "siempre" se volvi6 "quizds".

Tu sabes que te quise y ni por eso
intentaste mi amor alimentar.
Lo que fue fuego se volvi6 un bostezo
y lo exquisite se volvid vulgar.

Ttl sabes que te quise con arrobo,
pero quedl ante tus caprichos vanos
como un nino que juega con un globo
y se le explota el globo entire las manos.

Td sabes que te quise y te he olvidado
aunque quizds recuerde horas felices.
Pero el drbol ya esta bien derribado,
y aunque de sombras no echard races.

Tu sabes que te quise con pasion.
Pero ya no es possible lo que dices.
No vengas mis a verme a la prisi6n.
No es mi culpa: Td sabes que te quise.








___ I- _v__ ', I
r -


POEMA DEL AMOR ESTUDIANTIL

Recuerdo el traqucteo mondtono de un tren
y recuerdo tu risa clara como el cristal
cuando te hice una broma, tti bromeaste tambidn
y entire bromas y bromas me legaste a gustar.
El viaje era muy largo. Yo fui artero y furtivo.
Ts te sentias muy sola, muy triste o no si que.
Eramos estudiantes, material explosive.
Y en aquel mismo viaje tan largo te bese.
Despues me contaste algo muy triste en tu pasado.
Yo me invented un pasado tambien y lo conte.
Tus claros ojos verdes lucieron empafados,
y yo enjugue tu llanto y te bese otra vez.
Te quedaste en un pueblo, pero mi tren seguia,
me juraste cariio mientras decias adids.
Pediste recordara para siempre aquel dia
y... ni nos escribimos ninguno de los dos.
Ya ni tu nombre nace de mi memorial fiel.
Y. .. quien sabe a que labios hoy tu boca se ofrece.
Quizds ya ni te acuerdas del estudiante aquel
que te jug6 una broma... y te besd dos veces.
Yo en mi celda recuerdo tus besos en el coche,
amor de vacaciones que qued6 en un anden,
y veo unos ojos verdes mirdndome en la noche
cuando siento a lo lejos el traqueteo de un tren.
-93 -














POEMA DEL AMOR TRISTE


GPor qu' no me dijiste NO aquel dia?
Alli mismo, junto a la ceiba aquilla.
Alli mismo, bajo la lluvia fria.
Alli mismo, contando las estrellas.

iPor que la angustia absurda de quererme?
Si yo te lo adverti, si estaba claro.
Si sabias que ibas a perderme
en mi camino aventurero y raro.

Y ahora me duele que tu estis sufriendo
lo que desde un principio te adverti:
amar a un muerto que se estd muriendo
con la alegria de tenerte a ti.

Ya la vida abrevid en forma concisa,
lo que no fue lamento ni reproche.
Me queda tu recuerdo, tu sonrisa...
y algun beso latilndome en la noche.

Pero por ese amor que yo sembre,
y que ha fructificado en agonia,
es que yo te pregunto que ZPor que?
ZPor que no me dijiste NO aquel dia?










POEMA DE LO QUE NO FUE AMOR

No, aquello no fue amor, aunque aun ti no lo sabes.
Quizds nunca supiste que cosa era el amor.
Donde habia s6lo plumas, creiste ver un ave.
Y al sentir un perfume, supusiste una floor.
Si, en el amor hay besos, pero no es sdlo besos.
Si, lo que amas te gusta, mas no s6lo es gustar.
El amor es todo eso, pero es mas que todo eso.
No reduzcas a una ola todo el ritmo del mar.
Si, el interest influye en el amor, no hay duda,
pero jamds, muchacha, serd solo interest.
Y una pasidn tan frdgil que en el oro se escuda,
lldmala como quieras, pero amor si que no es.
Porque amar es sentirse capaz del sacrificio,
es sentirse uno solo con el ser a quien se ama.
Es reir su alegria y es llorar su suplicio.
Y es quemarse uno mismo para avivar su llama.
Si, en el mercado caro de tus coqueterias,
durante much tiempo yo ful el mejor postor.
Mi vida un poco rara quizds te gustaria
como un bonito objeto para tu tocador.
Eras rica, bonita, te sonrela la suerte.
Y entraste en mi camino con ansias de cicldn.
Pero al ver que mi vida lindaba con la muerte
asi, casi de pronto, se enfrid tu pasidn.
Para mi ha transcurrido casi una vida entera
desde aquellos moments de sueio y de ilusidn.
Y aquello que Ilamaste mi "vida aventurera",
que nunca comprendiste, me trajo a la prisi6n.
6Ya olvidaste mi amor? Me dijiste hoy sonriente
al entrar al presidio, perlada de sudor.
Y yo solo te dije cuando bese tu frente,
muy carinosamente: "No, aquello no fue amor".
-95-









POEMA DEL AMOR INGENUO


Chiquilla, no insinties jamds tu amor a un preso.
Sobre tedo, coqueta, despues de darle un beso.
!Claro! Hay besos corteses, besos por caridad,
pero aquil que me diste... Vamos, di la verdad.
No pretendas decirme que es de bien educados
dar un beso tan largo con los ojos cerrados.
!Se que fue en la mejilla! Pero con picardia,
me rozaste los labios que atin tiemblan todavia.
Y ya la cosa toma un peligroso giro,
si al beso le afadimos tu profundo suspiro.
Despues, chiquilla hermosa, tuviste aquel desliz;
decirme sonrojada que... ahora si eras feliz.
Y en un gesto que dice de tu ingenua nobleza
te marchaste corriendo sin volver la cabeza.
eSabes? Aquella tarde tuve un gran sobresalto:
primera vez que toman mis labios por asalto.
Ahora, que tu recuerdo me evoca tu belleza,
pienso que fue una suerte que fuera por sorpresa.
Y en el sabor extrafio de tu amor tan sincere,
fuiste peor mil veces que el peor carcelero.
Fue tan brusco, chiquilla, y tan terrible el daio
que sdlo lo perdono por tus dieciseis anos.
A esa edad es dificil separar el process
de admiraci6n patridtica de lo que es mds que eso.
0 tambien es frecuente el absurd espejismo
de sentir en amor y hablar en patriotism.


- 96-









Pero para mi, nina, que soy algo mayor,
la Patria sdlo es Patria y el amor es amor.
Aunque indudablemente el patriotism crece,
si el premio al heroismo es un beso como ise.
Pero, de todos modos y aunque no sea galante
variemos nuestro trato de ahora en adelante.
La admiracidn que sientes por este pobre preso,
exprisala sin mimos, ni suspiros, ni besos.
Si has de hacer de lo nuestro, amistad y mds nada
y, por favor, chiquilla, no entornes la mirada.
Sdlo asi nos querremos como buenos hermanos
pues, esabes?, los patriotas... tambidn somos humans.









POEMA DEL AMOR IMPOSSIBLE


Quizds yo he sido el hombre que mds te haya querido
o quizds haya sido el que nunca te amd.
Pero nunca he podido guardarte en el olvido,
y, ademds, es possible que quizas... !Que se yo!

Es terrible, muchacha, vivir en esta duda,
pero estoy convencido que los dos la tenemos.
Como el recuerdo queda si el deseo se muda,
es preferable, linda, que nunca lo aclaremos.

jSerd que te encontrabas sola cuando me viste
aquella noche fria de la ciudad extrafa?
eSerd acaso el efecto de tu pupila triste
en la sed de carino de mi pupila hurana?

Todo empez6 en el beso que yo te di en la frente
y el suspiro indiscreto que a ti se te escape .
Y sucedi6 lo absurdo: nos vimos de repente
sin conocer el lazo que nos unia a los dos.

Tambiin aquel paseo por la nieve. ITan largo!
Fui paternal. ZTe acuerdas? Estabas deliciosa.
Dijiste: "Tengo frio". Temblaste y, sin embargo,
me quemabas las manos con tus manos, preciosa.

Cuando la despedida, mis palabras saltaron
sin saber que decian ni saber que paso'.
Y tus profundos ojos oscuros se Ilenaron
de ldgrimas que el aire de invierno se Ilevo.

Y aquel dia terrible part para la guerra.
!Me besaste las manos con tanta devocion!
Se me nubl6 la vista del dolor del que entierra
a su propio caddver, a su riltima ilusidn.


- 98 -




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs