• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Cover
 Front Cover
 Title Page
 Foreword
 Frontispiece
 Los extranjeros en Costa Rica
 La Democracia Costarricense
 La partidos politicos
 Los gastos de una campana...
 La libertad electoral
 La reeleccion presidencial
 La educacion nacional
 Salubridad, beneficencia publica...
 Relaciones internacionales
 Los limites de la Republica de...
 La canalizacion del rio San...
 La tierra incognita
 Secretaria de hacienda y comer...
 Las Instituciones bancarias de...
 Secretaria de fomento
 Servicios publicos de fuerza y...
 Industria y comercio
 Emigrados politicos
 Mis vacaciones en Costa Rica
 Index
 Back Cover






Title: Costa Rica ayer y hoy, 1800-1939.
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081416/00001
 Material Information
Title: Costa Rica ayer y hoy, 1800-1939.
Physical Description: Book
Language: English
Creator: Quijano Quesada, Alberto.
Publication Date: 1939
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081416
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 1521837

Table of Contents
    Cover
        Cover
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Foreword
        Page 3
        Page 4
    Frontispiece
        Page 5
        Page 6
    Los extranjeros en Costa Rica
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    La Democracia Costarricense
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    La partidos politicos
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
    Los gastos de una campana politica
        Page 40
    La libertad electoral
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    La reeleccion presidencial
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
    La educacion nacional
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Salubridad, beneficencia publica y proteccion social
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
    Relaciones internacionales
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    Los limites de la Republica de Costa Rica
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
    La canalizacion del rio San Juan
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
    La tierra incognita
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
    Secretaria de hacienda y comercio
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
    Las Instituciones bancarias de Costa Rica
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
    Secretaria de fomento
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
    Servicios publicos de fuerza y luz
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
    Industria y comercio
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
        Page 629
        Page 630
        Page 631
        Page 632
        Page 633
        Page 634
        Page 635
        Page 636
        Page 637
        Page 638
        Page 639
        Page 640
        Page 641
        Page 642
        Page 643
        Page 644
        Page 645
        Page 646
        Page 647
        Page 648
        Page 649
        Page 650
        Page 651
        Page 652
        Page 653
        Page 654
        Page 655
        Page 656
        Page 657
        Page 658
        Page 659
        Page 660
        Page 661
        Page 662
    Emigrados politicos
        Page 663
        Page 664
        Page 665
        Page 666
        Page 667
        Page 668
        Page 669
        Page 670
        Page 671
        Page 672
        Page 673
        Page 674
        Page 675
        Page 676
    Mis vacaciones en Costa Rica
        Page 677
        Page 678
        Page 679
        Page 680
        Page 681
        Page 682
        Page 683
        Page 684
        Page 685
        Page 686
        Page 687
        Page 688
        Page 689
        Page 690
        Page 691
        Page 692
        Page 693
        Page 694
        Page 695
        Page 696
        Page 697
        Page 698
        Page 699
        Page 700
        Page 701
        Page 702
        Page 703
        Page 704
        Page 705
        Page 706
        Page 707
        Page 708
        Page 709
        Page 710
        Page 711
        Page 712
        Page 713
        Page 714
        Page 715
        Page 716
        Page 717
        Page 718
        Page 719
        Page 720
        Page 721
        Page 722
        Page 723
        Page 724
        Page 725
        Page 726
        Page 727
        Page 728
        Page 729
        Page 730
        Page 731
        Page 732
        Page 733
        Page 734
        Page 735
        Page 736
        Page 737
        Page 738
        Page 739
        Page 740
        Page 741
        Page 742
        Page 743
        Page 744
        Page 745
        Page 746
        Page 747
        Page 748
        Page 749
        Page 750
        Page 751
        Page 752
        Page 753
        Page 754
        Page 755
        Page 756
        Page 757
        Page 758
        Page 759
        Page 760
        Page 761
        Page 762
        Page 763
        Page 764
        Page 765
        Page 766
    Index
        Page 767
        Page 768
    Back Cover
        Page 769
        Page 770
Full Text





Digitized from microfilm.

Missing pages 132-133 & 748-749





































* C -


fi,.


1800
1959


. I .


- .-i^


Nook,..


























-EX,_ IBELI






ALBERTO

QUESADA


COSTA

AYER


1800 1939










SAN JOSE
COSTA RICA
EDI TRIAL
BORRASH
HERMANOS
1 9 3 9


RICA

SHOY











7/7. o2 Y6



-AMERIC=




El present trabajo puede dividirse en cuatro pates:
una, que es original y resume en sus divers aspects nues-
tra vida actual; otra que estd integrada con reproduccio-
nes de artizulos t~ studios cientificos escritos por autores
nacionales; la tercera, que consta de ttaducciones hechas
por mi, en su mayor parte, tambin de articulos y studios
cientificos escritos en various idiomas por viajeros y explo-
radores extranjeros que en diferentes ipocas han visitado
el pals; y la cuarta, que consta de reproducciones o res6-
menes de documents oficiales.
Las cuatro padres estin arregladas de tal manera que
entire si mantienen armonia y a eso se reduce el mirito, si
ciguno puede tener, del trabajo que present, como un
esfuerza personal que dedico a todos los hombres que
. han sentido, alguna vez, el impulso generoso de dar a
conocer en el extranjero y au6 dentro del pais, hechos
que en general se ignoran y que constituyen, sin embargo,
la base fire en que descansa el progress de la patria.



fife4eia aflz aa




<' ,~A'


Esta es la graciosa vanguardia del ejircito de estudiantes costarricecses que en traje de
gala, con tambores y clarines, inician el desfile escolar del 15 de Setiembre. y abren
las piginas de este libro destinado- a poner de manifiesto el progress material de Costa
Rica en algo mis de un Siglo.






La Repviblica de Costa Rica ofrece al viajero los mas singulares atrac-
tivos, cualquiera que sea el pais de su procedencia, porque con sus riquezas
natiirales, la belleza de sus campos, el verde esmeralda de sus altas montafias y
la majestuosa elevaci6n de sus volcanes; con el discurrir de sus aguas, ya en
torrentes impetuosos o en arroyos cristalinos y rumorosos; con la fragancia
de sus flores, la exuberancia extraordinaria de su vegetaci6n y la fertilidad
inagotable de su tierras de labor, que parece mantenida por la mano de Dios:
con las variedades de su clima, desde el calor tropical de sus costas hasta el
frio glacial de sus piramos; con su cielo siempre azul y despejado, luciendo
ya un sol brillante o una esplendente luna cuya luz parece cortar las piedras.
o tapizado de estrellas; con sus instituciones democriticas, su legislaci6n civil,
una de las mis avanzadas de la tierra; con su espiritu de orden y su respeto
profundo a la libertad de que ampliamente se disfruta en todas las activida-
des de la vida; con la belleza, la gentileza y la cultural de sus mujeres, brinda
al extranjero la hermandad de todo un pueblo que por naturaleza y por heren-
cia es tan noble como bueno.





















































LICENCIADO DON LEON CORTtS
President de la Repfblica de Costa Rica
1936-1910





















en Costa Rica



Costa Rica ha sido, sin alternatives, en su vida independiente, un asilo
acogedor y apacible de todos los emigrados politicos que de otros paises del
Continente han llega&do a sus costas en busca de refugio; asimismo lo ha sido
de todos los extranjeros, sin distinci6n de credos ni de razas, que impulsados
por generosas ideas de difusi6n de la ciencia y la cultural, han venido a im-
plantar sistemas modemos de trabajo y estukio; y su pueblo ha cedido siempre,
con esa exquisite hospitalidad que tanto lo distingue, los lugares preferentes
en las actividades generals de la vida national, al element extranjero que
ha venido siendo, por eso, una fuente inagotable de progress, a la vez que ha
contribuido al bienestar de la comunidad costarricense, por el aporte efectivo
con que ha iniciado sus diferentes empresas.
Seria, desde luego, interminable la -lista de los extranjeros que fueron
flegando a Costa Rica despubs de 1821, fecha de nuestra independencia,
atraidos por el buen nombre de que el pais gozaba, entire otras razohes, por la
paz en que vivia y que ha sabido mantener inalterable hasta hoy como una de
sus mejores conquistas; obligado me veria, por falta de datos o de recuerdos,
a omitir nombres ilustres o hechos trascendentailes, si emprendiera esa dificil
tarea. Por eso tendr6 que limitarme a citar unos pocos, escogiendo principal-
mente los de aquellos ciudadanos que, encarifiados con nuestra patria, en ella
se quedaron, formando sus hogares, como troncos respetables de numerosas
families que hoy son gala de la sociedad costarricense; y tambi6n consignar6
los de algunos educadores, porque ello es indispensable para determinar las
.diversas fuentes 'de cultural que poderosamente han influido eh nuestra edu-
caci6n general. Algunos emigrados politicos fueron tambien maestros y no
son para olvidarse las profundas ensefianzas que entire nosotros impartieron.
La gran riqueza que en sus entrafias guardaba el Monte del Aguacate,
fu6 feliz y casualmente descubierta en 1815, con motive de una visit que
realize el Obispo de Nicaragua, Monsefior Garcia Jerez. Al pasar con su lujosa
cpmitiva por las veredas abiertas en el alto de Corralillo, llamaron la atenci6n
del ilustre visitante unas piedras que al punto reconoci6, advirtiendo a sus
acompaniantes que se trataba de yacimientos ricos en oro. Con las piedras que
se recogieron como muestra, se hicieron las investigaciones y anilisis de rigor
y no obstante los medios primitivos de que aqui se disponia, se lleg6 a la con-








clusi6n de que en realidad existian, en aquellas tierras, enormes riquezas mi-
nerales.
Don Jose Rafael de Gallegos, mAs tarde Jefe del Estado, hizo en 1820
el prim,-r denuncio minero, asociado con su hermano natural don Josi Santos.
Lombardo, personaje important en la revuelta de 1823, provocada por los
reaccionarios de Cartago, y la cual fue el origen del traslado a San Jos6 de la
Capital de la Repuiblica.
Esta primera mina se llam6 "Sacra Familia" y ain existe con el mismeo-
nombre, aunque tiene muy pobre producci6n, como casi todas las minas del
pais que se encuentran en estado decadente por falta de capital para su mayor
explotaci6n.
Tras este denuncio vinieron muchos otros, v el empeiio constant de
los buscadores de oro, a cuya cabeza figuraba el ciudadano espafiol don Mateo.
Urrandurruaga, atrajo una inmigraci6n lujosa de hombres experimentados en
]a explotaci6n minera, y con ellos llegaron tambi6n, como era natural dado el
florecimniento econ6mico en que el pais entraba, muchos otros valiosos elemen-













En la Biblioteca Nacional de San Jos6, se encuentra un libro manus-
crito por don Jose Maria Figueroa. que registra episodios de nuestra historic
desde ti-mpo muy lejanos. El libro. que tiene cerca de 500 paginas de
0.90 x 0.65 cm.. esta curiosamente ilustrado con dibujos hechos a lapiz y
coloreados por el mismo senior Figueroa.
Entre las ilustraciones de ese libro-parte de las cuales reproduzco-
en este-se encuentra el dibujo de esta pagina, donde pueden verse, entre-
otros importantes personajes de nuestros primeros afios de Independencia, az
don.Jose Santos Lombardo, Comandante de Cartago y Jefe Militar de Costa
Rica; al Bachiller Osejo. nicaragiiense inquieto, -hombre de gran inteligen-
cia, quien form parte de la Junta de Gobierno o Comisi6n Permanente en
1823 y a don Joaquin de Yglesias. Alcalde de Cartago y miembro, como los
otros dos citados ciudadanos, de la misma Junta.
Segfin el senior Figueroa, eran frecuentes las reuniones de esta clase-
en las calls y plazas, donde se discutian los asuntos pniblicos.
Los tres personajes que he citado y entire los cuales se distingue per-
fectamente al senior Yglesias por la nariz aguilefia, (el iltirn. a. la derecha),
tomaron parte active en la revoluci6n de 1823, que trajo co.no consecuencia
el traslado a San Jose de la Capital de la Rep6blica, perdiendo Cartago esa.
condici6n -ue habia tenido durante toda la 6poca anterior.








tos que, trayendo sus reserves de capital y experiencia. se estableeiero .en :el
pais en diferentes actividades agricolas, industriales y profesionales.
En el afio de 1825 el Gobierno de don Juan Mora Fernindez celebr6
con el ciddadano ingles Mr. John Hale un contrato de colonizai6n, segfin el
cual Mr. Hale se comprometia a fundar una colonia en el rio mas cercano que
explorase, conipuesta de cien families que debian. gozar de los privilegios .y
.gracias&conicedidas a los inmigrantes por ley de 25 de enero de 1824, emitida
por la Asamblea Constituyente de las Provincias Unidas de Centro America,
y, ademis, de una legua cuadrada de terreno div-idida en manzanas y estas en
solares, para el establecmiento de una ciudad. Hale se comprometia a traer
cien families en el curso del afio 1826 y eligi6 para asiento de la future
cinuad un terreno en la que hoy es Provincia de Heredia, en la vereda de
.Sarapiqui, lugar que todavia se conoce con el nombre de Montafia del Ingles.
El prop6sito de Mr. Hale era former esta colonia con families nor-
teamericanas y britinicas, tray6ndolas de los Estados Unidos, y el afio 1826
-public6 un folleto en la ciudad de Nueva York con el fin de dar a conocer a
los futures colonos el nuevo pais colmado de riquezas naturales, que s61lo aguar-
*daba su Ilegada para convertirse en un emporio. No es necesario decir que a
pesar de la entusiasta prosa del autor, el proyecto no salio de los limits del
"bello pais de los suefios y que de 61 no quedan mis huellas que una pigina
en el primer tomo de nuestra Colecci6n de Leyes, el nombre pintoresco de la
Montafia del Ingles y el folleto intitulado: "Seis meses de residencia y viajes
a trav6s de Centro America, etc.", el cual, corriendo la suerte de todos los
folletos. ha llegado a ser rarisimo, casi tanto como el ave fenix.
El folleto del senior Hale es muy interesante por los datos que suminis-
tra sobre el estado en que se encontraba Costa Rica a raiz de la independencia.
>No es dudoso que el autor exagera en sentido favorable, especialmente en lo
que se refiere a riquezas naturales del pais. El espejismo de las minas que
en aquella 6poca deslumbraba a nuestros abuelos, no fue para &1 menos seductor
y engafoso; pero, ain descartadas las exageraciones inseparables de toda
publicaci6n relative al genero de propaganda que motiv6 la de Hale, en-
contramos en sus piginas sobrados motivos de gratitud para con el primer
extranjero que pretendi6 contribuir a nuestro progress por uno de los me-
dios mis eficaces: el de la inmigraci6n.
Muchos de los extranjeros que fueron Ilegando a nuestra tierra, venian
atraidos por las halagadoras referencias que habia hecho circular el senior Hale,
tanto en su citado folleto, como personalmente y aun cuando la riqueza de las
minas no guardaba proporciones con su fama, es lo cierto que mas de una for-
tuna cuantiosa en aquellos tiempos, se form en el pais mediante esa explotaci6n.
El Capitin ingl6s, Ingeniero Ricardo Trevithick, fue asimismo un
valioso auxiliar de Costa Rica en los primeros tiempos de su desarrollo eco-
li6mico. Minero de muy amplios conocimientos y empresario de grandes capa-
cidades, el Ingeniero Trevithick prest6 al pais diferentes servicios importantes
y demostr6 en todo tiempo el mis carifioso interns por nuestra patria. Se ase-
gura que fue el inventor de la miquina de vapor y refiere en sus memories
que saliendo de Costa Rica por la via del Sarapiqui, la 6nica que entonces se
utilizaba para salir al Atlintico, advirti6 que "un caballo de vapor" pasaria
muy fAcilmente por esos laberintos. El Ingeniero Trevithick dispute a Step-
henson su invento y se dice que la primera locomotora que corri6 en Londres,






























Esta es la cas que foe de don Mariano Montealegre Bustamante y su seiiora dofia Jer6-
nima Ferinadez. Ain se mantiene en pie, no obstante los doscientos afios de haber sido
construida. Esti situada en la Avenida del Cementerio, exactamente en la esquina de
so tirmino al Ilegar al Llano de Mata Redonda. conocido tambiin por La Sabana. donde
boy se constraye el Aeropuarto Internacional de Costa Rica.
En esta casa. lujosa durante la epoca a que la narraci6n se refiere. tenian lugat las mis
elegantes fiestas sociales y era, ailemis. el sitio preferido de reunion para los extranjeros
que nos visitaron al principiar el Siglo XIX.


fue construida siguiendo sus pianos. Como tantos grandes hombres el Inge-
niero Trevitlick muri6 en la miseria.
Con e1 estaba en Costa Rica otro ingles, Mr. John Gerard, y ambos
mantenian estrecha amistad con don Mariano Montealegre Bustamante y su
sefiora dofia' Jer6nima Fernandez, cuya casa constituia uno de los mis aristo-
criticos centros de reuni6n de la sociedadl de aquellos. tiempos. Todas las gran-
des fiestas tenian lugar, de preferencia, en la casa de don Mariano, situada
al final de la Avenida del Cementerio, al Ulegar a la Sabana. Los extranjeros
visitaban regularmente la casa de don Mariano cuya personalidad destacada y
los atractivos de su trato gentil, tanto como la reconocida inteligencia de donia
Jer6nima, hacian olvidar las deficiencies que en otros aspects de la vida tenia
que presentar una ciudad como San Jose, que estaba apenas en el despertar
de ]a cultural.
Los esposos Montealegre dieron a sus amigos ingleses, sefiores Tre-
vethick y Gerard el encargo de llevar a Inglaterra a sus dos hijos don Maria-
no y don J6s6 Maria, nifios entonces de pocos afios, con objeto de darles una
educaci6n professional. Ambos regresaron afios despuis, trayendo don Maria-
no el titulo de Ingeniero Civil, graduadlo en el primer Colegio que para el
studio de esa profesi6n estableci6 en Inglaterra el sefior George Stevens,
constructor de ferrocarriles; y don Jose Maria, mis tarde Jefe del Estado,
el titulo de M6dico-Cirujano. Fueron, pues, los dos j6venes Montealegre, los









primeros que viajaron de Costa Rica a Europa y los primeros profesionales
titulados en aquel Continente, que sirvieron eh el ipais.
Mr. Gerard era un ingles muy atrayente y simpatico. En Costa Rica
lo llamaban don Juan Gerardo y he visto cartas suyas escritas a la familiar
Montealegre, en las que daba informes acerca de los "muchachos", firmadas
can esa variaci6n de su nombre.
Don Mariano Montealegre Bustamante ocup6 durante la epoca colonial
various cargos de responsabilidad, entire ellos el de Factor de la Renta de Ta-
bacos, que era la principal y casi fnica fuen-
te de entrada fiscal en la Provincia de
Costa Rica y desempeii6 siempre sus fun-
ciones del modo mis cumplido, dando oca-
si6n a que el Jefe del Estado, don Juan Mo-
ra FernAndez, le extendiera una certifica-
ci6n de uso especial en aquellos tiempos, y
que contenia un resume de aiios de servicio,
cargos desempefiados y conduct observada.
El certificado de don Mariano es tan expre-
sivo como honroso. Al declararse la indepen-
dencia, el senior Montealegre ocup6 lugar
prominent en la Junta Superior Guberna-
tiva y cuando se hizo la elecci6n de Jefe del
S Estado en don Juan Mora, fue don Maria-
no el Vice-Presidente de la Rep6blica.
Don Mariano Montetegre But nanUe. Es muy dificil y sobre todo, result un
cuyo nombre esti intimamente ligado
a nuestra historic, foe el Factor de la trabajo tan largo conlo paciente, la investi-
Renta de Tabacos en la epoca Colonial gaci6n del origen de las families que figu-
m an mantvo ese cargo en los pci- raban en primer line en nuestra sociedadl,
Desde 1821 hasta 1843, fecha de so antes de iniciarse en toda forma la inmigra-
muerte. desempeoi6 los mis elevados ci6n de los valiosos elements que vinieron
"argos p6blicos con singular capacidad.
Foe miembro de la Junta Superior a completarla. En general, puede decirse
Gubernativa, Vice-Presidente de la Re- que se trataba de ciudadanos descendientes
pfblica, Diputado a la Asamblea Na-
cional Constityente, Agente Diplo- de europeos, que fueron Ilegando de Centro
mltico ante el Gobierno de Nicara- y Sud-Amirica y al correr de muchos afios
sm,. etc.. n en toa sgus, e ead r- pasaron a ser costarricenses, quedando des-
hibil y siempre patri6tica. de entonces inscritos, como tales, sus hijos
nacidos en nuestro territorio. El apellido
Montealegre, por ejemplo, es espafiol y si estudiamos los demis apellidos que
tienen en Costa Rica arraigos de muchos afios, encontramos que lo mismo
ocurre con casi todos, no obstante las variaciones que han sufrido, como en el
caso de la familiar Escalante, cuyo fundador era Garcia Escalante; pero el
primer apellido qued6 reducido a su G. initial.
Sin entrar, pues, en esas investigaciones, a trueque de echar a perder
la historic, voy a referirme inicamente a los extranjeros que fueron llegando
a Costa Rica en 6poca posterior a nuestra independencia. Tengamos por cos-
tarricenses de la mejor estirpe v todos los que fundaron la patria y celebremos
como una bendici6n de su destino la circunstancia feliz de que nuestro cielo
azul les hubiera inspirado el carifio que dentro de sus fronteras los mantuvo.









En la cultural de los pueblos j6venes, como el nuestro, la inmigraci6nt
ha sido un factor de importancia que ha venido a ejercer valiosa influencia.
en su desarrollo. Los inmigrantes procedian, generalmente, de centros de cul-
tura superior y al radicarse entire nosotros, contribuyeron a former un nuevo-
ambiente de mis refinada educacidn.
Varias fueron las causes que contribuyeron a aquella inmigraci6n. El
factor geogrifico de vecindad determine, en los primeros afios de nuestra
vida independiente, la afluencia de elements de bastante importancia, proce-
dentes, en especial, de los demis pauses de Centro Amirica. Estos inmigran-
tes, lo mismo que los de Colombia, Chile y Peru, vinieron a Costa Rica hala-
gados por la actividad econ6mica que en aquella 6poca se desarroll6 en Costa
Rica, y sobre todo por la paz y la tranquilidad de que aqui se disfrutaba. Esa
condici6n esencial para la vida de los pueblos, atrajo elements distinguidos,
no s6lo de las naciones citadas, sino tambi6n de los Estados Unidos, Inglate-
rra, Francia, Espafia. Alemania e Italia.
Las constantes agitaciones political en los paises vecinos provocaron
hacia el nuestro, en diferentes ocasiones, repetidas corrientes migratorias.
Este factor, muy digno de tomarse en cuenta, si se consider la situaci6n po-
litica normal en que vivian los demis Estados Centroamericanos, provoc6 no-
pocas veces la llegada de elements propulsores de gran cultural, que fueror
muy provechosos en el desarrollo de nuestras instituciones tanto como de
nuestras actividades econ6micas. -
Aquel period de convulsiones, que puede llenar toda la historic del siglo
pasado. extendi6ndose a algunas naciones Sud-Americanas y a las Antillas,
produjo en Centro Am6rica cerca de ciento cuarenta revoluciones en veinte
afios. Segin los datos del historiador Maure, en sus "Efemirides de los hechos
notables en Centro America", de 1821 a 1842, hubo en las naciones Centro-
americanas el siguiente nimero de acciones militares: 51 en Guatemala, 40-
en El Salvador. 27 en Honduras, 17 en Nicaragua y 5 en Costa Rica, for-
mando un total de 140. Estas constantes convulsiones, con su intranquilidad
consiguiente en los paises afectados, alejaban de ellos a todos los hombres
de orden y de trabajo que procuraban buscar en otros lugares las garantias-
personales que en los suyos no encontraban.
Despues de la independencia y con motivo del desarrollo de la industrial
minera, se inici6 un comercio muy activo con Inglaterra y con las naciones.
vecinas de Guatemala, Nicaragua, Panama y el Peru. A fines del tercer de-
cenio del Siglo pasado, tom6 alguna importancia la explotaci6n de la madera
de brasil, product que se exportaba a Inglaterra, donde se realizaba a diez
chelines el quintal. Un decenio despu6s de la Independencia principiaron a
desarrollarse los cultivos de cafe y ya antes del medio siglo se iniciaron las.
primeras exportaciones de nuestro grano de oro, conforme se vera en el capi-
tulo correspondiente al Cafe de Costa Rica.
Iniciado nuestro comercio de exportaci6n de cafe a los puertos euro-
peos, aument6 considerablemente la importaci6n de mercaderias y se eslable-
cieron en San Jos6 y Puntarenas varias casas de comercio, que fueron, en
buena parte, el fundamento de algunas considerable fortunes existentes hoy
en el pais.
Entre esas casas comerciales y firmas exportadoras de cafe y otros































La Uni6n Centroamericana ha renido siempre sus partidarios. entusiastas manteiedores
de esa amable idealidad. En tiempos remotos esa Uni6n y sus consecuencias political
internal, originadas en las rivalidades naturales entire pueblos que no obstante sa ber-
mandad reclaman el lugar de preferencia. di6 motivo a esta caricatura dibujada por el
Senior Figueroa, en so libro ya cirado. que existed en la Biblioteca Nacional de San
Josi. So tiulo en el libro referido es "El Concierto Centroamericano".'

products nacionales, pueden citarse las siguientes:
Fernindez y Montealegre (Gordiano Fernindez y Mariano Montea-
legre); Mora y Aguilar (Juan Rafael Mora y Vicente Aguilar); Fernindez
y Salazar (Santiago Fernandez y Gregorio Salazar); Cafias y Montealegre
(Jos6 Maria Cafias y Doctor Jos6 Maria Montealegre); Herran v Co. (Vic-
tor Herrin, Puntarenas); Mora y Farrer (Jos6 Reyes Mora v Ricardo Fa-
rrer); Escalante y Bonilla (Gregorio Escalante y Juan Bautista Bonilla);
Ulloa y Moya (Nicolis Ulloa y Rafael Moya, de Heredia).
El desarrollo econ6mico al iniciarse la Repuiblica, y las actividades
agricolas, industriales y comerciales, atrajeron una lujosa inmigraci6n euro-
pea durante aquella 6poca; en ella figuraron hombres de progress, de gran-
des iniciativas. agents de verdadera cultural.
Estos inmigrantes deben tomarse muy en cuenta en el studio de los
factors del progress national, porque ellos han contribuido a determinar y
a former, en no pequefia parte, el ambiente educational del pais.
Entre los ingleses, figuran don Juan Dent, quien tenia en Tovogres,
jurisdicci6n de Cartago, un telar. La industrial de tejidos de algod6n se prac-
ticaba con singular habilidad entire los indios, y los cultivos de la material
prima estaban muy bien atendidos y desarrollados. Se fabricaban telas resis-
tentes, entire otros usos, para velas de pequefias embarcaciones, medias de
algod6n o de hilo morado, tefiidas con caracol de tinte, de gran demand
entire los Curas; riendas, fajas, hamacas, jarcias, cobijas. rebozos y sacos
que luego servian para exportar cafe.









Don Juan Dent trataba de mejorar la presentaci6n de objetos de uso
personal, empleando en su telar lana importada; pero la material prima resul-
taba muy costosa, habida cuenta de la deficiencia de las maquinarias que uti-
lizaba. Con objeto de mejorarlas, hizo un viaje a los Estados Unidos, pero
tuvo la mala fortune de naufragar en el Golfo de M6xico, a su regreso a nues-
tra tierra. Sus hijos don Juan y don Guillermo, que habian quedado al frente
de todos los negocios, lucharon bravamente en Puntarenas contra las fiebres
reinantes y lograron reunir una fortuna, cuantiosa en aquella 6poca, trasla-
dindose a la capital donde continuaron sus negocios de comercio y empren-
dieron luego en agriculture. Floreciente la industrial del cafe6, don Juan pudo,
a fuerza de orden, de constancia y trabajo, reunir una respectable fortune que
hoy se conserve por sus herederos y que constitute una de las mis fuertes del
pais. La firma Dent e hijos, sucesores de don Juan Dent, es respectable entire
nosotros, tanto en los negocios bancarios, como en los de cafe y comercio.
Don Enrique Cooper, quimico e ingeniero que tuvo destacada actua-
ci6n, especialmente en el trazado de muchos de los caminos que en la actuali-
dad existen. entire ellos, el de Esparta a Puntarenas, trabajo que le fue recom-
pensado con den pesos.
Don Benjamin Phillips, don Juan Panvir, don Ricardo Paynter, don
Juan Jenkins, comerciantes y agricultores y el Doctor don Ricardo Brealey,
m6dico traido en 1835 por los mineros ingleses establecidos en el Monte del
Aguacate. El Doctor Brealey muri6 en Barba, Heredia, el 18 de febrero de
1864. En 1848 lleg6 a San Jos6 el senior W. D. Christie, C6nsul ingl6s nom-
brado por los Mosquitos, y mis tarde don Federico Chatfield, C6nsul de In-
glaterra en Centro Am6rica.
No menos apreciable fue la inmigraci6n francesa. Entre los mineros
lleg6 don Santiago Millet, quien obtuvo de la Asamblea Constituyente la pri-
mera carta de nacionalizaci6n por Decreto NO 223 de 17 de junio de 1830.
Posteriormente llegaron los sefiores don Pablo Longer y don Leoncio de Vars,
que iniciaron sus primeras actividades en la explotaci6n de "brasiles", arbol
que crece en nuestra costa del Pacifico, especialmente en Guanacaste y cons-
tituia, en aquella epoca, nuestro 6nico product de exportaci6n. Es el Logwood
de los ingleses. Su madera contiene una material colorante especial, la hema-
toxilina, que de roja se vuelve morado oscuro cuando se expone al aire y la luz.


Nuestro comercio con Nicaragua y Panama, se bacia en Ia forma primitive que describe
este dibujo del mismo senior Figueroa. Las grades jornadas que nuestros indigenas se
veian obligados a emprender, a veces como arrieros y a veces tambiin como cargadores.
tienen buena parte en el agotamiento de la raza primiriva porque muchos de los indios
no regresaban al pais. quedando fuera de il sometidos a una semi-esclavitud confocme
se podr! vet n las marradiones que mis adelante s publican.








Este tinte se encuentra principalmente en el coraz6n de la madera y se utiliza
en tintoreria. Tambien ilegaron los comerciantes don Francisco Ram6, don
Hei if unior, don Alfonso Dumatray, don Luciano Dercenayy.ydon Carlos
Thierrat, quien dio motive a la llegada del Conde de Gueynord, en 1844, en
una corbeta francesa, a presentar un reclamo contra el Gobierno, En nioviembre
del mismo afio regres6 a Puntarenas el citado Conde a proponer al Gobiemo
de Costa Rica que entrara en relaciones comerciales; con Francia. El senior
Thierrat fue el primero que estableci6 en esta capital un curso de tenedtria
de libros; segfin su aviso publicado en el Costarricenise, en 1846. .,
Procedente de Santiago de Veraguas, donde habia contraido matri-
monio con una distinguida sefiora de apellido L6pez Arosemena, 1eg6o tam-
bi6n en 16os primeros afios de nuestra vida independiente el Doctor don Victor
Herrin, frances, a quien se consult, por una Junta especial que habia nom-
brado el Gobierno para tratar del aislamiento de los leprosos, acerca de "si
el arte prestaba conocimientos y reglas suficientes para calificar con exacti-
tud. a los leprosos" y "asegur6 de conformidad, hacidndolo constar en, el
acta para conocinfiento y satisfacci6n del supremo gobierno", Esa Junta es-
taba integrada por don Joaquin Rivas, el Licenciado don Braulio Carrillo,
don Cipriano Fernandez y don Joaquin Mora. Con fecha 19 de febrero. de
1833, reunida nuevamente la Junta, el Doctor Herrin manifest 16o siguiente:
-"En los enfermos leprosos debe hacerse distinci6n entire los curables e in-
curables. En cuanto a los primeros, debe destinarse un edificio inmediato
al lazareto y fuera de sus muros para evitar en un todo las relaciones y con-
tacto con los curables; que reducidos a un solo punto los curables, se fijara el
m6todo curative y conforme al estado de humores de cada uno, se sefialara
la clase de alimento -que debia dArseles;- que-'de- este modo,-a los- que fuere
absolutamente impossible curar, se les hara entrar en el departamento al cual
los reduce su desgracia; y los que sanen, serAn puestos en libertad sin la
pena de haber estado confundidos con los incurables. Y que a 6stos se les
suministre el alimento comfin, de acuerdo con los fondos. El Doctor Herrin
reconiend6 las siguientes porciones de alimentaci6n: came salada, 4 onzas
diarias por cada persona; frijoles, media libra en los mismos terminos; maiz,
tres cajuelas por semana para cada cuatro personas; dulce, una tapa por se-
mana; cuatro onzas 'de tocino por semana para cada uno; seis onzas de sal
por semana, para cada uno y un real de candelas por semana para todos.
Enseguida mianifest6 el Doctor que "parece muy bien que, al practicar la
calificaci6n, el inteligente que haya debe ir a la casa de los enfermos y
former registro de los que vaya exaniinando y poniendo raz6n del estado de
cada uno, con el fin de no sujetar a estos infelices a la vista pfiblica, de
hacer el examen de su fisico en privado y de no exponer al puiblico al conta-
gio de este mal tremendo".
Fueron tambi6n inmigrantes franceses de la misma 6poca don Juan
Bonnefil, don Felix Baudrit y los Doctores don Victor de Castella y don
Santiago Bourdon. Se hicieron entonces algunos intentos dejformaci6n .de.
colonies francesas y en 1825 se celebr6 un contrato con don Pedro Ruahand
para establecer una colonia entire Puntarenas y Esparta. En noviembre de
1848 se celebr6 otro contrato con don Gabriel Lafond al cual se concedieron
doscientas leguas cuadradas de tierra. El senior Lafond sirvi6 despues a Cos-






























El Paste Colon es la entrada a la cindad de San Josi por el Ocste. y constituye uno
de los lugares mis elegantes de la Capital, tanto pot el modern sistema de construcci6n
de su pavimento. como por el lujoso alumbrado eltrico que tiene en today su extension.
Ademis. a ambos lados del Pases Col6n se levantan acualmente mudias nuevas Iujosas
construcciones que dan at conjuao aun agradable aparienca.

ta Rica como C6nsul General en Francia en 1849. como Encargado de Ne-
-gocios en 1854 v como Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario
en 1857. El Licenciado don Hernin G. Peralta conserve una carta privada
del senior Lafond al Doctor don Jose Maria Castro, fecharla en la Legaci6n
de Costa Rica en Paris el 14 de diciembre de 1859, en la cual se queja de
]as cartas de retire que le habia remitido el Gobierno del Doctor Monteale-
gre y dice que es un frances que ha derramado su sangre por la causa de la
independencia americana.
En ]a inmigraci6n espafiola figuran los mineros Mateo Urrandurrua-
ga. Manuel Cacheda, Esteban Xatruch, Francisco Giralt, Manuel y Jorge
Peinado v Ram6n Pomeros. Los sefiores Vicente Fibrega, Francisco Marti-
nez. Ram6n Toledo. que vino de Panama, don Manuel Sagrera y don Pedro
Diez Dobles. que se radicaron en Heredia; don Francisco Berroechea y
don Agustin Aguayo, que se dedicaron al comercio.
Espafiol era tambiin don Buenaventura Espinach, quien obtuvo carta
de nacionalidad costarricense por Decreto N9 224 de 17 de julio de 1830,
dictado por la Asamblea Constituyente, en la misma fecha en que se decret6
igual gracia a favor de don Santiago Millet. El senior Espinach procedia del
Peru y aqui ejerci6 valiosas actividades que le reportaron una cuantiosa for-
:una v tambi6n dejaron al pais grandes progress. Fue minero, exportador
de caf6 y miembro de la Junta Itineraria que realize la obra enorme de eons-
truir la carretera a Puntarenas.
Entre los inmigrantes alemanes estin don Jorge Stiepel, agricultor
y comerciante; don Enrique Ellerbrock, de Hanover y don Juan Barth, que








tra el Superintendente de la Quebrada del Ingenio,' en el mineral del Modte
del Aguacate. Representaba una Compafiia llamada la Anglo Costa Rican
Economical Mining Company. Habia instalado una miquina Ilamada "Mi-
quina para la extracci6n del oro por el procedimiento patentado de Zillenthal
para la amalgama fria" que tenia la gran ventaja de que no necesitaba de nin-
guna manipulaci6n preliminary, sino que por medio de una operaci6n continue
y sencilla extraia el oro de la piedra. Era una inmensa rueda de hierro colado
que a media que llegaba la piedra de la montafia, ]a hacia polvo; 6ste pa-
saba por canales llenos de agua yendo a parar luego a un estanque que con-
tenia unos recipients en los cuales el oro se desprendia de las otras particular
v se combinaba con el azogue que estaba en ellas.
En 1841 se acredit6 en Centro America el primer C6nsul alemin,
don Carlos Rodolfo Klee, cuyas credenciales fueron aceptadas en Costa Rica.
En la inmigraci6n italiana aparecen tambi6n los miners Domingo
Mattey, y Mateo Bertora; don Carlos Volio, que se radic6 en Cartago y don
Angel Franceschi, comerciante. Por filtimo, citare a don Miguel Bolandi,
de nacionalidad sueca.
De los Estados Unidos de Amerioa legaron los" Doctores Marcos
de Lafayette Hine, quien se incorpor6 en la Facultad de Medicina en el aio
de 1850. Fu6, ademis, el primer C6nsul de los Estados Unidos en Costa
Rica v muri6 en esta capital el 8 de enero de 1880; don Santiago Hogan y
don Carlos van Patten. Procedentes de Suiza los Doctores don Jos6 Spori y
don Carlos Mayer y el Ingeniero don Luis Saugy. En la inmigraci6n espafiola
figuraron los Doctores don J. Ventura Espinach, de la Universidad de Bar-
celona. incorporado en Costa Rica en 1858. Muri6 en San Jos6 el 17 de
julio de 1876; don Felix Olivella, don Emilio Segura, el Arquitecto don
Ram6n de Minondo y los sefiores don Gaspar Ortufio, don Jaime Giiell, don
Mateo Fournier y don Ezequiel Pi.
La colonia inglesa se aument6 con la 11egada de los sefiores Doctor
Francisco Clark y don Juan Le Lacheur, quien ejerci6 miucha influencia en ei
comercio de Costa Rica e hizo los primeros contratos de navegaci6n hacia
Europa. En la campafia Nacional prest6 muy oportunos servicios al pais con
los buques de sus empresas; don Ricardo Farrer, contratista en febrero de
1853 de la primitive linea del Ferrocarril entire Puntarenas y Esparta; don
Federico Cox, empresario de gran prestigio, que fu6 sucesor de Mr. Wallis
en la Direcci6n del Banco Anglo Costarricense y muri6 en Londres en 1918;
don Jorge Cauty, coronel de nuestros ejrcitos, que prest6 eminentes servi-
dos a la causa national. Era tambi6n comerciante y empresario y estableci6
el primer servicio de navegaci6n en el rio Sarapiqui; don Eduardo Dee, don
John Young y don Santiago Barry.
Elfactor geogrifico de vecindad contribuy6 much a determinar la
inmigraci6n de ciudadanos colombianos. Entre otros, 11egaron a Costa Rica
los Doctores don Miguel Macaya, don Antonio Pupo que se radic6 en Here-
dia y fue el segundo medico que ejerci6 su profesi6n en aquella ciudad, ya
que el primero haba sido Doctor Brealey, medico de los mineros ingleses;
don Pedro Le6n Paez, don Epaminondas Uribe, don Uladislao Durin, don
Juan N.. Venero y los profesores don J. Ricardo Casorla v don Jos6 de Obal-
dia. Vinieron a" aumentar la inmigraci6n sudamericana el Doctor peruano

'17








don Francisco Canet y don Eduardo B&eche, el primer C6nsul de Chile ern
Costa Rica. Muri6 el 11 de setiembre de 1875.
Con motivo de las relaciones comerciales llegaron de Sur Am6rica
don Crisanto Medina, comerciante argentino que se estableci6 en Puntare-
nas y fund una colonia de alemanes en Miravalles; los peruanos don Fran-
cisco Otoya y don Rafael Senitagoya; los panamefios don Manuel Dutary y
don Manuel Palma, que se radic6 en Heredia; el chileno don Santiago Ortega.
quien tom6 parte en ]a revoludci6n de 1835 contra el Gobierno de don Braulio
Carrillo, y por iiltimo. el professor don Ildefonso Paredes, colombiano, que
trat6 de fundar un colegio en San Jose en 1834.
La inmigraci6n centroamericana durante los primeros aiios fue pro-
vocada especialmente por los disturbios politicos en las naciones del Istmo.
En los albores de nuestra independencia vino a Costa Rica don Cayetano de
la Cerda. procedente de Nicaragua y posteriormente vinieron del mismo pais
don Jose Sacasa, don Manuel Barberena y don Mariano Sivalos, que sirvie-
ron como Magistrados. En la mitad del siglo pasado llegaron los abogados
nicaragiienses don Buenaventura Selva. quien gan6 por oposici6n la citedra
de gramitica castellana y latina en la Universidad de Santo Tomis; don
Pedro Cesar, quien figure en 1842 en nuestros Tribunales de Justicia; el
Licenciado don Benito Rosales, quien ejerci6 aqui su profesi6n de abogado.
Procedentes de El Salvador vinieron don Vicente Villasefior v don Maximo-


En el Pasco Col6o se encuentra esta Injosa residencia del Doctor don Antonio A. Facio.
uno de los mais eminences cirujanos del pals. El Doctor Facio ha ocupado durance muchos
aios el alto cargo de Superintendente del Hospital de la United Fruit Company en
Puerto Lim6n y es ahora el Superintendente General de Hospitales de la Repfblica,
cargo de reciente creci6n. en el coal ya ha demostrado m interns par los psoblemas
que afecran los establecimientos sostenidos pot la Beneficencia Pblica.









Cordero, que figuraron en la revoluci6n contra Carrillo en 1835; don Jose
Maria Cafias y don Pedro Iraeta, que Ilegaron a Costa Rica durante la se-
gunda administraci6n de Carrillo.
En 1840 llegaron a Puntarenas treinta y cinco personas de lo mis
distinguido de Centro America, acompahiando al General Morazin a bordo
del vapor Izako. De estos ilustres visitantes se neg6 Ia entrada a Morazan,
quien continue hacia el Perfi y s61lo se la permiti6 a los sefiores Presbitero
Doctor don Isidro Menendez, don Doroteo Vasconcelos, don Gerardo Barrios,
don Pedro Molina y sus hijos Felipe y Jose, General don Enrique Rivas y
sefiores don Indalecio Cordero, don Jos6 Pardo y don Dimaso Sousa. El
Presbitero Menendez durante su permanencia entire nosotros se distingui&
como consejero del Presidente Carrillo y fue el autor del C6digo General de
1841, copiado del C6digo de la Confederaci6n Perfi-Boliviana del General
Santa Cruz, quien a su vez lo habia copiado del C6digo francis. Los hijos
de don Pedro Molina, don Felipe y don Luis, prestaron al pals muy impor-
tantes servicios.










Al iniciarse la explotaci6n minera en el Monte del Aguacate, las maquinarias que se
empleabhn no podian see de sistema mis primitive que el que ilustra este dibajo tornado
del libro del Sefior Figueroa. A pesar de la deficiencia mecinica, se extrajeton de esos
minerals cuantiosas sumas que fueron base de muchas grades fortunes en el pais.
Las minas de Costa Rica dan abora may escaso rendimiento. a pesar de que existed casi
por todas padres.
En la region del Pacifico. hacia el Suer, se ha establecido una gran cantidad de traba-
jadores que extraen el oro de los placeres formados en el cance de los grades y peque-
fios rios de aquella zona. cuyas riquezas parecen set de considetaci6a, a juzgar poe las
cantidades de ora que ya se ban venido a vender a la Capital, a may been precio poe
su final calidad.

Por el afio de 1836 vino a Costa Rica, procedente de Guatemala, el
Doctor don Nazario Toledo. Tambi6n vinieron de aquel pais don Jos6 Fer-
min Meza, Farmac6utico incorporado aqui en 1846 y el misiko don Jos6
Martinez, contratado en 1845 por el Doctor Castro para dirigir las Bandas
Militares, cargo que desempefi6 hasta 1852. en que murio.
La invasion acaudillada por Morazan en 1842 trajo al pals gran nu-
mero de centroamnericanos, entire los cuales merecen citarse los Generales
Isidro Sagel, Jos6 Maria Saravia, Carlos Salazar, Francisco Ignacio Rasc6n,
Trinidad Cabafias, Cornelio Nicolas Angulo, B. Brusall, Ciriaco Bran. M.
M. Chorem y M. I. Zepeda; los capitanes Juan J. Luna y J. M. Espinar
y algunos otros militares de baja graduaci6n. Derrotados despu6s v fusila-
dos Morazin y algunos de sus compaiieros, los demas invasores se vieron
obligados a salir del pais.
La political econ6mica y religiosa que desarroll6 Espafia en America,








encaminada a defender sus intereses en las colonies y a proteger su credo
religioso, la indujo a excluir de ellas toda influencia de las naciones europeas
en las actividades econ6micas y culturales, reduciendo asi a los paises del
Nuevo Continente a un confinamiento intellectual que retard6 el desarrollo
natural de su progress,
Uno de los mayores bienes que trajo consigo la emancipaci6n del do-
minio espafiol, fue el contact que las futuras nacionalidades de Amirica
tuvieron con los paises de Europa. Abiertas las relaciones con aquellos paises,
las nuevas Repxiblicas del Continente Americano recibieron el estimulo de
las corrientes culturales que debian transformar las viejas instituciones y
dar vida a nuevas actividades. Costa Rica. al entrar a la vida independiente
en 1821 empez6 a recibir el beneficio de la influencia extranjera en el desa-
rrollo de su cultural. Sin embargo, aquella influencia, durante los treinta
alios que sucedieron a los acontecimientos de 1821 no pudo estimarse como
exclusiamente europea, ya que ella no vino a hacerse sentir en toda su inten-
sidad sino hasta mediados del siglo pasado. Dos factors determinaron esa
influencia: el factor econ6mico y el factor politico. El primero tuvo su ori-
gen en el florecimiento economic, determinado por el desarrollo de la pro-
ducci6n del cafe y el segundo, en las medidas political relatives al fomento
de la inmigraci6n extranjera y a la apertura de las relaciones internacionales
con los paises del viejo mundo.
No obstante la crisis que sufri6 el caf6 con motivo de los aconteci-
mientos politicos de Europa en 1848, la producci6n de ese articulo vino en
aumento a causa de las facilidades de transport adquiridas con la apertura
de la carretera a Puntarenas y el arribo a ese puerto de los primeros vapores,
que principiaron en 1856 a 11egar con regularidad en virtud de un contrato
celebrado por el Gobierno de don Juan Rafael Mora con la Compafiia Pacific
Mail. A partir de ese afio las relaciones comerciales se hicieron mis intensas
y activas, experimentando con ello gran estimulo la economic national. A
consecuencia de las facilidades de conmunicaci6n, aument6 de una manera
notable el acceso de extranjeros al pais, a la vez que nuestros hombres de ne-
gocios, gracias a la holgura econ6mica de que disfrutaban, hicieron frecuen-
tes viajes a Europa y los Estados Unidos. Estas mismas circunstancias faci-
litaron que nuestros j6venes, interesados en su cultural se dirigieran a hacer
sus studios en los principles centros educacionales del extranjero. El flo-
recimiento econ6mico que trajo consigo el desarrollo de la producci6n del
cafe, dio origen a un comercio mis activo en toda la Repfiblica. Se estable-
cieron los primeros almacenes de comercio, se fundaron las primeras institu-
ciones bancarias y se organizaron varias empresas para explotar diferentes
industries. Entre las sociedades comerciales mis importantes de la 6poca
pueden citarse las siguientes: Quir6s y Ellerbrock (1853); Aguilar y Alpress
(1857); Bosche y Co. (1858); Ulloa y Zamora (1858); Moureo de Vars y
Co. (1859); Salazar y Muller (1860); Banco Anglo Costarricense (1863);
Brealey y Morales (1864); Tinoco y Co. (1865); Wallis y Witting (1865);
Montealegre y Co. (1867); Sociedad de Minas del Monte del Aguacate
(1868); Carazo y Hno. (1868); Sociedad Costarricense para la fabricaci6ri
de jab6n (1868) ; Montealegre y Salazar (1869) ; Andre y Lippuran (1869);
Cabello v Co. (1869); Banco Hipotecario alemin-costarricense (1870).

































En nuestras escuelas se celebran con frecuencia festejos civicos y aqui renemos a unas
graciosas alumnas del Colegic Superior de Sefioritas, que bacen Guardia de Honor al
Pabell6n Nacional.

Las facilidades de comunicaci6n en este period de actividad econ6-
mica, que tanto favoreci6 la inmigraci6n al pais, nos puso en contact cori
valiosos elements que constituyeron verdaderos factors de nuestra cultural.
ya por su talent, ya por su aporte cientifico, ya por su espiritu de empresa.
Fue en esta epoca cuando llegaron los distinguidos alemanes Docto-
res don Alejandro von Frantzius, don Carlos Hoffman, don Guillermo Joos
y don Juan Braun; los quimicos don Edmundo Becker y don Carlos Joha-
nning; los Ingenieros don Guillermo Witting, don Francisco Rohrmoser y
don Luis von Chamier; el jurisconsulto don Fernando Streber y los empre-
sarios don Guillermo Nanne, don Alejandro y don Carlos von Biillow. Hom-
bres versados en la medicine, en la quimica, en la ingenieria, en la agricul-
tura y en el comercio, su contingent en la cultural del pais fue muy apre-
ciable, sobre todo si se toma en cuenta la ausencia de elements profesionales
a consecuencia de nuestro escaso desarrollo intellectual de aquella 6poca.
Procedentes de Francia llegaron entonces los Doctores don Adolfo
Carit, don Francisco Castaing, don Esteban Cazaneuve, don Victor Dujardin
y el distinguido escritor don Adolfo Marie, quien lleg6 a Costa Rica en
Julio de 1848 junto con el ex-Presidente del Ecuador don Juan Jos6 Flores.
En nuestro pais el senior Marie entr6 en relaciones con el Doctor don Jos6
Maria Castro, entonces Presidente de la Repfiblica y fue su consejero, ocu-
pando luego diferentes elevadas posiciones oficiales. Fue, ademas, el primer
professor de francs que tuvo la Universidad de Santo Tomas. Al senior Marie








se 1 atribuyen las proclamas del Presidente Mora, a quien continue sirvien-
de cuando el Doctor Castro dej6 el Poder. Muri6 en Liberia en mayo de 1856.
Franceses fueron tambien los inteligentes empresarios sefiores Galli
Segerard, Boulanger, Huard, fundador del Banco Rural de Cr6dito Hipote-
cario, don Victor Aubert y don Hip6lito Tournon. El senior Toumrnon inici6
sus actividades entire nosotros como comerciante en pequefia escala y poco a
poco fue aumentando sus negocios emprendiendo luego en agriculture hasta
dejar fundada una de las casas exportadoras de caf6 mis respetables y acre-
ditadas del pais: la Sociedad An6nima Tournon, que entire otros beneficios
tiene uno de los mis modernos instalado precisamente a la orilla del Rio
Torres, limited de la ciudad de San Jose.


P.'tio de beneficio de cafe de los Sefiores Tournon. situado exactamente en el lUite
None de la capital.


La inmigraci6n extranjera fue en esta 6poca un factor important
en la cultural national. Ademis de la influencia que ejerci6 en algunos ra-
mos de las diversas actividades del pais, estos inmigrantes determinaron y
formaron a su vez ambiente educational.
El desarrollo de la cultural artistic recibi6 tambi6n un poderoso im-
pulso con la llegada de profesores europeos de bellas artes y de las primeras
compafiias teatrales de Opera y Zarzuela. En Junio de 1862 lleg6 a Costa
Rica la primera compafiia de Opera Italiana, dirigida por el empresario
Lorino. Dio su primera funci6n el 11 del mismo mes con la Opera el Barbero
de Sevilla y estuvo luego entire nosotros varias veces. Esta nueva manifesta-
ci6n cultural, que no se hacia sentir anteriormente, se desarroll6 de una ma-
nera notable gracias a la influencia extranjera.








La actividad econ6mica contribuy6 tambi6n al florecimiento intelec-
tual con el establecimiento de las primeras librerias que introdujeron impor-
tantes publicaciones cientificas y literarias. En 1860 se abri6 en San Jos6
la Libreria. El Album, de don Guillermo Molina y la francesa-espaiiola de
don Pedro Borisard. En 1863 se fund la libreria chilena, sucursal de la
empresa El Mercurio, de Valparaiso. Sus principles obras eran sobre lite-
ratura. historic, derecho, economic political y educaci6n.
La organizaci6n political que se di6 al pais con las Constituciones de
1859 y 1869, fue la mejor expresi6n del progress de nuestra political. Aque-
11as Constituciones, formuladas a plena luz, sin ninguna presi6n, establecian
el regimen de un gobierno representative y alternative y los principios esen-
ciales de las garantias y derechos de los ciudadanos. El ambiente de libertad
que se respir6 durante ese period, favoreci6 el desarrollo del periodismo y la
renovaci6n de las ideas.
Product de aquella renovaci6n fue la fundaci6n de la francmasoneria
en 1867 y la conquista alcanzada con la incorporaci6n constitutional del prin-
cipio de la ensefianza gratuita, obligatoria y costeada por el Estado, segfin
la Carta Fundamental de 1869, bajo el Gobierno provisional del ilustre esta-
dista don Jesfis Jimrnez.
Las administraciones presididas por los sefiores don Jos6 Maria Cas-
tro, don Juan Rafael Mora, don Jos6 Maria Montealegre. y don Jesfis Jime-
nez, tomadas en consideraci6n como factor politico, fueron favorables al
desarrollo de la cultural del pais. Sus importantes iniciativas relacionadas


Solamente dos de las Naciones tienen edificio propio para sa representaci6n Diploma.
trica en Costa Rica. La Legaci6n Americana y la Legaci6n de Mixico, que aqui sa repro-
duce. Es una de las constracciones mis lujosas, sobre todo en sa interior. donde se ba
auilizado material mericano de refinado gusto y extraordinario Injo.







con el mejoramiento de nuestros sistemas econ6micos, el fomento de la inmi-
.zraci6n extranjera, la apertura de relaciones internacionales y las disposi-
ciones encaminadas al establccmiento de centros de educaci6n, determinaron
nuevos rumbos al progress national. De aquellas iniciativas, la apertura de
relaciones internacionales v el fomento de la inmigraci6n extranjera son las
que mayor influencia ejercieron en la prosperidad de la epoca. El Doctor don
Jose Maria Castro, que inici6 su administraci6n en mayo de 1847 manifest
tendencias bien marcadas a facilitar la llegada de extranjeros y sus hermo-
*as iniciativas estin cristalizadas en la celebraci6n de los primeros Tratados
de Amistawd y de Comercio con la Gran Bretadia e Irlanda, con Francia y con
"}as ciudades anseaticas. Las mismas gestiones se continuaron en la Admi-
nistraci6n siguiente celebrando nuestros Tratados de Amistad y de Comer-
cio. en 1849 y 1850. con Espafia y los Estados Unidos. En esta misma 6poca
don Felipe Molina public en Nueva York su libro "Bosquejo de la Repfiblica
ca de Costa Rica" con detalles acerca de nuestra historic, situaci6n geografica,
Territorio. fisonomia del pais, clima, suelo, extension, poblaci6n. products.
actividades econ6micas. comercio de importaci6n y exportaci6n, instituciones
political, deuda pfiblica y facilidades que el pals ofrecia al inmigrante para
desarioTlar sus energies. Este bosquejo fue la primera obra que se public sobre
Costa Rica y con ella se le hizo un inmenso bien, ptesentandola, por primera
vez en el extranjero con sus bellezas y predilecciones de la Naturaleza.
Resultado de los Tratados celebrados con las naciones europeas y los
Estados Unidos. fue el nombramiento de las primeras representaciones di-
plomaticas y comerciales. Espania acredit6 a don Diego Ram6n de la Cuadra
como Encargado de Negocios y C6nsul General; Francia acredit6 a Mr.
Lconso Augrand con igual character; Bl1gica di6 iguales credencialesa Mr.
Marcial Cloquet y los Estados Unidos dieron su representaci6n consular al
Doctor Marcos de Lafayette Hine. Costa Rica acredit6 como su primer
Ministro en Washington a don Felipe Molina, a quien luego reemplaz6 su
hermano don Luis.
El element extranjero ha sido mirado siempre con simpatia y ha
recibido todo el apoyo politico y social que le ha sido. necesario para Ilevar a
cabo sus empeiios generosos en beneficio del pais.
Las administraciones citadas. consideradas como factor politico, de-
terminaron nuestro progress cultural que vino a manifestarse en aquellas
iniciativas que tuvieron por objeto la organizaci6n de los diferentes depar-
tamentos de la administraci6n pfiblica, el desarrollo de las capacidades eco-
n6micas nacionales, la apertura de vias de comunicaci6n. el fomento a la
agriculture, la garantia del derecho de propiedad, la difusi6n de la ensefian-
za pfiblica. la celebraci6n de Tratados con varias naciones de Europa y Am&-
rica y la construcci6n de puentes y edificios piblicos.
En la corriente inmigratoria de aquella 6poca lleg6 al pais un lujoso
contingent de profesores extranjeros entire los cuales figuraban don Eduar-
do Dee, don Adolfo J. Morux, don Alejandro Botero, don Julio Rosat, don
Carlos von Billow, don Enrique T`vight, la sefiorita Ester A. Besson, don
Anselmo Andines, don F. Winter, don Fernando Mufioz de San Clemente,
don J. J. Peatfield, don Cirilo J. Martin, Presbitero don Estanislao Campa-
fio, Mr. John Young, que establecieron classes de literature, matemiticas v

































Una Compania del Coerpo de Policia rinde honors en el acto de preseanuci6n de cre-
denciales del Excmo. Scoor don Emilio Sanz Tovar. Enviado Extraordinario y Ministro
Plenipotenciario de la Reptiblica de Espaia en Costa Rica.
La ceremonia se verifica en la Casa Amarilla. residencia official de la Secretaria de Re-
laciones Exteriores, con asistencia del Seiior Presidente, quien se ve al lado del Senor
Ministro de Espalia. y Je todos los Secretarios de Estado y algonos altos Jefes del
Ejircito Nacional.

gramitica. Don Arturo Lonckin, don Vicente Lachner. don Enrique Olintto
Metti, don Eladio Osma, don Jenaro Cardona, don Carlos Liebich y don
Carlos J. Jotly contribuyeron al desarrollo de la cultural artistic estable-
ciendo classes de mfisica. Ademis de los citados sefiores, que fueron verdade-
ros agents de la cultural europea. vinieron a Costa Rica muchos centroame-
ricanos ilustres que establecieron classes particulares y prestaron importantes
servicios a la ensefianza official.
El period de la vida national que antecede, es uno de los mis impor-
tantes en el impulso que recibi6 nuestra cultural. Este period se caracteriza
por la influencia europea. Nuestro desenvolvimiento cientifico, educational.
artistic e industrial, esti intimamente ligado al desarrollo que alcanzaron
nuestras relaciones con el extranjero y al contacro con la civilizaci6n europea.
Las referencias anteriores se relacionan, de modo preferente. con algu-
nos de los extranjeros que llegaron a nuestra patria hasta fines del Siglo XIX
y en ella se quedaron formando respetables hogares que son orgullo de la
sociedad costarricense. Casi todos son apellidos que hoy inspiran el mayor res-
peto y que figuran en primera linea en todas las actividades nacionales.
En cuanto a las colonies extranjeras de hoy, solamente hay que decir
que merecen la mis profunda gratitud por la forma amplia en que han contri-
buido al desarrollo del progress national en los iltimos afios. Aqui disfrutan
de un ambiente de respeto v de paz que los hace sentirse como en tierra p- opi.t










v entire nosotros van fonnando sus hogares. En various de los capitulos siguien-
tes, hago referencias personales a algunes de ellos que bien merece un lugar
de preferencia en el recuento de los hombres que han sabido luchar con decide
dido empefio y que al triunfar en la vida, conservan para Costa Rica tanta
gratitud como carifio, ya que es tierra de ambiente acogedor y apacible como
pocas en el mundo.


Edificio que ocupa la Legaci6on Americana en San Josi de Costa
Rica. Esta lujosa residencia que se conoce entire nosotros por el
"Castillo Azul", foi construida por el Lcdo. don Maximo Fer-
nindez. Jefe y Candidato Presidencial durante mochos aios
del Partido Republicano cuya divisa era una cinta de color
azl.
Fai residencia de los Presidences de la Republica: el Lic. don
Alfredo Gonzilez Flores, don Federico Tinoco, el Gral. don
Juan Bautista Quir6s y el Lcdo. don Francisco Aguilar Bar-
quero. Es, ademis. ono de los mejores edificios del pais.


















La Democracia

Costarricense


En sus diversos aspects politicos y sociales, la democracia costarricense
tiene caracteristicas dificiles de exponer por el riesgo de que se juzguen exa-
geradas, cuando no fantisticas del todo.
Sin otras luces exteriores que aquellas muy contadas que determinados
elements aportaron en los primeros afios del siglo anterior, entr6 de 11eno
en el disfrute de su vida independiente, sin que ese hecho trascendental costara
]a vida de un s6lo hombre, y desde entonces, es decir, desde hace 118 afios, Cos-
ta Rica ha resuelto pacificamente todos sus problems politicos, internacionales
y sociales, con un elevado espiritu de justicia, prescindiendo por complete de
toda imposidci6n que pudiera lastimar el concept de amplia libertad que cada
costarricense cultiva con amor porque en ese ambiente respira desde nifio.
Las dictaduras, con todo su cortejo de servidores arbitrarios; los go-
biemos personales, siempre de trigicas consecuencias; la autoridad que des-
conoce el derecho por creerse superior a la ley; todas esas y otras tantas des-
venturas como sufren a veces otros pueblos de la tierra, son hechos casi des-
conocidos entire nosotros, que no hemos tenido nunca que rendirle homenajes
a un tirano.
Es natural, desde luego, que en algo mis de un siglo, han de haberse
presentado excepciones, felizmente muy contakdas y de breve duraci6n, porque
el pueblo de Costa Rica, no obstante su pasividad traditional, defiende con
decision su derecho a la libertad y se levanta airado cada vez que algfin gober-
nante pretend privarlo de ella; pero en t6rminos generals, puede afirmarse
que esas contaidas excepciones no han dejado ensangrentadas las huellas de
su paso y ni siquiera han 11egado mis alli de los limits que humanamente
tienen que soportar y hasta disculpar a veces los pueblos mis altivos de la
tierra.
Los costarricenses tenemos la satisfacci6n de decir que por culpa de
nuestros gobernantes, no se ha cubierto de luto ningin hogar national.
A la formaci6n de nuestra democracia han contribuido diversos facto-
res, entire otros, la pobreza de nuestra vida en la 6poca colonial, que oblig6 a
todos a las faenas 'del camipo, para buscar en 61 la finica base de su modest
riqueza. Esa circunstancia y la ripida extinci6n de la raza indigena, hicieron
impossible la constituci6n de los grandes latifundios y poderosos capitals que










' 7.4..


Frentce del modern edificio de cemento armado que ocupa la Escuela Repiblica de
Chile, en San Josi. Esti construido con todas las posibles comodidades y dispone. ade-
mis. de amplio espacio para ejercicios fisicos de los alumnos.

-en otros paises se formaron como secuela ordinaria de las encomiendas y de la
servidumbre de los pueblos sojuzgados; pero entire los factors que mis deben
tomarse en cuenta para explicarse la formaci6n de nuestra democracia, esti la
escuela. El primer Presidente de la Repilblica, el Pr6cer don Juan Mora Fer-
niandez, fue maestro y este hecho parece tener el vivo simbolismo de una
pado las riis altas posiciones en la Administraci6n Pfiblica, han sido maestros
y profesores.
Los nifios pobres o de humilde condici6n social, que concurrent a las
-escuelas costarricenses, no tienen la impresi6n, tan triste de experimentar, de
la desigualdad social v no surge, por lo mismo, en ellos, el complejo de infe-
rioridad que tanto pesa en la vida del hombre. Por otro lado, los nifios acomo-
amistoso con los de las classes pobres y eso los hace ser mis humans y com-
-prensivos del principio constitutional que establece la igualdad de todo hom-
bre ante la lev. Esa igualdad se inicia en la escuela y se mantiene en la reali-
-dad de la vida. mientras circunstancias excepcionales, imposibles de impedir,
no establezcan la separaci6n que es natural. Con el correr de los afios, los
-inculos creados en la 6poca risuefia de la nifiez, se robustecen o se debilitan,
pero no se olvidan nunca, siendo ademis de recuerdo siempre grato y dando
lugar a que el hombre, por alta que sea su posici6n social o econ6mica, no
pierda la oportunidad de tener una informaci6n afectuosa, veraz y sincera de
los anhelos o puntos de vista de otras clases de la sociedad. Desde luego, la







reducida poblaci6n del pais facility la prolongati6n de esas relaciones, por el
3nmediato contact en que se sigue viviendb.
Las virtudes civicas que tiene el pueblo costarricense, se derivan, sobre
todo, de su grande amor a la tierra. Existe ~ina coinstante-aspiraci6n general a
ser propietario, aun cuando se trate de una pequieiia parcela, cualquiera que
sea la condici6n del ciudadano.
Cuando se vuela sore ]a Meseta Central, que es la parte en realidad
poblada del pais, se contempla el panorama de una propiedad fraccionada de
modo sorprendente y esa vision que tiene el viajero al volar sobre el pais, no
lo llama a engaflo. En el complicado mosaic que contempla tiene el resume
de nuestra vida econ6mica y social; la sintesis de nuestra historic y el secret
de ]a paz en que hemos vivido: la inclinaci6n constant a cultivar la pequefia
heredad, como objeto esencial en la vida del hombre.
La democracia que mantiene el Gobierno del pueblo y para el pueblo,
ejerce su derecho de elecci6n por el sistema del voto director y secret. A partir
de febrero del afio 1938, fecha de la ultima elecci6n de Diputados al Con-
greso Constitucional, el voto es tambi6n obligatorio y la constancia de vota-
ci6n, expedida por las autoridades respectivas, es un document que debe pre-
sentarse en cualquier diligencia civil o administrative.
Los ciudadanos mayores de 21 afios o menores, si estan emancipados,
se inscriben en el Registro Civico y adquieren entonces una cedula personal
que contiene el n6mero de inscripci6n, el nombre y apellidos del ciudadano,
junt, con algunos datos que facilitan su inmediata identificaci6n. Desde el
19 de noviembre del afio en curso, las cedulas tienen tambien la fotografia del
portador, tomada en un departamento especial establecido por el Gobierno. La
c6dula es indispensable para el ejercicio de todos los derechos civiles y su
piesentaci6n puede exigirse en cualquier moment. Para retirarla es necesario
pagar tiun impuesto de timbre de cincuenta centimos.
Antes de la disposici6n que estableci6 el voto obligatorio, los sufragantes
de Costa Rica apenas 11egaban a unos 80.000, no obstante estar inscritos cerca
de 120.000, o sea el 20% de la totalidad de la poblaci6n, lo que es bastante si
se consider que enotros paises, como el Peri, por ejemplo, apenas l1ega al
5% el promedio de votantes en relaci6n con el total de sus habitantes.
Mas de una vez se ha intentado conceder el derecho de sufragio a las
mujeres y no seria extrafio que dentro de poco tiempo lograran obtenerlo si
se toma en cuenta que en material legal nuestro pais les otorga tantos derechos
como cualquiera de los que mantienen su legislaci6n mis avanzada.
El primer ejemplo de la democracia costarricense lo tiene el viajero
en la Casa Presidencial, cuya fotografia reproduzco. Como guardianes, apenas
se ven en la esquina un pelicia y un agent de trifico. En la puerta se distin-
guen dos policies que hacen de porteros. No hay, pues, ostentaci6n de ninguna
clase y cualquiera que tenga la curiosidad de pararse cerca de esta casa, veri
el constant movimiento de visitantes de todas las categories sociales, que sin
dificultades tienen franca la entrada y sin ceremonies son recibidos por el
Jefe del Estado, quien por raz6n de nuestras inveteradas costumbres concentra
en su autoridad la mayor suma de ocupaciones, ya que tiene que intervenir en
todos los negocios pfblicos y servir, en multitud de casos particulares, de in-
termediario que complace la solicitud. de sus amigos. Entre nosotros, el Presi-
dente tiene que hacer de todo y en esas condiciones sus horas de trabajo no








tienen limitaci6n. Al senior Presidente Cortes, como a todos los Jefes de Es-
tado que hemos tenido, se le ve en la calle, generalmente a pie, en compafiia
de un ayudante military o de un amigo, y a veces tambien solo. Ninguno de los
despliegues de fuerza, de uso corriente en otras parties, anuncia aqui la llegada
del Sefior Presidente de la Repiblica, que transit como cualquier ciudadano,
seguro de que nadie ha de salirle al paso para interrumpirlo, como no sea
algano que no lo conozca y tome para si el interior de la acera.
La forma de Gobierno mantenida en Costa Rica desde su emancipa-
cid6n, ha constituido una de las mas elevadas manifestaciones de la democracia
universal v le ha asegurado al mayor nunmero de costarricenses la mayor suma
de privilegios y de garantias; y el costarricense esti de tal modo acostumbrado
a su sistema de Gobierno, que se siente oprimido cuando vive en paises que
no le brindan al hombre las mismas ventajas de que aqui disfruta. La demo-
cracia costarricense tiene hondas tradiciones, que se remontan a los afios de


























Casa Presideocial de San Joi de Costs Rica.
Como puede observarse. no hay en sas inmediaciones ningun indicio de Guardia Militar
porque entire nosorros el Presideate rive con la isma sencillez que coalquier cidadano.
El Senor Presidente Cortis, cztre sus grande obras piblicas. ha iniciado b coastrocci6n
de an Palacio Presidencial en el terreno sitrado al Este de Il cindad, frente al Cuartel
Bella Vista y al costado del edificio de la Legaci6a Americana.
Este lote fur donado por dofia Cristina Castro v. de Keith para la edificaci6n de una
Iglesia; pero el Licenciado don Ricardo Jiminez. President de la Rep6blica. neg6 en
1927 el permiso necesario para ejecutar la voluntad de la donate. con la raz6n may
justificada de que una Iglesia no podia construirse frente a mo Cuartel de Armas.
El Gobierno del Sefior Presidente Corts adquiri6 el lore en referencia. por compra a
la Curia Eclesfistica, en la soma de f 140.000.
Costa Rica tendri. pues, dertro de poco, an Palacio Presidencial que guarded relaci6a
con sus progress generales.
Los altos de la Casa Presidencial que aquA se Ve. estin ocupados pot la Secretaria de
Fomento. la Direcci6n General de Obras Piblicas y as respectivas dependencias.
En la part baja reside el Sefior Presidente y en ella riene, a la vez, sus oficinas, so
Secretaria y las dependencias de la Secretaria de Seguridad Prblica, que estin atendidas
por un Oficial Mayor.



































Los alamnos de alganas Escuelas de la Capital asisten a la Misa de Campaia celebrada
en el atrio de la Iglesia de Nuestra Seiora de la Soledad con motivo de la inaugura-
ci6n del Paseo de los Estudiantes, que constitaye una de las grades obras de ptogreso
local realizada por la Municipalidad de San Jose.
La parada escolar se encuentra en la esplanada de donde part el citado Paseo que ter-
mina en el Liceo de Costa Rica.
Al fondo se observa ana fuente luminosa.

nuestra vida colonial y se ha robustecido singularmente en los 61ltimos tiempos,
acaso porque el ejemplo de otros pueblos nos ha hecho apreciar mis, defender
con mayor empefio y sostener como constant devoci6n, ese credo nacional que
nos garantiza el derecho a tener pan, paz y libertad.
Por tradici6n political y social somos dem6cratas, y nuestros ideales
son y no pueden ser otros que los grandes ideales del cristianismo. No pode-
mos aceptar, de ningfin modo, la concepci6n asiatica de un estado desp6tico y
absorbente que se halla mas alli de los linderos del bien y del mal, ni podria-
mnos aceptar tampoco la doctrine de que son fuerzas de caricter econ6mico las
,,que le dan cuerpo y forma a las instituciones, pues otras grandes fuerzas son
las que rigen nuestros destinos. (En ese punito de vista no podemos aceptar
transacciones ni formulas conciliatorias, porque respaldados por la experiencia
y por lo que nos revelan los padecimientos de otros pueblos, podemoq decir que
en el ejercicio, en la prictica y en la evoluci6n ide nuestra democracia, hemos
en-ontrado para nosotros mismos y para las generaciones futuras, la mayor
suma de ventajas tanto como de garantias para el libre desenvolvimiento de
la personalidad humana, bien sagrado que no puede subordinarse a la exis-
tencia avasalladora de ning6n organismo.
Mientras no se encuentre un sistema politico y social que ofrezca a
todos los ciudadanos ventajas mayores que las que garantizan las democraciess,









hay que seguir militando en ellas. y cada vez, si se quiere, con mayor decision;
pero eso no significa que todos tenganos un criteria empecinado o invariable
acerca de que el sistema es perfect, ni mncho menos. Por mi parte, reconozco
que en material de elecci6n popular, potr ejemplo, la democracia, tal como hoy
se realize en el mundo. es el imperio de los mediocres. Consagra a la ineptitud
v no sciecciona capacidades. Cada individuo en la democracia, es un n6mero,
al igual que ocurre con los penados de una circel. Cada ciudadano represent
en las eleciones democriticas una unidad. Dos analfabetos valen mis. por eso,
que un sabio. Dos ganianes, ignorantes y d6ciles al cohecho v al soborno, valen
mas, ante las urnas electorales, que un estadista que ha pasado la vida estu-
diando los problems colectivos en'toda su realidad. Ante las urnas electora-
les. dos criminals valen mis que un hombre honrado. Ese es el pecado origi-
nal de jas democracies, que no se borra con las aguas lustrales de ningin bau-
tismo, ret6rico. lirico o sentimental.
Pero esos son vicios que no se pueden corregir violentamente. Habri
que legar al voto seleccionado, sin herir el sentimiento piblico con medidas
que interrumpan el derecho adquirido en nombre de la democracia que ha rei-
nado por mas de un siglo en el pais.
La democracia en si. tanto como el resultado de su sistema electoral.
por raz6n de la buena suerte que ha tenido nuestra patria en la selecci6n de
sus Gobernantes. nos mantienen satisfechos, porque, ademis, el sistema perso-
nal que aqui seguimos en ]a formaci6n de los partidos politicos. nos permit
es'oger mejor y adoptar el bando de nuestro can'didato, sin estar obligados a
seguir las disposiciones de ningiun comite director de partidos organizado-.
oue nunca han existido.
Unos pocos ciudadanos han tenido el dominion, si asi puede calificarse
su influencia a veces decisiha, de la opinion public; pero ellos mismos han
visto a sus mejores partidarios y amigos. tomar bandera en partidos opuestos,
hacienda uso del derecho que la democracia les brinda.



















El Club Uni6n es el centro social mis importance del pais y
en sus salons itiaen lagar las mis ekgautes fiesta que celebra
la aristocracia costarricease.



















Los Partidos

Politicos


En Costa Rica no existen los partidos politicos de orientaci6n o ten-
dencias definidas. Cada cuatro afios, uno antes de terminar su period de
Gobierno el Presidente de la Repiblica, se forman tantas agrupaciones como
candidates haya para la campafia electoral que se inicia.
Al rededor de un hombre de m6rito y prestigio bastantes para Iamar
la atenci6n p6blica, se forman los partidos politicos, cuyo distintivo se reduce
a agregar al nombre o al apellido del candidate las silabas "ista" y con eso
y una insignia de colors aislados o combinados, queda listo el partido para
entrar de lleno en una lucha ardiente de prensa, propaganda personal, discur-
sos, desfiles e improperios contra 61 o los candidates contrarios. Cualquiera
que no conozca el sistema national, que desde luego tampoco constitute una
excepci6n en el mundo, supone que ya va a ser impossible la armonia entire la
pequefia familiar costarricense, tal es el calibre de la artilleria que se dispara,
especialmente en los filtimos dos meses de propaganda. Sin embargo, la sangre
no se derrama, ni la paz se altera por esas explosions de repetici6n invariable
cada cuatro alios. Terminada la lucha, las aguas recobran su nivel, los agravios
se cancelan, los entusiasmos se apagan y vuelve la vida a su estado normal de
absolute tranquilidad para repetir el mismo disco cuatro afios mis tarde, con
otro nombre y su "ista" de rigor.
Hay desde luego, liberals y conservadores; pero su ideologia es asunto
personal que no tiene en el espiritu puiblico ninguna resonancia. Grupos aisla-
dos pretenden a veces encender esas violentas pasiones en favor o en contra
de la religion cat61ica, dando como un hecho que las iglesias van a ser con-
vertidas en cuarteles y que sera desesperante la suerte de los capellanes del
ej6rcito; pero son voces que se pierden porque el pueblo de Costa Rica tiene
buenas experiencias de Gobernantes definidos perfectamente dentro de ambas
opuestas tendencies, que han sabido mantener el equilibrio social, que el pue-
blo, por su parte, respeta y estima.
Ahora mismo se encuentra Costa Rica en plena campafia electoral
para la renovaci6n de los Poderes P6blicos el 8 de mayo de 1940, y el resulta-
do permitira, seguramente, comprobar las afirmaciones anteriores. Hay ya
dos agrupaciones political claramente definidas y fuertes: la que postula co-
mo Candidato a la Presidencia de la Rep6blica al Doctor don Rafael Angel







Calder6n Guardia. de filiaci6n personal conservadora y la que adversa esa
candidatura.
En cuanto al Doctor Calder6n Guardia, hay que decir que se trata
de uno de los medicos j6venes de mayor prestigio en el pais. A su ciencia
professional indiscutible, va unido itu coraz6n de oro de la ley mis pura. Si-
guiendo, en primer tirmino, el ejemplo de su padre el Doctor don Rafael
Calder6n Mufioz, una de las figures mais atrayentes del Cuerpo Medico na-
cional, el Doctor Calder6n Guardia practice por igual la ciencia y la caridad.
Si se tratara de un medico que adem;is hubiera sido siempre politico
professional, podia tomarse a cilculo bien medido esa generosidad aplicada a
su conveniencia personal, por el compromise que entire gentes de buena con-
didi6n impone la gratitud; pero es el caso que el Doctor Calder6n Guardia
piactica la misma norma de servir con absolute desinteris material a sus pa-
cientes, desde el dia en que abri6 su despacho al traer consigo el titulo de
MWdico-Cirujano de la Universidad Libre de Bl1gica, llevando asi a sus extre-
mos la prictica generalizada entire los medicos de Costa Rica, donde son muy
contados los que han hecho fortune porque casi todos son de espiritu generoso
y tienen por costumbre recetar gratuitamente a los enfermos cuya situaci6n
econ6mica no es holgada.
Lo anterior, en cuanto al aspect professional en la vida del Doctor
Calder6n Guardia, le ha conquistado multitud de carifios invariables y since-
ros, que se han multiplicado, ademis, por la gentileza que en su trato personal
revela, cualquiera que sea la condici6n de quien a 61 se dirija.
Fisicamente, el Doctor Calder6n Guardia tiene toda la elegant y sim-
patica presencia de un caudillo capaz de despertar los mayores entusiasmos
entire sus partidarios, asi como de imponer respeto entire sus adversaries. Sin
ser orador de grandes vuelos ret6ricos, tiene en cambio, en la tribune, expre-
siones que convencen porque revelan, en todos los casos, una preparaci6n no
singular para analizar los problems nacionales y sobre todo, para llegar al
coraz6n del pueblo que lo aclama con el mayor entusiasmo donde quiera que
Ilega.
Por m6rito propio y debido tambien a la simpatia que su persona y su
conduct inspiran, ha alcanzado en los tres 61timos afios los honors mis gran-
des y desde luego merecidos que el pais puede otorgarle: es el actual Presi-
dente del Congreso Constitucional y el Tercer Designado a la Presidencia
de la Republica. Le falta, pues, como dicen, una grada solamente para llegar
al poder.
Su actividad en el Congreso se ha manifestado en diversas iniciativas
de beneficio general y cuantas veces ha sido necesaria su intervenci6n al discu-
tirse problems nacionales de especial importancia, el Doctor Caldler6n Guar-
dia ha revelado tener toda la preparadci6n que un Jefe de Estado require para
orientar por rumbos fijos y seguros la Administraci6n Pfblica.
En su vida privada, el Doctor Caldef6n Guardia tiene el orgallo de
poder decir que el mis enconado de sus enemigos, no puede hacerle un cargo
que empafie, siquiera levemente, su prestigio.
Pero el Doctor Calder6n Guardia es tambi6n, y acaso sobre'todas las
cosas, an cat61lico practicante y convencido, sin llegar, desde luego, a los extre-
mos de fanatismo que sus adversaries pretenden achacarle desde ahora. Es


























































DOCTOR DON RAFAEL ANGEL CALDER6X GUARDIA
Candidato a la Presidencia de la Repfiblica por el
Partido Republicano Nacional
1940-1944









35








decir, como aqui entendemos las cosas, el Doctor es un conservador decidido y
se le ha querido dar al tinnino el alcance necesario para justificar la idea de
que ha llegado la hora de sonar las cornetas y agitar las banderillas rojas,
Ilamando a filas a todos los liberals para hacerle frente al Doctor Calder6n
Guardia y a su partido conservador.
La primera voz de alarma procedi6 de uno de los hombres de mayor
prestigio que haya tenido Costa Rica en los uiltimos cincuenta afios. Creo no
exagerar y si lo hago declaro, al menos, que ese es mi criteria personal, que es
dificil encontrar en el Continente Americano un politico de mejor prepara-
ci6n. Podria seguir adelante sin nombrarlo y es seguro que el lector compren-
deria que se trata del Licenciado don Ricardo Jiminez Oreamuno, Presidente
de la Republica durante tres periods, de 1910 a 1914, de 1924 a 1928 y de
1932 a 1936. Si no estoy mal informado, en nuestra America solamente el
Prcsidente Irigoyen, de la Republica Argentina, ha alcanzado el honor de
tres elecciones para tres periods alternos.
Por derecho natural, fundado en su preparaci6n poco comun, el Licen-
ciado Jimenez Oreamuno ha sido tambiin el director de la opinion puiblica
costarricense durante los cincuenta afios citados.
Su rival en ilustraci6n y prestigio, tanto como en influencias political,
fue durante el mismo tiempo de la vida national, el Licenciado don Cleto
Gonzalez Viquez, un patricio con todos los atributos de gran senior. Desempefi6
la Presidencia durante dos periods, de 1906 a 1910 y de 1928 a 1932. S1u
muerte fue un motivo de just duelo national y tuvo la singular satisfacci6n
de recibir, en sus ultimos dias, las mis carifiosas demostraciones de parte de
quienes en su vida pfiblica habian sido sus adversaries, algunos muy encona-























Esta escuela rural lleva el nombre del Seior Licdo. don Le6n Corcts, como una demos-
traci6n espontinea que los vecinos del logar rinden al Sr. President de la Rep6blica pot
sus generosos empeios en favor de la aselsanza.







do.. Y es porque el temperament del Licenciado Gonzalez Viquez era apaci-
ble y bondadoso como el de pocos hombres del pais. En Costa R~a, donde tene-
1mos dos titanes naturales, el Iraz6 y el Peos, comparamos a veces a don
Ricardo y a don Cleto con estos dos volcanes, sin poder liredsar exactamente
*cuil se encuentra mis alto sobre el nivel de sus conciudadanas.
Estos dos costarricenses han sido, practicamente, los duefios del pais
en mis de medio siglo; pero valga la ocasi6n para decir que n6 ban abusado
nunca de sus poderes en perjuicio de nadie ni en beneficio propio; y que ha-
biendo manejado millones durante los veinte afios que entire ambos han go-
bernado a Costa Rica, sus manos estin limpias y ninguno de los dos ha tenido
capital que valga la pena de mencionarse. Es ese uno de los honrosos distintivos
de nuestros Presidentes. Si bien ha triunfado generalmente el que cuenta con
el apoyo de los capitalistas, personalmente llega pobre al Poder y asi sale del
mismo.
Pues I ien. tanto don Cleto como don Ricardo, que asi se les distingue
carifios2mente en el pais, han sido liberals decididos y ninguno despert6
recelos entire los conservadores ni trat6 de alterar el regimen de absolute
libertad de cultos, que por otra parte garantiza ampliamente la Constituci6n
de la Repfblica. Otros Jefes de Estado han sido, a su vez. cat61licos fervien-
tes y tampoco se ha interrumpido por eso la paz de los corazones costarri-
censes, porque el pais ha mantenido inalterable su misma situaci6n frente a
los credos opuestos.
En el afio de 1889 hubo una lucha electoral de las mis ardientes que
registrar nuestra historic. El Licenciado don Jose Joaquin Rodriguez era
candidate de los conservadores y el Licenciado don Ascensi6n Esquivel de
les liberals. Triunf6 el primero y todo cuanto hizo por complacer las ten-
dencias clericales, entonces menos moderadas que hoy, fue declarar que en
]as escuelas pfiblicas debia ensefiarse la religion cat61lica, dejando en libertad
a los padres para excluir a sus hijos de esa asignatura, si asi lo preferian.
En 1893 los clericales volvieron a la lucha con la candidatura de don
Jose Gregorio Trejos en oposici6n a la de don Rafael Yglesias Castro, quien
contaba con el apoyo decidido de los liberals, no obstante ser yerno del
President Rodriguez, llevado por los conservadores. Triunf6 el senior Ygle-
sias, quien durante ocho afins desempeii6 la Presidencia, y en nada se altp-
raron las relaciones entire la !glesia y el Estado.
El mismo senior Yglesias present de nuevo su candidatura en 1909
apovado. esta vez, por los conservadores, frente al Licenciado don Ricardo
Jim6nez a quien respaldaban los liberals.
Con las mismas curiosas alternatives de liberals que hoy tienen el
apoyo de los conservadores y de clericales que han llegado al Poder en hom-
tr')s de los liberals, podria seguir citando ejemplos para demostrar que entire
nosctros cuenta inicamente el prestigio del hombre, porque su tendencia ideo-
16gica no suma ni resta.
Asi pues, la llamada de alarma para la concentraci6n de liberals
frente al partido del Doctor Calder6n Guardia, no ha tenido resonancia alguna
-en cuanto ella pudo significar el principio de una lucha politico-religiosa, por-
que todos los costarricenses saben bien que ni, el Doctor Calder6n Guardia ni













































Frente de ano de los mis lojosos edificios escolares de la Rep6blica. Lleva el nombre
del Pr6cer don Jesis Jiminez. en coya Administracidn s realizaron grades obras
de progress en beneficio de Ia cultural national. Este edificio se encuentra en la ciudad
de Cartago.

el Licenciado Jimenez Oreamuno, constituyen, por sus opuestos credos, peli-
gro alguno para el pais ni para nadie.
Personalmente tengo por el Licenciado don Ricardo Jimtnez el n*i
profundo respeto. Entre los grandes hombres de otros paises, a quienes he
conocido. guarda'das las proporciones de posici6n entire ellos y yo, puedo decir
que ninguno esti tan alto que se distinga mas arriba del nivel que alcanza:
nuestro ilustre ciudadano; pero pienso que quien ha consagrado lo mejor de
su vida al servicio del pais, tiene ya el derecho a disfrutar de la tranquilidad
que reclamaba, sobre todo si en compensaci6n a sus servicios ha recibido e'
alto honor de ser Presidente de la Rep6blica por tres veces distintas.
De nada sirvieron, sin embargo. los ruegos del Licenciado Jim6nce
para que sus amigos pensaran en otro hombre: el domingo 30 de abril del
afio en curso. se celebr6 en la ciudad de Alajuela una magna asamblea que
pidi6 a' i';-tre ex-Presidente la aceptaci6n de su cuarta candidatura. Coin-

38









placiendo el deseo de la entusiasta y numerosa concurrencia, entr6 en action
el Partido Ricardista, frente al Partido Calderonista, con lo cual tenemos
que una vez mas en Costa Rica las agrupaciones political se forman alrededor
.de un hombre de prestigio, le agregan dos silabas al apellido y entran en la
lucha civica, guiados todos por un mismb pensamiento: buscar el bien para
su patria y dar a los costarricenses la mayor suma de tranquilidad.
Pero las circunstancias no favorecieron ese movimiento, y un res
.despues el Lioenciado Jiminez Oreamuno retire su Candidatura, quedando
entonces, 6nicamente, la del Doctor Calder6n Guardia.
En los iltimps meses se ha forniado una agrupaci6n con el nombre
de Alianza Democritica y en ella se han afiliado todos los que no simpati-
zan con el Partido Republicano Nacional. Desde luego, el movimiento no ha
tenido aceptaci6n alguna, ni afectari en absolute la lujosa votaci6n que lie-
vari al Doctor Calder6n Guardia a la Presidencia de la Rep6blica el 8 de
Mayo de 1940.
El Congress tiene la atribuci6n de declarar cuil de los candidates ha
triunfado, con base en el resultado de las votaciones, que deben favorecerlo
con el 40% del total de los votos emitidos. Si los candidates son mis de dos
y ninguno complete el 40%, se repite la elecci6n entire los dos que hayan
-obtenido mayor nfimero de votos.
COSTA RICA es un pueblo de agricultores y conforme ya lo dije,
Ia propiedad esta ampliamente distribuida. No existen entire nosotros gran-
des aglomeraciones obreras, ni problems sociales de dificil soluci6n. El Pre-
sidente Cortes advirti6 al iniciar su campaia political, que trataria de com-
batir al comunismo superAndolo. Y ha cumplido su program en eso como
en todo, pues la cantidad de obras piblicas realizadas en tres afios, ha dade
ocupaci6n al element obrero. Habiendo trabajo para todos, las doctrinas
comunistas no prosperan en los pueblos pequefios; por consiguiente, la activi-
dad de los integrantes de ese grupo reducido, se limita a ejercer labores de
-control, que siempre son eficaces y no encuentran en un medio como el nues-
tro, de ansplia libertad, ning6n tropiezo.
El candidate presidential por el grupo comunista ha sido don Ma-
nuel Mora Valverde, joven estudiante de Derecho, de muy vasta ilustraci6n
y de conduct perfectamente honrada y ecuinime.- Entre los dirigentes co-
munistas hay algunas buenas personas, obreros muy competentes, que obli-
gados por la indiferencia del pais a la propagaci6n de esas doctrinas, se ven
en el caso de practicarlas haciendo uso de un derecho, pero a sabiendas de
que no tienen acogida en el ambiente. El senior Mora renunci6 a su Candi-
datura para integrar, con su Partido, la Alianza Democratica; pero liquidada
como agrupaci6n politicrt, el senior Mora recuper6 su puesto de candidate.
En el Congreso Constitucional hay dos curules ocupadas por comu-
nistas; pero su actuaci6n, en general, se manifiesta en armonia con los inte-
reses nacionales, de donde result que tampoco en esa esfera political pueden
desarrollarse doctrinas ni tendencies que tanta resonancia tienen en otras
parties.













Los Gastos de una

Camparia Politica

A media que el pais ha venido avanzando, son cada vez mis eleva-
dos los totales de gastos de una campafia political, especialmente durante los
61ltimos catorce afios. La propaganda de prensa y de material impreso en ge-
neral, las trasmisiones por radio, el envio de comisiones semanales a casi to-
dos los pueblos, el pago mensual de agents especiales destacados como pro-
pagandistas caseros en diferentes localidades, el movimiento de los partidos
en trenes, canliones, autos y demis medios de transport para las reuniones
numerosas que se llaman "ovasiones", los auxilios a los partidarios pobres,
los portes del correo y del teligrafo, las sumas que se pierden entire partida-
rios desleales, que nunca faltan, el alquiler de locales para multitud de clubs,
su alumbrado y el personal que lo atiende, motivan esos gastos imprescindibles,
muy costosos; y llegada la fecha de la elecci6n, hay que acreditar fiscales es-
cogidos entire ciudadanos de alguna preparaci6n para controlar los manejos
de las Juntas Electorales que reciben los votos. Todos tienen que ser despa-
chados de las cabeceras de Provincia por el medio mis rapido y seguro y han
de llevar, en su mnayoria, sumas apreciables de dinero en efectivo para tender
a las exigencias de los votantes campesinos que no se mueven, la mayor part,
sin el halago de algiin obsequio que puede consistir en prendas de vestir,
licores o cualquiera otra cosa que se traduzca en algo mis tangible que la.
gratitud de los Jefes del Partido. Nuestros campesinos, que integran la.
gran masa de votantes, no viven del presupuesto national y por consiguiente
se mantienen retirados de los circulos oficiales o politicos.
El partido triunfante reintegra el dinero gastado imponiendo una con-
tribuci6n sobre los sueldos de los empleados pfiblicos, en forma escalonada.
segin la cuantia del sueldo, de modo que la deuda total se cancela en unos-
dos afios y medio. Asi, pues, las contribuciones de los partidarios, se dan en
forma conditional: con el triunfo, se reintegran. Los contribuyentes del par-
tido perdidoso, se conforman con la idea de que fue mal que muchos sufrieron.
En las elecciones presidenciales, la votaci6n se hace a la vez para re-
novar la mitad de los Diputados que integran el Congreso Constitucional, y
en ese caso, los gastos de esta 61tima elecci6n se induyen en el total de las
cuentas del partido triunfante.
Como los Diputados se renuevan por mitades cada cuatro afios, hay a
medio period de Gobierno una elecci6n parcial cuyos gastos sufragan los
candidates a Diputados mediante el aporte en efectivo o en documents de
cridito descontables, de las sumas que los respectivos comitis determinan.
Estos gastos no se reintegran porque cada Diputado que result electo, can-
cela su document o si di6 su contribuci6n en dinero, no tiene nada que de-
volver ni recibir.


















La Libertad

Electoral


Ningfin fin prictico tendria hacer referencia a la libertad electoral de
que el pueblo de Costa Rica ha disfrutado en otros tiempos. Tendria, ademins,
que valernie, para hacer referencias bien fundadas, de las informaciones que
consignan los peri6dicos de cada ipoca y tengo la seguridad, por experiencia
personal, de que tales informaciones de prensa no revelan casi nunca la rea-
lidad de las situaciones, sino que se ajustan al criteria partial que han man-
tenido durante la lucha electoral cuyo t6rmino se analiza o se comenta.
Prefiero entonces emitir una apreciaci6n personal que mantengq abso-
lutamente despojada de toda tendencia en favor o en contra de cualesquiera
de los partidos en que he militado.
La libertad electoral existe realmrente en Costa Rica desde el aio de
1909, al terminal la administraci6n del Licenciado don Cleto Gonzilez Vi-
quez. De lo que puedo recorder antes de esa fecha, esa libertad era conven-
cional y sufria tantos eclipses conmo Gobiemos se renovaban.
En el caso concrete de la campaiia electoral de 1939, es oportuno el
siguiente comentario.
Con motivo de no existir agrupaci6n ninguna, debidamente organi-
zada, que haga frente a la Candidatura del Doctor Caider6n Guardia, un
pequefio sector politico inconforme ha querido atribuir esa especial situadci6n
a la parcialidad del Gobierno del senior Presidente Cortes, alegando que las
autoridades political y militares impiden el libre desarrollo de cualquier ten-
dencia encaminada a impulsar otra candidatura Presidencial; pero en termi-
nos de cumplida justicia, hay que decir que nada esti mis lejos de la verdad
que esa gratuita inculpaci6n.
Por raz6n natural de las circunstancias political, el Doctor Calder6n
Guardia cuenta entire sus partidarios, con una respectable mayoria de emplea-
dos publicos de diferentes categories. En la campafia electoral anterior, el
Doctor bcup6 un lugar preferente cerca del Candidato Presidencial, Licen--
ciado Cortes. En casi todas las nmanifestaciones .piblicas, los ciudadanos los
vieron juntos, oyeron ambas voces en la misma tribune, sintieron el mismo
entusiasmo por sus palabras, escucharon el mismo eco que mantenia viva la
proniesa de un buen Gobierno y aquellos que no tomaron parte active en la








campaiia por favorecer las tendencies del Licenciado Cortes, lo hicieron por
complacer a su amigo y compafiero el Doctor Calder6n Guardia, quien con su
presencia garantizaba el exacto cumplimiento del program expuesto en to-
das parties.
Qu6 menos puede entonces pedirse ahora a los ciudadanos que inte-
graron el Partido Republicano Nacional en 1936, sino la consecuencia de
acompafiar al Doctor Calder6n Guardia en su canrpafia, ya que han vistd'
cumplidas lujosamente todas las promesas que 61 mismo hizo o que con su.
presencia garantiz6 en todas parties? Los que conozcan la indole del pueblo
costarricense, estarin de acuerdo en que los partidarios del Doctor Calder6n
Guardia mantienen, hasta donde es possible, una actitud de consecuencia para.
el Gobierno actual, que a su vez hizo buenas las palabras de garantia del
Doctor en 1936.
En el afio de 1924, la personalidad mis saliente del Partido Repu-
blicano que llev6 por segunda vez al Licenciado don Ricardo J-imenez al Po-
der. fue el Licenciado don Carlos Maria Jimenez Ortiz, uno de los hombres
de mejor preparaci6n political y professional -con que cuenta Costa Rica; ea
la campania de 1928, que di6 el triunfo al Licenciado don Cleto Gonziilez Vi-
quez, fue el Licenciado don Manuel Castro Quesada, Jefe de Acci6n, su
partidario mis visible; las drcunstancias political de 1932 colocaron en lugar
preferente cerca del Licenciado don Ricardo Jimtnez, en su tercera Presi-


Las alumnas del Colegio de" Monjas de Nuestra Senora de Si6n desfilan tambi n el
15 de Sediembre, laciendo U auniforme de gala, que a pesar de su sencillez, es mar
vistoso. En el Colegio de Si6n baten sus studios muchas seioricas costarricenses V
asimismo de orros passes de Centro Amirica y se imparte una educai6n que propor-
ciona a las majere uana cultural ejemplar.









































LICENCIADO DON LuIS FERNANDEZ RODRIGUEZ
Secretario de Estado en el Despacho
de Gobernaci6n, Policia y Trabajo

en marcha, en favor del ex-Presidente; y finalmente, en la campalia de 1936,
como ya lo dije, la personalidad mas atrayente, una de las que mayor empeiio
pusieron en el triunfo del Presidente Cortes, fue el Doctor Calder6n Guardia.
En la sucesiva elecci6n de Candidatos que correspondent a las 6pocas
indicadas-sea la de don Carlos Maria Jimenez, de don Manuel Castro Que-
sada, del Licenciado Cort6s y del Doctor Calder6n Guardia-hay un princi-
pio de consecuencia political que espontAneamente brota del mismo pueblo. En
nmgin caso aver, ni en el caso de hoy. el Presidente en ejercicio ha tenido que
hacer ni decir nada. Otros candidates anteriores, no obstante su popularidad
y el legitimo derecho a su elecci6n, no alcanzaron el triunfo porque las fuer-
zas contrarias, en nfimero de votantes y en recursos econ6micos, eran ns
poderosas; pero nadie va a decir por eso que fue la imposici6n la causa del
fracaso, cuando todos sabemos que ella no ha existido en el pais desde hace

43









unos treinta afios y menos aun en la forma abierta en que hoy se pretend
tener por establecida,. ni casi en forma ninguna. ".
Para juzgar mejor la situaci6n de un pueblo bajo la imposici6n oficial,-
hay necesidad de vivir fuera de Costa Rica, especialmente en 6pocas electo-
rales; pero aqui, donde se disfruta de la libertad mis amplia, result un
contrasentido hablar de imposici6n.
Asi pues, la Candidatura iinica del Doctor Calder6n Guardia, tiene
su origen en la voluntad de casi la totalidad de los votantes y hemos de con-
templar el hecho, finico en nuestra historic, de una elecci6n unilateral que
vendri a confirmar la alta y merecida estimaci6n que el Doctor Calder6n
Guardia ha sabido conquistar en el coraz6n del pueblo de Costa Rica.
Por raz6n natural de sus funciones administrativas, el senior Secre-
tario de Gobernaci6n, Policia y Trabajo, control las actividades political.
Ese delicado cargo lo ejerce en el Gobierno del Presidente Cort6s, su her-
mano politico el Licenciado don Luis Fernandez Rodriguez, quien antes de
ocupar este elevado cargo, ejerci6 las delicadas funciones de Juez, y de Ma-
gistrado, luego, de la Corte Suprema de Justicia.
Su temperament reposado, su clara inteligencia y su criterio acos-
tumbrado al noble ejercicio de la Administraci6n de la Justicia, hacen del
Licenciado Fernandez Rodriguez un valioso element en la dificil tarea de
manejar un pueblo que, no obstante su pasividad traditional, manifiesta en
6pocas electorales una extraordinaria actividad. El Ministerio de Goberna-
ci6n control todas las autoridades politicas-Gobernadores, Jefes Politicos
y Agentes de Policia-y tiene a su vez, como dependencias suyas, importan-
tes Departamentos Administrativos, como el de Correos y Telegrafos, Regis-
tro Piiblico, etc., que disponen de numeroso personal. Un Ministro de Gober-
naci6n que quiera ejercer sus influencias en favor de cualquier Candidato, pue-
dede ser decisive en el final de la elecci6n. Pero en el caso concrete del Li-
cenciado Fernindez Rodriguez, hay que decir tambien que sigue la political
de absolute libertad electoral prometida y practicada lealmente por el senior
President Cortes.


.1
I j


Carreteca de moderna construcci6n en Costa Rica.


















La Reelecci6n

Presidencial


Una de las caracteristicas mis singulares entire nuestros Gobernantes,
ha sido siempre el criterio, en ellos arraigado, de que la mejor de sus pricti-
cas democriticas es la de la alternabilidad en el Poder.
Personalmente no tengo igual criterio. He vivido en algunos paises
de Am6rica y he podido comprobar que las grandes obras de progress han
sido o son en la 6poca actual, una consecuencia del continuismo que, bien
orientado, tiene que rendir a los pueblos beneficios materials mayores de
los que pueda dejar el mejor de los Gobernantes en los cuatro afios a que se
limita su mandate constitutional y que parece el t6rmino standard en todas
las Naciones de Am6rica.
M6xico, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Colombia, Ecuador,
Venezuela, el Perui y Cuba, para no citar nirs que aquellos paises que conozco,
son la mejor con4probaci6n de los hechos que me inclinan mis al continuismo,
que a nuestra prictica democritica de la alternabilidad en el Poder.
Carreteras, camninos vecinales, grandes obras de irrigaci6n, colonies
agricolas de intenso desarrollo, instituciones de cr.edito, seguros sociales,
ej6rcitos disciplinados, Ferrocarriles, explotaciones comerciales de grandes
riquezas naturales y tantas mas obras de positive beneficio national como
existen en los paises citados, no habrian podido realizarse en la enorme pro-
porci6n en que hoy se cuentan, con Gobemantes que mantuvieran inalterable
nuestra practice.
La misma Costa Rica, sin el Licenciado don Braulio Carrillo, sin el
General don Tomis Guardia y sin don Rafael Yglesias Castro, es possible que
no tuviera hoy el orgullo de ofrecer al extranjero, entire otras ventajas, la de
cruzar el Continente de mar a mar, en el breve espacio de once horas, sobre
una linea f6rrea que ofrece tantas seguridades conlo bellezas naturales en
toda la extension de su recorrido.
Y el General Reyes en Colombia y el General Alfaro en el Ecuador,
tanto como el Licenciado Carrillo, el General Guardia y don Rafael Yglesias
en Costa Rica, para no citar mas, hicieron a un lado la tendencia extrema
de nuestras democracies y mantuvieron el Poder por mis de un period de
cuatro afios, sin que por esa circunstancia sufriera eclipse el prestigio de su
patria y ni siquiera el de su Administraci6n.

































Edificio de Salubridad Publica. verdadero palacio que constituye una de las mejores obras
publicas del Gobierno del Presidente Cortis.

Desde Jorge Washington hasta el senior Presidente Franklin D. Roo-
sevelt. casi todos los Presidentes de los Estados Unidos han practicado la
reelecci6n v ninguno ha aceptado la posibilidad de un tercer period, porque
aquel primer Magistrado no lo quiso en su tiempo. Sin embargo, parece un
hecho que el senior Presidente Roosevelt esta dispuesto a quebrantar la pric-
tica. aceptando una tercera candidatura.
Es acaso. por esa raz6n, como por la del continuismo pasado y pre-
sente en otros pueblos de America, menos vivo o menos sincero el sentimiento
de su democracia? Es claro que no, corio tampoco dej6 de serlo en Costa Rica
durante las Administraciones del Licenciado Carrillo, del General Guardia
ni de don Rafael Yglesias.
El pueblo de Costa Rica mantiene un culto por su libertad y no so-
porta tiranias. Ejemplos tenemos muchos en nuestra corta historic. Para
quitar del Poder a un Gobernante que no cumpla como debe sus funciones,
siempre hay tienpo y sobran medios. Para conservarlo en el Poder cuando
Ilena amipliamente la aspiraci6n national, siempre se tropieza con la Consti-
tuci6n, que fija en 4 afios su period de Gobierno.
En el caso concrete del senior Presidente Cortes. la mejor referencia
a su decision de no aceptar la prolongaci6n de sus Poderes, es la carta escrita
con fecha 14 de Setiembre de 1939 al senior Director de La Tribuna, que dice:
Sefior Director de "La Tribuna".
Present.
Sefior Director:
Comprendo que carece de importancia la noticia. que en la edi-








ci6n de esta fecha recoge su peri6dico, acerca *de nuevos trabajos para
que se me reelija, porque, como al consignarla se afirma, "el asunto nor
ha tenido en. la opinion puiblica ninguna trascendencia". Y a pesar de
que igualme.ite estoy convencido de que en estos moments no debe per-
der su tiempo el Presidente, sino ocuparse de la gravisima situaci6n que
conronta Europa y que tan hondas repercusiones produce en Costa Rica,
no be querido dejar de referirme, por filtima vez, a esa cuesti6n, ya tra-
tada por mi en -varias ocasiones con franqueza nleridiana.
Sabe el pais que cuando era factible una reform constitutional
que autorizara mi reelecci6n, o un aumento, al menos, del period pre-
sidencial, rechac6 rotundamente esos prop6sitos, negando oido a las pro-
posiciones de muy numerosos y estimables amigos. Para proceder asi
me bast6 escuchar la voz de mi conciencia, que me dicta el mis profundo
respeto por las tradiciones democriticas de nuestro pueblo, que abierta-
mente condenan la reelecci6n del Presidente.
Aunque mi estatura spiritual no alcance la grandeza de tantos
varones como han honrado la Primera Magistratura de nuestra Patria,--
no quiero ser inferior a ninguno de ellos, en mi sincera devoci6n por
nuestras instituciones.
Si pens6 de tal modo cuando mi continuaci6n en el Poder era le-
galmente hacedera, con mayor raz6n ahora que la reelecci6n no podria
realizarse sin romper el orden constitutional, a cuyo fiel mantenimiento
estoy mins que ninguno otro obligado.
LaTnterrogaci6n que se me plantea es, pues, de todo punto ociosa;


Las coadrillas de Fomento se preparan para iniciar la costruccin de la carmett a
las Llanuras de San Carlos. que a juiclo de cilebres exploradort nacionales y exraan-
jeros. son las titrras mis firtiles en todo el territory de Costa Rica.






























Pintoresco trecho de carretera modern. del miso ipo de constrcci6n adoptado en todo
el pals pot el Gobiernmo del Presidente Corts.

y la insinuaci6n siquiera de una duda acerca de mi ya conocida voluntad
en la material, no puede producer sino agitaciones baldias en la opinion
puiblica. El problema politico habri de encauzarse hacia soluciones ajenas
del todo a mi persona, y, no es el Presidente Cortes quien habri de pro-
nunciarlas sino el pueblo costarricense en el liberrimo ejercicio de su de-
recho de sufragio.
Fatigado por- una labor intense, que las trascendentales preocu-
paciones del moment international hacen mis ardua, cuento con inrpa-
ciencia los dias que me faltan para depositar en el elegido de mis con-
ciudadanos el mandate que de ellos recibi como el mis alto honor de
mi.vida. Pido desde ahora gracia para los yerros cometidos, pero la
consideraci6n tanmbin a que soy acreedor por haber puesto toda mi hon-
radez y mi energia, con plena sinceridad, al servicio de mi pueblo.
Confio en que sera la ultima vez en que se me obligue a reiterar
mi fidelidad a la Repdiblica y que en obsequio a la uni6n national que
boy mis que nunca debe existir en Costa Rica, no se insistiri en amar-
gar mis ultimos dias de gobierno, con campafias de opinion que van
contra el decoro de nuestra pulcra y honest vida democritica.
Soy del senior Director muy atento y seguro servidor,

Ledn Cortes

Efectivamente, al iniciar su Administraci6n el senior Presidente Cor-
tes pudo aprovechar, para el caso. la enorme votaci6n que lo llev6 al Poder.
Mas de 58.000 ciudadanos que lo habian elegido, respaldaban cualquier mo-
vimiento encaminado a prolongar, por lo menos a 6 afios, su period de Gobier-








no; y del mismo modo habrian aceptado la convocatoria a una Constituyente.
haciendo efectivo el Decreto N9 4 de 25 de Mayo de 1901, que esta vigente;
y en cualquiera de las dos formas, el senior Presidente Cortes habria podido
pernnanecer legalmente en el Poder por un period mayor de 4 afios.
Pero siemipre ha tenido la misma categ6rica respuesta a cuantas insi-
nuaciones personales ha recibido, y ha observado idintica actitud cuando el
movimiento ha sido colectivo en favor de la tesis referida.
-"Quiero mantener vivo el respeto por las tradiciones democriticas
de nuestro pueblo, que abiertamente condenan la reelecci6n del Presidente".
Hermosas palabras, que por tener el respaldo de un Gobernante hon-
rado, inspiran fe y mantienen con ella la tranquilidad entire los honibres que
tienen como6 la mejor 'de nuestras pricticas politicas esa de la alternabilidad
en el Poder.
Un Gobernante como el Licenciado don Le6n Cortes. que en tres afios
ha realizado lo que no pudo hacerse en los iltimos 20 afios; que ha pagado
cerca de 9 15.000.000 de nuestra deuda pfiblica; que ha practicado riguro-
samente el orden administrative en todas sus dependencias; que ha construido
escuelas, edificios, carreteras y puentes por todo el pais; que ha dado amplia
libertad para todas las nobles actividades nacionales, impartiendo a la vez
justicia pronta y cumplida, bien merecia el honor de una excepci6n en el
concept arraigado de la alternabilidad en el Poder.
Nadie tiene interns en complacer o halagar a un Gobernante que se
aleja; y por otra parte, esti ya perfectamente bien definida la actitud del
senior Presidente Cortes en cuanto a su reelecci6n.
En esas condiciones, mis palabras no tienen otro objeto que el de dejar
constancia de los hechos y el de interpreter el sentimiento pfiblico, que admiral
en el senior Presidente de la Rep6blica sus dotes singulares de Gobernante,
que ha puesto sus mis nobles empefios en beneficio de Costa Rica.


Hermiosa pila de nataci~n del Club Miramar de Puerto Lim6a.


7'


















La Educaci6n

National


De un cuadro que tengo a la vista, result que en el afio de 1892 habia
en Costa Rica un 70 por ciento de analfabetas en una poblaci6n de 240.000
habitantes. En la actualidad, con 606,000 habitantes, los analfabetas apenas
alcanzan a una proporci6n de 6 por ciento, lo cual explica claramente que
nuestra patria lleva muchos puntos de ventaja, en cuanto a ilustraci6n popu-
lar. scbre otras naciones de la tierra.
Del mismo modo sincero con que tenemos que lamentar la despobla-
ci6n del -territorio nacional,--al cual-apenas correspondent 11 habitantes por
kil6metro cuadrado, nos queda el orgullo de decir que en Costa Rica existe
una escuela por cada 800 habitantes.
El pais tiene, segiin el filtimo dato de la Direcci6n General de Esta-
distica. 606.000 habitantes distribuidos en 54.000 kil6metros cuadrados; y
dispone de 750 escuelas a las cuales concurren 62.000 nifios de ambos sexos.
De este lujoso total de escuelas, 650 son pfiblicas, es decir, sostenidas
por el Gobiemo; y las 100 restantes son escuelas privadas, de diferentes ca-
t-gorias: El Seminario, que imparte segunda ensefianza y prepare, ademrs,
en el Seminario Mayor, a los alumnos que tienen vocaci6n para la carrera
s.cerdotal; el Colegio de Monjas de Nuestra Seiiora de Si6n y el de Maria
Auxiliadora; la Escuela de los Angeles, para niiios de primera ensefianza y
el Colegio Salesiano, de Cartago. y de don Bosco, en San Jose, que son nota-
bles escuelas de artes y oficios. Todos estos colegios tienen internado. Hay
tambi6n multitud de escuelas privadas para nifios de primeras letras, kinder-
gartens donde se imparte ensefianza infantil de acuerdo con las modernas
exigencias y metodos de uso corriente en los mejores centros del mundo; es-
cuelas de comercio, de Bellas Artes y de M6sica. Entre estas uiltimas hay dos
en la Capital, que son oficiales.
La Universidad Nacional solamente dispone de dos secciones, por el
moment: la Escuela de Derecho y la de Farnacia. Existe la Escuela Nacio-
nal de Agricultura que prepare Ingenieros Agr6nomos y Peritos Agricolas.
Son estas las cuatro iinicas profesiones que pueden aprenderse en el pais.
Para mujeres existe la escuela de Enfermeria y Obstetricia adscrita al Hos-
pital de San Juan de Dios.









































LICENCIADO DON ALEJANDRO AGUILAR MACHADO
Secretario de Estado
en el Despacho de Educaci6n Pdblica


La fuerza public apenas alcanza a unos 500 hombres y en cambio
el ejercito de maestros se eleva a 3.000, de donde result cierto que Costa
Rica tiene mas maestros que soldados.
Tomando como base los Presupuestos Nacionales de los filtimos diez
afios, tenemos un promedio annual de E 2.000.000.00 invertidos regularmente en
la Secretaria de Seguridad Pfblica, y de 0 4.900.000 en la de Educaci6n
Pfiblica. A esta 61tima cifra hay que agregar el costo de nuevos y elegantes
edificios escolares que se han construido en el mismo period de diez afios y
los que se encuentran en construcci6n ahora en diversas poblaciones del pais,
Costa Rica, pues, invierte al afio en la educaci6n de su pueblo una
suma que pasa del double de la que demand el mantenimiento de sus fuerzas
militares.
Esta important material que tan en alto coloca el espiritu pfiblico, en
su afan de propagar la cultural, require algunas referencias que tratar6 de
explicar.
51








Durante la ipoca colonial. los centros univcrsitarios de America im-
partieron sus ensefianzas bajo los mismos sistemas de las clisicas Universi-
dades espafiolas, es decir, difundieron una cultural medioeval, en que se daba
preferencia a los studios eclesiasticos y se practicaban inicamente los sis-
temas de ensefianza por medio d- libros aprendidos de memorial, dejando casi
por complete a un lado todo empefio de investigaci6n cientifica. Y el dominion
absolute de Europa en sus colonies, impidi6 que a ellas llegaran los ecos
siquiera de otros sistemas mas avanzados de cultural europea.
Los contados niiios que aprendian a leer y escribir, lo hacian en su
propia casa, dirigidos por maestros especiales, cuando se trataba de families
pudientes, o por miembros de las mismas, cuando no estaban 6stos por apren-
der tambien; en los conventos religiosos, donde se imponia la condici6n de
que la ensefianza tenia que inspirarse en la doctrine, intereses y necesidades
de la Iglesia Cat6lica y estar sujeta a las limitaciones y prohibiciones can6-
nicas y especiales del caso, todo de acuerdo con las Leyes de Indias; en las
casas Parroquiales, anexas a las iglesias de los pueblos, atendidas general-
mente por cl6rigos ayudantes, sacristanes o sirvientes, y en las llamadas es-
cuelas publicas, sostenidas con tan pequefias rentas, que apenas permitian
pagar a los maestros un sueldo mensual de dos pesos y eran, a pesar de ese
gasto insignificant, muy contadas.
Toda ensefianza jiraba alrededor de los conocimientos elementales de
leer, escribir y contar, teniendo ademas, como objeto esencial de toda escuela,
la ensefianza religiosa. La ticnica pedag6gica se reducia, pues, a esa defi-
ciente educaci6n elemental. Ni el maestro aspiraba a ensefiar mas, ni lo exigia
tampoco la escuela.


El pequefio distrito escolar de Calle de Blancos, en las inmediaciones de San Josi, dis-
pone de este edificio escolar en el coal los alumnos encuentran todas las posibles
comodidades para el desarrollo de sus capacidades intelectuales y fisicas.


































Tambiin este grupo represent la vanguardia del desfile escolar del 15 de Seriembre.
que recorri6 las principles calls de la Capital, a las cuales concurri6 today la
poblaci6n para admirar la discipline y la gracia con que las alumnas marchaban al
comps de los redobles de tambor de esta primer fila de mujeres, que se diran Mascotas
de an ejircito en su entrada trianfal a la plaza conquistada.

En 1814 se estableci6 la Casa de Ensefianza de Santo Tomis, que
constituy6 desde su fundaci6n un centro destinado a dar mayor amplitud a
la cultural. Poco a poco las asignaturas se fueron ampliando y se incluyeron
la gramatica castellana y latina, matematicas, geografia fisica y a veces
inglis y francs. Esta escuela se encontraba instalada en su edificio propio,
que es el que en la actualidad ocupan el Registro General de Propiedad y
los Archivos Nacionales, en la esquina opuesta al Teatro Nacional.
Para dirigir la Casa de Ensefianza de Santo Tamas, se hizo venir de
Nicaragua al Bachiller don Rafael Francisco Osejo, hombre inquieto, de
bastante ilustraci6n, de imaginaci6n fecunda y clara inteligencia. Desde su
llegada al pais desarroll6, con sus tareas educativas, una singular actividad
political y social. Al iniciarse nuestra vida independiente contribuy6 de ma-
nera eficaz a la organizaci6n de diversas institudones pfiblicas, fue diputado
varias veces y miembro del Tribunal de Justicia, en cuyas funciones sugiri6
muchas medidas de provecho general. Fue el autor de la primera Ley de
Instrucci6n Pfblica dictada en Costa Rica el 4 de mayo de 1832, que esta-
blecia la obligaci6n municipal de compulsar a los padres de familiar a procu-
rar que sus hijos recibieran educaci6n escolar elemental, desde la edad de S
a 14 afios, inmponiendo una multa annual de tres pesos a los que no 11enaran
esa disposici6n. En lo politico, el Bachiller Osejo fue el iniciador de la








convocatoria de Legados de todos los pueblos para el nombramiento de la
Junta Superior Gubernativa.
Hace pocos meses fue encontrado aqui un texto de aritmitica, escrito
en el afio de 1833 por el Bachiller Osejo y se conserva en la Biblioteca Na-
cional por amable obsequio de la familiar Siurez a la cual pertenecia.
La Casa de Ensenianza de Santo Tomis, conmo inico centro formal de
educaci6n, fue ampliando. hasta mediados del siglo anterior, su esfera de
actividades; pero tras sucesivos cambios de organizaci6n y programs de
ensefianza, desapareci6 para dar lugar a otros establecimientos docentes,
.ucaso mas en armonia con la reform de los sistemas de educaci6n pfblica.
Los Estatutos de la Casa de Ensefianza de Santo Tomis, aprobados
por la Junta Gubernativa el 20 de octubre de 1823 habian sido objeto de
multitud de reforms; pero en todo tiempo consignaban algunas cliusulas
que seguramente en aquella remota tpoca resumian toda la sabiduria peda-
gogica, v entire otras curiosidades. disponian las siguientes:
19-En estar impuesto en los deberes de la religion, consiste el ver-
dadero caricter de un cristiano v siendo el temor de Dios el principio de la
sabiduria. es lo primero que los maestros deben inculcar en el coraz6n de sus
discipulos. procurando en todo darles buen ejemplo, exhortindolos a la fre-
cuencia de los Sacramentos v prictica de las virtudes.
Cabe aqui. antes de continuar, hacer una advertencia: el espiritu cris-
tiano se mantiene inconmovible en todos los hogares costarricenses y la pri-
mera ensefianza que los nifios reciben de sus madres, es la serial de la cruz,
v tan pronto como estan en edad de retener o siquiera de repetir algunas pocas
palabras. es una oraci6n facil la que pronuncian y aprenden. En las Escuelas
es optativa actualmente la ensefianza religiosa, pero son muy contados los
alumnos. entire mis de 60.000. que presentan cartas de sus padres pidiendo
que se les excluva de la clase de religion. que esti a cargo, en los centros
mavores, de maestras especiales. He copiado, pues, el articulo primero de los
referidos Estatutos, unicamente como una cita mais de que en 6pocas pasadas,
como herencia de la Espefia teocratica, la base de today ensefianza pfblica
descansaba en la religion cat6lica.
El articulo 49 establecia, como obligaci6n escolar, la asistencia domi-
nical a la plitica o serm6n. acompaiiando los maestros a sus alumnos y te-
niendo todos que permanecer en la Iglesia mientras duraran el rosario, la
levenda v la meditaci6n.
Los demis articulos se relacionan con el mismo tema religioso, hasta
el 199. que dice:-"Habiendose conocido por la larga y repetida experiencia
de mas de un afio las funestas consecuencias y el poco progress en los nifios
por la demasiada indulgencia con que se les ha tratado, siendo una de estas
Ia prohibici6n de coyunda v palmeta; y habiendo llegado algunos de ellos a
insultar a los maestros. por estar istos con las manos atadas, se ha tenido
en consideraci6n facultar a dichos maestros para que puedan usar con pru-
dencia de uno v otro; pudiendo asimismo usar de las humillaciones, tales
como besar los pies de los demais nifios, echarles composici6n o recordaci6n
en las vacantes, privarles de algunas horas de descanso. hincarlos a l hora
de clase y otras a este tenor, teniendo present que en una mano ha de estate
el castigo y en otra la misericordia".









Desde luego, los castigos humillantes, tanto como log corporales, son
absolutamente prohibidos hoy en nuestras escuelas.
Los m6viles comerciales que mantuvieron en America el monopolio
de los products espafioles, el aislamiento en que estaban las colonial espa-
fiolas con respect a los paises auropeos y ellas entire si, para evitar otro co-
mercio que no fuera con la Metr6poli; las leyes restrictivas en cuanto a la
propagaci6n de libros en el Continente, y el espiritu teocritico del Gobierno
espafiol, que s61lo habia de dirigir el pensamiento religioso de acuerdo con
los designios de los Reyes Cat61licos, limitaron la cultural de America, ha-
ciendo experimentar en las colonies, no s61lo la ausencia del pensamiento
cientifico y filos6fico de Europa, sino tambien lo finico que Espaiia nos po-
dia dar: las palpitaciones de su vida literaria, que tanto brillo alcanz6 en su
6poca y cuya poesia inspir6 despuis tantos ideales y abri6 tantos horizontes.
Tal es, ligeramente esbozada, la herencia cultural que America recibi6 de
Europa antes de realizarse los acontecimientos referentes a la independencia
de las diferentes regions coloniales. Aquella cultural pudo influir en las
colonies que tuvieron alguna comunicaci6n, aunque ilicita, con las demis na-
ciones europeas; pero en paises como el nuestro, dado el aislamiento en que
se encontraba y la pobreza de su suelo que no atraia agents de cultural, la
educaci6n se limit a la ensefianza puramente instrumental que se daba en
]as llamadas escuelas de primeras letras.
Si bien algunas de las naciones hispanoamericanas debieron much de
su cultural a paises europeos, Costa Rica recibi6 su mayor tribute de cuitura,
durante los dos primeros tercios del siglo pasado, de la civilizaci6n espafiola.
Directamente esta influencia le vino de Espafia, adaptando sus leyes, impor-


El distrito escolar de Esquipulas. del Cano6n de Palmares. en la Provincia de Alajuela.
ha querido rendir honor a dofia Julia Ferniadez de Corths. dando a so escmueh i
nombre de la distinguida S iora esposa del Presidente de la Rep6blica.








tando textos didacticos y contratando profesores. Indirectamente recibe la
cultural espafiola por medio de las Universidades de Guatemala y de Le6n
(Nicaragua) a cuyos centros iba la juventud costarricense a hacer sus estu-
dios.
Desde principios del Siglo XIX se hizo sentir la influencia cultural
nicaragiiense entire nosotros, y se acentu6, iniciada la Repiblica, con la lle-
gada de valiosos elements nacionales que habian recibido su educaci6n pro-
fesional en la Universidad de Le6n, asi como de consejeros nicaraguienses
cuyo concurso se solicit especialmente para la organizaci6n de los Tribuna-
les de Justicia. De aquella Universidad procedian los Licenciados don Braulio
Carrillo y don Manuel Aguilar, diputados, magistrados y Jefes del Estado,
sucesivamente; don Rafael Barroeta, don Pedro Zeled6n, don Agustin Gu-
tierrez y muchos mis que en uni6n de distinguidos sacerdotes graduados en'
las mismas aulas, prestaron la valiosa colaboraci6n que facility la dificil tarea
de encauzar nuestra naciente Repiblica por vias de ripido mejoramiento
politico y social.
El Presbitero don Juan de los Santos Madriz, uno de los ciudadanos
sobresalientes de aquella 6poca, Presidente de la Junta Superior Gubernativa
v de la Asamblea Nacional, ademis de consejero cuya voz era siempre aten-
dida con respeto, hizo tambiin sus studios en la Universidad de Le6n junto
con otros sacerdotes que fueron igualmente auxiliares importantes en el ge-
neroso empefio de levantar la Repiiblica sobre bases resistentes.
Todas las colonies que Espafia tenia en este Continente recibieron en la
iniciaci6n de su cultural, al declarar su independencia, el mismo inteligente
concurso de su clero national, ya que las Universidades de Mexico, Guatema-
la, Le6n, Bogota, Lima y C6rdoba estaban organizadas conforme a los regla-
mentos y sistemas educativos de las Universidades espafiolas cuya, base prin-
cipal era la religion cat61lica.
A partir de 1840, la Universidad de Guatemala tuvo la preferencia
entie la juventud cuyas posibilidades econ6micas le permitian su ingreso. De
alli nos llegaron los primeros Doctores en Medicina, don Cruz y don Lucas
Alvarado, don Jes6s Jiminez, don Bruno Carranza y don Andris Sienz; y
los Licenciados don Demetrio Yglesias, don Julian Volio, don Juan Jos6
Ulloa, don Concepci6n Pinto, don Salvador Jimenez, don Le6n Fernindez,
don Melchor .Cafias, don Jos6 Maria Tinoco, don Josi Joaquin Rodriguez,
don Andres Venegas, don Jos6 Monge Reyes, don Alejandro Alvarado y
muchos mas, cuyos conocimientos los colocaron en los lugares prominentes
que la patria les sefial6 y desde los cuales brillaron, junto con los denmis fun-
dadores de la Repiiblica, como en un haz de rayos cuyos fulgores iluminaban
el horizonte costarricense.
La Casa de Ensefianza de Santo Tomis fue transformada en Univer-
sidad en 1843 por uno de los mis ilustres costarricenses, el Doctor don Jose
Maria Castro, Secretario de Instrucci6n Piblica en la administraci6n de don
Jose Maria Alfaro. El Doctor Castro habia obtenido su titulo en la Univer-
sidad de Le6n.
A partir de esa fecha puede decirse que la ensefianza piiblica en Costa
Rica ha venido recibiendo un impulso progresivo que no han podido detener
ni las corrientes doctrinarias, siempre encontradas, que han pretendido im-

































El Colegio Seminario,. con so elegant Capilla. es una de ias construcciones mis anti-
guas del pals. Ha resistido, sin embargo, los temblores de tierra mis violentos sin haber
sufrido dafio alguno.
La educaki6n que se imparte por los Padres Paulinos del Seminario, faculta al hombre.
de modo exceptional, para continuar studios Universitarios o para luchar por la
vida en ignaldad de iltstraci6n a cualquiera de los alumnos de los demis Cplegios
Superiores del pals.

poner su criterio generalmente tan distinto como variado h4 sido el tempera-
mento de los hombres del Gobierno durante casi un siglo.
El Presbitero espafiol don Manuel Paul; el professor cubano don To-
mis Mufioz; los educadores colombianos Doctor don Pedro Le6n Piez, don
Jos6 de Obaldia, don Ricardo Casorla, don Ildefonso Paredes, los Doctores
don Miguel Macaya, don Espaminondas Uribe y don Carlos Pupo; los pro-
fesores salvadoreiios don Alberto Masferrer y el Doctor don Alonso Reyes
Guerra; el inolvidable don Valeriano Fernindez Ferraz, traido especialmente
de Espafia para dirigir el Colegio de San Luis Gonzaga; don Arturo Pirez
Martin, don Eladio Osma, don Alejandro Cardona, don Manuel Romero,
don Juan Rudin, don Gustavo Michaud, don Carlos Gagini, don Eduardo
Dee, don Zacarias Salinas, la sefiorita Marian Le Capellain, y tantos mis
ilustres profesores, m6sicos. humildes maestros europeos y americanos. fue-
ron llegando al pais, llamados unos por nuestros Gobierno y movidos, otros,
por su propia voluntad; y todos dejaron en el coraz6n de la juventud costarri-
cense una honda huella, inolvidable. Su recuerdo carifioso trasmitido a la
actual generaci6n que disfruta de las ventajas de la cultural que impartieron,
les rinde a veces, aunque no con la devoci6n a que se encuentra obligada, su
tribute de recuerdo en las asambleas escolares que son parte de los programs
de ensefianza, tanto como de las buenas costumbres nacionales espontineas.








De 1876 a 1884, el Colegio de San Luis Gonzaga estuvo bajo la di-
recci6n de los Jesuitas. Entre ellos estaba-y valga el recuerdo-el Padre
Quijano, uno de los matemiticos mis ilustrados de esa comunidad de sabios;
los Padres Luis Espafia y Nicolas CAseres, profesores de idiomas y de lite-
ratura, respectivamente. El filtimo era, ademis, un notable orador.
El General don Pr6spero Fernindez, Presidente de la Repfiblica, de-
cret6 en julio de 1884 el destierro del Ilmo. Sefior Obispo Llorente y de los
miembros de la Compafiia de Jesus, la secularizaci6n de los cementerios y la
ensefianza laica, prohibiendo, ademis, el establecimiento de comunidades reli-
gioass en el territorio national.
Entre las grandes conquistas que ha logrado alcanzar Costa Rica
esti esa de impedir el establecimiento de comunidades religiosas y en especial
la de los Jesuitas. La historic de America esta 1lena de hechos concretos que
pueden atribuirse a los individuos que integran esta congregaci6n, temible
por la elevada mentalidad de sus miembros. En sus colegios hacen una cui-
dadosa selecci6n entire los discipulos que manifiestan inclinaci6n a seguir la
carrera eclesiastica y solamente aceptan a los que reunen condiciones espe-
ciales, cuya calificaci6n es muy rigurosa; los que no alcanzan el grado de inte-
ligencia que los distinga lo bastante para entrar de lleno en la congregaci6n,
son relegados y s61lo 11egan a figurar como Hermanos Legos, destinados a ta-
reas de servicio dentro de los conventos. Los Jesuitas son generalmente los
que mantienen hondamente dividida la opinion pfiblica en los lugares donde
ban fundado o siquiera iniciado la fundaci6n de los partidos conservadores,
que traen como inmediata consecuencia el establecimiento de las agrupacio-
nes liberals, quedando entonces, de hecho, entablada la lucha politico-reli-
giosa de tan lamentables consecuencias por el antagonismo que 16gicamente
impera en las sociedades.
Personalmente he podido comprobar, tanto en Colombia como en el
Ecuador, la influencia decisive que los Jesuitas tienen en todas las actividades
de la vida, y aunque es verdad que los honibres mias notables de aquellos y de
otros paises que conozco, han recibido su educaci6n brillante en los Colegios
de la Compafiia de Jesis, tambiin lo es que esos ejemplares sobresalientes
ponen mis de manifiesto la inferioridad de la masa popular, dominada total-
nmente por el clero en general, dirigido sabiamente por los superiores locales
de la comunidad de los Jesuitas.
Varios intentos se han hecho para derogar aquella disposici6n, pero
siempre han fracasado porque la opinion pfiblica es abiertamente opuesta a
toda idea de permitir el ingreso de tales comunidades. No obstante el credo
cat61lico que practican en su mayoria los costarricenses, piensan con muy buen
sentido que una reducida poblaci6n como la nuestra seria facil e inmediata
presa de su dominion intellectual y social.
La Constituci6n de 1869 estableci6 el caricter gratuito, obligatorio
y costeado por la Naci6n, de la ensefianza piblica, y simultineamente se dic-
taron varias leyes y reglamentos de organizaci6n de la ensefianza primaria,
secundaria y universitaria, introduciendo los progress que en aquella ipoca
eran corrientes en Europa. La ensefianza secundaria quedaba a cargo de las
Municipalidades, que tenian determinada una parte de sus rentas paria llenar
esa obligaci6n.








Varias atinadas disposiciones se dictaron sucesivamente para mejorar
la ensefianza pfiblica, preocupaci6n constant de todos los gobernantes que
ha tenido Costa Rica; las municipalidades fundaron colegios de segunda
ensefianza en Cartago, Alajuela y Heredia y otro en San Jos6, con el nombre
de Institute Nacional, al que sucedi6, poco despu6s, el, Instituto Universita-
rio.
Asi Ilegamos al 26 dt febrero de 1886, fecha en que decret6 la Ley
General de Educaci6n Comfin, vigente hoy casi en su totalidad y la cual ha
significado uno de los mis valiosos impulsos para la cultural national.
En resume, la Ley citada establece lo siguiente:
19-El objeto de la escuela primaria es favorecer y dirigir simulta-
neamente el desarrollo moral, intellectual y fisico del nifio.
29-La instrucci6n primaria es gratuita y obligatoria para los nifios
de 7 a 14 afios. Para los de condici6n fisica d6bil, la edad escolar principia a
los 8 afios, cuando intervene una gesti6n de los padres. La obligaci6n de
asistir a la escuela cesa cuando el nifio cumple 14 afios, aunque no haya alcan-
zado la instrucci6n elemental.
A los padres, tutores o encargados que no cumplan con la obligaci6n
de mandar a sus hijos o pupilos a la escuela, se les impone una multa de
veinte centimos hasta veinticinco colones, que pueden cobrarse por 'via de
apremio; y si esa pena result ineficaz despues de agotados sus diferentes


























Los escalates costarricenses tienen verdadero amor por so ensefianza ya que la reciben
en edificios modernos, fujosos alg-nos. otros moy sencillos, pero todos construidos a
base de comodidad, aire y luz. elements indispensable para el desarrollo fisico de
on escolar.
Esta es ]a Escuela Repfiblica Argentina con capacidad para unos 700 alumnos de
ambos sexos.








grades, el responsible de la educaci6n del nifio pierde la patria. potestad y
su guard se confia a otra persona.
Valga la ocasi6n para decir que esta iltima disposici6n apenas si
contadas veces se ha llegado a aplicar, porque en los hogares costarricenses,
por humildes que sean, existe siempre el empeiio de hacer de cada niino un
hombre de provecho; de modo, pues, que de pequefas multas de centavos no
se ha llegado a pasar. Las mismas penas se determinan para los particulares,
jefes de taller, de establecimiento o finca que infrinjan la obligaci6n de
enviar los nifos a la escuela.
Solamente estin exentos de la asistencia aquellos nifos que por su
extremada pobreza no pueden presentarse modestamente vestidos y los que
por enfermedad fisica o mental no sean aptos para recibir sus lecciones; asi-
mismo lo estin cuando la escuela respective se encuentra situada fuera de
un radio de 2 kilo6metros alrededor de su hogar.
Estos iltimos casos se presentan muy pocas veces en Costa Rica. El
pueblo, en general, dispone de lo necesario para vivir modestamente, aparte
de que el promedio de costo de su vida es muy reducido, por lo cual esta caci
siempre en condiciones de tender sus obligaciones escolares. Por otra parte,
la labor incansable y eficaz de la Secretaria de Salubridad Publica, de la que
dare adelante referencias detalladas, ha mejorado notablemente la condici6n
fisica del pueblo cuya mayoria infantil present un agradable conjunto de
nifios sanos y fuertes. Finalmente, es oportuno repetir que un pais que tiene
una escuela por cada 800 habitantes en un territorio cuvos n6cleos de pobla-
ci6n estan pr6ximos unos de otros, no ofrece con frecuencia la falta de alguna
escuela en un radio de 2 kil6metros. En algunas fincas existen escuelas que
funcionan por cuenta de los propietarios y siguen, desde luego, en su ense-
iianza. los programs oficiales.
3'-Para la administraci6n- escolar el territorio de la Rep6blica esta
dividido en distritos escolares, que son circunscripciones trazadas con un ra-
dio de 2 kil6metros con una poblaci6n no menor de 1000 habitantes.
4'-La direcci6n e inspecci6n supreme de la educaci6n puiblica corres-
ponde al Secretario del ramo, quien dispone de cuerpos consultivos y personal.
de vigilancia suficientes para el complete control de las actividades educati-
vas, tanto oficiales como privadas.
5'-Como una delegaci6n municipal, en lo relative a la ensefianza
piblica, existen las Juntas de Educaci6n, que tienen rentas propias de dife-
rente origen, cuyo imported pueden invertir libremente. Tienen a su cuidado
la conservaci6n de los edificios escolares, su construcci6n y el suministro, en
cantidades limitadas, de tiles escolares a los niiios pobres. Los alumnos deben
matricularse ante la Junta de Educaci6n respective, para ingresar a la es-
cuela de su jurisdicci6n.
Como funcionarios agregados al ramo educativo figuran los m6dicos
y dentistas escolares, asistentes sanitarias, inspectors agricolas, jefes de
construcciones escolares, inspectors de escuela, visitadores y muchos otros
funcionarios que completan la organizaci6n general cuyos resultados cada
dia se aprecian mejor por el estado progresivo de la cultural national.'
69-El period de ensefianza primaria comprende 6 cursos de un afio


































Las alumnas del Colegio Superior de Sefioricas pasan frente al edificio que ocUpan,
iniciando la formaci6n del desfile escolar del 15 de Setiembre. Pu*da observarse la
exactitud de las filas, que nOs parecen las de uno de los ejrcitos extranjearos to
parada military

cada uno, al final de los cuales el alumno obtiene el certificado de conclusion
de los studios. En las escuelas el curso se limita a 4 afios. pero cuando exis-
ten por lo menos 15 alumnos para ello, se establece un curso mas.
El minimo de instrucci6n obligatoria comprende las siguientes mate-
rias: lectura, escritura, aritm6tica en sus cuatro primeras reglas y sistema
mitrico decimal, geometria objetiva, nociones de geografia universal y par-
ticular de Costa Rica, ejercicios clasicos de lenguaje, gimnastica, moral,
instrucci6n civica, ciencias naturales, higiene, m6sica, dibujo, trabajos ma-
nuales y religion, que es optativa. Las mujeres reciben, ademis, classes de eco-
nomia domestica, cocina y labores de rnano.
Se ha iniciado en algunas escuelas, para sus primeros grados, el sis-
tema conocido por el nombre de su autor, el Doctor Decroly, que tiene entu-
siastas profesores que lo recomiendan como el mejor m6todo de ensefianza
primaria. Consiste en la ensefianza objetiva, que desarrolla en el nifio el espi-
ritu de observaci6n y no lo obliga a ejercicios mentales de mayor esfuerzo.
La base cientifica de este m6todo, es que consider al nifio tal cual es
y sobre esa apreciaci6n establece las normas racionales y 16gicas de proper-
cionarle los conocimientos que precisa para la vida mediante la observaci6n
del ambiente que lo rodea, la asociaci6n en el tiempo y en el espacio y la
expresi6n concrete y abstract de las ideas desarrolladas. Para ello, se esta-
blecen los puntos centrales, 11amados "centros de interns" que estimulan al
nifio a la observaci6n personal de las materials y pensamientos.








El lema del imtodo Decroly es "La escuela por medio de la vida y
para la vida" y la educaci6n se imparte dejando al nino en una relative liber-
tad para el mejor desarrollo de sus iniciativas, dando a los trabajos manuales
el principal papel en la adquisidci6n de los conocimientos del niflo, que siente,
entonces, el deseo de trabajar y aprende trabajando por jugar. Mediante este
sistema, se despierta tambien el interns de los nifios anormales, que son ge-
neralmente rebeldes o incapaces a todo esfuerzo que demand atencion.
El orden psicol6gico de los ejercicios, seguin el sistema Decroly, es el
siguiente: 1)-Observaci6n; 2)-Asociadci6n en el tiempo y en el espacio;
3)-Expresi6n concrete: modelado, dibujo, trabajos en papel, cart6n, made-
ra, arcilla, etc.; 4)-Expresi6n abstract: lectura, conversaci6n, escritura,
ortografia, redacci6n. etc.
Si se examinan los programs actuales asi como la division de mate-
rias, se comprenderi que abrazan los cuatro puntos expuestos, pero distribui-
dos de distinto modo y con poco cuidado de una coordinaci6n basada en la
capacidad y orientaci6n del nifio.
Las lecciones de "observaci6n" representan las "lecciones de cosas"
inscritas en el program; la "asociaci6n en el tiempo y, en el espacio", reem-
plaza a la historic y la geografia; ]a "expresi6n" comprende todos los ejer-
cicios del idioma incluyendo la ortografia, ejercicios de education de ]a me-
moria, etc.. asi como los trabajos manuales y el dibujo. En cuanto al cilculo.
esta intimamente unido a otras materials y sobre todo a la observadci6n, pri-
mero, de ejercicios de comparaci6n y despubs, de ejercicios de media con
unidades naturales y convencionales. El uso de niimeros enteros y fraccio-
narios, asi como las observaciones y el conocimiento de las diversas propieda-
des de los nfimeros. se ligan ficilmente a la soludci6n de los problems que
se presentan constantemente.
Con respect a la lectura y la ortografia, no se hace ninguna separa-
ci6n, sino que van unidas al centro de interns que se estudia mediante el
empleo del metodo ideo-visual, que conforme lo indica su nombre, consiste
en el aprendizaje por medio de la impresi6n que retiene el niiio de las pala-
bras escritas que observa, generalmente con frases cortas. El fundamento
pedag6gico de este sistema es simple: la vista es un sentido mis objetivo y
mis concrete que el oido y del mismo modo que el nifio aprende a hablar
aprendiendo frases y no silabas ni palabras, aprende a leer recogiendo con
la vista el texto breve que le pone de manifiesto una frase complete. Al
mismo tiempo aprende la ortografia, que como todos sabemos, por experien-
cia personal, es mas facil de controlar por la representaci6n de la palabra
escrita que por todos los textos gramaticales escritos y por escribir. Este
sistema va a la vez ilustrado con dibujos que explican la frase que es mo-
tivo de la lecci6n concrete.
En esto consiste, expuesto brevemente, el sistema Decroly que se ha
establecido en nuestras escuelas y segun parece va dando excelentes resulta-
dos. Los kindergarten, por ejemplo, trabajan perfectamente a base de este
m6todo de ensefianza, que es muy eficiente, sobre todo en el kinder modern,
de San Jose, cuya Directora es la inteligente profesora sefiorita Elena Soto
Quir6s. Los nifios que estudian en este Kindergarten Moderno llegan, a la
Escuela Primaria con una excelente preparaci6n, y en condiciones de similar








con mayor facilidad que los demis, las lecciones que reciban, pues en el kinder
aprender a mantener vivo, con una gran discipline, el sentido de la responsa-
bilidad, que es indispensable en un nifio cuya naturaleza lo hace ser siempre
mis distraido que atento. La matricula numerosa que este Kindergarten Mo-
derno tiene anualmente, es su mejor titulo de recomnendaci6n.
80-Las escuelas privadas funcionan mediante autorizaci6n official y
estain sujetas al control de la Secretaria de Educaci6n Puiblica, que lo ejerce
por medio de funcionarios especiales.
En las ciudades principles existen varias escuelas privadas de pri-
meras letras y escuelas nocturnas para adults. Tamjbin funcionan escuelas
de comercio que preparan alumnos de ambos sexos y otorgan titulos que facili-
tan a los graduados la obtenci6n de buenas colocaciones en el pais.
Hay una escuela alemana y otra americana, que admiten nifios de
distintas nacionalidades. Las lecciones se imparten en el idioma de la escuela
y los nifios lo aprenden ficilmente por su fAcil adaptaci6n al medio en que
crecen.
Las ESCUELAS INTERNACIONALES DE LA AMERICA LA-
TINA tambi6n tienen numerosos discipulos y no son entire nosotros pocos los
profesionales, especialmente ingenieros, que han hecho sus studios por corres-
pondencia.
Tan pronto como las referidas Escuelas aceptan un alumno, le remi-
ten por correo el Manual de Instrucci6n, que le indica la forma de proceder
en sus studios, y suficientes lecciones para que los inicie. Conforme avanza
el alumno, va recibiendo textos adicionales, de tal modo que siempre dispone
de algunas lecciones sin terminar. cuando recibe corregidas las que oportu-
namente ha remitido.
En la mayoria de los casos, la preparaci6n de un examen o de una
lecci6n escrita require en las Escuelas Internacionales de la America Lati-
na, el studio complete de un folleto de instrucci6n que varia de 20 piginas
como minimo, hasta 150 y aun mis, segfn el tema de que se trate. Algunas
lecciones requieren, naturalmente, mayor esfuerzo que otras y asimismo es
variada la capacidad de asimilaci6n de los estudiantes. Algunos aprenden en
pocas horas lo que otros necesitan much tiempo para similar; pero el pro-
medio general de horas para aprender una lecci6n, segiin recuento entire
muchos estudiantes de varies cursos, es de 15 a 16 horas, pues las lecciones
estan preparadas en forma sencilla. al alcance de todas las mentalidades. Un
curso de 45 lecciones necesita, por consiguiente, unas 700 horas de studio
para un alumno normal, que habra estudiado unas 2500 a 3000 piginas im-
presas y preparado un examen escrito o un dibujo para cada lecci6n. Algu-
nos cursos requieren mis de 45 lecciones, por ejemplo, la Arquitectura, que
demand 112 lecciones o la Ingenieria Mecanica, que necesita 181.
Naturalmente, no todos los estudiantes matriculados en estas Escue-
]as Internacionales terminan su curso. Algunos pierden el tiempo o se sien-
ten desanimados para continuar un program de studio serio. Otros creen
tener la disposici6n necesaria, sin haberla puesto a prueba en una enseiianza
formal, y fracasan tambien; pero hay siempre un porcentaje muy elevado
que complete los cursos y obtiene el diploma correspondiente, que tiene, en
todas parties del Mundo. excelente aceptaci6n.








Se puede' calcular en unos 12.000.000 de horas el tiempo annual que
en su trabajo emplean los estudiantes de estas Escuelas Internacionales en
la America Latina.
Si un estudiante de curso ticnico contest correctamente todas las
preguntas que formula el Folleto de Instrucci6n, recibe su nota de lecci6n
perfect, no obstante los errors gramaticales que haya podido cometer. La
prictica de corregir esos errors con tinta roja, result muy provechosa para el
estudiante, ya que sabe, por ejemplo, que la palabra mal colocada o mal escrita,
va subrayada con rojo y soblre ella se describe la expresi6n correct. En esta
forma las Escuelas Internacionales prestan un servicio adiciQnal v el estu-
diante aprende a escribir y a redactar mnjor sin esfuerzo manifiesto de su
parte.
Tan pronto como un estudiante complete su examen escrito o dibujado,
lo remite por correo y continue trabajando en la lecci6n que sigue y que
tiene, desde luego, a mano. En la secci6n correspondiente, se lleva para cada
alumno un registro exacto de las lecciones pendientes y cuando se le devuelve
debidamente corregida una lecci6n, se le envia nuevo material de ensefianza,
si es necesario.
Todas las lecciones son corregidas y calificadas por Instructores que
reciben esmerada preparaci6n antes de hacerse cargo de esas delicadas fun-
ciones. Cada Instructor tiene a su cuidado un n6mero limitado de temas,
llegando por eso a ser un expert en los mismos, pues va aumentando cons.
tantemente su experiencia.
De acuerdo con las pricticas modernas en los sistemas de educaci6n,
las lecciones se califican con letras, asi: A, excelente; B, bueno y C, regular.
Si una lecci6n no merece ninguna de esas calificaciones, el estudiante es
requerido sin demora para que trabaje con mayor empefio. Si algfn estu-
diante se manifiesta especialmente retrasado, el Instructor que lo atiende
recibe 6rdenes de prestarle especial atenci6n a sus lecciones y su correspon-
dencia. Ese Instructor toma a su cuidado la march del estudiante por medio
de temas faciles, hasta que adquiere la suficiente comprensi6n para progresar
normalmente. Mientras el trabajo de un Inspector no ha sido bien compro-
bado come eficiente, sus lecciones corregidas se sujetan, a su vez, al control
de un superior; pero desde luego, se hace siempre una ligera revision para
tener seguridad de que cada lecci6n esti correctamente-preparada.
Las calificaciones que obtiene cada alumno, se archivan en forma que
facility la comprobaci6n inmediata de los progress que alcance. Cada curso
se determine por letras y la correspondencia de cada alumno, se anota con
numeros. Si se conocen la letra y el nfmero que correspondent a un estudiante,
o solamente su nimero, los registros respectivos pueden encontrarse inmedia-
tamente entire algo mis de 4.800.000 de estudiantes.
Las tarjetas individuals de registro llevan la fecha de matricula,
la letra que corresponde al curso seguido, su nfimero, edad, ocupaci6n, di-
recci6n postal, fecha de envio del Folleto de Instrucci6n, fechas en que
remite su trabajo escrito, calificaciones que ha recibido en cada lecci6n y
!as iniciales del examinador que ha revisado y calificado las lecciones. 'Estos
registros detallados sirven especialmente para determinar la habilidad del








estudiante y la naturaleza de las recomendaciones inmediatas o futuras que
necesite para solicitudes de trabajo.
En armonia con la political estab!ecida por las Escuelas Internacio-
nales de la America Latina para rendir el mejor servicio educative al mayor
n6mero possible de estudiantes, se han establecido cerca de 400 cursos distin-
tos que cubren la ensefianza practice en casi todos los campos de la actividad
humana. En esas condiciones de singular amplitud, cualquiera que sepa leer
y escribir y tenga ambici6n de aprender, puede recibir su educaci6n professional
por medio de correspondencia en las Escuelas citadas, del mismo modo que
un bachiller o un hombre que ha empleado various afios de su vida en algin
studio ticnico, puede comrpletar su educaci6n escogiendo un curso complete
en el ramo especial de negocios, profesiones o industries que le interesen.
Entre otros cutsos, pueden.citarse-4as. sigietes..que capacitan al hombre para
obtener inmediata ocupaci6n bien remunerada: Propaganda commercial, Agri-
cultura, Arquitectura, Dibujo de plans en general, Comercio, Quimica, In-
genierias Civil, Electrica, Mecinica, Industrial o Sanitaria, Radio, Cons-
trucciones, Topografia, Motores, Farmacia, etc.
En Costa Rica, por ejemplo, existen profesionales de gran prestigio
que han recibido su educaci6n en las Escuelas Internacionales de la America
Latina, cuyo Superintendente en Centro America y Honduras Britinica es
el senior Waren H. Morry, actual C6nsul General de Finlandia en Costa Rica.
El senior Morry es un gentil caballero que ha logrado, a fuerza de
constant empefio, elevar a mis de quinientos el n6mero actual de estudian-
tes nacionales en estas Escuelas.
Entre los profesionales costarricenses que han obtenido sus titulos en


Escada de Duice Nombre de Cartago. ptqqnfia poblaci6a que cuenta. sin embargo.
con urn hermoso edificio que of etce a Jos aluinnos todas las veazajas higiinicas que
require arn plantel de ensefiauza.








las Escuelas Internacionales de la America Latina, pueden citarse los si-
guientes:
Ingenieros Civiles: Don Ricardo Fernandez Peralta, don Jaime Gu-
tierrez Braun, don Federico Gutierrez Braun, don Enrique Silva iEstrada,
don Ran~6n Mufioz Salas, don Enrique Volio V., don Rafael Roig Vargas,
don Espiritu S. Salas, don F61lix Umafia Durin, don Juvenal Vega Rosales,
don Fernando Moya Fernandez, don Evangelista Romero F., don Mario Ba-
rrantes F., don Roberto Salazar Quesada, don Jaime Granados Chac6n, don
Henry E. Mc Ghie, don Juan Jos6 Bonilla G., don Luis Gonzilez G. y don
Jaime Soley Reyes.
Arquitectos: Don Hernin Gutierrez Braun, don Jos6 Fabio G6ngora
y don Manuel Emilio Clare Jinienez.
Ingenieros Elctricos: Don Luis H. Andr6s S., don Manuel Miran-
da C. y don Christy Williams Q.
Ingenieros Mecinicos: Don Alfredo Chaves C. y don Octavio Rojas G.
Ingenieros Constructores: Don Carlos Bolafios A. y don Gerardo
Rovira R.
Ingenieros top6grafos: Don Guillermo Garbanzo Q., don Jacobo Sa-
nabria Cruz y don Gonzalo Truque Gutierrez.
Todos estos profesionales han ejecutado obras de gran utilidad nacio-
nal y desempefian, actualmente, algunos de ellos, posiciones de responsabili-
dad en la construcci6n de obras de gran valor.
Existe tambiin en San Jos6 la Escuela de Comercio Castro Carazo,
especializada en las asignaturas comerciales, que ha logrado en breve plazo
ponerse a la cabeza de las escuelas similares, no solamente en Costa Rica sino
en los diversos paises de Centro Am~rica, debido al modernisimo sistema de
"ensefianza individual" que ha adoptado desde que inici6 sus labores.
En efecto, si comparamos el sistema de "ensefianza colectiva" con el
de "ensefianza individual", a poco que ahondemos, salta a la vista la superio-
ridad de este iltimo, que es al mismo tiempo el mis modern.
Por medio de la "ensefianza individual", logra la Escuela de Comer-
do Castro Carazo llevar paso a paso a cada uno de los alumnos, en forma
absolutamente independiente de sus compafieros; como si dij ramos, de la
inano: Cada cual va haciendo sus studios tan ripidamente como sus condicio-
nes personales se lo permitan y asi, no es el alumno el que se supedita a las
exigencias de la Escuela, sino la Escuela la que se pone a las 6rdenes de sus
alumnos.
Si el educando no puede, por sus obligaciones de trabajo o por sus mil-
tiples quehaceres, dedicar mas que dos o tres horas semanales a sus studios.
esto no es obsticulo alguno ni para el ni para la Escuela, puesto que ambos
puntos estin bien compaginados dentro del sistema "individual". Lo mismo
sucede si, por el contrario, el alumno puede dedicar todo su tiempo al studio
y a la prictica de sus lecciones: la Escuela lo sigue y le facility. su labor en
toda forma, pudiendo hacer sus cursos en el tiempo menor en que el alumno
quiera hacerlos.
El sistema de la Escuela de Comercio Castro Carazo es eminentemen-
te prictico; y quiero con esto indicar que. no solamente enseia la, teoria en
forma amplia y clara, sino que obliga a sus alumnos a realizar la prictica,










COU P I

*7Io1w


iploma M._,

aSf.a $?d. O7 a O.s S







Diplomas que extlende Ia Escuela de Comercio Castro Carazo a sus alumnms.

necesaria para que, al graduarse, puedan ingresar a las diferentes actividades
del conmercio, la banca y la industrial, sin encontrar escollos en su camino, ni
tropiezos de ninguna clase. Llegan a esas posiciones como empleados pr-cti-
cos, que hubieren servido en otras casas por varios afios.
He visto las magnificas cartas de agra'decimiento gue ha recibido
esta important Escuela de Comercio de diversas casas comerciales y banca-
rias del pais y del extranjero, en las que se reconoce su labor y la eficiencia
adquirida por los alunmos que en ella han logrado obtener sus diplomas de
graduaci6n.
El Congress Constitucional de Costa Rica, en uso de sus atribuciones
y como un reconocimiento a las labores que realize, dict6 una ley, que merecid6
la inmediata sanci6n del Poder Ejecutivo, por la cual crea catorce becas en
la. Escuela de Comercio Castro Carazo por cuenta del Estado. Por primera
vez otorga el Gobierno esta important distinci6n, a una escuela particular,
o1 cual constituye un verdadero homenaje'para la Escuela y para su Director,
el Profesor y Auditor PNblico don Miguel A. Castro Carazo.
Antes de terminar esta referencia, hay que agregar que los gradua-
dos en la Escuela de Comercio Castro Carazo ocupan magnificas pogsidones
en las diversas actividades del pais y que entire su alurnado se encuentran








j6venes, sefioritas y caballeros, de 27 distintas nacionalidades, que acuden a
esta Escuela en busca de una s61lida preparaci6n commercial.
Otra de las importantes actividadese educacionales del Profesor don
M. A. Castro Carazo es la referente a la Escuela Primaria Inglesa que lleva
su nombre, la cual comenz6 sus labores en Marzo de 1939.
En esta escuela se siguen los programs oficiales de Costa Rica, pero
aplicando los sistemas mis modernos de educaci6n de los Estados Unidos y
ensefiando todas las asignaturas en idioma Ingles.
Grande ha sido el entusiasmo que ha despertado este centro educacio-
nal entire los padres de familiar, que han visto llenarse cumplidamente una
necesidad muy sentida en el pais, cual es la de tener una escuela primaria,
desde el Kindergarten hasta el 6' grado, en la que se d6 toda la atenci6n
necesaria al idioma Ingles, tan important no solamente en nuestro pais,
sino en el exterior.
Los mis destacados elements del Magisterio Nacional, asi como mu-
chas de las personas entendidas en la educaci6n de las juventudes y de la
nifiez, han externado su opinion en t6rminos encomiisticos respect a la labor
que esta Escuela lleva a cabo.
La Secretaria de Educaci6n Pifblica se ha mostrado siempre muy inte-
resada por esta Escuela y un Delegado suyo la visit regularmente. En esta
forma, la escuela se halla siempre en contact con el Gobierno del pais y
cooper, en una forma arm6nica y met6dica, a la educaci6n national.


Alumnos de la Escuela Ingle~a Castro Carazo, instalada en San Jos!.








Los Hermsanos Salesianos, de Cartago, tienen establecida una magni-
fica escuela de Artes y Oficios y asimismo la tiene el Gobierno agregada al
Taller de Obras Pfiblicas. De ambos establecinfientos salen excelentes obre-
ros que encuentran- inmediata ocupaci6n.
La ejecuci6n de la Ley de Educaci6n Comin permiti6 dar unidad a la
institud6n escolar que cre6 sus 6rganos indispensables adaptados a las necesi-
dades y a los progress del medio social. Los nuevos organismos, incipientes,
dispersos por toda la Repdblica, fueron adquiriendo a impulses de esa ley un
caracter definido y un desarrolo correlativo a la evoluci6n econ6mica y cul-
tural del pais.
En la herencia educational recibida de Espafia se encuentran sus sis-
temas, mrtodos y procedimientos de ensefianza. Junto con sus escuelas de
primeras letras se hered6 el sistema unitario escolar que rigi6 en Costa Rica
hasta 1886, en que fue sustituido por la escuela graduada; se heredaron,
ademis, la escuela limitada, los planes de studios uniforms, el sistema
unilateral dela- ensefianza, el n~6todo textual y catequistico, la forma dogmi-
tica, los procedimientos .de emulaci6n de premios, y de castigos como medios
disciplinarios, el m6todo alfabitico y mecanico de la lectura por el sistema
de pautas, rayas, trazos, engarzados y 6valos con el auxilio de muestras. Y
por iiltimo, el procedimiento para ensefiar a aprender de memorial en aritmi-
tica con las tablas y reglas, dejando a los alumnos el cuidado de explicarlas
por si mismos, prevaleciendo en este ramo, como en el geom6trico, el m6todo
abstract.
No obstante la reform de 1886, que introdujo la transformaci6n en
los sistemas y n6todos escolares, la modernizadci6n mas important se realize
en 1899 gracias a la influencia del Profesor don Miguel Obreg6n, Inspector
General de Ensefianza en aquella fecha. Se formularon entonces los progra-
mas tomando como base las 1ltimas conquistas en el campo de la educad6n.
Se implantaron nuevos m'todos considerando la finalidad y naturaleza de
los ramos y procurando a la vez seguir procedimientos psicol6gicos, como
base de toda didactica. Las escuelas se dividieron en urbanas y rurales para
imprimir a la ensefianza el caracter que debia darsele de acuerdo con las
necesidades de los distintos medios regionales del pais.
Desde el 'unto de vista didictico, se estableci6 la ensefianza concin-
trica. Al rededor'"de la ensefianza materna, en los primeros aiios, se agrupa-
Ton las demas asignaturas y en los grades superiores cada ramo de studios
tom6 Uin desarrollo imas amplio, creciendo en importancia, fuerza y vigor
propios. Dentro de este plan general, se desarroll6 en circulos conc6ntricos
cada asignatura, completada en cada afio, revistiendo generalmente mas am-
plitud e i4ntensidad.
Durante la epoca de la modernizaci6n de los m6todos didActicos, se
apreci6 con mayor exactitud el valor educative de la ensefianza y se aquilat6
la idoneidad professional del maestro mediante atenta y detenida observaci6n
de-los sistemas y.'procedimientos que empleaba.
El mitodo intuitivo empez6 a ensayarse timidamente en nuestras
escuelas antes de la reform de 1886; pero a partir de 1889 se le introdujo
-con mayor intensidad. En cuanto a la ensefianza especial de cada asigdiatura,
se aplic6 a la lectura el metodo fon6tico; en aritm6tica se adopt el sistema








de Grubbe,; se modernize la ensefanza de Ia geografia que antes de 1886 sea
concretaba al aprendizaje de memoria de un texto mAs o menos irrational.,
Las ciencias naturales, aunque fueron incorporadas al plan de studios de la.-
ensefianza primaria, no tuvieron un valor prictico educativo sino hasta 1899.,
Desde el punto de vista didictico, la ensefianza en Costa Rica recibi6.-
en esta epoca la influencia alemana. La ensefianza educativa y la concentra--
ci6n de la ensefianza, las unidades met6dicas, los grades de preparaci6n, enlace,
generalizaci6n y aplicaci6n, todo lo que comprendi6 Herbert en los tres gran-
des Drincipios: elecci6n y orden sucesivo de. las materials de ensefianza, enlace.
de todas las asignaturas entire si y elaboraci6n de cqda rama de.ellas, en.
una palabra, la pedagogia cientifica, notablemente desarrollada y transfor-
mada en nuestros dias, parti6 de la 6poca que se menciona anteriormente.


SOCIALIZACION DE LA ENSERANZA.


Una evoluci6n se opera en la ensefianza en Costa Rica a partir de-
1914: la socializaci6n de la educaci6n. Se consider entonces que un sistema-
educativo y una organizaci6n escolar, para que cumplieran su finalidad dentro-
de un pais organizado, debian tender a las necesidades sociales, contemplar-
todos aquellos problems en relaci6n con la vida political, moral y econ6mica,.
es decir, con una aplicaci6n real y efectiva al medio en que habia de desenvol--
verse una instituci6n docente. Este concept, que para la pedagogia modern
hace que la educadi6n sea mirada desde -un punto de vista socializador, hizo.
salir la escuela costarricense de su fin puramente cultural individualista para


Otro elegance modelo de escuela rural, construnda en San Pedro de Pois, poblaci6a
que se encneutra en las inmediaciones del Volcin del mismo nombre.
































Las internas de la Casa de Refugio. Instirtci6n sosteaida con foados de la Beneficnca
P6blica. desfilan tambiin el 15 de Setiembre con sI smb61lico uniforme que Ucl
la Cruz Roja.

fser considerada en su principio objetivo, el de la preparaci6n de la juventud
para la vida en sociedad mediante una participaci6n en las actividades de la
.misma. La escuela no debia, en otros terminos, limitarse a preparar solamente
.para vivir una vida social, sino que debia vivirla en toda su amplitud, con
--espiritu de cooperaci6n, de solidaridad y de servicio.
La escuela socializada fue concebida en Costa Rica como,.aspiraci6n
-de una comunidad, vinculindola a todos sus problems, convirti6ndolos en
-problemas pedag6gicos de la misma escuela.
Los m&todos, sistemas y actividades escolares, asi como los programs
Ade ensefianza aplicados en la escuela costarricense a partir de 1914 y muchas
-otras disposiciones, tendian a la socializaci6n de la ensefianza, compenetradas
de las orientadaones y fundamentos sociol6gicos modernos.
*En 1906 se emiti6 el Reglamento Organico del Personal Docente, que
-facilitaba la calificaci6n de las capacidades t6cnicas y morales del Magisterio,
.mediante eximenes y certificados de buena conduct ante tribunales especiales,
-estableciendo ademis el ascenso riguroso de categories y de servicio de pensio-
,nes., Este. Reglamento fue legalizado el 15 de agosto de 1920.. Esta nueva ley
-da derecho a los.maestros a conservar su cargoamientras observe buena. con-
-ducta y los exime de todo servicio military y de policia; establece la categoria
de los maestros, de acuerdo con los afios y la calidad de sus servicios; asigna
los sueldos en-. relaci6n con esas categories; da el .valor de titulos profesionales
.a los expedidos por la Escuela Normal y dispone la creaci6n de un fondo de
pensions, ademis de los detalles disciplinarios del caso.








Una ley de 11 de noviembre de 1923, reformada el 7 de noviembre de
1926, establece los derechos de jubilaci6n, dividiindola en ordinaria y extraor-
dinaria. A la primera correspondent los funcionarios que hayan prestado, por
lo menos, 25 afios de servicio y a la segunda, los que hayan servido 10 afios y
estin incapacitados por enfermedad para volver al servicio active despues de
una licencia de 6 meses o por accident ocurrido despu6s de un acto de ser-
vicio ocurrido evidence y exclusivamente por 6ste y que lo incapacite tambien
de por vida. Fuera de los funcionarios de ensefianza, tienen derecho a gozar
de la pension, la viuda en concurrencia con los hijos, los hijos solamente, la
viuda en concurrencia con los padres, la viuda sola, !os padres y los hijos.
naturales cuando havan sido lega'mente reconocidos.
Desde luego, existen rentas destinadas a aumentar.ese fondo de pen-
siones, que poryotia,4art, .no.pieden.ser-enbargadas.El-l9 deenero de 1939'
dicho fondo de pensioges.-del nagsterio,.:acanzaba a i
Como agrupariones particulares que colaboran en las atenciones ge-
nerales de todas las escuelas de la Reptiblica, existen los Patronatos Escola-
res bajo la direcci6n de los vecinos del respective centro y cuyos fondos pro-
ceden de las contribuciones voluntarias mensuales que aportan los padres. de
los alunmos.


DESARROLLO DE LA ENSERANZA SECUNDARIA


Los studios de ensefianza secundaria formaron parte de los studios.
universitarios de la Casa de Ensefianza de Santo Tomis que desde su fun-
daci6n, 24 de abril de 1814, venia constituyendo una actividad cultural. Los.
ramos considerados en aquel entonces como asignaturas de ensefianza secun-
daria, eran la gramatica castellana y latina, matemiticas, geografia, filoso-
fia, y algunas veces algin idioma vivo, ingles o francs; y moral y urba-
nidad que a nombre de Cat6n se ensefiaba.
Varios colegios se fundaron en el siglo pasado con el caricter de esta-
blecinfientos de educaci6n secundaria, anteriores a la erecci6n en Universidad
de la Casa de Santo Tomis. Aunque llevaban aquella denominaci6n no pueden
considerarse sino como planteles de educaci6n primaria superior. Hubo al-
gunas iniciativas de parte del Gobierno para crear establecimientos de esa
naturaleza bajo el nombre de casas de ensefianza.
Los estatutos de la Universidad de Santo Tomis emitidos en setiem-
bre de 1844 estipulaban que para adoptar al grado de bachiller en filosofia,
se necesitaba haber ganado dos cursos y dos matriculas en las classes de gra-
mitica castellana y latina, uno en la de matemiticas y geografia y dos en la
de filosofia. Estop ramos eran lo que constituia en aquella ipoca la ense-
fianza secundaria que se impartia en la Universidad. Tambien podian darse
esos cursos en las provincias, facultando a los alumnos para que una vez
rendido su examen ante la Universidad optaran al titulo de bachiller en filo-
sofia.
Debidamente autorizado por la Universidad de Santo Tomis, el Pres-
bitero espaiol Manuel Paul, natural de Bilbao, abri6 en mayO. de 1845, en









]a ciudad de Heredia, un Colegio de Segunda Ensefianza que dur6 cuatro
afios. El plan de studios lo formaban gramAtica castellana y latina, geogra-
fia, historic sagrada y profana, filosofia escolAstica (16gica, 6tica y meta-
fisica), matemAticas, teologia, etc.
El Reglamento Orginico de Instrucci6n Pfblica dictado en 1849
*consignaba que para optar al grado de bachiller en filosofia y humanidades,
el aspirante debia rendir examen de lengua castellana y latina, afitmetica,
Algebra, geometria, fisica, cosmografia, geografia, historic antigua y moder-
na, historic y fundamentos de la religion, psicologia, 16gica y elements de
moral.
Bajo la nominaci6n de Colegio de Humanidades de Jesfis, fu6 abier-
ta enr San Jose, a fines de 1859 una escuela primaria-secundaria, dirigida
por don Tomas Mufioz, de origen cubano. Las materials de studio eran las
siguientes: lectura, escritura, aritnmtica, algebra, geometria, gram~tica cas-
tellana y latina, geografia, historic antigua, cronologia, ret6rica, fisica,
astronomia, psicologia, 16gica, francis, ingl6s, dibujo natural, religion v
etica.
Con el nombre de Colegio de Humanidades y bajo la direcci6n del
Doctor don Pedro Le6n Piez se abri6 otro establecimiento primario-secun-
dario en la ciudad de Cartago en 1862, donde se daban cases de gramitica
castellana, geografia, historic, matematicas, filosofia e idiomas extranjeros.
En 1864 estableci6 don Maximo Jerez en San Jose un plantel, tam-
bi6n primario-secundario denominado Liceo de Costa Rica. La ensefanza
comprendia los siguientes ramos: lectura, caligrafia, ortografia, aritmetica
practice, rudimentos de religion, moral y urbanidad, gramatica castellana,
constituci6n political, ingles, francs, latin, Algebra, geometria, trigonome-
tria, cAlculo diferencial, cosmografia, astronomia, geografia, agrimensura,







,-












Edificios que ocupa el Liceo de Costa Rica. situados at final del Paseo de los Esudian-
tes. El Liceo tiene una matricula manual aproximad de 750 alumnos, que carsan la
Segunda Ensefianza.


































Edificio 4. Carenos y T-eiEP)ifs de Ia Capital de la Repiblica. La part altar
esai ocapada pot la Secretaria de Hacienda y las Oficinus de ha Tributacida Directa.


teneduria Ade libros,;-retorica y mrtrica, historic elemental, fisica, 16gica -y
6tica, derecho natural, etc.
Subvencionado por la Municipalidad de Alajuela se abri6 en aquella-.
localidad en 1866 un colegio de caricter privado dirigido por don Le6n Fer--
nindez y don Ricardo Casorla. Comprendia las materials de. ensefianza anti--
gua y modern, fisica, inglis, francs, aritmitica-comercial, .teneduria-de-
libros, derecho mniecaitil, Teconomia political, caligrafia, dibujo, moral y ur--
banidad.
Al colegio de humanidades que dirigi6 en Cartago el Doctor Piez si--
gui6 en 1865 una escuela superior regentada por el Presbitero don Anselmo.
Rivas y don Francisco Ulloa. Dos afios despubs se estableci6 una escuela.
primario-secundario con el nombre de Colegio de San Luis Gonzaga.
Por decreto de 16 de noviembre de 1869 se estipul6 que la ensefianza:
secundaria debia darse en los establecimientos p6blicos creados al efecto y
costeados por la Municipalidad, y en los establecimientos privados abiertos:
por los particulares. Los ramos de ensefianza consignados en aquel decreto*
eran los de humanidades y filosofia, studios de aplicadci6n a las artes, a la.
agriculture y al comercio. La ensefianza de humanidades y filosofia la cons--
tituian las siguientes materials: gramitica castellana y latina, ret6rica y po&-
tica, elements de literature, historic sagrada y profana, geografia y crono--
logia, matematicas, fisica y quimica, historic natural, filosofia e historic.
Formaban los studios de aplicaci6n segin su objeto: lenguas vivas,. mate--

74








-maticas, nociones de historic y de geografia, agronomia, teneduria de libros,
teconomia political, operaciones pricticas de agrimensura, conocimientos de
los materials de construcci6n, derecho mercantil, legislaci6n agraria, dispo-
siciones legales sobre agrimensura, dibujo, etc.
Posteriormente, el decreto de 17 de diciembre de 1869 que organiza-
'ba los studios de la Universidad de Santo Tomas, estipulaba que mientras
-se establecieran colegios para la instrucci6n secundaria conforme el decreto
-del 18 de noviembre de 1869, dicha instrucci6n se daria en la Universidad.
.Amparado a la anterior disposici6n y de acuerdo con la ley de 1' de setiem-
bre de 1842, se cre6 en Cartago un Colegio de Segunda Ensefianza bajo el
-patrocinio de San Luis Gonzaga. Segfin aquel decreto la instrucci6n que de-
bia darse en ese plantel comprenderia, primero: todos los studios de humani-
.dades y filosofia o ensefianza Secundaria conforme se entiende en los paises
. dts avanzados de America y Europa. Segundo: studios de aplicaci6n a
.las Artes, al Comercio y a la agriculture. Tercero: classes de adorno y de
-preparaci6n para carreras especiales.
El Colegio de San Luis Gonzaga abri6 sus classes a principios de
,enero de 1869, bajo la direcci6n del doctor Kdon Valeriano Fernindez Ferraz,
traido especialmente de Europa para regentar aquel plantel. En 1876 la en-
-sefianza del Colegio de San Luis Gonzaga se entreg6 a los miembros de la
Compaiiia de Jesuis hasta la expulsion de los miembros de esa congregaci6n
-en 1884.
Siguiendo tambi6n lo establecido por la ley de 18 de noviembre de
1869, la Municipalidad de Heredia abri6 un Colegio de Segunda Ensefian-
.za en setiembre de 1870 que puso bajo la direcci6n del professor colombia-
:no don Jos6 Obaldia; el plan de studios lo integraban los siguientes- ra-
mos: gramitica castellana y latina, matemiticas, geografia, historic na-
-tural, ingl6s, filosofia escolistica, moral y urbanidad. El Colegio de He-
redia dur6 hasta agosto de 1873 por haber vencido el contrato con su di-
-rector sefior Obaldia. Dos afios despues, el 15 de marzo de 1875, se abri6
,el Colegio de San Agustin, de acuerdo con los estatutos emitidos el 11 de
:febrero del afio anterior. Formaban parte del plan de studios los siguien-
tes ramos: gramitica castellana y latina, literature castellana y general,
historica y cronologia, quimica, matemiticas, historic natural, derecho, fisi-
-ca, francs, ingl6s, psicologia y 16gica, filosofia escolistica. Este colegio
-fu clausurado en noviembre de 1880 y se abri6 por segunda vez en febre-
ro de 1885; en esta 6poca dur6 solamente tres afios, con pocas variaciones
-en su plan de studios de ]a 6poca anterior.
En la capital, la ensefianza secundaria estaba incorporada a la Uni-
-versidad, de acuerdo con los estatutos de la misma. En 1874 se hizo notar
-que se daba mayor importancia a la ensefianza universitaria que a la secun-
daria. Esto hizo pensar al Gobierno de entonces en la fundaci6n de un insti-
-tuto de segunda ensefianza. Por ley de 3 de julio del afio citado, el Congreso
Nacional erigi6 en la Universidad de Santo Tomis un Colegio, con la mira
*de mejorar la educaci6n secundaria bajo el nombre del Instituto Nacional.
Desde el 19 de enero de 1880 y por razones de economic, el Instituto
pas6 a ser administrado por una empresa particular y vino en decadencia
-desde aquella fecha. Los frecuentes cambios que hubo en el personal do-







center y administrative decidieron al Gobierno a tomarlo a su cargo desde
el 19 de enero de 1883. En esta segunda 6poca se estableci6 en el institute
el sistema de ensefianza bifurcada, creando el Bachillerato en Ciencias y
el Bachillerato en Letras. Por optar al primero, el alumno debia estudiar
los siguientes ramos: castellano, historic, geografia, matemiticas, fisica y
quimica, cosmografia, agriculture, geologia, aplicaci6n tecnol6gica indus-
trial, economic political, mecinica, ingl6s, documents y legislaci6n mercan-
tiles.
El curso literario lo integraban: castellano, griego, latin, ingl6s, fran-
ces, ret6rica y po6tica, historic, filosofia de la historic, historic de la fi-
losofia, economic political, matematicas, fisica, estadistica, psicologia, de-
beres y derechos del ciudadano, moral y dibujo.
Habia ademis cursos libres de gimnastica, misica, vocal e instru-
mental, ejercicios militares, dibujo en toda su extension, italiano, aleman,
teneduria de libros, c6lculo mental, economic political, estadistica, document
taci6n y legislaci6n mercantil.
El 26 de mayo de 1883 se suprimi6 la subvenci6n al Instituto y se
rescindi6 el contrato que el Gobierno habia celebrado con el doctor don Va-
leriano Fernandez Ferraz para dirigir el plantel.
Desde 1878 la ciudad de Alajuela contaba con un establecimiento de
segunda ensefianza con el caricter municipal y que dur6 hasta 1881, dirigi-
do sucesivamente por don Antonio Espinal y don Enrique Villavicencio. En


Lujosa entrada al piso superior del Club Uninm. el-eotro-.Social de myor
importancia en el pais.








1887 fue restablecido el Instituto con caracter national y bajo la direcci6n,
hasta 1889, de don Miguel Obreg6n. Siguieron desempefiando la direcci6n
don Federico Salazar (1889), don Pafil P. Piguet (1890-1891), don Julian
Parrefio (1891-1892), don Francisco Ulloa Mata (1892), don Carlos Ga-
gini (1893-1894), aiio en que fue suprimido para tomar en 1897 nuevamen-
te el caracter municipal.
En San Jos6, al Instituto Nacional sigui6 el Instituto Universitario.
Este establecimiento fue crea'do por decreto del 10 de mayo de 1884, por el
cual se autoriz6 a la direcci6n de studios 'de la Universidad de Santo To-
mis para la fundaci6n de un colegio de segunda ensefianza, colocado bajo
la inmediata direcci6n de una Junta. El Instituto Universitario fue abierto
solemnemente el 4 de marzo de 1884, bajo la direcci6n de don Juan Fernan-
dez Ferraz.
Suprimida la Universidad de Santo Tomas, de la cual formaba par-
te el Instituto Universitario, fue establecido por decreto del 6 de febrero
de 1887 el Liceo de Costa Rica. Este nuevo establecimiento comprendia
las secciones elemental, inferior y superior o gimnasio.
Este 1ltimo se subdividia en cuatro secciones: clasica, t6cnica, co-
mercial y real. La Escuela Normal con su anexa, la Modelo, abierta el 15
de abril de 1886, quedaban refundidas en el Liceo; igualmente pasaban al
nuevo plantel los alumnos del Instituto Universitario.
El plan de studios de 1895 fu6 modificado por decreto de 19 de fe-
brero de 1898. Esta nueva organizaci6n suprimi6 la division en Secci6n de
Estudios Generales y de Ciencias y Letras, mantuvo la secci6n normal y dis-
tribuy6 la ensefianza en cinco afios de studios sucesivos. Las reforms al
plan de studios del Liceo de Costa Rica de 1894 a 1900 fueron introducidas
por su director, en esa 6poca, don Carlos Gagini.
En 1900 la direcci6n del Liceo de Costa Rica fu6 confiada al professor
'chileno don Zacarias Salinas y con este motive el Liceo fu6 objeto de una
nueva organizaci6n. El decreto del 23 'de nmarzo de ese afio .reorganizaba la
ensefianza que se impartia en aquel plantel, divididndola en dos periods: el
primero de tres afios bajo la denominaci6n de primer grado y el segundo de
dos con el nombre de segundo grado.
Sobre la base del plan anterior se decret6 el del primero de diciembre
de 1900, incorporado al nuevo reglamento que vino a modificar sustancial-
mente al que antes existia y fu6 la constituci6n legal para la nueva organi-
zaci6n del Liceo de Costa Rica.
Un nuevo decreto del 19 de enero de 1903 dividi6 los studios que
comprenden la ensefianza del Liceo en dos ciclos denominados ciclo inferior
y ciclo superior. Este filtimo a su vez se subdividia en tres secciones a saber:
curso de humanidades modernas, escuela normal, escuela de comercio. El
curso de humanidades y la escuela normal comprendian un period de tres
afios y la escuela de comercio un period de dos afios.
.Este plan de studios form parte del reglamento del Liceo de 8 de
abril de 1903.
La organizaci6n del Liceo de Costa Rica desde 1900 dur6 con pocas
variacion::s hasta 1905, afio en que se reemplaz6 al Director del plantel don
Zacarias Salinas por el professor don Elias Jiminez Rojas; el senior Jim6nez








Rojas no dur6 mis que un afio en la Direcci6n, sustituyindolo en 1906 el
professor don Elias Leiva. Durante esta nueva Direcci6n se decretaron para
el Liceo el plan de studios de 1906 y otro a principios de 1907.
El decreto de 23 de marzo de 1907 dividi6 la Ensefianza Secundaria
en dos ciclos, el primero de tres afios preparatorios y el segundo con cinco
secciones: humanidades, normal, agricola, commercial y t6cnica.
En 1908 el doctor don Arturo PNrez Martin reemplaz6 a don Elias
Leiva en la direcci6n del Liceo de Costa Rica. En virtud de ese cambio se
decret6 un nuevo plan de estudios que mantuvo la division del primer ciclo
de studios generals y del segundo ciclo con las secciones de humanidades,
commercial, normal, tecnica y agricola.
El 28 de abril de 1910 se emiti6 el reglamento de segunda ensefianza
que mantenia la division en cidos. El primer ciclo de studios generals
comprendia un plan distinto para varones y sefioritas. El segundo ciclo divi-
dia los studios en Secci6n de Humanidades, Normal, Comercial, T6cnica y
Agricola, con planes distintos para sefioritas en las secciones de humanida-
des y normal.
A partir de esta fecha y hasta nuestros dias, los programs de Segun-
da Ensefianza han sido constantemente modificados, tratando en cada caso
de mejorar los sistemas de educaci6n, haciendo a la vez mis conipleta la pre-
paraci6n de los Bachilleres nacionales que encuentran asi mayores facilida-
des al salir del colegio para luchar por la vida. Por su orden, han ocupado la

























La Repiblica de Costa Rica esti boy cruzada pot carreteras de construcci6n modern
que impulsan el desarrollo de la agriculture y el comercio, facilitando la ripida coma-
nicaci6n entire todos los centros productores.
Esta es la Secci6n de la Carretera a Heredia, conocida con el nombre de Cuesta de
las Berm6dez.








Direcci6n del Liceo de Costa Rica los Profesores don Luis Schonau, (1887-94),
don Francisco Montero Barrantes, (1894), don Carlos Gagini (1895-99), don
Zacarias Salinas (1900-1904), don Elias Jiminez Rojas (1905-6), don Elias
ILe-a (1906-7), don Arturo P&rez Martin, (1907-12), don Juan DAvila,
(1913-19'), qdon Justo A. Facio (1920-21), don J. Fidel TristAn, (1922-29).
don Luis Dobles Segreda, (1930-32), don Napole6n Quesada, (1932-36), don
Lucas Rail Chac6n, desde 1936 hasta hoy.


ENSE1ANZA SECUNDARIA DE LA MUJER


El 14 de enero de 1888 se fund en San Jos6 un colegio destinado a la
ensefianza secundaria de la mujer y a la formaci6n de maestras de ensefianza
primaria, elemental y superior con el nombre de Colegio Superior de Sefio-
ritas. En su primitive organizaci6n este e.stablecimiento abarcaba cinco aiios
de studios distribuidos en dos divisions: elemental con tres cursos y supe-
rior con dos. Formaban las materials docentes: instrucci6n moral, lengua cas-
tellana, elements de literature antigua y modern, ingl6s, frances, geogra-
fia y cosmografia, historic general y en especial de Costa. Rica, elements
de geometria, nociones de contabilidad, elements de fisica y quimica, histo-
ria- natural, higiene, economic dombstica, elements de instrucci6n civica y
nociones de derecho en su aplicaci6n com6n de la vida, dibujo y caligrafia,
canto, labores y gimnastica. Los ramos anteriores integraban la ensefianza
en la division elemental. La division superior se componia de dos secciones:
secci6n literaria y secci6n pedag6gica. Las classes del Colegio empezaron el
15 de febrero de 1888 bajo la direcci6n de la sefiorita Marian L. Capellain.
El colegio se rigi6 por el reglamento del Liceo de Costa Rica.
En 1892 se reorganize la ensefianza del Colegio de Sefioritas y desde
entonces hasta hoy, sus programs han sido constantemente reformados, lo
mismo que en los demis colegios, adaptando sistemas niodernos de educad6n,
que es muy complete en la mujer costarricense.
A principios de 1908 se hizo cargo del establecimiento el professor
don Fidel Tristan. Ninguna modificaci6n sustancial se hizo al plan de es-
tudios vigente. En la Secci6n Normal se estableci6 la clase de Trabajos
Manuales.
Por aecreto de 26 de julio de 1909 la segunda ensefianza de sefioritas
se dividi6 en dos ciclos, el segundo de los cuales comprendia las siguientes
secciones: superior de sefioritas, commercial, humanidades y normal. Las tres
primeras secciones constaban de dos afios de studios y la normal de tres.
Tanto la ensefianza de la secci6n superior de sefioritas y de la normal se
hacian en el Colegio Superior de Sefioritas, la de la secci6n commercial en el
Liceo de Costa Rica, la ensefianza de humanidades en este 61timo plantel y
en los colegios de provincias donde hacian ya sus studios conjuntamente
varones y sefioritas. El objeto de esta division en secciones fu6 proporcionar
nuevas direcciones a la actividad de la mujer, con el prop6sito de desviar de
la normal a todas aquellas que alli se encaminaran, obligadas por la necesidad
de llevar a termino los 6nicos studios que pudieran hacerse completos en el
pais.
































Entrada a hl ciudad de Heredia pot la Carretera Nacional


Por otra parte, fue el pensamiento del Gobierno evitar que se mantuvie-
ran en el colegio, aquellas sefioritas que no experimentaran el deseo de
entregarse por entero a la profesi6n de ensefiar. Sin embargo la idea no pud.
realizarse porque no hubo suficiente matricula para ello.
De acuerdo con el decreto citado, el primer ciclo de segunda ensefianza
para sefioritas se regia por el siguiente plan: castellano, ingles, francs,
geografia e historic, matemiticas, fisica y quimica, ciencias naturales, reli-
gi6n y moral, nociones de psicologia, economic dom6stica, dibujo, caligrafia,
canto, prictica de artes domesticas y calistenia.
La Secci6n Superior de Sefioritas comprendia los siguientes ramos:
literature, ingles, francs, contabilidad dom6stica, historia de la mujer, trato
social, faenas dom6sticas, cocina, labores de aguja y de adorno, mufsica y
canto, dibujo, pintura y fotografia, higiene y enfermeria, juegos para se-
fioritas.
El reglamento de segunda ensefianza decretado el 28 de abril de 1910,
no modific6 el plan de studios del Colegio Superior de Sefioritas, como tam-
poco la cultural femenina que se daba en los colegios mixtos de las provincias.
A principios de 1913 se introdujo una modificaci6n en el Colegio de
Sefioritas con la creaci6n de la Escuela de Artes Domesticas, a fin de llenar
un vacio en la cultural social v de distraer un crecido porcentaje de alumnas
de la carrera del magisterio. La Escuela de Artes Dom6sticas era esencial-
mente practice y experimental. La ensefianza se impartia en ramos obligato-
rios y ramos electivos. Formaban los primeros lengua materna, aritmetica y
geometria aplicadas al hogar, administraci6n del hogar, cocina, costura, mo-








das y sombrereria, trabajos manuales y dibujo. Los ramos electivos eran los
siguientes: ingles o francs, biologia aplicada al hogar, fisica. y quimica
aplicada al hogar, higiene y ciencia sanitaria, historic y geografia, dibujo
aplicado a las artes domisticas. mnisica, religion.
Las otras modificaciones del Colegio de Sefioritas se hallaban inspi-
radas en la idea de adaptarlo mejor a las crecientes necesidades del pais.


SISTEMAS Y METODOS
DE LA ENSERANZA SECUNDARIA

Puede tomarse como punto de partida del establecimiento de la edu-
caci6n secundaria,.la fecha de.fundaci6n del Colegio de, San Luis Gonzaga,
en 1869, ya que no es possible considerar como ensefianza secundaria la quq
se daba bajo la denominaci6n de colegios, tales como el Colegio de Humani-
dades de Jesfis (1859), Colegio de Cartago (1861), Colegio de San Luis
Gonzaga (1863), Liceo de Costa Rica (1864). Todas estas instituciones te-
nian el carzcter de ensefianza primaria superior, pues la extension y la in-
tensidad de los studios ahi impartidos no puede equipararse a lo que hoy
Ilamamos ensefianza secundaria.
Desde 1869 a 1900 prevaleci6 en la educaci6n secundaria la cultural
.cldsica humanista. De 1895 .a 1900 se acentu6 la cultural literaria, y a part:
de este filtimo afio, la ensefianza cientifica.


Alumnas de la Escuela Julia Lang, que lucen en sus fiestas un gracioso uniform
blanco y rojo.
































Escuela de Tacacor. en la Provincia de Alajuela. Lleva el nombre de don Luis Sibaja,
Official Mayor de la Secretarla de Fomento. coma demostraci6n de gratitud que los
alumnos de ate plantel rural ban querido rendirle pot sus empeos en favor del pro-
greso de en pequmip localidad.

El tipo del bachillerato unilateral, aunque no con el character prope-
deutico, fu6 implantado en los establecimientos de educaci6n secundaria, an-
teriores a 1895. En la organizaci6n del Colegio de San Agustin (1875) se
implant el bachillerato en filosofia y el bachillerato en artes. Igual organi-
zaci6n se hizo en el mismo afio en el Instituto Nacional, como resultado .de
la influencia de la organizaci6n que-se habia hecho en el Colegio de San Luis.
Gonzaga.
El bachillerato unilateral propedefitico, con la respective electividacd
de studios, se implant en los iltimos afios del Instituto Nacional. En este
plantel existi6 en 1883 el bachillerato cientifico y el bachillerato literario'
con cursos libres.
El Institute Universitario fundado en 1884 comprendia un cuarto,
curso de ensefianza secundaria y mantenia varias secciones de ensefianza espe-
cial para la obtenci6n de los titulos de perito mercantil, perito agr6nomo, agri-
mensor y maestro de obras. Puede considerarse esta enseianza como el tipo de
educaci6n secundaria especial destinada a dar conocimientos necesarios a los
alumnos para la vida prictica.
En la primera organizaci6n del Liceo de Costa Rica (1887-1892)
funcionaron las Secciones Real, TVcnica, Normal y Comercial, ademrs de
una preparaci6n para adquirir en la UniversiMad, respectivamente, con un
caricter esencialmente proped6utico, el titulo de bachiller en filosofia y el de
bachiller en artes.








El plan de studios para el Liceo de 1892, establecia la bifurcaci6n
en ramos clisicos y en ramos cientificos, en la misma forma que se habia
hecho ya en la segunda 6poca del Instituto Nacional.
Despuis de la organizaci6n de 1892, el Liceo se rigi6 por el tipo de
la escuela unica con la concurrencia de studios de enseifanza secundaria y
general y ensefianza secundaria preparatoria. A ese tipo correspondent las
reglamentaciones posteriores de 1898, 1901, 1903 y 1920 a la fecha. Este
mismo sistema rigi6 en el Colegio de Sefioritas y en los colegios de provincial
desde 1898.
El tipo de la escuela inica fundia en un solo plan todos las asignatu-
ras de ciencias y letras.
De 1907 a 1912 se adopt en el Liceo de Costa Rica y en el Colegio
de Sefioritas el tipo de educaci6n secundaria especial que habia sido ya im-
plantado en el pais en 1883 en el Instituto Universitario. Tenia por objeto
procurar a los j6venes que debian dedicarse a las carreras agricolas, indus-
triales y comerciales una instrucci6n esencialmente prictica.
En 1913 se adopt en el Liceo de Costa Rica y en el Colegio Superior
de Sefioritas el sistema elective que consistia en dejar al joven en libertad
desde el primer afio de studios para escoger y cursar las asignaturas que
mis le interesasen hasta llegar a former poco a poco y a su arbitrio el niicleo
de conocimientos que necesita para emprender los studios de la carrera uni-
versitaria.
En 1914 se organize el Liceo de Costa Rica con un plan de studios
de ensefianza secundaria general y de ensefianza secundaria preparatoria.
Este plan dur6 solamente tres afios. Posteriormente la enseianza secundaria
recobr6 el caricter de escuela 6nica. Las organizaciones de 1920 y 1921 pecan
por la excesiva frondosidad de los ramos de ensefianza y por el recargo de
las horas de trabajo. La de 1920 con 29 asignaturas, de 34 a 39 horas sema-
nales de classes y la de 1921 con 40 asignaturas y con un recargo de 34 a 42
horas semanales de classes.
Como una reacci6n a los planes anteriores vino la reorganizaci6n del
11 de enero de 1927 que reducia a 8 ramos la ensefianza secundaria y a un
miximo de studio de 25 horas semanales. Sin embargo, por la facultad que
se daba a los colegios de establecer la ensefianza de otras materials, el plan
perdi6 su objetivo en cuanto a la reducci6n de materials y horas de trabajo.
En la organizaci6n general de la ensefianza secundaria se han tenido
dos puntos de vista, el uno proporcionar a los j6venes aquella suma de cono-
cimientos que constituyen el tesoro de cultural general a todos por igual con-
cedido; el otro, el de preparaci6n para la universidad.
En cuanto a la ensefianza de las sefioritas la tendencia ha sido la de
preparar a la mujer para el ejercicio del magisterio y para la funci6n que le
toca ejercer en el hogar; en otras ocasiones la de ofrecerle nuevas actividades
en la vida prictica. No obstante, muchas de estas tendencies han sido una
mistificaci6n y en no pocos casos la ensefianza de la mujer se ha equiparado
a la de los varones.
En relaci6n con la organizaci6n pedag6gica de la segunda ensefianza,
puede afirmarse que esta organizaci6n parte de 1900. Hasta entonces preva-








leci6 una organizaci6n empirical que no respondia a ningein sistema filos6fico
de educaci6n ni a orientaciones definidas de la ensefianza.
Los planes y programs de studios vigentes no tenian en su espiritu
los progress alcanzados en el desarrollo educational de aquella 6poca. Sin
aspiraciones a la educaci6n integral, sin las exigencias propias de una cultural
general Ilamada a satisfacer las necesidades de los espiritus modernos, con
sus m6todos de la vieja escuela rutinaria, acaso sin valor psicol6gioo alguno,
la ensefianza era muerta; los procedimientos didicticos carecian de la finali-
dad exag6gica y jams eran servidos para mantener la constant intelecci6n
en los estudiantes. Las asignaturas se distribuian en los horarios sin tomar
en cuenta su valor ponom6trico, la correlaci6n de studios. la interdependen-
cia de las ciencias y el paralelismo de los ramos. Se daba un valor secundario
a la educaci6n fisica, artistic y prictica y los ramos de ensefianza s6lo se
veian en su aspect adquisitivo y no del punto de vista de su importancia
educativa.
Fu6 desde 1900 cuando se consideraron los valores de la cultural de la
educaci6n secundaria en sus aspects fisico, moral, intellectual, est6tico y
practice; cuando se instituy6 la finalidad de la segunda enseiianza con el
limited de los conocimientos y las caracteristicas de una educaci6n national;
cuando se consider todo el valor educativo de los ramos de ensefianza, se hizo
primary los m6todos activos y se sirvi6 de los procedimientos de observaci6n,
investigaci6n y comparaci6n para mantener la constant intelecci6n en los
alumnos, y por filtimo se implant una discipline mAs racional, sustituyendo
con ella las prActicas nocivas que ahi dominaban.
La crisis porque ha pasado nuestra ensefianza secundaria ha sido de


Orotina es una de las principles estaciones del Ferrocarril Elictrico al Pacifico y tiene,
entire otras obras de construcci6n official. esta Escuela edificada bajo condiciones espe-
ciales para bacer menos duro a los alumnos el rigor del clima de aquella zona.








orden pedag6gico, politico y econ6mico. La primera crisis pedag6gica la ve-
mos en 1892 cuando se estableci6 el bachillerato en ciencias y el bachillerato
en letras, crisis que vino como una reacci6n al espiritu clisico que habia im-
perado en la educaci6n secundaria desde 1869. Otra nueva crisis pedag6gica
se contempla en 1899 procedente de la cultural literaria que desde 1895 se
imprimi6 en los.estudios del Liceo de Costa Rica. A partir de 1903 se nota
una fiifluencia de orden econ6mico en la ensefianza secundaria al pretender
encauzar los studios hacia fines pricticos de la vida.
Una crisis politico educacional se inici6 en 1902. Desde esa fecha
various hombres de gobierno sostenian la tesis de que el Estado no debia ser
"empresario de la segunda ensefianza", segin expresi6n de un ex-Presidente
de la Repfiblica. Las Administraciones posteriores, aunque aceptaron el prin-
cipio, pricticamente Ilegaron a establecer que no era possible el mantenimiento
de la segunda ensefianza, sino por cuenta del Estado. En 1914, al suprimir
el Gobierno los fuertes derechos de ingreso a los colegios de segunda ensefian-
za, se a'dujo como raz6n que esa ensefianza constituia una ampliaci6n de la
educaci6n primaria.
Aceptado el principio de que el Estado debe mantener la ensefianza
secundaria, las Administraciones han venido dando disposiciones tendientes
a orientar y cofisolidar ese grado de ensefianza; a dar estabilidad al profeso-
iado, ofreci6ndole derechos y garantias. Tal espiritu lo han tenido los regla-
mentos de segunda enseianza de 1910 y el de la organizaci6n del profeso-
rado de la educaci6n secundaria y normal de 1916 y asimismo, la creaci6n de
Juntas de caricter administrative econ6mico con rentas especiales para aten-
der el servicio de los colegios.


ENSERANZA NORMAL


Desde la organizaci6n de la Rep6blica, cuando se manifest algin
interns por el implantamiento de la ensefianza primaria, se pens6 ya en el
caricter tecnico de los directors de la educaci6n. La printera ley de compul-
si6n a la ensefianza del 4 de mayo de 1832 asi lo establece.
En mayo de 1838 hubo el primer brote de ensefianza normal en Costa
Rica. La municipalidad de Heredia contrat6 en ese afio al maestro panamenio
Clemente de Le6n con el objeto de preparar maestros para la ensefianza en la
provincia. La instrucci6n se reducia a lectura, escritura y numeraci6n y se
design a cinco j6venes para que emprendieran aquellos studios.
En *-el afio de 1846 se fund en San Jos6 la primera Escuela Normal
para varones con el nombre de Escuela Central, que fu6 abierta el 15 de
diciembre del mismo afio bajo la direcci6n del senior Juan Bautista Garcia.
La Constituci6n Politica de enero de 1847 establecia ya la fundaci6n
de escuelas normales. En este mismo afio se abri6 en San Jos6 un Liceo de
nifias destinado a la formaci6n de maestras bajo la direcci6n de doiia Agueda
Peralta de Rivero. En este liceo se instituyeron becas para dirigir los liceos
de nifias en las provincial que en seguida funcionaron.
El reglamento orginico de instrucci6n pfiblica del 4 de octubre de


































Otto aqpeto de la parade escolar fret a la Igsia & Naemwa Sioca &de Soledad
cn motive de la in uc del Pao de lo Etdias. La escoka de las bderas
y esandates de las ETcuelas salada, a l=s acoedes dd Him Naciaal. Ia flegada del
Seior Presidez de la ReQibica.

1849 creaba en San Jose una escuela normal para preparar los maestros que
habrian de dirigir la ensefianza en las escuelas primaries de la Repfiblica.
Las instituciones anteriores, primeros intentos para la preparaci6n de
maestros. fueron de vida muy pasajera.
En 1869 se hace una nueva creaci6n de Escuela Normal y al efecto
,el gobierno de entonces hizo traer de Europa al professor don Manuel Romero
para regentarla. Esta escuela se abri6 en San Jos6 en 1870. La faita de am-
biente social y el poco apoyo que la escuela tuvo del Gobierno despubs de los
acontecimientos politicos de 1870 fueron las causes de la poca estabilidad de
aquel centro educative que no dur6 mAs que dos afios.
Durante un lapso bastante sensible no hubo preocupaci6n por la pre-
paraci6n de maestros. Mientras se podian crear escuelas normales sobre
mejores bases, se dispuso en su defecto en 1878 la fundaci6n de academias
-destinadas a explicar los mitodos pedag6gicos de primera ensefianza con
*como rudimentos de religion, moral y urbanidad. Estas academias duraban
tres meses al afio en la capital de cada provincia. Esos tres meses componian
un curso y la persona que hubiere hecho tres cursos podia presentarse a exa-
anen para adquirir un certificado de idoneidad.
Por decreto de doce de diciembre de 1882 se dispuso crear escuelas
normales en cada provincia. Empezaron a fundonar estos establecimientos








el afio siguiente y la direci6n de ellas se recarg6 en los inspectors de escue-
las. Su duracl6n fu6 de pocos rnreses, pues un nuevo decreto les puso fin ef
junio del mismo aio.
La lcy fundamental de instrucci6n p6blica del doce de agosto de 1885,
institula la instrucci6n normal de ambos sexos. En virtud de esta ley se
cre6 en San Jos6 una escuela normal en 1886 bajo la direcci6n del professor
suizo don Luis Schonau.
IEI curso normal duraba cuatro aios. El alumno para ingresar a la
escuela debia tener catorce afios cumplidos. El plan de studios lo compren-
dian los siguientes ramos: aritm6tica, geometria, Algebra, trigonometria,
agrimensura, teneduria de libros, lengua castellana, historic y geografia,
ciencias naturales aplicadas a la agriculture, a la higiene y a la industrial;
nociones de fisica y quimica, moral e instrucci6n civica, inglis o francis,
biologia, literature, 6tica, pedagogia, legislaci6n escolar, prictica de la ense-
fianza, ejercicios generals de lectura, caligrafia, composici6n y declamaci6n,
calculo, dibujo, canto y gimnasia.
A fin de que hicieran sus studios en la escuela normal, el Gobierno
cre6 50 becas destinadas a los j6venes que desearan dedicarse a la carrera del
magisterio.
En 1887, se fund el Liceo de Costa Rica, colegio de segunda ense-
fianza al cual quedaban refundidas la Escuela Normal con su anexa la Mo-
delo. En la secci6n superior del Liceo se estableci6 la secci6n de pedagogia
con la nominaci6n de Secci6n Normal que comprendia un curso de pedagogia
formado de los ramos de educaci6n, metodologia e historic de la educadc6n.
En 1892 y por decreto del 29 de enero se modific6 el plan de estu-
dios del Liceo de Costa Rica. Se mantuvo siempre la Escuela Normal agre-
gada al Liceo con el nombre de Secci6n Normal con cuatro afios de aprendi-
zaje, ademas de un curso preparatorio. Este Altimo curso comprendia ejerd-
cios pricticos de aritm6tica, y geometria, elements de geografia, historic de
Costa Rica y de Oriente, instrucci6n civica, legislaci6n escolar, castellano
(lectura y escritura) con un total de 24 horas semanales. La ensefanza de
los cuatro cursos la formaban aritm6tica, Algebra, geometria, geografia e his-
toria, castellano, ingles o frances, botAnica y zoologia, elements de fisica y
quimica, pedagogia, (principios y reglas generals de educacibn, organiza-
ci6n escolar y metodologia, historic de la pedagogia, prictica escolar), 6tica
o filosofia moral, dibujo, mfsica y gimnasia.
La organizaci6n anterior dur6 hasta 1895, en que fui decretado un nue-
vo plan de studios para el Liceo de Costa Rica. Este plan establecia una
secci6n de studios generals constant de tres afios, ademis de uno de pric-
tica para el alumno en una escuela primaria en calidad de maestro subalter-
no. Las materials de la Secci6n Normal eran matemAticas (trigonometria,
cosmografia, topografia y lavado de pianos), historic contemporanea, zoolo-
gia y botanica, fisica y quimica, mineralogia y geologia, contabilidad, ins-
trucci6n civica, higiene, agriculture, psicologia, 16gica, pedagogia, historic
de la educaci6n, legislaci6n y prActica escolar, dibujo, geometria y ejercicios
militares. El cuarto y el quinto afio de la Secci6n Normal constaban de 30 a
32 horas semanales respectivamente.
La experiencia y la constant observaci6n vinieron a demostrar que el








plan de studios adoptado en 1895, necesitaba una reform para dar carActer
practice a la ensefianza. por el hecho de que exigia cuatro afios de lenguas
muertas. A remediar el mal obedeci6 el plan de 6 de mayo de 1897. que modi-
fic6 los studios bxisicos de la Secci6n Normal. Los alumnos de dicha Secci6n
cursarian las mismas asignaturas del nuevo plan, con cinco horas de peda-
gogia en el cuarto aio y tres de practice escolar en el quinto afio. El regla-
mento del Liceo de Costa Rica de P1 de febrero de 1898, no vari6 el anterior
plan en cuanto a la Secci6n Normal. El decreto de 23 de mayo de 1901. que
reorganizaba la ensefianza del Liceo de Costa Rica, estipul6 que mientras sc
creaba la Escuela Normal los alumnos admitidos en el Liceo, en calidad de
bequistas v con compromise de dedicarse al magisterio. estudiarian en los
cursos superiores pedagogia y metodologia y harian ejercicios prActicos en la
Escuela de Aplicaci6n Anexa.
Con el nombre de Escuela Normal, aunque en la prActica se mantenia
como Secci6n Anexa al Liceo de Costa Rica, se organize un plan de studios
en 1903 con los siguientes ramos: pedagogia, prictica de ensefianza, caste-
llano. frances. ingles, historic, geografia y cosmografia, matematicas, fisica
y quimica. ciencias naturales. fisiologia e higiene, moral, instrucci6n civic
y economic political. agriculture, dibujo. miisica, gimnasia y trabajos manua-
]es. Estas materials se daban en tres afios de studios. Para ser admitido en
la Escuela Normal debian cursarse los studios correspondientes al ciclo infe-
rior de la ensefianza secundaria.
En 1904 se emiti6 el reglamento de la Escuela Normal, que en nada
variaba el character de la instituci6n como secci6n anexa al Liceo de Costa
Rica. El plan de studios comprendia tres divisions: division normal, divi-
sion preparatoria y escuela primaria modelo. La division normal abrazaba


E~cuela Normaal insualada en la Ciudad de Heredia.








tres afios de studios: la preparatoria, el primer ciclo del Liceo, y la Escuela
Modelo que comprendia los cinco grades de la eseuela primaria,
La tendencia gubernativa en 1905 era la de dar al Liceo de Costa
Rica el caracter de Escuela Normal, no obstante que en la prictica, la ense-
iianza secundaria absorbia la educaci6n normal.
'El plan de studios de 1906 en nada vari6 la situaci6n de la Escuela
Normal como secci6n anexa al Liceo de Costa Rica. Los fnicos ramos peda-
g6gicos que se ensefiaban eran pedagogia, metodologia general y prictica de
ensefianza dentro de un conjunto general de ramos de educaci6n secundaria.
Un afio despuis se redujo la ensefianza de los ramos pedag6gicos distribuidos
bajo el nombre de pedagogia en dos cursos de tres horas cada uno. Esta defi-
ciencia se mantiene en el plan de studios de 1908. Puede decirse que en
estos -planes' los r maestros' habiian'sido' bachilleres qe' estd iab n' pedagogia,
faltos de vocaci6n a la ensefianza y que preferian dedicarse a otras activida-
des. Una reacci6n contra esos planes fue la organizadci6n de 1909 que esta-
blecia, ademis, un afio complementario con los siguientes ramos: prictica
escolar, conferencias pedag6gicas, preparaci6n de material escolar, trabajos
manuales, exposici6n agricola y prictica de artes dombsticas, con un total de
31 lecciones semanales. El plan anterior se mantuvo en el reglamento del 28
de abril de 1910 hasta que fue modificado por el decreto del 28 de febrero
de 1913, en virtud del cual se distribuia la ensefianza en tres arios de estu-
dios asi: lengua materna, psicologia y 16gica, studio de la naturaleza, ma-
temiticas, principios e historic de la educaci6n, geografia, historia e ins-
trucci6n civica, ciencia de la naturaleza, (metodos de ensefiarla). matemati-
cas rmi6todos), administraci6n escolar, caligrafia y escritura en el encerado,
dibujo, esbozo en el pizarr6n, trabajos manuales, encuadernaci6n, fotografia,
agriculture, cultural fisica, canto, trabajos de preparaci6n de material de
ensefianza, observaci6n y preparaci6n de lecciones y practice, jardineria es-
colar, studios de las condiciones de las escuelas rurales y su adelanto, higie-
ne de la vida rural, ciencia sanitaria, practice de lecciones ordinarias y espe-
ciales, idem de secciones combinadas, organizaciones sociales de iniciativa
particular, pricticas de fotografia. Para ingresar a la Escuela Normal se
requeria un examen en las materials del siguiente plan: Ramos obligatorios.
Lengua materna, ingles o francs, matematicas. (total 7 unidades). Ramos
electivos: historic, fisiologia e higiene, fisica, quimica. biologia botanicala
y zoologia), geografia (fisica de America y Europa), dibujo (total 5 uni-
dades). Ramos adicionales: caligrafia, trabajos manuales, muisica o ejecuci6n
de un instrument musical, gimnistica (dos unidades).
Destinado a la educaci6n secundaria de la mujer y a la formaci6n de
maestras de la ensefianza primaria elemental y superior, se fund en 1888 el
Colegio Superior de Sefioritas. Sobre la base de studios generals, se esta-
bleci6 la Secci6n Pedag6gica donde las alumnas recibian un curso de algebra
elemental, psicologia, pedagogia te6rica y practice. En cuanto a la discipli-
na, regimen y organizaci6n interior, se aplicaban al Colegio de Seiioritas
algunas de las disposiciones del reglamento del Liceo de Costa Rica emitido
cl 17 de diciembre de 1887. La Secci6n Superior del Colegio fue considerada
en 1892 por la Secretaria de Instrucci6n PKblica como segunda ensefianza.
En este aiio la cultural pedag6gica se reducia a tres horas semanales en el










* ;., T *


Hermoso edifico escolar constraido an el distrito de San Isidro de Heredia. Es ano
de los mejores ejemplares de las Escuelas moderas. que se admiral en todas padres
como obra positive del Gobierno.

segundo curso de la division elemental y a tres en el primer afio de la divi-
si6n superior. En 1893 los ramos de educaci6n comprendian psicopedagogia.
snetodologia, organizaci6n de la escuela e historic de la pedagogia.
La organizadci6n del plan de studios del Colegio de Sefioritas, dicta-
da en 1888, no sufri6 ninguna modificadci6n hasta 1895. Un decreto de este
afio dividia el Colegio en dos Secciones: literaria y normal abrazando con-
juntamente cuatro cursos. La Secci6n Normal comprendia los mismos ramos
aplicada a la educaci6n, legisladci6n y pricticas escolares formando un total
de ensefianza de estos ramos pedag6gicos de nueve horas semanales.
En 1900 se dot6 de reglamento al Colegio Superior de Sefioritas de
que hasta esa fecha habia carecido. Este reglamento mantiene el plan de es-
tudios de 1895. Con respect a la finalidad de la instituci6n el reglamento se
present un poco ambiguo; en su primer articulo dice que "el Colegio de Se-
Fioritas es un establecimiento de Segunda Ensefianza", y en el segundo expresa
"que el period de studios del Colegio abraza cuatro afios, segin lo dispone
el decreto nfimero 2 de 8 de marzo de 1895, y la ensefianza que se imparte
-en cada uno de ellos es esencialmente normal". Parece incompatible la expre-
si6n de "segunda ensefianza", con lo de que los afios "sean esencialmente
normales". En el period de 1888 a 1900, el Colegio Superior de Sefioritas
habia suministrado a las escuelas p6blicas 100 maestras de escuela, de las
cuales 64 habian sido educadas a expenses del Gobierno.
El plan-decreto para la Secdi6n Normal del Colegio de Sefioritas en
1903, permitia que del cuarto aiio empezaran las alumnas los studios de
aquella secci6n sobre la base de 3 afios de studios del ciclo inferior; la Sec-







ci6n Normal comprendia dos afios con 34 horas semanales, destinados al
aprendizaje de los siguientes ramos: pedagogia y prictica, psicologia e hi-
giene, pedagogia, castellano, caligrafia, francis, ingl6s, aritmetica y geo-
metria, geografia e historic, ciencias naturales, fisica y quimica, economic
dom6stica, canto y armonia, dibujo, gimnistica, trabajos manuales, labores
de mano.
Dividido en dos ciclos se decret6 un nuevo plan para el Colegio de
Sefioritas en 1906. El segundo y tercer afio del ciclo inferior constaban de
38 horas de clase, el cuarto y el quinto del ciclo superior de 40 y 42 horas
semanales respectivamente.
La anterior organizaci6n no establecia una organizaci6n especial de
secci6n normal. Algunos ramos educacionales como la psicologia empezaba
a darse desde el tercer afio, la pedagogia, metodologia y prictica de la ense-
fianza en el cuarto y quinto afios. Los demis ramos que componian el plan
de studios eran: castellano, ingl6s, francs, aritm6tica y geometria, fisica
y quimica, ciencias naturales, historic y geografia, cosmografia, religion y
moral, economic domestica e higiene, labores de mano, caligrafia, dibujo,
canto y calistenia.
El plan de studios de 1909, dividia la ensefianza del Colegio en un
primer cido de humanidades, un segundo cido formado de dos cursos con un
tercero complementario, dedicados los tres a la ensefianza normal. El nimerc,
de lecciones semanales con respect al plan de 1906 fu6 reducido a 35 horas
en el primero y segundo curso de la secci6n normal. El afio complementario,
comprendia 31 horas semanales. Ademis de las classes de pedagogia fueron
introducidos los siguientes ran*,s educacionales: canto y juegos escolares,
prictica escolar, conferencias pedag6gicas y preparaci6n de material escolar
con un total de 28 horas semanales de ramos pedag6gicos. El reglamento de
segunda ensefianza de 28 de abril de 1910 en nada varia el plan de studios
anterior.
En 1913 se reorganize la secci6n normal del Colegio de Sefioritas con
los siguientes ramos de ensefianza: lengua materna, psicologia y l6gica,
matemiticas (aritm6tica, geometria, Algebra), geografia, historic e instruc-
ci6n civica, ciencia, (mitodo de ensefiar la ciencia elemental), caligrafia y
escritura en el encerado, costura, cultural fisica, arte (dibujo en la pizarra),
trabajos .manuales; .higiene de la vida rural, enfermeria, encuadernaci6n,
fotografia y pricticas de 6sta, canto y los siguientes ramos educacionales:
administraci6n escolar, principios e historic de la educaci6n; preparaci6n y
prictica de lecciones ordinarias y especiales, observaci6n, preparaci6n de
lecci6n y practice, jardineria escolar, studio de las condiciones de las escuelas
rurales y su adelanto, organizaciones sociales de iniciativa escolar, extensi6a
escolar; prictica de jardin infantil y de secciones combinadas.
El decreto de 28 de noviembre de 1914 modific6 la organizaci6n de
los studios de la ensefianza secundaria del Liceo de Costa Rica y del Colegio,
Superior de Sefioritas introduciendo la reform radical que suprimia de he-
cho las secciones normales anexas a esos planteles y fundaba, en la misma
fecha, la Escuela Normal de Costa Rica con asiento en !a ciudad de Heredia.
Esta instituci6n que vino a sustituir al Liceo de Heredia realizaba a su ver
la aspiraci6n muy sentida de que la formaci6n de maestros norm'ales debia









hacerse en un centro especial sin otra finalidad que la propia de preparar
maestros. La nueva Escuela Normal que principio el curso el primer lunes
de abril de 1915 abarcaba tres afios de studios generates y tres afios de
studios especiales distribuidos en los siguientes ramos: literature castellana,
literature infantil, ingles o francs, 16gica y debate, matematicas y metodos,
geografia, historic y administraci6n p6blica, studio de la naturaleza y agricul-
tura, geologia y mineralogia, ciencia sanitaria, canto, dibujo. caligrafia.
cocina, costura y trabajos manuales. Los ramos educacionales los formaban
la ensefianza de la historic y principios de educadc6n, psicologia educational,
prictica escolar, administraci6n, higiene y legislaci6n escolar, historic de
la educadci6n national, extension escolar, preparadci6n de material escolar,
ciencia elemental (m6todos), agriculture y jardineria escolar, con un total
de 51 horas de ramos educacionales distribuidos en tres afios de studio. Con
fecha 14 de enero de 1915. se emiti6 el reglamento de la Escuela Normal de
Costa Rica. En su primer articulo.cimentaba.bien. la finalidad de la nueva
instituci6n al consignar que era un plantel-de educaci6n especial dedicado a
la preparaci6n de maestros id6neos para dirigir las escuelas primaries oficia-
les del pais. En su articulo tercero establecia que la educaci6n que deberia
impartirse en la Escuela Normal revestira el double carActer de professional y
social. La educaci6n professional preparari maestros para las escuelas pibli-
cas suministrindoles la cultural, discipline, habilidades manuales y conoci-
mientos necesarios para desempefiar eficazmente su funci6n de educadores.
La educaci6n social deberi estimular entire los alumnos la formaci6n de hi-
bitos sociales por medio de todas classes de instituciones compatibles con la
vida escolar, y deberi, ademis, ejercer una acci6n constant en la sociedad


-.iguiesdo urn plan determirnado. nuestras escrneas recihat el nomhza de algunas de las
Naciones amigas. En este edificio se eacuentra instalada la Escuela Republica de Panami.








por medio de cursos populares, conferencias de extension, reuniones, fiestas
y otras manifestaciones de caricter educativo.
Tres secciones integraban la Escuela Normal: secci6n de studios
generals, seeci6n normal y la Escuela de Aplicaci6n. La primera de tres
cursos graduados con el objeto de preparar a los alumnos en los tres primeros
afios de la segunda ensefianza; la secci6n normal comprenderia tres alios de
studios graduados con los nombres de primero, segundo y tercer afios nor-
males y dedicados a la preparaci6n professional. La Escuela de Aplicaci6n
abrazaria los cinco afios de la escuela primaria y tenia por objeto ejercitar a
los alumnos en la prictica de la ensefianza primaria.
Por acuerdo de 19 de febrero de 1915 se destiny la Escuela Superior
de Varones de la ciudad de Heredia a la prictica de los alumnos de la Es-
cuela Normal; con el nombre de Escuela de Aplicaci6n, hoy Escuela Repu-
blica Argentina y por acuerdo del 29 de marzo se organize el personal de la
Escuela Normal cuya direcci6n se puso en manos del Profesor don Arturo
Torres.
Durante el curso de 1915 se decret6 el establecimiento de un curso de
aplicaci6n de studios para maestros y la creaci6n de una secdi6n para former
maestros especiales. Estos decretos no tuvieron vida como tampoco el estableci-
miento de una secci6n de kindergarten creada por disposici6n del Poder Eje-
cutivo.
El espiTitu eminentemente social que supo imprimirse tanto en el
personal docente como en los alumnos de la Escuela Normal. atrajo al plantel
a distinguidos visitantes que dejaron entire los j6venes normalistas el recuerdo
de su exquisite cultural y el de su inteligencia e interns por las labores del
establecimiento. Se cita como resultado de aquella labor social, entire otros,
los premios instituidos por el caballero don Jahne G. Bennett para los alum-
nos normalistas mejores de acuerdo con el juicio del consejo de profesores.
El espiritu eminentemente social de que se ha hablado se mantuvo durante la
direcci6n de los profesores Brenes Mes6n, Garcia Monge y Omar Dengo.
Le toc6 al senior Torres organizer con muy feliz 6xito la Escuela Nor-
mal de Costa Rica a la cual supo inspirarle un caricter ensencialmente social
que hasta entonces no habian tenido las secciones anexas a los colegios de
educaci6n secundaria; di6 importancia a los studios de caricter pedag6gico
y a las ciencias elementales que debian tener un significado valor en la escue-
la primaria. Consider la educaci6n desde un double punto de vista psicol6-
gico y sociol6gico, tomando en cuenta la naturaleza del nifio y las necesida-
des sociales del pais; dedic6 particular interns a la educaci6n higi6nica, fisica,
de artes domesticos y de los trabajcs manuals, y a iniciativa del mismo se-
fior Torres fueron traidos para la ensefianza de estos iultimos ramos dos pro-
fesores extranjeros. Se debe tambi6n a aquel director la elecci6n de mobilia-
rio y de material de ensefianza importados para el servicio del plantel.
Procur6 despertar en la Escuela, lo que el Ilamaba el espiritu de instituci6n.
Desde el punto de vista social y politico vi6 siempre la funci6n del maestro
como la de un leader de la democracia.
La direcci6n del senior Torres si bien fu6 corta, ya que dur6 nada mas
que un afio, fu6 fecunda en cuanto a las orientaciones y a la organizaci6n
que di6 a la Escuela, de cuyo 6xito dependia en gran parte la estabilidad





























Escuela del distrito de Las Animas, en la Provincia de Alajaela. En casi todas las
pequeias poblaciones del pals se ha adoptado este modelo de construcci6n que ofrece
singulares vetaajas a los almnaos. que disponn de saficiente aire y luz. asi como de
bastamte espacio para so desarrollo fisico.

de la institudci6n. Los profesores que en 1916 y 1917 siguieron al senior To-
rres en la direcci6n del establecimiento, sefiores don Roberto Brenes Mes&n
y Joaquin Garcia Monge, continuaron el mismo espiritu y tendencia de su
antecesor inspirando la labor en la parte educational, en el espiritu social de
la Escuela, en la modernidad de los sistemas y m6todos pedag6gicos y en la
comprensi6n de la funci6n social del maestro de la ensefianza primaria, ha-
ciendo sentir en los alumnos la responsabilidad que aquella funci6n entrafia.
La situaci6n political que conmovi6 al pais de 1917 a 1919, afect6
hondamente la condici6n de la Escuela. Los intereses politicos del moment
se impusieron a los permanentes de la educaci6n, y la organizaci6n de la
escuela sufri6 con la improvisaci6n que se hizo del personal y con el poco
apoyo que recibiera del Gobiemo. Fu6 entonces cuando se separaron del plan-
tel importantes elements docentes, cuando la instituci6n dependi6 mis de la
Secretaria de Guerra que de la de Educaci6n, cuando se corneti6 nuevamente
el error de establecer una Secci6n Normal en San Jos6, cuando se disminuy6
el nilmero de becas y cuando fueron repatriados los j6venes centroamericanos,
a quienes el Gobierno de Costa Rica favorecia para que hiciesen sus studios
de maestros en la Escuela Normal.
Restablecido el Gobierno Constitucional, en setiembre de 1919, fu6
nombrado Director de la Escuela el professor Omar Dengo que habia ocupado
ya la Direcci6n de la Escuela de Aplicaci6n, el cargo de disciplinista auxiliar
y habia servido varias citedras donde se di6 a conocer como uno de los mis
aventajados profesores del pais. Reorganizado el personal, el senior Dengo se
entreg6 a la tarea de levantar el nivel cultural de la Escuela.








Por decreto del 4 de setiembre de 1923 se cre6 una Junta de Vigilan-
cia para la Escuela Normal, con atribuciones parecidas a las sefialadas por
la Ley de Educacion Coiq6n para las Juntas de Educaci6n y con participaci6n
a las rentas creadas por leyes de 31 de mayo de 1911 y de 20 de noviembre
de 1919 en proporci6n a la asistencia media de los alumnos. Este decreto
fue elevado a la categoria de ley con fecha 24 de julio de 1927 aumentando
la participaci6n de las rentas al double de la asistencia media de los alumnos.
Por disposici6n administrative del 23 de octubre de 1923 se anex6 a
la Escuela Normal la Oficina de Investigaciones Pedag6gicas creada el 24
de junio de 1922 para el studio experimental de cuestiones educacionales.
Una nueva iniciativa del director de la Escuela fu6 la creaci6n del
expediente personal que acompafia al titulo de maestro normal que habria de
justificar y esclarecer la preparaci6n personal y professional del alumno.
La Escuela Normal durante la direcci6n del senior Dengo recibi6 una
notable transformaci6n en su espiritu y tendencia. Ademis de la preocupa-
ci6n constant por las mejoras de caracter material, hizo de la Escuela un
centro de actividad social y de la vida ciudadana, a la vez que form dentro
del establecimiento un ambiente mis propicio a la alegria juvenile. Procur6
orientar la ensefanza de acuerdo con la tecnica modern de los mis avanza-
dos educacionistas sin perder de vista nuestro medio social. Estudi6 siempre
los problems relatives al plan de studios, m&todos, ausencias, discipline,
promociones, con criterio cientifico encarando tales problems desde el double


Para cerrar el capital de ilustraciones relarivas a la vida escolar. puede admiratse aq.i
a las alumnas. del Colegio de -Maria Auxiliadora. regentado por Madres Belemitas, qae
imparten s6lida education en so Colegio instalado en las inmediaciones del Llano
de Maca Redonda.








punto de vista sociol6gico v psicol6gico. Consideraba que los programs de
ensefianza deberian de ser flexible. susceptibles de progress, de blanda adap-
taci6n a todas las necesidades, como instruments 'tiles de trabajo, guias y
prop6sitos en amplia y vehemente solicitud de acci6n para todas las aptitudes.
Vincul6 la Escuela con los problems de la escuela national, dentro del
espiritu de las necesidades nacionales y en especial de la escuela rural y su
eficiencia como agent bisico de la ciudadania. Sin descuidar la cultural
cientifica y pedag6gica, tuvo especial empefio en la educaci6n higienica y
estitica y una gran preocupaci6n por los problems personales de los alumnos,
los cuales consideraba ligados a la eficiencia de los studios. Estudi6 toda
forma de actividad entire los alumnos y despert6 la fraternidad entire istos.
Dignific6 la profesi6n del maestro y levant la escuela.puiblica como insti-
tuci6n.
La obra de la Escuela Normal de Costa Rica ha venido a dar un ver-
dadero sentido a la enseianza primaria con la mejora de los sistemas, m6to-
dos. vinculaci6n de la ensefianza a los problems nacionales y con el constant
afan de hacer del maestro un verdadero professional, dignificando cada vez
mas la funci6n political y social del educador.

La Secretaria de Educaci6n Piblica esta servida actualmente por el
Licenciado don Alejandro Aguilar Machado, uno de los ciudadanos de mejor
preparaci6n con que cuenta Costa Rica. Ha desempefiado altos y honrosos
cargos en la Administraci6n Publica y asi en la Diplomacia como en el Pro-
fesorado y en la Secretaria que hoy desempefia, ha puesto a prueba sus excep-
cionales capacidades.
Bajo su expert direcci6n, la ensefianza puiblica ha obtenido grande
progress y en su empefio de adaptar sistemas que mejoren la condici6n del
estudiante y de la escuela. ha sido un incansable trabajador que va logrando
su generoso prop6sito con la aprobaci6n de todes los que se interesan por la
acertada soluci6n de esos problems.


* 4


Nnuestros indios etan bibiles tejedoxes de canastas. esteua y cuers objects de ntilidad
general que fabricaban con hejucos ma bogas it Palans real. En Ia accualUdad existed la
misma indusets. en different pattes del Pals. (Dibuic del libro del stior Figueroa.
Bibliateca National).

















Salubridad, Beneficencia

Publica y Proteci6n Social


Estos importantes servicios estan a cargo de Ia Secretaria de Salu-
bridad Piiblica y Protecdi6n Social, desempefada desde el 8 de mayo de 1936
hasta el 15 de rtarzo de 1939 por el Doctor Antonio Pefia Chavarria, M&dico-
Cirujano de grandes y merecidos prestigious.
El Doctor Pefia Chavarria naci6 en la ciudad de San Jose de Costa
Rica el 20 de mayo de 1899. Hizo sus studios de segunda ensefianza en el
Liceo de Costa Rica, donde obtuvo el titulo de Bachiller en Humanidades.
Los studios Universitarios los realize en la Escuela de Medicina de Bogota.
Colombia, donde obtuvo, siendo laureado. el diploma de m6dico y cirujano en
1922. Para completar su carrera professional, se traslad6 a la Universidad de
John Hopkins, Baltimore, graduandose de Doctor en Higiene Puiblica en
1924. En 1928 ocup6 interinamente la Catedra de Medicina Tropical en la
Facultad de Bogota y de 1928 a 1931 fue Director del Instituto Nacional de
Higiene de Colombia. Cuando desempefiaba esta posici6n, le toc6 hacer el
studio epidemiol6gico de un brote de fiebre amarilla ocurrido en 1929 en
la ciudad del Socorro, en el interior de Colombia y los datos que el Doctor
Pefia Chavarria di6 al respect, han contribuido a modificar los concepts
epidemiol6gicos de dicha enfermedad.
De regreso a su patria, el Doctor Pefia Chavarria se ha dedicado empe-
fiosamente al ejercicio de su profesi6n, alcanzando, como es just v natural
por raz6n de su competencia singular, una destacada posici6n en el Cuerpo
M6dico costarricense.
Convencido de las ventajas que para el gremio medico tiene et acerca-
miento professional, el Doctor Pefia Chavarria ha sido en Centroamerica un
entusiasta propulsor de los Congresos Medicos, habiendo sido possible, gra-
cias a su iniciativa, la reuni6n de tres Congresos Medicos Centroeamricanots
en los afios de 1934 en San Jos6 de Costa Rica. 1935 en la ciudad de Pananma
y 1936 en la de Guatemala. En el Congreso reunido en la ciudad de Panama
el Comit6 Cientifico premi6 al Doctor Pefia Chavarria con Medalla de Oro
por su trabajo sobre las alteraciones sanguineas de la anquilostomiasis, pre-
sentado a ese Congreso en colaboraci6on con el Doctor Werner Rotter.
Muchos interesantes trabajos sobre material mrdica v sanitaria han
sido publicados por el Doctor Pefia Chavarria.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs