• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Cover
 Title Page
 Half Title
 Dedication
 Personajes principales y secun...
 El pueblo
 Teresa
 Paco Lasso
 Carlos
 Don Cosme
 Don Querimo
 Chia
 Sergia
 Doña Lucia
 Tomas
 Don Teofilo
 El pito y la caja
 Laura
 Margarita
 Eduardo Polanco
 Chano
 Joaquin Reina
 Joaquina
 Claudia
 Julia
 Las niñas Rebeca y Raquel...
 Alejandro
 Lencho
 Musica
 Juan Cortes
 Carmencita
 Julian Martinez
 Franklin Polanco
 Felicia
 Ramon Martinez
 La universidad
 Errata
 Back Matter






Group Title: señor don Cosme
Title: El señor don Cosme
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081403/00001
 Material Information
Title: El señor don Cosme novela
Physical Description: 303 p. : ill. ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Sarasqueta de Smyth, Acracia
Publisher: Tall. de la Editora "La Nación"
Place of Publication: Panamá
Publication Date: 19--
 Subjects
Genre: federal government publication   ( marcgt )
fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Panama
 Notes
Statement of Responsibility: Acracia Sarasqueta de Smyth.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081403
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 10986341

Table of Contents
    Cover
        Cover
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Half Title
        Half Title 1
        Half Title 2
    Dedication
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    Personajes principales y secundarios
        Page 5
    El pueblo
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    Teresa
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
    Paco Lasso
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
    Carlos
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Don Cosme
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    Don Querimo
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
    Chia
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Sergia
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Doña Lucia
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Tomas
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
    Don Teofilo
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
    El pito y la caja
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    Laura
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
    Margarita
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Eduardo Polanco
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
    Chano
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Joaquin Reina
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
    Joaquina
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
    Claudia
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
    Julia
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    Las niñas Rebeca y Raquel Ortega
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
    Alejandro
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
    Lencho
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
    Musica
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
    Juan Cortes
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
    Carmencita
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
    Julian Martinez
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
    Franklin Polanco
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
    Felicia
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
    Ramon Martinez
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
    La universidad
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
    Errata
        Page 305
    Back Matter
        Page 306
        Page 307
Full Text






Digitized from microfilm.


Missing pages


22-23 & 30-31.













;bol -


El Seor Don Cosme


'e
~2


NOVELA

















Libros Inditos de la
Autora:

1. El Guerrero
(Novela Histrica
Panamea)
2. Camito
(Novela)
3. Envidia y Veinte
Cuentos
4. De la Cuna al Suelo
(Diario de un recin
nacido)
5. Recortes de un viaje
femenino
6. El Patio de La Cita
(Novela de Crtica
Social)
7. Latidos de un Corazn
(Album de Versos)

En preparacin:
1. Valentn Corrales o
El Panameo
(Novela Panamea de
capa y espada)
2. Silvia Rosa, la Zorra


UNIVERSITY

F FLORIDA

LIBRARIES


VOLUME HAS BEEN
LOFILMED
4E UNIVERSITY OF
[DA LIBRARIES.


.u
-. A














SEOR


DON


COSME


o^sr^Br*us


EL































-"El mfndo est, lleno de gente,
ya lo s,' pap".
Dedico este librd a la memory,
del hombre 'honrado, bueno y lu-
chador.que fue mi amado padre.
Acracda.






















Es propiedad de la Autora.
Quedan reservados todos los
derechos de acuerdo con a
Ley.


m=iADO EN LOS TALLPE DE LA lMPENA LA i4ACIO14, e. A











EL SEROR DON COSME


PERSONAJES PRINCIPLES Y SECUNDARIOS

J.oaqun Reina-Empleado del Departamento de Sanidad.
Don Cosme Corts-Caciqute Poltico.
Luca Ortega de Corts, su esposa.
Sus hijos legtimos:
Carmen, Juan, Sergia, Carlos, Toms, Teresa, Laura, Camilo y
Felipe.
Sus hijos naturales:
Alejandro Corts, Damiana Ros.
Lisandro Corts, su .hermano.
Seoritas Rebeca y Raquel Ortega, sus cuadas.
Don Te6filo Polanco-Alcalde.
Sus hijos legtimos:
Digna, Franklin, Eduardo, Catalina, Rodrigo.
Su hijo natural:
Chano Ros.
Querimo Cspedes-Curandero, cantinero, tender, politico fra-
-casado.
Sus hijos:
Arturo, Margarita.
Joaquina-Hermana de Margarita.
El seor Julio Martnez.
La seora Cheba, su esposa
Sus.hijos:
Julin, Ramn, Felicia y Ricardo.
Laureano Rodrguez-Campesino del campo del Barreal.
Mara, su mujer, sus seis hijitos y su hijita Carmencita.
Vallerano-Campesino mandador de una de las haciendas de don
Cosme.
Paco Lasso y Rangel-Empleados del Departamento de Sanidad.
Concha y Celestino.
Galaor Rincn y su tribu de negros.















h:SQNX


EL PUEBLO








EL SEOR DON COSME








Tena yo diez y nueve aos, tan llenos de ilusiones como
S faltos de conocimiento del mal, cuando el destino me llev al.
pueblo de don Cosme Corts. Fui a ese lugar empleado como
)-J inspector sanitario en el ramo de malaria. A esa edad crea
cuanto me ensearon mi madre y mi ta, nicos parientes que
conoca, mis maestros y profesores de la primaria y del Insti-
tuto, f casi todo lo que fuera verosimil que me llegara a los.
ojos o a los ods.
Estaba lleno de f y dispuesto a cumplir al pie de la letra-
las rdenes e instrucciones que me haba dado mi jefe superior,
el director del servicio a que me dedicaba.
Esperaba estudiar en mis ratos de ocio y ahorrar cuanto
fuese possible para pagarme ms adelante la continuacin de
mis studios: era bachiler y anhelaba llegar a ser ingeniero sa-
S nitario.
Haba odo decir con insistencia en el Instituto que el sa-
neamiento era factor indispensable para el progress de mi pas,
y yo. estaba dispuesto a cooperar con todas mis fuerzas y entu-
siasmo en esa labor. Al escoger profesin lo haba hecho con
S miras a un ideal.
El de don Cosme era uno de esos pueblos pequeos y apar-
S tados del Interior de la Repblica que apenas si pasan de mil
habitantes. En el sentido material de las cosas, all no se vive
muy mal que digamos.
Trato de recorder los primeros das que pas en ese lugar y
lo primero que se me viene a la mente es la sensacin de apacible
calma que en esos das senta.
SDespus he aprendido a desconfiar de la calma, porque, ya
s que casi siempre precede a la tormenta, pero era impossible
S que siquiera lo sospechara entonces.
Como en todo pueblo pequeo la vida es all rutinaria. Da,
tras da se haceni las mismas cosas, se ve la'misma gente y trata'








EL SEOR DON COSME

uno de distraerse con lo que se tiene a mano, porque sle por
excepcin sucede algo extraordinario. Por ello se adquiere, sin
uno proponrselo, una rutina diaria. Eso me sucedi a m y fu
de gran valor para mi trabajo.
Desde la primera semana comenc a hacer inspecciones, de
casa en casa, buscando posibles criaderos de mosquitos en todas
parties: patios, cocinas y habitaciones. Regaba aceite y desinfec-
tantes donde era necesario y en todos lados daba lecciones ele-
mentales de higiene. Durante todo el tiempo que estuve all,
cumpl cada da hasta donde mejor supe y pude con los deberes
de mi empleo. El cumplimiento estricto de esos deberes por mi
parte constitute, a mi modo de ver, la nota ms sobresaliente e
important de mi paso por ese lugar. -
Como no haba hotel, vivia en la casa de una familiar que
apellidar Martnez, por ser ese el nombre que tena en mi libro
de geografa patria la familiar que representaba el tipo comn
de lis families de los pueblos de nuestro interior.
Acostumbraba desayunar muy temprano, iba a la oficina, sa-
la a hacer inspecciones por las casas alternndolas con el studio
de los- terrenos de los alrededores del pueblo y por las tardes ha-
ca en la oficina trabajo de miscroscopia, confeccionaba informes
y dibujaba basndome en las notas del studio de los terrenos.
Al atardecer, cuando regresaba a mi residencia, pasaba a buscar
los peridicos, que eran los que haban ledo dos das antes en la
capital y siempre estaba cansado cuando me sentaba a cenar: lo
haca al filo de las cinco de la tarde. Lo temprano de esa hora
me convena, porque luego de reposar la comida en la hamaca que
haba en el patio de la casa donde viva, ocupaba no menos de
una hora cada tarde en leer peridicos, revistas y libros.
Aprovechaba hasta el final la luz del da para leer y estu-
diar, porque cuando llegu al pueblo la plant de la luz elctri-
ca estaba daada. No me era possible concentrarme para leer y
escribir a la luz de las lmparas de querosn y por eso emplea-
ba las noches visitando mis nuevos amigos del pueblo o pasean-
do por las calls y el parque. Muchas veces me pasaba las ve-
ladas enteras en casa de don Cosme Corts, el ms important
e influyente ciudadano del pueblo y muy pocas veces regres a
acostarme despus de las nueve o nueve y media de la noche.
Recordando aquella rutina diaria y la quietud que senta al
principio en ese lugar, no puedo ms que sonrer, porque detrs








EL SEOR DON COME

de aquella calma y aparentes buenas costumbres pude, despus
de medio ao, comprender y vislumbrar lo suficiente como para
sentirme tan diferente y cambiado que el curso entero de mi
vida tom otro rumbo.

Los Martnez tuvieron much que ver con aquel cambio que
se oper en mi persona; en honor a la verdad, debo aceptar que
los Martnez eran buena gente y la influencia que ejercieron en
m, en resumidas cuentas, no pudo ser mejor. Casi todas las
otras families del pueblo eran como ellos.

Los otros pueblos del Interior de mi pas se parecen al
pueblo de don Cosme Corts, porque tienen la misma base etno-
lgica, econmica e histrica. Es por esto por lo que estoy es-
cribiendo sobre mis experiencias como inspector sanitario all;
lo hago por los Martinez, por las otras families que son como
ellos y por la gran masa de campesinos que viven en los cam-
pos alrededor de los pueblos y necesitan tanto de la buena volun-
tad de los moradores de esos pueblos.

El seor Julio Martnez, Cheba, su mujer, y sus cuatro hijos:
Julin, Ramn, Felicia y Ricardo me acogieron en su casa como
si yo fueran de la familiar.
Fu don Cosme Corts quien me consigui alojamiento en la
casa de ellos, porque la primera persona que conoc al llegar al
pueblo de don Cosme Corts fu al mismo don Cosme. Yo lleva-
ba una carta de recomendacin para l. El muchacho que con-
duca la chiva (lase carro de pasajeros) en que llegu al lugar,
me dej ante la casa del seor Corts, la mejor del pueblo por su
aspect.
Era un poco despus del medio da y haca un calor sofo-
cante. Atraves el amplio portal y entr a la sala en donde esta-
ban de pie, al parecer conversando, un seor ya entrado en aos,
de simptico y fuerte aspect y un hombre joven plido y de fac-
ciones finas. Ambos vestan ropas de montar; botas cerradas y
polainas de cuero completaban su atavo.

La habitacin donde se hallaban era una estancia amplia
con dos puertas al portal. Estaba alhajada con muebles senci-
llos de caoba, adornados con various almohadones de colors vis-
tosos y en las paredes lucia grandes cuadros que representaban
paisajes de pauses nevados. Daba la impresin de ser.un poco








EL SEOR DON COSME

cursi y otro poco estirada y falta de comodidad. Pero la sonrisa
amistosa que me dirigi el mayor de aquellos hombres, cuando
les dije quien era, me hizo sentir inmediatamente conquistado
por el ambiente de esa casa.
Estrech respetuoso y agradecido las manos cordiales que
me alargaron:
-Cosme Corts, a sus rdenes.
-Toms Corts, para servir a usted.
El que habl primero fu el mayor, a continuacin, aadi:
-Es un verdadero placer tenerlo entire nosotros, seor Rei.
na. Basta y sobra que me haya sido recomendado por su jefe
para que lo consider como un viejo conocido. Este es mi hijo
Toms.
Cun agradable sonaba la voz del seor Corts al hablarme!
Le entregu la carta que le enviaba mi jefe de la capital. Mien-
tras l. pasaba la vista por la misiva me pregunt su hijo:
-No estudi usted en el Instituto? Me parece haberlo
visto all.
-Me gradu hace un ao-respond.
-Yo sal hace tres aos, estoy seguro de haberlo visto...
Su padre cort nuestra conversacin. Su voz era atractiva
y sonora, adems de tener seguridad y aplomo.
-Yo haba recibido por correo otra carta casi igual a esta,
seor Reina. Lo estbamos esperando, Me alegro much de que
su jefe se encuentre en buen estado de salud. En cuanto le es-
criba, saldemelo. Es un gran amigo mo, una persona inmejo-
rable; cuando estoy en la capital nunca dejo de pasar a salu-
darlo. Siempre se llega hasta esta casa a comer con nosotros
cuando viene a hacer alguna inspeccin por aqu cerca. (A esta
casa llegan todas las personas de importancia que vienen al pue-
blo y a la provincia misma). Con gran sentimiento de mi parte
tengo que decirle que no puedo ofrecerle mi propia casa como
residencia, como habra sido mi gusto. Mi esposa est de viaje
por la Capital y no habra quien lo atendiera. Adems, aunque
la casa es muy grande, ella nunca ha aceptado que tengamos un
husped permanent. S que usted puede pagar, pero no se tra-
ta de dinero; lo que pasa es que mi esposa es algo aristocrtica







EL SEOR DON COME


y repara en ciertas cosas. En cambio yo no, soy lo ms campeW
chano y demcrata que pueda darse. Tendra la casa llena de
gente, me gusta complacer a todo el mundo. Pero no tema por
su alojamiento, le tengo list hospedaje aqu, en la casa de al
lado, donde vive mi compare Martnez. Se va a encontrar muy
a gusto con ellos, son gente del campo, pero decentes.- Pero,
aunque no viva aqu, no vaya a dejar de considerar esta casa
como la suya propia. Estamos a sus rdenes para todo lo que
necesite.

Don Cosme me gust 4lesde el primer moment. Su voz y
sus ademanes vivos tenan atractivos singulares. En su casa uno
se encontraba como en la' propia. No debo de dejar de apuntar
aqu, sin embargo, que desde el primer moment present que
haba all cosas que yo no estaba preparado para comprender.
Ese primer da; mientras l me hablaba, no pude menos que
notar que, procedente del portal, entr en la sala un hombre que
se le pareca much, no obstante estar pobre y descuidadamen-
te vestido: era tan alto y grueso como el seor Corts, tena el
`rostro de, un color amarillo verdoso y up abdomen sumamente-
pronunciado.

Los Corts no parecieron darse cuenta de la llegada de
aquel personaje que se asemejabaa un anciano por su paso corto
y el modo de arrastrar los pies. Lo vi atravesar la sala y diri-
girse a una habitacin lateral por la cual desapareci luego de
cerrar la puerta. Nada me dijeron sobre l: su figure y ms que
otra cosa la expresin de su cara abotagada, sobre todo, lo que
not en sus ojos que parecan mirar como ausentes, me llama-
ron much la atencin. "Qu le suceder? Estar enfermo?"
me pregunt, pero call prudentemente.
La voz de don Cosme dirigindose a su hijo me sac de esas
reflexiones:
-Toms, lleva al joven Reina all, al lado, a casa de mi
compare Julio Martnez y dile a mi comadre Cheba que este es
el seor que le tengo tan recomendado. Y usted, seor Reina,
para que nos conozcamos mejor, vngase el domingo a almorzar
con nosotros, as conocer a mis otros hijos.
-Venga conmigo, es en la casa 'de al lado- me dijo To-
ms Corts, ayudndome a cargar mi equipaje.








EL SEOR DON COSME

La casa de al lado, much ms pequea, aunque no era de
concrete como la de don Cosme, por fuera lo pareca. Sus pare-
des haban sido repelladas con cemento. Slo al entrar en ella
se daba uno cuenta de que era una casa de quincha cuyas pare-
des interiores estaban blanqueadas con cal. La pieza anterior
era un saln bastante espacioso en el cual haba un mostrador
y tres mesitas con dos sillas cada una. Tanto en las mesas como
en el mostrador haba carpetas azules. En la blanca pared del
fondo y un poco ms arriba de la mitad haba unas palabras es-
critas con algn colorante tambin azul que rezaban: "Refres-
quera al Polo Sur".
Una muchacha, subida en una estalera, retocaba las letras
del nombre del establecimiento usando para dicha labor una plu-
ma de ave. Llevaba blusa blanca y falda azul a lunares blancos
que apenas le llegaba hasta la rodilla. EstabUbsorta en su labor
con la cabeza echada hacia atrs, de modo que el cabello negro
le caa sobre los hombros. Su sencilla indumentaria se le cefif
al cuerpo y dejaba ver la armoniosa curva de sus caderas y un
par de pantorrillas hermosas, blancas y de forma perfect.
Toms la salud carioso:
-Ola, ahijadita Licha!
La pintora, al or aquella voz, volvi el rostro y con entusias-
ta acento juvenile dijo:
-No es verdad que estn requetebien, padrino Toms?
Slo despus de decir esas palabras pareci darse cuenta de
mi presencia. Quedse mirndome y yo sonrel. Sin embargo,
haba sentido una cierta desilusin, porque las hermosas piernas
y el cuerpo vigoroso y bien formado pertenecan a una nia
cuyo rostro mostraba a las claras que apenas si estaba en el um-
bral de la pubertad. "Quince aos lo ms" pens con un suspi-
ro interior, porque las chiquillas de esa edad, generalmente me
producan una sensacin de respeto acompaado de cierto des-
dn, "chiquillas!"
Toms alab las letras y pregunt por el padre de la mu-
chacha. Ella baj en tres saltos.
-Pap anda por la cocina- dijo. Mir luego mis maletas
y pregunt curiosa:
-El seor vende algo?








EL SEOR DON COSME

El hijo de don Cosme le explic quien era yo. Ella lanz
otra mirada en mi direccin.y entr en- busca de su progenitor.
El seor Julio Martnez, al recibirme como husped en su
casa manifest estar muy complacido de poder agradar a don
Cosme. Lo express en mnuy buen castellano pero usando mar-
cadamente el dejo de la region. Con afable ademn aadi:
-El cuarto nuevo de aqu al lado que da a la callecita se lo
alquilamos con much gusto. Si l s aviene a comer aqu tam-
bin le damos la comida. Y que tenga entendido que, por
nosotros, queda libre para dejar el cuarto, o la comida, o ambas
cosas a un tiempo, cuando le convenga. Como les digo, basta y
sobra que me lo haya recomendado don Cosme. Adems, este
seor se recomienda con su sola presencia, a las claras se ve que
es buena persona.
"Qu tipazo ms sano!" murmur para m (no por su ala-
banza a mi aspect personal sino porque no pude dejar de com-
parar la expresin sencilla y la sonrisa bonachona del seor
Martnez con su rudo continent: la mano callosa, fuerte y tos-
tada con que apretara la ma, lo sealaba como gran trabajador
en faenas rudas; sus- facciones decan de su raza espaola; su
cutis, atesado en los pmulos por la intemperie, era muy blanco
en la parte de la frente que el ala del sombrero pintado haba
protegido de los ardientes rayos del sol; sus negros ojos de mirar
franco y leal tenan el brillo y la claridad de quien posee un
alma limpia: eran unos ojos serenos).
Mi instalacin en la residencia de los Martnez fu cosa de
pocos minutes. La duea de la casa result ser una seora
blanca, gruesa y atractiva, a pesar de que ya no era joven. Se
llamaba Eusebia pero todos le decan cariosamente Chebita.
Ella me ayud a arreglar un poco el cuarto- que me fu asignado
y cuyos nicos muebles eran un catre de lona, una mesita y
un taburete sobre un piso de ladrillos. Mientras colocaba mis
maleta en el taburete me dijo el hijo de don Cosme:
-Va a ver lo bien que se va a encontrar aqu. Esta gente
es de lo ms buena. Creo que debe tratar de conseguirse uno o
dos asientos ms y una hamaca.
La seora Cheba ofreci inmediatamente cederme otro ta-
burete y prestarme una hamaca. Luego me pregunt si quera
tomar caf.









EL SEOR DON COSME

Licha, la nia de la "casa, fu quien me sirvi caf en el co-
medor. Estaba en una pieza que, aunque rsticamente alhajada
y de piso de tierra, era un cuarto muy espacioso colocado junto
a la cocina. La puerta trasera de mi cuarto daba directamente
al comedor. ,
Mientras tomaba el caf o que Corts le deca a la madre
de la chica:
-Oigame, Chebita, mi ahijada se est poniendo muy boni-
ta, cuidadito con no mandarla este otro ao la escuela. Mire,
dgamele a Julin que voy a venir maana por la noche para
continuar el trabajo.
Cuando pasamos de nuevo al que seria mi cuarto, me ex-
plic Toms:
-Julin es el mayor de los muchachos de esta casa. Entre
l y yo estamos haciendo un trabajo de censo vacuno. Algo
serio y bien hecho. Deseamos saber el nmero exacto de reses
que mueren en el verano en esta region debido a la sequa. An
no han comenzado a morir este ao. Vamos a averiguar prime-
ro el nmero exacto de las que hay para sacar un porcentaje
cierto de las que mueren. Estamos seguros de que un regado
sera un gran paso para la economa de esta parte del pas y se
pagara antes de tres aos slo -con las prdidas que evitara.
Aqu cerca hay un potrero donde bastaria poner una bomba en
la parte alta que queda cerca del ro. El resto sera dejar ir el
agua por los desniveles. Pero a lo mejor lo estoy molestando
cc.n mi charla y usted querr descansar.
Le asegur que no era as, pero l prefiri despedirse, no
sin antes invitarme a que pasara a su casa a buscarlo en cuanto
estuviera descansado.
Dorm un buen rato y cuando me despertaron fu para 1a-
marme a cenar. Durante la cena estuvieron presents el seor
Julio Martnez y Julin, el hijo mayor. Este ltimo era alto, del.
gado, muy blanco, de frente amplia, cabello negro y usaba bi-
gote un poco cado. En sus ojos brillaba una lucidez y penetra-
cin singulares. Me di cuenta desde el principio de que era in-
teligente y de que cuando deca algo vala la pena orlo. Tanto
l como su padre eran tan dignos y serenos ei sus modales,
que no habran desentonado en ningn lugar del mundo. Mis tar.
de llegu a comprender que su calma la deban a la profunda filo-
sofa cristiana que informaba -sus pensamientos y conversacio-









EL SEOR DON COSME

nes; filosofa, que a pesar de no haber salido de una universidad
era digna de escucharse y tenerse en cuenta.
Despus de comer, me explicaba el seor Martnez que en
el pueblo casi todas las families estaban emparentadas las unas
con las otras, que l mismo era primo de don Cosme Corts, su
important vecino, y.que as- suceda con la mayor parte de la
gente.
-Sobre todo, si se tiene en cuenta que entire los pobres hay
una de hijos, cuados, hermanos, tos y sobrinos con vnculos
'nicamente naturales y no legtimos con las families acomoda-
das, se puede decir que todo el mundo tiene parientes en cada
casa. Quedan adems los compadres, no hay quien no lo sea
de alguien y ese vnculo es tan fuerte como el de familiar por
aqu; me han contado que en la ciudad no es as termin
diciendo.
-Entonces uno debe andarse con cuidado cuando va a de-
cir algo malo de alguien, habra sido una metida de pata pre-
guntar o decir algo de don Cosme Corts aqu reflexion en
voz alta.
-As es, seor. Pero el mejor mtodo es hacer como dice
mi pap: no hablar nunca mal de nadie, que despus de todo es
lo ms cristiano y lo libra a uno de ms de un lo que... --dijo
Julin. Al llegar aqu call al notar que su padre pareca dis-
puesto a hablar.
-Seor, mejor no meta a don Cosme en sus conversaciones
en ninguna casa. Antes de tomar agua es mejor no revolverla.
Algo enigmticas me parecieron las palabras del seor Ju-
lio, pero tengo que convenir en que no habra podido llegar a
comprender el veradero sentido de ellas. Dicen que quien no
sabe es como quien no ve. Aquel hombre bueno quiso desde el
primer da abrir mis ojos: el agua que se toma es el ms im-
portante de los alimentos .cmo poda compararla entonces don
una persona cual don Cosme, que me era desconocida y tena,
a mi modo de ver, tan pocos vnculos con mi persona?
Muchas veces tuve motivos para ponderar en mis reflexio-
nes el espritu sano de los Martnez, sus ideas y costumbres fue-
ron motivo de mi sincera admiracin.
El seor Julio, Julin y Ramn, el otro hijo que regres
de hacer una diligencia en un campo cercano a los dos das de








EL SEOR DON COSME

estar yo en el pueblo, influyeron con sus ideas en mi concept
de la vida, puedo decir que me ayudaron a hacerme hombre, a
madurar. Fu una lstima que tuviera que herir tan profunda-
mente a uno de ellos...
Pero continuando con el principio y volviendo a la rutina
que adquir, recuerdo que inclua, como ya dije, la lectura en
el patio en el atardecer.
Algunas veces, cuando estaba leyendo, Licha, la nia de la
casa, que contaba quince aos, como haba supuesto, sacaba su
taburete y se pona a coser cerca de m.
Me era agradable la figure de la nia blanca y quieta, que
a veces alzaba sus gradess ojos negros, aterciopelados y dulces
y me miraba sonriendo. Estaba siempre calladita mientras yo
no le diriga la palabra. Su hermano Ramn tambin solia salir
al patio a. leer; era un muchacho de mi misma edad, serio y an-
sioso de educarse que trabajaba de escribiente en la Alcalda
del pueblo. (Julin y el seor Juilio s dedicaban a la ganadera
y a la agriculture en un sitio llamado Cerro Alto, lugar cercano
al pueblo).
Esas tardecitas, cuando gozaba de la paz del patio, amplio,
limpio y lleno de flores, pensaba que esa era una de las cosas
ms agradables que haba gozado en mi vida. Cuando tales c
pensamientos me pasaban por la mente aoraba a mi mam y
a mi ta y los rboles del Parque de Santa Ana y el sonido de
las campanas de la vieja Iglesia que quedaba cerca de mi casa
en la ciudad. Habra deseado que los series qu amaba y que
vivan en la ciudad lejana pudieran compartir conmigo, en el
patio tranquilo, la compaa de esa gente sencilla, laboriosa y
buena que eran los Martnez. Lo agradable de la temperature y,
el vientecito norte que soplaba eran factor important de ese
placer: haba llegado al pueblo de don Cosme Corts a la entrada
del verano, la mejor poca del ao.























7 -



TERESA








EL SEOR DON COSME






El primer dQmingo que pas en el lugar, para complacer a
don Cosme fui a almorzar a su casa.
Cuando llegu se haba formado una especie de tertulia all.
Conoc a varias de las personas de la familiar, entire ellas, a Car-
men, la hija mayor del seor Corts, que ya tena various hijitos
y a Teresita y a Sergia, dos de las hijas solteras de don Cosme.
Estas dos ltimas bastante simpticas. Ambas ejercan la pro-
fesin de maestras en el lugar.
Los hombi es formaron un grupo aparte en la sala y las
mujeres y los nios se quedaron en el portal; pero, a pesar de
eso, habl much con las dos muchachas.
Sergia era guapa, muy atractiva fsicamente, tena el busto
elegant y opulento, los labios gruesos, la cara bastante redonda,
pero con un cutis suave y rosado, a pesar de que no era blanca
sino triguea clara. No podra decir si la sombra de vellosidad
que tena en el labio superior le daba gracia o no; desde que la
vi y me sonri, pens que cualquiera la habra besado con gusto.
Antes de que nos sentramos a la mesa, Sergia se acerc al
grupo de los hombres a ofrecernos un aperitivo y se qued pla-
ticando conmigo. Se mostr muy conversadora. Desde el pri-
mer moment pens que hablaba hasta por los codos; pero fui
muy educado y le segu la corriente. Despleg toda esa tcnica
femenina usada por las mujeres cuando quieren sabe algo. Me
sonsac cuanto le interesaba: tuve que contarle que no tena no-
via, que aunque haba credo estar enamorado varias veces no
fueron sino falsas alarmas, que no tena grandes obligaciones de
familiar, porque era hijo nico y hurfano de padre, que no me
repugnaba la idea del matrimonio, aunque crea que deba es-
tudiar y terminar una carrera antes de casarme.
Mis declaraciones parecieron gustarle. En cambio, no pude
dejar de notar que la desilusion el que le confesara mi edad
y eso que le dije que tenia veintin aos cuando todava no ha-
ba cumplido los veinte. Ella entonces me confes, con un sus-
piro, que ya tena veinticuatro; pero me pareci que a lo mejor
eran algunos ms, aunque se vea realmente atractiva. Su boca,









EL SEOR DON COME

sobre todo, tena una forma que recordaba una flor y haca pen-
sar cosas. Sin embargo, desde el primer moment, no la cre!
espiritualmente capaz de Henar el corazn de un hombre que no
fuera muy materialista. Su conversacin me fu agradable;
pero algunas de sus ideas no me gustaron.
-Es una lstima que mi hermanita Laura est por la Ca-
pital-recuerdo que me dijo Sergia hacindome sentar a su lado
en un sof.
-Su hermana Laura? No conozco muy bien a la familia-
le contest.
-No? Imagnese que somos nueve hermanos, cinco hom-
bres y cuatro mujeres. La mayor se llama Carmen, es la que
est afuera con sus nios, esos muchachitos que tanto le gusta-
ron. Est casada con Franklin Polanco, ese seor gordito de los
bigotitos negros que habla con pap y Toms. El es el hijo ma-
yor de to padrino, el seor Alcalde.
-Si, ya s cual es Franklin, un seor muy simptico.
Lo dije por pura cortesa, porque, en verdad, el tipo ese, alto,
grueso, no me haba gustado para nada. Tena la cara color
aceituna, fofa y mantecosa, el cabello liso, ralo y lacio. Sergia
pareci encantada por mi cortesa.
-Espero que por ser su cuada y prima hermana me tras-
pasar algo de la simpata. El y mi hermana Carmen se casaron,
porque tuvieron un amor que fu como cosa de novela. Nosotros
y los hijos de to padrino, don Tefilo Polanco, el Alcalde, n6s
hemos criado como hermanos. Ta, la mam de ellos, que en
paz descanse, era hermana de mam y se llamaba Sergia como
yo: Sergia Ortega. Usted tiene que haber odo hablar de la fa-
milia Ortega. To Damin Ortega, que en paz descanse, estudi
en el extranjero, era un gran hombre lo mismo que mi abuelo
que fu prefecto, gobernador, varias veces diputado y ocup mll-
chos otros puestos pblicos. Mam se llamaba Luca Ortega an-
tes de casarse y era la hija menor de la gran familiar Ortega.
Casi todos los de esa familiar se han ido a vivir a la capital. Pero,
como le iba diciendo, nosotros, los Corts Ortega, somos nueve.
Imagnese!
-Yo ya conozco a Toms, a doa Carmen, a Teresita y a
usted.








EL SEOR DON COSME

-Entonces casi que nos conoce a todos. De las mujeres s-
lo le falta conocer a Laura, que es la ms chica, anda con mam
por la Capital. De los hombres le faltan tres, porque son cinco;
pero uno, que se llama Felipe, est en Estados Unidos estudiando.
Camilito, el ms chico, est en la Capital estudiando en el Cole-
gio. Juan y Carlos viven aqu en el pueblo y ambos estn ca-
sados. Juan, que es suplente de diputado, no tiene ningn hijo;
Carlos. es el director- de la escuela, est casado con mi prima
Catalina Polanco, que es hermana de Franklin, tambin hija del
Alcalde y prima de nosotros.
Por all sigui Sergia dndose detalles de su familiar y los
vnculos que la unan con la del Alcalde del pueblo. Para hacer
career a la muchacha que me interesaban aquellos cuentos fami-
Uares. de vez en cuando le haca alguna pregunta.
Me enter as de todos los puestos de importancia y hono-
- rficos que ocuparon su padre, tos y abuelos y su to politico,
el Alcalde. Por ltimo, se puso a hablar de su pap:
-Soy su hija favorite. Pap es el hombre ms bueno, inte-
ligente y luchador que pueda haber. Ha viajado por medio mun-
do y en el Interior y en la Capital tiene amigos a montones.
Es un gran politico; se puede decir de l que es el nico que
maneja esta Provincia para las elecciones; no hay campesino ri-
co o pobre' que no lo quiera, en todos estos campos de por aqu
no hay familiar donde no tenga un ahijado, las viejecitas hasta le
besan la mano. Su fortune la ha adquirido a punta de trabajo.
Tiene una barbaridad de tierras y ganado, con decirle que slo
con sus mozos y peones llena a tal punto una mesa en da de
elecciones que nadie ms puede votar all, le digo todo. Somos
amigos de todos los politicos importantes de la Capital y somos
amigos de todos, no nos gusta disgustar a ninguno. A m tam-
bin me encanta la poltica. Ya se puede imaginar si pap
tiene influencia, pero no lo aparenta, siempre es campechano y
amable con todo el mundo; y es tan trabajador! Se pone po-
lainas los siete das de la semana vaya o no al campo. Si quiere
hablar con l por las maanas tiene que ser en la madrugada
antes de que se vaya para los potreros a ordear, por las tardes
no sale de la piladora de arroz que tiene aqu a la salida del
pueblo. Antes tena hasta una tienda, pero se la cedi a Carmen,
mi hermana mayor.
-Un seor muy interesante- dije cuando ella acab el pa-
negrico de su pap.









EL SEOR DON COME

-Interesante? Verdad que s? A used le va a gustar
ser su amigo. Tambin le va a gustar mi hermanita Laura, que
es rubia y muy bonita.
-Y es sociable? pregunt.
-Oh, s! Cmo no! Usted no va a querer salir de esta
casa en cuanto la conozca.
-Y Teresita, la que est en el portal, tambin es sociable?
Sergia se ech a rer como si le divirtiera la pregunta.
-Teresita? No, esa no es muy sociable que digamos. Es
muy quieta, no va a bailes ni a nada, parece que le ha dado por
la carrera de vestir santos.
-Tan joven? Tendr como unos veinte aos.
-No los ha cumplido todava pero ya es una santita. Sin
embargo, no le molesta que las hermanas tengamos amigos.
-Me ha gustado much su hermanita Teresa- dije. Pero,
en verdad, Teresita me haba parecido excesivamente delgada,
plida y retrada. Era tan plida que su piel morena pareca
teida de verde plido.
A Sergia pareci llamarle la atencin que yo hiciera la
anterior declaracin.
-Teresita? De verap? No me diga! Pues la va a en-
contrar de lo ms rara. Tiene cosas que nos extraan a nosotros
mismos. Le ha dado por ser santa. Ultimamente est menos
bonita, porque se ha adelgazado much. No sabeinos que le pue-
da pasar.
-Estar enamorada.
-No crea, lo sabra yo. Le preguntamos si es que quiere
guardar la lnea y nos contest solamente con sonrisas. No quie-
re comer nada, nada. En tambio yo, por ms que me gustara
estar a la moda, jams me privo de nada de comer.
"Se ve" estuve tentado a contestar, pero prefer callar para
no ser desatento. Mientras, pensaba cmo era possible que ella
estuviera tan segura con respect al corazn de su hermana, no
se me ocurri otra cosa que decirle que:
-Usted se ve pero muy bien.







Page
Missing
or
Unavailable







Page
Missing
or
Unavailable








EL SEOR DON COSME

Se escuch un corto silencio. Don Cosme no haba vuelto a
hablar. Aparentemente la comida sigui su curso en forma apa-
cible y agradable.
Teresita, cuya voz algo ronca haba escuchado poco, rompi
el silencio refirindose a las ltimas palabras de su hermano
-Toms. Ella quera que todos se educaran. Desde ese momen-
to la educacin de los jvenes y lo necesaria que es para la vi-
da modern fu el tema principal de la conversacin.
.Oa encantado a los tres hijos de don Cosme disertar sobre
educacin. Yo aventuraba mis ideas y me regocijaba de ante ma.
no pensando que mis nuevos amigos seran una buensima com-
paa durante mi permanencia en el pueblo. El seor Corts no
intervino en la conversacin. Mientras ella dur, l comi dando
muestras de buen apetito.
Teresa, con gran nobleza de miras, opinaba que deba haber
una ley que obligara a los padres a educar a los jvenes forzosa-
mente hasta 19s veinte aos, cualquiera que fuese la clase y con-
.dicin de los hijos. Le preocupaba tambin, segn not, el pro-
blema de los hijos nacidos fuera del matrimonio viviendo y hasta
trabajando con los hermanos, hijos de matrimonio, o legtimos,
ocupando los primeros una posicin desigual, generalmente por la
falta de educacin. Ese problema emocionaba a la plida Teresa
hasta el punto de la exaltacin.
A Sergia no le gustaban las ideas de Teresa. Se las refut
con el siguiente argument:
-Ya te he dicho, Tere, que trates de dejar esa obsesin que
tienes sobre los campesinos. A ellos an no les ha llegado su ho-
ra. Contentmonos con que se les d instruccin primaria bien
impartida a los de las ciudades y los pueblos grandes. Ya llegar
la hora de civilizar a los otros; an est lejana y ni t ni nadie
va a componer el mundo. Acurdate de lo que dice pap, al
campesino no hay que darle ms educacin que la religiosa en el
hogar para que aprenda a ser respetuoso con la propiedad ajena,
no hay que estarles enseando cosas que no pueden compren-
der y que los hacen salirse de su medio volvindolos hasta pica-
ros, cuando lo nico, que vale la pena, que tiene el campesino
es su inocencia y su honradez. Los de por aqu ya se estn echan-
do a perder, son muy ladrones. Todava eres muy joven, Tere,
para comprender.








EL SEOR' DON COSME

Como Teresa se quedara callada intervine:
-Sin embargo, creo que Teresita tiene razn en parte, se-
orita Sergia. La educacin sera lo que los salvara. Tengo la
impresin de.que se hace bien poco por la masa campesina. A
pesar de las escuelas, no veo que progresen, viven del mismo
modo, tienen los mismos medios de vida, las mismas viviendas,
todo igual que hace siglos, hay quienes dicen que hoy da viven
peor que antes. Hay en los campos muchos que terminen el
sexto grado?
Toms, que estaba espiritualmente much ms unido a Te-
resa que a Sergia, se apresur a responderme:
-Si, a montones. Hay algunos que van hasta tres aos al
sexto grado o al cuarto o al quinto si ese es el grado ms alto
que hay en la escuela de su campo. Lo repiten para aprender
algo ms, pero siempre es poco. Las nias, sobre todo, son ms
juiciosas en los studios y tienen ms inclinacin para aprender.
Les atrae menos el trabajo rudo del campo o son ms imaginati-
vas. No s. Ultimamente, sobre todo, no piensan las pobres ms
que en irse a la Capital. Desean algo mejor. Desgraciadamente
no desean mejorar aqu mismo en su medio. Debe ser que como
los hombres se les quedan atrs y no pueden procurarles nada
superior, ellas no se quieren avenir a ello. Eso por un lado; por
otra parte, a pesar de que pap no opina lo mismo, creo que lo
peor del problema es que an faltan escuelas en muchsimos cam-
pos. Si, en el Interior faltan muchas escuelas y, sobre todo, mu-
chos nios no pueden asistir a classes durante la parte ms cruda
del invierno, porque se crecen los ros y quebradas que ponen en
peligro la vida de los chiquillos. Hay regions donde sera con-
veniente cambiar las vacaciones para los meses de agosto, sep-
tiembre y octubre cuando llueve tanto. As se asegurara la asis-
tencia a classes de muchos nios de campos alejados, aprovechan-
do que en la estacin seca los caminos son ms transitables. Lo
relative a cursos especiales de agriculture e industries caseras
es absolutamente deficiente. Creo que las nias no aprenden na-
da sobre puericultura. Bueno, me imagine que todos estos prio-
blemas tienen que estar en studio por los responsables de la edu-
cacin...
Toms enmudeci y su expresin me hizo pensar que tal vez
nunca antes haba el joven reflexionado sobre esos problems
profundizndose en ellos. Ese fu justamente el moment que
escogi Sergia para decir lo siguiente:








EL SEOR DON COSME

-Tengo mis ideas muy bien definidas en cuanto a educa-
cin. Creo que les hacen un dao muy grande a las muchachas
de segunda clase y a la gente baja del pueblo y much ms a
los campesinos al educarlos. Se ponen que ellos mismos no sa-
ben cual es su puesto.
Teresa y Toms se miraron. Vi como la plida joven ce-
rraba los ojos y luego miraba a su hermana apretando los la-
bios como pidindole que callara; pero Sergia, muy seria y con
gesto de gran suficiencia prosigui:
-En este mismo pueblo hay una series de muchachas que
uno no sabe si las debe convidar o no a ciertas fiestas. Menos
mal que todava tenemos cierta division social bastante clara,
porque si no aqu sera impossible vivir. All tienes, Toms, a tu
ahijada Felicia, la muchachilla esa de la casa de al lado, por
haber ido a la Normal no deja de ser hija de gente del campo
y ahora, cuando lleguen las fiestas patronales, las muchachas de
buena familiar no quieren que la invitemos al baile de nosotras.
Catalina dice que lo que es ella no va si convidan a la Licha.
-Esos son orgullos y vanidades mal justificados!- exclam
Toms..
-Yo no s como pueden Catalina y t ser maestras y creer-
se cristianas con esas ideas-dijo Teresita indignada. Su voz me
pareci que sonaba ms ronca.
Toms entonces tom la palabra para defender la causa de
la nia de los Martines.
-Mira, Reina, Catalina es la esposa de mi hermano Carlos.
Todava no los conoces a ellos. El es el director de la escuela de
este pueblo. Ella tiene unos humos imposibles. Le da por des-
preciar a todo el que sea del campo. La ha tomado con la hija
de mi compare Martnez, no le quiere dar paso socialmente.
Pero Licha es mi ahijada y yo la defiendo. 'Todos los Martnez
son gente muy buena. Ella ha salido inteligente adems de
dulce y seria como pocas nias. Ninguna del grupo de ustedes-
aadi dirigindose a Sergia en particular- es mejor que esa
chiquilla, yo la he tratado desde que naci. Su padre y su madre
han nacido en el campo y no estn educados; pero son decen-
tes, trabajadores y llenos de aspiraciones para sus hijos. Su
hermano Ramn, a quien he tenido que conocer a fondo ltima-
mente, por lo del asunto del ganado de pap que llevaron a la








EL SEOR DON COSME

Alcalda, se mostr ms caballeroso y ms gente de lo que t te
puedas imaginar, Sergia, much ms que otros que se quieren
pasar por tales. Y no se diga Julin, es sin duda el ms serio
y trabajador de todos los muchachos del pueblo.
-Pero apenas si sabe-leer y es tremendamente antiptico
con su modo rimbombante de hablar- contest Sergia con voz
agria. Luego, poniendo gran cantidad de veneno en las palabras
y en el gesto, avanz la siguiente pregunta con tono irnico:
-Tambin querrs, que convidemos a Margarita?
-All ustedes si prefieren a Lidia Wong, una medio china,
porque tiene plata y hace regalos. Conste que a m me da lo
mismo que una persona sea del Africa, del Asia o de Noruega
-dijo Toms.
-Crees que no lo sabemos bien? Quizs t querras ver
a Margarita en el baile- le replic Sergia burlonamente, pero
por la entonacin de su.voz comprend que haca alusin a algo,
a lo cual su hermano pareci no darse en absolute por aludido,
si bien not que se le encenda el rostro; sin embargo, su voz son
mesurada al decirme:
-Mira, Joaqun, no pongas atencin a estas necedades que
algunas mujeres de aqu consideran importantes. Menos mal que
pap es de lo ms liberal en estos asuntos. Pero aqu hay hasta
maestras como Sergia y Catalina, la cuada de nosotros, que se
creen superiores a las otras maestras que son sus compaeras
de trabajo, porque si son hijas de gente del campo o qu se yo...
Y nmbrales a Margarita!
-Que es preciosa: La muchacha ms linda y ms buena del
pueblo- complete Teresa y al decir lo ltimo not que tena los
ojos completamentemente cerrados.
Don Cosme no pareca dispuesto a intervenir en la conver-
sacin que pareca degenerar en querella entire hermanos. El
mondaba plcidamente una naranja.
Sergia se puso plida al escuchar el elogio que hizo su her-
mana de la llamada Margarita. Con tono verdaderamente cus-
tico le pregunt:
-Vas a decir que es honrada y que fsicamente es mejor
que Laurita?








_EL SEOR DON COSME

-Nuestra hermana Laura no es ni la moza de Margarita
en material de belleza- opin Toms y con ello evit a su her-
mana contestar. Me pareci que Teresa estaba a punto de llorar,
respiraba afanosamente y tena la vista fija en la pared.
-Es realmente tan bonita esa hija del dueo de la canti-
na?- pregunt.
Sergia ri despreciativamente:
-Bonita! Lo que es, es una desvergonzada. Con decirle,
Reina, que tiene cuentos con todos los hombres de este pueblo
le digo todo. Acaso no le habl de ella Rangel, el muchacho
que trabaj aqu en su puesto antes que usted?
Su hermano me evit contestar, reconvinindola en la si-
guiente forma:
-No hables as, Sergia. Es una injusticia hablar as de esa
muchacha. Esas cosas que dicen de ella no son ms que habla-
duras de la gente de Calle Abajo. No digo que la muchacha
sea una monja pero es muy trabajadora y es honrada. Conste
que no la defiendo porque tengo algo que ver con ella. No le
he hablado desde hace ms de seis meses.
-Honrada? Pregntale a Eduardo que la conoce bien-
replic la joven con tono cortante.
Teresa dijo entonces:
-Es muy trabajadora y buena costurera. Se pasa das y
das pegada a la mquina de coser. Nunca la he visto en nada
malo.
-Cmo crees que la vas a ver t? Con eso del trabajo lo
que ella quiere es tapar sus enredos. Pero pregntenle a Eduar-
do- insisti la otra.

-Oh, Sergia, no hables as! Qu ir a pensar Reina 'de esta
conversacin? Lo cierto es que Eduardo bien mal que se est
portando l mismo para que pueda ser juez de la moralidad de
nadie. Puede ser primo de nosotros, pero est mal hecho que
todos sepamos que los tres hijos de Joaqufna, la hermana de Mar-
garita, son hijos de l- Teresa an pareca ms cerca de las l-
grimas al decir lo anterior.
La otra insisti:









EL SEOR DON COSME

-Es preferible que Reina conozca poco ms o menos lo que
va a encontrar...
Don Cosme intervino entonces moviendo la mano en direc-
-cin a sus hijas:
-Nias, basta de vida ajena, es preferible que hablen-de
cosas del magisterio y de educacin.
Luego, dirigindose a mi me hizo la siguiente pregunta:
-Usted ha decidido quedarse aqu en el pueblo por un buen
tiempo al menos, no ps as, Reina?
-Claro que se va a quedar- repuso Sergia por mi, volvien-
do a usar una voz melosa, quizs porque se di cuenta, aunque
tarde, de que su insistencia en el descrdito que quera echar
sobre esa Margarita, a quien yo no conoca, era malsima tcti-
ca para aparecer agradable, much ms tratndose de un con-
versacin de sobremesa. Ya haca largo rato que habamos ter-
minado de tomar el caf.
Cuando contest a don Cosme lo hice en los siguientes tr-
minos:
-Me quedar mientras vea que mi trabajo es necesario y no
se me traslade desde la oficina central. Ser la primera vez que
trabaje en el campo con criaderos y estoy ansioso de contribuir
a sanear esta region. Segn me informaron all, hay various pun-
tos en los alrededores que es indispensable drenar.
A continuacin le di las gracias, porque la comida haba
sido excelente.
-Es que tenemos una perla de cocinera.' No es slo una
perla sino que se llama Perla, aunque sea negra como la noche.
Es la negrita esa que nos sirvi, nieta de Galaor Rincn, un negro
de Calle Abajo que es un gran amigo mo, pero pcaro redomado
como todos los de su raza.
-Es que son tantos y tan pobres, pap! Viven tan mal!
-lamentse Teresita compasiva.
Sergia la contradijo:
-No hay tal, no creas. No haces ms que sufrir por quie-
nes no lo merecen. Dicen que Claudia, la que tiene fama de bru-
ja, tiene much plata. Si es capaz de todas esas cosas que dicen,







Page
Missing
or
Unavailable







Page
Missing
or
Unavailable




















1
1


PACO


LASSO









EL SEOR DON COSME


El trabajo me cans al principio. Era que caminaba como un
brbaro. Despus me fui acostumbrando. Al fin de la segunda
semana esper el domingo con ansias para poder descansar. En-
tonces crea tener ya una idea complete de todo el trabajo que
se necesitaba hacer all para sanear la region contra la malaria.
El trabajo ms pesado, sera la canalizacin de la quebrada gran-
de que quedaba al norte y que recorr en una larga extension.
Adonio, un negrito que tena un ojo de un color y otro de otro,
me sirvi de gua.
Decid escoger un .gua, porque el primer da en, que sal
al campo, justamente el lunes que sigui al da del almuerzo en
casa de don Cosme. me met en un lo tremendo por no saber
las costumbres del lugar.
Haba cierto charco de la quebrada que estaba reservado
exclusivamente para las mujeres baarse y lavar. Y lo que me
sucedi en ese lugar fu de lo ms sorprendente. Me pas por
meterme a andar solo por un sitio nuevo para m.
Como estaba- muy interesado en conocer el terreno y ha-
ba odo de labios de don Cosme y de Toms Corts que por el
norte corra la mayor quebrada que atravesaba esos terrenos y
que de los pozos y charcos que dejaba en sus crecidas salan nu-
bes de zancudos, me puse a caminar en esa direccin
No tard en dejar atrs las casas del pueblo y me fui metien-
do por un caminito que atravesaba un terreno sembrado en su
mayor parte de bledps, chumicos, hoja cuadrada, carates, harinos
y jobos. Las hojas cadas en el polvo del comienzo del verano cru-
gian a mi paso, pero pronto not en el aire, los rboles y la tierra
que me acercaba a un sitio donde haba agua. El caminito que
segua se dividi en dos, tom por el que me pareca mas transi-
tado aunque su direccin no indicaba que fuera ms directa-
mente hacia la corriente. Anduve por unos minutes, la vegeta-
cin se hizo ms espesa y variada. Las grandes hojas de los toes
y los helechos, lo mismo que el resto de las yerbas y matas crecan
ms tupidas y verdes. Me pareci que cerca de m se estaban pro-
duciendo ruidos como los que hacen las mujeres al restregar la


33









EL SEOR DON COSME

ropa cuando lavan. Una sbita curva del sendero me coloc en
un claro frente al agua y cara a un cuadro ante el cual no habra
querido encontrarse jams un muchacho de mi edad y condi-
cin.
No menos de diez mujeres lavaban o se baaban en una es-
pecie de estanque natural. Unas estaban vestidas, otras a medio
vestir, pero empapadas en agua. En medio de la corriente haba
una desnuda de la cintura para arriba. En esa se detuvieron mis
ojos. Al parecer me vi de primera y lanz un grito que hizo
que todas volvieran a mirarme.
-Un rascabuchador!

Al or su grito comprend mi posicin, pero la sorpresa no
me dej mover de lo puro alelado que me puse.
La muchacha, rosa y nieve, porque se trataba de una mujer
joven, me mir un moment entire extraada, sorprendida o di-
vertida por mi inmovilidad. Luego se puso a rer a carcajadas y
agachndose tom una piedra y me la lanz con toda su fuerza.
No tardaron muchas otras piedras en seguir a la primera. Los
gritos y las risas de todas ellas acompaaron las pedradas. Gra-
cias a Dios tenan malsima puntera, y slo una me alcanz en el
hombro, pero sin much fuerza. El impact me hizo reaccionar y
hu. Las risas y los gritos burlones de las mujeres me persi-
guieron.

Durante various das sufr el ridculo de mi situacin, porque
lo acontecido lastim profundamente mi amor propio. "Muje-
res!" me deca despectivamente, pero el cuadro de la quebrada
volva a mi mente y por various das cuando iba por la calle y
vea a una mujer me senta enrojecer. "A lo mejor esta es. una
de las que estaban lavando" me deca. Slo recordaba las faccio-
nes de la que viera en medio de todas con el juvenile y hermoso
pecho al aire. Cosa extraa, habra dado cualquier cosa por vol-
ver a verla y al mismo tiempo no quera encontrarla, porque crea
que me sentira morir de verguenza ante ella. Saba que era
preciosa pero no la habra descrito a nadie Der ningn precio. Du-
rante muchos das la busqu afanoso entire las mujeres que fui
conociendo en el pueblo pero no la vi. Casi llegu a olvidarla.
No habl de ella ni siquiera a los Martnez. Estuve tentado de
contar mi aventura a Toms Corts, pero el recuerdo del ridculo
que pas me impeda hacerlo. No se lo cont ni siquiera a









EL SEOR DON COSME

Paco Lasso, mi compaero de oficina; a se habra sido el ltimo
a quien hiciera tal confidencia.
Desde el primer da en que vi a mi future compaero de
oficina, que ya estaba sentado ante su pupitre cuando llegu y
se levant para saludarme y recibirme, pens: "Este diablo es
afeminado." Y, en realidad, los modales de Paco Lasso se pasa-
ban de amanerados. Me di un abrazo de bienvenida que me hizo
sentir incmodo, porque me pareci que l haba puesto ms afec-
to del que convena entire dos personas desconocidas. Tanto su
voz dbil y tan amanerada como sus modales me fueron repul-
sivos desde el rimer moment:
-Usted debe ser mi nuevo compaero de oficina. Celebro
que haya llegado. Ya me senta muy solo aqu. Anoche me dijo
don Querimo, el dueo de la cantina, que usted haba venido
por la tarde y que est hospedado en la casa de los Martnez, pero
aunque me di una vuelta por all no lo vi. Un cigarrillo? Yo no
fumo, pero siempre los llevo para los amigos.
Mientras lo examinaba de una hojeada le contest:
-Nunca fumo tan de maana. Muchas gracias. Me llamo
Joaqun Reina. Me advirtieron que compartira la oficina col[
Francisco Lasso, de la Seccin de Epidemiologa.
El me contest con una sonrisa sofstica:
-Paco, para servirle, de la sanidad general, 'desgraciada-
mente. Tambin yo soy bastante nuevo aqu. Apenas si conoc
a Rangel antes de que se fuera.
De estatura y peso regulars, tena los labios abultados y los
dientes blancos y grandes. Era barbilampio y en su cutis blan-
co amarillento se vean algunas pecas o lunares. Esos eran sus
rasgos fsicos sobresalientes. Usaba el pelo negro muy brillante
y peinado hacia atrs. Llevaba esa maana una camisa celeste
con paisajes de. palmeras sobre un pantaln de fino pao color
gris.

Mucho del no s que, de que ms tarde me habl Sergia,
se le notaba demasiado cuando se miraba las manos mientras
hablaba y haca gestos tremendous amanerados con ellas; las
tena suaves y bien cuidadas como las de una nia presumida.








EL SEOR DON COSME

-Qu tal el pueblo? Acepta el saneamiento? Coopera?
-le pregunt, porque era /lo que ms me interesaba conocer y
l 'ya deba saberlo.
-As, as. Uno que otro se muestra reacio con lo de las ba-
suras., Pero van cediendo. Los nios se someten sin gran difi-
cultad a los tratamientos contra los parsitos intestinales. El pro-
blema ms bien son los mayores. La escuela s cooper en cuanto
puede- me contest.
Lasso estuvo muy solcito para ayudarme a instalar en la
oficina. Esta era una habitacin que tena las paredes de madera,
tanto por fuera como por dentro peda pintura a gritos, el cielo-
raso le brillaba por su ausencia y dejaba ver las tejas y viguete-
ra que las sostenan. En general, su aspect de triste desalio
produca lstima y no deca nada sobre la labor que se deba de-
sarrollar all.
Cuando pregunt a Paco cul era su mesa de trabajo y si po-
da colocar mi microscopio junto al suyo me respondi:
-Lo que usted quiera, yo le cedo lo que usted quiera.
Me decide por el escritbrio que no estaba en uso y le pre-
gunt para qu serva la mesa grande que se encontraba en el
fondo de la oficina.
-Esa es la mesa para dar los tratamientos a los nios. Les
doy tratamientos los sbados. El cajn que tengo pegado a la
pared lo clv yo mismo y all tengo las medicines, porque me
gusta todo en orden- me explic.
-En eso estamos de acuerdo, pero le suplico que me permit
usar esa mesa el resto de los das para dibujar.
-Habr studio de perfiles? Sabe hacerlo? A Rangel una
vez le escribieron una nota sobre eso y me cont que no tena
ni la menor idea de esas cosas. Lo nico que saba era regar
los desinfectantes con la bomba, tocar el violin y enamorar mu-
jeres. Usted ira, como yo, a una escuela privada, no es as?

-No, fui a la escuela pblica, al Instituto. Lo que s de
agrimensura lo estudi de noche en la Escuela de Artes y Oficios.
-Ah, ya veo!- dijo l usando un tono despectivo. En esa
exclamacin comprendo un mundo de cosas relatives a ese indi-








EL SEOR DON COSME

viduo. Calladamente me puse a arreglar 'unos papeles que haba
llevado conmigo.
Mientras haca como que desempolvaba la mesa del fondo,
Lasso me miraba de soslayo una y otra vez. Pero pronto dej de
preocuparme por l. Comenc a estudiar un memorandumque
recib de mi jefe. (Lo cumpl estrictamente desde el primer mo-
mento).
A pesar de que Lasso no me gust, trat de vencer esa re-
pugnancia natural que senta contra l en aras del buen funcio-
namiento de la oficina y, sobre todo, porque por educacin ha-
ba aprendido a considerar a los otros con caridad, sobrellevn-
doles sus faltas. Mam continuamente nos viva diciendo a ta
y a m que casi todos los series humans son desgraciados por una
causa u otra, que la verdadera felicidad no est aqu en la tierra,
que todo es imaginacin, porque el alma siempre aspira a la ver-
dadera felicidad, pero ella est nicamente en el Creador; El nos
hizo a su imagen y semejanza y El es esa alma gemela por la cual
todos suspiramos en este mundo, para que nos sirva de compaa.
La pena de no encontrarlo nunca en este mundo, a no ser de un
modo ideal, nos hace a todos desgraciados por parejo y debe
ser motivo para que todos los series vivientes nos tratemos los
unos a los otros con infinita lstima. Paco recibi los beneficios
de esa filosofa cristiana de mi madre, pues lo trat lo mejor que
pude desde el principio.
Esa maana volv a conversar un rato con l y, poco a poco,
me convert en su amigo, an cuando desde el comienzo not que
estaba posedo en grado mximo de su importancia, era excesiva-
mente petulante, y; usaba perfume! Una de las cosas 'que me
cont esa primera maana me hizo ver claramente cun falto
estaba de ese sentido del humor que para m constitua, en bas-
tante alto grado, la sal de la vida.
Cuando le dije que haba venido desde la Cabecera de la
Provincia en una chiva (lase carro de pasajeros) llamada "La
Isabelita" y que por lo infernal del viaje crea haberme dado
cuenta de lo que era el interior, Paco coment:
-Qu horror! Entonces yq conoce usted, pues,, al gran
Chano?
-Qu Chano? El tipo ese que maneja la chiva?- le pre.
gunt.


.37








EL SEOR DON COSME

-S, el mismo, es un demonio de muchacho.
-Me parece que ya es un hombre.
-S, ya es un hombre, podr tener veinticinco aos, pero se
las quiere pasar de gracioso. Sabe lo que me hizo recin lle-
gu? Estuve repartiendo unas latitas para recoger muestras de
heces y me trajo primero una cantidad tan pequea que era im-
posible hacer el examen, sera lo que se coge con la punta de un
alfiler. Como le dije que era muy poco, el da siguiente me
envi una lata de esas de conservas de a libra llena envuelta en
un papel que deca "Estiercol de Chano Ros".
-Imposible! exclam incrdulo de que alguien hiciera
bromas de esa clase.
Con un gesto que an demostraba el disgusto que el recuer-
do de aquella hazaa de Chano le produjo continue Paco:
-Indignante! Es un atrevido! No ha notado que ese tipo
no habla nada sin la exclamacin. "Hombre!" por delante?
Es digno de estudio.. Terminar mal, aunque dicen que es hijo
del Alcalde Polanco y nieto de don Cosme Corts.
-S not que usa much la expresin "Hombre", pero no
pens que fuese digno de studio, se mostr muy servicial con-
migo y ms bien me pareci una persona corriente. Un poquito
liso nada ms.
-Cada hombre es digno de studio y sobre todo los que son
como ese, capaces de meters hasta con lo que uno menos se
imagina- replicme.
-A m me gusta ms estudiar las mujeres- coment con
un guio.
-Yo en cambio opino que la7s mujeres no tienen nada que
estudiar. Todas son iguales, una masa de pelotas de carne, ner-
vios y cerebro falto de capas superiores. Nada ms sirven para
engatusar a los hombres con sus coqueteras. Con 'excepcin de
unas dos o tres, entire las que siempre entra la madre de uno, las
dems no valen nada.
No quise conversar ms con l sobre ese asunto, porque me
desagrad su modo de abordar el tema, me fue altamente sospe-
choso, pero con el tiempo me di cuenta de que Paco no era inver-
tido. Slo tena o finga tener modales muy finos y le gustaba








EL SEOR DON COSME

critical detalles balades en la gente. Era posiblemente uno de
esos hombres de quienes, se podra decir que eran un fracaso de
hombre y jams se asemejaran en nada a una mujer.
Cuando hubo pasado el tiempo me di cuenta de que Lasso
era misgino, porque su naturaleza altamente sexual lo impelia
a buscar las mujeres, pero como era un inadaptado y no tena
base slida en su cultural moral, se dejaba llevar por un exage-
rado sentido de su propia importancia que obraba en l con
gran fuerza y lo mova a repeler lo que deseaba, a apartarse
de las mujeres y a despreciarlas hasta en sus charlas. Sin em-
bargo, -me enter bien pronto de que en Paco Lasso triunfaba
siempre su deseo de compaa femenina, lo cual lo haca disgus-
tarse consigo mismo y, al mismo tiempo, ahondaba ms su aver-
sin hacia las mujeres, porque, naturalmente, caa con lo peorcito.
Lasso viva en una casita que estaba construida en el patio
de la residencia de don Arturo Cspedes, el Agrimensor y Abo-
gado del pueblo, uno de los hijos de don Querimo Cspedes,
cuya esposa haba tenido no s qu parentesco con la mam de
Paco.
Me dijo en dos ocasiones que tena que acompaarlo a su
domicilio para que viera que el cuarto de l estaba en una si-
tuacin muy favorable para cualquiera aventura, a pesar de
que estaba en la casa de una buena familiar. Que si yo quera,
por su intermedio poda conocer a unas negritas que vivan en
Calle Abajo que eran muy complacientes y simpticas. Decide
evadir lo que esas insinuaciones significaban. Los consejos de mi
mam y mi ta an sonaban en mis odos, adems, yo no quera
intimar con Lasso. Un instinto secret me puso en guardia con-
tra l desde el primer da; pero la familiaridad del trato continue
y mi falta de mnalicia me hicieron perder la guardia. De no ha-
berla perdido una de las piedras angulares de mi caso con don
Cosme Corts no habra tenido fundamento.









39





























CARLOS







/
EL SEOR DON COSME


Recin llegado al pueblo de don Cosme sola pasar las ve-.
ladas en casa de los Corts. Sergia me reclamaba amablemente
e insista en que fuera a jugar damas y barajas con ella. En al-
gunas ocasiones me quedaba hasta pasadas las nueve y media
jugando y conversando con la guapa muchacha.
Teresa casi nunca sala a verme, y doa Luca, la esposa de
don Cosme, madre de las muchachas, andaba' de viaje. Sergia
sola aburrirme, porque hablaba y hablaba hasta por los codos
de la importancia de su pap y de los suyos. Me deca a cada
rato que era sobrina poltica del Alcalde y que su mam era
de los Ortega.
Una de las primeras noches que fui a esa casa conoc a
Juan Corts. Fsicamente se pareca much a Teresita* aun-
que no era tan plido. Me cont que trabajaba tambin con el
gobierno en caminos y cuando le pregunt si tenan much tra-
bajo en su seccin muy descaradamente me contest que ningu-
no en absolute, que no les mandaban materials de ninguna
clase, que ya haban llegado hasta a suspender toda su cuadri-
lla, menos a l que era el capataz. Por ese motivo era capataz
sin hombres a quienes mandar y por consiguiente no trabajaba.

-Ni aunque uno quiera trabajar puede hacer nada, ahora
mismo se llevaron las pocas herramientas que quedaban. Pap
me dice que me quede quieto que no haga ni diga nada, que yo
lo que tengo es un buen bibern y que siga chupando sin soltar-
lo, no vaya a ser que lo pierda por estar reclamando. Yo, por
mi parte, me hago la idea de que estoy en mi cuartel de invierno.
Por influencia me sostengo all; no me dejan de mandar mi suel-
do, que es lo que me interest. Yo soy suplente de diputado y
all en la Capital los que estn arriba no se atreven a meters
conmigo.
Esas, que fueron poco ms o menos sus palabras, me eran
duras de career. Me pareca impossible que el seor Corts tu-
\ viera esa opinion que deca su hijo, ya haba conversado algo









EL SEOR DON COME

con don Cosme y no lo crea capaz de eso: por lo contrario, crea
que el seor Corts era un hombre muy correct. "A lo mejor
algo trabaja por lo menos y es por hacerse el grande que habla
as. Esa ser una de las alabanzas de que culpa a los Corts don
Querimo, el dueo de la cantina" me dijo.



Vea todos los das al tal don Querimo.
Los peridicos-tos traa Chano en "La Isabelita", y los venda
don Querimo en la cantina o en la tienda contigua. Yo iba cada
da a omprarlos, pero siempre me senta a disgusto delante del
tal don Querimo. Era delgado y todo el tiempo pareca tener
ocho das de no afeitarse, tena adems, un gran diente amari-
llo que le sala por debajo del bigote gris. Al hablar haca ges-
tos insinuantes con los ojos y la boca. Su charla era de lo ms
chocante; pero por medio de ella me fui enterando poco a poco
de las costumbres, relaciones, parentescos y medios de vida de
muchas de las personas del pueblo. De algunos o bien pronto
detalles ntimos de su vida privada.
Don Querimo viva solo en la trastienda, segn el mismo me
inform. Era tender. cantinero y hasta curandero. Sus char-
las conmigo tenan poco ms o menos el mismo tenor de la si-
guiente:
-Le result muy quieto el pueblo no? Todos los que vie-
nen dicen que aqu en los pueblos nunca pasa nada, .que no se
vive, que se vegeta Z- me dijo un da.
-Sin embargo algo ha de ocurrir donde conviven ms de mil
personas- contest.
-Lo dice usted y no lo sabe. Aqu hay una de los y de
cuentos y pasan unas cosas que ni en las ciudades grandes se
ven. Lo que sucede es que a much se le echa tierra.
Como cada vez que iba a ese establecimiento siempre es-
cuchaba de boca de mi interlocutor una historic sobre alguieh, le
dije con segunda intencin:
-Lo que debe pasar aqu es que hay muchos desocupados
que tienen el deported de hablar de la vida ajena.
-De que hay gente "vida ajena" aqu, la hay. Viera que de
bolas, bolitas, histories y calumnias mismas se levantan aqu!









EL SEOR DON COSME

Hablaba como no dndose por aludido l mismo.

-Esa es falta de educacin y seguramente de ocupacin-
opin.
-No lo crea, joven. Aqu todo el mundo trabaja a excep-
cin de uno o dos que son vagos de nacimiento como Chano, mi
sobrino, el que maneja la chiva en que usted vino. Ese s que
es hombre flojo, tan flojo que ni para ganar plata segura hace la
diligencia. Dicen que Juan Corts se lo gana en lo vago. Pero
no es cierto. Cosme Corts y sus hijos son capaces de alabarse
hasta de ser flojos con tal de ser los ms flojos y ser los prime-
ros en todo. Le digo que ese es el peor pie de que cojean.
Le interrump con la siguiente pregunta, porque me imagine
que a continuacin vendra alguna historic sobre los Corts y no
quera orsela ya que me consideraba gran amigo de esa familiar.
-Hgame el favor de decirme quin se dedica a lavar ro-
pa de hombre aqu? Ahora es cuando recuerdo que no he con-
seguido quien me lave y aplanche al mismo tiempo.
-La que mejor lava ropa de almidn aqu es Concha, la de
Celestino.
-Dnde vive?
-Por all cerquita de su oficina. Va a ver qu mujer! Una
mula de fuerte! Lava y aplancha ropa de almidn muy bien, da
pero qu brillo! La lstima es que tiene un marido que... (no
es possible escribir lo que dijo del tal Celestino).
-Pero qu importa lo que sea su marido con tal que ella
lave bien?- pregunt.
-No? Pero mejor es que se entered, porque es un caso de
lo ms curioso. Antes de que se juntaran...
Con gestos maliciosos, que me causaban una repugnancia in-
decible, coment entonces un horror de historic de perversiones
sexuales. Yo lo escuch, pero no poda dejar de sentir asco. Hay
ciertos vicios que no se deben ni mencionar, menos describir.
Habra querido hacerlo callar pero no encontr modo. El termin
con un: "Qu le parece? Se ve que le ha gustado el cuento".
Con voz suave pero firme, le respond:








EL SENIOR DON COSME

-Por qu cree usted que me gustan cuentos de esa clase?
La verdad es que no me agradan. Yo no creo que esas porque-
ras puedan suceder.
-Es que usted es muy joven. Ya ir conociendo la vida.
Pero encuentro malo que le disguste tener amigos. Ya lo haba
odo decir varias veces. Ms altos orgullos he visto por los sue-
los.
Rea con risa de conejo al decir estas palabras y no pude
menos que contestarle:
-Quin dice eso? Si lo creen estn equivocados. No hay
nadie a quien guste ms una buena amistad que a m. Pero
los cuentos de la vida ajena y los de cochinadas como esas me
disgustan.
Quizs parezca presuntuoso y hasta antiptico en un mu-
chacho de mi edad hablar as y no sentir curiosidad ante el
vicio; pero esas palabras y esas opinions eran la verdad en mi
caso. No pens en ser mal educado con don Querimo al tratarlo
as. El, por su parte, pareci resentirse conmigo y por un tiem-
po no me di conversacin cuando iba a buscar los peridicos.
Una prueba de que el seor Cspedes estaba equivocado al
decir que yo no era dado a tener amigos era mi cada da ms
creciente amistad con Toms Corts y con toda la familiar de
don Cosme.

Pronto conoc bien a todos los Corts que estaban en el pue-
blo. Con don Cosme vivan Toms, Sergia y Teresa. Ls que
estaban casados y tenan casa aparte eran Carmen, la hermana
mayor, Juan, el Suplente a Diputado, y Carlos, que haban estu-
diado para maestro como sus hermanas y era el Director de la
Escuela del pueblo. Este ltimo era unos aos mayor que Toms,
pero le gustaba tomar la vida en broma y pareci tomarme gran
aficin. Siempre me contaba chistes, a veces subidos de color,
pero ingeniosos. Viva burlndose del hecho de que su mujer
era celosa y de que l no le haca caso. Cuando ella se pona
muy impertinente se mudaba por unos das para la casa de su
pap y esperaba que ella se calmara sola. Era de una persona-.
lidad bastante atractiva y me fu fcil trabar amistad con l.
Toms y Carlos estaban siempre interesados en proponerme
distracciones. Varios domingos me llevaron a dar unas vueltas








EL SEOR DON COSME

a caballo, los tenan muy buenos. La primera vez que salimos
fuimos hasta un campo llamado El Barreal.
Me gust much la excursion. Me animaron los muchachos
diciendo que para ser el primer da que montaba a caballo lo
'haca inuy bien; pero ello no evit que al da siguiente me sin-
tiera tremendamente maltrecho.
El inters por mi montura y el miedo a caerme me pas
pronto y hasta pude gozar del paisaje. Las cercas de alambres
que separaban los terrenos estaban sujetas a estacas vivas que
casi todas eran carates, balos o ciruelos. Me entusiasmaron los
balos en flor en los cercados. No conoca ese arbolito y no pude
menos que preguntar cual era. "Se parecen a los cerezos japo-
neses que he visto en cuadros" dije. Me llam la atencin lo
hermoso del panorama que ayudaban a former. Pero para hablar
de los balos en flor hay que dejar de hacer prosa para meters
en los predios de la poesa.
El cielo azul claro del verano serva de fondo perfect a
cientos de ramas de balos completamente vestidas de flores ro-
sadas. El conjunto era un paisaje capaz de llamar la atencin
al menos amante de la belleza. -El balo, que generalmente es de
tres o cuatro metros de alto, tiene ramas largas que salen casi
todas a la misma altura del tronco formando una copa de ramas
separadas. Como la hierba an estaba verde haca una alfombra.
magnfica para el cuadro que formaban los rboles y el cielo.
El ganado pastando quieto detrs de los cercados, a los lados del
camino y a ras del suelo las piuelas con sus racimos amarillos
de fruta madura, algunas nveas garzas -mirndose filosficamen-
te en algn charco de esos que hacen artificialmente en los po-
treros para conservar el agua durante el verano y los pjaros ne-
gros que acompaan generalmente a las reses y` contrastaban al
posarse sobre el rosado de las ramas, todo ello, me hizo exIamar:
-Qu bello es esto! No me haba imaginado que existiera.
tanta belleza junta en el mundo y menos en mi pas! Cuntos
colors! Qu contrates magnficos! Quin fuera pintor o poeta
para lescribir esto a la gente que no lo ha visto!
-Pues no tienen ms que traerse una cmara de esas que
toman pelculas en colors. Tambin es arte sacar una bena
foto, pero la verdad es que no s que diablos los puede en-
tusiasmar tanto en estos potreros de pap- dijo Carlos al or
que Toms alababa mi gusto por los balos en flor.









EL SEOR DON COSME

Carlos continue burlndose a lo corto de nuestra romntica
salida y Toms se lo reproch muy serio.
-Pues es una delicia poder vivir para verlos. Mira, Reina,
como completan la belleza del cuadro los pjaros negros.
-Caramba! Qu puede haber de-bello en esos tingo-tin-
gos? T sabes que son garrapateros, Toms. Qu puede haber
de bello en un pjaro garrapatero? A m no me gusta nada ne-
gro. Digo mal, no voy a mentir, me gustan much las negras de
Calle Abajo.
Nos miramos Toms y yo, y me di -cuenta de que entire
nosotros s exista una verdadera corriente de noble simpatia,
que nos una naturalmente a la belleza. Ambos comprendamos
que Carlos jams podra entender nuestro punto de vista en ese
sentido.
En El Barreal visitamos el sitio de una pareja de campesinos
de median edad, amigos de Toms, quien era padrino de la nica
hijita de ellos. Tenan adems otros chiquillos muy simpticos y
casi rubios por ser sus padres gente blanca de cabellos y ojos
claros.
El hombre se llamaba Laurencio Rodrguez, le decan Len-
cho. Se mostr muy interesado en que Carlos y Toms vieran el
pedazo enorme de monte que estaba tumbando cerca de la ca-
rretera. Quera que secara bien, por eso se haba adelantado, iba
a hacer la roza ms grande de su vida, segn nos dijo.
Esos campesinos me parecieron gente feliz y laboriosa. Alre-
dedor de la casa todo estaba limpio y hasta embellecido con
flores. La ahijadita de Toms era una muchachita muy parla-
china y viva que podra tener unos cinco o seis aos. Todava te-
na los dientes de leche y se rea mostrndolos con tal gracia en
su carita de monita que con slo verla se senta una especie de
regocijo. La mujer de Lencho estaba embarazada y prxima. a
dar a luz. A los muchachitos les faltaba un buen corte d cabe-
llo, baarse y zapatos. Adems, no les habran venido mal un
par de tratamientos de los de Lasso y varias docenas de cpsulas
de hierro.

Slo estuvimos un moment en el lugar y no aceptamos la
invitacin de entrar a sentarnos, porque Carlos nos dijo por lo
bajo que era mejor marcharnos, por eso no pude conocer la
casa por dentro en la primera ocasin que la visit; pero me pro-








EL SEOR DON COSME


puse regresar y hacer amistad con ellos, me interesaba ver bien
como vivan las families campesinas. Adems, cre notar que
el la casa esa haba una mujer joven, porque varias veces desde
i una puerta interior alcanc a ver de refiln un traje verde y un
brazo muy blanco de mujer. Tuve la impresin de que el ca-
bello de la duea de aquel traje era negro y que ella nos es-
piaba. Mis compaeros no parecieron notar nada.

De regreso me haca el propsito de no volver a insistir en
salir con Carlos cuando fuera a pasear por esos lugares -con To-
ms. Se form una discusin entire ellos que me record much
la que presenci el da en que almorc por primera vez en
casa de don Cosme y de la cual fueron protagonistas Sergia y
Toms.
Al cruzar frente a cierto terreno por donde el camino era
suficientemente amplio para ir los tres caballos juntos, dijo
Carlos:

-Fjate, Toms, estn quemando el mont del "Guayabito."
Habr sido Querimo.
El aludide respondi:
-No lo creo. El no se atreve a tocar esa tierra. Es de sus
hijos y hace aos que l dejo de pelearla. No creo que se atreva
a romper el pacto que tiene con Arturo.
-Don Querimo por plata rompe todo lo que sea. Desde
que Arturo se cas el ao pasado no han vuelto a hablarse. La
Margarita est bien salida del tiesto y no se diga la Joaquina, que
ya tiene tres hijos con Eduardo.

Toms mostr compasin en la voz al decir:
-Pobre Margarita! Tan trabajadora y tan seria como es!
Yo la conozco bien, nada de que est salida del tiesto. Es de lo
ms decent, cremelo.
-No seas tonto! Todos los hijos de Querimo son iguales,
De dnde sac Margarita la mquina de coser nueva hace seis
meses? Querimo no le da ni medio a ningn hijo.
-Arturo s tiene plata, no vayas a career que no. Margarita
tendra de su trabajo, pero lo que sucede es que insisted en pro-
teger a su hermana y lo gasta todo en ella.









EL SEOR DON COSME

-Protegerla? A Margarita lo que le gusta es el camino
que cogi la Joaquina y por eso dej al pap y se fu con la
hermana, para correrla ella tambin.
-Mira, Carlos, Joaquina tampoco es mala. El que es un
perro es Eduardo, el primo de nosotros. No pudo respetar que
la muchacha fuera una criatura tan joven y que estuviera tan
desamparada. El que es hasta juez... No s cmo es que pap
no ha hecho nada por esa pobre... Si no fuera por lo que mam
ha sufrido. .. Pero yo s que Margarita no es mala. Te lo
aseguro.
-Buen tonto ests hecho t. La Margarita te tiene enga-
tusado desde que iban a la escuela. Pero para saber lo que es
hoy da no hay ms que hablar con Alejandro, el-hermano de
nosotros y con el mismo Querimo.
Yo saba ya que Alejandro era un hijo natural de don-Cosme.
A Toms parecieron disgustarle much las palabras de Carlos:
-Alejandro!' Ese no parece hijo de pap cuando se atreve
a calumniarlo l mismo.
-T no parece que tuvieras veintidos aos, Toms. Yo siem-
pre lo he dicho. T has estado toda tu vida enamorado de Mar-
garita. Y esa tipa no te conviene. Es una sinvergenza. Si te me-
tes a volver a andar con ella te metes en un lo con pap, con
mam y con todo el mundo.
-Hace meses que no le hablo. Nunca he pensado en ca-
sarme con ella por lo del escndalo viejo ese del nacimiento de
Joaquina. Pero no me gusta que Sergia y t se complazcan en
hablar mal de ella sin tener seguridad de lo que dicen. Parece
mentira...
Al terminar de decir estas palabras. Toms pic espuelas a
su caballo y lo puso a galope tendido. Pude percibir claramente
el despecho y el dolor en su acento.
Habamos llegado a las afueras del pueblo .





*, i



































E



DON COSME









E,& SEOR DON COSME


Por las tardes me dediqu a repasar la trigometra, y a leer.
Me apasion por un tiempo uno de los libros que me prest To-
ms, era una biografa de Abraham Lincoln, el Libertador de los
Esclavos.
Toms insisti much en que leyera ese libro. Al pre'str-
melo me dijo que sus opinions tanto polticas como sociales ha-
ban cambiado much desde que conoci a fondo la vida del gran
estadista norteamericano.
Mi amigo deba haber podido estudiar leyes, tal como l
mismo lo deseaba. Era un ferviente admirador de la justicia y
los derechos humans. Crea que su porvenir estaba en el cam-
po de la poltica.
Por ello me pareci extrao que en lugar de haberse ido a
estudiar a una universidad como su hermano Felipe, que se esta-
ba haciendo mdico en el extranjero, Toms hubiera comenzado
su carrera poltica, segn l me dijo, andando con las vacas en
el monte, porque su padre le haba aconsejado que lo hiciera as.
Meditando sobre ello, ms de una vez, me hice la siguiente re-
flexin: "Ser el camino que lleva el mejor para llevar a cabo
sus aspiraciones? Es inuy peculiar tanto l como su pap opinen
en tal forma."
No extrae que supiera como pensaban ellos, porque la ver-
dad fu que en menos de tres semanas saba muchsimas cosas*
sobre los Corts, aunque nunca lo suficiente, segn supe despus.
Eran, sin lugar a dudas, los ms importantes del lugar. Don Cos-
me haba sido y segua siendo un hombre de grandes dotes y
gozaba de much influencia. Sergia tuvo razn la noche qae hizo
su elogio, pero lo nico que omiti en su panegrico fu lo que
mejor lo retrataba a mis ojos sin restarle mritos: Don Cosme
era un campesino por nacimiento y crianza y, en el fondo, conti-
nuaba sindolo. Era verdad que andando por los montes con las
vacas haba adquirido su prestigio y posicin poltica.
A pesar de que continuaba siendo el mismo campesino, en
su mentalidad s predominaban las ideas relatives a su gran im-

50









EL SEOR DON COSME

portancia e influencia en todos los campos: en el econmico, en
el politico, en el social y an en el religioso. Se senta dirigente
y lo era. En un principio yo no analic sus mtodos, despus
me vi obligado a corregir el error grave que entraaba esa omi-
sin. *
Comenc opinando con l, que, sin que hubiera de su parte
falsa vanagloria o un complejo de superioridad, el hombre real-
mente vala.
En aquel entonces don Cosme no ejerca cargo pblico, pero
en tres ocasiones haba sido Diputado a la Asamblea Nacional
y dos veces Gobernador de la Provincia por various aos. Haba
ejercido otra series de importantes empleos pblicos en su pro-
vincia. Sin embargo, deca que ninguno de esos cargos le pare-
cieron superiores al gran lonor que recibi el da en que, sien-
do Alcalde de ese pueblo, le hicieron .depositario de la llave
del Santo Sepulcro. Me confi que por ser tan buen cristiano
era que no ocultaba sus hijos naturales; no le afrentaba el ha-
cer reconocimiento pblico de que haba cometido sus yerros,
pero que saba cargar con las consecuencias, porque opinlaba
que arrepentirse con sinceridad salva al pecador. Por ello hacia
pblica enmienda, tratando de hacer hombres de trabajo de los
hijos ique tena fuera del matrimonio. Ms tarde ca en cuenta
. en que l nunca asista al santo sacrificio de la misa, a pesar de
lo buen cristiano que deca ser.
Reconoca que haba tenido much suerte en la vida, que has-
ta las cosas ms extraas redundaron en su beneficio. Por ejem-
plo, crea que de no haber sido por la muerte del hermano de su
esposa, el extinto don Damin Ortega, no habra recado en l
la influencia que por ms de un siglo ejerci en ese pueblo, en
la provincia y, an en el pas, la familiar Ortega, tan conocida
y apreciada, porque de ella haban salido en tiempos pasados
prefectos y senadores, en la poca actual gobernadores, alcaldes,
jueces, personeros, fiscales, etc., y, sobre todo, porque su influen-
cia era tal que casi en todos los perodos legislativos mandaba
un diputado a la Asamblea Nacional.
Lo que supe al comienzo acerca de l fueron datos obtenidos
de sus propias palabras. Visitaba con frecuencia su casa en las
noches y, muchas veces, cuando Sergia me lo permita, conversa-
ba con el mismo don Cosme. Acompaaba al dueo de la casa
por largos ratos. Me agradaba orle referir cosas interesantes de
su propia vida y an captulos enteros de la misma.









EL SEOR DON COSME

El cario que yo gentia por su hijo Toms y la buena aco-
gida y amistad que don Cosme me dispens crearon en mi since-
ro aprecio hacia l. Tal vez por ello me entusiasmaban los rela-
tos de la historic de otros tiempos de su existencia. Poco a poco,
un pedazo aqu, otro all, pude unir las lneas de* un boceto a
grandes rasgos de su vida de luchador autodidacta. El era de
esas personas que siempre triunfan, un vencedor.
Apreci grandemente la confianza con que me hizo confi-
dente de los medios de que se vali para llegar a la posicin
que tena.
Evoc en una ocasin los recuerdos de su niez, desde la
primera vez que lleg al pueblo. Lleg a pie y camin por las
calls de la mano de su padre, un ignorante campesino proce-
dente de Cerro Alto. corregimiento que posea el don de va-
ciarle poco a poco en el pueblo. Cun bonita le pareci la casa
de don Damin Ortega, el viejo, cuyo yerno fu ms tarde! Esa
casa frente a la plaza pas a su poder y en ella viva; la conser-
vaba la misma, aunque le haba hecho muchas reforms para mo-
dernizarla. Le pareca mentira que en los aos que siguieron hi-
ciera cada da el trayecto del campo al pueblo en un caballito tro-
tn al anca de su hermano Lisandro. quien result ser el seor
que estaba enfermo, nunca supe exactamente de qu, yl cuyo
aspect raro me llam la atencin la tarde de mi llegada. Ellos
dos iban todos los das desde el campo al pueblo para asistir a
la escuelila del maestro Polanco. pap de don Tefilo, a la sa-
zn el Alcalde del pueblo. El viejo Polanco, adems de ser abo-
gado, era el maestro en su propia escuelita.
No me neg don Cosme que a l mismo le pareca enorme
y arduo su esfuerzo para colocarse en la posicin en que estaba.
Pero mucho haban cambiado los tiempos desde que rajaba le-
a en el patio de los Polanco para ayudar a pagar sus classes!
Cun curiosas cosas tena el destino' A l le toc en la vida
ayudar en muchas ocasiones a Tefilo, el orgulloso hijo de su
maestro, que tuvo la suerte de ir a estudiar hasta en colegios del
exterior.
Despus de aprender a leer y a escribir el joven campesino
tuvo tropiezos; pero su vida march siempre en direccin ascen-
dente y eso que como me dijo don Cosme:
-Comenc como triste celador del mercado, barra, limpiaba
y cerraba las puertas. All me hizo nombrar Damin, el que des-









EL SEOR DON COSME

pus fu mi cuado, que en paz descanse. Me consigui ese em-
pleo en pago a mi fidelidad en una ocasin en que me di.cuenta
de que cierto tipo de aqu, justamente Querimo Cspedes, el due-
o de la cantina y la tienda de all del otro lado de la plaza, le
quera hacer un dao a Damin. Yo era entonces casi un chiqui-
llo, y ciertamente comenc temprano a trabajar y a subir, pero
teniendo contra m la falta de educacin, porque yo solamente
pude ir hasta el tercer grado. Esa educacin me ha hecho falta,
cmo no, pero con viveza y esfuerzo he ido capeando ese obs-
tculo.

Me relat tambin sus amores con la que era su esposa, a la
cual an yo no conoca. De soltera se llamaba Luca Ortega, era
hija de un segundo matrimonio del'importante don Damin, el
viejo, y en sus buenos tiempos haba sido la nia ms encum-
brada del lugar...

-Yo era un pobre celador del mercado pblico, pero fuera
del trabajo siempre andaba vestido de limpio; muchas veces no
fumaba para pagarme la ropa aplanchada. Me atrev a poner los
ojos en la nia Luca Ortega, como si aquello fuese un delito,
a pesar de que ella misma me alentaba a hacerlo, porque ya no
era jovencita. Tema quedarse para vestir santos, como la nia
Rebeca y la nia Raquel, sus dos hermanas mayores, hijas del
primer matrimonio'de su padre. Siempre que cuento esto mi mu-
jer se disgusta much y dice que no era por eso que me miraba
y me pelaba el colmillo sino porque yo le haba cado bien desde
chiquillo. Una vez, siendo un muchachillo, le llev a vender
unos quesos y cuando me los compr le dije mirndola arrobado
que ojal no me tuviera que pagar nada siendo tan bonita como
era. Es cinco o seis aos mayor que yo, pero se conserve muy
bien, ahora ya parece hasta menor. Le he dado muy buena vida,
la he llevado a pasear por los Estados Unidos y Europa. Tom
agua en la gruta de Lourdes para que no le salieran canas antes
que a m y la Virgen debe haberla odo, porque' no tiene ni una.

Parece que no obstante su precaria situacin, al fin se atre-
vi a ir a hablarle a don Damin, el viejo. Este le pregunt con
qu contaba para casarse con su nia. El le contest que con su
triste sueldo de celador, pero que adems tena sus manos y gran
voluntad para trabajar. Le negaron la mano de la nia Luca
la primera vez, pero como no le cerraron la puerta de un todo,
l continue insistiendo. En eso lleg una campaa poltica y don

53









EL SEOR DON COSME

Cosme, que en ese tiempo no era an don, le meti duro el hom-
bro a Damin, el joven, que estaba postulado para diputado.

-All fu donde les demostr lo que vala. Tuvieron que
ver mi carcter y energa. Adems, en esa poltica hice mis pri-
meros reales. Fu de un modo completamente honrado, econo-
mic en los gastos que me haban asignado, pero entregu el
contingent de votantes a que me haba comprometido y hasta
ms. Lo cierto fu que les salv la situacin donde ellos menos
se lo esperaban. Me ro siempre que lo recuerdo. Le rob un
poco de hombres a Querimo, que como no saban leer creyeron
votar por l y votaron fu por Damin. Entonces ya qued den-
tro de esta casa definitivamente. Tambin pude comenzar en
ese tiempo mi negocio de carnicera, al frente del cual puse a
mi hermano Lisandro. Se me abrieron los ojos en ese negocio
y comprend la gran perspective que tena la compra y venta del
ganado. Me met en ella con poquito al comienzo. Me fu bien
ayudndome con los cerdos, que yo mismo llevaba a vender a
la Capital. Me mova much. Despus que hice los primeros mil
pesos los otros miles vinieron much ms rpido. Ms tarde em-
pec a cebar ganado, usando unos potreritos que tenamos mi
hermano y yo en el campo, y ya me fui introduciendo en la cra
hasta el punto de que hoy no tengo una cuenta exacta del nme-
ro total de mis cabezas de ganado, porque muchas estn en la
pura montaa y, adems, he aumentado mis tierras una barba-
ridad.

Eso ltimo me lo cont una noche en que nos quedamos con-
versando hasta bastante tarde los dos solos, porque Sergia y To-
ms haban tenido que ir a acompaar a Teresa a un velorio en
casa de una familiar muy pobre.

-Ya ve, usted, Reina, soy un hombre que se ha hecho a si
mismo. Estoy seguro de que en casi su totalidad se lo debo a
que siempre aspir a lo mejor y, para conseguirlo, no he deja-
do de luchar y trabajar ni un solo da de mi vida. No recuerdo
da de trabajo en que estando aqu, en mi casa, no haya madru-
gado. Hasta a las cuatro y an a las tres de la maana me he
levantado a trabajar. Tampoco recuerdo que en mi vida me haya
faltado perseverancia para terminar bien cuanto he comenzado.

-Ni inteligencia, porque para todo eso se necesita inteligen-
cia- aad admirndolo sinceramente.








EL SEOR DON COSME

Don Cosme sonri complacido por mi elogio, me mir agrade-
cido, y brillaron con alegra sus pequeos ojos llenos de viveza
y zagacidad.
-Ciertamente, mi amigo, ciertamente. Eso es algo que no
se consigue ni comprndolo. Ms en cambio, el hbito del tra-,
bajo y la perseverancia s se adquiere con un poco de buena vo-
luntad. Eso se lo repito. todos los das a mis hijos. Las dos ve-
ces que he estado en los Estados Unidos me he dado cuenta de
que en ese pas hay adelanto, progress y grandeza, porque todos
trabajan-y estiman el valor del tiempo.
Pens al orlo que un hombre con tales principios y tal te-
sn para ponerlos en prctica era digno de admirar, que don
Cosme, posea adems una personalidad magntica tal, que ella
tambin habra tenido que ser factor indispensable en su desen-
volvimiento. Que hombres como aquel eran los que tenan ma-
dera de grandes estadistas, que hasta un ministerio de estado
no era camisa grande para l. Como lo pensaba lo dije y aad
que me enorgulleca el estar seguro de que me pagaba mi ad-
miracin con amistad sincera.
Le gustaron mis palabras y me invit a ir juntos el domingo
siguiente a ver unos terrenos que acababa de adquirir mediante
una transaccin con el banco. Eran parte de la herencia mater-
na de sus dos cuadas, la nia Rebeca y la nia Raquel, que ya
estaban tan viejas y chochas que no salan ni a la Iglesia. El ha-
ba salvado los terrenos sacndolos de una hipoteca vieja, que
adquiri en forma muy acomodaticia, mediante la cesin de la
parte estril de ellos al gobierno y el pago de unos intereses que
haban conseguido que le rebajaran, y la entrega de unos bonos,.
que en cierta ocasin le tocaron en suerte. De modo que poda
decir que los terrenos le haban salido por muy bajo precio.
Se entusiasm hasta el punto de ensearme unos pianos vie-
jsimos, que no me interesaron en ese entonces gran cosa, pero
los mir con curiosidad y admiracin por la fecha en que haban
sido hechos: calcul que mi padre an no haba nacido cuando
fueron dibujados en tela para acompaar unos ttulos que conce-
di una comisin gubernamental. Me llam la atencin el hecho
de que en el plano uno de los lmites fuera el camino del casera
del Barreal, sitio que ya conoca.
Don Cosme guard los plans y me invit a pasar al portal
donde seguimos conversando. Me explic que estaba satisfecho
de sus ltimos xitos econmictfs. Obtena pinges ganancias de

55








EL SEOR DON COSME

la piladora que le administraba Alejandro, un hijo que tuvo con
una campesina antes de su matrimonio. El muchacho le haba
resultado muy vivo e inteligente para el comercio.

El solo negocio de pilar arroz le daba al seor Corts sufi-
cientes ganancias para permitirse el lujo de cambiar de carro de
ltimo modelo todos los aos. El que posea entonces era un
automvil muy lujoso que slo usaba para sus viajes a la Capi-
tal o a la Cabecera de la Provincia. Me advirti, al hablar de l,
que no se lo dejaba manejar a nadie que no fuera un empleado de'
much confianza, que era chofer viejo suyo y ordinariamente
guiaba el camin de la piladora. Opinaba que un carro fino era
algo as como una estilogrfica o un cepillo de dientes, no se le
poda prestar a nadie ni deba ser manejado por ms de una
persona: adems, era tan difcil de pagar si le suceda algo...

Luego de exponerme las razones anteriores, don, Cosme me
brind, para que lo usara cuando me fuera necesario, un viejo
Ford en bastante buenas condiciones que l usaba para el diario
y en el cual casi siempre andaba su hijo Alejandro, a quien ya
conoca de vista y que era un hombre de median edad ya, muy
parecido fisicamente al seor Corts, pero un poco ms oscuro
de color.

A Alejandro era a quien don Cosme esperaba esa noche, se-
gn me dijo. Quera que lo acompaara mientras aguardaba,
pues no deseaba quedarse solo en el portal. Alejandro le iba a
traer una noticia que le interesaba. Comenz a hacerse tarde,
las luces de las casas se fueron apagando y la plaza se vea a os-
curas. Solamente de'la sala de don Cosme sala luz.

Tal vez lue la hora, \la soledad y la creciente confianza en
m, no lo supe, pero lo cierto fu que don Cosme, pese su gran
importancia, comenz a hacerme confidencias sobre sus preocu-
paciones.

Desgraciadamente, al acercarse a los sesenta aos y aunque
se senta con suficientes nimos, ya se daba cuenta de que no era
el mismo de antes. Presenta que su gran influencia poltica en
la region se vea algo amenazada. No slo, porque en ese tiempo
no haba ningn representante de la familiar en la Asamblea
Nacional, sino tambin, porque el Gobierno, del cual era amigo,
porque l siempre haba tenido a suerte de ser amigo de todos
los gobiernos, pareca tomar ms en cuenta, para muchas cosas,








EL SEOR DON COSME

las recomendaciones e don Tefilo !Polanco, el Alcalde, su pro-
pio concuado, quien durante muchos aos no haba sido ms
que su ordenanza, su subordinado poltico' a quien l mismo co-
locara en la posicin que ostentaba.
Le dola que sus hijos no tuvieran su espritu. Juan, que era
suplente de diputado, se contentaba con vegetar sin trabajar con
un sueldo fcil. Toms se le estaba pasmando leyendo tantos li-
bros. El, don Cosme, era. quien tena que seguir luchando por
ellos.
No poda olvidar el resquemor que le produca el que cierto
puesto pblico, el de collector de impuestos que l solicit para
su hijo Toms, le fuera dado, por influencia de don Tefilo, a
Franklin, el marido de su hija Carmen. Pero su yerno, que era
hijo de don Tefilo justamente, estaba sirviendo el puesto en una
forma que le preocupaba. No me dijo por qu. Pero yo lo llegu
a saber, lo supo todo el mundo...
-Pero no es possible controlar a las hijas de uno cuando se
casan. Toms habra servido much mejor para ese puesto de
collector de ,impuestos. Franklin estudi construccin, pero no
ha querido ejercer su profesin. Mi misma hija no quiso que lo
hiciera, se senta rebajada, porque el marido hiciera casas.
Franklin se ha, metido pues, a tinterillo y a cualquier cosa con
tal de no ensuciarse. Y el padre lo apoya, porque le gusta que
sea yo quien vea que se mantengan mi hija y mis nietos. Ahora,
dizque para que yo no hable, le consigui ese empleo al hijo.
Pero Tefilo hace mal en ponerse contra mi en esto...

Continue don Cosme hacindome ver con franqueza que le
preocupaba la creciente influencia del Alcalde, sobre todo, porque
en muchos casos ste no se portaba ni como un amigo verdadero
ni como familiar.
Aquel resentimiento era viejo. En una ocasin don Tefilo
os disputarle al seor Corts el puesto de Gobernador, pero no
tuvo xito. Otra vez se hizo postular para diputado al mismo
tiempo que l, pero don Cosme lo derrot en toda la lnea, aunque
le doliera darle la paliza poltica que le di, porque lo estimaba
en cierto grado. Los dos se haban casado con mujeres de la fa-
milia Ortega, medio hermanas, .pero hermanas en fin. Pero lo
que era doloroso y sensible en todos esos casos consista en que
don Tefilo, cuando le quera hacer frente, se aliaba poltica-
mente con el peor enemigo de don Cosme: Querimo Cspedes, el









EL SEOR DON COSME

boticario, tender, curandero y cantinero del pueblo quien, des-
graciadamente, era hermano natural del Alcalde.


Ya yo conoca a don Tefilo Polanco, el Alcalde del pueblo.
A pesar de que trabajaba al lado de su oficina, no fu sino dos
semanas despus de estar en el lugar cuando me di cuenta de
que, por casualidad, el Alcalde estaba en su despacho. Aprovech
la ocasin para saludarlo y entregarle personalmente la carta de
mi jefe que llev para l.
Era un seor flaco y alto. Su piel triguea contrastaba con
el color de su cabello que, totalmente encanecido, llevaba cor-
tado casi al rape.
Adonio, el chiquillo que me serva de gua, me lo mostr.
-Ese viejo flaco, con cabeza de puerco espn asado en que-
ma, que est hablando con esos campesinos frente a la puerta de
"la Oficina", es el Alcalde que usted dijo que quiere conocer.
"La Oficina" era el nombre que la gente del pueblo daba
al despacho del Alcalde.
Adonio y yo regresbamos en ese moment del campo donde
haba estado haciendo studios. Entre los dos ttaamos los apa-
ratos. El negrito continue dndome explicaciones a su modo:
-Es un pilinque que se pela al rape para ahorrar en pelu-
quero, nunca da limosna en la Iglesia y le quita la plata a los
pobres que han peleado y se la coge para l.
Me llam la atencin que el chico hablar as. Yo ya saba
alguias otras cosas relatives a don Tefilo. La pocas veces qte
ocudi a su oficina en los das anteriores a nuestro encuentro,
me cupo la suerte de andar fuera de la oficina y l se haba
marchado antes de regresar. Ramn Martnez, su escribiente,
me haba contado que don Tefilo pregunt por m varias veces
y que haba avanzado el juicio de que yo era muy trabajador,
porque siempre andaba regando aceite cuando l iba a trabajar.
Ramn y yo, por vivir en la misma casa, nos bamos juntos
al trabajo todas las maanas y yo ,saba que Ramn era quien
le haca a don Tefilo casi todo el trabajo del despacho y le lle-
vaba los papeles a su residencia para firmarlos, a veces, cuando
el asunto era urgente, tena que cargar con notas y expedientes
hasta el campo donde don Tefilo posea sus potreros.








EL SEOR DON COSME

Como Ramn era ambicioso y activo, no estaba conforme con
el pequeo sueldo que ganaba, el Alcalde Polanco le daba opor-
tunidad de hacerse de otras entradas encargndole trabajos per-
sonales, tales como escribirle discursos y cartas o dirigir el em-
barque de sus sacas de ganado, trabajo que muchas veces se ha-
ca de noche. Ramn me cont que don Tefilo no poda ejecutar
este ltimo menester personalmente, porque presentaba la ex-
traa cualidad de no ver nada en absolute en la semi-oscuridad.
Cuando estrech la mano del Alcalde Polanco me di cuenta
de que tena los ojos claros, a pesar de que su piel era bastante
oscura. Me trat con much amabilidad:
-Saba que tena usted 'dos semanas de estar por aqu, pero
hemos tenido la mala suerte de no encontrarnos. Poco salgo y
no visit fcilmente a nadie. Hoy justamente me he quedado
esppcialmente para conocerlo y saludarlo. Bienvenido a nuestro
pueblo.
Cuando ley la carta que le entregu me dijo:
-Estoy dispuesto a cooperar con usted, no slo como se me
pide en esta carta, sino en todo sentido, tanto official como per-
sonalmente.
-Yo tambin estoy a sus rdenes -repuse.
-Me alegro, me alegro. Mi escribiente me ha dicho que
usted es una buena persona, que vive usted all, con ellos, en
casa de Julio Martnez por recomendacin de mi compare y
concuado don Cosme Corts, me alegro, me alegro.
Estara realmente el Alcalde dispuesto a cooperar conmigo?
Buena parte de mi trabajo dependera de algunas rdenes que
l tendra que dar. Sus palabras decan que s, pero la expresin
de su rostro no me haba dicho nada. La nica conclusion que
i saqu con respect a l fu que tena los ojos igualitos a los de
algunos gatos, y que si Chano Ros, el muchacho que guiaba la
chiva en que llegu al pueblo, era realmente hijo suyo, como de-
can, le haba heredado un par idntico de ojos.


Las preocupaciones de don Cosme no se limitaban a la cre-
ciente influencia del Alcalde. La noche que nos quedamos solos,
porque sus hijos fueron a un velorio, me dijo que le preocupaba
que alguien del pueblo haba enviado una carta a cierto Ministro
de Estado acusando a Juancho de haber dicho unas frases critican-









EL SEOR DON COSME

do al Gobierno, no siendo ello verdad. Don Cosme crea que
Querimo Cspedes haba escrito esa carta con otro nombre.
Pero a Querimo Cspedes, aunque haba tenido sus buenos
tiempos, aunque an tena que vigilarlo por intermedio de sus
amigos, no estaba dispuesto a tenerlo en cuenta para nada.
Haba un motivo muy delicado del cual no quera hablar y por
el cual l no poda tomar ninguna media contra Querimo. Tena
que dejarlo hacer lo que quisiera y por eso se alegraba desde el
fondo de su corazn de que un hombre, que haba descendido
tanto como Querimo, no pudiera volver a arribar ya. Se trataba
de un enemigo sempiterno de la familiar Ortega y ltimo descen-
diente por.lnea materna de una mnuy buena familiar venida a
menos. Por ende, era enemigo suyo, porque se poda decir que
don Cosme haba heredado la influencia de los Ortega.
Le constaba que don Querimo era quien se dedicaba all a
escribir annimos y a iniciar toda clase de memories que tenan
por fin acusar a alguien.
-La rabia que traga cada da desde que se despierta lo tiene
as, l quisiera echar el tiempo atrs, pero ya es impossible. Est
amarillo de envidia y de rabia. Su madre misma le di a mamar
odio.
Yo no saba si el seor Corts tena razn-con respect a don
Querimo, pero lo cierto era que el cantinero, tender y curan-
dero del pueblo deba padecer de alguna enfermedad, porque
siempre me haba llamado la atencin la excesiva palidez de su
rostro sin afeitar, con su rala barba gris y el dientn amarillo
saliendo por entire el bigote.
Le cont a don Cosme que yo vea a don Querimo en su can-
tina casi todos los das y que haba hablado con l muchas veces.
-Cudese de ese hombre, amigo Reina, no es ms que un
intrigante despreciable, un calumniador, en el cual nadie puede
detenerse a pensar sin asco ni siquiera un minuto. Por muchas
cosas de las que ha hecho debiera estar preso de por vida. Al ver-
lo, hgase la idea de que mira un gusano. No le ha hablado mal
de m? No le ha dicho nada de mi hermano Lisandro? Nos le-
vanta cada calumnia! No hay mujer con quien no nos invented
cuentos.
Acababa mi interlocutor de decirme las anteriores palabras
cuando lleg frente a la casa su viejo carro Ford, de l baj Ale-









EL SEOR DON COSME

jandro y llegndose donde estbamos, sin previo saludo, dijo a
su padre:
-Regres anoche del campo. Mara no pari an. Volvi a
fracasar la cosa. Dice que no,. que no le da la gana. Que yo no
la vuelva a molestar ms. Que no le made ms plata que no la
necesita. Cog diez pesos que me hacan falta. Aqu est la que
sobr.
-Est bien- fu todo lo que contest su progenitor.
Alejandro se march tal como haba llegado, esto es, sin
pizca de urbanidad: subi al carro sin despedirse y parti.
Vi que mi compaero haba quedado silencioso y pensativo.
No me atrev a preguntarle de qu se trataba, le di las buenas
noches y me march.
Su voz sigui sonando extraamente vieja y cansada en mis
odos:
-Buenas noches, hijo. Se nota que ests muerto de sueo.
Quin tuviera tu edad! le o decir.
Esa noche so, como por tercera o cuarta vez, con un campo
de flores blancas que se mecan majestuosas en sus tallos alre-
dedor de un estanque, en medio del cual haba mujeres desnudas
que me daban la espalda. Yo pasaba, con much cuidado por
entire las flores, de pronto, y como en los sueos anteriores, quise
coger una y al hacer el movimiento para inclinarme, despert.
"Por qu tendr esos sueos tan parecidos? Deca la profesora
de psicologa que los sueos son deseos reprimidos... Para qu
querr yo una flor blanca? A lo mejor es por la muchacha del
lavadero que sueo eso; es realmente extrao que no la haya
vuelto a ver siendo tan pequeo el pueblo..." Hablaba conmigo
mismo antes de volver a conciliar el sueo y evocaba la imagen
de la muchacha rosa y nieve cuyos rasgos se mantenan precisos
en mi imaginacin, a pesar de los das transcurridos.



























DON QUERIMO









EL SEOR DON COSME


Daba a su fin mi primer mes en el pueblo. Yo esperaba con
impaciencia la contestacin de mi jefe a mis primeros informes.
Necesitaba instrucciones para continuar la parte ms important
de mi trabajo: la relative a los desages en las afueras del pueblo.
Haba comenzado unos studios por mi parte, pero prefera estar
completamente de acuerdo con l.
Sin abandonar mi program de inspeccionar todos los cria-
deros posibles, segua yendo de residencia en residencia. Lle-
vaba revisado medio pueblo.
Pero aunque el trabajo fuera lo ms important, no todo era
trabajo. Mi vida se desarrollaba normalmente. Estaba encanta-
do con el trato de los Martnez, era gran amigo de todos los Cor-
ts, Catalina y Franklin, los hijos del Alcalde Polanco casados
con Carlos y Carmen Corts, me honraban con sus saludos y son-
risas y Chano, el que manejaba "La Isabelita", me gritaba frases
amistosas y hasta desvergonzadas cuando se topaba conmigo. Al-
gunas veces me sucedan cosas que me mostraban algo de lo que
era la vida real en un pueblo pequeo como ese.
Un sbado por la tarde fui a buscar mis peridicos despus
de haber dormido una larga siesta. Me haba levantado un poco
mal-humorado. Cuando llegu a la cantina fu don Querimo quien,
como de costumbre, me vendi los peridicos. En eso pas por la
calle don Cosme. Manejaba su viejo Ford y don Querimo se me
acerc luciendo una expresin de infame malicia en su cara ama-
rillosa, me toc el hombro y me dijo mostrndome el carro con el
pulgar:
-Valo, ya va listo. Dicen que se mete en el rancho de cierta
mujer ajena del Hatillo... Como hoy es sbado no hay duda
de que va para all. Dicen que manda al marido a comprarle ga-
nado bien lejos. Eso, si no es que se dirige a Cerro Alto a casa de
la viuda que le est vendiendo una chiquilla de trece aos. Ellas
dicen que "el seor don Cosme" es muy bueno porque les ha pa-
rado casa de tejas. No saben las pobres el fin que tendrn. Ese
viejo tiene el hgado blanco y las mata. No sera la primera, ni
la cuarta... Luca se ha escapado, porque era vieja cuando se cas

63









EL SEOR DON COSME

con l y por otras cosas que es peligroso decir. Ya le contaron
que dicen que la hija ma tambin tiene qu hacer con l?
Como la primera vez que le llam la atencin a don Querimo
sobre la murmuracin, volv a hacerlo con frases much ms du-
ras, dado mi estado de nimo.
-Por si ninguno otro se lo ha dicho, quiero repetirle que hace
muy mal en hablar mal de la gente, much ms tratndose de
personas de su propia familiar. Yo no s quien es su hija, ni s
como es, ni con quien anda, ni me importa saberlo; pero es muy
possible que detrs de ese dicen no haya ms que calumnias con-
tra una persona tan decent como don Cosme Corts, a quien co-
nozco muy bien.
Sin quererlo parece que le puse el dedo en la llaga a don Que-
rimo. Not que se puso tembloroso y como un papel de lo puro
blanco. Los que estaban en la cantina se le quedaron mirando
muy interesados. Temblaba como un epilptico y las ventanas de
la nariz se le dilataban por la rabia.
-Calumnias contra Cosme Corts? Que yo soy quien ca-
lumnia a Cosme Corts? Entonces todo es un invento mo? Qu
usted no sabe quien es o tal vez de quien es mi hija? Antes de que
otro se lo explique, yo se lo dir. Yo tengo una hija, una hija des-
graciada que ha preferido la mala vida, por el mal ejemplo que
le di su madre y ahora una medio hermana, hija de Cosme Cor-
ts con mi mujer. Ese hombre es capaz de todo, hasta de mandar
a ponerle dao a su propio hermano, ese pobre Lisandro, ese seor
enfermo que vive en la casa de Cosme. que es su hermano de pa-
dre y madre y que no tiene una enfermedad de Dios, no seor,
es dao lo que tiene. Sepa que me avergenzo de esa hija, que ya
tena uso de razn cuando pudo escoger entire dejar solo a un pa-
dre que la adoraba y seguir el camino de la perdicin que le mos-
traba una madre indigna. Y se fu con ella para hacer mayor mi
vergenza y mi desgracia... Se fu con la madre, que haba sido
mi esposa y me la haba quitado Cosme Corts, para dejarla aban-
donada cuando tuvo esa hija de Cosme, esa perdida que se llama
Joaquina. Si alguna lengua malvada le dice que fui yo quien le
ech el dao a Lisandro, miente; fu Cosme, fu Cosme quien pu-
so, lo que puso, en la copa en que tom Lisandro cuando le di6
el ataque. Todava no s por qu lo hizo, pero siempre sospech
que Lisandro sabia mi desgracia y la deshonra de Margarita, mi
mujer... Fu Cosme, fu ese monstruo... Fu l... Yo no he in-









EL SEOR DON COSME

ventado... Esa copa en que tom su hermano es su remordimien-
to; all lo tiene; hecho un idiota. Pero esa copa era la que estaba
frente a mi y yo no la tom por avisado, porque algo me deca
que ellos no eran mis amigos, porque yo saba ya que a mi mujer-
le haba pasado algo que la tena asustada.
Querimo Cspedes temblaba, no poda hablar ni casi respirar.
Record las palabras que en ms de una ocasin oyera en los la-
bios de mi bondadosa madre: "los series humans no es que sean
malos, hijo mo, ms bien se puede decir que casi todos son muy
desgraciados". Fui consecuente con el recuerdo de aquellas ense-
anzas, sent que por ensalmo se me iba el mal humor, noblemente
dije a don Querimo, a quien produjo tal estado de nimo el re-
lato de aquel, drama, tan desconcertante para m como desgra-
ciado haba sido para l:
-No quise ofenderlo con esa alusin a su hija, no tena ni la
menor idea de ese asunto tan delicado No s cual sea la verdad
de su caso. Pero si es como usted dice comprendo que se haya
disgustado y le suplico que me perdone. Pero sin embargo-aad
al ver que l cambiaba la expresin de su cara por otra ms cal-
mada-vuelvo a insistir en que se demuestra bajeza al murmurar
de nuestros semejantes.
Pas un corto rato. Yo me quera marchar, pero no me atre-
va por estar tan reciente la tormenta. El tom un vaso de agua
con unas gotas. Despus, muy serio, me replic:
-No se lo niego. Pero si lo que se dice es verdad, all no
hay pecado sino la denuncia de un hecho malo. Creo que hay
lenguas que Dios deja en el mundo para castigo de los otros.
Usted es muy amigo de Cosme, le habrn dicho que es muy bueno,
que hace muchos favors a los campesinos y a much gente del
pueblo. Puede que as sea en parte. Vallerano, un campesino
de Cerro Alto, estar dispuesto a jurarle, cuando quiera, que el'se-
or don Cosme es un santo, que se ir al cielo con todo y zapa-
tos, que fu personalmente en su carro hasta ese campo y lo llev
al hospital con mil recomendaciones, salvndole la vida, en una
ocasin en que Vallerano estuvo grave de muerte. Tambin le
dir que no slo a l, sino a muchos de sus iguales, los protege
contra quien los meta en los de tierras, y all es donde est la
ms grande mentira de su bondad. Va a or que Toms Corts
es quien saca de la crcel a todos los que se juman, hacen escn-
dalo y cortan a otro, que Juancho tambin pone fianzas y hace
diligencias en la oficina y en el juzgado y en la personera, por-









EL SEOR DON COSME

que su pap los ha enseado a ser as: buenos con los pobres y
con la gente del campo. Por eso ellos quieren al seor don Cosme,
lo hacen compare a l y a sus hijos. Le dirn que no tienen
que preocuparse por quien pague el bautismo o la confirmacin
de sus hijos, porque en casa del seor don Cosmes siempre hay
alguien listo para hacerlo y que por todo eso ellos lo acompaan
en todo y ms que nada en la poltica. Usted, seor Inspector,
tambin est como Vallerano, el campesino ese de'quien le hablo:
est ciego. Cree en la bondad y la amistad de Cosme! Ojal
le dure. Lo que no sabe es que ese hombre no es amigo de nadie
ms que de s mismo. Pero ya que lo defiende debera durarle
su amistad no cree?

-Por qu no me ha de durar?- pregunt sin saber por
qu.
Don Querimo Cspedes, con una sonrisa sarcstica en su cara
envejecida y amarillenta, ms parecido a la imagen del odio que
a otra cosa, contest mi pregunta con entonacin entire caritati-
va y mordaz:
-Le durar, le duiar, no lo dude, mientras continue enga-
ado del lado suyo y hasta que... usted se meta con mi hija Mar-
garita Cspedes, que ha tenido la desgracia de sacar la cara bo-
nita y el genio alegre de la sinvergenza de su difunta madre.
Esa amistad le durar hasta que se meta con ella, como RangeL
Quise cortar la enigmtica conversacin de ese ente despre-
ciable que se expresaba as de su hija, esa muchacha a quien yo
no conoca an, a pesar de haberla odo mencionar en varias con-
versaciones. Tena deseos de hacer muchas preguntas sobre esa
mujer cuyo slo nombre ya me produca una extraa emocin,
pero me sal de la cantina sin decir una sola palabra.
Al travesar la plaza, camino del Polo Sur, me di cuenta de
que haba hecho lo que tanto criticaba, para mis adentros, en la
gente del pueblo: me fui de la cantina sin despedirme y sin salu-
dar, convencido de que don Cosme tena razn al pintarme a
Qurimo Cspedes como a un gusano.
"Temprano voy aprendiendo a copiar y justamente lo malo.
A qu no me levanto maana en la madrugada a acompaar a
Ramn y a Julin cuando vayan, a ordear al potrerito de la
salida del pueblo?" me dije a m mismo.
De vuelta a mi cuarto continue la lectura de la Biografa de
Lincoln. Haba ledo todo lo concerniente a la vida de jornalero










EL SEOR DON COSME

del gran hombre, tambin como acto de ciudadano, le ese da
lo relative a sus relaciones con las mujeres; me conmovi, porque
pens que en eso, al menos, me pareca un poco a l. Haba sido
educado para respetar profundamente a la mujer y pens lo
triste que tendra que ser el tenerme que casar con una que yo
no quisiera. "Como Sergia, por ejemplo. Qu sera lo que le
pasara a Rangel con la Margarita esa, hija de don Querimo?
Ser realmente tan linda y buena como dicen Teresa y Toms?
Ser tan despreciable como la\ pintan Carlos Corts, Sergia y
su propio padre? Dios mo, que no sea la muchacha de 12 que-
brada, que no sea ese primor de mujer, que no sea..." pens, y
una extraa conmocin me atenace el alma.
er


























CHIA









EL SEOR DON COSME


No quise career a don Querimo sus cuentos sobre don Cosme.
Este me haba puesto en guardia contra el otro a buen tiempo.
El ltimo domingo de enero fui con don Cosme y su hija Sergia
a cabalgar, nos mantenamos en un plan de gran amistad. El me
prest uno de sus mejores caballos. Al principio, yo estaba im-
presionado y tena miedo, porque el animal era muy grande; me
daban ganas de decir que no iba, pero hice de tripas corazn y
mont. Cun delicioso encontr correr en un buen caballo de
paso! Recib un gran placer al atravesar el viento sintindome
una sola pieza con el animal.
Por ir a aquel paseo con don Cosme y Sergia, dej de lado
la oportunidad de asistir a una cacera con Toms y Ramn, que
me haban invitado y me tenan conseguida una escopeta. Toms
Corts y Ramn Martnez, por ser casi de la misma edad y haber
asistido juntos a la escuela primaria, eran grandes amigos. Ellos
dos y yo nos estbamos acostumbrando a tener largas conversa-
ciones en que discutamos sobre una gran variedad de temas, pe-
ro a fines de enero yo prefera an la compaa y la conversacin
del padre de Toms.
Cabalgbamos a la salida del pueblo y haca un da bellsimo.
No haba una sola nube en el cielo que luca ms azul que nunca.
En las cercas que bordeaban el camino algunos balos mostraban
an sus flores y los ciruelos, que tambin hacan de estacas vivas,
estaban materialmente cubiertos de fruta, verde an, pero en una
profusin tal que jams me la hubiera imaginado en la ciudad:
cada rama estaba completamente cargada de frutitas.
Fuimos por un camino que ya haba recorrido con anterio-
ridad.

En esta ocasin vi muchas cosas ms. Don Cosme, que lleva-
ba fino sombrero pintado, ropa de trabajo color marrn y polai-
nas de cuero, era un gua perfect: me iba explicando el valor de
los terrenos por donde pasbamos, me contaba quienes eran los
dueos y cmo haba adquirido las propiedades. Sergia mostr








EL SEOR DON COSME

ser una amazona consumada, esa maana estaba silenciosa y llena
de delicadezas conmigo.
Hubo moments en que olvid que iba a caballo, tan sencillo
y agradable me resultaba jinetear. Pasamos por El Barreal y
frente a la casa de Lencho Rodrguez. La reconoc por las flores
que la embellecan. El seor Corts y su hija no se detuvieron,
como Toms, a saludar a los campesinos. Not que don Cosme
miraba con detenimiento el lugar donde Lencho estaba tumban-
do su monte. Le expliqu que esa era la roza ms grande que
I6aurencio Rodrguez hara en su vida, "que el campesino mismo
nos lo haba contado a Toms y a m. Don Cosme no me contest
nada, se qued como pensativo y yo habra dicho, por la expresin
de su rostro, que l recordaba algn chiste que no tuvo a bien
comunicarme.
Todava seguimos hacia adelante un largo trecho y al llegar
a la division de unas cercas de alambre nos dijo el seor Corts
detenindose:
-Aqu comienza el ttulo de los terrenos del plano que le
mostr la otra noche, Reina. He cambiado de opinion y no deseo
entrar hasta los cerros; no te disgustes por eso, Sergia. Ya s que
queras que tu amigo viera el panorama desde all arriba. Pero
va a tener que ser otro da. El sol me ha dado dolor de cabeza,
ya deben ser casi las once.
Ella se mostr sumisa:
-Por qu me voy a disgustar, pap? Ha sido un paseo muy
agradable. Vmonos ligero si te duele la cabeza. Joaqun, hoy
te quedas almorzando con nosotros.
Como ella lo plane tuve que hacerlo y despus del almuerzo
tambin insisti en que me quedara a pasar un rato, mientras su
padre dorma la siesta. Acept pensando que conversara con
Toms y Teresa, cuya amistad apreciaba muy de veras y ese da
estuvieron presents en el almuerzo. El estaba muy content,
porque esa madrugada haba cazado un venado. Teresa pareca
estar pasando uno de sus das buenos.
Saba que estos dos hermanos de Sergia tenan un ideal co-
mn: mejorar las condiciones de vida del medio que los rodeaba.
Teresa, sobre todo, se prodigaba diariamente entire los pobres del
pueblo y an entire los campesinos, aunque fuesen de lugares
apartados; les daba consejos y ayuda material en forma de medi-








EL SEOR DON COSME

eamentos, ropa y alimentos: todo ello de sus propios haberes.
Esa tarde cosa unas camisas que llevara a un nio desgraciado
que an no haba venido al mundo.
-Tere, en un mes les das a los pobres de aqu ms de lo que
la mayora de la gente del pueblo les da en toda su vida- o que
Toms le deca su hermana, en son, no de reproche, sino de
orgullo.
-No s como puedas decir eso. T sabes que pap tiene
fama de ser el padre de los pobres- le contest ella con dulzura.
-El lo hace en gran parte por conveniencia, les paga con
muy poco lo much que ellos han hecho y hacen por l. Toda
su posicin poltica y econmica se la debe a quienes lo acom-
paan en cada campaa, eleccionaria, sin saber ni para qu estn
vontando. En cambio t, Tere, qu esperas de ellos?
-Pues espero lo mismo que t. Crees que no s todo lo
que haces por ellos? Qu buscas al hacerlo?
-Pues yo no busco nada, aunque tal vez s, algn da tambin
votarn por m.
-Entonces debo estar en un lugar ms adelantado en el ca-
mino de la perfeccin. Yo slo los ayudo por ayudarlos y por-
que me siento realmente enferma cuando los veo sufrir con tanta
paciencia. Siento que tengo el deber de hacerlo. Hacer algo por
los pobres es lo nico que me quita el dolor de espalda.
-Pues eso s est malo, Tere. Me dijo Carmen que cree que
debes ir a verte con un mdico, te ests poniendo demasiado
flaca. Hace como cinco meses que no paras de adelgazar- dijo
Sergia interviniendo en la conversacin de sus hermanos y con la
misma dulzura que la caracterizaba ese dla.

-Ay, Sergia, no tengo tiempo para viajar. Adems ya creo
que va a ser tarde- respondi Teresa.
-Pero si ustedes no hacen nada cuando esti de vacaciones.
Por qu va a ser tarde, Tere?- terci Toms.
-Es cierto que no hago nada. Para hacer menos me voy a
ir a acostar. Cuando me acuesto siento menos el dolor en la
espalda.
-Yo s lo quj te pasa a ti. T lo que necesitas es hacer
ejercicio- le contradijo Sergia.

71









EL SEOR DON COSME

-Qu sabes t de lo que me pasa a m!- le contest Te-
resa con tono enigmtico y la-austera joven se retir de la sala.
Los otros dos continuaron conmigo un rato. Los escuch
mientras conversaban. El tema era muy distinto ahora. Haba
una gran diferencia entire ellos. Toms representaba a mis ojos
el joven caballeroso y noble. Su sencillez de miras y sus rectas
intenciones le hacan juzgar a todo el mundo bien. Sergia, en
cambio, qu hablantina y dispuesta a hablar mal de todo el mun-
do se mostraba! Pronto pareci aburrirse Toms y lanzando una
mirada de co'niseracin en mi direcin pretext una cita y se
march a la calle. Me qued solo en la .sala con Sergia, porque
ella, aunque habl de tener que irme tambin, no me dej
marchar.
-No te vayas, Joaqun. Tengo tantas ganas de conversar
contigo! Estoy tan sola!
Bueno, ella habl y habl toda la tarde. Estuvo dizque char-
lando conmigo, pero fu ella sola quien hizo casi todo el uso de
la palabra.
Al anochecer, cuando al fin me dej irme a mi casa, iba
pensando que en la familiar de don Cosme sucedan cosas muy
singulares y de una moralidad bastante dudosa. Sergia haba
hablado much, me haba contado detallados pormenores de una
situacin tan dramtica para tantas y tan distintas personas que,
hasta a m, que era un extrao para casi todos ellos, me hacan
sentir confundido y apenado.
El principio de la historic estaba en Adonio, el negrito que
yo escog para compaero y gua de mis excursions de studio
de los terrenos. Adonio poda tener unos nueve o diez aos.
Cuando lo conoc en casa de don Cosme Corts, yo estaba recin
llegado al pueblo. Me dijo que su grado ya no tena que ir a
classes. Sergia acostumbraba ocuparlo con mandados y yo tambin
lo encontr muy til. El chiquillo se mostr ms conocedor de
los criaderos de mosquitos que cualquiera de las personas mayo-
res que estuvieron hacindome indicaciones al respect. Nos
hicimos grandes amigos. El pareca adivinar cuando deba des-
aparecer de mi vista y hablaba solamente lo preciso. Algunas
veces sus dichos y expresiones eran muy graciosos.
n cierta ocasin, al ver que iba tan callado a mi lado y por
decirle algo, le pregunt:
-Quieres much a mi amigo don Cosme y a sus hijos?









EL SEOR DON COSME

-Por qu no les pregunta a ellos si me quieren a m?- fu
la respuesta que me di, mirndome como extraado de que le
hiciera esa pregunta.
Tena esos ojos nicos en el mundo, ellos fueron parte de la
conversacin que tuve esa tarde con Sergia. La guapa muchacha
fu quien trajo el tema del negrito Adonio a la conversacin.
Con toda confianza y tutendome como hacia das lo vena
haciendo, me dijo:
-Mira, Joaqun, hay algo que deseo contarte, porque s que
eres una persona que puede comprender. No es que quiero hablar
mal de la gente, pero temo que puedas or lo que te voy a contar
de boca de una persona mal intencionada o de alguna otra dema-
siado inocente para comprender lo que dice. Como t eres un
gran amigo de nosotros, creo que es preferible que sea yo quien
te lo cuente. El negrito Adonio, el que tiene los ojos carioca, an-
da much contigo en tus andanzas por los alrededores del pue-
blo no?
Tanto circunloquio me llam la atencin.
-S, Sergia, pero no veo que relacin puede tener ese chi-
quillo con nada serio, pero si necesitas que te prometa guardar
secret lo que me deseas contar, ya est prometido.
-Viste la camisa que est cosiendo Teresa? Es para una ne-
grita que va a tener un hijo, para una chiquillita negra de Calle
Abajo, hermana de Adonio. Ella dice que mi hermano Carlos es
el pap de lo que va a tener.
Ya yo conoca bastante bien a Carlos, pero no as a Catalina,
su esposa, la cual era hija del Alcalde y que slo me haca el ho-
nor de saludarme y sonrerse conmigo. Tambin saba que Car-
los era el Director de la Escuela del lugar. No hice ningn co-
mentario ante la informacin aquella y trate ms-bien de reprimir
mi asombro.
Sergia, por su parte, continue su narracin.
-Una chiquilla de Calle Abajo, que es hija de la negra Blan-
ca, (a quien yo conoca bien, porque haba sido mi alumna) vino
un da, hace algunos meses, especialmente a verme y me dijo:
"-Nia Sergia, quiero trabajar con usted. La nia Catalina,
su cuada, me bot del trabajo y ahora no tengo donde comer.


. 73









EL SEOR DON COSME

"-No cuidabas t la niita de Catalina? Por qu no te
quedaste all? No debiste dejar el empleo. Tienes buena edad
para cuidar chiquillos, aqu en esta casa no hay nada que t pue-
das hacer- le contest.
"-Pero si yo no fui quien dej el trabajo. La nia Cata me
larg ayer porque est brava con todos los negros del pueblo, no
me quiere recibir ms- me replic.
-"Eso no puede ser, algo malo le habrs hecho- le re-
convine.
"-No, nia, yo no. Quien se lo hizo fu mi prima Cha, la
de Querube. Esa no era mi culpa- me explic la negrita.
"-Cmo va a ser que t hayas pagado lo que hizo la otra
empleada?- quise saber.
"Entonces con much picarda me cont:
"-No, si Cha, la de Querube, no trabajaba all; ella slo me
iba a ver si no estaba la nia Catalina. El maestro Carlos me man-
daba para afuera con la niita y yo de obediente me sala. Por
eso dice la nia Cata que yo soy negra alcahueta. Pero yo qu
saba de lo que haca el nio Carlos con la Cha. Ahora dicen que
no s que fu lo que le hizo. Yo, cmo me lo iba a imaginar, si
l es el Director de la Escuela y todo el tiempo nada ms anda
regaando, porque los nios les mandan papelitos a las nias?
"-Cuntos aos tienes t ya, criatura?- le pregunt. Ya
me estaba pudiendo que fuera tan maliciosa.
"-Yo tengo ya diez. Cumplo once dentro de dos meses, pe-
ro trabajo como una de trece o quince".
-Qu edad tiene la Cha?- pregunt a Sergia sin darme
cuenta de que me estaba metiendo en algo que no era de mi
incumbencia.
-Parece que catorce. Pero, naturalmente, que siempre es
una cosa escandalosa.
Pens en lo serio de la situacin de Carlos. No me pude
contener:

-Caramba! Qu lo ms grande! Qu va a hacer tu her-
mano? Qu ha dicho tu pap?








EL SEOR DON COSME

Sergia hizo un gesto como para quitarle importancia al asunt:
-No te vayas a preocupar por este asunto de Carlos. Ya pap
ha hecho cuanto se puede hacer en un caso as. Le di doscien-
tos pesos a Galaor Rincn, el abuelo, o bisabuelo de Cha, eso es.
Tanto Cha como la madre han prometido no hablar a nadie de
eso. Ms difcil es hacer callar a Catalina misma. Esas cosas
pasan, con los das todo se olvidar. Cha tendr su hijo y en la
papeleta de nacimiento pondr que es de padre desconocido.
Todo seguir como si nada hubiera sucedido. -Naturalmente, para
m es una vergenza que esas cosas vengan a acontecerle a mi
familiar y habra preferido que no te enteraras.
Yo estaba confundido. La prudencia me exiga callar, pero
me pareca que era impossible que aquello que oa fuera tan na-
tural como si nada hubiera acontecido.
-Pero cmo es possible que le haya podido suceder seme-
jante cosa a tu hermano siendo un maestro, el Director de la Es-
cuela? Es como para no creerlo!
-Carlos est callado, no quiere hablar de eso, pero parece
que la negrita Cha quera que eso fuera as.
-Pero, Sergia, t sabes que ella no est en capacidad por
su edad de querer nada en ese sentido. Qu puede saber ella
tan chiquilla sobre las consecuencias de todo eso? La Ley...
Call y esa vez tuve, no slo sensacin de que deba ser
prudent, sino verdadero temor de expresar mi pensamiento.
De no haberlo comprendido la voz fra de Sergia me lo habra
hecho sentir.
-Sabemos que es un delito, no creas que no. Pero no di-
rs t que es cuestin de acabar con la vida de la pobre Catalina
y sus hijitas. Ella que es tan celosa! Tanto como anda detrs
de Carlos hasta por las cantinas buscndolo y cuidndolo y le
viene a suceder semejante cosa en su propia -casa! Pero mi her-
mano la quiere, no vayas a career que no. En los das que se
descubri el enredo vinieron aqu. Ella cogi un cuchillo y dijo
que iba a matar a Carlos y l se lo quit diciendo que quien se
deba matar era l o mejor matarla a ella para que todo se aca-
bara. La hubieras visto como deca: "Entirramelo, mtame, pues."
Hasta que mi hermano tir el cuchillo diciendo: "Si no puedo,
si no puedo... Qutenme a esta condenada mujer del frente."
De no ser tan trgico el asunto habra resultado una comedia









EL SEOR DON COSME

magnfica. Yo nada ms que los miraba. No le perdono a Cata-
lina que se metiera con pap, porque en medio de la rabia le
grit que l tambin era un viejo sinvergenza tapndole al hijo
semejante delito; que lo haca, porque l era quien le haba en-
seado a ser as: inmoral. Mam, como siempre, se qued ca-
llada; pero est muy disgustada con Catalihna, porque a ella no le
gusta que se haga escndalo. Mam siempre ha sufrido esas cosas
en silencio. Slo nos pide que no dejemos que Laurita se entered,
porque la quiere tanto que no permit que sufra por nada. Mi
mam, cuando pap le da motivo de queja, se refugia en su f
en Dios. Bueno, este asunto de Carlos ha sido una verdadera
desgracia para todos.
-Con tal que no lo sepa la gente- dije compasivo y sintien-
do profunda conmiseracin por las mujeres de quienes hablaba
Sergia en tono tan indiferente.
-En un pueblo como este todo se sabe, hijo. Te lo he que-
rido contar por si acaso no lo sabas. Pero no hay que preocu-
parse, porque directamente nadie se puede meter con nosotros;
pap tiene much influencia, esos negros no se atreven a nada.
-Pero, oye, Sergia, a la otra muchachita, a la que te vino
con el cuento a ti, a esa que botaron del empleo debes ayudarla.
Es tan chiquillita que no debei conocer lo peor de la vida y te-
ner la idea que se tiene que haber formado, como si todo eso no
fuera nada.
Sergia movi la cabeza y me contest no sin sarcasmo:
-La hija de Blanca? Por esa gente no se puede hacer
nada. Esa pobre est condenada a ser una tuberculosa o una pros-
tituta o una loca. Su abuela fu las tres cosas, la madre no sabe
de quien es hija y la misma chiquilla tampoco tiene pap que se
sepa. Es biznieta del viejo Galaor, creo. Ni aunque estudiaras un
mes los los de familiar que hay entire esos negros los entenderas.
Con decirte que entire ellos hay hermanos de sus tos y quizs
cosas peores, te digo todo. Cuanto menos hablemos de esa gente
mejor es. Ten el menor trato possible con ellos.

Me extra profundamente esa dureza de corazn en una
mujer joven. No la comprenda. No me era dable comprender
como poda Sergia ser hermana de Toms, tan admirador de
Lincoln, y de Teresa, que tan entusiastamente tomaba el partido
de los infelices.








EL SEOR DON GOSME

-Pobres negritos! No son gente, acaso? Tenemos-.el deber
de ayudar a todos los nios del mundo. Adonio es de lo ms
servicial.
-No quise decir tanto, pero t no tienes idea de lo que son,
Reina, son peores que los animals.
Su desprecio en las palabras, la voz y el gesto era tal, que
slo por haberse criado Sergia a la sombra de tales ideas, poda
haberlo adquirido.
-Adonio, mi gua, es hermano de la que te cont el cuento?
-De Mara Jos? No, ambos son biznietos de a Claudina,
la viejecita negra ms vieja de Calle Abajo, pero mientras Adonio
es solamente- nieto del viejo Galaor Rincn, la Mara Jos, que
es hija de la negra Blanca, es biznieta de l.
Ese tema le di a Sergia material para seguir hablando:
-T has visto al negro Galaor Rincn, abuelo de uno y bi-
sabuelo de la otra, l es ese viejo negro que viene much aqu
y que tiene el pelo blanco. Ese viejo quiere much a mi pap.
Cuando joven debi ser un negro muy bien plantado. Aunque
est bastante mayor, reina como un monarca en u tribu de ne.
gros. La suya era la nica familiar de color en todo el pueblo.
Ahora ya se estn mezclando un poco. Antes, ellos eran los ni-
cos negros y los dems o eran blancos o mestizos de indio con
blanco. Pero la tribu de Galaor se est haciendo cada da tan
numerosa que, sus nietos o biznietos se encuentran en todos los
salones de clase de la escuela y en las cocinas de todas las fami-
lias que pueden tener criada.
A continuacin Sergia me cont el misterio del extrao
vinculo familiar entire Adonio y Mara Jos, su ex-alumna:
-a Claudina, la mujer de Galaor, traa una negrita de siete
aos, llamada Rita, cuando llegaron al pueblo. Era hija de ella,
pero no de Galaor. Ocho aos despus, cuando ya haban tenido
various hijos, Rita, que acababa de cumplir trece o catorce aos,
le grit un da a Claudina que no le volviera a pegar, porque
Galaor le pagara a ella si Rita se lo peda. La madre tom de
un modo especial aquella situacin; consigui para su hija lo
nico que l no le haba querido dar, alegando siempre que ella
tena una hija que no era de l: lo oblig a casarse con Rita.









EL SEOR DON COSME


Exigi, sin embargo, que l se quedara en la casa de ella y le
pusiera rancho aparte a su hija.
"El negro Rincn se avino a todo, a Claudina se lo pidi
con un cuchillo en la mano y tan seria que all no haba ms
que capitular. Se cas por la Iglesia con Rita, pero la noche del
matrimonio Galaor durmi en casa de a Claudina, la cual jams
dej de hablarse con su hija, cuyos hijos ayud a nacer y a criar
como si fueran propios. Se di el caso de que las dos tuvieran
hijos el mismo ao.
Cuando al fin Sergia me dej marchar, me fui pensando en
toda la inmoralidad que haba en sus cuentos. "Mi mam dice
much que ciertos vicios es mejor no mencionarlos, no s como
es que a Sergia se le puede ocurrir tomar para sus conversacio-
nes casos como los que me ha expuesto hoy. En fin, parece que
la vida es diferente por ac." me dije a mi mismo; pero no pude
dejar de recorder a don Querimo Cspedes y su gran odio hacia
el padre de Sergia. "Despus de todo, ese viejq Querimo siem-
pre anda hablando mal del vicio..."


























SERGIA









EL SEOR DON COSME








No fu sino a comienzos de Febrero cuando recib la con-
testacin de mi jefe. Me peda que fuera resolviendo los pro-
blemas a media que se presentaban, sin perjuicio de seguir
adelante mi proyecto de la quebrada grande. Le haba enviado
un plan que permitira que en el mismo sitio donde tenan el
lavadero las mujeres el agua continuara usndose para lavar, sin
peligro de dar oportunidad al desarrollo de los anfeles.
Para hacer el studio complete tuve que ir al lugar apenas
amaneca y retirarme tan pronto llegaba alguna mujer. Extra-
o o no, no haba tropezado an con la muchacha que me insul-
t y apedre. No haba olvidado su figure ni su rostro. Ms de
una vez pens que a lo mejor ella no era del pueblo.
Tena planeado hacer un recorrido por ciertos potreros del
lado sur del pueblo por donde me haban informado que corra
una quebradita pequea, afluente de la grande. Dicha quebradi-
ta se secaba casi por complete en verano, pero pasaba cerca de
unos pozos que usaban para extraer agua para beber. Por un mo-
tivo u otro no me haba sido possible ver dicho paraje. Adonio
nunca pareca muy dispuesto a llevarme por esos lados.

Fu Ricardo, el hijo menor de los Martnez quien me pre-
gunt si ya haba examinado los pozos que me propona visitar.
Ricardo haba llegado de vacaciones. Al verme me cont que me
conoca de vista desde la escuela. El estaba en primer ao cuando
yo era graduando. Result ser un muchacho inteligente y lo pin-
taba el hecho de que lleg martes en la tarde y el mircoles por
la maana se fu con Julin a trabajar en el campo con pantaln
de dril chino y cutarras. Con la mayor naturalidad haba cam-
biado su pluma de fuente por un machete Collin's bien afilado.

La tarde que lleg Ricardo, me produjo emocin ver que Li-
cha, la chica de la casa, no pudo contener las lgrimas y despus
pareca una cucarachita mandinga dando vueltas alrededor de l.
Not que lo quera y admiraba much: se quedaba con la boca
abierta oyndolo hablar.







EL SEOR DON COSME

Tambin llegaron otros muchachos y muchachas estudiantes-
de vacaciones. Algunas eran jovencitas de lo ms graciosas y piz-
piretas. Supe que haban llegad unas muy buenas mozas porque
cierto da la oficina amaneci que apestaba a perfume. Lasso no
daba la ida por la venida por pararse en la puerta. Me dijo:
-Dentro de un rato van a pasar por aqu unas seoritas que
llegaron ayer por la tarde de vacaciones. Est alerta para que
veas que simpticas son.
Cuando pasaron las muchachas la reaccin de Paco fu de lo
ms natural en un tipo como l. No bien las vi venir de lejos,
cuando tras advertirme: "All vienen", entr corriendo hacia el
fondo de la oficina y se coloc de espaldas como si estuviera arre-
glando algo en la mesa que estaba en la parte de atrs. Las jo-
vencitas, muy arregladitas. y graciosas, pasaron mirando hacia
dentro y tras ellas qued una estela de risa cantarina.
-Hay que darse importancia con las mujeres- fu la expli-
cacin que me di Lasso un moment despus.
Me pregunt entonces para qu tanto perfume, pero no dije
nada.

Otro, que tambin deba llegar de vacaciones era Camilo, el
hijo menor de don Cosme.' Sabia que prsnto estara en el pueblo,
porque me lo dijeron en su casa. Una especie de instinto me adver-
ta que no deba visitar con tanta frecuencia a Sergia y sin em-
bargo, siempre iba a verla. Don Cosme y Toms me trataban con
familiaridad. Sergia se mostraba extra-fina conmigo, tan amable
era que bien poda decir que se desviva por atenderme Teresita,
la plida y soadora, hablaba muy poco cuando sala a recibirme
a la sala, pareca perdida en sus propios pensamientos. Sus ojos
me llamaban much la atencin, hacan olvidar su caquexia y pa-
lidez. Cuando ella no sala me daba cuenta de que estaba en la
casa, porque una tosesita seca la delataba.
Carlos, Juan y Carmen, los hijos casados de don Cosme, de
tanto tratarme en la casa -de su padre, se haban hecho, poco a
poco, amigos mos. Franklin, el esposo de Carmen, me pareca
el ms antiptico de toda la familiar, por su actitud de gran sefor
y su altisonante modo de hablar. La pose, como de tolerancia,
que tena para conmigo ms bien se asemejaba a un insulto que
a un gesto amable. Invariablemente me preguntaba: Cmo van
esos anfeles y esos "pseudo-puntiphenix?" La falta de conoci-


81









EL SEOR DON COSME

miento cientfico que revelaba su interrogacin me haca sonrer.
El da que cambi la pregunta por "Cmo le va yendo con mi
prima Sergia?" fu cuando ca francamente en la cuenta de que
tal vez me estuviera excediendo en las visits a la guapa maestra,
hija de don Cosme. ,
A pesar de que nunca haba tenido la intencin de 'visitarla
a ella, especialmente, sino a su familiar, no pude impedir que se
dieran cita en mi mente otros detalles. Sergia estaba haciendo
cada da ms ntima nuestra amistad. Casi siempre daba la coin-
cidencia de que estaba sola para recibir mi visit. Cuando esta-
ban otras personas, tambin daba la casualidad de que tenan que
ausentarse de la sala a cumplir algn menester y nos dejaban
solos. Llegaba a dolerme cuando era Teresita quien lo haca; no
saba si era ilusin ma o qu, pero me pareca leer en sus ojos
negros, que se me antojaban enormes, cosas profundas, terrible y
desconocidas.
Sergia, en cambio, era de lo ms insinuante y hablantina, le
gustaba contarme sus cosas ntimas. Sus confidencias, que oa en
un principio con' suma curiosidad, me llenaban casi siempre de
perplejidad cuando no de profunda extraeza.
A la historic de Galaor Rincn siguieron las de otras fami-
lias del. pueblo y una srie de confidencias sobre su vida. No
tard en darme cuenta exacta de la clase de mujer que era Sergia.
Nunca antes me haba propuesto profundizar en el alma de una
joven, pero la de sta, an sin proponrmelo, la vea con claridad.
Parte de ella la llevaba pintada en el rostro, el resto eran deduc-
ciones que haba sacado de las cosas que me haba contado en re-
serva, para mi pozo, como ella deca. Al contarme tales detalles se
pona mimosa, altanera, alabanciosa y hasta romntica por turno.
De temperament ardiente, Sergia mostraba en su cuerpo, de
fuerte constitucin fsica, caractersticas sexuales femeninas bien
definidas. Pero haba sido velluda toda su vida y tena tenden-
cias a serlo ms: el pie de barba, que seguramente apenas se anun-
ciara diez aos antes, se estaba tupiendo de modo que ya su som-
bra le daba dureza a las facciones. Se quejaba de que su cutis,
de un trigueo sonrosado- por naturaleza, tena tendencia a llenr-
sele de sombras negruzcas en la frente, pmulos y caballete de la
nariz. Tambin haba engordado algo ms de lo normal.
Creo que as mismo le haba cambiado el carcter; ya no
era la dulce, simptica, reservada y amable Sergia, que segn ella,








EL SEOR DON COSME

encantaba con sut alegre temperament a sus compaeras y pro-
fesoras de la Escuela Normal; muchas veces la vi coger rabietas
enormes por causes balades. Se disgustaba de un modo bastante
vulgar con sus hermanos Carlos y Juan; pero, en-verdad, tena
que reconocer que ellos se merecan no slo los denuestos de Ser-
gia sino algo ms serio: eran dos buenos sinvergenzas.
La educacin de Sergia, como la de casi todas las otras jve-
nes de buena familiar del pueblo, haba sido la primaria recibida
all mismo y la secundaria en la Capital. Cuando don Cosme en-
vi a su hija al colegio crey preferible, segn l mismo me dijo,
darle la carrera de maestra de escuela primaria, a pesar de que
consideraba que no le hara gran falta, ya que Carmen, su hija
mayor, no haba pasado ms que la escuela primaria y all estaba,
de lo ms bien, teniendo sus hijos.
Sergia haba ejercido y ejerca la profesin de- maestra con
desgano. No crea que su trabajo diario fuese un apostolado sino
ms bien una carga, carga de la cual quera salir lo ms temprano
possible, con el minimum de cansancio y sin otra obligacin que
volver cada da para esperar la llegada del cheque mensual.
En cuestiones de amor, Sergia adquiri con los aos la mala
costumbre de career que todos los jvenes solteros que recin co-
noca se enamoraba de ella: una especie de erotomana. El que
fuesen guapos o no los hombres, ya le importaba poco. Por su-
puesto, si eran buenos mozos ello constitua un aliciente ms para
ella. Desgraciadamente, a m me encontraba buen mozo, me lo
deca a cada.paso desde que cogi confianza conmigo. Pero si
al comienzo me alag escucharlo, muy pronto me cargaba orle
decir: "Ay, Joaquincito, t si eres bonito."
Por lo general, el nico reparo que pona para tomar en
cuenta a sus nuevos amigos, todos dizque enamorados de ella, era
la posicin social del individuo. Por posicin social enteda Ser-
gia que l tuviera un oficio o empleo y se le notara en el vestir
que no era un campesino o pueblerino sin educacin alguna. A me-
dida que pasaban los aos, Sergia fu haciendo concesiones a la
posicin social del hombre ideal. A la postre lleg a un compro-
miso con ella misma: "Quizs algn da tendr que decidirme por
alguno que no tenga gran posicin social... (Suspiro)".
El pueblo no haba resultado lugar apropiado para una
muchacha, en las circunstancias de Sergia, encontrara un esposo









EL SEOR DON COSME

adecuado, a su debido tiempo. All haban pocos jvenes de buena
familiar entire quienes escoger y ella tena la impresin de que
tendra que contentarse con alguno que la suerte le hiciera llegar
de afuera.
Vindolo bien, resultaba difcil conseguir marido a propsito
para una hija de don Cosme Corts, que tambin era nieta de
don Damin Ortega: prefecto, gobernador, etc., etc. A pesar del
ejemplo de su propia madre, que al ver que se estaba quedando
soltera se decidi a casarse con Cosme Corts, el celador del mer-
cado, que era del campo y no tena ninguna educacirn digna de
mencin, Sergia haba esperado y seguira esperando algo ms...
Recordaba que desde su niez haba odo critical en el seno de su
familiar esa actitud de la que dej de ser nada menos que la
nia Luca Ortega, para casarse con uno del campo. La nia Re-
beca y la nia Raquel, las hermanas mayores de su madre, an
no trataban a la esposa de don Cosme como a una igual. Pero a
don Cosme si lo trataban casi como a un dios cuando estaba. pre-
sente.
Durante las vacaciones del verano, Sergia acostumbraba irse
a la Capital por lo menos durante un mes. con el fin de cambiar
de aires y ver qu posibilidades haba de encontrar algn novio.
Pero resultaba siempre tan poco tiempo! Regresaba cada ao con
un amigo a quien escribir, pero pasados seis meses generalmente
la correspondencia se haba enfriado.
Mientras, casi todos los hombres jvenes del pueblo, entire
quienes habra podido escoger, se haban casado. Entre los po-
cos solteros que quedaban an estaba Eduardo Polanco, su primo
por la lnea materna y tambin hijo de don Tefilo Polanco, el Al-
calde. Ese Eduardo, hermano de Catalina y Franklin, sus cua-
dos, era segn Sergia, un gran partido, a pesar de que estaba un
poco gordo y medio calvo. El tena bastantes bienes de fortune
y ejerca el puesto de Juez Municipal; mas era un poco sinver-
guenza: estaba metido con "la Joaquina", una muchacha del pue-
blo bajo, con quien tena tres hijos.

-Vieras que tipa, la Joaquina esa, ni siquiera sabe quien es
su pap. La madre siempre jur que era hija de su esposo, Que-
rimo Cspedes, ese viejo de la Cantina me dijo Sergia revivien-
do en mi memorial las palabras del viejo Cspedes.
Yo no conoca an a Eduardo Polanco, quien tambin estaba
de vacaciones en la Capital; senta verdadera curiosidad por cono-









EL SEOR DON COSME

cerlo por varias cosas que sabia de l. Sergia me haba confiadoa
que en un tiempo l se gast unas bromas muy pesadas con ella.
An pareca que gustaba de preguntarle con cierta irona: "Cun-
do te casas, Sergia? No te gustaria saber lo que es el matrimo-
nio?"
Hacia como dos o tres aos que Sergia not ciertas intencio-
nes perversas en l. Le desagrad que se le acercara en esa forma
y se lo cont todo a su mam. Unos das despus l le dijo:
-Me cont ta que le fuiste con el bochinche de lo de las
bromas mas, se ve que no soy el tipo de tu gusto. Apuesto a que
si se tratara de mi hermano Franklin no le habras dicho nada a
ta...
La noche que Sergia me hizo esa confidencia me explic in-
dignada:
-Pero fu .una canallada que me dijera aquello que no era
ms que una vil calumnia. Yo siempre he querido much a Fran-
klin y l a m, pero como a un hermano.
Eduardo dej de perseguirla al ver el altivo desprecio con que
Sergia lo trat desde entonces. Ella, sin embargo, tena idea de
que todo ese cuento poda haber dimanado de una ocasin en que
su hermanita Laura abri, por equivocacin, una de las cartas
que Franklin haba enviado a Sergia una vez que estuvo de viaje.
Pero estaba segura de que Laura jams pudo interpreter nada
malo de lo que no haba sido sino un juego de palabras entire dos
personas, que se entendan y apreciaban tanto, como ella y su
cuado Franklin. Bromas que se gastaba el esposo de su hermana
Carmen con ella y que Laurita, la nifita consentida de la fami-
lia, tan pegadita a su mam an, no era capaz de comprender bien
y menos de ir a hablarlas con el picarn de Eduardo, aunque
fueran cosas completamente inocentes, no me fuera a career yo.
(Ms tarde vi claro en esta extrafia situacin familiar. Pejo
ya entonces no tena suficiente confianza con Sergia como para
discutir este asunto).
Quedaban muy pocos solteros en el pueblo que fueran parti-
dos aceptables para Sergia, pero, sin excepcin, haban gustado
de ella. Ella no quera, por encima de todo, que le sucediera en
su matrimonio algo tan desatroso como lo que le aconteca a Dig-
na, su prima, la otra hija del Alcalde, que se haba casado con
Arturo Cspedes, el hijo mayor de don Querimo. La pobre tena








EL SEOR DON COSME


que vivir aislada, porque habia descendido al casarse con el hijo
de un hermano natural de su propio pap. Los de la familiar no
la visitaban y sus propios hermanos no le hablaban. "Pobre Dig-
na!" Casarse para eso!" dijo una vez Sergiacon voz en que
la compasin fingida no lograba disimular la envidia.
Estudiando en el extranjero Sergia tena otro primo: Rodrigo
Polanco, tambin hijo de don Tefilo, pero menor que ella. Para
no desagradarlo, por ser tan sincero y bueno, adems de quererla
tanto, la muchacha era active corresponsal de su primito. Me ima-
gin, al escucharla, que escriba todas esas cartas por no perderse
un si acaso.
Lo que era a m ya me iba escamando con aquello de que:
-Creo sinceramente que en la unions por amor la edad es
lo de menos.
Lo repeta a cada rato cuando conversaba conmigo. Pero si
se crea que yo opinaba lo mismo estaba muy, pero muy equivo-
cada, sobre todo, si lo del amor lo deca por m.
Yo no senta el menor deseo de enamorarme. En esos das les
tena como despego a las mujeres. Las pensaba a todas capaces
de gritarle insultos a los inocentes y hasta de tirarles piedras:
me haba refugiado en mi trabajo. Escapaban de ese despego mi
madre y mi ta, a quienes escriba dos veces por semana, doa
Chebita y su hija Licha, mis patroncitas, tan buenas, dulces, inca-
paces de nada malo, siempre atentas para servirle a uno y tam-
bin la pobre Teresita, la de los ojos adoloridos, negros, grandes
y sabios.





?- ^-"- ,' u '. *












S*

































SDOA LUCIA









1










EL SEOR DON COSME


Un sbado, a principios de febrero, me visit el Inspector
jefe de malaria de mi zona, mi jefe seccional e inmediato. El
dia siguiente almorzarmos juntos donde don Cosme, quien nos hi-
zo una invitacin especial, porque ellos eran grandes amigos.
En gracia a esa gran amistad el inspector jefe permaneci en el
pueblo hasta el domingo.
Mi jefe seccional se mostr satisfecho con cuanto yo haba
hecho, me di unos consejos relacionados con datos del trabajo
de rutina y ofreci volver a ponerse en contact conmigo para
que comenzramos a trabajar pesado antes del invierno.
Tanto l como don Cosme me alabaron much por lo tra-
bajador y me dijeron bellas frases que comprend tenan por
fin alentarme. No crea merecerlas por lo poco que haba hecho
all, pero la verdad era que no haba podido hacer ms.
Qued muy satisfecho cuando el Inspector me ofreci que
conseguira que los ingenieros hicieran un studio de mis pro-
yectos. Pensaba que algn da yo tambin sera ingeniero, pero
antes necesitaba luchar duro para que mi mam y mi ta no tu-
vieran que sacrificarse much.
Ese lunes siguiente por la maana, cuando me puse el casco
blanco del uniform para irme a trabajar, lo hice con gran or-
gullo. Pensaba que yo tambin estaba poniendo mi piedrecita en
la campaa de saneamiento del pas que tanto amaba..
El sitio de la quebradita que fui a ver con Adonio ese da
result un lugar muy interesante. Si bien la corriente en ese sitio
no era ms que un hilito de agua, que desapareca por trechos,
an en verano resultaba un criadero bueno para toda clase de
mosquitos, debido, ms que nada, al hecho de que en ese lado
sur del pueblo, que era el sector de Calle Abajo, se servan de
una series de pequeos pozos ubicados cerca del lecho de la que-
bradita. Tapaban con maderas los que estaban en uso y tenan
descubiertos los que abandonaban por cualquier motivo.
Apenas vi el sitio me dijo: "Ricardo Martnez tiene razn, este
y no el remanso del lavadero de las mujeres va a ser el proble-
ma que hay que atacar primero."









EL SEOR DON COSME

Cuando llegu not que una anciana negra estaba sacando
agua de uno de los pozos. Adonio sali huyendo y desapareci
no bien la vi. La mujer me llam poderosamente la atencin,
porque no pareci darse cuenta de mi llegada. Estaba haciendo
gestos raros y diciendo cosas incoherentes. /
La of repetir las siguientes palabras varias veces:
-El jarro, el parro, el agua, el agua, el jarro, el jarro, e agua,
el agua...
"Debe estar loca" pens ms curioso que asustado y continue
examinando los pozos. Los descubiertos estaban repletos de larvas
de mosquitos entire la hojarasca que los llenaba.
Un ruido de pisadas en el sendero que bajaba hacia la que-
bradita me hizo volver los ojos y vi, no sin asombro, que se acer-
caba Sergia acompaada por una jovencita rubia, elegant y atrae-
tiva. Ambas traan pauelos de colors en la cabeza. La que me
era desconocida vesta de piqu amarillo y portaba una javita de
mimbre.
-Trabajando much? me pregunt Sergia acercndose.
Luego -me present a su hermana Laura, quien haba llegado al
pueblo con su seora madre y su hermanitb Camilo la noche an-
terior.
-As es que usted es el nuevo Inspector de Malaria? Pap
est encantado con usted, dice que si se lleva a efecto todo el pro-
grama que desea desarrollar queda saneado el pueblo- fu lo
primero que me dijo Laura, cuyos ojos azules y delicadas faccio-
nes me tenan cautivos los ojos. Era sumamente linda.
Me agrad la alabanza de Laura, pero me sent algo incmodo
al orla, porque en su voz not no s qu tono irnico.
-Por lo pronto voy tomando nota de lo que es necesario ha-
cer. Ya es algo. Apenas ahora me doy cuenta de que hay mu-
cho que hacer por aqu, ms no tena idea de la existencia de este
paraje. Tendr que trabajar algo aqu.
Ellas escucharon con aparente inters mis palabras anterio-
res. Cuando call fu Laura quien habl de nuevo:
-Mi mam desea conocerlo ya que pap, Toms y Sergia no
hacen ms que hablarnos de usted.








EL SEOR DON COSME

-Pues no demorar much en hacerlo, porque la noche que
no me quedo en mi casa me la paso en la de ustedes hablando
con su pap expliqu.
-Pero hace various das que no vas quejse Sergia.
-Ya me dijo Sergia que es amigusimo de ella. Fu lo pri-
mero que me dijo refirime Laura, acentuando el cierto dejo
irnico en la voz y en sus ojos azules. Pero al hablar me salv
de tener que contestar a su hermana.
'Quise poner mi posicin en claro ante la linda fulita:
-Si, somos buenos amigos, tambin Teresita se ha hecho muy
amiga mia, son dos excelentes muchachas sus hermanas. No po-
dra decir cual de las dos es mejor. Si se puede saber, me quieren/
decir qu vienen a hacer por aqu?
-Es un secret de estado que no se puede decir contest
Sergia que me miraba y me miraba, fijamente, de un modo que
me pona nervioso.
Laura la contradijo con aparente naturalidad.
-No es ningn secret, podemos decirlo, porque no es nin-
gn crime: venimos a buscar ciruelas. All a la vuelta detrs ,
de esos chaparros hay unos palitos que siempre estn llenos de
corraleras en este tiempo. Mira, Sergia, ya tenemos quien nos
alce el alambre.
-Cul alambre? Yo con much gusto ofrec.
Avanc tras ellas y al pasar cerca de la anciana negra, que
segua llenando con calma una lata de agua y se haba quedado si-
lenciosa, Laura la sald:
-Querube, cogiendo agua?
-Si, mi nia Laurita, agua para tomar. Cmo est mi hiji-
to Carlos?
La voz de la anciana son temblorosa y quebrada.
La hija menor de don Cosme no contest directamente a la.
pobre mujer, slo dijo sonriendo:
-Est bueno, est bueno.
Sergia, que mse haba retrasado me preguntaba en voz bajsi-
ma:








EL SEOP DON COSME

-Por qu no has ido, Joaqun? Por qu? Te gusta Laura?
Laura se haba adelantado y acercndose a unas cuerdas de
alambre de pas nos grit:
-Este es el mejor sitio para pasar. Vengan por ac.
-Espero que las ciruelas estn bien verdes-dijo Sergia en
voz alta avanzando hacia Laura.
-Para qu las necesitan? pregunt curioso mientras
les sostena el alambre.
-Para hacer un guisado con el fin de que t lo pruebes.
Parece mentira que an no lo hayas comido con tanto tiempo que
tienes de vivir aqu. Si te vas a quedar en este pueblo mejor es
que vayas tomndole gusto. Por aqu hay lugares donde durante
el verano la gente vive prcticamente del guisado de ciruelas. Es
uno de los ms sabrosos y alimenticios platos nacionales, pero, por
desgracia, es desconocido para gran parte del pas me explic
Sergia. \
-Ya tengo ganas de probarlo-dije sonriendo divertido ante
lo de quedarme viviendo en ese pueblo y el resto de lo que la
fantasa de Sergia pudiera aadirsa eso.
-Ven hoy a almorzar con nosotros para que veas cun
delicioso es y conozcas a mam- invitme Sergia aprovechando
la ocasin.
-No vaya a negarse, seor Reina, no le desbarate el plan a
mi hermana- pidime Laura usando un tono ms desconcertante
an.
"Con que planes, eh?" pens1 un poco amoscado. Pero a
pesar de lo que pensaba, les promet que ira a la casa-de ellas
a comer al regresar de la oficina al medio da.
Las hijas.de don Cosme recogieron ciruelas de las que esta-
ban ms bajas en 'os palitos que constituan las estacas vivas de
la cerca por aquel lado, las ayud alcanzando algunas ms altas
mientras les deca tonteras que las hacan rer:
-Debe ser agradable pasarse un medio da de estos, que son
tan calientes, bien acompaado debajo de la sombra de ese higo.
*Verdaderamente este sitio es bonito, no se parece en nada a ese
lugar de all atrs donde estn los pozos tan sucios. Lstima que









EL SEOR DON COSME

no haya una sola muchacha -en todo el pueblo dispuesta a perder
su reputacin viniendo a acompaarme esta tarde aqu. Chiste
aparte, este debe ser un lugar bueno para la agriculture, porque
esa quebradita est cercana y la tierra parece abonada. De quin
ser?
-Es un potrerito de pap- contestme Laura.
-Para qu lo usa?- quise saber, sbitamente interesado en
ese punto, pensando de paso que era extrao que al hablarme
de los posibles criaderos de mosquitos don Cosme omitiera ese
lugar.
-A veces trae el ganado cuando el verano es muy seco y aqu
se le da agua hasta en latas, sobre todo a los terneros. Sin em-
bargo, creo que ltimamente no se usa.
Un ruido extrao nos hizo mirar hacia un matorral cercano.
De l sali una marrana con su cra compuesta por muchos cerdi-
tos negros y manchados.
-Estas cras de cerdos sueltos tan cerca de las casas son un
peligro para la salud. Ya veo como se forman esos charcos 'de
agua sucia tan especiales que se ven a lo largo del cauce de la
quebradita en toda esa extension. Ustedes van a tener que poner
esos puercos en chiquero, Sergia, porque esos charquitos en la
sombra son especiales para los mosquitos, sobre todo aqu donde
puede haber agua corriente.
Sergia exclam indignada:
-Esos puercos no son de nosotros! Nosotros no criamos
puercos! Adems, sabemos perfectamente que est prohibido te-
nerlos sueltos dentro del ejido de la poblacin, porque traen
,moscas. Ya tenemos suficiente ciruelas, vmonos, Laura.
Me qued callado, pero en mi fuero interno me dispuse a
hacer a la mayor brevedad possible una investigacin acerca de
aquellos animals. Pensaba que seguramente Paco Lasso, a quien
competa directamente el caso, no saba nada de ellos. Slo la
casualidad haba permitido que me diera cuenta.
En silencio volvimos a pasar los tres el alambre de pas y al
atravesar el espacio bajo los rboles donde estaban los pozos,
vimos a una negra joven, a quien ya se notaba el estado de gravi-
dez, conversando con la anciana a quien saludara Laura. Sergia
se acerc a las mujeres y con voz autoritaria les pregunt:








.EL SEOR DON, COSME

-Ustedes saben quin est haciendo esa cra de puercos
en el terreno de pap?
La joven negra nos mir poniendo cara de pocos amigos, con
voz burlona y desafiante expresin repuso:
-Esos puercos sonnios. El seor don Cosme me di permi-
so para que los criara all. Pregnteselo.
-No creas que no se lo voy a preguntar, Luca. Hoy mismo se
lo voy a prguntar- replic Sergia con voz seca.
La anciana contemplaba la escena en cuclillas. Su vista iba una
vez y otra de nosotros a la negrita a quien Laura llam Luca.
De pronto, poniendo cara de angustia, como si el esfuerzo men-
tal que haca fuera demasiado grande para ella, comenz a mur-
murar, primero bajo y luego ms y ms alto:
-El jarro, el jarro, el agua, el agua...
La joven negra la mir con ojos de rabia.
-Cllate!-grit.
Laura se acerc entonces solicitamente a la anciana y le di-.
jo cariosa:
-Qu te pasa, Querube? No tengas miedo. Te sientes
mal?
Me aproxim al extrao grupo que formaban la rubia y de:
licada joven y la anciana negra. Luca se haba hecho a un lado.
"No es vieja, lo parece solamente por el efecto de esa suciedad
blanquecina enel cabello sin peinar", me dije.
La joven Luca nos contemplaba con cara enfurecida y de
pronto grit histericamente:
-No la toques! No toques a mi madre! Si est loca es por
culpa de ustedes. No puede comprender como es-posible que
seap tan-malos como son todos, todos... Vmonos, mam. V-
monos! Malditos!
Se puso la lata de agua "sobre la cabeza y tom,a su ma-
dre de un brazo. Se la llev casi arrastrada por una especie de
sendero marcado sobre el barranco rojizo. Se dirigan a los ran-
chos ms cercanos a los pozos.
-Las segu con la vista, asombrado de aquel sbito final de
escena. En ese moment yo no habra sido capaz de sumar dos

93









EL SEOR DON COSME

y dos, ms tarde me daran cuenta de ello. Volv los ojos hacia
Laura y me choc profundamente notar que sonrea con gesto
burln.
-Qu imbciles! Voy a decirle a pap que les haga quitar
esos cerdos de por aqu, pierda cuidado, seor Reina- dijo la
rubia con voz despectiva.
-Tal vez si hablo con el Alcalde l pueda ayudar a su pa-
dre obligndolas a quitarlos- suger.
Sergia, a quien casi haba olvidado, me 9ontest rpidamente:
-No, no lo hagas, Joaqun. Sera como revolver un congo,
aqu de cualquier tontera hacen un mundo. Es preferible que
no le digas nada a to Tefilo, yo te arreglo esto, pierde cuidado.
Un moment despus, mientras suba por el caminito por
donde ellas haban llegado, Laura dijo a su hermana:
-Te has fijado lo gorda que est la Luca?- Despus, di-
rigindose a mi:
-Cuento con que ir a comer su parte de guisado de cirue-
las a las doce.
-Es una promesa- le contest.
Fui con ellas hasta la plaza y, luego, al medio da, cuando
sal de la oficina, me present en casa de don Cosme listo para
comer el guisado de ciruelas.
Me explicaron que Teresa estaba resfriada y que por eso
no tena ganas de almorzar, quera estar acostada, pese a que
todos en su familiar opinaban que lo que deba hacer era ejercicio.
Conoc a doa Luca y a Camilo, el hermanito. La esposa
de don Cosme se pareca fsicamente a Teresa, aunque tena la
piel ms blanca y era algo ms robusta. No se vela vieja como
para tener nietos. Se le notaba, sin embargo, como una falta de
inters para todo que no era su.hija Laura. No obstante eso,
me trat amablemente. Me fu agradable a primera vista. De
todo su continent emanaba una dulce paz, todos sus movimien-
tos eran apacibles y calmosos. Seguramente no le haba faltado
cierta elegancia de lnea y de gesto cuando jovencita.
Camilo me pareci un chico presuntuoso y malcriado. Era
completamente opuesto al muchacho de los Martnez que tam-
bin haba venido de vacaciones. Camilo vena de una escuela








EL SEOR DON COSME


privada de much renombre, pero su modo de hablar y sus mo-
dales eran los de un muchacho de los barrios bajos de la ciudad
capital. ,
"Este muchacho va a ser un pillo" pens cuando me salud.
"Lo que es a ste no habr medio de sacarle una gota de sudor
honrado cuando sea hombre" volv a pensar cuando le o decir
durante el almuerzo:
N-Mam, psame la mantequilla. Sergia, psame la sal. Lau-
ra, srveme agua.
Y todas aquelas cosas las tena al alcance de la mano, pero
a l le pareca un esfuerzo demasiado grande el estirarla.
Mientras comamos les dije que el guisado de ciruelas sabia
exactamente a una especie de sopa que la seora Cheba me po-
nIa casi todos los das en la mesa:
-Tiene la carne de puerco y la de res y los huevos en la
misma forma- expliqu.
-Debe ser que Cheba le saca los huesos de las ciruelas.
Si Corts no se hubiera ido para los bajos del ro con Toms hoy
estara cohtento comiendo aqu, porque le gusta much el guisa-
do de ciruelas- dijo doa Luca con un suspiro.
-Ser porque lo comi mucho de nio en el campo- opin.
A mis palabras sigui un helado silencio. Not que Laura
llam la atencin de Sergia tocndola con el codo. "Qu- se
comunicarn?" pens. Entonces record consternado que entire
la gente bien del pueblo era pecado ser del campo.
Camilo vino a ayudar a hacer ms difcil la situacin, en
que me haba metido mi candidez, diciendo con gran, imperti-
nencia:
-Como que pap y to Lisandro se criaron con guiso de
ciruelas all en el campo. Por eso to Lisandro se guard los
huesos en-los bolsillos y a veces tira los puados en el suelo de
la sala. Usted debe haberlos visto. No es verdad?
Sergia mand a callar a la prenda de su hermano. Laura le
lanz una mirada de reprensin, pero su mam sonri moviendo
la cabeza y suspirando.

Esa tarde, cuando regres de la oficina, me enviaron re-
cado de la casa de don Cosme para que fuera all. Haba re-
95


1 1




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs