• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Front Matter
 Frontispiece
 Acknowledgement
 Main
 Back Cover






Title: En el Templo de Apolo
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081400/00001
 Material Information
Title: En el Templo de Apolo literatura, poemas, cuentos humorísticos, extractos filosóficos, prosas
Physical Description: 108 p. : illus. ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Madriz, Ernesto
Publisher: s.n.
Place of Publication: León Nicaragua
Publication Date: 1949?
 Subjects
Genre: fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Nicaragua
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081400
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 82221974
lccn - 55026869

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
    Frontispiece
        Frontispiece 1
        Frontispiece 2
    Acknowledgement
        Acknowledgement 1
        Acknowledgement 2
    Main
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Back Cover
        Page 109
        Page 110
Full Text






1-*
e-o



-
*::*
e-e
i-







i-e
e--









i'-









i'-
i-i
'-e









MIS3
.4X


LITERATURE


POEMAS CUENTOS


HUMORISTICOS


EXTRACTOS FILOSOFICOS PROSAS


ERNESTO MADRIZ


I:-

I--
-_
i-i
i-i
o'-
i-i




e-e















*_
e-,
* _
e



















UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES







THIS VOLUME HAS BEEN
MICROFILMED
BY THE UNIVERSITY OF
FLORIDA LIBRARIES.





.d*b2.


larbesto


5ejiriz


6" EJ T- elo p cJ e p>OJO


LITERATURE

POEMAS CUENTOS HUMORISTICOS

EXTRACTOS FILOSOFICOS

PROSAS


LEON, NICARAGUA, C. A,








































-a


4
ti















-'3 e


















!!






tt !
1? Uf
a.', citetr~=rLr=.'='. It

























L AUTOR de este libro
rinde sus agradecimien-
tos a las personas que, de
una u otra manera, coadyu-
varon a que se realizara lo
possible ante lo que se crea
impoible.


~c~L~c~tc~_~2~rz~I~tn
















EN 31%, C6MPLO DE; ADPOIO






2 Ernesto Madriz


Rl Dr. Cornello Soea

Pido a usted para mi libro que le adjunto
una especie de prlogo. Desde este punto
de vista y splica con precision expuesta,
pocas cosas y detalles argumentar me rest.

En primer trmiro, mi pedimento a esta altura,
lo hago por sus mritos en la literature.
Tambin sin ambages y con sinceridad le digo:
que a ese su criterio no influyo como amigo,

inmereciendo algo de su bondad extremada,
porque entonces sera mi peticin viciada:
As pues, esta labor propia y sentimental,

va en pro de su criterio netamente imparcial
y espero que me oriented y apunte anomalas
o errors que observe, al leer mis poesas:

ERNESTO MADRIZ


Len Julio, 1.949.






En ek, ~,ArA1*ilo 8


Sltot -Db. 6?meeto

Me pide U. Vu* le prologue esta obra;
un juicio crtico, talvez me pide
y aunque en hacerlo voluntad me sobra,
la falta de intwlectt, me lo impide;

porque *o es fdil estudiar von cal*na
lo bello que en su libro se atesora
distintos temas que reflejan su alma,
ilusines de su alma sonadora;

revis4ndolo voy, hoja por hoja,
y en el verso, en la prosa y en el drama
se encuentra el eco de mortal congoja,
de Eros se admire la celeste llama;

no s lque erd; taivez artist,
del dios Apolo, frvido devoto...
La critical mordaz del vanguardista
a su labbo le negard su voto;

mrito t men sM brilants pluma,
porque ha triunfado en su tenaz empeo;
con la virtud que al mrito se suma,
virtud divina del divino ensueo;






4, 'Ernesto Madriz __


arduo trabajo para el bardo heroic
que a pesar de la lucha por la vida
pulsa la lira con af4n estoico
bajo el influjo de emoci6n sentida;

por el cuento, la prosa y el monlogo
y la poesa que su numen vierte,
su libro exige un eminente prlogo
del hombre docto, pensador y fuerte;

cuando fut jven me premi la Gloria,
el aplauso me di la bienvenida;
ya mis triunfos pasaron a la historic,
aeja historic de una edad perdida...

me escuso entoncPs de acceder al ruego
que me hace U. ,de que prologue su obra,
y este mi verso a v amistad entrego
porque a fe mia, v,luntad me sobra:

publique, amigo, sus lucubraciones,
ojald que el laurel cinu, su frente,
y sepan comprender los corazones
de la obra suya el entusiasmo ardiente.



Cornelio Sosa.


Len, julio de 1949.








En el Templo de Apolo


Hpolo y yo



Mitolgico Dios de los Prestigios,
Soberano Seor de la Poesa
que imperas en tu Trono eternamente
mimado por las Musas y las Diosas!
iOh divino Seor de la Elocuencia,
egregio Artista y forjador del Arte,
mi homenaje spiritual te rindo hoy
en mis sencillos versos y mis prosas!

iPontfice Seor de la Armona,
al evocar tu nombre y tu grandeza.
siento la conmocin de los encantos
y encantado llego hasta tu Templo!

-Mitolgico Dios de los Prestigios: En este libro recopilense mis senti-
mientos en la evolucin del pensamiento, y como consecuen-
cia, los hace perdurar en sus pginas la etocuente interpre-
tacin de las letras impress.

-Divino Seor de la Elocuencia: Si en verdad mis poemas carecen de
elevado valor literario, tienen el mrito de ser prooios, natu-
rales y, sobre todo, exentos de fatuismo y vanidad.

-Pontfice Seor de la Armona: Mis versos no sen ms que la orques-
tacin de mis propios sentimientos en libertad del Canto
Natural y Espiritual, as como el de los ojeros que vuelan
y trinan libremente en las campias y los bosques, en las
cumbres de los rboles, bajo el fresco follaje y bajo el azul
del Cielo de mi Patria.








Ernesto Madriz


Mensaje eentimcntal



Amala ideal de mis pasados aos
que hacia mi corazn llegaste breve,
si rcordarte hoy sent nostalgia,
la nostalgia de hierte ya perdido!

Fuiste como hada milagrosa y buena
curando mis tristezas infinitas
il contact divino de tus besos
y la grata sonrisu de tus labios.

Era yo en ese tiemoo adolescent,
de igual manera t tambin lo eras,
te exornabhs con las galas ms de moda,
mientras yo humilde en el vestir segua.

Como nios ingenuos, a hurtadillas.
nuestras caltas cruzbamos temblando,
tanto por la pasi6 que nos igaba,
como por el temor de que nos vieran.

Por ms de un fo nuestro amor fu asi....
Despus....... emigr de mis queridos lares
con la fe de triunfar en mis ideales
y ya triunfando convertirme en otro.

Fui un iluso.......me enamor de una morena
oue de pronto se me entr en el alma
y me cas con ella.... ..Hoy tengo various hijos
por los que vivo y lucho diariamente.

T, enferma, sin la alegra de antes,
ya no vives en la cas3 familiar de antao,
sino en otra casa que no es propid
y extraa a todo lo que ya ha pasado.......

Hoy, como homenaje a tu espritu elevado
y el gran afecto que sell tus labios,
rememoro lo afable que t fuiete
enflorando el altar de mis recuerdos.

Es por eso que al pensar en tu cario
y en tu condicin de estar recluida,
se apresura mi espritu a buscarte,
al tuyo llega y te scompsa luego!


I







En el Templo de Apolo 7



La nia muerta de la barriada


(Dedicado a los padres de familiar de nobles y elevados senti-
mientos; a esos padres de alta moral que quieren a
sus hijos y no omiten ningn acrificio para el bie-
nestar y porvenir de ellos.)

Muchachita gentil de la barriada,
qu triste y doloroso es verte asi:
con tus ojos cerrados para siempre
y sin la afab e sonrisa de tus labios!
Mi corazn se prime al contemplarte
con el limpido ropaje que te cubre,
blanco como el plumaje de los cisnes,
albo como las flores de los lotos.
En tu lecho de flores y de lirios
y con ese silencio tdn profundo,
pienso que dormida te has quedado
con el dulce cantar de los cantares.
Los cirios que te alumbran con su llama
iluminando ms la humilde salad,
se consume de pena tenuemente
y sus clidas lgrimas derraman.
Al verte aal en tu florido lecho
y con la albura de tu traje nuevo,
pienso que tu primer comunin has dado
y que de pronto te venciera el sueo.
Muchachita gentil de la barriada,
fior de alegrla en el hogar t fuiste;
mas hoy ya nunca a verte volvern
los que tanto te amaron y te quieren.
Y son tus buenos padres angustiados
que de csricias te colmaron siempre.
Ellos, que llorando estn por tu partida,
y en la mente tu faz tendrn present.
Ellos, que recordarn siempre tus gracias,
tus celebradas ocurrencias infantiles,
tus besos cariosos, tus ntimos abrazos
y tus palabras al citar sus nombres.
Ellos, que recordarn todas las noches
la hora rutinaria de tus tranquilos sueos,
y por las maanas, como si fuera ayer,
tu alegre despertar con tus saludos.
Muchachita gentil de la barriada,
qu trite y doloroso es verte asi:
con tus ojos cerrados para siempre
y sin la afab'e sonrisa de tus labios!








Ernesto Madriz


La feria del pueblo

[Celbrase en la ciudad de Ahuachapn, El Salvador]


iEs en Febrero, Ahuachapn, tu Fetia,
fiesta del pueblo bulliciosa y regia,
fiesta del Dulce Nombre de Jess,
que.de alegra el corazn desborde!
A tu llegada el sentimiento brota
solazando las almas de la infancia
y pone en los corazones del adult
la emocin de sus recuerdos gratos.
Recuerdos de placeres DocturnaleF,
recuerdos de lab tardes romancerase,
recuerdos de las novias que besamos
y a la conquista del placer cedieron!
Recuerdos armonizados ron los ritm s
en los bailes con muchachas belles,
bellas para el amor y las pasiones
que en el alma juvenile rudimentaban.
Recuerdos de las juergas con amigos
en las rsticas fondas de la Feria,
donde sorbiendo los liccres criolloe,
la mente loca sugiri la orgla!
Recuerdos juveniles del ayer
con su fuego pasional y espejismo,
con sus triunfos, anhelos y fracasos,
con tu esplendor y estrujadas galas!
Ahuachavn. el corazn me tiembla
el evocar tu Feria pueblerina;
Ahua:hapn, Ahuachapn, amiga,
ayer, como hoy, con tu recuerdo vivo!








Ea el Templo de Apolo 9



Loe nfios proletarfos


Pena me dan los oios proletarios
aue he visto en comarcas aledaaf,
ya sentados en la ectrada de las puertas
o jugando en los patios de las casas.

Esos niop, de padres campesinos
y de indios curtidos por el sol,
nacieron heredbDdo la pobreza
sin que puedan cubrir sus desnudeces.

Asl, ein el comfort de otros menores
que de alimentos se nutren diariamente
y los hacen lucir ropa lujosa,
van creciendo los nios proletarios.

Estas pobres criaturas, enfermizas,
de dbil contextura, macilentas,
despiadada la justicia los flagela
con sus desigualdades lacerantes.

Con raras excepciones en la vida,
el porvenir de estos nios proletarios
culmina en cultivar la madre tierra
cercenando los montes y las zarzas.

Hay otros pauprrimos y tristes,
hijos de obreros y falsos ciudadanos,
que juegan en las calls y se sientan
en la entrada de las puertas de lae casas.

Y muchos de stos, products del placer
y del olvido de padres amorales,
tambin visten harapos y van cargando
la Cruz del Sufrimiento Proletario!








10 Ernesto Madriz



H m[ Madre

(Ermisenda Montealegre)


Mairecita, yo voy en esta vida,
recordanlo tu amor y tu partida,
tu doliente partida premature
en plena floracin de tu hermosura!

Alegre en el hogsr con tu cario
me sentia dichuso siendo nio;
de perjuiciog, de penae y temores,
me amparaba el a-nor de tus amores!

Tranquilo en los anocheceres,
alegre despertaba en los amaneceres,
dndote buenos das religiosos
en plena primavera de mis gozos!

Recuerdo tus consejos y tus mimos
y ese gran cario que sentimos
en la mxima expresin de la armona
que del alma al corazn suba!

Recuerdo tus cuidados contra males,
mi porvenir viviendo en tus ideales
y tus santas oraciones por mi suerte
y para preservarme de la muerte.

As amparado por ese tu cario puro,
yo creca jubiloso y muy seguro
cultivando la cultural y la enseanza
lleno de fe, de amor y de esperanza!

As fu el process al comenzar mi vida
hasta el da fatal de tu partida
que me hizo seguir ruta extraviada
sin puerto de ventura en la cruzada!





-,


En el Templo de Apolo 11



61 amfgo eitfnto

[Br. Cipriano Guerrero FIagafa]
Fu un distiaguldo element de la sociedad de
Ahuachapn, L Salvador.


Su vida se extendi fugar, as como una
nota armoniosa que en el aura vaga
de una tarde opelina que se apaga
o de una noche de argentada luna.

En plena floracin de los ideales
y de la greta juventud vonriente,
su vida marchitse tristemente
as como te mustian los rosales.

De la fatua vanidad tuvo conciencia
y nunca comulg con el orgullo,
ms bien impuso al sentimiento suyo
la virtud razonable de su ciencia.

Fu gentil, talentoso y muy atento,
prestigiando el hogar oonde un da,
a sus padres inund con la alegra
que trajo al corazn su nacimiento.

Asi la juventud visti sus galas,
el porvenir le musit su canto
y puso el entusiasmo blancas alas
a sus ensueos que quisiera tntol

Mes todo fu un engao y se derrumba
su porvenir y la ilusin de otrora,
pues se fu de este mundo y duerme ahora
en la paz misteriosa de la tumbal








12 Ernesto Madriz



Canto a los meses




enero

Primer da de Enero. Un nuevo ao comienza.
Con amplias alegras todos lo celebramos
y con ese regocijo ningn human piensa
que quizs maana hacia lo ignoto vamos.
Repiques de campanas salud al nuevo dia,
hubo cohetes de luces, intimas recepciones
e indiferentes vimos entrar en agona
al ao que expiraba con sus consternaciones.
Igual al fallecido con nuestra indiferencia.
suceder lo mismo con el quie festejamos
al llegar el moment de perder la existencia,
porque infinidad de humanos solamente pensamos
en vivir el present y olvidar acciones -
que ventura aportaron a nuestros corazones.


febrero
El da est muy claro con olas de calor,
el aire en su carrera azota la arboleda
y al golp. del flagelo arranca con vigor
amarillentae hojas al rbol de reseda.
La atmsfera pesada prosigue en este dia
y el sol quema ptalos del florido rosal.
El calor se acenta y hasta el animal
desespera en el patio y refrescarse ansia.
La tarde ya decae. El calor se terminal,
En el aire revuela la parda golondrina
seguida muy de cerca por su galn consorte,
y al mirar su gira en el rotario vuelo,
prenaidae me pareaen en el azul del cielo
las regions polares del afamado Norte.








En el tempo e A9plo. 1



Marso

En las called de barrios y aminos de huertas
estos vientos de Marzo, como en otros veranos,
polvaredas levantan con sus enormes manos
e invaden las casas forcejando las puertas.
Los tropicales soles que iluminan la sierra,
las hojas de los arboles brevemente requenean.
Hay aridez campal. Los campesinos queman
los montes y preparan para sembrar la tierra.
Polvorientos caminos y huertas incendiadas
han hecho mis intense el calor marzoneflo
y muchos de los ros su cauce han minorado.
Hay aridez campal y huertas arrasadas
y por falta de past que conforta al ganado,
enflaquecen las vacas y no rinden ordeflo.


Hbrll

Prolngase la hora rlue rige a los minutes,
temperature de puerto fastidia al ciudadano
y aunque ya se extingue la vida del verano
los rboles nos brindan sus agradables frutos.
Sin ningn atractivo y con los cuerpos rudos,
hay otros que ni flores dan en la Primavera
y stos infructferos que estn en la pradera,
semejan esqueletos con sus brazos desnudos.
En la noche apacible de este mes abriheo,
la luna pone encanto hasta en lejanos lares,
haciendo que la alma no est ya taciturna
De pronto a media noche y con marcdo empeo,
preludian el invierno con gestos singulares,
relmpagos que hieren la oscuridad nocturna.








14 Ernesto Madriz



]Mayo

Al igual de otros aos este Mayo es el mismo,
se le canta a la Virgen como en mi juventud,
con devocin supreme, propia del misticismo
y pensando en el bien de la Santa Virtud.
Les tardes son ms quietas en mi ciudad natal,
tambin esa quietud extindese a los montes,
florecen los jardines, aromatiza el rosal
y en el follaje trinan nostlgicos cenzontles.
Parece que se quejan, que lloran sus congojas,
que agua piden al cielo con lastimero ruego,
y mientras ellos canton y se apagan los das.
en medio de tristezas y grande alegras
reverden los rboles con sus tupidas hojas
y engendran retoos que desarrollan luego.



Junto

Son las seis. La maana de color aploiado.
Parece que la aurora su rostro va asomar
y que con sus sonrisas y tranquil mirar,
arreboles pondr en el cielo opacado.

Al fro maanero no lo atena el traje
e igual a los nios, el adulto lo siente.
Las siete. Aclara la maana brevemente
y con ella se anima el dormido paisaje.
Claridad de verano en distintos lugares.
El pjaro que estaba callado, entumecido,
entona placentero su canto matutino,
la trtola abandon su calentado nido
y baio los naranjos, en el patio vecino,
se ve la perfumada alfombra de azahares.







En el Templo de Apolo IS.






Los rboles se copen, reafirman su verdores,
y la vista se recrea all en el horizonte.
La siembra he comenzado en todos les sectors
y el ganado coa pastofeliz vaga en el monte.
Estamos en invierno, an sin temporales,
sobreviene la lluvia muchas veces violent
e infunde temores a los series mortales
el rayo que precede a la fuerte tormenta.
La lluvia bienhechora buena cosecha augura
y hace crecer pronto la substantial verdura,
asa como otras siembras de los agricultores.
Seguimos en invierno, an sin temperales,
las siembras crecen en todos los sectors
y espigas ya tienen aporeados maizles.


igoeto

La lluvia he inundado muchos patios centrales
e incremental el frio en la mafana fresca.
La lluvia ha doblegado los intensos maizales
y hace que la hierba con precision ma crezca.

Muy raramente se oye del pjare su trino,
el sol sale por horas en tardes y mafianas;
en las calls hay charcos que febtejan las ranas
en les nocturnas horas de este mes egostino.
Ase vamos pasando este invierno copioso
y a veces protdstamos con gesto fastidieo,
sin recorder sus bienes y sus fecundes dotes.
Con marcada insistencia contina la lluvia
y frseos y lechosos, con cabellera ruba,
nos ofrecen las milpes sus sabrosos elotes.







164Ernesto Mgadriz


Septiembre


Con tradicin pueblina, las indias campesinas
y muchachas de barrios y de los arrabales.
pululan por las called, otras en las esquinas
expenden los elotes y mixtados tamales.

Como en el mes de junio se observe un veranillo,
en el jardn las rosas expenden sus fragancias;
las cosechas prometen excelentes ganancias
para el buen comarceno laborioso y sencillo.
Catorce de Septiembre, el tiempo sigue bueno;
la maana de gala con sus amplios celajes,
solemnemente avanza como en la primavera
y llena de patriotism, con entusiasmo pleno,
a jvenes imberbes y lindes colegiales
que el unsono cantan jurando a la Bandera!


Octubre

Es la estacin ms fra: estamos en Octubre,
se entristecen las aves en rboles caseros,
el cielo de nubarrones brevemente se cubre
presagiando tormentas y grades aguaceros.
La lluvia va cayendo con furias borrascosas,
el rsyo extiende presto tentculos mortales,
el viento huracanado despetaliza rosas
y quiebra muchas rams de rboles frutales.
La noche ciega est, no tiene ni una estrella
y propula el vislumbre de la fugaz centella
que hace temblar caeas de cemento y barrotes ...
Y mientras corre el aire ms que fresco glacial,
mensajeros alados, que son los papalotes.
anuncian silenciofos que llega el temporal







E.. ...... 4. -ApIo o



Novmetre


Va de me~gpa el invierno qew tanto ,ia ra
e hizo que eiiarean las pardas golo .
Va de viaj el invierno y su agofa e clara
por el much derrame de sus aguas divinas.
Aguas virtualizadas y como milgrosas,
porque sin su bautismo bienhechor y fteatdo,
los rosales campestres no darlan sus rosas
y sera muy poco el cultivo en el mundo.
Hoy es primer da de este mes noviembrino
que naci como otros, sin saber cmo vino
y se nutre de horas y minutes conjuntos.
Hoy es da de tristeza que se siente y se nota
y al Cementerio vamos en procesin devota
a visitar las tumbas de los deudos difuntos.


Dlcecmbre

Al fin entr el verano estrellado y divino,
las flores amanecen de rodeo perladas
y como un homenaje a este mes diciembrino,
la orquesta pajarera se oye en las madrugadas.

Es la noche del siete. Con vivas a Maria,
la gente los altaree visit en procesiones
y como tributo just por sus exclamaciones,
ricos dulces recibe con supreme alegra.
La dlridad del cielo es como azul-marino
en mfalnas y tardes de este mes diciembrino
que a mi infancia ofrend venturosos moments.
Los chicos en las calls eleven sus barriletes
y al correr del tiempo y como en otros sietes,
alocados y fuertes se destacan los.vientos.








18 Ernesto Madriz



Paleafe


Es clara la mafiana, el aire fresco corre
como si se impregnara del alma de la brisa.
Es un domingo alegre y desde la afleja torre
repican las campanas para oficiar la misa.

Hay claridad en todo, claridades sin soles
en esta mflaanita de regocijos ciertos;
de oriented hacia poniente nacen los arreboles
de color avinado y colors ingertos.

La mafiana acaricia con su embrujo argentado
y hace que la novia que nos mira de frente,
hasta el alma nos llegue su mirar encantado,
su mirar saturado de un carifo inocente.

SYa las called se animan con la gente que pasa,
con la gente que cruza y transit en aceras,
muchas vienen del temple, se encaminan a casa
y entire ellas hay ancianas de blancas cabelleras.

De norte hacia el sur aparece de moment
un avin que la altura y el espacio conquista
y al irse alejando entire nubes y viento
transfigrase en cruz que se pierde de vista!








En d; asepl de Apolo 19



Decepn de padre%


Se amaron como se aman los que quieren:
llenos de fe y con amor sublime.
Se amaron idealizando sus quereres
hasta llegar a los Temples de Himeneo.

Los nefos de juventud ya realizados
los vino a colocar en nueva vida
y a base de esfuerzos y trabajo
fueron felices Magdalena y Juan.

Meses despus de la existencia nueva,
padres ya fueron de robusto nene
que colmaron de besos y caricias
y los hizo sentirse ms dichosos.
Al correr de los meses y los aflos
y al influjo de la ley del pobre,
no tardaron en llegar los hermanitos:
dos nios ms y una mujercita.
Haeiendo sacrificios noblemente,
a Albertito pusieron en colegio
y alegres pensaron optimists
que un famoso Doctor resultara.
Alberto se gradu de bachiller,
mas como estaba enamorado de Diana,
aburrido protest de los studios
y una noche se cas con ella.
Despus de su enlace premature,
de la casa solariega se alej,
a vivir se fu donde su suegra
y trabajo consgi6-en una oficina.
Magdalena y Juan sufrieron much
al ver la trite realidad del suenlo
con les grand es peranzas defrauded
por ese hijo que quedan tanto.
Decepcionados se quedaren tristee,
rememorando los das de su infancia,
lamentando la ausencia de su casa
y la falta que a tedos les haca.


-.' ' ;- ;








Ernesto Madriz


De sus padres muy poco se acordaba,
aso como tambin de sus hermanos
y rara vez a visitarlos iba
con una permanencia momentnea.
Feliz a su manera con su Diana,
indiferente a lo dems del mundo,
supo que su madre enferma estaba;
mas no se preocup por ir a verla.
Y cuando un amigo le expuso apesarado:
-Alberto, vuestra madre, ha muerto.
-qu le vamos a hacers, tan slo dijo
y en el entierro se le vi tranquilo.
Al deplorar todas estas cosas Juan,
su pena se agrand y desde entonces
piensa en la ingratitud de muchos hijos
y en el desamor para sus padres.



61 radio

Gran prodigio del hombre de talent
fu dar vida eficaz a este invento
que presto conecta a cada instant
la voz amiga y el cantar errante.
El Radio es creacin que maravilla
y difunde las artes, la armona
de paeses que son desconocidos,
con la misma precision de los sonidos.
Y ast con su cerebro electrizante
y con ese poder con que imaniza,
interfere en las ondas y los vientos.
El Radio, que da vida a los moments,
ha triunfado tambin en los inventos
y el ingenio del hombre inmortaliza.








En el Templo de Apolo 21


La l1avandlra


Sonriente bajo la sombra de la arboleda
se entrega a sus laborers con presteza
y refljase en el rio su belleza
y su cuerpo escultural como el de Leda.
Es ella una morena de primaveras pocas,
sencilla, ingenua, nbil y cimorea
y mientras lava quizs la pobre suea
con amores lejanos y fantasas locas.
Asl pasa su vida sin denotar mal gesto
y cuando cesa en su labor que afane,
etisba a todos lados y muy hurafa,
su hmedo camisn quitase presto,
se viste luego, se peina, se engalana
y alegre regresa cantando a su cabaie.


61 prostbulo

Recinto de desgracias, de orgas y cinismos,
donde el placer se vende con gran desasosiego;
alli estn las mujeres a quienes nosotros mismos
al mal las inducimos y despreciamos luego.
Jvenes inexpertes, adults ya viciadas
permanecen recluidas como en un hospital;
pero apesar de todo, riense a carcajadas
de la vida que filtra su dolor y su mal.
Alli reconcentradas cada cual se divierte
a su manera, se embriaga y se atavia
haciendo caso omiso hasta de su clorosis.

Asi van desfilando con un reto a la muerte
y cuando menos piensan entran en agona
victimas,de la sfilis o la tuberculosis.








22 Ernesto Madriz


61 Hvaro


Con gafas, mugriento y aguilefo,
barbado, sin barbas y ein gafas,
miraris al avaro que ni el sueflo
concilia porque piensa en sus estafas.
Para l la religion es la codicia,
prefiere el oro al hijo ms querido,
por no gastar se acuesta en la inmundicia
y anda todo remendado y mal vebtido.
Sentencia ms que un juez cuando dinero
da sobre prenda o se compra algo;
el plazo es infalible y no hay espero.
despus .... inicuo re del dolor human
y es de las circunstancias un tirano.
un monstruo insatisfecho, un vil, un galgo.


61 Borracho

Indiferente a sus hijos, al hogar, a su esposa,
sin importarle nade la crisis del moment,
pernocta en la cantioa con obsesin nerviosa
y rueda en las bacteria que hay en el pavimenta

Se le ve por las called como un desvergonzado,
como piltrafa humana digna de compasin.
y al llegar a su casa, loco, desorientado,
irrespetuoso y necio grava la situacin.
Blasfema, re. convirtese en pendenciero,
alimentos exige a la mrtir mujer,
luego duerme, despierta y protest de beber;
mas todo es una farsa .... El vicio traicionero
lo lleva a los "estancos" a implorar un trago
y molest a la gente peor que un mendigo vago.








En e TenmploLdeApolo. -- 23



Supreme Hnbelo


Pasestes ante mis ojos bellamente,
gentil, afable, sonriente y atractiva.
irradiando psbin clidamente
con una loca ensofiacin furtiva!
Y al verte pasar tan gratamente
con tu cuerpo virginal de boda,
el aire te abrazaba tenazmente
y de rubores te llenaba today.
Al alejarte as, palpse la tristeza
y fijqmente admire en la distancia
el agraciado ritmo de tus pass.

tu bien formado cuerpo de princess.
mientras en mi corazn naci el ansia
de tu amor, de tus caricias y tus abrazoes


3ochfmflco

Laguna sentimental que maravilla
con matizada floracin que aflora
el eterno sentir de la poesa
y una vaga nostalgia que se ignore.
Quiz por los tiempos que se han ido
y por las novias que hasta ti han llegado
para despus llorar ingrato olvido,
tu alma de nostalgia se he enfermado.
Laguna de Xochimilco, prdiga de embelesos
al navegar en gndolas propiciasl
Laguna de los suspiros y las caricias
en los atardeceres o noches argentadas
con el grato cantar de las amsidas
y el Intimo silencio de los besos'








24 Ernesto Madriz



Ia cancin del dolor


Ciego, triste, con voz adolorida,
filosofaba el pobre anciano:
Para mi al definir la vida,
es un contrasentido de lo human,
pues breve y fugaz con sus pocas atenuantes,
perdura con sus muchas agravantes
y mientras unos ren y el dolor ignorant,
otros padecen hambre y muchos hasta lloran.
Yo nac de un cario o talvez de un placer
y a mi madre no pude conocer;
hurfano, endeble y despreciado,
en un asilo me vi reconcentrado
y aunque se me cuidaba con esmero,
no tena un afecto verdadero.
Joven ya, medio aprend un oficio
y despus abandon el Hospicio.
Asiduo trabraj con entereza;
mas no pude esquivar a la pobreza
y en el rudo batallar y el sufrir,
sin progress continuaba mi vivir.
Tuve ideales y grande ilusiones
que culminaron con grande decepciones....
As el tiempo pas con rapidez
y entr al process de la vejez
sin amparo, sin bienes, pesimista
y hasta privado de la vista....
No fui malo, hoy soy un penitente
y vivo de la caridad de cierta gente.
En canbio otros ciudedanos inmorales,
cinicos. estafadores y hasta criminals,
viven felices con bienestar fecundo
y gozan de placeres en el mundo.
Son hombres de sociedad y amplia suerte
que los respeta hasta la muerte.

Asi se lamentaba el pobre anciano
imprecondo al Destino y lo iojusto en lo human
el pobre ciego de cabellera cana
que cre6 mi pensamiento esta maanha.







En el Templo de Apolo 2.



M compaera

Como una madre afable y una, hermana buena,
excelsa en su carifo, laboriosa en los dias,
es esta esposa ma que sabe de mi pena,
de todas mis tristezas y breves alegras.
Ejemplo de castidad y de sus otros deberes,
humilde como yo, sin pretension jams
que envanezca su alma, como a otras mujeres,
Sse consegra al hogar que es smbolo de paz.
Y que mayor tesoro y ms grande ventura,
que haber encontrado en este mundo vano,
una joven esposa, bella gentil y buena?
Amable, comprensiva, me ama ms que a su hermano,
y como una de las Virgenes qne console a Jess,
es ella otra Mara que va en mi Va-cruz.

Rmor de Miadre

Resignada al dolor indefinido
S toda madre al fecundar lo amado.
Afable Reina del amor sagrado
es nuestra madre en el hogar florido.
Reina de los ameres siempre ha sido
esa santa mujer de la terneza
y al igual de las aves en el nido
al hijo arrulla, lo acaricia y beea.
Amor eterno de bondades lleno
el de la madre que nos diO su seno
su dulce beso y su cantar sonriendo.
Y si en nuestro carino no hay constancia,
sufre, se apene; mas aiguenos queriendo
con el Intimo afecto de la infancia.







26 Ernesto Madriz



Loe politicoe

A mi manera, yo soy un ciudadane
y me rijo por mis propias convicciones,
detesto el servilismo del paisano
y del lder falaz sus opinions.
Al politico social tambin detesto
ya que se escude en also patriotism
e incrdulo soy al manifiesto
que se lanza invocando el unionismo.
La poltica no es ms que una comedia'
.que el pueblo inocente aplaude y grita
y engendra muchas veces la tragedia
que paz y vida al ciudadano quita.
Camarada del campo, obrero, amigo,
detestad la poltica del logrero;
porque ese. como ya explico y digo,
es inmoral, falaz, nunca sincero!

Sugeetin I4terarfa

Frente a la mquina de escribir porttil
reconcentro mi idea brevemente,
luego fugaz, con precision voltil,
surge mi sentimiento fcilmente.
Al contact de mis dedos, obedientes
las teclas fe sumergen por moment
y graban en el papel sus elocuentes
letras para expresar mi pensamiento.
Y al ir espaciando lo que rimo
en mi pequefa mquina, cual prensa
diseiada al estilo modernist,
siento la sugestin plcida, inmensa
de que un diario diminuto imprimo
o que estoy editando una Revistal


-X~.








En el Templo de Apolo a?


61 amor desencantado


Fu mi primer novia, bien recuerdo!
La llama del amor me calcinaba
y en esa dicha pasional, asprema,
pensaba perdurar en sus hechizos.
Mas no... la fantasia revel el secret:
el triunfo material mata el encanto
y apaga la llama que encendiera
en el human corazn amante.
La pasin no perdura por muy grande que sea:
nace, florece, y se marchita luego;
la farsa en el amor es grande y grata,
trgica, triste y nos tngaia a todos!
As pas con mi primera novia:
-Jams podr olvidarte,-le deca ...
y despus, despue que ella fu mia.
nev en mi corozn . Hoy est frio!


Optimlemo

Si no tienes ideales ni la esperanza anidas
en el diario vivir que en veces nos azora,
irs trash el fracaso, sangrarn tus heridas
con la congoja intil que con dolor se llora.
Fortalcete siempre, confrtate y trnate idealist
con ansias que reaniman y vigorizan presto;
contra lo adverse lucha valiente y optimist,
poniendo as tu esfuerzo siempre de manifiesto.
Penosa es la existencia, muy cruel y transitoria
porque engendra el dolor cuando menos se piensa,
sin que nadie se exima o su contact esquive.

Por eso fortalcete con la fe ms inmensa
y prosigue en tus ideales en pro de la victoria
porque para luchar se nace y para sutrir se vive ....







28 Ernesto Madriz



tragedia Conyugal
(Al Protagonista)


La tragedia fatal que te acongoja,
enlutando tu hogar y tus ideales,
sbitamente se inici violent
por la perfidia a tus afectos reales !...
Y ast como el volcn en erupcin
tiembla potente y su lava arroja,
explot en tu alma la injusta indignacin
con el mismo furor de la tormenta !...
Hoy tus nios, a los que tanto adoras,
slo se quedan con tu amor constant,
mientras tu alma en el dolor persiste
maldiciendo en el curso de las horas
al que tora en infiel amoralmente
e hizo que hirieras mortalmente
en tu paroxismo, con mpetu demente
a tu joven seora que hoy no existe !...


Criste Verdad


Que ya no soy como lo fui otrora,
inexperto muchacho, eso es muy cierto
y hoy, frente a la vida, a cada hora,
analizo el encanto de lo incierto.
La inocencia, la ilusin, se han ido
como se fu fugaz mi adolescencia
y mi fe de creyente se ha perdido
en el rudo batallar de la existencia.
SI, yo ya no soy como lo fui otrora:
alegre, iluso y con anhelos miles;
hoy, ante la triste verdad de cada hora
y sin bellos panoramas infantiles
plenos de engaos y de promesas vanas,
hacia el ocaso voy peinando canvas.








En el Templo de Apolo


Ieos falsos valores


El mismo anciano de la cancin doliente,
que el destino tratara tan cruelmente,
hacindolo fracasar en sus idealidades,
habl sobre el Cantar de las Verdades.

Y dijo: -Hay en la sociedad muchos seflores
endiosados, ftuos, que son falsos valores
en la amplia realidad de la existencia,
del Honor, del Saber y la Conciencia.
Y sal en el vivir y en las profesiones,
hacen alarde de sabios y otras condiciones
y se invisten de orgullos y se dan tales tonos
como principes o reyes coronados en tronos.
As estos personajes,. como buenos actors,
son los afortunados y disfrutan de honorees,
triunfan en sus intrigas con habitual destreza
y nunca los azota el mal de la pobreza.

Tambin muchos sujetos, de la mentira actors,
condecorados han sido como grades seflores
de mritos autnticos y de otras virtudes,

engaando de tal suerte a nuestras juventudes
y a otras personas que ignoran la verdad
de esos falsos valores en nuestra sociedad.








30 Ernesto Madriz


Loe amigoe de nombre


Amigos hay muchos en todas las ciudades
simbolizando aprecios en frases y semblantes,
mientras de sus almas fluyen grande iniquidades
propias de los hipcratas y otros comediantes;
amigos de socieded, compaeros de labores,
a los que por simpata consideramos hermanos;
amigos que con agrado dispensamos favors,
les decimos adioses y estrechamos manos;
personas que en desgracia las hemos amparado,
urodigndoles bienes. amibtad y dinero
y para las que siempre hemos procurado
mjoramiento en todo con un voto sincero;
amigos del present y los primeros aos;
amigos que quisimos creyendo en sus lealtades;
amigos que de pronto, can grades desengaos,
revelaron sus farsas y corruptas maldades.
Amigos hay muchos, mas pocos sobrepasan
en la consagracin de afectos verdaderos;
amigos de nombre, falaces, traicioneros,
los tenemos a diario y a lo Judas abrazan!


juestro deber

Ser libres, independientes, austeros y dinmicos,
nobles y vigorosos en Luestra idiosincrasia,
eso es nuestro deber.
Iluminar al pueblo y combatir las farsas
sociales y polticas de los faranduleros,
no career en las promesas de los falsos patriots,
eso es nuestro deber.
Hacer prevalecer nuestros derechos todos,
la democracia empero con sus fecundos frutos,
sin tutelaje alguno de nacin extranjera,
eso es nuestro deber.
Combatir las maniobras de los imperiblistes
y las falsas bondades de los protectorados,
eso es nuestre deber.








En el Templo de Apolo 31



61 poeta ausente

No se puede decir que te hayas muerto!
Slo te has ausentado de estos lares
y vives hoy en el Celeste Huerto
de tus Poemas de Amor y tus Cantarest
Por eso en el verso que fulgi en tu mente,
describiendo el encanto de las cosas,
palpite tu corazn eternamente
dndole vida a tus Divinas Rosas!...
No se puede de:ir, ya que no es ciertol..
Sl61o te has ausentado de estos laresL..
No se puede decir que te hayas muerto
y que la Madre Tierra te ha cubierto,
pues vives hoy en el Celeste Huerto
de tus Poemas de Amor y tus Cantares!...


6e cena fnebre
(En la muerte del distinguido Jurisconsalto
Doctor Luis Angel Berrios, amigo que fu
todo corazn y todo bonded.)

Mentira me parece lo aue en verdad ha pasado....
Como de un sueo trgico reconstruyo la escena;
te gravaste de pronto y en el lecho postrado,
a tu dolor se una, por los deudos,-tu pena.
La familiar angustiada te atendi con esmero....
Con grande esperanzas se recurri a la CienciaL.
Te examine un doctor con semblante severo
y diagnostic tu caso de operacin de urgencia! .
A otro local trasladronte sin ninguna demora....
y en tu care anestesiade penetr el visturl
e hizo brotar tu sangre noble y fecundadora....
Despus....en deudos y amigos palpse la inquietud....
y en el transcurso de las horas, horrorizado vi,
-con fnebre cortejo, -tu cadver salir de la Casa de Saludi







32 Ernesto Madriz


13ospital

Centro de la tristeza y del auxilio human
donde el dolor se palpa mordiendo en care viva
de la hurfana adult, del campesino hermano
o del jornalero que de instruccin se priva.

Centro de la nostalgia donde unos a otros
se miran tristemente todos los asilados,
pensando en la ventura de muchos de nosotros
y en sus tristes destinos de parias desgraciados.
Y cuando en eso piensen el dolor se agudiza
al influjo de la pena que en el alma ee siente.
Desesperados muchos reniegan de sus males
y pierden la esperanza y en vez de una sonrisa,
se les coItree el rostro y median hondamente
en la Injusticia Humana y les farsas sociales....


Da de difuntoe

Triste en verdad este enlutado dia
que al alma pone su nostalgia inmensa;
la flor de ayer pierde su lozana
y por los muertos con pesar se piensa.
Las campana con sus doubles tardecinos
la pena amplan, invade la tristeza
y el ambiente entire los pinos reza
la Plegaria Fatal de los Destinos.
Breve en la mente el pasado se refleja;
el corazn su sentimiento vierte
y la tarde, al parecer, se queja
al obscuro contact de la muerte....!







En el Templo de Apolo 33



Sor jMarfa Ceresa

Sor Maria Teresa, mis estrofas, plenas de juventudes,
dejan hoy su espejismo y sus cantos profanos,
para decir de tu alma les excelsas virtues
y la bondad sublime de tus livianas manosl
Manos hechas de rosas, de nardos y azucenas
para prodigar favors a la hurfana que en desgracia,
sin comprender la vida ni analizar las penas,
muy poco sabe ahora de tu bondad la racial
Tu alma que fecunda la divina ternura,
asi como la de San Francisco de Ases o San Vicente,
tiene today la grandeza de la celeste altura
y el amor sublime de humanidad conscientel
Con tus nobles esfuerzos llenos de santidad,
con dinmico empeo e infinito afn,
hiciste lo increble con vuestra caridad
y es el Hospicio de Hurfanas que tiene Ahuachapn!

Hospicio que es ahora como un paraso
para las huerfanitas que flagel el destino;
ah lo tienen todo con el mimo precise
que encauza lo quo es noble. lo que es grande y divino.

Hoy, con ese mismo anhelo y ese gran cario
que tienes por la criatura exenta de proteccin,
realizes magns obra que est ya en construccin
y es la casa sagrada que auxiliary al nio;
al nio pobre, anmico, harapiento;
al nio que ha quedado en la triste orfandad;
al nio desgraciado de aspect macilento;
al nio de los campos y tambin de la ciudad.
Sor Maria Teresa, mis estrofas plenas de juventudes,
dejan hoy su espejismo y sus cantos profanos,
para decir de tu alma las excelsas virtudes
y la bondad sublime de tus livianas manos!









34 ErnestoMadriz


Glorioosao peronaldadee


Doctor Iuute R. Debayle

(Su fallecimiento constitay duelo internacio-
nal y como tributo a sus mitos, fu sepultade
eo la Santa Iglesia de Catedral).

Fu noble y erudito, igual que aquellos griegos
que asombraron al Mundo con su Ciencia y su Verbo;
se destac sublime por su sabidura;
fu artifice egregio de amenidades pleno;
como Francia Jammes, como Chakespeare y Nervo
poetiz los vocablos con divina armona
y milagrosamente como buen Cirujano,
rescat muchas vidas e hizo ver a los ciegos!


Dolfa ]Marifta Briz de LYagoe
Alto exponente de la sociedad Ahuachapaneca, El Salvador

Es ella una seflora de estirpe noble y pura,
que atesora virtudes y favors prodiga,
a sus prestigious une refinada cultural
y es de la caridad una ejemplar amiga.

Humilde en su grandeza, sin locas vanidades,
mitiga los dolores de la gente,
asi como Jess humildemente
y como San Francisco de Ass con sus bondades.

Naci para hacer bienes, para esculpir su nombre
no en una placa de metal que oxida
ostentando fatuidad y renombre,
sino en el corazn de tanta gente
que, al pronunciar su nombre, agracecida,
la colma de bendiciones dulcemente.


34


Ernesto Madri z








En el.Templo de Apolo 35


Don Leopoldo Brgitello
Digno entire los dignos por su cultural
y otrs virtudes ampliamente reconocida.

Valor valorizado en el social concept,
es este ciudadano de corazn bien puesto.
Disciplinario en todo y de clara inteligencia,
analiz la vida y en propia existencia.
Y con ese anlisis y con vision future,
model nu persona a una amplia cultural.
Su labor es fecunda, versado en experiencias
y en el saber prolijo de definir las ciencias.
Y entire su pacifismo y grades inquietudes,
ilumin conciencias oscuras de juventudes.
Trasmiti su saber con resultados reales
a infinidad de jvenes que hoy son profesionales.
Y como glorioso epilogo, su corazn se idilia
y con su esposa forma una ilustre familiar.


1l Doctor Joe Wlenccesao lao orga

Vernos recitados por el autor en uno de los muchos
festejos que en vida se le tributaron al Dr. Mayorga

En este acto solemne dejo or mis palabras reales en la expresin,
mis frames son sencillas, expontneas y breves, nacen del sentimiento,
son carentes de farsas, y por eso seores, ae valorizan ellas
en el significado intrnseco de sus concepts todos.
Precisando vocablos en esta noche fausta, noche de sentimiento,
en que en les almas ficta la simpata intensa con sus revelaciones,
celebramos todos al amigo Dr., al amigo Mayorge, a este buen amigo,
noble por su amistad, grande por su talent y amplio por sus bondades.
Y es con este homenaje, -testimonio elocuente para el Dr. Mayorga-
-con que los aqu reunidos hacen honor al mrito y al deber de amigo,
para quiem ha sabido ennoblecerse presto con sus asiduas luchas por el
liberalism.
y por los gremios obreros en sus cauces sociales y en sus mejoramientos.
As, en este process trascendente ea la vida social-nicaragliense,
nada ms just que festejar al amigo en su da de dies
y no con los festejos de necio servilismo ni adulacin viciada,
sino con el aprecio que en nuestros corazones centraliz el afecto.









36 Ernesto Madriz



Don jeaac Montealegre

So fallecimiento constern6 y enlut a la eeciedad
de Chinaadega y al pueblo

En la herice Ciudad de las Grandes Batallas,
en Chinandega la noble, por los poets cantada,
conoc a don Isaac. Su labor destacada
fu un ejemplo glorioso como fu el de los mayas.
De agradable presencia. en su faz denotaba
la bondad de su alme y su modo corts
y al conversar con l pareca irlands
por-el fsico grande que se manifestaba.
Con la fe en sus anhelos y vision de fracasos
de los hombres que crecen y se cruzan d brazos
sin ideals supremos de veocer las pobrezas,
conquist sus prestigious y triunf en sus empresas
don Isaac Montealegre,-el de inclito nombre
y al que habra Digenes proclamado como hombrel


Dr. intonto Montalvn
Falleci en su ciudad natal: Le6n.

A este ilustre varn de porte distinguido,
lo conoc de cerca, all en mi juventud;
recuerdo que tenia, entire otras, la virtud
de ser caritativo y de bondad ungido.
Mdico prestigiado, mdico de verdad;
misionero del bien y de vencer la muerte,
al rico y al pobre curaba de igual suerte,
sin que privara en su alma ms que la caridad.

Asi fu este Doctor de excepcional talent;
solicito y amplio a today hora y moment,
combati todo mal, hasta al mismo Destino.

y en su rostro tena lo propio y lo genuino.
con marcado reflejo,-sieapegarse luego.-
del cientfico ingls, del francs y del griego!








En el Templo de Apolo 37


Doctor HiletUdee Buttrago

Maestro reputado y de austera presencia,
se distingue en la vida por su sebidura
y al haberse nutrido del saber y la Ciencia,
es un alto exponente de la Filosofa.

Catedrtico ilustre y de efectiva enseanza,
ha editado ya libros sobre Jurisprudencia
con el firme criterio que al efecto se alcanza
por el dote supremo de la inteligencia.
Profesor elocuente cultivador de Ciencias,
forjador de los hombres del future cercano,
vale ms que el tesoro que acumulan los reyes.

Asi con su modestia de orientar las conciencias,
apuntando defects, lo inmoral, lo inhumane,
las reforms sugiere de las drsticas leyes.


Carlos Otonfelo Iernandez
El major amigo que be tenido en mi existence.
Fallei en plena juventud,

Muy distinto a los otros en la vida, asi fuimos,
hoy recuerdo los tiempos, esos tiempos lejanos,
en que en nuestros corazones gratamente sentimos
el afecto extensive de los buenos hermanos.
As nos apreciamos en los felices dias
de escuela, de juegos y locas inquietudes
prdigas de entusiasmo y grandes fantasas
que anidaban en la alma de nuestras juventudes.
Foistes bueno conmigo, como nadie lo ha sido
en el intimo afecto de la gente amistosa,
y por bteno y por noble, per dilecto y sincere,
por tu espritu amplio, abnegado y sufrido,
tu existencia fu breve y marchitse cual rosa
que los vientos esparces sus corolas ligero!








38 1Ernesto Madriz


II despedda
Al caballero don Roberto Debayle
Fallecido el 25 de Octubre de 1949

Tu amigo ful en la vida y amigo definido
a mi modo de ser y afecto sentido;
amigo positive y nunca occasional,
nuestros saludos eran netamente casual.
Desde esa altura, distant y muy cercano,
supe valorizarte y estrech tu mano;
analic tu espritu emprendedor y bueno,
amplio y dinmico y de ilusiones lleno;
observ tu cultural y tus grande acciones
creadoras del progress y las ilustraciones;
apreci tus empeos fantsticos y grandes,
intensos como el mar, vastos como los Andes
para que Len vistiera esos modernos trajes
de las bellas cindades que decoran paisajes.
Hoy este tu Len, oue es tu ciudad natal,
se viste de tristeza y llora tu Catedral
Con sus dolientes doubles por esa tu partida,
material, confusa, ampliamente sentida.
Amigos en la vida y amigos an la muerte,
mi corazn se apena y su nostalgia vierte.
Y desde mi atalaya de mi estima absolute,
agito mi pauelo que de pesar se enluta.








En el Templo de Apolo 39



frente al Potvenr y al Presente


Preparemos a la mujer social y moralmente

Socialmente abordamos hoy el problema feminist en su desenvolvi-
miento, o lo que es lo mismo, en su evolucin hasta el abarcamiento de
la mujer que debe estar preparada para la existencia en el concept
de sus virtues y de lae laborers que la ameritan y le proporcionan los me-
dios de ganarse la vida honradamente, aMs como tambin para vestirse co-
mo lo desee sin incurrir en las iomoralidades del deshonor que proyectan
los oropeles de la ilusin y la vanidad.
La mujer obrera, de rango humilde, ms que ninguna otra, es la que
ha de estar preparada en tal sentido. Y para llegar a la consecucin de
este ideal y supreme finalidad, no es preciso que sus capacidades mentales
rindan gran aporte, basta que sus progenitores o familiares se preocupen
desde temprana edad de encauzar sus buenos hbitos, de instruirla hasta
donde sea possible, de hacer que sprenda las diferentes laborers de su sexo,
laborers que, como queda expuesto anteriormente, fructificarn en prove-
cho de ella dando campo de accin para que dignamente pueda sostenerse
por si sola y pueda ataviarse con las sedas flamantes que a bien tengan
sin la ostentacin de necios orgullos y trmites pecaminosos.
La mujer humilde, la obrerita de taller y an la que no es de taller,
por bella que sea, no ha de ser autmata: ella debe tener conversacin,
atesorar cultural, dignidad y ha de saber leer, escribir y otras asignaturas
rimordiales; ella no debe ser analfabeta desde ninga punto de vista; si
ella, aunque hermosa como una mueca de escaparate, no sabe trabajar y
se casa o vive maritalmente con un hombre que la quiere entraablemen-
te, pero que no cuenta ms oue con lo poco que le proporciona su oficio,
al transcurrir el tiempo, con la prole que nace, se planted el desastre eco-
nmico, moral y social; y aqu, Pn este caso concrete, cabe decir: que el
pobre marido sembr ilusiones y cosech desgracias e hijos pauprrimos
con una mujer que no le conforta con su ayuda; con una mujer imprepa-
rada e intil y, en el colmo de la desesperacin, terminal por abandonarla,
muchas veces.
Las padres, las ms responsables en este process social, estn en la
obligacin imprescindible de preparer a sus hijas en la forma anotade.
En segundo trmino estn los padres, los que, antes de tolerar que sus hi-
jas concurran a festivales, deben primero cultivar sus virtudes y esa pre-
paracin de que hablamos. Despus de realizado este deber social, que
gocen, que ke diviertan sus hijos en las sociales fiestas puesto que ellos ya
tendrn la satisfaccin de que no caern en ridculo ni en amoralidades y
que sabrn estimularse como le corresponde a today mujer, por humilde
que sea.
Nuestras obreritas deben pensar que.ei no cultivan sus virtudes y esa








40 Ernesto Madriz



preparacin social laborante, estn o van ya hacia el fracaso ante el Pre-
sente y frente al Porvenir.

Las consecuencias sociales feministas en este process inculto, carente
de preparacin para la vida. si tardan, inexorablemente han de llegar y
Ee manifestarn en diferentes forms y efectos,
iPreparemos a la mujer, a la humilde hija del pueblo, Cultural y Mo-
ralmente ante el Presente y frente al Porvenir.


La humildad femenina, como belleza y virtud social

La mujer que cultiva la humildad hermanada con su belleza fsica,
lgicamente trnase ms virtuosa y ms encantadora; pero la que enfatua-
da por su rango o cualidades que la embellecen, va haciendo alarde de su
necio orgullo hasta llegar al desconcierto de la presuncin, si hermosa es,
prcticamente afea su hermosura y va dando margen a la antipata de
unos y otras.
Jvenes hiy que sin ser fsicamente bellas, constityenae como tales
por su gentileza, por su humildad, por la manera de conducirse y de ser
socialmente, llegando asi al enaltecimiento de la virtud de sus almas y de
sus cuerpos.
Y nada ms sentimental y poticn, que admirar o relacionarse con
una mujer que realza su poca o much hermosura con su cultural y su
refinamiento humilde, sincero y jovial.
Y nada ms triste, desconsolador y antiptico, que ver o relacionarse
inopinadamente con una mujer presumida, que peca de inculta por el mis-
mo orgullo que enferma sus arteries y su alma.
As. pues, la mujer debe ser cultamente bella y cultamente humilde
para que pueda ser siempre en el Jardn Social flor de simpata, de modes-
tia y de estimulo.


Los espejfsmoe de loe faleoe amores

En la evolucin social, como en la vida hogarela, la mujer es smbolo
de belleza, de gracia, de honor y alegra. Es, puede decirse, una flor
fragante, llena de delicadeza y de atractivos reales. Pero una floor no ef-
mera que aromatiza el espritu y nos lleva al Peraso Encantado de los
Sentimientos y de las idealidades platnicas siempre que haya nobleza en
el cario y una amplia comprensin de estmulo; mas cuando en los senti-
mientos y en las pasiones de los hombres no existe el social concept








En el Templo de Apolo


de lo que es y significe la mujer, cuando no hay ese estimulo con que de-
bemos enaltecerle, entonces ella,-nuestra joven generalmente de la close
obrera,-se convierte en victim de las pasiones sibaritas que la conducen
a la degradacin de la dignidad y a la afrenta del hogar, pera deepus ro-
dar en la desgracia... Y entonces ya no es soaulla flor fragante exorna
da con sus atractivos reales, sino una rosa estrujada que se va marchitan-
do triste, paulatinamente y aflorando sus das felices de inocencia en el
hogar materno, cuando se distingua por su moral y cuando en fiestas, pa-
seos o bailes, en conjunto de sus compaeras, ostentaba las galas de sus
virtues.
Y ads con su honra mancillada, olvidada de quien aparent quererla
siempre con promesas y besos perjuros; despreciada las ms de las veces
hasta de sus amigas y de sus propios padres, el porvenir se le present te-
nebroso, lleno de dolor y miseria, haciendo ms penoso el caso, si en las
entraflas de esa pobre mujer palpita el fruto del pecado, de sus grande
errors y locas alucinasiones. Qu hace entonces, esa pobre victim, in-
molada en plena primavera de su vida? Buscar los medios de regene-
rarse? Es lo convenient; emoero si el destino es implacable con ella,
agobibda pr.r su pobreza, por sus decepciones y sin tener quin le extienda
una mano protector, sigue la mala send, si no discreta, pblicamente
en los prostbulos.


Cunates Regeonalee y7 Dumoritstcce


61 Patriota

Luis fu un obrero de distinguidas costumbres y llev6 una vida met6.
dica en su hogar integrado por dos nios y su joven esposa
Moralmente seal verdaderos derroteros. l no fu, como son ea
la actualidad muchos padres de familiar que, al verse acosados por las
necesidades, reniegan de su suerte y maldicen la hora en que se ceasaon.
Luis era diferente a esos hombres y cuando velase en apuros pecuniarios,
en vez de lanzar imprecaciones, optimistamente se confortaba y de una u
otra manera, subsanaba las dificultades. Siempre procure star apartado
de los vicios y de los bailey a base de licores. Por tal motivo determina-
dos vecinos crelanlo de ebpfritu apocado.
El process de la video de Luis hubiera continuado en tal form, si no
es que de la noche a la mafean, se enfermara del mal de la poltica. De
tan funesta enfermedad se contagi en el taller al ofr los comentarios de
sus compaferos, quienes en sus iscusiones argumentaban:
-Necesitamos un gobierno progresista; un gobierno que impulse lae
indutrias y nos haga ms bonancibles los medios de videa


S41








42 Ernesto Madriz



-Claro, urge que tengamos un Presidente de espritu humanitario y
que cooper con eficacia en el mejoramiento de la clise proletaria.
-Es hora ya de que tengamos un gobierno de tal envqrgadura y a
nosotros nos toca designarlo perque somos las columns fuertes del pueblo;
somos los que ms sufrimos y engrandecemos a la Patria; somos los que
construimos y briniamos amplias comodidades a la gente adinerada; a esa
gente que gasta lujo y se alimenta nutritivamente.

-SI, ya much hemos sufrido y debemos proceder patritica y enr.
gicamente para que cambien las cosas. Bien podemos elegir un gobierno
que cumpla con su deber y atienda como es debido los centros de benefi-
cencia y modernice el sistema carcelario con reformatorios, con el funcio.
namiento de talleres y escuelas para menores y adults, a fin de que,
cuando se les excarcele, sean personas regeneradas, dignas de confianza y
tiles a la Patria.
La political confundi todo a Luis y desequilibr su vida pacfica y re.
lativamente feliz. En el taller y en la calle comentaba diariamente la
prxima campaa electoral. En su casa tambin hablaba de poltica a su
esposa Ins, quien no estaba de acuerdo con el cambio operado en su ma-
rido.
Luis, como centenares de ciudadanos, lanzaron y apoyaron la candii
datura del Dr. Redentor; pero a l, eso si, no le guiaba la ambicin del lu-
cro. Politiqueaba con sus convicciones propias de hombre caracterizado
en la honradez. As, con esas sus virtudes, idealizaba el progress repu-
blicano y el mejoramiento colectivo en une just compensacin de las la-
bores.

Las actividades de Luis, alarmaron a Ins. Presintiendo que algo
grave podra ocurrirle a su marido, le reconvino:
-Es necesario que te des cuenta del error en que has incurrido aban-
donando tu tranquilidad y la paz hogarea para dedicarte a asuntos po-
lticos. S que eres sincero en tu empresa; pero tu patriotism no se igua.
la con el que simulan tener la mayora de los ciudadanos, ya que dicha
mayora est integrada por individuos falsos y charlatanes que persiguen
prebendas, puestos pblicos y concesiones. No sigas sacrificndote in-
tilmente. Convncete que los campesinos, los obreros y otras classes hua
mildes, empujados a empuar las armas en las revoluciones, son la eterna
care de can y de metralla son las victims tradicionales de los seores
de la poltica, personajes stos que amasan sus riquezas con la sangre de
los inmolados; personajes 6stos que son el oprobio de la humanidad y a
quienes las leyes creadas para depurar a los hombres, no les prescribed
ningn castigo en el Cdigo Penal, Ellos y nadie ms que ellos, son los
responsables de que hermanos se maten recprocamente, de que queden
centenares de mutilados y de que en los hogares haya nios hurfanos y
viudas desampara ias.








En el Templo de Apolo 43



Cuando termin de hablar Ins, Luis argument:
-Hoy no es como ayer ni volver a suceder lo de antes.... Tene
mos fe absolute en el patriotism y honorabilidad del Doctor Redentor....
Triunfar porque nosotros le daremos el triunfo El no ser como los
otros ex-Mandaterios que nos engaaron ... Ya vers cmo las dificul-
tades hogareas sern resueltas con los nuevos mtodos de vida para las
classes trabajadoras,
-De realizarse lo que dices Luis, vivirlamos naturalmente en un
mundo mejor. Auno mis deseos en el triunfo de tus ideales; mas me pa.
rece que la fantasia te est llevando lejos....

**
La contienda poltica suscit la revolucin. A poco de iniciarse e
movimiento revolucionerio, tom incremento. Los obreros y campesinos
lo acuerparon por todas parties, as( como tambin jornaleros analfabetas
tencillos y honradds.
La miana del siguiente da en que comenzara la revolucin. Luis se
despidi de Ins:
-Tengo que scompaar a los camaradas.... No te aflijas, volver
pronto....

Ins, llorando, trat de retenerlo:

-Cmo es possible que abandoned a tus hijos para ir a buscar la
muerte?.... Nadie va a agradecer tu sacrificio.... Quienes deben ir a
pelear y exponer sus vidas, son los que fraguan las revoluciones, es decir,
esos seores de aspect distinguido y de criminals sentimientos, porque
ellos, despus de la tragedia, son los aprovechados con altos honorees y em-
pleos bien remunerados ... No te vayas.
Luis, desprendindose de loi brazos de su esposa, no atendi, a sus
ruegos y se fu del hogar sin ms equipaje que una frazada desvanecida.
*1

La revolucin se prolong por un mes y di por resultado que el Pre-
sidente Cortesa fuera depueeto, hacindoEe cargo de la presidencia el Dr.
Redentor.

Luis no regres al hogar.... Pereci en uno de los combates....
Las aves de rapia devoraron su cadver en la hondonadade una montala.
DesDus de dos meses de la muerte de Luis, la viuda escribi al Pre-
sidente Redentor, que fu muy amigo del difunto. Le manifest que esta-
be muy pobre, y que en vista de eso, le suplicaba el nombramiento de pro







44 Ernesto Madriz



fesora en una escuela rural. Tambin puso en so conocimiento las pena-
lidades que estaba pasando para la alimentacin de los dos nios.
Das despus lleg la contestacin .. Al abrir el sobre, Ins crey
que su nombramiento era un hecho: ms su decepcin fu grande, porque
el President Redentor, lacnicamente le deca: -Con much gusto aten-
der oportunamente a su solicitud. No le di el psame.
Pasaron tres meses y el oportunamente nunca lleg, ni cumpli el
President Redentor con su program de Gobierno ni con las otras prome-
sas hechas al pueblo.
**
As como Luis, el patriot, han muerto en diferentes pocas infinidad
de ciudadanos en la Tragedia de la Politice Centroamericana, cegados por
el patriotism y engaados hbilmente por los politicos profesionales que
llevan el dolor, el duelo, la desgracia y la miseria a los hogares.




Conceptos doctrinarioe


L.a vida bay que vivirla

Terica y prcticamente, afirmamos que vivir nuestra propia existen-
cia an llena de sinsabores, de decepciones y desveoturas, es un deber
moral y socialmente definido en el transcurso de las generaciones; es una
obligacin que al mismo tiempo es ley y la cual queda solamente abolida
en fortuitos casos en que las personas expiras o en los de muerte natural
o comprendidos en la consecuencia de humana trayectoria.- o lo que es lo
mismo,-en el ocaso de lasjornadas, sin que ningn ser viviente recurra
a la violencia u otros procedimientos trgicos para poner trmino a los
sufrimientos y adversidades que le circundan.
La vida es un deber de trascendencia sociolgica, tanto porque encar-
na el flujo de la procreacin universal, como porque es uno de los primor.
diales postulados de las civilizaciones. Luego hay que vivirla como quie.
ra que sea: alegre, triste saturada de dulzura o de dolor. Tambin hay que
meditar que la video individual no es absolute, puesto que el individuo
pertenece a la Patria, a su familiar, a sus hijos, a su esposa, por quienes
debe luchar abnegadamente y proporcionarles, hasta donde ms le sea po-
sible, tranquilidad y comodidades. Quien sufre, quien padece y va san-
grando por los dardos de la pobreza u otras decepciones, no debe deema-
yar nunca, y antes de entregarse al vicio, a las libaciones alcohlicas so
protexto de mitigar sus penas, debe sobreponerse y luchar con dinamismo.







En el Templo de Apolo


Para hacer efectiva la reanimacin, hay que acogerse a la fuerza de
voluntad, porque cuando ella no existe en las personas aue sufren ham-
brea, vicisitudes o decepciones amorosas que sugieren el pramo de la tra-
gedia, las deplorable consecuencias llegan a su desarrollo. Por lo tanto,
con esperanza saludable, con fe que anima, debe proseguir en la luchae
por infructuosa que parezca, tolo aquel que, martirizado por la pobreae,
por la falta de trabajo u otras circunstancias que le abaten, cree que total-
mente est fracasado y que, por eso mismo, su misin en el mundo ha
concluido. Grave y funesto error es ste que ya ha ocasionado y sigue oca-
sionando infinided de vlctimas que no sobrepusieron su fuerza de volun-
tae ante estos padecimientos y decepciones amorosas; grave y fatal error
es ste, que oscurece la mente y opaca la reflexin de que las pasiones
amorosas, como los sufrimientos, no perduran y si son transitorias en
el mundo.


Ilonradez periodetica e ideologae esanas

En el difcil bregar del periodismo, en el amplio campo de las ideas y
de las letras y en los laberintos de los prejuzgamientos apasionados y de
las calumnias, hemos tenido siempre un slo frente de vasta extension y
de elida muralla: LA HONRADEZ PERIODISTICA Y LAS IDEOLOGIAS
SANAS.
Firmes en nuestros cooceptos y en todos aquellos asuntos que trata-
mos, el mercenarismo, la farsa: el servilismo y el elogio chocarrero de
clculo, jams han podido conducirnos a la metamorfosis de sus lacras.
Caracterizados por la sinceridad, por el instinto de ser noble y ser
just y entusiastas defensores de las causes proletarias en cuanto a la mo-
ral de los hombres y mejor condicin de vida, nuestras campafas han
dado ya algunos de sus buenos frutos.
Si en varise ocasiones hemos fustigado amoralidades y si no hemos
sido gratos para muchos individuos por tales motives, en buena hora,
ya que hemos cumplido con nuestro deber con amplitud de criterio y
con amplitud de carcter.
Si nemos sido esquivos y apartados completamente del oprobioso
engranaje de las farndulas PRODUCTIVAS que nos hubieran hecho
cambiar de criterio y mejorar de SUERTE, estamos conformes, satis-
fechos, porque hemos cumplido con nuestro deber, con el dictado de
nuestra voluntad de acero, voluntad de hombre humilde, de hombre dig-
na
As hablamos con entereza en este vasto frente de HONRADEZ PE-
RIODISTICA E IDEOLOGIAS SANAS, y en l, ayer como hoy, nos en.
contrarn siempre.


45







46 Ernesto Madriz -


Primero la escuela y deepue el oficio

Una de las muchas cosas sociales que stafie al pauperismo y que
necesita especial atencin de las Autoridades Superiores, as como tam-
bin la creacin de una ley que se ponga en vigor, para conseguir el fin
que indicaremos adelante, es la que se refiere a los aprendices de taller
que en su mayora son carentes de cultural, amorales, analfabetas.
Y este mal, que trae graves resultantes para las sociedades y para
los individuos, emerge, como se comprende, de la falta de Escuela, pues
el nio, antes que todo, debe mandarse a los centros escolares para que se
instruye, para quo se culturice, y pueda ser en su juventud o ms tarde,
un hombre sino del todo, medianamente preparado.
Concretando el tema de este artculo, aludimos a los aprendices de
taller sin escuela y que, aunque ms tarde lleguen a ser buenos operarios,
socialmente sern una nulidad por no saber leer. ni escribir, etc.
Este asunto es de vitalsima importancia, no se debe ver con indi-
ferencia porque va en ello el mejoramiento social, la cultural de los pue-
blos y el prestigio de la Patria.
Para poner dique a estos perjuicios y al analfabetismo de los hombres
del maana, basta con la creacion de esa ley de que hablamos, donde se
prohiba en los talleres la admisin de aprendices que no hayan cursado
por lo menos el cuarto grado de primaria.
Hagamos, pues, Patria de esta manera. Es un deber social y moral
que no slo concierne a los Padres de Familia y al gobierno, sino que a
tedos.

Urge esa ley.
Primero la Escuela y despus el Oficio.


Jlternativa del prestigio individual

La pedanteria, el auto-bombo y el tono de grandeza, que sin ningn
mrito quieren darse ciertas personas con pretensin de sobresalir ante los
dems, culmina soeialmente con uno de los ms grande ridiculous.
Para triunfar, para prestigiarse, para que el mrito sea estimulado,
se necesita en los ms de los casos, de moral, de esfuerzo propio, de saber
cumplir con las obligaciones sociales y ejemplarizar la conduct, distin-
guindose: en las laborers que desarrolla el individuo y, tambin, dicho
individuo, debe ser amab!e y sencillamente inteligente.







En el Templo de. Apelo 47



Quien triunfa sustentando estas bellas cualidades, ha de sentirse orgu.
Iloso de si mismo; pero con un orgullo intimo, exento de vanidades.

Los que presumen, los que poseen una median inteligencia, los que
van por veredas, pletricos de locuacidad, hacindose BOMBO, si logran
triunfar, ese triunfo moralmente es desmeritado, artificioso y no enmarce
la realidad de una conquista honrosa.


Caracterizate

Estimula tu carcter, tu conciencia y tu cultural, para que la since.
ridad sea en tu alma un atributo inclume que os libre del temor de decir
siempre la verded......

Nunca te conviertas en un servil que, a semejanza de un esclavo,
vive siempre sumiso haciendo reverencias al que por capricho de la suerte
ha llegado a ocupar mejor posicin social o un puesto superior al tuyo.
No responds a sus ingratitudes e 5inconsecuencias, con sonrias fin.
gidas, ni apruebes lo que muchas veces dice y que carece de criterio.
Contra viento y marea, caracterzate y se firme en tus acciones; dis-
tinguete en tus hechos, y si culpable eres de un error, confisalo, pero
nunca atribuyas la enomalfa a otro, a fin de que ste patrocine indebida-
mente tu falta. Hacer esto, es ser un cobarde y perder la dignidad de la
conciencia.


La bicIcleta de Hlfredo

La guerra no habla terminado. Se continuaba peleando contra Ita.
lia, Japn y Alemania.
Cristina bordaba en la sala de su casa, mientras su hijo Alfredo, de
trece aos, repasaba una leccin. Repentinamente exclam:
-Mam, ya la aprend. Se la digo?
-Bien. Vamos a ver si es cierto.
Como la dijera sin ninguna falta, su madre concedile permiso para
jugar con los otros menores del vecindario.
Los dias transcurran triste para Cristina desde la fecha en que Gui-
lermo march al frente blico. Frecuentemente le atormentaba el temor
de perder a su marido y sus penas se agrandaban por career del dinero








48 Ernesto Madriz



necesario para los gastos del hogar. A fin de atenuar esa mala situacin
pecuniaria, se wultiplicaba: trabajaba como modista, era maestra de su
hijo y desempeaba las funciones de sirvienta con las amplias atribu-
ciones de lavado y planchado. Daba gracias a su extinta progenitora por
haberla preparado para esas labores. As, digna y abnegadamente, se
diferenciaba de otras esposas que slo entienden de vanidades, del colo-
rete, de los placeres y de estar al da con la moda.
*

Una noche que Alfredo iba a acostarse, pregunt.

-Me va a traer el Nio la bicicleta?

--Talvez ......

-No me agrada esa duda mamita. Cuando pap estaba en case, el
Nio Dios siempre me complaca. Es necesario que venga a arreglar este
asunto.

-No puede venir. Tu pap est muy lejos......

-iEn qu lugar?

Cerca de Alemania, a donde fu a luchar por la democracia contra
los japoneses, y alemanes que quieren dominar el mundo y esclavizar a
los pueblos.

-Por qu no se excus pap diciendo:

-iNo puedo ir a la guerra porque tengo una esposa y un hijo a quie-
nes debo cuidar y alimentar?

-No poda decir eso. puesto que es un deber defender a la Patria y
sacrificarse por ella. El hombre que no cumple con esas obligaciones, es
un mal ciudadano y se le ve con menosprecio.

-Pero digame, mam: Qu es la domocracia?.

-Es la libertad que debe reinar en todo el mundo, porque los pue-
blos que no gozan de democracia, viven una vida intranquila, son vcti-
mas de las arbitrariedades, de los atropellos y se les priva hasta del dere-
cho de protestar.

-Y todos los que van a pelear por esa libertad y abandonan sus ho-
gares, regresan al terminar la guerra y se les recompensa?

-Casi todos retornan a sus hogares y se condecora a los que ms se
han distinguido por su herosmo. Los que resultan invlidos, tienen la
probabilidad de que se les asigne una pensin....








En el Templo de Apolo


-Y......

-No hablemos ms de estas cosas. Ya es noche y es mejor que te
vayas a dormir.
*

Impresionada por la conversacin que tuviera con su hijo, Cristina
escribi a su marido en las primeras horas de la maana. Entre otras
cosas, decale: que no se preocupara por ellos, pues con el product del
bordado y confeccin de trajes sufragaba los gastos del hogar. que con la
esperanza de que pronto regresara al hogar, confortaba su anim. Por
ltimo le hacia referencia del pedimento de Alfredo, lamentndose que
esta vez no pudieran complacer al menor.
*

A Guillermo le entregaron la misiva de su esposa el 10 de Diciembre.
Al enterarse de sus concepts, una profunda nostalgia invadi su espritu
y se imagine a Cristina confeccionando vestidos a altas horas de la noche.
Sus meditaciones fueron interrumpidas por el toque del clarn que
ordenaba reanudar el combat contra el enemigo. Doblando la carta,
guardla en el bolsillo de su pantaln y corri con sus compaeros a em-
puar el rifle a las trincheras.
**

A las seis de la tarde de ese mismo dia termin el contraataque del
enemigo, infligindosele una derrota ms. Acto continue procedise a
explorer el campo, recI iendo a los heridos y a los que hablan ofrendado
la vida en honor de la Patria, y de la sagrada libertad.

Entre los que perecieron hericamente, estaba Guillermo, siendo
identificado por un sargento, quien hizo entrega al General Supremo del
Ejrcito, de lo que encontr en los bolsillos del desventurado: un retrato de
Eu esposa, una carter y varias cartas, siendo una de ellas la que reci-
biera el 10 de Diciembre.

El General enternecise al leerla. El tambin tenis una esposa cari-
osa y tres hijos, a los que diariamente recordaba. Pensativo quedse
un rato. Luego orden que hasta el 30 de Diciembre fuera transcrita a la
oficina respective, el detalle relacionado a los nombres de los que hablan
fallecido Despus psose a escribir una carta y musit:-Pobre nio, al
menos ver su deseo realizado.....
.**

Alfredo despertse a las siete de la maana del 25 y lo primero que
hizo fu buscar en el cuarto la bicicleta deseada. Como no lo encontrare,
se fu a la cama de Cristina y con voz quejumbrosa, expuso:







50 Ernesto Madriz



-Mam, no me la trajo?. Por qu ser?
-Por la guerra, bijito; pero no te pongas triste. El ao prximo te
la traer con today seguridad.
Unos golpes en la celosa hicieron levantarse a Cristina y para ente-
rarse quin los causaba, abri la puerta.
Un Sargento, cargando una caja grande de carton, salud:
-Buenos das. Es Ud. la esposa de don Guillermo?
-Si..... pero l no esta aquf.
-Ya tengo conocimiento de que se encuentra ausente. Slo vengo
a entregar a Ud. lo que manda el Nio Dios para Alfredito.
El military, despus de depositar la caja en la salad, sali de la' casa
apresuradamente para evadir preguntas.
Cristina quedse como hipnotizada por la sorpresa. Haciendo un
esfuerzo, pudo gritar:
-Alfredo, Alfredito......iEl Nio te acaba de traer una cosa.
El chico estuvo en la sala al instant y entire los dos afanosamente,
abrieron la caja que contena una median y preciosa bicicleta.
Loco de entusiasmo expuso:
-El Nio Dios es muy bueno, no me habla olvidado, mamitn!
Cristina continuaba sorprendida y en vano esforzbase para adivinar
los medios a que recurriera Guillermo, a fin de arreglar el casuntos. En
esos instantes sentase feliz, su alma estaba de fiesta y no presinti que
detrs de esa alegra, los fros vientos de Diciembre agitaban unos festo-
nes negros.....


61 ponche
Dedicado al culto y fogoso amigo Dr. Alonso Castelln

Este, como los otros, es un cuento real con diferentes matices en su
desarrollo. Protagonistas son: una seora carente de gracia y un indivi-
duo que no tiene nada de romntico.
El sujeto en referencia, de nombre Ariel, es un medio guitarrista y un
enemigo acrrimo del trabajo, porque deduce que ese ejercicio se ha hecho








En el Templ de Apolo 51



pera los bueyes, para los individuos ignorantes y desgracidos y para los
que se esclavizan en las laborers per career de iniciativa para disfrutar de
mejor vida. No obstante su habitual vagancia y de no poseer renta algu.
na, su existencia la pasa feliz, much ms feliz que centenares de empiea-
dos pblicos y de obreros que regularmente viven enjaranados y con el
agua al cuello.
El bienestar de que disfruta Ariel, es ignominioso; pero a l nada le
important las critics humoristicas de amigos y no amigos, los que en velas
de muertos y en los parques relatan sus aventuras y trucos con fmulas
entradas en edad madura y que sae quedaron con los colochos hechoes
porque nunca el Rosal del Amor floreci en sus juventudes
Las enamoradas de Ariel, temprano o tarde, caen en las mallas del en-
gao. y ya cuando es de confianza, t6rnase ms gentil, habla entusiasta-
mente de casamiento, de dar a hacer muebles modernos y les describe un
paraso.
Como epilogo de sus prolijos proyectos, require, con xito, el concur-
so pecuniario de sus amables cortejadas, quienes despus le maldicen en
silencio cuando el abandon y desengao hacen fenecer las ilusiones.
*

Entre las ltimas victims de Ariel est Susana, la seora a que alu-
do anteriormente.
Lo peculiar del caso es que, como su fracasado cario y explotacin
han sido muy comentados por las comadres de barrios, ella trata de des.
virtuar los comentarios, aduciendo que son chismes porque la malquieren
y la envidian.
A este respect, una fmula deca a otra: -Que se deje de cuentos
la seora ... Para qu niega los amorios que tuvo?.... Como sirvien-
te que fui de ella, me consta que una vez estaba de visit el seor Ariel
y le cantaba acompandose de guitarra y con muy mala interpretacin,
varias de las canciones popularee de Agustin Lara, entire ellas, Pecadora.
Como la otra sirvienta expusiera: -Eso no tiene nada de amoral, la
cuentista concluy aclarando:
-Desde luego; pero lo que quiero recalcar, es que don Ariel, en los
intervals de las canciones, hacia derroche de las caricias propias de los
estudiantes enamorados.....

Y qu ms?
-Pues nada ms.... Y a eso de las diez, la nia Susana me orden:
-Te ests durmiendo, Ramona.... Mejor and acostate; pero an-
tes hacme un peoche doble....







52 Ernesto Madriz



-Yo acat la orden y me qued pensando en las vitamins ponche-
nianas que indudablemente motivan la fortaleza de mi expatrona....


61 que quiera azul celeste, que le cueste"

Fmulo de una casa de gente adinerada, Justo devengaba veinte cr.
dobas mensuales, suma oue no compensaba sus laborers ni tampoco le al-
canzaba para sus gastos personales, mxime que ya no andaba con los
pies desnudos, pues lucia zapatillas combinadas.
El motivo que tuvo para modadizarse, fu el haberse enamorado de
Estfana,-honrada y humilde obrera, y como no era descalza, el debla,
desde luego, igualarse a ella en su atavio, para no desmerecer.
Justo tuvo suerte, pues su cario fu correspondido y visit oficial-
mente la casa de la novia en las horas que le quedaban desocupadas de la
noche. Como la pasin le calcinaba, resolvi, aunqua tuviera que luchar
contra viento y maree, ser duefi y senor de Estfana.

**
Dispuesto a casarse, comunic a don Fabio,-su patrn,-tal propsito.
Inmensa fu la sorpresa de don Fabio al enterarse de la decision del
domstico y trat de hacerlo desistir.
No te conviene casarte, muchachol.... Es una locura, una teme.
ridad!
-Y por qu, acaso no soy hombre?
-Si que lo eres, pero las complicaciones que trae el matrimonio fon
muy series; ocasionan muchos gastos, luego vienen los hijos y las penas
se multiplican con especialidad para la gente pobre... Y como si esto
fuera poco, surgeon muchas veces los arrepentimientos.
-Puede ser cierto lo que me dice, patrn, y si he de trabajar ms. no
import, lo har con gusto porque Estfana me tiene desesperado y casi
no duermo.... Mi vida actualmente es muy desgraciada y si no me ca.
so con esa muchacha, tendr que enterrarme usted.
**

Irreductible. omitiendo consejos y obsesionado, Justo formalize su
matrimonio y nombr padrino a don Fabio.
Como los familiares de la novia le sugirieron que lea bodas deblan de
ser pomposas, Justo solicit ocho meses adelantados de sueldo a su patrn








En el Templo de Apolo 53



cantidad que pagara en abonos en el trmino de aflo y medio. El dinero
lo destin para pegar una orquesta y comprar refrescos, licores y cervezas.


Por fin se lleg el da que tanto soara Justo!.... En la casa donde
fueron recibidos despus de la ceremonial religious, la alegra manifestse
en diferentes efectos, y hubo derroche de licores, siendo la nota calminac-
te el baile.
El cnyuge, como no sabia bailar, permaneci sentado, pensando en
los goces fntimos y solazndose con el placer de las bailadoras, entire las
que sobresala su esposa.


Terminado el baile a las cuatro de la tarde, Estfana se fu en com-
pefia de otras amigas a la casa de su progenitora, no acompandola su
esposo, porque tenia que ocuparse en algo relative al festival que, segn
comentarios de unos invitados, termin muy pronto.
En efecto: cuando se retir la concurrencia, el pobre Justo, suspiran-
do y con la paciencia de Job, di principio a la tarea de echarie a cuestas
e ir a devolver las sillas y otros objetos que prestara en el vecindario.
**

Dos jvenes enamoradas que se dieron cuenta de la abnegacin y sa-
crificio del recin casado, exclamaron sentenciosamente: -Magnifico:
-

Ia Vam ireesa

Despus de dos aos de noviazgo, Alberto se cas con Mariana, una
linda muchacha de su categora. Actualmente pasa ratos muy divertidos
en el hogar con sus tres pequeos hijos; pero hay veces los chicos lo fasti-
dian con necedades, pleitos y ruidos que hacen.
Mariana es una esposa virtuosa, emprendedora, y en el hogar ayuda
econmicamente a su marido con los trabajos que desarrolla. No obstan-
te estas cualidades, en Alberto se denota el arrepentimiento de haber pro-
clamado prematuramente su independencia de soltero.
Un compaero, intrprete de esa inconformidad, le pregunt:
-Verdad que el matrimonio, no es tan alegre, como se lo imaginan
algunos enamorados?








54 Ernesto Madriz



-Claro que no. Tiene dos cars: una alegre y otra triste.
-Y cundo es que pone su faz melanclica?

-Siempre que los esposos son pobres y se ven rodeados de hijos.
**

Como Alberto es un buen carpintero, sus laborers son bien retribuidas;
mas no puede ahorrar ni un centavo porque los gastos hogareos consu
men el salario y se ve forzado a recurrir a los prstamos. Jams gasta
en cosas suprfluas, se priva hasta de ir al cine y huye del contact ca-
llejero de los amigas para evitarse de las libaciones. Por todas estas
circunstancias, lleva una vida ejemplar; pero como en este mundo la hu-
manidad est expuesta a sucesos repentinos que alteran el orden de las
cosas, el cnyuge modelo fu vctima de un incident lamentable.
**

Aconteci que un da Fbado, a eso de las seiq y media de la tarde,
cuando Alberto venia del taller con direccin a su casa, pas por uno de
los Cabarets criollos denominado eFlor de Lise. All una marimba desbor-
daba sus arrobadoras melodas. Alberto contuvo sus pass frente a la
puerta del establecimiento, no con el propsito de entrar, sino de ser mero
espectador de los que estaban congregados en el saln. Su vista se delei-
t al contemplar a varies jvenes libertinas que danzaban con mozalbetes
y otros ciudedanos de edad respectable. Interiormente se dijo: -Con ver
no peco. Por ms de veinte minutes pudo vencer las tentaciones que le
sobrevinteron; pero despus lo domin el deseo de saborear un par de cerve-
zas y de danzar un rato.... Ya no era dueo de si mismo.... Quiso
interponerse.... Puso un pie en la grada de la sala.... Luego retroce-
di al pensar en su esposa, en los alimentos de sus hijos y en que de nin-
guna manera poda darse el lujo de derrochar parte del dinero que llevaba
en la carter. Su voluntad flaque por complete cuando los marimbistaas
ejecutaron una electrizante rumba.... Lanzando un suspiro, entr al sa-
ln, prendi un cigarrillo y se formula el plan de que en vez de las cerve-
zas, se tomara dos aperitivos, bailara tres piezas y acto continue se iris
a casa, donde lo esperaba Mariana para cenar.
Basade en tal propsito, se acerc al mostrador y dijo al cantinero:
-Sirvase un trago double.

Tomado que lo hubo, orden:

-Repitase la dosis y vndame una caja de fsforos y un paquete de
cigarrillos.
Nuevamente fu atendido con prontitud y despus de pagar su cuenta
se lanz a la bsqueda de la ms voluptuosa de las bailarinas. Le ech







En el Templo de Apolo 55



el ojo a una morena que, al slo verla simpatiz con ella.... Saludndola
afectuoseminte le insinu:
-Bailamos esta pieza?
-SI; pero deberamos tomar algo.
-Desde luego. Qu desea?
Whisky. *
Del fino licor solamente se tomaron tres tragos. Alberto ya no tenia
ninguna pena ni se acordaba de su hogar. Bail cinco piezas consecuti-
vas con la morena, quien estaba encantada con el apuesto compaero que
la Providencia le habla deparado.
De pronto, Alberto, al darse cuenta que su vista se opacaba y que es"
taba antrando a un period de desfallecimiento, exclam:
-iMe muero, chulal
-No te mueres, mi amor. Lo que ocurre es que el whisky te ha ca-
do mal. Ya vas a estar bueno con un medicamento que te dar....
A las cinco de la maana el cantinero despert a Alberto.
-Ya amaneci ... Levntate.
-Djame en paz, Mariana.... Tengo sueo.
-Aqu no hay ninguna Mariana. Habla un hombre. Sintate.
Confusamente se sent en la cama y bostezando pregunt:
-Es decir que sta no es mi casa.... Qu pasa?.... Dnde estoy?
-Ea el establecimiento Flor de Lis, y en la recmara, donde te vi-
no a depositar una joven con la que anduviste presumiendo y bailando.
-SI, es cierto, .... Ya recuerdo.... Cmo se llama?... Qu
se hizo?....
-Ignoro su nombre y se fu a media noche. Esas bailadoras son
aves de pao que despluman al que se deja.
Al or tales palabras, Alberto introdujo las manos en los bolsillos. Al
no encontrar ni un real, psose ms nervioso y se lament:
f
-lWe rob hasta el relojl

Con pass lentos lleg6 a su vivienda y se dej caer en una silla mece-
dora.







56 Ernesto Madriz


Meriana, al verlo, inquiri:
-Qu te sucede?.... Me has tenido en vela y preocupada con el
pensamiento de que te hubiera ocurrido una desgracia.
Pues tranquilizate, ya ves que nada me ha pasado.
-Dnde estabas?
-En el taller.
-AToda la noche?
-Todita. Tuvimos que hacer una caja fnebre que encargaron de
urgencia.... Estoy rendido y el sueo me domina.
-Tienes razn, te consider. Antes de que duermas voy a preparar-
te un caf. Dame cuarenta centavos.
-No tengo.
-Y el dinero de la semana y el de la extra?
-No lo he recibido. El maestro no pag ayer. A las diez de la ma-
fana de hoy nos va a liquidar. Lo mejor es que me duerma y me des-
piertes a la hora indicada.

Mariana crey inocentemente todo lo dicho por su marido y tuvo
buen cuidado que los nios no hicieran ruido para no interrumpirle el sue-
o. A las diez le habl6:

-Alberto, levntate. Ya es la hora del cobro.

Perezosamente abandon el lecho y somnoliento y desorientado tran-
sit por las called, sin saber a dnde ir para conseguir el dinero que deba
entregar a su esposa.... Por fin tuvo una idea.... Como un senten.
ciado a muerte lleg al taller. Medrosamente comunic a su maestro la
vaina que le habla sucedido y le hizo un prstamo de veinticinco pesos.
El maestro y empresario le entreg el dinero solicitado sin objetar
nada.

Tranquilizado por la solucin momentnea del problema. Alberto ee
apresur a regresar a su casa maldiciendo en voz baja a la linda vampires.







En el Templo de Apolo 57



La domadora, Vfctor y eu cura

Victor es un joven adulto, inteligeote, trabajador y aunque tiene la
costumbre de echqrse sus "calazos" de vez en cuando hasta perder el co-
nocimiento, no por eso se le califica de hombre vicioso, ni tampoco des*
virta con esos deslices sus otras virtues ciudadanas.
Su novia, una linda morena cuzcatleca y mujercita de "pelo en pe-
cho", no vea con buenos ojos esa mania de los aperitivos y reconvino a
su Romeo:
-No es de mi egrado que te eches tragos porque vas a enviciarte y
yo, por much que te quiera, pondr trmino a las relaciones cuando seas
un vicioso.

-No, nia, si eso de tomarse unas cuantas copitas al Cuaresma, no perjudica y es cosa muy corriente entire la juventud de
ambos sexos ya en tiempo de fiesta, en bailes, recibimiento de doctors
y velas de difuntos.
-Pues ese corriente est llevndote por mal camino y es mejor que
te evites de tomar aguardiente o cualquier otro licor que no es necesario
al organismo Li indispensable para disfrutar de buena salud.
-iAsf lo har, chula! Y porque te quiero tanto y por darte gusto,
hasta el corazn me arrancara si me lo pidieras.
-B3ueno, Victor, te tomo la palabra: no ms tragos, verded?
-Si, encanto......De hoy en adelante prescindir de las bebidas
espirituosas y proseguir con ms entusiasmo los preparativos del casa-
miento. Ya me imagine lo felices que vamos a ser.

**
Victor cumpli por various meses la promesa de suprimir los caelona-
zoss, siendo, por lo tanto, ms apreciado por su Julieta, con quien se des-
pos en una glacial noche de Mayo, pletrica de aromas, de azahares y
jazmines.
Y como del noviazgo a las nupcias, las cosas toman proporciones en
efectos y aspectos, la familiar no tard en aumentarse y de all que Victor
es hoy un amante padre de familiar con cuatro futuros ciudadanos ms
para la Patria.
*

En el transcurso de los aos, el hombre sobrio de los cuatro, retoos
protest de su sobriedad, dicindose:







58 Ernesto Madriz


-Por qu no he de echarme mis tragos cuando quiera?......

Acaso estoy condenado a slo trabajar y hacer las veces de china
con los nios, despus de las horas de trabajo? ... No, no seor, eso ja-
ms. Yo soy un hombre libre y un dueo absolute de mis entusiasmos y
de mis luches. Cargue el diablo con las restricciones.
*

Sugestionado con sus mismas palabras, volvi a la carga con los ne.
pentes y a frecuentar las caeas de tolerancia a altas horas de la noche.
Para salir bien de sus tardos regresos, recurra a today clase de pretextos,
logrando asi mantener la tranquilidad en el hogar y evitar los regaos o
celos de su Jukieta.
*

Este estado de cosas no perdur, pues una soche Victor ingiri mu-
chos tragos y a eso de las tres de la madrugada lleg a su casa borracho
y golpeando las puertas con gran escndalo.

Su esposa, alarmade, le franque la entrada. Al verlo en esas plan-
tas, lo increp:

Con que esas tenemos?....

Hoy vienps de trabajar o de alguna vela de muerto, verdad? Ciega
y tonta he sido per much tiempo, pero hoy ya se me cay la venda de
los ojos y las cosas las pondr6 en su lugar.... .
-Bueno, y qu hbole? Es mejor que no te metas en mis asuntos
para bien tuyo. Vamos a ver, qu ganas con saber que vengo de los bur.
deles? Yo no soy un mrtir ni tampoco un hijo de dominio y hago lo que
me viene en gana.
-Pues yo tambin har lo que mejor me parezca y como a la oveja
descarriada hay que corregirla, ya vers como te domo!

Sin agregar una palabra ms y poselda de la clera terrorfica lo car-
g a golpes y rasguos hacindole tiras la camisa.
A Victor,-aunque parezca mentira-instantneamente se le fu la
borrachera y espantado no present la menor resistencia al vapuleo. En
tono suplicante deca:

-Basta ya de golpes, mujer.... Te juro no ingerir ni una gota
ms de aguardiente en lo sucesivo ni volver a visitar las casas de tole-
rancia.









En el Templo de Apolo 59



Y esta vez si que cumpli en definitive con la promesa. Tan es asi
que se recoge temprano- al igual de les gallinas-en su hogar y mo fre-
cuenta ms los llamados cabarets. Da gusto verlo por las noches cmo
cuida de sus nios y los entretiene contndoles cuentos unas veces y otras
cantndoles coplas populares.
*
*
Alfredo, uno de los amigos de parranda, que ha visto en Vctor cam-
bio tan radical, le pregunt ayer:
-Pero chico, qu te pasa? Por qu no parrandeas? Es que tienes
miedo de embriagarte o es que no te deja salir tu seora?
-Nada de eso es cierto, porque yo no temo a nadie y en mi casa
mando sin admitir ninguna imposicin.
-Decidme, pues por qu no sales de noche? Por qu no llegas a
bailar rumbas al "Saln Rosado"...? Si te dieras cuenta del nuevo ele.
mento femenino que hay all, de esas muchachas con sus bellos cuerpos
propios para la escultura, te aseguro que quedarlas encantado de la vida
y explotarfas en tus pasiones.
-Te equivocas, Alfredo. Ni la ms hermosa de esas bailarinas
poirla encantarme.
-iNo comprendo! Acaso ya eres insensible a las voluptuosidades
del placer?

-No hombre, te voy a ser franco.... Sucede que estoy curando
radicalmente contra esa clase de tentaciones. Despreciarla hasta la mis-
ma Afrodita aunque ella se me presentara ligera de ropa o como anduvo
nuestra madre Eva en e Paraso.
-Eso es absurdo... Quieres tomarme el pelo.

-De ninguna manera, te hablo en serio.
-Entonces, si es cierto que ests curado, dime quin ha heeho ee
milagro en ves que tienes fama de tunante con las chicas del player y
buen gusto para los tragos?
-Pues mi selora.

-Yeso e6moT
Con sus buenos y carifosos consejos. Gracias a ella mi vida e
otra y estoy a salvo de los perjuicios nocturnos y de las orglas riollas,
done muchas veces he gastado hasta lo que no tengo, contrayendo dea-
des.








60 Ernesto Madriz



-Tu castidad no me convence.... En eso de tu curacin hay ga.
to encerrado.
-Eso es suposicin tuya. Si tuvieras una mujercita como la mis, a
estas horas tambin estaras curado y no pensarlas ms en las parran.
das......

**

Los aios han pasado.... Victor sigue siendo uno hombre sobrio,
incorruptible porque la cura fu eficaz, lo suficientemente eficaz para
tener la barba en remojo durante today su vida.



L.a Noche Buena de mf vecina
Dedicado al caballero amigo Dr. Roberto Arana Navas

Cuarenta y acho meses tenan Rodolfo y Mercedes de haberse unido
en matrimonio. Se casaron en plena juventud, cegados por el amor y
confortados por el optimism de grandes ideales. Pensaron que, aunque
pobres, tranquilamente le iban a hacer frente a la vida con el producto de
sus labores y que hasta tendran oportuninad de ahorrar para comprar
una casa y una finca,
Tan entusiastas proyectos se malograron porque, como sucede gene-
ralmente en les matrimonios de gente proletaria, Rodolfo y Mercedes, fue-
ron favorecidos por la fructificacin hogarefa y el nmero de la familiar
se aument a seis.......
El progress national no les fu muy placentero a los cnyuges, y no
porque no quisieran a sus nifios, sino por el hecho de los gastos, enferme-
dades y estrechez econmica originadas por tal motivo....
Tal estado de cosas oblig a los esposos a declararse en huelga de
intimidades e hicieron devotas promesas para mejorar de suerte; mas esa
mejora nunca llegaba y el tiempo segua su curso.
Les cosas continuaban de mal en peor, a tal extremo de que para un
24 de Diciembre, Rodolfo slo pudo comprar chimbombas y pitos para sus
nios. Su esposa y l, ya estaban claros de que no iban a cenar a media
noche,-como lo haban hecho anteriormente, nacatamales y gallina
rellena.
Mercedes, mujercita ejemplar, resignada y cariosa, al ver el estado
de abatimiento en que se encontraba su marido, busc la manera de con-
solarlo:








En el Temiplo de Apolo .t



-No te desesperes, Rodolfo ... No todo el tiemPo vamos a vivir
as.... Tras un tiempo boraseoso viene un tiempo bonancible...
-Ya no creo en esos dichos, porque esta borrasca lleva cuatro alos y
no pasa.... Cuando me duermo, deseo no despertar ms.... IMaldita
suerte.
-No reniegues, clmate.... Con clera slo consigues empeotar la
situacin.... Mejor crtame unas naranjas dulces para hacerte un jugo
que te refrescal y calmar los nervios.

Si!enciosamente, mal humorado, Rodolfo se encamin al patio. Cor-
tando estaba las naranjas, cuando vi que un pesado chmpipe que vola-
be, casadamente aterriz a pocas varas de l, hechAndose acto continue
como insinundole:
-Agrrame.... Soy tu dicha en este dia. Si te demoras me voy.

Con pass lentos,-para no auyentarlo, -se acerc Rodolfo al animal.
y cuando lo tuvo a dos varas de distancia, se le tir encima, al igual co-
mo si se arrojara a una piscina a baarse. Al hacerlo prisionero, triunfal*
mente se encamin donde su esposa comentando:
-Aqul tenemos la cena de Noche Buena.... Providencialmente nos
ha caldo del cielo
Cmo ha sido esoT,-pregunt sorpresivamente Mercedes.
-Cuando esteba cortando las neranjas descendi del Cielo y mansa-
mente se dej atrapar.

-No lo debemos comer.... Es de algn vecino y hay que entre-
grselo.
-Eso es una locura.... Nosotros no estamos obligados a andar in-
quiriendo quin es el duelo, y en caso se presentaran a ver si est aqu
el chompipe, tampoco lo entregarlamos....
-iPor qu?
-Porque el chompipe se ha colocado al margen de la ley de los que
delinquen por inviolabilidad de domicilio ... Por otra part, se ha soeten-
ciado l misma Ha caldo bejo la pena de muerte de la Ley del Patio que
tienen estiblecios !os vecios ... Djate de escr6pulos y poete a her-
vir agua para que le arranquemos les plumas.
Sl dil f%9 interrumpido por unos golpes dados en la puerta de la
case, que tenae cenrade.








62 Ernesto Madriz



Rodolfo, creyendo que siral alguien que andaba en la bsqueda del
chompipe, y que por lo tanto, la cena se le iba de lae menos, nerviose
mente dijo a su mujer.
-Mettelo entire las eneguas ... Voy a ver quin es ...
Luego constat que quien tocaba la puerta era us pordiosero, de esos
que diariamente recorren la ciedad de casa en casa y que con lo, que re-
caudan reunea al dei cada unm ms de veinte crdobae. Familiarmente
lo despidi:
-Hermaao, nada puedo darte pues sino estamos iguales, yo estoy
peor ...
Cerrando nuevamente la puerta, informa su espesa que se trataba de
un mendigo y le pidi el chompipe para decapitarlo. Ella le argument6-
-No hay necesidad de que lo mates.
Por qu?
Porque muri asfixiado.... Quiz lo apret mauco euando o t-
ala escondido.
-Puede ser; mas no perdamos el tiempo y a desplumerlose he dicho,


Es asi como Rodolfo y Mercedes tuvieron uan ieaospechada y sucu-
lenta cena la Noche Buena de aquel memorable 24 de Diciembre; memo-
rable porque Popo, entusiasmado por el suceso, consigui al crdito una
botella de licor, media decena de cervezas y pusieron trmine a la huelge
de intimidades que se haban decretado....


61 abnegado

No es de todos ni para Codos la abnegacin, esencialmente cuando es
ta llega a su a ximo grado, tal como ocurre con el ciudadano Paciencia.
Este humilde y sencillo obrero se enamor de Virtud, y como ata
tambin sinti en su corazn el arponazo de Cupido, unironse sie andar
con muchos repiques.
Los cnyuges, a fuerza de trabajo y ahorros, compraron muebles y la
existencia se deslizaba feliz para ellos.
Al correr de los meses se multiplicaron con cuatro bulliciosos chama-
cos, y no obstane el aumente presupuestario por la prole, lee esposo die.








En ei'Temple de Apolae c



frutabas de dicha relative; pero como la felicidad no es eterna en ninguna
form, la setora Virtud, de la noche a la mafian, se pread de Honesta
y acept sus piropos, sugerencias y premesas.
Al ignal de la marea que sube de pronto, ese subi en m turbulenta
alma la nueva paein, hacindola que se olvidara de los series que verda-
deramente la queran y siguen querindola.....
Con franqueza desconcertante, eKpuso a Paciencia:
-Estoy enamorada de otro.... No me culpes.... He decidida
largarme.... Si me va mal, regreso pronto.... Cuida de las criaturas.
Adis ....
Paciencia no 4e argument nada y nicamente musit:
-Est bien....
La cnyuge amoral, ~nmalet6 su ropa, a sus hijos y como una rfa-
ga sali del hogar.
%*

Ocho meses han trascurrido de le prtida e Virtud, que indudable-
mente han sido como ocho siglos para Paciencia, quien amorosamente to-
das las noches duerme en sus regazos a los unaos is pequeSos, cantn-
doles sentimentales canciones, entire ellas, la popularizada con el nombre
de Conozco a los dos.*
Ayer al pasar por es caes, le pregunt a tan singular amigo:
-Ya volvi la oveja descarriadea
-Todava no.
-Y usted la recibir cuando vuelva?
-Naturalmente ... Es preferible tenerla cerca antes de que conti-
e6e cometiendo desaciertos en lugares apatados.... Hay que ser hu-
nano y perdonar los yerros.
Yo en su caso procedera a hacer otra cosa.
-Qu asrfa Ud?
-Verla con desprecie y buscarle otra m~a a les abandon
-Eso nnca.
-Por qu? ...








Ernesto Madriz


64


-Porque serial traicionar mi cario y mi condici6n de compaero leal.
-Entonces quiere decir que Ud. le seguir siendo fiel hasta la muerte?
-SI, y no s61o hasta all, sino que ms alla de ultratumba.


Deducclonee juridfco-eoctol6gfcae


Un drama pastonal

(Escena de la tragedia: ana joven agredida y
apualeada por un obrero apasionado, el que
al ver a su victim ensangrentada y exhalando
los ltimos suspiros, se lesiona con intencin de
suicidarte; pero acto continue se acobarda y
huye del teatro de la tragedia.)

EL ANLISIS.-El hecho ejecutado,-por las circunstancias que lo cir-
cundan,-est enotado entire los de alto relieve en las atrocidades de la de.
lincuencia y en el de las mximas sanciones en el Cdigo Penal.

Este delito,-enmarcado en la existencia de Jorge Ugarte,-por tratar.e
de un individuo no habituado a la delincuencia y carente de herencia de
malos antecedentes atvicos,-se presta a vrcfundos anlihis jurldico-socio-
lgicos, esencialmente en el repentino cambio de vida y arrollador impul-
so que extirpe buenos sentimientos para inculcar feroces instintos que cul-
minaran con dar muerte a lI persona quw prodigara cario, amor y quiz
hasta el respeto a que era merecedora. No se vislumbran las atenuantes,
ni siquiera las tradicionales que se plantean de vez en cuando en casos de
asesinatos y que son: alcoholism, demencia peridica o derivada de cier-
tas enfermedades hereditarias o contraidas en el period de la existencia.
Hay aquf dos extremes creados por la misma persona delincuente; en el
uno: la ilusin floreciente de la primavera del amor; en el otro: la pasin
descontrolade por el desafecto, llegando a su paroxismo en medio de los
zerzales del egolsmo y de determinaciones fatdicas que encienden sus f-
nebres candelabros....

El anlisis cientfico. las tesis de los grades estrategas o criminalists,
-al ser aplicados en el present caso, como base fundamental para esta-
blecer de manera cierta y concrete las causales de este violent cambio de
vida de Jorge Ugarte.-resultaran prolijos; pero ilfrutferos en el realis-
mo por el indefinido funcionamiento simultneo de los sentidos entire el
bien y el mal y la brutal fuerza de voluntad emergent para cometer el
delito. Posiblemente s traerla a colacin el temperament individual al-
terado por motivos pasionales; la debi'idad de espritu ppra no reJigaarse
a perder lo que se desea y la obsesin de saciar ese ansia de cualquier
manera,...







En el Templo de Apolo



En estas ltimas deducciones tambin hay ausencia de atenuantes,
porque el hombre que priva de la vida a una mujer, porque ta na ooas.
ponde a su carifo y desecha sus pretensiones, ha delinquido deiberaa
mente ... Y si en los preceptos sociales y morales, la vida del hombre
se respeta, con much ms razn debe respetarse la existencia de la iade-
fensa mujer, que vino al mundo como adorno de belleza, revestida de
mansedumbre para las penalidades y para dar su carino libre al hombre
que ame.

En resume: se acenta la evidencia de que ea la mente de Jorge
Ugarte estall la torment del deseo, del anhelo impossible, impulsndolo a
cometer actos de violencia para obtener por la fuerza lo que deseaba apa.
sionadamente, haciendo caso omiso del derecho de la voluntad ajena y de
la libertad que rige al sentimiento: y asl, en la incompatibilidad de sus
afectos y de sus pretensiones frecasedas, la desesperacin lo hizo deliberar
la tragedia que enlut para siempre su porvenir y su condicin social de
ciudadano.

LA DEFENSA EN ESTE CASO.-Despus del somero anlisis hecho
el alcance de mis sencillas capacidades y donde quedan al descubierto cir-
cuostano las que arrastraron a Jorge Ugarte a cometer el delito de asesina-
to en la seiorita Maria Rosa Moya; despus de las deducciones de agra.
vantes y carencia de atenuantes; despus de la alusin hecha de los extre.
mos opuestos creados por el delincuente, que primeramente arrull en su
corazn los sentimientos ms elevados para una mujer el amor. y despus
incub en ese mismo corazn sentimientos ttricos y funestos hasta Ile.
vario inexorablemente a la explosion de la tragedia con el aferrado crite.
rio de oue la soada novia que lo despreciaba, de no ser de l. no deba
pertenecer a nadie; despus de todo lo expuesto y argumentado, ceitral.
zase la interrogacin palpitante y sanguinolenta: Lo defense en' este
caso?....

Las leyes penales que determinan castigos y en excepcionales casos
eximen de responsabilidad criminal al que hiere o mate, tambin son ter-
minantes en sus mismos preceptos y de las causales lgicamente justifica,
das, asi comoen las impu'ssdoras al nimo delictuoso, ya sea por odio.
por venganza u otro motivo ilgico. Ladelincuencis, en los procedi.ien-
top, tiene dos frentes defensivot: en el uno militant los autorizados por las
mismas leyes o sean: los facultados o versados en asuntos jurdicos: en el
otro, act0ia. los que hieren o matan u ocasionan otros daios en defense
de sus personas. En el drama pasional de Ugarte, slo queda el frente de
los defensores jurdicos.

El defensor de Jorge Ugarte.-en cumplimiento de las mismas leyes.-
irmeaisiblemente queda colocado en una situacin dificil para actuar y s
labor, por muy oficiosa y humanitariaque sea, ser algo as comouel mb
diconse lucba por salvar un paciente y lo conforte con esperman a --








66 Ernesto Madriz



Al terminar este capitulo, pienso que Jorge Ugarte,-joven poco cultu-
rizado, pero apto para la responsabilizacin de sus acciones,-est viviendo
hoy en la sombra crcel una vida de angustia y de dolor, acusado por su
misma conciencia y sin que el arrepentimiento pueda nada efectivo a su
favor.
LOS PROTAGONISTAS.-Reseado el drama pasional con sus sobre.
salientes causales y que tuvo por scenario el pavimento del corredor de
un cuartucho de mesn del barrio de San Felipe, donde horrorizada huoa
la seorita Moya, de Ugarte, y donde fu alcanzada para recibir las pua-
ladas mortales, describe ligeramente la personalidad de los protagonists.
ROSA MARIA MOYA.-Desde temprana edad,-an sin tener nueve
aos,-fu una nina oficiosa, revestida de formalidad, de notoria inteligen-
cia: sencilla y humilde, era poco adicta a los juegos infantiles. Con an-
helos de instruirse, religiosamente asistia a la escuela, donde siempre se
distingui. Privada del confort que disfrutan otras nias de padres adine-
radoi, realzaba ms su incipiente personalidad en el pauperismo. Y as,
resignada a la injusticia de las desigualdades sociales y econmicas y a
vestir el traje de la pobreza,-antes de asistir a la escuela,-ayuddba en la
caa a su progenitora en los mltiples quehaceres que aportaban los me-
dios de subsistencia. Despus de las clauses, active, content, prosegua
compartiendo con su madre las labores domteicas. Por las noches,-antes
del descanso que necesitara,-dedicbase a los studios. A ello se debi
que su contextura fuera dbil y su organismo mal nutrido. Ese es el pro-
ceso de su vida en sus tempranos aos, hasta el actual, en que vi reali-
zados sus ideales al conquistar recientemente el Titulo de Normalistq, sin
que nunca se apartaran de su alma sus virtudes y su humildad. Ya es
de imaginarse el goce spiritual que le causaba su profesin de Profesora,
no slo por el triunfo personal, sino por el hecho de que de una manera
ms efectiva y prctica podra ayudar a su madre y colocarla en un am.
biente de tranquilidad y bienestar relatives: a su madre, de energas ago-
tadas per el trabajo y los sacrificios sublimizados en la dignidad, en el
cario y en el estimulo para su hija que prematuramente perdiera al gol-
pe fatal de la tragedia que tambin marchit diez y ocho primaveras.
JORGE UGARTE.-Desconozco datos biogrficos de este desventurado
joven, victim de sus violencias y de la fatalidad que de la noche a la
maana lo tornaron en delincuente al dar muerte a la Normalista seforita
Rosa Maria Moya, a quien dice quera obsesionadamente. Ug3rte es car-
pintero, de median estatura, de contextera delgada, moreno y ni en sus
ojos ni en su faz demuestra signos oropiios de la delincuencia, como sue-
le verse en otros individuos que estn al margen de la ley. Actualmente
su estado fsico es lamentable: tiene la palidez que sellan los claustros.
acentuada por la hemorragia de la herida que se infiri al intentar suici-
darse; su mirar es melanclico, su cuerpo ha perdido el aplomo natural y
por las prendas de vestir, se denote que ha adelgazado considerablemente;
su paso es lento quizq por efecto de la misma herida; parece tener de 24
a 26 aos, y segn comentarios, es hijo de una laboriosa seora, de lim-
pios antecedentes en su vida proletarian, y la que apesadumbrada, lora la








En el Templo de Apolo W7



desgracia ocurrida y no atina a comprender cmo su hijo, a quien inculc6
desde la nifez buenas costumbres y procur siempre fuera un obre .
center. cultivador de la moral y apartado de los viciop, ech a perde en
pocos moments ese noble lahcr e ilusiones maternales, pare s bar en
el hogar el desconcierto y en el alma de ella, la angustia, la tristeza: y en
el otro hogar, una nostalgia ms intense y el dolor que prime ese corason
como la venda que coloca el cirujano sobre la doliente herida de un p-a
ciente.


61 falso concept moral de los hombree

El concept moral en la mayora de los hombres no existe. Se evi-
dencia esta verdad al analizar las falsedades personales en su desenvolvi-
miento de cinismos que entegnicamente pesan sobre el mundo y evolu-
cionan en personas de diferentes rangos.
Del also concept moral emergen muchas cosas: la hipocresa, la ar-
tificiosa amistad de los charlatenes y los ostensibles y nulos postulados de
carcter y de dignidad, de entereza y de amor propia

Del also concept moral germinan muchos males: la envidia caliesca
el localismo, la avaricia a costa de todo y la degeneracin de conciencias
sin reparos y sin limited
Del falso concept moral, brota: la simulada fraternidad y la nobleza
de espritu con calculados fines y con miras para lucros y explotaciones
individualeP.
Excepcionalmente existed el autntico concept moral en hombres,
que verdaderamente son hombres, por su manera de conducirse, por su
sociabilidbd, por su moralidad e intrinsecas acciones altamente humanita-
rias en una Eatisfaccin Intima.
Los dems hombres, los fariseos de la tesis moral, son y sern siem-
pre cnicos comediantes en la farndula humana.
As, pues, que la brjula de una mejor comprensin y orientacin
guie a los hombres que aan no cmprenden el engranaje de las falsedades
sociales y caen en las mallas del engao pir su extremada ingenuidad.
Que ellos, esos hombres, no se dejen sugestionar de las apariencias y
que sepan, que se compenetren concienzudamente que en el falso concep-
to moral, sinceramente no existe la amistad ni la dignidad ni la fraterni-
dad ni hay humanitarismo, s6lo existe la ponzoa de la hipocresa y el l-
tigo de las iniquidades. .. ......








68 Ernesto Madriz



La Grteria

En el transcurso del tiempo, la Tradicin oficia en su temple el feste.
jo de das memorables. Uno de ellos es el de la Concepcin de Maras, fe-
cha sta que hace repicar las campanas del jbilo en los pechos infantiles
y en el corazn de los adultos. La sonoridad de esos repiques agudiza el
eco de las voces y el de los estentreos gritos que nocturnalmente lanzan
nios, hombres y.mujeres, inquiriendo el motivo de tanta alegra, para des
pus contestarse al unisono: que es la Concepcin de Mara la causa de
tanto gozo.
Ampliamente festival es la noche del 7 de Diciembre con los altares
en las casas, a donde el pueblo- como en romera- va a visitar y vito-
rear a la Madre de Dios, mientras en nuestros pensamientos retorna lo in-
fancia.
Le noche del 7 de Diciembre es la noche de la expansia spiritual
con la devota ofrenda de gofios, dulces y refrescos para los gritones; es la
noche del bullicio con aspect carnavalesco: es la noche de los estallidos
y de los cohetes multicolores que, en rpida ascensin al iofinito, pare-
cen desmayarse en la trayectoria y trnanse en surtidores de luces nega-
tivas.
En la noche del 7 de Diciembre casi todos gritamos alternativamente
celebrando a la Virgen Marea, as como en pocas pretritas la celebra-
ron nuestros deudos que espiritualmente nos acompaan hoy y hacen que
sus gritos de antao, que vagan en las regions etreas, se unan a los de
nosotros en una conbinacin intima y mstica.
Atravs de los aos y de los siglos, la noche del 7 de Diciembre, ten.
dr siempre su encanto, su misticismo y su espritu festivo.


61 mes de los recuerdoe Infantilee

Ao con ao los das de Diciembre traen para los adults que an es
tamos exentos del fatal precepto bblico: "Polvo eres y en polvo os con-
vertiris", gratos recuerdos de la infancia y hacen que surja en nuestros
pensamientos una efmera floracin de ilusiones, de amores infantiles y e-
pisodioj venturosos que han quedado escritos en el Libro Intimo de Nues-
tra Existencia. Esta floracin aromatiza nuestras almas y nuestros corazo-
nes, as como los jazmines, azahares y nardos perfuman el ambiente en
las tardes crepusculares o en las noches de luna.
Diciembre es el mes de los recuerdos. Aoramos el ayer con sus
fantasas y deploramos el present con las realidades en el process de la
vida y en la evolucin de las cosas. Esta deploracin es ms sentida por







En el Templo de Apolo


todos aquellos que, per a motive u otro, mlograron el ayer y el preente
los sorprende indefensos y mal preparados para el cumplimiento de los
deberes de ciudadanes, tranquilidad spiritual y bienestar de los ogares
en sus diferentes ramificeieones. De ios suelio infantiles se despertaron
demasiado tarde y hoy, con el cmulo de circunstancias que los rodes, di-
ficilmente pueden lanzarse a laconquista delo ideals. Son como actors
trgicos en la batalla de la existencia. Arrollados por el tiempo, van ha.
cia el ocaso con pass inseguros, con el cuerpo cansado y con las pupils
turbias.
Este mes de Diciembre, hace pensar en todas estas cosas; hace expe-
rimentar sentimientos infantiles que alegran y entristecen al recorder lo
que fuimos y al analizar lo que en la actualidad somos, acetundose este
sentimentalismo para los que van a la reteguardia de los afortunados y
de los que aprovecharon la iniciativa del porvenir.
Diciembre es el mes de los recuerdos infantiles.


HJ Dr. Rafael Corralte

Si, debes quererla intensamente,
ella es noble, gentil y recatada
y a vista y paciencia de la gente,
de tu modo de ser no dice nada.
SI, debes luererle ardientemente,
pues colm tus antojos de bohemio
y hoy despus de todo y como premio,
la vives ocupando diariamente.
SI, Raf., no la trates como esclava
y estimala en todo su valor preciado
para que viva ms esa que te ama.
Si, cudala much, pues si no se acaba
y despus Iloraris inconsolado
la triste defuncin de tu Piyama.








70 Ernesto Madriz



nI poeta Joaqun Sacaea

Nueve amores tuviste en tu vida
sentimental de poeta sofaldor,
para todas signal era tu amor
en esa seleccin tan distinguida
Recuerdas.... 7 En los dias de verano
y en las noches tibies o friolentas,
llegaban a tu lecho de romano
febril, arrulladoras y violentas.
A todas atendias igualmente
y muchas veces a locas y ciegas,
en tus suefos de poeta adolescent,
te deleitabas en orglas griegas.
Esas musas, con las que hoy no cuentas
ya no te animan con ansias de Tenorio
e indiferentes te ven all en las Rentas
gravando el capital con gran jolgorio.


Otroe cuentoe bumorfeticoe

61 deletlo delator

As como otras jvenes, Irene sacrifice su poder en los vaivenes de
la vida al incrementar sus sentimientos con su primer novio ... En la
actualidad es una de tantas discipulas de Afrodita, controlada y explo-
tada por las celestinas.
A consecuencia de su desgracia y de no querer regenerarse, sus pa-
dres la hicieron evacuar el hogar y a sus familiares no les agrada oir
mentarlo, la consideran como si hubiera muerto.
Al correr de los das y por un pleito que tuvo en la calle con una co-
lega, la ubicaron en la Crcel de Mujeres y la sentenciaron a dos meses de
reclusin. Irene suplic le conmutaran la pena; pero fracas en su peti-
cin.
Doce das tena de estar encarcelada; mas como se le hada insopor-
table el cautiverio, resolvi libertarme aprovechando un descuido de la car-
celera...... Tuvo exit y de nuevo respir el aire libre.







En el Templo de Apolo 71



De su fuga se di part. Las autoridades giraro exhorto a la de-
mAi dependencias policacas de la Repblica. La bsqueda result infruc-
tuosa, ya que hasta los famososs detectives nacionales confesaron haber
agotado todos los medios para capturarla, y de no haber abusado Irene de
las bebidas espirituosas, no la hubieran pescado .....

Irene, acto continue de su fuga. se radic en Managua. All, donde
era desconocida, presumi y continue en sus actividades discretamente,
cambindose nombre.
Todo iba bien y se diverta en las funciones de cine, en paaeos y
bailes de barriadas, hasta que vino lo imprevisto a eclipsar esa felicidad..
El mvil fu un baile que improvis y al cual asistieron jvenes aci-
caladas y amiguitas de su categoda ...... Se bail decent y jubilosa-
mente por dos horas; mas como se bebi con exceso el licor criollo, hubo
riias y escndalos que alarmaron a algunos vecinos... La polica se pe
sent al lugar del jolgorio y termin con el bochinche, apresando a algt.
nas bailarines. Irene, una de las victoriosas en el improvisado encuen-
tro pugilsltico, fu internada en la Crcel de Mujeres, se le condujo en
estado de alta area y qued semi-dormida en el corredor de la prisin.
De pronto su espritu belicoso, credo por la embriaguez, reaccion al ver
en visions que le agredan sus amigas. Haciendo ademanes furibundes,
vocifer:
A mi no me pegen, yo soy muy hombre y hasta me he burlado de las
autoridades pues me fugu de las Crceles de Le6n.
Un guardian que oy las anteriores palabras, inform a su superior.
Este funcionario, llevndose por norma que los nios y les personas em-
briagadas hay veces dicen verdades, se comunic con la Direccin de Po-
lica leonesa, describiendo la filiacin de la rea Telefnicamente se com-
prob que eran ciertos los concepts de la recluida. Como resultado de
esto, al da siguiente fu remitida a Len, sentenciniola la autoridad a
mayor pena que la que le haban impuesto anteriormente.








7 Ernesto Madriz


Una papa me


Don Rafael era un hombre de edad bastante sazonada, campechano,
ocurrente, tenaz en sus empress de negocios y episodios amorosos. Nun-
ca ha pensado en matrimoniarse y pasa su vida tranquilamente sin com-
promisos conyugales y solazndose de vez en cuando con aventuras amo-
rosas que tienen vida efmera. Dijrase que es como una mariposa o coli-
brl que va de flor en flor.
Una de las ms frescas aventuras de don Rafael, tuvo lugar en las
fras regions de Apaneca, pueblo de El Salvador. All conoci a Elena,
joven de encantadora belleza y de mejillas sonrosadas, como si los arrebo-
les de la tarde o de la aurora, se hubieran retratado en ellas. Al slo ver.
la, un Impetu'pesional envolvi su corazn y en su mente se anid un de-
seo.... Fu asi que. poniendo en prctica su propsito, comenz por ha-
cerse digne de la confianza de los padres de Elena, los que en el transcurso
de los dis se encarifaron con don Refael y lo trataron como a un miembro
de la familiar. A Elenita la trataba cariflosamente; mas nunca le dirigi
palabras amorosas. Si la quera con buenos o malos sentimientos, slo 61
lo saba .. En tales circunstancias, aconteci que regres de los Esta.
dos Unidos el Ingeniero don Alfonso, como su finca estaba ubicada en el
mismo pueblo de Apenece, lo primero que hizo fu visitar ditha propiedad
agrcola.... Al pasar por la casa de Elena, sus ojos se deslumbraron al
verla y pens que esa flor campestre estaba reservada pera su buen gusto
y musit estas palabras:
-Una papa ms ...
Luego de haber pasado por la casa, regres, par su automvil frente a
la puerta y recurriendo a un pretexto, pidi agua. Desde este moment hizo
amistad con Elena y sus progenitores, y al igual que don Refael, frecuent
el hogar. Ambos rivals charlaban amigablemente, teniendo buen cuida-
do de ser discretos en sus pretensiones.. Dato sobresaliente de los visitan-
tes era el hecho de que el ingeniero siempre llegaba en su auto haciendo
derroche de lujo, y don Rafael como era pobre, ingresaba en una mulita
negra.
A sabiendas don Rafael que el ingeniero don Alfonso llegara determi-
nada tarde a casa de Elena, y se quedara a cenar, supuso, desde luego,
que alguna cosa lamentable poda ocurrir. Para conjurar tal amenaza,
recurri a una estratagema: se adelant a la visit del ingeniero en la fe.
cha fijada y lleg a la casa de Elena a las once del da. Como lo invita-
ran, almorz con today la familiar y a continuacin suplic o don Ramn,-
padre de Elena,- que le permitiera acostarse porque se senta indispueSto.
Don Ramn protest:








En el Templo de Apolo "ti



-Nala de esplice. Ud. est en su casa y manda. Vaya a acostara,
amigo. La cama, aunque no es muy blandita, e ser provechosa.

eg
A les dos y media de la tarde lleg el ingeniero don Alfonso. Bal
del automvil con un ramo de flores en una mano y una botella dewiskey
en la otra. Entr6 a la vivienda, diciendo:
-Buenas tardes, don Ramn.
-Buenas las tenga, don Alfonso.
-Aqu traigo estas flores para Elenita y este wiskey para que lo be-
bamos a la hora de la cena.
-Gracias, es Ud. muy amable.
Un acceso de tos proveniente del cuarto, interrumpi las frases que
iba a pronunciar el ingeniero. Luego inquiri:
-Qu tiene algn enfermo?
-No, es don Rafael que est acostado....
Estas palabras no agradaron al ingeniero y su desagrado embozado
tom auge cuando oy decir a don Rafael:

-Elenita, por favor pasame el pantaln que se cay de la silla. De.
bo de irme porque ya es tarde.
La ingenua campesina, prestamente entr al cuarto y sali al Instante
al constatar que don Rafael estaba vestido y que lo del panteln induda-
blemente era una broma. Cinco minutes despus sali don Rateel, y al
ver al ingeniero don Alfonso, cordialmente lo salud:
-De darme cuenta que Ud. estaba aqu, me levanto antes. Tengo
ms de una hora de permanecer en el lecha
-Gracias por sus atenciones, don Refael
,--De qui6n es esa botella de fino licor?
De don Moncho.
-Pues bebmosla. Est de acuerdo don Moncho?
-Desde lueg.








74 Ernesto Madriz


-Y la botella fu escanciada con el consiguiente disgust del ingeniero,
el que acort6 su visit y se retir de la casa con el convencimiento de que.
hable fracasado en tola la line. No volvi a visitar a Elenita y cuando
pasaba por su casa en automvil, parecla como rfaga.
**
Aclarando, vemos: que las apariencias engalaron al ingeniero don
Alfonso, hacindolo prejuzgar hechos que no se hablan consumado.


Ia novia Ideal

El adagio popular: Nadie sabe para quien trabaia,, es un axioma
que date desde tiempos primitivos y a travs de los aflos sigue dando sus
leceiones objetivas.
Una de las muchas'persones, victims de la mala suerte y convencida
de la inexorable sentencia, de- Federico, quien vive en una comarca ale-
daa a la ciudad. Dedicase a las laborers agrcolas, y aunque no tiene
ningn vicio, poco ha hecho en sus progress econmicos.

Mirtila, -su consorte-, con quien no ha procreado ningn hijo, no
obstante los cinco afios que lleven de casados y de vivir bajo el mismo te-
cho--, compare con Federico las actividades del campo y de la agricul-
tura.
Que son felices, bien lo saben todos los vecinos comarcanos.
Cierta noche, a su mujer Federico dijo:
-Amor, estoy pensando una cosa....
--Te la apruebo, -toda vez que sea buena.

-Desde luego, Mirtala.
,-De qu se trata?
-De que este ao solamente vamos a sembrar diez manzanas de
maz y seis de frijoles No vamos a comerciar como en el pasado. Ade.
ms, romper la alcancla para echar mano del ahorro que tenemos..
-Eso al que no. ,Me opongo. El ahorro es sagrdo, no debemos to-
carlo. Qu pretendes? Acaso te ha entrado la locura?..
-No, nila.. olme primero y despus criticame. El dinero lo em-








En el Templo de Apolo 78"



plear en la compra de cuadrpedos de media cebe.
-LQu son eas cosas que hasta hoy lea oigo mencionart..
-Son cerdos que engordaremos pera venderlos despus a buen pe-
cio. Ganaremos un pistaly ya verlaslas linds zapatillas y vestidos de
seda que te comprar Te parece el negocio?....
St, hombre.... Romp la alcanca....
***
*+
La crianza de cerdos di halegador resultado y en poco tiempo preci.
earon su desarrollo. lo cual, aunque parezca absurd, perjudic grande-
mente a los cnyuges.
El perjuicio consisti en esto: Prxima como estaba la Semana San-
ta, Federico dispuso ir a vent tos animals a la ciudad. Moments an-
tes del viaje, Mirtala le reconvino:
-No te olvides de tu promesa.. Las zapatillas las quiero de gamuza
color caf- el vestido de seda que sea azul-marino.
-No, preciosa.... Lo prometido es ley. A ms tardar estoy de re*
greso a las siete de la noche....


Vendidos los animals. Federico pose la suma de Quinientos Crdo-
bas y con gran jbilo se apresur a obtener lo que obsequiaia a su esposoe
comprando tambin un corte de casimir y una camisa para l.
De regreso a la finca, y antes de cruzar el radio suburban, pas por
una cantina, donde estaba de pie en la puerta, una mujer joven, atrac-
tiva. risuefle, y que a decir verdad, le agrad, toaificando eus nervios....
Dedujo que podra divertirse un reto con ella y despus seguir su ca-
mino. Poniendo en prctica su idea, arrend el cabello a la puerta del
establecimiento y sin desmontarse, a la cantinera melosamente preglnt:
-Cmo se llama Ud?
-Rosa.
-Lindo nombre, como linda es la persona que lo lleva.
-Y su nombre? Me perece haberlo visto alguna vez.
-Llmome Federico, y quiz tenga razn de que ya me conozca de
vista.








76 Ernesto Madriz


-Bjese del cabello, don Federico. Entre.... Aqu podr descansar
un rato. Ud. es un hombre muy trabajador y es justo que se tome sus
expansiones.... Si desea conversar conmigo, ser un honor y placer para
mi.
-Encantado de la vida con platicar con UJ; pero si tiene novio, es
preferible no entrar.
No, no tengo compromises con ninguna persona.
Federico, entusiastamente amarr su caballo a un post y sin qui-
tarse las espuelas, penetr a la cantina y estrech la mano a Rosite,
quien le insinu:
-ISe va a tomar un traguito? No le perjudica y es un estimula*
tivo para sus energas cansadas.
-Bien. Me lo tomar a su alud. Y Ud?
-Yo lo acompaar con chibola.
Despus del trago y de la animada y placentera conversecidn, Fede-
rico se tom otros que lo descontrolaron; al grado de decir: que vendera
la finca, que estaba hastiado de su esposa y que se divorciara para casar-
se con la cantinero, porque ella era uno muchacha comprensiva, bella y
amable. Acaricindola, llamla su novia ideal y la bes en la boca. Ro-
sita, complaciente, no protest de nada y le asegur que tambin lo que-
rfa y que contraera nupcias con l...... Por fin los tragos vencieron las
facultades mentales de Federico y en el taburete donde estaba eentado,
se qued dormido....
**.

A las siete y media de la noche, la atenta y simptica Rosita, propie-
taria de la cantina, mand llamar a un agent del orden y exputo:
-Vea lo que hace con este seor que est fondeado. Es un comar-
cano que no s c6mo se llama. Lleg a caballo trayendo esas alforjas
vaeas que estn junto a l. Yo soy mujer comprometida y por lo tanto,
no me conviene que se quede a dormir en mi caesa.
-Hay que conducirlo a la crcel: pero yo slo no puedo. No ten.
dr dinero en los bolsillos para pegar un coche o automvil?
-IQu va s tenerl ..... Aqu vioo templado de agoma* y me supli-
c le regalara un trago porque se estaba muriendo. Compadecida se lo
di.y despus se durmi como Ud. lo esta viendo. Urge que lo retire de
aqu ......








En el Templo de Apolo 77



El agent del orden montse en l caballo de Federico. A contlnuacln
orden a dos individuos enamorados que estaban equineando. le presta
ran auxilio para llevar a la crcel al inocente comarcano, a quien Rosita,
con su habitual ligereza de manos y en moments oportunos, le sustrajo
el dinero de los bolsillos y le hurt los cortes de seda. casimir, camisa y
zapatillas que guardaba en la alforja. De arrastradas lo condujeron a la
prisin.
Y mientras todo esto ocurra, su esposa Mirtala l1 esperaba impa-
cientemente con la obsesin de ver sus flamantes zapatillas y u sofledo
vestido de seda azul-marino.


La prueba concluyente

A Juana le depart el destino un marido que, s en verdad es un buen
ciudadano, tiene la desgracia de haberse habituado a las copas, con la
agravante de la carrera, es decir, que se emparranda por das. Todo
est en que ingiera un trago de licor para que la sed lo acosa con conse.
cuencias lamentables.
Juana, despus del chabaso bdquico y en plena convalescencia,
le ratifica sus consejos:
Daniel, vas de mal en peor.... Ests degenerando.... El licor es
veneno para vos. Quien te ofrece un trago, no es tu amigo... Recuerda
que tenemos trees niflos a los que hay que educar convenientemente, dar-
les buenos ejemplos y prepararlos para el porvenir.
Daniel prometa no tomar ms alcohol y acatar las insinuaciones de
su esposa; mas esos ofrecimientos quedaban anulados al transcurir uno o
dos meses de las promesas hechas.
Aburrida dofa Juana de dar consejos, recurri6 a una comadre de ba-
rrio, a la que le recomendaron como especialista en poner en estado seco
a los que se mantienen en el hmedo.
La emprica le garantiz que curarla a don Daniel mediante lo remu.
neraci6n professional y remedies que prepararla, advirtindole a la elente,
que no le dijera al marido lo de la cura y que le hiciera career que el me-
dicamento que tomara era para regularizar el hgado.
Puesto en prctica el procedimiento de la curandera, di6 algn resul-
tado, porque don Daniel;-eon gran sorpresa suya,-rehusaba tomar tragos
con los amigos y se dedicaba exclusivamente a su trabajo
Ocho meses de vida tan ejemplar, hicieron pensar a dofla Juata que
su esposo estaba completamente fuera de peligro del vicio y por eso no
tuvo temor una noche en aclararle:











-La medicine que te dl, te cur6 de la beblda.... Quiz sea bueno
repetirtela.
Daniel quedse sorprendido y recalc6:
-Medicina?....
--Si, nifo... Me la preper dofia Cimodocia; pero olvdate de essa
cosas, hoy somos felices y as debemos continuar......
-Naturalmente.
Desde aquella noche, Daniel tuvo grabadas en la mente estas pala-
brasi la medicine me tene carado, ya que l era icrdulo a las cu.
ras de tal ndole.
La noche de un viernes, que Daniel concurri al bale dado por una
vecina con motivo de su cumpleaos, un amigo lo invite:
-Tomamos un trago?
-No.
-Una cerveza o un bol?
-Tampoco.
-Pero hombre, Daniel, iqu te pasa? iAcaso te han curado para
que no puedas beber ni una cerveza?
-lEso nuncal ... Por mi voluntad dej los trago...... Si quiero,
bebo y si no, me abstengo.
-Ser possible?
-'Claro.... Te lo probar.... Unicamente tomar un traguito.. El
primero desde hace diez meses.... No habr otro.... Mi prueba seo
r concluyente.
Daniel y su amigo se tomaron el trago. luego dos cervezss y a conti
nuacin se dedicaron a bailar con diferentes muhachas .....


Al da siguiente, no concurri a la oficin y mand6 decir al Superior
que no llegaba porque estaba con fuertes ataques de amebas.
Un empleado que se enter de la raz6n, expuso a otro colega
-No hay tales carneros ...... Lo que tiene DanieLe goma ....


78


Ernesto M&~ti







En-l Timplo de Apolo


(79


Anoche en el baile bebi hasta ms no poder..:. Varios amigos
para reenimarlo, le echaro agua en la cabeza y le frotaron con juigo dei
m6n les orejas: pero todo fu en vano y lo tuvieron que dejar fondeado
en un silln. Con seguridad hoy est hecho une calamidad y de es ca-
me no se levant tan fcilmente ....

Ouentoo mfafmoe

a fa rea volandert

Pas Leonor frente a various jvenes que estaban parades en una es-
quina. Su morena gracia enmarcada en quince aos y su esbelto cuerpo,
hicieron suspirar a los mozalbetes Uno djo:
-IQu6 bella esl....
Otro expuso:
-Es adorable.. Dichoso fuera con su amor......
El tercero comment .
-Es tan'hermesa, que slo se la puede querer par adorarla.... De.
ba star en una urna.
El elogio de los jvenes se lo llev una rfaga. Lo que no pudo i
varse fu lo que verdaderamente sintieron y pensaron cuando vieron a
Leonor......


Un marido como hay mucboe

Ins se enamor de Antonio. Ambos se quisieron; pero como la can
sorte era muy exigente y el cnyuge no deba abasto con le que ganabe,
se aburri y lo abandon, trasladndose a otra ciudad. En este lugar se
emple como antinera y perfeccion alil sus malas costumbres y carcter
violent, llegando a ser temida por los adoradores de Baco cuando sto
promovian rifas o escndalos, porque Ieasita les imponla el orden a rega*
zos o los amenezaba con cuchillo o pistol.
Como a los seis mese de estar de cantinera, la cortej6 en la cale
Juan, un seaor entra enn aaflo y comerclste ambulante -Le habl de su
amor, de o felices que serian y de las comodidades que le brindart. Mef
ndieamnte suplic que lo quisiera y que abandoned a coatina, por
que se lugar no era apropiado pera una oven tan simptica como lls.







80 Ernesto Madriz


La muchach.e-quiz le tom carifo a Jan,-pues se retir del estan-
co y se cas6 con 61; pero las cosas, entonces, de claras, se le pusieron co-
lor de hormiga a Juan, porque su mujercita le result imperialist, lo tra-
taba drsticamente y le exiga la entrega de todo el dinero que ganaba
diariamente. Para ir al cine, tenia que pedirle permiso y si llegaba tarde
a casa, lo insultaba y castigaba con una coyunda especial, haciendo que
Juancito se quitara la camisa y camisola e introdujera las manos en dos
argollas,-que a la altura de la estatura de l,-habla colocado en la pared.
Estando en tales condiciones, bajaba la cabeza y soportaba los latigazos
que le cafan en la espalda.
Castigo tan inhumano era aplicado con frecuencia a Juan, y si al.
guien, que era conocedor de su desgracia, irnicamente le preguntaba:
-LEs verdad que se va a divorciar, por incompatibilidad de carcter
con su seflora
Juan, sonrienlo, contestaba:
-Ni siquiera hemos pensado en separarnos.... Nos queremos y nos
entendemos. Mi esposa y yo somos compatibles....


Cumpleafos que termina en Iroceeo

Carmen no es una muchacha, tampoco es una persona que merezca
el calificativo de anciana. Ella es una persona cultivada en los .cuarenta
aos y de presencia agradable. Gnase la vida en sus laborers culinarias
y ha creado fama en las caas de geate adinerada,-donde ha servido,-de
tener buena cuchara.
La protagonist, vispera de su cumpleaos, dispuso celebrarlo alegre-
mente, as como en los mejores das de su juventud y cuando en fiestas
de barrio, frenticamente danzaba y se la disputaban los bailadores.
Modestamente arreglada a ieza que alquilaba, Carmen invit a ami-
gas y amigos. Para poner m6 nimo y colorido al festival, invocsee el
espritu de Baco. Y esto, naturalmente, desbord el entusiasmo e hizo
.ver las cosas color de rosa, hasta el extremo de suscitar pasiones y for-
malizar compromisos....
Como uno de los bailedores, -Joel-, novio de Carmen,- enamoraba a
una de las bailarinas, la celosa novia se encoleriz, y con un plato de chi-
na en la mano, grit:
--Conmigo no juega esta coqueta.
Enfrentndosele a la cortejada por Joel,. Je estrell el plato en el ros.
tro, causndole lesiones. Luego se suscit el escndalo que hizo compa-
recer a la polica, llevndose presa a Crmen. a quien se le sigui causa
criminal y estuvo preea cuatro meses.








En el Templo de Apolo s8



Crageda por deecufdo

El esposo.-buen obrero y carifnoso padre de familia,- insinu que su
esposa Mera fuera con su hijo de cinco 6fios, a pasear a los balnearios de
Poneloya, no acompendola 61 por impedfrselo su trabajo.


Realizado el viaje, y cuando Juan,-el marido,-penseba en lo content
que estaran Marla y su hijo. le comunicaron que el pequefo hablase per-
dido en la play. Despub de dos dias de bsqueda, lo encontraron den-
tro de un ro hechr cadver. En la bolsa de su camisa habla various
jocotes salados, de esos que nacen en la arena.


-Qu6 pa?? Por qu el nio estaba en el rio que tenla como me,
dio metro de profundidad?


-Lo que sucedi es lo siguiente: la madre, despreocupada, aprove-
chando que el menor dorma sobre una carreta en el patio de la enra.
mada, se fu en compala de unas amigas a una fiesta maritima de bai-
le y cantos con guitarra. A su regreso ya no encontr a su hijo, el que
indudablemente al despertarse y verse solo, procedi a buscarla, perdin-
dose en el monte player. En su camino recogi jocotes para comrselos,
y al tener sed, se acerc 1l ro y al estar bebiendo agua, cay dentro de 61,
ahogndose,


Doble crime por una denundc


Fu un hombre trabajador, activo, inteligente y gozaba de apredo
en la sociedad.

As pasaba el tiempo.... Un da, da fatal para el ciudadano alu-
dido, se present a su casa repentinamente un individuo y le hizo various
disparos con revolver, alcanzando una de las'balas a una de sus hijitae
Como electrizados por un rayo cayeron al suelo padre e hija balados ea
eangre.


Este crime fu provocado, porque el occiso, hada tiempo, denunocl
un contraband de sedas a bu victimario, el que por ea causa estuvo pr-
so varos meses y qued6 en la miseria.








82- Ernesto Madriz



61 bombre que Incub eu tragedfa

Mvil de la tragedia fueron el odio concentrado y un cmulo de mo-
lestias desarrolladas por la persona que result muerta.

El extinto, persona adinerada,-disfrutaba de paz en su hogar can el
cariie de su esposa y pequeos hijos. Su existencia era feliz; pero desde
el moment en que por un disgust convirtise en enemigo del que fuera
su amigo, esa felicidad menguabe.

Y aes, en el afn de humillar al individuo en referencia, le ocasio-
naba todo el mal que poda, lo mal informaba pera que no le dieran tra-
bajo o le suprimieran el que tenia. Acosada la vctima por tales cir-
cunstancias, viva una vida de zzobra,de calumnies y hablase converti-
do en un unr desgraciado. Con la creencia de atenuar tanta ignominia y
perjuicios, se embriagabe con frecuenca, y una noche, en plena calle, -
gredi a balazos a su enemigo gratuito, privndolo de la vidae.

A causa de los sucesos relatedos, hoy luto en un hogar, viuda e hijos
que recuerdan al ser querido; y en la carcel, agobiado por las penes, pri-
vado de sus libertades y de la compela de su esposa, pasa los dias que
se le hacen aoas, el author del delito.


La recln casada que retom a eu caea


El acontecimiento social tuvo efecto la noche de un sbdo. Contra-
jeron matrimonio con las solemnidades acoetumbradas en enlaces de esa
naturaleza.
No fu en Nicaragua. Se bail hasta en las primeras horas de la ma-,
drugada. Hubo muchos discursos y se irvieron finos licores.

La novia haca resltar su hermosura con la albura de su traje. El,
novio, joven tambin, fsicamente agraciado, era envidiado por muchos
corazones femeninos y por algunos compaieros.

Al dia siguiente de la boda aconteci algo inslito que derrumb6 por
complete la dicha sofada y el gran cario cultivado por tanto tiempo....
Ocurri que la re c re casa retorn a s eoM y no por as propia voluntad.





* 1 .


En el Templo de Apolo 83



Los emplltrkos

No recuerdo dnde lei u o referir, que en cierto hospital, un famoao
Cirujano tenfl que hacer una delicate operacin a determinado pilente.
El xito era dudoso por las circunstancias dichas.
En el mismo hospital y desde hada various aos, viva como en su
propio hogar, un pobre oven asilado y carete de familiares. Por 1-
alciativa de l, desempel las ofuones de enfermero, y como revelar
ser inteligente, lo tom de practicante el repetido Cirujano, riendo por
lo tanto, su ayundante favorite en las operaciones. Muchas vees le or-
denaba que operara por sus mplios conocimientos adquiridos y en el
present caso, a que me refiero, el ilstre Dr. no quiso actuary ecarg6
e su ayudante la operacin, habindola ejecutadocon notable resultdo.
Lo anteriormente relatado, evidencia: que lea facultades mentales da*
earroUlad por la lecture de libros instractivos, la prctic y otros cono*
cimientos, han dado por resultado que infinidad de personas, sepan tanto
o ms, que profesionaes, superadoe, en esta form por los empideos.


Criunfo eoflado

Un amigo de bastante edad, gentil y de amisted since, lo sugestio-
n la otra noche un sueno que le di muy malos ratos al dia siguiente,
asi como tambin a sus apreciables hijos.
Aconteci que ese sefor,-que tiene la desventura de paesr das in
giriendo licor, estando en esas actividedes, -so6 que haba filmedo una
pelcula con resonate xito artstico y pecuniario, y que por lo tanto, po.
sela much dinero. Con esa grata impresin, llam a su hijo Jos Mara
y.le orden:
-Del dinero que tengo en la caja de hierro, report quinientos pesos
entire los pobres, le da doscientos a cada una de sus hermanas y a m me
trae cien.
El hijo, sorprendido, le explic6:
-Ud. est claro.... No tiene ni siquiera ceja de hierro.
-Eso no es cierto.... Ya ver~s......
El mig,-de nombre Len.- poseldo de clera y con la faja' en la
mano, agredi6 a fajazes a Jos Mara.
DesI 6sdel sucemo.-al dia siguiente,-coando el dudadano padre edi
perfect menta de su fantstico suelo, apenadamente expuso a sus hijos:







84 Ernesto Madriz



-Si los ofend, fu sin querer.... No estaba en mis cables
--S, pap, ya lo sabemos.... Hacemos votos para que nunca vuel.
va a sofar de esa manera


61 fogonero

Lo que sucedi a Gustavo en sus amorios, es algo que no tieoe re-
miendo y como tal, roto. quede.
El hecho de su desventura y de que se quedara sin su novia, fu la
lgica consecuencia de sus propios romances con una ingenua campesina,
a la que muhas veces bes con intense cario spiritual y con marcado
respeto.
Rosa Mariea el nombre de la campesina, es una joven hermoFa,
con un cuerpo bien formado, propio para servir de modelo y triubfar en
eualquier concurso de belleza fisica.
Cuatro meses llevaba de cortejarla. Etia le tenia c rio, el suficiente
cario para no ser esquiva y dejarse llevar por la corriente del sentimiento.
Como el tiempo pasaba, y Gustavo,-no obstante su amor,-no le ha-
blaba de matrimonio, ms bien pareca que iba extinguindose su cario,
ya que las visits a su novia eran menos frecuentes, Rosa Marta comenz
a decepcionarse, dicindote:
-Talvez tenga otra novia y por eso es tan frlo conmigo. ..
Las cosas tomaron otro cariz en ocasin en que Gustavo estaba enfer-
mo con fuerte paludismo. Aconteci que Miguel Angel, tambin joven
de simptica presencia y vecino de la finca de don Marcial,- padre de Ro-
sa Mara,-se enamor locamente de sta. Diariamente conversaba con
ella. Sus requerimientos amorosos fueron correspondidos y siempre lo
ratificaba sus buenas intenciones.



Cierta maana que Rosa Marta iba a traer agua al ro, Miguel Angel
le sali al encuentro y apasionadamente le expuso:
-iPor qu no te casas conmigo?
-Porque estoy muy joven.
-No te luce decir eso ... Ya tienes eded y est de punt .... iEs
que no me quieres lo suficiente para ser mi espota







En el Templo de Apolo 8s



-Quin sabe.
-Nadie ms que vos lo sabe. Contstame.
-SI, te quiero un. poquito.
Despus de esta escena, le insinu:
-All no ms a la entradita de la montaa hay flores muy lindas.
Deseo cortarte unas.... Vamos.

-Ya es tarde y me va a regaar pap, porque no llevo el agua...

**
Por algunos das continuaron cortando flores en la montaa ... A
ese recreo o jira campestre, puso trmino una comadre chismosa, quien
comunic a don Marcial lo inconvenient de oie Rosa Murfa puseara con
Miguel Angel en los alrededores de la montefie.
Don Marcial, campesino sumamente delicado y enemigo de perjuicios
y prejuicios, analiz: que si en verdad eran novios y se hablan tomado la
libertad de esos paseos, deban casarse inmediatamente. Ensill su ye.
gua y parti para el pueblo. Al pasar por la casa del Juez de Mesta, le
pidi capturar a Miguel Angel por tentative de rapto en su hija.
El regreso de don Mqrcal a su finca fu breve y lleg acompafado del
Juez local y del Secretario.
Hizo comparecer a Miguel Angel y a Rosa Mara y les interrog:

-Ustedes se quieren, verdad?

-SI

Ud. Miguel Angel,:se decide a casarse con mi hija, o particularmente
arreglamos este asunto-
-No, seor. Yo no entro en dificultades con Ud. Inmediatamente
me casa
e.*
*L*

La ceremonial matrimonial se celebr rpidamente, eclipsando el en-
tusiasmo el estado nervioso en que se encontraban los novios y el suegro.
Desde entonces Miguel Angel vive con su esposa en caM de don Mar
cial, compartiendo con 61 las laboes agricolas.
***







Ernesto Madriz


Cuando Gustavo tuvo conocimiento de la boda y de los detalles que
la precedieron, exclam:

-Esta bueno que me pase.... La perd por bobo.... Yo deba
llamarme el Fogonero..... o el calentador....


61 bhcho

Luisa en la actualiad es una solterona circunspecta de ms de 40
aos; pero en la poca quee s vi conmovida por un drama .pasional, era
una joven risuea y atractiva.

Luisa viva en cases de ta Josefa,-propietaria de una imprenta. En
la salad dedicbase diariamente a sus laborers de modista, y mientras con;
feccionaba trajes, tornbase pensativa y suspiaba. Sus prolongados sus
piros ansiaban un amor que le endulzara la vida y llenar el hondo vado
que sentia. Los sueos de la moza se vieron realizados; mas trajeron ce
mo epilogo consecuencias lamentables y grande decepciones.

El novio Uleg de la noche a la mafana, dijrase que fu atrado por
el conjuro de loe suspiros o por sus pensmientos en manifestacin de fuer-
za mental a sus anhelos. De nombre Juan, denotaba inteligencia y cul-
tura refinada.

Juan formaliz6 arreglos con dofla Josefa para editar en la imprenta
un diario, comenzando con algn xito sus laborers. Frcuentando la casa,
hizsoe acreedor a la confianza de ta y sobrina, y simulando estar enamo-
rado de Luisa, la sortej, siendo correspondido. La muchacha, ms de unm
vez se imagine, contemplndose en el espejo, ataviada con el vestido de
boda y la corona de azahareL


Despus de cinco meses de los acontecimientos enumerados, Juan
emigr6 de la case de daoa Josefa, dejndole una deuda de tres meese por
la publicacid del peridico.

Del retiro del periodista, se alegr la seora, desde luego que ya no le
seguirla arrinando la imprenta sin ningn lucro. La nica que lament
su ausencia fu Luisa, puesto que lo quera de todo corar Varias sar-
tas le dirigi, hcidadole ver que no fuera Ingrto, que cumpiera la*iro-
mesa y que tomau en cuenta lo que habla hecho.... con ella....









En el Templo de Apolo 87



8e cur6 de un mal y adquir otro


Un mes tensf Joequin de star enamorado de Mercedes, graiadad
abrerita.

Siendo l un joven novato en amores, faltbate valor para comunicar-
le sa sentimientos. Por consieuiente, sumido en su timidez, concret~.
base a mirara, a decirle sus adioses tembloroso y a hacer turns vesper-
tino 7 matutinos en la esquina aledafa a su ideslizada novia.
1 r
Como su pesin progresaba con intense tristeza, confidencialmente
manifest6 a Leandro, -su amigo,- la situacin en que se encontraba. Le
Implor ayuda o un consejo paro mejorar de suerte y que a la vez le con
foctara su nimo deceido.
El camarada, explic61e
-Mientras se-s timido, no habr mujer que te quiera.... A las
mujeres les agradan loe hombres gulas y que sabea decir frases amoro-
eas. Hablake.
-No puado, ya lo he intentado varias veces y las palabras se abdgan
en mi garganta
-Escbele.
-Ya lo bioe.
--ITe contest
-S1; pero me difo que ls es rto que la emo, que a lo diga verbal
mente.

-Es que te ha a el valor. To yoo a dar la medina paa que
resuelvas tu problema. Vmonos.....

SAmbos amigos en~CItat ea cantina.... Luaeg slieron y se fu *
ron converando de Mercedes, a la que por casualidad vslon vtnir
en a lmisma aera y rumbo opuesto. Joaquan se apresur6 a pre-,
6rsele ehizo derroche de reqoerimieato amensos. Desde esa fecha s
le quit el miado y supo encauar su am~r con palabras, souias y mira-
da. Lo malo del caso f qoe tambli aprendid a bbebr.








88 Ernesto Madriz



Ia leccl[6 objetiva


He recibido en la vida muchas lecciones; pero la ltima lesion mis
sentimientos, ya que el protagonista es una persona a la cual apreci, taa.
to por mera simpatia social, como por una equivocacin psicolgica....
Mi maestro fu6 un muchacho de aspect distinguido, de aparente
humildad nazarnica, de cortesla a flor de labios y a quien le demostr
mi amistad desinteresada en tiferentei forms.
Mi joven profe.qor, al correr del tiempo, para perjudicarme y tratar
de menoscabar mi honor, me calumni en ocasin que conversaba con dos
de sus camaradas.
Alguien.-que critic en silencio al calumniante,-puso en mi canoci-
miento su vileza e hipocresa.
De no haberse levantado el velo de maldad de mi maestro, hubiera
continuado creyendo en su cinica amistad, y apart deeso, prodigndole
mi aprecio en el concept amplio de la sinceridad.
En sintesis:-La leccin objetiva de que hablo, me nulifica como psic6.
logo y ha agregado prrafos al Libro de mi Experiencia con ilustraciones
litogrficas de falsas personalidades.


Cucato de Navidad


La viesn de la madre


Pedro era una persona feliz, lo fo en su hogar y en sus expaliones
fuera de casa. Ins, su esposa, floor de virtud y de belleza, era tambin
dichosa y la amorosa madre de dos capullitoss una nina, blanc, que ms
bien areeda una mueca y un nio moreno, gradoso y vivaracho.


Pedro, en el mes de Noviembre, conversaba eon su esposa acerca de
los preparativos de la cena del pr6ximo 24 de Diciembre y preguntaba a
los nifos sobre los pedimentos que haran al Niilo Dio.
Los chicos, exponan la diversidad de uguetes que deseaban.
El, para reducir el presupuesto que arrojaban los pedidos, decales
acaricindoles:








En el Templo de Apolo 89


Acurdense que el Niio Dios tiene que regalarle juguetes a todos
los nios del mundo y no cuenta coa suficiente dinero para comprarlos.
Mejor pidanle tres cada uno.

Bueno, pap ... Escribele que nos traiga los ms bonitos que tenga.
-SI, Anita; si. Rfaelito. Malana mam pondr la carta en la I-
glesia para que un ngel se la lleve.
Y Pedro e Ins, radiantes de jbilo besaban a sus hijitos y ce trans-
portaban a la fantasia de un porvenir mejor ....


Afo despus y un dia que Pedro mimaba a sus hijitos en la sela, les
advirti:

-Ya viene Noche Buena ....

-Rafaelito y Anita,-uno palmotendole las piernas y la otra acai-
cindole las manos, expusieron:

-SI, pap pero no le vamos a pedir juguetes....

-iPor qu? -dijo Pedro, intrigado .....

-Porque le suplicamos una cosa que nos hace much falta.

-Qu cosa?......

-Que nos devuelva a mam. Hace tiempo que nos dijiste que estaba
en el Cielo porque la Virgen Maria la llam para cuidar al Nifio Dios....

Y se ouedaron los nios contemplndolo - Pedro, pensativo, co
nostalgia infinite, los miraba. Sobreponindote y abra2ndolos must_

-SI, yo tambin le pedir eso al Nilo Dios .....

Aquella noche los hueranitos se durmieron pensando en que nuevaw
mente tendran a su madre.
***

Pase Noche Buena y el 25 de Diciembre per la maanae, bulliciosa-
mente se levantaron mostrando a su progenitor los juguetes que encon-
traron a un lado de sus camas.








90 Ernesto Madriz



Pedro, sonriente, preguntles:

-Estn alegres con lo que les regal el Niflo?

-SI,-respondieron ambos; -pero ms dichosos nos sentimos porque
nos trajo anoche a mam. Ella nos bes varies veces en la frente. S6-
lo estuvo un moment con nosotros y al irse nos dijo que todava tiene
que cuidar en el Cielo al Nio Dios; pero que no nos afligiramos porque
todas las noches viene a vernos cuando estamos dormidos, y que si no
nos habla, es por no despertarnos....

Y los chicos se fueron a jugar, mientras Pedro, en profunda reconcen-
tracin de sus recuerdos, se qued pensando en lo dicho por Anita y Ra-
faelito y en que la Visin de la Madre era un milagro que trajo consigo la
Noche Buena.... Y dos gruesas lgrimas rodaron de sus prpados?


6naltecedora y Iumanitarla Labor del loepcfo
de lurfanoe San luan de Dioe

El" Hospicio de Hurfanos San Juan de Dios", -que funciona desde
hace ms de medio siglo en esta ciudad,- es efectivamente uno de los
centros de beneficencia que a la vez que ejercita su labor humanitarian, ha-
ce Patria. Es por ello que, si su ideologa consgrase en hacer bienes,
sus postulados emergentes de tal ideologa, son positivos en esas mismas
finalidades en pro de los menores desamparados que necesitan amparos
cuidados, instruccin y dems menesteres esenciales en la existencia.

61 Ipreona l d l 5oepicto
Regentan el Hospicio de Hurfanos San Juan de Dios, los Reveren-
dos Hermanos Cristianos en sucesin perpetua; Hermanos que de verdad
lo son en el rito y en la realidad humanitarian. Son ellos fuentes de sabi-
dura, manantial de bondades, aurora ea las conciencias que se inician y
arrullo carioso en la orfandad; son ellos amorosos padres adoptivos y ab-
negados Maestros, cuyo goce spiritual es la enseanza y su ntima satis-
faccin modelar ciudadanos en las ramificaciones del arte y de las profe-
siones. Ardua y dinmica labor, tanto por el espritu educativo y profe-
sional, como per las fuertes erogaciones que ocasionan el funcionamiaeto
de tan meritoria institucin.
9ue frutoe
Analizando lacnicamente el process del "Hospicio San Juan de Dios",
vemos que es prdigo en su fructificacin consistent en dar personalidad.
al hurfano hasta convertirlo en adolescent o ciudadanoinstruido y pres-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs