• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Frontispiece
 Dedication
 Apuntes biograficos
 Preface
 Foreword
 Main
 Index






Group Title: Flores marchitas;
Title: Flores marchitas : poemas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081387/00001
 Material Information
Title: Flores marchitas : poemas
Physical Description: Book
Creator: Lefebre, Enrique ( Contributor )
Publication Date: 1958
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081387
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Frontispiece
        Page 7
        Page 8
    Dedication
        Page 9
        Page 10
    Apuntes biograficos
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Preface
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    Foreword
        Page 29
        Page 30
    Main
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Index
        Page 167
        Page 168
        Page 169
Full Text


FACUNDO RIVERA NATAL


Ftores Marchitas

POEMAS



PBOLOOO DE
ENRKIQUE LEF'K E


SAN JUAN DE PUERTO RICO


1958


vS, oI.4-














PLORES MARCHITAS






RAERmA NATAL WO
N&Tne


Flores Marchitas


POEMAS




PROLOGO
por
ENRIQUE LEFEBRE


SAN JUAN DE PUERTO RICO
1958


FACUNDOo









amT


Impreso .en los Tallowr Ord -os do Launa de MayrAi 30
Mdu co. D. P.


DefaciB Ng mda poa d *WUr,.
conforms a Is Ley.






























Printoedi e
Imanw en Merico


A~~/~jCi























































FACUNDO RIVEIA NATAL


















DEDICATORIA

A wif hijp.:

FrmCimo Cwrues, Ameia, Cmar.,
Trid" Be, Edi.y Akl*".dro.

A mi upom Cenneu Laudrd. 7 Lwdrdg
Car deaner iacrocde
El A&,















APUNTES BIOGAFICOS


El autor de ee libro, don Facmndo River Natal vio
la ,lu primer en el barrio Pagnado Adentro, sitio Hicatea,
de la municipalidad de Vega Baja, el da 27 de noviembre
de 1873. Sus padres, don Gregorio de Rivera Nataly do-.
ft Mara Enriqueta Cmaandra Natal y Martimne, e pri.
mo hermanoa Don Gregorio era agricahor e industrial
de maderas; su pocid6n econmica, para esta poca, ra
relativamente holgada, e, relacin cow la mas del cam-
pcinado.
El nifio Facund. recibi6 las prianea lecciones de par-
vulo, de. u propia madr, dolia Camandra, quien tenia
alguna iintrucci6n y gran habilidad panr trasmitir cono-
cimientos En 1884 ingrm en is escuela rural del barrio
Pugnado Afuera, que diriga el numetro don .Gervaio Mal-
donado Ortii. Cubierts hasta el lmise, la uintruci6n que
servia la escuela rural, pam6 pueblo, doude ahermaba sum
obligaioanea de escribiente del Iuzgado Municipdal C. la
sistencia a la Eicula Noctuma, dond tuvo como mnaet .
a, don Joe Becerra y Zaya y al Reverendo Padre Pedro
aria Barrios. Uis tarde qiju probar fortuna en el co
mercio etableci6 una pequefia tiea en la finc de u
padres' Al dane cuenta que quela no era Su vocaci6n,
trtoc6'el local de la tiend & ana m el pr&ivad, en







PACUNDO MVEA NATAL


done, a unos media pogp y a Ia mis pobrm gratuita-
mente, enseuiaba hata lo que hoy puede coaniderae an
nivel de cuarto grado. Un dia, cono era a cotumbre todoa
los a os, pus6 la Curia a rminar lo alhmnno de ua e-
cela p(blica do un barrio distat; a asonbrarm al ver
aquella esua inproviada, entraron y p reuaon al
joven maestro que'ai Ia permitia eaaminar a sus mnii.
El accedi6 gustos, y el reutado foe que, terminaddo d
examen, le ofrederon recomendar s o sombre al Gobera-
dor, para que-lo nombrara comn metro del barrio, ya que
era este alto incumbent quien hada Is nombramuntoa
de todo el profesorado de la Ida, a nombre de la Coroa
de Espaia. Los curiales cumplieron u palabra y an con-
tinu6 su labor de maestro hata 1898, bajo el regue de
Espaiia, y hasta 1899, bajo de nuro regimen. En ee ai
volvi6 como escribiente del Juzgad Municipal de Vega
Baja, hasta 1901, cando foe a etudiar a San Joan, a la
Eacuela Normal que funcion proisioalmente, a iniciati-
vas del Comisioado Bramboogh, en d Edifio de Bene-
ficencia, frente al Cuartel de Ballaji; all obtvo ana li-
cencia de maestro graduado de espeio En. 1904 ashti6"
junto con un nutrido grupo de maertros paertorriquaol, a
iniciativas ded Omraomo Lindsy, a anos cunas epe-
ciales que ofrecia la Univemidad de Harvard. Durante
este viaje tuvo la oportunidad de visitar, ademis d onas
ciudades norteamericas la de Noeva York, Philadlpbia
y Washington, en dod saiud6 penoalmente, al Presidente
Teodoro Roosevet, durante una recepcia que Ie oreci6
el Ejecutivo Nacional a Is maestrs boricue. De vuaha
en Puerto Rico, continue sus labor docenta harta 1914,
como maestro graduado de ingls. De e ae ao in atnt,
irta 1945, en qua de6 do trabajar, ocup6 los sigpnien






LO= MAUCrASt


pouI m: Seorario Audimo y Direcasr Ealmar de Vega
Baja, h4 1920; Samcrutrio Mumipe de Yalmu, h
1924; Traduar y Teedeor do LiUbn e a d lmiipi de
Sea Jua, bma 1928; Secretari MlImie do Veg Ala,
y-mias lard de Rio Pedras, b-r 1952. De aqui adebae
o c p n de Rempdadd, a1m I Ofidna del Acre-
douo de la Captal, hatm m retio de 1945.
En 1917 fund a udk do Juas Cauerau Asmerio Ro-
'ja, Tamis Tulier y otin cos puM vegmabajefsa, la Logia
Odfeica "Cableir.. de i Veg", en dovde obtao bo g.m
doE de Pat Nobe Padre y Nobl Grands. Fd li tmbi.
en uni6a dd mims gopo y ddom Rafad Niolku (El
Ruiaeor de Agms Boenas) y el Ldo. don Ja6 Pamtor Re-
Sbia, la ociedad dcivics El Noev. Oriented.
En lo poltico as abraa6 a credo liberal, deade may Jo-
ven. Fue seguidr, admirdor y coMnddo person da dae
Joae de Diego. Liquidado d Partido Unioita en 1920 y
atraldo por la pr6dia de jaicia social de don Santiago
Iglmias Panti, ingree6 aque mino amio, en d Partido
So.alla, en done mili6 hbuts so retire de la vida p6-
bMic. Su labor m i froctifera, y por la que a ms coemmc-
do, l hi, dra m de m eamamne afio, deade lba.
piblica. S. oratoris as caraeeria6 se.pre.a deeikde lsa
que lo oyo, eabe edi d periodiet Cardls Nievm Rie-
ra, quiie a Mmeds, per 1o c-mcuema, oruieador y wapaoaa haiia
s s adVesars. Sb pamei i fresa a a politics mmaiss
y equioca, radique doode aduque, ii bie. definida en
a aie de article, pabliadoa en 1920, en Is omnah
Apolsea del uomen, del periABimo El o Mnd, y que lie-
van por itAlo "Hagams Verdadera Politics sia e'Q*Q






FAWADtW -UVdkU AATAL


rems Hacer Patria". So poema "Higamau.PItria" ma a
afirmaci6n de sa seatr ae l. politi tnto e -l. s-a
lejanoa en que me escribi6 como-n el aMme o actual e
que el antor cuenta 84 aias de edad. So mcdo asal,- in
variable, puede medirme a Ia Ih de w poema "Ya e
Tienp". .
La afici6n literaria del autor de'iete libro empn 6 tWis
pranamente en la infai .ci Qiis -.l madMe, q~Mis era
amiga de a lecture, a pear del medio ambient. rPtife ea
que vivia, contribuy6 a deepertar en 61d e oeto per la
posia. So memorial, qoe- e privilegiada, secerda qum a
dia, cuando teniaa'ctro o cio aiom Ie pidi6 a pdare
qu le trajera, del .puel, na gaetal que a I gmewt
ban mucho. Don Gregorio olvid'6 el cargo. El iiio, aa
resentire, fue donde so madre y le dijo: "del snvragia
mochacho no me trajo Ia galeta, pero me trjo el arrs1,
pa Denarme la pipetc". EItoa inganosa verne demnetran,
ademis de la vena poetia .y la mente despierts dld nin,
una crcunstancia rara en squelos tiempoa, y a la con-
fianza en el trato entire hijo y padre, que se atrei a Di-
mar, a su progenitor, en son de broma, u~nvergimmea
muchachbo".
Seg crcia, c ecd tambimi an a w aficid pot la
poesia, por la caci6a y por I m~ic-a. I.proimab, to-
caba gitarra y mcribia vewo. Drante sa a od el d
pueblo como estudiaade y eacriblote dl JusgadoV biro
amistad on otro aficionado de'a ma ic y has lehms: el
joven Pedro de Diego, que, ma tarde, imotai as som-
bre en el periodIamo, con el m ed6'im de Rail de l Ve.
ga. Entre ambo., co lam habh ei6n de lsm eas~ asma
Divila y Francio- Lamdrmn (Pdchol.), orgmumaisa a






45


TrisMt.a, qu~tvinwa sr Wa'pr d lejam. de bCua
*h-miu !fr.m Vegabajeis . .
"Dnifthboea ta leca s'fims de sibo Veg Baja vria
una vida idrilct.ai ine..mas "Dn Joed .-Catat Pais
JE.Caruibe) era d port local de tod In plphscio-
nes de 'lita tura i~ y e. Sa~laid AI.
.val poda ua epimnta ea dendme aM ih p Alif
"1cd'EI Nivd; 'don Fedrico Fast Cartra= y B C~ibe
-poian imagnii bMiAotesA Manl PlilsW Dvila dw
oblrni, per enOm n, moi majoe veins; d Ba de-Bewrb
-era, odmi de mentor, el mojor ordor pmado que. oia
Puerto Rico. LoA rasa de eae .i t pnlado puertpe
rriqueio, que. lieg6 a ser DPOoy Aorto deocaa-
san en la Catedral de Soa Jan.l m. grand as que
no a haya echo an etudo mcnr &de n vhid y obra
de 'teae ;ali dhdpoh d& CriWo, qie fue d TbsA &
rries, pft itar e trlu i a-ustia mjma -*db 1i u wiziB
eacta. .:.
SEn ete ambinae fe, el aulor do eite -lbfo, iebmrndeaum
o tultura y eiabluetai m o r.iadd.- Asiswla, abikoa-
mense, a la termbt de la Fama J, dAn Jei Fkrand
Niter, en doode dmo Joe Gualbet Padill bllabs, orie-
taod a la jkwuatd a tudioM y aficionado a la lianutra.
La primer colmecia do veasos, del al,.que data de sta
poca, a. perdi6 de nu mna er piuatonca. IUia noee,
Is caM en que viva coan o rfiado, ya iud, Fi Eli.a
Marines Vega, nw Iwpaed lhlia balunia t'asE. ue-
p"ait6 ae uibso qd e qi mus de lam ae as Pas" un
reboj con*Da'Ift do CeOy lT b-ameM.w doe aile ptopKie
s uSer Uae ui uh WBbL r 1 aor 1s-N d _.aMe6 -Jl0 -
tero y carg6 canet rloi, iern d*l mdimt&* dSwesta, fs






FACUNDO BIV5A NATAL


l libro de Juan de Dia Pea y ean algO diner q mi
padre tnia en el bolilo dd chalo; porque a bhae
aclarar ya que es sobre mi padre sabre d que atoy arl-
biendo estos apunte biogrifico
Los poems inchidoa en aee voromen~h aen una t
yectoria que cubre dede 1896 en adlate La mayor pare
de elw fueron escrito durante la doa primeras doadu
del siglo; no s raro; pues, encontrar en del uas a
profundamente romintics. Son contempora, en u ma-
yoria, de la poesia ecrita por poets como Faix Mat
Bernier, Clemente Ramirez de Arellano, Jose im6a de
Arce, Tomis Carri6n Maduro y otra de eta generacid.
A la luz de la posia de los poets ante mencionados a que
debe enjuiciarse este libro. Sn valor principal, si alguno
tiene, es que viene a lienar una de las innumerables lag
nas que quedaron en la bibliografia puertorriqu ia, a
principios de siglo, par lo dificil que se hacia enonce la
publicaci6n de librs. Poema acrits, esporidicamene,
en los fhimos aies del poeta, no responded, con algunas
excepciones, al acance lirico y emotional del conjunto
principal de esta obra, que prologara en 1926, el ihutre
critic y abogado puertorriqueio don Enrique Lefbre; no
obstante, sirven ests poems para se alar d cuso evoluti
spiritual en la vida dd autor. Si no se me chacar a va
nidad.filial, me atreveri a decir que encuentro en los poema.
"A una Avecilla" y "Mi Hors de Resar", un aeecamiento
incuestionable a la poesi pura, que con tanto acierto culti-
vara el.irremplazable Garcilao.






lwm~g umIrhs


'-psup. yiparka uas heike todW k lhe a dgii i*
-meem ais"s In oerns Band&M 51mo, proM

al"uss .., a, li "- a lIs I gdml"
b toneraso diilo gramirn .el d dl .
:F u'. ewres we araswi~ions; Vedismis .1,1i.
aii- ee -y alguoas Cioms y pren saeb, todwis ai.
MhE.ia Es be.. admr. que, anm rdmcidn a te me
Su iatlmdito, la preent ibra repoxhnts d voluimi iW

,Pauri tminar "EM- no nIogufics asnzceari spr-
tl *qf, el sutor de ate libso, co nrajo 'npie*, a 190m ,
a is dams uelhjeda doaia Cr.i- I.and- y 16r .
"qui wive todavis. So ijo mayor, Franmci (quien -
esrislp), as ingeniero agrduom y aficionado a la Iiea-.
fits; is hija Carm e a tedritici d& ia Univridn ips
te.to pRice; Amlina a ma d a es y tiAe ya ijao p*.
mainsaits; Camndra a dedic6 a sla, oi emaa, por beatm
iT impe y ab or dedica al coaidedo de'us hibes; Triaid"0
o Trahajadora.Sociai y supoervisans fae del PLograms
doima*uir dil Niam denl IDparstmamto de Sad; Bab-
tiA erad o;n -magiesh ambr de Vegsn y Aje sinIs
iaoe oa Mijo de criase.. a cmidar o e mi ijo Mi.
Il Inillsa, ya que emp6 sa 'ivir bajo I atdud de s
jidim s anu dne y acnro. Tie r a fammilk -suitadu-
dtesa Yoek, d"ode ride duade bla b moi aols.







18 FACUNDO mI srATiL

No quise delegar n nadie el edsbo de emtas eama
motas biogrificas, primero, por la premua que lhA.hd e
escribirlas, para incrporarlas la obra; segundo, pm
evitar molestias en el suministro de dates que, a la lies,
podian er mal interpretadoa, y tercero, porque &qiiW&
conoce mejor a mi padre que yo?
Aclarado esto, os invito a que penetreis en el libro.

FRANCISCO RIVER LANDRON.

Caparra Terrace, P. &
11 de diciembre de 1957















CARTA PROLOGO


POR DON ERIQUE LEPEBRE.

Sr. don Facundo Riers Nad,
Son Juan, P. R.

Estimado Poeea:

Ahora se me ha ocmrido halade minucioamente de
u-libro de vram a pumao de publicane. IQu tarde; a los
tires meem!
Tantos dinr ban paad in que mted hmbiera recibido
el spiritual eaerio q mltoy ceyeado le va a sorpren-
der en estupefaiente srpresa, porque es muy com6n e in-
evitable adun, dl a am nue peqrando, en ves de lo
conrario, esto es, arecentare Ia confiana, por o musmo
que la epera mas nos acerca o aos va acercando a la gra-
cia u objeto eperado. No le parece?
Al ecribirle nobse al d bro, ami Rivera, abrigo va-
cilantes temore. Teaw ee me vayan a salir del radocnio
algunas amargs impresiones en son de derngaias, de lo
que 0o me be curado todavia, y que, por natural recatN,






FACUODO mWIIA NATAL


no be comentado, obedeciendo a mi toleranda y a mi ca-
ricter, y, temo, digo, invoucrar una o am cn la otra, y
que son unas cuantas frihes minucias ajea a a s obra,
que me han sugerido la ins6lta actitud de un poeta a quiea
hube de dogiar en I media de o dbm peo no, natural-
mente, lo que l aspiraba y en la manera de sus gusto, si-
no eogios en la verdad que boy no impose el daro y ex-
traio concept de la poesia nueva, o, mejor an, el arte
nuevo en la poesia.
Aquel gentil poeta de mi aprecinono estim6 cordial
unos pueriles juicies mia Denos de carifisa admiraci6o,
y por todo el articulo elogioo y amable me ha devueho
hoeca y ceiuda enemistad que yo, al fin, he tomado como
quimirica enemiga de poeta...
Y para mi, que no he sido comprendido, tal ves, por
mal expresado todo aquel pensamiento critic. No me cabe
duda.
Sin embargo, he notado que cien veces en cien, en esto
de las letras, en esto de lo escrito en volanderas lucabra
ciones, no sabemos leer sino las palabras. Las palabras y
nada mis. Cosa corriente y viviente no lograr interpreter
con precision y con justeza el pensamiento escrito. Existe
una taimada y feroz incompresibilidad ---en occasion,
hasta artera-, que nos extravia malvadament del nico
valor y alcance de un concept. La palabra, con s grave-
dad t6nica y external, con su empaque donoso y plebeyo, con
sus raudos matices y con sus alevoeas resonancias footi-
cas independientes unas de otras y sin el inexcusable esabo-
namiento de las ideas que expresan, sele velarse, a s mis.
ma, la esencia virtual de su contenido. "Dime con quidn






PLOM MACITAS


andas y t dir quien ers" es admiraemee adiM a
s locucions scritas, cuando elm van infomads por no.
ble prop6it s a lo argo del penmiento. Todas juntas, la
palabras, anillda, dicci6n trash dici6n, foran el pens-
miento en la oraci6o y en el discuo. No recuerdo quin,
con atinadisima vision, ha sotenido que hay palabras ab-
yectas, genti, desgarbada, dignas, odioa, infame, amo
ram y plebeya, de tal manera que, en so aparici6n en el
concept, afirman su categoria. Su rotundo, leave, musical o
iaper ritmo, o s evancente y nortio s evnte y oo in apartan y
ditraen a quienes se dejan apartar del inteno &dinmismo
de las ideas que represntan, 6nico objeto de su expresi n.
Todo sahemos leer, en cierto modo. Pero no todos sabemos
oomprender o leido en su sencia, mas ali de la hueca
sonoridad de las palabras. No todos sabemos comprender,
ni la breve frase que esculpe los sangantes odios, ni la
encendidas que animan las sogdas emociones del bien,
como tampoco las que de si dan, con majestuoom comos,
los eficaces equilibrios de un pensamiento recogido en la
limpia sobriedad de un conocimiento alquitarado y sin
banalidades compulsoras. No todos pueden ni suelen abon-
dar lo necesario y preciso en el pensamiento ajeno a tra-
vis de las palabras. Y el pensamiento s revela solamente
en la expresi6n, infaliblemente. Hay que ir hacia perfo-
rando ese cuerp, esa climide que la cubre, ese continent
fisico que es la palabra. El pensamiento yace arriba. Y la
palabra abajo. Aqul en la gran b6veda. Esto es, la palabra
se inicia por donde encuentra expresi6n. Hay que subir,
pues, al pensamiento por la palabra. Es una cuesta que
comienza en la 61tima slaba. Y today ascension es fatigan-
te. Todo repecho s duro. Y es ms ficil no subir el repedeo
ni la cueta, quedindoe al pie de las palabras, a so vera






FACUNDO RIVERA NAL


acogedora, sin ir a comprender lo esotrico de an contex-
tura, la auroral levedad de sus contorns. Esto es m6s ha-
cedero. Y esti mis en armonia con la letal desaprension que
vulgariza y soterra a tanto seudoletrado que se pavones
conspicuo y excelso, inabordable himalaya del entendimien-
to, esos que, aun en las palabras mismas por ells bien leidas,
ban visto y comprendido digo en donde field y grificamente
dice Diego.
Esos son, amigo Rivera, los que van a leer sus verss.
No irin mis ali de las fltimas silabas rimadas. Esos son
los que sin Ilegar a la saudosa albura de la tonificante y
confortadora emoci6n que-deja el verso puro y sencilo
-que es y ha sido siempre el grande incentive de la poe-
sia, de la belleza pura, la del pAjaro que canta su tremulo
canto espontineo-, sos son lo que, sin saber de lo 6ptimo
que hay en sus modestas rimas, pondrin citedra omnisciente
y academia calificadora para, estiradamente, pronunciase
disidentes e inconformes de su arte y de su verso. Y pregun-
te usted si alguno de ellos es nieto legitimo de alguno de los
Siete Sabios.
Pero, me tiene usted, que a fuerza de saber todo eso y vi-
virlo inc6modamente, ya he convenido en transigir con me
modo de arbitrarias interpretaciones de la obra poetica y la
obra literaria. iQui le voy a hacer! Se quejaron ya, decade
un tiempo remotisimo, los que repararon en as puerinl
befas para Racine, Voltaire, Hugo y el eterno didacta del
Emilio. Es un vulgo pedantuelo que escala, imbil de siem-
pre, la mAxima tribune del saber. No hace much uno de
los activos agitadores de la estitica actual, el poeta Valry,
hacia frias glosas de estas cosas bajo el regocijado t6pico de
Feria literaria, mientras el pescattore de El Hogor, el pro.






FLOS MACHWAS


digiuro Ancerman, con tan superior de ncia comentado per
el'stil y tan fino, y tan formidable Crit6bal de Catro, he,
e donoisimas aguafuertes, plasmado a ma equivoca inetd~
tualidad de adocenados trepando en la cuenca dificil de os
doctm de uno en miL Se comprende que no guste a unoe
mue quizas a lo otros entusiame. Cieramente Porque el
arte es asi. Aptitud tan divers como es la de a sensibilidad
mm lo individuals, y hasta como es la capacidad mental
imsainativa y cultural en cada quine tiee que ofrecer emo
ivyero corolarios y esas sumas apreciacioes de individ
o de grupos, atinadas cuindo, o cuando descabelladas, d
luego, acerca de una obra de arte.
Por otra part, las manifetaciones de la bellza actual
no etin en la periferia del exponente. EBstn mis ali de
la desdibujados lineamientos de su fisonomia. Por no as seb
ain ciles inaprehensibles estimulos o tro "nt wn
la belle innovada eel culth sabio de una nueva docrina
y como maga eflorecencia de un nuevo declogo, as eme
.fore a en expreiones mis compljas o como que se anima
en modalidades deusadas y rara, en uv todo apartadas d
ma aiejo y tracendente espiritu. Esto es phario en todA
las arte. Y muy poco quieren comprenderib Lo habrs
vitoe en la poe come o veris en l muica, en las art
acdsics com en las artes plstias. Las forms nueva,
a oye decir, se presienten, se dicuten, se aceptan, as recha
san en un clamoreo demaiado obsediante. La line nuevas
el contorno nvo, una nueva gracia, de un ritmo extra
do una mis profunda y compicada significati6 arutitic
qu ee aec propose concretar o estiliar, o compreder
suevos estados en nuevas etpas culturales en el estadio ala-
Storio en que se mueve la Bellez. Y quin gusta de ea ne-







VACUNDO 3IVZM NATAL


va bell, de eas nuevas forms? S61o s muy aviuados,
is conscientes de ess fen6mens, los aos compreasom de
l divine inquietud del arte que saben admitir sin porfia
las premiosas raones de la evoluci6n sobre que se manifieta
todo progress.
Podria decide de sus verses, de su libro, de sus compo
siciones, muchas cosas. No nuevas, por cierto, pero si
bmenas y leales. Buenas porque s6lo al estimar que usted,
como un laborioso exquisite que cree todavia en el evoca-
dpr "canto de la cigarra" y que imagine belas fantasir
venteando poemas faciles y musicals con la arrumadora
mfsica de Pan, s61o en conocer bn usted esa ufana actitud
de aedo en estos tiempos por tan poco preclaroe para eso,
tengo que recibir con franca simpatia eam Flores Marecias,
predispuesto a congratularle y a ofrecerle mis juicios sin-
ceros y plicidos. No hay en sus verses nada de los rimos
nuevos a que antes me he referido. Ni ultraismos, ni pre-
rafaelismos, ni nada. Nada tiene que hacer en eos Max
Jacob, ni Moreno Jimnez, el cilido precursor antillano, ni
Evaristo Rivera, nuestro gran vidente y olimpico empea.
dor; ni Palis, nuestro augusto principle, todos en la preemi-
mente poesia del Siglo; ninguno encontrar en ss Flores
marchilas ni atisbos geniales, ni donosuras atrevidas, ni
para ellos interesantes novedades. Y esto lo se por mi. Today
poesia que ahora efluya del coraz6n y de coras6n dp
emociones tiernas, sosiego venturso en cantias que reme-
moren en el poema homerico a Helena y a Paris, o los exz-
metros de Ovidio, o las buc61icas virgilians, pdesia de ipo-
ca, nobles cantos ya lay! si puros, hist6ricos y fuera del
pensamiento y la emoci6n complicadas de estos dJlos, a
ira digna y necesariamete a replegar junto al gran mona-






ULO MAIMarITI


mento de la glorious efemride a que coreponde. Advierto
quoe a amplitud de la power ha s ido dmasiada. Todo lo
ha tocado y todo fu6 poesia, tal ves porque en todo eti
contenida. Cuando su inquebrantabl esplndor, en el poe-
ma epico historic, en el poema didicti, en la vata poe-
Aa popular, en el romance, apenas a deca nada en prosa
(se entiende, en proa artica, de goce y delete en d arte
por el arte), y ae expoaian en dla todo los anhelos y quime-
rs del epiritu human. "Las antiguo fil6efoe griegos expo-
nian msustena en vers, generalmente con el titulo de Nets-
n Rerun", comentaba Paul Soudey, glosando la hermosa
afirmaiones del abate Henri Bremont, de la Academia Fran-
cesa, al exahar ate, como upernos innovadore desl poe-
sia pun, a Edgar Poe, a Baudelaire, a Malahrm y a Paul
Valery, y denotarlos como no peligroos. Ai, que as vero,
amigo Rivera, siendo como s, sencillo, sin afanes de revo-
luci6n la mitrica ni enLla eencia de la poesia misma, e
ti respondiendo a su legitima tradici6n, a su eencias y a
U primordial quehacere. Hacen emoci6n, cumplen a
maravilla con el canon y en su lira e sienten las cuerda
reaoantes de k motives de todos lo amores, a la patria y
a u pueblo, a las ilusiones ids, a la madre enferma y a
las flores, y al mar, en magnificos sign de inmaculados
aentimientos. La armonia verbal esti bien; es correct en
seria correccin de ret6rico, y dentro de los mejores y mis
graves pareceres del estilo poesia Sigl Diecinueve. Aquela
Poesia que recuerda en la pompa de su verbo suntuario
los hermoao atardeceres con a melanc61icas lejanias, ba-
jo la tibia sonria de n sol raenceniado que se empali-
decia en ella; la cancin confidential de la fontana rumo-
rosa en la azl linfa de su caudal y lirica alegria; los aim-
b6licos cnes de lk amoroo lagos insinuantes de roman-






FACUNDO RIVERA NATAL


ticismos ferv6rosos y de ensueios y promesas, adoradomw
del mito de una felicidad presentida en el mundo interior
que se lleva por dentro; aquella poesia exult6 el alma, la hi-
zo cadenciosa, exprimi6 sus sabrosos zumos de creyente en
los ilusorios rumbos y metas lontanas, divinamente, y en el
misterioso don de profecia en sus cultivadores mis aptos.
El arbol cantaba. Los crepusculos fuefon cendales fugitives
agitados y desdoblados en la penumbra de las horas glauca.
Las ilusiones perdidas, los arrobos mis entontecientes, las
exaltaciones mis vibrantes, los s s apaciguados o treman-
tes quereres, todo fue objeto de esa poesia, sensitive,
chorro de una fuente que se lam6 inspiraci6n, cultivo de los
ideals uninimes, hechizante en sus miles y en sus inque-
brantables y domisticos discreteos. De ese modo es s poe.
sia. Veo que cultiva todos los metros en la multiple escala
de todas las rimas, y es, mis que otra cosa, filesofo rebusca-
dor de las esencias trascendentales de la idea, lo mismo en
un endecasilabo que en un alejandrino o en unos eneasi-
labos ondulantes, como en la vohlptuosa redondilla o en el
verso de arte mayor y en la simpitica d&cima, placer de
los oidos mis profanos en la ciencia del ritmo. Lo dice
used al comenzar su brillante y fragante Canto al Amor:
"Quiero cantar en versos castellanos"..., y asi canta used en
esa otra viri composii6n. "Ya es tiempo", de punzadore
excepticismos enervantes, y en esas otras, gran compendio de
desalientos, de nostalgia, de desasimientos amargo, "Hojas
Secas", "El Dia Llegari", "A Solas", y en la iltima, "Mi Te.
tamento", en las que pone usted today la radios luh de su al-
ma, predispuesta a los santificantes ejercicios del Bien y la
Virtud, comno inicas potencias laudables de la vida. Ha to.
cado used today la lira. Es lirico en alto sentido en su poe-
ma fuerte "Hagamos Patria"; lirico y ipico a la vez; madri-







rLOmEs MARCrrAS


galiza con final y sutil actitud en "A Una Avecila", como cin-
cela el soberbio y armonioso soneto "Al Mar", que suscribi-
rian con jocundas satisfaciones lo mismo Heredia que Olega-
rio Andrade.
Todavia hay, amigo Rivera, supreme devoci6n y res-
petes de abuelo por esa poesia. Recuerda, como ninguna
otra, la poesia del alma de los pueblos, esa asi, baiada en
las claras serenidades de la espontaneidad, sencilla, siempre'
sencilla, duke, sin afeites, a veces entonada en elocuciones
tribunicias, de desanillados hiperbatones y de fugitivas acro-
bacias ret6ricas, y a veces, tambin, de calladds acentos,
sentimental y conmovedora. Poesia de fragilidades vagoro-
ass como la de ese dechado de gracia -cantares de Ia tie-
*rra, 1Oh, como se meten tan deliciosamente en el alma so-
cial!-, que slo esos Quintero pudieron concretar en Ia
tcnica de esa deliciosiima Cancionera, que hacen vacilar
al mas revolucionario, ante el desconyuntamiento en la for-
ma cuasi inmarcesible de la nueva poesia, pagada de una
nueva gracia y de un ritmo tan rec6ndito, de tan veladas
sugerncias, tan demasiado cult y que jams podrmn re-
citar ni los gananes en las eras ni las moas de la aldea,
com enantes.

Y suyo afecdsimo amigo,
ENRIQUE LEFEBRE.


Mayo, 1926.















PALABRAS AL LECTOR.


Desde la adoleencia hasta el present instant en que
la nieve de los afios cubre mi cabeza, me ha acuciado siem-
pre el deseo de vaciar en estrofas algunas de las distintas
emociones que, por uno u otro motivo, ban sacudido mi es-
piritu. He aqui la rax6n primordial de la existencia de e-
tas Flores marchie, que, si bien a cierto son marchitas
porque el inexorable Crono asi lo ha dispueto, no estoy
seguro de que pedan Damarse flores, porque carecen de
Slozania, perfumes y matices inherentes a estas creaciones
de ensuecios cuando son d product de musas privilegiadas.
Estas humildes produccione de mi fantasia siguen un
orden cronol6gico, y es por so que aparecen en primer
tirmino compoiciones de sabor er6tico, products de Ia
adolcencia y juventud; a ha que siguen otras en las cua-
les se acentua Ia virilidad, para terminal maniftando
cierto espiritu de religiosidad, inspirado en lo principios
dela moral critiana.
Confieso sinceramente que jams pen@ en dar a la luz
p6blica este humide trabajo, y a boy Io hago es slo por
satisfacer lo deses de mis hijos, que en do se han empe-
iado.







30 FACUNDQ RIVEA NATAL

A ellos, pues, y a mi querida sposa, dedico esa Flo-
res marchitas, como una prueba de mi paternal y conyugal
cariios.

EL AUTO.

Junio, 1947.













DE DONE VENGO Y A DONE VOY.


Venge de una campiia
que un arroyedo baha,
en cuyas caras linas
el cdo se retrata;

alegran el bocaje
pitirm y calandria
y d ruisior entona
sus amorous cantigas.

Frondom limoneres
oatetan en sus rams
sus aromosas frutas
junto a sus lores blancas.

De la colina iva
sobre la verde fald,
entire flores silvestres
maduran las guayabas.

Ha. tiaiepo que en d vale
que d arroyndo baia,
ase amba humiltdente,
ana caits bonca.







FACUNDO RIVRIA NATAL

Al frente de k chl
vertian s fragaci
jamines y anenays,
lirios y rooms blancas.

Ali vine a la vida
en una tarde pilida
y me dio el primer beao
mi madre idolatrada.

Naci entire los humildes,
ame lo que ellos man,
canti en sus alegrias,
Iore con sus desgracias.

En la campiia alegre
se dealiz mi infancia
y ps felizmente
mi juventud dorada.

Despus... fui por el mundo
levando las nostalgia
de mi campiia alegre,
de mi casita blanca.

Visited los palacis,
penetr n en las cabaas,
vague por las cudades,
cruci por las sabans.

Los crudees demengais
me dieron hie amarga






FLOSM NA3CHIhS


y a fin se marchitan
as flores de mi alma.

&Ad6nde voy? Al triunfo,
porque mi ruta tram
una recta impecae
que el deber me eiala.

Voy acia la campila,
voy hacia la cabala,
voy hacia los humildes,
amo lo que eldo aman.

Yo luchare por eos,
yo enjugar ss grimes,
cantari cuando gocen,
Ulorari en sus degracias.

No me deshumbra el oro
ni el palacio me encanta,
no acepto las cadena
ni reconoco castas.

Me humillo ante el derecho,
me yergo ante la infamia,
combat a los tiranm
y compadeco al pariah.

Por eO voy al triunfo
con mi bandera blanc;
blanca ante la jiustia
y nera ante la infamia.






FACUIDO RVmA NATAL


A ELLA

Permiteme escanciar en tu mirada
la divina emoci6n de los ensuefios
el licor embriagante de los 6xtasis
y la sutil esencia de los v6rtigos.

Deja por un instant que tus ojos
renuncien al fulgor de los luceros
y en cilices se tornen, amoros,
done yo apure el nctar del deseo.

Deseo spiritual de hallar la gloria
a travis de tus ojos hechiceros,
diluyendo mi alma en tus pupilas
para hacerte sentir hambre de besos.



YO TAMBIEN ORE

Frente a la puerta sagrada
de un tempo, crucn al azar,
y ante su mistico altar
te contempli arrodillada.

Un velo negro cubria
tu faz candorosa y bella,
oculta como una estrela
tras de una nube sombria.






FUMS MAxrCHITA


Un aoplo de eternidad
se desmayaba en to rente
y saturaba el ambient
perfume de santidad.

Tu alma desgranaba un reao
leno de fe y armonia,
que de tus labia fluia
como un prolongado beso.

Era un cuadro encantador
que devoci6n inspiraba:
una virgen que rezaba
a los pies del Redentor.

Un altar pleno de luz,
de flores y de poesia,
y t6 orando, vida mia,
frente al Mirtir de la Cruz

Yo, que siendo iconoclasta,
no voy del altar en pos,
pues para adorar a Dies
el Universe me basta;

al verte contrita y pura
orando con devoci6n,
embargo mi corag6n
una emoci6n de ternura;






FACUNDO RVERA NATAL


y exttico, contemplando
la luz de tus lindos ojos,
mi alma se poatr6 de hinojos:
yo tambiin estaba orando.



LENGUAJE SPIRITUAL

iCuantas cosas me han dicho tus ojos,
mientras sell el silencio tus labios!
iQuC poema de castes amores
he leido a traves de lus pirpados!

Cuando el ingel divino que guards
de tu alma el recinto sagrado
a lus claras pupils se asoma,
el ambient se puebla de rays
y semeja un oriented purisimo
de luz matizado,
al nacer entire nubes de oro
una fresca mafiana de mayo.

Mi alma entonces se embriaga anhelante
con el duke licor escanciado
en el ciliz sonoro de un verso,
que tus ojos divinos y diifanos
inspiran a mi musa, que canta
la alegre canci6n que a mis labios
afluye, en raudakls de ritmos
musicalizados.







FLORmS MARCITAS


No bajes t vista, adorada mia,
no cierres ha pirpados,
porque asi me ocultas d fulgor divino
de tus ojos cars;
y mi alma se queda en tinieblas,
y la lira enmudece en mis manos,
yla lua de mi numen apaga,
se extingue me canto.

No cierres tus ojos, adorada mia,
descorre, amoroa, los velas sediceos
tras los cuales se ocuhan radiantes
de tus dos pupils los nitidos rays.

Deja quc ;t. IrmnequiIna -Sr
como dos luceros que, dele el espacio,
reflejan s lu a diamantina
en las aguas tranquilas de un lago.


ACOGELOS

Mis verses son aves que vienen del cielo,
del limpido cielo de mi pensamiento,
y que al contemplate defienen so vuelo
para saludarte lenos de contento.

Se acercan alegres al negro boscaje
que forms t pelo de magicos rios,
y alli te musitan en duke lenguaje
la bela msperana que dan tus lbedu







FACUNDO RIVERA NATAL


No temas que vuelvan mis aves divinas
a emprender su vuelo a ignotas regions,
contigo se quedan modulando rimas
bajo el palio augusto de mis ilusiones.

Permite que tejan con fibras de ensuefos
el nido sagrado de nuestros amores
y en tu pecho virgen cultiven risuefios
de dichas sofiadas las preciosas flores.

Deja que mis aves se queden contigo
entonando a solas su duke caU4iyr '
ilas pobres, se mueren por falta de abrigo
si no las albergas en tu coraz6p~


TU LUTO Y EL MIO

Vistes de negro y negros son tus ojos,
que mi faz triste y trimula retratan,
porque negra es tambiin la amarga cuita
que Devo en lo rec6ndito del alma.

Tu traje negro, que formaste acaso
con un jir6n de sombra arrebatada
a una noche internal en que no habia
fulgor de luna ni de estrellas plidas,

cubre tu cuerpo de vestal y ocula
bajo sus plieges de sedante gas,







FLORES MARCHTAS


tus formas virginales, tus encantos,
la flor de tu hermosura inmaculada.

Es tambicn como un simbolo sagrado
que express en el lenguaje,de las alas
el dolor que te causa la partida
del ser que te dio vida y que te amaba.

Tus ojos negros, abismos insondables
en cuyas lobregueces se dilatan
las imngenes muertas de mis sueios
y el resplandor de mi ilusi6n se apaga.

Tus ojos negros que semejan tumbas
en medio de una selva solitaria,
cuando los cierra en amoruo suefio
el boscaje sutil de tus pestaas.

Mi cora6n sediento de tenura
busca en ellos la image adorada
de un amor que mitigue mis tristesa
y que reviva mis muertas esperanzma

Pero en vano, mujer, el alma mia
toca a las puertas de tu amor cerrada
por el dolor, que sin piedad y aleve
hiri6 las fibras de tu pobre alma.

Cuando a traves del prisma de tus ojo
se asoma la pasion con loca ansis,







FACUIDO RIVRA NATAL

observe que un magnifico deselo
de luz divita en tu mirar irradia.

Mi coraz6n entonces, conmovido,
traduce en el fulgor de tu mirada
la historic de un carifio que conserve
en las del tuyo eqirituales paginas.

Yo tambiin como t6 Ilevo escondidos
en imperecederas remembranzas,
la historic de un amor que fue divino,
la flor de una ilusi6n que fue sagrada.

For eso son fines nuestras penas
y parecen gemelas nuestras almas,
porque un mismo dolor las atormenta
y un miesio sentimiento las embarga.

Deja que legue a ti mi canto triste
como el eco fugaz de una plegaria,
y tu alma se funda con la mia,
ti calmes mi dolor y yo tus lgrimas

Sean tus ojos negros el santuario
que sirva de refugio a mi esperanza
ya que del mundo la perfidia aleve
destruy6 los altares de mi alma.

tu traje negro simboliza mudo
tus intimas tristezas, albergadas
en tu sensible coraz6n de virgen,
ciliz divino en que el amor se escancia.


-`L






FLORU MAlCHTrAS


Mis verno son tambinn a simbolismo
que al comprender poeden la alma
como la tuya, que sensible y pura,
Ileva en su seno divinal fragancia.

Los dos levamos luto, vida mia,
kl dos guardamos penas ignoradas,
tu lo express por medio de tu traje,
yo en etos pobres verse, duke amada.



NO PUDO SER

Cuando mi nefasta suerte
me arrebat6 tus amores,
busqui alivio a mis dolores
donde no pudiera verte,

y quise, Ivana ilusi6n!,
desterrar eternamente
tu recuerdo ide mi mente,
tu amor de mi coraz6n.

Y aunque me aleji de ti
con el asia de olvidarte,
s61o conegui adorarte
con mis tierno frenesi.

En moments dolorooso
quise borrar tu memorial







FACUNDO RIVERA NATAL


y olvidar la triste historic
de aquelloe tiempos dichosa.

jTodo en vano!; el alma mia
presa de mortal angustia,
la flor de tu amor, ya mustia,
con lagrimas revivia.

Te vi en la tierra, en el cielo,
en el valle, en la colina,
en la linfa cristalina
del susurrante arroyuelo.

Te vi en la noche, en la aurora,
en el perfume, en la brisa,
y en la divinal sonrisa
del alba madrugadora;

y de la flor en su esencia
aspire tu puro aliento,
siempre fijo el pensamiento
en tu angelical presencia;

y no pudiendo borrat
tu image de mi memorial,
ni olvidar aquella historic
ni aquel amor desterrar;

con el mis ferviente anhelo
busqu, en mi coraz6n,
las causes de mi aflicci6n,
los motives de mi duelo;







FLORES MARCHITAS


y hall, en apacible calm,
una reliquia sagrada;
era tu image grabada
en el fondo de mi alma.



TUS OJOS

IQue bellos son tus ojos! majer, en edos arde,
sirviendo tus pupils de migicas fanales,
el vesperal reflejo de la silent tarde
y un refulgente brillo de auroras boreales.

|Qui intense se produce la luz de tu mirada!
Yo siento que se adentra en mi sensible alma
y en magicas efluvios la deja saturada,
mientras fugaz se aleja del cora6n la calma.

IQui duke es contemplate mirando embebecida
los pijaros que pasan, las flores del jardin,
la nube que se aleja por cifiro impelida,
o el astro que radiant se pierde en el confin!

Refijanse en tus ojos divinos, soiadores,
todas as emociones mis pura del amor,
idilios de terouras que anuncian los albores
de una luz que disipa las sombras del dolor.

Dijame contemplarlos con ansias, con ehemencia,
serenos, irradiando so dulce claidad,







FACUNDO RIVERA NATAL


porque de tus pupilas la suave transparencia
refleja el puro ciele de la felicidad.

Yo soy de estiril ruta cansado peregrino
que cruza de la vida los aridos desiertos,
dejando sepultados al horde del camino
mis flores ya marchitas, mis ideales muertos.

Yo soy el pobre niufrago que en mares de amarguras
lucha con las tormentas de todos los dolores;
huirfana esti mi alma de todas las ternuras,
mi coraz6n sediento de todos los amores.

Por eso me parece hallar en tu mirada
la estrella bienhechora que mi destino gula
al apacible oasis, que al fin de la jornada
me ha de ofrecer la calma que mi destino ansia.

Permite, pucs, que el fuego de tus pupilas bellas
penetre en lo mis hondo de mi agitado ser,
y que borrando al cabo de mi dolor las huellas,
lo sienta yo en mi alma eternamente arder.



DEJAME EN PAZ

Deja que entone una canci6n doliente
a mis ya muertas horas de alegra,
cuando con mid de beeas tf solas
embalamar mi enardecida frente.






FLOMU MACHIThS


Deja que alli en el oenm de mi mente
se borren los recuerdos de otros dia,
en que tu me jurabas que vivias
tan 6olo para amarme eternamente.

Deja, i, que mi alma dolorida
apure hasta las beces los dolores
causados por tu cruel indiferencia;

ya el ave de mi amor en ti no anida,
y perdieron perfumes y colors
las flores que adornaron mi existencia



FLOOR DE UN DIA

En oculto erial triste y sombrio
donde nunca una floor verti6 su esencia,
aparrci6 en plena florescencia
una rosa gentil en el estio.

Luci6 s6lo un instant su atavio,
porque un soplo fatal y sin clemencia
la desprendi6 del caliz con violencia
y esparci6 su corolla en el vacio

Asi fue la ilusi6n que me inspiraste,
flor de belos colors matizada,
que me brind s u aroma ~lo un dia,






FACUNDO RIVERA NATAL


porque con tu crueldad la marchitaste,
y hoy rueda por el suelo abandonada
la triste flor de la esperanza mia.


POR FIN

Hoy que vuelvo a encontrarte en mi camino
despuis de haber pasado tanto tiempo,
en que, por vez primer, tu mirada
penetr6 en el sagrario de mi pecho,

despiertan mis dormidas esperanzas
como de un prdlongado y triste sueio,
durante el cual se comerv6 tu image
en el area sutil de mis recuerdos.

Y al volver otra vez a contemplarte,
en las ya rotas cuerdas de mi plectro
revive la canci6n de mis amores,
de aquel amor que es puro y es eterno.

Acoge esta canci6n, si es que tu alma
conserve vivo del amor el fuego
y de la ausencia las cenizas frias
no lo ha extinguido con el tiempo.


HISTORIC TRISTE

Alli al pie del muro de la antigua plaza,
a la luz incierta de una luna pilida,






FLORS MA3CHITAS


me acerqu6 a tu lado levando en mi alma
amor, ilusiones, sueios y esperanzas.

Vestias de negro, vestias de luto,
pero tu mirada era alegre y bella
como una sonrisa, como una alborada.

Las sedantes notas de tu voz divina
por aquel ambiente tendieron sus alas
rasgando lo afreos cristales movibles
por la noche cara.

Y oi de tus labios promesas de dichas,
de glorias sofiadas;
escuch6 arrobado la frase supreme,
la frase anhelada,

la frase que es vida para el ser que quiere,
la frase que es gloria para el ser que ama;
y en ella dijiste que ti me querias,
que no me olvidabas.

Un rayo de luna besaba tu frente
y yo lo envidiaba;
la brisa apacible jugaba en tus rims
y paredCa hablarte de cosas extraias.

Te encontr6 otra noche alli al pie del mumo
de la antigua plaza,
a la luz incierta de una luna pilida;
estabas radiant de hermoura, bells;
pero tu mirada







FACUNDO RIVERA NATAL

eclipsaba entonces un velo mombrio;
la sonrisa migica que en lus labios rojos
como un nifio inquieto perenne jugaba,
se habia marchitado como una floor trimula
que desde su ciliz el cierz desgaja.

Tu voz era incierta, fria y apagada,
y apenas si pude siquiera escucharla;
no hubo de tus labio, como yo esperaba,
promesas de dichas, de glorias sofiadas.

Al fin... te alejaste dejando en mi alma
un dolor intense que la destrozaba,
mientras de mi pecho tristes se alejaban
amor, ilusiones, suefios y esperanzas.

Ahora cuando paso, en las noches claras,
junto al viejo muro de la antigua plaza,
acude a mi mente triste remembranza
de mi amor perdido, de to fe olvidada.

Alli en la penunbra distingo un fantasma
que guard silent la mansion sagrada
donde tiu enterraste una noche pilida,
la promesa aquella de que me queries
y no me olvidabas.


A UNA AMIGA

La barquilla gentil de mis amores
bordeando e lago azul de mi existencia,







FLOU MArCBITAS


bajo un cido de uave trasupareia
navegaba entire arrullo y entire flore;

de pronto el huracn de los rigores
rugi6 en el horizonte con violencia
y lanz mi barquilla a la inclemencia
de un tenebroso mar de sinsabores.

Hoy navega al azar la barca mia
mientras en la remote lontananza
el horizonte permanece incierto;

pero la estrella de tu amor la guia,
y por eso me alienta la esperanza
de hallar al fin el anhelado puerto.



RESURRECCION Y MUERTE

Los sonorous bronces de alegres campanas,
con sus vibraciones los aires poblaban;
los fieles creyentte se regocijaban
mientras en d temple tranquilos oraban.

Un gozo inefable sentian las almas,
elevando al Cielo sencillas plegarias;
era la mariana de un hermoso dia:
Sibado de Gloria, vispera de Pascus.

Tu pasaste entonces junto al duro escafio
donde yo mi cuerpo triste reclinaba;







FACUNDO BIVERA NATAL


ibas muy content, marchabas alegre
junto a un nuevo amante que te galanteaba,
y no le dignaste mirarme siquiera,
con la de otros tiempos divina mirada.

El velo sombrio de tu indiferencia
como un frio sudario envolvi6 mi alma,
y all& en mis adentros senti que morian
mis tiernos amores, mis dichas sofiadas;
extingui6se el fuego de mis ilusiones
y las avecillas de mis esperanzas
murieron de pena, murieron de frio
en la desolada mansion de mi alma,
y las armonias que por el ambient
en alegres notas se desparramaban,
para mi trocaronse en tristes lament,
en quejas, gemidos, doubles de campanas;
y mientras el Cristo simb6lico y santo
ascendia a los Cielos de la Gloria en alas,
bajaba al sepulcro de mi fe perdida
la ilusi6n mas pura que forj6 mi alma;
v fue en la maiana de un hermoso dia:
Sibado de Gloria, vispera de Pascua.



A FINA FINARES

Ven, amada mia,
amada de mis sueios,
vision encanladora de mis dichas,







FLORM MARCHTAS


supreme encarnaci6 de mis anhdls.
Ven a mi con tus gracias,
con tu fiebre de beos,
con tus hechizos multiples,
con tus ojaoe negros,
a escanciar en (a copa
de mi ardiente deso,
el licor embriagante
de la pasi6n que lievo
en mi alma, que es tuya,
y en este coraz6n que vive
tan s61o para amarte
con un amor inmenso.

Sofi que me encontraba en el oasis
de un piramo desierto,
mientras vagaba triste
por el largo sendero de mi vida,
cubierto de alimafas y de espinas
que destrozaban sin piedad mi cuerpo;
que me acerqu- jadeante
a la orilla de on plicido arroynelo,
que eicondia en el oasis
el raudal de sus aguas, en silencio;
que a Cl acerqu6 mis labios
sedientos y resecs,
y al apurar la linfa bienhechora
de ella surgio to cuerpo,
como una emanacin de la espermsaz
envueha entire los tales de mi ensueio;






FACUJwO RIVYi "ATAL


y desde entonces vivo pars amrte
con un amor inmenCo.



A MI MADRE ENFERMA

Tus ayes lastimeros, madre mia,
pufiales son que el coraz6n traspasan;
esas quejas que lanzas de continue
son dardos que penetran en mi alma.

Enferma estas, la fiebre te devora,
tu debil voz apenas se levanta,
para expresar jadeante la dolencia
que tu cuerpo combat despiadada.

iPobre madre, tendida sobre el lecho
estas por el dolor, triste, agobiada,
como la mustia flor descolorida
que el terrible aquil6n al suelo arrastra!

iPobre madre, contemplo tristemente
tus sienes por la fiebre coloreadas,
mientras sobre tu frente se proyecta
la negra sombra de la horrible parca!

;Ah, si supieras cuinto sufro, madre,
al verte en ese lecho reclinada
queriendo resistir el rudo embate
de la terrible enfermedad que mats!







MAMN McAftM


SAh, si supietas cuinto yo padewo
al contemplar tu angumtia reflejada
en el limpio cristal de tus pupils
y ef'el seno brillante de tus igrimas!

Yo se que entonces tu mortal angustia
mi duelo al presentir, ay, se agravara,
siendote mis sensible mi amargura
que la misma dolencia que te embarga.

Pero no, yo no quiero que t sepas
que de sufrir rendida esti mi alma,
porque esle sentimiento, madre mia,
de tu pecho el dolor acrecentara.

Y entonces, como el maternal carifio
es tan inmenso al que ninguno iguala,
al dolor que consume tu existencia
unirias mi dolor, madre adotada.

Oh, Seupemo Hacedor de cuanto existe,
ti que riges los mundos y las almas
por eyes inmutables, infinitas,
de tu divina voluntad emanadas;

Ti que pusiste en las cer6tlas cumbres
on sol de tfego y una Iona pdlida,
y estrellas mil que acaso a los espiritus
otras vidas ofrecen y otras patrias;

Tiu que eres ef Amor y la Justicia,
fueme de catidd Nncd agotida,







FACUNDO RIVERA NATAL


perenne manantial en cuyas linfas
se refleja del Bien la images sacra;

Tiu que encendiste en los maternos pechos
la antorcha divinal de la esperanza,
sin cuya luz la vida se oscurece
y vacila la Fe, sostin del alma:

apiadate, Sefior, del ser que sufre
las torturas de un mal que le anonada,
los dolores intensos del espiritu,
de dichas que pasaron, las nostalgia.

Brinda, Oh, Dies, tu bakimico consul
a la santa mujer que reclinada
yace sobre su lecho, casi inerte,
sin alientos de vida ni esperanza.

Es ella la mujer que en dias mejores,
en los dias venturosoe de mi infancia,
me ensefi6 a pronunciar tu santo nombre
en el libro inmortal de una plegaria.

Es ella la que en horas de tristea,
sintiendo que a mis labios se acercaba
la copa de un amargo desengae,
la miel de sus caricias me brindaba.

Es ella la bendita madre mia,
la que inund6 de luz mi joven aima
con sus sanos consejos, y esfornw
por infundirme una conciencia horada.






FLOREI KARcCHlAS


Madre del coraz6n, la musa mia,
t6rtola por un dardo traspasada,
al Cielo eleva su postrer gemido
y presa de dolor plega sus alas.

Ya no podre cantar porque ti eras
el numen que mis verses inspiraba,
el angel venturoso de mis sueios,
la inspiraci6n supreme de mi alma.

En tu duke regazo, madre mia,
concebi los amores de la Patria,
las hermosas visions del poeta,
del joven las risuefas esperanzas.

Me ensefiaste a ser bueno, a amar lo bell,
lo noble, lo ideal, lo que levanta
el corazon a la celeste cumbre
donde e altar de la Verdad se aa.

Vive, por Dies, Oh madre, y no abandon
al hijo de tu amor que vierte lgrimas
junto al humilde lecho que ya cubre
la negra sombra de la horrible parca.

Serena ya tu frente dolorida
y no te quejes mas, madre adorda,
que esm ayes que lamas de continue
son dardos que penetran en mi alma.


Julio de 1898







FACU DO RIVERA NATAL


A SOLAS

En las tristes horas de mi triste vida
a solas contemplo,
cuan fugaces pasan los instances dulces,
los gratos ensueios,
que a la fresca sombra de ignotos jardines
forjaron quimericos,
el manjar divino de duce ambrosia,
con miles de besos.

Ya todo sc esfuma, se aleja, se pierde,
y mis labios tremulos
balbucen promesas acaso ignoradas
que ha tiempo murieron.
Infaustos amores despertar pretenden
las aves dormidas de tristes recuerdos,
v el eco apagado de sus dulces trinos
rrsuena en mi pecho.

Nublado esti el orto donde mis auroras
brillaron un dia con fulgor esplindido,
-us luces se apagan al helado soplo
del aleve cierzo;

las sombras avanzan como un torbellino
de negros fantasmas, de raros espectro,
que van arrancando las flores del alma,
los capullos tiernoes
de las ilusiones y las eperansas
y los devaneos.






FLORES MhRCHRIAS


Alfombra impalpable de flres marchitas
cubre mi sendero;
yo sigo mi ruta, como un peregrino
por cste desierto,
y cuando rendido por ansias in tregua
a un oasis lego,
ay, s6lo contemplan mis ojos turbadoe
sus irboles secs.

Si a la fuentecilla que duerme en la arena
mis labios acerco,
en hid se convierte su caudal de plata
y opaco se torna su liquid espejo.

Tal es de mi vida el cuadro sombrio,
porque amo en silencio
la Gloria, que es sab6 un bello spejismo,
y el Bien, que se aleja como el pensamiento.


ANHELOS

Si fuese dable al coraz6n que sueia
de la duke ilusi6n volar en alas,
traspasar el confin de lo impossible
y legar de la dicha a la morads;

si el alma en so ferviente desvario
hallar pudiera el encantado alcizar,
que alaon be hermos espejismos
en gla i t region de mn semprama;







FACUNDO RMveRa NATAL


si lograse la mente enardecida
escalar las mansiones ignoradas,
que forjan los quimericos ensuefio
bajo el sopor de juveniles ansias;

si no envolviese el velo del misterio
cuanto escudrifia la raz6n humana;
si el Bien del Mal pudiera distinguirse,
icuinta felicidad se disfrutara!

Pero en vano pretend el pensamiento
al tirmino legar de la jornada
que conduce a la plicida ribera
donde el temple a la Gloria se levanta.

En vano la raz6n con ansia ardiente
en pos de la Verdad, serena, march;
no la encuentra jams; Ges que no exited?
jEs acaso Verdad s61o una farsa?

Tal se muestra el espiritu que anhela
saciar su sed en las tranquilas aguas,
1sombra funesta que forj6 la duda!;
;negra caverna en que la luz no irradia!

La gloria y el amor son dos quimeras
que al pobre coraz6n que sueia y ama
deslumbran con mentidas apariencias;
luego, como un relimpago, se apagan;

y Ilora el alma la ilusi6n perdida
hasta que la subyga otra epernna,






PLORE MARCHMAS


que le presents del placer is cops
donde apura, no mis, cicuta amarga.

Y asi, desde la cuna hast la tumba,
realize a ciegas el mortal so march,
corriendo trash el Bien, que nunca encuentra;
doquiera hallando el Mal, que nunca aguarda.



NOCHE ETERNA

En los mundos interiors de mi espiritu
hay abruptas soledades intocadas,
donde reina el silencio de una noche,
noche eterna sin crepfusculos,
sin estrellas ni alborada.

Alli el alba primorosa no sonrie
a Ia luh de una esplindida mariana,
ni hay gorjeos, ni susurros,
ni coloquios de avecilas,
ni murmullos de fontanas.

Alli el aire no musita su canciones,
ni el ambiente con perfumes se embalsama,
pues no hay flores que derramen sus esencias
en la extensa espesura solitaria.

Alli slo los abrojos y los card
crecen siempre on fatal eauberanda,







FACUW) RIVERA NATAL


y produce inclementes las espinas punzadoras
que se clavan en el alma.

Soplo helado de las cumbres, que otros dias
recibieron aureos besos de luz calida,
baja intense a las simas insondables
que sirvieron de sepulcro a mis muertas esperanzas

El fantasma de la fe perdida ha tiempo,
por los piramos sombrios triste vaga,
y le sirne de sudario una bandera, *
la bandera de mis glorias disipadas.

Todo es frio, inclemencias y arideces
en los ambitos mis rec6nditos del alma,
que ha sofiado con las glorias que no existen,
v ha buscado la verdad sin encontrarla.



FLOOR Y ESPADA

Mi musa es amalgam de perfume y veneno
de caricia sedante y dardo punzador,
de susurro de brisa y estampido de trueno,
de grito de protest y suspiro de amor.

Es petalo de rosa en el jardin durmiente
de mis ensuefios puros de gloria y libertad,
v ante las injusticias es huracin rugiente
que azota despiadado 1 iyp6dica maldad.






FIPF*M NlE4Rc As


Es plegria que asciende par feIvorwos eale
para implorer contrita Ia human redenci6n,
y es Lucifer que huye de las et6reas salas
para ocupar el reino sombrio de Plut6n.

Mi musa va al tugurio del infeliz obrero
y alli vierte perfumes de conmuelo y de amor,
y no sube al palacio del dispota altanero
porque no Ia stature hilito corruptor.

Mi musa no le canta ni al poder ni a la fama,
ni rinde pleitesia a la torpe ambici6n,
porque en la oculta hoguera que mi numen inflama
no se quema el incienso de vil adulaci6n.

Ali, en ese santuario, mi espiritu ferviente
ora por los que sufren eternal humillacin,
y para los tiranos que matan inocentes
se trueca mi plegaria en ruda maldici6n.

Es hurafia. mi musa, como ave de la umbria,
y esquiva quedamente la farsa mundanal,
pars captar a solas el ritmo y Ia armonia
que forma de los mundos la march sideral

No gusta de ataviarse de faeos oropees,
ni va tras el aplauso fugaz y halagador,
le basts, cual la abeja, libar sabrosas miles
en el rosal frondoso de mi mundo interior.

Mi musa se conmueve ante Ia fax risuefia
de la infancia inocente, del virginal candor,






FACnDO RIVERA NkTAL


del cuerpo ya encorvado que la vejez domefa,
de la virtud que brilla con propio resplandor.

li musa se prosterna ante el deber cumplido,
ante la luz que guia por sendas de verdad,
ante el brazo robusto que levanta al caido,
ante el dolor que inspira compasi6n y piedad.

Para isos es mi musa remanso cristalino
a cuya margen crecen las flores del amor,
que brindan sus perfumes a todo peregrino
que cruce por la vida transido de dolor.

Pero para el tirano que viola irreverente
las divinales leyes de amor y caridad,
Smi musa se convierte en litigo inclemente,
o en espada flamigera que hiere sin piedad.

Por eso en el regazo de mi hora silenciaria,
cuando mi musa siente el human dolor, .
suelo hacer de mi verso maldici6n o plegaria,
filo hiriente de espada o perfume de flor.



HOJAS SECAS

Como los tibios reflejos
de un incendio que se apaga,
dejando en sombras envuelt
la planicie dilatada;






FLORES MARCHIAS


como d kimo suspiro
de la brisa enamorada,
que se pierde en el follaje
de la selva solitaria;
com d arrullo postrero
del ave errante que pasa
rozando la tienas hojas
con la punta de las alas;
o como el postrer acorde
de una misica lejana,
que se percibe un instant
y se pierde en lontanana;
asi pasaron lo aiios
de mi juventud dorada;
fugaces como el reflejo
de un resplandor que se apaga,
dejando en sombras intenmas
envuelta mi pobre alma,
que apura en silencio triste
copa de penas amargs;
porque al emprender la ruta
de una existencia oana,
era s6lo un visionario
que con la verdad sofaba.
Marchaba trash to ideal;
tras lo aboluto marchaba,
bucando el Bien, la Bellea,
la Igualdad, la Tolerancia,
la Libertad, a Jutcia,
la Equidad y la Templaqsa;






FACUNDO RIVERA NATAL


la fe en todas la conciecias
la luz en todas la alma.

Siguiendo el amplio sendero
de la razon ilustrada,
escalar quise la cima
ideal que acariciaba.
Asi el pesado bagaje
de mis sueios y esperanzas,
y con sobrehumano esfuerzo
Sechi sobre mis espaldas.
Emprendi con fe de estoico
la fatigosa jornada,
pisando agudos abrojos
que traspasaron mi plant.
Se me opusieron los diques
del odio y de la ignorancia,
del fanatismo inconsciente
que la superstici6n labra;
senti que rasg6 mi pecho
la injuria ruin con su zarpa
y hasta la infame calumnia
lanz6me a la faz su baba.
Del antro oscuro del vicio
salieron mil alimaias,
que inocular intentaron
mortal veneno en mi alma.
Halag6me el serilismo,
que como reptil se arratra,
mostrando ojos de vampiro
y una sonrisa estudiada.






FLORES MARCHrAS


El confumo torbelino
de las pasiones humans
azot6 mi tera frente
con ms naueabundas alas.
En las cavernas sombrias
que mi ruta intrceptaban,
oi retumbar los ecos
de estridentes carcajadas;
era la vo impotent,
eran lo gritoe de rabia
que lanzaban los pequenos;
si, los pequeios de alma.
Eran los pores esclaves
de supersticiones rancias,
de sectarismos caducs,
de tradiciones arcaicas.
Era la turba compuesta
de tiranos y de parias,
que a mi paso se oponia
con est6pida algazara;
pero yo, siempre en kl cim
fija mi atenta mirada,
indiferente a sus burlas
segui mi penosa march.

Al fin, escal aI cumbre
ideal que acariciaba,
y ali desath d bagaje
de mis suefos y esperanas.
Encontr& que la verdad
por los hombres proclamada







FACUNDO RIVERA NATAL


era s6lo una mentira
que la raz6n rechazaba.
Busque el Bien tan deseado
y la Belleza anhelada,
y en su lugar hall sombras
que por mi mente vagaban.
Busqui la Igualdad que Cristo
a los hombres predicara
en las sublime preceptos
del Serm6n de la Montaia,
y s61o hall privilegios
y jerarquias y castas,
y a los hombres divididos
en opresores y parias;
y hall guerras fratricidas
y maldad, odio y venganza,
en donde encontrar creia
la mis noble tolerancia.
La Libertad, que fue siempre
el ideal de mi alma,
la encontri de los tiranos
a los pies encadenada.
La Justicia. ciega y torpe,
sostenia una balanza,
presta a inclinarse del lado
de la fuerza y de la didiva.
Y la Equidad que blasona
de garantizar, ufana,
los deberes y derechos
de la gran familiar humana,
ante mi vision absorta







FLORES MARcHaS


se esfum6 cual sombra migica,
y al esfumarse surgian
imprecaciones y ligrimas.
Presa de dolor profundo
busque en vano la Templanua,
s61o la fax repugnant
del vicio se me mostraba.
La Fe, con la cual el Cristo
transportaba las montanas,
y que so~i fuego sacro
que iluminaba las almas,
era una ficci6n hip6crita
que al orgullo y la ignorancia,
a cambio de unas monedas
ciertos escribas brindaban.
Entonces senti la intense
aspiraci6n de mi alma,
convertido en fuego fatuo,
en humo, en silencio, en nada.
S61o percibi el ruido
que al desplomarse formaba
un puiiado de hojas secas
del iirbol de mi esperanza.
Quise al azar recogerlas,
pero en vano, se alejaban
impelidas por el cierzo
de la indiferencia humana.
Entonces, sobre la cima
de mis ensueios, dorada,
cai de hinojos y contrito







FACUNDO RIVERA NATAL


eleven a Dies mi plegaria;
y en El busco, desde entonces,
la Verdad tan deseada,
la Libertad, la Justicia,
la Equidad y la Templanza;
en El busco la Belleza,
la Igualdad, la Tolerancia,
la Fe para las conciencias,
luz para todas las almas;
y algo que mi ser reanima
con vibraciones extrafias,
me asegura que esas dichas
s6lo en el Cielo he de hallarlas.
Tal promesa me reanima,
me infunde valor, constancia,
para seguir en la cima
ideal de mi esperanza.
Sobre ella estoy esperando
que soplen de amor las rifagas,
come efluvios de los cielos
que purifiquen las almas;
y vendrin, porque la fuerza
que del infinite emana
es superior a los torpes
impulses de la ignorancia.
Vendri, si, el amor divino
a encender sus luminarias,
y entonces mis hojas secas
serin verdes y lozanas.






FLORU. MARYfCfAS


TU ROSA

Aqula que me diste, bela rosa,
deposit de n ibro entire las hojas,
ella guard su esencia deliciosa
y yo guard en mi pecho las congojas.

Cuando cansada de sufrir mi alma
el sosiego y la paz busca sedienta,
la floor contemplo que me da la calma,
el libro leo que mi fe sustenta.

Son dos bellos poemas, libro y flor,
que alegran de las almas la existencia;
la flor canta el poema del amor;
canta el libro el poema de la ciencia.

Amor y Ciencia, dualidad sublime
que forma de mi ser la aspiraci6n:
Ciencia, luz que al espiritu redime;
Amor, luz que ilumina el coraz6n.

Elias son las dos fuerzas misteriosas
que alzan el region alcizar del progress,
y realizan las obras mis hermosas
sin jams descender al retroceso.

Elas van por el mundo levantando
tempos a la Justicia consagrados,
y de vetustos c6digos borrando
los funestos errors del pado.







FACUNDO RIVERA NATAL


Ellos van por doquiera difundiendo
de la luz los magnificos raudales,
y en todas las conciencias encendiendo
el fuego de los grandes ideals.

Ellas han elevado el pensamiento
hasta la ingente cumbre de la Idea,
donde la Libertad tiene su asiento
y el brillo del Derecho centelles.

No import que el error cual bestia hirsuta
y ciego por orgullo temerario,
a S6crates ofrezca la cicuta
y a Jesis una cruz en el Calvario.

No import que Juan Huss por abnegado
y la Virgen de OrleAns, cast y austera,
den al viento sus huesos calcinados
en la entrafia candente de una hoguera.

No import que Col6n double su frente
al peso del dolor grande y profundo,
despuis de dar a Espafia un continent
y de ensanchar los limits del mundo.

No import que se obligue a Galileo
a negar su cientifica teoria;
satisfecho el error en su deseo,
"Sin embargo se mueve", repetia.

Porque esas almas grandes que el delirio
del Mal destruir quiso en su demencia,






FLORE MARCBITAS


ciieron la corona del martirio
en areas del Amor y de la Ciencia.

Y si cayeron sus despojos yertos
al golpe injusto de contraria suerte,
lograron sus espiritus libertos
traspasar los umbrales de la muerte.

Y boy, desde las mansiones siderales
donde la luz spiritual fulgura,
trasmiten a la Tierra los raudales
de la santa Verdad sencilla y pura.

Y se transform la conciencia humana
al sentir de la luz el casto beso,
y en el seno insondable del arcano
enciende las antorchas del progress.

Todo es resurrecci6n, vierte la aurora
so luz en esplendente catarata,
y la sombra del dogma se evapora
cual nube que en los aires se dilata.

Todo es resurrecci6n, "Hoaanna, hoMsanna,
exclama la conciencia redimida,
al ver c6mo aparece la manana
precursora de in sol de nueva vida.

Es el sol de luminica potencia,
que al ascender al alto firmamento,
prende flores de amor en la conciecia
y abre send de luz al pesamiento






FACUNDO BIVERA iATAL


Es el divino sol cuyos fulgores
han baiiado en excelsas claridades,
a los Cristos de todoe los Tabores
y a los genios de todas las edades.

Es el hermoso sol que alumbr6 un dia
con una claridad duke y extrafia,
la frente de Jesis cuando vertia
cl sublime Serm6n de la Montaia.

jSalve, aurora del Bien!, tu luz al cabo,
movida por intense dinamismo,
rompe, al fin, las cadenas del esclavo
y destruye los torpes fanatismos.

Sea tu aparici6n la luminaria
que disipe los odios seculares,
y sean Amor y Ciencia las plegarias
que se ofrenden en todos los altares.



CANTO AL AMOR

Lema: El amor es el alma del Univemo.

Quiero cantar en versos castellanos
al sentimiento innato que germina
en el alma de todos los humans;

estrella refulgente que ilumina
dd alma los rec6nditos anheo,
brinda al artist inspiraci6n divina,






FLORMS MAcUHITAS


haciindoe sonfar con otnr cielo
quc sirven de refugio a su esperaua,
cuando al rasgar ls impalpables velc

de un suspirado Eden, so fe se lan
e poe de un ideal acariciado
que vislumbra en remote lontanaun

Sentimiento divino e increado,
coeterno con Dio, o que en Dios mismo
tuvo su gestacin e inmaculado

penetr6 de la vida en el abismo,
saturando con su hldito fecundo
e imprimiendo su intenso dinamismo

a la gigante creaci6n del mundo.
Tal es amor: potencia creadora,
pensaminto de Dios grande y profundo,

que se convierte en resplandor de aurora,
para alumbrar la celestial morada
done el Supremo Bien por siempre mora.

Emanaci6n del Cosmos, transformada
en pielago de vida exuberance;
oriented de magnifica alborada,

donde un hermoso sol siempre radiant
derrama us eternos resplandores
y hace brotar la savia fecundante






FACUNDO RIVERA NATAL


que da vida y perfumes a las flores.
Tal es amor: inextinguible lama
que en rauda catarata de fulgores

por la virgen pupila se derrama,
cuando de la pasi6n el fuego ardiente
con santa aspiraci6n el pecho inflama.

Amor, divino amor, casto y vehemente
como el ensuefio que la mente crea,
al concebir la imagen sonriente

en el seno fecundo de la idea.
Tu fuerza poderosa se difunde
cual la luz que en el cielo centellea,

y en un solo ideal las almas funde,
cuando el eco de mistica cadencia
con la voz del creyente se confunde,

y desciende la Fe como una esencia,
a poblar los altares consagrados
en el temple inmortal de la conciencia.

Por ti, divino amor, son transformados
los pensamientos que el error domina,
y por sendas de luz encaminados,

cuantas veces tu lumbre diamantina
se refleja en el seno misterioso
del ideal que a tu calor germina.






FLAMES MARCB TAS


Por ti, divino amor, urge glrioeo
cual Cristo de su hsa funeraria,
el ingel de los sueoa, venturao,

y en medio de la noche solitaria
ilzase a la region desconocida
en alas de la fervida plegaria.

Eres pan celestial que da la vida
a los enamorados corazones,
cuando en el fondo de su ser anida

el ave de las tieras ilusiones,
y acaricia con plicidos arrullos
al germen de futuras concepciones.

Las flores de esperanza sus capulos
abren al soplo de tu puro aliento;
cuando el alma percibe tus murmunlls,

expresi6n del mis puro sentimiento,
lo traduce en sublime melodia
que mitiga el agudo sufrimiento.

Un perfume de amores la alegria
que el coraz6n ensancha del patriota
cuando lucha, sirvindole de guia

el faro que se aba alli en la ignota
orila de una patria idealizada,
tanto mis bela cuanto mis remote.






FACUNDO RIVERA MATAL


Le6nidas perecindo en la jornada
por salvar el honor de su bandera;
Moisis, desde la cumbre iluminada

del Sinai, bajando a la pradera,
para mostrar al pueblo que Ie admiral,
las Tablas de la Ley sabia y austera;

S6crates, combatiendo la mentira,
mientras desprecia el odio del tirano,
sin miedo alguno a provocar su ira;

Cristo, que penetrando en el arcano
de la conciencia universal, predica,
y mostrando un ejemplo sobrehumano

en la cruz su doctrine santifica;
Col6n, que surge de rinc6n oscuro
y al Occidente la mirada aplica:

que de la indiferencia rompe el muro,
para arrancar del seno de los mares
a Amnrica, la gloria del future;

Washington, comulgando en los altar
donde la santa Libertad se asienta,
que rompe las cadenas seculares,

bald6n del mundo y de la ley afrenta;
Lincoln, hijo del boaque milenario
que del martirio la corona ontenta







FLORES MACHIrrAS


y ela, como Criso en d Clvario,
con so anre, la idea redentora
que establecid derecho igualitario;

Wilson, cerebro sol, frente de aurora,
nuevo Moisis que hasta la cumbre ingente
del Capitolio, asciende e esta hora,

para dictar su credo prepotente,
como un nuevo Evangelio que ofrecer
a la futura humanidad creyente,

son simbolos de amor, porque al nacer
sus almas se expandieron fervorosa
y esparcieron con migico poder

raudales de sus luces milagross,
nacidas del abismo impenetrable
que es el Alfa y Omega de las cosas.

Amor es Ia cadena interminable
de armonias, que enlazm al Universo,
supreme ley divina e inmutable,

manifiesta en el atomo disperso,
en el astro que brilla en las alturas
y en la cadencia ritmica del vermo.

El amor es Ia fuente de ternurn
de done manan sin cesar as mie
que endulan h acerbas amargras,







FACUNDO RIVERA NATAL


siempre que del dolor los dardos cruees
prelenden traspasar los corazones;
no se vale de falsos oropeles

para expresar las cars afecciones,
sino del ritmo dule y apacible
que al coraz6n le dan las ilusiones.

iOh, genio tutelar!, el impossible
no existe ante tu esfuerzo soberano;
rindese a tu poder irresistible

como impelido por oculta mano;
la corriente del Mal de ti se aleja
y huye a ocultarse en insondable arcano.

Es tu acento, a veces, una queja
que la conciencia universal agita,
y la amargura humana se refleja

a travis de una ligrima infinita,
que s6lo enjugar sabe el sentimiento
de excelsa caridad que en ti palpita.

Oh, fuerza spiritual, al pensamiento
que busca la verdad con fe sincera,
ti le imprimes el raudo movimiento

que al Bien le acerca en su velo carrera;
tiu brindaste a Cervet la copa ardiente
que le infundi6 valor ante su hoguera;







FLORES MARCHMSI


encendiste tu laa refulgente
en todos ls cerebros pensadores
y regaste la pr6diga simiente

que produjo en el mundo redentores
y mirtires sublime que pasaon
por las cumbres de todos ls Tabores.

La senda luminosa que trazaron
a traves de los torpes fanatismos,
a veces con su sangre la regaron

victims de caducos atavismos,
pero tu Ley divina se mantuvo
escondida del alma en los abismos.

De la ignorancia el dique no contuvo
tu paso victorioso por la Tierra;
la corriente del Mal no se sostuvo;

y boy, despues de asoladora guerra,
tu estandarte magnifico levantas,
que un porvenir mejor, sin duda, encierra.

Por eso de rodillas a tus plants
me acerco con el alma enternecida,
para admirar el tempo donde cantas
el eterno poem de la vida.

Sigue, pues, penetrando en las conciencias
y ali tu chispa divinal anida,
y fund en una sola las creencias,






FACUNDO IVERA NATAL


hasta que se estable ca en ae soelo
el dominion absolute de las ciencias
bajo la santa voluntad de Cieo.



WASHINGTON

Hace cerca de dos sigos
que en la America Sajona,
y en una hermosa campiia
que fecundiza el Potomac,
naci6 un nifio cuyo nombre
es boy de su patria honra;
Llamironle Jorge Washington,
segun refiere Ia historic.
Creci6 el niio y as virtues
fueron de su vida, norma;
a la verdad rindi6 culto,
el honor fue su corona,
am6 a su patria querida
y cuando leg6 la hora
de mostrar al mundo enter
c6mo la patria se hour,
march sereno al peligro,
levant6 la frente ind6mita .
y al impulso de su espada
qued6 la padena rota;
y la bandera que Cabot
ah6 en las playas ignotas
de la tierra american
de Col6n timbre de gloria,





FALES MARCHITAS


al intante fue trocada
por otra ensea glorioma;
por la bandera estrellada
de franjas blancas y rojas;
y tremolndola Washington,
de trece humildes colonies
fund la naci6n ms libre,
ras rica y mis poderosa.

Aiaos despuis, en mi patria,
la augusta ensefia espaiola,
la que al Nevo Mundo trajo
cultural, temples e idioma,
de su pedestal glorious
cay6 en fatidica hora,
seialando a las edades
un nuevo curso en la Historia,
y fue al instant trocada
por otra eseia gloriosa,
por la bandera estrellada
de franjas blancas y rojas;
la misma que Jorge Washington
conquis6 para su gloria,
y que boy en la patria mia
ahiva y gallarda flot.

Bandera que simbolizas
la libertad que atesora,
como reliquia sagrada,
un pueblo noble y patriots;
ti, que sobre pueblos libres
s6lo veneranda flotas,







FACUNDO RIVERA NATAL


como un fragmento del cieo,
como emblem de concordia,
haz que los hijos de Washington,
si son dignos de su gloria,
den a mi patria querida
la libertad que ambiciona;
y el amor seri la musa
que inspire a mi musa estrofas,
para enaltecer su nombre
y bendecir su memorial.



HAGAMOS PATRIA

Lema: Quien no tiene una bandera
la conquista.

No extrafiiis que esti triste en este suelo
en done flores mil vierten su esencia,
y se percibe el armonioso canto
de las aves que cruzan por la selva,
y hay ritmo en el sonoro murmurio
del arroyo que alegre serpentea,
reflejando en sus linfas cristalinas
el cielo siempre azul de nuestra tierra.

No extraiinis, no, que al contemplar ansioso
de mi riquefio suelo la belleza,
en lugar de placer experiment
en mi alma el latido de honda pena.






FLOU 3S MAMHAS


Preguntartis por qu, mas son tan hondas,
tan intimas y amargas mis tristeas,
que asi como el voln se agita airado
en las entraias de la mole inmens
hasta que al fin estalla y por u crater
la lava arroja que destruye y quema,
asi tambiin en el abismo insonde
do se forjan las m6hiples ideas
de Dios, de libertad y de justicia,
agitase la voz de mi conciencia,
hasta que al fin, cediendo a los impulss
de irresistible y poderoa fuersa,
aparece en estrofas disonantes,
pero candentes, si, como las piedras
que el airado volcn al viento atroja,
y van a herir la frente de lo dispotas:
de os dirpotas torpes que, amparados
en el brutal derecho de la fuern,
sobre el yunque de imbicil tirania
forjaron de mi patria las cadenas.

Ah, yo no soy el inspirado bardo
que del arpa pus6 las blandas cuerdas,
para cantar a sus aeordes dukes
del mundo la armonia y la belleza;
ni soy el trovador enamorado
que a la mujer amada envia sus quejas,
mientras arranca a su laId sonoro
cilidas notas que suspiran penas;
yo, desgraciadamente, soy el hijo
de una tierra infeli, pobre y pequeia,
en cuyo suelo la desacia impia






FACUNDO RIVERA NATAL


grab so injusta y destructora huela.
No import que haya flores en sus campos,
virtud y candor en sus mujeres belas,
no import que en los pechos de sus hijos
se albcrguen sentimientos de nobles.

Nada importa que surja de su suelo
fecundo, a raudales la riqueza,
ni que luzca en sus vales y colinas
el verdor de una eterna primavera.
Nada import que el cielo de Borinquen
en sus noches tranquilas y serenas
lo coloren con tintes diamantinos
el claro resplandor de las estrellas.
Eso no basta, no, falta a mi patria
algo que vale mis que la riqueza,
algo que simboliza el sentimiento
mis noble de los hijos de esta tierra.
Falta la libertad, sol refulgente
que ilumina las miseras conciencias,
ideal sacrosanto de los libres,
enemigo implacable de los dspotas.
Falta la libertad, sacerdotiss
que oficia en los altares de la idea,
eucaristica formal que las almas
de los patriots dignos alimenta.
Y si falta esa dicha, la mis grande,
de todo pueblo aspiraci6n supreme,
jPor que no conquistarla, borinquefios?
jAcaso os la neg6 Naturaleza?







FLORS MARCHITAS


No os la neo jams: quien hiuo libre
a la bestia fers que el bosque puebla,
al ave que por patria tiene el aire
y al pez que en las marinas eds juega,
hizo libre tambiin al ser human
brindindole ademis la inteligenia
antorcha lumino que lo gia
del mismo Dios hacia la cumbre exceba.

Luchemo, pues, y sea nuestro capo
la serena region de la ideas,
y alli que se debatan los principles
con el valor que cuadra a la noblea.
Formemoo, si, la patria que sohanm
Baldorioty, Betancs y Aguilera,
y proclamemo a la faz del mundo
que no existen las isla irredentas.

De parias son los pueblos que no saben
a su hijos legar una handera;
siempre sumisos doblaran la frente
al peso abrumador de la vergileza.


MI BANDERA

Adaptadm al poem. "Pabellnes", de Jo-
e d Diego.

Bedo etan.rte de Ia patria mim,
ensera augsa de la tierr ammad,







FACUNDO RIVERA NATAL


tr eres la imagen a quien ride culto
con fervoroa devoci6n mi alma.

Tu eres expresi6n field de aquella idea
que el ilota en su mente acuaiciaba,
cuando quiso romper el yugo inicuo
y soni6 con tener libre una patria.

Ti eres, si, "la bandera de los tristes
tendida en el abismo como un ala,"
moserando como emblema sacrosanto
en el fondo la estrella solitaria,

que represent a la infelia Borinquen
en medio del Atlante abandonada,
sin que jams a iluminarle legue
ningfn rayo de luz ni de esperanza.

Que represent, si, la pobre insdla,
que parece por siempre destinada
a soportar del opresor la injuria
y los reveses de la suerte ingrata.

ITierra infeliz, sedienta de justicia,
en vano al Cielo tu oraci6n levantaa
implorando piedad; Dim etai mudo;
no acoge, indiferente, tu plegaria!

jOh, tierra santa, amor de mis amores,
venga hasta ti la libertad sofiada
y muera yo de goo al ver brilando
en tu cielo la estrella solitaria!







FLRES MARCHrrAS


Esa estrella de nitida blancura
que luce mi bandera inmaculada,
que es el simbolo fiel del sentimiento
del paria que soi6 con una patra.

Yo quiero la bandera de Castilla,
"porque es la tradici6n, porque es la raza",
y al contemplarla evoco mil recuerdos
que viven enel fondo de mi alm.

Yo, recordando las promesas hechas,
respeto la bandera americana
e inmensa gratitud guard hacia ella,
"porque e el porvenir y es la eperana".

Pero no puede haber amor que iguale
al que profeso a la bandera amada,
que en un triingulo aul luce una estrella,
"porque es la redemcinm, porque es la patria".



A UN FALSO APOSTOL

Oyeme, agitador de muchedumbres,
propagandista de ideals fakos,
ti que dices hablar a la conciecia,
Itienes conciencia acaso?

La conciencia es la Ley, es balana
reguladora field de numtros actors,







FACU.NDO RIVERA NATAL


y sicmpr: en arm del deber mo manda
amar todoe los hombres como hermanos.

iu que el bendito nombre de la patria
lines siempre en los labios,
y al parecer respiras patriotism,
cres patriota acaso?

Ser patriola es ser digno y no manchare
con la calumnia vil ni el vil escindalo;
es hacer del honor una bandera
y un culto del derecho consagrado.

Tiu que pretendes tremolar altivo
sla gida del pueblo soberano,
y con la augusta Libertad te escudas,
/.res tiW libre acaso?

Ser libre es ser duefio de si mimo,
combatir con nobleza al adversario,
y no ceder jams a los impulses
del traidor, del servil ni del tirano.

Cuando al mundo le muestres los ejempks
de esos principios nobles y cristianos,
d mundo admirari de tu conciencia
los resplandores claros,
y te proclamari como patriot,
eomo libre y hnmano,
y e.ir~i tu frente la aureola
dd amor, como un lauro.







FLOUR MARCHllAS


Hasta anto eso hagas, no pretends
quc lo hombres te sign engaiado;
evita que Ie Ulamen fabo apstol,
propagandist de ideal faboe.



MALDITA GUERRA

Guerra, monstruo sanguinario
envuelto en negro crespn,
que por la torpe ambici6n
haces del mundo un calvario,
en tu f6nebre sudario
envuelve la negra suerte
del pobre mortal, que inerte
mana sangre de nu herida,
y ali donde existi6 vida
bate sus alas la muerte.

Guerra, vendaval violent,
en tus entraias traidoras
va el rayo con que devoras
cuanto se opone a tu intento;
de triuufo y oro sediento
cualquier opresor tirano,
para que el orgullo human
rinda culto a su memorial,
impio, describe su historic
con la sangre de so hermano.







FACUNDO RIVERA NATAL


Y esa historic en sus anles
no cuenta las desventuras,
las ligrimas de amargura
que hace verter a raudales,
los irreparable males
que causa a la humanidad;
no cuenta que sin piedad
viol6 el hogar bendecido,
hollando con pie atrevido,
honra, vida y libertad.

No habla del amargo duelo
de las padres que devora,
del hijo tierno que lora
hudrfano, su descosuelo,
de las esposas que al Cielo
piedad demandan fervientes,
mostrando impresa en sus frentes
la figure del terror,
al ver morir de dolor
a sus hijos inocentes.

No menciona las doncellas
en cuya virgen pureza,
con despiadada fiereza
el crime grab sus huellas;
sin escuchar sus querelas
ni la voz de su inocencia,
en vano imploran clemencia
ante el monstruo destructor,







FLORES MAcCHITAS


que el velo de s pudor
rasa con betal -violenci.

Deagraiada nbmaniamd,
cega por loI egommos,
vas cavando los abismos
del odio y de la maldad;
proclamas la libertad
con hip6crita virtud,
mientras, con bc inquietud
edificas sobre arenas,
forjando asi Ia lcadas
de tu propia esdavitud.

El divino mandamiento
que ordena, "NO MATARAS",
se apart cada vez mis
de su fin y cumplimiento;
s6lo al interns atento
el human coraz6n,
provoca con su ambici6n
esta asoladora guerra,
que esparce sobre la Tierra,
muerte, ruina y destucci6n.

Luz, dad Jux, GrSa Senor,
a today a humana grey,
para que tu Santa Ley
brile en todo su eplendor;
cahqe ya el brutal rencor
que engendr6 la vil codicia,







FACUNDO BIVERA NATAL


y ajefo a torpe malicia
de la Tierra el anchor haz,
sea el altar de la Paz,
donde oficie la Justicia.



EL POETA.

jQuiin es ese sofiador que en la noche
auscultar pretend el bondo misterio
de los mundos que, en march incesante,
eruzan la infinita b6veda del cielo?

jQuiin es ise que busca en las sombras
algo que rehusa salir a su encuentro,
y se pierde en la vaga penumbra,
sobre el ala fugaz de un ensuefio?

jQuiin es ese sonimbulo triste
ebrio de emociones, de esperanzas ebrio,
que dialoga con series ocuhos
en la misteriosa mansi6n del silencio?

Quien es ise que en divino extasis
penetra en el fondo de su mundo interno,
pretendiendo arrancar al arcano
de la vida el profundo secret?

.Quien es ese que siembra de flores
de la vida los largos senderos,
y s6lo recoge punzantes espinas
que traspasan su alma y su coerpo?






FLoiES MAR CTAS


Es el pobre poeta dmente
con la iniania fatal del mierio,
que olvidando los males del mando
suefia con las gloria divinas del Cielo.

Es el pobre poeta que efia
con un mundo mejor y mis belo,
con un mundo sin odios ni envidias,
sin verdugos, ni esclavs, ni siervas.

Es el pobre poeta que suein
con patrias de hombres libres y sinceros,
con patrias de hermanos unidos
en los ideales, en los corazones, en los sentimientos.

IPobre iluso, tus suenoi se esfuman
como fuegos fatuos, en hondo silencios,
y a tu vo que proclama lo noble
responded las burlas con cinicos gesos!

El mundo es el vulgo que no te comprende,
porque tu mirada se dirige al Cielo:
es propio del guila vivir en la cumbre;
es propio del sapo vivir en el cieno.

Por es la fansa, media mundmna,
ignore tus anias, tus nobles anhkel
y acer a ats labios la cop de acibr
que amarga las horas de to mundo intern.

iNo import, poeta, sigue tu via crucis
con la frente ergida y el pecho serno,







FACUNDO RIVERA NATAL


pisa con tu plant reptiles y abrojos,
pero no separes tu vista del Cielo!

No dejes que el fuego divino que arde
en el altar sacro de tu fuero interno,
dilate su lumbre sobre los pantanos
que envenenan almas y destruyen cuerpos.

iSigue, no abandoned la sagrada ruta
que traz6 Dios msmo en el pensamiento
de aquUllos que suefian con mundos mejores,
con mundos sin amos, ni esclavoe, ni siervos!

Addante, hemano, las tinieblas huyen
ante lee fulgores de un sol sempiterno,
que vierte a raudales su lumbre divina
sobre los que sienten ansias de progress.

Los series que abrasa la sed de ideals
no alientan mundanos, mezquinos anhelos,
y prefieren nobles a bestiales goces:
pasan por la vida sofiando despiertos.



EN LA MUERTE DEL GRAN POETA
JOSE SANTOS CHOCANO

El puiial asesino cort6 la egregia nota
de tu lira de oro, que Homero envidiaria,
las Musas visten luto porque ha quedado rota
el arpa mas sublime que tuvo la Poesia.






FLORS UMACHTAS


Hoy Uoran los c6ndores sobe Ia totbre andina
la muerte del mas grande de todos los cantores,
y el Tequendama reza plegaria cristalina,
como expresi6n augusta de los grande dolores.

Enmudecen las liras de todos lo poets.
ante la tumba abierta del coloso del verso,
y un himno funerario Deva la brisa inquieta
por los confines todos de todo el Universo.

Revuavanse as pampas en convulsion colrica,
que el chimborazo vierta sus ligrimas de lava;
suspire el Amazonas por el dolor de Amirica
y su encendida entraia agite el Orizaba.

Poetas del brillante Parnaso americano,
es esta hora sagrada de duelo y de aflicci6n,
por la trigica muerte del gran Santos Chocano,
en vez de un canto triste, read una oraci6n.

Espiritus de Nervo, de Heredia y de Ruben,
formed el gran cortejo de gloria y majestad,
que conduxca su alma asta el eterno Edin,
y alli que ocupe el solio de la inmortalidad.


1934






FACUNDO RIVERA NATAL


HOMENAJE A DORA TRINIDAD PADILLA VDA. DE
SANZ (LA HIJA DEL CARIBE).

Sefiora: deje mi hamaca
en mi barrio de Pugnado,
y basta el pueblo he caminado
domando soberbia jaca.

Es la Jaca montaraz
de mi musa, siempre huranla
que, nacida en la montaia,
hoy se acerca a la ciudad.

Y se acerca, aunque carece
de literario bagaje,
para rendir homenaje
a quien tanto lo merece.

Traigo un tiple de jaguiey
que con paciencia labraba
cuando un ruiseior cantaba
al horde de mi batey.

Traigo peras de rocio
que una maiana estival
s recogi de un rosal
que perfuma mi bohio.

Traigo una canci6n alada
que tu nombre me inspire,
con miisica que le dio
el rumor de la quebrada.







FLOUes MAlcaTAs


Te tidgo de mi =mmtaia
as florae & n h Ihnteio,
que creci6 bajo d aero
de mi AMsti cabas .

EFs tbh al ecogr
me dijeron am A d-i2lb
que vniera a deshojarlu
a tu pManta de mjer

y artista que de un confin
al otre emoci6, reparte,
al interpreter el ate
de Beethoven y Copin.

La scritora singular
cuya plum noble y diestra
es litigo n la palstra
y perfume al emefiar.

Esta mujet, tods amor,
que pulsa tan rnonante
la misma lira viln& te
de su gran progenitor.

Aquel gloroso Padilla,
que lena con su memorial
de replandores la historic
de n uedra queide Antl.

Aquel d itese pineh
que can w cael de &o






FACUNDO RIVERA NATAL


labr6 el verso mis sonoro
de la lirica antinla.

Y que, con gesto severe,
dignamente rchaz6
la injuria que no lans6
un osado forastero.

Y con sutil ironia
labr6 esta frase maestra:
"En esta Borinquen nuestra
today la que es madre, cria".

Sefiora: mi inspiraci6n
es pobre para cantarte,
yo s6lo vengo a ofrendarte
flores de mi coraz6n.

Coraz6n puertorriquefio
siempre en ideal henchido,
y como el tuyo, nacido
en suelo vegabajeio.



A VEGA BAJA

A ti, mi Vega hermosa, que al pie de tus colinas
en linguido repobo te extiendes como una ala
de un ave mensajera de idilicas promesas,
perenne portadora de dulces esperanas.






FLOORS MARCHITAS


A ti, que en los albores de ts amaneceres
te ties con el oro de esplindidas mananas,
y las enhiestas cims que guardian tu recinto
los beaos aurorales incendian como scuas

A ti, que entire lo tales rosaceos de la tarde
te duermes apacible al pie de tus montails,
como se duerme un lirio de nitida blancur
sobre el marm6reo seno de una doncella cast.

A ti, que mientras duermes en sueos acaricias
serificas imagenes de glorias ya pmdas,
cuando e ilustre vate que me Iam6 El Caribe,
con homerica lira alegre te cantaba.

Te bean dulcemente las brism del Cibuco,
la canci6n de las olas ofrndante tus playas
y m dlanme al arm6nico rumor de tus palmares
la esencia de tus flores y el son de tus plegarias

A tu feraz campifia la pr6diga Natura
cubri6 con la mis bella alfombra de esmeralda,
alli anidan turpiales y pardos ruimeiores
que en tiernos madrigales a tu belle cantan.

Ostentan tus mujeres la angrlical belleza
que el pincel de Murilo al mundo revelara;
hay miles en sus labios, carmin en sus mejilas
y fulgores de estrelas irradian sus mirads.

A ti, mi pueblecito que me brindaste an dia
el nctar d cariio en infora sagrada,
las dukes emociones de amores infinitM,
cantarte yo qusiera con voices de mi alma.






FAVOMBO eMaa RTAL


nro M akree fa qfe 6e &u a1n gi tkmOC
labtr ta tab campirr th ta defta cana,
jams imitar pudo la adee antalta
quite emtomn lob Mibth y M b jittaki camntn.

El pobre plectro tnio ta s61o ekpreasr sibe
las intimns tristeas que vivets en mi alma,
el dejo quej'ambsob a de amargs 'decepiones,
la nota gemidora de iis penai amargs.

Secaronse las lores que en parajes mirificos
poblaron de perfumes el cielo de mi infancia;
de espinas punzadoras cubrironse mis huertos,
languidecieron mustias mis azucenas pilidas.

Soy una voz sin eco perdida en las umbrias,
soy ave peregrina nacida en ts montafas,
y es mi musa tan pobre que ofrendarte no puede
de un cantar exquisite las primorosas galas.

No import, en tus jadins albndmn os geranios,
violeas y claveks de divinal fragancia,
yo he formado con elos artistic diadema;
permiteme en tus sienes de virgen colocarla.



AL MAR

Yo quisietu cantar eternamente
tu soberbia grandek, mar bravo,
remedando d sauvaje voweaf
con que armies al vaea contlnefte;




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs