• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Frontispiece
 Title Page
 De jovillos
 Catalina
 Chatilla
 Viva tu mare!
 A lola
 Juana
 Amor niño
 Impurezas
 En cielo y tierra
 Por una rosa...
 Perrerias
 Desahogos
 Pesca de sirena
 Carta recordatoria
 A vuelta de correo
 A ese director!
 A Manuel del Palacio
 A un zoilo
 El testaferro
 Sermon perdido
 La hermosura de las feas
 Puntadas
 Gitanerias
 Chulerias
 Sonetos
 La locura final
 Notas
 Index
 Back Cover






Title: Jovillos
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081376/00001
 Material Information
Title: Jovillos (coplas de estudiante)
Physical Description: 206 p. : port. ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Diego, José de, 1866-1918
Publisher: Casa editorial Maucci etc., etc.
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: 1916
Copyright Date: 1916
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Puerto Rico
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081376
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ADE6846
oclc - 04756215
alephbibnum - 000617564
lccn - 24009526

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Half Title 1
        Half Title 2
    Frontispiece
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    De jovillos
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Catalina
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Chatilla
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Viva tu mare!
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    A lola
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Juana
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    Amor niño
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    Impurezas
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    En cielo y tierra
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Por una rosa...
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Perrerias
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    Desahogos
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Pesca de sirena
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Carta recordatoria
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    A vuelta de correo
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    A ese director!
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    A Manuel del Palacio
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    A un zoilo
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    El testaferro
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Sermon perdido
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    La hermosura de las feas
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    Puntadas
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    Gitanerias
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    Chulerias
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
    Sonetos
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    La locura final
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    Notas
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
    Index
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
    Back Cover
        Page 207
        Page 208
Full Text











r ^


859


ati Cc*.
c)Lb~a rXtt


eCaO g(110 La
V^cX^ 1 CllOtUl


_~a~$


~-, Ds~~as


lj33~ rel>Olc7
















UNIVERSITY

OF FLORIDA

LIBRARIES


_ _




















JOVILLOS








































































EL AUTHOR, EN LA POCA DE <.JOIULLOS








JOSE DE DIEGO





JOVILLOS


(COPLAS DE ESTUDIANTE)










BARCELONA
CASA EDITORIAL MAUCCI
Gran medalla de oro en las Exposiciones de Viena de 19o3, Madrid 19o7,
Budapest 19o7 y gran premio en la de Buenos Aires 1gio
Calle de Hallorca, nm. 166
BUENOS AIRES, Maucci Hermanos, Sarmiento, 1057 al 1065







LL.
w L4J e
LU

py- l (


cz,
L~J J a~


II, II Ui
iLATIf
C~~ 4 Mhac4


ES PROPIEDAD DE ESTA CASA EDITORIAL
























DE JOVILLOS






















DE JOVILLOS


GCiotmo irsie doi niont'ifa usan decir los chiccao
de Espafa, cualidio falfana a la' escuela pIoir el pla-
cer de valgar fugitiviois o entregarrse ai juegos y
trilaeisuras 'en ias horrais de. clase, irse de jovi-
llos decamiol s en Aguadilla los muchachos de la
escuela de aquel imiagnificio Dtniine de ojos ne-
gros sonrientes, que de puiral bondad nos diaba
unos ridculos palkMn azos tan l~,veis y suaves comto
ciaricias.
Lai frase veni de que, tio0rciendoi el darnino de
la escuela, nois ba4rr:mos al Caii~nfal, una finca
rstica cercang al pueblo, done, alde(~s de cai-
tmlitios, habal un alto jovillo, de copioso ramaje,
que ta su tiempio se iluminabga y nos brindaba









8 JOS DE DIEGO

con m41ilires de ureos globos de la bagridulcie
frutiai.
Jovillos son, pueis de jovillo.s fueron co.mipues-
tais, rrlis coplas del estudiiante, aqu maismi, en
Blalrcelona, ia4usente dei mis clapes de Econolamia
Pioltica y Defriecho Rolmanio, o en liajs ctedras,
cuindo a ejilas iba, qon un ipiiz sobre "~i libreta
de apuntes, ~.ieintras el sabiii Pnotfesor explicaba'
1 Ley de Malthus oi las Constituciones del knifpe-
riio.
Enfloncels, hlalcia el alo( I890, dirigal. Makdrid
C&miiQc e1 ingenloissiimro Sineiso Delgadgo y La
Sem(ana C6pnicqa> este buenio y, excelente amigo
Jos Femirndez de d a Reguer:a: Alrededo~ de ellos,
un esthido mayor de eiscritores, Vital Az E:duardo
Bustilla, Luis Tpabioadal, Mariano del Cavia, Eus!e
bio Blasooi, Jos Extrelmlera, Jos Jaickson Veylan,
y unat vaniguiarrdia del incipientes ~oios, Luis de
Ansiorena, Ricajrdo! Catairineu, Jos Lpe~ Silva,
Fiacro I'rioz, Jos Borrs, Brissai, De la Cruz Fe-
rrer y ioitro que clayeron en el olvido o brillaron
en lifa nlal, sieguidios dei loi dibujapntles Mestres,
Cillai, Miecachis, Cuchy, EscWaler, sloisfenal crootmo
baideiras de atrte y aleg'ra, os dos celebrados pe-
ridiqos dei qaricatiuras y, lertras fedstiva;s.









JOVILLOS


En alguna pairtei el pr,odigioiso Rubn Daro ha
dicho lia singularidald del que en aiquellois versos
jiovailees, de alegre nlmnle y viaiio, rit~ o, apun-
tiaban los primletois resplaindorees de la] nueva
lrica: y els verdad que sobre lal rigidez del Par-
n, aso clsiaoo pasiaban y cantaban e#ntonces, co"nlo
exticas aves, el ingenue espritu y la! gra.cil har-
mrroia de las mnodemniais Muslps.
Discpuio, y ooj ai~elro, el mas joven y hu-
Wnilde, fui yol de alquella brillanfe y precursora
g eteracin liferariai. Tiodas la's aoolmosicicones de
eisft libro fueron publiqadas en aquella;s Revistas,
principme(~ie eni La Setnlapal Cmica, y sion
jovillos, a1lgunas vedrdes, otra s rosadais', mle~cla de
alcritud y dulzura, puels tio4dals, cotolo los jovillos,
reicibienopn al floirecer y fructificar ful miinantes rai-
yos de rojo spl y teSmjblado'ras luces de pilidos
luceiios.
Piorque, pa veces, en el fondo de estos versos de
relgoicijo aso(tja y se esconde uniaM tristeza inefai
ble que h.a estado sielm!pre en nmii ooraz6n: al
miismo tiempoi escribal olidos y tristes poemas,
quell contiene mii libro Pomjarrosas, y no eran
ficcin, sino enfrlaiable verdgad, la angustia y la
alegra de mnis versos.









10 Jos DE DIEGO

Ahlora, deispus de veinticinooi aos, ajl recorrer
estas pginas, parece que el nmUndio gira en senti-
do inverso para volverme otra vez al espacio y ail
tie~mpo en que cant niis coplas de estudiante...
Pero en cul punto, del infinito estn los ensueos
que cruziaipon poir (mi fanta~s~ai, las visions que
iluiina/roin mris ojos, las meontiras que ofuscaban
mti eltendimiento, el (amwoircillo inconstante y loco
que despleg sus laJas sobre tntiaJs cabecitas en-
ca~ntadorals ?
Dnde~ estn Lucia, Pura, Jualna, Rosa, Pilar,
C:atalinga, Violantej, Maruja, Pacq, Angustias, y tan-
tias iotras sin niomfbre expre>so, co~mp lal gitana, y
lai pelona de frmls roomiaances? Todas han vivido
y en wli vidiaj dejaron un perfukbie de lai suya:
slo fu quizs el roce de ung iano, laI luz de
unla Imirada, ej runiior de un suspirfoi, pero siem-
pre un fria~gmlentio de vida, relnmpiagos de emo-
cin que nio aiueren jiagns y se perpetan en las
ondis inagoitaiblels de lal divina esencia del Uni-
verso.
Eviocacdores de cosas lejanais, mlis versos de es-
tudiante llenan este librio; no todos, porque he
tenido que destruir muchois de audacial desmredida
y mixipmo salcrilegii. Todaval he dejado algunos










JOVILLOS 11

coolro pregn de mis errors, tafl como los antiguos
cristiannos confesaban sus culpas, por vergenza
y arrepentimiento, en los sitios pblicos.
As son y estos son imris JOVILLOS.

Barcelona, agosto de 1916.




























JOVILLOS

(COPLAS DE ESTUDIANTE)


























CATALINA

























Catalina




S que ella, al verme, corre y se asusta,
porque me mira de mala gana,
y a pesar de eso cunto me gusta
la Catalina, la catalanal

Es, con su traje de azul morado
y sus chiquitos labios de fresa,
la ms salada del Principado,
la ms bonita barcelonesa.

De sus mejillas encantadoras
la lozana de los colors
Sya la quisieran las vendedoras
que hay en la Rambla, para sus flores I
Joilloa.-2










18 JOS DE DIEGO

Lleva en los ojos llamas tranquilas,
nidos de hermosa, de dulce calma,
y, entire los rayos de sus pupilas,
a pedacitos sale su alma.

Yo, aunque me cause: muchos antojos
y aunque sus luces s que son puras,
no besara jams sus ojos,
porque son malas las quemaduras.

Y los domingos, que se compone,
y oculta parte de la belleza
que hay en su rostro, cuando se pone
su pauelito por la cabeza,

No hay un polluelo que no suspire,
ni hay un vejete que no la siga...
Y no hay un nio que no la mire,
ni una celosa que no maldiga

Pues, cuando sale fuera de casa,
hasta los ciegos sienten su encanto,
porque preguntan:-Qu es lo que pasa
que, cuando pasa, nos quema tanto?....



Dos meses hace que vi a la bella,
dos que se porta como una ingrata,










JOVILLOS 19

Idos meses justos que voy tras ella 1...
Sdos meses llevo de caminata!

He comprendido porque me hiere
en lo ms hondo de mis afanes...
Soy castellano, y ella no quiere
mas que a los chicos recatalanes

En vano digo que yo la entiendo,
que no haga caso de los idiomas,
que yo, en el bosque, muy bien comprendo
los arrullitos de las palomas 1

Ella, aligera de pronto el paso
y, al despreciarme, me dice unas
cosas en gringo... porque es el caso
que yo me quedo siempre en ayunas

Ella, de prisa si yo la sigo;
yo, en mis dolores que son eternos;
ella, me dice si yo la digo...
Y al fin de fiesta sin entendernos!

Ella, que al verme corre y se asusta,
yo, que ya juzgo mi empresa vana...
Y, a pesar de eso I cunto me gusta
la Catalina, la catalana

























CHATILLA





















Chatilla




Qu eres chata, me dices con desconsuelo,?
Mira, chiquilla, siento lo que me dices
,y, si t me dejaras calmar tu duelo,
pondra un beso mo, con rumbo al cielo,
caballero en las ancas de tus narices.

Porque en tus negros ojos el amor brilla
y llevas en las venas zumo de rosa
y albas recin nacidas en la mejilla...
Cierto, corazn mo, que eres chAtilla;
pero vaya una chata ms salerosa l

Si es tu nariz gitana lo que te apena,
ya puedes 'dar al traste con tu amnargura;
porque, as y todo, humilde, dcil y buena,
eres la quinta esencia de la azucena
y la decdmoquinta de la hermosura.










24 JOS DE DIEGO

Dios que te hizo tan bella, Dios que te ampara,
que ojos te di tan negros y pi tan breve,
para que tu hermosura fuese ms rara,
ese copo de gloria puso en tu cara,
como un angel tendido sobre la nieve.

Y as como di acentos al mar movible,
a las ligeras aves canto acordado!
y azul v luz y estrellas a lo intangible,
di a tu nariz la currva dulce y flexible,
que es alma a un tiempo y formal de lo creado.

La curva, que es la chata ms primorosa,
vive en las creaciones del arte griego,
de tu seno en las tibias ondas de rosa,
y de Milo en la Venus voluptuosa,
sueo petrificado de carne y fuego.

Mas vese la quebrada lnea aguilea
en el zig-zag brillante del rayo ardiente,
en los tajados bordes de abrupta pea,
So sentada en alguna nariz que ensea
una punta de cabo de San Vicente

S de una costurera, que es Margarita,
que tiene unas narices de tomo y lomo,
y s que para algunos es muy bonita,










JOVILLOS 25

pero a mi no m:e hace gracia mialdita,
pues yo creo que todo lo bello es romo.

Oigo decir a veces a algn perito
que es aplanado el cielo (quxe es tu retrato)
por los azules polos del infinito,
y yo, reflexionando, me digo:- Chito I
I Siendo ella chata, claro que el cielo es chato

Y siendo chato el cielo, no caben dudas
de que las chatas solo pueden ser majas
y feas, por lo tanto, las narigudas;
a ms de que narices largas y agudas
no dan de s otra cosa que desventajas.

Conozco a una muchacha de Andaluca
a quien es impossible darla ni un beso...
La nariz de seguro que se opondra...
De modo que le pasa, querida ma,
lo que a las barrigonas, en cuanto a eso 1

Mas a ti, si en los labios la risa asomas,
se te pueden dar besos hasta en los dientes.
blancos como las plumas de albas palomas;
pues tu nariz 1 oh roma de las ms rentas 1
no tiene esos malditos inconvenientes.











26 JOS DE DILGO

As es que me entristece ver tu desvelo
y, si a decir volvieras lo que me dices,
ya sabes lo que hara, mi dulce anhelo:
poner un beso mo, con rumbo al cielo,
caballero en las ancas de tus narices!

























1VIVA iU MARE!
























Viva tu mare! o)


Si es, lector, que la divina
sombra de nuestras mujeres
a la sans facon prefieres
de la tropa femenina.

Que, bailando el can-can, cruza
las fronteras espaolas,
y, en gracia a nuestras manolas,
no la flamenca andaluza.

Ante la cocotte postergas,
presta un moment atencin.
Atencin, mano al botn,
como deca Villergas.










s0 JOS DE DIEOO


Es el caso que yo iba
-y no me acuerdo hacia donde-
una vez, por la del Conde
del Asalto, calle arriba,

sumido en tal distraccin
que cuando me vine a ver,
estaba en L'Eden Cowcert...
por una equivocacin.


Por el brillante scenario
la ultima nota flotaba
de un canto que agonizaba
como el alma de un canario,


y una francesa, ms gruesa
que delgada, pero hermosa,
aunque sosa, sosa, sosa,
lo mismo que una francesa,

se alej, mientras un coro,
con ese desasosiego
con que el pueblo grita: fuegol>
cuando no entra bien un toro,

1 C'est beaul grit con tan fiel
acento galo, que-cual









JOVILLOS 81

si aquello una sucursal
fuera de alguna Babel-

confuso un pobre mancebo
de la frase hizo un vocablo
y dijo:-Para qu diablo
querrn a estas horas sebo?...

Que, entendiendo a Feneln
esos chicos virginales,
como los Municipales
de la gran Exposicin,

hay, entire ellos, un intonso
parroquiano del caf,
que por los ojillos ve
del nio rey don Alfonso,


y, en inconsecuencia pblica,
compra all La Republique...
por no tener quien le explique
que republicque es repblica.

Pues, como deca arriba,
-y, si no, abajo lo digo-
como, al dar all conmigo,
no me acuerdo adonde iba,










32 Jos DE DIEGO

mir a la francesa bella
que haba el chant proseguido,
y sent... 1yo no he sentido.
nunca un hambre como aquella 1...

Llam a un mozo muy seor;
me pregunt:-Qu va a ser?
Y, como en L'Eden Concert
se cena que es un primor,

con aire grave ped
un beefsteak al infelice
y... qu creen ustedes que hice?...
Pues, nada... me lo com.

Y, continuando el beln,
salieron quince francesas,
porque es de francesas de esas
inagotable L'Eden,


y, dejando al vulgo lelo
la chansonnette maliciosa,
siempre de color de rosa,
nunca de color de cielo,

se repeta el IC'est beaul
por la multitud a coro,










JOVILLOS 33

mientras que, mirando al foro:
-Y Espaa?-pensaba yo-


Dnde est Espaa?... Me extraa 1
Si en Espaa no la vemos
es prueba de que tenemos
muy poca Espaa en Espaa,


o de que es una verdad
que Francia aqu tiene, de hecho,
una especie de derecho
de extraterritoriedad.


Y ya iba a marcharme, cuando
con aires de ruiseora,
se asom una cantaora
por el tablado, enseando


El entreds de la enagua
entire los pies... I entreds,
que la boca por los dos
se me hizo besos y agual


Y del vestido la cola
se alz luego la chiquilla...
Sole ya, por la Lolilla
y por la sal espaola!
Jowillos.-3










34 JOS DE DIEOO

Punteadas las guitarras
y todo al canto dispuesto,
con fiebre el pblico puesto
y puesta la nia en jarras,

con una mueca burlona
se hizo del pblico duea
y empez una malaguea,
que era Mlaga en personal

Y mientras, con dulces modos,
gema el canto andaluz
y una red. de hilos de luz
nos aprisionaba a todos,

Entre indiscreto y cazurro
interrumpiendo el cantar:
-Viva tu marel...-gritar
se oy de pronto a un baturro.

Mas ella, que no entendi
el magnfico arrebato,
le contest:-Pero, chato,
si la probe se muril


Y l:-La Lolilla se engaia,
pues es just que declare








Page
35


M


SS


ng


From
Original

























A LOLA




















A Lola




Lola hechicera, mi gentil Lolilla,
cuando me dieron la esquelita aquella
que esta maana me escribiste en guasa,
me encontraba en el lecho a maravilla
y, al ver la letra redondita y bella
de la dcil plumilla,
que deja algo de ti por donde pasa,
abr las puertas del balcn, diciendo:
-Qu entren Lola y la luz juntas en casa

Y entr la gracia del Seor contigo:
y segu yo leyendo
del blanco lecho al carioso abrigo,
-dicho sea en honor de mi patron,
si no de la verdad-las frases breves
en que a dudar te atreves
de tu ms fiel admirador y amigo.










40 JOS DE DIEGO

Me dices, entire cnica y burlona,
que de qu me rea en el paseo
mirando ayer tu escultural figure
y aades con graciosa travesura:
-Porque, chico, yo creo
que ni llevo yo monos en la cara,
ni t en los labios tontera pura-

Monos no llevas, mas de que eres mona
no habra quien dudara
en toda la ciudad de Baroelona,
porque todos han visto
la esbeltez sin rival de tu cintura
y el sueo azul de tu pupila clara.

Pero ipor Jesucristol
que haces una locura,
que mueve a risa a quin en ti repara,
coronando tu anglica hermosura
con un sombrero, tan metido en flores,
que es un puesto ambulante de verdura.

Ya s, bella Dolores,
que es la dernire flamante y celebrada
de los sombreros de mujer, ahora,
aliarse en la frente una ensalada,
no causando extraeza











JOVILLOS 41


que se coma un borrico a una seora,
pues es colmo de gracia y gentileza
llevar en la cabeza
todas las variedades de la Flora.


Mas no te cures de ello,
y deja que en buen hora
suplan otras su falta de cabello
con violeta, albahaca y yerbabueia;
que ese jardn artificial desdora
el de tu cabecita encantadora,
en que cada hebra rubia es un destello
y cada bucle de oro una azucena.

Tu continent bello
afea tanto la sutil yerbilla
que por tus curvos rizos se entromete,
que quien te vea, generosa y buena
como el ,pan de Castilla,
ha de pensar, si a crtico se mete,
que te hizo Dios, Lolilla,
el corazn, en verso de Zorrilla
y la cabeza en prosa de Caete.

Yo estoy por la mantilla;
y por eso vea con tristeza
que, por aquellos meses










42 JOS DE DIEOO

en que la Fauna reemplaz a la Flora
en tu linda cabeza,
rica en hebras doradas, cual las mieses,
coronase tu alio dominguero
aquel pjaro azul embalsamado,
con ojos de cristal, atravesado
con un pual de plata, en tu sombrero.


Yo te lo he censurado,
porque el pobre animal sacrificado,
en vez de dar realce a tu belleza,
di pbulo a la stira imprudente...
SEra frase corriente
que a pjaros tenias la cabezal


iNo hay como la mantilla Noblemente
al abolengo national aduna
el ser tan inocente,
que estamos en mantillas en la cuna.


La leve nube que en el aire oscila
es como la mantilla de la luna,
que es la eterna manola
que por los cielos sin cesar rutila.


Y viceversa, Lola,
tu mantilla ser nube tranquil










JOVILLOS 43

que velar, con mgica aureola,
el relmpago azul de tu pupila.


Creme, Lola, y viste a la espaola;
que si al fin te convenzo
y de tu frente primorosa quito
pjaros de cartn, flores de lienzo,
te ofrezco ir aclamando a voz en grito,
por prado y monte y mar y llano y sierra,
ese cuerpo bonito,
gloria del cielo, encanto de la tierra.


Con que arroja ese trasto soberano
que sobre el cielo de tu frente pesa,
y haz caso del poeta americano
que, amigo de la nieve en el verano,
los breves copos de tus plants besa.


























JUANA


























Juana




Juana, la aragonesa de ms salero
que pari madre alguna de Zaragoza,
es una real hembra de cuerpo entero,
tan guapa chica
que ni la Pilarica, cuando era moza,
y eso que era tan guapa la Pilarical

Su alma es la de su cntaro de sirvienta;
pero ms que almas bellas hacen conquistas
cuerpecitos con much sal y pimienta.
Y es muy sencillo:
el cuerpo juega limpio y a cartas vistas
L e ama j epre d tapadillo.
y el alma juega siempre de tapadillo.










48 JOS DE DIEGO

As es que es la Juanilla tan disputada,
entire los que, dispuestos a armar refriega,
van desnudando mozas con la mirada,
que est previsto:
si la de Juana es Venus a armarse llega
va a ser mayor que la otra de Dios es Cristo 1

Porque es la misma Venus en hermosura;
porque es esta muchacha maravillosa
el prodigio de un sueo de la escultura.
Sueo que empieza
un poco ms abajo, del pie de rosa
y un poco ms arriba de la cabeza.

Tiene el cabello negro, como la bruma,
y al echarla a este mundo puso Dios mismo,
como en su frente virgen lirio y espuma,
noche cuajada
en aquellos ojazos, llenos de abismo,
borrachitos de sueos de madrugada.

Y es su oreja la concha donde palpita
el alma de la perla que ha descendido
y pende hoy, hecha arete, de una puntita.
Trasunto breve
es su nariz de un angel medio dormido
y apoyados los codos sobre la nieve...










JOVILLOS 49

Arden sus dos mejillas iluminadas
y marcan sus pestaas el humo esposo
de este incendio de fresas y de granadas.
Y aun la cosquilla
del picor agri-dulce del primer beso
siente en el rojo labio y en la mejilla.

Sus hombros resistentes, como dos muros,
arrancan de su cuello, todo, hermosura,
mrbidos, incitantes, blancos y duros:
y del contorno,
desdibujado en sombras de niebla oscura,
surgeon sus frescos brazos, hechos a torno.


Brazos a que dan trmino y gallardia
manos breves, capullos inmaculados,
que se abren en dos rosas de Alejandra.
Y, entire primores,
de los senos nacientes y sonrosados
nacen mundos que fueron cosmos de flores.


Desde aqu baja luego tan misteriosa
la lnea modelante, que se v apenas
perdindose entire curvas de nieve y rosa,
siendo preciso
descender a sus breves pies de azucenas,
saltando por encima del paraso...
Jovilloa.-4










50 Jos DE DIEGO


alma es la de su cntaro de criada,
eso a la Juanilla de Zaragoza
quita partido ni le hace nada;
porque es tan rica
ni la Pilarica, cuando era moza,
que era tan guapa la Pilarical


Su
pero
ni le


que I
y eso

























AMOR NIO





















Amor nio




Hay muchos que se figuran
que el amor no ms existe
para los hombres de veinte
y las mujeres de quince;
pero tendrn por sabido,
los que su infancia analicen,
que hay Abelardos de doce
y Eloisas de ocho abriles.

De carrillos amasados
con guayaba y alfeique
y, en cuerpos de pomarrosa,
manos y pies de jazmines,
eran Pepe y Carmencita
los dos nios ms gentiles
que en un mismo hogar crecieron,
l, arcngel y ella, virgen...










54 JOS DE DIEOO

IQu comunismo tan dulce
de travesuras y ardides,
de cantos y de juguetes,
de besos y de confitesl...


Asordan la casa a gritos
y, corriendo hasta rendirse,
como tienen para verse
corazn y ojos de lince,
se pasan el santo da,
por alcobas y jardines,
ms jugando al encontrarse
que jugando al escondite.


Amor ejerce en los nios
atraccin irresistible
y, aunque en ellos no se nutre
de aficiones balades,
sino de sueos y flores
que en el alma echan races,
amor es, al fin, que en ellos,
como en los hombres, reviste
sus eternos caracteres
de avaro y de susceptible...


As es que al nio, ante el beso
que en las mejillas imprimen










JOVILLOS 55

de la nia, los amigos
de la casa, al despedirse,
se le llenaban los ojos,
fieros tanto como tristes,
de lgrimas trasparentes
y de miradas de tigre 1

Mas del beso aquel borradas
las impresiones hostiles
con las dulzuras de otro
que l de su Carmen recibe,
despus de pasar el da
en carioso palique,
aun se les oye en el lecho...
durante el sueo sonren...
Y, a la maana, despiertan
l, arcngel, y ella, virgin!

Quin habr que, registrando
sus memories infantiles,
de una Carmen, como aquella,
no halle la inocente efigie?...


Hay muchos que se figuran
que el amor tan slo existe
para aquellos que, al principio
de este romancejo, dije.










56 JOS DE DIEGO

Yo, que no alcanzo a los veinte
y que a ms de veinte quise,
s, atendiendo a mi experiencia,
que el amor, nio sublime,
solamente en almas nias
en paz con el diablo vive,
mantenindose de sueos,
como el canario de alpiste
y el zumbador de mi tierra
de claveles y aleles.

Bien hiciera el Poderoso
creador de cuanto existe
(sin que esto sea ponerle
los puntos sobre las les)
de mundos en miniature
echando en las superficies
humanidades de nios,
repblicas juveniles,
en donde, por fuerza, todos
habran de ser felices,
Scasndose a los diez aos
y murindose a los quince

























IMPUREZAS
























Impurezas




Odias, a fe de Pura, la impureza
y crees pecado enorme
no amar, como a los santos, la belleza;
mas yo no estoy conforme y necesito
explicarte por qu no estoy conform.

Bien se me alcanza que al amor inmola,
Pura ideal, en aras del delito,
quin, al mirar la virgen aureola
de tu frente de nia, solo sienta
el malestar maldito,
la calentura de la fiera hambrienta;
pues, segn Argensola,
no es lo mismo el amor que el apetito
que en diferente parte se aposenta.










60 Jos DE DIEOO

Pero sera vano
mirar tus gracias sin sentir antojos
de arrodillarse y de besar tu mano;
y vano y tonto el admirar contrito,
en tus rasgados ojos,
el azul ideal de lo infinito
y no el azul del mar, que es ms human.

Podr ser, en teora, muy bonito
decir que est el amor de care y jhue.o
del ms all de promisin proscrito,
y a la mujer querida
dar en Ja frente primorosa un beso,
como a la imagen de Jess bendito,
que ser santa, pero que es de yeso;
mas quin tal haga olvida
que, a un tiempo combustible y comburente,
es una eterna combustion la vida.

Yo comprendo que t, sueo viviente,
con tu espritu rubio de paloma,
pienses tan ricamente
que es el amor refrigerate aroma,
que no embriaga, como el tufo ardiente
que por asalto los sentidos toma;
que, hostia de luz divina,
vive el amor, oculto y transparent,










JOVILLOS 61

dentro del santo temple que ilumina;
que es el almra el vax vestas en que luce
su fulgor inocente
que, si a salir se atreve, se trasluce
en ondas de relmpago en la frente.


Mas, si el amor sublime
hostia es de nieve de sin par blancura,
como hostia, claro est que nos redime,
pero bien pronto toma la del humo,
pues cual la nieve permanece y dura.

Y es, mi querida Pura,
porque le falta el nutritivo zumo
que nuestro sr human regenera
y a mi me da calor y a ti hermosura.
Presta alma y cuerpo a tu pasin primiera;
busca el pan del amor, mas de manera
que hostia sea a la vez que levadura.

No me entiendes verdad? pues bueno fueral
de tu vida en la joven primavera
nada tus sueos inocentes turba;
pero deja que adquiera
dureza y robustez la grcil curva,
que da de tus encantos la media;
que salga al exterior la onda de rosa,










62 Jos DE DIEGO

en tus entraas de mujer, dormida;
que, con dulce hormigueo,
hervir rosada en la mejilla hermosa'
la sangre sientas, que inflam el deseo;
que en vano al leoncillo martirices
que gime bajo el peso
de tus nacientes senos agobiado...
Y ya me lo dirs, si me lo dices 1

Mas si no entiendos eso
y quieres llevar algo adelantado,
ya que mi amor contigo se encaria
Sme tiro ahora boca abajo y beso
las miniaturas de tus pies de nia l

























EN CIELO Y TIERRA
























En cielo y tierra (2)


I

Cuenta el Seor Luzbel, mi viejo amigo,
que una triguea, de hermosura llena,
vctima de un amor, muri de pena
y dila el cielo carioso abrigo.

Hall el amante a su maldad castigo
y, al buscarle en la gloria la morena,
supo que Dios, en rgida condena,
negse a abrirle el celestial postigo.

A impulsos de un amor poco gozado,
ardi con llama impura en su memorial;
su primer sueo y su primer pecado.
JoetlUo.-5











66 Jos DE DIEGO

Y:-Una de dos-le dijo pl Padre Eterno-
lo le dejis entrar a l en la Gloria,
o me dejis partir a mi al Infiernol

II

Pero el Seor, previendo un caramillo,
qusolos reprimir con mano fuerte:
los volvi a echar al mundo, mas de suerte
que ella hbitos visti y l fu caudillo.

Quera Dios, por modo tan sencillo,
dejando en ellos al amor inerte,
que le volvieran a pedir la muerte
ella en su celda y l en su castillo.

Y cuenta el diablo, mi patrn future,
que no le fu a Dios todo viento en popa,
porque una vez as le increp duro

El audaz mandarin de un regimiento:
-10 la hacis cantinera de mi tropa
.o me hacis capelln de su convento l




























POR UNA ROSA...

A UNA VIOLATE




















Por una Rosa...



A UNA VIOLANTE


Mientes, linda Violante,
cuando propalas que, de gozo lleno,
fuera tus besos a escurrir amante,
si de tus labios la onda palpitante
estallase en espumas de venenol

Guapa, s que lo eres muy reguapa
pero no tienes el andar gitano,
ni el garbo cordobs de mi chulapa.
SCon mi chulilla, como el sol morena,
quieres, oh rubia, competir en vanol

Te curas t no ms de lo divino
y eres la virgen de ideales llena;
mezcla ella lo divino con lo human
y es la mujer apasionada y buena.










70 Jos DE DIEOO

Opuestos rumbos os marc el destino
y, reina cada cual de su hermosura,
hay el distingo, entire las dos, que existe
entire la hostia y el pan: la levadura.

T, Viola, rubia, soadora y triste
como el sueo, del bardo de Sevilla,
se unieron los crepsculos y fuiste.

Sorda al reclamo del amor latente,
no su dulce y eterna candelilla
te incendia a un tiempo corazn y mente:
solo algo azul en tus pupilas brilla
del primitive resplandor sublime...
IVaga impresin,-como deca el otro-
vaga impresin de veritatis prime

En cambio, Rosa, mi gentil chulilla,
se me encabrita a la menor cosquilla
como al amago se encabrita el potro
Cierto que no hered la pobrecilla
la inmensa dote, que en tu apoyo viene,
y que ser inmortal, porque no tiene
en que caerse muerta la chiquilla;
mas con eso es difcil que la venzas,
no habindola vencida con el oro
de la hebra clara de tus rubias trenzas.









JOVILLOS 71

Mucho ms de sus gracias el tesoro
que el tuyo de metal me maravilla...
Me ro yo de los tesoros esos
Nos mantendrn amor, pan y cebolla...
Si no hay pan ni cebolla amor y besos 1
besos y amor pondremos en la olla!


Ya s que eres, Violante, una Zorrilla
y crees, por eso, que por ti me muero,
porque sabes que doblo la rodilla,
como ante Dios, ante el divino Hornero.


Mas no es lo mismo un vate que un herrero
y, si tu mano versos amartilla,
yo el golpe escucho de la rima dura,
como el que oye llover bajo techado,
como el que oye cantar a Bobadilla.


Poesa es de Rosa la hermosura
que tiene en ella la intuicin del arte
y, al abrigo del seno un pareado
-un pareado injerto en redondillal-
y epigramas de rosa en cualquier parte,
desde el pie de jazmn a la mejilla.


Ya has visto, linda Viola,
que vale ms que t mi chulapilla,










72 Jos DE DIEGO


y que no, sin dolor, me envenenara,
si de tus labios la fragante ola
en ola de veneno se trocara.
Slo par una rara carambola
-y ya vers si es carambola raral-
puedcn rris besos encon'r-rse imp est s
en tu cara de mirmol d3 Ca rara...
Pues que lo sepa y que te agarre s~la
la chulapilla, de mi amor avara,
y alce la mano, niio de mis besos,
y te estrelle mis besos en la cara I
























PERRERIAS






















Perreras




Es Azucena,
como la nombran,
la falderilla
ms remonona
que cran faldas
de buena moza.

Ojillos negros,
lana sedosa,
breve de hocico,
de cuello corta,
blanca de lomos,
nieve ella toda,
salvo las patas,
salvo la boca,
salvo las cejas,










76 Jos DE DIEGO


salvo la cola,
sitios en donde
marcan o borran
grciles lneas
oscuras sombras.


Sube a las faldas
de su seora,
como al regazo
de una paloma;
y all, en su blando
colchn de rosa,
no cual su duea
-que es muy devota-
piensa que arriba
la dicha mora,
sino al contrario
-Iperra masonal-
que bajo de ella
se halla la gloria.


Mas ella es casta
y estas son cosas
que del Negrillo
sin duda toma.
Quin es el Negro?
Pues la persona,










JOVILLOS 77

digo, el perrillo
de mejor sombra
que alza la pata
y el rabo enrosca
por las esquinas
de Barcelona


Si entire falderos
se arma una bronca,
no hay quien le muerda,
ni quien no corra,
ni quien le ladre,
ni quien le tosa.


STiene el Negrillo,
si se alborota,
muy malas pulgas,
muy malas bromas


Lo cual no es parte
much ni poca
para que, manso
como una trtola,
de su perrilla
siga a la cola
y la respete
como a una diosa.










78 JOS DE DIEOO

Tiene el Negrillo
rabia amorosa,
mas la Azucena,
no es una loca,
y si l osado
juega y retoza:
-I Patitas quietas 1-
ldrale ronca
y los hocicos
le desmoirona.


Es la calumnia
perra traidora,
mas nunca el diente
clav en su honra.


Y eso que un perro
de Terranova,
con malos fines
le hizo la rosca;
pero Azucena
la ruborosa,
ladrle un da,
como una loba:


-Hala, a otra perra
menos hermosa











JOVILLOS 79

con ese hueso,
que mi seora
me ha dado siempre
care de sobral-
Ladrle el perro
y ella con sorna:
-Ladra a la luna.
la luna es sordal


El cielo aquella
noche vengla:
mat al perrazo
de Terranova...


Y Azucenilla,
la ruborosa,
dijo al Negrillo
con voz temblona:
-Fuerza es que acaben
tus ansias todas,
y que los perros
de Barcelona
me considered
como a tu esposa.-


Y aquella noche
noche de bodas










80 JoS DE DIEOO

La hizo l la rueda
ms de dos horas
y ella lest claro!
se hizo la tonta...
con el permiso
de su seora.


Pas la luna
de miel, sabrosa
y en luna llena
qued la moza:
lleg el creciente
cuarto... de hora;
vino al galope
la comadrona
y Azucenilla,
la ruborosa,
di cuatro gallos
de prima donna,
mir al faldero
y ech en la alfombra...
1 Cuatro perrillos
de Terranova





























DESAHOGOS


Jovilloa.-6






















Desahogos




Yo te lo juro, anglica Luca,
a fe de caballero:
estaba ya muy prximo a quererte,
como un salvaje, as, como yo quiero...

Me parece mentira todava l
Hubo un moment, para m sagrado,
en que a este pobre corazn inerte
que, en brbara agona
muri, como Jess, crucificado,
le iba a llegar, en ascensin gloriosa,
como a Jess tambin, su tercer da.

Mira t que aun no estar escarmentado ...
Tiene much salero
que en el espacio de tu frente hermosa










84 JOS DE DIEGO

se haya, en sus dos sentidos, estrellado
esta triste experiencia que he sacado
de las cenizas de mi amor primero!

Ya lo dice el refrn: gato escaldado...
Pero yo I que si quieres I
como del gato del refrn me olvido,
cruzo mis propias lgrimas a nado.

Mi corazn es veteran herido,
hecho ya a ver en ojos de mujeres
los fuegos fatuos del amor mentido;
pero hay en esos tuyos andaluces
tantos sueos de amor, tantas vestales
del enlutado altar, sordo a mi ruego,
mnanteniendo las luces,
que no cont con mis pasados males
y fu instintivo el que cayera ciego
en los pozos de fuego
de tus profundos ojos orientales.

Llama el abismo... y luego
que no fu slo tu gentil belleza
lo que me hizo sentir, como un beodo,
darme vueltas el alma en la cabeza:
fiando en la inocencia de tu pecho,
busqu en tu virgen corazn abr.go...










JOVILLOS 85

Me pareciste buena y eso es todo...
y buena lo eres, pero no conmigol

T tienes el derecho
de no ser fiel a tu bondad innata;
mas yo, en just castigo,
tengo tambin el de llamarte ingrata.

Mendigo del amor pobre mendigo!
hall las puertas de tu hogar abiertas:
quise allanar la habitacin preciosa
y, cuando me las daba ms felices,
t, cerrando los prpados de rosa,
me diste con las puertas
en la misma mitad de las narices 1

T reviviste las cenizas yertas
de mi entusiasmo inerme
y diste a mis deseos dulce apoyo,
para tener el gusto de ponerme
de patitas en medio del arroyo.

SY van dos veces ya que al campo santo
llevo a este amor maldito y le abro un hoyo 1...
Mas te juro, Lucia,
que has acabado de curar de espanto
a aquella alma de Dios que yo tena.










86 Jos DE DIEGO

Desde hoy mis viejos sueos abandono...
Me he convencido tanto
de que la humanidad viene del mono,
que voy a amar conforme a esa teora.

No hay ms en nuestro sr que carne y hueso...
acepto, al fin y al cabo,
del sabio ingls la gran filosofa...
Al amor muerto la ilusin al rabo,
y el mordisco en la boca, en vez del beso,
al apetito que la care cral
Ruja en mi corazn la bestia humana
I El amor, hoy por hoy y por maana,
donde mejor se entiende es en Turqual


Y perdona, alma ma,
este ahullido brutal con que te express
la fiebre oculta que en mi pecho arda;
pues, con todo, y con eso,
dejo mi corazn entire tus manos
y me arrodillo y beso
los breves lirios de tus pies enanos.

























PESCA DE SIRENA


























Pesca de sirena




Como era tan ardorosa,
la Mar'a ms hermosa
del gremio de las Maras,
hallaba muy dulce cosa
ser la diosa,
diosa de las aguas fras.

Y muy a gusto de un par
de pillos, y digo pillos
porque la iban a pillar,
se quitaba los trapillos,
y pelillos,
y pelillos a la mar.










90 JOS DE DIEGO


I Salve Dios a las bonitas
que no se andan en chiquitas1
A flote las trenzas blondas,
hunde, en cambio, a dos malditas
hermanitas,
hermanitas de las ondas.


Y, con pasmosa destreza,
moviendo las sonrosadas
carnes de lirio y cereza,
confunde, con las saladas
oleadas,
oleadas de belleza.


Bien la deca yo un da:
-Mire usted, bella Mara,
que la estn mirando aquellos...
Y, cuando tal la deca,
se envolva,
se envolva... en sus cabellos.


Y-tena que pasar 1-
un da aquellos dos pillos
que la iban a contemplar,
se quitaron los trapillos,
y pelillos,
y pelillos a la mar.










JOVILLOS 91


Buzos de la humana perla,
convinieron en cojerla
y tan bien la trama urdieron
que, a no estar yo a deshacerla,
sorprenderla,
sorprenderla bien pudieron.


El pez era acorralado
y, sin escape ninguno,
quedaba el paso cerrado,
zambullendo a cual ms tuno,
cada uno,
cada uno por su lado.


Zambllense de improviso,
la fruta del paraiso
por ver quien antes atrapa,
y, en el moment preciso,
yo la aviso,
yo la aviso y ella escapa.


La pareja choca y puja
y, aguantando los resuellos,
all en .el fondo se estruja...
Que han cogido, piensan ellos,
los pies bellos,
los pies bellos de Marujal











92 JOS DE DIEGO


Y, mientras el par sala
con la ansia de la agona
echando agua a bocanadas,
yo, hacienda un guio a Mara,
me rea...
me rea a carcajadas.
























CARTA RECORDATORIA






















Carta recordatoria


A RICARDO J. CATARINEU


He sabido, mi buen Catarineu,
que ya me tienes por tan mal amigo
que esa fama me das per tot arreu.

Mas yo el process de tu culpa sigo
y, como a duros versos te condeno,
a trabajos forzados te castigo;


porque me tienes de coraje lleno
y no es much que acabe a tercetazos
con quien me dijo tal. Pues est bueno ...


Si a m se me abren sin querer los brazos
cuando de ti me acuerdol Y t me hiciste
de tu ira blanco y no de tus Flechazos>










96 JOS DE DIEOO

No me los has mandado; no quis.ste
que viera, hecha ya moza, a la p)es:a
que he visto yo naoer, hermosa y t.iste,

a la luz del quinqu y a la del da,
cuando en tu casa te encontraba a veces
con la fiebre del parto todava.

Mas ya he comprado el libro que me of-eces,
y sorprend sus dlcidas congojas,
sus risas de angel, su rum-rum de pieces,

los ecos todos que del alma arrojas...
Pues, como el fuego alienta en la ceniza,
en el seno delgado de sus hojas

tu alma en iLis de amor se diafaniza,
Sque hay much azul de ensueo en tu cabeza
y es tu fe blanca y tu pasin rojizal

Penetr de tu pacho la grandeza
y, como tu tocayo, el gran Ricardo,
tienes all, cual timbre de noblaza,

corazn de len... o de leopardo,
que es el len de Amrica, y con eso,
ms que el guerrero, se ennoblece el bardo.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs