• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Front Matter
 Title Page
 Portico
 José Martí
 José Enrique Rodó
 Francisco García Calderón
 Rufino Blanco-Fombona
 Index
 Back Matter
 Back Cover














Group Title: Biblioteca Andrés Bello. XXXVII
Title: Americanismo literario ..
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081364/00001
 Material Information
Title: Americanismo literario ..
Series Title: Biblioteca Andrés Bello. XXXVII
Physical Description: 248 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: García Godoy, Federico, 1857-1924
Publisher: Editorial-Ame´rica
Editorial-América
Place of Publication: Madrid
Publication Date: 1917
Copyright Date: 1917
 Subjects
Subject: Latin American literature -- History and criticism   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
Uruguay
Peru
Venezuela
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081364
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ADD9604
oclc - 01829187
alephbibnum - 000610436
lccn - 18020985

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
    Front Matter
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Portico
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    José Martí
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    José Enrique Rodó
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Francisco García Calderón
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    Rufino Blanco-Fombona
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
    Index
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
    Back Matter
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
    Back Cover
        Page 255
        Page 256
Full Text



31BLIOTECA ANDR1% IRMILO


F. GARCIA GODOY





AMERICANISiMO LITERARIO


Jos MARTI.-JOS ENRIQUE ROD
F. tARCIA CALDERN.-R. BLANCO-FOMBONA















EDITORIAL-AMERICA
IADIUD
CONCESIONARU I BECLUU TA PARIA LA vTNTl '
SOCIEDAD ESPAOLA DE LIBRERIA
FERRAz. 25













UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES


iOXiEGA i3RA.~.IE





























'AMERICANISMO LITERARIO"












,1







BIBLIOTECA ANDRS BELLO

Obras publicadas (a 8,50 ptas. tomo).
I.-M. GUTIRREZ NAJERA: Sus mejores poesas.
II.-M. DiAz RODRiGUEZ: Sangre patricia. (Novela), y Cuentos de
color.
III.-Jos MARTi: Los Estados Unidos.
IV.-Jos ENRIQUE ROD: Cinco ensayos.
V.-F. GARCA GODOY: La literature americana de nuestros das.
VI.-NIcoLs HEREDI .: La sensibilidad en la poesa castellana.
VII.-M. GONZ.LEZ PRADA: Pginas libres.
VIII.-TULIO M. CESTERO: Hombres y piedras.
IX.-ANDRs BELLO: Historia de las Literaturas de Grecia y Roma.
X.-DoMINGo F. SARMIENTO: Facundo. (Civilizacin y Barbarie en
la Repblica Argentina.)
XI.-R. BLANco-FOMBONA: Al Hombre de Oro (Novela).
XII.-RuBN DARO: Sus mejores Cuentos y sus nejores Cantos.
XIII.-CARLOS ARTURO TORRES: Los Idolos del Foro. (Ensayo so-
bre las supersticiones- polticas.)
XIV.-PEDZo-EMILIO COLL: El Castillo de Elsinor.
XV.-JULIN DEL CAS '.L: Sus mejores poemas.
XVI -ARMANDO DoNoso: La sombra de Goethe.-4 pesetas.
, XVII.-ALBERTO GHIRALDO: Triunfos nuevos.
XVIII.-GONZALo ZALDUMBIDE: La evolucin de Gabriel d'Anntfnzio.
XIX.-Jos RaFAeL POCATEnRA: V;das oscuras. (Novela.) 4 pesetas.
XX.-Jesrs CASTELLANTOS: La Coniura. (Novela.)
XXI.-JAVIER DE VIANA: Guri y otras novelas.
XXII.-JEAN PAUL (JUAN PABLO ECHAGIE): Teatro argentino.
XXIII.-R. BLANCO-FOMBONA: El Hombre de Hierro. (Novela.)
XXIV.-Luis MARiA JORLAN: Los Atormentados. (Novela.)
XXV.--CARLOS ARTURO TORRES: Estudios de critical moderna.-4
pesetas.
XXVI.-SALVADOR DiAZ MIR6N: Lascas. Precio: 2,75 pesetas.
XXVII.-CARLos PEREYRA: Bosvary Washington.-4,5o pesetas.
(Un grueso volume de 448 pginas.)
XXVIII.-RAFAEL lM. MERCHAN: Estudios. Oriicos. .
XXIX-XXX.--BERNARDO G. BARROS: La caricature contemfor nea.
(2 vols.) I
XXXI-XXXII-Jos ENRIQUE RODn: Motivos de Proteo.
XXXIII.-MANUEL GUTIRREZ NAJERA: CuntoS colr de humo y
Cuentos frgiles.
XXXIV.-MIGUEL EDUARDO PARDO: Todo un pueblo. (Novela.)
XXXV.-M. DiAz RODRIGUEZ: De mis romeras y Sensaciones de
vitae.
XXXVI.-ENRIQUE JOS VARONA: Violetasy Ortigas. PNotas critics
sobre Renan, Sainte-Reuve, Emerson, Tolsoy, Nietzsche,
Castelar, Heredia, etc.)
XXXVII.-F. GARCA GODOY: Almericanismo lierario. (Estudios
crticos de (Jos Mart, JosD Enrique Rod, F. Garca Cal
dern, R. Blanco-Fombona.)







BIBLIOTECA ANDBSI BELLO


F. GARCA GODOY





AMERICANISMO LITERARIO



JOS MARTi.-JOS ENRIQUE ROD
F. GARCIA CALDERN.-R. BLANCO-FOMBONA













EDITORIAL-AMRI(-A
MADRID
CON,.ESi.SO ARIA EXCLUSIVE .A IP.RA A l'ET :
SOCIEDAD ESPAOLA DE LIBRERIA
FERRAZ, 25
































u: PRTICO

j |;
o






o
o *.
u"

z
3
z



CI
O
i


1;i



^3e

o;
M

a
03
O


















Si por multitud de circunstancias sobrado co-
nocidas parece cada da dificultarse ms la cris-
talizacin del ideal de una confederacin de ca-
rcter politico integrada por todas estas rep-
blicas de cultural ibrica, tal como fu el sueo
magnfico de Bolvar y la aspiracin, luego, de
muclhos espritus selectos, no acaece ciertamente
lo mismo con lo que se contrae la formacin
acentuada y precisa de un alma hispano-ameri-
cana comprensiva en sumo grado de modalida-
des sociales, intelectuales y artsticas de muy
propias inconfundibles peculiaridades regiona-
les. Esa alma, saturada de modernidad, comienza
inspirarse en modos de ver y entender la vida
en un todo propicios fecundas adaptaciones,
prolificas realidades de la civilizacin contem-
pornea. Desde Mjico, desde las Antillas, hasta
las ms lejanas tierras australes del Continente,
consttase un movimiento intellectual, en algunas
parties meduloso y rico, que demuestra cumpli-
damente, con la insuperable fuerza de los he-
chos, que el pensamiento y la sensibilidad his-








F. GARCIA GODOY


pano-americanos estn saliendo ya, resuelta y
triunfalmente, del period amorfo incoherente
de necesarias imitaciones y de indecisiones y
tanteos, para por sucesivas etapas de desenvolvi-
miento alcanzar la plenitud de una conciencia
intellectual de positive y perdurable consistencia.
Esa eflorescencia intellectual represent ya, en
uno que otro de sus aspects, la capacidad de
orientaciones de cierta originalidad, y la pro-
pensin armonizar, en un sentido de cordial
americanismo, discrepancies de vision regional
y local de mayor menor importancia. Un con-
cepto de exclusive estabilidad, de permanent
valor esttico, es cosa que rie abiertamente'on
leyes de un desenvolvimiento de puro abolengo
cientfico. Un principio de cambio, de modifica-
ciones y transformaciones continues, rige y es-
tructura la vida. En un process de racional deve-
nir, de llegar ser, operan las formas en que se
condensa y exterioriza la actividad vital dinmi-
ca y prolfica. Ese process, en lo que toc Ala
vida individual y social, por su complejidad cre-
ciente, por su esfera cada vez mayor de relacio-
nes, por sus diferenciaciones sucesivas, revela la
accin determinante de necesidades de intima
urdimbre sociolgica que en determinadas cir-
cunstancias se imponen con la inflexibilidad de
la linea recta. No hay aspiracin representative
de exigencias de la vida social que no cuaje y
florezca su tiempo, por ms que aparezean ce-








AMERICANISMO LITERARIO


rrndole el camino ciertos intereses creados y
preocupaciones y convencionalismos hondamen-
te arraigados en el alma popular. En la Amrica
latina, ahuyentada en gran parte la educacin
teolgica y escolstica en que durante siglos se
amodorr la existencia colonial, se huella ya con
pie seguro el terreno de una comprensin de
virtualidad cientfica en que la interpretacin de
la vida social result muchsimo ms natural, ar-
mnica y progresiva.
A un saber casi exclusivamente libresco, que
en no poca parte sirve para elaboraciones en que
por regla general se utiliza como material prima
et pensamiento ajeno expuesto ya en pginas de
grande median resonancia, sucede-en la ac-
tualidad en algunos de nuestros ms prestigiosos
intelectuales, la bien acentuada tendencia ob-
servar la vida direct y objetivamente, sin inter-
mediarios, en su realidad intrinseca, en su ms
regndito sentido, nico procedimiento para al-
canzar, dentro de cierto necesario relativismo
cientfico, una vision exacta integral de las co-
,sas. Para tocar tal conclusion urge previamente
eliminar, con amplio y seguro criterio, muchos
convencionalismos y puntos de vista errneos y
anticuados, de honda repercusin en la mentali-
dad, an embrionaria, de algunas de estas rep-
blicas. Se es sabio realmente, se llega dominar
una inateria, no cuando se ha ledo much acer-
ca de ella, sino cuando se la ha observado ra-








F. GARCA GODOY


cional y metdicamente en todos sus aspects
determinantes, y en todo su positive valor intrn-
seco. El subjetivismo faertemente adherido
toda produccin mental debe ser conveniente-
mente depurado por nuestros personales medios
de conocimiento, para por esa via alcanzar re-
sultados satisfactorios fen lo possible. Ese pro-
cedimiento excluye desde luego cuanto en tal
subjetivismo pueda haber de sectarismos de
intolerancias dogmticas. La verdad, lo que des-
de puntos de vista de una lgica espacial consi-
deramos la verdad, no es mujer frgil y casqui-
vana que, sin much de rogar, se presta reci-
bir complacida nuestros besos ardorosos, Es ne-
cesario asediarla en toda regla para obligarla
entregar las llaves de su alczar resplandeciente.~
En ocasiones en que creemos tenerla firmemen-
te estrechada en nuestros brazos, contemplamos
con desencanto y estupor, que slo tocamos un
jirn de la fimbria brillante de su veste. Es n ee-
sario ir hacia ella serenamente, sin prejuicios
ofuscadores, para pedirle, no lo que queremos y
perseguimos, sino la porcin grande minimpa de>
ello que realmente puede darnos...
En su ms elevado sentido la vida se caracte
riza por una complejidad creciente de relacio-
nes, que primera vista nos desorienta y extra-
va. Elevarse una concepcin general de ella
en lo fsico, y aun en lo social, que respond
finalidades de genuino mrito cientifica, es em-








AMERICANISMO LITERARIO


peo, todas luces, difcil de realizar. Pero des-
contando dificultades poco menos que insupe-
rables, bien podemos aproximarnos ella para
formular un criterio de verdad que nos sirva en
muchos casos de apropiada norma de conduct.
las frivolidades de ayer, los mentirosos es-
pejismos en que durante largo tiempo se apacen-
t la mentalidad de estos pases, los engaosos
deslumbramientos de escuelas y cenculos grru-
los y pasajeros de allende el mar, cuanto de
falso y hueco impuso soberanamente la moda y
acat con espritu servil una muchedumbre de
imitadores impotentes, rechaza hoy la inclinacin,
cada vez ms patentizada, de consagrar nues,
tras actividades mentales al cultivo de asuntos de
much mayor substancia y eficacia. No se llega
un estado de singular cultural sino relegando
un plano inferior futilidades de pensamiento
y de imaginacin de slo momentnea reso-
nancia, para arrimar decididamente el hombro
empeos de ingnita y desbordante transcen-
dencia spiritual. En medio de lo transitorio, de
lo cambiante, en que forzosamente nos movemos,
hay que rastrear y asir puntos de relative estabi-
lidad, para emplearlos como bases de construc-
ciones mentales de duradera solidez. Situados
fuertemente en esos sus tentculos, podemos y
debemos sealar orientaciones luminosas y efica-
ces. Nuestra infancia intellectual ha sido larga, y
durante ella, naturalmente, por la debilidad men-








F. GARCA GODOY


tal privativa de semejante edad, nos han seduci-
do los cantos de sirena de innmeras exteriori-
dades de deslumbrante atavio. Lo superficial
presentado de modo ms menos brillante nos
ha arrastrado y dominado siempre. Hemos to-
mado en veces tales llamativos aspects como si
fueran lo fundamental intimo de las cosas mis-
mas. Ahora es que empezamos revestirnos de
la toga viril, y vemos cuanto cae en la esfera
de nuestra observacin como es real y positiva-
mente, poco menos. Regocijada triste, senci-
lla compleja, esquiva complaciente la vida,
en muchos moments es slo expresin fiel del
ritmo de nuestra vision ntima. Esa vision subje-
tiva slo puede y debe engaarnos en contados
instantes. La vida es rica en promesas y compen-
saciones para quien, desterrando en lo possible
lo que es slo proyeccin de nuestro mundo in-
terior, la entiende y practice con el menor n-
mero possible de desfiguramientos y abstraccio-
nes. Nuestra aeja pedagoga social aparece ya
como vetusto edificio cuarteado por muchas par-
tes. Slo ha dado de s una vida artificial que
se extingue rpidamente. El progress consiste,
debe consistir, en una adaptacin consciente un
orden cada vez ms amplio y efectivo de relacio-
nes. Por no haber podido hacerlo as, nuestro
desenvolvimiento cultural se ha retardado en
multitud de aspects. En nuestros medios socia-
les, refractarios y estacionarios hasta hace poco








AMERICANISMO LITERARIO


-algunos bien atrasados todava-,'germinan ya
copiosamente ideas de necesarias y salvadoras
renovaciones. Muchas de estas repblicas se en-
cuentran ya en un moment de iniciativas salu-
dables, de ebullicin ideolgica, de desarrollo
industrial, de apropiado desenvolvimiento inte-
lectual, culminando todo eso, en gran parte, en
un alto propsito de radical y bien comprendido
sentido de un americanismo de singularsimo y
muy atractivo interesante relieve.
Esa interpretacin nueva de la vida, del con-
junto de aspects y de relaciones que la consti-
tuye y cohesiona, evidencia haberse efectuado ya
,en 'los medios ms adelantados, estarse efec-
'tuando en los menos preparados, el trnsito un
estado de cosas por entero propicio la con-
Sipsta de un grado de cultural general, de urdim.
bre en no escasa parte americana. En nuestros
ms conocidos centros de enseanza, en nuestros
pensadores de ms merecido renombre, acenta-
se la tendencia dilucidar con amplio criterio
renovador las contradicciones y antagonismos
Sue palpitan en el pensamiento modern. Esa
labor se hace ya especulativa y experimental-
mente. En la ms alta de las disciplines mentales,
la Filosofa, frente la lucha entire un concept de
unidad esttica, de un monismo ms menos ce-
rrado, de un continuismo determinista con lo que
puede considerarse como un process de antiin-
telectuacin, de lo discontinuo, aceptan algunos








F. GARCIA GODOY


provisionalmente un concept de verificacin
pragmtica, en que la abstraccin se fecunda y
toma cuerpo y vida en el hecho, en los hechos,
que comprueban nuestras investigaciones. Y digo
provisional, porque en Filosofa todo es, tiene
que ser, hipottico, precisamente. La Ciencia,
despojada cada vez ms de influencias metafsi-
cas, inspirada en una acentuada finalidad obje-
tiva, aunque acortando sus limits, los hace ms
definidos, precisos y concretos. Sin nocivo pro-
psito de sectarismo se busca en el fenmeno,
en una series de stos, la explicacin de tal cual
aspect de la vida, sin ufanarse de una certidum-
bre exacta que acaso casi nunca sea possible con-
seguir, por ms que en muchos casos el resultado 4
experimental parezca corresponder en un todo ,
;nuestros deseos. En un sentido de necesario re-
lativismo comprende la mayoria de nuestros
hombres de ciencia lo que sta pueda dar de si,
lgica y reflexivamente interpretada... En Arte,
en lo ataedero la creacin literaria principal-
mente, esbzase una interpretacin artistic' muy
autnoma, de carcter librrimo, en que apare-
cen modificados, convenientemente transfor-
mados, principios y prcticas de un retoricisno
estril y vacuo, fin de alcanzar una concrecin
esttica de valor ms comunicativo y duradero.
Vamos resueltamente desprendindonos de res-
tricciones escolsticas y de resabios dogmticos
que han hecho ya su camino. Ambicionamos un








AMERICANISMO LITERARIO


arte libre, de vasta amplitud, que traduzca con
fidelidad nuestras impresiones de la hora actual,
sin acatamientos services cnones aejos
novedades estrafalarias sin enjundia. Cerrado
el ciclo del llamado modernismo, no en lo que
tuvo y tiene de necesario y permanent, sino en
lo much que revel de accidental y pasajero, el
observador consciente avizora cmo en Amrica,
por virtud de cierto intimo dinamismo, van fun-
dindose en una concepcin an de vaga plasti-
cidad, procedimientos y principios de un clasi-
cismo mesurado y discreto, con elements de
innegable procedencia romntica, limpios de in-
congruencias y desmesuradas exageracioncs. Re-
ducidos la media de sus justas proporciones,
figiiran en esa concepcin de arte iibrrimo ele-
mehtos aprovechables de decadentismos, simbo-
lismos, futurismos y otros ismos ms menos
pasajeros y anodinos. Sin despreciar, en resume,
ni much menos, el mrito de tcnicas artsticas
europeas que podemos y debemos aprovechar,
nuestra labor endereza sus pasos la adquisicin
de un credo artstico, de visible elasticidad, que
refkeje con peculiar intensidad cuanto integra y
vincdf~ptuestra alma americana.
Esa concepcin de arte autnomo, despojado
enteramente de un esirecho sentido de escuela
cosa semejante, es la base necesaria de lo que se
llama y se seguir llamando americanismo lite-
rario. Se encuentra ahora ese americanismo en








F. GARCA GODOY


sus primeras etapas de crecimiento. Empiezan
acumularse los materials para la construccin
definitive del vasto edificio. La tendencia ameri-
canista es an de carcter fragmentario, de cierta
bien justificada variedad de matices. Se presta ya
en algunas de sus facetas para el anlisis de sus
factors integrantes, pero excluye, desde luego,
toda vision sinttica y satisfhctoria del conjunto.
Advirtese en ella, sin forzar much la inteligen-
cia, el propsito prepcnderante de alcanzar una
bien precisada personalidad literaria. Dentro de
ese americanismo sugestivo, amplio, con suficien-
te potencia spiritual para reflejar con verdadera
intensidad cosas privativas del pensamiento y la
sensibilidad de nuestro tiempo, considerados en
sus ms altos y complejos estratos, cabe muy
bien, con valor rela!ivamente secundario, un ia-
cionalismo que tienda de continue cultivar, con
singular preferencia, cuanto autonmicamente
nos vincula y cohesiona y present cada una de
estas repblicas como entidad national de bien
precisada fisonomia. Ese nacionalismo compren-
de todas las manifestaciones de nuestra secular y
vegetativa existencia colonial; todas las leyendas
y tradiciones que revisten ese pasado d fterto
sugerente esplendor romntico; lo que existe de
muy pintoresca urdimbre en ciertas de nuestras
ms arraigadas costumbres; el sentimiento intense
de las inconfundibles peculiaridades de nuestra
portentosa naturaleza; cuanto hay de pico y








AMERICANISMO LITERARIO


grandioso en nuestras luchas emancipado-as y
aun en muchcs sucesos de nuestras mismas gue-
rras civiles...Americanismo y nacionalismo tienen
naturalmente muy estrechas intimas vinculacio-
nes. Mueve al primero con repercusiones hondas,
ms atenuadas en el segundo, un espritu en alto
grado pleno de las saturaciones del movimiento
de renovacin que caracteriza lo ms ingente y
singular de los problems que agitan y absorben
la actividad mental de la vida moderna...
En moment oportuno florecen tales bien jus-
tificadas tendencies literarias. En la Amrica in-
mensa, en much parte casi despoblada, van dn-
dose cita muchas gentes ahuyentadas de sus res-
,pectivos suelos natales por la densidad excesiva
de.poblacin por la esterilidad agotamiento
de tierras en exceso cultivadas. Con cierta lenti-
tud va operndose una especie de absorcin de
element nativo en algunas de las zonas en que
han desembocado las ms caudalosas corrientes
inmigratorias. Si tiempo no se procura conjurar
el mal, vuelta de no ms de dos generaciones
se tocarn los nocivos resultados. En el nuevo
tipo tnico aparecern muy borrosas no apare-
cern del todo los peculiares rasgos anmicos del
hispano-americano. Y esa fisonoma peculiarsi-
ma, si en lo fsico variar sensiblemente y no po-
dr por fuerza natural conservarse intangible, en
lo moral, en lo spiritual, en algunos de sus ac-
tuales rasgos, si puede y debe procurarse guard








F. GARCIA GODOY


en cuanto sea dable su prstina vibracin intima,
autctona, por medio de una enseanza de mdu-
la cientfica, principalmente nacionalista. Una
lite intellectual empez desde hace algn tiempo
preocuparse del peligro, sealando al mismo
tiempo los medios ms propsito para atenuar
lo ms possible la gravedad del mal. Hace cosa
de cinco aos, el notable escritor cubano Arturo
A. de Carricarte public en Montevideo un jugo-
so folleto, El nacionalismo en Amrica, en que
demuestra con sagacidad y precision cmo co-
mienza debilitarse en regions donde la inmi-
gracin se densifica ms, el fundamental concept
de existencia national, por la accin direct in-
interrumpida de la inmensa masa extica que, sin*
previa solucin, va compenetrndose con la po-
blacin native en condiciones acaso de llegar la
extincin del mismo sentimiento national. En
parte, dije entonces, son responsables del mal
los gobiernos de aquellos pases que, ofuscados
por el deseo de un progress violent, sin nece-
sarias gradaciones, se cuidan poco de regularizar
y seleccionar esa potente inmigracin, para que
no lesione fundamentalmente el element criollo,
y permiten, sin ningn gnero de restricciones
legales, que la tierra, es decir, el fundamento esen-
cial de toda soberana national efectiva, sea
pronta y fcilmente acaparada por extranjeros
inadaptables al medio y sus circunstancias his-
tricas. Nunca he considerado el patriotism con









AMERICANISMO LITERARIO


criterio de torpe exclusivismo, como concrecin
aislada de la vida circunstante, sin nexos con re-
saltantes realidades mundiales; pero se me antoja
deber imprescindible, el primero de todos los
deberes, defender con irreducible energa lo que
constitute una personalidad national, lo que le
imprime carcter y le da lugar en el mundo y en
la Historia. Continuamente resuenan gritos de
alarma en ese sentido. Pero bien mirado no es
eso lo ms peligroso.
La inferioridad intellectual, real supuesta, que
el mismo nativo se figure tener frente al extran-
jero, que juzga tontamente superior, es algo muy
digno de observacin en la psicologa criolla. Esa
superioridad, en ciertos casos y por hbitos de
organizacin y norma de conduct de muchos re-
cin llegados, se impone fcilmente. El hijo del
pas, educado casi siempre en el desorden, se re-
siste entrar en el orden regular y stable de
muy concretas determinaciones. Indisciplinado,
refractario, opuesto todo sano control jurdico,
el nativo, mejor que adaptarse formas de vida
organizada y fructuosa que lo pondran en condi-
ciones de igualdad con el de afuera, prefiere caer
en la humillante situacin de siervo 6 cosa seme-
jante. Ese estado de alma se patentiza de insupe-
rable manera en Canan, la bella intense no-
vela brasilea de Graga Aranha. Admirando el
orden y aseo imperantes en una colonia alema-
na emplazada en territorio 'brasileo, uno de los








F. GARCA GODOY


personajes de la novela se siente presa de des-
bordante entusiasmo por los extranjeros que han
realizado tales cosas. Su interlocutor, sorprendi-
do por tanta verbosidad admirativa, le pregunta
si cree que por eso debe entregarse todo los
inmigrantes... El primero responded grficamente:
"Para m seria indiferente que el pais se entre-
gara los extranjeros que sabrn apreciarlo me-
jor que nosotros..." Semejante estado de alma no
es raro, por desdicha. A mi alrededor, modo de
moscas venenosas, han zumbado ms de una vez
species semejantes. A muchos he odo decir
que para la anarqua en que vivimos, para nues-
tro eterno desgobierno, seria mejor una domina-
cin extranjera que nos diera orden y adelanto...
Hay que reaccionar decididamente contra tales
disolventes opinions, products generalmente
de sombros pesimismos originados por circuns-
tancias del moment. Lo esencial en todo caso
es poseer un ideal, crearlo si no se tiene. El ame-
ricanismo, considerado en su ms vivificante sen-
tido, represent una especie de acercamiento que
puede proporcionar una necesaria unidad intelec-
tual y artstica la vida cultural de Hispano-Am-
rica. Si esa unidad no es possible en lo politico,
laboremos para dar una orientacin comn lo
que vale ms y es ms perdurable que lo polti-
co: la vibracin cultural armnica y coherente de
pueblos identificados por la sangre, por el habla
y por la Historia.








AMERICANISMO LITERARIO


Contiene este libro cuatro studios correspon-
dientes otras tantas personalidades representa-
tivas de la intelectualidad hispano-americana, en
toda su variedad de aspects y de manifestacio-
nes. En esas cuatro figures se vinculan con so-
bresaliente relieve cualidades de pensamiento di-
rigente y de accin bien encaminada y de inne-
gable transcendencia. A desfilar van por estas p-
ginas desaliadas incoloras el excelso escritor
y tribune que con su verbo luminoso y su tena-
cidad irreducible contribuy, en primer trmino,
al movimiento revolucionario enderezado la
liberacin poltica de los ltimos jirones del im-
perio colonial hispano; el gran intellectual, por
cuyos escritos de resplandeciente serenidad cir-
cula la savia de lo ms valioso de nuestra men-
talidad, y cuya figure se yergue como apstol de
excelsitudes radiantes, de renovacin ideolgica
y de ideales estticos; el socilogo peruano,
perspicaz y clarividente, que acaso haya estu-
diado con mayor penetracin y alcance las pe-
culiaridades de la evolucin social histrica de
Hispano-Amrica, y el rebelde y fulgurante pro-
sador venezolano que con su vibrant pluma
apostrofa politicos de cartn y literatos zascandi-
les y venales, y se revuelve airado contra los pig-
meos que, ofuscados por los intensos resplando-
res del alma inconfundible de Bolvar, han pre-
tendido, sin xito, menoscabar los timbres de
ingente grandeza del Libertador insigne... En








F. GARCA GODOY


esas grandes figures representatives no est, na-
turalmente, ni puede estar, vinculado todo lo me-
jor del americanismo literario. En libros sucesi-
vos aparecern otras de igual aproximada im-
portancia. Es obra por todos concepts benefi-
ciosa dar conocer lo ms circunstanciadamente
possible la actuacin intellectual de cuantos labo-
ran en la hora present por aclimatar en nuestros
medios sociales concepts fundamentals de cul-
tura coherente y progresiva. Una obra de inters
colectivo debe en muchos casos apreciarse por
la alteza de las intenciones que entraa, as las
fuerzas mentales empleadas no estn, ni con
much, la altura del empeo. Se hace buena y
serenamente lo que se puede, lo que hasta cierto
punto se juzga un deber. En estos studios se
tiende slo demostrar que en la Amrica de
habla espaola existen ya los elements necesa-
rios para la adquisicin en el porvenir de una
cultural muy peculiar y muy autnoma. -:'























jOS MARTI





















El recuerdo de nuestro primer y nico contac-
to spiritual persiste con fuerza indeleble en mi
memorial. Hay impresiones de tan acentuada re-
percusin anmica, que ;la esponja misma del
tiempo no alcanza borrarlas, y en veces ni aun
siquiera amortiguar su prstina vibracin. De
entonces ac han pasado muchos aos, dejando
en mi espritu huellas profundas de torturantes
desencantos. Fu, si mal no recuerdo, all por
1892, y era la primera vez que posaba l su plan-
ta de peregrino en tierra dominicana. En mi ima-
ginacin revive la escena de nuestro encuentro,
con su original colorido. Eran como las ocho de
la noche y me encontraba solo en la sala de mi
hogar, embebido en la lectura de un libro de
apasionada controversial filosfica. Estaba arrella-
nado en una mecedora, de espaldas la calle. De
sbito sent un leve ruido, como si alguien se
aproximara. Volv rpidamente la cabeza. En el
umbral un hombre blanco, de median estatura,








F. GARCIA GODOY


de cara expresiva, en que luca un espeso mosta-
cho y en que la mirada fulguraba, delatando una
intense vida interior, se ergua sonriente ante mis
ojos. Me levant apresuradamente, dirigindome
hacia el desconocido. En mi mirada se formula-
ba como una interrogacin persistente... Jos
Mart!... Un abrazo muy estrecho nos uni segui-
da y prolongadamente. Durante algunos instan-
tes pareciame baarme en no s qu lmpido
raudal de misteriosa claridad. Espontnea, fran-
ca, cordial, como si furamos viejos conocidos,
comenz desparramarse la charla. Sin reticen-
cias ni eufemismos me abri de par en par las
puertas de su pecho. Las palabras salan encen-
didas y vibrantes de sus labios. Mi primera im-
presin fu que tena ante m un visionario des-
prendido por complete de nexos con abrumado-
ras realidades, algo as como un soador de co-
sas irrealizables quimricas. Ante lo que se me
antojaba su alucinacin se irgui el concept
prctico que yo supona tener de las cosas. Qui-
se echrmelas de conocedor de cierta experien-
cia y le manifest francamente mis divergencias.
Expsele que no crea el terreno suficientemente
abonado; que dbil an, reponindose todava
de dos fracasos sucesivos, no era possible que el
pueblo cubano estuviera resuelto lanzarse
una nueva aventura separatist. Acaso ese pue-
plo, antes de correr un nuevo riesgo, preferira
avenirse con un amplio rgimen autonmico.








AMERICANISMO LITERARIO


Objet5me con calor que yo slo vea el lado ex-
terior de las cosas, lo puramente superficial, lo
que brillaba flor de piel. Detrs de eso que
yo crea la realidad, adentro, muy adentro, corra
el rio de una fructuosa propaganda revoluciona-
ria, engrosando cada vez ms el caudal copioso
de sus aguas... Trada colacin, no recuerdo
ahora por qu, la prxima fiesta del IV Centena-
rio del descubrimiento de Amrica, se mostr
duro con Coln. Consideraba al gran navegante
nicamente como un mercader animado slo por
ruinas y srdidos apetitos de dinero. Procur,
situndome en un just medio, combatir un tan-
to la crudeza de tan radicales afirmaciones...
Avanzaba la noche. Muy de madrugada se
proponia continuar su viaje. Quise acompaarle
hasta el sitio en que tena su posada. All reanu-
damos la interrumpida causerie. Al conjuro de
su palabra clida florecieron nuevamente las es-
peranzas de prximas reivindicaciones patriti-
cas. Al oirlo tan acdorosamente convencido, mi
pesimismo pareca esfumarse. Empec career en
la posibilidad de lo que me aseguraba pie jun-
tillas. El entusiasmo que se desbordaba de su
frase lrica, y, emocionado, comenzaba conta-
giarme. Nada era, me repetia con calor de arrai-
gada creencia, lo que habia hecho, en compara-
cin de lo que le faltaba por hacer. Tena que
multiplicar los centros de propaganda patritica;
aumentar hasta donde fuera possible de manera








F. GARCA GODOY


prctica y metdica los recursos monetarios;
vencer las envidias intrigas que fermentaban
en algunos centros de emigracin y asegurar la
adhesion sincera y stable de algunos jefes que
figuraran con honra en las pasadas campaas y
que en aquel moment parecan desalentados
reacios. Era necesario suavizar extinguir peli-
grosas discrepancies de carcter personal para al-
canzar una organizacin capaz de tender hasta
el ms nimio insignificant detalle. Esa organi-
zacin fundamental deba ser como una mquina
en permanent funcionamiento, de bien suaviza-
dos y poco complicados rodajes... Antes de se-
pararnos me regal un librito suyo, Versos sen-
cillos, y un ejemplar de la primera edicin de Ra-
mona, la preciosa novela norteamericana de Hel-
len Hunt Jackson, por l magistralmente vertida
al castellano. En la primera pgina del tomito de
ritmos puso una dedicatoria, que no transcribo
aqu para que no lo echen mala parte los rui-
nes de corazn, que pretenden ver siempre en
estas cosas de efusiva sinceridad, engreimientos
soberbios de vanidad personal. Acerca de Ra-
mona, ya en su tercera edicin castellana, escri-
bi poco despus un comentario, que se public
en uno de mis primeros libros.
Nos despedimos con un fuerte y prolongado
abrazo. Era la ltima vez que nos veamos en
esta sucesin de horas risueas sombras que
apellidamos vida. Cada cual iba seguir su igno-








AMERICANISMO LITERARIO


rado destino. l se fu la labor ardua y penosa
de redimir un pueblo, la lucha resonante, rum-
bo una muerte premature y gloriosa... Los re-
cuerdos de esa noche memorable sehan adherido
mi alma con la fuerza de esas plants trepado-
ras que crecen en perdurable apegamiento vie-
jos paredones de ruinosos edificios. Hay horas
de la vida que superman en intensidad de emocin
lo que podemos experimentar en dias, en me-
ses, en aos... Los moments que pas con Marti
tienen para m no s qu frescura inolvidable de
recuerdos primaverales, de pocas en que la exis-
tencia tiende irremisiblemente dilatarse por
crmenes rientes de fe y de esperanza. Al regre-
sar mi casa rumiaba mentalmente los incidents
de mi entrevista con el gallardo paladn de las
libertades cubanas. Con ritmo tenaz resonaba en
mis odos la vibracin intense de su palabra, ple-
na de luz y de adivinaciones geniales. Su verbo
armonioso haba sugestionado poderosamente
mi inteligencia y caldeado mi fantasia. La supe-
rioridad de ciertos espritus se siente prontamen-
te. Su nobleza anmica y la proyeccin lumnica
que irradia continuamente de las profundidades
de su sr nos cautivan irresistiblemente. En las
redes de su personal atraccin se haba deslizado
mi alma, abierta siempre la seduccin de no-
bles y hermosos idealismos... La noche, de cielo
entoldado, no dejaba columbrar el resplandor de
ninguna estrella. Haca rato que se haban apaga-








F. GARCA GODOY


do los faroles del alumbrado urbano. Obscuri-
dad, obscuridad pavorosa por todos los lados.
La vieja ciudad provinciana yaca en solemne re-
poso. Nadie deambulaba por sus calls, negras y
silenciosas tientas, puede decirse, prosegua
mi camino, titubeando, desorientado, rompiendo
por en medio de las densas tinieblas que se espe-
saban ms y ms en torno mio... Casi sin darme
exacta cuenta encontrme de improviso en una
esquina del viejo Mercado, en el mismo sitio en
que cerca de medio siglo antes, conforme asegu-
raba la tradicin, un grupo de empingorotados
conspiradores, por temor que revelase el se-
creto de su trama revolucionaria, haba suplicia-
do Rufinito. Sent un momentneo escalofro...
Pero como deshaciendo esa obscuridad, como
perforando el negror que me circundaba, pare-
came que se encontraba ante m, como que
guiaba mis pasos, iluminndome el pavoroso ca-
mino, el eximio tribune, de verbo tulgurante y
magnfico, que antes de tres aos iba sellar con
su sangre generosa la primera pgina de la lti-
ma epopeya de la independencia de Amrica.



II1


El propsito de libertar Cuba del vasallaje
hispano pareca definitivamente abandonado des-








AMERICANISMO LITERARIO


pues de dos largas, sangrientas infructuosas
guerras. Pero una idea no muere, por ms que
aparentemente lo parezca, sin haber cumplido su
ciclo de necesaria evolucin. As la de la eman-
cipacin poltica de Cuba. Oculta visible, en la
superficie dilatndose por el subsuelo, plegn-
dose circunstancias de ambiente de hora,
adaptndose realidades resaltantes de vida
social, la idea de virtualidad modificadora, vin-
culadora de empeos de renovacin, de transfor-
macin, concluye siempre su process dinmico,
incoercible y arrollador, prorrumpiendo en un
himno de triunfante y perdurable resonancia. To-
davia, justificado en gran parte, extiende el des-
aliento su accin glacial sobre una inmensa ma-
yora; sobre casi todos los components sociales
quedarn siempre en pie, sacerdotes de un culto
que ya parece no tener fieles, algunos contados
irreducibles, que no dudan, que no vacilan, que
confian en lo porvenir, y que desde su trpode so-
litario continan esparciendo regueros deslum-
brantes de consoladoras esperanzas. Al principio,
aparentemente aislados, logran al fin esos remo-
vedores de almas que la proyeccin ardorosa de
su creencia intangible, prueba de desencantos,
vaya despertando energas dormidas, recogiendo
adhesiones, uniendo voluntades, ensanchando su
radio de accin hasta romper el hielo de doloro-
sos y disolventes escepticismos. El pueblo cubano
segua apegado al ideal de su emancipacin po-








F. GARCA GODOY


litica; pero sucesivos fracasos le haban hecho
perder de moment toda creencia en la posibi-
lidad de realizarlo. La obra de Mart fu reaccio-
nar por todos los medios su alcance contra
ese peligroso estado de alma, formando ncleos
afines, bien preparados, capaces en un todo de
presentar slidas bases para una propaganda bien
definida que pusiese los nimos en condiciones
de llegar la protest armada con muy importan-
tes probabilidades de xito. En esa hora de inde-
cisiones, de verdadera crisis psicolgica de ur-
dimbre colectiva, fu Mart el apstol, el hombre
necesario, la figure central del separatismo cu-
bano. No tuvo jams ese ideal encarnacin per-
sonal ms clarividente y prolfica. Vivi en
perenne persecucin de esa idea, sin arredrarse
ante los obstculos hacinados en la va tortuosa
y poblada de sombras, despreciando los tiros ale-
ves de calumniadores envidiosos quienes ofus-
caba el resplandor de su austera grandeza, hasta
caer en lo ignoto, con las sienes ceidas con la
relumbrante corona del ms heroico sacrificio
patritico. Pero cuando se desplom en Dos
Rios, estremeciendo la tierra como los paladines
homricos, su obra de organizacin revoluciona-
ria, como rbol de vigorosa raigambre, produca
sin necesidad de ms preparacin ni cuidado sus
naturales y anhelados frutos.
La preocupacin permanent de redimir la
Gran Antilla absorbe lo ms amplio y sealado








AMERICANISMO LITERARIO


de su existencia inquieta y tormentosa. Por sus
ideas atrevidas y fustigadoras se le persigue y
aprisiona en el alba misma de su juventud, pre-
maturamente en recia lucha contra las institucio-
nes coloniales. Ciertas audacias de pensamiento
estampadas en El Diablo Cojuelo, publicacin que
redactaba, y en una especie de tragedia, Abdal,
hacen que se fije la atencin recelosa de las auto-
ridades en aquel imberbe y audaz jovenzuelo.
Un ao ms tarde public en Madrid un opscu-
lo, El presidio politico en Cuba, donde relata con
vigorosa expresin torpezas y horrores de la Ad-
ministracin colonial. A propsito de su perma-
nencia en Madrid cuenta el notable periodista
espaol Julio Burell, en su vibrant y pintoresco
estilo, lo que seguidamente transcribo integro,
como dato curioso y como expresin sinttica de
la actuacin poltica de Mart desde el punto de
vista de un escritor perteneciente las filas con-
trarias: "iCuntos aos hal... Conocile en la ahu-
mada biblioteca del viejo Ateneo. Era un ende-
ble muchacho, callado, obscuro; no discuta con
nadie ni de nada; acababa de estudiar la carrera
de Derecho en Sevilla y Zaragoza, indemniz-
base de la mala prosa acadmica leyendo horas
y horas Santa Teresa, Rivadeneyra, Cervan-
tes, Caldern, Quevedo...
,-Usted es cubano?-le pregunt unanoche.
,-Cubano, si, seor.
,Y hablamos de la guerra, en aquellos das ter-








F. GARCiA GODOY


minada por la paz del Zanjn. Enredadas las pa-
labras, fueron saliendo los pensamientos. Su ex-
presin era pausada; sus ojos de mirar tranquilo
y profundo. Sin levantar la voz, pero muy brillan-
tes los ojos, djome con firmeza:
,-S, soy separatista...
,Y me habl de su alma espaola, de su nom-
bre espaol, de sus gustos espaoles, de su amor
por aquellos libros que en la destartalada biblio-
teca infundan en su espritu el espritu de Espa-
a. Pero Espaa est aqu y Espaa no est en
Cuba. All, yo, que entire ustedes soy un igual,
un compaero, un amigo, no ser sino un extran-
jero; vivir en tutela, sometido, sospechado: con
todas las puertas cerradas mi derecho, si pido
justicia; mi ambicin, si legtimamente quiero
ser ambicioso... Quien as me hablaba era Jos
Marti, y pas por el Ateneo sin dejar recuerdo
ni huella.
,,Muchos aos despus, yo preguntaba por l
los jvenes diputados autonomistas de Cuba,
Montoro, Figueroa, Giberga... Sonrean con
indulgencia. Bah! March de Cuba... No tena
fuerza... Quiso ser diputado... No le hicieron
caso... Y all en Nueva York public una hoja
separatista... Pero el separatismo es una extrava-
gancia... El pobre Mart es hombre muerto...
,Transcurrieron ms aos... El pobre Mart
funda clubs insurrectos en todo el territorio de s
la Unin americana; describe una Constitucin








AMERICANISMO LITERARIO


para Cuba; organizer las cajas de la revolucin;
enva las primeras expediciones la manigua, y
cuando desembarca y muere en Dos Rios, qu
de cosas van ser enterradas con su cadver!...
Aquel muchacho endeble y obscuro que, ha-
blando en voz baja y con la mirada intense y bri-
llante, exclama en los pasillos del Ateneo: "Soy
separatista, representaba para Espaa un ejrci-
to de 200.000 hombres destrozados, dos escua-
dras destruidas, dos mil millones echados los
cuatro vientos, la prdida de un imperio colo-
nial, el cruento calvario de Pars; todo lo que
hoy nos llega al alma; todo lo que unos y otros,
ya lloramos como catstrofe, ya lloramos como
vergenza..."



III


Si por su consagracin al ideal de redencin
political que nimba hermosamente su personali-
dad histrica, pertenece Cuba por legitimo de-
recho, por su produccin literaria, original y co-
piosa, aparece en primera lnea como una de las
figures ms representatives del movimiento de
renovacin intellectual en Hispano-Amrica. El
hecho de haber pasado la mayor parte de su
existencia fuera del suelo nativo, explica y justi-








F. GARCA GODOY


fica que hasta hace poco slo se le haya visto
en Cuba revestido de los arreos del luchador re-
volucionario, como el politico que persigue tit-
nicamente un empeo de liberacin, sin fijarse
en que detrs de esos aspects muy llamativos
de su personalidad se ergua robusto y gallardo
el escritor de frase centelleante, el intellectual
de saber enciclopdico, el orador de palabra de
fuego, el poeta de suave y expresiva vibracin
rtmica. An no se ha estudiado concienzuda-
mente en Cuba cuanto de tendencia innovadora
aquilata y reviste de peculiares matices su perso-
nalidad atractiva y simptica. Su existencia n-
made, trashumante, de eterno peregrino de un
ideal grandioso, lo llev errar por distintas re-
giones, de pueblo en pueblo, desde el Norte
fro hasta los ms apartados puntos de la porcin
meridional del Continente americano. Por todas
parties adonde lo llevaban los hados esparca
manos llenas efluvios luminosos de su sr espiri-
tual. La compenetracin intellectual del excelso
tribune con su tierra native nunca fu ni pudo ser
efectiva. Se oponan ello la distancia, la ausen-
cia, que, naturalmente, achicaba falseaba cier-
tos efectos de vision, unido la circunstancia
principalsima de no ser el ambiente de la colo-
nia propicio, ni con much, tales compenetra-
ciones espirituales. En el terruo, sumido en la
somnolencia de una vida vegetativa en que no po-
dan levantar la cabeza sin gravsimo riesgo ini-








AMERICANISMO LITERARIO


ciativas de cierto gnero, era casi materialmente
impossible darse ni aun aproximada cuenta de lo
que vinculaba en el mundo de las letras hispano-
americanas el empeo de renovacin que daba
entonces sus primeros frutos. En aquella hora do-
liente de la historic de Cuba no haba espacio
para cosas que no tuvieran conexiones con pun-
tos de vista exclusivamente de carcter politico.
Y aun en la misma Amrica slo una lite bien
puede afirmarse acogia con placer y se entusias-
maba con el propsito claramente definido de re-
novacin parcial complete de viejos y gastados
moldes de un convencionalismo retrico que ya
slo poda dar de si flores entecas y prematura-
mente enmustiecidas. Mart viajaba por Amrica
y no daba paz la pluma ni la palabra. Un gran
diario porteo, La Nacin, contle durante aos
en el nmero de sus principles y ms asiduos
colaboradores. Segn frase de Rubn Dario, con
slo esos artculos de colaboracin haba para
former various tomos. En Venezuela fungi de
maestro y redact peridicos. Su monumental jui-
cio del admirable sabio venezolano Cecilio Acos-
ta data de ese tiempo. En Nueva York fu fecun-
da su produccin literaria. No sigo precisando
detalles, ya bastante generalizados, porque no
estoy escribiendo una biografa, sino un studio
crtico, de relative obligada brevedad, acerca de
ciertos aspects de la fisonoma literaria del gran
revolucionario cubano.








F. GARCA GODOY


El modernismo, en la hora actual en vas de
extincin, extinguido del todo, haca en aque-
llos moments su triunfal irrupcin en el casi es-
terilizado campo de las letras hispano-america-
nas. Entiendo el modernismo en un sentido de
conjunto, de amplia flexibilidad, en que se mez-
clan en proporciones desiguales muchas y muy
sutiles derivaciones del movimiento romntico.
En el llamado modernismo, como parties conver-
gentes, englobo todos los ismos que tanto ruido
levantaron en estos ltimos tiempos, y que hoy
podemos ya considerar como curiosos datos his-
tricos de la evolucin literaria. Acaso lo ms
visible y durable del movimiento modernista, lo
que en cierto sentido le imprime carcter, se re-
duzca una aleacin de elements de abolengo
clsico y de ciertos lirismos y exuberancias de
expresin, de procedencia netamente romntica.
En toda concepcin nueva, aparentemente nue-
va, se filtran necesariamente formas de vida ante-
riores, de cierta afinidad, que en la flamante con-
cepcin aparecen bajo otros aspects muy depu-
radas y quintesenciadas. Esa aleacin se opera
siempre por modos de ver y entender la vida
acentuadamente personales. A la imitacin pueril
de determinados models, al incondicional acata-
miento formulas y cnones de escuelas, una
retrica que pareca sealar limites infranquea-
bles al libre vuelo de la creacin esttica, suceda,
tmida y titubeante al principio, de vagos impre-








AMERICANISMO LITERARIO


cisos contornos, la aspiracin revisar ciertos
valores artsticos y crear tcnicas y procedi-
mientos capaces de utilizarse ms fructuosamente
en la produccin literaria. En lo que toca la
poesa, mejor que de creacin de nuevas formas
rtmicas fu cLra de oportuno y ms menos ra-
dical remozamiento la que se llev cabo entire
el aplauso de algunos y la acerba censura de los
ms. Formas antiguas de metrificacin y de rima
aparecieron coa relumbrantes disfraces de atrac-
tiva novedad. La lengua misma, manejada por los
iniciadores de la nueva orientacin, perda su
tiesura acadmica, su rigidez, cierta penuria lxica
que rechazaba orgullosa, como hidalgo soberbio
que no quiere confesar su pobreza, cualquier pa-
labra que apareciese como novedosa. El moder-
nismo ha contribuido prestar mayor elasticidad,
ms intensidad, ms ambiente pictrico, al caste-
llano anquilosado y sin flexibilidad para interpre-
tar fielmente sutiles y muy complejos aspects de
la existencia modern.
En su fundamental concept de revelador ar-
tstico de modalidades del pensamiento y la sen-
sibilidad contemporneas, el modernismo debe
much escritores y poetas hispano-americanos,
por ms que en Amrica se le haya entendido
por la inmensa mayora en el mero sentido de un
refinamiento emotivo y lxico que ha dado lugar
engendros literarios pueriles y anodinos, cuando
no ridiculous estrafalarios. Para m Rubn Daro









F. GARCIA GODOY


en el verso, y Jos Marti en la prosa, son los ms
conspicuous iniciadores de ese movimiento en
Amrica. Fu esa labor revolucioparia en todas
sus manifestaciones y no poda ser de otra ma-
nera. La renovacin, la revision de valores litera-
rios, tena que venir y vino tiempo, en sazn,
como todas las cosas del dinamismo social. Los
intereses creados, es decir, los representados por
profesionales que haban convertido el Arte en
una especie de clase asignatura de carcter
exclusivamente docente, pusieron el grito en el
cielo, se alzaron intolerantes iracundos. Nadie
ignora en la hora present la obra de innovacin,
de remozamiento de formas mtricas, de acentua-
do prestigio secular, realizada por Rubn Daro
con el propsito de hacerlas capaces de producer
nuevas y hermosas sonoridades y cadencias. Esa
innovacin,como todo propsito de modificacin
de reform, no se contuvo dentro de un marco
de prudentes limitaciones. Se sali de l con fre-
cuencia.De ah errors y cadas. El tiempo es el
solo agent capaz de limitar, de una saludable em-
presa de depuracin. l se encarga siempre de eli-
minar lo accidental, lo postizo, para que quede en
pie lo que reviste valor permanentemente huma-
no. Revolucionario y rebelde toda su vida en lo
politico, Mart lo es tambin en lo literario, en su
prosa principalmente. Su intenso subjetivismo, su
desbordante espontaneidad, el lirismo peculiar
de su sensibilidad, su permanent gesto de re-








AMERICANISMO LITERARIO


beldia ante cualesquiera convencionalismos coer-
citivos, hacen de l un refractario de la frase he-
cha, de cliss muy usados, de giros vulgares, de
lo rutinario y vulgarmente montono. Su estilo,
una que otra vez sutilmente obscuro, ambiguo,
desaliado, especie de desgreado caballero, de
poeta romntico, ha dado margen comparacio-
nes inconsistentes. Su comercio intellectual con
los grandes escritores espaoles del mejor tiem-
po es evidence en ciertos giros, locuciones y
flexibilidades sintxicas. Se conoce que ha estu-
diado con reflexiva atencin Saavedra Fajardo,
Cervantes, Quevedo, casi todos. A los ms-
ticos tambin. Al referirse cierta parte del es-
tilo de Mart, se han sacado relucir sin ton ni
son, barajados caprichosamente, culteranismos,
conceptismos, gongorismos... Cuntos ismos,
dioses inmortales! Meras analogas de rebelin
literaria se toman equivocadamente como con-
cluyentes parecidos.
Accidentales descoyuntamientos sintxicos; vo-
cablos empleados en acepcin algo distinta de
la propia; simbolizaciones extraas desconcer-
tantes; construcciones enrevesadas y otras cosas
de parecido jaez, hacen en ocasiones, las menos,
algo difcil y penosa su lectura. Pero esto, lo re-
pito, puede considerarse como excepcional. En
su frase generalmente clara y expresiva hay con-
cisin, energa, movimiento apropiado y ritmo
armonioso. Cierta obscuridad susceptible de in-








F. GARCiA GODOY


terpretaciones diversas se debe en primer trmi-
no lo profundo del concept del pensamien-
to. Aparentemente inexplicables, esas obscurida-
des de su prosa esconden un alto y transcenden-
te sentido. No hay en , no obstante tales cosas,
genuino gongorismo. En Gngora hay que obser-
var, en primer trmino, el possible desenvolvi-
miento `en ansia de perfeccin", de una acentua-
da personalidad lricamente estructurada que por
cosas de privativa psicologa se encamina la
realizacin artstica de lo que se le figure como
acabado y perfect, desvindose para ello de
toda clase de caminos muy frecuentados. El gon-
gorismo es para m como una muy evidence su-
tilizacin del lenguaje, enderezada dar la ex-
presin rarsimos matices de novedad y acentua-
do artificio. Es distinto del conceptismo por no
ser ste forma enrevesada y obscura que radica
en artificios y enmaraamientos del lenguaje, sino
interpretacin spiritual que se dilata precisa-
mente en un ambiente de peregrinas y quintesen-
ciadas sutilezas metafisicas. En el estilo de Marti,
por su espontaneidad y su visible alejamiento de
toda pqse, no existe esa "ansia de perfeccin
que se ha sealado ya como caracterstica del
autor de El polifemo y Las soledades. Los proce-
dimientos del escritor cubano se inspiran mejor
en un "ansia consciente y reflexiva de originali-
dad" que, aun llevndole ciertos extremos de
rebelin contra principios y procedimientos im-








AMERICANISMO LITERARIO


perantes, le permit conservar sin menoscabo lo
esencial y propio de su pensamiento y de su sen-
sibilidad y le impide caer en la obscura sima de
deplorables excess y extravagancias...
En sus escritos se revela una cultural prodigio-
sa, casi enciclopdica. Se han publicado various
tomos; se est ya en el dcimocuarto, que con-
tienen cuanto habl y escribi el insigne intelec-
tual cubano. Se han restado al olvido muchas
producciones esparcidas al azar en multitud de
revistas y peridicos. Pertenece la gloria de esta
recopilacin minuciosa, acaso demasiado minu-
ciosa, su fiel discipulo politico, el malogrado
Gonzalo de Quesada. Por various tomos que co-
nozco puede afirmarse rotundamente que falta
espritu de seleccin crtica en el orden de los
materials escogidos. As y todo, quien desee
conocer por complete Mart tiene y tendr que
recurrir esos volmenes, que no s si tendrn
muchos y fervorosos lectores. A Mart no le es
desconocido nada que se refiera al process de la
actividad mental humana desde sus primeros bal-
buceos en la va de la adquisicin de conocimien-
tos indispensables para lograr un determinado
estado de cultural hasta la conquista de las formas
actuales de investigacin cientifica,que permiten
al espritu columbrar prximos y ms prolficos
desenvolvimientos en lo personal y en lo colec-
tivo. Atisbaba y aprisionaba el detalle,sin que se
le obscureciese y falsease la vision del conjunto.








F. GARCA GODOY


Era muy capaz del anlisis que fragmenta, que
descohesiona, y de la sntesis que resume y tota-
liza aspects aparentemente dispares antagni-
cos. No era ni pudo ser nunca superficial manos
de esos escritores que creen tienen asido lo nti-
mo de las cosas cuando slo tienen meras y en-
gaosas exterioridades de ellas. Su potencia cri-
tica, su mirada spiritual ahondaba, ahondaba en
ellas hasta desentraar su significacin real y su
ms recndito sentido. Sabiendo que todas las
cosas, aun las ms aparentemente insignificantes,
tienen su carcter intrnseco, su personalidad, su
alma, l no descansaba hasta el moment en que
esa alma, como seducida por atraccin magnti-
ca, se dejaba aprisionar en su vision ntima lumi-
nosa y blandamente. En sus pginas no se siente
cierto tono dogmtico y campanudo propio de
escritores de cierta laya capaces de career, en su
pueril vanidad, que son capaces de adoctrinar y
dirigir el mundo su antojo. Sus ideas surgan
casi siempre espontneas, de improviso, sin apa-
rentes process de previa elaboracin mental.
Las ideas generals, reunindose en una conca-
tenacin lgica, para dar de si una ms menos
fundamental concepcin filosfica, no se advier-
ten en ninguna parte de la obra de Mart. No
quita eso que esa obra no contenga multitud de
profundos aforismos, de sugestiones mentales
deslumbrantes y rpidas del misterio insondable
en que se dilata y exterioriza la vida. Sus con-








AMERICANISMO LITERARIO


ceptos sobre tales cosas son siempre incidenta-
les, fragmentarios. Su idea de la vida, en todos
sus aspects, es esencialmente dinmica. La exis-
tencia, y buena prueba es la suya, se resuelve de
continue, para l, en movimiento. Es hombre de
pensamiento que no se aquieta y de accin que
vibra y se intensifica cada paso. El dinamismo
vital aparece, para l, siempre exteriorizado en
mirficos aspects de libertad, de nobleza, de
equidad, de excelsitudes de sano y bienhechor
idealismo. No vi no quiso ver muchas repug-
nantes fealdades sociales. Con mirada compasiva,
no exenta de desorden, contempl las envidias y
los egosmos que pretendieron detenerlo y des-
alentarlo. La mediocridad triunfante slo le im-
presion pasajeramente. Sin desanimarse ante el
rencor el odio de sus enemigos, no se detuvo
nunca, aun defendindose, hacer obra de es
carnio de venganza. Sigui su camino, como el
dulce Redentor galileo, fija la mirada en lejanos y
radiosos horizontes...
Cunta bella pgina, cunta pgina de emo-
cin y de arte aparece con perdurable esmalte en
el riqusimo acervo de su copiosa creacin lite-
raria! Quin no lee con emocin esa pgina de
hermossimo colorido consagrada los Hroes
del Polo, los que fueron all arriba, muy arriba,
buscar lo desconocido y slo encontraron una
muerte gloriosa en lechos inmensos de nivea
blancura... De Maceo, el titn cubano, acaso la








F. GARCA GODOY


ms alta figure pica de estos tiempos, describe
expresivamente: "De la madre, ms que del pa-
dre, viene el hijo, y es gran desdicha deber el
cuerpo gente floja nula, quien no se puede
deber el alma; pero Maceo fu feliz, porque vino
de len y de leona. Ya est yndosele la madre,
cayndosele est ya la viejecita gloriosa en el
indiferente rincn extranjero, y todava tiene ma-
nos de nia para acariciar quien le habla de pa-
tria... Con motivo de la muerte de Cecilio Acos-
ta, el sabio y austero venezolano, dice cosas mag-
nficas, que mereceran transcribirse integras...
Principia as un articulo titulado ElgeneralGmez:
"A caballo por el camino, con el maizal un lado
y las caas otro, apendose en un recodo para
componer con sus manos la cerca, entrndose por
un casucho dar de su probeza un infeliz, mon-
tando de un salto y arrancando veloz, como quien
lleva clavado al alma un par de espuelas, como
quien no ve en el mundo vaco ms que el com-
bate y la redencin, como quien no le conoce
la vida pasajera gusto mayor que el de echar los
hombres del envilecimiento la dignidad, va por
la tierra de Santo Domingo, del lado de Monte-
cristi, un jinete pensativo, cado en su bruto como
en su silla natural, obedientes los msculos bajo
la ropa holgada, el pauelo al cuello, de corbata
campesina, y de sombra delrostro trigueo el fiel-
tro veterano"... No es verdad que hay resplan-
decientes condiciones de sencillez y sobriedad









AMERICANISMO LITERARIO


en esta descripcin de su ya prxima llegada
la casa de la mayor y ms fuerte column de la
independencia cubana?... Y en el mismo articulo
este otro p.rrafo, que ms de una vez se ha re-
producido, y que tiene para nosotros los domini-
canos un verdadero y singular encanto: "Iba la
noche cayendo del cielo argentino, de aquel cie-
lo de Santo Domingo, que parece ms alto que
otro alguno, acaso porque los hombres han cum-
plido bajo l el juramento de ser gusanos
libres, cuando un cubano caminante, sin ms
compaa que su corazn y el mozo que le con-
taba amores y guerras, descalzaba el portillo del
cercado de trenza de una finca hermosa, y con el
caballo del cabestro, como quien no tiene dere-
cho andar montado en tierra mayor, se entr
lentamente, con nueva dignidad en el pico
goce, por la vereda que segua hasta la vivienda
obscura: da el misterio del campo y de la noche
toda su luz y fuerza natural las grandezas que
achica desluce, en el dentelleo de la vida po-
pulosa, la complicidad tentacin del hombre"...
Del inmaculado Estrada Palma, del maestro, dice
lo siguiente: "Aquel hombre, quien aman tier-
namente los alumnos que le ven de cerca la vir-
tud; aquel compaero que en la conversacin de
todos los instances moldea y acendra y fortalece
para la verdad de la vida el espritu de sus edu-
candos; aquel viga que toda hora sabe dnde
est y lo que hace cada alumno suyo, y les mata
4







F. GARCA GODOY


los vicios, con la mano suave enrgica que sea
menester, en las mismas races; aquel maestro
que de todos los detalles de la vida saca ocasin
para ir extirpando los defects de la soberbia y
desorden que suelen afear la niez de nuestros
pueblos, y creando el amor al trabajo y el placer
constant de l en los gustos moderados de la
vida; aquel educador que slo tiene la memorial
como abanico del entendimiento, yno pone aqu-
lla, como tanto pasante, en vez del entendimien-
to, sino que ensea en conjunto, relacionando
unas cosas con otras y sacando de cada voz to-
dos los orgenes, empleos y derivaciones, y de
cada tema su leccin humana"... Para qu se-
guir copiando? Los escritos de Mart son como
minas inagotables de metales preciosos. En cual-
quiera de ellos se ofrece margen para el aforis-
mo la observacin elocuente y precisa. Es, por
encima de todo, escritor en que se siente de con-
tinuo el relampagueo de las ideas. Su coruscante
frase alberga siempre un pensamiento de cierta
mdula una idea de prolfica transcendencia.
Siempre tiene algo que decir. Otros suplen con
la palabrera se impotencia mental para seguir
hasta el fin el hilo de una idea; l coge, como
quien dice, esa idea y nos la hace ver en toda su
amplitud y con todas sus peculiares facetas. Es
de la prosapia de los grandes escritores. Miguel
Eduardo Pardo "califica la prosa de Mart como
de una regeneracin"; Rubn Daro la pone en









AMERICANISMO LITERARIO


todos moments por las nubes; Bartolom Mitre
lo llama "escritor original y pensador america-
no"... Cuntos, cuntos otros no lo han mereci-
damente ensalzado en todos los tonos! Vicua
Makenna, el gran escritor, chileno, dice, hablan-
do de l: "Estoy asombrado de Martil Qu
modo de concebir y de expresar sus ideas! Ma-
neja la pluma como Gustavo Dor jugaba con su
lpiz"...



IV


Oradorl Lo es en toda la plenitud del con-
cepto. Su oratoria es clida, conmovedora, car-
gada de ideas, poblada de imgenes, bien distin-
ta de esa otra de corte acadmico, amanerada y
fria, en que, previo un trabajo de penosa elabo-
racin mental, refractario sugestiones de la ima-
ginacin de la fantasia, se ordenan y discipli -
nan los arguments y se les coloca sucesivamen-
te en posiciones adecuadas, como batallones en
march. Es casi materialmente impossible preci-
sar y juzgar las excelencias de un orador de des-
bordante palabra, solamente por la lectura de sus
discursos. El juicio resultar necesariamente in-
completo. En el hombre de palabra fcil, de ava-
salladora elocuencia, se combinan, se compene-









F. GARCIA GODOY


tran con la excelsitud del pensamiento y la vi-
bracin emotiva, el ademn peculiar, el gesto
flexible, presto y vivo, que en cierto sentido tan
gibiliza la idea, subraya con mayor menor co-
lorido los pasajes ms salientes intencionados.
Ambos aspects, el intimo, el puramente mental,
y lo que podemos calificar de externo, es decir,
el timbre de voz, la pronunciacin adecuada, el
tono, el movimiento de la fisonomia,el de los bra-
zos, necesitan confundirse para dar un orador
personalidad propia inconfundible. Todo eso
as amalgamado, tiene que surgir ante nuestros
ojos para apreciar al que habla en su just medi-
da. Este es, en cierto sentido, un actor que inter-
preta ante el pblico cosas ntimas de su propia
existencia. Pero sin necesidad de haberlo visto
pronunciando un discurso es possible aquilatar
con relative certeza su personalidad de orador.
Su sensibilidad exquisite, su hervor emotivo, su
agilidad mental su efusin comunicativa, se trans-
parentan de continue en sus discursos, en que la
frase intencionada, el rasgo de fulmnea elocuen-
cia, el dato de comprobacin histrica, vienen
siempre con oportunidad robustecer lo que bri-
llantemente sostiene. Es siempre su alma que ha-
bla, que se pone en ntimo contact con su audi-
torio, asombrado y conmovido. Aunque aparente-
mente se relegue la idea segundo trmino, se
haga menos visible, el orador, para conquistar el
aplauso, para conseguir la adhesin de sus oyen-








AMERICANISMO LITERARIO


tes lo que se propone, tiene que tomar la va
direct del sentimiento. Conmover, conmover, he
ah el secret. Y no se conmueve con abstrac-
ciones, con sutilezas mentales, con juegos ideo-
lgicos, sino con el acento apasionado y vibrant
que brota de lo ms recndito de nuestra facultad
sensitiva. Las ideas han transformado y seguirn
transformando el mundo; pero no han llegado
nunca ni llegarn jams al corazn de loshombres
sino impregnadas del calor de vivificantes senti-
mientos. Mart sabe siempre colorear de vida sen-
timental sus ms abstractos pensamientos. Sus
perodos oratorios se suceden gallardos, rtmicos,
saturados de emotividad, sin nada de flojedades
ni caidas. Las palabras brotan de sus labios y se
esparcen por el abiente caldeado de entusias-
mo, como si uecan enjambres de mariposas que
llevasen en sus alitas policromas efluvios de su
alma noble y generosa...
Le son suficientes el arranque inicial, las pri-
meras palabras, para predisponer favorablemente
al auditorio. "Yo no soy un hombre que habla,
yo soy un pueblo que se queja", dijo en no re-
cuerdo qu acto, al principiar un discurso, y eso
fu bastante para ilegar hasta el alma de sus
oyentes. Los perodos fulgurantes se suceden sin
interrupcin hasta dejar ai pblico que le es-
cucha, avasallado y rendido ; sus pies... Cuando
dice, comenzando su magnifica oracin en home-
naje Bolvar: "Con la frente contrita de los








F. GARCIA GODOY


americanos que no han podido entrar en Amri-
ca", esa sola frase identifica-en un sentimiento
los que en el exilio viven soando con la pose-
sin de una patria en que morar como dueos,
libres de toda humillante dominacin extranjera...
Es hermoso, muy hermoso, su vibrant apstrofe
la Muerte en el bello discurso la memorial del
poeta Alfredo Torroella... En la celebracin del
10 de Octubre, aniversario de la insurreccin de
Jara, exclam expresivamente: "Cuando no se
puede hablar con rayos de sol, con los transpor-
tes del entusiasmo, con el jbilo santo de los ejr-
citos de la libertad, el nico lenguaje digno es el
silencio... Los misterios ms puros del alma se
cumplieron en aquella maana de La Domajagua,
cuando los ricos, desembarazndose de su fortu-
na, salieron pelear sin odio & nadie, por el
decoro, que vale ms que ella; cuando los dueos
de hombres, al ir naciendo el da, dijeron sus
esclavos: "Ya sois libres!"No sents, como estoy
yo sintiendo, el fro de aquella sublime madruga-
da?... Para ellos, para todos ellos esos vtores
que os arranca este recuerdo glorioso"!... De He-
redia, el excelso cantor del Nigara, dice: "Qu
tiene su poesa, que slo cuando piensa en Cuba
da sus sones reales; y cuando ensaya otro tema
que el de su dolor, el del mar que lo lleva sus
orillas, el del huracn con cuyo mpetu quiere
arremeter contra los tiranos, le sale como poesa
de juez, difcil y perezosa, con florones cados y








AMERICANISMO LITERARIO


doseles medio color, y no, como cuando piensa
en Cuba, coronada de rayos?"... Pdele!,oh Ni-
garal, al que da y quita, que sean libres y justos
todos los pueblos de la tierra; que no emplee
pueblo alguno el poder obtenido por la libertad,
en arrebatarla los que se han mostrado dignos
de ella; que si un pueblo osa poner la mano
sobre otro, no !o ayuden al robo, sin que te
salgas, oh Nigara!,de los bordes, los hermanos
del pueblo desamparado!" Su fantasia se des-
borda menudo en un lirismo evocador y fulgu-
rante. En otro discurso su vision del pasado se
enciende y magnifice: "Libres se declaran los
pueblos todos de Amrica la vez. Surge Bol-
var, con su cohorte de astros. Los volcanes, sa-
cudiendo los flancos con estruendo, lo aclaman
y publican. IA caballo, la Amrica enteral, y re-
suenan en la noche, con todas las estrellas en-
cendidas, por llanos y por montes, los cascos re-
dentores. Hablndoles sus indios va el clrigo
de Mjico. Con la lanza en la boca pasan la co-
rriente desnuda los indios venezolanos. Los rotos
de Chile marchan juntos, brazo en brazo, con los
indios del Per. Con el gorro frigio del liberto
van los negros detrs del estandarte azul. De
poncho y bota de potro, ondeando las bolas, van.
escape de triunfo, los escuadrones de gauchos.
Cabalgan, suelto el cabello, los pehuenches resu-
citados, volcando sobre la cabeza la chuza em-
plumada, y al alba, cuando la luz virgen se de-









F. GARCIA GODOY


rrama por los despeaderos, se ve San Martn,
all sobre la nieve, cresta del monte y corona de
la revolucin, que va, envuelto en su capa de
batalla, cruzando los Andes"...



V


Poeta! Lo es indudablemente, pero de relati-
vo mrito y significacin en el sentido de lo que
generalmente se ve, cree ver, en esta palabra,
esto es, un intrprete inspirado ce visions in-
trospectivas y externas, en hermoso y artstico
lenguaje rtmico. Hay ms vibrant sentimiento
potico, ms reverberacin lrica en algunas de
sus producciones en prosa, en su prosa plena de
color y de imgenes, que en muchos de sus ver-
sos. En stos vislmbranse desmayos en la ento-
nacin, en la energa creadora, y un si es no es
de prosasmo. En Mart hay, quin lo dudal,
emocin, lirismo sentimental, potencia imaginife-
ra, personal musicalidad, cosas determinantes de
una robusta personalidad potica; pero en lo to-
cante la exteriorizacin, su expresin rtmica
est muy pocas veces la altura de esas rele-
vantes cualidades intimas. El sentido de limi-
tacin tcnica que entraan la metrificacin y
la rima exige impresiones, ineludiblemnente la








AMICAki`:SMO LITERARIO


acumulacin del sentimiento de lo que da mar-
gen la creacin potica en un estrecho espacio
de fronteras infranqueables. No todos pueden
adecuarse moldes tan restrictos. Ese poder de
acumulacin intense y honda de algo muy pecu-
liar ntimo es lo que da las verdaderas propor-
ciones de un poeta de acentuada vibracin ritmi-
ca. Lo que en su ms amplia comprensin carac-
teriza la poesa lrica es su ingente inmediato
poderde efusiva comunicacin con almas dispues-
tas sentir idnticamente la que produjo en
ellas tales estremecimientos de admiracin de
entusiasmo. En la obra potica de Mart hay mu-
chos versos suaves, armoniosos, impregnados de
acariciante y melanclica nostalgia. Los hay tam-
bin de valor muy mediocre. Versificaba con
cierta facilidad. Escriba Gonzalo de Quesada:
"De versos podra hacer otro volume, Ismaelillo,
Versos sencillos, y lo ms cuidado y significativo
de unos Versos libres... no me los mezcle otras
formas borrosas menos caractersticas"...
En materia de versos tiene propia y personal
esttica. Dice al mismo Gonzalo de Quesada re-
firndose Versos libres: "A los veinticinco aos
de mi vida escrib estos versos; hoy tengo cua-
renta; se ha de escribir viviendo, con la expresin
sincera del pensamiento libre, para renovar la
forma potica." En el prlogo de Versos libres se
expresa as: "La poesa tiene su honradez, y yo
he querido siempre ser honrado. As como cada









F. GARCIA GODOY


hombre trae su fisonoma, cada inspiracin trae
su lenguaje. Amo las sonoridades difciles, el
verso escultrico, vibrant como la porcelana,
volador como un ave, ardiente y arrollador como
una lengua de lava. El verso ha de ser como una
espada reluciente, que deja !os espectadores la
memorial de un guerrero que va camino al cielo y
al envainarla en el sol se rompe en alas. Ningu-
no me ha salido recalentado, artificioso, sino
como las lgrimas salen de los ojos y la sangre
sale borbotones de la herida. No zurci de este
aquel, sino saj en m mismo. Van escritos no
en tinta de academia, sino en mi propia sangre"...
De Versos sencillos copio esta bella y sencilla
poesa:

Yo visitar anhelante
los rincones donde solas
estuvimos yo y mi amante
retozando con las olas.

Solos los dos estuvimos,
solos, con la compaa
de dos pjaros que vimos
meters en la gruta umbra.

Y ella, clavando los ojos
en la pareja ligera,
deshizo los lirios rojos
que le di la jardinera.

La madreselva olorosa
cogi con sus manos ella,










AMERICANISMO LITERARIO


y una madama graciosa
y un jazmn como una estrella.

Yo quise, diestro y galn,
abrirle su quitasol,
y ella me dijo: Qu afn!
ISi hoy me gusta ver el sol!

Nunca ms altos he visto
esto; nobles robledales;
aqu debe estar el Cristo,
porque estn las catedrales:

>Yo s dnde ha de venir
mi nia la Comunin;
de blanco la he de vestir,
con un gran sombrero aln.

Despus, del calor al peso,
entramos por el camino,
y nos dbamos un beso
en cuanto sonaba un trino.

Volver, cual quien no existed,
al lago mudo y helado:
clavar la quilla triste,
posar el remo callado!



VI


Mart no se aviene el enclaustramiento del te-
rruo nativo, de la patria chica, como concrecin
complete de sus anhelos y de sus ansias de pa-









F. GARCIA GODOY


triota, sino que extiende su mirada spiritual,
para en una perspective de conjunto abarcar la
inmensa extension del Continente donde moran
diseminados millones de series humans que ha-
blan la misma sonora lengua y tienen la misma
resonante y dramtica historic. Ya no es possible
la confederacin poltica soada, por oponerse
ello dificultades de moment insuperables,
poco menos; no es possible negar que existe, con
precisos lineamientos, una confederacin espi-
ritual que tiende cada vez ms unificar sus es-
fuerzos, para identificarse en los ms llamativos
y fecundos aspects de su existencia colectiva.
Sobre ms wenos arbitrarias demarcaciones
fronterizas, sobre los linderos establecidos por
la suspicacia, por egosmos malsanos, pone
siempre Mart una idea de bien caracterizado
hispano-americanismo, en que se vincula el pro-
psito de conservar intangible cuanto alienta y
vive en nosotros de mirificas excelsitudes de la
gloriosa civilizacin latina. De las Antillas, cen-
tro principal de sus aspiraciones patriticas, nada
se diga. l las vio siempre inseparablemente
unidas en su pensamiento y en su corazn. "Jun-
tas han de sostenerse, juntas han de desapare-
cer", dijo, elocuentemente, una vez... Ence-
rrarse en un ancho chico espacio limitado por
fronteras caprichosamente sealadas, sin procu-
rar alargar las manos por encima de ellas para
estrechar otras de afinidad muy visible, pensan-








AMERICANISMO LITERARIO


do que nada vale la comunidad de ideas indis-
pensable para la consecucin de altas finalidades
humans, es cosa propia de la ms crasa igno-
rancia de colectividadcs que sitan por encima
de esos grande idealismos de la vida, mezqui-
nos pasajeros intereses iegionales. En el esp-
ritu superiormente estructurado de Mart, nunca
abrieron hondo surco pesimismos casi siempre
fundamentados en una vision muy incomplete y
deficiente de las cosas. En l no falt nunca la
impulsin anmica necesaria para dilataciones
prolificas de su pensamiento y su sensibilidad.
En Mjico, en Caracas, en Buenos Aires, en to-
das parties donde centelle su pluma y reson su
palabra, esparci manos llenas efluvios de su
devocin !a patria grande, la patria que se
extiende, inmensa, pletrica de prodigios, desde
el Ro Grande hasta las remotas extremidades
patagnicas. Sus permanentes propsitos de re-
dencin antillana son como el ltimo eslabn de
la cadena de esfuerzos de supremo heroism,
realizados desde los agitadores comienzos de la
pasada centuria para alcanzar la libertad polti-
ca de Amrica. En algunas de sus producciones
se refleja su creencia en la posibilidad de la ad-
quisicin de una cultural americana lo ms aut-
noma possible, integrada por resaltantes modali-
dades de la vida intellectual de estas repblicas.
Su concept de esas cosas es siempre amplio,
sereno, sin exclusivismos regionales, como de








F. GARCIA GODOY


quien contempla el conjunto desde alturas don-
de no es possible ver los raquiticos arbustos de
la lejana llanura. Sin ofuscarse con los deaalles,
busca de continue una vision integral. Si compa-
dece con palabras de aliento los pueblos de
Amrica que vegetan tristemente la sombra de
ominosas y sombras dictaduras, su confianza no
se aminora en la irreducible creencia de que ta-
les cosas, products de accidentales circunstan-
cias, son necesariamente de carcter pasajero,
que han de desaparecer precisamente mediante
el desenvolvimiento de elements culturales que
conforme al dinamismo social aparecern con
decisive eficacia en el instant oportuno.
Mart se di perfectamente cuenta que en ese
magno empeo de formacin de un ideal conti-
nental que correspondiese en un todo finalida-
des de cierto orden de ideas renovadoras, los
hombres de letras, los intelectuales, eran, y no
podan ser otra cosa, que una especie de van-
guardia lrica que se abra paso al travs de las
densas sombras de convencionalismos arcaicos y
torpes preocupaciones, iluminando la va tortuo-
sa con las fulguraciones de la prosa y del ritmo.
Tropez ms de una vez en su carrera con el es-
collo de menguados utilitarismos de gente que
alardeaba de prctica, para no saber ciencia
fija que las sociedades, hoy ms que nunca, no
viven de lirismos. Los intereses materials de la
hora, srdidos y potentes, absorben, parecen








AMERICANISMO LITERARIO


absorberlo,todo. Por ms que el ejemplo de Mar-
ti parezca, en parte, desmentirlo, es lo cierto que
hoy no puede concebirse un Pedro el Ermitao
que, con su palabra encendida, con su verbo ful-
gurante, sugestione y mueva las almas, condu-
cindolas la conquista de un ideal de desinte-
rs supremo, de un nuevo sepulcro de Jess. Es
cosa innegable que los Jasones modernos no co-
rren ya en persecucin del mitico vellocino de
oro, sino de cosas cotizables que puedan fcil-
mente reducirse valores contantes y sonantes.
La gloria military no se exterioriza en ningn laurel
alcanzado combatiendo por un alto ideal, sino
enseorendose brutalmente de nuevos centros
de produccin y consumo. Los ejrcitos son, bien
miradas las cosas, los agents, los factors princi-
pales en la definitive decision de pugilatos de
competencia mercantil. De tonto pecara quien,
impresionado por tales aspects de la vida mo-
derna, se pusiese lamentarlos fungiendo como
un flamante Jeremias. Siempre es signo de virili-
dad aceptar de lleno las cosas, sin lloriqueos ni
lamentaciones ociosas. A nada serio y provecho-
so nos llevara insurreccionarnos contra ellas. El
mazazo formidable de la realidad nos aplastaria
inexorablemente...
Como ya se ha dicho, y conviene repetirlo en
todos los tonos, la formula de una unin estrecha
y durable de la colectividad hispano-americana se
compendia en estas palabras: "Conozcmonos y








F. GARCIA GODOY


complementmonos los unos los otros." La
amenaza del yanqui, audaz y groseramente agre-
siva, gravita sobre nosotros. Ha creado para su
particular y provechoso uso una doctrine de hu-
manitarismo y curatela de pueblos que es visto-
so disfraz con que encubre voraces apetitos...
Words, words, words, que dijo el gran trgi-
co ingls... Palabras... Pero eso no implica un
sentimiento de abierta hostilidad contra la gran
democracia norteamericana. Lo esencial es qui-
tarle todo pretexto de agresin, por la irrepro-
chabilidad de nuestra conduct. Mart, como
todo observador consciente de inequvoca im-
parcialidad, no escatimaba su admiracin lo
much que hay digno de ello en la gran repbli-
ca, sin por eso desconocer lo que tiene de defi-
ciente y aun de nocivo. El edificante y prolific
consorcio que all se advierte de la mayor suma
de libertades individuals posibles con un orden
jurdico de complete estabilidad ser siempre
motivo de sincero encomio por part de cuantos
ven fincado en tal armona el ms efectivo des-
arrollo de cultural que puede aspirar una agru-
pacin social. En la democracia del Norte encon-
traba el gran tribune cubano formas instituciona-
les merecedoras de imitacin; pero crea que la
separa y separar de nosotros su olmpico orgullo
tnico, que mira en estos pases gentes de razas
inferiores, y adems su espritu de grosero mer-
cantilismo, que rie abiertamente con muchas mo-









AMERICANISMO LITERARIO


dalidades espirituales de la civilizacin latina. Mar-
ti vislumbra en ocasiones el porvenir con la clari-
videncia de un estadista acostumbrado ver lo
que se esconde la generalidad en las evolucio-
nes del organismo social. Se expresa respect de
los Estados Unidos, donde los cubanos exiliados
encontraban apoyo y simpatias, de manera plau-
sible y discreta, y que aun debe servirnos de
norma de conduct: "No hay ms modo seguro y
digno de obtener la amistad del pueblo norte-
americano, que sobresalir ante sus ojos en sus
propias capacidades y virtudes. Los hombres que
tienen fe en si, desdean los que no tienen fe;
y el desdn de un pueblo poderoso es mal vecino
para un pueblo menor. A fuerza de igualdad en
el mrito hay que hacer desaparecer la desigual-
dad en el tamao. Adular el fuerte y empequee-
crsele es el modo certero de merecer la punta
de su pie ms que la palma de su mano. La amis-
tad indispensable de Cuba y los Estados Unidos
require la demostracin continue por los cuba-
nos de su capacidad de crear, de organizer, de
combinarse, de entender la libertad y defenderla,
de entrar en la lengua y hbitos del Norte con
ms facilidad y rapidez que los del Norte en las
civilizaciones ajenas. Los cubanos viriles y cons-
tructores son los nicos que verdaderamente
sirven la amistad durable y deseable de los Es-
tados Unidos y de Cuba."
El anexionismo que parecia y aun parece









F. GARCA GODOY


ladearse cierta porcin de la clase conservadora
de Cuba, ms atenta la seguridad de sus bienes
materials que la posesin de una independen-
cia que juzga vacilante y precaria, encuentra
toda hora en Marti un adversario formidable
irreducible. Su larga permanencia en los Estados
Unidos, su diario contact con el pueblo ameri-
cano, su conocimiento profundo de lo caracters-
tico de la psicologa de ese pueblo, dan su hos-
tilidad acentuada todo propsito anexionista la
consistencia de un empeo que reposa de con-
tinuo en una argumentacin robusta y casi del
todo irrefutable. Podran citarse numerosas opi-
niones suyas ese respect. El quiere para su
pas una personalidad poltica autnoma, capaz
de responder en un todo exigencias ineludibles
de la vida modern. Relaciones intimas de amis-
tad con todos los pueblos, pero sin el ms mni-
mo desgaste de cuanto integra la soberana na-
cional. Con no s qu matiz de melancola se
lee la carta de Mart, la ltima escrita por l, di-
rigida Manuel Mercado, horas antes de caer
gloriosamante en Dos Rios, envuelto en la pr-
pura de su sangre generosa. "Yo estoy en peli-
gro todos los das de dar mi vida por mi pas,
por mi deber-puesto que le entiendo y tengo
nimos con que realizarlo-de impedir tiempo
con la independencia de Cuba que se extiendan
por las Antillas los Estados Unidos, y caigan con
esa fuerza ms sobre nuestras tierras de Amri-








AMERICANISMO LITERARIO


ca. Cuanto hice hasta hoy y har es para eso.
Las mismas obligaciones menores y pblicas de
los pueblos-como ese de usted y mo-ms vi-
talmente interesadas en impedir que en Cuba se
abra, por la anexin de los imperialistas de all,
y los espaoles, el camino, que se ha de cegar, y
con nuestra sangre estamos cegando, de la ane-
xin de los pueblos de nuestra Amrica al Norte
brutal y revuelto que los desprecia, les habrian
impedido la adhesion ostensible y ayuda potente
este sacrificio que se hace en bien inmediato
de ellos. Ahora mismo, pocos das hace, al pie
de la victoria con que los cubanos saludaron
nuestra salida libre de las sierras en que anduvi-
mos los seis hombres de la expedicin catorce
das, el corresponsal del Herald, que me sac de
la hamaca en un rancho, me habla de la activi-
dad anexionista, menos temible por la poca reali-
dad de los aspirantes, de la especie curial, que
por disfraz cmodo de su complacencia sumi-
sin Espaa le pide sin fe la autonoma de
Cuba, content slo de que baya un amo, yanqui
espaol, que les mantenga les cree, en pre-
mio de su oficio de celestinos, la posicin de
prohombres, desdeosos de la masa pujante-la
masa mestiza, hbil y conmovedora del pas-, la
masa inteligente y creadora de blancos y de
negros"...
En Marti culminan una supreme bondad y la
tolerancia amplia y generosa de los espritus de


OJ
ft *








F. GARCIA GODOY


superior mentalidad que contemplan la vida des-
de una cspide eminente, muy por encima del tu-
multo de pequeeces y de miserias que produce
continuamente la colmena humana. La roja flor
del odio no esparce su perfume envenenado en
su alma serena y castamente luminosa. Y eso, ni
aun en los moments ms encrespados de su ca-
rrera revolucionaria. Ese atributo de magnanimi-
dad ecunime, de generosidad prueba de vici-
situdes, no se compadece con cierto radicalismo
ultranza propia de quienes, por su virtualidad
transformadora, necesitan abrirse paso, hacha en
mano, sin ciertos escrpulos de un alto eticismo,
cueste lo que costare, al travs de las filas com-
pactas de adversaries resueltamente dispuestos
cerrarles el camino, y ejercer sangrientas re-
presalias. En ciertas crisis de la Historia el odio
tiene potente influjo, es factor de impulsin ex-
tremadamente necesario. Las guerras de inde-
pendencia de Amrica, incluso las de Cuba, no
fueron en el fondo sino verdaderas guerras ci-
viles. Y media que en ellas, en sus etapas
sangrientas, se sucedan los hechos de barbarie
y salvajismo, creca, creca, arroyuelo purpreo
primero, raudal caudaloso despus, una corrien-
te hirviente y arrolladora de odio, que mantena
los nimos en perenne tension y los llevaba
extremos deplorables, aunque dolorosamente in-
dispensables. Tal estado de alma, en que la ex-
citacin de la lucha se habia convertido en hbi-









AMERICANISMO LITERARIO


to, puede decirse explica bien muchos actos de
crueldad en que incurrieron ambos contendien-
tes en las guerras de emancipacin americana.
Se trataba de tirar una lnea divisoria que defi-
niese radicalmente las tendencies respectivas, ex-
cluyendo toda clase de desmayos posibles y con-
virtiendo en inmutable el propsito que ardien-
temente se persegua: la independencia en el
bando criollo, y en el otro la sumisin complete
de ste los dominadores peninsulares. Slo as
se alcanza explicar el decreto de guerra
muerte de Trujillo, que tanto y tan superficial-
mente se ha censurado Bolvar, enristrndole
el calificativo de cruel, cuando no lo fu nunca
fria y deliberadamente. Pasada la excitacin, y
bien deslindados los campos, el clebre decre-
to cay en desuetud. Serenados los nimos, co-
rren vientos diferentes. Esos odios circunstancia-
les han desaparecido por complete, y slo sirven
hoy como datos histricos para estudiar un pe-
riodo de merecida y transcendent resonancia.
Entre Espaa y las repblicas hispano-americanas
los vnculos de solidaridad son cada vez ms es-
trechos. Mart quiso la unin entire espaoles y
cubanos, como indispensable fuerza de cohesin
para la repblica de sus sueos. Acaso continue
siendo hoy mismo para Cuba lo ms convenient
y oportuno una unin intima y cordial de ele-
mentos de indestructible afinidad, como son es-
paoles y cubanos...









F. GARCIA GODOY


La vida de Marti, en todos sus aspects, re-
presenta y representar perpetuamente un mo-
delo incomparable de austera probidad y de se-
rena y cvica grandeza. Para todo hispano-ame-
ricano es ;deber sacratisimo rendir tributo de
amor y de reconocimiento su personalidad
egregia. Y de imitarle tambin en lo que esto
pueda sernos possible; en el viril cumplimiento
de un deber cuando la ocasin as lo requiera,
como lo cumpli l sin reparar en los obstculos
y con el desinters sublime de desprenderse de
amores y de goces para alcanzar la cumbre ilu-
minada del ms noble y fructuoso sacrificio. "La
memorial de los hroes, si no sirve de leccin
objetiva para la posteridad, no sirve para nada",
ha escrito Carlyle. En Mart parece haber dos
naturalezas: la del apstol que ve continuamente
ante si la column de fuego de un ingente idea-
lismo de hondas excelsitudes, y la del hombre
de accin que concibe los medios prcticos ne-
cesarios para cristalizar su ensueo, y sabe apli-
carlos en el instant sealado por las circunstan-
cias. Para ambas cosas estaba admirablemente
dotado. Acaso un sentimiento de exquisite deli-
cadeza personal lo llev en frgil barquichuelo
las playas nativas para tomar parte en la pugna
fragorosa, cuando por su carencia de dotes mi-
litares era ms provechosa su presencia en el ex-
tranjero. No quiso que se dijera, como se dijo,
que l se quedaba tranquilo y seguro, mientras








AMERICANISMO LITERARIO


lanzaba los otros la muerte. Y tras el peligro,
del inminente peligro que se cerna sobre la mar
embravecida en la noche tormentosa, sobre las
sierras por las que vaga fatigado y ansioso, bus-
cando el camino que le permit reunirse con los
suyos, se va desolado sin escuchar ni un solo
instant las exhortaciones de amigos que preten-
den disuadirle del temerario propsito. Y en la
tierra intensamente amada, en el suelo patrio que
viene redimir para incorporarlo la Amrica
libre, cae prematuramente como herido por el
rayo, paladn inmortal del derecho, sin haber te-
nido tiempo de gustar en l, siquiera brevemen-
te, el fruto anhelado de su peregrinar incesante...
El gran cubano es una figure que en muchos sen-
tidos simboliza elocuente y bellamente el con-
junto de aspiraciones enderezadas la conquista
de un ideal de hermoso y soberano americanis-
mo, que lo mismo en lo politico, que en lo eco-
nmico, que en lo industrial, que en lo literario,
que en toda manifestacin de actividad mental,
revele una existencia autnoma capaz de similar
y convertir en propia substancia los ms abstru-
sos y fulgurantes aspects de la civilizacin mo-
derna. En Mart ese americanismo fu cancin,
fu amor, fu discurso, fu leccin patritica, fu
articulo periodstico, fu herosmo, fu cuanto
puede dar de si un hombre tan vigorosamente
estructurado para las ms grandiosas y meritorias
luchas del desenvolvimiento human. Y por ese



i t








72 F. GARCA GODOY

ideal magnificent, de insuperable grandiosidad,
nuevo redentor galileo, cay para siempre en las
sombras de lo desconocido, palpitante de amor
y de fe, con una plegaria de encendido patrio-
tismo an en los labios convulsos, y nimbada la
frente soadora con un resplandor de gloriosa
inmortalidad.






















JOS ENRIQUE RODO



















Si hay en Amrica un escritor de ideas de vir-
tualidad transcendent capaz de sugerir, de en-
sear, de adoctrinar, de esparcir en las almas los
grmenes luminosos de posibles renovaciones in-
dividuales y colectivas, es, sin dispute, el autor
eximio y ya consagrado de Motivos de Proteo.
Alejado por complete de la influencia enervante
de escuelas cenculos, labor con desinters
absolute, sin pueriles engreimientos de vanidad
personal, en el ingente empeo de crear un am-
biente spiritual americano, de mdula honda-
mente humana, propicio la eflorescencia per-
manente de iniciativas nobles y prolificas. Sus
mritos como educador social, como intellectual
de innegable influencia en la juventud hispano-
americana que estudia con ahinco cuanto con-
verge propsitos de reconstruccin cientfica y
coherente de puntos de vista nocivos imperantes
todava, como artist dueo de los secrets que
imprimen ritmo y colorido la palabra escrita,
estn ya, puede afirmarse, por encima de toda
discusin. Saturado su espritu perdurable in-









F. GARCIA GODOY


tensamente de un sano y vivificante eticismo de
supreme y redentora eficacia, no se advierten en
l las complejidades animicas que en no pocas
ocasiones dificultan la apreciacin crtica de una
personalidad intellectual de bien justificada nom-
brada. Bastante se ha discurrido ya sobre la
personalidad de Rod al analizar concienzuda-
mente los principles aspects de ella, siempre
en process de actividad intellectual y afectiva. En
su vision serena y ecunime de las cosas no hay
nunca desbordados encrespamientos pasionales,
ni el incendio devastador de rencores y de odios.
Acaso le falte uaa que otra vez el grano de iro-
na necesario en todo gran escritor que observa
muchas flaquezas y debilidades de la realidad
social circundante. Su actuacin intellectual es
como un lago de aguas azules y tranquilas, ape-
nas rizado por la brisa apacible de la tarde. Su
vida se dilata en un exclusive sentido de bien y
de belleza, que se condensa en el ejercicio de un
benfico apostolado spiritual y en mostrar los
que vagan extraviados por la obscura y dolorosa
ruta de egosmos torpes y malsanos la senda sal-
vadora, que consider sinceramente como tal.
Su verbo encendido repercute con intense fuerza
comunicativa en toda la inmensa extension con-
tinental americana de habla espaola. Se le admi-
ra y se le ama. La diatriba no ha zumbado su
alrededor. El desatado oleaje de imputaciones
calumniosas no ha llegado salpicar el slido








AMERICANISMO LirERARIO


pedestal en que se yergue su figure simptica y
gloriosa. En este studio propngome expresar
sinceramente, sin pretensiones de acierto, cuanto
pienso y siento acerca de la obra intellectual del
insigne escritor uruguayo.



SU FILOSOFA


En nuestra mentalidad aun atiborrada de modos
de ver y de entender anticuados, persiste la
creencia de que slo merece en realidad el nom-
bre de filsofo quien alcanza encerrar en los
limits ms menos amplios de una concepcin
metafsica su vision personal del mundo y de la
vida. Para la mayora slo pueden llamarse filso-
fos los grandes creadores desistemas, los construc-
tores de vastos monumentos metafsicos, un Pla-
tn, un Leibnitz, un Kant, un Hegel, pongo por
caso. Entendida de esa manera, Rod no tiene
una filosofa, es decir, una metafsica que pre-
tenda encerrar en sus imprescindibles limitacio-
nes cuanto atae al ser y el conocer, cuanto se
encamina formular una sntesis de la vida uni-
versal lo ms amplia y satisfactoria possible. Pero
sin llegar tales sistematizaciones, es y puede
apellidarse filsofo cualquier espritu que atrado
por el espectculo de la vida en todas sus mani-








F. GARCA GODOY


festaciones y en todos sus ms recnditos modos
de producirse, quiera subjetivamente explicarse
tales cosas. Por el solo hecho de rastrear esa ex-
plicacin, ponindose en intima comunin con la
vida asi considerada, da ese espritu su pensa-
miento investigator carcter fundamentalmente
filosfico. Cuantos, en determinado sentido, po-
nemos nuestras facultades intelectuales y afectivas
en relacin con lo infinito, pidindole la revela-
cin de sus misterios, podemos considerarnos
como filsofos. El concept cosmolgico parece
preocupar escasamente Rod. Su vision de la
realidad es de esencia puramente psicolgica.
Radica en cierto dinamismo personal, algo eclc-
tico, que busca en una especie de devenir real
bergsoniano, fundamento para' sucesivas y bien
determinadas creaciones espirituales. Tal manera
de ver excluye, parece excluir, la accin de un
determinismo csmico aceptado generalmente,
aunque ya combatido con vigorosa dialctica por
Boutroux y otros filsofos de bien merecido pres-
tigio. Pero dentro de ese determinismo podemos
y debemos fabricar nuestra libertad y proceder
en consecuencia, como lo hace Rod al darle
finalidades pragmticas en un sereno y bien de-
purado eticismo. Poco importa para los efectos
que esa libertad sea realmente pura ilusin.
Obremos como si no lo fuera, en un sentido de
creacin incesante de prolficas orientaciones in-
timas y colectivas. Tal devenir constant, tal pe-








AMERICANISMO LITERARIO


culiar manera de vislumbrar la vida como suce-
sin de estados de alma, de formas cambiantes
del desenvolvimiento psquico, imposibilita des-
de luego cualquier propsito de restringida sis-
tematizacin filosfica, de carcter ms menos
esttico.
El problema del conocimiento-punto capita-
lsimo de toda investigacin filosfica-, desde
cualquier punto de vista que se le consider, re-
posa y reposar en la afirmacin de que la nica
realidad possible es la que pensamos y sentimos
en nosotros, la que podemos aprehender con los
medios y recursos de nuestro mundo interior. El
dinamismo psicolgico de Rod es la anttesis de
cualesquiera clase de dogmatismos y de puntos
de vista basados en una lgica esttica, monsti-
ca, integrada por categoras mentales de lmites
infranqueables, que no es, por cierto, la lgica
personal, inconfundible, la lgica de las realida-
des sensibles, que se suceden indefinidamente
en nosotros. Por imposiciones de su manera de
ver y entender estas cosas no le suceder
Rod, como tantos otros, que, despus de su-
cesivos tanteos y radicales negaciones, reclina-
ron la cabeza atormentada, constreidos por el
ansia angustiosa del reposo definitive, en la dura
almohada de una concepcin filosfica de urdim-
bre rigurosamente dogmtica. l se ha detenido
en el umbral del misterio, sin pretender dar un
paso ms, convencido de la radical impotencia








F. GARCIA GODOY


de nuestros esfuerzos para encontrar fondo, con
la sonda del pensamiento, en la mar sin orillas
de lo desconocido, donde, sin dejar escapar el
ms leve hilo de luz, vagan las densas sombras
que envuelven el inescrutable enigma del desti-
no hqmano. De ah que su concept psicolgico
evolucione en el sentido de una discontinuidad
de aspects que le permit franco acceso una
series de concreciones pragmticas, de indiscuti-
ble y benfico influjo en el progresivo desenvol-
vimiento del espritu human. Esa discontinui-
dad de aspects supone siempre una perfect y
bien precisada convergencia spiritual.



EL PENSADOR


En sus producciones se destaca, plena de luz,
la austera figure del pensador. Lo es en toda la
genuina y cabal extension del concept. Ilumi-
nado por el resplandor de una idea, busca otras
afines menos visible y las enlaza con lgica y
cierta flexibilidad mental hasta elevarse un con-
cepto general comprensivo de cierto nmero de
verdades de cosas consideradas como tales. Su
mirada escrutadora no se pra nunca ante el
muro de resaltantes exterioridades. El aspect
material de los hechos no absorbe, ni con mu-








AMERICANISMO LITERARIO


cho, su actividad investigadora. La idea slo le
avasalla y enamora cuando, mediante un process
de fina dialctica, la despoja de convencionalis-
mos momentneos, la desviste, por decirlo as, de
ciertos efectos sociales hasta llegar contemplarla
en toda su olmpica desnudez. El mundo intelec-
tual no es para l una mera sucesin de concepts
6 abstracciones mentales. A cierto sentido concep-
tual, en muchos casos imprescindibles, vincula sin
radicalismos exclusivos, modalidades muy acen-
tuadas de su sr sensible.De esa manera, enlazan-
do ambos extremos,lo intellectual ylo afectivo,pa-
rece llegar hasta el fondo mismo de la vida. Por
condiciones de estructura ntima, su vision es de
continue optimista. De ah su alto valor educati-
vo, constructive. El pesimismo, siempre negati-
vo, socava, disuelve, destruye. No puede edifi-
carse nada stable en la vida social sin un senti-
do rotundamente afirmativo de ciertas cosas es-
pirituales. El sabe perfectamente la inutilidad de
cuanto intentemos, por la radical extirpacin de
muy sombras formas del sufrimiento human, ra-
dicadas en lo ms ntimo del ser individual. Pero
no es obra superior nuestras fuerzas, aliviar y
aun ennoblecer esos dolores. El hombre no es,
como afirma Hobbes, malo ad nativitate. En
muchos casos es material propia para modifica-
ciones y mejoramientos. El pensamiento de
Rod, en actividad creadora incesante, esclare-
ce la va de esas modificaciones y mejoramien-
6








F. GARCA GODOY


tos. Como pensador estudia todo eso desde pun-
tos de vista magistralmente escogidos, de un eti-
cismo muy amable y muy human. No es possible
negar que cualquier realidad que provoque nues-
tra sensacin se deforma en nosotros al tradu-
cirse en formas intelectuales sensibles. Hay
que orientar nuestra existencia individual por los
rumbos luminosos que la experiencia humana,
un criterio razonado y la irradiacin integral de
la sensibilidad, han concedido un valor perdura-
ble y prolifica eficacia. Asi es, en su process de
evolucin intima, el criterio tico del autor de
Motivos de Proteo. No es obra de pensador con-
siderar la vida como un mal, sino contemplarla
cual es ella, libre de deformaciones, de injustifi-
cables convencionalismos y de seculares preocu-
paciones. Ni considerarla como si fuera obra ma-
lfica ni amarla con fruicin hedonista, con refi-
nada voluptuosidad epicrea. Hay que buscar y
tomar de ella lo que buenamente pueda darnos,
lo que result de reconocida utilidad para nues-
tra existencia espiritual... Nuestro pensamiento,
sin desgaste de la personalidad, debe, evolucio-
nando cotidianamente, hacernos cada vez ms
dignos de ms nobles y viriles empeos.
Su obra de pensador revela cierta insuperable
ecuanimidad spiritual en que se adunan admira-
blemente el sentido de ciertos aspects de la
realidad objetiva y una vision de alta clarividen-
cia idealista que colorea suave y bellamente esos








AMERICANISMO LITERARIO


aspects, sin empequeecerlos ni desfigurarlos.
Su espritu parece conservarse inmvil, sin me-
noscabo, en medio de la corriente vertiginosa
del tiempo, que nos lleva sin que casi nunca pa-
remos mientes en ello, preocupados en la mez-
quina lucha de intereses efmeros en que gasta-
mos nuestras mayores actividades. Pero su ms
alto timbre de pensador, de enhebrador expert
de ideas provechosas, de adoctrinador despro-
visto de acrimonia y de ninguna finalidad utilita-
rista, es poseer en grado sumo la envidiable y
rara facultad de adaptarse momentneamente,
mientras lo exijan las necesidades de su prdica
de su enseanza, estados de alma diferentes y
complejos, menudo en discordancia con su ma-
nera de ver y sentir las cosas que se eslabonan
en sucesin interminable, apreciando ideas, sen-
timientos, opinions, orientaciones, cosas llama-
tivas de la vida, con un criterio de efusiva sim-
pata, de tolerancia amplsima, de serena ecuani-
midad que destierra de su crtica posturas artifi-
ciales, rasgos de autoritario dogmatismo, perfiles
de afectacin de pedantera... Su pensamiento
pertenece abierto todos los vientos del espri-
tu. Con plausibles orientaciones de un eticismo
amable y benfico, observa y asimila cosas de lo
exterior y las traduce convertidas en jugo mental
capaz de ser utilizado para empresas de salvado-
ra eficacia social. Lo ms caracterstico del pen-
samiento de Rod reside en una obra de sanea-








F. GAPCIA GODOY


miento spiritual, de vigorizacin mental, de di-
recciones de luminosa transcendencia. Su figure
se yergue como en un permanent gesto de se-
rena y efectiva cura de almas. Proclama y exulta
ideales sanos y fuertes, tales como en la tormen-
tosa hora present lo reclaman con voz imperio-
sa algunas de estas extraviadas incoherentes
sociedades hispano-americanas. Constata la nece-
sidad de, por obra de nosotros mismos, ascen-
der conscientemente por una escala de sucesivos
perfeccionamientos. Si debemos evitar el contac-
to de nauseabundas realidades sociales, no se
justifica una actitud de indiferencia de cobarde
retraimiento. Desgranemos nuestro pensamiento
en palabras de amor, de consuelo, de fe, de afir-
macin en la virtualidad de nuestra potencia in-
telectual y afectiva para realizar una obra de
oportunos y necesarios mejoramientos. Ahi, en
ese magnifico propsito, en ese levantado y ra-
diante ideal de bien, de amor y de justicia, toma
vida, forma y color el pensamiento del admirable
y admirado escritor uruguayo...



EL ESTILISTA


En su estilo vive y se dilata su alma. No es ja-
ms llamarada de incendio que calcina, sino res-








AMERICANISMO LITERARIO


plandor que ilumina suave y bellamente. Una
emotividad serena circula al travs de sus prra-
fos ondulantes, de muy atractiva armona. Di-
fano, puro, ntido, el estilo de Rod atesora sua-
vidades de seda, fulguraciones de piedras pre-
ciosas, matices delicados y exquisitos, tonalida-
des de subido mrito pictrico. No cae nunca en
efectismos rebuscados de un convencionalismo
retrico, ya de capa cada. Sus efectos estticos
son siempre determinados por cierta espontanei-
dad creadora, avalorada de continue por la alte-
za de las ideas y por la proyeccin de sentinien-
tos nobles y proficuos. En su prosa finamente
cincelada, dctil, de delicados esmaltes, se unen
en estrecho y amoroso abrazo el pensador genial
y el artist exquisito. Su vision de las cosas apa-
rece siempre difana, precisa, profusamente ma-
tizada, sin pinceladas chillonas, ni tonos difusos.
Es un artist helnico, apolneo, por la nobleza
de sus actitudes, por su euritmia arquitectural,
por su serenidad de lineas, por la precisin con
que destaca en un ambiente de sugerente lumi-
nosidad aspects ms menos salientes de lo
ms ntimo de su espritu. Pero su vision, dife-
rencia del arte griego, vinculado en la forma, es
decir, en el lmite, se explaya, arrojando vivos
reflejos, en las sinuosidades y recodos de nues-
tra existencia psquica, exenta de media y ritmo
precisos, no para hacer obra de maestro adusto,
hurao, grun, sino- modo de artist que








F. GARCfA GODOY


busca la verdad envuelta en un resplandor de
belleza-para advertir los infinitos que parecen
ignorarlo, que el ideal de mejoramiento, de per-
feccin que debemos aspirar no est fuera ni
lejos, sino muy cerca, dentro de nosotros mis-
mos. Y toda esta contemplacin interior, misti-
ca, por cierto aspect muy human, de finalidad
transcendent, aunque desinteresada en el ms
alto sentido, sin alardes de vanidad de pedan-
teria, adquiere una suavidad encantadora de co-
lorido al troquelarse en su estilo, al dilatarse en
su prosa flida, tersa, serena, sin languideces
enervantes, sin encrespamientos de oleaje ru-
giente...
En no s qu region deliciosamente idlica, de
perenne embeleso primaveral, entire musgos de
eterno verdor y flores de inextinguible aroma,
brota de las entraas de la tierra manantial cris-
talino, de que se forma pintoresco rio de sosegada
corriente, de apacibles remansos, sin saltos ni
remolinos. En su linfa transparentey rumorosa re-
flejar los jirones de nubes multiformes, esquifes
de ensueo que navegan en el azul del firma-
mento; retratar el ramaje que sobre l extienden
los rboles frondosos de sus orillas, y en que,
toda hora, desgranan sus trinos avecillas policro-
mas, melifluos cantores de la selva; har resonar,
noche y da, con modulaciones nuevas, la cancin
arrulladora de su perenne y acompasado murmu-
llo, y as seguir fertilizando la vasta y amena








AMERICANISMO LITERARIO


campia, sin experimentar jams, bajo la equidad
protectora de un cielo de serenidad inalterable, el
latigazo de huracanes que enturbien su corriente
cristalina, encrespndola y trocndola en torrente
impetuoso... Asi el estilo de Rod, sereno, arru-
llante, de mgico hechizo; expresin fidelsima de
un espritu armoniosamente equilibrado, de per-
fecta ecuanimidad, desligado por entero de los no-
civos prejuicios que con frecuencia desnatura-
lizan nuestro personal concept de muchas cosas
de la vida...



SU PRODUCCIN


En El que vendr, su ms antigua creacin lite-
raria que conozco, la atencin reflexiva se vincula
con la fantasia creadora. Es un trabajo en que el
juicio derivado de un examen detenido de lo que
ha dado de si la evolucin artstica en estos l-
timos tiempos, encuentra en ella los elements
necesarioa para discernir ms menos aproxima-
damente lo que se prepare, lo que ha de llegar,
lo que transformar ms menos radicalmente
nuestros deficientes puntos de vista literarios de
actualidad. La reflexin como que se complace en
abrir de par en par una ventana hacia el porvenir
b umoso, preado de incgnitas. Esa produccin








F. GARCIA GODOY


es labor de vigoroso explayamiento juvenile. Se
espera, hay que esperar, el que vendr, al llamado
renovar una ideologa gastada, enteca, y sea-
lar nuevos moldes de expresin artstica, en con-
sonancia con realidades sobresalientes del ade-
lanto moderno...
En su Rubn Daro abundan los puntos de
vista crticos, magistralmente escogidos. En su
anlisis del autor eximio de Prosas profanas,
muerto recientemente, con hondo duelo del
mundo de habla espaola, exhibe con particula-
risimo relieve ias ms salientes peculiaridades de
su vision ntima y de su expresin artstica. La
pgina de Rod acerca de Rubn Daro se me
antoja definitive poco menos. En ella se en-
cuentra, aun sin llegar conclusions integrantes
de una vision crtica de valor total, lo ms saliente
y caracterstico del gran poeta nicaragense. Ah
est l con su tcnica propia, con su riqueza ver-
bal, con su potencia imaginative, con su sentido
exquisito de los matices, con sus refinamientos
de aristcrata intellectual, con su artificialidad
deslumbrante, con su intermitente simbolismo.
No es, ciertamente, el poeta de Amrica por la
proyeccin de su espritu saturado intensamente
de modalidades exticas que no se compadecen
con formas muy caractersticas de la vida regio-
nal americana. Su poesa, francamente imitativa
en su primera poca, se nutre con refinamientos
de una tcnica propia y de tcnicas de allende el









AMERICANISMO LITERARIO


mar. Alma de superficial emotividad en que no
estalla jams la pasin con sus terrible desbor-
damientos, ni la llamarada de ideas de transfor-
macin social ilumina sus jardines interiores; Ru-
bn Daro ha sido, por encima de todo, artist
genial y soberano, pleno de excelencias de toda
ndole y revelando muchas veces acentuadas in-
congruencias imperfecciones. No se puede ser,
sino ese ttulo verdadero inconfundible, reno-
vador artistic como este luminoso ydivino poeta.




ARIEL



Es Ariel, debe ser, el breviario spiritual de
la juventud hispano-americana. Ese libro, reduci-
do por el nmero de sus pginas, contiene ms
substancia vital que muchos otros de ms aparen-
te importancia y mayor voluminosidad. Es la voz
ms simptica y cordialmente elocuente que ha
resonado en Amrica, preconizando con sincera
efusin la necesidad de vigorizar un concept de
existencia personal, ennoblecido de continue por
un caracterstico relieve de virilidad y carcter,
iluminado por una serena y proficua vision de
belleza. Porque Calibn est siempre en'acecho.
Al utilitarismo grosero, un concept materialis-








F. GARCA GODOY


ta que lo subordina todo intereses srdidos del
minuto, pensando que la vida se concrete nica-
mente la satisfaccin de burdos apetitos, debe
oponerse, como orientacin saludable la juven-
tud que se levanta, otro ideal ms alto y ms no-
ble: un sentido spiritual de las cosas en que flo-
recen los goces ms puros y delicados de la inte-
ligencia y de la sensibilidad desprendidas de todo
nauseabundo contact con cosas de larealidad cir-
cunstante, torpes y efmeras. "Debis-dice her-
mosamente enAriel-principiar por reconocer un
principio de fe en vosotros mismos. La juventud
que vivis es una fuerza de cuya aplicacin sois
los obreros y un tesoro de cuya inversin sois
responsables. Amad ese tesoro y esa fuerza, ha-
ced que el altivo sentimiento de su posesin per-
manezca ardiente y eficaz en vosotros. Yo os
digo, con Renan: "La juventud es el descubri-
miento de un horizonte inmenso, que es la Vida."
El descubrimiento que revela tierras ignoradas
necesita completarse por el esfuerzo viril que las
sojuzga. Y ningn otro espectculo puede ima-
ginarse ms propio para cautivar un tiempo el
inters del pensador y el entusiasmo del artist
que el que present una generacin humana que
march al encuentro del fugitive, vibrant, con la
impaciencia de la accin, alta la frente, en la
sonrisa un altanero desdn del desengao, col-
mada el alma por dulces y remotos mirajes que
derraman en ella misteriosos estmulos, como las








AMERICANISMO LITERARIO


visions de Cipango y El Dorado en las crnicas
heroicas de los conquistadores."
La evolucin social parece definirse para l
en una renovacin incesante de ideales. "A rey
muerto, rey puesto", decan los viejos monrqui-
cos. A un ideal extinto, por ley del dinamismo
human, debe suceder otro ideal de fuerza y
proyeccin transformadoras. A la juventud, prin-
cipalmente, toca el magno esfuerzo de apresurar
la venida de las nuevas orientaciones. Cuanto el
pesimismo intent para obstaculizar esa aspira-
cin, resultar estril y vano. No se mata fcil-
mente la esperanza; retoar, ms potente, una y
mil veces si fuere necesario... "La juventud-ex-
clama-, que as significa en el alma de los indivi-
duos y la de las generaciones luz, amor, energa,
existe y lo significa tambin en el process evolu-
tivo de las sociedades." En Grecia ve el smbolo
de la juventud inextinguible. Conserva el alma
siempre juvenile. Toda esta parte de Ariel es como
un cntico helnico la juventud arrolladora y
triunfante. Las frivolidades del ensueo, los ara-
bescos de la quimera, los contornos imprecisos
de vagos idealismos, sirven, en veces, para apar-
tarnos de la peligrosa ruta de infecundas gro-
seras solicitaciones. La juventud represent el
ensueo, la ilusin, la esperanza, las iniciativas
fecundas, el ansia tumultuosa de vivir, el ariete
que bate perpetuamente el muro de convencio-
nalismos aejos y entorpecedores. "Las prendas









F. GARCtA GODOY


del espiritu joven-agrega Rod-, el entusias-
mo y la esperanza, correspondent en las armonias
de la Historia y la Naturaleza al movimiento y
la !uz."
Pero esa fuerza juvenile, segn el autor de
Ariel, puede extraviarse gastarse infructuosa-
mente. Todo depend de cmo vibre en ella el
ritmo impulsador de las ideas. En las almas juve-
niles pueden tambin arraigarse y medrar las
plants venenosas de helados escepticismos. Aca-
so una concepcin premature incomplete de la
vida d margen que some en esas almas jve-
nes el perfil inquietante ytrastornador de la duda.
ILa duda! A cierta edad, esa suspension del jui-
cio, que es lo caracterstico de la duda, ese titu-
bear permanent entire soluciones opuestas, ese
anhelo de una afirmacin que disipa nuestras in-
decisiones, determine casi siempre una relajacin
de la voluntad que la hace impotente para la
realizacin de bienintencionados propsitos. Lo
que robustece y vivifica el nimo es la posesin
de algo que se cree, se supone, la verdad, y que
sirve para dar nuestro criterio la seguridad de
una afirmacin rotunda y que se nos figure indis-
cutible. Sin ser dueos de una creencia vigorosa-
mente enseoreada de nuestro espritu, mal po-
dremos determinar en los otros un criterio una
opinion que en nosotros permanece en la nebu-
losa region de lo vago impreciso. Hay forzosa-
mente que career en algo para realizar alguna








AMWRICANSM O ITATRFARTO


cosa. El escepticismo es una especie de cancer
de la inteligencia. El progress se resuelve en una
series de rectificaciones, es decir, de verdades
nuevas, provisionales acaso, pero que constitu-
yen puntos indispensables de apoyo para conti-
nuar el gradual advance del espritu human, siem-
pre en pos de ms amplios y prolificos perfec-
cionamientos. Debemos tener confianza en nos-
otros mismos, en nuestras propias energas. Sin
fe, sin entusiasmo por un ideal, no hay accin, y
si la hay, result desmayada y fra, sin virtualida-
des de complete eficacia. En pocas pretritas el
ideal religioso, firme y acendrado, llevaba las
almas, hambrientas de paz y consuelo, proster-
narse, caer de hinojos ante los Cristos plidos y
exanges, coronados de espinas, erguidos en los
altares marmreos de las viejas catedrales gti-
cas... Y esa fe espontnea y ardorosa obraba
maravillas. En la actualidad slo debe imperar la
Ciencia, la ciencia comprensiva y vasta, entendi-
da en su verdadero sentido; esto es, la adquisi-
cin creciente de conocimientos avalorados por
la observacin y la experiencia, para por medio
de ellos hacer ms amplio y ms firme nuestro
dominio sobre la Naturaleza. La Ciencia tomada
como ideal de vida progresiva y fecunda, regida
por principios de sana tolerancia, sin exclusivis-
mos dogmticos, debe y puede constituir la meta
radiante de nuestros esfuerzos. Ciencia integral
comprensiva de todos los anhelos de mejora-








F. GARCA GODOY


miento del sr human, pero en ningn caso un
absorbente y dogmtico cienticismo...
Rod quiere que esa juventud no retroceda
ante ningn aspect de la vida, por difcil pe-
ligroso que aparezca. Aspira una plenitud del
sr, algo que puede semejarse al sentido de
totalidad personal de expresin de que habla
Nietzsche: "Sed espectadores atenciosos-dice-
all donde no podis ser actores..." "No os en-
cojis de hombros delante de ninguna noble y
fecunda manifestacin de la naturaleza humana,
pretexto de que vuestra organizacin indivi-
dual os liga con preferencia manifestaciones
diferentes." Indudablemente todo eso es parte, y
parte important, del magno problema educati-
vo, de una educacin convergente que abarque
una complejidad de aspects fundamentals de
la existencia individual y colectiva. Una especia-
lizacin exclusive sin puntos de vista generals,
sin una perspective ideal sobre un amplio espa-
cio intellectual, crear quizs profesionales dies-
tros, de mirada expert; pero casi siempre deter-
minar en ellos un sentido restringido de los
problems vitales que agitan la mentalidad de
nuestro tiempo. As lo ve el gran escritor uru-
guayo. "La intolerancia, el exclusivismo-expre-
sa-, que cuando nacen de la tirnica absorcin
de un alto entusiasmo, del desborde de un desin-
teresado propsito ideal, pueden merecer justifi-
cacin, y an simpata, se convierten en la ms








AMERICANISMO LITERARIO


abominable de las inferioridades cuando, en el
circulo de la vida vulgar, manifiestan la limita-
cin de un cerebro incapacitado para reflejar
ms que una parcial apariencia de las cosas." La
educacin en s, en su ms amplia acepcin, no
excluye en manera alguna un concept de utili-
dad, sino, al contrario, lo lleva implcito, como
necesario y racional fundamento para posibles
orientaciones sociales. Pero esa utilidad propia
de toda actividad intellectual, apacentada en de-
terminadas finalidades de inters individual y
social, no puede confundirse nunca con un utili-
tarismo burdo y estrecho que, modo de divi-
nidad pavorosa, require que se sacrifique en
sus aras, como necesario holocaust, los altos
idealismos que ms ennoblecen y dignifican la
existencia humana. As, en la prdica elocuen-
te de Ariel. Aun en lo que aparece revestido
de propsitos de inters material, debemos es-
parcir fulguraciones de cierto noble desprendi-
miento individual, para quitarles, en parte, lo
que pueda tener de mezquino de innoble.
Cierto filisteismo, cierto burguesismo sin vistas
lo ideal, sin repercusiones de sentimientos no-
bles, exento de toda sugestin de vida interior,
da la media en estos pauses de la actitud men-
tal de una inmenza mayora. "Cuando-dice
Rod-el sentido de la utilidad material y el
bienestar domina en el carcter de las socieda-
des humans con la energa que tiene en lo pre-








F. GARCA GODOY


senate, los resultados del espritu estrecho, y la
cultural unilateral, son particularmente funestos
la difusin de aquellas preocupaciones puramen-
te ideales que, siendo objeto de amor para quie-
nes les consagran las energias ms nobles y per-
severantes de la vida, se convierten en una re-
mota y quizs no sospechada region para una
inmensa parte de los otros..." Slo la oportuna y
discreta difusin de formas educacionales de
cierta cultural coherente y progresiva, pienso yo,
puede, mediante necesarias gradaciones, atenuar
considerablemente, y aun hacer desaparecer en
ciertos casos, esas resaltantes deficiencies de la
mentalidad colectiva que de moment imposibi-
litan del todo, poco menos, la aclimatacin de
ideas de substantial y prolfica transcendencia.
No hay, se me figure, otro camino. Esa renova-
cin educativa, para ser viable, necesita fecun-
darse en un esfuerzo perseverante, de irreduci-
ble tenacidad, y en un concept de ciencia lo
ms amplio y comprensivo que sea dable en el
moment present. Nuestra educacin debe con-
tribuir principalmente facilitar la adaptacin de
nuestra inteligencia y nuestra sensibilidad cre-
cientes complejidades de desenvolvimiento so-
cial y dar nuestra vida regional y national
un ritmo de hondo y bien entendido america-
nismo.
Rod siente, contempla con mirada avizora
lo que hay de peligroso para nosotros en la cul-









AMERICANISMO LITERARIO


tura peculiar de los norteamericanos. La suges-
tin de su prodigioso adelanto pone estremeci-
mientos de intense admiracin en nuestras almas.
"Y de admirarlos-dice Rod-se pasa por una
transicin facilisima imitarlos. La admiracin y
la creencia son ya modos pasivos de imitacin
para el psiclogo. Se imita aquel en cuya supe-
rioridad prestigio se cree." Esa imitacin debe
comprenderse, en lo que tiene de convenient y
de oportuna, en un sentido de apropiacin, de
asimilacin de formas determinadas de su cultu-
ra, de ciertos modos de ver y entender la vida
privativos de ella, de su consorcio armonioso de
la libertad y el orden, sin menoscabo en ningn
caso de lo castizo y absolutamente propio de
nuestra existencia colectiva. Todo aislamiento
national supone desde luego cierta incapacidad
dirigente. Unos otros nos necesitamos. Toda
civilizacin, por ms original que aparezca, es
compenetrable, en muchos de sus aspects, con
-otra civilizacin. Modalidades de una pueden
fundirse con las de otra sin apreciables discre-
pancias. "Comprendo bien-expresa el autor de
Ariel-que se aspire rectificar, por la educacin
perseverante, aquellos trazos del carcter de una
sociedad humana que necesiten concordar con
nuevas exigencias de la civilizacin y nuevas
oportunidades de la vida, equilibrando asi, por
medio de una influencia innovadora, las fuerzas
de la herencia y la costumbre. Pero no veo la
7









F. GARCA GODOY


gloria, ni en el propsito de desnaturalizar el ca-
rcter de los pueblos, su genio personal, para
imponerles la identificacin con un modelo ex-
trao al que ellos sacrifiquen la originalidad
irreemplazable de su espritu; ni en la creencia
ingenua de que eso pueda obtenerse alguna vez
por procedimientos artificiales improvisados
de imitacin."
Nuestra compenetracin absolute con la civili-
zacin norteamericana es impossible. Nos sepa-
ran, como muro insalvable, peculiaridades tni-
cas de indiscutible raigambre, distinto idioma,
formas de existencia social harto diferentes. Po-
demos y debemos similar con discreta oportu-
nidad formas de su cultural en cierto aspect
superiores la nuestra por sus ventajosas finali-
dades prcticas; pero es deber nuestro rechazar
de manera victoriosa cualquier intent, venga de
donde viniere, enderezado despojar la colec-
tividad hispano-americana de sus atributos de
vida autonmica y de la herencia moral, que
constitute el ms alto patrimonio de nuestra
raza. Para defendernos de cualquiera agresin
en esa via, debemos poner de bulto, con la ne-
cesaria claridad, los puntos dbiles de nuestra
existencia social, que urge reformar y fortalecer
para conservar en toda su indispensable integri-
dad esa ntima fuerza spiritual que cohesiona el
sentimiento de nacionalidad en HisDano Amri-
ca. El peligro cobra mayores signos de gravedad









AMERICANISMO LITERARIO


si se atiende que mientras los Estados Unidos
presentan una masa compact, reciamente estruc-
turada, espiritualmente unificada en todas sus
lneas generals, movindose por complete en
un ambiente propicio tales dilataciones, nues-
tras repblicas, escasamente pobladas, esparcidas
en un inmenso territorio, distanciadas moralmen-
te, algunas de ellas ms que si estuvieran sepa-
radas por miles de millas maritimas y por pecu-
liaridades de sangre y de idioma diferentes; ri-
iendo cada paso por pedazos de tierra, cuando,
por lo general, les sobra territorio; conmovidas
algunas por un espritu de impenitente y desas-
troso revolucionarismo, encarnado en un caudi-
llaje desquiciador y estulto, les falta, en gran
parte, consistencia, la robustez spiritual indis-
pensable para presentar un bloque capaz de se-
ria y porfiada resistencia. Seamos amigos, todo
locordial ntimamente que se quiera; pero de to-
das veras procuremos mantener intangible lo que
espiritualmente nos vincula estrechamente y nos
dice, con voces salidas de lo intimo de nuestra
conciencia colectiva, que slo en esa solidaridad
spiritual puede realizarse el porvenir de gloria
y de grandeza que seguramente nos reserve el
destino...
No se hable, pues, de deslatinizar la Amri-
ca. Esa es aspiracin de impotentes, impropia de
pueblos de floreciente juventud, en que se escu-
cha de continue el himno alentador de la espe-








F. GARCA GODOY


ranza. En pginas elocuentes describe Rod las
cualidades sobresalientes de la civilizacin nor-
teamericana. "Ellos se han mantenido fieles la
ley de su origen y han desenvuelto, con la pre-
cisin y la seguridad de una progresin matem-
tica, los principios fundamentals de su organiza-
cin, dando su historic una consecuente uni-
dad, que, si bien ha excluido las adquisiciones y
aptitudes de mritos distintos, tiene la belleza
intellectual de la lgica. La huella de sus pasos no
se borrar jams en los anales del Derecho hu-
mano, porque ellos han sido los primeros en ha-
cer surgir nuestro modern concept de la liber-
tad, de las inseguridades del ensayo y las imagi-
naciones de la utopia, para convertirla en bronce
imperecedero y realidad viviente"... "El creci-
miento de su grandeza y de su fuerza ser objeto
de perdurables asombros para el porvenir. La
libertad puritana, que les enva su luz desde el
pasado, uni esta luz al calor de una piedad que
an dura. Junto la fbrica y la escuela, sus fuer-
tes manos han alzado tambin los templos de
donde evaporan sus plegarias muchos millones
de conciencias libres"... Pero por encima de
todo eso y de muchas cosas ms de indiscutible
excelencia que con serena belleza y notable pro-
fundidad enumera Rod, culmina en aquella ci-
vilizacin la tendencia absorber las formas to-
das del adelanto human en una especie de con-
cepto exclusivamente materialista de la vida.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs