• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Matter
 Title Page
 Homenaje
 Dedication
 Liminar
 Index
 Main
 Back Matter






Group Title: jurisprudencia en la República dominicana;
Title: La Jurisprudencia en la República dominicana;
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081347/00001
 Material Information
Title: La Jurisprudencia en la República dominicana;
Physical Description: Book
Language: Spanish
Creator: Richiez, Carlos Gaston
Publisher: Editorial el Diaria
Place of Publication: Santiago, R. D.
Publication Date: 1943
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081347
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Front Matter
        Page ii
        Page iii
        Page iv
    Title Page
        Page v
        Page vi
    Homenaje
        Page vii
        Page viii
    Dedication
        Page ix
        Page x
    Liminar
        Page xi
        Page xii
    Index
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
        Page xx
    Main
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
        Page 629
        Page 630
        Page 631
        Page 632
        Page 633
        Page 634
        Page 635
        Page 636
        Page 637
        Page 638
        Page 639
        Page 640
        Page 641
        Page 642
        Page 643
        Page 644
        Page 645
        Page 646
        Page 647
        Page 648
        Page 649
        Page 650
        Page 651
        Page 652
        Page 653
        Page 654
        Page 655
        Page 656
        Page 657
        Page 658
        Page 659
        Page 660
        Page 661
        Page 662
        Page 663
        Page 664
        Page 665
        Page 666
        Page 667
        Page 668
        Page 669
        Page 670
        Page 671
        Page 672
        Page 673
        Page 674
        Page 675
        Page 676
        Page 677
        Page 678
        Page 679
        Page 680
        Page 681
        Page 682
        Page 683
        Page 684
        Page 685
        Page 686
        Page 687
        Page 688
        Page 689
        Page 690
        Page 691
        Page 692
        Page 693
        Page 694
        Page 695
        Page 696
        Page 697
        Page 698
        Page 699
        Page 700
        Page 701
        Page 702
        Page 703
        Page 704
        Page 705
        Page 706
        Page 707
        Page 708
        Page 709
        Page 710
        Page 711
        Page 712
        Page 713
        Page 714
        Page 715
        Page 716
        Page 717
        Page 718
        Page 719
        Page 720
        Page 721
        Page 722
        Page 723
        Page 724
        Page 725
        Page 726
        Page 727
        Page 728
        Page 729
        Page 730
        Page 731
        Page 732
        Page 733
        Page 734
        Page 735
        Page 736
        Page 737
        Page 738
        Page 739
        Page 740
        Page 741
        Page 742
        Page 743
        Page 744
        Page 745
        Page 746
        Page 747
        Page 748
        Page 749
        Page 750
        Page 751
        Page 752
        Page 753
        Page 754
        Page 755
        Page 756
        Page 757
        Page 758
        Page 759
        Page 760
        Page 761
        Page 762
        Page 763
        Page 764
        Page 765
        Page 766
        Page 767
        Page 768
        Page 769
        Page 770
        Page 771
        Page 772
        Page 773
        Page 774
    Back Matter
        Page 775
        Page 776
        Page 777
        Page 778
Full Text




























































































































































i/
: i *~


." i.' /




























ES PROPIEDAD, queda hecho
el dep6sito que marca la ley.





I,,,
AT
LIC. CARLOS GATON RICHIEZ


LA JURISPRUDENCIA

EN LA REPUBLICAN

DOMINICANA



DOCTRINE Y LEGISLATION
1865 1938




a


EDITORIAL
SANTIAGO, REPUBLICAN


EL DIARIO
DOMINICANA 1943





3y9, 7






LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICA DOMINICANA
1865-1938


GATON


+
349.7293
G261j


HOMENAJE


Dedico este libro, hijo de una intense labor, a mi querido Jefe,
el Generalisimo Rafael Leonidas Trujillo Molina M. M., Honorable
President de la Repfiblica y Jefe Supremo de todas las Fuerzas Arma-
das, como homenaje de respetuosa admiraci6n y viva simpatia hacia el
hombre que ha sabido propiciar con ferviente devoci6n patri6tica el
desarrollo de la cultural intellectual en el pais.

Junio, 1943.


Carlos Gatdn Richiez,
Mayor, Ejercito Nacional,
Official de Leyes.


























DEDICATORIA

Al Mayor General Hector B. Trujillo Molina, Secretario de Estado
de Guerra y Marina, Comandante en Jefe del Ejercito Nacional, mi
distinguido superior gerdrquico, con respetuoso afecto.

funio 1943.

Carlos Gaton Richiez,
Mayor, Ejercito Nacional,
Official de Leyes.




























Art. 2-- Las decisions de la Suprema Corte de Justicia, en fun.
ciones de Corte de Casaci6n, establecen y mantienen la unidad de la
jurisprudencia national. Ley sobre Procedimiento de Casaci6n, Ga-
ceta Oficial No. 2188.


















LIMINAR

El plan de este libro conyiste en una compilaci6n acuciosa y me-
t6dica de la jurisprudencia proclamada por la antigua Suprema Corte
de Justicia, en material civil, commercial, penal, administrative y disct-
plinaria, desde el afio de 1865 hasta el aflo de 1908, cuando fu6 creada,
por virtud de la Ley de Organizaci6n Judicial de fecha 2 del mes de
junior del dicho aiio, la Corte de Casaci6n, asi como tambi6n la juris-
prudencia sustentada por este Alto Tribunal hasta el aiio de 1938, que
ha sido anotada con depurada escrupulosidad. Forman parte tambien
de la obra, numerosas anotaciones de valiosas sentencias dictadas por
las distintas Cortes Departamentales de Apelaci6n, por el Tribunal de
Tierras y por los distintos Juzgados de Primera Instancia, especialmente
por el Distrito Judicial de Santo Domingo.

Para facilidad del consultor, la obra esta preparada en riguroso
orden alfab6tico, por materials y las citas asi como los envios responded
exactamente, con fidelidad comprobada. La material tratada contiene la
indicaci6n, en resume, de las decisions que resuelven casos, sea en
sentido id6ntico, analogo o contrario, que he organizado conveniente-
mente para la mejor comprensi6n del consultor, con indicaci6n de los
cambios experimentados por la jurisprudencia de una misma Corte o
Tribunal, de tal suerte, que se puede advertir las variadas interpreta-
ciones y alternatives que ha sufrido la interpretaci6n y aplicaci6n de las
Leyes. De este modo es fAcil advertir tambidn en cuales casos la juris-
prudencia de las Cortes de Apelaci6n, del Tribunal de Tierras y de los
tribunales inferiores se aparta o esta en armonia con la jurisprudencia
de la Corte de Casaci6n.

Ademis de la anotaci6n de las sentencias, la obra contiene valio-
sas citas de los trabajos de doctrine publicados por nuestros juriscon-
sultos; y por otra parte, he consignado cuidadosamente, sobre cada ma-
teria la cita del texto legal que ha servido de fundamento a la decision,
asi como las modificaciones que ha experimentado posteriormente la ley
aplicada, mejor dicho, he hecho un acopio organizado de la legislaci6n







CARLOS GATON R1CHIEZ


relative a cada material tratada por la sentencia. De manera, que la
obra contiene, en cierta media, un indice de la legislaci6n muy util
para la orientaci6n del consultor.

Para los envios a que se refieren las sentencias, trabajos de doc-
trina, comentarios de oponiones juridicas de los autores citados, leyes,
decretos, ordenanzas y reglamentos, he consultado la Colecci6n de Sen-
tencias, edici6n official, en un volume, aios desde 1865 a 1870 inclu-
sives, la Gaceta Oficial, el Boletin Judicial de la Suprema Corte
de Justicia, el Boletin Judicial de cada una de las Cortes de Apc-
laci6n, la Revista Judicial y la Revista Juridica del Colegio de Abo-
gados de Santo Domingo en su primera y segunda 6pocas, el Bole-
tin Judicial del Juzgado de Primera Insfancia de Santo Domingo, aieos
de 1919 a 1920, las Revistas Temis y Helices, asi como la Gaceta Ju-
dicial publicadas en la ciudad de Santiago de los Caballeros. Estas tres
iltimas publicaciones, aunque no tienen carActer official, sirven, por to
menos, como referencia de ciertas sentencias interesantes que ha sido
impossible obtener y que fueron asi, afortunadamente, redimidas de la
destrucci6n total de los archives judiciales con motive del lamentable
incendio del Palacio de Justicia.

Aspiro a que este libro sea de utilidad a las instituciones legisla-
tivas en la preparaci6n de las leyes, a las judiciales en la interpreta-
ci6n y aplicaci6n de las mismas, a los letrados en general y a los jue-
ces en particular, en el studio y andlisis de los principios orientadores
del derecho que asiste a cada cual y que es la piedra que angula el
edificio de una recta y consciente administraci6n de justicia.

La publicaci6n de esta obra ha sido possible por la generosa pro-
tecci6n personal de mi Ilustre Jefe, el Generalisimo Trujillo Molina.
Honorable Sefior Presidente de la Repdblica, cuyo reconocido amor
al libro ha sabido auspiciar siempre, con especial dedicaci6n toda la-
bor cultural dentro de este asombroso desenvolvimiento del progress
en esta fecunda Era de Trujillo. Por ello, le expreso mi reconocimient3
imperecedero.

EL AUTOR.


Ciudad Trujillo, Reptblica Dominicana, junior 1943.
















IN DICE


Pig. Nim.


1 Abogado ............
2 Abuso de Autoridad.
3 Abuso de Confianza..
4 Accidentes de Trabajo
5 Acci6n ..............
6 Acci6n Civil ........
7 Acci6n Disciplinaria..
8 Acci6n in rem verso..
9 Acci6n Pauliana .....
10 Acci6n Posesoria ....
11 Acci6n Piblica ......
12 Acechanza ..........
13 Actas de Audiencia..
14 Actas del Estado Ci-
vil ..................
15 Actas de Nacimientos.
16 Actos de Abogado a
Abogado ............
17 Actos de Alguacil ...
18 Acto Aut6ntico ......
19 Acto bajo firma Pri-
vada ................
20 Actos de Comercio ..
21 Acto Notarial ........
22 Acto Recordatorio ...
23 Acumulac16n del De-
fecto ................
24 Adjudicaci6n ........
25 Administraci6n de
Justicia .............
26 Administraci6n Legal.
27 Aduana ............
28 Adulterio ...........
29 Agrimensura .......
30 Aguas .............
31 Alcalde ..............


Alcalde Pedineo ...
Alguacil ...........
Altos Funcionarios ..
Amenazas ..........
Amnistia ...........
Anatocismo .........
An6nimo ...........
Anticresis ..........
Aparceria Pecuaria ..
Apelaci6n Civil ......
Apelaci6n Penal ......
Apertura de los Tri-
bunales ..............
Aplicaci6n de la Ley.
Aplicaci6n de la Pena
Apoderado .........
Apremio Corporal ...
Aquiescencia ........
Arbitraje ..........
Armas ...............
Arrendamiento ......
Asentimiento .......
Asesinato ..........
Asistencia Judicial ...
Asociaci6n .........
Atentados contra la
libertad ............
Atentado al Pudor ...
Audiencia ...........
Ausencia ...........
Autom6viles ........
Autorizaci6n Marital .
Avenr ..............
Averias .............
Avocaci6n ..........
Ayuntamiento .......


Num.


Materia


Materia


Pag.








Indice.


Material


Pag. Nium.


Material


66 Baile ...............
67 Bancarrota Fraudu-
lenta ............ ...
68 Base Legal ..........
69 Bienes Nacionales....
70 Billar ...............
71 Boletin Judicial .....
72 Breve T&rmino ......

73 Calificaci6n .........
74 CAmara de Calificaci6n
75 Cambio ..............
76 Caminos ............
77 Capacidad ...........
78 Capitn .............
79 Cargos Nuevos ......
80 Carreteras ...........
81 Casaci6n ............
82 Causa Ilicita ........
83 C6dula de Identidad
Personal ............
84 Cementerio .............
85 Certificaciones ......
86 Cesaci6n de Pagos ...
87 Cesi6n de Bienes ....
88 Cesi6n de Cr6dito ....
89 Chantage ............
90 Chauffeur ..........
91 Cheque ............
92 Circular ...........
93 Circunstancias Ate-
nuantes .............
94 Citaci6n .............
95 C6digo Civil .........
96 C6digo de Comercio..
97 C6digo de Educaci6n.
98 Cbdex Frances .......
99 C6digo Franc6s de
la Restauraci6n ......
100 C6digo Penal ........
A01 C6digo Penal Militar.
102 C6digo de Procedi-
miento Civil .........


Pag-


103 C6digo de Procedi-
miento Criminal ..... 205
104 C6digo Sanitario .... 207
105 Comerciante ......... 207
106 Comisionista ........... 207
107 Compafiias por Ac-
ciones ............... 208
108 Comparecencia ...... 208
109 Compensaci6n ....... 208
110 Competencia ........ 209
111 Complicidad ......... 228
112 Compromiso ......... 229
113 Comin .............. 230
|114 Comunicaci6n de Do-
cumentos ............ 230
115 Comunicaci6n al Mi-
nisterio Pfiblico ..... 232
116 Comunidad .......... 233
117 Comunidad Matrimo-
nial ................. 234
118 *Concesi6n ........... 236
119 Concil;aci6n .......... 236
120 Conclusiones ........ 239
121 Concordato ............ 246
122 Concubina ........... 246
123 Concubinato ........... 246
124 Concusi6n ........... 246
125 Conexidad .......... 247
126 Confesi6n ........... 247
127 Confiscaci6n ........... 249
128 Consejos de Aduanas. 249
129 Consejo de Familia.. 251
130 Consejos de Guerra.. 251
131 Consejo Nacional de
Educaci6n .......... 254
132 Constituci6n (Politi-
ca del Estado) ....... 254
133 Constituci6n de Abo-
gado ................ 255
134 Constituci6n de la Al-
caldia ............... 256
135 Constituci6n de la
Corte ............... 256


Nim.


XIV










Pig. Nun.


336 Constitucionalidad ...
137 Contrabando ........
138 Contrato ............
139 Contrato de Comisi6n.
140 Contrato de Fleta-
mento ...............
141 Contrato Judicial ....
142 Contrato a Precio Al-
zado .................
143 Contravenciones .....
144 Contumacia .........
145 Cosa Juzgada ........
146 Costas ..............
147 Crimen Excusable ...
148 Cualidades ..........
149 Cuenta Corriente ....
150 Cuesti6n Perjudicial .
151 Culpabilidad .........

152 Daci6n en Pago .....
153 Dafios Noxales ......
154 Dafios y Perjuicios ..
155 Debates ............
156 Declinatoria .........
157 Defecto .............
158 Defensa en Estrados ..
159 Delitos Continuos ....
160 Delitos Contra Ani-
m ales ...............
161 Delitos Excusables ..
162 Delitos Politicos ....
163 Demanda Incidental
164 Demanda Nueva .....
165 Demanda Provisional.
166 Demanda Reconven-
cional ...............
167 Denegaci6n de Jus-
ticia .................
168 Denuncia Calumniosa.
169 Depositario ..........
170 Dep6sito ............
171 Derechos de Aduana..
172 Derechos. Civiles ....


173 Derecho Constitucio-
nal ..................
174 Derecho de Defensa..
175 Derechos Individuales
176 Derecho Internacio-
nal (Piblico y Pri-
vado) ...............
177 Derecho Litigioso ....
178 Derecho Maritimo ...
179 Deserci6n ..........
180 Desfalco ...........
181 Designaci6n de Jue-
ces ................
182 Desistimiento ........
183 Destrucci6n de Arbo-
les ..................
184 Destrucci6n de Cercas
185 Dias Feriados .......
186 Difamaci6n .........
187 Disciplina Judicial ..
188 Dispositivo ..........
189 Distracci6n de Costas.
190 Distrito Municipal ...
191 Divorcio ............
192 Domicilio ...........
193 Don Manual .........
194 Donaci6n ...........
195 Duelo ...............

196 Efectos de Comercio..
197 Ejecuci6n Provisional
198 Ejecuci6n de las Sen-
tencias .............
199 Ejircito Nacional ....
200 Elecciones ...........
201 Elementos del Delito..
202 Embargo Conserva-
torio ................
203 Embargo Inmobiliario
204 Embargo Mobiliario
205 Embargo de Naves ..
206 Eknbargo en Reivin-
dicaci6n .............
207 Embargo Retentivo ..


Indiee


Materia


Material


Pig.










Pag. Num.


208 Empate .............
209 Emplazamiento ......
210 Endoso ..............
211 Envio ...............
212 Envio en Posesi6n ...
213 Erratas ..............
214 Error Comun .......
215 Error de Derecho ...
216 Error Material ......
217 Error Material (C6-
digos Nacionales) ...
218 Estadistica ..........
219 Estado ..............
220 Estafa ...............
221 Estupro .............
222 Excepciones .........
223 Exceso de Poder ....
224 Excusa ..............
225 Excusi6n ............
226 Exequatur ...........
227 Experticio ...........
228 Expulsi6n ...........
229 Extranjero ..........

230 Falsa Subasta .......
231 Falsedad en Escritu-
ra PGblica ..........
232 Falsedad en Incidente
233 Falsificaci6n de Mo-
nedas ...............
234 Fe P6blica ..........
235 Fecha Cierta .........
236 Fianza ..............
237 Fiestas Legales ......
238 Filiaci6n ............
239 Fraude ..............
240 Fullerias ............
241 Funcionarios Judi-
ciales ...............
242 Funcionarios P6bli-
cos ..................
243 Fiscal ...............
244 Fiscal Administrativo.
245 Garantia ............


372
372
380
381
382
382
382
383
383

384
386
386
388
389
390
394
396
398
399
399
400
400

401

401
401

402
4C2
402
403
404
404
404
406

406

407
407
407

407


246 Garantia Hipotecaria.
247 Gesti6n de Negocios..
248 Gobierno de Facto...
249 Gracia ..............
250 Grados de Jurisdic-
ci6n ................
251 Gravidez ............
252 Guardas Campestres .
253 Guarda de Menores..
254 Guardia Republicana.

255 Habeas Corpus ......
256 Hacienda Publica ....
257 Heridas .............
258 Hijos Naturales .....
259 Hijuelas .............
260 Hipoteca Convencio-
nal ..................
261 Hipoteca Judicial ...
262 Hipoteca Mobiliaria .
263 Homicidio ...........
264 Homicidio Excusable.
265 Homicidio Involunta-
rio ..................
266 Homologaci6n .......
267 Honorarios ..........

268 Iglesia Cat6lica ......
269 Impuesto Sobre la
Propiedad ...........
270 Impuesto Territorial..
271 Incapaz ............
272 Incendio .............
273 Incompetencia .......
274 Incompetencia Ratio-
ne Materiae .........
275 Inconstitucionalidad .
276 Indemnizaciones .....
277 Indicios .............
278 Informativo .........
279 Informativo Suma-
rio ..................
280 Informe Pericial ....
281 Inhibici6n ...........


XVI

Nim.


Materia


Indice


Materia


Pag.


408
408
408
408

408
411
412
413
413

413
416
416
418
420

420
422
423
423
425

425
426
426

427

427
428
428
428
428

433
434
435
436
436

441
442
442










Pag. Nfum.


282 Injurias ............
283 Inmunidad ..........
284 Inscripci6n en False-
dad .................
285 Inspecci6n de Luga-
res ..................
286 Insolvencia ..........
287 Interdicci6n .........
288 Interdicto Posesorio...
289 Intereses ............
290 Intereses Capitali;za-
dos .................
291 Inter6s Legal ........
292 Interpretaci6n de las
Convenciones .......
293 Interpretaci6n de las
Sentencias ...........
294 Intervenci6n .........
295 Inventario ...........

296 Judicatum Solvi .....
297 Juego de Azar .......
298 Juego de Gallos .....
299 Juez ..............
300 Juez de Instrucci6n..
301 Jurado de Oposici6n.
302 Juramento .........
303 Jurisdicci6n de la Al-
caldia .............
304 Jurisprudencia ......
305 Juro M6dico .......
306 Justicia ............
307 Justicia Militar ......
308 Juzgados Uniperso-
nales ..............


309 Legado .............
310 Legislaci6n ..........
311 Legitima Defensa ...
312 Legitimidad ........
313 Letra de Cambio ....
314 Ley de Alcoholes ....
315 Ley de Caminos .....


316 Ley de Carreteras....
317 Ley Electoral ........
318 Ley de Estampillas...
319 Ley de Franquicias
Agrarias ...........
320 Ley de Hacienda .....
321 Ley de Insolvencia ...
322 Ley de Instrucci6n
Obligatoria ..........
323 Ley de Loterias ......
324 Ley de Minas .......
325 Ley de Organizaci6n
Comunal ...........
326 Ley de Patentes .....
327 Ley de Policia ......
328 Ley de Rentas In-
ternas .............
329 Ley de Sanidad .....
330 Ley del Trabajo .....
331 Ley sobre Papel Se-
llado ................
332 Libertad Individual ..
333 Libertad Provisional..
334 Libros de Comercio ..
335 L;quidaci6n Judicial
336 Litispendencia .......
337 Locaci6n de Servicios
338 Locatario ..........
339 Lugar P6blico .......

340 Mandamiento de Pago
341 Mandato ...........
342 Marcas de Fabrica ..
343 Materia Disciplinaria.
344 Materia Sumaria ....
345 Matrimonios ........
346 Maximas Juridicas ..
347 Medios Nuevos ......
348 Mejoras ............
349 Menores ...........
350 Mensura Catastral ...
351 Mensura Judicial ....
352 Militares ...........
353 Minas ..............


Indice


Num.


Materia


Materia


XVII

Pag.











Pag. Num.


Ministerio Piblico ...
Minoridad ..........
Moneda .............
Motivos .............
Muebles ..... .......


359 Nacionalidad ........
360 No-Ciumulo ..........
361 No Existe Pena Sin
Ley ... .............
362 Ncn Bis In Idem ....
363 Notariado ...........
364 Notificaci6n .........
365 Novaci6n ............
366 Nuevo Juicio ........
367 Nulidad .............

368 Obligaciones .........
369 Obras Pdblicas ......
370 Obrero ............
371 Ofensa ...............
372 Ofertas Reales ......
373 Oposici6n ...........
374 Orden ...............
375 Orden Publico ......
376 Ordenanza ...........
377 Organizaci6n Comunal
378 Organizaci6n Judicial

379 Pacto Comisorio .....
380 Pagar6 ..............
381 Pagare a la Orden ....
382 Pago ................
383 Palacio de Justicia ...
384 Parte Civil ..........
385 Partici6n ............
386 Patentes ............
387 Paternidad ..........
388 Patria Potestad ......
389 Penas ...............
390 Penas Disciplinarias .
391 Pena de Muerte ......
392 Penalidad ...........
393 Pensi6n Alimenticia .
394 Perenci6n ...........


512
519
520
520
536

536
537

538
538
539
543
545
547
548

550
557
557
557
558
558
564
566
570
570
570

577
577
577
578
579
579
585
587
587
587
588
589
589
590
592
596


395 Perenci6n de Instancia
396 Peritos ............
397 Permuta .............
398 Persona Moral ......
399 Personalidad Juridica.
400 Picapleitos ...........
401 Pillaje ...............
402 Plazo ................
403 Plazo de Gracia .....
404 Poder Judicial .......
405 Poder Marital ......
406 Poder Maternal ......
407 Poder Paternal ......
408 Policia Judicial ......
409 Policia Nacional ......
410 Pl6iza Flotante ......
411 Porte de Armas .....
412 Porteador ..........
413 Posesi6n .............
414 Posesi6n de Estado..
415 Practicos ...........
416 Premeditaci6n .......
417 Prenda ..............
418 Prescripci6n .........
419 Presidente Provisional
420 Pr6stamo ............
421 Prestamo con Garan-
tia ..................
422 Prestamo a Interss ..
,423 Presunciones ........
424 Principio ............
425 Principio de Prueba
por Escrito .........
426 Privilejios ...........
427 Proceso Verbal ......
428 Procurador General..
429 Promesa Reconocida..
430 Promesa de Venta ...
431 Propiedad ...........
432 Prostituci6n .........
433 Provisi6n ad-litem ...
434 Provocaci6n .........
435 Prueba ..............
436 Puesta en Mora ......


XVNII

Nfim.


Material


Indice


Materia










Pag. Nuim.


437 Puja Ulterior ....... 659


438
439
440
441


Querella ............
Quiebra .............
Quinto Testigo ......
Quota Litis ..........


442 Rapto ...............
443 Real Audiencia ......
444 Rebaja de Penas .....
445 Rebeli6n ............
446 Reconocimiento ......
447 Recusaci6n ..........
448 Referimiento ........
449 Registro Civil .......
450 Reglamento .........
451 Rehabilitaci6n ........
452 Reincidencia ........
453 Reivindicaci6n .......
454 Rendici6n de Cuentas
455 Renovaci6n de Ins-
tancia ...............
456 Rentas Internas ......
457 Renuncia ............
458 Replicas .............
459 Rescisi6n ............
460 Residencia ...........
461 Responsabilidad Civil
462 Responsabilidad Ci-
vil contra los jueces..
463 Restituci6n ..........
464 Retroactividad de la
Ley ...............
465 Retroventa .........
466 Revisi6n .............
467 Revisi6n Civil ......
468 Robo ..............

469 Sanidad .............
470 Secuestro ............
471 Seducci6n ...........
472 Seguro ..............
473 Seguro Maritimo ....
474 Senado Consultor ...
475 Sentencia ...........


659
661
665
665

666
666
666
666
667
668
669
674
674
675
675
676
677

677
678
678
679
679
680
680

680
681

682
682
685
687
689

691
691
693
693
695
695
695


Indice


Num.


Materia


Material


XIX

Pag.


476 Sentencia Condicional
477 Sentencia Definitiva
478 Sentencia Interlocu-
toria ..............
479 Sentencia Prepara-
toria ..............
480 Separaci6n de Cuerpos
481 Servidumbre .......
482 Simulaci6n .........
483 Sindico ............
844 Soborno ............
485 Sobreseimiento ......
486 Sociedad ...........
487 Sociedad en Coman-
dita ...............
488 Sociedad de Hecho ...
489 Sociedad en Partici-
paci6n ...............
490 Solares ..............
491 Solares del Estado ...
492 Solidaridad ..........
493 Subrogaci6n .........
494 Sucesi6n ...........
495 Suprema Corte de
Justicia ............
496 Sustracci6n de Fon-
dos Pdblicos .......
497 Sustracci6n de Meno-
res ................

498 Tachas ............
498-bis Tarifa de Costas
Judiciales ..........
499 Tentativa ............
500 Terceria ...........
501 Terceros ...........
502 TWrmino Indefinido ..
503 Terrenos Comuneros..
504 Tesoro Pfiblico ......
505 Testamento .........
506 Testigos .............
507 Testigo Putativo .....
508 Titulo de Terrenos ..
509 Toga ...............











Pag. Nu~m.


Transacci6n .........
Transcripci6n .......
Tansferencia ........
Transporte ..........
Tribunal de Comercio.
Tribunal de Tierras ..
Tumba de Arboles ...
Tutela ..............


Ultra Petita .........
Ultraje ..............
Ultraje al Pudor .....
Urgencia ...........
Usos de Comercio ...


742 523 Usura ............... 764


524 Vacaciones ..........
525 Vendutero Pfiblico ..
526 Venta ...............
527 Venta entire Esposos..
528 Verificaci6n de Escri-
turas ..............
529 V'cios Redhibitorios
530 Violaci6n ..........
531 Violaci6n de Domicilio
532 Violaci6n de la Ley..
533 Visita a las Circeles.

534 Zona Agricola .......


Niun.


Materia


Indice


Materia



















JURISPRUDENCIA

Doctrina, Legislaci6n




1. ABOGADO. La libertad de la defense y la inmunidad de
los abogados por los discursos que pronuncien ante los tribunales de
justicia, estan limitadas por el deber de expresarse con decoro y mo-
deraci6n, y por el respeto que se debe a la Magistratura. Articulos
1036 del C6digo de Procedimiento Civil y 374 del C6digo Penal. Corte
de Apelaci6n Santo Domingo, 10 setiembre 1909, Boletin Judicial
1No. 17-18, pag. 8; Cas. 4 y 23 noviembre 1921, Boletin Judicial No.
134-137, pag. 26-39, respectivamente; Suprema Corte de Justicia, mar-
zo 19 de 1895, Gaceta Oficial 1099; misma Corte, 10 febrero 1893,
Gaceta Oficial 997.
Los abogados cuando ejercen el mandate de apoderados especia-
les ante la jurisdicci6n commercial, ni tienen el caricter pfiblico para,
notificarse actos, ni pueden ser desaprobados por sus clients, ni pue-
den repetir el cobro de sus honorarios contra la parte que sucumbe,
sino contra el que ha empleado sus servicios. Misma Corte, 22 junio
1894, Gaceta Oficial 1052. Pero el ministerio de abogado es obligato-
rio para la apelaci6n en material commercial. Cas. 29 octubre 1926;
Boletin Judicial No. 195, pag. 14.
En cuanto a los abogados considerados como oficiales pdblicos,
Corte citada, 3 diciembre 1894, Gaceta Oficial 1095.
Relativamente a que los discursos pronunciados por los abogados
s6lo pueden dar lugar a la acci6n piblica por difamaci6n cuando lod
[tribunales hubieren reservado ese derecho a las parties o a los terce-
ros, Corte precitada, 22 octubre 1888, Gaceta Oficial 782.
Los abogados sustitutos del Juez titular en los casos de ausencia
o de imposibilidad de 6ste, que hayan de actuar con caricter ad-hoc,
no estan obligados a prestar juramento para el ejercicio de las funciones
judiciales. Cas. 17 diciembre 1915, Boletin Judicial No. 65-66, pag. 5.
SEn el mismo sentido, para el caso en que ejerzan las funciones de repre-
sentante del Ministerio Pfiblico, misma sentencia.







CARLOS GATON RICHIEZ


La ley no se opone a que los abogados puedan actuar en calidad
de apoderados especiales por ante los tribunales de comercio, cuando
las parties los comisionan para tal fin, devengando sus honorarios pro-
fesionales con arreglo a la Tarifa de Costas Judiciales, Suprema Corte
de Justicia, 2 julio 1888, Gaceta Oficial 756.
Respecto de que el defensor en cualquiera jurisdicci6n debe depo-
sitar el expediente en el termino legal a pena de suspension temporal,
vide, Decreto del 28 de junio 1906, Gaceta Oficial 1700, Boletin Judi-
cial No. 84, pig. 93-94.
Relativamente a que los particulares no pueden representar ni
defender por ante los tribunales correccionales y s6lo pueden ayudar
al acusado en material criminal, previa autorizaci6n del Presidente del
Tribunal, Cas. 9 setiembre 1925, Boletin Judicial, No. 182, pag. 8.
En lo que se refiere a ]a interpretaci6n del Articulo 222 del C6digo
de Procedimiento Criminal, circular No. 24 del Procurador General
de la Repdblica, 9 setiembre 1925.
Sobre el Reglamento relative a las condiciones exijidas para conce-
der el exequatur, vide Boletin Judicial No. 99, pag. 13. Vide, sin em-
bargo, Articulo 75 inciso 59 de la Ley de Organizadi6n Judicial, Gaceta
Official 3921.
Relativamente a la suspension temporal de los abogados en el
ejercicio de la profesi6n, Orden Ejecutiva 198, Boletin Judicial No. 102,
pig. 2-3; No. 105, pig. 2-4; No. 108, pig. 2-4. Vide, ademds, Boletin
Judicial No. 293, pig. 8.
Respecto de las condiciones para la aplicaci6n de la referida Or-
den Ejecutiva 198, Boletin Judicial No. 119, pig. 13-14; No. 121, pig. 3.
La circunstancia de que un abogado fuese apoderado ante la juris-
dicci6n commercial, no lo constitute en representante en el sentido del
Articulo 3 de la Ley del 7 de junio de 1905. Cas. 9 octubre 1922, Bole-
tin Judicial No. 147-149, pig. 6.
Relativamente a la interpretaci6n del Articulo 37 de la Ley sobre
'Procedimiento de Casaci6n en lo que se refiere al abogado de la parte
condenada. Cas. 6 agosto 1923, Boletin Judicial No. 156-158, pig. 48.
Cuando el recurso de casaci6n en material penal es interpuesto por
un abogado como apoderado especial debe anexar el poder a la decla-
raci6n. Cas. 6 agosto 1923, Boletin Judicial No. 156-158, pig. 48.
Respect de que el ministerio de abogado es obligatorio para la
apelaci6n en material commercial, Cas. 29 octubre 1926, Boletin Judicial
No. 195, pag. 14.
En cuanto a que los actos reprensibles que cometan los abogados
en el ejercicio de su profesi6n estan sometidos a la jurisdicci6n disci-
plinaria establecida por el articulo 79 de la Ley de Organizaci6n Judi-
cial, Cas. 17 setiembre 1931, Boletin Judicial No. 254, pig. 21.








LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


Caso en que un abogado sustituye en el acto de emplazamiento de
casaci6n el auto de admisi6n del recurso. Cas. 28 setiembre 1931, Bo-
letin Judicial No. 254, pig. 41.
La regla seg6n la cual se require en cada jurisdicci6n una nueva
constituci6n de abogado, no esta derogada en material de incidents
de embargo inmobiliario por ninguna disposici6n legal. Cas. 13 noviem-
bre 1931, Boletin Judicial No. 255-257, pig. 70.
Los articulos 2 de la Ley de Organizaci6n Judicial (Gaceta Oficial
Official No. 3921) y 98 de ]a Constituci6n Politica del Ebtado, relatives
a la prestaci6n de juramento de los funcionarios pulblicos, no se refieren
ni son aplicables a los abogados designados por un Juez de Primera
Instancia o por una Corte de Apelaci6n como Fiscales o como jueces
ad-hoc o interinos. Cas. 18 marzo 1932, Boletin Judicial No. 260, pag.
18-19.
El pago de los honorarios de los abogados es una consecuencia de
su constituci6n. Consiltese, Cas. 19 abril 1932, Boletin Judicial No. 261,
pig. 6.
Cuando los honorarios reclamados por un abogado, aunque sea en
virtud de un contrato, no guardian proporci6n con la importancia de
los servicios prestados por 61, existe para el client asi lesionado el re-
curso de someter el asunto a los tribunales que pueden y deben, en ese
caso, reducir esos honorarios, y lo hacen en virtud del deber de vigi-
lancia y control que ellos tienen sobre los abogados como auxiliares de
la justicia. Cas. 22 diciembre 1933, Boletin Judicial No. 281, pag. 21.
El abogado no necesita un poder especial para representar una
parte ante la jurisdicci6n commercial porque "la modificaci6n del articu-
lo 618 del C6digo de Comercio realizada por la Orden Ejecutiva No.
682, ha evitado toda dificultad sobre este particular al disponer expre-
samente que los abogados no necesitan de un poder especial escrito
para defender a una parte ante los tribunales de comercio, quedando,
sin embargo, sujetos a las mismas responsabilidades establecidas en el
titulo XVIII del C6digo de Procedimiento Civil. Cas. 10 junior 1935,
Boletin Judicial No. 299, pig. 197, in-fine.
Relativamente a que en material disciplinaria no es possible aplicar
una sanci6n en los casos de error sino cuando se compruebe que el
abogado ha actuado en condiciones tales que merezcan la aplicaci6n
de una pena disciplinaria. Consiltese Cas. 15 julio 1935, Boletin Judi-
cial No. 300, p6g. 246.
En el sentido de que el abogado no necesita de poder escrito para
representar a cualquiera de las parties por ante los tribunales que juz-
guen en material commercial. Cas. 14 noviembre 1936, Boletin Judicial
No. 316, pag. 606, in-medio.
Ninguna ley obliga a los abogados a cubrir con sus propios recur-
sos los gastos en caso de traslado de ]a comdn en que resident a la co-







CARLOS GATON RICHIEZ


mdn donde tiene su asiento el tribunal ante el cual deben, de oficio,
prestar sus servicios. Cas. 21 noviembre 1936, Boletin Judicial No.
316, pag. 617, in-medio.
Respecto de que es deber de los jueces examiner la apariencia de
verosimilitud de la reclamaci6n para conceder la asistencia judicial,
vide, Cas. 11 setiembre 1936, Boletin Judicial No. 314, pig. 485, in-medio.
En la Repdblica, de acuerdo con las reglas especiales relatives a
las actuaciones de los abogados, cuando uno de 6stos postula en un caso
determinado, por ante un tribunal que no es el situado en la tiudad en
que tiene abierto su bufete, declara al abogado de la parte adversa o a
la misma parte, que elije studio accidental en este studio, pueden
ser vilidamente notificados todos los actos que sin esa elecci6n hubie-
ran debido ser notificados en el studio permanent del abogado. En
consecuencia, el emplazamiento del articulo 261 del C6digo de Procedi-
miento Civil prescribe que sea hecho a la parte en el domicilio de su
abogado, es vilidamente notificado en el studio accidental que 6ste
haya declarado. Cas. 27 mayo 1936, Boletin Judicial No. 310, pag. 245.
Sobre actuaciones criticables del abogado, Cas. 12 mayo 1926, Bo-
letin Judicial No. 310. pig. 226.
Los abogados s61o pueden cobrar honorarios tarifados pero se les
da la libertad de estipularlos con su client bajo la prohibici6n en lo
que se refiere al cobro a la parte contraria que haya sucumbido. Con-
siltese, Cas. 30 noviembre 1936, Boletin Judicial No. 316, pig. 646,
in-medio.
Falta grave cometida por un abogado sobre el motivo de haberse
constituido por una parte sin estar debidamente autorizado. Cas. 14
enero 1919, Boletin Judicial No. 102, pig. 2, in-medio.
En el sentido de que el articulo 46 de la Ley de Organizaci6n Ju-
dicial (afio 1908, Gaceta Oficial 1901) no determine forma especial para
la designaci6n del abogado que reemplaza al Procurador Fiscal, y que
si ha sido designado por el Juez competent, el abogado asi designado
ejerce validamente las funciones del Ministerio PiTblico. Vide, Cas. 14
febrero 1919, Boletin Judicial No. 103, pig. 7, in-fine.
Decidido, que un abogado no puede perseguir el cobro de honora-
rios contra la parte que sucumbe en juicio, sino cuando la constituci6n
de abogado es requerida por la ley. Cas. 9 abril 1919, Boletin Judicial
No. 105, pig. 3.
Caso en que el error cometido por un abogado no constitute falta
disciplinaria. Consiltese, Cas. 9 abril 1919, Boletin Judicial No. 105, pig.
3, in-medio.
En el sentido de que no es admisible atribuir caricter de confesi6n
judicial a la hecha por un abogado sin poder especial. Cas. 8 abril 1927i








LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


Boletin Judicial No. 201, pig. 7, ab-initio. Vide, sin embargo, Cas. 13
agosto 1938, Boletin Judicial No. 337, pig. 419.
S61o una persona que" tenga interns puede presentar una querella
contra un abogado delincuente por ante el Procurador General de la
Repfiblica para que sea castigado disciplinariamente. Interpretaci6n de
la Orden Ejecutiva No. 198. Cas. 29 junio 1920, Boletin Judicial No.
119, pig. 13, in-fine.
El abogado que ha prestado sus servicios profesionales a un acu-
sado, esta moralmente imposibilitado para former parte del jurado
que conozca de la oposici6n al veredicto de calificaci6n. Caso de falta
grave. Cas. 4 agosto 1920, Boletin Judicial No. 121, pag. 3, ab-initio.
Caso en que el abogado ha pronunciado frases calumniosas contra
el juez que deben ser tachadas del escrito de defense. Cas. 4 noviem-
bre 1921, Boletin Judicial No. 134-137, pig. 26, in-medio. En el mismo
sentido, cuando las frases son consideradas ofensivas, Cas. 23 noviem-
bre 1921, Boletin citado, pig. 39, ab-initio.
Caso en que un abogado actu6 indebidamente en representaci6n de
menores en una demand en partici6n. Consfiltese, Cas. 16 enero 1922,
Boletin Judicial No. 138-140, pig. 4.
Una persona que no ostente la calidad de abogado no puede repre-
sentar ni defender por ante el Tribunal Correccional. Cas. 9 setiembre
1925, Boletin Judicial No. 182, pig. 7, in-fine.
Los abogados deben exponer los hechos con toda claridad y fideli-
dad, asi como discutir al amparo de la ley y a la luz de los principios
para evitar que las litis judiciales resulten largas y dispendiosas. Cas.
19 agosto 1919, Boletin Judicial No. 109, pig. 7, in-fine, y 8, ab-initio,
combinadas.
Caso en que los procedimientos irregulares cometidos por un abo-
gado en el ejercicio de su profesi6n causan perjuicio a terceros. Cas.
9 abril 1919, Boletin Judicial No. 105, pig. 3, in-medio.
Cuando en un embargo ejecutivo se hace constituci6n de abogado,
que no es obligatorio, y 6ste, el abogado, dirije asi los procedimientos,
tiene la obligaci6n de asistir a su client y de prevenirle de las circuns-
tancias que pudieren comprometer su responsabilidad. Cas. 14 julio
1937, Boletin Judicial No. 324, pig. 379, in-medio.
Relativamente a que la apelaci6n interpuesta por un abogado en
nombre de una persona que fue parte en un juicio penal, es regular
y vflida aun cuando este abogado no haya actuado por ante el tribunal.
de primer grado, ni tenga poder especial, porque su calidad, hace supo-
ner, hasta el desconocimiento, el mandate especial de que trata el ar-
ticulo 204 del C6digo de Procedimiento Criminal. Cas. 30 setiembre 1937,
Boletin, Judicial No. 326, pig. 546, ab-initio.








CARLOS GAT6N RICHIEZ


El abogado que ha obtenido la distracci6n de las costas, no es parte
en la instancia en la cual intervino la sentencia que acord6 la distrac-
ci6n. En consecuencia el abogado no puede ser puesto en causa con el
fin de defender la referida condenaci6n accesoria que se encuentra
completamente subordinada a una condenaci6n principal a la cual 61
es personalmente extrafio. Ello es asi, salvo el caso en que el incident
haya tenido por objeto la propia distracci6n. Cas. 30 noviembre 1937,
Boletin Judicial No. 328, pag. 657.
En el caso de ausencia o impedimento para actuar el Abogado del
Estado, es el Abogado Ayudante a quien corresponde actuar. Este es un
verdadero Abogado del Estado. Consiltese Oficio No. 249, noviembre
5 de 1937, Presidente de la Suprema Corte de Justicia, Boletin Judicial
No. 328, pag. 674.
No existe incompatibilidad entire el cargo de Abogado de Oficio y
el ejercicio de la Abogacia o de las funciones de Notario. Oficio No.
226 del 16 de octubre 1937, del Presidente de la Suprema Corte de Jus-
ticia, Boletin Judicial No. 327, pig. 602.
En el sentido de que cuando el abogado estipula previamente con el
client el monto de los honorarios no es necesario que 6stos sean tasac
dos por el Juez y en consecuencia, no es obligatorio que el abogado
lleve el registro que exije el articulo 27 de la Tarifa de Costas Judicia-
les. Cas. 28 julio 1937, Boletin Judicial No. 324, pag. 404, in-fine, 405, ab-
initio.
Estatutos- del Colegio de Abogados, Revista Judicial No. 12, pag.
213-215; No. 29, pAg. 593-597. El Colegio de Abogados, DamiAn BAez
B., Listin Diario No.; 11076.
El derecho de las parties en la elecci6n del apoderado para que las
represented ante la Alcaldia, es absolute. En consecuencia, nada impide
que las parties, elijan como apoderado a un abogado. El mandate del
abogado puede ser expreso o tacito; expreso, result de un acto notarial
o bajo firma privada o de la firma de la parte puesta abajo del acto
de procedimiento; tfcito, result de todo hecho que implique la volun-
tad de constituir abogado, como por ejemplo, la entrega de los docu-
mentos o de la copia de la citaci6n. Juzgado Primera Instancia Santo
Domingo, 19 de enero 1935.
Cuando un abogado represent a una o varias de las parties por
ante el tribunal que juzgue comercialmente, dicho representante act6a
en su propia calidad de abogado. Cas. 30 marzo 1938, Boletin Judicial
No. 332, pag. 134, in-medio. El abogado como apoderado por ante el
Tribunal de Tierras, Reglamento No. 15, Gaceta Oficial 4167.
Para que el mandatario pueda hacer una confesi6n que obligue al
mandante, debe aqul6 estar provisto de un poder especial. Si en prin-
cipio, la existencia de este poder no se presume, la naturaleza de la








LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICA DOMINICANA


misi6n del abogado, impone que se haga excepci6n a dicha regla, cuan-
do se trata de confesi6n hecha por un abogado en relaci6n con el asunto
que la parte lo haya encargado. Cas. 13 agosto de 1938, Boletin Judi-
cial No. 337, pig. 419, in-fine. Compirese, Corte Apelaci6n Santo Do-
mingo, sentencia civil No. 31, octubre 11 de 1926. Cas. 8 abril 1927,
Boletin Judicial No. 201, pig. 7.
El articulo 204 del C6digo de Procedimiento Criminal no exije
que el abogado, que puede hacer la declaraci6n del recurso de apela-
ci6n, sea el mismo que haya tenido a su cargo la defense del apelante.
Cas. 7 octubre 1938, Boletin Judicial N. 339, pig. 572, in-medio.

Legislaci6n. Decreto del Gobierno Provisional que autoriza a
la Suprema Corte de Justicia a conceder permiso para postular como
abogados en las provincias, Gaceta Oficial 1466, afio 1902; Decreto que
impone penas disciplinarias a los abogados que no devuelvan los pro-
cesos en el termino legal concedido, Gaceta Oficial 1700, afio 1906;
Orden Ejecutiva que establece sanciones contra los abogados que se
negaren a prestar sus servicios profesionales y que autoriza a la Suprema
Corte de Justicia a imponer la suspension temporal y la cancelaci6n
del exequatur, Gaceta Oficial 2939A, afio 1918; Orden Ejecutiva 201
que autoriza a la mujer dominicana a ejercer la profesi6n de abogado,
Gaceta Oficial 2939A, afio 1918; Orden Ejecutivo 199 relative a la cons-
tituci6n de abogado, Gaceta Oficial 2939A, afio 1918; Orden Ejecutiva
386 relative a los gastos de traslado de los abogados de oficio. Vide,
infra, Apoderado. Estatutos del Colegio de Abogados, Gaceta Oficial
1850, afio 1907, Orden Ejecutiva 682 respect de que los abogados no
necesitan poder para defender ante los tribunales de comercio. Sobre
el avenir. Ley No. 362, Gaceta Oficial 4504. Respecto de la condici6n
de abogado para servir los cargos de Fiscal, Juez de Instrucci6n y Al-
calde, Ley No. 278, Gaceta Oficial 4595; Ley No. 415, Gaceta Oficial
5162. Sobre la supresi6n de la asistencia judicial en material de divorcio,
Ley No. 163, Gaceta Oficial 4712. Sobre abogados de oficio en Santiago
y La Vega, Ley No. 166, Gaceta Oficial 4717. --Vase, Ley No. 406,
Gaceta Oficial 5150, sobre el ejercicio del notariado por los abogados.
Vide opinion de la Suprema Corte de Justicia, Boletin Judicial No. 327,
Pig. 602, in-fine. Los abogados como apoderados por ante el Tribunal
de Tierras, Reglamento No. 15, Gaceta Oficial 4167; sobre los honora-
rios como tales por ante el mismo Tribunal, articulo 27 del Reglamen-
to de 20 abril 1921, Gaceta Oficial 3217. Sobre la necesidad de la
investidura de abogado para ejercer las funciones de Procurador Fiscal,
Juez de Instrucci6n, Alcalde y Suplente, Gaceta Oficial 4595, 5162 y
5237.

2. ABUSO DE AUTORIDAD. El abuso de autoridad constitute
una violencia grave que hace excusable el homicidio, Corte de Apela-
ci6n Santiago, 21 abril 1910, Boletin Judicial No. 34-35, pig. 8. Vide,








CARLOS GATON RICHIEZ


Cas. 7 julio 1922, Boletin Judicial No. 144-146, pig. 5, caso de visitas-
domiciliarias, "allanamiento", violent.
Relativamente a que el t6rmino arrest es equivalent al de pri-
si6n como pena privativa de libertad, Cas. 8 mayo 1922, Boletin Judicial
No. 141-143, pag. 18.
Respecto de la agresi6n de agents de la antigua Guardia Republica-
na, Corte Apelaci6n Santiago, 30 agosto 1910, Boletin Judicial No. 51-52,
pag. 16.
Para que el abuso de autoridad y de poder constituya un caso de
complicidad por provocaci6n, no es indispensable que se trate de una
autoridad o de un poder que imponga, legalmente un deber de obedien-
cia, sino que basta una supremacia moral y de hecho. Cas. 30 junior.
1938, Boletin Judicial No. 335, pag. 337.

3. ABUSO DE CONFIANZA. Relativamente a que en el hecho-
de no devolver el objeto alquilado en el t6rmino convenido no se en-
cuentran los elements constitutivos del abuso de confianza ni de nin-
guna otra infracci6n, Cas. 4 agosto 1922, Boletin Judicial No. 144-146,
pag. 16.
En cuanto a que es suficiente, para la existencia del delito, que
un tercero entregue al mandatario la cosa para el mandante, Corte
Apelaci6n La Vega, 10 noviembre 1927, Boletin Judicial Corte citada,
No. 16, pig. 10.
Respecto de que en el caso de que el inculpado haya recibido man-
dato para el cobro de un billete de loteria jugado en sociedad con la
persona de quien se recibe el mandate y se apropiase de los fondos
recibidos, existe el delito de abuso de confianza previsto y sancionado
por el articulo 408 del C6digo Penal, consdltese, Cas. 26 noviembre
1919, Boletin Judicial No. 112, pig. 9. En lo que se refiere a la exis-
tencia del delito en el caso de sustraer una suma depositada en manos
del inculpado para ser entregada a terceros, Cas. 29 julio 1929, Boletift
Judicial No., 228, pig. 17, in-fine. Cas. 30 abril 1923, Boletin Judicial
No. 153-155, pig. 16; Cas. 26 junio 1925, Boletin Judicial No. 119, pig. 19,
para el caso de actuar con un poder otorgado por medios dolosos.
Para el caso en que el inculpado es asalariado de la persona en
cuyo perjuicio fuese cometido el delito, y en lo que se refiere a la apli-
caci6n de la pena, misma Corte, 7 noviembre 1919, Boletin Judicial No.
112, citado, pig. 2.
Para el caso en que el inculpado es mandatario, Vide, Cas. 26 junio-
1925, Boletin Judicial No. 179, pig. 19.
Para el caso en que el inculpado es Sindico o Depositario de la
quiebra, Cas. 7 noviembre 1924, Boletin Judicial No. 171-173, pig. 15.
Aplicaci6n del articulo 406 del C6digo Penal. Cas. 29 julio 1929,
Boletin Judicial No. 228, pig. 17. Vide, Cas. 11 octubre 1929, Boletin








LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


Judicial No.. 231, pag. 12. Sobre el motive de que el encargado de una
finca dispone de bestias de la propiedad del duefio de la misma, Vide,
tambien, Cas. 4 noviembre 1921, Boletin Judicial No. 134-137, pag. 24,
in-medio.
La devoluci6n del dinero, despues de comenzada la instrucci6n
judicial, no puede despojar a los hechos consumados de su caracter
delictuoso. Cas. 20 noviembre 1929, Boletin Judicial No. 232, pag. 27,
ni cambia el caracter del hecho. Misma sentencia.
De acuerdo con los principios que rijen la material de abuso de con-
fianza, desde que el delito se encuentra consumado, la novaci6n no puede
tener ningin efecto sobre la acci6n pdblica; esta debe ser ejercida
libremente, salvo los casos especiales determinados por la ley y no
puede ser objeto de transacci6n alguna; y ello es asi, especialmente,
cuando la novaci6n que alegue el agent se haya realizado despues de
la presentaci6n de la querella. Cas. 19 mayo 1937, Boletin Judicial No.
322, pag. 225, ab-initio.
La intimaci6n de restituir no constitute uno de los elements del
abuso de confianza, ni siquiera un preliminary indispensable para el
establecimiento del fraude, o de la imposibilidad de realizar esta
restituci6n. Si en ciertos casos es necesaria para precisar el caracter
de la retenci6n, no result lo mismo cuando de la infracci6n se induce,
ya sea de su materialidad, ora de la intenci6n que la ha precedido, o ya
de circunstancias reconocidas constant y de las cuales se desprende
que el abuso de confianza esti plenamente consumado. Cas. 26 mayo
1937, Boletin Judicial No. 322, pig. 245, in-fine.
En el sentidg de que los tribunales represivos son competentes
para juzgar todos los puntos que una persecuci6n de abuso de confian-
za pueda promover ante ellos, a titulo de excepci6n, salvo el caso en
que un texto legal reserve formalmente a otra jurisdicci6n el cono-
cimiento de la excepci6n, pero los jueces deben, para estatuir sobre las
contestaciones civiles, atenerse a las reglas de prueba establecidas por
el derecho civil. Cas. 27 setiembre 1937, Boletin Judicial No. 326, pig.
500, in-fine, 501, ab-initio.
El aparcero que sustrae o disipa en su provecho el ganado que le
ha sido confiado, compete el delito de abuso de confianza, porque la pro-
piedad de estos animals permanece, no obstante el contrato, en el pa-
trimonio del duefio. Cas. 31 octubre 1938, Boletin Judicial No. 339, pig.
680.
El punto de partida de la prescripci6n en material de abuso de
confianza, debe fijarse en el dia de la intimaci6n de restituir la cosa
confiada, cuando esta media es necesaria para establecer la existencia
del delito. Cuando se trata de entregas de sumas de dinero en calidad
de mandate, la intimaci6n de restituir es necesaria para precisar el
caracter de retenci6n, salvo en aquellos casos en que la prueba de la








CARLOS GAT6N RICHIEZ


sustracci6n o disipaci6n, del fraude y de la posibilidad del perjuicio,
se encuentran establecidos en ausencia de intimaci6n o con anteriori-
dad a esta media. Cas. 30 noviembre 1938, Boletin Judicial No. 340,
pig. 814.

4. ACCIDENTES DEL TRABAJO. La ley sobre Accidentes
del Trabajo no ha derogado (abrogado) sino las prescripciones de de-
recho coming que eran aplicables a las relaciones existentes entire pa-
tronos y obreros, en material de accidents del trabajo. Esto result
asi no solamente de no encontrarse en la referida ley No. 385, ninguna
disposici6n que permit afirmar que existi6, en el espiritu del legislator
dominicano, la voluntad de derogar el derecho comdn, en cuanto a las
relaciones que, en casos analogos al ocurrente existen entire el obrero
lesionado y un tercero que pueda ser considerado como responsible,
segdn las prescripciones del C6digo Civil. Consltese, Cas. 29 junior
1935, Boletin Judicial No. 299, pig. 228.
La Ley No. 385 es de cartcter muy especial y sus disposiciones,
como tal, no pueden ser interpretadas sino de la manera cefiida a su
espiritu y en armonia con el objeto perseguido por el lejislador. La
segunda parte del articulo 14 de la aludida Ley se refiere Anicamente
a las acciones en dafios y perjuicios que tengan su base en cualquiera
accident del trabajo que ocasione "lesiones temporales o la muerte a
terceras personas o que dafie la propiedad agena". Cas. 30 noviembre
1937, Boletin Judicial No. 328, pig. 637.

Legislaci6n. Ley No. 352, sobre Accidentes del Trabajo, Gaceta
Official 4481. Consultese, Gaceta Oficial 4515, 4521, 4677, 4899, 4900.

5. ACCION. Las calidades de las parties quedan invariable-
mente fijadas por la demand. Suprema Corte de Justicia, 25 setiem-
bre 1867, Colecci6n de Sentencias, pig. 29.
El comerciante que no ha satisfecho oportunamente la patente a
que esta sujeto, no puede establecer acci6n judicial que se derive o
desprenda de la profesi6n ejercida. Suprema Corte de Justicia, 22 de
octubre 1900, Boletin Judicial (cuarta 6poca), No. 1. El objeto de la
Ley de Patentes es asegurar el pago de ese impuesto fiscal, negando,
no la acci6n en justicia, sino toda audiencia para el conocimiento de
actos que se refieran a su comercio, mientras no se pruebe que se esti
en regla con la ley fiscal en el moment en que tuvo lugar el acto que
sirve de fundamento a la acci6n. Corte citada, 12 junio 1901, Boletin
Judicial (cuarta 6poca), No. 24.
Sobre la aplicaci6n de la mAxima "nadie puede litigar por proeura-
ci6n", Suprema Corte de Justicia, 11 marzo 1901, Boletin Judicial (cuar-
ta epoca), No. 13; Cas. 5 octubre 1914, Boletin Judicial No. 51-52, pig. 6
Vide, Boletin Judicial No. 55, pig. 9.








LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


En siendo el Estaao una persona juridica moral con derechos que
ejercer y deberes que cumplir tiene capacidad suficiente para accionar
en su propio nombre como cualquiera otra persona fisica o juridica a
quien no le est6 prohibido expresamente por la ley. Corte Apelaci6n
Santo Domingo, 31 agosto 1923.
El Ministerio Piblico no puede ejercer jams la acci6n civil. Cas.
3 agosto 1909, Boletin Judicial No. 1, pig. 8, in-fine.
Para que los terceros puedan invocar validamente la nulidad del
document constitutivo de una sociedad en comandita, es necesario que
tengan interns en prevalerse de la nulidad. Cas. 19 febrero 1915, Bole-
tin Judicial No. 55-56, pig. 12.
Respecto de la definici6n de la acci6n personal, Vide Suprema
Corte Justicia, 12 diciembre 1892, Gaceta Oficial 990. En lo que se re-
fiere a la distinci6n entire los acreedores quirografarios en relaci6n con
las acciones que ejercen en su condici6n de causa-habientes o de ter-
ceros, misma Corte, diciembre 3, 1894, Gaceta Oficial 1095.
En cuanto a las acciones intentadas por un menor desde el punto
de vista de la prescripci6n. Corte citada, 19 marzo 1895, Gaceta Oficial
1099.
Respecto de que juridicamente se entiende por parte el litigante
que comparece en juicio, misma Corte, 16 diciembre 1889, Gaceta Oficial
817; y que se reputa haber sido parte en el juicio, cuando los causantes
o de quien se es causa-habiente han sido parte en la instancia o repre-
sentados en ella, misma Corte, 9 junio 1890, Gaceta Oficial 842.
Relativamente a que las acciones que nacen de los delitos y de los
cuasi-delitos son personales, Corte cita, 18 julio 1890, Gaceta Oficial 845.
En el sentido que el querellante que se limita a denunciar el hecho
sin pedir indemnizaci6n, deja de ser acto y auxiliar de la justicia,
consiltese, misma Corte, 11 agosto 1890, Gaceta Oficial 846.
Respecto de que en los casos en que se trata de nulidades de orden
pbblico, pueden ser propuestas por aquel que tenga interns en hacer-
las pronunciar, misma Corte, 16 diciembre 1898, Gaceta Oficial 1274.
La regla "donde no hay interns no-hay acci6n", es comin a todas
las jurisdicciones, y por tanto el recurso de casaci6n es inadmisible si
la persona que lo interpone carece de interns, Cas. 30 julio 1924, Bole-
tin Judicial No. 168-170, pig. 6. Cas. 13 junio 1924, Boletin Judicial No.
162-167, pig. 99; Cas. 10 julio 1925, Boletin Judicial No. 180, pig. 10-11;
Cas. 25 enero 1926, Boletin Judicial No. 186-187, pig. 16.
En cuanto a que la referida regla rije todas las acciones y se apli-
ca a todas las parties, misma Corte, 10 diciembre 1924, Boletin Judicial
No. 17-173, pig. 42.
Juzgado, que basta que una persona haya sido perjudicada por una
sentencia ilegalmente dictada, para que su recurso en casaci6n sea
admisible, Corte citada, 28 junio 1926, Boetin Judicial No. 191, pig. 14.








CARLOS GATON RICHIEZ


En el sentido indicado de que el principio seguin el cual no hay-
acci6n sin interns, se aplica a todas las acciones que puedan l1evarse
ante los tribunales de justicia, misma Corte, 12 noviembre 1928, Boletin
Judicial No. 220, pig. 11.
Caso en que el querellante "retir6" la querella, Cas. 12 diciembre
1919, Boletin Judicial No. 113, pag. 13.
Relativamente a la acci6n in rem verso, ha sido decidido, que el
ejercicio de esta acci6n excluye la existencia de todo vinculo juridico
derivado de un contrato, de un cuasi-contrato, o de un delito o de un
cuasi-delito, Corte Apelaci6n Santo Domingo, 6 diciembre 1927, Senten-
cia Civil No. 36, Boletin Judicial Corte citada, No. 4, pig. 375.
La declaraci6n hecha por el Alguacil que actda a requerimiento
de una parte representada por la otra, suple la prueba de la autori-
zaci6n en los casos que la ley exija una autorizaci6n para intentar una
ecci6n en justicia, misma Corte 23 diciembre 1927, Sentencia Civil No.
45, Boletin Judicial Corte citada, No. 4, pig. 467.
Caso de acci6n intentada por un coparticipe de una sucesi6n y del
interns para intentarla, Cas. 14 diciembre 1921, Boletin Judicial No.
134-137, pig. 46, in-medio.
En cuanto a que el Estado Dominicano puede accionar en su propio-
nombre como cualquier persona fisica o juridica, misma Corte, 31 agos-
to 1923.
Es inadmisible un medio de casaci6n si el recurrente no tiene in-
ter6s. Cas. 3 marzo 1926, Boletin Judicial No. 188, pig. 4.
Respecto de la acci6n de los acreedores de la comunidad matrimo-
nial, Cas. 27 agosto 1923, Boletin Judicial No. 156-158, pig. 59-60.
Relativamente a la determinaci6n del caricter de la acci6n en jus-
ticia, Cas. 9 febrero 1917, Boletin Judicial No. 79, pig. 15.
Respecto de la necesidad de establecer la prueba de la calidad para
intentar una acci6n, Vide, Cas. 11 enero 1929, Boletin Judicial No. 222,
pig. 4.
El recurso de casaci6n como cualquiera acci6n en justicia, esti su-
bordinado a la condici6n de que quien lo ejerce tenga, al hacerlo, in-
ter6s. Cas. 14 junio 1929, Boletin Judicial No. 227, pig. 9.
El articulo 59 del C6digo de Procedimiento Civil es completamentt
extrafio a la regla de que no hay acci6n sin interns, puesto que se
hmita a determinar para ante qu6 tribunal sera emplazado el deman.
dado, segdn la naturaleza de la acci6n que se dirije contra 61. Cas. 23.
agosto 1929, Boletin Judicial No. 229, pig. 16.
Respecto de la falta de interns en el caso en que la pena aplicada
al condenado sea el minimum, Cas. 13 setiembre 1929, Boletin Judicial
No. 230, pig. 7.








LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


A los medios de casaci6n se aplica tambi6n la regla general de que
no hay acci6n sin interns. Cas. 15 noviembre 1929, Boletin Judicial No.
232, pig. 14, in-fine.
El demandante en casaci6n, lo mismo que en toda acci6n judicial.
debe reunir las tres siguientes condiciones: capacidad, calidad e inte-
r6s. Cas. 12 diciembre 1932, Boletin Judicial No. 269, pig. 11.
Toda persona interesada puede hacer declarar simulado y por tanto
nulo un contrato, especialmente los terceros a quienes dicho contrato
perjudique, sean o no acreedores de uno de los contratantes. Cas. 26
julio 1933, Boletin Judicial No. 276, pig. 19.
Para interponer recurso de casaci6n contra una decision del Tri-
bunal Superior de Tierras es indispensable haber figurado personal y no-
minativamente en la sentencia atacada o probar que se es causa-ha-
biente de los que figurararon como titulares de los derechos que fue-
ion reclamados por ante el Tribunal de Tierras. Cas. 28 setiembre 1934,
Boletin Judicial No. 290, pag. 22, in-fine. En igual sentido, mismo Bo-
letin, pag. 27.
Por ante el Tribunal de Tierras la presentaci6n de las calidades es
necesaria solamente con posterioridad al decreto de registro en comfn
y cuando se solicite la partici6n del bien rejistrado. Constltese, Cas.
28 setiembre 1934, Boletin Judicial No. 290, pag. 22, in-fine. En el mis-
mo sentido, mismo Boletin, pig. 27.
Las condenaciones de multas y costas son suficientes para recono-
cer interns o utilidad de un recurso de casaci6n. Consultese Cas. 30 no-
viembre 1935, Boletin Judicial No. 304, pig. 475. Vide, Cas. 13 agost,
1938, Boletin Judicial No. 337, pig. 425.
Las vias de recurso no pueden ser dirijidas sino contra las perso-
nas que han sido partes en la sentencia. Cas. 14 diciembre 1935, Boletin
Judicial No. 305, pag. 491, in-fine.
Cuando la ley aplicada favorece al condenado, Aste no tiene inter6s
para intentar la acci6n en casaci6n. Cas. 21 agosto 1936, Boletin Judi-
cial No. 313, pig. 466, ab-initio.
Las sociedades an6nimas extranjeras legalmente constituidas, pue-
den actuar ante nuestros tribunales, sin que sea necesario la autoriza-
ci6n previa del gobierno. Cas. 14 noviembre 1936, Boletin Judicial No.
316, pag. 605.
En el sentido de que se consideran parties en el process todas las
personas que han sido puestas en causa, aun cuando hayan hecho defec-
to. Consiltese, Cas. 30 julio 1936, Boletin Judicial No. .312, pig. 364
in-fine.
Las enunciaciones sumarias prescritas en el articulo 2 del C6dige
de Procedimieinto Civil, si erradas o incompletas, pueden ser cubier-








CARLOS GATON RICHIEZ


tas por el consentimiento de las parties o por el asentimiento del de-
mandado, expreso o tfcito, que result del process y especialmente er
la sentencia pronunciada. Cas. 5 octubre 1914. Boletin Judicial No
51-52, pig. 5, in-fine, 6, ab-initio. Caso de inaplicaci6n del aforism(
"nadie puede pleitear por procuraci6n". Misma sentencia, Boletit Ju-
dicial No. 55, pig. Cas. 30 julio 1924, Boletin Judicial No. 168-170.
pig. 6.
Para que los jueces puedan ampararse regular y validamente de
una acci6n en justicia es indispensable que esta se intent en las for-
mas establecidas por la ley. Cas. 4. diciembre 1914, Boletin Judicial
No. 53-54, pig 3, in-fine.
Decidido, que para determinar el carfcter de una acci6n en jus-
ticia es precise tender mas bien que a los t6rminos empleados en el
acto inicial de la demand, al objeto de esta, al prop6sito juridico de
actor. Cas. 9 febrero 1917, Boletin Judicial No. 79, pig. 15. ab-initio.
Relativamente a que la incapacidad de los contumaces para ejer
cer acciones en justicia, establecida por el articulo 334 del C6digo de
Procedimiento Criminal, esti limitada por los terminos del mismo ar-
ticulo al period de instrucci6n de la contumacia. Cas. 3 setiembre
1917, Boletin Judicial No. 86, pig. 116, in-medio.
En el sentido de que uno de los socios de una compafiia commercial
que ha consentido una hipoteca sobre un inmueble de la sociedad nc
tiene calidad ni interns para pedir la nulidad de la hipoteca. Consdl-
tese, Cas. 20 agosto 1928, Boletin Judicial No. 217, pig. 15, in-medio.
En el mismo sentido, pero en el caso eD que la hipoteca ha sido consenti-
da por el marido commn en bienes, sobre un inmueble de la comunidad
matrimonial, porque el demandante no tenia la calidad de tercero,
Consiltese, Cas. 22 abril 1929, Boletin Judicial No. 225, pig. 18, in-
mnedio.
Relativamente a la calidad que tienen los padres de los hijos na-
turales reconocidos para intentar a nombre de 6stos una acci6n en
justicia, Cas. 10 diciembre 1930, Boletin Judicial No. 245, pig. 73, in-
medio. Vide, Corte Apelaci6n La Vega, Boletin Judicial dicha Corte,
No. 23 (agosto), pig. 8-9.
Como no hay acci6n sin interns, el demandante debe, para que su
recurso sea recibible, tener interns en la casaci6n de la sentencia, con
relaci6n al punto que impugna, esto es, que este le cause un perjuicio,
aun cuando consista solamente en la condenaci6n en costas que haya
sido pronunciada a su cargo. Cas. 30 noviembre 1937, Boletin Judicial
No. 328, pig. 634, in-fine, 635, ab-initio. Cas. 13 agosto 1938, Boletin
Judicial No. 337, pig. 425.
De acuerdo con una regla fundamental de procedimiento de casa
ci6n, para ser interpuesto un recurso de esta naturaleza, es necesario







LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


haber sido parte por ante los jueces de quienes emana la sentencia
contra la cual se recurre. Cas. 30 noviembre 1937, Boletin Judicial No.
328, pig. 657, in-medio.
Toda persona tiene derecho a actuar en justicia y de recurrir por
ante las autoridades por querellas o denuncias. Cas. 30 julio 1937, Bo-
letin Judicial No. 324, pig. 412, in-medio.
Respecto de la incapacidad de los contumaces para ejercer accio-
nes en justicia, Cas. 3 setiembre 1917, Boletin Judicial No. 86, pag. 116,
in-medio.
La Sucesi6n no es persona fisica ni moral y no puede actuar en
'usticia. Consiltese, Cas. 20 octubre 1938, Boletin Judicial No. 339, pig.
i6G7.
Para fijar la respective posici6n juridica de los litigantes, respec-
to del derecho que se atribuyen, hay que buscar en sus mismos me-
'dios el origen que los sustenta. Corte Apelaci6n Santiago, 20 abril
1909, Boletin Judicial No. 7, pig. 10, in-fine.
Donde no hay falta no puede existir acci6n en responsabilidad, cu-
;ya necesidad ha sido siempre proclamada por la Jurisprudencia. Juz-
gado Primera Instancia Santo Domingo, 16 de marzo 1935. En el mismo
rentido, mismo Juzgado, 16 de mayo afio citado.
La expresi6n "acci6n personal" del articulo 59 del C6digo de
Procedimiento Civil, no debe ser interpretada restrictivamente y com-
Sprende todas las demis acciones que no sean "reales inmobiliarias".
uzgado Primera Instancia Santo Domingo, 25 junio 1936.
El extranjero que ejerce el comercio en la Repdblica debe ser
asimilado al dominicano en lo que concierne al ejercicio de los dere-
chos y acciones relatives a su comercio. Cas. 30 marzo 1938, Boletin
Judicial No. 332, in-medio.
La acci6n en reclamaci6n de alimentos, en los casos en que la ley
los acuerda, se extingue con la muerte de la persona que deba re-
ibir los alimentos. Los herederos no pueden ser admitidos en la acci6n
por falta total de interns. Cas. 27 mayo 1938, Boletin Judicial No. 334,
pg. 265.

6. ACCION CIVIL.-La acci6n civil deducida a causa del dafio
roveniente de una infracci6n, puede establecerse al par de la acci6n
fpblica (la que se extingui6 en la especie, por haber apelado 6nica-
ente la part civil), pero continda subsistiendo la acci6n civil en ra-
6n de esa apelaci6n. Cas. 19 setiembre 1909, Boletin Judicial No. 2,
ag. 4, in-fine, 5. Vide, Gaceta Oficial 2027, 2051. La Ultima Tesis,
oracio V. Vicioso, (Tesis, Porfirio Herrera), Revista Judicial No. 44
?ag. 1020-1024.








CARLOS GATON RICHIEZ


Si el tribunal declara la no existencia del delito, result incom-
petente para conocer de la acci6n civil. Corte de Apelaci6n Santo Do-
mingo, 25 agosto 1909, Boletin Judicial No. 20-21, pig. 9, in-fine. Com-
pirese, Corte Apelaci6n de Santiago, 20 abril 1909, Boletin Judicial
No. 6, pig. 7 in-medio.
Cuando la acci6n civil se intent por ante la jurisdicci6n represiva.
es accesoria de la acci6n pdblica de donde result que si el inculpado
no es declarado culpable, el tribunal no puede conocer de la demand
en dafios y perjuicios de la parte civil, except en material criminal
por expresa disposici6n del articulo 273 del C6digo de Procedimiento
Criminal. Cas. 27 marzo 1925, Boletin Judicial No. 176, pag. 19.
Respecto de que el Ministerio Piblico no puede ejercer la acci6n
civil, Cas. 3 agosto 1909, Boletin Judicial No. 1, pag. 8.
Relativamente a que la acci6n pfiblica mantiene lo civil en esta-
do, Suprema Corte de Justicia, 6 abril 1892, Gaceta Oficial 939; y qua
cuando la parte civil apela deben observarse en la alzada los t6rminos
que indica el articulo 462 del C6digo de Procedimiento Civil, misma
Corte, 19 octubre 1891, Gaceta Oficial 904.
Respecto de la prescripci6n de la acci6n civil, articulo 454 y 455
del dicho C6digo de Procedimiento Criminal, cuando no ha habido acto
de persecuci6n ni de instrucci6n antes de los tres afios, Cas. 24 marzo
1924. Boletin Judicial No. 162-167, pAg. 63. En el sentido de la senten-
cia de 6 de abril de 1892, (Gaceta Oficial 939) de la Suprema Corte Jus-
ticia, de que lo penal mantiene lo civil en estado, ha sido juzgado, que
cuando en el curso de una causa civil el Ministerio Publico, de oficio,
require en forma regular, la suspension del ejercicio de la acci6n
civil, mientras se decide la acci6n piblica, que ha puesto en movi-
miento, sobre un hecho delictuoso que se desprenda de la misma causa
civil, el Juez, en raz6n de la material, no puede detenerse a apreciar
si procede o no la acci6n pfiblica, cualquiera que sea el objeto de ella,
sino que debe suspender su fallo sobre el fondo, hasta que se decide
definitivamente respect al process criminal, por ser esa acci6n de
orden pfiblico que conlleva, si no se acuerda, la nulidad de todo proce-
dimiento subsiguiente, Suprema Corte Justicia 16 octubre 1908, Gaceta
Official 1965.
Respecto de la diferencia entire la querella y la denuncia, y de
la facultad que tiene el querellante para constituirse parte civil, Vide
misma Corte 11 agosto 1890, Gaceta Oficial 846. Sobre la facultad del
querellante para retirar la querella antes de que se ponga en movi-
miento la acci6n pdblica, Cas. 24 de marzo 1924, Boletin Judicial No.
162-167, pag. 63.
Cuando la acci6n civil en reparaci6n del dafio causado por un he-
cho imputado a determinada persona, se interpone por ante la juris-








LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


dicci6n represiva, es accesoria a la acci6n pdblica, y por tanto, sigue
ja suerte de 6sta. En consecuencia, si el acusado es absuelto o descar-
gado por el tribunal correccional, ese tribunal es absolutamente in-
competente para estatuir sobre la demand en dafios y perjuicios de
la parte civil, sea para acojerla, sea para rechazarla. Si dichos tribu-
nales pueden fallar sobre la demand en dafios y perjuicios del acusa-
do alsuelto o descargado, es por la expresa disposici6n de la ley,
puesto que, como lo reconoce la jurisprudencia del pais de origen del
C6digo de Procedimiento Criminal, es a esos dafios y perjuicios a los
que se refiere el Art. 191 del mismo C6digo. Cas. 7 mayo 1930, Boletin
Judicial No. 234-239, pig. 139.
Extinguida la acci6n piblica por la aquiescencia ticita del Minis-
terio Piblico a la sentencia de descargo, la Corte de Apelaci6n esta
apoderada lnicamente de la acci6n civil en dafios y perjuicios, pero apo-
derada como se encuentra de esa acci6n por la apelaci6n de la par-
te civil, ella esta obligada a estatuir sobre la existencia misma del de-
lito, aunque no pueda pronunciar ninguna condenaci6n contra el in-
culpado. Cas. 29 enero 1932, Boletin Judicial No. 258, pag. 28.
Cuando la jurisdicci6n correccional no reconoce la existencia d-I
delito imputado a los inculpados, ella puede estatuir sobre la acci6n
civil intentada accesoriamente a la acci6n piblica por la parte que se
pretend lesionada por el delito. Cas. 29 de febrero 1932, Boletin Ju-
dicial No. 259, pig. 57.
La acci6n civil y la acci6n plblica son independientes la una de la
otra aunque ellas se desarrollan por ante los mismos jueces. Cas. 30 abril
1936, Boletin Judicial No. 309, pig. 214, in-medio.
El conocimiento de la acci6n civil estA subordinado en material co-
rreccional, a un fallo de condenaci6n en lo represivo, Cas. 31 octubra
1938, Boletin Judicial No. 339, pig. 683.

7. ACCION DISCIPLINARIA.- La acci6n pdblica y la disciplinaria
ron distintas e independientes la una de la otra. El fin perseguido por
la acci6n disciplinaria es la conservaci6n de la moralidad professional,
cuyo control es exijido no solamente para la correcci6n y el honor
colectivos, sino igualmente en interns del piblico. Por lo tanto, no se
aplica, en material disciplinaria, la maxima non bis in idem consagrada
por la Constituci6n Politica del Estado, en su articulo 6, apartado 12,
letra c). Cas. 29 octubre 1935, Boletin Judicial No. 303, pig. 407. Vide,
Cas. 3 julio 1935, Boletin Judicial No. 299, pag. 191, in-fine.

8. ACCION IN REM VERSO.-El ejercicio de la acci6n in rem
'verso supone que el demandante no posee, para obtener su preten-
si6n, otra acci6n derivada de un contrato o cuasi-contrato, de un de-








CARLOS GATON RICHIEZ


lito o cuasi-delito o de la ley, en raz6n de que no se puede, por ese
medio, destruir todo el sistema de reglamentaci6n de la prueba. Cas.
30 noviembre 1936, Boletin Judicial No. 316, pag. 649.
La acci6n in rem verso, permit a aquel cuyo patrimonio se ha
emprobecido a consecuencia de un sacrificio o un hecho personal, y
que no goza de ninguna acci6n para obtener lo que le pertenece o o1
que es debido, de hacerse indemnizar por aqu6l cuyo patrimonio se ha
enriquecido injustamente, o sin causa legitima. Esta regla juridica con-
sagrada de un modo constant por la jurisprudencia reposa sobre
un principio eterno de equidad y justicia que prohibe enriquecer-
se en detrimento de otro. Para poder ejercer esta acci6n es nece-
sario que aquel que se prevale de ella no tenga ninguna otra acci6n
proveniente de un contrato, de un cuasi-contrato, de un delito o de un
cuasi-delito. La acci6n in rem verso no es admitida cuando ella esti des-
tinada a suplir otra via de derecho inoperante a consecuencia de un obs-
s culo juridico. Destinada a completar el derecho, ella no puede reem-
plazar ninguna otra acci6n de derecho coming paralizada por falta de
pruebas regulars. Corte de Apelaci6n de Santo Domingo, Sentencia
Civil No. 36, diciembre 6, 1927, Boletin Judicial Corte citada, No. 4,
pig. 375, in-fine, 376, ab-initio. Consfiltese, Suprema Corte Justicia 19
mayo 1901, Boletin Judicial No. 8 (cuarta 6poca). Juzgado Sto. Dgo.
22 junior 1935.
Relativamente al principio de que a nadie se puede obligar a ren-
dir una labor en beneficio de otro sin que 6ste quede obligado a pagar
la renumeraci6n del trabajo realizado. Cas. 7 agosto 1933, Boletin Ju-
dicial No. 277, pag. 8 in-fine. Vide, ademas, Cas. 12 marzo 1930, Boletin
Judicial No. 234-239, pig. 64 y siguientes.

9. ACCION PAULIANA.-Las condiciones para el ejercicio de
la acci6n, son circunstancias de hecho que los jueces del fondo aprecian
soberamente. Cas. 9 abril 1926, Boletin Judicial No. 189-190, pig. 4.
Respecto de las diferencias entire la acci6n pauliana y la acci6n
en declaraci6n de simulaci6n, Corte Apelaci6n Santo Domingo, Senten-
cia Civil No. 40, 9 agosto 1928, Boletin Judicial Corte citada, No. 6,
pig. 444.
La acci6n pauliana es procedente en el caso de cesi6n fraudulent
del cr&dito embargado, puesto que ha sido reconocido que si la cesi6n
posterior al embargo retentivo es el resultado de un concerto frau-
dulento entire el deudor embargado y el cesionario, el embargante po
dria hacerla caer por la acci6n pauliana. Juzgado Primera Instanci'
Santo Domingo 22 junior 1935.








LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


10. ACCION POSESORIA.-Cuando una demand contiene pun-
tos que versan tanto sobre lo posesorio como sobre lo petitorio, puede
l1 Juez-Alcalde retener lo que es de su jurisdicci6n y declinar lo quc
se refiere a la propiedad. Suprema Corte de Justicia, 10 junior 1903, Ga-
ceta Oficial 1530.
Relativamente a la necesidad que tiene el oponente a la mensura de
justificar su calidad como poseedor, consiltese Cas. 20 noviembre 1916,
Boletin Judicial No. 76, pig. 5.
Respecto de la ratificaci6n o modificaci6n de las conclusions for-
muladas por el demandante, Suprema Corte de justicia 10 junior 1903,
Gaceta Oficial 1530.
En cuanto a que las parties son libres de prescindir de la acci6n
posesoria, y recurrir al juez de lo petitorio, misma Corte, 17 enero
1890, Gaceta Oficial 819.
En el sentido de que el articulo 23 del C6digo de Procedimiento
Civil no prohibe que para fallar una acci6n posesoria se tenga de cuenta
un titulo de propiedad cuyo examen sirva para establecer el cardcter
ce la posesi6n. Cas. 28 mayo 1920, Boletin Judicial No. 118, pag. 14,
in-medio.
Caso en que la posesi6n fue reconocida implitamente por la in-
timaci6n de desalojo del sitio litijioso. Cas. 28 mayo 1920, Boletin Ju-
dicial No. 118, pag. 14, in-medio.

Respecto de la posesi6n especial en material de terrenos comuneros,
Cas. 30 setiembre 1937, Boletin Judicial No. 326, pag. 530, in-medio.
La acci6n en reintegranda debe ser dirijida contra la persona auto-
ra del despojo y no contra el tercero detentador del objeto litijioso.
Cas. 19'setiembre 1920, Boletin Judicial No. 122, pAg. 2.
En cuanto a que la posesi6n no puede considerarse como una pre-
sunci6n de que el poseedor es propietario, Suprema Corte Justicia, 19
mayo 1901, Gaceta Oficial 1420.

La posesi6n de un afio de que trata el articulo 23 del C6digo de
Procedimiento Civil, s61o es requerida para que pueda intentarse la
acci6n posesoria por quien ha sido turbado en su posesi6n. Cas. 28 ma-
yo 1919, Boletin Judicial No. 106, pag. 5, in-fine.
SLas condiciones requeridas por el articulo. 23 del C6digo de Proce-
'imiento Civil para que puedan ser admitidas las acciones posesorias,
on condiciones de hecho; Cas. 14 diciembre 1921, Boletin Judicial
No. 134-137, pag. 50; y en lo que respect a que la ocupaci6n por un
Pcomunero es una posesi6n a titulo no precario, y en cuanto a las con-
Idiciones para defender en justicia que no es necesario que la ocupaci6n









CARLOS GATON RICHIEZ


haya durado no menos de un afio, Cas. 6 junio 1923, Boletin Judicial
No. 153-155, pag. 37.
Eh el sentido de que "la ley no exije que el poseedor lo sea a
titulo de propietario exclusive", Cas. 30 setiembre 1925, Boletin Judi-
cial N. 182, pig. 24.
En cuanto a que el derecho mismo de la posesi6n se pierde por el
abandon de un afio y un dia, Corte de Apelaci6n de Santo Domingo,
Revista Judicial No. 34, pig. 727.
Tanto el hecho de la posesi6n como las circunstancias que deben
concurrir con 61 para que tenga los caracteres legales necesarios y
pueda servir de fundamento a un interdicto posesorio, son mate-
ria de hecho, y por tanto solamente apreciados por los jueces del fondo.
Vide, Cas. 9 febrero 1917, Boletin Judicial No. 79, pig. 15; Cas. 23
noviembre 1921, Boletin Judicial No. 134-137, pig. 38; Cas. 15 julio
1932, Boletin Judicial No. 264, pig. 6; Cas. 22 octubre 1923, Boletin
Judicial No. 159-161, pig. 4.
Es lo mismo en lo que respect a la existencia de los actos de pura
facultad o simple tolerancia, por tratarse de este caso de apreciaci6n
de la intenci6n de las parties. Cas. 22 octubre 1923, Boletin Judicial No
159-161, pag. 4. Vide, en el mismo sentido, Cas. 14 diciembre 1921,
Boletin Judicial No. 134-137, pig. 50, citada.
Para el ejercicio de la acci6n en reintegranda basta la posesi6n ac-
tual y public y que haya habido desposesi6n por violencias o vias d(
hecho. Art. 23, C6digo de Procedimiento Civil; Cas. 14 diciembre 1928
Boletin Judicia No. 221, pig. 11; y debe ser ejercida contra la persona
autora del despojo y no contra el tercero detentador del objeto litijioso,
Cas, 19 setiembre 1920, Boletin Judicial No. 122, pig. 2, in-medio. Sobre
el poder de los jueces del fondo, relative a la interrupci6n de la pose-
si6n, Cas. 15 diciembre 1920, Boletin Judicial No. 125, pig. 3.
El Juez puede, sin involucrar lo posesorio con lo petitorio, consul-
tar los titulos de las parties para determinar la naturaleza y el caricter
de la posesi6n, siempre que de su decision al respeto se refiera a la
posesi6n y no al derecho de propiedad. Cas. 18 noviembre 1929, Boletin
Judicial No. 232, p6g. 22. En igual sentido, Cas. 15 abril 1932, Boletin
Judicial No. 261, pag. 17.
La posesi6n que sirva de base a la demand posesoria debe presen-
tar los caracteres determinados por los articulos 23 del C6digo de Pro-
cedimiento Civil y 2229 del C6digo Civil. Cas. 29 agosto 1934, Boletin
Judicial No. 289, pig. 16.
"Es inconcebible, que dentro del sistema de la Ley de Tierras,
persistan acciones posesorias sobre terrenos que han sido saneados
definitivamente por el Tribunal Superior de Tierras, puesto que evi-
tar ese estado de cosas es el fin que ha perseguido el legislator". Cas
30 enero 1935, Boletin Judicial No. 294, pag. 19.








LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


Relativamente a la prueba de la posesi6n fundada en las declara-
ciones testimonials, Vide, Cas. 26 octubre 1935, Boletin Judicial No.
303, pag. 398.
Respecto de la incompetencia de los tribunales ordinarios para
conocer de una acci6n posesoria, respect de terrenos sometidos a]
procedimiento catastral, Cas. 13 agosto 1938, Boletin Judicial No. 337,
pag. 441.
Respect de las condiciones necesarias para el ejercicio de la acci6n
en turbaci6n, consiltese, Cas. 19 agosto 1936, Boletin Judicial No. 313,
pag. 423.
Sobre las acciones posesorias relatives a terrenos sometidos al pro-
cedimiento catastral, Vide Ley No. 1154, Gaceta Oficial 4102.
Relativamente al poder soberano de los jueces del fondo para de-
cidir si la posesi6n reune o no los caracteres requeridos que sirvan de
fundamento al ejercicio de la acci6n, consiltese, Cas. 23 marzo 1938,
Boletin Judicial No. 332, pig. 119, in-medio; y en el sentido de que no
es lo mismo cuando deducen de los hechos que han comprobado una
consecuencia inexacta de la precaridad de la posesi6n, sea deduci6ndo-
la de hechos que no la implican, sea rehusando inferirla de los hechos
que la contienen, casos en los cuales la Corte de Casaci6n ejerce su
poder de control. Sentencia precitada. Vide, en igual sentido, Cas. 28
noviembre 1938, Boletin Judicial No. 340, pig. 772-773. Vide, Cas. 11
junio 1934, Boletin Judicial No. 287, pig. 4.
En las apelaciones de las sentencias en material posesoria el siste-
ma de la presentaci6n y examen de los testigos ante el Tribunal de
Tierras es el mismo seguido por el C6digo de Procedimiento Civil, por
lisposici6n expresa del articulo 5 de la Ley No. 1154, Gaceta Oficial
1102. Cas. 18 mayo 1931, Boletin Judicial No. 250, pig. 55. Vide, Regla-
mento del Tribunal de Tierras, articulo 10, Gaceta Oficial 3217, afio 1921.

11. ACCION PUBLICA. La acci6n en reparaci6n de los crime-
nes y delitos en interns de la vindicta piblica, no pertenece sino a los
funcionarios que la ley ha establecido especialmente para este efecto.
Supreme Corte de Justicia, 25 setiembre 1869, Colecci6n de Sentencias,
pg. 33.
Cuando un tribunal se incauta de la acci6n pdblica, esta obligado
fallar, cumplidas las formalidades indispensables para que el acusa-
do se ponga en aptitud de ejercer los derechos que la ley le acuerda.
as. 20 abril 1910, Boletin Judicial No. 3, pig. 3, in-medio.
El ejercicio de la acci6n pdblica esti limitativamente establecido
r la ley. Cas. 8 julio 1910, Boletin Judicial No. 3, pig. 5, in-fine. De la
cci6n Pdblica, D. Rodriguez Montafio, Revista Judicial No. 63, pig.
22-129.








CARLOS GATON RICHIEZ


El recurso de casaci6n no es suspensivo del ejercicio de la acci6l
pdblica. Cas. 16 marzo 1921, Boletin Judicial No. 130-133, pig. 32.
Respecto de la prescripci6n de la acci6n piblica cuando no ha ha
bido acto de persecuci6n ni de instrucci6n antes de los tres afios, ar-
ticulos 454-455 C6digo de Procedimiento Criminal, Cas. 24 mayo 1924,
Boletin Judicial No. 162-167, pig. 63.
Relativamente a que la acci6n p6blica mantiene lo civil en estad<
Suprema Corte de Justicia, abril 6 1892, Gaceta Oficial No. 939; mism
Corte 16 octubre 1908, Gaceta Oficial 1965.
Nadie, que no sea un funcionario encargado por la ley del ejercicil
de una acci6n pfblica, puede perseguir ante ningfin tribunal el casti
go de ninguna infracci6n, ni puede ningin particular apoderar a u
tribunal correccional del conocimiento del asunto de su competenci-
si no procede en calidad de parte civil, articulo 180 C6digo Procedi
miento Criminal. Cas. Diciembre 15 de 1926, Boletin Judicial No. 197
pag. 12.
Respecto de que el Fiscal no tiene la acci6n direct en los casos
de ejecuci6n de sentencias criminals en lo que se refiere a las resti-
tuciones e indemnizaciones. sino despu6s de agotado el recurso sobrn
los bienes del deudor, resultan 6stos insuficientes o se justifica la insol
vencia, Suprema Corte de Justicia, 30 de octubre de 1889, Gaceta Ofi
cial 816.
Respecto de que el recurso de casaci6n es suspension de la ejecu-
ci6n de la sentencia, pero no del ejercicio de la acci6n piblica, Cas.
16 marzo 1921, Boletin Judicial No. 130-133, pig. 32.
Relativamente a que el Ayuntamiento no tiene calidad para poner
en movimiento la acci6n pdblica, Cas. 30 mayo 1923, Boletin Judicial No.
153-155, pig. 30.
Caso en que la acci6n pfiblica esti extinguida por la aquiescencia
del Ministerio Pdblico y competencia de la Corte relativamente a la
acci6n civil. Cas. 29 enero 1932, Boletin Judicial No. 258, pig. 28. Vide,
Cas. 29 febrero 1932, Boletin Judicial No. 259, pig. 57. El orden pibli-
co no permit que la represi6n de una contravenci6n o de un delito estW
suspendida por tiempo indefinido. Cas. 29 febrero 1932, Boletin Judicial
No. 259, pig. 49.
La acci6n piblica y la disciplinaria son distintas e independientes
la una de la otra. El fin perseguido por la acci6n disciplinaria es la
conservaci6n de la moralidad professional, cuyo control es exijido nc
solamente para la correcci6n y el honor colectivo, sino igualmente er
interns del pdblico. Por lo tanto, no se aplica, en material disciplinaria,
la maxima non bis in idem consagrada por la Constituci6n del Estado,
en su articulo 6, apartado 12, letra (c). Cas. 29 octubre 1935, Boletin
Judicial No. 303, pig. 407.








LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


La acci6n civil y la acci6n piblica son independientes la una de
la otra aunque ellas se desarrollen por ante los mismos jueces. Cas.
30 abril 1936, Boletin Judicial No. 309, pig. 214, in-medio.
En el sentido de que en material de abuso de confianza la novaci6n
no puede tener efecto sobre la acci6n pfiblica, Cas. 19 mayo 1937, Bole-
tin Judicial No. 322, pag. 225, ab-initio.
La circunstancia de que el .inculpado haya vivido maritalmente
con la joven agraviada, a sabiendas o con el consentimiento de los
padres de esta, no lo redimen de la culpabilidad en el delito de gravi-
dez por el cual se le persiga, en raz6n de que la acci6n pfiblica no puede
ser objeto de convenciones particulares. Cas. 31 agosto 1937, Boletin
Judicial No. 325, pig. 470, ab-initio.
En el sentido de que no es necesario que la acci6n pufblica sea
ejercida contra el autor para que pueda ser perseguido el c6mplice,
vide, Cas. 30 junior 1938, Boletin Judicial No. 335, pig. 336.
Respecto del ejercicio de la acci6n public y la cosa juzgada. Cas.
30 junio 1938, Boletin Judicial No. 335, pig. 340.
Todo recurso intentado por una persona que fallezca antes de que
haya recaido sentencia sobre su acci6n, y que no sea de las que pasan
a sus causahabientes, queda ipsofacto extinguida. Cas. 22 diciembre 1930,
Boletin Judicial No. 243-245, pag. 92, in-medio.

12. ACECHANZA. Vide, infra, Asesinato, No. 53.

13. ACTAS DE AUDIENCIA. El acta de audiencia redactada
por el Secretario en cumplimiento del articulo 280 del C6digo de Proce-
dimiento Criminal y firmada por el Presidente y el Secretario, es un
acto aut6ntico cuyas enunciaciones hacen fe. Cas. 22 mayo 1925, Bole-
tin Judicial No. 178, pig. 28.
Respecto de la sanci6n del articulo 281 del C6digo citado, vide Bole-
tin Judicial No. 195, pig. 18.
Relativamente a la obligaci6n para el Secretario de redactar el acta
de audiencia y a la sanci6n contenida en el articulo 281 del mismo C6-
digo, Vide, Suprema Corte Justicia, 6 agosto 1890, Gaceta Oficial No.
.845.
Aun cuando la menci6n en el acta de audiencia de las declaracio-
nes de los testigos a cargo del acusado est6n precedidas de la explica-
ci6n de que son adiciones a las declaraciones anteriores o variaciones de
istas, esa circunstancia no puede sustraerlas de la sanci6n del articulo
281 del C6digo de Procedimiento Criminal. Cas. octubre 29 de 1926,
Boletin Judicial No. 195, pig. 18.
Respecto de la autenticidad del acta de audiencia relativamente al
juramento de los testigos, vide, Cas. 22 mayo 1925, citada, Boletin Ju-








CARLOS GATON RICHIEZ


dicial No. 178, pig. 28. Cas. 18 noviembre 1925, Boletin Judicial Nor-
184, pag. 14. Vide, infra, Juramento, No. 293, Testigo, No. 497.
Las prohibiciones del articulo 280 del C6digo de Procedimiento
Criminal no tienen otro fin que el impedir que la instrucci6n del ple-
nario degenere en instrucci6n escrita y que las enunciaciones del acta
de audiencia puedan ser invocadas despu6s como pruebas en otro plena-
rio. S61o deben ser retenidas por una parte, las declaraciones relatives
a la acusaci6n que perjudican al acusado y hayan servido a los jueces
o puedan servir a otros como fundamentos de su sentencia condenatoria
y por otra parte las declaraciones que no consten ya en el expediente
por haber sido dadas las mismas por los mismos testigos en la instrue-
ci6n. Cas. 17 marzo 1933, Boletin Judicial No. 272, pag. 12. Consiltese,
en el mismo sentido Cas. 23 diciembre 1931, Boletin Judicial No. 255-
257, pag. 133-134.
Cuando una sentencia menciona que fue "oido el Magistrado Pro-
eurador General en la lectura de su dictamen", esa menci6n es sufi-
ciente para llenar el voto de la ley, porque en ese caso debe presumirse
que dicho dictamen fu6 leido en audiencia y que esa audiencia fue pd-
blica. Cas. 20 setiembre 1933, Boletin Judicial No. 278, pag. 17.
El articulo 40 de la Ley de Organizaci6n Judicial no significa que-
la Corte no tiene el derecho de fijar la audiencia en que deba discutirse
el fondo cuando ella falle sobre un incident, o una excepci6n y en la
misma sentencia en que ordena dicha discusi6n. Cas. 20 setiembre 1933,
Boletin Judicial No. 278, pig. 20. Vide, Boletin Judicial No. 162-167,
pig. 19; No. 273, pag. 19, sobre la audiencia de adjudicaci6n.
No existe ninguna formula sacramental para expresar que los deba-
tes fueron pdblicos y las menciones omitidas o incompletas de las sen-
tencias puede ser suplidas o completadas por las contenidas en las ac-
tas de audiencias. Cas. 21 febrero 1924, Boletin Judicial No. 283, pag.
15. La menci6n en la sentencia de que 6sta fu6 dictada "celebrando
audiencia pdblica", prueba suficientemente que la audiencia celebrada
con anterioridad a la fecha en que fu6 dictada la sentencia, fue tam-
bien pdblica. Sentencia precitada. En igual sentido, Cas. 25 mayo 1934,
Boletin Judicial No. 286, pag. 15 in-fine.
Caso en que pueden ser consignadas en el acta de audiencia las
adiciones, cambios y variaciones del testigo, Cas. 25 octubre 1934, Bo-
letin Judicial No. 291, pag. 12, in-medio.
Las declaraciones de los testigos cuya consignaci6n esta prohibida
(en el acta de audiencia) son las declaraciones nuevas de los mismos
que no pueden ser consideradas como adiciones, o explicaciones ni
variaciones de sus declaraciones anteriores que constant en la instruc-
ci6n. Las declaraciones nuevas que no deben constar en el acta son las
que podrian servir de base para la acusaci6n de otro plenario, esto es,
las que podrian servir para establecer la culpabilidad del acusado en







LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


el mismo hecho objeto de la prevenci6n. Cas. 23 marzo 1934. Boletin
Judicial No. 284, pag. 27. Comparese, Cas. 25 octubre precitada.
Relativamente a que es insuficiente la menci6n en el acta de audien-
cia concebida en estos t6rminos: "constituida debidamente en el lugar
en que acostumbra celebrar sus audiencias p6blicas", para comprobar
]a publicidad de la audiencia, Vide, Cas. 30 enero 1937, Boletin Judi-
cial No. 318, pag. 36.
En el sentido de que las deficiencies de la sentencia sobre el requi-
sito de la publicidad, puede ser suplido por las enunciaciones que a
este respect contenga el acta de audiencia. Cas. 30 setiembre 1937,
Boletin Judicial No. 326, pig. 545, ab-initio. Vide, Cas. 5 abril 1937,
Boletin Judicial No. 321, pig. 163; Cas. 23 junio 1937, Boletin Judicial
No. 323, pag. 304, ab-initio; Cas. 30 julio 1937, Boletin Judicial No. 329,
pag. 691, in-fine. Consiltese, en igual sentido, respect de que no consta
en el acta de audiencia el juramento de los testigos, Cas. 19 julio 1937,
Boletin Judicial No. 323, pag. 382, in-fine, "ni de los documents del
expediente'. Misma sentencia.
Las simples notas tomadas al lipiz sin la firma del Secretario ni
el "visamento" del Juez, no tienen el valor de acta de audiencia. Cas.
13 julio 1938, Boletin Judicial No. 336, pag. 354.
En el sentido de que la ausencia en el acta de audiencia de la men-
ci6n relative a la juramentaci6n de los testigos no constitute un moti-
vo de casaci6n, Cas. 10 agosto 1938, Boletin Judicial No. 337, pag. 399.
La enunciaci6n en el acta de audiencia de que la Corte estuvo
"competentemente reunida en la sala donde celebra sus audiencias",
es insuficiente para comprobar el cumplimiento del requisite esencial
de la publicidad del juicio. Cas. 26 abril 1938, Boletin Judicial No. 333,
pag. 211, ab-initio.
La comprobaci6n del juramento de los testigos en material penal
puede ser hect'a por el acta de audiencia y para que 6sta pueda dar fe
del juramento legalmente prestado, es indispensable que la dicha acta
reuna las condiciones legales exijidas, entire otras, la firma del Secre-
tario. Esta comprobaci6n puede tambi6n resultar de las menciones com-
binadas de la sentencia y del acta de audiencia. Consiltese,. Cas. 21
noviembre 1938, Boletin Judicial No. 340, pag. 724, in-medio.
Ni el articulo 281 del C6digo de Procedimiento Criminal, ni ningdn
Atro texto prohibe al Tribunal Criminal tomar en consideraci6n en sus
sentencias las contestaciones de los acusados y las declaraciones pro-
ducidas en el juicio oral, ni aun extractar en las mismas el contenido
de tales deposiciones, con el objeto de dar a la motivaci6n de sus falls
toda la coherencia y seriedad necesarias, porque de otro modo el juicio
oral seria infructuoso. Esas prohibiciones no tienen ningin otro objeto
que impedir que el juicio oral dejenere en instrucci6n escrita, y que las







CARLOS GATON RICHIEZ


enunciaciones del acta de audiencia puedan ser invocadas en otro ple-
nario. Cas. 29 noviembre 1938, Boletin Judicial No. 340, pig 801.

14. ACTAS DEL ESTADO CIVIL. En el sentido de que lo tar-
dia de la declaraci6n de nacimiento no hace nula el acta que la com-
prueba, consiltese, Cas. 26 junior 1925, Boletin Judicial No. 179, pig.
20, in-fine.
Situaci6n juridica del hijo reconocido, Horacio V. Vicioso, Revista
Judicial No. 48, pig. 1155-1158. Reconocimiento del hijo natural, Anto-
nio Edmundo Martin, Revista "Monitor", Santiago de los Caballeros,
No. 3, pig. 1 y 12, misma Revista, No. 4, pag. 1-9. El hijo natural
reconocido puede ser adoptado por el autor del reconocimiento, Horacio
V. Vicioso, Revista Judicial precitada, No. 15, pag. 275-278. Vide, Carta
Abierta, Antonio Edmundo Martin, misma Revista No. 16, pig. 313-
315. Abrogaci6n del articulo 337 del C6digo Civil. Horacio V. Vicioso,
misma Revista, No. 45, pig. 1067.
Formularios para las actas del Estado Civil. Boletin Judicial (cuar-
ta 6poca), No. 13. Vide, Rafael MW Perez, Estudio de los Actos del Es-
tado Civil, Revista Judicial No. 57, pag. 1432-1433. Los Actos del Es-
tado Civil (declaraciones de nacimiento) Damian Baez B., Listin Diario
No. 11158, abril 4 de 1926. Circular No. 337 del Procurador General
de la Corte de Apelaci6n de Santiago, Agustin Acevedo, sobre la decla-
raci6n de los nacimientos, Revista "Temis", No. 3, pig. 13-14. Los
nombres de Familia, Aug. Franco Bid6, Revista citada, No. 13. Apun-
taciones al C6digo Civil, D. Rodriguez Montafio, Revista Judicial No.
83, pig. 82-88.
La posesi6n de estado del hijo lejitimo es material de hecho y por
tanto del domnio exclusive de los jueces del fondo. Articulos 320-321,
C6digo Civil. Cas. 19 noviembre 1923, Boletin Judicial No. 159-161,
pig. 27.
Es valido el acto de reconocimiento de un hijo natural aunque no
cst6 firmado por el compareciente ni contenga la menci6n de la causa
por la cual no firm. El reconocimiento es vAlido aun cuando el acto
autentico que lo contenga, no haya sido redactado con el inico objeto
de hacer constar el reconocimiento. El acta de promesa de matrimonio
redactada por el Oficial del Estado Civil es un acto autentico y en
consecuencia valido el reconocimiento de los hijos naturales hecho en
dicho acto. Articulos 39, 50, 334 del C6digo Civil. Cas. 18 diciembre
1923, Boletin Judicial No. 159-101, pig. 58.
Para perseguir la rectificaci6n de un acta de reconocimiento, la
persona que se ha hecho figurar como padre del nifio, puede hacer que
se reform por medio del procedimiento de la rectificaci6n del acta de
nacimiento, sin necesidad de proceder a una demand de denegaci6n
de paternidad. Corte Apelaci6n Santo Domingo, Sentencia Civil No.
33, junio 19 de 1928, Boletin Judicial Corte citada, No. 5, pig. 342.








LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


La prueba testimonial es admisible tambi6n cuando ha habido omi-
si6n de la partida en los rejistros, lo mismo que cuando se trate de pro-
bar el reconocimiento de hijos naturales en los casos previstos por el
articulo 46 del C6digo Civil. Cas. 27 junior de 1924, Boletin Judicial
No. 162-167, pig. 111.
Respecto de la admisibilidad de las presunciones para establecer
la prueba en el caso de reconocimiento del hijo natural dentro de las
prescripciones del referido articulo 46 del mismo C6digo, vide misma
sentencia.
Respecto de la interpretaci6n del articulo 46 citado, en el sentido
de que sus disposiciones son aplicables, no s61o en los casos de inexis-
tencia o p6rdida de los rejistros, sino tambi6n en el que se haya omitido
en los rejistros el acta, Cas. 19 noviembre 1922, Boletin Judicial No,
159-161, pag. 27.
El articulo 62 del C6digo Civil se refiere a los actos de reco-
nocimiento hechos ante un Oficial del Estado Civil y no a los pasados
ante Notario. Ni la omisi6n de la menci6n requerida por el articulo 49
del mismo C6digo, ni las irregularidades que pueda contener dicha
menci6n, estin sancionadas con pena de nulidad del acta de recono-
cimiento. Cas.-27 junio 1924, Boletin Judicial No. 162-167, pig. 112.
Las parties interesadas en el sentido de los articulos 99 y 100 del
C6digo Civil, son las personas que tienen un interns director y personal,
un inter6s de familiar, en un acta del Estado Civil, por lo cual no puede
ser definitive entire dichas personas la sentencia de rectificaci6n de
esa acta sin haber sido l1amadas al juicio de rectificaci6n. Cas. 6 abril
1934, Boletin Judicial, No. 285, pig. 6. Vide, C6digo Civil, Domingo A.
Rodriguez, Revista Temis, No. 9-10 y 11.
La simple declaraci6n en el acta redactada respect de un nifio
natimuerto, segdn el certificado correspondiente, no estA refiida con el
espiritu de los textos legales que rigen la material y puede, como tal,
ser ponderada por los jueces del fondo como element de prueba. Cas.
20 diciembre 1937, Boletin Judicial No. 329, pig. 723, ab-initio.
La jurisprudencia extiende adn la aplicaci6n del referido articulo
46 a los casos en que, los registros aparentemente completes y regular-
mente llevados, el reclamante alega que se ha omitido incluir en ellos
el acto relative al hecho cuya existencia se quiere establecer. Juzgado
Primera Instancia Santo Domingo, 4 enero de 1935.
Las disposiciones del articulo 46 no deben ser tomadas en un sen-
tido limitativo, y ellas se aplican a los casos en que existiendo registros.
ha sido absolutamente impossible, en raz6n de circunstancias extraordi-
narias, hacer redactar los actos de que se trata. Nada se opone a que la
double prueba del articulo 46 pueda ser hecha en la misma instancia,
tanto mis cuanto que (en la especie la circunstancia extraordinaria que








CARLOS GAT6N RICHIEZ


se invoca, o sea la que hizo impossible redactar el acta del estado civil)
se confunde con la prueba misma de la defunci6n, y probado lo pri-
mero quedari probado lo segundo. Juzgado de Primera Instancia Santo.
Domingo, 4 febrero 1936.
Legislaci6n. Ley sobre Actas del Estado Civil, Colecci6n de Le-
yes, tomo VIII, pig. 79, afio 1881; sobre la Rectificaci6n de las Actas,
Gaceta Oficial 2209, afio 1911; Orden Ejecutiva 654, que modifica los
Articulos 77, 79 y 81 del C6digo Civil; Circular del Ministro de Justicia,
Gaceta Oficial 1735, afio 1906; Decreto del Poder Ejecutivo sobre el en-
vio de estados a las Cortes de Apelaci6n, Gaceta Oficial 2205, afio 1911.
Ley del 28 de junio de 1911, Gaceta Oficial 2209.

15. ACTAS DE NACIMIENTOS. Lo tardia de la declaraci6n
de nacimiento, no hace nula la declaraci6n que la comprueba, Cas. 26
junior 1925, Boletin Judicial No. 179, pag. 20 in-fine.

Legislaci6n. La Orden Ejecutiva 654 modifica el articulo 55 del
C6digo Civil, Vide, Gaceta Oficial No. 5311. Vide, tambi6n, Reglamento
No. 830, Gaceta Oficial 4615, afio 1933.

16. ACTOS DE ABOGADO A ABOGADO. La nulidad de un acto-
de abogado a abogado no puede ser pronunciada sino por la omisi6m
de una formalidad sustancial. Para los actos de abogado a abogado no
es obligatorio conceder un dia franco ni much menos aumentar dicho
plazo en raz6n de la distancia. Corte Apelaci6n Santo Domingo, Senten-
cia Civil No. 12, diciembre 12 de 1930. Consiltese, sinembargo, la ley que-
organiza el plazo del acto recordatorio, Gaceta Oficial 4504.
El acto a que se refiere el articulo 405 del C6digo de Procedimien-
to Civil no esti sometido a las formalidades, condiciones, enunciaciones
ni plazos determinados por el articulo 1033 del mismo C6digo, porque-
este articulo no incluye los actos de abogado a abogado. Cas. 6 octu-
bre 1916, Boletin Judicial No. 75, pig. 2.
Respecto de la necesidad del acto recordatorio para proseguir la
audiencia en material sumaria, articulo 405 C6digo Procedimiento Civil,
Suprema Corte Justicia, 20 marzo 1902, Gaceta Oficial 1479.
Para el caso en que no haya abogado constituido, vide misma Cor-
te, 13 noviembre 1901, Gaceta Oficial 1464.
La omisi6n de la firma del abogado en los actos de abogado a abo-
gado no es causa de nulidad si contiene la indicaci6n precisa del abogado,
a quien se refiere el acto o si el que recibe la notificiacin no puede
tener ninguna duda respect del nombre de su colega. Corte Apelaci6n
Santo Domingo, Sentencia Civil No. 16, junio 21 de 1927, Boletin Judi-
cial, Corte citada, No. 2, pig. 101. En el mismo sentido, misma Corte 24
junior 1924; Sentencia Civil No. 13, misma Corte, julio 23 de 1926.








LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


Relativamente a que las demands incidentales se incoan por sim-
ple acto de abogado a abogado que contenga los medios y conclusions.
Suprema Corte Justicia, 28 setiembre 1892, Gaceta Oficial No. 975.
Cuando se trata de un acto de abogado a abogado, como la notifica-
ci6n de una sentencia al abogado de una parte, el Alguacil, al decir "le
he dejado sendas copias tanto de este acto como en cabeza del mismo de
la sentencia referida", refiriendose al abogado notificado, ha expresado
implicitamente que hizo a este la entrega de las copias. Cas. 16 abril 1923,
Boletin Judicial No. 153-155, pag. 5-6.
Relativamente a la validez de los procedimientos en el caso de
renuncia del mandate del abogado constituido y de ausencia de consti-
tuci6n del nuevo abogado, Corte citada, 9 diciembre 1908, Revista Judi-
cial No. 25, pag. 509 y Gaceta Oficial 1973.
En lo que se refiere a que la constituci6n de abogado se comprue-
ba con los documents legalmente justificativos, misma Corte, Senten-
cia Civil No. 7, febrero 28 1928, Boletin Judicial Corte citada, No. 5,
pag. 79.
En los actos de abogado la ausencia de indicaci6n de la relaci6n
existente entire la persona que notifica el acto y la que lo recibe no cons-
tituye una formalidad sustancial prescrita por la ley a pena de nuli-
dad. La designaci6n del nombre de la persona que ha recibido la
copia del acto puede reemplazar la menci6n de su calidad y la indi-
caci6n de la relaci6n que existe entire este y la persona notificada, si
este nombre no puede ser atribuido sino a una sola persona con capa-
cidad para recibir la copia. Corte citada, sentencia Civil No. 13, julio
23 de 1926.
Cuando el abogado constituido por una parte no hace saber al
abogado contrario que no acepta el mandate, subsiste el abogado cons-
tituido. Suprema Corte de Justicia 10 marzo 1894, Gaceta Oficial 1020.
En material commercial y-en grado de apelaci6n, no es nulo el em-
plazamiento que contenga la indicaci6n de "apoderado especial", siempre
que se compruebe por el mismo acto que existe el abogado constituido;
consiltese, Suprema Corte de Justicia, 18 enero 1893, Gaceta Oficial 994.
El acto de avenir en el cual se omita la fecha en que ha de tener
lugar la discusi6n del asunto debe ser declarado nulo. Los jueces deben
examiner antes de pronunciar el defecto contra una parte por falta
de concluir, si el acto de citaci6n es regular y contiene todas las men-
clones que la ley exije a pena de nulidad. Corte Apelaci6n Santo Do-
mingo, Sentencia Civil No. 42, diciembre 23 de 1927, Boletin Judicial
dicha Corte, No. 4, pig. 447. Vide, Ley No. 362, Gaceta Oficial 4504.
Basta que en el acto de emplazamiento sea cumplida por equivalen-
cia la disposici6n del articulo 61 del C6digo de Procedimiento Civil en
lo que se refiere a la designaci6n del abogado por el demandante, misma









CARLOS GATON RICHIEZ


Corte, Sentencia Civil No. 60, diciembre 5 de 1928, Boletin Judicial No. 6,
Corte citada, pig. 633. Toda demand en justicia es una policitaci6n
que no se transform en contrato judicial sino en el instant que el
demandado la acepta mediante la notificaci6n al demandante del hecho
de haber constituido abogado para que respond a la demand. Suprema
Corte Justicia, 27 marzo 1901, Gaceta Oficial 1414.
La oposici6n a que se refiere el articulo 580 del C6digo de Comercio
puede hacerse por la via del requerimiento de abogado a abogado. Cas.
3 noviembre 1920, Boletin Judicial No. 124, pig. 2. Vide, en lo que se
refiere a la oposici6n a la sentencia de quiebra, Corte de Apelaci6n
Santo Domingo, Boletin Judicial dicha Corte, No. 4, pig. 349.
No existe disposici6n relative a que los actos de abogado
a abogado deban contener determinadas condiciones. Consfiltese, Cas.
18 enero 1929, Boletin Judicial No. 222, pig. 7.
Eh material commercial puede haber lugar a actos de abogado a abo-
gado en causes de apelaci6n, y no por ante los tribunales de primera
instancia. Cas. 31 marzo 1930, Boletin Judicial No. 234-239- pig. 100.
El acto a que se refiere el articulo 261 del C6digo de Procedimiento
Civil no debe considerarse como un acto de abogado a abogado sino co-
mo un verdadero emplazamiento. Cas. 9 mayo 1932, Boletin Judicial
No. 262, pig. 4.;
El acto de abogado a abogado para la presentaci6n de conclusions
en audiencia es una formalidad sustancial como secuela del derecho de
defense. Cas. 28 julio 1937, Boletin Judicial No. 324, pig. 397, in-medio.

17. ACTOS DE ALGUACIL. La matricula del Alguacil es una
parte esencial del acto y no puede ser impugnada por simple declaraci6n
de testigos. Corte Apelaci6n Santo Domingo, 9 marzo 1923. La declara-
ci6n hecha por el Alguacil de que se present en el domicilio del deman-
dado no puede ser destruida por simples alegaciones, porque esa decla-
raci6n hace fe hasta inscrici6n en falsedad. Misma Corte, 23 junior 1923.
Cuando la fecha exacta de un acto de Alguacil se puede deducir
del mismo acto o de otros relacionados consecuenciales del que se tra-
ta, no puede declararse que el acto estA sin fecha relativamente al de-
mandado. Corte Apelaci6n Santo Domingo, Sentencia Civil No. 51,
setiembre 17 de 1935.
Todo acto de procedimiento consta precisamente de uno o de various
elements previstos por el legislator, sin los cuales el acto es de por
si inoperante para surtir los efectos juridicos. Las formalidades son las
que integran y determinan el acto y al ser inherentes a 6ste, deben
forzosamente l1enarse o cumplirse al tenor de la ley, para que el acto
result tal como lo creara y lo exije el mandate legislative. Cas. 27
mayo 1912, Boletin Judicial No. 22-24, pig. 5, in-medio. Formularios








LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


para los actos de Alguacil, Boletin Judicial (cuarta epoca), No. 15, 16,
17, 18, 22, 23, 29. Estudios Practicos de Procedimiento Civil, Pablo Baez
Lavastida, Revista Judicial No. 2, pig. 4.
El articulo 1030 del C6digo Procedimiento Civil no es aplicable al
caso de los actos de Alguacil o copias que carezcan de la firma del
curial que los haya instrumentado, puesto que esa firma es lo que le da
autenticidad al acto o a la copia. Cas. 12 noviembre 1926, Boletin Ju-
dicial No. 196, pig. 6. Vide, sin embargo, Boletin No. 233, pig. 9.
Respecto de que no es nulo el acto en el cual se desnaturaliza el
nombre del Alguacil, Suprema Corte Justicia, 18 julio 1888, Gaceta
Official 767.
Relativamente a que el referido articulo 1030 del C6digo de Pro-
cedimiento Civil se refiere exclusivamente a los actos de Alguacil y de
procedimiento. Cas. 9 de febrero de 1923, Boletin Judicial No. 150-152,
pag. 37; y en cuanto a que el prealudido articulo 1030 no es aplicable
al caso en que se trata de la capacidad de los oficiales ministeriales para
el ejercicio de su ministerio, Cas. 16 abril 1923, Boletin Judicial No.
153-155, pig. 4.
Juzgado, que no es nulo el acto de Alguacil notificado fuera de su
jurisdicci6n, y que el Articulo 132 del C6digo de Procedimiento Civil
consigna penas para los Alguaciles, pero no se refiere a nulidades.
Suprema Corte Justicia, 26 octubre 1896, Gaceta Oficial 1169.
Las disposiciones de los articulos 61 y 68 del C6digo de Procedi-
miento Civil rijen para todos los actos de Alguacil en cuanto a las
menciones esenciales que deberin contener para llenar su objeto; pero
no obstante, como el Articulo 1030 prohibe que se declare nulo ningin
acto de Alguacil 0 de procedimiento si la nulidad no estA formalmente
pronunciada por la ley, s61o podr& declararse nulo el acto que en raz6n
de la omisi6n de las formalidades sustanciales pueda considerarse legal-
mente inexistente. Cas. 16 abril 1923, Boletin Judicial No. 153-155,
pag. 5.
Respecto de la aplicaci6n del dicho articulo 1030 consuiltese Supre-
ma Corte Justicia 28 octubre 1892 y 26 octubre 1896, Gaceta Oficial
975 y 1169, respectivamente.
En lo que se refiere a que el contenido de un acto de Alguacil no
puede ser impugnado por la declaraci6n de testigos, Corte Apelaci6n
Santo Domingo, 9 marzo 1923. Las declaraciones hechas por un Algua-
cil en un acto de su competencia, hacen fe hasta inscripci6n en falsedad,
misma Corte, 23 junior 1923.
La circunstancia de que el Alguacil desempefie un cargo pdblico
no es causa de nulidad del emplazamiento notificado por l1. Cas. 17
febrero 1928, Boletin Judicial No. 221, pig. 9. Vide, infra, Emplaza-
miento, No. 199.









CARLOS GATON RICHIEZ


El acto que no esti firmado por el Alguacil no tiene valor alguno.
Cas. 14 junio 1929, Boletin Judicial No. 227, pig. 11. Vide, sin embargo,
Cas. 12 noviembre 1926, Boletin Judiciad No. 196, pig. 6.
La ausencia de la firma del Alguacil en el acto de emplazamiento
hace al acto inexistente como acto autentico, porque la firma de la
persona que lo ha hecho es lo que le da autenticidad. La falta de la
firma en la copia hace inexistente el acto para aquel a quien ha sido
notificado. La circunstancia de que el emplazado haya recibido la copia
del acto, no lo priva del derecho de alegar la falta de validez del mis-
mo. Consiltese, Cas. 6 diciembre 1929, Boletin Judicial No. 233, pig. 9.
Un acto de notificaci6n de una sentencia no es nulo por falta del
visado a que se refiere el articulo 1039 del C6digo de Procedimiento
Civil, y el acto desprovisto de esta menci6n hace correr el plazo de la
apelaci6n. Cas. 10 agosto 1931. Boletin Judicial No. 253, pig. 5.
La firma del Alguacil que notifica un emplazamiento constitute una
formalidad esencial de dicho acto cuya falta vicia de nulidad el mismo
acto. Esa firma es exijida en la copia del acto lo mismo que en ell
original, ya que la copia hace las veces de original para la parte a
la cual esta destinada. Cas. 23 octubre 1931, Boletin Judicial No. 255-
257, pig. 32. Vide, decisions contrarias citadas.
Aprobar o salvar las enmiendas no esta prescrito por el articulo
61 del C6digo de Procedimiento Civil que se refiere a las formalidades
exijidas para la validez de los actos de alguacil ni tampoco lo esta por
el articulo 673 del mismo c6digo. En principio, el hecho de no aprobar
o salvar esas enmiendas, no esta sancionado con la nulidad, salvo el
caso de que ello hiciese incierto el cumplimiento de una formalidad
sustancial. Cas. 15 agosto 1936, Boletin Judicial No. 313, pig. 404, in-
medio.
En el sentido de que un emplazamiento no es nulo porque el nom-
bre de la persona a quien ha sido entregada la copia no haya sido
escrito de la mano del alguacil, Cas. 30 junio 1938, Boletin Judicial
No. 335, pig. 327. Los actos de alguacil son actos aut6nticos, y como
tales hacen fM hasta inscripci6n en falsedad de la existencia material
de los hechos que el official pdblico enuncia como haberlos cumplido el
mismo. Juzgado Primera Instancia Santo Domingo, 17 diciembre 1935.

Legislaci6n. Ley No. 286 que impone a los alguaciles transcribir
los actos, Gaceta Oficial 4596. Ley No. 326, modificadora de la ley sobre
la capacidad de los alguaciles, Gaceta Oficial No. 4830.

18. ACTO AUTENTICO. En siendo la ley del Notariado una
ley especial, cuando en ella no esti especialmente establecida la nulidad
de un acto hecho en contravenci6n de sus estipulaciones, tal acto es
inexistente en virtud de los principios fundamentals del derecho co-








LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


mun. Juzgado Primera Instancia Santo Domingo, 29 octubre 19201
Boletin Judicial (tercera 6poca), No. 16, pig. 7.-Vide, Autenticidad de
los Actos Notariales, Revista Monitor, No. 2, pig. 1-8. Por los Princi-
pios, Felix Fco. Rodriguez, Listin Diario, 22 y 24 diciembre 1909. Acto
Autentico, Aug. Franco Bid6, Revista Temis, No., 12.
Una cuenta legalizada por el Contador General de Hacienda (Teso-
rero Nacional) tiene todos los caracteres de un document autentico por
cuanto ha sido producido por un Agente de la Administraci6n Piblica
que actia dentro del limited de su competencia y sobre un objeto de
itilidad piblica. Juzgado Santo Domingo, Gaceta Oficial 1681.
El escrito nulo como autentico, vale al menos como acto privado,
desde el punto de vista de la prueba, si est& firmado por las parties.
Corte Apelaci6n La Vega, 23 mayo 1913, Boletin Judicial No. 33-34,
pag. 23. Cas. 22 agosto 1927, Boletin No. 205, pig. 12.
La falta de la nota del registro del acto lo despoja de la solemni-
dad requerida por la ley para su autenticidad. Consiltese, 9 diciembre
1895, Gaceta Oficial 1117.
Relativamente a que la irregularidad cometida por un Notario en
Io que se refiere a la ausencia de su firma en el acto no puede producer
]a nulidad del acto ni afecta los derechos que ha creado el mismo acto.
Consultese, agosto 9 de 1896, Gaceta Oficial 1159.
Los Jueces tienen potestad para apreciar si el prop6sito del legisla-
dor en, lo que se refiere a la forma en que debe ser redactado el acto
public para que contenga la sustancia del contrato. Articulo 328 C6di-
go Civil. Diciembre 3 de 1894, Gaceta Oficial 1095.
En cuanto a la prohibici6n de los articulos 14 y 15 de la Ley!
del Notariado, relative a la autorizaci6n de los actos notariales sin iat
presencia de dos testigos por lo menos que no sean parientes del Nota-
rio y a las consecuencias juridicas de estas contravenciones, asi come
en, lo que se refiere a que la menci6n hecha por el Notario de que la
parte no firm el acto por no saber firmar, no suple la falta del firm,
Cas. 22 diciembre 1922, Boletin Judicial No. 113, pig. 17.
En el sentido de que las disposiciones de los referidos articulos 14
y 15 de la Ley del Notariado tienen un carfcter esencial a falta de las
cuales un acto no puede gozar del beneficio de la autenticidad, Corte
Apelaci6n Santiago, 27 marzo.1919, Boletin Judicial Corte citada, No. 8,
Pag. 22.
Los actos de los Oficiales del Estado Civil, en su calidad de tales, son
actos aut6nticos. Cas. 17 diciembre 1923, Boletin Judicial No. 159-161,
Pag. 58, in-medio.
En cuanto a que la acci6n en nulidad de un acto pifblico por causA
de parentesco del Notario con una de las partes contratantes, puede ser
rechazada por la ejecuci6n voluntaria que todas las parties han dado 1l








CARLOS GATON RICHIEZ


acto, Corte Apelaci6n Santo Domingo, Sentencia Civil No. 39, agosto
7, 1928, Boletin Judicial Corte citada, No. 6, pig. 429.
En lo que se refiere a que el acta de audiencia redactada por el
Secretario en cumplimiento del articulo 280 del C6digo de Procedi-
miento Criminal y firmada por el Presidente y el Secretario, es un acto
aut&ntico cuyas enunciaciones hacen fe. Cas. 22 mayo 1925, Boletin Ju-
dicial 178, pag. 28; y en lo que se refiere a la autenticidad del acta de
audiencia relativamente al juramento de los testigos, Cas. 22 Mayo
1925, citada, Boletin Judicial No. 178, pag. 28.
Juzgado, que la certificaci6n de un Notario contenida en un ins-
trumento de venta y relative a la identificaci6n de las firmas de las
parties, no atribuye al acto el caracter de fecha cierta, porque esta for-
malidad cumplida por un Notario no es de aquellas para las cuales la
ley exije condiciones que determinan la autenticidad del acto. Articu-
lo 1328 del C6digo Civil. Corte Apelaci6n Santo Domingo, Sentencia
Civil No. 38, diciembre 17 de 1927, Boletin Judicial Corte citada, No. 4,
pag. 403.
La fe debida a los actos autenticos debe ser acatada por los tribuna-
les mientras la falsedad del acto no sea demostrada por los medios
determinados por la Ley. Cas. 21 de enero de 1920, Boletin Judicial
No. 114, pag. 8. En el mismo sentido, Corte Apelaci6n Santo Domingo,
8 abril 1926, Sentencia Civil No. 3.
Las actas de las sesiones de los Ayuntamientos redactadas por los
Secretarios de esas Corporaciones no son actos aut6nticos en el sentido
del articulo 1317 del C6digo Civil, porque los Secretarios no son "ofi-
ciales publicos". Cas. 6 junio 1923, Boletin Judicial No. 153-155, pig.
41. En el mismo sentido, Corte Apelaci6n Santo Domingo, 25 abril 1924.
El error comin respect de la capacidad de los testigos, y aun de
las parties en ciertos casos, cubre la nulidad resultante de la incapaci-
dad del testigo o de la parte, desconocida en el moment de la celebra-
ci6n del acto. Cas. 22 abril 1929, Boletin Judicial No. 225, pig. 17-18.
Corte. Apelaci6n Santo Domingo, sentencia civil No. 22, marzo 30 de
1928, Boletin Judicial No. 5, Corte citada, pig. 246. La Jurisprudencia
domnicana y la teoria del error common, Jose Antonio Jimenes D.,
El Dia Estetico (Revista), No. 6, afio de 1929. El error comin no hace
Derecho en la Repdblica Dominicana, J. H. Ducoudray, List:n Diario
15 julio 1934.
En siendo Ia fecha una parte esencial del acto aut6ntico, dependiente
de la funci6n encomendada por la ley al official pfblico encargado de
su redacci6n, no puede ser retractada sino por la via de la inscripci6r
en"falsedad. Cas. 18 abril 1934, Boletin Judicial No. 285, pig. 8, in-fine, 9.
Si es incontestable que el acto aut6ntico comprueba hasta inscrip-
cion en falsedad lo que ha sido dicho, hecho o convenido ante el Notario,
no lo es menos que 1l no prueba que lo que se ha dicho sea la verdad,









LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


que lo que se ha hecho sea lo que se ha querido hacer, y lo que se ha
convenido sea la realidad de lo que se quiso convenir. Las convenciones
de las parties insertadas en un acto aut6ntico pueden ser atacadas de
acuerdo con el derecho comtin. Juzgado Primera Instancia Santo Do-
mingo, 17 diciembre 1935.


19. ACTO BAJO FIRMA PRIVADA. La disposici6n del articu-
lo 1318 del C6digo Civil, segin la cual el document que no es aut6nti-
co por incompetencia o por incapacidad del Oficial o por un defecto
de forma, vale como acto bajo firma privada si esta firmado por lasi
parties, es absolutamente extrafia a los testamentos por acto p6blico.
Cas. 22 agosto 1927, Boletin Judicial No. 205, pag. 12. Corte Apelaci6n
La Vega, 28 mayo 1913, Boletin Judicial No. 33-34, pag. 23.
Respecto del acto de venta, Suprema Corte Justicia, 24 julio 1891,
Gaceta Oficial 897.
En cuanto a que la nulidad del acto que no contenga la menci6n
del articulo 1325 del C6digo Civil, no puede ser propuesta sino por las
parties contratantes y no por terceros, Corte Apelaci6n Santo Domingo,
15 marzo 1927, Boletin Judicial Corte citada, No. 3, pag. 43.
Respecto de la prueba del derecho contenido en el acto, misma sen-
tencia.
Relativamente a la nulidad del acto que no contenga la firma de la
persona a quien se opone y la constancia del double original, Suprema
Corte Justicia, 19 julio de 1892, Gaceta Oficial 952.
Ha sido decidido, que cuando en una convenci6n sinalagmatica la
obligaci6n direct y principal ha sido ejecutada por una de las parties,
no es necesario que el acto haya sido hecho por duplicado. No es nece-
sario tambi6n que el document comprobador de la existencia del con-
trato contenga a la vez la firma de las parties entire las cuales
exista la convenci6n. Articulo 1325 del C6digo Civil, Corte Apelaci6n
Santo Domingo ,Sentencia Civil No. 16, marzo 27 de 1928, Boletin Ju-
dicial Corte citada, No. 5, pig. 187. En el mismo sentido, misma Corte,
29 marzo 1928, mismo Boletin, pig. 212.
La ausencia de legalizaci6n o certificaci6n consular de la firma de
un acto bajo firma privada suscrito en el extranjero por un extranjero,
to estf sancionada por ninguna nulidad ni puede servir de fundamen-
to al rechazo de una demand, sino que capacity solamente a la parte
a quien se oponga el acto y que conste su realidad o autenticidad, a
pedir el sobreseimiento para los fines del establecimiento de su since-
ridad o de su falsedad. Consfiltese, Cas. 25 abril 1936, Boletin Judicial
No. 309, pig. 190, In-medio.
Las excepciones establecidas por la parte in-fine del articulo 1326
del Codigo Civil, tienen el caricter de limitativas. Cas. 21 julio 1937,
'Boletin Judicial No. 324, pfg. 389.









CARLOS GAT6N RICHIEZ


20. ACTOS DE COMERCIO. Realiza actos de comercio una
persona aun cuando estos actos sean ejercidos en mengua y fraude de
la ley o clandestinamente, y no liberal al que los ejerce de quedar bajo
el imperio de las leyes generals respect del comercio. Consiltese, Su-
prema Corte Justicia, 9 diciembre 1870, Colecci6n de Sentencias, pig.
166. Las compras de cosas muebles con el animo de alcanzar un lucro
revendiendolas, bien sea en la misma forma o en otra forma distinta,
y la reventa de estas mismas cosas, son actos mercantiles y pertenecen
a la clase de los contratos fundamentals. Sentencia citada, misma obra,
misma pigina. Es comerciante todo aquel que ejerce actos de compra
y reventa, ya porque constituya su profesi6n o estado civil, ya porque
acostumbre o repita los actos de comprar para revender. Misma senten-
cia, obra citada, pig. 167. En el lenguaje juridico se Hlaman mercanti-
les todos los contratos que direct o indirectamente tienden a producer
el hecho lamado comercio, ya se denominen fundamentals o auxilia-
res, Sentencia precitada, misma obra, pig. 166. Derecho Mercantil
Universal, Horacio V. Vicioso, Revista Judicial No. 29, pig. 583-584.
Aun cuando una convenci6n no tenga por su naturaleza un caricter
commercial, basta que ella este relacionada con la explotaci6n de un co-
mercio y sea accesorio de este, para que dicha convenci6n adquiera un
caricter commercial respect del comerciante que la suscribi6 en interns
de su comercio y ese comerciante pueda ser levado ante la jurisdic-
ci6n commercial con motive de las contestaciones a que d6 lugar dicha
convenci6n. Cas. 15 julio 1932, Boletin Judicial No. 264, pig. 12. Fe
de Erratas, Boletin Judicial No. 267, pig. 27.
No s6lo los pagares sino todas las obligaciones, cual que sea su
forma, suscritas por un comerciante, se reputan actos de comercio. Con-
siltese, Cas. 15 noviembre 1933, Boletin Judicial No. 280, pig. 4, in-fine.

21. ACTO NOTARIAL. Un acto notarial no es necesariamente
nulo porque no haya sido redactado y escrito en absolute conformidad
con las disposiciones de los articulos 18 y 21 de la Ley del Notariado,
porque la ley no sanciona con la nulidad del acto la inobservancia de
lo que prescriben dichos articulos. Cas. 22 agosto 1927, Boletin Judicial
No. 205, pig. 12.
Eh lo que se refiere a que los actos notariales son ejecutorios dc
pleno derecho y que desde que un acto de esta naturaleza es presenta-
do al Juez, 6ste no puede dispensarse de ordenar su ejecuci6n si la ley
y las formas han sido cumplidas, Corte Apelaci6n Santo Domingo, 16
setiembre 1922. Las disposiciones de los articulos 14 y 15 de la Ley del
Nolariado tienen un caricter esencial a falta de las cuales no puede
gozar del beneficio de la autenticidad, Corte Apelaci6n Santiago, 27
marzo 1919, Boletin Judicial Corte citada, No. 8, pig. 22.
El articulo 61 de la referida Ley del Notariado no puede conside-
rarse como una derogaci6n al principio sostenido por el articulo 1319








LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


del C6digo Civil, sino mis bien como una aplicaci6n de ese principio
a los casos excepcionalmente previstos por dicho articulo 61, misma
sentencia.
La acci6n en nulidad de un acto pfiblico por causa de parentesco
del Notario redactor con una de las parties contratantes, puede ser
rechazada por la ejecuci6n voluntaria que todas las parties hayan dado
al acto. Corte Apelaci6n Santo Domingo, Sentencia Civil No. 39, agos-
to 7 de 1928, Boletin Judicial Corte citada, No. 6, pig. 429. Vide, Cas.
22 diciembre 1919, Boletin Judicial No. 113, pig. 17.
Relativamente a que el error comun sobre la calidad del testigo
instrumental no vicia de nulidad el acto autentico, cuando result de
las circunstancias que el testigo era considerado por el demandante
como dominicano, misma Corte, Sentencia Civil No. 22, marzo 30 de
1928, Boletin Judicial dicha Corte, No. 5, pig. 243.
Respecto de que los actos aut6nticos instrumentados en el extran-
jero no pueden ser opuestos si no se revisten de la formula legal. Con-
sultese Suprema Corte Justicia, 19 junior 1889, Gaceta Oficial 811.
En cuanto a que la irregularidad cometida por un Notario en lo
que se refiere a la ausencia de su firma en el acto no puede producer
la nulidad del acto ni afecta los derechos que ha creado el mismo acto,
misma Corte, 9 agosto 1896, Gaceta Oficial 1159.
Relativamente a la irresponsabilidad de los Notarios cuando no
actuan como mandatarios de las parties, misma Corte, 17 junior 1891,
Gaceta Oficial 891.
Juzgado, que la legislaci6n dominicana se aparta de la de origen
en el sentido de que no establece la nulidad de los actos notariales sino
por inobservancia de las formalidades prescritas en los articulos 55 y
siguientes de la ley del Notariado, y se atiene, ademAs, al principio ge-
neral de que solamente puede ser declarado nulo el acto cuando la irre-
gularidad cometida por el Notario en un acto, sea de una influencia tal
sobre el mismo, que permit considerarlo viciado sustancialmente como
acto autentico. Corte Apelaci6n Santo Domingo, Sentencia Civil No. 18,
julio 27 de 1926.
En lo que respect al nombre y apellidos del Notario, la ley se
conform con los que ha usado en todos los actos, aunque sea un solo
apellido, misma sentencia.
En cuanto a que para indicar el domicilio y la residencia de los'
testigos es suficiente que se consigne en el acta que son del lugar donde
el acto es redactado, siempre que no se demuestre que los testigos que
asistieron a la confecci6n del acto tenian su domicilio y residencia en
otro lugar, misma sentencia.
Relativamente a los testigos putativos, vide, misma Corte, Senten-
cia Civil No. 22, marzo 30 de 1928, citada, Boletin Judicial dicha Corte,
No. 5, pig. 243.









CARLOS GATON RICHIEZ


La afirmaci6n de un Notario de que un testamento piblico le ha
sido dictado debe ser creida hasta inscripci6n en falsedad, misma Corte,
Sentencia Civil No. 3, abril 8 de 1926.
Aunque la ley del Notariado pronuncie la nulidad de un acto que
contenga violaci6n al articulo 21 de dicha ley, en realidad, el espiritu
de esa ley es herir de nulidad el acto hecho en violaci6n del articulo
18. Cas. 31 julio 1931, Boletin Judicial No. 252, pig. 103.


22. ACTO RECORDATORIO. (avenir). Ningin texto exije
que el abogado que da avenir debe conceder un plazo de un dia franco
y que este plazo debe ser aumentado en raz6n de la distancia. La nuli-
dad de un acto de abogado a abogado, no puede ser pronunciada sino
por la omisi6n de una formalidad sustancial. Corte Apelaci6n Santo
Domingo, Sentencia Civil No. 12, diciembre 12 de 1930. Cas. 6 octubre
1916, Boletin Judicial No. 75, pig. 2, in-medio. Vide la ley que esta-
blece el plazo para el avenir. Gaceta Oficial 4504. Vide, infra, Avenir,
No. 52.


23. ACUMULACION DEL DEFECTO. El objeto primordial de
la disposici6n del articulo 153 del C6digo de Procedimiento Civil, es
evitar que en un mismo asunto recaiga una sentencia contradictoria
respect de un demandado y en defecto respect de otro, a fin de que
no pueda ocurrir una contradicci6n de sentencias en caso de oposici6n
por la parte no compareciente. Cas. 30 enero 1918, Boletin Judicial No.
90, pag. 7.
No procede la aplicaci6n del referido articulo 153 del C6digo de
Procedimiento Civil, cuando se trata de un garante intimado en lo
principal, que no comparece, y del garantido, compareciente s6lo para
fines de la demand en garantia, porque no tienen ambos el mismo in-
teres en la demand, misma sentencia.
En igual sentido y siempre en lo que se refiere a que las parties
demandantes tengan el mismo interns, Cas. 28 mayo 1919, Boletin Judi-
cial No. 106, pag. 5.
Los jueces no pueden pronunciar de oficio la acumulaci6n del
defecto. Cuando .hay abogado constituido s6lo procede pronunciar el
defecto puro y simple, porque el articulo 153 del C6digo de Procedi-
miento Civil no se refiere al defecto por falta de concluir, sino al
defecto por falta de comparecer, Corte Apelaci6n Santo Domingo, Sen-
tencia Civil No. 19, marzo 29 de 1928, Boletin Judicial Corte citada,
No. 5, pag. 212. Vide, misma Corte, Sentencia Civil No. 27, octubre 6 de
1927; Sentencia Civil No. 30, 27 noviembre 1927, Boletin Judicial No. 4,
Corte citada, pag. 279 y 329, repectivamente; Sentencia Civil No. 1,
misma Corte, 16 marzo 1926.









LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


Es facultativo para los Tribunales de comercio ordenar el ciumula
de defecto, Corte citada, 30 julio 1923. Sobre la misma material, misma
Corte, Sentencia Civil No. 25, setiembre 18 de 1926.
Las sentencias que acumulan a la causa el beneficio del defecto,
son por su propia naturaleza, preparatorias. Cas. 30 noviembre 1937,
Boletin Judicial No. 328, pig. 656. Caso en que la sentencia que acumu-
]a el beneficio del defecto es contradictoria, Cas. 28 noviembre 1934,
Boletin Judicial No. 292, pag. 14.
El articulo 153 del C6digo de Procedimiento Civil, relative a la
acumulaci6n del defecto y a la reasignaci6n de los no comparecientes
en caso de pluralidad de demandados, no tiene aplicaci6n en material
de referimiento, por cuanto que la acumulaci6n del defecto ha sido
e:-clusivamente establecido para evitar los inconvenientes de la opo-
sici6n, y este recurso no es admisible contra las ordenanzas del Juez
de los Referimientos. Juzgado Primera Instancia Santo Domingo, 7
ncviembre 1935.
En material commercial, el cuimulo del defecto de una de las parties
'-mandadas en beneficio de la causa, es potestativo para el tribunal.
Ju-zgado Primera Instancia Santo Domingo, 9 noviembre 1935.
En la reasignaci6n intervenida por virtud de una sentencia de
c-mulo de defecto es necesario observer los plazos ordinarios de los
emplazamientos. Se deben observer igualmente los plazos del articulo
73, y si el demandado reasignado constitute abogado no esta obligado
a comparecer el dia fijado por la nueva asignaci6n, 61 tiene una octava
para preparar sus defenses y tiene derecho a obtener el aplazamiento
hrsta el vencimiento del plazo. Juzgado Primera Instancia Santo Do-
mingo, 29 febrero 1936.

24. ADJUDICACION. El dep6sito del precio de adjudicaci6n
irmueble embargado debe verificarse con el concurso de la voluntad
del persiguiente, conio persona que deposit, y del Secretario del Juz-
gado, como persona que recibe la cosa depositada. Cuando la obligaci6n
de depositar el precio de la adjudicaci6n en la Secretaria del Juzgado
es el resultado de una clAusula del pliego de condiciones, el Secretario
cel Juzgado es un tercero respect del embargante y del adjudicatario.
Articulos 1915 y 1917 del C6digo Civil. Consiltese Cas. 17 diciembre
1R23, Boletin Judicial No. 159-161, pig. 55.
El Secretario de un tribunal tiene derecho a los honorarios que la
tarifa de Costas Judiciales determine para los depositarios, cuando el
pago del precio de adjudicaci6n se hace en sus manos conforme al pliego
de condiciones. Corte Apelaci6n Santo Domingo, Sentencia Civil No.
S del 8 de febreroo 1923. Respecto de la fijaci6n del monto de la primera
puja en el caso de una segunda hipoteca, Cas. 11 mayo 1923, Boletin
Judicial No. 153-155, pig. 22.









CARLOS GATON RICHIEZ


La sentencia de adjudicaci6n que decide sobre un incident y.
pronuncia la adjudicaci6n, no es una simple constancia del hecho ma-
terial de la subasta y del cambio de dominio operado a favor del adju-
judicatario. Es una verdadera sentencia que debe ser motivada. Cas.
31 marzo 1933, Boletin Judicial No. 272, pig. 26. VWase la pig. 24-25.


25. ADMINISTRATION DE JUSTICIA. El Juez esti ligado al
fallar, a la naturaleza de la acci6n que le ha ocupado. Esta naturaleza
no puede evidenciarse sino del acta de citaci6n y de las conclusions del
Ministerio Pdblico. Suprema Corte Justicia, 20 diciembre 1907, Gaceta
Official 1898, Vide, La Administraci6n de Justicia, R. J. Castillo, Revis-
ta Judicial No. 49, pig. 1192-1196. Vide, ademis, La Justicia y el equi-
librio social, Listin Diario (editorial) No. 13895, octubre 31 de 1932.
Mismo diario, La celeridad de la Justicia, (editorial), 11 octubre 1935.
Discurso del Presidente Trujillo, en Santiago, 9 enero 1933, Listin Dia-
rio 10 mes y afio citados. Otro discurso, autor citado, La Opini6n 20 no-
viembre 1933.
La buena administraci6n de justicia aconseja elejir el tribunal don-
de sea mas ficil y expedite reunir el mayor ndmero de pruebas y de
documents de convicci6n destinados a demostrar la verdad del hecho,
Corte Apelaci6n Santo Domingo, 11 julio 1910, Boletin Judicial No. 8,
pag. 2, in-fine. 3.
El fin esencial a que responded el funcionamiento de los tribunales
de la Repiblica, es el de la justicia y no la protecci6n al espiritu de
chicana, generalmente opuesto a la buena fM que debe ser la regla de
procedimiento ante ellos para evitar las sorpresas y las dilatorias en la
soluci6n de los litigios. Cas. 15 agosto 1936, Boletin Judicial No. 313,
pag. 410, in-medio.
Ningin tribunal puede justificarse invocando motives de orden pu-
ramente moral, para dar un fallo traspasando los limits de su competen-
cia. Los jueces deben guardar las formas legales y fallar la causa
dentro de los limits demarcados por las conclusions de las parties y
redactando sus decisions con claridad y precision. Cas. 19 agosto 1919,
Boletin Judicial No. 109, pig. 7, in-fine 8.
Las consecuencias de la falta de pruebas no dispensa a los Tribuna-
les de estatuir, ni los autoriza tampoco, en caso de duda, a pronunciarse
en favor del demandante. Los Tribunales deben buscar su regla de
conduct en el articulo 1315, mediante cuya aplicaci6n cada parte debe
probar su derecho o sucumbir. Juzgado de Primera Instancia Santo
Domingo, 24 enero 1935.


26. ADMINISTRACION LEGAL. Vide, infra, Interdicci6n. No.









LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


27. ADUANA. Vide, infra, Consejos de Aduana No. 118.

28. ADULTERIO. Debe entenderse por casa conyugal, no s61o
la casa en que habitan los esposos, sino tambi6n aquella en que el marido
ha fijado su residencia despues de una separaci6n de hecho, toda vez
que segun el articulo 214 del C6digo Civil, la esposa tiene el derecho
de hacerse recibir y alojar alli. Corte Apelaci6n Santiago, 12 setiembre
1918, Boletin Corte citada, No. 3, pig. 19. Revista Temis, No. 15.
La causa del c6mplice y del author es indivisible mientras la pena
no sea personal por efecto de una sentencia que haya adquirido la
autoridad de la cosa juzgada. Corte Apelaci6n La Vega, 6 febrero 1911,
Boletin Judicial No. 63-64, pig. 20.
Se consider como prueba para establecer el adulterio, la confe-
si6n del c6mplice prestada por ante el Juez de instrucci6n, misma Corte,
24 de agosto 1917, Boletin Judicial No. 102, pig. 16.
En cuanto a que la prueba del acto que constitute el adulterio se
puede establecer por presunciones, vide Suprema Corte Justicia, mayo
8 de 1893, Gaceta Oficial 980, vide, tambi6n, sobre la prueba del adul-
terio, misma Corte, 14 de enero 1891, Gaceta Oficial 863.
La simple alegaci6n hecha por la mujer perseguida como addltera
de que el marido tuvo una concubina en la casa conyugal, no basta
para considerarlo incurso en la caducidad que pronuncia el articulo 336
del C6digo Penal. Cas. 19 noviembre 1919, Boletin Judicial No. 112,
pag. 5; y sobre la apreciaci6n de esta circustancia por el Juez del
fondo, Cas. 14 febrero 1927, Boletin Judicial No. 199, pig. 6.
Sobre la administraci6n de los hijos en caso de adulterio, vide Su-
prema Corte Justicia, 8 mayo 1892, Gaceta Oficial 979.
La circunstancia de que haya sido en la casa conyugal en donde el
marido haya mantenido una concubina, es un elements constitutivo
del delito que prevee y castiga, el articulo 339 del C6digo Penal, y el
Juez aprecia soberanamente la existencia de tal circunstancia cuya
apreciaci6n no puede ser censurada por la Corte de Casaci6n. Cas. 14
febrero 1927, Boletin Judicial No. 199, pig. 6. En el mismo sentido Cas.
19 agosto 1921, Boletin Judicial No. 130-133, pig. 43. Consiltese, Cas.
31 agosto 1937, Boletin Judicial No. 325, pag. 472-473.
Respecto de la condenaci6n del c6mplice al pago de la indemniza-
ci6n por concept de dafios y perjuicios, Articulo 1382 del C6digo Civil.
Cas. 28 junior 1929, Boletin Judicial No. 227, pig. 18.

29. AGRIMENSURA. Si la operaci6n de mensura de un terre-
no hecha por un Agrimensor en el ejercicio de sus funciones, no puede
ser revisada, rectificada ni destruida por otro Agrimensor, much menos
podria serlo por una persona sin caricter legal. La revision y rectifica-









CARLOS GATON RICHIEZ


ci6n para que surta sus efectos, debe hacerse de la manera prevista y'
determinada por la ley. Los Agrimensores tienen el caracter de oficia-
les ministeriales segun la ley de su instituci6n y profesi6n. Suprema
Corte Justicia, 20 marzo 1871, Colecci6n de Sentencias, pag. 179. Sobre
titulos de Agrimensores, vide, M. de J. Camarena Perdomo, Revista
Judicial No. 35, pig. 751-753.
Para la aplicaci6n de la Orden Ejecutiva 331 es necesario, ademas
de las faltas cometidas por el Agrimensor, que esas faltas ocasionen un
perjuicio a la persona querellante. Cas. 25 enero 1926, Boletin Judicial
No. 186-187, pag. 16; y el Agrirmiensor debe proceder en el ejercicio de
sus funciones o con motive de ese ejercicio, para que exista la falta a
que se refiere la Orden Ejecutiva aludida. Cas. 19 setiembre 1924, Bo-
letin Judicial No. 168-170, pag. 29.
Relativamente a la aplicaci6n del articulo 9 de la Ley de Agrimen-
sura, Cas. 16 febrero 1912, Boletin Judicial No. 20-21, pag. 2.
La Ley de Agrimensura no prohibe practicar nuevas mensuras en
los terrenos ya mensurados, sino destruir o modificar en sus operacio-
nes la situaci6n de los linderos o mojonaduras establecidos por otro agri-
mensor y el cual estableciLiento consta en los documents que se le
presented, a menos que esto se verifique en presencia y de acuerdo
con todas las personas interesadas o por expreso mandate judicial. Cas.
25 agosto 1937, Boletin Judicial No. 325, pag. 449, in-fine, 450, ab-initio.
Sobre la aplicaci6n de la sanci6n prescrita por el articulo 55 de la
Ley de Registro de Tierras, modificado por la Ley No. 1140, Gaceta
Official 4098, Cas. 20 agosto 1937, Boletin Judicial No. 325, pig. 443.
Respecto de que la competencia del Tribunal de Tierras para diri-
mir las diferencias entire los conduefios y el agrimensor con motive de
la ejecuci6n del contrato de mensura catastral, no es exclusive de la
competencia de los tribunales represivos, Cas. 22 diciembre 1938, Bole-
tin Judicial No. 341, pig. 942.

Legislacion. Ley de Agrimensura, Colecci6n de Leyes, tomo II,
pag. 48, afio 1848; tomo V, pig. 246, afio 1871; tomo VIII, pig. 158, aio
1882; Ley sobre el Sistema M6trico Decimal, Gaceta Oficial 2396, afio
1913; Ley sobre Sanciones, Gaceta Oficial 3052, afio 1919, Ley que abro-
ga los articulos 4 y 5 de la Ley de Agrimensura, Gaceta Oficial 1902,
afio 1908. La Ley de Agrimensura, Gaceta Oficial 2221, afio
1911; Reglamento de Agrimensura Gaceta Oficial 3165, afio 1920.
Orden Ejecutiva No. 331 sobre las sanciones por incompetencia de los
Agrimensores, Gaceta Oficial 3052; Abrogaci6n de la Ley Organica de
Estudios Profesionales, consdltese Ley No. 104, Gaceta Oficial 1902.
Reglamento de Agrimensura, Gaceta Oficial 3165. Modificaci6n al Re-
glamento, Gaceta Oficial 3556. Sobre certificados de mensura catastral,
Gaceta Oficial 4777. Interpretaci6n de la Orden Ejecutiva 590, Gaceta









LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


Official 3197. Reglamentos de Agrimensura, enmiendas y trabajos, Ga-
ceta Oficial 3465, 3555, 4959. Decreto No. 83, Gaceta Oficial 3460. Ley
No. 1140, Gaceta Oficial 4098. Consiltese Gaceta Oficial 4727, 4983 y
4672. Sobre pago de mensura, Gaceta Oficial 4282, 4318, 4327, 4359, 4445
y 4887. Vide, infra, Tribunal de Tierras, Legislacion. No. 506 y 301 resp.


30. AGUAS. Los cursos de agua forman una unidad indivisible
desde su comienzo hasta su fin, y son ciertamente susceptibles de propie-
dad privada y de cosas en el comercio, cuando no son de los que la ley
declara pertenecientes al dominio p6blico del Estado. Suprema Corte
de Justicia, 13 junio 1902, Gaceta Oficial No. 1498, (Articulo 644 y 645
del C6digo Civil). V6ase Suprema Corte Justicia, 2 octubre 1901, Gace-
ta Official 1436. Sobre utilizaci6n de aguas, Monitor, (Revista), No. 3,
pag. 15-23.
La disposici6n del parrafo tercero del articulo 19 do la Ley sobre
Distribuci6n de Aguas justifica el pensamiento del legislator de sus-
tracr de los tribunales represivcs las irregularidades que pudieran ori-
jinarse con motivo del servicio de agua en los lugares en que este servi-
cio ha sido organizado. Cas. 28 setiembre 1936, Boletin Judicial No. 304,
pag. 502, in-medio.


31. ALCALDE. Los Alcaldes tienen designadas y limitadas sus
atribuciones. Estin colocados en la primera escala ascendente del Poder
Judicial, y no pueden ejercer nunca las mismas atribuciones que los
Jueces de Primera Instancia, porque a estos se les ha delegado una
suma de potestad y jurisdicci6n ordinaria muchisimo mas amplia que
a aquellos. Al ocupar y ejercer las atribuciones de los jueces de primera
instancia, cometerian un exceso de poder del que resultaria indefectible-
men.e la nulidad mis absolute en lo juzgado y fallado, por la deficien-
cia de potestad e incompetencia radical en raz6n de las personas y de
la material. Suprema Corte Justicia, 28 agosto 1871, Colecci6n de Sen-
tencias, pig. 230. Revista Judicial No. 2, pig. 13-14. Los Alcaldes, sus-
titutos del Juez de Instrucci6n, solamente reemplazaban a este Magis-
trado en las funciones finicas de instruir los expedientes y presidir la
Camara de Consejo, que no juzgaba ni decidia, sino calificaba hechos.
Misma sentencia. Compirese, Suprema Corte Justicia, 31 julio 1935,
relativamente a la interpretaci6n del articulo 57 del C6digo de Procedi-
miento Criminal, Boletin Judicial No. 300, pig. 290 y siguientes.
Los Alcaldes, como jueces de simple policia, no tienen calidad para
fallar sobre hechos constitutivos de un delito. Cas. 18 agosto 1911,
Boletin Judicial No. 13, pig. 2. En igual sentido, esto es, en el sentido
de que los Alcaldes no pueden imponer penas correccionales sino cuan-
do alguna ley los faculta para ello, Cas. 20 octubre 1924, Boletin Judi-
cial No. 171-173, pag. 6.









CARLOS GATON RICHIEZ


El Alcalde no tiene calidad para hacer citaciones que s61o com-
pete al representate del Ministerio Piblico o a la parte actora. Articulo
114 C6digo de Procedimiento Criminal. Cas. 9 julio 1920, Boletin Judi-
cial No. 120, pig. 3; No. 130-133, pig. 11-34.
Los Alcaldes no tienen facultad para investigar las contravencio-
nes de simple policia y recibir los informes, denuncias y quejas relati-
vas a esa clase de infracciones, que s61o compete juzgar y castigar.
Articulo 11 reformado del C6digo de Procedimiento Criminal. Cas.
12 agosto 1921, Boletin Judicial No. 130-133, pig. 34. Los Alcaldes no
pueden imponer penas superiores a las de simple policia, salvo en los
casos de estar capacitados para ello por alguna ley especial. Cas. 21
abril de 1922, Boletin Judicial No. 141-143, pig. 10.
Cuando los Alcaldes conocen de infracciones castigadas con penas
de simple policia, aun cuando sea en virtud de alguna ley especial,
lo hacen como jueces de simple policia y por tanto sus sentencias deben
ser redactadas de acuerdo con las prescripciones de los articulos 163
del C6digo de Procedimiento Criminal y 17 de la Ley de Policia. Cas.
13 agosto, 1923, Boletin Judicial No. 156-158, pig. 57-58.
Cuando los Alcaldes, en uso de sus atribuciones especiales, imponen
penas correccionales, deben observer en la instrucci6n y en la senten-
cia las disposiciones que rijen para los tribunales correccionales, salvo
en caso de disposici6n expresa de la ley en contrario. Cas. 25 junic
1923, Boletin Judicial No. 153-155, pig. 73; Cas. 31 octubre 1923, Bole
tin Judicial No. 159-161, pig. 16; Cas. 4 agosto 1924, Boletin Judicia
No. 184, pig. 21.
En lo que se refiere a que la disposici6n relative a la constituci61
del Juzgado de Policia es de orden pdblico, y aplicable aun al caso ei
que dichos Juzgados, en virtud de leyes especiales, conocen de delito:
correccionales, Cas. 29 enero y 7 febrero 1923, Boletin Judicial No. 150
152, pigs. 19-30.
Respecto de la competencia de los Alcaldes para conocer de la eje
cuci6n de sus sentencias dictadas en atribuciones civiles, vide Supremi
Corte Justicia, 12 enero 1890, Gaceta Oficial 861.
Relativamente a la suspension del Alcalde del ejercicio de sus
funciones, Boletin Judicial No. 100, pig. 4; y en lo que se refiere al
rechazo de la suspension, Boletin Judicial No. 101, pig. 1' y 14.
Respecto de que el suplente de Alcalde tiene plena competencia,
ipso-jure para reemplazar al Juez de Instrucci6n, Suprema Corte Justi-2
cia 22 marzo 1897, Gaceta Oficial 1202.
En cuanto a que los Alcaldes son considerados como MagistradoS,
misma Corte, 18 junior 1897, Gaceta Oficial 1205.
El prrafo del articulo 57 de la Constituci6n Politica del Estado, afio
de 1924, se refiere exclusivamente a los Jueces que son electos por eW








LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


Senado de la Repiblica y no a los Jueces-Alcaldes, cuya desgnaci6n
es de la competencia del Poder Ejecutivo. La duraci6n de las funciones
de los Alcaldes no esta amparada por las disposiciones del referido texto
constitutional. Consiltese Cas. 23 febrero 1927, Boletin Judicial No.
199, pag. 15-16.
El Alcalde es incompetent para conceder permiso de embargar
en manos de terceros, sobre todo, en materials que no son de su com-
petencia o que exceden del limited que la ley sefiala a esa misma com-
petencia. Suprema Corte Justicia 22 abril 1891, Gaceta Oficial No. 878.
Respecto de la interpretaci6n del articulo 558 del C6digo de Procedi-
miento Civil desde el punto de vista del Juez competent, en lo que se
refiere al domicilio, misma Corte, misma sentencia.
En cuanto a que la competencia general de los Alcaldes en material
civil esta circunscrita por el articulo 10 del C6digo de Procedimiento
Civil a las demands que no excedan del valor de cien pesos. Cas. 11;
julio 1927, Boletin Judicial No. 203-204, pig. 16.
En los casos en que el Alcalde actda en la redacci6n de un testa-
mento y no hace constar en el acto su calidad de Notario, esta circuns-
tancia no es causa de nulidad, Cas. 19 noviembre 1919, Boletin Judicial
No. 159-161, pig. 27.
Las Alcaldias cuando actfan como Tribunales de Higiene, deben se-
guir en la instrucci6n las reglas correspondientes a los delitos. Cas. 30
julio 1929, Boletin Judicial No. 228, pag. 18.
Cuando los jueces alcaldes, de acuerdo con la capacidad que les
confiere la ley, imponen penas correccionales actian como jueces de
la jurisdicci6n correccional. Cas. 17 marzo 1937, Boletin Judicial No.
320, pag. 142, in-medio. En el mismo sentido Cas. 26 mayo 1937, Boletin
Judicial No. 322, pig. 243, in-medio.

Caso de falta disciplinaria cometida por el Juez-Alcalde sobre el
motivo de usurpaci6n de mandate para ejercer ilegalmente sus fun-
ciones. Consiltese, Cas. 6 diciembre 1937, Boletin Judicial No. 329,
pag. 688.
Sobre la competencia de los Alcaldes en los casos de aparceria y la
obligaci6n previa de ordenar medidas de peritaje, Cas. 26 octubre 1938,
letin Judicial No. 339, pag. 646.
Los Alcaldes s6lo son competentes para conocer aquellas demands
bre pensions alimenticias que se intenten en virtud de los articulos
05, 206 y 207 del C6digo Civil, siempre que no excedan de sesenta
sos anuales. Juzgado Primera Instancia Santo Domingo, 28 noviem-
re 1935.
Cuando el Alcalde es incompetent en raz6n de la material debe
eclinar el conocimiento de la causa y enviar las diligencias, asi comI-








CARLOS GATON RICHIEZ


el process al Procurador Fiscal, aun cuando la declinatoria no fuese
pedida por la parte civil, porque se trata de incompetencia ratione ma-
teriae, que es de orden pliblico. Articulo 160 C6digo de Procedimiento
Criminal. Cas. 25 octubre 1929, Boletin Judicial No. 231, pag. 19.

Doetrina. La remoci6n de los Alcaldes, Damian Baez B., Listin
Diario, No. 11207. Sobre la competencia de los Alcaldes en los casos
de "comisi6n" de delitos, Circular del Procurador General de la Repui-
blica, Revista Judicial No. 10, pag. 172-174. Vide, Cartilla para los
Alcaldes, Revista Monitor No. 1 y siguientes. Vide, ademis, Ejercicio
del Notariado por los Alcaldes, R. J. Castillo, Revista Judicial No. 23,
pag. 457-459. La ley francesa del 23 de mayo de 1888, jams ha rejido
para los Alcaldes. Corte citada, 17 octubre 1870, Colecci6n Sentencias,
pag. 150, in-fine, 151. Cartilla para los Alcaldes, A. Acevedo, Revista
Monitar No. 1, pig, 31-36; No. 3, pig. 24-26; No. 4, pag. 16-27

Legislacpin. Resoluci6n No. 50 relative a la remoci6n de los
Alcaldes, Colecci6n de Leyes, afio 1845, tomo I, pig. 173. Decreto No.
375, atribuciones de los Alcaldes, Colecci6n de Leyes, afio 1855, tome
III, pig. 16. Orden Ejecutiva No. 307 que autoriza a los Alcaldes a efec-
tuar citaciones, Gaceta Oficial 3024, afio 1919. Ley sobre la jurisdicci6n
de las Alcaldias de la Comin de Santo Domingo, Gaceta Oficial 2214,
afio 1911. Orden Ejecutiva No. 70 que autoriga a los Alcaldes a tomar
juramento. Orden Ejecutiva No. 361 que otorga calidad a los Alcaldes
para actuar como Oficiales del Estado Civil, Gaceta Oficial 3091, afia
1919. Orden Ejecutiva No. 362 que modifica la Orden Ejecutiva No.
307. Orden Ejecutiva No. 622 que otorga competencia excepcional a
determinados Alcaldes, Gaceta Oficial 3218, afio 1921. Orden Ejecutiva
No. 624 que modifica el articulo 72 de la Orden Ejecutiva No. 338, en lo
que se refiere al pago de la multa. Orden Ejecutiva No. 662, honorarios
de los Alcaldes, Gaceta Oficial 3282, afio 1921. Resoluci6n No. 72 sobre
honorarios de los Alcaldes cuando actian en asuntos relacionados con
el Tribunal de Tierras, Gaceta Oficial 3758, afio 1926. Orden Ejecutiva
No. 664 que modifica los articulos 311 y 401 del C6digo Penal y atri-
buye competencia exceptional a los Alcaldes en los casos de golpes,
heridas, violencias, etc., Gaceta Oficial 3252, afio 1921. Orden Ejecutiva
No. 697 que modifica la Orden Ejecutiva No. 662, Gaceta Oficial 3287,
afio 1922. Orden Ejecutiva No. 738 que modifica la Orden Ejecutiva No.
664, Gaceta Oficial 3320, afio 1922. Resoluci6n del Presidente de la Re-
pdblica que reestablece varias Alcaldias, Gaceta Oficial 3398, afio 1923.
Decreto No. 128, designaci6n de los Alcaldes, Gaceta Oficial 3498, afio
1924. Ley No. 13, sobre el nombramiento de los Alcaldes, Gaceta Ofi-
cial 4300, ailo 1930. Ley No. 576 que abroga la Ley No. 13 y reform
la Ley de Organizaci6n Comunal, Gaceta Oficial 4617, afio 1933. Ley'
1079 que modifica la Orden Ejecutiva No. 664, Gaceta Oficial 4888, afio
19l Ley No. 1220 que abroga la Orden Ejecutiva No, 664, Gaceta Ofi-








LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


cial 4970, afio 1936. Ley No. 1498, condici6n de abogado para ejercer el
cargo de Alcalde en las Cabeceras de Provincias y en algunas Comunes,
Gaceta Oficial 5162, afio 1938. Ley 20, condiciones necesarias para ser
suplente de Alcalde, Gaceta Oficial 5237, afio 1938. Ley No. 1425, que
modifica la Ley No. 1220, Gaceta Oficial 5102. Decreto No. 322 que pro-
hibe el ministerio de defensores ante las Alcaldias, Colecci6n de Leyes,
afio 1853, tomo II, pig. 325. Decreto del Protector, sobre el procedimien-
to civil ante las Alcaldias, Colecci6n de Leyes, afio 1865, tomo IV, pag.
259. Decreto No. 469, procedimiento civil ante los Alcaldes, Colecci6n
de Leyes, afio 1857, tomo III, pig. 215. Ley No. 1367 persecuci6n del pago
de las costas por la via del apremio corporal, Gaceta Oficial 5064, afio
1937. Ley No. 35 circunscripci6n territorial de las Alcaldias de San-
tiago, Gaceta Oficial 5750, afio 1938. Ley No. 51, articulo 39, sobre las
circuncripciones de las Alcaldias de Santo Domingo, Gaceta Oficial
4294, afio 1930. Exposicion de MOTIVOS sobre esta ley, acta de la Ca-
mara de Diputados, 26 agosto 1930, Boletin dicha Camara No. 66, pag.
37. Vide, Circular del Procurador General de la Repdblica, No. 15, Lis-
tin Diario No. 13363, mayo 22 de 1931; Vide, ademis, articulo 82 de la
Ley de Organizaci6n Judicial, Gaceta Oficial 3921, afio 1927. Ley No.
143, sobre el Ministerio Pfiblico por ante la Alcaldia, Gaceta Oficial
3642, afio 1925. Vide, Ley 580, Gaceta Oficial 4617, afio 1933, Ley No.
836, Gaceta Oficial 4764-bis, afio 1935. Ley No. 1401, Gaceta Oficial
5088, afio 1937. Vide, Orden Ejecutiva 206. Ley No. 769, sobre las atri-
buciones del Alcalde en caso de cesaci6n en las funciones de los nota-
rios en cuanto se refiere al destiny del protocolo (archivo), Gaceta Ofi-
cial 4729, afio 1934.

32. ALCALDE PEDANEO. Los Alcaldes Pedaneos como ajen-
tes de la Policia Judicial, estfn comprendidos en la enumeraci6n del
articulo 230 del C6digo Penal. Cas. 2 marzo 1930, Boletin Judicial No.
116, pag. 7. El Alcalde Pedaneo, afio 1935, Pablo M. Paulino.
Legislaci6n. Decreto No. 817 de la Junta Superior Gubernativa
que restablece los cargos de Alcaldes Pedaneos, Colecci6n de Leyes,
afio 1865, tomo IV, pig. 224. Orden Ejecutiva 307 que autoriza a los
Alcaldes Pedineos a efectuar citaciones; Orden Ejecutiva 362 que am-
plia el articulo 2 de la Orden Ejecutiva 307, afio 1919; Ley de Policia
Nacional Dominicana, Orden Ejecutiva 631, Gaceta Oficial 3226; Decre-
to No. 128 relative a la designaci6n de los Alcaldes Pedaneos, Gaceta
Official 3498, afio 1924.

33. ALGUACIL. El Alguacil no incurre en falta cuando notifica
el acto que recibe del abogado del requeriente. Consiltese, Cas. 13
noviembre 1935, Boletin Judicial No. 304, pig. 441, in-medio.
Caso de falta grave cometida por un Alguacil que procedi6 a la
ejecuci6n de una venta en material de embargo mobiliar, no obstante








CARLOS GATON RICHIEZ


la notificaci6n de una ordenanza de suspension dictada por el Juez
de los Referimientos. Cas. 14 julio 1937. Boletin Judicial No; 324, pig.
381. Vide, supra, Actos de Alguacil, No. 17.

34. ALTOS FUNCIONARIOS. Boletin Judiciaal No. 5, pig. 8.
Legislacion. Ley que incluye a los Senadores de la Repdblica
centre los Altos Funcionarios de la Naci6n. Sobre el enjuiciamiento de los
Altos Funcionarios en material criminal, Colecci6n de Leyes, tomo III,
pig. 394, aio 1859; Respecto del pasaje gratis de los Altos Funcionarios
en los buques y ferrocarriles oficiales, Gaceta Oficial 2316, afio 1912;
Respecto del envio de las publicaciones oficiales a los Altos Funciona-
rios, Gaceta Oficial 2394, afio 1913. Decreto No. 5329, relative a las im-
putaciones a los Altos Funcionarios, Gaceta Oficial 2539. Ley No. 247,
que los autoriza al uso de places para autom6viles, Gaceta Oficial 3693.
Ley No. 266 que design a los Altos Funcionarios, Gaceta Oficial 4434.
Vide la Ley No. 532, Gaceta Oficial 4586. Decreto No. 676, sobre fran-
quicia telegrafica, Gaceta Oficial 4557. Ley No. 803, sobre trinsito de
autom6viles, Gaceta Oficial 4751. Decreto No. 1312, sobre honras fz-
nebres a los Altos Funcionarios, Gaceta Oficial 4806. Sobre la facultad
reconocida a los Altos funcionarios de hacienda para tomar juramento,
Orden Ejecutiva 381, Gaceta Oficial 3084.
Relativamente al privilejio de que gozan los Altos Funcionarios
cuando deben comparecer por ante el Juez a deponer en calidad de
testigos, vide articulo 371 reformado del C6digo de Procedimiento
Criminal, Ley del 28 de junior 1911, pig. 91. Vide, ademis, articulos
372 y 375 del mismo C6digo.

35. AMENAZAS. La amenaza prevista por el articulo 308 del
C6digo Penal, no ha sido subordinada por la ley a esa amenaza que se
refiere a los hechos previstos por los articulos 309 a 312 del mismo
C6digo. Cas. 4 febrero 1920, Boletin Judicial No. 115, pig. 3.
Respecto de las amenazas verbales, Corte Apelaci6n Santiago, 30
octubre 1909, Boletin Judicial No., 17-18, pig. 9.

36.-AMNISTIA. La amnistia s61o puede referirse a hechos puni-
bles legalmente, Articulo 35 de la Constituci6n Politica del Estado, afio
1908. Cas. 10 julio 1918, Boletin Judicial No. 97, pig. 2. Vide, Cas.
15 setiembre 1920, Boletin Judicial No. 122, pig. 7, en el sentido de que
el decreto del 10 de octubre de 1914, s6lo se refiere a los delitos politicos
calificados como tales por la ley del 28 de junior del afio de 1911.

Legislaci6n. Vide Colecci6n de Leyes, tomo IX, pig. 399, afio 1886;
tomo XI, pig. 265, afio 1890; mismo tomo, mismo afio, misma pigina;
tomo XV, pig. 38, afio 1898; Ley que concede amnistia por causes po-
liticas, Gaceta Oficial 2358 y 2560, afios 1912 y 1914, respectivamente.









LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


Abrogaci6n de la Orden Ejecutiva No. 384, Gaceta Oficial 3592. Con-
siltese, Decretos No. 1139 y 1650, Gaceta Oficial 4819 y 4941, respec-
tivamente.

37. ANATOCISMO. Los intereses no pueden ser capitalizados
sino en virtud de convenci6n especial o demand judicial. Violaci6n
del articulo 1154 del C6digo Civil. Cas. 2 setiembre 1918. Boletin Judi-
cial No. 97, pig. 6. Relativamente a que el referido articulo 1154 faculta
el anatocismo, Suprema Corte Justicia, 19 junio 1899, Gaceta Oficial
1205. Nota: La sentencia del 2 de setiembre 1918, citada, fue tambien
publicada en el Boletin Judicial No. 98, pig. 3 y siguientes, con fecha
2 de agosto del mismo afio. Vide infra. Intereses.
La capitalizaci6n de intereses, aun consentida por el deudor, y la
capitalizaci6n de intereses en una cuenta corriente simple, es usuraria.
Consilltese, Cas. 28 setiembre 1931, Boletin Judicial No. 254, pig. 32.
Interpretaci6n del articulo 1154 del C6digo Civil. Cas. 11 octubre
1933, Boletin Judicial No. 279, pig. 4.

38. ANONIMO. Para la existencia del delito que prevee y san-
tiona la Orden Ejecutiva No. 519, es indispensable que se compruebe
cue la carta an6nima contiene expresiones injuriosas, groseras o difa-
Tratorias para la persona a quien se dirije. Cas. 25 octubre 1937, Bole-
tin Judicial No. 327, pig. 568, in-medio.

39. ANTICRESIS. Cuando se desconoce el caracter de anti-
cresis a un contrato, el acreedor no tiene derecho a percibir los frutosi
de los inmuebles. Consfiltese, Cas. 12 marzo 1930, Boletin Judicial No.
234-239, pig. 66.
Por el contrato de anticresis el acreedor no adquiere sino la facultad
le percibir los frutos del inmueble con obligaci6n de aplicarlos anual-
nente a cuenta de los intereses, si los hay, y despues del capital de su
credit. Cas. 16 enero 1931, Boletin Judicial No. 246, pag. 11. Vide,
infra, Retroventa, No. 456.

40. APARCERIA PECUARIA. El articulo 1813 del C6digo Civil
Tro es aplicable cuando se trata de animals dados a piso y cuido. Cas.
3 febrero 1928, Boletin Judicial No. 211, pig. 4. Nota:-El cuarto con-
riderando de la sentencia de la Corte de Casaci6n, de fecha 3 de febrero
1928, citada, contiene un error material. El articulo 1873 que figure
en la parte in-fine del referido considerando debe sustituirse por el
articulo 1831 del mismo C6digo. (Comparese el Boletin Judicial citado
con el original de la prealudida sentencia). Para el caso en que no
exista contrato escrito relative a la calidad y cantidad del ganado, vide
Corte Apelaci6n Santo Domingo, 9 junio 1927, Boletin Judicial Corte









CARLOS GATON RICHIEZ


citada, No. 2, pag. 83. Sobre la competencia del Alcalde para la reso-
luci6n del contrato, vide Cas. 26 octubre 1938, Boletin Judicil No. 339,
pig. 646.
El aumento del ganado a entregar no debe calcularse sobre la base
del tiempo transcurrido entire la fecha de la demand y la de la entre-
ga del capital del ganado efectuada por el aparcero, sino tomando cuen-
ta del aumento habido despues de la fecha de dicha entrega que al
terminar el contrato de aparceria convirti6 a las parties contratantes
respectivamente en acreedora la una y deudora la otra de una obliga-
-ci6n de entregar. Consiltese, Cas. 18 marzo 1932, Boletin Judicial No.
260, pig. 16, in-fine.

41. APELACION CIVIL. El articulo 443 del C6digo de Proce-
dimiento Civil noi preceptia que a la apelaci6n preceda la notificaci6n
de la sentencia, bastando s61o que el apelante present al tribunal una
expedici6n aut6ntica de la sentencia. Suprema Corte Justicia, 25 se-
tiembre 1867, Colecci6n de Sentencias, pig. 28, in-fine.
Los tribunales de apelaci5n son a la vez jueces de la forma y del
fondo. Su misi6n es mantener las reglas del orden judicial al mismr
tiempo que los principios del derecho y la justicia, y deben correjir,
no solamente las irregularidades que los primeros jueces han podido
cometer en la forma de sus actos, sino tambi6n los errors o las omisio-
nes en que hayan incurrido sobre el fondo del asunto. Suprema Corte
Justicia, 25 setiembre 1867, Colecci6n de Sentencias, pig. 29, in-medio.
La Corte puede, con el objeto de uniformar la jurisprudencia, re-
formar de oficio las sentencias que en material civil dicten los tribuna-
les inferiores, pasadas ya en autoridad de la cosa juzgada, que conten-
gan principios falsos o adolezcan de un vicio radical, sin que su deci-
si6n en este caso aproveche o perjudique a las parties. Sentencia citada,
misma obra, pig. 29.
Los recursos de apelaci6n interpuestos dentro de los terminos del
articulo 449 del C6digo de Procedimiento Civil, se declaran no admisi-
bles por los tribunales de alzada dejindole, no obstante, su derecho a
salvo al apelante para que los reitere (los recursos) si aun esta en el
termino legal para interponerlos. Misma Corte, 15 de setiembre 1870,
pig. 144.
Las disposiciones comprendidas en el Libro III, Titulo inico, que
se refieren a la apelaci6n y procedimiento en el recurso de apel-ci6n
de los juicios civiles, son de orden pdblico, porque su estricta observan-
cia interest a la sociedad en general. Corte citada, mismo texto, pag.
144, in-fine, 15 setiembre 1870.
La via ordinaria de la apelaci6n se ha introducido en todos los jui-
cios apelables para precaber o enmendar el gravamen causado a los
que han sido injustamente juzgados, para correjir la ignorancia, mali-









LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


cia o error de los jueces inferiores y para que las parties que hubiesen
padecido lesi6n por su ignorancia, impericia o negligencia, puedan
cubrir estos defects y obtener justicia en la segunda instancia. Corte
precitada, 17 octubre 1870, misma obra, pig. 149.
No existe ley alguna que prohiba apelar de las sentencias en que
se hubiese apreciado por el juez las excepciones que extinguen el dere-
cho del actor en la acci6n principal. Por lo tanto, procede el recurso de
apelar de ellas segin lo dispuesto por un principio de la ley funda-
mental, y es que a ninguno se le puede impedir que haga lo que la
ley expresamente no le prohibe hacer. Misma Corte, misma obra, pig.
150, octubre 17 de 1870.
En virtud del caracter devolutivo de la apelaci6n, los jueces del
segundo grado tienen las mismas facultades que los del primero para
la apreciaci6n de los hechos de la causa cuyo conocimiento le ha sido
diferido en virtud de la ley, por el acto de apelaci6n. Suprema Corte
Justicia ,23 marzo 1908, Gaceta Oficial 1948. Vide, Cas. 30 agosto 1928,
Boletin Judicial No. 193, pig. 17, in-fine
Es potestativo desistir de la apelaci6n intentada, mientras el tri-
bunal de apelaci6n no ha conocido del fondo de la causa materiala penal).
Suprema Corte Justicia, 6 mayo 1908, Gaceta Oficial 1498.
En material civil cuando el apelante no comparece se presume que
renuncia a impugnar la sentencia apelada. Suprema Corte Justicia, 15
junior 1908, Gaceta Oficial 1952.
Los t6rminos de la dispasici6n contenida en el articulo 470 del C6-
digo de Procedimiento Civil son generals, y por tanto abarcan no
s61o las reglas establecidas para los tribunales ordinaries, sino tambien
para los de excepci6n. Corte Apelaci6n Santo Domingo, 9 diciembre
1909, Gaceta Oficial 1973.
Si es incontestable que la apelaci6n suspended la ejecuci6n de la
sentencia, lo es menos que ella no aniquila las consecuencias legales de
la misma, en el sentido de que la apelaci6n no puede tener por consecuen-
cia perjudicar "los derechos que resultan para el interesado por virtud
de las condenaciones pronunciadas en primera instancia en su beneficio".
Juzgado de Primera Instancia de Santo Domingo, 31 agosto 1935.

El legislator dominicano al expresar en el texto del articulo 456
del C6digo de Procedimiento Civil "en los terminos de la ley" no quiso
significar, forma, conjunci6n de vocablos o preceptos, sino claramente
"dentro de los plazos de la ley". Corte Apelaci6n Santo Domingo, 19
,enero 1923.
Cuando la Ordenanza del Juez no es un acto de jurisdicci6n pura-
jmente graciosa y voluntaria y tiene el caracter de una decision, es ad-
anisible la apelaci6n. Corte Apelaci6n Sante Domingo, 30 julio 1923.









CARLOS GATON RICHIEZ


La cuesti6n de la admisibilidad de la apelaci6n no ejerce ninguna
influencia sobre el titulo ni sobre la posesi6n a que se refiere el articulo
145 de la Ley de Rejistro de Tierras. Corte citada, 8 agosto 1923.
No cohibiendole ninguna ley al Estado Dominicano la facultad de
apelar de una sentencia dictada contra el Tesoro Pfiblico Dominicano,
puede hacerlo validamente. Misma Corte, 31 agosto 1923.
En material commercial y especialmente cuando se apela de una
Ordenanza del Presidente del Tribunal de Comercio que autoriza un
embargo conservatorio, contra la cual se recurre previa autorizaci6n
de emplazar a breve termino en vista de la urgencia, se puede notifi-
car el acto de apelaci6n en el domicilio elegido por el persiguiente
para el acto de embargo y sus consecuencias. Corte precitada, 27 se-
tiembre 1923.
En una sentencia sujeta a apelaci6n, la falta de audici6n del Minis-
terio Puiblico puede ser propuesta por ante los jueces de apelaci6n. Cor-
te citada, 11 octubie 1923.
La parte que no otorga su asentimiento a la designaci6n de un li-
quidador judicial puede vilidamente apelar contra la sentencia Que lo
design. Corte Apelaci6n Santo Domingo, 19 noviembre 1923.
Desde que la sentencia ha sido afectada por el recurso de apelaci6n
es a esta jurisdicci6n a la que corresponde decidir, no por via de interpre-
taci6n, sino por via de reform de la sentencia. Corte citada, 26 no-,
viembre 1923.
El plazo para interponer recurso de apelaci6n no es franco. Misma
Corte, 26 marzo 1924.
El acto de apelaci6n tiene por finalidad principal iniciar una nueva
instancia ante el tribunal de segundo grado. Este acto es un verdadero
emplazamiento y debe contener, en principio, todas las enunciaciones
del articulo 61 del C6digo de Procedimiento Civil. Al exigir la ley que
en el acto de apelaci6n se mencionen los nombre, profesi6n y domicilio
del apelante, ha querido con ello imponer la obligaci6n de hacer cono-
cer de una manera precisa y cierta a la parte intimada cual es su ver-
dadero adversario en la litis, para que asi pueda esta parte organizer su
derecho de defense. Corte Apelaci6n Santo Domingo, Sentencia Comer-
cial No. 10. mayo 19 de 1931,
La constituci6n de abogado por la parte intimada no cubre la nuli-
dad del acto de apelaci6n, (misma sentencia).
La falta de notificaci6n de los medios no conlleva la nulidad de
la apelaci6n, sino que constitute una excepci6n dilatoria, y el intima-
do puede pedir al tribunal que niegue audiencia al intimate, sobre
el motive de que ignora los medios en que se funda la apelaci6n. El
intimado puede tambien renunciar a opener la excepci6n dilatoria Y









LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


los medios pueden ser expuestos despubs de la audiencia por el ape-
lante. Interpretaci6n del articulo 60 del Reglamento del Tribunal de
Tierras de fecha 20 de abril de 1921, Gaceta Oficial No. 3217. Tribunal
Superior de Tierras (notas estenogrAficas) 9 de mayo de 1935, Expe-
diente Catastral No. 6, Distrito Nacional, parcela No. 199 (antiguo Ex-
pediente Catastral No. 30, sitios de San Bartolo y La Viva). En igual
sentido, mismo Tribunal Superior de Tierras, 6 junio 1934, Distrito
Catastral, No. 40, sitios de Paya, Peravia, Pizarrete, Comin de Bani.
El acta de apelaci6n debe enunciar las conclusions sobre los fines
de la demand. Suprema Corte de Justicia, 8 diciembre 1902, Gaceta
Official 1523.
La demand en nulidad del mandamiento de pago es una demand
incidental del procedimiento de embargo inmobiliario y es apelable,
except en los casos expresamente exceptuados por el C6digo de Pro-
cedimiento Civil. Cas. 19 mayo 1918, Boletin Judicial No. 94, pig. 3.
Las sentencias dictadas por los Juzgados de Primera Instancia sobre
incidents de embargo inmobiliario, son susceptibles de apelaci6n,
except las enumeradas en el articulo 730 del C6digo de Procedimiento
Civil. Cas. 22 diciembre 1926, Boletin Judicial No. 197, pig. 18.
La caducidad resultante de lo tardio de la apelaci6n en material de
incidents de embargo inmobiliario, es de orden pdblico. Corte Apela-
ci6n Santo Domingo, Sentencia civil No. 33, 16 noviembre 1927, Bole-
tin Judicial Corte citada, No. 4, pig. 355.
En la demand en distracci6n, si el valor de los objetos embarga-
dos es indeterminado, la sentencia objeto de la reivindicaci6n, es sus-
ceptible de apelaci6n. Misma Corte, Sentencia Civil No. 12, marzo 15
de 1928, Boletin Judicial Corte citada, No. 5, pig. 138.
Relativamete a la aplicaci6n del articulo 449 del C6digo de Proce-
dimiento Civil en lo que se refiere al c6mputo del plazo, Cas. 10 se-
tiembre 1915, Boletin Judicial No. 63-64, pig. 4.
En ouanto a que para apelar de una sentencia es necesario haber
sido lesionado por la sentencia, misma Corte, 8 agosto 1923.
Los intereses reclamados conjuntamente con el capital, forman
tambi6n parte de la demand para fines de determinar la competencia
del tribunal que conozca de la demand. Articulo 48 de la Ley de Orga-
nizaci6n Judicial. Consultese, Cas. 17 junio 1919, Boletin Judicial No.
108, pag. 5.
Si la demand monta trescientos pesos mas los intereses, el Juzga-
do de Primera Instancia conoce de ella a cargo de apelaci6n, misma
sentencia.
En lo que se refiere a la apelaci6n desde el punto de vista de la
cuantia de la demand y en los casos en que esta es indeterminada,









CARLOS GAT6N RICHIEZ


Cas. 19 mayo y 14 agosto 1918, Boletin Judicial No- 94, pig. 3, No. 97,
pig. 11, respectivamente. Compirese con la sentencia Corte Apelaci6n
Santo Domingo, 15 marzo 1928, citada.
La demand en reivindicaci6n de muebles cuyo valor no haya sido
determinado por las parties, no es juzgada por los Alcaldes en iltima
instancia y en consecuencia es apelable. Articulo 19, parrafo 1Q, articu-
los 18, 39 y 40 del C6digo de Procedimiento Civil. Cas. 29 junio 1921,
Boletin Judicial No. 130-133, pig. 18.
En cuanto a que no son apelables las sentencias dictadas por los
tribunales de Primera Instancia cuando la demand sea calificada in-
determinada, Suprema Corte Justicia, julio 2 de 1888, Gaceta OficiaL
756.
Relativamente a la aplicaci6n del articulo 460 del C6digo de Proce-
dimiento Civil, Cas. 25 julio 1923, Boletin Judicial No. 156-158, pig. 25.
El apelante esta obligado, no solamente a someter al Juez de la
apelaci6n sus agravios contra la sentencia, sino la prueba de la exis-
tencia de la sentencia que impugna, lo mismo que la de haber intentado
su recurso en la forma y en tiempo requeridos por la Ley, Ninguna
disposici6n legal obliga al tribunal de apelaci6n a suplir la negligencia
del apelante y ordenar de oficio la prueba que 6ste no ha hecho u ofre-
cido hacer. Cas. 27 julio 1923, Boletin Judicial No. 156-158, pig. 27.
La apelaci6n por su efecto devolutivo apodera a los jueces del se-
gundo grado del asunto que fu6 sometido al primer Juez, a menos que
el apelante la restrinja expresamente a puntos determinados de la sen-
tencia apelada.
El Juez de apelaci6n esti llamado a juzgar la causa que le ha sido
sometida y no la sentencia apelada. Cas. 19 setiembre 1923, Boletin
Judicial No. 156-158, pig. 80.
Cuando el Juez a-quo juzga el fondo del asunto definitivamente, la
Corte de Apelaci6n esti amparada del conocimiento del caso en virtud
del efecto devolutivo y no tiene facultad para la avocaci6n del fondo.
Corte Apelaci6n Santo Domingo, Sentencia Comercial No. 1, abril 27
de 1926. Comparese Suprema Corte Justicia, 20 abril 1904, Gaceta Oficial
1542.
Como consecuencia del efecto devolutivo de la apelaci6n la Corte
esta apoderada de la causa tal como fue presentada por ante el primer
Juez. Cas. 30 agosto 1926, Boletin Judicial No. 193, pig. 17, in-fine. Supre-
ma Corte Justicia, 23 marzo 1908, Gaceta Oficial 1948.
Cuando por falta de conclusions al fondo, de una parte, la sen-
tencia result en defecto respect de esta parte, 6sta puede usar -la via
de la oposici6n, pero eso no puede ser para la otra parte un medio
de casaci6n. Cas. 30 agosto 1926, Boletin Judicial No. 193, pig. 17, in-fine
18, ad-initio.









LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


En el sentido de que la regla del articulo 457 del C6digo de Procedi-
-miento Civil, no puede tener otras excepciones que las establecidas por la
ley, Cas. 21 diciembre 1928, Boletin Judicial No. 221, pag. 17.
Relativamente a que las parties pueden producer en apelaci6n me-
dios de prueba relatives a su calidad, que no presentaron en primera
instancia, Corte Apelaci6n Santo Domingo, Sentencia Civil No. 45,
diciembre 23 de 1927, Boletin Judicial dicha Corte, No. 4, pag. 467.
Los jueces de apelaci6n que confirman la sentencia apelada, pueden
adoptar los motives del primer juez, expresa o implicitamente, pero
esta adopci6n tiene que ser la consecuencia del examen que han hecho
de los elements de la causa y de las pretensiones de las parties. Cas.
19 setiembre 1923, citada, Boletin Judicial No. 156-158, pig. 80.
Para que el objeto de la apelaci6n este suficientemente determina-
do, ademis de los agravios y medios sumarios, es necesario que el ape-
lante enuncie las conclusions sobre los fines de su demand, hacien-
dole conocer de este modo al intimado el objeto de la demand. Suprema
Corte Justicia, 8 diciembre 1902, Gaceta Oficial 1523.
Respecto de la nulidad del acto de apelaci6n que intime a una
persona domiciliada en el extranjero si la notificaci6n no se hace
al Procurador General de la Repiblica en su oficina, misma Corte, 22
setiembre 1899, Gaceta Oficial 1312.
Relativamente al apoderado ad-litem para litigar en apelaci6n, mis-
ma Corte, 30 enero 1905, Gaceta Oficial 1626. En material commercial, Cas.
29 octubre 1926, Boletin Judicial No. 195, pag. 14.
Respecto del plazo de la apelaci6n, Corte citada, 12 noviembre 1906,
Gaceta Oficial 1764-1765; vide, tambi6n Corte Apelaci6n Santo Domingo,
26 marzo 1924.
En cuanto a que la falta del intimate no puede privar al intimado
de su derecho de apelar incidentalmente, Suprema Corte Justicia, 19
mayo 1907, Gaceta Oficial 1831; y que el derecho de apelar incidental-
mente sblo esti sujeto a la existencia de la apelaci6n principal inter-
puesta por la otra parte, misma sentencia.
Relativamente a que la legalidad de la apelaci6n depend de la
naturaleza de la acci6n y no de la calificaci6n atribuida por el Juez in-
erior, Corte citada, agosto 8 de 1902, Gaceta Oficial 1480. En el mismo
entido, Corte Apelaci6n Santo Domingo, 8 agosto 1923.
En lo que se refiere a que es vlido un acto de apelaci6n en el cual
e apela de tal o cual sentencia por los errors y perjuicios que ocasio-
a, misma Corte, 19 de enero 1923. Juzgado, que ninguna disposici6d.
legal exije que el acto de apelaci6n contenga, a pena de nulidad, hl
xposici6n de los medios, misma Corte, 4 julio 1923. Que las ordenanzas
obre instancia, cuando constituyen un acto de jurisdicci6n contenciosa









CARLOS GATON RICHIEZ


son susceptibles de apelaci6n, segin las reglas del derecho comun, Corte
citada, 30 julio 1923. En el mismo sentido y para el caso en que la or-
denanza agravie el derecho o el interns de una de las parties, misma
Corte, Sentencia Civil No. 24, setiembre 15 de 1926; Sentencia Civil
No. 2, febrero 19 de 1928, Boletin Judicial Corte citada, No. 5, pig. 20;
Cas. 5 enero 1917, Boletin Judicial No. 78, pig. 2. Que para apelar de una
sentencia es necesario haber sido lesionado por ella, Corte Apelaci6n
citada, 8 agosto 1923.
Respecto de que el Estado Dominicano puede apelar de una sen-
tencia dictada contra el Tesoro Piblico, misma Corte, 31 agosto 1923, ci-
tada.
En lo que se refiere a que en material commercial se puede notificar
el acto de apelaci6n en el domicilio elejido por el persiguiente, misma
Corte, 27 setiembre 1923.
En el sentido de que no se puede apelar de una sentencia en defec-
to contra una parte que no tenga abogado, en tanto que la facultad de
hacer oposici6n exista, esto es, hasta la ejecuci6n de acuerdo con las
disposiciones del articulo 158 del C6digo de Procedimiento Civil. La
prohibici6n de apelar de una sentencia susceptible de oposici6n, mien-
tras dura el plazo de la oposici6n, no ha sido establecida en interns
privado de las parties. Constituye una prescripci6n de orden piblico.
Corte Apelaci6n Santo Domingo, Sentencia Civil No. 41, diciembre 16
de 1926. En igual sentido, Corte Apelaci6n La Vega, julio 6 de 1928,
Boletin Judicial Corte citada. No. 23, pig. 13. Juzgado, sin embargo,
que la parte puede recurrir en apelaci6n dentro de los plazos de la opo-
sici6n cuando renuncia de modo formal a este recurso. Corte d! Apela-
ci6n Santo Domingo, Sentencia Civil No. 43, diciembre 17 de 1926. De-
cidido, este mismo sentido, de una manera general, que la parte que
ha sucumbido en juicio, puede renunciar expresa o ticitamente, tanto
a los plazos que la ley le concede, para impugnar la sentencia, como al
empleo de los recursos que podria interponer contra ella. Cas. 15 octu-
bre 1926, Boletin Judicial No. 195, pig. 4, in-fine. Juzgado, tamb;in, que
si en principio, no es admisible recurrir en casaci6n contra una senten-
cia rendida en defecto, mientras no haya sido ejercido el recurso de opo-
sici6n, o, a lo menos, no haya transcurrido el plazo de este recurso,
dicho principio no se aplica a los casos en que la misma sentencia con-
tiene disposiciones distintas, pero en realidad, inseparables, la primera
contradictoria, sobre la declinatoria, y la segunda en defecto en cuanto
al fondo. Consdltese, Cas. 30 setiembre 1935, Boletin Judicial No. 302,
pig. 366, in-medio; Cas. 28 junio 1937, Boletin Judicial No. 323, pig. 312.
Relativamente a que la apelaci6n dirijida contra alguna o algunas
de las personas que han figurado en primera instancia, es irrecibible
cuando la contestaci6n no puede ser juzgada sino contradictoriamente
con las parties omitidas,. misma Corte, 18 setiembre 1926.









LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


Respecto del t6rmino para apelar en los casos en que la sentencia
es por defecto o contradictoria, consiltese, misma Corte, Sentencias
civiles Nos. 39 y 41, diciembre 15 y 16, 1926, respectivamente.
En cuanto a que para que sea pronunciada la caducidad de la apela-
ci6n no es necesario que sea sobre el pedimento de las parties, porque
ello se impone de oficio al Juez, compArese, Sentencia Civil No. 41, cita-
da con la Sentencia Civil No. 42, diciembre 17 de 1926 de la misma Corte.
Relativamente a que la calidad de "amigables componedores" atri-
buida a los Arbitros, conlleva una renuncia tacita al derecho de apelar
contra la decision arbitral, siempre que las parties no hagan reserve
expresa de ese derecho, misma Corte, 17 enero 1927, Boletin Judicial
Corte citada, No. 2, pag. 12.
La ejecuci6n de una sentencia ejecutoria por provision, perseguida
por la parte que la ha obtenido, no hace a esta parte irrecibible a im-
pugnarla por una apelaci6n incidental, cuando no implica (la ejecu-
ci6n), la voluntad de asentir a las diversas disposiciones de la senten-
cia, misma Corte, Sentencia commercial No. 13, octubre 26 de 1927, Bole-
tin Judicial Corte citada ,No. 4, pag. 316.
Respect de que el t6rmino fijado por el articulo 731 del C6digo
de Procedimiento Civil no es franco y que en consecuencia el iltimo
dia esta comprendido y la apelaci6n interpuesta el oceno dia despues
de la notificaci6n, es irrecibible por tardia, misma Corte, Sentencia
Civil No. 33, noviembre 16 de 1927, Boletin Judicial Corte citada, No.
4, pag. 355.
La apelaci6n nacida de un incident de embargo inmobiliario, debe
ser notificada al Secretario del Juzgado, a pena de nulidad. Articulo
"32 del C6digo de Procedimiento Civil. Cas. 9 abril 1926, Boletin Judi-
cial No. 189-190, pag. 5. En el mismo sentido, Cas. 9 noviembre 1928,
Boletin Judicial No. 220, pag. 6.
En cuanto a que los tribunales de apelaci6n no pueden ampararse
de una alzada cuando 6sta no se basa en el dispositivo de la sentencia
apelada, except en el caso de la incompetencia en raz6n de la material,
que puede ser propuesta en todo estado de causa, Suprema Corte Jus-
ticia, 11 mayo 1904, Gaceta Oficial 1552.
Relativamente a que la notificaci6n tardia hecha al abogado cons-
tituido, no puede privar a la parte de su derecho de interponer apela-
ci6n dentro del t&rmino legal, a contar de la fecha de la notificaci6n
complementaria hecha al abogado constituido, consiltese, misma Corte,
5 octubre 1888,' Gaceta Oficial 777.
Respecto de que la apelaci6n contra una sentencia preparatoria no,
puede ser interpuesta sino despues de la sentencia definitive y conjunta-
mente con ella, Corte Apelaci6n Santo Domingo, Sentencia Comercial
No. 11, octubre 6 de 1927, Boletin Judicial Corte citada, No. 4, pag. 285.









CARLOS GATON RICHIEZ


Las decisions de los tribunales en material disciplinaria no son
susceptibles de apelaci6n. Cas. 29 octubre 1928, Boletin Judicial No. 219,
pig. 14.
Respecto de que el termino para apelar se cuenta del dia de la
notificci6n a la persona o en su domicilio, sin necesidad de notifica-
ci6n al abogado, Corte Apelaci6n La Vega, 27 setiembre, Boletin Judi-
cial Corte citada, No. 15, pag. 13.
No son apelables las sentencias enunciadas en el articulo 730 del
C6digo de Procedimiento Civil. Cas. 11 octubre 1929, Boletin Judicial
No. 231, pag. 9.
Las sentencias en defecto dictadas en primera instancia sobre nuli-
dades de embargo inmobiliario contra las cuales la apelaci6n debe ser
interpuesta dentro de los diez dias de la notificaci6n, son susceptibles
de oposici6n y no las dictadas sobre apelaci6n. Consiltese, Cas. 11 oc-
tubre 1929, Boletin Judicial No. 231, pag. 10.
Sobre las sentencias interlocutorias, Cas. 6 diciembre 1929, Boletin
Judicial No. 233, pig. 10.
La disposici6n especial del articulo 455 del C6digo de Procedimien-
to Civil que aumenta el plazo parl la apelaci6n, en raz6n de la distancia
y en favor de los apelantes, no puede aplicarse a un caso distinto del de-
terminado por el legislator y que esta rejido por una ley especial. Cas.
13 diciembre 1929, Boletin Judicial No. 233, pig. 13-14.
Caso de aplicaci6n del articulo 463 del C6digo de Procedimiento
Civil en relaci6n con el articulo 584 del mismo C6digo, desde el punto
de vista de la notificaci6n del acto de apelaci6n en el studio del abogado
constituido. Consiltese, Cas. 20 diciembre 1929, Boletin Judicial No.
233, pag. 28.
Definici6n: la apelaci6n es un medio de obtener la retractaci6n de
una sentencia que deba apelarse antes de la casaci6n. Cas. 15 junior 1931,
Boletin Judicial No. 251, pig. 61.
La nulidad de un acto de apelaci6n por violaci6n del articulo 732
del C6digo de Procedimiento Civil, no puede ser fallada sino por la
Corte de Apelaci6n. Cas. 29 junior 1931, Boletin Judicial No. 251. pig. 101.
El acto sin el "visamento" a que se refiere el articulo 1039 del C6digo
de Procedimiento Civil, hace correr los plazos de la apelaci6n. Cas. 10
agosto 1931, Boletin Judicial No. 253, pig. 5.
Es necesario una nueva constituci6n de abogado en grado de apela-
ci6n, lo mismo en los asuntos sumarios que en los asuntos ordinario.
Cas. 13 noviembre 1931, Boletin Judicial No. 255-257, pig. 70.
Como el acto de apelaci6n inicia una instancia nueva, esti, en
principio, sometido a las formas del emplazamiento y en particular la
indicaci6n del nombre del apelante es exigida a pena de nulidad. Cas.
24 junior 1932, Boletin Judicial No. 263, pig. 13.









LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


Sobre el sistema de la presentaci6n de los testigos por ante el Tri-
bunal de Tierras, en los casos de apelaci6n de las sentencias relatives
a las acciones posesorias, Ley No. 1154, Gaceta Oficial No. 4102; Cas.
18 mayo 1931, Boletin Judicial No. 10, pig. 55.
Respecto de la facultad que tiene el apelante de dirijir su recurso
contra el cesionario o contra el cedente cuando la transferencia es cono-
cida del apelante, consiltese, Cas. 15 junio 1932, Boletin Judicial No.
263, pig. 10 inrmedio.
La parte civil puede apelar en cuanto a sus intereses civiles y
obtener en grado de apelaci6n una modificaci6n de la sentencia y una
agravaci6n de la condenaci6n pronunciada contra el acusado, siempre
en cuanto a sus intereses civiles. Cas. 17 marzo 1933, Boletin Judicial
No. 272, pag. 19.
La excepci6n de falta de calidad del demandante, no es apelable,
a menos que 6sta sea objeto de una demand reconvencional, que en
ese caso somete en efecto al Juez un asunto de un valor indeterminado.
Consiltese, Cas. 22 marzo 1933, Boletin Judicial No. 272, pig. 21.
La sentencia de adjudicaci6n que se limita a hacer constar un cam-
bio de dominio, no es susceptible de apelaei6n. Cas. .31 marzo 1933, Bo-
letin Judicial No. 272, pAg. 24-25. La sentencia que decide respect
de la fijaci6n del dia de la adjudicaci6n, no es susceptible de apelaci6n.
Consiltese, Cas. 28 abril 1933, Boletin Judicial No. 273, pig. 21. Las
sentencias sobre incidents de embargo inmobiliario, son apelables ex-
cepto los casos enumerados en el articulo 730 del C6digo de Procedi-
miento Civil. Cas. 13 enero 1930, Boletin Judicial No. 234-239, pig. 5.
Decidido, que el acto de apelaci6n debe contener la designaci6n del abo-
gado que defender por el intimate, ello asi de conformidad con las dis-
posiciones del articulo 61 del mismo C6digo. Vide, Cas. 19 diciembre
1930, Boletin Judicial 243-245, pig. 89.
Las sentencias de adjudicaci6n que decide sobre un incident son
susceptibles de apelaci6n y de casaci6n, siempre que el incident falla-
do no sea de los comprendidos en la prohibici6n de apelar establecida
por los incisos 19 y 39 del articulo 730'del C6digo de Procedimiento Ci-
vil. Consiltese, Cas. marzo 1933, Boletin Judicial No. 272, pig. 25.
La confirmaci6n expresa de una sentencia apelada, en caso de re-
chazo de la apelaci6n sin examen del fondo, constitute una prActica
errada. En cada caso deben examinarse los hechos del procedimiento
y la sentencia para comprender el dispositivo. Cas. 28 abril 1933, Bole-
tin Judicial No. 273, pig. 17-18. En igual sentido, Cas. 19 setiembre 1923,
Boletin Judicial No. 156-158, pig. 80, in-medio.
Los jueces de apelaci6n s61o estan obligados a examiner los moti-
vos de agravios contra la sentencia de primera instancia expuestos ante
ellos por las parties. Consiltese, Cas. 9 julio 1933, Boletin Judicial No.
275, pig. 6.









CARLOS GATON RICHIEZ


La disposici6n contenida en el articulo 645 del C6digo de Comercio
se aplica tanto a las sentencias por defecto como a las contradictorias
y excluye para las apelaciones en material commercial la disposici6n del
articulo 455 del C6digo de Procedimiento Civil. Cas. 30 julio de 1933,
Boletin Judicial No. 275, pig. 35.
En apelaci6n se puede regularizar un procedimiento de primer
instancia y hacer dictaminar por el Ministerio Pdblico. Consultese, Cas.
11 octubre 1933, Boletin Judicial No. 279, pig.
La omisi6n del cumplimiento de las formalidades impuestas a la
parte civil y al Ministerio Piblico por el articulo 286 del C6digo de
Procedimiento Criminal, no ocasiona ningfn perjuicio al acusado, pues-
to que 6l tiene ]a facultad de hacer oposici6n a la sentencia dictada en
su contra. Cas. 27 julio 1934, Boletin Judicial No. 288, pig. 15, in-fine.
En cuanto a la competencia especial reconocida al Tribunal de Tie-
rras para conocer en apelaci6n y en material posesoria de las sentencias
dictadas por el Juez-Alcalde relativamente a los derechos discutidos
sobre terrenos bajo mensura catastral, consdltese, Cas. 30 enero 1935,
Boletin Judicial No. 294, pig. 18, in-fine. Vide, Cas 13 agosto 1938,
Boletin Judicial No. 337, pig. 441.
Se debe aplicar el orden, ante el tribunal, a que se refiere el ar-
ticulo 773 del C6digo de Procedimiento Civil, la regla que contiene el
articulo 762 del mismo c6digo relative a la admisibilidad de la apela-
ci6n. Es de principio que el limited establecido por el legislator para
determinar, segin la importancia del litigio, que el recurso de apela-
ci6n es o no admisible, interest al orden piblico. Cas. 28 noviembre
1935, Boletin Judicial No. 304, pig. 471.
En el sentido de que las conclusions sentadas en apelaci6n, cuando
en ellas solamente se pide la confirmaci6n de la sentencia de primera
instancia, no someten al examen de los jueces de apelaci6n sino las
cuestiones decididas en el dispositivo de la sentencia apelada, vide,
Cas. 31 enero 1935, Boletin Judicial No. 294, pig. 25, in-fine.
Juzgado, que en material de embargo inmobiliario la enunciaci6n
de los agravios de apelaci6n debe ser una exposici6n resumida de los
medios y este resume debe ser claro y precise. Cas. 13 agosto 1938,
Boletin Judicial No. 337, pig. 446.
Cuando el apelante no se present a sostener su apelaci6n, debe ser
confirmada la sentencia apelada sin que sea riecesario verificar los
agravios de la apelaci6n. S61o cuando la cuesti6n devuelta por virtud
de la apelaci6n plantea medios que interesan al orden pdblico, es cuan-
do los jueces de apelaci6n deben suplir dichos medios y resolverlos en
derecho en beneficio del apelante no compareciente, por falta de con-
cluir. Cas. 22 mayo 1936, Boletin Judicial No. 310, pig. 239, in-fine, 240,
kb-initio.









LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


Cuando proceda conocer de un recurso de apelaci6n contra sen-
tencia de tribunal o juzgado de primera instancia, ello no podri ser rea-
lizado sino por una Corte de Apelaci6n. Cas. 25 julio 1936, Boletin Ju-
dicial No. 311, pig. 316, in-medio.
Decidido, que es de principio que el recurso de apelaci6n no puede
ser formado sino contra quien ha obtenido la sentencia de primera ins-
tancia. No puede ser intimada en apelaci6n la persona que ha figurado,
ante el Juez de primer grado, como demandada conjuntamente con el
apelante y contra al cual 6ste no formula conclusions o la que no
concluy6 contra dicho apelante. Es indispensable a toda apelaci6n que
la persona contra quien se quisiera intentar haya desempefiado, en pri-
mera instancia, el papel de adversario del intimate. Cas. 30 enero
1937, Boletin Judicial No. 318, pig. 25, in-medio.
En virtud del efecto devolutivo de la apelaci6n, los jueces del se-
gundo grado deben juzgar el process como debia hacerlo el tribunal
de primera instancia, dentro de los limits impuestos por la regla
tantum devolutiom quantum appellatum. Cuando el acto de apelaci6n
es hecho en terminos generals, apodera a aquellos jueces de todas las
contestaciones que habian sido presentadas ante el Juez de primer gra-
do. Cas. 25 agosto 1937, Boletin Judicial No. 325, pig. 447, in-medio. Vide,
Cas. 30 noviembre 1937, Boletin Judicial No. 328, pig. 661, ab-initio.
Para conocer el efecto de la extension del litijio y determinar las
cuestiones sobre las cuales el Juez esta llamado a estatuir, es precise
referirse a la demand introductiva de la instancia en sus relaciones
con las conclusions presentadas, lo que equivale a expresar que el
tribunal no puede fallar ultra petita o modificar de oficio el objeto ni
la causa de la demand. Cas. 25 agosto 1937, Boletin Judicial No. 325,
pag. 447, in-medio.
Caso en que pueden ser interpuesto simultineamente los recursos de
apelaci6n y de casaci6n, Consiltese, Cas. 30 octubre 1937, Boletin Judi-
cial No. 327, pig. 578, in-fine.
El articulo 473 del C6digo de Procedimiento Civil, constitute una
derogaci6n a los principios del double grado de jurisdicci6n y la apela-
ci6n no es devolutiva sino en la media en que ha sido interpuesta. Los
jueces de apelaci6n no pueden avocar el fondo del asunto, sino en las
condiciones limitativamente fijadas en ese texto, y en el caso sola-
mente en que la material este list para recibir una decision definitive,
pero con la obligaci6n de .estatuir por una misma sentencia, sobre el
incident y sobre el fondo. Cas. 30 noviembre 1937, Boletin Judicial
No. 328, pig. 661, ab-initio.
Sobre la obligaci6n impuesta al apelante de notificar los agravios
contra la sentencia recurrida segdn las disposiciones del articulo 462
del C6digo de Procedimiento Civil y de la Ley No. 1015, Gaceta Ofi-
cial No. 4841. Consiltese, Cas. 30 noviembre 1938, Boletin Judicial No.
340, pig. 808.









CARLOS GATON RICHIEZ


Decidido, que la apelaci6n no aniquila las consecuencias legales de
la misma, en el sentido de que la apelaci6n no puede tener por conse-
cuencia perjudicar "los derechos que resultan para el interesado por
virtud de las condiciones pronunciadas en primera instancia a su bene-
ficio". Juzgado Primera Instancia Santo Domingo, 31 agosto 1935.
Para poder apelar de una sentencia a la cual no se haya express
ni tfcitamente asentido, es precise tener un interns en obtener la anu-
laci6n o la reform total o parcial de la sentencia impugnada. Corte
Apelaci6n Santo Domingo, 6 diciembre 1938.

42. APELACION PENAL. La reclamaci6n de la parte civil en
cuanto a la cuantia de los dafios y perjuicios no puede ser discutida
por primera vez en apelaci6n, sino que debe serlo ante el tribunal de
primera instancia, en caso de no conformidad de la parte perseguida.
Suprema Corte Justicia, 31 enero 1906, Gaceta Oficial 1693.
La apelaci6n del Ministerio Piblico, cuando es general, ampara a
la Corte de la causa en el estado en que se present por ante el primer
juez y su competencia es absolute para la apreciaci6n y calificaci6n
del hecho, como para la aplicaci6n de la pena. Suprema Corte de Jus-
ticia, 28 noviembre 1907, Gaceta Oficial 1813. En igual sentido, Corte
Apelaci6n Santo Domingo, 21 agosto 1908, Gaceta Oficial 1944.
Cuando la apelacion ha sido interpuesta por el acusado solamente,
no puede ser agravada su condici6n con nuevas y mayores penalidades.,
Corte Apelaci6n Santo Domingo, 7 setiembre 1908, Gaceta Oficial 1952.

En material penal si la sentencia es pronunciada en una audiencia
ulterior la equidad exije que se le indique previamente al acusado, en
la forma legal, la fecha en la cual sera dictada. En caso de que ignore
legalmente que ha sido condenado, el plazo para intentar la apelaci6n,
corre solamente desde la fecha de la notificaci6n de la sentencia a per-
sona o domicilio. Cas. 8 octubre 1909, Boletin Judicial No. 2, pig 7,
ab-initio.
Un juez de segundo grado debe resolver el caso sometido a su de-
cisi6n en material represiva, de acuerdo con los elements suministrados
por la instrucci6n escrita, y por los debates, sin salirse nunca de los
t&rminos de la apelaci6n, quia tantum devolutum, cuantum appellatum,
pero que dentro del alcance de la apelaci6n, es habil para cambiar la
calificaci6n dada erradamente a la infracci6n, y puede igualmente
estimar que no existen circunstancias atenuantes, puesto que se atiene
a sus luces y a su conciencia, lo mismo que el juez de primer grado,
para ponderar las causes que le sirven de fundamento. Cas. 29 junior
1910, Boletin Judicial No. 3, pig. 4, in-fine.
Si la apelaci6n se interpuso solamente por el acusado, el tribunal
ad-quem esta imposibilitado para aplicar una pena mayor, porque al









LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


obrar de otra manera quebrantaria el principio fundamental de la ape-
laci6n del reo, basada en su interns personal. Cas. 29 junior, 1910, pre-
citada, Boletin Judicial No. 3, pag. 4.
El derecho de interponer apelaci6n de la parte civil no puede ejer-
citarlo contra una sentencia que agota la facultad especial conferida
a los tribunales correccionales para estatuir sobre los dafios y perjuicios
que pueden ser debidos a una parte perjudicada por un delito y como
consecuencia accesoria de ese delito, sino por una disposici6n especial
de la ley. Corte Apelaci6n Santiago, 20 abril 1909, Boletin Judicial No.
7, pig. 6, in-fine, 7.
Cuando el reo apela inicamente, no se puede agravar su condici6n
imponi6ndole mayores penas, aunque si esta capacitada la Corte para
calificar el hecho segin su verdadera naturaleza. Corte Apelaci6n Santo
Domingo, 21 julio 1909, Boletin Judicial No. 12, pag. 2, in-fine.
El plazo de dos meses concedido por el articulo 284 del C6digo de
Procedimiento Criminal a los Procuradores Generales de las Cortes de
Apelaci6n, para entablar el recurso de apelaci6n, esta precisamente de-
terminado por ese texto de ley, y dicho plazo debe contarse desde la
fecha del pronunciamiento de la sentencia. Cas. 7 agosto 1911, Boletin
Judicial No. 16, pig. 2, in-medic.
La apelaci6n ad mitiorem no incapacita al tribunal superior para
variar la calificaci6n que le da a la infracci6n el inferior, porque de-
vuelto el asunto a otra jurisdicci6n, esta tiene calidad para caracterizar
nuevamente el hecho, segun los debates y la instrucci6n (En igual sen-
tido, Cas. 29 junio 1910, Boletin Judicial No. 3, pag. 4, in-fine.) Insti-
tuida la apelaci6n ad mitiorem en beneficio exclusive del reo, el tribu-
nal superior que aumentase sus condenaciones, prescindiria por com-
pleto del interns particular que indujo al actor a pedir la enmienda de
la sentencia impugnada, y por consiguiente, ese interns, movil principal
de su recurso, resultaria del todo vano e irrisorio. La apelaci6n no im-
plica que el juez ad-quem est6 ligado por la declaraci6n de circuns-
tancias atenuantes, hecha por el juez a-quo, puesto que ambos obran
discrecionalmente al ad-mitirlas o denegarlas de acuerdo con su con-
ciencia y su raz6n. El apelante inico, s61o tiene derecho a que el se-
gundo fallo no le irrogue perjuicio. Cas. 10 noviembre 1911, Boletin
Judicial No. 16, pag. 3. En sentido contrario, esto es, en el sentido de que
las circunstancias atenuantes reconocidas por el juez a-quo, deben sub-
sistir en apelaci6n, consiltese, Corte Apelaci6n Santo Domingo, 30 ju-
lio 1909, Boletin Judicial No. 15, pig. 3, ab-initio.
La notificaci6n requerida por el articulo 286 del C6digo de Proce-
dimiento Criminal ha sido establecida en interns exclusive del acusado,
a quien le conviene sobremanera star bien apercibido en todo lo que
garantice ampliamente su defense. El legislator a la vez que prescribi6
la notificaci6n de la apelaci6n al acusado, para su indispensable cono-









CARLOS GATON RICHIEZ


cimiento dispuso que se le hiciese en el reducido plazo de tres dias, a
fin de colocarlo en condiciones favorables de producer cualesquiera me-
dios contra la apelaci6n. Cas. 27 mayo 1912, Boletin Judicial No. 22-24,
pag. 5, in-medio. Boletin Judicial No. 27-28, pig. 4.
La violaci6n del principio prescrito en el articulo.203 del C6digo de
Procedimiento Criminal es contraria al orden pdblico que da la autori-
dad de la cosa juzgada a los fallos cuyas vias de recurso no se inten-
taren en el tiempo habil que determinan los plazos legales, y por tanto,
constitute una excepci6n que puede y debe ser pronunciada de oficio.
Consiltese, Corte Apelaci6n Santiago, 3 julio 1909, Boletin Judicial No.
9, pig. 8, in-medio.
La apelaci6n a minima no obliga a los jueces a imponer penas su-
periores a las dictadas por el juez de primer grado. Pueden determinar-
las mayores cuando juzguen que el hecho las merece. Es potestativo con-
firmar el fallo apelado y aun reducir la penalidad si lo creyeren just,
Corte Apelaci6n Santo Domingo, 9 julio 1911, Gaceta Oficial No. 2769.
En caso de sobreseimiento acordado. La sentencia que intervene no
es susceptible de apelaci6n. Corte Apelaci6n Santo Domingo, 16 oc-
tubre 1908, Gaceta Oficial No. 1965.
La legalidad de la apelaci6n no depend ni puede defender de la
calificaci6n que el Juez inferior le haya dado, sino de la naturaleza de
la acci6n. Suprema Corte Justicia, 9 abril 1902, Gaceta Oficial No. 1480.
La parte civil tiene la facultad de apelar en cuanto a sus intereses
civiles, solamente. Elta facultad debe ser ejercida en tiempo habil. Art.
202 C6digo Proc. Criminal. La Corte apoderada esta obligada a exami-
nar el hecho delictuoso imputado al inculpado, ratificar o rectificar la
decision del Juez a-quo y estatuir lo procedente sobre las reparaciones
civiles exijidas por el apelante. Consiltese Cas. 19 setiembre 1909,
Boletin Judicial No. 2, pig. 4-5.
En el caso de no estar present el inculpado en el moment del pro-
nunciamiento de la sentencia en audiencia, el plazo de la apelaci6n co-
mienza desde la notificaci6n de la sentencia a persona o domicilio. Cas.
18 octubre 1909, Boletin Judicial No. 2, pig. 7. Sin embargo, ha sido
juzgado que la condenaci6n en defecto se tendrA por pronunciada si el
inculpado hiciese oposici6n en tiempo habil y la notificaci6n al Minis-
terio Piblicq y a la parte civil, si la hubiere. Suprema Corte Justicia,
30 mayo 1904, Gaceta Oficial 1556.
La apelaci6n a minima interpuesta por el Ministerio Piblico capa-
cita al Juez a-quem a aplicar una pena mayor que la impuesta por el
primer Juez. Corte Apelaci6n Santo Domingo, 7 mayo 1909, Gaceta
Official 2080. Vide, tambi6n, Cas. 29 junio 1910, Boletin Judicial No. 3,
pag. 4. Relativamente al principio non bis in idem, Suprema Corte Jus-
ticia, 21 diciembre 1891, Gaceta Oficial 912; misma Corte, 11 agosto 1890,
Gaceta Oficial 846.









LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


Cuando la parte civil apela deben observarse en la alzada los tra-
mites que indica el articulo 462 del C6digo de Procedimiento Civil,
misma Corte, 19 octubre 1891, Gaceta Oficial 904. El plazo de dos meses
del articulo 284 del C6digo de Procedimiento Criminal, debe contarse
desde el pronunciamiento de la sentencia. Cas. 7 agosto 1911, Boletin
Judicial No. 16, pig. 2.
La apelaci6n ad-mitiorem no incapacita al tribunal superior para
variar la calificaci6n que le atribuye el tribunal inferior. Cas. 10 no-
viembre 1911, Boletin Judicial No. 16, pag. 3. No puede agravarse la
condici6n del acusado cuando el recurso es interpuesto por el en su pro-
pio interns. Cas. 7 abril 1928, Boletin Judicial No. 221, pag. 6.
Relativamente a la caducidad del recurso, articulo 203, Corte Apela-
ci6n Santiago, 3 julio 1909, Boletin Judicial No. 9, pag. 8.
Cuando el recurso de apelaci6n es intrepuesto por el Fiscal, 6ste esti
-obligado a notificarlo al condenado en el t6rmino de la ley, a pena de
nulidad de la apelaci6n. Cas. 27 mayo 1912, Boletin Judicial 60. 22-24,
pag. 5. Nota:- Esta sentencia fu6 tambi6n publicada en el Boletin Ju-
dicial No. 27-28, pig. 3 y siguientes. En el mismo sentido, Cas. 3 fe-
brero 1919, Boletin Judicial No. 103, pig. 3; Corte Apelaci6n La Vega,
16 diciembre 1927, Boletin Judicial Corte citada, No. 17, pig. 21; Corte
Apelaci6n Santiago, 20 noviembre 1918, Boletin Judicial Corte citada,
No. 5, pag. 9; Boletin Judicial No. 96, pig. 6; Cas. 3 julio 1919, mismo
Boletin; Corte Apelaci6n Santo Domingo, Sentencia Penal No. 97,
setiembre 5 de 1927, Boletin Judicial Corte citada, No. 3, pig. 243. En
sentido contrario, esto es, en el sentido de que la notificaci6n que im-
pone del recurso de apelaci6n que el articulo 286 citado impone al Fis-
cal, "no esta prescrita a pena de nulidad", Corte Apelaci6n Santo
Domingo, 20 marzo 1912, Boletin Judicial No. 96, pag. 6.
Como la ley no determine la forma en la cual deba hacerse la noti-
ficaci6n ,cual que sea la que se emplee para llevar a conocimiento
del acusado el recurso, queda cumplido el precepto legal, siempre que
se haga en el t6rmino fijado. Cas. 14 febrero 1919, Boletin Judicial No.
103, pag. 8. Sin embargo, ha sido juzgado que la obligaci6n impuesta
al Procurador Fiscal de notificar su apelaci6n al acusado en el t6rmino
de tres dias, no tiene por sanci6n legal la nulidad de la apelaci6n noti-
ficada despues de los trees dias, consiltese Cas. 5 octubre 1917, Boletin
Judicial No. 87, pag. 147.
Respecto de que el Procurador General de la Corte de Apelaci6n
no tiene caidad para cumplir la formalidad exijida por el articulo 286
del C6digo de Procedimiento Criminal en el caso en que el recurso sea
interpuesto por el Procurador Fiscal, Cas. 5 febrero 1919, Boletin Ju-
dicial No. 103, pig. 3.
Relativamente a que la falta de notificaci6n del Ministerio Piblico
no constitute un medio de orden ptiblico que debe ser suplido por la








CARLOS GATON RICHIEZ


Corte de Casaci6n (que en la especie no fue alegado por el acusad&
por ante la Corte de Apelaci6n), Cas. 14 diciembre 1917, Boletin Jud-
cial No. 89, pig. 175.
Respecto de que la notificaci6n exijida por el articulo 286 citado
ha sido establecida solamente en interns del acusado, Corte Apelaci6n
Santo Domingo, Sentencia Penal No. 97, setiembre 5 de 1927, citada, Bole-
tin Judicial dicha Corte, No. 3, pig. 243. En el mismo sentido Cas. 27
mayo 1912, tambien citada, Boletin Judicial No. 22-24, pig. 5.
Relativamente a que la omisi6n de la declaraci6n del recurso de
apelaci6n, interpuesto por el Procurador General de la Corte de Ape-
laci6n al Secretario, no es un medio de casaci6n admisible. Cas. 19
marzo 1928, Boletin Judicial No. 212, pig. 13.
La apelaci6n sobre los intereses civiles no redime a la Corte de
apreciar si el inculpado es autor de los hechos delictuosos que se le
'mputan. Corte Apelaci6n La Vega, 21 julio 1913, Boletin Judicial No.
55-56, pig. 19.
En lo que se refiere a la obligaci6n de la parte civil de notificar
el recurso de apelaci6n al acusado a pena de inexistencia de la apela-
ci6n. Cas. 21 agosto 1918, Boletin Judicial No. 97, pig. 12. El Procurador
Fiscal no puede apelar de las sentencias pronunciadas en material de sim-
ple policia en caso de absoluci6n del inculpado. Articulo 166 y 167 del
C6digo de Procedimiento Criminal. Cas. 13 setiembre 1918, Boletin Judi-
cial No. 98, pig. 12. En igual sentido, Cas. 2 octubre 1918, Boletin Ju-
dicial No. 99, pig. 5.
El recurso de apelaci6n s6lo puede ser interpuesto por quien haya
sido parte en el juicio de primera instancia, o por los funcionarios a
quienes la ley ha conferido expresamente esa facultad. Cas. 20 junior
1919, Boletin Judicial No. 107, pig. 5. La apelaci6n nula por ese motive
no puede producer efecto alguno, y debe pronunciarse ]a casaci6n sin en-
vio. Misma sentencia. Los Procuradores Generales no tienen facultad para
ordenar a los Procuradores Fiscales interponer recurso de apelaci6n
en nombre de estos Oltimos. Articulo 26 del C6digo de Procedimiento
Criminal. Cas. 2 octubre 1919, Boletin Judicial No. 111, pig. 2.
La apelaci6n contra las sentencias del Alcalde por infracci6n a la
Ley de Patentes, no es vilida si el apelante no paga el impuesto a que
ha sido condenado. Articulo 23 de la Ley de Patentes, Cas. 15 abril
1920, Boletin Judicial No. 117, pig. 5.
Las reglas establecidas por los articulos 190, 209 y 211 del C6digo
de Procedimiento Criminal, no tienen aplicaci6n sino en el caso en que
la Corte haya sido regularmente apoderada del recurso. Las Cortes de
Apelaci6n pueden, sin violar ninguna ley, examiner previamente al
conocimiento de las excepciones del acusado y del fondo de la apela-








LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


ci6n, la procedencia de 6sta y su regularidad en cuanto a la forma. Cas.
19 setiembre 1927, Boletin Judicial No. 206, pag. 19.
La Ley No. 266 del Congreso Nacional, Gaceta Oficial 3698, dero-
gatoria de la Orden Ejecutiva 302, no tiene aplicaci6n respect de las
sentencias dictadas antes de su promulgaci6n, que no pueden ser im-
pugnadas por la via de la apelaci6n, sino en el caso en que aun no
hubiesen transcurrido los plazos dentro de los cuales puede intentarse
el recurso. Cas. 19 setiembre 1927, citada, Boletin Judicial No. 206, pig.
19. Vide, ademAs. Cas. 18 noviembre 1925, Boletin Judicial No. 184, pag.
15-16; Cas. 24 enero 1927, Boletin Judicial No. 198, pag. 11; Cas. 4
marzo 1927, Boletin Judicial No. 203-204, pag. 7.
En el sentido de que el plazo de dos meses concedido al Procu-
rador General de la Corte de Apelaci6n para interponer el recurso de
alzada, debe contarse desde la fecha del pronunciamiento de la sen-
tencia, Cas. 7 agosto 1911, Boletin Judicial No. 16, pag. 2.
Respecto del plazo de la distancia en material de apelaci6n, Su-
prema Corte Justicia, 30 mayo 1904, Gaceta Oficial 1556.
Las Cortes de Apelaci6n no estan ligadas a las apreciaciones de
echo y sus circunstancias que hiciera un tribunal respect de los coau-
tores del mismo crime. Cas. 8 setiembre 1922, Boletin Judicial No.
144-146, pag. 44.
En material correctional, las sentencias preparatorias que no pre-
juzgan el fondo, no pueden ser impugnadas por la via de la apelaci6n,
sino de acuerdo con la regla establecida en el articulo 451 del C6digo
de Procedimiento Civil, esto es, despu6s de la sentencia definitive y
conjuntamente con ella. Consdltese, Cas. 10 de marzo 1929, Boletin
Judicial No. 224, pag. 4. En material penal, la sentencia que ordena un
suplemento de instrucci6n es una sentencia preparatoria. Misma sen-
tencia.

Los condenados que no hacen la declaraci6n del recurso de ape-
laci6n en el plazo legal (articulo 282 del C6digo de Procedimiento Cri-
minal), pierden la facultad de hacerlo Atilmente, porque de otro modo
careceria de objeto que la ley hubiere establecido plazo para ello. Cas.
7 mayo 1930, Boletin Judicial No. 234-239, pag. 138. Corisiltese, Cas.
10 octubre 1930, Boletin Judicial No. 234-239, pag. 7.
Cuando solamente apela el acusado de la sentencia que lo condena,
los jueces de apelaci6n no pueden agravar su condici6n imponi6ndole
una pena mis grave. Cas. 6 febrero 1931, Boletin Judicial No. 247, pig.
3. (En el caso decidido hubo cambio de calificaci6n del hecho).
Respecto de la caducidad del plazo para interponer recurso de ape-
laci6n. Articulos 282 del C6digo de Procedimento Criminal, Cas. 17








CARLOS GATON RICHIEZ


julio 1931, Boletin Judicial No. 252, pig. 53; Cas. 28 agosto 1931, Bo-
letin Judicial No. 253, pig. 71.
Ni los articulos 286 y 287 del C6digo de Procedimiento Criminal
ni ningdn otro texto de ley somete a las prescripciones del articulo
61 del C6digo de Procedimiento Civil la notificaci6n del recurso de ape-
laci6n del Ministerio Piblico en material criminal. A falta de un texto,
la notificaci6n del recurso hecha por el Procurador General no esti
sometida a dichas prescripciones. Consultese, Cas. 23 diciembre 1931,
Boletin Judicial No. 255-257, pig. 129.
La Corte de Apelaci6n apoderada por el recurso de la part civil
esta obligada a examiner los hechos atribuidos al acusado, a reconocer
su existencia, a comprobar si reunen los caricteres del crime impu-
tado o si por ausencia de intenci6n delictuosa o por otra causa s6lo
constitute una falta no punible. Consiltese, Cas. 29 enero 1932, Bo-
:etin Judicial No. 258, pig. 19; Boletin citado, pig. 28.
Respecto de que la declaraci6n del recurso de apelaci6n hecha
por un apoderado debe estar justificada por un poder otorgado al efec-
to, Cas. 29 febrero 1932, Boletin Judicial No. 259, pig. 60.
Inadmisibilidad del recurso de apelaci6n interpuesto por el hijo
en nombre del padre, porque el primero no estaba provisto de poder
especial. Cas. 23 diciembre 1932, Boletin Judicial No. 269, pig. 30.
La apelaci6n interpuesta despues de cumplidos los diez dias del
pronunciamiento de la sentencia es inadmisible. Cas. 30 enero 1933,
Boletin Judicial No. 270, pig. 25.
En caso de descargo del acusado, tiene derecho a apelar no sola-
mente el Ministerio Piblico, sino tambi6n la querellante. Caso de apli-
caci6n de la Ley No. 1051. (Gaceta Oficial 4030, modificada, Gacets
Official 4304). Cas. 15 noviembre 1933, Boletin Judicial No. 280, pag.
9-10-12).
El juez de la apelaci6n esti autorizado para examiner los carac-
teres del hecho delictuoso que le ha sido sometido y para darle la califi-
caci6n que de acuerdo con su apreciaci6n le corresponde. Cas. 8 setiem-
bre 1933, Boletin Judicial No. 278, pig. 9.
No es susceptible de apelaci6n la sentencia que despu6s de la pre-
sentaci6n del detenido, sobre mandamiento de Habeas Corpus, y des-
pues de la vista de la causa, ordena la puesta en libertad o el mante-
nimiento en prisi6n del recurrente. en Habeas-Corpus. Cas. 29 abril
1935, Boletin Judicial No. 297, pig. 138.
En el sentido de que el recurso de apelaci6n no puede ser inter-
puesto por simple carta sino mediante acto de acuerdo con las prescrip-
ciones contenidas en el articulo 203 del C6digo de Procedimiento Cri-
minal, vide, Cas. 29 octubre 1935, Boletin Judicial No. 303, pig. 404.








LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


El recurso de apelaci6n se encuentra abierto en material correccio-
nal, cuando se trata de la incompetencia del juez de primer grado, adn
cuando la sentencia de 6ste fuere en ultima instancia por la naturaleza
de las penas que pronunciara. Cas. 31 agosto 1936, Boletin Judicial No.
313, pig. 462, in-medio.
Ningin funcionario del Ministerio PIblico puede interponer ape-
laci6n contra una sentencia dictada por un tribunal distinto de aquel
en el cual ejerce sus funciones. Cas. 12 diciembre 1936, Boletin Judi-
cial No. 317, pig. 676, in-medio.
Las sentencias dictadas por los Alcaldes en la material excepcional
de que trata la Orden Ejecutiva 671, son susceptibles de apelaci6n.
Cas. 21 diciembre 1936, Boletin Judicial No. 317, pig. 702, in-medio.
En igual sentido, Cas. 23 diciembre 1936, Boletin Judicial citado, pig.
719, in-medio. Cas. 31 julio 1936, Boletin Judicial No. 312, pig. 381,
in-medio. Cas. 12 febrero 1937, Boletin Judicial No. 319, pig. 51, in-fine.

Caso en que la Suprema Corte consider por error que una sen.
tencia del Juez-Alcalde que conden6 al apelante a la pena de cinco
dias de prisi6n y sesenta pesos de multa, no era apelable en virtud de
ia disposici6n contenida en el articulo 12 de la Ley No. 1014. Consfil-
tese, Cas. 31 enero 1936, Boletin Judicial No. 306, pig. 39. Sobre la correc-
ci6n de este error material, vide, Cas. 30 junio afio citado, Boletin
Judicial No. 311, pig. 339, in-medio.
Las sentencias en material correccional son siempre apelables, cuan-
do se trata de la incompotencia del tribunal para dictarlas, aun cuando
ellas fuesen dictadas en iltima instancia por la naturaleza de la pena
que impongan. Cas. 12 febrero 1937, Boletin Judicial No. 319, pig. 53,
in-medio.
Es de principio que el recurso de apelaci6n existe en toda material,
a menos que la ley disponga lo contrario. Cas. 16 abril 1937, Boletin
Judicial No. 321, pig. 174, in-fien.

Caso de aplicaci6n del articulo 12 de la Ley No. 1014. Cas. 26 ma-
yo 1937, Boletin Judicial No. 322, pig. 243, in-medio.

Es una regla de nuestra Organizaci6n Judicial, que el represen-
tante del Ministerio PAblico, cerca del tribunal que haya dictado la
sentencia, es quien inicamente puede interponer recurso de apelaci6n
contra esta, salvo disposici6n contraria de la ley. Consiltese, sin em-
bargo, articulo 166, 167, 202 y 284 del C6digo de Procedimiento Crimi-
nal. Cas. 11 junior 1937, Boletin Judicial No. 323, pigina 285, in-medio.
Cas. 30 agosto 1938, Boletin Judicial No. 337, pig. 471. C6digo de Pro-
cedimiento Criminal, articulo 169, D. Rodriguez Montafio, Revista Ju-
dicial No. 28, pig. 566-568.









CARLOS GATON RICHIEZ


La apelaci6n interpuesta por un abogado, en nuestro pais, en nom-
bre de una persona que fu6 parte en el juicio penal, es regular y vAlida,
aun cuando este abogado no haya actuado por ante el tribunal de primer
grado, ni tenga poder especial, porque su calidad le hace suponer, hasta
el desconocimiento del mandato especial de que trata el articulo 204
del C6digo de Procedimiento Criminal. Cas. 30 setiembre 1937, Bole-
tin Judicial No. 326, pig. 546.
En material penal, el plazo para apelar como para interponer re-
curso de casaci6n, comienza a partir de la fecha del pronunciamiento
si el inculpado estuvo present en la audiencia, o de la fecha, en el caso
contrario, de la notificaci6n de la sentencia. Cas. 11 diciembre 1937,
Boletin Judicial No. 329, pig. 711, ab-initio. En el mismo sentido y
para el caso en que las parties han sido citadas a la audiencia en que
tuvo lugar el pronunciamiento de la sentencia, Cas. 23 julio 1937, Bo-
letin Judicial No. 324, pig. 391.
Las sentencias pronunciadas por los Jueces-Alcaldes en material
de prestamos regulados por la Orden Ejecutiva No. 671, son suscepti-
bles de apelaci6n, porque el articulo 12 de la Ley No. 1014 no ha mo-
dificado la regla dictada por la predicha Orden Ejecutiva. Cas. 31 mar-
7o 1938, Boletin Judicial No. 332, pig. 192, in-medio.
La cuesti6n relative a los intereses civiles, como accesoria a la con-
denaci6n principal ,debe seguir la suerte de 6sta, y por lo tanto, cuan-
do en virtud de las disposiciones del articulo 12 de la Ley No. 1014,
la sentencia dictada no es susceptible de apelaci6n que emane del in-
culpado, tampoco lo es la que emane de la parte civil. Cas. 17 junior
1936, Boletin Judicial No. 335, pag. 290. VWase sentencias misma fecha,
mismo Boletin, pig. 293-312.
Relativamente al efecto suspension de la apelaci6n, vide, Cas. 25
junior 1938, Boletin Judicial No. 335, pig. 302, in-medio.
La regla del articulo 454 del C6digo de Procedimiento Civil tiene
un alcance general y debe ser aplicada a la material correccional, salvo
las excepciones que el legislator hubiese establecido. Cas. 22 setiembre
1938, Boletin Judicial No. 338, pig. 514. Las disposiciones de la Ley No.
1426, Gaceta Oficial 5102, son de carfcter exceptional. Misma sentencia.
Juzgado, que las disposiciones generals del articulo 2 de la predicha
iey No. 1426, no admiten excepciones. Cas. 21 noviembre 1938, Boletin
Judicial No. 340, pig. 718, in-medio.
El plazo del articulo 203 del C6digo de Procedimeinto Criminal se
cuenta, cuando se trata de una sentencia pronunciada en defecto, a par
Iir de la fecha de la notificaci6n de la sentencia a la parte condenada
en defecto, y se aumenta con los t6rminos de la distancia. Cas. 7 oc-
tubre 1938, Boletin Judicial No. 339, pig. 571, in-fine, 572, ab-initio.









LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


Respecto de la validez de la declaraci6n del recurso hecho por un
abogado distinto del que patrocin6 la defense en primera instancia,
vide, Cas. 7 octubre 1938, Boletin Judicial No. 572, in-medio.
La Ley No. 792 no confiere al Procurador Fiscal el derecho de in-
lerponer recurso de apelaci6n. Como no se trata de una material co-
ireccional, que entra en la competencia extraordinaria o excepcional de
los Alcaldes, no es possible amparar esa facultad en el articulo 166 del
C6digo de Procedimiento Criminal, limitado a la material de simple
policia. Cas. 11 octubre 1938, Boletin Judicial No. 339, pag. 578, in-fine.
579, ab-initio.
Es de principio que las sentencias sobre la incompetencia de lbs
Iribunales o juzgados inferiores son siempre susceptibles de apelaci6n.
Cas. 11 octubre 1938, Boletin Judicial No. 339, pig. 581.
El articulo 48 de la Ley de Sanidad del 10 de junio de 1912, Ga-
ceta Oficial No. 2314. que consagraba una restricci6n al derecho de ape-
lar contra las sentencias dictadas por los Tribunales de Higiene, podia
ser restablecido durante la vigencia de la nueva Ley de Sanidad (Or-
den Ejecutiva No. 338), cuando se permitiera otra vez apelar contra
dichas sentencias, y fu6 restablecido por la Ley No. 266 del 4 de noviem
tre de 1925, Gaceta Oficial No. 3698. Cas. 28 setiembre 1931, Boletin
Judicial No. 254, pig. 35.


43. APERTURA DE LOS TRIBUNALES.-Discurso, Boletin Ju-
dicial No. 6, pig. 1; No. 25-.26, pig. 1; No. 31, pag. 1; No. 43-45, pag. 1:
No. 55-56, pig. 1; No. 90, pig. 2; No; 114, pig. 1; No. 175, pig. 3-4-5.


44. APLICACION DE LA LEY--S61o pueden ser aplicadas las
eyes en vigor. Suprema Corte Justicia (sin fecha), Colecci6n de Sen-
tencias, pig. 52,in-medio.
Para la soluci6n de los conflicts de legislaci6n sometidos a los
Iribunales, el Juez debe estatuir segtn las reglas de la ley adoptadas
por su pais, aun tacitamente. Consiltese, Juzgado de Primera Instancia
de Santo Domingo, 30 setiembre 1920, Boletin Judicial (tercera 6poca).
No. 16, pig. 12. En igual sentido, mismo Juzgado, 20 noviembre 1920,
Boletin citado No. 17, pig. 8.

La soluci6n de los conflicts relatives a las formalidades para la
validez de la letra de cambio, estin rejidas por la regla lucus regit
actum, por la lex loci o por la ley national comdn a las parties, a su
clecci6n. Juzgado Primera Instancia Santo Domingo, Boletin Judicial
(tercera epoca), No. 16, pig. 12. En el mismo sentido, mismo Juzgado.
20 noviembre 1920, Boletin No. 17, pig. 8. Sobre la inaplicaci6n de la








CARLOS GATON RICHIEZ


ley penal en raz6n del tiempo, del lugar o de las personas, D. Rodri-
guez Montafio, Principios de Derecho Penal, Revista Judicial No. 46,
p i. 1101-1107.
Las leyes se distinguen en imperativas, prohibitivas, facultativas
y penales. La ley, sea que impere, sea que prohiba, debe ser siempre
acatada, cumplida y ejecutada, porque es santa e inviolable. Suprema
Justicia, 15 setiembre 1870, Colecci6n de Sentencias, pig. 144, in-finP.
Cualquier error material que aparezca en un texto de ley puede
ser reparado por el juez, cuya misi6n es aplicar el espiritu de la ley.
Corte Apelaci6n Santo Domingo, sentencia civil No. 12, diciembre 12
de 1930.
La abrogaci6n ticita de una ley no se supone. Corresponde a la
part que la alega, probar, demostrando su forma indudable, que exist.
incompatibilidad entire la ley aritigua y la nueva, y que esa incompa-
.itilidad es de tal naturaleza que imposibilita la ejecuci6n de la se-
gunda sin destruir Ia primera. Cuando las leyes son claras y precisas,
deben ser ejecutadas en todo su contenido y no pueden considerarse
como no existentes sino en tanto que hayan sido expresamente revo-
cadas por otras leyes igualmente claras y precisas. Suprema Corte Jus-
ticia, 12 febrero 1905, Gaceta Oficial 1749.
Las leyes que suprimen un impuesto por tiempo determinado o
indeterminado, son de orden pfiblico como las que los crean, y pueden
en todo caso ser modificadas, revocadas o derogadas, sin que aquellos
cuyos intereses resulten lastimados puedan pretender oponerlas come
derecho adquirido, el beneficio de la excepci6n de que habian disfru-
tado y esperaban seguir disfrutanda En tal caso no puede decirse con
verdad que la ley tenga efecto retroactive, pues s6lo rije para el por-
venir. Suprema Corte Justicia, 14 mayo 1906, Gaceta Oficial 1754.

Es facultativo para los tribunales aplicar la pena dentro de los
limits de un maximum y de un minimum fijados por la ley. Suprema
Corte Justicia, 28 setiembre 1906, Gaceta Oficial 1762.
Los tribunales de justicia han sido instituidos para aplicar las le-
yes, interpretindolas cuando hubiese lugar a ello; pero no pueden
juzgarlas, ni reconocer contra su caricter de general o universalmente
obligatorias, excepciones que el legislator no ha creado o reconocido
como derecho preexistentes legalmente adquiridos. Suprema Corte Jus-
ticia, 21 noviembre 1906, Gaceta Oficial 1179. En cuanto a que los jue-
ces, para la aplicaci6n de las leyes, deben atenerse solamente a la for-
malidad de la promulgaci6n, Corte Apelaci6n Santo Domingo, 10 agos-
to 1908, Gaceta Oficial 1934. Y en el sentido de que lo primero a que
tiene que atenerse el juez al interpreter la ley es a la intenci6n del
legislator, puesto que su papel consiste no en hacr la ley, ni en









LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


modificarla, sino en determinar claramente su sentido en su aplicaci6n
a casos determinados. Suprema Corte Justicia, 15 febrero 1907, Gaceta
Official 1816. Vide, discusi6n de la Asamblea Constituyente de 1908,
relativamente a la interpretaci6n de las leyes, Gaceta Oficial 1922, 1923,
1924.
Las leyes penales deben aplicarse conforme al estricto sentido de
,us t6rminos, ampliindose lo favorable al reo y restrinji6ndose lo que
le es adverse cuando hay lugar a interpretarlas. Suprema Corte de
Justicia, 5 mayo 1905, Gaceta Oficial 1653. Respecto de la prohibici6n
para los jueces de imponer penas por analogia, Corte citada, 4 fe-
brero 1907, Gaceta Oficial 1815. En igual sentido, misma Corte, 27
mayo 1908, Gaceta Oficial 1950. En lo que se refiere a la necesidad de
di:undir el conocimiento de las leyes, vide Quiterio Berroa Canelo. La
Ignorancia de la Ley, (folleto 1933). Sobre nuestro modo de legislar,
M. de J. Camarena Perdomo, Revista judicial No. 19, pag. 363-366.
Cualquier error material que aparezca en un texto de ley puede
ser reparado por el Juez, cuya misi6n es aplicar el espiritu de la Ley.
Corte Apelaci6n Santo Domingo, Sentencia Civil No. 12, diciembre 12
de 1930. En cuanto a que s61o pueden ser aplicadas las leyes en vigor,
Suprema Corte Justicia, afio 1869, Colecci6n de Sentencias, pig. 52,
in-medio.
Si el juez francs recurre a las fuentes de la legislaci6n para acla-
rar cualquiera duda en un texto de ley oscuro o ambiguo, el juez domi-
nicano debe orientarse en su propia legislaci6n, porque el legislator
dominicano al dictar una ley o al adecuarla, como en el caso de nues-
tros C6digos, obedece tal vez a consideraciones de indole distinta a las
que tuvo en miras el legislator francs, y la doctrine y la jurispruden-
cia franceses sirven al juez dominicano solamente para apoyar las
decisions judiciales cuando ellas correspondent exactamente a casu3
similares a los resueltos por aqu6llas. Corte Apelaci6n Santo Domingo,
8 marzo 1924.
En virtud del principio constitutional de la Repiblica, sus leyes
han de ser esencialmente irretroactivas, de modo que ellas no tienen
luerza y eficacia, despubs de promulgadas y publicadas, sino en lo que
respect al porvenir. Este principio admite excepciones cuando las
eyes sean favorables al que se halla bajo la acci6n de la justicia, o al
que ya fu6 definitivamente condenado por 6sta. El principio de la
irretroactividad de las leyes, como sus excepciones, estin enunciados
en la secci6n relative a los requisitos indispensables de forma y de fon-
do que han de observer forzosamente al elaborar y dictar las leyes,
para que 6stas puedan ser obligatorias y no resulten nulas de pleno
derecho. Este principio y-sus excepciones son una regla que limita su
poder de legislar, y de la que no le es possible prescindir absolutamente,









CARLOS GATON RICHIEZ


porque su capacidad y sus atribuciones a ese respect estin determinadas
por la misma Constituci6n. Por ser el legislator el inico que puede
retrotraer los efectos de las leyes, el beneficio que se deriva de su re-
troactividad debe estar circunscrito a los casos especiales y concretos
que ellas comprendan, puesto que estos son excepciones. Cas. 9 noviem-
bre 1908, Boletin Judicial No. 1, pag. 23, Cas. 7 febrero 1910, Boletii
Judicial No. 3, pig. 2,-n-medio. En el sentido de que el legislator no
puede anonadar los derechos adquiridos, vide, Cas. 28 abril 1911, Bo-
letin Judicial No. 10, pig. 6, in-fine.
Prohibido un hecho, el juez debe interpreter de una manera es-
tricta la ley que lo reprueba, pero al fijar el sentido de 6sta, no es hibil
para ampliar el alcance de su aplicaci6n, porque toda disposici6n penal
se circunscribe y limita al caso concrete y especial que la motiva. Cas.
19 julio 1909, Boletin Judicial No. 1, pig. 7, in-medio. Relativamente
a que las leyes especiales es menester aplicarlas n(icamente en el caso
estricto que ellas establecen, y a que en material penal, el juez no pued2
entregarse a inducciones para legar por via de consecuencia a la im-
posici6n de la pena prescrita por la ley represiva, la que s61o tiene
cuenta del hecho particular que el legislator ha castigado. Cas. 29 no-
viembre 1909, Boletin Judicial No. 8, pig. 2.
Los jueces y solamente 6stos, pueden conocer de las delincuencias
y aplicar necesariamente las penas correspondientes a los que cometan
Irangresiones penales. Corte Apelaci6n Santo Domingo, 10 setiembre
1903, Boletin Judicial No. 17-18, pag. 8, ab-initio.
Sobre la fuerza ejecutoria de un acto legislative. Suprema Corte
Justicia, 26 mayo 1901, Gaceta Oficial No. 1431.
En el sentido de considerar la jurisprudencia como la aplicacion
de la ley, Cas. 10 marzo 19C0, Boletirl Judicial No. 1, pig. 3.
Los tribunales de justicia han sido instituicos para aplicar las le-
yes, interpretandolas cuando hubiere lugar para ello; pero no pueden
juzgarlas ni reconocer contra su caracter general o universalmente obl'-
gatorias, excepciones que el legislator no ha creado o reconocido como
derechos prexistentes legalmente adquiridos. Suprema Corte Justicia,
noviembre 21 de 1909, Gaceta Oficial 1779.
Respecto de que las leyes penales deben ser aplicadas conforme al
extricto sentido de sus t6rminos, aplicando lo favorable al reo y res-
tringiendo lo que le es adverse, Suprema Corte Justicia, 5 mayo 1905,
Gaceta Oficial 1653.
En cuanto a que las leyes penales no pueden aplicarse por analogia
a casos distintos de los previstos expresamente por el legislator, Cas.
.1 mayo 1923, Boletin Judicial No. 153-155, pag. 24; Cas. 28 enero 1927,
Boletin Judicial No. 198, pag. 13; Cas. 29 noviembre 1909, Boletin Ju
dicial No. 8, pag. 2.










LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


Cuando las leyes son claras y precisas deben ser ejecutadas en todo
su contenido y no pueden considerarse como no existentes, sino en tanto
que hayan sido expresamente revocadas por otras leyes igualmente cla-
ras y precisas. Misma Corte, 12 febrero 1906, Gaceta Oficial 1751.
Relativamente a que el silencio, oscuridad e insuficiencia de la ley
no pueden ser motive para que los jueces se abstengan de decidir las
causes de que les apoderan los parties, Corte citada, 29 agosto 1890,
Gaceta Oficial 848; y que cuando los jueces han de'idido aun con vio-
laci6n de la ley, dejan de incurrir en denegaci6n de justicia segfin el
espiritu del articulo 4 del C6digo Civil, misma sentencia. Vide, tam-
bijn, misma Corte 17 noviembre 1898, Gaceta Oficial 1271.
El juez no puede eludir resolver todas las dificultades que las par-
tes le sometan a su decision, articulo 506 del C6digo de Procedimiento
Civil, misma Corte, 21 enero 1898, Gaceta Oficial 1226.
Es potestativo para el juez, al aplicar la ley, oscilar entire el ma-
ximum y el minimum, Corte Apelaci6n Santo Domingo, 17 mayo 1909,
Gaceta Oficial 2093; misma Corte, misma fecha, Gaceta Oficial 2094, y
1762.
Relativamente a que en material civil no es aplicable el principio
nemo censetur ignorare legem, Suprema Corte Justicia, 21 noviembre
1898, Gaceta Oficial 1272.
Respecto de que lo que no consta en el C6digo de Comercio en
forma positive y expresa no puede invorcarse por analogia, Corte cita-
da, 16 diciembre 1898, Gaceta Oficial 1274.
En la interpretaci6n y aplicaci6n de las leyes, el Juez debe ate-
nerse mas al espiritu que la vivifica, que a la letra inerte e inintelijente,
misma Corte, 18 julio 1898, Gaceta Oficial 767.
Cuando existe colisi6n de dos leyes adjetivas, la Suprema Corte
Justicia puede declarar cuAl es la vijente; pero no puede hacerlo cuan-
do result entire una ley adjetiva y la sustantiva. Corte citada, 18 mar-
zo 1904, Gaceta Oficial 1535.
En el sentido de que no hay pena sin ley, Cas. 18 y 23 junior 1923,
Boletin Judicial No. 153-155, pag. 59 y 75; Cas.. 19, 3, 10 y 13 agosto,
y 17 setiembre 1923, Boletin Judicial No. 153-155, pag. 40, 44, 54, 56
y 76 respectivamente; Cas. 7 y 17 diciembre 1923, Boletin Judicial No.
!59-161, pag. 61 y 63.
No es en los motives sino en el dispositivo donde debe estimarse
si el Juez ha incurrido en violaci6n de las prescripciones del articulo
5 del C6digo Civil. Cas. 8 setiembre 1926, Boletin Judicial No. 194, pag.
10. La Ley No. 266, Gaceta Oficial 3698, del Congreso Nacional, de-
rogatoria de la Orden Ejecutiva 302, no tiene aplicaci6n respect de las
sentencias dictadas antes de su promulgaci6n, que no pueden ser im-
Pugnadas por la via de la apelaci6n, sino en el caso de que aun no









CARLOS GATON RICHIEZ


hubiesen transcurrido los plazos dentro de los cuales puede intentarse
el recurso. Cas. 19 setiembre 1927, Boletin Judicial No. 206, pig. 19.
Cuando se contrata con un extrangero en pais extrangero, se some-
te el contratante a la ley del pais del contrato, Suprema Corte Justicia,
13 junior 1892, Gaceta Oficial 944.
La ley es obligatoria despues de transcurrir el tiempo legal para
que repute conocida. Cas. 10 agosto 1931, Boletin Judicial No. 253 pig.
7, in-fine.
Las leyes nuevas que modifican el procedimiento, sea en material
civil, sea en material criminal, se aplican a las acciones ya empezadas
a la fecha de su publicaci6n. Cas. 23 octubre 1931, Boletin Judicial No.
255-257, pig. 28-29.
La entrada en vigor de las leyes de orden piblico (caso de aplica-
ci6n de la Orden Ejecutiva No. 312), no puede estar suspendida por tal
o cual persona indefinidamente. La ley de las parties que result segin
los terminos del articulo 1134 del C6digo Civil de que toda convenci6n
legalmente formada, no puede tener mayor fuerza que la voluntad del
legislator, sino durante un tiempo determinado que debe estar consig-
nado formalmente en la convenci6n. Cas. 2 setiembre 1932, Boletin Ju-
dicial No. 266, pig. 5. Erratas, Boletin Judicial No. 267, pig. 28.
Es de principio que una ley especial no es derogada por la general;
que, ello es asi porque "como la abrogaci6n ticita supone una incom-
patibilidad formal ella no podria, en cuanto a las leyes que regular
materials especiales, resultar de la promulgaci6n de una ley general
posterior, a menos que la intenci6n contraria del legislator se despren-
da claramente del objeto o del espiritu de esta ley. Cas. 31 octubre 1935,
Boletin Judicial No. 303, pig. 425 y 426.
La Suprema Corte de Justicia aprecia si la ley nueva que modifica
los requisites necesarios a la validez de un acci6n en justicia, es apli-
cable a los hechos anteriores a su publicaci6n y ello no puede implicar
que esa aplicaci6n no ha sido obligatoria sino despubs de comenzado el
litigio ni much menos cuando ello tiene lugar despu6s que el asunto
se encuentra en estado de ser fallado. Cas. 21 diciembre 1935, Boletin
Judicial No. 305, pig. 497. En todos los casos no rejidos por disposicio-
nes especiales del C6digo de Procedimiento Criminal, deben seguirse
las reglas del procedimiento civil. Cas. 19 marzo 1929, Boletin Judicial
No. 224, pig. 4.
Las disposiciones del C6digo Civil s6lo son aplicables a los dere-
chos, intereses y relaciones de las personas privadas, sean fisicas o per-
sonas morales, esto es, de personas juridicas en todo caso. Cas. 17 mayo
1929, Boletin Judicial No. 226, pig. 11.
Sobre la publicaci6n de la ley para que sea obligatoria, v6ase Cas.
26 abril 1935 Boletin Judicial No. 297, pig. 117.









LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


Respecto que es la fecha en que la ley fu6 votada definitivamente
y no la que en que fue promulgada la que determine su aplicaci6n.
Consiltese, Cas. 17 setiembre 1935, Boletin Judicial No. 302, pig. 353.
Una circular no tiene fuerza legal para servir de fundamento a una
condenaci6n judicial, Cas. 28 abril 1937, Boletin Judicial No. 321, pig.
188, in-medio.
Todas las veces que el de cujus es de nacionalidad extrangera, es
a la ley extrangera a la que pertenece reglamentar las porciones here-
ditarias. Juzgado Primera Instancia Santo Domingo, 22 setiembre 1936.
Las reglas de interpretaci6n aceptadas generalmente por la doc-
trina, se oponen a que se de a un texto legal, entire dos sentidos posibles,
aquel en el cual no pudiera producer efecto alguno, en lugar de reco-
nocerle un sentido que este de acuerdo con las demas parties de la
misma ley. Al medir el verdadero sentido y el alcance de un texto
legal, es necesario interpreter la intenci6n y el objeto del legislator,
de todo lo cual d6 cuenta dicho texto. Cas. 8 setiembre 1938, Boletin
Judicial No. 338,pig. 478, in-medio.
La entrada en vigor de las leyes de orden pfiblico no puede estar
suspendida para tal o cual persona indifinidamente. Cas. 2 setiembre
1932, Boletin Judicial No. 266, pig. 5. Respecto de la represi6n de los
delitos, Vide, Boletin Judicial No. 259, pig. 49.

45. APLICACION DE LA PENA-El juez, para situarse en la
media just de la pena cuando la ley la abandon a su apreciaci6n
entire los limits de un maximum y un minimum, debe medir y pesar
todas las circunstancias que han precedido y acompafiado al crime.
Corte Apelaci6n Santo Domingo, 14 octubre 1908, Gaceta Oficial No.
1961.
La pena que corresponde. imponer al c6mplice del crime de ase-
sinato, como la inica inmediatamente inferior a la que sanciona dicho
crimen, es la ordinaria de trabajos piblicos que regular el articulo 13
del C6digo Penal. Cas. 14 mayo 1937, Boletin Judicial No. 322, pig.
211, in-fine.
Sobre la aplicaci6n de la pena de trabajos piblicos como conse-
cuencia de la supresi6n de la pena de muerte, Corte Apelaci6n Santo
Domingo, 26 mayo 1911, Boletin Judicial No. 74, pig. 8, in-fine.
Vide, infra, Penas, No. 390, Penalidad, No. 393.

46. APODERADO.- La representaci6n del inculpado s61o es ad-
misible en los casos en que el delito sea sancionado con multa. Consdl-
tese Corte Apelaci6n Santo Domingo, 22 mayo 1911, Boletin Judicial
No. 74, pig. 5.









CARLOS GATON RICHIEZ


Respecto de la demand hecha por el apoderado y de la necesidad
de la presentaci6n del instrument que haga fe respect de la procu-
raci6n otorgada, Suprema Corte Justicia, 29 enero 1903, Gaceta Ofi-
cial 1527.
La circunstancia de que un abogado fuese apoderado ante la ju-
risd'cci6n commercial, no lo constitute en representante en el sentido del
articulo 3 de la Ley del 7 de junior de 1905, Cas. 9 octubre 1922, Bole-
tin Judicial No. 147-149, pig. 6. Respect de los abogados como apo-
derados por ante el Tribunal de Tierras, Reglamento No. 15, Gaceta
Ofcial 4167.
Relativamente a que pueden ser embargados ejecutivamente los bie-
nes que un tercero tiene en su poder, pero cuando este tercero es un
encargado o apoderado, Suprema Corte Justicia, 27 agosto 1901, Ga-
ceta Oficial 1381.
Respect de que el abogado debe estar provisto de un poder es-
pecial para hacer confesiones que obliguen a su mandante, consfiltese
Cas. 8 abril 1927, Boletin Judicial No. 201, pig. 7; Corte Apelaci6n
Santo Domingo, Sentencia Civil No. 31, octubre 11 de 1926. Contrario,
Cas. 13 agosto 1938, Boletin Judicial No. 337, pig. 419.
Cuando el recurso de casaci6n es interpuesto por un abogado como
apoderado especial, debe estar provisto de un poder especial, Cas. R
abril 1920, Boletin Judicial No. 117, pig. 2; Cas. 17 febrero 1922, Bole-
tin Judicial No. 138-140, pag. 10; Cas. 5 marzo 1923, Boletin Judicial
No. 150-152, pig. 61; Cas. 15, 18 y 29 junior 1923, Boletin Judicial No.
153-155, pag. 55-61-81, respectivamente; Cas. 13 julio 1923, Boletin Ju-
dicial No. 156-158, pig. 17; Cas. 7 y 14 marzo 1924, Boletin Judicial No.
162-167, pig. 46 y 50; Cas. 27 junior 1927, Boletin Judicial No. 203-204,
pig. 24; Cas. 17 febrero 1922, Boletin Judicial No. 138-140; Cas. 9'
setiembre 1925, Boletin Judicial No. 182, pig. 8; Cas. 23 noviembre
1928, Boletin Judicial No. 220, pig. 14.

Ha sido juzgado, que al no decir el articulo 37 de la Ley pobre Pro-
cedimiento de Casaci6n, por un abogado, sino por el abogado de la
parte condenada, claro esta que se trata del abogado defensor de la
parte condenada, por ante el juez del fondo, y que cuando la declara-
ci6n sea hecha por otro abogado, 6ste es un apoderado especial, cuyo
poder debe anexarse a la declaraci6n. Cas. 6 agosto 1923, Boletin Ju-
dicial No. 156-158, pig. 48. Sin embargo, Vide, en cuanto se refiere at
recurso de apelaci6n, Cas. 7 octubre 1938, Boletin Judicial No. 339, pig-
572, in-medio.
SLa calidad de representante o de apoderado general puede resul-
tar de un mandate no escrito o ticito, mandate resultante a la vez de
los hechos y circunstancias de la causa, los cuales el juez del fondo









LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


aprecia soberamente. Cas. 0O marzo 1938, Boletin Judicial No. 332,
pag. 132, in-medio.
Cuando un abogado represent a una o varias parties por ante el
tribunal que juzga comercialmente, dicho representante actda en su
propia calidad de abogado. Cas. 30 marzo, precitada, Boletin Judicial
No. 332, pig. 134, in-medio.
En el sentido de que el abogado puede hacer una confesi6n judi-
cial que obligue a su client, vide, Cas. 13 agosto 1938, Boletin Judi-
cial No. 337, pig. 419, in-fine.
Respecto del mandate del abogado para hacer la declaraci6n del
recurso de apelaci6n en material penal aun cuando no haya patrocinado
]a defense por ante el primer juez, vide, Cas. 7 octubre 1938, Boletil
Judicial No. 339, pig. 572, in-medio. Compirese en cuanto al recurso
de casaci6n, Boletin Judicial No. 156-158, pag. 48, Cas. 6 agosto 1923.

47. APREMIO CORPORAL.-Existe un exceso de poder en una
sentencia cuyo dispositivo ordena que la ejecuci6n de las condenacio-
nes en costas se persiga por la via del apremio corporal, porque tal
disposici6n esta expresamente autorizada por el articulo 52 del C6digo
Penal y no tiene que ordenarse, y porque la enmienda hecha por la
Orden Ejecutiva 175 no es aplicable a las costas. Cas. 22 febrero 1926,
Boletin Judicial No. 186-187, pag. 20; Cas. 28 mayo, Boletin Judicial
No. 189-190, pig. 28; Cas. 17 setiembre 1926, Boletin Judicial No. 194,
pag. 17; Cas. 22 noviembre 1926, Boletin Judicial No. 197, pig. 7; Cas.
28 enero 1927, Boletin Judicial No. 198, pig. 16.
En cuanto a que el referido articulo 52 reformado del C6digo Pe-
nal no es aplicable a las restituciones, Cas. 22 febrero 1926, Boletin
Judicial No. 186-187, pig. 20-21; Cas. 8 setiembre 1926, Boletin Judi-
cial No. 194, pig. 6.
En el mismo sentido y en lo que se refiere a las indemnizaciones,
Cas. 21 agosto 1918, Boletin Judicial No. 97, pig. 13; Cas. 9 agosto
1926, Boletin Judicial No. 193, pig. 8; Cas. 17 setiembre 1926, Boletin
Judicial No. 194, pig. 12; Cas. 22 diciembre 1926, Boletin Judicial No.
i97, pig. 20. En el sentido de que la prisi6n preventive s61o es aplica-
ble a las multas y parte de ellas no pagadas, y no a las indemnizacio-
nes, Cas. 20 enero 1928, Boletin Judicial No. 210, pig. 7; Cas. 16 julio
1926, Boletin Judicial No. 192, pig. 8-9.
Las disposiciones del articulo 52, reformado, del C6digo Penal, no
pueden ser aplicadas a las costas. Cas. 11 noviembre 1929, Boletin Ju-
dicial No. 232, pig. 10. El articulo 52 referido impone a los jueces la
obligaci6n de acojer el pedimento de la parte civil relative a la per-
secuci6n de los dafios y perjuicios por la via del apremio corporal. Cas.
13 junio 1930, Boletin Judicial No. 234-239, pig. 170.









CARLOS GATON RICHIEZ


Cuando la sentencia que autoriza el apremio corporal no fija la
duraci6n de este, es al tribunal que dicta la sentencia, o al que conoz-
ca nuevamente del caso en apelaci6n, o por envio despubs de casaci6n, es
al que compete fijarla. Cas. 14 mayo 1930, Boletin Judicial No. 234-239,
pig. 149. Sobre la aplicaci6n del Decreto del 7 de mayo de 1886, Cas.
29 setiembre 1930, Boletin Judicial No. 240-242, pig. 45.

Relativamente a la compensaci6n, por la via del apremio corporal,
de la indemnizaci6n a que haya sido condenado el inculpado en el caso
de sustracci6n de menores, Cas. 6 setiembre 1932, Boletin Judicial No.
266, pig. 8.
Los jueces del fondo deben fijar, en material de apremio corporal,
el tiempo de duraci6n dentro de los limits que sefiala el articulo 40
del C6digo Penal. Consiltese, Cas. 30 de julio de 1935, Boletini Judicial
No. 300, pag. 274.
El Decreto de 1886 es el que estA actualmente en vigor en material
de apremio corporal, porque el Decreto del 28 de setiembre de 1849,
se referia solamente a las deudas contractuales, y ademis, ha dejado de
estar en vigor desde hace tiempo. Consiltese, Cas. 26 marzo 1936, Bo-
letin Judicial No. 308, pig. 135, ab-initio.

En el sentido de que el apremio corporal no puede ser ordenado
respect de las costas, vide Cas. 12 mayo 1936, Boletin Judicial No.
310, pig. 223, in-medio.
Ni el articulo 52 del C6digo Penal ni ninguna otra ley permit la
persecusi6n del pago de las costas en material penal por la via del
apremio corporal. Cas. 30 octubre 1937, Boletin Judicial No. 327, pig.
594, in-medio. Sobre Apremio Corporal, Apolinar Morel, Gaceta Judicial
No. 4, pig. 7-8. Del Apremio Corporal, Antonio Edmundo Martin, Revista
Judicial No. 78, pig. 241-244. Vide, tambien, autor citado Revista "Temis"
No. 5, pig. 15-17.

Legislaci6n. Decreto No. 205, que establece el apremio corporal
por toda clase de deudas, Colecci6n de Leyes, afio 1849, tomo II, pig.
147. Decteto No. 2435 respect de la duraci6n del apremio, Colecci6n
de Leyes, afio 1886, tomo IX, pig. 348. Vide, C6digo de Procedimiento
Civil, Libro V., titulo XV. Decreto No. 5460, que excluye los Diputa-
dos y Senadores del apremio corporal, except en los casos de flagrante
delito, Gaceta Oficial 2688, afio 1916. Orden Ejecutiva 676, compare-
cencia de testigos, Gaceta Oficial 3263, afio 1921. Ley No. 1367, qua
organize la persecuci6n del pago de las costas por la via del apremio
corporal en material de simple policia, Gaceta Oficial 5064, afio 1937.
Vide, tambien, Ley No. 448, Gaceta Oficial 3756, abrogada por la Ley
No 674, Gaceta Oficial 4673.









LA JURISPRUDENCIA EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


48. AQUIESCENCIA.-Desde el punto de vista de la admisi6n
de los recursos de apelaci6n y de casaci6n, consdltese, Cas. 6 setiembre
1[33, Boletin Judicial No. 278, pig. 5. Vide, infra, Asentimiento, No. 52.

49.-ARBITRAJE.-Es facultativo para las parties, aun en el ar-
bitraje formal u obligatorio, nombrar, para dirimir, arreglar o termi-
nar sus diferencias y contiendas, irbitros o arbitradores o amigables
componedores que decidan sobre ellas sin sujeci6n a las formas lega-
1E3. Suprema Corte Justicia (sin fecha), Colecci6n de Sentencias, pig.
75, in-fine.
La calidad de "amigables componedores", atribuia a los irbitros
pur las parties, conlleva una renuncia ticita del derecho de apelar contra
ia decision arbitral, siempre que las parties no hagan reserve express
d ese derecho. Corte Apelaci6n Santo Domingo, Sentencia Civil No. 1,
enero 17 de 1927, Boletin Judicial Corte citada, No. 2, pig. 12. Inter-
Iu cionalidad del Arbitraje, Federico Henriquez y Carvajal, Revista
Judicial No. 13, pig. 234-237.

5. ARMAS.--Vide, infra, Porte de Armas, No. 412.

51. ARRENDAMIENTO.--Los contratos de arrendamientos rura-
Ic3 son verdaderos enfiteuticos aun cuando asi no se denominen. Los
zirendamientos sobre predios rurales que se contituyen sin indicaci6n
ri. tiempo son contratos enfiteuticos en clase de perpetuos, transmi-
sible el dominion itil a todos los herederos del posesor, mientras ocupen
cl lugar, cumplan con la prestaci6n annual y demAs condiciones del
convenio, o lo revoquen por mutuo consentimiento o por las causes que
la ley autoriza. Suprema Corte Justicia, 20 marzo 1871, Colecci6n de
Sentencias, pig. 180.
El arrendador esta exento de garantia cuando los vicios o defec-
tc3 son visible y el arrendatario pudo antes verificarlos y reconocer-
ics. Corte citada, 28 setiembre 1871, Colecci6n de Sentencias, pig. 241,
in-fine.

Caso en que un contrato denominado "de arrendamiento", ha sido
dcclarado como contrato de venta (venta de autom6viles). Cas. 13 di-
c embre 1929, Boletin Judicial No. 233, pig. 18.

El Juez de los Referimientos no puede ordenar la redacci6n de un
process verbal para comprobar el estado de la casa arrendada cuando
la demand esti basada en un contrato de arrendamiento negado por
la otra parte, que no contiene ninguna cliusula que la obligue a indem-
nizar a esta parte por las obras y mejoras realizadas. Consiltese, Cas.
8 mayo 1931, Boletin Judicial No. 250, pig. 50.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs