• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Table of Contents
 En el umbral
 Paginas previas
 America
 El arte social
 Hombres e ideas
 Apuntes criticos
 Cuentos de amor
 Back Cover














Group Title: América y otras páginas
Title: América y otras páginas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081340/00001
 Material Information
Title: América y otras páginas
Physical Description: 192 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Pagán, Bolívar, 1899-
Publisher: s.n.,
s.n.
Place of Publication: San Juan Puerto Rico
Publication Date: 1922
Copyright Date: 1922
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Puerto Rico
 Notes
Statement of Responsibility: por Bolívar Pagán.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081340
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ADE3983
oclc - 10847506
alephbibnum - 000614742
lccn - 22012201

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Table of Contents
        Page 1
        Page 2
    En el umbral
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Paginas previas
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    America
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    El arte social
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Hombres e ideas
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    Apuntes criticos
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Cuentos de amor
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    Back Cover
        Page 193
Full Text




M ERICA
0 P ~~ ic
or5 PD {x )


X
Pr 84.4
P?(28a











Cmricca y otras Pginas


POR



BOLIVAR PAGAN
ABOGADO. 2 -r 1
VICEPRESIDENTE DE LA SECCIN DE CIENCIAS POLITICAS
Y MORALES DEL ATENEO PUERTORRIQUEO.


SAN JUTAN, PUERTO RICO.


-1922-







~4~; tnu ~











INDICE



Pginas:

En el Umbral (Prlogo) ...................... 3
Pginas Previas ........ .................... 13
An rica ..................... .............. 19
El Arte Social ................................. 69
Homrbres e Ideas ........ ................ 87
Betances ........ ... .. ................. 89
Amado Nervo .......................... 97
Los Emancipadores ..................... 105
Toms Carrin Maduro .................. 112
Roseevelt ..... ..... ............. 119
Clemenceau ........................... 123
Harding ........... .......... .. ....... 129
W ashington ............................. 135
Apuntes Crticos .............................. 143
Parnaso Puertorriqueo ................. 145
La Idea de la Patria ..................... 151
Lecturas Portorriqueas ................ 157
El Hamponismo en Puerto Rico ........... 161
Flores de Primavera .......,............. 163
El Rosario de Doa Ins ... ............. 165
Cuentos de Amor ............................ 167
Flor de la Montaa ...,................... 169
La Pecadora ......................... 173
La Ultima Esperanza ..................... 179
El Reloj de Sevilla ...................... 187



















EN EL UMBRAL










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


El joven escritor Bolvar Pagan me ha confiado
el honroso cargo de escribir un prlogo para su libro.
No necesitaba l esta presentacin ma, porque se le
estima en nuestro pequeo mundo literario como uno
de los pocos que dedican reflexiva atencin al studio
de los hombres y las ideas. De ello dan fe los
trabajos reunidos en el present volume.
No me agradan los prlogos. Por lo general, no
dicen nada, o dicen muy poco, o dicen demasiado,
averca del asunto. Me figure a un prologuista
como una persona en extremo cavilosa con la posi-
cin que le deparar su tarea y que se cuida, ante
todo, de quedar bien, transparentndose en ella algo
as como el humillo de obscurecer en alguna forma los
merecimientos del autor. De ms est el decir que
en cuanto yo escriba-y he de procurar ser breve-no
har nada que justifique tan acerbo juicio. Yo soy
en esta ocasin como un individuo servicial y discreto
que levanta una cortina para abrir franco paso a otro
que viene detrs, y a quien toca aparecer en primer
trmino ante el pblico: "El seor Pagan y su libro"...
Y bien; tan simpticos me resultan el uno como
el otro. Bolvar Pagn es un espritu efusivo y cor-
dial, nada pedante, que investiga ardientemente el










BOLIVAR PAGAN


por qu de las cosas. Estudia y observa. Sabe dar-
nos interpretaciones personales de lo que observa,
alquitaradas al travs de su propio yo. Por este
concept, su figure ha adquirido ya un especial relieve
entire nuestra juventud intellectual, ms dada a lo
emotional y pintoresco que al escrutador anlisis de
los problems de la vida. El aspira a ser, plena-
mente, lo que en idioma ingls se llama un essayist,
es decir, el escritor que hace ensayos en diversos
gneros. En nuestra lengua verncula tal califica-
tivo es de una modestia humilde, pero en su fuente
originaria se espaca en vuelo ms alto. All slo se
ejercitan en esa varia labor los cerebrales de vigoroso
pensamiento. Algunos han dotado la literature
inglesa de verdaderas obras maestras, ilustradas por
nombres tales como los de Macaulay, Carlyle, James,
Emerson. Selecta, noble compaa-. Nuestro
Bolvar Pagan se esfuerza en seguir esos rumbos.
Es un temperament crtico que avizora con serena
mirada los dilatados caminos del arte, de la sociologa,
de la historic, de la filosofa. Si persevera, ir
lejos. Slo que nuestro ambiente es refractario a
esa clase de aptitudes. Un polgrafo no represent
aqu ningn papel. Se necesita un temple heroico de
alma para discurrir en Puerto Rico sobre cuestiones
que casi nadie lee. Existe, es verdad, la certidumbre
de encontrar lectores en una lite, pero ese grupo es
pequeo, diseminado, receloso de la produccin native.
Apenas si tiene tiempo de ocuparse en obras que no
traigan el marchamo de Madrid o de Pars, de Nueva
York o de Londres. Y no es esto, tan slo. Dado
el caso de que leyesen al audaz explorador que en










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


nuestra nsula se aventura por lo vericuetos del hondo
pensar, y que les agradase lo que l describe, nunca
externan su opinion de modo que se haga pblica y
para que el interesado sepa, al menos, que no se
debate en el vacio. Esta lastimossima circunstancia
hace ms apreciable an el esfuerzo de Bolvar Pagan
y el mrito de su tarea.
En este libro hay artculos de diverse ndole.
Su autor ama igualmente la verdad y la belleza. En
las pginas que siguen un buscador de matices en-
contrar paisajes, fragancias y armonas: aqui, un
umbroso remanso; all un efluvio de rosas; un batir
de alas, ms all.. Y todo con un estilo de buen
gusto, y en fcil, correct y lmpido lenguaje. Pero
lo usual no es esto. Predomina la nota grave. El
escritor, no obstante su temprana juventud, ya mira
hacia dentro, hacia su mundo interior, tratando de
ponerse a tono, en su modalidad peculiar, con los
mltiples mirajes de la naturaleza y la vida. Ya es
un pequeo filsofo-como dira Azorn-, y no por
estrechez o limitacin de su zona visual, sino porque
tambin pone un cuidado afectuoso en las cosas
pequeas. En lo intrnseco, no hay nada bajo el sol
que no tenga su trascendencia, chica o grande.
Veo en estos moments a nuestro peqreo filsofo
caminando por un bosque, a la pagana usanza de la
vieja Hlade. Colgadas de un rbol, dos coronas se
ofrecen a sus ojos: una, de hojas de encina; otra, de
aromosos mirtos. Se detiene; las contempla; vacila
en la eleccin. Al fin se decide a tomar ambos trofeos
primaverales, pero cie su frente con la guirnalda de
encina, llevando en sus manos los mirtos. Algunos fau-










g BOLIVAR PAGAN

ncs y ninfas, que atisban la escena escondidos en
la fronda, muestran contrariado el gesto. Pero various
centauros, tambin ocultos en otros sitios, tras el
espeso follaje, se alejan satisfechos, galopando suave-
mente sobre las hojas. -
La evocacin es just. Aqu el artist y el poeta
se subordinan al pensador. El trabajo capital de este
volume es un ensayo de crtica histrica. Es tam-
bin un alegato a favor de una causa secular, formu-
lado en clidos tonos por un corazn de veinte aos.
Se titula as: AMERICA (Defensa de Espaa en su
obra descubrido;-a y civilizadora del Nuevo Mundo).
Aunque la cuestin es compleja y vasta, el escri-
tor la aborda discretamente y desenvuelve su tesis con
maestra. Bastante complejo el trabajo, dentro de un
tema limitado por las prescripciones de un certamen,
en el que obtuvo el primer premio. Bolvar Pagan
se ha documentado bien. La argumentacin est
hecha metdicamente, robustecida por citas, tradas
con much oportunidad de autores extranjeros, que
han vindicado a Espaa de los prejuicios vulgares con
que historiadores apasionados y obtusos comentaris-
tas han pretendido rebajar, sin lograrlo, la magna
epopeya espaola en el hemisferio colombino.
Bolvar Pagan no slo expone y comenta, sino
que relaciona unos hechos con otros, para fijar una
sntesis que imprime el sello definitive a su labor,
haciendo de ella, no un ejercicio de simple erudicin,
sino un consciente esfuerzo para descubrir bajo la
complicada trama de los acontecimientos el profundo
sentido de la historic, deduciendo de este miraje solu-
ciones prcticas, de trascendencia universal. As re-
salta la supreme armona del conjunto, y avizorados










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


desde una cumbre sucesos y caracteres al parecer
dispersos, las disonancias desaparecen y podemos
observer que se march invariablemente hacia hori-
zontes cada vez ms luminosos y extensos, porque el
mundo no se mueve al azar del ocaso, sino que est
regido por una ley, si dura y several en sus aparien-
cias, en el fondo previsora y maternal, que impulsa
series y cosas en un devenir eterno, por vas de per-
feccionamiento sin lmites, a fin de que cada cual
represent en el teatro del cosmos el papel que le
toque desempear en el inmenso drama de la evolucin.
Y esa sntesis que el joven escritor formula es
a manera de un puente de oro tendido entire dos
edades: el pasado, a la hora portentosa del Descu-
brimiento, y el present, despus de la ltima guerra
mundial. Amrica surge, radiosa, en ambas pocas,
de la niebla de dos futuros: primero, la aparicin del
seno de las aguas, como una realidad material, palpa-
ble, de orden geogrfico, que abre nuevos campos de
actividad a las razas histricas de los viejos conti-
nentes; despus el risorgimento, de lo ms hondo de
las almas, como una realidad moral, presumible, de
orden sociolgico, que brinda a todos los pueblos, tras
el agotamiento de la tremenda lucha, una era de
renovaciones para una cultural nueva en estas tierras
prolificas, donde la juventud de los medios sociales
es una promesa para el pensamiento, y la virginidad
y riqueza del suelo una esperanza para la accin.
Amrica, Amrica, tierra del porvenir! En esa
voz juvenile que te aclama me parece escuchar, por
misterioso anticipo, las intensas vibraciones de otras
voces que yacen en la gestacin de los tiempos; son
los que retornarn a su hora para traer a la humanidad










BOLIVAR PAGAN


otras normas de conduct, en tu regazo, dentro de ti.
Yo creo en la ley esotrica de los renacimientos. La
sangre que se ha derramado en Europa brotar nue-
vamente de tus senos ubrrimos, impregnando tus
terrenos labrantos, transmutada en espigas, en mie-
les, en blsamos y aromas. Y los que murieron en
Blgica y en Francia, en Italia y en los Balkanes,
segados prematuramente por el acero y el plomo ene-
migos, vendrn otra vez a laborar por el progress
human, ms fuertes, ms sabios y puros que antes,
porque supieron darse por sus hermanos en el sacri-
ficio y en la muerte. Y a ti, Espaa, te corresponde
un primer puesto en esa reconstruccin ciclpea que
cambiar los ejes morales del planet, por mediacin
de las naciones que formaste con el jugo de tus venas
y el ritmo de tu idioma y con los ntimos veneros de
tu idiosincracia spiritual.
Ciego ser quien no vea que en estos instantes
se est elaborando la civilizacin del espritu. El puro
intelecto realize ya su obra de depuracin y anlisis.
A las afirmaciones, un tanto exclusivas, del individuo,
reemplazarn las fraternales afirmaciones del cuerpo
social. Y donde antes slo se oa la palabra derecho,
resonar tambin, como una condicin antecedente y
previa, la palabra deber. En esa labor evanglica Es-
paa tambin presentar sus valores. No puede, no,
permanecar inactive o quedar relegada a un lugar se-
cundario la nacin que defendi los intereses de la cul-
tura ante la invasion del semitismo, en su lucha con-
tra los rabes; la que, con el descubrimiento y colo-
nizacin de Amrica ensanch los lmites y el area de
accin de los antiguos mundos; la que ha producido










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


al "Quijote", libro maravilloso que por su ideacin
universal y humana trasciende los localismos de
pases y fronteras; la que, por los sutiles acentos de
su mstica, tan original, tan rica, ha penetrado en los
profundos abismos de la conciencia humana, para
remontarse desde ella a la conciencia cemica, siendo
la fusin de ambas, o sea la inmanencia de Dios en la
naturaleza y en el hombre, la nica, possible base, de
toda fraternidad.
Yo me uno a Bolvar Pagan, firmemente, fervo-
rosamente, en su homenaje filial a la madre histrica
y legendaria de todos nosotros, y en much mayor
grado, de los que poseemos como sola riqueza una
palabra y una pluma, vinculadas con nuestra materna
lengua, para amar, para pensar, para luchar, para
vivir.
El, Bolvar Pagn, pertenece a la falanje de los
constructores. Bienvenido sea. Bienvenidos, los
que construyen. Abramos plaza a los que traen en
su mente y en su alma algo afirmativo, porque el
concurso de ellos es precioso en este infortunado pas
nuestro, donde tantos se afanan por destruir.

EUGENIO ASTOL.
San Juan, noviembre, 1921.



















PAGINAS PREVIAS.










BOLIVAR PAGAN


Tiro hoy a los vientos errantes de la publicidad mi
primer libro. Y es este un libro de juventud. Vibra en
l un soplo juvenile. Habituado desde mi ms temprana
adolescencia a exteriorizar mis pensares y mis senti-
res en las columns de la prensa, en toda una obra lite-
raria de centenares de artculos dispersos entire casi
todos los peridicos y revistas de mi pas he llevado
hasta el pblico lector las sinceras vibraciones de mi
espritu. Y contiene este libro algo de esa obra diverse
y dispersa creada en el hervor de entusiasmos momen-
tneos, e incluye algunas apreciaciones e ideas que
quiz hoy no sean afines con mi actual vision de las
cosas.
El perseverante studio y la cotidiana experien-
cia son como dos alas que con su vigoroso impulso
nos aupan hacia ms altas cimas de observacin, des-
de las cuales se dilata nuestra vision con ms claras
y amplias perspectives. Aun la piedra dura e in-
conmovible se pule y transmuta con el perenne roce
de la lima del tiempo. Y as es muy human y natu-
ral que evolucione constantemente el espritu cons-
ciente de los hombres.
Contiene adems este libro pginas inditas y










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


recientes, que son como pan cocido al fuego de mis
itimos espirituales ardores.
Yo ser en toda mi vida un estudiante. Ser
un estudiante voraz de la sabiduria acumulada a tra-
vs de los siglos; ser un estudiante despierto a las
enseanzas de todos los maestros. Y as mi corazn
ser un altar de devociones para todo lo bueno y para
toda la verdad constructive y ennoblecedora que nos
ha legado el Pasado con su inmortal y maravillosa
vendimia.
Pero ya siento en mi odo el pitagrico atronar
de las voces de la sociedad future; y mi vista se ofus-
ca con los resplandores de los nuevos horizontes socia-
les y econmicos, y hacia ellos ya vuela mi alma, aun-
que quiz sea slo para quemar sus frgiles alas -.
Creo convenient en este vestbulo de mi obra
hacer constar mi devocin sincera al Pasado fecundo,
y mi pasin ardiente al Futuro propiciatorio, porque
quiz lectores ignorantes y beocios vean alguna apa-
rente inconsistencia en mis pginas, donde slo hay
llamarada de cordial sinceridad y bloque de intellectual
armona.

BOLIVAR PAGAN.
San Juan de Puerto Rico;
noviembre de 1921.

















AMERICA.


(Defensa de Espaa en su obra descubridora

y civilizadora del Nuevo Mundo)





Estudio laureado con el primer
premio en el Certamen en
conmemoracin del descubri-
miento de Amrica organiza-
do por el Casino Espaol de
San Juan de Puerto Rico y
celebrado el 12 de octubre
de 1921.
Tema:
"Influencia del descubrimien-
to y la colonizacin de Am-
rica en los destinos del mun-
do".
Lema:
"El siglo de Coln jmprimi
nuevo vuelo a los siglos fu-
turos."-Humboldt.










BOLIVAR PAGAN


1.


Los maravillosos acontecimientos de la epopeya
del descubrimiento y la colonizacin de Amrica, son
para cantarse y perpetuarse en hexmetros heroicos.
Es con el verso pico de Homero o con voces de la
Biblia, que debe exaltarse el feliz hallazgo de Coln
y la obra titnica de los colonizadores, y su incon-
mensurable trascendencia en los destinos del mundo.
La existencia de lo obvio en el mundo natural, lo
axiomtico en el rigor de los matemticas, lo evidence
en las esferas luminosas del entendimiento human,
el prstino milagro de la Creacin, la grandeza y la
obra imarcesible de Dios: no puede discutirse. Es-
cuelas ingeniosas de filosofa, sistemas laboriosos de
razonamiento, aberraciones temerarias de los hom-
bres, pueden poner en velo de duda la existencia de
lo ms evidence, pueden burlarse de los ms sagrados
misterios inaccesibles a la frgil naturaleza humana;
pero el engao, el error, la obcecacin, la insolente
temeridad de los hombres, slo podr predominar quiz
una poca, una era, un ciclo de acontecimientos
humans, pero nada ms; porque la incesante activi-










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


-ad del cerebro human, ese pertinaz buceo en los a-
oismos profundos del misterio, esa natural y muy huma
na inquietud que nos compele a tender los brazos y la
vision hacia los horizontes lejanos y futuros, siempre
hacia ms all, algn da nos hace entrever, aun entire
las ms espesas sombras, las fuentes radiantes de la
verdad. Tal es la ley del progress del espritu huma-
no, que es tan innegable como la misma sabidura
inmanente de esa fuerza oculta que rige la maravillosa
armona del Cosmos y que ha prendido en la mente
audaz del Hombre el centelleo de la Razn.
Y sencillamente obvio, evidence, axiomtico, inne-
gable, es la Historia misma del Hombre. En la series
continuada de las civilizaciones, donde han dejado
resplandores de sus almas las generaciones que se
han sucedido en el transcurso de los tiempos, y que
con la ilacin de los acontecimientos histricos han
confirmado la ley supreme del progress; en las gra-
duales y sucesivas conquistas del espritu human;
en todos los advenimientos y en la transformacin pro-
gresiva de 'os pueblos sobre el haz de la tierra, de entire
todo lo que deja una huella en el papiro de la Historia:
hay gestos, actitudes, hechos, acontecimientos, que
resaltan como montaas enhiestas en las llanuras de
la Historia, y que con su predominante influjo son
como faros que alumbran los senderos del porvenir y
como fuerzas misteriosas que abren nuevos horizontes
a la vida y al espritu de los hombres. Tal es el
descubrimiento de Amrica, que es como una segunda
Creacin, epopeya genetlaca alumbrada al "fiat" de
la divina inspiracin de Coln y el providencial aliento
de la Reina Isabel de Castilla.










BOLIVAR PAGAN


Hay dos figures que siempre habrn de vivir,
resplandecientes, en la conciencia de la humanidad;
dos figures que por su gloria pursima siempre habrn
de fulgurar, con inextinguibles resplandores, sobre las
vertientes de la Historia: una es la adorable figure
del Cristo, y otra es la imponente figure de Cristbal
Coln.
Puede el italiano Emilio Bossi, con alegatos diz
que histricos, negar el advenimiento de Jess en la
tierra; las experiencias de los hombres pueden hacerles
poner en duda la excelencia de la doctrine de los
Evangelios; pero, a menos que las nieblas de la insen-
satez oculten los rayos de la razn humana, el hombre
jams puede vacilar en aceptar que no hay efecto sin
causa, que no hay luz sin su previa fuente creadora
o emanante, y que, por lo tanto, hubo algo original,
barro fsico o soplo divino, que avent hacia las cuatro
direcciones cardinals del espacio terrestre los precep-
tos inmortales de la sabia moral del Cristo; tampoco
nadie con nuevas formulas sociales puede substituir
el espritu de los Evangelios con unas leyes ms com-
prensibles, ms altas, ms cordiales, ms armoniosas,
que las de la iluminada moral del Cristo, con sus in-
comparables preceptos de igualdad, misericordia, per-
dn, equidad, paz, justicia, solidaridad y amor, para
regir la vida de relacin entire los hombres.
Tampoco puede negarse la gloria imperecedera
de Cristbal Coln y los resultados transcendental-
simos de su hallazgo milagroso, porque de ello hace
fe el clamor vivsimo de todo un hemisferio, con su
vitalidad estallante y su poderoso influjo en los desti-
nos del mundo.










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


II.


Para apreciar la magnitude de la importancia de
la empresa colombina, preciso es dar una ojeada sobre
el panorama de Europa y del mundo conocido cuando
el gran navegante paseaba su ensueio por playas y
cortes reales; cuando la idea fija del inmortal genovs
germinaba, como una semilla ardiente, en su atormen-
tado cerebro; cuando Coln descubra nuevos caminos
tras las huellas de Marco Polo o entrevea una nueva
Atlntida en las cartas de Toscanelli; o cuando Coln,
genio predestinado, con inspiracin divina deliraba con
los ojos fatigados fijos en una estrella providencial
que colgada en el fondo azul de los cielos le guiaba
al Nuevo Mundo-..
Los turcos haban cerrado las puertas de Oriente
con la toma de Constantinopa; Gnova y Venecia, rei-
nas entonces del Mediterrneo, enriquecidas con sus
viajes tras el aroma de las especias y tras el brillo de
los metales preciosos de Oriente, ya no podian seguir
con sus naos mercantes la ruta por los mares Rojo
y Arbigo ni los caminos terrestres a travs de los
pramos caldeados de Arabia y Persia; ya comenzaban









BOLIVAR PAGAN


a brillar sobre las cumbres de la Civilizacin los cuer-
nos de la sangrante medialuna de los Mulsumanes;
buques armados en corso comenzaban a asolar con
sus pirticas incursiones las ricas ciudades de Italia y
Espaa, y al brillo siniestro de las alfanjes sarracenas
se esmaltaban con tintes de sangre cristiana las aguas
azules del Mediterrneo; el Comercio, que es Mercurio
que en sus alas lleva el mensaje cordial de pas a pas,
que es puente que une naciones y funde razas, que
es la fuerza poderosa que auna a los diversos pueblos
en un abrazo comn de mtuo apoyo y en la gran obra
civilizadora, el Comercio haba quedado paralizado,
ccn sus vas y puertas cerradas por el avance de las
armas vencedoras del Gran Turco.
Constantinopla, la nueva Roma dal gran Justi-
niano, haba cado bajo la garra otomana; la Cruz
del Cristo, ya smbolo de la civilizacin del Occidente,
haba sido suplantada con el smbolo de la luna men-
guante sobre la elevada cpula de Santa Sofa; la
sombra siniestra de Mahoma se cerna sobre el halo
resplandeciente de Jess.
Los caminos propiciatorios del Oriente quedaban
abiertos slo para las caravanas y las naves de los
turcos, y al alcance exclusive de la garra mahometana
quedaban los ricos mercados de allende el Eufrates
y el Ganges, con sus especias y sus cereales, sus paos
y sus metales preciosos. Con la Sublime Puerta ce-
rrada con goznes de acero, y el creciente triunfo y
predominio del podero turco sobre el Mediterrneo,
ya todo el valle del Danubio, Asia Menor y Grecia,
Tracia y Macedonia, y las bocas del Nilo y las playas
del Mar Negro, bajo el influjo de los sucesores de
Mahoma, y con las histricas ciudades de Italia y









AMERICA Y OTRAS PAGINAS


Espaa, verdaderas depositarias en aquel moment del
caudal hereditario de la civilizacin occidental, en
inminente peligro de ser sometidas al tributo y vasa-
llaje turco, en esa crisis desesperada de la Civilizacin
se abra un nico camino de esperanza, un nico ho-
rizonte de promesa: Amrica.
Pero cerrando el paso hacia Amrica estaban las
Columnas de Hrcules, y ms all estaba el gran
Ocano, tenebroso y virgen. La supersticiosa imagi-
nacin de los hombres del siglo XV vea el horizonte
inhollado del Atlntico como una raya sombra, pavo-
rosa, fatal, como el lmite natural de los reinos de la
Muerte. El Ocano estaba poblado de monstruos
voraces y de letales tinieblas. Y Amrica era slo
un vago sueo de Platn, una imprecisa intuicin de
Sneca, una mera insinuacin de Toscanelli, un delirio
insconsciente de Coln. -
Lo que signific el hallazgo de Amrica para los
destinos del mundo, para la Historia y la Civilizacin,
en aquel moment de crisis, de transicin histrica,
sobrepasa a toda ponderacin. Si significa algo para
la humana especie la sabidura acumulada de quince
siglos de civilizacin cristiana, con este caudal precioso
aumentado con el legado de las glorias y los esplen-
dores de los pueblos primitivos que florecieron y llega-
ron a su apogeo en los pases fabulosos donde nace
el sol, y con la grandeza rediviva de las civilizaciones
clsicas; si todo el advance del Hombre, en industrial,
artes, ciencias, lenguas, filosofa, todas las conquistas
perdurables del espritu human, de China e India a
Babilonia y Persia, de Babilonia y Persia a Fenicia y
Egipto, de Fenicia y Egipto a Grecia y Cartago, de











26 BOLIVAR PAGAN

Grecia y Cartago a Roma y Espaa, si todo eso vale
algo, ese algo se salv de la ruina y de la muerte, ese
algo fu asegurado en la progresiva continuidad del
tiempo, con la aparicin milagrosa de Amrica.







*
>~* *










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


III.


Ahora, si en el corazn human florece la plant
de la gratitud, si esa semilla extraa prende en las
vegetaciones del alma, es bueno que nos detengamos
brevemente a evocar la gloria indiscutible e impere-
cedera de Espaa, diosa salvadora de la Civilzacin,
madre ubrrima de todo un hemisferio, fundadora y
creadora de pueblos, ya que ella ha sido clavada en
sacrificio, como un nuevo Cristo, por tantos historia-
dores, historigrafos y crticos mezquinos y ciegos
que han osado quitar una chispa de lumbre a su
abrumadora grandeza.
Ya un eminente cantor americano (Santos Cho-
cano) ha dicho:

"De quin fu la gloria que el demente
logr en su excelsitud? Oh gloria extraa
la de aquel triunfo sobre el mar rugiente!..-
Coln puso el delirio de la mente;
pero la realidad... la puso Espaa."

Y bajo cualquier interpretacin que sometamos










BOLIVAR PAGAN


el movimiento incesante de los pueblos en la Historia:
ora rigiendo esta interpretacin por la misteriosa in-
tervencin de lo providencial, con Bossuet y Cant;
ora sometiendo esta interpretacin bajo un principio
de idealismo inmanente, con Herder y con Hegel; ora
rigiendo la suerte de los acontecimientos por la accin
inesperada del fenmeno, con Hume; ora rigiendo el
curso de los acontecimientos histricos por la ruda
ley de un determinismo fatal, con Taine y con Vico;
ora obedeciendo a la ley de la accin decisive del
genio y del hroe, con Carlyle; ora bajo le ley de suti-
les fuerzas psicolgicas, con Wundt; ora bajo la ley
del influjo potente, inevitable, irresistible, de la mate-
rialista lucha de classes, con el empuje fatal de las
muchedumbres organizadas, con Marx y con Engels;
bajo cualquier ley que rijamos la interpretacin de
la Historia, tenemos que aceptar que hay un princi-
pio que escapa a toda discipline, a todo sistema, un
principio sobrehumano que no es el hecho o relam-
pagueo providencial de Bossuet ni es la fuerza deter-
minista de Taine, es algo que como por obra del azar
disperso e inclasificado, ha intervenido en ciertos
moments culminantes de la Historia.
Y Espaa, en las postrimeras del siglo XV, por
ciertas y determinadas circunstancias, fu colocada
por ese agent sobrehumano a la cabeza director de
los pueblos y de la Civilizacin.
La brava y pertinaz resistencia y el heroico suici-
dio de hombres y mujeres en el sitio de las plazas de
Sagunto y de Numancia, donde ya se perfilaba el
carcter de una raza; la sublime rebelin del alma
libertaria de Viriato contra la tirana romana; el grito
libertador y la accin ciclpea de Pelayo en la Cueva











AMERICA Y OTRAS PAGINAS


de Covadonga, comenzando aqu la larga series de glo-
riosas jornadas de la epopeya de la Reconquista, con
que Espaa le ense al mundo cmo un pueblo pelea
siete siglos por su libertad e independencia; la lucha
victoriosa de las armas castellanas en Navas de Tolo-
sa, que abri a los soldados espaoles la hermosa
llanura andaluza y les puso en las puertas de Granada;
la definitive rendicin del ltimo pedazo de suelo
espaol y la entrega de las leaves de la Alhambra a
Fernando e Isabel; toda la tormentosa y mirfica ges-
tacin de la nacionalidad espaola, con la vitalidad de
la raza palpitante en las luchas interiores de facciones
y banderas, de regions y reinos; toda la brillante
accin histrica de Espaa; el influjo de su fusin civi-
lizadora con pueblos ilustres que levantaron tienda y
hogar en suelo ibrico; todos los elements histricos
y civilizadores que afluyeron a fundir el alma national
y a former el solar de Espaa: todo eso grandiose
obliga a los ms rebeldes a sobrecogerse y elevar una
devota loa interior a esa fuerza misteriosa que combine
tantas energas dispersas, para de ellas former un haz
de unidad national y de espirituales energas, para
que de eso surgiera un pueblo, idealista, poderoso,
emprendedor, para que despertara a Europa del largo
sueo de la Edad Media, y le diera un nuevo mundo
para que la Civilizacin continuara su advance, para que
los pueblos fatigados y amenazados de muarte tomaran
un nuevo aliento, y prosiguiera la march gloriosa
del progress en la tierra prometida de Amrica.



*
*









BOLVAR PAGAN


No es necasario hacer un gran esfuerzo de ima-
ginacin para abarcar el alcance trascendente del
descubrimiento de Amrica, lo que la vision encanta-
dora de tierra americana por aquellos nobles aventu-
reros espaoles en aquella memorable maana, signi-
fic para el mundo y en la corriente de sus destinos
en el cauce de la Historia.
Dejo a los positivistas para que en clculos ma-
temticos hagan el inventario de los bienes materials
de la dote inconmensurable que trajo Amrica a sus
bodas con Europa, y los bienes gananciales que tan
felices nupcias han legado a la Civilizacin.
Aunque la mente notarial es por naturaleza tan
estrecha y tan pegada a la tierra, el notario que se
encargara de la pinge participacin de tantsimos
bienes tendra que olvidar los notariales requerimentos
de mrgenes y espacios, y necesitara por primera vez
mirar hacia los cielos para tomar la media de los in-
menssimos pliegos necesarios para catalogar siquiera
tan riqusima e incalculable herencia.









AMERICA Y OTRAS PAGINAS


Sigamos el lenguaje notarial; con otras circuns-
tancias. El arrendamiento vitalicio que usufructuaban
los aborgenes qued momentneamente rescindido
por efectos de una fuerza mayor. Nuevos cultivos,
accesiones y mejoras naturales e industriales, rentas
pingisimas acumuladas con todos sus intereses desde
la Creacin, tesoros ocultos descubiertos por las tri-
bus arrendatarias, derechos de hipotecas y censos mis-
teriosos de pueblos prehistricos venidos a Amrica y
luego fugitivos en Asia, todo, materialmente capita-
lizado, fu lo que en solemne ejecucin de desahucio
entreg Amrica a la Civilizacin en aquella maana
triste de octubre.
La primera e ineludible ley del Hombre es vivir.
El pricipio econmico rige los destinos del mundo.
Y bastara considerar las nuevas extensions ilimita-
das de tierras de produccin alimenticia, las vastsimas
y feraces llanuras, las selvas de fertilidad exhube-
rante, las ricas montaas que como grandes pechos
ubrrimos lactaran a todo un mundo, los ros hospi-
talarios y abiertos como arteries de explotacin, los
mares cuajados de Amrica donde se practice cons-
tantemente la multiplicidad bblica de los peces, los
nuevos graneros, los nuevos mercados, las inagotables
fuentes de riquezas de Amrica, bastaria considerar
slo esto para abrumarnos con la magnitude de la tras-
cendencia econmica del hallazgo de Coln.
Con los filones interminables de platino, de hie-
rro, de plomo, de cobre, de estao, de plata, de oro;
con los depsitos de diamantes, perlas y otras piedras
preciosas; y con los peculiares products como caf,
cacao, tabaco, jalapa, vanilla, ail, cochinilla, maz,









BOLIVAR PAGAN


yuca, pltano, maguey, patata, guayacn, zarzaparri-
lla, chinchona, coca, curare, ipecacuana, paulina, co-
paiba, condurango, jaborandi, ratania, saponaria, ce-
badilla, blsamo de Tol, brasil, palo de Campeche,
guayule, ule, cauch, la interminable lista de pro-
ductos alimenticios, medicinales e industriales nuevos
y oriundos de ella que Amrica di al mundo; conside-
rar el feraz campo de cultivo y experimentacin agr-
cola que ha ofrecido Amrica; esto slo bastara para
apreciar todo lo que significaba Amrica; y su influjo
en la vida y el destino de las naciones como tierra de
promisin capaz ella sola de darle asilo a toda la po-
blacin enferma, sedienta y hambreada del orbe.
Refirindose a la explotacin metalrgica de
Amrica, ha dicho el notable escritor mejicano, Carlos
Pereyra, en su libro "La Obra de Espaa en Amrica",
(Cap. XXIV):

"Amrica no envi su civilizacin a Europa, pero
aument los tesoros de que esta dispona, fo-
mentando con sus metales preciosos la revolucin
industrial que ha transformado al mundo."


**










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


V.


La obra ciclpea de la colonizacin del Nuevo
Mundo, que asegur los frutos naturales y dems ri-
quezas de Amrica y sus incalculables beneficios para
el mundo, no slo fu una dilatacin geogrfica que
ofreci nuevas haciendas y hogares a los habitantes
del viejo mundo, sino, principalmente, una grandiosa
conquista para el espritu human, porque Amrica
ofreci un fecundo campo de experimentacin para
las ms liberals y audaces concepciones.
Pero vamos primeramente a detenernos algo en
la evocacin de aquellas hazaas inslitas y de la
gigantesca obra de los colonizadores de Amrica, de
tan trascendental influjo en los destinos del mundo.
No creo necesario narrar aqui el paso triunfal y
heroico de los grande capitanes y los colonizadores
por el suelo virgen de Amrica. Son pginas de in-
flamada epopeya la empresa titnica y la obra civili-
zadora de los colonizadores.
Victorias providenciales, como si de los libros de
las "Crnicas" y "Reyes" de la Biblia; austeridades









BOLIVAR PAGAN


y apostolados admirables, como si de los "Evange-
lios"; pasajes vividos, de voluntad y de ilusin, como
si de la "Odisea"; heroismos emocionantes, como si
de la "llada"; desesperaciones y angustias de im-
ponente g;randiosidad, como si de la "Divina Come-
dia"; sacrificios y dolores de un hondo simbolismo,
como si del "Prometeo"; exaltaciones de elevado y ar-
diente idealismo, como si del "Quijote"; personajes
complejos y prototipos de las ms fuertes y universa-
les pasiones de los hombres, como si de las obras de
Shakespeare; y todo lo ms representative e impere-
cedero que ha concebido la imaginacin de los hom-
bres, todo, tuvo una real y objetiva y resonante repe.
ticin en el gran captulo de la Conquista.
En el Norte, Champlain, Cartier, La Salle, Juan
Smith, Raleigh, Penn, y otros; y en el Sur, los ver-
daderos y grandes paladines, Ponce de Len, Corts,
Valdivia, Alvarado, Almagro, Mendoza y Pizarro, exal-
tan las imaginaciones con el penacho de sus grande-
zas.
Largo sera explicar someramente siquiera cmo
un continent, Europa, depositario y continuador de
las civilizaciones de la Historia, en breves dcadas
abri al influjo de la Civilizacin todo un hemisferio;
creando nuevos hogares, nuevas poblaciones, nuevas
nacionalidades; trasplantando con su sangre y con su
savia todas sus instituciones; dando nuevo y vigoro-
so aliento de vida al mundo; sembrando la prolifica
simiente de los Evangelios en las conciencias de los
aborgenes, y ensendoles desde el abecedario hasta
los ms difciles postulados y misterios de las ciencias










AMERICA Y OTRAS PAGINAS 35

infusas; en una palabra, cmo el viejo mundo fundi
su vida y su espritu con el nuevo, abriendo de esta
manera nuevos horizontes de experimentacin y de
vida, de pensamiento y de accin.







**










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


VI.


Vamos a hacer un breve alto para apuntar algu-
nas consideraciones sobre el procedimiento practica-
do por Espaa en la obra gigantesca de la colonizacin
del Nuevo Mundo, ya que acontecimientos de la poca
aquella han ocasionado graves acusaciones contra la
nacin descubridora. Escritores dados a juzgar he-
chos acaecidos en los siglos pasados a la luz de la
tica social predominante en los das actuales, han
pretendido oscurecer la gloria de la obra civilizadora
de Espaa, imputando delitos de crueldad y de lesa-
humanidad perpetrados por algunos hombres empe-
ados en la obra de la Colonizacin.
Del rbol cado todos quieren cortar lea. Y al
decaer su podero material, la nacin vencida en des-
igual lid en las aguas de Santiago y de Cavite ha
sufrido vejmenes de conciencias apasionadas que la
han querido hacer blanco de sus odios etipicos, y se
ha pretendido manchar sus pursimas fuentes de gran-
deza y de gloria.
El propsito de este escrito no es de controversial











BOLIVAR PAGAN


ni de polmica; pero al desarrollar la tesis del mismo
es preciso anotar apuntes, que quiz luego yo ample
en obra ms extensa, para que siquiera un relmpago
de la verdad histrica ilumine oscuridades maliciosas.
Siempre resonarn con timbres de legtima gloria
la pica bravura de Hernn Corts, con su ya simb-
lico gesto de la quema de sus naves en las playas hos-
tiles de Nueva Espaa, y la fragorosa conquista del
vasto imperio de los Aztecas para la Civilizacin y la
Cruz; y la emocionante raya de Pizarro sobre las are-
nas del desierto, y sus pasmosas jornadas sometiendo
con ardores de Cid a los fieros Incas; ambos, Corts
y Pizarro, con los otros paladines inmortales de la
Conquista, levantando con su esforzada obra los ci-
mientos de civilizaciones cristianas y de futuras gran-
dezas.
Hasta hoy el parto de las civilizaciones slo se
ha realizado con dolores y con sangre. Y es sencilla-
mente cndido el empearse en menospreciar la obra
de los pueblos directors porque ellos hayan realizado
su obra directriz y civilizadora ejerciendo prcticas
que hoy no sancionaran los nuevos preceptos morales.
Y entire los pueblos que se han turnado en la hege-
mona y orientacin civilizadora del mundo, a ninguno
como a Espaa se ha injuriado tan injustamente por
aquellos que se han cegado o no han querido compren-
der los achaques peculiares de cada siglo y el esp-
ritu de las pocas en la Historia.
Por no extenderme en estas consideraciones,
que quiz sean prefacio de una future obra, slo aho-
ra quiero apelar al testimonio insospechable de sere-
nos y pacientes investigadores de pases extraos a










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


Espaa, que espontneamente ha hecho merecida jus-
ticia a la gran madre descubridora.
Se ha acusado a los colonizadores espaoles de
haber destruido no s qu brillantes civilizaciones en
Amrica, y haberlas suplantado por frreas y crueles
dominaciones militares. Un eminente historiador
yanqui, John Fiske, en su minuciosa y valiente obra
crtica sobre "El Descubrimiento de Amrica", (Vol. 1,
Cap. I), dice:

"Las civilizaciones de Mjico y Per eran
realmente civilizaciones bajas, de un tipo extre-
madamente arcaico, ms aroaicas que la del
Egipto de los Faraones., Una civilizacin como
la de los Aztecas, sin animals domsticos ni he-
rramientas, con el comercio en el estado primi-
tivo de permuta de products; una civilizacin
que sacrificaba vctimas humans en sus altares,
de antropfagos, tena muchas caractersticas de
barbarie."

Y ms adelante, (Vol.ll, Cap. VIII, ob. cit.) aade:

"Se ha derramado much tinta sentimental
sobre la perversidad de los espaoles al cruzar
el ocano y atacar a gentes que no les haban
hecho dao alguno, destruyendo una "esplndida
civilizacin", y otras cosas por el estilo. Es in-
negable que una agresin sin ser provocada es
algo extremadamente odioso, y muchas de las
circunstancias que mediaron en la conquista es-
paola de Amrica fueron no solamente mons-










BOLIVAR PAGAN


truosos por su atrocidad, sino que tambin eran
condenados por los preceptos de la moral predo-
minante en el siglo XVI. Pero si hemos de guiar-
nos por una lgica estricta, difcilmente se podra
condenar a los espaoles por la conquista de
Mjico sin envolver en la misma condenacin a
nuestros propios antepasados ingleses que tam-
bin cruzaron el ocano e invadieron el territo-
rio de los actuales Estados Unidos sin considera-
cin alguna hacia los derechos de propiedad de
los Algonquines, de los Iroqueses, ni ninguna tribu
de pieles rojas. Nuestros antepasados, si se les
llamara a justificarse, alegaran que ellos esta-
ban fundando Estados cristianos y esparciendo
las bendiciones de una civilizacin ms alta, y
esto, a pesar de la naturaleza de ciertos proce-
dimientos, era la verdad del caso. Y si nosotros
no desviamos o perdemos de vista la perspective
histrica, debemos pensar que los conquistadores
espaoles nos hubieran dado la misma contes-
tacin. Si Corts volviera al mundo y tomara un
libro de historia en el cual se le describe como
un mero aventurero pintoresco, l se sentira juz-
gado injustamente. Nosotros podramos decir
que sus empeos eran ms nobles que las de un
simple guerrero o pescador de oro.
"En la compleja confusion de causes que in-
fluan en los espaoles de la Edad Media, el deseo
de extender el dominio de la Iglesia era un pode-
roso incentive para sus empresas. La fuerza del
espritu de misionero y de cruzado que alentaba a
Corts, puede apreciarse en el hecho de que en










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


todos los actos suyos siempre predominaba la
prudencia, menos en aquellos en que le estimulaba
el celo religioso.
"Aun admitiendo muchas cosas, no cabe nin-
guna duda de que los espaoles trajeron a Mji-
co una civilizacin superior a la que ellos all en-
contraron. Ya era sobrado tiempo de que se le
diera fin a aquellas horrible hecatombes de vc-
timas humans que se acuchillaban, se mutila-
ban y se sacrificaban por ftiles motivos.
"Es muy aventurado decir que la Inquisicin,
segn se practicaba en Mjico, era un mal tan
grande como los sacrificios humans y el caniba-
lismo; porque esto no es cierto. Las costum-
bres espaolas eran benignas, comparadas con
la feroz barbarie del antiguo Mjico."

Y ms adelante, este mismo investigator justi-
ciero, comentando la civilizacin del Per, que evi-
dentemente era muy superior a la de Mjico, prosigue
(Vol. II, Cap. IX, Ob. Cit.):

"Su cdigo era severo, y de vez en cuando le-
emos de degollaciones por traicin, o de press
quemados vivos."

Y otro clarsimo ingenio anglo-americano, el es-
critor Charles F. Lummis, en su celebrada obra "Los
Exploradores Espaoles del Siglo XVI" (Cap. II), dice:

"Una de las cosas ms asombrosas de los ex-
ploradores espaoles-casi tan notable como la









BOLIVAR PAGAN


misma exploracin-es el espritu humanitario y
progresivo que desde el principio hasta el fin ca-
racteri sus instituciones .Algunas histories que
han perdurado, pintan a esa heroica nacin como
cruel para los indios; pero la verdad es que la
conduct de Espaa en este particular debiera
avergonzarnos. La legislacin espaola referen-
te a los indios de todas parties era incomparable-
mente ms extensa, ms comprensiva, ms sis-
temtica, y ms humanitarian que la de Gran
Bretaa, la de las colonies y de los Estados Uni-
dos todas juntas."

Y comentando la obra de los colonizadores, un
altsimo ingenio hispano-americano, de librrima plu-
ma habituada a castigar toda ndole de injusticias, el
popularsimo Manuel Ugarte, en su libro "El Porve-
nir de la Amrica Latina", (Cap. II) dice:

"Considerados desde nuestro siglo, nada ms
monstruoso que esos atropellos. Pero juzgados
con la conciencia de la edad sanguinaria en que
todava no se haba borrado la memorial de las
crueldades de Palestina y en que se preparaba
la obscura Saint-Barthlemy, nada result, en
cierto modo, ms lgico. La nocin del bien y
de la equidad con que se honr el cristianismo
de los primeros mrtires se haba esfumado com-
pletamente y slo se respiraban las doctrinas y
el ejemplo del rgimen feudal. Nadie discuta
la esclavitud. El fuerte tena derechos naturales
sobre el dbil. La sociedad era una torre de ti-










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


ranas concntricas. Y como todos sabemos, las
manchas de las conquistas no son las de una na-
cin, son las de un siglo, porque Espaa slo era
en aquel instance el reflejo ms glorioso del esta-
do social de un continente"

Y con estas citas basta por ahora. Ya la crtica
histrica, que ha estudiado framente aquellos aconte-
cimientos, ha hecho justiciera vindicacin depurando
el nombre de Espaa. Pero cualquier acusacin de
los intransigentes podemos rechazarla airosamente
con este ureo prrafo del gran Castelar, ("Historia
del Descubrimiento de Amrica", Prlogo.):

"Querer el descubrimiento de Amrica sin gue-
rra, la guerra sin conquista, la conquista sin vio-
lencia, la violencia sin estrago, el estrago sin
ruina y desolacin, equivale a querer el parto sin
dolor y la vida sin muerte. Quien haya guerrea-
do por medios distintos que los esgrimidos por
Espaa, puede tirar a Espaa la primera piedra..."





S**









AMERICA Y OTRAS PAGINAS


VII.


Muy extenso sera relatar, siquiera a trazos de
sntesis, cmo Espaa, y las otras naciones coloniza-
doras, poblaron y trasplantaron su savia a los nuevos
pases de Amrica.
Las fabulosas minas de metales preciosos que
brillaban en el rico vientre de sus montaas, y las ili-
mitadas llanuras y selvas que brindaba Amrica para
la explotacin econmica, suscit en Europa una fie-
bre de locas aventuras y sed de riquezas. El viejo
continent apenas tres centuries antes del Descubri-
miento, en las intiles Cruzadas, se haba vaciado en
febriles empresas hacia el Oriente tras un sepulcro
vaco, y ahora renaca a la vida de las trapidantes ac-
tividades, con ardores y fiebres centuplicados.
Pero para comprender lo que signific esta emi-
gracin a Amrica y su impulso civilizador para los
destinos futuros del mundo, es preciso recorder cmo
Espaa y las dems naciones colonizadoras alentaron
con su espritu y fortalecieron con la savia de sus ins-
tituciones al nuevo mundo.










BOLIVAR PAGAN


Cierto es que un espritu de avidez de riquezas
materials estimul grandemente a muchos coloniza-
dores; pero es innegable que fuerzas ms espirituales
impulsaron tambin las empresas de la colonizacin.
El espritu romntico de aventura y el ardiente celo
religioso, que exaltaron a los cruzados hacia el Santo
Sepulcro, ejercieron fuerte influjo en esta obra. Por-
que no todos los que partan para Amrica eran aventu-
reros vulgares y hombres sedientos de bienes mate-
riales. Hubo bastante idealismo y arranques de ver-
dadero desinters heroico. Adems, el concept de
la patria y su anhelada grandeza, podero material e
influjo moral, cosquille a muchos nobles corazones
para empearse en las empresas de la conquista del
mundo virgen.
Realza los motivos que impulsaron la conquista
y civilizacin, el indiscutible empeo evangelizador que
predomin en estos nuevos pobladores y el espritu
altamente educador y civilizador que alentaba a los
fundadores de nuevas comunidades en Amrica.
Escribiendo sobre aquellos grandes hombres em-
peados en la evangelizacin de las tribus aborgenes,
y los motivos que las alentaban, dice el muy documen-
tado Carlos Pereyra (Cap. XXI, ob. cit.):

"Hubo entire esos hombres, y entire los que fue-
ron llegando despus, muchos de mrito indiscu-
tible, excepcional, que sealaron su accin como
creadores, pero ninguno de ellos era vulgar, ig-
norante o remiso en el desempeo de su apostola-
do. Otros se distinguieron en el Nuevo Mundo
tanto como sus compaeros se haban distinguido










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


en el antiguo, y aun con hechos memorables. No
slo eran hombres de primera fila en religion,
pues los haba de cuna noble, y tanto que algunos
de ellos tenan sangre real. Su apostolado no
era de ocasin ni su heroismo de necesidad. Ha-
ban dejado posiciones ventajosas: o bien las del
siglo, o los honors de la fama universitaria, o el
halago de los triunfos oratorios, para entregarse
a tareas humildisimas de una evangelizacin ru-
dimentaria."

La idea de engrandecer a su patria o ensanchar
los dominios de la Cruz, acompaados del hecho evi-
dente de la fundacin de innumerable escuelas y co-
legios para la enseanza de los aborgenes, la crea-
cin de hogares permanentes en la Amrica, y la im-
plantacin de todas las posibles instituciones de Euro-
pa en las colonial, explica fcilmente cmo los nacien-
tes passes del Nuevo Mundo, sobre tan laudables ci-
mientos, habian de ejercer poderosa influencia en el
curso de los acontecimientos futuros.
Sabido es cmo el triunfo de la Reforma religio-
sa, que di alas a la conciencia de los hombres, hall
un feliz asilo para perpetuarse en Amrica. La histo-
ria de los Hugonotes y Peregrinos perseguidos en Eu-
ropa por sus ideas religiosas y polticas, y su llegada
a las playas hospitalarias de Amrica para fundar co-
munidades de libertad, aumentan la grandiosa signifi-
cacin e influjo del Nuevo Mundo, al asegurar las ms
valiosas conquistas del espritu human.
Si Amrica no hubiese roto las fronteras que aho-
gaban al viejo mundo entire las Columnas de Hrcules











4S BOLIVAR PAGAN

y el Asia Menor, y no hubiera impulsado el progress
del mundo con sus incalculable riquezas, bastara
slo considerar a este nuevo mundo como un campo
de asilo y experimentacin para esas conquistas idea-
les del espritu librrimo de los hombres, para consa-
grar la empresa colombina, despus del advenimiento
de Jess, como el acontecimiento ms culminante,
que lo es, en los anales del mundo.







S*










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


VIII.


Vamos a mencionar ligeramente algunas de las
leyes que cimentaron las bases morales sobre las
cuales se erigieron las nuevas sociedades en Amrica.
Basta s61o recorder cual era el espritu de la legisla-
cin que regia a las colonies septentrionales fundadas
por Inglaterra, y a las espaolas, en lo que hoy es una
gran parte del sur de Estados Unidos, Mjico, Centro
Amrica, y las jvenes repblicas de Amrica del Sur,
para tener que admitir que sobre cimientos legales
tan humanitarios y avanzados slo podian levantarse
pueblos de admirable elevacin moral y de un fuerte
aliento progresivo.
La historic de los derechos individuals y socia-
les en Inglaterra, ofrece pginas de indiscutible be-
lleza. Las ms preciadas prerrogativas del individuo
ya estaban consagradas en los preceptos de la legisla-
cin consuetudinaria y en la memorable Carta Magna
desde el siglo XIII. Y desde aquella fecha gloriosa,
cuando aquellos barones inmortales arrebataron al
Rey Juan Sin Tierra aquel fundamental document









BOLIVAR PAGAN


que aseguraba los ms sagrados fueros, hasta la po-
ca de la colonizacin de Amrica, los ingleses conti-
nuaron afirmando los derechos inalienables del indi-
viduo que ya hoy reconocen todos los pueblos que ale-
gan ser libres.
Y, aparte de las empresas mercantiles organiza-
das para la colonizacin del Nuevo Mundo y sanciona-
das por la Corona inglesa, las colonial ms perdura-
bles de Angloamrica fueron fundadas por hombres
que, perseguidos en su patria por sus ideas liberals,
vinieron a Amrica a vivir una vida mejor en este am-
biente clsico de la libertad. Y tales hombres, veni-
dos al Nuevo Mundo con un espritu vido de libertad,
ten' -i que fundar forzosamente comunidades libres y
levantar en las puras playas de Amrica pueblos que
en el espritu de sus instituciones habran de ejercer
un hondo influjo en el movimiento de las ideas, de. las
ideas que, como dijo alguien, r.gen al mundo.
No es necesario en estas pginas seguir el gra-
dual desenvolvimiento de las colonies angloamerica-
nas hasta su feliz culminacin en la fuerte y florecien-
te repblica yanqui. Pero debo sealar aqu que el
viejo mundo siempre sigui con ojo avizor, y hasta con
espritu de emulacin, el desarrollo de las instituciones
de los jvenes pueblos de aquende el Atlntico, y que
la Amrica nia, prolongacin geogrfica y poltica
de las naciones fundadoras, con su alma moza rejuve-
neci a las metropolis; y siempre Nueva Inglaterra fu
como una amplia ventana de Inglaterra que miraba al
mar, y que con el soplo de sus instituciones mantena
vivo en los ingleses mismos el sentimiento de la liber-
tad.










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


IX.


Ya he delineado, aunque con trazos de brocha
gorda, en prrafos anteriores, el papel que en el con-
cierto de las nacionalidades desempeaba Espaa en
la maana del Descubrimiento.
En el crisol de intensas luchas intestines, Espaa
haba fundido su alma national. Con la unin de
Aragn y Castilla en el feliz pacto nupcial de Fernan-
do e Isabel, y con el final vencimiento de Boabdil, con
los invasores sarracenos arrojados a travs del Es-
trecho de Gibraltar, Espaa surga vigorosa y pujante.
Y es bueno mencionar el fuerte haz de elements t-
nicos que contribuyeron a former la nacionalidad es-
paola, para recorder qu nacin iba a dar su sangre
y su savia civilizadora alumbrando y creando unas
treinta naciones en Amrica.
Dice Pelletn ("El Mundo Marcha", Cap. XIX),
que "Grecia geogrficamente considerada, tena en
su territorio todos los materials de todas las civili-
zaciones". Y de Espaa podemos decir algo ms que
de Grecia, porque Espaa hered las civilizaciones de










BOLIVAR PAGAN


Grecia y adems las de los otros grande pueblos que
por las alternatives de la Historia siguieron cronol-
gicamente a Grecia en la hegemona material y moral
del mundo.
Prescindiendo de los pueblos ignorados de la Pre-
historia, Espaa haba venido formando su vitalidad
y forjando su vigor national con la savia de pueblos
diversos. Celtas, iberos, fenicios, griegos, cartagi-
neses, romanos, godos y rabes, en sucesivo orden
histrico, poblaron a Espaa, y con pedazos de sus
almas, con sus distintas caractersticas raciales, sus
costumbres, sus leyes, sus artes, sus ciencias, sus in-
dustrias, sus instituciones, sus civilizaciones, form
Espaa la suya. Y todava, despus de tantos siglos,
si recorremos el suelo vasto de Espaa, desde las
cumbres pirenaicas y cantbricas hasta las playas
de Andaluca, sobre las nevadas cimas de la Sierra
Morena lo mismo que por las llanuras polvorientas de
Castilla, desde La Corua a Cartagena, desde Santan-
der a Cdiz, desde Huelva a Barcelona, a travs de to-
do el suelo pico del Cid y del Quijote, podramos es-
cuchar vagas voces de las razas desaparecidas que
les gritan al mundo cmo esta gran nacin form su
protoplasma y prepare su bendito vientre para parir
naciones y criarlas con la leche de su civilizacin y
trasmitirles su savia y su vida para que sus hijas con-
tinuaran a travs del tiempo la obra de su fecunda
madre...



*









AMERICA Y OTRAS PAGINAS


X.


Vamos ahora a recorder sobre qu legislacin
Espaa desarroll la vida de sus colonies. Por enci-
ma de hechos aislados de soldados espaoles que
mancharon con sus crueldades algunas pginas de la
Colonizacin, y de los cuales hechos, naturalmente,
Espaa era irresponsible, resplandecen las humanita-
rias Leyes de Indias, en las cuales palpita el noble
espritu civilizador que inspir a Espaa.
La nacin descubridora se propona trasplantar
al Nuevo Mundo todas las instituciones que sostena
en Espaa, y que, con el espritu de su siglo, crea
que les podran proporcionar la mayor felicidad a los
aborgenes y a los colonizadores. Conocido es el em-
peo evangelizador de Espaa, y sus tenacsimos afa-
nes por llevar todas las claridades de su genio al Nue-
vo Mundo. Pero ms que la obra grandiosa de los
misioneros, y ms que el elocuente testimonio de las
escuelas y colegios creados y sostenidos en Amrica
para educar a los indios y mestizos, es con las Leyes
de Indias cmo mejor podemos apreciar qu espritu
insufl Espaa en Amrica.











BOLIVAR PAGAN


Veamos. En la Recopilacin de Indias (ley 3a.
tt. 1ro., libro 1ro.) leemos:
"Los Seores Reyes nuestros progenitores,
desde el descubrimiento de nuestras Indias oc-
cidentales, islas y tierra firme del mar Ocano,
ordenaron y mandaron a nuestros capitanes y
oficiales, descubridores, pobladores y otros cua-
lesquier personas, que en llegando a aquellas
provincial procurasen luego dar a entender, por
medio de intrpretes, a los indios y moradores,
cmo los enviaron a ensearles buenas costum-
bres, apartarlos de vicios y comer carne huma-
na, instruirles en nuestra Santa F Catlica y
predicarla para su salvacin, y atraerlos a nuestro
seoro, porque fuesen tratados, favorecidos y
defendidos como los nuestros sbditos y vasa-
llos."

Y ms adelante, esta Recopilacin (ley 13, tt. 2,
libro 2), dice:
"Porque siendo de una corona los reinos de
Castilla y de las Indias, las leyes y orden de go-
bierno de los unos y de los otros deben ser lo
ms semejantes y conformes que ser puedan, los
de nuestro Consejo en las leyes y establecimien-
tos que para aquellos Estados ordenaren, procu-
ren reducir la forma y manera del gobierno de
ellos al estilo y orden con que son regidos y
gobernados los reinos de Castilla y Len."

Y as ojeando toda la vasta RECOPILACION, con
tas "Nuevas Leyes" del ilustre y magnnimo Padre de










AMERICA Y OTRAS PAGINAS 55

las Casas, podremos apreciar sobre qu perdurable y
altsimo pedestal se irguieron las colonies espaolas,
y qu aliento civilizador y decisive en los destinos del
mundo deba naturalmente emanar de Amrica, ya que
la madre descubridora entreg a sus hijas todas las
joyas de su civilizacin, y desde su nacimiento prepa-
r a las nuevas nacionalidades de Amrica para que
en los surcos del Nuevo Mundo germinara su luminosa
simiente de cultural y de progress, y se perpetuara en
ellas su genio en los siglos futuros...





***










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


XI


De ms importancia que sus inextinguibles filo-
nes de riquezas metalrgicas, ms que sus inagotables
fuentes de products alimenticios, medicinales e in-
dustriales, ms que su variadsima y utilsima fauna,
ms que sus maravillosos inventos y experimentacio-
nes cientficas y mecnicas, mas que las intensas pal-
pitaciones de su vida cultural, ms que el fuerte im-
pulso de vitalidad y progress de sus fabulosos empo-
rios de industries y comercio: Amrica trajo a la Ci-
vilizacin su incontaminada atmsfera para que en
ella tomaran cuerpo y vuelo las ms audaces y lib-
rrimas concepciones de la mente humana. Es en este
nuevo y fecundo suelo de Amrica donde el Hombre
ha visto consagradas sus ms caras prerrogativas, y
donde quiz tomen definitive cuerpo y vida las inevita-
bles formulas futuras...
El Viejo Mundo haba visto surgir y realizarse
:as formulas de vida social y de progress que haba










BOLIVAR PAGAN


ideado la mente de los hombres: la teocracia oriental,
el patriarcado bblico, la dictadura military, la pura
democracia ateniense, las oligarquas antiguas y me-
dioevales, el feudalismo, la monarqua elective y he-
reditaria, con todos sus vicos, intolerancias y opresio-
nes; y por el fin el hombre de la era modern, des-
pus de derramar much sangre y quemar muchas
energas, concibi la organizacin de la sociedad fu-
tura sobre bases que aseguraran mejor los inaliena-
bles derechos naturales del individuo y dieran alas al
espritu librrimo de los hombres, y garantizaran para
la posteridad las bendiciones de una vida libre y feliz.
Y mentes clarsimas prendieron luz en las tinieblas.
Y todo un movimiento de ideas, con el rudo y violent
Juan Jacobo Rousseau y con los eminentes Enciclo-
pedistas, esparci por el mundo el espritu revolucio-
nario de una nueva filosofa political, que ofrecia nue-
vas formulas para la arquitectura poltica de los pue-
blos y para regir la vida social de los hombres.
Pero Europa era un campo fatigado y ya estril,
con costumbres y pasiones ancestrales y con la garra
retardataria de instituciones histricas y conservado-
ras, que hacan dficil, si no impossible, la experimenta-
cin y el darle cuerpo prctico a las nuevas concep-
ciones.
Y fu en Amrica, por antonomasia el continent
republican, donde un pueblo oprimido, exaltado por
el espritu de la nueva ideologa, quebr el cetro de los
tiranos y proclam al mundo los ms puros principios
de libertad y democracia poltica; y con la simiente
nueva cre una patria y di al mundo modern el ejem-
plo y el modelo de una repblica libre.










AMERICA Y OTRAS PAGINAS 59

El triunfo de las ideas republicans en Amrica,
tuvo inmediata resonancia y conmovi a Europa, y
all hizo caer o vacilar a sus ms arraigadas institu-
ciones. Y de esta manera, otra vez Amrica abri
nuevo- horizontes al mundo, imprimi su pujante
aiiento ce !ibertad y democracia, aliento que todava
fortalece el espritu de los pueblos y les inspira para
las conquistas del porvenir.-.





**










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


XII


Quiero recorder que el movimiento revolucionario
en las colonies del Norte, que di6 origen a la proclama-
cin de los grandes principios a que me he referido
anteriormente, tuvo en la metrpoli hombres inspira-
dos en el espritu democrtico de las instituciones in-
glesas, como el gran orador Edmundo Burke y otros,
que simpatizaron con Amrica y lucharon en su propia
patria por los derechos de las colonies.
Y asimismo el movimiento revolucionario de las
colonies espaolas en Mjico, Centro y Sur Amrica,
que sigui a la guerra de independencia de las colonies
angloamericanas, y que di vivida palpitacin a las
virtudes histricas de la raza ibrica, tuvo en Espaa
no slo soldados para combatirlo, sino tambin espa-
oles amantes de la libertad que tambin en la metr-
poli, como buenos descendientes de Viriato, del Cid y
de Pelayo, que recriminaron contra la tirana de Fer-
nando VII y dieron ardientemente su corazn a la san-
ta causa de las colonies espaolas en Amrica.
Adems debe recordarse que la tirana que oca-










BOLIVAR PAGAN


sion la guerra de independencia en las colonies del
Sur, oprima igualmente a los habitantes de las colo-
nias como a los mismos espaoles en la metrpoli.
El Dr. Jos Len Surez, eminente catedrtico
de la Universidad de Buenos Aires, ha publicado un li-
bro titulado "Carcter de la Revolucin Americana",
donde con oportuna documentacin y con serena y
fra crtica depura todo el espeso ambiente con que
cierta mala literature ha envuelto la poca cuando las
colonial del Sur se emanciparon del seno de la madre
patria. Sobre este libro, un sabio y noble asturiano,
a quien muchsimo les deben las juventudes puerto-
rriqueas, don Manuel Fernndez Juncos, escribi, en-
tre otros prrafos:

"Tras de las injusticias y de las errneas acu-
saciones que se han hecho contra Espaa, y sus
caudillos hericos de la conquista y colonizacin
de la parte sud y centro de Amrica, debidas en
su mayor parte a la falta de verdadera crtica his-
trica y a la obra de apasionamiento y de rutina,
ha llegado por fin la era de las reparaciones jus-
tas y de restablecimiento de la verdad.
"Hoy la voz de la reparadora justicia, muy au-
torizada y elocuente, nos llega de la Repblica
Argentina, uno de los Estados de Hispanoamrica
en que parecan ms arraigados los resquemores
y las rozaduras procedentes de la guerra de la in-
dependencia.
"La rectificacin complete y franca llega ahora
y procede de la ms alta cumbre de la autoridad
cientfica y literaria de la Repblica: la Universi-










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


dad de Buenos Aires. El ilustre professor de His-
toria de esa important institucin, doctor don
Jos Len Surez, ha publicado un volume y en
l demuestra su autor con gran acopio de razo-
namientos y testimonios de irrefutable veracidad
histrica, que el pensamiento generador de la
revolucin americana correspondi igualmente a
los peninsulares como a los nativos de la colo-
nia..."
Y es bueno que citemos algo de este libro reivin-
dicador para que se recuerde con qu espritu se aco-
gi en Espaa el movimiento revolucionario de Sur-
Amrica. Dice el doctor Len Surez, en su obra arri-
ba referida:
"Los liberals espaoles confraternizan en
ideales con los revolucionarios americanos; con-
sideran que la lucha no es contra Espaa, sino
contra el absolutismo del rey, enemigo comn de
los derechos y libertades que unos y otros anhe-
lan; y admiten las razones con que los america-
nos invocan su supremo recurso.
"Esta concordancia de ideas y propsitos pone
en evidencia las causes reales de la revolucin
americana y sirve para caracterizarla en su ver-
dadero aspect, que es el de una lucha noble y
grande por las libertades y derechos de los ha-
bitantes del nuevo mundo, contra el absolutismo
del gobierno de la metrpoli; enemigo comn de
los espaoles y americanos que reclamaban el re-
conocimiento de su personalidad de hombres y de
ciudadanos."










BOLIVAR PAGAN


Y aade el doctor Jos Len Surez (ob. cit.):

"Entre los liberals (espaoles) el contact
con los americanos era un hecho consumado des-
de las Cortes de Cdiz y, sobre todo, Buenos Ai-
res, era su centro de concordancia en Amrica."

Y don Rafael Maria de Labra, en su libro "La Co-
lonizacin en la Historia" (tomo II, Conferencia 15),
dice:
"Bolvar haba jurado library a su patria de la
tirana, y venir a Espaa en 1817 a library a la
metrpoli de las verguenzas de Fernando Vil."

Con estas citas elocuentes, de insospechable fuen-
te de veracidad, puede conocerse cmo son injustos
todos esos odios atvicos e imbciles declamaciones
con que algunos ignorantes quieren perpetuar una
infranqueable barrera de hostilidad entire la madre fun-
dadora y sus hijas las jvenes repblicas de Amrica.
Y he querido citar esto, para que queden fijas es-
tas aclaraciones histricas, ya que hoy, en esta loca
incertidumbre international de la hora actual, cada
da deben estrecharse ms los lazos de amor y solida-
ridad entire la nacin-madre y sus hijas de Amrica,
porque hoy podemos ya auscultar en el seno de la ib-
rica raza toda una germinacin de salvadores porve-
nires. -


++-









AMERICA Y OTRAS PAGINAS


XIII


Ahora, para terminar, evoquemos la obra de Am-
rica en esta Gran Guerra mundial que todava desan-
gra al orbe.
Con los ms sangrientos y sombros matices, al-
go de Gustavo Dor y algo del "Spagnoletto", se po-
dran delinear trazos precisos sobre cuadros de la
gran tragedia. Pero pocas plumas podran hbilmen-
te sintetizar en breves lneas la enorme trascendencia
moral de la hecatombe.
Jams en la Historia, el mundo haba presenciado
espectculo ms emocionante, ni jams se haban mo-
vido en accin guerrera tantos hombres ni tan funda-
mentales ideas. Quedan palidecidos los millones de
Jerjes cruzando el Helesponto, y quedan como escara-
muzas las guerras de Alejandro y Bonaparte. Lo mis-
mo las ideas que inflamaban las guerras de la Refor-
ma y de la Revolucin, slo seran gotas en el inmen-
so caudal de ideas que agitaron al mundo entero lan-
zado en la hoguera el combustible de todas las razas.
Pero no deja espacio el propsito de este discur-









BOLIVAR PAGAN


so para abarcar todos los motivos, acontecimientos y
efectos del conflict. Slo mencionar cmo el pro-
digioso impulso del descubrimiento y la conquista de
Amrica todava sigue decidiendo el movimiento de
los pueblos y de las ideas en el mundo.
Es cierto que la Paz de Versalles no ha satisfecho
las esperanzas del mundo. Una gran desilusin abru-
ma a las almas idealistas que sobamos con que del
crisol pavoroso de la Guerra surgira un mundo mejor
y que sobre puros cimientos de justicia y solidaridad
se eregira el nuevo orden de cosas. Pero tan tormen-
tosa y caldeada sigue la atmsfera, que parece que la
Paz slo fu una tregua para proseguir con ms vigor
y saa el apocalptico duelo.
Pero todo no poda liquidarse en un solo da. Si
volvemos la vista hacia un siglo atrs, hasta el da de
la Paz de Viena, que cerr el ciclo de las guerras na-
polenicas, tenemos que admitir que el mundo ha pro-
gresado bastante hac;a la final culminacin de sus
puros anhelos.
En aquellos salones relucientes de Viena no reso-
n la voz de los pueblos. All hablaron los reyes. La
figure satnica del Prncipe Metternich, del Congreso
de Viena, fu suplantada en Versalles por la simptica
y democrtica figure del Presidente Wilson. En Vie.
na se consagr el derecho diz que divino de los reyes;
y en Versalles se escuch a los representantes demo-
crticos de los pueblos...
El principio de igualdad international de las pe-
queas nacionalidades y los grandes poderes; la pro=
pia determinacin de los pueblos para regir su vida y
su libertad; la execracin unnime del crime de las










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


guerras internacionales; el cielo azul y purisimo de la
fraternidad cobijando a los pueblos en un haz de mu-
tua cooperacin y amor; todo lo noble y alto que so-
bamos: eso vendr maana...
Pero, quin puede negar que la Guerra, que, co-
mo un gran arado de almas, removi tantas ideas y
sentimientos; que hizo ms sabio y puro al mundo con
el dolor de tantas heridas sangrantes; que derrib se-
culares imperios, bastillas de absolutismo, como Ru-
sia, Alemania y Austria; que ha abierto al studio ur-
gente de los hombres nuevas y bellas formulas de
organizacin social, que seguramente implantar el
porvenir; quin puede negar que con todo el dolor y
el sacrificio de la Guerra, el mundo no ha progresado
much poniendo ya un pie en el puente del Futuro?..
Y a pesar de todo lo que la controversial pueda
discutir, quin puede negar gue fu el pstumo im-
pulso de Amrica lo que infiltr ideales en los motivos
da la Gran Guerra, y que fu la energa vigorosa y
desinteresada de Amrica, la que precipit el fin de la
horrible matanza, y la que asegur la libertad y la
repblica en los grande imperios absolutos de Euro-
pa, y la que tendi sobre la pavorosa noche de la Gue-
rra el sol bellsimo de la Paz?. -
Once gobiernos y once pueblos de Amrica, de
la Amrica descubierta por Coln, exaltados por una
tradicin de heroismo, de democracia y de libertad,
con su vivo entusiasmo y con su fuerte y presta accin
en los campos humeantes de Europa, decidieron el
nuevo cauce de los destinos del mundo...
Y ya hoy escuchamos como voces misteriosas
que nos dicen que en medio de esta selva oscura de










68 BOLIVAR PAGAN

incertidumbre y caos que abruma al mundo actual,
Amrica, tierra clsica de libertad, con sus naciones
jvenes preadas de promesas, y con sus nobles idea.
les y vigorosas energas, es como la estrella de espe-
ranza que brilla en los cielos y que guiar al mundo
hacia la realizacin de sus soados destinos futuros...





















EL ARTE SOCIAL.


"Mi vocacin es vocacin de
batalla; mi canto es toque de
clarn. Yo engendro rebelin
active. El que venga conmigo
debe venir bien armado".
Walt Whitman.










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


1.


CUANDO Csar Cant deca que la Literatura es
la expr;esin del estado social de los pueblos, cantaba
una verdad axiomtica y solemne. Pero la sentencia
del erudito y elocuente historiador italiano no es
complete sin aadirle un inevitable corolario. La Li-
teratura, adems de ser expresin de un estado social,
es adems viva expresin de las inquietudes, de los
sueos, de las aspi aciones, de las rebeldas de los
pueblos, y de sus supremos anhelos de vida future,
de vida future no en los cielos de humo de las teogo-
nias, sino sobre el haz de la tierra.. -
Porque ya que el Arte literario es flor del esp-
ritu, y el espritu de los hombres, como su propio or-
ganismo, palpita en incesante evolucin, galopando
sobre el lomo de los siglos, doblando horizontes y ca-
zando estrellas; asimismo la Literatura sera un arte
pobre, con vaho de quietud y de muerte, si slo fuera
expresin de lo exttico, de un estado social present.
No. El Arte debe ser flor que abre sus pta-
los al beso de la aurora, y que re al da, y que luego










BOLIVAR PAGAN


vuelve a abrir y renacer en la nueva aurora, y siem-
pre con un nuevo perfume, y con emanaciones de
porvenir...
Con el canto misterioso de los aedos primitivos,
recorriendo latitudes y longitudes, pocas y civiliza-
ciones, y escuchando la multiple y wagneriana or-
questacin de los siglos, en las caas panidas de los
poetas podemos seguir el cauce milagroso de los pue-
blos en la Historia. Ya con el spero balbuceo y acen-
to blico del arte primitive, ya con las notas de in-
quietud errante de las tribus nmadas, ya con los
acentos de la apacible vida pastoral y patriarcal, ya
con las bravas y triunfales estrofas de las pocas he-
roicas y de apogeo, ya con el grave balbuceo sondan-
do los enigmas, ya con el poema eterno del Amor, ya
con las interrogaciones al Misterio, ya con las notas
de la varia gama del Dolor y de los anhelos e ideales
inquietantes de los hombres, siempre el Arte ha sido
la voz de la Historia.
Pero hay moments de transicin cuando el eco
del ltimo canto se ahoga entire el tronar de mil voces,
preadas de amenazas, con ayes de dolor y rugidos
de tormenta, y cuando los resplandores de un horizon-
te encendido de rojas iluminaciones ofuscan y dejan
extticos a los hombres, y entonces, como el viajero
del camino, estos siguen repitiendo, embebidos y me-
drosos, la vieja cancin.
Y as le ha ocurrido a la pluralidad de los poetas
(de rima y prosa) en esta isla antillana. Ellos, como
sus hermanos hispanoamericanos, cuya obra est tan
recargada de emanaciones gallinceas, siguen cantan-
do la vieja cancin.










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


Cerca, muy cerca, detrs de la colina, que viste
de prpura, de la banda all del llano, avanza un ejr-
cito que ruge la protest del siglo y que canta la can-
cin del Trabajo, bajo el rojo oriflama de la poca,
con un clarn que resuena en llanos y cumbres, y que
sacude los mares.
Y aquel taumaturgo agitador que paseaba por
las planicies de la bblica Judea su figure romntica,
all en la alborada de nuestra Civilizacin, parece que
hoy regresa encarnado, y multiplicado en raros sem-
bradores que arrojan en los surcos de un mundo en
caos la simiente para una nueva vendimia social.
Y con estos sembradores avanzan nuevas ideas,
poderosas como ejrcitos, inquietantes y amenazado-
ras como el ocano, preadas de presagios y miste-
rios, y como con rumors de selvas sagradas, que in-
funden pavor en las almas pusilnimes.
Hasta hoy hemos tenido un Arte individualista,
personal, egosta, ridiculamente despreciador de la
multitud, con sacerdotes de alma bdica refugiados en
torrecillas de marfil; hemos tenido un arte afeminado,
como alejado de las grandes luchas de los hombres,
de los grande problems, de las grandes causes, de
los grandes anhelos de la humanidad. El arte ha sido
como un acotador secundario al margen de la vida,
mientras almas a veces mezquinas y vulgares, sin
sutil y amplia vision de las cosas, han levantado su
ndice director o su sable de conquista, utilizando a
los pensadores y artists como piezas de poca impor-
tancia en el tablero social de los pueblos.
Y es porque el Arte en manos de algunos series
sin altivez, sin vigor macho, sin nobles rebeldas ni










BOLIVAR PAGAN


elevadas inquietudes, ha sido como un objeto para
entretenimiento apacible de solaz y de ocio, y obra de
copleros y juglares cortesanos, con alma de lacayos,
que han rendido el cetro de Apolo a los pies mancha-
dos de un conquistador de tablado o de un poltico
mediocre y audaz. Y no se nombre a alguien de ese
noble grupo apolneo, relativamente exiguo, cuyo can-
to sublime ha sido clarn de combat, de victoria y de
gloria, y flor de eternidad, y que con su verbo gran-
dioso han sacudido generaciones y conmovido pueblos
en diversas pocas de la Historia. Esos no hacen n-
mero entire las legiones innumerables de hombres de
Arte que slo han sido tiles en la hora pasiva y mue-
lle del ocio, en el remanso apacible despus de los
fragores de las luchas...
Por qu las cuerdas de la lira de Apolo no han
de sacudirse airadas exaltando los espritus a la
Gran Causa? Por qu el artist no ha de cantar
la cancin del porvenir, can sus notas sacudiendo rui-
nas en pie, y con sus sones derribando murallas secu-
lares, como las trompetas de Jeric?
Un nuevo mundo ideal y econmico, concebido por
sabios filsofos y frvidos soadores, surge en la leja-
na con sus cpulas maravillosas. La nueva sociedad
germina en esta vieja que ya bambolea. Es la hora
del Arte Social. Cada siglo, cada etapa histrica, tie-
ne sus caractersticas, tiene su sello peculiar, tiene su
ambiente, tiene su atmsfera. Cualquier alma de ar-
tista sensible y sutil puede sentir las voces misteriosas
que ya anuncian una nueva vida a los hombres, con
una nueva moral, nueva justicia, nuevas fuerzas, nue-
vas formulas econmicas y sociales, que exigen un









AMERICA Y OTRAS PAGINAS


arte nuevo que la anuncie, que la cante, que la perpe-
te en la cadena de los siglos.
Abandonemos esos baratos erotismos, esos mo-
tivos anacrnicos y exticos, esos acrobatismos ver-
bales, esos bobalicones deliquios y embrigueces, ese
arte demonaco y envenenado de ajenjo, ese morboso
artificialismo impersonal y efmero, ese idealismo fal-
so de cabecitas menguadas y de cerebritos fofos; y
vengamos a la Vida verdad, amplia, sincera. con h-
lito eterno y con calor universal; seamos pilots en
los mares de las luchas fuertes de los hombres, y que
nuestros remos peinen las melenas de esas olas;
hagamos arte dentro de la humanidad, dentro de la
poca: que nuestro canto ruja las rebeldas de los
oprimidos: que nuestra msica sea eco de ese tre-
mendo anhelo de justicia, de Amor universal, de rei-
vindicacin social, que perspira la atmsfera mundial
actual!
Es la hora inevitable del Arte Social. Todo arte
que no se incline a cantar las supremas aspiraciones
de la poca, combatiendo errors e injusticias, y de-
rribando valladares y salvando abismos, es arte inac-
tual, anacrnico, retrgrado, y obra literaria muy pe-
quea y secundaria.
Ese anhelo de justicia, esa ansia de nuevas fr-
mulas sociales, esas sordas rebeldas, esas rachas
cargadas de amenazas, esa sed de reivindicacin eco-
nmica y social, es la Gran Ilusin actual, es el motivo
del Canto Social.
Este es el canto del idealismo robusto de los poe-
tas fuertes y mayores. Que los poetas menudos y
menores sigan gimiendo boberas, sigan lamentando










76 BOLIVAR PAGAN

viejas congojas, sigan babendose colgados a un rayo
de luna, y embebidos ante una ojera lila o un creps-
cula malva!
Que los poetas fuertes, de idealismo sano y ro-
busto, hagan arte cargado de partculas de humanidad,
con el crujido de las maquinarias y de las locomotoras,
con el fragor de las fbricas, con los voceros de la
multitud, con los anhelos y las protests del pueblo!...




*










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


II.


"Cada situacin nueva debe pro-
ducir un nuevo estado de esp-
ritu, y por consecuencia, un
grupo de obras nuevas".

H. Taine.


Voy a insistir, con nuevas variaciones, alrededor
de las nuevas orientaciones del Arte en armona con
el espritu del siglo: ya que estamos tan fatigados de
ese viejo vals dulzn, anacrnico y fonogrfico, que in-
sufla la obra literaria de ciertos segments de nuestro
hemisferio; a pesar de que hay, dispersos aqu y acull,
unos cuantos espritus amplios, bravos y audaces, cuyo
Pegaso ha clavado sus uas relucientes en las cimas
ms vertiginosas, y cuyas barcas de ensueo, como
rocas enhiestas, han roto los oleajes ms impetuosos,
y como que han arrastrado tras si un cortejo de olas
sumisas.
Aunque adorador de la Belleza pura e inmortal,










BOLIVAR PAGAN


el mito del Arte por el Arte siempre me ha parecido
una mera bella ficcin, especialmente en la Obra de los
poetas. Aun hasta sobre las obras de las artes pls-
ticas, adems de las de la imaginacin, fl ota
cierto hlito, que es una ansia humana, un fin u obje-
to del artist, adems de la til inutilidad de la Be-
lleza pura: que son ideas y sentimientos de una aspi-
racin personal o colectiva.
Por lo menos las obras de esa vanguardia glo-
riosa de creadores que han sobrevivido a los hachazos
del Tiempo y que han salvado el abismo del Olvido,
han sido banderas de movimientos, manifestacin y
s;mbolo de inquietudes y actividades humans, y pal-
pitacin de anhelos o clamores colectivos. Lo dems,
naturalmente, es broza efmera, balumba detestable
que se hunde en el Olvido sin dejar la ms leve huella.
El espritu que cada poca insufla en la Eterni-
dad, que consagra en la Historia el gesto de un pueblo
o el esplendor de una civilizacin, es manifestado y
perpetuado en el rodar de los tiempos en la Obra de
los artists. Acaso no estn ah, vivos, salientes,
retadores, imponentes como Pirmides, los poemas
homricos, smbolo y expresin imperecedera del es-
pritu inquieto, aventurero, blico, heroico, politeista,
de la prstina antiguedad griega? No han perpe-
tuado los cantos de Pndaro y los poemas de Hesio-
do el espritu predominante en la vida hogarea y p-
blica entire los distintos estados de aquella lejana
civilizacin? Doctoral y pedante parecera a mis lec-
tores un regreso mo a aquellas fuentes originales de
la lrica, de la oratoria, de la filosofa, etctera, de nues-
tros bisabuelos de la Grecia antigua, a los cuales tan-










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


to les debemos intellectual y artsticamente, y cuyo
yugo an no hemos podido sacudir.
Y luego a la noche larga de la Edad Media, a las
Cruzadas, al Renacimiento, a la gestacin de las na-
cionalidades europeas, a la Reforma, a la Revolucin
Poltica, a la Revolucin Industrial, y--- luego hasta
la otra inevitable Revolucin que ya est incubada en
la conciencia de los hombres recios de buena voluntad,
de robusto idealismo y de vigorosa vision: ese tremen-
do movimiento econmico-social que ya casi mata de
frio y de miedo y hace bambolear al Viejo Mundo, y
que ciega con sus iluminaciones de intense alborada
a los espritus cobardes, miopes, egostas, y egotistas,
que no ven ms all de la colina de su propio abdo-
men...
Pero qu diablos van a entender de estas cosas
esos poetastros de claro de luna, de languideces romn-
ticas, de parodias, de artes fonogrficas e imitativas,
de balidos y oeces, que nos fatigan a diario con su
cloqueo gallinceo?. - (Y, en mi interior, pienso
con pena, acaso las mayoras que consume Arte
por estas latitudes tienen sentido de seleccin, acaso
no son suficientes para ellas estas psimas pcimas
de anticuado y manoseado melao sentimental? Aca-
so no es igual para ellas le exudacin de un acfalo
coplero lunado, que los cantos fuertes de un Whitman,
de un Markhan, de un Pushkin, de un Lermontov, o
de un Nekrassov, por ejemplo?)
Naturalmente que para sentir este nuevo Arte
Social, con sus audacias, con sus mpetus, con sus
vibraciones, con sus fragores, con sus vrtigos, se
necesitan almas de fuerte y penetrante intuicin, cur-










BOLIVAR PAGAN


tidas en el Gran Dolor, sapientes del Pasado y de las
transformaciones de los pueblos en la Historia, cono-
cedores del poder inmanente de las muchedumbres,
y conscientes del destino oculto del Hombre en el
mundo y en el Infinito..--
Un poeta italiano, Marinetti, de temperament re-
belde y original, hace aos levant desde "Le Figaro",
de Pars, una bandera de rebelin artstica. Su es-
pritu agresivo, impetuoso, violent, demoledor, ridi-
culizador de las boberas y fingimientos del recuerdo
y de la distancia y de las bobaliconas aoranzas pla-
ideras, y negador y desdeoso del prestigio del Pa-
sado, y excelente exaltador de la Mecnica: arrastr
un nmero de conocidos y talentosos portaliras, pin-
tores y msicos. Pero Marinetti, para m, es senci-
llamente un rastaqueur novedoso, un vesnico, sin
doctrine concrete y sensata, un alma loca y desorien-
tada, que concibi un manifiesto y un program para
asustar a aves moquillosas de corral literario. El pro-
grama de este vate bravo carece de definitive y cer-
tera vision de Vida y Humanidad. Marinetti, borra-
cho de vrtigos de velocidad, manitico de erostratis-
mo, es como un troglodita fugado de una selva primi-
tiva con un garrote en la mano, aunque, no obstante,
bello en su furia, pero sin ojos, como una escultura
clsica.
El Arte Social que yo defiendo, y que es tan vie-
jo como el Hombre mismo, require corifeos de am-
plitud enciclopdica y universal, conocedores de todo
lo possible, o grandes y sensatos intuitivos. Es preci-
so ser rebeldes contra los dogmas, irrespetuosos con-
tra las consagraciones del Pasado, inococlastas, ena-









AMERICA Y OTRAS PAGINAS


morados ardientes de la Verdad y de la Sinceridad,
ebrios de Porvenir, locos de pasin por el fin civiliza-
dor, social y revolucionario del Arte. Y esto est
muy lejos del melodramtico Marinetti, con su est-
pido elogio del crime de la Guerra y sus desprecios
a la Mujer.
Como aquellos filsofos griegos que bajaron la
Sabidura del cielo a los hombres de la tierra, quitn-
doles a las religiones y filosofas antiguas su character
esotrico: estos nuevos poetas sociales (ya sean rit-
madores, prosistas u oradores, desde luego) deben ba-
jar (?) al Pueblo, a la multitud, que es el gran motor
del carro del destino de los pueblos y del progress del
espritu human.
Y para hacer vibrar a las grande muchedumbres
del Trabajo con esta misin libertaria y civilizadora
del Arte Social, es preciso ante todo mezclarse corpo-
ral y espiritualmente con el Pueblo, observer su evo-
lucin en la Historia, sentir sus angustias y sus an-
helos, identificarse con sus inquietudes, y rugir sus
protests y sus santas iras.
Para hacer esto es preciso primeramente madu-
rar la mente en el studio de sus problems, de sus
hambres seculares, sus renunciaciones, sus vicios, sus
noblezas, sus aspiraciones, y conocer su vida angus-
tiosa en las fbricas, en los talleres, en los campos,
en los laboratories, en las escuelas, en las plazas p-
blicas, en todos los centros de vaivn y ajetreo colec-
tivo; es preciso mezclarse en la vorgine de sus fra-
gores, de sus ansias, de sus huelgas, de sus rebeldas,
de sus tristezas, de sus protests, y de sus infinitos
anhelos de vida mejor en un mundo nuevo..-










BOLIVAR PAGAN


No ignoro que existe un arte mstico, contempla-
tivo, para xtasis individual, de sutil subjetivismo,
manjar exclusive para pocos espritus de seleccin y
para iniciados en los ritos del oculto Reino Interior,
para series de cierta elevacin, plenitud, y refinamien-
tos de sensibilidad; pero, a pesar de eso, no es final-
mente al inmenso mar de las muchedumbres hacia
donde corren como ros serenos estas aguas de puri-
ficacin? No es la vision del conjunto la supreme in-
quietud de estos series que se aislan de la multitud
para en sus torrecillas hilar sus ilusiones en la rueca
de su meditacin, y luego comunicar su Mensaje a
sus contemporneos o a ms comprensivas generacio-
nes venideras?
El Arte va, tarde o temprano, inevitablemente, al
regazo vido de la multitud. Ese intil y exquisito
poeta, tallo de finas aristocracias, Rubn Daro, con-
dens, inconcientemente quiz, esta frase: "Yo no
soy poeta para muchedumbres; pero s que indefec-
tiblemente tengo que ir a ellas". Es claro. Rubn
Daro, que era un gran intuitivo, no vacil en expre-
sar el vivo deseo de toda alma que se comunica y que
ira su Obra a las fauces del pblico.
Y si el Arte, en sus variadas formas y modalida-
desde expresin, ha de llegar indefectiblemente a las
muchedumbres, por qu, entonces, pretender el ar-
tista creador seguir viviendo delirando en un nirvana
impossible, aislado, (artificialmente, u obligado por su
ignorancia), alejado de las grandes luchas, de las agi-
taciones colectivas, de las naturales palpitaciones que
son objetiva explosion de la intense fiebre interior que










AMERICA Y OTRAS PAGINAS 85

quema el alma multiple y proteica del numeroso re-
bao humano?...
Y si vivimos una poca singular, cuando ya el
Hombre ha vencido a Dios, con sus audacias, sus in-
venciones, sus descubrimientos, sus progress; si vi-
vimos una poca de inquietudes y fragores trepidantes,
de hondo desasosiego, de fiebres imprevistas, de av-
deces y vrtigos, de estallantes anhelos de vida nue-
va, por qu, entonces, al Arte no ha de venir al circo
candente de las luchas colectivas, y, como el espritu
e:ocuente de las actividades modernas, ser civilizador,
social, revolucionario?. -

1921.




















HOMBRES E IDEAS.



"No podemos fijar nuestra con-
sideracin, en un grande hom-
bre, siquiera sea imperfectamen-
te, sin que nuestra alma gane
algo en ello."
Toms Carlyle.









IAMERICA Y OTRAS PAGINAS


I


BETANCES (1)


Betances es un smbolo. Nunca la historic de
la heroica indignacin de Amrica contra el caduco
rgimen del Coloniaje, tuvo una personalidad de tan
sugestivo relieve, de voluntad tan perseverante e in-
quebrantable, de espritu que con tan estoico e infa-
tigable empeo haya consagrado tan constantes y
tenaces actividades al servicio desinteresado del Ideal.
La figure rara y admirable de Betances lleva impresa
en la posteridad aspects diversos: el sabio hom-
bre de ciencia, que unido a su nombre ilustre di res-
plandores al de su patria por tierras lejanas; el hom-
bre bueno y humanitario que con ejemplar generosi-
dad alivi con su ciencia mdica el dolor en hogares
pobres y menesterosos; el apstol de f encendida e

(1) Discurso ledo en el Ateneo Puertorrique-
o, en solemnidad celebrada al llegar de Paris las
cenizas de Betances.










BOLIVAR PAGAN


inextinguible consagrado con ardiente entusiasmo a
la causa abolicionista, y as arrancando tambin, con
gastos de su propio peculio, de las garras negras de
la esclavitud a infelices criaturas en el moment so-
lemne de baarse en las fuentes sacramentales del
bautismo; el del patriota sincero que suri como su-
yas las angustias de su pueblo; el del revolucionario
valiente y emprendedor que no teme amenazas ni ri-
gores de los tiranos, y prende la protest viva y can-
dente, recluta conciencias y voluntades, y almacena
armas y proyectiles para comprar la libertad de su
patria a precio de sangre y de vidas; el del rebelde,
desamparado, expatriado, perseguido, hostigado, y
-,asta delatado y calumniado que, ausente, en dolo-
ioso ostracismo, gime y ruge por la patria lejana, e
intriga y conspira, y l!ova el fuego de la revolucin
en los labios y en el peco como una llama que le con-
sume, y que se aviva ims y ms constantemente, has-
ta que el noble patricio baja a su gloriosa tumba,
como un sublime indignado, siempre incorrupto y aus-
tero.
Desde que Betances, joven aun, recin doctorado,
regres de Francia a entregarse al ejercicio de su pro-
fesin en su isla natal, ya en su frente resplandecan
las ideas redentoras: su mente se haba robustecido a
travs de los libros con las experiencias escritas de
la march inevitable y sorprendente del progress hu-
mano, con el advance prodigioso de las ideas, y el triun-
fo resonante de las revoluciones; y ya traa su alma
sensible herida en santa ira e indignacin contra los
errors y las injusticias de los hombres. El joven
doctor, con la mente y el alma despierta a las corrien-










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


tes reentoras del siglo, educado en un ambiente
puro de ideas avanzadas, en la grande y libre nacin
francesa, en cuyas histricas ciudades resuena an
el eco detonante de las grandes sacudidas populares
que germinaron en su seno revolucionario, no poda
abstraerse del movimiento de noble y vibrant pro-
testa que agitaba a su patria, primero contra la trata
cruel de criaturas humans, y luego contra los esbi-
rros del Coloniaje, y los militarotes y tiranuelos, indig-
nos representantes de la Madre-Patria, que venan a
Amrica a malgobernar y tiranizar las colonial de
Ultramar.
Despus que ese varn santo y humanitario que
fu Betances hubo visto, con la abolicin de la escla-
vitud en Puerto Rico, realizado uno de sus ms abne-
gados empeos de apstol, y su alma libertaria hubo
satisfecho uno de sus ms ardientes anhelos, enton-
ces se entreg con todos los bros de su espritu in-
quieto a laborar en mltiples actividades por las li-
bertades polticas de su pueblo; primero abrazado en
estrecha armona con la Nacin-Madre descubridora
y civilizadora, y luego, en supremo arranque de desen-
gao y desconfianza, por la separacin definitive del
seno national, y por todos los medios, aun los ms
radicales y sangrientos, para que los hijos de su isla
chica e infortunada no sufrieran los ultrajes del des-
potismo colonial, yendo, si era necesario, a la misma
revolucin, hasta conseguir la complete libertad e
independencia de su patria.
Cuando, desgraciadamente, abort el empeo de
aquel simptico grito guerrero de Lares, el viejo cons-
pirador y revolucionario, entonces proscrito, a cuya









BOLIVAR PAGAN


inspiracin naci aquel movimiento, sinti honda pe-
na y disgusto, porque con el fracaso del levantamien-
to insurreccional de Lares vea el naufragio irremedia-
ble de sus ilusiones de patriota. Con el vencimiento
de Lares vea esfumarse todas sus soadas esperan-
zas de revolucionario que ansiaba desesperado ver
a su desventurada isla libre, redimida, duea absolute
de su propio destino.
Pero enseguida el luchador recobr sus bros,
no vacil, no cay, persisti y persever, y, como ca-
ballero que momentneamente cae en la liza y otra
vez con nuevo y enrgico impulso toma el broquel y
la espada por el amor de su dama, Betances hizo igual
por el amor de la suya, que era el amor y la libertad
de su patria. Y aquel dosengao anim ms su entu-
siasmo, y fu como un so,;o de la adversidad que en-
cendi e hizo crepitar con nobles iras las llamas que
ardan en su alma de patriota.
Cuando el general Marchesi en un bando arbi-
trario, sin previo process de ley, orden el traslado de
Betances con un grupo de patriots memorables, de
Puerto Rico a Espaa, como presuntos reos de trai-
cin, Betances, burlando la estpida injusticia del
tirano, prefiri las impaciencias y sobresaltos del fu-
gitivo indefenso y perseguido; y desde aquel moment
coron a Betances una esplendorosa aureola de mar-
tirio, comenzando as su admirable odisea de rebelde;
y retando las inclemencias de los mares y en medio del
tronar montono de las olas, que eran a sus odos
como lenguas siniestras de acusacin, y despus de
arribo forzado, castigado por el coraje de los vientos,
en playas abruptas y deshabitadas, lleg el insospe-










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


cable hroe a tierras extraas, y desde el destierro
continue su obra redentora que con fe de cruzado se
haba impuesto, y de la que, a pesar de los graves e
insuperables obstculos, las persecuciones, los infor-
tunios, y el peso pavoroso de las grandes realidades,
nunca desmay, persuadido de la pureza y elevacin
de su ideal, y convencido de la idea, que era la mxi-
ma de su escudo de patriota, de que "ningn sacri-
ficio se hace en vano por la libertad y la independen-
cia de los pueblos".
No es necesario seguir paso a paso la vida abne-
gada uj iBetances, desde su fuga audaz y patritica,
burladas las asechanzas y los mltiples tentculos y
los ojos de Argos de la tirania; no es preciso relatar
ahora las aventuras e infortunios de su odisea y pere-
grinacin patritica por playas y mares extraos, con
el alma abrumada de tristezas y angustias, siendo l
mismo como la encarnacin viva del dolor errante
de su patria; y, ya lanzando desde tierras lejanas a sus
compatriotas cartas y proclamas inflamadas, que eran
como rayos de consuelo y esperanza, o artculos de
combat, que eran como truenos de protest. t
El ideal libertario de Betances abarcaba no slo
a su isla natal; Betances pensaba por los otros pue-
blos oprimidos del archipilago antillano. Y en este
ideal nuestro patricio se hermanaba con otros peri-
lustres antillanos, entire ellos, con el genial y heroico
Jos Mart, el eminente Labra, y nuestro sabio e in-
menso De Hostos.
Luchar y pelear por la propia patria es grande,
pero no es tan noble si se escucha sin palpitaciones
de santa ira el dolor ajeno, si se consciente el despo-








BOLIVAR PAGAN


tismo en otras patrias sin alzar igualmente la protes-
ta. Si el general Mirandca es grande peleando por la
libertad de su patria venezo!ana, su grandaza es ma-
yor cuando pelea al lado de las tropas revolucionarias
de las colonial angloamericanas; si Kosciusko es
grande peleando por las libertades polacas, su gran-
deza es mayor cuando blande su espada y expone su
vida con los ejrcitos libertadores de Washir.gton; si
Lafayette es grande vistiendo la brusa revolucionaria
contra el despotismo monrquico en su patria fran-
cesa, su grandeza es mayor cuando cruza los mares
y combat al lado de las fuerzas revolucionarias de
Amrica; y Lord Byron cae bajo una aureola de fu!-
;,;r-s cuando abandon su suelo patrio para morir por
la libertad de Grecia; e igualmente, si no en los cam-
pos de sangre, s en el noble y glorioso campo de las
ideas y de la atrevida y peligrosa conspiracin revo-
lucionaria, nuestro Betances, dondequiera que arrib
su nave de rebelde proscrito y errante, fu un soldado
impertrrito de la libertad, con amplia vision de aps-
tol y pasin ardiente de cruzado, que anhel igualme-
te la redencin de otras patrias; y ya en las juntas
revolucionarias de Nueva York, ya en Sar.nomas, en
Hait, en Santo Domingo, en Venezuela, como desde
su destierro en Pars, fu una firme consciencia, lti-
go de tiranos, que siempre sufri con la desver.tura
de las antillas hermanas, las que por crueles desti-
nos de la Historia no haban arrancado sus libertades
con las otras colonies hispanas de Amrica en la epo-
peya redentora que traz la nclita espada de Bolvar.
Deca yo anteriormente que Betances era un
smbolo. Si pensamos un moment en la etapa in-










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


quieta de su vida, en los afos azarosos de la historic
de Puerto Rico en que le correspondi vivir a este
insospechable patricio, si comparamos su personal
psicologa con el espritu de su siglo, si evocamos la
series de acontecimientos notables que dieron marcado
carcter a aquel perodo histrico, con las inquietudes,
las aspiraciones y las ansias vehementes de sus con-
temporneos, veremos erguirse la eximia figure de
Batances como prcer precursor, como smbolo y en-
carnacin del sentimiento de su poca; primero, en
el mo='miiento abolicionista de la esclavitud; y luego,
cor.c ; -an patriota, amante acrrimo de las liberta-
des de .-u pueblo; primero en orden cronolgico de ese
grupo ilustre de puertorriqueos inmortales que fue-
ron verbo y accin de la protest de la isla chica y
dbil contra la opresin de los grand3s y fuertes,
repudiando la Colonia como status politico indigno
de hombres civilizados y por derecho libres, senti-
miento que en dcadas pasadas encarnaron tambin
aquellos otros prceres puertorriqueos que se llama-
ron Ruiz Belvis, Celis, Blanco, Vizcarrondo, Acosta,
Goico, Palmer, Padilla, Braschi, Mar'n, Baldorioty:
falanje invicta y gloriosa que ms tarde s3 prolong
con otros bravos borincanos, fallecidos en estos lti-
mos aos, y con otros robles que an sobreviven con
nosotros, y que, aunque por distintas sendas y tras
distintas soluciones polticas, jams han traicionado
a sus antepasados, porque honradamente van rectos
hacia un nico ideal: la libertad y la telicidad de su
pueblo; y que, como Betances, con todos los bros
impetuosos de sus almas batalladoras, se rebelan sin-
ceramenta contra la Colonia permanent, ni con Es-











96 BOLIVAR PAGAN

paa ni con Estados Unidos, porque saben que, desde
la creacin misteriosa del mundo, por el triunfo ine-
vitable del human Derecho, y por los destinos mila-
grosos de la Historia, todos los pueblos tienen legtimo
e imprescriptible derecho a vivir la vida de la comple-
ta Libertad..~

1920.







*
*










AMERICA Y OTRAS PAGINAS


II


AMADO NERVO (1)


El ao pasado, en una noche como sta, en este
moment mismo, falleca en la ciudad de Montevideo
el gran poeta de nuestro homenaje, Amado Nervo.
En el remoto pas de Uruguay, cuna y regazo de n-
clitos varones orgullo y gloria de la raza latina, guas
y fanales eternos ep los caminos espirituales de Hispa-
noamrica, patria de nacimiento de esa column d6-
rica del pensamiento que fu Jos Enrique Rod, pa-
tria tambin de ese proteico y raro cincelador de
mrmoles lricos y extrao y audaz escrutador en las
sombras del Enigma, Julio Herrera Reissig, y de otros
espritus innovadores y atrevidos; all, lejos, bien le-
jos de su pueblo natal, y de los luminosos cenculos
literarios de su ciudad de Mjico, cay herido de
muerte Amado Nervo; como si el Destino hubiera

(1) Ledo en el Ateneo Puertorriqueo en la
solemnidad literaria celebrada en homena-
je a Nervo en el primer aniversario de su
muerte.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs