• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Index
 Al lector
 Geografia fisica
 Costas
 Islas
 La Bahia de Salinas
 Orografia
 Volcanes
 Los Cerros de Candelaria
 Hidrografia
 Principales lagunas
 Clima
 Reino vegetal
 Reino animal
 Reino mineral
 Los habitantes
 Geografia politica
 Movimiento economico
 Back Cover














Group Title: Geografía de Costa Rica, física, política y económica
Title: Geografía de Costa Rica, física, política y económica
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081338/00001
 Material Information
Title: Geografía de Costa Rica, física, política y económica recomendada por la Junta de directores de segunda enseñanza y normal;
Physical Description: 3 p. l., 3-347 p. : incl. illus. (incl. plan) plates. maps (1 fold.) ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Trejos, José Francisco
Publisher: Imprenta universal
Place of Publication: San José Costa Rica
Publication Date: 1937
Copyright Date: 1937
 Subjects
Subject: Physical geography -- Costa Rica   ( lcsh )
Description and travel -- Costa Rica   ( lcsh )
DESCRIPCIONES Y VIAJES -- COSTA RICA   ( renib )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Costa Rica
 Notes
Statement of Responsibility: arreglada y anotada por José Francisco Trejos.
General Note: "Esta obra es, en parte resumida y en parte ampliada con la geografía económica y política, una segunda edición de la primera publicada por mí ... la cual se seguirá editando tal como se publicó."--3d prelim. leaf.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081338
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAQ6970
oclc - 01862985
alephbibnum - 000140831
lccn - 39009288

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Index
        Index 1
        Index 2
    Al lector
        Page 1
        Page 2
    Geografia fisica
        Page 3
    Costas
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Islas
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    La Bahia de Salinas
        Page 22
        Page 23
    Orografia
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Volcanes
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 50a
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Los Cerros de Candelaria
        Page 93
        Page 94
    Hidrografia
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
    Principales lagunas
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Clima
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Reino vegetal
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
    Reino animal
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
    Reino mineral
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
    Los habitantes
        Page 302
        Page 303
        Page 304
    Geografia politica
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
    Movimiento economico
        Page 346
        Page 347
    Back Cover
        Page 348
        Page 349
Full Text














if *. -
-I - ~ `

' 4.
; 4.. fi4.
-~ DSP
U;r '





'it .i .*4 1-

<'tt 1~~

. ~ t 1I -~ .i
It, 4 . .- .
r"~- *~:.

---A'~--~~ ARtAMJMYtIIED



-.4'.. - -





11 W .

j '
tI .4 C 2f l'f'.
'~4~1~'* I


...-; +- .L




















UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES


THIS VOLUME HAS BEEN
MICROFILMED
BY THE UNIVERSlTY OF
FLORIDA LIBRARIES.





11 --


GEOGRAFIA

DE



COSTA RICA


FISICA, POLITICAL Y ECONOMIC

RECOMENDADA POR LA JUNTA DE DIRECTORS DE SEGUNDA ENSEANZA Y NORMAL





ARREGLADA Y ANOTADA
POR
JOSE FRANCISCO TREJOS


. . . .'. .*..-',-' .


IMPRENTA UNIVERSAL
SAN JOSE, COSTA RICA


IA.,


~-~iCH~HCIZMMNI~WCmHeCHNIICHmHCCMNWIWII













7~~ 3~2-
A~ETC








INDICE


GEOGRAFIA FISICA
Pgina
SITUACION GEOGRAFICA. Extensin Territorial. Limites .................... 3
COSTAS. ... ................ ....................... . ... .......... 4
ISLAS:
La Isla del Coco ....................................................... 11
La Isla de San Lucas...... .......................... ............... 16
La Isla de Chira .................. ................................. 17
Islas menores.. .................... ..... ... .................. ... 18
LA BAHIA DE SALINAS................ ................... ......... 22
OROGRAFIA. Cordilleras y Llanuras ....... ................ .............. 24
VOLCANES:
El Volcn Pos.. ..... ... .................. ....... .............. 43
El Volcn Iraz ...................................................... 47
El Volcn Turrialba..... .. ......... .... ............................... 52
El Volcn Orosi ............................... ..... .................. 56
El Volcn Rincn de la Vieja ...................... ............. ....... 59
El Volcn Miravalles.............................. ....... ........ .. 69
El Volcn Tenorio........ ................. .............. ............ 74
El Volcn Viejo ...... ................ ............. ................. 77
El Volcn Barrahonda......................... ......... ............... 80
El Volcn Barba.............. ........................ .... .......... 81
El Volcn Arenal....... ...... ......... ...................... .. ....... 82
Los Volcanes........... ............ .. ........... ... ................. 86
LOS CERROS DE CANDELARIA. ........ .................... ...... 93
HIDROGRAFIA ... ................................. ...... .. ......... 95
La Pendiente del Atlntico...... ............ ...... ................ 96
La Pendiente del Pacifico .. ............. ...... .................. 110
Principales ros de Costa Rica ................. ....................... 119
E l Ro Sapo......... .. .............. .... ................. .......... 125
Los ros Bermdez y El Virilla.......................................... 126
El Rio Agua Caliente.......... ............................. ............. 127
PRINCIPALES LAGUNAS.......................... ....................... 130
CLIM A ........ ....... ..... ........... .. ....... .......... ... ........... 133
REINO VEGETAL............ ....... ........ ... .... ............ 139
Las Orqudeas.......... ...... ............... . .. ......... .... . 146
Frutas de Costa Rica...... ........... .. ...... .... .. . ... ... 151
REINO ANIMAL: .......... ........... .. .............. ......... .. 176
Mamferos ................ .......... ... . .. ......... ........ 176
Aves .... .................. ............ ... .................. 216
Peces ..... .............. ........ ... ........ ..... ... .. .. ......... 239
Colepteros.. ............. .. ...... ............. .. ........ ...... . 258
Reptiles y Batracios ....... ........... ..................... .......... 260
Lepidpteros........... ............... ... .. .......... 279
REINO MINERAL. Geologa General ........................... .... ..... 285
LOS HABITANTES ........................ ....... .. ............. .... 302

GEOGRAFIA POLITICAL Y ECONOMIC

Provincia de San Jos. ......................... ... .. ......... .. .. 305
Alajuela... ............................ ..... ..... ..... 316
,Cartago.. .......................... ............... 323
,, Heredia .................... .......................... 328
,, Guanacaste........ .. .... ........ .......... ................ 332
,Puntarenas ........ ................... ......... .......... 339
Limn ................................................ 342
MOVIMIENTO ECONOMICO. ................. ........ ............... 346




































ES PROPIEDAD



















Al Lector


He arreglado la present edicin siguiendo las
valiosas observaciones de distinguidos Profesores de
Segunda Enseanza, para ajustar en forma didctica
mi primera publicacin de Geografa de Costa Rica.
u Por lo tanto esta obra es, en parte resumida y
en parte ampliada con la geografa econmica y po-
ltica, una segunda edicin de la primera publicada
por m, presentndola ms adaptable a los estudiantes
de los Colegios y grados superiores de Primera
Enseanza.
Aunque la primera edicin est al agotarse,
siempre se seguir editando tal como se public,
para uso de los Profesores y de las personas que
deseen un studio ms amplio de nuestra GEO-
GRAFIA FISICA.

4ade L/ zce;icco Jtea














Geografa Fsica


SITUATION GEO6RAFICA
EXTENSION TERRITORIAL
LIMITS

Costa Rica es una de las seis Repblicas que, con Panam, forman
la Amrica Central.
Est situada entire los grados 8.0 y 11.0 de latitud Norte, y entire los
81.0 y 85.0 de longitud Oeste del Meridiano de Greenwich, con una
extension territorial de 49.827 (1) kilmetros cuadrados y una poblacin
de 591.862 habitantes.
Limita al Norte con la Repblica de Nicaragua, lmite que en virtud
del Tratado Caas-Jerez. el ao 1858, se deline as:
Articulo 2.0-La lnea divisoria de las dos Repblicas, partiendo del
Mar del Norte, comenzar en la extremidad de Punta Castilla en la des-
embocadura del Rio San Juan de Nicaragua, y continuar marcndose
con la margen derecha del expresado ro, hasta un punto distant del
Castillo Viejo, tres millas inglesas, medidas desde las fortificaciones exte-
riores de dicho Castillo hasta el indicado punto. De all partir una curva,
cuyo centro sern dichas obras, y distar de l tres millas inglesas en
toda su progresin, terminando en un punto que deber distar dos millas
de la ribera del rio, aguas arriba del Castillo. De all se continuar en
direccin del ro de Sapo, que desagua en el lago de Nicaragua,
siguiendo un curso que diste siempre dos millas de la margen derecha del
ro de San Juan con sus circunvoluciones hasta su origen en el lago, y
de la margen derecha del propio lago hasta el expresado ro Sapo, en
donde terminar esta linea paralela a dichas riberas. Del punto en que
ella coincide en el rio Sapo, el que por lo dicho debe distar dos millas
del lago, se tirar una recta astronmica hasta el punto cntrico de la
baha de Salinas en el mar del Sur, donde quedar terminada la demar-
cacin del territorio de las dos Repblicas contratantes (2).

(1) Dato del Ingeniero Don Daniel Gonzlez Vfquez.
(2) Segn reza el Art. 4 de este Tratado, la Bahia de San Juan del Norte,
as como la Baha de Salinas, sern comunes a ambas Repblicas.
El Art. 6 estipula el dominio exclusive sobre el Rio San Juan para Nicaragua,
pero la Repblica de Costa Rica tendr en dichas aguas el derecho perpetuo de libre
navegacin.







4 JOSE FRANCISCO TREJOS

Al Sur limita con la Repblica de Panam, que segan resolucirn
arbitral, sometida por ambos gobiernos al Jefe de Justicia de los Estados-
Unidos de Norte Amrica, ste, con fecha 12 de Setiembre de 1914, dict
su fallo as: La lnea divisoria ms conforme con la correct interpretacin
y verdadera intencin del Laudo anterior, es la que partiendo de la boca
del rio Sixaola en el Atlntico sigue el thalweg de dicho rfo aguas arriba
hasta encontrar el rio Yorkn; de aqu a lo largo del thalweg del ro-
Yorkn hasta aquella de sus cabeceras que queda ms prxima a la sepa-
racin de aguas lmite septentrional de la cuenca del ro Changuinola o
Tilorio; de aqu aguas arriba el thalweg de dicha cabecera hasta dicha
separacin de aguas; de aqu a lo largo de dicha separacin de aguas-
hasta la lnea que separa las aguas que corren hacia el Atlntico de las
que corren hacia el Pacfico; de aqu a lo largo de-dicha separacin de-
aguas Atlntico-Pacfico hasta el punto cerca del grado 9.o de latitud
Norte, ms arriba de Cerro Pando, siguiendo luego la lnea de divisint
de aguas entire Chiriqu Viejo y los afluentes de Golfo Dulce, que terminal'
en la Punta Burica, en el Ocano Pacifico (1).
Al Este limita con el Mar de las Antillas y al Oeste con el Ocano>
Pacfico.

Costas

LA COSTA NORD ESTE (2)

La Costa Atlntica de Costa Rica, orientada de Noroeste a Sudeste,
aluvial y coralina, es muy uniform. Baja y pantanosa, especialmente enr
la seccin situada al Norte de Punta Blanca, recibe casi perpendicular-
mente los vientos alisios que le traen muchas lluvias y encrespan el mar,
el que present as mayor resistencia al advance de los acarreos fluviales-
Distribuidos stos luego a lo largo del litoral por las mareas y las-
corrientes, forman cordones angostos, pero las ms de las veces con,
fondo suficiente para la navegacin de cabotaje en barcos menores,
peligrosa en el mar libre. Comienzan en el sitio que ocupaba a mediados.
del siglo ltimo la Punta de Castilla, cuya topografa ha cambiado por
modo notable los fuertes acarreos del San Juan.
A la izquierda de la Boca del Colorado, en la region que, como todas-
las dlticas, es un laberinto de canales, caos y mltiples bifurcaciones-
de ros, se ha formado una laguna de tres ramas, orientadas de N. a S.,
paralelamente a las costas, la principal de las cuales y ms prxima al
mar alcanza una docena de kilmetros de longitud con anchura que por

(1) En el Art. VII del convenio arbitral sometido el 17 de Marzo de 1910 al
Jefe de Justicia Mr. White se estipul: La sentencia arbitral, cualquiera que ella sea,
se tendr como Tratado perfect y obligatorio entire las Partes Contratantes. Ambas.
se obligan a la fiel ejecucin de la sentencia y renuncian a todo reclamo contra ella>
(2) M. Obregn. Revista de Costa Rica. tomo II.







GEOGRAFIA DE COSTA RICA 5

To regular no baja de uno. Es la Laguna de Agua Dulce, comunicada a
-travs del ro con su hermana del Sur, la Laguna de Simn, quiz de
ms fondo, pero con la cuarta parte de su longitud. Ambas estn sepa-
radas del mar por fajas de tierra cuya anchura varia de 300 a 1500 metros;
-ponindolas en comunicacin con l se evitara el paso por la Barra del
Colorado, a menudo furiosa.
El Cabo de las Palmas, por desgracia muy sinuoso y que en algunas
parties degenera en charco, imposibilitando la navegacin, comunica la
Laguna Simn con el ro Tortuguero. Otro cao llamado de Tortuguero
-Norte, ancho y profundo, se desarrolla paralelamente al anterior y se
prolonga desde el mismo ro hasta corta distancia de la laguna, con la
cual podra comunicarse por un canal de cuatro a cinco kilmetros. Tal
comunicacin, exenta de peligros, habilitara para los cultivos grandes
porciones de los llanos bellos y fertilsimos del Tortuguero, del Sarapiqu
y del San Carlos, y podria extenderse considerablemente hasta la boca
del Matina por un lado y hasta la va frrea de la Linea Vieja, por otro
-mediante la mnejora y ampliacin de los caos litorales e interiores, y
alguna pequea seccin de tranva.
La comarca contigua a esta costa, que los espaoles llamaron Suerre,
.es rica en tortugas, de donce deriva su nombre actual, pero muy lluviosa.
:Sus tierras -son muy pintorescas y de rara fertilidad.
El promontario que contiene la Punta Blanca se desarrolla en arco
-entre la Baha de Moin y el Puerto de Limn: la baha, cuya orilla recorre
la va frrea, tiene hermosas playas y pequeas dunas, sombreadas por
-palmeras de cocos y rboles de pan. El puerto, aunque no muy abrigado,
es generalmente tranquilo, de much actividad commercial y con hermosos
-muelles. Los malecones impiden que las fluctuaciones del nivel de las
-aguas formen charcos; las mareas, por otra parte, son muy dbiles. La
-costa es aqu cascajosa, y slo se ve la playa de Bananito, al Sudeste,
abundante en cocos. Se ha dicho quiz con razn que no hay otro puerto
mejor entire Puerto Caballos y la Laguna de Chiriqu. A su frente, sepa-
rada por un trayecto de cinco minutes en lancha-gasolina, se halla La
-Uvita, pequea isla muy pintoresca, descubierta por el propio Coln, quien
la apellid La Huerta por su riqueza vegetal; en ella estn los edificios
de cuarentena y el faro del puerto.
De Limn a la boca del Sixaola hay 75 kilmetros de costa, cuya
,uniformidad apenas est ligera nente .interrumpida por los montculos que
llegan hasta el mar formando las puntas Cahuita y Mona o Carreta,
entire las cuales est Puerto Viejo, vulgarmente llamado Oljarbor (por
Old Harbour, en ingls Puerto Viejo) quedando el de Gandoca entire la
-ltima punta y el ro. En la seccin anterior, de Limn a Cahuita, se
encuentran las bocas de los ros Banano, Bananito y Estrella, cuyos
valles inferiores produce much banano y estn recorridos por lneas
-frreas, que tambin las hay a lo largo de las vegas del Sixaola y entire
stas y Almirante, sobre la baha de su nombre.








6 JOSE FRANCISCO TREJOS

LA COSTA SUROCCIDENTAL (1)
Ms favorecidas que las de sus hermanas son las costas de Costa
Rica y Panam, festonadas de islas y de islotes y cuyo frecuente
cambio de direccin evita la monotona del paisaje y la escasez de puertos.
Comienzan en el turbulento golfo de Papagayo, cerrado al Sur por
la peninsula de Santa Elena y divido en dos bahas por el promon-
torio de Descartes, que otros suelen llamar peninsula de Salinas: la baha
de Salinas, conocida tambin con los nombres de Bolanos y de Salinas
de Bolaos, cuyo centro marca el trmino de la linea divisoria con Nica-
ragua, y la de Santa Elena. ambas ricas en tortugas y con buenos
fondeaderos. A orillas de la primera se encuentra la estacin telegrfica
de La Cruz, en sitio alto, refrescado por las brisas marinas y cuyo pano-
rmico horizonte abarca toda la baha de 23 kilmetros de permetro,
tantos como la baha de Dublin, y por los otros lados la esplndida vege-
tacin de la comarca. La peninsula, cuya armazn consiste en una sierra
de picos casi equidistantes y decrecientes del centro de los extremos,
terminal en el alto cabo de su nombre, regionalmente llamado El Faralln,
ms all del cual los islotes y arrecifes denuncian la continuacin subma-
rina de la sierra. El Faralln es el punto ms occidental de tierra firm
costarricense, pues la insular avanza ms al poniente con la apartada y
solitaria isla de El Coco, medio perdida en la inmensidad del ocano y
distant de Puntarenas tres veces la longitud de la lnea Puntarenas-Limn.
Vista al sesgo y de abordo, la peninsula semeja enorme prisma triangular
tendido a lo largo, cuyo ngulo ms agudo determine la dentellada cresta
superior. La costa Norte del prisma, rida y a trechos enblanquecida por
el reguero de conchas que el mer ha arrojado sobre la playa, present
una superficie unida y escarpada. La curva que forma su orilla meridional,
pronuncindose ms a media que avanza al Oriente y abrindose luego
en el Sur, dibuja una ancha entrada de mar, menos borrascosa que el
Papagayo, que suele designarse con la denominacin no muy generalizada
de Golfo de Culebra, habiendo opinions respetables que prefieren la de
Papagayo meridional. Esta porcin de mar, penetrando en la tierra entire
los cabos Virador Norte y Virador Sur, forma lo que propiamente se llama
baha de Culebra, preciosa ensenada de permetro igual al de baha de
Salinas, rodeada por cerros, algunos de pendiente tan fuerte que dificultan
las comunicaciones con el interior. Rin del golfo, constelacin de puertos,
que pudiera decirse parodiando a Squier, la baha de Culebra es un
excelente abrigo, capaz para servir de holgado apostadero a la numerosa
escuadra del mundo. Ocho puertos con magnficos fondeaderos lo con-
tornean; el ms tranquilo es el de Culebra, aunque no el ms sano; pero-
el de mejores condiciones en todos los otros respects es el de Panam,
cerca de la entrada, fcilmente comunicable con las tierras del interior;
por eso se ha pensado en l para puerto terminal del proyectado ferro-
(1) M. Obregn. Revista de Costa Rica, tomo I.







GEOGRAFIA DE COSTA RICA 7

carril que, partiendo de Gucimo, en la Lnea Vieja, cruce las llanuras de
Santa Clara, San Carlos y Guatuso, medio contorne el lago de Arenal, y,
al travs de la cordillera de Guanacaste, alcance la ciudad de Liberia y
siga hasta el puerto. A poca distancia de ste, pero ya fuera de la baha
de Culebra, est el otro puerto al que se intent llevar la linea frrea en
proyecto, el puerto de Cocos, de extension igual a la de la ciudad de San
Jos y con buen ancladero, pero menos tranquilo que el de Panam y de
inferiores condiciones higinicas. Entre los various salientes al Sur de
Cocos son importantes la punta Gorda y el llamado hoy cabo de Vela
o Morro Hermoso, pequea eminencia de magnfico horizonte. Entre ambos
se extiende la Playa Real, conocida por sus ricos yacimientos de manga-
neso, ahora en explotacin. El manganeso abunda en toda la costa
nicoyana como los cocoteros en la osea. Desde el Cabo Vela la costa
sigue la direccin Sudeste ms acentuada despus de punta Guiones,
hasta el promontorio llamado cabo Blanco, a cuyo frente se levanta el
islote del mismo nombre, ambos a dos batidos de continue por el oleaje,
muy fuerte en la marea alta, y ambos con derecho a su nominacin por
el color de sus peascos, visible desde lejos. Entre este cabo y el promon-
torio de la Herraduta se abre la entrada del golfo de Nicoya, antes de
San Lucas, Orotina o Chira, cerrado al Suroeste por la gran peninsula
de su nombre y rico en islas e islotes, entire las que se distinguen Chira
y San Lucas. En este hermoso golfo se halla el puerto de Puntarenas,
por desgracia un poco aterrado por las arenas que arrastran las corrientes,
pero a cuyas orillas, en la lengeta de tierra que El Estero limita por el
Norte, florece la simptica ciudad de su nombre, preferida para las tem-
poradas de los meses secos, a los que dan atractivo la franca hospitalidad
de sus pobladores, los alegres baos municipales, la ancha playa y el
constant entrar y salir de las embarcaciones de cabotaje que mantienen
active comunicacin con los puertos guanacastecos y con otros lugares
ribereos del golfo y del mar. La peninsula de Nicoya, de tierras muy
ricas y regularmente pobladas, fue la residencia de las antiguos indus-
triosos chorotegas, venidos desde Mxico, al principal de cuyos caciques
debe su nombre. Tiene forma rectangular y en el lado que da frente a
la entrada del golfo hay un puerto de las mejores condiciones, pero que
no se ha pensado en aprovechar, es la baha de Ballena, con fondea-
deros de primera clase y con un permetro igual al de la baha de
Montevideo, que duplicado dara el de la baha de Culebra.
Actualmente cuenta Puntarenas con un hermoso muelle al que atra-
can barcos de gran calado.
Al Sur de Puntarenas y no lejos de la desembocadura del ro
Barranca hay otro excelente puerto, el de Caldera, que llegar a ser el
puerto commercial del Sur cuando haya sido provisto de buena agua potable
y saneado por medio de un buen sistema de drenaje. Sus salinas son de
lo mejor instaladas del pas. Hace medio siglo se pens en l para puerto-
terminal de la proyectada linea frrea interocenica. Tambin fue desig-
nada posteriormente con igual fin la ensenada de Tivives, contigua a
Caldera, pen de por medio, pero de condiciones menos buenas. Final-
mente, la va frrea ha sido construida hasta Puntarenas.








8 JOSE FRANCISCO TREJOS





U.
o- ;i -; % -
1.-;.- ... ,*














PROMONTORIO DE QUEPOS
Foto. Prot. M. Valerio

A partir del promontorio de la Herradura, la costa poblada de
bosques y desierta de gente, no ofrece irregularidades notables. A bordo
de las naves que hacen la carrera a Panam puede el viajero observer
en el horizonte oriental la azulada cordillera Brunquea, cuyas rpidas
pendientes parecen caer violentamente en el ocano, y caen de veras en
el promontorio de Quepos, en el trecho entire la negruzca punta Dominical,
la larga de la Uvita y la elevada punta Mala y en otros sitios. Hay, sin
embargo, una pequea faja de playa en la que apenas alcanza a distin-
guirse algunas puntas y various ranchos e islotes cercanos de la costa.
La parte de mar que baa las costas brunqueas entire las puntas
Quepos y Llorona suele ser designada, aunque no de modo general y
constant, con el nombre de baha Coronada o de Coronado, en recuerdo
de la segunda expedicin de Vsquez de Coronado, que por ah desem-
barc; es abundante en caletas y puertos como el de Uvita, de buenas
condiciones, a donde algunos vecinos de El General se atreven a salir
con sus products, penosamente, al travs de la fragosidad del terreno.
En ella descarga la poderosa corriente del Diquis o Grande de Terraba
por un hermoso delta de brazos variables y comunicados, uno de los
cuales da entrada a vaporcitos hasta El Pozo. Ms all de este puerto no
alcanza la area, y el cauce del ro, abierto a travs de una depresin
de la cordillera, determine corrientes rpidas que dificultan la navegacin.
La isla del Cao, de median y pareja altura, poblada de rboles de
caucho, dista unos 18 km. de la costa y se alcanza por el Noroeste,
done un arroyo y algunos platanales indican la situacin del puertecito
cuya arenosa playa facility el desembarque. Al Sudeste de ella la punta








GEOGRAFIA DE COSTA RICA


Llorona, formada de rocas parcialmente cubiertas de rica vegetacin
y a veces cortadas a pico, da salida a sus lgrimas por la linda cas-
cada que se precipita casi verticalmente desde lo alto de una de sus
peas. Este cabo, que como muchos otros, llamamos punta por nuestra
defectuosa terminologa geogrfica, marca la porcin occidental de la
peninsula de Osa, hermoso apndice de un miller de kilmetros cuadrados
de extension, de feraces tierras y magnificas selvas, con cerros que las
brisas refrescan y los rboles sombrean, terminando al Sudeste por el
cabo Matapalo, alto, escarpado y cubierto de bosques all donde el peso
de la vegetacin no ha determinado el derrumbe de tierras a las que no
ofrecen suficiente apoyo las rpidas pendientes. La recta que de punta
Llorona alcanzara al Este el Golfo Dulce, alcanzara tambin al Sudeste
la punta Sal-si-Puedes, determinada por la prolongacin de los cerros de
su nombre, que llegan al extremo meridional de la peninsula y que por
el Norte se alzan con las tierras altas de San Jos frente a la isla del
Cao, dejando en esta seccin entire ellos y la playa una hermosa
meseta vuelta hacia el mar. El Corcobado, a mitad de la distancia entire
las puntas Llorona y Sal-si-Puedes, es una formidable roca de 10 a 25
metros de altura que parece sealar, a 3 kilmetros de la costa, el trmino
de un banco debido a los acarreos del ro Sirena. En los 35 kilmetros
medidos de la punta Sal-si-Puedes al cabo Matapalo, los cerros bordean
la costa, dejando entire ellos y el mar una estrecha banda arenosa ocupada
por cocales en toda su longitud. Cuando en esta seccin de la costa la
mar est tranquila, los bongueros que llegan a cargar cocos pueden
abordar fcilmente a la playa; pero el oleaje y la brisa provocan casi
sbitamente una formidable reseca que los obliga a esperar largo tiempo
antes de hacerse a la vela; de aqui se dice el expresivo nombre de
Sal-si-Puedes aplicado a la costa y por su extension a los cerros y a la
punta. Otros nombres representatives hay en esta rica y despoblada
costa: La Ballena, La Viuda, Chancha Pelona y Los Chanchitos, que
indican islotes oscuros, casi negros, que figuran una ballena con la cola
levantada, una mujer trajeada de negro y una marrana con su cra.
El cabo Matapalo y el ancho promontorio que se yergue frente a
l, a los 25 kilmetros al Este, resguardan la entrada de Golfo Dulce o
de Osa, cuyas orillas ocupa una faja de fondos bajos apta para el anclaje,
al pie de la cual la sonda acusa profundidades considerable. Dos cabos,
el del Platanal y el del Banco, sealan dos extremos del promontorio,
que no es otra cosa que el remate de los cerros que cruzan transversal-
mente por su base la peninsula de Burica, separando las tierras bajas
que forman el litoral costarriqueo de sta, rico en cocoteros, de las
planicies que constituyen la hoya del Coto, el ro ms important de los
que desaguan en el golfo. La punta del Platanal, que es la del Sur,
alcanza mayor altura que su hermana y se distingue, adems, por el pitn
de cima cupular y aspect selvtico que cubre sus espaldas.
El Golfo Dulce, de unos 700 kilmetros cuadrados de extension, es







JOSE FRANCISCO TREJOS


la dependencia martima de Costa Rica mejor acondicionada y de ms
porvenir, aunque el olvido en que yacen sus casi solitarias riberas le
sustrae importancia por ahora. La fertilidad de las tierras que lo circundan,
su salubridad, la facilidad para los desembarques y para la navegacin, la
seguridad de los fondeaderos y su situacin en las vecindades del canal
interocenico y de las depresiones de la cordillera que facilitan el paso
a la cercana costa del Norte, parecen asignarle la preeminencia entire
todos los lugares de las antiguas Amricas espaolas para el estableci-
miento de colonos europeos sobre el Pacfico. De Lapeln.
La costa occidental es baja desde el cabo Matapalo hasta la baha
del Rincn, donde la alcanzan los ramales de los cerros de Sal-si-Puedes
para no abandonarla sino despus de haber circuido, dndole el aspect
de inmenso anfiteatro, la excelente baha oriental llamada Golfito. Al
principio predominan las playas arenosas y los cocoteros, hasta Puntaie-
nitas, que protege por el Sur el puerto a cuyas orillas estuvo la poblacin
de Santo Domingo, ahora trasladada a poca distancia con el nombre de
Puerto Jimnez. Despus son lodosas pero sin que haya verdaderas
cinagas sino en el trmino de los cauces a orillas de las numerosas y
pequeas corrientes de agua que bajan de los cerros y que la marea
alta llena; fangos, lodo blanco y ftido, casi no existen. El Sndalo, en esta
seccin de la costa, es un puerto al Norte de la fangosa punta del Tigre.
Tras los montes que rodean la baha del Rincn las tierras son bajas
y muy pantanosas; en la estacin lluviosa el gran pantano de la Sierpe
crece en extension y fondo hasta dar motivo para que algunas veces se
le haya dicho laguna.
El ro de las Esquinas descarga sus aguas y aluviones al Nordeste
del golfo y donde los montes se apartan un poco para darle paso y
cambiar de rumbo. Lo mismo que el Coto, este ro recorre un valle muy
cenagoso en los bordes del mar y ha formado una gran barra que se
prolonga hasta 3 kilmetros adentro de ste, quedando al descubierto en
la marea baja, en tanto que la de Coto ha sido orientada por las corrientes
hasta confundirla con el arenoso cuerno que est a la entrada meridional
del Golfito, llamado punta Cocal; las rompientes indican bien la situacin
y extension de esta barra.
La peninsula de Burica, con un espinazo de colinas, terminal en la
punta de su nombre, extremo de la lnea, que marca la frontera entire
Costa Rica y Panam. En otra poca estuvo unida al islote de igual
denominacin, como lo evidencian los bajos fondos del estrecho que los
separa.







GEOGRAFIA DE COSTA RICA 11

Islas
LA ISLA DEL COCO-(1)

Se ignora cundo y cmo se descubri esta isla; pero no obstante,
fue bien conocida de los navegantes Dampier y Lionel Wafer.
La exacta posicin de la isla y su naturaleza, fueron determinadas pri-
meramente, por los buques espaoles Descubierto y Atrevido en el ao 1791.
En 1793 fue visitada y media por el Capitn Colmett, de la marina
inglesa, aunque la media result inexacta, pues hace aparecer que la
Isla tiene una longitud de 12 millas de Sudoeste a Nordeste.
En 1795 el explorador Vancower la visit tambin; y segn l result
tener cuatro y media millas en la misma direccin; siendo hasta en 1838
que lleg a rectificarse esa media por el Capitn Edward Belcher.
Las parties Occidental y Meridional nunca han sido bien medidas,
pues la costa es por complete distinta a como aparece en los mapas
existentes hasta hoy, y en los cuales figure la Isla demasiado hacia el
Sur. Tambin es imperfecta la delineacin de la costa Occidental, segn
el plano del Capitn Edward Belcher-1838-por faltarle varias entradas.
Al verificar el present studio he tratado cuidadosamente de corregir
todos esos defects, por medio de tangentes y triangulaciones, dando por
resultado una descripcin, que si no es por complete matemticamente
exacta, por existir tal vez diferencias de unos cien pies a lo ms, s es
lo bastante para los fines de la navegacin.
A pesar de las condiciones desfavorables en que se hizo este studio,






PERFIL DE LA ISLA DEL COCO
Foto. Prof. M. Valerio

con respect al tiempo, la posicin de las varias islas y cabos se ha
fijado con toda exactitud.
No existe dato alguno-que yo conozca-de que la Isla haya sido
ocupada jams por otra Nacin sino por la Repblica de Costa Rica.
Su latitud en el observatorio de la baha Chatham es de 5o32'57"
Norte; su longitud es de 8658'25" Oeste. De esto result que la Isla est
a 266 millas de Sal-si-Puedes, que es el punto ms cercano de Costa
Rica. El punto ms prximo a la Repblica de Panam, que lo es la
Punta Burica al Este de la lnea divisoria, est a 30 millas ms hacia el
Occidente.
La Isla es sumamente elevada, encontrndose el punto ms alto en

(1) R. Mc Cartney Pasemore. Revista de Costa Rica, tomo III. Risumen.







12 JOSE FRANCISCO TREJOS

la parte Occidental a 2.250 pies. Desde ese cerro el terreno desciende
gradualmente hacia el Norte y Nordeste, hasta una altura de 1.500 pies;
en direccin al mar, hacia el Norte, hasta una altura de 800 a 900 pies,
descendiendo en la costa rpida y perpendicular, y presentando en la
parte Occidental de la costa muchas rocas e irregularidades.
Desde el cerro dicho y hacia el Cabo Dampier, en el Sur, el terreno
desciende gradualmente, pero vuelve a presentar hacia el Este una costa
rocallosa descubierta de vegetacin; y los peascos que hay hacia el Sur
tienen por trmino medio, una elevacin de 500 pies.
E! centro de la Isla parece consistir de numerosos valles, con cambios
repentinos de altitudes. En mi opinion seria difcil encontrar en toda la
Isla un kilmetro cuadrado de terreno perfectamente plano; perb las laderas
del cerro ofrecen un buen lugar para cultivos.
Entre la baha Chatham y Wafer la altura es de 700 pies y de all
desciende el terreno hasta former un valle al Sur de la baha Wafer,
desde donde vuelve a subir hasta former el cerro referido.
En la baha de Chatham es poca la extension de terreno propio
para cultivos, con excepcin de las laderas de los cerros, pues al Norte
el terreno empieza a ascender hasta el monte Mora, y hacia el Sur, hasta
el cerro Primero de Mayo, dejando por todo apenas un cuarto de milla
cuadrada. En esta baha se obtiene esplndida agua potable; y es muy
difcil desembarcar con la marea alta, a causa de la fuerte marejada de
la costa. Con la marea baja se puede desembarcar, teniendo cuidado de
aprovechar el moment oportuno. Hay lea en abundancia.
La baha en referencia ofrece el lugar ms seguro para desembarcar
pero ninguna embarcacin debe anclar a menos de siete brazas, pues el
fondo es pedregoso y sucio, existiendo tambin un fondo arenoso a once
brazas, entire la Punta Agujas y la Punta Carrillo. Por lo dems no
existen peligros ocultos en la baha, ni en el pasaje angosto entire la
Punta Mora y la isla Santamara.
La Isla Libertad, que existe en la baha queda al Noroeste de la
Punta Carrillo.
Abundan los peces de toda clase; pero es difcil pescar a no ser por
la noche.
Hacia el Sur de la Isla del Coco existe una pequea catarata accessible
solamente por el mar, y con buen tiempo.
La baha de Wafer no ofrece tanta seguridad para fondear, como la
baha Chatham; es ms estrecha y una embarcacin grande tendr que
hacerlo a veinticinco brazas para encontrar suelo firme y suficiente espa-
cio; una ms pequea puede fondear a catorce brazas, en suelo de arena,
siendo expuesto este fondeadero ms adentro; y si sopla viento Sudoeste
es ms peligroso. Una fuerte marea entra en la baha, disminuyendo el
brazaje rpidamente desde unas catorce a doce brazas, en una distancia de
200 yards y rodando grandes olas sobre el fondo rocalloso de la costa.
Se puede, sin embargo, desembarcar por un pequeo ro que se







GEOGRAFIA DE COSTA RICA 13

halla al Oeste de la baha, con la marea alta. pues aunque el resto de
la costa puede estar con marejada fuerte, no hay peligro de hacerlo, a causa
de la profundidad del canal que forma el ro, del cual se puede obtener
cualquier cantidad de agua potable y de magnfica calidad.
Un lado de los de la baha est formado por una costa arenosa, de
un cuarto de milla de largo; y el opuesto de la costa, es pedregoso cuando
la marea est baja. El lado Este y Oeste est formado por peascos.
No existen peligros ocultos en la baha; y anque las corrientes son
muy fuertes en el pasaje entire la isla Iraz y la Punta Gissler, ste es
completamente seguro.
Un peligro no sealado en los mapas ni notado hasta ahora, existe at
Oeste del Cabo Dampier. Consiste en una pequea roca que las aguas cu-
bren en la marea alta y que slo es visible en la marea baja, al rededor de la
cual el agua es profunda; y como la roca se encuentra en la ruta que siguen
las embarcaciones que pasan por el lado occidental de la isla, constitute
un peligro inminente en cualquier moment, y principalmente en la noche.
Tres islas que hasta hoy no haban sido marcadas en los mapas, las
hemos hecho figurar con el nombre de Maras>; y una baha y roca
con el de Turrialba. La baha se encuentra protegida de todos los vien-
tos entire el Oeste y el Nordeste; su brazaje es limitado; encontrndose
en la parte ms adentro de ella una cascada que cae desde una altura
de 400 a 500 pies.
La isla parece tener abundancia de agua dulce; por todos los lados
se notan cascadas que caen de diferentes alturas. Sus products naturales
son pocos. El Capitn Sir Edward Belcher, a este respect hace las si-
guientes observaciones: Agua abundante, lea, muchos cerdos, algunas
calabazas y uvas, no quedan rboles de coco>. Yo he encontrado abun-
dancia de cerdos, much agua y lea, nada de calabazo zapallos, ningunas
uvas, pocos rboles de coco, bastantes palmas, muchos rboles de hule,
silvestres y de diferentes maderas.
No creo que el interior de la Isla haya sido todava explorado. Se
encuentran en ella seales que prueban la existencia de minerales; y por
informes que tengo, parece que hay oro. Para examiner los products
minerales sera preciso mandar una persona competent en la material.
La fertilidad de la tierra es incuestionable, si bien nadie conoce el
interior de la Isla, la que pienso debe explorarse.


El Tesoro de la Isla

Existen dos versions sobre la historic de ese Tesoro: la una es
que un pirata llamado Benito lo enterr,-abandon despus la Isla y no
vino ms a ella; y la otra, que el Capitn de un Bergantn ingls anclado
en uno de los puertos del Per o de Chile, durante la guerra de la In-
dependencia, en 1820-22, le fue solicitado por los habitantes, que embar-








JOSE FRANCISCO. TREJOS


cara todos sus valores, etc., etc., porque el lugar estaba expuesto a un
ataque; que el Capitn de acuerdo con la tripulacin, los recibi, fugndose
durante la noche; y que despus de enterrar el tesoro, sigui para Pana-
m, donde fueron capturados y procesados por los tribunales a solicitud
de las autoridades del Per (?). Todos los procesados fueron ejecutados
a excepcin del Capitn y algn otro de sus compaeros, a quienes se
les conserve la vida con el fin de averiguar por medio de ellos el secret
relative al lugar dnde haban dejado depositado el Tesoro; pero aparece
que ambos lograron escaparse, dirigindose a los Estados Unidos de
Norte Amrica.
Alguna evidencia sobre este hecho podra obtenerse fcilmente en
los archives de Panam, averiguando si fue cierto que se sigui el process
referido, y si se efectu la ejecucin de los culpables.
Si esto pudiera probarse, habra ya alguna probabilidad de la certeza
del resto de la historic. Mientras tanto, debe existir algn motivo fuerte
para dudar de la relacin, pues la o contar casi accidentalmente en el
North Pacific Directory, por A. G. Fiddlay, con omisin, sin embargo,
de lo que se refiere de Panam, y de la ejecucin de los reos; pero con
esta gran diferencia; que el nombre de la Isla es una de las Marianas
o Ladrones llamada Pagn, situada a 180.7' de Latitud Norte, y 1450.25'
de Longitud Este; o sea una diferencia en posicin respect a la Isla del
Coco, de 7.500 millas.
Tomado todo esto en consideracin, debe abandonarse cualquier idea
acerca del Tesoro, cuya existencia slo debe apreciarse como un hecho
novelesco, pues los trabajos que se establecieran nica y exclusivamente
para buscarlo, seran intiles, y acarrearan prdida de tiempo y de dinero.







GEOGRAFIA DE COSTA RICA


Posicin Geogrfica u Topografa Submarina de
en relacin con Costa Rici


la Isla del Coco


Como una curiosidad reproducimos este diagrama, tomado de la im-
portantsima obra de W. Beebe, Galpagos Worlds End y trascribimos
el prrafo referente a l:
<.. .Siguiendo hacia el Norte la meseta de 2000 metros de profun-
didad, a lo largo de la costa, de ancha extension, frente a Costa Rica,
y siguiendo sta hacia afuera y al S. O., generosamente encerrando la
pequea meseta de 1000 metros en que se asienta la Isla del Coco, y
despus hasta el rea an mayor y de igual profundidad en derredor de
las Islas Galpagos, nunca tenemos que descender ms abajo de la lnea
de 3000 metros. Por todos lados, S. E., S. O. y N., el fondo se hunde a
profundidades much mayores; pero de acuerdo con las cartas tan cui-
dadosamente tabuladas del Prncipe de Mnaco, la lnea de sondeos de
tres mil metros describe una coneccin direct, desde la ms remota Isla
de Galpagos hasta la propia playa de Costa Rica, pero no permit co-
nexin con la tierra firme de Sur Amrica>.







16 JOSE FRANCISCO TREJOS

ISLA DE SAN LUCAS (1)
En esta isla est establecido el presidio del Estado: es de fcil
acceso al E., S. y O. y principalmente en una de las tres bahas siguien-
tes: San Lucas, Tombebote y Cocos; las dos primeras se pueden fre-
cuentar, pues estn perfectamente abrigadas en todo sentido. La isla es
acantilada en casi todas sus parties, principalmente al N.
Para visitarla se necesita desembarcar en el muellecito que hay en
la baha de este nombre, e ir provisto de una autorizacin del Gober-
nador de Puntarenas a quien est sometida directamente la jurisdiccin
de la isla. Est bien cultivada, administrada bastante bien, cruzada por
buenos caminos y vigilada en todas direcciones por centinelas que tienen
orden de aprisionar a los que desembarquen clandestinamente y an ha-
cer fuego a los que no hicieren caso a la voz de alto.
Los ma1hechores peligrosos press en la isla, como en toda esta clase
de prisiones aspiran a la libertad. Son audaces y no vacilaran en apo-
derarse de la embarcacin que no tomara la precaucin de quedarse a
una distancia respectable de tierra, y esto a pesar de una active vigilancia
de una discipline several y bien establecida y de una abnegacin probada
por las autoridades locales y subalternas. Tiene buena agua, especialmente
en el lugar de Hacienda Vieja.

Baha de San Lucas
Esta baha es profunda, perfectamente abrigada y muy segura. Los
vientos del O. reinan en ella, son suaves, de corta duracin y slo pro-
ducen pequeo oleaje. Las corrientes son casi nulas; pero a pesar de todas
estas ventajas, slo pequeas embarcaciones pueden penetrar en la marea
baja y encontrar buen fondo, que varia entire tres y cuatro metros.
La lnea de las dos puntas que forman la baha al N. y al S., tiene
una profundidad que vara de 5 a 14 metros de mal fondo y peor agarra
para las anclas.
Toda la baha es segura, y los pocos peligros que existen pueden
evitarse fcilmente, por encontrarse cerca de tierra; pero prxima al muelle
un poco al S., hay una roca slo visible en marea baja.
Para atracar al muelle en marea alta, hay que hacerlo por el lado N.
Las puntas que forman la entrada de la baha, estn rodeadas de
rocas submarines que pueden evitarse fcilmente doblando estas puntas
a 250 metros ms o menos, en todos sus contornos.
Si un costero hubiere de buscar anclaje en esta Baha, debe pasar
a bastante distancia de las costas N y S. de la entrada, pues con los
vientos del S. es seguro que se produce rachas, en el intervalo de las
cuales hay calmas momentneas.
Por otra parte, cerca de las puntas, la corriente sale de la baha por
efecto de un retorno de la misma, que se produce en marea creciente.
(1) E. Fradin. Estudio sobre el Golfo de Nicoya.







GEOGRAFIA DE CSTA RICA


Baha de Tombebote
Esta baha est situada en la parte O. SO. de la isla y encerrada
entire dos puntas de roca que sobresalen a 40 metros de la tierra, y en
cuya parte acantilada la sonda marca 4 metros.
En la lnea que une estas dos puntas, la profundidad no es menor
de 6 metros.
Esta baha es a propsito como drsena, y para este objeto se debe
situar la embarcacin en el centro de la baha, y por medio de poleas
llevarla al punto escogido para la carena.
Para permanecer en estos lugares hay que tener permiso del Go-
bernador y del Capitn de Puerto de Puntarenas. Esta baha est al abrigo
de todos los vientos y la mar, sin corrientes ni remolinos; es tan tranquila
como un estanque.
.Baha de los Cocos
Esta baha, situada al E. de la isla, est poco abrigada contra los vientos
generals del S. y del E. y del NE.; y como la mar es a veces gruesa,
esta baha es la peor de las que se han descrito, y, adems, de difcil acceso.

ISLA DE CHIRA
Esta es la mayor de las islas que se encuentran en el Golfo de Ni-
coya. Las parties E., NE. y SE. estn vedadas a los buques, y la parte
NO. est cubierta de bajos y arrecifes. Tiene una punta que se llama
Curazao; despus de esta punta la costa describe una curva bastante pro-
nunciada, que forma una baha con muy buen fondeadero, an para gran-
des embarcaciones.
Entre la parte ms setentrional y oriental de la isla existe un pequeo
golfo que se comunica con un Estero. La profundidad de este golfo en
esta parte N. de la isla, y la corriente caprichosa y a veces violent, pro-
duce peligrosos remolinos.
De un informed sobre la isla, publicado por el professor don Manuel
Valerio, quien la visit recientemente, tomamos los siguientes datos: "La
Flora es bastante interesante; cedro, brasil, slamo y otras maderas: man-
gle, papaturro, por, higuern, guabo, aguacatillo. Leguminosas, helechos,
orqudeas.
La Fauna es bastante pobre; quedan todava algunos venados, ma-
pachines, cascabeles, boas, garrobos, varias species de lagartijas. Entre
las aves hay urracas, piches, varias species de pjaros, loras, pericos,
palomas, etc. Tambin hay muy bonitas mariposas, hormigas, varias espe-
cies de abejas, zancudos, trsalo que los isleos llaman gusano de monte, etc.
La isla tiene various desembarcaderos, el principal es el de Palito.
Esta bastante poblada; la poblacin escolar actual es de 57 nios de am-
bos sexos. Los habitantes se dedican a las faenas agrcolas y a la pesca.
Cran algn ganado vacuno, cerdoso y caballar, gallinas y chompipes.
2








16 JOSE FRANCISCO TREJOS

ISLA DE SAN LUCAS (1)
En esta isla est establecido el presidio del Estado: es de fcil
acceso al E., S. y O. y principalmente en una de las tres bahas siguien-
tes: San Lucas, Tombebote y Cocos; las dos primeras se pueden fre-
cuentar, pues estn perfectamente abrigadas en todo sentido. La isla es
acantilada en casi todas sus parties, principalmente al N.
Para visitarla se necesita desembarcar en el muellecito que hay en
la baha de este nombre, e ir provisto de una autorizacin del Gober-
nador de Puntarenas a quien est sometida directamente la jurisdiccin
de la isla. Est bien cultivada, administrada bastante bien, cruzada por
buenos caminos y vigilada en todas direcciones por centinelas que tienen
orden de aprisionar a los que desembarquen clandestinamente y an ha-
cer fuego a los que no hicieren caso a la voz de alto.
Los ma!hechores peligrosos press en la isla, como en toda esta clase
de prisiones aspiran a la libertad. Son audaces y no vacilaran en apo-
derarse de la embarcacin que no tomara la precaucin de quedarse a
una distancia respectable de tierra, y esto a pesar de una active vigilancia
de una discipline several y bien establecida y de una abnegacin probada
por las autoridades locales y subalternas. Tiene buena agua, especialmente
en el lugar de Hacienda Vieja.

Baha de San Lucas
Esta baha es profunda, perfectamente abrigada y muy segura. Los
vientos del O. reinan en ella, son suaves, de corta duracin y slo pro-
ducen pequeo oleaje. Las corrientes son casi nulas; pero a pesar de todas
estas ventajas, slo pequeas embarcaciones pueden penetrar en la marea
baja y encontrar buen fondo, que vara entire tres y cuatro metros.
La lnea de las dos puntas que forman la baha al N. y al S., tiene
una profundidad que vara de 5 a 14 metros de mal fondo y peor agarra
para las anclas.
Toda la baha es segura, y los pocos peligros que existen pueden
evitarse fcilmente, por encontrarse cerca de tierra; pero prxima al muelle
un poco al S., hay una roca slo visible en marea baja.
Para atracar al muelle en marea alta, hay que hacerlo por el lado N.
Las puntas que forman la entrada de la baha, estn rodeadas de
rocas submarines que pueden evitarse fcilmente doblando estas puntas
a 250 metros ms o menos,'en todos sus contornos.
Si un costero hubiere de buscar anclaje en esta Baha, debe pasar
a bastante distancia de las costas N y S. de la entrada, pues con los
vientos del S. es seguro que se produce rachas, en el intervalo de las
cuales hay calmas momentneas.
Por otra parte, cerca de las puntas, la corriente sale de la baha por
efecto de un retorno de la misma, que se produce en marea creciente.
(1) E. Fradin. Estudio sobre el Golfo de Nicoya.







GEOGRAFIA DE COSTA RICA


las rompientes se oye a ms de tres millas. Los buques que vienen del
Norte deben, por prudencia, evitar la proximidad a este islote, porque no
podran echar el ancla, ya a causa de much fondo, ya por la gran ma-
rejada del Sur, Sureste y Oeste, que en todo tiempo pondran un buque
en serio peligro si tratara de anclar.
Siguiendo al N. E. del Cabo Blanco, y pasada la baha de Ballena,
entrando en el Golfo, se encuentran las Islas Tortugas; una conocida
con el nombre de Jasper y Alcatraz la otra. Estas dos islas protegen de
la fuerte marejada la entrada a la Baha Cur. Tambin las denominan
Tortugas por la abundancia de ellas en sus playas.
La parte S. de Jasper est rodeada de cantiles en los cuales la
sonda acusa 6 y 7 metros. Otras rocas ms visible se prolongan hacia
el E. de la isla y otras ms grande y de raqutica vegetacin se encuen-
tran al E. y al S. de la isla Alcatraz que casi tocan a tierra.
Debe evitarse el paso entire las Islas Jasper y Alcatraz, pues en
area baja los corales y los bancos apenas estn cubiertos por 0.15 de
agua; y en media marea, as como en marea alta, a la entrada S. la mar
revienta a veces sin anunciarse y podra naufragar una embarcacin que
intentara el paso. En la isla Jasper es nicamente donde se puede des-
embarcar con alguna utilidad, pues a corta distancia de la playa se ob-
tiene agua potable.
A continuacin sigue un islote con el nombre de Cur pero no tiene
ninguna importancia.
Despus tenemos las islas de Los Negritos, separadas una de otra
por el canal Montagn. Estas islas son inaccesibles, del todo improducti-
vas y desprovistas de agua dulce.
A continuacin y en la baha de Paquera, se encuentran las islas El
Cedro y Pjaros. La configuracin de la isla Cedro es caprichosa y de
un aspect agradable y varias de sus playas de muy fcil acceso. Tiene
poca elevacin sobre el nivel del mar y sera un punto excelente para
lugar de cuarentena, por su proximidad a Puntarenas y poseer buenos y
seguros fondeaderos. La pesca es abundante en sus contornos.
Las islas Pjaros son dos, y a sus alrededores se encuentra un ar-
chipilago de pequeos islotes conocidos con el nombre de Pajaritos. Son
elevadas y cubiertas de rica vegetacin. Carecen de agua dulce.
Muy prxima a la Isla de San Lucas se encuentra la Isla Pan de
Azcar, es elevada y visible desde alta mar. En la parte SO. es acanti-
lada y el canal que la separa de San Lucas es seguro y bastante pro-
fundo. La parte E. esta rodeada de bajos y al S. E. existen dos bancos
submarines que las embarcaciones deben evitar. Carece de agua dulce y
no servira ms que como muy buen punto de observacin.
Por ltimo tenemos, ya en el fondo del golfo, cuatro islas de mayor
tamao e importancia, que son: Caballo, Bejuco, Venado y Chira. De esta
ltima dejamos su descripcin en el captulo anterior y pasamos ahora a
describir nicamente las tres primeras.
Isla Caballo.-Esta isla tiene 3 y media millas de extension y es







JOSE FRANCISCO TREJOS


casi toda acantilada. En la parte E. sobresale un pequeo banco donde
la sonda slo acusa tres metros de profundidad. En todo el contorno hay
pequeas bahas, cuyas playas estn limitadas inmediatamente por la mon-
taa, que es de difcil acceso. Es abundante en maderas propias para la
ebanistera, pero de difcil explotacin por las dificultades de terreno.
La nica ventaja de esta isla es el abrigo que ofrece a las embar-
caciones contra los vientos del N. Las corrientes son regulars tanto al
N. como al S. y no forman remolinos.
Isla Bejuco.-Esta isla no ofrece nada particular bajo el punto de
vista commercial. Por el bajo fondo no debe ser visitada por grandes em-
barcaciones, sobre todo la parte NNO. y O. La parte S. es ms segura y
acantilada.
Isla Venado.-Esta isla merece atencin especial, ya porque el te-
rreno es a propsito para la agriculture, ya por la abundancia de pastos.
Es de muy fcil acceso, tiene muy buena agua dulce y abundante
caza. Si se recorre la parte OSO. hay que cuidarse de las culebras que
abundan en las playas.
La parte S. de la isla, a 150 metros hacia el interior es pantanosa;
y en marea baja a pesar de que el canal que la separa de tierra firm
est completamente seco, no se debe aventurar en l porque el lodo es
blando y profundo.
En la parte N. es acantilada, pero en la E. y O. los sondajes son.
pequeos y muy variables.
No debemos terminar la resea de las islas del golfo de Nicoya
sin nombrar dos islitas en las vecindades de la Isla de Chira; son ellas:
Palomita y Yuca. La isla Palomita est situada en la parte ms meridio-
nal de Chira, es de forma redonda, est circuida de manglares y cerca
de la playa hay una aglomeracin de rocas que se prolongan un tanto,
de tierra, y hacia el SSE. hay un banco de arena que lo cubren las
aguas en la alta marea.
El islote Yuca queda situado al ENE. de la punta E. de la isla de-
Chira; es poco extenso en su altura de 25 a 30 metros. Su contorno,
est cubierto de pequeas rocas y piedras separadas, pero en la parte
SO. hay una lengua de arena y concha rotas que se prolonga a ms de,
100 metros de tierra. En su base hay algunos rboles y en la cima ra-
quitica vegetacin.
+*

Saliendo de nuevo a mar abierto, costeando hacia el S. E., no hay
islas de mayor importancia hasta llegar a la Isla del Cao frente la bahat
de Sierpe en la peninsula de Osa. Se encuentran solamente pequeos
islotes; uno tambin con el nombre de isla del Cao, un poco al S-
de Punta Herradura a la salida del Golfo. Ms al S. la isla Zacate y la
isla Violn, frente a la desembocadura del ro Sierpe y por ltimo la Islai
del Cao frente a la peninsula de Osa que s merece capitulo aparte.







GEOGRAFIA DE COSTA RICA 21

Isla del Cao (*).-Est situada en el Ocano Pacifico a unas ciento
-veinticinco millas al sureste del puerto de Puntarenas y doce al oeste de
Punta Llorona peninsulaa de Osa). Mide 320 hectreas. Su parte ms lar-
ga mide 3.020 metros (latitud 80 40' 8" N.) y la ms ancha 1600 metros
(longitud 830 50' 20 W.).
Las playas son escasas. En casi todo su contorno se levantan los arre-
cifes a una altura de cincuenta a setenta y cinco metros sobre el nivel
del mar. Toda la isla est cubierta por una altiplanicie, exceptuado los
cursos de unas quince "quebradas" que estn formadas por laderas acce-
sibles. La tierra es bermeja. Su principal vegetacin consiste en el rbol
de leche o vaca, cuyo nombre cientfico es Broncimum utile (H. B. K.), se-
gn Pittier. Es un rbol de hoja ancha frondoso, recto y de bastante al-
tura. Su corazn es fibroso y de sus fibras haran los indios diversos
tejidos. Da un lquido espeso, semejante al hule, con todas las caracters-
ticas de la leche de vaca pudiendo destinarse a los mismos usos de
sta. Los nativos de las regions del sur del pas dicen es magnfico para
eliminar los parsitos intestinales. Este rbol se encuentra en la zona de
Golfo Dulce, principalmente, y parece haber sido llevado a la isla por
los indios, para quienes segn se cree tena un significado religioso. Hay
tambin cocales.
La isla est deshabitada. Existen en ella pocos animals, de species
pequeas, como ardillas, lagartijas, iguanas y palomas de las llamadas
moradas. Est infestada de cangrejos, algunos de gran tamao. El naturalista
Mr. Austin Smith recogi uno verdaderamente gigantesco, que entregamos
al recordado professor don Jos Fidel Tristn, cuya premature muerte
fue una prdida muy sensible para el pas. Abunda tambin la pesca.
Cerca de la isla el agua es de tanta transparencia que se ve claramente
el fondo a muchas brazas de profundidad, pudiendo admirarse los vivos
colors de los ms diversos peces. Hay all tambin gran cantidad de
, asegurando los mariners que frecuentan esas regions, que
esos animals son capaces de romper las cadenas de las anclas peque-
as. Igualmente existen all bancos perlferos; y en la costa hay un na-
cimiento de una substancia betuminosa que sirve para calafatear embar-
caciones. Al excavarse las tumbas aparecen hilos de carbon vegetal y
una material calcrea
Esta isla es un verdadero cementerio de la poca precolombina. En
todos los llanos o valles, o sea en la casi totalidad de su territorio, se
encuentran, bastante cerca unas de otras, sepulturas indgenas, que se
anuncian, ya con piedras o bolas de granito perfectamente esfricas, ya
con lajas o piedras corrientes. Las tumbas marcadas con bolas han sido
casi todas excavadas, por ser las ms ricas. Otras similares han sido
encontradas en tierra firme, en la region frontera a la isla.
Es interesante observer que no hay uniformidad en la colocacin de

(*) Rubn Yglesias Hogan. La Tribuna.








22 JOSE FRANCISCO TREJOS

las tumbas ni en su direccin, pues aparecen orientadas indistintamente
en todas direcciones. En toda la superficie de la isla se encuentran es-
parcidos abundantes fragments de cermica. La mayor parte de las piezas
son de barro corriente, o pintado de negro y rojo sobre el color natural
blanco, cuya abundancia llama la atencin.
El seor Noriega dice de esta isla: Es de presumir que fue muy
poblada y centro de importancia en la poca precolombina, pues se han
encontrado entierros indigenas entire los cuales son notables las estatuas
de arenisca y otros objetos dignos de estudio.


La Baha de Salinas(')

Nadie que venga a La Cruz deja de sentirse maravillado del hermoso
espectculo que present desde la orilla del Barranco la baha de Salinas
con la llanura de prados y bosques que le preceden y la llanura inmensa de
la mar que se ve ms all de ella, con la series de serranas que a diestra
y siniestra se destacan, nicaragenses las primeras, costarricenses las l-
timas.
Pareciera que bajando la cuesta se est en la costa, pero no, nos se-
paran de ella cinco kilmetros, dos de camino fragoso y tres de llanura,
Esta baha tiene forma de una J. con el trazo largo al Norte y el
corto al Sur, abierta hacia el N. O.
Su anchura de N. a S. es de 6 Km. y de E. a O. de 7 Km. El largo
de la costa desde la punta Naranjito hasta la punta Zacate es de 15 Km.
de los cuales 12 pertenecen a Costa Rica y el resto a Nicaragua. Esta l-
tima punta nadie la conoce aqu con el nombre que aparece en los ma-
pas y geografas, esto es, Descartes.
Esta rada es poco profunda. Durante la baja mar deja una playa de
600 metros en el punto llamado Tamarindo, no as en Conventillos ni en
la Argentina. Cuando se presentan grandes buques anclan en media baha..
Las pequeas embarcaciones en pleamar llegan hasta la orilla.
Sus aguas son cristalinas, pero en masa son verdes. Adems el cie-
lo impone sus colors, us es que ora son grises si el cielo est cubierto-
de nubarrones o rojizas o de otro color segn los celajes.
La costa es en general arenosa, except en punta Zacate y Conventi-
llos que es rocallosa. En la extension arenosa hay trechos cortos de pe-
queas piedras.
Los esteros son: Caa de Castilla, Copal, Socorro, Morro, Muerto,.
Escaramojo, Real y Lagartero, todos ellos muy cenagosos. En el pe-
nltimo y antepenltimo los vecinos de esta region tienen establecidas
algunas salinas que explotan de un modo anticuado y rudimental. En todos-
ellos la pesca es abundante y ser lucrative el da que haya medios fciles.
de exportacin.
(1) Otoniel Vega O.-Revista de Costa Rica. Tomo V.








GEOGRAFIA DE COSTA RICA


Los bosques cercanos abundan en maderas tiles tales como el po-
chote, mangle, mariquita y salado, guayacn, pimientillo, chiriquin, nacas-
colo, brasil, cocobola y granadillo, algunos de los cuales dan excelente
tinta; abunda el mostrenco o crucillo de terrible espinas y el venenoso
manzanillo. En las parties rocosas hay variedad de cactos conocidos aqu
con los nombres de cardn tuna, pitahaya, tionoste, etc.
La fauna es muy variada y abundante. En la costa se ven numero-
sas bandadas de garzas blancas y morenas, pelcanos, gaviotas y patos
agujas.
Hay un crustceo enorme, la chirriola, especie de langosta cuya car-
ne es muy apetecida, tambin cangrejos, jaibas y calneges o ermitaos.
Moluscos como la chucheca tan apreciada por los gastrnomos, alme-
jos, cambutes, burgados, caracoles variados, concha perla, cuyo uso in-
dustrial es bien conocido.
Los peces ms comunes son: la lisa, el pargo colorado, el mero, el
jurel, el rbalo, el tiburn, la raya, el aguja, espada y volador.
Muy abundantes son los reptiles: los caimanes que son el terror de
los pescadores de los esteros, las iguanas cuya carne y huevos comen
con fruicin los regionales, las serpientes llamadas morenas y tortugas.
En la entrada de la baha y hacia punta Zacate se levanta un pe-
fin abrupto: el islote de Salinas.
Por la parte Sur no es de fcil acceso, es completamente escarpado,
pero si por el Norte. La flora est representada en l por unos pocos
rboles y abundantes matorrales de Majagua.
Esta baha con la de Santa Elena forman el Golfo de Papagayo y
est llamada a un gran porvenir el da que se abra el canal de Nicaragua.








24 JOSE FRANCISCO TREJOS



Orog rafla (

El curso general de la parte del gran eje stmico, que est situada
dentro de los limits de Costa Rica, es de Este Sureste a Oeste Noroeste;
en la misma direccin corren las costas y las cordilleras principles,
mientras que las grandes lneas volcnicas se extienden ms bien del
Este al Oeste. Esto consiste en circunstancias de un modo tectnico que
an no han podido ser aclaradas, porque un terreno casi enteramente
cubierto de bosques densos ofrece muchas dificultades a la exploracin.
A pesar de los trabajos de los seores Gabb, K. Sapper, C. v. Seebach,
M. Wagner y de mis propios esfuerzos, los datos respect a la reparti-
cin general y al yacimiento de la formacin geolgica, son todava poco
numerosos. Como los resultados alcanzados hasta hoy da van a ser dis-
cutidos extensamente por un perito, el doctor K. Sapper, que ha dedicado
a la exploracin geolgica de Centro Amrica various aos, yo no har
ms que describir en pocas palabras la estratigrafa, tal como result de
las exploraciones hechas hasta ahora; esto se hace con la intencin de
dar una idea de la resistencia que las diferentes formaciones presentan
a las influencias exteriores, y de las circunstancias bajo las cuales se ha
hecho el modelado general del pas.
De la disposicin de estas formaciones resultan tres zonas que co-
rren poco ms o menos paralelas al gran eje.
a) Una zona intermedia formada por la gran cordillera con forma-
ciones antiguas principalmente en-el Sureste y formaciones terciarias y
nuevas en el Noroeste.
b) Una zona costea en el Sur, en medio de la ya mencionada
y del Ocano Pacifico, que est formada principalmente de capas sedi-
mentarias, terciarias, que a menudo estn superpuestas sobre sedimentos
de yeso (cal de Patarr) o, como en la Pennsula de Nicoya, sobre
rocas cristalinas.
c) Otra zona costea en el Norte, entire la segunda y el mar Caribe,
con formaciones terciarias y cuaternarias, fsiles hacia las costas y exten-
sas formaciones secundarias hacia el interior del pas.
La orografa de Costa Rica no es tan confusa como lo es ms hacia
el Norte. Una cordillera principal que concuerda con la zona intermedia
atraviesa todo el pas de un extremo a otro. Su ncleo parece estar for-
mado de rocas cristalinas, cuya estructura es difcil de determinar. A los dos
lados las diferentes formaciones sedimentarias forman estribos o bifurcacio-
nes de distinta importancia. La cordillera se divide en dos parties, separadas
por la pendiente que une a los ros "Grande" y "Reventazn", y en los
cuales se encuentran los depsitos sedimentarios de las dos pendientes.

(1) H. Pittier."Kostarika"Petermanns Mitteilungen E. Nr. 175. Traducido del alemn
para la Revista de Costa Rica por Eduvigis v. de Wiepking. Revista de Costa Rica. Ao III.







OEOGRAFIA DE COSTA RICA


La parte Norte, a la cual yo haba dado antes el nombre de "Cor-
-dillera volcnica de Costa Rica", pues en ella se encuentran todos los
volcanes activos del pas, est agrupada en ncleos segn los epicentros
de erupcin. Ella alcanza en el volcn Iraz su mayor altura, 3452 m., y
disminuye poco a poco hacia el Oeste, de manera que su altura no tiene
ms de 1571 m. al final de la cordillera en el Noroeste o sea en el volcn
Oros. Este trmino est situado en el punto donde la tierra firme empie-
za a estrecharse entire el lago de Nicaragua y el Ocano Pacfico y muy
cerca a este ltimo, mientras que el volcn Turrialba est situado en el
extreme Sureste de la cordillera hacia el Ocano Atlntico. El eje de esta
cordillera volcnica est ligeramente encorvado hacia el Sur, de manera
que la cresta describe un arco grande cuyo lado cncavo se dirige hacia
los bajos del ro "San Juan", mientras que la parte media casi toca al
Golfo de Nicoya. De las exploraciones hechas por el gelogo americano
Ch. Willard Hayes, en el valle del ro "San Juan", result que una cor-
dillera primitive una al "Monte del Aguacate" hacia el Norte con el
"Monte Chontales". De esto se desprende que aquella parte de la cordi-
llera volcnica que est ahora situada muy al Oeste de la cordillera pri-
mitiva del "Aguacate" hasta el Oros, no es, probablemente, otra cosa
sino una curva que se ha elevado sobre una hendidura dislocada de esta
cordillera primitive. Esto ha causado notables cambios en el clima y en
la hidrografa de la parte Norte de Costa Rica. La parte Sur que yo he
denominado "Cordillera de Talamanca" forma una cordillera much ms
extensa y ms alta; su mayor altura monta probablemente a ms de
3800 m., ella enva hacia el Este varias y poderosas ramificaciones. Esta
cordillera empieza al Sur de San Jos con el "Escaz", aumenta hasta la
cordillera todava inexplorada del "Chirrip Grande" y terminal con el
"Cerro Pando", que est separado del volcn de "Chiriqui" por la de-
presin entire el lecho del "Chiriqu Viejo" y del "Chanquena". Al lado
Norte de esta cresta stmica se extiende sin interrupcin una llanura que
toca de un lado al lago de Nicaragua y disminuye continuamente en
anchura hacia el Sureste. Yo propongo dividirla en dos parties principles
que pueden subdividirse en ms parties secundarias segn sea necesario:
1) La llanura del ro "San Juan" en el Noroeste hasta el "Ro
Amarillo" (Caa Chirrip) y 2) la llanura atlntica entire esos ros y la
Baha del Almirante. El conjunto forma aproximadamente la tercera
parte del territorio de Costa Rica; una gran parte est cubierta con
densos bosques que cubren todas las irregularidades del terreno. Apenas
se ha empezado a explorer esos bosques a lo largo de las lneas ferro-
viarias y en algunos puntos aislados de San Carlos y Sarapiqu a causa
de los cultivos de products agrcolas. Al lado Suroeste la formacin del
terreno es ms complicada. Las incisiones costeas forman aqu tres
pennsulas bastante grandes; la de "Nicoya", "Osa" y "Burica" y various
cabos importantes. Cada una de estas formaciones corresponde a un
Macizo aislado. Adems existe en el Sur una cordillera secundaria para-








JOSE FRANCISCO TREJOS


lela a la cordillera principal que vamos a nombrar "Cordillera Costea
del Sur". Entre las dos se encuentra el extenso cauce del rio "Diquis" o
"Trraba" que puede considerarse como una meseta interior y que est
situada ms abajo de la otra parecida que incorrectamente se llama "Me-
seta Central de Costa Rica".
Las pennsulas estn unidas al continent con depresiones ms o
menos extensas, y de vez en cuando se encuentran pequeas llanuras
entire la costa y la montaa.

CORDILLERA PRINCIPAL

Como hemos visto, la cordillera principal se divide en dos parties
separadas claramente por la colina de Ochomogo y por los cursos supe-
riores de los ros "Grande" y "Reventazn". Ambas parties se distinguen,
la una de la otra, por su origen, su edad y el material con que se han
formado. Su apariencia general es, por consiguiente, muy distinta, de ma-
nera que la division en dos parties parece perfectamente justificada.

LA CORDILLERA VOLCANICA DE COSTA RICA

Est limitada en direccin meridional, casi exactamente por los me-
ridianos diez y once. De Norte a Oeste se extiende de 830 30' hasta 850 30'
longitud Oeste. Sus pendientes son suaves por el Sur casi en todas par-
tes y en forma de terrados; en la parte Norte acontece generalmente la
mismo. Faltan todava los datos exactos respect a la parte Noroeste; pero
el aspect general de las pendientes hacia el Ocano Pacfico hace la
misma impresin, y segn informes orales del doctor Thiel se inclina la
pendiente Norte lentamente hacia el lago de Nicaragua, formando un n-
mero de terrados extendidos. Unica excepcin de esta regla lo forma et
final en el extremo Este. En esta parte ms alta, quizs tambin ms
nueva, se levanta el volcn empinado de Turrialba, con 3342 m. de altura;
alems tiene de altura por el lado Norte 300 m., y por el Sur 614 m.
De esto result que con excepcin de este volcn mencionado, la impre-
sin que los volcanes de esta cordillera hacen a los visitantes es muy
diferente a las ideas que ellos se han formado generalmente de un vol-
cn o de las bellas pirmides en el Norte de la Amrica Central. El di-
bujo en relieve de Oersted da tambin una idea exagerada de su forma,
la cual ms bien se parece a los volcanes de las islas Sandwich. Los
pasos "La Palma" (1554 m.) "Desengao" (1864 m.) "Tapesco" (1556 m.)
y "Las Caas" (780 m.), dividen la Cordillera Volcnica en cinco grupos:
1) El Macizo del Iraz, 2) del Barba, 3) del Pos, 4) Los Cerros de
los Guatusos y 5) Los Cerros de Miravalles. Los primeros tres grupos-
manifiestan limites bien definidos y cuyos muy cortos ejes tienen una
direccin de Este a Oeste se siguen de Este Sureste al Oeste Noroeste
y estn situados enteramente fuera del eje general de la Cordillera Prin-






GEOGRAFIA DE COSTA RICA


cipal. Ellos forman un ngulo bien definido mientras que los Cerros de
Guatusos y Miravalles estn situados muy cerca y casi paralelos a l,
formando verdaderas cordilleras.

EL MACIZO DEL IRAZU
A los tres lados, en el Norte, Este y Sur, se levanta este grupo em-
pinado sobre el "Ro Sucio", el llano de "Santa Clara" y el valle del Re-
ventazn. Las pendientes estn intercaladas con canales ms o menos
profundos o estn interrumpidas por los ros que corren por all (ros "Bo-
nilla", "Guayabal", "Amarillo", "Parismina"). En el lado Oeste, hacia las
mesetas de Cartago y San Jos, encontramos las inclinaciones y los te-
rrados que caracterizan la Cordillera Volcnica. Una depresin que corres-
ponde a los cauces de los ros Amarillo y Turrialba divide el Macizo en
dos grupos:

El grupo del Turrialba
Este grupo en el Este tiene una altura mayor en el volcn Tu-
rrialba que se caracteriza por su forma elegant. Visto desde el Este pa-
recera un cono complete si su pie no estuviese escondido por una cadena
de colinas que se extiende de l, entire los ros "Parismina" y "Reventazn"
hacia la llanura del Atlntico.
La parte ms nueva de este volcn descansa sobre una base de
2270 m. de altura; esta altura marca tambin el lmite de los bosques ha-
cia arriba. Ms arriba las pendientes, en parte desnudas y en parte cu-
biertas con una vegetacin raqutica, manifiestan rocas traquiticas que estn
en algunos lugares cubiertas con escorias sueltas. Canales que no tienen
agua durante la estacin seca, intercalan la pendiente desde arriba hasta
abajo. Hacia la cumbre la inclinacin es menos fuerte en el lado Oeste,
mientras que la acumulacin de "lapilli" es menos regular. Estas acumu-
laciones de escorias y rocas desprendidas forman de este lado una cresta
inclinada hacia el viento ms corriente, cuyos elements disminuyen en
tamao con la distancia. Esta ltima particularidad se encuentra en todas
las formaciones de origen comn en los volcanes de Costa Rica y no
necesita ninguna explicacin. La cresta de que se habla es corta y ter-
mina con un precipicio sobre la quebrada del "Ro Amarillo". Como se
sabe, durante la erupcin del volcn en 1864-65 la ceniza lleg sobre
todo el pas hasta Puntarenas; en la Meseta Central, las casas y los r-
boles se cubrieron con una espesa capa de ceniza blanca, parecida a nieve.
La cumbre del volcn est formada por un nmero de crteres que
forman juntos una pendiente larga que se divide en varias parties. Los
crteres se han desarrollado poco a poco del Este hacia el Oeste, de ma-
nera que el crter ms prximo al Iraz es el ms nuevo.
El seor von Seebach visit el Turrialba en el ao 1865; mi primera
visit data del 27 de enero de 1889, la ltima el 1.0 de enero de 1899








JOSE FRANCISCO TREJOS


En el ao 1864 el volcn estaba en erupcin: una inmensa column de
humo subi del crter y el viento del Noroeste sopl la ceniza poco ms
o menos 100 Km., en direccin opuesta, sobre el pas. Desde aquella fe-
cha la actividad disminuye continuamente, y yo mismo pude constatar
una gran diferencia desde el ao 1889 hasta 1899. Las solfataras eran me-
nos numerosas en 1899 y las salidas de vapor indicaban una presin menor.
Al lado Este de la masa principal del volcn, poco ms o menos en
la altura de la meseta que forma la base, hay dos pequeos crteres apa-
gados, de los cuales salen dos afluentes del Parismina. Estos crteres pa-
recen ser ms antiguos que el cono superior y de la apariencia general
del volcn se deduce que la pirmide se ha formado sobre un volcn an-
tiguo. Pero los datos recopilados hasta ahora sobre la estructura de este
grupo son tan deficientes que no se puede todavia afirmar nada con se-
guridad. No sabemos nada de la terminacin Este, aunque los trabajos
del ferrocarril en toda su longitud de "La Junta" hasta Turrialba permiten
un valioso reconocimiento de sus capas y de su estructura.

El grupo del Iraz

Visto desde San Jos, el Iraz aparece como un cono truncado, el
cual se levanta simtricamente al lado del "Paso de Ochomogo" (1566 m.)
hasta la altura absolute de 3452 m.-Los "Cerros del Durazno" que se
inclinan en el Oeste Noroeste hasta la ancha depresin de "La Palma"
forma aparentemente el compaero, escondiendo las empinadas cuestas en
el lado opuesto. Las pendientes que dominant a Cartago estn dispuestas
en gradas. Esta misma disposicin se ve tambin claramente en el Oeste
por la colina de Ochomogo, pero adonde parece en gran parte borrada
por el efecto de la fuerte erosin. En el Este, desde el arroyo "Pas", la
topografa cambia enteramente. Inmensas corrientes de lava antigua, sepa-
radas por hondas quebradas, cubren las llanuras laterales del cono, hasta
bajar a una meseta, en una altura de ms o menos 1000 m.; probable-
mente es un antiguo cauce del Reventazn. Ser una tarea muy intere-
sante la de investigar las causes que a su tiempo ocasionaron una erosin
tan fuerte del valle; mientras que su anchura permaneci muy reducida.
En su parte superior este valle ha retenido su nivel original, y la verda-
dera fuente del Reventazn, el Ro Aguacaliente, alcanza el nivel ms bajo
de 200 m. cerca de Orosi por un nmero de cascadas. De las inmensas
grietas en la pendiente Norte se deduce en seguida que aqu hay que bus-
car la escena de las ltimas convulsiones del Iraz. Parece que la mesa
del volcn ha cado por parties hacia el "Ro Sucio". Entre este ro y la
honda incisin del "Rio Amarillo" se extiende todava una meseta ancha
hasta llegar a Carrillo, la cual, sin duda, no es otra cosa que un residuo
de la antigua pendiente Norte.
Colocndose en la cima, poco ms o menos 500 m. al Oeste de la altura
mayor, se ve abajo el cauce del Rio Sucio cuyas aguas se distinguen co-


28







GEOGRAFIA DE COSTA RICA


m una lista amiriila en el fondo de una grieta angosta. Las pendientes estn
cubiertas con una vegetacin reducida que contrast much con los hermosos
bosques de encinas de la pendiente Sur. Esta vegetacin est de vez en cuan-
do interrumpida por rocas y lapilli que nos indican la proximidad de solfa-
taras y fuentes de agua caliente, por medio delas cuales el volcn nos anun-
cia su actividad actual. Un hbil explorador puede bajar aqui various centena-
res de metros sobre las rocas sueltas en pocos minutes; en la otra pen-
diente la misma distancia necesita una march de various kilmetros.
La cima del Iraz est ocupada por various crteres apagados. De los dos
ms antiguos situados hacia el Sur, el que est situado ms hacia el Este
tal vez ha inundado antes las pendientes del volcn con las corrientes de lava
ya mencionadas. Hoy da sus paredes estn cubiertas de un bosque impe-
netrable de encinas cubiertas de musgo y de mirtos. El otro de los cr-
teres es el conocido Reventado que ha sido el motivo de la animada
crtica que Frantzius trajo delante del pblico a causa de las observacio-
nes de Oversted publicadas en la revista Kosmos,.
En el fondo del de un lecho de agua much ms extenso; poco ms o menos 100 m. so-
bre el nivel actual se encuentran restos de una antigua ribera en forma de
un terrado formado por arenn amontonado. El desaparecimiento del lago
original se explica fcilmente por una rotura de la pared Sur, cuya conse-
cuencia fue que la pendiente hacia Cartago fuese minada por profundas
grietas por las cuales gran cantidad de rocas y de escombros fueron bota-
das hacia el lado Oeste de aquella ciudad. No es possible fijar el tiempo
exacto de este desprendimiento, pero parece que ha tenido lugar despus
de la fundacin de Cartago porque el nombre Laguna del Reventado>,
parece referirse a este acontecimiento. Hay que agregar que parecidas
cosas pasan a menudo en Costa Rica, causadas por casual y temporal obs-
truccin de ciertas grietas en la estacin lluviosa. Hace algunos aos (1891).
Cartago estaba en peligro de ser aniquilado por una de estas inun-
daciones.
La verdadera cima del Iraz est formada pnr una cumbre traquitica,
sobre la cual est puesto el montn ms o menos cnico de escombros
traquticos. De este cono se extiende hacia el Oeste-Sureste una faja bien
definida del mismo material que forma los Arenales o coa que estn cubiertos con escasa vegetacin de Ericceas y Vaccini-
ceas. Al Noreste de la cima se halla, entire la cima y el crter ms nue-
vo, la vertical para el Norte, y muestra capas bien definidas. Estas indican con
bastante seguridad, segn mi opinion, que el crter Norte que llena este
terrado parcialmente se apag despus de la primera erupcin, que en se-
guida se form una laguna en su lugar a la cual hay que atribuir la for-
macin de las capas sedimentarias mencionadas, y que ms tarde, duran-
te un nuevo perodo de erupcin, su pared rompi hacia el Norte mientras
que nuevos canales se abrieron en el fondo de la laguna vaca. Tal vez el






JOSE FRANCISCO TREJOS


desaguadero de estas inmensas cantidades de agua ha causado la desnu-
dez de las pendientes hacia el Ro Sucio,.
Las ms recientes seales de actividad ha dado el crter de la Pla-
yita' pero se pudieron trazar apenas cuando Frantzius examine el volcn
en el ao 1859, y sera difcil o impossible trazarlas en el present. Las verda-
deras aberturas de la erupcin, los Respiraderos, se encuentran ahora a
una altura de poco ms o menos 2290 m. en la pendiente Norte, y estn
puestos en lneas irregulares sobre varias hendiduras o grietas que indi-
can la direccin de la inclinacin ms fuerte. Varias fuentes calientes cu-
ya temperature media era de 79,8. C. en enero de 1888 salen ie esta
region de actividad volcnica present.
La cumbre Oeste del grupo del Iraz se divide cerca del Cerro
Peln, en el Oeste del Reventado>. Una de sus ramas cae hacia el Sur
contra la colina de Ochomogo adonde se levanta en el lado opuesto la
cima aislada de cLa Carpintera, que forma la division entire la Meseta
de Cartago (lado del Atlntico) y la de San Jos (lado del Pacfico); ella
une la Cordillera Volcnica de Costa Rica con la cordillera de Talama nca
La ctra ramificacin, el brazo principal, corre bajo el nombre de Cerros
de Durazno> hacia el Oeste Noroeste y terminal en el Paso de la Palma,
que tambin se domina Choc o Paso de los Indios. Por fin hay que
mencionar como poderoso estribo del Iraz la planicie ancha entire los
ros Reventazn y *Turrialba>, sobre la cual est situada la poblacin
de Juan Vias.

EL MACIZO DE BARBA

Las pendientes del Sur de esta Cordillera se ir.clinan en forma de
terrados hacia el lecho del Ro Grande, mientras que al lado Norte
hacia la llanura de Sarapiqu se encuentran various estribos cortos. Este
macizo parece ser formado enteramente de roca traquitica; por lo menos
se encuentran en todas parties en el fondo de las grietas descubiertas y
en las empinadas escarpas que se ven de vez en cuando en las regions
superiores. La pendiente del Norte no ha sido explorada an, tanto en lo
que se refiere a sus relaciones geolgicas como tambin a sus relaciones
de Historia Natural en general; por lo tanto no es possible decir si las
capas sedimeutarias del Periodo Terciario que forman el pie del Macizo
del Iraz se extiende ms all del Ro Sucio.
El ncleo del Barba tambin puede dividirse en dos parties. La sepa-
racin est formada por la depresin del .Rancho Flores que une la
parte central de Costa Rica con los valles de los ros y Los Cerros de Zurqu> y Carizia> en el Este son todava casi
desconocidos y forman, vistos desde San Jos, una cordillera continue,
dentellada, que concluye cerca del , y cuya inclina-
cion aumenta con la altura hasta el pico bastante important que forma
su terminacin. Desde La Palma> se ven hacia el Norte de esta parte







GEOGRAFIA DE COSTA RICA 31

de cordillera tres picos cnicos Las Tres Maras, que los aldeanos de
los alrededores tienen por volcanes activos y cuyo origen volcnico es
muy probable, aunque deben estar apagados desde hace much tiempo.
Ms al Oeste se encuentra un cono parecido sobre una ramificacin que
separa los ros San Jos y Patria, este es el difamado Cacho Ne-
gro>, al cual los habitantes del pas atribuyen gran parte de las desgra-
cias habidas por los movimientos ssmicos de 1888-1889, aunque de toda
aquella comarca no se han observado ningunas seales de actividades
volcnicas.
El- verdadero grupo del Barba se distingue del anterior por sus for-
mas redondas y su mayor altura (2903). Desde San Jos se ven tres
cimas que forman casi un tringulo de lados iguales. La cinta Sur es el
verdadero volcn en cuya proximidad por el Sureste, se halla una peque-
a laguna de agua dulce clara cuyo nivel se encuentra en una altura de
2820 m.
En toda la parte superior del volcn, hasta la altura de 2500 m. so-
bre el nivel del mar, el terreno est cubierto con pequeas rocas volcni-
cas, que son visible tanto en los lechos de los ros como en las pen-
dientes descubiertas por la lluvia. Como en el Iraz y en el Turrialba,
estas rocas sueltas forman una faja bien definida hasta el Suroeste en la
direccin de la cordillera Guarar. Esta terminal sbitamente cerca del
Carrizal> y forma el compaero del Cerro Zurqu.

EL MACIZO DEL POAS.

En sus razgos generals este Macizo se parece al anterior del cual
est separado por la Depresin del Desengao, y cuya altura no alcan-
za enteramente. Con respect a sus condiciones geolgicas no se parece
al Barba> porque todas las rocas se ven al pie del volcn, segn los
exmenes de Franzius y segn mis propias observaciones; parecen per-
tenecer al grupo de los basaltos, mientras que ms al Oeste, se han en-
contrado solamente tranquitos. Numerosos fragments de la misma espe-
cie se encuentran tambin entire los escombros de la cima, y por lo menos
la parte principal de este Macizo est con seguridad, formada de este
material.
Como los antes mencionados Macizos, el Pos es tambin un com-
plejo de crteres de los cuales slo uno demuestra seas de actividad.
Lastimosamente la mayor parte de este grupo no ha sido explorado, con
excepcin de este ltimo crter y sus alrededores ms prximos; de ma-
nera que la present descripcin debe ser muy resumida.
El punto culminante del Macizo es el volcn propiamente dicho,
(2678 metros) de l se extienden varias ramas de importancia inferior: en
el Norte la del cima del Pos por el crter actual, ella se ramifica ms entire los valles
del Sarapiqu y el de . En el Oeste una cresta cubierta








JOSE FRANCISCO TREJOS


de vegetacin escasa une el Macizo principal con un centro que domina
la depresin del Tapesco> y que se levanta sobre una cordillera que
corre en direccin meridional. En el Sur ste se inclina entire los valles
de Grecia y San Ramn; hacia el Norte se extiende, sin perder much
de su altura, hasta el Cerro de la Lagunilla> desde el cual otra rama
separa el del valle de San Carlos>. Esta ltima parte
est formada, segn Frantzius, de piedra arsnica, cuya edad y cuyo ori-
gen an quedan en la oscuridad.
Desde San Jos, el volcn "Pos" se parece a un domo plano sobre
el cual un cono ancho y obtuso seala el lugar del crter superior, en
el Noroeste, sobre el paso del "Desengao" se ve el punto ms alto de
los "Cerros de Cariblanco". La parte baja del volcn entire Alajuela
(933 m.) y el ro Pos (963 m.), es muy quebrada e interrumpida por
numerosos arroyos. San Pedro de Pos est situado sobre el primer te-
rrado visible, sobre l se encuentra tambin el pueblo de "Barba" al pie
del volcn del mismo nombre. La cima del volcn ocupa un crter apa-
gado que forma un lecho de extraordinaria regularidad, que est por
parties lleno por un lago de una superficie poco ms o menos de
10 ha., cuya agua est completamente limpia y fra y cuyo desage for-
ma el "Ro Angel" en el Noreste. Al Sur-Oeste del crter se encuentra
otra vez la ceniza caracterstica y "lapill" que cubren los valles interme-
dios con una capa gris que se esconde bajo una capa delgada de humus.
El crter est al Noroeste del primero. Contiene tambin un lago de
extension reducida cuyo nivel est situado poco ms o menos 287 metros
bajo el nivel del lago superior. Su agua es, al contrario del otro lago,
muy sucia y caliente; su temperature vara entire 39,10. (Frantzius 1860)
y 64,20. (Pittier 1889) y est tan saturada de cido sulfrico que quema.
gneros y cueros y descompone metales.
La apariencia de las paredes de este crter que parecen una chime-
nea varia algo de un lugar a otro. En el Norte y en el Este son casi,
verticales y forman un semicrculo bastante regular de poco ms o menos
150 m. de altura; en el lado Sur se levantan hasta la cima ms alta en
una pendiente empinada surcada por angostos y hondos barrancos.Desde
el Oeste baja un valle pequeo, lavado por las lluvias, que tiene su ori-
gen en un desfiladero a una altura de 110 m.; en el lado opuesto se
abre en otro barranco donde nace el ro "Toro Amarillo". Se prevee que
este ro pronto absorber el agua del crter porque con excepcin del
lado Sur, a donde se encuentran de vez en cuando rocas escombrosas,
el terreno se compone exclusivamente de ceniza y de arena fina, que
ponen resistencia a las fuerzas erosivas. El volcn Pos pertenece a la
especie de los "Geisers" con erupciones intermitentes de perodo regular.
Cuando ninguna neblina impide la vista de la superficie del agua se
observa que en dos puntos, en el Norte y en el Sur, el agua parece
hervir constantemente. En el lugar Norte se levanta de vez en cuando
una inmensa column de agua, cuya altura y duracin cambia segn el







GEOGRAFIA DE COSTA RICA


grado de actividad del volcn. En el ao 1888 se levant apenas 2 3 m.,
mientras que en el ao 1889, en el tiempo de aquel period ssmico,
se levant ante mis ojos a una altura de ms de 70 m. Frantzius da un
intermedio de 10 minutes de una erupcin a otra; en el ao 1889
montaba de 15 a 19 minutes. Al Norte de ese crter grande est situado
un tercero, arrimado al punto ms alto de los "Cerros de Cariblanco".
Derrumbes parciales y erosiones pluviales lo han borrado casi enteramente.


LOS CERROS DE LOS GUATUSOS

Desde la publicacin de los trabajos de Frantzius nuestros conoci-
mientos relatives a esta parte de la cordillera volcnica han quedado
estacionados, por lo menos en lo que se refiere a la region alta y a la
pendiente Norte. El lado Sur ha ganado much en importancia por las
minas de oro que se explotan all.
Segn las exploraciones del seor von Seebach, el pie de esta
cordillera a lo largo del Golfo de Nicoya est formado por rocas de cal
sedimentarias, en cuya estructura se encuentran fsiles de vez en cuando,
y por piedra arenosa que probablemente pertenece a la formacin tercia-
ria. Ahora tenemos ms conocimientos de la "Depresin de las Caas" y
de los ros que nacen en ella. Sabemos, por ejemplo, que los "Cerros de
Guatusos" o de "Tilarn" se dividen en su punto terminal Noroeste en
dos brazos paralelos entire s, que estn separados por el lecho del "Ro
de las Caas". El brazo Norte terminal hacia la "Laguna de Tenorio", el
del Sur con el "Cerro Peln", un cono traquitico que ya ha sido se-
alado con el nombre de "Cerro del Ro Fro" por el seor Frantzius, y
como "Cerro de Costa Rica" por el seor von Blow. Esta cima de la
cual tenemos una vista amplia hasta el Ocano Pacfico, ha sido visitada
otra vez por el seor K. Sapper en el ao 1899.
La depresin "Las Caas" al Este de la ciudad del mismo nom-
bre y entire los lechos de los ros 'Las Piedras" y "San Carlos", ha sido
explorada en forma incomplete, aunque parece ser destinada a jugar
papel muy important como va de comunicacin entire las dos pendientes.
El seor von Seebach estimaba la altura del paso en unos 150 m., lo que
ciertamente no es exacto porque segn los trabajos de la Comisin del
Ferrocarril intercontinental, la ciudad de "Las Caas" est situada unos
140 metros sobre el nivel del mar. El Doctor Sapper di, con motivo
de su paso de "Las Caas" al "Ro Fro" y a la depresin entire las dos
pendientes, una altura de 780 m., un dato que,sin duda, se acerca much
a la verdad.








34 JOSE FRANCISCO TREJOS

LOS CERROS DE MIRAVALLES-OROSI.
Futuras exploraciones de esta parte ms al Norte de la cordillera
volcnica probablemente exigirn dividirla en dos o tres grupos bien
separados, segn su origen y su desarrollo. Hoy da nuestros conoci-
mientos son demasiado defectuosos para hacerlo. Una depresin fuerte
por la cual pasa uno de los afluentes del "Lago de Nicaragua", separa
los volcanes "Miravalles" y "Tenorio" del "Rincn de la Vieja" que est
separado de la cordillera de Orosi por un nmero de cimas redondas, las
cuales vistas desde lejos parecen una cumbre oleada. Yo nunca he visi-
tado estas montaas, y los datos que aqu doy los he tomado de las
publicaciones de Scherzer, Wagner y von Seebach.
Si se contempla el "Tenorio" al lado Sur, hace, segn von Seebach,
la impresin como si el volcn se levantara sobre un terrado o un zcalo.
un hecho que ya he mencionado al hacer la descripcin del Turrialba,
La cima tiene la forma de una cpula esfondada sin rasgo alguno de
crter. A pesar de esto es un verdadero volcn cuya forma original ha
sido destruida por las erosiones atmosfricas, de manera que hoy da
tiene la forma de un cono cerrado, (denominacin incorrect, pero usada).
Hacia el Este una rama se introduce entire los lechos del "Ro Fro'
y del "Ro Arenal".
Segn el mismo autor, el "Miravalles" forma el trmino Noroeste
de un brazo secundario que se arrima a la cordillera principal que se
dirige del Suroeste al Noroeste. Visto desde el Oeste hace la impresin de
un cono casi regular con una punta double debajo de la cual se distingue
claramente un hundimiento en forma de embudo. De este lado las pen-
dientes son empinadas y cubiertas con torrentes de lava irregulares, an-
tiguas y traquticas.-Como he indicado anteriormente, un ancho valle
separa al Miravalles* del volcn "Rincn de la Vieja" o "Cuipilapa"
cuya cumbre ha sido escalada por el seor Seebach en el ao 1865. Se-
gn sus observaciones esta montaa es una cresta larga que va aumen-
tando en altura hacia el Noroeste, y el nico de los volcanes de Guana-
caste que parece haber estado en actividad durante la mitad del siglo XIX.
En el ao 1851 los seores Scherzer y Warner lo vieron echar hu-
mo; en el ao 1863 se levant del crter, durante tres dias, una colum-
na de humo espesa y negruzca, que era probablemente mezclada con
cenizas y arena. En el ao 1865 el nico crter reconocido por el seor
von Seebach y como tal, ya estaba rellenado parcialmente por erosiones
pluviales y midi todava 400 a 500 m. de dimetro, por poco ms o me-
nos 30 m. de profundidad.
En el trmino Noroeste de la cordillera volcnica se levanta un
grupo final de cimas entire las cuales sobresalen el "Gngora" (1499 m.)
y las dos cumbres del Oros (973 m.). Como verdadero punto final de la
cordillera se puede considerar el "Cerro de la Hacha" (614 m.) que est
situado hacia el Noroeste, desde el cual otra cumbre ms baja se dirige
hacia el "Cerro de la Cruz" (387 m.); este ltimo est situado en el rin-
cn E. que forma el "Ro Sapo" junto a la ribera del Lago de Nicaragua.







GEOGRAFIA DE COSTA RICA 35

LA CORDILLERA DE TALAMANCA
Como he dicho, esta cordillera difiere de la anterior por su curso
continue desde la Meseta Central hasta el "Cerro Pando"; de manera
que se parece a un muro alto de ms de 160 km. de largo y coronado
de picos elegantes formando la lnea divisoria entire las aguas de las
regions de los dos ocanos. La falta absolute de incisiones definidas no
permit ninguna clasificacin en grupos bien limitados o cadenas.
La cordillera empieza enf el Sur de la Meseta Central, cerca de los
cerros de la "Candelaria", con los dos ncleos del "Iscaz" y "Dragn"
que estn formados de rocas eruptivas antiguas; stos se levantan en
medio de formaciones ms nuevas que son en parte de origen sedimen-
tario y en parte volcnicos. El primero parece continuar hacia el Nor-
oeste sobre los "Cerros del Aguacate" que son famosos por las minas de
oro, que forman, parecidos a la "Carpintera", un eslabn entire la cadena
del Norte y la del Sur. Las capas de lava basltica que bajan del Pos
llegan al pie del "Iscaz", y las fuentes calientes de "San Antonio",
"Santa Ana", "Oros" y diferentes puntos de la 'Candelaria" y "1ota" que
salen de escorias ms o menos sueltas, nos demuestran la parte active
que los volcanes han tomado en las ltimas evoluciones de esta comar-
ca. Adems esta parte del pas est intercalada por una o ms capas de
depsitos sedimentarios, las ms antiguas de las cuales (cal de Patarr)
son tal vez de origen gredoso; parece que junta las dos zonas cos-
teas. Los cauces de la Candelaria y Dota, con sus hondas quebradas y
el gran nmero de valles pequeos que surcan sus pendientes, nos dan
una buena muestra de una region que todava no ha recibido su mode-
laje final. Sus aguas corren hacia el mar atravesando barrancos angostos
y torcidos, cuyas paredes desnudas se transforman continuamente a causa
de la erosin incesante y tambin por derrumbes.
Las tres cordilleras que atraviesan la region descrita, se juntan en
el "Cerro de las Vueltas", con el cual empieza la verdadera cordillera
alta. Ms lejana y separado de l por el valle de "Ojo de Agua" se le-
vanta poco a poco la cresta detallada del "Buena Vista", cuyo punto ms
elevado podr ser el "Cerro de la Muerte". Las rocas desnudas que for-
man la parte ms alta de esta cresta son duras y compactas, y tienen
la apariencia de gueis y granito, en su vecindad, sobre "La Cruz del
Obispo" en el sendero de "Cabagra", hasta Talamanca y tambin cerca
de "Kamuk" o "Pico Blanco". Aunque forma una parte de la cordillera
principal, esta cima elegant est situada un poco hacia el lado Norte del
eje general de la cordillera sobre un lomo situado algo lateralmente de
ella. Est situado ms hacia los valles del "Arari" y de "Uren" de los
cuales baja en pendientes empinadas casi verticalmente de ms de 1000 m.
de altura. Es esta cordillera elevada y majestuosa la que da a esta parte
de Talamanca el carcter de una grandeza rgida y salvaje. En seguida
del "Tamuk" la cordillera se ramifica: una rama corre hacia el Este y








JOSE FRANCISCO TREJOS


terminal cerca del "Rvalo" mientras que la rama principal, que tiene el
nombre de "Cerro Pando" se junta con el volcn Chiriqui, al otro lado.
de nuestros lmites.
De la cordillera de Talamanca se desprenden varias ramas secunda-
rias hacia el Norte, las cuales se ramifican entire los grandes ros de ese
lado, y entire sus afluentes. Las ramas ms importantes por su altura sorm
las que, viniendo del "Chirrip Grande" lo ocultan casi enteramente a lac
vista de este lado. No es siempre possible definir sus puntos de salida cory
exactitud, porque no ha sido explorado an, y probablemente jams nin-
gn pie human lo ha pisado. Para los indgenas era la morada de es-
pritus temibles, y en tiempos anteriores se han acercado a l nicamente-
para atravesar un sendero rudo, el paso que une su grupo con el "Cue-
riz" y que est abandonado hoy da; sus pendientes quebradas hasta
ahora se han opuesto a todos los esfuerzos de los blancos. La masa
principal de este grupo, que es tambin el ms alto de Costa Rica, quedaL
casi completamente oculta del lado atlntico, mientras que, vista del Oeste,,
forma un objeto prominent.
Hacia el Este la cresta pierde algo en altura y al otro lado de la bo-
nita "Pirmide de Durica", que el seor Gabb llama equivocadamente
"Ujum", baja otra vez considerablemente y forma un paso que atraviesa ure
sendero usado nicamente por los indgenas de "Buenos Aires" a "Cabecar".
Aqu hemos encontrado, de una pendiente hasta la otra, areniscas sedi-
mentarias y fuertemente metamrficas, interrumpidas por diques baslticos
y por venas de cuarcito que probablemente contienen oro; ms abajo, so-
lamente a lo largo del "Lori" se encuentran rocas cristalinas. Estas se ha-
llan tambin sobre la cima de la cresta principal inmediata, y en la pen-
diente del Sur; a lo largo del sendero spero que conduce de "Santa
Mara" al "General" el terreno est cubierto con fragments traquticos.
iguales a los que he encontrado en el "Cerro de las Vueltas" con rocas:
cristalinas. Entre el grupo "Biuena Vista" y el del "Chirrip Grande" est
el lomo del "Cuerizi", llamado as por el pico que le sobresale, del cuaF
corren los ros "Buena Vista" y "Macho" en direccin opuesta. Con el
"Chirrip Grande" la cordillera adopta el carcter de montaas altas corr
sus picos elegantes, sus poderosas masas de cumbres y sus crestas que-
bradas; no falta ms que la capa blanca de nieve y el plano azulejo y
brillante de un ventisquero para hacer ms conspicua su semejanza con:
muchos puntos de los Alpes y de los Andes de la Amrica del Sur. Err
el principio de la cresta principal corre con bastante regularidad del "Cue--
riz" hacia el Sureste, se eleva sbitamente, se divide y a la vista se pier--
de entire un enredo de cumbres. Este es el verdadero "Chirrip Grande'"
el "Mount Walker" de los Americanos. De este grupo que segn los mapas
del "Ranger", se eleva a 3784 m., pero cuya altura segn mis propias ob-
servaciones es de 3810 m., carecemos completamente de informaciones
respect a la parte ms elevada. En sus pendientes se encuentran, hastaL
muy arriba, las formaciones terciarias del valle del "Reventazn", que se~







COSTA RICA 37


El avin T. I. 9. PILGRIM de la tNTA bordeando el Cerro de la Muerte.

levantan de la capa traquitica que parece cubrir toda esta pendiente. Un
sistema de cerros paralelos, de los cuales los exteriores por lo menos son
cuaternarios, se extiende entire el ro "Chirrip" y la "Punta Mona". ("Mon-
Tkey Point"). Costas antiguas y empinadas se encuentran casi sin ninguna
interrupcin desde "Cahuita" hasta el "Ro Blanco" y en el fondo de los
pantanos de la costa se ven, en various lugares, rocas de coral de origen
ms nuevo.
En el lado Sur las ramificaciones de la cordillera de Talamanca son
.menos numerosas y menos importantes; a su desarrollo se opone el gran
cauce del ro "Diqus o Grande de Trraba" que se extiende a su pie,
y en el cual predominan las areniscas y los conglomerados que cubren
.tambin una parte de Talamanca.

LAS PLANICIES DEL NORTE

Antes de empezar sus exploraciones la comisin a la cual haban
sido confiados los studios preliminares para el canal de Nicaragua, por
.el Gobierno de los Estados Unidos, se podan hacer suposiciones sobre la
existencia de un Estrecho que una los dos ocanos al fin del perodo ter-
ciario, all donde actualmente se extiende la parte baja del "Ro San luan"
-segn las superficiales exploraciones geolgicas anteriores. Pero las ex-
ploraciones del gelogo americano C. Willard Hayes, nos han indicado
claramente que el asunto haba sido distinto. Ahora es seguro que aquella
conexin ha tenido lugar en otra poca y tal vez en otro lugar.


GEOGRAFIA DE








38. JOSE FRANCISCO TREJOS

Esta comunicacin de los dos ocanos parece estar bastante compro-
bada por haberse encontrado various moluscos pertenecientes a la fauna
del Pacifico en las formaciones ms nuevas de la pendiente Este del istmo.
La depresin del "San Juan" nos ofrece uno de los mejores ejemplos co-
nocidos de la apropiacin de las aguas de un cauce por otro, adems que
se trata aqu de la victoria del ocano Atlntico sobre el Pacifico, causado
por la dislocacin de la cordillera continental hacia el Oeste.
La situacin de la cordillera que antes una la "Cordillera de Costa
Rica" con las montaas de Chontales y al mismo tiempo separaba los dos
ocanos, est todava indicada por numerosas colinas basalticas, que estn
separadas unas de otras por quebradas angostas entire los ros "San Car-
los" y "Fro". Esta cordillera que antes debe haber sido much ms po-
derosa que sus restos actuales, ha sido disminuida por erosin; el material
de que estaba formada se reparti en las dos pendientes, y se form una
llanura ondulatoria, cuyos valles llegaron a ser tanto ms hondos cuanto
se aument la altura del terreno en toda la region. Luego entr otro pe-
rodo de hundimiento: se ha formado el barranco del "San Juan" entire
"Castillo Viejo" y "Ochoa"; los valles ms importantes se rellenaron y en
su lugar se formaron grande llanuras fluviales.
En el Sureste, en la costa Caribe de Costa Rica, se encuentran tam-
bin seas de alteraciones del nivel, la ltima de las cuales parece haber
sido positive.
Los depsitos llenos de fsiles cerca de Limn y en las costas ve-
cinas parecen indicar la existencia de colinas o arrecifes que estn incrus-
tados en las formaciones ms nuevas. Todava ms al Sureste, hacia "Old
Harbor" se encuentran escollos de formacin terciaria entire el mar y la
arenisca cuaternaria que los cubra antes.


LAS LLANURAS DE LAS COSTAS DEL LAGO DE NICARAGUA

Los lagos de Nicaragua, el de Managua y los otros pequeos que
estn situados entire stos y el Golfo de Fonseca, son los ltimos restos
de una baha del Pacifico que antes cubra toda esta region, a donde hoy
se eleva la cordillera volcnica de los "Maribios". Parece que esta cordillera,
al levantarse, empuj las aguas del cauce anterior que se form por este
process hacia el Suroeste, de manera que el "Lago de Nicaragua" actual
cubre, por gran parte, una I'anura que antes fue surcada por los ros que
desembocan en la baha original, y que han perdido much en importancia.
De las llanuras aluviales formadas por los ros que corren del tr-
mino Noroeste de la "Cordillera de Costa Rica", no queda ms que una
faja angosta, pantanosa, que se encuentra a lo largo de la ribera Sur del
lago y las llanuras que se pierden poco a poco en los valles principles.
Estos no han sido explorados an, con excepcin del valle del "Ro Fro",
que parece ser el ms extendido. La mayor parte de la region costea es







GEOGRAFIA DE COSTA RICA


inaccesible a causa de los pantanos y charcos que la cubren tan pronto
como el nivel del lago se levanta sobre su altura normal.

LAS -LLANURAS DEL "SAN JUAN"

Estas son muy montaosas en su parte Oeste que estaba antes ocu-
pada por la loma continental, y en toda su extension se levantan de vez
en cuando cerros de origen volcnico, y restos de cordilleras considera-
bles que el lavado no ha podido destruir completamente. Slo una parte
de los cerros que hemos denominado "restos de la loma continental", son
de la misma naturaleza; pero como lo ha demostrado Hayes, ellos repre-
sentan casi todo lo que queda de la estructura original.
La parte plana de las llanuras se levanta un poco hacia los ros
principles, porque stos arrojan masas mayores que los ros de menos
importancia. La consecuencia es que su curso inferior a menudo es pan-
tanoso o forma charcos parecidos a los que se encuentran de vez en
cuando a lo largo del "San Juan". Al lado de la cordillera el nivel gene-
ral se levanta imperceptiblemente hasta el pie de la primera colina. Esta
region est casi totalmente cubierta por bosques y se puede conside-
rar como "Terra incgnita" (tierra desconocida), con excepcin de la
zona vecina al ro, en lo referente a los detalles topogrficos.

LAS LLANURAS DEL ATLANTICO
Las llanuras del Atlntico forman una faja entire el Mar Caribe y
las montaas del interior, cuya anchura es mayor en su parte media que
en sus finales y est interrumpida casi completamente, en algunas parties,
por colinas costeas. Estas llanuras abrazan una gran zona costea que
colinda con el mar, y una zona formada- por aluvin entire la anterior y
las primeras colinas. Entre el borde exterior de la zona costea que est
ligeramente levantado por los residuos del Reventazn y del mar, conocido
con el nombre de "Faja Costea" (en francs "Cordn litoral") y la zona
del terreno formado por aluvin donde se nota claramente la pendiente,
se extiende un valle que est generalmente ocupado por un pantano
(francs Marigot>) que corre paralelo a la lnea costea, o por lagunas
de agua salada, o por malezas inaccesibles, de las cuales tenemos que
ocuparnos ms tarde.
Como lo dice Hayes, las llanuras del Atlntico se han formado
principalmente por los deltas de los ros que desembocan en el mar
Caribe. Ellos alcanzan su mayor anchura hacia el "San Juan" y se ami-
noran poco a poco, hasta que desaparecen enteramente entire Moin y
Limn. Estos deltas aparecen otra vez ms all de este ltimo puerto
adonde el "Rio Banano" y el "Ro Estrella" depositan ao tras ao una
gran cantidad de material formado por aluvin. Entre "Cahuita" y "Punta
Mona", en toda la region donde terminan las colinas costeas dichos
deltas estn representados nicamente por una faja insignificant, mien-








40 JOSE FRANCI,SCO TREJOS

tras que se desarrollan otra vez considerablemente en el lado Este de la
costa costarricense, como consecuencia de los ros importantes, el "Tarire"
y el "Tarara", que desaguan las montaas altas de esta region. Nos
ocuparemos ms de cerca de estas formaciones en el captulo dedicado
a la hidrografa.

LA REGION COSTEA DEL PACIFICO

La costa del Ocano Pacifico es much ms desarrollada que la del
Atlntico y la topografa de la zona continental vecina es tambin consi-
derablemente ms variada. Los dos valles grandes del Guanacaste y del
Diquis estn paralelos a la zona costea y separados de ella por colinas
de ms o menos altura. Una tercera pendiente, parcialmente ocupada por
el "Golfo de Osa", corre en la misma direccin que la "Baha de Guarumal"
hacia la "Baha de David" y separa las cordilleras de Osa y Burica. Por
otro lado forman la llanura de "Trcoles" los deltas del "Pirris" y del
"Paquita", del "Naranjo", del "Savegre" y del "Diquis", llanuras costeas
que se abren directamente hacia el ocano, cuyas aguas se estrellan
sin cesar contra una costa poco hospitalaria.

NICOYA Y EL GUANACASTE

La pendiente del Guanacaste abraza el "Golfo de Nicoya", el cauce
inferior del "Tempisque" y se extiende hacia el Noroeste hasta la baha
'Culebra". Lastimosamente nuestros conocimientos de la geologa de esta
region son tan deficientes, que no es possible arriesgar una hiptesis sobre
su historic. Parece que la peninsula de Nicoya y tal vez los principles
grupos de cerros en el Noroeste estaban todava separados de la tierra
firme en una poca relativamente nueva. Alrededor de las bahas de
"Salinas" y de "Elena" yo encontr en todas parties capas areniscas,
conglomerados, pizarra y escombros volcnicos que pertenecen, sin duda,
a las formaciones llamadas "Brito" por Hayes y que son contadas entire
las formaciones terciarias por este mismo autor. Parece que estas rocas
contienen rara vez restos orgnicos. En las areniscas de "Conventillos" no
he encontrado ms que un solo fragmento fsil que perteneca a un tallo
monocotiledneo. Los "Cerros de Catalina" y los "Cerros Gordos", que
el seor von Seebach ha examinado, estn formados de cal que, segn
Sapper, aparece tambin en la peninsula de Nicoya a lo largo del golfo
de igual nombre, mientras que las cordilleras ms altas al lado del Ocano
Pacifico son de rocas eruptivas ms nuevas, o de rocas volcnicas, segn
las noticias inseguras que he logrado obtener. El Golfo de Nicoya que
hacia el Suroeste forma la prolongacin del valle del Tempisque, tiene una
inclinacin a enarenarse. El lado Oeste encierra el canal ms hondo. La
desembocadura del Tempisque y la parte encerrada entire las islas "Chira'.,
"Venado" y "Bejuco" contienen pozas que rara vez'excedan de 3 m.








GEOGRAFIA DE COSTA RICA 41


CERROS Y LLANURAS COSTEAS

El "Cabo Herradura", que domina en el Este la entrada al Golfo
de Nicoya est rodeado de peascos altos, los cuales he podido examiner
en la desembocadura del "Quebrada de las Agujas". Estn formados por
capas de rocas bien colocadas que son ricas en petrificaciones, entire las
cuales predominan los bivalvos y turritelas. Los cerros del rededor que
alcanzan su mayor altura en la cima del "Monte Herradura" (893 m.)
pertenecen, sin duda, a la misma formacin, lo mismo que los que corren
hacia el Este hasta el "Ro Pirrs" y dejan entire ellos y la costa las
llanuras del "Tusubres' 'y del "Pirrs". Estas llanuras terminan en la penn-
sula de "Quepos", en otro grupo de cerros donde aparece de nuevo la
cal de Nicoya con numerosos fragments de calcedonia en sus hendidu-
ras. A su pie se ven capas de brechas. cuyo material parece ser de
origen volcnico. Me han asegurado que se han encontrado en estos
mismos cerros capas incrustadas de carbn; tal vez esta formacin se
parece a la de Patarr, en cuya vecindad se ven tambin capas de car-
bn fsil malo en medio de cal granosa. Los cerros situados entire Naranjo
y Savegre son decididamente terciarios y demuestran en various puntos
las pizarras, areniscas y conglomerados de las formaciones "Brito".
Aunque la cordillera costea no es, sin duda, ms que la continua-
cin de una cordillera que viene del Oeste y que est unida con la
cordillera grande en sus ramas principles, empieza a ser cordillera inde-
pendiente entire los ros "Savegre" y "Pacuare" y concluye sbitamente
en el "Ro Chiriqu Viejo". El ncleo de esta cordillera est formado de
piedras calcinosas de fcil descomposicin, que contiene abundantes con-
chas en various puntos (p. ej. en el Rio Naranjo), pero en otras parties es
ms firme y rico en petrificaciones. En la barranca del Diquis, entire
'Lagarto" y el "Palmar" se ve una bonita anticlinal formada por cal slida,
la cual se encuentra tambin en various puntos ms al Este.
Hacia las alturas, al lado de las cordilleras, la mayora de las capas
superiores est formada por areniscas gruesas, pizarras o conglomerados.
Pasando los cerros que acompaan la orilla derecha del Diquis, entire la
desembocadura del "Pacuare" y "Caracol" se encuentran areniscas, piza-
rras y escombros de origen volcnico, y en various puntos se hallan
tambin diques baslticos. Las pendientes del lado Este de la cordillera
estn formadas por parties de piedras calcreas, pero en la cascada del
"Ro Agua Buena" hay piedras cristalinas seguidas por basaltos, que pa-
recen descansar en bases fuertes de cal gris en las cuales he encontrado
un pedazo de bivalva.
La cordillera de la costa no es continue, sino que est formada por
eslabones ms o menos empinados, de posicin paralela entire ellos mis-
mos, y corren tambin paralelos a la cordillera grande de la cual estn
separados por el cauce del Diquis. Entre el Savegre y la barranca







42 JOSE FRANCISCO TREJOS

(quebrada) del Diquis se hallan las cimas principles del "Alto del Zapote"
(1277 m.) y del "Alto del Zacatal" (2121 m.) Al otro lado de la quebrada
se levanta la cordillera todava ms y alcanza cerca de las fuentes de la
"Quebrada de Java" casi 1500 m. En toda su ruta no forma ningn valle
de consideracin con excepcin del ya mencionado valle del Diquis que
corresponde a la parte transversal de este ro entire "Paso Real de
Trraba" y el "Palmar de Boruca".
El Delta del Diqus, el ms important de esta costa, forma el istmo
que une la peninsula de Osa con la tierra firme y est separado de la
baha del mismo nombre solamente por algunos cerros aislados, entire los
cuales las aguas han tenido que abrirse paso todava en una poca rela-
tivamente nueva. La parte de la llanura ms vecina a estos cerros est
cubierta por los grandes pantanos de la "Sierpe" y surcado por numero-
sas grietas por las cuales la marea se levanta hasta la cordillera costea.
Otra llanura cubierta de pantanos, de la cual tenemos que hablar ms
adelante, se extiende entire el Golfo de Osa y el ro "Chiriqu Viejo".


LAS PENINSULAS DE OSA Y BURICA

La parte interior de la primera, que est cubierta de montaas que
alcanzan una altura de ms de 600 m. en sus picos ms altos, nunca
ha sido explorada. Vista desde la costa la parte entire la Punta Llorqnal
y la Baha de las Agujas> parece ser una meseta cuya superficie
casi no ha cambiado desde su elevacin; el mapa del qRanger (1) su-
pone al sur de esta clase de meseta una gran llanura a travs de la cual
corren los ros Sirene y Corcobado>. El final de la peninsula est
cercado a cada lado de una estrecha llanura costea, con excepcin del
mar. Las formaciones geolgicas que yo he observado en la region
de Santo Domingo son, sin excepcin, areniscas de constructura granosa
y colocadas en capas horizontales.
De la peninsula de Burica tampoco no sabemos much. Una cor-
dillera ms o menos continue empieza en su punta Sur (Punta Burica) y
se eleva en gradas hasta el Pico de Burica> (709 m.) adonde se une en la
rama transversal, llamada Cordillera de los Carones. Las formaciones
geolgicas deben ser las mismas que las de la peninsula de Osa. Cerca
del eran en algunas parties suaves, en otras duras y que contenan restos
orgnicos de un perodo ms reciente.



(1) Ranger nombre de un buque de guerra norteamericano, cuyos ingenieros
levantaron un mapa de Costa Rica desde la costa.







GEOGRAFIA DE COSTA RICA


Volcanes
EL VOLCAN POAS (1)
El Volcn de Pos (2), a 2644 m. de altura, es un cono de pendien-
tes relativamente suaves hacia el sur, y fuerte hacia el Norte como
los dems volcanes de la altiplanicie. La region culminatoria fue descrita
bien por Pittier. Hay tres crteres. El ms septentrional es al mismo tiempo
el ms antiguo; de l se ha conservado solamente la mitad. El ms me-
ridional es un crter peascoso con un lago (2564 m.) de unos 500 m.
de dimetro y con desage al Sarapiquf. El crter de enmedio es el ac-
tivo; es hundido de un lado en la falda del crter meridional y del otro
en la planicie, que se extiende entire los crteres meridional y septentrio-
nal. As se comprende, que la pared meridional del crter activo y ms
joven es much ms alta que las dems. Esas paredes se componen de
capas alternates de materials sueltas volcnicas y de bancos de roca
volcnica completamente descompuesta. En la pared oriental se nota a
las tres cuartas de altura el resto falciforme de un fondo cratrico
anterior ya muy cortado por barranquitos, y a un sexto de la altura se
extendieron los ltimos restos del fondo anterior, ya casi destruidos. En
el fondo actual hay un lago de unos 150 m. de dimetro; en el fondo
existen ciertamente muchas fuentes y fumarolas ricas en H2S S02; des-
componindose estos gases, queda el azufre suspendido en el agua, dn-
dole el color blanco de leche. Este lago blanco yace en medio del crter
absolutamente desprovisto de toda vegetacin, de repente se nota, que
en el punto algo excntrico borbota el agua y con much ruido de pronto
se levantan columns de lodo negruzco, mientras que ondas circulares
corren hacia las orillas y arrojan lodo hacia las mismas. Al mismo tiempo
ya escapan nubes de vapor de agua, blancas, y cuando recae la co-
lumna de lodo en el agua, toda la caldera se llena de vapor, que poco a
poco se desvanece, entrando calma complete por cierto tiempo, hasta que
el espectculo se repite otra vez.
En 1828, cuando don Miguel Alfaro visit el lago, ste era much
menor, pero la actividad ms fuerte, habiendo sido arrojadas piedras,
mientras que el azufre de la ceniza volcnica se quem con llama azul.
En 1834 hubo una erupcin de cenizas, que llegaron hasta Esparta.
Cuando Frantzius ascendi al volcn en marzo de 1860, la tempera-
tura del lago era de 39,1C. El agua contena much cido sulfrico.
De vez en cuando con intervalos de unos 10 minutes borbollaba el agua.
Aproximadamente hacia el ao de 1880 hubo otra erupcin de ceniza
llegando sta hasta San Pedro de Pos.
Del 11 de octubre de 1888 hasta el 18 de febrero de 1889 hubo

(1) Dr. Carlos Sapper. Los volcanes de la Amrica Central.
(2) Chibuz, es el nombre indgena del Volcn Pos segn apuntes de don Len
Fernndez en poder de don Ricardo Fernndez Guardia.







44 JOSE FRANCISCO TREJOS

una series de temblores fuertes, que causaron muchos derrumbes y grietas
especialmente en la vecindad del Pos.
En julio de 1888 Pittier hall la temperature del lago a 55.50C., el
10 de enero de 1889 a 64,2o. Haba entonces erupciones geyseriformes en
dos puntos excntricos, uno al N., otro al S. Una vez alcanz la column
de lodo 72 m. de altura.
En 1895 las erupciones geyseriformes eran muy fuertes, superando
las columns a veces la pared septentrional (i. e. ms de 200 m.).
En 1899, cuando yo visit el volcn, las erupciones eran dbiles: 5 a
7 m. La temperature del agua era de 51,00C.
Cuando G. Wegener subi en 1903, las erupciones geyseriformes
eran ms fuertes.
En 1904 hubo muchas erupciones fuertes, y especialmente en 1905, cuan-
do el 18 de julio la column alcan2 a tener unos 500 m. En los prximos
aos haba una erupcin de cenizas; pero no sabemos el tiempo exacto.
El 25 de enero de 1910 se levant a las 4 y 25 de la tarde una
column compuesta de agua y ceniza a 4000 m.; en seguida se expandi
hacia los lados y arriba, alcanzando al fin la altura de 8000 m. Despus
esa nube tom la forma de un paraguas gigantesco de muchos kilmetros
de dimetro; se expandi al fin sobre la altiplanicie y emiti una lluvia
de ceniza desde las 6 a las 8 de la tarde. En la vecindad del crter ha-
ban cado tambin piedras respetables, que haban abierto hoyos, que a
veces alcanzaron la profundidad de 1 m. Toda la region ms alta del
volcn estaba cubierta de lodo profundo. En el crter haban ocurrido
derrumbes y el lago se qued con una forma casi cuadrangular. La parte
de las cenizas que era soluble en agua contena S02, S04H2, sulfato de
hierro y barro.
En marzo se verificaron pequeas erupciones de lodo de unos 20
puntos dispersos sobre el rea del lago, a :veces 3 4 juntos; no llega-
ron a alturas de 5 a 10 m. Pero ms tarde se encontr otra vez la acti-
.vidad y en los prximos aos se observaron muchas erupciones muy im-
portantes otra vez al estilo anterior, v. gr. en los aos de 1914 y 1915.
La roca del Pos es andesita de pyroxeno. Pero en una de mis
muestras se encuentra un dique de basalto de feldespatho. Las c:nizas del
25 de enero de 1910 eran andesitas, ricas en vidrio, pero pobres en augito.
Hacia el Norte se desprende del macizo del Pos una cuchilla en
la que descansa el volcn del Congo, volcn quieto con gran crter ter-
minal, cubierto de bosques y abierto por un barranco, en el cual baja
el Ro Mara Aguilar, confluente del Sarapiqu. Por esta razn se conoce
el cerro tambin bajo el nombre de Mara Aguilar.
Al pie septentrional del volcn hay dos grandes lagunas en una te-
rraza. No se conoce ningn vestigio de fumarolas; pero todava no se ha
investigado el volcn. Cierto es, que no ha tenido ninguna erupcin du-
rante la series de temblores, que afligieron a Costa Rica en el mes de
marzo de 1924, aunque los peridicos haban pretendido tal erupcin.













































Vista area
del Crter y
la laguna del
Volcn Pos.


FOTO SPORT
San Jos, C. R.


Volcn Pos





Foto Sport







GEOGRAFIA DE COSTA RICA


,EL VOLCAN IRAZU (1)

El Volcn de Iraz, 3414 m. de altura es uno de los volcanes ms
renombrados y ms frecuentemente visitados de la Amrica Central. Pero
aunque lo visitaron tambin muchos gelogos, todava no conocemos su-
ficientemente la estructura geolgica complicada, sus crteres y parsitos,
sus terrazas.
El Iraz se levanta sobre una especie de base, que tiene comn
con el Turrialba. Sus faldas son relativamente suaves hacia el Sur y Oeste,
pero fuertes hacia el Norte. El conjunto del macizo es prolongado con
direccin de ENE aproximadamente. En el OSO se halla, al Sur de la
cresta principal un crter adventicio, el volcn Reventado, en cuyo fondo
se halla la Laguna de los Derrumbaderos (2230 m.) Al otro lado de la cresta
principal vi desde el Iraz, que existen dos circunvalaciones parciales
casi concntricas en un lugar denominado Los Pedregales> a unos 3000 m.
de altura sobre el nivel del mar. En el fondo del crter interior haba
una pequea laguna (24 de marzo de 1924).
La parte culminante del macizo del Iraz es bastante complicada.
Parece que el crter primitive del Iraz se encontraba en o muy cerca
de la cspide ms alta-actual. Cuando se observan las condiciones geo-
lgicas desde la Playa Hermosa, se nota que desde abajo de la cspide
actual una corriente o banco de lava haba bajado suavemente a ESE,
pero bastante fuerte hacia el N. y NNE. Observando esto, se debe admi-
tir que la Playa Hermosa es de formacin posterior que aquel banco, que
se revel de este lado slo por la explosion que form ms tarde la
Playa Hermosa.
La situacin del banco dirigido hacia ESE hace manifiesto que debe
haberse derramado en el fondo de un valle. Y como actualmente ms
bien se encuentra debajo de una loma, hay que suponer que la erosin
superficial haya cambiado completamente la configuracin exterior de esta
region.
En una poca posterior se traslad el punto de erupcin ms al NE
y al mismo tiempo la fuerza volcnica hizo esfuerzos much mayores, que
al edificar el crter que habia habido en la region de la cspide actual,
Entonces su centro era un poco ms al O., pero sus faldas exteriores eran
ya hacia el N y NNW las mismas, como ahora.
Por una explosion tremenda, tal como se emplea en former mares,
se rompieron los bancos de lava y materials sueltas al E de la cspide y
se form un crter grandsimo ovalado (cuyo eje mayor, dirigido EO ha-
br tenido unos 1200 m,). En el mismo haba despus un lago cratrico,
como supone Pittier. Un resto de este crter I es la Playa Hermosa al Sur
del actual crter activo, que se extiende a 3320 m. de altura sobre el nivel
del mar.
(1) Dr. Carlos Sapper. Los Volcanes de la Amrica Central







48 JOSE FRANCISCO TREJOS

Ms tarde se traslad el punto de erupcin un poco hacia el E y se
form el crter II, cuya circunvalacin entra con una curva convexa al
fin de la Playa Hermosa, documentando que II es ms joven que I. Las
paredes interiores del crter II, que en 1924 vi menos cubierta de vege-
tacin que en 1899, tiempo de mi primera visit, hacen conocer muy bien
los bancos de toba materialss sueltas primitivamente y despus consolida-
das) y de lava, que muchas veces alternan. Se nota pues, que el crter II
se ha formado por alteracin de erupciones explosives y efusivas, rever-
tindose la lava represada en el crter, en el ltimo caso sobre los orlos
del mismo; pero se observa tambin que despus el crter se ha ensan-
chado, sea por una explosion, sea por derrumbes interiores.
Actualmente (1924) en la pared oriental del mismo crter existe un
hoyo formado por deslizamientos y derrumbes. El fondo del crter queda
a 3180 m.; la forma del crter es ovalada; eje mayor c. 500 m. dirigida a
NNE eje transversal c. 400 m. El punto ms alto de la circunvalacin al
SE alcanza la altura de 3370 m., el punto ms bajo al O de 3235 m. En-
tre los bancos del crter II llama much la atencin uno de color rojo y
de espesor considerable; debajo del mismo se hallan otros 5 bancos de
lava delgados intercalados entire bancos de toba y luego otro grueso de lava.
En la poca posterior el punto de erupcin se habia trasladado hacia
el ONO, formndose por una explosion grande l crter III, en el cual
actualmente se verifican las erupciones. Gran parte de la circunvalacin
del crter II fu destruido por la explosion. El crter III es ovalado; eje
mayor unos 800 m. en direccin ONO, eje transversal tal vez 700 m. La
cumbre de la circunvalacin queda al NO (c. 3320 m.), el fondo a 3140 m.
Despus de un tiempo de reposo ms o menos grande despert de nuevo
la actividad volcnica; pero la nueva erupcin fu insignificant formn-
dose un crter-hijo casi concntrico con una circunvalacin de pendientes
suaves y solo pocos metros de altura (ahora despus de la nueva activi-
dad desde 1917 ya enteramente borrada). El eje mayor era de 480 m., el
eje transversal 320 m.
Despus despert la actividad todava muchas veces, pero cada vez
en una rea muy reducida, formndose 9 10 cratercitos-nietos. Los ms
jvenes han sido 3 cratercitos de explosion, que existen todava a la mar-
gen NO del crter III y de los cuales los dos mayores tenian en 1899
unos 60 m. (el septentrional) y 80 m. (el meridional) de profundidad. Cuando
H. Pittier visit el volcn en 1888, haba en el primero una fumarola gran-
de, en el segundo muchas pequeas y muy activas; cuando volvi en
1889, ya eran apagadas todas. Pero las fumarolas y fuentes thermales, que
haba a 2290 m. en el fondo del valle, entire el Iraz y la cuchilla Alto de Ro-
ble, que existan ya much tiempo, eran muy activas en 1889 (fuente princi-
pal + 79,80 C. emanacin de S02). Cuando visit el lugar en 1889, ya la
actividad era menor; sin embargo habia todava fumarolas (a 2820 m. al
N. del crter), que emitan vapor de agua y H2S, siendo la temperature
entire 88 y 890C. ("Volcn Nuevo").











































BOSQUEJO CARTO6RAFICO DE COSTA RICA

VOLCANOES
1 V. Orosi.-2 V. Rincn de la Vieja.-3 V. Miravalles.
4 V. Tenorio.- 5 V. Viejo.- 6 V. Arenal.-7 V. Pos.
8 V. Barba.-9 V. Iraz.-10 V.Turrialba.-11 V. Barrahonda.

GEOGRAFIA DE COSTA RICA
JOSE FRANCISCO TREJOS


'-4
































foto Sport Vista area del Crter Volcn Iraz


Foto Sport Volcn Irazd







GEOGRAFIA DE COSTA RICA 51

En 1908 W. Lehmann observ todava las fumarolas.
En 1910 J. Fidel Tristn y A. Rudn notaban, que en el lugar del
Volcn Nuevo habia ocurrido un derrumbe grande y que muchas fumaro-
las hablan sido apagadas. Pero se vi una column fuerte de vapor.
La roca del Iraz es andesita de augito con alovina; la de los pro-
yectiles (probablemente de la erupcin de 1723) andesita de hyperstheno.


Diagrama del Volcn Iraz levantado por el Dr. Carlos Sapper
La lnea negra gruesa indica su recorrido.


La noticia ms antigua de los tiempos histricos sobre una erupcin
del voln data del ao 1723. Fu escrita por el gobernador de entonces,
don Diego de la Haya Fernndez. Empez la erupcin el 16 de febrero
de 1723 a las 3 de la tarde e hizo ver una "humareda renegrida obscura
y tenebrosa", y como soplaba un viento N fuerte, ocurri obscuridad en
ciertas parties de la region vecina; grandes truenos y retumbos se hicie-
ron or.
Al E S E del crter II, separado por un portezuelo de c. 3290 m. sobre
el nivel del mar, se halla a la distancia de c. 1'/, km. un crter adven-
ticio muy bien conservado, que en su mayor parte es compuesto de
materials volcnicas sueltas. Sin embargo ha producido tambin tortas
grandes igualmente de superficie roja, pero esencialmente un poco
distintas de las de la Playa Hermosa. (Hay muchas de ellas al pie
oriental del crter). El crter adventicio tiene fondo a c. 3290 m. de altura;
es prolongado en la direccin N S (80 m. con el ancho de 50 m.) El








JOSE FRANCISCO TREJOS


dimetro del crter ovalado ser de 300 a 400 metros. El crter es cas
abierto hacia el N. 10 E. siendo la eminencia en este punto de slo 3 m-
de altura. En tiempo de lluvias se forma una laguneta en el fondo. La
circunvalacin tiene su cumbre al O. con 3330 m., aproximadamente 13c0
m. sobre el pie oriental del cerrito.
Al pie oriental del crter mencionado hay una pequea planicie que:
hay que considerar como espacio intercolino, aunque casi tiene aspect:
de crter destruido. Al otro lado del mismo hay una eminencia que tal
vez es otro crter adventicio; pero desgraciadamente no tuve tiempo de-
examinarlo.
Una hilera de 3 crteres visitamos en la falda meridional del Iraz
cerca de la hacienda La Pastora.
El cratercito superior a 2800 m. sobre el nivel del mar, tendr 200P
m. de dimetro y 75 de profundidad; la parte ms baja de la circunva-
lacin es al S E.
Al S E hay otro volcancito parsito con crter pequeo y casi aF
Sur se levanta el volcancito de Frantzius con crter de poca profundidad-
En la misma direccin, ya aislado, se levanta a una distancia no:
muy grande, el volcancito de Basqu.


EL VOLCAN TURRIALBA (1)

El Volcn Turrialba 3325 m. es, como dice K. von Seebach, unar
loma volcnica que descansa sobre la misma base con el Iraz. Pittier
indica la altura de la base a 2270 m.
El Volcn ya echaba humo antes de 1723; y segua humeando. Hay
testimonios de los aos 1847, 1853, 1855, 1861. En mayo de 1855 observe&
C. Hoffman 3 altas y grandes columns de humo con llamas.
En febrero de 1864 subieron los seores Braun, Johanning, Fltscht
y Dr. de la Tour y visitaron el crter occidental. El suelo queda a una
profundidad de 50 metros y contena ms de 60 agujeros de 20-60 cm-
Cada uno de esos agujeros era rodeado por un into de azufre y arrojaba
vapor.
En setiembre de 1864 aument la actividad del Turrialba, y del 101
al 20 del mismo mes cay ceniza hasta Atenas y Grecia. El 30 det
setiembre subieron los seores Antolno Luezada y Manuel Guilln.
El 24 de enero de de 1865 empez otra erupcin de cenizas quet
dur 6 semanas. La ltima vez cay ceniza en San Jos el 8 de marzo..
Cuando el 9 de marzo del mismo ao hizo el ascenso al volcn el;
Dr. Karl von Seebach, cubri una capa de ceniza la falda del cerro. De
los 3 crteres que forman la region culminatoria del cerro, el del O S O
era activo. Todo el fondo del mismo haba sido destruido por la erupcinr

(1) Dr. Carlos Sapper. Ob. cit.










































.oto Sport Vista area del Crter Volcn Turrialba


Volcn Turrialba


4


Fo!o Sport







GEOGRAFIA DE COSTA RICA 55

de setiembre del ao 1864, y ahora se present como una sola chimenea,
de la cual salieron vapores cargados con cido sulfuroso y con cenizas.
Continuamente se sinti un ruido parecido al ruido producido por los
ventiladores de un alto horno y cada minuto se hizo or petorreo como
de fusilera, producido por las masas de piedra arrojadas hacia las paredes
de la chimenea, que ascendieron cierta distancia en el aire y despus
cayeron otra vez en el crter. No se observaron llamas o materials flidas
incandescentes. Pero por motivo del much humo no se pudo ver muy
adentro de la chimenea.
En el mes de febrero de 1866 hubo otras erupciones del volcn y
llegaron las cenizas hasta Realejo (cerca del actual puerto de Corinto)
en Nicaragua.
Pittier, que ha visitado varias veces el volcn, me comunic que al
Este del crter terminal existen todava 2 otros crteres en profundidad
considerable; contiene el uno la fuente de un afluente del Ro Tortuguero,
el otro ms oriental, del Ro Parismina.
El gran crter terminal se me present 1899 casi en la misma forma
que en 1865 a K. von Seebach. El eje mayor sigue la direccin O S O-
E N E y tendr unos 1400 m. Por el hecho que el punto de erupcin se
traslad varias veces hacia el O S O, se han formado 3 diferentes bacas
caractersticas. En los fondos de la media y d" la oriental se acumulan a
veces las aguas de lluvia. El punto ms alto de la circunvalacin est
situado al N. (3325).
La baca oriental es un crter casi circular de unos 150 m. de di-
metro, rodeado de una planicie anular que queda unos 20 m. ms alto
que el fondo del crter (3150 m). Los puntos ms altos de la circunva-
lacin parcial quedan al Sur (3300 m.) y Este (3200 m.)
La baca media es prolongada y por la migracin repetida del centro
eruptivo se haban formado varias eminencias curvas y paralelas. La
ltima erupcin de la haca media se ha verificado en la vecindad del
trmino occidental de la baca media, formando una caldera de pequeas
dimensions, cuyo fondo queda 25 m. ms abajo que el fondo oriental de
la baca (3145 m). Ahora esta ltima erupcin rompi una eminencia
transversal, lo que hace probable hasta cierto grado que la penltima
erupcin de la baca media haba tenido lugar un poco ms al E S E
remigrando para atrs el centro eruptivo ms tarde. Los restos del fondo
cratrico anterior se hallan al E S E en forma de una terraza.
La baca occidental haba sido el sitio de las ltimas erupciones de
1864 a 1866; todava es separado de la baca media por una pared bien
marcada. Pero la pared fue interrumpida entire tanto por un hoyo de
hundimiento que en 1899 a lo menos tena 40 m. de profundidad y
estaba en comunicacin con un hoyo menor e irregular de hundimiento
al Sur.
Al O de esos hoyos se extendfa el fondo pequeo (3170 m.) del








56 JOSE FRANCISCO TREJOS

verdadero crter occidental. Unos restos del fondo ms antiguo y much
ms extenso del crter occidental representan unas terrazas al N y S E.
Habia en 1899 varias solfataras y fumarolas en las faldas de los
crteres occidentales y medio como en el fondo del gran hoyo de
hundimiento. Una grieta larga concntrica se halla cerca del orlo N E
del crter medio al interior.
Lapill, escorias, ceniza y bombas, a veces grandes, componen
principalmente los diferentes crteres, mientras que la parte ms antigua
de la circunvalacin al Sur de la baca media consiste en roca viva.
En la falda exterior del crter occidental existe una cuchilla dirigida
hacia el S O. Muchos trozos de lava, que incluyen pedazos angulosos de
otras lavas de otro color y de consistencia ms compact, se hallan
frecuentemente en la falda occidental del cerro. En la terraza, que es la
superficie conservada de la base del Turrialba e Iraz, observ una
pequea colina que los seores Putnam y Fernndez Peralta consideran-
como crteres.
La roca es andesita de pyroxeno.


EXCURSION AL VOLCAN OROSI (1)

Salimos al atardecer a dormir a Oros, hacienda de don Luis Morice,
que est vecina al volcn. La maana siguiente la emplemos en examiner
las faldas, para ver por qu lado debemos llevar a efecto la ascension.
Tres son las rutas que se pueden seguir: por acceso al cerro del Cacao de donde se puede pasar al Oros, la
desechamos por larga; por muchos canforros y por el Pedregal, llano que conduce a un filete que
parece llegar hasta la cima. Nos aventuramos por este ltimo lugar. De
la hacienda al Pedregal tardamos dos horas a caballo. Nos proveemos
de agua en un riachuelo que llaman de , por si adelante
no encontramos, como en efecto ocurri. El Pedregal es un llano de
muchas hectreas de extension cubierto de zacatales y de miles y miles
de piedras de todas formas y tamaos. De aqu devolvemos las caballeras
y continuamos a pie: la brjula nos dice que tenemos que marchar hacia
el N E; el termmetro marca 27.0 centgrados. Donde comienza la selva
ya escasean las piedras; la maleza es rala y avanzamos fcilmente
abriendo un sendero con el cuchillo. Hemos caminado una legua y ya
hemos subido 500 m., como 1.000 m. desde el nivel del mar. Observo el
termmetro y marca 22.0 Acampamos, pues la noche se nos viene
encima.
Del lugar donde pernoctamos, para adelante, el terreno va en mayor
desnivel; a uno y otro lado se observan grandes precipicios; marchanos

(1) Otoniel Vega. Revista de Costa Rica, tomo III. Resumen.







GEOGRAFIA DE COSTA RICA 57

sobre un lomo poco ancho que se estrecha en parties hasta el tanto de
una vara. Los rboles son menos altos y menos copudos; los matorrales
comienzan a espesarse y a dar trabajo al que va abriendo la ruta. De
pronto nos sentimos en la cima; una espesa nube nos envuelve; el
termmetro ha descendido hasta 15.0; la brjula ya no marca el N E;
-vamos directamente hacia el E, hacia donde se adivina el punto culmi-
inante; el viento sopla con gran violencia; caminamos sobre una alfombra
d a todos los pigmeos arbolitos desde las races hasta las ltimas ramitas.
Cosa digna de notarse es que unas races se agarran al suelo con feroz
tenacidad, mientras que otras se entrelazan formando tupida red oponin-
dose con xito a las embestidas del viento huracanado.
Con dificultad nos abrimos brecha por entire la vegetacin exhu-
berante; subiendo por una especie de gradera de musgos y de races y
sostenindonos en los troncos de los arbolitos, llegamos a la meta. Son
Jas diez horas y el termmetro marca 13.0. La cima que hemos recorrido
es larga y angosta: a derecha e izquierda se abren vertiginosos abismos.
Nada de crter, suponemos que est en las faldas y ya cubierto de
vegetacin.
Los panoramas que desde la cspide se presentan son bellos sobre
toda ponderacin, aunque la niebla slo por instantes nos permit ver a
lo lejos, los paisajes que hieren nuestra retina dejarn un recuerdo
imborrable.
La Cruz, 23 de abril de 1923.


EL VOLCAN OROSI (1)

Hace pocos aos sabamos casi nada del "Orosi"; el volcn perma-
neci inexplorado hasta 1899, y la narracin de esta ascensin no vi la
luz sino en 1913. A partir de esta fecha la mayor parte de los escritos
sobre el "Oros" estn basados en los studios del Doctor Sapper, que
merecen ser analizados.
La determinacin baromtrica de la altura, 1600 metros, concuerda
bien con la triangulacin de la U. S. Hydrographic Survey que le asigna
1583 m., y con la del Ferrocarril Internacional, 1571 m., que es la adop-
tada por el seor Pittier en su mapa y a la cual se refiere el Doctor
Sapper (2).
La observacin sobre la gran abundancia de musgos en las altas
regions del Oros, la hace tambin el seor Vega en su relato, lo que
parece indicar que esta es caracterstica principal de la flora del volcn.
Segn el Dactor Sapper, el "Oros" hoy por hoy, es un volcn apa-

(1) R. Ferndez Peralta, Revista de Costa Rica, tomo III. Resumen.
(2) En el primer studio del Doctor Sapper aparece 1517 metros en vez de
1571, debido a la permutacin del 7 y del 1.







58 JOSE FRANCISCO TREJOS

gado con los restos de un gran crter roto al W. SW. y cubierto de ve-
getacin; esto explica el por qu don Otto Vega no encontr el ansiado
crter, pues de l no quedan sino vestigios, como sucede tambin en el
"Miravalles" y el "Tenorio".
Dice el Doctor Sapper que v. Frantzius describe el "Oros" como
formado por dos picos que se hallan muy cerca el uno del otro, pero que
l no pudo comprobar esto y que se inclina a career que v. Frantzius
confundi el verdadero "Orosi" con el cerro cnico que est al SE. Yo
no pienso as; creo que v. Frontzius tiene razn, pues todas las descrip-
ciones que he odo del "Oros" concuerdan en que tiene dos cumbres;
Wagner y Pittier dicen lo mismo. Estoy seguro de que v. Frantzius se
refiere al "Orosillito", pico del E. SE. que forma indudablemente una cima
secundaria del volcn, y no al cono del SE., situado como a 7 kilmetros
de distancia. Este monte del SE., se encuentra hacia el medio del ma-
cizo que se levanta al NW. del "Rincn de la Vieja" y que terminal en la
margen S. del Lago de Nicaragua; a menudo no aparece indicado en los
mapas, y ha sido frecuentemente confundido con el cerro del extremo
del macizo, formando uno solo con el nombre de "Monte Gngora".
Este error tan grande se debe, probablemente, a que la toponomstica
de las principles cumbres del macizo no se ha fijado definitivamente, como
sucede tambin con gran nmero de cerros y ros de nuestro pas, produ-
ciendose las mayores confusiones. As se comprenden las contradicciones
de los escritos y de las cartas de esta region, especialmente en cuanto
al "Monte Gngora". La U. S. Hydrographic Survey sita el "Gngora"
en el extremo SE. del macizo con 1728 metros de altura; el "Orosi" en
el extremo NW. con 1583 m. y entire ellos dos un cerro sin nombre de
1499 m. de altitude. El mapa del seor Pittier tiene estas mismas posicio-
nes, pero le asigna al "Oros" 1571 m., al monte intermedio 1499 m.,
mientras que el "Gngora" aparece sin altura determinada; sin embargo,
en su obra "Orografa e hidrografa de Costa Rica" le da al "Gngora"
1499 m. El Doctor Sapper hace lo mismo, siguiendo probablemente al
seor Pittier.
La necesidad de precisar los errors que se han venido cometiendo,
me hizo dirigirme al seor Edgardo Baltodano, Inspector de escuelas del
Guanacaste y gran conocedor de la region del Oros. El seor Balto-
dano tuvo la amabilidad de enviarme una descripcin y un croquis de
todo el macizo, y dice: El croquis represent todo el macizo al
N W. de Rincn de la Vieja>, zona que conozco bien porque tengo
una finca al pie del Cacao, y en mis viajes a la Cruz recorro
toda la falda W. hasta salir a la llanura. Desde tiempos vengo inqui-
riendo por los nombres de los picos principles y he encontrado
contradicciones en lo tocante a localizar los nombres de Gngora> y
aparece y le dan gran importancia al nombre de los viejos vecinos de esta region y Liberia, localizan los nombres as, de








GEOGRAFIA DE COSTA RICA 59

NW. a SE.: Oros con dos picos, Gngora y Cacao. As se lo ha-
go aparecer en mi croquis adjunto, porque existen all dos quebraditas y
dos llanos que llevan tambin los nombres de Gngora y Cacao y
quedan respectivamente en las faldas de estos dos picos.
El macizo es muy grande y del ner menos de 12 kilmetros. El rio Ahogados que corta la falda NW. del
Rincn de la Vieja, nace exactamente en la cumbre del Cacao.
La descripcin anterior nos permit fijar las principles cumbres del
metros con que se inicia la cadena volcnica del Norte; Oros de 1571
m. y Orosillito; Monte Gngora de 1499 m. y el Cacao de 1728
metros de altura.
Estoy de acuerdo con el Doctor Sapper en no career que el Oros
haya estado en actividad durante el siglo XIX, y an pienso que tam-
poco lo estuvo en la poca de la conquista, como as lo supone el sa-
bio alemn. En cuanto al Gngora y al Cacao nada puede decirse
hasta que no sean estudiados. Las afirmaciones de Frobel las juzgo fal-
sas, pues estoy seguro que en 1849 ningn volcn del Guanacaste arroj
lava ni escorias; si alguno de ellos estuvo en actividad debe de haber
sido, como lo cree Sapper, el Rincn de la Vieja> que en 1854 lanzaba
constantemente nubes de vapor.
Es indudable que el Macizo del Oros tiene su inters y que
bien vale la pena estudiarlo para esclarecer las dudas antes apuntadas,
as como para aumentar los conocimientos sobre esta region del pas
bastante ignorada. No puedo menos que lamentarme una vez ms del
abandon en que estn los studios de nuestra geografa, principalmente
por parte de los Gobiernos que son los llamados a realizar esta clase de traba-
jos, organizando por medio de un centro tcnico, que venga a continuar
la meritoria obra iniciada por el Instituto Fsico Geogrfico de grata me-
moria.

EL VOLCAN RINCON DE LA VIEJA (1)

Es muy singular el hecho de que un volcn tan interesante como
el de la Vieja y que por otra parte es el nico activo de la Cordillera
Volcnica del Norte o Cordillera del Guanacaste, haya permanecido por
tanto tiempo casi inexplorado.
Las muy pocas noticias que han circulado en distintas publicaciones
se deben casi nicamente a los studios del Doctor Alejandro Frantzius
y al Gegrafo y Gelogo alemn Karl von Seebach muerto en 1880, sin
haber terminado sus investigaciones volcanolgicas centroamericanas. Co-
mo desde la visit del Profesor Seebach verificada el 9 de enero de
1865 no se haba vuelto a tener informes concretos sobre el crter, el

(1) J. Fidel Tristn. Revista de Costa Rica. Tomo III. Resumen.








60 JOSE FRANCISCO TREJOS

que ha pasado ignorado por muchos aos, consider que es de gran
importancia la relacin del seor Baltodano que se public al final de
estos apuntes. Se debe a los esfuerzos de don Edgar Baldioceda el haber
logrado hallar una buena ruta para aclarar una cuestin geogrfica de
importancia y que ha permanecido muy confusa, como se ver por las
diversas opinions que se publican. En carta del seor Baldioceda, de
fecha 17 de mayo y que acompaa la relacin del seor Baltodano
me dice:
'Creo que no est por dems decirle que en muchas otras excur-
siones que he hecho en busca del crter, he alcanzado a ver ya del otro
lado y algo lejos el Lago de Nicaragua con sus islas, pero esto solo se
logra estando el da despejado, pues casi siempre la parte alta de la
cordillera est con neblina o humo a tal extremo que hay que esperar
largos ratos para que se aclare y poder tomar rumbo. Lo mismo se
logra ver el Pacifico desde Puntarenas hasta Santa Elena, esto a simple
vista y si se logra alcanzar la parte ms elevada de la cordillera, que es
montaosa, creo se vera el Atlntico".

SLas Hornillas.

1903. Diario. El domingo 15 de Febrero de 1903 sal a las 5 a. m.
de la Hacienda Miravalles con el gua Antonio Alvarez, hacia la Hacien-
da del Guachipeln, con el objeto de visitar las "Hornillas" del Rincn de
la Vieja. Pasamos por la hacienda Santa Mara y llegamos a Guachipelin
a las 2 h. 20 minutes. La casa estaba desmantelada con motivo de
algunas reparaciones, pero fuimos bien recibidos y se puso a nuestra
disposicin todo lo que haba. Desde nuestra llegada el viento se hacia
sentir con fuerza inaudita y su furia lleg a inspirarme algunos temores
pues varias veces las tejas de barro fueron movidas de su lugar. Al
amanecer el viento arreci, pero en las primeras horas de la maana
calm su fuerza, y la cordillera se despej.
16 de Febrero. Del corredor de la casa, mirando hacia el Norte se
distingue claramente hacia el N. W. los cerros de San Vicente y Gngora
y hacia N. N. E. un cerro bastante elevado que se me dijo era el Gua-
chipeln. La cordillera que se ve represent un arco muy irregular. La
parte del E. es montaosa, mientras que los cerros de la direccin con-
traria son escarpados y desnudos. En ellos se divisa uno que otro arbusto
y numerosas piedras y cascajos. El mismo aspect tienen hasta la cum-
bre. Las faldas estn llenas de lomas desnudas y separadas entire s por
profundos surcos de erosin. Al pie de estos cerros existe una "hornilla"
aislada con agua hirviendo lodosa y en su proximidad pasa una pequea
quebrada que se dirige al Rio Blanco. A las dos de la tarde partimos
para las "Hornillas". Seguimos hacia el N. E. por muy buenos potreros
hasta llegar a los tupidos bosques. Pasamos el Rio Colorado que tena
un caudal de agua bastante grande y muy pronto la vegetacin principi



































Borde superior del Crter RincCn de la Vieja


Vista de una erupcin Rincn de la Vieja







GEOGRAFIA DE COSTA RICA 63

a cambiar. Desaparecieron los grandes rboles, de cuando en cuando pe-
queas sabanas de zacate seco amarillento, algunos arbustos tambin
secos, y animando aquel paisaje, las flores amarillis y vistosas del
poro-poro. De nuevo aparece el bosque pero el dbil olor del anhidrido
sulfuroso, me indica que estamos ya muy cerca de las hornillas. En efec-
to, por entire el follaje veo las columns blancas y arremolinadas del
humo que parecen ms bien desprenderse de una fogata en medio de la
espesura del bosque.
Recorr con despacio todas las hornillas e hice un croquis de todas
ellas, con excepcin de las ltimas del W. por no contar con el tiempo
necesario.
Forman estas hornillas una faja de unos 200 metros de largo por
50 metros de ancho incluyendo ciertos puntos en donde la actividad ha
cesado por complete. Tienen hacia el E. un recodo y hacia el extremo
opuesto otro recodo en direccin contraria. Se pueden distinguir en esta
zona tres grupos, cada uno de los cuales se distingue por su aspect
particular.
El primer grupo est formado por una pequea quebrada que forma
el lmite E. de las hornillas. Tiene esta quebrada dos afluentes. El que
est situado ms al E. lleva sus aguas muy calientes y sale de la base
de grandes piedras. A poca distancia se junta con el segundo afluente de
agua fra. Esta curiosa quebrada desemboca en el Ro Colorado. A una
distancia de unos metros de esta quebrada se nota una pequea hornilla
formada por algunas piedras grandes entire cuyas junturas salen gases
fuertemente cargados de S.02 a tal extremo que provocan molestias. Dos
grandes pailas siguen a continuacin de este desprendimiento. La que
queda a la derecha como 15 metros de ancho por 20 de largo. Su fondo
est ocupado por una capa de arcilla y algunas piedras. En various lugares
se desprende tambin S.02 y H2S. ms o menos mezclado. La paila de
la izquierda es much mayor y present ciertas particularidades: hacia el
lado E. hay mayor desprendimiento de gases sulfurosos mientras que al
Oeste hay algunos lugares con agua hirviendo y en otros hay un lodo
que hierve tambin y que de cuando en cuando forma pequeas explo-
siones de barro. Al rededor de estas dos pailas hay abundante vegetacin
gramineas y algunos rboles grandes entire ambas. Tienen adems estas
dos pailas un desaguadero hacia la quebrada y se notan seales evi-
dentes de que en la estacin lluviosa, llenas de agua estas pailas se
desaguan hacia la quebrada.
El segundo grupo, situado a una distancia de unos 150 metros del
primero, est formado por una pequea laguna en forma de crter, cuyo
dimetro mayor calcul en unos treinta metros en la parte superior y de
unos diez metros de profundidad. Sus paredes no son muy inclinadas y
en el fondo hay una laguna con agua bastante caliente y un desaguadero.
Las paredes de esta laguna estn formadas por piedras, y cascajos ente-
rrados los que en various lugares dejan escapar gases sulfurosasos por







64 JOSE FRANCISCO TREJOS

pequeas aberturas. En algunos lugares hay azufre cristalizado. El aguar
contiene much arcilla y alumbre.
El tercer grupo est formado por una ancha grieta, muy irregular,
con el extremo doblado y ensanchado. Todo el fondo de esta grieta est
cubierto por capa de arcilla amarillenta en parties rajada y abombada. Los
bordes de esta grieta estn formados por piedras grandes y en muchos
lugares dejan escapar en sus junturas gases sulfurosos. En el extremo
ensanchado me llam la atencin la existencia de various conos de barro
en cuya cspide tenan un agujero por donde salan gases con violencia-
Cont siete conos de stos, el ms grande apenas alcanzaba un metro y
medio de altura. Los gases estaban formados por vapor de agua y gases
sulfurosos. Una rama seca encendida que puse sobre estos conos se apa-
g inmediatamente y no not ninguna seal de que estos conos dejaran
escapar gases inflamables. Dentro del mismo bosque haba tambin va-
rios conos de stos ya apagados completamente y otros destruidos.
Estos pequeos conos de lodo arcilloso se han formado evidente-
mente despus que se han secada casi por complete las pailas. En la
estacin lluviosa estas pailas deben tener un aspect muy diferente.
En algunas de ellas observ una capa de una sustancia de aspect
oleaginoso y de color negro.
A mi regreso a la hacienda trat de conseguir algunas noticias
sobre la situacin y aspect del crter del Rincn de la Vieja, pero
ninguno de los sabaneros me pudo informar.
De nuevo visit estas Hornillas siete aos ms tarde (1910) en com-
paa del distinguido Zologo Americano Doctor P. P. Calvert. El primer
grupo de hornillas se haba transformado completamente, y la grieta ancha
del tercer grupo estaba muy apagada de tal modo que habia ya bastan-
tes yerbas y gramneas en donde siete aos antes salan en abundancia
gases sulfurosos y vapor de agua.

1910.-Doctor P. P. Calvert. Descripcin de las Hornillas.
El Doctor Calvert, de Filadelfia, U. S. A., lleg a Puerto Limn el
1.0 de Mayo de 1909 acompaado de su esposa la seora Amelia S. Cal-
vert. Permanecieron en Costa Rica un ao y se dedicaron con gran celo
y actividad a los studios de Ciencias naturales. Entre otros trabajos de
alta investigacin cientfica sobre los Odonata (liblulas), el seor y seora
Calvert publicaron en 1907, un valioso libro: "A year of Costa Rica Na-
tural History". (The Macmillian Company) que contiene una extensa docu-
mentacin, no slo de ciencias naturales sino de otros variados asuntos
expuestos con maravillosa precision y claridad.
En febrero de 1910 me toc en suerte acompaar al Doctor Calvert
a las "Hornillas de Guachipelin" y sus observaciones son tan exactas que
deben figurar entire los buenos documents para la historic del volcn.
Pgs. 436-7-8.







GEOGRAFIA DE COSTA RICA 65

"Durante la noche y en la maana siguiente haba much viento y
frecuentes lloviznas, la primera lluvia que habamos tenido desde que sa-
limos de San Jos. Por consiguiente permanecimos en la casa por varias
horas, pero cuando brill el sol, Espinosa, Padilla y nosotros dos salimos
a caballo para las fumarolas o solfataras del cerro Guachipelin.
Seguimos el mismo camino que habamos pasado la maana ante-
rior y llegamos a un liano, en el cual cabalgamos por media hora. El sol
brilla con esplendor y con todo, tenamos constant lluvia debido al furioso
viento del N. E. que llevaba la lluvia horizontalmente por largas distan-
cias y tenindolo directamente en contra hizo nuestra jornada ms lenta
de lo que de otro modo hubiera sido. A ratos el viento soplaba tan fuer-
temente que me sorprend de ver al caballo detenerse. Me dej el som-
brero puesto, pero el Profesor Tristn se quit el suyo y dijo despus que
la lluvia que golpeaba su cabeza se senta como piedrecillas. Finalmente
llegamos a un bosquecillo en donde haba algn abrigo y lo atravesamos
hasta el Ro Colorado que debamos vadear. Aunque el rio aqu era ms
estrecho y menos profundo, era muy torrentoso, con muchas piedras res-
baladizas en su lecho y en las orillas y de nuevo Padilla se vi obligado
a llevar de diestro a cada uno de nuestros caballos a travs del vado.
Despus de otra extension de bosques, salimos a un sitio de yerbas con
unos cuantos rboles esparcidos y llegamos a las fumarolas como "las
pailas" y "las hornillas", pero se nos dijo que haba otras prximas hacia
el N. del Ro Blanco, el que nunca cruzamos.
Esas fumarolas o solfataras son lagunas de agua tibia o caliente, en
este caso burbujeando e hirviendo, todas ms o menos opacas a causa de
la arcilla blanca en la cual se hallan. Las hay de various tamaos. La ma-
yor ocupaba un tazn cuyo borde estaba a 2.400 pies sobre el nivel del
mar, con una profundidad de 30 pies aproximadamente y cuyo dimetro
en el fondo estim en 80 pies en su direccin mayor (de N. E. a S. W.).
Sus lados estaban ms o menos inclinados, de tal modo que se poda
ascender o descender fcilmente y aqu y all salan pequeos chorros
de vapor, o el agua caliente burbujeaba o escurra hacia la laguna en el
fondo del tazn. Not dos pequeas aberturas, cada una de dos o tres
pulgadas de dimetro, en las cuales se poda ver fcilmente un lquido
lechoso, subiendo y bajando mientras burbujeaba y haca un ruido ronco.
A intervalos la cleche> suba un poco ms alto que de ordinario y unos
pocos pringues salan de la abertura. En sta como en otras fumarolas
haba pedazos de arcilla blanca mezclada con azufre rojo y amarillo, en
algunos lugares bastante firme para persistir y en otros suave y pastoso.
Algunos fragments que trajimos de all se han identificado como limo-
nita o goethita (1) con algo de sulfato frrico hidratado. La fumarola
grande tena una pequea abertura que le sirve de desage por el E. a
un arroyo. Al otro lado de este arroyo y aproximadamente 100 pies ms

(1) Variedades de xido de hierro. J. F. Tristn







JOSE FRANCISCO TREJOS


bajo que la mayor fumarola. haba otra ms pequea, notable porque es-
taba muy prxima al arroyo, probablemente no ms de 100 pies de distan-
cia, y sobre l, y por la enorme cantidad de vapor que constantemente
sala de ella. No pudimos atravesar este arroyo para examiner la fu-
marola ms de cerca. No teniamos termmetro, pero en varias de las la-
gunas el agua era tan caliente que apenas se poda soportar el mojar la
punta del dedo y retirarlo inmediatamente. No notamos diferencia entire la
vegetacin que rodea las laguna y la que crece ms lejos. Slo un
chapuln vi al lado de la fumarola ms grande, pero los insects en ge-
neral eran escasos, probablemente por el muy fuerte viento que prevale-
ca tambin aqu.>

1912.-Prof. Pittier.
El Prof. Enrique Pittier, antiguo Director del Observatorio Metereo-
lgico y del Instituto Fsico Geogrfico, ha publicado en la bien conocida
Revista del Dr. Pettermann (Erganzungsheft Nr. 195) un extenso trabajo
Beitrage zur Orographie und Hidrographie. Pg. 25.
Como ya mencionamos, un valle ancho separa el Miravalles del
Volcn Rincn de la Vieja o Cuipilapa cuya cima ha sido visitada por el
seor von Seebach en el ao 1865. Segn su observacin esta montaa
forma una cresta larga que aumenta la altura hacia el N. W. y es el
nico entire los volcanes del Guanacaste que parece haber estado en ac-
tividad durante la segunda mitad del siglo XIX. En el ao 1851 lo vieron
Scherzer y Wagner arrojando humo. En el ao 1863 se elev del crter
durante tres das una espesa column de humo negruzco que estaba pro-
bablemente mezclado con ceniza y arena. El nico crter que von See-
bach reconoci como tal estaba ya en parte relleno con erosiones pluvia-
les en 1865 y tena todava 400 a 500 mts. de dimetro y una profundidad
de 30 mts. aproximadamente>.
1912.-Una erupcin.
Junio 14. El corresponsal de El Pacfico> en Liberia dirige a dicho
peridico con fecha 14 el telegrama siguiente:
Liberia 14. A las 8 a. m. de hoy levantse espesa y negra column
de humo del crter del volcn Rincn de la Vieja. La column fue en
aumento dando al cielo un tinte amarillento, (La Prensa Libre).
Don Salvador Villar me comunic por escrito que esta erupcin ha-
ba sido muy violent y que haba cado ceniza en bastante cantidad de
tal modo que algunos ros haban estado various das con sus aguas de
color lechoso.
1920.-Relacin del Sr. Edg. Baltodano
y
recorr las faldas donde nacen cuatro de los principles ros del cantn
de Liberia, pude apreciar las muchas manifestaciones con que el Rincn








GEOGRAFIA -DE COSTA RICA


de la Vieja exhibe su vida tranquila y llegu a sospechar la existencia
de uno o various crteres por donde respira cmodamente, sin causar sobre-
saltos a los habitantes de sus alrededores. Las hornillas y las pilas, gran-
des solfataras que constantemente estn en ebullicin, han sido siempre
muy visitadas aunque nunca estudiadas, cientificamente, y por eso tam-
poco ha habido en tantos aos, persona que se interesara en averiguar
la existencia del crter. A esta indiferencia se debe que no haya nada
escrito interesante sobre la vida de este volcn.
Despus de haber visto el del Pos, sent vehementemente deseo
de conocer el del vecino de Liberia; pero nadie pudo darme razn de su
existencia y todas mis investigaciones terminaban con saber que guramente est al lado de Nicaragua>. De este mi deseo era tambin
participe don Elias Baldioceda, dueo de la hacienda antes citada, y
quien varias veces intent llegar hasta la cumbre, con la intencin de
ver mejor y poder hacer observaciones que le indicaran la existencia del
crter. Nunca haba podido alcanzarla para pasar al otro lado, pero en
su ltimo intent, a fines de marzo, triunf, y despus de recorrer algn
terreno hizo dos observaciones importantsimas: 1.a) que a lo lejos y des-
pus de una altura escarpada sala gruesa column de humo que se ele-
vaba much; 2.a) que al S. de esa altura y en una hondonada cubierta
de bosques haba una laguna de importancia.
Con estas magnificas noticias regres entusiasmado y preparamos
el viaje para el domingo cuatro de abril pasado.
La hacienda Guachipeln dista de Liberia unos 30 kilmetros en
direccin NE. y la cumbre principal del est al
N. N. E. de la casa y a 12 km. aproximadamente. De la casa a la ha-
cienda salimos siete personas a caballo con ocho perros, ascendimos por
la ladera del volcn cubierta de bosques entire los ros Colorado y Blanco,
cerca de dos horas. Poco a poco la vegetacin va disminuyendo hasta
crecer solamente copel, rbol que a media que subimos ms, va per-
diendo tamao hasta encontrar los que no crecen ms de medio metro,
a cuyo amparo y tras una pequea colina dejamos las bestias para seguir
a pie. Desde este punto en adelante la ascensin present a trechos al-
gunas dificultades y en otra se presta para correr sobre vasto desierto
de tierra calcinada por el fuego de antiguas erupciones y cubierto por
piedras de todo tamao, con claras manifestaciones de haber sufrido tam-
bin la accin del terrible element. A poco subir, sin grandes dificulta-
des, estamos sobre la lnea divisoria de las aguas.
Aqu hicimos alto para descansar y ver a lo lejos. Imposible! Hacia
el W. y S. tenamos nuestra extensa provincia de Guanacaste envuelta
en una inmensa nube de humo, product de la inicua costumbre de arder
los campos, sin ms objeto que destruir la vegetacin para alejar ms
y ms las aguas, acabar con el humus y convertirla en un desierto des-
preciable. Tal, la perspective que tenemos, si una enrgica actitud de
parte de las autoridades no corta de raz esta criminal costumbre. Hacia







68 JOSE FRANCISCO TREJOS

el N. y E. la niebla de la altura no nos dej ver muy lejos; pero. a nues-
tros pies nos encontramos con un valle desierto en forma de double plano>
inclinado, de unos 2 km. de ancho y que nos propusimos atravesar.
Al alcanzar la altura opuesta pudimos ver al frente y detrs de otra
escarpada cumbre, la gruesa column de humo que nos sealaba el cr-
ter buscado; y a nuestra derecha (S.) en el fondo de un valle cubierto
de bosques, risuea laguna que nos atrajo y nos dirigimos a ella. Den-
tro del bosque y sin ver la laguna, el camino se nos hacia difcil no obs-
tante que ibamos aprovechando un verdadero atajo de ganado, hecho.
indudablemente por las dantas (tapir). Poco rato despus o un grito de
triunfo y al salir del bosque encontr a Baldioceda a la orilla de la la-
guna, tomando fresca y cristalina agua.
Esta laguna tiene cerca de 400 m. de longitud por 150 m. de anchor>
con playa pedregosa en parte y cenagosa en otra. No tiene desage y
la alimenta un pequeo riachuelo. Por todas las orillas encontramos hue-
llas de tapiros y las nicas aves que all vi fueron dos pequeas tijeretas
parecidas a las marinas y palomas collarejas.
Almorzamos all y luego, viendo hacia el N., observamos de nuevo-
la gruesa column de humo que deba guiarnos hacia otro descubri-
miento. Comenzamos a ascender por la ladera donde no hay vegetacin,
ni seal alguna de que en otros tiempos la hubiera. De la meseta antes
descrita nos encaminamos por un lomo de burro muy angosto, con pen-
diente de un 1001/, por donde gente y perros marchabamos en perfectas
formacin. Indudablemente la march en estas condiciones infundan res-
peto porque los perros dejaban or, al caminar con el rabo entire las pier-
nas, un llanto lastimero. Las piedras que se desprendan de esta altura
a nuestro paso, rodaban adquiriendo gran rapidez hasta perderse con es-
truendo en el abismo a nuestra diestra y siniestra. Despus de caminar
en esta forma unos 25 minutes llegamos a un nudo de donde se des-
prenden los cordones en forma de tenaza y que bordean el crter y cu-
yos extremos, descendiendo poco a poco, llegan a confundirse con lao
misma orilla del gran hueco. Tras ligero moment de duda nos encami-
namos por la derecha, descendiedo en la misma forma que habamos
subido, hasta llegar al borde del mismo.
Este crter tiene much semejanza con el del Pos en menores;
dimensions. Es un perfect cilindro de 500 m. de dimetro aproximada-
mente; su profundidad, muy difcil de calcular a simple vista, la estimo.
en 100 m. Por lo perpendicular de las paredes juzgo la laguna del fondo>
tan ancha y redonda como la boca superior. Durante much tempo es-
tuvimos deseosos de ver qu haba en el fondo porque la column de?
vapores nos lo impeda. De pronto, su constant jugueteo nos dej ver
un segment por donde apreciamos una capa de agua al parecer pura,
en cuyo fondo se mueve una capa de barro plomizo y con corrientes;
amarillas que cambian del color plido al encendido. No fue possible ver
otra seccin del fondo y mientras esperbamos, una rfaga de viento nos;







GEOGRAFIA DE COSTA RICA


ech encima parte de la column, terrible vapor que nos produjo picazn
en la cara y manos, y fuerte lacrimeo en los ojos con tos incesante. Los
perros aullaron, corrimos y nos alejamos de ah fuertemente impresio-
nados, satisfechos, aunque lamentando no haber tenido la indispensable
Kodak y barmetro para calcular alturas.
Aunque en las faldas del Rincn de la Vieja abundan los azufrales,
en la cumbre y en los alrededores del crter el azufre es muy escaso.
Segn el mapa politico de Costa Rica este crter est en la Pro-
vincia de Alajuela, y es muy semejante al del Pos; tiene dos lagunas:
una en el fondo y otra hacia el S., de agua dulce.


EL VOLCAN MIRAVALLES (1)

El sbado 24 de enero de 1914 part de la villa de Bagaces para
la hacienda "Miravalles" con el propsito de hacer la ascensin al volcn
y visitar las hornillas.
El camino se eleva insensiblemente hasta 480 metros sobre el nivel
del mar, altura en que se halla situada la casa de "Miravalles". Las tres
horas que se emplean en hacer este recorrido, se hacen agradables al
viajero por lo pintoresco del camino, que a media que se eleva ofrece
una bella vista sobre las inmensas planicies guanacastecas y el pintores-
co Golfo de Nicoya. Los campos aparecen cubiertos de restos volcnicos,
los cuales dan al paisaje un aspect particular. Al Nordeste el imponente
cono del volcn aparece coronado de nubes y cubierto de vegetacin
tasta la cima, rivalizando en altura con sus vecinos el Tenorio y el
Rincn de la Vieja.
El clima de esta region es fresco y los pastos se mantienen verdes
durante casi toda la estacin seca. En esta zona el terreno comienza a
accidentarse formando lomas en la misma direccin de la cordillera
principal.

-acia las hornillas.
El da 25 emprend viaje hacia las hornillas acompaado de algunos
amigos y el gua. El camino no ofrece ninguna dificultad. Atraviesa pri-
meramente algunas fajas de antiguos bosques que se extienden paralela-
mente a los ros; luego flanquea una loma cubierta de rocas volcnicas
Y contina ascendiendo por la falda del cerro "Santa Rosa" hasta la
primera hornilla que se halla a 690 metros sobre el nivel del mar. Esta
hornilla est situada en un potrero prximo a la montaa y tiene una
superficie de 50 metros cuadrados; en sus inmediaciones corre la quebra-
da de "La Danta". Est formada por un gran nmero de solfataras casi
apagadas y dos BATIDEROS: uno casi extinguido y el otro, que mues-

(1) Ricardo Fernndez Peralta. La Repblica, 28-VI-1914.







70 JOSE FRANCISCO TREJOS

tra bastante actividad produce explosions de un barro oleaginoso y gris,
que lanza a diez o veinte centmetros de altura.
Esta hornilla es sin duda la ms antigua, a juzgar por el gran n-
mero de solfataras extintas que an se ven en ella.
El gua me asegur que la actividad disminuye rpidamente, pues
recuerda haber visto hace algunos aos various batideros muy activos los
cuales se han secado dejando apenas trazas del lugar donde se hallaban.
La actividad en esta hornilla casi ha desaparecido y creo que dentro de
poco se extinguir por complete.
Cmo no ofrecan gran inters estos batideros me encamin en se-
guida hacia la segunda hornilla que dista de sta unos 250 metros al
Nordeste y est ms elevada que la anterior.
Esta segunda hornilla tiene una superficie much mayor, quiz de
unos 80 metros cuadrados; est al pie de una pea de 10 metros de
altura. En el centro de ella hay una solfatara, la ms grande de todas
las que hasta entonces haba visto, y se halla en estado de gran activi-
dad. Su boca est situada entire dos rocas cubiertas de una gruesa capa
de azufre; una gran column de vapor de agua que de ella se desprende
se condensa inmediatamente a causa de los vientos fros procedentes de
la montaa. El desprendimiento de anhdrido sulfuroso y de hidrgeno
sulfurado es muy fuerte.
Al lado Norte de la pea hay otra solfatara active, pero menos que
la anterior; otras muchas, menores que sta, se hallan diseminadas por
la pea, todas ellas en actividad. A 8 6 10 metros de su pie se hallan
unos quince batideros, algunos de ellos de grandes dimensions y muy
activos, el mayor est situado dentro de una peita, en forma de cueva;
las explosions que produce son fuertes, lanzando gran cantidad de lodo
a ms de un metro de altura. Los batideros son un poco ms pequeos
que ste, pero produce tambin explosions acompaadas de un ruido
sordo. Estos batideros distan los unos de los otros de 1 a 2 metros y
en el invierno el agua dulce procedente de la montaa, que desciende
por la pea, los une a todos entire si formando una laguneta cuyas aguas,
agitadas por las explosions forman un oleaje continue que desagua en
la quebrada de "La Danta", afluente del ro "Blanco".
Este segundo grupo de batideros y solfataras es muy activo, y las
columns de vapor de agua que de l se desprenden se observan desde
lejos, sobre todo en los dias de calma.
La Poza Verde,
Despus de haber recorrido con bastante atencin todos los puntos
de mayor inters, part para la "Poza Verde", situada a various kilmetros
de all, a la que llegu a las 2 p. m. Es una laguneta de unos 10 metros
cuadrados de superficie y de ms de 600 metros sobre el nivel del mar;
no tiene ms inters que el de ser una agua que contiene azufre y sulfatos
de cal y de soda. En sus orillas flota una nata verde; de all su nombre.







GEOGRAFIA DE COSTA RICA 71

Un curioso fenmeno ocurre en dicha poza; se agitan sus aguas al
producirse cualquier ruido; yo mismo hice la experiencia disparando un
tiro de mi revolver. Inmediatamente grandes burbujas se desprendieron
del fondo de la poza, explotando al llegar a la superficie, agitndola.
Permanec en aquel lugar una media hora y continue hacia la casa
de "Miravalles" con la esperanza de poder efectuar al da siguiente la
ascensin del cono, tan penosa segn la gente de aquellos lugares.



















Foto Fernndez Peralta. Volcn Miravalles Hornilla de la montaa

En camino hacia el cono volcnico
En la noche del 25 part de "Miravalles" para el "Guayabo", finca
la ms prxima al volcn, para emprender muy temprano el viaje hacia
la cima.
A las 8 a. m. del 26 dejbamos los llanos de "Las Mesas", y comen-
zbamos a subir "El Pedrero", falda Nordeste del volcn, llamada as por
la gran cantidad de rocas volcnicas que cubren casi toda su superficie.
La ascensin se efectu con lentitud para evitar cualquier accident,
pues las bestias tienen que subir por entire rocas y muchas veces sobre
ellas. A media que se avanza, la pendiente es cada vez mayor hasta
el extreme de hacer el camino intransitable para las bestias.
Eran las 9 y 30 cuando desmontamos para continuar la march a
pie; el bargrafo marcaba 1190 metros sobre el nivel del mar. Lo irregular
del terreno y el gran nmero de huecos que en l hay, hacen penosa
la ascensin; hora y media tardamos en llegar desde done dejamos
nuestras bestias hasta la entrada de la montaa. Desde este lugar la
vista es insuperable: dominate today la part Norte de nuestro territorio
y gran part del de Nicaragua.








72 JOSE FRANCISCO TREJOS

Al borde del abismo.
Inmediatamente continuamos el viaje hacia el filete de la falda que
subamos para seguir por l hasta el punto culminante del cerro; como
no haba vereda nos fue necesario hacerla zigzagueando continuamente
porque era ya impossible seguir en lnea recta a causa de la much
gradiente del terreno. Poco ms de una hora empleamos en llegar al
filete; all hicimos nuestro primer descanso, para emprender la march
minutes despus, hasta llegar al borde de un enorme precipicio formado
por una de las paredes del antiguo crter.
Caminando por un peligroso filete.
En este lugar es donde comienza la parte peligrosa de la subida;
el filete se angosta hasta tener menos de medio metro; hace un descenso
rapidsimo por un derrumbamiento y contina inmediatamente por una
elevacin brusca, terminando en una roca casi inaccesible; y como no la
pudimos border, tuvimos que escalarla para poder continuar la ascensin.
Logramos salvar este mal paso y continuamos el camino sin mayores
dificultades. Nos dirigimos al Norte, hacia la cresta terminal, formada por
tres picos, cubiertos de una exuberante vegetacin. Sin trabajo llegamos
al primero, desde el cual observamos que el segundo era el ms elevado
de los tres. El bargrafo indicaba 1724 metros.
Los picos del Miravalles.
A las 2 y 15 p. m., despus de cinco horas de camino a pie, llega-
mos al segundo pico, que como supusimos era el punto ms culminante
del volcn. Efectivamente estbamos a 1730 metros sobre el nivel del
mar. La tercera cima, apareca ms baja que nosotros, pero queramos
cerciorarnos de ello; emprendimos hacia all la march, convencindonos,
una vez ms, de nuestra suposicin: el bargrafo indic 1721 metros.
Retornamos inmediatamente a la segunda cima, donde nos vimos
obligados a despejar la montaa para poder permanecer en aquel sitio.
Las nubes cubran la parte superior del cono, y ello nos impidi gozar
del paisaje que tanto desebamos ver. La temperature fue de 12.2 C,
durante la hora que permanecimos en la cumbre; todo vestigio de actividad
ha desaparecido en la region superior. Los precipicios situados al Nordeste
estn formados por las paredes que en pocas anteriores constituan el
crter y que la vegetacin ha invadido. Los arrayanes han sido reempla-
zados por bosques frtiles que esperan al agricultor para contribuir con
sus riquezas al sustento de los descendientes de aquellos que quiz en
otros tiempos arruin.
El descenso
El descenso present muchas menos dificultades. En el paso del filete
logr tomar una vista que da una vaga idea de la magnitude del precipicio.
Sin ninguna novedad llegamos al sitio en que habamos dejado nuestras








GEOGRAFIA DE COSTA RICA 73

bestias, y al regresar saborebamos la gran satisfaccin de haber sido
los primeros en llegar a la cumbres del Miravalles.
Como tenamos el tiempo limitado, el da siguiente de nuestra ascen-
cin al volcn, exploramos el ro choso de sus aguas. Visitamos sus cabeceras y encontramos que est for-
mado por la unin de tres riachuelos: dos de ellos descienden de la falda
Nordeste del Miravalles y el tercero parece tener su nacimiento en el
antiguo crter del volcn. Las aguas de estos riachuelos son limpias y no
contienen ninguna sustancia mineral.
El ro se desliza rpidamente hasta los llanos de , en
donde recoge las aguas de unas fuentes minerales que han dado en lla-
mar de bre. El agua de estas fuentes, cuyo nacimiento no est lejos del ro co>, contiene, al parecer gran cantidad de xidos e hidratos de hierro.
A un centenar de metros de esta confluencia, las aguas se ponen blancas,
debido a la presencia de unas cuatro o cinco boquillas situadas en el
lecho del ro, de las cuales brota una sustancia blanca, que, segn Beutel,
contiene azufre, almina, sulfato de soda, cal, magnesia, cloruro de soda,
carbonato de cal y otras sustancias en menor escala.

Un ro misterioso.
El ro contina blanco hasta la confluencia con el aguas que contienen cido sulfrico, precipitan las sustancias en suspen-
sin en las aguas del rio . El fenmeno qumico que all ocurre
es de lo ms curioso: las aguas del ro Blanco> se aclaran y se depo-
sita en el fondo de ellas una sustancia roja que da al rio un aspect de
una gran herida; as contina por various kilmetros hasta la confluencia
de otras fuentes minerales de de unas boquillas del mismo origen que las ya citadas, colorean nueva-
mente de blanco las aguas.
Las boquillas estn en la margen derecha del ro, de tal modo, que
las aguas que pasan por encima de ellas se blanquean, mientras que las
de la margen izquierda conservan su color rojizo. Se establece as por
espacio de ms de cien metros una marcada division en el color de las
aguas, que luego se mezclan poco a poco y no de una manera uniform.
Las aguas de unas fuentes minerales, cuya composicin no pude
determinar, completan este complex fenmeno qumico pues blanquean
de un color uniform e intenso las aguas del rio, que con ese aspect
continan hasta mezclarse con el ro de las
La hornilla de la montaa.
Regres a muy satisfecho de mi viaje, con la perspec-
tiva de concluir mi expedicin al da siguiente, con vista de la gran Hor-
nilla de la Montaa.
Por la tarde del 28, lleno de curiosidad, me encamin a conocer







JOSE FRANCISCO TREJOS


la famosa hornilla que segn el gua era de grandes dimensions y
conocida slamente por l. Tomamos la vereda por entire la montaa,
que se extiende por las mrgenes de la quebrada de La Danta. El
ruido sordo producido por las explosions de batidero, y un olor fuerte
a hidrgeno sulfurado y ms tarde a anhidrido sulfuroso me indicaron
que ya no me hallaba lejos del tercer foco volcnico. Efectivamente, algu-
nos minutes despus pude ver una gran column de vapor de agua que se
desprenda de una boca que mide prximamente cinco metros cuadradrados
de superficie por tres y medio de profundidad, en donde herva el mismo
lodo gris oleaginoso que haba visto anteriormente en los otros batideros.
Grandes explosions, acompaadas de un fuerte ruido, lanza el barro-
a intervalos regulars y a ms de un metro de altura. En esta hornilla
slo existe este batidero, pero hay gran cantidad de solfataras en activi-
dad, que cubren una superficie de ms de sesenta metros cuadrados; est
situada no lejos de la segunda fuente de Vichy. Ms de una hora per-
manec en aquel lugar en contemplacin de las explosions, algunas de
las cuales pude fotografiar.
En vista de que nada ms haba que visitar regres a Miravalles.
Qu son los batideros?
De esta relacin se pueden sacar las siguientes conclusions: la
actividad del volcn se halla concentrada en sus faldas, en tres hornillas
formadas de batideros y solfataras.
Considerando que en las hornillas mencionadas los batideros se ha-
llan muy prximos a las corrientes de agua y a inferior nivel, mientras
que las solfataras aunque juntas con los batideros, estn siempre a nivel
superior al del agua, creo poder asegurar que los batideros no son sino
solfataras en las que la filtracin de las aguas, la accin del calor y an
la accin qumica de los gases han ido suavizando la tierra de las pare-
des de sus bocas y descomponiendo las rocas, para transformarlas en
una masa oleaginosa que al obstruir la salida de los gases, es lanzada
hacia arriba para darles paso. La agitacin continue de esa masa provie-
ne de la repeticin del fenmeno anterior.
Satisfecho de las buenas condiciones en que efectu mi expedicin,
prepar mi regreso a San Jos, content del buen xito obtenido.

EL VOLCAN TENORIO (1)

El Tenorio se levanta al Norte de la ancha llanura cubierta de-bos-
ques vrgenes impenetrables, la que hacia el trmino Noroeste de la Sie-
rra de Tilarn nos conduce, sin ninguna pendiente de importancia, desde
las llanuras secas del Pacfico a aquellas impenetrables e inexploradas
florestas en donde tenemos que buscar los afluentes del lado izquierdo
del Ro San Carlos y quiz tambin los del Ro Fro.

(1) Karl von Seebach. Revista de Costa Rica. Tomo VI.







GEOGRAFIA, DE COSTA RICA 75

Visto desde el Sur y Suroeste, parece el Tenorio un cono aislado
con dos cimas de pendiente poco empinada pocoo ms o menos 250). Su
base est formada por serranas irregulares cuyos zacatales son bastante
abundantes alrededor de pequeas lagunas que se han formado, interrum-
pidas de vez en cuando por grupos de rboles y que dan un excelente
pasto para el ganado caballar y vacuno. En estos zacatales yacen abun-
dantes bloques de roca, muchos de los cuales tienen un dimetro de ms
de 20 pies (ms de 3 metros). En ciertos lugares son muy abundantes
mientras que en otros faltan por complete. El volcn se levanta recto so-
bre estas llanuras y est cubierto de oscuros bosques que parecen cubrir
an su cumbre de dos pisos.
La situacin astronmica del Tenorio no se ha fijado todava. En la
Carte de la Cte du Mexique sur la Mer du Sud, del Departamento Ma-
rtimo de Pars, ha sido definida su situacin, en 1823, por L. von Beech,
entire los 110 Latitud Norte y los 840 44' Longitud Oeste de Greenwich.
En los Mapas Martimos ingleses trazados por Sir Edw. Belcher, su situa-
cin ha sido designada entire los 100 36' latitud Norte y 840 58' de Lon-
gitud Oeste. Kiepert lo coloca en su Mapa de la Amrica Central (1858)
entire los 100 34' Norte y los 840 50' Oeste. Segn mis determinaciones
en el Guanacaste, que estn basadas en la localizacin de Puntarenas-Boca
del Toro en la desembocadura del Ro Tempisque y de la Baha de Cu-
lebra, se encuentra el Tenorio en mi Mapa del Guanacaste (Petermanns
Mitteilungen) 1856. Lam. 9) entire los 100 38' 30" de Latitud Norte y los
84 57' Oeste de Greenwich. En la explicacin que acompaa a este mapa
de Petermanns Mitteilungen he demostrado que los ingleses dirigidos por
Sir Belcher midieron el Tenorio al que equivocadamente llamaron Mira-
vaya (sic) Miravalles), y que la altura encontrada la atribuyeron incorrec-
tamente al Miravalles. La altura es de 4300 pies o sean 1432 metros. Es
lstima que no hubiera podido yo comprobar estos datos.
Como nunca se vi salir humo del Tenorio y como tampoco exista
informacin alguna anterior sobre seales de actividad volcnica (la ms
antigua mencin del Tenorio (Thonorio) se encuentra en el Diario del Pa-
dre Cepeda que fu publicado por primera vez por Pelez Garca en el
ao 1851, (Memorias para la Historia del Antiguo Reino de Guatemala.
TomoIII, pg. 143) y como adems ni an su base haba sido explorada por
ningn naturalista que hubiera podido determinar su composicin geognsti-
ca, se ha querido negar su naturaleza volcnica. Para terminar con estas
dudas, resolve explorer el volcn y lo efectu el 31 de diciembre de 1864.
El Tenorio es poco favorable para un examen geognstico porque
las densas florestas de sus faldas y los arbustos de su cumbre, rara vez
permiten reconocer las rocas primitivas.
No pude hallar un crter en su cima. El espacio que queda entire
las dos cimas en donde se supone que est el crter, por el aspect que
present desde el valle, est ocupado por una pendiente poco encorvada.
Pude ver perfectamente bien la cima Norte del volcn sobre el cual es-
tuve y no encontr ningn crter. Por consiguiente si alguno existiera







76 JOSE FRANCISCO TREJOS

debiera hallarse hacia el lado Este de la cima Sur, que es ms alta que
la opuesta. Pero como los indgenas que me servan de guas y que tem-
blaban de fro y de cansancio no queran acompaarme por ms tiempo,
bajo ninguna condicin, y como adems era completamente impossible pe-
netrar solo por los tupidos arbustos, no fu possible comprobar la ausen-
cia de un crter. Sin embargo su existencia es poco probable porque desde
Las Caas se ve que el monte baja tambin regularmente hacia el Este.
Desde la cumbre del Tenorio puede verse muy bien que el volcn
ya no es el cono regular que se distingue desde lejos, los vapores con-
densados del monzn Noroeste caen en innumerables pequeas cascadas
desde su cima hacia el Oeste y se reunen en un ro que ha formado ya
su cauce en los flancos del volcn; este cauce es tan profundo que pa-
rece haber partido dichos flancos en dos parties, de manera que tomando
en cuenta las formas de las pendientes pudiera suponerse que ah hubiera
estado el crter y que por la accin del agua sobre su borde se hubiera
formado el principio de la honda quebrada.
Como antes de nosotros nadie haba penetrado por los bosques vir-
genes del Tenorio no pudimos saber con certeza a qu ro pertenecan
las aguas de aquella barranca; es muy probable que sean las fuentes del
ro Curubis. Un valle semejante en hondura pero que no se extiende tanto
hacia la cima, se encuentra en el Noroeste y lo tomamos por las fuentes
del rio Tenorio (grande). En el terreno comprendido entire estos dos des-
peaderos abrimos un camino con nuestros machetes cortando la hierba
y las ramas bajas de los rboles.
Hacia el Noroeste de la cima del Tenorio y entire ste y la depre-
sin que lo separa del Miravalles, se encuentra un cono aislado, bien se-
parado del volcn. Est-este cono tambin cubierto por una densa vegetacin.
Entre los bosques que cubren la pendiente de la montaa y las ricas
llanuras del Guanacaste existe una faja de sabanas que llaman la aten-
cin por el nmero de rocas que yacen en ella. Consider las serranas
irregulares con sus sabanas llenas de rocas como antiguos torrentes de
lava ya medio destruidos por los efectos de la denudacin y de la intemperie.
Cabalgando de las Caas hasta el Hato del Tenorio se camina con-
tinuamente sobre capas de tobas volcnicas, muy parecidas a las que se
ven en la ribera del ro Nde las Caas, cerca de la poblacin del mismo
nombre. Algunas veces son areniscas grises, suaves, que se componen de
fragments de feldespato y augita sin ningn segment; otras veces son
capas segmentadas en las cuales se hallan pedazos de andesita que de vez
en cuando forman conglomerados.
En un afluente insignificant que me nombraron ro Santigal encon-
tr los primeros fragments recientes de andesita que desde aquel lugar
se encuentran con ms frecuencia. El Hato mismo est colocado sobre
aquellas tobas, pero se encuentran tambin rocas de una andesita reciente.
Son de color de humo oscuro y se componen de una base bsica en la
cual se hallan cristales de un feldespato triclnico. Este feldespato (Oligo-
claso?) es de color perlino y brillante como la concha ncar.







GEOGRAFIA DE COSTA RICA 77

EL VOLCAN VIEJO (1)
En setiembre de 1911, tuvimos oportunidad de visitar la region de
Toro Amarillo, en compaa del Dr. Michaud y otros amigos estimables,
publicndose luego un informed ilustrado referente al terremoto de 28 de
agosto, en el Boletin de Fomento, ao I, nmero 7.




















Foto Anastasio Alfaro Volcn Viejo

En este informed se cita la entrada del Volcn Viejo, como trmino
de nuestra exploracin hacia el N W., siguiendo para arriba el curso del
Ro Segundo, donde se hallaban los derrumbamientos ms importantes
causados por el terremoto.
Ms tarde, en marzo de 1915, el Ingeniero don Ricardo Fernndez
Peralta se dirigi a Palmira, situada al Norte de Naranjo, en busca de un
nuevo volcn para atribuirle las erupciones de lodo que l haba obser-
vado desde el crter del Pos en la maana del 5 de febrero anterior.
Por desgracia el seor Fernndez Peralta tom camino al Oeste y su
informed publicado en la Revista de Costa Rica, ao I, Pgina 325,
result negative.
A fines de marzo del ao 1924 tuve el honor de acompaar al Dr.
Karl Sapper en su jira por Cariblanco, San Miguel, Ro Cuarto y Toro
Amarillo, presentndose de nuevo la oportunidad de ver el Volcn Viejo,
con la ventaja de tenerlo a tiro de pelcula.
La aldea de Toro Amarillo est circundada por cerros, muchos de
ellos de forma cnica, tales como el cerro del Congo al N N E, que es

(1) Anastasio Alfaro. Revista de Costa Rica. Tomo V.







78 JOSE FRANCISCO TREJOS

el ms avanzado hacia las llanuras del Norte. Por el lado Sur se hallan
los cerros del Roble, alto del Portillo y el de los Alfaro. Al Este se hallan
los cerros del Gorrin, los Anonos, el volcn de Pos, el cerro del Angel
y Cariblanco, que llega hasta el camino de Sarapiqu. Y al W. quedan los
cerros de Quebrada Grande, Ro Segundo, el Barroso, Peln y Volcn Viejo.
La aldea se halla colocada en las cabeceras del Toro Amarillo que
corre hacia el Norte y cuyas aguas estn formadas por riachuelos llamados
Rio Hondo, Gupiles, Azul, Las Pilas, Quebrada Gata, Ro Agrio, El
Desage del Volcn Pos, Los Anonos y el Gorrin por la margen del
Este; y por el Oeste, la Quebrada Grande, Ro Segundo, el Desage del
Volcn Viejo, Rio Barroso y El Mico.
Los simples desmontes del Toro Amarillo, iniciados poco tiempo
antes de 1911, se han convertido en fincas de ganado y en una aldea
preciosa, con su Ermita, aserraderos, casas de madera y todas las como-
didades de que nuestro pueblo laborioso puede disponer.
En la maana del 31 de marzo salimos montados para la finca de
Jess Esquivel, .situada cuatro kilmetros al N. W. sobre la margen derecha
del Ro Segundo, donde hace doce aos tena apenas una pequea
socola. Los viejos derrumbes se han convertido en jaulares nuevos de
quince metros de altura por veinte centimetros de dimetro, como si
expresamente los hubiesen sembrado con deliberada intencin para
consolidar aquellos terrenos disgregados por el terremoto de 1911.
Durante nuestra visit de 1911, ascendimos por el cauce del Ro
Segundo hasta llegar al nacimiento de la Quebrada del Azufre o Desage
del Volcn Viejo. En el curso de ese desage encontramos conglomerados
volcnicos conteniendo azufre y mantos estratificados de arenas y cenizas
en capas horizontales, que atestiguan la existencia de un antiguo volcn.
Una alta mur"!la vertical nos impidi la entrada al viejo crter, que deba
hallarse a 1800 metros de elevacin sobre el nivel del mar, segn la
estimacin que se hizo en aquel tiempo.
En este segundo viaje seguimos la falda del Sur, ascendiendo
siempre hasta una altura de 1750 metros, segn la estimacin del Dr.
Sapper, desde donde tomamos la vista que se public con el present
escrito. Un bosque de cedros, palmitos y srtubas hace olvidar la gradiente
pesada que debe caminarse a pie, en una longitud de doce kilmetros,
para contemplar a distancia relativamente corta el perfil superior del
Volcn Viejo. De all a Palmira salen los trabajadores por una vereda
hecha en la loma del Sur en caminata de fres horas solamente.
Todas las aguas que recoge la cuenca comprendida entire la loma,
del Sur, el Volcn Viejo al poniente y el Pos por la parte Oriental, se
unen y discurren por el cauce del Toro Amarillo, yendo a precipitarse
en preciosa catarata, cortada en rocas de basalto, de 80 metros de altura
8 kilmetros al Norte del valle para seguir su curso siempre al Norte
hasta las extensas y frescas llanuras de Ro Cuarto.
Se deca que una de las quebradas contiguas al Volcn Viejo haba







7GEOGRAFIA DE COSTA RICA 79

tenido explosion de lodo; pero result, de la inspeccin ocular, que gran-
des derrumbes causados por el terremoto del 4 de marzo destruyeron
en parte el curso de las aguas, formando press, que en la noche del
viernes 7 se rompieron y arrastraron enorme cantidad de piedras, rboles
y tierra hasta el lecho de Ro Segundo, produciendo la consiguiente alar-
ma y ruido desolador, que llen de pnico a las families y trabajadores.
La temperature del alto, al medio da del lunes 31 de marzo, di
150. centgrados. En Toro Amarillo se obtuvo un promedio de 16. C., del
3 al 6 de setiembre de 1911, la mxima marc 24.0 C., y la mnima 11.0
pero a las 6 de la maana del 10. de abril ltimo el termmetro seal
solamente 80. C., lo que parece indicar un promedio annual de 120. C., por-
que los meses de diciembre y enero deben ser todava ms fros.
Los pastos de toda esta region se conservan siempre verdes; las
aguas son abundantes y de buena calidad, exceptuando algunas quebra-
das que-reciberrdel-Votcn Pos infiltraciones de cido sulfrico e hidr-
geno sulfurado.
Durante los ltimos doce aos se ha trabajado bastante por mejo-
rar el camino que va a Toro Amarillo, de manera que pudimos llegar has-
ta Alajuela en nueve horas de jornada, sin fatiga, detenindonos con
frecuencia en el camino para tomar vistas, hacer perfiles y recoger mues-
tras botnicas y geolgicas. Las carretas cargadas de madera pasan ac-
tualmente con dificultad, porque un nuevo desvo de la cuesta, por el
lado del Norte, tiene ocupada la cuadrilla de trabajadores y con ese mo-
tivo se descuida el camino viejo.
Toda la cordillera Norte es de carcter volcnico: andecitas, basal-
tos y lavas son las rocas visible a lo largo del trayecto recorrido; la
vegetacin exhuberante y las frecuentes sacudidas del suelo indican la
vida de la tierra, preferible a los yermos improductivos de otros pauses.
Debemos hacer nuestros caminos a prueba de derrumbes, bien expuestos
a los rayos del sol, y construir habitaciones de madera, con techos ligeros,
todo clavado y seguro contra los movimientos del suelo, si queremos
disfrutar de la belleza del clima y de los recursos de vida que la Natu-
raleza nos brinda en esta garganta escultural de la joven Amrica.
Toca a la provincia de Alajuela habilitar los terrenos del Norte,
agregando a su collar de perlas la naciente villa de Ro Cuarto, que le
dar maderas y ganados, como la vertiente oriental de Cartago contribute
en gran parte a la riqueza national. El Iraz y el Turrialba son la vida
de la vieja metrpoli; el Pos y el Volcn Viejo darn nuevo vigor a la
provincia de Alajuela.
No es aventurado suponer una comunicacin internal entire el Pos
y el Volcn Viejo, porque la distancia que los separa no llega a 30 kil-
metros, y el terremoto de 1911 tuvo su epicentro en la depresin
medianera. Por otra parte: el 6 de setiembre de aquel ao, a las dos y
media de la tarde, sentimos tres temblores precedidos de retumbos, con
poco intervalo entire unos y otros.







80 JOSE FRANCISCO TREJOS

La distancia que separa el Rincn de la Vieja del crter del Pos
es como de 150 kilmetros y no creemos en la posibilidad de ver erup-
ciones de lodo del activo volcn guanacasteco desde la cumbre del Pos,
aunque no estuviese de por medio el cerro de Miravalles.
La incgnita de vida en el Volcn Viejo queda siempre por resol-
verse: su perfil y conformacin aparente son las de un crter verdadero,
pues aunque la vegetacin llega hasta la cumbre, tambin el Iraz y el
Pos la han tenido en aos anteriores. Nuestra primer visit al Toro
Amarillo tenia por objeto averiguar un epicentro y, una vez conseguido,
no era possible distraer el tiempo de los compaeros de viaje en investi-
gaciones de carcter diferente. En la segunda jira, la premura del
ilustrado amigo Dr. Sapper, tampoco nos permita disponer de un da ms
para reconocer el crter del Volcn Viejo en su face internal: dejamos ese
trabajo a los jvenes exploradores en aos venideros, con la :seguridad
de que revelarn para la ciencia verdaderas novedades.

EL VOLCAN BARRAHONDA (1)

Es ste un volcn de 300 metros de altura, distant 10 kilmetros
al N E de Nicoya. A sus pies se hallan situadas dos aldeas: Santa Ana
al O y Barrahonda al S E.
La ascension no ofrece dificultades, pues a caballo puede llegarse
hasta la cima en menos de una hora. Durante la subida tropieza uno con
rocas de carbonato de calcio perforadas en todos sentidos y con pedruzcos
de la misma sustancia que, desgastados por el tiempo y las aguas, semejan
huesos de animals fabulosos; por aqu vese el fmur de un mastodonte
gigantesco, all, la vrtebra de un dinosaur ms que colosal, y la ima-
ginacin puede ver all, en medio de aquel acinamiento de huesos, los
homoplatos y hasta los crneos informes de titanes bajo cuyas plants
habra temblado la misma tierra.
Sigue uno subiendo y cada vez las rocas de cal se las encuentra
en mayor abundancia hasta llegar a la cima, donde aquello present el
aspect de un parque blanco. Si se avanza un corto trecho, pasando
entire conos y altitos rocallosos, graciosamente adornados con arbustillos,
se llega a la primera chimenea de metro y medio de largo por ochenta
y cinco centmetros de ancho, profunda, oscura y muerta, a donde uno
puede rodar piedras que descienden con estrpito hasta extinguirse por
complete el sonido de las mismas en la profundidad.
De aqu en adelante el suelo responded a las pisadas del caballo, y
an a las del que viaja a pie, con un sonido de tambor hueco y sordo,
que est acusando la endeble capa de tierra sobre la que se transit. A
poco empieza a sentirse un hedor a cido sulfrico, a huevos podridos,
a pantano, hedor que se acrecenta cada vez ms hasta que, subiendo' a
(1) Alejandro Porras. La Escuela Costarricense. Alo 2. N.O 8.








GEOGRAFIA DE COSTA RICA 81

un cono de rocas se encuentra un crter de siete metros de largo por
cuatro y medio de ancho, foco de la hediondez. De l no se ven subir
gases, est aparentemente muerto; sin embargo en la profundidad oscura
se oye un sonido como el de una mquina de vapor. Este crter est
como el anterior, cortado a pico, y es impossible descender un poco si
no es colgando de una cuerda. A los ocho metros cincuenta centmetros
se divide en dos, separados apenas por una dbil pared de roca.
Si uno contina la ruta variando de direccin y siempre conducido
por un gua, como a un cuarto de hora ms se encontrar con un tercer
crter de seis metros de largo por cinco de ancho, casi circular, comple-
tamente muerto y perpendicular hasta una profundidad de cuatro metros,
de donde tuerce hacia el O siguiendo una lnea horizontal en una distancia
de nueve metros, desde cuyo punto se precipita otra vez, en forma de
pozo y en lnea vertical hasta lo infinito; aqu, en esta galera que comu-
nica con el segundo pozo, vnse multitud de estalactitas cilindricas de
todo tamao, que le dan un aspect de gruta.
Por el estilo hay ms de quince chimeneas, crteres o pozos en el
mismo volcn.


EL VOLCAN BARBA


Foto R. Ferndez Peralta Laguna del Crter


El Barba es tal vez el ms viejo de los volcanes de Costa Rica,
pues no se tiene conocimiento de su actividad ni en la poca de la con-
quista. Por los studios que se han hecho de sus alrededores se sabe que
en pocas muy remotas debi haber tenido gran actividad.


F ~c 71~ ~F~B
,; 9. B
r3*~i*r'a )~'
'pl~i- _,~*"~;..~LsUI~








82 JOSE FRANCISCO TREJOS

Dice el seor Pittier: El hecho afirmado por Frantzius de que el
Barba echara lava en su ltima erupcin (1776) no me parece admisible.
No aparece en ningn document encontrado por m, que el volcn
Barba haya tenido la erupcin de que se hace referencia; y aunque es
evidence, que en poca muy remota debi tener una formidable, con
derrame extraordinario de lava, no haba siquiera tradicin de ella entire
los indios, cuando vino la conquista. (C. Gonzlez Vquez. Temblores,
Terremotos, etc.)
Este volcn queda al N. E. de la poblacin de Barba, como a 25
kilmetros de ella. Est a 2835 m. sobre el nivel del mar y, desde que
se conoce, su crter es una laguna de agua fra.

EL VOLCAN ARENAL (1)

El volcn Arenal tiene la caracterstica de un cono perfect, inex-
plorado hasta hoy, y por tanto desconocido en el studio de los volcanes
de Costa Rica.
El mircoles 24 de febrero de 1937 fue hollada por primera vez la
cima del volcn Arenal; haca muchos das que proyectbamos escalarla y
conseguir as lo que no haban logrado muchos que intentaron el ascenso
anteriormente con resultados infructuosos.
Formamos la expedicin don Rodolfo Quirs Quirs, de San Jos;
don Bercelio Castro Ramrez, don Ricardo Quirs Rodrguez y el que
esto describe de Naranjo; don Elias Copper, don Gustavo y don Alberto
Quesada Rodrguez, de San Carlos.
Salimos de San Carlos el domingo; pernoctamos en La Vieja y el
lunes en la noche llegamos a La Palma de don Alberto Quesada, situada
al pie del cerro y al lado del camino ganadero a Tilarn.
El mircoles a las 6 a. m. salimos con direccin al cerro que estaba
muy despejado. La montaa virgen cubre sus faldas, irregulares, con nu-
merosas estribaciones y contrafuertes, cortados por hondos cangilones de
arena que se prolongan casi hasta la cima.
A las dos horas de ascenso, siguiendo una picada ya abierta ante-
riormente por algunos compaeros, quienes ascendieron hace un ao por
ms de una tercera parte del trayecto, llegamos al borde de la Laguna
Azul, de aguas limpias y cristalinas, descubierta hace un ao por don
Alberto Quesada y la cual no tuvimos tiempo de explorer, pero en el
mes de marzo pasado fue recorrida por mi hermano Ricardo Quirs Ro-
drguez, quien la cruz en una balsa. La Laguna Azul puede tener unas
diez hectreas ms o menos y no tiene desaguadero.
Tambin hay una Laguna Verde, es ms pequea; slo la vimos de
lo alto del cerro, nadie ha llegado siquiera a sus orillas; creemos que su
color se deba a la presencia de sustancias volcnicas.

(1) Luis Castro Rodrguez.




































Volcn Arenal. 1.552 metros de altura.
Altura determinada por el Ing. don Jaime Gutirrez.


Volcn Arenal. Fumarolas de la cima







GEOGRAFIA DE COSTA RICA 85

A media que avanzamos disminuye el tamao de los rboles y
aumenta la gradiente; hay sitios en los que haba que subir casi verti-
En la cima la vegetacin parece sostenerse sobre un suelo inseguro;
nosotros caminbamos por un suelo movedizo lleno de oquedades angos-
tas y profundas, verdaderas trampas medio cubiertas por ramazones lanudas.

El crdter
Al cortarse a pico la pierna o estribacin por donde ibamos, nos
vimos obligados a descender al menos profundo de los cangilones arenosos
y con mil dificultades alcanzamos la otra largos mechones verde claros, empapados. A veces tuvimos que arras-
trarnos en la maraa de ramas mechudas y por fin llegamos al trmino
-de la montaa, donde ya no hay rboles, solamente arbustos, pequeos
arrayanes. Al llegar a esta zona comprobamos la evidencia de la afirma-
cin que yo hiciera la vspera, al observer con un potente anteojo, esto
es: que an quedan restos del volcn y que de la montaa sale humo.
Pudimos comprobar que este humo no es vapor de agua, es humo
caliente que sale de distintas fumarolas ;situadas en los bordes de un
crter. Este crter es profundo pero de poco dimetro. No pudimos ex-
plorarlo detenidamente, pero lo vimos cubierto de raqutica vegetacin y
en las parties superiores de sus paredes hay emanaciones de humo, en
unas parties en abundancia y en otras de menor cantidad. La principal
fumarola queda al lado N. del crter. Por el lado externo hay una region
que est quemada y el humo sale, no de grietas que no se distinguen,
sino como csudado> por debajo de renegridas piedras. Este humo tiene
un olor peculiar que no me parece sulfuroso.
Es el Arenal un volcn extinguido o en formacin? Sera muy
interesante que fuese visitado por entendidos en esta rama de la ciencia.
Desde la cima se present ante nosotros un delicioso panorama: de
un lado las llanuras de San Carlos, por otro lado la cinta grisacea del
Ro San Carlos, en el horizonte un moso Lago de Granada perfilndose con toda claridad. De' otro lado
parte de la pampa guanacasteca, hacia el frente el volcn Tenorio. A la
derecha se extiende el lago Arenal, casi totalmente cubierto por plants
acuticas (gamalote); las nueve horas de penoso ascenso fueron compen-
sadas por el descubrimiento que hicimos del crter y por la belleza que
nos brind el panorama.
En nuestra sencilla exploracin no tomamos muchos datos cientficos;
nos falt la compaa de un professor entendido y deseamos que esta
relacin sea un aliciente que estimule a nuestros vulcanlogos costarricenses
Lo esencial es que hemos comprobado que el Arenal, extinguido o
en formacin, es un volcn. En su cima dejamos una botella conteniendo
un document comprobatorio de nuestra presencia en l.
La expedicin queda incomplete; es preciso que se haga una visit







JOSE FRANCISCO TREJOS


y que se tomen todos los datcs cientficos que se requieren para un
studio complete.
Para terminar slo quiero aadir que, ya que por solicitud de don
Jos Francisco Trejos se va a publicar esta resea el su Geografa de
Costa Rica, deseo que todos los que la estudien adviertan que Costa
Rica tiene una cuenta ms en su rosario de volcanes, y que mi mayor
satisfaccin de maestro ser la de contar a mis discpulos que, tras pe-
nosos esfuerzos, llegamos a lo alto del Volcn Arenal y que desde all,
como desde elevada atalaya, contempl con emocin las bellezas de
nuestra privilegiada tierra costarricense.


Los Volcanes
Conferencia del Dr. Carlos Sapper, dictada en el Colegio
de Seoritas la noche del martes 8 de Abril de 1924 (1)

Entre los espectculos que present la naturaleza al ojo del hombre,
es el ms imponente y en muchos casos tambin el ms bello el de la
erupcin volcnica.
La madre de toda actividad volcnica es el magma, es decir, una
roca de plasticidad latente o bien una masa fundida impregnada de dife-
rentes gases, tal como lo observamos en las lavas de la superficie, que
existen bajo una presin much menor que el magma del interior de la
costra terrestre en una profundidad de various o muchos kilmetros.
No conocemos con exactitud esa profundidad ni las condiciones de
existencia, bajo las cuales .se halla el magma en el interior de la tierra.
Igualmente no sabemos por cierto, qu circunstancias causan la expulsion
de las materias magmticas a la superficie de la tierra y produce de
esta manera las erupciones volcnicas; pero es muy probable que son va-
rias las causes de estos acontecimientos imponentes: en algunos casos el
magma ser expulsado de una manera pasiva, cuando ciertas parties de
la costra terrestre se hunde o se tornan en p'iegues segn la opinion del
eminente gelogo Eduardo Suess. En otros casos como probablemente en
la erupcin del volcn Santa Mara de la Repblica de Guatemala, en el
ao 1902, ciertas dislocaciones geolgicas disturban el equilibrio fsico y
qumico en que se hallaban los components del magma y causan explo-
siones fortsimas que abren el magma o sus gases en camino hacia la
superficie de la tierra; en otros casos puede ser, que el magma fund poco
a poco las rocas sobrepuestas hasta llegar a flor de tierra. A veces el
magma sube a la misma superficie cuando algn cataclismo o terremotos
abri hendiduras a grandes profundidades, porque de esta manera la pre-
sin disminuye repentinamente, permitiendo al magma la ascensin y con
ello la erupcin.

(1) Revista de Costa Rica. Tomo V.







GEOGRAFIA DE COSTA RICA


Los fenmenos que las erupciones volcnicas presentan, son muy
variados, segn las condiciones fsicas y qumicas del magma y la confi-
guracin del conduct volcnico, de la superficie de la tierra, adems, segn
el estado de la atmsfera. No es possible entrar, en esta corta conferen-
cia, en la discusin de todos los moments que influyen en el desarrollo
de las erupciones. Pero se debe advertir que la lava es muy flida cuando
el calor es excesivo y cuando la lava contiene relativamente poco cido
silcico: en tal caso, corre en terreno inclinado con mayor o menor velo-
cidad formando corrientes de lava de gran longitud, como lo observamos
muchas veces en los volcanes de Izalco y de San Miguel en El Salva-
dor o el de Masaya en Nicaragua, al otro lado. La lava se torna viscosa,
si el calor disminuye y si el cido silicico es ms abundante y si la vis-
cosidad puede ser tan grande que la lava ni aun en terrenos pendientes
puede correr, sino que se acumula y forma cmulooolcanes, es decir, coli-
nas compuestas de lava con pendientes muy inclinadas como lo observa-
mos actualmente'en el crter del volcn de Santa- Mara en Guatemala.
Es de much trascendencia para el desarrollo de los fenmenos vol-
cnicos y de la configuracin de los campos de lava, si sta contiene
muchos o pocos gases: en el ltimo caso, la lava puede llegar a la super-
ficie de la tierra tranquilamente y all se mantiene en calma, aunque a
veces se observan chorros altos de masas lvicas ascendiendo a 5, 10
o ms metros de altura a causa de un impulso de gases localmente con-
centrados, y cuando la lava endurece la superficie de la misma queda
relativamente lisa y plana aunque a veces algo ondulada y rugosa. Pero
cuando existen muy grandes cantidades de gases disueltos en la lava,
stos escapan con much violencia al llegar la lava bajo la presin dbil
de las parties superficiales de la costra terrestre, explosions, a veces tre-
mendas, abren al agua el camino hasta el aire. La superficie de la lava
que fu rica en gases se torna muy espesa al endurecerse, como lo obser-
vamos en la lava de la ltima erupcin del Boquern en El Salvador en
1927, o en las del Izalco de 1920, o en la prehistrica del Cerro Que-
mado en Guatemala.
No todos los retumbos son de origen volcnico; ms bien ocurren
muchsimos de origen tectnico; causados por ejemplo por la friccin de
porciones de la costra terrestre, que se mueven a lo largo de fallas, es
decir de rupturas ms o menos plans de la misma costra. Es sumamente
probable, que los -retumbos observados durante los ltimos temblores en
Orotina, Turrubares, Puriscal, Santa Ana, Escas, Esparta, Guayabo, Villa
Coln, Piedras Negras, pertenecen a esta clase, mientras que los retumbos
que se hicieron or en Llano Grande o en el Sanatorio del Iraz el 4 y
11 de marzo eran de origen volcnico.
Tomando en consideracin lo expuesto arriba, se comprende la gran
diferencia que existe entire las dos classes principles de erupciones vol-
cnicas que conocemos: 1.0 efusivas cuyos fenmenos son relativamente
tranquilos y 2.0 las explosives que se produce con much violencia.







JOSE FRANCISCO TREJOS


A esas dos classes de erupciones hay que agregar una tercera, que
se present raras veces, la extrusiva, por la cual masas preexistentes, l-
vicas o no lvicas, estn levantadas por fuerzas volcnicas, formando ele-
vaciones a veces sumamente caracteristicas.
Hay que advertir, que la actividad volcnica no solamente se mani-
fiesta en forma de erupciones, es decir de produccin de materials mag-
mticas, sino tambin muchas veces de otro modo. Por ejemplo, se oyen
a veces retumbos, es decir ruidos subterrneos procedentes del fondo o de
la vecindad de volcanes activos o quietos. Tales retumbos,. que pueden
ser producidos por explosions intraterrestres o por movimientos del agua,
por hundimientos interiores u otras causes, a veces alcanzan una intensi-
dad tremenda y ponen a toda la vecindad en alarma y espanto. Los retum-
bos son a veces precursores de erupciones (v. gr., losJ formidable ruidos
subterrneos que durante various aos se oyeron en la vecindad de To-
nicapn antes de la erupcin del volcn de Santa Mara en 1902). Pero
en otras ocasiones no sigue erupcin a estos ruidos espantosos, como su-
cedi en el volcn de Agua en Guatemala el 28 de octubre de 1880.
El aumento de la actividad de las fumarolas (es decir de las ema-
naciones de vapor) en los volcanes es en algunos casos precursor de
erupciones, as como la muerte de la vegetacin en ciertos parajes, la
emanacin de cido carbnico, agotamiento de fuentes, el aumento de
la temperature de sus aguas, el derretimiento repentino de la nieve, la
ascensin paulatina del suelo en el crter o en la vecindad del volcn
u otros fenmenos. Pero en muchos casos se restablece el estado ante-
rior tranquilamente despus de un tiempo ms o menos largo, v. gr. en
el volcn de Pacaca en Guatemala, a fines del siglo XIX y principios
del siglo actual, aparentemente porque el magma intraterrestre, que ya se
haba aproximado a la superficie de la tierra, se haba retirado otra vez
a las profundidades desconocidas del interior de la tierra.
Con relative frecuencia los temblores volcnicos son indicios de
erupciones, pero en otros casos ocurren terremotos destructores volcni-
nicos sin que siquiera haya erupcin alguna, v. gr. en San Salvador en
1854 y 1871 o en Cartago en 1910.
De lo dicho y de otras observaciones se puede deducir que no
existe indicio seguro de erupciones venideras y lo mismo pasa con los
terremotos, que hasta la fecha no se pueden prever con seguridad.
Los temblores ocurren en las diferentes parties del pas con marcada
diferencia de frecuencia e intensidad. Indudablemente tena razn el exce-
lente gegrafo don David J. Guzmn cuando en sus apuntamientos sobre
la topografa fsica de la Repblica de El Salvador (San Salvador 1883
p. 49) escribi, que los volcanes activos como el Izalco y Santa Ana, o
San Miguel figuran como una especie de pararrayos de seguridad de los
fenmenos intraterrestres, especialmente de los terremotos, mientras que
las regions donde los volcanes son ms o menos obstruidos sirven de
focos para frecuentes y a veces desastrosos terremotos.







GEOGRAFIA DE COSTA RICA


La cuestin de la causa de los temblores que se sienten en estas
Repblicas est estudiada ya muy lucidamente por various sabios como el
Conde Montessus de Ballore, David J. Guzmn, el Dr. Belloso y don Jorge
Lard. Sin embargo existen todava dudas series sobre la interpretacin
de various terremotos, los cuales se podran resolver solamente despus
de studios muy detenidos. Pero parece que se podr deducir de los
studios cuidadosos del seor Lard que existe un nmero relativamente
grande de focos ssmicos en el pas y que la mayora de los temblo-
res son de origen volcnico.
Aunque hay que conceder que puedan verificarse ciertas eventua-
lidades astronmicas que tal vez a veces precipitan el acontecimiento de
un terremoto, cuando las condiciones fsicas de la costra terrestre ya ha-
brn sido favorables para tal event.
As como hay entire los retumbos muchos que no son de origen
volcnico, pasa lo mismo con los terremotos y temblores, que en muchos
casos son de origen tectnico.
Los temblores ocurren en las diferentes parties del pas con marcada
diferencia de frecuencia e intensidad. Pero si creemos con Alejandro von
Humboldi, que los volcanes activos sirven muchas veces como una espe-
cie de pararrayos de seguridad; tenemos que advertir que esta proteccin
se puede referir a los temblores volcnicos y nunca a los tectnicos, que
aparentemente ocurren tambin con frecuencia en la Repblica.
La cuestin de las causes de los temblores que se han sentido en
el pas, tambin est estudiada muy lucidamente por various sabios, como
el Conde Montessus de Ballore, Enrique Pittier, Juan de Dios CSpedes,
Anastasio Alfaro, el Dr. G. Michaud, los hermanos J. Fidel y Rafael Tristn.
Estos studios ahora se facilitan much con la compilacin excelente
que ha publicado el Licenciado don Cleto Gonzlez Vquez
Sin embargo, existen todava series dudas sobre la interpretacin de
various temblores, las cuales se pueden resolver solamente despus de
studios muy detenidos. La solucin de tales problems es aqui suma-
mente difcil, porque los problems estn causados por acontecimientos
que ocurren en el interior de la costra terrestre, y por consiguiente, sola-
mente se pueden poner en evidencia, cuando hay conocimientos sufi-
cientes de la estructura geolgica de la misma. Pero desgraciadamente en
esta Repblica se ha estudiado hasta ahora la geologa de pocas regio-
nes con esmero, mientras que la mayor parte del pas es geolgicamente
desconocida. Es una lstima que el Instituto Fsico Geogrfico de San
Jos, que durante su existencia se haba hecho renombrado en todo
el mundo cientfico por sus excelentes trabajos, haya cerrado sus puertas
antes de haber extendido sus studios a la investigacin sistemtica de
la geologa del pas.
Y cuando el Instituto Fsico Geogrfico sea restablecido algn da,
como lo esperamos y deseamos, debera ser en mi concept una de sus
tareas principles el levantamiento de un mapa geolgico del pas.







90 JOSE FRANCISCO TR E JOS

Como hasta la fecha no existe tal mapa, no es possible investigar las
causes de los temblores con la exactitud que requerira el caso; respect
a la series de temblores que desde ms de un mes afligen al pas, no
puedo omitir una opinion bien fundada, no solamente por causa de la
deficiencia de nuestros conocimientos geolgicos, sino tambin porque
hasta la fecha los datos recogidos por el Observatorio y por los miem-
bros de la Comisin Cientfica, todava no alcanzan para darnos una idea
clara de todos los fenmenos ssmicos que se han verificado en el pas.
Hay que desear que todas las personas series que hayan observado los
temblores en puntos algo remotos remitan cortas descripciones de lo
que han visto y sentido, para que la Comisin pueda evaluar las obser-
vaciones y de esta manera obtener una base ms fidedigna para sus
conclusions.
Aunque hasta ahora nuestros conocimientos de los hechos son muy
insuficientes, sin embargo empieza paulatinamente a aclararse un poco la
cuestin. Parece que en Costa Rica existe, igualmente como en los otros
paises centroamericanos, un nmero relativamente grande de focos ss-
micos, es decir, de puntos o lneas existentes en cierta profundidad de la
costra terrestre, que se distinguen por cierta inestabilidad, sea que se
encuentre una tension grande de gases, o que traslade el magma del in-
tericr en cierta direccin como puede suceder en los focos volcnicos, o
bien que los estratos y rocas de la costra terrestre carecen de algunos
puntos o lneas de continuidad y bajo ciertas condiciones se mueven ver-
tical u horizontalmente produciendo temblores y muchas veces retumbos
tectnicos.
De las observaciones que conoce la Comisin se puede deducir con
toda reserve, que probablemente en la maana del 4 de marzo esta-
ban dos focos tectnicos en accin. El uno se halla al Occidente o tal
vez ms bien al Suroeste de la alta planicie central si es cierto que los
efectos de los temblores eran los ms fuertes en Orotina y a'rededores,
es decir, en una region donde segn las noticias de don J. Fidel Tristn,
ya desde algunos aos se haban notado pequeos temblores y retumbos.
Bien puede ser que el foco principal del movimiento'sismico occidental del
4 de marzo se halle ms al Sur de Orotina, tal vez en la vecindad del
mar del Pacfico, como lo parecen indicar los hechos observados en He-
rradura, Paquita y Quepos.
El otro foco tectnico se halla al Suroeste del pas, en Talamanca.
El seor Obispo don Agustn Blessing, observ en Amrero, cerca de
Sipurio, que se verific en la madrugada de aquel da un temblor fuerte
de intensidad V a VI. Un minuto despus se oyeron enormes retumbos,
parecidos en su vehemencia a la caonada del sitio de Lieja en 1914, y
se vieron grandsimas descargas elctricas de abajo hasta arriba y de
arriba hasta abajo en direccin hacia el N. O.
No sabemos cual de los dos focos ssmicos entr en accin primero,
por lo insuficiente de los relojes. Pero fcilmente se nota que el foco







GEOGRAFIA DE COSTA RICA 91

occidental tuvo efectos much ms graves que stosy se extendieron
a regions ms amplias, porque hicieron estragos en toda la altiplanicie
central y las regions adyacentes hacia el Pacifico, mientras que las cor-
dilleras centrales y de Talamanca sirvieron de defense para las regions
septentrionales y orientales del pas, contra los efectos del terremoto oro-
tinense.
Mientras falten noticias sobre una accin posterior del foco de Ta-
lamanca, todos sabemos que el foco tectnico occidental se mantuvo ac-
tivo ms de un mes y nadie puede decir si ahora se ha tranquilizado ya
definitivamente.
No sabemos si el aparente refuerzo de los efectos ssmicos de la
altiplanicie hacia su margen septentrional (en Heredia, Alajuela, Grecia,
San Ramn. etc.) es causado por una acumulacin de actividades tect-
nicas y volcnicas. Pero sabemos con seguridad, que los sismos tectni-
cos orotinenses han despertado a lo menos un foco volcnico, el del Iraz.
Segn las observaciones del seor don Emilio Robert en San Juan,
finca situada en las faldas meridionales del volcn indicado, el primer
choque de temblor fue relativamente suave, aunque de larga duracin; el
movimiento tuvo una sola direccin, aparentemente como continuacin del
sistema orotinense. A las 4.30 de la maana se oyeron fuertes retumbos
en Llano Grande y en Sanatorio (pero no en San Juan) y a las 5 horas
hizo el Iraz una erupcin fuerte. Como a las 7 horas de la maana se
observe en San Juan otro temblor, pero de carcter absolutamente dife-
rente: el movimiento no era ya en una direccin, sino circular, tal como
se haba observado muchas veces en los temblores de Quezaltenango
precedentes a la erupcin del volcn Santa Mara en 1902. Tales temblo-
res de movimiento circular, que son caractersticos en ciertos temblores
volcnicos, se observaron en seguida muchas veces en San Juan.
El 11 de marzo se notaron muchos choques csmicos en San Juan y
entire stos unos fuertes a las 10.30, 15 horas, y 16 horas; el movimiento
era horizontal. En Llano Grande se observ la tarde del 11 adems de
ruidos subterrneos, un temblor muy fuerte, el cual super la intensidad
de los temblores, que se notaron en Orotina y en la altiplanicie, demos-
trando con eso, que no dependa del foco orotinense, sino de otro que
no puede ser ms que el Iraz. Este volcn ha tenido erupciones algo
grandes el 20, el 23 en la madrugada y el 31 de marzo (desde 5 a 6 a. m.),
pero se haba presentado tranquilo durante la presencia de la Comisin
antes del medio dia del 23.
Si con estos datos ya vemos que entraron en accin en el pas va-
rios focos ssmicos, debemos constar, que seguramente el problema es
much ms complicado todava, como se ve por el frecuente cambio de
la direccin de los choques. Pero hasta ahora el material respective es
tan deficiente, las observaciones en ciertos casos inseguras, que hasta
la fecha no se pueden hacer ulteriores conclusions cientificas. Y lo mis-
mo pasa con las raras noticias sobre retumbos y sobre descargas elctri-








92 JOSE FRANCISCO TREJOS

cas. Las nicas indicaciones seguras sobre las direcciones de los movi-
mientos son las suministradas por el Observatorio de San Jos. Pero se-
ra de desear, que aumente en el mismo nmero de instruments con uno
completamente modern y que se traslade el observatorio a un punto
donde los instruments no sean expuestos a las vibraciones superficiales
debidas al movimiento de vagones y automviles.
Como Costa Rica se encuentra entire los pases que de vez en cuan-
do son afligidos por temblores y como no hay modo de preverlos con
seguridad, es necesario construir casas u otros edificios de una manera
adecuada, antissmica, y construirlos sobre un suelo favorable. Como don
Anastasio Alfaro ha tratado muy claramente ya de estos asuntos en el
Boletn de Fomento, 1911. No me detendr en repetir sus studios. Pero
no dejar de advertir que los indios mexicanos y centroamericanos no
solamente desde tiempos inmemorables construyeron ranchos antissmicos
amarrando con bejucos las diferentes parties de los mismos, sino tambin
anteriormente supieron former edificios grandes de cal y canto, que han
resistido desde siglos a las fuerzas ssmicas por la solidez en su hechura
y en muchos casos, como en las pirmides, por lo ancho de su base.
Me limitar con estas pocas explicaciores tericas sobre volcanes y
temblores y tratar ahora de dar a ustedes una idea ms viva del carc-
ter de las erupciones volcnicas, mostrndoles una series de vistas toma-
das en parte por mi mismo, en parte por otros volcangrafos.
Principiando con las erupciones efusivas hay que advertir que stas
al ser muy lquida la lava forman volcanes de pendiente sumamente suave
parecidos a escudos enormes, con crteres con forma de pozo, de gran
dimetro y con paredes casi verticales. A veces se encuentran en el fon-
do de los mismos, lagos ms o menos grandes de lava flida, que de da
y ms todava de noche, presentan un aspect maravilloso, como los es-
paoles pudieron observer en el siglo XVI en el crter occidental del
volcn de Masaya en Nicaragua. Llam muchsimo la atencin en aquella
poca, como lo demuestran los excelentes informes de Oviedo, de Fray
Bartolom de las Casas, de Anadogoya y otros. En aquella poca Fray
Blas del Castillo recogi an muestras de la lava lquida existente en el
crter, creyendo que contena oro.
Actualmente existe un lago de lava lquida en el crter del volcn Kilanea,
en la isla de Hawai; y nuevamente el professor Jaggar ha estudiado de una
manera eminente las propiedades de aquel interesantsimo mirculo de la
naturaleza, tomando al mismo tiempo vistas sumamente instructivas, que
dan una idea muy clara de los fenmenos singulares de la lava flida.
Perfectamente se nota cmo saltan a alturas respetables gotas y hasta
chorros de lava, que dan un aspect admirable, especialmente de noche.
En otros casos se levantan, por corto tiempo, bvedas de lava hirviendo
que se tranforman al fin en una lluvia de gotas brillantes. Es sin duda
el impulso de los gases lo que ocasiona estos fenmenos. He dicho.
*
*







GEOGRAFIA DE COSTA RICA 93

Para terminar esta seccin de studio de los Volcanes, debemos
consagrar un pensamiento a la memorial del eminente vulcanlogo costa-
rricense, el Profesor don J. Fidel Tristn, cuya premature muerte ha pri-
vado a la Patria de un verdadero sabio en los campos de la ciencia.
Sus mltiples trabajos son objeto de publicacin en un volume separado.
que nuestro gobierno debera interesarse en editarlo.

OROGRAFIA.-ANEXO A
LOS CERROS DE CANDELARIA (1)
Las cordilleras de Candelaria son, por lo comn, ricas en cal. En
las inmediaciones de San Juan de Tobosi y El Rosario existen yacimien-
tos de yeso, abono muy apreciable que hoy se halla sin valor en aquellos
lugares a causa de lo imperfecto de las comunicaciones, pues el transport
en carreta o a lomo de mulas, nico realizable hasta ahora, es demasiado
caro. En la ribera derecha del ro Alumbre, al Sur de El Rosario, se ve
en una pea una gran mancha blanquecina con ribetes amarillos que las
gentes aseguran ser alumbre, lo que no es raro, pues abundan en toda
esa region los silicatos de almina.
En el cantn de Acosta la cal se encuentra en diversas formas
frecuentemente, lo mismo que en la parte de Aserr cercana al Ro
Grande, formado por el Candelaria y el Tarraz que se juntan poco
antes de pasar por el camino que conduce a La Laguna y San Andrs.
De los peones que encajonan aquel rio se trajeron hace unos ocho aos
muestras de carbonato de cal y de margas, para ser analizadas; el resul-
tado fu de 950/, de carbonatos en las ltimas. Es decir, muy superior a
la de Turrialba, que contiene solamente de 84 a 860/o. Desde el punto
de vista commercial este abono del Sur de San Jos ofrece el mismo
inconvenient que el yeso de San Juan de Tobosi: el flete exagerada-
mente costoso que lo hace inaplicable en los cafetales, caales y huertas
de la meseta central. Sin embargo, como Monte Redondo es una region
cafetalera, y rica en potasa dentro de la circunscripcin de San Gabriel,
no es improbable que result econmico, perfeccionando el camino, extraer
carbonato de las mrgenes del Ro Grande para traerlo a los cafetales
que distarn de ocho a doce kilmetros de los yacimientos.
La zona calcrea se extiende siempre a lo largo del mismo ro, que
ms adelante se conoce con el nombre de Guaitil, al Sur de la villa de
Acosta, en las inmediaciones del casero de Cangrejal que tuve la fortune
de visitar en 1912, llevado de la curiosidad que en m despert el
informed de unos escolares de la localidad, quienes me aseguraron que
no muy lejos del poblado y en parte por ellos bien conocida, haba un
encanto, del cual me ofrecieron pruebas con la presentacin de grnulos
porosos, pulverizables y con puntas brillantes.
Siguiendo a los muchachos que corran como galgos entire las malezas
(1) Lucas Ral Chacn. Revista de Costa Rica. Tomo III.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs