• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Preface
 Fracaso imperial
 La habana , baluarte de la politica...
 Piratas, corsarios y contraban...
 Un centro de espionaje en Nueva...
 Las aventuras de renovales
 La reconquista imposible
 Bibliography
 Index
 Back Cover














Title: Política continental americana de España en Cuba, 1812-1830.
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081335/00001
 Material Information
Title: Política continental americana de España en Cuba, 1812-1830.
Physical Description: Book
Creator: Franco, José Luciano
Publication Date: 1947
Copyright Date: 1947
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081335
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aap3385 - LTUF
45459966 - OCLC
000127398 - AlephBibNum

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Half Title 1
        Half Title 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Preface
        Preface 1
        Preface 2
    Fracaso imperial
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    La habana , baluarte de la politica continental americana de Espana
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 34a
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 98a
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
    Piratas, corsarios y contrabandistas
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 162a
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
    Un centro de espionaje en Nueva Orleans
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 242a
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
    Las aventuras de renovales
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
    La reconquista imposible
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 322a
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
    Bibliography
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
    Index
        Page 429
        Page 430
    Back Cover
        Page 431
        Page 432
Full Text



PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA
XV



POLITICAL CONTINENTAL AMERICANA

DE ESPANA EN CUBA

1812- 1830

POR
JOSE L. FRANCO
de la Sociedad Cubana de Estudios Hist6ricos e Intemacionales



PREPACIO DEL
CAPITAN JOAQUIN LLAVERIAS





f)



LA HABANA
1947 '





















CONSEJO DIRECTOR PERMANENT DE LOS ARCHIVES
DE LA REPOBLICA DE CUBA.
(Ley nfmero 6 de 7 de mayo de 1942).

EDIFICIO DEL ARCHNVO NATIONAL
LA HABANA


President:
DR. EMETERIO S. SANTOVENIA,
Por la Academia de la Historia de Cuba.
Secretario:
DR. JULIAN MARTINBZ CASTELLS,
Por la Sociedad Colombista Panamericana.
Vocales.
SR. Fiaux IZASO,
Por la Direcci6n de Cukura del Ministerio de Educaci6n.
CAPrrAN JOAQUfN LLAVERIAS,
Director del Archivo Nacional.







UNIVERSITY

OF FLORIDA

LIBRARIES


TH, ,T hj "I

BY ThE U,:i
FLORIDA LILI


POLITICAL CONTINENTAL AMERICANA

DE ESPANA EN CUBA


1812-1830


e _D __ _I
































Es propiedad del
Archivo Nacional de Cuba.
Primera edici6n, 1947.


Impreso en los Talleres del Archivo Nacional de Cuba, La Habana.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA
XV


POLITICAL CONTINENTAL AMERICANA

DE ESPANA EN CUBA

1812-1830


POR
JOSE L. FRANCO
de la Sociedad Cubana de Estudios Hist6ricos e Internacionales





PREFACIO DEL
CAPITAN JOAQUIN LLAVERIAS









LA HABANA
1947




, 7a~s
9z=s?. 5~i/
LATIH
AMLRICA











PREFACIO

I, la verdad que pocas veces nos hemos sentido mds sa-
tisfechos que en esta ocasi6n al presentar a la conside-
raci6n de los estudiosos de cosas pretiritas una obra que
prueba en su ilustre author excesiva paciencia y hondo cono-
cimiento del tema escogido, y la cuat se refiere a un period
de la historic de Cuba poco divulgado, como fueron los su-
cesos ocurridos de 1812 a 1830.
La Habana, sin duda alguna, fue el centro de cudntos
movimientos politicos y pesquisas fueron realizadas por Es-
paia con el prop6sito de combatir y destruir los trabajos re-
volucionarios de los independentistas que tuvieron a su fren-
te al Libertador Sim6n Bolivar y a otros patriots america-
nos, los que anhelaban la total separaci6n de sus pueblos de
la naci6n dirigida entonces por Fernando VII.
En este libro desfilan, como en una cinta cinematogrd-
fica, personajes de triste recordacioV al servicio del despo-
tzsmo espaiol, y los cuales, para lograr sus fines, Ilegaron
con el mayor descoco a cometer todas clase de corruptelas.
Mariano Renovales, el pirata Laffite, el padre Sedella,
Picornell, Lacarrigre Latour y algunos mds, no escapan at
examen minucioso de sus conducts por el autor, quien ha-
ce de cada uno de ellos admirable andlisis.
Hace afos que solicitamos para el "Boletin del Archivo
National" colaboracidS de los eruditos y brindamos sus pdgi-
nas para la publicaci6n de trabajos originales, documenta-
aos con vista de los datos contenidos en los legajos de dicho
centro de cultural, debiendo por tanto estar fundamentados
en testimonios irrecusables. Mucho tenemos que agrade-
cer a todos aquellos que generosamente han respondido a
nuestra invitacin.
Y hace cerca de un lustro que a ese objeto ha visitado
a diario el Archivo Nacional el renombrado intermunici-
palista Jose Luciano Franco, quien con ferviente entusias-
mo ha logrado la composici6n del brillante studio que ha
dedicado graciosamente a la Instituci6n a nuestro cargo,
y por cuyo empelio merece el parabidn de los que saben lo
dificil de tareas de tal naturaleza.
La much extension del trabaio de referencia, titulado
"Politica continental americana de Espala en Cuba" ha







PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


imposibilitado su inclusion en las pdginas del "Boletin";
pero en cambio nos produce el placer de que forme parte de
una nueva publicaci6n del Archivo Nacional, con la como-
didad de hacerlo asi que se facility su lectura, sin division
alguna y, ademds, se demuestra, una vez mds, el valimieln
to y riqueza documental que conserve el citado Estableci-
miento, ya que Franco seiiala con acierto las fuentes que
Ic han servido para su magnifico historical, casi todas ellas
existentes en sus estanterias y totalmente in6ditas.
Pero no terminaremos sin volver a ocuparnos de la per-
sonalidad del autor, nacido en La Habana, periodista de
solida cultural, miembro distinguido de la Sociedad Cuba-
na de Estudios Hist6ricos e Internacionales, que ha repre-
sentado con suficiencia al Municipio de su ciudad natal en
diferentes Congresos celebrados en Sevilla, Barcelona, Pa-
ris, Mexico, Santiago de Chile y que, sin citar bastante mas
de sus meritos personales, ha dejado siempre en su actua-
ci6n una huella de preparaci6n y capacidad, product de su
clara inteligencia y amor profundo a su patria.
Nos resta felicitar al querido y admirado Franco por
tan sobresaliente contribuci6n a la bibliografia cubana y,
tambien, dejar constancia de nuestra gratitud por la fine-
za que ha tenido donando al Archivo Nacional las primicias
de su producci6n hist6rica.
Joaquin Llaverias
Director del Archivo Nacional













"Yo prescindo de las causes; el hecho
es (y el hecho inevitable) que la isla es-
ta abandonada a si misma, despu6s de ha-
berla bomprometido hasta el dltimo extre-
mo respect de los demis paises de Ame-
rica, por haber sido la verdadera Espafia
que ha hecho la guerra a todos ellos, pues
de la peninsula jams ha venido ni un
real para este objeto, y sin los recursos
proporcionados por Cuba, hace tiempo que
a los espafioles se les hubiera olvidado que
tuvieron colonies, y que ahora para conti-
nuar unida a Espafia, se veria la Isla en
la obsoluta necesidad de entrar en una
guerra sangrienta, de la cual no puede
resultar sino su ruina".
Felix Varela: "El Habanero" -
Tomo 1 Ndm. 2 pigs. 53-57
Aiio 1824.
"Luego que usted reorganize a Colom-
bia, debe, en mi opinion, dirigir sus miras
a la isla de Cuba. Alli le dara usted el
iltimo golpe a la terca Espafia. La gue-
rra de la America no es con esta, sino con
la isla de Cuba, en la que el gobierno de
Madrid encuentra recursos y dinero"
Carta al Libertador Bolivar de
Jose Fernandez. Madrid Lon-
dres, sepbre. 3 de 1827.


FRACASO IMPERIAL

A L finalizar la d4cima octava centuria de nuestra era,
ofrece Espafia signos evidentes de una total decaden-
cia social y political, que la incapacita para administrar pro-
vechosamente su dilatado imperio colonial.
El anblisis de las causess que originaron la decadencia
de la en un tiempo floreciente y progresiva Espafia, cuyo
period de maxima grandeza tuvo su culminaci6n en el des-
cubrimiento de Am6rica, nos Ileva a poder afirmar que se
debi6, principalmente, al regimen absolutista; instaurado
por la dinastia de lo reyes austriacos.
Las classes feudales cuyo poder econ6mico hubo de afian-
zarse en una doctrine political normada por el sistema de
monopolio mercantil y el mantenimiento de la instituci6n
de manos muertas, que miraban con natural desagrado las
empresas industriales y el trabajo productive; con un olvi-
do total de las perspectives hist6ricas que brindaba la pri-
vilegiada situaci6n de Espafia, se aliaron firmemente a
Carlos I y sus herederos. Empefiados en destruir las liber-
tades municipales y la libre discusi6n de las Cortes que li-







PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


mitaban hasta cierto punto los excess del poder real, y en
guerras continentales costosas realizadas contra el verda-
dero interns de la naci6n, no lograron desarrollar las rique-
zas de America en conexi6n con la vida econ6mica national.
Paralizaron las energies activas de un pueblo de altas cali-
dades naturales, encaminando a Espania hacia una dolorosa
y rApida decadencia. La psicologia antiburguesa de una
nobleza parasitaria hizo que el torrente de oro que afluia a
la Metr6poli tUviera efectos desastrosos. Aument6, con su
monstruosa opresi6n, las trabas en el camino de la evoluci6n
capitalist del pais, y precipit6 la desmoralizaci6n de am-
plios sectors industriosos con su incontenible corrupci6n.
La reacci6n feudal desde el siglo XVI, agrupada bajo
la omnipotencia del Santo- Oficio, hubo de secar hasta su
total agotamiento las fuentes de la riqueza y de la cultural.
Empleo su indiscutible poderio en hacer olvidar la clasica
tradici6n de justicia y derecho, de fueros y libertades --que
tan fielmente ha grabado el pueblo espafiol en las piginas
inmortales del Romancero- para convertir la monarquia
absolute de Austrias y Borbones, a lo largo del period his-
t6rico que comprende desde el Renacimiento hasta la Revo-
luci6n Francesa, en centro director de la reacci6n contra to-
das las fuerzas progresivas de Europa.
La organizaci6n de los paises del Nuevo Mundo res-
pondi6, especialmente en las instituciones econ6micas, al
espiritu feudal de exclusivismo y monopolio que imperaba
en la Metr6poli. Una teoria interminable de abuses regla-
dos -fiel interpretaci6n de la concentraci6n enorme de po-
deres y atribuciones del absolutismo- descansaba en la
gracia o merced real, en el marco de las llamadas regalias
de la Corona de Espafia, y en el regimen de comercio y na-
vegaci6n con las Indias.
El comercio de America fu6 centralizado en la Casa
de Contrataci6n en Sevilla, fundada en los albores de la
colonizaci6n -10 de enero de 1503- como entidad rectora
de toda la vida colonial, provista de una minuciosa regla-
mentaci6n del trifico mercantil del que estaban excluidos
los extranjeros:
que ning6n puerto ni parte de las Indias Occidentales, islas y tierras firmes
de los mares del Norte y del Sur, se admite ning6n ginero de trato con ex-
tranjero, aunque sea por via de rescate 6 cualquier otro comercio. bajo pena
de vida y perdimiento de todos los bienes a los que contravenieren. (Ley
VIII, titulo XXCII, libro IX. Recopilaci6n de 1681)







POLITICAL CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


Estas restricciones apuntadas de las Leyes de Indias
dieron lugar al desarrollo en la zona del Caribe del trifico
clandestine en todas las escalas, asi como ayud6 a fomen-
tar la pirateria.
La retenci6n de los metales preciosos y el monopolio co-
mercial que respondia a los intereses del absolutismo, en-
contraron expresi6n y defense en originales economists
de la 6poca. Sancho de Moncada. en su Restauraci6n po-
litica de Espafa, (1619) pide aue se pusiera en los puertos
un tribunal de Jueces' seglares que procedieron por via de Inquisici6n, siguien-
do el estilo del Santo Oficio, contra los que metieren 6 sacaren cosas vedadas,
airentando y condenando irremisiblemente a muerte a los culpables. (1)
Una minoria select, extraida de la porci6n mis cul-
tivada de la pequefia burguesia de ciudades comerciales y
capitals de provincia, dej6 constancia de su inconformidad
en la honrada critical que formularon de un estado de cosas
que se complacia en acelerar la ruina de Espafia. Asi Saa-
vedra Fajardo, (1584-1648) en un libro de nobleza ejemplar,
Empresas political, hace con juicio singular el anilisis de
una sociedad en que se persigue la cultural y el pensamiento
emigra o se refugia en la sombra; en quie impone su presen-
-cia inquietante el soldado harapiento de rofiosa tizona mez-
clado al numeroso ej6rcito de mendicantes, con hibito o
sin 61, que llenan campos y ciudades. Para Saavedra la in-
fluencia fascinadora de las fAciles riquezas adquiridas en
Am6rica determine tal situaci6n.
STodo lo alter la posesi6n y abundancia de tantos bienes. Arrim6
luego la agriculture al arado, y vestida de seda, cur6 las manos endurecidas por
el trabajo. La mercancia, con espiritus nobles, troc6 los bancos por las sillas
jinetas y sali6 a ruar por las calls. Las artes se desdefiaron de los instrumen-
tos mecanicos...
Con valentia, desafiando los peligros de la Inquisici6n,
expone Saavedra Fajardo su criterio opuesto a la expulsion
de moros y judios, porque arrojindolos de su suelo Espafia
antepuso
el esplendor de la nobleza & la conveniencia, y la religion, & la prudencia hu-
mana.
Afios mis tarde, (1748) una voz tan aut6nticamente
espafiola, como la anteriormente citada, la del ingenioso

(1) Citado por el Prof. Algarra en las notas a la Historia de la Eco-
nomia de J. Conrad.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


D. Jose Cadalso y Vazquez, en la critical social de las Cartas
marruecas, afirma que
Espaiia, desde el fin de 1500, es como una casa grande, que ha sido magnifi-
ca y s6lida; pero que, por el decurso del tiempo, se va cayendo y cogiendo
debajo a sus habitantes...
... Desde el siglo XVI hemos perdido los espaiioles el terreno que algunas
otras naciones han adelantado en ciencias y artes.
Las instituciones political, sociales y econ6micas, los
fundamentos del orden legal existente en el Nuevo Mundo,
era un trasunto fiel de lo que existia en Espafia. El Go-
bierno colonial, y todo el aparato que lo componia de Vi-
rreyes, ,.Capitanes Generales, Audiencias, Oidores, Inten-
dentes de Hacienda, etc, reproducia, con la mayor fidelidad
que le era possible, los errors que hemos tratado de dar a
conocer en un ligero esquema. La codicia desmedida, los
abuses y agravios de jueces y oficiales reales en Indias, fue-
ron expuestos por D. Gabriel Fernandez" de Villalobos, Mar-
ques de Varinas, en 1685, en un extenso memorial en el que
ya se anuncia la perdida del imperio colonial causada por
la desacertada political que se observaba.
Que todos estos dafios de codicia en las Indias y en los demis dominios
de V.M. acaban con ellas y se puede Ilevar tras si la Monarquia, por razones
de Estado... de aqui nace tambien apagarse el amor y estimaci6n de los va,
sallos A la real persona y dignidad de V.M. a que aquellos reynos vayan apar-
tando la vista y los ojos del original de Espafia, pareciendoles que tienen lo
que han menester en las Indias, de donde puede resultar con el-tiempo otra
idolatria political, no de menos consecuencias que las anteriores... Lo que
tiene escandalizado al mundo es que no se prevengan estos dafios y que se
ceje correr este desorden que ha venido i la America sola, porque en cada
reyno se hagase trescientas personas ricas (2).
Doblada la mitad del siglo XVIII pareci6 que Espafia,
en un gigantesco esfuerzo por abandonar la causa anti-
hist6rica que en el mundo representaba, se incorporaba a
las fuerzas progresivas contra las que en vano habia lucha-
do. Correspondia esta actitud al period en el cual acen-
tuibase el movimiento social capitalist, anunciado en Fran-
cia bajo las banderas del enciclopedismo que habia de condu-
cirla a romper con las cadenas feudales, y, que, en.Inglate-
rra, a partir de la Revoluci6n Puritana de'la centuria an-
terior, habiase logrado ya con la abolici6n de las regalias

(2) Gabriel Fernindez de Villalobos: Vaticinios de la Pgrdida de las
Indias.







POLITICAL CONTINENTAL AMERICANA DE ESPANA EN CUBA


de la Corona y de las relaciones feudales, legando en la es-
fera econ6mica a la libre actividad individual, sin la onero-
sa intervenci6n de las autoridades eclesiAsticas o secula-
res.
A Carlos III y sus esclarecidos ministros Floridablan-
ca, Aranda, GAlvez, se debe el intent de modernizar la Mo-
narquia, conducirla a la libertad por una rApida y juiciosa
sucesi6n de reforms.
Esta fu6 la 6poca brillante de la creaci6n del Ministe-
rio Universal de Indias -con el visitador D. Jos6 de GIl-
vez al frente- de nuevas orientaciones en la political ame-
ricana; de la emancipaci6n del comercio hispano-arnericano
del convoy y los galeones. De la reform de toda la admi-
nistraci6n ultramarina, y se dictan la Ordenanza de Inten-
dentes, las nuevas Ordenanzas de Minas, el Reglamdnto de
Comnercio; se prohiben los repartimientos que daban a la
autoridad los aires de mercader; se declara libre el comer-
cio entire nuevos puertos espafioles y los de las Antillas, in-
cluyendose mis tarde los de Yucatan, Campeche y Luisia-
na; en que terminal la hegemonia de Sevilla al trasladarse
la Casa de Contrataci6n a Cadiz, y, en fin, el period de
enorme significaci6n para el future de este hemisferio en
que los batallones de milicianos negros de La Habana apor-
taron la contribuci6n de sangre que ofrendaba Espaiia a
la liberaci6n de las colonies inglesas de la America del Nor-
te.
No escape a la amplia vision political del Conde de Aran-
da, las perspectives peligrosas que al dominio colonial es-
paiiol abria la instauraci6n de una democracia republican
en una tan cercana vecindad. Y, al firmar en nombre de
Carlos III el Tratado de Paz ajustado en Paris en 1783, ex-
puso en un c6lebre memorial reservado al Monarca, con
toda franqueza, su opinion sobre el descontento que surgia
en las provincias de Ultramar por el mal gobierno de go-
bernadores y virreyes, y las posibles consecuencias que se
derivarian de la independencia norteamericana.
Esta repfiblica federativa ha nacido, digimoslo asi, pigmeo, porque la
han formado y dado el ser dos potencias poderosas, como son Espafia y Fran-
cia, auxiliindola con sus fuerzas para hacerse independiente: manana seri gi-
gante, conforme vaya consolidando su constituci6n, y despues un coloso irre-
sistible en aquellas regions. En este estado se olvidari de los beneficios que
ha recibido de ambas potencias, y no pensar. mis que en su engrandecimien-
to. La libertad de religion, la facilidad de establecer las gentes en terrenos







PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


inmensos, y las ventajas que ofrece aquel nuevo gobierno, llamarin A labrado-
res y artesanos de todas naciones, porque el hombre va donde piensa mejorar
de fortune, y dentro de pocos afios ver6mos con el mayor sentimiento levanta-
do el coloso que he indicado. Engrandecida dicha potencia anglo-americana,
debemos career que sus primeras miras se dirigirin A la posesi6n entera de las
Floridas para dominar el seno Mejicano. Dado este paso, no solo nos inte-
rrumpira el comercio con el reino de Mijico siempre que quiera, sino que
aspi-ara A la conquista de aquel vasto imperio, el cual no podr6mos defender
dcsde Europa contra una potencia grande, formidable, establecida en aquel
c:intinente, y confinante con dicho pais.
Estas reflexiones Ilevaron al Conde de Aranda a pro-
poner al Rey deshacerse de todas las posesiones america.-
nas, con la excepci6n de Cuba y Puerto Rico reservadas para
que sirvieran de escala o dep6sito para el comercio espafiol;
colocar'principes espafoles como reyes de M6xico, Periu y
Tierra firme, y celebrar Francia y Espafia tratados comer-
ciales entire los nuevos soberanos, con exclusion de los in-
gleses. !
No olvidaron nunca los funcionarios espafioles mas
alertados. los vaticinios de Fernandez de Villalobos, las se-
renas advertencias de Cadalso y Saavedra Fajardo, y, me-
nos ain, las cercanas profecias del ilustre Conde de Aranda.
Pero los hombres del despotism ilustrado, que gobernaron
omnimodamente a Espafia, Floridablanca, Aranda, Galvez,
Jovellanos -este iltimo durante un corto period con Car-
los IV- encontraron, en los ensayos reformistas del r-
gimen de la naci6n, una resistencia insuperable en lo inte-
rior. Porque, a pesar del absolutismo,
no mandaba el Rey: mandaban los acaudalados y prepotentes, los capitulares
perpetuos, la aristocracia de campanario, a quien la provision democritica de
1766-1768 y la mesocratica de 1770, miradas desde su punto de vista egoista
y puramente utilitario, inferian notorio prejuicio, y que sabian contestar A
las 6rdenes del poder central con un respetuoso encogimiento de hombros,
que queria decir: se obedece, pero no se cumple (3).
Si estos factors impedian en la propia Espafia el de-
sarrollo de una political progresiva que colocara a la naci6n
dentro de las realidades hist6ricas de la 6poca -cuyo era
el prop6sito de los reformistas citados y sus discipulos--
otros no menos importantes, colocados tambign detrAs de
privilegios irritantes, condenaban al vasto imperio colonial
a desastrosas consecuencias. Uno, nucleado principalmen-

(3) Joaquin Costa: Colectivismo Agrario en Espaia.








POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


te por los comerciantes de CAdiz, medraba al amparo del
monopolio mercantil, aferrAndose ciegamente al principio
de que las colonies no debian producer sino materials pri-
mas o articulos que no compitiesen con los espafioles, y que
solamente a ellos les estuviese permitido abastecerlas; el
otro, era el de los criollos ricos, duefios de esclavos, que si
bien tenian motives suficientes para resentirse de una bu-
rocracia colonial que compendiaba en si toda la abomina-
ble odiosidad del despotismo hispAnico, tenian y odiaban
ain mAs la possible aplicaci6n de cualquiera media political
de tipo liberal que hiciera menos cruel la separaci6n de cas-
tas en que afincaban su preeminencia y poderio, que diera
al traste con el inicuo trifico negrero y la explotaci6n de los
esclavos.
Arist6cratas esclavistas del Nuevo Mundo apoyados
en el interns regresivo de la oligarquia peninsular -mien-
tras que en Inglaterra, Francia y Estados Unidos se desa-
rrollaba y triunfaba el sistema social capitalista- mantu-
vieron las instituciones feudales e hicieron possible que la
Monarquia espafiola, corrompida y caduca, conservara ple-
namente el dominio sobre las extensas colonies de AmBri-
ca hasta los primeros afios del siglo XIX.
Las guerras con Inglaterra y Francia, la Revoluci6n
francesa, la independencia de Haiti, y, sobre todo, la inva-
si6n de la propia Espafia por los ej6rcitos de Napole6n. crea-
ron nuevas condiciones hist6ricas, que junto a la revoluci6n
producida por la aplicaci6n a la industrial de la maqutha de
vapor, hubieron de transformar radicalmente las relacio-
nes existentes no solo entire Espafia v sus colonies, sino en-
tre todos los paises del mundo. Asi Inglaterra, de enemiga,
se convierte en aliada y defensora de la integridad de Espa-
iia, de cuyo imperio colonial no hacia ain much tiempo ha-
bia intentado apoderarse; y el centro de la gobernaci6n del
Estado espafiol, despues de las desvergonzadas negociacio-
nes de Bayona y las vicisitudes de la Suprema Junta Central
-en que tan pobre papel desempefiaran Jovellanos y Flori-
dablanca, arrepentidos de haber sido reformistas- se con-
centraba en la precaria Regencia aislada en CAdiz.
Los distintos virreynatos, capitanias y gobernaciones americanos alcan-
zaron desde ese instant una fisonomia casi independiente, derta influencia
que no sofiaron los cabildos ejercer en los dias de su mayor esplendor, (4)
y muy pronto el movimiento separatist americano, influen-
(4) Angel C6sar Rivas: Ensayos de Historia Politica y Diplomdtica.







PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


ciado por las ideas de la revoluci6n burguesa francesa, infil-
tradas a pesar de las barreras puestas por las autoridades
coloniales, y el ejemplo de los Estados Unidos y Haiti, sur-
gi6 triunfalmente en Venezuela, Nueva Granada, Chile,
Buenos Aires y Mexico.
Las Cortes de Cadiz -convocadas por la Regencia muy
a su pesar, y reunidas en la isla de Le6n el 24 de septiembre
de 1810- product del gran movimiento national que lo-
gr6 la expulsion de los franceses, reunidas en circunstan-
cias sin paralelo en la historic mientras la totalidad de Es-
pafia era ocupada por los soldados de Bonaparte, no solo se
di6 a la tarea de introducir en las viejas instituciones na-
cionales las medidas reformistas recomendadas nor los mis
destacados intelectuales espafioles Pn 1p siglo XVIII, sino
que expidi6 con el mismo sentido liberal -con el prop6sito
deliberado de retener las colonies de America- una series
de medidas destinadas a mejorar las condiciones de vida
de las masas esclavizadas del Nuevo Mundo, suprimiendo
la mita, los repartimientos, el monopolio del mercurio y la
trata de esclavos.
Rompia, un poco tarde quizas, con la rutinaria indo-
lencia en que habia caido el Ministerio Universal de Indias
creado por el Marquis de la Sonora. Y. al intentar una nue-
va political ultramarina, chocaba con los intereses de las
oligarquias criollas agrupadas en torno al Capitin General
o Virrey, si era lo suficientemente reaccionario, o dispues-
tas a buscar con las amenazas de movimientos separatis-
tas el tranquilo disfrute de sus privilegios.
Las contradicciones se multiplicaban en lo referente
a la political colonial, especialmente en relaci6n con la acti-
tud de los comerciantes de Cadiz -que presionaban sobre
las Cortes para impedir el libre comercio- y la situaci6n
de la Gran Bretafia. Esta naci6n, que habia apoyadb las
primeras manifestaciones separatists hispano-americanas,
se encontraba como aliada de Espafia en la guerra contra
Bonaparte en la obligaci6n de prestarle toda la ayuda po-
sible con el fin de que las colonies cooperaran en el esfuerzo
de guerra, pero necesitaba conservar para su propia poli-
tica de expansion industrial el libre acceso a los mercados
espafioles sin las trabas seculares que imponia el absolutis-
mo hispano con el ya caduco monopolio de que usaban y abu-
saban los comerciantes de Cadiz.
El embajador de Inglaterra, Enrique de Wellesley,'
que ejercia una positive influencia en el gobierni espafiol








POLITICAL CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA 9

di6 el primer paso en el camino de resolver, por medio de ne-
gociaciones con los rebeldes de Am6rica y el gobierno de
Espafia, las dificultades que se confrontaban. Segin el
Ministro de Estado espaiiol D. Jos6 Garcia Le6n y Pizarro:
En nota de 27 de Mayo de 1811, Mr. Wellesley comunic6 a la Regen-
cia las instrucciones que habia recibido de su Gobierno, instrucciones un tan-
to vagas y confusas, pues barajado con otros various asuntos, aparecia la me-
diaci6n de Inglaterra entire Espafia y sus posesiones, indicando como medio de
obtener la paz el comercio director de la potencia mediadora con aquellas pro-
vincias (5).
La Regencia y las Cortes, que no se daban cuenta exac-
ta de nada, ni podian darsela -como afirma Becker- de
la verdadera situaci6n de Am6rica, vacilaron much antes
de aceptar o rechazar la mediaci6n que se ofrecia. Las
Cortes, al fin, pusieron la nota inglesa en manos de una co-
misi6n compuesta por los sefiores Morales Gallego, Guti&-
rrez de la Huerta, Navarro, Cea Alcocer, Mejia y Jaure-
gui, a la que se confi6 el studio del problema.
Asi las cosas Ilegaron a CAdiz los comisionados ingle-
ses para tratar de la mediaci6n, Mr. Syndeham y Mr. Cock-
burn. Algo se supo del asunto entire los comerciantes de la
ciudad, y, estos, que poco antes habian lanzado un manifies-
to, y, algo peor, las multitudes gaditanas contra el diputa-
do Jos6 Pablo Valiente por motive de haber propuesto el co-
mereio libre, lanz6 uno nuevo:
El Comercio de Cadiz, representado legitimamente, recurre a S.M. en
12 de Octubre, exponiendole el resultado ruinoso que causarian al Estado el
proyecto del comercio libre (6).
Las ideas y afirmaciones contenidas en este impreso
habrian de ser en los afios venideros la carta fundamental
de la political espajiola en America. El tono amenazador
que emplearon -y ha de ser siempre el que use la reacci6n
absolutista- hizo retroceder a los liberals que intentaban
aceptar ciertas sugestiones inglesas con relaci6n al comer-
cio:
El nuestro con la Am&ica no puede mantenerse bajo otra forma que
la que ha conservado por tanto-tiempo. Si se altera en sus relaciones esencia-
les, triste Espafia el dia que suceda. Los extrafios habrin conseguido el fin
de sus deseos y de sus afanes... (7)

(5) Jer6nimo Becker: La independencia de America.
(6) Biblioteca Nacional: Vidal Morales: Col. Fact: 76.
(7) Ibidem.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


El lenguaje de los monopolistas de Cadiz guardaba un
gran parecido al empleado por las representacioines de las
Corporaciones y Gobierno General de Cuba, al oponerse al
proyecto de Guridi y Alcocer de liberar a los esclavos. Sal-
vo que mientras en Cadiz se sefiala para Inglaterra, en Cu-
ba se levanta el fantasma de Haiti que ha de servir de ban-
dera a los negreros durante casi todo el siglo XIX para im-
pedir la libertad antillana. Inglaterra que se enfrentaba
con el peligro de una guerra con los Estados Unidos, y,
sentia, por otra parte, el fracaso de su gesti6n pacificado-
ra por la vacilaci6n de la mayoria de las Cortes ante la pre-
si6n gaditana, gestion6 y obtuvo gracias a la influyente
postura del Embajador Wellesley, que se designara al al-
mirante D. Juan Ruiz de Apodaca, para el gobierno de
Cuba.
La isla de Cuba, provincia menor, cuya existencia
precaria hasta el dintel del siglo XIX habia sido ignorada
por Espafia, y que solo podia mantener su pobre adminis-
traci6n gracias al situado de M4xico, se habia convertido,
a causa del desarrollo de los hist6ricos acontecimientos de
los filtimos afios en Europa y America, para Inglaterra,
en un obsticulo que opener al creciente expansionism ame-
ricano y base de futuras operaciones contra la repiblica del
Norte; para Espafia, la Espafia reaccionaria y oscurantis-
ta, en el inico baluarte possible desde el cual poder desarro-
liar una agresiva political continental americana conforme
la deseaban todos cuantos medraban al amparo de los privi-
legios coloniales; y, en fin, para los enemigos de la libertad,
en el centro director de sus intrigas y aventuras.












II
LA HABANA,
BALUARTE DE LA POLITICAL CONTINENTAL
AMERICANA DE ESPAIA.

D. Juan Ruiz de Apodaca, teniente general de la Real
Armada, el filtimo de los grandes marines de la Espafia im-
perial -habia triunfado por su pericia y arrojo en serious
combates navales contra ingleses y franceses- era un no-
table hombre de ciencia, distinguido constructor naval y
habil diplomatico. Desde sus primeros afios de marino co-
menz6 a visitar las Antillas, la America del Norte y del
Sur, Oceania, Africa, Asia. La experiencia adquirida fu6
vertida en libros muy elogiados por sus contemporineos.
Designado por la Junta Suprema -junio 15 de 1808- para
trasladarse a Londres comisionado en uni6n del general
D. Adrian Jacome, con el fin de gestionar auxilios del go-
gierno ingl6s, logr6 realizar con 6xito su misi6n, lo que le
vali6 ser nombrado Ministro plenipotenciario y Enviado
extraordinario ante S.M. Britdnica. En enero de 1809 fir-
m6 con Canning un tratado de paz, amistad y alianza ofen-
siva y defensive entire Espafia e Inglaterra. Colabor6 con
Zea Bermfidez en el arreglo de las diferencias anglo-rusas,
Que hizo possible que el Zar Alejandro dictara la guerra a
Napole6n.
Apodaca fracas, en cambio, en la gesti6n para lo-
.rar que la Junta Suprema accediera a firmar, como lo
deseaba Canning, un tratado de comercio con Inglaterra.
La presencia en Londres de Bolivar. Bello y L6pez Men-
dez, en representaci6n de los rebeldes de Caracas. v la cor-
dial recepci6n que les dispense el Marougs de Wellesley,
oue habia sustituido a Canning en el Ministerio de Esta-
do (8) -y de cuyo acto protest el Ministro esvafiol-
sirvi6 a Apodaca para conocer la importancia de la revo-

(8) Bolivar. en su visit a Wellesley -21 de julio de 1811- hizo cons-
tar en nota verbal. que trafan los comisionados caraquefios plenos poderes de
los habitantes de Venezuela para solicitar, como lo hacian, la alta mediacidn
d& S.M.B para conservarse en paz y imnistad con sus hermanos de namboa he.
misferios. Esta petici6n tuvo la favorable acogida one esperaban Bolivar
y rms compafieros, puesto que reafirmaba -para el Ministro de Estado in-
elds-- la justeza de una political encaminada a mediar en el conflict entire
Espafia y sus colonies.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


luci6n americana y la verdadera posici6n de la political
inglesa. No ignoraba que Wellesley en carta confidencial
a su hermano Enrique, Ministro en Espanfa, indicaba que
no entraba en las intenciones del gobierno renunciar a las
relaciones amistosas con las colonies rebeldes, y amena-
zaba con cortar los socorros concedidos a Espafia, si no se
le abrian a los sfibditos britinicos,
algunas de las grandes ramas del comercio con las Colonias espafiolas.
Y estaba perfectamente enterado de la fatal equivo-
caci6n de la political americana de Espafia en ese momen-
to hist6rico, puesto que recibi6 directamente del Ministro
de Estado espafiol, D. Eugenio de Bardaxi y Azara, la res-
puesta que, en nombre de la Regencia, habia de dar a la
nota britinica sobre el tratado, negando toda possible en-
mienda o reform respect al monopolio commercial:
La Espafia tiene medios de proporcionar ventajas al comercio de la
Gran Bretafia sin alterar las leyes que constituyen la base fundamental de
su comercio con la America espafiola. Desde el descubrimiento de las Atn&-
ricas y promulgaci6n de las sabias leyes que se establecieron se ha mirado
como una cosa sagrada la prohibici6n del comercio director de los extranje-
ros con aquellas vastas posesiones, y en ning6n tiempo, a6n de los de mayor
debilidad y corrupci6n, se ha cometido el error de derogar semejante prohi-
bici6n... La Espafia, que no conoce otra riqueza que la de ser la sola que
puede hacer el comercio con sus colonies, se arruinaria indefectiblemente
el dia en que renunciase a ella, aunque fuese por poco tiempo, como, por
ejemplo, durante la guerra con la Francia... (9).
Las dificultades y contratiempos alrededor de la me-
diaci6n en Am6rica y del tratado de comercio, no lograron
disminuir en lo mis minimo el prestigio que gozaba Apo-
daca en las altas esferas de Londres. Su alta jerarquia
naval, el renombre que le habia precedido por su resonante
victoria sobre el almirante francs Rosilly, su cultural, su
ameno trato y sus finos modales --dice Villaurrutia- ha-
biale hecho grato en la Corte britinica, y asegurado el res-
peto y consideraci6n de los politicos ingleses mis distingui-
dos. Esto explica que en un moment particularmente di-
ficil para Inglaterra, en que se agudizaban las contradiceio-
nes con los Estados Unidos, los tres hermanos Wellesley -el
Ministro de Estado, el embajador en Espafia, y el General
en Jefe de las Fuerzas Expedicionarias en el Continente

(9) W. R. de Villaurrutia: Relaciones entire EspaGia e Inglaterra du-
rante la Guerra de la Independencia.








POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


europeo- pusieran en juego su influencia sobre el gobier-
no espafiol refugiado en Cadiz para que el general Apoda-
ca, relevado de su misi6n diplomitica en noviembre de 1811,
fuera escogido para Gobernador y CapitAn General de la
isla de Cuba y de las dos Floridas, Presidente de la Audien-
cia, y Comandante General del Apostadero de Marina en
estos mares.

En 14 de abril de 1812, asumi6 el mando Apodaca. Fa-
miliarizado con la rica fastuosidad barroca del Peru virrei-
nal, hubo de parecerle La Habana de una chocante pobreza
arquitect6nica, completada por la suciedad de sus calls
enlodadas o polvorientas -segun la estaci6n- y un crimi-
nal abandon edilicio.
Las fantAsticas e initiles murallas que pretendian pro-
tegerla, encerraban una sociedad heterogenea, suma y com-
pendio del regimen esclavista caracteristico de la Isla, que
prolongaba, -y en cierta forma correspondia a un mutuo
sostenimiento,- las instituciones feudales que en la Espa-
fia metropolitan cerraban el paso al sistema social capita-
lista.
Mestizamientos an6nimos, cruzamientos incesantes de
soldados, covachuelistas y hampones de la colonizaci6n con
indias y negras esclavas, crearon una casta criolla que,
unida a la burocracia peninsular, formaba la clase parasita-
ria que medraba sobre la vil explotaci6n del trabajo esclavo,
o amasaba fortunes en el contrabando o la trata negrera.
Aristocracia colonial, cuyos pergaminos adquiridos con oro
de inconfesable origen le permitia compartir con el Capi-
tin General la gobernaci6n del pais a trav6s de las corpo-
raciones que dominaba: Ayuntamiento de La Habana, Real
Consulado de Agricultura, Industria y Comercio y Sociedad
Patri6tica de Amigos del Pais.
Por excepci6n asoma entire aquella barahunda de tra-
ficantes y negreros, en medio de un grupo social que odia
las letras y desprecia el trabajo manual, refocilado con la
hediondez de sus almacenes y la mugre callejera, la rebel-
dia inconforme del espiritu progresista d6bilmente alimen-
tado por los amigos de la ilustraci6n que el Obispo Espada
-cuya es la gloria de permitir la filtraci6n en Cuba del
iluminismo- calorizaba en las primeras campafas contra
la reacci6n escolistica afincada en la Universidad de La
Habana. Aquella sociedad se resistia con extraordinaria








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


y cerrada firmeza a permitir la mAs pequefia concesi6n a
las ideas progresistas de la 6poca. Hubiera podido decir
como Fisher Ames, el testarudo y mordaz reacionario nor-
teamericano, que un cambio, aunque sea una mejora, es
siempre deplorable para la generaci6n en que se efectia.
Los influyentes y poderosos rectores de la sociedad cu-
bana, especialmente en el period hist6rico iniciado con el
mando de Apodaca, estaban firmemente resueltos no solo
a mantener el pais sometido a la Monarquia espafiola -en
defense de irritantes privilegios seriamente amenazados por
la independencia de Haiti, los proyectos abolicionistas pre-
sentados en las Cortes de Cadiz y la gloriosa insurgencia de
Aponte- sino que con la misma lealtad, desoyendo las vo-
ces admonitorias de una escasisima pero honrada minoria,
se responsabilizaban con el representante del feudalismo
hispano en una political continental americana cuyo centro
director iba a ser La Habana. Political continental dirigi-
da contra la difusi6n de la cultural, las libertades political y
la independencia de los pueblos de este hemisferio.
Claro esta que no solo el temor a la libertad political y
a la liberaci6n del negro eran los finicos sentimientos socia-
les fundamentals que les inducia a adoptar esa actitud, sino
tambien la necesidad de arrancar para el grupo de produc-
tores que principalmente los nucleaba, mejoras especificas
para su expansion y desarrollo, a costa -en lo que a liber-
tad de comercio se referfa- de sus aliados feudales del otro
lado del Atlntico. Contradicciones que, agudizadas en el
future, los condujeron a lo que siempre hubieron de temer
los dirigentes del reformismo: a la revoluwi6n.
Sin embargo, pese a esta incondicional adhesion, ciertaS
medidas tomadas por las Cortes de Cidiz de franca tenden-
cia progresiva, y que Apodaca no vacil6 en aplicar, motiva-
ron los recelos de la reacci6n criolla hacia el ilustre marino.
Reservas que tenfan su explicaci6n en el hecho de que pocos
dias antes de su legada habian elogiado la crueldad de So.
meruelos con Aponte y sus compafieros, y el nuevo Capitin
General con asombro de los esclavistas daba su apoyo a una
resoluci6n de las Cortes, que tenia para los ricos criollos la
categoria de un sacrilegio, habilitando a los sibditos espa-
fioles de origen africano para ser admitidos en lugares que
hasta entonces les habian sido vedados.
La llegada, en los-primeros dias de 1813, de la esposa
de Apodaca Do Maria Rosa Gast6n de Iriarte y Navarrete,







POLfTIA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


emparentada con la mis alta nobleza habanera, sirvi6 de
pretexto para disipar en cierta media la desconfianza ha-
cia 6l.
Apodaca inici6 su mando en condiciones en extreme di-
ficiles. Si bien podia estar tranquilo en cuanto a la paz
interior, la suspension del situado de Mexico, -a causa de
la insurrecci6n mantenida por Morelos y- sus her6icos com-
paiieros que recogieron la bandera gloriosa de Hidalgo,-
cuyos fondos se utilizaban en las obras del Arsenal y soste-
nimiento de la escuadra y el ejercito, impedianle acudir en
socorro de las Floridas amenazadas por los fronterizos ame-
ricanos, enfrentarse a la agresividad creciente de los corsa-
rios, y cumplir plenamente con lo mis esencial de su mi-
si6n: sustituir a la invadida e inutilizada metr6poli en la
defense de su imperio americano.
Sin dinero, casi sin barcos ni soldados, ni perspective
inmediata de posibles refuerzos o auxilios peninsulares,i
hubo de recurrir Apodaca a la organizaci6n, en escala ja-
mfs alcanzada por sus antecesores, de un servicio complete
de information confidential y espionage -ampliamente uti-
tilizado despubs por el intendente Ramirez y el capitin ge-
neral Vives- con la inestimable cooperaci6n del Padre
Antonio de Sedella, Cura pirroco de Nueva Orleans, y la
habilidad diplomntica de D. Luis de Onis, Ministro no re-
conocido de Espafia en los Estados Unidos y los representan-
tes consulares, que le permitieron tener entire sus manos los
hilos de todas las intrigas que se urdian en America, y le
permitieron lanzar un buen entrenado grupo de saboteado-
res contra el punto considerado neuralgico de las que se tra-
maban contra la Corona de Espafia.
Y ayudar a la Gran Bretafia, por cuya aristocracia di-
rigente sentia vivas simpatias, a superar la crisis que ame-
nazaba su expansion commercial surgida ante las dificiles
relaciones con los Estados Unidos.
----oO-
000
La situaci6n de las relaciones con los Estados Unidos
tenian realmente para el gobierno de La Habana las carac-
teristicas de una guerra no declarada. La Luisiana en po-
der de la joven repiblica del Norte era un semillero de dis-
cordias. El gobimrno americano alentaba y protegia todas
las incursiones del filibusterismo fronterizo, y permitia el
armamento de los corsarios contra el comercio espafiol.
En el Archivo de la Capitania General hubo de encon-








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


trar Apodaca la copiosa correspondencia cruzada entire D.
Luis de Onis y el capitAn general Someruelos desde que Ile-
g6 aqu6l a Nueva York en 4 de octubre de 1809. Como el
representante del Emperador Napole6n amenaz6 al Presi-
dente Madison con pedir sus pasaportes y embarcarse -cu-
yas eran las instrucciones que habia recibido de Talley-
rand- si reconocian oficialmente a Onis, delegado de la
Junta Central, como representante de la naci6n espafio-
la, 6ste no fu6 aceptado, y hubo de permanecer en Filadelfia
como un simple agent sin caricter diplomitico.
El contenido de las cartas de Onis a Someruelos -1810-
1811- que a veces reproducian las enviadas al Virrey de
Mexico, era un grito de alarma ininterrumpido sobre los
proyectos de Napole6n en la America espafiola y los pla-
nes americanos de former un estado en Nueva Orleans, in-
cluyendo el territorio de la Florida Occidental hasta el Rio
Perdido. Planes que envolvian una seria amenaza tam-
bi6n para la Gran Bretafia. En una de ellas vuelve Onis
sobre la idea de una possible ruptura de la uni6n americana
-reminiscencias del fracasado plan Wilkinson- como po-
sibilidad de superar la crisis que se avecina, con la ayuda
de Inglaterra. (10)
En la dirigida al Virrey de Mexico, fecha Filadelfia 1'
de abril de 1812, y de la que envi6 copia a Apodaca, (11)
dice Onis que cada dia
se van desarrollando mis y mis las ideas ambiciosas de esta repfiblica, y con-
firmindose sus miras hostiles contra la Espafia: V.E. se halla enterado ya por
nl correspondencia, que este gobierno se ha propuesto nada menos que el de
fijar sus limits en la embocadura del rio Norte 6 Bravo, siguiendo su curso
hasta el grado 31 y desde alli tirando una linea recta hasta el'mar pacifico,
tomindose por consiguiente las provincias de Tejas, Nuevo Santander, Coa-
huila, Nuevo Mexico y parte de la provincia de Nueva Vizcaya, y la Sonora.
Pareceri un delirio este proyecto a toda persona sensata, pero no es menos
seguro que el proyecto existe, y que se ha levantado un plan expresamente de
estas provincial por orden del gobierno, incluyendo tambi&n en dichos limi-
tes la isla de Cuba, como una pertenencia natural de esta repiblica. Los me-
dios que se adoptan para preparar la ejecucion de este plan, son los mismos

(10) Algunas de estas cartas, eayeron en poder de los patriots ame-
ricanos, como la dirigida con fecha 2 de febrero de 1810 al CapitAn General
de Venezuela y publicada mas tarde en el niimero 43 del Correo del Orinoco.
(11) Archivo General de Indias Papeles procedentes de Cuba =
Legajo 1837 = Correspondencia con el Ministro Plenipotenciario de los Esta-
dos Unidos. Publicada por J. E. Hernfndez Davalos: Colecci6d de Documen-
tos para la Historia de la Guerra de Independencia de Mixico.









POLTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA 17

que Bonaparte y la repiblica romana adoptaron para todas sus conquistas; la
seduccion, la intriga, los emisarios, sembrar y alimentar las disenciones en
nuestras provincias de este continent, favorecer la guerra civil, y dar auxi-
lios en armas y municiones i los insurgentes: todos estos medios se han pues-
to en obra y se activan diariamente por esta administration contra nuestras
posesiones. Suscit6se como V.E. sabe, por estos americanos, la revolution en
la Florida occidental; se enviaron emisarios para hacer que aquellos incautos
babitantes formasen una constitution y declarasen su independencia; y ve-
rificado esto, hicieron entrar tropas bajo el pretexto de que nosotros no es-
tibamos en estado de apaciguarlos, y se apoderaron de parte de aquella pro-
vincia, protestando en virtud de mis representaciones y de los papeles que
hice publicar bajo el nombre de un "celoso americano", que no por eso deja-
ria de ser la Florida objeto de negociacion: trataron de corromper al briga-
dier Polch gobernador de Panzacola, y a otros jefes, sin fruto: dieron poste-
riormente 6rdenes al general Mathews, gobernador de la Georgia, para que
sedujese a los habitantes de la Florida... No hay paraje quizi en nuestras
Am&ricas, en donde no haya emisarios napole6nicos y de este gobierno: estos
se unen en todas parties para fomentar la guerra civil y la independencia, pe-
ro con distintas miras; pues Napole6n quiere que le sirvan estos americanos
para sus proyetos, y ellos fingiendo que trabajan por 61, obran para si...
El consuelo que podemos tener contra tan perversos designios es, que esta
administration falta de medios para armar y mantener el ejrcito que ha
decretado y amenazada de una guerra contra la Inglaterra, retroceder! de sus
proyectos siempre que en su ejecucion halle la mis minima resistencia, I
que solo se contentari con emplear el medio bajo de la intriga, seduction y
fomento de nuestras disensiones, ficil de contener con una bien meditada
energia, para castigar severamente a los que se empleasen en estos manejos,
y con una actividad infatigable para descubrirlos.
Antes de recibir estas noticias, ateni6ndose a las que
se le habian comunicado por el propio Onis, el Virrey de
Mexico, en circular de 3 de abril de ese afio, orden6 la de-
tenci6n de Mr. Poinsett por estimar que podia ser el agent
americano dedicado a fomentar la revoluci6n en aquel rei-
no con el objeto de incorporarlo a los Estados Unidos (12)
Por su parte el capitin general Apodaca por oficio
de 3 de mayo de ese afio ratific6 la expulsion, notificada
por el gobernador de Santiago de Cuba, del comerciante
americano John Mitchell que se decia recomendado por el
ministry Onis (13).
De igual manera procedi6 con Mr. Stephen Kingston,
que lleg6 a La Habana a fines de junio con la intenci6n de

(12) J. E. Hernandez DAvalos: ob. cit.
(13) Archivo Nacional, Asuntos Politicos, legajo 13, signature 12.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


ejercer como agent consular de los Estados Unidos. Pa-
rece que Mr. Kingston, violent por la negative del Capi-
tin General a concederle el permiso para establecerse, hu-
bo de manifestar a D. Martin Folch segin aparece en las
declaraciones de este illtimo, que
venia autorizado por su Gobierno para tratar con los habitantes de esta Isla
sobre asuntos de much interns, pues era claro que la providencia habia si-
tuado esta Isla tan inmediata i los Estados Unidos p* auxiliarse reciproca-
mente, y que si sus habitantes se hacian cargo de la reason volverian & dis-
frutar de su prosperidad... que el propio Kingston habia dicho 5isu presencia
.p6blicamente en el muelle en la tarde de ayer que los Americanos, 6 mejor
dicho qe. ellos los americanos harian ver i esta canalla, contrayendbse a los
Espafioles, de lo que eran capaces los expresados americanos ... que su Go-
bierno deseaba negociar con estos habitantes de qualqr. manera que resulta-
se ser sin la menor influencia 6 conocimiento del Gobierno Britinico... y
demostrando grande interns le pregunt6 si podia informarle de la conduct
political qe. observaria este Sor. Gobernador p* con su pais en caso de de-
clararle la grra. a la Inglaterra pr. que 61 no tenia duda que en tal caso los
Ingleses introducirian aqui una Esquadra fuerte, y un nimero considerable
de tropa con el pretesto de guardar el important punto de la Havana cuya
situation graduarian de muy expuesta en una grra. semejante, todo con el
qe. es bien conocido... (14)
No sabia Mr. Kingston al hablar con toda franqueza
que Folch, mis enterado que 61 de los manejos politicos in-
ternacionales -habia sido empleado de la Legaci6n de Es-
pafia en Filadelfia con el Marqu6s de Casa Irujo- era
un agent confidential del gobierno de La Habana, y que
iba a dar cuenta inmediata, como lo hizo, de todo cuanto Ie
habia enterado. Sin que trascendiera al piiblico, Apoda-
ca, a quien lo informado por Folch confirmaba plenamen-
te las prevenciones de Onis, hizo embarcar a Mr. Kingston
en la fragata americana An en 11 de julio, con destine a
Boston.
Los acontecimientos se sucedian con tan inesperada
rapidez, que superaban las mis sombrias predicciones de
Onis. Unicamente la serenidad consciente de Apodaca, su
demostrada presencia de Animo ante el peligro, sus dotes
extraordinarias de diplomitico bien enterado, asi como la
cooperaci6n de li burguesia y aristocracia colonial de Cu-
ba, le permitieron salir con 6xito de los peligros que amena-

(14) Arshivo Nacional, ibidem, legajo 18, signature 81. Publicado en
el Boletin del Archivo Nacional, tomos 37 y 38.







POLfTiCA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


zaban :en aquellos mementos la dominaii6n espafiola en
Am6rica.
Las cartas de los c6nsules -Juan Stoughton, de Bos-
ton y Diego Morphy, de Nueva Orleans-- describian, en las
del primero, los perjuicios ciertos que para el abastecimien-
to de la Isla representaba la ley del embargo decretada por
los Estados Unidos, y el desastre que significaba para el co-
mercio maritime, pues solamente en el puerto de Boston,
antes tan active, se veian los muelles desiertos y los barcos
por docenas desarbolados, lo que colocaba a comerciantes y
empresas navieras al borde de la tragedia. En las del se-
gundo, -se confirmaban las intenciones americanas de apo-
derarse de la Florida, y los rumors poco tranquilizadores
que circulaban en Nueva Orleans de los aprestos militares
que hacia el brigadier Wilkinson, en un tiempo agent pro-
vocador a sueldo de Espafia, para apoderarse de- todo ese
territorio hasta el Rio Perdido. Desde Nueva Orleans, co-
municaban al CapitAn General de Cuba la posibilidad de
que esos aprestos se coordinaran con un ataque de los corsa-
rios a Cuba.
De esto.di6 aviso Apodaca al gobernador de Santiago
de Cuba, asi como de las actividades de los corsarios en las
cercanias de la Isla.
Los comandantes militares de la Florida, vi6ndose se-
riamente amenazados, pedian insistentemente se les envia-
ra con urgencia refuerzos militares, vituallas y dinero con
que pagar a los hambrientos empleados y soldados. El co-
mandante de Fernandina, Justo L6pez, tuvo que rendir la
plaza a los insurgentes protegidos por los navios de guerra
americanos, que se apoderaron de la isla Amalia, (15) y los
de Mobila y Panzacola denunciaban las constantes demos-
traciones de hostilidad de que eran objeto. El capitAn del
Regimiento de la Luisiana, D. Rafael Cooker, personalmen-
te fu6 portador de la noticia enviada por el gobernador inte-
rino de la.Florida Occidental de la sorpresa del Fuerte de
Apalache. (16) Como si fueian pocas las dificultades que
afrontaba y la falta angustiosa de fondos en las cajas por
la suspension del situado de M6xico, un oficio de Onis al
Intendente de Hacienda D. Juan de Aguilar, que este le tras-
lad6, le aportaba nuevas inquietudes. Decia Onis:

(15) Archivo Nacional, Floridas, legajo 21, signature 82.
(16) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales,
legajo 100, n6mero 2.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Las circunstancias critics del dia, y la falta absolute de fondos en este
Ministerio de mi cargo, no solo para pagar A los C6nsules y demis Emplea-
dos, sino para las mis precisas atenciones del Real Servicio, por la falta de
remision del situado vencido en 31 de Dizre. del afio p9 pdo. por la del abono
de los 43,796 duros qe. he tenido qe. satisfacer por cuenta del Virreynato de
Mexico, para la compra de armas y de un Bergantin, qe. se halla ya hace mis
de un aiio en poder del Sor. Virrey, y por la de los cafiones qe. de orden del
Sor. Capitin Gral. de Venezuela Don Fernando Miyares, mande a fabricar
aqui, y ha librado contra esa Intendencia favor del Capn: del Bergantin
Mauricio D. Domingo Alvelo; como tambi6n la necesidad de instruir al Sor.
Virrey de .Mxico y Capitin Gral. de esa Isla, de las intrigas y tramps de este
Gabinete Americano, de acuerdo con el de la Francia, para fomentar la revo-
lucion en todas nuestras posesiones, con el inimo de apoderarse de las qe.
esten 5 su alcance, me han puesto en la precision de despachar 5 Don Felipe
Fatio, C6nsul de S.M. en Charleston para esa Isla, y para el Reyno de M6xi-
co. He de merecer i V.S. se sirva facilitarle el dinero qe. crea puede necesitar
para su manutencion en la Havana, y para su traslacion a M6xico; y que le
preste todas las facilidades qe. esten en su arbitrio, para qe. pueda negociar
ahi las letras qe. le he dado por el resto del situado de este afio en pequefias
partidas, y le aucilie para el Cobro y remision aqui con seguiridad asi de, estos
Caudales, como de los de las expresadas letras del Capitin General de Mara-
caybo, qe. se hallan en el dia en poder de Don Domingo Alvelo, sin qe. me
haya dado aviso del estado de su realization 6 disposiciones para remitirme su
imported = Como V.S. conoce particularmente a D. Felipe Fatio, y esti bien
enterado de su celo, actividad y patriotism, creo initil recomendirsele par-
ticularmente, y asi solo me limitar6 a asegurar & V.S. qe. puede darle entera
fi y cridito, en quanto le comunique de mi parte, y particularmente sobre el
estado de penuria en qe. aqui nos hallamos, y de qe. el mismo ha sido testigo.
Confio en qe. V.S. hallari recursos para sacarnos de 61, y quedo como siempre
a la disposition de V.S. rogando a Dios guerde su vida Ms. as. Philadelphia
12 de junior de 1812 = Luis de Onis = Sor. D. Juan de Aguilar. (17J

Echando mano de cuantos recursos estaban a su alcan-
ce, dispuso Apodaca el embarque de las milicias negras pa-
ra Panzacola, transportadas en el bergantin de guerra Bor-
ja; y orden6 al intendente Aguilar procediera a embarcar
los viveres necesarios para su avituallamiento. (18) Y
ordena en 14 de agosto, se le envien auxilios al Comandante
General de Nueva Barcelona que urgentemente los habia
pedido. En la goleta de guerra La Galga, se embarcan los
pertrechos para Portobelo a disposici6n del Virrey del Nue-

(17) Archivo Nacional, ibidem, legajo 98, n6mero 4.
(18) Archivo Nacional, ibidem, legajo 100, ntimero 1.








POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


vo Reino de Granada. (19) En diversas partidas hubo de
enviar a D. Luis de Onis, que en oficio de 1' de junior habia
girado en patitica demand de auxilios, letras de cambio
sobre las cajas de La Habana ascendentes a 33.500 pesos,
poco menos de la mitad de dicha suma, y, ademfs, embar-
cado en la fragata Divina Pastora doscientas cajas de azd-
car por cuenta de la Hacienda para que el product de su
venta sirviera a Onis para cubrir las atenciones de la Le-
gaci6n. (20)
Apodaca peri6dicamente -tanto 61 como el Intenden-
te Aguilar- daban cuenta al Ministro de la Guerra o al de
Hacienda de Ultramar con sus detalles mas insignificantes
del desarrollo de los acontecimientos relacionados con los
preparativos hostiles de los Estados Unidos, la capture de
la isla Amalia, los apuros econ6micos de Onis y los refuer-
zos y auxilios enviados a la Florida, recibiendo respuestas
que indicaban una ratificaci6n de los plenos poderes con
que podian actuar en 'la complicada madeja de la political
americana. (21)
Pronto fueron confirmadas las amenazas y rumors
de la guerra, que se aecia existir entire los Estados Unidos
e Inglaterra, por oficio reservado de Dn. Ignacio de la Pe-
zuela, trasladado de Real orden al Capitin General de Cu-
ba en 12 de agosto de 1812:
La Regencia del Reyno ha sabido por el conduct del Sor. Embajador
de S.M.B. en &sta Corte que el Gobno. de los Estados Unidos de America
habia declarado la Guerra & la Gran Bretafia el 18 de Junio iltimo = Inme-
diatamente tom6 S.A. este grave negocio en la mis seria consideration, y oido
el Consejo de Estado, ha resuelto S.A. qe. sin embargo de la intima amistad
y alianza que nos une a la Inglaterra, y de los justos motives de queja qe. te-
nemos contra la Administracion Americana, sigamos guiindonos por los prin-
cipios de moderacion qe. hemos observado hasta ahora, y guardamos en esta
nueva guerra una neutralidad que no deje a los Americanos pretexto alguno
para hostilizarnos = En consequencia quiere S.A. que se participe asi a to-
dos los Gefes politicos y Militares de nras. Provincias en ambos Emisferios 1,
fin de que obren conforme a esta superior determination; y qe. al mismo tiem-
po se les encargue reservadamente qe. tomen las medidas qe. les dicten su
prudencia y zelo para poner los territories de su respective mando en estado
de seguridad: que cuiden particularmente de qe. las relaciones que mantenga-
mos con los Anglb-Americanos no perjudiquen en manera alguna & los inte-

(19) Archivo Nacional, ibidem, legajo 99, nimero 4.
(20) Archivo Nacional, Asuntca Politicos, legajo 108, signature 36.
(21) Archivo Nacional, ibidem, legajo 13, signature 9.-







PUBLICACIONES PEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


reses dela Gran Bretafia; y qe. a los Buques y Vasallos de esta, din la acogida
qe. es propia de la gratitud Espafiola por los auxilios y beneficios qe. no cesa-
mos de recibir de tan generosa Aliada = Por iultimo se deveri comunicar a los
mencionados Gefes qe. la Regencia ha pedido al Govierno Britinico qe. se
sirva dar 6rdenes A los Comandantes de sus Esquadras y Baxeles, para qe.
protejan & las embarcaciones posesiones y propiedades Espafiolas, y especial-
mente i las Floridas contra qualesquier insulto. (22)
Antes de recibir la anterior Real orden, se dirigi6 Apo-
daca por escrito a S.E. el duque de Manchester, gobernador
de las Antillas inglesas, manifestandole sus esperanzas de
que la declaraci6n de guerra hecha por los Estados Unidos
a Inglaterra no perjudicaria a los buques que navegaran con
bancera espafiola, y de que los de guerra ingleses que las re-
conocieran, no las interrumpirian en su viaje. A dicha
carta contest el Almirante de la Escuadra en Jamaica, Sir
Charles Sterling, con fecha 6 de octubre de 1812,
que la bandera espafiola seri debidamente respetada por la escuadra de mi
mando; pero que si se hallase alguna persona que haga uso impropio de esa
bandera, intentando cubrir propiedades de los enemigos de la Gran Bretafia,
estarin sus buques sujetos a un examen legal, siendo del cargo de los apresa-
dores los dafios y perjuicios si acaso los detuvieren injustamente. (23)
Para prevenir al comercio y armadores de buques, hi-
zo publicar Apodaca esta carta en 17 de noviembre, fijan-
do las hojas o pasquines que reproducian su contenido en
los lugares mis c6ntricos y concurridos de La Habana.
Los corsarios norteamericanos en esos primeros meses
de la guerra persiguieron con 6xito a los buques mercantes
ingleses, especialmente en aguas cubanas. Algunos de esos
corsarios se estacionaban en lugares de la parte oriental de
esta isla. Bahias y puertos abandonados por la incuria y fal-
ta de iniciativas de los gobiernos coloniales, con condiciones
apropiadas para servir de refugio, eran utilizados por los
americanos como bases para hostilizar el comercio ingles.
De las haciendas inmediatas -muchas de ellas propiedad
de emigrados franceses de Haiti que odiaban ferozmente
a los britinicos- se les facilitaban a los corsarios los sumi-
nistros necesarios para sus correrias, recibiendo en pago
las mercancias saqueadas al comercio que en las Antillas
hacian los barcos de la ,Gran Bretafia. Lo que di6 lugar a

(22) Archivo Nacional, ibidem, legajo 13, signature 21. Publicado en el
Boletin del Archivo Nacional, tomos 37 y 38.
(23) Archivo Nacional, Asuntos Politicos, legajo 13, signature 31.








POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPANA EN CUBA


una en6rgica protest del propio almirante Sterling, a la
que respondi6, procurando satisfacer la just reclamaci6n
inglesa, el coronel Suarez de Urbina, gobernador de San-
tiago de Cuba en 15 de octubre de 1812:
Si el abrigo de los Corsarios Americanos de qe. V.E. se hace cargo en
su oficio de 16 de Septiembre l6timo, se sifra, 6 hace consistir en la arribada
qe. practican sobre los puertos 6 surgideros no fortificados como los son los
cituados en la Costa de Barlobento, y Sotabento, y en los socorros qe. pueden
proporcionarse de las Haciendas inmediatas & ellos, no estin en arbitrio de
este Gob9 evitarlo, ni es tampoco de su responsabilidad, pues con la fuerza
imponen leyes a los habitantes, qe. reciven no pocas estorciones abaleindoles el
ganado, y tomando con violencia quanto- han encontrado, de qe. he tenido
diferentes avisos = Contra estos mismos actos de hostilidad, y p; hacer res,
pectar en quanto possible la inmunidad del territorio Espafiol, antes de ahora,
tenia establecidos, como subsisten en algunos puntos de barlobento, barias
partidas de Tropa, con prevention de reunirse sobre el qe. mis Ilame la nece-
sidad pe impedir los males significados = Nada pues, he omitido ni me que-
da qe. hacer en obsequio de la buena inteligencia, y relaciones qe. felizmente
se conservan entire ambas naciones, y espero qe. en tal concept no dude V.E.
de mi buena disposition, i continuar en quanto alcancen mis facultades, p*
mantenerla, conform a las instrucciones de mi Gobierno. (24)
Los confidentes espafioles hicieron conocer a SuArez
de Urbina que se preparaba una expedici6n compuesta en
su mayor parte de franceses, que se aprestaba en auxilio de
los insurgentes de Cartagena de Indias, y como habia reci-
bido un oficio de Apodaca que le trasladaba la Real orden
sobre la neutralidad espafiola en cuyo iltimo pArrafo se
consignaba la petici6n hecha por la Regencia de Cadiz a la
Gran Bretaiia para que sus escuadras dieran protecci6n a
las posesiones de Espafia, vi6 la oportunidad de pedir la
aplicaci6n de lo que no dud6 un moment era ya una obliga-
ci6n contraida en fire, y se dirigi6 al propio almirante
Sterling en 7 de noviembre de 1812. Solicitaba que sus bu-
ques impidieran la realizaci6n de ese proyecto, asi como la
salida de los nombrados San Jose, El Fogoso, La Clara, etc.
(25)
Una misiva correctamente redactada, inspirada en la
traditional cortesia de la Marina inglesa --como ha sucedi-
do siempre que ha ejercitado sus habilidades diplomfti-
cas- hizo saber al esperanzado gobernador. de Santiago


(24) Archive Nacional, ibidem, legajo 13, signature 83.
(25) Archivo Nacional, ibidem, legajo 13, signature 37.








PUALICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


de Cuba que no estaban dispuestos los britAnicos a enemis-
tarse con los rebeldes patriots de la America del Sur.
-o--oO
000

Las noticias de Euiopa alentaban los espiritus de-
caidos por las contrariedades americanas. El intendente
Aguilar -14 de octubre de 1812- avisaba entusiasmado
a las autoridades subalternas la liberaci6n de Madrid y la
retirada de los invasores franceses de las provincias anda-
luzas, asi como el progress de los ej6rcitos rusos que esta-
ban liberando regions enteras de las tropas napole6nicas
(26). En cambio, de la America del Sur, de M4xico y las
Floridas llegaban los mis desalentadores informes; la si-
tuaci6n se empeoraba por moments. El diputado consu-
lar en Santiago de Cuba, por medio del gobernador Suarez
de Urbina, di6 cuenta al Capitan General de los avisos que
habia recibido de Cartagena de Indias, poco halagiiefios pa-
ra las armas espafiolas. Apodaca, en 23 de diciembre de
1812, acus6 recibo de los mismos, y,
en contestacion digo a V.S. que espero siga enviando cuantas noticias le-
guen de aquella Plaza, afiadiendo que ya estari en Sta. Marta una goleta de
guerra que sali6 de aqui destinada p* el bloqueo de Cartagena y auxilio del
exrcito, qe. se providencia por mi parte cuanto quepa en las posibilidades
actuales para continuarlos. (27)
Al propio tiempo que desarrollaba al maximo sus ener-
gias para detener el progress de la revoluci6n americana,
procuraba Apodaca revestir de una gran moderaci6n todas
aquellas medidas relacionadas con los refugiados del conti-
nente sobre quienes podian recaer sospechas por motives di-
versos de haber estado en contact con los lideres de la re-
voluci6n. .Como un caso ejemplar puede citarse el de los
hijos de D. Antonio Narifio -al que suponian Presidente
de la Junta de Gobierno-de Santa Fe- nombrados Fran-
cisco y Gregorio, que legaron a Santiago de Cuba al abrigo
de su tio D, Mariano Montenegro. Denunciados por un tal
Jos4 Antonio Bonafe, reci6n venido de Santa Marta, Apo-
daca aprob6 sin reserves la actitud de Suarez de Urbina
que los protegi6, con un alto sentido human, de la gOatui-

(26) Archive Nacional, ibidem, legajo 106, signature 28.
(27) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales,
legajo 101, nmuero 1.








POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


ta agresi6n de los despechados reaccionarios que huian de
la justicia revolucionaria. (28)
0o0

La falta de fondos en la Hacienda, el riguroso embar-
go mantenido por el gobierno americano, el bloqueo que la
escuadra inglesa sostenia sobre los principles puertos de
Ja repdblica del norte, la actividad de los corsarios colom-
bianos y americanos, la guerra europea y la ruptura de to-
da possible comunicaci6n entire Veracruz y Ciudad M1xico,
crearon en La Habana una crisis amenazadora por la fal-
ta de harinas y otros suministros que se importaban para
el consume local, estando en cambio abarrotados los alma-
cenes de products cubanos en espera de barcos que los
transportaran a Europa o a los Estados Unidos.
Una carta particular de Pablo Baloix, de La Habana,
a Pedro Suarez de Urbina, refleja fielmente el estado de
opinion que prevalecia en las primeras semanas de 1813:
No ha muchos dias que recibimos noticias consolatrices de Nueva Es-
pafia: se esperaba convoy, dicen con ocho millones para embarcar en el na-
vio Asia que ya estaba envergando, y qe. tocariamos tanto mis cuanto de
ellos: que parte de la vanguardia que lo custodiaba habian tenido una esca-
ramuza con un trozo despreciable, y que iban & salir tropas de Veracruz para
asegurarlo: en medio de esto valia alli la harina den pesos el barril de ocho
arrobas; aseguran que no pasaban de quince los insurgentes que molestaban
la ciudad, y que los verdaderos insurgentes se hallaban intramuros: son cosas
incomprensibles
pero ciertas, que sucedian en todo el continent. Y, conti-
nuando en el comentario de lo mfs cercano, dice Baloix
que la esperanza de hacendados y comerciantes esti pues-
ta en las victorias de los ej6rcitos rusos en Europa, que
abriran los puertos del Bfltico a las mercancias coloniales
depositadas en Inglaterra y Norte-AmBrica. (29)
Exhaustos los Reales Almacenes de la Plaza, y debien-
do socorrer al mismo tiempo las inquietantes demands de
Onis, el intendente Aguilar despach6 nuevamente la fra-
gata Divina Pastora, de acuerdo con Felipe Fatio, delega-
do en La Habana del Ministro de Espafia en los Estados
Unidos, con un cargamento de azicar, cuya mitad seria

(28) Archivo Nacional, ibidem, legajo 98, nimero 4.
(29) Archivo Nacional, ibidem, legajo 101, ndmero 4.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


puesta a disposici6n de Onis para venderla y procurarse
fondos, y la otra mitad canjeada por harina de trigo y car-
nes saladas con destino a las dependencias de La Habana
y Floridas. (30) Onis, noticiado de la llegada de la fraga-
ta le describe a Tomis Stoughton, C6nsul en Nueva York:
Como nos hallamos amenazados de qe. se bloquee y aun bombardee ese
puerto, es de la mayor importancia qe. Vm. ponga toda su actividad possible
en la venta de estos azucares, compra de las harinas y carmes, y qe. despache
sin la menor dilacin la fragata a su destino, pues la demora de un dia puede
tener unos perjuicios y perdidas irreparables qe. se deben evitar.
Y avisa a Aguilar, en medio del pinico que existia en
los puertos del Atlintico por la ofensiva naval de Inglate-
rra que parece incontenible, los detalles de las precaucio-
nes tomadas para que
despachen con la mayor brevedad A la Fragata con los efectos que me expre-
sa V. S. en su citado oficio respect al riesgo qe. tiene de qe. bloqueen los in-
gleses aquel Puerto a exemplo de lo que han hecho ya con este rio,'y la bahia
de Chesapeake. Le lie prevenido tambien qe. si se avistasen delante de aquel
Puerto algunos buques de grra. Ingleses, me remitan al instant a esta el pro-
ducto de los azucares: pues en el caso que bombardeasen la Ciudad no estarian.
seguros los caudales qe. hay en aquellos Bancos... (31)
En 30 de junio de 1813, Felipe Fatio da cuenta al in-
tendente Aguilar que la fragata ha regrasado felizmente a
La Habana con su cargamento de carnes y harinas para
los Reales Almacenes, y, por tercera vez, a instancias del
propio Fatio sali6 la Divina Pastora, con azdcares facilita-
dos por el comerciante D. Clemente Ichaso en pago de sus
d6bitos con la Hacienda, pero la escuadra inglesa y los cor-
sarios colombianos estaban en acecho. y echaron por tierra
la poca esperanza que le quedaba a Onis de superar la cri-
sis que lo envolvia, exasuerindolo mis todavia las especu-
laciones que hacian D. Vicente Gray v otros con sus libran-
zas, como describe en su carta a Aguilar de 3 de junior:
La libranza de 5 mil pesos que di hace seis 1 ocho meses contra esa In-
tendencia 1 favor del C6nsur de Nueva York Don Tomis Stoughton, qe.
este endos6 A favor del negociante Gray, y que V.S. satisfizo a este para que
me remitiese dha. cantidad para los gastos de este Ministerio, en vez de haber-
me remitido en azicares como parece habia prevenido el C6nsul a dho. ne-


(30) Archivo Nacional, ibidem, legajo 101, nrnmero 4.
(31) Archivo Nacional, ibidem, legajo 101, nfdmero 2.








POLITICAL CONTINENTAL AMERICANA DE ESPANA EN CUBA


gociante, tengo entendido qe. este ha tratado de hacer especulacion para si,
y qe. ha dado orden & un Negociante de Nueva York afin de qe quando Ile-
gue un Bergantin qe. le consigna, abone al citado C6nsul Stoughton los 5 mil
pesos con deduction del 7 por ciento por sus gastos. Este Bergantin ha sido
torado por un Corsario francis, y por consiguiente el Negociante no ha
satisfecho este imported (32)

y, en la de agosto 16, en que le traslada la mala noticia que
acaba de
saber que la Fragata Divina Pastora, que sali6 de ese Puerto & mediados del
mes pr6ximo pasado fui apresada por un buque de guerra Ingles, y conduci-
da & Halifax, baxo el pretexto de que su registro y algunos documents ma-
nifestaban que se dirigia al puerto de Nueva York que hace tiempo se halla
en estado de bloqueo. (33)
En La Habana, estas noticias, y los rumors de que
los ingleses habian entrado y quemado Baltimore, asi co-
mo que mis de veinte buques espafioles se encontraban dete-
nidos por las autoridades inglesas en Providencia, causaron
una ain mayor depresi6n en los negocios y vida mercantil
de la capital. Habiase esperado que la guerra anglo-ame-
ricana terminaria en esos dias con un arreglo amigable en-
tre ambas naciones, lo que habria de asegurar, con la paci-
ficaci6n y cese de todas las actividades b6licas, la seguridad
en el mar y la reanudaci6n, por lo tanto, del trafico mariti-
mo en la escala ascendente que prometia la pronta y espera-
da apertura de los puertos de Europa liberados por los ru-
sos. (34)
Por otra parte, los corsarios colombianos estaban en
plena actividad. Casi todos eran mandados por oficiales
franceses que habian obtenido sus patentes del gobierno de
Cartagerga, firmadas por D. Manuel Rodriguez Torices,
que ejercia el poder ejecutivo en dicho estado. Cuando se
cansaban de cruzar el Caribe en busca de barcos espafioles
sin ningin resultado favorable, agredian a los de cuales-
quiera otra nacionalidad. Asi, por ejemplo, la goleta cor-
saria Mariana, mandada por Juan P. Chasal, apres6 la fra-
gata con bandera inglesa Finix, en viaje de Londres a Ber-
muda, frente a Guantanamo, en cuya costa desembarc6 a

(32) Axldhivo Nacional, ibidem, legajo 103, ndmero 4.
(33) Archivo Nacional, ibidem, legajo 104, n6mero 4.
(34) Archive Nacional, ibidem, legajo 104, n6mero 2; Carta de Pablo
Baloix a Suarez de Urbina.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


los pasajeros que conducia despubs de haberlos desvalija-
do. (35)
El CapitAn General habia recibido del Secretario de
Estado y del Despacho de Guerra, fechada en CAdiz a 13
de septiembre de 1812, una Real orden, que en 12 de diciem-
bre de ese mismo afio traslad6 al gobernador de Santiago
de Cuba para que a ella ajustara su conduct frente a las
depredaciones de los corsarios:
La Regencia del Reyno, oido el Consejo de Estado, ha resuelto que no
sc admitan en los Puertos de Espafia, ni de Ultramar las press qe. se hicieran
mutuamente la Gran Bretafia y los Estados Unidos de Am&ica. (36)
Al querer aplicatr esta superior disposici6n, tropez6
Suarez de Urbina con incidents no previstos ni en el texto
ni en el espiritu de la misma, a causa de la especial situaci6n
del comercio norteamericano.
Como los armadores y comerciantes de Nueva Inglate-
rra, especialmente, no habian visto con simpatia la propa-
ganda anglofoba de los fr6neticos war hawks inspirada por
Clay y Calhoun, y recibieron al estallar la guerra que no ha-
bian querido la mayor parte de los perjuicios que la misma
ocasionaba al trifico mercantil, no solo sabotearon todo
esfuerzo belico negindose a movilizar las milicias locales
para hacer la guerra de Mr. Madison -como despreciativa-
mente decian- sino que muchos de ellos continuaron con
sus barcos suministrando en forma ilicita articulos esen-
ciales para las Antillas britAnicas. En parte hacian este
trifira clandestine por medio de los puertos cubanos -San-
tiago de Cuba por lo general- donde era frecuente el trans-
bordo de las mercancias para ser conducidas a Jamaica y a
Inglaterra. Lo que daba lugar a que los corsarios america-
nos en el Caribe persiguieran con tanto encarnizamiento a
los buques de su naci6n que se les hicieran sospechosos por
navegar en estas aguas, como a los propios ingleses, y cuan-
do lograban su objetivo era conducida la presa al puerto
mis cercano, como en el caso de la fragata americana Da-
vid Green, que di6 lugar a los imprevistos incidents a que
antes nos hemos referido.
Segin relata en oficio nfimero 959 de 28 de abril de
1813, enviado a Apodaca por el gobernador de Santiago de
Cuba, el dia 22 de ese mes lleg6 bajo la Fortaleza del Morro


(35) Archive Nacional, ibidem, legajo 101, nimero 1.
(36) Archivo Nacional, ibidem, legajo 100, nimero 5.








POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPAA. EN CUBA


el corsario americano Rolla conduciendo apresada la fraga-
ta mercante de aquella naci6n David Green, a la que sor-
prendi6 en la travesia de Jamaica. Conminado el corsario
a abandonar el puerto en virtud de las leyes de neutralidad,
asi lo hizo, dejando abandonada la fragata en poder de las
confundidas autoridades de aquella ciudad, quienes apre-
suradamente dieron cuenta a La Habana para precaver al-
guna maliciosa interpretaci6n de parte del gobierno de los
Estados Unidos. (37)
En otras ocasiones los corsarios entraban en el puerto,
-tal el caso del corsario americano Cometa- se le permi-
tia hacer aguada y permanecer veinte y cuatro horas, or-
denindosele salir en ese plazo. (38)
No siempre se terminaba tranquilamente con los cor-
sarios. Segdn se desprende de un oficio, nfimero 739 de
25 de mayo de 1813, dirigido por Apodaca a Suarez de Ur-
bina, los corsarios de Cartagena capturaron frente a San-
tiago de Cuba una goleta espafiola procedente de Jamaica
y la fragata San Francisco, que venia de Malaga; y, por su
parte los corsarios americanos atacaron a otra fragata es-
pafiola, la Cristina, frente a Punta de Maisi. (39)
Tan grave era el ataque corsario que Baloix en carta a
SuArez de Urbina -fechada en La Habana a 28 de septiem-
bre de 1813- le dice:
Aqui entr6 ante ayer'una goleta con various capitanes y pasajeros de
otros tres 6 cuatro barcos que los insurgentes de la costa firme han apresado
a la entrada del Canal Viejo donde hacen el crucero various corsarios, cosa
extrafia por cuanto nuestros aliados han solid vigilar sobre nuestras costas,
bien que las miras political van abora algo locos, y seri precise que la cosa
vaya asi seg6n los intereses. (40)
A iniciativa del Diputado Consular, Suarez de Urbi-
na solicit del almirante Sterling, en Jamaica, el envio
de un buque de guerra para proteger los barcos que se di-
rigian a Europa, a lo que hubo de contestar el citado ma-
rino ingles en carta fechada a bordo del Argo en 20 de mar-
zo de 1813:
En todos tiempos, y ocasiones me ha sido muy lisongero impartir today
protection al Comercio de las Potencias amigas de mi Soberano: y los buqs.

(37) Archivo Nacional, ibidem, legajo 103, nimero 4.
(38) Archivo Nacional, ibidem, legajo 105, nimero 1.
(39) Archivo Nacional, ibidem, legajo 103, nimero 3.
(40) Archivo Nacional, ibidem, legajo 105, n6mero 2.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


del Rey tienen 6rdenes grales. a este efecto; pero las varias atenciones del Ser-
vicio en estos mares creo no me permitirin embiar & ese Puerto un barco .de
guerra; por lo que me apresuro & abisar & V.E. qe. las embarcaciones que se
hallen dispuestas para navegar i Europa, podrin estar listas para el mes en-
trante. (41)
Con el pretexto de hacer frente a la creciente amenaza
de los corsarios de Cartagena, perseguirlos y castigarlos, se
armaron en corso en Santiago de Cuba las goletas Golondri-
na y Caridad, a las que se dot6 del correspondiente arma-
mento y piezas de artilleria, puesto que los barcos colom-
bianos habian Ilevado su arrojo y osadia hasta agredir la
navegaci6n espafiola a la vista de las baterias de aquella
plaza. (42)
Como sus colegas de las otras naciones americanas, o
peor ain, aportaron los corsarios espafioles armados en
Cuba elements de perturbaci6n de un nuevo tipo al Medi-
terrfneo americano, dedicindose con preferencia, en lugar
de cumplir con lo que era su obligaci6n a incursionar en las
costas de Haiti casi siempre en busca de negros libres, que
vendian despubs como eselavos a los birbaros hacendados
franceses establecidos en la zona de Santa Catalina, en
Guantanamo.
Algunas de esas incursiones dieron motivo a en4rgi-
cas protests por parte del gobierno haitiano. y, en honor a
la verdad, debemos decir que fueron atendidas con toda
consideraci6n por Apodaca. Asi fu6 en los casos de Azor
Michel y de la goleta Poule d'Or, reclamados por el Conde
de Limonade, Ministro de Relaciones Exteriores del Rey
Crist6bal, en nota diplomitica de tono fire y mesurado
dirigida a Apodaca, que 4ste, en un gesto que le honra, di6
curso inmediatamente en oficio nuimero 678 de marzo de
1813:
He recibido con fha. de 19 de enero de este afio la carta de qe. incluyo
a V.S. copia traducida, escrita en la isla de Sto. Domingo, y firmada con el
nombre de el Conde de Limonade, & fin de que en su inteligencia por lo res-
pectivo al reclamo del individuo Azor Michel, que se dice hallarse en esa pla-
za, pueda V.S. tomar la determination qe. convenga con respect & los an'
tecedentes y manifestar el resultado, hacienda V. S. directamente desde ahi
la contestacion del redamo de que se trata; y afiadiendo qe. queda V.S. de mi
orden disponiendo se haga la correspondiente investigation sobre lo qe. se

(41) Archivo Nacional, ibidem, legajo 102, ndmero 3.
(42) Archivo Nacional, ibidem, legajo 103, nimero 2.








POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


menciona de lo ocurrido con la goleta Poule d'Or conducida a Baracoa, i fin
de que se tome providencia segQm el m&rito: como tambihn que prevengo lo
necesario al Teniente Gobernador de Trinidad, por lo qe. hace a los dos mu-
chachos que se cree han sido vendidos por el lado de aquella dudad, p* que
adquiera noticias de ellos, y me las comunique. (43)
En oficio niunero 923 hizo conocer el gobernador de
Santiago de Cuba a Apodaca que se estaba cumpliendo lo
ordenado por 41 en este caso, y que se contestaba al Conde
de Limonade en los mejores t4rminos. Sin embargo, cono-
ciendo bien a la gente con quien se entendia reiter6 al go-
bernador, en 26 de abril, la necesidad de activar las dili-
gencias en busca de Azor Michel
con objeto de evacuar este pendiente asunto qe. seri oportuno terminarlo lo
mas pronto possible. (44)
En Baracoa se present el delegado official de Haiti,
Don Jos4 Guti6rrez, y reclam6 del teniente gobernador Don
Antonio Estenoz la goleta Poule d'Or, quien se neg6 a
entregarla con el pretext de haber sido rematada lo que
oportunamente notific6 a sus superiores, esgin 41, pe-
ro la actitud del Capitin General no admitia escapatoria
alguna y al fin la embarcaci6n fu4 devuelta a sus legitimos
duefios, asi como los nifios vendidos como esclavos en Trini-
dad y el secuestrado Michel.
Como represalia por considerarse humillado con estas
negociaciones Suarez de Urbina, con el aplauso de los reac-
cionarios orientales, tom6 medidas para impedir todo co-
mercio con los barcos de aquella procedencia, segin se des-
prende del siguiente document:
Me he enterado por el oficio de V.S. nfmero 927 haber arribado a las
costas de Juraguasito a barlobento de ese Pto. la Goleta Rosa tripulada pr.
negros al cargo del nomd' Henry procedente de los cayos de San Luis, y de
las providencias tomadas por V.S. en el asunto con lo demis qe. expresa, &
quien lo aviso para su inteligencia Dios guard A V.S. muchos afios Haba-
na 9 de Abril de 1813 Juan Ruiz de Apodaca Sor Gobernador de Cu-
ba. (45)

----Oo----

D. Sebastian de Kindelin, gobernador de la Florida,

(43) Ardhivo Nacional, ibidem, legajo 102, nfimero 2.
(44) Archivo Nacional, ibidem, legajo 103, namero 1.
(45) Archive Nacional, ibidem, legajo 113, nimero 3.







PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


inform a Apodaca con gran amplitud de la actividad hos-
til de los Estados Unidos y de las incursiones de los fronte-
rizos georgianos. Onis, a su vez, lamaba su atenci6n so-
bre la posibilidad de la invasion de Texas por los america-
nos, y el comandante de Panzacola, Mateo Gonzalez Man-
rique, detallaba las intrigas de ingleses y americanos que
suministraban armas a los indios en un esfuerzo desespera-
do para atraerlos a sus respectivas filas, pero que al fin y
al cabo redundaban en perjuicio de los intereses espafioles.
En 15 de abril de 1813 se apoderaron las tropas de los Es-
tados Unidos al mando del inefable brigadier Jaime Wil-
kinson del Fuerte Carlota y Plaza de Mobila. (46) Se
rindi6 por hambre, sin disparar un cafionazo. Requerido
por el Comandante de la plaza capitin Perez, dijo Wilkin-
son que habia impedido la entrada de viveres para evitar
la efusi6n de sangre, y que obraba con orden expresa de su
gobierno, comprometiendose a restituir la artilleria y efec-
tos de guerra o abonar su valor. Desde Nueva Orleans el
Padre Sedella y su servicio de espionaje que no descansaba,
vigilando de cerca a Alvarez de Toledo y al grupo que ame-
nazaba a Mexico, trasladaron a Apodaca el informed de uno
de los comprometidos que fu4 conquistado, probablemente
por el inquieto sacerdote, para trabajar a favor de Espafia,
dando amplios detalles de la intentona de apoderarse de
Texas. El 13 de diciembre de 1812, sali6 de Pittsburg, D.
Jos6 Alvarez de Toledo acompafiado por Juan Mariano Pi-
cornell, Eduardo Colomera -autor del informe- Laca-
rrigre Latour, capitin Bouller, y dos impresores, Moore y
Smoll, con rumbo a Natchez. Los gastos de la expedici6n
habian sido sufragados por un comerciante de Filadelfia,
Mr. Hollden, con quien Toledo se comprometi6 a pagarle el
cuadruple de la inversi6n tan pronto se encontrara en San
Antonio de Bexar, pero que al Ilegar esa oportunidad Gu-
ti6rrez de Lara se neg6 a satisfacerla. Esperaban encon-
trar en Natchez, segdn afirmaba Toledo, 600 hombres, pe-
ro no hallaron ni uno solo. Siguieron a Natchitoches don-
de se presentaron a William Sheller, agente de los Estados
Unidos. Alli conocieron a otro americano, el Dr. Robinson,
que se decia enviado de Herrera. Relata a su manera el
asesinato de Salcedo en B6xar, y las intrigas de Toledo pa-
ra destituir a Gutigrrez de Lara, quien avisado de la tra-
ma orden6 a Toledo que abandonara el territorio mexicano,


(46) Boletin del Archivo Nacional, tomo XIII, pig. 9.







POLffICA CONTINENTAL AMER1CANA DP ESPAjA Eli CUBA


pero a este lo sostenian Sheller y los voluntarios america-
nos. Picornell, que habia sido el redactor de las declara-
clones, manifiestos y leyes y designado Presidente de la
Junta Revolucionaria, acab6 por disgustarse con Toledo.
Colomera, que se habia formado la idea de que su jefe era
simplemente un caballero de industrial, se fu6 quedando al
margen de los acontecimientos, enterindose de todo por
Antonio Flores portador de las cartas de Toledo, que des-
pues fue fusilado por orden de este ante el temor de que di-
vulgara los secrets que le habia confiado. Despubs de la
derrota a manos de Arredondo, Colomera dice que quisie-
ron arrestarlo, pero se salv6 por la oportuna intervenci6n
de Picornell, y desde entonces no ha cesado un moment en
Natchitoches de impedir que los mexicanos vuelvan a mez-
clarse en esas peligrosas aventuras. (47)
Si bien por esa parte, y, hasta cierto punto en lo que a
la situaci6n de la zona del Caribe y Reino de Nueva Espa-
iia se referian, Apodaca debia sentirse mis tranquilo, en
cambio Venezuela y el Nuevo Reino de Granada le propor-
cionaban una justificada alarma con el progress, tanto mis
por lo inesperado de los soldados bolivianos, cuando no hacia
ain tres semanas habia recibido un oficio del Secretario de
Estado y del Despacho de 17 de diciembre de 1812, franca-
mente optimista, ya que se ordenaba cesar el bloqueo que
impuso la Real orden de 12 de agosto de 1810 por haberse
sometido
a las armas de la nacion la provincia de Venezuela
y asi lo comunic6, a su vez, al gobernador Sufrez de Urbi-
na en 18 de enero de 1813. (48)
La ciudad y puerto de Santiago de Cuba habian adqui-
rido, por sus comunicaciones frecuentes con los puntos de
America donde sostenian los espafioles sus bases de aprovi-
sionamiento, y tambi6n con Haiti, Santo Domingo y demis
islas del Caribe, una importancia cada vez mis destacada.
Por cierto que este resurgimiento de la vieja ciudad en un
orden commercial y politico, hizo concebir a Suarez de Urbi-
na, atraido por el iluminismo, grandes y ambiciosos pro-
yectos de reform de la ensefianza y creaci6n de una uni-
versidad que esperaba habria de rivalizar con la de La Ha-
bana. La falta de apoyo official a sus generosas ideas impi-

(47) Archivo Nacional, Asuntos Politicos, legajo 106, signature 24.
(48) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales,
legajo 102, ndmero 3.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


di6 su realizaci6n, puesto que, consultado previamente D.
Jose de Limonta, hubo de contestar --Cdiz, 13 de junior
de 1813- a Suarez de Urbina:
amigo yo me alegraria infinite de que Vkn. volviese sus beneficios a la prime-
ra ensefianza de la jubentud: quiero decir, a las escuelas de primeras letras
reducidas i los tnrminos prescriptos en la Constitucion, despues al colegio
seminario consiliar, antes que entrar con la baraunda de universidad. (49)
A Santiago de Cuba llegaron -enero de 1813-el ber-
gantin Luxdn y la balandra Tres Hermanos, ambos espafio-
les, procedentes de Santa Marta con families que huyeron
de aquella plaza de la que se habian apoderado los insurgen-
tes de'Cartagena; un total de ciepto quince personas, de las
cuales veinte y seis.eran oficiales y soldados de aquella guar-
nici6n. (50) Apodaca orden6 al Gobernador de la provincia
en oficio niimero 643 de 26 del propio mes que:
con respect a los oficiales y tropa de su guarnicion qe. ban llegado en dicho
primer buque, digo a V.S. que tantos unos, comos demis de iguales dases qe.
hayan ido 6 vayan ahi de la misma procedencia, deben pasar lo mis pronto
possible a Puerto velo para recibir 6rdenes seg6n corresponde del Sor. Virrey
de Sta. Fe: lo que se executar& en las propias embarcaciones qe. leguen, 6
en otras qe. se proporcionen... (51)
Pocas semanas despu6s recibia Apodaca, por la via de
Santiago de Cuba un oficio de Jose de Medina y Gordillo,
gobernador de Rio Hacha, de 13 de enero, confirmando la
entrega de Santa Marta al general Pedro Labatud, fran-
c6s de origen y antiguo soldado espaiol, al servicio de los
revolucionarios de Cartagena. Adjuntaba copia de la pro-
clama dirigida por Labatud al Gobernador y Cabildo de la
ciudad de Rio Hacha, pidiendo la rendici6n de la misma, a
lo que se habian negado. Terminaba Medina rogando se le
enviaran con urgencia pertrechos de guerra y dinero por
estar en la mayor necesidad (52)
En respuesta, por oficio nimero 676 de 3 de marzo, or-
den6 Apodaca a Suarez de Urbina:
Con respect al auxilio de pertrechos de guerra y dinero solicitado por
el Sor. Gobernador de Rio Hacha & que se contrahe el oficio de V.S. N9 869,
he determinado que por lo que hace A lo primero suministre V.S. de las exis-

(49) Archivo Nacional, ibidem, legajo 103, n6mero 4.
(50) Archivo Nacional, ibidem, legajo 101, nfmero 2.
(51) Archivo Nacional, ibidem, legajo 101, n6mero 3.
(52) Archivo Nacional, ibidem, legajo 101, nimero 4.



































~'` i -

5~:
.:. .,

_I: . ~~

-r:~
f;r. '
''' '


ALEJANDRO RAMfREZ


v >-*
''<>








POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPAPA EN CUBA


tencias en esa plaza lo que sea possible, sin perjuicio de sus precisas atenco-
nes; y por lo que toca a lo segundo convendria que V.S. haga un esfuerzo en
procurar que se proporcione alguna cantidad por medio de pristamo Ai otro
arbitrio voluntario de ese vecindario, en consideration i la urgencia con que
se solicita. (53)
Una goleta corsaria de Cartagena apres6 en la segun-
da quincena de agosto el bergantin espafiol San Rafael, a
barlobento de Santiago de Cuba, procedente de Palma de
Mallorca. En un bote permitieron los corsarios que se
trasladaran a Cuba el piloto Jose Prats y veinte y tres pa-
sajeros que habia torado en Curazao, refugiados espafioles
casi todos que habian huido de Cumana al aproximarse los
soldados de Bolivar. Entre los pasajeros estaba Fr. Fran-
cisco de Arriaga, Prefecto de las Misiones de Capuchinos
Aragoneses en las provincias de Cumana, Nueva Barcelona
y Caracas. Declar6 6ste ante las autoridades, de lo cual se
envi6 testimonio al Capitin General, que tuvieron que eva-
cuar desordenadamente la capital de Cumand; las tropas
que guarnecian los fuertes abandonaron caniones y pertre-
chos. Al salir los buques con los fugitives -soldados y ci-
viles- los insurgentes los cafionearon, y fuera ya de la ba-
hia tres goletas de guerra de los insurgentes los atacaron.
Se sostuvieron combates; fueron al abordaje los insurgen-
tes y capturaron los buques espafioles siguientes: fragata
Santa Clara y bergantines Dos Amigos y Gral. Palafox (54)
Agrega Fr. Arriaga que
las tres goletas enemigas han sido tomadas en la Isla de San Bartolome con su
tripulacion de gente foragida de las Islas Antillas, pero en especial de Fran-
cess.
Di6 cuenta Arriaga, con lujo de detalles, del progress
do la insurrecci6n en Cumana, censurando de paso las ope-
raciones militares del general Domingo Monteverde, que
acababa de ser derrotado en Maturin. Aunque tenia pocas
noticias que dar de Nueva Barcelona, pero podia segurar
que habia sido invadida. Asegur6 que Boves, en cambio
hubo de veneer a los rebeldes de Cumana en Aragua, y que

(53) AzPhivo Naeional, ibidem, legajo 102, nAmero 2.
(54) Segdn carta de D. Jos6 Limonta a Sufrez de Urbina, el Gral Pa-
lafoi, pudo escapar, y lleg6 a CAdiz desde La Guayra el 25 de sepbre. al man-
do de su capitn Juan Parcuso, can la noticia de que Monteverde se refugi6 en
Puerto Cabello, huyendo de un criollo, Sim6n Bolivar, que capitanea los in-
surgentes. (Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales,
legajo 105, ndmero 3).







PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


fueron perseguidos en los pueblos de Santa Clara, San Joa-
quin y otros por el general Juan Manuel de Cagigal, que se
hizo cargo de las operaciones. Caracas estaba insurreccio-
nada, y los europeos huian de todas parties. Solamente en
Curazao existian cerca de tres mil refugiados. Una corta
division en el Apure hacia frente a los revolucionarios de
Bolivar y de Rivas. Declara Arriaga que una persona res-
petable le dijo en la
Isla de Curazao el dia 12 que las diserciones del Exercito en dha. Provincia
era escandalosa, qe. solo de la Division de Dn. Genaro Ponce se habian deser-
tado en solo dos dias 600 hombres, afiadiendo que en su concept no le queda-
ba al Sor. Cagigal mas recurso que apoyarse sobre el Orinoco. (55)
Una carta de D. Alejandro Ramirez, intendente de
Puerto Rico, al intendente Aguilar de 12 de agosto, da las
noticias recibidas por el delegado en Aguadilla que le ha-
bia transmitido D. Joaquin Garcia Jover, recien Ilegado
de La Guayra, sobre la derrota de las tropas espafiolas al
mando del capitAn general D. Domingo Monteverde. Ha-
biendo salido 4ste desde Valencia para San Carlos contra las
fuerzas de Bolivar procedentes de Santa F6, tuvo que reti-
rarse a Puerto Cabello, avanzando Bolivar sobre la inde-
fensa Caracas, la que suponen en poder de los revoluciona-
rios.
En tal estado aquella desgraciada provincia -dice
Ramirez- todos debemos interesarnos en la conservaci6n
de Puerto Cabello, que puede ser bloqueado, o estarlo a esta
fecha. (56)
Sin abatirse ante las desagradables perspectives ofre-
cidas en cada semana de ese afio de.1813, Apodaca, cum-
pliendo lo dispuesto por la Regencia que escogi6 dos genera-
les residents en Cuba, D. Carlos de Urrutia y D. Francisco
Montalvo para ocupar las Capitanias Generales de Santo
Domingo y Santa F6, aprovech6 esa oportunidad para re-
forzar ambas posiciones.
El mariscal de campo, D. Carlos de Urrutia, impues-
to de las dificiles condiciones que habia de encontrar en su
nuevo destiny, demor6 cuinto pudo la toma de posesi6n del
mismo. Antes de partir gestion6 un pr6stamo de 45.000
pesos fuertes entire los comerciantes de La Habana median-

(55) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales,
legajo 105, ndmero 1.
(56) Archivo Nacional, ibidem, legajo 105, ndmero 2.







POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPANA EN CUBA


te ciertas condiciones que garantizaran el oportuno pago de
capital e intereses. (57)
El levantamiento de los esclavos en Mojarra y Mendo-
za, ocurrido en Santo Domingo, reprimido con salvaje cruel-
dad por el gobernador interino coronel Jose Masot, produ-
jo tal descontento que lleg6 a temerse que concluyera ese
mismo aflo el period de la Espaifa Boba -cuyo era el nom-
bre que dieron al restaurado regimen colonial de Sanchez
Ramirez los que tenian sobrados motives de queja para
aceptarlo de buen grado-, y di6 lugar a que se esparciera
por Santiago de Cuba el rumor de que los dominicanos ha-
bian proclamado la independencia. (58) Apremiado por
las 6rdenes terminantes del Capitan General de Cuba, sali6
al fin Urrutia con algunas tropas de milicias, material de
guerra y escaso numerario para Santo Domingo, tomando
posesi6n del Gobierno y Capitania General de aquella Isla
en 8 de mayo. Hombre de escasa inteligencia y lleno de un
torpe autoritarismo de soldado incapaz, pronto gan6 fama
por su ineptitud. Los propios espafioles lo Ilamaban Carlos
Conuco, por que, con el pretexto' de reprimir la vagancia,
foment una hacienda en las mirgenes del Ozama cerca del
palacio que habitaba, donde trabajaban sin cobrar jorna-
les los press, vendiendo los products para su mejor prove-
cho. Ademis, fu4 victim de la habilidad diplomitica de
Peti6n, que se burl6 cuinto quiso de su incapacidad e inep-
titud.
No era cosa facil el viaje del mariscal de campo D.
Francisco Montalvo, y menos todavia proveerlo satisfacto-
riamente de los hombres y materials indispensables para
auxiliar al ejercito espafiol que se retiraba ante los ataques
certeros y continuados de los patriots sublevados. El 12
de abril de 1813, se celebr6 en el Palacio de la Plaza de Ar-
mas de La Habana una junta military de generals a solici-
tud del Capitan General electo de Nueva Granada, convoca-
da por Apodaca
al intent de cobsultar dos puntos que consider de la mayor importancia
a los intereses de la nacion, con motivo de las circunstancias en que se hall
dicho Reyno. (59)

(57) Archivo Nacional, ibidem, legajo 101, n6mero 3.
(58) Carta del diputado a Cortes por Puerto Rico D. Javier Cano a Pe-
dro Stkrez de Urbina (Arehivo Natlional, Correspondencia de los Capitanes
Generales, legajo 108, n4mero 1).
(59) Archivo Nacional, ibidem, legajo 102, ndmero 4.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Montalvo -como lo hiciera tambi6n Urrutia- prest6
el juramento de ritual en manos de Apodaca, y, acompafia-
do solamente por su secretario y cuatro oficiales, con el ma-
terial de guerra que suministraron los almacenes de La Ha-
bana, sali6 de este puerto el 28 de abril en el bergantin de
guerra Borja, y lleg6 a Santa Marta el 1' de junior, que ha-
bia sido recuperada por los propios vecinos, tan realistas y
leales a la Monarquia espafiola como los habaneros de aquel
tiempo. En oficio del capitin general de Maracaybo, Don
Francisco Miyares, fecha 19 de marzo de 1813, anunciaba
el acontecimiento al gobernador de Cuba:
Tengo el gusto de participar a V.S. la plausible noticia de la recupera-
cion de la Ciudad y Plaza de Santa Marta verificada el 6 del corriente pr. los
Naturales del Pueblo de Mamatoco y los de Bonda ayudados de los Vecinos
y havitantes de la misma Ciudad... (60)
En oficio fechado en Panama a 22 de junio de 1813, que
acompafia los documents acreditativos de los embarques
de plata de Lima para el pago de tabacos en La Habana, diri-
gido por el Administrador D. Jose Braximo al Superinten-
dente y Director de la Real Factoria de Tabacos de dicha
ciudad, D, Jos6 Gonzalez, dice que el capitin general del
Reino D. Francisco Montalvo
a su arrive feliz a Santa Marta destin6 a Portov' el Bergn. de Grra. nombra-
do el Borja, su Comte. Don Adriin Morquecho con el objeto de que estuviere
i las orns. del Exmo. Sor. Ex-virrey, pr. si queria embarcarse en l p* su tras-
lacion A la Havana. Como el Sor. Capn. Gral. pide tropas, y auxilios de to-
da especie, trata este GovQ de embiirselos, y p* ello se ha dispuesto buelva el
citado Bergn. Borja a Sta. Marta a la conduccion en Comboy de aquellos Vi,
veres, dinero y armamento, y que concluida esta diligencia, regrese a Porto-
velo, 6 Chagre, p' conducir a esa Isla a su Bordo a dho. Sor. Exmo. Ex-virrey.
(61)
Sensiblemente mejoraba la situaci6n. El 9 de agosto
lleg6 al puerto de La Habana un convoy ingl6s de Europa,
compuesto por
ur navio, una corbeta y various mercantes en pos de portion considerable de
caf6 comprado sobre 4 y 5 ps. el qql. consecuente a 6rdenes de various que te-
nian fondos en esta plaza, verosimilmte. irin A los puertos arrancados a Na-
pole6n.. (62)

(60) Archivo Nacional, ibidem, legajo 102, n-lmero 3.
(61) Archivo Nacional, ibidem, legajo 103, ndmero 2.
(62) Carta de Pablo Boloix a Suarez de Urbina. (Archivo Nacional,
Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 104, nimuero 2).







POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


Con anterioridad -mayo 10-el C6nsul de Espafia
en Boston, D. Juan Stoughton, anunciaba las victorias del
ej6rcito ruso sobre las tropas de Napole6n, que era halaga-
dora para los hacendados cubanos. Confirmaba otra an-
terior sobre el estrecho bloqueo de la bahia de Chesapeake
por la escuadra inglesa mandada por el Almirante Warren,
que amenazaba seriamente el puerto de Baltimore. (63)
Y, recibia Apodaca un oficio del capitin general de
Maracaibo, D. Francisco Miyares, transmiti6ndole el in-
forme del gobernador interino de la ciudad de Coro, briga-
dier Jos6 Vazquez, con los parties de los jefes de operaciones
en Barinas dando cuenta de los felices resultados de la pa-
cificaci6n de esa comarca, y de las noticias que anunciaban
la llegada de refuerzos para Caracas, Puerto Rico y Santa
Marta desde Cidiz. (64)
Pero, en cambio los corsarios de Cartagena mantenian
en zozobra a toda la Isla. El 25 de noviembre de 1813, se-
guin comunicado de Antonio Esten6z, teniente gobernador
de Baracoa, uno de los corsarios bati6 frente a ese puerto
a dos barcos espafioles, que pudieron salvarse al amparo de
la bateria, pero que apres6 dos bergantines: uno, proceden-
te de Cidiz, y otro de Boston. (65)
Como su actividad no decrecia, sino todo lo contrario,
interrumpian por semanas enteras las comunicaciones ma-
ritimas, sobre todo en la region oriental de Cuba, el diputa-
do Consular en Santiago de Cuba D. Tomas Jos6 Creagh, en
un extenso memorial al Gobernador -25 de agosto de
1813- del que envi6 copia al almirante ingles de Jamaica,
expuso los males causados al trMfico maritime mercantil por
el armamento en corso de los insurgentes de Cartagena, y la
opinion de que la impunidad con que cruzaban estos mares
se debia a la complaciente actitud hacia ellos de las autori-
dades inglesas en las islas del Caribe. Deseo, escribia
Creagh,
en mi calidad de protector del Comercio proporcionar una session verbal con
el Exmo. Sr. Almirante de la Esquadra estacionada en la isla de Jamayca y
con las demis autoridades de la Nacion Britinica establecida alli, p* propo-
ponerles en favor del Comercio y Agricultura de esta Plaza, y en mi calidad
de Diputado consular, la just quexa a que da lugar el disimulo, 6 indiferen-

(63) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generalee,
legajo 108, nmunero 2.
(64) Archivo Nacional, ibidem, legajo 106, numero 2.
(65) Archivo Nacional, ibidem, legajo 106, numero 8.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


cia de los Buques de S.M.B. respect de aquellos Corsarios pirates, qe. de
ning6n modo pueden Ilegar & estas Costas sin un conocimiento al menos in-
directo de las embarcaciones de guerra ingles. (66)
No eran solo los corsarios suramericanos los causan-
tes de tales perjuicios al comercio, tambi6n los de los Esta-
dos Unidos, participaban ampliamente. Las compafiias de
seguros se pusieron de aeuerdo para no asegurar
cantidad ninguna en metilico de results de los robos hechos por los Corsarios
Americanos sobre los neutrales, y de la cantidad de Buques, que bajo el mis
frivolo pretexto ban sido detenidos por los Ingleses;
avisaba Onis, desde Filadelfia en 7 de noviembre de 1813,
al Intendente de Hacienda de La Habana. (67)
Las cartas de este Ministro reflejan todos los matices
del arco-iris de su angustia, y la de sus subordinados. El
mismo tono de incontenida amargura la expresa, por ejem-
plo, el secretario interino de la Legaci6n Jose de Heredia
-que se hizo famoso despu6s en Espafia gracias a la pro-
tecci6n que le otorg6 Fr. Cirilo de Alameda, confesor de
Fernando VII- que quiere regresar a Europa y reclama a
cuenta de sus haberes el envio de quinientos pesos por la
via de New Port o Boston, que son los ainicos puertos, dice,
que quedan sin bloquear por los ingleses en estos Estados
UTnidos, y describe con mal disimulado terror el peligro que
afrontard de caer en manos de los corsarios insurgentes.
D. Luis de Onis, desesperado por la tardanza inglesa
en resolver el caso del cargamento de azicares enviados en
la Divina Pastora, y temeroso, como expresa en carta a
Aguilar de 17 de diciembre de 1813, de que pase en el Con-
greso de los Estados Unidos la ley de embargo general que
se esti discutiendo, pide le sitden fondos con urgencia, pero
como necesita desahogar con alguien todo el peso de sus des-
dichas, la emprende con su propio comisionado, a quien le
pretend echar encima la culpa de todas las demoras:
a6n no se sabe el xito de la Pastora qe. se halla en Halifax y de todo su car-
gamento: Yo me temo qe. Facio ha hecho alg6n enjuague, y ha querido sa-
car partido del precio de los az6cares para 6l, comprometi6ndome a mi, y i
esa Intendencia: Por lo tanto ruego & Vm. encarecidamente que nada de lo
que cobre Facio venga sin la intervention de Vm. pues yo no quiero compro-
misos, ni enjuagues. (68)

(66) Archivo Nacional, ibidem, legajo 104, ndmero 4.
(67) Ardhivo Nacional, ibidem, legajo 106, nimero 2.
(68) Archivo Nacional, ibidem, legajo 106, nimero 8.







POLITICAL CONTINENTAL AMERICANA DE ESPANA EN CUBA


El estado de intranquilidad por la escasez de dinero
que atravesaba no permitia a Onis concebir las dificultades
del tesoro de Cuba, y los problems que confrontaba Fatio
que sufria por su parte mayor penuria aun que su jefe y que
lo impedia cumplir su comisi6n. Comunica Onis a Aguilar
que ha designado a Jos6 Argote Villalobos para que se
traslade a Veracruz en busca de los caudales que cree estin
en aquella ciudad esperando que fueran a buscarlos. Pocas
semanas despues se entera que Argote ha regresado a los
Estados Unidos sin llenar su comisi6n, y lo sustituye con
Joaquin Zamorano, que es portador de una carta para el In-
tendente de La Habana, con una ensarta de recriminacio-
nes y lamentos, y con el encargo de investigar las sospechas
que tiene de Fatio:
Por la copia adjunta de la carta que pas6 al C6nsul de S.M. en Nueva
York (Tomis Stoughton) y la contestacion de este, veri V.S. que se me ha
cerrado tambien este inico recurso de adquirir algmn socorro. Este C6nsul,
aunque pudiente, ve con fria indiferencia la ruina total del tr6dito Nacional
en este pago, y el bochorno que amenaza al representante de su soberano.
En la carta a Stoughton le anuncia que ha resuelto pe-
dir al gobierno de Halifax (Canada) que le adelante el di-
nero correspondiente a uno de los situados de M6xico. (69)
Fatio, en La Habana, sin conocer los desplantes y acu-
saciones de su jefe, reclamaba un dia si y otro tambi6n le
resolvieran su comisi6n a M6xico y el pago de los azdcares.
Una teoria infinita de copunicaciones lanzaba sobre la In-
tendencia de Hacienda en demand de auxilios para Onis.
Este pide, primero, informes sobre Fatio que no ha embar-
cado para Veracruz, de quien tiene sospechas y que esa tar-
danza lo obligara a vender coche y muebles para subsistir,
en el moment que espera ser llamado a -...ashington para
presentar sus credenciales al Presidente, (70) mis tarde,
cuando Aguilar paga al Director del Banco de Norte Am-
rica, Mr. Joseph S. Lewis, la libranza de diez mil pesos cuyo
pr6ximo vencimiento lo habia casi desquiciado, cuyo buen
suceso fu6 obra de Fatio, el Ministro describe entonces fra-
ses almibaradas para el subordinado que automaticamente
ha disipado todos los recelos por el moment.
En oficio a Aguilar, 14 de diciembre de 1813, despues
de ratificar lo que ha expuesto al Capitan General sobre los


(69) Archivo Nacional, ibidem, legajo 111, numero 3.
(70) Archivo Nacional, ibidem, legajo 107, nimero 1.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


perjuicios que ha padecido el servicio de S.M. por hallarse
sin fondos aquella Legaci6n, analiza Onis su peculiar situa-
ci6n en particular, y las relaciones con los Estados Unidos
en various aspects:
Yo se muy bien los esfuerzos que V.S. ha hecho para socorrerme, en
virtud de las 6rdenes del gobierno para que se admitiesen mis letras y se abo-
nasen aunque fuesen adelantadas, y que V.S. no ha sido duefio de contrarres-
tar la oposicion de los Oficiales Reales 6 Junta de Hacienda no menos zelosa
que V.S. seguramente por el bien del servicio; pero poco versada en materials
political para discernir la importancia de este Ministerio. No me quexo de
V.S., ni de ella; pero me compadezco de los males que han acarreado & la Na-
cion, y podian todabia seguirse de esta falta de consideration de que en ninguna
manera puede ser responsible. Yo hubiera podido abastecer con gran venta-
ja las plazas de Pansacola y San Agustin: hubiera podido enviar socorros i
Puerto Cabello en un moment en que se pedian con instancia: hubiera soco-
rrido & Montevideo que reclam6 mi auxilio con empefio, y aim procurado &
Puerto Rico various efectos de guerra que hubiera podido emplear oportuna-
mente en la defense de Caracas: hubiera finalmente corresponder con los
almirantes Ingleses para que prestasen auxilios a nras. posesiones en el caso
de ser invadidas; pero he podido hacer muy poco, y esto con much trabajo,
riesgos y desvelos. = La dificultad de socorrer se hace cada dia mis urgent y
mis dificil sobre todo si el Congreso sanciona el embargo gral. de todos estos
puertos para los buques mercantes, como se cree generalmente, en cuyo caso
solo podr6 recibir fondos por letras del gobierno Inglis, que me aseguran ga-
nar aqui un diez por ciento, 6 por lo menos no pierdan nada y se negocian con
facilidad en esta plaza = V.S. sabri sin duda que esta Administracion sigue
invariable en su plan de apoderarse de las Floridas, y apoyar la revolution de
Mexico. Yo se quasi positivamente que se vi & hacer la mocion un dia de es-
tos para que se autorice al Presidente a ello, y aunque en la iltima session fu&
rechazada en el Senado esta mocion por trees votos, y que se que harin todos
Its esfuerzos para sostenerlo, no podemos contar con que se efect6e. Si la
mocion pasa no podremos menos de ser envueltos en una guerra, y en tal caso
que medios tendremos para salir de aqui, aunque sea para pasar i esa Isla 6
la de Puerto Rico, que son los parajes mis pr6ximos. = Debo manifestar &
V.S. que los azucareros blancos se venden aqui en el dia & 30 duros el quintal,
y los muscavados a 28, y que seg6n las apariencias irin todos los dias subien-
do: que el cafe y miles estin carisimos, y qe. una expedition por cuenta de
la RI. Hacienda, 6 por lo de este situado seria sumamente ventajosa; pero que
habiindose declarado desde el dia 6 del corriente el bloqueo de New London,
y del Sound en que se comprende New Haven, solo habia de puertos de en-
trada Newport y Boston, y aun de estos no podri salir buque ninguno si
hay embargo, sino en lastre = Lo participo i V.S. para que sirviendole de go-
bierno estas noticias, tome las precauciones que juzgue convenientes para la







POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


seguridad de los socorros que envie i este Ministerio, no obstante las dispo-
siciones que quiera dar Dn. Felipe Fatio que no se hall instruido de esto; y le
pido remita copia de esta carta al Sor. Virrey de Mexico; pues no me queda
tiempo para comunic5rselo directamente. (71)
Onis no tenia raz6n alguna para quejarse tan amarga-
mente del gobierno de La Habana. A pesar de los urgentes
y variados servicios que debia tender en casi toda la Am6-
rica espafiola por cuenta de las cajas de Cuba, cuyas finan-
zas tuvo que rehacer con una administraci6n cuidadosa y
hibil, no descuid6 Apodaca un solo moment, hasta con sa-
crificio personal, enviar los indispensables auxilios a la Le-
gaci6n en Filadelfia, supliendo la falta del situado de M&-
xico. Y asi consta en un documentado informed del inten-
dente interino D. Julian Fernandez -2 de septiembre de
1815-
El situado annual consignado al propio Ministerio sobre las caxas de Me-
xico por cantidad de 50 mil ps. entrado en la caxas de la Havana desde que
empez6 & remitirse asciende a 369,351 ps. /Z rl. Las remesas y auxilios he-
chos por estas caxas alas mismas atenciones ha ascendido a 541,922 ps. 2 rls.
de cuya comparacion result haber salido de exeso 172. 571.1A rl. a lo que
tanto vale la consignadon respective & tres afios y medio. (72)
A las demandas,de socorros que llegaban a la Capita-
nia General de La Habana desde la Florida, Venezuela, Nue-
va Granada, Santo Domingo y de la Legaci6n en los Estados
Unidos, hay que agregar tambi6n las petiones que el in-
tendente de Hacienda de Puerto Rico, D. Alejandro Rami-
rez, formulaba a menudo. En el mes de agosto de 1813, en
el bergantin de guerra Alerta le envi6 la Intendencia de La
Habana setenta quintales de cobre. Al acusar recibo, re-
cuerda Ramirez que por Real orden recibida en 29 de junio
anterior, se habia ordenado a la Intendencia de La Habana
remitir a la de Puerto Rico ochenta y cinco mil pesos a
cuenta del situado de M6xico, que le son indispensables pa-
ra superar la crisis financiera creada por el abuso del papel
moneda, y solicita se los envien porque
sin fondos efectivos no es possible cumplir este y otros objetos de la mis im-
periosa urgencia; especialmente en el dia, que sobre los quebrantos de dos
temporales consecutivos, desvanecidas las esperanzas de buenas cosechas, per-
didas muchas embarcaciones al cabotage, y amenazada una escasez de subsis-

(71) Archivo Nacional, ibidem, legajo 106, n6mero 3.
(72) Archivo Nacional, ibidem, legajo 115, nimero 3.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


tencias, tengo que tender al estado de la Costa firme, y i los justos auxilios
que imploran las autoridades y files espafioles de aquellas provincias... (73)
Trasladado este oficio para informed de los Ministros
de Hacienda, estos -Salazar y Gast6n- hicieron saber a
Aguilar las dificultades en que se encontraban para satis-
facer la petici6n de Ramirez, porque desde el afio. 1799 no
se recibia complete el situado de M6xico, virtualmente sus-
pendido.
Ramirez, no obstante, se decidi6 a resolver la grave
cuesti6n del papel moneda, por cuenta de las cajas de La
Habana. Acudi6 entire otros arbitrios a un credito de 14.743
ps. fs. que le facility un comerciante hebreo de la isla de St.
Thomas, Mosen Elias Levy, agent financiero de los corsa-
rios y pirates que habian establecido en aquella Isla el mer-
cado donde vendian el product de sus robos en el Caribe.
(74)
Las contratas que concedi6 el Intendente a este Mosen
Elias Levy provocaron disturbios en Puerto Rico, que hubie-
ran definitivamente desacreditado a otro funcionario cual-
quiera que no hubiera gozado de la fama de Ramirez. A
cargo de Levy estaba el suministro de vestuario para las
tropas expedicionarias que llegaban de Espafia. El regi-
miento de Granada, que se qued6 de guarnici6n en Puerto
Rico, recibi6 la ropa enviada por Levy, y cuyo costo ascen-
dente a 3.000 pesos debia satisfacer el gobierno de La Haba-
na. Reunidos todos sus jefes y oficiales en asamblea con
ribetes. revolucionarios, se negaron a sancionar dicho pago,
por estimar que el comerciante de St. Thomas habia robado
al tesoro entregando un pesimo vestuario, y asi se hizo cons-
tar en acta de la Junta de Real Hacienda de Puerto Rico.
(75)
-----o--
La imposibilidad de expulsar a los georgianos del te-
rritorio, las continues expediciones americanas en tierras
de indios, la presencia de barcos ingleses con el prop6sito
de incitar a los negros americanos a la rebeli6n, eran los te-
mas inquietantes de los comunicados oficiales del goberna-
dor de la Florida, D. Sebastian de Kindelin, al Capitan Ge-

(73) Archivo Nacional, ibidem, legajo 105, nimero 1.
(74) Archivo Nacional, ibidem, legajo 116, ndmero 2.
(75) Archivo Nacional, ibidem, legajo 136, numero 3.







POLITICAL CONTINENTAL AMERICANA DE ESPANA EN CUBA


neral de Cuba. Por su parte el coronel D. Mateo Gonzalez
Manrique, comandante military de Panzacola, enviaba a La
Habana copia del acta de la junta de guerra celebrada en
aquella plaza -18 de diciembre de 1813- a virtud de los
avisos del C6nsul interino de Espafia en Nueva Orleans, D.
Pedro MVarin Argote, sobre la movilizaci6n del Ejercito
americano con prop6sitos de atacar a Panzacola. (76)
No sorprendian al gobernador de Cuba tales noticias.
En sus oficios a la Regencia habia dado cuenta detallada de
las relaciones de los Estados Unidos con los indios, de las ar-
mas y municiones que a estos distribuyeron los ingleses, de
las agresiones constantes sobre las Floridas, asi como las
medidas adoptadas para conservar a Panzacola y las que
tomaria para recuperar Mobila.
La Regencia aprob6, como hacia invariablemente, las
resoluciones de Apodaca por Real orden muy reservada de
9 de diciembre de 1813, recomendindole, ademAs. que con
el mayor sigilo procurara mover la enemistad de los indios
contra los norteamericanos, cuya conduct -decia- nos
autoriza a seguir su ejemplo. (77) En otra Real orden,
tambign reservada, al Virrey de Mexico -28 de enero de
1814- decia la Regencia que tiene motives para sospechar
que el gobierno de los Estados Unidos llegue a convertir en
una guerra abierta la simulada que esti haciendo a Espa-
fa, y le encarga las medidas de precauci6n que debe tomar
de acuerdo con el CapitAn General de la isla de Cuba, sin
excusar el fomentar la guerra de los indios contra aquellos
inquietos vecinos. (78) En carta a D. Jos4 Luyando. acu-
saba recibo Apodaca en 8 de mayo de 1814, de las dos Reales
6rdenes anteriores, e informaba de las medidas tomadas
para su cumplimiento. (79)
D. Juan Ventura Morales, que fu6 Intendente de Ha-
cienda en Nueva Orleans, y despues en la Florida, dice en
un informed official que, con el pretext de perseguir a los
indios Creeks, viol6 un destacamento de tropas americanas
-mayo de 1814- el territorio de la Florida Occidental,
llegando hasta tres leguas de Panzacola. En ese mismo
afio, continfia Morales, tuvo efecto la

(76) Archivo Nacional, Floridas, legajo 12, signature 3.
(77) Archivo General de Indias, Estante 146, caj6n 3, legajo 8, nume-
ro 3.
(78) Archivo General de Indias, ibidem, legajo 8, ndmero 4.
(79) Aichivo General de Indias, ibidem, legajo 8, ndmero 5.









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


invasion de la Plaza de Panzacola, por el General Andris Jackson que man-
daba un exercito de cinco mil y quinientos hombres de Tropa reglada, Milicias,
6 Indios, con un regular tren de Artilleria. Conserv6 tres dias la posesi6n
de la Plaza y del Fuerte de San Miguel que capitul6 bajo las condidones de
que la Provincia quedaria en poder de los Americanos interim la Espaiia en-
viaba fuerzas suficientes para sostener y hacer respetar su neutralidad, que
no obstante quedaria arbolada la bandera Espafiola en la Plaza y los fuertes,
y que los habitantes serian protegidos, y sus propiedades respetadas = Por dos
motives no conservaron los Americanos la posesion de Panzacola en que se
hallaban, y se retiraron devolviendola & los Gefes Espafioles. El primero
por la complete destruccion de los Puestos de Barrancas y Sta. Rosa que hi-
cieron los Ingleses el dia 8 de Noviembre dejando indefensa la entrada del
Puerto; y en lo segundo por el aviso de la Expedicion Inglesa que debia ata-
car la Luisiana en el mes de Diciembre siguiente, que recobi6 el General Jack-
son en la noche del 7, habiend6sele prevenido por su gobierno acudiese, a la
defense de la Luisiana con toda la fuerza que pudiera reunir. = Aunque el
General Jackson y su ex&rcito se comportase durante su permanencia en Pan,
zacola con una moderation, y humanidad de que present pocos exemplares
la historic, no se disminuiria la gravedad del insult de haber invadido el Te-
rritorio de una Potencia si la debilidad con que se comport6 el Gobernador
Dn. Matheo Gonzilez Manrique, (80) y la irregular con que se manejaron
los Ingleses que se introdugeron en la Provincia bajo pretexto de auxiliarla,
y protegerla contra los Americanos, no hubiesen provocado el movimiento de
dho. General, que desde el mes de Mayo 6 Junio no habia cesado de oficiar
con distintos motives, y que en su filtima carta, qued6 sin respuesta de part
del Sor. Manrique, anunci6 su ida sino se contenia a los Ingleses, y se le devol-
vian los prisioneros blancos y de color que habian hecho en el territorio de
Mobila: .pero si se va & buscar el motive primordial de la ida de los Ingleses
& Panzacola, (81) se hallari que el modo de comportarse de los Americanos
para hacerse duefios de la parte de la Florida Occidental que ocupaban, y sus
dcseos de apoderarse del resto, lo produxo; y que por dicho motive deben ser
responsables a la Espaiia de todos los dafios, y perjuicios que le han resultado
de la invasion del General Jaskson en dha. Florida = En el mes de Diciembre
de dho. afio vi Ilegar & Panzacola otros dos destacamentos de Tropa Ameri-
cana. Era su objeto perseguir a los Indios refugiados en el territorio Espafiol.

(80) El intendente Morales es injusto en este caso. Sus trifulcas con
Gonzrlez Manrique mueven las acusaciones. La verdad era que las tropas es-
paiolas estaban descalzas, sin ropas, con hambre, pues solo recibfan media
raci6n, y no percibian sus pagas hacia tres afios, y asi consta en las actas de
las juntas de guerra. Con esos elements era impossible al Comandante Mi-
litar hacer algo mas de lo que hizo, teniendo ademas, que observer una be-
nAvola neutralidad con los ingleses. (Nota del autor).
(81) Las tropas inglesas, al mando del coronel Nicholls, levantaron un
fuerte en la parte oriental del rio Apalachicola, que dejaron despues en po-
der de los negros esclavos de Panzacola y de otras zonas fronterizas america-
nas, a los que dieron armas y libertad.







POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPANA EN CUBA


El primer destacamento lo hizo con moderation. Notici6 su llegada, y pidi6
permiso para entrar en la plaza para proveerse de algunos viveres; pero el
segundo de como doscientos hombres de Caballeria, lo hizo a brida suelta,
corri6 por todas las Calles, visit casas y almacenes, aprision6 various Indios
que se llev6, y por filtimo, aunque no caus6 dafio al vecindario, se comport6
con una irregularidad inusitada entire individuos civilizados (82)
En tanto esto ocurria y la guerra angloamericana en-
traba en su fase final, un enjambre de confidentes, espias,
agents secrets y saboteadores al servicio de la Capitania
General de Cuba, desarrollaban en amplia escala sus acti-
vidades. Puede que estas eran las finicas fuerzas de choque
con las cuales podia Apodaca retardar la destrucci6n del
Imperio Colonial Espafiol, pues mientras los corsarios de
Cartagena patrullaban por docenas los mares cercanos a
Cuba, y, ej6rcitos poderosos se situaban casi a la vista de
sus costas, la guarnici6n de una plaza tan important como
era la de Santiago de Cuba se componia, en 1' de abril de
1814, de 163 hombres entire oficiales, classes y soldados. (83)
El confidence Jose M4 Caminero, en carta desde Kings-
ton -2 de febrero de 1814- cumpliendo instrucciones de
Suarez de Urbina, dabale noticias de Cartagena de Indias:
que por various Buqs. que ban legado procedente de aquel punto se sabe, qe.
el motive de haver cerrado el Puerto desde Diciembe. filtimo, fui de una Ex-
pedicion, que formaron contra Puertobelo, compuesta de once Buqs. y ocho-
cientos hombres, la qe. sali6 el 15 de Enero p"p' y volvi6 al Puerto de su pro-
cedencia sin haber logrado mis suceso, que el apresamiento de una pequefia
Goleta que sali6 de Chagres p' Portovelo, pues ni ain creo hicieron desem-
barques = Por la misma via sabemos tambn. que Popayan ha sido tomado
por el Dictador Narifio. Por lo que respect i Venezuela, creo se habri V.S.
informado por Dn. Rafael de Quesada, qe. hace poco sali6 de Puerto Cave-
lo. (84)
Otros, desde mis lejos, retransmitian los informes que
recibian de sus ocultos corresponsales de las zonas ocupa-
das por los revolucionarios. Uno de ellos, Antonio L6pez
Quintana, describe desde Madrid -22 de febrero de 1814-,
y dice:
Bolivar y Ribas han llenado de sangre y luto la Provincia de Caracas.
En carta de 7 de Dbre. me dicen de Puerto Cabello qe. el Conde de la Gran-

(82) Boletin del Archivo Nacional, tomo XIII nimero 1, pig. 9.
(83) Arehivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales,
legajo 107, niumero 4.
(84) Archivo Nacional, ibidem, legajo 107, nuimero 2.







PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


ja, el Dr. P&ez y otros vecinos distinguidos servian como soldados rasos i las
6rdenes de oficiales Pardos: qe. algunos de estos se habian casado con las prin-
cipales Sefioras. (85)
Diego Morphy, c6nsul de Espafia en Nueva Orleans,
envi6 a Apodaca -10 de junio de 1814- con el capitAn re-
tirado del Regimiento de Luisiana, Dn. Jos6 de Bellechas-
se, copia literal de los documents originales escritos por el
general frances Humbert, contentivos del plan de la expe-
dici6n que preparaba en Barataria contra Tampico, sus-
traidos por agents espafioles.
El general Juan Amable Humbert, habia regresado a
Nueva Orleans despu6s de la derrota de Toledo a manos del
brigadier Arredondo. En esa ciudad constituv6 -abril 12
de 1814- una Junta de Gobierno bajo la Presidencia de
Bernardo Guti6rrez de Lara, y en la que figuraban entire
otros Pedro Lafitte y Jos6 Cort6s. Humbert se habia auto-
designado General en Jefe de todos los Ej6rcitos Republica-
nos en M6xico, con ese caricter solicit de Don Manuel Ro-
driguez un pr6stamo para sufragar los gastos de la expedi-
ci6n. En 26 de mayo, en un memorial en cuyo membrete
rezaba: Dios y Libertad Independencia Mexicana,
Humbert se dirigi6 a S.E. el Presidente de la Junta de Ca-
racas, dindole cuenta de la constituci6n del gobierno cuyos
miembros relaciona, y pidiendo se unan a ellos
para cooperar de concerto con los Republicanos de Mixico, i fin de procla-
mar su independencia, y por ese medio asegurar unm apacible prosperidad i
los pueblos de las Indias Occidentales. (86)
En parecidos t6rminos escribi6 al Presidente de Santa
Fe; proyectos frustrados por la vigilancia cuidadosa de los
agents en Luisiana.
Pocas semanas despu6s -agosto 5- Morphy inserta
en carta a Apodaca la que con igual fecha dirige a D. Luis
de Onis, sobre lo que habia comunicado D. Juan Mariano
Picornell de los insurgentes de las provincias internal de
Nueva Espafia y de uno de los Jefes Militares de los disi-
dentes de Cartagena de Indias, Ilamado Cort6s, del cual se
transcribe tambign una carta fechada en Cartagena a 21
de junio de 1814, con noticias sobre el estado de la insu-
rrecci6n en.aquella region. En carta nimero 355 de 26 de

(85) Archivo National, ibidem, legajo 107, niimero 2.
(86) Archivo Nacional, Asuntos Politicos, legajo 106, signature 38.







POLTfiCA CONTIMPNTAL AAEIUCANA DI ESPARA ERT CUBA


septiembre de 1814, traslad6 el gobernador de Cuba a Ma-
drid todos los antecedentes. (87)
Otro agent secret en Nueva, Orleans, el coronel Luis
D'Clouet, rindi6 directamente un amplio informed al Pri-
mer Secretario de Estado, D. Pedro Ceballos, acusatorio de
las personas que en Luisiana suscitan el espiritu de rebe-
li6n contra Espafia, auxiliadas por Touzard, consul de
Francia. (88)
Pero pronto una radical transformaci6n de las condi-
ciones hist6ricas iba a operarse, que afectaria muy de cer-
ca la political espafiola en Am6rica. En febrero de 1815
fonde6 en La Habana la escuadra inglesa al mando del Vice-
almirante D. Alejandro Cochrane, con las tropas derrota-
das en Nueva Orleans. Pero la paz ya se habia firmado
-diciembre de 1814-, entire Inglaterra y los Estados Uni-
dos, con un sentido tan realista de la situaci6n internacio-
nal, que sus resultados, no avizorados por la torpe reacci6n
fernandina, inmediatamente habrian de sentirse en la
Am6rica Hispana.
- -oO --- -
00-

Desde Santa Marta, el Mariscal de Campo D. Francis-
co Montalvo, con fecha 6 de agosto de 1814, escribia al go-
bernador de Santiago de Cuba sobre las penalidades que pe-
sabalt sobre aquella Capitania General, y, en compensaci6n
da
la noticia que me comunica Telles desde Coro de asegurarle la toma de Ca-
racas y la Guayra por Boves y que entire breves dias se tomari r Valencia.
= Por acd estrecho a los de Cartagena y voy i dirigirme a todos los pueblos
disidentes con arreglo & lo que me me previene el Rey: veremos lo que resul-
ta; pero concept6o que estaria en ntro. poder si hubiese recibido dos batallo-
nes de Infanteria, qe. es el modo de hacer fuerza y proteger relaciones diplo-
mnticas. (89)
Ahora bien, se.sostenia gracias al dinero y los auxilios
que recibia de La Habana, o a los que 41 o el gobernador de
Panama echaban mano sin pedir permiso a las autoridades
espafiolas en Cuba, segdn se desprende del oficio del Admi-

(87) Archivo General de Indian, Estante 146, caj6n 1, legajo 15, ni-
mero 79.
(88) Archivo General de Indias, ibidem, eaj6n 3, legajo 8 (9).
(89) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales,
legajo 110, ndmero 2.







PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


nistrador de Tabacos, D. Jose BrAximo, fechado en Pana-
mf 1' de febrero de 1815, dirigido al Superintendente de La
Habana anunciando que requerido formalmente por el Go-
bernador, a causa de los gastos enormes de la defense de
Santa Marta y habilitaci6n de dos mil hombres de tropas
que han de transitar por el Istmo para la Capitania Gene-
ral de Lima, hubo de entregar a las cajas del Ejercito 25.000
pesos fuertes en calidad de reintegro, y que estaban deposi-
tados para ser enviados en pago a la Real Factoria de Ta-
bacos de La Habana. (90)
Tan pronto Fernando VII fu6 restaurado en el trono
-liquidado el regimen constitutional y fusilado o enviado
a presidio a los mAs destacados representantes de la cultu-
ra espafiola y de las milicias populares que expulsaron a los
ejercitos de Napole6n- se dedic6 a ocuparse con la pecu-
liar ignorancia y estupidez que adornaban su regia persona,
y la abyecci6n inmunda de la camarilla de bandidos y rufia-
nes que fungia de consejeros privados, de los asuntos de
AmBrica. Por Real Decreto de 26 de junior de 1814. nombr6
Secretario de Estado y del Despacho Universal de Indias,
al reaccionario D. Miguel de Lardizabal. Este, previo el
informed de la Junta de generals creada por Real orden de
1' de julio de 1814, bajo la presidencia del inefable infante
Don Carlos y de la que formaban parte los generals Cas-
tafios, Palafox, Castelar, Villalba, O'Donnell, O'Donojfi y
Wempfen, logro que el rey enviara a America una fuerte
expedici6n para destruir la revoluci6n independentista.
Por recomendaci6n expresa del general Castafios, se escogi6
para mandarla a D. Pablo Morillo, que recibi6 en 14 de
agosto el titulo de Capitin General de las provincias de Ve-
nezuela y de General en Jefe del ejercito expedicionario.
Y desde el Ministerio Universal de Indias oficiaba
LardizAbal al CapitAn General de Cuba:
El Rey nuestro Sefior se ha servido expedir el Real decreto sigguiente:
"Desde que tuve la dicha de volverme A ver libre entire mis amados vasallos,
una de mis primeras atenciones fu6 el procurar poner tirmino i las calami-
dades que afligen a varias provincias de mis dominios de America, auxilian-
do eficazmente los esfuerzos de los buenos americanos que trabajan por con-
servar en aquellos hermosos paises la tranquilidad de que tanto necesitan, al
mismo tiempo que me hallaba dispuesto a recibir como un verdadero padre i
los que conciendo los males que acarreaban a su patria con su conduct te-


(90) Archivo Nacional, ibidem, legajo 112, nimero 4.








POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


meraria y criminal quisieran reconciliarse cordialmente. Con este fin se dis-
puso desde luego la expedicion del mando del Teniente General D. Pablo
Morillo; la qual, a pesar del estado & que habia quedado reducida la Nacion
despues de la destructora guerra que tan gloriosamente acaba de terminal, en
breve se compuso de diez mil hombres efectivos, habilitados superabundante-
mente de la artilleria y demas efectos correspondientes A quantas operacio-
nes militares tengan que emprender: el primer destiny que se pens6 dar & es-
ta expedicion fui socorrer la plaza de Montevideo, cuya benemerita guarni-
cion y vecindario se habian hecho tan acreedores & ello, y contnbuir, i la
pacificacion de las provincias del Rio de la Plata; pero las circunstancias que
sobrevinieron durante su habilitacion, 1o adelantado de la estacion, la lastimo-
sa situation en que se hallaban las provincias de Venezuela, y la importancia
dc poner en el respectable pie de defense que conviene el istmo de Panama,
Have de ambas Amiricas, decidieron mi inimo & dirigir la expresada expe-
dicion i la Costa fire, donde probablemente habri ya llegado segun los avi-
sos oficiales que se tienen de que el 28 de Febrero l6timo se hallaba reunida
i la altura de Canarias con la mayor felicidad, y son de esperar los mis ven-
tajosos resultados de la prudencia y talents de los Gefes que la mandan, y
de la discipline y buena disposition de sus tropas. Para operar en combine'
cion con ellas han salido iltimaemnte de Cidiz dos mil quinientos hombres
mis en otras dos expediciones al mando del Mariscal de Campo D. Alexandro
de Hore, y del Brigadier D. Fernando Miyares, con direction al istmo de Pa'
nami y otros puntos, llevando los cuerpos que las componen al armamento y
correage necesario para aumentar su fuerza, ademis del correspondiente & dos
mil hombres de infanteria y ochocientos de caballeria, que con el menage de
compaiifas que pueden necesitar quatro batallones se dirigen al Periu. No
obstante esto, deseando proporcionar iguales auxilios i las demis provincial
de Ultramar, cuya situation lo exija, y que se hallen prontas a tiempo opor-
tuno las tropas destinadas tanto & la Amrica del Sur como & Nueva Espafia,
he determinado que se reuna un cuerpo de veinte mil hombres de infanteria,
mil y quinientos de caballeria y su artilleria. correspondiente, con el objeto
de acudir al punto 6 puntos en que convenga sofocar el germen revoluciona-
rio, y hacer respetar las Autoridades legitimas, q'anto no fasten los medios
de dulzura y reconciliation que me dicta mi corazon, y i que me hallarin dis-
puesto siempre que los procuren de buena fe; con este objeto se prevendri lo
convenient a la Comision de Reemplazos establecida en Cidiz, a fin de que
reuna los medios de toda especie que sean necesarios en proportion de vein-
te y cinco mil toneladas, que deberin estar prontas desde principios de Sep-
tiembre pr6ximo hasta mediados de Octubre. = Tendr&islo entendido, y dis-
pondreis lo convenient & su cumplimiento. = Rubricado de la Real Mano.
= En Palacio & 9 de Mayo de 1815. = A D. Miguel Lardizibal y Unibe".
(91)

(91) Archivo Nacional, Asuntos Politibos, legajo 108, signature 84.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


En El Espejo, de Puerto Principe, --septiembre de
1815- publicaba el gobernador de Santiago de Cuba, por
haberse interrumpido en esta iltima ciudad el papel pfibli-
co, la proclama lanzada por Morillo a los pueblos de Vene-
zuela al llegar a Caracas, que le fu6 remitida por el gober-
nador de Santa Marta para propagarla en esta Isla. (92)
La reacci6n espafiola se las prometia muy felices con
la derrota francesa, y esperaba que la Santa Alianza, que
alzaba su sombra siniestra sobre la libertad de los pueblos
de Europa, devolviera graciosamente a Fernando el disfru-
te de sus dominios americanos. Un ejemplo de ese estado
de opinion puede encontrarse en la Real orden, --circulada
por Apodaca en 15 de marzo de 1815- fechada en Madrid
30 de agosto de 1814, comunicada por Lardizabal:
El Exmo. Sor. Secretario del Despacho de Estado con fha. 28 del corrien-
te me dice lo siguiente: = Con motive de la feliz restitution al trono de Fran-
cia de la augusta familiar de Borbon, crey6 el Rey nuestro Sefior esta occasion
oportuna para solicitar de S.M. Cristianisima que mandase cesar los auxilios
de toda especie, que al anterior Gobierno Frances dispensaba ~ los rebeldes
contra S.M. en Amirica = En consecuencia de esta determination de S.M.,
que se comunic6 & su Plenipotenciario en Paris el Sor. D. Pedro Labrador, pa-
s6 este el 19 de Julio iltimo una Nota al Ministerio Franc6s, pidiendo la su-
presion de dhos. auxilios = Su contestacion, de fha. del 8 del mismo mes, ha
sido tan satisfactoria como debia esperarse, diciendose en ella que la conduc-
ta del anterior Gobierno de Francia era tan opuesta en esta parte a las inten,
clones de S.M. Cristianisima que a6nr sin previa reclamaci6n de nuestra parte
se habria apresurado S.M. Cristianisima & revocar todas als 6rdenes relatives
a la concession de tales auxilios luego que hubiese tenido conocimiento de ellas;
y que si bien no se encontraba rastro de semejantes 6rdenes en aquel Ministe-
rio de Negocios extranjeros, se mandaban, sin embargo, revocar desde luego
todas las que pudiesen existir en los demis Ministerios, dirigidas a fomentar
6 proteger la insurreccion en nuestras Amricas. (93)



Morillo encontr6 a Venezuela recuperada para Espa-
fia, gracias a la barbara ferocidad de los llaneros de Boves
y Morales, que arrasaron con incredible crueldad campos y
ciudades, y gracias tambi6n a la dolorosa falta de unidad
entire los patriots. El 11 de mayo expedia Morillo la pro-

(92) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales,
legajo 115, numero 8.
(93) Arehivo Nacional, Asuntos Politicos, legajo 124, signature 20.







POLiTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPAPA EN CUBA


clama de Caracas asegurando las miras ben6ficas de sus
campafias y el 15 de ese propio mes llegaba Bolivar a Jamai-
ca; poco tiempo despu6s se traslad6 a Haiti, causando con
ese motive una gran alarma en las autoridades de Cuba.
Las relaciones con Haiti las habia llevado Apodaca con
gran tacto durante los afios critics de su mandate, lo cual
despertaba recelos en el gobernador y jefes militares de la
provincia de Santiago de Cuba azuzados por los negreros
de la region temerosos a que el trafico ilicito entire los negros
rebeldes que nucleaban los palenques de aquella comarca
oriental y sus hermanos libres de Haiti, provocara al fin
una insurrecci6n que diera al traste con el odioso regimen
esclavista. Cada vez que un barco con pabell6n haitiano, de
les que normalmente hacian el trifico mercantil del Caribe,
entraba en el puerto de Santiago de Cuba alteraba profun-
damente los nervios de los duefios de esclavos, y, por consi-
guiente, los del gobernador. En 8 de febrero de 1814, la
goleta haitiana Hasan, al mando de Mr. Gris, segin parte
dado por el Comandante del Castillo del Morro, fonde6 jun-
to a esa fortaleza. Suarez de Urbina, en oficio al Intenden-
te provincial de Hacienda orden6 se le impidiera toda co-
municaci6n, y que inmediatamente se diera a la vela:
Estimo oportuno dar & V.S. este conocimiento por lo que pueda intere-
sar a su zelo en precaution de qe. de algin modo, se eludan las disposiciones
superiores, que cospiremos i impedir baxo una prudent conduct toda rela-
con, con los Puertos ocupados por los Negros y Mulatos de la colonia fran-
cesa. (94)
De igual manera hicieron salir --septiembre 5 de
1814- la lancha Santa Rosa, y la goleta Bien Amada, lle-
gadas el mismo dia procedente de Jeremias. (95)
El gobernador oriental no desatendia un moment los
parties de los confidentes referentes a Haiti, y los rumors
recogidos de los marines que iban a Jamaica o St. Thomas,
trasladados por 61 al Capitin General. En acuse de recibo
a uno de esos informes dice Apodaca al gobernador politico
interino de Santiago de Cuba con fecha 29 de mayo de 1815:
He recibido el oficio de Vmd. NQ 1357 participindome el armisticio
celebrado por los dos caudillos de negros y mulatos Cristoval y Petion y los

(94) Archivo Ndcional, Correspondencia de los Capitanes Generales,
legajo 107, ndmero 2.
(95) Archivo Nacional, Asuntos PoliticoS, legajo 15, signature 41.








PUBLICACIONES DEL ARCHlIVO NATIONAL DE CUBA


demis qe. se expresa, de que quedo enterado y lo aviso a Vmd. en contestr
clon. (96)
Peti6n, inteligentemente logr6 calmar la inquietud del
Capitin General de Santo Domingo, general Carlos Urru-
tia, escribi6ndole una carta que 6ste, ganado por la habili-
dad del jefe haitiano, envi6 a Cuba con grandes elogios pa-
ra Peti6n y celebrando las relaciones cordiales que entire
ellos existia. El oficio de Urrutia dirigido al gobernador
de Santiago de Cuba, reza como sigue:
Alexandro Petion, Presidente de la nombrada repiblica de Hayti, en
la parte francesa del Sur de esta isla me ha dado cuenta del accident acaeci-
do alli con los mariners de una barca espafiola salida de ese puerto de Cuba,
y la pirateria que cometi6 con una goleta inglesa, como podia imponerse V.S.
mis latamente de la copia del oficio y declaration del francis Latapier, que in-
cluyo en traduccion. No se habia presentado occasion de participar a V.S.
esta novedad, y aprovado la que ahora se ofrece directamente. Petion vive
con nosotros en la buena correspondencia y amistad de vecinos inmediatos, y
M! encargo que me hace de manifestar 6 V.S. estas circunstancias, he contesta-
do que desde luego lo hacia con ingenuidad y gusto, por que es verdad, y V.S.
tendri motive de conocerlo viendo por su oficio la franqueza con que mantie-
ne 6 disposition del Gobierno Espafiol la tripulacion y equipage de la barca
espafiola pirata, que ha logrado arrestar en uno de sus puertos y la invitation
que hace a que los interesados puedan acudir 6 usar de su redamo sobre la
propiedad del buque = Dios gue, 6 V.S. ms. as. Santo Domingo 6 de Mayo
de 1816...
Acompafiaba la traducci6n siguiente de la carta de Pe-
ti6n:
Lugar de las Armas = Libertad = Igualdad = Repiblica de Haity
Alexandro Petion, Presidente de Hayti 6 su Exa. Dn. Carlos de Urrutia Ma-
riscal de Campo de los Exrdctos Nacionales, Governador 6 Intendente de la
parte Espaiiola de esta Isla en Santo Domingo = Excmo. Sor. = Tengo el
honor de hacer saver V.S. induyendo copia de una declaration hecha por
el Sor. Latapier en el Tribunal de la plaza de Miragoane, contra una Goleta,
nominada Sn. Antonio la que ya ha sido arrestada en uno de los puertos de
la Repi6blica por falta de Papeles = Por ahora y en virtud de la antedicha de-
daradon que hacen suponer 6 este Buque un Pirata acaban de ser arrestados
los mariners que componian su Equipage y se hailan detenidos en las circe-
les de esta Ciudad = Como que el asunto de que dicha Goleta ha sido acusa-
da ha sido verificado sobre las costas de Cuba, y en virtud de que no hay aqui
ocasiones para aquella parte, y que ademis me hallo privado de corresponder

(96) Archivo Nacional, ibidem, legajo 109, signature 10.








POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPANA EN CUBA


con el Govierno de aquel pals, suplico a V.E. de informarle de las circunstan-
cias que le manifiesto, previniindole que dichos mariners se hallan i la dis-
posicion del Govierno Espafiol, i igualmente, que el propietario de dicho Bu-
que tiene la facultad de hacer sus redamos. Espero que V.E. tendri la bon-
dad de observarle al mismo tiempo que mi intencion et de darle una prueba
por este medio del deseo que tengo de conservar la buena inteligencia que sub-
siste entire las dos naciones = V.E. tendri la seguridad de la Alta considera-
cion con la qual = Tengo el honor de saludar & V.E. = Petion. (97)
Pero el gobernador de Santiago de Cuba tenia -pese
a las recomendaciones de Urrutia- motives suficientes pa-
ra desconfiar de Peti6n. Con urgencia avis6 a los generals
Morillo y Apodaca de la presencia de Bolivar en Haiti. Una
carta de J. M. Durin a Mariano Montilla, participindole
su feliz evasi6n de Cartagena y la protecci6n que le dispen-
saba Peti6n, fu6 ocupada por agents espafioles y entrega-
da a Morillo. Este decidi6 escribir a Peti6n -12 de diciem-
bre de 1815-, por conduct del gobernador de Santiago de
Cuba, avisindole la ocupaci6n de la plaza de Cartagena por
las armas de S.M. y significandole la confianza que abriga
de que disipara los proyectos que se fraguan en aquella Isla
contra las posesiones espaiiolas. (98)
Apodaca, en 28 de febrero de 1816, enterado por ofi-
cio del gobernador de Santiago de Cuba, de lo escrito por
este al general Morillo y al Capitan General de Santo Do-
mingo, avisindole que Bolivar y sus compafieros se habian
puesto bajo la protecci6n de Peti6n, y proyectaban armar
alli una expedici6n para reanudar la guerra, cree
que semejante proyecto no parece probable pr. quanto de los diez buques que
escaparon de Cartagena tres han perecido y uno de ellos sobre la costa de Ja-
gua y pr. que se tiene noticia, aunque no segura; de que los restantes se hallan
i sotavento. (99)
En 25 de enero, di6 Peti6n magistral respuesta a la
carta de Morillo. Copia de la misma se envi6 desde Santia-
go de Cuba a Apodaca, quien acus6 recibo en 10 de mayo:
He recibido el oficio reservado de V.S. de 8 de marzo anterior con el
testimonio de la decaracion qe. cita del Capn. de la Goleta Sueca la Adolfo,
y copia de la contestacion qe. el caudillo Petion di6 al Excmo. Sor. D. Pablo
Morillo acerca del que le pas6 sobre que no permitiera qe. en los puertos de
su dependencia se formase por los insurgentes pr6fugos de Cartagena la ex-

(97) Arehivo Nacional, ibidem, legajo 15, signature 41.
(98) Archivo General de Indias, Estado, Santa Fe, legajo 6, nnmero 21.
(99) Archivo Nacional, Asuntos Politicos, legajo 128, signature 5.









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


pedicion proyectada contra las poseciones del Rey Nuestro Sefior; de lo que
quedo enterado, como tambien de que habia catorce corsarios en los Cayos de
Santo Domingo con designios ostiles: lo que aviso a V. S. para su inteligencia,
y que he dado cuenta & S.M. solicitando auxilios. (100)
Morillo tan pronto recibi6 la respuesta de Peti6n, se
apresur6 a replicarle en 31 de marzo de 1816 desde el Cuar-
tel general de Ocafia. Refiriendose directamente a Bolivar
y demis patriots, le dice que
ya que se han alejado de su patria redama la humanidad encuentren un gene-
roso asilo, y si se redujese a esto la protection que V.E. les ha dispensado, ja-
mis le molestaria con reclamaciones; pero habiendo interceptado la correspon-
dencia de los Cimaras, Dur5n y Brion, no puedo ignorar los planes que tie-
nen los jefes de la insurreccion, refugiados en esa isla, ni la suerte de las ar-
mas de la corbeta Dardo, las condiciones de la venta, las del cambio de aquel
buque, ni el aire de gobierno que quieren darse Marimon, Bolivar, etc., en el
tcrritorio de V.E. = Digo todo esto i V.E. para que se haga cargo de que es-
toy enterado del plan y de los medios, y que si el animo de V.E. es encerrarse
en los principios de la neutralidad que me asegura en su escrito. con dejar
reunir portion de hombres armados en su territorio y dejar que se dirijan
done gusten. Ain menos neutral puede ser un pais en cuyos puertos se
abrigan, carenan y arman buques para hacer press a poca costa, material que
no puede ocultarse, pues es sabido que solo para sufragar los gastos es precise
vivan de la pirateria. (101)
Si la resistencia de Toussaint Louverture hizo fraca-
sar los proyectos de Napole6n de extender el imperio fran-
c6s hasta las orillas del Mississipi, la protecci6n franca y
valerosa que prest6 Peti6n a Bolivar desafiando las amena-
zas de Morillo, destruy6 los planes reaccionarios de Fernan-
do y su valedores de la Santa Alianza.
Claro estA que Peti6n necesit6 burlar diplomiticamen-
te la asechanza espafiola, afirmando una neutralidad que
estaba lejos de practical. Cuatro dias antes de entregar la
Capitania General de Cuba a su sucesor el general Cienfue-
gos, -28 de junior de 1816-recibi6 Apodaca la fantastica
noticia, -dud6 en los primeros moments que los derrota-
dos de Venezuela y Colombia pudieran volver- de la expe-
dici6n bolivariana, contestando al gobernador de Santiago
de Cuba:
He recibido el oficio de V.S. N9 81 participindome haber salido de los

(100) Archivo Nacional, ibidem, legajo 124, signature 43.
(101) Antonio Rodriguez Villa: El Teniente General Don Pablo Mori-
lo Primer Conde de Cartagena, Marquwi de la Puerta.








POLITICAL CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


Cayos de San Luis la expedition del rebelde Bolivar, y que el caudillo Petion
mand6 dos buques en su alcance con objeto de extraer la gente que llevara, con
los demas que expresa, de lo que quedo enterado y lo aviso i V S. para su in-
teligencia. (102)
Finalizando su period de mando, y con motivo de la
carta de Onis de 17 de febrero de 1816, anunciando haber
desaparecido los temores de un pr6ximo ataque a la Flori-
da, lo que alejaba la posibilidad de una guerra con los Es-
tados Unidos, solicit Apodaca informed reservado del in-
tendente interino D. Jos6 Fuertes, competent y bien ente-
rado funcionario, sobre las Floridas y la agresiva political
norteamericana.
AiWmado en La Habana, 27 de abril de 1816, con el en-
cabezamiento de muy reservado, present Fuertes su docu-
mentado trabajo al CapitAn General. Hace un analisis de
la situaci6n de las Floridas, las medidas adoptadas por la
Intendencia de La Habana para reforzarla, y recomienda
fomentar alli la agriculture y el comercio si han de conser-
varlas con utilidad de la naci6n. Cree firmemente que el
gobierno de los Estados Unidos esta interesado en apode-
rarse de las Floridas para seguridad political y military de
su propio territorio, y que el cambio repentino en la actitud
del Secretario de Estado Monroe, hacia una sospechosa cor-
dialidad que contrast con la acritud provocadora de sus
propias notas de 19 de enero en contestaci6n a las demands
de Onis, obedece simplemente a un plan previamente traza-
do para calmar recelos, y evitar que Espafia puede Ilegar
a un acuerdo politico con Inglaterra e impida la realizaci6n
de los proyectos expansionistas de los Estados Unidos.
Me hace recelar que sea estudiada la indicada seguridad dos sucesos
ocurridos casi en el preciso corto intermedio desde la respuesta del Secretario
Monroe, que nos hizo sospechar un deseo de parte de los Estados Unidos & in-
clinar las cosas i un rompimiento, hasta la contestacion de seguridad y buena
armonia que manifest & dicho Sor. Onis, pues no aparece un motivo pfblico
para esta grande variacion, y pueden ser el primero haberse precisamente san-
cionado por aquella 4poca el establecimiento del Banco de los Estados Uni-
dos, qe. por su delicada construction, y grueso Capital de 30 millones de ps.
con la calidad de poder subirlo hasta 50, va & dar una energia desmedida para
sus ulteriores; y el segundo haberse publicado los primeros felices ensayos so-
bre la cultural de la caiia de azicar en el Estado de Georgia con una facilidad,
y ventaja increible...

S(1) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales,
legajo 121, nmmero 8.







PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Pormenoriza Fuertes el resultado practice de los expe-
rimentos realizados con verdadero 6xito por el Mayor Bu-
tler, que ha logrado un rendimiento de azficar y miel en Geor-
gia que constitute una verdadera revoluci6n econ6mica e
industrial; asi como los ensayos logrados por Mr. John Mac
Queen con la aclimataci6n de cafias procedentes de Asia.
Haber logrado cultivar la calia de azicar, que parecia ex-
clusivamente propio de la zona tropical, y el establecimien-
to de un banco que no dudaba habia de contribuir en no sos-
pechadas proporciones a la expansion del comercio y la agri-
cultura de los Estados Unidos, eran las perspectives futu-
ras, indudablemente de orden econ6mico, que hicieron va-
riar de idea a aquel gobierno, aplazando hasta el coaemen-
to de sus planes extender sus manos sobre las Floridas, y
de ahi el tono conciliatorio de Monroe. Si antes apetecian-
la los americanos, afirma Fuertes, por ideas political -y
de propia seguridad, como han dado siempre a entender, y lo demuestran me-
jor que nada las paiblicas gestiones del mes de Enero anterior, hoy se han au-
mentado deseos por las de comercio y agriculture en un ramo qe. pareca ex-
clusivo a la Zona Torrida, y pueden ellos estender en las ricas tierras del lado
occidental de la Peninsula de Florida, poniendo en valor las famosas bahias
de Tampa, de Mosquitos, y otras con gravisimo perjuicio de esta isla en su
agriculture, y del Reyno en su seguridad en los presents mementos. (103)
D. Juan Ruiz de Apodaca hubo de entregar junto con
el mando este informed del intendente Fuertes, para que sir-
viera a sus sucesores en el dificil cargo de gobernador de
Cuba como guia en las futuras relaciones con el peligroso
vecino del Norte. No solo por este document que indica
claramente que a los administradores coloniales espafioles
no les falt6 en esa 6poca el conocimiento verdadero de los
problems politicos y econ6micos de America, merece aten-
ci6n y respeto el period en que ejerci6 Apodaca el poder. El
espiritu de ponderaci6n que imprimi6 a sus actos en un mo-
mento hist6rico prefiado de incertidumbres, durante el cual
el gobierno metropolitan mal vivia encerrado entire los mu-
ros de Cadiz y la peninsula yacia en poder de los invasores
franceses mientras la America Hispana se estremecia por
las revoluciones, el sentido human y liberal que distinguen
sus iniciativas y la limpieza ejemplar en el manejo de una
Hacienda que recibi6 destruida y entregaba en pleno flore-
cimiento, destacan honrosamente a Apodaca como una bri-

(103) Archivo Nacional, Floridas, legajo 21, signature 88.







POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


Ilante excepci6n entire el nfimero infinite de administrado-
res coloniales.
Dej6 encaminados --con criterio amplio y cordial-
para realizar en mas favorables circunstancias, dificiles
problems que hubo de afrontar con un sentido realmente
progresivo, como el mejoramiento de las relaciones con los
gobiernos haitianos y el trato mis just de los negros y mu-
latos libres a quienes mantuvo en la media de sus posibili-
dades las franquicias que les otorgara la abolida Constitu-
ci6n de 1812. Otro hecho debemos anotar en su favor. Al
suprimirse en Espafia y sus colonies el regimen constitu-
cional por Fernando VII, 6ste, influido por los monopolis-
tas de Cadiz, puso en vigor la prohibici6n de admitir bar-
cos extranjeros en los puertos cubanos, que Apodaca se ne-
g6 a cumplir, apoyado por el Real Consulado, el Intendente
de Hacienda y los hacendados.
Si bien es verdad que se granje6 la eterna enemistad
de la reacci6n colonial cuando oblig6 a D. Pr6spero Ama-
dor Garcia, Receptor en La Habana de las rentas decimales
para el Santo Oficio de la Inquisici6n -de Cartagena de In-
dias, a entregarlas a la Hacienda Dara engrosar sus fon-
dos en cambio se gan6 el aplauso de los liberals. (104)
Como en 1815 se promovi6 el cumplimiento de la Real
orden circular de 12 de noviembre de 1811. que prohibia a
los franceses y vecinos de la Luisiana establecerse en punto
alguno de los dominios del Rey de Espafia, resolvi6 Apoda-
ca, previo informed del Asesor general del gobierno, que no
se
le pongan obstaculos a los franceses establecidos en fincas en Cuba que tu-
vieren licencia, como tampoco & aquellos que por sus oficios mecinicos sean
utiles a la poblacion; (105)
trazando con esta disposici6n la ruta, que mis tarde hubo
de seguirse, para traer a Cuba una emigraci6n mejor pre-
parada. La confianza que inspire Apodaca y la tranquili-
dad en que mantuvo la Isla, permiti6 a los comerciantes es-
pafioles de M6xico, que huyeron de los trastornos revolucio-
narios, traspasar sus capitals a Cuba. calculados en diez
millones de pesos, y que constituv6 un factor de extraordi-
naria importancia en la prosperidad que alcanz6 el comer-
cio y la agriculture de esta colonia espafiola.

(104) Archivo Nasional, Asuntos Politicos, legajo 14, signature 27.
(105) Archivo Nacional, ibidem, legajo 108, signature 13.







PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


IL
La Habana presenci6 en las primeras horas del dia 2
de julio de 1816 la llegada, en medio de un gran convoy que
conducia tropas peninsulares, del teniente general D. Jos6
Cienfuegos y Jovellanos, que ese mismo dia recibi6 de Apo-
daca el gobierno y Capitania General de la isla de Cuba y las
dos Floridas. Con menos aparato llegaba tambi6n ese dia el
nuevo Intendente de Ejercito y Superintendente de Ha-
cienda D. Alejandro Ramirez y Blanco, que venia ascendi-
do de Puerto Rico, donde desempefi6 el mismo cargo duran-
te tres afios.
Ramirez, en plena madurez, infatigable en el trabajo,
previsor y fecundo en expedientes, poseia dotes naturales
y cultural suficiente para ser un hibil administrator. Sus
penetrantes facultades, disimuladas bajo una apariencia
modest, permitianle desarrollar y dirigir delicadas mi-
siones, o cumplir con elegant indiferencia funciones sub-
alternas.
Con virtuosidad.sin igual, asumi6 en ese dia -Rami-
rez fug, durante los mandos de Cienfuegos y Cagigal, y las
cortas interinaturas de Echeverri, el verdadero Goberna-
dor de Cuba- con discreci6n insuperada la ardua tarea,
oue le dejara Apodaca como herencia sagrada, de elevar el
prestigio y los principios de.la Monarquia, su ideal noliti-
co, para asi salvar de una ruina total el imperio colonial
espaiol en este Hemisferio. Era condici6n esencial para
el tiempo de sus proyectos, mantener, como discretamente
lo habia hecho Apodaca, la paz interior del pais. Tenerlo
alejado de la vorigine revolucionaria que envolvia el conti-
nente colombino. Con habilidad extraordinaria supo atraer-
se los grandes propietarios y productores cubanos. Logr6
asegurarles la libertad de comercio; v la colonizaci6n blan-
ca que demandaban aquellos que agitaban constantemente
el fantasma de Haiti como una bandera: y distraer y encan-
tar el espiritu iluminista exaltado por la Sociedad de Ami-
gos del Pais -foco de rebeldias burguesas- con la protec-
ci6n indudable que prest6 al fomento de la cultural. Por
l6timo. con perjuicio evidence de millares de pequefios pro-
pietarios, el intendente Ramirez interDret6 en favor de los
criollos latifundistas la Real Cedula de 1819 sobre realen-
gos y baldios, pero dej6 creado los lazos que ligaron. duran-
t3 afios, el absolutismo fernandino con las classes dirigentes
de la sociedad cubana.








POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPANA EN CUBA


Pronto comenz6 a recibir Ramirez grandes elogios por
las reforms que rApidamente habia puesto en march en
la complicada hacienda colonial. Asi lo reconoce Onis en
los parrafos finales de una carta -Filadelfia 9 de diciem-
bre de 1816--- en que le dice al Intendente:
Aqui se habla much y con elogios de Vm: Se dice que Vm. ha
propuesto la abolicion del estanco del tabaco, y la libre cultural de este ramo
pagando un 17 por 100 de extraccion: esta es una cosa maravillosa y de estas
hara Vm. muchas. Vm. hace falta en el ministerio de Hacienda, y si yo voi
como espero & la primavera por alli, aunque lo sientan los Habaneros he de-
emplear todo mi influxo al efecto, hablando claro y gordo: Amigo es me-
nester obrar en grande, y no andarse per las ramas: Van. no puede ahi sino
obrar en este ultimo sentido, y aunque es muy bueno necesitamos mis. (106)
En el iiTforme de la Diputaci6n de Policia -25 de oc-
tubre de 1816- al Excmo. Sor. President y CapitAn Gene-
ral, del estado de sus tareas y providencias que deben adop-
tarse para conservar la pfiblica tranquilidad, presidida por
el Ijitendente, y que fu4 nombrada por el Cabildo abierto
de 8 de agosto de ese afio, se contiene la expresi6n mas cabal
de las ideas political y los prop6sitos de Ramirez que, en de-
finitiva, fu4 su verdadero redactor.
La diputaci6n, teniendo a la vista antecedentes y noti-
clas reservadas que le comunic6 Cienfuegos, discurri6 so-
bre las medidas que "xige el delicadisimo punto de policia y
seguridad general de la Isla, recordando la singularisima
situaci6n en que se halla el pais:
Efectivamente cualquiera que este enterado de los sucesos que han me
diado desde el principio de la revolution de Francia, y de sus colonies, tan
inmediatas & este pais, y particularmente durante la perfida invasion de la
Espafia y horfandad de su trono, no puede ignorar los repetidos y casi in-
cesantes riesgos que corri6 la Isla de Cuba de ver arruinada su existencia: ya
por las miximas subversivas que esparceron por el mundo los delirantes fac-
ciosos de la Francia, que atropellando & la vez todas las miximas comunes de
la moral y de la buena political, arrastraron en el trastorno de su propio pais,
y de sus florecientes colonies, los mas poderosos reynos y monarquias de la
Europa, durante el espado que ha corrido desde el aiio 1797; ya por la
p&rfida political, conque segun la expression de un c6lebre estadista, trat6 Na-
pole6n, de cortar el cable, que amarraba desde la conquista las Am&ricas es-
pafiolas al trono de su Metropoli: ya en fin, por el no interrumpido compro-
miso en que puso & esta Isla agricultora, la combination que quiso el mis

(106) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales,
legajo 124, numero 3,








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


atroz despotismo apellidar sistema continental; principalmente dirigido contra
la colocacion y expendio en el antiguo mundo, de los frutos tr6picos; como
un despique de las delicantes imprudencias conque habia renunciado la mis'
ma Francia i la parte considerable que le tocaba antes, en el acerbo total de
tan estimadas y apreciables producciones:... Rodeada la Isla de Cuba por
todos los rumbos de enemigos y envidiosos; expuesta a ia pestilente 6 inmedia-
ta influencia de las miximas desorganizadoras que cundieron hasta en el se-
no de las lamadas Cortes espafiolas, imitadoras de la Constitucion revolucio-
naria de la Francia del aiio 1791, estuvo entregada al envate de todas las
pasiones desatadas y a los azares de la suerte... Pero es menester conocer,
que el espiritu revolucionario, semejante a un mar batido de una furiosa y
larga tempestad, si bien ces6 en el impulse central de su violencia, prolonga
no obstante sus agitadoras olas, a los confines mas remotos, donde se puede
extender la repercucion de su liquid element; se resiente y resentiran estas
olas en los parages mas distantes del globo, y especialmente en el nuevo mun-
do, mas particularmente dispuesto a recibirlos. Los ilusos partidarios de la
desenfrenada insubordinacion, estan maquinando medios de saciar sus ambi-
ciosas miras, y procuran sorprender nuevas victims a quien sacrificar: to'
dos se unen por una secret conjuracion contra los pacificos habitantes, que
como nosotros hacen alarde de sus leales y honrados sentimientos; unos po-
cos facciosos y descontentos de la Peninsula se conspiran con los de las AmE&
ricas espafiolas: traman con el auxilio de otros aventureros de todas naciones y
colors, designios de invasion en las provincias fieles y obedientes a nuestra
Metropoli, y i nuestro amado Soberano, y dan riendas & su codicia en la pi-
rateria, procurando aumentar su fortune personal, sacrificando & sus desen-
frenadas pasiones, las obligaciones que deben al nombre de Espafioles, y a
la Patria.
DespuBs de hacer una critical several de ]a fracci6n po-
litica que en la Gran Bretafia se mantenia abolicionista y li-
beral; de censurar a los puritanos a quienes llama hip6cri-
tas y calumniadores por que atacan los fundamentos de la
propiedad con sus propaganda en favor de los esclavos, y
recorder la sublevaci6n de dstos en la Barbada en marzo de
ese afio, continue el informed recomendando costear los ins-
trumentos de una policia eficaz que mantenga la sumisi6n
de los siervos y la pacifica prosperidad de la isla de Cuba.
(107)
Cumpliendo la linea volitica trazada en el anterior in-
forme, se dirige el intendente Ramirez al general Cienfue-
gos -3 de febrero de 1817- dici4ndole que en la sumaria
contra Joaquin Infante, revolucionario de Caracas, segui-

(107) Archivo Nacional, Gobierno Superior Civil, legajo 1469, nfme-
ro 57.998.







POLfTICA CONTINENTAL AUERICANA DE ESPARA EN CUBA


da en el afio 1813, esta agregando un folleto titulado Pro-
yecto de Constituci6n para la isa de Cuba, y
qe. no conviene qe. tal papel exista en autos, qe. andan pfiblicamente en ofi-
cinas, y en manos de toda clase de personas... (108)
y pide se desglose para esconderlo de miradas indiscretas
en el Archivo de la Secretaria.
Las referencias en el informed citado a los facciosos de
la Peninsula que conspiran con los de las Americas espafo-
las, y traman con otros aventureros la invasion de las pro-
vinclas que permanecen fieles a la Metr6poli, asi como la
advertencia sobre los esclavos, se formulaban en vista de
la presencia del general Francisco Javier Mina y la del Li-
bertador Bolivar en Haiti y tambi6n por los informes se-
cretos de Nueva Orleans.
Despubs del motin de Giiiria -22 de agosto de 1816-
dirigido por Marifio y Bermnidez, Bolivar se vi6 obligado a
huir nuevamente del Continente y buscar refugio en las is-
las del Caribe. Con fecha 7 de septiembre le escribi6 Pe-
ti6n, manifestAndole su sentimiento por los deplorables
acontecimientos que le obligaron a abandonar la Costa fir-
me, invitAndolo a ir a Port-au-Prince para celebrar algu-
nas conferencias particulares. (109)
La presencia de Mina en la capital de la Rep~blica de
Haiti, barcos y armamentos de que parecia disponer, y la
protecci6n que habia encontrado en Peti6n para una pro-
yectada invasion de Mexico, fu6 denunciada por Joaquin
G6mez en carta a Cienfuegos de 15 de septiembre de 1816.
(110)
Estas noticias ponian en grave aprieto a las autorida-
des de La Habana, inquietadas de antemano por un oficio
comunicado por el Vice-C6nsul en Nueva Orleans, Diego
Morphy, acerca del proyecto de los rebeldes de revolucionar
los negros de las colonies extranjeras y de la isla de Cuba,
trasladado reservadamente en 24 de julio al gobernador
de Santiago de Cuba. (111) Aumentadas por un comunica-
do del brigadier Escudero a Cienfuegos adjuntindole co-
pia del oficio que pasaba -25 de septiembre de 1816- al
general Morillo:

(108) Archivo Nacional, Asuntos Politicos, legajo 109, signature 79.
(109) Archivo General de Indias, Papeles de Estado, Caracas, legajo
12 (12).
(110) Archivo Nacional, Asuntos Politicos, legajo 15, signature 53.
(111) Ardhivo Nacional, ibidem, legajo 108, signature 56.








PUBLICACIONES DEL ACHIVO NATIONAL DE CUBA


Excmo. Sr: Habiendose observado por este Gov9 los pasos del turbu-
lento Bolivar por no faltar rezelos de qe. unido a los Insurgentes de Mexico
pens6 conducir las inquietudes A la pacifica Isla de Cuba, he sido ayer instrui-
do de qe. el 5 del actual apareci6 en el Pto. del Principe Isla de Santo Do-
mingo, habiendo perdido en el transito de tierra desde Yacomel, i su compa-
fiero Palacios arrebatado por la corriente de un rio; y como puede importar
al zelo de V.E. conocer el Estado y paradero de este perverse, lo anunco a
V.E. incluyendo copia de la nota que se me ha presentado y en qe. igualmen,
te se toca la protection qe. el Oaudillo Alexandro Petion sigue dispensando
i los Criminales Corsistas y en qe. aparece qe. con menos emboso se van mez-
clando los S6bditos de los Estados Unidos de America. (112)
Y de la circular enviada el mismo dia a los gobernado-
res de Maracaibo y Cartagena de Indias con el siguiente
texto:
Acompaiio i V.S. copia de la nota qe. el dia de ayer se me ha presenta-
do por una persona de la confianza de este Gobierno y por la qual se anunda
el aparecimtQ del Insurgte. Bolivar en la Ciudad del Puerto del Principe de
la Isla de Santo Domingo, para que todo sirva a V.S. de gobierno en los casos
y circunstancias que pueda ofrecersele. (113)
Peti6n acababa de ser proclamado Presidente vitali-
cio de la Reptblica de Haiti. Con ese motivo le escribi6 Bo-
livar una carta felicitindolo calurosamente. En octubre
12 le contest Peti6n dindole las gracias. (114)
Preocupado por los preparativos de Mina y Bolivar en
Haiti, sentia el Intendente en peligro la tranquilidad de la
Isla. Para calmar la ansiedad pilblica, y tambi6n desani-
mar los probables simpatizantes que debian existir en la ca-
pital, hizo insertar en el Diario del Gobierno de la Habana
--domingo 27 de octubre de 1816- un despacho de los Es-
tados Unidos de 31 de agosto anunciando la derrota de Bo-
livar, que terminaba con gran optimism afirmando que,
en consecuencia de la derrota de los insurgentes y de la amistad que existe
entire las cortes de Paris y Madrid, el gobernador de Caracas ha enviado un
comisario a Martinica, para convenir con el de aquella isla sobre cerrar todos
los puertos del Continente para todas las naciones exceptuando los buques
franceses de Martinica. Este convenio deberi verificarse inmediatamente.
Para destruir a Mina --considerado mis peligroso, en

(112) Archivo Nacional, ibidem, legajo 109, signature 50.
(113) Ibidem.
(114) Archivo General de Indias, Papeles de Estado, Carakas, legajo
12 (13).








POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPAIA EN CUBA


ese instant, que Bolivar- lanzaron Onis y Escudero, apo-
yados por Ramirez y Cienfuegos, toda una jauria de agen-
tes secrets y saboteadores.
Segundo Correa y Botino -hijo de D. Diego Correa
liberal significado por su oposici6n al absolutismo fernan-
dino- fu6 escogido por Onis de acuerdo con Cienfuegos pa-
ra espiar a Mina, y, segdn lo publicado en la prensa de M&
xico y los Estados Unidos, con 6rdenes especiales para ase-
sinar al her6ico revolucionario espafiol.
En oficio n6mero 540 al Secretario de Estado y del des-
pacho de Hacienda de Indias, dice Ramirez en 5 de diciem-
bre de 1817 que Segundo Correa, al parecer official de in-
fanteria en Ciudad Rodrigo, era notorio segin publican los
diaries extranjeros fu6 empleado por el ministry Onis cerca
de Mina, y comunic6 noticias tan importantes al servicio
del rey, que su vida estuvo en peligro. (115)
Sobre la participaci6n de Correa en la tentative de
asesinar al general Mina, se public en El Astro de Ameri-
ca, nfimero 76, Veracruz, midrcoles 19 de julio de 1826, fir-
mado con el seud6nimo, El duende del centro, lo siguiente:
Remitidos = Sr. editor del Astro, Veracruz Julio 18 de 1826. Mi
muy querido amigo: Siguiendo mi sistema principiado de hacer lo possible,
turque no se introduzcan en esta republican los camarones que al descuido y
con cuidado se van acercando & nuestras costas con la intention consabida,
creo de mi obligation participar & Ud. que entire los pasageros que han lle-
gado de Gibraltar en el bergantin americano Lady Monroe, me ban dicho
hay uno que se titula habanero, y se ha puesto el nombre de Federico N... ;
pues carisimo editor, sepa Ud. que el tal no es sino un gachupin muy cono-
cido en la America por su enemistad i la independencia de ella, y por otros
various crimenes, que ha intentado cometer, y que por haber sido descubierto
en unos, y contenido en otros no ha podido efectuar; finalmente amigo edi-
tor, es el capitan D. Segundo Correa y Botino (seg6n me han informado) el
mismisimo que vino comisionado por el ministry espafiol en los Estados Uni-
dos, D. Luis de Onis, para asesinar al general Mina en Galveston: el propio
que en presencia del general Kindelan en la Habana quiso tambien asesinar &
D. Rafael Gatica, el mismo que en Trinidad de Cuba, le dispar6 un trabuca-
zo al distinguido patriota D. Aniceto Iznaga, de que escap6 milagrosamen-
te...
Lo cierto es que, descubierto por los patriots de Nue-
va Orleans, Segundo Correa tuvo que huir a Panzacola y de

.69.(115) Archivo Nacional, Gobierno Superior Civil, legajo 493, ndmero
18.689.







PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


ahi a La Habana. Presentado a Cienfuegos, este ofici6 a
Ramirez con fecha 14 de junio de 1817, en la siguiente for-
ma:
El dia doce del actual se me present Dn. Segundo Correa qe. proce-
dente de la Plaza de Panzacola lleg6 a este Puerto bajo del nombre de D.
Federico Walker segn. expresa el Pasaporte que consigui6 en estos terminos
pt. convenir a su seguridad = Desde luego me manifest otro que hace
tiempo habia conseguido del Plenipotenciario de nuestro Soberano en los Es-
tados Unidos, y otros papeles manuscritos 6 impresos que le previne mani-
festase a V.S. = Comparados estos con todos los demas antecedentes que
obran en esta Secretaria de Gobierno acerca de Correa, y particularmente
de lo qe. en oficio de veinte y ocho de febrero iltimo me dijo el Sr. Onis me-
rece no solo hospitalidad, sino tambien consideration respective a otras varias
circunstancias: el no tiene document alguno por donde acredite haber sido
Teniente de la ltima guerra, prisionero en la Batalla de Medellin, sin aber
abrasado el partido del enemigo, y otras cosas, pero el Sor. Onis lo destin6
como tal official para el important servicio de espiar las operaciones del re-
belde Mina, y su disposicion y luces tambien lo persuade. (116)
No era solo Correa el dedicado a espiar a Mina. Los
oficios de Onis -21 de agosto de 1816-, de Chac6n, c6n-
sul en Baltimore -3 de septiembre y 15 de octubre de
1816- dirigidos a Ramirez, y el enviado en 4 de septiembre
de ese propio afio por el brigadier Escudero al Secretario
de Estado de Madrid, contienen los informes detallados de
los espias sobre las actividades de Mina desde su llegada a
los Estados Unidos. (117)
El brigadier D. Eusebio Escudero, gobernador mili-
tar de Santiago de Cuba, prevenido por oficios del Capitin
General que sefialaban los planes proyectados por el gene-
ral Francisco Javier Mina y los designios de los ihsurgen-
tes Herrera y Toledo de acuerdo con el Seeretario privado
del Presidente de los Estados Unidos de revolucionar esta
Isla, asi como tambien los avisos de la propia Capitania
General sobre el aumento considerable que tenia en los Es-
tados Unidos el armamento de corsarios para ayudar a los
insurgentes, se dispuso a actuar sobre Haiti. (118)
En oficio de 5 de noviembre de 1.816, envi6 Escudero

(116) Archive Nacional, Asuntos Politicos, legajo 109, signature 112.
(Ramirez entreg6 a Correa 200 pescd, y semanas mfs tarde lo nombr6 Coman-
dante del Resguardo de Trinidad).
(117) Archivo Nacional, ibidem, legajo 124, signatures 56, 58, 70 y 72.
(118) Archive Nacional, ibidem, legajo 124, signature 48 y legajo 108,
signature 56.







POLITICAL CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


copia al Primer Secretario de Estado de lo avisado al Ca-
pitan General de Cuba con relaci6n a la expedici6n de Mi-
na, y su llegada a Port-au-Prince, y le informa haberse ser-
vido del comerciante y sibdito frances Carlos Preval para
ir a Haiti a enterarse de los proyectos del revolucionario
general espaiol.
Carlos Preval Ileg6 a Port-au-Prince con el pretexto
de vender doscientos tercios de tabaco que llev6 en la goleta
San Antonio de Padua, fletada a su costo, e hizo el viaje pro-
tegido por el bergantin de guerra francs Railleux, coman-
dado por Mr. Begon. Preval, que permaneci6 once dias en
la capital haitiana rindi6 un documentado informed sobre
las actividades revolucionarias de Mina y Bolivar, y de la
protecci6n franca y decidida que les prestaba el Presidente
Peti6n. Relata detalladamente las dos tentativas y expe-
diciones de Bolivar, las desavenencias de 6ste con sus com-
-paiieros y la ayuda que reiteradamente le ha prestado Pe-
ti6n. Hace reflejar Preval, con profundo conocimiento del
problema, los temores de Peti6n ante la political de Crist6-
bal y las posibles maniobras francesas. (119)
El 27 de noviembre de 1816, el vizconde de Fontanges,
teniente general de los Ej6rcitos del Rey de Francia, y Mr.
Esmangart, Consejero de Estado, encargados de una mi-
si6n reservada de su gobierno cerca de los caudillos de Hai-
ti, se reunieron en Santiago de Cuba con el brigadier Escu-
dero en la residencia official de este. Antes habia mediado
una carta de Escudero -21 de noviembre- a la que contes-
taron conjuntamente Fontanges y Esmangart, -25 de no-
viembre- acusandole recibo, agregando:
Nosotros nos hemos afligido tanto como V.S. al ver qe. Puerto del
Principe sea en el dia el receptaculo de todos los aventureros qe. amenazan
de una manera tan active las posiciones de S.M.C.; no nos hemos irritado
menos al ver qe. en aquel Puerto se forman los armamentos de Franc' Javier
Mina... (120)
La misi6n venia con una escuadra compuesta de la fra.
gata Flora, el bergantin Railleux y la goleta Greland, cu-
yos barcos se facilitaron por el Vizconde de Fontanges para
tratar de impedir las expediciones de Mina y Bolivar.
El Libertador pudo burlar el espionaje de Escudero y

(119) ArMchivo Nacional, ibidem, legajo 15, signature 57, y legajo 124,
signatures 81, 82 y 8..
(120) Archivo Nacional, ibidem, legajo 124, signature 84.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


]a vigilancia francesa, y sali6 del puerto de Jacmel el 21 de
diciembre convoyado por los corsarios de Brion camino de
la victoria.
Informado por el brigadier Escudero, Cienfuegos le
acus6 recibo en oficio niimero 242 de 8 de enero de 1817:
Quedo enterado del oficio de V.S. N- 215 acompafiando una nota de
la. noticias que se han adquirido por la hltima embarcacion qe. del puerto
de San Tomas arrib6 a ese con respect a la expedition de Bolivar y la con-
ducta del caudillo Petion... (121)
Mina fu6 menos afortunado. El ilustre mexicano
Fray Servando Teresa de Mier, en su declaraci6n ante el
Tribunal de la Inquisici6n, cuyo process fu6 remitido a La
Habana en copia certificada, (122) dice sobre sus propias
aventuras y las de Mina:
El Plan de Mina era juntar 200 oficiales y sargentos y con el arma- -
mento que habia de Londres en la Fragata Caledonia pasar a Boquilla de Pie-
dras a presentar sus servicios al Congreso Mexicano que el crela en Tehua-
can, y en efecto se parti6 en fines de Sepe. de 1816; pero que much antes el
Dom. Mier habia proseguido su viaje & N* Orleans con el objeto de los soco-
rros de su casa; no encontr6 la pretendida comunicacion pero se le asegur6
la hallaria en la Isla de Galveston nuevo establecimiento hecho por D. Luis
Auri & donde en efecto bajaron por el Rio Trinidad algunas families de Te-
jas, mas no hubo otra comunicacion. Alli encontr6 otra vez qe. habiendo
hecho escala en Sto. Domingo perdido much gente por enfermedad 6 de-
sercion y cerciorandose que el pretendido Congreso Mexicano se habia disuel-
to, retrocedi6 & Galveston para deliberar con el Mtr9 de dicho Congreso el
Ld9 Herrera, y conseguir por su medio qe. Auri se le uniese con su gente pa-
ra ir i atacar & Panzacola, y proveerse de dinero y mas gente. No habiendo
encontrado Mina & Herrera, encontr6 & su sucesor Zdrate, quien le reconoci6
por Gral. pero no habiendo Auri querido unirsele con su tropa pasaron am-
bos para N. Orleans en solicitud de auxilios, mientras Auri segun habia con-
venido con Herrera, determine mudar el establecimiento i la Isla de Mata-
gorda, y quem6 & Galveston el dia 14 de Marzo, el exponente no tuvo otro
arbitrio para dejar de seguir la comitiva siempre con la esperanza de comu-
nicar con su casa. Estaban de march en la Bahia quando sobrevino Mina
falto de auxilios que no hall, pero acompaiiado de un joven Ilamado Ansel-
mo Inojosa natural de Soto la Marina que desde los tiempos de Hidalgo esta-
ba en N. Orleans, y aluin6 & Mina para que fuese i desembarcar en su pais.

(121) Archivo Nacional, ibidem, legajo 109, signature 73.
(122) Andhivo Nacional. ibidem, legaio 18. signature 35. (Testimonio
de documents remitidos al Tribunal de la Inquisici6n por el Exemo. Sr. Vi'
rrey pertenecientes a la causa del Padre Mier).







POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPANA EN CUBA


Este se compuso con Auri qe. lo escoltase hasta Soto la Marina, y con el Col.
Peri anglo americano qe. le acompaiiase con sus cientos y tantos hombres.
Meses mis tarde comenzaron a llegar a La Habana,
bien en transito para Espafia o a cumplir aqui las penas im-
puestas, los prisioneros hechos por las tropas del Virrey
Apodaca -que orden6 el barbaro asesinato del her6ico ge-
neral Mina- perteneciente a la expedici6n de Soto la Ma-
rina. Entre ellos se encontraba el ilustre revolucionario
bayames Joaquin Infante, y sus tres compafieros Jos6 Sar-
dd, Francisco Millares y Rafael Castillo, los cuales, segfin
dice el intendente Ramirez en oficio a Cienfuegos de 2 de
diciembre de 1817, estaban en el Castillo de la Cabafia en
espera de ser reembarcados en la goleta correo Trdnsito en
que vinieron de Veracruz con destiny a la Peninsula (123).
Tres afios despues la Inquisici6n de M4xico remiti6 preso a
La Habana -30 de mayo de 1820- a Fray Servando Te-
resa de Mier. Encerrado primero en el Castillo del Morro,
fue trasladado mis tarde al Hospital de San Ambrosio de
donde se escap6. (124)

-Ot---o

El intendente Ramirez, tan pronto tom6 posesi6n de
su cargo, orden6 pagar 82.637 pesos, 1 reales, a Mos6n
Elias Levy, el comerciante pirata de St. Thomas, que tuvo
a su cargo la custodia del convoy que trajo a Cienfuegos y al
Intendente, los contratos de suministros a las tropas expedi-
cionarias de Morillo, y de efectivo a la caja de amortiza-
ci6n celebrados por el propio Ramirez en Puerto Rico
(125). Tambi4n orden6 enviar una gruesa suma al ana-
cr6nico Consejo de Indias, restaurado por Fernando VII
para dar acomodo a los lacayos de su camarilla, por lo que
recibi6 una muy cordial respuesta, fechada en Madrid a
13 de diciembre de 1816, oficio nfimero 22, que entire otras
cosas dice:
Ley la Carta de V.S. al Consejo y quedo sumamente agradecido de la
eficacia, zelo y exactitud de V.S. en procurarles esta Cantidad, que fue se-

(123) Archivo Nacional, ibidem, legajo 110, signature 26.
(124) Archivo Nacional, ibidem, legajo 112, signatures 26 y 31.
(125) Archivo Nacional, ibidem, legajo 108, signature 53, y Gobierno
Superior Civil, legajo 495, nfimero 18.695.







PUBLICACIONES DEL AICHNO NACIONAL DE CURA


guramente una agradable sorpresa: y yo que como todos los individuos de este
Supreme Tribunal, teniamos el mejor concept de V.S. en su exactitud, no
puedo menos de darle las mas expresivas gracias, indicandole al mismo tiem-
po haver acordado el Consejo se le manifestase a V.S. asi por su secretario
el Sr. Dn. Estevan Varea. (126)
La satisfacci6n personal que podia sentir el intenden-
tt Ramirez era perturbada por la agresiva actividad de los
corsarios, los manejos de los agents revolucionarios en
Haiti, Nueva Orleans, etc. y los ataques constantes de los
fronterizos americanos a las Floridas y Texas. Los corsa-
rios de Colombia y Buenos Aires obligaban, por ejemplo,
al Administrador de Tabacos de Panama, Jose Brfximo, a
remitir los caudales procedentes del Peri en barcos de gue-
rra ingleses. Segiin oficio de 24 de septiembre de 1816,
Briximo envi6 en el navio de guerra ingl6s Salisbury, co-
mandante John Mac-Kellar, los fondos de su ramo a la con-
signaci6n de Martin Villamil, en Jamaica, para de alli ha-
cer con seguridad su remisi6n a las cajas de. La Habana
(127); y en earta de 26 de noviembre de ese afio anuncia
dicho administrator que por la via de Kingston, Jamaica,
remesa los fondos del ramo a La Habana en el bergantin de
guerra ingl6s Reffleman, y pide tabaco, que se le envie en
dos buques separados, por precauci6n
pues los muchos Corsarios Piratas de Insurgentes, me hacen tomar esas me-
didas (128).
Contra los agents revolucionarios que operaban des-
de los Estados Unidos sobre M6xico lograron Onis y Rami-
rez algunos 6xitos, especialmente en el caso de Alvarez de
Toledo que abandon sus equivocas aventuras. Come este
agent provocador demandaba constantemente dinero, Onis
y Ramirez, de acuerdo, hicieron que lo facilitara D. Luis
Alvarez de Toledo, padre del intrigante aventurero, en la
forma que aparece descrita en la minute de un oficio envia-
do por el Intendente al Comandante General de Marina, D.
Agustin Figueroa en 23 de enero de 1817:
Mediante que el Sr. Dn. Luis Alvarez de Toledo ha dispuesto del im-
porte de estas dos certifiaces. de sus creditos, con acuerdo del Excmo. Sr.
Capn. Genl. y mio, po asuntos importantes al servicio del Rey, qe. con buen

(126) Archivo 'Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales,
legajo 153, n6mero 2.
(127) Archivo Nacional, ibidem, legajo 123, numero 1.
(128) Archivo Nacional, ibidem, legajo 124, numero 1.








POLITICAL CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


ixito ha corrido por manos de su Ministerio en los Estados Unidos; los Srs.
Ministros gens. le satisfarin dho. imported, a saber, el de la prime, qe. son diez
y seis mil rs. pta., desde luego, como invertidos ya en dhos. asuntos, y el de
la segunda, son diez y siete mil rs. plata en un plazo proporcionado, compati-
ble con las demas urgencias de la R1. Hacda. Y en estos t&rminos se chance-
larin ambos documents de criditos, con cargo & la Marina en cuenta de sus
alcances de tpo. ant' participandose al Exmo. Sr. Comandte. Genl. de este
Apostadero p' su conocimiento y efectos qe. correspondan en su Contda. (129)
Sobre los asuntos de Toledo se expresa con gran clari-
dad Onis en carta al intendente Ramirez, (130) fecha Fila-
delfia 9 de diciembre de 1816, en la cual, -remitida por el
seguro conduct de un hombre de confianza de la Legaci6n,
el capitAn Mophet- despu6s de darle las gracias por haber
pagado varias libranzas giradas por 61 sobre estas cajas, e
Sinformarle sobre los pleitos que seguia en los tribunales
americanos contra los corsarios apresadores de barcos mer-
cantes espaioles, le dice:
Vm. apenas podri imaginarse qe. el escandalo de interceptacion de car-
tas, y de publicarlas en las Gacetas haya llegado al extreme en que se v6.
Pues ha de saber & vm. qe. se me ha dicho habiendo entregado ese Gobiemo
Sun Espaflol qe. iba & Baltimore una portion de despachos para mi, este los
ha entregado & su llegada & aquel Puerto con la mayor alevosia & un tal
Miguel Carrera natural de Chile, Gefe de los Insurgentes: Este parece qe.
los llev6 al Secretario de Estado, y pidi6 y obtuvo 'permiso para publicarlos.
En efecto se ha hecho asi en todas las Gacetas de la Union precedidos de ob-
servaciones, en que se me pinta como Maquiavilico y asesino, suponiendo qe.
yo he puesto al lado de Mina un tal Correa para qe. lo asesine. Las cartas
publicadas son las siguientes: 1I un oficio qe. me dirigia el Tente. Gober-
nador de esa Plaza, respondiendo & otro mio en que le habia comunicado, que
entire las personas qe. acompaiiaban & Mina, iba un sujeto qe. me habia pro-
metido servir fielmente & S.M., y no hallandose el nombre de este Individuo
en mi oficio lo suplen por una Nota, en que explican que es un tal Correa.
El 2d9 es un oficio de ese Capitin Gral. en que me comunica que por medio
del Pe. de Sedella de Nueva Orleans ha recibido una Carta de Toledo para
su Padre en qe. le anuncia su arrepentimiento, y su deseo de obtener el per-
d6n de S.M. 39 una Carta de Dn. Luis Alvarez de Toledo Padre de Dn. Jo-
sef dirigida & mi, incluyendome una letra de Cambio de 2dps. para que la

(129) Arohivo Nacional, ibidem, legajo 125, nimero 1.
(130) El distinguido historiador norteamericano Joseph B. Lockey,
en. su studio sobre Alvarez de Toledo, cita un despamho de Onis a Cevallos, 7
de diciembre de 1816 -Archivo Hist6ripo Nacional, Estado, Legajo 5641-
que parece contener los mismos datos de este, fechado dos dias despu6s, y en-
viado por Onis al intendente Ramirez, encontrado por nosotros en el Archi-
vo National.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


entregue a su hijo si cumple lo prometido. 4tQ una Carta del mismo Dn. Luis
Alvarez de Toledo para su hijo en que le exorta a seguir el Camino del honor,
y ~ dar pruebas a S.M. de su verdadero zelo. 5t9 un oficio de Dn. Felipe Fa-
cio al Virrey de Mexico, ilustrandole sobre la conduct de este Gobierno, y
proponiendole various medios para impedir los socorros que se dan k los In-
surgentes, entire ellos el de declarar en estado de bloqueo todas las costas del
seno Mexicano, cosa qe. hace tpo. debiera haberse executado. 6t' un oficio
del Gral. Morillo en respuesta i otro mio, relative & las quexas que me habia
transmitido este Gobierno sobre el bloqueo impuesto por aquel Gral. en las
costas de Sta. F6. 7m9 un oficio del Sr. Dn. Pedro Cevallos en qe. me co-
munica las ordenes que se han dado para que se me remitan fondos para gas-
tos del servicio: Se citan otros dos oficios de mismo Sor. Cevallos en cifra
que no han podido entender = Es una fortune qe. en todos estos despachos
no se halle una sola expression que pueda comprometerme, y asi es que los
Gaceteros, despues de haber Ilamado la atencon del pdiblico sobre mi maquia-
velismo, se han hallado sin medios de sostenerlo, y no han presentado i la
vista de los lectores sino una demostracion de que las Autoridades del Rey
estan bien informadas de la mala fi con que se procede en este pais contra
la Espafia. Me es sin embargo sumamente sensible que esta interceptacion
haya trastorado un basto plan que iba & poner en execution de acuerdo con
Toledo, no solo de la mayor utilidad para la Monarquia, sino que hubiera
cortado para spre. la mania revolucionaria de cantidad de estos aventureros.
Otras de las cosas que ha sido mui sensible es ver por la publication de esta
correspondencia comprometido al St' Religioso el Pe. Sedella, y i Dn. Felipe
Pacio, y espuesto el primero & que lo hechen de aquel curato, y el segundo &
que no quieran admitirle en su Consulado de Nueva Orleans.

-----oo

Onis, tan pronto fu6 reconocido oficialmente por el go-
bierno de los Estados Unidos -diciembre de 1815- abru-
m6 a la cancilleria americana con una interminable series
de reclamaciones, protests y quejas, fundadas en la impu-
nidad que gozaban los corsarios en los puertos de la Uni6n,
y las agresiones filibusteras contra Nueva Espafia y las
Floridas, organizadas con la ben6vola complicidad de las
autoridades americanas. Pidi6 en 22 de febrero de 1816,
a la Secretaria de Estado de Washington, que se castigase
con arreglo i las leyes los individuos turbulentos, y sediciosos que han toma-
do las armas dentro del territorio de la confederation, y llevado desde ella
la desolacion, el estrago y los horrores i las provincial fronterizas de la coro-
na de Espafia; y que no contents con las atrocidades que hasta ahora han
cometido, se ocupan actualmente en redutar tropas y preparar armamentos
en este mismo suelo para invadir de nuevo las referidas provincias. He nom-








POLITICAL CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


brado los principles cabecillas de estos revoltosos que ban violado la neu-
tralidad y las leyes mas sagradas de los Estados Unidos por el hecho notorio
de haber armado en su territorio, y salido desde l1 en una march hostile y
guerrera, a sudvertir la paz y buen orden en los dominios del rey mi amo. (131)
El Secretario de Estado de los Estados Unidos, contes-
tando en 10 de junio de 1816 a las notas de Onis de enero y
febrero, despues de rebatir los alegatos espafioles sobre los
limits de la Luisiana -uno de los temas favorites de Onis
sobre lo cual constantemente volvia y que afectaba a la Ca-
pitania General de Cuba a causa de los choques fronterizos
de la Florida Occidental- afiadia:
No puedo menos, tambi6n, de manifestar & V.S. mi sorpresa y senti-
miento al considerar los diferentes puntos de la carta de V.S., que tratan
acerca de las provincias rebeladas en la Amrica espafiola, y del auxilio que,
dice V.S., dan los Estados Unidos al partido insurgente. Dige & V.S. en mi
Nota de 19 de enero que el Gobierno americano no habia dado i los insur-
gentes el menor auxilio en dinero 6 efectos de otra clase, y que no creia se
calificase de tal la oferta voluntaria de provisions que se hizo al desgraciado
pueblo de Caracas, en consecuencia de las desastrosas calamidades que habia
sufrido... Me manifest V.S. en su oficio de Diciembre 61timo, que se esta-
ban reuniendo fuerzas considerable en various puntos de los Estados occiden-
tales y del sud, y con particularidad en el Kentucky. Tennessee y la Luisia-
na, para invadir las provincial espafiolas. Contest & V.S. que no tenia noti-
cias de que se hiciesen en parte alguna tales alistamientos, y que estaba satis-
fecho, por los informes que habia recibido de personas de suposicon de que
no se llevaban & efecto. (132)
Pese a estas declaraciones, y como hecho a prop6sito
para enfurecer ain mis al quisquilloso ministry de Fer-
nando VII, en julio de ese mismo afio -1816- fu6 violado
el territorio de la Florida Occidental por las tropas ameri-
canas al mando del general Jackson, que destruyeron el
fuerte construido por los ingleses en la orilla oriental del
rio Apalachicola, convertido por los negros en una especie
de palenque que servia de refugio a los eselavos que hufan
de Panzacola y de algunos condados americanos fronterizos.
Pero la agresi6n del ej6rcito americano, decia Juan Ventu-
ra Morales en el informed al intendente Ramirez a que nos
hemos referido en este mismo capitulo, tiene

(131) Luis de Onis: Memoria sobre las negociaciones entire Espanla y
los Estados Unidos de Amnrica.
(132) Jer6nimo Becker: Historia de las Relaciones Exteriores de Es-
paia durante el iglo XIX.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


de un lado en su favor la disculpa de haberlo anunciado el General Jackson
en carta de 23 de Abril del mismo aiio al Gobernador Dn. Mauricio de Zfiii-
ga para el caso que este no lo executase por si; y de otro, la utilidad que re-
sult6 a los habitantes de Panzacola, pues habrian acabado de perder sus es-
ciavos si hubiese permanecido mas tiempo aquel abrigo de malvados que pro-
tegi6 y foment el Coronel Ipgles Nicolls, dejandoles quando se separ6 de
aquel punto, Artilleria, Armas, municiones, viveres y cantidad de mercan-
cias considerable de que se apoderaron los Americanos luego que por efecto
de la explosion del Almacen de Polvora, faltaron los defensores del Fuerte y
quedaron duefios del terreno, y de los Almacenes que habia en su inmedia-
cion = Ha seguido a esta disculpable, y con respeto a los habitantes de Pan-
zacola, 6til violation, que los Americanos, fundados en que un canal que la
naturaleza hizo navegable presta derecho para su uso sin otra sujeccion que la
de cohformarse a las contribuciones establecidas por la nacion dueiia del te-
rritorio en que el canal desagiie en el mar, han continuado sirviendose del rio
Apalachicola, no solo para llevar los viveres y otros efectos a los estableci-
mientos Militares que han formado en aquellos parages, sino tambien para
comerciar con sus naturales; y families que parece van llevando con el objeto
de fomentar el pais. (133)
Unos meses mis tarde el general Gregorio Mac Gregor
-valeroso escoces que acompafi6 a Bolivar en la etapa mis
cruel y amarga de la guerra por la independencia de Nueva
Granada y Venezuela, y le sigui6 tambien en la retirada a
Haiti, siendo uno de los amigos mis fieles y devotos del Li-
bertador- prepare casi pfiblicamente, reclutando en Char-
leston soldados y mariners, previo acuerdo de Lino Cle-
mente y otros agents revolucionarios, la expedici6n desti-
nada a apoderarse de un punto de la Florida Oriental. D.
Lino Clemente di6 cuenta al Poder Ejecutivo de Venezuela
-Filadelfia julio 28 de 1817- de la reuni6n que tuvieron
con el general Gregorio Mac Gregor, el ciudadano Pedro
Gual como Diputado de la Nueva Granada, Cartagena y
Mexico, el ciudadano Martin Thonson, Diputado del Rio de
la Plata y el propio Clemente, para tratar de la proposici6n
de Mac Gregor de apoderarse de las Floridas como base de
operaciones para mandar expediciones a la Am6rica del
Sur y Mexico, que no podian hacer desde los Estados Uni-
dos por ser contra las leyes, y participa la autorizaci6n que
le extendieron y como se apoder6 de la Isla Amalia. (134)
En el afio anterior -1816- habian circulado alarmantes

(133) Boletin del Archivo Nacional, tomo XIII, ndmero 1, pig. 9.
(134) Archivo General de Indias, Estado Caracas, legajo 12 (56).







POLITICAL CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


rumors que daban como cosa cierta la cesi6n por Espafia
de las Floridas a la Gran Bretafia. Cartas reservadas al
capitdn general Apodaca del ministry Onis lo pusieron
en guardia sobre los efectos causados en los Estados Uni-
dos ante la posibilidad que la cesi6n se Ilevara a cabo, que
habia agitado de nuevo las inquietudes de los fronterizos,
y de lo que di6 cuenta al intendente Fuertes para tomar
precauciones en San Agustin y Panzacola frente a un ata-
que de los Estados Unidos, (135) enviando a dichas plazas
batallones de milicias negras de La Habana.
En los primeros dias de agosto de 1817, circul6 por
La Habana en forma clandestine, una hoja impresa con la
capitulaci6n de la isla Amalla, de su comandante D. Fran-
cisco Morales del Regimiento de Infanteria de Cuba y las
fuerzas a sus 6rdenes, al general de brigada Gregorio Mac
Gregor. En el acta de la capitulaci6n. Mac Gregor figura-
ba como Comandante General de las fuerzas de mar y tie-
rra
destinadas a dar la independencia a ambas Floridas, como competentemente
autorizado por los Gobiernos que forman las Repablicas de Mexico, Buenos
Ayres, la Nueva Granada y Venezuela.
Y, en 21 de agosto, lanz6 una proclama desde su cuar-
tel general en Fernandina, declarando el bloqueo de las
Floridas a partir del dia quince de septiembre, y, que, como
]a anterior, se introdujo en La Habana, con el pinico consi-
guiente para los comerciantes que traficaban con aquella
provincia. (136)
Mac Gregor se dirigi6 a atacar la ciudad de San Agus-
tin poniendo en grave aprieto a la guarnici6n espafiola. Du-
rante su ausencia se present Luis Aury, que venia de coo-
perar en el desembarco de Mina en Soto la Marina y asumi6
el mando en nombre exclusivamente de Mexico.
En la Gaceta de Savanah de 9 de octubre de 1817, re-
mitida a la Intendencia de Hacienda, aparecia un parte de
Charleston, con fecha 4 dando la noticia que al comodoro
Aury lo habian elegido en la isla Amalia. Capitin General,
a R. Hubbard gobernador de las dos Floridas, etc. Que todo
marchaba bien para los independientes que habian apresa-
do dos fragatas y dos bergantines espaiioles, con ricos car-
gamentos valorados en mis de medio mill6n de pesos fuertes.

(135) Archivo Nacional, Floridas, legajo 21, signature 87.
(136) Biblioteca Nacional, Colecci6n Vidal Morales, Volhmen 73.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Con fecha 18 de noviembre, el gobernador de San Agus-
tin avisaba a Cienfuegos las dificultades que lo agobiaban,
pues tenia racionada la tropa que guarnecia la ciudad, ya
que el socorro enviado por el intendente Ramirez en el ber-
gantin de guerra espainol San Fernando apenas alcanzaba
para dar cuatro onzas de miniestras a cada soldado; y co-
mo -
desde la fecha de mi dltimo oficio nimero 1.065, no ha ocurrido otra novedad
que la de haber los bandidos que poseen la isla Amalia introducido en Per-
nandina una Fragata cargada de azcar y cafe y una Goleta con ciento cua-
renta y cuatro negros bozales que han apresado pertenecientes al Comercio
de esa Capital... (137)
Esto sirvi6 de pretexto a los americanos para cruzar
la frontera, apoderarse a su vez de Fernandina e izar en
su fuerte el pabell6n de la Uni6n americana. De esta nue-
va violaci6n del territorio espafiol, bajo la autoridad de la
Capitania General de Cuba, protest Onis -Washington
8 de enero de 1818- ante el Secretario de Estado:
En el National Intelligence he visto publicada el dia 6 de este mes la
noticia official de haber ocupado la isla Amalia las tropas de los Estados Uni-
dos. Yo habia prevenido ya este suceso desagradable por la nota que tuve
el honor de pasar a V.S. en el dia 6 del mes iltimo reclamando en nombre de
S.M.C. contra las medidas enunciadas en el mensage del senior Presidente a
la. dos Cimaras del Congreso, en la parte que manifestaba una deliberacion i
invadir y ensefiorear & viva fuerza puntos y territories de la corona de Espa-
ia... Espero la contestacion de V.S. i esta redamacion y protest, para que
pueda dar los oportunos avisos e instrucciones al gobernador de San Agustin,
y al capitin general de la isla de Cuba, si el senior Presidente, como me lison-
jeo, dispone la pronta restitution y entrega de la isla Amalia y sus dependen-
cias al gobierno de S.M.C. (138)
El intendente Ramirez conocia los hechos por oficio
de Cienfuegos que le traslad6 otro del gobernador de la Flo-
rida -26 de diciembre- participando que el 15 de ese mes,
D. Antonio Argote, consul de Espaia en Charleston le di-
ce lo siguiente:
Con fecha 5 del corriente me comunica el Sor. Ministro de S.M. cier-
tos proyectos del Gobierno de los Estados Unidos contra las poseciones del
Rey, y principalmente el deseo que manifiesta de apoderarse de las dos Plori-
das por los mismos medios que emple6 quando se posecion6 de Baton Rouge.

(137) Archivo Nacional, Floridas, legajo 9, signature 53.
(138) Onis: ob. cit.








POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


Para este fin ha de valerse de la partida de los pobladores del Tombigbes, que
es una gente compuesta de los mal contents de todas las naciones, i cuya
cabeza estan varies generals y oficiales franceses emigrados de fama, y asi
formaran un cuerpo de ex6rcito muy util a este gobiero en qualquiera tenta-
tiva que determine hacer contra las poseciones espafiolas. Todo lo qual me
previene dicho Sor. comunique a V.S. para que con su conocida actividad y
zelo trate V.S. de reparar el golpe que evidentemente lo amenaza. La orden
que sin duda ha dado este Gobiemo para tomar posecion de la Isla Amalia
baxo el pretexto de suprimir los excess que han cometido los foragidos que
antes se han apoderado de ella, se cree que es el primer paso para llevar a efec-
to el plan de esta rep6blica de engrandecerse a costa de la Espafia. (139)
Concluia con el aviso del gobernador de San Agustin
participando que el dia 23 de diciembre los americanos se
apoderaron de Fernandina e isla Amalia, y en vista de ello,
solicitaba refuerzos militares y numerario para cubrir las
deudas contraidas para la subsistencia de la guarnici6n y
de los empleados. Cienfuegos, por su parte, excitaba a Ra-
mirez para que rApidamente auxiliara en lo possible a dicho
gobernador, que, segdn sus noticias, se hallaba en critical
situaci6n.
La tirantez de relaciones con los Estados Unidos y el
evidence progress de la revoluci6n hisoano-americana, hi-
cieron que el gobierno espafiol volviese de nuevo a solicitar
de Inglaterra que interviniera a su favor en los asuntos co-
loniales.
Fu6 planteado el problema sin ning6n resultado favo-
rable, segin consta de la carta muy reservada nimero
1.029, del Embajador de Espafia en Londres, Conde de Fer-
nin Nfifiez a D. Pedro Ceballos -septiembre 10 de 1816-
dando cuenta de una conferencia que habia tenido con Lord
Castlereagh, en que 4ste le manifesto la imposibilidad de
variar su political de neutralidad con respect a las quere-
llas de Espafia con su colonies de Am6rica a no ser que las
alteraciones de los negros, o la actitud de los Estados Uni-
dos hicieran variar de sistema. (140)
El siguiente oficio del gobernador de Puerto Rico al
Ministro de la Guerra -3 de marzo de 1817- intercep-
tado por los corsarios de Buenos Aires v publicado en la
prensa independentista del continent, da una idea de los
temores que abrigaba en aquellos dias la camarilla de Fer-
nando VII:

(139) Archivo Nacional, Floridas, legajo 9, signature 53.
(140) Arghivo General de Indias, Estado Am6rica en General, lega-
jo 2 (144).








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Exmo. Seiior Recivi la Real orden que me comunic6 V.E. con fecha
20 de Diciembre ultimo relative i las prevenciones y precauciones con que
debemos estar respect & los Anglo-Americanos por los recelos del rompimien-
to, procediendo con cautela de modo que no se alarmen, y aceleren un rom-
puniento que debemos por todos medios evitar = Estoy enterado y me con-
ducird con la prudencia que corresponde para la seguridad y defense que per-
mite nuestro estado bien repetido & esa superioridad por falta de situados y
de los demas auxilios pedidos, y reiterados en mi N9 143. (141)
El Ministro de Estado espafiol D. Jos6 Garcia de Le6n
y Pizarro, present en 1817 al Consejo de Estado su voto
razonado sobre los problems de Am6rica, recomendando
una series de medidas political, amnistia general y mejoras
del comercio con la peninsula, apoyadas en la fuerza y la
habilidad de buenos jefes. Al referirse a la mediaci6n -so-
licitada tambi6n por 61 en Nota al Embajador de Inglaterra
en Madrid de 10 de enero de 1817- dice que solo debe ad-
mitirse garantizando sus resultados, sino seria una impru-
dencia. Recomienda que la mediaci6n debia dirigirse a los
puntos que van siendo inaccesibles para Espafia: Buenos
Aires, Caracas, etc.
La garantia de Inglaterra -sugeria Pizarro- no po-
dia ser otra que la de unirse a Espafia para sujetar las co-
lonias rebeldes, si no respetan la mediaci6n, y concederle en
cambio ventajas mercantiles; asegurando tambi6n para Es-
paiia esas mismas facilidades comerciales en las provin-
cias definitivamente separadas, pero en la que existen la-
zos indestructibles de lengua y religion. Recomienda el fo-
mento de los apostaderos, cruceros y bloqueos como medios
excelentes de acci6n military, instalando astilleros en La Ha-
bana, y que se aumente la poblaci6n y los cultivos en la isla
de Cuba, porque
esta posesion es una alhaja de las mas preciosas de la Monarquia; mirese pues
como tal. (142)
Pero, como en 1812, estos tratos con Inglaterra fueron
llevados con lamentable aspiritu de estrechez, con verdade-
ra imprevisi6n y falta de orientaci6n political. Bien es ver-
dad, come certeramente afirma Becker, que
Fernando VII no acert6 & seguir en las cuestiones de America una political
clara y definida, sino que, por el contrario, fluctu6 entire las mas opuestas co-
rrientes. (143)

(141) Correo del Orinoco, ndmero 5, Angostura 25 de julio de 1818.
(142) Bedker: ob. cit.
(143) Ibidem.








POLh CA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


Esta vacilante political empeoraba la peculiar situa-
ci6n del gobierno de La Habana, desorientado realmente so-
bre la direcci6n que debia seguir en medio de los peligrus
que lo rodeaban, y a quien las contradictorias noticias que
recibia de la possible mediaci6n de las potencias europeas lo
sumian en un mar de confusiones. Asi, por ejemplo, reci-
bia Cienfuegos el oficio n6mero 268 del gobernador de San-
tiago de Cuba de 13 de marzo de 1817 con cartas traidas por
un bergantin procedente de Nantes para un comerciante de
aquella ciudad con noticias de que el gobierno ingles parecia
proceder de buena fe y prometido la ayuda formal a Espa-
fia en sus conflicts americanos (144), y, en otro oficio del
propio gobernador n6mero 296 de 26 de abril, trasladaba
la informaci6n dada en Baracoa por el sobrecargo de la
polacra haitiana Maria, sobre que el capitin de un bergan-
tin francs le dijo en alta mar que una escuadra compues-
ta de barcos espafioles, franceses y britAnicos con transpor-
tes cargados de tropas, hard vela para Santo Domingo, pe-
ro, asegurando al mismo tiempo que el Presidente Peti6n de
Haiti, seria reconocido por esas potencias. (145)
Las gacetas de Jamaica -cuyas noticias eran extrac-
tadas para conocimiento de Cienfuegos y Ramirez- co-
mentaban, en 12 de mayo, los debates en el Parlamento de
Londres a causa de las quejas del comercio por haberse obli-
gado el gobierno britinico, en su iltimo tratado con Espa-
fia, en no dar auxilio a los insurgentes de las Americas, e
insertaba -tomado del Courrier de Londres-- la censura
hecha a otro peri6dico por llamar a Crist6bal, rey de Haiti,
cuando ese pais seguia siendo una colonia del rey de Fran-
cia; y anunciaba que el gobierno ingles habia enviado una
fragata de guerra para pedir satisfacciones a Crist6bal per
la conduct incivil que habia observado con un comerciante
britanico. (146)
Agravada ani mis las dificultades del gobierno de La
Habana, al conocer el oficio muy reservado del Minis-
tro de Estado D. Jose Garcia de Le6n y Pizarro, comuni-
cando de Real orden las instrucciones que S.M. habia de-
terminado se pasasen a todos los Ministros sobre la proxi-
midad de una guerra con los Estados Unidos, y prevencio-

(144) Archivo Nacional, Asuntos Politicos, legajo 109, signature 8.
(145) Archivo Nacional, ibidem, legajo 109, signature 99.
(146) Archivo Nacional, ibidem, legajo 109, signature 106.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


nes que deberbn hacerse para poner a cubierto la isla de
Cuba. (147)
El virrev de Mexico, D. Juan de Ruiz de Apodaca, se
sentia tan intranquilo o mas que el Capitin General o el
Intendente de Hacienda de Cuba, no solo por la presencia
del general Mina en Galveston o Matagorda, de que di6
aviso a Cienfuegos en 18 de marzo de 1817, pidiendo bar-
cos del apostadero de La Habana para impedir sus pro-
yectos, sino tambi6n por los inquietantes manejos de Jose
Bonaparte y los generals bonapartistas refugiados en
America -Claussel y Desnouettes entire otros--que insta-
lados en Nueva Orleans o en el Campo de Asilo de las ori-
llas del Rio Trinidad, se proponian marchar contra Apo-
daca, aprovechando los armamentos y corsarios del gene-
ral Lallemand, para instalar en M6xico un nuevo imperio
napole6nico. Y, otro Virrey, el del Peru, informaba la
nueva invasion del reino de Chile por los rebeldes de Bue-
nos Aires, -que se suponian divididos y pr6ximos a entre-
garse- de que daba cuenta el intendente Ramirez al Se-
cretario de Estado y del Despacho de Hacienda de Indias,
en 25 de mayo de 1817, agregando:
Creo de mi- obligation comunicar a V.E. este sensible acrecimiento,
para lo qe. debe importar en el Ministerio de su cargo, si no se le anticipa-
s-- pr. otros conductos. Y aunqe. desde aqui no es ficil acudir directamen-
te a vista nueva urgencia, ningun medio ni precaution se omitira de mi par-
te para contener, 6 impedir su trascendencia funesta a otros paises, y p!
ayudar y proteger A los leales defensores del Rey Nro. Sor., y de sus sagra-
dos derechos, en las parties a donde puedan Ilegar los efectos de mi amor al
R1. Servicio con iste fin, y previendo la influencia que tal vez tendra este
suceso sobre el estado actual de la Tierra firme, he agitado la compra y ha-
bilitacion de los buques destinados a ella... (148)
pedidos por el general Morillo, que abrumaba al Intenden-
te con sus demands de toda clase de auxilios para conte-
ner, en lo possible, la march arrolladora de los libertado-
res.
-----oOo-
A la manera de ministry universal de un rey absolu-
to, el intendente Ramirez asumia todos los poderes, multi-

S (147) Archivo General de Indias, Estado Am6rica en general, lega-
Jo 18 (6/10). Superior Civil, leo 492, nme
(148) Archivo Nacional, Gobierno Superior Civil, legajo 492, ndime-
ro 18.687 (814).








POLTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


plicandose para tender los cada dia ms -complicados pro-
blemas de las sublevadas colonies espafiolas.
Los ricos hacendados y propietarios criollos acepta-
ban con elocuente realismo la political continental ameri-
cana de Apodaca, primero, y de Ramirez despu6s. Ha-
bian encontrado la formula ideal -para sus intereses-
de franco entendimiento con el absolutismo hispano. Al
rey Fernando siempre en apuros econ6micos, y a los mas
destacados bandidos de la camarilla que lo rodeaba -el
caso de la concesi6n de la gracia de harinas al desvergon-
zado Duque de Alag6n (149) es un ejemplo elocuente-
le facilitaban por distintos conductos, con tAcita aproba-
ci6n de Ramirez y Cienfuegos, el dinero que necesitaba
para sus orgias y aventuras inconfesables, a cambio de lo
cual recibian del tirano mas que los honors y titulos de
nobleza que hacian las delicias de los negreros enriqueci-
dos, las garantias mis completes para el desarrollo de sus
negocios mercantiles. Aseguraban a la Monarquia la
tranquila posesi6n de la isla de Cuba, permitiendo a Rami-
rez dedicarse casi exclusivamente a tender los graves y
complicados problems que a diario lo inquietaban pro-
cedentes de todos los puntos de Am6rica, y, emplear el di-
nero que recaudaba la Hacienda de Cuba en sostener los
barcos y soldados que combatian la libertad americana,
asi como mantener otras colonies cerianas alejadas del
contagio revolucionario.
En informed a Cienfuegos -8 de noviembre de 1817-
en contestaci6n a las exigencias del brigadier Sebastian
de Kindelin, capitan general electo de Santo Domingo,
que, apoyado en una Real orden del Ministro de Guerra,
demandaba auxilios de todas classes para acudir a tomar el
mando de aquella Isla, di el Intendente a conocer lo delica-
do de su situaci6n:
Bien consideradas todas las razones que median, con la actual estre-
chez y apuros de esta RI. Hacienda que hoy atiende i. todas las posesiones
del Rey ntro. Sor. en estas Indias, necesitadas de muy urgentes y perento-
rios socorros: Poniendo los que exige Sto. Domingo en paralelo respective
con los dados & Pto. Rico, y mediante que para estos se aplic6 y destiny pro-
visionalmente una parte de los products del ramo de Subvencion de gue-
rra, de que se ha dado cuenta & S.M. antes de la ultima RI. orden que los
consigna al cr&dito pfblico: con sincere deseo de concurrir al alivio de las

(149) Archive Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales,
legkjo 138, ndmero 2.








PUBLICACIDNES DEL ARCHIVO NACIONAL DE CUBA


necesidades de Sto. Domingo, y i su important conservation, se acord6:
Que de la parte que aun rest pr. liquidar y cobrar del expresado ramo de
Subvon. antigua, sin perjuicio de su posterior consignacion, pueda satisfa-
cerse la referida libranza de 7.390 ps. y auxiliarse hta. donde alcance al
Sr. Kindelan pr6ximo & pasar su destino... (150)
A fines de septiembre de 1817, lleg6 al puerto de La
Habana la fragata de guerra francesa Belona. Su coman-
dante, Mr. de Prigni, venia a demandar a Ramirez, en
nombre del gobernador de la Martinica, el pago de las
libranzas que por la cantidad de ochenta y seis mil pesos
habia girado el general Pablo Morillo contra la Hacienda
de Cuba, por los auxilios en armas, municiones y viveres
que habia recibido de las autoridades de esa colonia fran-
cesa. A los pocos dias de esa visit, gue --segin confesi6n
de Ramirez- le causaba dificultades, y cuando discurria
los medios para salir airoso, 1leg6 la corbeta de guerra es-
pafiola Diamante, procedente de La Guayra, trayendo a
bordo al coronel Ignacio Ramirez de Estenoz con pliegos
del general Morillo, pintAndose a si mismo, y a su ej4rci-
to, en la situaci6n mis critical y apurada, y pidiendo soco-
rros de toda especie, en grandes cantidades y con la mayor
urgencia. Me penetrW de esta necesidad -dice Ramirez
a la Hacienda de Indias en 27 de octubre-
Conoci qe. este era de los casos en qe. el zelo no debe medirse pr. la posibi-
lidad ordinaria de los medios. Propuse algunos, medite otros p' madurar-
los despues; y obrando en todo de acuerdo con este COpn. Genl. y Consila-
do, a los diez dias de la llegada del Coronel Estenoz se despach6 de aqui p*
la Guayra una fragata de harinas, otras provisions, y trescientos quintales
de p61vora, y mas viveres: se celebr6 una contrata para seis mil y mas ves-
tuarios, y otros articulos, qe. importara 15.000 y mas ps.: y se prepare la
corbeta de guerra Ninfa para conducirlos, con los mas que se pueda en di-
nero y provisions; siendo esta hermosa corbeta la misma, qe. pr. cuenta de
estas Rls. Caxas se compr6 en N* York pr. el Capitin de fragata Dn. Ma-
nuel de Cafias, de qe. inform & V.E. en carta de este Indice N9 488. =
Calculando moderadamente estos y los demas auxilios, dispuestos p* la Cos-
ta fire, juzgo qe. su imported seri, si no excede de quatrocientos mil ps. sin
incluir los anteriores, de igual 6 mayor suma, segun expreso al Genl. Mori-
11o... Para este cfmulo de objetos extraordinarios, ficil es conocer qe. he
necesitado, y necesito valerme de recursos tambien extraordinarios... So-
bre ellos se instruye expediente, qe. remitiri & V.E. luego qe. esten arregla-
dos y concluidos. Procuro que no sean mal vistos, ni execivos, ni mal com-

(150) Archivo Nacional, Asuntos Politicos, legajo 110, signature 21.









POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


Linados, ya qe. gravosos es preciso lo sean hasta cierto punto, y qe. concu-
rran a su adopcion la primera autoridad political y military, v las corporaccs.
y personas de mas influencia; para qe. con los ingresos corrientes bien ad-
ministrados, puedan bastar no solo i estas nuevas y recrecidas atenciones,
sino tambien a las de las Floridas, Santo Domingo, Puerto Rico, y otras mu-
chas, qe. son asistidas y socorridas pr. esta tesoreria, en una extension de qe.
no habia ejemplo. (151)
Precisado a arbitrar recursos para el ej6rcito expe-
dicionario de Morillo, el Intendente no descansa un mo-
mento. En un solo dia -2 de noviembre de 1817- pien-
sa y propone, en varias comunicaciones, lo siguiente: al
Director de la Real Loteria, la celebraci6n de un sorteo ex-
traordinario cuyo liquid product se invertiria en adqui-
rir municiones de boca y guerra para el fin antedicho; al
general Cienfuegos sugiere en un oficio tomar la mitad
del ingreso mensual de Vestuario de Milicias durante seis
meses o un afio, y en otro le propone una corrida de toros,
destinada al mismo fin. (152)
S6lo para el ejercito expedicionario de Venezuela, ex-
cedi6 de seiscientos mil pesos lo gastado por las cajas de
La Habana en poco mis de un afio, de acuerdo con el coro-
nel Ramirez de Estenoz, comisionado a ese efecto por el
general Morillo. En medio de esas activas diligencias,
cue acreditaban la constant atenci6n del Intendente a es-
tos asuntos, recibi6 de Morillo la petici6n de un prestamo
de dos millones de pesos. Despubs -dice Ramirez un tan-
to alarmado por los enormes gastos, al Ministerio de Ha-
cienda de Indias- me han remitido libranzas, y
anunciado otras, qe. excederin de trescientos mil ps. por negociaciones de
aqlP intend' con Casas de Comercio extrangeras. Y al propio tiempo tam-
bien me ha requerido este Consulado para qe. se le entregue todo el produc-
to del ramo de reemplazo, con el qual tiene qe. pagar casi doscientos mil ps.
imported de varias Letras qe. la Comision de 6ste nombre, establecida en Ci-
diz, ha girado & su cargo. = Los ingresos de esta Tesoreria son muy supe-
riores a los de otros tiempos. Quanto es possible los aumenta el solo, y la bien
regulada economic. Pero no pueden alcanzar, pr. grandes qe. sean, p* tan-
to cuimulo de necesidades. Las expresan estos Minros. gens. en los informed
qe. han dado en el adjunto expediente, y no pueden desconocerse. Hoy ten-
go sobre mi cargas muy graves, pr. que con igual eficacia me esfuerzo y com-

(151) Archivo Nacional, Gobierno Superior Civil, legajo 493, nime-
ro 18.689. (487).
(152) Archivo Nacional, Asuntos Politicos, legajo 110, signature 19.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


prometo pr. tender y auxiliar i todos los puntos y dependencias del RI.
servicio qe. lo requieren: y a mas de los cuidados de Venezuela, de las dos
Floridas, de Pto. Rico, Santo Domingo, Ministerio del Rey y Consules de
los Estados-Unidos, y aun del reyno de Mexico, qe. tambien es auxiliado pr.
estas Caxas; han merecido muy extraordinariamente sus erogaciones, ya pr.
las de Marina p* aumentar sus buques, y puestos militares y mariners, ya
pr. las de tierra, con nuevas defenses qe. se estan hacienda, y Milicias qe.
se han puesto sobre las armas, p* resguardo de casi todos los puntos de estas
dilatadas Costas, expuestas & desembarcos y depredaciones de pirates. = Es
sin duda apurada y aflictiva su situation. Sin embargo no desaliento, ni des-
confio de Ilenar todas estas atenciones, sino en su totalidad, del mejor modo,
y en la mayor extension qe. me sea possible, y no recurrir6 & medios perju-
diciales, ni & nuevos impuestos, sino en quanto la political pueda aprovarlos,
y no se opongan ni & la tranquilidad, ni al fomento y prosperidad de esta
Colonia, objeto de mi primera consideration. (153)
En su oficio de 27 de octubre seiiala Ramirez como
necesita de la cooperaci6n de las corporaciones y personas
de mayor influencia para obtener sin protest airada ni
peligro de la paz interior, los recursos extraordinarios de-
mandados para sostener la tirania espafiola sobre las colo-
nias rebeldes. Invariable political cubana que ratifica con
mis claridad en sucesivos escritos, como en este iltimo de
12 de junio de 1818, la que ha de seguir el Intendente, esti-
mada por 61 como base esencialisima para cubrir las cargas
demasiado onerosas que le han caido encima. Para mante-
ner la fidelidad a Espafia de ese grupo influyente de la so-
ciedad cubana, Ramirez accede a demands que empeque-
fiecen la recia personalidad hist6rica del Intendente, sin-
gularmente relacionadas con el trifico de esclavos. Asi ve-
mos, por ejemplo, en la Real orden de 2 de mayo de 1818,
comunicada por D. Martin de Garay al general Cienfuegos:
que en vista de las s6lidas razones que manifesto el Intendente D. Alejandro
Ramirez, apoyadas por el Subinspector de Artilleria de la Habana habia con-
cedido permiso de introducir polvora extrangera con el precise destino de sur-

(153) El intendente Ramirez -27 de julio de 1818- eomunica al Prior
y C6nsules del Real Consulado que con fha. 15 de marzo de ese afio le ofici6
D. Martin de Garay, Seeretario de Estado y del despacho de Hacienda, de
Real orden, haber recibido los informs del Intendente sobre los medios ex-
tmaordinarios de que se ha valido para los grandes auxilios facilitados al
ej6rcito expedicionario de Costa fire, que merecieron la aprobaci6n del Rey.
(Archivo Nacional, Asuntos Politicos, legajo 110, signature 56). = Estas
reales sanciones no faltaron. Asi por Real orden de 24 de junio de 1820, el
Rey da las gracias a las autoridades habaneras por haberse atendido al Ej6r-
cito expedicionario de Costa firm y tambien a la plaza de Cartagena y Vi-
rreynato de Santa Fe. (Archivo Nacional, ibidem, legajo 18, signature 23).








POLfTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


tir las expediciones negreras que con much frecuencia van a la costa de
Africa... (154)
Y las facilidades que daba a los negreros, constant de un
oficio al Intendente provincial de Hacienda de Santiago de
Cuba, fecha 11 de septiembre de 1816, indicendole Ramirez
que no es necesario el formular permisos del Capitan General para las expe-
diciones que se intenten a las costas de Africa en busca de negros bozales. (155)
Al Real Consulado traslada -7 de junio de 1820-
Real orden firmada por D. Antonio Gonzalez Salmon, Secre-
tario de Estado y del despacho de Hacienda de 21 de febre-
ro de 1820, dirigida al Intendente de La Habana que dice:
He dado cuenta al Rey de la carta de V.S. de 3 de Novbre. filtimo N9
1242 solicitando la aprobacion de lo acordado en Junta superior directive de
R1. Hacienda acerca de otorgar a las expediciones negreras que salgan de esta
isla la misma exencion de derechos qe. disfrutan las que salen de la peninsula.
(156)
Esa marcada tendencia a favorecer la trata de esela-
vos, se destaca en los oficios cruzados entire Ramirez y el
Intendente de Puerto Rico en 1820. Oficialmente, en aque-
1la fecha, las autoridades espafiolas no debian permitir el
inicuo comercio. Las de La Habana que conocen no solo la
Real C6dula que asi lo ordenaba, sino tambi6n la Real orden
de 8 de diciembre de 1819 sobre el alojamiento de los comi-
sionados encargados en virtud del tratado firmado con la
Gran Bretafia de vigilar su cumplimiento, a pesar de todo,
se prestaban para burlar el espiritu v la letra del convenio.
El Intendente de Puerto Rico en 10 de julio de 1820 describe
al de La Habana:
La cuantiosa introduction de negros bozales en esta Isla, producida por
la venta de varias expediciones que han hecho abandon, esencialmente la de
la Fama Habanera, ha sobrecargado a sus habitantes de unas dotaciones muy
desproporcionadas al estado de sus fincas, y i la estencion de sus fuerzas.
Estas causes, y la continue subsecuente introduction por permisos Reales, y
de este Gobierno, forma por decirlo asi, un dep6sito de cierta consideration
que tarde 6 temprano ha de necesitar ramificarse por las Islas vecinas; y como
entire ellas seri indispensablemente esa de Cuba la general direction de estas

(154) Archivo Nacional, Asuntos Politicos, legajo 110, signature 73.
(155) Archivo Nacional, ibidem, legajo 109, signature 46.
(156) Archive Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales,
legajo 144, n6mero 1.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


salidas, tanto por la seguridad de su mercado, y altos precious, como por la mu-
tua conveniencia que resultari a ambas poseciones, de estos envios,
y consult las formalidades que debe l1enar para autorizar
la reexportaci6n para Cuba de los negros recien traidos de
Africa, que lo coloquen al abrigo del tratado abolicionista.
A lo que hubo de contestar Ramirez en 8 de septiembre dan-
dole una salida legal para burlar la prohibici6n:
. digo ~ V. que si los referidos negros que existen en esa isla han sido intro-
ducidos en tpo. hibil y bajo las demis circunstancias que especifica el tratado
celebrado entire ntra. Corte y la Gran Bretafia, cuyo tirmino ha expirado en
30 de Mayo 6ltimo, no hay inconvenient para su libre reexportacion a esta
isla i otra poseson. espafiola, spre. que vengan inclusos en partidas de registro,
y que con los certificados correspondtes. de ese Gobierno 6 Intendencia se pa-
tentize la imposibilidad de su venta en ella por las razones expresadas, como
tambn. que su importacion primitive ha sido hecha con sujeccion a las reglas
establecidas en el anunciado Tratado, (157)
habilidad leguleyesca sugerida por Sedano, -Administra-
dor de Rentas- propia de la corrompida burocracia colo-
nial, que asi dejaba abierto el camino a los negreros para
burlar las leyes abolicionistas.
----oOo-
000

En los filtimos dias de marzo de 1817 lleg6 un misterio-
so sujeto a La Habana procedente de Nueva Orleans, pro-
visto de un pasaporte a nombre de John Williams, y fu6 reci-
bido inmediatamente por el capitin general Cienfuegos,
que lo envi6 con un edecAn al intendente Ramirez con encar-
go verbal de atenderlo en la comisi6n reservada de que era
portador. Ramirez --en oficio de 7 de abril de ese afio--
inform6 ampliamente a Cienfuegos que Mr. John Williams,
recomendado por el Padre Antonio de Sedella y los titulados
comerciantes de Nueva Orleans, Pedro y Juan Lafitte, aun-
que poseia y hablaba bien el ingl6s, era francs, ingeniero
y cuyo nombre verdadero era Arsenio LacarriBre Latour.
En su pais de origen sirvi6 en obras civiles, en el departa-
mento de Puentes y Calzadas. Mas tarde vino a Am4rica,
dirigi6ndose a Nueva Orleans, en uni6n de Toledo, Picor-
nell y otros. El gobierno de los Estados Unidos, durante
la guerra con la Gran Bretafia, utiliz6 sus servicios con el

(157) Archivo Nacional, ibidem, legajo 144, ndmero 8.








POLTICA CONTINENTAL AMERICANA DE ESPANA EN CUBA


grado de Mayor en la 7" division military, participando como
ayudante del general Jackson en las iltimas batallas de la
Florida Occidental y en la defense de Nueva Orleans. Re-
cibi6 Ramirez de Lacarriere Latour un libro escrito por es-
te, impreso en idioma ingl6s en Filadelfia en 1816 con la
Memoria hist6rica de aquella guerra. (158) Ramirez lo
describe como hombre sagaz y expert, como de 45 afios, y
con toda la viveza y marcialidad que le imprimi6 la Revolu-
ci6n francesa.
Conocido el Comisionado, me inform- de sus comitentes. El Pe. Se-
della tiene su opinion sentada de buen Espafiol; zeloso hasta el entusiasmo
del bien de su Patria. Conserva las costumbres propias de su estado, en un
pueblo libre y corrompido, es hombre piadoso, y debe ser cindido y sencillo;
poco a prop6sito p* disernir intencs. de los muchos aventureros perversos qe.
alli concurren. = Los hermanos Lafittes son antiguos armadores de Corsa-
rios. Lo fueron en Guadalupe contra los Ingleses,
se trasladaron a Nueva Orleans, fomentando el estableci-
miento piritico de Barataria, usando patentes de corso de
los revolucionarios de Cartagena. Pretendian que era lici-
to hacerlo por estar Francia en guerra con Espafia, y asi se
lo recomendaron los Agentes del gobierno frances en los Es-
tados Unidos. En la guerra de 6stos con la Gran Bretaia,
usaron la bandera americana contra el comercio ingles, y
la de los revolucionarios hispano-americanos contra Espa-
fia. Poseian amn dos o mis barcos armados en corso e in-
teresados en otros empleados contra las propiedades espa-
fiolas, a pesar de que, desde el afio 1815 habian demostrado
al gobierno espafiol por medio del ministry Onis y del Padre
Sedella, haciendo determinados servicios, el deseo de apar-
tarse de la pirateria, lo que garantizaba Lacarri6re Latour
con una carta, dada por Onis en Filadelfia a 22 de marzo
de 1816, con la promesa a nombre del rey de Espafia de in-
dulto y recompensa igual a los meritos que hiciesen, y la
garantia de los dos buques de su pertenencia.
Lacarriere Latour entreg6 a Cienfuegos, entire various
documents, dos cartas --enviadas conjuntamente a Rami-
rez- dirigidas a Cienfuegos, una firmada por Pedro y

(158) Un ejemplar de ese libro estA en la Biblioteca del Congreso de
Washington, D.C.: "Arsen6 Laearrire Latour. -Historical memoir of the
war in West Florida and Louisiana in 1814-15. With an atlas. By Major A.
Lacarri6re Latour... Written originally in French, and tr. for the author, by
H. P. Hugent... Philadelphia: Published by John Conrad and C', J. Maxwell,
printer, 1816. (Esta ficha ha sido facilitada por el Dr. Fermin Peraza, Direc-
tor de la Biblioteca de la Sociedad Colombista Panamericana).








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Juan Lafitte, fechada en Nueva Orleans a 26 de febrero de
1817:
General = Tenemos el honor de enviar a presencia de V.E. M.A. La-
tour que seri quien le entregue esta carta esti revestido de toda nuestra con-
fianza, y esti encargado de dar i V.E. toda la explicacion que podria desear
sobre asuntos interesantes a nuestro Gobierno. Es inutil de entrar en los de-
talles que serian muy imperfectamente dados en una carta. V.E. los sabri
mejor de la propia boca de Mr. Latour que les satisfarx plenamente sobre este
particular. = Se halla instruido de todos nuestros secrets y de consiguiente
V.E. puede hacerle tal pregunta y recibir de el la solution que quisiera sobre
los asuntos importantes que el Padre Antonio ha debido participarle. He-
mos encargado a Mr.Latour de sugerirle el plan que sabemos esti pronto e
infalible a lograr el fin deseado, el de poner un fin al mal que se ha hecho ya,
como de impedir los mayores males que se preparan. = V.E. puede estar
pcrsuadido los medios que hacemos proponer por Mr. Latour, es el resultado
de una larga y profunda reflexion, de la manera que tenemos del perfect
conocimiento de la localidad y de los individuos. Si quedase en el animo de
V.E. la mas minima duda deberi recordarse, que hemos hace tiempo con an-
ticipacion dado aviso de various acaecimientos que se han realizado precisa-
mente tales como lo habiamos anunciado. = La distancia es de consiguiente
la dificultad y peligro de corresponder con V.E. el tiempo que se adelanta, el
mlsterio indispensable que debe encubrir este asunto, la estrechez de las me-
didas que se adopten, nuestra propia seguridad, y de consiguiente la impor-
tancia del asunto: todo exige que V.E. envie una persona acreditada que po-
sea toda la confianza de V.E. y que este suficientemente autorizada para que
observe y ordene lo que pueda requerir la importancia del objeto en question.
Venia acompafiada de las siguientes lines escritas por
el Padre Sedella:
Paltaria esencialmente los verdaderos sentimientos de mi conciencia, si
como amante de nro. piadoso y clemente Soberano, y de la Nacion que tan
sabiamente rige y gobierna y prescindiendo de quanto se me pueda objetar,
no le recomiende a V.E. muy particularmente a los autores de 6sta carta, pues
le puedo asegurar qfiasi de dencia cierta, son capaces de conseguir a nuestro
favor las mas arduas y dificiles empresas. = Nada digo & V.E. sobre el con-
ductor de esta pues el objeto e importancia de su clandestine mission le hace
muy recomendable. El asunto que se trata es delicadisimo el mismo que im-
pone el mas extricto y riguroso secret.
La otra carta era del Padre Sedella, con fecha poste-
rior a las de los Lafitte -1' de marzo- dirigida tambi4n
al general Cienfuegos:
Muy Sor. mio y de mi mayor respeto. Impelido de la mayor confianza
me persuade no dexari de ser del superior agrado de V.E. el arrive & esa del








POLITICAL CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


Portador de este Dn. Arsenio Lacarriere Latour, quien profundamente infor-
mara, i instruirai V.E. del objeto de su mission qiiasi dandestina. Conven-
dri deaembarque a hora escusada, i fin de impedir y evitar ser visto 6 obser-
vado de algunas personas que le conocen, y podrian sernos perjudiciales. En
todo me remito en quanto exponga i V.E. el expresado comisionado... = P.
D. La sabiduria, discretion, y conocida prudencia de V.E. penetrari los
grandes perjuicios, y aun la perdida de la vida de las personas que tan de
buena fe manifiestafin V.E. sus intenciones; y en caso de que V.E. tenga i
blen dar alguna contestacion, puede servirse para la inteligencia de los dos
que firman la carta de la divisa 13. Las cartas interceptadas de los Gobier-
nos de los dos Emisferios circulan con abundancia sus secrets en ese pueblo,
y de a l otras parties. (159)
Ramirez, en el citado informed a Cienfuegos, deja tras-
lucir ciertas dudas hacia los proyectos que le traslada La-
carri6re Latour:
De la confianza que deben merecer tales personas, no puede formarse
juico, sino es conjeturar sobre sus actuales exposies. Pueden estas ser un tri-
vial artificio, para seguir en el inicuo corso, y no perder dos barcos si fueren
aprehendidos. Pueden tambien ser de buena fe; y juzgando pr. su calidad,
no me parecen despreciables i primera vista. Aunqe. la palabra de Mr. La-
tour no sea de tomarse i la letra sobre qe. en seis meses no quedard ningun
Corsario en el Seno...
Algo le extrafia tambi6n que no exijan desembolsos, y
solo pidan el envio de un agent de confianza a Nueva Or-
leans, que no quiso serlo Lacarri6re Latour, rechazAndo la
oferta de Ramirez a quien confes6 sus prop6sitos de esta-
blecerse en Cuba para ejercer su profesi6n de ingeniero o
dedicarse a la agriculture. La elecci6n del agent que ha
de entenderse con los Lafitte para destruir los corsarios del
golfo, y sabotear los planes insurreccionales de los genera-
les franceses y de los patriots americanos, no le parece al
Intendente cosa ficil, porque debe ser. dice a Cienfuegos, de
conocida probidad y lealtad, tan sagaz como active, y qe. A lo menos posea
bien la lengua francesa. Casualmente se halla en esta plaza Dn. Felipe Fa-
co, Secretario qe. ha sido del Ministerio del Rey en Filadelfia, hoy nombra-
do Consul pe la Luisiana; y aunqe. el mismo no puede ser tal Agente secre-
to, Ilevando un caricter p6blico, podri encontrarlo a proposito alli mismo,
dandosele las instruces. conventes. = Todo lo qe. dice Latour es conform,
y por consiguiente con las noticias qe. ya teniamos, sobre el character 6 nu-

(159) Con pocals excepeiones, todos los documents originales relacio
nados con los Lafitte estAn n francs, y fueron traducidos al espaiol por D.
Luis Payne, int6rprete official del Gobierno General de Cuba.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


nero de los aventureros obstinados en hostilizarnos, su probable aumento,
sus empresas, facilidad qe. para ellos encuentran en los Estados Unidos, don-
de les favorecen las instituciones political, y la general propcnsion de los
animos. De los quatro medios que para su exterminio propone, dos son
maritimos militares, de atacarlos en sus salidas y madrigueras, con fuerzas
adeqiiadas, sobre la qual dice con juicio, sin decir especie qe. no est6 previs-
ta, y meditada p* su oportunidad... Los otros dos medios son politicos, de
inteligencias Secretas entire los mismos aventureros, y de atraerlos con ofer-
ta de colonizacion = No es nuevo este registry, ni carece de exemplares.
La prudencia lo aprovaria, tratandose solo de elegir el menor entire dos gra-
ves inconvenientes. De la muchedumbre de aventureros, qe. se abandonan
a la pirateria, sin duda el mayor numero lo hacen por absolute necesidad:
emigrados de Europa, pr. las pasadas revoluciones, exaltacion de los espiri-
tus, sin otro fondo ni capital qe. sus brazos, y su natural inquietud, admiten
todo partido que les promete la subsistencia y mas este qe. les brinda con
esperanza de enriquecerse en prontas y peligrosas rapiias. Un establecimto.
seguro comodo en nuestras Colonias, pudieran distraerlos y apartarlos de su
infame carrera de perdicion, convirtiendolos en vasallos utiles. Es esta ma-
teria en qe. no pueden darse reglas, ni p* discernir y clasificar tales sugetos,
ni p' prometerles lo qe. pr. ahora puede promoter este Gobierno, obra debe-
ri ser, en su caso de grande circunspeccion, supuesto qe. S.M. tenga a bien
acceder i la suplica qe. se le ha dirigido sobre admission de los extrangeros
cat6licos en esta isla: y entretanto, alguna utilidad pudiera sacarse de qe. so-
bre este punto se diese instrucn. a sus Mros. y Consules en los Estados Uni-
dos. (160)
Un proyecto bastante parecido de colonizaci6n, --ofi-
cio de Onis al Intendente, 23 de octubre de 1817- le ha-
bia sido propuesto por un official francs de gran influen-
cia entire los bonapartistas que esperaban en los Estados
Unidos el instant de realizar el proyecto de invadir M-
xico, ofreci6ndose a cortar el proyecto y poner a esos hom-
bres a disposici6n de Espafia para defender sus colonies,
si se les facilitaban dinero para el viaje y tierras en la pro-
vincia de Texas donde establecerse. Como Onis solicita-
ba, en tanto recibia de Madrid respuesta definitive, que le
enviasen desde La Habana los auxilios necesarios para
ayudar a una gente desesperada y dispuesta a batirse con-
tra americanos e ingleses, Ramirez le contest con fecha
9 de enero de 1818:
Un plan semejante al qe. V.E. me indica en oft de 23 de Octubre, se

(160) Archive Nacional, Gobierno Superior Civil, legajo 492, nimero
18.688. (283)








POLITICAL CONTINENTAL AMERICANA DE ESPARA EN CUBA


propuso desde aqui & la Corte en abril del afio anterior. Pero no ha tenido
resolution Soberana = Tambien se espera favorable de las preces dirijidas
& S.M. para estender & esta isla algunas de las franquicias concedidas a la
de Puerto Rico, sobre admission y repartimt9 de tierras & Estrangeros catoli-
cos = Si los sugetos, de quienes V.E. me trata, se inclinasen a venir & esta
isla, tal vez seria mas facil proporcionarles un establecimtQ en ella, qe. no en
otro lugar mas distant, en donde no estarian & mano los precisos auxilios,
y aun se dificultarian los medios de comunicacion. (161)
El Capitin General aprob6 -10 de abril- las solu-
ciones propuestas por el Intendente relacionadas con los
planes de que era portador Lacarri6re Latour, coincidien-
do en la reserve de Ramirez sobre las dificultades aue en-
contraba para realizarlos en dos de ellos por falta de me-
dios maritimos militares hasta la resoluci6n del rey, y pa-
reci6ndole prActicos los otros dos que se confiaban a D. Fe-
lipe Fatio, orden6 al Intendente que con su habitual acier-
to dictara las instrucciones para el desempefio de tan deli-
cada misi6n. Tambien aceptaba Cienfuegos que Lacarri-
re fijara su residencia en Cuba, asi como los otros medios
que indica Ramirez, por ser una convenient media para
minorar la masa devoradora de los que, sin tierra donde es-
tablecerse, tienen en alarma constant a las colonies de
Espafia.
Elev6 Ramirez -12 de abril- a Cienfuegos, que en el
mismo dia di6 por escrito su conformidad, la minute de ins-
trucciones que le. parecieron convenientes dar a Fatio. Re-
comendabale en ellas estudiar sobre el terreno los me-
dios secrets propuestos por los Lafitte al Padre Sedella,
ofreciendolls a nombre del gobierno espafiol gratitud y
debida recompensa; la necesidad de elegir el agent secre-
to indicado en las conversaciones con Lacarri6re, pero cui-
dindose de D. Juan Mariano Picornell y de otros cuya ad-
hesi6n a la monarquia consider dudosa el Intendente.
El agent debia informar con toda seguridad sobre la opi-
ni6: moral que tengan los hermarios Lafitte, y de su in-
fluencia, riqueza y capacidad, asi como de sus actividades
corsarias. Si estos propusieran
aigunos de los medios que indican, p* desbaratar los intentos de los Arma-
dores de Corsarios, frustrandolos, paralizarlos, 6 atraerlos a nuestra causa;
dar- Vd. ai stos puntos toda la atencion qe. merecen: pesara y balanceari la
facilidad, 6 dificultad de la execution, y sus results: y hallando qe. alguna

(161) Archivo Nacional, Asuntos Politicos, legajo 110, signature 16.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs