• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Frontispiece
 Title Page
 Table of Contents
 Motivo
 Guatemala y el destino de...
 Una tertulia original
 La celebracion del grito de...
 Ambiente intelectual que encontro...
 La primera velada de la sociedad...
 Poesia dramatica Americana
 Jose Marti en mi casa
 Marti y el General Justo Rufino...
 Del escenario de un colegio al...
 El ajedrez y el amor
 Del idilio a la tragedia
 El balsamo de una elegia
 Maria Garcia Granados y su tia...
 Una visita a Marti en Nueva...
 Adicion lirica
 La nina de Guatemala
 Maria
 Back Cover














Title: niña de Guatemala
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081332/00001
 Material Information
Title: niña de Guatemala
Physical Description: Book
Creator: Soto-Hall, Máximo,
Publisher: Tipografia nacional,
Publication Date: 1942
Copyright Date: 1942
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081332
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: adk7114 - LTUF
14028159 - OCLC
000666699 - AlephBibNum

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
    Frontispiece
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Table of Contents
        Page 9
        Page 10
    Motivo
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Guatemala y el destino de marti
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Una tertulia original
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    La celebracion del grito de Yara
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Ambiente intelectual que encontro en Guatemala Jose Marti
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    La primera velada de la sociedad "El Porvenir"
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    Poesia dramatica Americana
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Jose Marti en mi casa
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Marti y el General Justo Rufino Barrios
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    Del escenario de un colegio al ascenario de un teatro
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    El ajedrez y el amor
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
    Del idilio a la tragedia
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    El balsamo de una elegia
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Maria Garcia Granados y su tia Adela
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Una visita a Marti en Nueva York
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
    Adicion lirica
        Page 165
        Page 166
    La nina de Guatemala
        Page 167
        Page 168
    Maria
        Page 169
        Page 170
    Back Cover
        Page 171
        Page 172
Full Text











LA NINA DE GUATEMALA


































































MAXIMO SOTO-HALL


Ilr

~ :p~


::





MAXIMO SOTO-HALL




LA NIINA DE

GUATEMALA


EL IDILIO TRAGICO DE JOSE MARTI


GUATEMALA, A. C.
NOVIEMBRE DE 1942





,1-1a. (


ATtIN
AMEACA


G6421-3M-1 1-42 IMPRESO NUMERO 822
TIPOGRAFIA NACIONAL-GUATEMALA, C. A.


























A LA VENERADA MEMORIAL DE
DON MANUEL SANGUILY. GRAN
INTELLECTUAL. GRAN PATRIOT.
GRAN AMIGO Y GRAN CABALLERO.


CON REVERENT ADMIRACION.
















CONTENIDO:

Phgina
M otive ............................................... 11
Guatemala y el destiny de Marti..................... 15
Una tertulia original ................................. 21
La celebraci6n del grito de Yara...................... 35
Ambiente intellectual que encontr6 en Guatemala Jos6
Marti ............................................... 45
La primera velada de la Sociedad "El Porvenir"........ 53
Poesia dramatica americana........... .................. 65
Jos6 Marti en mi casa................................ 75
Marti y el General Justo Rufino Barrios.............. 89
Del scenario de un colegio al scenario de un teatro.. 101
El ajedrez y el amor ................................ 113
Del idilio a la tragedia .............................. 121
El bilsamo de una elegia............................ 131
Maria Garcia Granados y su tia Adela............... 139
Una visit a Marti en Nueva York .................... 153


ADICION LIRICA

La nifia de Guatemala ............................... 167
M aria ................................................ 169













MOTIVO


STE libro no es un libro de historic,
ni un libro de memories, ni una no-
vela, ni una historic novelada. Partici-
pa de los cuatro generos sin pertenecer
a ninguno de ellos. Es el reflejo field de una
epoca vista en su hora palpitante; un gran
cuadro de costumbres que sirve de proscenio
a un idilio doloroso, que, por el campo senti,
mental en que se desarrolla y por las luctuosas
consecuencias que tuvo, muy bien podria de-
nominarse: Idilio Trdgico.
En mis largas conversaciones con uno de
los mas eminentes cubanos de su epoca y de
todas las epocas, don Manuel Sanguily, res-
pondiendo a su iniciativa bondadosa, a su
interns patri6tico, le referia episodios rela-






MAXIMO SOTO-HALL


cionados con distinguidos compatriotas suyos
que habian vivido en la America Central; epi-
sodios que yo conocia por autorizados relates,
algunos de ellos, otros por propia observaci6n
y muchos como autor, y no de segundo tir-
mino, en los hechos a que me referia.
Sanguily escuchaba con la atenci6n con
que saben hacerlo los hombres superiores
aunque se trate de cosas sencillas, cualidad
que constitute el resort secret de que dispo-
nen para utilizar y aprovechar cuanto a sus
oldos llega, como la plant aprovecha todos,
hasta los mas insignificantes elements de la
tierra y del aire para convertirlos en policro-
mas y perfumadas corolas o en dulces y jugo-
sas frutas.
En cierta oportunidad, despues de algo
que se relacionaba con la permanencia de
Antonio Maceo en Costa Rica, me dijo, y me
lo repiti6 en otras varias ocasiones, que era
muy convenient que yo escribiese mis re-
cuerdos "sobre los cubanos en el destierro",






LA NI&A DE GUATEMALA


con lo que salvaria importantes vacios de la
historic de Cuba, que posiblemente ningin
otro, que no hubiera tenido las oportunidades
que yo tuve, podria facilmente llenar.
Este libro constitute algo del compro-
miso que contraje con el gran patriota cubano
que me distingui6 con tan generosa amistad,
como para permitirme visitarlo cuando, gra-
vemente enfermo, s61o recibia a los predi-
lectos de su coraz6n.
Mientras puedo satisfacer sus deseos
plenamente y pagar mi deuda, cumplo con el
deber de consagrar estas paginas a su memo-
ria, digna del culto de sus compatriotas y de
la veneraci6n de los americanos.














GUATEMALA Y EL
DESTINO DE MARTI


SA IDEA de que un destino determinado
e ineludible preside la vida de los series
humans, es algo que, con just raz6n,
repugna a los espiritus independientes. El
libre albedrio de que gozamos, si no real,
casi real; los milagros que realize la voluntad al
servicio de una aspiraci6n; los cambios a que suelen
dar lugar en la orientaci6n de una vida, las resolu-
ciones decididas que se toman, arguments son, de
no escaso peso, para rechazar la idea de que antes
de venir al mundo tenemos trazado el camino que
en 61 nos corresponde recorrer; que ya esti marcada,
sin admitir variantes, la trayectoria que debe seguir
nuestra existencia desde la cuna hasta el sepulcro.
Pese a estas consideraciones 16gicas, humans, que
se oponen a la aceptaci6n de un destiny inmutable,
hay sucesos, coincidencias, encadenamientos de he-






MAXIMO SOTO-HALL


chos, que obligan a admitir que, por lo menos en
los grandes lineamientos de la vida, en aquellas cosas
que no dependent directamente de nuestro arbitrio,
hay algo que si no es, por lo menos se asemeja a una
secret predestinaci6n. La historic nos ofrece infini-
tos casos que pueden confirmar esta teoria y en la
vida de Jose Marti encontramos, al respect, uno
de los ejemplos mis evidentes y reveladores.
Marti parece que por esa ley misteriosa del destiny
a que hemos aludido y que no puede ni definirse
ni explicarse, estaba l1amado a tener un entronque
spiritual, y muy hondo por cierto, con la Repiblica
de Guatemala. Su mis tierna y estrecha amistad,
su amor casi inico, esos dos sentimientos, los mis
altos y mis nobles que alientan en el coraz6n
human, fueron despertados en el suyo por un gua-
temalteco y una guatemalteca.
El mejor de sus amigos de la infancia, "su herma-
no del alma", el que alivi6 sus dolores de nifio melan-
c6lico, el que le hizo olvidar, en parte, las amarguras
que una precaria situaci6n econ6mica traia a su ho-
gar; el que supo comprender el martirio que le hacia
sufrir una enfermedad horriblemente atormentado-
ra-el genio-fu6 un nifio de Guatemala.
Tal hecho no tendria nada de particular si Gua-






LA NIRA DE GUATEMALA


temala hubiese contado en Cuba, cuando Marti
entr6 en la vida, con una colonia numerosa. No era
sin embargo asi. Puede muy bien asegurarse que en
la segunda mitad del pasado siglo los uinicos gua-
temaltecos, de alguna consideraci6n, que residian en
La Habana eran un acaudalado caballero, de nombre
Bernardo Valdes Dominguez, y los miembros de su
familiar. De 6stos, Fermin Vald6s Dominguez, uno
de los hijos, fu6 quien, con delicado espiritu y precoz
adivinaci6n, acert6 a comprender a Marti y fu6 en
moments, para 61 penosos, el mis tierno compafiero
de su infancia. I Qu6 fuerza misteriosa pudo hacer
que en el laberinto de una gran urbe se encontraran
esos dos nifios de distinta clase social, de diferentes
nacionalidades? I Qu6 imAn secret fue capaz de
ponerlos en contact cuando tantos motives habia
para que hubieran podido no encontrarse jams ?
Las races de esta amistad, demasiado vigorosas,
dieron por resultado que perdurase eternamente.
Pasada la adolescencia, ya en la juventud, se estre-
charon mis las ligaduras de su afecto por obra de
las ideas patri6ticas en que ambos comulgaban. En
defense de esos principios, a causa de sus primeras
rebeldias, fueron victims del rigor de las autorida-
des espafiolas y en esas horas de prueba encontraron







MAXIMO SOTO-HALL


en el seno de su amistad fuerzas y resignaci6n para
sufrir y nuevo aliento para continuar la obra a la
que habian consagrado su juventud y su inteligencia.
La amistad habia vinculado indirectamente a Mar-
ti con Guatemala; antes de poco tiempo, debia vincu-
larlo a ella el amor. La pasi6n mis grande, sin duda
alguna, que alent6 en su alma, fu6 la que le inspirara
Maria Garcia Granados. El mismo lo confiesa asi
cuando dice: "I La frente que mis he amado en la
vida!" Y a este respect hay que recorder que Marti,
aparte de los atractivos de su talent, poseia una
gran seducci6n fisica para las mujeres. Su fisono-
mia, sin llegar a la belleza, que s61o existia en sus
soberbios ojos, era fuertemente impresionante. Rosa-
rio, la heroina del c6lebre "Nocturno" que escribiera
el poeta mexicano Manuel Acuia antes de poner fin
a su vida, tuvo para el cubano proscrito un lugar pre-
ferente en sus afectos, y otras con ella, inclusive da-
mas guatemaltecas, sintieron la poderosa atracci6n
del astro. El, por su parte, no fue indiferente a estas
halagadoras tentaciones, pero, sin temor de equivoco,
puede afirmarse que ninguna lleg6 a penetrar tan
intense, tan hondamente en su alma, como "la nifia
de Guatemala, la que se muri6 de amor".
En repetidas ocasiones, sobre todo cuando corn-







LA NIRA DE GUATEMALA


partia la mesa con la familiar Valdes Dominguez,
debi6 oir Marti de labios del jefe de la casa referen-
cias a su patria. Con la fuerza de expresi6n que ad-
quieren en tierra extrafia los recuerdos del suelo
native, el senior Valdes Dominguez hablaria de su
Guatemala ausente, y sin tener que ailadir nada a
la verdad, pintaria sus admirables bellezas naturales,
que admiten poca rivalidad en el mundo; traeria a
cuenta la indole bondadosa y hospitalaria de sus
hijos que tienen el toldo de su tienda siempre listo
para ofrecer albergue al extranjero; sabria de sus
mujeres, que sin gozar de fama continental, bien
merecen plano de honor en el palenque de la belleza
femenil americana.
Las relaciones de paises lejanos impresionan en
general a las imaginaciones infantiles y perduran en
la mente, aunque s6lo sea bajo la forma de una in-
trigante curiosidad. Esto que puede decirse de todos
los nifios, casi sin excepci6n, cuando se trata de los
que estin dotados de una inteligencia despierta, de
una fantasia viva, de un anhelo de conocer y sa-
berlo todo, como acontecia con Jose Marti, hace
comprender que los relates nostilgicos del caballero
guatemalteco, sencillos pero emocionantes, influye-
ran mis tarde para que el cubano ilustre sintiese en







MAXIMO SOTO-HALL


su voluntario exilio el deseo de visitar a Gua-
temala.
A estas influencias preteritas, se sumaron otras
recibidas ya cuando era hombre, susceptibles de
despertar en 61 una viva simpatia por la joven re-
piblica centroamericana. El hecho de haber recono-
cido el gobierno de Guatemala la independencia de
Cuba, motive de gratitud, particularmente para un
patriota de los quilates de Marti; la acogida cordial
de que habian sido objeto muchos emigrados cuba,
nos en el seno de la sociedad guatemalteca; el apoyo
que otros habian recibido official o particular, como
Jos6 Maria Izaguirre y sus familiares, factors po-
derosos fueron que se sumaron para decidirle a vi-
sitar la pintoresca tierra del quetzal. El dia 26 de
marzo de 1877 el future apostol, hkroe y martir de
su patria, procedente de M6xico arrib6 a las playas
guatemaltecas.
I Quien le esperaba?
SEl amor














UNA TERTULIA ORIGINAL


k96A CASA del General don Miguel Garcia
Granados, modern en su exterior, respon-
dia en lo interior a las caracteristicas pro-
pias de los viejos caserones coloniales;
pesados muros, piezas amplias de alto techo, exten-
sos patios, anchos corredores, much aire, much
sol, much luz. Mansiones, en una palabra, cons-
truidas de acuerdo con la vida de caprichosa holgan-
za que gastaban los nobles caballeros de la capital
del Reino de Guatemala y adecuadas para servir de
albergue a sus numerosas families.
Ocupaba la casa un cuarto de manzana en la part
mis c6ntrica de la ciudad. Daba acceso a ella una
gran puerta de madera de caoba primorosamente
tallada. Fingia el aldab6n un tigre de bronce en
actitud de acecho, pendiente de la cola y aprisionan-
do entire sus patas delanteras una bolita que servia
para golpear en el llamador. Desempefiaba esta fun-







MAXIMO SOTO-HALL


ci6n raras veces, pues, contra la costumbre predo-
minante en la ciudad, donde un habito inveterado
de hermetismo -herencia espahola- hacia que las
puertas y aun las ventanas de las principles casas,
estuvieran regularmente cerradas, 6sta permanecia
de par en par, como si reflejara el espiritu hospita-
lario y acogedor de las personas que en ella ha-
bitaban.
Ocupaban el ala izquierda del edificio, forman-
do angulo, dos grandes salones que ostentaban in
mueblaje lujoso, ligeramente deteriorado, mas que
por los estragos del tiempo, por un negligente des-
cuido que se adivinaba al primer vistazo. Venian a
continuaci6n el dormitorio de los duefios de casa;
las alcobas de las hijas mujeres; y en los fondos la
cocina y el cuarto de sirvientas. El ala derecha esta-
ba destinada a los hijos varones y a dos sobrinos
que vivieron siempre al lado del general.
En la parte delantera del edificio, encuadrado por
los corredores, un gran patio hacia las veces de jar-
din. Llamaba la atenci6n en 61, por ser plant ra-
risima en la ciudad, una frondosa parra que ofrecia
fresca y tupida sombra. Detras de ese emparrado se
hallaba el comedor. Tenia 6ste una extension tan
grande como todo el frente de la casa y la amplitud






LA NIRA DE GUATEMALA


de la mesa correspondia al recinto. Tal lo demanda-
ba, no tanto lo numeroso de la familiar, cuanto los
muchos invitados que regularmente tenia aquella
pr6diga y obsequiosa familiar.
Para formarse un concept de lo que eran las ter-
tulias-originales, pintorescas, lenas de atractivo-
que tenian lugar en aquella mansion, precise es sa-
ber algo de sus moradores. Eran estos, es decir los
miembros que componian la familiar, personas de
clara inteligencia, de fogosa imaginaci6n, de alegre
caricter, de ingenio travieso, decidores y amables,
amantes de la missica y de la poesia, que con raras
disposiciones cultivaban; amplios de ideas, despreo-
cupados de costumbres y dispuestos siempre a
derrochar el tiempo, sin la menor avaricia, en es-
parcimientos concordantes con sus aficiones.
Don Miguel Garcia Granados era alto, muy del-
gado, se susurraba que padecia de tuberculosis; la
color triguefia, el cabello negro y ondeado, que con-
serv6 intacto y casi sin emblanquecer hasta su
ancianidad; despejada la frente, grandes, negros y
expresivos los ojos, patrimonio de la familiar. Poseia
un s6lido talent fortalecido por selectas lectures;
era humorista y sarcistico. Gracias a su imaginaci6n
viva, a su concepci6n ripida y a su expresi6n ficil,






MAXIMO SOTO-HALL


resultaba un brillante orador, campeando en sus dis-
cursos al igual la forma y el fondo. A esas dotes de
tribune se debi6, el que pudiera en la Asamblea Na-
cional, siendo diputado, poner chispa a los primeros
movimientos de la revoluci6n reformadora que mis
tarde debia encabezar. Lo dominaba una clasica
pereza fisica que hacia impossible admitir que le
hubiese permitido desarrollar actividades de revolu-
cionario y de caudillo. En oposici6n con esa negli-
gencia corporal, era intelectualmente muy dinimico,
y siempre que le fuese dado laborar en posici6n ho-
rizontal, pocos eran capaces de aventajarle en el
trabajo.
Cas6 don Miguel con una hija de su hermana Ma-
ria Josefa, llamada familiar y socialmente, Pepita y,
la Masa de los Estudiantes, por la juventud, a la que
se vinculaba en. alegre camaraderie. Escribi6 mu-
chos y muy buenos versos; cantaba con guitarra
donairosamente acompafiada de Batres Montifar;
era afecta a las polemicas y las sostuvo muchas y
muy fogosas con los mis destacados intelectuales de
su tiempo, logrando, si no convencerlos, silenciarlos
mis con su ironia que con su dial6ctica. En aquellos
tiempos en que los caballeros, aun los que tenian
mejor puesto el coraz6n, salian en las noches acom-






LA NIRA DE GUATEMALA


pafiados de sirvientes con faroles y dagas, ella circu-
laba en altas horas por las calls de la dormida
ciudad y visitaba a sus amigos, los mismos con quie-
nes polemizaba, sin cuidarse de los asaltos frecuen-
tes y tan temidos, de lanas y enchamarrados. "Talen-
to penetrante, ha dicho de ella Marti, alma ardiente,
carActer batallador, por much tiempo animaci6n y
para siempre gala de la literature guatemalteca".
Su hija Cristina, la que fu6 esposa de su hermano
Miguel, hered6 de ella muchas de sus cualidades y
tambi&n sus defects: la viveza de caracter, la verba
facil y fogosa, el don de la sitira y de la burla, la
frase hiriente y el valor material. Muy tiles y
arriesgados fueron los servicios que prest6 a la re-
voluci6n acaudillada por su esposo. Fisicamente, era
mas atractiva que bella.
Entre las hijas mujeres del matrimonio Garcia
Granados, a la hora en que se proyecta este cuadro,
ninguna de ellas Ilegaba a sefiorita en el sentido
mundano de la palabra, pues, si bien aparecian en
sociedad, no habian sido oficialmente presentadas
en ella. Maria, la mayor, acababa de cumplir quince
afios y Adela, la segunda, apenas trasponia los cator-
ce; Cristina, Luz, Leonor y Amelia, aun eran pe-
quefiuelas. Maria era una criatura adorable fisica






MAXIMO SOTO-HALL


y moralmente, sin que Adela desmereciera much
ante su hermana. Aunque conoci a Maria siendo ain
nino, la veo como si la tuviese ante mis ojos: alta,
superando en estatura a las proporciones de su edad;
delgada y flexible; dos trenzas opulentas rodaban
por su espalda hasta mis abajo de la cintura; par-
tido en bandas el cabello, brillante, negro y ligera-
mente ondeado; el cutis, de palidez transparent le
imprimia una misteriosa espiritualidad; los ojos
grandes, obscures, pese a su languidez sofiadora,
dejaban adivinar la llama de romintica pasionalidad
en que ardia aquel ser sensitive y vibrant. Tal la
nifa de Guatemala....
Los varones de la familiar estaban menos favora-
blemente dotados por la naturaleza. En lo fisico se
parecian al padre: altos, flacos, triguefios. Se apar-
taba de la regla, Julio, que constituia una bella
excepcion. Hubiera servido admirablemente de mo-
delo a un escultor para cincelar un magnifico Apolo.
Los sobrinos, mas que los hijos, hacian honor a la
familiar; respondian mejor a sus originals caracte-
risticas. Llamibanse Julio y Joaquin, pero general-
mente eran conocidos por el apodo de Chopa alegre
y Chopa triste, asi como su tio por el de Chafandin,
sin que se supiera, a ciencia cierta, el origen de tales






LA NIRA DE GUATEMALA


sobrenombres. Por lo que hace al calificativo apli-
cado a los Chopas, convenia perfectamente con el
caricter de cada uno de los dos hermanos. Julio era
animado, m6vil, bullicioso, amigo del baile y del
bureo, chistoso en su charla, exagerado, hacienda
honor a su cepa andaluza, apto para conquistarse
simpatias y abrirse camino entire todas las classes
sociales. Poseia una agradable voz de baritone y sal-
pimentaba las canciones picarescas con donairosa
gracia.
Joaquin tenia un tipo aristocritico de legitimo
sello: la tez blanca mate cubierta de una palidez
que intensificaban su bigote, perilla, cabello y ojos
obscuros. Vestia siempre de negro y como por un
accident habia quedado baldado de una pierna,
cojeaba al andar, procurando, con estudiado ade-
man, poner cierta elegancia en su claudicaci6n. En
la izquierda llevaba un anillo caprichoso que lo mis-
mo podia ser un amuleto egipcio, que un jeroglifico
maya, de acuerdo con su natural misterioso. Amaba
la discusi6n y era habilisimo en el manejo del so-
fisma. Maestro de ajedrez, pretendia que nadie en
la capital era capaz de ganarle una partida, excep-
ci6n hecha de su tio que era en Guatemala lo que
hoy se llama un campe6n.






MAXIMO SOTO-HALL


Con las excepcionales condiciones de esta familiar,
ficil es comprender que las tertulias que organiza-
ban eran por todo extreme interesantes. Originales,
ya que siempre en ellas se registraba alguna nove-
dad, algo que salia de la vida comuin y mon6tona de
Guatemala; pintorescas, por los elements hetero-
g6neos y a veces ex6ticos que las integraban; y gra-
tisimas por la libertad de que en ellas se gozaba,
hasta el punto de que cada uno de los tertulianos
se sentia como en su propia casa. En ellas se veian
los 6ltimos diplomiticos acreditados ante el gobierno
de la naci6n; hombres de ciencia que visitaban el
pais; escritores y poetas nacionales y extranjeros;
emigrados politicos de Sud y, sobre todo, de Centro
America; actors y artists de nota que actuaban en
el finico coliseo con que contaba la capital; altos
funcionarios del gobierno que se encontraban en el
poder y conspicuous exfuncionarios del bando conser-
vador que habia caido; sacerdotes y libres pensado-
res; prestidigitadores y bailarines.
Pese a elements tan opuestos como los que se
encontraban en los salones de Garcia Granados, en
que pugnaban, hasta cierto modo, las ideas political
y religiosas y hasta las mismas costumbres sociales,
reinaba en aquellas tertulias la. mis perfects armo-







LA NIRA DE GUATEMALA


nia y la mis complete concordia. Sin duda alguna
este feliz consorcio tenia su origen en la constitu-
ci6n, modalidades y costumbres de la familiar que
a grandes brochazos dejo esbozada.
Con la rapidez con que corrian las noticias en una
ciudad pequefa como era la capital de Guatemala
alli por el afio de 1879, sin que fuese necesario el
concurso de los peri6dicos, se supo que la noche a
que vamos a referirnos, en la tertulia de la casa de
Garcia Granados, el poeta cubano Jos6 Joaquin Pal-
ma, iba a recitar algunas de sus poesias. Como es
natural la concurrencia fue numerosa, much mayor
que en los dias ordinarios. Todo el mundo deseaba
oir al portalira que, aparte de ser un gran inspirado,
era al mismo tiempo un magnifico recitador. A esto
debia agregarse, -punto de interns para las da-
mas-, que Palma estaba en la plenitud de su juven-
tud y que era un tipo de hombre verdaderamente
hermoso. "Arabe blondo, -le Uam6 Manuel de la
Cruz por aquel tiempo-, arrogante como un pirata
escandinavo y femenil como una hermafrodita del
celeste coro, mistico y sensual como un ermitafio".
Era alto, blanco, nariz final, ligeramente arqueada,
cabellos rubios y barba del mismo color, que usaba
sobre el pecho, recordando la de Maximiliano de






MAXIMO SOTO-HALL


Hapsburgo; ojos azules de una expresi6n acaricia-
dora que se combinaba perfectamente con su voz
dulce y sonora y con la frase galante que en todo
moment apuntaba a sus labios.
Entr6 el poeta acompaiiado de Jos6 Maria Iza-
guirre, como 6l, emigrado cubano, uno de los firman-
tes de la c6lebre constituci6n de Guaymaro. Era
director en aquel entonces de la Escuela Normal y
sus hermanas, asesoradas por su hermano Jos6 Ma-
nuel, tenian un colegio que era, en aquel entonces,
frecuentado por todos los niflos de las classes ele-
vadas de la sociedad. Pasados los saludos, las pre-
sentaciones y la ovaci6n de que fue objeto el poeta,
6ste di6 principio a sus recitaciones.
Despues de escucharle varias poesias que desper-
taron una tempestad de aplausos, alguien, aprove-
chando un silencio, dijo:
-Las d6cimas "A Guatemala", queremos oir las
d6cimas "A Guatemala", y un coro general y entu-
siasta apoy6 la solicitud.
Las decimas, vibrantes y sonoras volaron por los
salones en medio de un silencio religioso que, a im-
pulso de la emoci6n, se prolong breves moments
despues de oidas y que di6 relieve a la consagrato-
ria aclamaci6n que las sigui6.






LA NIRA DE GUATEMALA


Cuando se hubo despejado el campo en torno del
poeta, Maria Garcia Granados dej6 su asiento y se
adelant6 a felicitarle.
-i Que d6cimas tan lindas dijo la joven, c6mo
me lleg6 al alma lo que dice de mi patria!
-Y lo que se refiere a Ud. I qu6 le ha parecido?
repuso Palma.
-I A mi? Yo no he oido nada para mi.
-Palma, casi a su oido musit6 esta d6cima:

i Guatemala! tus hermosas
Derraman dulces hechizos
De sus perfumados rizos,
De sus formas vaporosas
Son doradas mariposas
Del universe ideal,
Que en tu seno virginal
Se posan regando olor
Y hacen la corte de amor
De la America Central.

-Y de esa corte de amor, quien si no Ud. digna
reina?
Una ola de sangre puso tinte de rosicler en el pi-
lido rostro. de Maria. Apunt6 en sus labios leve son-
risa; guard corto silencio y repuso, sin aludir a la
galanteria:







MAXIMO SOTO-HALL


-Debo advertirle que no me han impresionado
menos las que se refieren a Cuba. Yo me educo en
el colegio de Izaguirre y alli he aprendido a amar
esa tierra desgraciada y heroic, como Ud. la llama.
Todo lo que se refiere a ella me interest.
Palma tom6 entire sus manos la blanca y fina de
la adolescent y fij6 en ella sus grandes ojos azules
con una rara expresi6n de tristeza. Mas tarde, en
una admirable elegia, di6 a conocer los pensamientos
sombrios que en aquel moment pasaron por su
alma.
Izaguirre se adelant6 al centro de la sala y levant
la mano indicando que deseaba ser oido:
-Ya ustedes, cada uno de ustedes, dijo, habra
tenido ocasi6n de apreciar los versos que de labios
de su autor hemos tenido el deleite de escuchar y
se habrAn formado juicio de lo que es y lo que vale.
Quiero, sin embargo, dar a conocer la opinion que de
tan ilustre compatriot, tiene otro no menos ilustre,
que muy pronto se encontrara entire nosotros: Jose
Marti, orador eminente, patriot sin tacha, poeta
tambien y, sobre todo, prendas que no siempre se
adunan, une a un poderoso cerebro, un gran coraz6n.
Si de memorial el pirrafo que quiero que ustedes
saboreen y con su permiso voy a darlo a conocer.






LA NIRA DE GUATEMALA


"Ti eras poeta en Cuba-dice Marti a Palma-y lo
hubieras sido en todas parties. Mudan con los tiem-
pos las cosas pequefias, las grandezas son unas y
constantes. Tal fu6 el hombre viejo, tal el nuevo.
Ni ligrimas mis amargas que las que flora Homero,
ni sacrificio mis noble que el de Leandro. Safo di6
el salto de Leucades; porque lo den desde el Sena
I es menos heroico el salto de las modernas numero-
sas Safos ? Tit, Palma, hubieras sido aeda en Grecia,
scalder en Escocia, trovador en Espafia, rimador de
amores en Italia. Rimador de amores! Ti eres de
los que leen en las estrellas, de los que yen volar las
mariposas, de los que espian amores en las flores,
de los que bordan suefios en las nubes. Se viene aci
a la tierra unas cuantas veces cada dia, y el resto,
Soh amigo! se anda alli arriba en compafia de lo
que vaga. iRimador de amores! a ti, poeta tierno,
no conviene el estruendo de la guerra, ni el fragor
dantesco de los ayes, las balas y los miembros. Tit
tienes mas del azul de Rafael que del negro de Goya.
Tit mundo son las olas del mar: azules, rumorosas,
claras, vastas. Tus mujeres son nayades suaves.
Tus hombres, remembranzas de otros tiempos. Tit
llevas levita, y no la entiendes. Tit necesitas la ban-
da del cruzado. Vives de fe; mueres de amor".






MAXIMO SOTO-HALL


Cada palabra, cada frase, cada concept de aque-
Ila prosa vibrant y ritmica, debi6 caer en el alma
soiadora de Maria, como en noche calida las gotas
refrescantes del rocio en el sediento cAliz de una
flor. Romantica -i Qui6n que Es no es romAntico!
ha postulado Dario- en el laboratorio de su imagi-
naci6n debi6 forjarse la figure del autor a la media
de su ideal acariciado e imaginaria asimismo que
no podia menos de ser un "rimador de amores",
capaz de "vivir de fe y de morir de amor". Ya la
capilla de su coraz6n estaba abierta para recibir al
peregrino que elevaria en ella su emotiva plegaria.
Siguieron algunos seleccionados trozos de canto
y mfisica y para imponer una nota festival a la reu-
ni6n, Julio Garcia Granados, con el gracejo de que
disponia, enton6 algunas canciones mexicanas tra-
viesas, algo verdes, que provocaron franca y bulli-
ciosa hilaridad. Despuis, una parte de los concu-
rrentes pas6 al comedor y la otra a la sala de juego,
donde se probaba la suerte en diversos campos y se
solia dejarla hasta que la -luz del sol venia a subs-
tituir la palida de las velas agonizantes.














LA CELEBRATION DEL
GRITO DE YARA

OS ESTABLECIMIENTOS de ensefianza
mixtos no existian en Guatemala alli por
Sel afio de 1877. Algunas sefioras de edad,
por lo regular solteras, pertenecientes a
buenas families, pero venidas a menos por
quebrantos pecuniarios, como medio de ayudarse a
vivir, sostenian lo que se l1amaban escuelitas. Reu-
nian en 6stas un grupo seleccionado y reducido de
niiios de ambos sexos que no pasaban nunca de los
seis aios y a los cuales iniciaban en las primeras
letras usando la legendaria Cartilla de San Juan. Se
trataba de una especie de riisticos kindergarten, sin
ninguna orientaci6n pedag6gica y tan alejados de las
conquistas de esta ciencia, que todavia solia hacerse
uso de la clasica palmeta, funciones que en veces
substituia la pantufla ae las viejas institutoras.
La Ilegada de ua grupo de emigrados cubanos que






MAXIMO SOTO-HALL


venian a establecer un colegio mixto con alumnos
mayores de los seis afios, cosa improcedente para
la Itica escolar de aquellos tiempos, produjo alarm
en el primer moment y curiosidad despues. Los
pedagogos cubanos se decia -y fue una verdad bien
comprobada- eran portadores de sistemas de en-
seiianza modernos, de m6todos recientemente im-
plantados en los Estados Unidos, dispuestos a poner
en practice en Guatemala los iltimos adelantos edu-
cacionales.
Hubo, en un principio, resistencia para aceptar
el nuevo colegio entire algunos padres de familiar, en
los hogares de ambiente conservador, donde la con-
vivencia de niiios de ambos sexos mayores de seis
aiios no se admitia de buen grado. En cambio en el
sector liberal, la innovaci6n contaba con apoyo
complete. Como resultado final hubo un acuerdo
tUcito, influido por la simpatia official, y el colegio
cubano vino a ser el plantel de moda, frecuentado
por todo lo mis select de la niiez guatemalteca.
Los fundadores del nuevo establecimiento docen-
te que venian a modificar los viejos sistemas, a
poner en practice las leyes de instrucci6n pfblica
reci6n proclamada por el gobierno surgido de la re-
voluci6n reformadora, y a abrir nuevos horizontes a







LA NIRA DE GUATEMALA


las generaciones que se levantaban, eran en realidad,
un grupo de personas llenas de indiscutibles mere-
cimientos en lo intellectual, en lo social y en lo moral.
Figuraba en primera fila, Jose Maria Izaguirre,
pedagogo de studio y de alma. Habia regentado
con gran 6xito, un colegio fundado por l6 en la
ciudad de Bayamo, pero tan pronto como fu6 lan-
zado el Grito de Yara, lo clausur6 para incorporarse
a las filas de los independientes. Su criterio sano, su
don de consejo, le llevaron a integrar el gobierno re-
volucionario y en el desempefio de sus funciones
prest6 valiosos servicios. Durante los primeros tiem-
pos, fue director efectivo del colegio, pero luego fue
director spiritual. El gobierno de la repfiblica, ha-
ciendo honor a sus m6ritos, le encarg6 de la direcci6n
de la Escuela Normal.
Su hermano Jos6 Manuel, debido a las activida-
des arriesgadas que despleg6 en pro de la causa de
Cuba, fu6 el primer patriota deportado a Ceuta, des-
pues de la proclamaci6n de la independencia, ha-
biendo logrado evadirse al Ilegar a Cadiz. Aparte de
descollar en various ramos, era notable como dibu-
jante y caligrafo. Margarita Izaguirre viuda de Mu-
foz, hermana de ambos, que desempefiaba el cargo
de director, poseia una s6lida cultural y juntaba a







MAXIMO SOTO-HALL


sui en6rgico caricter una equilibrada suavidad. Fa-
miliarmente le lamaban Matica, lo que di6 lugar a
que en el ambiente un poco lugarefio de la ciudad,
al colegio cubano se le 11amase el olegio de las Ma-
ticas. Clara, su hermana, pequefiita, sencilla, carifio-
sa, y sus sobrinas Clemencia, Catalina y Lucia,
formaban el profesorado femenino. En el masculine
figuraban algunos educadores guatemaltecos, pe-
dagogos distinguidos y personas de reconocida
preparaci6n en las materials que les estaban enco-
mendadas.
La mayor parte de los alumnos, frisaban entire los
ocho y los doce afios. Pero tambien recibian classes
de pintura, miisica y canto, literature y algunas otras
materials de adorno, muchachas de quince, diez y
seis y hasta diez y ocho afios. Entre 6stas predomi-
naba por sus galas y sus prendas Maria Garcia
Granados.
En el aula principal, que hacia las veces de sal6n
de actos, habia un cromo en colors que me impre-
sion6 siempre. Sobre un pefiasco batido por el mar,
que representaba a la Gran Antilla, alzAbase una
hermosa mujer vestida con hibito talar, medio en-
vuelta en un manto de puirpura. Ceiia su cabeza el
gorro frigio y en la diestra empufiaba la bandera de






LA NIRA DE GUATEMALA


la esfreila solitaria. A sus pies unos negros, rotas las
cadenas, simbolo de la libertad que les otorgaran las
leyes revolucionarias, extendian sus manos en acci6n
de gracias a la figure central que representaba a
Cuba libre.
La familiar Izaguirre estaba imbuida de un fervo-
roso y sano patriotism del que dieron muestras
elocuentes y repetidas, todos y cada uno de sus
miembros, dentro y fuera de su pais. Su amor a
Cuba, estaba para ellos por sobre todas las cosas. No
es asi de extraflar que, sin el mas minimo desme-
dro de sus tareas educativas, aprovecharan todas las
oportunidades que se les ofrecia para hablar a los
alumnos de su Cuba, y el mismo cromo a que antes
me he referido con frecuencia sirvi6 de tema para
estas patri6ticas evocaciones.
Tal proceder era muy explicable y muy noble.
Querian despertar en los nifos guatemaltecos sim-
patias por su patria y hacerles conocer sus heroici-
dades y sus infortunios. La semilla, hibilmente
sembrada en el coraz6n de sus discipulos, encontr6
campo firtil y fructific6 vigorosamente como ten-
dremos oportunidad de demostrarlo. Todos los que
nos educamos en el colegio de Izaguirre, nos hemos
interesado siempre por la suerte de Cuba; con elHa







MAXIMO SOTO-HALL


hemos estado en sus dias pr6speros o adversos, en
sus alegrias y en sus penas.
La lecci6n de cubanismo -valga el vocablo- mis
interesante y que mis hondamente impresion6 nues-
tros espiritus, fu6 la que recibimos en moments que
estaba por expirar el afio lectivo. Corria a la saz6n
el mes de octubre. El dia 9 al terminarse las
classes la campana tafi6 convocando a formaci6n
general. Cuando estuvimos reunidos todos los es-
colares, dofia Matica, con el rostro resplandeciente,
nos dijo:
-Mafiana no tendremos classes, pero los espera-
mos a las diez en punto. Digan en sus casas que
los manden con uniform de gala.
Intrigados por la sorpresa que nos esperaba y de
la que no teniamos la menor idea, al dia siguiente,
con mis puntualidad que de ordinario, saboreando
el asueto y alentando risuefias esperanzas, llegamos
al colegio a la hora que nos habian sefialado. La
casa, amplia y nueva, adaptada circunstancialmente
para edificio escolar, daba aquel dia la impresi6n
de un buque empavesado. Banderas, banderolas y
gallardetes, con la nota viva de los colors azul,
blanco y rojo, en distribuci6n artistic, produciendo
un murmullo de riachuelo al ser agitados por el vien-







LA NIRA DE GUATEMALA


to, hacian mas sensible el ambiente de animaci6n
y alegria que reinaba en el colegio.
En el ala izquierda del edificio, en un extenso co-
rredor, ocupindolo en toda su extension una mesa
embellecida por caprichosos adornos y repleta de
tentadoras golosinas despertaba nuestro infantil ape-
tito. Los alumnos menores Ilevibamos el uniform
de gala que se nos habia previsto y en cuanto a las
alumnas mayores, las grandes, como regularmente
les llam;bamos, vestian de blanco ostentando sobre
el coraz6n un lazo con los colors imperantes, que
no eran otros, que los de la bandera que enarbol6
el venezolano Narciso L6pez, el afio de 1851, cuando
invadi6 Cuba con el prop6sito de libertarla y que,
en lugar de ver coronados sus ideales, encontr6 glo-
riosa muerte en cadalso infamante. Prisionero del
gobierno espafiol se le conden6 a la iltima pena,
imponiendosele el suplicio de la horca.
La celebraci6n solemne de la gloriosa fecha, se
redujo a un acto muy sencillo, pero emocionante en
su misma sencillez por la unci6n patri6tica de que
estaban poseidos y trasmitian como un fluido mag-
n6tico los iniciadores de aquella fiesta, la familiar
Izaguirre, reflejo fiel de aquellos pufiados de is-
raelitas que siguiendo el baculo de Moises con fe en






MAXIMO SOTO-HALL


Dies y esperanza de la tierra prometida, cruzaban!
resignados las arideces del desierto.
En el sal6n de actos, don Jose Maria se refiri6
a la fecha que se conmemoraba, con la prosa liana y
clara que le aconsejaban sus singulares dotes de
educador; algo propio para que todos lo entendi&-
ramos y, especialmente para que lo sintiiramos. En
esta oraci6n, como era natural, habl6 de la bandera
cubana; record que sus colors eran los mismos
que ostentara la de Narciso L6pez, pero que su com-
binaci6n y distribuci6n, se debia exclusivamente a
Carlos Manuel de Cispedes, quien la imagine, la
propuso a los insurgentes y logro que fuese aceptada
por aclamaci6n la vispera del dia en que se proclam6
la independencia de Cuba.
Al ocuparse de la insignia patria, el orador relate
un episodio que fue el que dej6 mis honda impresi6n
entire nosotros, hasta el punto de que rompimos en
ruidoso aplauso que, como fruto de la niiez, era
sincere y espontineo. Refiri6 que cuando se atacaba
la ciudad de Bayamo, el abanderado, un joven Ta-
mayo, cay6 gravemente herido. El valiente mozo,
sin preocuparse de su suerte, sino de su misi6n, pre-
gunt6 con voz inquietante y debil: -1 Quien se
hari cargo de la bandera? En aquel moment, Pe-






LA NIRA DE-* GVJATEAFALA


dro Figueredo, uno de los grades patriots de aque-
la jersada, responded: "-Mi hija Candelaria", y
entreg6 Ia bamdera a la joven qne era casi una nifia
y que pocas horas despues, en medio de una verda-
dera apoteosis, la hacia ondear triunfante por la
calle de Bayamo.
Terminada la corta, pero interesante conferencia,
Catalina Izaguirre, tipo acabado de la belleza cuba-
na, recit6 unas vibrantes estrofas cuyo autor no
recuerdo, pero que a mi me parecieron magnificas.
La verdad es que desde muy nifio, la poesia bien
dicha, me electrizaba. Hubo un canto de Clemencia
Izaguirre, un poco de misica y pasamos al impro-
visado comedor donde en medio de desborante rego-
cijo seguimos celebrando el aniversario del Grito
de Yara.
Maria Garcia Granados parecia participar en for-
ma extraordinaria del entusiasmo general. Hija del
mas fervoroso iniciador de la revoluci6n libertadora,
crecida en un ambiente en que palpitaban amplios
principios de humanidad, redentoras ideas de na-
cionalismo y de patria, era natural que sintiese mejor
que ninguna de sus compafieras el verdadero sen-
tido de aquella fiesta.
Quien le hubiera dicho en aquel entonces a la







44 MAXIMO SOTO-HALL

encantadora adolescent que, por la magia de un
idilio spiritual, su nombre se encontraria en el fu-
turo vinculado a la historic de la tierra heroica cuyos
recuerdos, en aquel moment, hacian palpitar su
inocente coraz6n?














AMBIENTE INTELLECTUAL
QUE ENCONTRO EN
GUATEMALA JOSE MARTI


SURANTE las administraciones conserva-
doras del General Rafael Carrera y del Ma-
riscal Vicente Cerna, copia fidelisima la
segunda de la primera, y que constituyeron
treinta afios de obscurantismo, para l1egar
a una alta figuraci6n en lo social, en lo intellectual,
en lo politico, especialmente en lo politico, se im-
ponia la lenta consagraci6n de los afios. Tan rigu-
roso era este ritual que puede afirmarse, sin
temor de equivoco, que mas valor se le reconocia a
una cabeza poblada de canas que a una cabeza po-
blada de ideas.
Entre los muchos beneficios que trajo la revolu-
ci6n reformadora que puso termino al gobierno reac-
cionario, uno de los mas trascendentales y significa-
tives fu6 el haber ofrecido amplio campo a la






MAXIMO SOTO-HALL


juventud para que pudiera desplegar sus actividades
en todo orden de ideas. La edad dej6 de ser valla
infranqueable para ser, para valer, para desempefiar
altos cargos.
Como testimonio de lo expuesto citaremos un
ejemplo. En la misma curul ministerial que ocupara
por luengos aios, en calidad de Ministro de Rela-
ciones Exteriores del gobierno conservador, el vene-
rable y probo anciano don Pedro de Aycinena, al
hacerse cargo de la Presidencia de la Repiiblica el
General don Justo Rufino Barrios, tom6 asiento el
Doctor Marco Aurelio Soto que contaba apenas vein-
tisiis afios y que era hondureio por afadidura.
La verdad es que esta iltima circunstancia no era
6bice para surgir y escalar altos puestos en la admi-
nistraci6n del General Barrios. Se distingui6 este
gobierno por su caricter netamente centroamerica-
no, natural consecuencia de las ideas, hondamente
arraigadas, que profesaba el mandatario y a las que
pag6 elocuente tribute el 2 de abril de 1885, perdien-
do la vida en los campos de batalla per defender la
causa de la federaci6n centroamericana.
Con el concurso de la gente joven, en acci6n la
libertad de pensamiento, rotas las trabas T borrades
los prejuicios, particularmente religiosos, que antes






LA NI A DE GUATEMALA


imperaban, la vida intellectual en la Repiblica de
Guatemala adquiri6 vigoroso impulso despues del
aflo 1871. Uno de los exponentes reveladores
de las grandes actividades que se desplegaron en
las esferas del pensamiento en aquella era de
reforms, fue la fundaci6n de una sociedad litera-
ria meritisima, que de acuerdo con el espiritu
que la inspiraba y los ideales que perseguia recibi6,
con justicia y con derecho, el nombre de sociedad
"El Porvenir".
Tres grupos separados por la edad y mis que todo
por el rango literario y los prestigious adquiridos, pero
intimamente vinculados por el mismo entusiasmo y
los elevados prop6sitos que perseguian, integraban
la instituci6n. Constituia el primero de estos grupos,
gente moza, de florida inteligencia, aspirantes a la
conquista de un nombre; el segundo, personas que
habian adelantado los seis lustros y que ya empe-
zaban a labrarse un nombre; y finalmente, forma-
ban el tercero -sombras protectoras-, figures des-
collantes del pais, cuyos nombres, bajo laureada
fronda, habian traspuesto las patrias fronteras.
Sobresalian en el primer grupo: Manuel Valle,
buen poeta serio, que desgraciadamente, halagado
por el facil aplauso, di6 preferencia al cultivo de la






MAXIMO SOTO-HALL


poesia jocosa; Miguel Angel Urrutia, autor de algu-
nos dramas de corte romantico bien acabados y un
excelente polemista; Ram6n A. Salazar, doctor en
medicine, -seguramente por complacencia fami-
liar-, pues mAs que los secrets de Hip6crates, le
atraian las especulaciones de Tito Livio; Juan Arzu
Batres, dotado como todos los de su sangre -a la
cabeza el gran humorista Jose Batres Monti~far-,
de una fina ironia y una expresi6n juguetona y facil;
Guillermo Hall, que ha escrito versos propios muy
mediocres y ha hecho traducciones del ingl6s muy
acertadas. Ocupaba el piano mis alto en esa falan-
ge juvenile, por su claro ingenio, por su inteligencia
agil y por su aquilatado estro, Domingo Estrada, que
ha conquistado fama continental con su inimitable
traducci6n del poema "Las Campanas" de Edgard
Allan Poe.
Entre todos ellos, el predilecto de Marti, era Es-
trada; lo distinguia con su afecto y su consideraci6n
y en ese centro cultural se incub6 la amistad que de-
bia ligarlos durante toda la vida. Recuerdo que en el
afio de 1892 cuando pasamos Estrada y yo por Nueva
York, con rumbo a Europa, para ir a ocupar nuestros
puestos de primer secretario 61 y de segundo yo, en
la legaci6n de Guatemala en Francia, al llegar a la






LA NIfiA DE GUATEMALA


gran urbe, nuestra primera salida del hotel fue para
visitar a Marti.
Estaba Marti, en aquel entonces, entregado de Ile-
no con toda la vehemencia de su alma pasional a las
actividades revolucionarias4 Acababa de regresar
precisamente en aquellos dias de una de sus excur-
siones organizadoras del pr6ximo movimiento eman-
cipador y todo el ardia en halagadoras esperanzas.
SJamas olvidare la emoci6n y el abrazo estrecho y
fraternal, en que se confundieron los dos viejos ami-
gos, y menos ain el carifioso que dispens6 el gran
maestro a su discipulo del colegio de Izaguirre!- Re-
velar6 en pr6ximo capitulo lo que hablamos en
aquella ocasi6n.
Al decir que la reform abri6 nuevos horizontes a
la juventud, hay que agregar algo que tiene positive
importancia. Las mismas facilidades se ofrecieron
por igual, a la gente joven de ambos sexos. Ya la
mujer pudo abandonar, sin temor a los mordiscos de
la critical, el rinconcillo hogareflo en que se hallaba
recluida, entire la aguja y el fog6n. Los nuevos rum-
bos en que entr6 el pais le permitieron aprovechar
&us dotes intelectuales y hacer efectivas sus aspira-
ciones. En tal concept escritoras y poetisas forma-
ron fila en la sociedad "El Porvenir", destacandose,






MAXIMO SOTO-HALL


entire ellas, Lola Montenegro, que siempre tuvo trato
familiar con las musas.
En el segundo grupo se distinguia Antonio Batres
Jauregui, uno de los escritores que blasonan heril-
dicamente las letras guatemaltecas: ha dejado obra
copiosa y meritisima, sobresaliendo como historiador
por la profusa y s6lida informaci6n de sus textos.
Al par de 61 figuraban Fernando Cruz, notable inter-
nacionalista; Salvador Falla, jurisconsulto que ha
prestado servicios importantes a la legislaci6n pa-
tria; Ricardo Casanova y Estrada, quien a causa de
un incident politico cambi6 la borla por el solideo,
llegando a ocupar la silla arzobispal a la que di6
realce con sus luces y sus producciones; y Juan Fer-
min Aycinena, uno de los poetas que con m;s raro
acierto. han logrado cultivar en America la poesia
clasica, sin mermarle el sabor del Siglo de Oro.
SEn el tercer grupo habia personalidades a las que,
desgraciadamente por la indole de estas piginas no
es possible consagrarles el espacio que sus mereci-
mientos reclaman. A la cabeza de ellas estaba el
Doctor Lorenzo Monti.far, uno de los cerebros mejor
organizados que ha tenido la America. Hombre de
avanzadas ideas, logr6 imponerlas en su pais, antes
de que fueran aceptadas en otros del continent,






LA NIRA DE GUATEMALA


gracias al poder de su talent y a su energia. La
fluidez de su palabra, su prodigiosa retentiva, su
dominio de la historic, su vasta erudici6n, su 16gica
contundente, su irrefutable dial6ctica, hacian de 61
un tribune que podia presentarse, sin el menor aso-
mo de eclipse, en el mis culto de los ceniculos.
Orador como 61, en el palenque sagrado, era el
presbitero Angel Maria Arroyo. Escuchando sus ser-
mones, entre ellos el de las siefe palabras que pro-
nunciaba el dia Viernes Santo todos los afios,
disertando por espacio de tres horas, sin pecado de
repetici6n, daba la idea de que en realidad el divino
pariclito, en lenguas de fuego, descendia sobre 61
para iluminarle. En el genero de la oratoria acad6mi-
ca sobresalia don Antonio Machado, impecable en su
dicci6n y elegant en su estilo. No obstante el manto
de seda con que cubria sus discursos, habia en estos
recia m6dula y vigorosa argumentaci6n. He citado
a estos felices cultores de la elocuencia, porque los
tres tuvieron parte active y destacada en la Asamblea
Constituyente de 1879, que como mis tarde me lo
manifest Marti, la consideraba uno de los grandes
congress constitutivos celebrados en Am6rica. Otro
de los elements valiosisimos que integraban este
sector, era el ameno publicista Jose Milla y Vidaurre,






MAXIMO SOTO-HALL


a quien sin escripulo puede lUam;rsele el Walter
Scott centroamericano. Sus novelas hist6ricas son
perfectos models en su ginero. "La Hija del Ade-
lantado", es un diamante sin micula.
Al margen de las sint6ticas listas que dejamos
apuntadas, florecian muchas otras brillantes inteli-
gencias de uno y otro sexo, formando un conjunto
representative y valioso en la repiblica de las letras
guatemaltecas. Con ese ambiente intellectual se en-
contr6 Jos6 Marti al legar a Guatemala y, como es
de rigor, se le acogi6 en su seno con la admiraci6n
y la cordialidad que merecia el eminente cubano y el
perfect caballero.














LA PRIMERA VELADA DE LA
SOCIEDAD "EL PORVENIR"


N LOS TIEMPOS aquellos a que se remon-
ta este relate, el Teatro Nacional de
Guatemala, por la armonia de su conjunto,
por la pureza de su estilo, por sus detalles
arquitect6nicos, gozaba de legitima fama en las re-
pfiblicas indolatinas de las Americas. Era realmente
un suntuoso edificio, y el culto que por 61 sentian
los guatemaltecos, hizo que siempre, con un es-
fuerzo muchas veces superior a los recursos del
pais, se lograra que los especticulos de que fu6 pros-
cenio respondieran a su magnificencia material. En
61 dej6 oir las notas de su garganta maravillosa, Ade-
lina Patti; vibraron las estrofas de los dramaturgos
del Siglo de Oro en los labios de Teodora Lamadrid;
reson6 en sus ambitos la voz de Gayarre, el que pas6
del yunque a la escena y de la escena a la gloria;
y arranc6 ligrimas y acongoj6 corazones con su






MAXIMO SOTO-HALL


verbo trigico, Rafael Calvo que compartia con Anto-
nio Vico el imperio de la dramitica espafola. Ese
recinto de gloria y recuerdos, lo arrebat6 a la capital
de Guatemala el terremoto de 1917, pero felizmente
Marti que conoci6 esa joya edilicia y sus secrets,
nos ha dejado de ella una ligera, pero luminosa pin-
celada.
"Tal viajero recuerda sin esfuerzo la Magdalena
de Paris, el mis pagano de los templos cat6licos;
tal otro lo compare a la Bolsa, el menos eclesiastico
de todos los templos; cuil, que vi6 a Madrid, hace
memorial del suntuoso Palacio del Congreso y cuil
pertinaz observador, afirma que corren pareja el
Teatro de Guatemala y el de la hist6rica, y por sus
edificios afamada Aix-la-Chapelle. Griego en la fa-
chada, modern en el conjunto, esbelto y elegant,
esta obra bella es prez de la ciudad. Alzase solo en
ancha plaza, sembrada de naranjos rumorosos. Y en
las noches de luna, I cuinta amante pareja dialoga,
cu;nta viva comedia se enreda a la sombra de aque-
1los arboles simpiticos! Pasean por la plaza las fa-
milias haciindose lenguas de los cantantes famosos
que -y no una vez- han pisado el proscenio gua-
temalteco. Y como es alli muy vulgar don el gusto
misico, y todos lo han, es cosa de pensarse esta de






LA NIRA DE GUATEMALA


ir a cantar a la, por inteligente, descontentadiza
Guatemala.
"Y son muy animadas aquellas noches de funci6n.
Se dicen burlas, y no las hay mis penetrantes, ni
ingeniosas, ni precisas, ni inolvidables, que las bur-
las guatemaltecas. Visitan los mancebos a las ga-
llardas sefioritas, con lo que no se hace aquella
fria separaci6n de sexos que lamentaba el evangelis-
ta de amor, gran Michelet. Hablan los hombres gra-
ves de libros, viajes, acontecimientos y memories;
conffindense los grupos, animados siempre; rebo-
san paseantes los pasillos; no tienen espacio las ga-
lanterias. Hay expansion en la atm6sfera; corren
por todos los labios las sonrisas".
La noche del 25 de julio de 1877, en el Teatro
Nacional de Guatemala tenia lugar una de esas fun-
ciones a que se refiere Marti. Por su indole, por su
finalidad,.era una de las mis suntuosas. Tratabase
de un acto solemne para inaugurar las veladas lite-
rarias que, de acuerdo con su program cultural, se
proponia establecer la recien fundada Sociedad "El
Porvenir".
Poco despubs de las ocho de la noche, atravesaban
en pintorescos grupos por la plazuela de los naran-
jos, que animaba la Banda Marcial bajo la direccidn







MAXIMO SOTO-HALL


del maestro Dressner, las mis distinguidas families
de la ciudad. Elegantemente vestidas y alhajadas
las damas; en traje de rigurosa etiqueta los caballe-
ros; la caravana se iba perdiendo por la suntuosa
entrada del edificio soberbiamente iluminado. Mo-
mentos despues todos los palcos eran como cestas
rebosando en rosas y la platea negreaba sin lagunas.
Aleteaban, como aves prisioneras, los opulentos aba-
nicos en las frigiles manos; besaba la luz torneados
cuellos y m6rbidas espaldas; chispeaban en el l6bulo
sonrosado de las finas orejas, los diamantes; se
enroscaban los aureos brazaletes a los escult6ricos
brazos. Seda y pedreria se disputaban la prepon-
derancia.
A eso de las nueve de la noche, despues de la
obertura de "Roberto el Diablo", que ejecut6 una
orquesta de profesores, dignos de tal titulo, levan-
tado el tel6n, un nutrido aplauso acogi6 al orador que
debia abrir la velada. Era un hombre de estatura
regular y recia complexion; ancha frente, azules ojos
de penetrante mirada, brillante y ondeada la cabelle-
ra castafia que ya plateaba; bigote profuso y barba
en forma de pera, en la que tambiin apuntaban
hebras de armiio. Cuando se hubo silenciado la
sala, pase6 el orador sus ojos de hondo buceo por el







LA NIlRA DE GUATEMALA


recinto como si buscara inspiraci6n en la belleza y
la gracia, la juventud y la inteligencia, que parecian
haberse fundido en exceptional consorcio aquella
noche.
"Al comenzar a hablar -dijo el orador con voz
vibrant y sonora, modulada con la maestria del que
es amo de la tribuna- un cfimulo de ideas se agolpa
a mi mente, una aglomeraci6n de acontecimientos
me ofusca, una series de escritores de todos los paises
de todas las edades, sin orden, sin concerto, atra-
viesan en tumulto delante de mis ojos como el resto
de un ejircito que se desbanda.
"Elegir algo de todo esto para que se abra una
velada literaria sin tocar materials religiosas que los
estatutos de la misma sociedad prohiben; combinarlo
adaptindolo a todas las convicciones en moments
en que con la impaciencia de los que aguardan deli-
ciosos placeres, esperiis que mi discurso termine
para oir armoniosas voces de j6venes que nos traen
bellisimas flores cultivadas a las mirgenes de esos
cristalinos arroyos que su po6tica imaginaci6n crea,
es para mi mis dificil, much mis dificil de lo que
hab6is pensado".
El que asi hablaba era el Doctor Lorenzo Mon-
tiifar. El discurso que sigui6 a esta breve y sencilla







MAXIMO SOTO-HALL


introducci6n, fu6 una pieza muy notable. Puso el
orador, una vez mAs, de manifiesto sus condiciones
de maestro consumado en el buen decir y en el bien
decir, de que gozaba dentro y fuera de su patria.
Hizo al travis de la historic, con acopio de citas se-
leccionadas y oportunas, un recorrido brillante, para
demostrar que en el desenvolvimiento creciente de
la civilizaci6n humana, uno de los factors que han
contribuido en forma mis decisive y eficaz, ha sido,
al servicio de las letras, la libre emisi6n del pensa-
miento. Tema hermoso y oportuno que desarroll6
magistralmente. Terminada la primera parte del pro-
grama, cay6 el tel6n; los caballeros abandonaron las
butacas para ir a conversar con las damas en los pa-
sillos; en los palcos permanecian las sefioras de edad
haciendo comentarios, no muy cristianos, al referirse
a las j6venes que eran, por elegancia o por belleza,
rivals de sus hijas; en la sala de fumar la gente
seria discutia asuntos graves, y la moza gastaba su
ingenio hablando de la concurrencia femenina. Asi
pas6 el entreacto y de nuevo prosigui6 la velada,
siendo el piTblico sorprendido por una nota fuera de
program al iniciarse la segunda parte.
El Doctor Santiago I. Barberena apareci6 en el
proscenio acompafiado de un caballero, recien Ilega-







LA NIRVA DE GUATEMALA


do al pais, pero que ya era conocido, estimado, y
admirado por lo mis valioso de la sociedad guatemal-
teca: Jos6 Marti. En breves palabras hizo el Dr. Bar-
berena la presentaci6n y el orador solt6 el hilo de su
improvisado discurso. Su oraci6n fui breve, pero
result larga. Las interrupciones constantes del
piblico que, ardiendo de entusiasmo rompia en
aplausos calurosos, verdaderas ovaciones que se pro-
longaban por various minutes, le dieron proporciones
que el orador no imaginaba. Posiblemente s61o Ade-
lina Patti; Teodora Lamadrid, Julian Gayarre y
Rafael Calvo, habian tenido en aquel teatro un 6xito
mis ruidoso.
"Pide una noche, dice Gonzalo de Quesada y
Miranda, en que hablaban Martin Barrundia y Lo-
renzo Montffar, ambos secretaries del gabinete de
Barrios en la Escuela Normal, permiso para decir al-
gunas palabras y concedido un turno, discurre sobre
se desborda en bellas imigenes; deja a sus oyentes
at6nitos, bautizindole el auditorio en medio de
aplausos, con el apodo de Doctor Torrente". Como es
ficil de comprender con este segundo triunfo acab6
de consolidarse el apodo, pero es curioso saber c6mo
se generalize y casi pudieramos decir se popularize.







MAXIMO SOTO-HALL


En pugna abierta con la alta cultural y atildamien-
to de la sociedad de Guatemala, solian aparecer de
cuando en cuando, en aquellos dias, unas largas ti-
radas de versos, no siempre malos, que circulaban
manuscritos, a las que se les daba el nombre de
"ensaladas" y en las cuales, muchas veces, con pun-
tos de fuego, se satirizaba a la gente principal sin
cuidarse de que fueran hombres o mujeres, j6venes
o viejos. Una de estas ensaladas apareci6 poco des-
puis de la funci6n a qae me he referido y en ella
se le consagraba una octava real a Marti. En honor
a la verdad hay que dejar constancia de que no se le
hizo participe de la calida pimienta de que se halla-
ban saturadas las estrofas, sino al contrario, medio
en broma medio en serio, se le rendia merecido
elogio. En esa malsana composici6n se le llam6 una
vez mis Doctor Torrente.
En las listas de los miembros que integraban la
Sociedad "El Porvenir", ya en mayo de 1877, apare-
cia el nombre de Jose Marti como uno de sus com-
ponentes. Despu6s del hecho que dejo referido fu6
por voto general, uninime y espontineo, elevado a la
categoria de vicepresidente de la instituci6n.
De la estima, mejor dicho del carifio y la admira-
ci6n de que gozaba el gran intellectual cubano en






LA NIRA DE GUATEMALA


aquel simpitico organismo, nos da una idea clara el
articulo que se public cuando, de regreso al pais,
despuis de su viaje a M6xico para contraer matri-
monio con la sefiorita Zayas Bazin, Marti acept6 el
encargo que le hiciera el gobierno de fundar una
gran revista literaria, cientifica y de informaci6n,
con el principal fin de dar a conocer a Guatemala
en el exterior. Por desgracia tan loable proyecto no
cristaliz6:


"LA REVISTA GUATEMALTECA"

"Jos6 Marti, el joven e ilustrado vicepresidente de
"El Porvenir" se propone establecer un peri6dico
mensual, cuyo prospect ha visto ya la luz pfiblica.
Hace pocos meses lleg6 Marti a esta capital; era
para nosotros un extranjero y un desconocido, pero,
como aquel fil6sofo griego, podia haber dicho que
todo su caudal lo Ilevaba consigo. Subi6 a nuestra
tribune, se exhibit en nuestra prensa y pudimos
calificarlo ya: lo encontramos rico de ideas y rico
de palabras, dotado de generosos sentimientos y
Ileno de precoz erudici6n, active y amable, inteligen-
te y bueno. Entonces comenzamos por apreciarlo
y concluimos por quererlo. Le tendimos efusiva-







MAXIMO SOTO-HALL


mente una mano que el estrech6 con gratitud. Des-
de entonces es guatemalteco y guatemalteco de co-
raz6n; ninguno se entusiasma mas por el progress
de nuestra patria, ninguno suefia mis sobre su por-
venir.
Jos6 Marti ha llegado a un pais de rica fauna, de
pintoresca flora, de majestuosos y profundos rios,
de arboles que elevan sus altas copas hasta besar con
ellas la silueta de las nubes, de tierra feracisima,
en cuyas entrafias se opera la gestaci6n del oro y
sobre cuya superficie se levanta la caia de azicar y
el cafeto; ha estudiado con empefio y, mas ani, con
carifio, nuestros elements y nuestras necesidades y
ha comprendido que de muy poco sirve que nuestra
patria d6 pasos avanzados en la senda del progress,
si estos pasos no resuenan mas alli de nuestras fron-
teras; que de muy poco sirve que la naturaleza nos
haya dotado con tan pr6diga mano si todos nuestros
girmenes de vida permanecen ocultos e inexplotados
en el seno de la tierra. Por eso Marti se propone dar
a luz un nuevo peri6dico, con el laudable y generoso
pensamiento de exhibir a nuestro pais y hacerlo co-
nocer por las naciones extranjeras.
Pero tambi6n nosotros necesitamos que no nos
sean desconocidos los inventos que se imagine, los






LA NIRA DE GUATEMALA


libros que se escriban, los mis recientes progress
de las artes y las ciencias, necesitamos estar al tanto
del movimiento intellectual americano y europeo;
anhelamos escuchar las ultimas palabras de la civili-
zaci6n. Marti se propone llenar con su peri6dico, en
cuanto le sea possible, esta necesidad cuya satisfac-
ci6n reclama con imperio nuestro modo de ser. Tra-
bajara laboriosamente y nosotros recogeremos los
frutos de su studio. "La empresa es vasta, nos ha
dicho; por eso la he aceptado; por eso y porque
es itil".
En este gran siglo, en que cada hombre es un
luchador y cada inteligencia un obrero, a los peri6-
dicos esti encomendada una tarea importantisima;
ellos tienen que ser los activos misioneros, encarga-
dos de repetir todos los dias y a todos los pueblos la
comunicaci6n sagrada de la idea. Esos efimeros
pedazos de papel que una chispa puede consumer y
la mano de un nifio romper son los zapadores de la
humanidad; esos infusorios construyen continents.
El primer nfmero de "La Revista Guatemalteca"
vera la luz piblica el 15 del entrante abril; "El Por-
venir" saludara su aparici6n con fraterno afecto".
Este articulo levaba al pie, las iniciales D. E.-Do-
mingo Estrada.






64 MAXIMO SOTO-HALL

Pese a lo vinculado que se encontr6 Marti con el
element que, direct o indirectamente, integraba
la Sociedad "El Porvenir", por obra sin duda de las
infinitas ocupaciones que embargaron su tiempo
mientras residi6 en la tierra del quetzal, s61o un ar-
ticulo suyo aparece en las paginas que publicaba la
entidad. Se titula "Poesia Dramitica Americana"
y vi6 la luz el 25 de febrero de 1878. Por ser lo que
es y por ser de quien es, creemos que, hacienda ho-
nor a quien honor merece, debemos publicarlo en
capitulo aparte.















POESIA DRAMATIC
AMERICANA

ALVADOR FALLA, el joven pensador, ha
Sdicho muy bien: sobre todo lo human,
flota como esencia, augurio y perfume lo
S que el hombre tiene de artist y de poeta,
que es lo que tiene de divino. Muerta es
Cartago, y nadie va a llorar sobre las plazas antipi-
ticas de aquel difunto pueblo mercader. Muerta es la
vieja Grecia, y todavia colora nuestros suefios juve-
niles, calienta nuestra Literatura, y nos cria a sus
pechos, madre inmensa, la hermosa Grecia artistic.
Con la miel de aquella vida nos ungimos los labios
ai-n todos los hombres. Por eso aflige tanto ver en
Union Square la estatua mezquinisima de Lincoln.
Una estatua vive much mas que una batalla: mis
que las Decretales de Augusto, vivirin las humillan-
tes, pero sublimes quejas del perseguido Ovidio.
Ovidio fui d6bil, y adul6 a Tiberio; fu6 debil como







MAXIMO SOTO-HALL


Mickiewickz, el gran ap6stata polaco; pero sobre su
tumba desconocida se pasearon ansiosos los dedos de
una reina, una mano de mujer apart el musgo im-
pio que cubria el nombre grandiose, y la emperatriz
Catalina llor6 sobre el poeta: i gran fortune 6sta de
ser lorado por mujeres! Qui6n llorari sobre la tum-
ba del pensativo de Fontainebleau, del azotador de
los flamencos, del cruel enemigo de Vercingetorix?
Salvador Falla ha tenido raz6n. La imaginaci6n
salva y pierde a los pueblos; pero asi como los pier-
de, asi los salva. Lleva al exceso de las artes, a la
corrupci6n, a la molicie; pero tambi6n leva a la in-
mortalidad, a la universal admiraci6n, al perpetuo
imperio. Un pueblo no debe ser excesivamente lite-
rario, sobre todo en los tiempos fabriles y mercan-
tiles que corremos, pero debe ser un poco literario.
Mi maestro Rafael Mendive ha dicho que por el
dolor se entra a la vida; por la poesia se sale de ella.
Se olvidan las culebras, y se piensa en las gguilas
y los leones. i Qu6 saves ligrimas se asoman a los
ojos, despuis de haber leido buenos versos! i Y c6mo
piensa en Dios el que ley6, con hondo inimo, la Au-
rora de Kracinscki!
Aqui, en mi madre Am6rica, la Hermosura besa
en la mejilla a cada mujer que nace, la Poesia besa






LA NIRA DE GUATEMALA


en el coraz6n a cada hombre. El ind6mito gaucho
canta su rencoroso cielito; el tapatio mexicano, su
pintoresco jarabe; su panto enamorado, el guajiro
de Cuba. Y mis que las sombrias arboledas euro-
peas, que abre a la caza el clasico dia de San Hum-
berto, hablan al alma las selvas-bravas, junto al rio;
los palmares tupidos, junto al monte. La fantasia,
virgen desnuda, tiene en America el casto seno hin-
chado.
Todo se describe en verso en nuestras tierras: todos
los heroes tienen cantores; todas las campafias, Tyr-
teo; todos los amores, expresiones ritmicas. En cas-
tizo, como Bello y Mera; en espafiol-franc6s, como
Lozano, lamentanse en inmortales versos las rebel-
des agitaciones del espiritu, las heroicas grandezas
de la patria; los consuelos y agravios del amor. Y
Sc6mo no, por donde el Cauca corre, donde las lime-
fias miran, donde el cafe hierve, donde el Tequenda-
ma aterra, donde -le6n de agua en cauce estrecho-
se desata potente el Amazonas? I C6mo no, en Ori-
zaba asfixia el vivo aroma de azahares, en Tehuan-
tepec cubren la margen de los rios los frutos de
naranjos encendidos? C6mo no, en estos lugares
de imponderables maravillas, donde, en el hondo
valle el labrador siega la cafia, sobre el valle hondo







MAXIMO SOTO-HALL


exti6ndense las nubes, revueltisimos senos de colo-
res, y sobre el cielo de iris y violeta, cruza, como yo
he cruzado, vibrant, triunfador, altivo, audaz ferro-
carril? C6mo no, donde no se conocen mas rivals,
que aquellos graves bosques, imponentes y miste-
riosos como ancianos, en que viven los misticos sa-
cerdotes de Himalaya, que rodean los claustros
budhistas del Thibet?
Pero yo no quiero hablar de esta ficil poesia de
la naturaleza, cristal matizado que refleja los inago-
tables cambiantes de nuestras soberanas perspecti-
vas; ni de la tierna poesia intima; ni del period de
imitaci6n que en literature como en todo, todos los
hombres y los pueblos sufren; ni de la alta poesia
6pica por Julio Arboleda, en Gonzalo de Oy6n tan
bien hallada. Hojeando cronicones, desempolvando
manuscritos, reanimando cuentos, admirando heroes
inc6gnitos, recogiendo muy tristes leyendas, la Poe-
sia DramAtica, con todos sus contrastes, con el
fragor de su combat interno, con su potencia resu-
citadora, con su inolvidable manera de inculcar, con
sus versos ardientes, con sus heroes vivos, con sus
mujeres enamoradas, con sus lecciones suaves, con
su arreo brillantisimo, abraza tiernamente al dormi-
do escritor americano, le sonrie como al gallardo






LA NIRA DE GUATEMALA


monarca de Atitlin debi6 sonreir Ixcunsocil, y, como
desdefiada amante que ama, le pregunta:
Por qu6, mi amante esteril, vives puerilmente
de las hojas de las rosas y de las aguas de los rios ?
SPor que perezosamente cantas los devaneos comu-
nes de tu espiritu? V6me aqui, con mi cortejo hist6-
rico y fantistico. Ni la sierra de Puebla guard mis
esmeraldas que yo glorias, ni el cielo del Pacifico
mis horizonte te podria ofrecer que yo".
"Yo traigo conmigo conquistadores legendarios,
tenaces conquistados, indias de oro, indios de hierro,
rencores de raza, infortunios inmensos, fuertes cuer-
pos quemados en los valles, tiernas almas burladas
y vendidas, plumas de Cuauhtemozin, cascos de Her-
nin de Cortes, ligrimas de Marina, crueldades de
Alvarado".
"Yo traigo aqui conmigo no contados cuentos, no
descritas guerras, no pintados caracteres, no reve-
lados linguidos amores".
"Yo tambien tengo, como los moros de la Aljaferia,
como los jardineros de la Alhambra, mis lindas cau-
tivas, mis rudos herejes, mis doncellas heridas de
amores, mis histories de maravillas increibles, de
misteriosas fugas, de migicos rescates. Tengo bajo
el cielo vasto un mundo nuevo. Tengo en cuatro si-






MAXIMO SOTO-HALL


glos de epopeyas no trovadas, mas heroes que hojas
verdes la costa del Atldntioo, mis ligrimas que cora-
les tiene Honduras, minas Mexico y perlas el rumo-
roso rio Guayabo. iAmante perezoso, ven a mil"
Tambi6n la Poesia Dramitica tiene raz6n. Si los
galanes de apretado embozo, y las duefias de obscure
manto, menos que el alma obscure, y las ingeniosas
y cultas damas dieron a Lope y a sus 6mulos, tipos
eternos para el teatro original, simpitico y caballe-
resco que dura en Espafia todavia; si aun visten los
actors la tiinica de Coriolano, cifien el casco de
Germinico y pasean las Aguilas de Roma; si los gas-
tados tipos sacros alimentan aun los misticos teatros
alemanes que vigorosa escena, asombro y alimento
de los siglos, no podria surgir de los riquisimos vene-
ros de inspiraci6n que casi intactos guard la historic
de la larga infancia y trabajosa juventud de Ame-
rica? iQue terrible tragedies, con nuevos e histd-
ricos resorts! iQui exposici6n de caracteres,
sencillamente heroicos, por lo que son mis heroicos I
i Qu animados idilios, ardientes cuentos trigueios,
a manera de los europeos color de rosa! Cuanto
amor contrariado, y crime cometido, y patria y fa-
milia puestas en lucha, y amores de mujer vencidos
por el amor riesgoso de la patria, no darian savia






LA NIRA DE GUATEMALA


permanent al teatro nuevo, que calentaria, puesto
que America esti destinada a vivificarlo y calentarlo
todo, la fatigada fantasia europea!
Y aqui, en el reino de Utatlin, donde Socoleo lu-
ch6, donde Uspantin asombr6, donde los audaces
Mames pusieron espanto tantas veces en las osadas
filas de Castilla, jcuin ficil fuera al Animo patri6-
tico volver al mundo de la vida los ignorados bravos
que bajo el casco del corcel o el litigo implacable
del rubio Gonzalo, murieron tristemente! I Que ha-
cen en sus tumbas Kicab el animoso, Acxopil el
prudent, Jiutemal el tenaz, Acxicuat avariento?
SD6nde son idas la voz de los Ahaos, la respetada
voz de los Calpules, aquellos cinticos de Xelahub,
aquellas arengas de Tecin-Umin? Chignaviucelut
no tiene poeta! Ni Simacin ni Sequechul tienen
honradores!
Hubo adivinos y sacerdotes, herejes y cristianos,
mansos y rebeldes, valientes y cobardes, jinetes de
corcel y cazadores de venados, grandes pasiones pri-
mitivas y grandes pasiones corrompidas, todo un
pasmoso teatro!
No esti inculto este campo fertilisimo, ni desierta
la escena americana. En confusa reunion, como es
lo just en todo pueblo espiritualmente formado por






MAXIMO SOTO-HALL


tantas contradictorias reminiscencias, impaciencias,
grandezas, pequefieces y lectures, han brotado de los
laudes colombianos altos dramas antiguos, liricas le-
yendas dialogadas, political y satiricas comedies,
retrato y castigo de los defects salientes de la 6po-
ca. Famoso nombre alcanzan las vivaces comedies
de Segura, los dramas apasionados de Salaverry,
las rominticas figures de Carpacho, los liricos en-
tusiasmos de Jos6 Mirmol, aquel que se muri6
pidiendo vida! Visible es en las modernas tablas
castellanas la itica savia que Ventura de la Vega, -si
alli educado, aqui nacido, a nuestro sol que encien-
de, crea e imprime-, infundi6 al renaciente teatro
espafiol, por Lope dado a vida, por Calder6n levanta-
disimo, por el americano Alarc6n mis idealista, y
elegant por otro americano, Vega mismo. Madrid
sancibn6 con fraternal aplauso, las calientes concep-
ciones de Garcia de Quevedo, el elevado; Santo
Domingo ostenta con orgullo a Anacaona, drama
vengador, a la Tilema, el drama de la restauraci6n
dominicana. El autor de Celiar di6 su color vivisimo
a un drama hermoso; y con estos i cuinta obra bri-
llante aqui no citada, porque pudiera parecer mues-
tra de dramografia empalagosa; qu6 poeticas crea.
clones de Calder6n el mejicano; de Gorostiza, el






LA NIRA DE GUATEMALA


enmudecido; de Milan6s, el poeta puro; de Heredia,
el poeta Pindaro; de Urzais, el cubano humilde; de
Acha, el dramitico politico; de Pe6n Contreras, mi
amigo muy querido, el que todo lo hace bueno y tanto
hace, el que vierte dramas como Zorrilla y Grilo
perlas, el que habla al fin de la Noche Triste y del
Teocalli, el que describe como Bret6n y Echegaray,
con menos sales que aquel y mis ternura que este,
el yucateco infatigable, nuestro Lope de Vega ame-
ricano!
i Cruzada de uni6n y de resurrecci6n! i Tritense y
familiaricense todos los poetas de nuestras tierras!
i Surjan y revivan en la America entera, en esta mis-
ma hermosa Guatemala, teatro en otro tiempo de tan
hidalga rebeldia y dura conquista, la matrona tran-
quila de cefidor azul y azul corona, la de manto de
mares poderosos; surjan y revivan los olvidados ele-
mentos de que por la riqueza y nuevo color de los
lugares, por los inagotables asuntos hist6ricos, por
la frescura y originalidad de las pasiones, por la
epica sencillez de caracteres, por el continentalismo
inevitable de que todo esto ha de revestir a nuestros
dramas, esta llamado a ser, en ritmica poesia o ca-
dencioso verso, un imponente teatro national!
Jose Marti.













JOSE MARTI EN MI CASA

A ULTIMA asamblea que se reuni6 en las
postrimerias de la administraci6n del Ma-
riscal don Vicente Cerna, como todas las
que sesionaron durante su mandate, inici6
sus tareas en medio de un ambiente de calma
y bajo las normas de una rutina ceremoniosa. La
inica nota al margen de aquella cachazuda tran-
quilidad fue el informed en que se daba cuenta del
iltimo movimiento revolucionario y de la manera
c6mo el gobierno, "gracias a su popularidad y a los
prestigious de que gozaba", decia el document, habia
logrado sofocar la sedici6n, derrotando en el pueblo
de Palencia al caudillo que la encabezaba, General
Serapio Cruz.
Hasta aqui lo que podia decirse, sin falsear much
la verdad hist6rica, lo escabroso para el ministry
informant, era dar cuenta del acto birbaro que se
cometi6 con el jefe rebelde. Fue Cruz decapitado y
en medio de la protest de las gentes honradas, mu-






MAXIMO SOTO-HALL


chas de ellas adictas al gobierno, se pase6 su cabeza,
entire los gritos de una turba insolente, por las calls
de la capital.
El delicado asunto se trat6 con suma habilidad. El
sofisma y la mistificaci6n en que eran maestros los
hombres piblicos del conservatism, se pusieron en
juego y se present aquel hecho, a todas luces repu-
diable, en forma que hacia esperar al gobierno que,
como habia acontecido otras veces, si no era sepul-
tado en el olvido, quedaria cuando menos amparado
por un discreto silencio.
Con gran sorpresa y la natural contrariedad de
los dirigentes de la cosa piblica, vieron fallidas sus
esperanzas. El diputado don Miguel Garcia Grana-
dos, una vez que se termin6 la lectura del informed
y puesto a discusi6n, tom6 la palabra y con valor y
energia que estaban lejos de los rituales de aquellas
asambleas, increp6 duramente al gobierno; presen-
t6 en toda su monstruosidad el crime cometido con
el adalid revolucionario que defendia la causa de
la libertad e inici6, aprovechando el oportuno mo-
mento, la political de reform que sigui6 desarrollan-
do en las sesiones sucesivas y que fueron el ariete
que impulse a la revoluci6n de 1871.
Garcia Granados habia publicado en diferentes






LA NIRA DE GUATEMALA


peri6dicos, particularmente en la revista de la "So-
ciedad Econ6mica", -gloriosa instituci6n a la que
tanto debe Guatemala-, y de la cual era uno de sus
miembros distinguidos, numerosos articulos sobre
distintos t6picos de palpitante interns, tratando, con
conocimiento y acierto, problems graves que el pais
estaba l1amado a resolver para su bienestar y su
progress. Se reconocia su despejado talent y su
s6lida ilustraci6n pero, en el gremio conservador,
se le consideraba hombre de palabra y de pluma,
pero no de acci6n.
-Chafandin, decian los corifeos del partido, habla
much pero no hari nada. Su clisica pereza nos
salvara de sus amenazas.
La realidad, con todo su imperative incontrarresta-
ble, vino a quitar la venda que cubria los ojos de
aquellos personajes. Desde la noche en que impug-
n6 Garcia Granados al gobierno y lo acus6 por la
infamia cometida con Cruz, la barra del Congreso,
-cosa que antes no habia sucedido-, se vi6 plet6ri-
ca de gente, sobre todo de gente joven. Las ovaciones
calurosas se sucedian y aumentaban a media que
el orador exponia las nuevas doctrinas en abierta
pugna con el regimen imperante, a la vez que pro-
ponia amplias y radicales reforms.






MAXIMO SOTO-HALL


Pronto se dej6 sentir, de manera alarmante la in-
fluencia del verbo fogoso de Garcia Granados. Cun-
di6 un malestar general. El Presidente de la Repi-
blica y sus Ministros que antes se reian de la cam-
paiia opositora de Chafandin, se dieron cuenta de
que la situaci6n era grave y que se agravaba mis y
mis cada dia; que el gobierno bamboleaba y que
si no se dictaban medidas energicas, era inevitable
el naufragio.
El diputado opositor fue expulsado del pais. Se
dirigi6 a M6xico y mantuvo conferencias largas y
cordiales con el Presidente Benito Juirez, salvador
de la repfblica mexicana. Este prominent hombre,
como era 16gico, dados sus principios, simpatizaba
con la causa de los liberals guatemaltecos. Les ofre-
ci6, si no material, su apoyo moral, advirti6ndoles
que por ningni motivo serian molestados. Garcia
Granados pas6 en seguida a la frontera de M6xico
con Guatemala. Alli le esperaba el General Justo
Rufino Barrios, que habia militado prestigiosamente
en las filas del General Serapio Cruz y que debia ser,
desde aquel entonces, un element indispensable
para la revoluci6n y factor poderoso para el adelanto
y engrandecimiento de Guatemala.
En la frontera se incubaba la revoluci6n armada;






LA NIRA DE GUATEMALA


en la capital la poderosa revoluci6n de la opinion
piblica. Dofia Cristina Garcia Granados, esposa del
General, en uni6n de otras damas distinguidas, con
habilidad e inteligencia, arriesgindose y exponiin-
dose, echaban constantemente combustible a la ho-
guera. No omitian medio para ganarse la voluntad
de las masas en favor de la causa liberal. A su vez,
un grupo de hombres de valer, la gran mayoria de
ellos j6venes, trabajaban activamente en igual sen-
tido. Exponente valioso de aquel movimiento fu6 el
club politico que se fund bajo la denominaci6n de
"Junta Patri6tica". Entre sus miembros mis activos,
figuraba el Doctor Marco Aurelio Soto, que por su
inteligencia, por su juicio sereno y su ilustraci6n,
en contrast con sus afios -no contaba en aquel en-
tonces mis que veintitr6s- fu6 uno de los presi-
dentes de la instituci6n. En tal concept se vi6 per-
seguido y obligado a refugiarse en la legaci6n de
Italia, que la desempefiaba el culto y caballeroso Du-
que de Ligsiniano.
No es del caso entrar en el anilisis y ni siquiera
relatar los acontecimientos politicos que tuvieron
lugar por aquel entonces en Guatemala. Me he re-
ferido a ellos i-nicamente para explicar c6mo mi
hermano Marco Aurelio Soto, muchos afios mayor






MAXIMO SOTO-HALL


que yo, entr6 a tomar parte active en la vida piblica
y c6mo se vincul6 con Cuba. Su actuaci6n resuelta
y destacada en pro de la revoluci6n, le ievaron al
desempefio de una Subsecretaria durante la Presi-
dencia del General Garcia Granados y a los Minis-
terios de Relaciones Exteriores e Instrucci6n Publi-
ca, en la del General Justo Rufino Barrios. Los
prestigious que adquiri6 en el servicio de esos cargos,
dieron como resultado que el afio de 1876 por obra
y voluntad de un n6cleo poderoso de ciudadanos
hondurefios lo Ilevaran a la Primera Magistratura
de la Repdblica de Honduras.
El Doctor Soto, siendo Ministro de Relaciones Ex-
teriores del gobierno de Barrios, sugiri6 al gobernan-
te la idea de reconocer la independencia de Cuba y
su proposici6n fui acogida con entusiasmo. El de-
creto correspondiente, redactado por el mismo alto
funcionario y que apareci6 en el peri6dico official el
6 de abril de 1875 estaba concebido en los siguientes
terminos:

"CONSIDERANDO
Que desde el 10 de octubre de 1868, el pueblo de
Cuba declare su independencia de la metr6poli espa-
iiola y se constituy6 en Republica soberana;







LA NIRA DE GUATEMALA


Que desde esa fecha hasta la present, ha demos-
trado tener sobrados elements para luchar contra
el poder espafiol que en vano se empefia en sojuz-
garlo;
Que la causa de la Independencia de Cuba es evi-
dentemente just, porque todo pueblo tiene el dere-
cho de constituirse en una nacionalidad, siempre
que posea los medios de mantener su autonomia;
Que en esa virtud el pueblo cubano ejercita hoy
los mismos derechos que las colonies de America
cuando se declararon independientes, lo que hace
que la noble causa de aquel pueblo sea vista por las
repiblicas del Nuevo Mundo como propia y de un
caricter eminentemente americano; y,
Que por lo tanto, el Gobierno de Guatemala de-
sea dar una prueba de la simpatia que abriga por
Cuba, y de que reconoce la justicia y el derecho que
asisten a ese pueblo heroico que tiene su mismo ori-
gen y cuyo Gobierno, legitimamente constituido, le
ha abierto sus amistosas relaciones;

DECRETA:
Articulo 19-La Repiblica de Guatemala reconoce
a la Repiblica cubana como naci6n libre, soberana
e independiente.







MAXIMO SOTO-HALL


Articulo 29-En consecuencia, el Gobierno de Gua-
temala abriri y cultivars con el de Cuba relaciones
oficiales."
Al tener noticia el Capitin General de la isla del
paso dado por el gobierno de Guatemala, dirigi6 al
General Barrios una nota insultante y el gobierno
de Madrid, secundando tan impropio procedimiento,
envi6 dos buques de guerra a bloquear la costa atl-n-
tica y a pedir una satisfacci6n que en caso de no
darse se bombardearia el puerto de Livingston, el
mis important de ese litoral en aquel entonces. El
gobierno de Guatemala, por el moment no tuvo mis
remedio que acceder a la demand, pero poco tiem-
po despues acredit6 en Espafia una legaci6n presi-
dida per el Doctor Lorenzo Montffar quien obtuvo
de la cancilleria de la corona una complete reproba.
ci6n de la conduct del Conde de Balmaceda, que
gobernaba en la isla y la reanudaci6n de las relacio-
nes interrumpidas entire los dos paises.
De su simpatia por la causa cubana y de los hom-
bres que la defendieron di6 muestras evidentes el
Doctor Soto en la Presidencia de la Repiblica. Fir-
mada la paz del Zanj6n, la gran mayoria de los pa-
triotas que habian figurado en primer termino en la
revoluci6n de Cuba emigraron al continent, diri-







LA NIRA DE GUATEMALA


giendose sobre todo a M6xico y a las Repiblicas de
la America Central. Un buen n6mero de ellos arrib6
a Honduras donde encontraron franca y practice
hospitalidad, siendo considerados como miembros de
la familiar hondurefia. A todos los que asi lo desea-
ron, se les llev6 al desempefio de puestos piblicos:
Antonio y Jose Maceo, Maximo G6mez y otros jefes
fueron comandantes de los puertos del Atlantico y
del Pacifico; Flor-Crombet, tuvo un alto puesto en
el ej6rcito ordinario; Jos6 Joaquin Palma, ocup6 la
Secretaria de la Presidencia; y Estrada Palma, que
debia ser con el tiempo el primer president de su
pais, ocup6 los puestos de Director de Correos y de
la Biblioteca Nacional.
Con tales antecedentes, ficil es comprender que
Ilevados de su agradecimiento los hijos de la isla que
por analogo motive se encontraban en Guatemala o
que la visitaban de paso, venian siempre a mi casa
en visit de cortesia y la frecuentaban despuis, Ile-
vados del deseo de departir con mi madre. Decia de
mi progenitora Jose Joaquin Palma que era la mujer
mis inteligente que habia conocido en sus largas y
muchas andanzas; yo s61o puedo asegurar que, con
harta frecuencia, el alba la sorprendia enfrascada
en la lectura y no de fftiles novelas, sino de obras






MAXIMO SOTO-HALL


series y trascendentales, lo que le permitia poseer
una preparaci6n digna de su inteligencia. Su trato
amable e interesante reunia en torno de ella a nu-
merosos intelectuales.
Palma llegaba a casa con frecuencia. Me parece
que lo veo tal y como lo retrat6 uno de sus bi6grafos
en la "Revista Habanera": "Un gallardo mozo de
perfil asirio, magnifica barba rubia, melena profusa,
medio oculta por las alas de un sombrero feniano
que pedia las gallas plumas del cazador tiroles, --ti-
po en que se confundian la arrogancia y la dulzura,
el aspect varonil y la gracia lInguida".
Cada vez que llegaba Palma, yo no perdia la oca-
si6n, pese a mi corta edad, de unirme a mi madre
para recibirle la visit. Era de rigor que aparte de
un rato de charla, el poeta, en la forma inimitable
que lo hacia, recitara versos propios y ajenos y yo
me deleitaba escuchandole. Para mi aquellos mo-
mentos eran mis gratos que el mis ameno de los
recreos. Palma fue quien apenas llegado Marti a
Guatemala lo llev6 a casa para presentarlo a mi
madre.
Jugaba con otros amiguitos en el zaguan de la ca-
sa, cuando legaron Palma y Marti. El poeta me
abraz6 con el cariflo que acostumbraba siempre, me






LA NIRA DE GUATEMALA


pidid que le dejase probar unas frutitas que esti-
bamos comiendo, l1amadas huiscoyoles, que 61 no co-
nocia, y dirigiendose a su compafiero le dijo:
-Este chico es hermano del Doctor Marco Aure-
lio Soto y promete much.
Marti puso su mano derecha sobre mi cabeza y la
izquierda sobre mi hombro con ademin de ternura.
Me mir6 atentamente, con una mirada honda que
no dej6 de turbarme pese a mi natural desenvol-
tura, y repuso:
-Su padre fue un grande hombre y su hermano
lo es tambi6n. Esti Ud. obligado a no ser menos que
ellos. Y los dos visitantes con un amable "hasta la
vista" se encaminaron al sal6n.
Vestia Marti de negro, detalle que no sabria decir
por que me impresion6. Parecia de mayor edad
de la que entonces contaba, veinticinco anos. Era
como lo fu6 toda la vida, una de esas personalidades
que se imponen al s61o verlas, que no necesitan ha-
blar ni poner en evidencia sus dotes, para hacer
sentir el peso de su superioridad: algo como una
influencia fisica, como un fluido que despite po-
derosa atracci6n e imposici6n a la vez.
La visit fu6 larga y por frases que oi en momen-
tos que se retiraban pude comprender que Marti






MAXIMO SOTO-HALL


salia muy satisfecho, su rostro era mis animado de
lo que parecia cuando lleg6.
Despu6s de este dia vino a casa repetidas veces
durante su permanencia en Guatemala y ain se
sent a nuestra mesa. Yo le oia hablar con verdade-
ro deleite. Algunas veces se ocupaba de asuntos que
yo no entendia bien, temas sociol6gicos o filos6ficos,
pero asi, como en medio de una nebulosa, alcanzaba
a medio comprender algo debido a la gran atenci6n
con que escuchaba. Su palabra me parecia, en esos
casos, una misica, una de esas misicas que no en.
cajan en las melodies a que estin acostumbrados
nuestros oidos, pero no por eso menos gratas, algo
asi como el roce sobre la piel de una tela de seda
muy fina, que no es lo mismo que el de una mano
querida que nos acaricia, pero que deja de todas
maneras una amable impresi6n.
Oy6ndole hablar de Cuba, lo que era felizmente
de rigor, yo verdaderamente me extasiaba. La fami-
lia Izaguirre, y digo la familiar, porque sin distin-
ci6n todos los components de ella hacian la misma
obra, habian puesto, como dejo dicho, en los alum-
nos que asistiamos a su colegio, una inyecci6n tal
de amor a Cuba que todo lo que se referia a
la isla irredenta y mirtir, nos interesaba y nos in-






LA NIRA DE GUATEMALA 87

fluia triste o alegremente, segfn el tenor de la re-
ferencia.
Sin ser pesimista, sino lo contrario, optimista,
creia Marti que el problema de la libertad de
Cuba no se resolveria ni ficil ni pr6ximamente;
pero su fe, una fe casi fanatica, fe de iluminado,
era inquebrantable: Cuba, su Cuba libre y grande,
seria una nueva naci6n en el coro glorioso de las
de America.














MARTI Y EL GENERAL
JUST RUFINO BARRIOS


ABIA en la ciudad de M6xico, cuando
Marti lleg6 a ella, un niicleo, si no muy nu-
meroso, muy important de emigrados po-
liticos guatemaltecos. Lo componian en
su mayor parte miembros representatives
del gobierno conservador que habia sido derrocado
por la revoluci6n liberal de 1871. En nfimero me-
nor, lo integraban personas de menor talla, que
habian simpatizado en un principio con el movimien-
to revolucionario y que, por motives mis o menos
atendibles, se habian pasado despubs a las filas de
la oposici6n. A unos y a otros, sin que fuera obs-
ticulo la diferencia de ideologia political, los habia
amalgamado el exilio y mAs que todo la campaia
detractora contra el gobierno de Guatemala en la
cual estaban empenados con el mismo empecina-
miento.






MAXIMO SOTO-HALL


En un principio sus maniobras political fueron
moderadas. El gobierno de M6xico coincidia en
ideas con el de Guatemala y mantenia con 6ste amis-
tosas y cordiales relaciones. Esta circunstancia que
traia consigo el temor de no ser gratos a los altos
funcionarios del pais que les ofrecia hospitalidad,
daba lugar a que los emigrados guatemaltecos pro-
cedieran con prudent cautela. No tardaron en rea-
parecer las viejas rencillas, suscitadas por las mis
nimias causes, recelos y suspicacias, entire los dos
paises y las buenas relaciones existentes se entibia-
ron. Los emigrados guatemaltecos aprovechando
esa coyuntura desarrollaron libremente sus activida-
des political.
Los ataques del nicleo opositor, mis que al rigi-
men imperante en su patria, iban dirigidos contra
el General Justo Rufino Barrios. Lo pintaban con
los mis siniestros colors. Poco era calificarlo cuan-
do le llamaban canibal, pantera, sitrapa, oprobio de
la humanidad. Le achacaban toda clase de crimenes
a cuales mis horrendos. Para provocar en contra
suya la c6lera de las altas classes, citaban el caso de
Rafael Batres, miembro de una de las families aris-
tocriticas de Guatemala a quien Barrios habia cru-
zado la cara a latigazos; para despertar el resenti-






LA NIRA DE GUATEMALA


miento de los cat6licos contra el tirano, referian los
horrores cometidos con los frailes y con las monjas,
sobre todo con estas inocentes victims, cuando se
decret6 la extinci6n de las congregaciones religiosas
y se les expuls6 del pais, afirmando a este respect
que los discipulos de Loyola no habian sido asesina-
dos gracias a la oportuna intervenci6n del pueblo;
finalmente, para atizar las viejas rivalidades entire
Guatemala y Mexico, que felizmente habian tenido
una tregua, hacian career que Barrios era un enemigo
solapado del gobierno mexicano.
Estas y otras muchas cosas mas que decian bajo
la excitacion partidaria y el amargor del ostracismo,
como es costumbre entire los emigrados politicos de
todos los paises, procuraban hacerlas llegar a la
prensa, con la esperanza de que ista las acogiese en
sus columns y dar asi s6lido fundamento y amplia
divulgaci6n a su campafia. Marti que trabajaba en
el periodismo mexicano tuvo oportunidad de oir con
frecuencia esos macabros relates, no muy halagado-
res, por cierto, para quien como l6 abrigaba el pro-
p6sito de visitar muy en breve a Guatemala.
Felizmente, no obstante la gran vehemencia de su
temperament y el factor juventud, no siempre pro-
picio, Marti, acaso por una bien orientada discipline






MAXIMO SOT6-HALL


o a influjo de su inteligencia meridianamente clara,
poseia un criterio sereno, engendrador de un juicio
ecuinime. En tal sentido, sin restar a esas informa-
ciones un cierto fondo de verdad, se daba cuenta
perfect de que el panorama era desfigurado y en-
sombrecido por los desahogos de la pasi6n political.
Tal convencimiento y la atracci6n que en 61 ejercia
Guatemala por obra de los recuerdos de su infan-
cia, de la simpatia que el pueblo y el gobierno de
esa rep6blica habian demostrado para la causa cu-
bana y por el mismo gesto del General Barrios de
haber reconocido la independencia de su patria, aca-
baron por resolverle a hacer el viaje a que anterior-
mente nos hemos referido.
Una vez en Guatemala, como inteligente observa-
dor, pudo medir y pesar el estado politico, el estado
social y el estado intellectual del pais. Comprendi6
que en los tres campos se verificaba una radical re-
forma. "Triunfante la revoluci6n, estaba como ple-
t6rica de buenos deseos, --dice en su folleto sobre
Guatemala publicado en M6xico en 1878-. Reboza-
ba creaci6n. Tendi6 tel6grafos, contrat6 ferrocarriles,
abri6 caminos, solicit educadores, subvencion6 em-
presas, fund escuelas. En esto ultimo su ardor no
se ha cansado todavia. Ni se cansari porque sus







LA NI&A DE GUATEMALA


frutos son visible y sus mismos frutos lo ali-
mentan".
"Ensefiar much -dice en otra parte del panfle-
to-, destruir la centralizaci6n oligarquica, devolver
a los hombres su personalidad lastimada o descono-
cida; tales cosas prop6nese y promitese el gobierno
actual de Guatemala, que pone contribuci6n sobre
los caminos, pero con ella abre escuelas. President
y Ministros anhelan atraer gente itil, que eleven una
industrial, que reformen un cultivo, que establezcan
una miquina, que apliquen un descubrimiento. Hay
afin por ocupar a los inteligentes. Los hombres de
campo tienen alli su techo y su mesa. Quiere el go-
bierno que den ejemplo, inteligencia y fuerza a los
campesinos, a menudo desidiosos, del pais. Resucitar
esto quiere el gobierno."
Habia satisfecho la mayor parte de las curiosida-
des que lo intrigaban antes de visitar el pais, pero
aun le quedaba una muy important: conocer perso-
nalmente al tan ensalzado y tan envilecido General
Justo Rufino Barrios. El Doctor Lorenzo Montifar
Ministro de Relaciones Exteriores le proporcion6 el
medio de satisfacerla, llevindole en su compaiia a
la casa presidential. Este acto fue simplemente una'
deferencia cort6s del Ministro, pues Marti traia para







MAXIMO SOTO-HALL


el mandatario importantes cartas de presentaci6n y
entire otras una muy valiosa del guatemalteco resi-
dente en Cuba, senior Vald6s Dominguez, y en tal
virtud hubiera podido obtener audiencia con s61o
haberla solicitado.
He dicho personalmente porque en su calidad de
mandatario ya tenia formada su opinion. "El Presi-
dente-dice entire otras cosas-suele traer entire su
escolta pobres indios, pobres ladinos, que recoge por
los miseros campos para que sean enseiados en las
nuevas escuelas de la capital: vienen con los pies
desnudos; vuelven profesores normales. Traian la
miseria cuando Barrios los recogi6; levan a sus pue-
blos una escuela, un hombre instruido y un ap6stol.
No se acerca a Barrios una madre doliente que no
tenga en seguida para su hijo una cama, un vestido,
un libro. En la ciudad, en las afueras, en la Escuela
Polit6cnica, en la Normal, en todas parties, mas que
piensa lo bueno, lo presiente".
Lo que pas6 en la entrevista nunca he podido sa-
berlo a ciencia cierta aunque trat6 de averiguarlo
mis tarde con la persona que era, en aquel entonces,
Secretario Particular del Presidente de la Repiblica
y persona de su mayor confianza. Supongo, -y la
supondra el menos imaginativo-, que uno de los







LA NIRA DE GUATEMALA


temas de la conversaci6n debi6 versar sobre el reco-
nocimiento de la independencia de Cuba por el go-
bierno de Guatemala, acto atrevido que comprometia
la gratitud de los patriots cubanos. Se debid hablar
asimismo de la guerra en la isla, en su estado agoni-
zante que s61o vivia gracias al impulse del ardiente
patriotism de los que luchaban por la libertad. Las
transformaciones que en Guatemala se verificaban,
debieron ocupar lugar preferente y, coronamiento de
la visit, los prop6sitos de Marti en la tierra que
habia elegido como su nuevo campo de acci6n.
Por el conduct a que antes he hecho referencia,
tuve oportunidad de saber que el General Barrios
habia quedado por todo extreme complacido del ta-
lento, erudici6n, persona y trato del joven revolucio-
nario cubano y que tuvo para l1, cuando se hubo
retirado, expresiones encomiasticas, no obstante ser
por lo regular muy parco en el elogio. En cuanto a
Marti no qued6 menos bien impresionado y asi lo
oi de sus propios labios, muchos afos mas tarde,
cuando le visit en Nueva York, como lo consigno
en uno de los pr6ximos capitulos de este libro.
Aun sin esta circunstancia, podria afirmarse que
el mandatario le dej6 grata impresi6n. Barrios, cuan-
do estaba en buen temperament, era sumamente






MAXIMO SOTO-HALL


agradable. Tenia el don, propio de los caudillos, de
atraer y seducir y por su franca Ilaneza, de inspirar
confianza. Su palabra era viva y fogosa; captaba
con facilidad y digeria con rapidez lo que captaba.
Muchas veces en temas que no eran de su cuerda,
parecia tener algin dominio, gracias a que, cambian-
dole de ropaje y poniendo algo de su cosecha, argu-
mentaba con lo mismo que habia escuchado. Estaba
muy lejos de ser un hombre de gran ilustraci6n, pero
tampoco se le puede calificar de ignorante. Se halla-
ba regularmente preparado, como que habia obteni-
do, con buenas notas, en la Pontificia Universidad
de San Carlos el titulo de Notario Piblico y si bien
no un lector muy asiduo, si dejaba algin tiempo para
las investigaciones hist6ricas que le atraian. Por lo
que hace a su fisico, sus facciones eran correctas;
frente amplia, ojos negros y grandes que condensa-
ban todas sus poderosas energies en una mirada pe-
netrante, inquisitive y dominadora; llevaba la bar-
ba en forma de pera que acariciaba suavemente
cuando estaba tranquilo y con ademin nervioso
cuando estaba excitado. Su indumentaria era senci-
lla: tela de jerga, regularmente, y el corte del traje
tirando un poco a la clase obrera, sin duda por opo-
sici6n al vestir atildado de los hombres del partido






LA NIRA DE GUATEMALA


conservador. En lo general estaba muy lejos de
parecerse al retrato que de 61 hacian los emigrados
guatemaltecos residents en M6xico.
Confirmando lo que hemos dicho sobre la impre-
si6n que dej6 Marti en Barrios, cabe citar un hecho
que lo revela. Pocos dias despues de la visit a la
mansi6n presidential, por conduct del Licenciado
Antonio Batres Jauregui, recibi6 Marti el encargo de
escribir un drama cuyo tema debia ser la indepen-
dencia de Centro America. La insinuaci6n partia del
Ministerio de Instrucci6n Pfiblica, pero fLcil es com-
prender que emanaba de mis arriba, ya que no se
movia la hoja del Arbol sin la voluntad del jefe su-
premo de la naci6n. Tal encargo, aparte del deseo de
aprovechar las grandes dotes intelectuales del escri-
tor, tenia por objeto ayudarle delicadamente en
material pecuniaria, ya que, la verdad sea dicha, el
General Barrios nunca encomendaba tareas de esa
indole sin otorgarles su correspondiente remunera-
ci6n, si no espl6ndida, jams mezquina.
Esta obra fu6 entregada al Doctor Montifar y per-
manecio por muchos afos entire los papeles del
tribune. Desgraciadamente cuando se hicieron ges-
tiones para recogerla y publicarla no pudo encontrar-
se. El Licenciado Rafael Montufar aseguraba que en







MAXIMO SOTO-HALL


una oportunidad en que, por asuntos politicos, fu6
registrada su casa, el precioso manuscrito habia
desaparecido. De mi s61o s6 decir que respect a
esa obra no conozco de ella sino lo que dice en su
admirable joyero martiniano, Gonzalo de Quesada
y Miranda, dato de inapreciable valor de que me
permit hacer uso. Habla el poligrafo cubano:
"En la libreria nutrida de don Mariano Padilla,
americanista religioso y minucioso bibli6filo, .Marti
rebusca los datos necesarios, cumple su cometido en
cinco dias escasos. Nada mas se conoce de esa obra
suya, de la cual no se ha hallado nunca copia, pero
por algunas hojas sueltas del borrador, se puede
apreciar su contenido. Como todo lo escrito por
Marti, se inspira en la idea de la independencia de
"Nuestra America", en la redenci6n del indio, quien,
por boca de uno de ellos, increpa en su drama al sa-
cristan, recordAndole el calvario de 400 afios de
opresi6n y vergiienza de la raza cobriza, a manos
de los crueles conquistadores espafioles:

"Quebrantado

Su espiritu de hombre, ya no quedan
Al indio de los campos mas que espaldas
Para llevar las cargas de la Iglesia,







LA NIRA DE GUATEMALA


Para pagar tribute de caciques,
Para comprar al espafiol sus telas!
Con estas manos derrib6 maderos!
Con estos miembros torture la tierra!
Con estos homnbros, por barranca y llano,
Mas arrobas llev6 que hojas de selva,
Y mis Ilanto llor6 con estos ojos
Por mi eterna ignomjnia siempre nueva,
Que ondas cruza la nave robadora
Que el fruto de mi mal a Espafia'lleva!"


Para afiadir, cuando el sacristan intent seialarlo
como indio disfrazado:


"Indio soy con disfraz, puesto que tengo .
Un alma, cosa extrafia y estupenda,-
Un alma, que en el suelo que nacimos
Al darnos el bautismo, el cura quema!
Indio soy con disfraz, pues que torcieron
De modo mi infeliz naturaleza,
Que natural parece la ignominia
Y mascara parece la vergiienza!
jEsa es tu obra, villano! Esa es la obra
De ese que tras de ti mueve la lengua!
iAlzar quisisteis catedrales de oro
Sobre graves cimientos de conciencias,
Y sobre los sepulcros de una raza
Comprar encajes y elevar iglesias!"






MAXIMO SOTO-HALL


Y es que para Marti, nacido de padres espafioles,
siempre estara viva, como cosa suya, el dolor del
indio, la preocupaci6n por su liberaci6n y bienestar,
tan enraizado en su alma de verdadero hijo de nues-
tra Madre America que, afios despues afirmara, co-
mo el mejor pergamino de su identidad:
"I Qu6 importa que vengamos de padres de sangre
mora y cutis blanco? El espiritu del hombre flota
sobre la tierra en que vivieron y se le respira. Se
viene de padres de Valencia y madres de Canarias,
y se siente correr la sangre enardecida de Tamanaco
y Paracomoni; y se ve como propia la que vertieron
por las brefias del cerro del Calvario, pecho a pecho
con los gonzalos de ferrea armadura, los desnudos y
heroicos caracas".




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs