• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Foreword
 Preface
 El libro del consejo
 Notas
 Vocabulario de los nombres sagrados...
 Index
 Back Cover














Group Title: Popol vuh
Title: El Libro del consejo
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081327/00001
 Material Information
Title: El Libro del consejo
Series Title: Biblioteca del estudiante universitario (Universidad Nacional Autónoma de México)
Uniform Title: Popol vuh
Physical Description: xiii, 1, 222, 4 p. : illus. ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Raynaud, Georges ( ed. and tr )
González de Mendoza, J. M. ( tr )
Asturias, Miguel Angel ( joint tr )
Publisher: Universidad nacional auto´noma,
Universidad nacional autónoma
Place of Publication: México
Publication Date: 1939
Copyright Date: 1939
 Subjects
Subject: Quiché mythology   ( lcsh )
Manuscripts, Maya   ( lcsh )
Manuscritos quichés
Historia Da America   ( larpcal )
Antiquities -- Guatemala   ( lcsh )
Antigüedades -- Guatemala
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Guatemala
 Notes
Bibliography: "Vocabulario de los nombres sagrados que se citan en la obra": p. 205-223
Statement of Responsibility: traducción y notas de Georges Raynaud, J.M. González de Mendoza y Miguel Angel Asturias. Prólogo de Francisco Monterde.
General Note: Translated from the French ed. of Georges Raynaud, published 1925 under title: Les dieux, les héros et les hommes de l'ancien Guatémala d'après le Livre du conseil. cf. Prólogo.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081327
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ADK3374
oclc - 01957195
alephbibnum - 000663081
lccn - 42008271

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Foreword
        Page v
        Page vi
    Preface
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
    El libro del consejo
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
    Notas
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
    Vocabulario de los nombres sagrados que se citan en la obra
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
    Index
        Page 225
    Back Cover
        Page 226
Full Text















EL LIBRO DEL CONSEJO







IBLIOTECA DEL ESTUDIANTE UNIVERSITARIO

1


EL L I B R


DEL


ONSEJ


Traduccin notas de
Georges Raynaud,
I. M. Gonzlez de Mendoza
Miguel Angel Asturias.
Prlogo de
Francisco Monterde



EDICIONES DE LA UNIVERSIDAD NATIONAL AUTONOMY
MEXICO 1 9 3 9


C


o
O


O







LATIN AMERICA




















DENTRO de las actividades del Servicio Edito-
rial de la Universidad Nacional Autnoma de
Mxico, se consider como una de las ms impor-
tantes la reimpresin de aquellas obras de literature
e historic que los estudiantes deben conocer, de las
que existen pocos ejemplares en bibliotecas y libre-
ras.
Elegidas y prologadas por los profesores de
la misma Universidad, se procurar que esas obras
aparezcan, durante cada ao escolar, de modo que
su publicacin coincide, hasta donde sea possible,
con el perodo en que se estudien, de acuerdo con
los programs correspondientes.
Cada ao se editar, pues, una obra anterior a
la Conquista, un tomo de crnicas de sta, algunas









E L L I B R O D E L C O N S E J O

producciones de la poca de la dominacin espaola
y as sucesivamente, hasta llegar a los libros de au-
tores contemporneos.
Mediante ese esfuerzo, para el que cuenta con
el apoyo de los alumnos y con la eficaz ayuda de
los maestros, la Universidad Nacional Autnoma
de Mxico se propone elevar el nivel de la cultural.
Tal fin gua la formacin de la Biblioteca del Estu-
diante Universitario.























PROLOGO


Segn el plan aprobado a principios del ao en curso
por la Universidad Nacional Autnoma de Mxico, se inicia
la Biblioteca del Estudiante Universitario, con este tomo.
Quien lo prologa, desea advertir desde luego que atribuye
esa honra inmerecida a la circunstancia, afortunada para l,
de hallarse al frente del Servicio Editorial de la institucin,
ya que existen personas de reconocida competencia que se-
ran las nicas indicadas para ello. A esa advertencia debe
aadir que la eleccin de la present obra no responded ni-
camente al propsito de facilitar el conocimiento de la mito-
loga aborigen: fu impuesta por el hecho de que el ttulo de
este libro es el primero que aparece en el program de Li-
teratura Mexicana e Iberoamericana, de la Escuela Nacional
Preparatoria, por razones de antigedad bien comprobada.










DEL CO N S E J O


El Libro del Consejo --a este ttulo equivale, segn
los traductores, el indgena: Popol-Vuh o Popol-Buj-,
probablemente conservado por tradicin oral, fu escrito con
caracteres latinos, en quich, lengua de la familiar maya, al
media el siglo XVI. La redaccin se debe a un letrado, tal
vez antiguo sacerdote, que reuni tradiciones mitolgicas,
fbulas y datos histricos de la parte de este continent en
que prosper la civilizacin de los mayas.
El autor desconocido -que aventuradamente se ha tra-
tado de identificar con Diego Reynoso, a quien se debe un
vocabulario impreso en Mxico- "nos leg, dice Georges
Raynaud, una abundante y autntica (ninguna influencia
cristiana) fuente de informes mitolgicos, fabulosos e hist-
ricos, sobre Guatemala y, por repercusin, sobre el resto
de la Amrica Media".
El manuscrito original fu descubierto a fines del siglo
XVII, por Fr. Francisco Ximiiez. Nacido ste en Ecija,
Alta Andaluca, el 23 de noviembre de 1668, continue sus
studios en el convento de dominicos, de Guatemala; los
termin en Ciudad Real de Chiapa, cumplidos los 33 aos,
y pas despus a servir el curato de Santo Tomds Chichi-
castenango, donde lleg a sus manos el Libro del Consejo,
hasta entonces oculto. El mismo lo verti, segn declare al
afirmar: "Todas sus historias... las traduje en nuestra len-
gua castellana de la lengua quich en que las hall escri-
tas desde el tiempo de la conquista que entonces (como all
dicen) las redujeron de su modo de escribir al nuestro; 'pero
fu con todo sigilo, y se conserve entire ellos con tanto se-


VIII


E L, L 1 R










O L O


creto, que ni memorial se haca entire los ministros antiguos
de tal cosa..." De su capacidad para ello puede tenerse idea
al considerar que, entire otras obras, dej una Gramtica de
las lenguas quich, cakchiquel y subtojil, obra de la que se
ha dicho "que hizo adelantar much la lingistica".
La traduccin del manuscrito de Chichicastenango, ter-
minada antes de 1721, fu incluida por Ximnez en su
crnica de la Provincia de San Vicente de Chiapa y Guate-
mala, y se conserve indita, en su convento, donde la ha-
ll ms tarde Ordez y Aguilar, que la aprovech al escri-
bir otra obra. El abate Carlos Esteban Brasseur, de Bour-
bourg, que tuvo noticia en Mxico del contenido de aquel
manuscrito, segn se desprende de una carta que dirigi al
Duque de Valmy, se propuso darlo a conocer en Europa, a
travs de una traduccin francesa; pero se le adelant el Dr.
C. Scherzer, que lleg a Guatemala en 1854, encontr el ma-
nuscrito en la biblioteca de la Universidad de San Carlos-a
la que fu enviado, con los papeles de Ximnez, en 1830-,
lo copi y public en Viena, en 1857, "a expenses de la Im-
perial Academia de Ciencias", Brasseur, que pas a Guate-
mala en febrero de 1855, fu cura de Rabinal; aprendi -no
muy a fondo- el quich, y public su version francesa, al lado
del original, en Pars, en 1861. Esta traduccin no super
a la primer.
Justo Gavarrete, que paleografi, en 1875, la obra de Xi-
mnez, tradujo la version francesa y la public en El Educa-
cionista, de Guatemala, de 1894 a 1896. El Dr. Santiago I.
Barberena form con esa traduccin un volume, para el que


P R


G O









E L L I B R O D E L CO N S EJO

escribi un studio en 1905. Con ste, fu reimpresa en 1923
en Mrida, Yucatn, seguida de otro studio de Ricardo
Mimenza Castillo.
En realidad, El Libro del Consejo slo fu conocido a
media -por los errors de Ximnez y las fantasas de
Brasseur-, hasta que el Profesor Georges Raynaud empren-
di nuevamente la traduccin direct del quich.
La fiel traduccin de Raynaud -entonces, y hasta poco
antes de su muerte, director de studios sobre las Religio-
nes de la Amrica Precolombiana, en la Escuela de Altos
Estudios de Pars- fu vertida al castellano por los alum-
nos titulares de la misma J. M. Gonzles de Mendoza
-actual Canciller de la Legacin de Mxico en Bruselas,
Blgica- y Miguel Angel Asturias, author de Leyendas de
Guatemala.
Tambin en 1927 y en Guatemala, apareci una nueva
traduccin direct: la del licenciado J. Antonio Villacorta
C. y Flavio N. Rodas, inspector de monumentos arqueol-
gicos, con el texto indgena fonetizado, precedida de con-
ferencias sustentadas en 1926 por aqul, en la Sociedad de
Geografa e Historia de Guatemala.





Descartada la eleccin de ttulo para iniciar la Biblioteca
del Estudiante Universitario, por las razones arriba ex-









O L O


puestas, slo restaba decidir cul traduccin sera la ms
adecuada para el objeto.
Quien esto describe opina que, en casos como el present,
cualquiera otra virtud debe subordinarse a la fidelidad de los
traductores, ya que ante todo importa que el estudiante pue-
da aproximarse cuanto sea possible al texto primitive. Por eso
se prefiri la traduccin, casi literal, hecha sobre el cuidadoso
trabajo del Profesor Raynaud -que a tal empresa .consagr
buena parte de su vida- y bajo la direccin del mismo; es
decir, la traduccin que con Gonzlez de Mendoza firm As-
turias.
La autoridad del maestro de la Sorbona ampara, pues,
esta nueva edicin, mejorada con enmiendas debidas a J. M.
Gonzlez de Mendoza y leaves modificaciones que son resul-
tado de la revision y el cotejo hechos por el suscrito. Unas
y otras, en nada cambian el estilo de la obra, descrito de
este modo por el traductor francs: "El Libro del Consejo,
que contiene pasajes evidentemente antiguos y present nu-
merosos vJestigios de antiguas poesas salmodiadas o canta-
das (a veces con bailables), denota, como tantos otros docu-
mentos de la Amrica Media, un empleo muy frecuente (lle-
vado al abuso en algunos otros textos), del paralelismo (ba-
lance) no slo de las ideas y de las frases o miembros de
frase, sino tambin de los nombres propios (dioses, hroes,
jefes, etc., lugares legendarios), acoplados cada uno a otro
nombre propio, muy a menudo de una perfect inutilidad,
de sentido igual o casi igual. Tal paralelismo rinde frecuen-
temente un real servicio al traductor, aunque le incomoda a


XI


P R


G O









D E L C O N S E J O


veces un poco obligndole a emplear palabras aproximadas
para evitar repeticiones o larguras".
Ese paralelismo, como ver el lector que por primera vez
pasee la mirada por esta obra, produce al principio una
impresin de extraeza, anloga a la que se experiment al
oir a quien, ante un auditorio heterogneo, se ve obligado a
emplear a cada moment sinnimos, para que los oyentes re-
cuerden y comprendan bien lo que ha dicho. Asi procede
el maestro de primeras letras, ante sus pequeos alumnos,
al darles una nueva nocin, en sus lecciones.
Tanto en lo que acaba de transcribirse como a lo largo
del Libro del Consejo, se tuvo que prescindir de las notas
preferentemente filolgicas, eruditas, en las cuales el Profesor
Raynaud fu acumulando sabidura y experiencia, y de aque-
llas en que expuso ideas personales que desarrolla en la
amplia Introduccin. Se conservaron, slo, todas las notas
que contienen explicaciones indispensables para la debida in-
teligencia del Libro del Consejo.
Despus de las notas, numeradas progresivamente -que
correspondent a las llamadas del texto y van a continuacin
de ste-, se halla el "Pequeo Vocabulario" del Profesor
Raynaud, con las valiosas interpretaciones del mismo, acerca
de diversos puntos de las mitologas y cronologas mayas
y aztecas.


E L L I B R 0









O L O


Algunos pasajes del Libro del Consejo, que se inicia con
tono grave, majestuoso, hacen pensar en el Ramayana, por
la participacin de los animals en las rias de los hom-
bres. Al leer otras pginas de este libro, vienen a la memorial
aquellos relatos mitolgicos en los cuales las fuerzas cs-
micas, al desbordarse, toman el aspect de gigantes que
pelean entire s furiosamente. Otros pasajes nos hacen pen-
sar en esas fbulas ejemplarizadoras en las que se mues-
tra el castigo de los vanidosos, o en algunos cuentos popu-
lares -que los folkloristas recogen an, de labios de los
indgenas de Mxico, en su propia lengua-; cuentos en los
que intervienen series sobrenaturales, hablan las bestias; los
enemigos urden trampas en las que caen sus contrarios, se
hacen bromas terrible y se torturan cruelmente.
Por ltimo, no faltan episodios en los cuales se percibe
a travs de los smbolos y de los combates que aluden a
luchas religiosas, una vaga aspiracin hacia un ideal su-
perior, y tambin narraciones en las que se explica ingenio-
samente el origen de alguna de las caractersticas de de-
terminados animals. Son stos los mitos etiolgicos 'que
refieren, por ejemplo, a qu se debe que sean rabicortos al-
gunos de aqullos, o bien ofrecen la supuesta razn del
hermetismo de otros.
Quien lea el Libro del Consejo sencillamente como obra
literaria primitive, sin pretender descubrir su sentido eso-
trico, para la mayora perdido ahora, al terminar su lectura
conservar la impresin de tribus que tratan de adaptarse
a un clima adverso; de obtener el alimento adecuado -se


XIII


G O


P R









EL L I B R O D E L CONSEJO

habla con insistencia del maz-, y que, en medio de gue-
rras intestines, a travs de plagas y epidemias, en lucha des-
igual contra enemigos dotados de facultades mgicas, no pier-
den su traditional aficin al deported -el juego de pelota-
que los monumentos mayas confirman; de tribus que poseen,
en fin, un agudo sentido de lo maravilloso y lo grotesco.

FRANCISCO MONTERDE.

Febrero de 1939.













EL LIBRO DEL CONSEJO (1)
























Aqu comenzaremos la antigua historic llamada Quich.
Aqu escribiremos, comenzaremos el antiguo relato del prin-
cipio, del origen, de todo lo que hicieron en la ciudad Qui-
ch los hombres de las tribus Quich. Aqu recogeremos la
declaracin, la manifestacin, la aclaracin de lo que estaba
escondido, de lo que fu iluminado por los Constructares,
los Formadores, los Procreadores, los Engendradores; sus
nombres: Maestro Mago del Alba, Maestro Mago del Da
(Gran Cerdo del Alba), Gran Tapir del Alba, Dominado-
res, Poderosos del Cielo, Espritus de los Lagos, Espritus
del Mar, Los de la Verde Jadeita, Los de la Verde Copa;
as decase. Rogbase con ellos, invocbase con ellos, a los
llamados Abuela, Abuelo, Antiguo Secreto, Antigua Ocul-
tadora, Guarda Secreto, Ocultadora, Abuela (que forma
parte) de la Pareja (Mgica de Abuelos), Abuelo de la








EL LIB R O DEL C O N S E J O

(misma) Pareja. As est dicho en la historic Quich todo
lo que ellos dijeron, lo que ellos hicieron, en el alba de la
vida, en el alba de la historic. Pintaremos (lo que pas) an-
tes de la Palabra de Dios, antes del Cristianismo; lo repro-
duciremos porque no se tiene (ya ms) la vision del Libro
del Consejo, la vision del alba (2), de la llegada de ultra-
mar, de nuestra (vida en la) sombra (3), la vision del alba
de la vida, como se dice.






















2

Este libro es el primer libro, pintado antao, pero su fas
est oculta (hoy) al que ve, al pensador. Grande era la expo-
sicin, la historic de cuando se acabaron de medir todos los
ngulos del cielo, de la tierra, la cuadrangulacin, su media,
la media de las lineas, en el cielo, en la tierra, en los cuatro
ngulos, en los cuatro rincones (4), tal como habia sido di-
cho (5) por los Constructores, los Formadores, las Madres,
los Padres de la vida, de la existencia, los de la Respiracin,
los de las Palpitaciones, los que engendran, los que pien-
san, Luz de las tribus, Luz de los hijos, Luz de la prole
(6), Pensadores y Sabios, (acerca de) todo lo que es-
t en el cielo, en la tierra, en los lagos, en el mar. He aqu
el relat de cmo todo estaba en suspenso, todo tranquilo;
todo inmvil, todo apacible, todo silencioso, todo vaco, en









E L L I B RO D E L


el cielo, en la tierra. He aqu la primera historic, la primer
descripcin. No haba un solo hombre, un solo animal, p-
jaro, pez, cangrejo, madera, piedra, caverna, barranca, hier-
ba, selva. Slo el cielo exista. La faz de la tierra no apa-
recia; slo existan la mar limitada, todo el espacio del cie-
lo. No haba nada reunido, junto. Todo era invisible, todo
estaba inmvil en el cielo. No exista nada edificado. Sola-
mente el agua limitada, solamente la mar tranquila, sola, li-
mitada. Nada exista. Solamente la inmovilidad, el silencio,
en las tinieblas, en la noche (7). Slo los Constructores, los
Formadores, los Dominadores, los Poderosos del Cielo,
los Procreadores, los Engendradares, estaban sobre el agua,
luz esparcida. (Sus smbolos) estaban envueltos en las plu-
mas, las verdes; sus nombres (grficos) (8) eran, pues,
Serpientes Emplumadas. Son grandes Sabios (9). As es
el cielo, [as] son tambin los Espritus del Cielo; tales son,
cuntase, los nombres de los dioses.
Entonces vino la Palabra (10); vino aqu de los Domi-
nadores, de los Poderosos del Cielo, en las tinieblas, en la no-
che; fu dicha por los Dominadores, los Poderosos del Cie-
lo; hablaron; entonces celebraron consejo, entonces pensa-
ron, se comprendieron, unieron sus palabras, sus sabiduras.
Entonces se mostraron, meditaron, en el moment del alba;
decidieron (construir) al hombre, mientras celebraban con-
sejo sobre la produccin, la existencia, de los rboles, de los
bejucos, la produccin de la vida, de la existencia, en las ti-
nieblas, en la noche, por los Espritus del Cielo llamados
Maestros Gigantes. Maestro Gigante Relmpago es el prime-


C 0 S J









EL L I B R O D EL C O N S E J O

ro, Huella del Relmpago es el segundo, Esplendor del Re-
lmpago es el tercero; estos tres son los Espritus del Cielo.
Entonces se reunieron con ellos los Dominadores, los Po-
derosos del Cielo. Entonces celebraron consejo sore el alba
de la vida, cmo se hara la germinacin, cmo se hara el
alba, quin sostendra, nutrira (11). "Que eso sea. Fecun-
daos. Que esta agua parta, se vacie. Que la tierra nazca, se
afirme", dijeron. "Que la germinacin se haga, que el alba
se haga en el cielo, en la tierra, porque [no tendremos]
ni adoracin ni manifestacin por nuestros construidos,
nuestros formados, hasta que nazca el hombre construido,
el hombre formado"; as hablaron, por lo cual naci la
tierra. Tal fu en verdad el nacimiento de la tierra exis-
tente. "Tierra", dijeron, y en seguida naci. Solamente ufia
niebla, solamente una nube [fu] el nacimiento de la mate-
ria. Entonces salieron del agua las montaas; al instant
salieron las grandes montaas. Solamente por Ciencia M-
gica, por Poder Mgico, fu hecho lo que haba sido decidido
(concerniente a) los montes, [a] las llanuras; en seguida
nacieron simultneamente en la superficie de la tierra los
cipresales, los pinares.
Y los Poderosos del Cielo se regocijaron as: "Sed los
bienvenidos, oh Espritus del Cielo, oh Maestro Gigante (Re-
lmpago), oh Huella del Relmpago, oh Esplendor del Re-
lmpago". "Que se acabe nuestra construccin, nuestra for-
macin", fu respondido. Primero nacieron la tierra, los mon-
tes, las llanuras; se pusieron en camino las aguas; los arro-
yos caminaron entire los montes; as tuvo lugar la puesta









E L L I B R O D E L C O N S E J O

en march de las aguas cuando aparecieron las grandes mon-
taas. As fu el nacimiento de la tierra cuando naci por
(orden) de los Espritus del Cielo, de los Espritus de la
Tierra, pues as se llaman los que primero fcundaron, es-
tando el cielo en suspenso, estando la tierra en suspenso en
el agua; as fu fecundada cuando ellos la fecundaron; en-
tonces su conclusion, su composicin, fueron meditadas por
ellos.






















3

En seguida fecundaron a los animals de las montaas,
guardianes de todas las selvas, los series de las montaas:
venados, pjaros, pumas, jaguars, serpientes, vboras, (ser-
pientes) ganti, guardianes de los bejucos. Entonces los Pro-
creadores, los Engendradores, dijeron: "No habr ms
que silencio, inmovilidad, al pie de los rboles, de los be-
jucos? Bueno es, pues, que haya guardianes"; as dijeron,
fecundando, hablando. Al instant nacieron los venados,
los pjaros. Entonces dieron sus moradas a los venados, a
los pjaros. "T, venado, sobre el camino de los arroyos,
en las barrancas, dormirs; aqu vivirs, en las hierbas, en
las malezas; en las selvas, fecundars; sobre cuatro pies irs,
vivirs". Fu hecho como fu dicho. Entonces fueron tam-
bin (dadas) las moradas de los pajarillos, de los grandes
pjaros. "Pjaros, anidaris sobre los rboles, sobre los be-









EL L I B R O D.EL CONSEJO

jucos moraris; engendraris, os multiplicaris sobre las ra-
mas de los rboles, sobre las ramas de los bejucos". As fu
dicho a los venados, a los pjaros, para que hiciesen lo que
deban hacer; todos tomaron sus dormitorios, sus moradas.
As los Procreadores, los Engendradores, dieron sus casas
a los animals de la tierra. Estando pues todos terminados,
venados, pjaros, les fu dicho a los venados, a los pjaros,
por los Constructores, los Formadores, los Procreadores, los
Engendradores: "Hablad, gritad; podis gorjear, gritar.
Que cada uno haga or su lenguaje segn su clan, segn su
manera". As fu,dicho a los venados, pjaros, pumas, ja-
guares, serpientes. "En adelante decid nuestros nombres,
alabadnos, a nosotros vuestras madres, a nosotros vuestros
padres. En adelante llamad a Maestro Gigante (Relm-
pago), Huella del Relmpago, Esplendor del Relmpago,
Espritus del Cielo, Espritus de la Tierra, Constructores,
Formadores, Procreadores, Engendradores. Habladnos, in-
vocadnos, adoradnos", se les dijo. Pero no pudieron hablar
como hombres; solamente cacarearon, solamente mugieron,
solamente graznaron; no se manifest [ninguna] forma de
lenguaje, hablando cada uno diferentemente. Cuando los
Constructores, los Formadores, oyeron sus palabras impo-
tentes, se dijeron unos a otros: "No han podido decir nues-
tros nombres, de nosotros los Constructores, los Formado-
res". "No est bien", se respondieron unos a otros los Pro-
creadores, los Engendradores, y dijeron: "He aqu que
seris cambiados (12), porque no habis podido hablar.
Cambiaremos nuestra Palabra (13). Vuestro sustento, vues-









E L L I B R O D E L C O N S E J O

tra alimentacin, vuestros dormitorios, vuestras moradas,
los tendris; sern las barrancas, las selvas. Nuestra ado-
racin es imperfecta si vosotros no nos invocis. Habr,
podr haber adoracin, obediencia, en los series ] qu ha-
remos? Vosotros, recibiris vuestro fardo: vuestra carne
ser molida entire los dientes; que as sea, que tal sea vues-
tro fardo". As les fu entonces dicho, ordenado, a los ani-
malitos, a los grandes animals de la superficie de la tierra;
pero stos quisieron probar su suerte, quisieron tentar la
prueba, quisieron probar la adoracin, mas no entendiendo
de ningn modo el lenguaje unos de otros, no se compren-
dieron, no pudieron hacer nada.
Tal fu, pues, el fardo de su care; as el fardo de ser
comidos, de ser matados, fu [impuesto] aqu sobre todos
los animals de la superficie de la tierra. En seguida fueron
ensayados series construidos, series formados (14), por los
Constructores, los Formadores, los Procreadores, los En-
gendradores. "Que se pruebe todava. Ya se acerca la ger-
minacin, el alba. Hagamos a nuestros sostenes, a nuestros
nutridores. Cmo ser invocados, conmemorados, en la su-
perficie de la tierra? (Ya) hemos ensayado con nuestra
primera construccin, nuestra formacin, sin que por ella
pueda hacerse nuestra adoracin, nuestra manifestacin.
Probemos, pues, a hacer obedientes, respetuosos sostenes,
nutridores", dijeron. Entonces fu la construccin, la for-
macin.
De tierra hicieron la carne. Vieron que aquello no estaba
bien, sino que se caa, se amontonaba, se ablandaba, se mo-









EL L I B R O D E L


jaba, se cambiaba en tierra, se fundia; la cabeza no se
mova; el rostro (quedbase vuelto) a un solo lado; la vista
estaba velada; no podan mirar detrs de ellos; al principio
hablaron, pero sin sensatez. En seguida, aquello se licu, no
se sostuvo en pie (15). Entonces los Constructores, los
Formadares, dijeron otra vez: "Mientras ms se trabaja,
menos puede l andar y engendrar". "Que se celebre, pues,
consejo sobre eso", dijeron. Al instant deshicieron, des-
truyeron una vez ms su construccin, su formacin, y des-
pus dijeron: "Cmo haremos para que nos nazcan ado-
radores, invocadores?" Celebrando consejo de nuevo, dije-
ron entonces: "Digamos a Antiguo Secreto, Antigua Ocul-
tadora, Maestro Mago del Alba, Maestro Mago del Da:
"Probad de nuevo la suerte, su formacin". As se dije-
ron unos a otros los Constructores, los Formadores, y ha-
blaron a Antiguo Secreto, Antigua Ocultadora. En se-
guida, el discurso dicho a aquellos augures, a la Abuela
del Da, a la Abuela del Alba, por los Constructores, los For-
madores; he aqu sus nombres: Antiguo Secreto, Antigua
Ocultadora. Y los Maestros Gigantes hablaron, as como los
Dominadores, los Poderosos del Cielo. Dijeron entonces a
Los de la Suerte, Los de (su) Formacin, a los augures:
"Es tiempo de concertarse de nuevo sobre los signos de
nuestro hombre construido, de nuestro hombre formado, co-
mo nuestro sostn, nuestro nutridor, nuestro invocador,
nuestro conmemorador. Comenzad pues las Palabras (M-
gicas), Abuela, Abuelo, nuestra abuela, nuestro abuelo, An-
tiguo Secreto, Antigua Ocultadora. Haced pues que haya


C 0 S J









EL L I B R O DE L C O N S E J O

germinacin, que haya alba, que seamos invocados, que
seamos adorados, que seamos conmemorados, por el hom-
bre construido, el hombre formado, el hombre maniqu, el
hombre moldeado. Haced que as sea. Declared vuestros
nombres: Maestro Mago del Alba, Maestro Mago del
Da, Pareja Procreadora, Pareja Engendradora, Gran
Cerdo del Alba, Gran Tapir del Alba. Los de las Esme-
raldas, Los de las Gemas, los del Punzn, Los de las
Tablas, Los de la Verde Jadeita, Los de la Verde Copa,
Los de la Resina, Los de los Trabajos Artsticos, Abuela
del Da, Abuela del Alba. Sed llamados as por nuestros
construidos, nuestros formados. Haced vuestros encanta-
mientos por vuestro maz, par vuestro tzit (16). Se har,
acontecer que esculpamos en madera su boca, su rostro?".
As fu dicho a los de la Suerte. Entonces [se efectu] el
lanzamiento (de los granos), la prediccin del encanta-
miento por el maz, el tzit. "Suerte, frmate", dijeron en-
tonces una abuela, un abuelo. Ahora bien, este abuelo era
El del Tait, llamado Antiguo Secreto; esta abuela era
La de la Suerte, La de (su) Formacin, llamada Anti-
gua Ocultadora con Gigante Abertura. Cuando se decidi
la suerte se habl asi: "Tiempo es de concertarse. Hablad;
que oigamos y que hablemos, digamos, si es preciso que la
madera sea labrada, sea esculpida por Los de la Construc-
cin, Los de la Formacin, si ella ser el sostn, el nutri-
dor, cuando se haga la germinacin, el alba". "Oh maz, oh
tzit, oh suerte, oh (su) formacin, asios, ajustaos" (17),









E L L I B R O D E L


fu dicho al maz, al tzit, a la suerte, a (su) formacin. "Ve-
nid a picar ah, oh Espritus del Cielo (18). No hagis ba-
jar la boca, la faz (19) de los Dominadores, de los Podero-
sos del Cielo", dijeron. Entonces dijeron la cosa recta:
"Que as sean, as, vuestros maniquies, los [muecos] cons-
trudos de madera, hablando, charlando en la superficie
de la tierra".-"Que as sea", se respondi a sus palabras.
Al instant fueron hechos los maniques, los [muecos]
construidos de madera; los hombres se produjeron, los hom-
bres hablaron; existi la humanidad en la superficie de la
tierra. Vivieron, engendraron, hicieron hijas, hicieron hijos,
aquellos maniques, aquellos [muecos] construidos de ma-
dera. No tenan ni ingenio ni sabidura, ningn recuerdo de
sus Constructores, de sus Formadores; andaban, caminaban
sin objeto. No se acardaban de los Espritus del Cielo; por
eso'decayeron. Solamente un ensayo, solamente una tenta-
tiva de humanidad. Al principio hablaron, pero sus rostros
se desecaron; sus pies, sus manos, [eran] sin consistencia;
ni sangre, ni humores, ni humedad, ni grasa; mejillas dese-
cadas [eran] sus rostros; secos sus pies, sus manos; com-
primida su carne. Por tanto [no haba] ninguna sabidura
en sus cabezas ante sus Constructores, sus Formadores, sus
Procreadores, sus Animadores. Estos fueron los primeros
hombres que existieron en la superficie de la tierra.


C 0 S J

























En seguida [lleg] el fin, la prdida, la destruccin, la
muerte de aquellos maniques, [muecos] construidos de
madera. Entonces fu hinchada la inundacin por los Es-
pritus del Cielo, una gran inundacin fu hecha; lleg por
encima de las cabezas de aquellos maniques, [muecos]
construidos de madera. El tzit, [fu la] care del hombre;
pero, cuando por los Constructores, los Formadores, fu la-
brada la mujer, el sasafrs (20) [fu la] care de la mu-
jer. Esto entr en ellos par la voluntad de los Constructo-
res, de los Formadores. Pero no pensaban, no hablaban, an-
te Los de la Construccin, Los de la Formacin, sus Ha-
cedores, sus Vivificadores. Y su muerte fu esto: fueron
sumergidos; vino la inundacin, vino del cielo una abun-
dante resina. El llamado Cavador de Rostros vino a arran-
carles los ojos; Murcilago de la Muerte, vino a cortarles









EL L I B R O D E L CO N S E JO

la cabeza; Brujo-Pavo vino a comer su carne; Brujo-Buho
vino a triturar, a romper sus huesos, sus nervios; fueron
triturados, fueron pulverizados, en castigo de sus rostros,
porque no haban pensado ante sus Madres, ante sus Pa-
dres, los Espritus del Cielo llamados Maestros Gigantes. A
causa de esto se obscureci la faz de la tierra, comenz la
lluvia tenebrosa, lluvia de da, lluvia de noche. Los animals
pequeos, los animals grandes, llegaron; la madera, la
piedra, manifestaron sus rostros (21). Sus piedras de mo-
ler metatess], sus vajillas de barro, sus escudillas, sus ollas,
sus perros, sus pavos, todos hablaron; todos, tantos cuan-
tos haba, manifestaron sus rostros. "Nos hicisteis dao, nos
comisteis; os toca el turno; seris sacrificados", les dijeron
sus perros, sus pavos. Y he aqu [lo que les dijeron] sus
piedras de moler: "Tenamos cotidianamente queja de vos-
otros; cotidianamente, por la noche, al alba, siempre: 'Des-
corteza, 'descorteza, rasga, rasga' sobre nuestras faces, por
vosotros. He aqu, para comenzar, nuestro cargo a vuestra
faz. Ahora que habis cesado de ser hombres, probaris
nuestras fuerzas; amasaremos, morderemos, vuestra carne",
les dijeron sus piedras de moler. Y he aqu que, hablan-
do a su vez, sus perros les dijeron: "Por qu no nos dabais
nuestro alimento? Desde que ramos vistos, nos perseguais,
nos echbais fuera; vuestro instrument para golpearnos es-
taba listo mientras comais. Entonces vosotros hablabais
bien, nosotros no hablbamos. Sin ello no os mataramos
ahora. Cmo no razonbais? Cmo no pensbais en vos-
otros mismos ? Somos nosotros quienes os borraremos [de la









E L L I B R O D E L C O N S E J O

haz de la tierra]; ahora sufriris los huesos de nuestras bo-
cas (22), os comeremos"; (as) les dijeron sus perros, mos-
trando sus rostros. Y he aqui que a su vez sus ollas, sus
vajillas de barro, les hablaron: "Dao, dolor, nos hicisteis,
carbonizando nuestras bocas, carbonizando nuestras faces,
ponindonos siempre ante el fuego. Nos quembais sin que
nosotros pensramos mal; vosotros lo sufriris a vuestro
turno, os quemaremos", dijeron todas las ollas, manifestando
sus faces. De igual manera las piedras del hogar encendie-
ron fuertemente el fuego puesto cerca de sus cabezas, les
hicieron dao. Empujndose [los hombres] corrieron, llenos
de desesperacin. Quisieron subir a sus mansiones, pero
cayndose, sus mansiones les hicieron caer. Quisieron su-
bir a los rboles; los rboles los sacudieron a lo lejos. Qui-
sieron entrar en los agujeros, pero los agujeros desprecia-
ron a sus rostros. Tal fu la ruina de aquellos hombres cons-
truidos, de aquellos hombres formados, hombres para ser
destruidos, hombres para ser aniquilados; sus bocas, sus
rostros, fueron todos destruidos, aniquilados. Se dice que
su posteridad [son] esos monos que viven actualmente en
las selvas (23); estos fueron su posteridad porque slo ma-
dera haba sido puesta en su care por los Constructores,
los Formadores. Por eso se parece al hombre ese mono,
posteridad de una generacin de hombres construidos, de
hombres formados, pero [que slo eran] maniques, [mu-
ecos] construidos de madera.





















5

No haba, pues, ms que una luz confusa en la super-
ficie de la tierra, no haba sol. Un [personaje] llamado Prin-
cipal Guacamayo se enorgulleca. Al principio existieron
el cielo, la tierra, pero ocultas [estaban] las faces del sol,
de la luna. El, pues, deca: "En verdad, la posteridad de
esos hombres ahogados es extraordinaria; su vida es como
(una vida) de Sabios (24). Yo soy, pues, grande por encima
del hombre construido, del hombre formado. Yo el sol, yo
j la luz, yo la luna. Que as sea. Grande [es] mi luz. Por mi
andan, caminan los hombres. Mis ojos, en metales preciosos,
resplandecen de gemas, de verdes esmeraldas. Mis dientes
brillan en su esmalte como la faz del cielo. Mi nariz res-
plandece a lo lejos como la luna. De preciosos metales (es-
t hecho) mi sitial con respaldo. La faz de la tierra se ilu-
mina cuando yo avanzo ante mi sitial con respaldo. As








EL L I B R O D E L C O N S E J O

pues, yo soy el sol, yo soy la luna (25), para la luz de la prole,
la luz de los hijos. As es, porque a lo lejos penetra mi es-
plendor". (As) deca Principal Guacamayo, mas en verdad
Principal Guacamayo no era el sol (26), sino que se en-
orgulleca de sus jadeitas, de sus metales preciosos; pero
en realidad su esplendor desapareca all adonde l se sen-
taba (27), su esplendor no penetraba en todo el cielo. No
se vean an, pues, las faces del sol, de la luna, de las estre-
llas, an no haba claridad (28). As pues, Principal Gua-
camayo se alababa como sol, [como] luna; la luz del sol, de
la luna, todava no [se haba] mostrado, manifestado; pero
l quera sobreponerse en grandeza. Entonces fu cuando
ocurri la inundacin a causa de los maniques, [muecos]
construidos de madera. Contaremos tambin cmo mui,
fu vencido, Principal Guacamayo (y despus) en qu tiem-
po fu hecho el hombre por Los de la Construccin, Los de
la Formacin.
























He aqu el origen de la derxota de Principal Guacamayo
por dos engendrados, el primero llamado Maestro Mago,
el segundo llamado Brujito; [los dos] eran dioses (29).
A causa del mal que vean en el que se enorgulleca y que
l quera hacer a la faz de los Espiritus del Cielo, aquellos
engendrados dijeron: "No est bien que pase eso; ese hom-
bre no debe vivir aqu, en la superficie de la Tierra. Tra-
taremos, pues, de tirar con cerbatana contra su comida; ti-
raremos con cerbatana contra ella, introduciremos en ella
una enfermedad que pondr fin a sus riquezas, a sus jadei-
tas, a sus metales preciosos, a sus esmeraldas, a sus pedre-
ras, de las cuales se glorifica como lo harn todos los hom-
bres. Los metales preciosos, no son un motivo de gloria. Que
as se haga, pues". (As) dijeron los dos engendrados, cada
uno [con] su cerbatana sobre el hombro.










EL L I B R O D E L C O N S E J O

Pero Principal Guacamayo tena dos hijos: Sabio Pez-
Tierra [era] el primer hijo. Gigante de la Tierra, el segundo
hijo. La que se Torna Invisible, [era] el nombre de su ma-
dre, esposa de Principal Guacamayo. A este Sabio Pez-
Tierra [servanle] de juguetes las grandes montaas Chicak,
Hunahpu, Pecul, Yaxcanul, Macamob, Huliznab (30), se
cuenta, nombres de las montaas que existieron cuando el
alba; nacieron en una noche por (la accin de) Sabio Pez-
Tierra. De igual modo por Gigante de la Tierra eran re-
movidas las montaas; por l eran agitadas las montaas
pequeas, las montaas grandes. Los hijos de Principal
Guacamayo hacan tambin de ello una causa de orgullo:
" Vosotros! heme aqu, yo el sol", deca Principal Guaca-
mayo. "Yo hice la Tierra", deca Sabio Pez-Tierra. "Yo
sacudo al cielo, trastorno a toda la tierra", deca Gigante de
la Tierra. As, despus de su padre, los hijos de Principal
Guacamajo se atribuan la grandeza. He aqu, pues, el mal
que vieron los engendrados. Nuestras primeras madres,
nuestros primeros padres no haban sido hechos todava.
As fu decidida la muerte (de los tres), su prdida, por
los engendrados.






















7

He aqu ahora los disparos de cerbatana contra Prin-
cipal Guacamayo por los dos engendrados; contaremos ahara
la derrota de aquellos que se enorgullecan. Este mismo
Principal Guacamayo tena un gran rbol, el Byrsonia (31);
era el alimento de Principal Guacamayo; cada da iba al
Byrsonia, suba al rbol; vea algunas vainas comidas por
Maestro Mago, Brujito. Par su parte, espiando a Princi-
pal Guacamayo al pie del rbol, los dos engendrados ve-
nan a esconderse en el follaje del rbol cuando Principal
Guacamayo vena a comer [las frutas de] el Byrsonia.
Despus fu tiroteado con cerbatanas par Supremo Maes-
tro Mago quien le plant la bala de la cerbatana en la man-
dbula; grit a voz en cuello al caer del rbol al suelo.
Supremo Maestro Mago se apresur, corri aprisa para
apoderarse de l; pero entonces el brazo de Supremo Maes-










EL L I B R O D E L CO N SE JO

tro Mago fu asido violentamente por Principal Guacama-
yo, quien al instant lo sacudi, lo arranc bruscamente del
omoplato. Entonces Supremo Maestro Mago dej ir a Prin-
cipal Guacamayo. As es, as, como hicieron, sin haber si-
do vencidos los primeros por Principal Guacamayo. Lle-
vando as el brazo de Supremo Maestro Mago, Principal
Guacamayo camin hacia su casa, adonde lleg sostenin-
dose la mandbula. "Qu Te ha sucedido, pues?", dijo en-
tonces La que se Torna Invisible, esposa de Principal Gua-
camayo. "Qu? Dos engaadores (32) me han tiroteado
con su cerbatana, me han dislocado la mandbula. A causa
de eso, se han aflojado mi mandbula, mis dientes, que me
hacen sufrir much. Por de pronto traigo (esto) sobre el
fuego para que permanezca sobre el fuego hasta que, en ver-
dad, vengan a recogerlo, a tomarlo, esos engaadores", res-
pondi Principal Guacamayo, suspendiendo el brazo de Su-
premo Maestro Mago. Habiendo celebrado consejo, Supre-
mo Maestro Mago, Brujito, hablaron con un abuelo, y ver-
daderamente blanca era la cabellera de este abuelo, y con una
abuela, y verdaderamente era una abuela encorvada, que-
brantada por la vejez (33). Gran Cerdo del Alba, nombre
del abuelo; Gran Tapir del Alba, nombre de la abuela. Los
engendrados dijeron, pues, a la abuela, al abuelo: "Acom-
paadnos para ir a coger nuestro brazo en casa de Principal
Guacamayo, pero nosotros iremos detrs de vosotros. 'Son
nuestros nietos a quienes acompaamos; su madre, su pa-
dre, han muerto (34); por tanto, nos siguen por todas par-
tes adonde nos conviene permitrselo, pues sacar los anima-










D E L C O N S E J O


les de las mandbulas es nuestro oficio', diris vosotros.
As Principal Guacamayo nos mirar como a nios, y es-
taremos all para daros consejos", dijeron los dos engen-
drados. "Muy bien", fu respondido. En seguida se enca-
minaron hacia la punta en donde Principal Guacamayo estaba
sentado en su sitial con respaldo. La abuela, el abuelo, pa-
saron entonces, [con] dos engendrados jugando detrs.
Cuando pasaron al pie de la casa del jefe, Principal Guaca-
mayo gritaba a voz en cuello a causa de sus dientes. Cuando
Principal Guacamayo vi al abuelo, a la abuela, y a los que
les acompaaban, "De dnde vens, abuelos nuestros?",
dijo al instant el jefe. "Buscamos con qu sostenemos, oh
T, Jefe" respondieron ellos. " Cul es vuestro alimento?
Son vuestros hijos, esos que os acompaan?" "No, oh
T, Jefe. Estos son nuestros nietos, pero comprendes? tene-
mos piedad de sus rostros, les damos y partimos la mitad (de
nuestro alimento)", respondieron la abuela, el abuelo. El
jefe, pues, estaba extenuado por el sufrimiento de sus dientes,
y con esfuerzo era como hablaba. "Yo os suplico, tened
piedad de mi rostro (35). Qu hacis?, Qu curis?" dijo
el jefe. "Solamente sacamos de los dientes los animals, cu-
ramos solamente los ojos, componemos solamente los huesos.
T, Jefe", respondieron. "Muy bien. Curadme en seguida,
os suplico, mis dientes, que verdaderamente me hacen su-
frir. Cada da no tengo reposo, no tengo sueo, a causa de
ellos y de mis ojos. Dos engaadores me han disparado con
cerbatana, para comenzar. A causa de esto no como ya. Te-
ned, pues, piedad de mi rostro, pues todo se mueve, mi man-


E L L I B R 0










E L L I B R O D E L


dbula, mis dientes". "Muy bien, T, Jefe. Un animal te
hace sufrir. No hay ms que cambiar, que sacar los dientes,
T". "Ser bueno quitarme mis dientes? Por ellos soy
jefe; mi ornamento: mis dientes y mis ojos". "Pondremos
al instant otros en cambio; huesos puros y netos entra-
rn". Ahora pues, esos huesos puros y netos no eran ms
que maz blanco. "Muy bien. Retiradlos pues y venid en
mi ayuda", respondi l. Entonces se arrancaron los dientes
de Principal Guacamayo; no se le puso en cambio ms que
maz blanco; al instant ese maz brill much en su boca.
Al instant descendi su faz (36); no pareci ya jefe. Se
acab de quitarle sus dientes en pedrera que, brillantes, or-
naban su boca. Mientras que se cuidaban los ojos de Prin-
cipal Guacamayo se desollaron sus ojos, se acab de qui-
tarle sus metales preciosos. Pero l no poda ya sentirlo;
todava vea cuando lo que le enorgulleca hubo acabado de
serle quitado por Maestro Mago, Brujito. As muri Prin-
cipal Guacamayo cuando Maestro Mago vino a recuperar
su brazo. La que se Torna Invisible, esposa de Principal
Guacamayo, muri tambin. Tal fu el fin de las riquezas
de Principal Guacamayo. Fu el mdico quien tom las es-
meraldas, las pedreras, de las cuales, aqu en la tier.ra, se
gloriaba. La abuela Sabia, el abuelo Sabio, hicieron esto.
El brazo fu pegado; pegado, estuvo bien. Ellos no quisie-
ron obrar as ms que para matar a Principal Guacama-
yo; consideraban como malo que se enorgulleciese. En se-
guida los dos engendrados caminaron, habiendo ejecutado
la Palabra de los Espritus del Cielo.


C 0 S J


























He aqu en seguida la Gesta de Sabio Pez-Tierra, pri-
mer hijo de Principal Guacamayo. "Yo hacedar de mon-
taas", deca Sabio Pez-Tierra. He aqu que Sabio Pez-
Tierra se baaba al borde del agua cuando acertaron a pa-
sar cuatrocientos (37) jvenes, arrastrando un rbol para
pilar de su casa; cuatrocientos jvenes iban caminando, des-
pus de haber cortado un gran rbol para viga maestra de
su casa. Entonces Sabio Pez-Tierra camin adonde esta-
ban los cuatrocientos jvenes.-"Jvenes, qu hacis?".
-"Solamente, un rbol que no podemos levantar para llevar-
lo sobre nuestros hombros".-"Yo lo llevar al hombro.
A dnde llevarlo? Cul trabajo hay en vuestro espritu?".
"Solamente la viga maestra de nuestra casa".-"Perfecta-
mente", dijo l, [y] despus tir (del rbol), lo carg so-
bre sus hombros y lo llev a la entrada de la casa de los










E L L I B R O D E L


cuatrocientos jvenes. " Y bien! estate pues con nosotros,
oh joven. Tienes madre, padre?". "No tengo", dijo l.
"i Y bien! nosotros te emplearemos otra vez maana para
sealarte uno de nuestros rboles para pilar de nuestra ca-
sa". "Bien", dijo l. En seguida los cuatrocientos jvenes
celebraron consejo. "He ah a ese joven. Cmo haremos
para matarlo, pues no est bien que haga eso, que l solo
levante ese rbol? Cavemos un gran hoyo, [y] despus lo
incitaremos a descender en el hoyo. 'Vete a agrandarlo.
Toma y trae tierra del hoyo', le diremos, y, cuando haya
descendido y est inclinado en el hoyo, lanzaremos un gran
rbol en l; entonces morir en el hoyo". As hablaron los
cuatrocientos jvenes. Entonces cavaron un gran hoyo que
descenda profundamente, y despus llamaron a Sabio Pez-
Tierra. "Nosotros te estimamos. Ve pues, y cava an la
tierra, en el sitio de donde nosotros no pasamos", le dijeron.
"Muy bien", respondi l y despus descendi al hoyo. Lla-
mndole mientras que l cavaba la tierra: "Ya has des-
cendido muy hondo?", le dijeron. "S", respondi, comen-
zando a cavar el hoyo, pero cavaba un hoyo de salvamento.
El saba que queran matarlo; mientras que cavaba el hoyo,
cavaba al lado un segundo hoyo para salvarse. "Est ya
muy hondo?", le fu dicho desde arriba por los cuatrocien-
tos jvenes. "Todava estoy ocupado en mi excavacin, pe-
ro os llamar desde abajo cuando haya acabado de cavar",
les respondi desde el fondo del hoyo Sabio Pez-Tierra.
Mas no cavaba el fondo del hoyo [destinado] para (su)
tumba; no cavaba sino el hoyo para salvarse. En seguida


C 0 S J










E L L I B R O D E L C O N S E J O

Sabio Pez-Tierra llam, no gritando sin embargo sino
cuando estuvo en el hoyo de salvamento. "Venid a buscar,
a llevar la tierra del hoyo que he cavado. Por l he descen-
dido verdaderamente lejos. No os mi llamada? Pero he
aqu vuestra llamada que repercute como uno, dos ecos;
oigo donde estis vosotros", deca Sabio Pez-Tierra en el
hoyo en donde se ocultaba; y llamaba desde el fondo de
aquel hoyo. Y he aqu que con fuerza fu trado el gran
rbol por los jvenes; en seguida lanzaron vivamente el
rbol en el agujero. "Que ninguno hable. Esperemos sola-
mente a que grite a voz en cuello, a que muera", se dijeron
unos a otros, mas se hablaban en secret, mas se cubran
la boca, mirndose mutuamente, mientras que lanzaban
prontamente el rbol. Ahora pues, he aqu que Sabio Pez-
Tierra habl, grit a voz en cuello, pero no llam sino una
sola vez mientras que el rbol caa. " Oh, cmo hemos lle-
vado a buen fin lo que le hemos hecho! i Muerto est! Si
por desgracia hubiera continuado el trabajo del cual se ha-
ba encargado, desgraciados (de nosotros). Se habra intro-
ducido [como] el primero entire nosotros los cuatrocientos
jvenes", dijeron, alegrndose an. "Es preciso hacer du-
rante tres das nuestra bebida fermentada, pasar tres das
ms en beber por la fundacin de nuestra casa, nosotros los
cuatrocientos jvenes", dijeron. "Maana veremos, pasado
maana tambin, si no vienen de la tierra las hormigas a
llevarse, cuando hieda, la inmundicia. En seguida nuestro
corazn estar en reposo, mientras bebemos nuestra bebida
fermentada", dijeron.








E L L I B R O D E L C O N S E J O

Ahora pues, all en el hoyo, Sabio Pez-Tierra oa lo que
decan los jvenes. Despus, al segundo da, llegaron de re-
pente las hormigas, yendo y viniendo en muchedumbre pa-
ra reunirse debajo del rbol. De todas parties trajeron ca-
bellos, trajeron uas de Sabio Pez-Tierra; viendo esto los
jvenes. "Acabado est, ese engaador? Ved! Las hor-
migas se renen, llegan en multitud, traen de todas parties
sus cabellos, sus uas. He aqu lo que hemos hecho", se di-
jeron unos a otros. Pero Sabio Pez-Tierra estaba bien vivo;
haba cortado los cabellos de su cabeza, se haba recortado
las uas con los dientes, para darlos a las hormigas. As
los cuatrocientos jvenes lo creyeron muerto; despus, al
tercer da, comenzaron su bebida fermentada; entonces se
embriagaron todos los jvenes. Estando todos ebrios, los
cuatrocientos jvenes no tenan ya Sabidura; entonces su
casa fu derribada sobre sus cabezas por Sabio Pez-Tierra,
y acabaron por ser todos destruidos. Ni uno ni dos de aque-
llos cuatrocientos jvenes se salvaron; fueron matados por,
Sabio Pez-Tierra, hijo de Principal Guacamayo. As mu-
rieron los cuatrocientos jvenes. Se dice tambin que en-
traron en la constelacin llamada a causa de ellos el Mon-
tn (38), pero esto no es quizs ms que una fbula. Aqu
contaremos tambin la derrota de Sabio Pez-Tierra por los
dos engendrados Maestro Mago, Brujito.
























He aqu la derrota, la muerte de Sabio Pez-Tierra cuan-
do fu vencido por los dos engendrados Maestro Mago, Bruji-
to. He aqu lo que hiri el corazn de aquellos engendrados:
los. cuatrocientos jvenes matados por Sabio Pez-Tierra.
Solamente de pescados, solamente de cangrejos, se sostena
l, se nutra, al borde del agua; ese era su alimento coti-
diano. De da erraba, buscando su subsistencia; de noche
transportaba las montaas. En seguida un gran cangrejo
fu imitado por Maestro Mago, Brujito. Le pusieron una
faz en madera de Ek (39); pues la madera de Ek se en-
cuentra por doquiera en las selvas; hicieron con ella las
grande patas del cangrejo; despus, de Pahac (40) las pa-
tas pequeas. Pusironle un carapacho de piedra que aca-
b la faz posterior del cangrejo. En seguida, pusieron a
esta "tortuga" (41) en el fondo de una gruta al pie de una








D E L C O N S E J O


gran montaa; Meavn (42), nombre de la montaa de la
derrota. Despus, los engendrados fueron al encuentro de
Sabio Pez-Tierra, al borde del agua. "A dnde vas, oh hi-
jo?", dijeron a Sabio Pez-Tierra. "No voy a ninguna par-
te, sino que busco mi subsistencia", respondi Sabio Pez-
Tierra. "Cul es tu alimento?". "Solamente pescados, so-
lamente cangrejos; no he podido cogerlos aqu. Hace dos
das que no he comido y ya no puedo ms de hambre", dijo
Sabio Pez-Tierra a Maestro Mago, Brujito. "All abajo,
en el fondo de la barranca, hay un cangrejo, un cangrejo
verdaderamente grande; sera un glorioso bocado para tu
subsistencia. Pero nos mordi cuando quisimos cogerlo, y
nos asustamos; por nada iriamos a cogerlo", dijeron Maes-
tro Mago, Brujito. "Tened piedad de mi faz. Venid a mos-
trrmelo, oh engendrados", dijo Sabio Pez-Tierra. "De nin-
gn modo, no queremos; solamente, t ve all; no es possible
perderse; ve solamente al borde del agua y llegars al pie
de una gran montaa donde resuena en el fondo de la ba-
rranca; vete, llega", respondieron Maestro Mago, Brujito.
"Ah, tened piedad de mi faz! Oh engendrados en dn-
de encontrarlo? Venid a mostrrmelo. Hay muchos pjaros
cantores a los que podris disparar con cerbatana; yo s
dnde estn", dijo Sabio Pez-Tierra. Su humildad com-
placi a los engendrados. " Sabrs cogerlo si volvemos (all
abajo) por tu causa? Cierto, no probamos ya ms; nos mor-
di cuando entramos agachados; nos asustamos cuando en-
tramos encorvados, pero por poco lo alcanzbamos. Es
bueno, pues, que entrees all encorvado", le dijeron. "Muy


E L *L I B R









EL LIBRO DEL CONSEJO

bien", respondi Sabio Pez-Tierra. Entonces camin en su
compaa. Despus, fu, lleg al fondo de la barranca. In-
clinado de los dos lados, el cangrejo enderezaba hacia ade-
lante su dorso. En el fondo de la barranca estaba la aaga-
za de ellos. "Perfectamente! quisiera ya ponerla en [mi]
boca", [dijo] alegrndose Sabio Pez-Tierra, porque en ver-
dad se mora de hambre. As pues, quiso intentar, quiso en-
corvarse, quiso entrar. El cangrejo fu hacia lo alto. En-
tonces l se retir. "No lo has alcanzado?", dijeron (los dos
engendrados). "No est ah, sino que subi; pero al prin-
cipio por poco lo coga. Quizs fuera bueno que yo entrase",
respondi l. Despus, encorvndose, entr; acab de en-
trar; no mostr afuera ms que las puntas de los pies. La
gran montaa acab de minarse, se aplast, descendi sobre
su corazn. El ya no se revolvi ms: Sabio Pez-Tierra fu
piedra. Tal fu la derrota de Sabio Pez-Tierra por los en-
gendrados Maestro Mago, Brujito. "Hacedor de Monta-
fas", dice el relato de antao. Primer hijo de Principal Gua-
camayo. Al pie de la montaa llamada Meavn fu vencido.
No es sino por Magia como fu vencido el segundo de los
que se enorgullecan. Vamos a contar la historic de otro.






















10


El tercero de los que se enorgullecan, segundo hijo
de Principal Guacamayo, llamado Gigante de la Tierra,
deca: "Yo destruyo las montaas". Y Maestro Mago,
Brujito, vencieron tambin a Gigante de la Tierra. Maes-
tro Gigante (Relmpago), Huella del Relmpago, Esplen-
dor del Relmpago, dijeron, hablando a Maestro Mago,
Brujito: "Que tambin sea vencido el segundo hijo de
Principal Guacamayo. Tal es nuestra Palabra, porque no
est bien lo que l hace sobre la tierra: exaltar su gloria,
su grandeza, en potencia. Que ya no sea ms as". "Atraed-
lo dulcemente hacia el Oriente" (43), dijeron tambin los
Maestros Gigantes a los dos engendrados. "Muy bien,.
jefes", respondieron stos. "No est bien lo que vemos.
No sois vosotros la Existencia, la Fundacin, los Esp-
ritus del Cielo?", dijeron los engendrados, recibiendo la









D E L C O N S E J O


Palabra de los Maestros Gigantes. Y en aquel moment
Gigante de la Tierra destrua a las montaas. Por poco
que con el pie golpease la tierra, en seguida a causa de
esto se desgarraban las montaas grandes, las montaas
pequeas (44). Entonces fu encontrado por los engen-
drados. "Joven, a dnde vas?", dijronle a Gigante de la
Tierra. "No voy a ninguna parte, solamente derribo las
montaas, yo soy su destructor, mientras haya das, mien-
tras haya albas (45)", dijo l, respondi l entonces. Des-
pus, a su vez, Gigante de la Tierra [les] dijo a Maestro
Mago, Brujito: "Por qu vens vosotros? Yo no conozco
vuestros rostros. Cul es vuestro nombre?"; (as) dijo
Gigante de la Tierra. "No tenemos nombre. Solamente ca-
zamos con cerbatana, solamente cazamos con liga, en las
montaas. Nosotros [somos] solamente unos pobres; nada
[es] de nosotros, oh joven. Solamente recorremos las pe-
queas montaas, las grandes montaas, oh joven. He aqu
que hemos visto una gran montaa, pero en donde est se
ven precipicios; se eleva a gran altura; es tan alta que so-
brepasa a todas las montaas. No hemos podido coger, pues,
en ella uno, dos pjaros, oh joven. Pero derribas verdade-
ramente todas las montaas, oh joven?", dijeron Maes-
tro Mago, Brujito a Gigante de la Tierra. "Visteis verda-
ver, la derribar. En dnde la visteis?" "Est all abajo,
al Este", respondieron Maestro Mago, Brujito. "Bien. Ele-
Sgid nuestro camino (46)", dijo l a los engendrados. "No,
no. Te pondremos entire los dos, en medio, y uno estar


E L L I B R 0










E L L I B R O D E L C O N S E J O

a tu izquierda, uno a tu derecha, a causa de nuestras cer-
batanas; si hay pjaros nosotros les dispararemos con las
cerbatanas", respondieron. Alegremente probaron a disparar
con sus cerbatanas. He aqu que disparando con las cerba-
tanas no haba bala en sus cerbatanas; solamente soplaban
disparando con las cerbatanas contra los pjaros (47); Gi-
gante de la Tierra estaba maravillado. Entonces los engen-
drados frotaron fuego (48), asaron sus pjaros ante el
fuego. Untaron con creta alrededor un pjaro, le pusieron
tierra blanca (49). "He aqu lo que le daremos para excitar
su gula por el husmo que en l encontrar. Nuestro pjaro
le derrocar. De igual modo que de tierra est envuelto
todo alrededor por nosotros este pjaro, a tierra le echa-
remos, en tierra le inhumaremos. Demasiada Ciencia en
un construido, un formado, cuando comienza la germina-
cin, cuando comienza el alba", dijeron los engendrados.
"Cierto, a causa del deseo de todos los corazones de comer,
de triturar, el corazn de Gigante de la Tierra desear lo
mismo", dijeron entire s Maestro Mago, Brujito. Durante
este tiempo asaban al pjaro, el cual coca y amarilleaba
asndose; el jugo del pjaro goteaba, flua par todas par-
tes, tena un husmo muy suave. He aqu que Gigante de la
Tierra dese comer de l y que se le hizo agua la boca,
que bostez, que la saliva, la baba, corri a causa del sa-
broso pjaro. Entonces pregunt: "Qu es este alimento?
Siento un husmo verdaderamente exquisito. Dadme pues
un poco"; (as) dijo. Se [le] di entonces el pjaro a
Gigante de la Tierra, para vencerlo. Despus de que hubo










E L L I B R O D E L


acabado [de comerse] aquel pjaro, caminaron de nuevo,
dirigindose hacia el Oriente, en donde estaba la gran mon-
taa. He aqu que ya Gigante de la Tierra se desvaneca
de los pies, de las manos, estaba sin fuerzas, a causa de
la tierra con la cual se haba untado todo alrededar el p-
jaro del que haba comido. No poda ya hacerles nada a
las montaas ni acabar de derribarlas. Y entonces, ligado
por los engendrados, [estando] sus manos atadas atrs,
sus manos guardadas por los extranjeros, el cuello y las
piernas ligados juntamente, fu en seguida tendido en tie-
rra, fu inhumado. Tal fu la derrota de Gigante de la Tie-
rra, solamente por Maestro Mago, Brujito. Innumerables
[fueron] sus acciones sobre la tierra.
He aqu que contaremos el nacimiento de Maestro Ma-
go, Brujito, pues hemos contado primeramente la derrota
de Principal Guacamayo y la de Sabio Pez-Tierra y la de
Gigante de la Tierra, sobre la tierra.


C 0 S J





















11

He aqu que diremos el nombre del padre de Maestro
Mago, Brujito. Musitaremos el origen, musitaremos sola-
mente la historic, el relato, del engendramiento de Maestro
Mago, Brujito; no diremos de esto sino la mitad y sola-
mente una parte de la historic de su padre. He aqu, pues,
la historic de ste. Su nombre es Supremo Maestro Mago,
como se dice. Sus padres son Antiguo Secreto, Antigua
Ocultadora. Por ellos, en la noche, fueron engendrados (50)
Supremo Maestro Mago, Principal Maestro Mago, por An-
tiguo Secreto, Antigua Ocultadora. Ahora pues, Supremo
Maestro Mago engendr dos hijos: Maestro Mono [es el]
nombre del primer hijo, Maestro Simio [es el] nombre del
segundo hijo. Y el nombre de su madre, [es] ste: Paridora
de Monos; tal es el nombre de la esposa de Supremo Maes-
tro Mago. Principal Maestro Mago, sin esposa, clibe. Pero
estos dos hijos eran muy grande Sabios; grande su Ciencia;









D E L C O N S E J O


augures (51) aqu en la tierra; buenos su existencia, su na-
cimiento. Se mostr toda la Ciencia ante Maestro Mono,
Maestro Simio, hijos de Supremo Maestro Mago. Maestro
Mono, Maestro Simio, llegaron a ser msicos, cantantes,
tiradores de cerbatana, pintores, escultores, joyeros, orfe-
bres. Ahora bien, Supremo Maestro Mago, Principal Maes-
tro Mago, no hacan cotidianamente ms que. (jugar al)
blanco, que jugar a la pelota (52). Cada dos das encontr-
banse cuatro, reunanse en el juego de pelota. Para verlos
vena el Gaviln, mensajero de Maestro Gigante (Relm-
pago), Huella del Relmpago, Esplendor del Relmpago.
Ahora bien, este Gaviln, de no lejos de aqu en la tierra,
de no lejos de Xibalb (53), llegaba seguidamente al cielo,
junto a los Maestros Gigantes. Mientras ellos permane-
can aqu en la tierra, la madre de Maestro Mono, Maes-
tro Simio, muri. He aqu que, caminando hacia Xibalb
(54), jugaron a la pelota, lo que oyeron Supremo Muerto,
Principal Muerto, jefes de Xibalb. "Qu hacen sobre la
tierra? Quin la hace temblar? Quin hace tal batahola?
Que se enve a buscarlos, a traerlos aqu; que vengan a
jugar a la pelota a fin de que los venzamos. Verdaderamen-
te, no somos obedecidos por ellos; no hay obediencia, no
hay respeto para nuestro ser. No hacen ms que batallar
sobre nuestras cabezas", dijo todo Xibalb. Entonces todos
celebraron consejo. Estos llamados Supremo Muerto, Prin-
cipal Muerto, los Grandes Decididores de Palabra (55).
He aqu a todos los jefes, a quienes stos daban sus car-


E L I R









E L L I B R O D E L C O N S E J O

gos de poder; cada uno jefe por orden de Supremo Muer-
to, Principal Muerto. He aqu, pues, los nombres de los je-
fes: Extiende Tullidos, Rene Sangre; su cargo: los hom-
bres que tienen flujos de sangre. He aqu tambin a los
jefes Hacedor de Abscesos, Hacedor de Ictericia; su po-
der: dar a los hombres tumores, darles abscesos en las pier-
nas y amarillearles el rostro, lo que se llama Ictericia, y
este era el poder de Hacedor de Abscesos, Hacedor de Ic-
tericia. He aqu adems a los jefes Varilla de Huesos, Va-
rilla de Crneos, los de la varilla (56) de Xibalb.; sola-
mente de huesos [eran] sus varillas; su mayordoma: osi-
ficar a los hombres a fin de que, no siendo ms que huesos
y crneos al morir, no haya que recoger ms que sus es-
queletos; tal era la funcin de los llamados Varilla de Hue-
sos, Varilla de Crneos. He aqu tambin a los jefes lla-
mados Hacedor de Traicin, Hacedor de Infortunio; he
aqu sus cargos: chocar al hombre contra la traicin; sea
detrs de su morada, sea delante de su morada; que tuvo
la mala suerte de caer, boca arriba, sobre el suelo: se mo-
ra; tal era el poder de Hacedor de Traicin, Hacedor de
Infortunio. He aqu tambin a los jefes llamados Gaviln
(de Sangre), Opresin; he aqu su poder: el hombre mo-
ra en camino de lo que se llama muerte sbita, vinindole
la sangre a la boca; entonces l mora, vomitando la sangre;
a cada uno [corresponda] el cargo de romper la garganta,
el corazn del hombre, para que muriese en camino, ha-
cindole llegar de repente (la sangre) a la garganta mien-









EL L I B R O D EL CO N SE JO

tras marchaba; tal era el poder de Gaviln (de Sangre),
Opresin. He aqu que se reunieron en consejo para com-
batir, atormentar, a Supremo Maestro Mago, Principal Maes-
tro Mago. Xibalb quera burlarse de Supremo Maestro Ma-
go, Principal Maestro Mago, de sus escudos de cuero, de
sus anillos, de sus guantes, de sus coronas y de los cascos
con que se engalanaban Supremo Maestro Mago, Principal
Maestro Mago.
He aqu, pues, que contaremos su viaje a Xibalb, de-
jando permanecer apartt] a Maestro Mono, (Maestro)
Simio, hijos de Supremo Maestro Mago y cuya madre es-
taba ya muerta. En seguida, [contaremos] la derrota de
Maestro Mono, Maestro Simio, por Maestro Mago, Bru-
jito.





















12

En seguida partieron los mensajeros de Supremo Muer-
to, Principal Muerto. "En camino, oh Consejeros de los
Varones. Id a llamar a Supremo Maestro Mago, Principal
Maestro Mago. Decidles: "Venid con nosotros.-Que ven-
gan, dicen los jefes.-Que vengan aqu a pelotear con nos-
otros; que nos revivifiquemos nuestros rostros con ellos;
en verdad, admiramos sus bocas (57); as pues, que ven-
gan dicen los jefes.-Que al venir traigan lo que tienen:
sus anillos (58), sus guantes; que vengan tambin con su
pelota, dicen los jefes". "Decidles: -Venid". As fu dicho
a los mensajeros. He aqu a los mensajeros Buhos: Flecha-
Buho, Maestro Gigante Buho, Guacamayo-Buho, Cabeza-
Buho; as se llamaban los mensajeros de Xibalb. Flecha-
Buho era rpido como una flecha. De Maestro Gigante
Buho la naturaleza era de gigante. De Guacamayo-Buho, la









E L L I B R O D E L C O N S E J O

naturaleza era (tener) un dorso de fuego (59). Cabeza
Buho no tena ms que una cabeza, no tena piernas pero
s alas. Esos cuatro mensajeros tenan el oficio de Conse-
jeros de los Varones. Partidos de Xibalb, llegaron en se-
guida y se posaron en el juego de pelota. Supremo Maes-
tro Mago, Principal Maestro Mago, peloteaban all, en el
juego de pelota llamado Juego de Pelota Ornado con Gran
Frontn. Los Buhos se posaron en el juego de pelota, [y]
formaron su discurso exactamente en el orden del discurso
de todos los jefes llamados Supremo Muerto, Principal
Muerto, Hacedor de Abscesos, Hacedor de Ictericia, Varilla
de Huesos, Varilla de Crneos, Extiende Tullidos, Rene
Sangre, Hacedor de Traicin, Hacedor de Infortunio, Ga-
viln (de Sangre), Opresin, que haban formado el dis-
curso para los Buhos. "Los jefes Supremo Muerto, Prin-
cipal Muerto, dijeron verdaderamente eso? Dijeron ver-
deramente que debamos acompaaros?" -"Que traigan
sus accesorios de juego, dijeron los jefes." "Muy bien.
Esperadnos. Al moment nos despedimos de nuestra ma-
dre", dijeron ellos. Fueron en seguida a la casa y dijeron
a su madre, porque su padre ya haba muerto: "Oh madre
nuestra, partimos. Los mensajeros de los jefes han venido
a recogernos.-Que vengan, han dicho ellos, dicen los que
fueron enviados hacia nosotros". "Pero nuestra pelota que-
dar como testigo", aadieron [y] luego fueron a atarla en
un agujero en lo alto de la mansin. Despus: "La recoge-
mos". "En cuanto a vosotros, no haced ms que absorber,
cantar, pintar, cincelar, recrear vuestra casa, recrear el co-









D E L C O N S E J O


razn de vuestra abuela", dijeron a Maestro Mono, Maes-
tro Simio. Cuando se despidieron, su madre Antigua Ocul-
tadora llor de emocin. "Nos vamos, no estamos muertos;
no os aflijis", dijeron Supremo Maestro Mago, Principal
Maestro Mago, ponindose en camino.
En seguida, Supremo Maestro Mago, Principal Maes-
tro Mago, caminaron precedidos por los mensajeros. Des-
pus descendieron al camino que lleva .a Xibalb, de pen-
dientes muy en declive. Habiendo descendido as, llegaron
al borde de los ros encantados de barrancos llamados Ba-
rranco Cantante Resonante, Barranco Cantante, que pasa-
ron sobre ros encantados con rboles espinosos; innume-
.rables [eran] los rboles espinosos; pasaron sin hacerse
dao (60). En seguida llegaron al borde del ro de la Sangre
(61), [y] all pasaron sin beber. Llegaron a otro ro, de
agua solamente; no habiendo sido vencidos, lo pasaron
tambin. Entonces llegaron all donde cuatro caminos se
cruzaban; all fueron vencidos, all donde cuatro caminos
se cruzaban. Un camino rojo, un camino negro (62), un
camino blanco, un camino amarillo (63); cuatro caminos.
He aqu que El del Camino Negro dijo: "Tomadme, yo
el camino-jefe"; (as) dijo El del Camino. All fueron ven-
cidos. He aqu que siguieron el camino de Xibalb. Al
llegar all donde se congregaba el gobierno de Xibalb, fue-
ron vencidos.
Ahora bien, los primeros sentados eran un maniqu, [y]
un [mueco] hecho de madera, arreglados por Xibalb.
Estos fueron los primeros a quienes saludaron. "Salud, Su-


E L L 1 R








E L LIBRO D E L


premo Muerto", dijeron al maniqu; "Salud, Principal
Muerto", dijeron al [mueco] hecho de madera. Estos no
respondieron. Entonces los jefes de Xibalb hicieron rui-
do de risa; todos los jefes hicieron ruido de risa, pues en
su espritu eran victoriosos y Supremo Maestro Mago,
Principal Maestro Mago, estaban vencidos. Rieron prime-
ramente. Despus Supremo Muerto, Principal Muerto, di-
jeron: "Muy bien! Habis venido. Que maana se des-
pierten vuestros rostros, vuestros anillos, vuestros guantes";
(as) dijeron. "Sentaos en nuestro banco (64)", fu dicho,
pero el banco que daban era una piedra quemante; al sen-
tarse en el banco, se quemaron; verdaderamente se escu-
rrieron de aquel banco sin encontrar alivio; verdaderamente
se levantaron, aquel asiento les quemaba. Entonces los Xi-
balb se rieron otra vez; de risa tenan la lengua espesa;
la serpiente Risa naca en su corazn, en su sangre, en sus
huesos. Rean, todos los Xibalb rean.
"Id a vuestra morada. All se os ofrecer en el dormi-
torio vuestro pino (65), vuestro tabaco (66)", se les dijo.
En seguida llegaron a la Mansin Tenebrosa; no haba
ms que tinieblas en el interior de la mansin. Entonces
los Xibalb celebraron consejo. "Sacrifiqumoslos maana;
que mueran pronto; su juego nos insulta", se dijeron unos
a otros los Xibalb. Ahora pues, su pino era una flecha
redonda, del pino llamado Blanco Pedernal, el pino (pe-
dernal sacrificatorio) de Xibalb; puntiagudo era, pues, su
juego; deba llegar aprisa a su fin y favorecer el plan de
Xibalb. Supremo Maestro Mago, Principal Maestro Ma-


C 0 8 J










E L L I B R O D E L C O N S E J O

go, entraron en la Mansin Tenebrosa. Se les dieron sus
pinos; a cada uno el pino encendido de Supremo Muerto,
Principal Muerto; con esto a cada uno lleg tambin de
los jefes su tabaco encendido; llegse entonces a darlos a
Supremo Maestro Mago, Principal Maestro Mago. Esta-
ban en la obscuridad cuando se lleg a darles sus pinos y
su tabaco; desde la entrada los pinos alumbraron. "Que
cada uno queme su pino y su tabaco; que a la aurora ven-
gan a darlos; pero que sin gastarlos nos los devuelvan,
os dicen los jefes", djose. As fueron derrotados. El pino
se consumi, el tabaco tambin se consumi, que se les
haba dado. Numerosas las pruebas de Xibalb; muchas
suertes de pruebas. La primera, la Mansin Tenebrosa, to-
da de obscuridad al interior.
La segunda, llamada Mansin de los Calofros, en la
cual un fro muy insoportable, ut fro muy picante, llena-
ba el interior. La tercera, llamada Mansin de los Jagua-
res, donde no haba ms que jaguars entremezclndose,
atacndose, enseando los dientes, mofndose, jaguars en-
cerrados en la mansin. Mansin de los Murcilagos, nom-
bre de la cuarta mansin; en el interior de la mansin, sola-
mente murcilagos que gritaban, que aleteaban, que revo-
loteaban en la mansin, murcilagos encerrados sin poder
salir. La quinta, Mansin de Obsidiana; no haba ms que
vencedores, con sus flechas, en silencio, en lucha, en la
mansin. Estas son las primeras pruebas de Xibalb, pero
Supremo Maestro Mago, Principal Maestro Mago, no en-









D E L C O N S E J O


traron; basta con mencionar los nombres de las mansiones
de pruebas.
Cuando Supremo Maestro Mago, Principal Maestro
Mago, llegaron ante Supremo Muerto, Principal Muerto,
"Dnde est mi tabaco, dnde est mi pino, que se os
llevaron ayer noche?", [les] fu dicho. "Los acabamos, oh
jefes". "Muy bien. Ahora acabaremos vuestros das, mo-
riris; seris perdidos, seris cortados (67);- aqu vues-
tra faz ser escondida; seris sacrificados", dijeron Supre-
mo Muerto, Principal Muerto. Entonces se les sacrifice,
se les enterr en el Juego de Pelota de los Sacrificios, asi
llamado. Se cort la cabeza de Supremo Maestro Mago,
y el primognito fu enterrado con el segundn. "Que se
ponga su cabeza en el rbol que est en el camino", dije-
ron Supremo Muerto, Principal Muerto. Cuando se fu a
colocar la cabeza en medio del rbol, entonces el rbol di
frutas; no haba frutas antes de que fuera puesta la cabe-
za de Supremo Maestro Mago en medio del rbol. Ahora
bien, esta cabeza es la que llamamos ahora Cabeza de Su-
premo Maestro Mago, como se dice. Supremo Muerto,
Principal Muerto, consideraron asombrados las frutas del
rbol, frutas enteramente redondas. No se vea en dnde
estaba la cabeza de Supremo Maestro Mago, fruta idntica
a las frutas del calabacero. Todo Xibalb vino a mirar,
a ver aquello. Grande se volvi en su espritu el carcter de
aquel rbol a causa de lo que se haba sbitamente hecho en
l cuando se haba colocado en medio de l la cabeza de
Supremo Maestro Mago. Entonces los Xibalb se dijeron


E L L I B R 0










E L L I B R O D E L C O N S E J O

entire si: "Que ninguno coja sus frutas. Que ninguno venga
al pie del rbol"; (as) dijeron todos los Xibalb, vedn-
dose mutuamente, prohibindose mutuamente. Desde enton-
ces la cabeza de Supremo Maestro Mago no se descubri ya
ms; no form ms que un todo con las frutas del rbol
llamado Calabacero.
Pero una joven oy ese gran relato, y he aqu, pues,
que contaremos su aventura.






















13


Y he aqu la historic de una joven, hija de un jefe lla-
mado Rene Sangre. Y he aqu que una joven, hija de un
jefe, oy. Rene Sangre, [era] el nombre de su padre.
La de la Sangre, [era] el nombre de la joven. Cuando oy
la historic de las frutas del rbol, que le fu contada par
su padre, se maravill grandemente de tal relato. "Por
qu no ira yo a ver ese rbol del cual se habla? Por lo
que oigo decir, esas frutas son verdaderamente agrada-
bles", se dijo ella. Entonces parti sola, [y] lleg al pie
del rbol plantado en medio del Juego de Pelota de los Sa-
crificios. "Ah, ah! Son sas las frutas del rbol? Cun
agradables las frutas de este rbol! Morir, me perder
si cojo algunas?", dijo la joven. Entonces el hueso que
estaba en medio del rbol habl. "Qu deseas? Estas bo-
las redondas en las ramas del rbol no son ms que hue-









D E L C O N S E J O


sos", dijo la cabeza de Supremo Maestro Mago, hablndole a
la adolescent. "Las deseas todava?" aadi. "Ese es mi
deseo", dijo la joven. " Muy bien! Extiende solamente el
extremo de tu mano". "S", dijo la adolescent, alargando
su mano que extendi ante el hueso. Entonces el hueso lanz
con fuerza saliva en la mano extendida de la joven; sta
al instant mir con mirada curiosa el hueco de su mano,
pero la saliva del hueso ya no estaba en su mano. "En esa
saliva, esa baba, te he dado mi posteridad. He aqu que mi
cabeza no hablar ya ms; ya no es ms que un hueso des-
carnado. As son igualmente las cabezas de los grande je-
fes. Slo la care vuelve buena la cara, de donde [provie-
ne], cuando mueren, el terror de los hombres a causa de
las osamentas. Lo mismo pasa con los hijos, cuyo ser es
como la saliva, la baba, la cual, sea de hijos de jefes, sea
de hijos de Sabios, de oradores, no se pierde sino que se
extiende, se contina, sin que se extinga, sin que se ani-
quile la faz del jefe, del Varn, del Sabio, del Orador.
Tal como pasa con los hijos que vienen, as he hecho con-
tigo. Sube pues a la tierra sin morir. Que en ti penetre mi
Palabra (68). Que as sea", dijo la cabeza de Supremo
Maestro Mago, Principal Maestro Mago. Ahora bien, esta
Magia la haban hecho ellos por la Palabra de Maestro Gi-
gante (Relmpago), Huella del Relmpago, Esplendor
del Relmpago.
La joven volvi entonces a su casa, habindole sido he-
chas numerosas advertencias (69). Y al intante, solamente
por la saliva, sus hijos nacieron en su vientre. Tal fu el


E L L I R









EL L I B R-O D E L C O N S E J O

engendramiento de Maestro Mago, Brujito. La adoles-
cente lleg a su casa. Seis lunas se acabaron. Entonces ella
fu examinada por su padre; Rene Sangre, nombre de
su padre. Despus del examen de la joven por el padre,
ste vi que all haba un hijo. Entonces los Jefes Supremo
Muerto, Principal Muerto, juntaron toda su sabidurla
con la de Rene Sangre. "Oh jefes, he aqu que por for-
nicacin mi hija tiene un hijo", dijo Rene Sangre, al lle-
gar junto a los jefes. "iY bien! cava su boca (70). Si no
habla que se la sacrifique, que se vaya a sacrificarla lejos
de aqu". "Muy bien, oh grandes jefes", respondi l. En-
tonces [le] pregunt a su hija: "Oh hija ma, cul es el
posesor del hijo [que hay] en tu vientre? (71)". Ella res-
pondi: "Oh padre mo, ah no hay hijo; no hay ningn
hombre del cual yo conozca la faz". El respondi: " Per-
fectamente! Verdaderamente! Oh fornicadora!" "Que se
la lleven. Oh Consejeros de los Varones, sacrificadla, re-
coged su corazn en una copa. Volved hoy al lado de los
jefes", dijo l a los Buhos. Entonces (los) cuatro (Buhos)
fueron a coger la copa, caminaron, transportando a la ado-
lescente en sus brazos, llevando el Blanco Pedernal (72)
para sacrificarla. "Oh mensajeros, no harais bien en ma-
tarme, pues sin fornicacin [conceb] lo que est en mi
vientre, que se engendr cuando fui a admirar la cabeza
de Supremo Maestro Mago, que est en el Juego de Pe-
lota de los Sacrificios. As pues, no me sacrifiquis, oh
Mensajeros", dijo la adolescent, hablndoles. "Qu pon-
dremos en cambio de tu corazn? Nos ha sido dicho por tu









EL L I B R O D E L C O N SE JO

padre: "Recoged su corazn, volved al lado de los jefes;
cumpliris, [y] despus manifestaris el cumplimiento;
traed prontamente en una copa, colocad en el fondo de la
copa, el corazn'. No nos habl as? Qu presentaremos,
pues, en la copa? Sin embargo, desde luego, queremos que
no mueras", dijeron los mensajeros. "Muy bien. Este co-
razn no puede ser de ellos. Vuestra casa no puede tampoce
estar aqu. No solamente tendris poder sobre la muerte de
los hombres, sino que, en verdad, vuestros sern los ver-
daderos fornicadores (73). Mos sern en seguida Supremo
Muerto, Principal Muerto. Que slo la sangre del Drago
est ante sus rostros. Este corazn no ser quemado ante
ellos. Poned el fruto del rbol", dijo la joven. Y, roja, la
savia del rbol sali y fluy en la copa; se hinch all y se
volvi bola en reemplazo del corazn. Brotante sali la sa-
via del rbol rojo; semejante a sangre; la savia sali en
cambio de la sangre; entonces la sangre, la savia del rbol
rojo se form en bola; semejante a sangre, apareci bri-
llante, .rojiza, en bola, en la copa. Entonces el rbol se vol-
vi clebre a causa de la adolescent; fu llamado Arbol
Rojo de Cochinilla; fu pues llamado Sangre a causa de la
sangre del Drago, as llamado. "All pues seris amados, y
lo que est en la superficie de la tierra ser vuestro", dijo
ella a los Buhos. "Muy bien, joven. Partimos, vamos a
dar cuenta. Sigue tu camino. Vamos a presentar ante los
jefes la imagen, el sustituto, de tu corazn", respondieron
los mensajeros. Cuando llegaron ante los jefes, todos espe-
raban ansiosamente. "Se acab?" dijo entonces Supremo









E L L I B R O D E L C O N S E J O

Muerto. "Se acab, oh jefes. He aqu ahora el corazn en
la copa". "Muy bien. Que yo vea", dijo Supremo Muerto.
Entonces l levant aqullo. La savia rojiza se esparci co-
mo sangre. "Animad bien el resplandor del fuego. Poned
esto en el fuego", agreg Supremo Muerto. Despus de que
se le hubo puesto en el fuego, los Xibalb comenzaron a
oler (el olor) todos comenzaron a estar aturdidos, pues ver-
daderamente agradable era el perfume que olan del humo de
la sangre. Mientras que permanecan (as), los Buhos, ad-
vertidos por la adolescent, subieron numerosos a la cavi-
dad sobre la tierra adonde subi tambin su (dadora de)
aviso (74). As fueron vencidos los jefes de Xibalb por
esta joven que los burl a todos.






















14

La abuela (75) de Maestro Mono, Maestro Simio, es-
taba all cuando la mujer Sangre vino a casa de la abuela
de Maestro Mono, Maestro Simio. En ella vivan sus hijos,
y poco faltaba para que naciesen los llamados Maestro Ma-
go, Brujito. Cuando la mujer lleg a casa de la abuela, la
mujer dijo a la abuela: "Llego, oh madre, yo Tu nuera, yo
Tu hija, oh Madre"; as dijo al entrar en casa de la abuela.
"De dnde vienes t? Dnde estn mis hijos? No han
muerto en Xibalb? Sus dos descendientes, el signo de su
Palabra, llamados Maestro Mono, Maestro Simio, no los
ves t? Sal de aqu. Vete", fu respondido por la abuela a
la adolescent. "En verdad, yo soy ciertamente tu nuera.
Yo soy de Supremo Maestro Mago; helo aqu llevado vi-
vo. Supremo Maestro Mago, Principal Maestro Mago, no
estn muertos; su sentencia les ha hecho ilustres. T eres









E L L I B R O D E L CONS B,JO

Mi suegra. As, ve sus rostros queridos en los que yo trai-
go", dijo ella a la abuela. En seguida, Maestro Mono, Maes-
tro Simio, se irritaron. No hacan ms que msica, ms
que canto; su trabajo cotidiano no era sino pintura, sino es-
cultura; recreaban el corazn de su abuela. La abuela re-
comenz: "Ninguna necesidad [tengo] de ti para nuera mia.
Slo la fornicacin [hay] en tu vientre. Oh mentirosa, mis
hijos de los cuales hablas, han muerto". La abuela dijo otra
vez: "Demasiado verdaderas son mis palabras. Pero sea, t
eres mi nuera, a lo que entiendo. Ve pues a recoger su ali-
mento para los que comen; ve a coger una gran red llena.
Vuelve (en seguida) puesto que eres mi nuera, a lo que
entiendo", [le] dijo a la joven. "Muy bien", respondi sta,
[y] despus tom el camino de las sementeras que haban
sembrado Maestro Mono, Maestro Simio, por quienes ha-
ba sido desmontado el campo; la adolescent lo sigui y
lleg as a las sementeras.
Un solo tallo en el campo; no haba dos tallos, tres ta-
llos; slo un tallo manifestaba su faz. Entonces se angusti
el corazn de la joven. "Desdichada de m, yo, deseadora
carnal. Dnde recoger la red de alimentos que se me ha
dicho?", aadi. Entonces invoc a Guardin del Alimento
(76) para que l viniera y para que ella llevara. "iLa de
la Lluvia, La de la Madurez, La del Cacao, vosotras que
preparis el maz, t, Guardin del Alimento de Maestro
Mono, Maestro Simio!", dijo la adolescent. Entonces tom
las barbas, las brcteas de la mazorca, las arranc dulcemen-
te, sin coger la mazorca, [y] las arregl como mazorcas









E L L I B R O D E L C O N S E J O

en la red; llen la gran red. Entonces la joven se fu. Unos
animals se encargaron de la red; al llegar fueron a poner
la banastada contra la pared de la mansin. La abuela co-
rri para verla. Cuando la abuela vi una gran red llena de
alimento: "De dnde te ha venido este alimento? Has
arruinado, has acabado de coger mis sementeras? Voy a
ver", dijo la abuela, ponindose en camino, yendo a ver
sus sementeras. Pero haba como siempre un tallo. Se vea
dnde haba sido puesta la red. Por tanto, la abuela volvi
aprisa a la casa; [y] dijo a la adolescent: "En verdad, ese
es el signo de que eres mi nuera. An ver tus actos, los
de los muy Sabios que estn en ti"; (as) [le] dijo a la
oven.






















15


He aqu que diremos la infancia de Maestro Mago, Bru-
jito. He aqu que vamos a contar su infancia. Cuando fu
llegado el da del alumbramiento, la adolescent llamada
Sangre di a luz. La abuela no asisti al parto. Al instant
nacieron los dos que fueron paridos, llamados Maestro Ma-
go, Brujito; en la montafa nacieron. Entonces entraron en
la morada, pero no dorman. "Vete a llevarlos afuera. En
verdad gritan sus bocas", dijo la abuela. Entonces se les
puso sobre las hormigas, pero su sueo fu agradable. De all
se les llev y se les puso sobre espinas. Ahora bien, Maestro
Mono, Maestro Simio, deseaban que muriesen all sobre
las hormigas, que muriesen all, sobre las espinas. Lo de-
seaban porque (eran) rivals, envidiados, para Maestro Mo-
no, Maestro Simio. Al principio sus hermanos menores no
fueron recibidos por ellos en la mansin; stos no los cono-










D E L C O N S E J O


cieron y vivieron en la montaa. Ahora bien, Maestro Mono,
Maestro Simio, eran grandes msicos, cantantes. [Los dos re-
cin nacidos] crecieron, y grandes tormentos (y) penas los
fatigaron", los atormentaron. Habanse vuelto grandsimos
sabios; habanse vuelto msicos, cantantes, escultores; todo
era bien [hecho] por ellos. Saban su nacimiento; saban tam-
bin [que eran] los sustitutos de su padre, quien haba ido a
Xibalb, adonde haba muerto su padre. Maestro Mono,
Maestro Simio, eran grandsimos sabios; en su espritu lo ha-
ban sabido todo desde luego, cuando haban nacido sus her-
manos menores. Pero su sapiencia no se mostr a causa de su
envidia; en ellos domin la humillacin de sus corazones. Pero
ningn acto de Maestro Mago, Brujito, les haba perjudicado.
En efecto, stos no hacan cada da ms que tirar con cerba-
tana. No eran amados por su abuela y por Maestro Mono,
Maestro Simio. No se les daba de comer, sino que, cuando
la comida haba acabado, cuando Maestro Mono, Maestro
Simio, haban comido, entonces venan ellos. No se enco-
lerizaban, no se irritaban, pero sufran. Conocan su ser
y vean claro. Cada da al venir traan pjaros que Maestro
Mono, Maestro Simio, coman sin darles nada al uno o al
otro. Maestro Mago, Brujito. Maestro Mono, Maestro Si-
mio, no hacan ms que msica, canto. Ahora bien, Maes-
tro Mago, Brujito, haban venido sin traer pjaros; la
abuela se irrit cuando entraron. "Por qu no trais p-
jaros?", les dijo a Maestro Mago, Brujito. "Madre nues-
tra, he aqu que nuestros pjaros se han enredado en las
ramas frondosas de un rbol", respondieron. "Abuela


E L L I R









D E L C O N S E J O


nuestra, no podemos subir al rbol para cogerlos; pero
que nuestros hermanos mayores suban a l, que vengan con
nosotros y que bajen los pjaros", aadieron. "Muy bien.
Al alba iremos con vosotros", respondieron los primog-
nitos. Ahora bien, la Sabidura de Maestro Mono, Maes-
tro Simio, estaba muerta en ellos dos en lo concerniente
a su derrota. "No cambiaremos sino su ser y su vientre.
Nuestra Palabra obrar a causa de los grandes tormentos
que nos han infligido para que murisemos, que fusemos
aniquilados, que nos sobreviniese [una] desgracia a nosotros
sus hermanos menores. Como a sirvientes nos han rebajado
en sus corazones; nosotros los humillaremos lo mismo, lo
cual haremos como signo", se dijeron el uno al otro mien-
tras iban al pie del rbol llamado Palo-Amarillo (77).
Acompaados de sus hermanos mayores, caminaban dis-
parando con las cerbatanas. Innumerables [eran] los p-
jaros que gorjeaban en el rbol, y sus hermanos mayores se
maravillaban de ver aquellos pjaros.
"He ah pjaros, pero ni uno slo ha cado al pie del
rbol; no ha cado ninguno de nuestros pjaros; id a ha-
cerlos caer", dijeron a los primognitos. "Muy bien", res-
pondieron stos. Pero cuando hubieron subido al rbol, el
rbol creci, su tronco engros; y cuando Maestro Mono,
Maestro Simio, quisieron bajar despus, no pudieron des-
cender de la cima del rbol. Desde la cima del rbol dije-
ron: "Oh, hermanos menores nuestros, cmo ha pasado
esto? Tened piedad de nuestros rostros. He aqu que este
rbol espanta a los que lo miran, oh hermanos menores


E L I R









E L L I B R O D E L C O N S E J O

nuestros"; (as) dijeron desde la cima del rbol. Y Maes-
tro Mago, Brujito, dijeron: "Desenrollad vuestros tapa-
rrabos, atadlos bajo vuestros vientres, [con] una larga
punta colgando que echaris por detrs, y as marcharis
cmodamente", (as) respondieron los dos hermanos me-
nores. "Muy bien", dijeron (los primognitos) tirando de
las extremidades de sus taparrabos, pero al instant stas
se volvieron colas, y ellos fueron metamorfoseados en mo-
nos. En seguida caminaron por las cimas de los rboles de
las montaas pequeas, de las montaas grande; camina-
ron por las selvas, alegrndose, balancendose en las ra-
mas de los rboles. As fueron vencidos Maestro Mono,
Maestro Simio, por Maestro Mago, Brujito, quienes no
lo hicieron sino por su Ciencia Mgica. Volvieron enton-
ces a su casa. Al llegar dijeron a su abuela y a su madre:
"Oh abuela nuestra qu les ha pasado, pues, a nuestros
hermanos mayores? Sbitamente sus rostros se han vuelto
como los de los animalss, as dijeron. "Si sois vosotros
quienes habis hecho eso a vuestros hermanos mayores, me
habis hecho infeliz, me habis hecho desdichada. Oh hijos
mos, no haced pues, eso a vuestros hermanos mayores",
respondi la abuela a Maestro Mago, Brujito. Ellos res-
pondieron entonces a su abuela: "Oh abuela nuestra, no os
aflijis; volveris a ver los rostros de nuestros hermanos
mayores; volvern, pero esto ser una prueba para vos
nuestra abuela. Guardaos de rer. Probad ahora su suerte".
En seguida comenzaron a tocar la flauta, a tocar el "Mo-
no de Maestro Mago". Despus cantaron, taeron la flau-









E L L I B R O D E L


ta, tocaron el tambor, tomando sus flautas, sus tambores.
Sentaron entonces con ellos a su abuela; cuando taferon
la flauta, con el canto y con la msica ejecutaron el aire lla-
mado con el nombre de "Mono de Maestro Mago". Enton-
ces entraron Maestro Mono, Maestro Simio, quienes dan-
zaron al llegar. Cuando la abuela ech de ver sus feas ca-
ras, cuando ella los vi, entonces la abuela se ri, la abuela
no pudo contener la risa; al instant furonse; ella no vi
ya ms sus caras. " Eh! abuela nuestra, se han ido a la sel-
va. Abuela nuestra, por qu hicisteis eso? Cuatro veces
solamente probaremos. Solamente tres veces todava hare-
mos resonar la flauta, el canto. Retened vuestra risa, y que
la prueba recomience", dijeron otra vez Maestro Mago,
Brujito; despus, tocaron de nuevo la flauta. (Los primo-
gnitos) volvieron entonces, danzando, al centro de la mo-
rada, pero causaban tanto placer, incitaban tanto a rer a
su abuela, que bien pronto la abuela se ri. Verdaderamente
.risibles [eran] sus faces de monos con sus anchos vientres,
sus colas inquietas, sus estmagos lisos; cuando entraron,
esto hizo rer a la abuela. Entonces volvieron a las mon-
taas. "Abuela nuestra, qu haremos? Solamente por la
tercera vez probaremos", dijeron Maestro Mago, Brujito,
quienes tocaron una vez ms la flauta. (Los primognitos)
volvieron de nuevo bailando, pero su abuela se abstuvo de
rer. Subieron a la terraza del edificio; sus ojos muy rojos
chispeaban; se acurrucaron; (con) sus hocicos alargados
se hicieron muecas. Entonces la abuela los mir de nuevo,
y al instant la abuela estall en risa. A causa de la risa de


C 0 S J









DEL C O N S E J O


la abuela no se volvieron a ver ya ms sus rostros. "Oh
abuela nuestra, los llamaremos todava, por cuarta vez".
Entonces (los segundones) tocaron de nuevo la flauta, pero
(sus hermanos mayores) no volvieron la cuarta vez sino
que se fueron al instant a la selva. (Los segundones) di-
jeron entonces a la abuela: "Abuela nuestra, habamos pro-
bado y al principio vinieron; acabamos an de probar a
llamarlos. No os enfadis. Nosotros somos, nosotros, vues-
tros nietos y os miramos como a nuestra madre, oh abue-
la nuestra, en memorial de nuestros hermanos mayores, que
se distinguieron, que se llamaron Maestro Mono, Maestro
Simio, as llamados"; (as) dijeron Maestro Mago, Bru-
jito. Ahora bien, (los primognitos) eran invocados por los
msicos, por los cantantes, entire los hombres de otros
tiempos; antao tambin los pintores, los cinceladores, los
invocaban. Pero se volvieron animals, fueron hechos mo-
nos, porque se enorgullecan, porque maltrataban a sus her-
manos menores. Asi fueron aminorados sus corazones; as
fueron perdidos, fueron aniquilados Maestro Mono, Maes-
tro Simio, vueltos animals. Ahora bien, haban estado
siempre en su casa en donde se haban hecho grandes m-
sicos, cantantes, cuando vivan con su abuela, con su madre.


E- L L I R






















16

(Los segundones) comenzaron sus trabajos para ma-
nifestarse ante su abuela, ante su madre. Primeramente hi-
cieron su campo. "Oh abuela nuestra, oh madre nuestra,
trabajaremos en los campos", dijeron. "No os aflijis. Nos-
otros somos, nosotros, vuestros nietos, nosotros los sustitu-
tos de nuestros hermanos mayores", dijeron Maestro Ma-
go, Brujito. Entonces tomaron su hacha (para madera),
su azadn, su coa (78), y caminaron, cada uno con su cer-
batana al hombro. Al salir de su casa recomendaron a su
abuela que les llevara su comida. "Oh abuela nuestra, que
se nos d a medioda nuestro alimento", dijeron. "Muy bien,
oh nietos mos", respondi su abuela. Llegaron en segui-
da all adonde estaba el campo. Por todas parties en don-
de hundieron su azadn en la tierra, el azadn solo traba-
j la tierra; ellos no trabajaban; el azadn solo. Y golpea-









D E L C O N S E J O


ron con el hacha los troncos de los rboles y las ramas de
los rboles, derribando, podando, derribndolo todo, rbo-
les, bejucos; y cortaba aquella madera, haca todo aquello,
un hacha sola. He aqu que el azadn arrancaba much;
innumerables las zarzas, los espinos, trabajados por un
azadn solo; innumerable lo que fu arrancado en las mon-
tafias pequeas, las montaas grandes. Entonces ordenaron
a un animal llamado Paloma Torcaz; habindola hecho su-
bir a un gran tronco, Maestro Mago, Brujito, le dijeron:
"Mira cuando nuestra abuela venga a darnos nuestro ali-
mento; arrulla luego que llegue, arrulla y cogeremos el aza-
dn, el hacha". "Muy bien", respondi Paloma Torcaz. He
aqu que ellos no hicieron ms que tirar con cerbatana; en
realidad no trabajaron el campo. Despus de lo cual. Pa-
loma Torcaz arrull. Al instant vinieron, el uno a tomar
el azadn, el otro a tomar el hacha. Habindose envuelto la
cabeza, el uno se cubri falazmente de tierra las manos, en-
sucindose el rostro lo mismo, como un verdadero labra-
dor; el otro se cubri falazmente de astillas de madera la
cabeza, como si verdaderamente hubiera podado, carpintea-
do. Entonces fueron vistos por su abuela. En seguida co-
mieron. En verdad, no haban trabajado el campo; llegse
pues, sin causa a darles su comida.
Cuando llegaron a la casa: "Abuela nuestra, verdade-
ramente nos acostamos", dijeron al entrar, estirando sin
motivo sus piernas, sus brazos, delante de su abuela. Cuan-
do al da siguiente volvieron, llegaron al campo, todos los
rboles, los bejucos, se haban vuelto a levantar, todas las


E L 1 R









E L L I B R O D E L C O N S E J O

zarzas, los espinos, estaban enmaraados, cuando llegaron.
"Quin se ha burlado de nosotros?" dijeron. "Los que
hicieron esto son todos los animals pequeos, los ani-
males grande, puma, jaguar, venado, conejo, zorro, coyo-
te, cerdo, puerco-espn, los pjaros pequeos, los pjaros
grandes; son ellos quienes hicieron esto y lo hicieron en una
noche". En seguida comenzaron de nuevo a trabajar el
campo, hicieron lo mismo en la tierra para cortar los r-
boles; celebraron consejo mientras cortaban los rboles,
mientras arrancaban. "Solamente velaremos nuestro campo.
Quizs sorprenderemos a quienes vinieron a hacer esto", di-
jeron celebrando consejo; despus volvironse a la casa.
"Qu vis? (79) Se burlan de nosotros, oh abuela nues-
tra? Grandes hierbas, la gran selva, [hay] all adonde es-
taba nuestro campo cuando de da fuimos, oh abuela nues-
tra", dijeron a su abuela, a su madre. "Volveremos, velare-
mos; no (est) bien que se nos haga eso", dijeron. En se-
guida se armaron, en seguida volvieron a sus rboles cor-
tados y se ocultaron en ellos, se abrigaron a la sombra. En-
tonces los animalitos se congregaron, cada especie reunin-
dose, todos los animals pequeos, los animals grandes;
he aqu que a media noche llegaron. He aqu sus Palabras:
"i Arboles, levantaos! i Bejucos, levantaos!"; (as) dijeron al
llegar, amontonndose bajo los rboles, bajo los bejucos;
entonces avanzaron, se mostraron, ante los rostros (de los
dos segundones). He aqu los primeros: el puma, el jaguar;
(los jvenes) quisieron cogerlos, pero no se dieron (80)
a ellos. Entonces avanzaron, colas acercadas, el venado, el








EL L I B R O D E L C O N S E JO

conejo; (los jvenes) los asieron pero no arrancaron ms
que la extremidad de la cola del venado, (del conejo), que
se les qued entire las manos; habiendo asido la cola del
venado, la cola del conejo, dichas colas fueron acortadas.
El zorro, el coyote, el cerdo, el puerco-espn, no se dieron
a ellos. Todos los animals se mostraron ante Maestro
Mago, Brujito. Los corazones de stos fueron afligidos por-
que no cogieron ninguno. Otro lleg, el ltimo; lleg brin-
cando. Entonces ellos se pusieron de travs (en su cami-
no), cogieron en un pauelo a la Rata. Habindola cogido
le apretaron vivamente la cabeza, queriendo ahogarla. Le
quemaron la cola en el fuego; entonces la rata comenz a
llevar as la cola, a no tener pelos en la cola; sus ojos (vol-
vironse saltones) porque haban querido ahogarla los en-
gendrados Maestro Mago, Brujito. "Que yo no muera por
[obra de] vosotros. Vuestro oficio no es cultivar", les di-
jo la rata. " Qu nos cuentas t ahora ?", respondieron a la
rata los engendrados. "Dejadme un moment. Mi Palabra
est en mi vientre (81) y yo os la contar; dadme ahora
algo que comer", dijo la rata. "Despus te daremos de co-
mer; cuenta primero", fu dicho. "Muy bien. He aqu
que los bienes de vuestros padres llamados Supremo Mago,
Principal Maestro Mago, quienes murieron en Xibalb. exis-
ten suspendidos en lo alto de la mansin: sus anillos, sus
guantes, su pelota; pero vuestra abuela no quiso mostrrselos,
pues vuestros padres murieron por eso". "Dices la ver-
dad?", dijeron a la rata los engendrados. Gran alegra [hu-
bo] en sus corazones al or la historic de la pelota. Ha-









D E L C O N S E J O


biendo contado la rata, ellos dieron de comer a la rata.
"He aqu tu alimento; maz, pimiento blanco, frijoles, ca-
cao (moneda) (82), cacao (clase extra), sern tuyos; lo
que fuere conservado, olvidado, tuyo tambin y t lo roe-
rs", dijeron a la rata Maestro Mago, Brujito. "Muy bien,
engendrados. Qu dir si vuestra abuela me ve?" respon-
di. "Que tu corazn no tema. Aqu estamos nosotros,
prestos estamos nosotros para responder a nuestra abuela.
Vamos aprisa a subir a ese rincn de la mansin; vamos
adonde es preciso ir; t subirs aprisa adonde aquello est
suspendido; nosotros veremos en los cordajes de la man-
sin; tambin veremos por nuestra comida", dijeron a la
rata. Se consultaron una noche; despus de haber celebrado
consejo, Maestro Mago, Brujito, llegaron a medioda. Sin
mostrar la rata que llevaban, llegaron; el uno entr abier-
tamente en la casa; el otro fu al rincn de la mansin, en
donde al instant dej trepar a la rata. Pidieron entonces a
su abuela su comida. "Moled solamente nuestro alimento;
no deseamos ms que un caldo con pimiento (83), oh abue-
la nuestra", dijeron. Ella les prepare al instant una copa
de caldo caliente que puso delante de sus rostros. Solamen-
te para engaar a su abuela, a su madre. Derramaron el
agua del cntaro. "Nuestras bocas estn verdaderamente
secas. Id a buscar nuestra bebida", dijeron a la abuela.
"S", dijo ella saliendo. Sin embargo, comieron, verdade-
ramente sin hambre; no obraban sino por fingimiento.
Mientras vigilaban el caldo de pimiento para la rata, la
rata trepaba junto a la pelota suspendida en lo alto de la


E L 1 R









E L L I B R O D E L C O N S E J O

mansin. Mientras vigilaban el caldo de pimiento, enviaron
un Mosquito; el Mosquito, animal semejante a un cnife,
fu al borde del ro; al instant agujere el fondo del cn-
taro de la abuela, y el agua se derram por el fondo del
cntaro; ella trat de tapar el fondo del cntaro pero no
pudo. "Qu hace nuestra abuela? Nos sofocamos, (por
falta) de agua; nos acabamos por nuestras bocas secas
(84)", dijeron a su madre, envindola afuera. La rata su-
bi en seguida junto a la pelota que cay de las cuerdas de
la casa con los anillos, los guantes, los escudos de cuero;
los tomaron al instant y fueron a esconderlos en el ca-
mino que conduca al juego de pelota. Despus fueron a
buscar a su abuela al borde del ro; su abuela, su madre,
trataban cada una de tapar el fondo del cntaro. Llegaron
ellos, cada uno con su cerbatana, [y] avanzaron hasta el
borde del ro. "Qu hacis? Nuestros corazones se can-
san; venimos", dijeron. "Ved el fondo del cntaro; no se
puede tapar", respondi la abuela (85). Al instant ellos
lo taparon. Volvieron, marchando delante de su abuela. He
aqu cmo les fu entregada la pelota.



^/ ^

C'%,






















17

Ahora bien, ellos se regocijaban de ir a pelotear en el
juego de pelota. Fueron lejos a jugar solos; barrieron el
juego de pelota de su padre. Entonces los jefes de Xibalb
los oyeron. "Quines son esos que comienzan ahora a ju-
gar sobre nuestras cabezas, que no se avergienzan de hacer
temblar la tierra? Supremo Maestro Mago, Principal Maes-
tro Mago, que quisieron enorgullecerse ante nuestros ros-
tros no estn muertos? Que se vaya, pues, a llamar a esos",
dijeron Supremo Muerto, Principal Muerto, todos los je-
fes. Enviaron. Dijeron a sus mensajeros: "Id a decirles:
'Que vengan', dicen los jefes. 'Aqu queremos pelotear
con ellos; dentro de siete das jugaremos', dicen los jefes.
Id a decirles eso", fu repetido a los mensajeros. Estos to-
maron el gran camino que los engendrados haban des-
montado hasta su casa, recto hasta su casa; por l los men-









E L L I B R O D E L C O N S E J O

sajeros llegaron directamente hasta [donde estaba] la
abuela. (Los engendrados) coman (en el juego de pelota)
cuando llegaron los mensajeros de Xibalb.
"En verdad, que vengan, dicen los jefes", dijeron los
mensajeros de Xibalb. Entonces los mensajeros de Xibal-
b indicaron el da de la venida (de los engendrados).
"Dentro de siete das se les esperar", dijeron a Antigua
Ocultadora los enviados. "Muy bien. All estarn, oh men-
sajeros", respondi la abuela. Y los enviados se pusieron
en camino y regresaron [a Xibalb].
Entonces se angusti el corazn de la abuela: "A
quin enviara yo para hablar a mis nietos? En verdad, no
es as como antao vinieron los mensajeros a coger a sus
padres?", dijo tristemente la abuela entrando sola en la
casa. Al instant por debajo [de su vestido] cay un Pio-
jo. Ella lo asi, lo levant, lo puso en su mano en donde el
piojo se movi, anduvo. "Oh nieto mo, quieres que te
enve al juego de pelota para llamar a mis nietos?", le dijo
al piojo. "Unos mensajeros han venido como heraldos a
decir a vuestra abuela: 'Que se prepare y que dentro de
siete das vengan'; (as) han dicho los mensajeros de
Xibalb. As dice vuestra abuela", le dijo al piojo. Enton-
ces ste camin, se apresur. Ahora pues, sentado en el ca-
mino, [encontr a] un engendrado llamado Batracio, un
sapo. "A dnde vas?" le dijo el sapo al piojo. "Mi palabra
est en .mi vientre; voy hacia [donde estn] los jvenes",
dijo el piojo a Batracio. "Muy bien. No te apresuras, por lo
que veo", fu dicho al piojo por el sapo. "Quieres que te









E L L I B R O D E L. C O N S E J O

trague? Vers cmo me apresuro. Llegaremos al instante.
"Muy bien", dijo el piojo al sapo, e inmediatamente fu
tragado por el sapo. Ahora bien, el sapo anduvo largo tiem-
po, caminando sin darse prisa; despus encontr a una gran
serpiente llamada Blanca Vbora. "A dnde vas, oh Batra-
cio, oh engendrado?", dijo Blanca Vbora al sapo. "Soy un
mensajero; mi Palabra est en mi vientre", dijo el sapo a la
serpiente. "Por lo que veo, no te apresuras. Ir yo ms apri-
sa?", dijo la serpiente al sapo. "Ven aqu aprisa", aadi;
entonces el sapo fu tragado por Blanca Vibora. Desde en-
tonces las serpientes toman (al sapo) como alimento; se co-
men ahora a los sapos. La serpiente caminaba, corra. La
serpiente fu encontrada por el Gaviln, gran ave; al instan-
te la serpiente fu tragada por el gaviln, quien poco despus
lleg a lo alto del juego de pelota. Desde entonces el gaviln
tom por alimento, se comi a las serpientes en las montaas.
Al llegar, el gaviln se pos en el reborde del [edificio] del
juego de pelota en donde se divertan en pelotear Maestro
Mago, Brujito. Al posarse el gaviln grit: " Gaviln! i Gavi-
ln!"; su grito dijo: "Gaviln". "Qu es ese grito? i Pron-
to, nuestras cerbatanas!", dijeron (los engendrados), [y]
despus dispararon con las cerbatanas al gaviln, le envia-
ron en los ojos el hueso de la cerbatana; al instant di
una vuelta sobre s mismo y cay. Corrieron inmediata-
mente a cogerlo, [y] despus lo interrogaron: "Por qu
vienes?" le dijeron al gaviln. "Mi mensaje est en mi
vientre, pero primero curad mis ojos [y] despus os lo di-
r", dijo el gaviln. "Muy bien", dijeron ellos. Tomaron un










E L L I B R O D E L C O N S E J O

poco de la pelota de su juego de pelota y lo aplicaron so-
bre la faz del gaviln. Esto fu llamado Remedio-Pelota
(86) por ellos. Al instant con eso curaron bien la faz del
gaviln. "Habla ahora", le dijeron al gaviln. Entonces l
vomit a la gran serpiente. "Habla", le dijeron a la ser-
piente. "S", dijo sta, y entonces vomit al sapo. "Dn-
de est el mensaje anunciado?", le dijeron al sapo. "En mi
vientre est mi Palabra", dijo el sapo. Entonces trat (de
vomitar), hizo esfuerzos, pero no vomit; la tentative so-
lamente cubri de baba su boca, sin vomitar. Los engen-
drados quisieron entonces maltratarlo. "Eres un engaa-
dor", dijeron patendole el trasero; entonces los huesos de
su trasero descendieron sobre sus piernas. Prob otra vez;
solamente baba ensuci su boca. Entonces abrieron la boca
del sapo; fu abierta [su boca] por los engendrados; busca-
ron en su boca; ahora bien, el piojo estaba junto a los dien-
tes del sapo; estaba en su boca. No se lo haba tragado;
solamente como si se lo hubiera tragado. As fu vencido
el sapo; no se conoce la clase de alimentos que le fu dada;
no corre; no es sino care para serpientes. "Habla", fu
dicho entonces al piojo. El cont su mensaje. "Oh engen-
drados, vuestra abuela ha dicho esto: 'Ve a llamarlos. De
Xibalb han venido a llamarlos los mensajeros de Supremo
Muerto, Principal Muerto.-Que vengan aqu a pelotear
con nosotros dentro de siete das; que vengan tambin sus
accesorios de juego: pelota, anillos, guantes, escudos de
cuero; que aqu se vivifiquen sus rostros, dicen los jefes.
En verdad; ellos han venido', dice vuestra abuela. Enton-










EL LIBRO DEL CONSEJO

ces yo he venido. Vuestra abuela ha dicho eso verdadera-
mente. Vuestra abuela llora, gime. Yo he venido". "Es
verdad esto?", dijeron en sus corazones los engendrados, al
escucharlo. Al instant caminaron, llegaron junto a su abue-
la, solamente para despedirse de su abuela, para partir.
"Oh abuela nuestra, partimos, nos despedimos de vos. He
aqu que dejamos el signo de nuestra Palabra. Cada uno
plantamos aqu una caa; las plantamos en medio de la
casa. Si se secan, signo ser de nuestra muerte. 'Han muer-
to', diris si se secan. Si echan yemas diris: 'Viven' (87).
Oh abuela nuestra, oh madre nuestra, no lloris. He aqu
el signo de nuestra Palabra que queda junto a vosotras",
dijeron. Partieron, luego que Maestro Mago hubo planta-
do una (caa), [y que] Brujito hubo plantado una (caa).
Las plantaron, no en las montaas, no en una tierra ver-
deante, sino en una tierra seca, en medio de la casa en don-
de las dejaron plantadas.






















18

Entonces caminaron, cada uno con su cerbatana. Des-
cendieron hacia Xibalb. Descendieron aprisa la pendiente
rpida y pasaron los ros encantados de los barrancos; los
pasaron entire pjaros; son los pjaros llamados Congrega-
dos. Pasaron el ro Absceso, el ro Sangre, en donde, en el
espritu de los Xibalb, deban ser vencidos; no los pasa-
ron sino sobre sus cerbatanas. Salidos de all, llegaron a
la encrucijada de los Cuatro Caminos. Ahora bien, ellos
conocan los caminos de Xibalb: el camino negro, el cami-
no blanco, el camino rojo, el camino verde. Por tanto, des-
de all enviaron a un animal llamado Mosquito; ste deba
recoger las noticias que ellos le enviaban a buscar: "Pica
a cada uno de ellos. Muerde primeramente al [que est]
sentado primero, [y] despus, acaba por picarlos a todos.
Tu alimento ser chupar en los caminos la sangre humana",










E L L I B R O D E L


fu dicho a Mosquito. "Muy bien", respondi Mosquito.
Entonces entr por el camino negro. Lleg junto al mani-
qu, al [mueco] labrado en madera, los primeros sen-
tados, engalanados. Pic al primero, que no habl. Pic al
otro, pic al segundo sentado, que no habl. Pic al ter-
cero; el tercero era Supremo Muerto. "Ay! Ay!". dijo
Supremo (Muerto) cuando fu picado. "Qu, Supremo
Muerto, quin os pic?", le dijo Principal Muerto. "No
s", respondi Supremo Muerto. "Ay!", dijo el cuarto
sentado. "Qu, Principal Muerto, quin os pic?", dijo
el quinto sentado. "Ay! Ay !", dijo Extiende Tullidos.
Principal Muerto le dijo: "Quin os pic?". Picado, el
sexto dijo: "Ay!". "Qu, Rene Sangre?", le dijo Ex-
tiende Tullidos. "Quin os pic?", dijo el sptimo, que
entonces fu picado. "Ay!", dijo. "Qu, El del Absceso?",
le dijo Rene Sangre. "Quin os pic?", dijo el octavo
sentado que fu entonces picado. "Ay!", dijo. "Qu, El
de la Ictericia?", le dijo el del Absceso. "Quin os pic?",
le dijo el noveno sentado que entonces fu picado. "Ay!",
dijo. "Qu, Varilla de Hueso?", le dijo el de la Ictericia.
"Quin os pic?", le dijo el dcimo sentado, que fu enton-
ces picado. "i Ay !". " Qu, Varilla de Crneos ?", dijo Vari-
lla de Huesos. "Quin os pic?", dijo el undcimo sentado,
que fu entonces picado. "i Ay !", dijo. " Qu ?", le dijo Vari-
lla de Crneos. " Quin os pic ?", dijo el duodcimo sentado,
que fu entonces picado. Ay!", dijo. "Qu, Opresin?",
le fu dicho. "Quin os pic?", dijo el dcimotercero sentado
que fu entonces picado. Ay!" "Qu, Gaviln de San-


C 0 N E J









E L L I B R O D E L C O N S E J O

gre?" le dijo Opresin. "Quin os pic?", dijo el dcimo-
cuarto sentado que fu entonces picado. "Ay!". "Quin
os pic, Garras Sangrientas?" le dijo Dientes Sangrientos.
As fueron nombrados sus nombres; todos se nombraron
el uno al otro; as, manifestaron sus rostros (88); al nom-
brar sus nombres, siendo nombrado cada uno de los capi-
tanes por el otro; el nombre de uno, sentado en el rincn,
fu dicho. [No hubo] ninguno cuyo nombre se omitiera.
Se acab de nombrar todos sus nombres cuando fueron pi-
cados por el pelo de la faz de la rodilla (89) de Maestro
Mago; en realidad no era un mosquito quien les haba pi-
cado, quien haba ido a escuchar todos sus nombres para
Mapstrn Mnarn Rriiitn
En seguida, stos caminaron, llegaron adonde estaban
los de Xibalb. "Saludad a los jefes", se [les] dijo; "esos
sentados". [les] dijo un tentador. "Esos no son los jefes,
sino un maniqu, un mueco de madera", dijeron ellos
avanzando. Entonces saludaron: "Salud, Supremo Muer-
to. Salud, Principal Muerto. Salud, Extiende Tullidos. Sa-
lud, Rene Sangre. Salud, El del Absceso, Salud, El de la
Ictericia. Salud, Varilla de Huesos. Salud, Varilla de Cr-
neos. Salud, Gaviln de Sangre. Salud, Opresin. Sa-
lud, Dientes Sangrientos. Salud, Garras Sangrientas", dije-
ron al avanzar. De todos descubrieron los rostros, nombra-
ron todos sus nombres; no hubo ni un nombre omitido.
(Los Xibalb) hubieran querido que sus nombres no fue-
sen descubiertos por ellos. "Sentaos", les dijeron, deseando
que se pusiesen sobre un banco, pero (los engendrados) no









E L L I B R O D E L C O N S E J O

quisieron. "Ese no es nuestro banco sino un banco de pie-
dra quemante (90)", dijeron, invictos, Maestros Mago, Bru-
jito. "Muy bien. Id a vuestra morada", se les dijo. Enton-
ces, invictos, entraron en la Mansin Tenebrosa.






















19


Esa era la primera prueba de Xibalb. Entonces, en el
espritu de Xibalb, desde la entrada comenzaba su derro-
ta. Primeramente entraron en la Mansin Tenebrosa. Se fu
en seguida a darles sus pinos encendidos; entonces fu en-
tregado a cada uno su tabaco por los mensajeros de Su-
premo Muerto. "El jefe dice: 'He aqu los pinos. Al
alba devolvern sus pinos y sus tabacos; los devolvern
intactos'; as dice el jefe", dijeron al llegar los mensaje-
ros. "Muy bien", se respondi. En realidad ellos no en-
cendieron sus pinos, sino que pusieron en su lugar algo ro-
jo; fu una cola de guacamayo lo que vieron, semejante
a pinos (encendidos), los veladores. Pusieron sobre su
tabaco solamente bestezuelas de fuego (91). Alumbraron
con aquello una noche. "Estn vencidos", dijeron los ve-
ladores. Pero sus pinos no estaban acabados, (tenan) el









E L L I B R O D E L C O N S E J O

mismo aspect, y su tabaco, que no haban encendido, la
misma forma; fuse a darlos a los jefes. " Cmo han he-
cho? De dnde vienen esos Varones? Quin los llev,
quin los engendr? Verdaderamente nuestro corazn ar-
de por esto. No est bien lo que nos hacen. Extraos [sori]
sus rostros, extraos sus series se dijeron entire s.
Entonces todos los jefes los hicieron llamar: "Vamos,
juguemos a la pelota (92), oh engendrados", dijeron. En-
tonces Supremo Muerto, Principal Muerto, los interroga-
ro: "Oh vosotros, de dnde vens? Contdnoslo todo,
oh engendrados", les dijeron los Xibalb. "De dnde ve-
nimos? No sabemos", respondieron ellos sin responder na-
da ms. "Bien. Lancemos pues nuestra pelota, oh engen-
drados", les dijeron los Xibalb. Ellos respondieron: "Bien.
No usamos sino nuestra pelota, la de nosotros". Los Xibalb
dijeron: "No usaris la de vosotros, sino la de nosotros".
Los engendrados dijeron: "No es sa, es la nuestra la que
usaremos". "Muy bien", dijeron los Xibalb. Los engen-
drados dijeron: "Id solamente por un Chil". Los Xibalb
dijeron: "No, sino una cabeza de puma". "Est dicho", di-
jeron los engendrados. "No", dijeron los Xibalb. "Muy
bien", dijo Maestro Mago. Cuando el juego fu comenza-
do por los Xibalb, stos enviaron [la pelota] ante el ani-
llo de Maestro Mago. En seguida, mientras que los Xibalb
miraban su lanzamiento de juego, la pelota se lanz, se fu
botando por todas parties en el suelo del juego de pelota.
"Qu, pues?", dijeron Maestro Mago, Brujito. "Queris
pues que muramos. No habis enviado (a decir) que vi-









E L L I B R O D E L C O N S E J O

nisemos aqu? Vuestros mensajeros no vinieron? En ver-
dad, tened piedad de nuestros rostros. Pero nos vamos",
dijeron los engendrados. He aqu lo que (Xibalb) desea-
ba para los engendrados: que muriesen pronto en el juego
de pelota, que fuesen vencidos. (No fu) as, sino que los
Xibalb fueron vencidos por los engendrados. "No partis,
oh engendrados. Juguemos a la pelota; admitimos la vues-
tra", se [les] dijo a los engendrados. "Muy bien", respon-
dieron stos [y] despus lanzaron su pelota. Entonces ces
el juego de pelota. En seguida apreciaron sus derrotas.
"Cmo los venceremos?", dijeron los Xibalb. "Partid
pues en seguida", se [les] dijo a los engendrados. "Co-
gednos cuatro jarrones de flores", dijeron los Xibalb.
"Perfectamente. Cules flores?", dijeron a los Xibalb los
engendrados. "Un ramo de rojas Crotalarias (93), un ramo
de blancas Crotalarias, un ramo de amarillas Crotalarias, 1
un .ramo de Grandes Peces (94)", dijeron los Xibalb.
"Muy bien", respondieron los engendrados. Entonces des-
cendieron las flechas (95) (que los guardaban) todas igua-
les en fuerza; numerosas las flechas (que guardaban) a
aquellos engendrados; pero buenos los corazones de stos
cuando se dieron a aquellos que deban vencer a los engen-
drados. Los Xibalb se regocijaban ya de que stos seran
vencidos. "Obramos bien. Desde luego sern vencidos", de-
can los Xibalb. "A dnde iris a coger las flores?", de-
can en su pensamiento. "En verdad esta noche nos daris
las flores. Venceremos ahora", dijeron los Xibalb a los









E L L I B R O D E L C O N S E J O

engendrados Maestro Mago, Brujito. "Muy bien". "Esta
noche jugaremos tambin a la pelota", dijeron despidindose
de ellos.
Cuando los engendrados entraron despus en la Mansin
de Obsidiana, la segunda prueba de Xibalb, (los jefes)
haban ordenado que fuesen atravesados de parte a parte
por las flechas; que esto sucediera prontamente (estaba)
en sus corazones; que muriesen (estaba) en sus corazones;
pero no murieron. (Los engendrados) hablaron entonces a
las flechas, les mandaron entonces: "He aqu. Para vos-
otras [sern] todas las carnes de animalss, dijeron a las
flechas; stas no se movieron ya ms, todas las flechas se
inclinaron. Estuvieron ellos as [toda] la noche en la Man-
sin de Obsidiana. En seguida llamaron a todas las hor-
migas. "Harmigas-Obsidianas, Hormigas Zampopos (96),
venid, id todas, id a tomar todas las classes de flores que pi-
dieron los jefes". "Muy bien", respondieron ellas. Todas
las hormigas fueron a coger las flores del jardn de Su-
premo Muerto, Principal Muerto. Ya stos haban orde-
nado a los Vigilantes de las flores de Xibalb: "Oh vos-
otros que vigilis nuestras flores, no las dejis robar por
esos engendrados [a los] que venceremos. A dnde iran
ellos a ver en otra parte las [flores] que les hemos ordena-
do? No hay. Velad esta noche". "Muy bien", respondie-
ron. Pero los vigilantes del jardn no oyeron (a las Hormi-
gas). En vano gritaban entire las ramas de los rboles del
jardn, con los mismos cantos y palabras: "Se ha entrado
en lo negro, se ha entrado en lo negro", deca el uno can-









E L L I B R O D E L C O N S E J O

tando. "Sobre los montes, sobre los montes", deca (el otro)
cantando. Sobre los Montes, nombre de los dos Vigilantes
del jardn de Supremo Muerto, Principal Muerto. Pero no
supieron que las hormigas robaban lo que ellos guardaban.
Iban por filas, cortando los arriates de flores, caminando
con aquellas flores que llevaban con sus pinzas, sobre los
rboles, aquellas flores olorosas, bajo los rboles. Sin em-
bargo, los Vigilantes gritaban a voz en cuello, sin saber que
unas pinzas aserraban sus colas, aserraban sus alas. Era
una cosecha de flores la que cortaban las pinzas, de perfu-
mes, la que transportaban las pinzas. Apresuradamente se
llenaron los cuatro jarrones de flores, y estaban llenos al
alba. Los mensajeros fueron en seguida a llamarlos: "Que
vengan, dice el jefe, que traigan inmediatamente aquello
de que hemos hablado", dijeron a los engendrados. "Muy
bien", dijeron stos. Tenan los cuatro jarrones llenos de
flores, cuando llegaron, cuando se presentaron ante los
rostros del jefe, de los jefes; stos tomaron las flores,
agradables de ver. As fu vencido Xibalb. Los engendra-
dos no haban enviado sino hormigas. En una sola noche,
las hormigas haban cogido las flores, las haban dado [a
los engendrados] en los jarrones. Entonces todos los Xi-
balb palidecieron; a causa de aquellas flores sus rostros
emblanquecieron. Al instant enviaron a buscar a los Vi-
gilantes de las flores. "Por qu dejsteis robar nuestras
flores? He aqu que vemos aqu nuestras flores!", dijeron
a los Vigilantes. "Nosotros no supimos nada, oh jefes. Nues-
tras colas sufrieron", respondieron ellos. Entonces se la-









EL L I B R O D E L CONSEJO

ceraron sus bocas, en pago del robo de lo que vigilaban.
As Supremo Muerto, Principal Muerto, fueron vencidos
por Maestro Mago, Brujito; (ste fu) el comienzo de sus
acciones. Desde entonces los "Se ha entrado en lo negro"
(97) tienen la boca hendida; ahora est hendida. Despus
de esto se descendi a jugar a la pelota. Todos juntos pe-
lotearon. Entonces se previnieron para el alba; as dijo
Xibalb. "Muy bien", respondieron finalmente los engen-
drados.






















20


Entraron en seguida en la Mansin del Fro (98). In-
calculable el fro. Denso el granizo menudo en la Mansin,
casa del fro. El fro ces prontamente por la Magia de los
nietos, el fro fu destruido por los engendrados. No murie-
ron; vivan al alba; Xibalb deseaba sin embargo que mu-
riesen, pero esto no sucedi y buenos estaban sus rostros
cuando lleg el alba. Salieron cuando sus vigilantes fueron
a llamarlos. "iCmo! No han muerto!", dijo el gobierno
de Xibalb, maravillndose de las acciones de los engen-
drados Maestro Mago, Brujito.
Entraron despus en la Mansin de los Jaguares. Muchos
jaguars en la casa. "No nos mordis, somos de los vues-
tros", dijeron a los jaguars. Arrojaron en seguida huesos
ante los animals, quienes inmediatamente pulverizaron los
huesos. "Al fin, ya estn pues acabados, sus corazones son









EL L I B R O D E L CO N SE JO

comidos, al fin se han entregado; he aqu que son molidos
sus huesos", decan los veladores, regocijndose todos en sus
corazones. Pero ellos no haban muerto; de nuevo buenos
estaban sus rostros. Salieron de la Mansin de los Jaguares.
"De qu naturaleza son? De dnde vienen?" dijeron to-
dos los Xibalb.
Entraron despus en el fuego, en una Mansin de Fue-
go. Solamente fuego en el interior. No fueron quemados por
l, aunque asase, aunque ardiese. Tambin [estaban] bue-
nos sus rostros cuando vino el alba. Sin embargo, much se
deseaba que muriesen all por donde pasaban todava; esto
no sucedi, y por eso desfalleci el corazn de Xibalb.
Entraron despus en la Mansin de los Murcilagos. So-
lamente murcilagos en la mansin, una Mansin de los
Murcilagos de la Muerte, grande animals que tenan el
mismo aparato mortal que Punta Victoriosa, acabando al
instant a aquellos [que llegaban] ante sus faces. Estuvie-
ron all adentro, pero durmieron en sus cerbatanas; no
fueron mordidos por los dientes que estaban en la Mansin.
Se entregaron en seguida, pero a un Murcilago de la Muer-
te que vino del cielo a manifestarles lo que deban hacer.
Los murcilagos se interrogaron, celebraron consejo una
noche, aleteando. "Brujo Abatido, Brujo Abatido", decan;
lo dijeron una noche; cesaron sin embargo un poco. Los
murcilagos no se balancearon ya ms, permanecieron en
una punta de las cerbatanas. Brujito dijo entonces a Maes-
tro Mago: "El alba blanquea. Mira". "Quizs blanquea.
Voy a mirar", respondi. Cuando quiso mirar desde la bo-









EL L I B R O D E L C ONSEJO

ca de la cerbatana, cuando quiso ver salir el alba, al ins-
tante su cabeza fu cortada por Murcilago de la Muerte
(99), y la grandeza de Maestro Mago permaneci dbil.
Brujito pregunt de nuevo: "No alborea?", pero Maestro
Mago no se volvi. "Habr partido Maestro Mago? C-
mo hiciste so?". Pero (Maestro Mago) no se volva, esta-
ba solamente extendido all. Entonces Brujito tuvo ver-
genza. "Ay! vencidos estamos", dijo. En seguida colo-
cse la cabeza de Maestro Mago en el juego de pelota, cum-
pliendo la palabra de Supremo Muerto, Principal Muerto.
Todo Xibalb se regocij a causa de la cabeza de Maestro
Mago.






















21


Despus Brujito llam a todos los animals, puerco-
espines, cerdos, todos los animals pequeos, los animals
grande, durante la noche, y la misma noche les pregunt
lo que coman. "Cul es vuestro alimento de cada uno?
He aqu que os he llamado para que vayis a tomar vues-
tro alimento", les dijo Brujito. "Muy bien", respondieron.
Entonces fueron a tomar el suyo, entonces todos fueron a
elegir. Hubo quienes fueron a tomar lo podrido, hubo quie-
.nes fueron a tomar la hierba, hubo quienes fueron a tomar
la piedra, hubo quienes fueron a tomar la tierra. Diversos
los alimentos de los (pequeos) animals, de los grandes
animals. Detrs de los otros quedaba la Tortuga acoraza-
da; fu a tomar (su parte) zigzagueando, lleg al extremo
(del cuerpo), [y] se puso en el lugar de la cabeza de
Maestro Mago; al instant se esculpieron los huesos de la




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs