• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Dedication
 Preface
 Ideas sobre la filologia indig...
 Geografia fisica e historia...
 Etnologia y geografia politica
 Las tribus indigenas
 Vocabulario etimologico de los...
 Notas
 Errata
 Index














Group Title: Cuba indígena
Title: Cuba indígena
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081326/00001
 Material Information
Title: Cuba indígena
Physical Description: viii, 200 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Fort y Roldán, Nicolás
Publisher: Impr. de R. Moreno y R. Rojas,
Impr. de R. Moreno y R. Rojas
Place of Publication: Madrid
Publication Date: 1881
Copyright Date: 1881
 Subjects
Subject: Indians of the West Indies -- Cuba   ( lcsh )
FILOLOGIA   ( renib )
LENGUAS -- CUBA   ( renib )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Statement of Responsibility: por Nicolás Fort y Roldán ...
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081326
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ADB6965
oclc - 14704048
alephbibnum - 000588230
lccn - 02009633

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Dedication
        Page v
        Page vi
    Preface
        Page vii
        Page viii
    Ideas sobre la filologia indigena
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Geografia fisica e historia natural
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Etnologia y geografia politica
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Las tribus indigenas
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
    Vocabulario etimologico de los indigenas cubanos
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
    Notas
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    Errata
        Page 197
        Page 198
    Index
        Page 199
        Page 200
Full Text















CUBA INDGENA.











CUBA


INDIGENA


POR


NICOLS FORT Y ROLDAN
.- 96 -s -

Oficial primero de Administracion military
del ejrcito de Cuba individuo del Congreso Internacional
de Americanistas de 1881.












MADRID
IMPRENTA DE R. MORENO Y R. ROJAS
Isabel la Catlica, nm. 10

1881




























Es propiedad del Autor.
















A LA UNIVERSIDAD, CASINO ESPAOL

Y ATENEO DE LA HABANA

como -Centros literarios de la Isla de -uba,
dedica estas paginas

JL PUTOR.
















PRLOGO DEL AUTOR.




Al dar esta obra la estampa, claro es que la
concepto de no indispensable, pero si de cierta y
ms 6 mnos inmediata utilidad: decir otra cosa
seria, la par de una falsa inmodestia, la simple
falta de raciocinio individual.
Oreo que unas hojas en donde campean los
nombres de algunos autores cubanos como Arrate,
Latorre, Pichardo, Poey, rrutia y Valds, unidos
los historiadores peninsulares Las Casas, Fernan-
do Colon, Herrera, Pedro Mrtir, Navarrete y Ovie-
do, no serian en ltimo caso de un inters muy se-
cundario; inters que si me atrevo despertar de
nuevo, consiste sencillamente en el derecho que me
conceden siete aos de permanencia y mis conti-
nuas correras por la ms bella y rica de las Anti-
llas espaolas.
Asi, pues, las intenciones de esta publication
son bien fciles de comprender: pretend demos-
trar que en la isla de Cuba no ha faltado por cierto
eae movimiento intellectual propio de los pueblos








VIII PRLOGO.

cultos y modernos, movimiento que por desgracia
no se ha extendido lo suficiente las ciencias ma-
temticas y las ciencias naturales, intent de-
mostrar al propio tiempo que la Nueva Amrica,
el continent pseudo-espaol, puede y debe estu-
diarse en la incierta noche de los tiempos tan bien
y mejor, y con ms novedades acaso, que esos ya
cansados trabajos orientalistas en que se ocupa con
febril entusiasmo nuestra juventud estudiosa.
Mis pginas son, para terminar brevemente, un
ensayo filolgico; y debo aadir por mi parte que
el fallo inapelable del pblico puede no condu-
cirme la amplitud al abandon de los studios
americanistas, que he emprendido con harta fatiga,
es verdad, pero tambien con noble resolution y
decidida entereza (1).

NICOLS FORT Y ROLDAN.

Madrid y Diciembre de 1881.



(1) Para las llamadas notas que se encuentran en el texto
recrrase las ltimas pginas de la obra.















CUBA INDGENA.



CAPTULO I.

Ideas sobre la filologa indgena.


Alfabeto indigena: vocales y consonantes.-Slabas: diptongos y
triptongos.-Palabras: graves, agudas y esdrjulas.-Compo-
sicion: terminaciones y radicales.-Analogia: adjetivos, gne-
ros y nmeros.-Discusion sobre el verbo.-Tabla analitica.-
Ortografia.-Resmen.

I.

De un analtico exmen entire las cosas y series
de que se compone este mundo, ha venido com-
probarse la coexistencia segura de una trinidad pri-
mitiva; y as, y sin ms que enunciarlo, aparece
por los ms antiguos dialectos la trinidad alfabtica
compuesta de las solas vocales A, I, U; y la E, no
tan simple, como formada de la a y la i; y la O,
tambien secundaria, como formada de la a y la u.
Error de emision en un principio, esta confusion de
dos letras acaba por enriquecer el idioma y aqui-
lata por el siglo present la menor 6 mayor anti-
gedad de los pueblos.









CUBA INDIGENA.


Basndonos en tan ligeros principios, viene
como de corrida el studio del dialecto indgena
cubano. Ntase, sin ms que fijarse, la profusion
de las vocales iniciales y la escasez de las vocales
derivadas. Los espaoles, y ntes que todos los
cultos, han corrompido el lenguaje de Cuba; pero
los que mejor lo conocen y mnos pueden refor-
marlo, como son los que llamamos guajiros, stos
lo emiten veces en su pristine pureza; y as de-
cimos guane los que ellos guan, y decimos bonia-
to los que ellos muniato, y decimos boho lo que
ellos bujo, y as otras muchas palabras que calla-
mos para no declinar en difusos, sin que por esto
se entiendan que faltaran las secundarias del todo.
Cuanto queda dicho para las letras vocales
puede reproducirse para la triple emission de las le-
tras consonantes, que dividiremos en guturales, la-
biales y dentales (1). Como guturales, pueden ad-
mitirse: primero, la primitive S, que ha llegado
confundirse con la c y la z castellanas, hasta el
punto de conocerse por ceiba, cem, cib, cacique,
zao, zapote, Zaza, cazabe y caguazo; palabras que
en el dialecto indgena (y aun hoy entire los guaji-
ros) se distinguian con los nombres de seiba, sem,
sib, casique, sao, sapote, Sasa, casab y caguaso,
segun el derivado caguasal (2); segundo, la triple
emision de la H aspirada, la J y la G, que en la
actualidad se confunden, hasta el punto de latini-
zar la primitive J: ejemplos de estas confusiones
se nos ofrecen en las palabras Gibara y huaco, que









CUBA INDGENA. 3

debieran admitirse como Jibara y como guaco, y
ejemplos son tambien en la escritura los diferentes
nombres de Hatibonico, hamaca, heniquen, huracan,
huta, ya citado, cobiha higuana, que se pronun-
ciaron todos, y hoy nicamente algunos, Jatibonico,
jamaca, jeniquen, juracan, juta, cobija y jiguana; y
tercero, el muy raro empleo de la L, N y R, siem-
pre como primitivas, expurgando por complete la
castellana elle, la , que figure en nuestra tierra an-
tillana como procedente del Africa (y esta proce-
dencia encontramos en los modismos ame y apa,
de uso tan corriente), y la r fuerte, ya como inicial
de palabra, que no existe, ya en medio de dic-
cion, pese ciertos defectillos de los conquistado-
res que han admitido por canarreos y currican
los indigenas canareos y curican (3). Adems pue-
den reconocerse las letras C y G en las slabas
ca, co, cu ga, go, gu, Q en que, qui, y la Y
griega como inicial y terminal de vocablo.
Si de las guturales que estudiamos pasamos
las letras que por labiales se conocen, hemos de
observer desde luego la misma confusion que en
las otras; y as es que, en lugar de la M, que es la
radical lo que parece, llegaron figurar en nues-
tras obras la B y la P, conocidamente derivadas,
como tenemos en los ejemplos Bacuey, Banagises
y boniato, que se dijeron Macuey, Managises y mu-
niato por los naturales de la Isla; y ha sido la mez-
colanza tan extraa, que aun se duda en la triple
adopcion de estas emisiones, como en la palabra









4 CUBA INDGENA.

Bataban, que se cita como Pataban por algunos .y
como Mataban por los ms de los mejores autores,
cuyo nmero y por la pureza del lenguaje primi-
tivo hemos de similar nuestro mtodo. Y psase
de largo la indistinta aparicion de la B-V, no slo
en el mismo vocablo (Bataban-Batavan), sino
tambien en muchos otros, como en biajaca y viaja-
ca, biajaiba y viajaiba, bibijagua y vivijagua, y et-
ctera, etc., para no molestar con ejemplos.
En cuanto las emisiones dentales ofrcese
much menos dificultad: la T, aunque no muy co-
mun, es la que siempre priva, y la D, como subal-
terna, es de un empleo harto raro.
De todo lo dicho hasta aqu, puede deducirse el
siguiente resmen










CUADRO DEL ALFABETO. INDGENA CUBANO



LETRAS INICIALES LETRAS DERIVADAS


VOCALES ....... ..... A, I, U......
S . ....... ...
GUTURALES Y PALADALES. J ...........


LABIALES .......... . ...........
DENTALES........... .. T ...........


En cuanto letras compuestas, aparece
Total: cinco vocales y quince consonantes.


E, O de ai, y au.
G en las silabas ca, co, cu. Q en que, qui.
G en las slabas ga, go, gu. H aspirada.
N y L en sus emisiones usuales.
P, B. La V confundida con la B.
D, muy rara.


slo en limitados casos la conocida por CH.


---- -










CUBA INDGENA.


II.

Prueba de cuanto en un principio decimos del
valor relative de las emisiones primeras, nos la
ofrece, y en much, el conocimiento del silabeo
cubano. Del studio analtico en el mayor nmero
de palabras que hasta ahora hemos conseguido, ha
llegado deducirse la existencia segura de unos
catorce diptongos y de nueve triptongos, que, si no
fijaran otras conclusions, corroborarian lo m-
nos la novedad del dialecto. Pues bien: en las com-
posiciones que decimos chase de ver desde lugo
que la a la primer vocal se acenta hasta diez y
seis veces, catorce la i y doce la u, en cambio de
las seis y sieteveces que respectivamente aparecen
el derivado e y el derivado o.
H aqui los dos cuadros (4):


DIPTONGOS.


ai ao au
ea ei eo
ia ie io
oa ou
ua ue ui


TRIPTONGOS.


aia
iai iao iau
uai uao uau
uei
uia









CUBA INDGENA. 7

De estos diptongos, el ms generalizado es ua,
seguido de los nueve sjguientes: ai, ao, au, ei, ia,
io, oa, ue y ui; y entire los triptongos merecen dis-
tinguirse como los ms comunes aia, uai uei, ad-
mitiendo desde lugo en su formation la y, que
decimos griega (5).
Otro hecho comprobatorio nos lo ofrece, sin
duda alguna, el acertado exmen sobre la slaba
radical del vocabulario que sigue. Ntase prime-
ra vista que en la composicion de las slabas entra,
por regla general, una consonante inicial y una vo-
cal que limit la emision; y en el studio aludido
pueden distinguirse sin dificultad alguna las dos
observaciones siguientes: primera, que en las le-
tras consonantes, que hemos llamado radicales, las
slabas estn enlazadas casi siempre con las cinco
vocales del alfabeto europeo; y segunda, que en
las consonantes secundarias no tienen ms inti-
midad que con una tres de estas emisiones 6
vocales, y que estn estas slabas compuestas con
ms particularidad de las letras a, i, u, que de las
derivadas e y o. Tal es la segunda prueba, que, con
la de diptongos y triptongos, patentiza indubitable-
mente las muy pequeas trasformaciones del dia-
lecto indgena cubano.
Conocidas las bases principles para la forma-
cion de las silabas, esto es, que se componian casi
exclusivamente de una consonante enlazada con
una vocal 6 un diptongo 6 triptongo, puede citarse
como caso muy excepcional la aparicion de las









CUBA INDIGENA.


slabas constituidas por una sola vocal inicial, que
es casi siempre la a, i 6 u (siempre el mismo deta-
lle), y el enlace, ms raro todava, de una vocal ini-
cial con una consonante que ultima la diccion; en
este caso debe examinarse la procedencia con sin
igual cuidado, porque ocurre ms de un hecho de
dudosa resolution. Existe, por ejemplo, en el Depar-
tamento Central una loma, Almiqu, que pudiera re-
conocerse como de lengua indgena, aun por la ter-
minacion de la palabra, si la slaba radical no hiciera
sospechar una procedencia rabe, segun nuestro
nunca bastante afamado D. Miguel de Cervntes
Saavedra (Vase el Quijote). A la palabra enjicar,
que Pichardo admite como cubana, (poner jicos la
hamaca), precede del mismo modo una preposicion
demasiado castellana para que la admitamos bue-
namente como pura; pero no podemos mnos de
reconocer como indgenas las provincias de Es-
cambray (no Scambray en manera alguna, porque
las emisiones lquidas son un refinamiento del len-
guaje) y de Ornafay, de que tanto nos hablan los
primeros descubridores historiadores.


III.

Puesto, en fin, en acordada analoga todo lo
que en el silabeo indgena puede y debe conocerse,
no es muy difcil, sino que viene como de corrida,
el conocimiento exacto de la palabra. El vocablo es,









CUBA INDIGENA.


en el lenguaje primitive, el remate ms mnos
digno de lo que decimos gramtica, porque en una
poca poco histrica no hemos de inquietarnos por
cierto con la falta de las otras parties de la oracion,
de la dudosa sintxis, de la prosodia ni de la orto-
grafa, y antes bien con el nombre se sintetiza y
limita la construction del dialecto. Y esto se paten-
tiza mejor con el escaso nmero de races que el
lenguaje en su primer perodo comprende, y el n-
mero harto notable de derivaciones derivados: y
en el idioma que ahora nos ocupa, con la seguri-
dad complete de que en el conocimiento de unas
ochocientas voces que en este trabajo figuran, cor-
responden casi por mitad las radicales con las de-
rivadas.
La palabra, en el idioma indgena cubano, es ge-
neralmente grave; pesar de su composicion, cons-
ta de una cuatro slabas; pero como en estas sla-
bas intervienen comunmente los diptongos y trip-
tongos, result que muchas veces se formaliza cada
una de ellas con tres y cuatro letras, y ejemplos nos
presentan los vocablos guao, Bainoa, Caunao, et-
ctera, etc. Su terminacion consiste en las vocales
a y o, que es el caso ms general, y pocas veces en
las emisiones u, e, y por lo que las silabas se re-
fiere, en los derivados de las terminaciones, que
muy luego estudiaremos, adems de los diptongos.
Las agudas existan igualmente en este dialec-
to. Entre las vocales se distingue la i, letra exclusi-
vamente aguda en el silabeo y terminacion de las









10 CUBA INDIGENA.

palabras indgenas; la u, que le secunda bastan-
te; la a en tan reducidos ejemplos como en los vo-
cablos aguar, arar, comecar, cuajar, guam,
guanab, Iguar, maj y sajan, y la o, tambien
algo extraa, en modismos como Baguan, Caut6,
coc, guacamar, joj, jos, tacaj y suriguan; en
cuanto la e, se consigna nicamente en la diccion
cusub (6); pero en este solo caso pudiera trans
formarse en cusub, entrar en sospechas de que
con el clebre tango el cucuy tuviera una proce-
dencia africana. De las consonantes, por ltimo,
hemos de admitir como muy frecuentes la y, la1l y
n, en sus diferentes modificaciones del ey, al y an,
y solo como ms raras las emisiones suaves de la r
y de la s.
Existian esdrjulos en el dialecto cubano?
Se podia afirmar una respuesta al encontrarse
las palabras cana, Guamaro, guanbana, gurana,
gusima, Hanbana, jbaro, jquima, jcaro, etc; pero
un detenido exmen entire estos y parecidos voca-
blos nos hace vacilar en la primera. suposicion.
Prescindiendo de que cana y acana se escriben in-
distintamente por Latorre y Pichardo en sus obras
ms notables (7), tenemos un ingenio en Matanzas,
Acanana, que proviene indudablemente del radical
acana y la terminacion ana, y que prueba lo sumo
una contraccion harto simple; en Guaimaro pudiera
observarse lo extrao del esdrjulo, cuando Guai-
nabo, modismo tan parecido, carece por complete
de esta acentuacion; de guanbana no ha de admi-









CUBA INDGENA.


tirse la ms pequea duda al conocerse el radical
guanaba y la terminacion de ana, un prescindien-
do del guana que nos cita Gundlach; gurana, cita-
da por Pichardo, es conocida en algunos cantos po-
pulares por guarana, y esto tratndose del mismo
arbusto (8); gusima es inadmisible desde luego,
porque, aparte de las radicales guaso 6 guasa y la
terminacion de ma, de que muy pronto hablare-
mos, tiene por derivado guasimal, en manera al-
guna esdrjulo. Hanibana, rio y poblado de Cien-
fuegos, es questionable en un punto, cuando sus
*derivados espaoles son reconocidamente gra-
ves (9); jbaro, silvestre, puede anteponerse jba-
ra, tierra quebrada; de jquima, compuesto de ma y
jiqui, ha de notarse lo extrao que seria la trasfor-
macion en un esdrjulo de un monoslabo y de una
palabra aguda; y de jcaro, recordamos que en el
mismo Diccionario de Pichardo se reconoce este
nombre como procedente de Puerto-Rico, donde
se denomina hucaro: si la h es aspirada, se trasfor-
ma simplemente en jucaro, pero grave nicamente.
Por ltimo, de dos poblaciones como Guantnamo
y Tnamo, diremos sencillamente que la primera
es un compuesto de la segunda, y la segunda est
formada de Tana, un rio, y la terminacion mo, im-
perfeccion de ma, de que ya hemos prometido ocu-
parnos.










CUBA INDIGENA.


IV.

Despues de las terminaciones se facility, y en
much, el studio de la composicion. Como de
paso, hemos indicado el nmero escassimo de las
races indgenas con relacion los modismos deri-
vados; y esto, si no indicara otra cosa, prueba de
una manera inconcusa la simplicidad del dialecto.
Corroborando este aserto obsrvase igualmente la
sobriedad de las contracciones que modifican en
nuestros viejos idiomas las pritnitivas races; y
como prueba supreme ha de notarse, por ltimo,
que la composicion de que se trata suele fijarse en
unos cuantos, muy pocos, monoslabos, finales por
lo comun, y slo anteriores los mnos; estos mo-
noslabos no son en realidad otra cosa que las ter-
minaciones estudiadas.
Si empezamos por los diptongos, las termina-
ciones ms comunes son coa, cao y ey. Coa, dice
Pichardo, es el sinnimo de pala de azada:
esto, aaden algunos autores, debiera agregarse el
sustantivo de muerto. Del exmen de sus compues-
tos no se comprueba su primitive significacion,
pero s una modificacion especialsima en el idioma
cubano, que prueba lo que en un principio deca-
mos, la slaba coa trasformada en cu; y por lo que
la definition se refiere, no es muy difcil enlazar
las dos interpretaciones de muerto y de azada. De









CUBA INDGENA. 13

cao, ave trepadora que cotorrea en los bosques,
aseguramos simplemente que sus compuestos no le
modifican jams.
A estas races indgenas, que Pichardo no cita
ni como terminaciones siquiera, debe aadirse la
de ey, ms important que las primeras, y que
consideramos olvidada por una falta de studios
filolgicos. Ey, en primer lugar, significa naturali-
dad: decir baracutey, camaguey y jaguey es tanto
como hablarnos de naturales de Baracoa, de Cama-
gua y de Jagua, y hasta aqu todos han convenido;
en segundo lugar, implica el ey sociabilidad en sus
diferentes formas, como en batey, vecindario del
bato: caney, una de las species de chozas en que
por entnces vivian: Hatuey Atuey, nombre de un
casique que procedia de hato: siboney, apellido ge-
neral de los jefes y guerreros, y otros various, como
Bueney, Caracurey, Siguaney y Tuabaguey, que bau-
tizan algunos pobladillos todava existentes; y en
tercer lugar, el ey que decimos, simboliza la gene-
ralidad en los animals del interior (catey, ave tre-
padora) y de la cpsta (carey, variedad de la tortuga),
y en algunos vegetables numerosos, sobre todo en
los diferentes tipos de bejucos lianas, como
cupey, curamaguey, curujey, macuey, macusey, ma-
mey, mangley, quibey, yamaguey, yarey, etc., etc.
Resulta de todo esto que el ey puede reconocerse
como el carcter peculiar una provincia, un
pueblo y una generalidad en la.naturaleza.
_ Examinados los diptongos, pasemos las ms









CUBA INDGENA.


interesantes races, que denominaremos graves: de
la una abo, como terminacion, hemos de sujetarnos
en un todo al parecer de Pichardo, dndola por
buena en su significado de agua: de la otra, ma,
como radical, obedeceremos al mismo criterio, ad-
mitindola por engendro nacimiento; pero de la
tercera gua, radical como la anterior, hay que bus-
car la interpretation por analogas, porque carece
de un concept simple: lo mismo que en aca y uco,
terminaciones como la primer y la de aya, que
consideramos la ms important de todas;
Por lo que la primera se refiere, conceptua-
mos que puede servirnos de base para llegar una
conclusion definitive su compuesto ms simple,
guaco guaca, segun su derivado guacal: aca, como
no tardar en probarse, es un adjetivo despreciati-
vo; de suerte que su triple significado de bejuco,
hoyo depsito, segun el Diccionario de Pichardo,
ha de referirse la radical, y no la terminacion
de la palabra, segun todas las leyes analticas que
conceden la primaca los sustantivos, de otro
modo, que las interpretaciones de bejuco, hoyo 6
depsito pertenecen casi exclusivamente al mono-
slabo gua, y n al bislabo aca, porque este la con-
sidera nicamente como despreciable. Para adop-
tar ahora una de estas triples interpretaciones
(caso de que no fueran comunes), nos hemos fijado
en que Guamo, pueblecillo situado la diestra mano
del Caut, no puede corresponder hoyo porque
est levantado en una colina, aunque s depsito,









CUBA INDIGENA.


porque limita uno de los recodos del rio; pero que
es ms natural correspondiera guam guama,
rbol silvestre, que si no justificara la expression de
bejuco, armonizaria siquiera con la idea de vegetal.
A mayor abundamiento de datos, tenemos que el
derivado guacal indica el bosque de guaco-s, segun
veremos en las interpretaciones de la terminal al, y
es al propio tiempo el nombre aun admitido de
esos cestones enrejados que contienen loza: as,
que no podemos mnos de emitir la opinion de su
double significado, adoptndola como vegetal y como
depsito. Y de este modo explicaremos palabras
como guajibacoa (gua-jiba, radical de jibara y coa,
muerto, product yerto de la hondonada), guama
{de gua y ma, engendro del decline), Guagua entiree
matorrales colinas), etc., etc.
Se ha vertido la idea de que aca, como termina-
cion, es un adjetivo despreciativo, y creemos con-
veniente, antes de seguir adelante, explanar nues-
tro criterio. Guacal, en la interpretation general
que recibe, no es otra cosa que un simple envase y
no denota ms importancia como bejuco y como
hoyo; y todos los compuestos terminados por el
mismo bislabo no afectan por cierto ms que ob-
jetos despreciables, y por lo grandes, y por lo
feos, y en fin por su falta de utilidad inmediata:
entire los rboles, por ejemplo, la guajaca es un ve-
getal parsito, y una palma ordinaria la macaca;
entire los animals, la maca es un testceo repug-
nante y la biajaca un pez de rio de no much finu-









16 CUBA INDIGENA.

ra, y la guataca por ltimo es una oreja grande y
el cariaco un baile repugnante, todo segun las in-
terpretaciones de Pichardo. En cambio de esto la
terminacion de uco es el diminutivo indgena, como
sinnimo de la finura 6 de la utilidad en lo secunda-
rio. La provincia de Boyuca, al Occidente de Guan-
tnamo, aunque de confines limitados, debia ser
por sus montaas y sus rios tan rica de caza y de
pesca como en la actualidad se reconoce; el bejuco,
la liana del pas, serva los indgenas de cuerda y
de sosten; el jabuco es una jaba pequea bolsa de
palma, donde conducian sus provisions; el cayuco
era la utilsima piragua de los rios; el conuco la
choza bujo de reducidas dimensions, y el seba-
ruco la roca secundaria; y los nombres de poblados
ingenios, como Jaruco, Calambuco y Ponuco, se
refieren sin duda alguna los vallecillos donde hoy
dia se levantan.
Queda por explicar, entire las terminaciones
graves, la muy generalizada de aya, en cuyo estu-
dio hemos de seguir por necesidad el mismo mto-
do que en los compuestos de gua. Aya aparece no
slo como terminacion, sino tambien como radical
y entremezclada en las slabas; su compuesto ms
simple es yaya, rbol silvestre, que no precisa gran
gran cosa, puesto que con la terminacion de aca se
precisan tambien various vegetables incultos; una
nueva confusion parece presentarse en maya, que
Navarrete dice era el nombre genrico de la isla de
Cuba y que Pichardo aplica la lengua del Yuca-









CUBA INDGENA. 17

tan, aunque no deja de ser una plant compuesta
etimolgicamente de ma, engendro, y aya, que in-
tentaremos averiguar. Abundante el ya como radi-
cal, se nota que debe ser una contraccion del aya,
apoyada en lo escaso de las vocales iniciales, que
no hace much nos referimos; contraccion que se
reproduce en otra segunda terminal, como el yay
del rio Yayabo (aya-aya-abo), y el yaya, que hemos
citado (aya-aya), aparte de otras muchas contrac-
ciones.
Conceptos tan diferentes aplicados los vegeta-
les, al nombre 6 al idioma de un pas, un adjetivo
6 particularidad del agua, sufriendo las ms extra-
as contracciones en un dialecto en que escasea
este defecto, propio.slo de las lenguas histricas,
prueban como principio su antigedad, y como filo-
loga la generalidad de su significado: y qu otra
significacio.n pudiera ser acceptable si no se consider
como raz, fuente, base, todos los sinnimos, en fin,
que sirven para considerarla como una idea gen-
rica y primitive? As se explica el yaya (aya-aya, do-
ble raz); as el Yayabo (aya-aya-abo, double fuente
de agua); as, en fin, palabras tan compuestas como
guayabo (gua-aya-abo, origen y depsito de agua),
guayo (gua-ayo, lo que se deposit y surge), maya-
jgua (ma-aya-jigua, engendro y cuna de la jgua),
mayaguan (ma-aya-guan, engendro y raz del gua-
no), etc., etc., etc.
Examinados los diptongos y graves de las ter-
minaciones indgenas, nos queda por estudiar una
2









18 CUBA INDGENA.

terminacion aguda, la de al: por cierto que no hl-
mos podido mnos de extraar el silencio de todos
los gramticos con respect una terminacion que
no puede ofrecer dificultad ninguna. Cuando se ad-
vierte simple vista que palabras como bejucal, ca-
guasal, cocal, guacal, guasimal, guayabal, icacal,
manacal, mijial, papayal, patabanal, sabinal, tibisial,
yabunal, yanal, yaregal y yayal correspondent sim-
plemente bosques de bejuco, caguaso, coco, guaco,
guasima, guayaba, icaco, manaca, mije, papaya, pa-
taban, sabina, tibis, yabuna, yana, yarey y yaya, la
interpretation no admite en buena ley una duda,
considerando sobre todo que dicciones notariamen-
te castellanas, como naranjo, pino y pltano, pier-
dan despues del descubrimiento la terminal r para
former con la 1 los derivados naranjal, pinal y pla-
tanal, caso este ltimo que secunda nuestra emitida
opinion acerca de los esdrjulos.
Resulta de todo lo dicho con respect las ter-
minaciones que podemos conceptuar como exami-
nadas hasta el nmero de diez, de ellas cuatro an-
teriormente conocidas, y seis que se deben nica-
mente nuestras disquisiciones; y divididas en ta-
les formas, que cuatro de ellas correspondent los
sustantivos, como son cao, coa, abo y al, y las seis
restantes los adjetivos, si bien dos de ellas, como
son la de gua y la de aya, guardian cierta relacion
con los verbos europeos.









CUBA INDIGENA. 19


V.

Aun cuando en otro prrafo llega asegurarse
que con el nombre se sintetiza en los dialectos in-
dgenas la primitive gramtica, no ha de negarse
por esto la coexistencia de la adjetividad, porque
probaria lo sumo un mayor perfeccionamiento
filolgico, , como mejor suponemos, la simple cor-
roboracion de los sustantivos; y afirmase, porque nos
atrevemos suponer que la adjetividad no es otra
cosa que el inmediato efecto de los sustantivos, tan-
to ms vago cuanto ms sencillo es el idioma. Ejem-
plos nos presentan en el idioma cubano las termina-
ciones de ey (generalidad), ma (nacimiento), gua
(depsito) y aya (desarrollo), concepts generals,
primordiales y derivales que nacen indudablemente
de nombres sustantivables y se adjetivan ms tar-
de para enriquecer esta lengua.
Debe opinarse, corroborando el aserto, que al
propio tiempo que estos concepts genuinos 6 co-
munes, habian de producirse las afecciones lo
bello y lo desagradable y el primitive criterio so-
bre la proporcion de los nombres, y confundiendo
acaso la proporcion con la idea de la utilidad: y
esto se comprueba no slo por la double interpreta-
cion de las terminaciones aca y uco, anteriormente
citadas, sino tambien por las palabras can, extenso
y nacan, centro, segun el Diccionario de Pichardo.









20 CUBA INDIGENA.

Estas ltimas palabras nos han llevado al studio
de otra nueva composicion. Es evidence que si el
monoslabo can simboliza etimolgicamente la ex-
tension y se expresa el centro por la palabra nacan,
hay como una reduction del concept; de otro modo,
que llega negarse de una manera determinada la
extension primitive por la radical de nacan: de suer-
te que aparece en este caso el na como la simple
negacion indgena. Pero como el na no se distingue
generalmente ms que precedida de una a, y casi
siempre como terminacion, creemos que puede
adoptarse el ana terminal para adjetivar la nega-
cion destruction del primer sustantivo.
Otro hecho, que se comprueba por observacio-
nes detenidas, es el valor absolute de la letra n
como terminacion de vocablo. Para demostrar su
aislamiento bstanos indicar la aparicion de esta
letra en el final de various modismos compuestos,
como en las palabras iguanabo y macagua, de que
se forman iguanabon y macaguan. Y para compro-
bar su significacion, puede aadirse que todos sus
terminales como ajicon, anon, cabagan, cabaiguan,
caiman, caisimon, cumajan, iguanabon, macaguan,
pataban, pipian, sebucan, yaguajan, etc., etc., se re-
fieren sres y objetos ms 6 mnos grande,
no por su tamao natural, sino por el studio com-
parativo con sus semejantes; luego la letra n debe
considerarse como el aumentativo indgena cubano,
pero relacionado siempre y n con la independencia
del aca.









CUBA INDGENA. 21

Difcil es comprobar la existencia de los gne-
ros masculino y femenino en el dialecto que nos
ocupa. Socialmente considerada la mujer, 6, como
por regla general suceda, era simplemente una es-
clava, , lo que nos parece an discutible, trocaba
sus miserables cqstumbres por las aficiones guerre-
ras del siboney del casique; y si esto ocurra con
la compaera del hombre: cmo habian de preci-
sarse los sexos en los animals no domesticados y
en el poco conocimiento de sus vegetables y mine-
rales? Aparte de que los primeros pobladores, y en
el dia los naturales, han distinguido y distinguen
los dos primeros con los eptetos de machos y de
hembras, las diferencias de gnero que actualmente
se observan proceden de terminaciones evidente-
mente castellanas. Luego si el gnero femenino
existia, era de un modo tan vago, que no ha podido
precisarse en cuatro siglos de studio.
En cuanto al neutro, admitimos desde lugo su
aparicion. No es un absurdo suponer que lo incier-
to sea propiedad de los pueblos indgenas; pero es,
nuestro entender, inverosmil, el imaginar que
esta incertidumbre fuera conocidamente imperso-
nal: la idea de lo just y de lo injusto, de lo iluso-
rio y lo verdico, del deber y del derecho, no puede
mnos de pertenecer criterios ms ilustrados (10);
y slo correspondent los primitivos las ideas de
utilidad, las proporcionales y las morfolgicas; es
la misma transaccion de la adjetividad al sustanti-
vismo (ey, ma, aya, aca, uco, can, nacan, etc.). De









CUBA INDIGENA.


aqu la admission de dos solos gneros, el masculine
y el neutro, pero desprovisto este ltimo de la am-
bigedad.
Lo que no ofrece duda alguna en este anlisis
es la regularidad de los nmeros. Los indgenas
tenian conocimiento de un solo Dios (Baganiona),
de un solo espritu maligno (Mabuya), de su her-
moso pas (Coabai Cuba), de sus provincias respec-
tivas (Baracoa, Camagua, etc.), y de sus apellidos
patronmicos (Atuey, casique de Haiti); y en cam-
bio se formaban concepts generals con algunas
terminaciones sustantivales (al, bosque), y adjeti-
vales (ey, vecindad, poblacion, etc.). Habia, pues,
singular y plural.
Pero hay ms, nuestro juicio. Estudiando la-
etimologa de la palabra Mais, procedente de la ra-
dical mais, llamnos la atencion el que no indicara
una plantacion del castellano maiz, puesto que
para precisarla existia el derivado maisal; y as
dinos por pensar si el mais que buscbamos no
sera una generalidad 6 grupo de plantaciones: esta
primera sospecha qued confirmada por dos de los
mejores fillogos cubanos: Garca admitiendo por
pechos al bislabo nati, y Pichardo aceptando el
sustantivo sem, como divinidades penates. Para
convencimiento y admission de este plural indgena,
h aqu una series de razones que no dejan lugar
duda alguna.
La primera razon es la expuesta: hay algunas
palabras que terminan por al, la terminacion que









CUBA INDIGENA.


mejor se ha comprobado, y sin embargo, conclu-
yen igualmente por i, y esto no solamente en Mai-
si, sino tambien en guajaba (guajabal y guajaban),
guama (guamal y guam), jata (jatal y jati), y tibisi
y tibisial, que prueban la independencia de las dos
terminaciones; la segunda razon procede de la plu-
ralidad de ejemplares en cada tipo de los animals
y vegetables que terminan en , y ejemplos son en
Cuba el aguaj, aji-jiji, bijir, jequ 6 jiqui, macabi,
man, quem, sib, tit, tot y yait; la tercera, el que
es una verdadera terminacion, porque modifica la
ltima letra, bien sea trasformando la ltima a,
como en guasa y jaba (guas y jab), bien sea supri-
miendo la o, como en barrio y cajo (bari y caji), bien
sea aadindose simplemente cuando el modismo
terminal en consonante, como de jiguan jiguan,
bien sea, en fin, cambiando notablemente la termi-
nacion como en curiel y en duho (cori y duch); y
cuarta razon, como definitive, la aberracion de ha-
berse pluralizado por los castellanos la terminacion
de la letra i, puesto que cans y gun y macor
le han llamado y llaman todava cans-es y gun-es
y macuri-ges. Y suprimimos con sta otra razones
que pudieran ofrecerse.

VI.

Aceptada la i como plural, vamos ocuparnos
de un golpe del verbo indgena cubano: y aqu, y
como ntes no hemos solicitado una excusa, la su-









24 CUBA INDGENA.

plicamos, y en much, de los que critiquen la obra;
que es tal el razonamiento que sigue, que pudira-
mos ofuscarnos y pecar de atrevidos.
Ya en otra parte se ha dicho que con lo que
entendemos por nombre se sintetiza en los primeros
dialectos la harto dudosa gramtica; y esta asevera-
cion facility bastante nuestra opinion desmedida.
Decimos, pues, que ese verbo la accion filolgi-
ca no se fij en un principio como se precisa lo
ltimo; testigos los verbos germanos, an no regu-
larizados del todo, que no estriban en las termina-
ciones latinas, sino en cierto nmero de preposicio-
nes radicals. De aqu, que procediendo la inver-
sa, emitamos que ntes de la formacion de la ltima
clase de verbos hayan existido sobreentendidos
supuestos, como en las oraciones ms regulars su-
cede: slo que la exception contempornea era por
entnces la generalidad. As, si no puede rechazar-
se en la gramtica indgena la parte de la oracion
de que hablamos, nos atrevemos suponer que no
se figuraba ni con una terminacion que es modern,
ni con una radical que pertenece las formaciones
secundarias, cuando se perfecciona el lenguaje y se
sujeta unas reglas fijas, de que carecia el cubano.
Pero si existia la accion, no pudiera existir la
precision de los verbos?-Para nosotros no ofrece
duda alguna el enlace sistemtico de la historic
filolgica: la palabra, hemos dicho, es el comple-
mento de los dialectos primitivos; el adjetivo, se ha
aadido, no es otra cosa que el inmediato efecto de









CUBA INDIGENA. 25

los sustantivos; habia gneros porque existian ideas
personales ideas impersonales; y encontrbanse
nmeros porque conocian los nombres propios y
los nombres comunes: luego la accion, el verbo,
no pudiera desarrollarse de los mismos principios
sustantivales?
A nuestro entender, s: hay dos terminaciones
generals que finalizan los nombres, que figuran
como races, que se encuentran como inmiscuidos
en las slabas todas, la terminacion de gua y la ter-
minacion de aya. Esta generalidad es por lo pronto
una sospecha. Despues viene una de las interpreta-
ciones del gua, la interpretation de depsito, com-
posicion que tiene una vida propia, que se agita y
converge hcia un punto dado; por otra part, el aya,
la ms singular de todas ellas, ofrece como un nue-
vo movimiento hcia el exterior, como un principio
latente, pero divergente siempre... Y estas dos com-
posiciones completan, nuestro juicio, esta prime-
ra sombra de los verbos indgenas cubanos, y llegan
reunirse en una sola occasion, en guayo (rayador),
para precisar el cruzamiento de dos lneas, una que
converge y otra que parte, gua y gaya. As y de este
modo pudiera explicarse satisfactoriamente esa dis
cutida palabra de maya, considerada en el siglo pasa-
do como el nombre indgena de Cuba, admitida por
el present como la lengua del Yucatan, y reconocida
en nuestros dias como una antigua tribu americana,
hoy etimolgicamente compuesta de ma y aya, ori-
gen genealgico, en traduccion no del todo libre.













VII.

Completemos el studio analtico que acabamos de terminar, con la siguiente


TABLA GENERAL DE LAS COMPOSICIONES INDIGENAS.


Termi- Radi-
naciones, cales.



DIPTONGOS.,



Ma

GRAVES....



Na


AGUDAS....
1


Interpre-
taciones.

Sustant.
Idem.
Adjetivo.
Sustant.
Adjetivo.
Verbo.
Adjetivo.
Idem.
Verbo.
Adjetivo.
Sustant.
Nmero.
Adjetivo.


Sustantivos.


Ave trepadora.
Huerto azada.


Agua.








Bosque.


Adjetivos.


N-
meros.


Verbos.


i-I-


Generalidad.


Engendro

Aumentativo
Diminutivo.

Negacion.



Superlativo.







*





Plrl








Concentration


Derivacion.







Termi-
nales.

Cao
Coa
Ey
Abo



Aca
Uco



Al

N


Gene-
rales.








Gua



Aya












CUBA INDGENA. 27



VIII.

Limitando el studio analtico al pequeo ex-
men que precede, pasamos, para no divagar en lo
ms mnimo, lo que se denomina ortografia; que
de la prosodia y sinlxis nos ocuparemos tal vez
en otras pginas que, Dios y los hombres median-
tes, coronarn estas lneas (11). Y la primera duda
que se ocurre es si esta ortografa existia.
La primer representation del concept no fu
la escritura: naci en un principio el dibujo la es-
tatua, despues el jeroglfico y los caracteres lo
ltimo, esto es, que se fijaron primero en la forma,
ms tarde en la combination, imprimieron des-
pues el progress, dando valores eufnicos ciertos
signos lneas. As tambien la primitive palabra se
descompuso en sus slabas, y las slabas en letras,
que siempre ha sido la sntesis anterior al anlisis.
Parcenos, para no decaer en difusos, que los
indgenas de Cuba se limitaban en su representa-
cion la estatuaria, esto es, que no pasaron ms
all de la primitive expression de un concept; y nos
apoyamos para sostener esta teora en la falta abso-
luta de todo jeroglfico aborigen. Es verdad que
Oviedo nos habla de pinturas negras indgenas re-
presentando sus sem; pero expresa tambien el
respeto de los naturales por los manuscritos espa-
oles (12). Un ilustre arquelogo cubano, D. An-









28 CUBA INDIGENA.

drs Poey, asentaba en un exmen etnolgico pre-
sentado la Sociedad Americana, no slo la esca-
sez de antigedades indianas comparadas con los
grande monumentos de la antigua Costa Firme,
sino tambien el que las tribus primitivas, de cual-
quiera raza que fuesen, reducian sus trabajos,
siempre poco artsticos, la imitacion de los objetos
ms inmediatos; y estas aseveraciones y los pocos
tipos que nos ofrece en su Memoria (13), (muy se-
mejantes por cierto lo que se nos present por
Mr. Alcides d'Orbigny en el prlogo de su obra
Voyage dans l'Amerique), pruebas son suficientes
para conocer, no y el atraso, sino la carencia com-
pleta de una ortografa propia.


IX.

Resulta de todo lo dicho:
1.0 Que el alfabeto cubano se componia casi ex-
clusivamente de las tres vocales y las cinco conso-
nantes primitivas, y slo como una excepcion de
las dos vocales y las nueve consonantes derivadas,
faltando en absolute las emisiones compuestas f, k,
11, , x y z, y emplendose raramente la letra ch.
2.0 Que era ms que notable la generalidad- de
sus diptongos y triptongos, sujetos siempre la
primera regla; y era tambien interesantsimo que
la composicion de las slabas se precisara con una
consonante inicial, salvo escasas excepciones.









CUBA INDGENA. 29

3.* Que la palabra era comunmente grave, al-
gunas veces aguda y raramente esdrjula, caso de
que esta ltima terminacion existiese.
4. Que su composition era por dems tan sen-
cilla, que puede sealarse con una pluralidad de
terminaciones.
5. Que los adjetivos procedian directamente
del sustantivo para expresar concepts generals,
proporcionales y utilitarios.
6. Que sus gneros se reducian al masculino y
al neutro, excluyendo tal vez el femenino y con
seguridad el ambiguo.
7. Que conocian el singular y el plural como
en nuestros nmeros, y caracterizaban este ltimo
con la terminacion aguda i.
8.0 Que el verbo se limitaba la accion, y no
la terminacion la preposicion antepuesta, y se
limitaba al ncleo y al desarrollo por medio de las
composiciones gua y aya; y
9.* Que desconocian por complete la escritura.
Resumiendo todo lo dicho hasta aqu, puede
terminarse este captulo con el siguiente axioma: la
filologa cubana corresponde notoriamente las
primitivas tribus; tendia una transformation, es
verdad, pero precisa desde lugo un pueblo jven
y aislado de las razas superiores del Centro Am-
rica (14).















CAPITULO II.

Geografa fisica Historia natural.


Ideas geogrficas de los indigenas.-Las costas.-Oreografia.-
Hidrografia.-Animales.-Vegetales.-Minerales.-Resmen.

I.

Coabai (Coa, muerto y bai, pas, pas de los
muertos), confina al Norte con la indgena Cauci
Cauti (Florida), y el canal y archipilago de las
Bahamas; por el Este con las islas Inaguas, y la an-
tillana Hait en su provincia de Guajab; hcia el
Sur con el grupo Caiman y Jamaica, y por el Oeste
con el Yucatan, entire el cabo Catoche y la isla de
Cozumel.
Aunque sin precisar estos nombres, conocian
los indgenas de Cuba la verdadera position de la
Isla. Al Norte colocaban las islas de Binimi, donde
suponian las fantsticas fuentes de la juventud; al
Este y Sur, sealaban las islas de Hait y de Ja-
maica con los nombres de Bujo, segun Pezuela,
de Caney, segun otros autores; y precisaban vaga-
mente al Oeste esa tierra frtil de la Costa Firme,
en donde fueron buscar los antiguos espaoles el








32 CUBA INDGENA.

oro y las perlas que no encontraban en la reina de
las Antillas.
Y no les faltaba por cierto ese tecnicismo geo-
grfico que observamos en Europa. Llamaban si-
gua la piedra calcrea, y siguanea la costa ca-
liza (1); seborucal era el arrecife (de seboruco, pie-
dra secundaria inconveniente, y caico el bajo; y
cuando la playa se modificaba en un fangal tomaba
el nombre de babiney.
Para el interior adoptaron los eptetos de itabo
como en representation de los lagunatos charcos
de agua dulce, de patabanal para simbolizar un
pantano, de venero como sustantivos de los valles
y boscajes, de manigua generalizando los bosques y
malezas, de sabana cuando la pradera se limitaba
por las selvas, y si sta era reducida erizada de
cayos (2), se denominaba simplemente sao: de aqu
sin duda el derivado sabanlamar, acaso castellano,
que representaba una playa anegada. Por ltimo,
sealaban el centro de la isla con el compuesto
Coabai-nacan (Cubanacan), y tenian cierto criterio
geolgico, como se demuestra por la palabra coco-
na tierra blanquecina (de coc, sulfato de sal).


II.

Limitada Cuba por dos cabos orientales, el de
Mais 6 Mays y el ms meridional de Casimba (hoy
(Cabo Cruz), conclua por otras dos extremidades









CUBA INDIGENA.


occidentales: la de Guaniguanico, de la provincia in-
dgena de este nombre ( cabo San Antonio), y la
punta Icaco en la parte septentrional; entire los dos
primeros figuraban las importantes bahas de Guan-
tanamo y del Caney (Santiago de Cuba), y entire las
dos segundas las de Marien (Mariel), Guamo (Ca-
baas), Habana y Yucay (Matanzas). Adems, y por
el Norte, desde la punta Icaco al cabo Mais, se en-
contraban los puertos de Sagua y Caibarien, la ba-
ha guardada por la peninsula de Sabinal (Nuevi-
tas), los puertos de Manat, de Jibara y de Bani; el
gran fondeadero de Nipe Mayar, y los pequeos
surgideros de Tnamo, Marav y Baracoa; del mismo
modo que desde la punta Casimba al cabo Guani-
guanico se desarrollaban el puerto de Bicana (al Sur
de Manzanillo), la baha de Jagua (Cienfuegos) y el
golfo de Mataban, compuesto de tres ensenadas: la
oriental, la septentrional y la occidental, conocidas
respectivameute con los nombres de Broa, Majana
y Dayaniguas.
Cuatro archipilagos facilitaban entnces la pe-
quea navegacion de las costas: en el Norte y al
Occidente se desplegaba el de Guaniguanico, desde
el cabo de este nombre la baha de Marien, y ms
en el centro el de Sabana-Camagua, que sealndo-
se desde el cabo Icaco, concluia con las tres isletas
de Turiguan, Coc y Guajaba en la peninsula del
Sabinal; y al Medioda y Oriente, el de Jardinesey,
entire los puertos de Bicana y de Jagua, y el de Ca-
nareos (pueblos), desde esta ltima baha la en-









CUBA INDIGENA.


senada de Guaniguanico, al Sur de la de Dayani-
guas, que encerraba la tan important isla de Gua-
naja (hoy isla de Pinos) (3).


III.

La oreografa de la Isla puede dividirse en tres
grupos, que comprende cada uno otras tantas ser-
ranas: el grupo oriental, 6 ms important de to-
dos, se complete con la serrana de Sagua-Baracoa,
desde el puerto del Caney al cabo de Mais, encer-
rando adems las montaas de Nipe; la de Macaca
(Maestra), desde el puerto del Caney la punta Ca-
simba; y la de Maniabo Maniabon, desde el puerto
de Mayar al de Ban, reducida las montaas sep-
tentrionales de Dumauecos, y las orientales de
Jaimiqu Yamiqui (hoy Almiqui).
El grupo central, el mnos notable de los tres,
est limitado la serrana de Sabaneque, entire el
puerto de Caibarien y el islote de Turiguan, apelli-
dndose con los nombres de Jumagua en su parte
septentrional, Bambuanao en su extremidad oriental,
y Banacan en su centro; la de Guamuhaya, entire
el puerto de Sagua y Coabai-nacan, que se extiende
hcia el Oriente hasta el monte Banao; y la de
Coabainacan (Cubanacan, centro de Cuba), sin lo-
mas importantes.
Por ltimo, el grupo occidental se compone de
la serrana Habana, que empieza con las tetas de









CUBA INDIGENA. 35

Managua (baha de la Habana), y terminal con los
montes de Camarioca, hacia la punta Icaco; de la de
Marien, entire las bahas del Guamo y de la Habana;
y de la de Guaniguanico, desde el cabo occidental al
puerto de Marien, sobre cuyas alturas domina el
pan de Guajaibon.
Una sierra secundaria, la de Camagua, que se
bifurca del primer grupo por los orientales montes
de Guaicanamar, se enlaza por los occidentales mon-
tes de Cunagua con el segundo grupo.central; y las
lomas de Sabana, aisladas al parecer entire el segun-
do y tercero, completan la tan aceptada teora de
una sola cordillera antillana.
Para mayor claridad, h aqu un













CUADRO DE'LA OREOGRAFIA CUBANA


GRUPOS


SERRANIAS
PRINCIPALS


Sagua-Baracoa..
ORIENTAL. Macaca........
iManiabo.......

Sabaneque.....
CENTRAL.... Guamuhaya....
(Coabainacan.,..


Habana .......
Marnen. ......
Guauiguanico. .


SERRANIAS
SECUNDARIAS


)>


Camagua ..

Sabana.
Sabana. ....


MONTAAS
ORIENTALES


Jaimiqui...
Cunagua....
Bambuanao.
Banao......


;Managua(Te-
tas de) .
))


MONTAAS
CENTRALES







Banacan....




))


G uaj abo n


- .'. u


MONTAAS
OCCIDENTALES



Nipe.

Dumafluecos.
Guaicanamar.
Jumagua.


amarioca
Camarioca


OCCIDENTAL.


i












CUBA INDIGENA. 37



IV.

Nada ms dificultoso en verdad que sealar para
la isla de Cuba los sistemas oreogrficos por las
corrientes hidrogrficas que en todos sentidos la
surcan, porque parecen contrariar menudo las le-
yes particulares de la ciencia geogrfica, si no prue-
ban, cosa probable, la poca exactitud de sus obser-
vadores; mas como este trabajo no es ni puede te-
ner el carcter de cientfico, que en ltimo caso
desearamos, nos contentamos con sealar el defec-
to y enunciar por grupos solamente las corrientes
fluviales que recorren los tres grupos de serranas
hasta aqu distinguidos.
Primer grupo: Oriente.-Separa la vertiente me-
ridional de la sierra de Sagua-Baracoa, y la septen-
trional de la de Macaca; el rio Caut (Cauto), de se-
senta leguas de curso, el mayor de la Isla, y cuyas
numerosas calls 6 zig-zags toman, como sus afluen-
tes, multitud de nombres indgenas que prueban la
notable poblacion aborigen de sus riberas; y com-
pletan la vertiente occidental de la Macaca rios tan
secundarios como el Jicotea, el Yara y el Jibacoa,
que desembocan entire la barra del Caut y la pun-
ta de Casimba.
Las raras estribaciones de la sierra de Sagua-
Baracoa dejan en el extremo oriental tres rios prin-
cipales meridionales, y tres septentrionales: los tres









38 CUBA INDIGENA.

primeros son: el Guantanamo, que muere con su
afluente el Jaibo en la baha de su nombre (17 le-
guas de curso), el Yateras (24 leguas) y el Sabana-
lamar (12); y los tres segundos son: el Toa, que des-
emboca con su afluente el Jiguan en el puerto de
Baracoa (20), y los de Sagua de Tanamo (22) y Ma-
yari (15), que concluyen en los fondeaderos de sus
nombres respectivos. Adems, y como secundarios,
existen el Guaso con su afluente el Tiguabos (cree-
mos que sea indgenamente Siguabos), que termi-
na en la baha de Guantanamo, y el Joj, interme-
diario entire el Sabanalamar y el cabo Maisi; y por la
costa Norte, el Nipi y el Tacaj, que forman con el
Mayar tres afluentes en tres direcciones de la ma-
yor baha de Cuba.
En cuanto la sierra de Maniabo, encierra tres
rios poco notables: el Yarigua Yarigu (de 14 le-
guas), el Manat (hoy Naranjo, de 20 leguas de cur-
so) y el pequeo Jibara (Chambas), todos de la
cuenca septentrional.
Antes de estudiar el grupo . sistema central,
nos parece indispensable aadir algunas palabras
sobre las corrientes fluviales de la Camagua, esto es,
do las primeras corrientes de enlace, donde el ter-
reno ms llano ofrece como ms espacio al studio
de la hidrografa. Despues del Yarigua, el centro de
la cordillera antillana promedia la isla de Cuba, se-
alndose perfectamente con el nacimiento fuen-
te de sus ms importantes rios: el Jobabo, de veinte
leguas de curso, se dirige directamente al Medioda,









CUBA INDGENA.


como precisando la separacion de las sierras orien-
tales y.de las montaas de la Camagua; lugo, al
Medioda tambien, y de Oriente Occidente, siguen
el Najas (hoy Santa Cruz), de 23 leguas de curso,
los confluentes Tnima y Jatibonico (Hatibonico
Santa Clara), de iguales dimensions, y como inter-
mediario del Jobabo y del Najas, separndose de
este ltimo por las lomas de Guaicanamar, el mnos
notable de Tana. Al Norte, en cambio, desembocan
el Saramaguan, de 20 leguas, el Caunao, de 22, y el
Yana, de 21; aparte del Sabinal (Mximo), de 20,
entire el primero y segundo, y del Jiguey, de 12, en-
tre el segundo y tercero.
Segundo grupo: Centro.-El Caunao y algunas
corrientes poco estudiadas del Sur, al Occidente del
Tinima y Jatibonico, sealan la conclusion de las
lomas de la Gunagua y el comienzo de las sierras
de Sabaneque, Guamuhaya y Coabainacan. Empezan-
do por las dos segundas, que son las ms notables,
aparece el rio Sasa (hoy Zaza), con su afluente el
Tuinic (Tunic), y el sub-afluente el Yayabo, re-
cogiendo en su cuenca de 36 leguas los desages de
las dos vertientes que rodea por las lomas de Ba-
nao: Oriente se desliza el Jatibonico del Sur (Hati-
bonico), de 25: y al Occidente el Agabama 6 Manat,
de 26 leguas de curso, que concluyen todos en el
Medioda. Ms al Occidente, inmediatos y dentro
de la baha de Jagua, terminan el Arimao, de 14 le-
guas, el Caunao Caunau, de 12, y el Damuj, de 18;
y esto sin contar el Tyaba 6 Guaurabo y el Guana-









40 CUBA INDGENA.

yara entire la citada baha y el hermoso Agabama.
Limita por el Norte la serrana de Sabaneque el
rio Sagua la Grande, largo de 35 leguas, que deja
diestra mano los montes de la Jumagua; el Sagua
la Chica, de 25, que forma la cuenca de las lomas
de Banacan; y el Jatibonico del Norte, que traza en
el extremo oriental la vertiente del Bambunao: y
esto se reduce la hidrografa del segundo grupo.
La serrana de la Sabana comprende dos rios
importantes al Sur y dos al Norte: los primeros son
el Hanabana (Amarillas), que desagua en la Cina-
ga de Zapata y su continuador el Jatibonico del
Sur, de 15 leguas, que concluye en la ensenada de
Broa; y son los segundos, de nombres indgenas
desconocidos, los hoy Cruces y la Palma, de 11 y
16 leguas respectivamente.
Tercer grupo: Occidente.-Empezando por la
ltima de las tres serranas, la de Guaniguanico, se
encuentra, desembocando en la ensenada de este
nombre, el rio Cuyaguajate, de 23 leguas de curso,
el mayor del grupo occidental, que traza un arco
de circulo de Norte Medioda: y como lmite de
esta parte de la cordillera el Curagnao (hoy Carra-
guao 6 de los Palacios), con una longitud de 13 le-
guas, promediando los dos el indgena Guam
(dicho de las Llamadas); y por el Norte forman la
vertiente septentrional el Maniman, que roza el
pan de Guajaibon, y el hoy Mantua, frontero al
Cuyaguajate.
En la serrana de Marien no hay ms rios prin-









CUBA INDIGENA.


cipales que el Bacunaguas, al Medioda de la ense-
nada de Majana, y los pocos notables de Bayate y
Sabanalamar.
La serrana de la Habana comprende por cor-
rientes fluviales el Mayabeque (hoy Guin-es), que
desagua no ljos del puerto de Mataban y recorre
un territorio de nueve leguas; y por el Norte el Ca-
siguaya, segun Pichardo, 6 Casiguagas, segun La-
torre (hoy Almendares la Chorrera), que des-
emboca despues de siete leguas de curso al Oc-
cidente de la baha de la Habana: en el puerto
de Yucay (Matanzas) terminal tambien el Caneimar,
de seis leguas, y el Yumur, de cinco, y entire las dos
bahas ltimamente citadas caminan libremente
los rios Bacunagua, Canasi y Jaruco, fuera de un
tercero, entire las bahas de la Habana y de Marien,
que se dice de Mayanabo (Marianao).










42 CUBA INDGENA.


Como resmen hidrogrfico, continuacion aparece

CUADRO COMPARATIVE DE


GRUPO ORIENTAL


Macaca. Sagua. Nipe.


Yateras... ....
Sagua (de Tna-
mo). .........
Toa. .........


Guantanamo...
Mayari. .......

Sabanalamar. ..


320
300
280
260
240
220
200

180
160
140

120


100


80


60


Camagua.


















Najas-Tini
Caunao (del A
Yana.....
Jobabo Sab!
y Saramag




Jiguey......


Caut.


KILMETROS


Manat....




Yarigua..











CUBA INDGENA. 43




NCIPALES RIOS DE CUBA


muhaya y Coa-
bainacan.










a ........




abama......
tibonico (del
5.)..........


imao .......




unao (del S.).


Sabaneque.


GRUPO
OCCIDENTAL

Sabana. Guaniguanico,
S IMarien y Ha-
bana.



















Cuyaguajate.


Sagua (la Gran-
de)..........




Sagua (la Chica.)


IJatiguanico (del
i Sur).........


Curaguao.


GRUPO CENTRAL









CUBA INDGENA.


V.

Dejando para el studio de la geografa political
los accidents topogrficos aun no descritos, va-
mos, como de corrida, ocuparnos de la historic
natural indgena; y valga la advertencia de que, si
no se hubiera notado, carecemos por complete de
intenciones pedaggicas y nos limitamos figurar
como simples estudiantes de filologa americana.
Cuba era poco abundante en la rden de los
vertebrados, y mnos que de ninguna otra clase en
la de mamiferos; esta ltima observacion se paten-
tiza con la sorpresa que debi causarles el conoci-
miento" de uno de los tipos de nuestras focas, al
apellidarle, como hoy se conoce, con el nombre de
manati (ma y nat, tiene pechos). Careciendo en ab-
soluto de cuadrumanos, tenian por representantes
de los carniceros al guaniquinaje (4), especie de
perro sin ladrido que servia de alimento los abo-
rgenes (5), y del que acaso pudieran encontrarse al-
gunos ejemplares en los canes jbaros que corretean
sin cesar por la manigua: y como ms pequeos al
moju (6) y al quemi (7), cuyas terminaciones indi-
can desde lugo su numerosa prosapia. De los
roedores tenemos conocimiento por la juta (8), di-
vidida en dos families, la simple juta y la juta
arar blanca: por el ayre, especie de conejo de
que nos habla Oviedo; y por los capromys, ratones









CUBA INDGENA.


indgenas. Por ltimo, el beor bear abundaba,
segun los descubridores, en los veneros y en las
lomas.
Las aves eran ms numerosas: como tipos de
las de rapia, figuraban las auras, de aspect re-
pugnante en tierra, pero de vuelo alto y tendido,
que sorteaban los aires sin mover las alas, y la ca-
raira, el caracar d'Orbigny; entire los pjaros apa-
recia el sinsonte (9), que reemplazaba al ruiseor
europeo, el-tot de pluma negra irisada, el peque-
o tomeguin, el biirj 6 biriji (hoy bijirita) (10), el
diminuto guan, del tamao de una mariposa, orlado
de los colors del prisma, y el oscuro guatibine (hoy
pitirri); entire las trepadoras garbeaban la coa, que
cotorreaba en los bosques, el adiestrado catey y el
esplndido guacamayo guacamaya, como nos pa-
rece mejor por la terminacion; entire las gallinceas,
el guanajo, el pavo europeo y el camao, especie de
paloma silvestre (Gundlach); entire las palmipedas,
el cora y el guamana, especie de gansos que fre-
cuentaban los itabos, y con ellos el biaya bambia-
ya (segun las Casas), el bob, el cayama, el guanab
y el sibi (que Poey dice equivocadamente cibi), que
pertenecientes al gnero de las zancudas, recorrian
todas las Lucayas y los cayos de Matacumb (Cauci
6 Florida). Y para no alargar la description, vean-
se los nocturnos guabairo, siguapa y tatagua, y
mil otras variedades de aves como la guanana, el
guanao, el guariao, el huuyo, el tocor (11), y los
acuticos yayagua y yaguasa.









46 CUBA INDIGENA.

La clase ms abundante de los vertebrados era
indudablemente la de los peces. Adems del nume-
roso tipo la biajaca 6 viajaca, encontrbanse los
martimos guaganche, jayao, jeniguana jeniguano,
jiguagua, joc, macabi y sabaco, y los fluviales bia-
jaiba 6 viajaiba, dajao, guabina, guaijacon, que lla-
maron tambien guajacon 6 guayacon y manja. Poey
nos cita igualmente el bajanao; en algunas dcimas
populares se recuerda el aguji 6 aguaj y el bonas;
Arrate habla del manjuar; Gundlach reconoce el
teti del Oriente, y Pichardo complete su nomencla-
tura con el caguana, el caj (no cajio), el catibo, el
cojinua, el guiacan, el guaso, el patao, el ses y el
siguato siguate.
Los reptiles eran abundantisimos en el nmero
de sus ejemplares, aunque escaseaban en la varie-
dad de sus families. A la clebre jiguana (higua-
na) (12), pueden aadirse tambien como culebras el
maj y el jubo, el primero grande y pesado, el se-
gundo pequeo y ligero, y los dos sin defenses;
como lagartos, el bayoya (13), el menudo caguayo
{lagartija) y el chipojo 6 camaleon; y como tortu-
gas, el carey, de concha hoy tan apreciada, y la ji-
cotea (hicotea) 6 el europeo galpago. Y esto sin
contar al caiman cocodrilo del pas.
Pero lo sorprendente en Cuba eran las grandes
miriadas de la rden de los invertebrados. Leguas
de costa inmensos depsitos de caguar conchaa)
y de sigua caracoll), que disputaban al mangley las
formaciones neptnicas; bajo-fondos oscurecidos









CUBA INDIGENA. 47

por la jaiba (cangrejo) y el maco (testceo); bosques
(manigua) que debian su nombre sus pobladores
insects (nigua); hordas de hormigas, que levanta-
ban, como el bibijagua 6 vivijagua, extensos cerros
de medio metro de altura, y otros que, como el
comejen, rojiza como la primera negruzca, cons-
truian para su defense caminos recubiertos, de
veinte y treinta metros de longitud, con barro de
arcilla; centenares de cucu (cocui, cucuyo, cocuyo),
que esclarecian las noches con su radiante luz de
esmeralda; moscas que, como la guasasa, atacaban
los animals, y pulgas que, como el concon y el
jejen, se atrevian con los naturales, y mil otras es-
pecies de insects, como el abuje y el macao (ma-
cao, poblador de la cotorra silvestre), merecian en
verdad los studios de los mejores entomolgicos.



VI.

La botnica, sin embargo, predominaba entire
todos los reinos de la Naturaleza, por la fertilidad
del suelo cubano, por la virginidad de sus terrenos,
por-lo caudaloso, aunque corto, de sus rios, y por
la recta oblicuidad de los rayos solares. Prescin-
diendo de clasificaciones cientficas, y como ms
fcil nuestro studio, vamos dividir esta nomen-
clatura en tres solas parties: la primera ocupndo-
nos de sus races alimenticias y aprovechables; la









48 CUBA INDGENA.

segunda relacionando sus arbustos y plants, y la
tercera y ltima comprendiendo sus rboles fruta-
les y silvestres.

PRIMERA PARTE.-TUBRCULOS.

Age, hoy ame. Se ha despreciado el nombre
indgena por el africano: segun Pezuela y Latorre,
se cultivaba en la Isla.
Came. Citado por Pichardo en su Diccionario.
Casab, nombre indgena, segun Pezuela: por
los aos de 1551 al 56 se llamaba casabe, segun las
actas de los cabildos de la Habana; hoy se deno-
mina cazabe.
Chorote.
Guaqu, especie de malanga.
Malanga. La construction de este vocablo pa-
rece ms africana que indgena.
Muniato, moniato, buniato boniato. Vase el
captulo I.
Papa. Hoy patata.
Yautia. Otra especie de malanga. Oviedo dice
yahutia y diahuta.
Yucay. Segun Arrate, es el nombre indigena de
la yuca.

SEGUNDA PARTE.-PLANTAS Y ARBUSTOS (14).

1. Bejucos.-Baracoa, bejuco, ben (de Oviedo),
calaguala, cuca, cuje, curamaguey, curujey, chayote









CUBA INDIGENA.


y cherigota (frutales), gia, guacalote (especie de
frijol), guaco, guaniqui guaniquique, guauro, jaibel,
jiquima jicama, macusey, macuey maguey 6 ba-
guey (del Departamento Oriental), matusey, pitijaya
(pitihaya), tibisi, uvi ub y yabiza.
2. Plantas.-Aj-jij (ax antiguo, hoy aj) (15),
anana y ananardio (frutales), bajar (bahari 6 saor),
caguaso (hoy caguazo), caisimon, caramarana, ca-
saicaco, cojiba (cohiba, hoy tabaco), cubainic (tal
vez coabainic), chayo, guajaca, guamina, guarico (en
el Oriente), jigera (cactus), mas (mahiz en Oviedo,
hoy maiz), masio (junco), maya, pep (del Oriente),
quibey, quimbo, sumacar comecar (tambien del
Oriente), taracaco, tuata (yesca indgena), tuna
(cactus), bija (bixa, azafran), yamagua y yarey.
3. Arbustos silvestres.-Aba (dela isla de Pinos),
anam, bag, bayugan (de Trinidad), bayuyo (del
Oriente), bijaura, cacao, camagua, carey, cayaya,
cuaba, chichicate, guacamayoa, guand ouand,
guao 6 guau (venenoso), guaracabuya, guarana, jagua
(6 xagua antigua), jaguay, jaragua juragua, jaya-
bacan (hayabacan), jayajabico, jiba 6 jibara (ma-
rtimo), mangle 6 mangley (como el anterior), ma-
ragasmar (de la isla de Pinos), nabaco, pipistey, pi-
tajon, siguaraya y tararey (16).

TERCERA PARTE.-ARBOLES.

1. Frutales y palmeras.-Aguacate, anon (anti-
guamente hanon), caimito, cana, coco, corojo (pal-









50 CUBA INDIGENA.

meras los tres ltimos), chirimoya, guanabana (segun
Oviedo, hoy guanbana 6 guanbano), guayaba (gua-
yabo), gira, icaco (que se escribi hicaco), mamey,
mamon, man (man-a, dice Oviedo: es el cacahuet
mejicano), manga (6 mango), miraguano, papaya
{papayo), sapote (hoy zapote, es el nspero euro-
peo), tamarindo y yaguajusta (variedad de palma).
2. Maderas preciosas durisimas.-Acana, ara-
bo, caguairan, caoba (caobo), cuajan, crbana (cor-
bana, dice Oviedo), dagame, guayacan, jeniquen (he-
niquen), jiqui (jequi, dicen algunos), jocuma, j-
caro (hucaro, jucaro de Borinquen), maboa, maca-
guan 6 macagua, yaimiqui 6 jaimiqui (no almiqui),
yait, yamaguey, yaya y ya.
3. Arboles silvestres.-Abey, ait, ajicon, arar,
ateje, aya 6 auya (tambien, segun Pichardo, ba-
ya 6 bauya), bag, bar (segun Noda: Fernandez y
Jimenez dice baria), bibona (cachimba, segun el
ltimo), bijagua, bijaguara bijaragua, bominin,
bucabey, bucage (bcare, segun otros), cabima,
caguato, camagira, caujar, caumao, cayajabo, co-
joba, cupey copey, cuy, jige gigue (Oviedo dice
hihero, gigero), guabano, guabico, guacacoa, gua-
camari, guagari 6 guaguasi, guairaje 6 guairage,
guairajeje, guam 6 guama, guamaca, guamao 6 gua-
maro, guana, guanani, guara, guasima (acaso el gua-
guma de Oviedo), guatapan, guatin, jab, jama-
guey, janas, jata, jata, ja, jicare, jigua, jobabo,
jobo (antiguamente hobo), juba, jurabaina, maco,
maiapi, majagua, mamb, mamoa, manaj, mije, mo









CUBA INDIGENA. 51

raro, muruch, najes, ocuje, pataban patabanan,
piojo, ponas, sabic, sabina, seiba (9eiba antiguo,
hoy ceiba), seibey, tagua, tojosa, yaba, yabuna, ya--
gruma 6 yaruma, yagua, yaicuaje (yaicuage), yamao,
yana, yaruga y yayama, pino, segun Oviedo, que se
divide en dos classes: boniama 6 blanca y venenosa,
y yayagua, delicada de suyo (17).


VII.

En cuanto los minerales que enriquecen la
isla de Cuba, existen tan pocos nombres indgenas,
que puede aseverarse su escaso conocimiento por
los naturales del pais. Fuera de las diferentes in-
terpretaciones que se ha dado la palabra sigua
Iroca, piedra calcrea, caracol, etc.) y la palabra
coc (nans, sulfato de sal, cachimba, etc.), no re-
cuerdo ms que en Pezuela y Pichardo el nombre
de chapapote (asfalto), con tanta abundancia encon-
trado en la baha de Carenas (Habana) por los pri-
meros descubridores; el de tibe (piedra grantica) y
el de cuabales (piedra quebradiza), y el de caoana
guanin (oro de baja ley), que no precisan por cier-
to una marcada predileccion los studios minera-
lgicos: y si de geologia se tratara, hemos de remi-
tirnos sencillamente al tercer prrafo de este y
cansado captulo.









CUBA INDGENA.


VIII.


Resumiendo, como tenemos por costumbre,
podemos fijar, nuestro juicio, las siguientes con-
clusiones:
1. Los indgenas de Cuba tenian concepts bas-
tante precisos de la situation de la isla, pero ms
tradicionales que histricos.
2." Su tecnicismo geogrfico se ampliaba al li-
toral y al interior del pas.
*3. Los nombres indgenas de sus cabos, de su
oreografa y de su hidrografa, manifiestan el co-
nocimiento exacto del pas en que vivian.
Y esto en cuanto su geografia fsica; en cuanto
su historic natural, puede sostenerse:
1.0 Una preferencia marcadsima hcia la clase
de los Vertebrados, puesto que siendo ms nume-
rosos los Invertebrados, son los que mnos se co-
nocen.
2. Un studio, ms detenido que los dems
reinos, hcia la ciencia botnica; y
3. Una complete indiferencia hcia la minera-
loga.
Como consecuencia de todo, nos atrevemos sus-
tentar el siguiente principio: los indgenas cubanos
sabian algo, muy poco, del exterior, pero preferian
su pas ante todo; su predileccion la botnica, y









CUBA INDIGENA. 53

el que colocaran en segundo lugar los Vertebra-
dos, prueba una alimentacion esencialmente frugi-
vora, modificada algo ms tarde por las inclinacio-
nes carnivoras, bastante bien precisadas, como ve-
remos en el siguiente captulo (18).

















CAPITULO III

Etnologa y geografa political.



Caracteres fisiolgicos.-Sociabilidad. Bases materials: trajes
6 atavios, habitaciones, utensilios, alimentacion, arte culina-
rio, nmero de los habitantes.-Sociabilidad. Costumbres: la
vida indigena, ocupaciones, cultivo, distracciones, el baile, el
juego de pelota y el tabac.-Sociabilidad. Bases morales: leyes,
tradiciones, principios morales, religion, comercio y familia.-
Historia y poltica indgenas: los cubanos no eran naturales
de la Isla, de donde procedian; arqueologia, principios politi-
cos, sus tribus y classes sociales.-Resmen.

I.

Nada ms fcil de precisar que los rasgos fisio-
nmicos de los naturales de Cuba, porque han que-
dado fijados con tan indelebles caracteres por nues-
tros primeros historiadores, que pudieran recono-
cerse entire las dems razas humans, si no hubie-
ra desaparecido casi por complete aquella curiosa
y primitive tribu americana. Y.adelantando un co-
nocimiento que ha de darnos motivo para embor-
ronar otro opsculo, puede desde lugo asegurarse
la identidad reconocida de los indgenas que ocu-
paban todas las Lucayas, sin ms que fijarse en las
descripciones de los habitantes de Guanahan Gua-









56 CUbA INDGENA.

nahari, de Coabai 6 Cuba, de Hait 6 Hayt y de Bo-
riquen Borinquen (1).
Eran, pues, los naturales de Cuba de ojos vivos,
grandes, pero algo turbio lo blanco de sus ojos,
como dice nuestro buen cronista Oviedo; de frente
ancha y aplastada; de nariz gruesa y de ventanas
muy abiertas; de pelo negro, cerdoso, largo y lacio,
que n rizado, y de mala y daada dentadura; pero
con todo esto no tenian muy desagradable fisono-
ma, debido acaso la generalidad de su carencia
de barba (2).
Eran de regular estatura, no tanto como la de
los espaoles de aquellos tiempos, pero de propor-
cionada media. Su color tiraba cobrizo de lora,
como escribia el historiador mencionado, sin tocar
en guajamon (color aceitunado): es decir, que era
ms plido y oscuro que el de sus hermanos de la
Costa Firme. Y como se comprimian la frente y el
occipital al nacer, sealbanse una cabeza ms
mnos cnica, como de un dolo egipcio (3).
Ahora, si despues de repetir lo que en otros
autores se ha leido, podemos permitirnos una pe-
quea digresion sobre los naturales de Cuba, dire-
mos lo que nuestros ojos han visto en el Departa-
mento Oriental, nico centro donde todava nos
quedan algunos de los indgenas cubanos; y porque
nos secunden 6 examine los que critiquen la obra,
deben citarse como poblaciones de aborigenes la
pequea aldea del Guamo, diestra mano del Caut:
la del Caney, una hora de Santiago de Cuba, ylas










CUBA INDGENA.


lomas de Yateras, sobre todo, en la jurisdiccion de
Guantnamo.
Consignamos, pues, que los tipos estudiados
correspondian en muchos de sus caracteres con lo
que llevbamos leido, pero con las modificaciones
naturales que cuatro siglos produce. Son de esta-
tura menguada, aunque de formas perfectas; ms
gruesos que flacos, sin sealrseles gordura, y
libres los miembros, sin que la agilidad nunca
toquen; sus ojos son negros y expresivos; su nariz
no muy chata, pero sin tendencia la helnica; sus
cabellos espesos, no en rizos tampoco, pero brillan-
tes y oscuros; la frente espaciosa y atablada; la boca
entreabierta por una incierta sonrisa, y el color
como de cobre y de oro, cuando estn aleados, pero
de un mate tan blanco como el que produce una
sombra. Y esta es nuestra description, por si pasa.


II.

Iban los tales desnudos, pero pintaban sus cuer-
pos de diferentes colors, que extraan de las races
6 resinas 6 aceites vegetables, bien de sus aguas
minerales, que no escaseaban por cierto. Los hom-
bres, slo como tendencia de mando, adornaban
sus frentes de diversas plumas de aves, 6 colocaban
en sus narices orejas 6 lbios piedras, conchas,
caracoles, zarcillos, patenas y joyas de oro; las mu-
jeres usaban camisetas y mantas de colors, de al-









58 CUBA INDIGENA.

godon, para cubrir sus pechos y sus cabezas; y
cuando eran casadas, llevaban las primitivas naguas
(de donde vino el castellano enaguas), que eran
unas hojas de pltano 6 un tejido de la misma he-
bra, ceido de por medio la cintura; por cierto
que de sus mayores 6 menores dimensions se dife-
renciaba la clase que estas seoras pertenecian,
porque si figuraban entire el vulgo, no les pasaba
de la mitad de la pantorrilla, y si entire los casiques
figuraban, iban limitarse hasta el empeine, como
nos dicen nuestros buenos cronistas espaoles.
Tenian por habitaciones unas chozas, que se
clasificaban segun la figure, las dimensions y la
importancia de los naturales que cobijaban; por su
figure se distinguian en bujio (buhio, bojo, boho),
que eran de formas elpticas y cuadrilteras (en
Hait se llamaban eracras), y en caney, que eran de
forma de pabellon; por sus dimensions se diferen-
ciaban en baqueque, sinnimo, segun Pezuela, de
bujo ordinario, y en bajare 6 bajarate, que era, se-
gun Pichardo, un bujo grande; y por la categora
de sus habitantes, sealbanse por jubo, la que in-
dicaba una ltima pobreza, segun algunas cancio-
nes guajiras: por conuco, la que implicaba una ca-
baa agrcola, y por cans (canpi antiguo, hoy can-
ci), el que figuraba como el palacio del casique.
Todas, en cambio, se construian de yagua 6 jagua,
que entrelazaban por arique (la tira do una yagua),
cabuya (cordel delgado) 6 bayabe (cuerda fuerte de
bejuco), y techadas exteriormente por el bijao (bihao)









CUBA INDIGENA. 59

6 por el guano, resto de hojas, corteza, etc., que se
desprendian de las palmas (4); y slo algunas, las
principles, se destacaban por la barbacoa, especie
de almacen elevado 6 de corredor exterior.
Los artculos de primera necesidad eran sus armas
de guerra y de caza, sus utensilios domsticos y sus
barcos de pesca. Como armas figuraba la macana,
maza de madera dura y labrada, de la altura de un
hombre y de dos tres dedos de anchura, con dos
filos agudos y que concluia por una manija; el dardo
arrojadizo, que remataba por huesos aguzados, y el
arco y las flechas, que terminaban en un arete de
pescado, y eran de madera dura y fibrosa, como la
palma, el jiqu y el jucaro, de modo que se encona-
ran y extrajeran en astillas, encerradas en su cor-
respondiente carcaj. Como utensilios domsticos se,,
contaba la jamaca (hamaca) 6 lecho colgante, tejido
de algodon en forma de red, de diez doce palmos
de largo y de mayor menor anchura, sostenida
porjicos (hicos) jeniquen (heniquen), que as se
llamaban sus ramales de cabuya; el bren, una como
horquilla circular, donde se preparaba el casab (ca-
sabe, cazabe); el duho 6 duch, asiento 6 tronco la-
brado que representaba animals y objetos de bas-
tante gusto y labor; varias classes de cestas para
guardar los comestibles, como la jaba (hava, segun
los antiguos), larga y estrecha, trenzada de yagua 6
de yarey (5); el jabuco, su diminutivo; el macuto, saco
de algodon, y el sebucan, saquito de guano, segun
Pichardo; cantidad de piedras afiladas 6 cortantes









60 CUBA INDIGENA.

para agujerear sus naves y labrar los semi y los
duch y las gigeras (gihueras, hihueras), que ser-
vian de platos y de fuentes. Por ltimo, como barcos
que empleaban pueden distinguirse dos classes, para
navegar por los rios y para garbear por los mares:
eran de los primeros la puntiaguda canoa, que lla-
maban los caribes piragua, y el pequeo cayuco;
y eran de los segundos el que se nombra todava
guadao la europea chalupa, y el que tambien co-
nocemos con el nombre de guairo; pero todos se
construian de una sola pieza, manejados casi todos
por nahes (acaso najes) 6 remos, y veces, especial-
mente el ltimo, de tan raras dimensions, que em-
barcaban hasta ciento cincuenta hombres, como la
que vieron los compaeros de Colon hcia la hoy
Punta de Mulas.
Su alimentacion era naturalmente herbvora,
aunque no prescindian de la carne; no slo los tu-
brculos y frutales que hemos citado, sino que tam-
bien algunas mdulas de arbustos y rboles, les
servian de sosten su estmago: y no de otra mane-
ra podemos explicarnos las alimentaciones europeas
que hemos todos presenciado en la campaa de
Cuba. Rocogian la gin (varilla) del mas (maiz) (6)
y desprendian su cosuba (cozuba, pelcula) para
preparar las tortas de peopao (7); con el guayo (ra-
yador) trituraban el yucay (yuca), le prensaban, es-
primindole por el jibe (tamiz) hasta soltar el jugo,
y cocian el bagaso (bagazo, parte filamentosa) sobre
el buren circular, para obtener el casabi (Urrutia)








CUBA INDIGENA. 61

en tortas de catibia (Latorre); y del naiboa (guarapo
jugb) sobrante, de que hoy se hace almidon, des-
tilaban la bebida alcohlica del cusub veycosi
(Oviedo). Por lo que se refiere su alimentacion
carnvora, basta referirnos algunos de sus mam-
feros, como el guaniquinaje, que en otro captulo
hemos citado, y la juta; la mayor parte de sus
aves, y naturalmente las que figuraban entire los
grupos de gallinceas, palmadas y zancudas, si no
se comian sus loros domsticos; las numerosas
families de sus peces, y ciertos reptiles, como el
jiguana, que era, por lo que dice Pezuela, su manjar
predilecto. Adems, segun Arrate, comian tambien
las tortugas y las grandes araas; segun Urrutia, las
culebras (8) y gusanos que se producan en las ma-
deras putrefactas, y segun Valds, las races y los
granos que encontraban su paso (9).
En cuanto sus preparaciones culinarias, no les
faltaba por cierto una cocina semi-salvaje. Encen-
dian el fuego con tres palos ms mnos largos,
dos ligeros y unidos horizontalmente por las ex-
tremidades, y frotado el tercero muy recio sobre la
union de los otros dos, acaso sobre la plant del
tuata (yesca), hasta levantar caguanetaso cagua-
nete (pavesas).
Preparaban el mais machacndole con una pie-
dra cncava, de dos tres palmos de longitud y de
uno y medio dos de latitud, sobre otra piedra re-
donda, humedecida en ciertos y determinados in-
tervalos: obtenida la pasta, dbanle la figure de un








62 CUBA INDIGENA.

bollo, de dos tres dedos de anchura, que recu-
brian con hojas y lo cocian hermticamente encer-
rado, para dejarlo enfriar un moment y comerle
caliente, colocndole de nuevo al rescoldo; prepa-
raban la yuca, una vez bien raspada, con unas con-
chas de almejas, rayndola perfectamente con pie-
dras y arrojndola en un lagar preparado: y me-
tindola lugo en un sebucan de diez doce palmos
de altura, que suspendian de unas piedras para que
soltase todo el jugo y quedase nicamente la pasta:
y la pasta la llevaban al burden de barro, que recu-
brian hermticamente de la misma sustancia, re-
movindola con unas tablillas propsito hasta que,
bien asada y puesta al sol, se dejaba como decantar
uno dos dias: y al zumo extraido se le daban al-
gunos hervores hasta reducirlo como la tercera
parte, y despues de dejarlo dos 6 tres dias al sere-
no, tornbase en dulce: y aun cocido de nevo y
puesto de nuevo al sereno, cambibase en agrio y
servia como de vinagre; y en cuanto al aje, los co-
cian y asaban, que era como estaban mejor. Por lo
que las carnes se refiere, las secaban los rayos
del sol, cuya operation denominaban boocan, de
donde procedi la palabra boocaneros, sinnimo en
la lengua francesa de la sajona filibusteros, y guar-
daban de este modo la cobija (cobiha), que conoce-
mos en el dia con el nombre de tasajo. Y por lo que
toca los pescados, nos dicen los primeros viajeros
de Cuba, Sebastian Ovando y Alonso de Ojeda, que
los encontraban en depsitos preparados con cieno








CUBA INDIGENA.


y yagua, cieno que juzgamos fuera la ceniza del
mismo arbusto, que sirve efectivamente para con-
servar los comestibles por sus buenas cantidades de
salitre. Por ltimo, tenian depsitos naturales de
sal comun, 6 la destilaban cociendo el agua del
mar; la bija les servia de azafran, y de excitante
el aj-jij.
Conocidos los atavios, habitaciones, utensilio,
alimentacion y arte culinario de los primitivos cu-
banos, fcil es tener una idea bastante aproximada
de su hogar domstico: de modo que, agregando
lo dicho que sus cabaas contenian de dos 200
vecinos, y que los pueblos se componian de cinco
50 cabaas (como se consigna en la correra de
Torres y Jerz, los compaeros de Colon que pri-
mero viajaron por Cuba), se puede desde lugo pro-
ceder al studio de la poblacion aborigen. Barto-
lom de las Casas fu el ms antiguo de los escri-
tores peninsulares, que fij en 200.000 el nmero
de los habitantes, y Arrate, el primero tambien de
los escritores isleos, supuso que no excedian de
300.000. Cristbal Colon, sin que precisara nmero,
se limit trascribir que el mayor villorrio no subia
de 50 casas, si bien creia que en cada una de ellas
se juntaban muchas personas (10); y sus mencio-
nados compaeros corroboraron que en muchas
chozas vivia un linaje, informando que en una aldea,
22 leguas de Baracoa, hallaron hasta 1.000 indi-
viduos distribuidos en 50 viviendas, as como ms
tarde Ovando y Ojeda tropezaron en Caonao (ho








CUBA INDGENA.


Sancti-Spritus) con 1.000 personas sentadas enla
plaza pblica y 500 en un solo tugurio, lo que hace
suponer un vecindario un tanto excesivo; pero como
estos caseros distaban de 20 40 leguas del punto
de su partida y de unos otros lugares, si dividi-
mos la superficie total de la Isla, 6 sanse 3.900
leguas cuadradas, por la distancia intermedia,
sanse 30, y multiplicamos el resultado por el tr-
mino medio del censo municipal, sanse 1.500 ve-
cinos, se encontraria el solo total de 195.000; y
aunque Urrutia nos dice que la provincia de Baya-
mo encerraba 7.000 habitantes, y si ha de seguirse
Latorre habia 31 provincias, y por tanto 217.000
naturales, debe descontarse de esta cantidad: 1., la
indecision del autor, que se apoya en un se dice;
2.0, el que la figure como la ms poblada, y 3.o, el
que, segun todos los autores contemporneos, el
mejor cultivado y el ms numeroso en caseros era
el Departamento Oriental. Creemos por todo esto
que la poblacion de la Isla no llegaba ni con much
200.000 almas (11).


III.

Como principio del studio que sobre la socie-
dad indgena nos proponemos realizar, vamos
compendiar todo lo que ha llegado reconocerse
sobre la vida particular de este pueblo en las tres
fases naturales de nacimiento, casamiento y muerte









CUBA INDIGENA.


individual. Del nacimiento no se tiene otra noticia
que esa depression particular de la frente del recien
nacido, ignranse por complete los mviles de se-
mejante conduct. Sobre el matrimonio concese
desde lugo que imperaba la poligamia, tanto mejor
admitida, cuanto que no se concibe de otra manera
la aglomeracion de aborgenes en una sola casa:
por cierto que en la celebration de esta ceremonia
ocurria, decir de nuestros buenos cronistas, el que
ntes de que tomara posesion el verdadero marido,
yacieran con la mujer todos los que pertenecian
su respective clase; es decir, que si era de los ple-
beyos, los plebeyos la forzaban ntes, y si entire los
casiques distinguase, primero la gozaban los age-
nos casiques; y lugo, dice Oviedo, salia ella, sacu-
dierndo el brazo, el puo cerrado y alto, y diciendo
en alta voz: manicato, manicato, que quiere decir
esforzada y fuerte y de grande nimo, cuasi lon-
dose que era valerosa y para much (12). Esta cir-
cunstancia tenemos para nosotros que no ha sido
bien interpretada, y que en vez de una franqua de
la mujer, seria acaso como una prueba de fuerzas,
los unos pretendiendo disfrutarla y ella resistin-
doles; pero cualquiera que sea el verdadero valor
de este pasaje, es lo cierto que cada indgena poseia
todas las mujeres que podia mantener, una favorite
entire todas, pero ninguna compaera del hombre;
y que las tomaban dejaban segun buenamente
querian, prueba de una union natural sin interven-
ciones sociales. Y en cuanto la muerte, no cono-
5









66 CUBA INDIGENA.

cian otra cosa que la sepultura ordinaria: al morir
un casique, le acompaaban de grado por fuerza
algunas de sus mujeres, y envolvian hermtica-
mente el cadver en bandas de algodon de yagua;
sentado en su duch, y rodeado de alhajas y tortas
de casab y de frutas y conservas, encerraban al
muerto y las vivas en una casamate de madera y
retama; y sobre la fosa se cantaba y bailaba por
quince dias veinte, y honrbanlo los vecinos ca-
siques y repartanse despues sus riquezas.
Aunque los indgenas cubanos eran de una in-
dolencia extremada, porque consideraban el trabajo
como un sacrificio y no ms, no dejaban de tener
sus ocupaciones precisas, si bien las ms graves y
penosas eran desempeadas casi siempre por las
pobres mujeres. Ellos iban la caza y la pesca y
en busca del guanin caoana (oro de baja ley), que
recogian en sabana (savana) arcabuco (boscaje de
rboles); la caza la verificarian con la macana y el
arco y las flechas, y debia ser muy reducida por la
escasez de mamferos; la pesca, ms important de
suyo, se realizaba unas veces solas y otras acom-
paados en conjunto, ora por medio de redes
(Colon, Segundo viaje), y ora por medio de caa, y
ora por medio de corales y de una especie de beju-
co, que se decia baigua baygua (Oviedo, Historia),
cuando no envenenaban el pescado con ciertas
plants 6 filtros: para el manat empleaban el guai-
can sucet, que llamaban los espaoles el reverso,
y ahora se dice la rmora (Humboldt, Ensayo ci-









CUBA INDIGENA. 67

tado), y para la jicotea las viraban y dejaban pata-
lear su antojo. Ellas, en cambio, cultivaban los
campos (Abbad) en la forma y manera que lugo.
diremos, sobre todo por la parte de Santiago de
Cuba (Pezuela); tejian el algodon para las jamacas,
las naguas y las bandas y las redes; trenzaban la
jaba, el jabuco, el macuto y el sebucan, y encendian
al fuego y realizaban sus operaciones culinarias en
la forma y manera que hemos circunstanciado. Lo
que se ignora todava es si por la mujer el hom-
bre, ambos unidos, se trabajaba en sus construc-
ciones y utensilios todos, algunos, como el duch y
el semi, de que lugo hablaremos, perfectamente
labrados, y los dems en el primitive perodo del
arte.
Hemos prometido hablar como de paso sobre el
cultivo de los indgenas cubanos, y expondremos
sencillamente la description de Oviedo. Los natu-
rales conocian dos gneros de plantaciones: la de
estaca y la de semilla, destinando la primera para
la yuca, el aje y la yahuta, y dedicando la segunda
para el mais, pero preparando de todas maneras la
sementera con la quema de los tallos de la plant
que iba reproducirse. Plantbase la yuca con la
luna nueva, y en seis, ocho diez trozos medio des-
cubiertos, sobre la superficie aplanada de unos mon-
tecillos de tierra la altura de la rodilla y de ocho
diez pis en redondo; y lo mismo suceda con el
aje, slo que los trozos no pasaban de cinco seis
y lo mismo con la yahutia: y eran recogidos todos









CUBA INDIGENA.


por medio de la coa 6 de la azada indgena. Sem-
brbase el mas en tierra previamente humedecida
y al principio de la luna, y por hileras de cinco
seis aborgenes, que distancia de un paso remo-
vian la tierra con sus enormes macana-s y arroja-
ban en agujeros de tres cuatro dedos de profun-
didad de cinco seis granos de la gramnea, ex-
traidos de un sebucan que les colgaba de la gargan-
ta, recubriendo inmediatamente con las plants de
sus pis los protectores agujeros, y caminando siem-
pre en fila; lugo, una vez bien crecido, colocaban
una guardia de muchachos, levantados sobre unas
barbacoa-s de madera 6 de caa. Y esto limitaban
su cultivo, y esto sus ms que indolentes ocupa-
ciones.
Estas ocupaciones estaban de sobra compensa-
das con las distracciones que se permitian, que
eran una una su predileccion por el baile, por
el juego de la pelota y por el que llamamos tabaco.
Era el primero el ms generalizado placer de los
indgenas cubanos, porque lo definan y diferencia-
ban: y le llamaban cariaco como sinnimo de des-
preciativo, y areito cuando estaba ordenado, como
lugo veremos, y guateque cuando era bullicioso y
atronador; porque procediendo de guata 6 de oreja,
ella ha de referirse por desordenado y discordan-
te; y acaso el canto de la guaracha y el rayado giro,
que en el ahora se emplean, provengan de admi-
tirse por ellos en cierta clase de bailes. Era el juego
de la pelota de tanta importancia como el baile,









CUBA INDGENA. 69

porque lo llevaban la plaza y le llamaban bato, y
dieron su nombre los primeros vecinos dicindo-
les pobladores del juego batey, que un se dice;
y de bato proviene batea, que es una tina de made-
ra, de modo que se prueba lo circular de aquel
juego. Y era el fumar, ms que gusto, una especie
de vicio, como lugo veremos. En cuanto otras
distracciones, s tenian: y era el viajar una de ellas,
como se acenta en la palabra guacabina 6 provi-
sion deviaje; various juegos de manos, porque existia
un tablero 6 caja de yagua, que se dijo cataure, el
nombre de guanajay, un juego para nosotros des-
conocido, y la palabra guabino, trmino de otro
juego, al parecer de Pichardo; y algun que otro es-
cndalo (prueba por otra parte de sus principios
morales), cuando se conocia la palabra bayr, que
sintetizaba una casa un centro de prostitucion.
Los historiadores espaoles nos permiten cir-
cunstanciar cada una de estas distracciones, y em-
pezamos con este objeto por el areito 6 areyto, que
asumia el double carcter de ser una leyenda baila-
ble 6 un baile histrico (13). Oviedo nos describe
minuciosamente el tambor con que se acompaa-
ban, que era un tronco de un rbol cerrado por
todos lados y con dos pequeas extras paralelas,
unidas por una perpendicular intermedia en una de
las caras circulares del tronco, y la parte inversa
una abertura cuadriltera, por donde iba extrayn-
dose la mdula y la albura; y Aun llega decirnos
que se tocaba directamente sobre estas extras, apo-









CUBA INDIGENA.


yndolo sobre el agujero de referencia: de modo;
que se diferenciaba esencialmente de todos los
tambores conocidos, porque stos resuenan sobre
la parte rectangular, y por la circular los indgenas.
El areito se cantaba y bailaba por hombres solos, 6
por mujeres solas, 6 por vrgenes nicamente, por
ambos sexos, por una clase 6 estado, por todo
un pueblo; pero siempre interpretaban un hecho
memorable, general 6 particular, ya fuese batalla 6
vencimiento de enemigos, ya fuese casamiento 6
muerte de un casique. La persona que guiaba la
danza entonaba la novela relatora, llevando el com-
ps con contorsiones y gestos y movimientos de-
pis, que repetian detalladamente en voz y en accio-
nes los aborgenes todos, agarrados de la mano &
enlazados del brazo; y cuando alguno se cansaba 6
terminaba la historic, le sucedia otro gua y un
nuevo recuerdo; y as pasaban las horas y veces
los dias, y bebian en tanto, y apartaban sin inter-
rumpirse los brios, hasta que cansados de beber
y de bailar se concluia la broma y los cantares
aquellos.
El juego de pelota 6 el batey, se verificaba igual-
mente por las mismas personas que el areito, salvo
que las mujeres casadas, por principles que fue-
sen, llevaban para solo este acto la nagua corta de
las mujeres delvulgo; y no nicamente se celebraba
en el bato 6 plaza pblica, sino que tambien en las
salidas de los caminos, limitados de todas maneras
por los jueces del campo, que tomaban asiento en









CUBA INDIGENA. 71

los duch 6 en el duho, como.se le quiera llamar.
Era la pelota maciza, pesada aunque esponjosa, fa-
bricada de sustancias vegetables, que le daban un
color oscuro despues de cocida y perfectamente re-
dondeada; y pesar de su composicion, ni se pe-
gaba las manos, ni dejaba de saltar tan bien 6
mejor que las de viento: de modo que creemos, sin
la ms leve duda, que de estas preparaciones .hayan
provenido nuestras actuales pelotas macizas, que se
desconocian, nuestro juicio, con anterioridad al
descubrimiento de Amrica. Dividido el campo en
dos bandos contrarios, toda la gracia consistia en
arrojar la pelota fuera de una linea marcada, cor-
rindola de uno en otro.jugador sin intervention de
la mano y dndola slo con la cabeza 6 el hombro,
6 el codo la rodilla, pero ms generalmente con la
cadera, hasta que dejaban de tocarla y paraba; y
"entnces sealbase la victoria con una raya, y
volvian empezar nuevamente, hasta que comple-
taban la apuesta.
Por ltimo, encuntranse del mismo modo de-
talles sobre su manera de fumar, que no era por
cierto la europea. Dice Oviedo, quien seguimos
en todas estas descripciones (14), que la pipa de
que se servian, llamada por ellos tabac 6 tabaco (y
no la plant, como ya entnces equivocadamente
se decia), era de dos classes diferentes: una, la ms
vulgar, que parecia un simple canutillo, y la otra,
de un tercio de pulgar de anchura, que consistia en
una caa hueca ramificada en dos parties 6 cao-









72 CUBA INDGENA.

nes, pero de una sola pieza. Antes de fumar sesolia
beber, y aspiraban despues el humo del cojiba co-
hiba, bien por la boca, como en el primer caso su-
cedia, 6 bien por las narices, sirvindose al efecto
de los dos caones del segundo tabaco 6 pipa, hasta
quedar aletargados 6 dormidos con las consecuen-
cias singularisimas, por lo parecido, del pio chi-
nesco. Y esta semejanza se comprueba con mayo-
res datos cuando, al decir del mismo historiador,
se tomaba generalmente para olvidar los dolores
materials y evitar las vascas de la borrachera.


IV.

Estudiadas en esta forma sus costumbres, po-
demos pasar desde lugo al exmen de los dems
caracteres etnolgicos, ocupndonos de sus leyes,
de sus tradiciones, de sus principios morales, de su
religion, de su comercio y de su familiar. En cuanto
sus leyes, conocemos tres nicamente: una rela-
tiva la sucesion, otra al matrimonio y la tercera
esencialmente penal. Heredbase, dice Oviedo, el
seoro (que no los bienes y alhajas, como tenemos
manifestado) por el hijo mayor de cualquiera de
las mujeres que posea el casique, y falta de ste,
por el hijo 6 hija mayor de su hermana, temiendo
acaso, como satricamente describe nuestro buen
cronista, una inseguridad en la herencia si se con-
cedia el cacicado al hijo 6 hija mayor de su her-









CUBAt INDIGENA.


mano; -pero este poder colectivo no llegaba manos
del sobrino 6 sobrina director si existia un herma-
no del casique muerto que fuera por parte del padre,
si del padre procedia la herencia si existiese pa-
riente ms inmediato de la madre, si la herencia
viniese de la mujer. Por lo que al matrimonio se
refiere, segun el mismo historiador, tenian por cos-
tumbre no casarse con su madre, ni hija, ni her-
mana, ley profundamente moral en un pueblo esen-
cialmente primitive. Y el delito que castigaban con
la muerte por el hambre y el empalamiento era el
del robo ms insignificant. De suerte, que no de-
dicados al canibalismo, ni al envenenamiento de
sus armas, ni los azares de la guerra, ni las pa-
siones incestuosas, tenian por nicos defects la
indolencia y la lujuria, naturales por otra part
bajo el ardiente sol de los Trpicos.
Y entramos de lleno en la parte ms important
de nuestro studio; en sus tradiciones. Tenian, dice
Pezuela, indicios del dogma cristiano, de su primi-
tivo estado de inocencia, de una inundacion de
la que pudo salvarse una sola familiar y de una cons-
truccion elevada por el orgullo del hombre y ano-
nadada por los dioses. Urrutia aade que la tradi-
cion del diluvio habia sido llevada por tres nicas
personas venidas de diferentes parties, y que la de-
tallaban en el viejo constructor de la nave, con la
reunion de los animals de toda especie, con el
cuervo y la paloma mensajeras, con el vino desti-
lado por No y con la burla y la sentencia de sus









74 CUBA INDIGENA.

dos hijos; aadiendo por marcada intencion pro-
vincial que, segun los indgenas, procedian del hijo
bueno que se desprendiera de la capa y el sayo, y
que eran los espaoles sucesores de aquel hijo mal-
decido que se quedara vestido y caballo; rara
afirmacion en un aborgene, cuando estos animals
llegaron con los conquistadores. Todo esto, que
descansa en las suposiciones de Herrera, las Casas
y Oviedo, y n en el relato de los que descubrieron
el litoral, que es la nica manera de que no se con-
fundieran los hechos, probaria lo sumo una pre-
dicacion anterior por esos tres personajes misterio-
sos: lo nico que puede admitirse en buena crtica
es que desde la isla Guanahani se conocia la Reina
de las Antillas; que colocaban los cubanos hcia el
Norte las fantsticas islas de Binim, y miraban el
mismo Septentrion como la residencia de su Dios;
que desde el puerto de Baracoa llegaba circuns-
tanciarse la provincia de Coabai-nacan; que en al-
gunos cacicados del Centro se reconocia que era
una isla, pero de tales dimensions, que nadie viera
su trmino, y que en otros ms occidentales se des-
conocia hasta la primera condition; y que, por lti-
mo, no slo era saludado Hait con el nombre de
Boho, que no precisaba por cierto su habitalidad,
sino la configuracion cuadriltera que tiene la se-
gunda de las Antillas, sino que tambien se preci-
saban sus gobiernos interiores, cuando sealaban
desde el Oriente de Cuba la provincia 6 el reino de
Sibao (Vibao lugo, modernamente Cibao): y de









CUBA INDGENA. 75

estas solas tradiciones geogrficas pueden lgica-
mente deducirse verdaderas consecuencias histri-
cas. Pero vamos estudiar, ntes de su historic, los
concepts morales y la religion que manifestaban.
Es indudable que creian en un solo Dios, Baganio-
na, a decir de algunos cantos populares (15), y en
un espritu maligno que, segun Pichardo, se deno-
minaba Mabuya (16); y por consecuencia, creian en
la inmortalidad del alma y en los premios y casti-
gos de la otra vida. Urrutia, Valds y Pezuela pa-
tentizan estas primitivas nociones morales; pero
primero que todos Cristbal Colon, que fu salu-
dado por un casique cubano en su segundo viaje,
comprueba estos hermosos principios con un pre-
tendido discurso. Esto no les privaba que la idea
de Dios fuese conocida en una estrella en un fe-
nmeno natural y favorable, mintras que la idea
diablica se considerase en un juracan (huracan) 6
en un fenmeno natural y contrario.
La religion,, por este hecho, estaba materializa-
da, y como en su representation conocase slo su
behique buhit (bejique bujiti nuestro enten-
der), que segun Urrutia era un hechicero, segun
Valds el simple corresponsal de los espritus ma-
lignos, segun Pezuela un mdico charlatan, y se-
gun Pichardo un sacerdote, aparecia indudable-
mente revestido con el double carcter de la inter-
pretacion moral y de la curacion de los dolores ma-
teriales; flacos y angulosos por sus largos ayunos
de tres cuatro meses, ellos consultaban al espritu








76 CUBA INDIGENA.

del sem y lo traducian su modo, colocndose en
el fondo del altar. El semi, que algunos dijeron pem
6 cemi, y que segun Pichardo y otros autores popu-
lares era la divinidad 6 senate aborigen, y segun
Oviedo el dolo la imgen del diablo, creemos que
se limitaba representar su Dios, porque era igual
en todos lados, como en otro lugar probaremos. Y
falta para completar su religion la circunstancia de
que los indgenas no gozaban de sus mujeres cuando
iban extraer el oro, ayuno que no se explica de
otro modo que bajo un criterio espiritualista; el que
hacian sus oraciones en los lugares oscuros y reti-
rados donde guardaban sus imgenes (17), y el que
tenian, segun nos cuenta Gundlach de Bayamo,
una especie de brujo 6 de fantasma que llamaban
badujal (18).
Los ltimos prrafos nos predisponen ocupar-
nos del comercio y de la familiar indgena, de que
ie habia prescindido en el plan general de esta obra.
Sabido es que los pueblos de la costa cambiaban lo
mejor que tenian por cascabeles, agujas, dijes, aba-
lorios y vidrios; trocaban, dice Oviedo, un sayo de
seda de grana por un simple alfiler; daban por un
gato, para distraerse en la caza de ratones, valor
de 1.000 pesos oro, y por un gavilan amaestrado
hasta 2.000 pesos de la misma moneda. La abun-
dancia de este metal y su trabajo por los indgenas
se patentiza por el labrado de algunos semi, que
un vacos tenian el peso de 20 onzas: la abstention
mujeril que precedia su busca, prueba acaso un









CUBA INDIGENA. 77

valor mercantil; pero esta necesidad del canjeo no
era, sin embargo, otra cosa que una manifestation
de su curiosidad.
En cuanto su familiar, hay datos ms positi-
vos. La mujer no aparece socialmente entire los in-
dgenas cubanos hasta el moment de casarse; ante
todo, diferencibanse las doncellas y las casadas
en las maguas que vestian y en el areito y juego del
batey, y nicamente en el matrimonio es donde
pueden sealarse sus deberes rigurosos y sus mar-
cadisimos derechos. Como sometida la poligamia:
como forzada combatida por todos los iguales
su marido: como trabajando en el cultivo y acaso
en las obras de construction: como demostrando su
castidad y su cario enterrndose viva en la sepul-
tura de su dueo y seor, la mujer aparece una es-
clava y no ms; pero en los quehaceres domsticos,
prueba de un gobierno interior, y en las leyes sobre
el matrimonio y de la sucesion sobre todo, la mujer
aborigen represent una figure social. Tal vez en la
organization de aquel pueblo, tan distant de los
europeos principios, no se diferenciaban esencial-
mente sus obligaciones mancomunadas con su li-
bertad individual.

V.

Hora es ya de que entremos en el studio de la
historic y de la poltica cubana, es decir, que ter-
mine de una vez esta ya cansada parte de nuestra









78 CUBA INDIGENA.

analtica tarea. Y empezamos por una question di-
ficilsima de resolver: estos indgenas, eran natu-
rales de Cuba?-A nuestro entender, n: aparte de
la unidad de la especie humana, principio admitido
por todos los filsofos y hombres cientficos, y hasta
por los telogos antiguos y modernos, slo por
medio de la estadstica puede comprobarse nuestra
aseveracion. Aun admitiendo que su aumento de
poblacion, la diferencia entire los nacimientos y
defunciones, fuera el de uno solo diario, lo que pro-
duce una simple proporcion de cinco millonsimas
por ciento en cada veinticuatro horas, diez y ocho
milsimas y un cuarto por cada trescientos sesenta
y cinco dias, no podian contar arriba de trescientos
cuarenta y ocho aos de existencia reconocida; y
esta fecha corresponde nicamente al ao 944 de
nuestra Era vulgar, un despues de Jesucristo.
Pero de dnde procedian? Con los datos esta-
dsticos anteriores, no es possible que se admita la
procedencia de esa famosa Atlntida, que, si ha
existido algun dia, fu destruida indudablemente
en poca muy anterior: y as procedian directa-
mente de la Costa Firme. En cuanto su viaje, re-
curdense sus tradiciones geogrficas, y se averi-
guar sin duda alguna: ellos tenian ideas exactisi-
mas de la configuracion y division poltica del pais
montuoso (Hait), pero ms sucintos detalles habia
en las Lucayas del hermoso pas de los muertos
(Cuba); ellos ignoraban dudaban de la extension
de su tierra al Occidente, y precisaban en cambio









CUBA INDGENA. 79

La parte del Oriente y el centro mismo de la Isla, y
llos colocaban Baganiona, su Dios, y Binim,
[as islas milagrosas, hcia el Septentrion de Cuba.
Pues bien: cmo se concibe que viniesen del Yuca-
an, segun algunos autores, si no precisaban el Oc-
-idente de su pas? Cmo poetizaban al Norte y no
il Medioda, cuando del primero llegaban los jura-
-an-es, y el sol, ese Dios natural de los pueblos in-
:ultos, se levantaba hcia el Oriente olvidado? Y
:mo era el Norte fantstico, si tenian la vecindad
ie los lucayos, y stos conocian circunstanciada-
nente la position que ocupaban?... Nosotros cree-
nos que amaban el Septentrion, porque de all pro-
-edian, que no hay cario, ni anhelo, ni ilusiones
ns grandes que los que la patria alejada produce;
r que acaso desembarcaran en Hait y la dejaran
ns lugo, hcia el dcimo siglo cristiano, evitando
;al vez el aumento excesivo de poblacion abor-
ien (19).
Ahora, permtasenos, como comprobacion de lo
licho, algunos diseos arqueolgicos. El seor don
?ernando V. y Aguirre, en un artculo fechado el
17 de Abril de 1843 y publicado en la Revista de la
.Eabana, de la que dimos cuenta en el primer ca-
)tulo (20), present el dibujo de un diente de tibu-
'on antidiluviano, el squalus carcharias de Linneo,
tue se encontr en 1837, doce varas de profundi-
lad, por la hacienda Soledad de Bemba (distrito
le Crdenas) (21); citndose al propio tiempo por
iste mismo articulista el hallazgo en el ingenio









80 CUBA INDGENA.

Merced (Camarioca) de otros dos dientes fsiles, de
seis pulgadas de largo, pertenecientes la familiar
de los paquidermos, gnero mastodon primitive de
Cuvier; y estos solos ejemplares prueban la anti-
gedad prehistrica de Cuba.
Hemos hablado en el primer captulo de una
opinion de Poey sobre la arqueologa cubana, y
vamos ocuparnos de las cuatro figures que pre-
senta y describe con el acierto que distingue siem-
pre al ms sabio naturalista de las Antillas espao-
las. Es la primera, dice, un dolo en la position de
un perro sentado, pero con cierta lubricidad en las
patas delanteras, que unida su expression burlesca
parece que le caracteriza de mono; es la segunda de
una forma singular y oblonga, y tan simtrica en
sus costados, que la supone como vaciada en un
molde, pero que no podemos imaginarlo pez, como
el autor nos dice, sino como una representation
ms mnos humana, y por cierto de nariz agui-
lea; es el tercero, al parecer, representation de la
fisonoma de un cuadrumano, por el achatamiento
de las narices, lo hundido y medio cerrado de los
ojos y la rectitud de las orejas; y es la cuarta una
apariencia extraa, entire animal y hombre, que
pudiera ser una representation de la segunda clase
de los mamferos, fuera de lo raro del pulgar, que
se modifica en lana. D. Andrs Poey deduce, en
consecuencia de sus observaciones, que si estas
cuatro figures representan al mono y no existian
tales animals en Cuba, debieron ser traidas por un









CUBA INDIGENA. 81

pueblo que pudiera conocerlos, 6 que eran restos
de un pueblo anterior al que se hall en la gran
Isla, suposicion que rechazamos abiertamente, por-
que el principio que nos hemos atrevido sustentar
parcenos ms natural y lgico ante la crtica ra-
cional modern.
Y puesto que de la arqueologa tratamos, par-
cenos convenientsimo el que tratemos de todas las
referencias que sobre los aborgenes de Cuba hemos
podido adquirir. El Sr. Aguirre, en el artculo que
hemos citado, ocpase por incidencia de un diseo
que debiera remitrsele de Bayamo, representando
un duchi asiento de casique, en figure de anillo,
con ojos y orejas de oro y de no sabemos qu ma-
teria. D. Francisco Pi y Margall, en una obra que
actualmente est llamando la atencion del pbli-
co (23), nos habla de pinturas, grabados y escul-
turas indgenas, de cntaros de barro, de caritides
y cartulas, de los sem trabajados en piedra, barro,
madera, oro, algodon y yuca, y presntanos como
prueba superior en una lmina hasta nueve frag-
mentos encontrados en Cuba, que si no expresan
la procedencia, dan conocer la material (de barro
6 de piedra), y hasta los usos en que pudieron em-
plearlos; el segundo, quinto, sexto y noveno (con-
tando de derecha izquierda), pueden distinguirse
como nforas sin asa, ms 6 mnos ovaladas, y
trabajadas todas con mayor perfection en sus ex-
tremidades que en lo restante de la obra; el tercero
es evidentemente una gira 6 una gigiera cubana;









82 CUBA INDIGENA.

el stimo es una cabeza bastante artstica, salvo lo
pronunciado de sus orejas y lo dilatado de su boca,
acaso una simple representation de un original 6
de un natural del pas; el cuarto y el octavo son
dos species de roscas 6 sortijas esferoidales, gran-
des en dimensions, la ltima ms pronunciada,
labrada y rectilnea en cierto punto que la primera
muestra, pero ambas compactas y plsticas, y que
pudieran indicar un duch, bastante primitive por
cierto, si tuvieran mayor anchura de la que el
grabado represent; y es el primero, por ltimo, un
fragmento, nuestro-entender, del brazo de un
asiento, que represent una cabeza circuida por un
adorno en figure de herradura, ms ancha hacia la
frente que hcia el cuello, y que terminal por un
capacete adornado por cuatro anillos, lo que creo
violentamente interrumpido, y por un colgajo abrup-
tado, en que se dibujan todava los mismos anillos,
pero en ms notable disminucion; el conjunto es
tal, que las dos extremidades parecen inclinarse en
un ngulo de cuarenta grados.
Ya en 5 de Noviembre de 1492, al regreso de
los primeros expedicionarios de Cuba, Jerez y Tor-
res, por Manicaras,6 veintidos leguas de Baracoa,
dijeron haberse hallado asientos en figure de ani-
mal, labrado de una sola pieza, con brazos y pier-
nas cortas, cola levantada y orejas y ojos de oro (24).
Oviedo, ya lo hemos dicho, nos cita tambien en su
notabilsima obra aquellos sem que ahuecados pe-
saban una libra y un cuarto del mismo guanin; pero









CUBA INDIGENA. 83

arrastrado, como todos sus contemporneos, de
cierto falso entusiasmo religioso, aconsejaba en sus
letras la destruction de las imgenes todas, como
reconocidamente diablicas. As que no se conser-
van ms que algunos ejemplares, y sin catalogar
por ahora, como las piedras aguzadas y las flechas
y las macanas y los semi, que hemos podido curio-
sear, ms que estudiar detenidamente, en la Uni-
versidad de la Habana, en la actual Exposicion de
Matanzas y en el Museo Arqueolgico de Madrid.
Y pasemos con esto sus principios polticos y so-
ciales.
Su forma de gobierno no podia llamrsele mo-
nrquica, porque no existia la unificacion de las
tribus; ni democrtica, porque el poder, como se
ha visto, era hereditario. El casique tampoco era
el guerrero, porque el guerrero era el siboney, ni
el jefe de una tribu, porque cada pueblo tena su
casique: y no es admisible en este caso el criterio
general de los historiadores, ni cabe el que existie-
ran tantas tribus como pueblos; ni era un poder
absolute, porque vivia su lado el naitano nitaino
(jefe las rdenes del casique). El casique era, en
nuestro concept, una especie de gobernador oli-
grquico un cierto feudalismo municipal, que go-
bernaba su grey los suyos, ms que natural-
mente, en los solos casos imprevistos. Aliado (gua-
tiau) con sus vecinos, estaba obligado, en cambio
de estos derechos excepcionales, al cumplimiento
de ciertos deberes imperiosos, como el de que no









84 CUBA INDIGENA.

pudiera heredar otros bienes que el gobierno harto
parcial de su canareo (pueblo); derechos y deberes
que hablan muy en favor de esta nacionalidad ex-
tinguida, que tendia engrandecer el municipio y
que reducia al representante no acopiar ms ri-
quezas que las que personalmente necesitaba.
El Estado hallbase, pues, dividido en canareo-s,
ms que en provincias oficiales; cada pueblo tena
su casique; las rdenes de cada casique, como una
especie de secretario 6 ayudante suyo, estaba el
naitano 6 nitaino (25), y solos el siboney y el behi-
que eran los nicos, nuestro juicio, que pudieron
ser reconocidos como unos personajes comunales.
En cuanto al guamiquin, aparece vagamente dise-
ado por un modismo filolgico; tal vez existiera
en otro tiempo, eran tal vez aquellos generals ele-
gidos entire todos los casique-s para sus antiguas y
desconocidas campaas, pero fueron al fin; y prueba
de su existencia nos ofrece aquel casique de la costa
Sur, que present como action de homenaje al na-
vegante genovs races y frutos encerrados en una
gigiera. Quin sabe si las treinta y dos tribus que
pueden reconocerse en la fecha del descubrimien-
to, no habian sido conducidas por otros tantos gua-
miquini, ya que por su terminacion puede probarse
la pluralidad de este jefe?... Pero dejando apart
esta question, que acaso pueda resolverse cuando,
Dios mediante, lleguemos ocuparnos de Hait,
consignamos que las treinta y dos tribus sealadas
pueden reconocerse con los siguientes nombres:









CUBA INDiGENA. 85

Bani, Baracoa, Barajagua, Bayamo, Baytiquiri, Bo-
yuca, Camagua, Coabai-nacan, Cueyb, Cuyaguayo,
Guacamabayo, Guahimaya, Guaimaros (?), Guamu-
haya, Guanahacabibes, Guaniguanico, Habana, Hana-
bana, Jagua, Macaca, Macori, Magon, Maguanos ( ?),
Eaysi, Maiye, Maniabo, Marien, Ornafay, Sabana;
Sabaneque, Sagua y Guanaja, isla de Pinos, y Es-
cambray, territorio sin precisar (26).
Antes de que pasemos ocuparnos de cada uno
de estos territories, parcenos convenient ultimar
el captulo con una sencillk observacion, la de que
existian en la isla de Cuba classes 6 diferencias so-
ciales entire sus primitivos habitantes. Aun prescin-"
diendo del guamiquin, un no admitiendo la aris-
tocracia de los naitanos, un sin ocuparnos del go-
bierno superior de los casique-s, es cierto, es de
todo punto indudable que existian dos classes carac-
tersticas: la una la generalidad el vulgo, y la fa-
vorecida 6 elevada, compuesta del behique y del
easique y del naitano, diferencias que so patentizan
hasta por las mayores dimensions de las naguas de
sus mujeres, en el guajoti (el usted indgena) y en
el guajiro (campesino cubano), y siempre, como
convienen todos los historiadores, por las joyas que
llevaban y las pinturas con que adornaban sus
cuerpos. Y esto es tanto ms digno de fijarse, cuan-
to que ha de servirnos de prueba para nuestra enun-
ciada obrita sobre la nacionalidad lucaya.









8 CUBA INDIGENA.


VI.

Resumamos, pues, este captulo en la siguiente
forma:
1." Los indgenas cubanos, por sus caracteres
fisiolgicos, correspondan una raza perfect y no
las incorrecciones de las primitivas.
2. Por sus atavios, habitaciones, utensilios,
alimentacion y arte culinario, no se prueba otra
cosa sin que eran rudimentarios en el pais que
ocupaban.
3. Por el nmero de habitantes se comprueba
el corto period de su existencia en la isla de Cuba.
4.* Por sus costumbres, la regularidad de su
trabajo, sus ocupaciones, el cultivo, sus distraccio-
nes, el areito, el batey y el tabaco, puede deducirse
una antigedad anterior en la vida humana.
5.% La ley, la tradition, la moral, la religion, el
comercio y la familiar aborigen, limitan sus bases
morales una organization social sencillisima; y
6.* Por sus tradiciones geogrficas, su arqueo-
loga, su forma de gobierno, sus divisions polticas
y sus classes sociales, no pueden comprenderse del
todo sin una preexistencia colombiana.
En una palabra, concretndolo todo, existia una
contemporaneidad en los efectos de su pertenencia,
en el desconocimiento de unas otras provincias y
en sus tendencies intelectuales, pero una antige-









CUBA INDIGENA.

dad tambien en sus rasgos fisiolgicoos en sus cos-
tumbres y en su historic y su political. Y cmo ar-
monizar tendencies tan opuestas, si fueran hijos di-
rectos y no por adopcion de la hoy PRina de las
Antilas? (27).















CAPiTULO IV.

Las tribus indgenas.


Bani.- Baracoa.-Barajagua.-Bayamo.-Baytiquiri.-Boyuca.-
Camagua.-Coabainacan.-Cueyb.- Cuyaguayo.- Guacama-
bayo.-Guahimaya.-Guaimaros.-Guamuhaya.- Guanahaca-
bibes.- Guaniguanico. Habana.- Hanabana. -Jagua. Ma-
caca. -Macor.- Magon. -Maguanos. -Maysi.- Maiye.-Ma-
hiabo.- Marien.- Ornafay.- Sabana.- Sabaneque.- Sagua.-
Gnanaja.-Aclaraciones.

I.

Bani 6 Bani, segun Latorre y Pezuela, era una
de las provincial indgenas; y ha de recordarse
ddesde lugo la position del puerto de este nombre
en la costa Norte de la Isla. Lindando en conse-
cuencia con el -Ocano por la parte septentrional,
estaba limitado; al parecer del primero de los dos
escritores mencionados, con el territorio de Mania-
bo. hcia el Oeste, con el de los Maguanos al Medio-
dia y con la tribu de Barajagua por el Oriente 6 el
FAte. As, pues, y si debemos fijarnos en los acci-
dentes geogrficos para trazar en un plano la divi-
sion poltica.de los primeros habitantes, hay que
encerrar los ban entire las lomas de Maniabo
ltimas. estribaciones de los montes Jaimiqui al








CUBA INDGENA.


Oeste, la serrana de Nipe al Sur, la baha y lomas
orientales de Mayari al Este y el mar Lucayo al
Norte, hcia donde se adelantaba el soberbio Cabo
6 punta de Yucanaca, citado y fijado por el cronista
Oviedo.
Circunstanciando estos lmites por las mejores
cartas publicadas hasta el dia (1), empezaba la tribu
en el puerto 6 Cabo de Sam, hacia la costa occi-
dental, levantbase al Norte por el citado Cabo de
Yucanaca (hoy Lucrecia) y deprimase al Sur por
la baha de Nipi, dejando ntes el puerto de Ban.
De aqu puede trazarse la raya meridional en el rio
Mayari, siguiendo por la serrania de Nipi (hoy
Nipes) parar por el arroyo Ban en el rio de Sama


II.

Baracoa (de bara, derivado de bar raz, segun
Noda, de baria y de coa, depsito 6 muerto azada).
Citado como poblado por todos los autores espao-
les y extranjeros, Latorre, Urrutia y Valds lo re-
conocen como tribu 6 provincia indgena (2). El
primero le da por lmites occidentales Sagua, me-
ridionales Baytiquir y Maisi y orientales y sep-
tentrionales al mar Lacayo, y el segundo lo sita
dnde en el dia se encuentra.
En vista de estos datos, hemos trazado el terri-
torio de los baracutey desde el rio Querigu los
inmediatos cabos del Mangle y Jde Guarico, incli-








CUBA INDIGERA. 91

nndose lugo la costa por el embarcadero de Ya-
manigiey, punta y rio de Juragua 6 Jaragua, puerto
de Cayaguaneque, donde terminal el rio Yaguaneque,
puerto y arroyo de Naguareje y los fondeaderos de
Marab, ya citado, y Sigua, inmediato Baracoa,
entire cuyos dos ltimos puntos viene desembocar
el Toa, terminando el litoral de la provincia en el
rio Yumuri. Desde este rio dbese limitar la tribu
en las vertientes occidentales de la sierra de.Sagua-
Baracoa, atravesando las lomas de Cagueibaje y Qui-
bijan, rozando los limites del rio Sabanalamar, que
desemboca en el Sur, ysubiendo directamente lugo
por las montaas de Toa, Moa y Cupey al citado
Querigu.
Como poblados histricamente indgenas de esta
tribu cubana, aparece Baracoa, sealado perfecta-
mente por Cristbal Colon, y Manicaras, unas
veinte leguas del anterior, visitado por los primeros
exploradores espaoles Torres y Jerez.


III.

Barajagua (de bar y jagua). Segun Latorre y
Pezuela, era otra de las provincias indgenas, con-
finando con el mar de los lucayos al Norte, al Sur
con Baytiquiri, al Este con Sagua y al Oeste con las
tribus de Guahimaya, Maguanos y los ban.
Saliendo, pues, del Mayar, len que hemos en-
cerrado esta ltima tribu, vulvese salir de la









92 CUBA INDIGENA.

baha de Nipi, en cuya ensenada oriental muere el
rio Cajimaya y crzanse los embarcaderos de Cabo-
nico y de Tanamo, para desde aqu inclinarse al Me-
dioda por las lomas de este nombre hasta las de
Tiguabos (acaso Siguabos), en cuyo punto se torna
al Occidente, dividiendo las corrientes del Tanamo
y del Mayar, se toca en las fuentes del Caut y se
asciende directamente hasta encontrar la serrana
de Nipi.
Sobre estas fuentes del Caut existe hoy una po-
blacion, la de Barajagua, que por llevar el nombre
de la tribu, su position especial y las leyendas que
guard, la consideramos aborigen 6 levantada sobre
un antiguo poblado indgena.



IV.


Bayamo. Tal vez se llamara Bayama en un prin-
cipio, compuesta en este caso de abo-aya-ma, en-
gendrada y desarrollada por el agua, refirindose
acaso al gran rio que la fertiliza y limita; de todos
modos, ctanla como provincia indgena Arrate,.
Latorre, Pezuela, Urrutia y Valds: el primero la
sita como en la actualidad; el penltimo la hace
lindar con Macaca, hcia el interior; el ltimo la
coloca cincuenta leguas de Baracoa, y el segundo,
armonizando en un todo con estos pareceres, la
hace confinar hcia el Sur con los territories de Bo-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs