• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Dedication
 I
 II
 III
 IV
 V
 VI
 VII
 VIII
 IX
 X
 XI
 XII
 XIII
 XIV
 XV
 XVI
 XVII
 XVIII
 XIX
 XX
 XXI
 XXII
 XXIII
 XXIV
 XXV
 XXVI
 XXVII
 XXVIII
 XXIX
 XXX
 XXXI
 XXXII
 XXXIII
 XXXIV
 XXXV
 Index














Group Title: Biblioteca América
Title: Don Diego Portales
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081325/00001
 Material Information
Title: Don Diego Portales historia novelada
Series Title: Biblioteca América
Physical Description: 3 p. ℓ., 9-202 p., 1 ℓ. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Soto-Hall, Máximo, 1871-1944
Publisher: Editorial Ercilla,
Editorial Ercilla
Place of Publication: Santiago de Chile
Publication Date: 1935
Copyright Date: 1935
 Subjects
Subject: NOVELAS GUATEMALTECAS   ( renib )
Genre: individual biography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Guatemala
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081325
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAT4153
oclc - 02866950
alephbibnum - 000167762
lccn - 37019808

Table of Contents
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Dedication
        Dedication 1
        Dedication 2
    I
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
    II
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    III
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
    IV
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    V
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    VI
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    VII
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    VIII
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    IX
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
    X
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    XI
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    XII
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    XIII
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    XIV
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
    XV
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
    XVI
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    XVII
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    XVIII
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
    XIX
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
    XX
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    XXI
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    XXII
        Page 139
        Page 140
        Page 141
    XXIII
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
    XXIV
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    XXV
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
    XXVI
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    XXVII
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
    XXVIII
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    XXIX
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
    XXX
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    XXXI
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
    XXXII
        Page 186
        Page 187
        Page 188
    XXXIII
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    XXXIV
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    XXXV
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
    Index
        Page 203
        Page 204
Full Text




MAXIMO SOTO HALL


DON DIEGO PRTALES



HISTORIC NOVELADA


BIBLIOTECA AMERICA

SANTIAGO DE CHILE
1935
























-A SAMUEL A. LILLO

Cerebro que admiro y corazn que aprecio

MAXIMO SOTO-HALL




















En la primera quincena de diciembre del ao 1832, en
ana tibia y luminosa maana, ancl en las dormidas aguas.
de Valparaso una embarcacin procedente de los mares
del Sur. No era la primera vez que visitaba el puerto. En
varias ocasiones, despus de grandes aventuras, tras arries-
gadas y difciles maniobras en persecucin de los grandes
cetceos, en abierta lucha con los vientos y las tempesta-
des, la "Catharine" haba venido a balancearse apacible-
mente en el seno abrigador de la baha, ajena de peligros,
como si deseara reposar de tantas y tan continuadas agita-
ciones.
Apenas haba fondeado la "Catharine", cuando las au-
toridades, con precision reveladora de una enrgica y ati-
nada organizacin, pasaron a bordo para practicar la visi-
ta reglamentaria. Coi prolija minuciosidad revisaron los
papeles y el mdico del puerto examine escrupulosamente
al personal del buque. Una vez que se comprob que los
primeros estaban en regla y el segundo en perfect estado
de salud, se extendi el pase correspondiente. En el trayecto
a tierra los funcionarios no pudieron menos de comentar la
actitud del capitn. No era el mismo hombre que antes
haban conocido, alegre, decidor, dispuesto a la broma. Pa-
reca hondamente preocupado.
La excursion que acababa de efectuar la "Catharine"
haba sido verdaderamente desastrosa. Vena la ballenera
maltrecha y averiada. A no ser por la urgente necesidad de
buscar fondos para hacer una nueva tentative, no se hu-
biera dispuesto con tanta premura el viaje de regreso. Las
improvisadas reparaciones que se le hicieron durante un
forzado arribo a la isla de Hoste, la pericia del capitn, se-
cundada por su expert tripulacin, y el tiempo que se pre-
sent favorable, le permitieron, no sin muchos das de pe-
nosa navegacin, arribar a Valparaso.
El capitn dispuso que nadie desembarcara antes que
se pusiera al barco en.buenas condiciones; que tuviese, cuan-
do menos, una apariencia presentable. Comprenda que la








10 MAXIMO SOTO-HALL
gente de negocios no le hara anticipo alguno al darse cuenta
del lamentable estado de la ballenera. Sin un moment de
tregua se puso manos a la obra. Era el capitn el -primero
en dar el ejemplo. Cubierto de sudor, enaceitadas las manos,
tiznado el rostro, laboraba con febril ansiedad. La tripula-
cin, que le respetaba y quera, empebase en responder
a sus afanes. Repiqueteaban los martillos, roncaban las sie-
rras, se sucedan ruidos de arrastre y golpes de madera, las
gras suban y suban el material que incesantemente llega-
ba de tierra. Entre tanto, ni una palabra se escapaba de las
jadeantes bocas de los trabajadores. Ms que series humans
parecan, por su accin continuada y regular, las piezas
de un complicado mecanismo en funcin.
Al atardecer, fatigados los miembros por una faena de
,diez horas, interrumpida apenas para tomar, ms devorando
que comiendo, un poco de alimento, se dirigieron a tierra el
capitn y la mayor parte de los tripulantes. No quedaron
a bordo sino los elements que montaban guardia. Sin cui-
darse del cansancio, iban los mariners con los semblantes
iluminados de gozo y el nimo dispuesto al jaleo y a la
farra, que, no obstante el fracaso de la expedicin, el capi-
tn, haciendo un sacrificio, haba satisfecho sus haberes y
remunerado con largueza el trabajo extra que se les impo-
na. Tras un expresivo saludo a su jefe, enderezaron sus pa-
sos a una chingana, "La Perla del Pacfico", de la que eran
antiguos parroquianos y donde esperaban encontrar a sus
amigas de anteriores desembarcos.
El capitn, siempre cabizbajo, tom por la calle de la
Aduana, en busca de los seores Alsop y Compaa, co-
merciantes con quienes cultivaba relaciones desde que hizo
sus primeros viajes por los mares del Sur. Eran pasa-
das las siete de la noche, pero tena esperanza de encon-
trar la oficina abierta, pues, aunque ya agonizante, el sol
esparca una hermosa claridad. Su clculo no qued falli-
do. En el escritorio se encontraban el principal y dos de los
empleados superiores. Con un gesto de franca alegra pro-
,cur disimular el disgusto que embargaba su espritu. Habl
de generalidades, y ni por un moment dej advertir sus
tribulaciones ni hizo referencia a lo desastroso de la ltima
empresa. Cumplido este deber de cortesa, se despidi para
ir en busca del nico consuelo- que esperaba encontrar en
medio de la situacin abrumadora porque atravesaba.
En su primer viaje a Valparaso, conoci en la misma
casa de Alsop a una joven de rara y triunfadora belleza.
Contara a la sazn unos veinticinco aos, era blanca, con me-
jillas y labios sanamente encendidos, cabellera negra y on-
dulada, de estatura ms bien alta que baja, el talle ergui-
do y el cuerpo delgado. No sabra decirse si una ligera








DON DIEGO PORTALES UI
juntura de las cejas o su mirar intenso, hacan adivinar en
ella un carcter resuelto y decidido. Llambase Ana Mara
de Berrechea. Era viuda de un comerciante vasco, hombre
honest, que al morir le haba dejado algunos bienes, los
suficientes para que su vida se deslizara sin pompas ni lu-
jos, pero s con acceptable holgura. El cobro de unos alqui-.
leres la llevaban mensualmente a la casa de Alsop, donde
hubo de verla el capitn de la ballenera.
Bella y con el aliciente de una cmoda posicin pecu-
niaria, fu, desde los primeros das de su viudez, objeto de
asiduos y constantes cortejos, sin que ella turbara la me-
moria del extinto marido ni con las sombras de una aparente
inclinacin. Amable y seria, a la vez, supo mantener en el
discreto lmite de una corriente amistad a los muchos que
le tributaban admiracin y se disputaban su mano. No fu
sino hasta que el destino trajo a su senda al capitn Enrique
Paddock, que se decidi a cambiar la norma de conduct
que haba seguido inalterable por espacio de cinco aos. El
marino le pareci un hombre juicioso, sin vicios, trabajador,
que poco o nada se preocupaba de su pequea fortune,
bien intencionado y capaz de hacerla feliz. Las relaciones
del capitn y la viuda haban tomado un cariz serio y se
daba por hecho que al regreso de este viaje deba cele-
brarse la boda.
Adems de sus prendas morales y la rectitud de sus de-
signios, haba influido en Ana Mara la impresin que, des-
de el primer moment, le hizo el aspect fsico de Paddock.
Era ste, sin embargo, ms bien feo que hermoso. Unos ojos
azules muy pequeos pero expresivos, el cabello de un ru-
bio azafranado que tiraba a rojo, la boca grande y carnosa.
Su elevada estatura, su andar garboso, salvo el ligero ba-
lanceo del marino, su risa franca, que dejaba al descubierto
una admirable dentadura y s' expresin un poco ingenua
pero graciosa, imponale un sello de particular atractivo.
La viuda le aguardaba en el umbral de la puerta. Su
tocado, del ms puntilloso esmero, denunciaba la femenil
coquetera que haba dispuesto para recibirle.
'-Ingrato, mil veces ingrato-le dijo con acento de dul-
ce reproche.-La "Catharine" ancl esta maana a primera
hora y hasta este moment, casi entrada la noche, te. pre-
seritas por ac.
El capitn se acerc a ella sin decir una palabra. Aun-
que en sus labios se dibujaba un rictus que poda traducirse
por amable sonrisa, su cuerpo menos erguido que de habi-
tual, la seca expresin de su semblante y un nublado que se
adverta en sus paqueos ojos azules,signos inequvocos
eran de que no se hallaba en el temperament jovial que
le era propio.








12 MAXIMO SOTO-HALL
-Te ruego que no me culpes, ya hablaremos-repuso--
y despus de estrecharse las manos efusivamente entraron
en la cra.
Cuando se hubo desprendido de los brazos robustos y
apasionados que la aprisionaban y'separ sus labios de los
golosos que opriman su boca, la viuda murmur, fijando
en el marino sus ojos con tierna inquietud:
-Te veo delgado. Has estado enfermo?
-Mi salud es buena. En cuanto a eso no hay cuidado.
En cambio, el viaje ha sido malo, malsimo, funesto.
Haban llegado a un pequeo saloncito. Tomaron asien-
to en un sof, muy juntos el uno del otro y asidos de las
manos. All hizo el marino la sucinta y amarga relacin
de su infortunado viaje. Desde el primer moment lo ha-
ban presidido los peores auspicios. Una brisa lnguida, in-
estable, empujaba con abrumante lentitud la embarcacin.
Por breves moments las velas se hinchaban con apenas
apreciable curvidad, pero luego, faltas de aliento, caan flc-
cidas, desgarbadas, cual si fueran a desprenderse de la ar-
boladura. A esta brisa raqutica sucedi una calma deses-
perante. La "Catharine" cabeceaba indolente sobre un mar
raso, sin ondulaciones ni espumas. Una tranquilidad ener-
vante y engendradora del tedio abata los espritus. As, casi
a rastras, despus de dos meses interminables, alcanzaron
una region que siempre haba sido propicia para la pesca.
El mar estaba sumido en la misma abrumadora monotona.
Al fin, una maana, sobre la vasta superficie lquida, abri-
llantados por el sol, se elevaron los surtidores de dos ba-
llenas que, a juzgar por la dimension y potencia de sus
chorros y la amplitud de sus dorsos, deban ser codiciables
press. La alegra volvi a los corazones y hasta se olvidaron
los amargos das pasados en medio de la incertidumbre y
el desaliento. Por el trmino de una hora aparecieron y des-
aparecieron los surtidores en diferentes puntos del horzon-
te, pe'ro en forma tan irregular y extraa, como si las balle-
nas pretendieran burlar las maniobras de los botes. Cuan-
tas intentonas se hacan, resultaban estriles. La -distancia
considerable a que se hallaban aumentaba la dificultad. De
pronto, como miraje de espejismo, se desvanecieron los ce-
tceos para no aparecer de nuevo. Sobrevino la antigua cal-
ma y los espritus, al igual que las velas, faltos de aliento,
cayeron en profunda languidez.
Pocos das mas tarde, tropeles de nubes pesadas, espe-
sas, de un gris casi negro, invadieron el cielo. Un viento
con mpetu de huracn se dej sentir, arremolinando y al-
borotando las masas obscuras y compactas. Las olas, flage-
ladas por aquel aliento exterminador, se sacudan con in-
dmita rabia, bramantes y espumosas. La tempestad, una de









DON DIEGO PORTALES 13
esas tempestades asoladoras de los mares del Sur, estaba
,all con todo su cortejo de amenazas. La "Catharine" entr
en combat. Pareca que de un moment a otro iba a zozo-
brar, impotente para salir victoriosa, en tan ruda brega. Mos-
tr, empero, como otras veces, sus excelentes condiciones. La
pericia del jefe y de los subalternos y su conocimiento de
aquellas zonas, les permitieron sobreponerse al peligro, no
sin que la nave quedase desmantelada, resquebrajada, intil
para seguir por el moment prestando sus servicios.
-Pero-dijo Paddock, ponindose de pie, no hable-
mos ms de esto. Es desagradable y cruel. Estoy arruinado.
Si no encuentro ayuda en mis amigos de esta plaza, puedo
considerarme irremisiblemente perdido.
La viuda le atrajo a su lado nuevamente y trat de con-
solarle. Tena entire sus manos finas y blancas las del hom-
bre de mar, toscas y velludas, y se las acariciaba tierna-
mente. No haba motivo para desalentarse; todo saldra
~bien; lo que precisaba era levantar el nimo y sobreponerse
a la adversidad. Sus amigos, que conocan su honradez, su
temperament emprendedor, sus xitos anteriores, le ayuda-
ran eficazmente. Y en todo caso, agreg la viuda con voz
insinuante y cariosa, puedes disponer de lo que yo poseo
si insists en dedicarte a la pesca, o bien se vende la "Catha-
rine" y con el product y los elements de que yo disfruto,
emprendes algn negocio aqu, en el puerto. Acaso esto sea
mejor, termin diciendo. As estars siempre a mi lado, no
tendr que padecer las angustias de la ausencia, agravadas
por el temor de los peligros, y, posiblemente, se podrn ob-
tener mayores ganancias.
-Es que hay algo ms serio todava-dijo Paddock,
aproximndose y murmurando estas palabras a su odo, co-
mo si temiera que pudiesen escucharle.
-Algo ms serio Qu puede ser?-interrog llena
de ansiedad Ana Mara.
Los ojos del capitn chispearon de manera extraa, se
aproxim ms an y con voz hueca murmur:
-Me quieren matar.
-Matarte a ti?
-Aqu se encuentran-agreg el marino-algunos ma-
los elements de la tripulacin de un rival mo, un rival en
cuestiones de pesca, se entiende, y han jurado asesinarme.
Si se valen de la traicin, lograrn su intent. Si no... Ah!
yo soy fuerte y animoso. Muchos irn al otro mundo antes
que yo.. .-Y sus pupilas fosforescan como las de un fe-
lino acosado.
Ana Mara, por breves moments, se qued pensativa.
.Despus, como si una feliz idea hubiera venido en su auxi-
lio, agreg:









14 MAXIMO SOTO-HALL
-Se me ocurre una cosa. Se encuentra desde hace algn
tiempo, conio gobernador military de la plaza, un hombre
de gran mrito: Don Diego Portales, antiguo comerciante,
que ha sido Ministro de la Guerra. En pocos das ha hecho
lo que otros no han conseguido hacer en muchos aos. Ya
notaras la limpieza del puerto. Da gusto. Y tambin se va
limpiando de ladrones y de maleantes. Esas plagas han dis-
minuido y no tardarn en desaparecer. Dos sujetos de p-
simos antecedentes, que por desidia de las autoridades anda-
ban libres, sorprendidos en el moment de ir a efectuar un
robo a mano armada, se les hizo pasar, sin mayores trmi-
tes, a mejor vida. Todo el mundo trabaja y vive de su tra-
bajo. Es inexorable. Inici desde su llegada la organizacin
de la banda marcial, porque es muy aficionado, a la msica.
Cinco individuos de los que la componan, cansados de una
discipline en extremo rigurosa, se fugaron en unin de dos
soldados del cuartel. Logr que los capturaran en el camino
de Melipilla y se les ha dado una tanda de azotes tan con-
siderable, que seguramente no pensarn en escaparse de
nuevo. Yo creo que es demasiado rigor, no lo apruebo. Te
lo cuento nicamente para que veas qu clase de sujeto es
el gobernador y lo que de l puede esperarse. Por qu no
lo buscas y le pones al tanto de lo que te pasa? Estoy segura
de que pondr oportuno remedio al mal, y yo, mi querido
Enrique, podr dormir tranquila. l
El marino, herido en su vanidad de hozbre valiente,
rechaz con enojo la proposicin. El, hijo del coronel Pad-
dock, capitn de una ballenera, crecido en el o ano desde
la edad de doce aos, pedir proteccin como un nio, como
un cobardel IJamsI Sabra defenders; no permitira un
atentado, y tomara sus precauciones para no ser sorpren-
dido. Esto me basta, dijo con ronco acento, y agitaba en su
mano un pual finsimo, afilado, que resplandeca como un
pez a los rayos del sol.
Ana Mara suplic, llor, tuvo tales transportes de pena
y cario y estaba tan admirablemente bella en su tribula-
cin, que logr, despus de muchos ruegos, vencer el natu-
ral orgulloso del capitn. Alejando hbilmente toda idea
que pudiera considerarse imposicin, acab por convencerle
de que nada de denigrante ni desdoroso haba en dar el
paso que le sugera. Era convenient que pasara a la gober-
nacin a ver al jefe, en simple visit ae cortesa, y le con-
tara, como por accident, el conflict en que se hallaba.
Tomada esta resolucin, se disiparon los nublados. Alen-
t de nuevo la franca sonrisa en la boca hmeda y encen-
dida de Ana Mara. Paddock, aunque con intervalos de tris-
teza, tambin estuvo decidor y risueo. Se dibujaron en el
lienzo del future cosas bellas, y no fu sino cuando los









DON DIEGO PORTALES 15
bronces .e la iglesia de la Merced desgranaron doce cam-
panadas que se resolvieron a separarse.
Las noches en que dispona el capitn dormir en el puer-
to, tomaba hospedaje en una pension muy modest, cuya
nica ventaja era estar situada no lejos de la casa de Ana
Mara. Desde la ventana, la viuda vi partir al capitn, y
hasta que advirti que haba entrado en su vivienda se re-
tir, tranquila por el resultado de sus gestiones, que consi-
deraba como una garanta contra los peligros que amena-
zaban a Paddock.
El, en cambio, tan pronto como estuvo en su cuarto, vi
desvanecerse su ficticia alegra. Amargos y angustiosos pen-
samientos le atenaceaban. A pasos desiguales meda la es-
trecha habitacin. Palabras inconexas brotaban de sus la-
bios, revelando su estado de desconcierto. Iba y vena, ya.
rpido, ya lento, con el rostro desfigurado, alzando los pu-
os crispados como si amenazara a un enemigo invisible.
Casi al amanecer, se arroj en la cama, ms que fsica, mo-
ralmente rendido y sin conseguir agarrarse al sueo.




















El estampido de un caonazo vino a sacar al capitn de
la especie de sopor en que haba cado. Consult el reloj y
vi que eran apenas las cinco de la maana. Considerando
que no acertara a dormirse y ni siquiera volver al estado de
inconsciencia en que se hallaba sumido cuando son la deto-
nacin, dej el lecho y comenz a arreglarse. Mientras se
alisaba el cabello, en la luna de un espejo medio velado,
tuvo ocasin de ver su rostro. Relajados estaban sus mscu-
los, los prpados circuidos por violceas ojeras, quebrado
el color de su tez y una gran expresin de fatiga le daba
apariencia de mayor edad.
Llamaron a la puerta y el corazn le lati con violencia.
Un extrao temor, casi lindante con el miedo, se apoder
de l. Avergonzado de actitud tan impropia de su carcter,
se sobrepuso a su inusitada flaqueza y con voz firme or.
den:
Adelante!
Era el mozo de servicio.
-Seor-dijo ste-o que Ud. estaba levantado y ven-
go a avisarle que, si desea tomar desayuno, la muchacha
puede servirle. Yo siento no hacerlo, pues tengo urgencia de
llegar al cuartel. No oy Ud. el caonazo?
-Acabo de oirlo. Qu significa esa seal? Ha suce-
dido algo alarmante?
El sirviente, en forma atropellada, como quien no tiene
tiempo que perder, explic que desde que se haba hecho
cargo de su puesto el nuevo gobernador, aquel caonazo in-
dicaba que era la hora de asistir los ejercicios doctrinales
de milicias, como rezaba el bando en que se promulg la
disposicin. Nadie se escapaba de concurrir. Los seores ms
encopetados lo mismo que el ltimo de los jornaleros, tenan
que presentarse a la hora de lista. El que no quiere asistir,
paga trescientos o quinientos pesos, segn su posicin. Don
Jos Squella y otros jvenes muy distinguidos del comercio
se negaron en un principio, creyendo que podran burlar
la orden, pero se equivocaron. Con este seor no se juega.
Atados, codo con codo, fueron conducidos a la goberna-









DON DIEGO PORTALES 17
-cin;'se les hizo guardar arrest por tres das y se les oblige
durante una semana a trabajar en las obras del puerto. Algd
parecido le pas a don Pedro Prez, agreg el mozo, pero
se dice que a ste se le castig, ms que por faltar a la orde-
nanza, por haber entablado juicio contra cierta persona muy
amiga del Ministro Cavareda.
-Y esos ejercicios duran much tiempo?-interrog
el capitn.
-Aproximadamente una hora. Despus, todo el mundo
se va a su trabajo, a ver cmo repara el tiempo perdido.
~Con este gobernador, en Valparaso se acabaron para siem-
pre los vagos y los.perezosos.
Mientras oa el relato del mozo, recordaba Paddock lo
que le haba dicho la viuda, y traa a su memorial la preci-
sin y escrupulosidad de los empleados que hicieron la visit
de inspeccin a la "Catharine". Era algo no visto en sus
anteriores viajes. Experiment vivo deseo de conocer a ese
funcionario modelo de energa y actividad, que haca sentir
.su influencia en todas parties y, como por magia, iba trans-
formando el puerto.
Desayun sin apetito. Mecnicamente engull unos cuan-
tos bocados de pan; a grandes sorbos consumi la taza de
caf; cubri su cuenta y se dirigi al muelle para trasladar-
se a bordo de la ballenera. Su segundo,. Roberto Duncan,
era inteligente y laborioso, muy cumplido; pero l, obede-
S-ciendo a una inveterada costumbre, jams interrumpida,
gustaba de dirigir por s mismo todos los trabajos. Aquel
da deban continuarse los de reparaciones muy urgentes,
y algunas de ellas tan delicadas, que reclamaban su perso-
nal atencin. Departi sus primeras rdenes entire los po-
-cos mariners que haban permanecido en la nave, y. como
lo hiciera la vspera, se puso a la obra con ahinco y tesn,
sin hacer asco a las ms bajas faenas. Si suspenda por se-
gundos su tarea, era para ver el reloj de popa. Le contra-
riaba que fuesen ms de las ocho y no llegaran los mari-
neros que se quedaron a pasar la -noche en tierra. Al fin,
se oy el -chapoteo de unos remos y un bote atrac a la es-
-cala. Eran ellos. En sus rostros traan marcadas las huellas
del insomnio y la orga. Su andar era pachorrudo y no muy
firme.
-IVagabundos! rugi el capitn, al verles subir a
la cubierta. Miserables, canallas! Es sta la hora de
presentarse en moments en que tenemos tantos apuros?
Por qu no aprenden de la gente del puerto, que desde
las cinco de la maana est en pie y ocupada en cosas ti-
les?
Y sigui as, desgranando reconvenciones a cules ms
-agrias. De stas pas a las injuries groseras, soeces, y como
Z








'18. .MAXIMO SOTO.HALL
si su propio lenguaje descompuesto 1 :.ealtara, acab po-.
arremeter a bofetones con los culpados.. Rodaron unos
cuaZnts por el suelo a impulso de los golpes formidable
de sus recios pulos0, y ,ros. ms resistentes o qu see h.la-
ban menos aturdidos!y -lebilitados por el alcohol y el des-
velo, fueron trastabillando hasta agarr.rse de la borda del
buque, para no caer. Los que estaban dedicados a! traba-
jo, completamente serenos, le vean con sorpresa, sin atinar
a darse cuenta exacta de lo que le aconteca a su capitn.
No se explicaban su extrao proceder. Severo, duro algu-
nas veces, su severidad y su dureza revestan siempre un.
sello de dignidad respetuosa en las palabras y en ios he-
chos.
Paddock se di cuenta del efecto desagradable produ--
cido por su brutal accin y, como avergonzado, se dirigi-
a su cmara. Tras breves moments, volvi a aparecer, ert
traje de calle. Despus de algunas recomendaciones de ca-
rcter general, dio orden de alistar un bote y llevarle a tie-
rra. No se senta bien a bordo despus de la escena que-
acababa de ocurrir. Adems, crea que era ya oportuno-
iniciar las primeras negociaciones. Senta ansia de resolver
su situacin. El estado de incertidumbre en que se hallaba,
haca ms intense su nerviosidad. Sin esperar que atracara
el falucho, salt al miuelle, y abordandc la calle de la Adua-
na, se dirigi a la casa de Alsop y Compaa. Ante el per-
sonal dirigente hizo la relacin de su desgraciado viaje; pu-
so de relieve las causes imprevistas que haban dado origen.
a los malos resultados de la expedicin, as como los moti-
vos que tena para esperar xito seguro, o por lo menos,.
muy probable, en una nueva tentative que se propona lle-
var a trmino sin demora. Aqu aprovech el moment pa-
ra hacer su solicitud y an trat de interesar a los comer-
ciantes en la auspiciosa empresa que se propona rea-
lizar.
Se le oy con bondadosa atencin. Aquel hombre ho-
nesto, infatigable en el trabajo y estricto en el. cumnlimien-
to de sus compromises, no poda menos que inspirar inte-
rs. Su plan era perfectamente acceptable, las perspectives
que pintaba, halagadoras; todo indistintamente iba en su
abono. Desgraciadamente, el tiempo era malo, los negocios
flojos, el dinero escaso. De todas maneras, y no obstante lo
difcil de la situacin, el jefe de la casa le ofreci estudiar
ms detenidamente el asunto. Sus palabras estaban llenas
de sinceridad. No era possible abandonar un client de tan
reconocidas prendas, cuando ms necesitaba de ayuda, des-
pus de un fracaso tap inesperado y que poda dar en tierra
con sus esfuerzos y sacrificios de muchos aos. En, cuanto a
la contestacin, no poda ser inmediata. Ten.an que espe-









DON DIEGO PORTALES 9
ta l~: allegada d" .dorreo de los Estados Unids. Lto ispe-
raban a ms tardat el da 20 de diciembre. Posiblemente
recibiran noticias ms alentadoras y capaces de facilitar un
airr d. El da Z2 ,se fij para la ~8ispuesta definitiva:;L
1' llegar a l!- alle, el capitn 'P&ddock se detuvo uit
momento, indecido, vcilante. Tendi una' mirada vaga a su
alrededor, como si'no tuviera concept claro del rumbo que
deba tomar. Permaneci as unos moments, y de pron-
to, a influjo de uia sbita inspiracin, entr en la casa co-
mercial que se hallaba contigua a la de Alsop. Su. jefe era
don Toms Laham. A 1 mismo se dirigi, manifestando
urgencia de hablarle.
-Le escucho dijo'el comerciante.
Paddock mir en torno suyo con inquietud. Luego, -en
voz muy baja indic que se trataba de algo muy reservado.
El seor Laham le hizo pasar a una pieza interior, y
oy entonces de labios del capitn, toda la historic de su
desgraciada expedicin, lo grave del conflict en que se
encontraba y la urgente necesidad de que l, el seor La-
ham, influyera con los seores Alsop, para que se le diese
el auxilio que necesitaba. Sus palabras se atropellaban mien-
tras haca su narracin, y.sus ideas eran confusas. S,.bre to-
do, hablaba con tanta vehemencia y tanta excitacin, que
haca el efecto de un hombre actuando bajo el influjo de
un estimulante.
La sorpresa del seor Laham lleg a su colmo cuando,
tras la solicited que acababa de hacerle, agreg de pronto:
-eConoce usted al. gobernador?
-Cuando era comerciante en esta plaza, tuve oportu-
nidad de tratarle, nicamente por asuntos de negocio. Amis-
tad, propiamente, no tenemos.
-En tal caso,' ousted no me podr llevar a donde l?'
-Inconveniente no tendra, pero es innecesario ese re-
quisito. Todo el que pide audiencia es inmediatamente re-
cibido. Con los extranjeros, en especial, se muestra muy de-
ferente.
-Se encontrar a estas horas en su despacho?
-Desde las cinco de la maana da principio a sus ta-
reas. No ha tenido Chile, ni ser fcil que lo tenga, un fun-
cionario ms cumplido y ms trabajador.
Este juicio, en labios de un hombre serio y meritorio,
como el seor Laham, acab por inclinar las simpatas que
el capitn Paddock vena experimentando hacia e! gober-
nador. Le seduca aquel hombre firme, laborioso, bien in-
tencionado y que nada era capaz de torcer sus designios.
cuando del bien de su patria se trataba. Bajo esta especie
de fascinacin se dirigi a la Casa de Gobierno. Al. primer
golpe de vista comprendi que todo en aquella dependen-








20 MAXIMO SOTO-HALL
cia respiraba actividad y orden. Un amanuense levant loa
ojos del pliego en que escriba, y le interrog con la mi-
rada.
-Podra ver al seor gobernador? pregunt el
capitn.
-A quin debo anunciar?
-Al capitn Paddock, de la ballenera "Catharine",
que ancl ayer en el puerto.
El empleado desapareci para volver al punto, fran-
quendole la puerta.
El gobernador estaba de pie frente al escritorio, un es-
critorio antiguo, muy grande, atestado de cartas, libros, le-
gajos y apuntes. Aquel material, distribuido cuidadosamen-
te, testimoniaba al hombre detallista y metdico. Una nue-
va y agradable sorpresa acab por inclinar la voluntad de
Paddock. El alto funcionario, le dio la bienvenida, que no
otra cosa fu su cordial saludo, en perfect ingls.
-Cmo, habla usted mi idioma? exclam el ma-
rino, sin disimular su complacencia,
-Un poco. Lo estudi cuando era comerciante, antes
de tener la desgracia.de ser poltico. Creo que no es posi-
ble practicar a derechas el arte del comercio sin saber algo
de esa lengua, la lengua del comercio, en una palabra. Pe-
ro aunque me hubiera dedicado a otra profesin u oficio,
siempre habra tratado de aprenderla. Me gusta much, y
me gustan tambin los ingleses y sus descendientes los nor-
teamericanos. En ocasiones he pensado que si pusiramos
en manos de Inglaterra a Chile, por algunos aos, lo trans-
formara; resultari tal como yo deseo y quiero que sea
mi patria. Lo difcil es que lo volviramos a recuperar, -
agreg con una risa picante y maliciosa.
Despus hablaron de la pesca. El capitn refiri a gran-
des rasgos su viaje ltimo y su fracaso, pero sin manifestar
desaliento. Le hubiera causado vergenza demostrar debi-
lidad alguna ante aquel hombre todo energa.
-Ciertamente es lamentable lo que le ha pasado, pero
por lo menos no corri usted la suerte de Jons -- dijo
muy seriamente el gobernador, cuando hubo escuchado el
relato.
-Qu Jons? repuso el marino, a quien la grave-
dad de su interlocutor no le dej comprender la broma que
sus palabras encerraban.
-Y usted que es protestante murmur Portales --
porque imagine oue debe ser protestante, y como tal, bien
enterado de la Biblia, no sabe nada del profeta que pas
tres das en el vientre de una ballena?
La ocurrencia hizo rer a Paddock. La jovialidad del
alto empleado le resultaba muy simptica.








DON DIEGO. PORTALES 2
--Ya lo creo que s quin esl Uno de los doce profe-
tas menores. Pero yo no he estado, felizmente, ni pienso
estar, en semejante alojamiento.
El gobernador habl luego del negocio ballenero, de
los accidents de la pesca y de sus ventajas y desventajas.
Grandes eran los conocimientos de nutica que posea, y
por lo que hace a la cuestin mercantil, hablaba como un
comerciante muy expert. El marino se extasiaba yvndo-
lo, lo que no impeda que de cuando en cuando le inva-
diera el deseo de aprovechar la primera oportunidad para
expresarle los temores que abrigaba con respect a su se-
guridad personal. Ms de una vez, aprovechando una pau-
sa, la confesin le vino a flor de labios, pero guard silen-
cio. Aquel personaje amable, decidor, bromista, le inspira-
ba, con todo y eso, una especie de temor supersticicso. Se
despidi muy complacido, pero llevndose consigo su se-
creto.
Cuando se haba alejado una corta distancia de la go-
bernacin, le invadi un vago e inevitable sentimiento de
miedo. Dos sujetos venan en la misma direccin que l
llevaba. Por su manera de caminar comprendi que eran
mariners, aunque no vestan como tales. Esa circunstan-
cia vino a aumentar sus preocupaciones. "Estos son mis ad-
versarios, dijo para sus adentros. Han seguido mis pasos
y han visto que ehtr a la Gobernacin. Calcularn que he
ido a pedir auxilio y antes de que se tomen algunas me-
didas para salvaguardarme, quieren acabar conmigo. No
importa; yo s lo que debo hacer. No dejar que me maten
como un perro". As pensaba, y con mano febril oprima
el mango de su pual oculto en el bolsillo de la casaca.
Los individuos, conversando llana y naturalmente, pa-
saron a su lado sin dirigirle siquiera una mirada. Ante aque-
lla actitud indiferente, se avergonz de su flaqueza, solt
el arma y, como un autmata, con paso lento se encamin
a casa de la viuda.
-Has visto al gobernador? fu la primera pregun-
ta de Ana Mara.
-De su oficina vengo.
-Le has contado todo?
Paddock guard unos moments de silencio. Le contra-
riaba la idea de mentir. Ante la ansiedad que se adverta en
el rostro de aquella mujer joven y bella, no pudo resistirse
y minti:
-Todo se lo he contado, por esa parte podemos estar
tranquilos.
La viuda estrech sus manos en una efusiva explosion
de content. Era hora de almorzar y le invit a compartir
su mesa. Fueron unos moments deliciosos. Dos horas que








22 MAXIMO SOTO-HALL
volaron. Un vino aejo, guardado desde los das en qpe
an viva Berrechea, llev soplos de alegra a sus cere-
bros. El capitn olvid en absolute sus preocupaciones, y
ella puso al margen de la vida sus temores.
-Esto dijo Paddock ponindose de pie est muy
agradable, pero debo irme. Es preciso que vea a mi Cnsul,
que, adems de Cnsul es un excelente amigo. Y agreg,
como si monologara: ."Qu grato es comer sin reparo nin-
guno, sin miedo de lo que se come".
-Miedo? repuso Ana Mara.
-S dijo l, bajando la voz. Ya el temor de un
ataque no me preocupa; el gobernador velar por mi; pe-
ro... y si me envenenan?




















El capitn Paddock segua viviendo su misma vida,
'siempre intranquilo, nervioso y con el espritu poblado por
imaginarios peligros. Slo bajaba a tierra el tiempo pre-
ciso para verse con Ana Mara, y en cuanto a come: y dor-
mir, lo haca invariablemente en la "Catharine". Sus ne-
gocios estaban paralizados momentneamente. De acuerdo
con lo manifestado por la casa Alsop, hasta el da- 22, des-
pus de la llegada del correo de los Estados Unidos, no
-podran resolver su solicitud de anticipo o participacin en
la empresa. Faltaban tres das an para la fecha sealada.
,La vspera no baj a tierra ni siquiera a visitar a la viuda.
Esta le esper intilmente, llena de febril ansiedad. Los
temores del marino, que ella consideraba perfectamente
fundados, mantenan su femenil temperament en zozobra
continue. Durante todo el da, a cada llamado a la puerta,
los golpes repercutan, con vibraciones de presentimiento
doloroso, en su corazn. Eran las ocho de la noche, cuan-
-do llamaron fuertemente. Se abalanz a la puerta, segura
de que alguna noticia desagradable le esperaba. Era Dun-
can, el segundo de Paddock, un hombre alto, flaco, angu-
loso y avaro de palabras, con quien apenas haba tenido
-escasas comunicaciones. Su visit no poda traerle nada
bueno.
-Le ha pasado algo a Paddock? interrog con
angustia.
-Nada, mi seora, fu la respuesta. Y Duncan le
explic que haca tiempo que deseaba hablar con ella so-
bre las extraas mudanzas que adverta en su jefe. Su ca-
rcter haba sufrido una complete transformacin. De jo-
vial y decidor se- haba trocado en silencioso, malhumora-
do, taciturno. Aquel da, ms que otro ninguno, haba ob-
servado en .l cosas anormales que le inquietaban. Hablaba
solo, gesticulaba dando a su rostro las ms diversas expre-
siones, y no haba querido tomar ni un solo bocado. Con-
cluy preguntndole si ella, por su parte, haba notndo los
nmismos o parecidos cambios. Ana Mara le refiri detalla-
-damente cuanto saba. Lo puso al corriente de los temores








24 MAXIMO SOTO-HALL
que abrigaba el capitn y en los que ella participaba. Dun-
can no pudo menos que sonrer al escucharla; pero la son-
risa se borr de sus labios para ceder en su fisonoma a una
amarga expresin, como si viera todas sus dudas cristalizar
en una dura y dolorosa realidad.
-Desgraciadamente murmur en Voz baja mis-
sospechas no son infundadas. Ahora s, estoy seguro de que
su cabeza no anda bien. Pobre Paddock! Todo eso que
le ha contado a usted son fantasas. Ni hay aqu miembros.
de la tripulacin de su rival, que es tambin un rival ima-
ginario, ni aunque los hubiera, stos pensaran en hacerle
dao alguno. La persona a que se refiere, si es la que yo
pienso, era un hombre cruel, no se capt jams el catio de.
nadie, ninguno se preocupara de vengarlo, y menos sin
motivo. Por esa parte, no se preocupe usted. Lo que debe
preocuparnos nicamente, es su salud. Yo abrigo la con-
fianza de que si la contestacin de los seores Alsop es fa-
vorable, le volver la tranquilidad y con ella la despreocu-
pacin de tan absurdas ideas, hijas solamente de la ner-
viosidad en que lo han puesto los obstculos con que tro-
pieza. Maana es la fecha sealada. Esperemos que todo-
salga bien. En caso contrario, creo que convendra que nos.
pusiramos de acuerdo para hacer algo por nuestro desgra-
ciado amigo.
El da 22, desde las primeras horas del amanecer, des-
pus de una noche insomne, el capitn Paddock, febril y
nervioso se paseaba por la cubierta de la "Cathariie". A
cada moment consultaba la hora y, con un gesto de eno-
jo, tornaba a guardar el reloj, como si le produjera vivo
disgusto la lentitud con que transcurra el tiempo. Cuando-
la tripulacin estuvo en pie y se iniciaron los trabajos, se
entretuvo en dar rdenes. Su voz era dura, atropellado y
brutal su lenguaje. Viendo que uno de los operations no
cumpla a satisfaccin sus indicaciones, le arrebat la herra-
mienta de las manos, le golpe con ella, y se dispuso, con
morbosa actividad, a concluir el trabajo. Al fin dieron las
nueve de la maana. Orden que alistaran su bote y se di-
rigi a tierra. Del muelle, pas directamente a la casa de
Alsop. En el escritorio se encontr solamente a dos de los
empleados, no de la ms alta categora: Jorge Kern y Jos
Feliciano Salgado. Un mozo se ocupaba de dar los ltimos
pases al cotidiano aseo. Le informaron que el jefel de la
casa haba salido para Antofagasta, aprovechando el viaje
del "Atrevido", buque de propiedad de don Pedro Ales-
sandri y el nico bueno que haca el servicio entire Valpara-
so y el Callao, con escala en algunos de los puertos inter-
medios. Felizmente, podan complacerle, pues hab;a deja-
do una carta para l. La carta, corta y en extremo fina, se








DON DIEGO PORTALES 25.
reduca a decirle que por el moment no era possible com-
placer sus deseos, que si en otro sentido era dable ayudarle,
les sera muy grato hacerlo. Paddock, con los ojo.; agran-
dados por la sorpresa, ley la carta varias veces, y luego,
hacindola pedazos, rugi, ms que dijo:
-Miserables, canallas; en esta casa son todos unos ca-
nallas, ladrones.
No content con eso, como si secrets pensamientos lo
violentaran, se deshizo en mayores denuestos contra ios dos
empleados que le oan estupefactos.
-Alto, capitn repuso, respetuosa pero firmemen-
te, el seor Kern. Ni la casa merece los calificaticos que
used le da por no haber podido, muy a su pesar, compla-
cer su solicitud, ni nosotros somos acreedores a sus ultra-
jes. No tenemos en el asunto intervencin alguna. Usted lo-
sabe bien. Le ruego, por lo mismo, para evitar disgustos,
que tenga la bondad de abandonar la oficina.
El capitn, sin proferir una sola palabra, sac el pual
que llevaba oculto en el bolsillo, y antes de darle lugar a
defenders, lo clav en el corazn del dependiente. El he-
rido lanz una queja ahogada y vacil un momer.to. Su
compaero extendi las manos para sostenerlo, peio Pad-
dock, con agilidad felina y aprovechando su actitud, I.
asest otra pualada, tan firme y segura como la primera.
Los dos cuerpos cayeron, deshechos en sangre que inund
a torrentes la habitacin.
El criminal abandon lentamente la oficina. Su diestra.
en alto mantena firmemente el pual enrojecido hasta la
empuadura. Entretanto, el mozo, nico testigo de aquella
escena, se haba echado a la calle gritando:
-Socorro, socorrol y al ver a Paddock, que sa-
la, agreg: Al asesino, al asesino
Las puertas de las tiendas y las oficinas vomitarTn gen-
te sobre las aceras, que en un moment se vieron llenas de
compact muchedumbre. A los gritos del mozo, el capitn
ech a correr, con nimo de alcanzar el muelle, dnde lo
esperaba su bote.* Era su aspect tan amenazador, que na-
die se atreva a detenerle. Dos caballeros, animosamente,
sin temor al peligro, le cortaron el paso. Era uno de ellos
don Jos Joaqun Larran, anciano venerable, el otro don
Jos Squella, hombre joven, miembro de prestigiosa fami-
lia. El asesino no se detuvo; el arma centelleaba en su ma-
no. Con la misma ferocidad de que antes diera nuestra,
hundi el acero en el pecho de Larran y lo clav en el
costado de Squella. Aquellas nuevas vctimas quedalon ten-
didas en medio del arroyo. De igual manera hiri a! capi-
tn de la fragata "Th fourth of July" y a various infelices
trabajadores que, animados por el ejemplo de los dos ca-








26 MAXIMO SOTO-HALL
-balleros, quisieron detenerle. Era como nia fuerza de l
naturaleza desatada; destrua, aniquilaba cuanto pudiera
impedirle la huida. Prximo estaba a ganar el muelle, cuan-
d una piedra certeiamente dirigida a la cabeza, le hizo
:aer de bruces, casi ibre el entarim* do de madera, tbnde
se clav el sangriento pual, sin que s mano crispada se
-desprendiera de la empuadura.
Un rugido se escap de cientos de bocas, a la vez que
una ola viviente y amenazadora se precipitaba sobre el
muelle.
-Mtenlo, mtenlol fu la palabra que se fundi
en un solo grito siniestro, mientras la ola avanzaba enfure-
cida.
Por suerte del capitn, los mariners que aguardaban
en el bote, estuvieron listos para aprestarse a la defense de
su jefe, que en aquel moment, medio recuperado del gol-
pe, trataba de incorporarse. De su puo recio, no se apar-
taba el terrible pual. Las caras encendidas de aquellos
hombres corpulentos, su gesto de resolucin, sus macizos
puos listos para arremeter, los remos en alto, que algunos
de ellos haban empuado, contuvieron el impulso de los
que iban a hacer justicia por su propia mano. Entretanto,
un piquete de soldados que a corta distancia custodiaba un
cargamento de propiedad del gobierno, intervino y proce-
di, no sin trabajo y peligro, a la capture del criminal.
La noticia, esparcida con la rapidez de un incendio, ha-
ba corrido por todos los mbitos de la ciudad. La sirviente
de Ana Mara, que andaba de compras, fu una de las pri-
meras en enterarse de lo sucedido. Vol a la casa para in-
formar a su seora del grave suceso. La viuda, al verla en-
trar lvida y temblorosa, tuvo una horrible sospecha.
--Lo han matado? grit.
-No, seora, no; l ha matado a ms de diez.
La muchacha no menta, sa era la' noticia que circula-
ba.
La viuda no repar en que vesta su bata de maana,
ni en su cabellera, que estaba suelta y despeinada. Toim
un ligero chal de seda, que encontr a mano, y se ech a la
calle como una loca. Miles de personas acudan al lugar del
siniestro. Ana Mara dejaba a todos atrs en su carrera
vertiginosa. Al entrar a la Plaza de la Aduana, llegaron a
sus odos los gritos de ':mtenlo, mtenlo", que haban
vuelto a repetirse a media que la gente se amotinaba. Al
or aquellas voces, la infeliz senta paralizarse su corazn
y sus piernas se resistan a sostenerla. Sobreponindose a
su propia flaqueza, avanz con toda la rapidez que le era
possible entire la compact muchedumbre. Al fin, en medio
de un grupo de soldados, alcanz a divisar a Paddock. Este








DON DIEGO PORTALES t227
haba cado en una desmayada languidez. Su cabeza, des-
cubierta, mostraba al sol el oro azafranado de sus cabellos.
La llevaba inclinada sobre el pecho, como al peso de un
inmenso dolor. Palanqueando con sis hermosos brazos tor-
neao s y blancos, seabri Ana Mari, pso hasta l. La ulJ-
titud, impresionada por la presenciale,49 aquella hermosa
joven, ms hermosa todava en su actitud desesperada, di
una tregua de silencio que ella aprovech para gritar con
toda la fuerza que le permitieron su emocin y su fatiga:
-Un moment, un moment; no lo maten, est loco,
est loco.
Aquellas palabras fueron como un mgico sedante. La
viuda.. aproximndose ms al abatido prisionero, gimi, sin
poner atencin a la gente que la escuchaba:
-Mi pobre Paddock, qu ha sucedido?
Los labios del capitn se agitaron, como si fuera a ha-
blar, pero ni una sola palabra se escap de su bocn. Fii
en ella una mirada estpida, y dos lgrimas, contrastando
con la varonil y enrgica expresin de su semblante, roda-
ron por sus mejillas sin color.
Un cabo di orden al piquete de soldados, de ponerse
en march. Y el prisionero, atadas las manos a la espalda,
fu conducido a la crcel. La multitud, ms que scienada,
sobrecogida, observaba la escena, en medio de un rilencio
respetuoso. Detrs iban los mariners, abatidos y tristes, y
con ellos Ana Mara, plida, con andar torpe y los brazos
cados en un desfallecimientq mortal. Sus senos se sacudan,
se hinchaban, como si un tropel de sollozos pugnara por
escaparse de su pecho, en explosion ruidosa.




















Desde que Ana Mara apareci en la escena del dra-
ma sangriento, se defini el curso que deba seguir, en.
adelante, el juicio voluble de la opinion pblica. No lleg
sta a consolidarse, en forma concrete, sin pasar por una
sc.ie de cambios y vacilaciones, por un flujo y reflujo de
sentimientos encontrados. Lo espantoso del crime, la po-
sicin social de las vctimas, emparentadas o unidas por
lazos de amistad con la ms alta sociedad de Valparaso,
su condicin de inocentes y de indefensas, todo reunido,
creaba un ambiente adverso y fatal a Paddock. Su misma
condicin de extranjero, sin antecedentes ni mayores rela-
ciones, agravaba su situacin y le atraa el encono general.
Unnimemente se clam, en un principio, por que se le impu-
siera un castigo ejemplar y consecuente con su espantoso
crime. La misma pena capital no se consideraba suficiente
castigo para aquel monstruo.
Una series de factors concurrentes al mismo fin, aca-
baron por modificar este severo juicio. Don Toms Laham,
con minuciosos detalles, refiri la visit que le hizo Paddock
a su tienda, el desequilibrio que not en l y la conviccin
que tuvo, desde aquel moment, de que el marino haba
perdido la razn. Las observaciones de Duncan, que pron-
to fueron conocidas; lo que los tripulantes todos de la
"Catharine" decan de su extrao y violent cambio; el.
abatimiento en que cay despus de ejecutado el crime, y
lo que l mismo refera del hecho, del cual no se haba da-
do cuenta sino cuando sali de aquel estado de vrtigo, y
la resignacin con que aceptaba la idea de sufrir la ms se-
vera de las penas, todo unido, en una elaboracin lenta pe-
ro segura, fu modificando el criterio popular. Se recorda-
ron sus cualidades de hombre serio en los negocios, su fran-
'ca alegra en el trato corriente, el afecto que saba, gracias
a su bondad, conquistarse entire la gente que trabajaba a
su orden y en cuantos le conocan y trataban. Adems,
se supo que tena una madre anciana a quien adoraba, y
que la idea de lo que esta santa mujer iba a sufrir al tener
la noticia de su accin monstruosa, era el constant y ms









DON DIEGO PORTALES 21
-cruel de sus padecimientos. Se tuvo noticia de que no se se-
paraba un solo moment de una. Biblia que la viejecita le
entregara el da en que se despidieron, en un modesto pueblo
del Estado de Nueva York; que lea en ella da y noche,
buscando en sus versculos alguna tregua para sus remor-
dimientos y su tribulacin. Toda esta atmsfera simptica
que se iba formando en torno suyo, se condensaba en un
sentimiento general de indulgencia y perdn. No contri-
bua menos a abonar la causa propicia al reo, la desespe-
racin y la congoja que se haban apoderado de Ana Mara.
Gozaba la viuda en la ciudad, de especial consideracin,
y su honda pena impresion a todos indistintamente, con
tanta ms razn cuanto que aquella desgracia haba venido
a dar en tierra con todos sus sueos de felicidad a punto de
realizarse.
El nico que no pensaba de igual manera era el gober-
nador. Inconmovible en su decision, estaba resuelto a que
las cosas siguieran su curso hasta consumarse el fallo inexo-
rable de la Justicia. El no poda aceptar, ni pensar siquiera,
bajo ningn concept, que un crime semejante quedara
sin castigo, fuera cual fuera su causa y su origen. La im-
punidad, en ese caso, sera el ms nocivo de los ejemplos.
Antes de que nadie se atreviera a hacerle reflexiones en
favor del reo, haba pulsado la opinion predominante y fa-
vorable al capitn, y estaba dispuesto a resistirla. Cuando le
hablaron sobre su determinacin de ser implacable, aunque
lo hicieron amigos a quienes respetaba y aun personas em-
parentadas con las vctimas, todos, indistintamente, trope-
zaron con una inquebrantable negative. Como continuaron
los empeos, se neg en absolute a tratar la cuestin en
ninguna forma ni de ninguna manera.
El Juez de Letras, don Fermn Rojas, no se daba tre-
gua en su tarea. Febrilmente trabajaba en el process, re-
suelto a terminarlo a la mayor brevedad. Entraban y salan
testigos a su despacho, y bajo la pluma rasgueante de los
escribientes, que permanecan horas y horas inclinados so-
bre los escritorios, pasaban sin cesar fojas de papel ccmo
por el cilindro de una prensa de peridico, amontonndose
en grueso legajo. Lo que menos molestia ocasion al magis-
trado, fu el interrogatorio de Paddock. Manifest el capi-
tn con sincera ingenuidad, que.nadie ms que l lamenta-
ba lo sucedido. De los muertos, dos de ellos, los empleados
de la casa Alsop, Kern y Salgado, eran amigos suyos. En
diferentes ocasiones, durante anteriores permanencias en
Valparaso, haban paseado juntos, tomado aperitivos con
frecuencia y sentdose a la mesa en alegre y cordial
compaa. Estaba convencido de que eran buenos mucha-
,chos y bien dispuestos para con l. Sobre todo, ningn da-








3O0 MAXIMO SOTO-HAu.l
no le haban hecho, ni tratdolo mal ni provocdole l
forma alguna. Con respect a las tras vctimas de su za-
fia, le eran apenas conocidas de nombre, pero tena de ellas
los inejores informed's; Del seor Larrar, recordaba hif4ber
od hablar con gij elogio como Ico*cgsonario que'Tre
en un tiempo de 1a isla de Juan FerrJhdIz, y en cuanto al
seor Squella, la nica referencia'que de l tena, era Lo
que le cont el mozo de la'pensin sobre el severo castigo
que se le infligi por no asistir de maana al cuartel, en.
cumplimiento de lo dispuesto por la primera autoridad del
puerto. Jams, antes de tener lugar el hecho, haba pensa-
do en tomar semejante y absurda determinacin. El juez
le interrumpi para preguntarle, por qu siendo as, lleva-
ba consigo un pual, arma poco usada por la gente de su,
raza. Contest con naturalidad, que se trataba de asesinar-
lo, y en tal caso, estaba resuelto a defenders, pero la idea
de ser agresor no haba pasado por su cabeza ni un solo,
moment. En cuanto al pual, lo haba elegido, recordan-
do que a los sajones les inspira horror. Acaso eso le permi-
tira asustar a sus enemigos, sin necesidad de herirlos. El
furor asesino no se haba apoderado de l sino cuando le
entregaron la carta en que se le negaba el anticipo que so-
licitara. Sinti una sacudida nerviosa en todo su cuerpo, un
ciego impulso de destruir, de aniquilar, de acabar con todo,.
hombres y cosas. Una sola palabra haba bastado para que
esa extraa sensacin, ese salvaje deseo, se apoderase de-
l. La.sangre se agolp en su cerebro, una sombra pas por
sus ojos, no supo ms, hiri, hiri y hubiera seguido hirien-
do, quin sabe hasta cundo, si el golpe de la piedra no lo-
hubiera hecho rodar por tierra, sin sentido. Quiz en su.
mismo barco, en caso de que hubiera logrado llegar ha.sta
l, a impulso del instinto criminal que lo dominaba, hubiera
continuado su cadena de crmenes. Despus que evacu su.
declaracin, volvi al mutismo en que se haba encerrado.
desde que lleg a la prisin. Coma muy poco, dorma ape-
nas una o dos o tres horas, y estaba siempre con la Biblia en
mano, de la cual slo apartaba los ojos cuando stos se lle-
naban de lgrimas y los sollozos se anudaban a su gargan-
ta. Cerraba el libro y acarciaba la pasta, creyendo acaso.
acariciar en ella los amados cabellos de la madre ausente.
Por lo que hace a los muchos testigos que fueron exami-
nados, todos con ligeras contradicciones, estaban acordes-
en admitir que el pobre hombre no poda menos de estar
.loco en el moment en que cometi el crime. Ana Mara re-
firi punto por punto cuanto saba, desde la llegada de la
"Catharine" y las observaciones que haba hecho y que laW
mantenan en constant zozobra, temiendo que de un mo-
mento a otro el desequilibrio que adverta en su prometido








DON DIEGO PORTALES 3f
pudiera; trocarse ei i,.verdadero caso de demencia. Dun.-
can corrobor todo lo dicho por la viuda y aludi con de-
talles a la conversacin que haban sostenido la vspera del
su.es. .Lo nico, muy insignificantel por .cierto, que perju-
dic4ia al capitn e- declaracin d Il y iuda, era que eta.
afirpaba que el :aio, temeroso de lps peligros que lo
amenazaban, de ser asesinado, haba pedido la proteccin
al gobernador y que ste le prometi otorgrsela. Llamado
a declarar el alto. funcionario, express que tal afirmacin
por parte de la viuda era inexacta. Que haba recibido la
visit del capitn, que le impuso del mal xito de su em-
presa, que habl de otras muchas cuestiones, pero ni remo-
tamente hizo la ms leve alusin a que tuviese enemigos
en el puerto, ni a que su seguridad personal corriera peli-
gro. Aprovech la oportunidad, el gobernador, para dejar
constancia de que en su larga conversacin no haba obser-
vado en el marino la ms pequea irregularidad, nada que
denotase trastorno alguno en sus facultades. Todo lo con-
trario, encontr en Paddock a un hombre de buen juicio,
muy sereno y perfectamente equilibrado.
SLa actividad creciente de don Fermn Rojas, di pron-
to el resultado que era de esperarse. Acumulados en el
voluminoso expediente todos los pormenores del crime,
segn las evacuaciones de los numerosos testigos, puesto y
arreglado todo con el criterio que convena a los deseos del
gobernador, el reo sali condenado a ser pasado por las
armas y colgado despus de una gra del muelle, para ser-
vir de ejemplo a los criminals. El cuerpo del ajusticiado-
deba permanecer en esa actitud, para vindicta pblica, du-
rante el da de la ejecucin, desde el moment de efectuar-
se, hasta la cada de la tarde.
Cuando lleg a conocerse por el pblico la brbara sen-
tencia, aun aquellos que haban permanecido adversos al ca-
pitn, que por cierto eran muy pocos, bajo un mismo es-
tremecimiento de horror, abrazaron su causa. Una inmensa
piedad, una conmiseracin honda y sincera se apoder -de
todos los corazones. El deseo de salvarlo, sin omitir para
ello medio ni sacrificio, predomin generalmente. Los ex-
tranjeros, sobre todo, ardan en ese generoso sentimiento,
El Cnsul de los Estados Unidos escribi al Ministro Pleni.-
potenciario de la Unin en Santiago, para que pusiera.
en juego, su influencia, a fin de que no se consumara la
atrocidad que se proyectaba con un hombre que, en con-
cepto de las personas ms honorables v sensatas de Valpa-
raso, no poda ser considerado culpable. Su estado mental,
completamente alterado en el moment del crime, consti-
tua su mejor defense. El diplomtico norteamericano, con
empeo de funcionario, por tratarse de un sbdito, y por









32 MAXIMO SOTO-HALL
humanidad, toc todos los resorts, habl con cuantas per-
sonas podan influir favorablemente, y desde luego, cele-
br una larga entrevista con el Presidente de la Repblica.
En todas parties tropez con los mismos escollos. Nadie, ni
el primer jefe del Estado, se animaba a dar una contesta-
cin categrica. Por todas parties se le responda con eva-
sivas y ambigedades. No tard en comprender el origen
de aquellas reserves. Nadie se atreva a contrariar la vo-
luntad del Gobernador Militar de Valparaso. Era ms po-
deroso que todos juntos. Desde los ms altos a los ms
bajos, le teman y le respetaban. Visiblemente contrariado,
el diplomtico, como ltimo recurso, resolvi escribir una
carta a don Diego Portales, haciendo un llamado a sus ge-
nerosos sentimientos. El Cnsul en el puerto recibi encar-
go de hacerle una visit y poner en sus manos el docu-
mento.
Con su habitual y elegant cortesa, fu recibido por
el alto funcionario. Rompi el sobre y ley la carta con la
mayor atencin. Por rimomentos pareca detenerse a consi-
derar algn prrafo, y aun, se dira que meditaba sobre
determinados concepts. El Cnsul, que le observaba aten-
tamente, juzgaba de buen augurio aquella minuciosidad.
Una vez terminada la lecture, sin cambiar de tono, con la
misma fisonoma afable y el ms suave de los acentos, re-
puso:
-Es una pena para m,. verdaderamente muy grande,
no powder complacer los deseos, por otra parte, muy natura-
les y loables, del seor Ministro. Me duele por ser el pedido
de un amigo a quien estimo y respeto, y me contrara por
tratarse del representante de una nacin que me es muy
simptica y con la cual Chile cultiva, y espera cultivar siem-
pre, las mejores relaciones. Pero, qu quiere usted que yo
haga? Guard un moment de silencio y continue: No
crea usted que hay prejuicio ni pasin de mi parte. Bajo
ningn concept. Me apesara, ms bien, que haya derra-
mamiento de sangre. Qu mvil puede hacerme parcial
en este caso? Se trata de un hombre a quien no conozco,
una sola vez le vi y me fu simptico y agradable; algunas
de sus vctimas eran enemigos declarados mos, y otras me
son del todo indiferentes. Lo que hay, lo nico que hay, es
que estoy convencido de que el reo no est ni ha estado
nunca loco. Por otra parte, la plebe de Valparaso no par-
ticipa de la opinion de la alta sociedad; est en un estado
de nimo que puede traer consecuencias muy funestas, que
yo no podra evitar. Conozco los decires y conversaciones
que pululan por la poblacin, y s a qu atenerme. Fcil
sera, si yo cediera, que alguno levantara la voz diciendo
que se ha comprado la libertad del reo con oro extranjero,









DON DIEGO PORTALES 33
Seso bastara para que aqu pasara algo que se debe evitar
,de -cualquier manera. Y, por ltimo, sentaramos .un fatal
precedentt. Cada hijo de vecino que cometiera un crime,
se fingira loco, y adis justicia y adis orden y adis tran-
quilidad. Yo, en lo que a m rcspecta, no estoy dispuesto a
ceder un pice y crame que lo siento, por el inters que a
usted y al seor Ministro les inspira esta cuestin.
El Cnsul, 'tras un fro y ceremonioso saludo, se retir,
sin agregar una sola palabra. Cuando se encontr fuera del
despacho, se reprochaba agriamente el no haber combati-
do las razones del gobernador, el no haber argumentado
en favor de su protegido. Qu fuerza extraa le haba im-
pedido hacerlo? Aquel hombre fino, amabl;, suave, tena
en su persona y en su gesto un no s qu de autoritario,
de imponente, que no daba lugar a la rplica. Sin prdida
de tiempo, al llegar al Consulado, escribi a su Ministro
dndole cuenta de su cometido.
La causa tambin haba sido remitida a a a capital para
que eonociera en ella la Suprema Corte de Justicia. Est=
alto tribunal tom con'empeo e inters el studio de tan
important document. El defensor, don Manuel Cerda;
hizo un alegato brillante, erudito y abundant en citas
imdico-legales, cuidando de poner en l una intense emo-
cin. Deseaba que sus palabras llegaran, por igual, al cere-
bro y al corazn de los magistrados. El mismo Fiscal, viva-
mente impresionado, pidi que se modificara la sentencia
del Juez de Letras y propuso que la pena de muerte se
conmutara por diez aos de presidio que deba cumplir el
reo, con cadena al pie, en una de las islas chilenas ns
lejanas. En-Santiago, en el propio seno de la'Corte, la ba-
lanza pareca inclinarse en favor del capitn. Para contra-
rrestar estas corrientes estaba el gobernador, que desde el
puerto manejaba el asunto y haca valer todo su influjo e
impona su incontrarrestable voluntad.. La Corte confirm
la sentencia del Juez de Letras.
El Congress se encontraba reunido en aquellos das,
y Mr. Ham, Ministro de los Estados Unidos, al saber la
noticia, que quitaba toda esperanza a su protegido, di un
ltimo y decisive paso. Gestion para que ese alto cuerpo
interviniera' y buscara la forma de salvar a Paddock. La
augusta corporacin tuvo un impulso de benevolencia, pero
hubo de inclinarse ante los designios del hombre a cuyo cri-
terio todos los poderes del Estado se rendan humildemente.
El veredicto de la justicia se cumplira.
De cuanto pasaba desde el da de la fatal tragedia, sin
omitir un detalle, Ana Mara estaba enterada. Cada nueva
noticia, cada incident que se suscitaba, era un. golpe ms en
el lacerado corazn de la viuda. En sus ojos enrojecidos








34 MAXIMO SOTO-HALL
,de llorar, ya no centelleaba el fuego que antes los iluminara;
marchito estaba su rostro antes lozano, hallbase suma-
mente delgada, y hasta poda decirse que haba envejecido.
La confirmacin de la sentencia fu para ella una herida
mortal. Tuvo un moment de horrible desesperacin. De
pronto se seren y algo como un rayo de esperanza anim
su marchito semblante. Lo que no hiciera en los das ante-
riores, ni cuando visitaba a Paddock, lo h:zo en aquel en-
tonces. Sac a lucir sus mejores prendas y se engalan con.
ellas. Una vez que estuvo lista, despus de verse escrupulo-
samente al espejo, se dirigi a la Gobernacin. Abrigaba la
esperanza de conmover con sus ruegos y sus lgrimas el
alma dura de aquel hombre que se haba propuesto perder
irremisiblemente al desgraciado capitn.
Caminaba rpidamente a impulso de una fuerza superior
que pareca empujarla. Su deseo era llegar pronto. El tra-
yecto era corto y lo recorri en pocos minutes. Cuando es-
tuvo frente a la gobernacin, se detuvo sobresaltada, le fal-
taba el aliento y el corazn le lata con aceleradas palpita-
ciones. Hizo un supremo esfuerzo y con la seguridad de mu-
jer hermosa y admirada, convencida de que en todas parts
encontrara un homenaje en forma de amabilidad y ce cor-
tesa, entr resueltamente.
-Est solo el gobernador?-pregunt secamente.
Al oir la contestacin afirmativa, no esper que la anun-
ciaran. Por s misma abri la puerta y entr, sin dar tiempo
al empleado para que pudiera detenerla. La march preci-
pitada haba puesto color en sus mejillas, y sus ojos, anima-
dos por el impulso y el ardor que la agitaban, resplandecan.
con ardiente llamear. Era la mujer admirablemente bella de
otros das. El funcionario, al oir que alguien entraba, alz
la cabeza, dej a un lado la pluma con que enmendaba un
borrador y se puso cortsmente de pie.
-Seora, a qu debo tanta honra?-insinu con ama-
ble acento.
-Debe Ud. suponerlo, seor gobernador-repuso la viu-
da.-A un hombre como Ud., inteligente y perspicaz, nada.
se le oculta. Lo que tal vez no sepa es que vengo con la
resolucin firme e inquebrantable de no salir de aqu sin
haber conseguido lo que vengo a suplicar.
-Ojal que yo pueda complacerla-repuso don Diego,
siempre en tono seoril.-Pero ante todo sera mejor que
tomramos asiento.
Y le sealaba un silln prximo al escritorio.
La viuda di las gracias con un gesto expresivo, sin ocu-
par el asiento que se le brindaba. Despus dominando su
emocin, habl del capitn, de la seguridad que tena de su.
inocencia, de la manera cmo lo haba conocido, cul era









DON DIEGO PORTALES 35
su condicin y su carcter en aquel entonces, del gran cam-
bio que haba experimentado en poco tiempo, de cmo se
haba acentuado da por da su perturbacin mental. A me-
dida que hablaba, se enardeca, su acento tomaba una in-
flexin acariciante a la vez que convincente y conmovedora.
Sus ojos se humedecan y se llenaban a un tiempo de l-
grimas y de luz. Sobre todo tuvo una elocuencia sencilla-
mente arrebatadora, cuando habl del noble corazn de
Paddock, de sus sentimientos generosos, de su espritu ele-
vado, de su caballerosidad en todo moment. Un individuo
de tan altas prendas no poda nunca haber llegado al grado
de ferocidad a que lleg, sino por una fatal y complete pr-
dida de la razn.
Al principio, el gobernador pareca aceptar los razona-
mientos de la viuda. Tal poda juzgarse por la expresin
amable de su rostro; pero a media que ella hablaba, algo
como una sombra anublaba su rostro y sus facciones tradu-
can profundo disgusto. Su ceo se iba anudando, sus ojos
chispeaban, los msculos de su faz se contraan y apretaba
los labios como si quisiera contener las palabras que a ellos
venan, impregnadas de clera. Cuando Ana Mara dej de
hablar, el gobernador, haciendo un ltimo esfuerzo para re-
frenar sus mpetus, repuso lacnicamente:
---Seora, yo nada puedo hacer. Lo siento.
Aquellas palabras fras provocaron un estallido de angus-
tia en la infeliz mujer. Llor, suplic; se retorca las manos
y se mesaba los cabellos; con sus dedos nerviosos desgarra-
ba el fino pauelo de batista. Las palabras, en forma de
gemidos, brotaban entire sollozos. Como el gobernador con-
tinuaba sumido en su misma impasibilidad, Ana Ma-
ra, en un ltimo arrebato de dolor, se arroj a sus pies,
agitndose como una poseda. Tom sus manos y las em-
pap con el llanto que a torrentes se escapaba de sus ojos.
Portales, visiblemente contrariado, la apart con un movi-
miento nervioso y violent, y di unos pasos atrs para es-
quivar a la viuda, que quera abrazarse a sus rodillas, atraer-
lo, dominarlo, vencerlo fsicamente, ya que sus ruegos Da-
recan no llegar hasta el corazn rido de aquel hombre
inflexible.
---eora, seora-articul don.Diego con voz ronca y
casi imperative, aprovechando un moment en que ella en-
mudeci anonadada por la pena.-Es intil que Ud. se empe-
e ms. Es intil, completamente intil. Yo nada puedo ha-
cer; se lo he dicho. Los tribunales han dictado su sentencia
y eso basta. Pero entienda, y entindalo bien, que si pudiera
complacer su demand, tampoco lo hara. Ese hombre no
est, ni ha-estado nunca loco. Es simple y llanamente un
gran criminal.








36 MAXIMO SOTO-HALL
Ana Mara se irgui con majestad soberbia. Sus ojos se
cronse como por un milagro. Pareca ms alta y sin duda
estaba ms belfa. Avanz solemnemente hacia la puerta. Se
detuvo, se volvi siempre majestuosa, lanzando al goberna-
dor una mirada anonadadora, y moviendo la blanca mano
como si arrojara una maldicin, le dijo:
-Embriguese con sangre inocente, seor gobernador:
sacie sus instintos salvajes, ya que puede hacerlo. No impor-
ta. Soy una mujer dbil y desamparada, pero Ud., todo-
poderoso, omnipotente, se acordar de m.



















La fatalidad pareca perseguir implacable, al capitn
Paddock hasta en los menores detalles. El mes de diciembre
es un mes de particular encanto para los hijos de la raza sa-
jona. Es el tiempo en que hay un dulce florecimiento de
afectos; el de las fechas inemorables en el hogar y en la
familia.. La navidad rene a los series que se aman bajo un
mismo techo para regocijarse en alegre y dulce velada; pa.
rece que se borran todas las diferencias y que los corazones
palpitan al unsono bajo la inspiracin de los ms robles y
generosos sentimientos. Si por desgracia se est lejos de los
series amados, el pensamiento los acerca con recuerdos ama-
bles y evocaciones halageas. Al pobre capitn Paddock le
sorprendi esa fiesta en un calabozo obscuro, apartado de
los suyos, abatido por sombros pensamientos y en espera
de la fatal sentencia que indefectiblemente pesara sobre 1.
Por su mente desfilaban los tiempos idos, los das de su in-
fancia aromados de candor e inocencia, all cuando viva
en su pequeo pueblo, al lado de su madre y de sus herma-
nas. Le pareca ver como entonces el imprescindible rbol
de navidad, con sus velitas de colors, sus hilos de plata
como la tela de una araa maravillosa y cobijando con su
sombra los juguetes trados por Santa Claus, que siempre
saba adivinar los deseos de los pequeos. De su padre se
acordaba poco o nada. Contaba apenas dos aos y medio
cuando ste falleci y su madre rara vez hablaba de su
esposo, que en realidad haba sido para ella una pesada
carga. No era malo en el fondo, pero el vicio de la bebida
modificaba su natural bondadoso y lo trocaba en un hombre
rido, irascible y muchas veces rudo y brutal. Los das en
que no lo dominaba el maldito alcohol, pareca como que-.
rer borrar con halagos y carios todos los males que haca
bajo el influjo del estimulante. Por desgracia, esto pasaba
pocas veces en el transcurso del ao. En cambio, la figure de
su madre pareca surgir en su espritu con los vivos colored
de un cuadro acabado de retocar. Sus movimientos, su voz,
hasta los trajes con los que la haba visto con ms frecuen-








38 MAXIMO SOTO-HALL
cia se reproducan en su imaginacin con clara y adorable
realidad.
Respecto a sus hermanas pasaba lo mismo. Bertha, la mo-
rena, dos aos mayor que l, muy viva, muy alegre. Sola
tener con ella frecuentes reyertas a las cuales su madre po-
na trmino amonestndoles cariosamente, obligndoles a
que se abrazaran y prometieran ser buenos hermanitos y no
volver a reir nunca. La verdad es que, a pesar de tales ri-
as, se queran much. A Enrique lo entretena Bertha con
sus felices ocurrencias. Su ingenio para inventar juegos di-
vertidos y regocijadas travesuras era inagotable. La otra her-
mana, Emma, menor que ambos- era una rubia triste, enfer-
miza, muy mimada de toda la familiar, acaso por la compa-
sin que inspiraba su delicadeza. Ella lo saba y se dejaba
querer con una indiferencia de mueca. Y esa madre y esas
hermanas tan nobles, tan buenas, tan queridas, muy pronto
sabran que l, el buen Enrique, su adorado Enrique, de
quien tanto esperaban, no era ms que un vulgar asesino de
cuatro personas honorables e inocentes, juzgado y senten-
ciado a muerte por sus abominables crmenes! Hu'nda la
cabeza entire las manos, repeta con angustia los nombres
de aquellas tres mujeres y senta que todo un mundo se
desplomaba sobre l. La noche del 24 se present horrible.
Aun permaneca incomunicado y eso impidi que pudiera
ver, ni por breves moments, a algunas de.las personas que
lo haban solicitado, entire ellas, Ana Mara, que agot
intilmente todos los recursos,para conseguirlo. Sumido ha-
llbase en su desolacin cuando a eso de las ocho de la
noche vi con sorpresa que se abra la puerta de la prisin
y entraba el carcelero trayendo un objeto que puso en sus
manos y se retir. Era una pequea caja cuadrada, cuida-
dosamente envuelta en papel de seda y atada con una cinta
azul. Trmulo, desli el paquete, encontrando que contena
un arbolito de navidad en miniature, pero admirablemente
hecho, con todos los adornos y sus velitas minsculas. Lo
acompaaba un paquetito que contena media docena de
pauelos con sus iniciales entrelazadas en artstico monogra-
ma. Tambin vena una carta. La viuda, aquella hermosa
mujer que sufra y lloraba por l, imagine ese obsequio
tan delicado y significativo, Le ocurri la idea recordando
los relatos que Paddock le hiciera de las Nochebuenas pasa-
das en su hogar cuando era nio. Ms que nada le impre-
sion la carta que vena con el present. Una carta llena de
amor, de dulzura y de esperanza, un blsamo admirable para
aliviar sus heridas y mitigar sus penas. Paddock sinti que
una ternura muy honda y la vez de una suavidad infinita
inundaba su alma. Se sinti nio, inocente, puro, sin mancha,
como en los das en que, al lado de su madre y sus her-








DON DIEGO PORTALES 39
.nanas, lleno de ilusiones, se dorma muy tarde, despus de
la fiesta de familiar, para seguir jugando en sueos con las
cosas lindas que le trajera Santa Claus.
Ocho das despus de aquella noche, a un tiempo dolo-
rosa y grata, le fu leda la sentencia dictada por el Juez
de Letras. Mientras escuchaba la lectura, Paddock perma-
neci perfectamente tranquilo. Aquella resolucin no era
para l una sorpresa. Desde el da del brutal arrebato, tan
pronto como se disip en su cerebro la fiebre homicide,
cuando sali de aquel espantoso estado de delirio, com-
prendi que estaba perdido y que sera indefectiblemente
condenado a la ltima pena. En su fuero interno, despus
de constant y riguroso anlisis, tena la conviccin de su
inocencia, pero no se le ocultaba que para los dems su si-
tuacin no era la misma. A los ojos, an de los ms
benvolos, era rigurosamente culpable. Aquel soplo de vr-
tigo que lo arrastr al crime, que turb su cabeza, que lo
troc por unos moments en una fiera rabiosa, no lo podan
comprender los que no lo haban sentido. Juzgado su caso
en trminos generals el castigo que se le infliga resultaba
en un todo acomodado a la justicia. Lo que lo turbaba, ha-
-ciendo correr un hilo de nieve por todo su organismo, era
la idea de que se colgara su cuerpo de una de las gras y se
le expusiera a las miradas curiosas y agresivas de la multi-
tud. "Ya yo ser cadver, qu importa?", se deca para
-consolarse, pero el sentimiento de horror no se apartaba de
su alma. Su madre y sus hermanas lo sabran, y qu dolor
para ellas pensar en que su hijo, su hermano, hubiera po-
dido ser objeto de tanta ignominia. Aparte de esta impre-
sin de horror, estaba tranquilo; se haba familiarizado con
la idea de morir. Lo senta, no por l, sino por los series que-
ridos que dejaba y por la pena que stos iban a experimen-
tar con su separacin. Despus de conocer el fallo, tuvo la
.pequea complacencia de saber que se le haba levantado
la incomunicacin. Ana Mara podra venir a consolar sus
ltimas horas.
La viuda, despus de su infructuosa entrevista con el go-
bernador, agobiada de pena y ardiendo en odio, lleg a su
casa. Las ideas de venganza que se revolvan como llamas
en su cabeza, amortiguaban momentneamente su dolor.
Aguard el tiempo necesario para serenarse un poco y se
dirigi a la circel. Era la primera vez, desde aquel da de
angustioso recuerdo en que su amor logr salvar a Paddock
de la ira popular, que volva a verle. El carcelero la con-
dujo al calabozo, un cuartucho hmedo, obscuro y muy es-
trecho, sin ms que un colchn en el suelo que ella misma
haba logrado enviarle y una silla de mimbre. En esta silla
estaba sentado el capitn, de espaldas a la ventana, cuadri-








40 MAXIMO SOT>O- LL
culada per teciis b arr3tes e hierro, que daban pa a Vla
escasa luz que iluminaba el l rego recinto. VMantenase all
para, aprovechar la laridad que entraba y leer en su Biblia,
nica entretencin y consuelo en su vida de presidiario. Un-
cambio radical se .aba verificado en toda su persona: en-
flaquecido hasta el extremo, plido, de una palidez amari-
llenta y morbosa, los ojitos azules, que parecan haberse
achicado ms, hundidos en dos cuencas obscuras, sin brillo.
ein animacin, anguloso y encorvado el cuerpo. Era un an-
ciano. El ruido de las llaves al entrar en la cerradura le hizo.
apartar los ojos de la Biblia y levantar la cabeza. La puerta
se abri y enmarcada en ella, como una vision celeste, apa-
reci Ana Mara..La viuda abri los brazos y l se arroj.
en ellos escondiendo su cabeza en el hombro de la mujer
amada,, con el movimiento tmido de un nio que ha co-
metido una falta.
-Qu dicha, qu dicha tan grande volverte a verI--
artcul despus de unos moments, con voz turbada y
temblorosa por la emocin.
Ella no se atreva a hablar. Tena miedo de romper en
sollozos y lgrimas, y,, precisamente iba resuelta a d.emos-
trar valor, a probarle con su tranquilidad que no considera-
ba la cosa perdida; a convencerlo de que an quedaban mu-
chos recursos de qu echar mano y que todos se pondran
en juego. Deseaba que su vista fuera para l un verdadero
alivio, un grato recuerdo, un rayo de esperanza en las,
horas de prueba porque atravesaba. Con energa de la que
no se hubiera sentido capaz, antes de someterse a la expe-
riencia, domin su dbil y conturbada naturaleza y despren-
dindose de los brazos del capitn, le dijo, reposada y hasta
alegremente:
-La que en realidad se siente dichosa soy yo, no slo
torque vuelvo a verte y por estar a tu lado, sino porque te
traigo buenas noticias. No te atormentes por la sentercia. No
se cumplir, estoy segura, no se cumplir.- Al decir esto,
sus ojos obscuros brillaban soberbiamente, como iluminados
por los fulgores de una fe inconmovible.- El cnsul de los
Estados Unidos-agreg-est dando pasos activsimos para
conseguir; el indulto. Adems, otras muchas maniobras hay
en accin, todas de promisor resultado.
La vspera la haba visitado el cnsul para irformarle-
-de que, hbilmente ayudado por un jurisconsulto de nota,
iba a intentar un ltimo golpe, en cuyo xito tena la mayor
confianza. Tal noticia haba logrado en primer moment
darle nimo y vislumbrar alguna claridad entire tanta, som
bra; pero un amigo suyo, hombre influyente y conocedor,
le hizo ver que todo sera intil, si no se consegua vencer
la resistencia del gobernador, y ella, que haba recibido la








DON DIECO PORTALES 4 r
negative rotunda de Portales, comprendi que ese cambio.
era impossible. Estaba por lo mismo convencida de que
aquella sera una de las ltimas veces en que se vera con
el hombre de quien, poco tiempo antes, esperaba la. felici-
dad. Sin embargo, hasta el fin de la eltrevista mantuvo,
de manera admirable, su fingida calma, y de tal modo y con
tanto despejo desempe su papel, que Paddock lleg a
animarse, a sentir que un fulgor de vida y esperanza ilu-
minaba el sombro horizonte. En ese ambiente promisor
hablaron largamente. Ella vendera sus propiedades, 1 su
buque, y se iran a otra parte del mundo a vivir tranquilos y
a olvidar en el seno de su amor y de su dicha, tan aciagos
moments. Lo que ms impresionaba a Paddock era que
aquella mujer joven, sorprendentemente bella, rodeada de
admiradores, con posibilidades de alcanzar un porvenir ri-
sueo, no tuviera inconvenient en unirse a un hombre que
haba cometido tan espantosos crmenes y estuviera deci-
dida a sacrificar por l su fortune, sus comodidades, hasta
el arraigo del suelo patrio. Lleg la hora de separarse y de
nuevo cayeron ambos pesadamente en el abismo de la rea-
lidad.
-De todos modos-dijo l, estrechando sus manos an-
tes que el carcelero cerrase la puerta-si por desgracia nada
se puede hacer por m, yo quiero que esta Biblia, que me
di mi madre y que guardar en mis manos hasta el poster
moment, la conserves t. Ordenar que se te entregue,
pero, en todo caso, exgela, es tuya. Cunto me ha conso-
lado este hermoso librol
De la crcel, la viuda se dirigi directamente a casa del
cnsul, a fin de enterarse del resultado de sus gestiones. Este
haba mandado al juez y al mismo tiempo al gobernador.
la opinion de tres abogados y dos mdicos. El document
contena un studio imdico-legal muy extenso y minucioso.
Por sus fundamentos cientficos resultaba irrecusable. En l
se daba por hecho, confirmndolo con casos anlogos u opi-
niones de autoridades en la material, que el capitn Paddock,
en el moment de cometer los crmenes porque era juzgado,
estaba bajo la accin de un complete desequilibrio mental.
Era jurdicamente irresponsible. La esperanza de que este
recurso hubiera tenido resultado era la ltima que alentaba
su atribulado espritu. El cnsul la recibi galantemente, la
invit a sentarse y tomando de su escritorio una carta la
puso en sus manos. Ana Mara, por la forma en que le fu&
entregado el pliego, haba comprendido que no se trataba
de buenas noticias. La carta- era del gobernador y deca:








MAXIMO SOTO-HALL


Valparaso, enero 1.0 de 1833.
"Seor Cnsul:
No est en mis facultades suspender la sentencia pro-
nunciada por los tribunales en la causa seguida a Paddock,
ni me creo en el caso de entrar en la cuestin de si el re-
curso que me participa el seor cnsul haber entablado an-
te el Juez de Letras de esta ciudad es o no peregrino, intem-
pestivo o desconocido en nuestras leyes. Dejo contestada
la comunicacin del seor cnsul, que supongo escrita con
la fecha de hoy, y le aseguro nuevamente de mis protests
de consideracin y aprecio con que soy siempre su atento ser-
vidor."

Cuando hubo acabado de leer la breve nota, Ana Mara.
en un arrebato de clera, estruj la carta y a punto estuvo
de hacerla pedazos. "Maldito, maldito, me la pagarsl"
exclam fuera de s. El cnsul la contemplaba enternecido,
lleno de inmensa compasin. Ella haca esfuerzos inauditos
para recuperar el valor perdido. Despus de unos momen-
tos, mirando a su interlocutor con sus grandes ojos velados
por el llanto y voz ronca, murmur:
-Quiere decir que no hay nada, nada que hacerl-Y
como impulsada por un pensamiento sbito, agreg:-Y si
yo fuera a Santiago hoy mismo y hablara con el Presidente
de la Repblica?
El cnsul hizo un gesto de duda y repuso:
-Ningn esfuerzo debe omitirse, pero hay que recorder
que en Chile, no hay ms Presidente que el gobernador de
Valparaso, y ste est empeado en que se cumpla la sen-
tencia.
-Y Ud. sabe cundo ser la ejecucin?
-Si mis informes no son falsos, dentro de tres das.
Ambos se quedaron silenciosos, agobiados por el peso de
abrumadores pensamientos.




















Dos horas se le haban permitido al prisionero para re-
cibir las ltimas visits antes de entrar en capilla. La viuda
habl con sus pocos amigos, rogndoles que procuraran que
su entrevista fuera corta. Como era natural, deseaba per-
jnanecer a su lado el mayor tiempo possible y hasta el ltimo
moment. No haban dado an las dos de la tarde, cuando
sali de la crcel el cnsul de los Estados Unidos y el car-
celero hizo sea a Ana Mara para que pasara. En un obscu-
ro pasillo que daba acceso al interior de la prisin, hacia el
lado izquierdo, haba un cuartito que serva para guardar
algunas prendas y objetos de los detenidos. Se destinaba
igualmente a oficina -de registro y sala de guardia. Frente a
esta pieza, Ana Mara se detuvo como paralizada por un
sentimiento de horror. Haban retirado los muebles escasos
que habitualmente ocupaban el recinto. Slo se vea, all en
el fondo, una mesita cubierta por un blanco- mantel, sobre
ella un Cristo en agona, y enfrente, a uno y otro lado, dos
velas de cera esperando la hora de arder. Era el Cristo una
escultura tosca, pero en ella el artist, por una inspiracin
ms de sentimiento que de arte, haba estampado en su fi-
sonoma una expresin de indefinible angustia. La viuda, do-
minada por los ms dolorosos sentimientos, ante aquel cua-
dro evocative y revelador, sinti que el cuerpo todo le fla-
queaba y que su cabeza se desvaneca. Temi caer y se apo-
y contra el marco de, la puerta, con los ojos agrandados de
espanto y fijos en la dolorosa imagen. Esta, a su vez, pare-
ca clavarle los suyos ya ensombrecidos por la muerte, con
un mirar lleno de conmiseracin. El carcelero agit las llaves
para sacarla de su ensimismramiento y recordarle que no ha-
ba tiempo que perder. Ella, vacilante el paso, lo sigui con
la inconsciencia de un autmata.
Paddock la esperaba de pie a la entrada del calabozo,
siempre con su Biblia en la mano y con una fisonoma en que
so pintaba la ms noble resignacin. Largo rato permanecie-
ron el uno en los brazos del otro, sin atreverse a romper el
silencio. Ella fu la primera en hablar:
-Ya por el cnsul lo sabrs todo murmur.








44 MAXIMO SOTO-HALL
-Todo repuso l y me alegro, en parte. Qu
otra cosa le espera en el mundo a un hombre que ha hecho
lo que yo?
Y como ella tratara de interrumpirle para expresarle que
le quedaba su amor, que podan an ser felices, que su cri-
men haba sido la obra de un demente, que su inocencia era
un hecho probado, Paddock le abri de par en par su cora-
zn, acaso en el secret afn de consolarla. El ya no poda
nunca ser feliz, la sombra de los muertos, cualesquiera que
hubieran sido el mvil y la causa del crmen, lo perseguira
toda la vida y en todo moment. Estaba seguro, en cambio,
de que haba otro mundo, otro mundo en el cual iba a en-
trar limpio y purificado por el dolor y el arrepentimiento.
All, en esa region, apartada de pasiones y miserias, al ampa-
ro de la justicia eterna, se encontraran de nuevo y seran
felices. Sobre ese tema, nico capaz de darles alivio y fuer-
za en aquella hora siniestra, vers la conversacin. Ella le
jur que jams amara a otro, y en un acceso de desespera-
cin y rabia, le revel el fire propsito de vengar su muer-
te, y de vengarla en la persona de. don Diego Portales. Co-
mo el capitn advirtiera en la luz amenazadora de sus ojos
todo el fondo de verdad que encerraba esta confesin, la
interrumpi, dicindole con cristiana humildad:
-No, mi dulce, mi adorada Ana Mara, no me venga-
rs. Recuerda que yo muero perdonando a todos y con ellos
a ese hombre que tan duro y tan implacable ha sido conmi-
go. Le perdono de todo corazn.
Aquella generosidad expresada tan sencillamente, acab
de conmover a la viuda. No pudo contenerse. Tom las ma-
nos del reo y las ungi con besos y llanto, exclamando como
si monologara:
Y decir que t eres un criminal y condenarte como a
un criminal IT, el hombre ms bueno del mundol
El haba inclinado su cabeza para besar la de ella y
lloraba tambin.
El carcelero hizo repicar las llaves y ambos se estreme-
cieron. Un soplo helado, el helado soplo de la muerte, pa-
s por el calabozo estremeciendo sus carnes y sus huesos
y hacindoles temblar. Se unieron en estrecho y prolon-
gado abrazo. Reinaba un silencio pavoroso. Ya ninguno de
los dos lloraba. As permanecieron unos moments, como
si estando muy juntos pudieran detener la carrera del tiem-
po. El. carcelero agit nuevamente y con ms fuerza su ma-
nojo d leaves. Se estrecharon ms an. Una fuerza extra-
fa, ajena a sus voluntades, los apretaba, como si quisieran
fundirse en un solo ser. Se oyeron pasos recios en el co-
rredor y una voz spera que dijo: "Son ms de las tres".
Era el official, que prevena al guardian para que pusiera









DON DIEGO PORTALES 45
trmino a la entrevista. Este, conmovido por la escena des-
garradora que tena enfrente, se content con repetir mec-
nicamente: "Son ms de las tres". Paddock y Ana Mara
se separaron, siempre en silencio. Ella sali del calabozo
con paso lento; le pareca que marchaba entire sombras,
pero en sus odos segua vibrando el rep'.-ueteo de las lla-
ves. Al pasar por el cuarto destinado a capilla, quiso volver
la cara para no sufrir de nuevo el fatdico espectculo, pe-
ro una fuerza superior y extraa atrajo hacia el interior sus
ojos, con gravitacin irresistible. Las velas estaban ya en-
cendidas y su luz amarillenta daba al rostro del Cristo una
mayor expresin de angustia y congoja. Apret el paso. Ya
en la puerta, se encontr con un fragile mercedario, que en-
traba. Era uno de esos religiosos empecinados y fanticos,
que odian a las mujeres por un sentimiento de pecaminosa
cobarda. De virtud frgil, fruto solamente de sus temores
a los castigos eternos, repugnan la carne en la forma ten-
tadora de una mujer joven y bella, como el enemigo ca-
paz de vencer su virtud condicional. Hizo un gesto de asco
y se apart para no rozarse, ni pasar cerca de la viuda,
fuente de pecado y de tentacin. Agitando el hbito con
los movimientos gelatinosos de su mole de grasa, entr de-
cididamente en la crcel.
En la ciudad, conmovida por la noticia de la sentencia,
la opinion pblica, aue de da en da se acentuaba en fa-
vor de Paddock, haba llegado a ser unnime, a dominar
en forma de un general sentimiento de inmensa piedad. La
marea lleg a su plenitud al tenerse noticia de que el reo
entraba en capilla. Un grupo de seoras tuvo el pensamien-
to de ir en comisin a solicitar la clemencia del goberna-
dor. Sus esposos y algunas amigas las disuadieron de tal
idea. Era intil, enteramente intil. Se exponan a un desai-
re, sin obtener resultado alguno. "Lo menos que har ese
hombre sin entraas, dijo una de ellas, que slo haba
aceptado la comisin por compromise, ser decirnos,
como Pilatos: "Lo escrito, escrito est". "Eso, si no tiene
para nosotras algunas de las frases hirientes que acostum-
bra*' repuso otra.
Un gruno de jvenes resueltos pens en robarse al nri-
sionero al llegar la noche; pero, aparte de las muchas difi-
cultades que se oponan a la realizacin del plan, se tuvo
en cuenta el carcter del gobernador, y su manera de pro-
ceder. Sabra descubrir a los culnables y era segcro que
correran la suerte aue estaba destinada al capitn. El atre-
vido proyecto fu desechado. Un ambiente de tristeza pe-
saba sobre la poblacin. Se hablaba en voz baja en todos
los crculos y siempre sobre el mismo tema. Era algo ms
que tristeza, era espanto lo que predominaba.









46 MAXIMO SOTO-HALL
Paddock fue conducido al cuarto preparado para ser-
virle de capilla. El fraile mercedario le esperaba all. El rec
contest finamente al saludo del religioso, y, con un gesto,
pareci preguntarle:
-Qu deseaba?
Esforzndose por hacer cariosa su voz, dijo el fraile:
-Vengo a traer a usted, en estos moments solemnes,
los consuelos de nuestra santa religion.
-Agradezco sus buenos oficios, repuso el capitn
pero debo advertir a usted que no soy catlico. Soy pro-
testante, sa es la religion de mis padres, en su sen. nac,
en ella he crecido, la he practicado siempre con conviccin
y estoy resuelto a morir en ella. Lo que inecesito, aqu lo
tengo, agreg, mostrndole la Biblia. En las pala-
bras de los libros santos encontrar consuelo, y Dios, que
lee en nuestros corazones y no ignora ni nuestros ms re-
cnditos pensamientos, sabr si debe o no perdonar mis
culpas.
-Lo saba rugi el fraile, lo saba perfectamen-
te. Qu puede esperarse de un criminal semejante, que se
ha manchado con la sangre de tantas vctimas? Un hereje,
que ha vivido al servicio de Satans y no quiere abando-
narlo ni en su ltima hora. Vengo a ofrecerle el santo sa-
cramento de la penitencia para que lave sus horribles pe-
cados y pueda entrar en el seno del Seor, y usted lo recha-
za, prefiriendo hundirse en el fuego del infierno por los si-
glos de los siglos. Ahora mismo acaba usted de recibir a
su querida, entregndose a los placeres de la material, cuan-
do slo debera pensar en la salvacin de su alma.
Paddock, al or aquella infamia, sinti en todo su or-
Eanismo lo mismo que sintiera el da funesto de la horri-
le tragedia. Un zumbar de odos, una nube que cubri
sus ojos, una fiebre que le quemaba la sangre, y con los
puos en alto se dirigi al mercedario en mpetu de anona-
darlo. La tranquilidad de que haba dado muestras, su obe-
diencia. su humildad, haban hecho que se le tuviera libre
de today ligadura, y eso le iba a permitir desahogar su ira.
El fraile retrocedi espantado, plido; la gruesa papada y
las mejillas mofletudas, le temblaban. Alz la mano en que
empuaba un Cristo de plata y se lo present al capitn,
como para conjurarlo. Este, felizmente, por un fenmeno
extrao en que obr acaso su debilidad fsica y su abati-
miento moral, recobr de pronto el dominio de su volun-
tad, y con acento suave en oposicin a la actitud que auto-
mticamente conservaba, repuso:
-He perdonado a todos los que me han hecho mal, y
tambin lo perdono a usted. Le ruego, s, que me deje solo,
quiero estar con Dios, y conmigo mismo.









DON DIEGO PORTALES 47
El mercedario era terco y tuvo la idea de insistir al es-
cuchar estas palabras pronunciadas con verdadera manse-
dumbre, pero record la expresin resuelta y feroz que ha-
ba visto relampaguear en los ojos de Paddock y consider&
ms oportuno retirarse. Desde la puerta, cuando calcul que
estaba a salvo de todo peligro, se atrevi a decir:
-Recapacite en mis palabras, y llmeme si lo desea.
Yo vendr con gusto. Ya se hallaba a prudent distancia,
y envalentonado, agreg:
-Vale ms que se arrepienta, se retracte de sus erro-
res y se confiese, no que vaya a quemarse en las llamas en
que arde el maldito de Lutero y escap, tan veloz como
le permita su cuerpo ventrudo y aperezado por la molicie
y el hartazgo.
Paddock, una vez que estuvo solo, fij sus ojos en el
Cristo. Las imgenes, en trmino general, le repugnaban,
las consideraba una profanacin. Sin embargo, aquella es-
cultura exenta de arte, le conmovi por la amargura que
se reflejaba en sus facciones y la suavidad de sus ojos vela-
dos por la agona, que parecan fijos en l con paternal be-
nevolencia. Pens en Jess, muriendo en el ms espantoso
y ms afrentoso de los suplicios, entire dos ladrones, en me-
dio de la ignominia y del escarnio, condenado por la sola
culpa de predicar la concordia y la paz; por querer derra-
mar sobre el mundo los tesoros inagotables de amor en
que desbordaba su alma. Y ese apstol sublime de la pie-
dad y la concordia, fu al Calvario resignado y tranquilo,
sin una palabra de protest, con el perdn en los labios y
la misericordia en el corazn. El, en cambio, era un crimi-
nal, un ente miserable que haba arrebatado la vida, que les
era grata y prometedora, a hombres tiles para la sociedad
y la familiar. Ante sus ojos pasaron las figures de sus vc-
timas inocentes, como reclamndole los bienes de que las
privara. Consider que nada haba ms just que su muer-
te, y experiment un extrao alivio ante la idea de ser cas-
tigado. Hasta el acto infamante de colgar su cuerpo de una
gra, que le infundiera horror en un principio, le pareci
just y merecido. Aquel acto de crueldad, quiz iba a ser
provechoso como leccin y como ejemplo para el porvenir.
Sinti consuelo y hasta ansia de que llegara pronto el mo-
mento de la ejecucin. Abri una vez ms su Biblia, en el
libro de los salmos, y comenz a leer en ella con fe sincera
y profunda, con la misma fe de sus primeros aos, cuando
su madre, con tierna solicited, le enseaba a orar.
A eso de las seis de la tarde, el Juez de Letras vino
para preguntarle si tena alguna gracia que pedir. Se le con-
cedera siempre que sta no se opusiera a las leyes. En el
primer moment se le ocurri la idea de ver una vez ms a








48 MAXIMO SOTO-HALL
Ana Mara, pero cambi de modo de pensar. No deba pe-
dir nada, absolutamente nada, ni siquiera eso. No lo haca
por egosmo, por evitarse un nuevo desgarrami nto, no, 'lo
haca por un deseo ntimo de llegar al colmo del sacrificio.
Deseaba sufrir, senta una complacencia mstica, de asceta,
en acrecentar su dolor. Le pareca que padeciendo se pu-
rificaba. Manifest a don Fermn Rojas. que nada tena que
.pedir, que agradeca tanta bondad. Ah, sil dijo, inte-
rrumpindose de pronto tengo un encargo que hacer. De-
..eAo le sea entregada, despus de mi muerte, esta B.blia a
la viuda de Berrechea. Es un recuerdo de mi madre, que
slo ella debe conservar, que slo en sus manos piadosas
estar bien.
Ana Mara, entretanto, oraba en su casa. Interrumpan
sus fervientes oraciones access de llanto y de desespera-
cin, o bien sacudimientos de ira en que predominaba la
idea de la venganza. La-figura del gobernador pasaba por
su mente a cada instant, como animada por un resplandor
satnico. Cerraba sus puos. y apretaba sus dientes con pre-
sin convulsiva, mientras en sus pupilas centelleaba un re-
lmpago de clera. No era possible, no, que aquel mise-
rable quedara impune. Paddock le haba aconsejado per-
donar, lo mismo le decan sus principios religiosos, pero su
naturaleza pasional, su temperament de fuego, le sugeran
lo contrario. Mil pensamientos confusos, todos fulminado-
res, invadan su espritu, y cuando se imaginaba que era
possible realizar alguno de sus proyectos de venganza, no
obstante su. pena, senta una sensacin de alivio y un es-
tremecimiento de placer. Y as transcurri aquella larga y
lgubre noche. Ella, en su alcoba, enloquecida de pena y
evocando la memorial de Paddock; l, en capilla, dispuesto
para el sacrificio y dedicndole a la que tanto amara, sus
26ltimos recuerdos,


















VII


Amaneci un da luminoso. Desde un cielo azul muy
difano, el sol llova oro sobre la baha. Flotaba en el aire
el hlito perfumado y vivificante del esto chilerio. La cla-
ridad esplendente de aquel risueo amanecer, se meti por
la ancha ventana de la alcoba de Ana Mara y por la es-
trecha y cuadriculada del calabozo de Paddock. Aquella
caricia de la naturaleza, convidando a gozar, tan amable
siempre, resultaba en esta ocasin como una dolorosa ago-
na. Con melanclica evocacin, cada uno en su soledad,
pens en los buenos tiempos pasados, cuando paseaban jun-
tos, dando forma y animacin a las ms halagadoras es-
peranzas. Cunto haba cambiado todo en tan corto tiem-
po! Hoy, slo les esperaba la muerte: la material a Pad-
dock, la moral a Ana Mara. Los dems habitantes del
puerto no estaban de mejor temperament. Ni siquiera so
daban cuenta del esplendoroso tiempo que reinaba. Los su-
cesos que deban desarrollarse dentro de breves horas, es-
parcan en todos los espritus una sensacin de indecible y
abrumadora tristeza.
Eran Jas tres menos cuarto de la tarde. Las velas que
haban venido a substituir a las que se encendieron la vspe-
ra, acababan de extinguirse lagrimeando cera. El caphtn vi
que entraban, en el cuarto una tosca silla de brazos, cuyo
objeto no acertaba a comprender. Acto continue, vino un
official acompaado de un piquete de soldados. Desde la
calle entraba un ruido confuso de voces, que pareca au-
mentar por moments. Le record el murmurar de las olas
cuando en da de calma golpeaban montonas en el casco
de su ballenera.
-Srvase sentarse le dijo el official, sealndole la
silla de brazos. Al mismo tiemp eL ircelero entr trayen-
d sas.
El capitn obedeci la orde~i y dos soldados procedie-
ron a atarlo a la silla. Dej ol` n oponer resistencia ni
pronunciar una sola palabra. S lo.uando quisieron ligar-
le las manos, se dirigi al official con oos y voz suplicantes:
4








50 MAXIMO SOTO-HALL
--Ruego a usted que me dejen las manos libres. Aten-
me hasta los codos todo lo fuerte que crean convenient,
pero quiero disponer de las manos para llevar en ellas mi
Biblia y leer hasta que llegue la hora. Se me ha ofreciddo
concederme una gracia y no he solicitado ninguna. acordar la que pido?
Se orden que se hiciera como lo demandaba el reo. En.
aquel -momento apareci en la puerta la tosca figure del
fraile mercedario, haciendo temblar su gran vientre y sus
carnes flojas, desparramadas y grasientas. Paddock se es-
tremeci como a la vista de un animal inmundo.
-Ha tenido usted veinticuatro horas para meditar. Es-
pero en Dios Nuestro Seor, que con un rayo de su divina.
luz haya iluminado las tinieblas de su alma.
El capitn guard silencio. El fraile, despus de un exa-
men que le permiti convencerse de que el reo estaba fuer-
temente atado y que no haba peligro, se aproxim, agre-
gando con voz melosa:
-Haremos que se retiren estos muchachos, y quedare-
mos solos, sin testigos. Usted podr descargar su pesada
conciencia. Por mi indigno medio, Dios siempre misericor-
dioso, lo perdonar a usted y se ver libre de las penas eter-
nas a que por sus culpas es acreedor.
El reo estaba sumido en complete hermetismo.
-Slo en el seno de la fe catlica prdsigui el mer-
cedario, puede existir la salvacin. Abandone usted las
herejas, repudie sus errors, maldiga sus falsas creencias,
y d gracias al Todopoderoso por brindarle la oportunidad
de lavar sus espantosos crmenes.
En los ojos del infeliz marino brill aquel relmpago
que el mercedario ya conoca, y su cuerpo se convulsion en-
tre sus ligaduras. El fraile retrocedi prudentemente, aun-
que estaba convencido de la impotencia del condenado, y,
a la vez, insisti con ms bro.
-En la misma ciudad, la noticia de que usted ha entra-
do por el buen camino, que ha prestado odos a la verda-
dera fe, que ha abierto sus ojos a la luz divina, la que no
engaa y no extrava, har que se despierte un sentimiento
de conmiseracin por el que tantos males ha causado y es
autor de tantas desgracias. Tal vez, los mismos familiares
de sus vctimas le perdonen. Slvese, hombre empedernido,
de las garras del demonio, deje el maldito protestantismo,
que ha sido inventado por el mismo Satans, para la perdi-
cin de la humanidad.
Paddock rugi, ms que dijo:
-Djeme en paz, no me atormente, respete los lti-
mos moments de un desgraciado. Es un crime que Dios-
no puede aconsejar, lo que usted hace conmigo. Ninguna









DON DIEGO PORTALES 5y
religion es capaz de admitir ni tolerar semejante proceder.
Djeme tranquilo.
-No puedo ni debo callarme ni abandonarle agre-
g el testarudo mercedario. Si usted se niega a aceptar
los sagrados beneficios de la penitencia, all usted y Sata-
ns, yo, en cumplimiento de mi sagrado ministerio, le acom-
paar hasta el cadalso.
-Vaya, vaya, si le place articul el capitn, con re-
signada tristeza pero, a lo menos, no me hable, se lo
ruego, ni una palabra, ni una palabra ms.
El implacable monje hizo un gesto al official, como para
decirle que por su parte no haba lugar a demora. Eran las
tres de la tarde. Las campanas de todas las iglesias dobla-
ban lgubremente; con sus taidos montonos despedan
al que pronto iba a dejar de existir por obra de la justicia
humana. Cuatro soldados alzaron en hombros la silla, a
guisa de litera, y seguidos del resto del piquete, se pusieron
en march. En todos los rostros se pintaba a un mismo
tiempo la ansiedad y la pena.
-Es. una infamia dijo un obrero llevar a ese
hombre amarrado como a un perro rabioso. Acaso no es
tan gente como nosotros?
-Tienen razn de llevarlo as, lo merece murmur
una vieja angulosa, arropada en un manto verdoso y mu-
griento.
"Todos volvieron la cabeza para ver quin era la que asf
hablaba. Al punto la reconocieron. Se trataba de la beata
Josefa, una fantica vagabunda que se gastaba la vida en
las iglesias, limpiando y sacudiendo los altares y vistiendo
santos. Saba todo lo que pasaba en el interior de los tem-
plos y entire la gente de sotana, y no tena piedad por los
que profesaban una fe distinta a la suya. La idea de que
Paddock era protestante, despertaba toda su fobia.
-Si no lo llevaran as aadi con acritud qu
sera de nosotros? Ayer quiso ahorcar a fray Domingo,
slo porque le vino a ofrecer los auxilios de nuestra santa
madre iglesia. Sin embargo, el piadoso varn, humilde hijo
de Dios, le acompaa hasta el sitio done al fin pagar
sus perreras el hereje.
Las palabras de la irascible anciana se perdieron entire
el bullicio de la muchedumbre, que se arremolinaba estru-
jndose, para marchar cerca del reo y powder observarlo a
gusto.
La apretada y "ndulante masa humana baj por la ca-
lle del Panten y sigui por la calle de la Aduana, con rum-
bo al muelle principal, done deba verificarse la ejecucin.
Tras los visillos de las ventanas asomaban cabezas curio-
sas y se advertan ojos estupefactos. De todas las bocaca-








52 MAXIMO SOTO-HALL
lles aflua nuevo contingent de personas de todas classes.
Sobre todo, el pueblo, el bajo pueblo, iba aumentando y
haciendo ms compact aquella siniestra romera. Paddock,
con su Biblia en la mano, indiferente a las miradas y a cuan-
to pasaba a su alrededor, iba absorto en su consoladora leeo
tu:r. Sali de aquella abstraccin, como arrancado violen-
tamente de un sueo, al pasar frente a la casa de Alsop.
Por su mente cruzaron, vivas, palpitantes, las escenas que
haban tenido lugar en aquella calle, y de las cuales l haba
sido protagonista. Nunca, ni a raz del hecho, haba visto
las cosas con tanta claridad. Se observaba las manos; las
senta mojadas y tibias, como si estuvieran empapadas en
la sangre inocente que derram. Un sudor fro corra por
su frente. No era el temor a la muerte lo que lo atormen-
taba, era el pensamiento del crime. La angustia que se pin-
taba en su rostro iba despertando en la multitud espectan-
te un sentimiento de invencible piedad. Una joven, rubia
y hermosa, sali de una casa llevando en un plato un 'vaso
de vino. Le hicieron campo para que pasara, pero el reo,
agradeciendo vivamente la atencin, se neg a aceptarlo.
Con una sonrisa llena de bondad, se despidi de la genero-
sa mujer, cuando el official orden seguir la march que
por un moment se haba interrumpido. Deseaba llegar
pronto y que todo acabara de una vez. Al fondo de la ca-
lle apareci la baha en toda su hermosa plenitud, llena de
sol, bajo un cielo limpio y sereno, de un azul profundo.
Unas cuantas embarcaciones se balanceaban sobre el mar
tranquilo. Sus ojos se dirigieron al lugar donde estaba fon-
deada la "Catharine". -La ballenera, reparada y pintada,
porque Duncan no haba querido suspender los trabajos,
esperando que de un moment a otro se indultara a su je-
fe, apareci flamante, cabeceando graciosamente. Cuntas
veces, antes del fatal suceso, la haba imaginado as, re-
mozada, lista para las ms arriesgadas aventuras y ms
peligrosas hazaas1 Sus ojos se nublaron; el corazn le lata
fuertemente dentro del pecho. La "Catharine", aquella na-
ve tan ligera, tan resistente, tan veloz, en otras manos se-
guira prestando sus valiosos servicios. Al mismo tiempo,
su imaginacin, con la imagen de Ana Mara, viva en ella,
evocaba el porvenir soado, los hermosos planes hechos en
la casa de la viuda, fundados en las promesas de la prxi-
ma pesca, en la que tanta y tan inquebrantable fe tenan
ambos. El fnebre cortejo haba llegado al punto en que
deba cumplirse la sentencia. Los cuatro soldados pusieron
la silla en tierra, y otro piquete comenz a retirar con vio-
lencia a la muchedumbre aglomerada, que se resista a obe-
decer. El marino, miraba fij a la ballenera, que con sus









DON DIEGO PORTALES 55
movimientos acompasados pareca despedirse de su capi-
tn.
Ana Mara, en su casa, presa de una ansiedad desespe-
rante, contaba el tiempo, minuto por minuto. Sus ojos se
volvan a cada moment al reloj, y la march de las agu-
jas que avanzaban alcanzando la hora fatal, le produca
un estremecimiento doloroso. Sin embargo, en medio de
su pena, una remota, vaga esperanza, pero al fin esperanza,
iluminaba su espritu. Se haca la ilusin de un milagro. Ima-
ginaba que de pronto, tal vez en el postrer instant, uno de
los amigos de Paddock o de ella llegara trayndole la bue-
na nueva de que el capitn haba sido indultado. Conoca
al gobernador, saba muy bien que era hombre incapaz de
retroceder cuando tomaba una determinacin. Recordaba
que en otro tiempo, siendo Ministro, se haba condenado a
muerte a un msico, por homicidio, y que, habindose tra-
tado de indultarlo, a solicitud de muchas personas amigas
suyas, el mismo Presidente de la Repblica entire otras, con-
test enrgicamente al mandatario: "Perdnelo usted, si
as le place, pero acepte al mismo tiempo mi renuncia". El
msico haba sido ejecutado. No obstante esta amarga re-
miniscencia, ella, dominada por su amor, soaba con que
an poda ablandarse el corazn duro del funcionario. "La
verdad, deca para s que un msico no es lo mismo
que un capitn. Adems, el uno haba cometido su crime
con plena conciencia, con premeditacin, mientras que el
otro haba obrado en un acceso de locura. El reloj marc
las tres menos cuarto. La idea, nica acceptable, de que un
acontecimiento- casi sobrenatural, 'inesperado, pudiera sal-
var a Paddock, se iba poco a poco desvaneciendo en su al-
ma. Felizmente para ella, tanto haba sufrido, que por mo-
mentos cala en una especie de embrutecimiento. La sac
de aquella aliviadora inconsciencia un golpe recio dado a la
puerta de calle. La sirvienta abri. Era una vecina impru-
dente que, enterada de que el reo haba ya salido de la
crcel para el muelle, iba a avisarle por si deseaba, aunque
de lejos, verlo por ltima vez. Tuvo una sacudida de in-
dignacin. "Gracias, gracias, no" grit desce su cuarto.
Las campanas seguan regando en el ambiente sereno
de aquel da azul, sus taidos lentos y acongojados. Su pe-
na, amortiguada por el cansancio fsico, se recrudeci. Re-
torcase las manos febrilmente, los gemidos la ahogaban y
el torrente de sus lgr'mas, no agotado, inund de nuevo
su rostro marchito. Eran las tres y siete minutes, cuando a
sus odos lleg, clara y precisa como un lejano redoble de
tambor, el estallido de una descarga. Ana Mara lanz un
grito y rod por el suelo, rgida, plida y fra como una
muerta.








54 MAXIMO SOTO-HALL
La sentencia deba cumplirse con rigurosa exactitud. Se
desat el cadver sangriento del infeliz capitn, y sin layar-
le siquiera el rostro destrozado por una bala mal dirigida
que le haba saltado el ojo izquierdo, fu suspendido de la
ms alta de las gras del puerto. La multitud, horripilada,
en medio de un silencio aplastante, vea el cuerpo que, agi-
tado por las vibraciones del ascenso, se mova como si Io
sacudieran las ltimas convulsiones de la muerte.
Las embarcaciones surtas en el puerto,- en seal de due-
lo y de protest, acababan de enarbolar sus banderas a me-
dia asta. La de la "Catharine" casi la esconda un grueso
lazo de crespn negro. Entretanto, despus que se hubo
despejado el lugar y cuando apenas quedaban unos pocos
curiosos, los residents extranjeros en Valparaso, como por
un convenio tcito, pasaron frente al muelle, y con religio-
so respeto se descubran ante aquel ajusticiado, que para
ellos no era sino un verdadero mrtir.

















VIII


El da de la ejecucin del capitn Enrique Paddock. por
el camino de Quillta, a la entrada de Valparaso, se detu-
vo, a eso de las dos de la tarde, una carreta. Los bueyes
que la conducan, lustrosos, robustos, bien cuidados, el tol-
do que la cubra, de lona resistente, antao blanca y por
obra del tiempo y la lluvia, amarillenta y pringosa, el mate-
rial de construccin cuidadoso y de maderas buenas, denun-
ciaban que los ocupantes eran gente de campo que dispona
de una holgada posicin.
Del clsico vehculo descendieron un anciano, un joven
y una joven. El que pareca jefe de la familiar, era alto,
fuerte, gil. Fcil era comprender que las duras laborers
del campo y una vida sobria y regular, le haban defendido
de los estragos del tiempo. Sus rasgos fisonmicos, su bar-
ba y sus cabellos castaos, denunciaban su origen europeo,
acaso con ligeras mezclas de sangre native. El mozo, por su
tez acanelada, los pmulos salientes, la mandbula cuadra-
da y recia y un relmpago fugitive de amenaza en sus ojos
negros, no dejaba duda de que perteneca, acaso sin mayor
contact de otras razas, a la indomable y brava araucana.
La muchacha, de un blanco lechoso, tena visible parecido
con el anciano. Los cabellos dorados, profusos y largos,
oprimidos en trenzas, rodaban por sus espaldas hasta la
altura del talle. Los ojos eran azules, pero una orla de pes-
taas negras los obscureca hasta hacer, en determ;nados
moments, indefinible su color. Muy fatigada, la muchacha
fu a tomar asiento bajo un rbol que ofreca amparo con
su tupida fronda. El anciano y el mozo desuncieron los bue-
yes, les quitaron el yugo, y arrendolos cariosamente, los
llevaron a un paradero prximo. Tornaron, despus de
breves moments, a reunirse con la muchacha, y juntos se
internaron en la ciudad.
Caminaban lentamente y hablaban poco. Apenas si cru-
zaban algunas palabras para referirse a los cambios que
notaban en la poblacin, desde la ltima vez que la visita-
ron. Seguan por la calle de San Juan de Dios, y sus ojos
no se apartaban de los diferentes rtulos colocados sobre








f6 MAXIMO SOTO-HALL
las puertas, como si esperaran encontrar en ellos algn in-
dicio de lo que venan buscando.
-All es dijo la muchacha, que caminaba adelante,
sealando un rtulo en.la banda opuesta y en el cual se.
lefa, escrito en letras rojas, tnuy llamativas: "Venta de pes;
cadb fresco, de Ramn Alcina".
Apresuraron el paso y atravesaron la calle. El ancia-
no fu el primero en entrar a la pescaderia. El negocio es-
taba desierto. Un hombre de mediana estatura, fortachn,.
distraa el ocio forzado que le impona la falta de co.mpra-
dores, desescamando y limpiando, sin prisa, un hermoso
besugo. Al ver a las personas que llegaban, lanz una ex-
clamacin de alegra, abandon su tarea y trasponiendo eb.
mostrador, abraz con cario al viejo y estrech con el mis-
mo afecto las manos de los jvenes.
-No esperaba esta grata sorpresa dijo. Para to-
dos, en casa, lo saben ustedes bien, es una gran alegras.
verles. Lo malo es que hayan venido en un da tan triste
para Valparaso.
-Qu pasa, Ramn? interrog el anciano. ~
-Ya lo sabrn todo. Entremos. Voy a cerrar. porque
hoy no hay esperanza de que venga nadie. As hablaremos
tranquilamente y cementaremos el suceso que a todos nos-
trae afligidos.
La familiar de Ramn Alcina se compona de su esposa
y un sinnmero de criaturas de todas edades, desde la ma-
yor, que contaba doce aos, hasta la ltima que an toma-
ba el pecho.
Pasados los saludos y las informaciones de rigor sobre-
la familiar y los negocios, tomaron asiento a la sombra de
una parra. Alcina refiri minuciosamente todo lo relative
al capitn Paddock, desde que ccmeti el crime hasta el'
da aquel que iba a cumplirse la sentencia. Los forasteros es-
taban enterados muy someramente y no conocan detalles.
Su opinion, la que predcminaba en el pueblo, era ms bien
desfavorable al capitn. El relato del comerciante h"zo va-
riar su iuicio, cemo los hechos haban modificado la opi-
nin pblica en Valparaso, y acabaron por sentir viva com-
pasin hacia el reo y un sentimiento de hostilidad contra
el gobernador.
-Y pensar que tengo que verme con ese hombrel-
*murmurA el anciano con acento medroso.
-~ Has sido llamado por l?-pregunt Alcina, con
cierta inquietud.
La muchacha se encarg de contestar, viendo que su
padre, como si no hubiese odo, guardaba silencio. Venan
a ver al gobernador, para quien traan una carta de don
Antonio Garfias, gran amigo del funcionario, persona que









DON DIEGO PORTALES 57
siempre les haba demostrado much aprecio. Queran so-
licitar un favor. Su hermano Manuel, casado y con cinco
hijos, estaba en muy mala situacin. Haba sido official de
los destituidos por el asunto de Lircy y no haba modo
de. que lo ocuparan de nuevo en el ejrcito. Ep Santiago,
personas influyentes, haban tratado de que se le diera
de alta, pero la circunstancia de haber pertenecido a un
regimiento que estaba en entredicho impidi todo xito. El
President de la Repblica, pese a su buen deseo, haba.
manifestado que eso solamente podra hacerse con una
orden del gobernador, que era quien corra con el asunto
desde el tiempo en que era Ministro de la Guerra. Se habl
de varias personas influyentes para que tocaran ese resort,
pero todas se negaron a complacerles, aduciendo mil pre-
textos. Haban resuelto tantear un ltimo recurso, y a eso
obedeca su viaje.
-Viaje de balde-dijo Ramn Alcina.-En ese asun-
to no cede don Diego ni as,-y juntaba apretadamente su
pulgar y su ndice.-Manuel es pipiolo y el gobernador abo-
rrece a los pipiolos de muerte. Adems, verle hoy me parece
que ser impossible.
-De todos modos yo quiero hablarle-insisti Aman-
da.-La carta de don Antonio es muy buena y hay que
tantear.
Se convino en que se quedaran hasta el da siguiente.
No era cosa difcil. El viejo conoca una familiar que le com-
praba por mayor queso y manteca y muchas veces le ha-
ban ofrecido su casa. All pasaran la noche y esperaran
al da siguiente para ir en la maana a la gobernacin. Por
el moment, tomaran una cazuela modest, que para todos
haba, si se conformaban con una comidita de pobres,-
repuso Alcina.
La hora de las tres se aproximaba. Alcina estaba em-
peado que fueran a ver la ejecucin. Ya que haban ve-
nido, no era de perderse la oportunidad. Pudiera ser que
a ltima hora se concediera, como todo el mundo ro de-
seaba, el indulto. Amanda no deca una sola palabra. En-
contraba indigno que se convirtiera en espectculo de di-
versin un hecho inicuo y repugnante.
-Por lo que a m toca-repuso al fin con inquebranta-
ble firmeza,-resueltamente digo que no voy. Prefiero que-
darme aqu, en unin de Rosa, que supongo que tampoco
ir. Rezaremos juntas por el alma del ajusticiado.
Los tres hombres regresaron una hora despus, pro-
fundamente conmovidos. Ramn, que era el ms verboso y
muy amigo de poner en sus relatos gran caudal de porme-
nores, cont detalladamente cuanto haba visto. En su ora-
toria rstica haba pinceladas grficas muy emocionantes.








58 MAXIMO SOTO-HALL
Las dos mujeres lo escuchaban en silencio, como sumidas
-en recogimiento religioso. La angustia, la congoja desbor-
daba en sus almas al pensar en la espantosa escena que se
haba desarrollado y segua desarrollndose en el muelle.
La pena que el terrible suceso les inspiraba advertase en la
expresin de espanto reflejada en sus plidas fisonomas.
La joven, sobre todo, hallbase profundamente emocio-
nada.
-IY pensar que yo tengo que ver maana a ese hom-
bre terrible I-repeta el anciano con desconsolado acento,
recordando la visit al gobernador.
De los tres forasteros, solamente el mozo acert a pa-
sar la noche tranquilamente, sumido en un sueo profun-
do y reparador, como si no le turbaran las fatigas y las
emociones del ca. El viejo no cerr los ojos un solo mo-
mento y la muchacha se despert muchas veces inquieta y
sobresaitada. MVLy de maana se arreglaron y vistieron cui-
dadosamentc. La familna que les haba brincado aloja-
miento, gente de trabajo, era madrugadora y eso permiti
que no se fastidiaran esperando las activiaades del da.
.Desayunaron antes de las seis y se entretuvieron en una
conversacin lnguida, que nada consegua animar, mien-
tras llegaban las nueve, hora, segn opinion general, la ms
propicia para ver al gobernador. Don Robustiano los acom-
paara. El portero de la gobernacin era amigo suyo y
an pariente lejano. Acaso esa agarradera podra servirles
de algo en su empeo, por ms que no se consideraba ne-
cesario. Poderosos y humildes, grandes y chicos, sin difi-
cultad, tenan acceso al alto funcionario. A menos que gra-
ves ocupaciones le embargaran, daba indefectiblemente au-
diencia. En caso de no poder otorgarla, lo haca saber a
los interesados. No cuadraba con su temperament activo
y laborioso contribuir a que nadie perdiera el tiempo en
intiles antesalas. ''Se acostumbran a la vagancia", deca.
Poco antes de la hora convenida, se pusieron en mar-
cha. El viejo caminaba lenta, casi retrecheramente. Desea-
ba alejar el moment, para l angustioso, de verse con el
hombre terrible, como vena llamando al gobernador des-
de la vspera. De buena gana hubiera regresado a su pue-
blo y abandonado toda gestin, antes de someterse a tan
dura prueba. La idea de que se trataba de su nico hijo varn
y de sus nietecitos a quienes tanto quera, era el nico aci-
cate que daba impulso a su voluntad desfalleciente. La
muchacha, ms decidida, caminaba adelante de todos. Sen-
timientos opuestos agitaban su espritu. De una parte el
gobernador le inspiraba miedo, repugnancia; de otra, in-
ters y curiosidad y hasta cierta admiracin. Lo que de 1
haba odo en el doloroso asunto del capitn Paddock, sus-









DON DIEGO PORTALES 59
citaba en su espritu generoso y benvolo, animadversin
e inquina. En cambio, no poda olvidar que an los ms
exaltados, los que tenan crticas ms acerbas para el fun-
cionario, sobre todo por su proceder inicuo con el capitn
de la ballenera, le reconocan grandes cualidades y aplau-
dan la obra patritica que vena realizando en el puerto,
sin cuidarse de los sacrificios que le acarreaba. Adems,
influa en sui espritu de mujer sensitiva el temperament
recio de don Diego Portales. Su inexorable actitud, enfren-
te de la oposicin general de todo el pas, daba a aquel
hombre un sello de virilidad y fuerza a que no poda subs-
traerse su espritu femenino, inclinado siempre a las varo-
niles manifestaciones.
Don Robustiano y el portero se saludaron con expre-
sin de confianza y cario. La intervencin del modesto
empleado, como se haba previsto, era innecesaria. Suban
al despacho, dijo, y en la antesala, cualquiera de los es-
cribientes que all trabajan, los anunciar y sern al mo-
mento recibidos."
El viejo ascenda la escala lentamente. Haca alto en
cada peldao como para tomar aliento. Se dira que el
peso del tiempo que haba sabido apartar con el ejercicio
y la austeridad, se le haba venido de pronto encima para
aplastarlo. Uno de los escribientes pregunt a quin deba
anunciar. Afortunadamente, el gobernador est solo, agre-
g, como un nuncio feliz.
-A Pedro Mendoza-indic el anciano-y a su hija
Amanda. Las otras dos personas son amigas, que no tienen
ms objeto que acompaarnos.
-Habla t-dijo el anciano con voz trmula, al odo
de la joven, cuando el escribiente les indic que podan
pasar.-Yo no tengo nimos. No sabria qu decir. Lo
echara todo a perder.
-El gobernador, en medio de la pieza, los recibi con
una amable sonrisa.
-Pase Ud., don Pedro; pase Ud., seorita Amanda-
dijo, como si se tratara de personas que le eran conocidas,
y mostrndoles un sof, agreg:
-Tomen asiento. Qu de bueno les trae por ac?
Un placer me darn si en algo puedo servirles.
El anciano y la joven tomaron asiento en el sof y el
gobernador, cmodamente, se arrellan en un silln, dis-
puesto, al parecer, a concederles larga audiencia.
El padre y la hija miraban estticos al misterioso perso-
naje. No podan comprender que aquel caballero, tan ama-
ble, tan fino, fuera el, hombre temido, ante quien todos,
sin distincin, temblaban; el severo, inexorable juez del









40 MAXIMO SOTO-HALL
capitn Paddock. A don Pedro Mendoza se le iba pa-
sando el miedo. Amanda se senta casi tranquil.
-Di, muchacha, al seor gobernador, el asunto que
nos trae para que no le hagamos perder su tiempo.
La joven, con voz segura, casi con cierta valenta, ex-
puso el caso de su hermano, acentuando y aclarando algu-
nos puntos, cuando lo juzgaba oportuno. El gobernador
la miraba fijamente mientras hablaba, sin demostrar en su
semblante nada que pudiera denunciar cul sera su reso-
lucin.
-Lo que Ud. me dice, seorita, es muy interesante y
acaso muy just, tratndose de su hermano-dijo Portales
con voz firme,-pero esos oficiales comprometidos en el
asunto de Lircay no merecen consideracin alguna, abso-
lutamente ninguna. Ms bien han sido poco castigados. Son
instrument de los pipiolos, que no hacen cosa buena.
A estas palabras sucedi un silencio embarazoso. La
nerviosidad que los haban momentneamente abandona-
do, se apoder nuevamente de la joven y del anciano. El
gobernador la disip cambiando el curso de la conversa-
cin.
-Ustedes, seguramente, no viven en la ciudad. Si vi-
vieran en ella, yo lo sabra. Dnde se hallan radicados?
-Vivimos en el pueblo de la Placilla, en la Ligua-
respondi la joven.
- -As. as. A nosotros nos gusta.
-No hay por esos pagos algn terreno que se venda?
El viejo intervino:
-Uno solo que yo sepa. Una propiedad que le llaman
"El Rayado".
El gobernador habl entonces del campo, de los bene-
ficios de la agriculture, del placer de cultivar la tierra.
"Quin pud:era hacerlo", repiti varias veces, mientras se-
gua discurriendo sobre los encantos de la naturaleza, con
.una oportunidad y una soltura tales, que tena como em-
bobados a sus oyentes.
Cuando hubo concludo su pintoresca disertacin, se
pusieron de pie para retirarse, don Pedro y su hija. La
muchacha, al estrechar la mano que el gobernador le ten-
da, se atrevi a preguntarle, no sin acompaar sus pala-
bras de una sonrisa insinuante:
-Y en el asunto de mi hermano, nada tenemos que
esperar?
-Me p'den ustedes demasiado-respondi con afabi-
lidad don Diego.-Es ir en contra 'de mis convicciones y
eso no lo acostumbro nunca. Sin embargo, por tratarse de








DON DIEGO PORTALES 61
ustedes, que me han impresionado favorablemente, lo pen-
sar y la resolucin pronto la sabrn.
Los amigos, que les esperaban ansiosos en la antesala,
preocupados ya por lo prolongado de la entrevista, lo mis-
mo que Ramn Alcina y su familiar, cuando tuvieron noti-
cias de la conversacin, todos se hacan cruces, admirados,
no de la amabilidad con que los haba recibido el gober-
nador, pues era persona muy culta y cuando estaba de
buen talante muy agradable, sino de lo que haban obteni-
do de l. Era casi una promesa. Esas palabras, lo pensar,
dado su carcter y su parquedad en ofrecer, tenan gran
significado.
Horas ms tarde la carreta se pona en march de re-
greso al pueblecito de la Placilla. El joven guiaba los bue-
yes con voces de aliento y oportunos toques de picana. El
viejo hablaba -sin cesar durante el camino. El tema de su
charla-era siempre sobre el mismo tpico, la visit al go-
bernador. La muchacha, sin oirle, pensaba, pensaba tam-
,bin en el gobernador.




















Don Diego Portales se haba hecho cargo de la gober-
nacin de Valparaso, mal de su grado; podra decirse que
con verdadera repugnancia. Aparte de las constantes e in-
sistentes splicas del gobierno, le decidieron a aceptar el
crrgo los dos grandes mviles que determinaron en todo
tiempo los actos de su vida: el amor y el odio. Amaba a su
patria con entraable ardor y saba que desde ese puesto
poda servirla eficazmente y procurar, en determinado rum-
bo, su progress y su engrandecimiento. Odiaba a sus ene-
migos con tanta violencia como amaba a su patria, y es-
taba convencido de que en su nueva posicin dispondra
de armas poderosas para combatirlos y posiblemente ano-
nadarlos. No se le esconda, que si rechazaba la oferta he-
cha por el Gobierno, en su lugar sera nombrado el general
Aldunate, y ante esa sola idea estaba dispuesto a sacrifi-
carlo todo. Acept, y desde ese moment sus eiergas,
sus actividades, su clara inteligencia, cuanto en l signifi-
caba accin, que era much, lo puso al servicio de.los dos
mviles que le empujaban: el amor y el odio.
Las grandes luchas que sin tregua tena que mantener,
los disgustos de diverse ndole que amargaban su existen-
cia, las decepciones frecuentes, el mismo inesperado y tor-
mentoso asunto del capitn Paddock, que le haba susci-
tado tantos odios y acarreado tan agrias censuras, factors
eran que, reunidos aumentaban da por da, la repugnancia
que le inspiraba el cargo que tan a la tuerza haba acep-
tado. Esa especie de horror lleg a su colmo despus que
recibi en su despacho, al da siguiente ae la muerte del
marino y cuando se hallaba bajo la presin amarga de los
ltimos sucesos, la visit del seor Pedro Mendoza y su
hija Amanda.
Poco despus de aquella entrevista, Portales, contra sui
costumbre, se retir de su despacho antes de la hora en
que sola hacerlo ordinariamente. Di orden de llevarle a
su residencia particular, situada a extramuros de la ciudad,
cerca del cerro del Barn. All, en la amplia sala, con vis-








DON DIEGO PORTALES 63-
ta al mar, comenz a pasearse agitado, febril, en actitud
que denunciaba su preocupacin.
El asistente se aproxim con ademn cauteloso a la
puerta medio entornada y con voz tmida anunci:
-Don Francisco.
-Que pase.
Entr en la sala un caballero alto, de distinguida pre-
sencia, atildado en el vestir y aristocrtico en sus movi-
mientos. Era don Francisco Javier Errzuriz, buen amigo-
del gobernador, poseedor de valiosas propiedades en el
valle de la Ligua. Estrech afectuosamente la mano del
funcionario, que respondi con igual expresin a su saludo,
y una vez sentados en anchos y cmodos sillones, frente a
una ventana, para gozar las caricias de la brisa, dijo el
hacendado:
-Y bien don Diego, en qu puedo servirle?
-Quiero dejar esto-repuso Portales, despus de un
momento,-esta gobernacin maldita, que me fastidia, que
me aburre, que me est quitando la vida. Mi nico deseo,
hoy por hoy, es .dedicar mis actividades al cultivo de la
tierra. El campo no da disgustos y. en cambio da salud y
algunas veces dinero. Eso es lo que yo necesito y lo que
deseo. No ms poltica, no ms empleo, no ms ceremonies
oficiales, no ms compromises, no ms sacrificios por los
dems, para que nadie lo agradezca y todos critiquen nues-
tros actos y se crean,,an los ms incapaces, hasta los ms
imbciles, bastante inteligentes para hacer las cosas mejor
que como uno ha logrado hacerlas. No, mi amigo don Fran-
cisco, esta es una esclavitud que yo no merezco y sobre to-
do que no estoy dispuesto a soportar por ms tiempo. Se
acabaron las condescendencias!
-Lamento su resolucin, por nosotros, por los chile-
nos-repuso don Francisco.-Con quin vamos a subs-
tituirle? No hay otro en el pas. Qu hemos de hacerl Hallo
muy atendibles sus razones y muy justificada su determi-
nacin. Un empleado que se desempea como Ud., po-
niendo en sus funciones alma y vida, es una vctima en
cualquier puesto que ocupe. Ahora bien, qu puedo yo ha-
cer en este asunto? Me ha llamado y aqu me tiene a sus
rdenes.
-Quiero que me aconseje; por eso le he llamado. Lo
que solicito es bien poco. Nadie como Ud. sabe de cosas
de campo por estos lugares y su opinion por lo mismo vale
much para m. Ante todo, estoy seguro de que ha de ser
sincero y leal. Conoce Ud. la estancia "El Rayado", que
linda con una de sus propiedades?
-Vaya si la conozco. Es algo malo, malsimo. All no
crecen ni las yerbas ms ruines. Soplan unos vientos ende-









"64 MAXIMO SOTO-HALL
moniados que arrasan con todo. No vale. una peseta. Piden
por ella mil quinientos pesos. Parece poca cosa; pero a mi
ver es un exceso. Yo no dara la cuarta parte. Es dinero
perdido.
-Perdido para quien no entiende el asunto-repuso
Portales con energa y gesto de disgusto. Haciendo un ca.
..nal de riego, distribuyendo el agua con habilidad, ver Ud.
cmo ese campo ha de ser uno de los ms frtiles y fecun-
" dos de esa region. Yo tengo, en ese terreno, puestas todas
-.Ymis esperanzas, vea lo que son las cosas, y estoy seguro. de
obtener los mejores resultados. Sabe Ud. que cuando yo
me propongo algo, lo consigo.
Se entusiasmaba a media que iba hablando y sus pla-
nes se hacan cada vez ms vastos y sus. xitos ms segu-
ros. A cada objecin de su amigo creca su empeo. Con
hbiles sofismas objetaba los ms poderosos arguments.
-Como aconteca siempre, dado su carcter, acab por eno-
jarse y no admitir rplica. Don Francisco, que le conoca,
puso trmino a la conversacin indicndole que lo ms
prctico era que hiciera una visit a la estancia y se con-
venciera por sus propios ojos. Los de don Diego brillaron
de extraa manera, su sonrisa habitual, entire amable y
burlona, despleg sus labios, y dijo frotndose las manos
pequeas, finas y bien cuidadas:
-Maana mismo voy a ver a quin de los dos le asiste
la razn. Si a Ud. o a m. Si yo la tengo, ya sabe, tiene
que pagarme con su saber y su experiencia para el mejor
resultado de mis planes. Queda hecho el pacto.
Al da siguiente, con las primeras claridades del alba,
jinete en un magnfico caballo diestramente dirigido y sin
ms acomnpaamiento que su asistente, don Diego Portales
emprendi el camino de la Ligua. Aspiraba con fruicin el
aire saturado de emanaciones salinas y perfumes campes-
tres, y, como para dar expansion a la alegra que desbor-
daba en su espritu, con voz bien timbrada y excelente
odo, se di a entonar amorosas canciones.
Tan pronto lleg al pueblo de la Placilla, pregunt al
primer sujeto con quien se encontr, por la casa del seor
Pedro Mendoza.
-Siga Ud. esta misma calle-le dijo el interpelado-y
all, pared de por medio con la panadera de la seora
Marcela, all vive el seor Pedro.
Con el cabo de su fusta llam el jinete a la puerta de
una casa, cuya buena apariencia denunciaba que sus mora-
dores pertenecan a gente de posicin holgada. Era sin du-
da la mejor entire todas las del pueblo y an en una villa
de mayor importancia no hubiera hecho desairado papel.
Se abri una ventana y asom una-linda cabeza de mujer.








DON DIEGO PORTALES 65
La cabellera opulenta, de un rubio brillante, caa por su es-
palda como una cascada de oro. Algunos rizos sueltos se
derramaban sobre la curva alta y mrbida de su pecho
virgen. Una llama de rubor inund la blancura lechosa de
su rostro hasta la lnea done arrancaba el ureo casco: de
sus cabellos. Era Amanda.
-Seor, Ud. por aqu,-murmur con voz trmula de
emocin.
Despus de un saludo galante, acompaado de una
frase lisonjera, Portales pregunt por el padre. El seor
Pedro, como de costumbre, andaba fuera, entregado a sus
labores campestres. Se levantaba invariablemente a las cua-
tro de la maana y desde esa hora sala, no acostumbran-
do regresar sino a la hora del almuerzo y muchas veces
hasta la de" ccmida. Al referir estos pormenores, la joven
hablaba mecnicamente, lo haca para disimular su emba-
razo. Mientras tanto, su rostro se iba serenando y volva a.
su cara el color natural, un rosicler satinado, sobre una
blancura transparent y cerosa.
-Si Ud. desea verlo-concluy diciendo-puedo man-
darle aviso. Mientras tanto, por qu no se apea y pasa a
descansar?
No era otra cosa lo que deseaba Portales. Con la gallar-
da del hombre habituado a los ejercicios ecuestres, ech
pie a tierra y entreg las bridas al asistente. Amanda abri
la puerta y con timidez discreta y encantadora 1' tendi la
mano. El, galantemente, la bes y la retuvo entire las suyas
unos moments. Aquel ademn cortesano, para ella desco-
nocido, la llen de turbacin e hizo discurrir un ligero tem-
blor en todo su cuerpo.
El viaje al valle de la Ligua, su resolucin dei comprar
"El Rayado", no obedecan sino al poderoso e.ecto que en
-su naturaleza impressionable haba hecho la deslumbrante
belleza de Amanda. As, cuando se vi sentado cerca de la
joven, obedeciendo a su temperament impulsivo, aprove-
ch para hablarle con la mayor claridad. ,DDespus de refe-
rirse al motivo de su viaje y a la idea de adquirir una propie-
dad cerca de la Placilla, con la vehemoecia que le era pro-
pia, con su manera elocuente de decir, le manifest que ni
la prdida de su posicin actual, ni las -que pdieran venir
ms adelante, ni las perspectives de buenos negocios en Val-
paraso, ni todo lo que alcanzara a ofrecerle el ms risueo
porvenir, le disuadira de su propsito. Para il, entiree cer-
ca de ella, poder verla,, alimentarse de una esperanza, aun-
que fuera remota, significaba ms en su vida qu la Gloriaa,
el dinero, los honors y el poder. Amanda le oa fasc;nada,
^con los ojos muy abiertos y animados por una expiresin de
ansiedad y de asombro. Las palabras de don ieg6 la enlo-
5








66 MAXIMO SOTO-HALL
quecan. Aquello era algo fantstico, digno de los cuentos
de hadas. El hombre a quien todos teman, el poderoso ante
quien el mismo Jefe de la nacin se inclinaba, el implacable
a quien no haban logrado conmover ruegos ni lgrimas, ni
empeos de toda ndole, en el process de Paddock; el hom-
bre, en una palabra, qu ocupaba el ms alto puesto en el
pas, por su influencia sin lmites, por su poder sin restric-
cin, estaba all, ante ella, rendido, tierno, lleno de prome-
sas amables. Su rostro, para otros adusto y amenazador, re-
velaba ante ella slo suavidad y sumisin. El segua ha-
blando con creciente calor. De sus propsitos del moment
haba pasado a formular sueos para el porvenir. Las ale-
gres veladas que se pasaran en ese lugar tranquilo, los pa-
seos por aquellos parajes deliciosos, la vida sin preocupacio-
nes polticas y rodeada, de todos los encantos del amor y
de la paz. Un existir idlico, en que los das correran rpi-
dos como en las alas plcidas de un ensueo. En medio de
su animada charla se haba apoderado de una de las man2s
de la muchacha, mano fra, casi helada, entire las suyas fe-
briles. Ella no hizo ademn alguno para retirarla.
-Y ese joven que me dijeron iba con ustedes cuando
estuvieron en mi despacho, quin es?-pregunt sbita-
niente Portales.
-Ese-le dijo ella ruborizndose-es Joaqun, el hijo
de la seora Marcela.
Aquel rubor y el acento con que fueron pronunciadas
sus palabsas, bast a don Diego, profundo conocedor del
corazn human, para adquirir una sospecha.
-Me parece que es su novio-dijo, procurando descu-
brir la verdad con lo inesperado de su pregunta.
-Mi novio, nol-Y luego, dominada por los ojos de
don Diego, que se clavaban inquisidores y tenaces en los su-
yos, agreg: Es muy bueno conmigo y me ha dicho que me
quiere. A mi padre le gusta.
--Y a Ud.? Dgamelo con franqueza, por qu no?.
-Yo le tengo cario...
En aquel moment se abri la puerta y entr el seor
Pedro. Vena sofocado por la apresurada caminata que ha-
ba hecho, y sin embargo, su rostro estaba sin color. La no-
ticia de aue el hombre terrible estaba en su casa y deseaba
verle, le haba producido extrao sobresalto.
-Seor, aqu me tiene a sus rdenes-articul ccn voz
apenas perceptible.
-Magniico, deseaba much verle; Ud. va a serme
muy til. Quiero comprar "El Rayado" y espero que me
acompae a verlo, si para ello no tiene inconvenient. Quie-
ro oir su opinion.









DON. DIEGO PORTALES 67
-Pero si eso es muy malo, seor-dijo Mendoza, con
vacilante acento.-Va a ser un perdedero de plata.
-No importa-repuso el gobernador con fire acento,
mientras fijaba sus ojos en Amanda con una expresin in-
definible.-Yo estoy seguro de que no he de perderla-agre-
g.-Ayudado por Ud., sacaremos algo muy bueno de esos
pedregales. Vamos.
-Dispense, seor-dijo la joven, al verlo ponerse de
pie.- Ya va a ser muy tarde para que Ud. regrese a almor-
zar a Valparaso. Si se anima a pasar un mal. rato, lo puede
hacer con nosotros.
-Con much gusto. Precisamente, pensaba en pedirles
ese favor. Tnganos preparado algo sabroso y abundante,
porque voy a venir con gran apetito.
Hizo un saludo muy corts y sali acompaado del se-
or Pedro. Ella se aproxim a la ventana y los sigui con
intense mirada, hasta que desaparecieron en el extremo de
la calle.




















Presa de gran sofocacin, Amanda se dirigi a la cocina.
Quera saber qu tena preparado la seora Tiburcia y dis-
poner algo ms, algo muy bueno. No encontraba, revolvien-
do sus conocimientos culinarios, cosa digna del comensal que
deba honrarles. Su fuerte lo constituan los postres que le
ensearon a confeccionar las monjas: dulces, confituras, mer-
meladas, pastelillos. En eso no haba que pensar. Requeran
tiempo e ingredients de que no dispona. Orden que se
mataran unos pollos, que se fuera en busca de legumbres
frescas, que se prepararan algunas salsas. Todo lo haca y
mandaba atropelladamente. Ella misma se ocup de algunos
menesteres para ayudar a la cocinera, que, contagiada de su
nerviosidad, no atinaba a desenvolverse. Despus pas a su
cuarto para engalanarse. Puso el mayor empeo en estar
bien. Se miraba y se remiraba al espejo, sin quedar nunca
satisfecha de su tocado. La idea de que precisaba arreglar la
mesa puso trmino a su inocente coquetera.
Tenda, con gran cuidado el blanco mantel cuando en-
tr Joaqun en el comedor. Su rostro indeado respiraba sa-
tisfaccin. Viendo que Amanda se dispona a colocar platos,
cubiertos y vasos, se ofreci a ayudarla.
-A m me gusta el gobernador-dijo mientras dispona
las cosas de acuerdo con las indicaciones de la Joven.-Por
lo que ustedes dicen, cuando uno lo conoce, se convince de
que es muy diferente de como lo pintan.
Amanda callaba; pareca no oir.
-Bueno estuvo lo que hizo con el gringo-continu
diciendo.-Esos condenados herejes piensan que pueden
matar a los chilenos como perros.
La muchacha lo envolvi en una mirada compasiva y
triste y sigui en silencio su mecnica tarea.
-Y si quisiera ser padrino de nuestro casamiento?-
repuso Joaqun, despus de una pausa.-Caramba, qu gol-
pe serial
Amanda enrojeci, y sin decir una palabra paso a la
cocina. Despus de un moment volvi para dar el ltimo
vistazo a la mesa.









DON DIEGO PORTALS 69
<-No sera malo que fueras a ver si ya vienen-.dijq a
Joaqun secamente. Deseaba alejarlo.
Don Diego y el seor Pedro no tardaron en llegar.
Traan apetito y sin demora se sentaron a la mesa. El go-
bernador hizo el gasto de la conversacin durante el al-
muerzo. Habl de sus proyectos en "El Rayado", del ca-
nal que construira, de los trabajos de irrigacin, de la ma-
nera cmo esas tierras iban a rendir prsperas cosechas. Al
pronunciar cada frase y a media que sta encarnaba ma-
yor esperanza, volva sus ojos a Amartda. Pareca decirle
que detrs de aquellos proyectos econmicos haba algo ms,
much ms important y que slo ellos podan adivinar y
comprender. De pronto, y como a impulso de un sbito
pensamiento, volvise a Joaqun y le dijo:
---Sabe que Ud. est perdiendo miserablemente el tiem-
po aqu. Un mozo de sus aptitudes debe hacer algo de pro-
vecho. La carrera military es de gran porvenir. Le vamos a
dar de alta en mi batalln. Vaya maana .a Valparaso'y
hablaremos de eso.
-Pero, seor dijo el muchacho palideciendo si yo
estoy aqu muy bien, al lado de don Pedro, ayudndole en
sus trabajos. Yo no sirvo para military.
-Djese Ud. de tonteras-agreg Portales con una in-
flexin que no daba lugar a nuevas protests. Voy a con-
cederle, para pricipiar, el grado de subteniente. No todos
inician la carrera bajo esos auspicios. Con mi ayuda llegar
muy alto.
El' iejo* Mendoza asenta a todo como un autmata,
complaciente, risueo, en un afn servil de agradar a don
Diego. Ya se consideraba suegro de Joaqun y la idea que
el marido de su hija entrara en el ejrcito y tuviera que vivir
en el cuartel, separado de su esposa, no cuadraba con sus
propsitos,. ni responda a sus deseos. El mismo sentimiento
egosta de .perder un element muy til, de gran ,alor en
sus tareas agrcolas, le contrariaba, pero en aquel moment
nada consegua preocuparle. Su deseo nico era aparecer
grato a su ilustre husped.
El gobernador, sin interrumpir su charla, coma con gran
apetito. Todo le pareca excelente. Despus que hizo la pro-
puesta..a Joaqun, se volvi al seor Pedro y le interrog
con acento de rara malicia:
-Dgame, Mendoza, no se habla por ac de una fa-
nmsa mujer, la Quintrala, una seorona que tuvo en otro
ti po possiones muy valiosas en esta region, casi fu due-
jk de todo el valP. y que debi dejar algunos recuerdos?
-La Quintrala!-exclam el viejo con una expresin
de repentino espanto en los ojos.-Vaya si se la recuerda.
Todava anda su alma en pena por estos lugares. Lo digo








70 MAXIMO SOTO-HALL
yo, yo que la he visto con estos ojos que se los, ha de comer
la tierra.
-Ud. la ha visto?
-Yo, seor, y Dios que me oye, sabe que no miento.
Se me haba perdido una ternera que yo estimaba much,
hija de una vaca muy lechera y de raza. La andaba bus-
cando como aguja. Entr la noche y yo segua campeando
tras ella medroso de que me la extraviaran. Muchos la co-
diciaban, an entire personas pudientes. Ya muy tarde, se-
ran las doce, en el encuentro de dos caminos donde dicen
que esa mujer mand matar a un seor cura, que llevaba
los santos sacramentos a un pobre indio, vi un bulto y me
di que era mi animal. Ech a andar de priesa y ya estaba
cerca, como a cuatro varas, cuando me di cuenta de que era
un cristiano, como tapado con una sbana. Me entr la ma-
licia de que fuera el ladrn que iba escondindose con el
trapo para robarme mi cra. Me acerqu ms y ms. Enton-
ces, cuando estuve bien cerca, se despareci la sombra
blanca, como consumida en el suelo. Sent un fro muy
grande en todo el cuerpo, los pelos se me pararon y las
canillas se me doblaban. Pens que me mora del susto. Otros
que tambin la han visto, dicen que se aparece all mesmo
acompaada de un fraile agustino, un primo suyo, que fu
quien la ayud a cometer ese crime. Yo, la verdad prime-
ro, digo que la vi sola.
-Y era muy mala mujer?
-Dios nos guard, seor. Mataba a sus esclavos a pura
verrenga, los quemaba, les meta clavos en todo el cuerpo,
les rompa los huesos. Todava se oyen en la noche los
quejidos de los que martirizaba por mero gusto. Dicen que
hasta al mismo Seor de Mayo lo ret.
-Eso fu todo lo que hizo por estos lados-murmur
don Diego con aire misterioso.-En Santiago hizo cosas
peores. 'Con esclavos y sirvientes, se extreme en sus cruel-
dades lo mismo, o peor qu aqu. Eso para ella era poca
cosa. Nada la detena, ni lazos de familiar, ni categoras so-
ciales, ni posiciones polticas, nada. El provisor de la mitra,
monseor Fuentes Loarte, apenas si se escape de sus ase-
chanzas. Lo quiso eliminar porque le censuraba su conduct
y la llamaba al buen camino. Asesin a un caballero de la
orden de San Juan en su propia alcoba, despus de-atraerle
con lascivos engaos. Di muerte a una hermana natural
que viva con ella; hizo ahorcar en el stano de su casa a
honorables miembros de la justicia. No acabara si enu-
merara todos sus crmenes. Y ahora. asstense ustedes!. en-
venen a su padre que estaba enfermo, ponindole no s
qu menjurje en un pollo que ella misma aderez y sirvi
al anciano con filial cario.









DON DIEGO PORTALES 7i
-En los propios infiernos debe.estar ardiendo ese de-
mnonio!-murmur sentenciosamente el seor Pedro.
-Si era tan mala, si no se arrepinti y nuestro seor no
tuvo piedad de ella, as debe ser-musit Amanda.
-Yo lo sentiral-repuso don Diego con acento com-
pungido.
Todos fijaron sus ojos en l.
-Lo sentira-repiti-porque la Quintrala es de mi
familiar. Ta abuela ma, no sabra decir en qu grado, pero
lo era. Tal vez por eso soy tan malo. Me parece que s.
Una expresin de inquietud y de angustia se pint en
los rostros de la joven y del viejo. A sus labios quisieron
asomar frases de excusa, de disculpa, pero murieron sin cris-
talizar.
-No se alteren, no se preocupen por eso,-exclam
Portales, al advertir la turbacin que sus palabras, posible-
mente intencionadas, haban producido. Hay muchas, mu-
chsimas personas, en las mrismas condiciones que yo. Casi
todas las families principles de Chile tienen alguna gotita
de sangre de la Quintrala. Si como ustedes dicen, esta mi
parienta se halla en los infiernos, ms de un chileno tene-
mos representante en ese lugar. Para destruir toda preocu-
pacin que an pudiera subsistir, sell sus palabras con la
sonrisa traviesa y maliciosa que le era propia y que pona
en su rostro enigmtico, irresistible atractivo.
La tranquilidad rein de nuevo. Amanda hizo recaer la
-conversacin en el Seor de Mayo, con motivo' del reto que
le hiciera la Quintrala.
-En el colegio Sor Philomene una madre muy
entendida, nos contaba que la imagen del Seor de Mayo
haba sido obra de un milagro. Deca que un fraile agustino,
fray Pablo Figueroa, la concibi mientras estaba en xtasis,
y que su mano, a la hora de trabajar, era Dios mismo quien
la diriga. Otra muchacha del convento, que era una luz,
pero-alg9 dscola, nos deca que todo aquello no era cierto,
que eran patraas, que un to suyo le haba asegurado que-
el agustino autor de la escultura era un famoso artist, que
le haba dado esa expresin de clera para que impusiera
miedo, porque ante l se castigaba a los sirvientes y a los
esclavos subversivos. Yo no s qu pensar. Lo que s s es
que en los tiempos del terremoto a l se debi que la tierra
dejara de temblar.
-En efecto-indic4 don Diego-el obispo Villarroel,
en aquel trgico da del 13 de mayo de 1647, aunque es-
taba muy maltratado por haberle cado una pared que casi
lo deja sin vida, descalzo, caminando con dificultad sobre
los escombros que sembraban las calls, hizo.llevar la ima-
gen a la plaza para que todo el mundo le pidiera miseri-









72 MAXIMO SOTO-HALL
cordia. Los temblores no cesaron del todo, pero disminu-
yeron en su intensidad, as por lo menos lo cuenta la his-
toria.
-Yo, dijo Mendoza, pasado el susto que le produjera
la noticia del parentesco del gobernador con la Quintrala,
--creo que naci por obra de milagro y as me lo aseguraba
mi difunta madre, que era. muy sabida. Me deca tambin,
y Ud. lo habr odo decir, seor, que cuando se toca al Cris-
to, tiembla, que la corona que se le cay en el pescuezo no se
la han podido sacar nunca, por ms esfuerzos que se han
hecho, que las espinas lo van degollando y que cuando se
le caiga la cabeza, se acabar el mundo.
Portales le oa sonriendo con bondad. Reinaba entire los
comensales un ambiente de amable confianza. Se haban bo-
rrado las diferencias. Don Diego, muy content, demos-
traba, una vez ms, sus admirables dotes de adaptacin. El
almuerzo termin as, en un ambiente de sencillez familiar.
Joaqun, aplanado por el ofrecimiento del gobernador, que
vena a derrocar todos sus sueos, acab por reir y estar
content. Don Diego, ya jinete en su caballo, les dijo en el
moment de partir:
-Manuel ha sido dado de alta. El nico entire todos los
oficiales de Lircay.




















Amanda qued hurfana de madre a la edad de diez,
aos, sin ms que un hermano bastante mayor, Manuel, que
viva en Concepcin. El padre, dedicado a sus labores agr-
colas, consagrado a ellas, no poda tender a la pequea.
Tras muchas meditaciones, crey que lo ms oportuno era
que se educara en Valparaso, en un establecimiento serio,
y, sobre todo, religioso. Eligi el Colegio de las Monjas-
Francesas, que gozaba de grandes prestigious. Poda pagar,
y para su hija deseaba lo mejor.
Tmida, arisca, la muchacha en unr principio sufri mu-
cho, pero supo, sin embargo, sobreponerse a sus flaquezas.
Inteligente y viva, no tard en adaptarse al medio y con-
quistar la atencin de las monjas. A su natural delicado.
debi el powder, no sin esfuerzo, afinarse y adquirir las bue-
nas maneras y el seoril porte de sus condiscpulas, casi to-
das ellas pertenecientes a las mejores families del puerto y
de la capital. Prudente y discreta, no suscit con sus costum-
bres, un poco primitivas, ni desaires ni burlas a su llegada, y
al cabo de poco. tiempo, por su dulzura y tino, se conquist
el afecto de sus compaeras.
Una dedicacin constant, una perseverancia sin tregua,
le permitieron ocupar en sus classes los primeros puestos. En
vez.de enorgullecerse por sus triunfos, era cada vez ms-
modesta y pareca no advertir la ventaja que llevaba en sus
studios a la mayora de las educandas. Sus progress se
acentuaban da por da.
Las monjas autorizaban a las alumnas algunas lectures
literarias. Novelas sencillas, de amores idlicos, obras de en-
sueo, capaces de enardecer la fantasa sin despertar las pa-
siones. El temperament de Amanda era rnnntico y los
libros que llegaban a sus manos, propios para exaltar su ro-
manticismo. No conceba que una muier pudiera abrigar en
su alma sino un solo amor toda la vida. Un amor muy gran-
de, muy vehemente, muy hondo. Vivir, sacrificarse, morir,
si era preciso, por el ser amado, era para ella la nica for-
na de comprender el amor. Su concept de la persona dig-
na de ser amada, era igualmente un poco imaginario. Con-









74 MAXIMO SOTO-HALL
sideraba que un hombre para merecer ese culto, esa consa-
gracin fantica con que ella soaba, deba ser valeroso,
inteligente y atrevido, capaz de grandes hazaas. Sin una
admiracin devota, no conceba un amor verdadero.
Cuando a la edad de dieciocho aos lleg a la Placilla,
venida del convento, sinti que despertaba de un sueo gra-
to a una realidad penosa. En su casa era una extraa. A
su.padre y a Joaqun los haba visto en el locutorio men-
sualmente. A la seora Marcela, una que otra vez. No tena
una nocin clara, en sentido ideolgico, de su hogar ni de su
aldea. Su apego a las monjas haba impedido que las vaca-
ciones las pasara en su casa. El seor Pedro anhelaba viva-
mente tenerla a su lado esos dos meses, pero ante la resis-
tencia de la chica y los ruegos persistentes de las padres,
se resign, ao tras ano, a no satisfacer el que era su mayor
deseo. La visitaba semanalmente para consolarse.
Como Mendoza la vea triste despus de su regreso, no
se cansaba de preguntarle qu deseaba, en qu p.oda com-
placerla. "Mi carcter es as", responda Amanda a las ca-
riosas insinuaciones del viejo. "Recuerda que no soy la
chiquilla' que se fu al convento". Sus palabras hacan callar
al padre, sin satisfacer las instintivas inquietudes de su cora-
zn.
Incapaz de penetrar en aquella naturaleza spiritual, sen-
sitiva, apasionada, ,su cario le ofreca la facultad secret
de adivinarla. Se daba cuenta de que un algo faltaba a su
hija para ser feliz y sufra sin encontrar el medio d pro-
porcionrselo.
Algunas de sus compaeras de cologio haban ofrecido
a Amanda que le haran una visit a la Placilla. Deseaba
que vinieran, pero al mismo tiempo las esperaba con temor.
Todo en su casa era limpio y cmodo, pero respiraba aire
de rusticidad. Sin ser vanidosa, eso la contrariaba. Cediendo
a las constantes splicas del seor Pedro, le confes al fin
que deseaba arreglar su cuarto y una -salita para cuando
llegaran a visitarla sus amigas. Glorioso el padre, la llev a
Valparaso y se compr todo al gusto de la joven.
Aquellas transformaciones de su modesto hogar, pare-
cieron animarla. Un escritorito con un anaquel donde poda
colocar sus pocos libros, era lo que ms ilusin le haca. Para
estrenarlo escribi varias cartas a sus amigas, recordndoles
su promesa de venir a la Placilla. Cuando termin su co-
rrespondencia se qued pensativa; con la pluma en la mano.
Sinti el deseo de que hubiera otra persona a quien escribir.
a quien decirle muchas cosas, de sas tan bellas que se
encontraban en los libros de su predileccin.
Las condiscpulas no llegaron nunca. La Placilla estaba
-demasiado lejos de los centros en que ellas vivan. La co-









DON DIEGO PORTALES 75
rrespondencia tambin languideci, acabando por extinguir-
se. Entretanto, Amanda se iba acostumbrando a la vida del
pueblo. Sin intimar con nadie, tena buenas relaciones con to-
dos. Las muchachas la queran y la respetaban. Los mozos,
admirndola, no se atrevan a poner los ojos en ella con
aspiraciones amorosas. Su educacin, su carcter serio, aun-
que afable, determinaban una distancia entire ellos y ella,
difcil de franquear.
Joaqun sigui siendo el amigo fiel, el servidor sumiso,
un esclavo siempre alerta para satisfacer sus menores capri-
chos. Amanda senta placer de tenerlo a su lado. Era para
ella algo como un animal domstico al que se profesa cari-
o. As como l le enseara en otro tiempo las primeras le-
tras que aprendi con el cura de Quillota, as ella le ense-
aba ahora cosas tiles. Un poco de aritmtica, de geogra-
fa, de historic patria. Se complaca en cultivar la inteligen-
cia rstica, pero bien dispuesta, del mozo. El afn que po-
na en complacerla y adelantar, le produca una viva satis-
faccin;
Pasado algn tiempo, comprendi Amanda que Joaqun
la amaba. Un sentimiento de contrariedad, casi de enojo,
se apoder de ella y trat de alejarlo de su lado. No. fu po-
sible. De una parte, aquel perro fiel le haca falta; de otra,
senta cierta complacencia en verse convertida en objeto
de culto. La costumbre, finalmente, pesaba tantol El sigui
querindola en silencio, ella dejndose querer.
A media que Amanda se iba adaptando ms a la vida
vegetativa del pueblo, insensiblemente se acercaba a Joa-
qun. Pens que casi lo quera. Hasta que l, tras muchas y
tenaces luthas con su timidez, con el respeto religioso que
aquel ser superior le inspiraba, se atrevi a decirle de pron-
to, sin prembulos, trmulo de emocin:
-Dime, no sera bueno que t y yo nos casramos?
Ri Amanda a carcajadas, y sin demostrar molestia al-
guna, le. respondi con dulzura:
-Joaqun, as como estamos, estamos muy bien; para
hablar de esas cosas, queda tiempo.
Don Pedro guardaba una discreta reserve, pero fcil
era comprender que el muchacho le haba comunicado sus
proyectos, y que el viejo los vea con agrado. Insinuaciones
vagas, muy veladas, muy prudentes, lo daban a entender.
Entretanto, la costumbre, ms que todo, fu creando alre-
dedor de esta atmsfera un acercamiento, una situacin ms
definida. Amanda acab por aceptar, con una anuencia pa-
siva, aquel noviazgo nebuloso, y Joaqun, por considerarse,
tcitamente, el prometido de la joven.
En aquel moment, en medio de aquella situacin im-
precisa, apareci don Diego Portales. Encarnaba, bajo mu-









16 MAXIMO SOTO-HALL
chos aspects, la figure que Amanda forjara en su sueos
romnticos. Cuando regres del viaje a Valparaso, algo
extrao pasaba por su espritu, que no acertaba a explicar-
se. Recordaba, llena de miedo, al meters en la cama, la
figure del capitn Paddock, tal y como la pintara con gr-
fica sencillez el seor Alcina, pendiente de la gra, con su
mata de cabellos rojos cayendo sobre la frente plida, el
rostro enrojecido por la sangre coagulada, el cuerpo huesu-
do y recio balancendose en la cuerda a las blandas cari-
cias de las brisas del mar. Recordaba l miedo con que ha-
ba ido a la Gobernacin, la seguridad que tena, por lo que
todos le haban dicho, del fracaso de su solicitud y, final-
mente, la buena acogida del funcionario, sus amables fra-
ses, su embozada promesa y su casi. cariosa despedida.
Una sedancia dulce, substitua a la sensacin de horror.
Durante el da, pensaba constantemente en aquel hom-
bre complicado y extrao, que atraa y repela a la vez.
Procuraba arrojarlo de su imaginacin, pero sus esfuerzos
eran intiles. Se haba entron:zado en su pensamiento y no
haba manera de desterrarlo. La inesperada visit de Por-
tales, las frases que escuch de sus labios, vibrantes y her-
mosas como las de los libros que la seducan, sus prome-
sas y juramentos, anlogos a los de los hroes de esos libros,
efectuaton en su alma una complete transformacin. Fu
diluyndose, borrndose, el hombre feroz, duro, sanguina-
rio, el implacable verdugo del capitn Paddock, y slo que-
d en su espritu soador, el caballero galante, de gentileza
medieval, lleno de'grandes planes, rendido, capaz de amar
con un amor como el concebido por ella en sus horas de
ntimas y pasionales divagaciones.
En las posteriores visits, sin poner de su parte otra
cosa que su espontaneidad, don Diego acab por imponer-
se como dueo absolute. No prevaleci en el corazn y en
el cerebro de Amanda otra personalidad de don Diego, que
la atrayente por su hidalgua, por su inteligencia, por su va-
lor, por su verba flida y fascinadora. Apenas, como la som-
bra de un recuerdo, vea al hombre terrible, forjado por la
perverse fantasa de sus enemigos y no product de la rea-
lidad.




















Despus de la muerte del capitn Paddock, Ana Mara,
quebrantada en su salud y en su espritu, se entreg a llo-
rar su segunda viudez, la que verdaderamente haba deja-
do profundas huellas en su alma. Pocas visits reciba, ape-
nas de las personas muy ntimas, y de preferencia de aquellas
que haban conocido al marino, aunque slo fuera de refe-
rencias, y podan hablarle de l. En cuanto a dejar su casa,
ni para ir a la iglesia lo haca. Le repugnaba la calle. Sen-
tase ms consolada en "su rinconcito, rumiando recuerdos,
aunque fueran amargos. No obstante su espritu de retrac-
cin, pasado algn tiempo se crey obligada a efectuar al-
gunas visits. Era ms que una incorreccin, un acto de in-
gratitud, no dar las gracias a las personas que con empeo,
aun a riesgo de incurrir en el 'desagrado del gobernador,
haban hecho algo en favor del capitn. Ante todo, se im-
pona tal procedimiento con aquellos que direct o indirec-
tamente haban sido vctimas del marino y, no obstante eso,
abogaron por su causa, demostrando grandeza de alma y
un alto espritu de justicia. Entre stos figuraba en primera
lnea, don Jos Squella.
-Nada tiene usted que decirme, seora, nada tiene que
agradecerme deca Squella. hablando con la viuda, cuan-
do sta le visit para agradecerle su noble conducta.-Yo no
tuve oportunidad de conocer al capitn Paddock, pero, por
distintas referencias, s que era un bellsimo sujeto, digno
de mejor suerte. El mismo da en que fui agredido por l
y en moments en que se juzgaba de gravedad mi herida,
me di cuenta clara de que aquel desgraciado era vctima de
un trastorno mental. No poda ser de otro modo. La fami-
lia del seor Larran, atribulada como se encontraba y ba-
jo el peso de su inmenso dolor, estuvo acorde en el mismo
sentido. Slo este brbaro, que desgraciadamente tenemos
de gobernador, poda empearse, impulsado por su sed de
sangre y muerte, en sostener lo contrario. Imagina que ins-
pirando terror lograr imponerse y llegar a ser dueo abso-
luto de la situacin. Se equivoca. Ya le llegar su hora.
Tenga usted paciencia; no tardaremos en vengar la muerte








78 MAXIMO SOTO-HALL
del capitn Paddock y otras muchas cosas que hay que ven-
gar; ms bien dicho, que castigar.
Ana Mara le escuchaba con avidez y regocijo. Sus ojos
revelaban el intenso placer que aquellas palabras le produ-
can. Todos sus sueos de venganza iban quizs a realizar-
se. Aquel hombre funesto pagara al fin las horas amargas
que la hiciera sufrir. Su corazn lata violentamente y hasta
se aminoraba su inmenso dolor, ante aquella perspective.
-.-Ahl, si yo en algo puedo ayudarles, don Jos, no
me olviden. Sera una crueldad privarme de ese placer con
que tantas veces he soado.
Squella di su palabra de que se acordara de ella, y
ambos se estrecharon las manos, como sellando, con aque-
lla manifestacin, un pacto sagrado.
A fines de febrero de 1833, a eso de las nueve de la
noche, Ana Mara se sorprendi oyendo llarar a su puerta.
Haban dado dos golpes tmidamente, y hasta crey que
se trataba de una simple alucinacin. Pero el llamado se
repiti, siempre tmido y cauteloso. Con las precauciones
del caso, abri la ventana antes de decidirse a abrir la puer-
ta. Era un hombre embozado en una capa, que al or rechi-
nar la hoja de madera,- se aproxim y le dijo en voz muy
baja:
-Soy yo, Jos Squella, me urge hablarle.
La hermosa viuda sinti un estremecimiento en todo su
cuerpo. Comprendi que algo important iba a suceder, y
con verdadero alborozo corri a abrirle, hacindole pasar
al saloncito.
Despus de un moment de silencio, el joven manifes-
t que iba en cumplimiento de su promesa, que recordaba
sus ofrecimientos y que, desde luego, esperaban que les pres-
tara sus servicios en un asunto de la mayor importancia.
-Ahora s que no se nos escapa el tirano agreg
,quella, y puso al corriente a la viuda de lo que pasaba.
Era materialmente impossible que fise el golpe. Los ante-
riores fracasos haban sido tiles p i adquirir experiencia.
Gracias a ellos conocan el difcil a le consoirar, que tie-
ne por secret la previsin. Contab 'l' pn elements muy
valiosos. En lo military, con el comandan don Joaqun Ar-
teaga. un sujeto de mritos bien probadC- A la edad de
diecisis aos, ya se haca notar cuanjtd"fomA plaza de ca-
dete en el batalln de Granaderos 'e don Juan Jos Ca-
rrera; a los diecisiete, era capitn de la Guardia de Ho-
nor del Director O'Higgins, y'en Maip hizo raya por su
valor, all done todos eran valientes. En su calidad de je-
fe del batalln nmero 2, estaba a la orden, y en ese solo
cuerpo haba mil hombres. No menos important era el
teniente coronel Ambrosio Acosta, agregado al Estado Ma-








DON DIEGO PORTALES 79
yor. Como brazo organizador, disponan del coronel don,
Ramn Picarte, de una actividad y una habilidad sin pa-
rangn, herido por el abandon en que se le tena, hasta
reducirlo a la propia miseria. Como cabeza directriz, al ge-
neral Zenteno, el mismo que fuera en mejores das auxiliar
de San Martn, en la organizacin de los planes de invasion
a Chile. Dinero, lo hay. Aparte de otros muchos, ha dado
lo que se le ha pedido, don Francisco Ruiz Tagle. Pero lo-
principal es que este gran movimiento represent a tres par-
tidos en fusion, es el alma national que se levanta. Hay
pipiolos y se cuenta, nada menos, con una de las columns
de ese bando, don Rafael Bilbao; hay pelucones, atrados,
por Tagle, a quien consideran como un orculo; y hay
o'higginistas, que dirige Fontecilla. Aqu, en Valpara-.
so prosigui diciendo la cosa no est menos prepa-
rada que en Santiago. Boca Abajo, Juan de Dios Quiroz,
ese antiguo comandante de serenos, que usted conoce, una
liebre de listo, se ha encargado de poner en relacin a los
conspiradores de la capital con los del puerto. Desde luego,
estoy yo, pipiolo de pura sangre; don Eugenio Prez Veas,
comerciante, pero con gran' prestigio en el pueblo. En la
brigada de artillera guard arrest el capitn Cabrera.
Aprovechando la oportunidad, est encargado de ver c-
mo logra conquistarse a ese cuerpo. Le repito lo que antes
he dicho, esta vez no fallamos, y quin sabe si muy en bre-
ve veremos al famoso don Diego Portales colgado de la,
misma gra en que tan infamemente puso a exhibirse el
cuerpo del desgraciado capitn Paddock.
-Y qu desean de m? interrog Ana Mara. po-
nindose de pie con un movimento febril que traduca sut
resolucin y el deseo ardiente de cooperar en aquel plan,
aunque fuera exponindose a los mayores peligros.
--La vida agreg -, desde la muerte del capitn,
slo la conservo para vengarme en su miserable asesino.
Perderla es cosa queen lo ms mnimo me preocupa. Dis-
ponga de m, don Jos, cmo quiera y cundo quiera.
-No vamos a exigirle un sacrificio, seora repuso
Squella -, y no porque dudemos, ni un moment, de que lo
hara gustosa, ,sino por la sencilla razn de que no es ne-
cesario, por ahora. Queremos, nicamente, que tantee a
una persona que nos interest, y si la encuentra anuente,
que le diga que se hable conmigo. Convencido estoy de la
discrecin de usted, pero permtame recomendarle much
prudencia. A usted le interest tanto como a nosotros el
buen resultado. No se ofenda de una recomendacin que-
es hija del temor que me inspira la sola idea de que pudi-
ramos fracasar.
-Y quin es esa persona a que usted se refiere? An-








)0 MMAXIMO SOTO-HALL
sia tengo de hablar con ella, y ojal que consiga convencerw
la. IQu satisfaccin tan grande sera para m!
-Me han dicho que usted conoce a la persona que ne-
cesitamos; es ms, que tienen Uds. parentesco, no s si pol-
tico o de sangre. Es un official que est en la misma brigada
de artillera, don Agustn Mrquez.
-IAgustnl Por supuesto que le conozco, y hasta creo
que puecdo contar con l. Maana mismo le hablo.
-Y cundo sabr yo la 'respuesta?
-Le ver bien temprano, la mejor hora es la maana.
Para el almuerzo puede usted tener mi contestacin, que se
me figure va a ser favorable. Si le mando unas empa-
nadas y le advierto que las hago exquisitas es seal
de que acepta Mrquez y que. le buscar a usted ese mismo
da, done usted me indique. En caso de no recibir nada, es
que, desgraciadamente, mi gestin, en la que pondr todos
mis sentidos, no alcanz xito. Si as fuera, bsqueme otra
cosa en que los pueda ayudar, y al decir esto, le oprima
la mano en ademn de splica.
Presa de extraa excitacin, pas la viuda toda la no-
che, sin dormir un slo moment. Las ideas se atropellaban
en su cerebro y su corazn lata jubiloso. Por moments, a
influjo de un recuerdo, el placer se trocaba en temor su-
persticioso. Se le apareca la figure plida y resignada de
Paddck, con la misma expresin bondadosa del da en
que le dijo que no se vengara de Portales, que lo perdonara
como l lo perdonaba. Su odio se impona, sin embargo, y
desechaba esa vision conciliadora. Pensaba nicamente en
el pobre capitn, tan infamemente inmolado; en la manera
cruel como la recibi el gobernador cuando fu a solicitarle
la vida del que deba ser su esposo; en la infamante pena
a que se conden al inocente. Su encono se recruAi a la
evocacin de estas memories y su ansia de venganza,^'a-
sando sobre todo, tcmaba proporciones de delirio.
Muy de maana, sabedora de que Mrquez sala a to-
mar caf en una chingana prxima al cuartel, aprovech
para enviarle un recado. Cortsmente respondi el military
a su pedido. Apenas desayun, pas a casa de la viuda. La
conversacin fu larga. Ms de una hora departieron aca-
loradamente. Cuando se estrecharon las manos para despe-
dirse, ambos sonrean maliciosamente.
Iba a sentarse el seor Squella a la mesa, acompaado
de su seora madre, cuando entr la criada de Ana Ma'ra,
trayendo, muy bien arregladas en una bandeja, cubiertas
con una servilleta de encaje, unas empanadas que. con su
rico olor, despertaban el apetito. Madre e-hijo,~izaron una
expresiva mirada de inteligencia.

















XIII


Corra el mes de marzo de 1833. Era a la hora del cre-
psculo. Portples se hallaba en su residencia, cerca del Ba-
rn, Jugar tranquilo, propio para que aquel hombre de tan-
tas y tan multiples actividades, encontrara descanso, aleja-
do del engranaje official, ajeno del bullicio y la chismogra-
fa de la poblacin. El semblante del gobernador era tran-
quilo, no haca sospechar que devanara pensamientos som-
.bros, al contrario, una expresin plcida iluminaba sus ex-
presivas facciones y repercuta en el relampaguear alegre de
sus ojos azules. El anuncio de una visit le hizo fruncir las
cejas, contrariado por verse interrumpido en sus medita-
ciones. El gesto adusto se desvaneci al saber que se trata-
ba de un excelente amigo suyo, don Antonio Garfias. Ve-
na el visitante con el cansancio y la fatiga impresos en el
rostro, sudoroso y polvoriento. Estrech afectuosamente a
don Diego entire sus brazos, con familiar cario y, ansioso
de descanso, se abati pesadamente en un silln.
-Agotado viene usted, querido Garfias dijo Porta-
les, tomando asiento al lado del viajero. Imagino que
alguna convulsin poltica le ha hecho tragar leguas y le-
guas para llegar hasta aqu. Nada-rme extraa, no me sor-
prende nada. Hace das, con el olfato finsimo de que Dios,
felizmente, me ha dotado, vengo rastreando algo que no
me parece de buen augurio. Ramn Picarte, a quien recor-
dar usted que desped con cajas destempladas cuando se
atrevi a solicitarme que le diera de alta en el ejrcito, es-
tuvo aqu hace cosa de dos semanas. En vez de buscarme,
como lo ha hecho en otras ocasiones, aun estando medio
amoscado conmigo, no lo hizo; ms bien evit mi encuen-
tro. De algo -le acusara su concieinpa. En cambio, todo el
tiempo que estuvo en Valpagaso, oasi no sali de esa mal-
dita casa de Squella, a la que yo pegara fuego por los ca-
tro costados, para que se achicharraran todos, sin escapar
ni la viuda, ni sus hijos, ni la servidumbre, ni los perros, ni
las ratas. Por ahora, sepamos, qu me trae usted de nuevo?
Garfias, con la minuciosidad de un hombre scrupulo-
so, le expuso todo lo relative al movimiento revolucionario








82 MAXIMO SOTO-HALL
que deba estallar al siguiente da, 7 de marzo, motivo que
le haba obligado a hacer un viaje a revienta cincha.
-El gobierno, felizmente dijo el viajero tena
todos los hilos, gracias a la delacin, segn unos, del Jefe
de Artillera, Marcos Maturana; segn otros, a la de un li-
beral conspicuo, cuyo nombre se guard en la ms absolu-
ta reserve, no por discrecin, sino por ignorancia. El nico
que parece estar en el secret, es el Ministro Rengifo.
Portales escuchaba la confesin con un gesto irnico y
la calma que constitua su gran baluarte en los moments
difciles.
-Todo esto viene de flojedad, de lentitud en las altu-
ras dijo, despus de unos moments de reflexin. Las
consideraciones inmerecidas que ha dispensado nuestro Pre-
sidente a muchas personas que slo son acreedoras a vivir y
morir en un presidio, es la causa de que a cada moment ten-
gamos estas alarmas tan perjudiciales para el pobre pas,
nico que a la postre lo sufre todo. Descrdito en el exte-
rior, intranquilidad y pobreza en el interior. Aqu, feliz-
mente, yo veo las cosas bajo distinto aspect y sigo dife-
rente norma de conduct. El capitn Silva, que vino hace
poco de Coquimbo, me pareci sospechoso, le puse espas,
lo hice vigilar constantemente, y tengo contados todos sus
pasos. Igual procedimiento vengo siguiendo on toda la ofi-
cialidad de la fuerza veteran de artillera. No me inspira
ninguna confianza, aunque ustedes piensen todo lo contra-
rio. No acabara de contarle si tuviera que ponerle al co-
rriente de todas las precauciones que tengo tomadas para
cualquier event. Apenas hagan ademn de moverse los
trastornadores del orden en mis dominios, les siento la ma-
no. Si algo grave les encuentro, estoy dispuesto a colgarles
de unas cuantas gras, como lo hice con el famoso Paddock,
el capitn de la ballenera "Catharine", que les ha servido
de bandera contra m.
-As es que usted no teme nada?
-Temer, temo, pero no abrigo temor. Tal vez usted
halle mis palabras paradjicas. Me explicar. Los enemi-
gos son capaces de una intentona, pero no tendrn xito.
El cuartel de cvicos me garantiza el triunfo en cualquier
caso. Con slo la banda de tambores y msicos, y los sar-
gentos de lnea, me creo bastante fuerte para parar cual-
quier golpe. No habr siquiera necesidad de hacer uso de
esos elements. Ahora mismo, que usted entr, estaba pen-
sando en mandar a poner a la sombra a ciertos sujetos que,
muy tranquilos, esperan con ansia el da de maana, segu-
ros cll triunfo y hasta saboreando mi muerte. Me expresa
usted continue diciendo -, que Jos Dmaso Zenteno,
est comprometido. No lo creo, el escriba, as lo llamo yo,








DON DIEGO PORTALES 83
no se arriesga, es muy ducho. En cuanto a que haya insti-
gado, eso, podra jurar que lo ha hecho. Su esposa es nti-
ma amiga de la esposa de Agustn Acosta, que es todo un
pcaro, y por ese lado deben estar atizando el fuego, siem-
pre procurando sacar las castaas con mano ajena. Hay
que tener much cuidado con Lpez, el edecn del Presi-
ente. Yo s por qu se lo digo. Y con Picarte, mano dura.
No hay que tener piedad con ese canalla. Me preocupara
la situacin de Santiago, si no supiera que tienen ustedes
all a Jos Antonio Vidaurre. Mientras ese hombre entero,
sea Comandante de Armas, todo ir bien. Es leal, es va-
liente, es amigo.
-Tan alta idea tiene usted de Vidaurre?
-Sabe usted contest don Diego, ponindose de
pie y comenzando a pasearse, con las manos a la espalda -
que yo le aborreca. Estaba plenamente seguro de que se in-
clinaba a los pipiolos, y esa sola idea me lo haca odioso.
El ao ltimo, por obra de una feliz casualidad, una cir-
cunstancia inesperada me hizo conocerle, y, con placer lo
digo, apreciarle. En septiembre de ese ao, llegu a Santia-
go en moments en que se hallaba all mi compare, don
Jos Antonio Alemparte, y l se empe en ponerme en
relaciones con Vidaurre. Hizo que nos encontrramos en
casa de Jos Manuel Ortzar, ese hombre meritsimo a quien
con gusto vera yo en la Presidencia de la Repblica. IQu
gran mandatario sera! Cenamos juntos y hablamos much
y de todo, con libertad y franqueza. Al retirarnos, el coro-
nel Vidaurre me acompa a mi residencia. Lo hice entrar,
tanto porque me haba interesado much su conversacin,
cuanto porque tena necesidad de hacerle algunas pregun-
tas. Se va usted a asombrar de lo que voy a decirle. Hasta
la maana siguiente nos quedamos charlando. Entonces lo
cate, y usted sabe que en material de cateos soy perito. Es
uno de los pocos militares de alta graduacin en que se
puede confiar sin reticencias. Y ahora, basta de cosas tris-
tes. Usted tiene que reponer sus fuerzas y yo las mas. To-
maremos algo substancioso, porque yo como pocu, pero
bueno, y esta misma noche, dentro de corto tiempo, ver
usted cmo se corren los nublados.
Se retir por breves moments y regres con la faz
muy sonriente.
Los dos amigos se sentaron a la mesa y con buen apeti-
to honraron los manjares que, como haba dicho el gober-
nador, no eran muchos, pero s suculentos y apetitosos. Apu-
rado el caf, dijo don Diego:
-Ahora vamos al cuartel de Artillera. All nos tienen
enjaulados algunos pjaros, que me imagine que van a can-









tar esta noche. Yo me s el modo de arrancar gorjeos a to-
dos los pjaros, sea la hora que sea.
Mientras Portales y Garfias cenaban, con un golpe se-
guro y rpido haban sido capturados el ex comandante de
Polica don Juan D. Quiroz, don Eugenio Prez Veas, don
Jos Squella, y algunas personas ms de re~latva importan-
cia. Los oficiales comprometidos o sospechosos estaban
arrestados. A todos quera interrogarlos personalmente el
gobernador.
.Estableci el tribunal en el cuarto de guardia. Por el
moment, se constituy en juez nico, sin secretario, ni
ninguna otra persona que le asesorara. Eligi entire los de-
tenidos para dar principio a la indagatoria, al seor Prez
Veas. Aquel comerciante callado, pachorrudo, bonachn, le
pareci una persona fcil de sorprender. De su condicin
nmansa y humilde, esperaba sacar un gran partido. Sucedi,
sin embargo, lo contrario. Ni amenazas ni halagos, influ-
yeron en el sujeto de suave y sencilla apariencia.
-No s nada de lo que usted me pregunta, seor go-
bernador, ignoro todas esas cosas de que usted me habla,
para m es una jerigonza incompreasible cuanto oigo re-
peta con imperturbable tranquilidad. -- Dice used que me
har fusilar. Est bien, fusleme. Cometer un crime, Mata-
r a un inocente. Tenga s, por seguro que, despus de fusi-
lado, le dirn mis labios lo mismo que pueden decirle ahora.
No tema, d sus rdenes ya, sin demora.
Portales, ante aquella actitud resuelta, acab por per-
der el control y dejarse arrastrar de su natural violent.
Sus ojos azules fosforescan como los de un leopardo, su
entrecejo se anudaba en un feroz fruncimiento. De plido
que era habitualmente, se torn encendido.
-Est bien dijo pero, seor Prez, le aconsejo
.que se ponga a derechas con su conciencia. Es lo mejor que
puede hacer. No estoy dispuesto a tolerar insolencias, ni
a apaar crmenes, ni a perdonar a canallas y malos patrio-
tas. Su tenacidad y su rebelda van a costarle muy caras. Le
har hablar claro, primero, y enmudecer para siempre, des-
pus. Pase a su calabozo y medite, medite-juiciosamente, si
no quiere arrepentirse.
Hizo venir entonces a don Jos Squella. Con la movili-
dad que le era propia en su naturaleza de gran comediante,
lo recibi tranquilo, casi risueo. Pareca completamente
satisfecho.
-Poco tenemos que hablar dijo con naturalidad y
acento casi bondadoso. Sus compaeros son, sin duda
alguna, personas excelentes. No he tenido que presionarlos,
ni que molestarlos, ni siquiera que amenazarlos, para que me
dijeran toda la verdad. Conozco, por su propia confesin,


MAXIMO. SOTO-HALL;


84









DON DIEGO PORTALES 85
que estn justificados los motivos por los cuales me he vis-
to en la precision de arrestarlos. Eso me complace. Me hu-
biera dolido cometer una injusticia. Debo advertirle, -- pro-
sigui con el mismo tono, -- que yo tambin he sido conse-
cuente con ellzs. En gracia de su franqueza, les he ofrecido
el ms generoso perdn.
Don Jos Squella, espritu malicioso y conocedor de las
argucias de Portales, en el primer moment no se dej atra-
par en aqullas sutiles redes. Mientras el gobernador habla-
ba, l permaneca en silencio; oyndole con fingido asom-
bro, como el que escucha cosas ininteligibles. Don Diego,
sin cuidarse de su actitud, prosigui hablando. Con las no-
ticias que le haba trado Garfias y sus propias informacio-
nes, present un cuadro tan complete, tan exacto, tan bien
documentado, de los hechos, que Squella, pese a su escep-
ticismo, poco a poco, no sin gran decepcin, iba creyendo,
inflamado en ira, que sus compaeros haban quebrantado
el secret por temor al castigo o por el halago del perdn.
Fechas, nombres, lugares, todo lo conoca el gobernador.
Tal exactitud no poda ser sino obra de una delacin y pre-
cisamente de alguno o algunos de los comprometidos en el
complot. No confes, sin embargo, pero tcitamente pa-
reca aprobar.
-Una cosa tan slo me queda por saber aadi don
Diego, tranquilamente. Quiero que me diga qu participa-
cin ha tomado en este asunto la viuda de Berrechea. Us-
ted la visit tarde de la noche, hace pocos das. Cunteme.
don Jos, cunteme, qu motiv esa visit misteriosa? Na-
da le pasar a la viudita. Por esa parte no se preocupe.
Pero, ousted comprender que es bueno saberlo todo.
---Seor dijo Squella, que sinti temor de compro-
meter a Ana Mara, y seguro como estaba de que lo refe-
rente a su visit slo l poda saberlo. Yo he visitado a
esa seora por asuntos de. negocios. Quera ver si estaba dis-
puesta a venderme una casita de su propiedad que est cer-
ca de una que yo poseo en el Almendral.
-Ah! murmur el gobernador, con sorna ya
comprendo. Pero qu extrao, buscar esa hora para hablar
de negocios. Una casita! Ahora recuerdo, es verdad que
hered de su esposo algunas propiedades. Porque de su
prometido, aquel capitn que lo quiso matar a usted, creo
que slo recibi una Biblia, y me parece que usted no se la
querra comprar. Gracias por todo, seor Squella aa-
di, como si hubiera recibido una complete confesin -,
puede usted retirarse a su cuartito.
--Pero... articul el preso, y ahora no quedo en
libertad.
-Paciencia, eso ser maana. Por ahora, tengo que









86 MAXIMO SOTO-HALL
hacerle algunas preguntitas ms, en unin de sus amigos y
colegas.
-Teniente Borges-dijo a un official que esperaba cerca
de la puerta. Inmediatamente me trae aqu, viva o muer-
ta, a la viuda de Berrechea. Ha odo?
Eran las doce de la noche, cuando la puerta de la casa
de Ana Mara fu azotada, por fuertes y repetidos golpes.
La viuda se haba acostado ya, pero no dorma. Pensaba.
El da siguiente era el designado para dar el golpe, y -se
solazaba imaginando el xito, que crea infalible. Las se-
guridades que le diera Squella, la llenaban de fe. Se incor-
por sobresaltada, pero resuelta a no abrir. Los golpes se
repitieron y al nismo tiempo, una voz varonil intimaba:
-Si no abren, echar abajo la puerta.
La viuda, medio se visti y, con la resolucin propia de
su enrgico carcter, se dirigi a la ventana, a fin de averi-
guar qu significaba aquel inoportuno e insolente llamado.
-Buenas noches dijo un official, al verla asomarse.
- De parte del seor gobernador, que se sirva acompa-
farme.
-Dgale al seor gobernador que ir maana repu-
so la viuda, con airado acento. No son stas hora ni ma-
nera de llamar a una seora. Y dicen que es un hombre cul-
to, muy educado. I Vlgame Dios, con su cultural y su edu-
cacin I
-Usted perdone, seora murmur el military humil-
demente no es culpa ma; tengo orden de llevarla, de
grado o por fuerza. Le ruego que no me obligue a proce-
der con violencia. No lo haga por el seor gobernador,
hgalo por m, se lo ruego.
-Por usted lo har. Aguarde un moment, ya salgo.
Comprendi la viuda que el golpe haba fracasado, y
sinti una honda contrariedad. Por lo dems, su espritu
de vigoroso y enrgico temple, en los mismos sedimentos
de su odio encontraba fuerza y valor para arrostrar cuanto
pudiera suceder. Sin apresurarse, se visti y arregl sere-
namente. Hasta su alcoba llegaban, resonantes en el silen-
cio de la noche, los pasos del military, nervioso y preocupa-
do por la tardanza. Al fin, la viuda apareci, en compaa
de la sirvienta.
-Y adnde me lleva? pregunt secamente.
-Al Cuartel de Artillera, seora.
-Al cuartel? IQu curioso! Pensarn darme de alta.
Si querrn hacerme coronela o general. Es tan original el
gobernador.
El official sonri e hizo con la cabeza un movimiento de
aprobacin. Despus, como si el aire jovial de la viuda le
inspirase confianza, apoy la idea de que, en efecto, era









DON DIEGO PORTALES 87
don Diego un hombre muy original. A m mismo de-
ca me ha hecho military contra todos mis deseos. Y re-
firi la historic de la visit del gobernador al valle de La
Ligua, de cmo lo encontr en la casa del seor Pedro
Mendoza, de su resolucin de traerlo al cuartel, y as, lle-
vado de un natural deseo de expansion, acab por referir
a Ana Mara sus relaciones con Amanda, y lo much que
le atormentaba verse alejado de aquel ser tan querido.
-Es muy guapa su novia? interrumpi la viuda.
-Bien donosa que es suspir, ms que dijo, el mi4
litar.
-Cuidado, que don Diego es muy travieso.
En aquel moment haban llegado a la puerta del cuar-
tel. Entraron. En el cuarto de guardia esperaba Portales.
-Seora articul, entire seco y amable perdone
usted que la haya importunado a esta hora, pero se trata de
algo tan urgente, tan urgente, que no he podido esperar
un moment ms.
-Urgente y grave debe ser replic la viuda para
que as se moleste a una mujer que vive retirada del mundo
y consagrada a llorar su just pena -. Y agreg: Pero,
seor, mi sueo tambin es urgente, y en tal virtud, le ro-
gara que me dijera pronto de qu se trata.
-Quiero que me refiera usted, con la franqueza que le
es propia, todo lo que sepa de la conspiracin que deba
estallar maana en Santiago y aqu, en Valparaso.
-Seor gobernador murmur la viuda, lanzando
una alegre carcajada -, qu cosas tiene usted; con razn
dicen que es tan original. Yo no soy adivina. Si lo fuera,
podra saber algo, y desde luego, con much gusto se lo
dira.
-Y su entrevista, la otra noche, con Squella, qu ob-
jeto tuvo? Cree que pueda pasar algo en esta ciudad, que
yo lo ignore?
-Fu a hablarme de negocios. Usted que todo lo sabe,
sabr tambin que yo tengo algunos negocios.
-Falso dijo Portales -, falso; usted est compro-
metida en el complot. Usted me odia, lo s. No es cierto?
Se trataba de matarme, y usted tiene participacin en el pro-
yecto de ese crime.
-Y para eliminar a todo un gobernador, para un
atentado de tal magnitude se ha buscado la complicidad de
una dbil mujer que slo sabe de penas? Qu curiosol
Estaba ciertamente enojado Portales, pero simulaba es-
tarlo ms. Le enardeca la actitud irnica y perfectamente
calmosa de Ana Mara, y sobre todo, su sonrisa, una son-
risa desdeosa, que no se apartaba de sus labios.
-Me parece que al principio ha dicho usted que soy









88 MAXIMO SOTO-HALL
franca? agreg la viuda, tras breve pausa. Pues, so
lo soy y much; por lo tanto, le dir con toda franqueza que,
en efecto, le odio, que le deseo todo el mal possible, que
querra verlo muerto. Sera mi mayor placer. Pero con la
misma franqueza, afirmo que en el asunto de que me ha-
bla no tengo ninguna participacin, ni s de l una palabra.
Est usted satisfecho, seor gobernador? Y erecta, con
los ojos llameantes y la tez encendida, Ana Mara se plant
frente a Portales, envolvindole en una mirada ardiente,
que reflejaba su odio.
-Basta dijo Portales, a quien, en medio de todo,
le inspiraba cierta admiracin aquella mujer valerosa y ena-
morada. Yo lo sabr todo. Siento que en este edificio no-
haya un lugar propio para que ousted quede detenida. Pero
spale, igalo bien: desde este moment, hasta nueva or-
den, tiene usted su casa por crcel. Estar completamente
incomunicada. Un centinela no se apartar de la puerta y
un soldado le har sus compras. Ya ve que le proporciono
sirviente gratis.
-Teniente Borges orden con voz spera -, ya co-
noce usted mis disposiciones respect a esta nmujer. A cum-
plirlas.
Durante el camino, el teniente Borges y Ana Mara co-
mentaban la entrevista.
-Pues, sali usted bien librada dijo el military.
-Y qu? exclam la viuda pensaba usted que-
su jefe me iba a comer?
-No, pero. ., vamos, que a nadie le hubiera soporta-
do lo que usted le ha dicho.
La viuda, siempre sagaz, trajo la conversacin a los per-
turbados amores del teniente y aprovech para repetirle,
en son de amistosa advertencia:
-No aparte los ojos de la Placilla. Cudese, que don,
Diego- es muy travieso.
Al despedirse estrech la mano del official con amistosa
expresin, y repuso:
Espero que usted no har mi cautiverio tan riguroso co-
mo lo desea el seor gobernador. Es ms, haga por venir
a verme, aunque est incomunicada. Hablaremos de la Pla-
cilla.


















XIV


La viuda de Berrechea se asom a la ventana. Era el
cuarto da de su cautiverio. El centinela, cincuentn de
poblados bigotes y faz adusta, arma al hombro, enhiesto,
permaneca cabe la puerta. El soldado a su servicio, hom-
bre joven, sentado al borde de la acera, cruzados los bra-
zos sobre las rodillas e inclinada la cabeza, pareca dor-
mitar.
-Gregorio dijo Ana Mara, llamndole por su
nombre.
Se lo haba preguntado desde la vez primera que le ha-
bl, acompaando la pregunta de algo que no disgust al
servidor de la patria, pero que no tuvo poder suficiente pa-
ra disipar su aire receloso y su actitud un poco hostile. El
soldado se aproxim, menos hosco que de costumbre. Re-
cibi orden.de hacer algunas compras y el dinero corres-
pondiente. Estaba despachado y an permaneca inmvil
frente a la ventana. Sus ojos, con expresin de aburrimien-
to, se fijaban interrogativos en los de la viuda, que le ob-
servaban investigadores. Al fin, haciendo un esfuerzo, pre-
gunt, como si esperase algo:
-Y nada ms se ofrece?
El centinela, como en ademn de pasearse por la acera,
haba dejado la puerta, alejndose, muy lentamente, de
espaldas a la ventana. Algo queran decir aquella pregunta
y aquel movimiento. La viuda comprendi que los dos hom-
bres tenan rdenes de servirla en otra cosa que la misin
que cumplan en su casa. Una idea vino al punto a su men-
te, e interrog al soldado.
-Tienen ustedes alguna orden especial del teniente
Borges?
-Que hagamos lo que usted nos indique musit
Gregorio, en voz apenas perceptible -, pero que seamos.
prudentes. Eso nos ha dicho.
-Tan pronto como lo veas, dile que si le es possible,
venga un moment a mi casa, que deseo hablarle.
La ventana se cerr, el soldado, con paso rpido, como
el que se empea en cunplir a la mayor brevedad una .or-
den recibida, se alej con rumbo al mercado. El centinela









90 MAXIMO SOTO-HALL
volvi a su puesto. Los vecinos medrosos parecan no ad-
vertir lo que pasaba en aquella casa, por obra y gracia del
gobernador, estigmatizada.
El da pas sin novedad. No fu sino al siguiente, que
se present en casa de la viuda el teniente Borges. Habl
con el centinela, despus con el soldadito. Afectaba un as-
pecto severo, como si estuviera interrogndoles con todo
rigor sobre la conduct que observaba la prisionera. Des-
pus llam a la puerta con dos golpes violentos, de carc-
ter autoritario. Entr siempre con el mismo ademn inso-
lente que vena afectando.- Poda juzgarse por su actitud,
que traa rdenes muy terminantes que cumplir.
-"La vecina no se escapa de un buen registro" di-
jeron dos mujeres, una anciana y una joven, que a los gol-
pes rudos del aldabn se haban asomado a una ventana,
en la banda opuesta de la calle.
-Tiene usted algo especial que decirme? pregun-
t Borges, una vez que estuvo solo con Ana Mara. Des-
pache pronto, que no conviene que yo permanezca aqu mu-
cho tiempo. Mi deseo es servirla, pero para ello debo ser
prudent.
-Mil gracias murmur la viuda, estrechando la ma-
no del military con expresin afectuosa. Lo nico que le
pido es que me tenga, hasta donde sea possible, al corrien-
te de lo que pasa en el asunto del complot. Si usted me
puede complacer sin comprometerse, he de quedarle muy
reconocida.
El teniente Borges prometi complacerla, sin que ni uno
ni otro se perjudicaran. Aparte de la amabilidad con que
fu recibido y de la simpata que le inspiraba aquella mu-
jer resuelta y animosa, no poda olvidar que varias veces
le haba dicho: "Yo quiero hacer algo por usted, en su
asunto con la joven de la Placilla. S lo que son los sufri-
mientos de amor y estoy con usted de todo corazn. Al-
gn da, posiblemente, seremos aliados".
La incomunicacin de Ana Mara fu, desde aquel mo-
mento, de mera apariencia. Gregorio result, bajo su aire
cndido, un mozo muy listo. Con gran habilidad y cautela,
le hizo llegar a su destino algunas cartas y le trajo otras.
El teniente, en visits muy cortas, hablndole apenas bre-
ves minutes por la ventana o hacindole llegar papelitos,
la mantena al corriente de los menores sucesos.
As supo que en Santiago se haca impossible averiguar
la verdad. Los acusados se haban convertido en acusado-
res, de lo que resultaban infinitas complicaciones. Los tri-
bunales no saban qu hacer. En Valparaso, las averigua-
ciones haban tenido mejor resultado, pero daban poca luz;
un hbil manejo, una sutil combinacin, hacan que las vin-









DON DIEGO PORTALES 9
culaciones entire el puerto y la capital fueran poco precisas.
Las personas importantes arrestadas, despus de confesar
lo que saban, no aportaban ningn dato de verdadero va-
lor. Portales estaba fuera de s. Maldeca a la gente del go-
bierno por su falta de resolucin. Cartas y ms cartas man-
daba a Santiago, no aconsejando, ordenando con energa,
mano fuerte, accin implacable. Amenazaba con dejar la
gobernacin, con abandonar el puesto sin renunciar, si no
se proceda radicalmente. Sus quejas, sus amonestaciones
y sus brabatas, con todo y el temor que inspiraban, y el pe-
so que tenan, no alcanzaban a que se pusieran en prctica
las medidas extremes que l crea indispensables, urgentes,
para salvar al pas de la anarqua que lo amenazaba.
Ana Mara, despus de dos semanas de simulada inco-
municacin, recibi aviso de quedar en libertad. Deba, s,
presentarse todos los das a la Gobernacin. Llegaba coti-
dianamente, se tomaba constancia de que haba cumplido
con la orden recibida, y se la autorizaba para retirarse. Los
dems press permanecan en el cuartel, gozando de rela-
tiva independencia. Salvo la reclusin entire las cuatro pa-
redes del edificio, podan hacer cuanto les vena en gana.
Escribir, recibir visits, permanecer largas horas con sus fa-
miliares. Nadie, y menos ellos, acertaban a explicarse tanta
benevolencia despus del rigor, del tratamiento cruel, de
los primeros das.
Una de las veces en que Ana Mara se present a la
Gobernacin, se le anunci que el seor gobernador desea-
ba verla. Como de costumbre, sin inmutarse, con su irnica
sonrisa en los labios, entr en el despacho.
-La he llamado dijo don Diego, con acento jovial
- para felicitarla. Usted y sus compaeros valen ms que
toda esa partida de pusilnimes y cobardes, inclusive el Pre-
sidente de la Repblica, que forman nuestro actual gobier-
no. Puedo hablar en esta forma, porque slo espero la sen-
tencia definitive, que no debe tardar en dictarse, contra
los comprometidos en el complot de que usted formaba
parte, y que seguro ser algo como agua tibia, para acabar,
por siempre jams, con todo lo que sea poltica y empleo
pblico. Al demonio con la gobernacin, que me va po-
niendo la cabeza blanca de canas y la cara amarilla de bilis.
Ya no tendrn ustedes, mis enemigos, la amenaza del ogro.
Podrn hacer lo que se les d la gana y matarme cuando les
parezca. De nuevo la felicito.
Ana Mara se preparaba para decir algo, pero el gober-
nador, volvindole la espalda, pas con aire de indiferencia
al archivo, que se hallaba contiguo a su despacho.
Aquella benevolencia, aquella jovialidad que demostra-
ra Portales ante la viuda, fcil es comprender, por sus pro-









92 MAXIMO SOTO-HALL
pias palabras, que no era sino reflejo de la clera que le
devoraba. Presa era de una amarga decepcin. Algo que
no esper nunca y que hera profundamente su enfermiza
susceptibilidad. Acababa de conocer la- disposicin de la
Corte Marcial, en que anulaba el fallo del Consejo de Gue-
rra, del cual l haba sido alma y orculo. Nada de penas
de muerte, ni de deportaciones a Juan Fernndez o a Ms
Afuera, ni de largos aos de presidio, ni prdida de dere-
chos. Todo esto vena a ser sustitudo por suaves-penas que,
en el fondo, constituan una absolucin.
El gobernador se hallaba con su amigo Garfias, cuando
le anunciaron a la viuda. Lo hizo pasar al archivo para re-
cibirla. Terminada la entrevista, se preparaba para conti-
nuar la interrumpida conversacin.
-Ya despach a la revolucionaria dijo, adoptando
un tono severo, a la vez que su rostro, poco antes risueo
y afable, se tornaba adusto, y agreg: La he felicitado
a ella y a sus compaeros, y he dicho del gobierno cuanto
deba decir, pestes. Un hombre que no fuera yo, que soy
plvora, el ms paciente, el ms humilde, el ms callado,
no podra menos de estallar ante tanta desvergenza.
Enardecindose cada vez ms, prosigui:
-Es un escndalo sin nombre lo que est pasando. A
ese miserable de Joaqun Arteaga, convict y confeso, uno
de los ms comprometidos, se le condena a un destierro de
un ao y cinco meses, en el lugar que mejor le plazca, y se
le conserve su grado de military y tiene derecho a honorees
y empleos. Es inaudito. Ese hombre, aparte de su culpabi-
lidad en este crime, motivos anteriores hay para que se
le castigue como ladrn. Recuerda usted que ha sido acu-
sado por malversacin de fondos, cuando manejaba la ca-
ja military del cuartel nmero 2? Y a Ramn Picarte, usted
sabe el juicio que me tengo formado de ese perfect cana-
lla, a residir por igual tiempo en La Serena. Lindo lugar,
deliciosa temporada!
Sigui comentando con la misma acritud, las sentencias
recadas en los otros reos, y su indignacin llego al colmo,
cuando le toc su turno a los conspiradores de Valparaso.
-Esto es una burla sangrienta que se me hace ex-
clam, de pie, frente a Garfias, que, habituado a sus des-
ahogos, le oa sin proferir una sola palabra. Pretender cal-
marlo en aquellos moments, era llevarlo a la exasperacin,
al delirio. Prez, libre; Squella, confinado en el depar-
tamento de Huasco por seis meses. Cmo van a rerse de
m estos seores! As hace respetar este gobierno de ma-
ricones a sus funcionarioz!
Cuando se hubo desahogado, cuando ya nada le qued








DON DIEGO PORTALES 93
por decir, dando a su amigo una palmada cariosa en el
hombro, murmur& con natural alegra:
-Bendito sea Dios, despus de todo. A estos desacier-
tos, voy a deber mi libertad. Me march a "El Rayado",
a vivir tranqulo, sin disgustos, sin zpreocupaciones, a& no ser
,nadie. Mi aspiracin de toda la.vidal, no ser nadie!

















XV


La estancia "El Rayado", pas a ser propiedad de don
Diego Portales. Ni las atinadas observaciones de sus amigos,
ni la exposicin documentada con el irrecusable fallo de
los nmeros, que uno de sus pocos ntimos se atrevi a pre-
sentarle, probando las desventajas del negocio, un negocio
que indefectiblemente tendra que dar prdidas, alcanzaron
a torcer su resolucin. A todos los arguments que se le ha-
can, contestaba con su inteligente y sutil argumentacin.
Tal empeo pona en defender su causa y de tan hbiles
subterfugios se vala, que si no lograba convencer a los que
sostenan la tesis contraria, tena el powder de hacerles ca-
llar. Sus alegatos terminaban siempre con el asunto del ca-
nal, ese canal prodigioso que deba hacer de aquellos terre-
nos estriles y pobres, fructfero suelo. "De un erial, un
paraso", deca, con acento de triunfo. La verdad era que
su carcter caprichoso y tenaz, por una parte, y por otra
el deseo de justificar sus viajes al valle de La Ligua, le
hacan exagerar sus entusiasmos y su fe en un negocio que
todos, sin excepcin, juzgaban desastroso, y del cual, en
su fuero intmo, comenzaba a dudar.
Semanalmente haca viajes a su nueva propiedad, sin
consentir que ninguno de los amigos o personas adictas u
oficiosas que se le ofrecan, lo acompaaran en sus miste-
riosas excursions. No es tiempo, deca a todos, invaria-
blemente. La hora llegar pronto. Ustedes me han cre-
do un iluso, un soador, y quiero demostrarles por A ms B,
que soy un hombre prctico. No los llevar a "El Rayado",
sino cuando, en virtud de los trabajos que voy a realizar,
logre hacer de esa region que ustedes execran algo verda-
deramente digno de admirarse.
Emprenda sus viajes sin ms compaa que su pensa-
miento. Sala de Valparaso al amanecer y en las primeras
horas de la maana llegaba a La Placilla. Directamente iba
a casa del seor Pedro Mendoza, done encontraba a
Amanda, siempre sola. Esta le tena preparado el desayu-
no, sin olvidarse de algunas golosinas, a las que don Diego
era muy aficionado. Desde el da de su primer visit, Aman-
da, haba sido presa de verdadera fascinacin. A toda ho-








DON DIEGO PORTALES 95
ra pensaba en aquel hombre y con ansia aguardaba su lle-
gada. Joaqun, de acuerdo con lo dispuesto por el goberna-
dor, haba ido a Valparaso y desde entonces permaneca
como official en el Cuartel de Artillera. En el primer mo-
mento, Amanda sinti cierta tristeza. Se haba acostumbra-
do a la compaa de aquel muchacho, fiel y carioso, suje-
to a sus menores caprichos, y le haca falta verle y ser ob-
jeto a toda hora de sus asiduos cuidados. Comprenda que
el gobernador, al llevrselo y hacerle tan halageas pro-
mesas, slo obedeca al deseo de alejarlo de su prometida,
y eso le produca un escozor con ribetes de remordimiento.
Ms tarde, cuando Portales comenz a llegar, y entire ellos
fueron germinando los vnculos que deban unirlos para to-
da la vida, se alegr de la ausencia de Joaqun. Mientras
estuviese lejos, se evitaba, aunque momentneamente, la
escena dolorosa de una explicacin que necesariamente te-
na que venir. Para ella sera molesta y penosa, para l, tan
rendidamente enamorado, todo un desgarramiento. Desde
el cuartel le escriba diariamente. Ella lo haba hecho con
bastante frecuencia durante las primeras semanas, despus,
al andar del tiempo, sus cartas se fueron haciendo cada vez
ms escasas. "Estoy segura le deca -, que, tan pronto
como ests mejor enterado de los asuntos del cuartel, te
darn licencia para venir, y entonces hablaremos largamen-
te. Por eso no te escribo a menudo ni extenso". El pobre
enamorado no se contentaba con esa promesa, por halaga-
dora que le pareciera. Sobre todo, cuando se daba cuenta
de que no era fcil que lo dejaran ir a su casa, le invada
un gran desaliento y una honda tristeza. Siempre haba un
motivo, que estorbaba el viaje, siempre algo se opona ala
licencia. Record entonces que el gobernador iba frecuente-
mente al valle de La Ligua, y una idea sombra comenz
a germinar en su mente. Le taladraba el alma la adverten-
cia de Ana Mara. "Recuerde que el gobernador es muy
travieso". El amor daba sutileza a su espritu sencillo y cn-
dido. "Pero no se deca, para consolarse y ahuyentar el-
doloroso pensamiento el gobernador, un hombre tan
serio, tan important, siempre abrumado de trabajo, en
una posicin tan alta, no es fcil que se fije en una mu-
chacha de clase inferior a la suya, aun cuando sea tan lin-
da como Amanda". Tales razonamientos eran intiles.
Adormecan pero no alcanzaban a calmar su ansiedad. La
idea fatal, constant y punzadora le atormentaba. Se de-
cidi, en su tribulacin, a escribirle a su prometida, rogn-
dole que hiciera un sacrificio y viniera a Valparaso, aun-
que fuera por unas breves horas. "Hace un siglo le de-
ca que no te veo, te aseguro que estoy loco por verte".
La joven supo encontrar pretextos bastantes para elu-








9#- MAXIMO SOTO-HALL
dir el viaje. Joaqun, atormentado por sus dudas, haba
caJbiado, fsica y moralmente. Estaba enflaquecido y su
Ac dter, siempre bondadoso, habase trocado irritable y s-
i Los subalternos que en el primer tiempo de su llega-
jeron en l, ms que un superior, un compaero a
U aban acabado por querer, ahora sufran las conse-
is de su cambio y renegaban de su aspereza y su ri-
gor.. Don Diego, en cambio, era para el subteniente cada
vez- ms bondadoso y se vea que abrigaba el propsito de
facilitate los medios de progresar rpidamente en su ca-
rrera.i.l' o en el asunto de la licencia era inflexible.
\~~taraso, entretanto, adelantaba de una manera sor-
prendlte, y aun pareca arrastrar en su march de avan-
ce, al pas entero. Se realizaban innovaciones y. reforms
en el puerto, llamadas a repercutir en el adelanto general,
por la trascendencia que encarnaban.
Ni la poca voluntad con que serva a la Gobernacin,
ni sus preocupaciones amorosas, eran capaces de amenguar
en lo ms mnimo las siempre crecientes actividades del go-
bernador. Inteligente, enrgico, con grandes aspiraciones
patriticas, abnegado, ajeno de intereses personales, aquel
hombre extraordinario consumaba su gran obra, sin cuidar-
se de obstculos, que gozaba en vencer, ni de censuras, que
se haba acostumbrado a despreciar. Se empe en la crea-
cin de la Escuela Nutica, lo que le cost no poca brega.
A un amigo suyo a quien encarg de gestionar en Santiago
ciertas cosas referentes a ese plantel, le deca: "Vea usted
a los Ministros, al Presidente, y hasta a la Santsima Trini-
dad, si fuese necesaro, pero consigamos lo que deseo".
Di vida al comercio national y extranjero, sin preocuparse
de herir intereses particulares. Puso los cimientos de la Mari-
na de Guerra, demostrando en su organizacin un raro cono-
cimiento, enteramente intuitive y una previsin verdadera-
mente geniales. Opuso, cosa difcil en un pas dbil e inci-
piente, coto a los abusos de los extranjeros que, al amparo
de una bandera poderosa, pretendan explotar el pas, san-
grarlo y envilecerlo. Con medidas radicales, despticas al-
gunas veces, se empe en instruir y moralizar al pueblo.
Equilibraba la balanza econmica, organizaba el ejrcito,
construa caminos, mejoraba el estado sanitario, favoreca
la industrial y fomentaba toda especie de actividades, abrin-
dole al porvenir de la nacin, los ms amplios horizontes.
No se contentaba con eso, sin embargo. Era, desde Valpa-
raso, el director nico de. la poltica del gobierno, aunque
protestaba enrgicamente contra tal aserto. Lo grande y lo
pequeo, todo lo dispona y ordenaba.
La influencia incontrarrestable de Portales, no prove-
na tan slo de su espritu absorbente y de su carcter im-









DON DIEGO PORTALES 97
perativo. Era el product natural de su gran talent, de su
clara vision del porvenir, de su conocimiento de los hom-
bres y de las cosas, de los objetivos altos que persegua
siempre, aunque para ello soliera valerse de medios muchas
veces reprochables, Menos instruido que la gran mayora
de sus contemporneos que figuraban en primera fila, con
muy inferior preparacin, aislado por la ndole autoritaria
de su temperament, lograba, sin embargo, gracias a su in-
teligencia privilegiada, a su fe inquebrantable, a su penetra-
cin del medio ambiente, sobreponerse a todos, dentro y
fuera de los crculos de la poltica palpitante. Ese cmulo
de circunstancias haca de l un factor imprescindible. Lo
saba, estaba penetrado de esa verdad y de all su intran-
sigencia y el sello de fire e irrevocable resolucin que in-
formaba todos sus actos.
De su abrumante labor y constant batallar, de las mu-
chas contrariedades que le proporcionaba el cargo, se iba a
consolar en el valle de La Ligua, al lado de Amanda, que
inteligente y profundamente enamorada, tena en sus pa-
labras y en sus promesas, blsamo para sus hendas y se-
dante para sus dolores. Desgraciadamente, aquellos momen-
tos de descanso y de alivio eran breves. Eso le haca cada
vez ms repugnante el desempeo de la gobernacin. Hu-
biera preferido, en un aislamiento simulado, gozar mejor
de sus placeres y ejercitar, entire telones, su influencia y su
poder.
Por este tiempo, un incident desgraciado, hizo que Joa-
qun lograra, despus de tantas intiles tentativas, regresar
a La Placilla. Su madre, la seora Marcela, enfermse de
cuidado. Intil fu que llamaran a Jos Cuevas, famoso
curandero, de quien se deca que realizaba verdaderos mi-
lagros. Todo fu intil, sigui mal, y hubo necesidad de
hacer venir a su hijo. El pobre muchacho lleg dominado
por sentimientos bien contrarios: de dolor el uno, de placer
el otro. La pena de la madre enferma, de una parte, y el
gusto de ver y hablar a Amanda, de la otra.
Desde el primer da, con gran ternura se constituy a
la cabecera de la enferma. La seora Marcela estaba consu-
mida por el terrible mal que la aquejaba, pero la presen-
cia del hijo logr reanimarla. Lo miraba con sus ojos en-
grandecidos por la fiebre, dos ojos negros, bellos en un
tiempo, que brillaban en el fondo de unas cuencas profun-
das y violceas. A su mal fsico se una una grave preocu-
pacin moral.
En la panadera, punto de cita de las mujeres del pue-
blo, se dejaban or todos los decires y murmuraciones de
aquella minscula sociedad lugarea. Se comentaban, aun-
que muy veladamente, las visits de don Diego a Amanda.
7










98 MAXIMO SOTO-HALL
Ella, aunque embebida en su negocio y muy apartada, algo
haba podido observer, y hasta se atrevi a insinuarle a la
joven lo imprudente que era recibir sola en su casa a un
hombre, aunque ste fuera el mismo gobernador. Pero la
muchacha, con una ingenuidad admirable, le haba mani-
festado que ella lo comprenda as, pero que le daba mu-
cha pena hacer alguna observacin al seor Portales. To-
do el mundo saba lo que era aquel hombre, no convena
indisponerse con l, aun por la misma suerte de Joaqun.
"Adems, siempre mando llamar a mi padre, cuando l
viene agreg. Usted misma lo ha visto". No era cier-
to, y la seora Marcela lo saba, pero prefiri callar. En el
fondo, la nica cosa que poda importarle de lo que pudie-
ra resultar de tales visits, era lo que se refera a su pobre
hijo. Si fuera cierto lo que se deca, qu golpe tan terrible
para el infeliz muchacho.
Acababan de dar las nueve de la noche, cuando la se-
fora Marcela se qued profundamente dormida. Joaqun y
Amanda estaban a su lado. La joven, que durante todo el
da, con mil subterfugios y protests, haba evitado el que-
darse a solas con el mozo, se puso de pie diciendo:
-Me voy. Anoche vel y me,siento horriblemente can-
sada. Quisiera dormir. Afortunadamente, la enferma est
much mejor. T mismo, creo que podas descansar un
rato.
-Son apenas las nueve dijo l. No quisieras
quedarte siquiera hasta las diez? No hemos hablado ni una
sola palabra de nuestros asuntos.' Por qu no lo hacemos?
Vamos al otro cuarto. No quieres?
Amanda guard silencio. Pero ante la actitud suplican-
te de Joaqun, sin decir una palabra, con lentitud, autom-
ticamente pas a la estancia vecina.
-No me has dicho en tus cartas, muchas veces, que
cuando viniera hablaramos muy largo? Qu tienes, Aman-
da? Ya no me quieres?
Ella lo envolva en una mirada de compasin y ternu-
ra. Las lgrimas asomaban a sus ojos. Todos los recuerdos
del pasado se agrupaban en su imaginacin. Es cierto que
no lo haba amado nunca, de ello se haba venido a con-
vencer despus que conoci a don Diego. Se haba dejado
querer, alimentando inocentemente, aunque con cierta frial-
dad, las esperanzas del enamorado. Pero era tan inopor-
tuno el moment para decrselo, para darle el terrible gol-
pe. As pensaba, sin atreverse a llegar a una confesin.
Tom una de sus manos cariosamente, y le dijo:
-Dejemos la conversacin para maana, te aseguro
que estoy muerta de cansancio. Me siento enferma. Per-
dname.








DON DIEGO PORTALES 99
El acento extrao con que fueron pronunciadas aque-
llas palabras, su voz, que temblaba, la palidez de su rostro,
la expresin de angustia pintada en sus ojos, todo unido,
fu una amarga revelacin para Joaqun. Las sospechas que,
entire vacilaciones y dudas, le haban atormentado, tomaron
las proporciones de una abrumadora realidad.
-Si tan mal te sientes, es mejor que te vayas y des-
canses dijo Joaqun, ahogando el suspiro que envolva
sus palabras, y sin decir nada ms, pas al lado de la en-
ferma. Ella quiso detenerle; haba medido el sacudimiento
de aquella pobre alma bajo el peso de una conviccin bru-
tal. Adelant un paso y se detuvo, le falt valor. Joaqun
oy el ruido de pasos sigilosos que se alejaban, el rozar de
una puerta que se abra y cerraba discretamente. Con ojos
enturbiados, de pie ante el lecho de su madre, permaneci
largo tiempo. La enferma, lvida, desgastada por los pa-
decimientos y la fiebre, con la cabeza hundida entire la al-
bura de las almohadas, en su sueo tranquilo, pareca
muerta.
Afortunadamente, despus de cuatro das, vino una
reaccin, la salud de la seora Marcela present sntomas
favorables; haba desaparecido el peligro, y Joaqun regre-
s a Valparaso. Ni una vaga insinuacin sobre sus asuntos
personales se cruz entire l y Amanda. Con toda naturali-
dad se separaron, como dos amigos que se aprecian: l,
agradecindole os cuidados y atenciones que dispensaba a
su madre, ella, dndole palabra de tenerle al corriente del
curso de la.convalecencia.
Una vez en su pabelln, Joaqun se sinti relativamente
tranquil. El cuartel que antes le pareciera un antro de ho-
rror, ahora lo consideraba como un discreto y amable re-
fugio. Su espritu atribulado senta en aquel aislamiento, en
aquella vida montona, casi mecnica, algo de la paz ali-
viadora de los claustros. Lo nico que le mortificaba, era
el verse obligado a presentarse con frecuencia al goberna-
dor. En su naturaleza primitive y rstica, el odio fermenta-
ba, un odio concentrado y feroz, nutrido de. los atavismos
salvajes de su sangre araucana.
Das despus de haber llegado al puerto, el teniente
Borges pens en buscar a la viuda de Berrechea. El valor,
la serenidad, la franqueza de aquella mujer superior, le im-
presionaban gratamente; pero, ms que todo, le halagaba
y complaca el inters demostrado por sus amores, en mo-
mentos tan aflictivos para ella, cuando pareca natural que
slo se ocupara de s misma. Eso acababa de hacrsela en
extremo simptica. Adems, los haba llegado a vincular
un mismo sentimiento: el odio a Portales. A uno y a otra.








100 MAXIMO SOTO-HALL
en distinta forma, aquel hombre siniestro les haba arreba-
tado la felicidad.
Aprovechando el primer da que tuvo .frdnco,. se pte-
sent en casa de Ana Mara. La viuda le recibi con su
graciosa y espontnea afabilidad, dicindole en :son de
broma:
-Viene Ud. a prenderme de nuevo?-y le tenda la
mano cordialmente. A sus odos haba llegado el rumor de
los trapicheos del gobernador en el valle de la Ligua y
por ese instinto de adivinacin, muy comn en la mujer,
estaba segura de que aquel muchacho la buscara cuando
llegase a conocer la verdad, ya que ella, sin darse cuenta,
haba despertado en su alma los primeros recelos. No le
sorprendi la llegada del military.
Ana Mara estaba en lo cierto. El objeto de su visit
era desahogar su alma, referir a la viuda la escena de la
Placilla. Sin embargo, cuando lleg el moment de ha-
blar, sinti una especie de temor, de vergenza, ante la
idea de confesar su desgracia. La viuda, mujer sutil, adivi-
n lo que pasaba en su espritu y le allai el camino para
que se espontaneara.
Joaqun, 'antes de abordar el punto delicado, hizo un
rodeo. Se refiri a la historic de sus inocentes amores. Ha-
bl de los das felices de la infancia, cuando Amanda y l
jugaban juntos, como dos hermanos. Ms tarde sobrevino
la desgraciada muerte de la madre de la, chica y l logr
consolarla y entretenerla, ensendole las primeras letras,
que l, a su vez, aprendiera del cura de Quillota. Vinieron
luego los aos de separacin. La hurfana fu llevada al
convento de Valparaso. Record las visits a la colegiala
el primer domingo de cada mes, en compaa del seor
Pedro, llevndole primores de panes y pasteles que su
madre aderezaba con especial primor para su nia queri-
da. Se refiri al ansia con que esperaba las vacaciones, en
que las visits eran semanales. Su lenguaje sencillo, tosco
en veces, la pasin de que iban empapadas sus palabras, su
fe de antes y su dolor de ahora, pintados con sinceridad
honds y franca, daban a su relato un colorido pintoresco,
un barniz extico que le imprima secret encanto. La viu-
da, que en un principio le escuch apenas con generosa be-
nevolencia, poco a poco se fu interesando y acab por
oirle con palpitante atencin. Comprendi que se hallaba
con un alma muy semejante a la suya, enamorada, dolien-
te, herida. Sobre todo lleg al enternecimento y mezcl sus
lgrimas con las del angustiado mozo, cuando ste, sin po-
der contenerse, rompi a llorar como un nio. dbil y ator-
mentado, al referirle cbmo haba descubierto lo que tanto'
tema. Con maternal delicadeza le prodig Ana Mara los









DON DIEGO PORTALES 101
consuelos triviales, pero nicos, que era possible ofrecerle.
Tan pronto como lo vi, un tanto calmado, aprovech la
oportunidad para encender su odio y provocar en l ideas
de venganza. El terreno en que derramaba sus semillas era
frtil y comenzaron a germinar con vigorosa fecundidad.
Aquellos dos series, gemelos en su desgracia, se compren-
dieron y pensaron ayudarse y servirse mutuamente. A par-
tir de aquel moment, en persecucin de un mismo obje-
tivo, no descansaran hasta verlo convertirse en realidad.

















XVI


En la ciudad de Concepcin reinaba aquel da un ex-
trao bullicio, un ambiente de .regocijo y de fiesta,. en faz
contraria a la quietud apacible y la calma somnolienta. ha-
bituales. Las casas aparecan adornadas con banderolas,
gallardetes y cortinajes. Sobre los vivos colors de la insig-
nia national, se adverta, como nota acariciadora y dulce,
el blanco y el azul, esparcidos por todas parties. Las cam-
panas se fatigaban en animados e interminables repiques y
los voladores y las bombardas asordaban el aire. El sol
escalaba el cenit en un cielo azul de diafanidad y pureza
admirables, lloviendo su oro en ondas tibias sobre la po-
blacin. Las calls, inundadas de luz y vestidas de gala,
parecan ms alegres. En la Catedral, el rgano derramaba
las notas solemnes de la msica sagrada. Relampagueaban
al fulgor de los cirios, chispeantes y resplandecientes, de
acuerdo con el ritual eclesistico las casullas blancas y las
capas pluviales cuajadas de bordados de oro y plata. El
incienso, en aromadas nubes, embriagando con su olor bal-
smico, se esparca por las anchas naves. Circulaban en
todas direcciones damas envueltas en sus graciosos man-
tos y caballeros en trajes de etiqueta. Como bandadas de
palomas, grupos de nias vestidas de blanco preparadas
para la primera comunin, con sus coronitas sobre las cn-
didas frentes y en la mano el cirio adornado de flores y
cintas, entraban al templo. Era el da ocho de diciembre
y se celebraba a un tiempo la festividad de la virgen y el
patronato de la ciudad.
En casa del coronel don Jos Antonio Vidaurre, por
tratarse del santolde una de sus hijastras, se haba prepa-
rado un suculento almuerzo. La casa era modest y los
convidado eiemn pocos, pero se hizo derroche de lujo para
celebrar aquella fiesta. Mientras doa Valentina Palma de
Vidaurre, antes viuda del coronel espaol don Joaqun Flo-
rn, daba sus ltimas rdenes en la cocina y los postreros to-
ques a la mesa, en la sala un grupo de caballeros charlaban
alegremente. Algunos de ellos pertenecan al ejrcito y ves-
tan uniform, los otros llevaban trajes de civiles.







DON DIEGO PORTALES 103
-Y cmo era el rey?-dijo el ms joven de los mili-
tares, dirigindose al ms viejo, un comandante alto y rubio,
de ojos azules, de mirar cansado. En su rostro se advertan
ms que las fatigas de la vida, las huellas del placer. Gran-
des emociones, arraigados vicios, haban minado, sin lograr
vencerlo, su vigoroso organismo.
-lEl rey Gustavo Adolfo de Suecial-dijo, y sus ojos
cansados se iluminaron con un relmpago al recuerdo gra-
to de mejores das-era, por lo menos para m, encantador,
y entindase que digo para m, porque hay opinions muy
contrarias sobre l y en general muy poco favorables. Nun-
ca dej de ser soldado. En el palacio, en las ceremonies ms
solemnes, en su vida privada, se advertan, contra su pro-
pia voluntad acaso, resabios del campamento y del cuar-
tel. Un poco brusco, era, a la vez, muy franco, muy llano.
Fu tan generoso conmigo! Me quiso tanto! A su lado lo
tena todo y en particular su cario y su confianza. No se
explica de otro modo que me entregara el manejo de sus
caudales, sin reserve ninguna. Sin mi maldita aficin a las
mujeres y a las cartas, mi vida hubiera sido incomparable.
Honores, riqueza, todo lo tenal Cuando pienso que comet
la avilantez de abusar de su confianza, me siento afligido
y avergoAzado. Su proceder conmigo, en un fatal moment,
da idea de lo que era aquel gran corazn. Jugu y perd
una suma considerable de dinero que se haba confiado a mi
custodia.- Lo del dinero no me importaba tanto coro la
falta. Decid quitarme la vida. Me fu a un bosque prxi-
mo a Estocolmo y con un cuchillo de monte me rasgu la
garganta. No supe ms de m, sino cuando me encontr de
nuevo en mi cuarto de Palacio, dbil, extenuado, pero fue-
ra de peligro. Aquella misma noche entr en mi cuarto Su
Majestad. Yo hubiera querido hundirme a cien metros bajo
tierra. Su rostro era severo, pero al mismo tiempo, tras el
ceudo entrecejo y los ojos turbios, se adverta una expre-
sin bondadosa, algo como una secret piedad. "Forelius,
me dijo, ha hecho Ud. una gran locura. Un hombre debe
abstenerse de obrar mal, pero no matarse por haberlo he-
cho. Corregirse es mejor que eliminarse. Cuando est bien,
pase a mi despacho para que hablemos." Una vez que me
sent.mejor, me present al rey. Con paternal cario fu re-
cibido, sin que se hiciera alusin a las sumas desaparecidas.
Me di sanos consejos, orden que se me entregara algn
dinero y se despidi de m, recomendndome -que pasara a
la Amrica. "En ese mundo nuevo hay gran porvenir para
un hombre inteligente como Ud., si huye de las mujeres y
de las cartas", me dijo. Campechanamente me estrech la
mano. Despus de lo que yo haba hecho, de mi proceder
indigno, no era verdaderamente admirable?








104 MAXIMO SOTO-HALL
-Alma generosal-dijo el que haba hecho la pregun-
ta.-No se parece a la de nuestro famoso Portales, que es
casi un rey en esta Repblica.
-Portales-dijo un caballero gordo, de robusta com-
plexin, metido en una casaca azul que le vena estrecha-
es el primer hombre de Chile, el primero. Qu sera de nos-
otros sin l? Portales! Demos gracias a Dios que tenemos
a Portales!
-Se ve que Ud. no estuvo en Valparaso el da de la
ejecucin del capitn Paddock-dijo un mozo apuesto y vi-
varacho.-Eso fu salvaje. No hubo una sola persona que
no protestara contra semejante hecho. Todo una infamia!
Ni lgrimas, ni ruegos, ni la condicin desesperada de la
mujer con quien deba casarse el marino, ni el mismo estado
de aquel infeliz, nada logr ablandar el alma del implacable
gobernador. No, no me diga Ud. que ese hombre es digno
de alabanza.
-En esa inflexibilidad est su mrito-repuso el que ha-
ba hablado antes.-Un hombre as es el que necesitamos en
estos das de disturbios y pasiones desencadenadas, de anar-
qua y desorden. Es el nico capaz de mantener el equili-
brio poltico, en esta hora en que nos amenaza uir naufragio.
-Es muy posible-murmur un viejecito acartonado,
de pupilas nubladas por el tiempo y boca desdentada y
hundida.-Todo eso puede ser verdad, pero que es malo,
es malo, y con ganas. Yo no lo conozco de ahora. Ustedes
saben que fu inspector del colegio de los colorados cuando
era Dieguito, como le llambamos, alumno de ese plan-
tel y tuve ocasin de estudiarlo de cerca. Tena un corazn
perverso. Nunca me olvidar del da en que rompi
todas las ollas y enseres de la cocina para que no
hubiera comida y que mandaran a los muchachos a
comer a sus casas. Salir era lo que deseaba, sin im-
portarle el medio de conseguir sus fines. Buen aluvin cay
sobre m. Casi pierdo el puesto. Entonces s que pude decir
que pagu los platos rotos. Horrible fu la inhumanidad que
cometi con come sapos, uno de los esclavos de su padre.
Puso a calentar hasta casi enrojecer el sombrero de lata que
usaba como cochero el infeliz negro, y avisndole que el
patrn lo llamaba con urgencia para salir con el coche, lo
oblig a que se lo pusiera, achicharrndose el desgraciado
toda la cabeza (1). Y a un tal Bustamante, un portero de
la Moneda, de donde el padre de Dieguito era empleado,
a punto estuvo de ahogarlo en una de las maritatas del la-

(1) El novelist chileno Blest Gana pone este episodio en un
personaje de su creacin, pero histricamente corresponde a la pri-
mera juventud de don Diego Portales.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs