• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Front Matter
 Advertencia
 De la creacion
 De los magos
 De los pobladores
 De los magos
 Index
 Back Cover














Group Title: Popol vuh
Title: El Popol vuh
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00081321/00001
 Material Information
Title: El Popol vuh
Series Title: Biblioteca enciclopédica popular
Uniform Title: Popol vuh
Physical Description: 87 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Publisher: Secretari´a de Educacio´n Pu´blica,
Secretaría de Educación Pública
Place of Publication: México
Publication Date: 1944
Copyright Date: 1944
 Subjects
Subject: Quiché Indians -- Religion and mythology   ( lcsh )
Manuscripts, Quiché   ( lcsh )
Quiché language   ( lcsh )
Manuscritos quichés
Antiquities -- Guatemala   ( lcsh )
Antigüedades -- Guatemala
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Guatemala
 Notes
Statement of Responsibility: Advertencia y selección de Ermilo Abreu Gómez.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00081321
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ADM2630
oclc - 01851876
alephbibnum - 000681698
lccn - 48000732

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Page i
        Page ii
    Front Matter
        Page iii
        Page iv
    Advertencia
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
    De la creacion
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
    De los magos
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
    De los pobladores
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
    De los magos
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Index
        Page 89
        Page 90
    Back Cover
        Page 97
Full Text


BIBLIOTECA ENCICLOPEDICA


-34-


EL POPOL


VUH


Advertencia y Seleccin de
ERMILO ABREU GOMEZ


jD, -


P 831) Sa.
SECRETARIA DE EDUCATION PUBLIC
MEX ICO


L- -ib lli- -~-U ~--~pliiniil-~csrai~i~la~~ ~c~I~EmLI-I~,


PoPULAB





















UNIVERSITY


OF FLORIDA


LIBRARIES















THIS VOLUME HAS BEEN
MICROFILMED
BY THE UNIVERSITY OF
FLORIDA LIBRARIES.


=.,


~-.1


. -
--a.


_I


I iI


~;Y;. \ .:.
;'- '
I


r
,


Mm.-







Biblioteca Enciclopdica Popular


- 34


EL POPOL VUH

Advertencia y Seleccin


ERMILO ABREU GOMEZ


SECRETARIA DE EDUCATION PUBLIC
MEXICO







*/


,/,...2 {'Z


LATIN AMtRCg




















L A' BIBLIOTECA ENCICLOPEDICA POPU.
LAR ublica todas lcs semanas un pequeo iLolu-
men como el presence con textos de carcter his-
trico, filosfico, artstico, cientfico, literario, edu-
cativo y documental.
Alternan, as, aunto con manuales de tcnicas aplicadas,
breves compendios de hygiene y de agriculture, de industrial y
pedagoga, dginas escogidas de los grandes autores clsicos y
modernos, resmenes de la historia de Mxico y de las dems
naciones del-mundo, sntesis del pensamiento politico national
e imparciales antologas destinadas a divulgar entire nuestro
pueblo los valores ms altos y autnticos del espritu universal.
Si se interest used por obtener esta Biblioteca, srvase
dirigirse a la Secretaria de Educacin Pblica (Departamento
de Publicidad), Argentina y Luis Gonzlez Obregn, Mxi-
co, D. F'., enviando -en giro postal- la cantidad de $5.00
que le dar derecho a recibir 20 publicaciones distintas a partir
del nmero que usted mndique. Si el envo fuera de $12.00.
se registrar el nombre de used tomo suscriptor para la series
annual de 52 b3jadernos.
















'LA PROXIMA SEMANA,
EN ESTA COLECCION:

BALTASAR GRACIAN

Y MORALES

Introduccin, Seleccin y Notas
de
Pedro Gringoire














ADVERTENCIA

SN O ha faltado quien diga que es impropio el trmino literature
.ndia. Quien tal dice proclama que no puede haber literature
india por la sencilla razn de que no hay letra india, o sea el
conduct de su expresin. Los indios, en efecto, se expresaban por
medio de jeroglficos; es decir, de una manera que iba de la etapa
ideogrfica a la fonogrfica. Pero junto a este recurso expresivo,
tuvieron el oral, el primigenio, acaso el ms rico, el ms amplio, aun-
que el menos aprisionable para la incipiente historic de su pensa-
miento y de su sensibilidad. De ah que pueda decirse que, con
escritura o sin ella, s existi la literature india. La fijacin y la
divulgacin de esta literature constitute otro tema.
La literature india est en la palabra india. Esta literature
fiene tanta validez esttica y humana que hasta ha influido en el
carcter de cierta literature creada por los blancos.
La literature india puede ser considerada dentro de dos pero-
dos: uno anterior y otro posterior a la Conquista. Ambas apenas
st empiezan a ser exploradas por los eruditos. Algo se ha hecho ya,
pero falta todava conocer un inmenso caudal perdido en la selva,
en la hermtica conciencia del aborigen. Tambin falta estudiarla
desde el punto de vista artstico,
*


Uno de los documents orales de la sensibilidad literaria india
est representado por el Popol Vuh.








VI --.-ERPIMILO ABREU GOMEZ
El primitive Popol Vuh, que leyeron (por medios expresivos
que ignoramos) los indios del pueblo quiche, ya no existe. El texto
de' libro que conocemos con este ttulo no es sino una recreacin
del primero. Fu compuesto por un nombrado Diego Reynoso, en
ias postrimeras del siglo X'VI. Para redactarlo aprovech, sin
duda, las informaciones de la gente que guardaba en la memorial
residuos de las tradiciones recopiladas en el libro desaparecido. El
origen oral de esta version escrita, explica la frecuente falta de uni-
dad d los relatos y la inconexin y aun oscuridad de no pocos de
sus pasajes. Es evidence tambin que en el mismo texto se han des-
l;zado temas occidentales. En sus pginas, el menos versado, ad-
vertir, de igual modo la presencia de no pocas ideas de la cultural
frlteca que, en cierto tiempo, influy en la vida spiritual maya-
qi'ich.
El texto de Diego Reynoso fu descubierto en el siglo XVII en
el pueblo de Chichicastenango por Fr. Francisco Jimnez. Este
fraile lo tradujo al castellano; pero no fu publicado sino hasta
1857, en Viena, por el erudito C. Scherzer. Ms tarde el abate
Esteban Brasseur de Bourbourg, sobre el texto quich, hizo una
nueva Oraduccin al francs que public en Pars, en 1861. Luego
just Cavarrele tradujo la version del Abate. La compare con la
version de Jimnez. y as public un novsimo texto castellano en
Guatemala (1894-1896). Este trabajo de Cavarrete lo reprodujo.
en 1905, Santiago 1. Barherena; y, en 1923, la reimprimi Ricardo
Mimenza Castillo. Hicieron una ltima traduccin castellana del
texto quich Antonio Villacorta y Flavio Rodas (Guatemala,
1927). Otra version francesa del texto quich se debe a Jorge Ray-
naud, la cual fue vertida al espaol por 1. M. Gonzlez de Men-
doza y Miguel Angei Asturias (Mxico, 1939).

*

En esta pequea seleccin reunimos trozos de las principles
i:ersiones e interpretaciones que se han hecho del Popol Vuh. Publi-
camos captulos de la edicin de Mimenza Castillo; de la traduc-








ADV'ETENTIA 'VII
cin de Villacorta-Rodas; y de la version de Gonzlez de Mendoza-
Asturias. Aadimos un pasaje de la -modernizacin de esta ltima
cersin, editada en Buenos Aires, en 1944. por Luis M. Baudizzone.
Con estos captulos creemos que el lector podr formarse una
aproximada idea de la importancia que tiene, para la literature in-
dia y para la cultural de Amrica, el texto del Popol Vuh, libro, al
mismo tiempo, gnstico, histrico y de profundo sentido riligioso.
Ermilo Abreu Gmez
















DE LA CREACION


(Segn la Primera Tradicin que
consta en el Manuscrito de Chichicaste-
nango (Popol Buj) traducido por 1. An-
tonio Villacorta C. y Flavio Rodas M.,
Guatemala, 1927).

PRIMERA TRADITION
E STA es la primera referencia: todo estaba en suspenso, en
Scalma, en sosiego, silencioso. As estaba todo lo que hay
en el cielo.
He aqu la primera relacin, el primer dicho: no habla
una sola gente, ni animals, ni pjaros, ni peces, ni cangrejos,
ni rboles, ni piedras, ni hondonadas, ni barrancas, ni pajonales,
ni guatales. Slo el cielo exista.
An no estaba visible la superficie de la tierra; solamente
exista el mar tranquilo y todo lo que hay en el cielo.
No haba nada que estuviera en conjunto, que reposara; algo
que se moviera, que tuviera semejanza con lo que existe hecho
en el cielo.
Nada haba en pie; solamente exista la tranquilidad de las
aguas y el silencio del mar; solamente haba calma, ninguna
otra cosa exista.
Slo en el silencio y la calma de las tinieblas de la noche
Tzakol, Bitol, Tepeu, Gucumatz, Alom y Cajolom estaban entire
la claridad deslumbrante.
Y estaban cubiertos con un manto verde como Gug, y por eso
les llamaron Gucumatz, y estaban posedos de grandes sentimien-
tos. De esa manera exista el cielo y tambin el Corazn del cielo;
este era su nombre: Cabaguil. As lo dijeron.
Entonces vino aqu la palabra, al llegar Tepen y Gucumatz al
lugar de las tinieblas y de la noche, y hablaron entire s Tepeu y
Gucumatz.









10------ POPOL VUH

Y se pusieron de acuerdo, deliberando al reunirse, y mani-
festndose lo que pensaban y lo que sentan.
Entonces, cuando se reunieron, dndose a conocer, manifesta-
ron sus opinions y sentimientos. Sola la luz se mostraba ante lo
increado: y se consultaron cmo alimentaran a los series que.
habran de vivir en los bosques, entire los bejucos; cmo sera sus-
tentada la vida de los que hasta entonces estaban en las tinieblas
de la noche, por !o que es el corazn del cielo, cuyo nombre es
Jurakn.
La primera manifestacin de Jurakn es Cakulj, la segunda
Chipi-Cakulj. la tercera Rax-Cakul.j y estas tres manifesta-
ciones constituyen el Corazn del Cielo.
Estos llegaron a reunise con Tepeu y Gucumatz. y conferen-
ciaron con ellos sobre la future existencia de los series que se
proponian crear, cmo haran brotar la claridad y quines los
alimentarian.
Licgaron entonces a un acuerdo y se llenaron de satisfaccin.
El agua no se retiraba an. Que se vacie el agua para labrar
la tierra y que aparezca la superficie de ella como un plato. Que
nazca la claridad en el cielo y en la tierra, para sembrar lo que
han de.comer sus pobladores, los que deben-sentir adoracin por
ese aparecimiento hacia el Formador y Creador de la; gente civi-
lizada, en la gente manifestada.
As dijeron ellos cuando se form y pobl la tierra que haban
hecho.
SJo as ciertamente qued resuelta la existencia de los po-
bladores de la tierra. ;Tierra! -dijeron, y luego se form sta.
Unicamente nubes y neblinas llenaban el espacio sobre ella;
y entonces, pues. comenzaron a aparecer dentro del agua los mon-
tes, surgiendo iunediatamente de ella.
Era cosa sobrenatural, extraa y maravillosa, cmo fueron
formandose los montes, las costas y los valles de la tierra, al
aparecer a un tiempo mismo sobre la superficie de ella poblados
bosques de cipreses y de pinos.
As fu como se llen de elegra Gucumatz: -Magnifico que
hayas venido!, dijo, iOh, tu, Corazn del Cielo! Oh tu Corazn del
Cielo! iOh, tu Jarakn! Oh, tu Chipi-Cakulj! Oh, tu, Rax-
Cakuilj!
Est consumada la obra de nuestro Creador y Manifestador
-dijeron ellos entonces.
Primero, pues, se formaron los pobladores de la tierra, de
los montes, de. las montaas, de las costas y de los valles. Luego
pensaron cmo hacer el camino de las aguas, y comenzaron stas
a deslizarse al pie y entire las montaas. Despus reflexionarQn m
quines quedaran en el agua, al aparecer las grades montaas.
Asi fue como se form la tierra cuando fu creada y,poblada por









POPOL VUH 11

el Corazn del fielo, por el Corazn de la tierra, segn lo dijeron
los que primero la llenaron, los que estaban en el cielo, y tam-
bin los que-estaban en la tierra y en el agua.
De esta manera se llen -la tierra cuando la formaron y po-
blaron. Entences meditaron y resolvieron acerca de la manera de
termniar su obra, la hecha por ellos.
Despus llenaron con sus animals montes y montaas; co-
mo guardianes de los guatales y habitantes de los matorrales fue-
ron desde entonces los pjaros, leones y tigres; y de l-s bejucos,
las culebras, las vibcras 'le cascabel y los cantiles.
Hablaron entonces Alom y Cajolom diciendo: -Es slo para
que rboles y bejucos estn en silencio y sin movimiento, para
lo que han sido creados? Por eso es bueno que tengan sus guar-
dianes.
As hablaron mientras se llenaban de satisfaccin al conver-
sar sobre ello, y al distribuir los habitantes, bestias salvajes y
pjaros. Luego ies designaron moradas a las bestias y a los p-
jaros.
-T, bestia salvaje del campo, bebers en los ros, dormirs
en las barrancas, en la paja reposar tu cuerpo, cohabitars entire
los platanares y guatales, andars en cuatro pies que servitn para
llevar tu carga. As qued establecido y se les dijo.
Entonces los -grandes y pequeos pjaros comenzaron a fabri-
car sus nidos. -Vosotros pjaros, estaris -les dijeron- en los
rboles y en los bejucos, como nosotros en nuestras casas, alii fe-
cundariis y os multiplicaris entire las ramas de los irboles y en-
tre los enredos de los bejucos.
As les fu dicho a las bestias y a los pjaros del campo, y
hacienda luego 'lo que cada uno deba hacer, todos eligieron sus
guaridas, querencias y nidos. As fu como tuvieron sus moradas
en donde vivan los animals todos de la tierra, dadas por Alar
y Cajolom.
Concluida la creacin de todas las bestias y pjaros, les fu
dicho por 'zakol, Bitol, Alom y Cajolom:
-Gritad, aullad y gorjead para entenderos; no permanezcis
en silencio; separaos cada grupo segn su modo de entenderse y
segn su especie. As les fu dicho a los animals, bestias y pja-
ros, leones, tigres y culebras.
'-Ahora decid nuestro3 nombres para que seamos honrados
en el cielo, ya qu .somos vuestra madre y vuestro padre -les
dijeron Jurakn, Chipi-Cakulj,-Rax-Cakulj, U-Cux Caj, U-Cux
Uleu, Tzakol, Bitol, Alom-y Cajolom; iHablad, llamadnos y acu-
diremos a veros! Asi les dijeron.
Pero no pudieron hacerlo como lo hubiera hecho la gente ra-
cional, y slo hacan gestos, slo cacareaban, solo graznaban, sin








12 POPOL VUH

ofrecer manifestacin alguna de poseer un lenguaje, pues slo gri-
taban cada uno segn su especie.
Cuando Tzakol y Bitol se apercibieron de que sus criaturas
no podan hablar, se lo comunicaron mutuamente, lamentndose
de que aquellos no pronunciaran sus nombres, ni les reconocie-
sen como creadores y formadores del cielo. -No est bueno eso,
dijeron, al reunirse con Alom y Cajolom.
Y entonces manifestaron a sus criaturas que seran sustitui-
das por otras, por no haber podido hablar; que se les cambiara
la palabra, la alimentacin y la manera de comer; y que sus ni-
dos, sus querencias y guaridas las tendran siempre en barrancas
y guatales, por no haber sabido invocarlos y adorarlos.
-Hay an quienes puedan ver, dijeron, nuestro destello, como
la luz del da, al hacer nosotros grandes obras en favor de ellos,
vosotros slo serviris obedeciendo, y vuestras carnes sern tritu-
radas y comidas. Asi les dijeron.
-Este es, pues, vuestro destino. Asi les habl y orden a los
grandes y pequeos animals que poblaban la superficie de la
tierra.
Estos quisieron an recobrar su preponderancia y probaron
una nueva manera de expresar su adoracin.
Perc como por su lenguaje no lograron entenderse al estar
juntos, ni sintieron afectos, nada hicieron los Creadores por ellos.
Por tal motivo su carne fu destinada a ser-sacrificada y co-
mida, y solamente parn eso seran matados todos los animals
que viven en la tierra.
Por eso fueron comidos y engaados por la gente civilizada,
por la gente entendida, formada por Tzakol, Bitol, Alom y Ca-
jolom.
-Probaremos ejecutar un nuevo intent, porque es preciso
que al llegar la aurora hayamos sembrado el alimento para man-
tener a nuestras criaturas. Cmo haremos para que stas nos
llamen e invoquen como los principles sobre la superficie de la
tierra? Hicimos los primeros series y no pudieron admirarnos, al
manifestarnos ante ellos de manera hermosa y deslumbrante. Pro-
baremos, pues, de nuevo a crear un ser grande, que se mueVa y que
sea impulsado por nosotros.
-As lo dijeron. Entonces principiaron a former de barro h-
medo sus carnes.
Pero, al moment, comprendieron que na servira porque se
deslea, era slo un montn de cieno, en el que se vea un pes-
cuezo, una boca muy ancha, con ojos que no miraban sino para
un lado, y sin cabeza. Habl, pero no senta, y por su constitucin
no poda permanecer en el agua, porque inmediatamente se des-
haca; no era consistent.
Entonces Ajitzak y Ajbit les dijeron: -Slo estaris hasta que









POPOL VUH ,13
vengan los nuevos series. Lucharis para procrear y multiplicaros.
As les dijeron, dejando as ejecutada su voluntad.
Entonces desbarataron lo que habian hecho el Creador y el
Manifestador, los cuales dijronse entire si: -Cmo haremos pa-
ra former series mejores que los anteriores, que vean, comprendan
y nos invoquen?
Y se consultaron de nuevo y resolvieron decir a Ixpiyaeoc,
Ixmucan, Junajup-guch, Junajup-utiu: -Sealad un nuevo da
de aparecimiento y creacin. Asi hablaron Ajtzak y Ajbit, hablan-
do despus con Ixpiyacoc e Ixcuman.
Despus escogieron quin entire ellos obtendra la presencia
de' la abuela del sol, la abuela de la luz, como les fu dicho por
Tzakol y Bitol; stos son los nombres de Ixpiyacoc e Ixmucan.
Y cuando las tres manifestaciones de Jurakn hablaron con
Tepeu y Gucumatz, les dijeron a los del sol, a los que hablan, a
los que hacen aparecer y encierran al sol: que se juntasen de
nuevo y resolvieran qu clase de gentes crearan y formaran,
quines las mantendran, para que los adorasen como los supe-
riores de ellos.
--igase y entindase, pues, la verdadera palabra del que to-
do lo da, del hombre de todos los hombres, nuestra abuela, nues-
tro abuelo: Ixpiyacoe e Ixmucan desean saber cmo brotarn los
Sseres, cmo los iluminaris, cmo los llamaris, cmo no les haris
dao, cmo deben ser los primeros como gentc civilizada, como
gente entendida, como gente formada, en fin. Esto dijeron al lle-
gar entire ellos.
Manifistense para ello ustedes mismos Junajup-guch, Juna-
jup-utiu, dos veces formador, dos veces creador, Nim Ak, Nim
tziz, Ajcual, Ajyamanic, Ajchut, Ajtzalam, Ajrax Lak, Ajrax
Tzel, Ajkol, Aj-Toltecat, R'atit-kij, R'atit-zak. As fueron llamados
por nuestro Creador y Manifestador.
Solamente el hechicero que manefa los granos de maz y las
semillas de palo de pito podr hacer y llegar a salir a la media
la escultura de madera, con boca y cara? -preguntaron ellos al
agorero del sol.
Entonces el hechicero que maneja los granos de maz y las
semillas de palo de pito, logr hacer descender hacia ellos la ado-
racin del sol. -El sol y su adoracin, dijo entonces una anciana,
ser la madre de ellos. Esta era la madre del hechicero de las se-
millas de pito. Ixpiyacoc es su nombre, que al mismo tiempo es la
abuela del sol del Manifestador de Chirakn, Ixmucan, tal es su
nombre.
Ellos dijeron entonces, cuando iba elevndose el sol: -Slo
al encontrarse unan sus pareceres para hablar y que oigan nues-
tros odos cuando hablemos y platiquemos sobre la manera de
esculpir en madera, uno como el que hicieron Ajzak y Ajbit, y que









14- -- -- POPOL VUH

ellos sean los que les den de comer y los mantengan, los que hagan
las siembras y les alumbren.
-T, maz! T, semilla de palo de pito! iT, sol! T, el
Manifestador!, avergiincense, les dijeron. T, Corazn del cielo,
no hagas bajar la cara y la boca de vergenza a Tepeu y Guca-
matz!
Ellos hablaron entonces a su mantenedor: es bueno encon-
trar muecos hechos -de madera, que hablen y platiquen como
gente sobre la superficie de la 'tierra.
Cuando quedaron formados se los dijeron y les nombraron.
Inmediatamcnte formaron muecos de madera con parecido de
gente, como gente que hable tambin, esta es la gente que debe
existir sobre la tierra.
Estos emparentaron entire s, cohabitaron y tuvieron hijos e
hijas tambin como muecos de madera; pero no tenian corazn
ni sentimientos; ni saban que eran hijos del Creador y Manifes-
tador. Vagaban slo como series extraos y sin destino.
Y como no supieron comprender al Corazn del cielo, cayeron
en desgracia, pues eran solamente como un engao con boca para
comer; hablaron, pero su cara estaba enjuta, no tenan pies ni ma-
nos, ni sangre en las venas, ni intestinos para guardar la comida,
ni miembros para defenderse, y estaban secas sus mejillas y sus
dedos no se distinguan de su carne.
Asi no pudieron comprender la presencia de Tzakol y Bitol,
que son padres de los que respiran- y tienen corazn. Esa era
la clase de gente con que de nuevo empez a poblarse la super-
ficie de la tierra.
Por eso fueron luego destruidos los muecs de madera, con-
denndoseles a desaparecer por. la muerte.
Para el efecto se llen de agua la tierra por mandato del Co-
razn del cielo. Una gran inundacin se hizo entonces, la que fu
llegando hasta donde se encontraban- los muflecos hechos de ma-
dera.
De palo de pito fu hecho, pues, el cuerpo del hombre, y-al
mismo tiempo fu formada de tzibak la carne de la mujer, por
Tzakol y Bitol. De eso quisieron formarlos Tzakol y Bitol.
Pero ellos no sentan ni hablaronz ante su Creador y Manifes-
tador que los haban formado como criaturas suyas.
Por eso fueron condenados a perecer. Y vino la inundacin en
forma de. lluvia espesa como de trementina, bajando del cielo.
Y lleg el nombrado Xecoteoguaeh y les sac las pepitas. de los
ojos; y vino despus Camalotz y les cort la. cabeza; y vino Cotz-
alam y les devor las carnes; y vino Tucumbalam y les escarb
las entraas y les mastic los huesos y los nervios. Fueron, pues,
pulverizados, despedazados y. castigados, en fin, en su presencia.
Y fu la causa el no haber comprendido la presencia de sus










POPOL VUR 15
progenitores, del Corazn del Cielo llamado Jurakn. Por esa cau-
sa, pues, se oscureci la superficie de la tierra y cay una lluvia
negra como las tinieblas; lloviendo de dia y de noche
Y llegaron entonces los pequeos y los grades series, y mos-
traron sus caras hechas de madera y piedra. Hablaron todos,
sealndose unos a otros las tinajas, los comales, las escudillas,
las ollas, los chuchos, las gallinas y todo cuanto posean.
-Mucho nos hicisteis sufrir, a unos, y nos comisteis, a otros,
dijeron. Ahora vuestra carne ser nuestra comida -les decan
los chuchos y las gallinas.
Y las-piedras de moler les dijeron tambin: -Por vuestra cau-
sa se gastaban nuestras caras. Da a da, al anochccer y al ama-
necer, siempre estuvisteis hacienda sobre nosotros: ;Joli!, Jol!,
Jaqu!, Juquu Tal era nuestro oficio; pero ahora os probaremos
nuestras fuerzas. As les dijeron a ellos las piedras de moler.
Y los chuchos a su vez haularon diciendo: -Cuntas veces
por vuestra culpa. no comimos? .lo de lejos os mirbamos con
miedo, nos mantenamos de pie ante vosotros, que comais, y nos
echbais afuera, apalendonos. De esta manera fuimos tratados
sin que pudiramos hablar. Por que no hemos de mataros aho-
ra? Cmo no sentisteis y no presentisteis esto, cmo no compren-
disteis lo que se os vena encima? Nosotros os vamos a despedazar.
Ahora probaris los huesos que tenemos en la boca y os morde-
remos. Asi les dijeron. los chuchos cuando los vieron cara a cara.
Tambin los comales y las ollas hablaron de esta manera:
-Nos hicisteis sufrir quemando y ahumando nuestras bocas y
nuestras caras, pues siempre nos tenais cociendo y ardiendo sobre
el fuego, hacincionos sentir ese suplicio. Ahora os comeremos,
os pondremos a hervir, dijeron las ollas a todos los que estaban
ante ellas. Los jarros que servan para poner lquidos al fuego,
tambin fueron invitados a hablar y dijeron: -Mucho dolor nos
hicisteis sentir.
Y los muecos corrieron apareados como mazorcas, unos tras
otros, y suban sobre las casas, pero al llegar a las goteras se caan.
Probaron a trepar sobre los rboles, pero stos se rendan bajo
su peso. Quisieron ,guarecerse en las cuevas, pero stas los recha-
zaban al llegar a su presencia.
Asi, pues, fu destruida la gente, la criatura humana. As
fu su ruina. Por su atolondramiento se despedazaron unos con
otros.
Y slo quedaron, segn lo dice la tradicin, como seal de su
existencia, los micos que ahora viven en los bosques y guatales,
en los que perdura la muestra de los que de madera fueron hechos,
como lo haban ordenado Ajtzac y Ajbit.
Por esa causa, los micos son los nicos series que existen ahora
con cierto parecido a la gente civilizada, a la gente entendida,
a la criatura humana, los que eran muecos solamente hechos de
'madera.















DE LOS MAGOS


(Segn los captulos I, II, III, IV,
V, (de la Parte Segunda); Principio del
tomo II, captulos VI, VilI VIII, IX,
X, de la edicin del Popol Vuh, Biblia
de los maya-quich, comentada por Ri-
cardo Mimenza Castillo, Mrida, 1923).


Parte Segunda

CAPITULO I
HORA, pues, vamos a decir igualmente el nombre del pa-
dre de Hunahp y de Xbalanqu. Pero arrojaremos un velo
misterioso sobre su origen, cubriremos con el misterio
la relacin y la historic del nacimieito de Hunahp y
Xbalanqu; no diremos de eso sino la mitad y solamente una
parte de la relacin de su padre.
He aqu, pues, su historic: El nombre de cada uno es Ahp
(tirador de cerbatana) como se les llama; y sus padres son Xpi-
yacoc y Xmucan. Por ellos en la noche fueron engendrados Hun-
lun-Ahp y Vukub-Hunahp, por Xpiyacoc y por Xmucan.
Ahora, pues, estos Hunhun-Ahp eran dos; ellos haban en-
gendrado dos hijos legtimos, y el nombre del primognito era
Hunbatz y Hunchoven el del segundo.
Pero el nombre de su madre era ste: Xbaklyal; as se llama-
ba la esposa de Hun-hun-Aph. En cuanto a Vukub-Hunahp, l
no. tena mujer, porque era soltero. Hunhun-Ahp tuvo dos hijos
llamados Hunbatz y Hunchoven.
Por su naturaleza misma Hunhun-Ahp y Vukub-Hun-Ahp
eran muy grandes sabios y su ciencia era muy grande; ellos eran









POPOL VU .17

adivinos aqu en la tierra; y su vida como sus costumbres eran en-
teramente buenas.
Se les mostr el conjunto de la ciencia a la faz de Hunbatz
y de Hanchoven, los hijos de Hunhan-Ahp: tocadores de flauta,
cantores, tiradores de cerbatana, pintores, escultores, joyeros, pla-
teros. Hinbatz y Hunehb.en llegaron, pues, a ser hbiles en todo.
Ahora, pues, Hunhun-Ahp y Vukub-Hunahp se ocupaban
cada da nicamente en jugar a los dados y a la pelota, y cada
des das se ejercitaban todos cuatro y se reunan en gran nme-
ro en la sala del juego de la pelota.
Y para verlos venia el Vee, mensajero de Hurakn, del relm-
pago que hace surcos en las nubes y del rayo que hiere; ahora,
pues, este Vee no estaba muy lejos de aqu de la tierra, ni muy
lejos de Xibaib, porque en un moment se transportaba l al cie-
lo al lado de Hurakn.
Mientras que ellos permanecan aqu sobre la tierra, muri
la madre de Hunbatz y de Hamiehven.
Y he aqu que caminando hacia Xibalb, jugaban a la pelo-
ta, lo que oyeron inmediatamente Hun Carni y Vnkub Carn, mo-
narca de Xibalb.
-Qu es esto, pues, qu se hace sobre la tierra? --dijeron
los monarcas-. Quines son esos que la hacen temblar y excitan
tanto tumulto? -Que se les enve a buscar al instance; que los
traigan aqu y que vengan a jugar a la pelota para que nosotros
S los venzamos. En verdad, ya no somos obedecidos por ellos; ya
no tienen respeto ni reverencia por nuestro ser, y no hacen ms
que combatir sobre nuestras cabezas, -dijeron todos aquellos
de Xibalb.
Entonces tomaron consejo todos juntos, siendo estos, Hun
Cam y Vtakab Carn los jueces supremos. Ahora, pues, todos los
prncipes eran tributarios de su imperio, y cada uno de estos prn-
cipes no lo era, sino por la voluntad de Han Can y de Vukub
Can.
Estos prncipes eran, pues Xiquiripat y Cuchumaquiq, nom-
bres de los seores cuyo oficio se ejerca en las gentes que tenan
flujo de sangre. Otros, asimismo, se llamaban Analpuh y Ahal-
gana, y estos tambin eran principles.
Ahora, pues, su mando se ejerea en inflar a los hombres,
hacerles llegar los humores a las piernas y hacerles subir la pali-
dez a la cara, lo que se llama Chuganal; tal era el oficio de Ahbl
puh y de Ahalgana.
Otros seores eran Chamiabak y Chaniaholom, maceros de
Xibalb, y cuyas mazas no eran sino huesos; su oficio de maceros
Sconsista en enflaquecer a los hombres, al punto que no tenien-

Libro.-22-









1 .POPOL VUR
do ya ms que una cabeza sin carne y slo huesos, al morir no
haba ms que un esqueleto que tomar. Tal era el empleo de
Chamiabak y de Chamiaholom, como se les llamaba.
Haba tambin los seores nombrados Ahalmez y Ahaltogob:
su oficio era causar desgracias a los hombres y que les sucediesen
cosas adversas. tal era el oficio de Ahalmez y Ahaltogob, como se
les llamaba.
En seguida venan otros seores nombrados Xic y Patn,
cuyo oficio consista en conducir al hombre a morir en el cami-
no, de lo que se llama muerte repentina, subindole la sangre a
la boca para hacerle morir vomitndola; teniendo cada uno de
ellos por ejemplo apretar el cuello y comprimir el pecho del
hombre para que perezca en el camino, hacindole llegar sbi-
tamente la sangre a la garganta, mientras march. Tal era el
oficio de Xic y Patn.
Y he aqu que ellos se reunieron en consejo para perseguir
y castigar a Hunhuh-Ahp y Vukub-Hun-Ahp. Lo que desea-
ban los de Xibalb, era entregar al desprecio a Hunhun-Ahp y
Vukub-Hunahp, sus escudos de cuero, sus anillos, sus guantes,
sus coronas con los cascos con que se revestan Hunhun-Ahp y
Vukub-Hunahp.
Contaremos, pues, ahora su viaje a Xibalb, dejando tras de
ellos a Hunbatz y Hunchoven, hijos de Hunhun-Ahp. Ahora,
pues, su madre estaba ya muerta; y en seguida de eso referi-
remos la derrota de Hunbatz y de Hunchoven por Hunahp-y por
Xbalanqu.

CAPITULO II

L LEGARON, pues los enviados de- Hun-Cam y de Vukub-
Cam y les fu dicho: -Partid vosotros, Ahpop-Achih;
ir a llevar este mensaje a Hunhun-Ahp y a Vukub-Hu-
nahp y decides: Venid con nosotros.
-Que vengan ellos (os. dicen los prncipes) que vengan aqui
a jugar a la pelota con nosotros; que vivifiquemos nuestras caras
con ellos; en verdad, estamos maravillados de sus altos pechos;
as pues, que vengan dicen los prncipes.
-Que traigan los instruments, de que se sirven, para hacer
todo ese ruido; sus anillos, sus guantes; y que vengan igualmen-
te con sus pelotas de goma elstica,-dijeron los prncipes. De-
cidles: .Venid-as fu dicho a los mens~eros.
Ahora, pues, sus mensajeros erah buhos: Flecha de buho;
Pierna de buho, Guacamaya buho y Cabeza de buho; as se lla-
maban los mensajeros de Xibalb.
En cuanto a Flecha de buho, era rpido como flecha; Pierna
de buho no tena por naturaleza ms que una pierna. En cuanto









POPOL VUH 19
a Guacamaya buho, su naturaleza era de fuego por todas parties;
y. en fin, Cabeza de buho no tenia ms que su cabeza, no tenia
piernas sino alas.
Estos cuatro mensajeros tenan la dignidad de Ahpop-Achih
(o capitanes de guardia). Partiendo de Xibalb llegaron veloz-
mente, conduciendo su mensaje, en lo mejor del juego de pelota
S en que Hunhun-Ahp y Vukub-Hunahp estaban jugando pelota,
en la sala de juego de Ninxor Carchah, como la llaman.
Ahora, pues, los buhos enviados a la sala del juego de pelota,
dieron su mensaje en el mismo orden del discurso que Hun-Cam,
Vukub-Cam, Ahalpuh, Ahalgan, Chamiabak, Chamalholom,
Xiquiripat, Cuchumaqu, Ahalmez, Ahaltogot, Xic y Patn, por-
que stos eran los nombres de todos los prncipes, les haban
arreglado sus palabras a los buhos.
Es bien seguro que el rey Hun-Cam y que Vukub-Cam, ha-
yan hablado as? Es bien cierto-exclamaron los dos herma-
nos-que debemos acompaaros? -Que traigan ellos todos los
instruments de su diversion, han dicho los prncipes-contes-
taron los mensajeros. -Est bien. Esperadnos primero un mo-
mento; vamos pronto a despedirnos de nuestra madre--respon-
dieron ellos. Tomaron, pues, el camino de su casa, y dijeron a
su madre, porque su padre haba muerto ya: -He aqu que nos
vamos, madre nuestra: pero nuestra idea ser en vano. Los men-
sajeros del rey han venido a tomarnos. Que vengan, dicen los
que fueron enviados a buscarnos.
Pero quedar un testigo de nuestra existencia, esta pelota
de goma elstica-agregaron ellos. En seguida fueron a suspen-
derla en el tapanco de la casa. Asi, despus, jugaremos todava
a la pelota-agregaron ellos. En cuanto a vos, madre nuestra,
ocupaos de la msica, de cantar, pintar o escribir y cincelar.
Calentad nuestra casa y consolad el corazn de vuestra abuela-
dijeron ellos a Hunbatz y a Hunchoven.
Al-momento de despedirse de su madre, la emocin se apo-
der de Xmucan y llor ella. -Partimos, pero no estamos toda-
va muertos; no os aflijis, le dijeron Hunhun-Ahp y Vukub-
Hunahp.
En seguida, habindose puesto en camino, los mensajeros se
pusieron a la delantera, y comenzaron a descender por el camino
que conduce a Xibalb, teniendo las primeras gradas un decline
muy grande.
Habiendo, pues, descendido, llegaron a la orilla de un ro
.rpido que corra en el fondo de profundos valles, llamados
Nzivncul y Suizivn que ellos pasaron; pasaron igualmente
sobre aguas hirvientes cubiertas de calabazas, y los calabazales
Seran innumerables; pero ellos pasaron por all sin herirse.
En seguida llegaron a la orilla de un rio de sangre; lo pasa-
ron, pero sin beer de su agua. Despus llegaron a otro ro, que









20 POPOL VUR
no tenia ms que agua, y hasta all no los haban podido coger
en una emboscada; lo pasaron tambin, pero en seguida llegaron
a un lugar donde se juntan cuatro caminos, y all se dejaron
coger en los cuatro caminos.
Uno de estos caminos era rojo, otro era negro, otro era ban-
co y el ltimo era un camino amarillo, lo que haca cuatro cami-
nos, y he aqu que el del camino negro habl: -Yo soy, yo, el
que debis coger, soy el camino del rey--dijo el del camino.
En este lugar, pues, fueron cogidos en la trampa; porque se
vieron dirigidos por el camino de Xibalb;. sto fueroi los pri-
meros que adoraron o saludaron: Salud, Hum-Cam6--dijeron elles
al mueco; salud Vukab-Cam--ontinuaron ellos diciendo al
hombre de madera.
Pero ellos no les respondieron. Ya los reyes de Xe alb mo-
ran de risa, y todos los principes se alegraban con ello~ vindo-
los burlados, porque ya consideraban como vencidos a HMnh~a
Ahp~a y a Vukub-Bunahp con aquel engao y ,se rean ms y
fuertemente.
En seguida Hun-Cam y VrWub-Cam agregaron: -Est muy
bien; he aqu que habis llegado; maana prepared vuestros
adornos de cabeza, vuestros anillos, vuestros guantes-les tu
dicho.
-Sentaos sobre vuestro asiento de honor-se les dijo. Pero
su asiento de honor no era sino una piedra caliente, y sentndose
ellos en ese asiento de honor, se quemaron; y la quemada los
hacia revolverse en ese trono sin encontrar alivio, y queriendo
levantarse, el asiento los quemaba.
En seguida los de Xibalb se pusieron a rer de nuevo; llora-
ban a fuerza de tanto rerse, se sofocaban el pecho de risa y a
fuerza de tanto rerse todos los prncipes de Xibab. se vieron
amenazados de apopleja.
-Id a vuestra posada, a donde se os levar vuestra haz de
resina-ocote-y vuestro cigarro para adormeceros-se les dijo.
En seguida llegaron ellos a la casa lbrega, donde no habia
ms que tinieblas en el interior de la casa; y mientras tanto los
de Xibalb tomaban consejo: --Sarifiqumoslos maiana y que
mueran lo ms pronto possible; porque su fuego es una afrenta
para nosotros, -dijeron, entire ellos, los de Xibalb.
Ahora, pues, su astilla de resina era una flecha redonda y
del pino que se llama zatikok (blanco de pedernal), el pino de
Xibalb; muy punzante pues, era su fuego, y prontamente deba
llegar al fin y animar as el fuego de los de Xibalb.
Y .Hunhan-Ahp y Vuku:-Hunap entraron en la casa 16-
brega, se les dieron sus astillas de resina, a cada uno de ellos su
astilla encendida, que les venia de Hun-Cam y de Vkubn-Cam;
y a cada uno su cigarro, igualmente encendido, que les enviaban









POOL VH 21
los prncipes y que les llevaron entonces a Hunhun-Ahp y Vukub-

Cuando llegaron a darles sus astillas de pino y los cigarros,
ellos estabai en cuclillas en la oscuridad, que la llama de resina
desvaneci al entrar.-Que cada uno encienda su antorcha y su
cigarro; mas vendrn a traerlos al despuntar el dia; y guardaos
muy bien de usarlos, pues los habis de entregar como los ha-
bis recibido. os dicen los prncipes.
As fu como se les habl; asi fu igualmente, como queda-
ron vencidos. Su pino se consumi, lo mismo que se consumie-
ron los cigarros que se les habia entregado. Ahora, pues, las
pruebas o tormentos en Xibalb eran numerosas; estas pruebas
eran de muchas maneras diversas.
La primera era la de la casa lbrega, enteramente oscura
por dentro. L.a segunda era de la casa llamada Xuxulim, dentro
de la cual penetraba un viento cortante, viento fro e insopor-
table, que llenaba todo el interior.
La tercera era la de la casa llamada de los tigres, dentro
de la cual no habia ms que tigres, que se mezclaban y agrupa-
-ban con un aspect feroz; tigres que se miraban, burlndose,
encerradas como estaban en aquella casa.
Zotzi-ha, o casa de los murcilagos, era el nombre de la cuar-
ta prueba; no haba ms que murcilagos dentro de esta casa,
gritando, aleteando y voltejeando en la casa; murcilagos en-
cerrados que no podan salir.
La quinta era la llamada Chayin-ha (o casa de los comba-
tientes), donde no haba ms que guerreros, vencedores que al-
ternativamente peleaban con sus lanzas de chay y reposaban.
Esas son las primeras pruebas de Xibalb; pero Hunhun-
Ahpa y Vuikb-Hunahp no entraron en ellas.
Cuando Hunhun-Ahpi y Vukub-Hunahpi llegaron a la pre-
sencia de Hun-Cam y de Vukub-Cam: -Dnde estn mis ci-
garros, dnde estn mis antorchas de pino que os han llegado
la noche pasada?-Exclamaron ellos.-Las hemos acabado, se-
or!
-Pues bien, hoy ser el trmino de vuestros das; moriris:
seris destruidos, se os despedazar el pecho y vuestro recuerdo
permanecer enterrado en estos lugares. Seris sacrificados di-
jeran Hun-Cami y Vukub-Cam.
Entonces los sacrificaron y fueron enterrados en el lugar
nombrado el Cenicero; se cort primero la cabeza de Hunhun-
Ahp, y el cuerpo del mayor de edad fu enterrado con el de su
herman.
-Que vayan a poner su cabeza en el rbol que est en medio
del camino, agregaron Hun-Cam y Vukub-Cam. En el moment
en que fueron a colocar la cabeza en medio del rbol, este rbol










22F POPOL VUH
se cubri inmediatamente de frutos, porque no tena frutos an-
tes de que hubiesen puesto la cabeza de Hunhun-Ahp en medio
del rbol. Ahora, pues, esta era la calabaza que llamamos toda-
va hoy cabeza de Hunhun-Ahp--como se dice.
Hun-Cam y Vukub-Cam consideraron entonces, con sorpre-
sa, los frutos de este rbol maravilloso. Este fruto era, igualmen-
te, redondo por todas parties; pero ya no se vi dnde estaba la
cabeza de Hunhun-Ahp, porque ella ya no formaba ms que un
fruto de la misma especie que los otros frutos del calabazal. Esto
era lo que veian los de Xibalb cuando iban a contemplarlo.
Grande en concept de ellos lleg a ser pronto el carcter
de este rbol, a causa de lo que habia acontecido tan repenti-
namente, cuando hubieron puesto la cabeza de Hunhun-Ahp
entire sus ramas. Entonces los de Xibalb se hablaron entire s:
Que no haya persona que sea bastante atrevida para sentarse
al pie del rbol-dijeron todos los de Xibalb, impidindose mu-
tuamente y prohibindose acercarse a l.
Desde entonces la cabeza de Hunhun-Ahp no se manifest
ya ms; porque ella se haba reunido a los otros frutos del rbol
del calabazal, como es su nombre. Pero una joven oy esta re-
lacin maravillosa, y he aqu que vamos a contar su llegada.

CAPITULO III

S IGUE aqu la historic de una joven, hija de un prncipe
llamado Cuchumaquiq.
Y he aqu que una virgen, hija de un prncipe, escu-
cuch estas maravillas. Cuchumaquiq era el nombre de
su padre y Xquiq era el de la joven. Y cuando ella oy la his-
toria de los frutos de este rbol, la cual le fu contaba por su
padre, se maravill tambin mucho de esta relacin.
-Por qu no he de ir a ver ese rbol de que tanto hablan?
En verdad, esos frutos deben ser muy sabrosos, segn lo que
oigo decir-dijo ella.
Entonces parti ella sola, y. acercndose al pi del rbol plan- -
tado en medio. del Cenicero: -jAh! ah! (exclam con admira-
cin). Qu, ese es el fruto de ese rbol? No es admirable cmo
este rbol se ha cubierto de frutos? Morir yo y ser nii ruina,
si corto uno?-agreg la joven.
-Quieres todava uno?-agreg la cabeza.-S quiero,' res-
pondi la joven.-Pues bien!, extiende tan slo el extremo de tu
mano-dijo la calavera.---1-respondi la joven, alargando la ma-
no que extendi delante de la calavera.
Entonces la calavera lanz con esfuerzo una escupida en la
mano de la joven, mientras la tena extendida hacia ella; la jo-


' ~:*njlr;f i









POPOL VUH -.23
ven mir pronto el hueco de su mano, movida de la curiosidad;
pero la saliva de la calavera no estaba ya en su mano.
-Esta saliva y esta baba es mi posteridad, que te acabo de
dar. He aqu que mi cabeza dejar de hablar, porque no es mas
que una calavera que ya no tiene care. Asi igualmente es' la
cabeza an de los ms grande prncipes, porque la care es
solamente la que embellece la cara; de all viene el terror que
rodea a los hombres al moment de la muerte, a causa de la
osamenta que es lo nico que de su cuerpo resta. Lo mismo acon-
tece a los nios, cuya naturaleza es como la saliva y la baba,
ya sean hijos de prncipe o hijos de artist o de orador, la cual
no se pierde nunca, sino que se trasmite con la generacin, sin
que se extinga ni se acabe la representacin del prncipe, del
artist salido del pueblo, o del orador; as es igualmente con las
hijas o hijos que ellos dejan, y as es como he hecho contigo. Su-
be, pues, sobre la tierra; t no morirs. Cree en mi palabra que
asi ser esto-agreg la cabeza de Hunhun-Ahp y de Vukub-
Hanahp. Ahora, pues, estas cosas, tales como acontecan, se
hacan por orden que haba recibido de Hurakn, del Relmpago
que surca y del rayo que hiere.
Asi, pues, la joven volvi a la casa, enriquecida de los mis-
S teriosos avisos o amonestaciones que le haban sido comunica-
S dos. E inmediatamente concibi en su seno por la virtud ni-
camente de la saliva y esa fu la concepcin de Hunahp y de
Xbalanqu.
Habiendo llegado la joven a su casa, pasados seis meses, fu
observada con sospecha por su padre; y Cuchumaquiq era el
nombre de su padre.
En seguida su padre observe a la joven con ms atencin,
cuando vi que llevaba un nio en su seno. Entonces los reyes
Han-Cam y Vukub-Cam reunieron todos los pareceres con el
de Cuchumaquiq.
-He aqu a mi hija que est encinta. oh reyes! y verdade-
ramente para su deshonor! -dijo Cuchumaquiq, al llegar ante
los reyes.-Est bien; sondeadle su boca, y si ella ya no habla,
que se le d la muerte y que la vayan a sacrificar lejos de aqui.
-Est muy bien, oh mis seores!-respondi l.
Entonces l pregunt a su hija: -De quin es el nio que
t llevas en tu seno, oh! mi hija? Pero ella respondi:-Yo no
tengo nio; ioh mi seor y padre!, no hay hombre a quien le
haya conocido la cara.
El agreg: iEst bien, eres en verdad una fornicadora!...
Llevadla y hacedla morir, vosotros los Ahpop-Achih; traedme su
corazn en un vaso y volved hoy mismo con los reyes-dijo a los
Buhos.
Estos eran cuatro que fueron a tomar el vaso y que se pu-
sieron inmediatamente en camino, conduciendo a la joven sobre









24-- POPOL VUR
sus espaldas y llevando un cuchillo de pedernal destinado a in-
molarla.
-Vosotros no me mataris, oh, mandatarios de Xibalb,
porque no es un crime el que llevo en mi seno, sino el fruto que
he concebido mientras que yo iba a admirar la cabeza de H w hna-
Ahp que est en el Cenicero; as, pues, vosotros no me sacrifi-
caris, oh mandatarios de Xibalb-dijo la joven, hablndoles.
-Pero qu pondremos nosotros en cambio de vuestro co-
razn? -As nos ha hablado vuestro padre: Traedme su corazn;
volveris hacia los reyes; sed formales y de acuerdo manifested
el cumplimiento del mandato, pronto traed la prueba de ello en
un vaso. Pondris su corazn en su fondo. Iao es asi como nos
han hablado? Qu pondremos, pues, en el vaso? Sin embargo,
ms nos gustara que t no murieses--dijeron los mandatarios
de Xibalba.
-iMuy bien! Este corazn no puede ser de ellos; vuestra
morada no puede ser tampoco aqu; idos conmigo, y seris en ade-
lante los mensajeros de la muerte; vuestros seran en verdad los
verdaderos fornicadores, y mos sern en seguida Han-Cam y
Vk~tb-Cam; y ellos sern solamente seores de la sangre y de
las calaveras. En cuanto a quemar este corazn delante de ellos,
eso no ser tampoco. Poned en el vaso el product de este r-
bol-agreg la joven. Y la roja savia del rbol sali y cay en el
vaso; se coagul y se convirti en una bola. Era el cambio de su
corazn que sala saltando ese liquido del rbol rojo.
Semejante a la sangre salia la savia del rbol, en cambio
de la sangre.: entonces se cuaj esa sangre en el fondo del vaso,
ese lquido del rbol rojo, y semejante a la sangre su apariencia,
se puso brillante, rojizo, coagulada en el vaso, mientras que el
rbol se haca clebre por causa de la joven. *
Sangre de Dragn fu llamado; esto fu, pues, lo que se so-
brenombr sangre, porque fu un contrato de sangre el que se
hizo, y asi fu llamado.
-All, pues, seris amados, y todo lo que hay sobre la su-
perficie de la tierra ser vuestra herencia-dijo ella tambin a
los Buhos. Muy bien, joven-contestaron ellos.- En cuanto a
nosotros, iremos a dar cuenta de nuestra misin. Toma tu ca-
mino, mientras que nosotros vamos a poner la image y seme-
janza de tu corazn ante los ojos de los reyes, respondieron los
mandatarios de Xibalb.
Cuando ellos llegaron ante los reyes, todos estaban en una
expectativa inquieta.-Se ha acabado ya?,---dijo entonces Hun-
Cam.-Se ha acabado, oh reyes!, he aqu present su corazn
en el fondo del vaso. Est muy bien, que yo lo vea, pues, replica
Hun-Cam.
Entonces lo levant delicadamente con la punta de los dedos,
y el lquido ensangrentado, Drillante y de un color rojo, comenza








POPOL VUII. 25
a derramarse con la sangre.-iAvivad bien las brasas y colocadlo
Ssobre el fuego!-agreg Hun-Cam.
Despus de haber as arrojado el corazn sobre el fuego y
que los de Xibalb hubieron comenzado a sentir el olor que exha-
laba, se levantaron todos juntos y se volvieron con una sorpresa
hacia el perfume que sentan salir del humo de aquella sangre.
Mientras permanecan ellos aturdidos con aquello que pa-
saba, los Buhos, prevenidos por la joven, se encaminaban su-
biendo en gran nmero de la caverna hacia la tierra, donde jun-
tos- con ella, se convirtieron inmediatamente en sus vasallos.
As/fueron burlados los principes de Xibalb por esta joven,
por quien todos se dejaron cegar.

CAPITULO IV
A HORA pues, la madre de Hunbatz y Hunchoven estaba
en su casa cuando la joven Xquiq lleg cerca de la madre
de Hunbatz y de Hunchoven; ella estaba encinta y fal-
taba poco para el nacimiento de los que se llamaron
Hunahp y Xbalanqu.
Cuando la joven lleg cerca de la vieja, le dijo: -Llego,
oh mi seora y madre! yo soy vuestra nuera, soy hija adoptive
de vuestra seora, seora y mac!'e;-dijo ella entrando y acer-
cndose a la vieja.
-De dnde vienes t? Dnde estn mis hijos? No han
muerto en Xibalb? Sus dos descendientes, los signs de su pa-
labra que se llaman Hunbatz y Hunchoven no los ves t, pues?
Sal de aqu vete! fu replicado por la vieja a la joven.
-Creme verdaderamente, yo soy por cierto vuestra nuera,
porque soy la- -esposa-de Hun-Hunahp, Vukub-Hunahp; no han
muerto, y la sentencia que sobre ellos ha cado no los ha hecho
sino ms ilustres. Vos sois mi suegra. As, pues, ved su imagen
querida en lo que llevo, fu dicho a la vieja.
Y he aqu que Hunbatz y Hunchoven se encolerizaron contra
la joven. De tocar flauta y de cantar se ocupaban ellos nica-
mente; en pintar y esculpir empleaban ellos todo el da, y eran
el consuelo de la vieja.
La vieja entonces respondi: -No tengo absolutamente ne-
cesidad de ti para mi nuera; tu adulterio es el que est-ence-
rrado-en tu seno; t eres una mentirosa; mis hijos de quienes
t hablas han muerto.
Y la vieja continue: No es sino la verdad lo que te digo.
Pero est bien, si t eres mi nuera segn entiendo. Anda, pues,
: a recoger provisions para los que comen; anda, cosecha una
buena red llena, vuelve en seguida, puesto que eres mi nuera,
segn entiendo; fu dicho a la joven.









26, POPOL VUH

-Muy bien, respondi ella. En seguida se encamin al cam-
po en donde estaban las sementeras de Hunbatz y Hunchoven, y
el camino haba sido abierto y limpiado por ellos; la joven lo
sigui y lleg asi al campo.
Mas ella no encontr ms que una sola gavilla o mata de
maz, porque no haba ni dos, ni tres, sino una sola gavilla, pre-
sentando su image sobre la superficie del campo; entonces el
corazn de la joven desfalleci.
Desgraciada pecadora que soy! Adnde ir a buscar esta
red llena de provisions que me han pedido?, agreg ella. En-
tonces pens en invocar al Guardin de los alimentos, a- fin de
obtener que le concediese lo que peda.
Xtoh, Xcanil, Xcacau vosotros que preparis el maz con la
ceniza, y t Guardin de las provisions de Hunbatz y Hunchoven,
venid en mi ayuda, exclam la joven. Entonces ella tom las
hojas y la extremidad de la mata, las- arranc suavemente sin
desarraigarlas, las arregl, convirtindose estas hojas en espigas
de maz en el fondo de la red, y de este modo logr llenar la red
enteramente.
Entonces la joven se puso en camino y unos brbaros car-
garon la red y... fueron a llevar su carga a un rincn de la
casa, como si fuera su carga-ordinaria-. La vieja ocurri a ver-
la, y cuando ella vi tan gran saco lleno de provisions:
-De dnde te ha venido tal provision? Habrs acaso arrui-
nado (mi campo) o habrs t acabado por transportar todas
nuestras sementeras? Voy a verlo al instante-dijo la vieja po-
nindose en camino y yendo a ver el campo.
Pero la nica espiga, del campo estaba parada en el mismo
lugar, y del misma modo se miraba el lugar en donde haba sido
colocada la red. Con la misma velocidad la vieja retorn a su
casa y dijo a la joven: -Ser ese verdaderamente un signo que
tu tienes, mi nuera; ver todava'tus obras y las de los .sabios
que t llevas-actualmente-en tu seno-se le dijo a la joven.

CAPITULO V

L A que contaretr os-ahora es-el nacimiento de Hunahp
y Xbalanqu.
He aqu pues, su nacimiento que vamos a contar. Cuando
ella hubo llegado al da de su alumbramiento, la joven,
llamada Xquiq,. pari.
La vieja no asisti sin embargo cuando ellos nacieron; ins-
tantneamente se produjeron ellos, y los dos fueron alumbrados,
Hunahp y Xbalanqu, pues tales eran sus nombres, y fu en
la montaa donde ellos se produjeron.









POPOL VUB 27
La joven volvi con sus nios a la casa; perro ellos no dor-
*'. mian: Anda a arrojarlos afuera, porque en verdad no hacen-
ms-que llorar, dijo la vieja. Despus de lo cual los llevaron a
un hormiguero; pero all durmieron un sueo muy tranquilo,
por lo cual los quitaron de all y los llevaron a colocar sobre
espinas.
Ahora, pues, lo que deseaban Hunbatz y Hunchoven era que
muriesen sobre el hormiguero; ellos lo deseaban porque eran sus
rivals en las artes, y los hijos de -Xquiq eran un objeto de en-
vidia para Hunbatz y Hunchoven.
Aun desde el principio sus jvenes hermanos no fueron re-
cibidos por ellos en la casa; stos no los conocan y as, pues,
fueron criados en la montaa.
Ahora, pues, Hunbatz y Hunchoven eran muy grandes msi-
cos y cantores; mas Hunahp y Xbalanqu, habiendo crecido en
medio de grandes penas y trabajos que haban pasado, atormen-
tados de todas maneras por aquellos, llegaron a ser sabios; se.
haban tambin hecho hbiles como tocadores de flauta, can-
tores, pintores y escultores; todo sala perfect de sus manos.
Ellos saban ciertamente cul era su nacimniento y estaban
igualmente instruidos de que eran los representantes de sus pa-
Sdres que haban ido a Xibalb, donde sus padres haban muerto.
Sin embargo, Hunbatz y Hunchoven eran muy sabios y en su in-
teligencia ellos haban sabido desde el principio todo lo tocante
a la existencia de sus jvenes hermanos.
Pero. su sabidura no se mostraba a causa de su envidia, ha-
bindose sobrepuesto contra ellos la mala voluntad de su corazn.
Saunque ningn acto los hubiese provocado por parte de Hunahp
y Xbalanqu.
Estos no haban ms que tirar con cerbatana cada da; ellos
no eran queridos ni de su abuela ni de Hunbatz ni de Hunchoven;
no les daban absolutamente de comer: as es. que cuando la co-
mida estaba terminada y IHunbatz y Hunehoven haban acabado
de comer, ellos venan.
Pero ellos no se ofendan ni se encolerizaban contentndose
con sufrir; porque conocan su naturaleza y vean todo clara-
mente cc.mo el da. Ellos, pues, traan pjaros. cuando volvan
cada da; p~ero Hunbatz y Hunchoven los coman sin dar nada
a ninguno de los dos, Hunahp y Xbalanqu.
Hunbatz y Hunchoven no hacan otra cosa ms que tocar la
flauta y cantar. Ahora, pues, Hunahp y Xbalanqu vinieron una
vez sin traer ningn pjaro, y cuando entraron, la vieja se in-
comod.
.-Por qu no trais, pues, ningunos pjaros? -Les dijo ella a
Hunahp. y a Xbalanqu. He aqu lo que hay. abuela nuestra;
nuestros pjaros se han enredado en las ramas espesas del rbol
-respondieron ellos-y no podemos trepar para cogerlos; pero









2----POPOL VUn
que suban a l nuestros hermanos mayors, que vengan con nos-
otros y que bajen los.pjaros, agregaron ellos.
--Est bueno, maana iremos con vosotros en cuanto amanez-
ca, respondieron los hermanos mayors. Ahora, pues, la sabiduria
de Hunbatz y de HMnchoven estaba muerta en el uno y en el otro
relativamente a su derrota. Nosotros, decan entire si, Huaahp y
Xbalanqm, cambiaremos solamente en existencia y-la forma-
de su vientre, y que nuestra palabra tenga su efecto A causa de
los grades tormentos que ellos nos han dado. Ellos han querido
que nosQtros perecisemos y fusemos anonadados, que nos so-
breviniese la desgracia, a nosotros que somos sus hermanos me-
nores. Como sirvientes nos han rebajado en su pensamiento:
del mismo modo, pues, lo- humillaremos, hacindolo as en- sefial
de nuestro poder.

PRINCIPIO DEL TOMO 1I
E STO pensaban --unahp y Xbalanqu-, mientras que se
iban al pie del rbol llamado Cant (palo amarillo);
acompaados de sus mayores, ellos caminaban entrete-
nindose en tirar con la cerbatana; innumerable eran
los pjaros que gorjeaban en la cima del rbol, y los dos ma-
yores se maravillaban de ver tantos pjaros.
Ved ah cuntos pjaros, pero ni uno slo ha llegado a caer
al pie del rbol, y de nuestros pjaros ninguno ha cado todava;
id. pues, a hacerlos caer vosotros, dijeron ellos a sus hermanos.
-Est bien, respondieron ellos.
Pero despus que hubieron trepado al rbol, se engrandeci
y creci su tronco, y despus, cuando quisieron bajar Hinbatz y
Hunchoven, no pudieron log ar descender de la cima del rbol.
Entonces dijeron ellos desde arriba del rbol: -Cmo nos
ha sucedido esto, oh hermanitos nuestros? Desgraciados que so-
mos! He aqu que este rbol asusta a los que lo miran. ohI. vos-
otros!-dijeron ellos de lo alto del rbol. Y Hanahpu y Xbalanqu
respondieron: Quitaos vuestros cinturones, atadios bajo vaestros
vientres, teniendo cuidado de dejar pendiente una larga extre-
midad que la pasaris a la parte de atrs y as podris descender
con facilidad, agregaron sus dos hermanos.
-Est muy bien: respondieron ells tirando de la extremi-
dad de sus cinturones; pero en el mismo instant, esas extre-
midades se convirtieron en colas y ellos fueron cambiados en
monos.
Inmediatamente se remontaron hacia la cima de los rboles
entire los montes grandes y pequeos, y se fueron por los bos-
ques, gesticulando y balancendose en las ramas de los rboles.
Asi quedaron vencidos RHuba4t y HMnchoven por Hemahpi y









POOL VUH 29
Xbalanqn; pero no fu sino por su poder mgico, que ellos hi-
cieron esto.
Hanabp y Xbalanqu volvieron entonces a su morada. Al
llegar dijeron a su abuela y madre: -Abuela qu les habr su-
cedido a nuestros hermanos, que en un instant sus caras se han
vuelto como las de las bestias?
-Si sois vosotros los que habis hecho eso con vuestros her-
manos, me abtis arruinado. me habis sumergido en la tris-
teza. No obris, pues, as con vuestros hermanos-mayores, oh!
mis hijos, les respondi la vieja a Huahp i y a Xbalanqu.
Ellos dijeron entonces a su abuela: -No os aflijais, abuela,
volveris a ver la cara de nuestros hermanos: ellos volvern: sin
embargo, esto ser una prueba para vos, abuela; tened cuidado
de no rer. Haced ahora la experiencia de su fortune, agregaron
ellos.
Inmediatamente comenzaron a sonar la flauta y tocaron el
aria de Hunahp-Qoy.
Despus de lo cual, tomando sus flautas y atabales, canta-
ron, tocaron flauta y tambor, hacienda sentarse a su abuela con
ellos, hacienda aquello para provocar a sus hermanos mayores
con sus sones y eon sus cantos, por lo que entonces se llam el
son de Hunahp-Qoy.
Entonces entraron Hunbatz y Hanehoven y se pusieron a
bailar al entrar; pero cuando la vieja hubo apercibido sus feas
caras, se ri al mirarlos sin poder contender la risa; mas al ins-
tante mismo se retiraron ellos y ella ya no vi sus caras.
-Ya veis, abuela-exelamraron Hunahlp y Xbalanqu-ellos
se han ido a los bosques. Qu habis hecho, abuela? Solamen-
te cuatro veces podemos hacer esta prueba, y ya no faltan ms
que tres.
Los llamaramos al son de la flauta y del canto; contend
vuestra risa y que vuelva a comenzar la prueba, agregaron Hu-
nahp y Xb2aanqme.
En seguida volvieron a tocar la flauta; los dos monos vol-
vieron danzando hasta el medio de la sala, dando tanto gusto
a su abaela y excitando tanto su alegria, que al fin solt la car-
cajada. Haba en verdad algo tan grotesco en sus caras de mo-
nos, con el inflamamiento de su bajo vientre, el meneo de sus colas
y lo sm~ido de sus estmagos, que haba much para hacer ier
a la vieja cuando ellos entraron;
Entonces se volvieron ellos a las montaas. Qu haremos
ahora, abuela? Por la tercera vez solamente volveremos a hacer
la prueba-dijeron Hunahp y Xbalanqu.
Tocaron una vez ms sus. flautas; los monos llegaron de nue-
vo bailando, y su abuela pudo momentneamente contender la
risa. Los monos treparon al techo de la casa, mostrando sus









3C POPOL VUR
grandes ojos colorados, sus prolongados hocicos y sus gestos de
toda especie que se hacan a s mismos.
Entonces, pues, la vieja los mir de nuevo y no pudo dete-
ner la risa. Pero ya no se les vieron ms las caras a causa de la
risa de la vieja. Esta vez solamente, abuela, los llamaremos para
que salgan de los bosques, y esta ser la cuarta vez, idijeron
Hunahp y Xbalanqu).
Todava se les llam con la flauta por cuarta vez; pero ellos
no volvieron, sino que huyeron a los bosques. (Los dos hermanos),
dijeron entonces a su abuela: -Madre, hemos procurado que
vengan por ltima vez; mas no lo han hecho, a pesar de nues-
tras diligencias. No os aflijis por eso; aqu estamos nosotros
vuestros nietos que os consideraremos como nuestra madre, co-
mo nuestra abuela, puesto que hemos quedado en memorial de
nuestros hermanos mayores que se llamaban Hunchoven y Hun-
batz, que as eran sus nombres. Esto dijeron Hunahp y Xba-
lanqu.
(Hunbatz y Hunchoven), eran invocados por los msicos y
cantores de los pueblos de otro tiempo, y lo eran tambin anti-
guamente por los pintores y escultores. Fueron, sir-embargo,
cambiados en bestias y convertidos en monos por haberse enva-
necido y por haber maltratado a sus hermanos.
De este modo se verific el aniquilamiento de su corazn (o
de su inteligencia). As fueron perdidos y aniquilados Hunbatm
y Hunchoven, cuando fueron convertidos en bestias. Ellos, no
obstante, residan de ordinario en sus casas, antes de este su-
ceso, y eran perfectos msicos y cantores e hicieron grandes cosas
mientras estuvieron con su abuela y su madre.

CAPITULO VI

A SU turno comenzaron ellos sus trabajos, para manifes-
tarse a los ojos de su abuela y de su madre. Ia primer
cosa que hicieron fu abrir un campo (sembrarlo). Va-
mos a trabajar a los campos, nuestra abuela, nuestra
madre, dijeron ellos. No os aflijis, .nosotros que estamos- aqu,
nosotros que somos vuestros nietos, estamos en lugar de nues-
tros hermanos mayores, -agregaron Hunahp y Xbalanqu.
Entonces tomaron sus hachas, sus piochas y sus arados y se
Spusieron ent camino cada uno con su cerbatana sobre el hombro;
Ssalieron de su casa recomehdado a :su abuela que les enviase
su alimento. -Al medio da justamente que nos traigan t:iestra
comida, abuela--dijeron ellos. -Est bien, mis nietos.-respon-
di su abuela.
Poco despus llegaron ellos al lugar donde tenan que labrar
el campo y por todas parties picaron la tierra con sus piochas;









POPOL VUH s31
la piocha solamente les servia para quitar las escabrosidades
de la tierra-y con ella limpiar el suelo.
Y el hacha tambin la metan en los troncos de los rboles,
as como en las ramas. arrojndolos por tierra, rajndolos, ha-
ciendo caer todo, palos y bejucos de toda especie, cortando una
sbla hacha todo este bosque y haciendo toda esta obra.
Y todo lo que la piocha arrancaba era tambin muy consi-
Sderable; no se hubiera podido calcular la limQpia de zarzas y es-
pinas que se hacan con slo una piocha, no se poda calcular
lo que se haba limpiado y Codo lo que se haba echado por tie-
rra en las montaas grandes y pequeas.
Entonces ellos dieron sus rdenes a un salvaje llamado Xmu-
cur (o el pichn campesino), y habindolo hecho trepar a un
tronco de rbol, Hunahp y Xbalanqu le dijeron: t no trenes
ms que hacer que mirar cuando venga nuestra abuela a traer-
nos la comida; arrulla luego que ella llegue y entonces toma-
remos el hacha con la piocha. -Muy bien, respondi el pichn
silvestre.
Y he aqu que ellos se ocuparon de cazar con la cerbatana
abandonando el trabajo. A poco rato el pichn silvestre arrull;
inmediatamente ellos acudieron el uno para tomar la piocha y
el otro para empuar el hacha.
Habindose envuelto la cabeza el uno se cubri expresamen-
te las manos de tierra ensuciando, tambin su cara como un
Sverdadero labrador. El otro se llen igualmente la cabeza de es-
cardas y ramas como si verdaderamente hubiese estado ocupado
en cortar madera.
Entonces fu cuando ellos fueron percibidos por su abuela.
En seguida tomaron su alimento, aunque en verdad no les haba
costado fatiga alguna el trabajo del campo para la siembra, y as
fu que gratuitamente se les llev qu comer. Al llegar a la casa:
estamos verdaderamente cansados, abuela, dijeron ellos entrando
y alargando sin razn las piernas y los brazos delante de su
abuela.
Cuando ellos volvieron al siguiente da encontraron, al lle-
gar al campo, que todo se haba parado otra vez, rboles y be-
jucos,'y que. malezas y espinas todas juntas se haban enredado
de nuevo al moment que ellos llegaron.
Quin se ha burlado a~i de nosotros?, exclamaron. Ellos
son ciertamente los que han hecho eso, todos los brutos gran-
des y pequeos; el len, el tigre, el ciervo, el conejo, el tacuasn,
el coyote, el jabal, el'puerco-espin: los pjaros grandes y pe-
queos, ells son los que han hecho estas cosas, y lo han hecho
en una sola noche.
En seguida comenzaron a preparar de nuevo el campo; hi-
cieron lo mismo en la superficie del suelo, en los rboles corta-









32 ---POPOL VU.H

dos, tomando siempre consejo como de otro; entire el corte de los
rboles y la limpia de la maleza.
-Ahora, pues-dijeron ellos-velaremos cuidando nuestro
desmonte. Puede ser que asi logremos sorprender a los que han
venido : hacer esto-agregaron reflexionando. Despus se vol-
vieron a su casa.
-Qu os parece?, hemos sido burlados, abuela. Las gran-
des malezas y los, grandes bosques que habamos desmontado
haban vuelto a su lugar, cuando llegamos hace poco tiempo,
abuela--dijeron a su abuela y a su madre. Pero volveremos y ve-
laremos; porque no es bueno que obren as con nosotros-agre-
garon.
En seguida se armaron, y despus se volvieron a sus rboles
cortados, y alli se ocultaron abrigados como estaban por la sombra.
Entonces todos los brutos se reunieron, unindose cada es-
pecie aparte entire todos los brutos pequeos y grades. Y he
aqu que al ser media noche llegaron diciendo en su lengua: r-
boles levantaos; levantos, bejucos.
As fu como hablaron al llegar, agrupndose su multitud
bajo los rboles y bajo los bejucos; en fin, se acercaron descu-
brindose a las miradas de Hunahp y Xbalanqu.
Ahora, pues, los primeros eran el len y el tigre; los her-
manos quisieron cogerlos, pero no se dejaron. A su turno avan-
zaron el venado y el conejo, acercando las colas una a la otra;
ellos las cogieron, pero no les arrancaron ms que las extremi-
dades -quedndoles la cola del venado entire las manos, y habien-
do cogido as la cola del venado y la del conejo, no les qued a
estos animals sino una cola muy corta.
La zorra y el coyote no se entregaron tampcco, lo mismo que
el jabal y el puerco-espn, y todos los animals pasaron delante
de Hunahp y Xbalanqu, cuyos corazones ardan en clera por
no haber podido coger uno solo.
Pero lleg otro animal que venia saltando, y era el ltimo;
entonces los hermanos tapndole el paso, tomaron la rata en
un pao y habindola cogido en seguida, le apretaron fuerte-
mente la cabeza y queran ahogarla. Le quemaron la cola en el
fuego y desde entonces la rata comenz a tener cola lIero sin
Spelo, asi como los ojos saltados por habrselos apretado para
afuera los dos jvenes Hunahp y Xbalanqu.
Que no muera en vuestras manos; sabed que no es vuestra
profesin trabajar la tierra-les dijo la rata. Qu es eso que
nos cuentas ahora?, respondieron los jvenes a la rata. Soltad-
me un moment, porque lo que tengo que deciros est en mi
vientre; en seguida os contar, pero primero dadme algo que
comer-dijo la rata.
-Despus te daremos de comer, primero di lo que tienes que

''/.


*









POPOL VUH 33

decir-le fu contestado.-Muy bien: sabed, pues, que estos son
los bienes de vuestros padres Hunhun Ahp y Vukub Hunahp,
as llamados y que murieron en Xibalb; que ellos existen lo
mismo que sus instruments de diversion que han permanecido
suspendidos sobre la casa, sus anillos, sus guantes, su pelota de
goma elstica. Pero no se ha querido mostrarlos a vuestros ojos,
a causa de vuestra abuela, porque por eso han muerto vuestros
padres.
-Ests t verdaderamente segura de estas cosas?-dijeron
los jvenes a la rata. Y s llenaron de gozo al oir la.historia
de la pelota elstica. Habiendo dicho esto la rata, ellos le die-
ron de comer.
-He aqu la comida que te daremos; maz, chile blanco, fri-
joles, pek (pataste), cacao, todo ser para ti; y si queda alguna
cosa guardada u olvidada ser siempre para ti y t la roers-
dijeron a la rata, Hunahp y Xbalanqu.
-Muy bien, jvenes, pero qu dir si me ve vuestra abue-
la?-agreg.-No temas nada, nosotros estaremos aqu; estamos
pronto para cuanto haya que responder a nuestra abuela. Pron-
-to, pues, subamos a esa esquina de la casa, vamonos a donde es
preciso ir, y trepa luego al lugar done estn suspendidas (esas
cosas), que vemos en las amarras de la casa, mientras vamos por
'nuestra comida-dijeron ellos a la rata.
Entonces, habiendo consultado una noche, despus de ha-
berse tomado pareceres, Hunahp y Xbalanqu, llegaron al medio
da precisamente conduciendo la rata sin mostrarla, avanzaron
ellos, entrando el uno deliberadamente en la casa, el otro en el
rincn donde dej inmediatamente trepar a la rata.
Y entonces ellos pidieron su comida a su abuela: mulenos
nuestra comida, deseamos un chilmol (especie de salsa), abuela,
dijeron ellos. Inmediatamente ss les prepare una escudilla de-
caldo que fu puesta delante de ellos.
Pero esto no era ms que un ardid para engaar a su abuela
y a su madre, y habiendo derramado' disimuladamente el agua
del cntaro, dijeron a su abuela: -Verdaderamente morimos, de
sed; id a buscarnos qu beber. Si, ya voy, respondi ella yndose.
En cuanto a ellos, continuaron comiendo; pero no sentian
en realidad ninguna necesidad de beber, y no lo hacan sino
para impedir que ella viese lo que iban a hacer. Y habiendo
tenido cuidado de la rata por lo tocante al chilmol, la rata subi
libremente al lado de la pelota elstica suspendida con los otros
instrumrentos en el techo de la casa.
Habiendo acabado el chilnol, comisionaron a cierto Xan.
Ahora, pues, este Xan era un animal semejante a un mosquito,
Sy este. fu. a la orilla del rio y se puso inmediatamente a agu-
Libro.-3









POPOL VUH


jerear el cntaro -de la vieja, y el agua se sala fuera del cn-
taro procurando ella contenerla sin poder tapar el agujero del
cntaro por donde corra el agua.
-Qu hace, pues, nuestra abuela? Nos sofocamos por falta
de agua, morimos de sed, dijeron ellos a su madre, vindola fue-
ra. Luego que ella hubo salido, la rata fue a cortar la cuerda
que retena la pelota elstica; sta cay de la cumbrera de la
casa con los anillos, los guantes y los escudos de cuero. Tom-
ronlos inmediatamente y fueron en seguida a ocultarlos en el
camino que conduca a la sala de juego de pelota.
Despus de esto fueron a buscar a su abuela a la orilla del
rio. Su abuela y su madre, estaban, pues, en' aquel moment
ocupadas la una y la ora en tapar el lado del cntaro. Enton-
ces llegaron con su cerbatana y se dirigieron a la orilla del ro.
-Qu estis haciendo, pues? Estbamos cansados de esperar
y hemos venido,-dijeron ellos.
-Ved, pues, el lado de mi cntaro que no se puede tapar,
respondi la abuela. Pero ellos lo taparon al instant y juntos
se volvieron marchando ellos delante de su abuela. Y he aqu
como les fu entregada la pelota elstica.

CAPITULO VII

A HORA, pues, Hunahp y Xbalanqu se sentan llenos de
alegra al ponerse en camino para jugar a la pelota en
la sala de este juego; y muy lejos se fueron para jugar
a la pelota los dos solos; y asi comenzaron por barrer la
sa:a del juego de pelota de sus padres.
Sucedi, pues, que los prncipes de Xibalb vinieron a orlos:
Squines son esos, pues, que vuelven a comenzar ahora a jugar
sobye nuestras cabezas y que no temen conmover la tierra? NO
han muerto pues Hunhun Ahp y Vukub; Hunahp que quisieron
exaltarse ante nuestra presencia? Id a buscar a esos tambin.
As dijeron otra vez Hun Can y Vukub Carn y todos los
prrncipes de Xibalb. Enviaron y dijeron a sus emisarios: id a
decirles: que vengan dicen los prncipes; aqu mismo queremos
jugar con ellos; en site das queremos medirnos con ellos, dicen
los prncipes: id a decirles esto, les fu repetido a los emisarios
de Xibalb.
Tomaron, pues, ellos el camino principal que los jv-enes
mismos haban despejado desde su casa y que iba derecho a ella
y por donde los enviados entraron directamente cerca de la abue-
la. Ellos estaban comiendo. cuando llegaron los enviados de XI-
balb.
-En verdad, aue vengan: (Hunahp y Xbalanqu), dicen los
principles, repitieron los enviados de Xibalb. Y entonces los en-









POPOL VUIH 35
viados de Xibalb fijaron el dia en que ellos deban ir. En siete
das sern esperados, se dije a Xmucan.-Est bien irn all,
ioh! mensajeros, respondi la vieja. Y habindose puesto los en-
viados en camino, se volvieron.
Entorces el corazn de la vieja se afligi: a quin recomen-
dar que vaya a buscar a mis nietos? No es asi verdaderamente
como vinieron en otra ocasin los enviados de Xibalb para lle-
varse a sus padres?, dijo la abuela entrando sola y triste en la
casa.
A esta razn un piojo cay sobre sus enaguas y ello lo tom
inmediatamente, levantndolo y ponindolo en su mano, donde
el piojo menendose comenz a andar.
Sobrino mo (expresin familiar entire los indios), quisieras
t que be enviase a llamar a mis nietos al juego de pelota?-dijo
ella al piojo. Han venido enviados a buscar a vuestra abuela y
le han dicho: -Es preciso que te prepares dentro de siete das
y que ellos vengan, lan dicho los enviados de Xibalb; as habla
vuestra abuela, dijo ella repitindoselo al piojo.
Entonces l se fu meneando por el camino. Ahora, pues,
en el camino se hallaba un joven llamado Tazamul, que quiere
decir sapo: -Adnde vasi-le dijo el sapo al piojo. -Llevo un
mensaje en la cintura, y voy a buscar a los jvenes, respondi
el piojo a Tazamul.
-Muy bien, sin embargo t no corres bastante por lo que
veo, le dijo el sapo al piojo: quieres que te trague? T vers
entonces bien cmo corro y llegaremos inmediatamente.-Est
muy bien, respondi el piojo al sapo.
Y al instant se dej tragar por el sapo. Ahora, pues, el sapo
camin largo tiempo, avanzando en su camino pero no corra.
Despus de esto, encontr a su vez una gran serpiente llamada
Zakicuz:
-Adnde vas t, pues, Tazamul, hijo mo?-le dijo Zakicuz,
al sapo. -Soy un mensajero, llevo un mensaje en l vientre, dijo
tambin el sapo a la culebra. T no corres nada, por lo que veo,
no llegare yo ms pronto que t?-dijo la serpiente al sapo.-Ven
aqu, pues, le dijo.
Entonces el sapo fu tragado a su turno por Zakicuz. Desde
entonces las culebras se tragan a los sapos como alimento hasta
el da de hoy. La culebra corra por el camino y habindose en-
contrado a'su vez con el Vac, que es un gran pjaro, al instant
mismo la culebra fu tragada por el Vac.
Pronto despus, lleg sobre el juego de pelota. Desde enton-
ces el gaviln se nutre de las culebras y las devora en las mon-
taas. Al llegar el Vac, se snt sobre la cornisa del juego de
pelota, donde Hunahp y Xbalanqu se divertan en jugar.
Y ponindose de pie el Vac grazn: Vacgo, vacco, deca su









U6 POPOL VUH

grito: vacco! Qu es ese graznido? -Pronto, nuestras cerba-
tanas!-exclamaron los dos jvenes.
En seguida le tiraron al Vac, pegndole con la bola de cer-
batana en el ojo; di una vuelta y fu a caer a los pies de los
dos hermanos. En el acto corrieron a cogerlo y le preguntaron
en seguida: Qu vienes t a hacer aqu? Habl el Vac.
-Llevo mi mensaje en el vientre, pero curadme antes la pu-
pila de mi ojo, y en seguida os lo dir; agreg el Vac. Muy bien,
respondieron ellos, entonces tomaron ellos un poco de la goma
de la pelota con que jugaban y la aplicaron al ojo del. Vac; este
remedio lo llamaron ellos Lotzquiq, y al instant que lo aplicaron,
la vista del Vac qued perfectamente curada por ellos.
-Habla, ahora, dijeron al Vac. Entonces l vomit la gran
culebra. -Habla, pues, t, dijeron en el acto a la culebra. -Si,
respondi sta y al moment vomit al sapo. --Dnde est el
mensaje que nos has anunciado?, se le dijo a su vez al sapo.
Yo llevo este mensaje en mi vientre, respondi el sapo.
Entonces hizo esfuerzo como si se estuviera ahogando; pero
no vomit y su boca se llen de babas con las fuerzas que hacia,
sin poder vomitar. Con esto los jvenes lo queran maltratar.
-T eres un impostor, le dijeron patendolo por detrs. En-
tonces su espalda le descendi a las piernas. Prob otra vez a
Vomitar pero sus fuerzas no produjeron otra cosa que babas que
llenaban la boca.
En seguida le abrieron la boca al sapo, y estando su boca
abierta p'r 'los jvenes buscaron en ella; ahora, pues, el piojo
estaba tfabado en ia enca del sapo, encontrndose asi en la
boca. El no lo habia tragado, sino que solamente io tena en la
boca sin tragarlo. As fu burlado el sapo; por eso es que no se
conoce el carcter de los alimentos que toma; tampoco sabe
correr, y slo se sabe que est hecha de la carne de las culebras.
-Habla, se le dijo en seguida al piojo. El explic su men-
saje; asi habla vuestra abuela, jvenes: Ve a llamarlos. Envia-
dos de Hun Carn y de Vukub Cam han venido de Xibalb en"
su demand. Que vengan dentro de siete dias contados desde
hoy, para jugar con nosotros a la pelota; que vengan igualmente
los instruments con que ellos se divierten, la pelota de goma
elstica, los anillos, los guantes y las corazas y que se vivifique
aqu su semblante dijeron los principles.
Y verdaderamente han venido, dijo vuestra abuela. Enton-
ces vine yo, porque eso en verdad lo que dijo vuestra abuela;
ella gime, se lamenta vuestra abuela, por eso he venido. -Ser
esto verdad?, pensaron los jvenes en su mente al escuchar el
mensaje. Al instant mismo se pusieron en camino y llegaron a
donde estaba su abuela, y fueron nicamente por despedirse de
ella.









POPOL VUH 37
-Partimos, abuela, y hemos venido solamente a despedirnos
de vos. Pero he aqu la seal de la palabra que dejaremos: cada
uno de nosotros sembrar una caa por aqu, en medio de la
casa la plantaremos, esta sera la seal de nuestra muerte si se
seca. Habrn perecido!, diris vos si la caa se seca; pero ;si
ella florece, ellos viven, diris. Oh! nuestra abuela, oh! nues-
tra abuela, no lloris, he aqu la seal de nuestra palabra o pos-
teridad que queda con vos, dijeron.
E inmediatamente se fueron, habiendo plantado Hunahp
una caa y Xbalanqu otra. Ellos las plantaron en medio de la
casa y no en medio de la montaa ni en terreno hmedo, sino
en tierra seca, en medio del interior de la casa, done las deja-
ron plantadas.

CAPITULO VIII


cada uno con su cerbatana, bajando hacia Xibalb. Des-
cendieron con celeridad las gradas precipitadas de la
montaa y pasaron, del mismo modo, por las aguas hir-
vientes del ra; ellos lo pasaron entire pjaros y estos pajaros son
los que llaman Molay. (Se ignora qu pjaro es ste).
Pasaron igualmente el rio de fango y el ro de sangre done
deban ser press en la trampa, segn la idea de Xibalb; pero
S ellos ni los tocaron con el pie, pues los atravesaron sobre sus
cerbatanas, y habiendo salido de ellos llegaron al lugar de los
cuatro caminos.
Ahora, pues, ellos saban los caminos que haba en Xibalb;
el camino negro, el camino blanco, el camino rojo y el camino
verde; y tomando el que deban sin vacilar, enviaron a un ani-
mal llamado Xan (especie de mosca), dicindole:
-Muerde uno tras otro (a los seores de Xibalb); desde
luego muerde al primero sentado y acaba por morder a todos;
porque t debes chupar la sangre de los hombres en los cami-
nos, le fu dicho a Xan. -Est muy bien, respondi entonces Xan.
Tom, pues, el camino negro, y al llegar cerca del mueco
y del hombre de madera, que eran los primeros sentados, cu-
biertos con sus ornamentos, pic al primero; pero no habl. En-
tonces pic al otro, es decir, pic al segundo que estaba sentado,
pero tampoco habl.
Pic entonces al tercero y ste cue era el tercero que estaba
sentado, era Hun Cam. -Ay!, 'exclam, al tiempo que lo pic.
-Qu es esto, Hun Carn?, qu os ha picadq? le dijo Vukub
Carn. Ay, ay!, dijo a su vez el cuarto que estaba" sentado. -Qu
es esto, pues, Vukub Carn, qu es esto que os ha picado?, le dijo
el quinto que estaba sentado.










38 POPOL VUH

Ay, ay!, grit al mismo tiempo ste que era Xiquiripat. Y
Vukub Cam le dijo: Qu es, pues, lo que os ha picado? El
sexto que estaba sentado, habiendo sido picado a su vez, grit
ay! Qu es eso, pues, Cuchumaquiq?, le dijo Xiquiripat. Quin
os ha picado?, agreg ste que era el sptimo sentado, al mo-
mento que fu picado y agreg ay!
-Qu es esto, pues, Ahalpuh? le dijo Cuchumaquiq. Quin
os ha picado?, agreg ste que era el octavo que estaba sentado,
al moment que se sinti igualmente mordido. Ay! grit.-Qu
hay, Ahalcan?, le respondi Ahalpuh. Quin os ha picado?, dijo
a su turno el noveno de los sentados, y entonces l se sinti pi-
cado igualmente, y grit: ay!
-Qu es esto, Chamiabak? le -dijo Ahalcan. Quin os ha
picado?. dijo por su lado el dcimo que estaba sentado, y al ins-
tante se sinti mordido a su vez, y exclam: ay! Qu es esto,
Chamiaholom?, dijo Chamiabak. Quin os ha picado?, agreg
el undcimo sentado, y sintindose mo dido a su turno, grit:
iay!
-Qu ha sucedido?, le dijo Chamiaholom. Quin os ha
picado?, dijo igualmente el duodcimo de los sentados, y sintin-
dose al moment mordido, agreg: ay! Qu fu eso, Patn?,
pregunt su vecino.
-Quin os ha mordido?, dijo entonces el dcimo tercero
de los que estaban sentados, y al instant fu picado y exclam:
ay!, Qu es eso, Quiqxic?, pregunt el dcimo cuarto de los
sentados, y picado l al instant a su vez, grit: ay! Quin os
ha picado, Quiqxixgag?, le dijo el Quigre dirigindole la palabra.
Asi fu el llamamiento de sus nombres, que todos anunciaron
los unos a los otros; as fu como se manifestaron, llamndose
por sus nombres, cada uno de los que mandaban en aquellos lu-
gares, siendo interpelado por el otro; as fu como dijeron el
nombre del ltimo que estaba sentado en el rincn.
No hubo ninguno de quien olvidaran el nombre; acabaron
de decir los nombres de todos, en el moment que fueron picados
por el pelo de la pierna de Hunahp que ste se arranc: porque
no fu un verdadero Xan el que los mordi y que fu a escuchar
los nombres de todos por Hunahp y Xbalanqu.
En seguida, habindose puesto los jvenes en camino llega-
ron adonde estaban los de Xibalb: Adorad, adorad al rey, al
que est all sentado, les dijeron para sentarlos. Este no es el
rey, no es ms que una estatua y un hombre de madera, res-
pondieron ellos avanzando.
Entonces comenzaron a saludarlos: -Salud, Hun Cam; sa-
lud, Cuchumaquiq; salud, Ahalpuh; salud, Ahalcan; salud, Cha-
miabak; salud, Chamiaholom.
Salud, Quiqxic; jalud, Patn; salud, Quigre; salud, Quiqxix-









POPOL VU-H 39
gag, dijeron ellos al llegar, descubrindoles a todos la cara, di-
ciendo los nombres de todos, sin olvidar ninguno.
Le que hubiera agradado a los selorcs habra sido que sus
nombres no los hubiesen descubierto (los dos jvenes): Sentaos,
les dijeron aqullos, mostrndoles el sitio donde deseaban que
se pusiesen; pero ellos no lo quisieron. Ese no es nuestro asien-
to, pues este es unr banco de piedra caliente, este asiento, dijeron
Hunahp y Xbalanqu, sin poder ser cogidos en la trampa.
Est muy bien; idos a vuestra morada, les dijeron.' Entonces
ellos entraron en la Casa Tenebrosa, pero sin poder ser vencidos
en ella.

CAPITULO IX
A QUELLA era la primera prueba de Xibalb y su entrada
en este lugar deba comenzar su derrota, segn la mente
de Xibalb. Desde luego ellos entraron en la Casa Tene-
brosa; en seguida les llevaron sus astillas de pino (ocote),
ya encendidas, con su cigarro cada uno, los cuales les entrega-
ron los mensajeros de Hun Cam.
-He aqu sus hachones de pino, dijo el rey; pero ellos de-
bern entregar estos hachones maana por la maana lo mismo
que los cigarros enteros, dijo el rey. As hablaron los mensaje-
ros al llegar. -Est muy bien, respondieron los jvenes.
S En realidad, ellos no quemaron las astillas de pino, habiendo
puesto alguna cosa rcja en su lugar, es decir, una pluma de gua-
camaya, que les pareci como pino encendido a los veladores,
y en cuanto a los cigarros, pusieron lucirnagas en el extremo de
ellos.
Toda la noche fueron guardados por los que los velaban, y
stos decan: -Han cado en la trampa! Pero la astilla de pino
no se haba gastado, su forma era la misma; asi estaban tam-
bin los cigarros, de los cuales no se haba quemado nada ab-
solutamente y tenian la misma apariencia que antes.
Fueron, pues, llevados a los Principes: y stos dijeron: -C-
mo han podido suceder estas cosas? De dnde vienen esas gen-
tes, quin los ha engendrado y echado al mundo? En verdad,
nuestro corazn arde porque no est bien lo que ellos hacen con
nosotros. Son extraas sus caras, extraos sus modos de obrar;
se dijeron entire si.
Entonces todos los prncipes juntos los enviaron a buscar.
-Vamos, juguemos a la pelota, jvenes, les dijeron. En seguida
fueron interrogados por Hun Cam y Vukub Can: -De dnde
vens vosotros? Contestdnoslo, jvenes, les repitieron los de
Xibalb.
-Quin sabr decir de dnde venimos? (dijeron ellos) no










40 POPOL VUR

lo sabemos nosotros mismos, y no hablaron ms. -Muy bien, di-
jeron los de Xibalb, juguemos, jvenes, a la pelota elstica.
-Est bien, contestaron stos; pero que sea con esta pelota
con la que juguemos, juguemos con la nuestra. Los de Xibalb
respondieron: -De ningn modo, no empleis esa, sino la nues-
tra que es sta. Los jvenes replicaron: -No es sa sino la
nuestra la que pondremos.
Los de Xibalb contestaron: -Est muy bien. Los jvenes
dijeron entonces: -Vamos, pues por un chil (insecto que quema).
-No, ciertamente, dijeron los de Xibalb, sino por una cabeza
de len. -Est dicho, respondieron los jvenes. -Todava no,
exclamaron los de Xibalb. -Est bien, dijo Hunahp.
Entonces comenz el juego de pelota con los de Xibalb y
ellos aventaron la suya contra el anillo de Hunahp; en seguida,
mientras los de Xibalb contemplaban el tiro, la pelota lanzada
fu saltando por todo el suelo de la casa del juego.
Qu es esto? gritaron Hunahpfi y Xbalanqu. Nos deseis
3a muerte. No nos habis enviado a ilamar por medio de vuestros
mnensajeros? En verdad desgraciados de nosotros! Entonces nos
volveremos, les dijeron los jvenes.
Ahora, pues, eso era precisamente lo que deseaban los de
Xibalb, que los jvenes muriesen, lo ms pronto en el juego
de la pelota y que fuesen vencidos. Pero no sucedi as, porque
los de Xibalb fueron vencidos de nuevo por los jvenes.
-No os vayis, jvenes, juguemos con la pelota; pero to-
memos ahora la vuestra, les dijeron los prncipes. -Est bien,
respondieron ellos y lanzaron su pelota, lo que puso fin a la par-
tida o juego.
En seguida, habiendo contado sus prdidas, dijeron los de
Xibalb: Cmo haremos para vencerlos? -Que se vayan esos
jvenes, y que al moment nos traigan cuatro jarros de flores.
-Est muy bien. Cules son las flores que. deseis?, dijeron
los jvenes a los de Xibalb. Un ramillete de cakamuchich, un
ramillete de zaquimuchich, un ramillete de cana-muchit, y un
ramillete de carinimak, dijeron los de Xibalb. -Muy bien, re-
plicaron los jvenes.
Entonces descendieron custodiados por todos los guardias ar-
mados de lanzas, iguales en fuerza y nmero. Pero el nimo de
estos jvenes estaba tranquilo al entregarse a los que estaban
encargados de vencerlos.
Los de Xibalb se regocijaban con la esperanza de que seran
vencidos. Hemos hecho bien esta vez; ellos van a caer sin re-
medio en la trampa; decan los de Xibalb: A dnde han de ir
a tomar las flores?, decian ellos entire s; en verdad que esta
misma noche nos las habis de traer; y si no lo hacis nosotros










L VUR L ---- I


quedaremos victoriosos, les decan a los jvenes de Hunahp y
Xbalanqu, los de Xibalb.
Muy bien. Esta noche igualmente jugaremos a la pelota, res-
pondieron ellos, consultndose mutuamente. En seguida de esto,
los jvenes entraron en la casa de las Lanzas, la segunda prue-
ba de Xibalb: Ahora, pues, era el deseo de los principles que
fueran matados por los lanceros, y que muriesen lo ms pronto
possible, esto era lo que deseaban en el fondo de sus corazones.
Pero ellos no murieron. Hablando entonces a los lancers
les hicieron esta promesa: A vosotros es a quienes pertenecer la
carne de todos los animals; y al or estas palabras todos ellos
dejaron de moverse y nicamente bajaron sus armas.
Estando, pues, as en la casa de las lanzas durante la noche,
hicieron un llamamiento a todas las hormigas, dicindoles: -Hor-
migas cortadoras y zompopos, venid y todas juntas id a buscar
los ramos de flores que nos han dicho los prncipes.
-Muy bien, respondieron ellas. Entonces todas las hormigas
se pusieron en camino para ir a recoger las flores del jardn de
Hun Carn y Vukub Car. Estos haban prevenido de antemano
a los guardianes de flores de Xibalb, dicindoles: -En cuanto
a vosotros, cuidad de nuestras flores; no las dejis cortar por
esos dos jvenes que hemos cogido en la trampa. A dnde po-
drn ellos ir a ver las que les hemos dicho? No hay en ninguna
parte. Velad, pues, bien toda la noche. -Muy bien est, haban
contestado ellos.
Pero los guards del jardn no oyeron nada de lo que pas.
En vano iban ellos a gritar con todas sus fuerzas entire las ramas
de los rboles del jardn, caminando sobre sus piernas y repi-
tiendo el mismo canto ;Xpurpuvek, Xpurpuvek!, deca el uno
cantando. Puhuy, Puhuy, repeta el otro cantando tambin.
Puhuyi era el nombre de los guardianes de las plants del
jardin de Bun Carn y de Vukub Carn. Ellos no percibieron a
las hormigas robando lo que estaba cometido a su guard, yendo
y viniendo en tropas innumerables, cortando flores, encaminn-
dose con estas flores que llevaban con sus aguijones sobre los
rboles y bajo los rboles, esparciendo estas flores un dulce
olor.
8in embargo, los guards continuaron gritando con todas sus
fuerzas, sin observer los dientes que cortaban al mismo tiempo
sus colas y sus alas. Una cosecha de flores hacan sus dientes y
las transliortaban sin perder su aroma a la casa de las Lanzas.
Pronto se llenaron, pues, los cuatro jarrones de flores, estndo
ya enteramente formados cuando amaneci. Poco despus entra-
ron los mensajeros a buscarlos. Que vengan, dijo el rey, y que
traigan inmediatamente aquello de que hemos hablado, se les
dijo a los jvenes


POPOL VUH


m11t









42 POPOL VUH
-Muy bien, dijeron ellos, y fueron en seguida a buscar los
cuatro jarros de flores; despus, habindose presentado delante
del rey y los prncipes-, stos tomaron las flores cuyo aspect
daba gusto ver. As fueron burlados los de Xibalb.
No eran ms que hormigas las que los jvenes haban des-
pachado, en una sola noche las hormigas las recogieron y las co-
locaron en los jarros. A este aspect todos los principes de Xibalb
se sorprendieron y sus caias palidecieron a causa de estas flores.
En seguida enviaron a buscar a los guardianes de sus jardines
y les dijeron: Por qu habis dejado robar vuestras flores?
Nuestras propias flores son las que veis aqu. No hemos percibido
nada, seor. Ni siquiera nos han perdonado las colas, respondie-
ron ellos Entonces se les hendieron los labios, en castigo de que
haban dejado que se robasen lo que estaba puesto bajo su
guard.
De esta manera fueron vencidos Hun Carn y Vukub Carn por
Hunahp y Xbalanqu y aquel fu el principio de su trabajos
Desde entonces tambin los Xpurpuvek han tenido la boca hendida
y as la tienen hoy.
En seguida de esto desendieron a jugar pelota, y jugaron tam-
bien todos juntos; pero habiendo acabado de jugar se consultaron
sobre lo que haran la siguiente maana. -Basta por hoy, dije-
ron los de Xibalb. -Muy bien, respondieron los jvenes al ter-
minar.

CAPITULO X

S E hizo entrar despus a los dos hermanos en la Casa del
Fro. El fro era en ella insoportable y esta casa estaba
llena de hielo, porque en verdad era la morada de los
vientos helados del Norte; pero el fro ces pronto con
las .antorchas de pino que encendieron; dej de sentirse y el fro
desapareci debido a los cuidados de los jvenes.
Lejos de morir all, estaban llenos de vida cuando amaneci
el da. Eso era sin embargo, lo que queran los de Xibalb, que
muriesen; pero no fu as, y ellos estaban en buena salud cuando
sali el sol.
Salieron, pues, una vez ms, habiendo ido sus guardianes a
buscarlos. Cmo es esto? No han muerto an? Exclam el
monarca de Xibalb, contemplando lleno de sorpresa a los jve-
nes Hunahp y Xbalanqu.
Despus de esto entraron a la Casa de los Tigres, cuyo inte-
rior estaba lleno de Tigres a los cuales dijeron los-dos hermanos:
No nos mordis; tennis otra cosa mejor que hacer. En seguida
arrojaron huesos entire aquellos brutos.
Inmediatamente se lanzaron con voracidad sobre los huesos









POPOL VUH 13
y al or el ruido que hacan dijeron los guardias: Su muerte est
por fin decidida; ellos habrn sentido ya el poder de Xibalb que
los ha entregado al poder de las bestias. Sus huesos sern roidos
est vez, decan todos los que velaban cerca de ellos regocijn-
dose de su muerte.
Pero ellos no haban perecido; su semblante presentaba el
mismo aspect de salud cuando salieron de la Casa de los Tigres.
Al verlos exclamaron los de Xibalb. De qu raza son estas gen-
tes? De dnde vienen?
Despus de esto los hicieron entrar en medio del fuego en
una Casa de Fuego, donde no haba ms que fuego en el interior;
pero ellos no fueron quemados, aunque era extremadamente
fuerte y de los ms ardientes. Los dos hermanos se presentaron
igualmente al salir el sol. Era, sin embargo, el deseo de los de
Xibalb que pereciesen pronto en el lugar donde pasaron esta
vez, pero no fu as y el nimo de los de Xibalb desfalleci por
causa de ellos.
Entonces los hicieron entrar en la Casa de los Murcilagos;
no haba ms que murcilagos en el vestbulo de esta casa, casa
de Camazotz, un gran bruto o brbaro cuyos instruments de
muerte eran como los de Chakitzam, y que mataba a todos los
que llegaban a su presencia.
Hbiendo entrado a esta casa se colocaron los jvenes para
dormir dentro de sus cerbatanas para no ser tocados por los
que estaban en la casa; mas se rindieron a causa de otro Cama-
zotz que vino del cielo o de lo alto, para manifestarse cuando
las cosas comenzaron a ser hechas por l.
Estaban, pues, all murcilagos reunidos en el consejo toda
la noche y haciendo un gran ruido ;quilitz! quilitz! decan y lo
repetan toda la noche. Cesaron, sin embargo, un poco; ya no hu-
bo movimiento entire los murcilagos y permanecieron parados
en una extremidad de la cerbatana.
Entonces Xbalanqu dijo a Hunahp: -El da parece que
comienzaa a asomar. -Voy a ver al instant, respondi ste. Y
como deseaba, ardientemente, mirar por el agujero de la cerbata-
na; al querer ver la salida de la aurora, su cabeza fu cortada
por el Camazotz, y el cuerpo de Hunahp qued as sin cabeza.
Sin percibir lo que haba sucedido repiti Xbalanqu: No
amanece todava? Pero Hunahp no se mova ya: Se habr ido
Hinahp? Qu habr hecho?, deca Xbalanqu, pero l ya-no te-
na movimiento, permaneciendo extendido como muerto.
Entonces Xbalanqu se sinti lleno de. vergienza y de tris-
teza. Ah!, exclam, desgraciados de nosotros, estamos ya medio
vencidos. En seguida fueron los guardias a colocar la cabeza de
Hunahp sobre el lugar del juego de pelota, por orden express
de Hun Cam y de Vukub Carn, estando todo Xibalb lleno de ale-
gra a causa de la cabeza de Hunahpu.
















DE LOS POBLADORES


(Segn los captulos 36, 37, 38. 39,
40, 41, 42, 43, 44, del Libro del Consejo,
traduccin y notas de Georges Raynaud,
J. M. Gonzlez de Mendoza y Miguel
Angel Asturias. Prlogo de Francisco
Monterde, Mxico, 1939).
H E aqu que comenz el rapto de los hombres de. las tribus
por Brujo del Envoltorio, Brujo Nocturno, Guarda-Botn,
Brujo Lunar. En seguida comenz la matanza de las tri-
bus. No cogan ms que a un caminante, que a dos ca-
minantes, sin mostrarse cuando los cogan; en seguida iban a
sacriiicarlos ante Pluvioso, Sembrador. Despus, cuando derrama-
ban la sangre en el camino, arrojaban la cabeza en el camino.
Las tribus decan entonces:. -El jaguar se los ha comido; no de-
can eso sino a causa de las apariencias de huellas de patas de
jaguar, de huellas de patas que ellos hacan sin mostrarse. Roba-
ron muchos hombres en las tribus: las tribus lio comprendieron
sino tardamente. -Son Pluvioso, Sembrador, quienes entran en-
t.re nosotros? Slo ellos sostienen a los de las Espinas, a los del
Sacrificio. En dnde estn sus casas? Sigamos esas patas -di-
jeron entonces todas las tribus. Celebraron consejo unas con
otras, y despus comenzaron a seguir las (huellas de) patas de
los de las Espinas, los del Sacrificio; no eran claras. No vieron
ms que (huellas de) patas de venado, de patas de jaguars, no
thuellas) claras; aquellas (huellas de) patas (no eran) claras por-
que eran como huellas de patas invertidas, para extraviarlos.
Por esta (estratagema) la (verdadera) pista no apareca. No na-
ca ms que una nube, no naca ms que una lluvia tenebrosa,
no nacia ms que un lodo, no naca ms que una bruma que las
tribus vean ante ellas.
Los corazones (de los cuatro) soportaron la fatiga cuando
cazaron en los caminos, pues grande (era) el ser de Pluvioso, Sem-
brador, Volcn; se alejaron por la montaa, al lado de las tribus









POPOL VUH 45

a las que mataban. As nacio all el rapto por los brujos cuando
cogieron en los caminos a la (gente de las) tribus para sacrificarla
ante Pluvioso, Sembrador, Volcn, quienes salvaron a sus engen-
drados all, en la montaa. He aqu que Pluvioso, Sembrador, Vol-
-n, parecan tres mancebos caminando, pues su piedra era m-
gica. Haba alli un rio. Se baaban al borde del ro, solamente,
para mostrarse; (el rio) se llam pues El Bao -de Pluvioso; ste
fu el nombre del rio. A menudo las tribus los vieron; se borraban
tan pronto como eran vistos por las tribus. Entonces fu contado
que Brujo el Envoltorio, Brujo Nocturno, Guarda-Botn, Brujo-
Lunar, estaban all. He aqu que las tribus celebraron consejo
acerca de su muerte. Ante todo las tribus quisieron celebrar
consejo para la derrota ce PIkvioso, Sembrador, Volcn. Todos los
de las Espinas, los del Sacrificio dijeron a la faz de las tribus:
-Que todos se renan, se llamen; que no sea dejada una frac-
cin, dos fracciones. Todas se congregaron, se llamaron, celebra-
ron consejo entonces. Cuando se interrogaron, dijeron: -Cmo
vencer el proceder de los hombres Cavek Quech, pues acaba con
nuestros lujos, nuestra prole? No est clara la destruccin de los
' hombres por ellos. Si debemos acabar a causa de esos raptos,
entonces sea. Pero si la potencia de Pluvioso, Sembrador, Volcn,
es tan grande, entonces que ese Pluvioso sea nuestro dios; cauti-
vadle. No han terminado ellos su victoria sobre nosotros. No
S (somos) muchos hombres en nuestra existencia? Ahora bien, esos
Cavek no son tantos en su existencia; asi dijeron cuando se con-
gregaron todos. Una parte de las tribus les respondi, diciendo:
_---Quin, pues, los ha visto baarse cada da en el ro? Si son
Pluvioso, Sembrador, Volcn, entonces los venceremos primero,
entonces comenzar la derrota de los de las Espinas, los del Sacri-
ficio. (Asi) respondi aquella .iarte de las tribus cuando habl.
-Cmo los venceremos?, djose. -Pues bien, he aqu nuestra
victoria sobre ellos. Puesto que parecen mancebos cuando se les
ve en el ro. que dos doncellas vayan all; que sean adolescents
verdaderamente bellas, muy amables, para que venga su deseo, se
respondi. -Excelente! Vamos a buscar a dos adolescents per-
fectas. dijeron (yndose) a buscar a sus hijas. Fueron verdade-
ramente blancas doncellas. Se les recomend entonces a aquellas
adolescentes: -Oh. hijas nuestras, id al ro a lavar los vestidos.
Si en seguida veis a aquellos tres mancebos, desnudaos ante ellos.
Si sus corazones os desean, llamadles. Si os dicen: "Iremos con
vosotras?, responderis: "S". Si os preguntan: De dnde vens?
De cules amos sois hijas?", que entonces les sea dicho: Somos
hijas de jefes, y despus: -Venga una prenda de vosotros. Cuando
os la hayan dado, si ellos desean vuestros rostros, en verdad, daos
a ellos; si entonces no os dais, os mataremos. En seguida nuestro
corazn estar bien. Cuando la prenda exista, traedla; ser para
nuestro. espritu el testimonio de que ellos han ido con vosotras.
As hablaron los jefes cuando dieron sus ordenes a las dos adoles-
centes. Estas eran. Deseable, nombre de una doncella; Agradable.









46 ------POPOL VUH

nombre de la otra. Estas dos llamadas Deseable, Agradable, fueron
afuera, al rio, al Bao de Pluvioso, Sembrador, Volcn. Tal (fu)
la decision de todas las tribus. En seguida las adolescents fueron,
se adornaron, bellas, brillantes. Al ir adonde se baaba Pluvioso,
se adornaron. En seguida lavaron. Cuando fueron, los jefes se
regocijaron, a causa de sus dos hijas que iban. Al llegar al ro
comenzaron a lavar, se desnudaron, las dos, hicieron ruido, patu-
llando ante las piedras. Entonces aparecieron Pluvioso, Sembra-
dor,,Volcn. Llegaron all, al borde del rio, un poco sorprendidos
solamente a la vista de las dos adolescents que lavaban. He aqu
que las jvenes tuvieron vergiienza inmediatamente que lleg
Pluvioso. Pero a Pluvioso no le vino deseo de las dos adolescents.
Entonces stas fueron interrogadas: -De dnde vens?, fu di-
cho a las dos jvenes; fu dicho: Qu queris, al venir al border
de nuestro ro? Ellas replicaron: Fuimos enviadas por los jefes
cuando vinimos. -Id a ver los rostros de esos Pluviosos; hablad
con ellos, nos dijeron los jefes. -Que venga en seguida una pren-
da, si verdaderamente visteis sus rostros, nos fu dicho. As dije-
ron las dos adolescents, entregando su mensaje. Ahora bien,
las tribus queran que las jvenes fornicasen con los magos Plu-
vioso. Pluvioso, Sembrador, Volcn, dijeron, respondiendo a las
dos adolescents llamadas Deseable, Agradable: -Bien! La pren-
da de nuestra conversacin con vosotros vendr. Esperad. Iris
a llevarla a los jefes. (As) fu dicho. Celebraron en seguida
consejo con los de las Espinas, los del Sacrificio. Fu dicho a Bru-
jo del Envoltorio, Brujo Nocturno, Guarda-Botn, Brujo Lunar:
-Pintad tres vestidos, pintad los signos de nuestro ser; que stos
lleguen a manoss de) las tribus, que vayan con esas dos adolescen-
tes que lavaban. Id a drselos. (As) fu dicho a Brujo del Envol-
torio, Brujo Nocturno, Guarda-Botn. En seguida estos tres pin--
taron. Primero Brujo del Envoltorio pint de los jaguars la
imagen, la pintura, en la faz del vestido. En seguida Brujo Noc-
turno (pinto) de las guilas, la imagen, la pintura, en la faz del
vestido. Guarda-Botn pint entonces por todas parties abejas, por
todas parties avispas; la image, la pintura, en la faz del vestido.
Los tres terminaron la pintura de las tires piezas de tela que
pintaban. Cuando llevaron despus a las llamadas Deseable, Agra-
dable, los diversos vestidos, Brujo del Envoltorio, Brujo Nocturno,
Guarda-Botin, les dijeron: -He aqu la prenda de nuestra con-
versacin. Id pues ante los jefes. Pluvioso nos ha hablado real-
mente, diris. He aqu la prenda que traemos, les diris. Que se
cubran con los vestidos que les daris. As hablaron ellos a las
adolescents ordenndoles que se fueran. Ahora bien, los vestidos
pintados, llamados Xcucaah, llegaron cuando ellas llegaron. Los
jefes se regocijaron cuando vieron las manoss de las adolescen-
tes suspendiendo las imgenes. Interrogaron a las jvenes. Vis-
teis el rostro de Pluvioso?, fu dicho. -Ciertamente, lo vimos,
respondieron Deseable, Agradable. -Muy bien. Si es verdad, qu
prenda trais?, dijeron los jefes. En realidad los jefes pensaban









POPOL VUH 47
que era la seal de su pecado. Entonces los vestidos pintados
fueron desenrollados por las adolescents; por todas parties, ja-
guares, por todas parties guilas, y por todas parties abejas, avis-
pas, (era) la pintura en los vestidos de faz brillante; apreciaron
entonces la faz, se los pusieron. Nada fu hecho por los jaguars
colocados primero sobre el jefe. Entonces el jefe se puso el segundo
vestido pintado, la pintura de las guilas; el jefe pens solamente
para s mismo que estaba bien, e iba y venia a la faz (de los su-
yos). Desnud sus parties secrets a la faz de todos. Entonces
el tercer vestido pintado fu colocado sobre el jefe; as las abe-
jas, las avispas de la superficie, fueron puestas sobre l. Inme-
diatamente su carne fu mordida por las abejas, las' avispas. No
pudo soportar, no pudo sufrir, la mordedura de (aquellos) ani-
males; entonces la boca del jefe grit a causa de los animals de
los cuales slo la imagen estaba pintada en el vestido; la pintura
de Guarda-Botin, la tercera pintura. Entonces (los jefes) fueron
vencidos. En seguida las adolescents Deseable, Agradable, fueron
insultadas por los jefes. -Qu son esos vestidos que habis
trado? A dnde fuisteis a cogerlos, oh engaadoras?, fu dicho
a las jvenes, injurindolas a causa de la derrota de todas las
tribus por Pluvioso. Ahora bien, esas (tribus) hubieran querido
que Pluvioso fuese a tener'placer con aquellas Deseable, Agrada-
ble, que ellas fornicasen, y en el espritu de las tribus, que esto
fuese para tentarlo. Pero su derrota no pudo acaecer a causa
de aquellos hombres sabios, Brujo del Envoltorio, Brujo Nocturno,
Guarda-Botn.
Entonces todas las tribus celebraron de nuevo consejo. Cmo
los venceremos? Verdaderamente, tal como es, su ser es grande,
repitieron cuando se reunieron en Consejo. Pues bien, los ata-
caremos, los mataremos; nos adornaremos con flechas, con escu-
dos. No somos numerosos? Que ni uno ni dos de nostros se queden,
dijeron tambin cuando celebraron consejo. Todas las tribus se
adornaron. Numerosos (eran) los matadores cuando para la ma-
tanza estuvieron reunidas todas las tribus.
Ahora bien, Brujo del Envoltorio, Brujo Nocturno, Guarda-
Botin, estaban en la cima del monte; Volcn, (era) el nombre del
monte; estaban all para sus engendrados all en la montaa.
Sus hombres no eran muy numerosos, no (eran) una multitud co-
mo la multitud de las tribus; un pequeo (nmero) solamente;
la cima de la montaa les rodeaba. Sin embargo, entonces fu
decidida su destruccin por las tribus cuando todas se reunieron,
se congregaron, cuando todas se llamaron. He aqul, pues, que to-
das las tribus se juntaron, tqdas adornadas con sus flechas, con
sus escudos; innumerables eran los metales preciosos de sus orna-
mentos; embellecido (estaba) el aspect de todos los jefes, los Va-
rones; todos en verdad cumplieron su palabra. -En verdad, todos
sern hechos realmente miserables. Ese Pluvioso, ese dios, es al
que adoraremos si, solamente, lo hacemos prisionero, -se dijeron









4R- POPOL VUH

unas a otras (las tribus). Pero Plivioso sabia, y Brujo del Envol-
torio, Brujo Nocturno, Guarda-Botn, sabian: conocian o1 que es-
taba decidido, pues no tenan ni sueo nl reposo desde que se
haban preparado los arqueros, los guerreros. En seguida todos
aquellos guerreros se levantaron; queriendo en sus corazones ata-
car nocturnamente, fueron. Pero no llegaron, sino que en camino
aquellos guerreros se, durmieron, y despus fueron vencidos por
Brujo del Envoltorio, Brujo Nocturno, Guarda-Botn. Juntos (se)
durmieron en (el) camino; sin saberlo, todos acabaron por dcr-
mirse, en seguida comenz la depilacin de sus cejas, de sus bar-
bas, por (los tres); entonces se desprendieron los metales preciosos
de sus gargantillas, de sus coronas, de sus collares; no fu sino
al asta de sus lanzas a la que se le quitaron los metales preciosos.
Para la humillacin de sus rostros fu hecha su depilacin, seal
de la grandeza de los hombres Quech. Habindose despertado
despus, inmediatamente tomaron sus coronas y las astas de sus
lanzas,; no haba ya metales preciosos en las astas y en las coro-
nas. -Quin nos los quit? Quin nos depil as? De dnde
vinieron a robarnos nuestros metales preciosos?, dijeron todos los
guerreros. Serian quizs esos engaadores que roban hombres?
No cesarn pronto de espantarnos? Ataquemos su ciudad; as
volveremos a ver nuestros metales preciosos; esto es lo que les
haremos, dijeron todas las tribus; todas obraron segn sus pa-
labras.
Ahora bien, en repose (estaban) los corazones de los de las
Espinas, los del Sacrificio, que estaban en la montaa. As, Brujo
del Envoltorio, Brujo Nocturno, Guarda-Botn, habiendo celebrado
un gran Consejo, hicieron fortificaciones al borde de su ciudad,
no rodendola ms que de tablas, ms que de espinos, su ciudad.
Hicieron en seguida maniquies semejantes a hombres; esto fu
(hecho) por ellos; despus los alinearon all, en las fortificaciones;
de igual modo estaban all sus escudos, estaban all sus flechas,
con los cuales se les adorn: en sus cabezas se les pusieron coro-
nas de metales preciosos; se les pusieron a aquellos simples ma-
niquies, a aquello simples (muecos) construdos con madera; se
les pusieron los metals preciosos que se haban ido a coger a las
tribus en el camino y con los cuales los maniques, fueron adorna-
dos por (los tres). Estos cavaron entonces alrededor de la ciudad.
Pidieron en seguida conselo a Pluvioso. Moriremos? Seremos
vencidos? Sus corazones reeibieron la respuesta arite Pluviesd.
-No os aflijis. He aqu lo que podris contra ellos. No os espan-
tis, fu dicho a Brujo del Envoltorio. Brujo Nocturno, Guarda-
Botin.









POPOL VUH 19
Entonces vinose a (darles) avispas, abejas que fueron a coger
para erizar (la muralla); llegadas, fueron puestas en cuatro gran-
des calabazas que fueron (colocadas) alrededor de la ciudad; se
encerraron las abejas, las avispas, en las calabazas, para comba-
tir con ellas a las tribus.
La ciudad fu espiada, (rodeada) de emboscadas, juzgada por
los enviados de las tribus. -No son numerosos, dijeron, pero no
haban llegado a ver ms que los maniques, los (muecos) cons-
truidos con madera, que dulcemente se balanceaban, sosteniendo
sus flechas, sus escudos, y parecan verdaderamente hombres,
parecan verdaderamente matadores. Cuando las tribus los vieron,
todas las tribus se regocijaron de cun (pocos) se vean. Numero-
sas (eran) las tribus existentes. Innumerables (eran) los hom-
bres, los guerreros, los matadores, para matar a los de Brujo del
Envoltorio, Brujo Nocturno, Guarda-Botin, que estaban all en el
monte Volcn, nombre (del monte) en donde estaban. He aqu que
contaremos su llegada. He aqu que all estaba Brujo del Envol-
torio, Brujo Nocturno, Guarda-Botn. Juntos estaban en la mon-
taa con sus esposas, sus hijos, cuando llegaron todos los guerre-
ros, los matadores; no solamente diez y seis mil, (ni) veinticuatro
mil de entire las tribus. Rodearon a la ciudad; vociferaban, ador-
nados con flechas, con escudos; golpeaban sus escudos, silbaban,
aullaban. Vociferaron exclamaciones, silbidos, cuando llegaron al
pie de la ciudad. No haba en esto nada que pudiera espantar
a los de las Espinas, los del Sacrificio; fueron en orden con sus
esposa, sus engendrados. Sus espritus (fueron) solamente al
encuentro de los actos, de la msica, de las palabras de las tribus
cuando stas subieron a la faz del monte; poco faltaba para que
acabasen (de llegar) hasta la entrada de la ciudad cundo se le-
vantaron las cubiertas de las cuatro calabazas que estaban al bor-
de de la ciudad; entonces salieron las abejas, las avispas, saliendo
como humo del interior de cada una de las calabazas.
Asi los guerreros fueron acabados por los animals que se
pegaban a sus ojos, que se pegaban a sus narices, a sus bocas, a
sus piernas, a sus brazos. -A dnde han ido a coger, adnde
han ido a reunir, todo lo que hay (aqu) de abejas, de avispas?
Pegadas, as, mordan los ojos; las bestezuelas se abatan furio-
sas sobre cada uno de los hombres.
Embriagados por las abejas, las avispas, sin poder sostener
sus flechas, sus escudos, (los hombres) caan sobre la haz de la
tierra. Se tendan al caer ante la montaa. No sintieron que se
les traspasaba con flechas, que se les tajaba con el hacha. Brujo
del Envoltorio, Brujo Nocturno, no se sirvieron ms que de madera
podrida; sus esposas se pusieron a matar. Solamente una part
(del enenfigo) regres; as tribus (se) fueron a la carrera. Aque-
ilos a quienes primero se alcanz fueron acabados, fueron mata-
Libro.--4









50 POPOL VUM
dos; no pocos hombres perecieron; (los nuestros) no mataron
tantos como sus corazones perseguian, porque los animals estu-
vieron (tambin) en contra de ellos. No emplearon toda su valen-
ta; sin flechas, sin escudos, mataron.
Entonces fueron humilladas todas las tribus. Las tribus se hu-
millaron, pues, ante la faz de Brujo del Envoltorio, Brujo Noctur-
no, Guarda-Botin. -Tened piedad de nuestros rostros. No nos
matis, dijeron. -Mluy bien. Pero debais morir. Os volveris, pues,
tributaries, mientras haya" das, mientras haya albas, fu respon-
dido. Tal fu la derrota de todas las tribus por nuestras primeras
madres, (nuestros primeros) padres; sucedi all en el monte
ahora llamado Volcn.
Aquellos primeros (antepasados) se fijaron, se multiplicaron,
hicieron hijas, hicieron hijos, en la cima del Volcn. Se regoci-
jaron cuando vencieron a todas las tribus, derrotados all en el
monte. As hicieron: humillaron a las tribus, a todas las tribus.
En seguida sus corazones reposaron. Dijeron a sus engendrados
que su muerte haba estado cuando se haba querido matarlos.
He aqu que contaremos la muerte de los llamados Brujo del En-
voltorio. Brujo Nocturno, Guarda-Botn, Brujo Lanar.


*


. Como ellos saban (que estaba) (prxima) su prdida, su
muerte, dieron rdenes acerca de ella a sus engendrados. Ningn
signo de enfermedad. No gimieron, no tuvieron angustia, cuando
dejaron su Palabra a sus engendrados. He aqu los nombres de sus
engendrados. Brujo del Envoltorio engendr dos (hijos): Qo Caib
nombre del primer hijo. Qo Cavib nombre del segundo hijo, hijos
de Brujo del Envoltorio, abuelos, padres, de los Cavik. He aqui
tambin los dos que engendr Brujo Nocturno, he aqu sus nom-
bres: Qo Acul nombre del primero hijo, Qo Acutec se llam el se-
gundo hijo de Brujo Nocturno, (abuelos, padres de los Niha.
Guarda-Botin no engendr ms que uno, llamado -Qo Ahau. Estos
tres engendraron. Brujo Lunar. no tuvo hijos. En verdad, tales
son los nombres de los engendrados de los de las Espinas, los del
Sacrificio. Entonces stos les dejazon sus rdenes. Juntos estaban
los cuatro. Cantaron en la afliccin de sus corazones; sus cora-
zones gimieron mientras cantaron. Nosotros Vemos, (es el) nom-
bre del canto que cantaron cuando hicierop sus recomendaciones
a sus engendrados. Oh hijos nuestros, vamos, nos regresamos;
palabras del alba, preceptos del alba, os damos! Oh esposas nues-
tras, vosotras vinisteis tambin de nuestra leianp a eomarea, -di-
jeron a sus esposas, haciendo recomendaciones a cada una. -Ya
est preparado, est manifiesto en el cielo el Simbeto l e los Je-









POPOL. VUH 51

fes. Nosotros no hacemos ms que regresar; hemos cumplido
nuestra tarea; nuestros das estn acabados. Pensad en nosotros,
no nos borris (de vuestra memorial no nos olvidis. Vosotros
veris vuestra casa. vuestro pas. Prosperad. Que as sea. Seguid
vuestro camino. Ved de dnde vinimos. As dijo su Palabra, cuan-
do ellos ordenaron. Y entonces Brujo del Envoltorio dej el sign
de su existencia. He aqu el recuerdo mlo que os dejo. He aqu
vuestra Fuerza. He ordenado, decidido, dijo. Dej entonces el sig-
no de su existencia, la Fuerza Envuelta, asi llamada; su faz no se
manifestaoa, sino que estaba envuelta; no se la desenrollaba: la
costura no apareca porque se la envolva sin (que fuese) visible.
As ordenaron ellos cuando se desvanecieron en la cima de la
montaa. No fueron inhumados por sus esposas, sus hijos. Invi-
sible (fue) su desaparicin, su desaparecimiento; visible slo sus
preceptos. El Envoltorio volvise precioso para los suyos, para
quienes fu el recuerdo de sus padres; inmediatamente quemaron
(copal) ante aquel, para ellos, recuerdo de sus padres. Entonces
nacieron hombres de los jefes cuando stos sucedieron a Brujo
del Envoltorio que haba comenzado, abuelo, padre, de los Cavik;
pero sus hijos llamados Qo Caib. Qo Cavib, no desaparecieron.
As murieron los cuatro, nuestros primeros abuelos, padres,
cuando dlesaparecieron, cuando dejaron a sus engendrados, all
en el monte Volcn, all en donde se quedaron sus hijos. Habien-
do sido humilladas, habiendo sido postrada su gloria, todas las
tribus ya no tenan fuerza; no existan todas ms que para servir
cada da. (Los quichs) se acordaban de sus padres; grande (era)
para ellos la gloria del Envoltorio; no la desenrollaron. sino que
estaba all, en la Envoltura. con ellos. Fu llamada por ellos
Fuerza Envuelta, cuando designaron, cuando dieron nombre a su
Secreto. dejado por sus padres, lo que hicieron en seal de su ser.
Tal fu la desaparicin, la prdida, de Brujo del Envoltorio,
Brujo Nocturno, Guarda-Botin, Brujo Lunar, los primeros hom-
bres que vinieron del otrc, lado del mar, del Este. Hacia much
tiempo que haban venido cuando murieron ancianos, los llama-
dos los de las Espinas, los del Sacrificio.

*



(Los tres hijos primognitos) pensaron despus en ir al Orien-
te, pensaron en las rdenes de sus padres, no las olvidaron. Sus
padres haban muerto hacia largo tiempo, (cuando) se les dieron
esposas de la tribu, suesros, cuando aquellos tres tomaron mujer.
Cuando partieron, dijeron: Vamos all adonde el sol se levan-
ta, de donde vinieron nuestros padres, lo dijeron al ponerse en
camino. Aquellos tres, los procreados: Qo Caib, nombre de uno










52 -POPOL VUH
de los engendrados de Brujo del Envoltorio. El de todos los Cavik,
Qo Acutec, nombre de uno de los engendrados de Brujo Nocturno.
El de los Niha, Qo Ahau, nombre del nico engendrado de Guarda-
Botn, el de los Ahau-Quich. Tales son los nombres de aquellos
que fueron all lejos, del otro lado del mar; entonces aquellos tres
se fueron. Segura era su Sabidura, era su Ciencia; su ser (no
era) de hombres ordinarios. Dejaron rdenes a sus (hermanos)
mayores, a sus (hermanos) menores, alegrndose de partir. -No
moriremos, regresaremos, dijeron los tres al partir. Ciertamente,
pasaron por el mar al llegar all lejos a Oriente, al ir a recibir-
sus poderes. He aqu el nombre del (ttulo del) jefe a cuyo pas
llegaron: el Gobierno de los Orientales. Entonces llegaron ante
el jefe Nacxit, nombre del gran jefe, supremo Decididor de Pa-
labra, de much poder. He aqui que l les di las insignias del
poder, todos sus atributos. Entonces vinieron las insignias de
Consejero, Consejero Lugarteniente; entonces vinieron las insig-
nias de la fuerza del poder de Consejero, Consejero Lugartenien-
te. Nacxit termin de darles los atributos del poder.
He aqu los nombres: dosel, sitial con respaldo, flauta, (tam-
bor) chan-chan, piedras negras y amarillas, garras, zarpas de
puma, crneo de jaguar, buho (de orejas de asno), (matanza de)
venado, brazaletes, (conchitas) tat, cascabeles, cuna, paales,
caxcon, chiyom, aztapulul, todo lo que trajeron despus de haber
ido del otro lado del mar a recibir la escritura de Lugar de la
Abundancia, los escritos, dcese, de lo que ellos insertaron en su
historic. Cuando hubieron llegado, despus, a la cima de la ciu-
dad llamada Volcn, todos los Tam, los Iloc se reunieron, todas
las tribus se congregaron, se alegraron de la llegada de Qo Caib,
Qo Acutee, Qo Ahau, quienes volvieron a tomar all el poder tri-
bal. Los Rabinal, los Cakchequel, los de Tziquina-ha, se alegraron.
As aparecieron ante sus r9stros las insignias de la grandeza del
poder. Grande era tambin la existencia de las tribus antes de
que ellas hubiesen acabado de manifestar su poder. (Los tres je-
fes) estaban all, en Volcn. Con ellos estaban todos aquellos que
haban ido al lejano Oriente y que se extendieron por la montaa;
todos (eran) numerosos. All murieron las esposas de Brujo del
Envoltorio, Brujo Nocturno, Guarda-Botn. Cuando, despus de.
haber .dejado, (de haber) abandonado su pas, vinieron, buscaron
otros lugares en donde fijarse, innumerables (fueron) los lugares
en donde se establecieron, designndolos, dndoles nombre. All
se amontonaron, se reforzaron nuestras primeras madres, nuestros
primeros padres, decan antao los hombres cuando contaban que
haban abandonado, dejando su primera ciudad llamada Volcn
y (que) de all haban llegado a otra ciudad llamada Chi Quix.
Se extendieron en cada cuartel de la ciudad, hicieron hijas, hicie-
ron hijos. All en donde estuvieron, cuatro colinas llevaban juntas
el nombre de la ciudad. Casaron a sus hijas, a sus hijos, perQ
por sus regalos, solamente para concluir, solamente para acabar,









POPOL VUH 53
pusieron precio a sus hijas, lo recibieron; as, buena (era) la exis-
tencia que les proporcionaban. Entonces pasaron por cada frac-
cin de la ciudad; he aqu los nombres:' Chi Quix, Chi Chac,
Humetaha, Culba-Cavinal, nombres de las colinas en donde habi-
taron. He aqu que escogieron las colinas de su ciudad, las coli-
nas inhabitadas, que buscaron, porque todos eran numerosos.
Aquellos que haban recibido el poder en Oriente haban muerto;
eran viejos cuando llegaron all, a cada ciudad; cada una (de
stas) por donde pasaron no posey mucho tiempo) sus rostros;
tuvieron dolores, tormentos, cuando llegaron a las lejas ciuda-
des, aquellos abuelos, aquellos padres. He aqu el nombre de la
ciudad adonde llegaron.


.1 *

Chi Izmachi (es el) nombre de la colina en donde estuvo des-
pus su ciudad, en done para siempre estuvieron. All creci su
fuerza; pulverizaron su cal, su tierra blanca, bajo la cuarta ge-
neracin de jefes. Decidieron Conach,.Belche Queh, y tambin el
Eminente Jefe. Despus gobernaron los jefes Cotuha e Iztayul,
nombres del Consejero .(y) del Consejero Lugarteniente; gober-
naron all en Chi Izmachi que se convirti en una ciudad perfect
que ellos hicieron. Tres Grandes Mansiones solamente se forma-
ron en Izmachi, las veinticuatro Grandes Mansiones no se for-
maron todava. Sus tres Grandes Mansfones se formaron: una,
la Gran Mansin de los Cavek; otra la Gran Mansin ante el ros-
tro de los Niha; otra tambin, la de los Ahau-Quich. Solamente
(como) dos serpientes (eran) las dos fracciones del pueblo. Aho-
ra bien, en Izmachi su corazn era nico; no haba alertas, no
haba dificultades; el gobierno estaba en reposo; no haba gue-
rras, revueltas; solamente la calma, solamente la paz, en sus
corazones. No haba envidia, no haba odio; en sus acciones, pe-
quea era su fuerza; no haba nada important, no haba engran-
decimiento. Entonces trataron de (hacer) sobrepujar el escudo,
alli en Izmachi, como marca de su potencia; entonces lo hicieron
el sign de su fuerza, el signo tambin de su grandeza. Cuando
esto fu visto por los Ioc, entonces la guerra naci (hecha) por
los Ioc que queran venir a matar al jefe Cothua, no queriendo
(tener) sino. un jefe suyo. En cuanto al jefe Iztayul, queran cas-
tigarlo, queran que fuera castigado por los Iloc, que fuera con-
denado a muerte. Pero su envidia no prevaleci contra el jefe
Cotuha, quien march contra ellos antes de que (l), (el) jefe, fue-
ra matado por los lloc. Tal fu el origen de la revuelta y del
tumulto de la guerra. Primeramente (los Iloc) atacaron a la ciu-
dad, fueron a matar. Queran la prdida del rostro Quech; que
ellos solos gobernasen (era) su pensanmiento. Pero no llegaron










51 4 -POPOL NVUI

ms que para morir. Fueron (hechos) prisioneros, fueron (hechos)
cautivos, sin que se salvasen muchos. Entonces se comenz a sa-
crificarlos. Los Iloc fueron sacrificados ante los dioses; este pago
de sus faltas fu hecho por el jefe Cotuha. Muchos se convirtieron
en servidores, vasallos, tributarios, habiendo ido a entregarse a la
derrota por la guerra contra los jefes, contra los barrancos, -la
ciudad. Sus corazones haban deseado la prdida, el oprobio, de
la faz de la jefatura Quich; esto no pudo hacerse. Asi nacieron
los sacrificiosjimuanos ante los dioses; entonces se hizo el escudo
de guerra, cl origen, el comienzo, de la defense de la ciudad Chi
Izmachi. Ah tambin (estuvo) el comienzo, el origen, de su fuer-
za, porque verdaderamente grande fu la potencia del jefe Quich.
Por todas parties jefes Sabios, sin que nadie los humillase, sin que
nadie los decentase. Ellos hicieron grande el poder que comenz
all en Izmachi. All aumentaron las escarificaciones (ante) los
dioses, y el terror; todas las tribus, tribus pequeas, tribus gran-
des, se aterrorizaron viendo la entrada de los hombres prisioneros
que sacrificaron, que mataron, para (acrecentar) su fuerza, su
dominacin, el jefe Cotuha, el jefe Iztayul, con los Niha, los Ahau-
Quich. Slo estas tres fracciones del pueblo estaban en la.ciudad
llamada Izmachi. All comenz tambin la comida, el festn para
sus hijas, cuando stas se casaban. Por esto se regocijaron los
llamados las tres Grandes Mansiones; all bebieron sus bebidas;
alli comieron sus alimentos, precio de sus hermanas, de sus hi-
jas; se regocijaron en sus coratones. Hicieron sus alimentos,
sus calabazas cinceladas, en sus Grandes Mansiones. Solamente
nuestras acciones de gracias, solamente nuestra ofrendas, como
sign de nuestro discurso, como signo de nuetra palabra sobre las
esposas; los esposos -decan. All designaron a sus lanes, sus
siete tribus, sus barrios. -Unmonos, nosotros los Cavik, nosotros
los Niha, y nosotros los Ahau-Quich, -dijeron los tres lanes,
las tres Grandes Mansiones. Largo tiempo haban estado all
en Izmachi cuando encontraron, cuando vieron otra ciudad, cuan-
do abandonaron la de Izmachi.





Cuando se levantaron despus para partir, fueron a la ciudad
Gumarcaah, cuyo nombre fu dicho por los quichs cuando lle-
garon los jefes Cotuha, Gucumatz, todos los jefes; comenz (en-
tonces) la quinta generacin de hombres desde el origen del alba,
el origen de las tribus, el origen de la vida, de la existencia. Hi-
cieron all- nunerosas casas; all tambin-hicieron la Casa de los
Dioses: en el centro, en la cima de la ciudad, la pusieron cuando
llegaron, cuanto se fijaron.










POPOL VUH 55
En seguida su potencia creci todava. 'Numerosas, conside-
rables, (eran) sus Grandes Mansiones, cuando stas celebraron
Consejo; se reunieron, se subTidividieron, porque haban nacido
sus querellas; -se envidiaban por 'el precio de sus hijas, ya no
ofrecan sus bebidas ante sus rostros. He aqu el origen de sus
subdivisions cuando se efectu el lanzamiento de los huesos, de
los crneos de los muertos, que ellos se arrojaron. Entonces se
separaron en nueve classes; habiendo acabado la querella de las
hermanas, de las hijas, se ejecut la decision de que gobernaran
veinticuatro Grandes Mansiones, y esto sucedi. Haca much
tiempo que todos (los hombres) haban llegado all a su ciudad
cuando ajustaron las veinticuatro Mansiones all en la ciudad de
Gumarcaah. Bendecida por el Santo Obispo, esta pciudad est
vacia, abandonada. All llegaron a ser poderosas, reunieron bri-
llantemente sus bancos, sus sitiales con respaldo; todas las faces
de su fuerza haban sido- distribuidas a cada uno de los jefes;
nueve clanes fueron asignados a los nueve jefes de los Cavik, nue-
ve a los jefes de los Niha, cuatro a los jefes de los Ahau-Quich,
dos a los jefes de los Zakik, llegaron a ser numerosos; iumerosos
tambin (los subalternos) detrs de los jefes; stos (eran) sola-
mente los primeros a la cabeza de sus hijos, de su prole; muchos
(sus) clanes (fueron asignados) a cada uno de los jeres. Diremos
los nombres (de los ttulos) de esos jefes, cada uno para cada una
de las Grandes Mansiones.
He aqu los nombres (de los ttulos) de los jefes ante la faz
de los Cavik. He aqu los nombres de los primeros jefes: Conse-
jero, Consejero Lugarteniente, el de Pluvioso, el de los Poderosos
del Cielo Gran Elegido de los Cavek, hombre del Consejo de Chi-
tuy, Colector de Impuestos de Queinay, Hombre del Consejo del
Juego de Pelota de Tzalatz, Orador Lugarteniente. Tales son los
jefes ante la faz de los Cavik, los nueve jefes asignados (cada
uno) a cada una de las Grandes Mansiones de las cuales sern
vistas (ms adelante) las face's.
He aqu los jefes ante la faz de los Niha. He aqu los pri-
meros jefes: Jefe-Eminente, Jefe Hablador de los Hombres, Emi-
nente Lugarteniente. Gran Lugarteniente, Orador Lugarteniente,
Gran Elegido de los Niha, El de Sembrador, Jefe Reunidor de
los Festines de Zaklatol, Gran Colector de Impuestos de Yeoltux;
los nueve jefes ante la faz de los Niha.
He aqu en seguida a los Ahau-Quich. He aqu los nombres
de sus jefes: Hablador de los Hombres. Jefe Colector de Impues-
tos, Jefe Gran Elegido de los Ahau-Quich, Jefe (de los) de Volcn;
cuatro jefes ante la faz de los Ahau-Quieh, asignados a (cuatro)
Grandes Mansiones.
Dos clanes de los Zakik tuvieron tambin jefes: (el de) la











Gran Mansin Florida, Eminente de los Zakik; estos dos jefes (te-
nan) cada uno una Gran Mansin.

*
*


Asi se completaron los veinticuatro jefes, y las veinticuatro
Grandes Mansiones existieron. Entonces crecieron la fuerza, la
dominacin, en. Quich; entonces se. ilustr, entonces domin
la grandeza de la raza Quich. Entonces fu pulverizada la cal,
fu pulverizada la tierra blanca, para el barranco, la ciudad. Las
tribus pequeas, las tribus grandes, vinieron adonde estaba el
nombre del jete que (haca la) grandeza del Quich; entonces
nacieron la fuerza, la dominacin. Entonces nacieron la Casa de
los Dioses y las casas de los jefes. (Estos) nc las edificaron, no
trabajaron en ellas, no hicieron (ellos mismos> las casas; no hi-
cieron ni siquiera la Casa de los Dioses; (todo esto no fu hecho)
ms que por sus hijos, su prole, (quienes se haban) multiplicado.
Estos no fueron tomados por violencia, por astucia, por rapto;
en verdad sobre cada uno de ellos (gobernaban) -sus jefes (pro-
plos). Numerosos eran los hermanos mayores, los hermanos me-
nores. Reunieron su existencias. Acrecieron el renombre de cada
uno de los jefes. Verdaderamente preciosa, verdaderamente gran-
de, (era) la potencia de los jefes; el respeto hacia los jefes creci,
y su gloria naci por los hijos, la prole, cuando se multiplicaron
tambin los del barranco, los de la ciudad. Ciertamente no todas
las tribus vinieron a darse as, como cuando durante la guerra
se haban humillado los barrancos, las ciudades, sino que por los
jefes Sabios se ilustraron el jefe Gucumatz, el jefe Cotuha. En
verdad aquel Gucumatz lleg a ser un jefe Sabio. Una hebdmada
para subir al cielo; una hebdmada caminaba para descender
a Xibalb. Una hebdmada se hacia guila, una-hebdmada tam-
bin jaguar, se volva verdaderamente la image del guila, del
jaguar; una hebdmada an, sangre coagulada, volvindose sola-
mente sangre coagulada. Verdaderamente, la existencia de aquel
jefe Sabio espantaba ante su rostro a todos los jefcs. El rumor se
divulge; todos los jefes conocieron la existencia de aquel jefe
Sabio. Tal fu el origen de la grandeza del Quich cuando el je-
fe Gucumatz hizo aquellos signos de su grandeza. Su faz no se
perdi en los corazones de los nietos, de los hijos. El no hizo
aquello para que hubiese un-jefe Sabio sino para, por su existen-
cia, hacer someterse a todas las tribus, para, por sus actos, star
solo a la cabeza de las tribus. Aquellos jefes Sabios llamados Gu-
cunatz (y Cotuha) fueron la cuarta generacin de jefes y verda-
deros Consejero, Consejero Lugarteniente. Qued su posteridad,
su descendencia, que tuvo la fuerza, la dominacin cuando eu-









POPOL VU r57
gendraron hijos que hicieron much. As fueron engendrados
Tepepul, Ztayul, cuyo gobierno fu la quinta generacin; fueron
jefes; cada generacin de jefes engendr.


s
He aqu ahora los nombres de la sexta generacin de jefes,
los dos muy grande jefes: E-gag-Quicab, nombre de un jefe;
Cavirimah, nombre del otro. Quicab, Cavizimah, hicieron much;
engrandecieron el Quich por su existencia verdaderamente sabia.
He aqui la humillacin, la destruccin, de los barrancos, de las ciu-
dades, de las tribus pequeas, de las tribus grandes, muy cercanas,
entire las cuales estaban antao la ciudad, la colina, de los Cak-
chiquel, la Chuvi la actual, y la colina de los RItbinal, la Pamaca,
la colina de los Caok, la Zakabaha, as como la ciudad de Zajuleu,
Chuvi-Migina, Xelahu, Chuva-Tzak, y Tzolohche. Quicab los de-
testaba. Hizo la guerra; en verdad l humill, destruy, los
barrancos, las ciudades de los Rabinal, de los Cakchequel, de los
Zakuleu. Lleg, venci, a todas las tribus. Quicab llev lejos sus
armas., Cuando una fraccin, dos fracciones, no traan el tribute
de todos sus bienes, l humillaba a sus ciudades. Las tribus tra-
fueron el tributo ante Quicab, Cavizimah. Entraron en servidumbre;
fueron desangrados, fueron asaeteadas en los rboles; no tuvie-
ron ya gloria, no tuvieron ya renombre. Tal fu la destruccin de
las ciudades, al instant destruidas sobre la tierra. Como hiere
el relmpago y destruye a la piedra,(Quicab) aterrorizaba de
sbito, someta a las tribus. Delante de Colch, un monticulo de
piedras es hoy la seal de una ciudad; poco falta para que no
est tallada como si l la hubiera cortado con el hacha; all, en
el valle llamado Petatayub, est visible ahora;. todos los hombres
vieron al pasar este testimonio de la bravura de Quicab. No se le
pudo matar,no se le pudo vencer. Verdaderamente era un Varn;
tom los tributos de todas las tribus. Cuando, habiendo celebrado
consejo, todos los jefes fueron a fortificar los contornos de los
barrancos.' los contornos de las ciudades, l humill a las ciudades
de todas las tribus. Despus salieron los guerreros exploradores,
fueron creados los lanes que deban habitar en las colinas (aban-
donadas). "Si la tribu volviera a habitar la ciudad", decian todos
los jefes, uniendo sus Sabiduras. (Los guerreros) iban entonces
a los lugares designados. -Como nuestra muralla, como nuestro
clan, como nuestras empalizadas, nuestras fortalezas, ser esto.
Que sta sea nuestra valenta, nuestra bravura decan todos
los jefes en los lugares indicados, cada uno para su clan, para
combatir a los guerreros (enemigos). Cuando esto fu ordenado,
fueron a los lugares designados a habitar el pas de las tribus;
fueron para esto a aquellas regions. "No os asustis si hay gue-
rreros que marchan contra vosotros para mataros; venid aprisa









5- POPOL VUR

a decrmelo; yo ir y los matar", les dijo Quicab cuando di
sus rdenes a todos y al Eminente, al Hablador de los Hombres.
Entonces fueron los arqueros, los honderos, asi llamados; no fue-
ron ms que los antepasados, los padres, de todos los hombres
Quech; estaban en cada colina, solamente para guardar las
colinas, solamente para velar -sobre las flechas, las hondas, para
guardar (las) (contra) la guerra, cuando fueron. Sin alba dife-
rente, sin dioses diferentes; solamente para fortificar sus ciu-
dades. Entonces todos aquellos (ocupantes) salieron: Los de
Uvila, los de Chutimal, Zakiya, Xahbaquieh, Chi-Temah, Vah-
xalahuh, con los de Cabrakn, Chabicak-Chi-Hunahpu, con los
de Mak, los de Xoyabah, los de Zakcabaha, los de Zihaya, los de
Migina, los de Xelahuh, de las llanuras,-de los montes; salieron
a velar sobre la guerra, a guardar la tierra adonde iban por (orden
de) Quicab, Cavizimah, Consejero, Consejero Lugarteniente, y
del Eminente, el Hablador de los Hombres, los cuatro jefes. Fue-
ron enviados para velar sobre los guerreros (enemigos) de Quicab
Cavizimah, nombres de los dos jefes ante los Cavik, de Quem,
hombre del jefe ante los Niha, de Achak-I'voy, nombre del'jefe
ante los Ahau-Quich. Tales son los nombre5 de los jefes que
enviaron, que expidieron, cuando sus hijos, su prole, fueron a
las colinas, a cada colina. Primero fueron. (En seguida) llegaron
prisioneros, llegaron cautivos, ante Quicab, Cavizimah, el Eminen-
te, el Hablador de los Hombres. Los arqueros, los honderos,
hicieron la guerra, hicieron prisioneros, hicieron cautivos. Aque-
llos guardianes llegaron a ser Varones; su renombre, su memorial,
se acrecentaron por los jefes cuando regresaron a darles todos
sus prisioneros, sus cautivos. En seguida se unieron los consejos
de los jefes: Consejero, Consejero Lugarteniente, Eminente, Ha-
blador de los Hombres. De all sali la Decisin de que acontecie-
re lo que aconteciere, ellos serian los primeros, sus cargos repre-
sentarn a los clanes. "Yo Consejero, yo Consejero Lugarteniente;
Consejero es mi dignidad, como t Jefe Eminente; la potencia
de los Eminentes existir", dijeron todos los jefes cuando tomaron
su Decision. Lo mismo hicieron los Tam, los Iloc. De rostros
iguales (fueron) las tres fracciones del Quich, cuando tomaron
posesin, cuando fueron escogidos, los primeros de sus hijos de
su prole. Tal fu la Decisin tomada, pero no fu tomada all,
en el Quich. Los nombres subsisten de las colinas en donde
tomaron posesin los primeros de los hijos, de la prole, estando
entonces cada uno en su colina y habindose reunido juntos.
Xebalax, Xecamac, (son los) nombres de las colinas en donde
tomaron posesin, en donde llegaron al poder. Esto se hizo en
Chulimal. Tales fueron su eleccin, s toma de posesin, y la
designacin de veinte Eminentes, de veinte Consejeros, por el Con-
sejero, El Consejero Lugarteniente, el Eminente, el Hablador de
los Hombres. Tomaron posesin de su cargo todos los Eminentes,
Consejeros, once grandes Elegidos, Eminente Jefe, Eminente de
los Zakik, Eminente de los Varones, Consejeros de los Varones,









POPOL VH 59
Carpinteros de 4is Varones, tima de los Varones; tales son los
nombres (de las- dignidades) de los Varones; tales son los nom-
bres (de las dignidaes) -de Varones que ellos crearon, que ellos
escogieron,. que -ellos nombraron, en sus bancos, sus sitiales con
.respaldo los primeros de sus hijos, de la prole, de los Hombres
Quich, los exploradores, .los oidores, los arqueros, los honderos;
m4urallas,-puerta, -empalizadas, fortalezas, (hubo) alrededor del
Quich. Lo mismo hicieron -los TPm, -los lloc; los primeros de
los hijos, de la prole, que estaban en cada colina, tomaron pose-
sina, fueron escogidos.
Tal fu el origen-de los Eminentes-Censejeros, de las dignida-
des de cada -clan :ey; as -fue su aparicin cuando stas apare-
cieron por (orden de- ts) Consejero, Consejero Lugarteniente, y
del XEminente, del "Hablador de los Hombres, cuando stas sur-
gieron.




^-
















DE LOS MAGOS



(Segn los captulos 5-24 del Popol
Vuh o El Libro del Consejo de la version
de /, M. Gonzlez de Mendoza y Mi-
guel Angel Asturias, modernizada, de
acuerdo con la edicin de Luis M. Bau-
dizzone, Buenos Aires, 1944).


S OBRE la tierra no haba sino una luz confusa; an no
haba Sol. Al principio existan la tierra y el cielo, pero
estaban ocultas las caras del Sol y de la Luna. Sobre la
tierra viva, lleno de orgullo, Principal-Guacamayo. El
deca: "Cun extraordinaria es la posteridad de los Hombres
Ahogados! Su vida es vida de Sabios; pero yo soy ms grande.
SQu grande soy, yo me estoy por encima de los hombres cons-
trudos, de los hombres formados! Yo soy el Sol, yo soy la Luna,
yo soy la Luz. Grande es ii luz. Por mi andan, por mi caminan
los hombres construidos. Mis ojos son de metal precioso, resplan-
decen de gemas, de verdes esmeraldas. El esmalte de mis dientes
brilla como la cara del cielo. Mi nariz desde lejos resplandece,
como la luna. Mi gran sitial est hecho de metales preciosos. La
faz de la tierra se ilumina cuando avanzo hacia mi gran sitial.
Por ese yo soy el Sol, yo soy la Luna. Desde lejos se percibe mi
esplendor". As deca Principal-Guacamayo, pero en verdad no
era el Sol, en verdad no era la Luna, solamente brillaban sus
jades y sus metales preciosos; cuando se sentaba en su alto sitial,
en verdad le apagaba el esplendor. As, pues, como an no se
vela la cara del Sol, como an no se vea la Luna ni las estrellas
y no haba claridad, Principal-Guacamayo se alababa como si
fuera el Sol, como si fuera la Luna y a todo quera sobreponerse.
Entonces fu cuando ocurri Ia inundacin a causa de los hombres
de madera. Y ahora contaremos cmo Principal-Guacamayo fu









POPOL VTUH --
muerto y luego cmo Los-De-La-Construccin, Los-De-La-Forma-
cin volvieron a crear al hombre.
*


He aqu cmo Principal-Guacamayo fu derrotado por dos
Dioses Engendrados, hijos de dioses. El primero se llamaba Maes-
tro-Mago, el segundo Brujito, y ambos eran dioses. Porque vean
mal el orgullo de Principal-Guacamayo, aquellos Engendrados
dijeron: "Eso no est bien. Ese hombre no debe vivir ms sobre
la superficie de la tierra. Tiraremos con nuestra cerbatana sobre
su comida, tiraremos con nuestra cerbatana y meteremos en su
comida una enfermedad que destruya todas sus riquezas, sus
metales preciosos y sus esmeraldas y las pedreras de que tanto
se glorifica. As lo haremos". Y despus de hablar as, los dos
Engendrados partieron con su cerbatana al hcmbro.
Principal-Guacamayo tena dos hijos. Sabio-Pez-Tierra era
el nombre del primero, Gigante-De-La-Tierra el del segundo. El
nombre de la madre, esposa del Principal-Guamayo, era La-Que-
Se-Torna-Invisible. Sabio-Pez-Tierra usaba las montaas como
juguetes; as jugaba con la Chicak, Hunahpu, Pecul, Yaxcanul,
Macamob y Huliznab, todas las grandes montaas que.ya existan
en el alba porque haban nacido durante la noche. Gigante-De-
La-Tierra tambin remova las montaas, tambin l agitaba las
montaas grandes y los pequeos montes. Y de su fuerza se en-
orgullecan los dos hijos de Principal-Guacamayo: "Escuchadme;
soy yo el Sol", deca Principal-Guacamayo. Sus hijos decan algo
semejante. "Yo hice la tierra", deca Sabio-Pez-Tierra. "Yo hago
temblar el cielo y trastorno la tierra". decia Gigante-De-Tierra. As
los dos hijos, como su padre, se atribuian grandeza que no tenan.
Ese fu el mal que vieron los Engindrados y por eso decidieron
la muerte de los tres.
Nuestros primeros padres, nuestras primeras madres no ha-
bian sido construidos todava.

*

Contaremos ahora la derrota de aquellos que tanto se enor-
gullecan de su poder. Principal-Guacamayo tena un gran Byr-
sonia (rbol de pequeas frutas amarillas, agradables y perfuma-
das) y de all sacaba su principal alimento. Da tras da iba al
Byrsonia y suba a comer. Los dos Engendrados se escondieron
entire el follaje del rbol y cuando apareci Principal-Guacamayo,
Maestro-Mago le tir con su cerbatana y le clav su proyectil en
la quijada; Principal-Guacamayo cay gritando fuertemente. Su-
premo-Maestro-Mago corri aprisa para apoderarse de l, pero










62 2-POPOL VUlI
Principal-Guacamayo lo tom del brazo; tir-cen- today. su- fuerza,
y se lo arranc del hombro. As pudo escapar Principal-Guaca-
mayo. Llevndose eL brazo de Supremo-Maestro-lago, nleg a
su casa adonde lleg sostenindose la quijada. "Qu te ha suce-
dido?", le pregunt- La-Que-Se-Torna-Invisible, su esposa. "Pues
que dos engaadores me han- disparado con- su cerbatana y me
han dislocado la quijada. Ay,- qu se me bh aflojado la. mandi-
bula y se han aflojado mis dientes!- Ay, como me duele!: Pero
aqu traigo este brazo: ponlo sobree el fuego,.y que sobre el- fuego
quede hasta que esos engaadores vengan a buscarlo!". As. con-
test Principal-Guacamayo.
Mientras tanto, Brujito y Supremo-Maestro-Mago hicieron
consejo y hablaron con-un Abuelo-- qu blanca era, verdadera-
mente, la cabellera de ese abuelal- y-con una abuela.-iqu en-
corvada y quebrantada estaba, verdaderamente,. esa abuela! Gran-
Cerdo-Del-Alba era el. nombre del abuelo, Gran-Tapir-Del-Alba
era el de la abuela. Entonces los Engendralos-dtleron: "Aeompa-
adnos a buscar nuestro brazo a- casa- del Principal-Guacamayo;
nosotros iremos detrs vuestro. Al i le dlrei- a Principal-Guaca-
mayo: "Estos son nuestros nietos; su padre y su madre han
muerto. A todas parties nos siguen,, porque tieenn el~ oficio de sa-
car los animals escendidos- en las mandi(bas'. As le diris
vosotros; entonces PrincipsalGuacanayc nos mirar- como nios,
y para lo dems estaremos all para= aeonsejaros". As hablaron
los Engendrados. "Muy bien", les fu respondide.
Entonces se encaminaron- adonde Principal-Guacamayo tenia
su alto sitial; la abuela y el. abuelo- iban delante y detrs los -dos
Engendrados jugando como nios. Cuando aHli-llegaron-Principal-
Guacamayo se estaba quejando a gritos,- pero al- ver al abuelo y
a la abuela les dijo: "De ande vens, abueloss?". "Bseamos nues-
tro alimento, Oh, Jefe", contestaron. stos. "Y cul es vuestro
alimento? Son vuestros hijos esos que vienen detrs vuestro?".
"No, Oh Jefe, le respondieron, son- nuestros nietos. Tenemos pie-
dad de e.llcs y con ellos compartimos nuestro alimento. Oh,
Jefe!". El Jefe estaba extenuado por el- sufrimiento y -slo on gran
dolor poda hablar. "Tened- piedad de m, dijo, tened piedad de
m y contestadme: Qu curis?". As dio. elt Jefe. "Solamente
sacamos los animals de dentri re los dientes,, y curamos los ojos
y los huesos. Solarnenj eso hacemos", diSeron los abuelos. "Muy
bien: curad en seguida, per piedacd,. mia pobres dientes. Ya no
tengo reposo ni puedo- dormir, a- causa- del dolr de mis dientes
y mis ojos. Ya estoy -que no puedo comer. Tened- piedad de mi,
que todo se mueve, mi quijada, mis dientes". "May tien jefe, le
respondieron. Es un. animal el. que te hace- sufrir. No hay- ms
remedio que sacarte y cambiarte- los ientes". "&1 : ser~. de- veras
bueno eso?, pregunt el Jefe. Pensa* que mis dientes son mi prin-
cipal adorno, que mis-ojes so~.mi mejor ornamente. "No temas,
que inmediatamente te pondremes otros, otros que sern huesos









POPOL VUH
limpios y sanos". "Bien; entonces, dijo el Jefe, sacadlos ya y ali-
viadme".
Al instant los dientes de Principal-Guacamayo fueron arran-
cados y en su lugar le pusieron maz blanco. Al instant el maz
brill en su boca; al instance Principal-Guacamayo perdi su im-
portancia, al instant dej de parecer un gran Jefe. As le qui-
taron los dientes de pedrera que tanto adornaban su boca. Luego
le desollaron los ojos y terminaron por quitarle todos sus metals
preciosos. Pero l ya no poda sentirlo: no viva cuando termina-
ron de. quitarle todo cuanto le enorgulleca. As muri Principal-
.Guacamayo cuando Maestro-Mago vino- a recuperar su brazo. La-
Que-Se-Torna-Invisible tambin muri.
As perdi sus riquezas Principal-Guacamayo: fu el mdico
quien las tom y le quit sus pedreras, las esmeraldas de las que
tanto se vanagloriaba. La Abuela-Sabia, el Abuelo-Sabio pegaron
entonces -el brazo y el brazo bien pegada qued. Obraron asi para
matar a Principal-Guacamayo porque no estaba bien que se enor-
gulleciera tanto. Entonces los dos Engendrados siguieron su ca-
mino, porque ya haban ejecutado la Palabra de los Espiritus-
Del-Cielo.



Y he aqu ahora la historic de Sabio-Pez-Tierra, el primer
hijo de Principal-Guacamayo. Un da se estaba baando Sabio-
Pez-Tierra al borde del agua, cuando pasaron cutrocientos jve-
nes arrastrando un rbol que. deba ser el pilar de su casa. Pez-
Tierra se acerc a los jvenes y les pregunt: "Jvenes, qu
hacis?"'. "Llevamos un rbol, mas no podemos levantarlo sobre
nuestros hombros". "Bien, dijo Pez-Tierra, dejadlo que yo lo lle-
var. Adnde hay que llevarlo? Para qu lo precisis?". "Es la
' viga maestra de nuestra casa". "Perfectamente", dijo l y levant
el rbol, lo carg sobre sus hombros y as lo llev hasta la entrada
de la casa de los cuatrocientos jvenes. "Por qu no te quedas
con nosotros? -le dijeron-. Qudate entire nosotros y maana
nos traers el pilar de nuestra casa". "Bien, contest Pez-Tierra,
no tengo padre ni madre y me quedar con vosotros".
Entonces los cuatrocientos jvenes celebraron consejo. "C-
mo podremos matar a ese mozo? No est bien que tenga tanta
fuerza y l solo levante ese rbol. Cavaremos un gran hoyo y
despus le pediremos que baje al foido. "Baja y agrndale, toma
y saca la tierra del hoyo le diremos, y cuando est en el fondo,
lanzaremos sobre l un gran tronco y morir en el fondo". As
hablaron los cuatrocientos jvenes. Cavaron entonces un gran
hoyo y despus dijeron a Pez-Tierra. "Nosotros sabemos cunto
vales: baja y ahonda el hoyo, que nosotros no podemos". "Muy
bien", contest l, y bajd al fondo. Comenz a cavar el hoyo,









64- .- POPOI VUfl
pero al mismo tiempo cavaba un pozo de salvamento, porque
saba que queran matarlo. "Ya est suficientemente hondo?",
le gritaron desde arriba los cuatrocientos jvenes. "Todava no,
contest Pez-Tierra, ya os llamar". Pero en realidad estaba ca-
vando el hoyo en que deba salvarse y no el fondo del que deba
ser su tumba. Entonces Pez-Tierra se puso junto al hoyo de sal-
vamento y grit: "Venid a buscarme y a sacar la sierra que he
cavado. He descendido realmente much. Oigo vuestra llamada
que repercute como uno y ms ecos. Me podis or?". Y se ocul-
t en el fondo de su hoyo de salvamento. Al orle, los jvenes
trajeron con gran fuerza el tronco del rbol y lo lanzaron por el
agujero. "Que ninguno hable, se dijeron unos a otros, escuche-
mos hasta que oigamos su grito de muerte". Y se hablaban en
secret, cubrindose la boca, mientras caa el rbol. Y entonces
Pez-Tierra grit con today su fuerza, una sola vez, mientras el
rbol caa; "Qu bien-ha terminado todo!, dijeron los jvenes.
Ya est muerto. Si hubiera seguido trabajando entire nosotros,
hubiera sido el primero de todos". Y se alegraron an ms. "De-
bemos hacer bebida durante tres das y durante tres das la be-
beremos en honor de nuestra casa", as dijeron los cuatrocientos
-jvenes. "Maana y pasado mirarcmos si las hormigas vienen a
llevarse la podredumbre, en cuanto empiece el hedor. Entonces
nuestro corazon podr estar en reposo y beberemos nuestras be-
bidas fermentadas".
All en su hoyo, Pez-Tierra oia cuanto los jvenes decan.
Al segundo da, todos vieron que salan del hoyo muchedumbre de
hormigas, llevando cabellos y uas de Pez-Tierra. "iYa ha muer-
to!, dijeron los jvenes. Ya las hormigas traen sus despojos!
Mas en verdad se equivocaban, pues Sabio-Pez-Tierra estaba bien
vivo y se haba cortado los cabellos, se haba cortado las uas corn
los dientes y los haba dado a las hormigas.
Cuando los cuatrocientos jvenes lo creyeron muerto, comen-
zaron a beber su bebida fermentada y al tercer da estaban todos'
embriagados. Perdieron entonces su sabidura: y en el mismo mo-
mento Pez-Tierra derrib la casa sobre sus cabezas y todos fueron
destruidos. Ni uno ni dos se salvaron: todos fueron destruidos.
Se dice que entraron entonces en la constelacin Del Montn
(Las Plyades), pero tal vez eso no sea cierto.
Y ahora contaremos cmo los dos Engendrados, Brujito y_
Maestro-Mago, derrotaron a Sabio-Pez-Tierra.


*

He aqu cmo Sabio-Pez-Tierra fu derrotado y muerto por los
dos Engendrados, que haban sentido su corazn herido por la









IOPOL VUH --5
muerte de los cuatrocientos jvenes y por ello decidieron matar
a Sabio-Pez-Tierra.
Este se nutra solamente de pescados y cangrejos; ste era
su alimento. Durante el da lo buscaba por la orilla del agua;
durante la noche transportaba montaas. Brujito y Maestro-Mago
fabricaron un gran cangrejo. Con madera de Ek (campeche) ie
hicieron la cabeza, pues esta madera se encuentra en todas
parties, con ella tambin hicieron las grades patas. Las patas
pequeas las hicieron de Pahac (significado desconocido) y con
una piedra hicieron su caparazn. Y pusieron todo eso en el
fondo de una gruta que haba al pie de una gran montaa. Mea-
vn era el nombre de esa montaa donde deba ser la derrota.
Despus los dos Engendrados buscaron a Pez-Tierra al borde
del agua. "Adnde vas?", le preguntaron. "No voy a ninguna
parte, busco mi sustento", contest. "Y qu comes?" "Sola-
mente pescados y cangrejos, mas por aqui no los hay. Hace dos
das que no encuentro ninguno y no puedo ms de hambre".
"Hombre, dijeron Brujito y Maestro-Mago, pues al pie de esa
barranca hay un enorme cangrejo, un cangrejo realmente gran-
de. Quisimos cogerlo, pero nos mordi y no volveramos all por
nada". "Tened piedad de m! Mostrdmelo!", dijo Sabio-Pez-
Tierra. "No, ie contestaron, ve solo, pues no es possible que te
pierdas. Sigue el borde del agua y llegars a una montaa don-
de resuena". "iTened piedad de mi y mostrdmelo! Yo s donde
hay muchos pjaros cantores a los que podris disparar con la
cerbatana, y os los sealar". Entonces los Engendrados con-
testaron: "Si volvemos, sers capaz de cogerlo? Ser difcil
porque debers entrar encogido al pie de la barranca". "As lo
har". dijo Pez-Tierra. Juntos fueron hasta el pie de la barranca
y all en el fonfdo estaba el engao. "Ya quisiera tenerlo en la
boca", dijo alegremente Pez-Tierra, porque de veras se mora de
hambre. Lo quiso coger, mas el cangrejo se retir hacia el fondo
de la gruta. "Casi lo cojo, dijo Pez-Tierra, pero se meti ms
al fondo. Me encoger e ir tras l". Encorvndose, se meti y
slo dej afuera la puntita de los pies. En ese moment la gran
montaa se desplom, se aplast. Sabio-Pez-Tierra no se movi
ms y qued hecho piedra. 'Asi fu como Brujito y Maestro-Mago,
los dos Engendrados, derrotaron al pie de la montaa de Meavn
a Pez-Tierra, al Hacedor-De-Montaas, como le llamaban en el
relato de antao.
Asi fu derrotado por magia el segundo de los que se enor-
gullecian. He aqu ahora cmo termin el tercero.


Libro.-5









66 POPOL VUR
Gigante-De-La-Tierra, el segundo hijo de Principal-Gua-
camayo, as se enorgulleca: "Yo destruyo las montaas". Lo
oyeron los Espritus-Del-Cielo y hablaron a Brujito y a Maestro-
Mago y les dijeron: "Que sea vencido tambin el segundo hijo
de Principal-Guacamayo. Tal es nuestra palabra, porque no
est bien que viva exaltando su fuerza y su grandeza. Que eso
acabe. Atraedlo dulcemente hacia el Oriente". Asi hablaron los
Maestros Gigantes a los dos Engendrados. "Bien, Jefes, respon-
dieron stos. Eso que hace Gigante-De-La-Tierra realmente no
est bien. No sois vosotros la Existencia, la Fundacin, los Es-
pritus-Del-Cielo?". As contestaron los Engendrados.
En ese moment Gigante-De-La-Tierra jugaba y all done
golpeaba con el pie all se desgarraban las montaas grande y
las montaas pequeas. Entonces los Engendrados le pregunta-
ron: "Adnde vas?". "No voy a ninguna parte, contest Gigante-
De-La-Tierra, solamente derribo montaas porque soy su des-
tructor y lo ser mientras haya das y haya albas. Y vosotros
qu hacis? Cul es vuestro nombre?". "No tenemos nombre y
somos solamente unos pobres que cazamos pjaros con nuestra
cerbatana. Solamente podemos recorrer las pequeas montaas.
Y hemos visto una gran montaa rodeada de precipicios y que
se levanta a gran altura; sobrepasa a todas las montaas.. No
hemos podido cazar ni un pjaro. Oh Joven!, es realmente
cierto que derribas todas las montaas?". Asi dijeron Brujito y
Maestro-Mago a Gigante-De-La-Tierra. "Dnde est esa mon-
taa? En cuanto la vea la derribar. Dnde est? Guladme!".
"Bien, contestaron los Engendrados, pero te pondremos entire
los dos y as cada uno de los dos podr disparar con la cerba-
tana si vemos pjaros". Asi le respondieron y efectivamente em-
pezaron a disparar con las cerbatanas; y he aqu que disparaban
sin que hubiera nada en la cerbatana; soplaban solamente y sin
embargo los pjaros- caan. Gigante-De-La-Tierra estaba mara-
villado. Entonces los Engendrados -frotaron fuego y asaron los
pjaros que haban cazado, mas previamente untaron uno con
tierra blanca sagrada, bien untado por todas parties. "He aqu
lo que haremos, se dijeron los Engendrados. Se excitar su ham-
bre por el olor del pjaro y nuestro pjaro le quitar su poder.
As como este pjaro est envuelto en tierra blanca, en la misma
forma le envolveremos a l con tierra al enterrarle. Hay dema-
siada ciencia en ese Construido y recin' empieza la germinacin,
,recin empieza el alba". Asi dijeron los Engendrados. Mientras
tanto el pjaro se asaba, su carne- iba.amarilleando, el jugo go-
teaba por todas parties se esparca un olor muy suave, y Gigante-
De-La-Tierra dese comerlo. Se le llen de aguar la boca, bostez
y la saliva le corri por los labios; todo a causa del sabroso p-
jaro. Entonces pregunt: "Qu es eso? Dadme un poco. Siento
un olor exquisito". Y le dieron entonces el pjaro untado con
tierra blanca. Apenas termin de comerlo, partieron rumbo a la










POPOL VUH ..R,, 7
montaa, pero Gigante-De-La-Tierra ya no tena ms fuerza
ni en sus pies ni en sus manos, su cuerpo se doblaba: todo a
causa de la tierra con la que habian untado el pjaro. Entnce~s
los Engendrados lo ataron; las manos a la espalda, las piernas
juntas, lo tendieron en tierra y lo enterraron. As fu derrotado
por los dos Engendrados el segundo hijo de Principal-Guaca-
mayo.
Y ahora, despus de haber contado la derrota de Principal-
Guacamayo y de sus dos hijos Sabio-Pez-Tierra y .Gigante-De-La
Tierra, contaremos el nacimiento de sus vencedores, los dos En-
gendrados, Maestro-Mago y Brujito.


*

En voz muy baja contaremos su origen. Solamente en voz
muy baja y contaremos cmo fueron engendrados Maestro-Mago
y Brujito. No lo diremos sino a medias y solamente contaremos
una parte de su historic. Primero he aqu la historic de :u pa-
dre. Su nombre es Supremo-Maestro-Mago. Los padres de ste
fueron Antiguo-Secreto y Antigua-Ocultadora, que lo haban en-
gendrado en la noche, a l y a Principal-Maestro-Mago; a ambos
engendraron Antiguo-Secreto y Antigua-Ocultadora. Ahora bien:
Supremo-Maestro-Mago engendr dos hijos mientras Principal-
Maestro-Mago segua soltero, sin esposa. Los dos primeros hijos
de Supremo-Maestro-Mago, nacidos de su esposa Paridora-De-
Monos, se llaman el uno Maestro-Mono y Maestro-Simio el otro.
Ambos hijos eran grandes en su sabidura; grande era su ciencia,
buena su existencia y su nacimiento. Toda la sabidura de los
padres se mostr en sus hijos: Maestro-Simio y Maestro-Mono
llegaron a ser grandes msicos y cantantes, tiraron muy bien con
la cerbatana, fueron pintores, escultores y joyeros.
Supremo-Maestro-Mago y Principal-Maestro-Mago jugaban
todo eida a la pelota y tiraban al blanco. Cada dos das se reu-
nan con otros dos y jugaban en el Juego de Pelota. Para verlos
jugar -bajaba Gaviln, el mensajero de los Espritus-Del-Cielo.
Uni da falleci Paridora-de-Monos, la madre de Maestro-Simio y
Maestro-Mono. Y he. aqu que mientras se encaminaban a Xibalba
(residencia .de los muertos, y tambin nombre de los que all mo-
ran). siguieron jugando a la. pelota. Los jefes de Xibalb, Su-
pr.mo-Muerto y Principal-Muerto oyeron la batahola. "Qu es-
tn haciendo sobre la tierra? Qu es lo que la hace temblar?
Qu es esa batahola? Id a buscarlos y traedlos aqu; jugare-
mos a la pelota con ellos y los venceremos. No nos respetan ni
nos obedecen; realmente no hay respeto hacia nosotros de parte
de ellos". As dijo todo Xibalb. Celebraron consejo y asistieron










68- POPOL VUH
todos los jefes que tenan cargo y poder: Extiende-Tullidos y
R ene-Sangre, que tena a su cargo dar frujos de sangi a los
hombres; Hacedor-de-Abcesos y Hacedor-de-Ictericia, que dan a
los hombres los tumores y ponen amarillo su rostro; adems es-
tp.ban los jefes Varita-de-Hueso y Varita-de-Crneos; tenan sus
varas de hueso y su funcin era convertir a los hombres, en
cuanto moran, en huesos y crneos, de de odo ue solamente haya
que recoger sus esqueletos. Tambin estaban los Jefes Hacedor-
De-Traicin y Hacedor-De-Infortunio, que tenan a su cargo ha-
cer morir al hombre a traicin y hacer caer delante o detrs de
su morada, caer boca arriba y morir. Tambin estaban los Jefes
Gaviln-De-Sangre y Opresin, que tenan poder para que el
hombre muriese de lo que se llama muerte repentina, con 1i boca
llena de sangre; tenan a su cargo romperle el corazn al hom-
bre para que se llenase la garganta de sangre y asi muriese. el
hombre ahogado en ella. Todos se reunieron en consejo par.
combatir a Supremo-Maestro-Mago y a Principal-Maestro-Mago,
para burlarse de ellos y de sus anillos, de sus guantes y de sus
escudos de cuero, de las coronas con las que se engalanaban.
Y ahora contaremos el viaje a Xibalb, dejando de lado poi
el moment a Maestro-Simio y a Maestro-Mono, cuya madre es-
taba ya muerta; despus contaremos cmo esos dos fueron de-
rrotados por Brujito y por Maestro-Mago.





"Poneos en camino, dijeron en Xibalb a los mensajeros.
Id a llamar a Supremo-Maestro-Mago y a Principal-Maestro-Mago
y decides que vengan, que as lo quieren los Jefes, para jugar
a la pelota con ellos. Decides que. vengan, que los admiramos.
Decidles que al venir traigan cuanto tengan, sus anillos y sus
guantes; que dicen los. Jefes que traigan tambin la pelota". Los
mensajeros eran los Buhos, y se llamaban Flecha-Buho, Maestro-
Gigante-Buho, Guacamayo-Buho y* Cabeza-Buho. Flecha-Buho
era rpido como la flecha. Maestro-Gigante-Buho tena la figure
de un gigante. Guacamayo-Buho tenia la espalda color fuego.
Cabeza-Buho era todo una cabeza; no tena piernas y si alas.
Los cuatro mensajeros partieron de Xibalb y se posaron en el
Juego de Pelota, donde estaban jugando Principal-Maestro-Mago
y Supremo-Maestro-Mago. Entonces los Buhos comenzaron su
discurso tal como los Jefes les habian ordenado; "Los Jefes de
Xibalb dijeron realmente eso?", preguntaron Principal-Maestro-
Mago y Supremo-Maestro-Mago. "Dijeron realmente que deba-
mos acompaaros?", "Si, dijeron los Buhos, y los Jefes tambin
pidieron que llevarais los instruments del juego". "Esperadnos,









POPOL VTH. 9
les contestaron, vamos a despedirnos de nuestra madre e iremos
con vosotros". Fueron entonces a la casa y dijeron a su madre,
porque su padre ya haba muerto: "Oh Madre, debemos partir!
Los Mensajeros han venido a buscarnos y debemos partir. Pero
aqu dejaremos la pelota como testigo". Y entonces la pusieron
en un agujero que haba en lo alto de la casa. "En cuanto a vos-
otros, dijeron a Maestro-Simio y Maestro-Mono, quedaos para
alegrar el corazn de vuestra abuela; cantad, pintad y recread la
casa". Cuando se despidieron, su madre, Antigua-Ocultadora,
llor de emocin. "No llores, le dijeron sus hijos, -nos vamos pero
no estamos muertos". Y precedidos por los mensajeros se pusie-
ron en camino.
Descendieron por el camino a Xibalb, de pendiente en de-
clive. Llegaron as al borde de los ros encantados y de sus ba-
rrancos, llamados Barranco-Cantante-Resonante y Barranco-
Cantante; por all pasaron entire los arbustos espinosos. Innu-
merables eran los rboles espinosos, pero pasaron sin hacerse
dao. Luego llegaron al rio De-La-Sangre, y lo pasaron sin beber
su agua de sangre. Llegaron por in a otro rio de agua, y tam-
bin lo pasaron sin ser vencidos. As llegaron al lugar de los
cuatro caminos y all fueron vencidos por primera vez. Un ca-
mino rojo, un camino negro, un camino blanco y un camino ama-
Srillo: cuatro caminos. El Camino-Negro les dijo: "Seguidme, que
soy el Camino-Jefe". As dijo el camino y ellos lo siguieron y
cuando llegaron a Xibalb fueron vencidos. Cuando llegaron,
alli estaban sentados dos muecos de madera, arreglados por
Xibalb, y a ellos fueron los primeros a quienes saludaron. "Sa-
lud, Supremo-Muerto", dijeron Supremo-Maestro-Mago y Princi-
pal-Maestro-Mago al primer mueco. "Salud, Principal-Muerto",
dijeron -al segundo. Los muecos de madera no respondieron,
pero todo Xibalb solt su risa pues en su espritu haban ven-
cido y estaban victoriosos. Primero rieron y despus Supremo-
Muerto y Principal-Muerto dijeron: "Muy bien; habis venido,
sentaos en ese banco y maana jugaremos". Pero el banco erm
una piedra ardiente y al sentarse se quemaron: rpidamente se
levantaron porque el asiento les quemaba. De nuevo los de Xi-
balb rieron; tenan la lengua seca de tanto rer. La serpiente
de la risa les sala del corazn, de la sangre, de los huesos. Rean,
todos los de Xibalb rean. "Id a vuestra morada, se les dijo
entonces, y all se os dar la tea de pino y el cigarro". Y los
llevaron a la Mansin Tenebrosa, donde no haba sino tinieblas.
A cada uno le dieron una tea de pino encendida y un cigarro
encendido; estaban en la oscuridad cuando se los entregaron y
desde ese mismo moment las teas alumbraron. "Que cada uno
encienda. su. tea y su cigarro, se les dijo; pero a la maanaa ven-
drn los Jefes y a ellos se los tendris que devolver sin haberlos
gastado". Y asi fueron derrotados porque el cigarro se consumi,
la tea se consumi. Esa era la primera prueba, la de la Mansin









'0--- POPOL VUH
Tenebrosa. La segunda era en la Mansin del Fro, llena de un
frio picante, insoportable. La tercera en la Mansin de los Ja-
guares, donde no haba sino jaguars, entremezclndose, mos-
trndose los dientes, pelendose, mofndose. Luego estaba la
Mansin de los Murcilagos; en _su interior no haba sino mur-
cilagos que gritaban, aleteaban, revoloteaban sin poder salir. La
quinta Mansin era la de la Obsidiana; en ella haba vencedores
con sus 'flechas, que luchaban en silencio. Estas eran las prin-
cipales pruebas de Xibalb, pero Supremo-Maestro-Mago y Prin-
cipal-Maestro-Mago no pasaron ms que por la primera, pues -en
la Mansin de las Tinieblas fueron derrotados; por eso es sufi-
ciente mencionar el nombre del resto de las mansiones.
Cuando al amanecer Supremo-Maestro-Mago y Principal-
Maestro-Mago fueron llevados ante los Jefes, stos les pregunta-
ron: "Dnde est nuestro cigarro? Dnde est nuestra tea".
"Los hemos consumido, oh Jefes", les contestaron aqullos. "Muy
bien: ahora sern consumidos vuestros das y moriris. Seris
sacrificados y decapitados". As dijeron los Jefes de Xibalb. Y
entonces se les sacrifice y enterr en el Juego de Pelota de los
Sacrificios. Le cortaron la cabeza a Supremo-Maestro-Mago, y
entonces Principal-Muerto y Supremo-Muerto dijeron: "Que se
ponga su cabeza en ese rbol que est en el camino". Cuando ''
all se puso 4a cabeza, el rbol se cubri de frutas, de frutas re-
dondas como una cabeza. Este es el fruto que ahora llamamos
Cabeza-de-Supremo-,M.aestro-Mago. Todo Xibalb vino a mirar:
queclaron .sorprendidos: no se vea dnde estaba la cabeza de
Supremo-Maestro-Mago porque los frutos eran igual a ella. En-
tonces los de Xibalb dijeron: "Que nadie se acerque nunca a
este rbol. Que nadie coja sus frutos". As qued prohibido y
desde entonces la cabeza qued confundida con los frutos de
aquel rbol.
Pero un da una joven oy este relato y he aqu lo que acon-
teci.





He aqu la historia de una joven que oy ese relato. Era hija
de un Jefe y su padre se llamaba Reine-Sangre; La-De-La-San-
gre era el nombre de la joven.
Cuando oy la historic, la joven se maravill grandemente.
"Por qu no he de ir a ver ese rbol?", se dijo. Fue y lleg. junto
al rbol, que estaba plantado en medio del Juego de Pelota del
Sacrificio. "iAh! Ah! Qu hermosas son estas frutas! Morir
si cojo alguna?", se dijo la joven. En ese moment el crneo que









POPOL VUH 71
estaba en el rbol habl y dijo: "Qu deseas? Esas que pa-
recn frutas son solamente crneos", as dijo la cabeza de Su-
S premo-Maestro-Mago a la adolescent. "Todava las deseas?".
"SiS!", dijo la joven. "Muy bien. Extiende entonces tu mano".
As lo hizo la joven y entonces el crneo le escupi con fuerza
sobre la mano. La joven, curiosa, mir su mano; pero la saliva
ya haba desaparecido. "Con esa saliva tq he dado mi descenden-
cia. Ya mi cabeza no hablar ms; ser solamente un crneo
descarnado. As son las cabezas de todos los grandes Jefes; so-
lamente la carne las hace hermosas. Lo mismo pasa con los hijos.
Son como la saliva de que provienen, sea de Jefes o de Sabios; no
se pierde sino que se extiende y contina sin que se aniquile el
Jefe, el Varn, el Sabio. As sea hecho contigo. Sube a la tierra
sin morir. Que en ti penetre mi Palabra. Que asi sea". As dijo
la cabeza, y fu asi hecho por la magia de las palabras del Maes-
tro-Gigante, Huella-De-Relmpago, Esplendor-Del-Relmpago.
La joven volvi entonces a su casa, sintiendo los avisos. En
ese mismo instant, por esa saliva, dos hijos nacieron en su
vientre, y asi fueron engendrados Maestro-Mago y Brujito. Se
acabaron seis lunas y entonces la joven fu examinada por su
padre y ste vi que en su vientre haba un hijo. Entonces los
S Jefes Supremos, Principal-Muerto y Supremo-Muerto hicieron
consejo con Rene-Sangre. "iOh Jefes, dijo Rene-Sangre, mi
hija ha tenido un hijo por fornicacin! Qu debo hacer". "Y
bien, le contestaron, Pregntale y si no contest, que sea sacri-
ficada lejos de aqui". "Asi se har", contest Rene-Sangre y
fu a interrogar a su hija. "Hija ma. le dijo, quin es el po-
Sseedor de ese hijo que tienes en tu vientre?" Ella respondi: "All
no tengo ningn hijo, padre mo. porque no hay ningn hombre
que me haya conocido". El dijo entonces: "Perfectamente, oh
fornicadora! Llevosla, Consejeros-De-varones. sacrificadla y
traded su corazn dentro de una copa". Dijo esto ltimo dirigin-
dose a los Buhos y los cuatro Buhos, luego de recoger una copa,
-partieron con la adolescent en sus brazos conducindo el Blanco
Pedernal para sacrificarla. La joven habl as a los- Buhos: "iOh
Mensajeros, harais mal en sacrificarme! Lo que est en mi
Vientre no naci por fornicacin; se engendr cuando miraba la
cabeza de Supremo-Maestro-Mago en ese rbol que est en el
Juego -de Pelota. No me sacrifiquis, oh mensajeros!". "Mucha
pena nos das, dijeron los Buhos; pero tu padre nos ha dicho
que recogiramos tu corazn y en una copa lo llevarramos a los
Jefes. No habl as? Qu podemos llevar que no sea tu cora-
zn?". "No, dijo la joven. Ni mi corazn puede ser de ellos ni
sta debe ser vuestra morada. Tenaris poder y sern vuestra
presa los verdaderos fornicadores. Pero ya sern mos Principal-
Muerto y Supremo-Muerto! Y ahora poned en la copa la sangre
de este Drago, y as mi corazn no arder delante de ellos". Y
a sus palabras sali del rbol savia roja y borboteante, la savia









7'2- -POPOL VUH
form una bola, roja y brillante como la sangre, y la bola cay
en la copa. Desde entonces el rbol es famoso por causa de esta
adolescent; es el que hoy llamamos Arbol-Rojo-De-La-Cochinilla.
"Venid conmigo, agreg la joven, y seris respetados sobre la
tierra; todo lo que est sobre la superficie ser vuestro". "Bien,
contestaron los Buhos. T sigue tu camino, que primero debemos
presentar a los Jefes el sustituto de tu corazn". Cuando all lle-
garon, los Jefes estaban esperando ansiosamente. "Est todo
acabado?" pregunt Supremo-Muerto. "Todo est acabado. He
aqu su corazn en esta copa". "Bien, dijo Supremo-Muerto, avi-
vad bien la hoguera y ponedlo alli". Apenas lo pusieron en el
fuego todo Xibalb empez a oler el delicioso olor del humo.
Mientras as estaban, los Buhos siguieron a la joven a la super-
ficie de la tierra. As fueron vencidos los jefes de Xibalb por
esa joven que de todos supo burlarse.
*
*

La abuela de Maestro-Mono y Maestro-Simio estaba en su
casa cuando esa joven, llamada Sangre, lleg all. Con ella vi-
vian sus nietos, y poco faltaba para que nacieran Maestro-Mago
y Brujito. Cuando la mujer lleg a casa de la Abuela, dijo: "Oh
madre, heme aqu; soy tu nuera, soy tu hija". As dijo al entrar
en la casa de la Abuela, y sta le respondi: "De dnde vienes
t? Dnde estn mis hijos? No han muerto en Xibalb? No
ves a sus dos descendientes, los signos de su palabra, Maestro-
Simio y Maestro-Mono? Sal de aqu y vete!". "De veras que
soy tu nuera, pues soy de Supremo-Maestro-Mago. Ellos no estn
muertos. Su sentencia les ha hecho famosos. Y t eres mi sue-
gra. Mira sus rostros queridos en los que yo traigo en mi vientre."
As habl la joven a la abuela. Maestro-Mono y Maestro-Simio
se irritaron entonces. No hacan otra cosa que recrear el cora-
zn de su abuela; su nico trabajo era hacer pinturas, cantar
y hacer msica. La abuela entonces dijo: "No te preciso para
nada; slo hay fornicacin en tu vientre, oh embustera! Mis
hijos han muerto". Y ms luego agreg: "La verdad est en
mis palabras; pero sea, t eres mi nuera. Ve a buscar alimento
para quienes comen. Recoge una gran red llena. Vuelve en se-
guida y haz lo que te digo si eres mi nuera". As dijo la abuela
a la joven. "Muy bien", respondi sta, y tom el camino de las
sementeras que haban hecho Maestro-Mono y Maestro-Simio
Cuando all lleg haba un solo tallo en el campo; no haba ni
dos ni tres: slo un tallo se vea all. Entonces 'su corazn se
angusti. "iDesdichada de m, dijo, deseadora carnal! Dnde
podr recoger una red llena como se me dijo?". Entonces invo-
c a las Guardianas del- Alimento: "iOh t, La-De-La-Lluvia!, ob
t, La-De-La-Madurez!, oh t, La-Del-Cacao, vosotras que fa-









POPOL VUH 73

bricis el maz; Guardianas del alimento de Maestro-Mono y
Maestro-Simio!". As dijo y tom las barbas de la mazorca, sus
S hojas y sus chalas, las arranc dulcemente sin tocar la mazorca
y las arregl como mazorcas en la red hasta llenarla. Y volvi
a la casa. Unos animals le llevaron la red y- la pusieron junto
a la pared de la casa. La abuela sali corriendo y al ver que
estaba llena de. alimento dijo: "De dnde has sacado eso? Has
arruinado mis sementeras?". Y fu a ver sus sementeras: all
vi que como siempre haba un tallo y a su lado la huella que
mostraba dnde haba reposado la red. La abuela volvi de
prisa y dijo a la joven: "Ahora s veo que eres mi nuera; ver
tus actos y los de los muy sabios que estn en ti".

*

Y ahora contaremos la infancia de Maestro-Mago y Brujito.
Cuando lleg el da del alumbramiento al instant nacieron los
dos que fueron paridos y llamados Maestro-Mago y Brujito. En
la montaa nacieron. Entraron a la morada pero no dorman.
"Llvatelos afuera, dijo la abuela. Cmo gritan sus bocas!". En-
tonces los pusieron sobre las hormigas, pero su sueo fu agra-
dable. De..all los sacaron y los pusieron sobre espinas. Maestro-
Mono y Maestro-Simio deseaban que muriesen sobre las hormigas
o sobre las espinas, lo deseaban porque eran sus rivals y los
envidiaban. Los dos recin nacidos crecieron y se desarrollaron
por ello entire grandes penas y tormentos. Cuando' fueron ado-
lescentes, habanse hecho grandisimos sabios, cantores y escul-
tores, todo lo saban hacer y hacer bien. Conocan su nacimien-
to y saban que eran los continuadores de su padre, aquel que
haba ido a Xibalb y all haba sido muerto y sacrificado. Maes-
tro-Simio y Maestro-Mono tambin eran grandsimos sabios y
ya lo eran cuando haban nacido los dos pequeos, pero su sa-
bidura no se mostr a causa de su envidia; todo lo estrope la
humillacin de sus corazones. Ningn acto de Maestro-Mago o
de Brujito les haba perjudicado, pues lo nico que hacan cada
da era tirar con su cerbatana. No los amaba su abuela, y tam-
poco Maestro-Simio y Maestro-Mono. No se les daba de comer
y slo tenan lo que quedaba despus de haber comido Maestro-
Mono y Maestro-Simio; pero no se irritaban ni s3 encolerizaban
aun cuando sus corazones sufrieran. Conocian su ser y vean
claro. Cada da traan pjaros que ellos haban cazado, y Maestro-
Simio o Maestro-Mono los coman sin darles nada a ellos. Un
da vinieron sin traer pjaros y la abuela se irrit cuando entra-
ron. "Por qu no trais pjaros?", dijo la abuela, "Madre, con-
testaron, nuestros pjaros quedaron enredados en las ramas fron-
dosas de un rbol y no podemos subir a l para cogerlos. Que
Maestro-Mono y Maestro-Simio, que son mayores, vengan con








U POPOL VUH
nosotros y suban al rbol y podrn bajar los pjaros". "Muy bien,
dijo la Abuela; al alba irn con vosotros". La sabidura de Maes-
tro-Mono y Masetro-Simio estaba muerta en ellos en lo relative
a su derrota. "Cambiaremos su ser y su vientre, se dijeron los
dos Engendrados mientras iban hacia el rbol. Nos han ator-
mentado para causar nuestra muerte y por ello obrar nuestra
Palabra. Como a sirvientes nos han rebajado en sus corazones
y ahora los humillaremos a ellos". As llegaron al pie del rbol
que era un Palo-amarillo (chorophora tintorialis), y con ellos iban
sus hermanos mayores. Innumerables erad los pjaros que gor-
jeaban en el rbol y los hermanos mayors quedaron realmente
maravillados al verlos. "He aqu a los pjaros: ni uno cay al
pie del rbol., Subid y hacedlos caer", as dijeron a los primo-
gnitos. "Muy bien", respondieron stos, pero apenas haban su-
bido al rbol, el tronco empez a engrosar, a engrosar cada vez
ms y ya no se poda descender por l a tierra. Desde la copa
del rbol Maestro-Simio y Maestro-Mono se lamentaron: "Ay
hermanos nuestros!, qu ha pasado? Tened piedad de nosotros
y ayudadnos". Maestro-Mago y Brujito dijeron entonces: "Des-
enrollad vuestros taparrabos, atadlos bien bajo y dejad que caiga
la punta por detrs; as podris bajar ms fcilmente". "Muy
bien", dijeron los primognitos; pero apenas lo hubieron hecho,
al instant las puntas de sus taparrabos se convirtieron en colas
y ellos se transformaron en monos. Y entonces se alejaron ba-
lancendose alegremente en las ramas, pasando de los rboles
grades a los pequeos y alejndose hacia las montaas. As
fueron vencidos Maestro-Mono y Maestro-Simio por la fuerza
de la Ciencia Mgica de Brujito y Maestro-Mago.
Volvieron stos a su casa y al llegar dijeron a su abuela y
a su madre: "Oh buela, qu ha pasado a nuestros hermanos
mayores? De pronto sus rostros se hicieron como los de los ani-
males". La abuela les respondi: "Si vosotros lo. habis hecho,
me haris desgraciada. No hagis eso a vuestros hermanos ma-
yores!" "No, contestaron Maestro-Mago y Brujito, no te aflijas
porque volvers a ver sus rostros; volvern pero ser una prueba
para ti, abuela. No te ras y prueba la suerte". As dijeron y
tomaron su tambor y su flauta; los tomaron y empezaron a to-
car la cancin del Mono-De-Maestro-Mago. Entonces entraron
Maestro-Mono y Maestro-Simio, danzando mientras caminaban.
La abuela, al verlos, no pudo contener la risa; al instant ellos
se fueron y la abuela no vi ms sus caras. "Eh, abuela! iSe
han vuelto a la selva! Por qu te has redo? Cuatro veces pro-
baremos; solamente tres veces ms tocaremos la flauta y el
tambor. Debes retener tu rlisa, no lo olvides. Y ahora que la
prueba recomience". Tocaron de nuevo la flauta, y de nuevo
danzando volvieron los primognitos; eran realmente cmicos
con sus caras de monos, sus anchos vientres, sus largas colas,
sus estmagos lisos, y la abuela de nuevo ri. Entonces se vol-
vieron a las montaas y Maestro-Mago y Brujito dijeron: "Oh.


n









POPOL VUH '75

abuela! Por qu te has redo? Probaremos por tercera vez".
De nuevo tocaron la flauta, y de nuevo los primognitos volvie-
S ron bailando; la abuela no se ri al verlos. Subieron a la terraza
de la casa y all se acurrucaron, mirndolo todo con sus chis-
peantes ojillos rojos y haciendo muecas con sus largos hocicos.
La abuela los mir y al instant solt la risa: y en ese mismo
moment desaparecieron. "Oh abuela, los llamaremos por cuarta
vez!" Pero al tocar la flauta, ya no aparecieron los primognitos
sino que se internaron ms en la selva. Entonces dijeron los se-
gundones: "Abuela, t has visto que probamos y que al prin-
cipio vinieron; no te enfades, que somos tus nietos y te distin-
guiremos tanto como nuestros hermanos mayores, que antes
fueron famosos y grandes cuando se llamaban Maestro-Simio y
Maestro-Mono".
Antes los primognitos eran invocados por los hombres de
otros tiempos, por los pintores y los artfices, por los cantantes
y los msicos; pero todo lo perdieron y se convirtieron en ani-
males porque se enorgullecan y maltrataban a sus hermanos
menores. Por eso fueron aniquilados y se volvieron animals.
*
*
Maestro-Mago y Brujito empezaron entonces a manifestarse.
Primeramente hicieron sus campos. "Nosotros sustituir mos a
nuestros hermanos mayors, dijeron a su madre y a su abuela,
no os aflijis". Tomaron entonces su hacha de madera, su aza-
dn y su coa y marcharon con la cerbatana al'hombro. Al salir
dijeron a la abuela: "Oh abuela, que a medioda se nos lleve la
comida". Llegaron al campo y alli el azadn trabajaba solo; ellos
no trabajaban, el azadn solo se hunda en la tierra. El hacha
atacaba los rboles, los bejucos, las ramas: todo lo haca el hacha
sola, ellos no hacan nada. Mucho arrancaba el azadn, eran in-
numerables las zarzas y los espinos que limpiaba. Entonces lla-
maron a un animal llamado Paloma Torcaza y le dijeron: "S-
bete a ese tronco, mira -bien y cuando veas que viene nuestra
abuela, arrulla fuerte para que te oigamos y entonces cogeremos
el hacha y el azadn". Ellos-se fueron a tirar con su cerbatana,
hasta que de pronto Paloma Torcaza arrull. Al instant uno
tom el azadn y s ensuci la cara y las manos con tierra hasta
parecer un verdadero labrador; el otro tom el hacha, y se llen
la cabellera de astillas hasta parecer un verdadero leador. En-
tonces lleg la-abuela y les di la comida y comieron aunque sin
causa porque en realidad no haban trabajado en el campo.
Cuando llegaron a la casa estiraron sus brazos y sus piernas y
dijeron: "Abuela, nos vamos a acostar".
Cuando al da siguiente volvieron al campo, viercn que todos
los rboles y todos los bejucos se haban levantado de nuevo;









76 -POPOL VUH

todas las zarzas y los espinos estaban de nuevo enmaraados.
"Quin se ha burlado de nosotros?", se preguntaron. "Han sido
los animals, los grandes y los pequeos; el puma y el jaguar,
el venado y el conejo, el zorro y el coyote, el cerdo y el puerco-
espn, y los pjaros, grandes y pequeos; ellos han sido quienes
en una sola noche han hecho esto". De nuevo cdrtaron ios r-
boles y arreglaron el campo, y luego realizaron consejo. "Volva-
mos esta noche, dijeron, y los sorprenderemos". A la noche se
armaron, volvieron y se -ocultaron bajo la sombra de los rbo-
les que haban cortado. Entonces vieron llegar a todos los ani-
males, especie tras especie, y oyeron sus palabras. "'Arboles.
ievantaos!, oyeron que decan, Bejucos, levantaos!". Y entonces
los Engendrados los vieron a todos. Eran el puma y el jaguar:
los jvenes quisieron cogerlos pero los animals no se sometie-
ron. Entonces se acercaron, sus colitas erguidas, el venado y el
conejo. Los jvenes los tomaron de la cola, pero los animals
huyeron cortndoseles la- cola; desde entonces estos animals
tienen cola corta. El zorro y el coyote, el cerdo y el puerco-espin
tampoco -e entregaron. Los corazones de Maestro-Mago y Bru-
jito estaban afligidos porque no podian coger ningn animal. Al
fin lleg, brincando, la Rata. Ellos se pusieron de travs y la co-
gieron con un pauelo. Le quemaron la cola en el fuego, y es
desde entonces que la rata tiene la cola pelada; le apretaron la
cabeza hasta que se le salieron los ojos, y es desde entonces que
la rata tiene los ojos saltones. "iNo me matis!, grit la Rata.
Vuestro oficio no es el de laoradores!" "Qu dices?", pregun-
taron los Engendrados. "Dejadme un moment, dijo la Rata,
que mi Palabra est en mi vientre; dadme comida". "Habla pri-
mero, le dijeron y despus comers. Habla de una vez". "Muy
bien, dijo la Rata. Los bienes de vuestros padres, llamados Su-
premo-Maestro-Mago y Principal-Maestro-Mago, esos que mu-
rieron en Xibalb, estn suspendidos en un agujero en lo alto
de vuestra casa; la Abuela no quiso mostrarlos a vosotros, porque
por esa causa vuestros padres murieron". "Dices la verdad?",
dijeron los Engendrados y con alegra le dieron comida a la
Rata. "De ahora en adelante tu alimento ser el maz, el pi-
miento blanco, los frijoles, el cacao; todo ser tuyo, y tambin
lo conservado y lo olvidado; todo eso podrs roer'". "Mas qu
dir vuestra abuela si me ve?", pregunt la Rata". "Que tu co-
razn no tema, que para eso estamos nosotros. Vamos ahora a
nuestra casa, y subirs al techo para bajar aquello que est
arriba guardado por nuestros padres". Despus de tener consejo
durante toda la noche, llegaron a la casa a mediodia, sin mostrar
que llevaba la Rata; uno entr directamente a la casa y -otro
fu a un rincn por donde hizo trepar a la Rata. Entonces pi-
dieron la comida a la abuela. "Slo queremos una taza de caldo
con pimiento, joh abuela!", dijeron, y al instant ella puso frente
a ellos una copa de caldo-caliente. Ellos entonces derramaren el
agua del cntaro. "Tenemos la boca seca. Abuela, trenos agua",









POPOL VUHI 77
dijeron. 'S", dijo la abuela, y al instant sali. Ellos comieron
i i~ hambre; lo hacan solamento por fingimiento, mientras la
rata trepaba ~adonde la pelota estaba, en lo alto de la casa. Mien-
tres tan.o mandaron al Mosquito a la orilla del ro para que agu-
jerease el fondo del cntaro que haba llevado la abuela; al ins-
tante lo hizo y toda el agua se derram. "Qu hace lI abuela?,
S dijeron los Engendrados. Nuestra boca est seca que nos morimos.
Ve a buscar agua", as dijeren lo- Engeindrados a su madre, en-
vindola afuera. Cuando ella salid. 1l lata subi en seguida adon-
d2 estaba la pelota y la hizo caer iu:ito con l^s guantes, los ani-
llos, los escudos de cw ro; todo ce 4_ y ic; Eil-.ndrados inmedia-
tamente los ocultaron in el c-amino que -'ev,'ba :1 Juego de Pelota.
Despus fueron al border cde o a buscar a su mwadre y a su abue-
la; all llegaron cada uno ce : su ~ rbatana. "",;?ue bcis? Est-
bamos cansados de esperar" diji3Ur-s. "MIr'ad e'- on Ou ',el cntaro,
dijo la abuela. No lo podenics ta!.at". Ll instant f11 -: lo tapa-
ron y volvieron a la casa marchando delante d2 la : .dela.
Es asi como les ;u entregada la pelota que haban dejado sus
padres.





Entonces ellos fueron a jagar a la pelota, despus de limpiar
el Juego de Pelota de su padre. Y los jefes de Xibalb los oyeron.
"Quines son esos que juegan sobre nuestras cabezas? Acaso
no murieron Supremo-Maestro-Mago y Principal-Maestro-Mago,
que quisieron hacerlo antes? Id a buscarlos", dijeron los Jefes a
ins Mensajeros. "Id y decides que vengan, que aqu queremos ju-
gar a la pelota con ellos". Los Mensajeros partieron y tomaron
el camino que los Engendrados haban desmontado; y as llegaron
a la casa, donde estaba la abuela porque los Engendrados estaban
comiendo en el Juego de Pelota.
"Los Jefes dicen que vayan, dijeron los Mensajeros. As lo or-
denan los Jefes de Xibalb. que all estn dentro de siete das",
as dijeron los Mensajeros: a Antigua-Ocultadora. "Asi se har",
les contest sta, y los Mensajeros regresaron a Xibalb.
Entonces se angusti el corazn de la abuela. "Por quin
mandar avisar a mis nietos? Ay, fu as como antao los Men-
sajeros vinieron por mis hijos!", dijo tristemente la abuela. En
ese moment cay un piojo de su vestido; ella lo levant en su
mano y le dijo: "Oh nieto mo, quieres ir al Juego de Pelota y
llamar a mis nietos? Han llegado los Mensajeros y han dicho
que mis nietos deben estai en Xibalb dentro de siete das. Quie-
res decirles ese mensaje?". Al instant el piojo se puso en camino
apresuradamente. En el camino encontr sentado a un sapo que
le pregunt: "A dnde vas?". "Mi palabra est en mi vientre.









7 -POPOPL VUH
Voy adonde estn los jvenes", le respondi el piojo. "Muy bien,
aijo el-sapo. Vas muy despacio. Quieres que te trague? Llegars
antes". "Muy bien", dijo el piojo y al instant el sapo lo trag.
El sapo sigui andando sin prisa, hasta que en el camino encontr
una gran serpiente. "Adonde vas, oh Sapo?", pregunt Blanca-
Vibora al sapo. "Soy un mensajero", dijo ste. "Por lo que veo
no te apresuras. Ven aqu", y lo trag. Desde entonces los sapos
son presa de las vboras. La serpience corra y as la vi Gaviln,
la gran ave, y la trag al instant. Gaviln sigui volando y as
sigui hasta posarse en lo alto del Juego de Pelota, donde estaoan
jugando Maestro-Mago y Brujito. Al posarse, Gaviln grit: "iGa-
viln! iGaviln!" As fu su grito. "Pronto, las cerbatanas!". di-
jeron los Engendrados y le dispararon. Gaviln recibi en los ojos
ei proyectil de la cerbatana, di una vuelta sobre s mismo y cay.
Corrieron a cogerlo y lo interrogaron. "A qu vienes?", le pre-
guntaron. "Primero curadme". "Muy bien", dijeron ellos y tomando
un poco de la pelota la aplicaron sobre los ojos del Gaviln y lo
curaron. "Habla ahora", le dijeron; y l vomit a la serpiente.
"Habla!", dijeron a la serpiente. "Si", dijo sta y vomit al sapo.
"Dnde est el mensaje", preguntaron al sapo. Este trat de
vomitar, hizo esfuerzos; slo consigui llenarse de baba sin vomi-
tar. Los Engendrados lo maltrataron entonces. "Eres un embus-
tero", le dijeron y le patearon el trasero y sus huesos descendie-
ron sobre sus piernas. Haca esfuerzos, pero slo se llenaba de
baba; hasta que los.Engendrados le abrieron la boca, buscaron y
all, junto a los dientes, encontraron al piojo. Desde entonces el
sapo no sabe qu alimentos debe comer, no puede correr y es
comida de serpientes. "Habla", dijeron entonces al piojo y ste
cont su mensaje. "Oh Engendrados, vuestra abuela ha.dicho: "Ve
y diles que han llegado Mensajeros de Xibalb y han dicho que
all vayan a jugar a la Pelota. Que estn all dentro de siete das,
y que lleven pelota, anillos, guantes, escudos de cuero, todo cuanto
es necesario". As dijo vuestra abuela y por eso he venido. Vues-
tra abuela all est, y llora y gime por vosotros". Al instante los
Engendrados se pusieron en camino y llegaron a su casa, sola-
mente para despedirse de su abuela y partir. "Oh abuela, nos des-
pedimos de ti, pero te dejaremos e> signo de nuestra Palabra.
Cada uno de nosotros plantamos aqu una caa, aqu en medio
de la casa. Si se secan, ser signo'cierto de nuestra muerte; si
,echan brotes, "Viven", dirs sin equivocarte. Oh abuela, oh ma-
dre, no lloris! Aqu os dejamos el signo de nuestra palabra". En
seguida Maestro-Mago y Brujito plantaron una caa cada uno. La
plantaron no en las montaas ni en tierra verde, sino en. tierra
seca, en medio de la casa. All las dejaron plantadas y partieron.









POPOL 7VU. 9
Se pusieron en camino, cada uno con su cerbatana, y descen-
dieron a Xibalb. Bajaron la rpida pendiente y cruzaron los nos
encantados llevados por los pjaros; son los pjaros llamados
SCongregados. Pasaron el ro Abceso y el ro Sangre donde, segn
crean los de Xibalb, debian ya ser vencidos; mas no lo fueron
porque los cruzaron sobre sus cerbatanas. Entonces llegaron a la
encrucijada de. los cuatro caminos: el camino-negro, el camino-
blanco, el camiro-rojo, el camino-verde. Ellos ya conocan los
caminos y por eso enviaron a un animal llamado Mosquito a re-
coger noticias. "Pica a todos los que encuentres, le dijeron. De.
ahora en adelante'tu alimento ser chupar en los caminos la
sangre de los hombres". "Muy bien" dijo Mosquito, y sigui por
el camino negro. En seguida lleg adonde estaban sentados, muy
engalanados, los dos mufecos de madera. Pic al primero y ste
no habl; pic al segundo y ste tampoco habl. Pic entonces al
tercero, y ste era Supremo-Muerto. "Ay! Ay!", dijo ste. "Qu
t^ pasa, Supremo-Muerto?", le pregunt Principal-Muerto, "Quin
te pic?". "No s", respondi Supremo-Muerto. Entonces Mosquito
pic al cuarto. "Ay! Ay!", dijo el cuarto sentado., "Qu, Prin-
cipal-Muerto, 'quin te pic?", dijo el quinto sentado. Y as fu
picando a todos, y todos fueron preguntndose y nombrndose por
sus nombres; cada capitn era nombrado por el que estaba a su
lado y asi se s-upo quines eran. No hubo nombre omitido: todos
se nombraron cuando fueron picados por el pelo de la rodilla de
Maestro-Mago; porqu en realidad el Mosquito era un pelo de la
rodilla de Maestro-Mago, que haba sido enviado para averiguar
los nombres de. los Jefes, y decirlos a Maestro-Mago y Brujito.
Estos entonces siguieron caminando y llegaron a Xibalb. Al
llegar, un tentador les dijo: "Saludad a los Jefes; son esos que
estn all sentados". "Esos no son los Jefes, contestaron los En-
gendrados; esos son dos muecos de. madera". Y avanzaron ms
y entonces saludaron: "Salud, Supremo-Muerto; Salud Principal-
Muerto; Salud, Extiende-Tullidos; Salud, Rene-Sangre; Salud, El-
Del-Absceso; Salud, El-De-La-Ictericia; Salud, Varita-De-Huesos;
Salud, Varita-De-Crneos; Salud, Gaviln-De-Sangre; Salud, Opre-
sin; Salud, Dientes-Sangrientos; Salud, Garras-Sangrientas". As
dijeron y_ todos se fueron descubriendo al sentirse nombrados, y
:as fracasaron por primer vez los de Xibalb. Entonces stos di-
jeron: "Sentaos en ese banco". Pero los Engendrados no quisieron.
"Eso no es un banco sino una piedra quemante", contestaron, y
as quedaron invictos por segunda vez Maestro-Mago y Brujito.
,"Bien, se les dijo entonces. Id a vuestra morada". Y se les hizo
.ntrar en la Mansin, Tenebrosa.









POPOL VUR


E;ia era la primera prueba de Xibalba y all deban ser de-
r'ol :.cs segn crean en su espritu los de Xibalb. Apenas entia-
ron se les di una tea de pino y un cigarro a cada uno. "El Jefe
dice, dijcron los Mensajeros, que al alba debis devolver las teas
y los cigarros, y que deben estar intactos". Entonces ellos no en-
cendieron las teas, sino que pusieron en su extreme una cola roja
do guacamayo; y los veladores creyeron que estaban las teas en-
cendidas. Sobre los cigarros pusieron lucirnagas y los veladores
creyeron que estaban encendidos. As pasaron toda la noche. Al
amanecer los veladores dijeron: "Estn vencidos". Pero la tea es-
taba intact y el cigarro tambin estaba intacto, y asi se los die-
ron a los Jefes. "Qaines son stos?, se preguntaban los de Xi-
balb. Quin los ha engendrado? Nuestro corazn arde por su
victoria. Extraos son sus rostros, pxtrao es su ser". Entonces
los Jefes los hicieron llamar y dijeron: '"Vamos a jugar a la pe-
lota. Pero primero decidnos: Quines sois? De'dnde vens?
Contdnoslo todo". "No sabemos de dnde venimos, dijeron los
Engendrados. No sabemos". Y no respondieron nada ms. "Bien,
dijeron los Jefes de Xibalb, juguemos a la pelota". "Bueno, res-
pondieron los Engendrados, pero jugaremos con la nuestra, con
la que hemos traido nosotros". Los de Xibalm dijeron que no,
que queran usar la de ellos. "No, contestaron los Engendrados,
solamente jugaremos con la nuestra. "No', dijeron los de Xibal-
ba. "Muy bien", dijo Maestro-Mago. Cuando el juego comenz, la
pelota fu saltando por todas parties en el Juego de Pelota. "Qu
pasa? dijeron Maestro-Mago y Brujito. Queris que muramos?
Es para eso a-e nos habis invitado? Es para eso que habis
mandado vuestros mensajeros? No aueremos jugar. Nos iremos".
Entonces los de Xibalb, que realmente deseaban que los Engen-
drados murieran, dijeron: "No, no os vayis. Juguemos a la pelo-
ta: admitimos la 'vuestra". Entonces empez el juego y los de
Xibalb fueron en seguida derrotados. "Cmo podremos vencer-
los?", se dijeron los de Xibalb. "Partid, les dijeron entonces, pero
primero recogeris para nosotros cuatro jarrones de flores". "S,
dijeron los Engendrados. De qu clase de flores los queris?".
"Queremos un jarrn de Muchih (Crotalaria Guatemalensis) xojas,
un jarrn de Muchih blancas, un jarfn de Muchih amarillas y
un jarrn de Carinimak (Grandes-Peces, presuntivamente flores
negras). "Muy bien" contestaron lo& Engendrados. Los de. Xibalb
se regocijaron. "Ahora los venceremos", se dijeron. "Adonde irn
a cogerlas? Esta noche los venceremos".
Entonces los Engendrados entraron a, la MahOiii-De-La-Obsi-
diana, la segunda prueba de, Xibalb donde deban- ser atravesados
por las flechas., Que. muriesen prontamente era el deseo de los
jefes de Xibalb; pero no mrnieron. Apenas etraron, los Engen-
drados hablaron as a las flechas: "Deteneos. Para vosotras ser,
para siempre, la care de todos los animalss. Y las flechas se
inclinaron. As pasaron today la noche en la Mansin-De-La-Obsi-
diana. Mientras tanto llamaron a todas las hormigas, a la hor-


so









POPOL VUH 81

miga-obsidiana, a la hormiga-zampopo y les dijeron: "Venid to-
das y escuchad: Id a buscar todas las flores que pidieron los Jefes".
Muy bien", respondieron las hormigas, y fueron a buscar las flo-
les al jardn de Supremo-Muerto y de Principal-Muerto. Ya stos
haban ordenado a los vigilantes de las flores: "iOh vosotros, que
vigilis nuestras flores, no las dejis robar por los Engendrados!
En qu otra parte que aqu podran buscarlas? Solamente aqu
las hay. Velad esta noche, oh Vigilantes". "Muy bien" respon-
dieron stos y quedaron velando, pero no oyeron a las hormigas.
En vano gritaron toda la noche su nombre el uno al otro: "'Pa:-
puak!" (Se-ha-entrado-en-lo-negro; nombre popular de un pjaro
negro nocturno) "Parpuak!" Pero no saban que las tcrmnigas
estaban cortando las flores. Iban en filas. cortando los macizos
de flores, que llevaban luego con sus pinzas; as llevaban bajo
los rboles su carga de flores olorosas. Era una cosecha de f-lores
le que cortaban las pinzas, una carga de perfumes lo qqe las pin-
zas llevaban. As llenaron los cuatro jarrones y ya estaban ilen:os
antes del alba. Al amanecer llegaron los mensajeros y dijercn a
los Engendrados: "Dicen los Jefes que vayis". "Muy bien". dije-
ron los Engendrados, y partieron con los cuatro jarrones Y as
se presentaron ante los jefes; stos tomaron las flores, agrada-
bles para los ojos, y asi fu Xibaib vencido por tercera vez. En
una sola noche las hormigas haban cogido todas las flores y los
de Xibalb al verlas emblanquecieron; realmente sus rostros que-
daron blancos. Enviaron a llamar en seguida a los Vigilantes.
",Qu habis hecho? Os habis dejado robar! Aqu estn nues-
S tras flores!". "Nada sabemos", contestarot,: y sus bocas se !-.re-
raron en castigo del robo que haban dejado hacker, y desde en-
tonces los Parpuak tienen la boca hendida; as est.n an hoy.
Despus jugarcn todos a la pelota y se les dijo a los Engendra-
dos: "Esperad al alba". "Muy bien" respondieron aquilos.


*.

Entraron entonces en la Mansin del Fro. All era incalcu-
lable el fro; todo estaba lleno de denso granizo menudo. Mas el
fro ces prontamente en cuanto entraron los Engendrados, pues
ellos lo destruyeron con si magia. Por eso an vivian cuando
lleg el alba. Salieron cuando sus vigilantes les llamaron, y -todo
Xibalb dijo: "Cmo! An viven!" Y se dolieron porque haban
deseado que muriesen.
Entonces Maestro-Mago y Brujito entraron e la Mansin-De-
S Los-Jaguares. Apenas entraron, los Erigendrados dijeron a los

Libra.-6









82 POPOL VUH
jaguars: "No nos mordis, somos de los-vuestros". Y arrojaron
huesos a los animals. Los veladores se regocijaban y decan: "Por
fin han acabado! Ya los jaguars han comido sus corazones. iOid
cmo trituran sus huesos!". Pero no haban muerto y cuando sa-
lieron de la Mansin-De-Los-Jaguares los de Xibalb dijeron: "De
dnde vendrn De qu estarn hechos?".
Entraron despus en la Mansin-Del-Fugo: todo era fuego,
solamente fuego haba en su interior. Pero no fueron quemados
y estaban sanos y vivos cuando lleg el alba. Los dems deseaban
que all muriesen achicharrados; cuando eso no ocurri, el cora-
zn de los de Xibalb comenz a desfallecer.
Entraron despus en la Mansin-De-Los-Murcilagos: todo
eran murcilagos, solamente haba murcilagos en su interior, los
grandes murcilagos de la muerte. Estaban armados de la lanceta
mortal, como Punta-Victoriosa y acababan al instant con cuanto
se les acercaba. All entraron los Engendrados, mas se escondie-
ron dentro de sus cerbatanas y los dientes de los que habitaban
la Mansin no pudieron morderlos. Los murcilagos celebraron
consejo la noche entera y aleteando llamaban: "Maestro-Mago,
Brujito!". De pronto cesaron de decirlo durante un moment, no
se balancearon ms y quedaron posados sobre una punta de las
cerbatanas. Brujito dijo entonces a Maestro-Mago: "El alba ya
est blanqueando. Mira!". "S, contest Maestro-Mago, voy a mi-
rar". Cuando quiso sacar la cabeza de la cerbatana para mirar,
a. instant el Murcilagc-De-La-Muerte se la cort de un solo
mordisco; este Murcilago habia sido enviado" del cielo. ",Alborea
ya?", pregunt Brujito; mas Maestro-Mago no le contest, all es-
taba extendido en su cerbatana y Brujito tuvo vergiienza. "iAy!.
dijo. Estamos vencidos!". En seguida se coloc la cbeza de
Maestro-Mago en el Juego de Pelota y todo Xibalb se regocij.

*


Entonces Brujito llarm a todos los animals, al puerco-espn
y al cerdo, a todos los Unimales grandes y pequeos y cuando vi-
vieron les pregunt cul era su comida. :'Que cada uno elija su
alinento", les dijo. "Muy bien", respondieron los animals. Habo
quien fu a buscar la corrompido y quien eligi la hierba. As
fueron distintos los alimentos de todos los animals. Detrs de
todos qued la tortuga; zizagueand., se acerc a donde estaba el
cuerpo decapitado de Maestro-Mago, e, inmediatamente se escul-
pi la- cabeza de ste. Entonces bajaron los sabios del cielo; hasta
los mismos Maestros-Gigantes bajaron a la Mansin-De-Los-Mur-
cilagos. La cabeza de Mestro-Mago estaba bien hecha, tena una
hermosa cabellera y habl. Y fu entonces cuando comenz a









POPOL VUi8 .--83
querer ser el aiba, el cielo se enrojeci y se colore ei murdo.
"iExistir el alba?". "S", dijo el abuelo y abri sus piernas; luego
volvi a cerrarlas y hubo de nuevo oscuridad. Asi abri y cerr
cuatro veces las piernas, y desde entonces comenz la existencia.
"Est bien as la cabeza de Maestro-Mago?", se dijo. "Si", se
contest. Entonces qued hecho el molde de esa saleza, igual
realmente a una cabeza. Hicieron consejo y se dijo: "No te arries-
gues de nuevo en el Juego de Pelota". "Ir yo solo", dijo Brujito.
Llam entonces a Conejo y le dijo. "Sbete al reborde del Juego
de Pelota y all te quedars. Cuando la pelota llegue salta y
huye; lo dems quedar de mi cuenta".
Cuando lleg el alba, fueron a jugar a la pelota all done
estaba suspendida la cabeza de Maestro-Mago. "Hemos venciao,
dijeron los de Xibalb, que la vergiienza caiga sobre vosotros".
Los Jefes de Xibalb lanzaron la pelota y Brujito fu en contra;
la pelota se detuvo en su anillo y salt en seguida, de un bote
hasta el reborde y all se qued. Entonces inmediatamente salt
Conejo y se fu brincando, perseguido tumultuosamente por todo
Xibalb que chillando corra tras el conejo Entonces Brujito tom
rpidamente la cabeza de Maestro-Mago y la puso en lugar de
la tortuga y puso la tortuga en el lugar donde estaba la caoeza
de Maestro-Mago: Maestro-Mago reconoci su cabeza y los dos se
Sregocijaron. En ese moment volvieron los de Xibalb. cogieron
la pelota del reborde donde estaba y gritaron: iQue continue el
juego!" Y siguieron jugando, haciendo puntos de los dos lados.
Entonces Brujito golpe con la pelota a la tortuga que estaba en
lugar de la cabeza, y aqulla cay y revent como una vasija de
barro delante de todos. As fueron vencidos los Jefes de Xibalb
por Maestro-Mago y Brujito. Los Engendrados haban pasado
grandes sufrimientos; pero no murieron a pesar de todo.

*1-


Y ahora contaremos el recuerdo que queda de la muerte de
Maestro-Mago y Brujito; cul fu su muerte.
Haban triunfado en todas las pruebas, haban sufrido los
tormentos de Xibalb y no haban sido vencidos por los animals
mordedores de Xibalb. Llamaron entonces a dos adivinaula res
llamados Adivino y Descubridor; eran realmente sabios. "Si los
jefes de Xibalb preguntan por qu no hemos muerto a pesar de
todas las pruebas, contestadles que fu porque los animals no
estuvieron de acuerdo con ellos. Decidles que solamente podremos
rworir por obra de una piedra quemante. Que los de Xibalb se
renan y lo hagan, mas decides tambin -que en realidad tam-
poco moriremos por eso. Si os preguntan si moriremos cuando










S-- --POPOL VUHI
sEamos cortados. contestadles que no, que aun cuando as hagan,
reviviremos. Si os preguntan si estara bien que esparcieran nues-
tros huesos por los barrancos, contestadles que no, que lo mismo
reviviremos. Si os preguntan si estaria bien colgarnos de los r-
boles, contestadles que no. que lo mismo nos veran aparecer de
nuevo. Si por tercera vez os preguntan si estara bien esparcir
iiestros huesos en el ro, entonces contestadies que sk que des-
pu:s de muertos debern moler nuestros huesos en la piedra de
r.oler maz. como se muele en harina seca la mazorca, y que en-
tonces nos esDairzan en el ro cerca, de la fuente para que el polvo
de los nuisos llegue a las montaas. Asi debis responder", or-
denaron Miaestro-Mago y Brujito. Y todo pas como dijeron. Los
de Xibalb hicieron un gran horno con una piedra ardiente y la
cubrieron con grandes ramas. En segunda llegaron los Mensajeros
adonde tstaban los Engendrados: "Dicen :os Jefes,. dijeron, dicen
los Jefes que vayis". "Muy bien", les respondieron y caminaron
apresuradamente hacia all. Cuando llegaron al horno los otros
quisieron soportaran burlas y desprecios. "Bebamos nuestras be-
bidas fermentadas, dijo Principal-Muerto, y que cada uno de nos-
ctros brinde cuatro veces". "No os burlis de nosotros. oh Jefes!,
dijeron los Engendrados. Es que acaso no sabemos que vamos a
morir?". Y entonces los dos se abrazaron, rostro contra rostro, y
asi se extendieron sobre la piedra ardiente y en seguida murieron.
Todo Xibalb se regocij: por todas parties sonaban silbidos y
gritos. "Al fin hemos vencido, decan, trabajo nos ha dado, pero
ya estn muertos!". Entonces los ce Xibaib llamaron a Adivino
y a Descubridor, y de acuerdo a cuanto stos les dijeron, molieron
los huesos de los Engendrados y los esparcieron en el ro cerca
de la fuente. Mas he aqu que los huesos lo fueron muy lejos,
bajaron al instant al fondo del ro y de all salieron convertidos
en dos bellos adolescents. Asi apa-ecieron de nuevo los Engen-
drados.


*

Al quinto dia los vi-eron los hombres. Saliieron del agua se-
mejantes a Hombres-Peces, y asi fueron vistos y buscados por
los #le Xibalba. Al da siguiente se mostraron como dos hombres
humildes, de humilde rostro y humildes vestiduras. Asi f-ueron
Vistos por los de Xibalb. Los EngendradOs no hicieron otra
cosa que empezar a daniar: danzaron la daiza dbl :Buho, la de
la Comadreja, la del Armadillo, la del Ciempis y la de. los'Zan-
cos (danzas rituals que an hoy bailan los indgenas) y hacan
mil otras maravillas. Quemaban las- casas, que ardan y sin en
bargo al instant intactas renacan. Y todo esto'l0 vieron muchos










POPOL VUH --5

de lo;s de Xibalb. Luego se mataban el uno al- otro y apenas
S uno estaba muerto. al instant renaca. Todo lo vean los de Xi-
balb, y as preparaban los Engendrados su triunfo. El relato
de las danzas lleg pronto a los oios del Principal-Muerto y
Supremo-Muerto. "Es de veras tan divertido cuanto esos dos
hacen?", preguntaron. SiL es asi, traedlos para que los vea-
mos". Y los mensajeros partieron y llevaron la palabra a los
dos Engendrados. "No, contestaron stos, no porque nos avergon-
zamos de presentarnos ante tan grandes Jefes. Tenemos caras
demasiado feas. nuestra ropa es demasiado pobre. Qu dirn
nuestros compaeros que se divierten con nuestras danzas si nos
vamos adonde estn tan grades Jefes? No, no queremos ir". Asi
se excusaban Maestro-Mago y Brujito, mas los mensajeros los
hicieron ir con violencia, con maltrato los llevaron hasta done
los Jefes estaban. Cuando alli llegaron, se humillaron mostrando
todo su aspecto lasdimoso, sus cars de pot'Les, de humildes. "De
donde venis?, les fu preguntado. Quines son vuestros padres?".
"No lo sabemos, contestaron. No conocimos los rostros de nues-
tros padres y de nuestras madres; ramos muy pequeos cuando
murieron". "Muy bien, dijeron los Jefes. Mostradnos ahora vues-
tras danzas. Bailad, que os pagaremos bien". "No queremos na-
da, respondieron, tenemos miedo". "Nada temis, respondieron
Slos Jefes, no tengis miedo ni vergienza. Danzad. Sacrificaos
y renaced. Quemad mi casa; que todo lo veamos y despus par-
tiis bien pagados". Entonces ellos comenzaron sus danzas y todo
Xibalb vino a extenderse all para mirarlos. Danzaron la Co-
madreja, danzaron el Boho, danzaron el Armadillo. Entonces un
Jefe dijo: "Sacrificad a este perro y resucitadlo". "Sea", respon-
dieron los Engendrados. Tomaron el perro y lo sacrificaron: en
seguida lo resucitaron y el perro renaci y movi la cola de ale-
gria. Enotnces el Jefe dijo: "Quemad mi casa". Y' quemaron en-
tonces la casa del.Jefe: todos estaban all y ninguno se quem;
solamente un instant la casa estuvo destruida y al instant
renaci. Todos estaban maravillados y entonces Supremo-Muerto
dijo: "Sacrificad ahora un hombre, sin que sin embargo muera".
"Muy bien", le respondieron. Tomaron a un hombre, lo sacrifi-
caron, le arrancaron el corazn y lo pusieron delante del Supremo
Muerto; pero inmediatamente el hombre renaci y su corazn se
alegr grandemente. Los jefes estaban an ms maravilados. "Sa-
crificaos ahora vosotros mismos", dijeron. "Nuestro corazn desea
verdaderamente ver esa danza". "Muy bien", dijeron y entonces
Maestro-Mago fu sacrificado por Brujito; le arranc las piernas
y los brazos, su cabeza fu separada, su corazn arrancado, y de
pronto Brujito dijo: "iLevntate!" y Maestro-Mago renaci dan-
zando. El corazn de los Jefes estaban lleno de alegra, y al final
su ardiente curiosidad hizo decir a Supremo-Muerto y a Principal-
Muerto: "Ahora sacrificadnos a nosotros". "Muy bien, contestaron
los Engendrados. Conoceris la muerte y renaceris". Y enton-
ces sacrificaron a Principal-Muerto y en seguida a Supremo-









I-- uUYUL


Muerto, mas no los hicieron revivir. Al ver muertos a sus Jefes,
todos los de Xibalb huyeron, mas iban ur.o tras otro siendo sa-
crificados por los Engendrados. Un Jefe se humill antes que lo
alcanzaran y dijo: "Tened piedad de m" y toda la prole de Xi-
balb se refugi en un gran barranco; all estaban amontonados
cuando sali una gran muchedumbre de hormigas y los expuls
del barranco. Y entonces todos, uno tras otro, se humillaron
ante los Engendrados, se humillaron al presentarse. As fu ven-
cido Xibalb; as triunfaron los Engendrados por la sola fuerza
de sus artes y su magia.


*

Entonces los Engendrados dijeron sus nombres y se exalta-
ron ante todo Xibalb. "Escuchad, nuestros nombres y los de
nuestros padres. Henos aqu, somcs Maestro-Mago y Brujito. He
aqu los nombres de nuestros padres a quienes matasteis: eran
Supremo-Maestro-Mago y Principal-Maestro-Mago. Esos eran los
nombres de nuestros padres a quienes vosotros matasteis. Somos
los vengadores de los tormentos que les habis causado. Por eso
acabaremos con vosotros: todos moriris sin salvacin". Al orlos,
todo Xibalb se prostern gimiendo. "Tened piedad de nosotros,
oh Engendrados!", dijeron. "Verdad es que pecamos contra vos-
otros y contra vuestros padres, esos que nombris y estn ente-
rrados en el Juego de Pelota". "Escucharemos vuestro lamento.
Escuchad ahora nuestra palabra. Escuchad todos, oh gente de
Xibalb! Puesto que vuestra gloria ha desaparecido, puesto que
ya no sois grades como erais, vuestra sangre no desaparecer
aun cuando ningn derecho tengis para nuestra piedad. Escu-
chad nuestra voluntad. Solamente tendris marmitas y ollas,
cacharros y vasijas y vuestro trabajo ser desgranar maiz como
mujeres. Vuestro Juego de Pelota ser el hijo de las hierbas,
el hijo del desierto. Los hombres, los Hijos del Alba, no sern
vuestros: slo lo sern aquellos que merezcan ser abandonados.
Ya no se tomar a los hombres sbitamente como lo hacais. As
ser". Asi dijeron los Engendrados a los de Xibalb. As se per-
di la grandeza de ellos, que haban sido los dioses de antao;
todo lo perdieron porque eran malvados y ruines; solamente ex-
citaban al mal y a la guerra; eran disimuladores de double cara.
Tambin dicen que se pintaban los rostros y se cubran de colo-
res. Pero perdieron su dominacin y su grandeza y lo perdieron
por obra de Joven-Maestro-Mago y Brujito.
Mientras esto pasaba, la abuela de los Engendrados gema
y lloraba ante las caas que stos haban plantado. Las caas
primero haban brotado, ms luego se haban secado; para vol-








POPOL VUH 8-
ver a echar yemas despus que los de Xibalb hubieran echado
las cenizas en el ro. Entonces la abucJa encendi copal ante las
caas y su corazn se regocij cuando volvieron a reverdecer.
Desde entonces la abuela las diviniz y las llam "Centro", y tam-
bin "Caas-Vivas-En-Tierra-Apisonada", porque aquellas caas
haban sido plantadas en el centro de la mansin; y fueron lla-
madas "caas vivas" porque echaron brotes. Tales fueron los
nombres que les puso la abuela de los Engendrados.
Maestro-Mago y Brujito, despus de haber vencido a Xibalb,
-vieron a sus padres y hablaron con ellos. He aqu entonces que
hicieron sus funerales; y los de Principal-Maestro-Mago se hi-
cieron en el Juego de Pelota de los Sacrificios. Se hizo la ms-
cara, de su rostro y se busc su nombre; asi se recompuso su cara,
today, con su boca, su nariz, sus huesos. Su nombre se consigui
de su boca, que slo eso dijo y nada ms; ni siquiera invoc los
nombres de los Maestros-Magos. "Vuestros nombres sern in-
vocados en adelante", dijeron los Engendrados para que reposara
el corazn de sus padres. "Seris los primeros, los glorificados
por los hijos del alba, la prole del alba. Vuestro nombre no se
perder. Que asi sea". As lo ordenaron los Engendrados y se
elevaron hacia el cielo en medio de la luz. Y el uno fu el Sol
y el otro la Luna; y ambos iluminaron la bveda del cielo y el
rostro de la tierra. Desde entonces habitan en el cielo y tras ellcs
fueron los cuatrocientos jvenes que Sabio-Pez-Tierra haba ma-
tado. Los jvenes acompaaron a los Engendrados y se convir-
tieron en las estrellas.


Iii

















INDICE

Pg.
ADVERTENCIA ... ... ...... ....
DE LA CREACION
(Segn version Villacorta-Rodas) ............. 9
DE LOS MAGOS
(Segn edicin Mimenza Castillo) .... 16
DE LOS POBLADORES
(Segn version Raynaud, Gonzlez de Mendoza
y Angel Asturias) .................... .. 44
DE LOS MAGOS
(Segn la modernizacin Baudizzone) ...... 60




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs